<%BANNER%>

La Representacion De La Ciudad Y El Discurso De La Violencia En La Literatura Latinoamericana Contemporanea

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042753/00001

Material Information

Title: La Representacion De La Ciudad Y El Discurso De La Violencia En La Literatura Latinoamericana Contemporanea Medellin, Caracas Y Rio De Janeiro.
Physical Description: 1 online resource (240 p.)
Language: english
Creator: SUAREZ,BELKIS
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: CARACAS -- LITERATURE -- MEDELLIN -- REPRESENTATION -- RIO -- VIOLENCE
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This dissertation analyzes novels and short stories that represent Medell?n, Caracas and Rio de Janeiro using a violent discourse. The works date from the last quarter of the 20th century through the first decade of the 21st century. The three urban spaces I chose for the study were based on three variables: I sought cities with high levels of urban violence, in countries that have recently experienced high levels of economic growth but whose modernization projects have faltered. My analysis is based on the literary work of Fernando Vallejo, H?ctor Abad Faciolice, Ana Teresa Torres, Israel Centeno, Rubem Fonseca and Paulo Lins. In the literary texts studied, the figure of the fl?neur, allegories, and the dichotomy of civilization and are used to give literary shape to the violence that represents the urban spaces portrayed in these works.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by BELKIS SUAREZ.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042753:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042753/00001

Material Information

Title: La Representacion De La Ciudad Y El Discurso De La Violencia En La Literatura Latinoamericana Contemporanea Medellin, Caracas Y Rio De Janeiro.
Physical Description: 1 online resource (240 p.)
Language: english
Creator: SUAREZ,BELKIS
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: CARACAS -- LITERATURE -- MEDELLIN -- REPRESENTATION -- RIO -- VIOLENCE
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This dissertation analyzes novels and short stories that represent Medell?n, Caracas and Rio de Janeiro using a violent discourse. The works date from the last quarter of the 20th century through the first decade of the 21st century. The three urban spaces I chose for the study were based on three variables: I sought cities with high levels of urban violence, in countries that have recently experienced high levels of economic growth but whose modernization projects have faltered. My analysis is based on the literary work of Fernando Vallejo, H?ctor Abad Faciolice, Ana Teresa Torres, Israel Centeno, Rubem Fonseca and Paulo Lins. In the literary texts studied, the figure of the fl?neur, allegories, and the dichotomy of civilization and are used to give literary shape to the violence that represents the urban spaces portrayed in these works.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by BELKIS SUAREZ.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042753:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 LA REPRESENTACI"N DE LA CIUDAD Y EL DISCURSO DE LA VIOLENCIA EN LA LITERATURA LATINOAMERICANA CONTEMPORNEA: MEDELLN, CARACAS Y RO DE JANEIRO By BELKIS E. SUREZ F. A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2011

PAGE 2

2 2011 Belkis E. Surez F.

PAGE 3

3 To Jeremy, Carmela Isabel and Miguel Matas, por sus sonrisas

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS I would like to express my gratitute to Prof. Efran Barradas, my committee chair, for accompanying me through my studies as a graduate student and in the process of writing my dissertation. He has always been supportive and has given me a very good model to follow. His sense of humor has given me very good times. His advice was always very sharp so I trusted him not only as a professor but also as a friend. I appreciate the suggestions and comments made by committee members Prof. Charles Perrone, Prof. Ta ce Hedrick and Prof. Reynaldo Jimnez. Prof. Perrone has been a good teacher and friend since before my studies in literature. I am very grateful to him for guiding me not only in his area of specialization but also for making connections with the other ca se studies I developed in my dissertation. I highly appreciate the support I have received from the Department of Spanish and Portuguese because it gave me all the backing I needed as a student as well as the possibility to develop invaluable teaching expe rience. I want to thank in particular Prof. David Pharies, chair of the Department until this year. I want to include in this acknowledgment Prof. Gillian Lord for her wonderful work as a professor, coordinator of the Intermediate Spanish Program and now c hair of the Department. Thanks go t o Prof. Andrs Avellaneda, whose energy irradiated everywhere and gave his students his brightness and deep knowledge. I need to specially thank Prof. Montserrat Alns Brun whose academic career abruptly ended due to a te rrible disease and who died this year. From her I learned 20 th Century Peninsular poetry but also endurance, empathy and ultimately, I learned to be a better person. I just wish I could have told her that. I know Prof. lvaro Bolaos, who also died abrut ly in the spring of 2007, would have given me great advic e and great academic input on my Colombia chapter. I thank him for being a professor who

PAGE 5

5 supported his students as human bei ngs. I want to thank Prof. Ignacio Rodeo for helping me better understand the role of a professor, for his great patience with his students, for the great conversations we had about my dissertation and other academic issues, and for his friendship. I need to thank Richard Phillips from the Latin American Collection. His incredib le knowledge about the collection always helped me a nd was handy when I needed it. I thank t o Roberto Briceo Len, whose ample knowledge on violence has accompanied me since I worked with him in El Laboratorio de Ciencias Sociales in Caracas. I need to s pecially thank Hctor Abad Faciolince who helped me w ith questions I had regarding his literary work, and thanks also to Hctor Fernndez contact with Abad Faciolince. I would also like to thank Israel Centeno, who helped me find books that are impo s sible to find in Venezuela and for helping me with his literary work. I also want to thank my colleagues and friends who helped me and accompanied me in many different ways throughout my doctoral studies: Luciana Monte i ro, Carolina Gut irrez Ribas, Vernica Tienza, Marta Osorio, Natalia Jacovkis, Javier Sampedro, Grazyna Walczak, Victor Jordn, Giada Biasetti, P aola Arboleda and Dania Abreu. I need to thank my students who were always there to make my academic life enjoyable and worth i t. I will always be deeply grateful to my parents Ovilia Faillace and Pablo Surez, my mother in law Madeleine Cohen for their s upport regardless of distance. My special thanks go t o Carmela and Miguel because without their smiles and candor my studies wo uld not have been so pleasant to do. I am deeply and highly grateful to Jeremy Cohen who has accompanied me through my graduate studies and my life. The academic discussions I have had with him through my studies

PAGE 6

6 have been greatly valuable. Without his br ightness, intelligence, patience, kindness, respect and love this would not have been possible.

PAGE 7

7 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ .. 4 ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ..................... 9 CHAPTER 1 LA REPRESENTACI"N DE LA CIUDAD ................................ ............................... 10 Introduccin ................................ ................................ ................................ ............ 10 La ciudad como espacio de la violencia ................................ ................................ .. 12 Tres milagros y sus desencantos ................................ ................................ ........... 14 Colombia ................................ ................................ ................................ .......... 15 Venezuela ................................ ................................ ................................ ........ 18 Brasil ................................ ................................ ................................ ................ 21 Un marco terico general de aproximacin ................................ ............................ 23 Estructura y organizacin ................................ ................................ ....................... 33 Conclusiones ................................ ................................ ................................ .......... 36 2 MEDELLN: LA VIOLENCIA DEL ESPACIO ................................ ........................... 38 Palabras preliminar es ................................ ................................ ............................. 38 Produccin literaria, violencia y ciudad ................................ ................................ ... 40 Medelln: ciudad angosta de vrgenes y sicarios ................................ .................... 47 Medelln ciudad dividida ................................ ................................ .......................... 49 Entre aguas ................................ ................................ ................................ ............ 56 Del flneur al sicario o viceversa ................................ ................................ ............ 68 Del desorden citadino al orden narrativo ................................ ................................ 81 Quines hablan y desde dnde se escuchan ................................ ......................... 81 Algunas consideraciones finales ................................ ................................ ............. 89 3 CARACAS: CAOS Y DESTR UCCI"N ................................ ................................ .... 92 Presentacin introductoria ................................ ................................ ...................... 92 Urbanismo y violencia, desarrollo y decadencia ................................ ..................... 97 Literatura, ciudad y poltica ................................ ................................ ................... 101 Aquellos aos sesenta ................................ ................................ ................... 102 Los setenta tambin pasaron por Caracas y su literatura .............................. 104 Las crnicas de los ochentas ................................ ................................ ......... 105 Los noventa, un fin de siglo convulsionado ................................ .................... 107 Los revoltosos aos 2000 ................................ ................................ ............... 109 Caracas de la modernizacin a la destruccin ................................ ..................... 110 La ciudad de un espacio no tan simple ................................ ................................ 112 Moderna y excluyente ................................ ................................ .................... 112 Tun, tun Caracas? ................................ ................................ ........................ 114

PAGE 8

8 Caracas, ciudad gtica ................................ ................................ ................... 127 La ciudad se desploma ................................ ................................ .................. 131 La ciudad de los fantasmas ................................ ................................ ............ 136 De las maravillas de la modernizacin al infierno de la destruccin: consideraciones finales ................................ ................................ ..................... 140 4 RO DE JANEIRO: LA VIOLENCIA DE LA EXCLUSI"N ................................ ...... 144 A manera de introduccin ................................ ................................ ..................... 144 Urbanizacin y violencia ................................ ................................ ....................... 148 Literatura y violencia ................................ ................................ ............................. 156 El brutalismo de Rubem Fonseca ................................ ................................ ......... 165 La ficcin de la realid ad ................................ ................................ ........................ 179 La funcin del narrador ................................ ................................ ......................... 184 Crtica social en Cidade de Deus ................................ ................................ .......... 196 La inclusin de la exclusin social ................................ ................................ ........ 200 Conclusiones ................................ ................................ ................................ ........ 205 5 LA REPRESENTACI"N DE LOS ESPACIOS ................................ ...................... 210 Conclusiones ................................ ................................ ................................ ........ 210 Civilizacin y barbarie ................................ ................................ ........................... 211 Exclusin social ................................ ................................ ................................ .... 214 Flneur ................................ ................................ ................................ .................. 217 A legoras ................................ ................................ ................................ ............... 218 La representacin de los espacios ................................ ................................ ....... 221 LIST OF REFERENCES ................................ ................................ ............................. 225 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ .......................... 240

PAGE 9

9 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy LA REPRESENTACI"N DE LA CIUDAD Y EL DISCUR SO DE LA VIOLENCIA EN LA LITERATURA LATINOAMERICANA CONTEMPORNEA: MEDELLN, CARACAS Y RO DE JANEIRO By Belkis E. Surez F. May 2011 Chair: Efran Barradas Major: Romance Languages This dissertation analyz es novels and short stories that represent Medelln, Caracas and Rio de Janeiro using a violent discourse. The works date from the last quarter of the 20th century through the first decade of the 21st century. The three urban spaces I chose for the study were based on three variables: I sought citi es with high levels of urban violence, in countries that have recently experienced high levels of economic growth but whose modernization projects have faltered. My analysis is based on the literary work of Fernando Vallejo, Hctor Abad Faciolice, Ana Tere sa Torres, Israel Centeno, Rubem Fonseca and Paulo Lins. In the literary texts studied, the figure of the flneur allegories, and the dichotomy of civilization and are used to give literary shape to the violence that represents the urban spaces portrayed in these works.

PAGE 10

10 CHAPTER 1 LA REPRESENTACI"N DE LA CIUDAD Introduccin Las ciudades en Amrica Latina han desempeado un papel importante desde los sera ante todo una haban fundado casi todos los centros urbanos en existencia hoy (Socolow 3). Sin embargo, y cmo bien lo explica ngel Rama en La ciudad letrada (1984), las ciudades latinoamericanas e xistieron primero en su representacin simblica y luego en su existencia real; en conse cuencia las palabras traducan la voluntad de edificarlas (21). En ese sentido las letras y las ciudades han estado unidas desde la fundacin de los centros urbanos. La literatura ha dado cuenta de esa importancia como bien lo seala Jos Luis Romero en su texto fundacional, Latinoamrica las ciudades y las ideas (1976). Hay pues una relacin intrnseca entre las urbes y los discursos que se desarrollan sobre ellas. Hugo Achgar escribe acerca de esta unin en el prlogo del deseo fundante de un orden y de un poder, y que va creciendo palabra a palabra con los avatares de una sociedad que arti cula realidad y letra en una lucha que llega hasta En este estudio analizo la forma cmo se articulan algunas ciudades latinoamericanas con las letras que las representan en la literatura contempornea. Pero adems de esa conexin hay otra que me interesa en particular: la violencia como caracterstica intrnseca a las ciudades. El objetivo de mi trabajo es estudiar cmo se representan las ciudades latinoamericanas a travs de la violencia. En este sentido

PAGE 11

11 busco entender la manera cmo diferentes autores han retratado la ciudad, en particular Medelln, Caracas y Ro de Janeiro utilizando la violencia en sus textos literarios. Podra decir que la eleccin de las ciudades que seleccion para mi estudio fue arbitraria; pero en realidad h ay algunos elementos metodolgicos que hicieron posible delimitar y centrar mi inters en esos tres centros urbanos. En primera instancia hay gran cantidad de trabajos acadmicos ubicados geogrficamente en pases como Argentina, Mxico, Per y Brasil. Alg unos ejemplos de estos son las tesis doctorales de Natalia Jakovkis y de Ileana Pagn; y los textos como Narrativas de representacin urbana Life in the Megalopolis: Mexico City and So Paulo (2007) de Lcia S. Inclu ir otras ciudades es un aporte para el conocimiento de esta rea de estudio como de hecho recientemente lo hizo Gisela Heffes en Las ciudades imaginarias en la literatura latinoamericana (2008) que incluye autores de pases como Colombia, Venezuela, Nicara gua y Cuba. Tambin hay elementos socio econmicos y polticos que jugaron un papel fundamental para escoger las ciudades que incluyo en mi trabajo. El primero de ellos es el desmoronamiento de los proyectos de modernizacin; el segundo se relaciona con lo s ndices de violencia y el tercero es netamente tempo espacial pero que se relaciona con los dos primeros. Natalia Jacovkis (2007) estudia los casos de Argentina, Mxico y Brasil aclarando desde un principio que hubiera podido escoger Colombia y Chile por que en estos pases se ve claramente la destruccin del proyecto de modernizacin (12). Al igual que Jacovkis decid incluir el caso de Brasil, pero a diferencia de ella escog Colombia y Venezuela. Mi decisin de estudiar particularmente la narrativa urba na de Medelln, Caracas y Ro de Janeiro se bas, por

PAGE 12

12 un lado, en que estas tres ciudades muestran claras evidencias del desencanto de la modernizacin y, por el otro, porque las tres tuvieron grandes y abruptas inyecciones de dinero gracias a la comercial izacin de la cocana y el petrleo en sus mercados nacionales en la dcada de los setenta. Esto ayud a incrementar sus ndices de violencia. Por otra parte, cada ciudad representa un espacio geogrfico distinto: montaoso en el caso de Medelln; de monta a y con cercana al mar en el caso de Caracas y costera en el caso de Ro de Janeiro. Estas tres variables me llevaron a leer la produccin de autores que centran su mirada en la ciudad y que utilizan la violencia como elemento protagnico. En ese sentido mi estudio es inductivo. Es importante aclarar desde un principio que este trabajo no es de la representacin de la violencia en la literatura sino de la ciudad en los textos seleccionados. No obstante, la violencia como tal ha sido una constante en la l iteratura latinoamericana (Dorfman 9). Mi objetivo general es estudiar la forma cmo se usa la violencia para representar un espacio social. En ese orden de ideas, la violencia real de los centros urbanos que se representan en los textos analizados no pu ede pasar desapercibida en este estudio. Tanto Medelln como Caracas y Ro de Janeiro han sido, en momentos distintos y en mayor o menor medida, ciudades altamente violentas desde 1970 hasta el presente. La ciudad como espacio de la violencia Tanto Colomb ia como Venezuela y Brasil han experimentado en distintos momentos de las ltimas cuatro dcadas altos ndices de violencia. El socilogo venezolano Roberto Briceo Len estudia la diferencia entre los niveles de violencia medida por tasas de homicidios. S u hiptesis en el libro Inseguridad y violencia en Venezuela (2009) se centra en que tal diferencia se da por los niveles de urbanizacin

PAGE 13

13 de cada pas y los niveles de pobreza en los hogares. Para que exista un nivel alto de violencia se requiere la presen cia de las dos variables explicativas: urbanizacin y pobreza. Por tanto, la mayor incidencia de homicidios ocurre en pases que tienen un alto grado de urbanizacin y, al mismo tiempo, tienen muchos hogares en condicin de pobreza (20). Los niveles de vio lencia se analizan en ese estudio utilizando como medida de referencia la tasa de la Organizacin Mundial de la Salud. As, por ejemplo, si un pas tiene una tasa ms baja que la mundial se considera de niveles bajos de violencia; si es igual se considera media; si la duplica, alta, y si la triplica, muy alta. Para Briceo Len los factores que originan violencia se relacionan con la desigualdad social. No es la pobreza, sino la desigualdad social, lo que genera ms violencia. sta ocurre en altas proporcio nes en los pases y las ciudades donde se concentra la pobreza y la riqueza. Segn las cifras de este autor, Colombia, Venezuela y Brasil son pases con tasas altas y muy altas de violencia (24). Al tomar los datos publicados en ese trabajo podemos observa r que para el primer quinquenio del siglo XXI la tasa de homicidios mundial era de 8.8 por cada cien mil habitantes. Brasil tena una tasa de violencia alta de 19 homicidios por cada cien mil habitantes, mientras que Colombia tena una tasa de 39.6 y Vene sido parte de los procesos de el esclavismo, violenta la independencia, violentos los procesos de apropiacin de las tierras y de expropiacin de los excedentes. Pero en la actualidad hablamos de un proceso distinto [y] singul

PAGE 14

14 urbana que ocurre en mayores proporciones en pases donde la desigualdad social es mayor se comienza a observar en los aos setenta pero en los ochenta es cuando se intensifica y sus tasas crecen desproporcionadamente. Las causas de las violencias se originan, si se quiere, por distintos factores que dependen de las especificidades de cada pas o ciudad, en este caso; pero existen dos elementos importantes que hay que tomar en consideracin Uno es la inyeccin de grandes cantidades de dinero, sea esta legal o no, como el caso de la cocana en Colombia y Brasil o el petrleo en Venezuela. Otro es la inevitable inviabilidad de los proyectos de modernizacin que se hizo evidente en los aos oc Bogot, Medelln, Caracas o Ro. Ellas vieron aumentar ms la violencia en los 80, coincidiendo con la crisis econmica y su consiguiente costo social, con la acumulacin de problemas urbanos n ochenta enmarcan lo que se conoce como la dcada perdida. El adjetivo otorgado a este periodo se relaciona con un sentimiento de frustracin por el desvanecimiento de los procesos de modernizac in. La cada de los procesos socio econmicos de mediados del siglo XX dan paso a la globalizacin y proyectos neoliberales que enfrenta la regin en la actualidad. Pero es necesario indicar muy brevemente cmo cada uno de los casos que trabajo en est di sertacin tienen sus especificidades que a su vez sern interpretados de formas diferentes y representados en literatura de manera particular. Tres milagros y sus desencantos En diferentes momentos del siglo XX en Amrica Latina se adopta la lnea de acci n postulada por la Comisin Econmica para Amrica Latina (CEPAL) que propone la industrializacin sustitutiva de importaciones (ISI) como forma de alcanzar el

PAGE 15

15 desarrollo econmico que haban obtenido otros pases. La idea para el progreso era activar la produccin interna de bienes importados. Con esta estrategia hay apertura y fortalecimiento a las industrias y con estas se activa un proceso de modernizacin y progreso econmico y social en la regin. Con la puesta en marcha de esta estrategia hay logros importantes en los procesos de industrializacin, creacin de vas de comunicacin internas, infraestructura, ampliacin de los mercados, creacin de hospitales y escuelas, y en trminos generales hay mejoras de las necesidades bsicas de las poblacione s (Corredor Martnez 16). Las teoras desarrollistas identificaron crecimiento con desarrollo y, gracias a ello, centraron la clave del progreso en la industrializacin con la confianza de que sta permitira superar el subdesarrollo. Como consecuencia de este proceso se observa en toda la regin mejoras importantes y necesarias que no lograron, sin embargo, los resultados esperados. En las dcadas de los setenta y ochenta hay un claro deterioro de las sociedades latinoamericanas, y el ideal de la moderniz acin se desvanece. Aunque en trminos generales las estrategias de los procesos de modernizacin fracasan, sus consecuencias no se sienten de la misma manera en todos los pases ni tampoco ocurren al mismo tiempo. Las especificidades de los procesos de de terioro y el desencanto se viven de formas distintas generando diversas interpretaciones literarias y artsticas. Colombia Como en otros pases de Amrica Latina, Colombia inicia el proceso de modernizacin a finales de la dcada de 1930. Algunos autores sealan que se puede hablar de un primer periodo hasta 1945 en el que hay una incipiente apertura industrial de produccin de textiles, alimentos y tabaco (Corredor Martnez 23). Pero es a partir de esa fecha que comienza una intensa dinmica econmica de fortalecimiento a la

PAGE 16

16 industria. A mediados de la dcada de 1940, particularmente entre 1945 1949, Colombia experimenta un periodo de crecimiento econmico que se observa en diversos indicadores con incrementos importantes en el producto interno bruto y cre cimiento del ingreso nacional. Tanto la agricultura como la industria tienen saldos positivos de desarrollo. No obstante, y durante el mismo periodo, Colombia enfrenta el avance inexorable de la violencia justo cuando experimenta uno de los momentos de may or crecimiento econmico que va de 1943 a 1953 (Medina 155). En abril de 1948 el proceso de polarizacin poltica se intensifica cuando asesinan a Jorge Elicer Gaitn. Este hecho radicaliza la violencia que ya vena en crecimiento progresivo desde 1945. Para finales de los aos sesenta la industria colombiana est en condiciones de exportar pero a mediados de los aos setenta las cualidades asociadas al progreso se desvanecen. La crisis ocurre frente al agotamiento de la estrategia de la industrializacin sustitutiva de importaciones, la recesin agropecuaria e industrial, desempleo, inflacin y restriccin de divisas (Corredor Martnez 30). Como ocurre en los aos cuarenta, en los ochenta hay condiciones econmicas favorables que coinciden con el recrudec imiento de la violencia. Durante la presidencia de Belisario Betancur (1982 1986) hay una estrategia poltica ambigua de dilogo y represin. Hay tambin restriccin de recursos pblicos que castiga la inversin y con ello se estrangula el gasto social; po r su parte la estrategia de integracin sociopoltica se ve producto ocurre en 197 2 en Medelln (166). La ciudad antioquea es la urbe industrial colombiana por excelencia. Es all donde se industrializ el caf y el oro, por ejemplo.

PAGE 17

17 Con la industrializacin de la cocana el pas obtiene grandes beneficios econmicos. Para finales de l a dcada de los setenta la agencia antidrogas de Estados Unidos o DEA, segn sus siglas en ingls 1 estima que el 85% de la cocana que se consume en los Estados Unidos proviene de Colombia cuyo negocio obtena beneficios de 4 billones de dlares anuales ( Roldn 167). Los ingresos provenientes del comercio de la cocana y los cambios socio econmicos y polticos originados gracias a stos crean la ilusin de un milagro econmico que har posible la modernizacin del pas. El narcotrfico busca y encuentra e spacios de reconocimiento social y poltico que puso en tela de juicio la unidad de la sociedad poltica y la organizacin estatal que ya se encontraba envuelta en el dinero y los intereses del narcotrfico. En esos mismos aos, segn Roldn, es cuando el negocio de la droga comienza a tornarse violento ya que se desarrolla una lucha por el control del narcotrfico. Esta violencia se hace visible con eran contratados por los jefes de la droga para asesinar a sus competidores (Roldn 167). En la dcada del ochenta, el poder poltico se fractura y ocurren confrontaciones armadas por diferentes frentes. Hay un incremento de las tensiones entre el estado y los narcos que dieron o diferencia entre estos dos tipos radica en que los segundos trabajan con tarifas pre establecidas y sus vctimas eran oficiales pblicos cuya actitud no era favorable para el negocio de las drog as (Roldn 167). ste es el periodo que enmarca las novelas que analizo en la representacin de Medelln. 1 Dr ugs Enforcement Administration

PAGE 18

18 El caso colombiano es un claro ejemplo de cmo el mercado no siempre ocupa los espacios dejados por el Estado. En ese pas hay un amasijo fragmentado de poderes pblicos y privados que buscan poder. La insercin de los carteles de la droga, la guerrilla y los paramilitares en las polticas nacionales son un buen ejemplo de la fractura de poder que ocurri en la sociedad colombiana (Gonzlez 95). A su v ez los ingresos provenientes del narcotrfico ayudaron a amortiguar la crisis socio econmica y el vaco dejado por las estrategias de modernizacin planteadas para el progreso nacional. El narcotrfico cre una red de arterias de comunicacin entre lo que se ha apuntar con exactitud los beneficios que la droga y otras fuentes de ingresos ilegales han contribuido a la economa formal de la nacin, es obvio que sta se benefici de aqullos (Medina 163). Tanto la economa como la sociedad poltica del pas cuentan hoy da con una estabilidad que ha ayudado a dar ms confianza a los ciudadanos. Sin embargo y a pesar de existir todava una fragmentacin poltica, hay ms control e n cuanto a la lucha armada y los intereses de los diferentes grupos han logrado mediaciones importantes en los ltimos aos. En trminos generales hay mayor seguridad en el pas como consecuencia de la disminucin de la violencia urbana. Por el contrario, en el pas vecino, en ese mismo periodo, ha ocurrido un proceso opuesto. Venezuela El proceso de modernizacin en Venezuela comienza con Juan Vicente Gmez. Algunos autores dicen que ste se da justo despus de su muerte en 1935 (Lacabana 319). En realidad la modernizacin del pas sienta sus bases durante su dictadura. Es

PAGE 19

19 se da ms fuertem ente durante los periodos democrticos. Sin embargo, en los aos de la dictadura de Marcos Prez Jimnez (1948 1958) y en la democracia de la primera presidencia de Carlos Andrs Prez (1974 1979) se desarrolla el mito del progreso (Coronil 3). Prez Jimn ez centr su rgimen en lo que era visiblemente seales de desarrollo, como, por ejemplo, un complejo universitario modernista, autopistas, ma Coronil, fueron los agentes que activaron la creencia de que el poder y el progreso de la nacin eran posibles. En Venezuela, Carlos Andrs Prez fue el presidente que represent el mito del progreso de la modernidad como ningn otro jefe de estado. Para Jos Ignacio Cabrujas la renta petrolera convirti a los alcanzara niveles nunca i (Lacabana 326). Cabrujas seala que el declarar a Venezuela como un pas petrolero se cre la ilusin de un m ilagro y en la prctica una cultura del milagro. En su segundo mandato (1989 cumpla con los requerimientos de apertura a la economa y otros demandados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con esta poltica Prez atac las bases del populismo con las que contaba el pas por ms de cincuenta aos. La nacin no estaba preparada para estos cambios. A los pocos das de la toma de posesin de Prez se ponen en marcha algunas medidas acorde s a su plan que origin una explosin social

PAGE 20

20 revolt against austerity measures in Latin percepcin de que el pas haba tomado el camino correcto hacia la modernizacin y que los gobiernos democrticos eran la base de tal posibilidad fue una creencia que se mantuvo hasta la dcada de los noventa. El pas lo gr amortiguar la crisis con las ingresos de la renta petrolera durante los aos ochenta. El mito de la Venezuela rica y democrtica se mantuvo hasta 1992 con los dos intentos de golpes militares que rompieron con esta percepcin (Coronil 368). Es justamen te en el primero de ellos cuando al fracasar su objetivo Hugo Chvez se dirige a la nacin y se convierte en un lder que, luego de aceptar la responsabilidad de los sucesos, va a prisin. El presidente Rafael Caldera en su segundo periodo (1994 1999) lo i ndulta y ste se lanza a la presidencia en 1998 ganando por mayora. Chvez comenz su mandato anunciando la Revolucin Bolivariana del siglo XXI que contina en marcha hasta nuestros das. A grandes rasgos el pas se ha polarizado en dos vertientes polti cas de apoyo o de oposicin al gobierno de Chvez. Durante los ltimos doce aos de su presidencia los ingresos petroleros han sido de gran beneficio para el gobierno y el mito y el milagro del progreso se ha dinamizado para los que apoyan la revolucin. A pesar de los beneficios econmicos por los extravagantes precios petroleros de los primeros aos del siglo XXI la violencia ha alcanzado, como mencion antes, los niveles ms altos sufridos en esa nacin.

PAGE 21

21 Brasil Durante los ltimos aos de la dcada de 19 30, particularmente en 1937, se inicia en Brasil una poltica desarrollista con el gobierno de Getlio Vargas (1937 1945) 2 ste comienza un proyecto de modernizacin en el pas con el impulso de diversos proyectos de infraestructura, nacionalizacin de la produccin del petrleo, legislaciones laborales y protecciones a la industria nacional. En la dcada de 1950 hay una creciente inflacin que va del 11% en 1951 a 20% en 1952 (Skidmore and Smith 163). Tras el suicidio de Getlio Vargas e n 1954, Juscelino Kubitschek es electo presidente en 1955. Este presidente tiene un gran xito poltico que se debi a su proyecto de modernizar al pas. Con l comienza el milagro econmico brasileo (Gomes 12). Su lema fue cincuenta aos de progreso en cinco Es durante su presidencia (1956 1961) que Ro de Janeiro deja de ser la capital del pas. La nueva capital, Brasilia, se construy como un proyecto de planificacin urbano modernista. El gobierno de Kubitschek se llev a cabo poniendo en prctica polticas desarroll istas que mantuvieron intactos los intereses de la clase dominante y adinerada del pas y, en particular, de los monopolios extranjeros en detrimento de los sectores populares. Pero la continuidad del milagro se interrumpe con los altos ndice de inflacin (Gomes 12). El presidente Goulart (1961 1964) intent disminuir los problemas econmicos al interferir con el avance del capital extranjero. No obstante, en 1964 se instaura una dictadura militar que se mantendr en el poder con diferentes gobiernos y div ersas estrategias socio econmicas hasta 1985. La dictadura contaba con el apoyo de los que crean que las polticas de Kubitschek haban fracasado puesto que un gobierno civil no era el ms 2 Getlio Vargas fue presidente cuatro veces. En el gobierno provisorio (1930 1934), en el gobierno constitucional (1934 1937), en el Estado Novo (1937 1945) y en el gobierno electo (1951 1954).

PAGE 22

2 2 apropiado para el desarrollo (Gomes 13). Durante el rgimen milit ar, particularmente en 1967, el pas experimenta un gran crecimiento econmico que se mantiene hasta 1973 con claras evidencias de declive hacia finales de la dcada. En ese periodo hay gran crecimiento acelerado de la industria que activ el empleo no cal ificado. Joo Gomes en Las entraas del milagro brasileo precisamente al mantenimiento del privilegio y a la falta de libertades pa (14). Durante el milagro econmico se abri ms las puertas al capital extranjero, la economa recaa sobre el mercado exterior olvidndose del interior, y hay tambin un incremento de la deuda externa. Adems se observa, a nivel internaciona l, un abrupto ascenso de los precios petroleros. Esto le da a Venezuela los elementos para desarrollar la fantasa de su milagro, mientras que en Brasil repercute para la cada del suyo. En 1980 el proceso de modernizacin se hallaba en claro descenso con un nivel de inflacin de ms del 100 por ciento (Skidmore and Smith 171). El pas se endeuda para poder continuar con su poltica de crecimiento y diversificacin de la economa. En 1985, cuando acaba la dictadura, la inflacin alcanz 227 %. En la dcada de los noventa Fernando Collor de Mello abre el mercado brasileo a las importaciones y se comienza a restaurar las empresas nacionales para la competencia internacional. Como su ministro de economa Fernando Herique Cardoso, que sera luego presidente (19 95 1999 y 1999 controlar la hiperinflacin y se estabiliza la moneda (Baer). Luego de la presidencia de Cardoso que termina en el ao 2003 Luiz Incio Lula da Silva asume el poder que mantien e hasta el presente. En octubre del 2010 Dilma Rousseff, cuyo mentor es Lula

PAGE 23

23 da Silva) fue electa presidente de Brasil. A pesar de la estabilidad econmica que se ha logrado en Brasil, este pas tiene una gran desigualdad en la distribucin del ingreso y l os niveles de violencia urbana si no han aumentado se han mantenido. La violencia urbana en Brasil se intensifica en la medida en que los individuos no pueden competir igualmente en una sociedad que se homogeniza en aspectos ms globales. Ahora bien, tant o Colombia, como Venezuela y Brasil sufrieron, en diferentes momentos, el desvanecimiento de sus procesos de modernizacin. Sus economas experimentaron grandes ingresos y abruptas cadas y no lograron obtener los resultados que sus milagros prometan. A s u vez, la violencia que cada pas ha enfrentado ha sido instrumento para representar algunos de sus centros urbanos en literatura. La aproximacin terica que utilizo para estudiar la representacin literaria de estas ciudades var a como sealo a continua cin. Un marco terico general de aproximacin La teora que aqu acompaa el anlisis de la representacin de las ciudades no es, ni pretende ser, nica puesto que la forma de representar las ciudades en cada pas y de cada autor es distinta. No obstan te hay algunas tendencias tericas, y trabajos crticos, que merecen atencin por la relacin que tienen con el presente estudio an cuando utilizo otras para analizar los textos estudiados. El vnculo entre literatura y realidad se puede observar incluso en aquellas aproximaciones tericas que asuman la literatura como un trabajo de construccin tructed a motivacin a la que se refiere Selden es la dependencia a asuntos externos a la

PAGE 24

24 literatura de los que se vala el escritor para justificar el uso de los instru mentos literarios formales y que son aspectos de la realidad social. Ms tarde con la escuela de Bakhtin se establece una relacin entre los formalistas y el marxismo que radica en la conexin entre el lenguaje y la ideologa. Esta unin, y nocin de enten der el lenguaje y la literatura, dio paso, en la misma escuela de pensamiento, a la heteroglosia que es fundamental para entender la importancia del discurso en literatura. Selden seala que [t] he term refers to the basic condition governing the production of meaning in all discourse. It asserts the way in which context defines the meaning of utterances, which are heteroglot in so far as the put in play a multiplicity of social voices and their individual expressions atura como una reflexin directa de la realidad social. Para l el lenguaje puede romper lazos de autoridad y liberar voces alternativas, pero no es que los textos en si mismos reflejan la sociedad o los intereses de clase. Con esa perspectiva sin embargo, hay una apertura en el sentido que se asocia el lenguaje a la realidad social. Por otro lado, uno de los textos ms importantes sobre la representacin literaria es Mimesis: The Representation of Reality in Western Literature (1946) del autor alemn Erich Auerbach. Este revisa y estudia la forma en que la cotidianidad se representa en diferentes momentos histricos en diversas obras literarias que abarcan desde La Odisea de Homero, y la Biblia hasta obras de Franz Kafka y Virginia Woolf. Este estudio es d e gran importancia porque establece vnculos entre la literatura y las formas de organizar las experiencias de ciertos momentos histricos. El trabajo de Auerbach analiza la vida cotidiana en literatura, por eso usa la palabra mimesis que significa imitaci n en griego. Auerbach seala que la literatura retrata la realidad

PAGE 25

25 relacionndola con las convenciones sociales del tiempo en que los textos analizados obra de Eri muy compleja y que para poder aprehenderla no basta con la representacin sino con la interpretacin (19). Otros autores comparten esta idea. Por ejemplo, Michael Foucault seala qu Linda Hutcheon en The Politics of Modernism (1988) indica que las representaciones no son otra cosa que in terpretaciones de la realidad (34). Si bien mi estudio no se centra en la prctica de estas aproximaciones tericas, estas me sirven para entender no slo el proceso en que el lenguaje y la realidad social se acercan sino tambin para ver los puntos de con tacto que hay entre ellas y las que utilizo en el anlisis. En ltima instancia, todos estos acercamientos tericos, por la naturaleza de mi estudio, llevan a la cuestin de la representacin, y esta, al vnculo entre realidad y literatura. Es necesario en tonces aclarar la distincin, muy general, entre realismo y naturalismo como movimientos literarios ya que durante este trabajo me refiero en diversas ocasiones a ambos. El realismo es un movimiento artstico que surge en Francia a mediados del siglo XIX. Como nuevo movimiento, se opone a su antecesor, el romanticismo, y como tal presenta caractersticas opuestas. Por ejemplo, el realismo busca la produccin y el reflejo de la realidad objetiva partiendo de la observacin y la descripcin del mundo circund ante mediante un narrador omnisciente. La realidad existe independientemente de las proyecciones del ser humano. Hay obras anteriores a 1850 que tienen caractersticas realistas como, por ejemplo, El lazarillo de Tormes

PAGE 26

26 (1554) o El Quijote (1605) para menc ionar slo algunas. Para algunos el realismo no slo es una tcnica literaria sino un movimiento que adems se relaciona con otros aspectos presentes a mediados del siglo XIX en Europa. Tanto la revolucin industrial como la presencia de nuevas clases soci ales, la burguesa y el proletariado; y el positivismo como corriente filosfica son todos ejemplos de lo que presenciaba la sociedad y que tiene eco en el arte y la literatura. Por su parte, el naturalismo muy cercano al movimiento realista, tiene como ob jetivo considerar la naturaleza como el principio absoluto de lo real. La representacin de la realidad es cientfica. Arropados bajo el manto del positivismo, como corriente filosfica de pensamiento, el ser humano y las sociedades se determinan por lo bi olgico y el medio ambiente. En las obras naturalistas hay una tendencia a exagerar lo desagradable y por lo tanto hay descripciones srdidas, oscuras y feas para mostrar lo difcil de la vida y la lucha por la existencia humana. Como con el realismo, hay caractersticas tcnicas del naturalismo en obras anteriores al siglo XIX, algunas obras de la picaresca del barroco son ejemplos de ello. Aunque en el siglo XX se puede evidenciar la persistencia de estas corrientes literarias, como se ver en este estudi o mismo, hay que sealar que diversas teoras de la literatura y en los estudios culturales, como los formalistas rusos, por ejemplo, han definido el realismo como una mera tcnica literaria. De hecho, en este estudio existen diversos puntos de contacto co n obras que tienen caractersticas del realismo o naturalismo pero que pertenecen a otros momentos socio histricos o a otros movimientos literarios. En ltima instancia lo que me interesa sealar es que las obras analizadas en este trabajo presentan ciert as caractersticas del realismo y

PAGE 27

27 naturalismo, pero la forma cmo se representan y se retratan los espacios urbanos se hace de manera distinta. En arte y literatura hay innumerables formas de mostrar la misma realidad social. Los textos literarios que an alizo en este trabajo son interpretaciones que se basan en la violencia de la vida urbana para representar tres ciudades latinoamericanas. La desigualdad social y la violencia son aspectos de la vida citadina que son retratados constantemente en la literat ura latinoamericana contempornea. Las aproximaciones tericas que seal me sirven para entender cmo la representacin literaria de la realidad ha sido un debate presente en diversas escuelas de pensamiento. Sin embargo hay otras tres perspectivas teric as que acompaan mi trabajo en los tres estudios de caso. La primera y ms general de todas es la que utilizo para aproximarme a la representacin como tal para lo cual uso el texto The Production of the Space (1991) de Henri Lefebvre. La otra es la aproxi macin que hace Johan legitimar otros tipos de violencia. Y, por ltimo, trabajo tanto el concepto de alegora que utiliza Walter Benjamin como recurso esttico y literario en The Origin of German Tragic Drama (1977) como las interpretaciones sociales que hace el autor sobre el flneur como elemento literario. En primera instancia, para Lefebvre lo urbano es una centralidad social. Es decir que por urbe el autor no se refiere a una poblacin en particular o a un tamao geogrfico o a un grupo de edificios o construcciones arquitectnicas; tampoco es una especie de nudo o centro de produccin sino que es todo lo anterior junto (Almandoz 30; Hubbard et. al 209). En trminos genera les puedo decir que para Lefebvre el

PAGE 28

28 espacio social es tambin un producto social. Medelln, Caracas y Ro de Janeiro son espacios sociales que enmarcan las complejas relaciones humanas que incluyen las socio econmicas, artsticas, polticas, y culturales entre otras. Paradjicamente el espacio social es abstracto y a la vez concreto. Es un espacio producto que logra conciliarse como tal mediante una doble ilusin en la que un lado refiere, refuerza y se esconde detrs del otro (27). Estas ilusiones son u na transparente y la otra realista. La primera tiene relacin con el idealismo filosfico, mientras que la segunda es ms naturalista y mecanicista (30). Para Lefebvre cada sociedad crea su propio espacio (31). En cuanto a las representaciones de las relac iones sociales, que incluyen relaciones de poder, ocurren en un espacio que las contienen en forma de edificios, monumentos, y obras de arte. Estas rel aciones de expresin frontales no necesariamente muestran sus aspectos ms clandestinos o subterrneos (3 3). Lefebvre se refiere constantemente a una trada para explicar la produccin del spat que garantiza continuidad y algn locati representations 3 que tienen conexin con las relaciones de produccin y otras que stas e 4 symbolisms, sometimes coded, sometimes not, linked to the clandestine or underground side o r social life, as also to art which may come eventually to be defined 3 Me referir de aqu en adela nte a este trmino como representacin del espacio. 4 Me referir de ahora en adelante a este trmino como espacio de la representacin.

PAGE 29

29 less as a code of space palabras, la representacin de los espacios es una conceptualizacin; es el espacio de a certain type of a rtist with a scientific bent . This is the dominant space in any society . Conceptions of space tend toward a system of verbal (and therefore constit lived through its associated images and symbols, and those, such as a few writers and philosophers, who describe and aspire to do no more than de espacio que tiende hacia un sistema ms o menos coherente de smbolos y signos no verbales. Lefebvre, al igual que Rama, seala cmo los pueblos latinoamericanos de la colonia, como espacios urbanos, se concibieron bajo tres ordenes: descubrimiento, fundacin (settle ment) y pacificacin. Es decir, un plan determina el modo de ocupacin del territorio y define tambin cmo deba reorganizarse bajo el poder urbano de autoridad poltica y administrativa (151). Como resultado hay un orden jerrquico vertical de la organiz acin del espacio con progresin desde el centro hacia las afueras, imponiendo un alto grado de segregacin social en el mismo espacio homogneo. Con este ejemplo el autor quiere enfatizar cmo la produccin del espacio social dado por el poder poltico se forma por la violencia al servicio de los objetivos

PAGE 30

30 econmicos (151). En mi trabajo cada urbe es una prctica social y las novelas son representaciones de los espacios que interpretan cada realidad social. La otra perspectiva terica que acompaa el anli sis de las obras que estudio es la aproximacin que hace Johan Galtung al estudio de la violencia cultural. sta se define, segn el autor, como un instrumento que sirve para legitimar la violencia directa 168). Esta defi nicin nos remite a l os otros dos tipos de violencia que seala el autor. Para l la violencia directa tiene rasgos fsicos y cuenta con la presencia de un actor. En esta categora incluye los asesinatos, daos fsicos, represin, detencin y desocializaci n. La violencia estructural tiene como centro la explotacin y sta con la desigualdad social y todas sus consecuencias 170). Galtung recalca que la violencia cultural legitima la forma en que los hechos de la violencia directa y los procesos de la violencia estructural operan al hacerlos culturalmente aceptables en la sociedad. El autor concibe los tres tipos de violencia con la imagen de un tringulo en cuyas esquinas sita cada categora. Si la base del tringulo se forma con la violencia directa y la Culture 294). La funcin de la violencia cultural, independientemente de los hechos (violencia directa) y de los procesos ocurridos (violencia estru ctural), es la de legitimar los otros dos tipos de violencia aunque sus formas varen. En mi trabajo utilizo estas categoras para analizar si los textos literarios con los que trabajo son legitimadores de violencia y en consecuencia generadores de violenc ia cultural. Esta aproximacin terica de Galtung ha tenido eco en los estudios literarios sobre todo en el caso de Brasil. En el estudio de los textos que representan Brasil la perspectiva de Galtung es de gran

PAGE 31

31 inters por la relevancia que ha tenido el t ema de los excluidos y los diferentes tipos de violencia en ese pas. Elizabeth Lee seala que la violencia fsica que resulta del trfico de drogas es una forma visible y palpable de la violencia empleada por el Estado que enmascara la violencia estructu ral ms oculta (235). Esta aproximacin que hace Lee es bastante til en el caso de los textos brasileos. Mucho se ha dicho sobre la esttica de la violencia y cmo las representaciones culturales son vas o medios para reproducirla. En este sentido una d e las preguntas a responder en esta disertacin es si los textos literarios analizados en este trabajo son productores de violencia. Por ltimo algunos trabajos de Walter Benjamin son de particular inters por el desarrollo que ste hace de las alegoras y el flneur como instrumentos de estudio literario. La figura del flneur es de gran importancia para el anlisis de los textos que estudio puesto que se utiliza en cada uno de los casos. Benjamin asocia al flneur no slo con la observacin y lecturas de los textos de arquitectura sino con la produccin de diferentes tipos de texto, sean estos literarios o sociolgicos (Frisby 83). Esta aproximacin al flneur la utilizo para el anlisis de dos textos en particular en los casos de Medelln y Brasil. En ca da uno de esos captulos desarrollo las formas de aproximacin terica que hace Benjamin del flneur como elemento literario de anlisis. Por otra parte, para el autor alemn las alegoras son una forma de expresin esttica y tambin, la representacin d e la historia decadente. Las alegoras para Benjamin en The Origin of German Tragic Drama (1977) son una forma de expresin tanto como lo son el habla o la escritura (162). Por eso para l stas son una expresin esttica cuya representacin es oscura, dec adente y mortuoria (177). Las novelas que

PAGE 32

32 estudio representan la ciudad como espacios en ruinas que relaciono con el deterioro de los procesos de modernizacin 5 En el captulo del caso venezolano desarrollo, con particular atencin, el concepto de las ale goras de Benjamin. Ahora bien, Idelber Avelar en La ficcin postdictatorial y el trabajo del duelo (1999) toma el concepto de alegora de Benjamin para analizar algunas obras literarias del Cono Sur durante la dictadura militar. Lo que me interesa de ese trabajo de Avelar es la forma en que el autor utiliza el trmino de alegora de Benjamin para expresar cmo su uso significa una derrota poltica en la literatura de la regin. De esta manera para el caso particular de Caracas analizo las novelas prestando atencin a las alegoras definidas como lo hace Benjamin para entender este recurso literario en un contexto poltico que hace posible que stas se conviertan en el reflejo de una derrota. En ese mismo orden de ideas el trabajo de Andrs Avellaneda, El ha bla de la ideologa (1983), es de particular importancia para analizar el caso venezolano. Avellaneda seala cmo durante el Peronismo los escritores de la oposicin silenciaron su lenguaje de dos ndenatorios hasta despus de la cada del rgimen, o bien, durante su vigencia, creando un lenguaje segundo cuya clave semntica resida en su conexin con el discurso cultural de la estn escritas bajo un manto de fantasa que parece no tener relacin con situaciones del contexto poltico y social. Sin embargo, son mltiples las referencias a otros textos literarios lo que hace posible hacer las conexiones necesarias para entender la s 5 Por fracaso de la modernizacin quiero decir que los proyectos nacionales no generaron los resultados socio econmico s esperados. Los procesos de modernizacin en Amrica Latina generaron, en general grandes e importantes cambios, pero stos no evitaron la desilusin que se cre por no haber logrado el desarrollo esperado.

