<%BANNER%>

De La Oralidad Al Texto Literario

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042729/00001

Material Information

Title: De La Oralidad Al Texto Literario Auto-Etnografias En La Literatura Actual De Los Pueblos Originarios De Mexico.
Physical Description: 1 online resource (280 p.)
Language: english
Creator: FLORES,HERLINDA
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: AUTOETNOGRAPHY -- DIFRASISMO -- INDIGENOUS -- INTERCULTURALIDAD -- MULTICULTURALISM -- NARRATIVE -- NEOINDIGENISM -- NIJMI -- ORALITY -- TLAHTOLLI
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The conquest of Mexico exerts an influence on the literatures of Mexico?s originary peoples. Pre-Columbian literature not only featured great writers but also narrative techniques. However, that literature, only in rare instances was preserved, but the destruction of what the originary cultures had to say is due not only to the conquest, but also to occidental attitudes, that saw the ?Indians? as a burden. This pejorative way to look at indigenous was part of the way to ?modernize the nation?: reducing it to the ?meztizo?. For many years the voice of original peoples was silent. But in 1980, that voice was heard again. The new indigenous writers are re-defining what being indigenous means in the XXI century. My purpose is to demonstrate how some pre-Columbian narrative techniques still coexist in what has been transculturalized, such as difrasismo, tlahtolli, nijmi among others. My contribution to the field is to show that the oral tradition has not lost ?all of its origins? in the course of being transcribed. Indigenous writers are contributing to the creation of the XXI century Mexican canon by means of their ethnographizing activity.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by HERLINDA FLORES.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042729:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042729/00001

Material Information

Title: De La Oralidad Al Texto Literario Auto-Etnografias En La Literatura Actual De Los Pueblos Originarios De Mexico.
Physical Description: 1 online resource (280 p.)
Language: english
Creator: FLORES,HERLINDA
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2011

Subjects

Subjects / Keywords: AUTOETNOGRAPHY -- DIFRASISMO -- INDIGENOUS -- INTERCULTURALIDAD -- MULTICULTURALISM -- NARRATIVE -- NEOINDIGENISM -- NIJMI -- ORALITY -- TLAHTOLLI
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The conquest of Mexico exerts an influence on the literatures of Mexico?s originary peoples. Pre-Columbian literature not only featured great writers but also narrative techniques. However, that literature, only in rare instances was preserved, but the destruction of what the originary cultures had to say is due not only to the conquest, but also to occidental attitudes, that saw the ?Indians? as a burden. This pejorative way to look at indigenous was part of the way to ?modernize the nation?: reducing it to the ?meztizo?. For many years the voice of original peoples was silent. But in 1980, that voice was heard again. The new indigenous writers are re-defining what being indigenous means in the XXI century. My purpose is to demonstrate how some pre-Columbian narrative techniques still coexist in what has been transculturalized, such as difrasismo, tlahtolli, nijmi among others. My contribution to the field is to show that the oral tradition has not lost ?all of its origins? in the course of being transcribed. Indigenous writers are contributing to the creation of the XXI century Mexican canon by means of their ethnographizing activity.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by HERLINDA FLORES.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2011.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2011
System ID: UFE0042729:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 DE LA ORALIDAD AL TEXTO LITERARIO: AUTO ETNOGRAFAS EN LA LITERATURA ACTUAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE MXICO By HERLINDA FLORES BADILLO A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2011

PAGE 2

2 2011Herlinda Flores Badillo

PAGE 3

3 En memoria de Carlos Montemayor

PAGE 4

4 ACKNOWLED G MENTS My deep and sincer g ratefulness to Dr. Reynaldo Jimenez for accepting this Project that seemed to be difficult to achieve by his inconditional support while writing this dissertation. For all his ideas and corrections. Thanks go out to Professor Shifra Armon for her deep read ing, her collaboration in correcting this dissertation, by guiding me into the oral literatura field My gratitude also to Dr. Martn Sorbille for his sugestion s while doing my pre project ; and to Dr. Augusto Oyuela Caycedo fo r his Reading and for the book s he recommended to improve my quotations. Finally, to Dr. David Pha r i es who was the chair of the Spanish and Portuguese department during my PhD studies In special : A todos los escritores que me dedicaron su tiempo y contribuyeron en mucho a la escritura de mi disertacin. Por su comprensin y por su apoyo, mil gracias: Briceida Cuevas Cob, Natalia Toledo Paz, Natalio Hernndez, Juan Gregorio Regino, Romn Gemes, Martn Arellano y aunque ya no est con nosotros, agradezco al maestro Carlos Montemayor po r leer mi pre propuesta y sugerirme la s lecturas que me fueron de gran ayuda, por todo el tiempo y los libros que dedic al estudio de las obras de los escritores de los Pueblos Originarios. Al profesor de Nahuatl Jorge Luis por sus aclaraciones. To my fam ily : A mi madre, aunque ya no est conmigo, pues a ella debo lo que soy. A mi padre, por apoyarme siempre y en todo momento. A mis hermanas(o); Lety, Ali, Gris, Nora, Mony, Lorena y Marco Antonio por todo su apoyo en la distancia en los momentos ms dif ciles que he vivido en mi vida. A mis adorados sobrinos: Ins, Marco A. Sebastian, Constanza, Braulio y Joel Imanol. A m cuada Fabiola. A mis tos y primos. To my friends in Mexico : Blanca, Ely, Silvia Charo, Lolis, Hugo Garca, Mnica Morales, Jos A ntonio, Pedro M elendez A Elvira Sainz y a todos mis compaeros y amigos del

PAGE 5

5 Centro de Idiomas Orizaba, muy en especial a Luis Santana por su apoyo, y en especial agradezco a la Universidad Veracruzana. To my friends in Florida : Juan Pa blo y Alex, por s u apoyo incondicional durante ms de dos aos en la Florida, a quienes fueron mi soporte durante el ltimo ao del doctorado: Giovanna Rivero, Irene, Alejandro y a Alex Torres. Al Profesor Antonio Gil y a Nancy y a Francisco S A todos mis compaeros y am igos que conoc durante mi estancia en UF, generaciones del 2007 2010 Thanks go out to all my professor s at UF T o th e University of Florida for giving me the opportunity to achi e ve my goal: Obtain a PhD in Latin American Literature.

PAGE 6

6 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ ............... 4 LIST OF FIGURES ................................ ................................ ................................ ......................... 9 ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ................................ ... 10 CHAPTER 1 INTRODUCCI"N ................................ ................................ ................................ .................. 11 1.1 Evolucin de los trminos: indio indgena, gente de los Pueblos Originarios ................. 12 1.2 Indigenismo ................................ ................................ ................................ ...................... 28 1.2.1 Literatura indigenista e indianista Mexicana: Ms all de un proyecto poltico? ................................ ................................ ................................ ............... 31 1.2.2 Indigen ismo? o neo indigenismo? en la literatura latinoamericana ................... 34 1.2.2.1 Neoindigenismo en Mxico ................................ ................................ .. 37 1.2.3 Continuacin del texto indigenista? ................................ ................................ ...... 41 1.3 Multiculturalidad, pluriculturalidad e interculturalidad ................................ .................. 46 1.3.1 Del economismo al neohumanismo: Intercult uralidad del s. XXI ......................... 52 1.4 Literatura Actual de los Pueblos Originarios ................................ ................................ .... 54 1.5 Origen y fichas biogrficas de los escritores de los Pueblos Originarios: ........................ 57 2 LA PALABRA CAPTURADA ................................ ................................ .............................. 67 2.1 Bosquejo ................................ ................................ ................................ ........................... 67 2.2 Panorama: Oralidad y texto ................................ ................................ .............................. 67 2.3 El texto mixto: Cdices y libros ................................ ................................ ....................... 76 2.3.1 Lectura de diferentes textos ................................ ................................ .................... 80 2.4 Gneros literarios en la poca precolombina ................................ ................................ .... 81 2.4.1 Obras conservadas ................................ ................................ ................................ .. 82 2.5 La literatura colonial: el texto mixto se pierde? ................................ .............................. 88 2.6 Conservacin de la narrativa oral: los herederos ................................ .............................. 94 2.7 Compar aciones: Representaciones y auto representaciones ................................ .......... 101 2.8 Se ha capturado la palabra? ................................ ................................ ........................... 110 3 TRANSCULTURACI"N, HETEROGENEIDAD Y SIGNIFICADO DE LAS OBRAS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS: SOBRE SUS CONVENCIONES CULTURALES A LA LUZ DE LA TEORA. ................................ ................................ .... 111 3.1 Bosquejo ................................ ................................ ................................ ......................... 111 3.2 De la migracin indgena y la interculturalidad literaria. ................................ ............... 112 3.3 Un poco de teora: Transculturacin narrativa en los cuentos de los Pueblos Originarios ................................ ................................ ................................ .................. 116 3.4 Transculturacin narrativa en los cuentos de los Pueblos Originarios ........................... 118

PAGE 7

7 3.5 Heterogeneidades en la narrativa de los Pueblos Originarios ................................ ........ 124 3.5.1 Heterogeneidad semitica discursiva invertida ................................ ................... 126 3.5.2 Heterogeneidad semitica como punto medular del anlisis para una literat ura de los Pueblos Originarios de Mxico. ................................ .............................. 127 3.5.3 Heterogeneidad semitica para una interpretacin de los Pueblos Originarios ... 132 3.6 Teora de la auto representacin o una nueva forma de la creacin del Yo/colectivo?:Auto etnografa. ................................ ................................ ................... 139 3.6.1 Self Fashioning o auto etnografas? ................................ ................................ ... 139 3.6.2 Autoetnografa en la escritura de los Pueblos Originarios ................................ ... 143 3.6.3 De cmo comienza la prdida de autoidentificacin y de cmo se retoma .......... 146 3.7 El problema de la traduccin en la literatura de los Pueblos Originarios ...................... 148 3.7.1 Dos obras o una misma obra? ................................ ................................ ............. 148 3.7.2 De la traduccin colonial del texto indgena al texto del siglo XXI .................... 152 3.8.3 Traduccin y Transculturacin ................................ ................................ ............. 155 3.9 A manera de Colofn ................................ ................................ ................................ ...... 158 4 HETEROGENEIDAD SEMI"TICA EN LA POESA CONTEMPORNEA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS ................................ ................................ ................................ .. 161 4.1 Panorama ................................ ................................ ................................ ........................ 161 4.2 Anlisis de la poesa zapoteca ................................ ................................ ........................ 163 4.2.1 De la estilstica zapoteca ................................ ................................ ...................... 165 4.2.2 Del contenido de sus poemas ................................ ................................ ............... 170 4.3 Poesa Mazateca: su forma de rezo: El nijmi ................................ ................................ .. 174 4.4 Poesa nhuatl contempornea y la perduracin del difrasismo ................................ ..... 188 4.5 La poesa maya y de su carcter tonal ................................ ................................ ............ 194 4.6. Auto Como la estrella ................................ ................................ 196 4.6.1 Briceida Cuevas ................................ ................................ ................................ .... 197 4.6.2 Natalia Toledo ................................ ................................ ................................ ...... 201 4.6.3 Margarita Ku Xool ................................ ................................ .............................. 205 4.7 Auto ................................ ................................ ................................ .... 206 4.7.1 Victor de la Cruz ................................ ................................ ................................ .. 207 4.7.2 Feliciano Marn ................................ ................................ ................................ .... 209 4.7.3 Natalio Hernndez ................................ ................................ ................................ 210 4.7.4 Juan Tiburcio ................................ ................................ ................................ ........ 212 4.8 A manera de colofn ................................ ................................ ................................ ....... 213 5 HETEROGENEIDAD SEMI"TICA NARRATIVA EN CUATRO CUENTOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS. ................................ ................................ ........................ 215 5.1 A manera de bosquejo ................................ ................................ ................................ .... 215 5.2 Difrasismo narrativo ................................ ................................ ................................ ....... 218

PAGE 8

8 5.3 Difrasismo narrativo en dos cuentos de los Pueblos Originarios ................................ ... 222 5.3.1 Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez: su transculturacin y su difrasismo narrativo .......... 222 5.3.2 El perro de cera : Transculturacin y difrasismo narrativo ................................ 226 5.4 El mito en Ajaw tzeltzatl Juan Lpez y El perro de cera ................................ ............... 229 5.4.1 El mito ................................ ................................ ................................ .................. 229 5.4.2 El mito del Hroe en el Ajaw tzeltzatl Juan Lpez de Domingo Gmez ........... 231 5.4.3 El mito en El perro de cera ................................ ................................ .................. 232 5.5 El tlahtolli en dos cuent os de los Pueblos Originarios ................................ ................... 235 5.4.1. El tlahtolli en ................................ ............................ 237 5.4.2 La estilstica del tlahtolli en el cuento ...................... 239 5.5 Heterogeneidad semitica narrativa en Chikomexchitl: El nio devorado por el templo. ................................ ................................ ................................ ......................... 242 5.5.1 Chikomexchitl: El nio devorado por el templo, su origen ................................ 242 5.5.2 La dualidad del chicomexchitl. ................................ ................................ ........... 243 5.5.3 El tl atolli en Chikomexchitl: El nio devorado por el templo ........................... 245 5.5 De lo onrico en los cuentos de los Pueblos Originarios ................................ ................ 248 5. 5.1 Sueo wixrika ................................ ................................ ................................ ..... 251 5.5.2 La derrota de Bonampak ................................ ................................ ...................... 253 ................................ ................................ ...................... 256 5.5.4 Vieja huella de soga ................................ ................................ .............................. 258 5.7. El Kunstleroman: Regreso al pueblo ................................ ................................ ............. 260 5.8 A manera de Colofn ................................ ................................ ................................ ...... 261 6 CONCLUSI"N ................................ ................................ ................................ ..................... 264 LIST OF REFERENCES ................................ ................................ ................................ ............. 268 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ ................................ ....... 280

PAGE 9

9 LIST OF FIGURES Figure page 2 1 Difrasismo Mujer Dibujos creados por M artn David. ................................ ...................... 83 2 2 Hombre con fiebre. ................................ ................................ ................................ ............ 84 3 1 Difrasismo: Persona con fiebre. ................................ ................................ ....................... 131 3 2 A Stream Full of Fish Abundance / Corriente de un rio lleno de peces. A) En ste dibujo se representan un rio o una corriente de agua llena de peces ............................... 135 3 3 Derramamien to de sangre A) En la cultura mesoamericana, la sangre se relacionaba a otras sustancias como al maz, el jade o las flores o la sabia de un rbol. ....................... 136 3 4 Difrasismo: Las delicias sensuales ................................ ................................ ................... 136 3 5 Estera sitial A) Esta representacin glfica contiene el siguiente difrasismo: petlatl, icpalli (estera, sitial) que juntas forman la sinecdoque de autoridad o poder. ................. 137 4 1 Difrasismo ................................ ................................ ................................ ........................ 189 4 2 Difrasismo tradicional en la poesa contempornea ................................ ........................ 189 4 3 Nuevo difrasismo en la poesa contempornea ................................ ................................ 190 4 4 Difrasismo guerrero ................................ ................................ ................................ ......... 191 4 5 Difrasismo prehispnico ................................ ................................ ................................ .. 191 4 6 Nuevo difrasismo: Nuevo escritor ................................ ................................ ................... 191 5 1 Figura: Tomad a de el Destino de la Palabra: ................................ ................................ .. 218 5 2 Difrasismo Del Nhuatl. Dibujos elaborados por Martn David ................................ ..... 222 5 3 Difrasismo las delicias sensuales ................................ ................................ ..................... 222 5 4 T lahtolli El Pastor ................................ ................................ ................................ ........... 224 5 5 Difrasismo Guardian ................................ ................................ ................................ ........ 226 5 6 Perro fiel ................................ ................................ ................................ ........................... 228 5 7 ................................ ................................ .................. 239 5 8 Tlahtolli Chicomexchitl ................................ ................................ ................................ 245

PAGE 10

10 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the Univers ity of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy DE LA ORALIDAD AL TEXTO LITERARIO: AUTO ETNOGRAFAS EN LA LITERATURA ACTUAL DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE MXICO By Herlinda Flores Badillo May 2011 Chair: Reynaldo Jimenez Major: Romance Languages The conquest of Mexico exerts a n influence on the literatures o peoples. P re Columbian literature not only featu r ed great writers but al so narrative techniques. However, that literature, only in rare instances was preserved, b ut the destruction of what the originary cultures had to say is due not onl y to the conquest, but also to occidental attitudes that saw This pejorative way to look at indigenou s was part of the way to peoples was silent. But in 1980, that voice was heard again. The new indigenous writers are re defin ing what being indigenous means in the X XI century. My purpose is to demonstrate how some pre Columbian narrative techniques still coexist in what has been transculturalized such as difrasismo, tlahtolli, nijmi among others. My contribution to the field is to show that the oral tradition has no the course of being transcribed I ndigenous writers are contributing to the creation of the XXI century Mexican canon by means of their e thnographizing activity.

PAGE 11

11 CHAPTER 1 INTRODUCCI"N Mxico no se fund en 1521, tampoco en 1810, y de ningn modo en 1910. Naci hace mucho ms tiempo gracias al florecimiento de culturas como la maya, la mixteca, la zapoteca y otras. Natalio Hernndez, Pugnan porque la literatura indgena deje de ser indigenista Los conquistadores les quitar on a los indgenas mexicanos el derecho de nombrar y de nombrarse. Los sistemas polticos y las creencias religiosas de occidente, trataron de acallar tambin sus ritos y sus creencias, pero muchas de ellas quedaron ocultas en la tradicin oral o en la t ransculturacin de fiestas que celebran las tradiciones religiosas catlicas. Ahora los pueblos originarios estn retomando su identidad a travs del lenguaje escrito. Este ensayo propone estudiar el proceso lingstico cultural y literario de la auto recuperacin de los pueblos originarios de Mx ico Desde antes del descubrimiento de Amrica poca prehispnica -haba una visin del nativo, de acuerdo a su grupo tnico, en donde se vean superiores a los otros, por ejemplo los nombre: indios, esto se da a partir de la llegada de los conquistadores. Es all, donde comienzan las representaciones de lo que ste sera comparando su cultura o su fsico con formas oc cidentales, una forma de poder llegar al imaginario de su receptor, el rey de Espaa. Por tanto, pio indgena de linaje, que trata de salvar lo que le queda mediante la hibridacin. Posteriormente, es el criollo quien idealiza lo indgena. Tambin podemos mencionar a los escritores mestizos que trataban de retratar al indgena desde su propia perspect iva. Pero actualmente, los Pueblos Originarios se encuentran

PAGE 12

12 auto etnografiandose mediante no slo la escritura, sino mediante sus ritos, msica y fiestas religiosas. 1.1 Evolucin de los trminos: indio indgena, gente de los Pueblos Originarios Es impor tante remontarse a la poca de la conquista espaola para poder comprender por qu necesitamos conforme pasan los aos, las dcadas y los siglos renombrar a quienes se encontraban habitando lo que ahora es el continente americano, pues ste estaba formado por diferentes pueblos con organizaciones tribales, cada una identificada con un propio nombre. La equivocacin de Coln llev a los espaoles a la aplicacin de un gentilicio errneo: indio; adems de su falta de conocimiento sobre el otro. Es decir, Col n no tena idea de la Silvia Spitta puntualiza : Thus Columbus, who stumbled on a new world, was unable to account for his discovery. He lacked both the concept of a fourth world [ which to describe it. Instead, he imposed on the New World paradigms with which he was familiar and insisted that he found only what he already knew, namely the East as des cribed by Marco Polo and others (33) La poca conciencia de Co ln y los sentimientos de superioridad de los espaoles colonizadores dieron origen a un gentilicio peyorativo (indio) con el que se desi gnara a los habitantes de los Pueblos O riginarios de Amrica. Todorov afirma que la primer falta de Coln, en su cont acto humano con aquellos con quienes se encontraba, fue el lenguaje, Todorov hace referencia a que lo menos en su primer tiempo, para designar a la naturalez no slo se demostr en darle ms importancia al vocablo de lo natural que al verdadero lenguaje de la cultura con la que se enfrentaba. Todorov afirma que en Coln exista de por s una falta de reconocimiento de las espontnea [ ] es que en el fondo, la

PAGE 13

13 Coln era slo un navegante y no un lingista especializado. Es muy probable que este senti r de esa lengua, haya causado que los idiomas originarios se hayan relegado. Pues este pensamiento del principal colonizador debi de haber sido transmitido a mu chos otros, Coln manifiesta al al tiempo de mi partida seis a V Todorov 38). Es decir, para Coln nuestros habitantes de aquella s pocas no hablaban, lo curioso es que el mismo relata que esos habitantes le comunicaron que a los habitantes del caribe los designaban como cariba as que p alabra Cariba para designar a los habitantes (antropfagos) del Cariba. Coln oye c aniba, es decir la gente del Kan. Pero tambin entiende que segn los indios esos personajes tienen cabezas de perro (can) con las que, preci 39). Coln no slo deform el nombre de los habitantes de aquellas tierras, al denominarlos indios, sino que adems transform fonticamente muchos de sus vocablos y tergivers varias historias. Historia que se repiti con muchos de los colonizadores. Para Mara Rosa Menocal lo que Todorov argumenta, segn ella es discutible porque el lenguaje de Coln provena de la lengua verncula y adems, l tena la caracterstica de mezclar las lenguas, era un hablante hbrido. Menocal ve a Coln como un hombre que aport a la lengua y a la forma de contar en la lengua espaola, para ella la [ ] for how the period before the Middle Age is a (8) Es indiscutible que de todas esas mezclas que Coln realiz, y de sus canciones al hacerse a la mar, se logr una nueva forma del espaol, pero tambin se comenz la transculturalizacin en las nuevas tierras a la que llegaba y desconoca.

PAGE 14

14 Para Elliot, el pensamiento que Todorov discute como exclusivo de Coln, es realmente el pensamiento del hombre europeo de esa poca: [ ] cuando el obispo Landa argumentaba que los indios vivan, como consecuencia del gobierno espaol, sin comparacin ms como hombre s, resulta benvolo como Sahagn, preocupado por la aptitud de los indios para el estudio de t orno a si posean la suficiente capacidad intelectual y racional como para producir su vida que los aproximase al modelo cristiano y europeo (81). El anlisis de Elliot, profundo en su disertacin, de cmo el hombre europeo se descubre as mismo al verse expuesto a conocer otras culturas y otra concepcin del hombre llevaron al espaol a menos preciar lo que descubra, entre ese menosprecio encontramos el que se hac a a las lenguas originarias, ideas que se fueron heredando de generacin en generacin y q ue actualmente, aunque pareciera que no, todava siguen vigentes en el pensamiento de algunas personas: [ ] en palabras del Real Decreto de 1550, nuestra polica y buenas costumbres, parece que el principal defecto que se atribua a las lenguas indias er a no tanto su opacidad como el carecer de un alfabeto escrito [ La equivalencia entre civilizacin y posesin del alfabeto era claramente tenida en cuanta por los europeos del siglo XVI, y hasta los ms celosos de los indios, como Las Casas, eran incapac es de disimular la existencia de un defecto en este punto (83). Todava en el siglo XXI, escuchamos a gente decir que los indgenas mexicanos no hablan un idiomas or iginarios son men os que el espaol. Lo increble es que todava el INEGI siga manejando ese concepto al hacer su censo de poblacin, y pregunarnos si hablamos algn dialecto, al interrogar a lo s censores a que se refieren con dialecto, ellos dicen: nhuatl otom, maya, etc. En toda conqui sta, se ha tratado de minimizar a la cultura conquistada, se les ha apartado o puesto en reservas, en el caso de nuestra conquista (la latinoamericana) mucha gente de los

PAGE 15

15 Pueblos O riginarios tuvo que huir y esconderse en las montaas o en las selvas. Sus cdices fueron quemados y su tradicin minimizada. Todo esto provoc desplazamiento; opresin fsica; imposicin de otro rgimen, enfermedad pobreza, prdida de tierras y con ello surgi la lucha de los pueblos por ser r econocidos, no slo por medio de protesta como marchas o guerras, sino tambin mediante la literatura y la msica. Es por ello que durante todos estos siglos, se ha buscado designar a la gente de aquellos pueblos con nuevos nombres, o bien se han estableci do discusiones sobre seguirlos llamando indios (ver a Bonfil), pero sin ese carcter peyorativo con el que siempre se les ha marcado. Los dos trminos ms utilizados indio e indgena no representan realmente a la gente nativa de Amrica, el primero porque surgi de la confusin de Coln y el segundo porque su definicin ms primaria tampoco da una idea real para su verdadera descripcin: definicio nes sobre lo que es un indgena se han dado en el campo antropolgico, pero muchas de ellas se han ido desec hando pues como Bonfil Batalla seal: "cualquier intento por definir a la poblacin indgena de acuerdo con un slo criterio, se considera insufici ente" (106). Es por ello que Carlos Montemayor, al igual que otros escritores, ha propuesto denominar al indio/indgena como gente de los Pueblos Originarios. Actualmente, a todas esas poblaciones que conservan las tradiciones precolombinas se les denomi na como Pueblos Originarios, as que el trmino que Montemayor propone va acorde a la evolucin del trmino o trminos: de pueblos indios, zonas indgenas a Pueblos Originarios y de indio, indgena a gente de los Pueblos Originarios. En el documento de la Asamblea General Tercera Comisin: Cuestiones sociales, culturales y humanitarias, titulada Cuestiones indgenas y Pueblos Originarios se establecen las diferencias entre los trminos: aborigen, indio, indgenas

PAGE 16

16 y Pueblos Originarios, aqu ya se han disc utido dos de ellos. De acuerdo al documento mencionado anteriormente el trmino de Pueblos Originarios tiene su origen en las siguientes bases: Ahora bien, nos resta referirnos a la idea de : es la denominacin con la que se conoce, m s comnmente, a los indgenas americanos, a manera de reivindicar su cultura y sus intereses y tiene un uso muy difundido por los medios progresistas en la actualidad (2 3). Para el antroplogo Carl Langebaek, la evolucin se ha dado slo mediante la mira da del 1 se transforma con frecuencia en la anttesis del principal discusin la establece en la idea de encontrar formas como han sido denominados los habitantes nativos de Latinoamrica, sino en los diferentes procesos de transculturaci n que han vivido. Langebaek tiene razn en decir que lo indgena haba sido siempre analizado a travs de los ojos del criollo o mestizo. Es hasta pocas muy recientes que el indgena retoma la palabra para hablar sobre s mismo. De ah que resulta impor tante estudiar las corrientes que han surgido v isin de los habitantes de los Pueblos O riginarios. Para comenzar el anlisis se har un recorrido de cmo se vean las propias civilizaciones precolombinas en Mxico y Per, y cmo esa visin se fue transformando. Georges Baudot, al analizar las literaturas precolombinas, cuenta que el desprecio por otras lenguas o culturas no comenz con la llegada de los espa oles, sino por el contrario exista desde mucho antes: 1 Aunque no estoy de acuerdo en utilizar el trmino indio en esta disertacin, la palabra aparecer en las citas que me sean necesarias ocupar. Es un concep to del a utor que la ha utilizado y no m o.

PAGE 17

17 As en el s XV, en vsperas de la llegada de los espaoles, los mexicanos consideraban como rudas y groseras a todas las dems lenguas que se hablaban en su territorio. Las despreciaban, con el cali ficativo despectivo de chichimecas (literalmente: engendrados por perros, brbaros y salvajes) simples mecanismos de una humilde comunicacin elemental, el hombre precolombino del altiplano mexicano crea poseer la fuerza mgica de un lenguaje dotado de infinitas posibilidades pa ra la abstraccin y la creacin (21) Recordemos que en aquel entonces el Nhuatl funcionaba como lengua franca y por ello los del altiplano mexicano despreciaban otras lenguas. Pero esa superioridad que senta n los del altiplano la encontramos en otras culturas, por ejemplo, en la maya y en otras lenguas. Montemayor da la definicin del Tzotzil (Batzikop) que quiere decir idioma verdadero, esto es, para ellos tambin su lengua era superior a cualquier otra. A s mismo, menciona otras lenguas originarias que establecen en su propio nombre, ser el idioma que realmente posee la verdad: el Tzeltal (Batzil kop) tienen el mismo significado, idioma verdadero o voz verdadera, el tojolabal (tojol= verdadero abal = pal abra) Zapoteco del Istmo didxaz (didxa= lengua/palabra/idioma y z nube) el idioma de los binniz: gente de la nube. En Per sucede algo similar, Baudot menciona: Esta actitud y esta conviccin no eran exclusivas por lo dems en la Amrica precolombina. Del mismo modo y para dar slo un ejemplo complementario la lengua del Tahuantin suyu [el imperio inca], e l quechua, se llama as misma pensaba de quienes los usaban (21 ). Como obs ervamos en los ejemplos anteriores, cada poblado de Amrica posea un nombre propio que en la mayor parte del tiempo describa su grandeza como cultura. L o cual no fue el cas o con las lenguas europeas. Un d Media Tambin puede observarse que la superioridad que algunas culturas crean tener, los llevaba al menosprecio de las otras. Pero con la llegada de los espaoles, cada una de estas culturas fue perdiendo su identificacin: su lengua. Parte de su literatura y costumbres parecan desvanecerse, pero gracias

PAGE 18

18 a algunos colonizadores se lograron conservar textos y costumbres, aunque alteradas en su mayora. Desde ese momento comie Muchos franciscanos y dominicos slo permitan la transcripcin de costumbres que ellos consideraban dignas de ser rescatadas. La transculturacin en la transcripcin lingstica comienza desde la alf (Baudot 36). Desde el momento en que los conquistadores denominaron a la gente de los Pueblos O riginarios como indios se perdi la verdadera identidad de ellos, pero ms an, se comienza la transformacin, no slo ya de su nombre sino de su propia lengua. Sus costumbres se seleccionaban y su literatura se la auto representacin de las etnias se fue transformando, encubriendo entre lo espaol, lo europeo. Slo basta con abrir la obra de Guamn Poma Nueva crnica de buen gobierno para observar cmo el indgena de linaje se auto representaba en imgenes que co ntienen una verdadera mezcla de culturas. Mucho se ha de ellos recuerdan al emblema espaol o al de Alciato. Es decir, la llegada del espaol a Amrica cambi n vea, sino en la manera en cmo se representaba para poder ser aceptado ante la colonia. Durante nuevas costumbres. Otro ejem plo de ello, son las pinturas de la escuela de Cuzco. Spitta demuestra: Thus, according to the stipulation of the Council of Trent, the representation of scenes from the lives of Christ and the saints serves a double function: as images that illustrate a b read biblical texts were taught by church to read images. However, because the cultural underpinnings that make images definitively readable were missing in and around Cuzco, paintings were ofte n reinterpreted according to an Andean logic and

PAGE 19

19 account of the relation of the sign to the sign user as well as what is represented by This is par ticularly important when dealing with colonial Este fenmeno que puede observarse en la escuela de Cuzco en el Per, tambin es visible en las iglesias de algunos pueblos o ciudades de Mxico. Podemos entonces hablar de diferentes visiones d e lo que es el indgena, una que es la descrita durante la poca precolombina, otra que es la mirada del conquistador que queda plasmada en las crnicas, relatos, diarios o memorias; en dnde las descripciones de los habitantes del nuevo mundo son variada s y, en algunos casos, reinterpretadas a lo occidental por los espaoles. Otra ms, durante la colonizacin, en los relatos de Sahagn Mxico antiguo uno de sus ttulos muestra una descripcin de los dioses nativos acin de quien era Quetzalcatl, otro Hrcules gran creencia de los nativos, de acuerdo a su grupo tnico, de que haba razas superiores; ms tarde, todos fuer on puestos bajo un mismo nombre: indios. Esto caus la idea errnea de lo que eran los habitantes de los Pueblos Originarios. Por otro lado, se comienzan las representaciones de lo que ste sera comparando su cultura o su fsico con formas occidentales, representaciones idealizadas o equivocadas. Por tanto, podemos decir que las ideologas indigenistas comenzaron Henri Favre ve al indigenismo como una corriente favorable, id ea en parte cierta, aunque en otras realmente no contribuye a tener una idea positiva del indgena. Para Favre el iniciales que los europeos estableciero n con los habitantes del Nuevo M undo. La descripcin idealizada que hizo Cristbal Coln de la poblacin a la que acababa de encontrarse del otro

PAGE 20

20 lado del Atlntico convie lo que era su cultura y su identidad es realmente de un gesto humanista. Para Kathryn Qu inn Snchez el indigenismo tiene dos facetas una positiva y otra negativa, para el la en los principios del s A closer look reveals however that westernizing meant acculturating or, in other w ords, cutting off the mestizo and Indian population from their own indigenous roots, which included their language, religious practice, traditions, and customs, the very culture they had resisted giving up since the Conquistadors first try to Christianize them (iv) Favre hace un recorrido de cmo se fue concibiendo la idea del indio durante la colonia, para l, que la iglesia aceptara que ste tena alma fue un buen comienzo, pero reconoce que con esclavizaban a las poblaciones, otros como Bartolom de las Casas luchaban por reformar las Al fin y al cabo, estas reformas no fueron del todo reglamentada y pareca favorecer al indgena, pero como bien lo resalta Favre, es slo una se quedan slo en el papel y pasan a ser slo pura y meramente ficcin. Posteriormente, aquel crtico piensa que la aceptacin del criollo como ciudadano de la Nueva Espaa, lo acerca a sus criollos descubren el pasado indgena del continente, lo valoran y se lo apropian. Elevan a las civilizaciones precolombinas a la dignidad de la a ntigedad clsica. La construccin de su identidad pasa a travs del establecimiento de una filiacin espiritual con aztecas e incas, que

PAGE 21

21 Sin embargo, esta admiracin y reco nocimiento a lo autctono no dur durante la llamados los pobladore s originarios, qued olvidada y reducida a una clase social pobre y de la que todos abusaban, slo basta con recordar la representacin del indio en la novela fundacional de Mxico El Periquillo Sarniento de Lizardi: Consideradme en tal pelaje, a tal h ora y en tal lugar. Todos los indios que pasaban por all me vean y se rean; pero su risa inocente era para m un terrible vjame que que condolida de mi desgracia me pregu nta la causa. Yo le dije me haban robado calientes con un pedazo de panocha y me visti con los desechos de sus hijos, que eran unos calzones de cuero sin forro [ ] Es d ecir me visti en el traje de un indio ia se enternece mi corazn (152) Esta cita de una novela que marca el principio de lo que posteriormente ser la novela nacional, una que pretenda dar cuenta de la impo rtancia del nacionalismo mexicano, slo hace lo mismo que repetirn muchos escritores indigenistas: retratar la infelicidad, desgracia y pobreza de la gente de los pueblos originarios. Por ello, para Javier Castellanos (escritor indgena), es hasta finales del S. XX y principios del XXI que la representacin indgena en la literatura vuelve a recobrar una verdadera auto representacin y no la mala fotografa que se haca de ellos: ninguna manera son representativas de la cultura indgena ya que la historia de estos grupos est llena de pasajes de dignidad y resistencia por lo que escoger las peores para representar al indio, dice mucho sobre el origen de las limitaciones de autctonas ( La voz Profunda 303). En 1892 se inaugura la lengua nacional, de tal forma que en las escuelas se comienza a impartir el espaol como tal, dejando a las lenguas nativas slo como una muestra de costumbrismo de algunas regiones. As comienza a surgir el bilingismo en las zonas rurales

PAGE 22

22 queriendo terminar con las lenguas y con la identificaci n propia de los pueblos originarios: sumaban ms del 60 por ciento; en 1877 disminuyeron a 38 y, el primer censo nacional de 1895 nicamente dio cuenta de 17 po se habl de desindianizar, sino de integrar o incorporar a las comunidades indgenas al proyecto de d (45) Montemayor contina comentando que es as como surge una educacin a cargo de la escuela rural, que en el siglo anterior haba sido devastada (educacin popular) Pero la Revolucin rebas los lmites del intelecto y fu e sangrienta y brutal. Los Jos Vasconcelos, los Antonio Caso y los Moiss Senz se propusieron acabar con la barbarie de que fueron testigos introduciendo y expandiendo, casi literalmente a sangre y espada, la educacin y la cultura universal os entonces el ejrcito de los educadores Desafortunadamente, esa mentalidad permaneci por muchos aos en la conciencia de muchos profesores, que todava a mediados del siglo pasado (si no es que ms all) seguan golpeando a los estudiantes que hablaban su lengua. Slo basta ver los videos que actualmente difunde la Secretara de Educacin Pblica (SEP) con testimonios de indgenas que cuentan (entre los comienzos del s. XX y todava a mediados de ese ) como una profesora de primaria le pega en las manos con una vara con espinas a un hablante de h y le dice que l slo debe la gente de los Pueblos Origi narios y casi se logra. Afortunadamente con el gobierno de Lzaro Crdenas se logra una segunda estrategia: la alfabetizacin bilinge pero en la propia lengua

PAGE 23

2 3 actual mente bajo la direccin de maestros indgenas de la Secretara de Educacin Pblica, considera la diferencia lingstica y cultural de la sociedad nacional (46). Sin embargo, sin durante el sexenio de Luis Echeverra se debate sobre el xito o fracaso de la corriente indigenista, mientras Aguirre Beltrn defiende estas polticas y a lo s institutos indigenistas, otros hablan del fracaso de ellas. La resistencia indgena comenz desde el descubrimiento de Amrica y continua hasta nuestros das, esa resistencia manifestada mediante lo lingstico: Las manifestaciones de resistencia ling stica no pueden interpretarse como un fenmeno en s mismo, sino como parte de un proceso amplio y complejo de reafirmacin de un grupo como unidad particular, diferenciada y capaz de determinar por s misma su proceso de desarrollo para insertarse en los planos identidad, en est (69) En la actualidad, el gobiern o mexicano junto con los institutos indigenistas, al igual que muchas universidades pblicas de Mxico estn apostando por la interculturalidad. Para el Mxico del siglo XXI debe convertirse en una filosofa de vida; es decir durante muchos aos Mxico se vio as misma como una nacin homognea, posteriormente reconoci su multiculturalidad ( fase descriptiva, admite relaciones de racismo y discriminacin; es por lo tanto insuficiente). Una sociedad que aspira a la democracia y que es multicultural debe tra nsitar a la interculturalidad. Por ello, se cree que mediante esta nueva filosofa se puede lograr la convivencia entre los Pueblos Originarios y entre stas y los mestizos: La interculturalidad se refiere a la interaccin entre culturas, de una forma resp etuosa, horizontal y sinrgica, donde se concibe que ningn grupo cultural est por encima del otro, favoreciendo en todo momento la integracin y convivencia de ambas partes. En las relaciones interculturales se establece una relacin basada en el respeto a la diversidad y el enriquecimiento mutuo; sin embargo no es un proceso exento de conflictos, estos se resuelven mediante el respeto, el dilogo, la escucha mutua, la concertacin y la sinergia. Es importante aclarar que la

PAGE 24

24 interculturalidad se ocupa tan to de la interaccin que ocurre entre un chino y un boliviano, sino adems la que sucede entre un hombre y una mujer, un nio y un anciano, un rico y un pobre, un marxista y un liberal, etc. Por supuesto, la interculturalidad est sujeta a variables como: diversidad definicin del concepto de cultura, obstculos comunicativos como la lengua, polticas poco integristas de los Estados, jerarquizaciones sociales marcadas, sistemas econmicos exclusionista, etc. Es decir que la interculturalidad se ha utilizad o para la investigacin en problemas comunicativos entre personas de diferentes culturas y en la discriminacin de etni as, principalmente (Almaguer 15 19) Para lograr esta convivencia en un Mxico multicultural 2 se han creado universidades interculturale s en donde la gente de los pueblos originarios no tiene que salir ms de sus comunidades, si no lo desea. Las carreras que se ofertan estn ligadas a las costumbres y necesidades del mismo pueblo 3 : licenciaturas en medicina tradicional, gestin intercultur al para el desarrollo, en comunicacin intercultural, desarrollo sustentable, lengua y cultura, y turismo transculturando; tal es el caso del anuncio de la universidad intercultural de Chiapas que promueve un concierto de Rock indgena de Mxico Guatemala. Es de esa forma como los Pueblos Originarios, a pesar de las fronteras nacionales, siguen unidos a lo qu e antiguamente los at: una misma lengua, una misma cultura. donde se quiere reconocer la diversidad cultural, pero ese reconocimiento debe conllevar a la ruptura de la concepcin de un estado de unidad nacional homogneo, monoltico, centralizado y mestizo, cambindole la visin que siempre ha tenido sobre los pueblos originarios 2 Digo multicultural porque desafortunadamente todava no logramos ser interculturales, pues el respeto hacia otras culturas se encuentra apenas creciendo. 3 Pongo esto entrecomillado, pues a pesar de que algunas universidades intentan ofrecer clases que sirvan a la comunidad en donde se ha ubicado la Universidad intercultural, sta por obvias razones sigue manteniendo un modelo occidental.