PAGE 33

33 novelas. En ese sentido la intertextualidad es un elemento importante para decodificar un lenguaje literario, del que habla Avellaneda, que slo se entiende y se reconstruye por aquellos lectores que tiene n los conocimientos literarios necesarios para de scifrar lo que esconden los textos. Adems, las perspectivas de la intertextualidad desarrolladas por Linda Hutcheon en A Poetics of Postmodernism (1988) son de utilidad para el anlisis de las novelas en el caso venezolano as como tambin en los casos co lombiano y brasileo. Estructura y organizacin violencia ha sido un tema recurrente en la s letras latinoamericana s y expresa la preocupacin de escritores respecto al tema (47). Pero las violencias que se han retratado en la literatura y que son interpretaciones de la realidad no son consecuencia del mismo fenmeno. El anlisis de la representacin de las ciudades y del discurso de la violencia requiere que en cada captulo desarrolle factores diferentes pertenecientes a cada espacio social. Los captulos que estructuran mi estudio se dividen en casos particulares. En el captulo uno, que corresponde en trminos generales a la representacin de la ciudad, desarrollo la introd uccin del estudio. En el captulo dos analizo la violencia del espacio en la ciudad de Medelln. Este anlisis se centra en dos novelas La Virgen de los Sicarios (1994) de Fernando Vallejo y Angosta (2003) de Hctor Abad Faciolince. Ambos autores ti enen m s de una decena de libros literarios publicados y, en ellos, la ciudad antioquea ha sido un elemento central y recurrente. Por otro lado, los dos textos escogidos han sido de amplia difusin tanto nacional como internacionalmente. Por ejemplo, en el ao 2000 Barbet Schroeder llev La Virgen de los Sicarios al cine con una adaptacin hecha por Vallejo mismo y Angosta es una

PAGE 34

34 novela que se ha reeditado en diversas ocasiones. En ambas novelas el espacio de la ciudad se retrata a partir del uso de la estratifi cacin y la inequidad social con su consecuente violencia urbana. Al anlisis de la representacin urbana en esta seccin la realizo a travs de dos elementos literarios, el flneur y el agua como alegora de la divisin. En el captulo tres estudio el cas o de la capital venezolana. Para el anlisis de Caracas cmo espacio catico y de destruccin analizo El exilio del tiempo (1991) de Ana Teresa Torres y Nocturama (2006) y de Israel Centeno La casa del dragn (2004 ) y Bengala (2005). Es importante seala r, en particular en este caso venezolano, que los autores escogidos tienen una amplia y prolfica produccin literaria que comienza en la dcada de 1990. Como en los otros captulos relaciono el anlisis de la representacin de la ciudad con el desvanecimi ento de los procesos de modernizacin. En el caso venezolano hago referencia a las dos primeras novelas de los autores, El exilio del tiempo de Torres y Calletania (1991) de Centeno, para comparar la representacin de la ciudad que hacen en ellas con la qu e hacen posteriormente en las novelas de la dcada del 2000. El argumento de ese captulo se centra en que las novelas estudiadas codifican el discurso de la violencia a travs instrumentos literarios como la alegora, elementos gticos y la intertextualid ad. El cuarto captulo corresponde al caso brasileo. A diferencia de los captulos de Colombia y Venezuela, en el de Brasil utilizo, adems de la novela de Paulo Lins Cidade de Deus (1997), diversos cuentos para analizar la representacin de la ciudad en la obra del muy prolfico autor Rubem Fonseca. Como lo desarrollar en el captulo, el cuento es importante en la literatura urbana nacional y adems es expresin de la

PAGE 35

35 produccin literaria de este autor. Los cuentos que utilizo de Rubem Fonseca incluyen Feliz ano novo Romance negro e outras histrias (1992). Los primeros dos cuentos se publican, aunque se censuran, duran te la dictadura militar brasilea y corresponden a los primeros aos de la produccin de Fonseca. El tercero es un cuento en el que un narrador flneur retrata la ciudad de Ro de Janeiro de finales del siglo XX. Hay otros textos de Fonseca a los que hago Pequenas criaturas (2002) Elas e outras mulheres (2006). Tanto la produccin de Rubem Fonseca como la de Paulo Lins son representativas de la literatura urbana carioca contemporne a (Follan 104; To lman 63; Silva 3). E ste captulo intenta probar cmo ambos autores representan a Ro de Janeiro a travs de la inclusin de los excluidos. Adems de los conceptos tericos sealados de Lefebvre, Galtung y Benjamin en este captulo utiliz o varias perspectivas de anlisis apuntadas por Alba Zaluar acerca de la exclusin, la desigualdad social y las diversas violencias creadas gracias a ella. En este sentido desarrollo el contexto de la urbanizacin, particularmente de la historia de las fav elas en esa ciudad, a partir del siglo XX. Tambin hago una relacin entre la literatura urbana y la violencia sealando la importancia de personajes como el malandro y el bandido en la literatura nacional. Para finalizar, en las conclusiones que correspo nde n al captulo cinco, comparo los tres captulos que hacen el cuerpo de este estudio. Tales relaciones se hacen a la luz de los elementos tericos sealados anteriormente y que se centran en Benjamin, Galtung y Lefebvre. En l desarrollo, en trminos gen erales, cmo Medelln, Caracas y

PAGE 36

36 Ro de Janeiro se representan en las obras analizadas. En tal comparacin agrupo las similitudes y diferencias que encuentro en el anlisis de los textos estudiados. Conclusiones Este estudio sobre la representacin de la ciud ad permitir comprender cmo algunas urbes latinoamericanas contemporneas no se conciben sin la violencia. Las ciudades son sinnimo de ella. Ahora bien, la importancia de subrayar la representacin de un espacio y no de la violencia como tal pone nfasis en la forma en que cada espacio social es un conjunto de relaciones humanas que no se explica ni se entiende desde la violencia misma. En este sentido son las relaciones humanas de un espacio social las que generan violencias que se representan de diferentes maneras en literatura. En ese sentido, lo que pretendo sealar con este estudio es que la representacin de un espacio no es resultado de la violencia de un grupo aislado sino de las relaciones que hacen los productos sociales a los que se refi ere Lefebvre. En cada estudio de caso hay diferentes formas de interpretar una realidad social que es conflictiva y desigual. El anlisis de la relacin entre las formas de representacin de las tres ciudades permitir formular interrogantes sobre cmo se perciben los espacios sociales y cmo se muestran en literatura. En esa interpretacin literaria se representan los espacios que darn resultado a otras actividades sociales concretas y que se han sealado como productoras de violencia. Los estudios sobre la esttica de la violencia sealan cmo hay una violencia cultural de legitimacin d e otros tipos de violencia. El presente estudio, en cambio, busca sealar el camino que abre otras perspectivas de anlisis para obras literarias que son estticamente vi olentas pero que en vez de reforzar y legitimar la violencia hacen justamente lo contrario. Hay una necesidad de esconder la violencia tras

PAGE 37

37 estrategias literarias que hacen que sta sea menos evidente an cuando es muy intensa en la realidad social. En lt ima instancia esta disertacin busca a brir un espacio para estudiar las variaciones del uso de la violencia como instrumento literario de representacin de un espacio social. stas no slo varan segn el contexto socio poltico, que e s adems obvio, sino que se disfrazan para justamente esconder las mayores injusticias. En ese sentido, este estudio abre otras perspectivas para analizar textos literarios que siendo claramente violentos reflejan una perspectiva de esperanza social; mientras que en otros caso s los textos que desarrollan violencias implcitas, y que hacen uso de otros elementos literarios, son ms violentos que los que lo son explcitamente. Los aspectos realistas de representacin en esta disertacin se entienden cmo una forma alejada del rea lismo como tal que buscan representar espacios sociales partiendo del principio de que lo que se retrata no se puede retratar. Por ltimo este estudio permitir ofrecer conocimientos sobre la literatura de espacios sociales que han estado al margen de estu dios acadmicos literarios convencionales como son los casos de Medelln y Caracas.

PAGE 38

38 CHAPTER 2 MEDELLN: LA VIOLENCIA DEL ESPACIO Palabras preliminares La ciudad como espacio literario ha sido representada de diferentes maneras en la cultura lat inoamericana. Segn el texto fundacional de Jos Luis Romero, Latinoamrica: Las ciudades y las ideas (1976), la mayora de las ciudades latinoamericanas haba experimentado un gran crecimiento para la dcada de 1970 (329). Romero hace un contrapunteo pano rmico entre la literatura y la ciudad documentando obras literarias que dan cuenta de los cambios sociales y urbanos desde la expansin europea hasta la explosin urbana del siglo XX. Por otro lado, la violencia ha sido un factor importante en la literatu ra de la regin como lo afirma Ariel Dorfman en, Imaginacin y violencia en Amrica 1970 (9). Las categoras de anlisis utilizadas por este autor sirven para entender la conexin entre la representacin de la violencia y las producciones culturales en cua nto a procesos de la esttica literaria. Numerosos son los textos publicados desde los aos setenta que hacen referencia a la ciudad y la violencia en la literatura latinoamericana. Los trabajos de Narrativas de representacin Ur bana (1998), y de Mabel Moraa, Espacio urbano, comunicacin y violencia en Amrica Latina (2002), son slo dos ejemplos de la variedad de publicaciones referentes al tema. Lo que interesa en todo caso subrayar es que las ciudades latinoamericanas de final es del siglo XX y principios del siglo XXI se representan en la literatura a travs de un discurso que seala caos y estratificacin social. La urbanizacin y la violencia son dos procesos generadores de divisin y dos aspectos socioculturales que enmarcan la convivencia en una ciudad.

PAGE 39

39 que centran la representacin literaria de un espacio. En este captulo mi objetivo es analizar la representacin de la ciudad de Medelln en dos obras literarias contemporneas: La Virgen de los Sicarios (1994) de Fernando Vallejo y Angosta (2003) de Hctor Abad Faciolince. En ambas novelas los autores desarrollan el espacio de la ciudad haciendo uso de la estratificacin y la inequidad social y s u consecuente significa no divulgarla, sino resimbolizarla (252). La tesis de este c aptulo se centra en cmo el discurso de la violencia se utiliza y se convierte en un nuevo smbolo para representar un espacio que no es nicamente violento. Propongo que la representacin simblica que hace Abad Faciolince revierte el desorden de la ciud ad ordenando discursivamente un espacio geogrfico para exaltar cmo la estratificacin espacial incide en el desorden social. Vallejo desarrolla y estructura un discurso para darle forma al caos y la violencia urbana. La ciudad en Vallejo es desordenada, catica mientras que en Abad Faciolince hay un orden espacial pero que no elimina el desorden de los seres humanos que viven en ella. Con el desarrollo de este captulo pretendo mostrar cmo estas dos novelas han apelado a un tipo de discurso para dar orde n al caos generado por la violencia misma de la ciudad. Johan Galtung en su la pobreza, y las violencias directas o fsicas se legitiman a travs de la cultura. Las no velas analizadas en este captulo no refuerzan la violencia social o fsica sino que ms bien la resimbolizan mostrando cmo las violencias estructurales son generadoras

PAGE 40

40 de violencia fsica y social. En la primera parte del captulo identifico la ficcin l iteraria de los dos periodos de mayor violencia en Colombia, los aos cincuenta y los ochenta. En la segunda describo brevemente las novelas estudiadas. Posteriormente contextualizo la divisin urbana de Medelln tanto en trminos geogrficos como en la re presentacin literaria. En la cuarta parte del captulo particularizo en las formas en que el discurso narrativo toma la violencia para representar la ciudad. Elaboro esta idea a travs del uso literario del agua, as como las figuras del flneur y el sica rio. En la quinta parte presento el lenguaje como elemento organizativo del desorden citadiano. Concluyo con algunas consideraciones que resumen las ideas generales del captulo. Produccin literaria, violencia y ciudad Al igual que en otros pases latino americanos, la violencia en Colombia ha sido un tema recurrente tanto en la realidad social como en la literatura. Segn Jess Martn violencia en la literatura colombiana de manera testimonial y ficcional desde el texto colonial de Juan Rodrguez Freyle, El Carnero (1638), en el que se relatan guerras civiles y formas de vida y costumbres mundanas de la gente de los primeros 100 aos Ingermin muestra el recorrido de la historia de la novela decimonnica colombiana. Williams plantea cmo las novelas del siglo XIX se produ jeron articulando los conflictos poltico ideolgicos de los partidos ms importantes del pas (582). Manuela de Eugenio Daz debe ser considerada, segn Williams, como la primera novela de la violencia colombiana. Esta obra gira en torno a los conflictos internos de los liberales. Muestra el enfrentamiento entre la cultura oral y la escrita de la sociedad colombiana y presenta el

PAGE 41

41 choque de las perspectivas polticas de los liberales viejos y los liberales ms progresistas (594). El siglo XX colombiano ha presenciado diferentes fases de violencia. Enmarcar lmites definidos de estos momentos conflictivos ha sido un reto para los que estudian el tema. En este captulo me refiero a dos en particular: la Violencia que ubico entre 1946 y 1966, y la violencia de los aos ochenta. Ambos momentos generaron productos culturales, particularmente en literatura, que dan cuenta literaria de la realidad violenta del pas. Alberto Valencia Gutirrez en su texto Violencia en Colombia aos ochenta y reforma constitucional ( 1998) seala que el periodo comnmente llamado la Violencia surgi como el enfrentamiento de intereses polticos entre liberales y conservadores. Estos se extendieron por el territorio nacional incorporando diversos conflictos sociales relacionados particu larmente con el control sobre el poder la tierra (17). La violencia de los aos de 1980 se relaciona con el narcotrfico que por su condicin gener mltiples formas de conflictos visibles en las ciudades ms importantes del pas y algunas regiones del cam po colombiano. Valencia Gutirrez Menciona diez tipos de violencias distintas empezando por el narcotrfico, y las que sta genera, pasando por la guerrilla y los paramilitares y terminando con las violencias ocurridas en mbitos privados y de familia. Lo que puntualiza este autor es que la violencia ocurrida en los aos ochenta es slo comparable con la violencia de los aos cincuenta en trminos de los resultados sociales que produjo (17). Pero si las consecuencias de ambas violencias son comparables, qu ocurre con la literatura que

PAGE 42

42 ha producido ambos momentos violentos particularmente en la ciudad de Medelln, centro de inters de este captulo? Los periodos de la Violencia y la violencia de los aos ochenta han sido en la violencia a la novela de la violencia: 1959 categorizar a la produccin literaria surgida a partir de los acontecimientos de 1947, previos al asesinato de Jorge Elicer Gaitn en abril de 1948. Para Troncoso la literatura de la Violencia en Colombi concreta que se plasma en la novela que se escribe en el pas desde 1951, fecha de publicacin de la obra de Pedro Gmez Correa, El nueve de abril Troncoso existe por lo menos cincuenta obras de este movimiento literario que han sido poco estudiadas. Seala el autor dos trabajos generales importantes: La novela de la Violencia en Colombia de Gerardo Surez Rendn y La narrativa actual de Colombia y su contexto social de Romn Lpez Tames (33). Co n respecto a anlisis literarios centrados en autores y obras particulares menciona los trabajos de Luis Ivn Bedoya y Augusto Escobar que incluyen obras de Daniel Caicedo Viento seco (1963), Gabriel Garca Mrquez La mala hora (1966) y Manuel Meja Vallej o El da sealado (1964) (34). Bogdan Piotrowski en La realidad nacional colombiana en su narrativa contempornea: aspectos antropolgicos, culturales e histricos literatura de la violencia es, para los colombianos, un vergonzoso t estimonio histrico (34).

PAGE 43

43 Augusto Escobar Mesa en Ensayos y aproximaciones a la otra literatura colombiana (1997) plantea que en una primera etapa la literatura de la Violencia sigue (114). Meja Vallejo menciona en la publicacin de Augusto Esco bar Mesa, Memoria compartida con Manuel Meja Vallejo (1997), cmo escribir enmarcados en el periodo reposo y tiempo para alcanzar una mejor conciencia del fenmeno vivido La gente se fatig un poco con la novela de la violencia porque el tema se repeta, y en general, en relaciona con poltica ms que con literatura. Segn Meja Vallejo era m uy fcil involucrarse afectivamente con los acontecimientos: A m me toc vivirla y escrib cuentos y novelas sobre esa temtica. Para los testigos inmediatos de la violencia era muy difcil hacer una obra creativa sobre un asunto tan espinoso, porque des pertaba mucho odio y tenamos tanto horror por tantos asesinatos, que no podamos ser jueces imparciales, entonces tratbamos de evitar caer en el insulto escrito, en la diatriba (Escobar Mesa 41). Con respecto a la literatura de la ciudad, Luz Mary Gira ldo en su libro Narrativa colombiana: Bsqueda de un nuevo canon 1975 1995 seala la forma cmo la ciudad ha sido representada en Colombia. Para la autora el papel de la ciudad en la literatura del pas durante las dcadas de los sesenta y setenta se encue ntra representada a travs del crecimiento urbano y el desarrollo cultural de la provincia. Posteriormente la literatura nacional muestra las ciudades en transicin: En su proceso narrativo, desde los sesenta hasta los avanzados noventa, el autor proyecta la visin de la ciudad, la sociedad y la historia en sus signos cambiantes: del compromiso ideolgico ha pasado a la frustracin

PAGE 44

44 del mismo; de la ciudad provinciana a la ciudad problemtica y traumtica (63). Las representaciones de las ciudades en las na rraciones literarias colombianas de la poca plasman las transformaciones citadinas. La violencia urbana se inserta en la literatura. Ciudad y violencia son parte intrnseca de un todo que se percibe como un hiato claramente definido en la urbe antioquea. Fabio Botero en Cien aos de la vida de Medelln 1890 1990 (1994), hace un recuento de la historia de la ciudad con referentes literarios, bsicamente a travs de la poesa. En el periodo que va desde los aos sesenta a los noventa, Medelln se representa una profusin de vivencias la ciudad es vivida por cada quien segn cada quien . (536) y los de Jos Manuel Arango comunican la presencia agobiante de una ciudad amurallada (538). La literatura que produjo y contina produciendo la violencia de los aos ochenta se ha relacionado con la violencia de la ciudad que a su vez se encuentra conectada con la violencia del narcotrfico y el sicariato. La ficcin de finales del siglo XX que da cuenta del espacio de l a ciudad de Medelln toma el lenguaje de la violencia y las diferencias urbano sociales como aspectos inherentes al espacio citadino. Si bien es cierto que hay textos que se asocian a la descripcin de un contexto de violencia urbana, la mayora de la prod uccin literaria lo ficcionaliza, con algunas excepciones. A diferencia de la literatura de la Violencia, los textos literarios de finales del siglo XX reestructuran la forma de comunicar los conflictos urbanos. La violencia y la

PAGE 45

45 estratificacin social de sigual en Colombia se utilizan como hilos que entretejen las historias literarias. Algunos de los trabajos que sirven de ejemplo son: Ganza (1987) de Luis Fernando Macas; La Virgen de los Sicarios (1994) y El desbarrancadero (2001) de Fernando Vallejo; R osario Tijeras (1999) de Jorge Franco; Los hijos de la nieve (2000) de Jos Lizardo Porras; La ciudad de todos los adioses (2001) de Csar lzate Vargas; Angosta (2003) de Hctor Abad Faciolince y El olvido que seremos (2006) del mismo autor. En los anter iores textos literarios la ciudad de Medelln se presenta con un discurso de violencia y estratificacin social. Un texto etnogrfico que describe y enmarca diversas situaciones de distintos actores marginales de la ciudad de Medelln que merece la pena me ncionar es el de Alonso Salazar, No nacimos pasemilla (1990). En l Medelln es una ciudad que excluye y violenta al ciudadano. En el texto de Salazar hablan los sicarios, sus familiares y los vecinos que conviven con la violencia de las comunas de las zo nas ms pobres de la ciudad. Segn Pablo Montoya en su la ciudad, que encu entra en la violencia, en el trabajo de matar por dinero al servicio del narcotrfico, una posibilidad de ser por un momento protagonista de una sociedad que de Medell n y sus familiares. Los lectores pueden insertarse en un mundo que desconocen a pesar de compartir un mismo espacio fsico geogrfico con los personajes del texto. El libro de Salazar es un trabajo que describe un mundo del que

PAGE 46

46 no se tena explicacin a ca usa de la exclusin de una poblacin desatendida incluso desde la perspectiva escrita, desde la ciudad letrada. Tanto Vallejo como Abad Faciolince en los textos aqu trabajados presentan a la ciudad de Medelln como un espacio catico, violento y hostil do nde se excluye a la mayora de los ciudadanos que moran en ese mbito donde se encuentra el lector ideal que conoce y vive la ciudad. Medelln es un lugar que adems propone un encierro dada su condicin de valle, lo que aumenta la sensacin de no poder es capar de la violencia y el caos. La lectura sobre la vida de una urbe violenta permite al lector un acercamiento ordenado, distanciado y, si se quiere objetivado, del espacio en el que vive haciendo posible un acercamiento manejable y, por tanto distinto, de la realidad de los espacios violentos en los que se encuentra inmerso. No es lo mismo leer una representacin de un espacio que vivir en ese espacio. Mieke Bal en su texto Narratology (1997) menciona cmo el estudio de textos literarios no slo conlleva a un anlisis de la representacin simblica de lo que se narra, sino tambin el impacto de esta narracin en los lectores. En este sentido el anlisis textual no se circunscribe nicamente a la explicacin del proceso de escritura como tal, sino a las c ondiciones del proceso de percepcin (57). Los periodos de violencia generaron en los habitantes colombianos distintas formas de percibir los conflictos. En la poca de la Violencia las personas tenan hacia donde movilizarse dentro del territorio nacion al; en los aos ochenta con la violencia del narcotrfico, la guerrilla y paramilitares, movilizarse por el pas era muy peligroso. La violencia se extendi por toda la nacin. ste es el momento que enmarca la mayora de las novelas de finales del siglo X X, entre ellas las novelas analizadas en este captulo. La violencia no afect por igual a todas las ciudades.

PAGE 47

47 paramilitares, con una mxima tasa de mortandad, la ms alta de Colombia y quizs la in de valle de esta ciudad, as como su condicin econmica ayudaron a centralizar en un mismo espacio diversos poderes cuyos conflictos no se limitaban a la extensin geogrfica de la urbe, sino que incluso superaba las fronteras nacionales gracias a la internacionalizacin de las drogas. En el artculo de Patricia Schnitter, Martha Giraldo y Juan Manuel Patio, s y los pactos entre los diferentes sectores sociales frente a las necesidades urbanas del rea metropolitana de Medelln. En ese artculo se plantea cmo en la dcada de los 80 el estado pierde la capacidad y el control de asistir socialmente a la poblaci n debido al debilitamiento del sector industrial que gener cambios importantes en la economa regional y en las organizaciones e instituciones sociales (9). Los carteles de la droga toman control de ciertos espacios incrementando el desequilibrio urbano La situacin desigual de los ltimos aos del siglo XX y la primera dcada del siglo XXI son los aos que contextualizan cronolgicamente las novelas analizadas que se desarrollan en el espacio geogrfico que limita a la ciudad de Medelln. Medelln: ciu dad angosta de vrgenes y sicarios Vallejo en La Virgen de los Sicarios desarrolla el personaje de un hombre mayor, gramtico y malhumorado que regresa a su ciudad natal para pasar sus ltimos aos de vida. Este personaje cuyas caractersticas se asemejan a las del autor, transita por

PAGE 48

48 las calles de una ciudad desconocida y distinta a la que dej en su adolescencia. Este caminar por los espacios urbanos lo hace con dos de sus parejas, Alexis y Wlmar, dos sicarios que le muestran la ciudad de Medelln conte mpornea. Fernando, el personaje narrador, hace un va crucis por las distintas iglesias de la ciudad, lugares emblemticos que utiliza el narrador para contraponer la realidad social de la urbe del presente que observa con sus compaeros sicarios. En esta novela la ciudad est dividida en dos: Medelln, la del valle representada por Fernando, y Medallo la de los barrios en las comunas, representada por Alexis y Wlmar. El espacio geogrfico desarrollado en la novela no se focaliza nicamente en los lugares sino tambin en la representacin de ellos a travs de sus personajes. Abad Faciolince enmarca y describe la ciudad de Medelln utilizando un nombre ficticio, Angosta. La novela la cuenta un narrador omnisciente que describe la relacin de los seres huma nos que conviven pero no comparten un mismo espacio. El autor utiliza una tcnica narrativa de uso frecuente en las crnicas para darle verosimilitud al texto en el que cada vez que aparece un personaje nuevo incluye una nota a pie de pgina sealando, exp licando y describiendo el personaje introducido. Al igual que Medelln en La Virgen de los Sicarios la ciudad de Angosta est dividida por sectores sociales que categorizan a los ciudadanos segn su condicin socio econmica. Pero en Angosta la ciudad se divide en tres sectores: Paradiso, alrededor de lo que representa el Ro Medelln, d onde viven los llamados segundones;

PAGE 49

49 (Abad Faciolince 24). El argumento de Angosta se desarrolla entretejiendo historias de personajes de todos los sectores de la ciuda d y su movimiento por los diversos espacios urbanos. El ingreso y trnsito al Sektor F est restringido y tiene fronteras como si fuese un pas diferente. Los personajes principales Jacobo Lince un librero (don segundn), Andrs, un poeta, Camila, una est udiante de periodismo (ambos segundones), y Virginia, una joven calentana arman el argumento de la violenta y desigual convivencia de Angosta en el que el poder socio poltico, centrado en un grupo de derecha, decide en Tierra Fra y entre dones quienes v iven y quienes mueren en la ciudad. Medelln ciudad dividida Las dos novelas trabajadas en este captulo presentan a la ciudad antioquea como una ciudad divida. Botero relaciona las etapas del desarrollo humano con el progreso urbano (1994). Segn este a utor Medelln joven corresponde con el periodo de vida urbana de 1920 a 1950 que es la ciudad anloga a la fase de la infancia del narrador de La Virgen de los Sicarios Es en la dcada del cincuenta cuando la ciudad comienza a tener grandes cambios urbano s. Se plantea un plan piloto de urbanizacin en nmeros redondos, 2.000 tugurios. Es el comienzo del largo camino a la ciudad abrumada del sesenta el Departamento de Planeacin Municipal oficializa la zonificacin de la ciudad siguiendo los lineamientos del plan piloto y la vigencia de la Carta de Atenas 6 (Botero 541). Las reas 6 La Carta de Atenas (1931) es un documento urb anstico redactado en el IV Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (CIAM) donde se establece una clara separacin funcional de los lugares de residencia, trabajo y ocio.

PAGE 50

50 residenciales de la ciudad quedaron divididas en zonas. Muc has de ellas existen en la actualidad y son espacios de la representacin de la ciudad en las obras de Fernando Vallejo y de Abad Faciolince. El Poblado, por ejemplo, es una de las zonas de clase alta y un espacio al que hace referencia el narrador de La V irgen de los Sicarios para enmarcar geogrficamente los aos de su infancia. Laureles y Boston son urbanizaciones de clase media alta donde se desarrollan algunas de las representaciones de Medelln de Fernando Vallejo tanto en La Virgen de los Sicarios co mo en El desbarrancadero (2001). Angosta se desarrolla siguiendo estructuras ficcionales de separacin urbansticas no ajenas a lo sealado en los planes de urbanizacin adoptados en la ciudad en la dcada del sesenta. Tambin hay referencias a la falta d e planificacin y desarrollo urbano en la ciudad en las que se destacan zonas de gran peligro y violencia, creadas sin permiso y en las que se evidencia intereses econmicos haciendo omisin de los beneficios sanitarios mnimos y necesarios en una comunida d. Abad Faciolince muestra este desequilibrio urbano a travs del barrio Versalles, nombre tambin ficticio, que se opone al caf Versalles, lugar popular y emblemtico de Medelln de mediados de siglo XX. La colina de Versalles en Angosta es una comunidad creada encima de lo que era un antiguo basurero, cuyos gases generan incendios y muertes anuales: Entonces algunos desplazados por la guerra invadieron la parte baja de la colina y construyeron encima sus tugurios de cartn, de latas o de tablas. Los ms avispados fueron parcelando pedazo por pedazo el terreno libre, loma arriba hasta la cumbre, y fueron escriturando poco a poco, con documentos hechizos, lotes ilegales para que los recin llegados erigieran sus casuchas. As, encima del antiguo basurero na ci un barrio: Versalles. Era un barrio sin servicios, por supuesto, pero tambin sin alma, con las

PAGE 51

51 tripas podridas y sin ninguna brizna de compasin humana (Abad Faciolince 274). Con la zonificacin desarrollada en el plan piloto se crea la sectorizaci n de la zona que representa a su vez la divisin administrativa y de servicios comunales. Surgen as las primeras seis comunas divisin sectorial lo que facilit que el nombre genrico comunas le fuera aplicado solamente a las del norte, con una connotacin segregacionista. Todo, pues, conspir creacin de una subdivisin posterior originando diecisis comunas ms, subdivisin qu e ha permanecido vigente hasta el presente. Algunas comunas relacionadas a la pobreza, como se ha representado en los textos literarios de la actualidad, no existan antes de la dcada del sesenta; as lo seala Fernando, el narrador de La Virgen de los S icarios me fui. Las encontr a mi regreso en plena matazn, florecidas, pesando sobre la Colombia ha habido periodos conflictivos de extrema violencia no relacionados con seala como en ese pas no existe una relacin unidireccional entre pobreza y violencia. Colombia, s violencia es un factor comn en las novelas trabajadas en este captulo. La violencia cultural de la que habla Galtung no se corresponde con el desarrollo de las novelas de finales de siglo XX en Medelln. Es la violencia estructural la que produce violencia fsica y la literatura denuncia este hecho en lugar de legitimarla. La ciudad de las

PAGE 52

52 comunas y de la prolife racin de pequeas viviendas en las laderas de las montaas que rodea Medelln y que mantiene atrincherada a la poblacin en poca de narcotrfico y violencia es la ciudad que se representa en La Virgen de los Sicarios y en Angosta La ciudad que represent a Abad Faciolince se distancia de la ciudad real. El autor marca un claro lmite con la realidad subrayando enfticamente lo ficcional de su novela. Las evocaciones de Medelln son ficticias. No obstante, y a diferencia de la novela de Vallejo donde se des criben calles y espacios fsicos de la ciudad conocidos en los ochentas y noventas como espacios de la violencia, Angosta se centra en la estratificacin y divisin de la ciudad cuyos espacios son representados como violentos dependiendo de quienes los tra nsitan. Geogrficamente Medelln es un territorio angosto, rodeado de montaas y divido por el Ro Medelln. Esta fragmentacin espacial no se compara con la segregacin y estratificacin social surgida a partir del Reglamento de urbanizaciones de 1968 q ue asegur y perpetu la zonificacin residencial ya mencionada. La concentracin poblacional de la ciudad se estableci en la parte llana del territorio dejando como nica opcin de expansin las montaas y las laderas. Las divisiones territoriales quedar on ampliamente marcadas en trminos geogrficos y en las posibilidades socioeconmicas de las personas que ocupan los espacios disponibles. La ciudad qued partida. Vallejo en La Virgen de los Sicarios seala esta divisin en son dos ciudades: la de abajo, intemporal, en el valle; y divisin geogrfica de la ciudad y as la representa. Angosta est dividida e n tres sectores. Los dones son los nicos ciudadanos que tienen el libre trnsito por la ciudad.

PAGE 53

53 Las calles del Sektor F, donde viven, son limpias; los parques son abiertos y sin basura; hay poca gente caminando en las calles; hay jardines y flores; los espacios pblicos son lo que su nombr e indica, verdaderamente pblicos. Pero es que en realidad todo el Sektor F es privado ya que para poder entrar en l se necesita permiso y hay toda una industria de generacin de empleo, divisin y exclusin formada en base a la obtencin del mismo. Andr s, un segundn que vive en Tierra Templada, trabaja como redactor en una fundacin de derechos humanos en Paradiso. Andrs describe la transicin de los espacios del sector donde trabaja y donde vive: en T todo es distinto, pues nada es feo de inmediato, sino que se va deteriorando paulatinamente: las escaleras empiezan en baldosa y terminan en cemento pelado; los corredores estn limpios cerca de Check Point, pero ms adelante casi siempre sucios y oscuros porque no hay dinero para reemplazar los bombillo s ni plata para pagar l os barrenderos . El silencio inicial se va volviendo msica bailable, paso a paso, como si hubiera que llenar la tristeza visual con alegra auditiva y, poco a poco, cada vez ms, los indigentes van enseando la miseria de s us carnes: llagas purulentas, pedazos desmembrados del cuerpo, bolsas con drenaje de heces o de sangre. Hay mendigos acuchillados en los rincones, cada vez ms mendigos que piden con gestos perentorios y agresivos (Abad Faciolince 28). El contraste entre e spacios es claramente descrito en el pasaje anterior. Los habitantes del Sektor C en Tierra Caliente, expulsados de sus pueblos por la guerra y la Violencia, fueron ocupando las zonas ms bajas de la ciudad en Angosta hay calles bien o el desorden de las bandas de muchachos sin padre que se dedican a imponer unas costumbres sa en Angosta una ciudad que es, en trminos de organizacin por estratos geogrficos, diferente a la ciudad de Medelln puesto que en la ciudad antioquea son los habitantes

PAGE 54

54 de los e stratos ms pobres los que moran en las laderas de las montaas, en las comunas y es la que se representa en La Virgen de los Sicarios No obstante es importante notar que una de las particularidades de Medelln es que las familias de estratos socioeconmi cos ms altos han mantenido fincas o haciendas en las afueras de la ciudad que estn situadas por lo general en zonas altas y verdes. Abad Faciolince ordena la ciudad discursivamente en base a las coordenadas geogrficas dadas por los sectores urbanos en l os que divide la ciudad. El autor hace una analoga de los diferentes estratos sociales con la organizacin espacial del Gran Hotel La Comedia, espacio donde viven los personajes principales de la novela. Al igual que La Virgen de los Sicarios Angosta ti ene diversas analogas con La Divina Comedia clsica paraso, purgatorio e infierno conforma la organizacin urbana de Angosta as como tambin del hotel La Comedia. Abad Faciolince div ide la ciudad en tres sectores: Tierra Fra, Tierra Templada y Tierra Caliente. Son mltiples las relaciones que hay entre las novelas trabajadas en este captulo y la obra de Dante. Lo que hay que sealar, sin embargo, es el carcter alegrico utilizado e n las novelas. La Divina Comedia La Virgen de los Sicarios y Angosta son alegoras de la vida del ser humano. En ambas novelas colombianas la sucesin de metforas para indicar sentidos figurados remiten constantemente a la obra clsica. El uso de la aleg ora como estrategia literaria y particularmente la relacin con La Divina Comedia en estas obras de fines del siglo XX tienen amplia relacin con las desorganizaciones institucionales, polticas y sociales de las sociedades medievales con la ciudad de Med elln, sus instituciones y su violencia.

PAGE 55

55 En el hotel La Comedia en Angosta al igual que en la ciudad, hay tres divisiones que corresponden a la estratificacin espacial y geogrfica que se observa en la ciudad de Medelln. El narrador menciona como La Co media en tiempos pasados era un hotel de gran prestigio cultural y social. Es un hotel centenario constituido de nueve pisos: Fra, el hotel fue decayendo hasta que perdi (48). En La Comedia: a medida que se asciende por los pisos, los habitantes van bajando de categora y comodidades. Arriba en la ltima planta, adems de la de cuartos diminutos y ahora se alquilan por mes anticipado, a un precio mdico, generalmente a personas solas, a ancianos abandonados por la familia o a parejas varadas que no han podido instalarse todava (48). La representaci n de la estratificacin social y la divisin espacial a travs de la exclusin que hace Abad Faciolince en La Comedia de las clases bajas ocupando los espacios altos y las clases altas ocupando los espacios bajos (55), es lo que Vallejo plantea en trmino s netamente urbansticos. Es decir, los habitantes de estratos bajos un barrio alto pero muy bajo: alto en la montaa y bajo en mi consideracin social. Ah, cuando yo n ac, terminaba esta ciudad delirante. Ahora ah empiezan las comunas, que sicarios, de ese espacio salieron los pioneros de los asesinos a sueldo de la ciudad de Medell n (42). Para Fernando, las comunas son la paz porque en ellas se encuentra ms rpido la muerte y con la muerte la tranquilidad que da el dejar el mundo que rodea el infierno de las comunas de Medelln:

PAGE 56

56 Esas barriadas circundantes levantadas sobre las lade ras de las montaas son las comunas, la chispa y lea que mantienen encendido el fogn del matadero. La ciudad de abajo nunca sube a la ciudad de arriba pero lo contrario s: los de arriba bajan, a vagar, a robar, a atracar, a matar. Quiero decir, bajan lo s que quedan vivos, porque a la mayora all arriba, all mismo, tan cerquita de las nubes y del cielo, antes de que alcancen a bajar en su propio matadero los matan. Tales muertos aunque pobres, por supuesto, para el cielo no se irn as les quede ms a l a mano: se irn barranca abajo en cada libre para el infierno, para el otro, el que sigue al de esta vida (Vallejo 82). En Angosta tambin se baja a la ciudad para matar y asesinar. Por lo general las muertes ocurren en Tierra Caliente en una cascada de aguas podridas llamada El Salto de los Desesperados. Vallejo presenta jvenes asesinos a sueldo que viven en la parte alta de las comunas en las montaas cuyo trabajo se desarrolla en el valle, abajo, en la Angosta los matones, sirviente s de los poderosos, asesinan a los ciudadanos alrededor de El Salto de los Desesperados que es la boca del infierno que queda en las zonas bajas urbanas. Entre aguas El agua en ambas novelas tiene un papel importante en tanto elemento de la representaci n del espacio urbano. Hablar de Medelln o de Angosta es describir una ciudad divida. El agua, bien sea en forma de cascadas, de ros o de lluvias y pantanos, tiene importancia en las obras trabajadas. Qu papel tiene el agua en la representacin de la ci udad de Medelln? Piotrowski hace referencia al uso simblico del ro en la literatura del pas y ambivalente de la muerte y de la vida. El caudal del ro enuncia la violencia con los

PAGE 57

57 Comparte la suerte de los hombres martirizados. La crueldad venc e la bondad, la las estudiadas en este captulo, el ro tambin est violentado por el ser humano, pero la estrategia literaria de tal violencia se presenta de forma di ferente a la utilizada en literatura de la Violencia. Existen factores naturales y sociales que han marcado las diferencias de Medelln como ciudad y como espacio literario. La divisin social de la ciudad antioquea en la representacin literaria contemp ornea se refuerza con la geografa del valle. El Ro Medelln separa la ciudad en dos. La divisin de la urbe por estas aguas se ha representado en las novelas estudiadas haciendo nfasis en la ruptura que ha establecido este lmite acutico. Los ros y l as aguas en las novelas aqu analizadas representan estancamiento, separacin, estratificacin social, suciedad, subdesarrollo y muerte. El correr de aguas limpias, ros cristalinos y abundantes son imgenes usadas para referirse al pasado y exaltar la ima gen de una ciudad que ya no existe. Vallejo utiliza el agua como propuesta para exponer, por contraste, suciedad y limpieza. Fernando narra el momento en el que se convirti en un muerto vivo andando por la ciudad: [f]ue un anochecer, bajo las lluvias de noviembre, yendo con Alexis a lo largo de una avenida del barrio Beln por cuyo centro corra una quebrada descubierta, uno de esos arroyos de Medelln otrora cristalinos y hoy convertidos en alcantarillas, que es en lo que acaban todos, arrastrando en sus pobres aguas la porquera de la porquera humana (Vallejo 77). Es en este pasaje de la novela cuando Alexis se declara incapaz de matar a un perro moribundo que se encontraba herido. Fernando toma el revlver del cinto de Alexis y mata al perro para aca bar con su sufrimiento; seala entonces no querer seguir le dije a Alexis

PAGE 58

58 intelectual del gramtico r especto a los asesinatos cometidos por los sicarios. Mara rompiendo as la relacin comnmente establecida entre la pobreza y la violencia en Colombia. El poder de matar incluso por el que posee el arma no est dado por los dominados sociales, sino por los que tienen el poder real. El letrado en este caso es el autor intelectual de los asesinatos co metidos por los sicarios. (78). El agua ftida de ese arroyo y el fin del perro moribundo s on los antecedentes que coloca Vallejo para indicar la muerte simblica de Fernando y la muerte fsica de Alexis quien es asesinado el da siguiente por otro sicario en la avenida La Playa. Las conglomeraciones humanas no sirven de salvoconducto para apart ar la muerte en una ciudad como Medelln. Por el contrario, la acumulacin de personas en las calles sirve de escondite y de camuflaje para que las ilegalidades pasen desapercibidas. Tras la muerte de Alexis, el autor desarrolla dos pginas de descripcione s de barrios y comunas que justifican y explican las andanzas del narrador por las calles de esa otra ciudad que se halla en otro espacio geogrfico arriba, en las montaas. Una vez cumplido el cometido de ubicar a la madre de Alexis, el narrador conoce el sobrenombre del sicario asesino de su compaero: La Laguna Azul. Son los arroyos, la representando la divisin y la muerte en este fragmento del texto de Vallejo. Pero las

PAGE 59

59 agua s dibujan tambin suciedad y limpieza o, en todo caso, el ciclo de la vida o de la muerte en esta novela. le da por llover es como le da por matar: sin trminos medios, con tod as las de la ley y narrador es un barrio que de santo no tiene ms que el nombre porque es un verdadero asesino (85), Fernando se hace a un lado viendo al agua correr y seala: El cielo que nos mira desde arriba vive tan enojado como los cristianos de abajo, y cuando se suelta este loco a llover es a llover, con una demencia desbordada. Arroyos torrentosos empezaron a saltar por las escaleras de cemento como cabras locas desbalag adas y a confluir en ros por las desbarrancadas calles (88). Agua y narrador descienden hacia al valle llevando consigo sucio y tristeza; pero las ros de sangre, segu an bajando con sus aguas de diluvio a teir de rojo el resumidero tristeza de la muerte de Alexis: Y yo solo, murindome, sin un alma buena que me trajera un caf ni un nove lista de tercera persona que atestiguara, que anotara, con papel y pluma indeleble para la posteridad delirante lo que dije o no dije. Una maana me despert el sol, que entraba por las terrazas y los balcones a raudales, llamndome . Me levant, me ba, me afeit y sal a la calle (89). En la carrera Palac Fernando se tropieza con otro muchacho, Wlmar, con quien comienza una relacin de pareja. En su primera caminata juntos por la ciudad pasando el Saln Versalles y tomando la calle Junn hacia n inguna parte comenz otra vez a a hundirnos en un mar de bruma pero no, el da estaba claro, recin baado por la

PAGE 60

60 narrador deja la tristeza de su prdida y sale a la calle permitindose incluso el inicio de una nueva relacin de pareja. Fernando inicia as un nuevo recorrido urbano acompaado de historias del pasado de la ciudad y de su nuevo compaero Wlmar. La ciud ad del presente es la divisin urbana de comunas, de casas alzadas unas arriba de las otras sin orden y sin planificacin, la ciudad de sicarios y muertes. empiezan las com unas o viceversa. Es como quien dice la puerta del infierno aunque La Virgen de los Sicarios la lluvia ensucia para volver a lim piar; es un proceso cclico: La noche fue siniestra. Lloviendo el cielo alienado la noche entera sin parar. El ro Medelln se desbord y con l sus ciento ochenta quebradas. Las unas, las subterrneas, que habamos metido en cintura en atanores bajo las c alles entubndolas a costa de tanto sudor y peculado, se abran iracundas sus camisas de fuerza, rompan el pavimento y frenticas, maniticas, lunticas, se salan como locas descamisadas a arrastrar carros y a hacer estragos. Las otras, sus hermanas libr es arroyos risueos en tiempos de cordura, mansas palomas saltaban ahora vueltas trombas rugientes, endemoniadas, de las montaas, a volcarse sobre nosotros, a inundarnos, a ahogarnos, a desvariarme y hacerme subir la fiebre. Y desventrado el cielo, desb ordado el ro, desquiciadas las quebradas, se empezaron a alborotar las alcantarillas, a rebosarse, a salir a borbotones, y a subir, a subir, a subir hacia mis balcones el inmenso mar de mierda. Conste. Lo advert. Que bamos a acabar en eso (Vallejo 111). salen a la calle a comprar un refrigerador. Pasando por Junn y al llegar a la calle Versal les, Fernando se encuentra con La Plaga, un viejo amigo de los tiempos de Alexis, quien le recrimina por estar con el asesino de su antigua pareja. Wlmar es La

PAGE 61

61 Laguna Azul. Fernando planea el asesinato de su actual compaero, pero no lo hace. Decide en su racionamiento de letrado escapar con l de la ciudad para quiz terminar con el ciclo de cuentas pendientes y de violencia, sin lograrlo. Wlmar, La Laguna Azul, es asesinado en un autobs por otro sicario cuando iba a despedirse de su madre. Tras identif como el infierno de Dante puesto que sus ciudadanos estn muertos en vida 7 En la representaci n de la separacin geogrfica de Medelln a travs de ros y arroyos, el agua representa la divisin de la ciudad, suciedad, limpieza y el ciclo de violencia. Las lluvias y los episodios en los que las aguas actan, anteceden una accin importante en los hechos narrados. El agua de los ros y de los arroyos est siempre sucia, ftida, arrastrando basura, desechos del ser humano y cadveres. Las lluvias, en la medida en que limpian, ensucian tambin. La falta de mantenimiento del sistema de alcantarillado y la acumulacin de basura en ellos hace que al haber abundante lluvia el sistema colapse y las aguas se desborden expandiendo el sucio por la ciudad. En Angosta los ros y las aguas tambin representan separacin no slo fsica, sino econmica, poltica e ideolgica. Al igual que en La Virgen de los Sicarios las aguas son sucias y representan la muerte y el infierno. En Angosta hay una cascada llamada El Salto de los Desesperados. En otros tiempos a sta cascada la llamaban dad sedienta con la que, como un volcn invertido, se 7 La idea de los muertos caminando entre y con los vivos por las calles de Med elln es una imagen que repite Heriberto Lpez Prez en su texto memorialstico de la ciudad, Sueos, epifanas y porros del continente eterno (1993). En varios de sus cuentos los personajes muertos interactan con los personajes vivos, caminan, hablan, r en, recorren la ciudad despus de muertos.

PAGE 62

62 connotaciones religiosas ya que los suicidas lo utilizaban a menudo por su eficacia. En la novela el salto es el rec ipiente de los seres humanos muertos o heridos que se arrojan para que se los trague y no haya evidencia. Los muertos cayendo son imgenes desarrolladas tanto por Dante en La Divina Comedia como por Vallejo en La Virgen de los Sicarios donde los cadveres caen desde las laderas hasta el centro de la ciudad. Hctor Abad Faciolince hace un contrapunteo entre la ciudad del presente contada por el narrador y el diario de un poeta, y la ciudad del pasado a travs de la insercin de fragmentos del tratado de ge ografa de Guhl. Jacobo Lince lee este tratado y lo tiene como referencia literaria en el desarrollo de la novela: Lince levanta los ojos y piensa en los suicidas. Si l fuera a suicidarse, se dice, no lo hara en el Salto. Me pegara un tiro. O mejor que eso, me hara pegar un tiro, que aqu es mucho ms fcil y ms barato. Pondra un aviso para hacer el contrato. En realidad ya nadie se suicida en los Desesperados, aunque no por esto el sitio ha perdido su aroma de desgracia. Ahora el Salto es eso que en Angosta se conoce como tirndolos por e l Salto. Se volvern polvo, o piedras; es poco probable que retoen hasta volverse rboles o que alcen el vuelo como pjaros (17). En las novelas de Vallejo y Abad Faciolince hay una conexin con la literatura medieval. En el pasaje anterior se nota la ref erencia al romance annimo El conde Olinos En ese texto medieval la reina manda a asesinar a su hija la princesa y al pretendiente de sta por no acatar su voluntad. Los personajes enamorados una vez asesinados retornan a la vida en forma de garzas y de u n olivo. Es la posibilidad de la vida despus de la muerte. Los asesinatos en Angosta no estn relacionados al amor. Ocurren tambin por acciones que se contraponen a las voluntades de los que tienen el

PAGE 63

63 poder. En el siglo XX colombiano las relaciones human as y el amiguismo sirven como salvoconducto para evitar la muerte, lo que no ocurre en el texto medieval. En el salto despus de la muerte no hay vida, ni siquiera hay posibilidad de justicia ya que los cadveres se deshacen y desaparecen en la cada. Lo importante a resaltar en este caso es el uso de las referencias literarias medievales as como la utilizacin de alegoras y metforas y la forma en asemejar organizaciones sociales tan distantes en el tiempo. Medelln de finales de siglo XX es representad a como una sociedad medieval. En Angosta el agua tiene un lugar particular como elemento divisor del espacio geogrfico y de los estratos sociales que stos a su vez ayudan a marcar: As, con los decenios y los siglos, sucedi que Angosta se fue convirtien do en lo que es hoy: una estrecha ciudad de tres pisos, tres gentes y tres climas. Abajo, en Tierra Caliente, alrededor del Salto de los Desesperados y la Boca del Infierno, y por las laderas que suben a Tierra Templada, hay millones de tercerones (Exhaust as las minas, los dones regresaron a Tierra Fra y de abajo solamente conservaron los ttulos de propiedad de las haciendas); en el valle del Turbio y las primeras lomas se hacinan cientos de miles de segundones: y arriba, en el altiplano de Paradiso, se r efugia la escasa casta de los dones, en una plcida ciudad bien diseada, limpia, moderna, infiel y a veces fiel imitacin de una urbe del Primer Mundo enclavada en un rincn del Tercero (Abad Faciolince 19). El Turbio representa el Ro Medelln que divide el valle. El ro delimita las zonas donde conviven las personas de los estratos sociales medios y bajos. Jacobo Lince es un segundn que podra ser don porque tiene una cuenta en el banco de seis cifras en dlares que le permite su acceso a esta clase soc ial, y por ende, a Paradiso, pero prefiere ser segundn y vivir en Tierra Templada. Es el dueo de la librera La Cua y el que lee e introduce el texto de Heinrich Guhl acerca de la ciudad de Angosta. Es gracias al tratado de geografa de Guhl que Lince c onoce a Camila una segundona amante de un narcotraficante quien necesita el libro para su tesis de periodismo. Lince,

PAGE 64

64 interesado en el libro que reposaba en la mesa de la librera reservado para la estudiante, se lo lleva a casa: El mismo no lo sabe, pero cuando abre el libro y se sumerge en las palabras, es una persona feliz, ausente de este mundo, embebida en algo que aunque habla de su ciudad, no es en este momento su ciudad, sino otra cosa mejor y ms manejable, unas palabras que intentan representarla (Abad Faciolince 15). Mientras Jacobo lee la representacin de su ciudad en el texto de Guhl, llueve un mircoles de ceniza y con la llovizna a cuestas Lince sale a la calle, con pesar, a devolver el libro requerido por la estudiante, Camila. Es ese da de lluvia cuando los personajes se interceptan en las calles de Angosta. Jacobo conoce tanto a Andrs, el poeta segundn, como a Camila, los tres personajes ms importantes de la novela, junto con Virginia, una tercerona. Andrs describe en su diario la f orma en que la lluvia afecta a las personas que viven en Tierra Fra en Paradiso, lugar donde trabaja. La lluvia en esa parte de la pero parecera que esta parte de la c iudad y sus habitantes tuvieran alguna solucin lo que sucede en Tierra Templada: haba vendedores ambulantes (de frutas, de cigarrillos, de marihuana); tambin montone s de mendigos que chorreaban agua, mutilados tendidos en el suelo que sealaban con los muones el gorro de la limosna, tipos sanos con facha de atracadores, y atracadores con facha de personas decentes. Haba, sobre todo, mucha gente que caminaba rpido a causa de la lluvia y de la hora, tibios de traje oficinesco, calentanos molidos por el trajn fsico de todo un da, todos con el mismo afn de llegar pronto a casa. Mucho humo, mucho ruido, mucho gritos, muchos buses, muchos taxis, pocos carros particula res (Abad Faciolince 66). Todo en Angosta es diferente dependiendo del lugar donde se est ubicado social y econmicamente. Hasta la lluvia se percibe de manera diferente: es apacible y hace a

PAGE 65

65 las personas ms hermosas en Paradiso, pero genera un clima ca tico y magnifica la pobreza en Tierra Templada. Sin embargo, la lluvia se usa como elemento de limpieza: sale a caminar por la calle para vivir la libertad luego de senti rse encerrado y Zuleta sale al mundo en un da de lluvia, un mircoles de ceniza que marca el inicio de la cuaresma y cuyo valor est en entender las realidades terrenales que en Angosta no significa Dios sino ms bien el infierno. Andrs ve la realidad de la calle, los mendigos, los borrachos, las prostitutas y la injusticia, todo en una sola noche mientras celebra su libertad (74). El agua representa divisin social y delimitacin de espacios geogrficos. Por ejemplo, el ro Turbio divide Tierra Caliente y Tierra Templada. Para ir de un sector a otro hay que cruzar el ro en una balsa. L a mayora de las personas que lo hacen son tercerones movilizndose hacia Tierra Templada donde trabajan. Los segundones por lo general no van hacia Tierra Caliente; stos intentan ascender y por eso van hacia Paradiso o, al menos, se quedan en Tierra Temp lada. Cada clase social busca una mejor vida. En ese sentido la verticalidad espacial se equipara con el ascenso social. Al igual que en La virgen de los Sicarios hay en Angosta uso de alegoras como estrategia literaria. En ambas novelas se utilizan las a legoras y las metforas extendidas. La insercin de la violencia y su consecuente represin en la sociedad colombiana ha propiciado el uso de estas estrategias literarias en las novelas de finales de siglo. nacin en el neoclasicismo

PAGE 66

66 con las guerras de independencia y el neoclasicismo como movimiento literario cuyo uso de alegoras dominaba en su esttica (41). El autor seala que el uso de estas estrategias literarias deben relacionarse con momentos histricos. La violencia de los aos ochenta y el miedo que gener en los ciudadanos permiti el incremento de estos instrumentos en la literatura nacional para representar una poc a de gran violencia. Jacobo Lince va al mejor restaurante chino de la ciudad localizado en el primer estando todava dentro de los lmites de T, a este lado del mundo, sin haber pasado siquiera el ro, Jacobo ya se encontr, sin saber cmo, en una ciudad que no barbas, blancas y desdentado le seala otra balsa con un barquero que pareca su ge melo 8 evitar las bascas que le daban sus efluvios mefticos, y sin mirar el agua color caf con La Virgen de los Sicarios la porquera de la miseria y suciedad humana. El narrador exalta lo que era el ro antao evocando el tratado de geografa de Guhl para compararlo con el ro del presente literario de Angosta: pero hoy es una cloaca venenosa de olores nauseabundos donde apenas si crecen bacterias anaerbicas. El barquero no dijo ni una palabra; los remos se hundan en la mierda del ro sin hacer ruido. La corriente no los alej de su rumbo, como si no llevara fuerza alguna, a pesar de que al 8 Esta imagen ha sido utilizada en numerosos casos. Es Caronte, el barquero de Hades en la mitologa griega que lleva difuntos por el ro Aqueronte. Tambin es utilizada por Virgilio en la Eneda y ms tarde Dante en La Divina Comedia desarrolla la misma figura para cruzar el ro Aqueronte donde los vivos tienen que pagar para poder pasar. En Angosta solo las personas pagan cuando van de regreso a Tierra Templada, una vez que se han asegurado la vida, porque del o tro lado del Ro Turbio, solo la muerte espera.

PAGE 67

67 fondo, a la derecha, se oan los primeros rugidos de la cada. Al bajarse, el El ro Turbio es el limite geogrfico ms marcado de la ciudad. Pocos lo quieren cruzar hac ia Tierra Caliente porque hacerlo es entrar en la pobreza, en la injusticia social y en la violencia. Es lo contrario del limite que divide Tierra Templada de Tierra Fra. En ste caso hay una delimitacin artificial como las fronteras entre pases. En Par adiso hay paisajes hermosos, calles limpias y tranquilas, ros, riachuelos y arroyos cristalinos. Angosta se mueve en funcin de Tierra Fra aunque la menor cantidad de personas se halle all concentrada. El resto de la ciudad se fue hundiendo en el abando no y con l los derechos de los ciudadanos quienes deben someterse al poder de los dones: cuando tambin el ro se volvi una cloaca repugnante, ya ni los suicidas quisieron tirarse por un abismo tan puerco y maloliente. Es raro, pero hasta quienes decide n matarse siguen teniendo consideraciones de higiene, y nadie ni el moribundo que ha resuelto suicidarse, se aguanta el aliento podrido que se levanta de la cascada por eso, a Boca del Infierno, desde hace diez o veinte aos, llegan los asesinados, p ero no los suicidas. El lugar sigue teido de muerte, aunque en otro sentido: es un botadero de muertos . Boca del Infierno se ha convertido en el cementerio clandestino de Angosta, el sitio donde se entierran sin testigos las peores vergenzas de la ciudad (Abad Faciolince 255). El agua en sus diversas manifestaciones de ros, arroyos, lluvias, cascadas y charcos representan en las dos novelas suciedad, muerte, divisin y en las pocas instancias en las que ocurre una limpieza en manos de la lluvia es para dar aviso de que una accin violenta est por suceder. La violencia se subvierte en el elemento agua. En el caso de Angosta hay cdigos que deben ser descifrados por el lector como, por ejemplo, el agua en representacin de la divisin social, la in equidad, la violencia y el miedo ciudadano.

PAGE 68

68 de la violencia se pueden observar de una manera oblicua. Segn la autora estas representaciones son los espacios en los que la violencia est contenida de manera indirecta y alegrica y donde se evita la acusacin (11). En Angosta hay una clara denuncia social de la incapacidad e ineficiencia de las instituciones del estado, a pesar o justamente gracias al uso de las alegoras. Ahora bien, el elemento agua tanto en La Virgen de los Sicarios como en Angosta est ampliamente relacionado con la figura del flneur ya que la ciudad recorrida por cualqu iera que sea el caminante en los dos trabajos literarios irremediablemente se tropieza con la ciudad expuesta al agua. Medelln, presa de los aguaceros torrenciales o dividida por ros y arroyos, es el espacio que se cubre con la suciedad que arrastra sus aguas; es en diversas ocasiones la ciudad que nos seala el flneur en su papel externo y de observador del lugar que transita. Del flneur al sicario o viceversa La figura del flnuer ha sido ampliamente utilizada en literatura. Rob Shields en su artcul flnerie figura en autores como Balzac, Alexandre Dumas y ms tarde Baudelaire (63). El flnuer se ha asociado con la ciudad de Pars y la experiencia citadina en la modernidad a partir d flneur observacin, la lectura de la vida urbana, los textos de la ciudad y la produccin de textos (83). Esto ltimo es lo qu e se ha relacionado ms comnmente con Walter Benjamin quien relaciona la figura del flneur con la representacin moderna y

PAGE 69

69 capitalista de la ciudad. Benjamin ve la ciudad de Pars del siglo XIX como un texto (Frisby 101). La ciudad es el lugar del flneu r F lneur : encuentra el espritu de la modernidad y de las masas. El flneur es el poeta que observa diariamente la vida urbana capitalista esc ribiendo sus observaciones en prosa (47). Tanto Fernando Vallejo como Abad Faciolince utilizan la figura del flneur para mostrar el espacio geogrfico donde ocurren las acciones en sus novelas. El papel y la importancia de esta figura varan en ambos trab ajos. Vallejo se afinca en el papel del caminante de la ciudad que observa de manera distante el espacio en el cual, de hecho, si llega a modificar. Abad Faciolince coloca un flneur que no es necesariamente tal, ya que los dos personajes que asumen este r ol, Andrs y Jacobo, se mueven mayormente en la ciudad mientras se trasladan de un lugar a otro. En Vallejo el flneur es un gramtico que recorre en el presente una ciudad violenta que no reconoce. Este individuo, al igual que el autor, regresa a la ciuda d de su infancia y adolescencia luego de un largo periodo en el extranjero. Su separacin geogrfica y temporal del espacio en el que se mueve permite que el observador se perciba como un outsider con una visin objetiva de lo que ve en el transitar por la s calles. Ben Highmore en su texto Cityscapes: Cultural Readings in the Material and Symbolic City flnerie was an indispensable modality for reading urban modernity, it allowed a form of spectatorship that was at the same mo

PAGE 70

70 En La Virgen de los Sicarios son lugares emblemticos, monumentos artsticos y arquitectnicos, edificios, iglesias y parques los que sirven de reconocimiento del espacio que fue y que sigu e siendo la ciudad pero transformada en el presente y percibida por el narrador como un lugar catico, hostil, de drogas y muerte. En la novela hay dos ciudades superpuestas que se logran narrar a travs de lo que para Lefebvre es la representacin del esp acio que es la ciudad de las palabras, de las imgenes, de la memoria que vivi el narrador en el pasado, y el espacio de la representacin que es la ciudad del presente la vivida por el flneur y representada a su vez por el gramtico. La voz narrativa pe rcibe y describe la urbe desde afuera, como la nocin de la ciudad moderna en Baudelaire (Mazlish 47). El caminante de las calles de Medelln va acompaado por un sicario cuyo conocimiento de las calles, esquinas y recovecos se contrapone a la estructurac in conceptual tradicional de la ciudad de las iglesias que es la que conoce Fernando. En ese sentido, la novela de Vallejo es un punto de encuentro entre dos vertientes opuestas: por un lado la ciudad conservadora de iglesias y fincas, de letras y educaci n formal, que representa Fernando y, por otro lado, el espacio urbano de la violencia, de drogas y bandas, del conocimiento informal de la calle, que representan los sicarios. Esos dos espacios posibles se han sobrepuesto y es lo que es la ciudad represen tada en La Virgen de los Sicarios El flneur de Baudelaire es el observador, caminante sin rumbo y poeta que escribe los rasgos de la modernidad sin que la violencia urbana sea un peligro per se. Narrar la ciudad de Medelln de finales de siglo XX es hac er referencia al mundo de la violencia, trfico de drogas y despersonalizacin. No hacerlo sera inverosmil, y

PAGE 71

71 hacerlo sin tomar en cuenta estos elementos, sera ofrecer una mirada parcial que no la representara. En consecuencia, Vallejo se vale de un fl neur que narra la ciudad del pasado acompaado de sicarios que le sirven, por un lado, de nutriente informativa de la ciudad del presente, y por el otro, de guardaespaldas. A cambio el flneur le ofrece a los sicarios bienes materiales. En este sentido, tanto el flneur como los sicarios se convierten en mercanca ya que su papel social tiene una repercusin monetaria. Por un lado, el caminar por las calles de la ciudad del flneur no sera posible sin Alexis y Wlmar puesto que el caminante sera objeto de la violencia urbana. Por otro lado, el conflicto y el caos de la ciudad es perpetuado constantemente por los sicarios a travs del uso de las armas con el fin de agradar y complacer los requerimientos implcitos del flneur que no soporta la hostilidad de la ciudad que recorre. Las caminatas que hace Fernando con los sicarios en la ciudad reproducen escenas distintas, con fragmentos de conversaciones y episodios diferentes y, sin embargo, cclico en tanto que van de la calle y las muertes a las iglesi as y el pasado aorado. Es la imagen de la ciudad que no puede ser aprehendida en su totalidad sino a travs de pedazos. Constante es la violencia a la que se enfrentan en este andar urbano. Priscilla Parkhurst Ferguson, tre seala cmo Baudelaire exalta la multitud de personas en las calles de la modernidad de finales del siglo XIX, hecho que es resaltado por Benjamin al enfatizar la facilidad del individuo de perderse entre la multitud y ser parte de un todo q ue lo iguala a los dems perdiendo identidad y permitiendo que el flneur tenga una mirada objetiva de la ciudad (27). En la urbe de finales del siglo XX es determinante pasar desapercibido

PAGE 72

72 frente a la violencia urbana. Fernando, el letrado poseedor de co nocimiento y de poder adquisitivo, es el instigador que genera reacciones radicales de sus amantes sicarios quienes reaccionan acabando con todo aquel que atente contra la tranquilidad y felicidad de su poderoso compaero. En Medelln hay una regla implci ta que consiste en no mirar al que comete un asesinato, de lo contrario pasar ese ciudadano a ser la ojos para no ver al ngel exterminador porque bien sentan y ente ndan que verlo era condena de muerte porque lo quedaban conociendo. Alexis y yo seguimos por entre la El flneur en Angosta no es el caminante asiduo a la calle como el de La Virgen de los Sicarios Existen momentos claves e n los que Abad Faciolince hace uso de esta figura. Por ejemplo, Andrs y Jacobo se conocen en la calle. Ambos tienen la necesidad de sentirse libres, lo que logran caminando la ciudad de noche. La sensacin de libertad que ambos buscan en la noche no hubie ra sido posible en la ciudad del ruido y el trnsito diurno. Andrs, luego de dejar la represiva casa familiar y encontrar un trabajo en Paradiso que le permite la independencia monetaria para vivir solo en el Hotel La Comedia, sale a caminar, a encontrar se con un mundo externo que desconoce. Jacobo necesita respirar en la noche y calmar sus ansias sexuales luego de haber conocido, caminado, bailado y acompaado a Camila, la estudiante de periodismo cuyo amante es un narcotraficante muy poderoso de la ciud ad. El hampa citadina de la urbe no es el centro de atencin de la caminata de Jacobo sino exaltar el poder de la informacin y el control que tienen los narcotraficantes sobre los ciudadanos. Cercano a su destino una

PAGE 73

73 camioneta negra de vidrios blindados s e acerca a Jacobo. Tres hombres grandes y fuertes le advierten con golpes que no se cruce en la vida de Camila. Lo dejan en estado deplorable como un bulto en la mitad de la acera. As es como Andrs lo encuentra tirado en el piso a dos cuadras del hotel l uego de haber observado un mundo de mendigos, prostitutas, borrachos, seres humanos solitarios, msica, silencio, miseria y porquera humana. Andrs haba estado esa noche en lo peor de la ciudad: Faciolince 74). La imagen de Andrs caminando por los peores lugares de la ciudad cumple con el prototipo del papel de poeta/ flneur que estudia Lcia S en Life in the Megalopolis (2007). Abad Faciolince usa la calle, la violencia y la noche como los puntos de unin entre Jacobo y Andrs. Es la calle y el peligro de estar en ella lo que hace que los personajes se encuentren. Andrs ayuda a Jacobo y lo lleva al hotel sin conocerlo siquiera, creando as un fuerte vnculo que no hubie ra sido fcil de establecer en condiciones normales. Lo natural en la representacin de la ciudad en Angosta es la violencia, y por eso, es gracias a ella que se crean las mejores relaciones interpersonales. La descripcin de las acciones en las que Jacobo se desarrolla como flneur son representadas a travs de la violencia mostrada en fragmentos. Abad Faciolince utiliza frases cortas y mltiples imgenes fciles de ser utilizadas en adaptaciones cinematogrficas que dan al lector la idea de un episodio vi olento visto desde afuera. La violencia de la ciudad se percibe en la novela como un todo fragmentado. Las

PAGE 74

74 diversas vertientes de la violencia se enmarcan en un solo hecho que a su vez se relata en pedazos. Jacobo va solo a Tierra Caliente en dos oportuni dades. En una ocasin busca un restaurante chino y en otra, a Virginia, la tercerona que lo salva y lo dirige por las calles del Sektor C durante su primera visita. El narrador cuenta la experiencia de Jacobo a a rescata a Jacobo y le sirve de salvoconducto para salir del laberinto de las calles por donde se encuentra perdido. En Tierra Caliente no hay alumbrado. Las calles no estn asfaltadas y carecen de nombre: Sin saber como, bajo sus pies, la cuesta se conv irti en una calleja destapada, sin pavimento, y empez a sentir polvo y piedras en los zapatos. Unas cuantas luces de colores se encendan en algunos zaguanes sucios y mal iluminados. Cada vez haba ms gente, ms ruido, un ritmo hondo de tambores a lo le jos. Jacobo miraba para arriba, para atrs, hacia los lados; por cada uno de los rostros con los que entraba en contacto (ojos hundidos en rabia, pelo cortado al rape, cejas juntas) senta miedo, y l los miraba a todos a los ojos, con desconfianza, tratan do de En Tierra Caliente Jacobo no pasa ni puede pasar desapercibido. No es aqu el flneur que se confunde con la multitud como ocurre en el caso de Fernando en La Virgen de los Sicarios En Angosta la figura del flneur no pasa inadvertida si no est en el sector donde pertenece. Su clase social es marcada en este caso no slo por bienes materiales adquiridos sino por carac tersticas fsicas que hace imposible que Jacobo pase desapercibido. Fernando en La Virgen de los Sicarios parece tener un poder que lo hace invisible al adentrarse a los lugares donde se sabe un outsider Benjamin menciona en The Arcades Project he flneur still stands on the threshold of the metropolis as of the middle class. Neither has him in its power yet. In

PAGE 75

75 puede refugiarse en esta multitud; de all su miedo, su prdida, su imposibilidad de encontrar el camino que lo dirija a la salida; al ro que lo lleve a ese borde del que habla Benjamin y que l trasgrede, sintindose observado, intruso, ajeno, perdido: No tena ni idea de dnde se encontraba; pareca haber se metido, sin darse cuenta, en un edificio laberntico, lleno de hoyos desde donde se asomaban cabezas que lo miraban con furia. De cada hueco sala humo denso y pestilente de drogas desconocidas que le embotaban el entendimiento (Abad Faciolince 146). A mbos recorridos por las calles de Tierra Caliente que hace Jacobo, tanto la primera como la segunda vez, muestran fragmentos de acciones que se asemejan a imgenes de una pelcula en la que el protagonista se adentra en un lugar desconocido y peligroso. El salir ileso de tal aventura lo convierte en un ser humano ms fuerte capaz de sobrevivir a las adversas condiciones del peligro de la urbe. La segunda vez que regresa solo al Sektor C, se extraa de la soledad en las calles pues cada vez que regres al re staurante y cuando se adentr la primera vez en esa zona le abrum el inseguro por las calles vacas y curiosamente silenciosas, sin msica; haba rostros que lo espiaban desd e las ventanas; muy lejos se oan disparos, aspas de helicpteros, Turbio, Jacobo enfrenta la violencia directa. Se encuentra con un muchacho con cara de miedo y de ira qu e, empuando una radio y un cuchillo, lo dirige a un lugar descampado rodeado de tumbas donde lo asalta, lo desnuda y le perdona la vida no sabe bien el lector porqu. Jacobo se convierte en una especie de hroe que logra escapar de una situacin sumamente peligrosa. El muchacho quiere pelear por los Faciolince 218). Jacobo le dice que se las regala, que no tiene que pelear por ellas:

PAGE 76

76 rque l ya lo haba reconocido y desnudo. Jacobo logra llegar al Turbio donde los barqueros no lo quieren cruzar pues no tiene con qu pagar. Finalmente en el restaurante ch ino el cocinero lo ayuda. Jacobo es el caminante que ve pedazos de una ciudad desconocida como fogonazos de luz. El flneur observador de Pars del siglo XIX en Baudelaire se convierte en el observado en las peores partes de la ciudad donde existe el reco nocimiento del otro como un extrao que no pertenece y que no tiene poder. Jacobo no est autorizado para ser el observador de este espacio geogrfico, como s lo puede ser del otro lado del Turbio en el Sektor T. En Angosta la figura del flneur en Tierra Caliente slo es viable en la medida en que se est acompaado de un gua que pertenece al Sector; de otra manera no hay forma de salir de all con vida. La ciudad es cmplice y productora de las figuras del sicario y del flneur en las obras trabajadas. Es en las calles de la urbe que estas figuras encuentran su razn de ser, su existencia. La figura del sicario se ha utilizado ampliamente en la literatura colombiana contempornea. Sin embargo, es una figura vieja. La actividad de asesino a sueldo es una forma de ganarse la vida muy antigua. Pilar Abeijn autora de Sicarios asesinos a sueldo (2007) desarrolla la historia del sicario. Menciona como exista un grupo de radicales llamados celotas que luchaba por la independencia del estado judo y en contra de la ocupacin romana en Palestina. Este grupo era conocido por el Violence in Colombia. Th e Contemporary Crisis in Historical Perspective, compilado por

PAGE 77

77 Charles Berquist, Ricardo Pearanda y Gonzalo Snchez, explica y desarrolla el teenage male recruited from the poor peripheral neighborhoods of Medelln and trained in the use of automatic weapons and explosives in schools financed by the drug El sicario en la novela de Vallejo es un joven hermoso, pobre y consumista que ha encontrado un trabaj o, luego de la muerte de Pablo Escobar, para ayudar econmicamente a sus familias en un pas donde el desempleo es alto y las oportunidades de empleo escasas. Fernando le pide a Wlmar que escriba en una servilleta lo que espera en esta vida: Con su letra arrevesada y mi bolgrafo escribi: Que quera unos tenis marca Reebock y unos jeans Paco Ravanne. Camisas Ocean Pacific y ropa interior Kelvin Klein. Una moto Honda, un jeep Mazda, un equipo de sonido lser y una nevera para la mam: uno de esos refrige radores enormes marca Whirpool que soltaban chorros de cubitos de hielo abrindoles simplemente una llave (Vallejo 91). Fernando, el flneur le da voz al sicario. Sin l, ni Alexis ni Wlmar tienen proyeccin. Los sicarios tienen voz en la medida que el gramtico se relaciona con ellos, incluso los traduce colocando al lector como incapaz de entender pero tambin al sicario como imposibilitado de decir. Es el gramtico el que tiene las herramientas de comunicacin oral y escrita y el que puede manejar el lenguaje de la calle y el lenguaje s el insulto mximo en las

PAGE 78

78 usted no lo sabe, por si no los conoce, es el muerto. El vivo de hace un instante pero La expectativa de vida del s icario en el texto de Vallejo es muy corta. Tanto en Angosta como en La Virgen de los Sicarios los hombres de las comunas no envejecen. simplemente eran los nombres en voga de los (Vallejo 91). En Angosta, Virginia, al ayudar a Jacobo a salir del Sektor C, lo llama El Abuelo. Jacobo que tiene treinta y nueve aos le pregunta el porqu de ese apodo: sta la edad de las canas; o casi nadie. Y a trminos de representacin, la juventud se asocia con la informalidad y la pobreza mientras que la educacin formal y cierto grado d e posicin econmica y comportamiento social, se asocia con la madurez. Alberto Valencia Gutirrez destaca en su texto Violencia en Colombia aos ochenta y reforma constitucional (1998) el aumento de homicidios ocurridos en el pas a finales de la dcada. tasas alarmantes de 70 y 100 muertes violentas por cada 100.000 mil habitantes (22). En Colombia ciudad y violencia (1990) lvaro Camacho y lvaro Guzmn sealan indica cmo durante la dcada de los ochenta el 87% de la poblacin asesina da se encontraba entre los 15 y 44 aos de edad (60).

PAGE 79

79 Abad Faciolince no utiliza la figura del asesino a sueldo como lo hace Vallejo. En Angosta ste tiene poder y estrato social, se moviliza en grupos, en camionetas negras importadas y de lujo. No es el casi nio representado en la figura de Alexis y Wlmar. El asesino a sueldo en La Virgen de los Sicarios por el contrario, es un joven vulnerable a la violencia. Expuesto a la violencia urbana mientras se traslada por la ciudad con la rapidez de una moto. El status social se obtiene por la ropa que lleva puesta y la posibilidad de manejar una motocicleta. No hay poder ms all de tener un arma a cuestas. El asesino a sueldo en Angosta es un hombre maduro. Las relaciones con sus jefes son estables y directa s. Son personas cuyo trabajo va ms all del simple hecho de asesinar como se presenta en La Virgen de los Sicarios Abad Faciolince le da poder intelectual al asesino a sueldo en la medida que participa racionalmente en la bsqueda y en las investigacione s que se hacen para eliminar a los individuos percibidos como amenazas al orden que se quiere establecer. En Angosta el asesino a sueldo es un agente de seguridad de los hombres que tienen poder. El grupo de los Siete Sabios, constituido por hombres de pod er, decide quienes viven y quienes mueren en Angosta : Era una importante construccin de unos veinticinco pisos, con vigas de acero a la vista y cristales reflectivos, situada en el corazn de Tierra Fra. Detrs de los Mercedes venan otros vehculos gra ndes, jeeps o camionetas de vidrios polarizados y ventanillas acorazadas. Algunos hombres de gafas oscuras, con bultos de armas bajo las pretinas de los pantalones, los seguan en motos de alto cilindraje (87). vidrios polarizados se asocian con el narcotrfico. Las motos no son cualquier vehculo; son de alto cilindraje; no es la Honda que quiere Wlmar en el pasaje antes mencionado. La violencia en Medelln en manos de los sicarios es catica y desordenada, a d iferencia de la violencia en manos de los

PAGE 80

80 asesinos a sueldo de Angosta que se presenta como un negocio ordenado de carcter incluso democrtico en sus decisiones internas puesto que son los integrantes de los Siete Sabios los que deciden y votan por la eje cucin o no de los ciudadanos. Es necesario recordar que la figura del sicario representada en la obra de Vallejo se da una vez asesinado Pablo Escobar (1993), y con su muerte el papel del sicario cambia. Alexis y Wlmar representan este nuevo rol social. Ellos continan asesinando para aliviar los malos humores de Fernando quien es la persona que les provee de los bienes materiales que necesitan (Vallejo 35). El sicario le da al flneur el conocimiento de las calles, pero es ste ltimo quien escribe los aconteceres urbanos. Mazlish plantea como para Foucault el lenguaje es un elemento de la realidad; no es solo un espejo o reflejo de ella. En ese sentido, segn el autor, no hay objetividad sino discurso. De la misma manera, Foucault relaciona poder y con ocimiento reproducindose mutuamente (Mazlish 55). Vallejo reproduce un discurso a travs de un lenguaje que le pertenece al sicario pero que slo el letrado, quien tiene el conocimiento formal, puede escribir. En ese acto reproduce el poder que le confier e la escritura, el hacedor del discurso. La figura del flneur en La Virgen de los Sicarios y en Angosta cumple, sin embargo, con el papel de observador de lo que ocurre en la calle. Tanto Fernando como Jacobo y Andrs son personajes educados; todos estn relacionados con los libros. Jacobo es dueo de una librera y desde su infancia estuvo rodeado de libros. Andrs es un poeta cuya vida es la escritura y la literatura. Su pasin por la poesa es la causa del rechazo familiar. Literatura y poesa son para la familia de Andrs sinnimo de homosexualidad. Andrs consigue trabajo como redactor de una fundacin

PAGE 81

81 de derechos humanos en Tierra Fra y Fernando es un gramtico. Todos son capaces de escribir. En cada caso la materia prima de lo que se vive y lo que s e escribe est dado por el caos y la violencia de la vida urbana de Medelln. Tanto Vallejo como Abad Faciolince hacen uso de la escritura para dar orden al desorden de la ciudad. Del desorden citadino al orden narrativo Medelln se presenta en las novel as estudiadas como un lugar geogrfico convertido en violencia y desorden. En La Virgen de los Sicarios y en Angosta el caos urbano se ordena, no tanto para explicarlo sino para mostrarlo en un reducto que lo hace aprehensible y manejable. En ambas novelas el lenguaje le da forma al desorden. Es el lenguaje como ordenamiento del espacio. Hay tambin necesidad de mostrar la divisin lingstica que distingue a los personajes y los espacios de representacin de las novelas. En este sentido los diferentes leng uajes en la representacin de los espacios, la forma cmo se conceptualiza un lugar, estn en relacin directa con los espacios de la representacin. Es decir, no se puede conceptualizar un espacio sin poner atencin particular a la forma en cmo ese lugar se estructura lingsticamente. Quines hablan y desde dnde se escuchan El uso del narrador en primera persona que describe experiencias conceptualizando y mostrando a otros personajes es adecuado para la figura del flneur Vallejo afirma en una entrev ista: Yo resolv hablar en nombre propio porque no me puedo meter en las mentes ajenas, al no haberse inventado todava el lector de pensamientos, ni ando con una grabadora por los cafs y las calles y los cuartos grabando lo que dice el prjimo y metind ome en las camas y en las conciencias ajenas para contarlo de chismoso en un libro (Villoro 3). En la misma entrevista el autor menciona que para l la novela implica la ficcin en tercera persona. Desde esa perspectiva La Virgen de los Sicarios como much as otras

PAGE 82

82 de sus novelas, no son tales debido a la presencia del narrador en primera persona. Vallejo juega con el lector en la medida en que las caractersticas del narrador se asemejan a las del autor. El narrador y el autor comparten el mismo nombre; amb os viven en el extranjero, especficamente en ciudad de Mxico, y los dos son homosexuales. La Virgen de los Sicarios no es una autobiografa sino una ficcin narrada en primera persona que le permite desarrollar al autor un narrador educado, gramtico, di stanciado de las experiencias violentas de las calles de su ciudad natal. El hecho de poder conectar las caractersticas del narrador con las del autor aade verosimilitud al texto. Imaginar a un gramtico andando por las calles de la ciudad siendo cmplic e de los muertos de sus compaeros sicarios es creble en la medida que existe una relacin ntima que los asocie, sea sta de cualquier tipo. En el caso de La Virgen de los Sicarios es a travs de una relacin sexual y amorosa. Es un gramtico quien descr ibe las calles, sus acciones y sus instancias conocidas desde la intimidad en tanto su relacin pasa por recorrer no slo los espacios fsicos sino los emocionales al conectar dos mundos infranqueablemente separados como la ciudad misma. Es a travs de Fe rnando, el letrado, que las calles tienen voz con el sonido y el lenguaje de la urbe. Es una comunicacin que incluye lo que ha sido excluido por la sociedad de las letras colombianas: la voz de los sicarios. De all la razn por la cual el narrador los tr aduce, como si su lenguaje no pudiera ser entendido ni siquiera por sus conciudadanos: Brisa no entraba porque brisa no haba, pero s msica, el estrpito, del condenado ya nos da la noc me explic Alexis cuando se lo seal en la calle al otro da

PAGE 83

83 me dijo Alexis con esa complacencia suya atenta siempre a mis ms mnimo s caprichos revlver. Yo al principio crea que era un cuchillo pero no, es un revlver. os no conjugan el verbo matar: practican sus sinnimos. La infinidad de sinnimos que tienen para decirlo: ms que los rabes para el camello (Vallejo 25). Vallejo en el desarrollo de su narrador flneur transcribe no slo las andanzas de las calles sino el lenguaje de la ciudad. Fernando no slo camina por la urbe sino que le da sentido a la voz del sicario en una ciudad que los ha apartado y marginalizado a la vez que los ha creado. El no escucharlos, el no incluirlos en una sociedad que los expulsa y q ue los niega es reproducir la violencia; de all el grito y la rabia con la que Colombia, frente al constante desfile de muertes, se le d tan escasa importancia a la La Virgen 760). En La Virgen de los Sicarios una de las responsabilidades del narrador es darle orden al desorden. Fernando cuenta el nmero de muertos y la forma cmo ocurrieron los asesinatos pero en el intento el caos urbano busca penetrar el texto. El gramtico, a ciudad extendindose y esparciendo su desorden geogrfico y lingstico. La ciudad en algunos textos de Vallejo, como en La Virgen de los Sicarios y El desbarrancadero va penetrndolo todo: los espacios apacibles, la literatura, el texto mismo. El proce so de expansin urbano como representacin del espacio de Medelln en las obras de Vallejo se ve como movimiento destructivo de las relaciones humanas:

PAGE 84

84 Ya para entonces Sabaneta haba deja do de ser un pueblo y se haba convertido en un barrio ms de Medell n, la ciudad la haba alcanzado, se la haba tragado; y Colombia, entre tanto, se nos haba ido de las manos. ramos, y de lejos, el pas ms criminal de la tierra, y Medelln la capital del odio. Pero estas cosas no se dicen, se saben. Con perdn (Vallej o 10). El narrador personaje que coloca Vallejo cuenta con rabia, comodidad y soltura lo que no se quiere or y, por eso, pide disculpas. Otra de las responsabilidades del narrador en primera persona en la novela es expresar un valor testimonial disminuy endo la distancia que lo separa del lector. Adems, el narrar en primera persona permite una relacin personal con el lector, lo que hace del relato una historia documental. Esta forma narrativa directa, violenta y prolongada ha sido expuesta por algunos c rticos. Por ejemplo, Pablo Montoya en su da textual por La Virgen de los Sicarios este grito tiene una correspondencia con lo que se narra que no puede representarse habla Montoya, muestra una rupt ura formal, que se es tan importante como la materia en La Virgen de los Sicarios y El desbarrancadero seala el desmoronamie nto de la sociedad colombiana. La desinteg racin que plantea un caos social en la narrativa de Vallejo se ordena a travs de un lenguaje que intenta reflejar la realidad violenta de la ciudad. En esa medida existe la necesidad de utilizar un lenguaje cotidiano que proyecte la violencia, lo que se crea a travs de una forma narrativa fragmentada, tensionada, abrupta, irreverente e irrespetuosa que permite, sin embargo, leer el desorden de manera

PAGE 85

85 aprehensible. Vallejo expresa con irreverencia la banalizacin de los conflictos urbanos de su ciudad pa ra una parte de la sociedad que se ha acostumbrado a vivir con la violencia, que parece no importarle la miseria, de all el grito, la rabia, la interpelacin al lector para que la sociedad no termine de desbarrancarse: Medelln son dos ciudades: la de aba jo, intemporal, en el valle; y la de arriba en las montaas, rodendola. Es el abrazo de judas. Esas barriadas circundantes levantadas sobre las laderas de las montaas son las comunas, la chispa y lea que mantienen encendido el fogn del matadero. La ciu dad de abajo nunca sube a la ciudad de arriba pero lo contrario s: los de arriba bajan, a vagar, a robar, a atracar, a matar. Quiero decir, bajan los que quedan vivos, porque a la mayora all arriba, all mismo, tan cerquita de las nubes y del cielo, ant es de que alcancen a bajar en su propio matadero los matan. Tales muertos aunque pobres, por supuesto, para el cielo no se irn as les quede ms a la mano: se irn barranca abajo en cada libre para el infierno, para el otro, el que sigue al de esta vida. Ni en Sodoma ni en Gomorra ni en Medelln ni en Colombia hay inocentes; aqu todo el que existe es culpable, y si se reproduce ms. Los pobres producen ms pobres y la miseria ms miseria, y mientras ms miseria ms asesinos, y mientras ms asesinos ms m uertos. sta es la ley de Medelln, que regir en adelante para el planeta tierra, tomen nota (Vallejo 82). Vallejo interpela al lector directamente expresando cmo la violencia se les ha ido de las manos. El pacto social de convivencia urbana est roto en La Virgen de los Sicarios La violencia est al alcance de todos. El narrador en la novela seala como en las ltimas dos dcadas del siglo XX se rompe la conciencia ciudadana; el derecho a pertenecer a un lugar en comn se fragmenta. El crtico y terico literario Jess Martn Barbero comenta el debilitamiento de los lazos sociales en la sociedad colombiana: [H]ay una angustia que van padeciendo las poblaciones a media que, al salir de sus casas, se encuentran con una ciudad que les pertenece cada vez men os; no slo en trminos de que haya una privatizacin del espacio pblico, sino en el sentido de que se va borrando su memoria, la ciudad en la que nacieron, en la cual crecieron esta pauperizacin psquica va ms al fondo que lo que significa el pur o miedo al delincuente, a la agresin fsica: tiene que ver con el respeto mutuo, con la confianza. Aqu si la ciudad est produciendo, o es uno de los grandes causantes, de la degradacin del respeto mutuo y por tanto un empobrecimiento radical de

PAGE 86

86 lazos s ociales. Estamos asistiendo a procesos de perversin de las relaciones sociales (4). Vallejo seala esta perversin de la que habla Martn Barbero a travs de las consecuencias violentas que se generan producto del desmoronamiento de las relaciones social Otra de las responsabilidades del narrador es exponer clara y sencillamente la violencia de la ciudad. Los conflictos, el desorden y la violencia dependen en gran medida de los humores del narrador que a su vez estn en concordancia con la desorganizacin citadina y la ineficiencia de sus institucione s: Pues, para variar, llevaba el taxista el radio prendido tocando vallenatos, caracteriza. Qu hizo el con un frenazo de padre y seor mo que nos mand hacia adelante, y an, rechinar las llantas. De los mencionados hijueputas, yo me baj humildemente por la derecha, y Alexis por la izquierda: por la izquierda, por su occipital o huesito posterior, tra sero, le entr el certero tiro al ofuscado, al cerebro, y le apag la ofuscacin. Ya no tuvo que ver ms con pasajeros impertinentes el taxista, se licenci de trabajar, lo licenci la Muerte: la Muerte, la justiciera, la mejor patrona, lo jubil (Vallejo 48). Vallejo reproduce en sus textos literarios la violencia de la ciudad de Medelln mediante un lenguaje irreverente y retador. Los conflictos urbanos y la ruptura del pacto social en esa ciudad se expresan ordenada y aprehensiblemente en los textos de V allejo y la produccin cinematogrfica de La Virgen de los Sicarios La representacin del espacio de Medelln desmoronndose en las ltimas dos dcadas del siglo XX en la diversificacin de los productos culturales permite a los lectores y espectadores mi rar la

PAGE 87

87 realidad de la ciudad colombiana desde una perspectiva separada y ajena, generando una reflexin sobre la violencia del espacio. Medelln es un ejemplo de cmo el respeto entre los ciudadanos es determinante para que la violencia no se extienda por ello tierra, tomen nota (Vallejo 82). Desde otra perspectiva literaria diferente a la de Vallejo, Abad Faciolince desarrolla su novela utilizando la divisin social com o fuente del odio y la violencia. El autor coloca por un lado, un narrador omnisciente que puede transitar sin problemas por los sectores de la dividida ciudad y, por el otro, el diario de un poeta que, semejante a Baudelaire, escribe sus andazas citadinas Angosta est claramente divida como lo est Medelln. Abad Faciolince muestra una ciudad discursivamente fragmentada. La estratificacin social de la ciudad de Angosta permite entender, en la medida en que se lee la novela, cmo la separacin genera viol encia y caos social. Virginia y Andrs salen a caminar por el cerro El vila. La joven calentana le muestra al poeta Andrs las divisiones espaciales de Angosta. Hay un muro en proceso de construccin del que no se sabe nada en la ciudad y que se asemeja, segn el pasaje, a la Muralla China, pero en pequeo. Los personajes no conocen el muro asitico, pero lo han visto representado en fotos; de all la analoga. Virginia y Andrs frente al muro tiene la siguiente conversacin: a que la gente no saliera de algn sitio, por ejemplo, Berln. Este no se construye para impedirnos salir, sino para que que no te dejen entrar o que no te dejen salir? Est hecho p ara separar, en un castigo, s, pero de alguna manera te estn diciendo que te valoran y que te quieren dentro, que si te fueras perderan algo. En cambio imagnate

PAGE 88

88 que vuelves por la noche y no te dejan entrar, te trancan la puerta. Te estn diciendo que no te quieren ver (Abad Faciolince 190). En el Sektor F se puede salir sin permiso, pero no se puede entrar sin visa. El impedimento de entrada al Sektor C est dado por la violencia explcita del lugar. La salida es la que est restringida por el pago que debe hacerse a los balseros y por ende por haber permanecido con vida. En todo caso, se debe pagar para poder entrar en un espacio cuya forma de vida es mejor. Por eso se paga el ingreso a Tierra Templada desde Tierra Caliente y desde Tierra Templada a Tierra Fra. La ciudad se ve como un foso estrecho y dividido: Mira hacia abajo: en ese foso estamos encerrados, en ese valle estrecho, y enterrados vivos en ese huec o, como en una trampa para animales que no pueden esperar otra cosa que la muerte. En Angosta. En angustia, mejor dicho. Cada vez que subo aqu, la distancia se me hace ms larga; es como si mi barrio se hundiera y estuviera cada vez ms lejos. Como un abi smo que crece y crece. Miro a C desde aqu y me da vrtigo (Abad Faciolince 191). La representacin del espacio en Angosta marca lingsticamente la exclusin social. En trminos conceptuales he desarrollado a lo largo del captulo la forma en cmo se div ide la ciudad de Angosta. El sektor C es el espacio ms violento, distanciado, excluido y olvidado de la sociedad. Virginia representa a Tierra Caliente y su forma de hablar es una caracterstica que Jacobo seala como muestra de las diferencias sociales: Haba en ella algo ms (tena que ver con su barrio, claro, y no era culpa de nadie) que a l le repugnaba, y lo haca estremecerse de disgusto: la manera de hablar. Usaba por ejemplo, casi siempre, el verbo colocar como si algn tab se hubiera impuesto contra el verbo poner que haba sido desterrado de su lxico. Tambin usaba siempre diferente nunca usaba distinto vaya a saber por qu. Y no hablaba de su pelo sino de su cabello y no deca plata como desde siempre se haba usado en Angosta, sino u na forma artificial importada de la Pennsula: dinero Esa manera de decir las cosas, y la muletilla perpetua ( gonorrea, gonorrea ) y excluir del lxico la palabra amigo para en cambio decir siempre parcero y no decir un tipo o

PAGE 89

89 un hombre sino un man y no or nunca, sino siempre escuchar todo eso era para Jacobo como pequeos golpes que lo distraan, le molestaban. Pensaba que tal vez debera volverse profesor de diccin, de fontica (no digas nojotros querida, di nosotros que as te ir mejor) y no d igas cmasen ni sintesen sino sintense como una seorita bien de Paradiso (Abad Faciolince 152). Jacobo, el letrado y dueo de la librera, es el personaje que puede moverse entre los distintos sectores geogrficos de la ciudad, pero tambin es el q ue puede jugar con las diferencias lingsticas porque las conoce. Jacobo racionaliza la forma de hablar de Virginia la cual le molesta pero no impide por ello que la comunicacin se logre. De la misma manera, es el mismo personaje el que una vez por seman a se convierte en profesor de fontica y gramtica de ingls de Beatriz, una joven de Paradiso: Tampoco se habla igual en todas las Angostas. En el altiplano, los nios asisten a colegios bilinges y tanto ellos como sus padres prefieren hablar en ingls, aunque no lo sepan bien; en la Cueva se habla un dialecto que espaol, sino en un dialecto curioso de voc ales abiertas. Se saludan pillamos. Tolis go carcelaria que se difunde por todas partes gracias a que casi todos ellos han estado o tienen algn pariente o algn amigo en la crcel (Abad Faciolince 198). Tanto Vallejo como Abad Faciolince describen una violencia de la ciudad percibida por el ciudadano de manera desordenada y catica. De all la necesidad de ordenarla discursivamente y as hacerla aprehensible. En ambos casos, sin embargo, son hombres letrados los que logran hacerlo. Algunas conside raciones finales El mapa de la ciudad antioquea en las novelas aqu estudiadas se dibuja como un espacio fragmentado y dividido por fronteras no slo geogrficas sino sociales y

PAGE 90

90 lingsticas. El agua en la ciudad del presente representa suciedad, estancam iento y muerte. Tambin muestra la separacin fsica, econmica, poltica e ideolgica como instrumento discursivo violento. Los hombres letrados son los que representan los espacios de la ciudad de Medelln. Ellos articulan la ciudad para darles voz a los que no la tienen. Es el flneur educado y gramtico en contacto con las letras quien tiene el poder de hacer un mapa de la ciudad. Las calles, edificios, iglesias, barrios y comunas se describen como lugares emblemticos que le dan una configuracin parti cular al Valle. Medelln se percibe como un espacio cerrado del que no se puede escapar. Hay una angustia implcita de que la violencia se encuentra en todas partes y de la que no se puede huir. El sicario es la figura que se contrapone al flneur Cada un o representa dos ciudades distintas que no se encuentran y de hacerlo es para producir ms violencia. El lenguaje es otro elemento que se emplea en ambas novelas para expresar divisin y conflictos sociales entre los ciudadanos. La sensacin de ahogo, que plantea las novelas a travs de la expansin del agua en un espacio geogrfico que no tiene salida al mar, se magnifica con la presencia de la figura del flneur que no tiene espacio sin la figura del sicario. El asesino a sueldo est tan presente en la ci udad de Medelln como la figura del hombre letrado. Ello se expone a travs de la ruptura del pacto social de los ciudadanos quienes no logran siquiera comunicarse mediante un lenguaje que los fragmenta y los separa social e ideolgicamente. Medelln en la s dos novelas est representada como un valle divido y fragmentado social, espacial y lingsticamente. La violencia se expande a travs de las aguas, el lenguaje, los textos y los productos culturales. Es la violencia del espacio lo que representa la ciud ad de Medelln de las ltimas dcadas del siglo XX.

PAGE 91

91 En el prximo captulo estudio la representacin de la ciudad de Caracas. El uso del lenguaje de la violencia en la representacin de esa ciudad se subvierte tanto en los argumentos como en los personaje s de las novelas. La violencia urbana en el caso venezolano no es la presenciada en el caso colombiano. Son violencias distintas que han generado productos culturales diferentes y es lo que estudiar en el prximo captulo.