PAGE 25

25 miembros son pobres, tontos e ignorantes y que difcilmente pueden hacer aportes sustantivos al nuevo proyecto de sociedad est proponiendo en la educacin dentro del nuevo siste ma intercultural mexicano, se vislumbra que esta puede ser un medio que no slo servir a la sociedad, sino a los mism os escritores de los Pueblos O riginarios, pues al tener en nuestro pas nios y jvenes educados en el respeto a otras culturas y conocedo res de que en Mxico el espaol no es la nica lengua, podrn mediante los libros de dichos escritores estudiar la lengua y la cultura de aquellos pueblos. De tal forma que la recepcin de dichas obras ser mucho ms basta de lo que es ahora. Entonces, si se requiere cambiar la mentalidad del mexicano, la palabra indgena tiene que tomar un nuevo sentido, ese que lo describa, que le otorgue el respeto que siempre ha merecido y que durante siglos le ha sido negado. Por ello, es importante reconocer la litera tura de los escritores indgenas o mejor llamados escritores de los Pueblos Originarios dentro de la narrativa nacional. Ya que menciono al escritor de los Pueblos Originarios como parte activa de la literatura nacional, quisiera retomar lo que ya Carlos Montemayor enfatiz con respecto al reto [ ] se enfrenta no solamente con la creacin artstica, sino con un compromiso cultural que lo obliga a replantearse prcticamente todo lo que tiene que ver con su idioma desde el momento mi smo en que decide qu alfabeto utilizar. Despus el de su diferentes enfoques tericos que ya existen. Pero es primordial que se analicen tambin bajo cier tos parmetros que slo pertenecen a la cultura que representan. La literatura escrita por los pueblos originarios no puede ser considerada una literatura indigenista puesto que no es el mestizo que los representa como lo hicieron Ciro Alegra, Rojas o Alc

PAGE 26

26 otras palabras, debe considerarse cmo se autorretratan y se reinventan en cada narracin. Ellos mismos, sin percatarse de aportar textos transculturales nos cuenta n cmo la mayor parte del tiempo algunas creencias heredadas por los nativos se vieron transformadas por lo impuesto durante la poca colonial, y en algunos otros casos adoptadas por la misma convivencia con el espaol y en pocas ms recientes con la cult ura mestiza de las zonas urbanas. Este trabajo retoma la idea de Maritegui quien menciona que la literatura indigenista era una literatura de mestizos pues si representara la verdad india sera denominada literatura gena, si debe venir, vendr a su tiempo. Cuando los Polmica 37). Solo as, podramos pensar que las corrientes indianistas, indigenistas, y neo indigenistas, fueron slo la antesala para que los escritores d e los pueblos originarios pudieran comenzar a redactar su literatura oral leyendas, rezos, canciones -, y producir sus propios cuentos. El gobierno al igual que las universidades e institutos han propuesto talleres para escritores de los pueblos de orig en, creando as una poltica de rescate de la tradicin oral. Sin embargo Montemayor asegura que: el surgimiento de escritores en varias lenguas indgenas. La aparicin simult nea, evolucin de las organizaciones indgenas mismas y de las acciones educativas provocadas en Mxico por las diferentes y a veces contradictorias polticas del gobierno, sino de pers onas o proyectos independientes (29 30) Muchos de esos nuevos autores, no slo recogen la tradicin sino escriben desde su propio lugar de enunciacin. Es por ello que podemo s hablar de escritores que poseen una gama variada de temas, que van desde los que muestran aspectos heredados mediante la cultura oral ( Santiago y otros que han quedado slo en la memoria de los ancianos, pues los jvenes no se reconocen en

PAGE 27

27 esa cultura narrada. Por otro lado, el escritor contemporneo tambin se cuestiona sobre su hibridez al irse de su pueblo y regresar a l, redescubrirse en sus races casi opacadas por la zona urbana: Javier Castellanos Martnez En este sentido la relacin del escritor se asemeja a la de Poma, quien se auto retrata no slo desde su cultura andina, sino desde su transculturacin al convivir con lo europeo, Poma tambin utiliz su propia lengua para representar su cultura. Por ello, los escritores de los pueblos originarios utilizan su propia lengua al escribir su literatura y ellos puntualizan: En 1997 los escritores en lenguas ind genas elaboramos la Declaracin sobre la Diversidad tnica, Lingstica y Cultural de Mxico que despus tom cuerpo en una Iniciativa de Ley que presentamos en 1998 en la Cmara de Diputados. 5 aos despus, el Congreso Legislativo aprob la Ley General de Derechos Lingsticos es una conquista del movimiento indgena de Mxico, lo planteamos en el Congreso Nacional de Pueblos Indgenas celebrado en Ptzcuaro, Michoacn en 19 75 (Hernndez 1) Es por ello que el indgena al recobrar la palabra en una poca en donde se le quiere dar, sino por medio de la voz de origen (de quien conoc e su verdad) escribe en su lengua para reafirmar su identidad cultural. Es importante entonces, que tambin pueda repensarse el trmino con el cul puedan ser realmente denominados. Para concluir con este apartado, retomar lo que los mismos escritores d e los pueblos originarios piensan sobre el nuevo auge tenemos creencias y visiones diferentes a los de la mayora nacional es porque existen bases y razones muy se rias que las sustentan con toda seguridad no es simplemente candorosa

PAGE 28

28 Es as como la transformacin del indigenismo ha venido cobrando sentido, de sus comienzos c olonizadores, pasando a las corrientes de moda de cada poca ha sta nuestros das en donde los Pueblos O riginarios tienen acceso a los medios masivos de comunicacin: radiodifusoras indgenas, computadoras, internet, sitios de pginas indgenas (escritas en sus propias lenguas), publicacin de sus propios libros; y con todo eso logran defender sus manos de quien realmente sab e lo que ser indgena significa. 1.2 I ndigenismo Nunca ms un Mxico sin nosotros Natalio Hernndez Hacia el multiculturalismo del siglo XXI Como ya se ha mencionado, la equivocacin de Coln llev a los espaoles a la aplicacin de un gentilicio errneo: indio; adems de su falta de c conquista espaola no haba indios. Haba distintas naciones, diversas clases, varias reas culturales con diferentes niveles de organizacin de la produccin, de la sociedad y del poder poltico y varios estados aut nomos de las actuales fronteras de Mxico [ ] 2003) .Todas esas equivocaciones llevaron al menosprecio de quienes eran los habitantes originarios de lo que ahora es conocido como el continente americano. Es por toda esa marginacin que se oblig selvas en muchas ocasiones viviendo en la pobreza y escondiendo su lengua y su cultura. Para poder comenzar este apartado es importante definir qu es el Indigenismo? El instituto Indi genista Interamericano en 1991 lo ha definido como: Indigenismo es un trmino derivado de la palabra indgena, siendo sta un sinnimo de indio de uso frecuente en el lenguaje ordinario y tambin en el trabajo antropolgico para evitar las connotaciones pe yorativas que hasta muy

PAGE 29

29 formulacin poltica y una corriente ideolgica, fundamentales ambas para muchos pases de Amrica, en trminos de su viabilidad como naciones modern as, de realizacin de su proyecto nacional y de definicin de su identidad" (63). Existen otras definiciones como las que da Alejandro Marroqun, en su obra Balance del indigenismo. Informe sobre la poltica indigenista en Amrica ( 1972 ), "la poltica que realizan los estados americanos para atender y resolver los problemas que confrontan las poblaciones indgenas, con el objeto de integrarlas a la nacionalidad correspondiente". En Mxico se dieron varias etapas del indigenismo, segn Korsbaek y Smano las dividen en tres: y la conquista del Nuevo Mundo y la construccin de la Nueva Espaa hasta la Revolucin Mexicana, el indigenismo institucionalizado que empieza en el perod o posrevolucionario, para adquirir fuerza con el congreso en Ptzcuaro en 1940 y cuerpo con la creacin del Instituto Indigenista Interamericano a nivel continental y del Instituto Nacional Indigenista en Mxico (1948) a nivel nacional y finalmente, el per iodo de la crisis del indigenismo institucionalizado que empieza en 1982, con la adopcin formal y real del neoliberalismo como poltica oficial del Estado mexicano, llegando hasta hoy a lo que h emos llamado el neo indigenismo (2007) Es as como muchos es critores mestizos decidieron comenzar con una serie de representaciones sobre la situacin en la que viva la gente de los pueblos originarios. Muchos de ellos con ideas errneas. En muchas ocasiones, algunos de esos escritores en vez de retratar la cultur a de los indgenas, lo nico que hacan era representarlos de forma equivocada, casi haciendo una caricatura de ellos. Langebaek tiene razn en decir que lo indgena haba sido siempre analizado a travs de los ojos del criollo o mestizo. Desde ese momento comienza una visin desde fuera sobre lo que es como la de Fernndez de Lizardi, o en algunas posteriores como las de Alcides Arguedas: Yo te lo mand ost que los fueras ataranta do y no lo vas por donde corres como macho azorado? El macho sers t y la gran cochina que te pari, le dije, indigno, maldito, cuatro orejas, acompaando estos requiebros con un buen puete que le

PAGE 30

30 plant en las narices con tales ganas que le hice escupi r por ellas harta sangre. Dicen que los indios, luego que se ven manchados con su sangre, se acobardan; mas ste no era de sos. Un diablo se volvi luego que se sinti lastimado de mi mano, y entre mexicano y castellano me dijo: tlacatecoltl mal diablo, lagrn jijo de un dimoo agora lo veremos quin es cada cual. Y diciendo y haciendo, me comenz a retorcer el pauelo con tantas fuerzas que ya me ahogaba y con la otra mano coga ollitas y cazuelas muy aprisa y me las quebraba en la cabeza; pero me las estrellaba tan prontito y con tal clera que, si como eran ollitas vidriadas, esto es, de barro muy delgado, hubieran sido tinajas de Cuautitln, all quedo en estado de no volver a resollar (Tomo III, Periquillo ). En esta cita vemos que el periquillo que es un criollo quien ser el nuevo mexicano, ese que se forma en una sociedad truculenta, llena de vicios y en donde todo se puede corromper; no puede identificarse con otro mexicano, ese que se vio obligado a vivir en el margen, despus de haber sido el d ueo de esas tierras que ahora le parecan slo prestadas. En las primeras lneas, Lizardi veremos repetida en muchas obras de la literatura indigenista e indianista. Pero debemos reconocer que en las siguientes lneas l reconoce que la lengua de ese otro al que no reconoce como connacional no es el castellano, sino el mexicano, y que ste se ve obligado a mezclar ambas lenguas para que el criollo pueda entenderlo. Tambin se observa un desconocimiento total por parte del periquillo sobre lo que es el indgena, pues ste piensa que con agredirlo, golpearlo hasta sangrar, el indio ya no le responder. Ah podemos ver que esas creencia de superioridad por parte de los criollos de poder amedrentar al indgena con golpes viene desde la poca colonial y perduraron hasta muy recientemente. Para Henri Favre, el indigenismo fue u na corriente favorable; para m esta idea en parte es cierta, aunque en otras realmente no contribuye a tener una idea positiva del indgena. Para Favre vc

PAGE 31

31 errnea, los indigenistas trataron de representar a unos habitantes de Mxico, que eran ignorados por su propio gobierno. A pesar de esa defensa, ellos no entendan sus costumbres y al plasmarlas en sus obras las deformaron. Por lo menos comenzaron con una preocupacin sobre el destino de esa poblacin. En otras palabras la idea de separacin entre indios, blancos y mestizos nos viene de la colonia. Pero por qu mante ner modelos tan arcaicos, cuando desde 1810 se proclam la independencia de Mxico? Tal vez quepa aqu la afirmacin de Frantz Fanon de que la clase padece de (1578 79). 1.2.1 Literatura indigenista e indianista Mexicana: Ms all de un proyecto poltico? Doris Somers, ha denominado algunas literaturas como narrativas fundacionales, primord ialmente a las catalogadas dentro del Boom latinoamericano y, en algunos casos, a las narrativas indigenistas; el proyecto de nacin se vali de muchas de ellas para insertar la idea de que lo mestizo era lo idneo para formar las nuevas naciones. Esto h a marcado en algunas ocasiones el rumbo de la visin sobre el indgena en Mxico. Kathryn Quin Snchez en su libro Una historia poltica y literaria del Mxico post hace un anlisis minucioso de las obras en cuanto al tema indigenista y sus personajes y los relaciona con los movimientos sociales o corrientes tanto filosficas, biolgicas como sociales que estaban en boga en el Mxico pre y pos revolucionario. La visin de la crtica sobre el indigenismo se observa e Cada uno de estos ttulos muestra una realidad nacional vivida en Mxico en cada una de las pocas que la analista recorre a travs de las novelas o ensayos.

PAGE 32

32 En la parte terica, podemos hablar de la mirada positivista (finales del Siglo XIX) que tanto mal caus a l indgena y en general a Mxico; posteriormente el proy ecto de nacin consisti en una d arwinista, el indgena no poda superar su pasado, sus rasgos lo marginaban a el Krausismo y el Mendelismo. E ste ltimo permite a algunos escritores, superar el Darwinismo y proponer personajes que pudieran igualar al blanco o mestizo. Surge as la corriente indigenista a la que segn algunos crticos Rosario Castellanos 4 retoma; sin embargo, la escritora niega pertenecer a un pr oyecto de nacin. Por lo contrario, ella establece una crtica a las instituciones y proyectos creados por el gobierno a travs de sus personajes y la forma objetiva de analizar la situacin indgena de aquella poca a travs de su nia narradora en el c aso de Balum Cann Tanto en la literatura como en las polticas nacionales la idea sobre el indgena ha ido cambiando; e n algunas ocasiones, idealizada; en otras, puesta como una verdadera problemtica social y, en otras, como una cuestin de alteridad 5 siendo sta la ms reciente en la sociedad de finales del s XX y principios del XXI. Es entonces necesario, hacer ahora un recorrido por las tendencia s indigenistas que marcan al Mxico de finales del s XX y principios del s XXI. Una clara muestra de c mo se transform el indigenismo en neo indigenismo es el caso de Rosario Castellanos. Ella comienza su novela con las siguientes frases narradas por la nana de -d esposeyeron, nos arrebataron lo que habamos atesorado: la palabra, que es el arca de la 4 Aunque Rosario Castellanos es conocida como escritora indigenista en Mxi co, su obra tiene ms que ver con el neo indigenismo que con el indigenismo. 5 distorsionada que le ha sido heredada de aos atrs, sin embargo, e st comenzando a reconocer que ese otro es parte importante de su cultura y de su pas.

PAGE 33

33 memoria. Desde aquellos das arden y se consumen con el leo en la hoguera. Sube el humo en iona Rodrguez (117,1988). La nana plantea desde el comienzo de la narracin una problemtica social vivida por los indgenas desde la conquista de Amrica; con la llegada de lo s conquistadores los nativos del nuevo continente se vieron obligados, en su mayora, a olvidar su lengua y aprender una nueva, si es que queran sobrevivir. Sin embargo, la resistencia del indgena como lo mencionan algunos analistas como: Luis Sariego e n su libro El indigenismo en la Tarahumara (2002), Hctor Hernndez en Historia de los pueblos indgenas de Mxico ( 1996) ; Cristina Basan en su artculo Bonfil en Mxico Profundo (1987), ha sido significativa gracias a la lucha de los pueblos indios. Gracias a su no dejarse, su cultura, su idioma y su forma de organizacin no se ha perdido, a pesar de los muchos intentos de los diferentes gobiernos mexicanos qu e han querido aculturizar o mestizar a los pueblos indgenas. En Mxico el ser indio es todava motivo de vergenza, tal como se lo hace saber la nana a la nia de Baln Cann: Quiero tomar caf. Como t. Como todos. Te vas a volver india. Su amenaza me sobrecoge. Desde maana la leche no se derramar (10) Los proyectos indigenistas no tenan en mente precisamen te conservar la cultura de los Pueblos O riginarios, sino aculturizarlos. Afortunadamente en Mxico muchos de esos proyectos fallaron y la leng ua y cultura indgena sigue existiendo. Cabe seala, que esos proyectos aculturantes no fueron del todo inofensivos, ya que muchas lenguas si han desaparecidos y muchas otras cuentan con muy pocos hablantes. Algunas otras culturas no se aculturaron pero s se tranculturaron.

PAGE 34

34 Es importante conocer por qu la narrativa de nuestros das se ha alejado de representaciones indgenas o campesinas como en su tiempo lo hicieron Abreu Gmez con su personaje histrico Jacinto Canek; B. Traven con La carreta que narra acontecimientos indgenas ocurridos en Chiapas (una fbula de los ltimos aos del Porfiriato); Ricardo Pozas con Juan Prez Jolote (biografa de un Tzotzil) considerada por muchos como una novela antropolgica; o Carlos Antonio Castro con Los hombres ver daderos (personajes Tzeltal) o con autores del Norte mexicano como Armando Chvez Camacho con Cajame 6 ; y no podemos dejar de mencionar a dos grandes escritores que utilizaron como referentes a los campesinos e indgenas de las tierras mexicanas: Juan Rulf o y Rosario Castellanos. 1.2.2 I ndigenismo ? o neo indigenismo? en la literatura latinoamericana Los trminos indianista e indigenista fueron ampliamente utilizados, no slo dentro de las polticas nacionales sino tambin en las narrativas fundacionales d e una gran parte de los pases latinoamericanos. Una buena gama de anlisis y discusiones sobre si ests pertenecan o no al discurso gubernamental ha sido dedicado a finales del s. XIX y a lo largo de todo el s. XX. La crtica literaria ha estudiado la estructura narrativa, personajes, narradores, o hasta la misma aplicacin de la manipulacin del discurso a travs de la corriente Graimasiana. Pero qu sucede con la narrativa mexicana despus de la decadencia de lo conocido hasta mediados del S. XX como literatura indigenista? Existe en nuestros das una corriente que mantenga una hegemona en las representaciones indgenas? Quines mantienen todava representaciones indgenas dentro de sus narrativas y cul es su propsito? 6 Datos tomados de Rodrguez Chicharro. La novela indigenista Mexicana y Sylvia Bigas: La narrativa indigenista mexicana del siglo XX

PAGE 35

35 Los trminos indianista 7 e indigenista 8 no tuvieron realmente un enfoque indgena, ya que denominacin lo implicaba. Realmente pertenecan a escritores mestizos que pretendan o bien ocurran durante la poca en que les toc vivir. Inclusive, algunos no slo se centraron, sino que se insertaron en las polticas gubernamentales, en donde la vi sin sobre el indio era aquella de un muy complejas. Muy probablemente la composicin racial del rea sea determinante. Ah, la gran cantidad de poblacin ind gena dispersa y heterognea ha hecho que el proceso de mestizaje avance con mayor lentitud que en otras regiones 173). Esa visin retrograda de Miguel de la Madrid (ex presidente de Mxico, 1982) fue la de algunos autores no s lo de Mxico sino de otros pases latinoamericanos en el siglo XIX, escritores como Nataniel Aguirre en su novela Juan de la Rosa ( la raza mestiza tena mucho o una visin todava peor, como la de Gabriel Ren Moreno con su obra Nicomedes Antelo (1901) la exterminacin de los inferiores es una de las condiciones del progreso universal (Mo reno 117); otro caso muy particular sobre una visin negativa del 7 La novela indianista describe s u referente "visto por el otro", y con cierto "exotismo" creando una alteridad segn el criterio de Edward Said. Las obras indianistas traducen a un plano estrictamente individual, que no ayuda a evitar la confrontacin de la explotacin del indgena, lo que el liberalismo romntico no poda acusar, pues careca de alternativas para ella. (Nagy 589 90) // Hay que esperar al romanticismo para encontrar alguna referencia a la cultura e historia nhuatl dentro de cultura hegemnica. No obstante, no sera adec uado considerar tales obras propias de la literatura nhuatl sino ms bien obras que o bien de carcter liberal, nacionalista o exotista pretenden renovar al panorama literario de la literatura hispanoamericana. Esta literature indianista mexicana, que obv iamente no puede considerarse literatura nahua, est representada por ttulos como Netzula (1832) de Jos Mara Lafragua, el poema la Profeca de Guatimoc (1839) de Ignacio Rodrguez Galvn y Leyendas Mexicanas (1864) de Jos Mara Roa.(Figueroa 71) 8 Corn ejo Polar sugiere que la literatura indigenista no puede darnos una versin rigurosamente verista del indio, ni es capaz de darnos su propia nima. Por ello, l la considera realmente literatura mestiza, pues posee una estructura formal occidental.

PAGE 36

36 recetarlo mediante sus obras. Esas obras estaban llenas de pensamientos europeos que no le permitier on a Arguedas poder ver realmente la realidad de su pas (para l los males de su pueblo eran parte de su composicin racial): Cuando yo vengo a contemplar estas ruinas que elocuentemente atestiguan del paso de la raza aymara, desecho la idea de que alguna vez pudo haber existido, pues se me hace duro pensar que fue ella quien levant tan soberbia edificacin, y antes, por el contrario, me inclino a creer en la posibilidad de la existencia de dioses mitolgicos. Una raza que por muchos siglos se ha impuesto que ha sido inteligente y activa, no degenera hasta el extremo de perder su personalidad (Raza de Bronce XXVii) Es evidente que para Alcides Arguedas los aymaras de su poca no eran una raza que pudieran dialogar con la supuesta modernidad tan aclamada en esos tiempos. Por el contrario, para A. Arguedas los aymaras eran parte de la enfermedad que sufra su pueblo Otro intento de mestizar controvertida obra La raza csm ica ( 1925). Otras obras que tambin pueden acompaar a estos autores en su visin no muy positiva sobre el indgena son, Jorge Icaza 9 Clorinda Matto de Turner (Ciro Alegra con algunas obras) y otros ms en Mxico como Ricardo Pozas ( Juan Prez Jolote 194 8), Francisco Rojas ( El diosero Pero, tambin existen otros autores que viendo esa mala representacin indgena optaron por un nueva forma de tratar el tema indgena. Uno que fuera capaz de recuperar la dignidad cultural que el indigeni smo 10 del siglo XIX haba robado a los personajes que en l se representaban. Es as como, Miguel ngel Asturias, Roa Bastos, Ciro Alegra 11 Rosario 9 Uno de los mtodos practicados en la novela indigenista (ortodoxa) para incitar una reaccin hacia la reivindicacin de los derechos del indgena es la detallada descripcin de su condicin inhumana y embrutecedora. En efecto, tanto se subraya el atraso, la mu gre, la promiscuidad y la brutalidad del indgena, y a la vez tan poco espacio se consagra a sus valores espirituales, que el resultado rinde un ser sub humano, como referente de las novelas indigenistas. Ilustra el caso el Huasipungo de JORGE ICAZA (Nagy 590) 10 Ms adelante explicar como se hacan las representaciones de los personajes indgenas. 11 Menciono a Ciro Alegra por sus Fbulas y leyendas latinoamericanas

PAGE 37

37 Castellanos y Jos Mara Arguedas, slo por mencionar algunos, comenzaron a trabajar obras que privilegiaban aspectos cu lturales y lingsticos de los Pueblos O riginarios. As, Arguedas logra mezclar el castellano con una sintaxis quechua que lo lleva a representar, con cierta autenticidad, un microcosmos de la cultura originaria peruana. Por su parte, Castellano s a travs de la memoria de su nia narradora (al igual que lo hace Arguedas con su nio narrador Ernesto) logra contarnos las creencias de su nana (indgena de Chiapas), a quien ella logra querer ms que a su propia madre. Estas fueron sin duda, aproximac iones a la literatura indgena. Pero qu suceda con los escritores que realmente pertenecan a la mal llamada literatura indigenista? 1.2.2.1 Neoindigenismo en Mxico Para poder definir lo que actualmente es considerado como neo indigenismo har un brev e repaso de lo que ste significa en trminos polticos en Mxico y, posteriormente, dar algunos rasgos del neo indigenismo en la literatura latinoamericana. Antropolog a e indigenismo fue especialmente notoria en Mxico despus de la revolucin de 1910, donde pronto madur la escuela antropolgica mexicana, centrada en el indigenismo, que fue adoptado como una poltica oficial prioritaria del Gobierno revolucionario. R alph Beals arguye que "la ms relevante aportacin de la antropologa mexicana fue el haber contribuido a formar una nueva imagen nacional la de una nacin mestiza orgullosa de su herencia indgena" (I.I.I. 65). Para propsitos de este apartado, me foca lizar slo en el periodo denominado neo cambio de nombre de la institucin i Comisin Nacional para el desarrollo de los pueblos in (antes INI Instituto Nacional Indigenista) y su supuesta labor es el desarrollo de los pueblos indgenas. Dentro de esta nueva concepcin,

PAGE 38

38 pareciera que el rumbo que se est tomando es el correcto, aunque realmente no se est promoviendo del to do el desarrollo de los pueblos indgenas y slo se est pretendiendo dar ayuda econmica para que la gente pueda subsistir a la pobreza y a la competencia desleal que tienen que enfrentar ante los modelos econmicos como son los tratados de libre comerci o. Pero, s es bueno reconocer que lo interesante de este modelo es que por primera vez se tiene una visin ms cercan a sobre las necesidades de los Pueblos O riginarios. Se plantea darles una educacin intercultural, aquella que permita a las comunidades e modelos Tambin se les proporcionan semillas para poder cultivar su tierra, pero no se les dice como pueden competir con las grandes empresas extranjeras o se les busca un medio con el que puedan vender sus productos dentro de l a nacin sin que tengan que competir con los bajos precios de los pases exportadores. Otro aspecto positivo, es que el sitio en internet del CDI contiene documentos en diferentes idiomas de los Pueblos Originarios. En trminos generales, algunos aspectos del viejo indigenismo en la poltica mexicana han cambiado, pero en otros es hacer propuestas que tomen en cuenta los aspectos multiculturales e interculturales p resentes en la sociedad mexicana, para la construccin de una nueva nacin, en donde quepan todos los mexicanos los indgenas y no indgenas (2007). Pero, no es slo labor de la antropologa sino de la mayor parte de las ciencias humansticas. Por otro la do, el neo indigenismo en la literatura surgi, al igual que en la poltica, de una reaccin de los escritores, que cansados de ver una mala representacin de lo indgena, se dedicaron a escribir textos en donde se pudiera ver como los Pueblos Originarios haban sido capaces de conservar su raz cultural, pero al mismo tiempo tener la suficiente flexibilidad y madurez para incorporar elementos de las culturas occidentales. Un claro ejemplo de esta forma

PAGE 39

39 de plasmar nuevos personajes indgenas fue el de Jos Mara Arguedas, pero tambin hubo intelectuales como Cornejo Polar que definieron al indianismo como una corriente literaria errnea pues vea al indgena como extico. Ambos escritores, vean en la literatura neo indigenista una nueva forma de plantear al mestizo que el indgena era un ser con las mismas capacidades intelectuales y con la riqueza cultural que puede poseer cualquier cultura. No estudiaban al indgena como un vestigio, ni tampoco lo vean como una sociedad que no haba cambiado. Este mismo caso se dio en algunos escritores en Mxico, como el caso de Rosario Castellanos, Silvia Molina o Joaqun Bestard. Pero como ya mencion anteriormente, el caso que nos ocupa estudiar en esta disertacin es muy diferente al que se dio en ese neo indigenism o de Arguedas, pues la literatura actual (1980 2011 y no mestizos. Es por ello que entrecomillo el trmino neo indigenista, porque creo que hace falta replantear un nuevo concepto que defina a estas lite raturas. El propsito de este apartado es discutir sobre los trminos: literatura indigenista, literatura neo indigenista, y problematizar este ltimo concepto en lo que ahora es conocido como literatura actual indgena. Literatura que ahora s es escrita por autores de los Pueblos O riginarios. Por qu, entonces, seguirla llamando indigenista si ese trmino le perteneci a una literatura en donde el escritor se encontraba fuera de la realidad que narraba? Esos autores presentaban una literatura que realmente no posea las caractersticas del universo narrativo al que se pret enda representar, exceptuando ciertos casos en la literatura neo indigenista (ya mencionados anteriormente). Esto es, ellos slo mostraban la pobreza de algunos indgenas, pero

PAGE 40

40 nunca mostraron ni sus lenguas originarias, ni la tradicin oral que se manten a en los pueblos o la emigracin a las zonas urbanas ni el problema de hibridacin al que se enfrentaban los mismos. no se ha dado lugar para representar el despl porque en su proyecto redentor, no puede siquiera aceptar la autoexpresin indgena, ya que de puede habla importante anali zar cmo los escritores de los Pueblos O riginarios han comenzado a auto representarse anulando as las propuestas ideolgicas impuestas durante siglos. H an dejado atrs la visin positivista, darwinista, krausiana o mendelista y ahora se retratan no slo desde su espejo tnico, sino desde varios reflejos: su transculturalidad, su interculturalidad, su memoria oral, y su identificacin como escritores de u na cultura que necesitaba ser rescatada mediante la transcripcin de lo oral. Pero tambin cabe sealarse que encuentran un espacio para escribir sobre su propia migracin a centros urbanos o su propio descubrimiento como escritor. Conside rando que la lit eratura de los Pueblos O riginarios es realmente milenaria, no podramos inscribir sus comienzos en lo contemporneo, ya que existen legados de cdices muy antiguos y escritura literaria realizados durante la poca colonial. Pero, s podemos hacer algunos c ortes y diferenciaciones de cmo esta literatura ha ido evolucionando y qu es lo que se enti ende hoy por literatura de los Pueblos O riginarios. Precisamente, esta disertacin proporcionar al lector captulos que le vayan formando una visin de lo que era n las representaciones de lo indgena y lo qu es la auto representacin de los Pueblos O riginarios. Para esto, necesitamos iluminar la discusin bajo un dilogo entre las teoras latinoamericanas,

PAGE 41

41 las occidentales, y haciendo un anlisis de las obras bajo trminos acuados por historiadores mexicanos que se dedicaron al estudio de las literaturas prehispnicas. Desde luego, esos trminos sufrirn algunas modificaciones o adaptaciones segn se requiera para el anlisis. Cabe sealar que esta disertacin, s lo abarcar escritores de los Pueblos O riginarios de Mxico, ya que concentrar en un trabajo como ste a los esc ritores ms reconocidos de los Pueblos O riginarios latinoamericanos sera un trabajo mucho ms ambicioso y requerira de mucho ms tiempo. 1.2.3 Continuacin del texto indigenista? Para casi finales del s. XX surgen los escritores indgenas, quienes ya no toman temas como los que hemos mencionado anteriormente. Su forma de narrar es diferente a la que tenan los escritores indigenistas y neoindge nistas. Para ellos, los temas son variados y muchos de ellos dependen de las experiencias que ellos han vivido. Por ejemplo, Briceida Cuevas Cob en una entrevista que me concedi, afirma que ella podra haber escogido escribir desde otro lugar de enunciaci n, pero que su propsito es hablar desde su experiencia cultural maya de Campeche y no slo eso, hablar tambin desde su experiencia como mujer de los Pueblos O riginarios. Pero los escritores mestizos no dejan de tener en sus obras repre sentaciones de ge nte de los Pueblos O riginarios o de retomar experiencias que ellos tuvieron en zonas rurales. Entre esos escritores podemos mencionar a Silvia Molina con su novela de Ascensin Tun ( 1981). El inters de Silvia Molina es retomar un hecho histrico aconteci do en Yucatn: la Guerra de castas. La historia gira alrededor de lo que esa guerra dej y se enuncia en un microcosmos: la casa de beneficencia. En ella conviven de forma intercultural grupos sociales y culturas de diversa ndole. El personaje central Ascensin Tun es llevado a esta casa cuando su padre, un pescador, muere. Ascensin representa la parte indgena, l y el personaje de Juan Bautista Puc son la representacin de lo poco que queda de la cultura de los Pueblos de O rigen. Las ideas de

PAGE 42

42 Juan B autista hacen que Ascensin Tun regrese a su cultura, a sus orgenes. En ese microcosmos que representa en s a una ciudad completa, en donde la mirada de Foucault sobre los micropoderes y sobre el ejercicio de los castigos, se ven claramente representad a por los sacerdotes y Mara, el personaje que vigila la casa. La importancia central radica, por otro lado, en la relacin de amistad que surge entre Consuelo y Ascensin Tun. Amistad que probablemente no se hubiera dado fuera de la casa de asistencia ni tampoco si Consuelo se encontrara cuerda y siguiera perteneciendo a la alta sociedad de su pueblo. El final de la novela es desgarrador, pues la soledad de Ascensin, por encontrarse encerrado en un mundo al que no pertenecen, y la locura de Consuelo lo l levan a la muerte. Otro escritor que podemos mencionar es a Joaqun Bestard. Los c uentos de Bayhual totalmente rural, cuenta la historia de Kuxeb, un campesino que v e afectada su vida de campo cuando el gobierno federal decide planificar una carretera que unir al pueblo con la ciudad. El plano de la construccin pasar por la casa y terrenos de cultivo de Kuxeb. La desolacin del campesino al verse despojado de sus t ierras y ver convertidos sus milpas en una carretera por donde pasar la modernidad, lo llevan al suicidio. La importancia de este relato, no slo radica en la conexin que se hace entre campo y ciudad, modernizacin versus naturaleza, sino tambin en narr ar creencia del pueblo. Cuando Kuxeb muere, se convierte en un fantasma que arroja piedras a los ingenieros y obreros que trabajan en la carretera y posteriormente a los o en una voz infantil que relata cmo las creencias del pueblo hacen pensar a la mayora que Simona es una especie de bruja que habla con los fantasmas. Sin embargo, el nio narrador descubre que los fantasmas de Simona son mestizos que la visitan por la noche. l mismo se ha visto

PAGE 43

43 beneficiado por la sensualidad de Simona, pues cuenta que dorma con ella en la hamaca y ola desde su pelo hasta su tuch (que en maya significa ombligo). s por representar a lo prehispnico o lo que pertenece a los pueblos de origen es Carlos Fuentes, claro que siempre lo ha hecho de una manera fantstica. En inquieta compaa (2004), Fuentes casi a principios del s. XXI retoma la idea de representar la in El amante del teatro, La gata de mi madre, La buena compaa, Calixta Brand, La bella durmiente y Vlad; todos estos cuentos se desarrollan en lugares dif erentes: Londres, Ciudad de Mxico, Francia, Puebla, Chihuahua y aparentemente tambin en tiempos diferentes. En este caso se tomar como referencia slo el cuento La gata de mi madre ya que esta historia cuenta con un personaje indgena. La trama transc urre en la ciudad de Mxico la narradora personaje, Leticia Lizardi, cuenta como la gata (el felino) de su madre le es totalmente repulsiva y que su mam tiene dos gatas, el animal y su empleada domestica: Guadalupe. La simpata de Leticia hacia Guadalupe surge del maltrato que su madre ejerce sobre sta ltima. La descripcin que se hace de cabellera no slo larga sino lustrosa, arraigada, invencible, negra, y nutrida de chile, maz y frijol. Toda la pinche cornucopia mexicana luca en esa cascada de pelo admirable (50). El cuento hace una relacin entre esta mujer, las creenc ias religiosas, las procesiones de la virgen de Guadalupe, pero al final, la transformacin de Guadalupe en una cripto Juda muerta en la hoguera es desconcertante.

PAGE 44

44 Para Natalio Hernndez, en una entrevista que me concedi (2010) el indigenismo no fue exa ctamente la antesala de lo que hoy en da es la escritura de los Pueblos Originarios, pero si forma parte de una de las facetas importantes que va en paralelo con algunas obras de los escritores de los pueblos originarios, como lo fue la creacin de obras zapotecas que Hernndez puntualiza surgi hace ms de cien aos Hernndez plante en la entrevista las diferencias entre la literatura indgena e indigenista. Asegura que en los dos siglos anteriores surge la literatura indigenista que tiene cier ta importancia, tal es el caso de Mauricio Magdaleno con El resplandor (1937), Gregorio Lpez y Fuentes con E l Indio (1935) y Los indios de Mxico(1967 81) 12 de Fernndez Bentez, quien realmente recorri los pueblos indgenas. Para el escritor Natalio Hern ndez, los escritores indigenistas hicieron estas obras desde su propia visin mestiza, su visin desde fuera, y eso era todo lo que haba y no se poda pedir ms. Hernndez reconoce que una de las escritoras que le gusta como escritora indigenista es Rosa rio Castellanos, para l que los escritores indigenistas aprendieran o hablaran las lenguas les da otro acercamiento, otro enfoque, que ya no es desde afuera, aunque tampoco sea desde dentro. Por ello, la literatura indigenista es un aporte fundamental qu e nos permite conocer cmo era Mxico hace ms de cien aos o hace ms de 50 aos. Para Hernndez la obra del Indio permite conocer a esos pueblos de aquella poca. Pero tambin surge hace cien aos la literatura escrita por indgenas con los escritores zapotecos quienes comenzaron a salir de su pueblo, convirtindose en militares o comerciantes en las zonas urbanas. Para l, esto se puede apreciar en la novela de El general Chares en donde existe la representacin de un general que era analfabeta y habl aba mal el espaol. Pero tambin hubo escritores muy destacados y con estudios como Andrs Ernestrosa, es as como se 12 La fecha de publicacin se dio como tomos separados y en 1989 se public una antologa co n todos los tomos y con un prlogo de Carlos Fuentes.

PAGE 45

45 desarrolla la literatura zapoteca Para Hernndez (2010) aquella literatura de esa poca permiti acrcanos de una manera ms sensible a la cultura, ya que, gracias a que lo escribieron en zapoteco, el lector puede apreciar la msica y no slo eso sino el sentimiento y el compromiso que muera el s (2010) Narra Hernndez que los zapotecas fueron muy persistentes en archivada: aquella del siglo XVI. Esa literatura que ngel Mara Garibay comenz a est udiar, que recuper y, as, sac a la luz todo aquello que estaba guardado. Para Hernndez no hay 1. Indigenismo: faceta necesaria para saber que las personas de los Pueblos O riginarios existen y la situacin en la que viven 2. Escritura indgena escrita por zapotecas (finales del s. XIX y mediados del s. XX, algunos escritores eran empricos y pocos con formacin literaria) 3. Escritura indgena zapoteca contempornea, la que l llama la tercera y cuarta generacin (con escritore s que han estudiado y que se han cultivado en la escritura) 4. Literatura Mexicanista: donde se ubican a escritores como Garibay, Len Portilla, Enrique Florescano. Escritores que estudiaron a los escritores prehispnicos como lo fue Antonio Valeriano. (Entre vista Hernnd ez, 2010) Es decir, existen diferentes etapas en donde la representacin de los indgenas ha estado presente desde hace ya ms de tres siglos, pero podemos decir que en las etapas 2, 3 y 4 esa literatura es realmente una literatura de autore presentacin, en la etapa 4 es la autorepresentacin de las races de los mexicanos, la autorepresentacin de la cultura prehispnica, tal vez original o tal vez transculturada, pero siempre con ese toque de autorepresentacin de la cultura que existi ant es de la llegada de los conquistadores, estudiada por mestizos interesados en desarchivar lo que qued archivado en el siglo XVI y por ltimo, en las etapas 2 y 3, auto representaciones de lo que se ha conservado despus de la formacin de Mxico como naci n.

PAGE 46

46 1.3 Multiculturalidad, pluriculturalidad e i nterculturalidad Desde hace ya varias dcadas, tenemos nocin de los trminos multiculturalidad y pluriculturalidad, pero el trmino interculturalidad parece haber comenzado a rondar nuestro mundo globaliza do en los noventa; es decir, a finales del siglo pasado. Este concepto que en Mxico se ha adoptado de Espaa, ha adquirido una nueva connotacin en nuestro pas para referirse a l. Mxico que ha tomado estos conceptos para describir su realidad social ac tual y tambin pasada, por ello se plantea un reto no slo en sus polticas educacionales, sino en los diferentes universos narrativos que coexisten en ese pas. El trmino interculturalidad se ha tomado principalmente del autor espaol Rodrigo Alsina (ve r en Mxico a Almaguer Gonzlez ) y se ha insertado en el quehacer educativo, de salud y social del Mxico contemporneo. Es por ello, que en este apartado mencionar algunos conceptos aportados por Miquel Rodrigo Alsina para aclarar los trminos que se di scutirn en esta disertacin. sigue formando, a partir de los contactos entre distintas comunidades de vidas que aportan sus modos de pensar, sentir y actuar. Evide ntemente los intercambios culturales no tendrn todos las mismas caractersticas y efectos. Pero es a partir de estos contactos que se produce el mestizaje lo cual sera hasta cierto punto discutible, guardando la distancia de Cornejo Polar quien ha contactos entre las culturas se dan de forma natural y en una co historia del mestizaje nos lleva inmediatamente a pensar en la colonizacin y por motivos histricos sera muy discutible intercambiar entonces mestizaje por hibridez, sobre todo en un contexto mexicano, ya que como sabemos el mest izaje en muchas ocasiones se dio por la fuerza

PAGE 47

47 y no en una forma natural y armoniosa. Tal vez podramos decir que las relaciones entre culturas donde sucedan es os contactos. Lourdes Arizpe habla sobre el reto del pluralismo cultural de Mxico, ese que comenzaba a no slo se reunan indgenas de Mxico, sino de otras z onas de Latinoamrica. Aquel encuentro fue, segn la descripcin de Arizpe, una verdadera manifestacin de la pluralidad del Mxico [ ] PRIstino. Sacadas de la manga, acarreadas en autobuses, las delegaciones Popoloca, Pai pai, Pima, Mazahua y o tras treinta ms aparecieron en Ptzcuaro [ ] Pero la gran, la inusitada sorpresa de Ptzcuaro fue que, ahora s, los indgenas ya no necesitan voceros, Tal vez sta fue una de las tantas a ntesalas para que los escritores de los pueblos originarios pudieran tambin comenzar a escribir en sus propias lenguas y desde su propio lugar de enunciacin. Claro y por supuesto, ese congreso volvi a discriminar a los invitados Las camas y cobertores, que iba a traer el ejercito, pos (60). Al final del libro escrito por Arizpe, descubrimos que uno de esos indgenas que asisti al congreso y que tom la voz a favor de los indgenas es Natalio Hernndez, uno de los escrito res ms sobresalientes de los Pueblos O nales indgenas, bajo la direccin han hecho un planteamiento poltico de avanzada. Resta al gobierno, a los partidos polticos y a la sociedad mexicana el aceptar el reclamo legtimo o rechazarlo [ ]

PAGE 48

48 gobiernos han hecho poco, pero los movimientos indgenas han seguido en la batalla, promoviendo y rescatando no slo sus tradiciones sino sus lenguas y, con ellas, su literatura. Retomar una cita que Alsina hace sobre Le Goff la cual nos servir despus para enmarcar nuestro estudio en el Mxico del siglo XXI: Hace unos aos Jacques Le Goff ( El Pas Babelia 30 VIII 1997, p.12) declaraba: XXI ser el de las relaciones entre las culturas, siendo ste uno de los aspectos ms movimientos migratorios y los contactos entre las culturas, hecho que empez en el siglo XVI, est n a punto de acelerarse. Afortunadamente, las oleadas migratorias son menos agresivas, menos guerreras que el pasado, pero pueden llegar a originar situaciones peligrosas y dramticas. ste ser, sin duda, un fenmeno esencial. Y si queremos solucionar est e problema, si queremos evitar la incomprensin, la guerra, el genocidio, es preciso que preparemos a los pueblos y a las culturas para la nica (12). Esta cita, nos sirve para ver cmo la interculturalidad vista en Europa es diferente a la visin o concepto que se ha formado en Mxico sobre interculturalidad, ya que incorporar en la interculturalidad el mestizaje como punto principal, nos remitira a los aos del viejo indigenismo, aquel formulado por muchos escritores, ya mencionados en lneas anteriores. La propuesta que se hace en nuestro pas sobre interculturalidad abarca pero no est limitada a los siguientes puntos: 1. Pensamiento complejo: a) Incertidumbre b) Diversidad, c) Cam bio d) Conocimiento efmero, e) Conflicto 2. Filosofa de la otredad: a) El otro puede y debe crecer desde lo que es b) El otro diferente me enriquece 3. Mltiples culturas: a) Culturas dinmicas gracias a l contacto con otras culturas. ETAPAS: El enfoque inte rcultural tiene tres etapas: 5. Negociacin: es la simbiosis. Compresiones y avenencias necesarias para evitar la confrontacin 6. Penetracin: salirse del lugar de uno, para tomar el punto de vista del otro.