PAGE 92

92 CHAPTER 3 CARACAS: CAOS Y DEST RUCCI"N Prese n taci n introductoria Caracas ha estado representada desde muy temprano en las letras nacionales pero su retrato literario ha cambiado considerablemente en pocas dcadas ya que sta pas de ser una ciudad pequea y amigable a una oscura y host il. Al igual que otras urbes latinoamericanas, Caracas, la ciudad ms poblada de Venezuela, ha experimentado un incremento de los ndices de violencia que la convierte, segn el socilogo Roberto Briceo Len, en una de las urbes ms violentas de Amrica L atina en la primera dcada de siglo XXI ( Inseguridad y violencia en Venezuela 20). En este captulo estudio la transicin de la forma cmo se ha retratado la ciudad de Caracas en literatura desde mediados del siglo XX hasta principios del siglo XXI. Mi obj etivo es analizar la representacin de la ciudad y la violencia usando como base obras de dos autores venezolanos contemporneos. Las novelas que analizo son El exilio del tiempo (1991) y Nocturama (2006) de Ana Teresa Torres y La casa del dragn (2004) y Bengala (2005) de Israel Centeno. Si bien es cierto que incluyo referencias a otros textos de estos autores, centrar mi anlisis en las novelas sealadas. Tanto Centeno como Torres desarrollan argumentos donde la ciudad es contexto necesario para explica r y justificar las acciones de los personajes. Ambos, autores muy prolficos, son representativos de la produccin literaria venezolana de finales de siglo XX y principios del XXI. Israel Centeno ha publicado ocho libros de ficcin desde la dcada de los n oventa y Ana Teresa Torres doce con la inclusin de un texto de crtica literaria. La tesis de este captulo se centra en la forma cmo se muestra la ciudad disfrazando el discurso de la violencia utilizando elementos alegricos. En la

PAGE 93

93 introduccin de esta disertacin discuto el concepto de alegora desarrollado por Walter Benjamin en The Origin of German Tragic Drama (1977). Tambin estudio el uso de esa definicin y la aproximacin terica que hace Idelber Avelar en su libro La ficcin postdictatorial y e l trabajo del duelo (1999). En este captulo sealo cmo las alegoras son instrumentos de representacin de una realidad catastrfica que parece imposible de narrar. La forma de vida en la capital venezolana en estas novelas se evoca de forma alegrica. R efirindose al Cono Sur, Avelar propone en su libro cmo la narrativa escrita bajo la dictadura vio una proliferacin de mquinas alegricas que mostraban pases ficticios, pequeos pueblos imaginarios o animales terrorficos, ejemplos todos incluidos en l os textos que estudio en este captulo. Pero al contrario de ese estudio, no afirmo que la situacin poltica venezolana contempornea sea una dictadura. Sin embargo, utilizo el concepto de alegora de Benjamin aproximndome tericamente a las novelas estu is not a playful illustrative technique, but a form of expression, just as speech is expresar y de re presentar alegricamente la capital venezolana en estas novelas retrata un perodo en que la historia se suspende y se puede contemplar en la cristalizacin de sus ruinas (Avelar 57, Benjamin 177). Es decir, la alegora eterniza un instante que ser seguid o por muchos otros y nunca sern los mismos porque estos pasan y desaparecen. En estas novelas lo natural es emblema de muerte y decadencia y, por lo tanto, no se puede mirar como una totalidad positiva. Benjamin seala como la alegora adems de ser un re curso esttico es la representacin de una concepcin de la historia decadente. La alegora, como propone Avelar, es una expresin esttica de

PAGE 94

94 la desesperanza que va ms all de su uso para escapar de la censura. Es, en resumidas cuentas, el lado esttico de la derrota poltica. Todo lo anterior se relaciona con el trabajo desarrollado por Andrs Avellaneda quien, tambin refirindose a la s dictadura s del Cono Sur, seala que los escritores que optaron por escribir durante ese ya clave semntica resida en su conexin con el que la literatura argentina experimenta un gran desarrollo de los gneros policiales y fantsticos. Para Avellaneda la proliferacin de stos responde ms a una expresin poltica que a un deseo escapista de la realidad (44). Esto tambin ocurre en literatura venezolana del siglo XXI y se evidencia claramente en los libros aqu analizados. l]a bsqueda de un lenguaje, realizada en contacto con situaciones de discurso especficas nacidas de la interaccin con el contexto social y poltico del momento, fue quizs el rasgo ms caracterstico de la escritura de esos cierto que en Venezuela no hay censura como existi en las dictaduras del Cono Sur, los autores que trabajo tienen una perspectiva poltica de oposicin al gobierno de Hugo Chvez lo cual intensifica la postura de la derrota poltica que se ya se dejaba v er en sus textos anteriores 9 El gobierno venezolano as alegoras en los textos trabajados responde a una autocensura y tambin a una manera de representar estticamente el deterioro, la decadencia y la ruptura del pacto social de la sociedad venezolana desde mediados del 9 Es necesario estudiar en futuras investigaciones si hay uso de alegoras como recurso esttico en la literatura que representa a Caracas escrita por autores que apoyan el gobierno venezolano actual.

PAGE 95

95 siglo pasado en adelante. A ello deb o agregar que, frente a una revolucin en la que las estructuras sociales se desarticulan, el uso de las alegoras como recurso literario parece adecuado en tanto que logran eternizar un instante en la transitoriedad histrica, como lo seala Benjamin (159 ). Ahora bien, as como utilizo el concepto de alegora de Benjamin tambin entiendo que los textos trabajados pueden estudiarse como novelas de corte postmodernista en el sentido de cmo lo poltico y lo esttico centran la preocupacin del tratamiento de la historia y, en consecuencia, las alegoras utilizadas no corresponden nica y necesariamente al concepto clsico de la misma. En este captulo propongo que la capital venezolana se muestra con un lenguaje que en trminos generales dista de la violenci a fsica 10 que sufre el ciudadano comn. La prctica discursiva en los textos trabajados subvierte la forma directa de violencia, la cual es difcil de percibir gracias a la fragmentacin de los textos. No obstante, tanto la fragmentacin de las narraciones como el uso de elementos alegricos plantean una violencia que se mantiene, sutilmente en unos casos e intensa en otros. La violencia se presenta discursivamente con desorden, fragmentacin y falta de memoria, y, en esa medida, se expande a travs de las secciones que conforman las novelas. La representacin de Caracas en las novelas de Torres y Centeno muestra una ciudad catica en estado de descomposicin. La representacin urbana se desarrolla a travs de la violencia con caractersticas y elementos lit erarios de la Edad Media y del Barroco, como la alegora y construcciones gticas. En esta disertacin trabajo lo gtico como instrumento literario para representar una urbe en decadencia. En The 10 En e ste caso utilizo el concepto de violencia desarrollado por la Organizacin Panamericana de la poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga probabilidades de causar lesiones, muerte, daos psicolgicos, trastornos del (OPS 4).

PAGE 96

96 Conference of Gothic Conventions (1986) Eve Kosofsky Sedgowi ck seala algunas caractersticas de lo gtico que encuentro en repetidas ocasiones en las novelas estudiadas como, por ejemplo, la condicin de muertos vivos, espacios subterrneos, ambientes nocturnos e insurrecciones civiles (10). La sensacin de claust rofobia de vivir en una ciudad que se representa con violencia y destruccin da un tono de horror que est lejos de equipararse con las novelas gticas del siglo XVIII. Si bien es cierto que hay referencias literarias a stas en las novelas estudiadas, tra bajo este concepto como un mero elemento literario. Es decir, las novelas de Centeno y Torres no se analizan como textos gticos aunque utilizan construcciones gticas, alegoras y fragmentacin como tcnicas para exaltar la violencia en la representacin de la ciudad. Las novelas aqu estudiadas pueden tambin considerarse como fantsticas lo que concuerda con las afirmaciones de Avellaneda 11 En la primera parte del captulo particularizo la situacin urbana y de violencia de la ciudad de Caracas desde me diados del siglo XX hasta el presente. En la segunda parte sealo de forma amplia el desarrollo de la literatura venezolana desde la dcada de los sesenta hasta la primera dcada del siglo XXI en relacin con la poltica nacional. En la tercera parte desar rollo la visin de Caracas en las primeras obras de Ana Teresa Torres y de Israel Centeno publicadas en los aos noventa. Despus analizo las novelas publicadas en el siglo XXI enfatizando el uso de las alegoras y de elementos gticos como forma de repres entar la ciudad del siglo XXI. Finalmente relaciono las distintas secciones del captulo a manera de conclusin. 11 Las ltimas dos novelas de Ana Teresa Torres El corazn del otro (2005) y La fascinacin de la vctima (2008) son ambas policiales.

PAGE 97

97 Urbanismo y violencia, desarrollo y decadencia El crecimiento de las ciudades se relaciona con procesos migratorios, alternativas de empleo y educacin, y planificacin del estado. En este sentido, algunas partes de las ciudades son producto de proyectos elaborados para fines determinados. No obstante, la expansin de las urbes, especialmente en Amrica Latina, ha sido consecuencia de la esponta neidad y no de un plan pensado, proyectado y elaborado por los estados. La capital venezolana es un ejemplo de ese rpido e improvisado crecimiento urbano. En su ya clsico libro, Latinoamrica, las ciudades y las ideas (1976), Jos Luis Romero seala que Caracas contaba para 1940 con una poblacin de doscientos cincuenta mil habitantes, y treinta aos ms tarde, tena una poblacin de dos millones ciento dieciocho mil habitantes (328). Otros expertos urbanos como Alfred Brillembourg y Humbert Klumpner sea lan que, population was urban in 193 Al igual que Medelln, la capital venezolana est localizada en un valle rodeada de montaas que dejan poco terreno para su expansin. Los autores de Informal City, Caracas Case (2005) describen la e xpansin territorial de la siguiente manera: informal urban sprawl expanded the city to the east, converting an area four a growth limited physically only by the mountainous topography. East to west, the boundaries of metropolitan Caracas are 60 kilometers apart; north to south, the city stretches some 20 to 30 kilometers. Since 1967, the built area has nearly doubled, to some 900 square kilometers (72). Ahora bien, este crecimiento urbano, que no fue previsto por los planificadores de la Caracas moderna de los aos cincuenta, ha sido desorganizado e improvisado. Para

PAGE 98

98 dwellers have channelled their talents for orga nization, improvisation, and inventiveness towards the development of a mega housing project for 42% of the population of urbanos desarrollados por ellos mismos en las l aderas que rodean el valle de Caracas. collage that rearranges the spatial narratives and makes dominant the ordinal stories of collage est presente en las novelas de Centeno y Torres. Las estructuras de las mismas se forman por la conjuncin de pedazos que parecen no tener conexin alguna. La narracin es fragmentada e incmoda de leer. La divisin narrativa se relaciona tambin con los mltiples espa cios en confrontacin de la capital are marked by territorios . The production of space is unavoidable through both g y Klumpner 113). Por otro lado, en Imaginacin y violencia en Amrica (1970) Ariel Dorfman seala cmo en el transcurso del desarrollo de la historia de la novela latinoamericana hay formas distintas de representar la violencia. Segn el autor algunos te xtos desarrollan conflictos ocurridos como resultado de una visin urbana en otras geografas y otros cemento, soplando por ella, se esparce por millones de rencores subterrn eos que para identificar una forma de escritura surgida a mediados del siglo XX por algunos autores que se dedican a:

PAGE 99

99 destruir los esquemas tradicionales del tiempo, de l espacio y del lenguaje, fragmentando la personalidad, experimentando con modos narrativos peculiares y ngulos novedosos, buscando un nuevo lenguaje para una nueva realidad. Es la violencia contra las formas establecidas, los modos de ver tradicionales, la gran violacin de las reglas del juego social literario (36). Ciertamente las categoras de violencia elaboradas por el escritor chileno en los aos setenta ayudan a identificar la literatura venezolana producida hasta esos aos. No obstante, esa dcada marca cambios importantes en el crecimiento urbano de Amrica Latina as como las sucesivas transformaciones en la literatura que dan cuenta de esos cambios sociales. Los textos literarios de finales del siglo XX y principios del XXI no buscan una nueva r ealidad; ella existe y las violencias narrativas son la forma no precisamente de ir en contra de lo tradicional sino de hecho representar lo natural que en este caso es la cotidianidad de la violencia urbana. Los hechos violentos en Caracas han venido en ascenso paulatinamente o, en el mejor de los casos, se han mantenido estables, como sealo ms adelante. En todo caso el crimen y el delito, y, en trminos generales, la trasgresin de las reglas en las ciudades se han considerado normal desde el siglo XIX como bien lo desarrolla Emile Durkheim en Las reglas del mtodo sociolgico (1895). Pero Venezuela est lejos de entrar en los ndices normales en lo que respecta a la violencia. Este pas se enfrenta al fin del siglo XX a complejos procesos de cambios y profundas crisis que devienen en el siglo XXI en un gran aumento de conflictos sociales y polticos internos. En el ao 2000 la venezolana Ana Mara San Juan, especialista en fra gmentacin y heterogeneidad, en la profundizacin y extensin de la pobreza relativa y en el desplazamiento de lo pblico como instancia privilegiada de

PAGE 100

100 la misma manera Roberto Briceo Len expande lo anteriormente sealado exponiendo cifras de la violencia en el pas. Este socilogo clasifica grupos de pases organizados por niveles de violencia utilizando la tasa de homicidios media a nivel mundial que e la diferencia entre los niveles de violencia, medida por la tasa de homicidios, se encuentra asociada a los niveles de urbanizacin del pas y los niveles de pobreza en sus hogares. Para que exista un nivel alto de violencia se requiere la presencia de dos variables explicativas y, por tanto, la mayor incidencia de homicidios se produce en los pases que tienen un alto grado de urbanizacin (un porcentaje e levado de su poblacin viviendo en ciudades) y, al mismo tiempo, tienen muchos hogares en condicin de pobreza (21). Partiendo de lo anterior y de las clasificaciones antes sealadas, Briceo Len ubica a Venezuela como un pas con una tasa de violencia que ha ido creciendo desde alrededor de cuatro mil muertes violentas por cada cien mil habitantes en 1990 a un poco ms de trece mil en el ao 2007. Ese pas comparta al final del siglo XX tasas de homicidios similares a pases como Brasil y Mxico cuyas tasas de violencia oscilaban entre 20 y 23 homicidios por cien mil habitantes. No obstante, en la primera dcada del siglo XXI, Venezuela llega a una tasa de 50 homicidios por cada cien mil habitantes, sobrepasando as la cifra de muertes violentas de pas es como Brasil y Mxico e incluso de Colombia y El Salvador cuyas tasas eran superiores a la venezolana a ruptura importante en la convivencia ciudadana y la gobernabilid La realidad violenta del pas, y en particular de Caracas, ha hecho eco inevitable en la literatura venezolana. Sin embargo, su representacin se hace de forma indirecta.

PAGE 101

101 No es la ciudad de la violencia que muestra a Medelln de los aos ochenta por ejemplo, sino que se revierte utilizando estrategias literarias que la esconden pero que tambin exaltan el miedo de vivir en esta ciudad. En literatura, Caracas se muestra desde mediados del siglo XX como una ciudad que entra en el desencanto de la modernizacin con sus caos y fragmentaciones. La ciudad del siglo XXI, sin embargo, lo sobrepasa y se convierte en una ciudad oscura, encerrada, decada y gtica. Caracas se representa con ciertas caractersticas del paisaje gtico con hoteles sucios y bar es pobres. La ciudad se evoca como un lugar incmodo para la vida social y tambin para la psique 12 Adems de lo anterior, los conflictos polticos sociales y las consecuencias de ellos se han subvertido con la utilizacin de alegoras tan comunes durante el Barroco. La violencia ciudadana se disfraza en ficcin para expresar la destruccin urbana y el miedo de vivir en la ciudad. Frente a este contexto es necesario relacionar literatura y poltica para poder entender la forma cmo se representa a Caracas e n la literatura contempornea. Literatura, ciudad y poltica Desarrollar un captulo de una disertacin de literatura venezolana de principios del siglo XXI sin mencionar la poltica sera un ejercicio incompleto. Diversos autores han vinculado la produc cin literaria y los hechos polticos de este pas. Una muestra de ello se evidencia en el libro compilado por Karl Kohut, Literatura venezolana hoy. Historia nacional y presente urbano (1999). Los textos compilados por Kohut se refieren a contextos polti cos y trabajos literarios anteriores a la Revolucin Bolivariana. La 12 novela Nightwood (1937) de Djuna Barnes que, an cuando ha sido considerada una novela modernista, utiliza elementos gticos para describir una ciudad en decadencia (41).

PAGE 102

102 forma de hacer poltica incide no slo en el cmo se produce literatura sino cmo y para quin se escribe. Esto sin olvidar que el estado venezolano ha brindado apoyo para la creacin y d istribucin de literatura en el pas. Ahora bien, y tomando en cuenta lo anterior, es importante mostrar un breve panorama de la literatura venezolana en relacin con el desarrollo poltico nacional desde finales de la dcada del cincuenta hasta la actuali dad para establecer un marco contextual bajo el cual se ha producido y se ha representando Caracas. La divisin temporal que realizo a continuacin es slo una forma metodolgica de organizar la produccin literaria y la poltica. Por ejemplo, tomo autores que an publicando por varias dcadas enmarcan la forma de representar la ciudad en un perodo determinado. Aquellos aos sesenta El mes de enero de 1958 marca el fin de la dictadura de Marcos Prez Jimnez y el comienzo de un periodo democrtico que se h a mantenido hasta la primera dcada del siglo XXI 13 Un ao ms tarde, la Revolucin Cubana sentencia un cambio abrupto en la historia de Amrica Latina y en su literatura. En Venezuela particularmente la literatura que se produjo en la dcada de 1958 a 196 8 se denomin la literatura de la violencia o literatura comprometida. Para Ana Teresa Torres el gobierno de Rmulo Betancourt (1959 1964) se caracteriz por un discurso populista que velaba por los 5). Los escritores venezolanos de los aos 60, segn Salvador Garmendia, encontraron un espacio de expresin relacionado al mundo que los rodeaba. El compromiso con la sociedad y su tiempo 13 Algunos pueden pone r en duda est afirmacin, pero estoy considerando la democracia como un proceso poltico en el que la sociedad civil es representada por la sociedad poltica que ha sido elegida por la primera a travs de elecciones populares.

PAGE 103

103 disolucin del este movimiento fue uno de los ms representativos de la renovacin literaria (11). Para Garmendia, la categorizacin de literatura comprometida, con comillas invisi bles, de los aos sesenta, se refera en trminos generales a [l]a responsabilidad del intelectual ante la hora, la respuesta activa y militante de escritores y artistas frente a las desigualdades sociales, la toma de posicin beligerante en el cuadro de la lucha de clases, el rechazo a la individualidad elitesca y la aceptacin de una posicin pblica consecuente con los movimientos de masas. En esos y otros latiguillos de la anciana retrica poltica, ahora fatigante y estril se resumiran las condicion es que eran como cdula de paso y el carnet de respetabilidad que oficializaba la entrega del escritor al hecho esttico, a la creacin (28). Garmendia, quien falleci en el ao 2001, no presenci el rumbo que tom la Revolucin Bolivariana y con sta el desarrollo y puesta en prctica, sobre todo a nivel discursivo, de lo que l llamaba la anciana retrica poltica refirindose a los conceptos que manejaban los intelectuales y dominaban la creacin artstica de los aos sesenta en Venezuela. Para Luis Bri El fin de la dictadura militar en 1958 supone para Venezuela un cambio de estructuras y preocupaciones que se har patente en diversas manifestaciones literarias. La novela participa de estos reajustes temticos y estilsticos . Desde el grupo de Sardio hasta nuestros das, abundan los autores dispuestos a plasmar la gran urbe en su produccin (393). Uno de los autores venezolanos que ha representado la ciudad de Caracas es sin duda alguna Salvador Garmendia cuya produccin comienza en los aos sesenta. La capital venezolana en las obras garmend ianas se representa a travs de relatos del ciudadano comn y su vida cotidiana. Segn la crtica literaria Yesenia Rodrguez los

PAGE 104

104 personajes de Los pequeos seres (1959), Los habitantes (1961) y Da de ceniza La narrativa 25). Sus personajes representan seres normales de clase media y baja en una ciudad que va atropellando los deseos de sus habitantes. Para la autora La mala vida (1968) y, si se quiere en Los pies de barro (1973 ciudad donde la realidad antes reconocible se ha desvanecido, una ciudad que cambia reflejan la ciudad en sus obras, es indudable que la obra de S alvador Garmendia es representativa de ese periodo. Los setenta tambin pasaron por Caracas y su literatura La forma de describir la ciudad en la literatura de los aos sesenta cambia con la entrada de las transformaciones socio polticas de los aos set enta que se caracterizaron por la opulencia y la bonanza petrolera. En 1991 se publica Relato imposible de la crtica Vernica Jaff en el que se menciona que: La dcada [1970] est marcada por la figura de Carlos Andrs Prez, por de materias primas fundamentales, por las enormes sumas de ingresos fiscales para el Estado, y, as, por una situacin de dinero abundante, fcil y barato para clases sociales generalmente marginadas del capital . Atrs quedaron los violentos aos de guerrilla y de la represin (10). Por su parte Torres apunta que: Los aos setenta constituyeron uno de los perodos ms desconcertantes de nuestra historia. En diez aos se cerr la utopa social de l os aos sesenta, alrededor de la cual converga la mayor parte de los intelectuales, Este pasaje brusco en relacin a la dcada anterior, en la cual la sociedad se ha visto enfrentad a en torno a su proyecto, produjo un anonadamiento frente a la realidad poltica, que qued sin claves de interpretacin, lo que de alguna manera est relacionado con la propuesta esttica dominante en esos aos que ha sido calificada por la crtica Verni ca Jaff como la del

PAGE 105

105 (El escritor 36). Domingo Miliani seala el consumo de drogas como seal de pasividad y hasto Caracas creci a un ritmo acelerado (328). Es la poca en la que se crearon las principales editoriales del pas. Es tambin cuando el Estado venezolano destina fondos muy superiores a los antes previstos para los organismos culturales (Torres, hay escasez de produccin literaria y slo la produccin cinematogrfica tiene crecimiento. El autor que mejor representa la ciudad en esta dcada es Jos Balza cuya realidad, un universo recreado a partir de la observacin atenta del referente y que lleva la impront publicar en los aos sesenta, ms especficamente en 1959, y contina hasta el presente (2010). Vctor Bravo seala que es a partir de Siete palmeras plantadas en el mismo lugar (1974) q la vez la manifestacin infernal de lo srdido y el caos, y el laberinto de la multiplicacin y lo fragmentario. Es el lugar desde donde se parte: el inicio de la huida, pero es el lugar tamb Las crnicas de los ochentas Los aos ochenta entran a romper el imaginario bajo el cual se haba formado un pas policlasista con un discurso populista y una bonanza petrolera que cre un m undo fantstico. Durante estos aos se hace evidente una crisis social con la evidencia de

PAGE 106

106 una gran deuda externa que se har exponencial frente a la cada de los precios del petrleo en 1983 con el denominado Viernes Negro. La ausencia de una produccin c ultural relacionada a la realidad del pas de los aos setenta de la que habla Jaff se convierte en los aos ochenta en una produccin literaria realista que debe ser considerada ms como crnica. Susana Rotker seala que en los aos 80 el periodismo es e l espacio de renovacin (Crnicas y cultura 412). Para Rotker la dcada marginalidad es todava una propuesta esttica, una voluntad de conocimiento del Otro, no como amenaz marginalidad haba crecido tanto como las antenas parablicas en los edificios ranchos a medio construir en cerros que se derrumban cuando llueve, escasez de menciona que la crnica periodstica fue la metfora de los 80: no una escritura tersa, elaborada y macerada por el tiemp o, sino la irreverencia misma, la frivolidad, la contradiccin y la fragmentariedad, el deseo de desnudar y del escndalo purificador, la mezcla de cosmopolitismo con la orgullosa reivindicacin de vocablos regionales, la conciencia del lenguaje y de la fo rma como valor absoluto en la escritura: la frecuentacin del borde, de lo marginal, de aquello que se ha mantenido puro dentro de su propia corrupcin pero autnomo en cuanto a los discursos oficiales (410). Uno de los textos representativos de la crnica literaria de la que hablar Rotker es Sangre, dioses, mudanzas (1989) de Sergio Dahbar. En estas crnicas el autor utiliza tanto entrevistas annimas como extractos de noticias de peridico. Rotker seala que Dahbar busca en sus crnicas signos de la ciuda

PAGE 107

107 Si bien es cierto que en las crnicas se tiende a exponer lo urbano como eje principal, hay en la literatura nacional de esos aos otros autores de novelas y cuentos que escriben e insert an la ciudad como elemento importante de sus argumentos. Los textos Percusin (1982) y Media noche en video (1988) de Balza son un claro ejemplo de ello. Con el segundo periodo presidencial de Carlos Andrs Prez (1989 1993) se asume una poltica de ajust al viejo Estado populista e imponer un nuevo sentido comn desbordado de los setenta haban acabado y los ochenta eran la expresin de la mala cobertura de las necesidades bsicas. Los ajustes econmicos anunciados a finales de la dcada concluyen con una gran explosin popular en 1989 conocida como el Caracazo, y dos intentos de golpes militares en 1992. Tod os estos episodios se representan en Despus Caracas (1995) de Balza. Los noventa, un fin de siglo convulsionado La literatura de los aos noventa est marcada, al igual que la de los sesenta, por caractersticas socio polticas muy particulares. En 1991, Torres plantea que los escritores han perdido vigencia en la vanguardia de las ideas (El escritor 35). Sin embargo, esta afirmacin la hace antes de los dos intentos de golpe de estado con los que se inicia una revisin poltica y social que comenzar a h acer eco ms tarde en la literatura nacional. Despus Caracas es un ejemplo de ello. En esa novela se representa la ciudad capital como una urbe convulsionada polticamente pero ada

PAGE 108

108 fuertemente relacionada con la literatura de los ochenta (Nez 9). Pero tambin tiene a los noventa tambin nacen marcados por signos muy particulares de emergencia social. Ya no se trata de una casta intelectual emprendiendo la lucha armada en nombre de un colectivo que no necesariamente se sinti representado por la revolu cin que pretenda salvarlo, se trata ahora de un colectivo sin direccin que se lanza a las calles en una revuelta popular frente a la cual los escritores venezolanos no tuvieron ninguna respuesta, ninguna actitud inmediata que los liberara de la perplej idad (Mndez Gudez 6). Uno de los autores que introduce y desarrolla el espacio urbano caraqueo en su produccin literaria es sin duda Ricardo Azuaje. Caracas en su literatura es una ciudad fsicamente fragmentada por el Ro Guaire y por las fronteras p oltico sociales que las divide infranqueablemente. Por ejemplo, uno de los personajes de Viste de verde nuestra sombra (1993) conceba a Caracas como un cerebro gigantesco, con sus dos hemisferios claramente diferenciados (el Este y el Oeste), unidos por la autopista y el metro, con funciones distintas, especializadas: el Oeste encargado de las operaciones de servicio y administracin, el Este hecho para las funciones gerenciales, privadas, culturales y de superestructura en general. Se suea en el Este y se trabaja en el hemisferio contrario (100). La representacin de la ciudad de Caracas como una urbe fragmentada se repite en distintas obras publicadas en los aos noventa. De la misma manera Nez seala que la heterogeneidad es un elemento que permite ensartar la literatura como rasgo distintivo de la poca (7). Es en esta dcada que comienzan a publicar los dos autores que trabajo en este captulo, Ana Teresa Torres e Israel Centeno. Vsquez y Vargas mantiene un hilo de contacto con la tradicin realista y pretende destruir las convenciones discursivas que han organizado

PAGE 109

109 como Centeno y Azuaje rescatan problemas recalcan do los traumas sociales y polticos de la realidad nacional (11). Para Vsquez y Vargas hay en la narrativa de los noventa muestra en ltima instancia y desde diferentes perspectivas estticas es un desmoronamiento del encanto de vivir en Caracas como se observa en El exilio del tiempo (1990) de Ana Teresa Torres. Ahora bien, este desencanto narrado en las novelas urbanas de los noventa se convierte en disolucin y destruccin a principio del siglo XXI. En las novelas de los noventa Caracas se representa con la fragmentacin espacial; en las del siglo XXI el quiebre es narrativo. Esta ciudad en su representacin literaria se muestra en los aos noventa como un espacio dividido y fragmentado, pero en el nuevo siglo la urbe como tal desaparece. Caracas se convierte en cualquier ciudad. Esta urbe es cualquier espacio en cualquier parte del planeta, y as la representa Ana Teresa Torres en Nocturama (2006) e Israel Centeno en Bengala (2005). Los revoltosos aos 2000 En trminos generales los aos 2000 resumen periodos anteriores: como los sesenta estn marcados por grandes conflictos socio polticos; como en los setenta ingresan a ltas sumas de dinero por los precios del petrleo a nivel internacional; como los ochenta se observa mayor realismo en literatura (pero se disfraza); como en los noventa hay un nfasis en los traumas sociales y polticos; y como en todos los anteriores hay una constante muestra de desencanto. El discurso del proyecto poltico bolivariano utiliza conceptos de la izquierda de los aos sesenta y los pone en contacto con la realidad de los noventa resultando en denominaciones tales como el socialismo del siglo XXI o democracia participativa, directa y protagnica. En los ltimos cincuenta

PAGE 110

110 aos Venezuela se ha dividido polticamente entre la democracia representativa para caracterizar el sistema poltico desde 1958 a 1998, y la democracia participativa que va de sde 1998 hasta el presente. La participacin activa de los ciudadanos en la poltica nacional se plasma en la literatura. Caracas, como capital, se convierte en el epicentro de los mayores conflictos ciudadanos que se manifiestan en las calles para mostrar sus tendencias frente a las polticas pblicas. Esta Caracas violenta se describe en las novelas estudiadas en este captulo. El fin de siglo venezolano est marcado por la divisin social y la lucha poltica. En Caracas la fragmentacin espacial entre l as zonas del Este y del Oeste 14 se magnifica con un creciente rencor, y ste a su vez, se manifiesta en la literatura a travs de la presencia de fragmentos narrativos con ausencia de un discurso central. La ciudad se presenta como una masa amorfa sin rasgo s de distincin. La ciudad representa la barbarie que otrora se mostraba con el campo. Para mostrar ejemplos de lo que apunto es necesario desarrollar los argumentos de las novelas que trabajo en este captulo. Caracas de la modernizacin a la destrucc in Ana Teresa Torres en El exilio del tiempo (1991) reconstruye la historia de la familia Velarte en relacin a la historia de Venezuela y, en particular, de Caracas. Para lograr su objetivo Torres utiliza la casa familiar que se transforma al ritmo de l os cambios polticos y sociales del pas. La novela transcurre desde finales del siglo XIX hasta la dcada de 1970. En Nocturama (2006) la ciudad no es explcitamente 14 La ciudad de Caracas pued e considerarse como una ciudad partida en dos. La zona Este donde viven las personas de mejores recursos econmicos. Las clases medias y altas usualmente se residencian en esta parte de la ciudad que se cre durante el proceso de expansin urbana de los a os cincuenta. El Oeste es la zona donde se concentra una poblacin asociada a las clases populares o bajas. El centro de la ciudad se ubica en este zona.

PAGE 111

111 Caracas. El texto es la escritura de una novela dentro de la novela misma. Ni la urbe ni el personaje que la transita tienen memoria ni identidad. El narrador, por un lado, cuenta las historias del personaje principal a un grupo de amigos y, por otro, la historia de un lugar sobre el que est investigando, Nocturama, un pueblo que vive a oscur as y que necesita la presencia de un hroe y de historia para existir. Calletania (1991) de Israel Centeno muestra la ciudad de los barrios pobres urbanos mientras que en La casa del dragn (2004) el autor desarrolla los conflictos socio polticos de Carac as con las relaciones de dominacin y poder sexual de un grupo de personas. La novela es parte de una tetraloga en la que la violencia y la ciudad se funden 15 Todo lo que ocurre en el bar La Casa del Dragn es paralelo a lo que ocurre en la ciudad de Cara cas. El bar, como la ciudad, es un espacio sucio, oscuro, poblado de sombras. En Bengala (2005), Centeno escribe las historias de personajes que acuden de noche a un bar de la ciudad de Caracas. Bengala es a la vez un tigre, un bar y un estado de nimo con tradictorio. Bengala es una novela en la que los personajes descienden al abismo de la noche. Los personajes son fantasmas que deambulan por una ciudad oscura huyendo de la luz del da porque son vampiros. Tanto Torres como Centeno representan la ciudad d e Caracas como una urbe conflictiva, fragmentada y divida tanto fsica y territorialmente como afectiva y moralmente. No obstante, la ciudad de El exilio del tiempo y Calletania no es la Nocturama y Bengala Hay una transformacin en la forma de ver, escri bir y representar la ciudad que va desde la urbanizacin y la modernizacin catica y excluyente a la destruccin fsica y la descomposicin psquica y afectiva de sus 15 La tetraloga incluye las siguientes novelas: Exilio en Bowery (1998) Criaturas de la noche (2000), La casa del dragon (2004) y Bengala (2005).

PAGE 112

112 habitantes. El uso de la alegora como recurso literario muestra de diferentes maneras l a petrificacin de un instante de la historia del pas. Por ejemplo, la transformacin de la casa en El exilio del tiempo es la alegora de la ciudad que an cuando se destruye est en constante renovacin. En Nocturama la vida del pueblo y del personaje p rincipal son tambin alegoras de la ciudad, pero en sta la urbe se destruye sin signos de reconstruccin. La ciudad de un espacio no tan simple Nstor Garca Canclini en Imaginarios urbanos (2005) propone que el reconocimiento de los ciudadanos de un lu gar particular se hace ms difcil en las megalpolis. Tambin seala que las personas crean un imaginario de las urbes pues mayora la urbe es un objeto enigmtico, y para vivir en ella la gente elabora suposiciones, mitos, articula interpretaciones parciales tomadas de distintas fuentes, con todo lo cual se arman teratura como parte de las interpretaciones que menciona Garca Canclini haciendo versiones acerca de los espacios donde viven. Los textos trabajados en este captulo forman parte de las interpretaciones articuladas que hacen los ciudadanos y, por ende son tambin representaciones, segn el concepto de Lefebvre. Moderna y excluyente En El exilio del tiempo de Torres las transformaciones de la estructura de una casa son paralelas a los cambios socio polticos del pas. En tan slo una dcada (1948 1958) Ven ezuela pasa polticamente de democracia a junta militar a dictadura a democracia nuevamente. Anlogamente la casa se transforma, la demuelen y en su

PAGE 113

113 lugar se construye un edificio, Las Residencias Veroes. Lo que ocurre en y con la casa es la alegora de la ciudad. Caracas al igual que esa estructura arquitectnica se va transformando en la utopa de la modernizacin: y daba vueltas y vueltas sin encontrar el edificio, me pareca que estaba perdida en una ciudad desconocida pero no poda dejar de segui r buscando, hasta que vi que era bien sencillo, estaba en la esquina y las Residencias no las vea porque las haban tumbado y en su lugar se levantaba un edificio inmenso, una torre de una financiadora o de una compaa de seguros. Fue como quedarme sin p aisaje, como si las mquinas demoledoras hubieran arrastrado con nosotros (223). La ciudad de las pequeas casas pasa a ser la ciudad de los espacios aislados y el centro se convierte en un lugar impersonal de la ciudad financiera y global. Para Garca Can El exilio del tiempo. La novela seala el encanto de la modernizacin que se desploma y crea una realidad que se fragmenta produciendo segregacin y divisin. Por su parte, Israel Centeno muestra en Calletania la ciudad de los vecindarios pobres urbanos (barrios). En esta novela, como su nombre lo indica, la calle y lo que pasa en ella es lo que centra el argumento. La urbe se describe al margen de lo que plantea Torres en El exilio. Es la Caracas con toda su exclusin. El texto de Torres es la historia de la ciudad contada a travs del relato de una familia aristocrtica. Calletania por el contrario, es el producto marginal y de descontento de la modernizacin. Es la representacin de la Caracas de los vecindarios como consecuencia urbana no planificada. Es tambin la desilusin de los proyectos polticos utpicos de izquierda de los sesenta. Hay en la novela el tratamiento del desencanto en s mismo. La desilusin de lo que pudo ser y no fue, como la utpica revolucin socialista que hara del pas un lugar justo e igualitario. Pero este lugar deja de ser ese

PAGE 114

114 espacio dividido para convertirse en una urbe que se desploma, una ciudad que colapsa y se desintegra junto con sus ciudadanos. Dnde qued el encanto de aquella ciudad que floreca? Al estudiar las obras de los autores aqu trabajados se puede afirmar, sin duda, que la ciudad utpica emergente de mediados del siglo XX se convirti en un espacio catico, apocalptico con un paisaje gtico fragmentado y sin memoria en las novelas del siglo XXI. Por ejemplo, en Nocturama Caracas como espacio de la representacin pierde su identidad. La ciudad sigue siendo el espacio de la representacin segn Lefebvre, pero en su representacin ya no se la nombra. Tun, tun Caracas? Qu pasa con el mundo privado de los ciudadanos cuando las estructuras pblicas que menciona Garca Canclini estn en constante transformacin? Uno de los tem as que Torres desarrolla en sus textos es la ausencia de memoria del ciudadano caraqueo en cuanto a la destruccin de los espacios de la representacin. El socilogo Tulio Hernndez seala que: [c]omo si se tratara de una dama entrada en aos que ha exti rpado sistemticamente de su rostro las inevitables seales de su experiencia y su vejez, Caracas se nos ofrece a la vista como una creacin exclusiva del siglo XX como un territorio especfico de la modernidad y la posmodernidad perifrica, interrumpido slo ocasionalmente por uno que otro, solitario, acorralado y, seguramente, hasta falseado recuerdo del siglo XIX y slo en grado excepcional del XVIII o el XVII Todo lo dems, lo que en ella hoy existe como espacio o condicin significativa, lo que para bien o para mal la define y le asigna su personalidad, es el resultado de la accin humana realizada en lo que va de siglo y, para ser ms precisos an, desde mediados de la dcada de los aos treinta en adelante. El tiempo anterior es slo una ausencia, una referencia acadmica, o una certeza histrica sin escenario especial de realizacin ( ). Hernndez comparte el argumento de Torres al afirmar que en Caracas hay un continuo desmoronamiento de lo viejo por la construccin de lo nuevo, lo cual ha sido

PAGE 115

115 una constante desde comienzos del siglo XX. No hay memoria de ciudad. Lo que fue, ya no es, y lo que es, no ser. Por ello en los textos de Torres la ciudad va perdiendo el tono referencial. La nocin de alegor a de Benjamin como petrificacin de la historia, y el concepto de representacin del espacio de Lefebvre que se refiere al mundo de las palabras, las imgenes y la memoria nos sirven para entender mejor el porqu Torres utiliza a Ulises como representacin alegrica de la ciudad. Tambin es importante city is part of this self development and self actualization. Memory plays a part in the Bridges and Watson 13). En Nocturama Caracas es una ciudad annima; suponemos que es ella, pero s decir, que el espacio de la representacin segn Lefebvre no existe. Ulises, el personaje principal, se encuentra en un cuarto de un hotel modesto con un ventilador de techo encima y sin memoria. Ulises Zero deambula por una ciudad que no conoce. Al hace rlo, el caos y la violencia es lo que va formando los espacios de la representacin. La autora en su constante dilogo con otros textos hace referencia a la Odisea de Homero y Ulises de Joyce. Slo que el personaje de Nocturama no tiene memoria y comienza de cero. Desde el punto de vista de Benjamin, segn lo desarrolla Avelar, el lugar del eterno retorno sin memoria se refiere a que las experiencias vividas no se traducen a material narrable porque en el vivir no se produce ningn aprendizaje. En este sent ido hay ausencia de representacin de los espacios segn Lefebvre y por ello el lector desconoce el nombre de la ciudad.

PAGE 116

116 Desde el inicio de la novela el lector conoce la neutralidad del espacio dnde se ningn inters, daba noticias de un lugar que no significaba nada para l, pero al menos saba el nombre de la ciudad. Nunca haba estado en ella, no era sino un punto ms en el mapa, sin embargo, era el escribir la ciudad como un lugar sin nombre, sin identidad y sin memoria. Las andazas de Ulises muestran lugares de la ciudad no accesibles a todo el mundo por su alto grado de peligro. El flneur desmemoriado, Ulises Zero, se introduce en lugares peligros os debido a su ignorancia acerca de lo que para Lefebvre es los espacios de la representacin. Ulises no reconoce la ciudad porque sta no es reconocible; todo es nuevo como su propia identidad. Es lo que Benjamin seala cmo la permanencia de un constante presente en el que no se produce ningn aprendizaje de las experiencias vividas. La vida de Ulises es la alegora de la ciudad, y por tanto puede vivir sin memoria, como el espacio que transita. La urbe simplemente es y los adjetivos que la describen est n all como sus calles y avenidas, sin juicios de valor. Ulises desciende a lo que parece el infierno. Los espacios de la ciudad son oscuros y solitarios. Hay matorrales, edificios y callejones que le sirven de refugio al personaje principal. Ulises sale d e los matorrales y se esconde en las calles y puentes dejndose ver slo por quienes sern importantes en la narracin como, por ejemplo, Aspern 16 el narrador. La dicotoma civilizacin y barbarie, otrora importante a mediados del siglo XIX, pierde relevanc ia en la novela de Torres. Lo que caracterizaba la barbarie 16 La autora est constantemente haciendo un guio al lector. El narrador de Nocturama comparte el nombre del personaje principal de la novela de Henry James The Asperns Papers (1888) quien es un poeta romntico de ficcin.

PAGE 117

117 del campo de Sarmiento ahora se tipifica como un lugar urbano donde ocurren las mayores atrocidades. Ulises, como una especie de animal sin memoria, transita los espacios de una ciudad que se desc ribe violenta, brbara y sin seales de civilizacin. ste la recorre con el fin de encontrar a Daz Grey 17 un mdico que se especializa en problemas de la memoria. Ulises camina y recorre la ciudad en taxi, slo o acompaado de Eudora Welty 18 A diferencia de la ciudad, los grupos de personas que viven en la calle o debajo de los puentes son claramente identificados. Hay, adems, diversas organizaciones sociales de participacin ciudadana que difunden la violencia por la ciudad. Torres muestra cm o la existencia de estos grupos sociales caracterizan y le dan personalidad a esta urbe. En Nocturama los pequeos grupos van creciendo hasta insertarse en toda la ciudad y hacerla colapsar. Al principio se introduce al lector en el mundo de un grupo que v ive bajo puentes y come carne de perros. Luego Ulises se inserta en lo que representa el bulevar Sabana Grande; lo recorre, sin saber dnde est y es arrastrado por una masa humana que se mueve entre los diferentes ritmos musicales que salen de los tendere tes apostados en ambas aceras del bulevar. Los buhoneros lo tapan todo. El referente del espacio son ellos mismos. La calle deja de ser calle con nombre o bocinas y fren os era completamente imposible dirigirse a nadie, y menos que alguien est reducido a los buhoneros implica que la nocin de espacio en s misma esta 17 Es un mdico personaje en la novela La muerte y la nia (1973) de Juan Carlos Onetti uno de los autores ms importantes de la literatura urbana latinomaricana del siglo XX. 18 Es otro de los guios de Torres ya que Eudora Welty es una escrito ra estadounidense del siglo XX (1909 2001) quien escribe sobre las relaciones personales de los habitantes de Jackson, Mississippi.

PAGE 118

118 limitada a la conc recin del momento en que los buhoneros ambulantes estn presentes. En ese sentido no hay una visin de conjunto ni de permanencia ni de referencia en la representacin del bulevar en Nocturama. La ciudad en la novela es un espacio pblico amorfo cuyo refe rente estable es la violencia urbana. Los grupos sociales son tambin representacin de los espacios y Ulises, sin el mundo pareca entender quines eran. Las rfagas no cesaban y se aadieron las 41). En el bulevar Ulises abre otra perspectiva de las andanzas urbanas ya no al margen de la ciudad y escondida debajo de un puente y detrs de matorrales sino en pleno corazn urbano como si fuera captada a travs de un lente para una produccin cinematogrfica. Una vez desabitadas las calles de los buhoneros quedan stas al descubierto junto con las mesas desnudas y los tubos de los toldos expu estos como si fueran ruinas. Los recovecos de las calles del bulevar estn descritos en forma de un laberinto. Las calles aledaas a la principal son el resguardo de las personas que buscan evadir los conflictos. Las acciones descritas en el captulo son i mgenes aisladas que parecen la aproximacin de una cmara a distintos episodios que no mercancas y el dinero, y se acostaron a dormir; otros se quedaron parados al final de l pasaje esperando a los hombres que, como sombras, salan de las esquinas y los El bulevar est poblado de personajes que podemos llamar gticos, si consideramos las caracterstic as desarrolladas por Catherine Spooner (40). Por

PAGE 119

119 entre ellos, escuch los gritos y los insultos, comenzaron a darse golpes y uno sac un cuchillo del pantaln. El mayor, [t]ermin de vaciar el cargador contra las bolsas sali a la calle de las ratas y la atraves en la soledad de la madrugada (47). Ulises acta como una cmara que muestra los episodios que ocurren en esa ciudad. As va dando cuenta de la violen cia que genera cada grupo con los que se topa; todos y cada uno de ellos expresan su ideologa a travs de la violencia. Nocturama es en varios sentidos una novela postmodernista. Por ejemplo, en el texto de Torres hay una constante referencia a la realid ad venezolana que se disfraza de ficcin. Si tomamos en cuenta lo que menciona Linda Hutcheon en The Politics of modernism encontramos cmo lo postmoderno mean and how we can come to know it. It is not that representation now dominates or effaces the referent, but rather that it now self consciously acknowledges its existente as representation that is, as interpreting (indeed as creating) its referent, not as offering direct and immediate access to it (34). En la novela hay una clara creacin del referente. No es casualidad que Torres use la intertextualidad como recurso para desarrollar sus novelas y, en especial Nocturama Hutcheon seala muy claramente cmo la ficcin no es un espejo de la realidad ni A poetics 40). Ahora bien, la forma cmo se desarrollan esos discursos se relacion a con la manera cmo se ve y se entiende una realidad social. Torres utiliza referencias literarias e histricas para ofrecer datos adicionales a un lector informado. Las huellas intertextuales son un cdigo que slo el lector real, del que habla Avellaned a en su estudio sobre las letras

PAGE 120

120 inevitable textuality of our knowledge of the past, but also both the value and the limitation of the inescapably discursive form of that knowle A poetics 127). En ese sentido la novela de Torres es un texto postmoderno; de hecho no es coincidencia que utilice la intertextualidad y la fragmentacin para escribir su creacin literaria de un referente cuyo ambiente poltico es difcil y complicado de manejar. Nocturama es la alegora de la destruccin de la ciudad. El texto es una interpretacin literaria del referente que es la capital venezolana del siglo XXI. En la novela hay tambin analogas que no se disfrazan de metforas. El m iedo frente a las constantes amenazas de expropiaciones de propiedades privadas est presente en toda la novela. No obstante, el texto de Torres es una ficcin que tiene como referente a la ciudad de Caracas del siglo XXI y la violencia que la caracteriza. Hay en la novela episodios que reflejan acontecimientos reales de la ciudad, pero es necesario insistir que estos se muestran desde la interpretacin literaria que hace la autora y en ese sentido hay una creacin que se convierte en representacin, por ej emplo: Ulises y Eudora buscan a Daz Grey. Se detienen frente a la puerta de un edificio, les llam la atencin que estuviera cerrada con varias cadenas sujetas por gruesos candados. Tocaron varias veces el timbre sin resultado hasta que un rostro se asom por una ventana. Aqu no vive nadie grit. Busco a Daz Grey insisti Ulises. Aqu no vive nadie. Entonces, sin que hubieran podido anticiparlo, una turba se abalanz sobre ellos y los arroll (116).

PAGE 121

121 Torres introduce estos episodios para mostrar una ciudad al borde de la destruccin. La ciudad por donde transita Ulises no es otra que su misma ciudad, que l no reconoce. Es el lugar donde siempre ha estado, slo que no lo encuentra porque no existe. La ciudad es en Nocturama lo que era la casa en El e xilio del tiempo Desde la creacin literaria Torres muestra las mltiples descripciones de grupos de personas enardecidas que presentan una situacin anrquica y que indican conflictos sociales en ebullicin de una ciudad que no se reconoce a s misma. To rres intenta mostrar en Nocturama cmo la capital venezolana se ha convertido en un espacio para el conflicto interno. En cierta medida la novela seala una transparencia entre la palabra y el referente. Es decir la novela representa la sociedad venezolana contempornea desde una perspectiva realista en la medida en que describe situaciones identificables con la realidad histrica y social. Uno de los claros ejemplos desarrollados en la novela es la violencia de las agrupaciones sociales urbanas y el miedo ciudadano a las expropiaciones 19 Hay tambin en el texto de Torres una representacin alegrica. Con la alegora se desnaturaliza la transparencia del referente y se aade un significado que implica decadencia, caos y destruccin. Nocturama como texto aleg rico muestra una ciudad que se destruye poco a poco. Por ejemplo, el funcionamiento de un hospital es la metfora de la ineficiencia de las instituciones sociales. Ulises transporta a Eudora a un centro de salud con una hemorragia causada por un tiro que recibe en la pierna en el 19 Hugo Chvez ha intentado desde el ao 2005 crear fuerzas militares civiles que acompaen la Revolucin. Los crculos boliv arianos, que generaron violencia urbana, no podan ser controlados a nivel central y poco a poco fueron desapareciendo. Chvez ha seguido intentando la formacin de grupos armados civiles. En el 2007 insisti en la creacin de las milicias pero el referend o no fue aprobado. En octubre del 2009: Milicias Bolivarianas, como una quinta fuerza, al lado del Ejrcito, la Fuerza Area, la Armada y la Guardia Nacional. Tendrn su pr dependen directamente de l.

PAGE 122

122 caos del edificio. El hospital es un ejemplo ms de la ciudad, un laberinto de pasillos con buhoneros. En vez de mostrar al hospital como una institucin de la salud donde se encuentran personas que requieren atencin mdica, se r epresenta como un mercado libre en el medio de la calle de la ciudad. Ulises, como la urbe, se ha acostumbrado a vivir en el presente, con su desmemoria, con la presencia de mltiples grupos pugnando cada uno por sus intereses, con la mediocridad del da al da. El recorrido que hace el personaje por la ciudad es la alegora de Caracas. La bsqueda de Daz Grey es la forma que tiene el personaje de encontrarse a s mismo y a su memoria. No obstante, l, como la ciudad, es la desmemoria. Ulises representa u na urbe colapsada que el mismo es incapaz de reconocer. El buscar al doctor especialista en trastornos de la memoria, Daz Grey, es una estrategia literaria para contar las andazas urbanas de Ulises. El lector se olvida del objetivo del personaje doctor po rque lo que importa es el recorrido urbano del flneur en si mismo y no encontrar al mdico. Torres utiliza el elemento sorpresa no en los hechos de violencia que son la cotidianidad en esta ciudad sino en el hecho de encontrar al mdico que en realidad ex problema tiene? Mi problema es, o era, que despert en ese hotel sin recordar nada de m mismo. No estoy seguro de ser Ulises Zero, aunque hace tanto tiempo que lo soy En el sigu iente fragmento se observa cmo el fin de la novela abre la posibilidad de una separacin del personaje con la ciudad y esta distancia le permite ver la urbe de manera distinta: Me arrepiento de no haber escrito un diario de mi vida en esta ciudad, deca U lises, pero es tarde, ya no vale la pena, ha pasado demasiado

PAGE 123

123 tiempo y todo est por terminar. Comienzo a ver la ciudad con otra luz. Observo pequeos detalles antes inadvertidos por la costumbre o la cotidianidad. Esto es lo ms difcil, abrir los ojos p ara distinguir aquello que la monotona oculta . Es doloroso mencionar el nombre de una calle muy conocida, muy recorrida, y ya perdida. Es necesario aprenderla de nuevo, como si nunca nos hubiera conmovido (183). En este pasaje Ulises afirma el dolo r de no reconocer su espacio fsico; la ciudad por la que ha transitado es su hogar. Es la taca de Homero. En este fragmento queda claro que el personaje no tiene material narrable, sus experiencias no se han traducido en escritura, como menciona Benjamin La incapacidad de representar lo irrepresentable es lo que hace el uso de la alegora, y en consecuencia, la existencia de Ulises y su recorrido se traduce en la historia de la ciudad. La representacin de Caracas en las obras de Torres como, por ejemplo en El exilio del tiempo y en Nocturama muestra referencias claras a la historia de la ciudad. No afirmo con esta aseveracin que la produccin literaria de la autora sea realista. Sin embargo, quiero hacer notar que, an cuando la ficcin y la historia s on entidades distintas, la primera sirve para representar la segunda. La presencia de los mltiples grupos sociales que se han formado en esta ciudad annima que utiliza Torres para representar a la capital venezolana en Nocturama muestran una situacin social de desorden y desamparo como metforas de los grupos urbanos presentes en la Caracas contempornea. En la novela la violencia ejercida por estos grupos que estn en todas partes crea una situacin de guerra interna que parece organizada desde el es tado como lo vemos en el ltimo episodio en el que la ciudad cae en el caos absoluto. Es el fin ltimo, el apocalipsis. Frente al televisor Eudora y Ulises ven las noticias en las que un hombre dispara a un grupo de personas de la oposicin del gobierno e n una plaza de la ciudad:

PAGE 124

124 Omos sus declaraciones que haba, efectivamente, disparado porque senta la necesidad de atacar a los medios de comunicacin ya que, al parecer, lo haban sometido a una suerte de tortura psicolgica desde su adolescencia. Y fin almente, esa misma noche un militar de alto rango dijo, despus de nueve minutos en los que cont algunos chistes y anunci la inauguracin de alguna escuela, que quizs aquel hombre no era culpable ya que la confesin nada prueba. Algunas personas confies an crmenes que no han cometido. Antes de terminar su alocucin dio el psame a los familiares de las vctimas. Entonces, todo ya me parece muy lejano y creo que pronto lo olvidar, pero esa plaza, para m y para la mujer que no quiere ser ms Eudora Welty haba sido un territorio conocido y ahora es un espacio ajeno que se asemeja a un campo de guerra (Torres 184). Otra vez en este fragmento se observa cmo la ciudad que busca Ulises es la ciudad que siempre ha sido pero que est irreconocible por la vio lencia y el caos. Efectivamente la destruccin de la ciudad coincide con el fin de la novela. La violencia urbana que hasta ahora se haba mantenido limitada en algunos espacios logra expandirse y alcanza el otro extremo de la ciudad en las Residencias Urb ex. En el desarrollo de la novela hay un recorrido urbano que describe una violencia contenida y focalizada en la zona oeste de la ciudad. Las caminatas del personaje permiten observar como la violencia se va expandiendo desde el oeste hacia el este. Es as como en las residencias de lujo la violencia alcanza a los personajes de Nocturama Para salvarse deben lanzarse desde uno de los pisos. Huyen y [l]uego supieron que los ataques se haban producido en toda la ciudad y que el sistema elctrico haba cad o. Se produjo una intensa noche porque el cielo estaba nublado por el humo de los gases y las bombas. La gente despavorida aullaba por todas partes y nosotros tambin. No era necesario saber adnde nos dirigamos, solamente seguir a los dems entre miles d e cadveres . Era como debe ser el infierno, una noche oscura de vez en cuando iluminada por el fuego (196). Esa noche el caos se intensifica cuando lo que representa la montaa que rodea Caracas, El vila, se desborda causando ms dao y destruccin La inclusin de este hecho no slo hace referencia a los acontecimientos del deslave ocurrido en Caracas y

PAGE 125

125 La Guaira en diciembre del ao 1999 sino que refuerza el hecho de la destruccin, ya como la Gran Montaa se abra en medio de las llamas que iluminaron el firmamento. La Gran Montaa se desprenda a pedazos, bajaban inmensas rocas y rboles, y los ros se bin evidente: La ciudad estaba completamente en tinieblas y solamente la alumbraban los bombardeos que estallaban como haces de resplandor; en esos momentos distinguamos a nuestro alrededor sombras que eran tambin personas. Puede ser que estuvieran mue rtas, en algunos momentos nosotros tambin creamos haber muerto . Dejamos de tener sed, al principio nos atormentaba pero luego desapareci. Tampoco sentamos ya cansancio. Escuchbamos las explosiones, la montaa segua explotando como si se deshic iera entera sobre la ciudad; algunas sombras que se cruzaron con nosotros decan que la ciudad ya no exista. Los perros salvajes haban invadido las ruinas y estaban devorando todo lo que encontraban, tanto los cuerpos muertos como los cuerpos vivos (Torr es 196). Para finalizar la novela, Aspern indica el cierre del relato de Ulises quien llega a descansaron una horas. Dijo que ya no sera ms Ulises Zero y tampoco la mujer, que tiene razn de ser. Este personaje es la ciudad y sta desapareci. La novela es circular. La primera narracin de la violencia urbana limitada a un grupo al principio de la novela se va convirtiendo en la imagen de toda la urbe al finalizar el relato de Aspern. El trabajo Walter Benjamin acerca de las alegoras como recurso literario y filosfico es de gran importancia para el anlisis del texto de Torres. Segn Susan Buck Morss en The Dialectics of Seeing

PAGE 126

126 to make visibly palpable the experience of a world in fragments, in which the passing of gran memoria en su recorrido urbano, es la alegora de la ciudad. La urbe en el mom ento histrico en la que se contextualiza alegricamente a travs de la vida de Ulises y su recorrido se petrifica y ese instante est en decadencia perfecta. Desarrollar la vida de un personaje sin memoria que adems se llama Ulises como alegora de la ci udad es razonable si se piensa que el espacio al que est representando el personaje es Una de las razones por las que Benjamin se interesa en el uso de la tcnica alegrica en Baudelaire es porque la sociedad a la que ste hace referencia es una con altos ingresos y gran progreso econmico como es Pars de mediados del siglo (Olivn 13). Similarmente, los ingresos que han entrado a Venezuela gracias a los precios del petrleo no tienen precedentes an cuando se compare esta poca con la Gran Venezuel a de los aos setenta. El uso de la alegora en este texto es una manera de exaltar las caractersticas de transitoriedad de la historia, pero tambin de mostrar en el presente lo que en el pasado fue y de lo que solo quedan restos. Es la representacin de una interpretacin de la historia que se percibe como decadente y negativa en la que todo tiende a la destruccin tal como significaba la alegora en el Barroco. Adems la fragmentacin en Nocturama no es slo espacial, sino tambin social y narrativa.

PAGE 127

127 Ul ises al cruzar la ciudad no hace otra cosa que mostrar cmo los grupos que viven en esta urbe estn all para destruir y no para colaborar a que el espacio en comn sea un lugar placentero y apacible. Esto mismo ocurre en el pueblo de Nocturama, un lugar o scuro, fro, ttrico y gtico. Caracas, ciudad gtica que [f]or Gothic of a city rather than just in a city, that city needs a concentration of memories and historical associa tions. Ideally these would be expressed in an extant architectural or topographical heritage, as these areas provide the natural home for ghostly presences of imagined/projected meanings (57). Cmo puede ser entonces gtica una ciudad que no tiene memoria como Ulises y cuyas asociaciones histricas no existen porque las han eliminado, como la arquitectura? El mismo Mighall menciona como Londres y Pars pueden ser gticas de maneras diferentes. Por ejemplo, en Notre Dame de Pars (1831) de Victor Hugo y en los Misterios de Pars (1842) de Eugne Sue la capital gtica francesa se presenta con las caractersticas de los personajes y con incidentes melodramticos en contraposicin a lugares especficos donde figura el horror de la criminalidad como se puede obs ervar en Dickens (57). Las caractersticas gticas no son las mismas en la literatura inglesa, francesa, norteamericana o latinoamericana. La representacin de Pars en Les Miserables (1862) de Hugo, que utiliza los canales de desage para mostrar el mundo subterrneo criminal en contrapunteo con el mundo real, es una forma gtica de caracterizar la ciudad. Esta misma estrategia literaria la utiliza Gustavo Valle en Ciudad imaginaria (2007) para mostrar la ciudad de Caracas en la actualidad. Ni Torres ni Ce nteno utilizan en las obras analizadas estas caractersticas. Sus

PAGE 128

128 maneras de inclusin de elementos gticos se dirigen ms hacia incidentes melodramticos y personajes. Torres, al igual que Centeno, juega con el lector incluyendo algunos elementos de la pe rspectiva literaria gtica, si se quiere francesa o norteamericana sobre todo en el relato que hace Aspern de Nocturama. Hay que sealar, sin embargo, que la falta de memoria tiene relacin con la identidad y sta a su vez ha sido considerada un elemento g tico de la literatura norteamericana, como lo seala Elizabeth Kerr en (1979). Tambin lo seala Sedgwick en The Coherence of Gothic Convention (1986). Hay otros elementos gticos en la novela de Torres como, por ejemplo, el uso de los cuentos dentro del cuento, ambientes nocturnos, insurrecciones civiles, muertos vivos. Hay tambin intertextualidad con textos gticos como sealo ms adelante. En la novela de Torres hay dos historias: una es la ciudad sin nombre que recor re Ulises y la otra es la de Nocturama un pueblo que se forma sin historia en un valle donde llueve todo el ao. La ciudad, como su nombre lo indica, es un lugar oscuro como la noche. Esta ciudad a (Torres 21). Nocturama al igual que Ulises y que Caracas no tiene memoria, no tiene surgi en e La perspectiva de una literatura con presencia de castillos o personajes y mundos subterrneos dista de ser la historia de Nocturama ; no obstante, hay elementos gticos. Torres desarrolla la hist oria de Nocturama en un pueblo que se crea, se desarrolla y se destruye en la necesidad de tener historia y un hroe. Nocturama se describe como un

PAGE 129

129 pueblo oscuro, misterioso, abandonado y fantasmagrico, un lugar estticamente gtico. Sus calles eran estre chas, empedradas casi todas ellas, y un observador hubiese dicho que Nocturama pareca una escenografa dispuesta para simular la atmsfera de muchos siglos atrs. Los pasos resonaban en el silencio, las ventanas permanecan cerradas la mayor parte del tie mpo, y tan pronto anocheca nadie transitaba. No era un pueblo feliz, como ninguno lo es. Ni justo, como pocos lo son (52). Una noche llega al pueblo un hroe sin nombre y sin pasado. Con su llegada la poblacin se divide en dos bandos: los que quieren qu e se vaya, y los que quieren que se quede para siempre (78). Se establecieron los partidos polticos: los conejeristas y los coliforistas, conformaron los equipos deportivos, los pe ridicos, las iglesias, las escuelas, los mercados, los comercios y todas aquellas instituciones que requeran de cierta competencia. El desarrollo de la industria turstica cre La historia de Nocturama se asemeja a la historia contempornea venezolana. Hay una clara transparencia entre el referente y la palabra. Torres asemeja estos grupos polticos con los que se han formado en Venezuela en apoyo o rechazo al gobierno de Chvez semejanzas literarias de Nocturama con la realidad contempornea Venezolana no terminan con las categorizaciones de los grupos polticos. La ausencia de libertad de expresin es otro tema que ma nifiesta la autora en su texto para expresar la preocupacin del manejo de la informacin en el pas. Pero para hacerlo la autora se inventa un pueblo en el que ocurren cosas fantsticas. Por ejemplo, Aspern cuenta cmo Nocturama fue cambiando desde la lle gada del hroe. La escasez de comida en conejos como chupados y vaciados por algn animal que los hubiese dejado

PAGE 130

130 20 (Torres 120). Hay una expresin poltica en el texto de Torres que no puede escribirse de manera directa como si lo vemos en otras novelas de otros tiempos. La noticia de un vampiro atrae atencin internacional y, gracias a sta, Nocturama se convierte en un lugar prspero con afluencia de extranjeros y com idas exticas. Los turistas se movilizan guiados por jvenes vestidos de Vlad Tepes 21 Los albergues simulan ambientes ttricos y a la luz de candelabros alumbran los mens que ofrecen conejos vampirizados por su propios dueos y servidos por muchachas vest idas de Erzsbet Barthory 22 (Torres 185). Las referencias a los elementos gticos, como, por ejemplo las tinieblas, la noche, la vida a oscuras y los vampiros, en Nocturama van ms all de la concrecin de su aparicin en el texto. Por ejemplo, Torres incl uye en sus guios al lector la alusin al texto de Mary Shelley autora de la novela gtica Frankenstein (1818). Adems Ulises, quien es la creacin de Aspern no tiene sentimientos claramente establecidos. Coral Ann Howells puntualiza la desconexin afectiv a existente en los textos gticos. Esta emotional display while leaving readers to deduce for themselves complex inner tn presentes en la novela 20 la autora seala que hay claras referencias al fenmeno del chupacabras que surgi en los aos noventa como explicacin popular frente a la presencia mltiple de animales muertos con caractersticas particulares que algunos otorgaron a una especie de vampiro en diferentes partes de las Amricas. 21 Fue uno de los tres hijos legtimos del Vlad Dracul. Algunos historiadores creen que Vlad Tepes (1428 1476) fue la figura que inspir al ingls Bram Stoker a escribir El conde de Drcula 22 Ha sido representada en diversos trabajos literarios. Naci en 1560 y muri en prisin en 1614. Se le incrimina la muerte de ms de 600 mujeres a las que asesinaba para baarse en la sangre de ellas, especialmente sus vctimas eran m ujeres vrgenes (Monzn 1994). La condesa sangrienta (1965) es un texto de Alejandra Pizarnik basado en este personaje.

PAGE 131

131 mediante la alusin y exaltacin de la muerte como producto de la inconformidad social, as como tambin la ausencia de emociones explcitas en sus personajes. Torres subvierte estos elementos y aparecen escondidos en la ciudad d e Ulises que termina siendo de hecho un espacio de sombras y de muerte. La historia de Nocturama acaba coincidiendo con el fin de la historia de Ulises. El hroe en el pueblo slo trajo tragedias, conflictos y pugnas entre los ciudadanos. La ciudad por la que transita Ulises se acaba en su propia destruccin como su personaje quien decide no ser ms Ulises Zero y sale de la casa de Aspern junto a Eudora Welty. Ambos declaran no querer ser ms los personajes que han sido durante la novela. Nocturama es en r ealidad dos novelas en una. En cada una de ellas los argumentos se centran en espacios sin memoria. Hay una insistencia en las obras de Torres en reconocer la importancia de la memoria urbana que vuelve a aparecer latente e implcita en esta novela. Avelar desarrolla como Benjamin, basando su anlisis en la cadena de montaje, teoriz sobre cmo un momento vivido no se traduce a objeto narrable (156). Es decir, que las experiencias vividas y sufridas no acumulan ningn aprendizaje. En El exilio del tiempo To rres puntualiza la importancia de la memoria en la familia que se extiende a la ciudad y el pas. En Nocturama la autora muestra personajes y ciudades sin memoria y enfatiza cmo la carencia del aprendizaje en las experiencias vividas genera la devastador a conclusin de que la no memoria llevar irrefutablemente a la destruccin. La ciudad se desploma La ciudad de la violencia que describe Ana Teresa Torres en Nocturama es la urbe que contextualiza La casa del dragn de Israel Centeno. El autor hace un pa ralelismo entre las relaciones sexuales y de poder que se crean en un bar La casa

PAGE 132

132 del dragn con las relaciones sociales de la ciudad. ste se convierte en el mundo privado que sirve de referencia al caos y la desintegracin de las estructuras pblicas. Lo que ocurre en las calles de la capital venezolana es lo que acontece en el bar. An apartndose de los hechos polticos y sociales de la ciudad, los personajes se aslan pero terminan viviendo sus cotidianidades como un ejemplo de lo que acontece afuera. La ciudad se desploma y no hay dnde esconderse ni a dnde huir. A pesar de que existen elementos gticos en esta novela, en esta parte del captulo estudio el trabajo de Centeno en su reducto comparativo y alegrico de la ciudad de Caracas. Las mltiples relaciones sexuales que aparecen descritas en detalle en el texto de Centeno y que plantean gran violencia no son ms que la forma de subvertir lo que acontece en la ciudad. Hay en un principio un narrador que aclara de alguna manera la relacin existente entre los acontecimientos del bar y la ciudad el pas resenta los arrebatos de la violencia, unos enloquecieron, pocos volvieron, con el alma y los huesos sanos, de la erosiva disolucin. sa era la calle. Anarqua o bochinche. Por qu no el cuerpo? . El desorden tomaba las calles con sus diversas mscaras y la peste haca estragos en el nimo de las personas de una ciudad que sucumbe ( La Casa 7). Esta novela es la narracin de un paciente, Umbertino, a su analista, Eleonora de las historias sexu ales de varias personas en un bar de la ciudad. El personaje principal es el nico testigo de lo que aconteci en el bar que acaba destruido al finalizar la novela, como la ciudad en Nocturama de Torres. Los mltiples encuentros sexuales colectivos dejan a l personaje desgastado, sin fuerza fsica ni espiritual. Las relaciones sexuales son metfora de los innumerables encuentros sociales violentos en la Caracas del siglo XXI. En la novela hay una constante relacin de la violencia urbana con el cuerpo:

PAGE 133

13 3 La t arde caa. El clima de la ciudad continuaba enrarecido. Caminaba por una avenida sombreada de apamates. El ocaso no haba sido hermoso. El bochinche se impona sobre cualquier cdigo de armona . Dnde estaba el alboroto? Lo llevaba consigo. La ciud ad iba dentro de su pecho. La cada y el vaco expresados con ardor en una quemadura invisible. La irritacin ganaba espacio, fuera o dentro. Bajaba por el esfago o se dilua en el cielo abierto, explotaba en el hgado o se condensaba en las nubes de la c iudad. No importa dnde el fuego. Se quemaba una a una las vsceras. Los humos se devolvan a la boca: el aire sala o entraba por las fosas nasales. Sus ojos estaban irritados, arenosos y rojos. No tena sentido el estado de nimo que lo ganaba. Vena de fuera? (17). En La casa del dragn la ciudad no es slo cuerpo; es sexualidad controladora, inquisitiva, y violenta. Y ms an, Caracas, ms que cuerpo, es sexo. La ciudad representada en esta novela se fundamenta en las relaciones sociales que se estable cen a partir del control y el poder. La casa del dragn es la alegora de la ciudad. Por un lado, desde el punto de vista clsico de la alegora, la novela esconde lo que se quiere decir, pero tambin es una manera de mostrar la realidad del pas en la que el intelectual no necesariamente est a favor de la poltica nacional y muestra con el uso de las alegoras una derrota poltica 23 Las relaciones que hace Centeno de lo que ocurre en los encuentros sexuales de los personajes y la ciudad son evidentes. En la novela se intercambian las situaciones de stos con los fragmentos de ciudad, como si quisieran tener una relacin pero estn aparentemente separados. El autor desarrolla la vida de los personajes como una forma de expresar lo que ocurre con la ciudad, sin que esto est dicho explcitamente: Caracas puede resultar peligrosa, sobre todo en tiempo de revuelta. Tienen lugares que no deben ser visitados. La noche caraquea es clida y azul, est guardada por una montaa que se esculpe hermosa. En los lunar es 23 Centeno ha dicho en varias ocasiones cmo su trabajo est vetado en Venezuela y cmo su nombre pas a estar en una lista negra luego de la publicacin de El complot cuyo argumento es el magnicidio, y

PAGE 134

134 de la noche caraquea se pierde la sensatez y slo se es sensible a las pasiones insanas. No en vano tanto trasgo y tanto muerto (39). Fedra y Andrs, dos personajes importantes, viven sus aventuras de noche. En los lunares nocturnos estos personajes experimentan sus pasiones insanas, de control y de fuerza. En La Casa Azul, un burdel, conocen a Nereida quien se va a vivir con Andrs por peticin de Fedra. Ning, la duea de La casa del dragn, aparece una de las noches y se incorpora al grupo. Es as c omo el bar de Ning se convierte en el lugar de encuentro. El bar es oscuro, ttrico, con figuras que parecen vctimas de un vampiro: No hay por qu trabajar la decadencia de una imagen cuando en s misma la imagen lo es. Un local que sirve de bar restaura nte es un lugar de encuentros y de grandes bullicios. Vaco, cobra la semblanza de la devastacin. Si a ello agregamos una figura vampirizada y tres mujeres dispersas que a gatas y con desgano buscan la posicin correcta para tomar un trago sin perder sus posibilidades de confrontarse, tenemos el bosquejo que refleja la prdida de normas o sentido (47). Se observan algunas caractersticas de la narrativa gtica que Centeno profundiza en el texto de cuentos Criaturas de la noche y tambin en Bengala Pero l o que interesa en esta novela son las relaciones de poder que se forman en el bar como representaciones de lo que ocurre afuera, en la ciudad. Centeno utiliza un bar como alegoras de Caracas como tambin lo veremos en Bengala Como ambiente en el que se d esarrollan sus narraciones, los bares son oscuros, ttricos, sucios y representan place in a series of darkened interiors grand parties, seedy hotel rooms, cheap bars, chapels, the circus tent it revisits the landscape of urban Gothic, presenting it as a site

PAGE 135

135 La casa del dragn se convierte en el refugio de los personajes ante los acontecimientos urbanos: Fuera, a las puertas de aqu ella barra clausurada, turbas de bandos encontrados se lanzaban piedras entre s, vaciaban sobre el pavimento la basura de los contenedores y la incendiaban. El caos avanzaba calle a calle por la ciudad como un cncer que hace metstasis. Dentro, las tensi ones se armonizaban en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo e imponan un orden con la lgica de la gratificacin (Centeno 55). Salir a la calle es enfrentar la vida, la situacin poltica del pas, pero sobretodo es asumir una postura poltica y luchar por ella. Los personajes deciden internarse en el bar y en el transcurso se vuelven sombras, muertos vivos, seres de otra realidad, gticos como la ciudad: No se detuvo la vida. Fuera continuaban los intercambios de fuego. Las detonaciones. Artefactos explosiv os caseros convertan las calles y avenidas en lugares peligrosos. Nosotros no salamos. Salir era tomar partido. En una situacin semejante, salir era tomar partido por la muerte. Nosotros ramos sombras, vida en sombras, nada ms. Sombras. Andrs y Fedra no volvieron al trabajo. Las puertas de La Casa del Dragn no se abrieron de nuevo. Las Gemelas olvidaron el camino de retorno a casa. No encendamos las luces. Vivamos en tinieblas. Nos alumbraban pequeas deidades rojas (Centeno 91). Los personajes se refugian para evitar enfrentar una ciudad polarizada y conmovida Los valores se confrontan. El resentimiento acumulado desde los tiempos fundacionales cobr fuerza una vez ms, de nuevo las castas se miran a las caras . evidente tanto en el bar como en la ciudad. El bar se incendia como consecuencia de una bomba que destruye el lugar. El narrador expresa no saber si sta fue colocada por alguien de La casa del dragn, o si fue producto de la extensin del caos de la violencia en la ciudad.

PAGE 136

136 Centeno seala cmo las acciones sociales enfrentadas por la lucha de poder pueden terminar destrui das, como La casa del dragn. Las formas de interaccin en el bar generan las ms altas pasiones incluidas las mayores violencias como el enfrentamiento de los grupos urbanos, al igual que lo desarrolla Ana Teresa Torres en Nocturama Finaliza Centeno su t las calles y avenidas me doy cuenta de que todo vuelve a la normalidad. Que vamos saliendo de la pesadilla y que las ciudades no se pierden para siempre. Espero que las obstante en su novela Bengala Centeno desarrolla lo contrario una ciudad habitada por muertos vivos. La ciudad de los fantasmas Un infierno distinto al de Torres en Nocturama es que el desarrolla Israel Centeno en Bengala Los elementos gticos trabajados en esta novela se centran en los personajes y en el descenso a un abismo que no es otro que la noche donde transitan los muertos vivos que deambulan por un bar de la ciudad. Segn Centeno, en una entrevista en el diario El Universal, los personajes de su novela Bengala misma entrevista seala como la realidad y el sueo se confunden en la novela y cmo ambos estn invertidos. La realidad parece alucinacin y e l delirio, la realidad. En ese juego invertido de realidad y fantasa radica la derrota poltica. En Bengala hay interaccin de voces que fragmentan la narracin. Los siete captulos son partes que aparentemente no tienen relacin porque expresan las difer entes voces de personajes que deambulan bajo el efecto de la cocana en un bar de la ciudad, el Bengala. A primera instancia cada parte que forma los captulos parece una serie de bloques sin posible unificacin, pero que terminan siendo un collage cuya

PAGE 137

137 fo characteristics of the Gothic can be found in its emphasis on fragmentation, inconsistent n arratives, and an excess of morphological, disjoined and decentralized forms and representa a Caracas del siglo XXI. Tanto la novela como la ciudad se presentan en fragment os con narraciones inconsistentes y sin posible unificacin. Esa divisin narrativa es lo que representa Caracas, una ciudad hecha de pedazos inconexos. Bengala comienza con la historia de un hombre luchando para evitar ser atacado por un lobo en un crudo invierno en la Rusia de los Romanov. Este relato es la alucinacin de Vladimir, un personaje que sufre de epilepsia y cuyos ataques lo desconectan de la realidad. Cada ataque representa una alucinacin que lleva al lector a la lucha de un soldado cosaco en tierras rusas peleando a favor del dominio de los Romavov que haba sido destituido del poder. Los relatos de Vladimir, quien aparece raras veces sin sus ataques de epilepsia, son violentos y lejanos. Avelar plantea que cuando se hace un duelo se estable ce una separacin del yo con el objeto perdido. Cuando no hay duelo, y por tanto no ocurre la escisin con lo que no se tiene, hay una petrificacin; el yo se incorpora al objeto perdido que se entierra vivo y de all surge la idea de la cripta (7). No es azar que Centeno comience su novela con el episodio de un cosaco ruso luchando por la prdida de control poltico. Tampoco lo es que elabore el bar como metfora de la cripta y tambin de la ciudad. Caracas es el bar donde se encuentran los ciudadanos que se niegan a establecer el duelo por la prdida de un orden poltico y social. El uso de la alegora en Bengala no es slo la

PAGE 138

138 petrificacin de un momento en la historia del pas sino tambin una manera de expresar una derrota poltica. Las narraciones de V ladimir en Bengala ayudan a enmarcar un ambiente gtico. El fro de los bosques rusos durante el invierno no puede asemejarse al ambiente que rodea a los personajes en Caracas, una ciudad tropical. El hecho de que Centeno comience con la narracin de Vladi mir queriendo huir de un lobo y hundindose en la nieve es una perspectiva de un contexto literario que la capital venezolana como espacio fsico no puede dar. Hay una constante exaltacin a la muerte producto de una situacin de guerra en situaciones clim ticas adversas. Centeno, al igual que Torres, incluye en sus novelas medios referenciales asociados a hechos de la realidad social venezolana sin buscar la representacin mimtica de los acontecimientos a los que se refieren; de all el uso de las metfor as y alegoras. Hay tambin guios de corte poltico, por ejemplo, los rojos son el grupo que se halla en el poder y que destituye a los Romanov y rojo es el color que identifica a los seguidores de Chvez. Hay tambin personajes cuyas caractersticas se a semejan a figuras polticas del gobierno actual: El diputado Tulio Requena un revolucionario que se dedicaba a la incesante actividad poltica. l siempre se consider un artista de izquierda. Sus amigos, aquellos que segn l no supieron subirse al tren de los cambios, se burlaban de su talante revolucionario, que finalmente se tradujo en un curul en la Asamblea Nacional, en su firma en la nueva Constitucin, en sus exposiciones y en un celebrrimo libro de poesa exaltado por la crtica oficia l ( Bengala 65). La droga es otro de los elementos que maneja Centeno para expresar la oscuridad en la que viven muertos los personajes. Eddie es un personaje gtico que muere en un hospital cuando sus familiares lo recluyen en un programa de desintoxicac y la calavera de plata cuelga de mi cuello. Soy un vampiro, una rata voladora, una

PAGE 139

139 enorme y asquerosa rata que abre agujeros en las venas de los intoxicados ( Bengala 58). Este perso naje no es el vampiro que chupa sangre de personas inocentes para poder sobrevivir, sino aquel que violenta todo aquello que no puede ofrecerle la droga que lo hace permanecer vivo y sin la cual de hecho muere. Vivir en la ciudad de Caracas en la represent acin que hace Centeno de ese lugar es vivir en la fantasa de las drogas o la superficialidad. Enfrentar la realidad de la urbe cuando no se est de acuerdo con lo que ocurre en ella es estar muerto vivo; es en ltima instancia vivir en la oscuridad de la noche. Laura es un fantasma vivo que est presente en toda la novela ya que desde el principio est muerta. Desde el segundo captulo aparece Laura fantasma que persigue las acciones de los dems personajes. Se describe como un mujer que cambiaba sexo por piedra y muere asesinada en una calle de la ciudad. Su cuerpo, todava vivo, apareci una maana con el vientre abierto sobre una montaa de basura cerca del Bengala. Nigeria, a diferencia de los dems personajes que son desde el principio especies de va mpiros, se convierte en sombra y muere para sobrevivir en la noche. Mientras iba de regreso a casa atascada en el trnsito de la ciudad y sin posibilidad de huir Nigeria observa una carpa de circo en un lote de tierra: Un tigre de Bengala, un enorme y hamb riento tigre de bengala haba escapado, lanzaba sus rugidos a la incipiente noche, acallaba las bocinas, silenciaba las sirenas, enmudeca la ciudad . De pronto el tigre cay sobre el techo de su auto, pos toda su bestialidad sobre l. Desde el mara smo de chatarras, desde la pantanosa realidad de latn, salt sobre el carro; del techo a la capota; ruga y giraba detrs de su cola. Nigeria sinti que su existencia cesaba. La bestia la mir desde atrs del parabrisas, suspendi sus giros, se plant y d e un zarpazo hizo saltar el vidrio, dio un brinco justo hacia el centro de Nigeria. Busc. Remova con hambre. Nigeria mora con las fauces de un tigre de oro entre sus piernas ( Bengala 34).

PAGE 140

140 A partir de ese momento vive como un vampiro sintindose cmoda e n la oscuridad de la noche. La muerte de Nigeria es, si se quiere, simblica. El tigre que come sus entraas es lo que marca la entrada del personaje como una criatura de la noche. el Bengala a despecho y en desorden entrompaban la avenida: no haba otra que ese espacio urbano. Hay una analoga entre la salida del sol y la zona Este de la c iudad como rea geogrfica donde vive la mayora de las personas de clase social media y alta y que se ha identificado como de oposicin al sistema poltico nacional. es De las maravillas de la modernizacin al infierno de la destruccin: consideraciones finales La literatura urbana caraquea se ha producido al ritmo de los acontecimientos polticos nacionales. En este captulo he mostrado un contrapunteo entre l a representacin de Caracas en literatura y la poltica del pas desde los aos sesenta hasta el presente. En la actualidad los cambios poltico y sociales que ha enfrentado Venezuela han generado una gran produccin literaria que se ha mantenido en sinton a con los sucesos nacionales. Los trabajos de Ana Teresa Torres e Israel Centeno son un ejemplo de ello. En sus representaciones de la urbe cada autor muestra en sus primeras novelas una ciudad en crecimiento, moderna, utpica en el caso de Torres, y ya d esencantada. Al igual que la literatura que la representa, la ciudad de Caracas se ha transformado. Las novelas publicadas en el siglo XXI por los autores estudiados muestran una urbe conflictiva que dej de ser un espacio para el ciudadano y pas a

PAGE 141

141 ser un lugar de guerra, odio, muerte y desolacin. En tan solo veinte aos de la produccin de estos autores, se muestra el ascenso y el descenso de la ciudad, ambos abruptos. Tanto Torres como Centeno utilizan la alegora como forma de esconder lo que no se qui ere decir abiertamente. En este captulo sealo cmo lo que sucede en la ciudad parece irrepresentable y por eso el uso del recurso alegrico y lo fantstico. Los textos estudiados remiten constantemente al lector a pases o ciudades ficticias, inexistente s pueblos pequeos y animales exticos, todos ellos ejemplos utilizados, segn Avelar, en la literatura de la dictadura del Cono Sur. Centeno y Torres utilizan el gnero fantstico y el policial en el caso de la ltima, como una manera de expresar aspectos de la realidad poltica y social. Nocturama Bengala y La casa del dragn pueden considerarse novelas fantsticas. Andrs Avellaneda seala que durante la dictadura militar en Argentina hubo una proliferacin de textos policacos y fantsticos que surgier on no tanto como una forma de escape sino ms bien como una manera de expresin poltica. En la literatura venezolana del siglo XXI parece haber una tendencia hacia el desarrollo de estos gneros literarios y la produccin de Torres y Centeno son un ejempl o de ello. Las novelas analizadas muestran a la ciudad de Caracas como un lugar de decadencia y muerte en la que una perspectiva positiva o de futuro carece de significado. El uso de la alegora sirve bien para representar la concepcin de un momento decad ente de la historia como lo seala Benjamin. En ese sentido y desde esa perspectiva cobra mayor importancia la aproximacin que hace Avelar del uso de la alegora ya que sta se convierte en la mejor expresin esttica de la desesperanza. De la misma maner a, los autores estudiados en este captulo han utilizado la alegora

PAGE 142

142 para expresar una derrota poltica como lo estudia Avelar. El proyecto de modernizacin y progreso que se gest a mediados de los cincuenta se derrumba y desde entonces el descenso ha sid o paulatino y progresivo hasta llegar al siglo XXI. Las alegoras como instrumento literario se usan en los textos de Centeno y Torres para mostrar en un ritmo acelerado la destruccin del proyecto de pas que se gest y de lo que queda slo ruinas. Por el lo la ciudad es en estos textos una urbe destruida, distpica y sin futuro. Es necesario sealar que la representacin de Caracas en la literatura que muestra el desencanto de la utopa de la modernidad, como en la obra de Salvador Garmendia en los sesenta por ejemplo, no alude a la destruccin de la ciudad. Sin embargo en los textos del siglo XXI no hay futuro para Caracas. Aqu la ciudad se est desintegrado dejando espacio slo para los muertos vivos. El uso de formas estticas de representacin como la alegora en pleno siglo XXI seala y enfatiza la transitoriedad de la historia. Torres usa la intertextualidad como una manera de ofrecer datos adicionales que slo pueden ser codificados por un lector informado. Nocturama representa un quiebre del pacto s ocial y la desintegracin institucional. Centeno muestra en Bengala la ciudad de los muertos vivos. Es la ciudad que persiste a pesar de los ciudadanos y sus gobiernos, una ciudad fantasma. Caracas es un lugar en el que no se puede vivir an cuando no se t enga memoria. La incapacidad de los ciudadanos de aprender de sus experiencias permite el desmoronamiento social y por ello la presencia de una sociedad distpica y apocalptica. La memoria permitira que los ciudadanos se acuerden de los errores cometidos y trabajen en conjunto para evitar cometerlos nuevamente. Pero al no existir la memoria, las experiencias vividas, como seala Avelar que discute Benjamin, no generan material narrable y en ese sentido y

PAGE 143

143 segn la perspectiva de Lefebvre la representacin del espacio no puede ocurrir si los espacios de la representacin no se recuerdan. En resumen, para poder representar lo irrepresentable se recurre a la alegora como forma de petrificar un momento de la historia. Por otro lado, los elementos literarios co n los que los autores trabajan en estos textos son instrumentos utilizados desde el barroco y en el siglo XVIII en el caso de las construcciones gticas. La literatura gtica y fantstica que se ha utilizado en diferentes momentos de la historia tambin ha resucitado en la produccin literaria venezolana contempornea. En el siguiente captulo analizo la representacin de Ro de Janeiro a travs del anlisis de la produccin literaria de dos autores urbanos brasileos. En el estudio puntualizo que lejos de utilizar la alegora para representar la ciudad carioca esos autores se valen de tcnicas literarias de corte realista y naturalista. En este sentido, la violencia que se esconde en pases ficticios y pueblos inexistentes presentes en la literatura caraqu ea del presente siglo, en la de Ro de Janeiro estn completamente ausentes. Los referentes son y estn claramente expuestos para mostrar que los cariocas viven bastante cerca del cielo y tambin del infierno.

PAGE 144

144 CHAPTER 4 RO DE JANEIRO: LA VIOLENCIA DE LA EXCLUSI"N A manera de i ntroduccin Ro de Janeiro es una de las ciudades ms importantes de Brasil y sin duda una de las ms destacadas en la literatura brasilea (Resende 10). Desde la perspectiva ra utilizar el trmino que lleva por ttulo el texto de Zuenir Ventura (1994). Ro de Janeiro, y la favela en particular, ha sido reseada en la historia como un lugar dual por lo menos desde 1908 (Zaluar y Alvito 12). Ro de Janeiro, por un lado es el lug ar de diversin y de turismo, y por el otro, es tambin el espacio de la desigualdad social, la exclusin, la pobreza y la violencia. La ficcin literaria y la produccin cinematogrfica de las ltimas dcadas (1980, 1990 y 2000) ponen especial atencin en la divisin de la ciudad carioca, y en ella las favelas como representantes de la misma (Tolman 62). En consecuencia hay, al fin de siglo XX y principio de siglo XXI, una proliferacin de productos culturales focalizados en las patologas urbanas como la exaltacin de la violencia, la desigualdad social y la pobreza como representacin de la ciudad. El tema de la forma de vida de los pobres ha tenido gran presencia en la historia de la literatura brasilea (Schwarz 7). representao da vida dos pobres uma linha de fora poderosa no sistema literrio brasileiro. Dinamizada por vrias temticas, o assunto, desde meados dos anos 70, parece dominada pela violncia urbana e pela influncia crescente da indstria cultural fenmeno novedoso en la produccin cultural de ese pas. Por su parte, las favelas han sido desde un principio y desde una perspectiva discursiva dominante espacio para el crimen y el desorden, pero tambin han sido fuente de productos culturales como la s amba, por ejemplo. En todo caso y

PAGE 145

145 desde cualquier perspectiva, las favelas han tenido gran presencia en la literatura urbana brasilea del siglo XX. Ro de Janeiro se ha convertido en una de las ciudades ms violentas de Amrica Latina. La percepcin de s u peligrosidad se conecta con la forma cmo se la ha representado y este tipo de representacin se relaciona a su vez con la insercin de drogas al Brasil y con el trfico de la misma en las comunidades de clases populares. En 1998 Alba Zalua r y Marcos Alv ito compilaron un libro titulado Um sculo de favela en el que sealan vista pelos olhos das instituies e dos governos o lugar por excelncia da desordem Vista pelos olhos de outras regies, ela tambm, por extenso, a prpria imagem As la ciudad, y su violencia, se muestra Por extenso, assim o Rio de Janeiro passou a ser visto na mdia e no imaginrio das pessoas no vasto territor Las favelas en cuanto la representacin de Ro de Janeiro a travs de la violencia, sea esta s ensacionalista o no, han sido un foco de la literatura urbana de las ltimas dcadas. En consecuencia y por la relevancia que las comunidades populares y la exclusin de los ciudadanos de clase social baja han tenido en la representacin de la ciudad brasilera, analizo en este estudio algunas obras de Rubem Fonseca y Paulo Lins quienes desarrollan su produccin literaria alrededo r de los temas mencionados. A diferencia de los textos estudiados donde se retrata las ciudades de Caracas y Medelln aqu se incluye el cuento por la importancia que tiene en la produccin literaria de Fonseca y por la repercusin que el gnero ha teni do en la literatura urbana brasilea. El destacado crtico Antonio Candido ha sealado la relevancia del cuento en

PAGE 146

146 la produccin literaria de su pas. Refirindose a las dcadas de los aos sesenta y Segundo opinio bastante difundida, o conto representa o melhor da fico brasileira mais recente, e de fato alguns contistas se destacam pela penetrao veemente no real graas a tcnicas renovadoras, devidas, quer inveno, quer A educao 210). El cu ento como gnero literario y el lenguaje que se utiliza en ellos marcan una caracterstica particular de la produccin literatura urbana que se mantendr en vigencia en mayor o menor medida hasta el presente. As lo muestra Karl Erik Schllha mmer en su rec iente libro Fico brasileira contemponea : arraigada na realidade social das grandes cidades e que, durante a dcada de 1970, 22). An cuando menciono dive rsos textos de Rubem Fonseca, los cuentos A arte de andar nas ruas do Rio de Janeiro carioca son tres de los ms destacados por l a crtica. El otro libro que analizo es la novela Cidade de Deus (1997) de Paulo Lins. sta ha sido ampliamente reseada y llevada al cine por el director Fernando Meirelles (2002), lo que ayud a difundir el trabajo literario de Lins. La produccin de amb os autores son representativas de la literatura urbana carioca contempornea (Follain 104; Silva 3; Tolman 63). El objetivo de este captulo es analizar la forma cmo la ciudad de Ro de Janeiro se representa a travs de la inclusin de los excluidos. Fons eca y Lins exaltan la pobreza y la marginalidad instigando al lector a que mire lo que la sociedad se ha empeado en esconder. Sus personajes incluyen, pero no se limitan, a individuos sin hogar,

PAGE 147

147 desempleados, prostitutas, obreros y criminales de diferent es clases sociales que narran sus formas de vidas. Aqu planteo que tanto Rubem Fonseca como Paulo Lins sirven de mediadore s entre el texto y el referente lo que hacen partiendo del lenguaje y los personajes en detrimento de la representacin como tal. El lenguaje que desarrollan estos autores en sus textos enfatiza las f ormas de vida de los excluidos que se asume como violenta. Hay entonces una analoga entre un discurso de la violencia y la forma de vida de los excluidos. El lector lee, literalmente, la v iolencia en el texto. No obstante, el contrato de lectura es la opcin del lector en ltima instancia pero hay ciudadanos que no tienen esa alternativa puesto que la violencia est a la orden del da en su(s) cotidianidad(es). De hecho el texto literario no est pensado para ellos sino sobre ellos. Ese da a da que incluye la violencia urbana es lo que traen los autores a los lectores que pueden, todava, apartarse de una forma de vida que no les ha tocado vivir. Ro de Janeiro se representa en diferente s producciones culturales como una ciudad violenta y superpoblada. En consecuencia desarrollo en la primera parte de este captulo la situacin urbana y de violencia de esa ciudad durante el siglo XX. En la segunda establezco la relacin entre literatura y violencia indicando las diferentes miradas literarias en las que personajes violentos han sido importantes. Seguidamente analizo dos cuentos de Rubem Fonseca a la luz del brutalismo 24 En la cuarta parte desarrollo el uso de la antinomia civilizacin y bar barie relacionada a la ciudad. En la siguiente seccin trabajo la funcin del narrador poniendo especial nfasis en el anlisis de Cidade de Deus y la cr tica social en esta novela. Contino con una sexta 24 El brutalismo es un m ovimiento modernista importante a principios de los aos cincuenta con amplia influencia en arquitectura, pintura, escultura y fotografa. Los textos publicados de Fonseca en sus primeros aos fueron categorizados por Alfredo Bosi como brutalistas como des arrollo ms adelante.

PAGE 148

148 parte en la que particularizo cmo la exclusin soc ial se convirti en la inclusin literaria en los textos Cidade de Deus finalizar agrupo las ideas ms importantes de este captulo. Urbanizacin y violencia Ro de Janeiro es central en la historia bra silea. En primera instancia fue la capital de ese pas desde 1762 hasta 1960 cuando se convirti en ciudad estado de Ro de Janeiro En su libro The City in Brazilian Literature (1982) Elizabeth Lowe seala que con el desarrollo de las minas en Minas Gera is y Gois comienza la fiebre del oro Because of the impact of mining, which made tight fiscal control of gold exports imperative for the Portuguese, the national capital was transferred to Rio d hacia finales de siglo las aglomeraciones urbanas todava eran disper sas. Es la llegada de la corte portuguesa en 1808 lo que hace que Rio de Janeiro tenga un a expansion and improvement of the quality of (34). Jos Luis Romero en Latinoamrica las ciudades y las ideas (1976) seala que importantes ya en la primera dcada del siglo estos cambios se originaron, como menciona Lowe, por la llegada de la corte. La ciudad, sin estar su comitiva . transformando funciona Rio de Janeiro como ciudad imperial tuvo su esplendor con importantes transformaciones. Lowe seala cmo esta ciudad Rio de

PAGE 149

149 Janeiro era sin duda la ciudad ms importante del pas. Ya para mediados de siglo contaba con alumbrado a gas y el primer ferrocarril. Ahora bien, la transformacin de la ciudad que se inici con la llegada de la corte y que se conoce como Ro imperial se acenta durante la repblica con el crecimiento poblacional. Romero seala que de 550.000 habitantes al comienzo de siglo la ciudad alcanz a ms de un milln en 1920 (251). Desde la entrada del siglo la ciudad carioca se c onvierte en una metrpolis. Su crecimiento urbano ha sido uno de los ms significativos de Amrica Latina. En el rea metropolitana, la ciudad carioca pas de tener un milln ochocientos habitantes en 1940, a seis millones setecientos en 1970 (Romero 328). Desde entonces su ritmo de crecimiento ha sido un poco ms lento que en las dcadas anteriores. Por ejemplo, en 1980 la poblacin de Ro de Janeiro alcanz los nueve millones de habitantes, y para 1991 la ciudad contaba con un crecimiento de poco ms de m edio milln (Rossini 64). En el ao 2005 su poblacin alcanz los once millones y en el 2009 la ciudad contaba con cuatrocientos mil habitantes ms ( Demographia 35 ) Como puntualizo en la introduccin de la disertacin y como bien lo desarrolla Jos Luis R omero en su frecuentemente mencionado texto, la explosin urbana modific la fisonoma de las ciudades (329). Y an cuando la vida en ellas se haca cada vez ms precaria, nadie quera renunciar a ellas. La ciudad, segn menciona Roberto Briceo Len, ya n o se reconoce como un lugar de oportunidades o de satisfaccin de expectativas para las segundas o terceras generaciones nacidas en la en un espacio no slo indica un fenm eno cuantitativo sino cualitativo. La ambivalencia

PAGE 150

150 de la ciudad es algo que Lefebvre puntualiza en trminos generales en su texto The Production of Space (1991) ya que no slo la ciudad se presenta como un espacio lleno de oportunidades y de gran potencial de crecimiento, sino tambin como un lugar de opresin, exclusin y marginalizacin. La ciudad carioca se define claramente con las ambivalencias que menciona Lefebvre como ampliamente lo resea Zuenir Ventura. Ro de Janeiro en su representacin de dive rsos productos culturales se muestra, por un lado, como una ciudad paraso y, por el otro, como un infierno (Lowe 49; Peixoto 172; Tolman 63). En este sentido es importante que recordemos lo apuntado en la introduccin sobre las indicaciones de Lefebvre en cuanto a la representacin de los espacios y los espacios de la representacin (38). Para este autor la primera nocin se forma con la creacin de conceptos y corresponde con el espacio dominante de la sociedad. Por otro lado, el espacio de la representac in se refiere al espacio vivido. Es el espacio de los habitantes y corresponde con el espacio dominado de la sociedad (39). De la misma manera es importante recordar las definiciones de la violencia cultural de Johan Galtung. El autor holands define tres tipos de violencia : la estructural, la directa y la cultural. La primera tiene como eje la desigualdad social y la explotacin; la segunda se refiere a la violencia que tiene rasgos fsicos y que cuenta con la presencia de un actor, y la tercera es la que legitima las dos anteriores. La violencia cultural, segn Galtung, ocurre cuando, a travs de la cultura, se acepta los ). La representacin de Ro en las obras de Fonseca y Lin s opera como si fuera desarrollada directamente de los espacios de la representacin. No obstante, sus trabajos literarios no son meras descripciones de la vida urbana carioca. Por otro lado, segn Galtung, la

PAGE 151

151 violencia cultural es aqulla que se utiliza para justificar o legitimar directa o violencia sistmica social que se refleja en las novelas aqu analizadas. En este sentido, la pobreza, la favela y la exclusin so cial son temas centrales en la produccin literaria de la poca estudiada y todos estn relacionados con la ciudad. La historia urbana de Ro de Janeiro del siglo XX se relaciona ntimamente con la formacin de las favelas y la exclusin social, y stas co n la representacin de la ciudad. Zaluar y Alvito explican cmo la presencia de estas comunidades se vean a comienzos de siglo como un problema sanitario y policial (9). Es decir, que desde su formacin, la favela ha cargado con el estigma de lugar peligr oso y espacio donde viven los criminales. El origen social de la favela se puede trazar, en un primer momento, a partir de un asentamiento construido en un cerro para los veteranos de la campaa de Canudos que termin en 1897. En Baha, cerca de Canudos, h aba un ofrecido por el Ministerio de Guerra al lugar donde permiti el alojamiento de los veteranos en Ro de Janeiro ( Zaluar y Alvito 8). Ya desde la crnica de Misterio s do Rio (1924) Benjamim Constallat describe espacios de la ciudad definidos por lo oculto. El texto es un mural de la vida carioca narrado por un f lneur observador distanciado que pretende producir el efecto de presentacin de la vida de los bajos fondos Los personajes de las crnicas son prostitutas, traficantes, viciosos que marcan casos excepcionales de la ciudad y que el cronista logr transformar en material narrable. El orden cerrado de l discurso, como plantean Gens y Gens, tiende a revelar que hay una intencin de organizar en el texto lo que est desorganizado socialmente (15).