PAGE 49

49 7. Descentralizacin: perspectiva en la que nos alejam os de uno mismo, a travs de una reflexin de s mismo (Tomado del curso sensibilizaci n a la interculturalidad, 2006 y Almaguer 15 19 ) En estos puntos en los que se basa la interculturalidad en Mxico, queda claro que ningn dilogo entre las culturas de ber ser asimtrico, pues se define que la interculturalidad y Pretende disminuir los riesgos de esencialismos, etnicismos y culturalismos y en suma: supone respeto a otras visiones del mundo y a otras soluciones (2006). Lo mencionado anteriormente, queda muy bien asociado a la realidad mexicana, ya que Mxico es un pas que se ha caracterizado por su gran pluriculturalidad nacional as como por poseer una gran variedad lingstica. De acuerdo al censo nacional d el INEGI (2006), en nuestro pas conviven 62 lenguas diferentes con sus respectivos grupos tnicos. En el artculo de Lpez y habla de una disparidad de datos prop orcionados por las mismas instituciones gubernamentales, en donde no se logra un acuerdo de cuntas lenguas y grupos tnicos existen realmente: Sin embargo, cabe anotar que existen discrepancias en cuanto a la clasificacin de las lenguas amerindias. Por ejemplo, slo en el caso de Mxico, mientras las instituciones gubernamentales, como la Secretara de Educacin Pblica, hablan de 56 lenguas diferentes, ciertos especialistas prefieren referir se a ms de 100 o incluso de 200 (1999) Toda esa diversidad c ultural ha acompaado a nuestra historia desde la poca pre colonial. Es combatan entre ellas para lograr el dominio de una sobre la otra. La cultura azteca guerr era por excelencia, mantena el dominio de muchas de ellas. Al perder su poder en la derrota con los conquistadores, ven perdidos no slo su dominio, sino sus dioses y cultura, dejando as a las futuras generaciones, bajo un conflicto de identidad que se h a visto reflejado en esa bsqueda del mexicano en sus orgenes. Esa prdida de identidad ha acompaado a muchos escritores en sus

PAGE 50

50 narraciones, ellos mismos se han identificado con el mestizo mexicano, aquel que posee una buena parte de su origen indgena p ero que sabe que tambin est formado por una buena parte de la cultura espaola. Algunos escritores tambin han hablado sobre la gran pluriculturalidad de Mxico. Recordemos las palabras de Octavio Paz: No toda la poblacin que habita nuestro pas es obje to de mis reflexiones, sino un grupo concreto, constituido por esos que, por razones diversas, tienen conciencia de su ser en tanto que mexicanos. Contra lo que se cree, este grupo es bastante reducido. En nuestro territorio conviven no slo distintas raza s y lenguas, sino varios niveles histricos. Hay quienes viven antes de la historia; otros, como los otomes, desplazados por sucesivas invasiones, al margen de ella. Y sin acudir a estos extremos, varias pocas se enfrentan, se ignoran o se entredevoran s obre una misma tierra o separadas apenas por unos kilmetros. Bajo un mismo cielo, con hroes, costumbres, calendarios y nociones morales diferentes, viven "catlicos de Pedro el Ermitao y jacobinos de la Era Terciaria". Las pocas viejas nunca desaparece n completamente y todas las heridas, aun las ms antiguas, manan sangre todava. A veces, como las pirmides precortesianas que ocultan casi siempre otras, en una sola ciudad o en una sola alma se mezclan y superponen nociones y sensibilidades enemigas o d istantes La minora de mexicanos que poseen conciencia de s no constituye una clase inmvil o cerrada. No solamente es la nica activa frente a la inercia indoespaola del resto sino que cada da modela ms el pas a su imagen [ ] (6) La cita de Paz, m e sirve en este punto para ver que l ya mencionaba toda esa pugna cultural en la que vive Mxico, y es precisamente ese conflicto el que se desea trabajar mediante la interculturalidad. Para al gunos de los escritores de los Pueblos O riginarios, Octavio Pa z marca muchas bases para el anlisis de lo que hoy resulta ser el nuevo rumbo de la literatura actual de los Pueblos O riginarios. Pues ellos mismos, como dice Paz, me han comentado sobre la ignorancia que tenemos los que vivimos en la ciudad sobre las zon as rurales, que en algunas ocasiones queda a tan sl o una hora de camino al vecino Pueblo O riginario; y que no hemos sido capaces de saber sobre su cultura o su lengua. Tambin como Romn Gemes me coment, existen pirmides o templos antiguos (en Veracr uz) que entre 1960 y 1970 fueron nuevamente ocultados por un templo cristiano tal como sucedi en la poca de la conquista y la colonia, recurdese la iglesia edificada en las Es por ello que

PAGE 51

51 para un escritor de los Pueblos Originarios, la cita anterior puede reflejar muy bien la visin que ellos mismos tienen sobre cmo Mxico se ha modelado slo bajo la mirada de unos cuantos. A esa literatur a que ha cuestionado la identidad del mexicano, que ha representado en sus personajes a un ser que se busca y no se encuentra es a lo que denominaremos como literatura mestiza. Basta con leer esa literatura mestiza para darnos cuenta de ese conflicto de id entidad: Pedro Pramo (1955), El laberinto de la soledad (1940) y tantas otras obras son muestra de ello. Sin embargo, el pblico lector mexicano no se ha preguntado qu su cede con los escritores de sus P ueblos O riginarios, pueden ellos tener una respuest a a esa identidad tan buscada? o es que tambin su literatura muestra rasgos de bsqueda de identidad, tal como la desarrolla la mestiza? Todas esas cuestiones podran encontrar, tal vez, una respuesta, si se recurriera al estudio de lo que se est escrib iendo actualmente en los Pueblos O riginarios. No se puede vivir en desconexin en un pas que clama por la interculturalidad. Es que acaso la literatura urbana 13 seguir desplazando a la regional y a la originaria? Y regresando a la primera pregunta que pl respuesta: Pensaba que una obra de arte o una accin concreta definen ms al mexicano no solamente en tanto que lo expresan, sino en cuanto, al expresarlo, lo recrean que la ms penetrante de las descripciones. Mi pregunta, como las de los otros, se me apareca as como un pretexto de mi miedo a enfrentarme con la realidad; y todas las especulaciones sobre el pretendido carcter de los mexicanos, hbiles subterfugios de nuestra impotencia creadora. Crea, como Samuel Ramos, que el sentimiento de inferioridad influye en nuestra predileccin por el anlisis y que la escasez de nuestras creaciones se explica no tanto por un crecimiento de las facultades crticas a expensas de las creadoras, como por una instintiva desconfianza acerca de nuestras capacidades. ..Pero as como el adolescente no puede olvidarse de s mismo pues apenas lo No quiero decir que el mexicano sea por naturaleza crtico, sino que atraviesa una etapa reflexiva. Es 13 Literatura que solo narra los acontecimientos ficcionalizados que suceden en las grandes urbes.

PAGE 52

52 natural que despus de la fase explosiva de la Revolucin, el mexicano se recoja en s mismo y, por un momento, se contemple (7). Llama mi atencin que en los Pueblos Originarios el fenmeno literario sea lo opuesto a lo que Paz plan tea, pues en ellos el carcter creador es basto, no siendo as el de origen crtico. Ser que para estos pueblos que saben bien su origen y su pertenencia, la reflexin del adolescente no sea tan necesaria como lo fue para el escritor mestizo? Para ellos la creacin de una obra, no slo potica o narrativa, sino de cualquier tipo (llmense artesanas, mantas, pinturas, baile) son una auto representacin de su cultura. 1.3.1 Del economismo al neohu manismo: Interculturalidad del s XXI Las tendencias poltic as y educativas que se siguieron durant e la dcada de los aos ochenta y noventa estuvieron dedicadas a preocupaciones econmicas y por tanto, la educacin y los proyectos de nacin fueron economicistas 14 La tendencia actual ha clamado por el contrario po r un neohumanismo y el reconocimiento de una nacin pluricultural que se vena gestando desde mediados del siglo XX. Actualmente, se habla no de naciones hbridas como Nstor Garca Canclini las haba nominado, sino de naciones interculturales. El mismo C anclini habla en su artculo: intercultural a nivel mundial: [ ] La articulacin de diferencias y desigualdades propuesta por Pierre Bourdieu y modificada por autores que trabajaron con l y luego desarrollaron perspectivas distintas, como Claude Grignon, Jean Claude, Passeron y Luc Boltanski. Me atrae el replanteamiento que fueron construyendo estos autores sobre los temas citados en las sociedades nacionales, sus intentos de abrir e l horizonte nacional en un tiempo en que la interculturalidad se mundializa. El aporte de Luc Boltanski y Eve Chiapello nos permitir valorar sociolgicamente, desde una teora crtica del capitalismo en red, lo que significan las formas a ctuales de conexi n desconexin (2) 14 Tomado de Lpez, y Wolfgang.

PAGE 53

53 En su ensayo Garca Canclini muestra que la importancia no radica en estudiar las diferencias, ni las desigualdades, sino como estas dos tendencias han provocado una supuesta desconexin entre los diferentes grupos sociales o etnias que conviven en alguna nacin latinoamericana. La importancia del trabajo de Canclini, en relacin con el anlisis de este ensayo, consiste en ver, precisamente, cmo todas esas culturas conviven en un mismo medio ambiente, en donde la hibridacin, como el mi smo Canclini menciona, proviene de la poca colonial y es innegable que entre los grupos existe una convivencia, que se proyecta en nuestras literaturas fundacionales, en donde precisamente el imaginario no puede dejar a un lado la figura de la gente de lo s Pueblos de Origen. No se puede hablar del mundo indgena sin relacionarlo mostrar la figura del indgena. Una realidad que Canclini llama diversidad moderna: Podra describir varias situaciones, dentro de la reunin, en las que estas experiencias compartidas aparecieron hibridndose. Por ejemplo, cuando un lder quich explic agua mineral embotellada en las mesas) inclinndola para mostrar cmo haba que hacerlo. A su lado, Felipe Quisque, el lder aymara, tena una bolsa de plstico con hojas de coca. La diversidad irrumpa en el repertorio de recursos materiales y simblicos como diversidad tradicional moderna, transhistrica, multicultural (5) Es por ello necesario replantear l a idea de que slo el indgena (o como el mismo Canclini menciona, cualquier grupo racial: negros, chicanos, mujeres, etc), puede hablar de su realidad. La importancia radica en saber quin escribe desde su realidad y quin escribe desde la mirada hbrida Es imperante, saber cundo el referente se transforma en una metaficcin que lo pertenece al poder hegemnico. La representacin literaria, actualmente, se hac e entonces desde una mirada intercultural, en donde no slo el que tiene el poder expresa la realidad del referente

PAGE 54

54 de los Pueblos de O rigen, sino que el mismo autor de una obra proyecta su cultura a partir de un referente ms cercano. ste es el caso de u n gran nmero de escritores indgenas mexicanos que han decidido escribir desde su propio lugar de enunciacin. Se pude decir que el tiempo de la escritura indgena en Mxico lleg desde hace ya un buen tiempo y que da a da toma ms fuerza. Tambin se debe mencionar que coincide con el tiempo de la interculturalidad. Es por escriben sus obras desde diferentes perspectivas, poniendo personajes indgenas pero se cu idan 1.4 Literatura Actual de los P ueblos O riginarios La literatura ha sido una manifestacin, al igual que en cualquier cultura, del avance, de las costumbres y de las tradiciones de estos grupos tnicos, o para llamarlos ms coherentemente con lo que aqu propongo, diremos de sus pueblos recurdese que Bonfil Batalla discuti las diferencia entre etnia, grupo tnico y pueblo. Actualmente, hay escritores sobresali entes dentro de los diferentes Pu eblos O riginarios. Varios de esos nombres los podemos encontrar en diferentes antologas o en libros escritos por autores como Carlos Montemayor quien escribi varios libros en donde habla y antologa las obras de los escritores de los Pueblos O riginarios : La literatura actual en las lenguas indgenas de Mxico, Letras mayas contemporneas La voz profunda Arte y trama en el cuento indgena Los escritores indgenas actuales Words of the true people: Palabras de los seres verdaderos entre otros. Montema yor a pesar de proponer tambin el cambio de nombre de indgena a gente de los P ueblos O riginarios opt por seguirlos llamando escritores indgenas, pues ha sido la forma como en Mxico se les ha denominado durante hace ya mucho tiempo. Montemayor ha suge rido en varias ocasiones que tal vez la forma de escritura de esos Pueblos O riginarios sea la nueva forma de narrar de la literatura mexicana.

PAGE 55

55 En una ponencia en Irvine California (2008) Montemayor mencion que existen zonas en dnde se le ha dado mayor ap oyo a la literatura actual de las lenguas indgenas. Algunas de estas zonas tnicas se ubican primordialmente en Yucatn, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Campeche, Michoacn, Chihuahua, Quintana Roo y Veracruz. La mayor parte de escritores indgenas ha decidi do escribir en sus lenguas de origen, aunque algunos otros lo hacen en espaol. El universo literario de las lenguas indgenas, casi en su totalidad, se ha traducido al espaol y estas traducciones son llevadas a cabo, en su mayora, por los mismos escrito res lo que da fidelidad al texto original. Ellos han planteado que al no haber gente especializada en la traduccin de lenguas originarias de Mxico, se han visto en la necesidad de ser ellos mismos quienes traduzcan los textos. En algunas ocasiones otros escritores, quienes adems han ganado premios por traducciones a otros idiomas, como Carlos Montemayor y Joaqun Bestard tambin se han dado a la tarea de traducir la obra literaria de los pueblos originarios. Pilar Mynes en su libro Lenguas y literaturas indgenas en el Mxico contemporneo hace un recorrido histrico del pasado y el presente de las lenguas originarias. Tambin presenta la versin de textos poticos en las lenguas de los autores y la versin traducida al espaol. Entre los que ella selecc ion encontramos a los destacados: Gerardo Can Pat, Gabriel Lpez Chias, Mario Molina Cruz, Feliciano Snchez Chan, Eustaquio Celestino Sols, Andrs Henestrosa, Vctor Tern, entre otros. Cabe sealar que Mynes slo seleccion escritores poetas de n hua tl maya y zapoteco. En mi caso, yo me enfocar no al estudio de las lenguas originarias, sino a las obras de diferentes autores, sin tener como seleccin la lengua del escritor, ya que estoy ms interesada en ver el estilo y la construccin de la obra, y mediante ello establecer una posible genealoga con los textos prehispnicos.

PAGE 56

56 Pero cul es la relacin de lo pluricultural y lo intercultural con todos esos escritores? Pues bien, si se quiere dar su lugar a todos en una sociedad que ha reconocido que en ella conviven diferentes lenguas y diferentes culturas, es hora de reconocer tambin que en la literatura nacional mexicana coexiste la literatura de los Pueblos O riginarios. Recordemos que en e l Mxico de mediados del s. XX, lo de provincia y, por razon es ms obvias, lo rural estaban en el olvido, tal como lo mencionan Sergio Pitol y Guillermo Villar con respecto a las literaturas ora despus de la aparicin de La regin ms transparente (1958) la novela mexicana tendi a la consti tucin de la novela urbana de una manera tan devastadora que que en el extranjero las obras ms populares eran aquellas que tenan un corte urbano: Jos Emilio P acheco Las batallas en el desierto ( 1981), Luis Arturo Ramos Violeta Per (1979) o bien las obras de Carlos Monsivis y las del mismo Carlos Fuentes. Pero a pesar de ello, otro tipo de literatura se llevaba tambin a cabo en la provincia mexicana, basta recordar a Sergio Galindo quien escriba sobre la provincia, aunque sus temas eran realmente universales. Es por ello que, ahora que tanto el gobierno, la educacin como la sociedad estn apostando por la interculturalidad, bien vale la pena regresarles a todas estas literaturas su importancia dentro de un Mxico que ahora s podra ser realmente ms integrador y ms Mientras que el concepto "pluricultural" sirve para caracterizar una si tuacin, la interculturalidad descr ibe una relacin entre culturas; a unque, de hecho, hablar de relacin intercultural es una redundancia, quizs necesaria, porque la interculturalidad implica, por definicin, interaccin En el caso de los e scritores, lo que se pretende es que la literatura plural que existe en Mxico y por ende heterognea, pueda relacionarse de la misma forma: que pueda ser estudiada sin que su

PAGE 57

57 anlisis quede estigmatizado o desvalorado, llmese a esa literatur a regional y literatura de los Pueblos O riginarios. 1.5 Origen y fichas biogr ficas de los escritores de los P uebl os O riginarios: La literatura de los Pueblos O riginarios tiene un antecedente histrico milenario, de ello dan cuenta diferentes cdices y obras que se enc uentran todava en museos, como son aquellos libros escritos en hojas de corteza de rbol o bien en las historias que han permanecido en la tradicin oral. Para Carlos Montemayor, el surgimiento de los escritores actuales de los pueblos originarios se da a partir de la d cada de los ochentas del s. aunque no coordinada en sus inicios, de estos escritores en prcticamente todos los rumbos del pas fue el resultado de la evolucin de las organizaciones indgenas mismas y de las a cciones educativas provocadas en Mxico por las diferentes y a veces contradictorias polticas del 29). Para Natalio Hernndez (2010) existe una huella marcada por los escritores Zapotecos desde mucho antes a los aos ochentas. Para l estos escritores escriban sus obras en paralelo a muchos de los escritores indigenistas. Natalio Hernndez (2010) pone como un claro ejemplo a Andrs Henestrosa. Para Montemayor, la exist encia de los escritores de los Pueblos O riginarios da una gran oportunidad a los investigadores tanto nacionales como extranjeros de poder, por primera vez, desea acercarse, mediante el anlisis de su literatura, al Mxico Profun do del que habla Bonfil Batalla y r econocer en las auto representaciones a ese Mxico negado desde hace siglos. Pero, no slo reconocer un pasado milenario sino su transculturacin, l a riqueza de esa mezcla que la mayor parte de las obras de dichos escritores posee. Como bien lo menciona Montemayor, reconocer tambin que la formacin de esos escritores no ha sido ni semejante ni uniforme en todo el pas. Es decir,

PAGE 58

58 retomando el trmino de Cornejo Polar, nos enfrentaremos a una literatura heterognea, ya que aunque se ampara bajo el mismo ttulo de literatura de los Pueblos O riginarios, cada uno de esos pueblos tiene sus propias particularidades. En eso se asemejara al complejo cultural que presenta como el mundo en general, es histricamente heterogneo aporta una nocin instrumental de la naturaleza que no se compadece para nada de la nocin (Bueno 29). Para Bueno la idea de heterogeneidad de Polar no slo sirve para explicar una problemtica socio cultural, sino un fenmeno que tiene un fondo mucho Para entender mejor el anlisis de las diferentes narrativas, este apartado nos relacionar un poco con los escritores cuyas obras sern analizadas en esta disertacin. Las biografas de los escritores mencionados fu eron tomadas primordialmente de las obras de Carlos Montemayor y Frischmann Cabe mencionar que las obras que se analizarn en este trabajo fueron elegidas por el tipo de obra, ya sea por poseer amplios rasgos de transculturalidad o por tener varios rasgos de narrativa oral o estar altamente vinculados a las letras precolombinas. Aunque algunos autores han discutido que los talleres de escritores han quitado mucho de original a las obras, aportndoles un grado de occidentalizacin, esta disertacin pretende estudiar a dichos autores, como ya se mencion anteriormente, desde su heterogeneidad. As mismo, se quiere estudiar estas obras pues como Juan Gregorio Regino menciona, no slo en la cultura maya, pero dentro de cualquier cultura indgena, stas son un p roducto de la vitalidad y fuerza c on la que se han defendido los Pueblos O riginarios: [ ... ] Es producto de los movimientos de resistencia, autodesarrollo y t 6).

PAGE 59

59 Roberta Ek Chabl : Es una escritora Maya Yucateca, reconocid a por sus obras que en apariencia cuentan narraciones inocentes con estructuras similares a la fbula. Pertenece al grupo conocido como la Unin Reginal de Culturas Populares de Yucatn, URCP. Ha participado en la coautora de libros como Cuentos Mayas tr adicionales ( I) y en cuentos mayas de temas europeos. Sus cuentos tratan sobre la vida diaria en las comunidades mayas y primordialmente, por ser escritora, tiene como lugar de enunciacin el papel de la mujer en la cultura maya yucateca. 15 Miguel May May : Naci en Izamal, Yucatn, en 1959. Ha colaborado en revistas como traductor y corrector de estilo, fue parte del cuerpo de redactores en 1987 de U Tzikbalo'ob Xulnan Kaab (revista de Yucatn) tambin trabaj como redactor en el peridico U yajal maya wiiniko'ob y en la primera serie de Letras Mayas contemporneas Ha publicado obras como Breve resea de Kimbil y libros de cuentos La jump'el maaya tzikbalo'ob (diez relatos mayas) quieren escribir en lengua maya). Es secretario de organizacin en el Consejo de la Asociacin de Escritores en Lenguas Indgenas. Jos Zi Keb : Naci en Maxcan, Yucatn en 1958. Sus estudios son a niv el bachillerato (en Maxcan y Mrida). Ha sido promotor cultural bilinge en la Unidad Regional Yucatn de Culturas Populares. Su trabajo de recopilacin de cuentos de tradicin oral: Lokok Peek' /Perro de c era es uno de los primeros que realiza. Santiago Domnguez Ak: Naci en Muxupip Yucatn en 1951. Estudi la carrera de Tenedor de libros. Trabaja como promotor cultural builinge en la Unidad Regional Yucatn de 15 Datos tomados de http://www.mayas.uady.mx/articulos/labios.htm

PAGE 60

60 Culturas Populares. Estudi Antropologa con especialidad en Historia. Sus obras ms sobre salientes: Creencias y consejas Mayas y la milpa de Muxupip Ba'ax ku tukultik (relacionada a la cosmovisin maya) y Siljil yetel kuxtal (Ciclo de vida en Muxupip). En 1993 particip como revisor y traductor de la primera coleccin Lenguas Mayas Contempo rneas Briceida Cuevas Cob : Es originaria de Tepakn, municipio de Calkin, estado de Campeche, n aci en Julio de 1966. Estudi c omercio. Fue becaria del Fondo Nacional para la cultura y las artes para escritores en Lenguas indgenas (1996). Publica poes a, su obra ha sido antologada en: Flor y canto : Cinco poetas indgenas del Sur (1993) y en In pkat ytel jntul t'el: Tumben ik'tanil ich maya t'an/Mirada con un gallo: Antologa de autores contemporneos en lengua Maya (1994), U yok'ol auat pek'ti u kux tal pek'/ El quejido del perro en su existencia (1998) y Je'bix k'in/Como el sol (1998). Hasta el 2002 fue directora de formacin profesional y enseanza de lenguas en Casa de los escritores en Lenguas Indgenas en Mxico, D.F. Natalia Toledo Paz : Naci en Juchitan, Oaxaca en 1967. Estudio en la escuela de la sociedad General de Escritores de Mxico. Sus publicaciones han sido primordialmente de poesa: Paraso de fisuras y Ca gunaa gubidxa, cagunaa guiiba' risaca/mujeres del sol, mujeres de oro Esta ltim a coleccin ha sido traducida al francs. Ha sido antologada en obras en el extranjero: Colombia, Estados Unidos y Alemania. Recibi el Premio Nezahualcyotl de literatu ra en Lenguas indgenas por su Guie' yaase' Margarita Ku Xool : Es un joven poeta Maya, naci en Santa Cruz, Calkini Campeche. Ha escrito poemas como La florecita C omo la estrella y La noche y el viento (Aak'b netel iik' ). Su obra ha sido antologada en La palabra florida y Voces de antiguas races. Ha participa do en encuentros de poetas como Octavo encuentro de Poetas del mundo Latino. Su poesa se caracteriza por mostrar la armona entre los animales y su hbitat.

PAGE 61

61 Vctor de la Cruz : Naci en Juchitn Oaxaca, en 1948. Es doctor en estudios mesoamericanos, gradua do de la UNAM. Pertenece a la Asociacin Mexicana de lingstica aplicada. Recibi el Premio Nacional de ensayo para el magisterio por su investigacin: La flor de la palabra/G uie'sti' didxaz: Antologa de la literatura zapoteca En torno a la isla del mar ocano y Antologa literaria de Oaxaca entre otras. Es investigador de CIESAS Oaxaca. Su lengua originaria es el Zapoteco Natalio Hernndez : es originario de Naranjo Dulce, Ixhuatln de Madero, Veracruz. Naci el 27 de julio de 1947. Es Presidente Fundador (1993 1996) de Escritores en Lenguas Indgenas, A. C. Es autor de los siguientes libros de poesa: Collar de Flores Editorial Kalpulli; As habl el ahuehuete Universidad Veracruzana; Canto Nuevo de Anhuac, Editorial Diana; Canto a las mariposas y Colibr de la armona del CONACULTA. Cuenta con dos libros de ensayo s : La palabra, el camino Memoria y destino de los pueblos indgenas Editorial Plaza y Valds y El desper tar de nuestras lenguas de Editorial Diana. Es acreedor de los siguientes premios: Premio Toltecayotl de Letras Indgenas del Consejo General de la Casa de los Pueblos Indgenas de Puebla, 2000. Premio Bartolom de las Casas, otorgado por la Casa de Amr ica de Espaa, 1998. Premio Nezahualcyotl de Literatura en Lenguas Indgenas del CONACULTA, 1997 16 Juan Tiburcio : Naci en Chumatln, Veracruz, en 1959. Es poeta, ceramista y artesano. Su lengua originaria es el Totonaco. Su obra radica principalmente en la poesa, ha publicado poemarios en Totonaco y espaol y Totonaco e Ings: X'tachuwin chu x'tachuwin chu x'tatlin li tantatanu/palabra y canto de los totonacos (1994) y Sueo grande/Lanka Tamanixni (2001) y 16 Dato s tomados de http://www.nacionmulticultural.unam.mx/eliac/menu/pdfs/hernandez_hernandez.pdf

PAGE 62

62 Jun (trad. de Eileen Sullivan 2003). Ha sido inv itado a Universidades en Estados Unidos en Arizona y San Francisco California, ha presentado tanto su obra potica como escultrica. Mario Molina Cruz : Naci el 19 de enero de 1955, en la comunidad zapoteca de Yallag, Villa Hidalgo (Oaxaca). Es miembro fu ndador de la Asociacin Nacional de escritores en Lenguas indgenas y miembro activo del Centro de Investigaciones y Difusin Zapoteca de la Sierra. Ha sido tambin promotor bilinge. Es licenciado en educacin indgena y coordinador de Taller permanente d e investigacin sobre la lengua y tradicin Zapoteca de Yallag. Sus Ga'bi'yalhan yanhit benhii ke will/donde la luz del sol no se pierde. Ahora trabaja coordinando la creacin y desarrollo literario del Centro de Estudios y Desarrollo de las Lenguas Indigenas de Oaxaca (dependencia estatal). Feliciano Marn: Naci en 1958, en Juchitn Oaxaca. Socilogo de profesin y se ha desempeado como servidor pblico en su municip io de origen. Su obra consiste en poesa escrita en lengua zapoteca por la que ha recibido varias distinciones. Sus publicaciones han sido en revistas de su propio estado. Tambin ha cultivado la cancin y msica en lengua zapoteca. Gabriel Pacheco : Naci el 21 de noviembre de 1963, en Guadalupe Ocotln, La Yesca Nayarit. Termin la carrera de Letras y tiene maestra en Lingstica aplicada por la Universidad de Guadalajara. Trabaja como investigador para el departamento de Investigaciones de Lenguas indge nas de la Universidad de Guadalajara; tambin es miembro fundador de la asociacin de Escritores en Lenguas Indgenas. E n libros destacan: Tatei Yurienaka y otros cuentos Huicholes. Es coautor de textos: Maz y cultura entre los

PAGE 63

63 huicholes, libro de lectura huichol, reflexiones sobre la identidad tnica. En 1998 recibi el premio Nezahualcyotl de Literatura en Lenguas Indg enas. Romn Gemes Jimnez : Naci en la comunidad indgena de Telcalatlan, municipio de Platn Snchez, Veracruz en 1953. Es licenciado en lingstica y tiene una maestra en antropologa social por la Universidad Veracruzana. Actualmente, trabaja como in vestigador en el instituto de antropologa de la U.V. Ha realizado proyectos de investigacin sobre la narrativa oral, primordialmente en la regin Huasteca, tambin ha realizado otras investigaciones referentes a la misma regin, tales como etnomusicolog a y lricas populares. Es miembro fundador de la Asociacin de Hablantes y Escritores Indios de Veracruz, AC. Recibi el premio Nacional y Centroamericano de cuento indgena y el Premio Nacional de Narrativa oral. Isaas Hernndez Isidro : Naci en Mazateup a, Nacajuca, Tabasco, en 1966. Escribe en lengua chontal. Ha traducido obras de Emilio Carballido, Elena Garro y Federico Garca Lorca al chontal. Fue maestro de la primera generacin de actores del Laboratorio de Teatro Campesino e Indgena de Tabasco. En tre sus obras contamos con: La gatita enamorada, Cha'jop'e t'ok chap'e lkan/las doce verdades y furia de Mar/Krxle nab' y el secreto del Zutz'balm/U ch'ujlom K'ajalin ta Zutz'balm Es colaborador de las revistas Blanco Mvil, Hojas de Utopa y Nuni. H a participado en encuentros de escritores en Lenguas indgenas a nivel regional, peninsular y nacional. Andrs Tec Ch : Naci en Telchac Pueblo en Yucatn, en 1957. Cuenta con estudios de bachillerato. Trabaja en la Unidad Regional Yucatn de Culturas Popu lares. Es maestro de danza tradicional y actor de teatro comunitario. Ha trabajado tambin como locutor de radio. Ha publicado Tzikbalo' ob yo'olal ja'asaj oolo'ob, k'aak'as ba'alo' ob yeetel aluxo' ob/ Cuentos sobre las apariciones en el mayab

PAGE 64

64 Mara Luis a Gngora Pacheco : Naci en Yucatn, es considerada como una de las escritoras ms relevantes de la cultura maya. Su colaboracin en realzar la regin de Oxkutzcab ha sido notable. Se ha dedicado a investigar el idioma maya, la medicina tradicional, as co mo investigaciones histricas. Public Jo'op'ol baaxalo'ob/cinco cuentos infantiles (1984), tambin U tzikbalilo'ob Oxkutzcab yetel Man/cuentos de Oxkutzcab y man en 1998 public Chan Mosn/Pequeo remolino Domingo Gmez Gutirrez : Naci en San Jer nimo Tulij, Chiln Chiapas, es escritor tzeltal. Es autor de una serie de obras de narrativa oral: Juan Lpez: Hroe Tzeltal/Jwan Lopes: Bats'l Ajaw 1996. Trabaja en el centro Coordinador el instituto Nacional Indigenista de las Margaritas, Chiapas. San tiago Domnguez Ak: Naci en Muxupip, Yucatn, en 1951 Tiene como profesin la de tenedor de libros, es pasante de ciencias antropolgicas, con especialidad en historia por la Universidad Autnoma de Yucatn. Ha escrito libros de corte histrico as como tambin de creacin literaria, en donde estudia la cosmovisin maya. Entre sus obras se encuentran: Felipe Carrillo puerto, u kuxtal yetel bix u k'a'ajsa'al tu kaajil Muxupip, La vida de Felipe Carrillo puerto y su memoria en Muxupip y creencias, profec as y consejas mayas En 1997 public La milpa en Muxupip Javier Castellanos Martnez : Naci en Yojovi, Oaxaca (en la sierra Zapoteca), en1951.Fue becario del Fondo nacional para la Cultura y las artes en lenguas indgenas. Es promotor cultural en la Unida d Regional de Culturas populares de Oaxaca. Ha editado varios audios con letra en zapoteco. Escribi en 1994 la primera novela en lengua indgena de Mxico, titulada Wila che be ze lhao/cantares de los vientos primerizos Ha recibido el Premio Nezahualcyo tl de Literatura en Lenguas Indgenas.

PAGE 65

65 Enrique Prez Lpez : Naci en San Pedro Chenalh, Chiapas, en 1964. Es escritor de tzotzil y tzeltal Fue miembro fundador de la Unidad de Escritores Mayas Zoques, AC. Es investigador en el centro de investigaciones Humansticas de Mesoamrica y el Estado de Chiapas; tambin es director de difusin y promocin cultural de la Secretara para la Atencin entre las que se encuent ran: Chamula, un pueblo indgena Tzotzil y El k'ox: El nio que se transform en sol ; Nichimal k'op ta k'in tajimoltik/La palabra florida del Carnaval ; su libro de cuentos: Alperes: Te'tikal mut/El pjaro alfrez as como tambin realiz la transcripcin y traduccin de Sk'opnel ch'ul vitz/palabras para la sagrada montaa. Juan Gregorio Regino : N aci en Nuevo Paso Nazareno (Chichicazapan), San Miguel Soyaltepec, Oaxaca. Se ha desempeado como profesor de educacin primaria bilinge, es autor del alfabeto q ue se est empleando para escribir el mazateco y promotor del Premio Mar Sabina que anualmente se entrega a los ms destacados de la escritura mazateca. Su primer libro de poesa, Tatsjejin nga kjabuya : No es eterna la muerte le ha valido el reconocimien to nacional e internacional. Una parte de su produccin potica ha sido traducida al francs, ingls y cataln. En 1994 fue becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y en 1996 obtuvo el Premio Nacional Nezahualcyotl de Literatura en Lenguas I ndgenas. Ha sido fundador de ELIAC y Presidente del Consejo Directivo de esta Asociacin. Actualmente se desempea como s ubdirector de Desarrollo de las Culturas Indgenas de la Direccin General de Culturas Populares e Indgenas del CONACULTA. Heriberto Prado Pereda : Naci en Santa Mara Chilcotla, Oaxaca en 1954. Desde 1997 es investigador independiente, ha preparado varios libros de cantos tradicionales y composiciones s obras las pudo rea lizar gracias a

PAGE 66

66 las becas recibidas por El Fondo Nacional para la Cultura y las Artes para escritores de lenguas Indgenas (FONCA). Martn Rodrguez Arellano: Naci en Matamoros, Municipio de Cotzocon, Distrito Mixe, Oaxaca. Estudi la Licenciatura en Dere cho (Sistema Abierto), Facultad de Derecho, Ciudad Universitaria. Est muy orgulloso de sus races. Uno de sus objetivos es fortalecer su cultura, promovindola entre su pueblo y en general, entre la sociedad. Participa en la organizacin de Traductores en Lenguas Indgenas y E scritores en Lenguas Indgenas. Se ha desempeado para ayudar a sus paisanos en los casos de abuso en sus derechos. Actualmente es Presidente de Consejo Directivo de ELIAC.

PAGE 67

67 CHAPTER 2 LA PALABRA CAPTURADA Por qu no escribimos sobr Por qu sobre el papel?/Dnde naci el papel,/que naci blanco/ y aprisiona la palabra nuestra:/las palabras que esculpieron nuestros abuelos sobre/las piedras,... De la Cruz, Quines somos?, Cul es nuestro nombre? 2.1 Bosquejo Este captulo pretende hacer un recorrido crtico sobre los antecedentes de la literatura actual de los P ueblos O riginarios. El propsito principal es relacionar la oralidad y la es critura de glifos de las pocas precolombinas con la literatura que se produce o est produciendo actualmente en los P ueblos O riginarios. Existe en ella rasgos de oralidad? Se ha decidido capturar la palabra oral en una forma escrita? o es que ella hab a sido ya capturada desde la llegada del conquistador? Cmo se cuenta la his toria oral en la lengua de los Pueblos O riginarios? Se pretende acaso retomar esa cuestin hbrida (mixta) de narrar de forma oral lo que se representaba en los libros prehispni cos? Muchas de estas preguntas se irn planteando a lo largo de este captulo. No es mi intencin dar respuestas definitivas a ellas, pero s contribuir a re la literatura actual de los Puebl os O riginarios. 2.2 Panorama: Oralidad y texto Es imprescindible, antes de comenzar a discernir entre las diferencias de la produccin l iteraria oral y escrita de los Pueblos O riginarios en el Mxico contemporneo, remitirnos a algunos conceptos y hechos histricos que enmarcan la literatura actual de aquellos pueblos. Carlos Montemayor elucida que es un error aplicar divergentes criterios a las culturas europeas e que las

PAGE 68

68 Montemayor contina exponiendo cmo existen diferentes acepciones para la palabra literatura y lo que tradicin oral significa: tcnica de escribir proviene de la voz latina littera (letra), pero el concepto se refiere actualmente ms a la nocin de arte antropolgico no distingue fronteras entre arte de la lengua (escrita o no) y comunicacin oral (17). Miguel Len Portilla comienza su libro Historia de la literatura mexicana: periodo prehispnico partiendo del mismo concepto mencionado por Montemayor, pero a lo que ste puntualiza, hay qu littera ] en su sentido ms amplio no presupone necesariamente la existencia de textos redactados con una escritura alfabtica sino que abarca en general las producciones en las que se em plea como la literatura de los Pueblos Originarios. La literatura que existi durante la poca precolombina, ha sido estudiada desde pocas coloniales hasta r ecientes das, esto ha sido posible gracias al legado de algunos libros, inscripciones en piedras, cdices o libros de pintura que fueron rescatados en algunos casos durante los primeros siglos por espaoles como Sahagn, o en otros tiempos ms recientes por antroplogos, historiadores y por la misma gente de los Pueblos O riginarios. Gracias a todas estas muestras liter arias, se sabe que esos grupos tnicos daban un valor muy especial a la palabra. Muchas de esas inscripciones, en ocasiones jeroglficas, e ran posteriormente recontadas en forma oral por pobladores que tenan a su cargo la transmisi n de dichas obras; hayan sido stas de tipo religioso, medicinal, astronmico, histrico o en muchas ocasiones proftico. Es decir, la produccin literaria de aqu ellos tiempos no slo estaba basada en una tradicin oral, sino tambin escrita, entendindose por escritura algo ms que la concepcin occidental; sin embargo

PAGE 69

69 es notable destacar que ya los mismos cronistas de la poca colonial describan cmo eran los li bros utilizados por algunas culturas prehispnicas: para los males, antigedades, leer y escribir con sus propias letras y caracteres en los cuales escriban con figuras que r libros en una hoja larga doblada con pliegues; y este papel lo hacan de las races de un rbol y que le daban un lustre blanco en que se poda escr (Diego de Landa 21 2) Adems de esta descripci n, existen muchas otras sobre la gran cantidad de formas escritas en la que se guardaban o recogan las tradiciones, la cultura, la historia de esos pueblos. Montemayor cita a Bernal Daz de Castillo quine afirma que en un pueblo de Veracruz y en aquel t los caracteres se menciona que en sus libros de entretenimiento se prehispnicas. En muchas otras culturas poda observarse que al igual que en las culturas precolombinas, exist an personas del pueblo que estaban encargadas de transmitir las leyendas, ritos, rezos o historias de los pueblos en los que vivan. Un ejemplo claro, de esta tradicin oral capturada tiempo despus en una obra escrita, es la Ilada y la Odisea. Para Ela s Rivers, existieron y perduran todava muestras de oralismo puro. Este crtico, siguiendo estudios realizados por Albert Lord sobre los poemas guerreros orales compuestos en Yugoslavia a mitad del siglo XX, resume que cada vez que se recurra a recontar el poema guerrero, ste era

PAGE 70

70 regularly used under the same metrical conditions t 20). Para Lord, en sus estudios de poesa oral heroica tan to yugoslava como griega, se dio un fenmeno durante la colonia y los textos literari os de produccin actual en los Pueblos O riginarios. Dicho fenmeno fue que con la invencin del alfabeto griego, se (2) Para antiguas pero ya no tena q En el caso de nuestra literatura mesoamericana encontramos clara muestra de textos que surgieron de la oralidad y tradicin del pueblo; El Popol Vuh y el Chilm Balm 17 entre ellos. pero que al ser transcrito en u n alfabeto latino, se convirtieron en texto cannicos, estudiados por muchos no en su lengua originaria sino en las diferentes traducciones que de ellos se han e la escritura de esas culturas comienza a transformarse, pues se les impone un alfabeto latino. Muchas de las tradiciones que no fueron rescatadas, ya sea porque parecan errneas p ara las creencias espaolas y por ello fueron quemadas, o bien porque l os mismos nativos no queran revelar a los espaoles ciertos secretos fueron memorizadas y transmitidas de generacin en generacin entre los pobladores de los Pueblos Originarios. Sin embargo, una produccin poscolonial de textos indgenas existe; tal es el caso de los Ttulos primordiales de diversas culturas (Nhuatl, Maya, Otom, etc.). Frischmann asegura of communication became split into two different spheres: native languages 17 Ver la cita de Morales en la siguiente pgina

PAGE 71

71 Spanish writing. Pelli cer observes that the latter erased from indigenous linguistic consciousness the memory of writing in their languages ( 20 ) Es por ello que en los tiempos actuales, se ve como parte de su tradicin literaria slo la produccin oral. Micaela Morales puntua liza: La produccin indgena se ha englobado como literatura tradicional y popular existe un constant ]Muchos mitos presentes en el Popol Vuh en un principio fueron orales, ms adelante pasaron a la tradicin letrada y culta; posteriormente, retornaron al pueblo donde an continan vigent es (8) Si se analiza lo que Morales comenta, podremos ver el fenmeno que est sucediendo en nuestros das con la literatura actual de los Pueblos Originarios desde una perspectiva positiva. Debido a cierto temor de que las costumbres y las lenguas de los diferentes pueblos de Mxico se pierdan, se comenz el proyecto de transcribir todas esas historias recogidas en la memoria de los ancianos de esos pueblos (tal como se hizo con el Popol Vuh ), ya que las nuevas generaciones estn perdiendo esas costumbres o desconocen el origen de ellas. Es por ello que reafirmacin lingstica en el que importa ms el fortalecimiento y la memoria de la comunidad oralidad necesita ser transcrita y por ello la escritura representa un avance en el progreso humano; esta tendra sentido, siempre y cuando se vea com o un preservacin del grupo tnico de mismo, Ong reconoce que la oralidad e s un proceso anterior a la escritura y que puede existir sin la presencia de esta y que en nuestra poca hay otros medios que van construyendo nuestra forma de ver el mundo:

PAGE 72

72 The earliest script dates from only 6000 years ago. Diachronic study of orality a nd Homer and televi sion can illuminate one another (2) La idea de Ong no es discutir si la escritura surgi primero que la forma oral, sino reconocer que una puede ayudar a la otra, y que ambas pueden mantener viva una cultura. Adems, los tiempos van evolu cionando, por lo que no slo debe reconocerse lo oral y lo escrito sino cmo ambos pueden llegar a trascender mucho ms con la ayuda tecnolgica, esta idea la ha n sabido utilizar los Pueblos Originarios para poder escribir sus textos y para lograr formar sus propios alfabetos fonolgicos y sus gramticas, todo ello con la ayuda de la computadora. Para Len Portilla este fenmeno de tratar de escribir lo que se pensaba se logr en pocos ignos que se esculpan en tanto los egipcios, los mesopotmicos, los habitantes del rio Indo y los mesoamericanos, fueron inventores de distintos sistemas de escritura : En Oax aca, los jeroglficos acompaan conjuntos de im genes, que ostentan un car c ter narrativo o de representaci n de sucesos. De este sistema de escritura se derivaron luego los de los pueblos del altiplano central (teotihuacanos, xochicalcas toltecas, aztecas o mexicas) y asimismo el de los mixtecas de O axaca y reas cercanas. Evoluci n diferente fue la de l os mayas. Su escritura, mucho ms compleja, alcanz mayor precisin y versatilidad. Sus glifos se combinan entre s dando lugar a estruc tur aciones que connotan diversos g neros de ideas (346). Es decir, no podemos afirmar que la literatura de los Pueblos Originarios de nuestros das, sea la primera literatura de los Pueblos Originarios escrita. Tal vez s, la que se representa en una escr Frischmann indica que la expresin oral dentro de las culturas mesoamericanas siempre ha tenido un e status muy especial: sagrado: verbal expresin Ms adelante hace referencia a Gary H Gossen quien putualiza que

PAGE 73

73 guage and dialogue to the dawn of Tambin menci ona que canciones o composiciones orales son vistas como el ofrecimiento del corazn (en su forma metafrica) a los dioses. Actualmente, si uno quiere presenciar la composicin oral slo basta ir a cualquier comunidad de los Pueblos O riginarios en alguna c elebracin como el primer viernes de marzo en donde los cantos y las composiciones orales que se dicen son un verdadero tributo a la naturaleza. Ofrecer de nuevo el corazn a los dioses, un tributo para que la tierra siga siendo frtil. En el caso de la l iteratura prehispnica, el fenmeno era parecido al descrito por Lord, slo que ste afirma que muchos de aquellos que transmitan las historias de forma oral eran analfabetos; y en esto, s puede marcarse una diferencia con algunas de las culturas prehis pnicas. Pues en ellas, existan escuelas especializadas en formar narradores orales de la cultura a la cual representaban, en el caso de los nahuas, segn cuenta el mismo Natalio Hernndez: Para nadie es desconocido que el pueblo nahua, en particular los aztecas, los acolhuas de Texcoco y en general los pueblos del valle de Mxico, contaban con instituciones educativas y culturales como Tepochcalli, el Calmecac y el Cuicacalli, en donde se transmitan, se recreaban y perpetuaban las distintas manifestacio nes artsticas de la cultura nhuatl y en particular, el arte de la palabra (Hernndez 1998, 150) Para Len Portilla, la importancia que tuvieron esas escuelas de creacin y la formacin de los escritores fue la del destino de la palabra : -La expresad a por los forjadores de cantos, los sabios, los escribanos y pintores de los cdices (Para unos)Los cantares deban silenciarse y los viejos libros con pinturas y caracteres reducirse a cenizas [ entonando sus cantos pero a escondidas o intercalando en ellos evocaciones cristianas y sustituyendo a veces los nombres de sus dioses con los de Tiox (Dios), San Francisco o Mara. Tambin hubo algunos que oc ultaron sus libros para seguir

PAGE 74

74 perdurar deba ser su destino ( El destino 2 ). Con respecto a estas escuelas en dnde surgieron varios escritores prehispnicos, Garibay dice ia de escuelas de poetas. Sabemos que haba en las casas El destino de esas palabras es lo que pretendo ir analizando a lo largo de esta disertacin. En las lneas anteriores hemos observado que la nuestra literatura cannica. Ma. Jess Lacarra afirma que en la literatura medieval, debido a la convivencia de mor comentando que muchos de los cuentos de esa poca provenan de los cuentos folclricos y que aade que estudiar la literatura de ese tiempo no era fcil, y a que muchos de ellos fluctan entre admitiendo contaminaciones a veces sorprendentes. No slo los predicadores siguen apelando al exemplum, no slo la facecias recogidas en antologas entran, o vuelven a entrar, en el circuito afirmacin de Lacarra parece definir de forma contempornea lo que sucede en la literatura actual de los Pueblos Originarios. Ya que como Montemayor menciona, es difcil en algunas ocasiones saber a qu tipo de gnero se est enfrentando el lector: En realidad, desde la perspectiva indgena no hay una clara demarcacin entre lo que es un cuent o literario y la informacin mdica, religiosa o histrica de una tradicin comunitaria. Es decir, no siempre es posible hablar de un relato de creacin, ya que toda fabulacin es una informacin tradicional y, por lo tanto, de

PAGE 75

75 valor histrico y social, es to es no ficticio. El criterio que emple para distinguir ambos tipos de narracin fue el de la suficiencia o autonoma narrativa [ ] ( La literatura actual 46) 18 escritore s de los Pueblos Originarios no sea tan sorprendente para un lector que conoce la trayectoria de la literatura de origen hispnico, en donde lo oriental formaba parte de su narrativa, la literatura espaola se nutri de la literatura oriental, y por ello su falta europesmo la haca estar fuera del canon. De hecho, Espaa se encontraba marginalizada por el resto de Europa del Norte, tal como los escritores que se estudian en este trabajo. Otra caracterstica es que se retoman otros discursos, en el caso d e Espaa: el francs; y en el de los Pueblos Originarios, el espaol y el mestizo y ambos recurren al latn como un inter lenguaje. Un claro ejemplo que perdura hasta la fecha en la Newberry Library, Chicago, es el diccionario trilinge de Hernando de Rib as, a quien tambin se le atribuye el vocabulario manuscrito: nhuatl, castellano latn; adems de los muchos ejemplos que podemos escuchar en la tradicin oral, no slo en la de aquella poca sino en la de los Pueblos Originarios actuales, en donde la mez cla entre el nhuatl 19 el latn y el espaol sigue latente. En general, se puede mencionar que los dos universos literarios sufrieron de una transculturacin narrativa. Tambin puede decirse que si existe una literatura actual de los Pueblos Originarios se debe en gran parte a la transmisin oral que hicieron los abuelos, los sabios ancianos que supieron conservar la palabra y transmitirla a sus herederos. Un tributo a estos ancianos es el libro de Snchez Chan: Del Sabucn del abuelo (2001). 18 A pesar de que los trminos oriental y occidental tenga varios puntos de discusin, tomaremos ac como referenci pases poderosos de occidente impusieron como la norma, y lo que los actuales pases poderosos que se consideran asmimos como cultura occidental, siguen imponiendo a las culturas de la periferia. 19 No slo en Nhuatl, sino en muchas otras lenguas como el maya o el mazateco, etc.

PAGE 76

76 2.3 El texto m ixto: Cdices y libros Antes de comenzar a hablar sobre los textos mixtos que existieron en la poca precolombina, es necesario recordar que Mxico se encontraba dividido en diferentes civilizaciones tribales, por lo cual es difcil estudiar todas aquellas representaciones culturales, y sobre todo porque muchos de los textos escritos se perdieron con la llegada de los conquistadores. Algunas de esas tribus, ahora Pueblos Originarios, conservaron su tradicin slo de forma oral. Tal vez, el breve recorrido q ue se haga en estas pginas quedar reducido a tres o cuatro muestras culturales y lingsticas. Pero esta pequea muestra servir para demostrar cmo, desde los tiempos ms remotos de lo que ahora es Mxico, exista una conciencia de la importancia del te xto: de conservar y transmitir la palabra. Para Carlos Lenkerdorf ( Cosmovisin Maya ) la cosmovisin es un tema sumamente importante en la cultura Maya, pero yo dira en todas las culturas de los Pueblos Originarios precolombinos. Cosmovisin quiere decir ver el mundo y se refiere a una manera determinada de percibir el mundo o la realidad. Si queremos hablar de la cosmovisin maya, presuponemos que no es la nica. Que es distinta, por ejemplo, de la nuestra, la sin las variantes seran aberraciones patolgicas como por ejemplo el daltonismo (16). Por qu cito a Lenkerdof en este comienzo del texto mixto? Me parece importante para el r sus ojos hacia otro tipo de libros o textos, pues como lo menciona el investigador y doctor en filosofa antes mencionado, no se puede pensar que existe slo una manera de ver el mundo. Por lo tanto, tampoco puede existir una slo forma de escritura, y m ucho menos un solo lugar de enunciacin. El mismo Lenkerdof cita en su libro el pasaje del mito de la Caverna de Platn, en donde el hombre al vivir en la oscuridad, slo puede ver hacia el frente (por donde entra la luz) y lo que reconoce a su alrededor son slo sombras y cuando se acerca a la luz queda cegado, hasta que se

PAGE 77

77 d ebe existir una verdad nica, no se pueden crear culturas o sociedades que sean excluyentes. Precisamente, la llegada del europeo conquistador al continente americano, implic la exclusin de la cosmovisin de dichos pueblos. Se pens que slo exista una destino de un continente: el destino de los Pueblos Originarios. Existen pruebas de textos escritos antes de la llegada de Coln, estas mu estras son primordialmente vasijas, libros pictoglficos y cdices que han perdurado hasta nuestros das. Pero como menciona Len Portilla, hay otras muestras de ese arte mixto que surgi con la llegada de los conquistadores: Hay ciertamente otros testimon paso o conversin a otros sistemas de registro. Un gnero muy importante es el de la tradicin oral que, despus de la invasin espaola se transvas en la escritura alfabtica y se convirti as en texto i ndgena expresado con letras europeas (19). Si leemos esta cita de Portilla, notamos que desde la llegada de los conquistadores, el propio de una cultura en l a letra de otra, y en muchas ocasiones, quienes realizaban esa transcripcin iban quitando ciertas partes consideradas no apropiadas para esa cultura dominante. Ms adelante, Len Portilla contina comentando sobre la transculturacin (lo que para m es y a una muestra de transculturacin) sufrida por la literatura prehispnica: lo que se convirti en texto redactado alfabticamente. En otros casos, partiendo de testimonios oralidad, inscripciones, pintura hubo recopilaciones de (19 20) Es decir, tenemos hasta este momento, dos formas de expresin literaria de la cultura prehispnica, una la realizada tanto en piedra como en libros de forma pictoglfica, en donde se

PAGE 78

78 contaban leyendas, se escriban cantos o poemas, as como la historia de los pueblos, tales como son los vasos policromados del periodo clsico en los que aparece Itzamn o el Cdice Vindobonense que en su pgina 48 muestra al dios 9 Viento con un cdice donde aporta el conociemiento de la palabra original. La otra, la de un texto hbrido, en donde lo pictoglfico pasa a la escritura occidental y se vuelven a contar las historias de los Pueblos Originarios, pero al estilo europeo, un ejemplo de estos textos son los que se produjeron durante la poca colonial como lo es el Cdice Mixteco o bien, los poe mas de Sor Juana Ins de la Cruz y E l Nican Mopohua de Valeriano Menciono esto, porque al reescribirse lo antes contado en las lenguas prehispnicas, la mtrica y la musicalidad que esas lenguas posean se pierden. Lo mismo sucede hoy, cuando nos enfrenta mos a la traduccin de los textos actuales de la literatura actual de los Pueblos O riginarios, la musicalidad y en muchas ocasiones, las figuras que se traducen cambian para complacer el imaginario de los lectores. Es interesante por ello, ver esas diferen cias en lo que podramos llamar las tres etapas de la literatura de los Pueblos O riginarios: 8. Literatura escrita en forma pictoglfica (el pueblo tena conocimiento de lo que all se escriba): texto mixto originario. Los sabios queran dejar muestras de su cultura, queran que su palabra perdurara. 9. Literatura de texto mixto hbrido: Surge con la llegada del espaol, se transvasa la entienda se recurre a la oralidad. Se busca co nservar slo lo que le sirve al cristiano para evangelizar. 10. Literatura actual de los pueblos originarios: Se quiere recuperar la importancia de la palabra, se transcribe lo que existe en la versin oral. La palabra queda capturada; el propsito es que esa cultura siga perdurando mediante los libros: la escritura. No obstante, tambin existe otro ti po de literatura actual de los Pueblos O riginarios, aquella que surge de la hibridez, del contacto del mundo indgena con el urbano. Los textos mixtos no slo ten an una hibridez o transculturacin en cuanto a su transvase de una lengua a otra y de unas creencias a otras. Tambin exista desde la poca prehispnica un texto mixto, ese que no slo se basaba en escribirlo para ser parte de la literatura, sino que al

PAGE 79

79 mismo tiempo que el texto se produca en su forma escrita, se pensaba en su representacin en el baile. Tambin las formas poticas de las culturas prehispnicas se realizaban para ser cantadas. ontece en las literaturas primitivas, nunca eran compuestos estos poemas para la recitacin, ni menos para la lectura, como en las literaturas modernas. Msica, canto y danza iban normalmente unidos. La medida de la frase sigue la de la msica y la de sta Nahuas (que son las que analizaba Garibay) cont ina estando presente en nuestras comunidades actuales de los Pueblos O riginarios. En muchas de las celebraciones se siguen haciendo cantos y bailes que son muy similares a los de aquella poca. Sin embargo, actualmente tambin se escriben poemas slo con el propsito de ser ledos. Es decir, desde aquellos tiempos hasta nues tros das la literatura de los Pueblos O riginarios, como cualquier otr a literatura, se ha ido modificando. Esto se ha debido principalmente al contacto con otras culturas. Montemayor seala que muchos de los cantos que escuchamos ahora en las ceremonias, contienen palabras o frases en latn. Esta transculturacin es, casi, u n hecho que se produjera durante la poca colonial, con la imposicin del cristianismo. Para Patrick Johansson las interpolaciones espaolas a los textos prehispnicos desvirtuaron su tir de un testimonio oral, las omisiones, enmiendas, escisiones subsecuentes del acto, as como su transposicin asegura que los textos prehispnicos, textos mixtos tenan como objetivo principal, resonar en la eventuales resonancias psquicas que puede determinar en la interioridad de los oyentes y ). Pero no slo la resonancia de lo oral tena un efecto en el

PAGE 80

80 participante, tambin se habla como los participantes se encontraban indumentados o maquillados con diferentes glifos y colores que tenan un significado fuera de lo oral. Parte importante de t odos estos textos pertenecientes a la tradicin oral eran los gestos y los tonos de voz con los que se cantaban o articulaban las palabras de dichas obras. Para resumir, el texto hbrido se dio durante la poca de la colonia, pero el texto mixto exista d esde la poca precolombina. Los textos en su escritura glfica tenan, por lo general, otro texto que los acompaaba, el cual poda ser su representacin de un lenguaje corporal mediante la danza. Este rasgo caracterstico de aquella poca, lo vemos prese nt e todava en los Pueblos O riginarios de Mxico. Pero ahora, esas representaciones cuentan con algunas transculturaciones tales como la insercin de santos o vrgenes que no existan en aquellos tiempos o como algunas frases en latn que se quedaron inser tas desde la poca colonial. 2.3.1 Lectura de diferentes textos Como se ha venido comentando, los textos escritos en su forma glfica, en su mayor parte, tuvieron su origen en la tradicin oral. Muchos de ellos se escribieron para que la historia del pueb lo quedara registrada de alguna forma. Len Portilla menciona un caso particular que es muestra de cmo esa tradicin se fue heredando: Tres ancianos haba dice Chimalpahin que eran los guardianes de esa altepehuehuehtlahtolli pinturas de las hojas pegadas de papel amate, texamatlahcuilolpan Uno de esos ancianos, don Diego Hernndez Moxuchintzetzelohuatzin guard esa antigua tradicin, huehuehnonotzaliztli hasta que muri en un ao 1 casa (1545), cuando se extendi la cocoliztl i que dur un ao (57) Portilla contina relatando que el heredero de esa tradicin fue el hijo de Diego, don Domingo Hernndez Ayopochtzin, se dice que ste aprendi a leer los libros y las pinturas en papel y despus lo pa

PAGE 81

81 Puede verse, entonces, que la lectura de los textos no era del dominio pblico, sino que deba existir una preparacin para poder interpretar los textos hbridos, deba conocerse la tradicin oral as como tambin saber interpretar los dibujos que en los textos se representaba. Es decir, al igual que como hoy, haba personas especializadas en estudiar los textos literarios. cindir, por tanto, de su De las citas de Len Portilla podemos mencionar que al igual que en aquellos tiempos se pretenda hacer perdurar las tradiciones culturales, hoy en da se pretende lograr lo mismo, conservar la palabra y con ello la lengua: la cultura. Asimismo, podramos afirmar que los escrito res y los ancianos de nuestros Pueblos O riginarios pretenden escribir en una nueva letrastica (lo que pretendi hacer Ayopochtzin para que su cultura y su lengua perduren. Pero al igual que en aquellos tiempos deben existir expertos que puedan interpretar esa nueva literatura: la letrastica contempornea de los Pueblos O riginarios. 2.4 Gneros literarios en la p oca precolombina De acuerdo con los libros escritos por ngel Mara Garibay y Len Portilla existieron diferentes gneros aunque muchos de ellos eran difciles de precisar. No slo se habla de los diferentes gneros sino tambin de sus diferentes estilos. Como se mencion en los apartados anteriores, algunos de esos textos eran glficos y otros de ellos eran hbridos. Pero dentro de esos textos muchos podran tener diferentes clasificaciones. Esas son las que a continuacin se listarn y se describirn co n el propsito de que ms adelante las comparaciones que se hagan con los textos actuales escritos por los autores de los Pueblos O riginarios, de tal forma que esos conceptos sean ms claros para el lector.

PAGE 82

82 2.4.1 Obras conservadas a) Manuscrito en Nhuatl: Co ntiene tanto documentos histricos como literarios (B. Nacional de Pars). b) Unos Anales histricos de la nacin mexicana: considerado el ms antiguo (Copenhagen) c) Cantares Mexicanos: considerado una fuente primordial de la poesa nhuatl (B. Nacional de Mxi co) d) Informantes de Sahagn: recolectan los datos histricos, etnogrficos y literarios. Entre sus libros se encuentran: Veinte himnos (rituales), Libro sexto (instrucciones y noticias histricas de relatos tradicionales, poemas contenidos en relatos, prov erbios y adivinanzas), Poema de Quetzalccoatl (libro tercero), monografas, informes etnogrficos (consejas, tradiciones, poemas de tipo pico), Historia de la conquista. e) Restos de la coleccin de Olmos (se escriben las plticas de los ancianos redaccin primitiva). Se encuentran en la B Nacional de Mxico. f) Cdice de Cuauhtinchan (relatos y sagas poemas sagrados) Museo nacional de arqueologa y etnografa. g) Los Anales de Cuatlitln, llamada tambin Leyenda de los Soles. Cabe mencionar que de este texto se podrn hacer varias comparaciones con los textos de los escritores de los pueblos originarios contemporneos. h) Crnicas Mexicayotl (redactado por Tezozmoc) contiene poemas picos y sagas de relatos histricos (Museo Nacional de A y E de Mxico). i) Cdice Florentino en donde existe una descripcin de lo que era un escritor en la poca prehispnica (tlahcuilo). Tambin hace referencia al dios dual que es padre y es madre. j) Chilam Balan, libro de Yucatn k) El cdigo Vindobonense (mixteco de Oaxaca) en el segn L en Portilla puede encontrarse referencia a Quetzalcatl pero con otro nombre (dios 9 viento) l) Len Portilla agrega a los textos listados por ngel Mara Garibay dos, que como el menciona, surgieron durante la colonia: los poemas nahuas de Sor Juan Ins de la Cruz y el Nican mopohua de Valeriano. Muchos de los textos que se han conservado a travs del tiempo, contienen diferentes estilos y tipos de narraciones. Los hay que hablan de la creacin del mundo, tal como sucede en las culturas occidentales, otros que son cantos guerreros, tambin aquellos que aconsejan a las hijas o hijos como llevar una vida leal. Otros que muestran la filosofa o sabidura de aquellos

PAGE 83

83 pueblos, otros ms que son alabanzas a la naturaleza y o bien son cantos que muestran el respeto a la naturaleza. Otros ms que relatan la vida de los dioses, poesa de carcter religioso o cuentan la historia o la etnografa de aquella poca. Pero es importante resaltar que de estos textos podemos encontrar diferentes estilos de escritura. Algunos, en cuanto a su poesa y otros referentes a su narrativa. Se abordar a continuacin algunas caractersticas de la poesa prehispnica. Segn Garibay, los caracteres estilsticos que pueden ser encontrados son: difrasismo, paralelismo, estribillo. Me centr ar en el concepto de difrasismo por ser este el trmino menos sinonmica. Frases similares a las nuestras sin ton ni son, a tontas y locas. En nhuatl por la s caractersticas de la lengua, estas expresiones se complican a veces en su traduccin, en algunas ocasiones estas expresiones se vuelven una sincdoque, en donde dos conceptos que parecieran no tener relacin toman su significado nico al juntarse. Por ejemplo: Figure 2 1 Difrasismo Mujer Dibujos creados por Martn David. Recurdese que mucha de esta literatura se encontraba contada o escrita mediante dibujos, es decir, su interpretacin poda llevar a una sincdoque. Otro eje mplo claro es el dibujo que a continuacin se muestra: In tl/agua in metlatl/metate Mujer

PAGE 84

84 Figure 2 2 Hombre con fiebre. [Reprinted with permission from Fondo de Cultura Econmica, 1996 Divided attention, perception and auditory recall. PhD dissertation (Page 84 Figure 2 2 ). University of Florida, Gainesville, Florida.] En este cuadro la representacin metafrica se da nuevamente mediante la unin de varios elementos: el hombre sentado sobre el fuego y tomando algo con su boca. Para Garibay, tambin existen c aractersticas especiales en la literatura nahua en cuanto a observar la musi calidad en la lengua original se pierde al hacerse la traduccin al espaol. De itmo y mucha de su mtrica estaban relacionados para ayudar a la memoria, pues como se ha mencionado estas obras estaban diseadas para su transmisin oral. Otra de las caractersticas de la poesa prehispnica era su produccin colectiva, no individual. E n cuanto a las caractersticas de la poesa contempornea que encontramos en los pueblos originarios podemos observar que a

PAGE 85

85 pesar de haber sido escrita de forma individual siempre contiene un Yo potico colectivo, tal es el caso de algunos poemas de Natal cantos o poemas que son parte de una colectividad, cantados por varios miembros de la comunidad. En este sentid composicin es naturalmente producto de una persona, y en muchos casos podemos sealar el modifica levemente nte en la poesa actual de los Pueblos O riginarios, es la tendencia a la brevedad y su exposicin del conocimiento de la vida humana. Tambin seguimos encontrando poesa lrica como en la Nhuatl con temas tales como: religiosos, heroico (esto tambin se observa en la narrativa), filosfico, tema personal. Lo que no encontramos tan frecuentemente son los elogios de un poeta a otro, aunque s existen en algunos poemas mazatecos y zapotecos En cuanto a su esquemtica seguimos encontrando muchas expresiones poticas referidas a la naturaleza: las flores, las aves de plumaje precioso, a las piedras preciosas, a diferentes bellezas naturales como el sol, el arcoris, mariposas, guilas, etc. La poesa que poco encontra mos en la contempornea de los Pueblos O riginarios es la pica y tal vez la poesa dramtica, por lo menos no en la que se encuentra publicada. Pero no slo en la poesa existan diferentes caractersticas propias de las literatur as prehispnicas, pues la narrativa posea sus propias denominaciones que adems se pueden observar en la narrativa actual de los Pueblos O riginarios. Nombraremos aqu algunos que han sido descritos en los estudios realizados por Miguel Len Portilla. Res altar y dedicar ms

PAGE 86

86 tiempo a aquellos que sern aplicados como mtodo de anlisis para los cuentos que han sido seleccionados para el estudio crtico de este trabajo. Portilla hace una diferencia entre los cuicatl que seran los cantos o poemas y los tl ahtolli que seran las palabras, discursos o relaciones. Como hemos mencionado arriba en las caractersticas dadas por Garibay, los cuicatl segn Portilla se caracterizan por tener varias formas de ritmo y metro, contiene una estilstica propia que contie ne paralelismos, difrasismos, correlaciones de ciertas frases; contiene o presenta slabas que carecen de contenido lxico, y funcionan ms bien como exclamaciones o interjecciones. Menciona adems que en su estilstica integral, los cuicatl contienen sepa raciones, que hacen que, por ejemplo, en los Romances existan 36 cuicatl diferentes. Se piensa que los cuicapicqueh preferan la distribucin en ocho (ocho unidades de expresin), pero cada una de estas divisiones tenan un tema central que se abordaba de sde diferentes perspectivas. Tambin contienen o se pueden comparar algunas de sus slabas puedan ser equivalentes a una nota musical, lo cual no es extrao para los que hablamos espaol y escuchamos las lenguas originales de Mxico, pues la mayor parte de ellas parecen tener siempre un ritmo, parecen ser cantadas al hablar. Estudiosos como Garibay, Portilla y Karttunen y Lockhart han estudiado ese hecho, Kartttunen y Lockhart puntualizan: Nos damos cuenta de que cada poema podra tener su esquema mtr ico propio y las instrucciones para los toques de tambor parecen implicar que podran ocurrir en el medio de un verso (33 : 1980) Para Portilla, los cuicatl no slo posean estas caractersticas, sino que estaban ligados tambin a los tlahtolli pues mencio na que en ellos existe una relacin con el difrasismo propio, en el caso analizado de Portilla, por la cultura nhuatl. Tambin cabe resaltarse que en los cuicatl hay umo y la tlahtolli tambin podan categorizarse, de all que puedan encontrarse los llamados huehuetlahtolli (antigua palabra) para

PAGE 87

87 aba lo ms elevado de la antigua sabidura, La definicin del tlahtolli que aport Len Portilla, ser la base con la que analizar las narraciones actuales de los p ueblos originarios y es la que a continuacin se define: Tambin en los tlahtolli como ocurre en los cuicatl -se manifiesta una inclinacin que se complace en estructurar cuadros o escenas que parecen sobreponerse unas a otras. Sin embargo, la diferenc ia est en que, mientras en los cuicatl los acercamientos se vuelven al mismo asunto enunciado en la primera unidad, en los tlahtolli la imaginacin y el recuerdo se pone en juego para introducir secuencias, alter ando a veces espacios o tiempos (290) As como los cuicatl poseen caractersticas que los distinguen, sucede lo mismo con los tlahtolli por ejemplo, su diferencia con los primeramente mencionados es que no tienen un ritmo y mtrica precisa, de hecho, los investigadores mencionan que no contienen inserciones silbicas no lexicales. En cuanto a su estilstica, tambin poseen una notable diferencia pero tambin algunas coincidencias, por ejemplo: los difrasismos. Dentro de los tlahtolli hay difrasismos que nos llevan a encontrar una sincdoque. Port illa menciona ejemplos muy ilustrativos dentro de diferentes narraciones: Ejemplo 1: ca yz tonoc in tiquauhtli, in tolcelotl T que ests aqu, guila, t ocelote (se hace referencia al guerrero) Ejemplo 2: Auh in ticueie in tihuipile Y tambin t, du ea de la camisa, tu, duea de la falda (hace referencia a la mujer) Ejemplo 3: (es contradictorio cuando se analiza con su paralelo) In titlatquitl, in titlamamalli T eres la carga, t lo que se lleva acuestas (gobernante) ( El destino 297 98) En el cas o del ejemplo tres, Portilla los analiz ponindolos en contradiccin con sus paralelos, tambin en cuanto a su forma morfolgica. La continuacin del ejemplo tres dice lo siguiente: En el relato sobre el rey

PAGE 88

88 gobernante ( huey tlahtoani ) se manifiesta que aunque es una carga para el pueblo, tambin es l que tiene la palabra para dirigirlos y, en algunas lneas, hasta su pueblo es capaz de Como se ha visto, no slo existen disfrasimos sino tambin paralelismos en la estilstica de los tlahtolli Un aspecto sumamente importante para el anlisis de los cuentos actuales es aquel que Portilla gramaticales de varios predicados, que en forma sucesiva, van siendo enunciados. Con oracin con (302). Hasta ac, hemos visto las caractersticas de los dos tipos de gneros literarios ms sobresalientes de la poca prehispnica, que adems nos servirn como punto de pa rtida para el estudio de los nu evos gneros literarios de los Pueblos O riginarios. El objetivo es ir analizando algunas de las obras ms importantes de estos pueblos de manera que podamos observar cmo estos textos se han ido transculturando, pero al mismo tiempo analizar cmo la tradicin oral ha permitido que muchas de las caractersticas que posean las obras de nuestros pueblos prehispnicos ha ya n perdurado y como lo dijo Portilla, su destino era perdurar. 2.5 La literatura colonial: el texto mixto se pierde? Desde la misma llegada de Coln y en sus lneas escritas en su diario se puede percibir que beneplcito de la Corona, pero al mismo tiempo quera someterlos para obtener sus riquezas, las condiciones de igualdad que Coln vea en los pueblos que quera conquistar eran mnimas. Desde esta primera visin es que se comienza con una idea de transformar lo que se encontraba como originario.

PAGE 89

89 Los textos mixtos comi enzan a transcribirse. Se transvasan y con ese proceso se dan dos fenmenos inversos; por un lado, se conserva lo que pudo haberse perdido, pero por otro, lo que se conserva pudo haberse transformado de tal forma que esos textos sean, ya, textos transcultu rados. Los conquistadores que arribaron al continente americano tenan diferentes intereses, pero la mayor parte de ellos slo buscaba la riqueza, pero no la cultural que posean todas esas culturas que se encontraban en nuestro continente, desde el actual Cono Sur hasta el Norte de nuestro continente. Para los evangelizadores, como muchos de los frailes, la conservacin de las manifestaciones culturales de las diferentes poblaciones tribales, deban ser conservadas, slo si ellas daban ser muestra de una educacin moral o muestra de la historia de aquellos pueblos que ser transcritos en un alfabeto latino, sino en algunas ocasiones al modificar su contenido, nombr es o costumbres que para los frailes no eran santas o morales. Aunque tambin cabe sealar que al transvasar los escritos o tradiciones orales al alfabeto latino, hubo participacin de os y costumbres lo ms que pudieron, tal fue el caso de los que asistieron al colegio de Santa Cruz de Tlatelolco. Recordemos nuevamente que muchos de los textos se volvieron slo orales y ya no pictogrficos; y fueron pasando de generacin en generacin. Pero tambin han sido encontrados aquellos que provienen de una tradicin ms antigua como algunos teocuicatl o en los huehuetlatolli que pertenecen a la etapa tolteca y otros a la mixteca. El mismo Len Portilla en su libro El destino de la palabra estab lece a lo largo de su texto que aunque la mayor parte de textos hayan sido transvasados por los mismos espaoles, esto no implica dudar de la autenticidad de muchos de ellos y, sobre todo, es imposible dejarlos de

PAGE 90

90 estudiar, slo porque ellos hayan sufrido alguna modificacin. l reconoce algunos cantares o relatos que fuero n realizados durante los siglos XIV y XV. El rescate de estas obras y la produccin de algunas durante la colonia fueron creando una nueva forma de literatura prehispnica. Una que trat aba de preservar lo que se pudiera rescatar, de tal manera que las obras prehispnicas pudieron haberse modificado, no slo en el contenido o en los nombres de algunos dioses, sino en su forma estilstica. Tambin en su tono al haber sido conquistado, pri ncipalmente en una cultura guerrera como la azteca, los llev a escribir cantos de derrota y su tono se transform en melanclico y de perdedores. Tono que todava se conserva en algunas de las obras de los escritores de los Pueblos O riginarios actuales. Para Frischmann los ind genas de forma inteligente comenzaron a crear estrategias de adaptacin y One such strategy consisted in the creation codices whic h were produced in considerable number in the eighteenth c entury; t heir updated Estas formas de estrategias que menciona Frischman fueron slo una forma de supervivencia que los Pueblos O riginarios del Mxico prehispnico tuvieron que aplicar para qu e la cultura dominante no terminara con todas sus formas culturales y su lengua. Desde ese entonces hasta das actuales, los movimientos de resistencia indgena han tomado un papel muy importante frente a los poderes hegemnicos de una sociedad que a pesar de ser pluricultural, sigue regida por el pensamiento occidentalizado de algunos cuantos. Para Walter Mignolo el efecto del colonialismo provoc que muchos de los sistemas de escritura amerindia casi desaparecieran: The conflict of literacies in the colo nial period went hand in hand with a redistribution of forces according to which European languages became the language of the Empire, and Amerindian languages survived in oral form, in marginal adaptation of alphabetic script, and in the decreasing influ ence (and eventual disappearance) of Amerindian writing Systems (24).

PAGE 91

91 La derrota de aquellos aos ha durado durante muchos siglos, ya no porque el colonizador lo siguiera obligando a mantener sus costumbres y su lengua a escondidas, sino porque sus mismos connacionales los obligaban a avergonzarse de su pasado, de su lengua y con ella de su cultura. Pero durante la colonia, no todo se vio perdido, por lo contrario, podemos hablar de una segunda fase de los escritores de los pueblos originarios. La primera fase sera aquella que nos dej todas las producciones de las sociedades tribales que habitaban Mesoamrica. Una segunda, en este caso sera la que se comienza a dar a partir de la colonia. Por un lado, los nativos quienes desean conservar sus costumbre s comienzan a modificar ciertos aspectos, comienzan a transculturar no slo las obras escritas sino tambin la arquitectura. Slo basta con ver las iglesias y la escuela de Cuzco para darnos cuenta de toda esta asimtrica entre el conquistador y el conquistado. Posteriormente, veremos otra poca en donde los nativos tuvieron que producir sus obras en el anonimato del pueblo, esconderse en sus costumbres que a veces eran vistas slo como ritos o supercheras. Es ta poca fue la que ms dao hizo a la literatura de los P ueblos O riginarios. Por ejemplo, en la cultura Maya la importancia de la relacin hombre naturaleza se encontraba plasmada en textos como el Chilam Balam el ritual de los Bacabes el cdice de Cal kin y los cantares de Dzitbalch Nada tiene que ver el gran respeto que sentan los mayas por la naturaleza con una cuestin de mito o superchera. Para Arzpalo Marn, en el Ritual de los Bacabes notamos como el hombre prehispnico no quera daar a la naturaleza, y por ello esperaba fases en las que la tala de un rbol pudiera turaleza existe todava en los P ueblos O riginarios de nuestro Mxico contemporneo. Slo basta leer cuentos como L os granos de maz

PAGE 92

92 La milpa en Muxupip o los poemas de Briceida Cuevas Cob en El que jido del perro o el poema de preocupacin milenaria, de los escritores actuales, por la relacin hombre naturaleza sera una actividad muy amplia. Para Portilla continuara concibiendo y expresando otros cuicatl y tlahtolli. testimonio de su asombro ante los hechos nunca antes contemplados que les toc presenciar. M s fenmeno es el que podemos observar en nuestros das. La preocupaci n de algunas mujeres y hombr es de los Pueblos O riginarios, ha puesto a muchos de ellos a organizar a sus comunidades para rescatar lo que todava queda de su pasado, para revalorar su lengua y con ellos su literatura. Esta labor es realizada tanto por esc ritores que han estudiado en talleres o en escuelas especializados como por aquellos que tienen la sabidura que proporcionan los aos. Pero no slo los nativos comenzaron una nueva creacin de lo prehispnico durante la poca colonial. Tambin los fraile representadas e historias de tono piadoso en relacin con los propsitos de evangeliza r a los 358). Tambin encontramos textos de autores occidentales que se encargaro n de escribir y con ello conservar producciones prehispnicas, tal fue el caso de Sor Juana Ins de la Cruz quien escribi obras nahuas, o poemas como los Tocotines. Una Obra que fue traducida recientemente es el Mercurio Encomistico : La Loa satrica en una comedia en la festividad de Corpus hecha y realizada en Tlayacapa en el ao de 1682, y su pieza teatral,

PAGE 93

93 atribuidas a Sor Juana Ins de la Cruz. stas fueron traducidas del nhuatl al espaol a partir de la colaboracin entre expertos del Instituto Na cional de Antropologa e Historia (INAH) y pobladores de las cercanas de los volcanes Iztacchuatl y Popocatpetl, hablantes de esa lengua (Nota tomada del Universal, marzo 2010). Esta obra relata los amores de los volcanes Iztacchuatl ( Mujer dormida) co n el Cerro Venacho, la obra se cree que fue escrita por Sor Juana entre los 13 y 16 aos de edad y con una gran maestra de la lengua Nhuatl. Esta obra que surgi durante la poca colonial, en donde lo cultural tena que ser disfrazado, es en este siglo X XI una muestra de cmo segua existiendo una importancia de la oralidad en las obras escritas. Pero es tambin de gran importancia, pues al conmemorarse el bicentenario de la independencia de Mxico en el 2010, se demuestra que tanto la lengua como la tra dicin oral lograron sobrevivir por siglos y que hoy en esta poca de interculturalidad, nuestros Pueblos O riginarios pueden realizar traducciones de legados no slo dejados por sus antepasados indgenas sino por otros connacionales que se interesaron en s u lengua y su cultura. Por ello, podemos decir que a pesar de que pareciera que los textos de la poca prehispnica se perdieron no podra ser afirmado del todo. Yo dira que el texto mixto no se perdi, slo se fue disfrazando, relegando. Debemos por ello viajar al Mxico profundo del que Bonfil Batalla hablaba, para ver que en las mantas de Juchitn Oaxaca, en donde lo pictogrfico una manera sui gneris de auto representacin que tienen sus miembros de verse viendo con escenas figurativas del orden de su sentido mtico ritual, textos verbales y estrategias de ue se siguen cele brando en los Pueblos O riginarios, en donde se canta, se baila y se acta el texto oral

PAGE 94

94 que sigue siendo transmitido por los sabios del pueblo, que conservan lo que Len Portilla llam la filosofa Nhuatl, que no es slo privativa de esa cultura, sino de muchas otras. Otra manifestacin de cmo durante la colonia los escritores indgenas disfrazaron sus escritos para que su cultura pudiera perdurar son los textos que han sido traducidos recientemente, junto a los de Sor Juana: Tambin fueron traducidas a l espaol 16 obras escritas por caciques indgenas que conforman junto con las piezas de la Dcima Musa el corpus "Mercurio Encomistico", conjunto documental de los siglos XVII y XVIII, cuya trascripcin "permiti entrever la existencia de un lenguaje lle no de disfraz cultural, que utilizaron en su momento los caciques indgenas a fin de continuar el culto a las entidade s de la montaa" (Loera, INAH). Los investigadores han afirmado que aunque la obra fue escrita para recitarse fuera de los atrios de las i glesias y que contiene diferentes nombres de Santos, la obra realmente fue escrita para evocar/invocar a las altas montaas. En general, el texto mixto no se perdi pero si se transcultur. Es evidente que en los pueblos en donde la cultura prehispnica se ha tratado de conservar, es en aquellos que hoy conocemos como los Pueblos O riginarios, en donde los ancianos siguen haciendo fiestas y ofrecimientos al maz, a la milpa; y lo que es ms grato es que ahora como afirma Romn Gemes hay jvenes que se enc argan actualmente de estar a cargo de las fiestas en donde se contina cantando, danzando, rezando o representando obras que tiene que ver con el culto a la naturaleza. 2.6 Conservacin de la narrativa oral: los herederos Los escritores de los Pueblos O ri ginarios, no slo se han dado a la tarea de transcribir, mediante alfabetos previamente bien pensados y seleccionados, sus tradiciones sino que lo hacen y sus a

PAGE 95

95 una ortografa hu y una conversacin con su colega Russell Bernard, lo llevan a descubrir la n solamente computadoras grandes] y con ayuda de aquel aparato poda producir ms textos en menos tiempo, pero sobre La voz 343). En otras palabr as, para los escritores de l os Pueblos O riginarios, sus costumbres y la oralidad no estn peleados con los avances cientficos o electrnicos de la modernidad. Por el contrario ellos esta ma nera surgieron los primeros captulos de lo que podra ser la primera versin de la historia ah, despus de ser una de las lenguas cas (Salinas 344). Como se ha mencionado anteriormente, para el escritor originario, la rel evancia de su trabajo reside en preservar una literatura milenaria, y que aunque parezca actual, no es nueva en quest to establish a new written literatura t he starting point for todays new writers has been their existing literary tradition. As we have seen, this tradition has existed in the form of writing Algunos escritores han reconocido en las formas antiguas de tradicin oral algo que han denominado como escrituralidad ; son textos muy detallados que se utilizan en ritos o ceremonias y que se encuentran guardados en la memoria de sus ejecutantes: se narra la historia antigua de los antepasados, en un lenguaje (registro) complicado que no se utiliza en la vida cotidiana, sino en fiestas y en ritos. Los textos escriturales se guardaban en la memoria biolgica, es decir en la memoria de algunos indiv iduos que desde nios los aprendan para poderlos transmitir despus a las gen eraciones siguientes (Iturioz 265) Esa escrituralidad tambin se ha visto transcrita en colecciones de cantos o rezos, principalmente en la cultura maya, formando parte de otro tipo de coleccin literaria que no se

PAGE 96

96 pretende estudiar en la disertacin por tener caractersticas diferentes a los dos gneros bajo consideracin: el cuento y la poesa. En algunos casos, como suceda con la literatura realista (se pensaba que mediant e la recoleccin de testimonios se lograba una literatura ms real), los escritores no slo se basan en una sola fuente de informacin o en lo que ellos mismos han escuchado, sino que realizan investigacin ms a fondo para poder dar una versin ms cercan a a la original: Los escritores que asisten al taller, adems de procesar el material que traen de su lugar de origen, lo enriquecen mediante observaciones, nuevas investigaciones y comentarios con las personas de su regin, con los ancianos que son los sabios y que en la actualidad ya casi son los nicos recursos con que contamos los grupos Es por ello que cuando los lectores nos enfrentamos a los textos de esos escritores podemos ver prin cipios de las narraciones como los siguientes: 1. su casa, me dijo que hubo un hombre sabio cuyo nombre era Marcelino [ ] ( Mas grillo, un sabio 8) 2. e entre el milpero maya y la naturaleza. Mientras trabaja infatigablemente la tierra, puede comunicarse con los animales que all habitan. He aqu ( La hormiguita tuerta y el milpero 32) 3. seor Aurelio Zumrraga cuenta que La pobreza 7) 4. uno que se refiere a la ap aricin del seor de la Muerte ( El seor de la muerte 13) Estos son muestras de cuentos que se han r ecogido de la tradicin oral, y que siguen un patrn que los identifica, con el cual deja en claro que no es una ficcin inventada por ellos, sino es la reproduccin de creencias que se tenan o tienen en los pueblos de origen. Pero esto no quiere decir qu e toda la narrativa de esos escritores utilice la misma tcnica, pues algunas de sus obras estn basadas en experiencias propias. Es de esa manera que podemos p ensar que la literatura de

PAGE 97

97 los P ueblos O riginarios es heterognea, tomando el termino de Cornejo Polar, pues si es cierto que el primer propsito con el que se crearon y siguen creando los talleres de escritores indgenas fue, y es, el de recoger los relatos de la tradicin oral para su transcripcin, tambin es cierto que muchos de esos relatos surg en de la propia autobiografa del escritor, logrando as en algunos de sus cuentos tcnicas parecidas al Kunstlerroman Javier Castellanos. En muchos otros cuentos los escritores manifiestan su descontento ante e l rezago en el que se les ha tenido, logrando as poemas o formas narrativas de protesta, como en zan tcnicas narrativas aparentemente occidentalizadas, pero que al narrar tradiciones orales de su pueblo parecieran tener una creacin ms bien prehispnica, como en el cuento chontal de Tabasco, El secreto del Es por ello que al analizar al gunas obras del universo narrati vo de los Pueblos O riginarios, es necesario aclarar ante qu tipo de obra nos estamos enfrentando. De hecho, en algunas de esas narraciones o poemas encontramos todava rasgos de gneros literarios que datan de la poca pre colombiana, como son las libanas, los cucatl /teocucatl (cantos o himnos/cantos a los dioses) o los ihtoloca (libros histricos), tlahtolli ; pero por supuesto, estos trminos provienen de la que fue la cultura dominante, del Nhuatl de los aztecas. En e l caso maya, se conservan las obras en forma de crnica algunas denominadas como Ma ti chu nombre que proviene de las primeras slabas de los lugares de donde fueron tomadas (Mani, Tizimin y Chumel). Una de las ms reconocidas escritoras, Mara Luisa Gng ora, escribi su libro tomado precisamente de la tradicin oral de uno de esos pueblos: Cuentos de Oxkutzuzcab y Mani. Dicha obra contiene una presentacin de Carlos Montemayor en donde ste, sin mencionar

PAGE 98

98 el trmino, habla de lo heterogneo de la colecci n de cuentos y adems de la transculturacin narrativa que en ella existe: el sustrato de resiste ncia y de conocimiento profundo ante la invasin espaola; creencias religiosas se unen a la naturaleza deslumbrante de los mayas, pero todos, quizs, reve lan el gran humor de su pueblo (II) En ese afn de preservacin de las costumbres en algunos lugares, como Oaxaca o Yucatn, se le ha dado oportunidad de transcribir las tradiciones orales a personas de la gente del pueblo, sin importar si tienen o no una preparacin literari a. Lo que se quiere es que se tenga el mayor nmero de tradiciones o datos histricos que ayuden a conservar la cultura a la que pertenecen. Entindase que a pesar de que Eric Hobsbawm en su libro The Invention of Tradition mencione que las tradiciones so n inventadas, es decir surgen en algn momento de la historia de un pas para que ste se pueda representar, y por lo tanto pudiera pensarse que stas The difference between in our sense is indeed well invented) is the wig, robe and other formal paraphernalia and ritualized practice surrounding their which t is habitually intertwined (3). Es importante precisamente porque surgieron con el propsito de que una cultura se vea diferenciada de otras el seguirlas inculcando. Para el escritor Romn Gemes, quien adem s es msico e investigador antroplogo, el conservar una tradicin no implica que sta va a permanecer tal como estaba en la poca prehispnica, pero para l, por supuesto que deben conservarse porque son las que dan unidad a un pueblo, aunque esas costu mbres se hayan transculturado. Es la forma en la que nos auto etnografiamos. Para m esto es como el ser

PAGE 99

99 espaol tiene su propio dialecto, tal como nuestra comida que no es prehispnica, ni espaola, ni rabe, etc., sino mestiza: una mezcla de todas ellas Pero, existen otros motivos por los que se haya decidido promover la transcripcin de esas tradiciones? Para Snchez Chan (escritor maya) otra ventaj a de ese proyecto es que la presencia de un libro le da cierto estatus y prestigio a esas narrativas, con lo cual se atraen muchos ms receptores para su atencin. Es decir, la preocupacin de muchos de aquellos autores es, tambin, llegar a un nmero mayo r al que se pensaba. No es slo tener esas publicaciones para el pueblo de donde surgi, sino darlo a conocer al mayor nmero posible de lectores, logrando de esa manera colocarse en el gusto del pblico como lo hace cualquier escritor connacional. Al par ecer, el objetivo de ellos ha sido alcanzado de manera modesta -, pues esta literatura no slo ha sido publicada, antologada y analizada por algunos mestizos mexicanos, escritores originarios, sino por casas editoriales extranjeras y por crticos literari os americanos como Frischmann, quienes lo han hecho tambin. Para el escritor de los Pueblos O riginarios no existe entonces una paradoja de que en el acto de rememorar y proyectar su identidad actual a travs de la escritura, est borrando y negando las bases orales que haban singularizado su identidad colecti va; por el contrario, para los escritores indgenas el encontrar sistemas que no son exactamente alfabetos latinos, sino alfabetos basados en una fontica internacional del lenguaje, los ayuda a pr eservar su lengua y a hacerse visibles en un Mxico que los haba relegado al olvido. Por ello, Natalio Hernndez, Coordinador del Programa Nacional de Lenguas y Literatura Indgenas de la Direccin General de Culturas Populares del Consejo Nacional para l a Cultura y las Artes (CONACULTA ), asegura

PAGE 100

100 que lleg de fuera, hace apenas 5 provendr de sus races culturales. Pero tambin es verdad que su arte y su estilo no son don de los di oses sino resultado del esfuerzo. Los talleres literarios como los que admirablemente d irige Nuni 15). Pero cmo han logrado estos escritores mantener el aspecto oral en su escritura dentro de esas transcripciones? Para Snchez Chan l a conservacin de esa oralidad no slo se ha logrado, sino que se ha pulido y mejorado al quitar palabras que no pertenecen a la comunidad y que haban sido impuestas por la cultura peninsular: elementos lxicos y sintcticos que han infiltrado a la lengua maya del espaol, son reemplazados por elementos casi olvidados de la lengua materna. Al mismo tiempo, las transcripciones reflejan elementos bsicos del discurso oral (f rmulas, repeticiones, pausas, etc.). Las lecturas pblicas, por lo tanto tienen como fin ua Maya a sus formas ms plenas (Frischmann 35) Para un lector que lee las traducciones hechas al espaol y no lee l a versin original del cuento o poema, le ser difcil observar esa repeticiones o conservacin de lo propio; a menos que cuente con las dos versiones y mediante notas aclaratorias del traductor o un diccionario, pueda descubrir hasta qu punto se ha modi ficado la versin de la lengua de partida a la lengua de llegada. Por ejemplo, al ver una de las obras de maya yucateco, aunque desconozco la lengua, si puedo observar una de esas frmulas coloquiales, pues se utiliza tambin en el castellano que se habla en esa regin (Maare ) ¡ Maare pudz ten u chan meejena (El remolino 60). Como ha mencionado Montemayor, la perdida de la riqueza de la oralidad no se da en la transcripcin de ella, sino en la traduccin de la misma. La musicalidad o tonalidad de muchas de las lenguas originales hacen que el espaol, que no tiene esas caractersticas, no pueda funcionar tal como lo hace la lengua originaria. El ret o de analizar las obras de los Pueblos O riginarios no radica en la

PAGE 101

101 trascripcin de lo oral a lo escrito, sino e n poder acercarse a traducciones que sean lo ms c ercanas posibles al original y en tener un mayo r conocimiento de las culturas que los escritores representan. En el caso de los materiales a estudiar en la disertacin, se han propuestos traducciones de los mismos autores, y en algunos casos las traducciones han sido hechas por Carlos Montemayor o Joaqun Bestard, quien conoce, adems de la lengua que traduce al espaol, tambin la cultura pues vivi durante algn tiempo en ella. Los problemas de traduccin que pudieran surgir al analizar las obras, se piensan resolver mediante las notas aclaratorias y si es necesario, mediante la consulta de gente que conozca la lengua, personas de los pueblos originarios. El resurgimiento de la literatura de los pueblos or iginarios, afirma Natalio Hernndez en una entrevista que me concedi, surgi hace ms de cien aos, con los zapotecos, quienes han luchado porque su lengua y su cultura perdure. Ha ido tomando fuerza en otros pueblos y es en este siglo XXI que comenzamos composiciones contemporneas me atrevo a pensar que su destino depender en gran parte de quienes preservan su lengua y su cultura. Ellos son hoy los creadores por excelencia de la Nueva palabra. (Por tilla, Nuni 14). 2.7 Comparaciones: Representaciones y auto representaciones Podemos, entonces, comenzar a ver que exist e una literatura actual de los Pueblos O riginarios que en general es variada. Se escribe de textos o fuentes, como los mencionados anter iormente por De la Cruz, que ya existan pero que han requerido de un estudio y reinterpretacin de los escritores actuales, otra que parte de las narraciones contadas por la gente del pueblo, la sabidura de los ancianos; y por otro lado, una que habla s obre su propia experiencia y utiliza diferentes lugares de enunciacin. Autores que hablan sobre la migracin indgena a la capital, el choque cultural que tienen los que regresan a su pueblo, o bien narran

PAGE 102

102 cuentos en forma de fbulas o cuentos con temas e uropeos, cuentos fantsticos que bien podran muestra que es una necesidad de nuestros das no slo la promocin de esos escritores, sino el anlisis y la recepcin de sus obras. No pueden seguir los escritores originarios desconectados de la narrativa nacional en un Mxico que ahora se denomina intercultural. Uno de los escrit ores de los Pueblos O riginarios ms destacado, Natalio Hernndez, pugn a l, la 20 optaron por esta eleccin, pues Jos Mara Arguedas prefiere narrar en muchas de s us obras, pero principalmente en los Ros Profundos (1956), una perspectiva sobre el indgena que s le pertenece. No es un escritor mestizo contando desde afuera cmo ve al indgena, sino uno que ha sido transculturado por la comunidad de aquel. Edgardo P antigoso menciona al respecto: Por medio del contraste entre las dos comunidades. Arguedas refleja cierta influencia indigenista en lo que se refiere al tema: la felicidad de una comunidad y muestra el problema tal como el indio lo siente, sentimental y emocionalmente. A indio desde su propia perspectiva; por esta razn, necesariamente tie nen que quedar excluidos todos los razonamientos del indigenismo (62 ). Aunque las aseveraciones de Pantigoso son acertadas, me gustara mencionar que la visin del mencionado escritor no se queda en una caricaturizacin de mal gusto, en donde se le da voz 20 Realmente la corriente indigenista al cambiar su perspectiva se denomina neo indigenista.