PAGE 152

152 A principios del siglo la gran capital, siguiendo la esttica modernista tarda del momento, busca una transformacin a travs del embellecimiento del espacio con aires eu ropeos. Para lograrla fue necesario, gracias a polticas de reorganizacin del espacio pblico, agrupar un conglomerado de habitantes en zonas especficas, suburbios o favelas (Gens y Gens 8). Posteriormente, con el crecimiento de la ciudad y la expansin urbana a comienzos del siglo XX se desalojaron muchas viviendas; las personas que all vivan, en su mayora negros y mestizos pobres, tuvieron que las personas que vivan en el centro de la ciudad se hizo de forma violenta. En el texto de Paulo Lins hay referencias con descripciones bastantes dramticas de la forma en que se desalojaron ciertos espacios urbanos. A su vez, con el gran flujo migratorio desde el campo, las fav elas proliferaron en forma desmedida y la expansin demogrfica fue cada vez mayor en estas reas (Leite). Las viviendas hechas con materiales de desecho y sin planificacin urbana se expandieron en los morros de la ciudad y pasaron a ser poco a poco parte fim de sculo passado havia no Rio uma s favela; no fim deste sculo elas so mais de quinhentas 25 Estas aglomeraciones, sin embargo, no se limitan a concentrarse en los mrgenes de la ciudad. Gracias a su topografa, Ro de Janeiro se desarroll en un espacio geogrfico que limita con el Ocano Atlntico y, a su vez, est conformada por diversas colinas. En algunas partes de la ciudad, al igual que en Medelln y Caracas Ro de Janeiro tiene una poblaci n importante de comunidades pobres en las laderas que rodean la ciudad. Sin embargo, esos asentamientos no se 25 Estas cifras varan si se incluyen otros datos adems de los del municipio.

PAGE 153

153 concentran en las afueras de la urbe nicamente; por el contrario comparten, sin convivir, un espacio importante en las zonas cntricas con ciuda danos de otras clases sociales. Como lo ratifica Marta Peixoto quities by the poorer residents but also fosters a self protective blindness among the middle and upper Las favelas no slo proliferaron durante el siglo XX con fu ertes cargas sociales tipificadas por la delincuencia y el crimen, sino que tambin se expandieron carentes de servicios pblicos a pesar de la proximidad con urbanizaciones de clases sociales medias y altas. Algunos tericos urbanos de la pionera Escuela segregacin voluntaria o involuntaria. La primera definida por agrupaciones urbanas creadas por iniciativa propia, mientras que la segunda o curra cuando haba la imperativa necesidad de vivir en un sector o barrio de la ciudad (Villaa 147). A pesar de que se puede argumentar que existe esa necesidad voluntaria o involuntaria en el desarrollo de las ciudades, y de expansin de las favelas, es evidente que la segregacin de clase era un factor impuesto por un sector social que luchaba por la separacin entre grupos sociales diferentes que adems se distanciaban en la medida en que la delincuencia se asociaba con pobreza y color de piel. La form acin de conjuntos habitacionales en Ro de Janeiro fue una manera de controlar terica mente el crecimiento urbano en las laderas de las colinas, pero tambin signific, en trminos

PAGE 154

154 de planificacin urbana, el establecimiento de mayores lmites espaciales que garantizaban la seguridad de las clases medias y mayores beneficios econmicos para las compaas inmobiliarias. Esto ayud a aislar y, por tanto, a excluir a un sector de la poblacin que se asociaba como potencialmente peligroso, tal como lo seala W social da violncia no romance Cidade de Deus las diferentes opciones de urbanizacin en la ciudad se establecieron siempre a favor de la separacin o la simple segregacin; as civilizou se e modernizou se La violencia estructural que desarrolla Galtung est claramente descrita en lo antes expue sto. Los procesos sociales de esa ciudad son de relaciones humanas que se basan en la desigualdad y en la explotacin. De esta forma, segn la nocin de Lefebvre, los espacios de la representacin se construyen y se viven como espacios escindidos, algunas veces violentos, y as se representan. Ahora bien, tanto Fonseca como Lins desarrollan en sus textos la inevitable relacin entre la vida en la ciudad y la violencia. Brasil es un pas que, a pesar de su rpida modernizacin y quiz justamente por ello, ha mantenido niveles de pobreza ampliamente relacionados con una desigual distribucin de ingresos que ha generado gran desequilibrio social. Con la introduccin de la cocana al pas en la dcada de los setenta se abre una parte del mercado internacional que, adems de generar rpidos ingresos, crea oportunidades de insercin social y con ellas mejor calidad de vida ofrecer a los ciudadanos de bajo nivel educativo o proven ientes de las marginadas

PAGE 155

155 clases bajas los niveles de ingresos que las organizaciones del crimen organizado Integration: Drug Trafficking and Youth in the Favelas of Ri combinacin de la acelerada urbanizacin y la persistente pobreza aumenta la vulnerabilidad de una poblacin, en su mayora hombres jvenes, a insertarse al egn la misma autora es en la dcada del setenta cuando se forma un mercado de drogas y de armas que incide en el crecimiento de crmenes violentos a partir de esos aos: From the late 1970s onwards, criminal violence increased quickly and significantly in state capitals . In the metropolitan region of Rio de Janeiro, the homicide rate tripled during the 1980s, growing from twenty three deaths per 100,000 inhabitants in 1982 to sixty three per 100,000 in 1990, a period in which the population of the city stabilized . In 1994 the rate reached seventy four per 100,000 and then started declining until 1999, when it was forty one per 100,00 El crecimiento de consumo y trfico de drogas en Brasil coincide con un periodo de intensa cr isis econmica durante los aos ochenta. En 1973 e l producto interno bruto era de 13.6%, y diez aos ms tarde ste se haba reducido a 3.2% (Kaufman 7). Si bien es cierto que la econmica del pas se haba modernizado y logrado una importante diversifica cin, el sistema judicial y policial no cambia radicalmente luego del periodo dictatorial (1964 1985). La democracia que sigui a los aos de gran violencia institucional ejercida por la dictadura fracas en su intento de realizar transformaciones que refl ejaran una perspectiva diferente en cuanto al trato al ciudadano y en especial a los pobres y los negros que haban sido blanco de represin tramas de los textos estudi ados pertenecen en su mayora a un grupo social que ha sido excluido de los derechos ciudadanos y sociales ms bsicos. stos ya han

PAGE 156

156 aparecido en otros textos de la literatura urbana brasilea y, por tanto, es importante sealar la forma cmo stos han sid o desarrollados en la reciente historia literaria. Literatura y violencia La relacin entre urbanizacin y violencia ha sido ampliamente estudiada en diversos campos acadmicos. En literatura, en particular, la existencia de personajes que emergen de sit uaciones de desigualdad social y violencia se ha analizado desde su aparicin. El Lazarillo de Tormes (1554) es un claro ejemplo de la vida de un personaje que refleja, de forma algo irnica, la sociedad del momento. Ese texto escrito en primera persona, y con elementos claros del ms tarde denominado realismo, se ha caracterizado como la primera novela picaresca. En la historia literaria brasilea hay personajes que se acercan a las caractersticas del Lazarillo de Tormes. En el reconocido artculo de Anto Dialtica da puede comparar algunas caractersticas del personaje principal de Memrias de um sargento de milcias (1854) de Manuel Antnio de Almeida con el personaje de la novela renacentista (68). Sin embargo, segn Candido, Leonardo, el personaje principal brasileo no es netamente un pcaro como el Lazarillo sino el primer malandro de la novelstica brasilea (71). A pesar de las diversas semejanzas que existen entre el pcaro de la novela espaola renacentis ta y el malandro de la novela brasilera del siglo XIX, Candido apunta una caracterstica en la cual radica la mayor diferencia entre ambos personajes. Segn este crtico, el pcaro se va haciendo experto en la rudeza de la vida convirtindose en una person a sin escrpulo, mientras que el segundo nace malandro como si fuese una caracterstica de la personalidad (69). A partir de la novela de Manuel Antnio de Almeida personajes como Leonardo aparecen a lo largo de la literatura del pas hasta hoy. Hay, adem s, una asociacin en la

PAGE 157

157 trayectoria literaria de estos personajes con la forma cmo stos se relacionan con el medio ambiente. No es azar el trazo naturalista en la literatura del pas. Por otro lado, la antroploga Alba Zaluar establece una clasificacin de otro personaje, el bandido. Tal categorizacin es importante para este trabajo ya que en algunos de los textos aqu estudiados, como por ejemplo Cidade de Deus la presencia del malandro y del bandido son constantes y adems se yuxtaponen. La autora of rece caractersticas bsicas de los personajes en las que exalta sus ms radicales diferencias. El malandro clsico es una figura que existi hasta mediados de los aos de 1960. Zaluar seala co mo [m]alandro termo usado para quem, num passado recente, r ecusava se a trabalhar e usava vrias habilidades pessoais para sobreviver, fazendo samba o dedicando A mquina 149). Al contrario del malandro A mquina 149 ) El malandro participa activamente en su entorno, en la vida cultural, en la organizacin de los espacios pblicos. Salguerinho, uno de los personajes de Ci dade de Deus es el tpico malandro querido por la comunidad, educado, bien vestido, bailarn de samba. Mientras que el bandido, que surge con la de los espacios comun es la establece a travs de la insercin de hbitos de violencia en lo cotidiano (Zaluar, Da Revolta 100). El bandido aparece cuando el crimen se convierte en grandes empresas mercantiles, co mo la de las drogas con una base de soldados en una guerra si n fin por el control de los mercados (Zaluar, Da Revolta 100). El bandido emerge entonces asociado a las organizaciones de drogas mientras que el

PAGE 158

158 malandro no tiene esa asociacin. En la obra de Lins est relacin se evidencia a travs Z Pequeno, que es el bandido ejemplar en Cidade de Deus ste es un personaje muy importante en la novela cuyo desarrollo se hace desde que es nio hasta alcanzar el poder de la favela mediante el control de las drogas. El paso del malandro al bandido del siglo XX se observ a claramente en la novela de Lins particularmente en la primera parte. Vale la pena tambin sealar aqu la diferencia de era aquele sujeito que vivia na trampa, ele no assaltava, ele no roubava. Ele jogava com as situaes. Ele era cafeto, brincava de navalha, mas no usava arma. Sa a de casa com baralho. E hoje em dia no existe mais isso. O bandido mata mesmo. Quanto mais perigoso, melhor El desar rollo de los personajes en los textos de Rubem Fonseca y Paulo Lins no surge netamente de la vida cotidiana, sino que tiene una estrecha relacin con la historia literaria del pas. Las figuras del pcaro, el malandro y el bandido estn presentes en la lit eratura brasilea y sus representaciones se enmarcan en trminos generales en una perspectiva realista o naturalista. El realismo y sus diferentes vertientes han sido ampliamente difundidos en la literatura brasilea del siglo XX y XXI. En los textos reali stas hay un acercamiento del lector a la forma de vida de los personajes cuyos referentes en la vida real estn lejos de asociarse a aquellos que tienen acceso a la lectura. Es decir, los espacios de la representacin de los lectores son diferentes a los q ue viven los personajes de los textos que leen. En consecuencia la representacin de esos espacios es el referente al que el lector tiene acceso. En otras palabras, el lector de Cidade de Deus posiblemente nunca ha entrado all y, sin

PAGE 159

159 embargo, conoce lo qu e ocurre a travs de las diferentes representaciones que se han hecho de ese espacio urbano. La literatura que desarrolla argumentos de la desigualdad social y personajes excluidos de clases sociales bajas usualmente utiliza una perspectiva realista para e stablecer un compromiso con la sociedad. A su vez existe una estrecha relacin entre desigualdad social y violencia que ha sido ampliamente desarrollada no solamente en literatura sino en diversas ciencias sociales y otras rea acadmicas. Algunos ejemplos son: Da revolta ao crime (1996) de Alba Zaluar, as como tambin el texto que esta sociloga organiz con Marco Alvito Um sculo da Favela (1998), Cidade Partida (1994) de Zuenir Ventura y Roberto Schwarz Os pobres na literatura brasileira (1983) para men cionar algunos. La violencia es tema central en la literatura del pas ( 236) Pero lo que nos interesa en este captulo es su papel en la representacin de la ciudad de Ro de Janeiro a partir de 1970. Es durante esta dcada que la ciudad se expande considerable y radicalmente generando cambios de gran impacto en el desarrollo social. Tambin es a finales de la dcada que la droga, en especial la cocana, consigue penetrar el mercado transformando las relaciones sociales urbanas. Todo lo anterior se inserta en un marco poltico dictatorial, que producir, en conjunto, un cambio en la forma de escribir ficcin en el pas. Tanto los primeros cuentos de Fonseca como la novela de Lins se enmarcan en este periodo socio poltico que es necesario explicar para entender cmo y por qu la manera de escribir ficcin cambia durante estos aos. A principios de los aos noventa Helosa Buarque de Hollanda seala cmo haba un inters en la literatura brasilea por una temtica urbana que poco se asociaba a la

PAGE 160

160 identidad nacional. En su texto Pos modernismo y poltica (1992) la autora aclara cmo en las ltimas dcadas del siglo XX la literatura brasilea coloca el escenario citadino como el principal centro de atencin. La dcada del sesenta se distingue por marcar una literatura cuyo inters es la realidad social que se expresar principalmente con el cuento y con caractersticas estilsticas del realismo. Para Schllhammer las transformaciones de la estructura socio econmica y demogrfica del pas durante los sesentas marcan el surgimiento de una prosa que busca una expresin ms adecuada de lo complejo de la realidad social Esta nueva prosa que menciona el autor da muestra de cmo las ciudades comienzan a ser no slo el te ln de fondo de la literatura, sino una aproximacin ideolgica que trae un realismo distinto al que se haba experimentado anteriormente en la literatura brasilea. Elizabeth Lowe afirma que cmo el realismo es la manera predominante de la ficcin literar ia urbana brasilea desde 1850 a 1980 (44). Durante los aos sesenta los cambios socio polticos y econmicos de Brasil crean un entorno en el que algunos autores comienzan a desarrollar una literatura cuyo realismo se adecua a los acontecimientos del pas La realidad social que se representa artsticamente se hace inicialmente con un inters marxista en consonancia con los procesos socio polticos latinoamericanos como la Revolucin Cubana, pero despus esa necesidad responda a una postura anti militar. De la misma manera el crtico Schllhammer declara que anos 70 se impem sobre os escritores com a demanda de encontrar uma expresso esttica que pudesse Fico 22). Para Antonio Candid o la produccin literaria de los aos setenta representan una pluralidad de gneros que resultan en realidad textos indefinibles. Por ejemplo, hay

PAGE 161

161 romances que mais parecem reportagens, contos que no se distinguem de poemas ou crnicas, semeados de sinais e fotomontagens, autobiografias com tonalidade e tcnica de romance; narrativas que so cenas de teatro; textos feitos com a justaposio de recortes, documentos, lembranas, reflexes de toda sorte. A fico recebe na carne mais sensvel o impacto do boo A educao 209). En ltima instancia, en los aos setenta hay una ola de experimentacin con el uso de la tcnica y del lenguaje narrativo que se inserta en una especie de vanguardia esttica enmarcada en una poca de represin y amargura poltica. Refirindose al caso argentino, Andrs A vellaneda seala cmo el uso de los gnero s policial y fantstico fue una manera de dar respuesta a la realidad poltica del pas. En Brasil hay en estos aos de dictadura una gran produccin lit eraria de Fonseca en la cual se destaca el gnero policaco. Lins sigue de varias maneras algunas de las tcnicas utilizadas por el primero sobre todo en trminos del uso del lenguaje. Pero antes de analizar las obras creo necesario indicar a grandes rasgo s la relacin existente entre la poltica de esos aos y la literatura. Poltica y literatur a En 1964 hay en Brasil un golpe de estado. El presidente electo fue derrocado y una junta militar ocupa el poder hasta 1985. No es sino hasta1989 cuando hay ele cc iones presidenciales directas. Desde 1964 l a clase dominante empuja la modernizacin proyectada por el rgimen militar. Una dcada despus del golpe hay ciertos reflejos de una crisis que haba surgido gracias al deterioro (Pellegrini y Wilson 60). El rgimen militar enfrenta de diversas maneras las presiones sociales y econmicas y, por tanto, genera distintas polticas gubernamentales. Es durante estos aos de finales de la dcada de 1960 cuando Fonseca comienza a produc ir y tambin es el perodo que contextualiza Lins en Cidade de Deus

PAGE 162

162 Diversos crticos estn de acuerdo en establecer distinciones de las diferentes etapas o tendencias de la poltica cultural y la produccin literaria durante la dictadura en Brasil. Por e jemplo, Flora Sssekind en Vidrieras astilladas (2003) organiza tres etapas en funcin de las estrategias adoptadas por el rgimen. Otros crticos establecen sus categoras basndose mayoritariamente en las formas narrativas del periodo, como Tnia Pellegr ini en Gavetas vazias: Fico e poltica nos anos setenta (1996). Combinando ambas aproximaciones se puede decir que existen tres fases Hay una primera etapa que abarca desde 1964 hasta 1968 en la cual no haba una poltica cultural particular por no repr esentar un desafo ideolgico al rgimen. La mayora de la ficcin se diriga a un pblico lector con cierto nivel educativo formal. Elizabeth Ginway de literatura en general era bastante activa durante los aos de la dictadura militar, los ndices de analfabetismo en Brasil an alcanzaban a un tercio de la poblacin (249). Es por eso que la preocupacin de l rgimen no reacaa tanto en la crtica que se desarrollaba en literatura. Segn Pellegrini uno de los textos representativos de esta primera etapa es el de rico Verssimo, Incidente em Antares (1971) en el que, con un tono testimonial, se describe el ambiente tenso y pesado de esos aos. En ese texto, segn la cr tica, hay elementos realistas que se desarrollan como una forma de dar testimonio de la realidad histrica (Pellegrini, Gavetas 29). La segunda fase se inicia en 1968 cuando se presenta ante el Consejo de Seguridad Nacional el Acto Institucional Nmero 5 (AI 5), con la que comienza una poltica cultural que Ssseskind denomin la estrategia represiva o de supresin ( Vidrieras 23). Esta etapa comienza con el gobierno de Emlio Garrastazu Mdici

PAGE 163

163 (1968 1973) y se mantiene hasta el gobierno de Ernesto Geisel ( 1973 1978). El AI 5 cerr temporalmente el Congreso Nacional, autoriz al presidente de la repblica a revocar mandatos y suspender derechos polticos y permita, con la suspensin de hbeas corpus, una serie de medidas represivas. La estrategia poltica t ena como objetivo la censura y represin de la produccin cultural particularmente de la prensa, televisin, msica y teatro, y en menor medida, de literatura. Como consecuencia profesores, artistas y escritores eran castigados y sus producciones artstic as censuradas. Tal fue el caso de Feliz ano novo y O cobrador de Fonseca. Pellegrini ilustr a esta etapa con el texto Zero (1975) de Igncio Loyola Brando. El argumento aparentemente banal de la novela no logra esconder la situacin del pas. El texto, imp regnado de violencia, tiene una estructura narrativa delirante gracias a su fragmentacin (30). Zero es un romance reportagem cuyos ambientes son los suburbios. All la denuncia social est presente retratando lo que los peridicos no podan decir. El roma nce reportagem es un gnero autnomo que se estructura entre la frontera del discurso literario y el periodismo; es decir, que es un gnero hbrido (Lavaroti y Ribas Borges 5). El gnero cobra gran importancia en el periodo de dictadura militar debido a la censura impuesta a la prensa. La tercera fase se inicia en el ao de 1978 cuando expira el acta A1 5. El objetivo principal de la poltica cultural en esta etapa era por un lado, apoyar a la produccin artstica de calidad y, por el otro, puntualizar s (Sssekind, Vidrieras 33). Frente a los problemas sociales y la inseguridad econmica, con altos niveles de Pellegrini escoge el texto de Fernando Gabeira, O que isso companherio (1979) para

PAGE 164

164 representar esa tercera etapa que se caracteriz por una produccin literaria que, como ajuste de cuenta, generaba el cuestionamiento del por qu tanto silencio en los aos que precedieron (30). Para el crtico Silviano Santiago en Nas malhas das letras (2002) despus de 1964, los escritores brasileos optaron por una forma estilstica que segua la direccin de la literatura mgico realista y alegrica, o por el realismo social no resuelto de los aos 30 (14). Este crtico seal a el compromiso con la realidad social y poltica de los escritores independientemente de la opcin estilstica que hayan escogido. Es a partir de la produccin literaria de 1970 que, segn Schllhammer, ocurren transformaciones literarias que sern import antes para estudiar la ficcin del siglo XXI, as como el proceso de canonizacin de algunos textos en la literatura brasilea ( Fico 24). El autor aclara que no se trata nicamente del nuevo realismo urbano ya que tambin se encuentra la presencia de una literatura memorialista, intimista y autobiogrfica que representa la opcin subjetiva como respuesta a la situacin poltica (24). Ahora bien, recordemos que lo que interesa en este trabajo es la representacin de la ciudad de Ro de Janeiro a travs de la violencia. Una de las maneras de escribir que surge en esta poca y que se mantiene hasta el siglo XXI es la fusin entre formas literarias y no literarias. Por ejemplo, tanto la crnica como la novela reportaje que tiene caractersticas de documental es se desarrollan con tcnicas del periodismo, pero que lejos de ser noticias son, por el contrario, ficcin. Hacia los aos ochenta la interconexin de la literatura es con los medios de comunicacin audiovisuales. Fonseca es uno de los autores ms repre sentativos de la inclusin de tcnicas periodsticas y, ms tarde, audiovisuales en su escritura. La prolfica produccin de

PAGE 165

165 Fonseca, que comienza en la dcada de los aos sesenta y que abarca diversos gneros y asuntos literarios, exalta distintas maneras de mirar Ro de Janeiro. Este autor pone nfasis en los pobres y la desigualdad social como comn denominador de la urbe carioca, aunque su produccin est lejos de limitarse a tales enfoques. En consonancia con esto en los aos noventa, segn el crtico Rodrigues Fontes, aparece un grupo de temas que fortalecen la literatura brasilea. Entre ellos se encuentran la representacin y la mediacin, la exclusin y la inclusin, la favela y la pobreza, lo nacional y lo local (88). Todos stos se exaltan en la l iteratura y tienen estrecha relacin con la ciudad y la violencia que en ella se genera. En los noventa, Lins toma elementos desarrollados por Fonseca y los mezcla con otras tcnicas literarias generando un texto como Cidade de Deus E sta novela contiene d atos etnogrficos que se describen con imgenes apropiadas para llevar al cine. Ahora bien, las tcnicas que utiliza Fonseca en sus primeros aos reaparecen en el texto de Lins. Qu hace que estos dos autores representen a la ciudad de Ro de Janeiro con similares tcnicas narrativas en dos momentos histricos distintos? El brutalismo de Rubem Fonseca En la introduccin de su estudio ya clsico d el cuento contemporneo brasileo (1981) Alfredo Bosi clasific la forma de escribir de Rubem Fonseca como br utalista Fonseca comienza a escribir en los aos de 1960 cuando Brasil enfrenta segn Bosi destacado crtico literario este nuevo autor se caracter iz por a imagem do caos e da agonia de valores que a tecnocracia n los aos sesenta hay una produccin literaria en Brasil asociada de manera indirecta o no a los acontecimientos poltic os.

PAGE 166

166 Crticos como Ginway mencionan que en tiempos de dictadura tanto las novelas polticas experimentales como las de ficcin distpica o las documentales y las novelas testimoniales denuncian todas de algn modo el rgimen militar (248). Hay entonces una gran produccin literaria en el pas que coincide adems con un boom editorial. Pero qu era lo que haca que Fonseca marcara una diferencia en la forma de escribir? Si bien es cierto que autores como Dalton Trevisan utilizaban una manera bruta y violenta para describir pasajes y escenas, stas no mereca n su inclusin en la categora de trabajos brutalistas como s ocurri con la produccin de Fonseca (Bosi 18). El trmino bruto se utiliz primeramente en arquite ctura cuando el arquitecto Le Corbusier ut iliz la s palabra 1952) que se construy justo despus de la Segunda Guerra Mundial en Marsella (Banham 16). Posteriormente, el movimiento arquitectnico que surgi a mediados de los aos cincuen ta y continu hasta los aos setenta emergi del modernismo en arquitectura y se caracteriz por el uso de concreto crudo sin estar acompaado de otros materiales ( Brutalism ch itecture as a tali s mo en esos primeros aos de la dcada de 1950 no tena las bases suficientes para ser un movimiento como tal (3). Segn esta crtica es en 1953 cuando la britnica Alison Smithson usa e l trmino New Brutalism para catalogar el proyecto de una pequea casa en Soho cuya estructura estaba completamente corazn del brutalismo que vena del artista Paolozzi, quien a su vez tuvo la influencia de Jean Dubuffet (Scalbert 1 5). En The New Brutalism (1966) Reyner Banham

PAGE 167

167 identifica el origen del trmino y las diferentes variantes que ste ha tenido. El autor seala como el brutalismo en arquitectura es la exaltacin de lo que hasta entonces se esconda, as l structural materials exposed, without plaster and frequently without paint. The electrical conduits, pipe runs and other services are En otras artes, como en la escultura y la pintura, se desarroll tambin, antes que en arquitectura, la tica y la esttica brutalista; algunas obras de Tapi, Tzara y Dubuffet son buenos ejemplos de ello. Banham seala como se montaron diversas exhibiciones artsticas durante los aos cincuenta en las que se bizarre or anti ae sthetic images culled f r o m newspapers, magazines, scientific and anthropological textbooks, or extreme modes of vision such as X rays and micrographs que se llev a cabo en 1953 en el Institute of Contemporary Arts en Inglaterra (Scalbert 8). Las tcnicas utilizadas para magnificar ciertas partes de las imgenes fue novedosa emphasise violence distortion, obscurity and a (61). Segn Banham el trabajo artstico surgido del brutalismo gener grandes discusiones. El autor c oloca parte de stas en su trabajo : Any discussion of Brutalism will miss the point if it does not take into account Bru the cultural objectives of society, its urges, its techniques and so on. Brutalism tries to face up to a mass production society, and drag a rough poetry out of the confused and powerful forces which are at work. Up to now Brutalism has been discussed stylistically, whereas its essence is ethical (66). El brutalismo en arquitectura dej su rastro en las ciudades de Brasil. Las ideas modernistas de Le Cobusier se encuentran en algunos edificios en R o de Jane iro, So Paulo y Brasi ia llevadas a cabo por jvenes arquitectos brasileos como Lcio Costa y

PAGE 168

168 Oscar Niemeyer, entre otros 26 Es importante sealar que el brutalismo en arquitectura surge como una respuesta a la reconstruccin de las ciudades despus de la segunda Guerra Mundial. Las construcciones se hacan rpidamente y no se las disfrazaba con pinturas que escondieran la esencia de los materiales utilizados. Lo ms interno de las edificaciones se expona para que todos pudieran ver pblicamente sus estru cturas. Ahora bien, las caractersticas mencionadas del brutalismo en arquitectura sirven para categorizar la produccin literaria de Fonseca durante sus primeros aos. Jon Tolman indica que Fonseca es el escritor neo naturalista brasileo que tuvo mayor metfora del infierno converga con una actitud filosfica pesimista de los seres humanos que produjo una literatura neo naturalista que enfatiza degradacin, violenc ia, y dinero para exponer los males de la sociedad. Esto, segn Tolman, permiti que crticos y censores errneamente confundieran su repudio por entusiasmo y lo catalog aron de porngrafo (64). Por otro lado, la narrativa de Fonseca, incluso en su produccin ms reciente, dejan al descubierto las miserias vividas en el interior de la ciudad como las radicales diferencias de clase y sus violentas consecuencias sociales, lo que realiza con un lenguaje directo y sin disfraces. Traer a la superficie lo que se encontraba relativamente escondido en Ro de Janeiro es lo que asemeja la literatura de Fonseca a lo que en arquitectura se denomin brutalismo. Para algunos crticos lit erarios como da Silva el brutalismo de Fonseca puede resumirse como 26 Jos Manuel Almodvar Melendo en Le Corbusier y el movimiento moderno en Brasil desarrolla en detalle relaciones de arquitectos brasileros como Lcio Cos ta y Oscar Niemeyer con arquitectos famosos e importantes como Le Corbusier y Roberto Burle Max en la formacin de las ciudades de Brasil a partir de la dcada de 1930.

PAGE 169

169 um tipo de fico que elabora narrativas sobre o cotidiano de personagens pobres urbanos e de classe media, com algum destaque para bandidos e marginais, geralmente dessolidarizados pelas suas relaes sociais precrias. No mbito tcnico, esta modalidade literria se caracterizaria por um tipo de representao que se queira direta e crua da realidade, auxiliada pelo emprego de expresses chulas e palavres e que se perfaz tambm sob influ ncia de temas e recursos do cinema. Portanto, terreno da linguagem brutalista se consolidaria como uma espcie de unidade contraditria que comina refino e desleixo, requinte e rudeza, com destaque para a figura do narrador em 1 a pessoa pois marca a inven o de Fo nseca entre seus contemporneos (2). Feliz ano novo (1975) es un claro ejemplo de lo sealado por da Si lva. Este libro se inicia con el cuento homnimo. Las caractersticas del brutalismo se pueden ver como elementos paralelos en este cuento. En p rimera instancia el narrador es uno de los personajes. Fonseca al elegir que sus personajes asesinos, atracadores y prostitutas sean los que narran en primera persona ofrece una mirada diferente de los excluidos sociales. Pero es el lenguaje que utiliza, e l tono que emplea y la naturalidad e intensidad de su narrativa lo que distingue su produccin de otras. Con esta forma de narrar y con el uso del narrador en primera persona Fonseca permite al lector implcito acercarse a un mundo de miserias y violencia que lejos estaba de tener en las lecturas de textos naturalistas. En esos si bien es cierto que el lector se acerca a un mundo distinto, existe un mediador claramente identificado, el narrador en tercera persona, que crea un vnculo distante entre materia narrada y lector. Siempre hay un mediador, incluso cuando se narra en primera persona. No obstante, tanto la intensidad del lenguaje como la naturaleza desde donde se narra, y hacerlo en primera persona, permite en conjunto que la narrativa de Fonseca teng a mayores repercusiones en el impacto del acto de lectura. Segn Vera Lcia Follain, la importancia de la primera persona de Fonseca radica en que sus personajes logran colarse por el espacio urbano

PAGE 170

170 Para Follain la primera persona de Fonseca permite la eliminacin de la mediacin de descentramiento del punto de vista, poniendo en jaque todas las ce Comparto con la crticala posicin de que la narrativa de Fonseca des estructura los patrones establecidos s c iden asaltar una casa donde se celebra la llegada del ao nuevo. El cuento, sin embargo, no radica en el mero atraco sino en la violencia que genera la opulencia de cierta poblacin en contraposicin a las ms simples carencias de los personajes principale s. La falta de agua, de comida, de servicios de salud y el racismo son algunos de los elementos expuestos abiertamente en el cuento. En tan slo siete pginas Fonseca logra desarrollar con gran precisin la rabia de la exclusin social descrita desde cerca La televisin sirve de acercamiento a lo que los personajes del cuento no pueden obtener y mientras la miran ellos expresan sus carencias como, por ejemplo, el hambre que de la escasez de agua. La televisin es un elemento muy importante en estos primeros cuentos de Fonseca. De hecho es a travs de algunos programas televisivos que el evidencia e mantener a la poblacin bajo control 27 27 Hay diversas investigaciones sobre el uso de la TV durante la dictadura. Por ejemplo, Gavetas Vazias fico e poltica nos anos 70 de Tnia Pellegrini; Literatura e vida literaria: polmicas, dirio & retratos de Cutura em trnsito 70/80: Da represso abertura de Elio G indese(ch)ble: el lado oculto de la violencia urbana en la narrativa y el cine de dos ciudades Teitelbaum.

PAGE 171

171 La importancia del narrador en primera persona en los textos de Fonseca ha sido violencia est en que el lector ve la escena desde el punto de vista del atracador y en imprimi, sin que pueda rechazar o transformar nada de aquella esce na, tal como no este texto de Fonseca es rudo, violento, grosero y brutal en el sentido de que no esconde nada. Por ejemplo, los personajes hablan de las mujeres de clas e social alta que les gusta ser infieles a sus maridos y uno de los personajes se queja de no tener a Pereba, voc no tem dentes, vesgo, preto e pobre, voc acha que as madames vo dar pra voc? El personaje, que se queja de no tener xito con las mujeres del barrio, sigue el consejo del narrador lo que hace en la sala c on la excusa del mal olor del bao. La rabia social se expresa e n repetidas ocasiones durante este cuento como en otros del autor. Si retomamos lo que seala Ginway que un tercio de la poblacin brasilera era analfabeta durante la dictadura y que pocos eran los que en realidad tenan acceso a la ficcin (249), el lec y no con la voz narrativa, siente impotencia frente a la rabia de los personajes de scribir, sin necesidad, los cuerpos de dos mujeres muertas dice: O quarto da gordinha tinha as paredes forradas de couro. A banheira era um buraco quadrado grande de mrmore branco, enfiado no cho. A parede toda de espelhos. Tudo perfumado. Voltei para o quarto, empurrei a gordinha para o cho, arrumei a colcha de cetim da cama com cuidado, ela

PAGE 172

172 ficou lisinha, brilhando. Tirei as calas e caguei em cima da colcha. Foi um alvio, muito legal. Depois limpei o cu na colcha, botei as calas e desci (13). Las de sigualdades sociales estn claramente definidas en este cuento. El nfasis de la violencia radica en que la voz narrativa es expresin de lo que hasta ahora no haba sido expuesto en literatura. Lo que se lee en este cuento es la magnificacin y la intensi dad de la voz brutal del pobre, del negro, del excluido; es, en resumidas cuentas, el brutalismo al que se refiere Bosi. Las realidades sociales de la mayora de la poblacin excluida socialmente logra colocarse en primer plano a travs del narrador en pri mera persona con un tono agresivo y natural que pega y choca al lector. Este se aproxima a una realidad cruel directamente sin mediador explcito: Os homens e mulheres no cho estavam todos quietos e encagaados, como carneirinhos. Para assustar ainda mais eu disse, o puto que se mexer eu estouro os miolos. Ento, de repente, um deles disse, calmamente, no se irritem, levem o que quiserem, no faremos nada. Fiquei olhando para ele. Usava um leno de seda colorida em volta do pescoo. Podem tambm comer e b eber vontade, ele disse. Filha da puta. As bebidas, as comidas, as jias, o dinheiro, tudo aquilo para eles era migalha. Tinham muito mais no banco. Para eles, ns no passvamos de trs moscas no aucareiro (14). Ese lenguaje directo, rudo y contextual izado en la ciudad de Ro de Janeiro marca un cambio en la literatura de Brasil y seala tambin la necesidad de traer a la superficie de forma contund ente la e xclusin social, la pobreza y la miseria de un grupo de la poblacin que incluye gran parte del pas. Todo esto enmarcado en un momento en el que se difunda que el milagro econmico estaba ayudando y beneficiando a toda la poblacin con su proceso de modernizacin. Esta manera de narrar, sin embargo, no

PAGE 173

173 es totalmente innovadora ya que se haba utili zado algo similar por ejemplo, en el tremendismo en la literatura espaola de la dcada de los cuarenta. En el tremendismo se escribe de forma exagerada la realidad social. Los personajes son, en su mayora marginales, prostitutas y criminales que expresa n un lenguaje desgarrado y duro. Un ejemplo de una novela tremendista es La familia de Pascual Duarte (1942) de Camilo Jos Cela. No obstante en el tremendismo no se observa la cercana a algunas tcnicas realistas con las que si juega los autores brasiler os estudiados. En los textos de Fonseca, desde el punto de vista del lector, quienes hablan son los otros, los atracadores. La materia narrada arroja y tira al lector a una realidad diferente. Con esto la distancia que hay entre la realidad y lo represent ado se acorta. No es que no exista un mediador sino que ste est camuflado en el personaje narrador que no parece mediar entre ambas objetividades; es decir, la mediacin ocurre de forma no acostumbrada. La representacin se acerca ms a la realidad si es t narrada como si fuera de primera mano y en este sentido las voces brutales de los excluidos tienen mayor importancia y la violencia del texto mayor intensidad. Siguiendo la lnea terica de Lefebvre, los espacios de la representacin se narran mediante personajes que dicen tener relacin directa con ellos pero en realidad la representacin de los espacios se hace gracias a un autor que escribe ficcin acerca de la forma de vida desigual de Ro de Janeiro. rabia de los que no tienen ningn poder. En el contexto del cuento los personajes buscan revertir el orden social. El poder que tienen ellos los que poseen las armas es espacial y temporalmente limitado, por eso matan y son violentos con las personas, la

PAGE 174

174 casa y los objetos. La brutal violencia se ejecuta hacia los que tienen el poder econmico y social. Por ejemplo, luego de decir que la comida que haba en la mesa daba para alimentar a un presidio entero, el narrador, despu s de comer, le pide al que trat de ser cordial ponerse cerca de una pared y le dispara en el medio del pecho, pero le da rabia qu e el movimiento del cuerpo no haya s ido como en la televisin. Le V como esse vai grudar . O cara voou, os ps saram do cho, foi bonito, como se ele tivesse dado um salto (14). Ileana Pagn explica cmo la fantasa de la televisin que ven los oncuerda con la realid ad. Lo hace sealando cmo los atracadores se encuentran con personas que no tienen dinero sino cheques y tarjetas de crdito; el cabello de las mujeres no es rubio natural sino teido; arrancar un anillo de un dedo es una tarea difcil de realizar; el arm a que dispara hace dao al atracador y los cuerpos no caen al piso como en la televisin (41). La autora apunta tambin que la literatura de Fonseca expone la represin y la violencia con la que la dict adura militar enfrent algunas posibilidad es de cambi o social en un pas cuyas desigualdades se hacan cada vez ms evidentes. Fonseca, con su brutal manera de escribir, muestra cmo los grupos marginados pero si son llevados al centro distorsionan el entendimie nto social impuesto por los grupos dominantes. Al igual que en la estructura de una ciudad donde los barrios o las favelas estn en las laderas que la rodean, la literatura de la violencia urbana haba sido expuesta a travs de un narrador que mediaba entr e el lector instruido y el marginal personaje de ficcin. Fonseca logra con su brutalismo traer a la superficie la forma de vida de personajes que representan la

PAGE 175

175 exclusin social y al hacerlo con un lenguaje intenso y natural desde su primera persona, most rando las mayores injusticias, es donde radica la violencia de su narrativa. Adems estos individuos excluidos son parte del pas y en vez de incluirlos porque podran ser el cimiento de la sociedad se apartaron y como consecuencia se ayud a formar una creciente violencia urbana. planifi cadores y diseadores urbanos, entre los cuales se nombra a Le Corbusier, tienen perspectivas de lo anti urbano de la ciudad; en ese sentido evocan la urbe como un lugar que debe ser domado y ordenado. Los autores, al igual que ngel Rama, plantean cmo las ciudades nunca son diseadas, planificadas y (re)organizadas de manera neutral sino que responden a ciertos intereses. Para ejemplificar su argument o colocan el caso de Manhattan en el que Rudolph Giuliani decidi limpiar la ciudad en 1990 a travs de la remocin de personas sin hogar y limosneros a otros espacios ms remotos para que los residentes y turistas pudieran caminar las calles sin la interf businesses and establised residents of the city both financially in the case of businesses or property owners extradas del espacio por ensuciar las calles fueron an ms marginadas. Esto mismo es lo que enfrentaba Brasil durante los aos sesenta cuando por medio de la poltica de planificacin urbana crearon centros habitacionales como Cidade de Deus. De hecho el sub dist rito Selva de Pedra en Leblon es la consecuencia de un proceso de limpieza en el que se removi con violencia a los habitantes indeseados que vivan en esa zona. El brutalismo de Fonseca en sus primeros textos se refiere a lo contrario de lo que hizo

PAGE 176

176 Giuli ani en Nueva York, o los planificadores del progreso en Ro de Janeiro. Fonseca acerca, muestra y restriega la exclusin y desigualdad social a los lectores. Por Queremos ser vistos, queremos que olhem a nossa feira, nossa sujeira, que sintam o nosso bodum em toda parte; que nos observem fazendo nossa comida, dormindo, fodendo, cagando nos lugares bonitos onde os bacanas passeiam ou mor primera persona pero si est presente la forma contundente, intensa y brutal en que Fonseca insiste en mostrar la miseria social que tanto se ha querido disfrazar El autor implcitamente indica de diferentes m aneras cmo la violencia estructural que desarrolla Galtung es peor que la violencia fsica de los bandidos de la ciudad. Fonseca al situar al lector en el mismo plano de los personajes, y al narrador com o uno de ellos, permite que aqu l sienta el rechazo social y la exclusin al no encontrar dos de los cuentos ms comentados de Fonseca por ser ejemplos claros de su narrativa en sus primeros aos. Al darle los mismos ttul os a los libros, el autor le da particular importancia a los cuentos y tambin por el orden en el que ap arecen en ellos Feliz ano novo se inicia con el cuento del mismo nombre, y O cobrador (1979) concluye con el cuento homnimo. Este ltimo es otro ejemp lo claro de su estilo brutalista. En O cobrador violncia e linguagem ganham um requinte maior, radicalizam se El cuento del mismo nombre es intensamente violento por la rabia social que descarga el personaje principal quien adems narra y describe.

PAGE 177

177 dentista con un fuerte dolor de muelas. El dentista al examinar al paciente le pregunta, recriminndolo, cmo fue que dej que sus dientes estuvieran en aquel estado. La incapacidad del odontlogo de entender que el paciente no es necesariamente culpable por su salud bucal o por negligencia, sino por falta de dinero o, como consecuencia de un sistema social y de salud desequilibrado, no slo irrita fue rtemente al narrador, sino que invita al lector a ponerse en el lugar del dentista. El narrador al no poder pagar lo que el odontlogo le pide destruye el consultorio no sin antes dispararle en las rodillas. Este episodio es apenas el primero de una serie de encuentros violentos que sern descritos en primera persona y de forma fragmentada a lo largo de diecisiete pginas en las que se desarrolla el crecimiento del personaje. La rabia del narrador personaje al comienzo del cuento es azarosa y descontrolada; pero en la medida en que transcurre la narracin, y el personaje se enamora, la forma de sentir y expresar su rabia cambia radicalmente [e]u no pago mais nada, cansei de El narrador afirma que todos le deben algo y esa sensacin le molesta terriblemente. Su rabia social incrementa constantemente y, slo se disipa al agredir o matar a algu ien que cumpla con las caractersticas de deberle algo; es decir, quien le debe es aquella persona que tenga o parezca tener ms econmicamente que l. Asesina a un hombre que intenta venderle una mgnum con silenciador por tener las manos blancas y sin ci catrices a diferencia de las suyas. Su prxima vctima es un hombre que se le atraviesa en la calle cuyos

PAGE 178

178 En este cuento las calles de Ro de Janeiro estn pobladas de gente. El narrador es otros ciudadanos que no necesariamente pertenecen a su posicin social. Fonseca equilibrio. El narrador en primera persona es un asesino y es ms probable que e l lector implcito se identifique con sus vctimas No obstante hay un juego por parte de Fonseca en colocar a un personaje asesino y poeta que es adems el narrador. Desde el inicio del cuento el personaje podra parecer un sictico que asesina casi por azar; pero esta idea se derrumba cuando un hombre se niega a prestarle el peridico y No me chateio, o crioulo tem poucos dentes, dois ou trs, tortos e escuros. Digo, ta, no vamos brigar por isso. Compro dois cachorros quentes e duas cocas e Frente a todos los asesinatos que el narrador ha cometido el lector est esperando la violencia que ha mostrado el personaje desde el princi pio del cuento. Sin embargo su reaccin es la opuesta a lo que espera. El hecho de qu el hombre sea negro y sin dientes son razones suficientes para que el narrador sepa que no le debe nada puesto que es igual a l. Con este episodio Fonseca seala de la misma manera que los asuntos entre las personas tambin tienen solucin pacfica. Su rabia slo apunta hacia aquellos que tienen lo que tienen una vida mejor de all l a idea de hacer justicia. El personaje narrador logra contener su rabia al hacer de ella una herramienta que comenzar a utilizar para ajusticiar a ms personas en un mismo lugar. Ana, su enamorada, le ensea a ver la vida de otra manera:

PAGE 179

179 Meu dio agora diferente. Tenho uma misso. Sempre tive uma misso e no sabia. Agora sei. Ana me ajudou a ver. Sei que se todo fodido fizesse como eu o mundo seria melhor e mais justo. Ana me ensinou a usar explosivos e acho que j estou preparado para essa mudana de escala. Matar um por um coisa mstica e disso eu me libertei (181). narrativa de Fonseca est dado por la certeza de la violencia (181) que es claramente exponer con un lenguaje duro, grosero y extremadamente violento la vulnerabilidad del ser humano de vivir en una ciudad desigual y violenta como Ro de Janeiro. Schllhammer refirindose a la literatura de Fonseca de los aos setenta seala que la ciudad no representa un lugar regido por la justicia o la racionalidad del espacio pblico, sino una realidad dividid a. Esa divisin, segn el crtico, est marcada por una ciudad oficial y una marginal ( Fico 28). Cmo se han representado estas dos ciudades en las obras de Fonseca y Lins? La ficcin de la realidad La columna vertebral de este trabajo es la representa cin de la ciudad y la violencia en literatura contempornea. Cabra preguntarse si la forma de escribir sobre un lugar es, en s misma, un fenmeno de representacin o, si sta responde a la urgencia de escribir con la necesidad de mostrar una realidad. E sta pregunta nos remite al realismo como manera de escribir y representar en literatura y, para efectos de este estudio, en la forma en que la violencia se asocia a la vida en la ciudad. La forma de vida en las urbes se ha relacionado desde diferentes pers pectivas con el binomio civilizacin y barbarie.

PAGE 180

180 Domingo Faustino Sarmiento escribe Facundo en 1845 y all deja claro el autor la importancia de la confrontacin de las formas de vida de la ciudad y del campo en la formacin de la nacin. El autor define bruta, la preponderancia del ms fuerte, la autoridad sin lmites y sin responsabilidad de en Buenos Aires, que se contrap ona a la del campo, no est exenta de la barbarie y, por el contrario, se va constituyendo con e lla. Como en el caso argentino, Euclides da Cunha desarrolla una idea similar en 1902 en su tambin fundacional libro Os Sertes : campanha de Canudos La vida en la ciudad en los trabajos estudiados de Fonseca y de Lins se adecuan a la descripcin de la barbarie desarrollada por Sarmiento a finales del siglo XIX o de da Cunha a principio del siglo XX, slo que la de los autores aqu estudiados representan la vi da urbana al menos tres cuartos de siglo despus. Otros autores ya haban trabajado la presencia del brbaro. Richard Sennet en The Fall of Public Man (1977) estudia la ciudad, particularmente Pars y Londres, del siglo XVIII y XIX en relacin a la vida s ocial. Sennet seala que es en el espacio urbano donde aparece el brbaro entendido como extranjero. ste se convierte en una clase social amorfa que representa una amenaza en un espacio que se reorganiza alrededor de ese grupo. Con la aparicin de la burg uesa los ciudadanos intentan establecer espacios de identificacin basados, y preocupados por el que dirn, enmascaran ciertas valoraciones individuales. En este contexto el espacio urbano se entiende como un lugar de representacin. En l los ciudadanos son actores de su propia la vida, y la ciudad se convierte en un teatro al que acuden para ver las diferentes

PAGE 181

181 desarrollan y exhiben las interrelaciones sociales no slo entre mlt iples sujetos, sino entre diversas comunidades (15). Heffes seala cmo las ciudades pueden ser exclusivas o inclusivas refirindose a la identidad que pueden compartir los habitantes de un espacio segn experiencias concretas de un pasado comn (15). Walt er Benjamin en The Arcades Project tambin entiende el espacio urbano como el teatro de la actividad social. sta a su vez ocurre en un espacio y no en un lugar si utilizamos la definicin de Michel de Certeau. Este autor define los lugares como sitios que estn en los mapas mientras que los espacios son los que estn habitados (117). Esta concepcin del espacio es la que ha desarrollado tambin Lefebvre. Ahora bien, si las nociones y entendimientos de ciudad las relacionamos con la modernidad y el progreso la postura terica de Benjamin cobra importancia. Graeme Gilloch recuerda que point of a continuous, linear, developmental process or as the culmination of human endeavour and achievement. Mode rnity does not constitute the height of civilization but rather only Las posturas tericas anteriores se relacionan con el estilo brutalista de Fonseca que adems se ha comparado con el de Lins. Ambos autore s representan a Ro de Janeiro como un espacio en el que prevalecen caractersticas brbaras como el predominio de la fuerza bruta, la presencia de autoridad sin lmite provenientes tanto de las fuerzas formales e informales de represin del estado, como l as creadas en las favelas. Para da Cunha la campaa de Canudos fue brutal y brbara. En ese sentido la poblacin y las instituciones gubernamentales en Ro de Janeiro eran tan brbaras y primitivas como lo era la forma de vida de las vctimas del campo. Ta nto Sarmiento

PAGE 182

182 como da Cunha escriben cmo la vida en la ciudad no est exenta de las caractersticas brbaras presente en la pampa o en el serto, lo cual se asocia a las ideas de Sennett y Benjamin. Efectivamente las oportunidades que ofrece la vida urban a son vlidas para un grupo de la poblacin, pero no para todos. El tener acceso a ms posibilidades sociales como educacin y salud, por ejemplo, no hace a ese grupo necesariamente ms civilizado y por ello mejor. Adems la inequidad social y el estigma c reado para la poblacin que migr a las ciudades permiti, como menciona Zaluar, que la barbarie de la que hablan Sarmiento, da Cunha, Benjamin y Sennett se fuera apoderando poco a poco de la ciudad pero no como fenmeno intrnseco a esa poblacin sino com o producto del mismo desarrollo social en el que hay desiguales condiciones sociales. A todo lo anterior hay que agregar que el mismo proceso migratorio y la formacin de la primera favela en Ro, como seala Zaluar, se dio como una de las consecuencias de procesos violentos de exclusin y de enfrentamientos brbaros por el poder de un espacio, o en todo caso, a nombre del progreso dirigido por el estado. A lo largo de este captulo he demostrado cmo la sociedad brasilea es excluyente. En trminos general es la teora de la exc lusin social se fundamenta en la teora de la desigualdad. Segn esta lo que define a los excluidos es el no pertenecer porque se los ha apartado socialmente. La exclusin social indica que hay seres humanos que no se incluyen en la sociedad desde el punto de vista poltico, social y econmico. Segn Luis Moreno, los excluidos son la parte invisible de la estructura social. Esta perspectiva es justamente la que se relaciona con ciudadana ya que los excluidos no se consideran ciudadan

PAGE 183

183 principalmente, un estatus conformado por el acceso a los recursos bsicos para el ejercicio de derechos y deberes. La no discriminacin en el acceso a esos recursos constituye la condicin necesaria y suficiente de Brasil se fue modernizando con actividades que generaron mayor exclusin social y la poblacin que migr del campo a la ciudad no slo experiment gran inequidad y desigual distribucin de ingresos sino que los servicios urbanos fueron deficientes cuando no inexistentes creando gran frustracin y violencia. Algunos de los personajes de Fonseca como el de esas oportunidades urbanas generan violencia, frustra fizemos nada, ele desse. No fizeram? S rindo. Senti o dio inundando os meus a barriga por que ella estaba embarazada y al hombre en el cuello por la rabia de que ellos tuvieran todo lo que l no tena. El predominio de la frustracin, de la violencia y de la barbarie se representa con un arma y la rabia de la desigualdad social de Ro de Janeiro. Estas historias de asesinos y escenas violentas en la ciudad que aparecen en la prensa son parte de lo que vemos en los cuentos de Fonseca. Schllhammer seala como en la literatura de finales de siglo XX lo que interesa es la vida real; e so as biografias e reportagens histricas, confisses, diarios, cartas, relatos de viagens, memrias, revelaes de paparazzi Fico 56). En ese sentido, el escritor brasilero busca la manera de escribir sobre la vida real de una forma en el que el lenguaje literario seale algn tipo de diferencia puesto que todos escriben de lo

PAGE 184

184 Essa procura por um novo tipo de realismo na literatura movida, hoje, pelo desejo de realizar o aspecto performtico e transformador da linguagem e da expresso artstica, privilegiando o efeito e sensvel em detrimento da questo Schllhammer, Fico 57). El mismo autor seala como la literatura del pas se dirige hacia un nuevo ti po de realismo cuya caracterstica no es en s misma la verosimilitud de la descripcin representativa sino el efecto esttico de la lectura y la manera de envolver afectivamente al lector en la realidad de la misma. Desde esa perspectiva el papel del narr ador es determinante. La funcin del narrador La magnitud del lenguaje de la materia narrada por el narrador en primera persona que utiliza Fonseca en sus primeros textos se convierte en una de las caractersticas que define una manera diferente de aproxi marse a la desigualdad social de Ro de Janeiro. La forma de escribir de sus primeros aos se observa, con o sin la presencia del narrador en primera persona, en algunos textos recientes. Segn Follain lo que hace a la obra de Fonseca importante es que el punto de vista del excluido, sea este malandro, pobre, asesino o prostituta, expresada con un lenguaje intenso y agresivo genera u na de las caractersticas literarias que le otorga a la produccin de Fonseca la categora de brutalista. Pero, y a diferencia del realismo que pretenda que la realidad se contara a s misma sin mediacin(es), la produccin de Fonseca no proyecta un model o de verdad sino que presenta varias verdades y de all el uso de la fragmentacin y el collage tan comunes en la narrativa de los aos noventa. Tambin es comn en su narrativa la mirada oblicua de la urbe, cia . deja al lector sin el apoyo de

PAGE 185

185 una voz distanciada y moralizante, y lo lleva a ver la realidad desde ngulos diversos, (Follain 107). Fonseca desarrolla en cada nar rador personaje distintas visiones sobre la ciudad; la mayora de ellas son violentas. Pero al ser interceptadas desde diferentes perspectivas el lector implcito puede percibir la magnitud de la ciudad que slo puede ser aprehendida a partir de fragmentos Autores como Carlos Monsivis y Garca Canclini han indicado en diversos trabajos cmo la ciudad slo puede ser entendida desde su fragmentacin. Fonseca muestra esa fragmentacin urbana mediante narradores de diferentes clases sociales que ven y viven l a ciudad desde sus espacios socioeconmicos. Ahora bien, el nivel educativo y la clase social de Fonseca difiere de los que se caracteriza en los personajes de muchos de sus textos. Es decir, que siempre ser verdad que este autor es de otra clase social q ue escribe sobre los bajos fondos y que lo diferencia de Paulo Lins, por ejemplo. Con el narrador en primera persona este autor busca acercarse a una realidad a la cual l no pertenece, como es la materia narrada con un lenguaje intenso y brutal desde la perspectiva del excluido, sin serlo, como el autor, genera una de las violencias mas contundentes en los textos de Fonseca. En el cuento Ela e outras mulheres (2006) el autor de sarrolla la historia de un hombre cualquiera al que Diana, una ninfmana, conoce una maana en un caf cuando ella regresaba de una fiesta y le ofrece tener sexo. El lector puede ver las malas intenciones del narrador como, por ejemplo, cuando le pregunta si vive sola o si su edificio tiene portero. Por ser ambas respuestas negativas el narrador acepta la propuesta de Diana. Al llegar a su apartamento la mujer le asegura no tener nada para

PAGE 186

186 que l la amarre pero no es necesario porque el narrador tiene un bo lso con esposas. Pero ste no es un polica a pesar de lo que ella cree. El narrador le pega muchas veces en la cara a la mujer quien dice gozar del maltrato. Era slo el principio de ms goce, segn el narrador, quien le dice va a presionar su garganta pa ra que tenga sensacin de muerte y con esto el mayor placer de su vida. Al hacerlo Diana consigue garganta, e mais, com toda a minha fora. Quando senti os ossos quebrando, tam bm este cuento fuese narrado en tercera persona la violencia del mismo sera menos directa. La aproximacin a la materia narrada a travs de un narrador omnisciente que no expresa juicios de valor, o de un narrador que sirve de mediador permitira un distanciamiento claro con el asesino que siente placer con el acto de matar. Al ser el narrador un asesino hay un choque entre el lector y el que ejecuta la accin violenta. En el caso de Lins, por el contrario, hay episodios violentos constantes, algunos terriblemente descriptivos; pero hay una distancia entre las personas que ejecutan los actos de violencia y la persona que narra, que es un narrador en tercera persona. Lins, si n embargo, logra desarrollar un lazo afectivo con la utilizacin de los dilogos. Pero antes de analizar la funcin del narrador en Cidade de Deus creo necesario apuntar algunas particularidades generales de esta novela. El infierno urbano de Cidade de Deu s El conjunto residencial Cidade de Deus se construy a algunos kilmetros de la Zona Sur de Ro de Janeiro relativamente cerca de Barra de Tijuca y Jacarepagu, dos barrios de clase media prspera. Su construccin corresponde a una poltica habitacional que se desarrolla en la ciudad

PAGE 187

187 sistemticamente en los aos sesenta. Entre 1962 y 1965 se construyen cuatro complejos habitacionales entre los cuales se halla Cidade de Deus. La idea de esa poltica habitacional consista en remover las ocupaciones de la p oblacin de bajos recursos econmicos en tierra plana para lugares de ms bajo costo, especficamente porque las zonas de Lebln y Gvea haban aumentado su valor inmobiliario. Estas acciones permitiran el desarrollo de espacios urbanos modernos, como Leb ln, y adems resolveran el problema de la incorporacin a la ciudad moderna. Fue la manera de los planificadores urbanos de limpiar el Centro y la Zona Sur de la ciudad. Al mismo tiempo se garantizaba la disponibilidad de los espacios que daran grandes beneficios para los intereses de las inmobiliarias. Con e l golpe militar de 1964 se fortalecieron los vnculos con Estados Unidos quien ayud con f inanciamientos, a travs de la Alianza para el Progreso la construccin de barrios que organizaran la disper sin de las favelas ( Baumann Burgo 34; Costa 22; Leeds & Leeds 220 ). Adems, muchas de las personas que poblaron Cidade de Deus provenan de otras favelas, en su mayora vctimas de inundaciones en la ciudad (Ver Zaluar A mquina y Costa). Ese espacio urba no se cre con una multiplicidad de historias que impidieron, o ayudaron a fortalecer relaciones sociales en un principio. Ahora bien, cmo hace Paulo Lins para mostrar la forma de vida en Cidade de Deus que es a su vez la representacin de los espacios en Ro de Janeiro como un todo ? Svetlana Boym seala que los habitantes de una ciudad tienen una memoria y un pasado en comn que se fundamenta en una coexistencia urbana que pude ser tan alienante como estimulante (76). Tanto en el conjunto residencial co mo en la novela las

PAGE 188

188 historias en comn eran las inundaciones y la exclusin social. Cidade de Deus es una novel a que retrata la forma de vida de un conjunto residencial de excluidos sociales. En sus primeros aos el conjunto ofreca a la poblacin transfe rida los recursos bsicos, como por ejemplo, agua y luz que corresponden a los derechos sociales de todo ciudadano. Sin embargo, otros derechos como los polticos y econmicos no se otorgaban con la transferencia a la neo favela como la llama Paulo Lins. Roberto Schwarz seala cmo Lins indica que la neo favela se distingue de las favelas por la violencia que genera la guerra entre los traficantes de drogas y la corrupcin policial ( Seqncias 163). Cidade de Deus retrata la transicin social y la forma d e vida de los excluidos en la que se visualiza el cambio de malandros a bandidos y de favela a neo favela. Lins inicia su novela teniendo como base un conocimiento emprico y terico de la exclusin social. El primero por haber vivido en una favela y por las entrevistas que realiz en Cidade de Deus, y el segundo por sus estudios universitarios 28 Michel Foucault en Archeology of Knowledge plantea cmo la experiencia o la historia del autor da importancia a las obras literarias. Muchas veces los lectores hu rgamos en la their experiences and the real story that gave birth to their writing. The author is he who implants, into the troublesome language of fiction, its unities its coherence, its links with Zaluar, le dan a la novela elementos que ofrecen coherencia interna y verosimilitud. En la contraportada de Cidade de Deus Alba Zalua r seala que este texto: 28 La novela de Paulo Lins Cidade de Deus surge in icialmente a partir de las entrevistas que realiz el autor para un trabajo etnogrfico desarrollado por la antroploga Alba Zaluar.

PAGE 189

189 [ ] o primeiro romance etnogrfico no Brasil que no se baseia em memrias da infncia do escritor ou em sua biografia. o resultado de uma pesquisa etnogrfica que no tenta convencer o leitor de que a sua narrativa do plano d o real, do realmente acontecido. Juntando etnografia e fantasia, ele nos conduz imaginria e objetivamente pelo anti pico de uma guerra entre jovens imaginrios mas terrivelmente verossmeis, uma guerra que foge aos modelos convencionais, mas que mata no livro e na vida real tantos jovens; uma guerra que mal comea no livro, com seus personagens inventados, e que ainda no acabou fora dele, com seus atores reais. Como se puede ver desde la contraportada hay una mezcla casi indivisible entre la realidad y l a fantasa. Lins, sin embargo, deja claro algunos lmites desde el comienzo para que no haya duda de que su texto es ante todo una novela y no un trabajo pelo caminho difci Distrados venceremos (1987). Como en el poema de Leminski, la vida de Lins no ha sido fcil y su experiencia personal est ampliamente relacionada con el desarrollo de su novela. Cidade de Deus se divide en tres captulos en los que se des arrollan historias de tres personajes habitantes del conjunto habitacional del mismo nombre. Cada captulo, y la historia principal de cada uno, es el reflejo de la vida de algunos personajes en momentos diferentes que pueden representar las tres dcadas e n las que se contextualiza la novela 1960,1970 y 1980. Tambin puede verse como un Bildungsroman en la medida en que cada captulo desarrolla la historia de un personaje que representa un momento particular de la violencia urbana. En un comienzo sta se ca racteriza por ser una actividad individual, de supervivencia econmica y de ayuda incluso a la comunidad, para pasar a ser una guerra de pandillas y de poder territorial. En Cidade de Deus hay una clara diferenciacin entre la favela y la neo favela. Por e jemplo, los robos al camin de gas que se hacen al principio no se comparan, en trminos de violencia, con los crmenes

PAGE 190

190 por la lucha de poder y territorio al asentarse la droga como negocio en el conjunto residencial. La distincin entre favela y neo favel a est en estrecha relacin con el proceso de cambio del rol de la persona que ejerce violencia fsica, segn Galtung, para modificar la desigualdad social producto de la violencia estructural. En consecuencia, en la novela hay tambin una explcita transi cin, y por tanto diferenciacin, entre la violencia ejercida por los malandros y los bandidos siguiendo las categoras de Zaluar y los conceptos de Lins apuntados anteriormente. El cambio del malandro al bandido que se evidencia en el texto de Lins tamb in Pequenas criaturas (2002). En ese cuento Fonseca crea una historia en la que dos generaciones de hombres muestran la diferencia generacional a travs de sus roles en el ejercicio de la violenci a urbana. Por ejemplo, el abuelo nunca tuvo la necesidad de usar armas, su hijo no aparece en el texto lo cual implcitamente seala que ha muerto y el nieto no tiene opcin ms que usar la violencia fsica, las armas y hasta asesina para poder lograr su s ustento. Como el nieto en el texto de Fonseca, en la novela de Lins los personajes son todos nios y adolescentes que van aprendiendo la forma de sobrevi vir en la ciudad. bandido mor ). Ningn personaje alcanza la edad a dulta como tambin se observa en la novela de Fernando Vallejo donde se retrata la violencia en Medelln. Cidade de Deus tambin puede leerse como dos historias posibles de dos personajes importantes, Busca P y Z Pequeno, ambos nios crecen en el transc urso de la novela. El primero logra salir del conjunto residencial y ser fotgrafo y el otro alcanza el poder y el respeto mediante el crimen y el trfico de drogas.

PAGE 191

191 En la novela hay en el comienzo una descripcin de dos muchachos frente a un ro fumando marihuana y soando despiertos sobre la vida que queran, y pensando en el pasado de sus infancias. Este momento es abruptamente interrumpido por la presencia de cadveres que lleva el ro. El episodio corresponde en realidad a un momento posterior cuando la guerra en la neo favela era la cotidianidad; pero el lector no lo sabe hasta que alcanza el tercer y ltimo captulo del libro. El ro, al igual que en las novelas de Vallejo y Faciolince y como en la antigua Grecia, es uno de los emblemas del cambio; los personajes lo recuerdan limpio en un presente en el que se tie constantemente de rojo para dar paso a los cadveres, usualmente muchachos jvenes vestidos con ropas importadas. Ese episodio de cadveres se corta para dar inicio a una narracin en la q ue se describe con verdadera aoranza la poca fundacional de Cidade de Deus; eran los das de bueyes que iban enda. Alm de comprarem leite fresco, arrancarem hortalias na horta e colherem frutas no campo, de espacios naturales, verdes, calmados y apacibles que rodeaban y formaban parte del conjunto residencial, hay una irrupcin con puntos suspensivos que cortan la blanco y lo prximo que el lector lee es este fragmento: Poesia, minha tia, ilumine as certezas dos homens e os tons de minhas palavras. que arrisco a prosa mesmo com b alas atravessando os fonemas. O verbo, aquele que maior que o seu tamanho, que diz faz e acontece. Aqui ele cambaleia baleado. Dito por bocas sem dentes e

PAGE 192

192 olhares cariados, nos conchavos de becos, nas decises de morte. A areia move se nos fundos dos mares. A ausncia de sol escurece mesmo as matas. O lqido morango do sorvete mela as mos. A palavra nasce no pensamento, desprende se dos lbios adquirindo alma nos ouvidos, e s vezes essa magia sonora no salta boca porque engolida a seco. Massacrada no estmago com arroz e feijo a quase palavra defecada ao invs de falada. Fal ha a fala. Fala a bala (22). favela. An cuando la palabra nace del pensamiento y sale por la boca de personajes sin dientes, sta toma consistencia en los odos de quien h ar de esas palabras la pronunciado por bocas desdentadas y miradas cariadas en los recovecos de los conoce las historias. Pero el mismo acto de escritura est amenazado por la violencia. La relacin prxima y distante que hay entre la etnografa y la literatura le da un valor hiper realista a la novela, que es el ms adecuado, segn Wander Melo, para c ategorizar esa mirada antropolgica transformada en ficcin (219). Para Rodrgues Fontes la oralidad se contrapone radicalmente al discurso normativo en la novela de Lins (95). Como acertadamente lo apunta Vilma Costa, Lins est tericamente adentro del es pacio fsico que describe, pero privilegia la narracin desde afuera porque no intelectual que estuda as relaes sociais, apoiado e subsidiado por instituies como a Es curioso cmo Fonseca utiliza a un narrador en primera persona para acercarse a un grupo social al cual no pertenece mientras que Lins emplea la tercera para alejarse de uno al que perteneci. El a utor de Cidade de Deus quien vivi en ese

PAGE 193

193 conjunto habitacional y del cual se hallaba ya afuera al momento de escribir la novela, necesita un narrador omnisciente que describe las escenas violentas de los habitantes de la favela, as como tambin dilogos entre los personajes para desarrollar su texto. Esta forma de narrar es algunas veces ms violenta que otras. En algunos casos los actos narrados son verosmiles a pesar de la distancia narrativa; pero en otros, no slo la violencia es forzada, recreada y hasta repulsiva sino que hasta resulta inverosmil. La escena del descuartizamiento de un beb, descrita en extremo detalle por el narrador omnisciente, es un claro e jemplo de ello. Melo seala ste como uno de los episodios ms violentos de la novela (28 1), y en realidad lo es. Pero por qu Lins decide escribir un episodio en el que cree necesario exaltar tal violencia desmedida? En primera instancia hay gran detalle de la forma cmo el personaje descuartiza a un beb recin nacido (Lins 81) que se difer encia de otras maneras de escribir muertes injustas, como, por ejemplo, cuando un marido asesina a su esposa que le es infiel. En el primer caso el asesinato es descrito explcitamente y en detalle, mientras que el segundo, sin ser menos brutal, se describ e rpidamente y la accin de asesinar pasa casi inadvertida. De la misma manera, hay una necesidad de fortalecer un lazo afectivo con el lector que va ms all de la representacin de un referente. En el texto de Lins, y en particular el pasaje del descuar tizamiento del bebe y de una mujer violada y asesinada por su ex novio, hay un intento de ir ms all de lo que el ciudadano comn puede leer en la prensa. Es una manera de hacer diferente la lectura y que el lector se acerque a una materia narrada que es difcil, si no imposible, de leer en otros contextos de lectura. Es necesario destacar que Lins utiliza ejemplos de escenas violentas de otras obras

PAGE 194

194 literarias como, por ejemplo, la descripcin del descuartizamiento del beb que Lins toma de Crimen y Casti go (1866) de Fridor Dostoievski (Hollanda). Otro aspecto importante para resaltar es cmo Lins coloca ciertas caractersticas en el narrador que no se observa en la mayora de los narradores de Fonseca. El narrador de Cidade de Deus adems de ser uno en tercera persona, es un claro mediador con juicios de valor, pero estos no son slo mltiples sino incluso contradictorios. Por ejemplo, al principio de la novela, en los episodios de los robos de los camiones de gas, se muestra la idea de que la comunidad se beneficia de los actos na hora de apanhar o gs ela Cabeleira, el personaje principal del primer captulo, se torna en la voz del narrador en se e mandou bala na test esta frase no slo califica a cada uno, sino que adems victimiza an ms al muerto porque es trabajador y no un bandido del barrio. De la misma manera, Salgueirinho es un malandro, a diferencia de un bandido, tanto en la catego ra de Zaluar, de Lins y Este personaje muere atropellado por un carro en un accidente como un ciudadano comn y no como los dems bandidos que mueren a bala o en guerra entre bandas o con policas. Hay tambin en el narrador claras seales de educacin formal como: se um corte na manh, oriundo de uma orao de verbo intransitivo e sujeito eje Hay juegos de palabras como pobreza e suas hiprboles eram jogados atravs das retina s

PAGE 195

195 (188). Busca P, uno de los pocos personajes que aparecen constantemente en toda la montar (312). El narrador es tambin mediador al identificar ciertos rasgos de mala educacin ent almoavam de oito na cintura, falavam de boca cheia, deixavam escapulir apressados como seala Schwarz hay en Cidade de Deus una ambivalencia en el uso del vocabulario que traduce la inestabilidad de los puntos de vista presentes en las acciones narradas y que enfatizan la naturaleza clara y complicada de la vida en el conjunto residencial bien retrata por Lins (Seqncias 164). Ahora bien, a pesar de utilizar un narrador en tercera persona y dilogos que distancian al lector de la materia narrada, Lins logra establecer una relacin cercana con la situacin de violencia y exclusin social en Cidade de Deus Como seala Monsivis novela recrear e sta interiorizacin de la que habla Monsivis. La violencia no es la del conjunto residencial Cidade de Deus sino de la ciuda d que se encuentra dividida En su Ricardo Greene, refirindose a la representacin cinematogrfica del texto de Lins, indica que el autor hace apologa de la violencia mostrndola de una manera que la reproduce. Greene indica que hay una co tradicionalmente eran representadas como infiernos urbanos pero ahora son es sobre la novela y no sobre su adapt acin cinematogrfica, difiero de Greene en el sentido que Cidade de Deus tiene una crtica social implcita y por lo tanto sta no est

PAGE 196

196 expuesta en la superficie. Por ejemplo, el conjunto residencial se form con la reubicacin de personas que vivan en o tras favelas y cuyo proceso fue casi siempre violento ya sea por fenmenos naturales, como inundaciones, o por el desalojo del que fueron objeto los pobladores de ciertas reas urbanas. Lins retrata esto claramente: Nenhuma das favelas teve sua populao totalmente tranferida para as casas do conjunto. A distribuio aleatria da populao entre Cidade de Deus, Vila Ken n edy e Santa Aliana, os dois outros conjuntos criados na Zona Oeste para atender os flagelados das enchentes, acabou mutilando famlias e El autor tambin desarrolla la violencia de las remociones forzadas a travs de la eliminacin de las casas de las favelas que ocupaban los espacios de inters Lembrou se tambm daquela safadeza do incndio, quando aqueles homens chegaram com saco de estopa ensopado de querosene botando fogo nos barracos, dando tiro para todos os lados sem qu nem porqu. Foi nesse dia que sua En cualquiera de los casos la razn por la que se llega al conjunto residencial Cidade de Deus es violenta y como tal la retrata Lins. La violencia estructural, segn el concepto de Galtung, es la mayor de las violencias en el texto de Lins aunque lo que se represente a simple vist a sea la violencia fsica. Crtica social en Cidade de Deus Hay elementos que Lins desarrolla en su novela que reflejan una crtica social que va ms all de la violencia fsica que seala Galtung. El racismo es, sin duda, uno de estos elementos; los ejem plos son claros y constantes a lo largo de la novela. La mayora de los pobladores de Cidade de Deus son negros y sienten rabia por los que no lo son. Cabeleira uno de los personajes de la primera parte de la novela y que

PAGE 197

197 hab a visto el incendio de su cas a donde muri su abuela, vi por la televisin que un [s]entiu vontade de matar toda aquela gente branca, que tinha telefone, carro, geladeira, comia boa comida, no morava em barraco sem gua e sem pr de Fonseca, cuya rabia es adems activada por la televisin. La relacin entre el color de la piel y el acceso a ciertos benef icios sociales son claros. Los habitantes de las favelas son excluidos sociales no slo porque no participan de sus derechos polticos, sociales y econmicos sino que adems en Cidade de Deus est el factor racial que los hace ms vulnerables al no ser inc luidos en la estructura social. La exclusin social es cachorro . Essa rede de esgoto malfeita que j t dando entupimento, no tem nibus, no tem um hospital, no te m nada...nada. Tem cobra subindo pelo ralo, Cidade de Deus que la exclusin social y el racismo se interelacionan con el crimen Todo mundo aqui tem cara de bandido, quase no tem branco, nest a terra s tem crioulo mal Los blancos se relacionan con personas trabajadoras que llegaron a Cidade de Deus de otras tierras como consecuencia de la inmigracin del campo a la ciudad. La relacin binaria es explcita: los blancos son traba j adores y honestos; los criollos na rodoviria e, dois meses depois, na Zona do Baixo Meretrcio. As duas vezes por ador de Cear, es quien le avisa a la polica el lugar donde viva uno de los criminales y ste, al enterarse, lo asesina por

PAGE 198

198 rgumentava com os amigos que o loiro era filho de Deus, o branco Deus criou, o moreno era filho basta rdo e o preto o Diabo cagou. Ter informado polcia a casa de Alicante foi sua grande vingana contra os seres daquela Las referencias a la pobreza del negro en la novela son constantes y estn en contino ritmo con la vio lencia del conjunto habitacional. No es por lo tanto que hay en la novela de Lins una fascinacin por la violencia misma. Lo que la reproduce no son los productos culturales que enfatizan el modo de vida de una ciudad como Ro de Janeiro. Cidade de Deus r etrata una realidad que genera violencia sin que las causas principales de ellas se subrayen. Paulo Lins indica en la entrevista que le realiz Helosa Buarque de Hollanda cmo los habitantes de Cidade de Deus no tienen comentarios sobre la novela porque n adie la ley, pero todos tienen algo que decir sobre la pelcula porque todos la vieron. Lins sabe que los receptores de ambos productos culturales son distintos y cmo tales lo que se representa en cada uno es tambin diferente. Si analizamos la novela d esde un punto de vista concreto es obvio que la violencia fsica se desborda en casi todas las acciones narradas, pero no es as cuando cada fragmento se unifica en el argumento de la misma. En Cidade de Deus los pequeos detalles son los que exaltan la di versidad de los tipos de violencia inmersos en ella. Las acciones que se repiten, son las que se retratan en ciertos medios de comunicacin masiva constantemente, pero es, en las que no se destacan en las que encontramos la diferencia. Por otro lado es im portante mencionar que la novela se divide en tres captulos que se asocian a momentos diferentes de la vida en la ciudad. Cada parte de Cidade de Deus representa una etapa de la ciudad de Ro de Janeiro. En ese sentido no es

PAGE 199

199 que la novela de Lins describ a la vida en un conjunto habitacional, sino que este representa a la ciudad carioca. La novela describe tres grandes etapas que representan las dcadas de 1960, 1970 y 1980 y con estas la transformacin de la vida en esa ciudad. A pesar de que Cidade de Deus abarca tres dcadas y con ellas las transformaciones en la forma de ejercer, percibir y vivir la violencia, hay elementos que persisten, y estos son los que prevalecen en el tiempo. Entre ellos se desarrollan el racismo, la desigualdad en cuanto a la obtencin de derechos ciudadanos, el desempleo, la exclusin social, el analfabetismo, para nombrar slo algunos. Ahora bien, estos elementos han sido ampliamente desarrollados, como hemos visto en las obras de Rubem Fonseca. Silva seala claramente cmo Lins toma elementos brutalistas de Fonseca y los pone en conexin con la realidad que representa de Ro de Lins experimenta caminhos abertos pela fico nacional dos anos 60/70 e sofre os impass es de um modo narrativo hace Silva entre los dos autores es el uso del lenguaje, su velocidad y su relacin con el lenguaje cinematogrfico. Las experiencias narradas de for ma entrecortada le da a la narrativa de Lins una velocidad interna que adems muestra la fragmentacin de la forma de vida en Cidade de Deus. El hecho de que la mayora de los personajes sean bandidos y mueran de forma rpida se relaciona con la manera fra gmentada de conectar las diferentes historias de los personajes de la novela. Esta manera de entrecortada de narrar diferentes historias la ha utilizado Fonseca y as se evidencia en uno de los cuentos mas importante de su produccin que retrata a Ro de J aneiro.

PAGE 200

200 La inclusin de la exclusin social apertura a su libro Romance negro e outras histrias (1992). En ste Fonseca privilegia el narrador en tercera persona que describe las andanzas de Augusto, un andariego que escribe una novela sobre la vida de Ro de Janeiro. En este cuento el autor vuelve a su forma de escritura brutalista de los primeros aos. Comienza con un epgrafe extrado del texto Um passeio pela cidade do Rio de Janeiro de Joaquim Manuel Macedo. El libr o de Macedo publicado en 1862 1863 es un relato, tipo crnica, en el que cada captulo corresponde al paseo de algn punto de la ciudad carioca en compaa de un cronista (Pedruzzi 1). En honor al escritor del si glo XIX Fonseca abre contina la lnea de Macedo al colocar a un personaje que para escribir un libro sobre la ciudad debe recorrerla como un andariego o un flneur Augusto, cuyo verdadero nombre es Epifanio, decide cambiarse el nombre al dedicar su vida a la literatura 29 e esconder; es el lado oscuro de la Ciudad Mara villosa, como tambin lo realiz Benjamin Constallant. Desde este punto de vista Fonseca ni justifica ni legitima la violencia estructural de la que habla Galtung, pero definitivamente s la representa en su c onstruccin y reproduccin del espacio social segn Lefebvre. Ro de Janeiro es una vez ms el espacio de la representacin de la pobreza, la exclusin y la injusticia social. 29 El cambio de nombre, en los personajes escritores de Fonseca, es un aspecto recurrente en su produccin.

PAGE 201

201 El tema principal es la urbe carioca y las personas que en ella viven, pero en particular pone nfasis en describir la ciudad de los mendigos y prostitutas. Epifnio al ganar la lotera decide retirarse de la compaa de aguas y desages donde trabajaba para dedicarse a escribir un libro cuyo ttulo es el mismo del cuento de Fonseca. Augusto cumple varias de las caractersticas del flneur sealadas por Priscilla la ciudad sin obligaciones sociales el flneur describe la ciudad con detalles muy particulares de su arquitectura y del cambio urbano: Augusto olha com ateno tudo o que pode ser visto, fachadas, telhados, portas, janelas, cartazes pregados nas paredes, letreiros comerciais luminosos ou no, buracos nas caladas, latas de lixo, bueiros, o cho que pisa, passarinhos bebendo gua nas poas, veculos e principalmente pessoas (12). Es obvio que los aspectos fsicos de la ciudad son importantes para el auto r. 14). Pero Fonseca no hace la apologa de la ciudad, como bien lo seala Maria Sabrina de Amorim, sino todo lo contrario. En este cuento Ro de Janeiro es una metrpolis revelador das contrariedades e das negatividades prprias de uma cidade desigual interior y lo exterior, el centro y la periferia, Benjamin concentra su lectura en aq uellos sujetos que quedan fuera de esta dinmica, o cuya presencia amenaza o interrumpe

PAGE 202

202 Fonseca tambin focaliza su atencin en los sujetos marginados. Por ejemplo, hay en el cuento una crtica social que radica en puntualizar el analfabetismo como un problema que est en todas partes y que magnifica la desigualdad social o la violencia estructural segn Galtung. Este cuento de Fonseca no produce la violencia cultural que se ala Galtung, ya que, lo que hace es exaltar las desigualdades que generan violencia e injusticia social. En este cuento Fonseca muestra la vida de diferentes personajes en forma de collage que arman la visin de la ciudad. El flneur Augusto, camina por Ro involucrndose con personas marginadas. Una de las actividades de Augusto es ensear a las prostitutas a leer, lo cual hace escogiendo a mujeres que tienen marcas Los personajes sin dientes son una constante en la narrativa de Fonseca desde sus primeros aos hasta su produccin actual. Tambin Lins exalta est caracterstica como normal dentro de los habitantes de Cidade de Deus junto con el analfabetismo. Estos son el ementos que persisten en las obras de ambos autores independientemente de la poca y del contexto poltico que las contextualizan. Kelly es la prostituta nmero 28 que Augusto ensea con su mtodo infalible de aprendizaje en 15 das con tan solo un perid ico como material didctico. Augusto es tambin amigo de personas sin hogar que viven en las calles. Por ejemplo, los Gonalves son un a pareja que vive con su bebe recin nacida en una esquina al lado de un banco, que dicen cuidar, con el clan Benavides y cuyo sustento es la recoleccin describe Ferguson del flneur en el sentido de que ste no se invo lucra con las dems

PAGE 203

203 molesta con Augusto en repetidas ocasiones porque l no quiere esta r sexualmente quando f icam muito tempo sozinhas com um Ferguson indica que el flneur podra pagar y estar con ellas pero el no hacerlo muestra el desinters de lo comercial (28). En ltima instancia las relaciones de Augusto con los seres humanos en este cuento son las del flneur y las construcciones no slo sirven para recrear el espacio urbano sino para insertarse en la exclusin social que surge de ella. Los espacios privados como el lugar donde vive Augusto sirve para ensear a leer a Kelly. El hogar de los Gonalves es una caj a que arman de noche y desarman durante el da antes de que las tiendas abran. Es claro el centro de la atencin en este cuento que busca mostrar el lado oculto de la ciudad haciendo uso de los espacios urbanos como tal. La pobreza, la prostitucin, el an alfabetismo, la delincuencia urbana, el bajo nmero de lectores de textos literarios, y las precariedades del sistema educativo son tan slo algunos de los ejemplos concretos y claramente visibles que coloca Fonseca en su cuento para representar a Ro de J aneiro. Hay una evidente distancia cultural entre los mendigos y prostitutas con la cultura erudita de la ciudad. Amorim seala que Fonseca sugiere en el cuento que la creacin artstica de Brasil debe aprovechar el submundo urbano, cuestionarlo para saca rle provecho artstico (53). Pagn seala que Fonseca usa la forma de vida de los

PAGE 204

204 excluidos en su narrativa para mostrar la desigualdad social y evitar restarle importancia o negarla como algunas veces sucede. En cualquier caso hay un aprovechamiento arts tico de la vida en Ro de Janeiro en la produccin de Fonseca que exalta una parte de la ciudad que ha sido excluida y en ese sentido se la incluye. La representacin de Fonseca de Ro de Janeiro es entonces un espacio que produce inequidad social y es as como este autor la representa. Ahora bien, tal representacin la hace a travs del collage puesto que la urbe se muestra mejor fragmentada, especialmente las megalpolis como bien se ha sealado en trabajos como Los rituales del caos (1995) de Carlos Mons ivis y tambin en Imaginarios urbanos de Garca Canclini. El cuento de Fonseca es una compilacin de fragmentos que se juntan mediante la mirada de Augusto que capta imgenes como si fuese una cmara cinematogrfica. Es a travs de esa mirada que el lecto r ve partes de la ciudad que el ciudadano comn no slo se niega a ver sino que hay un esfuerzo por evitarlas El racismo es uno de los temas importantes en el cuento. Los Gonalves son pobres y sin hogar an cuando son blancos, lo cual aumenta la desigual dad y el desequilibrio social en un pas donde se identifica la pobreza y la violencia con el color de la piel. Como hemos visto, el narrador de Lins seala en repetidas ocasiones cmo el color de la piel es una caracterstica peyorativa en los habitantes de Cidade de Deus. En la novela de Lins hay tambin una rabia social contenida como la que se expresa en Cidade de Deus encontramos este fragmento: Grande que matava policiais por achar a raa a mais filha da puta de todas as raas, essa raa que serve aos brancos, essa raa de pobre que defende os direitos dos ricos. Tinha prazer em matar branco, porque o branco criou a favela e botou o negro para habit la, o branco criou a

PAGE 205

205 polcia para bater, prender e mata r o negro. Tudo, tudo que era bom era dos brancos (206). En el texto de Lins hay diversidad de miradas frente a la violencia. As como hay fragmentos violentos por la violencia misma como el descuartizamiento de un beb o el asesinato y violacin de una mujer, el lector puede tambin encontrar en la novela una violencia de supervivencia como los robos que hacan varias mujeres en los mercados trabalhando no conseguiria fazia de trinta a quarenta investidas nos mercados Tiveram dinheiro para mdico, dentista, alimentao e para o material escolar dos enfrentan a otros tipos de vio lencia. Basta slo mencionar el ejemplo de la vida de Soninha Maravilhosa, un trasvestido a quien su hermano, un delincuente, rechaza y reniega hasta incluso prohibirle entrar a la favela. Los temas en Cidade de Deus son tan variados como pueden encontrars e en la vida real. Como se mencion anteriormente a grandes rasgos el racismo, la pobreza, el desempleo, las drogas y el analfabetismo conforman los elementos que estructuran la novela y tambin los cuentos de Fonseca. Detrs de ellos estn, sin embargo, l a exclusin social y la inequidad como generadores todos de la violencia urbana. Conclusiones Hay un punto de encuentro entre los cuentos de Fonseca y la novela de Lins que es la forma de exponer lo que se ha querido esconder de la ciudad por algunos medi os de comunicacin y algunos gobiernos. Ambos autores traen al centro de su produccin lo que se ha colocado al margen y lo exaltan con violencia para puntualizar una exclusin social que existe a pesar de la convivencia de un espacio fsico que se niega

PAGE 206

206 a estar dividido. En tal negacin se legitima la expansin de la violencia. Hay por lo tanto una relacin dialctica entre la divisin urbana y la violencia. Las clases dominantes expulsan a los ciudadanos de menores recursos dejndolos permanecer en un esp acio fsico pero ignorndolos. Los excluidos, por su parte, buscan incorporarse a un espacio que tambin les pertenece y muchas veces haciendo uso de la violencia logran obtener ciertos bienes y servicios que les han sido negados, como lo ejemplifica los textos aqu estudiados. La divisin urbana genera violencia y viceversa. Esta relacin que se retroalimenta se describe en los textos de Fonseca y Lins. Las obras analizadas en este captulo exponen la exclusin social de forma tal que los temas sealados no pueden ser minimizados. Ro de Janeiro se representa en estas obras como un espacio urbano de gran desigualdad social y es sta la que hace posible mayor violencia urbana. La violencia de la ciudad se lleva a los textos con un lenguaje rudo, directo, r pido y atropellador, tal como la vida en la urbe. La violencia urbana se inscribe como un sello de la ciudad y sta a su vez como una consecuencia de la exclusin y la inequidad de la que son producto. Tanto los cuentos de Fonseca como Cidade de Deus puede n incluirse dentro de lo que Schllhammer identifica como com a realidade social e cultural da qual emerge, incorporando essa realidade esteticamente dentro da obra e s ituando a prpia produo artstica como fora Fico 54). Schllhammer seala cmo la literatura brasilea en su Fico 57). E n este captulo he sealado cmo en los textos estudiados los aspectos sealados por Schllhammer son una constante.

PAGE 207

207 El mediador en Fonseca y Lins es diferente al tpico mediador de la corriente naturalista. El rol de aquel era distante y se acercaba al re ferente como el otro, mientras que el mediador de Lins y Fonseca no se presenta como tal y su papel est camuflado en el sentido que se funde con los dems personajes. En el caso particular de Cidade de Deus hay informacin testimonial que ofrece una lectu ra de una forma de materia narrada y el referente a travs del tipo de narrador emp leado. El narrador en primera persona de Fonseca habla desde a una realidad social de exclusin y desigualdad en poca de dictadura y represin. Hay, en este sentido, una necesidad de cambiar la mirada del lector. Fonseca usa la primera persona para que la persona que lee vea la realidad social desde esa perspectiva y no desde cualquier otra. En la intensidad de las palabras y en el tono contundente de mostrar una realidad que no le pertenece al autor radica una de las mayores violencias de los textos de Fo nseca en gran medida porque sus personajes narradores son pobres, negros y asesinos. La historia del autor juega un papel importante en el impacto que tienen los textos en el pblico, como lo menciona Foucault. Lins, al contrario de Fonseca, ofrece al pb lico lector un papel dual al escribir sobre la forma de vida en Ro a partir de su experiencia con apoyo institucional en el conjunto residencial. El autor coloca a un narrador en tercera persona que lo aleja de la materia narrada pero al mismo tiempo lo a cerca por el bagaje histrico que lo envuelve como escritor. En este sentido y utilizando los conceptos de Lefebvre, Lins retrata la ciudad partiendo de los espacios de la representacin. Hace lo mismo en cuanto a la representacin de los espacios

PAGE 208

208 pero ac tuando como si lo hiciera desde los espacios de la representacin. El autor de Cidade de Deus primero utiliza un acercamiento basado en su experiencia personal con un narrador en tercer a persona, mientras que Fonseca usa un lenguaje rpido y grosero con un narrador en primera persona que hace que el lector lea como si fuera el personaje. Ninguno de los dos autores hace uso de la violencia cultural segn Galtung en tanto que justamente es a travs de la violencia literaria que logran que el lector de cl ase m edia vea lo que ha pretendido no mirar en la vida diaria. Por ltimo, en la narrativa de ambos autores Ro de Janeiro se muestra fragmentada. Los dos autores han regresado al uso de algunas caractersticas del brutalismo de los aos sesenta cuando el pa s atravesaba una dictadura y una situacin econmica delica da. La realidad de Brasil es si se quiere distinta hoy en da. No obstante se representa buscando exponer lo que se ha tratado de ocultar, lo peor de la pobreza y sus causas los niveles de miseri a, la exclusin en sus diversas dimensiones. La violencia urbana no es slo una caracterstica de la poblacin excluida. La desigualdad y la exclusin son violentas como procesos sociales. No obstante, el mostrarlas como consecuencias de la sociedad y no c mo males individuales o comunitarios incrementa la importancia de exponerlos abiertamente. La sociedad ha expulsado y marginado a un gran nmero de individuos de diferentes maneras, y por ello la exposicin de esa exclusin en literatura es lo que ha marc ado la violencia de la misma. La representacin de los espacios que hacen Lins y Fonseca de Ro de Janeiro es la violencia urbana producto de la exclusin y la desigualdad social. Esa forma de representar el espacio social no es la misma que han utilizado otros autores en otros espacios como lo observamos en los captulos donde se retratan las

PAGE 209

209 ciudades de Medelln y Caracas. En la siguiente seccin relaciono a manera de conclusin los diferentes captulos del cuerpo de este trabajo. All establezco las comp araciones necesarias para cerrar los temas desarrollados en esta disertacin.

PAGE 210

210 CHAPTER 5 LA REPRESENTACI"N DE LOS ESPACIOS Conclusiones En este estudio he analizado textos que representan, en el contexto de la violencia, a Medelln, Caracas y Ro de Janei ro. Hubiera podido incluir obras que retratan otras ciudades pero son pocos los trabajos que han centrado su atencin en pases como Colombia o Venezuela. Por otro lado la seleccin de los centros urbanos tambin respondi a mi inters de relacionar estud ios de casos en los que el desmoronamiento de los proyectos de modernizacin coincidieran con grandes incrementos de capital. Mi inters inicial de analizar la forma de articulacin de las ciudades escogidas con los textos que las representan est asociado con los altos niveles de violencia que e stas urbes han presentado desde finales del siglo XX y principios del siglo XXI. Partiendo de ese principio buscaba entender la manera cmo diferentes autores han retratado las ciudades seleccionadas tomando como pu nto de partida el espacio en que estas violencias han tenido lugar y no los retratos de las violencias mismas. En ese sentido mi inters fue desde un principio el anlisis de la representacin de los espacios y no de la representacin de la violencia. No h ay duda que las ciudades seleccionadas son violentas y como tal se las han representado. Sin embargo, las caractersticas individuales de cada caso hacen que la representacin de las ciudades sea diferente. Una vez concluido el anlisis de las obras litera rias y, a pesar de ser ciudades, textos y autores distintos, encontr puntos de contacto que hallo de particular inters y relevancia, c omo, por ejemplo, la dicotoma civilizacin y barbarie y el uso de ciertos instrumentos literarios.