PAGE 103

103 al personaje indgena mediante un espaol mal hablado, volviendo a mostrar de esta forma su espaol mestizo o bien desde la misma lengua de su sujeto enuncia dor. Pues, como el mismo lo con el testimonio del escritor, la verbalizacin que expresase la coexistencia dentro de s mismo de los mundos indgena y blanco, p odra satisfacerlo, fue el motor que puso en marcha su tarea argumenta que l no es un aculturado Fernando Ortiz se ha encargado de discutir lo que la aculturacin sig nifica, y Arguedas de forma inteligente comenta en su discurso: Y el camino no tena porque ser, ni era posible que fuera nicamente el que se exiga con imperio de vencedores expoliadores, o sea: que la nacin vencida renuncie a su alma, aunque no sea sin o en la apariencia, formalmente, y tome la de los vencedores, es decir que se aculture. Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como un demonio feliz, habla en cristiano y en indio, en espaol y en quechua. Deseaba convertir esa real idad en lenguaje artstico y tal parece, segn cierto consenso ms o menos general, que lo he conseguido. Por eso recibo el premio Inca Garcilaso de la Vega con regocijo (1968). Arguedas haba intentado escribir en castellano sus obras pero se dio cuenta que su formacin desde nio le impeda escribir de una forma verdadera lo que l quera defender: Lo lea a estas gentes tan inteligentes [ Yo lo haba escrito en castellano con cierta eficiencia despus de los ocho aos, hasta entonces slo hablaba quec hua mundo casi tanto como las personas contra quienes intentaba escribir y a quienes completamente dist inta mezclando un poco la sintaxis quechua dentro del castellano en una pelea verdaderamente infernal con la lengua (Rodrguez 125). Si bien Arguedas no es un aculturado, s podramos decir que es un transculturado; y como veremos, un artista que adelant ndose a su poca supo, a travs de la literatura, plasmar lo que los gobiernos y la poltica globalizadora desean hoy en da: una interculturalidad.

PAGE 104

104 Arguedas pone a funcionar dos culturas sin que una sea ms que la otra, en donde a pesar de plasmar micro y macrocosmos en pugna, logra mostrar la convivencia de ambos en un personaje como lo es el nio narrador de los Ros Profundos Esta concepcin literaria no se haba logrado anteriormente en las corrientes indianistas e indigenistas, pues como menciona Ja vier Castellanos (escritor indgena): Si subjetivamente la intencin de estos escritores era beneficiar a los grupos tnicos de quienes hablaban, por su misma situacin: gente extraa a ellos (a los indgenas), desconocimiento de la lengua autctona, etc tera, hacan que al acercarse objetivamente, el principal inters se volviera literario, y con esto, su primera intencin quedara desvirtuada y en muchos casos caan al otro extreme ( La voz Profunda 300). Puede entonces afirmarse que, para poder escribir una literatu ra sobre las costumbres de los P u eblos O riginarios, no slo deben tenerse buenas intenciones de mostrar la opresin o la pobreza en la que puedan vivir, sino conocer su realidad desde adentro. Montemayor menciona que han existido otros dos esc ritores que han tenido una influencia en sus trabajos de las lenguas indgenas, uno con el guaran y el otro con el zapoteco del Istmo: Augusto Roa Bastos y Andrs Henestrosa. (14). Yo agregara a otra escritora que sin ser indigenista tambin supo encontr ar la que sea el mismo indgena el que escriba sobre sus propias costumbres, su cultura, su vida diaria. Por propsitos de no darle un nombre que ha sido pey orativo en nuestra sociedad no llamaremos indio ni tampoco indgena (por ser ambos vocablos errneos) al escritor de esta corriente, lo denominaremos gente, y en este caso, escritor de los pueblos originarios. Trmino que ha sido acogido de buena forma por sur de nuestro continente hasta la parte norte de Mxico. Castellanos analiza cmo, uno de los ms reconocidos escritores de la corriente indigenista en Mxico, Francisco Rojas Gonzlez logra denigra r a tal grado al indgena que lo convierte en un personaje ridculo. l hace una

PAGE 105

105 narracin: Sus pies garras a ratos, pezuas por momentos resbalaban sobre las la jas, se hundan en los lquenes o se asentaban como extremidades de plantgrado en las planadas del senderillo. Cuando tuvo en las mrgenes (de un ro) desat el mecapal anudado a su frente y con apremio deposit en el suelo el fardo de lea (301). En am bas citas se nota que la intencin del autor es una supuesta descripcin de lo que l ve que es el indgena, nuevamente es la anteposicin de esa visin occidental impuesta a lo que no le parece familiar, esa misma descripcin errnea, occidentalizada que hacan los escritores colonialistas. Castellanos comenta a estas citas que si l tuviera que describir lo que ve en la portafolio de su mano y lo deposit sobre el esc limitada nocin que se tiene de los trminos que se estn usando. Por ello contina argumentando: solamente alguien que no tenga la ms remota idea del funcionamiento de una agarradera puede decirlo, porque p recisamente eso es el mecapal, una agarradera, algunas veces Es por ello interesante analizar desde una perspectiva de la teora latinoamericana la literatura de l os escritores de los pueblos originarios, en donde ellos pueden auto etnografiarse sin caer en descripciones absurdas como las narradas anteriormente. Se hace, as, presente en nuestros das la aseveracin de Jos Carlos Maritegui al ver la cantidad de es critores que han surgido a partir de mediados del s XX y que continan surgiendo en nuestros das. Esto es posible, gracias a los talleres de escritura y a la labor de recuperacin de la literatura oral surgidos en su mayora en 1980. Vctor de la Cruz, e scritor zapoteco, menciona que la tradicin literaria de los pueblos originarios data no de nuestros tiempos contemporneos, binniz en la poca

PAGE 106

106 prehispnica, porque la barbarie de los invaso res destruy casi la totalidad de los documentos La voz 312). Ms adelante, contina contando cmo los escritores se han valido de esas narraciones que a pesar de no estar documentadas, s han pasado de generacin en generacin y han llegado hasta literatura, la filosofa o parte de las ciencias transmitidas oralmente de maestr os a discpulos, el intento se dificulta an (312) y ms adelante dice: La tenaz memoria zapoteca logr conservar dos ejemplos: uno, casi completo; otro, os variantes de una libana o sermn matrimonial. Ni Orozco dio una traduccin de la que public, ni yo he terminado una de la que recog. La razn es complicada: ambas versiones requieren de una labor de anlisis y restauracin, antes de ser comprendidas y traducidas, porque estn en zapoteco antiguo, a pesar de ciertas interpolaciones hechas por la piadosa mentalidad cristiana que sustituy nombres de dioses zapotecos por santos catlicos (314). Lo interesante es ver desde que perspectiva puede esta liter atura ser analizada sin caer en la tentacin de desvirtuar como lo hacan los escritores indigenista s la figura de la gente de los Pueblos O omada de Mario Benedetti ( El escritor latinoamericano y la revolucin posible momento de mayor eclosin, someterse mansamente a los cnones de una literatura de formidable tradicin (la de Europa), pero que hoy pasa por un perodo de fatiga y crisis? [...] No por importante que sea, no debe sustituir nuestra ruta de convicciones, nuestra propia escala de la literatura de los Pueblos O riginarios, pero ahora la pregunta es desde qu perspectiva puede analizarse esta literatura, desde la teora literaria europea, desde una latinoamericana o debemos

PAGE 107

107 esperar a que sean los propios Pueblos Originarios quienes aporten una teora para analizar su propia literatura? Existen varios ensayos recopilados en algunas antologas de poesa y narrativa de escritores ind genas que, a mi parecer, muy bien nos pueden servir de gua para el anlisis de sus obras. Pero al igual que propona Benedetti podemos retomar de los tericos latinoamericanos aquellos trminos que puedan acercarnos a una mejor comprensin del universo n arrativo escrito por los pueblos originarios. De hecho, al igual que Arguedas, Natalio Hernndez se alegra de ser un transculturado y dice: Yo digo que Papalocuicatl es un libro mestizo, contiene poemas bilinges y poemas slo en espaol; refleja, en todo caso, mi condicin de hombre nhuatl que convive en la interculturalidad. El conflicto que senta cuando escrib Xiochicoscatl, de que amo las dos lenguas, disfruto las dos cu lturas (Caudillo 27.) En el caso de los escritores Castellanos y Prez, surge un fenmeno diferente al que le aquellos sus personajes en los cuentos son indgenas que van a la ciudad, se adaptan a la vida de ella, pero al regresar a su pueblo sienten que olvidar la raz de su origen les resulta imposible. En pero aplicada de forma inversa. Es decir, no es nacer en lo urbano y ser adoptado por lo autctono para despus regresar a lo urbano y dar a conocer las costumbres mediante una narracin transc ulturada, sino es nacer en los Pueblos O riginarios, donde se percibe al mundo d zona urbana, donde se comenzar la adopcin de nuevas costumbres y visiones; para posteriormente regresar al origen y desde ambas perspectivas escribir no par a un pblico mestizo como lo haca Arguedas, sino para uno totalmente heterogneo que v a desde la propia gente de los P ueblos O

PAGE 108

108 mexicanas hasta lectores extranjeros interesado s en conocer una forma narrativa diferente a la tambin dentro de aquellas denominadas como regionales. l de la literatura indgena, reside en que desde esos modelos de composicin, los escritores indgenas actuales estn comparable, guardando sus diferencias, a la que ex ista durante las pocas precolombinas, en costumbres. Es ahora que desde los procesos gubernamentales, donde se quieren inculcar el se pretenden rescatar las lenguas, las culturas y las formas literarias de los Pueblos O riginarios, que se puede difundir los textos en su lengua de origen: nhuatl, otom, h, tzotzil, maya, etc., o bien en su traduccin al espaol o en algunos casos al ingls. En general, la diferencia entre un texto indigenista y uno escrito por autores de los pueblos originarios consiste en la representacin del mundo indgena. El primero lo haca desde su visin euro cntrica, adems se desconoca por completo la l engua de quienes se estaba representando, una visin casi tan similar a la de los colonizadores (aunque stos s aprendieron las lenguas), cayendo as en un supuesto realismo del lenguaje, plasmndolo mediante un espaol mal hablado, que en vez de enriquec er la narracin indigenista, lo nico que haca era alejarla ms de lo que supuestamente se encontraba defendiendo. La falta de conocimiento sobre la cultura de la que hablaban, algunos autores indigenistas, ca ricaturizaba a la gente de los Pueblos O rigin arios. Es as que la diferencia entre el escritor in digenista y el escritor de los Pueblos O riginarios consiste en que estos ltimos se auto representan mediante su propia lengua y conociendo la

PAGE 109

109 cultura de la que hablan, digamos que sus narradores o voces critican sus costumbres sino las plantean o las analizan para ver si muchas de ellas siguen estando presentes en las generaciones de los jvenes de las zonas rurales. Para demostrar esta diferencia, remtase a la cita de l continuacin se muestra: Garras de guila Juan Tiburcio Mis pies son resistentes como las garras del guila: con ellos trepo montaas; no le temen a esas rocas ni pasar por las espinas; si n temor a nada avanzan como garras de guila: Potentes giles Varoniles Morenas Fibrosas Ligeras Veloces Fuertes Hacendosas Contemplen el porte del guila, pues me veo yo as Mira fijamente Mis ojos y mis pies, Mi cara de guila, Todo lo que he heredado del guila Yo nac cuando ella volaba, Cuando en el cielo se deslizaba Xtantun xakgalh Juan Tiburcio Kin tantun lakgtliwakgan luwatiya xtantun xagkalh wa klitlawan kkasipijni nitu likxilha kachiwixni ama latiya kkalhtukunin an nitu puwan ni xapekwa e kin tantun xla xekgalh. Lakpalha Tsapakga Xachixku Smalalan Xnujutwa Kipitswa Kgosonan Tliwakga Skulujwa. Tama, la xakgallh klakawan akan tanks ki lakukxilha ki lakgastapu kin tantun chu ki lakan xla xakgalh, wa ki ihkgamanit xkgosma kkakgapun talhman xlama. *pichagua: guila, xakgalh: zopilote rey o aura (la traduccin cambio el tipo de animal con el que se identifica el yo potico) Como observa el lector, en este pequeo poema que tomamos como muestra de muchos otros que podemos encontrar en el uni v erso literario de los Pueblos O riginarios, el indgena se

PAGE 110

110 auto representa diciendo que l es como un Zopilote, que como l es de color moreno (el zopilote es negro), que tiene pies como garras con las que escala montaas. Su visin desde dentro, el admira al Zopilote, por ello es diferente a lo narrado en la Tona en donde la voz narrativa parece despreciar esos pies que parecen garras. Es decir la principal diferencia de los escritores indigenistas y los escritores actuales de los pueblos originarios consi ste en que entografan, concediendo siempre un espacio para alabar a la naturaleza y plantear problemtica actuales de sus pueblos. 2.8 Se ha capturado la palabra? Podemos concluir que aunque desde pocas prehispnicas existan libros en donde la palabra ya haba sido capturada mediante glifos, su captura no era total, ya que como se ha visto, existan tambin textos mixtos que permitan que tanto lo oral como lo escrito pudieran combinarse. Eso es algo que sucede t odava en la literatura de los Pueblos O riginarios contemporneos. Pues, aunque existe literatura escrita en libros de hojas blancas y traducidas al espaol, en los pueblos del Mxico contemporneo -aquellos del Mxico Profundo -se siguen conservando muchos textos orales que se combinan con danzas y/ o con msica, con gestos, con atuendos especiales, todos estos conocimientos que los ancianos se ha encargado de transmitir de generacin en generacin. Capturar la palabra no sign ifica terminar con la tradicin oral, sino por el contrario quiere decir rescatar lo que para algunos estaba ya casi olvidado. Significa seguir luchando porque su lengua, su cultura y tal vez el pueblo entero siga sobreviviendo a la hegemona y al dilogo asimtrico que se ha venido generando desde la conquista.

PAGE 111

111 CHAPTER 3 TRANSCULTURACI"N, HE TEROGENEIDAD Y SIGNI FICADO DE LAS OBRAS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS: SOBRE SUS CONVENCIO NES CULTURALES A LA LUZ DE LA TEORA. Lo que se necesitaba era una teora cul tural, para comprender la mutua constitucin de la naturaleza especficamente humana a travs de la interaccin de los individuos en sus mundos de vida histricamente constituidos Silvestre /Blanck Bajtin y Vigotski : la organizac in semitica de la conciencia 3.1 Bosquejo Para poder establecer un marco terico desde el cual se puedan analizar las obras que a ctualmente son escritas en los Pueblos O riginarios, ser necesario retomar el debate entre no slo teoras literarias lati noamericanas existentes, sino tambin entre algunos tericos que forman el canon de las teoras de occidente. Es necesario instaurar, ya que hablamos en nuestros das de interculturalidad, una teora dialgica, esa en dnde lo prehispnico y lo moderno, l o No se puede seguir teniendo un dilogo asimtrico en una sociedad que da a da se vuelve ms globalizada y en donde los estigmas racistas se vuelven cada vez ms reticentes hacia la aceptacin de una situacin que nos coloca de igual a igual, aunque su realidad sea de desigualdad total: la migracin. Digo de igual a igual teniendo en mente ese mapa desdibujado por Antonio Martorell 21 artista puertorriqueo, que v iendo la realidad de nuestro mundo contemporneo crea un teln con la ayuda de las tejedoras de Puerto Rico. Ese teln representa un mapa diferente al que estamos acostumbrados. Por ejemplo, un trozo de Espaa puede estar en cualquier parte de Latinoam rica o Estados Unidos y los pases latinoamericanos pueden encontrar un trozo de mapa en el continente europeo. Es decir, no slo los pases en vas de 21

PAGE 112

112 desarrollo mudan de lugar, sino tambin aquellos que aparentemente se encuentran en una regin 22 3. 2 De la migracin indgena y la interculturalidad literaria. La migracin ha permitido que las culturas puedan estar en contacto. Por ello, remitirnos a un mundo que dialoga entre s no slo es importante, sino vital. La pluriculturalidad, com o ya he mencionado, nos lleva a la interculturalidad que ya en su propia filosofa establece la interaccin de culturas, en donde se dialoga, se discute y se logran acuerdos en comn. Para Mxico la migracin se ha dado de manera muy diversa, ya que no sl o el mexicano tiene que emigrar a otros pases, sino que sus mismos habitantes de diferentes culturas tienen que cambiar de lugar de residencia y con ello tambin de costumbres. Por ejemplo, la gente zapoteca, maya h o de cualquier otro pueblo origin ario, se ha visto obligado a emigrar a la ciudad, a las zonas occidentalizadas y, con ello, ha ido cambiando su forma de vestir o su visin del mundo o, en algunos de los casos, ha logrado mezclar ambas visiones. Xavier Alb en su libro: Cultura, intercultu ralidad, inculturacin menciona que: Las culturas son vivas, como los seres humanos. Y, como en ellos, su continuidad no es esttica sino dinmica Aun cuando mantengamos una fuerte lealtad a nuestra rios mexicanos han logrado mantenerse dinmicos y con ello evitar lo esttico que prcticamente significara su extincin. Alb tambin menciona: Este cambio se produce por dos vas complementarias, cada vez ms entreveradas: por la evolucin interna del grupo a medida que va ganado experiencia o va reaccionando a cambios en su entorno, y por influencia externa en el permanente intercambio con otros grupos culturales. En ambos casos, los cambios pueden empezar en determinados individuos que van influyendo en los dems, y/o por cambios ms estructurales en el entorno (econmico, social, ambiental...), que 22 Malentendidos interculturales en la frontera Mxico Canclini menciona que a pesar de los intentos por lograr un dialogo intercultural, los pases siguen en su juego asimtrico.

PAGE 113

113 conducen a nuevas adaptaciones y estrategias. En un mundo cada vez ms entrelazado, actualmente los cambios ms significativos provienen sobre todo de infl uencias externas que inciden en el entorno (29) Garca Canclini ha visto este acontecimiento como parte de la hibridez, el relata su experiencia en un encuentro latinoamericano de los pueblos originarios: Podra describir varias situaciones, dentro de la reunin, en las que estas experiencias compartidas aparecieron hibridndose. Por ejemplo, cuando un lder a Coca cola y agua mineral embotellada en las mesas) inclinndola para mostrar cmo haba que hacerlo. A su lado, Felipe Quisque, el lder aymara, tena una bolsa de plstico con hojas de coca. La diversidad irrumpa en el repertorio de recursos materiales y simblicos como diversidad tradicional moderna transhistrica, multicultural En otras ocasiones, un escritor que naci en algn pueblo indgena, pero que por diferentes circunstancias tuvo que emigrar a la ciudad, refleja en sus obras una hibridez de temas occidentales con los propios de su regin. Malinoswki se haba referido a esas migraciones como situaciones de contacto, fenmeno que no es slo privativo de dichos escritores, sino que se ha manifestad o en la literatura desde hace ya mucho tiempo. Entre estos escritores de los Pueblos Originarios podemos mencionar a Natalia Toledo, quien teniendo que emigrar desde nia a la ciudad de Mxico, all tuvo que vivir con su abuela paterna, sin que Natalia pud iera olvidar sus primeros aos de cultura y lengua materna: el zapoteco. Tambin encontramos otros escritores que no han olvidado sus races y algunos sus sueos de llegar a ser un ritualista de su pueblo. Por ejemplo, Natalio Hernndez quien emigr pri mero a otras zonas rurales diferentes a su comunidad de origen y luego a la ciudad de Mxico donde actualmente reside. Otro escritor que vivi una situacin similar fue Juan Gregorio Regino, quien comparti al igual que Romn Gemes el sueo de ser ritual ista. Pero a diferencia de los tres primeros mencionados con anterioridad, Gemes no vive en la capital mexicana, sino en Xalapa, la capital de su estado Veracruz.

PAGE 114

114 Ya el mismo Mijail Bajtn haba establecido a principios del s. XX que la cultura es el me dio en donde el ser humano se funda como un ser integral y al mismo tiempo en donde logra establecerse como un ser diferente a otro. Es entonces, la cultura el punto de mediacin entre los diferentes humanos que habitan un espacio y que al mismo tiempo co mparten un lugar mucho ms vasto en donde la diversidad cultural se pone de manifiesto y en contacto. Pero, esas culturas utilizan diferentes medios para poder establecer una relacin de cualquier tipo que se quiera realizar. Es decir, Bajtn desde hace m uchos aos se haba adelantado a los fenmenos que ocurren en nuestro siglo XXI y haba planteado una teora que se basa en la idea de un mundo mundo converti corrientes literarias tienen su carcter dialgico pues seala que el dialogo renacentista bebe de las fuentes de la tradicin clsica. En el caso de la literatura que nos ocupa en este trabajo, podemos decir que dialoga no slo con su fuente ms cercana que es la literatura prehispnica, sino tambin con otras fuentes como lo fueron las impuestas en alguna poca por la colonia y, en das recientes, por la convivencia con la cult ura urbana. Es decir, la literatura de los pueblos buscar un camino hacia su sentido y su expresin, el discurso atraviesa diversas expresiones y acentos extraos; est de acuerdo con ciertos elementos, en desacuerdo con otros, y en este La literatura de los pueblos originarios, como lo plante Bajtn respecto a la obra de Rabelais es tambin difcil de entender pues al igual que la obra de Rabelais hay que descifrarla para encontrar la simbologa entretejida en lo prehispnico y lo contemporneo. Adems, es un rea de estudio que permite explorar una literatura que ha permanecido incomprendida e

PAGE 115

115 inexplorada. La interculturalidad, nos permitir establecer un dilogo, cara a entre humanos para entender y rehacer sus mun dos (Freire 1987). Tambin recordemos que Ma. De la Paz Espino, en uno de sus ensayos sobre dialogismo, lanzaba una pregunta muy interesante: Cmo generar un nuevo orden social y cultural a partir de la comunicacin discursiva? A esta pregunta ella resp onde partiendo de la teora de Pablo Freire (Intersubjetividad de las conciencias), y por supuesto, sin dejar a un lado a Bajtn: Descuella en Paulo Freire una nocin inherente al sentido en que Bajtn comprende la dialctica de las complejas relaciones entre la palabra ajena y la palabra propia, constitutivas del enunciado. Me refiero al espacio mundo, lugar de encuentro de las En cu anto toca, ya no slo al encuentro entre dos seres, sino entre un ser y un texto podramos decir que cuando el lector se enfrenta a un texto cultural desconocido estar entrando a un espacio d e relacin compleja entre palabra ajena y palabra propia. Esta relacin lo ll evar primera vez, el entenderlo, ya implica el entablar una relacin con el algo, que ya no tan slo existe en s y para s, sino tambin para el o tro 307). Es decir, la teora de lo dialgico nos sirve en este trabajo para poder entender que estar frente a un texto que pareciera, aparentemente, no tener una significacin para el lector occidental, s l a interaccin dialgica del ser humano tiene co mo finalidad el enriquecimiento: remite a algo ontolgico puesto que se vincula con la conciencia de relacin conversac ional entre Buber 54 ) Por otro lado, podramos tambin decir que en la intervencin entre escritor de los pueblos originarios, texto y lector (sea este de los pueblos originar ios o de una cultura occidental) se da

PAGE 116

116 dialctica ( movimiento, vida, cambio, mutualidad, interdependencia, recipro cidad) Pero tambin hay que recordar que en es os procesos de cambio e interdependencia o reciprocidad, las relaci ones no pueden ser unilaterales; en ese sentido podramos decir que si una cultura toma aspectos que le agradan de la otra estar transcultur ndose: Entendemos que el vocablo transculturac in expresa mejor las diferentes fases del proceso transitivo de una cultura a otra, porque ste no consiste solamente en Malinowski, en todo abrazo de culturas sucede lo qu e en la cpula gentica de los individuos: la criatura siempre tiene algo de ambos progenitores, pero tambin siempre es distinta a cada uno de los dos. En conjunto, el proceso es una transculturacin, y este vocablo comprende todas las fases de su parbol a (Ortiz 134, 142) Es por ello que en una sociedad pluricultual, y sobre todo en aquella donde existe una literatura heterognea, ser necesario el trabajo en conjunto, el intercambio simtrico; en pocas palabras, recurrir a la filosofa de la intercul turalidad. Es decir, el siglo XXI nos lleva a una crtica de la nocin individualista del Yo/Ser, y alega ramos lo mismo que Freire el orgullo y autosuficiencia nos hacen vie Hasta este momento, hemos establecido entonces que para poder estudiar la literatura de los pueblos originarios, es necesario tener en cuenta la pluriculturalidad del lugar en donde se enmarcan: Mxico. Tambin es necesario recordar su carcter dialgico con el presente y el pasado, y adems la interaccin que habr entre el texto de una cultura no occidental y un posible lector de una cultura occidentalizada. 3. 3 Un poco de teora: Transculturacin n arrativa en los cuentos de los Pueblos O riginarios ngel Rama en su libro Transculturacin narrativa en Amrica Latina menciona con respecto a la literatura latinoamericana, que la mayor parte de las obras de esa literatura poseen una transculturacin y que en muchas ocasiones lo oral o lo que pertenece a la cultura popular se

PAGE 117

117 mezcla con los estilos occidentales creando as una clara muestra del manejo que posee un escritor en cuanto a la lengua en la que escribe. Pero ms interesante an, como aporte a mi discusin concerniente a la perspectiva bajo la cual deben analizarse las obras de los escritores de los pueblos originario s, es la cita que a continuacin muestro: Hay aqu un fenmeno de neoculturacin, como deca Ortiz. Si el principio de unificacin textual y de construccin de una lengua literaria privativa de la invencin esttica, puede responder al espritu racionaliza dor de la modernidad, compensatoriamente la perspectiva lingstica desde la cual se lo asume restaura la visin regional del mundo, prolonga su vigencia en una forma aun ms rica e interior que antes y as expande ajustado, autntico artsticamente solven te, de hecho modernizado, pero sin destruccin de identidad (Rama 43 -). Esa cita de Rama describe la situacin actual de muchas de las obras escritas por autores de los pueblos originarios. Esos escritores, como ya he dicho, estn buscando no slo hablar de sus orgenes, sino tambin demostrar al mund o que los ha marginalizado que ellos son escritores, al igual que cualquier occidental, que posen un manejo lingstico y literario que los hace capaces de recrear el mundo en el que habitaron o habitan mediante una estilstica transculturada -prehispn ica y moderna -, una que les permite autoetnografiarse. brecha cultural que nos dej la conquista, y no slo ese hecho histrico, sino toda la gran ruptura que comenz a realizarse al querer formar una nacin o una idea de nacin forjada en una sola difusin de sus obras ha sido slo para cierto mercado conocedor de esas li teraturas. Es por ello necesario replantear el concepto de literatura heterogneas de Cornejo Polar en una sociedad como la mexicana, en donde la amplia gama de literaturas va desde publicaciones en revistas como Tierra a dentro que se encarga de las obras de la provincia mexicana, hasta revistas como Letras libres que tiene una publicacin mucho ms cannica. Hasta ahora, la mayor parte de

PAGE 118

118 obras y anlisis literarios de las literaturas de los Pueblos Originarios se ha publicado en revistas o editoriales es pecializadas en literaturas indgenas Entonces, de qu forma puede irse cerrando la brecha del desconocimiento del otro, si la publicaciones siguen siendo slo para los interesados en el tema? Es que tal vez el sueo de un pas intercultural sea slo eso, un sueo, o tal vez como Natalio Hernndez coment, estamos en el s. XXI en donde los resultados de las luchas del s. XX estn comenzando a tener resultados. Pero tambin est la preocupacin de Natalia Toledo con respecto al futuro de los escritores de Como Friedhelm Schmnidt seala, la teora de Rama en cuanto a sus literaturas stema literario de la conclusin diametralmente opuesta: opina que exist en varios sistemas literarios dentro de cada originarios, ya que podemos encontrar textos (pelculas, obras de arte, literatura, etc.) que han sido realizadas por a utores de diferentes bagajes culturales y que se han reunido en un territorio que, adems, ya desde sus antecedentes histricos tena unas marcadas diferencias culturales entre el norte y el sur. Esos textos dentro de ese universo narrativo no son homog neos ni tampoco hegemnicos. Es por ello necesario aclarar que, aunque las literaturas de los pueblos seguir guardando y respetando su diferencia de estilo y su mdula literaria: su cultura. 3. 4 Transculturacin n arrativa en los cuentos de los Pueblos O riginarios Dentro del universo narrativo de los pueblos originarios, podemos ver que la transculturacin es un fenmeno que ha marcado su escritura. Es por ello q ue en este apartado,

PAGE 119

119 mostrar algunos ejemplos de transculturacin narrativa para que el lector pueda apreciar como ese hecho planteado por Rama sucede tambin en esa escritura; es decir, como menciona Bueno, la transculturacin narrativa no fue slo de l a propiedad de la literatura latinoamericana, sino de toda aquella que poseyera las caractersticas que la colonizacin dej en los procesos culturales. Una de las escritoras que se ha dedicado a re escribir los cuentos o leyendas de los sabios del pueblo ha sido Mara Luisa Gngora Pacheco. Celia Rosado Avils y Oscar Ortega Arango que, unindose a la recuperacin de un pasado, contribuye a su reproduccin y r Es por ello que en sus cuentos podemos ver claramente la lnea entre lo occidental y lo maya. Ella recopil y re escribi los cuentos de Oxkutzcab y man. En la mayor parte de esos cuentos podemos observar que se mantiene una estructura semejante a la de la fbula. Sus personajes son animales y muchos de ellos dejan al lector una moraleja 23 Gngora Pacheco en su prlogo Tambin hace referencia a que su inters por conservar esas madre, Doa Beatriz Pacheco me ha contado; a partir de ellos fui descubriendo el mundo de fantasa en el qu Entre los muchos cuentos que existen en la obra de Gngora Pacheco hay uno en particular analizar este cuento desde su transculturacin. Este cuento posee las caractersticas de una fbula, pues cuenta la historia de un pjaro que es muy feo y desea ser hermoso. Los dems animales (aves) piden a Dios que le conceda ese deseo, as que cada uno de 23 Vase la referencia que he mencionado con respecto a las traducciones de ESOPO, pginas 48 49.

PAGE 120

120 ellos es autorizado a regalarle una hermosa pluma al pajarito feo. Al ver la imagen de Dios en este cuento ya encontramos la primera muestra de transculturacin, ya que los maya en su origen puro, no hubieran pedido a Dios, sino a alguno de sus dioses q ue representara la naturaleza ese favor. En el cuento, es Dios quien tiene que autorizar que los dems animales puedan ser bondadosos con el desposedo. As que aqu notamos que probablemente esta historia se transculturaliz durante la llegada de los colo nizadores a la pennsula maya (pues su propsito era evangelizar). Rosado y Ortega mencionan que adems este cuento posee una relacin con la historia de Narciso, ya que este pajarito al verse tan bello pasa todo el tiempo admirndose en un estanque de ag efebo se enamora de su propia figura al verla reflejada en el agua. El desear su propia hermosura se vuelve olvidadizo y por ello cuando debe dar aviso del peligro que corren todas las aves este no pone atencin y Dios en los dems pjaros de ahora en ad elante slo podra acercarse de da a la sarteneja. Adems sera en peligro, sino tambin a la de su comunidad. Este rasgo es muy caracterstico de los pueblos originarios, ya que un habitante de la comunidad ser responsable siempre por el bienestar de todos. Es de esta forma que este cuento demuestra la transculturacin narrativa. Pues en ella se pueden observar rasgos de lo occidental, primordialmente la cat equizacin durante la colonia y los rasgos que se mantienen en un pueblo originario. Otras maneras de observar esa transculturacin, es tambin en la forma en cmo se estructuran los cuentos, en su polifona y en la diversidad de narradores que existen en ellos. Por

PAGE 121

121 distribucin temporal de los prrafos del relato tiene que ver con las etapas de la cultura maya: ista, el segundo con despus de la ). Lo interesante de ese cuento es que la soga es el personaje principal y es ella quien se va trasladando desde los tiempos prehispnicos hasta los actuales. La soga pasa adems por una iglesia, es all donde sirve de soporte al jefe maya para viajar de la iglesia a la ciudad. Recordemos que encima de las pirmides o templos de las diferentes culturas mesoamericanas se construyeron iglesias. En el cuento la soga no se queda estancada all, sino que vuelve a viajar, pues sirve para trasladarse a o 20). La soga, adems est viva, pues al querer cortarla para guardarla en una caja, sta comienza a sangrar, provocando que quien la encontr y la quera someter al encierro salga despavorido al ver tal acontecimiento. Es decir la soga es una imagen met africa del maya, pues su cultura ha sobrevivido por aos, ha viajado por el tiempo, y su sangre sigue latente, es imposible encerrarla. Gngora Pacheco tiene pobre el perro y la formacin de la laguna tiene un carcter mucho ms cercano a la tradicin prehispnica. En la cultura maya el perro, de acuerdo con lo que se ha analizado en varios cdices mayas y en la relacin que hicieron los cronistas de la poca de la conquista, tiene los siguientes valores: es el compaero del hombre, no sl o en la tierra sino ser quien lo logre guiar por el inframundo (El perro ser la gua del alma del humano en su muerte). El perro poda ser el

PAGE 122

122 nico substituto del hombre en el sacrificio humano; es el ser que en sus patas (de acuerdo al estudio de alguno s cdices) trae el fuego; el perro simboliza la muerte, es el nico animal que puede ver en la oscuridad a los seres malignos, y puede ver por los caminos de la oscuridad a los espritus que se separan del cuerpo del hombre. Carlos Montemayor en la present acin de los cuentos antes mencionados habla de lo heterogneo de la coleccin de cuentos y adems de la transculturacin narrativa que en ella existe: del conocimiento ancestral de los mayas; otros revelan el sustrato de resistencia y de conocimiento profundo ante la invasin espaola; creencias religiosas se unen a la natura leza deslumbrante de los mayas, pero todos, quizs, revelan el gran humor de su pueblo (II). Otra obra que posee las caractersticas que Montemayor menciona en la presentacin de ntos fueron recopilados o escritos por Roberta Ek Chabl, Miguel Chac Nah e Irene Dzul. Entre ellos resalto s su personaje principal, Mas Grillo, hace todo lo posible (usa su gran ingenio) para no morir en manos del rey. Mas Grillo era muy pobre y por ello decide poner en su casa un letrero que deca que l era el hombre ms sabio del pueblo, as que el rey ma nda a traerlo para que adivine donde est el anillo que su hija perdi. Lo regalado un anillo muy valioso a su hija; ella lo haba perdido al irse a baar a l cultura maya, pero tambin se les conoca como cenotes sagrados, pues all eran ofrecidas las doncellas a los dioses. Adems este cuento tiene palabras m uy pcaras que no seran tan

PAGE 123

123 mucho ms all del que se pueda tener en los cuentos o narraciones pre hispnicas y en las obras contemporneas de los pueblos origina rios. Su carga humorstica es evidente: En uno de mis ms hermosos platos dorados pongan una porcin de mierda. As, cuando yo le pregunte a Mas Grillo qu potaje hay en mi plato, ver si lo Ahora podras decirme que comida me sirvieron? ¡ Ay no! Seor rey contest Mas Grillo Perdone que ahora le diga que yo no soy sabio, sino slo un adivinador de mierda. As que tanto en los cuentos de Gngora Pacheco como en los que se ha titulado cuentos con temas europeos, la transculturacin narrativa es indudable. Si analizamos este fenmeno desde la perspectiva de Ral Bueno, veramos que ms que una hibridez en esa literatura existe un fenmeno de sobrevivencia, la trasculturacin: A diferencia de la hibridacin, la t ransculturacin s implica una negociacin de alcances estructurales, en que parte de un sistema cultural se deja de lado o se repliega, y hasta se inutiliza y excluye, para incorporar de modo permanente elementos efervescentes o estratgicos del paquet e c ultural dominante. An as, sta en general dolorosa operacin de amputacin e injerto, tiene, como lo hiciera ver Rama en su momento, una intencin seria: por los intersticios del acatamiento formal se filtra una informal, aunque frrea, pulsin de defens a y preservacin cultural. Se la ve clara en el llamado sincretismo pictrico de la escuela cuzquea, en que, como hiciera ver Teresa Gisbert, el pintor indgena esconde en vrgenes de gran ropaje triangular las formas de sus reverenciadas montaas tutelar es (7) Sin embargo, ese acontecimiento de transculturacin de la escuela de Cuzco es diferente al proceso de transculturacin narrativa de los Pueblos Originarios de nuestro Mxico contemporneo, pues ahora ellos no tienen nada que esconder, no necesitan adorar a la virgen de Guadalupe para poder adorar a la Tonantzin. Ahora, esa transculturacin se da como una mezcla entre esas dos figuras que al final de cuentas les significa slo una cosa: poder obtener los