PAGE 211

211 Civilizacin y barb arie Los procesos de civilizacin se han relacionado con los de urbanizacin y, stos a su vez, con la violencia. Por otro lado, el concepto de barbarie se ha asociado a la forma de vida del campo, pero en la actualidad se conecta con las concentraciones urbanas generadoras de violencia. En ese sentido y paradjicamente, la civilizacin y los procesos de urbanizacin son representaciones de la barbarie. La urbanizacin como proceso ha sido tanto elemento de civilizacin como de barbarie. Silvia Spitta se ala que la ciudad como espacio de dominacin fue adquiriendo la categora ideolgica de no salvaje que caracterizaba las afueras de la ciudad y los que se hallaban extra muros eran considerados rsticos o salvajes (10). Por otro lado, Henri Lefebvre en La revolucin urbana (1972) indica que luego de los procesos sociodemogrficos los beneficios de la vida urbana se entendan como un derecho y nadie quera renunciar a ellos. Con el tiempo las ciudades no podan garantizar los servicios pblicos que los ciud adanos esperaban y la civilizacin se fue convirtiendo en un caos. En los textos analizados en este estudio los espacios urbanos representan la barbarie de la civilizacin. Jos Luis Romero hace una aproximacin que sirve para entender la dualidad del pro ceso de civilizacin y barbarie y el revs de est dicotoma en relacin a la urbanizacin. Romero seala que luego de la gran explosin demogrfica y los procesos de urbanizacin hay una escisin en las ciudades y el cambio en estos espacios urbanos no fu e slo cuantitativo sino tambin cualitativo. Para el autor hay una formacin de dos sociedades: la tradicional y la que se form como una masa amorfa por los diferentes grupos que inmigraron y que con carencia de vnculos se aadieron a la sociedad tradic ional (331). La sociedad tradicional

PAGE 212

212 corresponda a la civilizada y la brbara a la que se aade a la anterior. Esta idea por ms sencilla y superficial que parezca tiene su conexin con lo que se observa a mediados del siglo XX en Amrica Latina y sus pro cesos de modernizacin. Por otro lado y como lo menciona Richard Sennett refirindose a algunas ciudades de Europa del siglo XVIII y XIX, y Gisela Heffes a las latinoamericanas, los espacios urbanos se fueron ajustando a la presencia de los grupos extranje ros que denominaban brbaros y la percepcin de la ciudad vara y se ajusta con esos cambios poblacionales. Una de las relaciones que encuentro en este estudio es que esa masa amorfa y sin vnculo a la que se refiere Romero y que retrata muy bien Paulo L ins en Cidade de Deus mientras se mantenga, amorfa, anexa y al margen se ubica en el lugar esperado por la sociedad tradicional, pero cuando se trata de incorporarla, el proceso de hacerlo se torna violento. Esta incorporacin es la que retrata Fonseca en los tres cuentos analizados. En las representaciones de las tres ciudades los espacios urbanos son lo que Domingo Faustino Sarmiento defina en Facundo como el predominio de la fuerza bruta, la preponderancia del ms fuerte, la autoridad sin lmites (63) para definir el salvajismo que se opona a la civilizacin de las ciudades. La convivencia que resulta Angosta de Abad Faciolince, La Virgen de los Sicarios de Vallejo, Nocturama de Ana Teres a Torres, La casa del dragn de Centeno, Cidade de Deus de Paulo Lins, y en los cuentos de las obras estudiadas son espacios complicados, especies de laberintos que parecieran

PAGE 213

213 descender a los infiernos an cuando en la mayora de los casos se asciende a las laderas de las montaas que rodean la ciudad para llegar a ellos. De hecho tanto Vallejo como Faciolince y Lins juegan con el lector afirmando que en Medelln y Ro de Janeiro mientras ms cerca se est del cielo ms prximo se est del infierno. Hay una asociacin entre los procesos de urbanizacin que ocurrieron en Amrica Latina y los de m odernizacin y ste, a su vez, se relaciona con un incremento de la desigualdad y exclusin social. Grame Gilloch en Myths and Metropolis: Walter Benjamin and the City (1996) indica cmo para el terico alemn lo moderno no poda entenderse como la etapa f inal de un proceso de desarrollo continuo y lineal o como la does not constitute the height of civilization but rather only a refinement or fine tuning of el caso de Amrica Latina el desmoronamiento de los procesos de modernizacin asociados a altos ingresos de capital, en ciertas ciudades, gener la creacin de grandes vicios sociales que dieron paso a enormes conflictos urbanos. La percepcin de los mitos econmicos que permiti los grandes ingresos de capital no cre en la prctica los resultados esperados. Las poblaciones creyeron que los procesos de modernizacin produciran mejores condiciones de vida y fue as para algunos grupos sociales pero c ontrariamente a lo esperado uno de los resultados fue el incremento de las desigualdades sociales que ayud a magnificar la exclusin social que ya se haba gestado y con ella una mayor violencia urbana. Angosta la ciudad que utiliza Abad Faciolince para representar a Medelln, es una ciudad que se describe a partir de la organizacin de la divisin social para dar orden discursivo al desorden de la realidad. Tanto La Virgen de los Sicarios como Cidade de

PAGE 214

214 Deus y los cuentos de Fonseca son la concrecin de la desigualdad y la exclusin social. El orden de esos mundos ajenos a la sociedad tradicional est dado por el logro de obtener beneficios econmicos imposibles de tener por la va legal. En consecuencia cuando la representacin de esos espacios se trae al centro del discurso de la sociedad tradicional, que es la que mayoritariamente tiene acceso a la literatura, el proceso de entender esas representaciones se percibe como violento. Tanto Vallejo, como Abad Faciolince, Fonseca, Lins, Torres y Centeno orde nan espacialmente la barbarie de la ciudad en sus representaciones urbanas, slo que lo hacen a travs de un discurso que es violento porque la exclusin social se representa no como un retrato de la realidad a la que no se tiene acceso sino como interpret aciones de los resultados que ha generado la negligencia social. Exclusin social Roberto Briceo Len seala que hay mayores niveles de violencia donde hay las tres ciuda des en los textos analizados, la exclusin social es una constante que se establece ms marcadamente en los casos de Medelln y Ro de Janeiro; y en el caso de Caracas est presente pero disfrazada como muchas otras caractersticas que se usan para represe ntar esa ciudad. En el caso de Angosta la exclusin social se la exclusin social. Tanto en La Virgen de los Sicarios Cidade de Deus las diferencias de clase estn presentes para mostrar cmo la exclusin social es una de las mayores causas de la violencia urbana.

PAGE 215

215 En la introduccin de este est udio menciono, siguiendo a Henri Lefebvre y ngel Rama, cmo desde la colonia hay una organizacin del espacio que tiene un orden jerrquico vertical que se proyecta desde el centro de los espacios urbanos hacia las afueras imponiendo un alto grado de segr egacin social en un mismo espacio homogneo. Lefebvre enfatiza que la produccin del espacio social del poder poltico se forma con la violencia al servicio de los objetivos econmicos ( The Production 151). La organizacin social en Cidade de Deus es un p aralelismo a lo que se refiere Rama y Lefebvre. Es vertical e impone un grado de segregacin ejercido por la violencia que se dispersa por el esfuerzo de controlar los puestos de ventas de drogas. En Cidade de Deus el espacio social se construye repitiendo la exclusin de la formacin social fuera del c onjunto residencial, dentro de l hay tanto civilizados como brbaros. Cabra preguntarse, sin embargo quines quedan entonces fuera o excluidos de qu? Lo que ocurre en Cidade de Deus es una extensin de lo que ocurre en la ciudad. Pero lo que interesa aqu es concluir con algunos de los puntos de contacto que encuentro en este estudio. Jonathan Galtung seala que la violencia cultural es aquella que legitima las violencia s fsica y estructural. sta ltima es la que se refiere a la exclusin social y explotacin de ciertos grupos en favor de los intereses de otros normalizan los hechos de violencia fsica como, por ejemp lo, los asesinatos y robos, y tambin los procesos de violencia estructural. Siguiendo la perspectiva terica de Galtung las obras analizadas en este estudio no son creadoras de violencia cultural. Por un lado en cada uno de los textos hay presencia de la violencia fsica como instrumento para mostrar cmo la violencia estructural es una causa que genera

PAGE 216

216 consecuencias negativas para los ciudadanos que comparten un mismo espacio social. Por otro lado, las obras literarias analizadas en cada captulo no refue rzan la violencia fsica sino que ms bien la transforman para mostrar cmo las violencias estructurales generan violencia fsica y social. En este sentido ms que hacer apologa de la violencia las obras estudiadas retratan ciudades enfermas, caticas y v iolentas que son producto de las desigualdades sociales. Un buen ejemplo de esto se muestra con un fragmento de la novela de Vallejo cuando Alexis, uno de los sicarios, es incapaz de matar a un perro callejero moribundo ahogndose en un ro cloaca de la ci udad y, Fernando, el narrador lo hace para acabar con el sufrimiento del animal. Otro ejemplo cualquier persona que se muestre proveniente de una clase social diferente a la s uya. Las reacciones de ese personajes son siempre en extremo violentas, no obstante, si hay interacciones que ocurren con individuos que pertenecen al grupo de excluidos sociales sus reacciones son calmadas y racionales. Aquellos que gozan de los beneficio s sociales y urbanos y muestran algn tipo de riqueza material que incluye, por ejemplo, tener buena dentadura o carecer de cicatrices en el cuerpo, son los que merecen las mayores violencias. En este sentido no es que los autores desarrollen la esttica d e la violencia sino que muy por el contrario muestran la violencia fsica, la que se ve en las calles de las ciudades o la que se lee en los peridicos y las colocan en literatura como instrumentos para indicar cmo la exclusin social ha hecho posible el caos de los espacios urbanos. Otro de los puntos de contacto que encontr en este estudio como formas de representacin fue la figura del flneur ya que en cada uno de los casos, al menos uno

PAGE 217

217 de los autores utiliz esta figura como instrumento viable par a retratar los espacios de la representacin. Flneur Hay, en la mayora de los textos estudiados, el desarrollo de la figura del flneur Su papel, en tanto instrumento literario, es diferente en la representacin de las tres ciudades. Priscilla Parkur flneur is in society as he is (26). Fernando, el flneur de Vallejo, aunque apasionado por la ciudad, no tiene obligaciones sociales formales. Ulises, el de Ana Teresa Torres en Nocturama cumple con todas las caractersticas mencionadas por Ferguson ya que este personaje no tiene memoria y transita la ciudad en una especie de reconocimiento del entorno que nunca ocurre porque siempre f ue el mismo. El de Fonseca, Augusto, como Fernando, el de Vallejo, tiene un inters por la ciudad, pero este radica en el material que la ciudad le ofrece para ser descrito en el texto que escribe. En este sentido el flneur de mismo se puede afirmar de Fernando, slo que el flneur de Fonseca cumple con esta caracterstica de forma explcita. Augusto transita la ciudad para escribir su libro: A arte de andar nas ruas de Rio de Janeiro que es el ttulo del cuento de Fonseca. En este sentido tanto Fernando como Augusto cumplen con las caractersticas que desarrolla David Frisby en cuanto que ninguno de los dos se limita a su papel de observadores o individuos que descifran la realidad sino que se convierten en productores de textos literarios o sociolgicos (83). Cada uno de los autores que se vale de la figura del flneur lo hace cmo instrumento de insercin a lugares no permitidos por sus altos grados de peligro.

PAGE 218

218 Jacobo en A ngosta Fernando en La virgen Ulises en Nocturama flneur es la representacin del peligro como tambin lo es Alexis el sicario compaero de Fernando que se convier te en el salvoconducto del flneur. Esta figura en los textos es tudiados se desarrolla como en Benjamin ya que gracias a ella lo invisible se hace visible (Gilloch 9). El flneur ayuda a darle voz a las experiencias de los excluidos. Ahora bien, cada una de estas figuras retrata, o trata de mostrar, con diferentes interpretaciones, las consecuencias de las sociedades desiguales. La verosimilitud en estos textos no est dada por la reproduccin mimtica de la realidad sino por la posibilidad de tener acceso a ciertas reas urbanas. Los autores de los textos estudiados utilizan diversas estrategias para hacer eso posible, por ejemplo, Vallejo coloca a un sicario como pareja del narrador; Torres desarrolla un personaje sin memoria; Fonseca muestra la dualidad rrador tambin escribe poesa. Tambin est el caso de Augusto es amigo y profesor de prostitutas y amigo de personajes sin hogar. En ltima instancia, la representacin de los espac ios de las ciudades latinoamericanas de finales del siglo XX y principios del siglo XXI necesita la justificacin de personajes que se inserten en los laberintos oscuros y difusos que se asocian a los infiernos urbanos contemporneos. En ese sentido, el fl neur no representa un ciudadano comn sino aquel que logra moverse entre los espacios limtrofes de las sociedades partidas latinoamericanas de hoy. Alegoras Otro de los factores importantes y que encontr como un elemento que se repeta en cada caso es el uso de la alegora como elemento literario. La presencia de la alegora en los textos estudiados tiene relacin con el desmoronamiento de los

PAGE 219

219 procesos de modernizacin y con la percepcin de progreso social gracias a los milagros econmicos que viviero n Colombia, Venezuela y Brasil. Una de las razones por las que Benjamin se interesa en el uso de la alegora en las obras de Baudelaire es porque la sociedad a la que ste hace referencia presentaba altos ingresos y gran progreso econmico como es Pars de mediados del siglo (Olivn 13). En cada obra encontr la presencia del recurso alegrico como forma de representacin an cuando sus tratamientos son distintos. En el caso de la representacin de Medelln las alegoras estn en armona con la intertextual idad. Vallejo y Abad Faciolince ponen sus obras a dialogar con La Divina Comedia de Dante. Esta obra como La Virgen de los Sicarios y Angosta son alegoras de la vida del ser humano. En las novelas colombianas la sucesin de metforas para indicar sentidos figurados remiten constantemente a la obra clsica. El uso de la alegora como estrategia literaria y particularmente la relacin con La Divina Comedia en estas obras de fines del siglo XX tiene amplia relacin con las desorganizaciones institucionales, p olticas y sociales de las sociedades medievales con la ciudad de Medelln, sus instituciones y su violencia, lo mismo encontr en la representacin de Ro de Janeiro. En el caso de los textos que retratan Caracas el uso del recurso alegrico se utiliza pa ra mostrar una realidad que parece imposible de narrar. Partiendo del concepto de alegora de Benjamin sealo cmo sta es una forma de expresin tanto como la escritura misma que en el caso de los autores venezolanos refleja una derrota poltica como lo p lantea Idelber Avelar refirindose a la s literatura s del Cono Sur. En ese sentido y siguiendo el trabajo de ste autor encontr en el caso de las obras de Torres y Centeno que el uso de la alegora es una expresin esttica de la desesperanza y muestra el lado esttico de una derrota

PAGE 220

220 poltica. Al igual que en el caso de las obras antioqueas, en las caraqueas la alegora en relacin con la intertextualidad tambin es una constante. En las obras venezolanas hay creacin de un lenguaje que se conecta con si tuaciones especficas del contexto poltico y social actual. Cuando comenc el captulo de Caracas no pens que mi anlisis estara relacionado con la situacin poltica contempornea que enfrenta ese pas. No obstante y luego de las diversas lecturas hec has a las novelas escogidas no poda dejar de lado lo que los textos decan. No tuve ms opcin que estudiarlas mirando su relacin con la turbulenta realidad poltico social venezolana. Por ltimo y a pesar que no desarrollo el uso del recurso alegrico en los cuentos alegoras. En el captulo sobre Ro de Janeiro mencion como estos cuentos de Fonseca sufrieron la censura del rgimen militar. Ms all de lo obvio de la exclu sin social retratada en estos cuentos la forma de vida de algunos de los personajes es la alegora de la vida en el infierno con la pretensin de que vivir en esa ciudad es como si fuera vivir en el paraso, pero Fonseca muestra justamente lo contrario. E n los textos de este autor no hay referencias directas a las injusticias de la dictadura militar, pero ellas se expresan de forma alegrica. En el caso de Cidade de Deus la forma de vida en el conjunto residencial alegoriza otras maneras de organizacin e instituciones sociales como la polica, la familia, los medios de comunicacin. En cada una de las obras en las que la alegora como recurso literario aparece hay una visin de la ciudad decadente que se retrata desde sus ruinas y es el flneur la figura que las recorre para que sus historias sean material narrable. Jos Luis Romero indic cmo los procesos de urbanizacin y modernizacin ayudaron a crear sociedades escindidas y barrocas:

PAGE 221

221 tentoso como el de las cortes barrocas que ofreca la sociedad normalizada era contemplado desde los (343). Las ciudades de finales del siglo XX y XXI se representan con un particular paralelismo a las que muestran las sociedades barrocas, de all que no sea extrao el uso de recursos literarios empleados en la literatura de esa poca para representar las de la actualidad. Ahora bien, si bien es cierto que aspectos comunes como las referencias a la civilizacin y la barbarie, el flneur y las alegoras son instrumentos literarios de representacin de los espacios, no puedo finalizar este estudio sin hacer algunas referencias explcitas en torno a la representacin como tal La representacin de los espacios Mi inters inicial de este estudio parti de la relacin intrnseca que observaba en el uso de la violencia como forma de representar ciertas ciudades. A pesar de que encontraba la violencia como un recurso constante en obras literarias, quera estudiar la forma de representacin de las ciudades partiendo del principio que la violencia era un instrumento ms de esa representacin. El texto de Lefebvre The Production of the Space fue la aproximacin terica general de est e estudio. Como ya mencion en repetidas ocasiones a lo largo de este trabajo este autor hace una diferenciacin entre la representacin de los espacios y los espacios de la representacin. Los primeros corresponden al mundo de los conceptos, del conocimie nto, de signos y cdigos; son los espacios del mundo dominante, el de las letras y de las producciones culturales. Los segundos, corresponden a la vida social, al espacio que se vive; son los lugares de los habitantes y tambin son los espacios dominados. Frente a esto la necesidad de

PAGE 222

222 estudiar la forma de representacin de las ciudades seleccionadas responda a una interrogante en particular Qu sucede con la representacin de las ciudades en un mundo cada vez ms globalizado, cada vez ms similar? Los cen tros urbanos de hoy en da pueden ser en realidad ser cualquier ciudad; es decir, que bien puede ser una ciudad Madrid, Buenos Aires o Mxico. Todas las ciudades se relacionan y todas pueden ser cualquiera. Las novelas que analizo en este estudio tienen u n claro inters en identificar cada ciudad, con la excepcin de Nocturama la novela de Torres. En todos los dems textos no slo las nombran sino que hay una nostalgia por las ciudades que fueron y que ya no son. Esas ciudades anteriores son las que estn en la memoria de los narradores. Esos espacios de la memoria se comparan con las ciudades de fin de siglo o principio del siglo XXI y es all donde se muestra el desencanto de los procesos de modernizacin desde sus ruinas. En este sentido el uso de la al egora como la petrificacin de un instante en la historia, cmo seala Benjamin, es central. Es importante recordar que para el autor alemn la historia es una catstrofe permanente y un caso de La Virgen de los Sicarios hay un contraste con la ciudad de la infancia del narrador slo para exaltar la diferencia con la urbe del presente que es la ciudad de la violencia. Angosta muestra y enfatiza la angostura de la ciudad de Antioquia durante los aos ochenta, un es pacio social violento anclado en las diferencias poltico sociales y econmicas. Tanto en El exilio del tiempo de Torres como en Calletania de Centeno Caracas est en pleno desencanto del proceso de modernizacin. En Nocturama la ciudad no se nombra y, au nque slo sea referencialmente, es un espacio catico y en ruinas como tambin lo indican los textos de Centeno. Paulo Lins y Rubem Fonseca

PAGE 223

223 exaltan la vida cotidiana de Ro de Janeiro que es una ciudad cuyas relaciones sociales se hacen a travs de la vio lencia. En el espacio representado de Fonseca y Lins, como tambin las obras de los autores colombianos y venezolanos, no se puede vivir sin violencia. En los textos estudiados hay una firmeza en representar a las ciudades que contextualizan los argumentos de manera clara y especfica a pesar de ser ciudades globalizadas que pudiendo ser cualquier otra son las que enmarcan el ambiente de los personajes. Estos espacios de la representacin no slo indican el espacio fsico donde las acciones toman lugar, s ino que la violencia que en ellas ocurre es posible justamente porque se desarrollan en esas ciudades y no en otras o por lo menos as se las interpretan y en el acto de hacerlo se representan cmo nicas. El espacio de la representacin es primordial par a entender la representacin del espacio que se desarrolla en las obras estudiadas. Las caractersticas de Medelln de los aos ochenta que se retrata en Angosta y La Virgen de los Sicarios no es la ciudad de los aos 2000, ni tampoco es Buenos Aires ni C i udad de Mxico, es simple y violentamente la ciudad antioquea de esos aos. Caracas de Nocturama y Bengala no es, ni puede ser Bogot, ni Quito o Lima, es la capital venezolana que vive la cotidianidad de una situacin poltica en la primera dcada del si glo XXI que genera violencia y escisin en sus ciudadanos. Lo mismo se puede decir de Ro de Janeiro en las interpretaciones de Fonseca de los aos setenta cuando el pas operaba bajo el manto de una dictadura militar o la ciudad de fin de siglo dominada p or los controles de los grupos de la droga. Los espacios de la representacin por ms globalizados que estn, al menos hasta la fecha, generan tipos particulares de representacin. El lenguaje de la violencia que se usa para retratar Ro de Janeiro no es el mismo que se

PAGE 224

224 utiliza para mostrar a Medelln aunque haya un gran esfuerzo por hacer todas las sociedades lugares cada vez ms similares. Habra que estudiar la representacin en otros productos culturales de consumo ms masivo que la literatura para ver cmo se retratan las ciudades. Por ejemplo, un estudio futuro sera comparar la representacin de la ciudad de Medelln de la obra de Vallejo en sus versiones novela y cine, lo mismo con Ro de Janeiro en Cidade de Deus. Tambin propongo para futuras inve stigaciones el estudio de la representacin de la ciudad de Caracas en obras literarias de autores que apoyan el gobierno actual. Los espacios sociales son abstractos y concretos a la vez, como seala Lefebvre, y stos son cada vez ms parecidos, pero ha sta ahora, tanto los espacios de la representacin donde los ciudadanos transitan y viven sus experiencias, y la representacin de ellos, que adems son interpretaciones, se muestran de forma diferente y se represe ntan como tales an cuando haya elementos en comn y tcnicas literarias similares. Todas las obras estudiadas representan los espacios de la representacin en el mundo de los conceptos con violencia pero sta ni se vive ni se interpreta de la misma manera.

PAGE 225

225 LIST OF REFERENCES Abad Faciolin ce, Hctor. Angosta Bogot: Planeta, 2003. Print. El olvido que seremos Bogot: Planeta, 2006. Print. Abeijn, Pilar. Sicarios: asesinos a sueldo Barcelona: Plaza, 2006. Print. Achgar, Hugo. Prlogo. La ciudad letrada Por ngel Rama. Montevi deo: Arca, 1998. 7 11. Print. Almandoz, Arturo. Ensayos de cultura urbana Caracas: Fundarte, 2000. Print. Alighieri, Dante. La divina comedia Trad. Aranda Sanjuan. Santiago de Chile: Ercilla, 1985. Print. Almeida, Manuel Antonio de Memorias de un s argento de milicias Trad. Elvio Romero. Caracas: Ayacucho, 1977. Print. 2003. Web. 21 Mayo 2010. Alzate Vargas, Csar. La ciudad de todos los adioses Medelln: Universidad de Antioquia, 2001. Print. Amorim, Sabrina Maria de Terra roxa e outras terras. Revista de E studos Literrios. 12 (2008): 45 54. Web. 2 Julio 2010. Anczar, Manuel. Desarrollo econmico y social en Colombia, siglo XX Bogot: Universidad Nacional de Colombia, 2001. Print. Auerbach, Erich. Mimesis: The Representation of Reality in Western Li terature Trans.Willard Trask. New Jersey: Princeton University Press, 50 th anniversary ed. 2003. Print. Avelar, Idelber. La ficcin postdictatorial y el trabajo del duelo Universidad ARCIS. philo sophia.cl. 1999. Web. 5 Marzo 2010. Avella neda, Andrs. El habla de la ideologa. Modos de rplica literaria en la Argentina contempornea Buenos Aires: Sudamericana, 1983. Print. Azuaje, Ricardo. Viste de verde nuestra sombra Caracas: Fundarte, 1993. Print. Baer, Werner. The Brazilian Econ omy. Growth and Development Westport, Connecticut: Praeger, 2001. Print.

PAGE 226

226 Bal, Mieke. Narratology: Introduction to the Theory of Narrative Toronto: University of Toronto Press, 1997. Print. Balza, Jos. Despus Caracas Caracas: Monte vi la,1995. Print. Media noche en video Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1988. Print. Percusin Caracas: Fundacin Biblioteca Ayacucho, 1982. Print. Siete palmeras plantadas en el mismo lugar Caracas: Sntesis Dosmil, 1974. Pri nt. Batista, Asdrbal. El relevo del capitalismo rentstico. Hacia un nuevo balance de poder Caracas: Fundacin Empresas Polar, 2004. Print. barrio: as polticas pblicas nas favelas do Rio d Um sculo de Favela Comps. Za luar Alba y Marcos Alvito 1998. Rio de Janeiro: Fundao Getlio Vargas, 2004. 25 60. Print. Belrose, Maurice. Claves para descifrar la novelstica de Jos Balza Caracas: Fundarte, 1999. Print. Benjamin, Walt er. The Arcades Project Trans. Howard Eiland and Kevin McLaughlin. Cambridge: Harvard Univeristy Press, 1999. Print. The Origin of German Tragic Drama London: Lowe & Bridone, 1977. Print. Bergquist, Charles, Ricardo Pearanda y Gonzalo Snche z. Violence in Colombia: The Contemporary Crisis in Historical Perspective Wilmington: Scholarly Resources,1992. Print. Bolvar Moreno, Gustavo. Sin tetas no hay paraso Bogot: Quintero Editores, 2005. Print. Situao e formas do Introduo. O conto brasileiro contemporneo Ed. Bosi. So Paulo: Cultrix, 1981. 7 22. Print. Botero, Fabio. Cien aos de la vida de Medelln. 1890 1990 Medelln: Universidad de Antioquia. 1998. Print. Boym, Svetlana. The Future of Nostalgia New York: Basic Books, 2001. Print.

PAGE 227

227 Braham Reyner. The New Brutalism: Ethic or Aesthetic? New York: Reinhold, 1966. Print. Cuadernos Hispanoamericanos 670: 2006. 7 14. Print. Briceo Len, Roberto. Inseguridad y violencia en Venezuela. Informe 2008 Caracas: Laboratorio de Ciencias Sociales, 2009. 15 43. Print. Sociologa 8.4 (2002): 34 51. Print. Violencia en Venezuela Comps R oberto Briceo Len y Olga vila. Caracas: Laboratorio de Ciencias Sociales, 2007. 11 68. Print. Inseguridad y violencia en Venezuela. Informe 2008. Comps Roberto Briceo Len, Olga vila y Alberto Camardiel Caracas: Laboratorio de Ciencias Sociales, 2008. 15 43. Print. Bridge, Gary and Sophie A Companion to the City Eds. G ary Bridge and Sophie Watson. Oxford: Blackwell Publishers, 2000. 7 17. Print. Informal City. Caracas C ase Eds. Alfred Brillembourg, Kristin F eriis y Humbert Klumpner New York: Prestel, 2005. 70 77. Print. Literatura Venezolana hoy. Historia nacional y presente urbano Comp. Karl Kohut Madrid: Iberoamericana, 1999. 55 66. Print. Brutalism: Love it or Hate it Urbanghostsmedia. 2009. Web. 5 Mayo 2010. Buck Morss, Susan. The Dialectics of Seeing: Walter Benjamn and the Arcades Projec t. Massachussets: The MIT Press, 1991. Print. B ineteenth Violence in Colombia: The Contemporary Crisis in Historical Perspectives Comps Charles Bergquist, Ricardo P earada y Gonzlo Snchez. Wilmington: Scholarly Resources, 1992. 11 30. Print. Revista estado y reforma 1987. Web. 28 de Agosto, 2010. < http://www.relectura.org/cms/content/view/362/80/ >. Camacho Guizado, Alvaro y Alvaro Guzmn Barney. Colombia, ciudad y violencia Bogot : Foro Nacional, 1990. Print.

PAGE 228

228 Candido, Antonio. A educao pela noite & outros ensaios So Paulo: tica, 1987. Print. Caracterizao das Memorias de um Sargento de Milcias Revista do Instituto de Estudos Brasilei ros 8 (1970): 67 89. Print. Sicarios: asesinos a sueldo Archivo Criminal Web. 16 Mayo 2007. Web. Junio 2008. E studios de Literatura Colombiana 15 (Julio Dic. 2004): 79 92. Print. Centeno, Israel. Bengala Caracas: Norma, 2005. Print. Calletania Caracas: Monte vila, 1992. Print. Criaturas de la noche Caracas: Alfaguara, 2000. Print. El complot Caracas: Alfadil, 2002. Print. El exilio en Bowery Caracas: Troya, 1998. Print. La casa del dragn Caracas: Alfadil, 2004. Print. Coronil, Fernando. The Magical State: Nature, Money and Modernity in Venezuela Chicago: The University of Chicago Press, 1997. Print. Corredor Martnez, Consuelo. Desarrollo econmico y social en Colombia, siglo XX Comp. Manuel Anczar. Bogot: Universidad Nacional de Colombia, 2001. 15 38. Print. Costa, Vilm Cidade de Deus Revista Rio de Janeiro 20 21 (2007): 215 25. Print. Cunha Euclides da Os Sertes So Paulo: Cultrix, 197 5. 2da ed. Print. Dahbar, Sergio. Sangre, dioses, mudanzas: crnicas Car acas, Alfadil, 1989. Print. Demographia. Demographia: World Urban Areas & Population Projections. Worldua n.d. Web. Mayo 2010. A mricas Comp. Ricardo Salvatore. Culturas imp eriales Rosario: Estudios Culturales, 2005. 317 95. Print.

PAGE 229

229 Cervantes 1974. Web. 2 Mayo 2010. Dorfman, Ariel. Imaginacin y violencia en Amrica Santiago de Chile: Editorial Univer sitaria, 1970. Print. Durkheim, Emile. Las reglas del mtodo sociolgico 5ta ed. Madrid: Ediciones Morata, 1986. Print. Escobar Mesa, Augusto. Ensayos y aproximaciones a la otra literatura colombiana Bogot: Fundacin Universidad Central, 1997. Print Memoria compartida con Manuel Meja Vallejo Medelln: Biblioteca Pblica Piloto, 1997. Print. The Flneur Ed Reith Tester New York: Routledge, 1994. 22 42. Print. Fe La Virgen de los Sicarios o las visiones dantescas de Hispania 83 (2000): 757 67. Print. Narrativas de representacin urbana. Un estudio de expresiones culturales de la modernidad latinoamericana New York: Peter Lang Publishing, 1998. Print. Focault, Mich el. El orden del discurso Trad. Alberto Gonzlez Troyano. Barcelona: Tusquets, 1973. Print. Follain Figuereido, Vera Luca de Taller de Letras 2009. Web. 10 Mayo 28 2010. Fonseca, Rubem. Buffo & Spallanzani. So Paulo: Companhia das L etras, 1991. Print. Ela e outras mulheres So Paulo: Companhia das Letras, 2006. Print. Feliz ano novo Rio de Janeiro: Artenova, 1975. Print. O c o brador Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 1979. Print. Pequenas criaturas So Paulo: Companhia das L etras, 2002. Print. Romance neg r o e outras histrias So Paulo: Companhia das L etras, 1992. Print. Franco, Jorge. Rosario Tijeras Barcelo na: Mondadori, 2000. Print. American Journal of Public Health 93 (2003): 2032 36. Print.

PAGE 230

230 The Flneur Ed Keith Tester New York: Routledge 1994. 81 110. Print. Gabeira, Fernando. O que isso, companheiro Rio de Janeiro: CODECRI, 1979. Print. Journal of Peace Research 27.3 (1990): 291 305. Print. Journ al of Peace Research 6.3. (1969): 167 91. Print. Grate, Miriam: s sertes: Entre Domingo Faustino Sarmiento e Euclides Da Cunha So Paulo: Mercado de Letras, 2001. Print. Garca Canclini, Nstor. Imaginarios urbanos Buenos Aires: Eudeba, 2005. Print. Garmendia, Salvador. Da de ceniza Caracas: Monte vila, 1968. Literatura venezolana hoy. Historia nacional y presente urbano Comp. Karl Kohut. Madrid: Iberoamericana, 1999. 37 54. P rint. La mala vida 2da. ed. Caracas: Monte vila, 1980. Print. Los habitantes .Caracas: Monte vila, 1968. Print. Los pequeos seres La Habana: Casa de las Amricas, 1969. Print. Los pies de barro Barcelona: Seix Barral, 1 981. Print. Gaspari, Eli o, Helosa Buarque de Hollanda y Zuenir Ventura. Cultura em trnsito 70/80: Da represso a abertura Rio de Janeiro: Aeroplano, 2000. Print. Misterios do Rio Benjamin Costallat. Rio de Janeiro: Seccin Municipal de Cultura, 1995. Print. Gilloch, Grame. Myths and the Metropolis: Walter Benjamin and the City Cambridge, MA: Polity Press, 1996. Print. The Brazil Reader: History, C ulture, Politics Eds. Robert M. Levine y John J. Crocitti. Durham: Duke University Press, 1999. 248 53. Print. Giraldo, Luz Mary. Narrativa colombiana: Bsqueda de un nuevo canon 1975 1995 Bogot: Pontificia Universidad Javeri ana, 2000. Print.

PAGE 231

231 Gomes, Joo. Buenos Aires: Actualidad. 1976. Print. Gomes, Miguel. Venezuela: Fin de siglo Comp. Julio Ortega. Caracas: La Casa d e Bello, 1993. 391 98. Print. Hispanic Review 73.1 (2005) 41 63. Print. Violencia en la regin andina. El caso colombiano Comp Fernn Gonzlez et. al. Bogot: Cinep, 1993. 53 112. Print. Ciudad de Dios 2004. Bifurcaciones Web. 21 de Julio 2010. Gothic Tales from Frankestein to the Hair Gothic Comp. Christoph Grunenberg. Cambridge: The MIT Press, 1997. 213 158. Print. Heffes, Gisela. Las ciudades imaginarias en la literatura latinoamericana Rosario: Beatriz Viterbo, 2008. Prin t. El Universal 7 diciembre 2005. Web. 3 Agosto 2009. Analtica.com Analtica. n.d. Web. 8 Oct. 2009. Highmore, Ben. Citysca pes: Cultural Readings in the Material and Simbolic City New York: Palgrave MacMillan, 2005. Print. Hollanda, Helo sa Buarque de. Entrevista a Paulo Lins n.d. Web. Oct. 2010. < http://www. heloisabuarquedehollanda.com.br/?p=712 >. Ps modernismo e poltica Rio de Janeiro: Rocc o, 1992. Print. L atinoame Espacio urbano, comunicacin y violencia en Amrica Latina Comp. Mabel Moraa. Pittsburgh: Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, 2002. 69 88. Print. Howells, Coral Ann. Love, Mystery, and Misery: Feeling in Gothic Fiction London: Athlone Press, 1978. Print.

PAGE 232

232 Hubbard, Phil, Rob Kitch in and Gill Valenti Key Thinkers on Space and Place Londo n: Sage Publication, 2004. 208 12. Print. Hutcheon, Linda. A Poetics of Postmodernism: History, Theory, Fiction New York: Routledge, 1988. Print. The Politi cs of Modernism New York: Routledge, 1989. Print. La Virgen de los Sicarios La fugitiva contemporaneidad: Narrativa latinoamericana 1990 2000 Comp. Celina Manzoni. Bueno s Aires: Corregid or, 2003. 279 96. Print. Jaff, Vernica. El relato imposible Caracas: Monte vila, 1990. Print. Kaufman, Robert. Th e Politics of Debt in Argentina, Brazil, and Mexico: Economic Stabilization in the Years of Crisis Berkeley: University of California, 1988. Print. Kerr, Elizabeth. New York: Kennikat Press, 1979. Print. Violencia y regulacin de conflictos en Amrica Latina. Comp. Klaus Bodmer. Caracas: Nueva Sociedad, 2001. 39 62. Print. Literatura venezolana hoy. Historia nacional y presente urbano Madrid: Ibe roamericana, 1999. 37 54. Print. proyecto nacional democrti co Neoliberalismo y sectores dominantes. Tendencias globales y experiencias nacionales. Comp s. Eduardo Basualdo y Enrique Arceo. Buenos Aires: Biblioteca virtual CLA CSO, 2006. Web. Ago. 2009. Discourse 25.3 (2003): 76 89. Print. Lavaroti, Carla y Nnc n.d. Unicentro Web. Oct. 2010. Um sculo da favela Comp s Alba Zaluar y Marcos Alvito Rio de Janeiro: Fund ao Getlio Vargas, 2004. 233 76. Print.

PAGE 233

233 Leeds Anthony y Elizabeth Leeds. A sociologa do Brasil urbano Rio de Janeiro: Zahar, 1978. Print. Lefebvre, Henri. The Production of Space Trans. Donald Nichols Smith. C ambridge: Blackwell, 1991. Print. La revolucin urbana Madrid: Alianza, 1972. Print. Revista Bibliogrfica de Geogr afa y Ciencias Sociales Universidad de Barcelona, 15 agosto 2008. Web. 21 Mayo 2010. Lins, Paulo. Cidade de Deus So Paulo: Companhia das Letras, 1997. Print. Lizardo Porras, Jos. Los hijos de la nieve Bogot: Planeta, 2000. Print. Lpez, Marielsa. Algunas consideraciones tericas sobre la modernizacin desarrollista del 58 y la actual c risis venezolana Consejo Nacional de Investigaciones Cientficas y Tecnolgicas (CONICIT). n.d. Web.25 Agosto 2010. Lpez Prez, Heriberto. Sueos, epifanas y porros del continente eterno Medelln: Autores Antioqueos, 1993. Print. Lowe, Elizabeth The City in Brazilian Literature East Brunswick, New Jersey: A ssociated U niversity Press, 1982. Print. Loyola Brando, Igncio. Zero: romance pr histrico Rio de Janeiro: Editorial Brasilia, 1975. Print. Macas, Luis Fernando. Ganza Medelln: E l Propio Bolsillo, 1987. Print. Martn ad que median los miedos. Espacio urbano, comunicacin y vioencia en Amrica Latina Comp. Mabel Moraa. Pittsburgh: Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, 2002. 19 36. Print. The Flneur Eds. Reith Tester. New York: Routledge, 1994. 43 58. Print. 1950 and 1985 Violence in Colombia: The Contemporar y Crisis in Historical Perspective Comps. Charles Bergquist, Ricardo Peara y Gonzalo Snchez. Wilmington: Scholarly Resources, 1992. 155 68. Print.

PAGE 234

234 Melo, Wander (org.) Espacio urban o, comunicacin y violencia en Amrica Latina Pittsburgh: Instituto Internacional de Litera tura Iberoamericana, 2002. 215 22. Print. Es pculo Revista de Estudios Literarios. Universidad Complutense de Madrid. 1999. Web. Jun. 2009. Migha The Routledge Companion to Gothic Comps. Catherine Spooner and Emma McEvoy Routledge: New York, 2007. 54 62. Print. Mili Todo un Pueblo (1899)/ Pin Pan Pun Espacio urbano, comunicacin y violencia en Amrica Latina Comp. Mabel Moraa. Pittsburgh: Instituto Internacional de Litera tura Iberoameric ana, 2002. 127 42. Print. Analtica.com. Analtica. n.d. Web. 17 Marzo 2010. Letras libres 2009. Web. 5 Marzo 2008. Los rituales del caos Mxico: Era, 1995. Print. Estudios de Literatura Colombiana 4 (Enero Junio 1999): 107 15. Print. Feminaria 1994. Web. 21 Marzo 2010. Nez, Mara Celina. Del realismo a la parodia Caracas: Memorias de Altagracia, 1997. Print. n de Benjamn y en Las flores del mal de Baudelaire Revista de filosofa n.d. Web. 12 Dic. 2009. Onetti, Juan Carlos. La muerte y la nia Buenos Aires: Corregidor, 1973. Print. Organizacin Panamericana de la Salud (OPS). Infor me mundial sobre la violencia y la salud. Original World Report on Violence and Health. N. P. 2002. Web. 9 Octubre 2009. Ortega, Julio, ed Venezuela: Fin de siglo Caracas: La Casa de Bello, 1993. Print. ura: (Des)figuraciones de la violencia en Intersede 4 6 (2003). Web. 28 de agosto 2006

PAGE 235

235 Pagn urbana en la narrativa y el cine de dos ciudades latino Harvard University, 2006. Print. Revista ele trnica de crtica e teora de literaturas. Dossi: a cidade na crnica. Nau Literaria 2007. Web. 3 mayo 2010. PMLA 122.1 (2007). 170 78. Print. Pellegrini, Tnia. Aspectos da fico brasileira contempornea A imagem e a letra So Paulo: Merc ado de Letras. 1999. Print. Gavetas v azias. Fico e poltica nos anos 70. Campinas, SP, Brasil: Mercado de Letras, 1996. Print. Latin American Perspectives 21 .1 (1994): 56 71. Print. Violence in Colombia: The Contemporary Crisis in Historical Perspective Comps. Charles Bergquist, Ricardo Peara y Gonzalo Snchez. Wilmington: Scholarly Resources, 1992. 293 314. Print. Piotrowski, Bogdan. La realidad nacional colombiana en su narrativa contempornea: aspectos antropolgicos culturales e histricos Bogot: Instituto Caro y Cuervo, 1988. Print. Pizarnik, Alejandra. La condesa sangrien ta Buenos Aires: Aquarius, 1971. Print. Rama, ngel. La ciudad letrada Montevideo: Arca, 1998. Print. Antologa de El Techo de la Ballena Caracas: Fundarte, 1987. Print. Rio literrio: Um guia apaixonado da cidade do Rio de Janeiro Comp. Resende Rio de Janeiro: Casa da Palavra, 2005. 8 12. Print. Taller de Letras 44 (2009). 87 101. Print. Rodrguez, Yesenia. La narrativa de Salvador Garmendia Ms all de la razn Lewiston: The Edwin Mellen Press, 1997. Print.

PAGE 236

236 Co caine: Global Histories Ed. Paul Gootenberg. New York: Routledge, 1999. 165 82. Print. Romero, Jos Luis. Latinoamrica. Las ciudades y las ideas Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 1976. Print. Grandes ciudades: III Jornadas de estudios geogrficos iberoamericanos Ed. Sylvia Ortega Sal azar. Mxico: Universidad Autnoma Metropolitana, 1995. 63 86. Print. Ve nezuela: Fin d e siglo Comp. Julio Ortega. Caraca s: La Casa de Bello, 1993. 409 18. Print. S, Lcia. Life in the Megalopolis New York: Routledge, 2007. Print. Salazar, Alfonso. Bogot: CINEP, 1990. Print. Salmanca, Luis. Cris is de la modernizacin y crisis de la democracia en Venezuela Caracas: ILDIS, 1997. Print. Ciudadanas d el miedo Comp Susana Rotker Caracas: Nueva Sociedad, 2000. 81 93. Print. Santiago, Silviano. Nas malhas da letra Rio de Janeiro: Rocco, 2002. Print. Sarmiento, Domingo Faustino. Facundo Madrid: Alianza, 1988. Print. Web. Sept. 2010. S en el proceso de urbanizacin del rea metropolitana del valle de Aburr, Revista electrnica de geografa y ciencias sociales Universidad de Barcelona. Web. 2 Mayo 2009. ia na literatura brasileira. Linguagens da violncia Eds. Carlos A. M esseder Pereira y otros Rio de Janeiro: Rocco, 2000. 236 59. Prin t. Fico brasileira contempornea Rio de Janeiro: Civilizao Brasileira, 2009. Print.

PAGE 237

237 Schwarz, Roberto, ed. Apresentao. Os pobres na literatura brasileira So Paulo: Brasilense, 1983. Print. Literatura e vida literaria Rio de Janeiro: Jorge Zahar, 1985. Print. O pai de familia e outros estudos Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1978. Print. Sedgwick, Eve Kosofsky. The Coherence of Gothic Conventions New York: Methuen, 1986. Print. S elden, Raman. Lexington: The University Press of Kentuky, 1989. Print. Sennett, Richard. The Fall of the Public Man Ney York: W.W Norton, 1992. Print. The Flneur Ed Reith Tester. New York: Routledge, 1994. 61 80. Print. Silva Wellington, Augusto social da violncia no romance Cidade de Deus Revista Espao Acadmico 2008. Web. 1 Mayo 2010. Skidmore, Thomas y Meter Smith. Modern Latin America New York: Oxford, 2001. Print. Socolow, Susan y Luisa Schell Hoberman. Cities and Society in Colonial Latin America Albuquerque: University of New Mexico Press. 1986. Print. Spitta, Silvia. P refacio. Ms all de la ciudad letrada. Ms all de la ciudad letrada: c rnicas y espacios urbanos Comps. Boris Muoz y Silvia Spitta. Pittsburgh: Biblioteca de Amrica, 2003. 7 23. Print. The Ro utledge Companion to G othic Comps. Catherine Spooner and Emma McEvoy New York: Routledge, 2007. 38 47. Print. Sssekind, Flora. Vidrieras astilladas. Ensayos crticos sobre la cultura brasilea de los sesenta a los ochenta Trad. Mara Teresa Villare s. Buenos Aires: Corregidor, 2003. Print. New World: A Journal of Latin American Studies 1.1 (1986): 61 81. Print. Torres, Ana Teresa. El corazn del otro Caracas: Alfadil, 2005. Print.

PAGE 238

238 Venezuela: Fin de siglo Comp. Julio Ortega Caracas: La Casa de Bello, 1993. 35 42. Print. El exilio del tiempo Caracas: Monte vila, 1991. Print. La fascinacin de la vctima Caracas: Alfa, 2008. Print. Litera tura venezolana hoy. Historia nacional y presente urbano Comp. Karl Kohut Madrid: Iberoamericana, 1999. 55 66. Print. Nocturama Caracas: Alfa, 2006. Print. a novela en la violencia a la novela de la violencia: 1959 Violencia y literatura en Colombia Ed. Jonathan Tittler Madrid: Orgenes, 1989. Print. Valencia Gutirrez, Alberto. Violencia en Colombia aos ochenta y reforma constitucional Cali: Unive rsidad del Valle, 1998. Print. Valle, Gustavo. Bajo tierra Venezuela: Editorial Norma, 2009. Print. Vallejo, Fernando. El desbarrancadero Bogot: Alfaguara, 2001. Print. La Virgen de los Sicarios 1994. 8va ed. Bogot: Alfaguara, 2003. Print. Va Informal City. Caracas Case Comps. Alfred Brillembourg, Kristin Feriis y Humbert Klumpner New York: Prestel, 2005. 248 59. Print. ante la realidad en la novela Calletania 2009. Ventura Zuenir. Cidade Partida So Paulo: Companhia das Letras, 1994. Print. Verssimo, Erico. Incidente em Antares Porto Alegre: Globo, 1975. Print. Vidal, Ariovaldo Jos. Roteiro para um Narrador. Uma leitura dos contos de Rubem Fonseca. So Paulo: Ateli Editorial, 2000. Print. Villaa, Flvio. Espao intra urbano no Brasil So Paulo: Livro Studio Nobel, 1998. Print. Babelia digital 1 junio 2002. Web. 22 nov. 2008.

PAGE 239

239 Manuela : La prime Violencia y literatura en Colombia Ed. Jonathan Tittler Madrid: Orgenes, 1989. Print. (1858). Centro Virtual Cervantes XLIV (3): 1989. Web. Julio 2009. Zaluar, Alba. A mquina e a revolta: As organizaes populares e o significado da pobreza So Paulo: Brasilense, 1985. Print. Da revolta ao crime S.A So Paulo: Editorial Moderna, 1996. Print. Journal of International Affairs 52.2 (2000) : 654 71. Print. Armed Actors: Organised Violence and State Failure in Latin America. Comps. Kees Koonings y Dirk Kruitj London: Zed Books, 2004. 139 54. Print. Zaluar Alba y Marcos Alvito, Eds. Um sc ulo de Favela 1998 Rio de Janeiro: Fundao Getlio Vargas, 2004. Print.

PAGE 240

240 BIOGRAPHICAL SKETCH Belkis Surez was born in Caracas, Venezuela where she grew up and did her undergraduate studies. She has a Licenciatura in s ociology from the Universidad Cen tral de Venezuela. After winni n g a scholarship, she moved to the United States where she studied English and then pursued a m s tudies at the University of Florida. Later she earned her PhD in Latin American l iterature.