PAGE 124

124 favores msticos de una diosa. Es decir, la tr ansculturacin de ambas culturas les ha permitido un dilogo intercultural. En sus narraciones o poesas ellos no esconden en lo que creen, pero s desean, en las traducciones que realizan, lograr que el lector occidental se pueda identificar con signos qu e le sean ms cercanos a su cultura. Es decir, a diferencia de lo que Bueno plantea como una prdida cultural, los escritores de los Pueblos Originarios, estn buscando que la cultura hegemnica logre mirarlos. Mientras las polticas gubernamentales y edu cacionales hacen nfasis en educar en la interculturalidad escritores, estn buscando educar al mestizo dentro de esa interculturalidad, para que as puedan dialogar y aceptar o co nocer lo que dentro de sus races est y siguen desconociendo. 3. 5 Heterogen eidades en la narrativa de los Pueblos O riginarios El carcter de heterogeneidad que ya Polar haba aportado en una sociedad como la peruana que en cierta forma guarda similitudes con la mexicana (respetando las respectivas diferencias), nos sirve para colocar el carcter de las literaturas que aqu pretendo estudiar. Mi trabajo busca concentrarse en la literatura que se produce en los Pueblos Originarios y adems retomar el papel del escritor o del ritualista (en casos de oralidad) que desde la poca prehispnica era ya un ser apreciado de diferente forma por sus sociedades. No como un ser de lite sino como el narrador de las historias del pueblo, y en el caso del ritualista, co mo el ser ms sabio del pueblo, ese ser puro que es capaz de establecer una relacin entre lo humano naturaleza. remitir a las palabras de Juan Gregorio Regino so bre la tradicin mazateca: El lenguaje culto se adquiere por un don con el que se nace o por aprendizaje. Chjinie y ndoba isien son dos trminos fundamentales. El primero es el maestro, el gua, es el que posee la palabra que abre el cielo y conduce al nd oba isien que es el

PAGE 125

125 lugar donde est la sabidura. En ese lugar est el libro sagrado, ah se encuentran los verdaderos chjinie los maestros de la tradicin. Sabidura y perfeccin son dos trminos esenciales en esta trama. El lenguaje culto est vincula do con ambos conceptos (2). ste sera, en la oralidad, quien lleva una carga cultural enorme sobre sus hombros y por supuesto sobre sus palabras. Los escritores de los Pueblos Originarios no pretenden poseer dicha sabidura pues saben que ellos son cread ores de un texto cuya funcin es representar toda esa filosofa ancestral mezclada con algunos salpicones de la cultura occidental y por supuesto, la carga que ellos tienen es la de conservar un oficio que ya desde los tiempos prehispnicos se le haba oto rgado: representar y guardar mediante textos pictogrficos los acontecimientos o potica mazateca y la narrativa que se produce en este mbito, est basada en el or igen de la vida, en la argumentacin cosmognica, en la relacin del hombre con la naturaleza y con los Dioses, en la tica ancestral, y en el camino de la perfeccin del cuerpo y el espritu (2). A travs de esta expresin se aprende el ideal del ser huma no que el mundo mazateco se plantea. Es decir, para Regino el escritor de los Pueblos Originarios est buscando dar a conocer la forma en cmo cada una de sus culturas quiere una reconciliacin entre la naturaleza y el hombre, pero yo agregara que actualm ente est buscando una reconciliacin entre naturaleza mestizo. Es decir el escritor es slo el medio por el cual se da a conocer la tradicin oral a un pblico que dej de conocerla o que ya no cree en ella (jvenes de los pueblos originarios). Por otro lado, sealo que el mismo Juan Gregorio Regino ha hecho un llamado en su Pueblos Originarios: Con frecuencia se aborda lo indgena como una unidad homo gnea, situacin que desde cualquier perspectiva es incorrecta, si consideramos que cada pueblo es un complejo nacional y que en su interior existen diferencias lgicas. La situacin de subordinacin que comparten los pueblos indgenas en el conjunto de la sociedad

PAGE 126

126 mexicana, ha propiciado que se le asignen caractersticas culturales comunes y que el concepto indgena se aplique indiscriminadamente a todos, como si fueran una sola cultura. En el mbito de las letras suele hablarse de literatura indgena bajo esta perspectiva; sin embargo, conviene y es necesario hablar de las ms de sesenta literaturas que existen en Mxico como unidades independientes, con sus propias visiones y perspectivas (1). Es decir, Gregorio Regino al igual que Cornejo Polar apelan po rque las literaturas no como si fueran una masa homognea que puede ser descrita bajo un trmino unilateral. 3.5 .1 Heterogeneidad semitica discursiva invertida Pero no slo me interesa retomar los concepto de transculturacin y heterogeneidad, sino otro que Ral Bueno se ha encargado ya de definir y discutir: la semitica de la heterogeneidad discursiva ( Sobre heterogeneidad literaria 34). Para Bueno la transc ulturacin y la de registros discursivos (los de oralidad y escritura). Ellos, mediante el acto semitico que supone la produccin de signos cuyos contenidos y valores son los de otros sistemas y cultura (34).Para Bueno los discursos de heterogeneidad de Cornejo Polar tienen como caracterstica principal que un sujeto bicultural o multicultural tenga la capacidad de entender, usar y reproducir los signos de otr a cultura, a la vez que los signos 24 propios. Como un caso claro de ese ser bicultural se nombra a Arguedas. Pero en el caso de los escritores que me propongo analizar, la cuestin no es exactamente la misma, aunque muy similar. Tanto Natalio Hernndez, Br iceida Cuevas, Romn Gemes, Natalia Toledo, Juan Gregorio Regino, entre muchos otros, son sujetos multiculturales que han querido usar los signos de su propia cultura entendiendo la cultura otra y 24 Un signo, o representamen, es algo que adquiere un significado para alguien por al gn motivo en cierto respecto o capacidad. Se dirige a alguien, es decir, crea en la mente de esa persona un signo equivalente o quizs un signo r signo. El signo representa algo, su objeto. Sirve para ese objeto, no en todos los aspectos, pero en referencia a una clase de idea, que a veces he llamado hacia el t e i rce)

PAGE 127

127 hacindole llegar un mensaje desde dos perspectivas difer entes a un pblico que aparentemente lee una misma obra. Es decir estamos ante un proceso de heterogeneidad semitica discursiva invertida. No es ahora que el escritor mestizo se apodera de un discurso que no le pertenece, pero que trata de hacerlo propio disfrazndolo con un castellano que guarda una sintaxis de otro idioma (por ejemplo quechua). Ahora es el escritor indgena o de los Pueblos Originarios quien escribe desde su propia cultura y lengua para los de su propia comunidad y para todo aquel que qu iera leerlos, pero sabiendo que en su mayora el lector extranjero los leer en castellano, realiza la traduccin al espaol y matiza sus signos con un cierto toque de castellano. Es por ello o de lo actualmente mal llamado indigenismo. Pues como ya he discutido, las caractersticas que los textos y los creadores de las obras literarias originarias presentan actualmente no tienen las mismas caractersticas que las obras creadas durante el ind igenismo, indianismo o neo indigenismo, sino otras que les da su carcter de heterogeneidad y la representacin de los diferentes signos culturales que se dan en los textos originarios contemporneos. 3.5 .2 Heterogeneidad semitica como punto medular del anli sis para una literatura de los Pueblos O riginarios de Mxico. La semitica puede entenderse como un conjunto de conceptos y operaciones destinado a explicar cmo y por qu un determinado fenmeno adquiere, en una determinada sociedad y en un determina do momento histrico, una determinada significacin, cmo sta es comunicada y cules son sus posibilidades de transformacin (Magarios de Morentin 2008). A Bueno, en su estudio, le interes la semitica de la heterogeneidad discursiva a partir de lo qu e l llam

PAGE 128

128 decir, sus signos se modifican de forma muy parcial Pero, segn l, tambin existen otros en los que la transferencia se plantea como relatos ms totalizantes: El gnesis, El dorado etc. Dicho de otra forma, en ellos se cambia totalmente el sentido del signo original y se transporta a la otra cultura ; o el otro que l denomina en grados ms elaborados, como los discursos que en el proceso de referencia a la heterogeneidad de mundo devienen heterogneos a ellos mismos. En mi caso me interesa estudiar dos fenmenos de la semitica de la heterogeneidad de la obra representa al autor en una cultura diferente; por otro lado, la forma en cmo la obra, por ser marginal y diferente, lucha en el mundo occidentalizado mexicano por seguir viva, por pertenecer no slo simblicamente sino activamente al canon mexicano. Un anlisis de los textos de los pueblos originarios desde un acercamiento semitico es necesario para una mejor comprensin de los textos. En este trabajo retomaremos a l gunos principios marcados por P e i rce: a) De la lgica del estudio del signo, b) la divisin de signos y c) su syllabus. Para hablar de ellos ir mostrando su aplicacin en las literaturas que estoy estudiando. De la lgica de los signos podemos destacar s u importancia en nuestro estudio de l os disfrasismos, ya que segn P e i rce un signo es un estmulo para dos polos, uno que quiere To its existence as such three things are requisite. On the first p lace, it must have characters which shall enable us to distinguish it from other objects 1). In the second place, it must be affected in some way by the object which it signified or at least something about it must vary as a consequence of a real causati on with some variation of its object. Ejemplo de difrasismo (en espaol y Nahuatl):

PAGE 129

129 E l abismo, el barranco el peligro (Al unirse esos dos sustantivos se forma la metfora) in t m xtli / in ehecatl enfermedad polvo viento En un poema: Huehuetlatolli del captulo quinto de Tezcatlipoca ca ocenmayan icnopiltic in atl in tepetl. Anca quen tlamamaniz mach oc hualmotlamachitia anca za quen polihuiz auh an ca za quen popololoz in cuitlapilli in atlapalli .ca ocenmayan icnopiltic [in atl in tepetl ] 1 Anca quen tlamamaniz mach oc hualmotlamachitia anca za quen polihuiz auh an ca za quen popololoz [in cuitlapilli in atlapalli] 2 Traduccin al espaol: Ha quedado hurfana [ la ciudad] 1 Cmo ha de disponer ms l cmo ha de venir a e nterarse si de algn modo perecern, si de algn modo perdern [sus vasallos] 2 ? (Diaz Cntora 31) 25 Segn Umberto Eco, esa relacin tradica de P e i rce incluye en su proceso un acto de convencin y sociabilidad e P e i rce da a diferencia de la de Saussure es que no se necesita de un mensaje humano para poder llegar a completar la relacin tr e i rce la triada semitica puede aplicarse igualmente a fenmenos que carecen de emisor. Tales s on, por ejemplo, los fenmenos naturales que un originarios estos sntomas son de una clara evidencia, pues para esas culturas la naturaleza est siempre hablndoles (rem tase el lector al mensaje de la mayor Ana Mara). Romn Gemes, por ejemplo, dice que en la msica de los pueblos originarios, el violn emite varios sonidos que imitan a la naturaleza o que dan una entonacin triste o alegre, el 25 Aqu el traductor sigue la estrategia de traduc ir el significado y por lo tanto estn ausentes los lexemas caractersticos de los difrasismos. Esto podra inducir a pensar que el trmino en nhuatl puede ser un difrasismo pero tambin podra ser un trmino alterno. Por lo tanto la especificidad estruct ural del difrasismo se pierde (Mercedes Montes de Oca 5).

PAGE 130

130 seala: si el violn toc a una meloda triste es porque seguro habla de la sequa que hubo en el pueblo. Gemes que es trovador y por ello l puede interpretar los redobles o floreteos del violn, que adems como msico puede emitir fcilmente. Algunos msicos tradicionales pued en interpretar esos mensajes como el lenguaje de los dioses, el violn dice que la milpa no creci porque los dioses estn enojados. Y que aunque muchos (occidentales) piensen que es un mismo mensaje (entrevista 2010).Es decir, el modelo de P e i rce es mucho ms fcil de aplicar a la cosmogona de los Pueblos Originarios, que cualquier otro tipo de acercamiento semitico (por ejemplo, Saussure). Ese mensaje que un homb re del pueblo originario es capaz de interpretar en la naturaleza, lo lleva de igual forma a poder entender la poesa y la narrativa oral de los sabios del pueblo. Por supuesto, los escritores de los Pueblos Originarios han sabido desde pequeos cmo manej ar esos signos y por ello en sus obras juegan con ellos. Mediante su lenguaje autntico, nos demuestran la riqueza semitica de cada una de sus obras. Por ejemplo, en el libro public ado por Santiago Domnguez Ake Creencias, p r ofecas y consejas mayas, se nos da toda una serie de interpretaciones de smbolos de la naturaleza que adems Eco hubiera podido relacionar no slo con el smbolo sino con la cinsica: 1)Si una gallina emite un raro chillido, alarga el cuello y queda esttica, es porque est viendo e l alma de una persona muerta, 2) Ver al gato acicalndose con la lengua dentro de una casa es seal de que alguien llegar de visita a ese hogar, 3) cuando se ve desfilar a los hormigones conocidos como saakal y xuulab es seal de que pronto llover. En e se sentido podr amos decir que los signos que se han representado en ciertas culturas tienen un significado especial slo en ellas; es decir, los signos aunque a veces tienen un equivalente en otra lengua no siempre estarn representados de la misma forma pues la cultura

PAGE 131

131 ejercer una gran influencia. En ello las ideas de P e i rce sobre Division of sig ns pueden ayudarnos a comprender mejor las diferencias culturales entre una obra occidental y una obra de los pueblos originarios. Tambin se puede relacionar con la idea de Syllabus de P e i rce : si hubiera algo que aportase informacin y no tuviese relacin alguna ni referencia con algo acerca de lo cual, la persona a la que se aporta esa informacin de modo que pueda comprenderla no tuviera el menor conocimien to directo o indirecto (y se tratara de una muy extraa clase de informacin), al vehculo de dicha informacin no se lo denominar, en esta obra, Signo (CP. 2.231). En este sentido podemos recordar la imagen de la fiebre que se utilizaba en los cdigos prehispnicos, en los que no exista una palabra como fiebre, pero s su representacin que una varios elementos para tomar el lugar de la palabra: Figure 3 1. Difrasismo: Persona con fiebre [Reprinted with permission from Fond o de Cultura Econmica, 1996 Divided attention, perception and auditory recall. PhD dissertation (Page 131, Figure 3 1 ). University of Florida, Gainesville, Florida.] Partiendo de estos conceptos fundamentales sobre el signo y lo que representan emprend er el estudio semitico de heterogeneidad. El inters primordial es crear una conciencia en el lector occidental sobre cmo lo que para l es un hecho fantstico y nada aceptable dentro de su sistema cultural, para el escritor, y primordialmente, para lo s Pueblos

PAGE 132

132 Originarios de su literatura, lo que all se representa forma parte de una realidad cultural que no es exactamente la que se tena en la poca prehispnica, sino una mezcla entre su raz prehispnica y su contacto con la cultura espaola y en ms recientes fechas, con las culturas urbanas. En algunas ocasiones esos contactos se dan de forma agresiva, y en otros son slo un contacto natural que se puede dar dentro de cualquier sociedad. Un ejemplo de transculturacin agresiva es el acontecimient o que Romn Gemes cuenta que sucedi en un pueblo de Veracruz en 1957, cuando los catequistas llegaron, bautizaron a todo el pueblo y destruyeron el templo ceremonial (acabando con muchas piezas arqueolgicas y por supuesto con la cultura del pueblo). 3.5 .3 Heterogeneidad semitica para una interpretacin de los Pueblos O riginarios Como menciona Pe i rce la sociedad le ha dado a un objeto un cierto significado, convirtindolo en un represen tamen. La importancia de tener presente qu es un signo para determinada cultura en este trabajo es fundamental. Pues tambin, ya ha sido mencionado por otros tericos como Derrida que la cultura occidental ha impuesto ciertos smbolos como el centro. Es ta idea problematiza la convivencia entre sociedades pluriculturales, ya que como afirma Derrida, Tambin es cierto que se reitera que el ser humano est buscando siempre construir su centro para poder asociarse a occidentalizado, ha marginado sus creencias, su cultura y su lengua, pero muy curiosamente, ese mundo occidentalizado al que Derrida llam logocentrista (Klages) por dar mayor importancia a la oralidad que a la escritura dej de serlo en nuestra Amrica latina, y muy en particular en Mxico. Micaela Morales, realiza todo un estudio de cmo la oralidad despus de ser logocntrica cambia a formar parte d e la periferia. Para ella, la iglesia durante la Edad Media es quien se

PAGE 133

133 siglo 12, el obispo (ms experto que el rey en el manejo de la retrica) detenta d e hecho el El mundo se volvi a partir de la conquista poco logocntrico en donde la escritura est por encima de la oralidad. De tal forma que la literatura oral o aquella que tiene como punto de partida la la famosa diffrance de Derrida, en donde se dice que esta palabra demuestra que hay cosas que en la oralidad pueden pasar desapercibidas y no as en la escritura ( diff rence vs diffrance ): la diferencia no puede ser escuchada sino vista. Est idea puede ser la salvacin de las diferencias literarias entre un escritor mestizo mexicano y un escritor de los pueblos originarios de Mxico. Menciono esto, porque al recurrir ambos a la escritura estarn marcando sus diferencias de como Paz podran encontrar la identidad que el mexicano piensa que perdi durante la conquista. Podr suceder que en las literaturas que ahora pasan de ser orales a escritas se logre ver la diferencia, ya que en su produccin oral sta no ha sido escuchada por todos? En muchos aspectos la visin de la gramatologa de Derrida puede formar parte de esta di scusin dialgica importante saber qu fue primero si la escritura a la palabra, pues en nuestros das ambas cohabitan y se manifiestan en muchas de las ar tes, como en la msica y en la literatura. Pero as mismo, de la teora de la gramatologa de Derrida, resalto su pensamiento sobre la escritura lineal, la escritura final del libro y la nueva forma de leer un texto: form of a book that new writings literary or theoretical allow themselves to be, for better or for worse, encased. according to a different organization of space. If t oday the problem of reading

PAGE 134

1 34 occupies the forefront of science, it is because of this suspense between two ages of writing. Because we are beginning to write, to write differen tly, we must reread differently (50) Esto lo traigo a cuenta, ya que dentro de l as ponencias ledas en 1963 por Derrida y Leroi Gourhan, ellos hacen una conexin entre la correspondencia de la creacin de las primeras ciudades, la metalurgia, la esclavitud y el capitalismo agrario y la escritura, todas ellas marcando drsticamente la s jerarquizaciones. Y posteriormente, tambin se hace una relacin entre la escritura lineal como un guardin de la memoria colectiva, esto en el caso de la cultura occidental. S analizamos la historia de las comunidades de los pueblos originarios, sin em bargo, ese guardin de la memoria colectiva fue la oralidad y los sabios o ancianos de las poblaciones que se encargaban de retransmitir esa memoria a los ms jvenes, de tal forma que surgiera un nuevo guardin de entre ellos. Para Derrida y otros autore s (recordemos tambin a Walter Ong) la tecnologa ha venido a suplir esas formas de escritura y se han mezclado tambin las obras escritas con sistemas electrnicos que recuperan toda esa informacin de una comunidad. Len Portilla hace un anlisis de un poema de los Cantares Mexicanos 26 que contrasta con la idea de Derrida, ya que dice que en la poca prehispnica, lo que est escrito debe ser ledo pues as puede ser escuchado: Yo canto las pinturas del libro lo voy desplegando yo papagayo flor ido en el interior de la casa de las pintura (Cantares Mexicanos) La diferencia entre la idea que tenan los nativos del Mxico prehispnico era dismil a la que se fue dando con la conquista, las cosa s se conservaban de forma escrita (grficos) y se contaba la historia de forma oral, es decir la preservacin de la memoria colectiva estaba resguardada por 26 ihtolloca (su historia) cecni amoxpan mocaquiz Los libros dicen cosas; deben seguir sus contenidos, recitar lo que est en ellos, y as ello ser odo (Portilla 42).

PAGE 135

135 habilidades. Como se mencion tambin existan los textos mixtos que son realmente otra clara muestra de heterogeneidad dialgica. Adems, la escritura no siempre sigue los patrones gramaticales y estructurales de las lenguas occidentales; slo basta ver la escritura china para darse cuenta de la diferencia que existe entre una escritura y otra. En el caso de las escrituras prehispnicas, la relacin escritural es mucho ms cercana a la china. Y en el caso de los escritores actuales de los pueblos origina rios el sistema se ha mezclado; el smbolo grafico (como el ideograma chino) ha sido suplido por un concepto metafrico dentro de su estructura escritural occidentalizada. Un claro ejemplo de este hecho es el difrasismo que se puede encontrar en las obra s de escritores como Natalio Hernndez, Juan Hernndez, Juan Gregorio Regino. Como se ha mencionado en culturas como la japonesa o la china, esto tambin es factible. Veamos algunas muestras Figure 3 2. A Stream Full of Fish Abundance / Corriente de un rio lleno de peces. A) En ste dibujo se representan un rio o una corriente de agua llena de peces. En chino ambas representaciones al ser escuchadas contienen los mismos sonidos (es un juego de palabras).

PAGE 136

136 [Reprinted with permission from Sandi Gardner/Mou ntain Earth Studio, 2011 Divided attention, perception and auditory recall. PhD d issertation (Page 136, Figure 3 3 ). University of Florida, Gainesville, Florida.] Figure 3 3. Derramamiento de sangre A) En la cultura mesoamericana, la sangre se relacio naba a otras sustancias como al maz, el jade o las flores o la sabia de un rbol. En el dibujo se puede ver la relacin entre el hombre y la naturaleza. La sangre del hombre sale de su pene de acuerdo con Miller. Representacin que puede connotar varios s ignificados. (Tomado del Diccionario de smbolos de Miller) En el caso de palabras que perduran en algunas lenguas podemos apreciar el siguiente ejemplo, como parte de su carcter de sincdoque. Figure 3 4. Difrasismo: Las delicias sensuales En el caso de la escritura prehispnica, este tipo de figuras era fcilmente encontrada, por ejemplo en el cdice Vaticano: in ehcatl /el viento in chichinaztli /el ardor las delicias sensuales

PAGE 137

137 Figure 3 5. Estera sitial A) Esta representacin glfica contiene el siguiente difrasismo: petlatl, icpalli (estera, sitial) que juntas forman la sinecdoque de autoridad o poder. [Reprinted with permission from Fondo de Cultura Econmica, 1996 Divided attention, perception and auditory recall. PhD dissertation (Page 137, Figure 3 5). University of Florida, Gainesville, Florida.] Este t ipo de figuras, se encuentra en todos los cdices, tales como en el Borbnico, cdice Borgia, Cospi, etc. Pero es ms complicado encontrarlo en la literatura actual de los pueblos originarios y, sin embargo, existe an. Los escritores de los pueblos origin arios han querido conservar en su poesa la esencia de su lengua, aunque cabe mencionar que no todos lo hacen de la misma forma. Algunos otros, en su narrativa han logrado plasmar ese difrasismo que pareca perdido. Podemos encontrar un ejemplo en la po esa de Hernndez: In xochikali Iuan mestli xochipetlatl Ika ikiauitl tostli, Sensontototl tostli La casa de las flores Y los ptalos de luna Con su voz de lluvia Son la voz del cenzontle (Natalio Hernndez) Como se haba comentado anteriormente, la casa de la flores ( in xochikali ) puede tener un significado de alegra, y que en Iuan mestli xochipetlatl vemos que xochi y petlatl se han unido aqu formando una sola palabra ( xochi : flor y petlatl : petate, estera) y antes de esta palabra encontramos mestli que significa luna. En este poema la voz potica est dirigida a la mujer, as que desde el principio en su lengua original (Nhuatl) se expresa ya a la mujer como flor.

PAGE 138

138 Tambin puede verse la relacin flor y luna que ambos connotan a una mujer. El final del poema tiene precisamente esta unin: Siuamestli que ha sido traducido como mujer de luna. Es decir cada palabra en nhuatl que el escritor ha usado tiene a su represntamen: mujer, y la voz potica, que en este caso se puede ver que es masculina, est r epresentada por el canto, la msica o el pjaro : tlatsotsontototl mits kuikilia (te canta el pjaro msica). Este tipo de palabras y figura o difrasismos, los podemos encontrar en varios escritores de los pueblos originarios. Es por ello que mi propuesta es analizar sus obras desde un acercamiento semitico que no slo nos permita estudiar los poemas, sino tambin su narrativa. Pero ms an, esos anlisis de signos, smbolos y representamens o referentes, nos llevarn a descubrir la forma en cmo los escr itores de los pueblos originarios se representan y representan a su cultura en la literatura actual de los pueblos originarios. Con lo observado anteriormente en los poemas de Natalio Hernndez, podemos afirmar que lo que Bueno comenta sobre la heterogenei dad de Cornejo Polar puede ser aplicable como teora de acercamiento para el estudio que pretendo realizar: cultural implica la produccin de signos referentes al otro. De hech o, no hay culturas en contacto que se ignoren radicalmente. Ellas, aunque slo sea por razones de seguridad, tratan de comprenderse, es decir de emitir signos sobre lo alterno. Es por ello que la formulacin crtica de Cornejo Polar puede saltar hacia un e (30). En el caso de lo expuesto con anterioridad sobre los poemas de Hernndez, vemos que los signos de referencia son a la cultura base: la nhuatl y su contacto con la otra cultura es la traduccin al c astellano, en ese caso podemos apreciar que ambas culturas estn buscando no ignorarse, porque mientras el escritor de los pueblos originarios se enuncia desde su lengua nativa, pues quiere defenderla y que sobreviva, tambin realiza la traduccin de sus p oemas para que el

PAGE 139

139 habr un pblico interesado, ese que no los ignora. Bueno traduce ese alcance terico general de eidad cultural todo signo referente a la otra cultura (32). Es por ello, que las dinmicas de contacto en esta heterogeneidad mexicana han sido establecidas por el escritor indgena de diversas maneras: de resistencia (no dejar que su lengua muera) de transculturacin (permitir ciertas palabras o ideas de otra cultura dentro de su obra) y la reciprocidad (al hacer la traduccin de su obra, pues busca ser entendido p or el otro).Como el mismo Bueno seala en la transculturacin existen dos culturas en contacto que tienen la En ese sentido, estudiar las literaturas de los pueblo s originarios nos lleva a comprendernos como mexicanos y al mismo tiempo a comprenderlos a ellos desde su otra cultura, que al mismo tiempo forma parte de la nuestra. 3.6 Teora de la auto representacin o una nueva forma de la creacin del Yo/colectiv o?:Auto etnografa. 3.6 .1 Self Fashioning o auto etnografas? Por qu este trabajo ha decidido hablar de la auto etnografa como una nueva forma de gnero literario en las obras de los Pueblos Originarios? Por qu no llamarla autobiografa o literatura de la autoformacin o de la auto modelacin ( self fashioning ). Estos trminos han sido ya ampliamente discutidos y estudiados dentro de los gneros literarios. Mucho se ha hablado de la novela autobiogrfica en obras latinoamericanas y mucho del sel fashi oning en obras escritas en ingls. Tambin se ha discutido de cmo lo histrico y lo etnogrfico tiene su carcter ficcional. Pero muy poco se ha discutido de la auto etnografa y mucho menos de la auto etnografa en las obras literarias de los escritores de los Pueblos Originarios. Es por ello que en

PAGE 140

140 este apartado, he decidido comenzar una discusin de por qu recurrir al trmino auto etnogrfico dentro de los diferentes gneros literarios de los escritores que sern analizados. He decidido comenzar con e l trmino de Self fashioning -en ingls pues ste nos ayudar a entender mejor lo que en esta disertacin llamaremos auto etnografas o ms bien lo que sera la representacin auto etnogrfica de los escritores de los pueblos originarios. El mtodo de co ntraste entre la auto etnografa y el trmino anglosajn self fashioning nos ir re etnografa como gnero o subgnero literario en las obras de los Pueblos Originarios El trmino self fashioning fue aportado por Greenblat quien realiz un estudio de estas Renaissance Self fashioning: From More to Shakespeare l hace un estudio sobre las obras de escritores como More, Chaucer, Shakespeare, Marlow e, entre otros. La definicin de Greenblat nos ayuda a ver que el proceso de auto etnografa de los escritores de los pueblos originarios es un proceso inverso a lo que sucedi durante el renacimiento. Para Greenblat, el propsito de modelar a lo que se l lamar persona es acercarse a un modelo que pueda ser aceptado por una determinada sociedad, aunque l puntualiza que esto no slo se haca durante el siglo XVI, sino en siglos anteriores. La forma de modelar a la persona en las sociedades va cambiando, p or ejemplo en la poca que l analiza, las reglas que impone la sociedad eran ms rgidas que las de la poca del XV. Pero el propsito de ese auto modelo es siempre mostrar las virtudes de la persona. of a less tan Es decir, dentro de los modelos creados existieron los caballeros, las mujeres virtuosas en una representacin de la Virgen Mara o los buenos cristianos. La creacin de un modelo que pueda representar a ese ser estar, entonces, regulado por las superestructuras de la sociedad:

PAGE 141

141 [ ] There is a new social mobility, we must say that there is a new assertion of power by both family and state to determine all mov ement within t he society; if we say that there is a heightened awareness of the existence of alternative modes of social theological, and psychological organization, we must say that there is a new dedication to the imposition of control upon those models and ultimat ely to the destruction of alternatives (2). Para Greenblat, self fashioning tiene que ver entonces con la creacin de una persona que no se muestra tal como es, sino que trata de agradar a la sociedad en la que habita o a la que se dirige. En el caso de l a escritura, el autor buscar crear modelos que sean convenientes para la sociedad. Para l, durante el siglo XVI esas representaciones estaban llenas de hipocresa y ceremonia. Greenblat dice que en la literatura de esa poca, se creaba al personaje raya n do entre los lmites of li terary characters, the shaping of ones own identity, the experience of being molded by forces outside ones control, the attem pt to fashion other selves En espaol, otro trmino que ha sido aplicado es el de auto formacin. Para Ma. De los ngeles Rodrguez, las novelas de autoformacin se dieron desde los clsicos grecorromanos, la edad media y en tiempos modernos sigue estando presente. A diferencia de Greenblat, metafricamente, en el proceso de autoreflexin del personaje, la autoconciencia y madurez de la Por lo mencionado anteriormente, ni el trmino self fashioning, ni el de autoformacin, nos ayudarn para representar lo que est sucediendo como subgnero en la literatura de los Pueblos Originarios. Mi propsito es analizar las representaciones que hacen los escritores de los Pueblos O riginarios de su propia cultura y de ellos mismos. La variante que puedo observar entre el trmino de self fashioning y el de autorepresentaciones versus auto etnogra fas es realmente grande, pues mientras en la literatura del siglo XVI los p ersonajes se modelaban de acuerdo a los

PAGE 142

142 modelos que la sociedad les impona, en el caso de los escritores de los Pueblos Originarios se busca modelar a un personaje que no llena las expectativas de la sociedad occidental. Tampoco est buscando, como lo hac a la novela indigenista, ser aceptado mediante la empata del lector al describir su opresin y pobreza. Tanto cr ticos literarios como antroplogos han discutido sobre lo que es la autoetnograf a y sobre lo ficcional en ellas, ejemplos claros son: Charli Valdez (2008), Joel Feliu y Samuel Lajeunesse (200 7), Susana Castillo (2008), Jos Luis Anta F lez (2004) y por supuesto no podemos dejar de mencionara a Lesa Lockford. Ellos han propuesto definiciones sobre lo que es una autoetnografia, a continuacion m uestro tres de ellas que me parecen ilustrativas para esta disertacin: 1. Pensar y sentir el hecho de estar abierto hacia la recursividad interpretativa es fundamental para aprehender el trabajo autoetnogrfico (Lockford 4). Para Lockford su trabajo es un striptease erudito con beneficios acadmicos (2004 55) 2. Etnografas nativas o de miembros del grupo : el etngrafo forma parte completamente de la sociedad o el grupo estudiados y lo aprovecha para contrarrestar la visin que se ofrece por parte de los que n o son miembros. Es una Lajeunesse 268). Una autoetnografa busca la conexin de lo personal con lo social, y ello siempre en un terreno disciplinar pre establecido que comparte un vocabulario, unos autores, unas for mas de citar, unas discusiones [ ...] Para ello, una autoetnografa ser siempre evaluada, por un tribunal, por un editor [ ... ] (269) 3. [ ] se refieren a ejemplosdonde sujetos colonizados emprenden la tarea de representarse a s mismos de una manera que concuerda con los trminos del colonizador. Si los textos etnogrficos son medios, a travs de los cuales los europeos se represen tan a frecuentemente subyugados los textos autoetno grficos son aquellos que construyen a los otros en respuesta a, o en dilogo con, las representaciones de la metrpoli [ ] Los textos autoetnogrficos no son, por tanto, aquellas formas de autorepresentacin que se consideran autctonas [ ] Ms bien, la autoetnografa implica una colaboracin parcial con, y la apropiacin parcial de, los idiomas del conquistador [ ] Frecuentemente son bilinges y dialgicas [ ] dirigidas tanto a lectores de la metrpoli como al sector literario d el propio grupo social del hablante, y buscan ser recibidas de modo muy distinto por cada uno de ellos (Pratt 1992).

PAGE 143

143 Aunque la segunda definicion ha sido llamada por Feliu y Lajeunesse como etnografias nativas, este concepto es el que encuentro ms cercan o a la idea de autetnografia en la escritura de los Pueblos Originarios la idea de Pratt tambin me parece reveladora, sobre todo en la parte donde ella asegura que se dirige a un grupo social de hablantes de la lengua en la que se escriben, pero tambin estn dirigidas a la metrpoli, adems de buscar ser recibidas de modo distinto por cada grupo o lector al que llega el texto o mensaje. El escritor de los Pueblos O riginarios quiere mostrar parte de su cultura mediante personajes de ficcin pero que no bu scan cubrir los modelos occidentales, sino representar lo que tanto tiempo les fue negado por la cultura mestiza o blanca: la autntica forma de vida del indgena 27 huma (Vol I ). Adems, para Ricouer el discurso reflexivo de una persona lo lleva al acto de encontrarse con s mismo y en ese acto logra ser el narrador de su propia his toria, y cuenta su 28 (Vol I II). Es decir, para m, los escritores de los Pueblos Originarios pretenden mediante su literatura mostrar a la humanidad su propia identidad al mismo tiempo que se descubren as mismos como una cultura nica: una cultura transcultural. 3.6 .2 Autoetnografa en la escritura de los Pueblos Originarios La incomplet n es del ser en el mundo es parte de nuestra naturaleza histrica hacia el mejoramiento, y la raz de nuestras esperanzas y sueos de una sociedad ms democrtica y justa en la cual pod Freire Pedagog a del oprimido 27 Como ya se ha mencionado a lo largo de este trabajo, la vida del indgena no puede homogeneizarse. Pues cada Pueblo Originario posee su particular forma de vida y en algunos casos la transculturacin ha sido en menor o mayor grado. 28 Time and narrative

PAGE 144

144 Para aclarar ms el trmino de auto etnografa comenzar por explicar brevemente el propsito de la etnografa de ficcin en trminos de James Clifford: Ethnographic writings can be properly called fictions in the sense of "something made or fashioned."... But it is important to preserve the meaning not merely of making, but also of making up, of inventing things not actually real (6). Para Clifford, el etnlogo observa un a realidad cultural, pero no es su obligacin contar siempre toda la verdad. Vicent Crapanzano retrata al etnlogo como un Hermes que no miente, pero que nunca dir toda la verdad. Para Clifford las verdades de un e scrito por un etnlogo podremos encontrar personajes en muchas ocasiones ficcionalizados o verdades culturales que han sido vistas desde la perspectiva de ste, y si agregamos que el etnlogo est fuera de la cultura, esas verdades que l vea estarn siemp re distorsionadas por su visin cultural (primordialmente occidentalizada). Es decir, el etnlogo escritor representar una diferencia con los escritores de los Pueb los Originarios es que ellos no slo representan presente, pues l pertenece o perteneci a esa cultura, sino que tambin como escritor tiene un compromiso estils tico que cumplir. Por ello, cuando el escritor del pueblo originario representa a su cultura lo hace desde su propia estilstica, siendo sta una combinacin de lo que le fue heredado desde la poca prehispnica y los matices que las dems culturas le han ido aportando (sea esta la espaola, la colonial, la mestiza o la urbana).El escritor de los Pueblos Originarios al retratar su propia cultura, est no slo representando lo ajeno, sino lo propio. En el caso de los escritores de los pueblos originarios, ellos no buscan modelarse como persona desde la perspectiva europea, no como lo hacan tampoco los indigenistas. Ellos estn

PAGE 145

145 buscando modelar personajes que muestren que lo que hasta ahora haba sido visto como mtico, superchera o cosas del demonio, tal como lo declararon los religiosos de la poca de la colonia, pero para ellos no es tal cosa, sino una creencia cosmognica, una relacin entre humano naturaleza que tiene sus races en los profundos estudios que las culturas prehispnicas haban realizado P or qu han decidido los artistas contemporneos de los pueblos originarios re semantizarse mediante las obras estticas? No hablo en este caso slo de escritores sino de los artistas que han surgido en esos pueblos que parecen tan apartados de la mod ernidad, pero que en realidad la han sabido seguir desde su propia conveniencia, aceptndola y adaptndola a sus costumbres. Marisol Crdenas en su artculo : M antas mexicanas estticas rituales nmadas, una autoetnograf a 29 afirma que la esttica de las mantas juchitecas (lugar en sobre su re presentacin, re ( 1) Y preciso destejer es te texto artstico como continente de subjetividades comunitarias y relatos plsticos de su cosmovisin, a partir de tres ejes de dimensin simblica: la esttica, la ritualidad y las mltiples identidades (1). En ese sentido este trabajo coincidir con e sos tres ejes que Crdenas menciona y aunque nuestro estudio est dedicado a obras poticas y narrativas, tambin concuerda con la direccin que Crdenas persigue al hablar de auto representacin colectiva y, adems, una visin desde su interculturalidad : Las mantas son discursos colectivos de narracin visual que expresan una manera sui gneris de auto representacin, que tienen sus miembros de verse viendo, a travs de una seleccin de escenas figurativas del orden de sus sentidos mtico rituales, text os verbales y estrategias de representacin de la imagen que construyen 29 Recordemos que la etnografa no slo abarca la forma escrita, sino otras formas visuales y auditivas de representacin, tales como la fotografa y el documental. En el caso de Crdenas, la representacin visual se real iza en las mantas.

PAGE 146

146 sentidos interculturales y evidencian la creatividad y potencialidad actual del arte comunitario (2) Esa nueva forma de verse viendo, como la ha denominado Crdenas, nos lleva a pensa r en el gran cambio que se est dando, no slo en las artes plsticas o literarias, sino en esa definicin de identidad que los pueblos originarios han encontrado para re semantizarse. Esto nos lleva a pensar en cmo la visin euro centrista rob su identi dad a la gente originaria de Amrica, imponindole siempre una identidad falsa que el pueblo americano tuvo que aceptar. Como menciona Salvador Leetoy, Amrica ha sufrido siempre de una eterna esquizofrenia. Europa dibuj una imagen de lo que ellos denomi pero que ahora con esta nueva forma de aut Derivado de esa derrota histrica, las comunidades humanas fuera de los centros metropolitanos o ccidentales, fueron de terminados i.e. por un lado definidos y objetivados, y por el otro exterminados fsica o tnicamente a travs de dinmicas de i nterpretacin /re presentacin euro o del sujeto europeo, de donde ste mismo construa su identidad por medio de su diferenciacin con el Otro -( Leetoy 161) 3. 6 .3 De cmo comienza la prdida de autoidentificacin y de cmo se retoma En el anlisis que Leetoy hace de La brevsima (de las Casas ) y de La visin de los v encidos (de Len Portilla) de ja en claro que cuando Espaa descubri Amrica encontr su identidad al verse comparado con el otro; y as mismo, dej a Amrica fuera de una historia que no fuera puramente euro cntrica: As pues, la periferia era teora no praxis ; no se le estudi para ser entendida per se, sino para servir de punto de referencia de la diferenciacin del sujeto europeo. Ese centro alien el uso exclusivo de la historia, universalizando la construccin de regmenes de conocimiento (Foucault, 1973) de la realidad social, poltica y econmica del mundo. Es por eso que, como comenta Leopoldo Zea (1976), de la nica historia que estaba dispuesto a reconocer el europeo no posea otra dime nsin que la del futuro

PAGE 147

147 de ese hombre que la haba descubierto y conquistado, incorporndola as a su Ms adelante, Leetoy menciona que los colonizadores hicieron que los indgenas escribieran una nueva forma de representarse, esa que slo bueno acorde a los parmetros occidentales as pues, que las crnicas indigenistas que Sahagn permiti, fueron realmente una automodelacin en todo el sentido que Greenblatt define como self fashioning. En cambio, la nueva forma en cmo el indgena se representa en cualquier obra que realiza est fuera de esa presin de agradar al europeo. Aunque debo aclarar, que no todos los escritores de los pueblos originarios desean auto representarse desde su raz cultural, pues como Castellanos menciona, hay quienes prefieren mostrar cuentos basados en temas europeos para agradar al lector occidental. Tambin resalto otro punto sobresaliente en el trabajo de Leeto y, al mencionar que a partir de la conquista las obras literarias de los indgenas de esa poca, y yo agregara que tambin de los escritores de los Pueblos Originarios contemporneos, poseen un toque de nostalgia y tristeza, aunque tambin de rebelda y l ucha constante: Esa desolacin psicosocial quedara plasmada en no pocos icnocucatl, o cantos tristes, que fueron escritos por indgenas sobrevivientes a la conquista, donde queda latente un trauma histrico que construira imaginarios de representacin i ndgena donde la derrota definira la tristeza y desolacin con la que han sido determinados en la discursividad nacional mexicana (168). Pero, lo interesante en esta nueva literatura q ue surgi a partir de los ochenta es ver cmo los pueblos originarios siguen luchando por recuperar lo que durante tantos siglos les fue arrebatado; poder mediante sus propias palabras y cultura decir lo que realmente son, no son indios sino Tzotziles, may as, nahuas, zapotecos, mazatecos, otomes, tarahumaras, chontales, en fin todo ese vasto nmero de culturas que existen en un pas llamado Mxico. Ese es

PAGE 148

148 precisamente el punto que nos interesa analizar en las obras que han sido seleccionadas, ver cmo los escritores se auto representan para denominarse o identificarse en esa cultura que les haba sido silenciada. Hernndez puntualiza: Tuvieron que pasar muchos aos, transcurrieron varios siglos. Poco a poco con sabemos que somos ricos porque tenemos muchas lenguas mexicanas y la lengu a 287). Los escritores de las lenguas originarias, saben que deben continuar conservando su lengua, defendiendo su cultura, pero no dejan de reconocer que cohabitan con el e spaol y con el mundo 3.7 El problema de la trad uccin en la literatura de los Pueblos O riginarios 3.7 .1 Dos obras o una misma obra? Si hablamos entonces de las culturas en contacto, tendremos que mencionar los medios que utilizan para pode r establecer una relacin de cualquier tipo que se quiera realizar. Encontramos que cualquier comunicacin se establece mediante el lenguaje y primordialmente, mediante la lengua, en algunas ocasiones siendo la misma, pero en otras establecindose mediant e la traduccin o el aprendizaje del idioma del otro, para poder establecer as una relacin comprender realmente su cultura? Puede comprenderse la cultura del otro si n el aprendizaje de su idioma? Es decir estara un factor ligado al otro? Al hablar de lenguaje y cultura, por ende vienen a nuestra cabeza todas esas manifestaciones culturales que se establecen a partir del lenguaje y en particular, en mi caso, la lit eratura. Esas preguntas las planteo debido a la dificultad que representa la lectura de los textos elegidos para su anlisis en este trabajo, ya que todos ellos estn escritos en diferentes idiomas (nhuatl, maya, zapoteco, etc.) que la mayor parte

PAGE 149

149 de los que no pertenecemos a los Pueblos Originarios desconocemos. Y por ello el procesamiento del texto literario se vuelve complejo. Sin embargo, todos ellos se encuentran traducidos al espaol y algunos al ingls, pero entonces ser posible para el lector l ograr decodificar y entender los mensajes que los escritores quieren manifestar desde esas traducciones? [ ] Puedo querer decir lo que digo, pero indirectamente en un segundo paso, en palabr as que tomo y devuelvo a la comunidad de acuerdo con las reglas que ella establece. Mi voz puede significar pero slo con otras (3). Esto lo deca Holquist en referencia a las teoras aportadas por Bajtn, sobre el escritor o autor de una obra. Estas pal abras las podemos emplear para describir el proceso que lleva a los elabora en la lengua de su origen, en donde su mensaje llega con las reglas establecidas por su misma comunidad, llmese a stas de tipo fontico, sintctico o sintagmtico y tambin acordes propia obra para un lector o receptor que desconoce su len gua y su cultura. La mayor parte de escritores reconoce que tienen que modificar muchos aspectos de su obra al realizar la traduccin al espaol, ya que ste no posee la riqueza musical ni sintagmtica que sus lenguas poseen. Por otro lado, el escritor ta mbin, teniendo en mente a su receptor, aade modelos que le son mucho ms familiares al lector occidental. En esto, tambin se aplicara la sedimentados por muchos inter lenguajes(3), variados dialectos sociales, la suma de los cuales constituye el lenguaje de mi sistema cultural(2) (Holquist, 3). Es decir, el escritor busca que sus

PAGE 150

150 ideas lleguen a un determinado ser cultural mediante un lenguaje que ha sido afectado po r los diferentes usos que el hablante ha hecho dentro de su entorno cultural. I rma Padilla, escritora de los Pueblos O riginarios, plantea diferentes problemticas sobre la traduccin de las obras de los pueblos originarios. Entre las que Padilla comenta quiero resaltar algunas y relacionarlas con la cita anterior de Holquist (para ello las marcar con nmeros). Dice Padilla que (1) la literatura indgena puede concebirse slo de manera bilinge (para poder llegar a una diversidad de lectores y escuchas) 2) La literatura indgena de Mxico busca recuperar la cosmovisin y los patrones estticos propios de la cultura. Desea fortalecer su idioma y reincorporar arcasmos o neologismos e integrar a la reflexin comunitaria temas del mundo globalizado. Por to do lo antes mencionado, transferir todo eso en un idioma diferente al materno genera grandes problemas. 3) Trasladar ideas, emociones y cosmovisin de un idioma a otro es complicado. Hasta aqu podemos ver que los escritores de los pueblos originarios se enfrentan a las misma problemticas que cualquier otro escritor que quiera dar a conocer su obra a un pblico ms diversificado. Pero hay otras caractersticas de la traduccin de las obras de los escr itores de los Pueblos O riginarios que son muy particula esas lenguas. Por ello el escritor se ve en la necesidad de traducir sus propias obras, b) se dice que desde el momento de la creacin del texto literario, el mismo escritor indgena se auto tr aduce, y por ello la traduccin a otra lengua ser mucho ms cercana que la que pudiera hacer un traductor especializado. Pues la esttica y lo conceptual de esas obras difcilmente podra ser 7). Irma Padilla, adems seala u n aspecto que resulta totalmente relevante para mi trabajo cmo se logran traducir los difrasismos o las sincdoques a una lengua que no las posee? Ella

PAGE 151

151 pone como ejemplo palabras del zapoteco: doo yoo literalmente quiere decir cordn casa, ella comenta significara doo yoo e doo yoo como primera As que las afirmaciones de Irma Padilla nos llevaran a profundizar mucho ms all de lo que Holquist comenta en que su voz puede significar slo con otras palabras. Para los escritores de los pueblos or iginarios la tarea a la que se enfrentan es doble, pues como ya se mencion, desde un principio comienzan a auto traducirse, proceso que coincidira con las ideas de Holquist, hasta cierto punto. Es decir, el escritor originario necesita encontrar las pala bras con las que pueda lograr comunicarse con su misma cultura, pero en esa bsqueda, l mismo se reconoce, es decir se auto traduce. Pero cuando necesita utilizar otro idioma, traducir lo que ha puesto en palabras de su lengua de origen, ya no busca recon ocerse, sino que el lector pueda entender, como dice Padilla, su cosmovisin, sus ideas y sus sentimientos. Es por ello que el escritor necesita re crear su obra en la lengua de llegada. Los escritores de las lenguas originarias en su mayora, aunque hay q ue aclarar que no todos, buscan cdigos ampliamente conocidos dentro de su cultura, con los que el receptor de un pueblo originario es capaz de identificarse. Pero tambin hay que decir que al mismo tiempo cuando realizan la traduccin de sus propias obr as, utilizan otros cdigos, algunos ms occidentales pero slo usarn aquellos que no los separen de su cultura. Aquellos que puedan ser entendidos por un pblico poco conocedor de ciertos sistemas que han sido establecidos por las culturas de los pueblos originarios, que a un lector occidental podran resultarle poco significativo. Por ejemplo, el uso de guila en espaol por el de xakgalh (que podra haberse

PAGE 152

152 traducido como zopilote, pero para una persona occidental identificarse con un zopilote rey no se ra algo agradable, sin embargo s con un guila). El escritor de los pueblos originarios, en su mayora bilinge y bicultural, es capaz de poder establecer una obra que aparentemente es la misma pero que en su traduccin emplea un vocabulario y en alguna s ocasiones un estilo diferente. En ese sentido, podemos establecer una gran diferencia entre lo que sucedi con las traducciones que se hicieron durante la poca de la colonia, en donde frailes e indgenas participaban en esas traducciones, pero teniendo slo una mirada unidireccional y las traducciones que hoy en da realizan los escritores de los pueblos originarios sobre sus propias obras o las obras de algn otro escritor pero sin la mirada unidireccional. En ese caso las traducciones no surgen de la imposicin de la cultura urbana u occidentalizada, sino de una necesidad de que su literatura sea revalorada y reconocida en el mundo. Es decir, no es que el escritor est creando dos obras distintas, sino que est recreando su obra primaria, para poder se r entendido por una cultura que desconoce sus costumbres. 3.7 .2 De la traduccin colonial del texto indgena al texto del siglo XXI La traduccin de cualquier texto de una lengua de partida a la lengua de llegada, siempre ha implicado una problemtica que en algunas ocasiones resulta difcil resolver. Mucho se ha discutido si una traduccin est realmente apegada al texto de partida, algunos estudiosos como Allan Turner, proponen hacer una comparacin de varios textos para ver cul era la intencin del e scritor del texto de partida. Desafortunadamente, no siempre se puede realizar un estudio de este tipo para saber si una traduccin es realmente la ms cercana al texto creado. Adems, es muy difcil reconocer cul era la verdadera intencin del autor, pue s en ese caso, sera necesario trabajar conjuntamente con el escritor del texto.

PAGE 153

153 Este problema universal de la traduccin tuvo tambin sus propias caractersticas durante la poca colonial en la que los espaoles denominaron la Nueva Espaa. Primero, part iremos hablando de un fenmeno inverso al que tenemos actualmente de la traduccin de lenguas originarias, el fenmeno de la traduccin de las fbulas de Esopo al nhuatl. Eustaquio Celestino Sols, escr itor Nhuatl e investigador del Centro de Invetigac iones y Estudios Superiores en Antropologa Social ( CIESAS ) realiz una investigacin sobre la problemtica de la traduccin del manuscrito nmero 287 no slo al nhuatl, sino al espaol. Me resulta ampliamente interesante la relacin que Celestino Sol s hace a la tradicin de la literarias constituan una excepcin. A esos textos deificantes dieron el nombre en latn de exempla. Aquella forma de transmitir la s ideas y el pensamiento occidental lleg a la Amrica texto se dieron al espaol y del espaol pasaron al nhuatl. Pero el fenmeno ms interesante sobre estas t raducciones radica en los cambios culturales que se tuvieron que dar a esa exampla, ya que las moralejas de las fbulas de Esopo, tal como se haban escrito en su cultura originaria o en la lengua de partida, no funcionaban para la cultura de la lengua de llegada. Celestino Sols explica ampliamente como se dan esas diferencias y por qu se dio ese fenmeno. Yo slo resumir lo que me interesa comparar con algunos casos que ocurren en la literatura actual de los pueblos originarios de Mxico. 1. La manipulac in de los textos, no para dirigirse nicamente a las clases bajas (como era la intencin de las fbulas de Esopo) sino dirigidas a todas las clases sociales (todo hablante de Nhuatl). Exista en esas traducciones un inters en darle caractersticas propi as. 2. Junto a esta moraleja articulada existe otra tcita: la conclusin que el lector saca de lo relatado o que le es sugerido entre lneas (palabras claves en espaol)

PAGE 154

154 3. Se realiz la traduccin en grafas modernas del nhuatl (con gran cantidad de errores en la separacin de palabras). 4. El traductor (escribano) indgena tena que cuidarse de evitar traducciones de todo aquello que lo perjudicara. Adems, esas fbulas, como ya se mencion tenan como finalidad, sugerir un modelo de vida. 5. Se cambiaron ttulos de algunas fbulas y adems se les dio un nombre en nhuatl a ciertos animales que aparecan en las fbulas de Esopo, es decir, el referente no era exactamente el mismo que se haba denotado en la cultura occidental. Un ejemplo sera realmente ms cercano al concepto de pavo. 6. adoptaron nuevas formas de comportamiento, con otras al adaptarlas a su realidad reforzaron sus cdigos tradicionales, pero tambin crearon nuevas moralejas de acuerdo con sus necesidades. De todos estos fenmenos explicados arriba, me gustara resaltar dos puntos, uno es que los textos como Las fbulas de Esopo y los cuento s de Las mil y una noches siguen hasta la fecha siendo traducidos por los escritores de los pueblos originarios, pero a estas obras, al igual que sucedi en la poca de la colonia, se les han cambiado las moralejas o los nombres de los animales o personaj es que en ellos aparecan y se transformaron en nombres de lenguas de los pueblos originarios. Existe una coleccin titulada Cuentos con temas europeos Por ejemplo, en cuentos como ta moraleja articulada existe otra tcita: la conclusin que el lector saca de lo relatado o que le es sugerido entre lneas), las fbulas).Es decir, la produccin literaria de los pueblos originarios es tan heterognea como la de cualquier otro pas latinoamericano y tambin es tan milenaria como la misma literatura occidental o asitica. Las traducciones de la poca colonial tenan un sentido unidireccional, pues en ellas se

PAGE 155

155 desdeado, ese era y sigue siendo el caso de las lenguas de los pueblos originarios de Mxico. A pesar de ese proceso muy tpico en la traduccin entre lenguas, puede rescatarse que los traductores indgenas buscaron transculturarse mediante la traduccin de las obras. 3.8 .3 Traduccin y Transculturacin Gertr udis Payas menciona que a pesar de esas relaciones entre dominantes y dominados, en una traduccin que aparentemente es unidireccional, se pueden encontrar elementos de relaciones de inter a lengua compararse con la lengua aspirante, no era ms que una m era forma de seguir modelando cmo se tena que escribir y traducir. Sin embargo, como ella misma lo menciona, la lengua sus propias traducciones, se fueron transculturando. Pero veamos ms detenidamente el trmino de transculturacin aportado por Fernando Ortiz. Ortiz propuso cambiar el trmino aculturacin que nos vena de la lengua anglosajona por el de transculturacin, pues como se elucida, aculturar al s er traducido al espaol no demuestra el verdadero proceso sucedido en Amrica Latina: La voz aculturacin implica por la preposicin ad que la inicia, el concepto de un terminus ad quem. El inculto ha de recibir los beneficios de nuestra cultura; es l qu problemas de traduccin del trmino anglosajn acculturate nos sirven para ver que la traduccin literal o directa de un vocablo no pueden funcionar en una realidad cultural que tien e un pasado histrico y una cultura que se ha formado de diferentes mezclas; es decir, para traducir una palabra a otra lengua, no slo es necesario buscar su equivalente en un diccionario, sino

PAGE 156

156 investigar si ese trmino podr realmente llenar las expectat ivas culturales de la lengua de llegada, lo que Ortiz realiz en su investigacin sobre el proceso de transculturacin sucedido en Cuba entre las diferentes culturas africanas, los nativos y los europeos. En lo que toca a la doble funci n de la transcu lturacin en la traduccin, Mignolo y Schiwi capitalismo mercantil, la e sclavitud y la conversin al cristianismo: The Christian mission, projected from Rome and implemented by Spain and Portugal in the New World and elsewhere, found in translation/transculturation a n and was inseparable from translation and transculturation. Further, translation and transculturation in the service of conversion were marked by a value system and a structure of power the coloniality of power implemented by the bearers and metaphorical soldiers of modernity of the righ t religion and of the true word (Mignolo and Schiwi 13). Entonces, la idea de imposicin del occidente a lo que la traducci n en las lenguas minoritarias debe ser, surgi en el momento en que ste comenz a expandir su territorio. Pero en pocas ms recientes, la modernidad ha sido el pretexto para que se contine colonizando a las lenguas minorizadas o como Pays las ha denominado, lenguas sometidas. A este respecto, Mignolo y Schiwi, hacen referencia al movimiento za patista y cmo ste se encarg de revertir esta colonializacin y se ha tratado de dejar de ser una lengua sometida. Mignolo seal que la teora de traduccin de los Zapatistas trajo a escena las diferencia que la colonia dej en esa The Zapatistas brought the colonial difference to the foreground as a place of epistemic and political intervention (Mignolo, 2002). The dictum la of the colonial difference as a place of translation/transculturation from a perspective of subalternity

PAGE 157

157 La reaccin que el movimiento Zapatista tuvo en oposici n al discurso poltico neoliberal de 1994 hizo que el mundo volteara a ver a la zona chiapaneca, no a la zona urbana, sino a la indgena. Por ello, con la globalizacin y el uso de los medios masivos de comunicacin es que sus dirigentes, Subcomandante Marcos, Ramona y la mayor Ana Mara, lograron mostrar al mundo su cosmovisin y su con struccin lingstica. Mignolo y Schiwii muestran un extracto del discurso de la comandante Ana Mara, en el que este proceso puede ser apreciado, pongo aqu el pasaje original: Aqu, en las montaas del sureste mexicano, viven nuestros muertos. Muchas cos as saben nuestros muertos que viven en las montaas Nos habl su muerte y nosotros escuchamos. Cajitas que hablan nos contaron otra historia que viene de ayer y apunta hacia el maana. Nos habl la montaa a nosotros, los macehualob, los que somos gente c omn y ordinar ia. los que somos gente simple[.. ] Todos los das y sus noches que arrastran quiere el poderoso bailarnos el x tol y repetir su brutal conquista. El kaz dzul, el hombre gobierna nuestras tierras y tiene grandes mquinas de guerra que, como e l boob que es mitad puma y mitad caballo [ .. .] La montaa es la casa del halach uinic, el hombre verdadero, el alto jefe. A h aprendimos y ah recordamos que somos lo que somos, lo s hombres y mujeres verdaderos [ .. .] el ayer nuestro sum el centro a las cu atros puntas de chan santa cruz e n balam n y naci la estrella que define al hombre y que recuerda que 5 son las partes que hacen al mundo Esto somos nosotros, el ejrcito zap atista de liberacin nacional. L a voz que se arma para hacerse or. E l rostro que se esconde para mostrarse. E l nombre que se calla para ser nombra do [ .. .] el ma ana que se cosecha en el ayer. [.. ] Detrs de los nosotros que ustedes ven. Detrs estamos ustedes. Detrs estamos los mismos hombres y mujeres simples y ordinarios qu e se repiten en todas las razas [ .. .] hablan en todas las lenguas y se viven en todos los lugares. Los mis mos hombres y mujeres olvidados, los mismos excluidos, los mismos int olerados, los mismos perseguidos. S omos los mismos ustedes. http://membres.multimania.fr/revistachiapas/No3/ch3anamaria.html E n este extracto de la mayor Ana Mara, vemos que la traduccin hecha al espaol contiene varias referencias a su lengua de origen (he marcado con letra ms suave dichas referencias cultural es y lingsticas). En primer lugar el discurso se manifiesta desde una cosmovisin indgena, se habla y se escucha a los muertos, las montaas y la naturaleza juegan un papel importante en el discurso (v ase lo planteado en el singo P e i rce y Eco). Pero t ambin se cambia

PAGE 158

158 la sintaxis del espaol y se hace entender al escucha que ellos y nosotros somos los mismos. No importa el color o la nacionalidad o la cosmovisin, siempre estamos supeditados a una superestructura que nos domina y nos anula. Para Mignol o, la referencia de Lenkersdorf sobre la sintaxis del Tojolobal muestra esa relacin de traduccin/transculturacin: Carlos Lenkersdorf (1996) describes Tojolabal as an intersubjective language, by which he means that, unlike Spanish or English, it lac ks direct and indirect objects. In languages like Spanish, the grammar places some portion of the world, including Tojolabal are based on a cosmology in which persons, living systems, and nature are not objects but subjects. This interaction between grammar and cosmology has been noticed in other Amerindian cosmologies. As long as grammar, cosmology, and knowledge remain interrelated, translation/transculturation cannot be cont rolled by one type of correlation between language, worldviews, knowledge, and wisdom (19). Es as como los pueblos originarios al traducirse al espaol ahora no buscan mantener escondidas sus costumbres, su cosmovisin y la propia sintaxis de su lengua, sino demostrarles al mundo quines son y cmo se conciben. Es por ello que al igual que la mayor Ana Mara, los escritores de los pueblos originarios prefieren seguir manteniendo su cosmovisin, a veces sin explicar los conceptos o tradiciones, y otras tr atando de encontrar un equivalente a la lengua de llegada a la que traducen: el espaol. Es decir, si el mundo fue capaz de voltear a ver un movimiento indigenista por sus caractersticas sociales, bien puede ahora voltear a ver a ese mismo mundo pero a tr avs de su literatura. 3.9 A manera de Colofn E n general, podemos concluir que en un Mxico que se perfila en el siglo XXI como una nacin intercultural es necesario hablar de dialogismo. Y como ya lo hemos mencionado, las culturas que conviven en nuestro pas han logrado dialogar entre ellas, rechazando, defendiendo y adoptando lo que la cultura vecina les propone. Es por ello que se hace necesario hablar de

PAGE 159

159 tericos (Bajtin, Buber y Freire) que desde su visin antropolgica, lingstica y social, han qu erido demostrar que el ser humano debe atender a su colectividad y no a su ser individual. Las culturas de las que en este apartado hemos hablado poseen al igual que cualquiera, una literatura que se encuentra influenciada por su entorno, pero que al mismo tiempo mantiene rasgos propios de ella misma. Por ello, al hablar de literatura de los Pueblos Originarios, necesitamos ir enmarcado cules son esas influencias y cules sus caractersticas propias que provienen de lo prehispnico. Nuevamente, al analizar toda esa mezcla transcultural, vemos que desde la colonia hasta la modernidad del siglo XXI, los escritores estn luchando por defender un estilo propio. En donde se resemantizan y se auto etnografan desde su propia lengua y desde la traduccin que los mismo autores realizan de su obra. En muchas ocasiones, esas traducciones realizadas por otro escritor occidental son revisadas por los escritores de los Pueblos Originarios, quienes aprueban o desaprueban la traduccin. Desde ese momento, ellos han adquir ido el poder de decidir cmo pueden ser interpretadas o re escritas sus obras. En los movimientos nacionales, tales como el Zapatista, vemos que el hablante de los Pueblos Originarios no est dispuesto a perder su lengua, sino que ahora quiere educar al o ccidental hablndole desde su propia cosmogona y con la sintaxis propia de su lengua. Para analizar las obras literarias de los Pueblos Originarios, es necesario retomar las obras desde su propio origen. El estudioso de ellas, al analizarlas, se da cuent a que existe una gran variedad de signos que tienen un propio representamen eso lo lleva a pensar en los pri ncipios bsicos aportados por P e i rce y en las explicaciones que ms recientemente Umberto Eco ha hecho sobre como esos aportes tericos tienen una validez dentro de las culturas y cmo no es necesario tener un hablante para poder interpretar el signo. Los signos pueden estar dados por la misma naturaleza. Es por ello qu e la relacin de la teora de P e i rce va muy de acorde a los

PAGE 160

160 propsitos de los escr itores de los Pueblos Originarios. Pues ellos siguen interpretando los signos de la naturaleza, tal como lo hacan sus antepasados.

PAGE 161

161 CHAPTER 4 HETEROGENEIDAD SEMI" TICA EN LA POESA CO NTEMPORNEA DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS La situacin de subordinaci n que comparten los pueblos indgenas en el conjunto de la sociedad mexicana, ha propiciado que se le asignen caractersticas culturales comunes y que el concepto indgena se aplique indiscriminadamente a todos, como si fueran una sola cultura. En el mbi to de las letras suele hablarse de literatura indgena bajo esta perspectiva; sin embargo, conviene y es necesario hablar de las ms de sesenta literaturas que existen en Mxico como unidades independientes, con sus propias visiones y perspectivas J. Gre gorio Regino, Poesa Comunitaria Mazateca 4.1 Panorama En el captulo 3 habl de la importancia que tiene la heterogeneidad semitica dentro del estudio de las obras de los Pueblos Originarios. Mencion el concepto de Bueno sobre la transculturacin en lo registros discursivos (los de oralidad y escritura). Ellos, mediante el acto semitico que supone la produccin de signos cuyos contenidos y valores son los de otros sistemas y cultura (3 4). En este apartado, se ver como los escritores de los Pueblos Originarios tambin aprovechan esta hermandad de culturas y discursos, tanto orales como escritos, para emitir un discurso propio que los etnografa. En este apartado estudiar dos fenmenos de la semitica de la heterogeneidad de la obra : mediante ese signo el autor se auto representa en una cultura diferente; y por otro lado, la forma en cmo la obra, por ser marginal y dif erente, lucha en el mundo occidentalizado mexicano por seguir viva, por pertenecer no slo simblicamente sino activamente al canon mexicano. Asimismo, har una genealoga entre los textos prehispnicos y los textos contemporneos de los escritores de los Pueblos Originarios con el propsito de mostrar como algunas tcnicas prehispnicas coexisten en los nuevos textos transculturados de los Pueblos Originarios Tambin veremos cmo los

PAGE 162

162 escritores se auto representan en sus obras poticas con el objetivo de re semantizarse. Al escribir en sus obras lo que ser indgena representa, ellos mismo se autor definen y se vuelven a identificar con sus races, a pesar de que muchos de ellos ya no vivan en su pueblo natal. Como bien lo ha puntualizado Juan Greg orio Reg ino, la potica de los Pueblos O riginarios no debe de seguir llamndose poesa indgena, ya que esa idea pareciera encerrar una sola entidad, y sabemos que no es as, pues al igual que la narrativa, la poesa de los Pueblos Originarios es heterognea. Este fenmeno podra estudiarse en la poesa latinoamericana, sin embargo, adems del aspecto cultural (como sucede en la literatura de Amrica Latina) tambin existe una heterogeneidad en la diversidad de lenguas en las que se escribe la poesa de los pueblos Podra parecer a los ojos de un lector occidental que en las traducciones realizadas en castellano, la mtrica y las cuestiones estilsticas de las lenguas originarias es la misma, pero la realidad es que la potica de esas obras depende en gran parte de la forma lingstica propia de para hablar de la poesa en lenguas indgenas, particularmente en el mbito sonoro, ya que sus sistemas fonolgicos son ms compl ejos y ricos que los de cualquiera de las lenguas europeas comparaciones entre el tipo de versificacin de las lenguas griega y latina con las lenguas de los Pueblos Origin arios. Pero no slo las compara en su forma de versificacin sino que menciona que en sus principios, la poesa griega tena muchos elementos que la poesa de los Pueblos Originarios posee actualmente: religiosidad, la poesa era dialectal, sin escritura, bailable, musicalizada y cantada (todo esto se dio antes de la invencin del alfabeto).

PAGE 163

163 Es as que, al hablar de la poesa de los Pueblos Originarios 30 debemos de analizarla de acuerdo con sus caractersticas propias, debemos de respetar la heterogeneidad de las mismas dentro de sus mbitos lingsticos, religiosos y culturales. No obstante, como Irma Padilla argumenta, todas las literaturas de los Pueblos Originarios poseen: Un sello especial y de mucha relevancia de sus obras es la aportacin que hacen a la literatura mundial en el sentido de que (6). Este apartado, desafortunadamente, no estudiar la poesa de todos los Pueblos Originarios, ya que ese es un trabajo exhaustivo que requerira de mucho s aos de estudio. Este captulo slo har un breve anlisis de algunas obras escritas en cuatro lenguas: zapoteco, mazateco, maya, y nhuatl. Con el estudio de esas lenguas, s e espera dar un panorama de cmo la poesa de estos Pueblos Originarios ha logrado mantener sus races, y al mismo tiempo se ha visto transculturada ya que quienes han sufrido esa transculturacin han sido sus propios creadores, por lo tanto es o se ve reflejado en sus obras. Vemos por ejemplo a una Natalia Toledo que combina el conocimiento que posee sobre escritores y poetas occidentales con las costumbres que recuerda de su pueblo, de ese que ella vivio cuando era nia, recordemos sus poemas a T S Elliot y a Mi maestro Juan Michi. 4. 2 Anlisis de la poesa z apoteca Donald Frischmann, en su introduccin Espritu Materia Palabra, menciona que para Esto lo menciono pue s deja ver la importancia que tiene la poesa 30 Por ello pensamos que llamar a la literatura indgena, literatura de los Pueblos Originarios, da ms oportunidad de mostrar que dentro de esas obras hay varios pueblos con lenguas y culturas diferentes y no una masa homognea que puede ser estudiada bajo un misma mirada.

PAGE 164

164 en la cultura zapoteca. As mismo, quiero recordar las palabras de Natalio Hernndez al decir que la literatura zapoteca contempornea resurgi mucho antes que la de los dems Pueblos Originarios, ya que como l menciona, mientras los mestizos escriban literatura indigenista, los zapotecos escriban literatura indgena (literatura de los Pueblos Originarios). Algunos crticos como Frischmann datan a esta poesa desde 1867, y le atribuyen gran m rito al presiden te su peridico Neza (Sendero), radicados en la capital del pas, se volvieron el semillero para varias generaciones de escritores mexicanos que han sobre 31 Dentro de esos escritores sobresalientes podemos mencionar a Enrique Liekens Cerqueda (1882 1978), Andrs Henestrosa Morales (1906 2008), premio internacional Alfonso Reyes; Pancho Nacar (1906 1963), Gabriel Lpez Chias (1911 1983), Nazario Chacn Pineda (1916 1994), entre otros. Pero el auge de escritores zapotecos no termin en ese periodo de finales del siglo XIX y principios del XX. Ahora podemos resaltar figuras de la poesa zapoteca como Vctor de la Cruz, Macario Matus; otros ms jvenes como Natalia Toledo, Vctor Tern Feliciano Marn, Jorge Magario, Alejandro Cruz Martnez, Antonio Lpez y a Irma Pineda, quien adems fungi como representante del ELIAC. Algunos poemas para sorpresa de los lectores occidental es contienen una gran dosis de erotismo, tal como tambin la posean algunos poemas prehispnicos. Un claro ejemplo de esto es el poema de Macario Matus, La noche de tus muslos 31 Entrevista de Frischmann a Vctor de la Cruz, Oaxaca, Oaxaca, 2002

PAGE 165

165 del cual hablar ms adelante. A diferencia de los poemas prehispnicos, que t enan un elemento ertico pero su tema primordial era siempre la batalla o la prdida de ella, la literatura actual deja a un lado esos temas que en tiempos actuales son menos relevantes para esas culturas y retoman al erotismo como tema central. 4.2.1 De la estilstica zapoteca La lengua de los zapotecas es la voz de los rboles, el canto de las aves, el rumor del sol, el viento, las estrellas, el mar, los ros anchos como el mismo cielo. Es la lengua de los dioses, de los padres y hermanas fieras, como el ocelote, el lagarto y las tortugas de ojos cansados. Es el sonido de los seres invisibles, de las montaas, el aire, el limo de la naturaleza visible, movible Macario Matus, Milenio diario No.7 En Mxico existen varias lenguas que son conocidas como len guas tonales, tal como lo es el chino cantons en otras partes del mundo. Nuestro conocimiento de estas lenguas, como ciudadanos del Mxico urbano, es prcticamente nulo. Nos limitamos slo a exclamar sobre la belleza de la musicalidad de las lenguas como el zapoteco o el maya; en general, sin embargo, 2004 ). Para Felicia Lee, el tono en las lenguas zapotecas necesita todava de un mayor estu dio: ...like other Zapotec languages, is tonal. While tone is clearly phonemically contrastive in most of the Zapotec languages documented thusfar (see Black and Pickett (1997), among others), the situation is less clearin SLQZ 32 ML note a close correlatio n between phonation type ( or combination of phonation type) and tone: so far, no minimal pairs have been found that are identical in form and phonation type, but different only in tone. For this reason, ML suggests that tone may prove fully predictable fro m the interaction of phonation type, stress, and other factors. This, however, remains an issue for further investigation (5) 32 SLQZ se refiere a San Lucas Quiavin Zapotec. ML l fue utilizado por la escritora como Munro Lpez.

PAGE 166

166 Las lenguas de los Pueblos Originarios de Mxico estn catalogadas dentro de ciertas familias, en el caso del zapoteco, su famili a es el otomangues. Lista de Lenguas tonales en el mundo Africa Sudamrica Lenguas na den de Alaska y Arizona Mesoamrica ( Tomado de Rosa Mara Beam de Azcona Research Centre for Linguistic Typology ) Las caractersticas de las lenguas otomangues son las siguientes: Zapoteco Sureo: a) pco ), Tlacolulita ZCL mbk ZSJ M m Q `kw b) Elisin (y/o reduccin) de vocales tonas c) Tonos de ZSAM: Alto lr lg Segn la doctora en lingstica tener muchos tonos, pueden usar cambios de tonos tanto como de registro para indicar cambios tonemas son: La inflexin final de la curva meldica puede ser, atendiendo a su direccin y a su amplitud, ascendente o descendent e y ms o menos amplia. La amplitud del contraste en el nivel de los tonos sucesivos depende de la importancia de la pausa siguiente. Estas inflexiones se suelen llamar tonemas En espaol se distinguen cinco tipos: cadencia y semicadencia (que son inflexi ones descendentes e indican, por lo comn, una, la asercin y la conclusin de la secuencia; la otra, el final de un segmento unitario dentro de ella) y suspensin (que es la simple interrupcin del tono, hacia la lnea media, cuando se inserta un inciso o un segmento accesorio

PAGE 167

167 dentro de la secuencia). [.. ] Lo verdaderamente distintivo es, pues, la oposicin entre descenso y ascenso del tono al final del contorno de entonacin. La pertinencia de la suspensin se combina con la existencia de la pausa ( A larcos Llorach 51 52). En la gramtica de Alarcos se comenta sobre el tono: As como en la palabra se superponen a los fonemas constituyentes un e s q u e m a ace n t u al q u e e s inde p e n die n t e de aq u e l los, t a mb i n e n e l e n unciado ( o manif e st a cin de hab l a e n tre pa usas) la se c ue n cia de f o ne m as y slab a s va acompaada de una e s pe c ie de me l oda e j e c utada por las variacione s de la voz, las cuale s de p e n de n de la t e nsin de las cue r das vocale s Esta me l oda con q u e cant a mos o e n t o namos lo q u e de c imos se llama en tona cin y sirve para unif i car como un t o do cada e n unciado, inde p e n die n t e me n t e de su e s t r uct u ra int e rna e n slab a s, f o ne m as y sig n os (47). As como existen difere ncias entre las lenguas de los Pueblos O riginarios de Mxico, tambin existen ciertas diferencias entre las lenguas que pertenecen a familia otomangues. E ntre las lenguas y culturas que se pueden citar en la sierra sur, encontramos las siguientes: Coateco extendido, Miahuateco, Cisyautepequeo, Tlacolulita, Transyautepequeo. De acuerdo a la lengua lo s tonos pueden ser de diferentes tipos: alto, bajo, descendente, ascendente, y tambin producen cuando las cuerdas vocales se juntan, impidiendo su normal vibracin; los sonidos no constrictos, o no glotalizados, se producen sin gran movimiento (Halle y Clements 8) De acuerdo con el Anlisis que Leonor Vzquez realiz en su disertacin sobre las obras de Mario Molina y Javier Castellanos, el zapoteco puede variar enormemente de regin en regin: representa un cambio en el significado de las palabras. Existen tres tonos: el bajo, el alto y el ascendente. Los tonos no se marcan orto grficamente debido a que el contexto marca el tono, adems el acento prosdico no coincide necesariamente ni con el tono alto ni con las slabas largas, aunque muchas veces s con el ascendente. Los dialectos zapotecos difieren entre s principalmente por el nmero de tonos que emplean, en algunas regiones se usan cuatro, en otras solamente tres. La presencia de los tonos, la caracterstica nasal corta y larga, la articulacin de vocales junto con los fonemas lquidos 'r' y el uso de la glotal dan un carc ter musical a la lengua. (12)

PAGE 168

168 A partir de este conocimiento general de las lenguas tonales y en particular de la lengua zapoteca, partiremos a realizar un breve anlisis estilstico de dos poemas zapotecos, uno de Macario Matus y el otro de Lpez Chias. BINNI ZA Nacahui do bira guela dxi gule ca Binni Za. Bindani ca lu xcu yaga nandxo sica yaga biongo, biale ca ndani mani duxhu sica bedxe, sica mni beee. Ra biete biani do bizani gubidxa zo, Iani bixhoze do du bidxaga na ca be ca dxa bicu nisa, Iaca me uca ja du. Raque bila ca binni za ra binidxi ca be sca bigu ngola, bilahua ca be Iu nisa sica benda gali nua xhii ique xhidxi. Ti didxa yoxho birennda ladxi do ca be ne bire ¡a ca be Bnni Za, ca ni rini didxa Za, nanaxhi, nagachi, rdxaga ya, ni cayapa ru naya gue, nanjo sica ca dani zu, nadipa sica bedxe xha ne bedxe te, ca nayoxho bixhoze du ne ja ca du, bichi du. (Ex tracto de BINNI ZA (Los Zapotecos) Macario Matus) De acuerdo a las investigaciones de Anita Leander, Michael Ward y Lee con respecto a las caractersticas de la lengua zapoteca, se han denominado a las rimas en esta lengua como rima sonorante (Fortis), ri ma obstruyente (Lenis).

PAGE 169

169 Los casos se representaran fonticamente de la siguiente manera: Fortis V C [__] [________] Lenis V C [________] [___] En el poema: Ra bi ete biani do bizani gubidxa zo, Iani bixhoze do du bidxaga na ca be ca dxa bicu nisa, Iaca me uca ja du. Veamos que el primer verso, el segundo y el tercero comienzan con una palabra que posee una a acentuada, con un acento grave y la letra que la precede en todas ellas es una vocal: Ra, Iani, ca, fonticamente estos versos comienzan con una palabra que es laringalizada y un poco alargada. De igual forma vemos que los versos de toda la estrofa terminan con vocales, pero los ver sos del 1 al 4 tienen nuevamente las mismas caractersticas que las palabras con la que comienza su verso. Excepto el verso ltimo, que contiene una vocal sin acentuarse. En general el tono del poema es un tono alto. Podemos decir que mientras en espao l hablamos de rima asonante y rima consonante, en el zapoteco tenemos que hablar de rimas tonales, con una rima en tono bajo, alto o bajo ascendente, en ocasiones una doble vocal acentuada (ejemplo: a) estara indicando un incremento en su tono. En el cas o del verso mostrado anteriormente, posee en su mayora un tono alto. En algunos otros casos, no solamente se observar el tono sino tambin un alto glotal; veamos un ejemplo:

PAGE 170

170 Diidxa' (Zapoteco) Nacabe ma ch' didxaz, ma guiruti' zani' laa; ma birbiluxe nacabe diidxa' guni binniz. Diidxa' gun binniz, zin binidxaba laa, yanna ca binni nuu xpiaani' guir' rini' didxaxti. ( Grabriel Lpez Chias ) Debo aclarar, que ste es un somero asomo a lo que podra ser la rima tonal de un poema zapoteco, ya que m i rea de estudio no es la lingstica y por ello no entro en detalles sobre los diferentes tipos de glotales que existen en el zapoteco. Adems, como mencion en pginas anteriores el zapoteco tiene una gran cantidad de variantes, y lo que para el zapote co de Juchitn podra ser un determinado tipo de tono, para el de Tehuantepec o el Espinal sera otro. Esto slo lo muestro para que el lector occidental vea que al hacerse las traducciones al espaol, el anlisis estilstico puede variar enormemente. Ent onces, podramos resumir que aunque la traduccin nos ayuda a conocer el contenido del poema y el poder conocer a los escritores, tambin es importante que escuchemos los poemas en la lengua de origen, ya que ello nos podr dar una mejor idea del ritmo y l a tonalidad que poseen esa lengua. 4.2.2 Del contenido de sus poemas En los poemas de varios escritores de lengua zapoteca encontramos el mismo fenmeno de heterogeneidad que podemos encontrar en cualquier continente que abraza diferentes culturas. Los za potecos al igual que cualquier poeta de los Pueblos Originarios puede n hablar desde su lugar de enunciacin, que no es precisamente siempre el campo o el atributo a la naturaleza. La coma arriba del final de la palabra indica un alto glotal. A diferencia del poema anterior, que no posea ningn alto glotal, este lo posee en todo el poema. Algu nas ocasiones en su parte media y en muy pocas en su parte final. Veamos que este poema mezcla dos tonos, el ascendente alto y el tono descendente (vocales no acentuadas en el final de algunos versos)

PAGE 171

171 Ellos tocan temas como el eros y el tanatos, el amor a la naturaleza, a sus Dioses, a Dios, las costumbres, la poligamia; en fin los temas son muy variados. A continuacin mostrar algunas estrofas de diferentes escritores zapotecos que muestran esta gran variedad. Al igual que en la literatura occidental, la poesa no slo est dedicada a los adultos, sino tambin a los jvenes y nios. Vctor Tern: Es un poeta Juchiteco, ha escrito poesa muy variada. Tern en su libro titulado el sueo del flojo (Xpacaandachachaba) tiene secciones dedicadas a jvenes y nios: Adxipigadx Juguemos Adxipi, adxipi, adxipigadx' laquite, guir' xa'na' ripi adxipi di' xquite. Xa'na' ne xa'na', nduni ne nduni. Guir' ca ee taala qui oca' bicuuni. Juguemos, juguemos, juguemos a chocar las nalgas, las nias de trasero menudo aventajan en este juego. Nalgas con nalgas, que choquen las nalgas. Las nias piernas flacas no comieron memelas. En este poema observamos que el poema est basado en los juegos que los nios realizan tradicionalmente, y que adems en l se demuestra la importancia de la alimentacin. La memela es un tipo de comida realizada a base de maz. El nio que no se alimenta bien no puede realizar exitosamente este juego, pues no tendr la fuerza suficiente para no caer y recibir una pamba: Silba que silba y silba, /este es el juego de las nalgas. /Yrguete y brinca de puntitas,/que daremos pamba a quien se caiga. En contraste con la literatura para jvenes y nios encontramos el erotismo en los poemas de Macario Matus, quien no slo escribi este tipo de poemas sino de todo tipo, tambin escribi en zapoteco, le escribi a la tradicin, a la lengua y a su gente. Pero para mostrar la poesa

PAGE 172

172 ertica 33 he decidido transcribir aqu una estrofa de uno de sus poemas En la noche de tus muslos : Pegado estoy a tu celo como una lapa de ro a su cuna. Estoy esperando que el destino, la sed o el amor me hunda dulcemente. Es la ltima fe en mi camino que transcurre entre la brasa y el estigma de un deseo pber que aprisiona la mente y manos. Lo preferible es amar horizontalmente, de preferencia con mujeres de vello grisceo, de cuerpo delgado y fino como lirio asexuado y con dientes menudos de liebre joven. Con tocamientos extraos, gemidos intensos, con viento fuerte y la ventana abierta, con el televisor encendido, en el coc he rojo y pequeo. Entre olores pasados de moda o a la hora que usted diga y quiera queridsima amiga ma, amor. En esta estrofa observamos que el hablante potico habla del deseo sexual que siente por la mujer. Pero su poema, no slo habla del deseo que se puede sentir en la juventud sino del que perdura toda la vida. El placer de la relacin con una mujer joven o vieja. Como observamos en las estrofas de la tres a la seis, el deseo y el placer que siente lo llevan prcticamente a un estado como de mu erte: Es la ltima fe en mi camino / que aprisiona la mente y manos. Es decir, la voz poeta en el goce queda paralizado. Otros temas que salen del erotismo y retoman el origen son los poemas que nos habla de la tradicin zapoteca. P or ejemplo en poemas de Natalia Toledo o de Lopez Chias el retrato que se hace es muy vvido: 33 Cmo mencion en la pgina 162, la poesa er tica prehispnica en su mayora estaba relacionada con la batalla o la perdida de ella.

PAGE 173

173 Dada chupa neza guelaguidi apa ebi naguchi lidxibe, nga nga aca xpidaanibe anaxhii gupa naxhi cayale gasi guidiladibe. manichuga. Natalia Toledo Dada Si yo pudiera ir al mercado con la nia de los ojos plidos, le comprara: un juego de lotera, una pluma del c olor del jicaco oscuro, unas sandalias con hebillas doradas y para que su nahual comiera bajo una ceiba, la espesura cida de las ciruelas. Tapizara su casa con manojos de albahaca y cordoncillo, ese sera su huipil y todo aquel que la mirara la quis iera por el roco permanente de su cuerpo. Grana cochinilla Sangre del nopal rub de espinas sobre la carne de los insectos Mano de Cristo sembrada, llora la tinta que visten las oaxaqueas. Natalia Toledo En ambos poemas de Natalia Toledo vemos que la poeta quiso utilizar no slo palabras que pertenecen a los Pueblos O riginarios, sino tambin su voz potica mue stra las tradiciones del pueblo; por ejemplo en Dada encontramos la referencia al nahual, que es el espritu que cuida de la persona. Tambin menciona la creencia de que la hierbas tienen poderes que pueden lograr que la persona tenga una mejor suerte o futuro. En Gran cochinilla vemos que la voz potica hacer referencia a la forma antigua de pintar o teir las telas y primordialmente s e menciona una prenda importantsima para la mujer indgena: el huipil. Por otro lado encontramos una poesa un tanto ms pica y tambin subversiva en Javier C astellanos: El canto de Yaacha

PAGE 174

174 Despus de muchos ocasos, cuando por fin amanezca dirs ufano y a sombrado: cmo fue posible esto? (55) Para Leonor Vzquez, Castellanos recurre a este personaje histrico (Yaacha luch contra En general, hablar del universo potico de la cultura zapoteca es hablar de su vida diaria, de su enamorarse, su concepcin de la vida, de la suerte, de su rica tradicin pero tambin de sus necesidades como pueblo abandonado por el gobierno ( Tal como se muestra en El canto de Yaacha) La forma en cmo los escritores del pueblo zapoteco retratan su vida, es casi pictrica, est llena de colorido, de olores y de sabores. Cmo lo aprecia cualquier lector que lea: Casa Primera (Natalia Toledo.), Binni Za (M atus), El sol combate (Victor Tern), Sueo (Francisco de la Cruz), entre muchos otros. Ellos se han etnografiado desde varios ngulos, sin perder su identidad zapoteca. 4.3 Poesa Mazateca : s u forma de rezo: El nijmi Algo que comparten los Pueblos Origina rios en su poesa es esa forma de rezo. En muchos de los poemas podemos encontrar que la repeticin de frases, tal como se hace en las oraciones occidentales est presente. Esa forma estilstica de la anfora es muy comn en la poesa tradicional de los Pueblos Originarios. No slo los ritualista s la conservan sino tambin escritores contemporneos de los Pueblos Originarios, primordialmente los mazatecos como Juan Gregorio Regino, Heriberto Prado Pereda y Gloria Martnez. Una muestra de los rezos rituali stas, son los rezos o poemas de Mara Sabina: Mazateco Espaol I Soy la mujer que examina I

PAGE 175

175 chjun nchikin ts chjun xi tsja isien ts chjun tsj II chjun tsjieba ts ndiba isien tsjie ts ndiba isien xi kjinda ts chjun xi binda kju III i ts nan xi tjihin inima naan xuo ts naan xi tsbitjie naan xi bosien kixi ts naan tsjen naan chiki ts naan xkjuen naan chjindie ts naan xi kjamaxcha naan Nuestra mujer infinito, dice Nuestra mujer remolino, dice Nuestra mujer de las alturas, dice Nuestra mujer de luz, dice Soy mujer espritu, dice Soy mujer da, dice Soy mujer guila duea, dice Soy mujer sagrada, dice Soy mujer importante, dice Soy mujer elegante, dice Soy la mujer altiva, dice II Es la mujer tiempo, dice Es la mujer limpia, dice Es la mujer arreglada, dice Es amanecer limpio, dice Es amanecer transparente, dice Soy mujer que sabe traer al mundo Soy mujer que ha ganado Soy mujer de asuntos de autoridad Soy mujer de pensamiento Mujer que sabe vivir Mujer que sabe levantarse III El corazn del padre traigo yo El corazn del universo traigo yo Por eso digo que traigo ese corazn T eres la madre, dice Madre que tiene vida Madre que se mece, dice Madre brisa Madre que siembra Madre que s e pone de pie, dice Madre de leche Madre de senos, dice Madre fresca Madre tierna, dice Madre que crece Madre retoo, dice ( p o e s a c o m u n i t a r i a ) Como podemos observar la palabra Chjun se repite durante las estrofas I y II en donde la v oz Potica emprica deja ver su poder como mujer chamana o curandera, como una sabia de la

PAGE 176

176 contiene creaciones individuales y colectivas contemporneas que cultiva n la palabra como expresin de sentimientos, saberes sagrados, lenguaje mgico de elementos rituales y formas de relacin con lo sagrado [ ] Est arraigada en la comunidad, en los momentos ms ntimos, tristes o desesperados de las familias, es cuando cump le funciones rituales de enseanza y aprendizaje (43). En el poema/rezo de Mara Sabina, notamos esta funcin ritual, la voz potica se reconoce como el instrumento de lo divino: El corazn del padre traigo yo/El corazn del universo traigo yo. La voz pot ica hace nfasis en el pronombre personal YO, es decir es en este caso la ritualista quien sirve a los propsitos divinos de la curacin del otro ser. Tambin podemos observar que en este rezo existe ya una transculturacin, pues a pesar de que Mara Sabin a era una sabia del pueblo y guardiana de las costumbres mazatecas, tambin era creyente de la religin catlica. El mismo Juan Gregorio, quien convivi con ella durante muchos aos y fue prct icamente su discpulo se encarg de transcribir los rezos de Ma ra y de ir quitando los nombres de los Santos catlicos a los que ella invocaba durante el ritual. J.G. Regino dej slo el poema con las palabras mazatecas y quit esa mezcla transculturada. Otra forma anafrica es la que encontramos en la estrofa III co n la palabra naan que por la traduccin vemos su equivalente en espaol a madre. La mujer no es slo divina, sino tambin es terrenal, es madre que alimenta, que da vida, que trabaja, que sabe levantarse. Es decir, el poema est dividido en dos partes, la primera en donde se reconoce al instrumento del ritual como persona cercana a lo divino y se da a conocer su gnero: mujer. En la segunda parte se le reconoce como terrenal, como una mujer que es madre y por ello sabe cumplir con todas las funciones que l e han sido encomendadas.

PAGE 177

177 Tambin puede apreciarse que hay dos tipos de voces poticas, la que se reconoce con el pronombre personal YO, la que indica que ella es slo el medio, y la otra mediante el verbo en la tercera persona: DICE. Esa forma tambin intr oduce el cambio de papel del ritualista: T eres la madre, dice. La/el ritualista no es quien se autodenomina con todas las cualidades de madre, es una voz suprema quien la reconoce como tal. No slo en la estrofa III se le reconoce como madre, sino desde el principio de la primera estrofa, la reconoce como mujer pura. Es decir, ella y el poder divino se unen para formar en el momento del rezo una sola entidad. Juan Gregorio al respecto menciona: El chjinie es el que est ms cerca a los creadores del mundo sus dones estn legitimados en el ndoba isien y son aceptados sin regateos en la comunidad. El nivel de perfeccionamiento que logran alcanzar les permite que la naturaleza hable a travs de ellos. La voz, la palabra que abre el cielo y busca la verdad no es de su autora, sino expresiones poticas que construyen en coautora con los elementos del ritual, es decir con la naturaleza y con los Dioses (2) Con respecto a la ritualista Mara Sabina, sabemos como ella lograba la comunicacin sagrada mediante el uso de los hongos: El chjinie no es creador de sus cantares, su arte radica en la comunin que establece con lo sagrado, lo que le da ciertos privilegios, gozan de respeto y admiracin por sus dones, sus palabras son arrancadas del cielo; las races, hoja s, semillas, flores y hongos que acompaan al ritual se revelan en su voz. El chjinie que ha alcanzado la perfeccin tiene el privilegio de contar con una funcin, junto con algunas plantas y otros elementos del ritual, abren el camino del ndoba isien para que los chjinie puedan entrar. La nocin de arte est en funcin de la experiencia chamnica, se inscribe en el imaginario, por tanto es un concepto culto, reservado y privilegiado (J.G Regino 2 ). Un aspecto que puede llamarnos la atencin es el hecho de que sea una mujer quien realiza la comunin entre lo divino y lo terrenal. Es decir, en el pensamiento occidental se piensa que la mujer indgena slo est confinada a las labores de la cocina y algunas veces al campo. Mara Sabina en su poema anterior dem uestra que la mujer indgena o de los Pueblos Originarios tiene

PAGE 178

178 un valor muy grande dentro de la cultura mazateca. Es mujer, es madre, es campesina, es ama de casa y tambin es ritualista. Uno de los escritores que se ha encargado de investigar y recobrar estos nijms es Heriberto Prada Pereda. Un nijm i es el equivalente a poesa, es el gnero creado para cultivar la palabra entre los chjnie que conocen el mundo y hablan con los dioses. Sus poderes son curativos, y la diversidad de composiciones o nijmis dep ender del tipo de enfermedad o del gnero y de la edad del paciente. A continuacin transcribo uno de los poemas de Heriberto Prada que compararemos con los tradicionales nijmis como los de Mara Sabina. Kjobeyna natjona Tsosa ndi nana, Nodba ndi tsotina Tsosa natjona. Ndoba jan ndi jistina, Ndoba jan chitana, Nasinandana. Mme si kjiamale, uakjuan ni, Mmem si ndosinle, Tsosa natjona. Mme si kjiamale, uakjuan ni, a ni nga onle, Tsosa natjona. Nos recibe nuestra madre dice nuestra Madrecita. dice nuestra madre; nuestros hijitos, vienen a saludarnos, all viene nuestra gente, nuestro pueblo. sucede? Por qu traen esos rostros? Qu les pregunta nuestra Madre. Por qu estn as? Pregunta nuestra madre.

PAGE 179

179 En el poema de Heriberto Prado observamos una forma parecida a la del rezo de Sabina, la a nfora como recurso estilstico est presente: Ndoba/all viene se repite varias veces en la primera estrofa, y quien repite estas palabras es la madre. Observemos que en la traduccin se decide escribir con maysculas la primer letra de dicha palabra, la importancia de la madre radica en su carcter divino, puede ser una diosa o puede ser la madre tierra o la madre de Dios, tal como se le concibe en la religin catlica. Encontramos otra similitud en la palabra DICE, y nuevamente observamos que quien pre gunta o atribuye cualidades es un ser superior. El poema contina con otras tres estrofas ms, que no fueron transcritas arriba. Pero en ellas existe una diferencia marcada entre las dos primeras y las tres ltimas. En las primeras se menciona el all, y se dice que en ese lugar el pueblo camina cansado y con gran pesar. En las tres ltimas, la Madre pide ir a recibir a sus hijos, a su pueblo, y expresa que con ella se puede platicar. En la estrofa ltima la palabra se sufre, se preocupa, el all duele, en cambio el aqu es descanso, es pltica es proteccin: Tiyo jon ndi jisti, Tikjayasa Nngotjo, Tiyo jon ndi na, Chjen jt tala Nngotjo uatiso jon tsjoje jon tsa Kjua tjin no jon, nga as kjinetsjano, Sintense, hijitos Descansen un rato, Sintense hijitas, Tomen un poco de aliento. si tienen problemas, aqu en mi casa, aqu expresen sus deseos si quieren que yo los proteja La madre o la mujer sigue representando, al igual que en el rezo de Mara Sabina, el medio por el cual el dolido o el enfermo puede encontrar alivio. Ella es el medio de proteccin y curacin. Nuevamente observamos qu e el valor de lo femenino en estas culturas es diferente al que se le daba en la cultura occidental. En el poema vemos tambin que habla de hijo e hija hace

PAGE 180

180 referencia en recibir a ambos. No hay discriminacin hacia ninguno de los dos; ambos forman el pueb lo. Heriberto Prado cuenta con otros poemas que hablan de la tradicin milenaria sobre la creacin del mundo y el calendario. En estos poemas la transculturacin es realmente perceptible, pues se habla de la creacin a cargo de Dios, pero se mezcla con tr adiciones prehispnicas por ejemplo, en algunos momentos los nmeros que se utilizan en los poemas son de carcter sagrado en la cultura mesoamericana, tal como lo son el 2,4, 5, 7, 13,52 que en su mayora representan la relacin del hombre con su universo El p oema del calendario es largo y algunas estrofas en las que la numerologa es evidente, para ver el fenmeno de transculturacin y sincretismo 34 Aqu estn las palabras de los antepasados; Cmo se realiz el trabajo de D ios, As empez todo: Nosotros contamos dieciocho meses, Ms otros cinco das que completen un ao ( El calendario 127) La combinacin de la creacin del Dios cristiano se mezcla con la tradicin del calendario que en la cultura mesoamericana) y adems es segn el poema en el mes que D 34 Hablo de ambos trminos, ya que muy al principio durante la poca de la colonia la combinacin de religiones se dio de forma violenta, ya que la catlica se impuso a la originaria, pero con el tiempo estas mezclas se han tomado como naturales en donde ambas religiones pueden mantenerse: una simbiosis de religiones que a pesar de ser Los procesos de transculturaci n han sido ya explicados en el captulo 3.

PAGE 181

181 versos observamos que adems Dios no habla en forma singular, sino plural, como si fuera el pueblo mazateco el que est pidiendo que el m undo se pinte de su sangre. Otros meses undcimo, pues es el mes de la algaraba, es en el que el mundo puede expresarse, puede hablar. La ltima parte del poe importancia del nmero cinco en lo prehispnico: Cinco plenitud, cinco plenitude Por eso hay cinco direcciones Por eso las tiene el mundo Por eso hay cinco direcciones Por eso las tiene la persona: La direccin por donde sale el sol Y donde se oculta el sol, La derecha, la izquierda y el centro. (137) En esa estrofa, se puede ver claramente los elementos del ritual mesoamericano, se agradece a las cinco direcciones, y principalmente se sigue venerando al SOL, recordemos que para muchas culturas, entre ellas la nhuatl, el SOL era nuestro padre. La relacin de la creacin del hombre se relaciona con las cinco direcciones y principalmente con la dire ccin por donde sale y se oculta el sol. Debe ir siempre a la derecha, a la izquierda y al centro. Segn el poema el ser humano tiene: un costado izquierdo, /un costado derecho, / el lugar donde / que sea su centro. Como hemos notado, los demostrativos sig uen estando presentes en los poemas de Heriberto Prado, tal como lo observamos en poemas n huatl o en el mismo Popol Vulh. Esa forma de indicar con demostrativos como: aqu, all, ste, ese, que ; dan un carcter visual al poema. El poema Calendario de Pra do es de carcter muy milenario, podramos relacionarlo con el n xcha

PAGE 182

182 (palabra antigua) pues estos eran un tipo de gnero literario que se utilizaba para explicar el origen del mundo. Otro escritor que retoma esa forma del nijmi es Juan Gregorio Regino, la poesa de Regino es variada, va desde poemas de amor hasta los nijmis que demuestran la ms pura tradicin mazateca. Juan Gregorio fue discpulo de Mara Sabina, con ella aprendi la tradicin de su pueblo pero adems comprendi que en los rezos de ell a haba ya un elemento transculturado, ese elemento que perteneca a la evangelizacin de la poca de la colonia. Juan Gregorio nijmi es fundamental, en estas expresiones es donde he encontrado las formas y los recur sos estticos que me permiten expresar una visin potica de lo nijmi y una temtica social: Nguitichja n, nguitichja t'ananguii. K'e tikn ndaa. K'e tikn nijmii. K'e tik n tsj. K'e tikn s. K'e tikn inimaa. Nguitichja xi jm kjenjin. Nguitichja xi kjuanima nchifo'a. Nguitichja kjixioo. Nguitichja nixtjien. Nguitichja nan xi ngotsi m isieen: nana t'ananguii. K'e tjien nguitichja kjuakitii. K'e tjien nguitichja sub. K'e tjien ngatangase kjuakixii, nguitichja inimna, nguitichja kjuakjintakuun. Ngata mi'ajin kjua n, nijmii, nguitichja kbi, ngot'e. Que se abra la palabra, que se escuche la voz de la tierra. Aqu est su mensaje. Aqu est su plegaria. Aqu est el d estino de sus manos y sus pies. Aqu est su corazn. Que hablen los que no tienen rostro. Que el sufrimiento tome la palabra. Que el silencio grite y se rebele la noche. Que hable nuestra madre, nuestra madre de un solo rostro, nuestra madre tierra. Ahora s, que se abra la ley, que hable por s misma, que busque su verdad. Que hable el corazn. Que hable el pensamiento. Que no pida permiso la palabra, que fluya aqu, ahora.

PAGE 183

183 Vemos que en este poema J.G Regino mezcl la forma de rezo al decir que se abra la palabra, aqu est su plegaria. En este poema en forma de rezo, la voz potica est pidiendo que por fin se le d rost r o a aquellos que no lo tienen, que la madre tierra les permita volver a tomar el derecho de hablar. En este caso, el poema tiene un to no de denuncia social, ese que muchos de los poetas conte mporneos han decidido retomar para hacer ver que los Pueblos Originarios necesitan volver a tener los derechos que perdieron desde hace muchos aos. Tambin observamos que Regino mantiene esas palab ras que provienen de la tradicin prehispnica: K'e tikn/ aqu est Juan Gregorio ha publicado dos libros de poesa: Ngataara stsee/Que siga lloviendo y Tatsjejn nga kjabuya/No es eterna la muerte. En sus poemas de Que siga lloviendo se mezclan diferen tes temas: la nostalgia por la tierra, por la infancia; el amor a la mujer, a la fe, a la vida, a la muerte, a la tierra, a la religin, al cuestionamiento ontolgico, y un sin fin de temas ms. Aqu pondr slo dos ejemplos con diferentes temticas: CHJ UNN MI MUJER Tsie kjuakjintakun xi ya'a chjunn, ndanga s'e, katsenjni, nguijin inimaa koj naxaa tiknji. Fjin isieen nixtjiin, ngasema 'u ngasem nga ko'a ts'u. Tsakjonjin xi ndoba koj xi ch'an. tsa nguijin tjoo, kojtsa nguijin ndi'. tasma ti ng kjuakjintakuun. Fo'axin kjua ndasena, fo'atjo yojona nga je jinda'an. Tsie kjuakjintakun Mi mujer tiene una fuerz a extraa, desde pequea, creci con ella, la trae en sus huesos y en sus venas. Su rostro no pierde color toma mayor fuerza con el sol. Su corazn no se acongoja, tiene vida de noche y de da. Entre el fuego y el fro, la llama de su ternura, disipa mi tr isteza, cubre mi humanidad. Mi mujer tiene una TA'NI KJUA NGA KO YA NGATJU'AN DJAME MORIR UN RATO Ta'ni kjua nga ngatjutsi koya'an kjond ta ngayejee ni xi ta ngatjntsi kui ngasundie, ko tjin ka'a nga nda yjan tsata ngatjun tinchua Ta'ni kjua nga nguit'ient'ana ktjin m isien nixtjin xi najan kamaxchajin. Kui xi ajan ki'yojin k iskjix'ana ngo ndiya anga tjijm. Ta'ni kjua nga kjuinjo'an Djame morir un rato, al fin y al cabo nada es perdurable. La vida a veces es tan fugaz que no llegamos a descubrirla plenamente. Djame morir en compaa de los rostros que me recuer dan el pasado; aqullos que brindaron conmigo y me abrieron un camino junto a ellos. Djame morir en

PAGE 184

184 xi ya'a chjunna nguijin naxaa koj ngaya inima tikon 'ma, ko tikn chikin chikin xikotsa ngo ykun, xikotsa ngo ndijo nga tjiy inimna. fuerza extraa, en su sangre y en su piel se esconde, como estatua la vuelve firme y es como un roble en mi corazn. (15 16) kui nj xi njin tsa'an kam. Xi ja'a k kij a titjochibua nguijin isieen nga ts'enkixio ndaa nixtjnkoj nixtjien. Kui xi kamabna nga yejen xtio'an nchjun xi kji'a k 'ajmii, nga kats'en kas'ien'an sna koj na nixtjna koj nchijna. compaa de los sueos que nunca fueron mos; los que llegaron y se fueron como el equinoccio para romper la inercia del da y de la noche. Los que me vi eron urdir los hilos en el malacate del cielo, para ofrendarles mi canto y mi poesa; mi hoy y mi maana. (28 29) En el primer poema mi mujer, la voz potica exalta las cualidades femeninas. La voz potica ve a su mujer como un ser que desde pequeo tie ne una fuerza extraa, ella es capaz de trabajar bajo el sol y tomar un mejor tono de piel. Ella puede con la llama de su ternura, calmar la tristeza de su ser querido. La mujer es para la voz potica, la fuerza de su ser. La voz potica transmite el senti do de humanidad que posee, que emana de la mujer y mediante esa expresin de reconocimiento, la voz potica se manifiesta cubierta por ella : Mi mujer tiene una fuerza extraa, en su sangre y en su piel se esconde, como estatua la vuelve firme y es como un roble en mi corazn. (16) ello evoca a la muerte. Pide recordar a sus antepasados, pide recordar sus sueos del pasado, esos que nunca fueron suyos, pero que sabe q ue en alguna ocasin llegaron al cielo, en forma de canto, de poesa:

PAGE 185

185 Los que me vieron urdir los hilos en el malacate 35 del cielo, para ofrendarles mi canto y mi poesa; mi hoy y mi maana. (29) Aqu la poesa juega un papel de importancia en el reconoci miento de lo que significa para los Pueblos Originarios el ayer, el hoy y el maana. La poesa es el vnculo que los une. Pero al igual que el escritor zapoteco Macario Matus, Juan Gregorio escribe de forma ertica no slo para la mujer sino para la tierra, la naturaleza: KJUA BIXAN XTA NIMA A MAR EN MAZATECO Mejnri'an xiko xta nima, ts'enkstjien'an x'i naxii, chikii ma'ixiy ndsu'ba'an; kjix'a'an naxaa, mangajna kjua tsjaa; je tsa'an yojoo, mojn'an, chikii ma'ixiy ndsu'ba'an; kjix'a'an naxaa, mangajna kjua tsjuaa, kjandaya'an Mejnri'an, kui kjuatsjabi kjenga ta ni'in kamakjna nga koxtira. Me dejo querer en mazateco; levanto la falda del cerro, sus senos se endulzan en mi boca. Abro sus venas, me b aa de placer, la penetro, estoy adentro, gozo, de pasin grito. Me quiere, es un amor extrao difcil de entender en castellano. YOJOO TU PIEL Nguit yojoo chjuun tsa'an. Xikoo nguitaka ngatama Chikii nga kuiti. K xo'o ngui xincha katseen Nga kamamejeen yojona. Kji'a nguitichja, nguitits kjatsjaa. Que arda tu piel amor mo. Que se enciendan como acahual tus senos. Que tu ombligo exhale hormigueos y que tu deseo, amor mo, se cimbre de placer y de locura. En ambos p oemas la voz potica habla del deseo, pero en el primero es el deseo hacia la naturaleza, en l, existe una auto etnografa del poeta, slo l sabe lo que es amar en mazateco, no es amar a la mujer, sino a la naturaleza. Slo un hombre del Pueblo Originari o sabe los que es 35 Malacate: Este medio se utiliza en muchas ocasiones para poder acceder a los pueblos originarios. Se puede subir o bajar en ellos.

PAGE 186

186 estar dentro de las faldas de un cerro, baarse en sus ros, es por ello que la voz potica enfatiza que es una amor extrao, difcil de entender en castellano. Pero Regino no slo versifica para su tierra sino tambin a la pasin por el poemas de Juan Gregorio podemos observar que recurre a esa forma potica pre hispnica que pareca perdida: la pica. Regino le canta a Mara Sabina y tambin a los Zapatistas (A Mara Sabina No es eterna la muerte -y Los nios zapatistas -Que siga lloviendo -). En su primer libro de poesa No es eterna la muerte vemos que Juan Gregorio retoma esa forma de rezo, de nijmi Nijmijne (Nuestra p Nijmi (cantares). Si un lector occidental quiere conocer la nueva forma de hacer nijmies, tendr que leer esos poemas de Juan Gregorio Regino. A continuacin muestro uno de los poemas con el que puede encontrarse gran similitud al de Mara Sabin a, analizado con anterioridad: Soy hombre sabio, Soy hombre del universo El que se introduce en mi cuerpo y canta es el hongo. La que se posesiona de mi alma Y habla es la hoja. Yo soy el conducto Yo soy el tiempo l es el que habla l es el que canta en e l interior de mi pensamiento. Porque l cre la hoja. Porque l cre la flor. Porque l les dio la palabra. Porque l les dio la oracin. Yo soy el conducto. Yo soy el cuerpo. Porque soy hombre sabio. (17) A diferencia del poema/rezo de Mara Sabina, en este poema de Regino, no encontramos el verbo dice. La voz potica se nombra a s misma como hombre sabio. A diferencia de la voz potica de Sabina, en este vemos que la voz d e enunciacin est totalmente consciente de su funcin, es el medio por el cual habla el hongo, la hoja. Pero tambin reconoce que es el medio para que la naturaleza hable del ser divino. A los lectores familiarizados con los escritores

PAGE 187

187 latinoamericanos, e 36 en donde pormedio de la voz potica se trata de recuperar o de reconocer la cultura originaria Inca, otro caso que podemos mencionar es el de en donde al igual que los escritores de los Pueblos Originarios, la voz potica plasma los olores y los sabores del Per Originario 37 ; otro poema que nos hace recordar a esa voz potica en Yo, que recuerda sus Origenes es Huaco E n los ltimos ve rsos del poema de Juan Gregorio la voz potica se reconoce como autoridad, no es la misma voz suave que vemos en el rezo de Sabina: as en el rezo vemos que el verbo est conjugado en la tercera persona del singular, en el poema de Regino nos demuestra que la voz potica quiere mostrar su conocimiento sobre lo que sucede en la conjugacin del ritualista con la naturaleza. Pero tambin quiere mostrar que el poeta no est buscando slo la unin de l y lo natural, sino el reconocimiento como ser humano que posee un poder natural. Por ello, la voz potica en el poema de Regino posee esa autoridad. Regino decide no slo auto etnografiarse en ese poema, sino tambin hacer un llamado a que la g ente de los Pueblos Originarios sea reconocida como tal. Por lo analizado anteriormente podemos resumir que la poesa mazateca conserva dentro de su comunidad la poesa tradicional que pasa de forma oral entre sus habitantes. Pero tambin existe otra poes a que desea dar a conocer las tradiciones mazatecas con un toque de 36 veo el antiguo ser, servidor, el dormido/en los campos, veo el cuerpo, mil cue rpos, un hombre, mil mujeres,/bajo la racha negra, negros de lluvia y noches, con la piedra pesada de la estatua:/Juan Cortapiedras, hijo de Wiracocha, Juan Comefro, hijo de estrella verde,/ Juan Piesdescalzos, nieto de la turquesa, sube a nacer conmigo, hermano. Muestro aqu, slo una estrofa del poema (XI). 37 Otro poema que nos hace recordar a esa voz potica en que recuerda a las mujeres del Pueblo es Aldeana, la diferencia es que Vallejo ve a la mujer indgena triste, mientras Natalia Toledo la descr ibe alegre, bailando su streep tease.

PAGE 188

188 conocimiento occidental que le permite mostrar al receptor su pensamiento, su origen y tambin su protesta ante la falta de reconocimiento que los occidentales tienen ante los Pueblos Ori ginarios. 4.4 Poesa n huatl contempornea y la perduracin del difrasismo Como ya he mencionado en el captulo dos, los difrasismos eran si ncdoques propias de la lengua n huatl durante la poca precolombina. ngel Mara Garibay y Len Portilla son dos es tudiosos que se han encargado de definirlos y mostrarlos dentro de la poesa nhuatl de la poca prehispnica y de la colonia. Mi inter s es presentar en este apartado c mo esos difrasismos siguen estando presentes dentro de la poesa contempornea de los Pueblos Originarios nahuas. Segn Garibay, los caracteres estilsticos que pueden ser encontrados en las obras poticas e xpresin ms o menos sinonmica.F rases simil ares a las nuestras sin ton ni son, a tontas y locas (102) En nhuatl por las caractersticas de la lengua, estas expresiones se com plican a veces en su traduccin; en algunas ocasiones estas expresiones se vuelven una sincdoque 38 en donde dos conce ptos q ue parecieran no tener relacin, t oman su significado nico al juntarse 39 Por ejemplo: 38 Tropo muy frecuentado en el siglo XVIII que consiste en designar un todo entero por una de sus partes ( pars pro toto ) o viceversa, pero siempre que ambos elementos se relacionen por inclusin y no, como ocurre con la metonimia por contigidad ( pars pro parte ). Existen como en esta varios tipos: La parte por el todo e l todo por la parte p alabra ms general por la ms particular e l gner o por la especie o viceversa, e l singular por el plura l o viceverse, l a materia por el objeto l o abstracto por lo concreto e l signo por la cosa representada l a especie por el individuo 39 En este caso estamos hablando del signo que representa a una cosa aunque tcnicamente estemos uniendo dos conceptos. Vase la figura del hombre con fiebre.

PAGE 189

189 Figure 4 1 Difrasismo Entendindose de la siguiente forma: El agua por s sola posee un carcter divino que unido a la divinidad del fuego se conjuntan formando dos fuerzas supra naturales, formando as el significado de guerra. Es aqu donde pode mos ver que las enseanzas de P e i rce nos ayudan a encontrar signos que de forma separada contienen cierto significante, pero que al unirse enco ntrarn su propio represen tamen; en el ejemplo anterior el representamen es la guerrra Esta caracterstica de sincdoque la seguimos encontrando en los poemas contemporneos de Natalio Hernndez y Juan Hernndez Ramrez. En uno de los poemas de Juan Hernndez, Quiero saber de ti vemos uno de los difrasi s msos enlistados dentro de los considerados tradicionales: Figure 4 2 Difrasismo tradicional en la poesa contempornea El poema es muy largo y por ello slo mostrare el apartado III: Nijneki nijmatis Tlaj motenxipaltipaj ejekatl atli Tlen totomej iuan konemej inkuik, Tlen kuatitlaneuaj tlapoulistli iuan nemilistlajtoli. (J. Hernndez 19) Si el viento abreva en tus labios El canto de nios y pjaros los cuentos y leyendas de los montes. J. Hernndez 21 Vemos entonces que en vez de aliento, tenemos la palabra viento que se combina con labios, dando como resultado la palabra (la leyenda), despus encontramos una unin ms, los El agua(divina), el fuego La guerra E motenxipaltipaj e l aliento, el labio El consejo, la palabra

PAGE 190

190 nios y los pjaros. La voz potica quiere saber si los sabios del pueblo todava cuentan esas historias que por aos han sido escuchadas por los jvenes, cantadas por la naturaleza y repetida por el hombre. La voz potica no slo desea conocer si los sabios o ancianos todava narran las historias, sino si existe quien sea capaz de escucharlas. Nuevo difrasismo: Figure 4 3 Nuevo difrasismo en la poesa contempornea Como sabemos el n huatl es una lengua aglutinante y polisinttica, por ello en el poema original nos cuesta traba jo distinguir la palabra labios (t entli) ya que en la palabra en n huatl se han aglutinado los posesivos, tu (mo) ms el verbo beber abrevar y el sustantivo labios. Tambin se puede notar, de acuerdo con algunos hablantes nativos de nhuatl, que el poema f ue escrito poco difcil de encontrar: tenxipaltipan (contorno de la boca), mo es el reflexivo en tu, y la i significa beber. Parece que existe un desacuerdo en esta frase NIKMATISNEKI, para algunos sta debera decir: Nijneki ni jmatis Puede tambin deberse a alguna variante del nhuatl de la regin del escritor. En los poemas de Natalio Hernndez vemos que sucede lo mismo, logramos encontrar esos difrasismos que aunque en algunas ocasiones no son exactamente igual a los que se escriban en la poca prehispnica, s continan teniendo ciertas semejanzas. Nimotlapohuia ihuaya tlacuilo Nocniuhtzin: Dilogo con el tlacuilo Hermano: Ejekatl(viento),tentli leyendas, cuentos

PAGE 191

191 Itonal oselotl Ocsepan nemi Ipan altepetl. Ohuala quitemoa Tlil i ihuan tlapali Tlen tech cahuitehque Tocoltzitzihuan Toltecameh. Xiquixtlapo moyolo: xicahua mamoixnexti amoxtlapali. (83) el espritu del jaguar recorre nuevamente la ciudad Viene en busca de la tinta roja y negra que heredamos de los abuelos toltecas. Abre tu corazn: deja que se manifieste el libro de pinturas. (82) En el poema del Tlacuilo podemos ver que se conservan dos d ifrasismos: Figure 4 4 Difrasismo guerrero Figure 4 5 Difrasismo prehispnico Figure 4 6 Nuevo difrasismo : Nuevo escritor El guila el jaguar guerrero La tinta roja la tinta negra la escritura/la fama Jaguar/tinta roja tinta negra El nuevo escritor indgena

PAGE 192

192 Natalio Hernndez como escritor y lder indgena es como el ahuehuete de la literatura n huatl. En l podemos observar todos es os aos de lucha y de entrega a su cultura y a su lengua. El ahuehuete es un rbol de muchos aos, descrito de la siguiente forma: Ahuehuete: el viejo del agua. Metfora que los pueblos nahuas usaban para referirse a la sabidura que se logra con los aos rbol que con su follaje protege a una comunidad. Smbolo de los aos transcurridos, memoria del tiempo. Raz cultural que nos habla de la identidad de un pueblo, de una nacin. Historia concentrada en el tronco y en las ramas. rbol que dialoga con la g ente; en fin, el anciano que ha asimilado los aos para transformarlos en sabidura, prudencia, bondad y humildad. ( Tierra Amrica Natalio Hernndez) As que Natalio Hernndez se ha valido de todos los conocimientos que ha ido acumulando a lo largo de los aos, para entregarnos una poesa magistral en la que combina lo antiguo con lo nuevo, en donde protesta contra la injusticia pero tambin reconoce el sincretismo de su cultura y la occidental; y mucho ms recientemente en su obra se aprecia un apoyo a la interculturalidad. Otro poema en el que podemos apreciar como N. Hernndez recurre al uso de animales que I CNOCUICATL Mostla ... Queman nehuatl nionmiquis Arno queman ximocueso, Nican ... Ocsepa nican niohualas Cualtzin huitzitzilin Nimocuepas. Soatzin ... Queman ticonitas tonatiu Ica moyolo xionpaqui, Ompa ... Ompa niyetos ihuan totahtzin Cualtzin tlahuili Nimitzmacas Maana... Maana cuando parta Yo no quiero que usted este triste. Para este lugar.... Para este lugar voy a volver voy a venir en la forma de un colibr. Mujer... Al mirar hacia el sol sonre con felicidad. Existir... Existir junto a nuestro padre una buena luz voy a enviar para ti... Este poema muestra que en las antiguas cree ncias la muerte no era un smbolo de tristeza, ya que el humano poda regresar en la forma de otro ser de la naturaleza, en este caso Hernndez escoge a un colibr que adems dentro de las culturas prehispnicas, primordialmente en la

PAGE 193

193 cultura nhuatl, era muy representado en las pinturas y en los poemas. De acuerdo con Elisa emblema y nahual del astro sol. Esta caracterstica la adquiri cuando segn cuenta la leyenda, imposibilidad de tener dos astros brillantes, le golpean la cara con un conejo an es visible su su carcter diurno y nocturno, Nuni 37). Recordemos que el sol era el padre de la cultura azteca y desde que los conquistadores acabaron con este dios, los mexicanos siguen buscando la figura del padre. Natalio en su poema uti liza al hablante potico para decirnos que el colibr siempre acompaar a los de su cultura. Que al morir el ser humano ir al sol y de all regresar en forma de colibr. Tal como el poema lo menciona, el sol sigue siendo el padre: Mujer.../Al mirar haci a el sol/Sonre con felicidad./Existir.../Existir junto a nuestro padre. Hernnd ez muestra que para la cultura n huatl muchas de sus creencias siguen vigentes, no importa si estn mezcladas con las palabras o costumbres occidentales, pero ellas siguen al l, vivas. Los cuicatl, segn Portilla se caracterizan por tener varias f ormas de ritmo y metro, posee una estilstica propia con paralelismos, difrasismos, correlaciones de ciertas frases; presenta slabas que carecen de contenido lxico, funcionan ms bi en como exclamaciones o interjecciones. Menciona adems que en su estil stica integral, los cuicatl tienen separaciones, que hacen que por ejemplo, en los Romances existan 36 cuicatl diferentes. Se piensa que los cuicapicqueh preferan la distribucin en o cho (ocho unidades de expresin), pero cada una de estas divisiones posean un tema central que se abordaba desde diferentes pe rspectivas. Tambin se pueden comparar algunas de sus slabas a una nota musical. L a mayor parte de las lenguas originales de M xico parecen tener siempre un ritmo, parecen ser cantadas al hablar. Como se

PAGE 194

194 puede observar en los poemas anteriores de Juan Hernndez y Natalio Hernndez, esta mtrica no es ya privativa de los p oemas del los escritores prehispnicos sino que se han mode rnizado y se han plasmado en los poemas de los poetas de los Pueblos Originarios. 4.5 La poesa maya y de su carcter tonal Al igual que todas las culturas analizadas anteriormente, la poesa maya tiene una gran tradicin histrica, desde la poca prehisp nica Su caracterstica principal o el motor que mueve a los poetas, consista y consiste en el sentido de perteneca a la comunidad y a la memoria esa era la herramienta para lograr que los miembros de ella pudieran recordar las costumbres, datos his tricos y consejas. En 1939 comenz a retomarse el discurso maya y la literatura se hizo presente: Comentario aparte requiere la revista Yikal Maya Than (Genio de la lengua maya) que, iniciando sus labores el 15 de septiembre de 1939 bajo la direccin de Paulino Novelo Erosa, va a extender sus trabajos a lo largo de diecisis tomos, un tomo por ao y doce nmeros por tomo, hasta 1955. Incrustada dentro del Plan de Enseanza Nacional del gobierno del general Lzaro Crdenas, que intentaba impulsar el recono cimiento de los diversos idiomas y dialectos autctonos, [ Rosado y Ortega) Actualmente, la literatura maya ha tomado mucha fuerza, al igual que en Oaxaca y en el Distrito Federal, en Yucatn y Campeche existen varios talleres de escritores, y lo que m s llama la atencin es que se han destacado varias escritoras mayas como son Briceida Cuevas Cob, Margarita Ku Xool Gertrudiz Puch Yah, Flor Marlene Herrera Manrique, Silvia Canch Cob, entre otras Como muestra representativa hablar sobre la poesa de d os escritores, uno hombre y otra mujer: Briceida Cuevas Cob y Feliciano Snchez Chan. Al igual que el zapoteco, el maya posee un carcter tonal y tambin tiene muchas variantes de acuerdo a la regin en donde se habla. El maya contiene muchas ms vocales q ue el espaol, algunas son de sonid o largo y otras de sonido corto; al alargar el sonido de una vocal podemos

PAGE 195

195 otales o pausas glotales que se representan mediante la coma Una caracterstica muy importante es la entonacin y el ritmo de la lengua. Encontramos las siguientes caractersticas para el tono y su inflexin en la voz: 1) El tono se incrementa hacia el f inal de las palabras. 2) Las vocales de la ltima s laba o de la penltima slaba incrementa n su tono en muchas palabras. 3) En las vocales largas, an en el comienzo de las palabras (algunas palabras) se hace un pico en el tono. Veamos el tono de forma somera, en un poema de Briceida Cuevas Cob: Xooch t El bho El bho llega. Se agazapa sobre el muro. Medita. Qu muerte anunciar si ya nadie vive en este pueblo. Los fsiles de la gente transit an a ningn lado. Pinta la luna las tumbas del camposanto que ha comenzado a masticar la maleza. El bho ensaya un canto a la vida. Se niega a presagiar su propia muerte. (21) Veamos que desde el ttulo la palabra contiene una doble vocal, pero la primer vocal no est acentuada, por lo tanto el sonido es de tono bajo. Desde el primer verso observamos que el poema tiene varias glotalizaciones: Desde el verso uno hasta el tres, las vocales son de tono bajo, pero a partir del verso nmero cuatro, el tono de la vocal cambia: Max, palabra de tono alto, lo mismo que en el verso cinco: y en el seis: manako. A diferencia de los poemas que vimos en zapoteco, aqu las palabras de tono alto no se encuentran al final del poema sino en posiciones iniciales (la mayor parte de tiempo). Lo mismo podemos apreciar en estas estrofas de un poema de Feliciano Snchez Chan:

PAGE 196

196 YAX WAYAK'(U kajbal) (Sueo Primero) Teen le kili'ich X ya'ache' tu'ux ku ch'uytal a paalal wa ka bisiko'ob ta w iknal ma'ayli' k'anak u yi'ijo'obo'o in Na'. Teen a baakel nupik oxlajun u yalal ka'an yetel bolon u yalal metnal tu'ux ku ximbal pixano'ob Podemos entonces apreciar que aunque el zapoteco y el maya son lenguas tonales, cada una mantiene sus caracte rsticas propias que les proporcionan un tipo de rima tonal diferente. No obstante tambin podemos decir que comparten algunas caractersticas generales, como los cambios de tonos y la glotalizacin. La importancia de estudiar los poemas de ambas lenguas desde su carcter tonal se debe a que los lectores del espaol, estamos acostumbrados a un ritmo y una mtrica diferente. Mediante un conocimiento del tono podemos entender que la riqueza de los poemas mayas y zapotecas no slo se encuentra en su fondo y f orma, sino en la riqueza tonal de su lengua. 4.6. Auto etnograf Como la estrella de Margarita KuXool. La es critura femenina de los Pueblos Originarios ha tenido antecedentes muy antiguos, aunque tambin sabemos que ese tipo de profesin era ms bien ejercida por los hombres. Es factible encontrar mujeres p oetas de la poca precolombina; Len Portilla investig sobre las poetas de la cultura nhuatl: Macuiltxchitl (Cinco flores), las poetas conocidas como las Pillis (hijas de los nobles) y tambin se han encontrado poemas annimos que hacen referencia a una ilxchitl estaba inspirada en la filosofa de su padre y cantaba a la guerra.

PAGE 197

197 Con la llegada de los espaoles, se fue perdiendo la tradicin de las escuelas poticas de las culturas precolombinas y el oficio de poeta para las mujeres qued prcticamente en el olvido. Durante el siglo XX esta labor se regres a las manos tanto de hombres y mujeres con los talleres que fueron creados en varios lugares de Mxico. No obstante, existen menos escritoras que escrito res de los Pueblos Originarios y tambin puede observarse que la mayor parte de escritoras se han dedicado ms a la poesa que a la narrativa. En la entrevista realizada tanto a Natalia Toledo Paz como a Briceida Cuevas Cob, ambas coinciden que ser mujer escritora en los Pueblos Originarios no es tarea fcil. En muchas ocasiones son mal vistas por el pueblo, y slo logran ganarse el respeto hasta que logran publicar en alguna revista o un libro en alguna editorial o que sean reconocidas como poetas o escritoras por algn medio de comunicacin. Las poet as de los Pueblos Originarios, de nuestro Mxico intercultural, ya no tienen que hablar de la filosofa del padre. Ahora ellas eligen su propio lugar de enunciacin. Tanto Natalia Toledo como Briceida Cuevas decidieron que ese lugar sera su pueblo, su cul tura pero primordialmente su condicin de mujer de los Pueblos Originarios. Natalia no ha escogido la filosofa de su padre, el ren ombrado pintor Francisco Toledo; ms bien ha preferido hablar de su abuela y como hombre de su casa ha escogido al zapoteco: El Zapoteco fue realmente el nico hombre de mi casa ( blog de Natalia ). 4.6.1 Briceida Cuevas Porque naciste hembra tu madre jal un hilo de su corazn y te lo enhebr en la oreja como tu primer arete. Briceida Cuevas Cob, Tu primer arete En las entrev istas tanto Natalia como Briceida expresan sus experiencias como mujer. Para Briceida, la mujer sigue siendo vista, en los pueblos, como ciudadano de segunda clase, al igual que en todo el mundo. Ella pensaba, cuando estaba slo en contacto con el mundo m aya, que su

PAGE 198

198 situacin de mujer relegada era privativa de su cultura, pero despus al viajar vio que lo mismo suceda en Espaa y en Italia. Briceida dice que la tradicin y su condicin de mujer se reflejan en su obra porque ella sigue en unin con ellas y porque adems quiere replantear lo que la tradicin significa. Le gusta tambin que su lector tenga una reflexin sobre lo que ella escribe, lo que ha sido sacado de la tradicin del pueblo. No quiere slo mostrar la tradi cin sino tambin replantearl aquella que se rasc las pupilas para que su retoos las/tuviera ms negras engull a la luna, / y mientras todos buscaban a la luna con la mirada en el cielo/ la mujer Noche de eclipse ). En este poema se observa una de las creencias no slo del pueblo maya, sino de muchas zonas de Mxico, en la noche de eclipse la mujer o la naturaleza debe tener puesto algo rojo, para que su fruto (su hijo) no nazca mal. Briceida en el poema replantea la tradicin, la luna es ms fuerte que la mujer? O la mujer es ms fuerte que la luna? En el poema hay un epgrafe que dice: Hija ma, /prndete los alfileres en la ropa, / ponte la pantaleta roja, / bebe del agua con que se lav el metate, / para que m am luna no deje su mancha en el cuerpo de tu retoo cuando te rasques ( noche de eclipse 187). Cuenta Briceida que en los pueblos se crea que la mujer slo deba estudiar hasta tercero de primaria y si la mujer no era buena para el estudio la sacaban y tena que dedicarse a coser o bordar. Ella por eso quiso terminar su primaria y tomar una carrera tcnica. Su idea al principio mujer sale de la comunidad es ma tantas mujeres escritoras. Adems de que la mujer tiene otros roles y por ello la escritura se le dificulta mucho ms: cuidar hijos, labores del hogar, adems existe la idea de que la mujer debe casarse a cierta edad. Para ella, en el mundo occidental, en el mundo de las editoriales de Mxico

PAGE 199

199 es mucho ms f cil ser aceptada como escritora; para Briceida esta facilidad se debe a que la escri tura de los Pueblos Originarios no sigue los cnones y por ello hay ms libertad de escribir y publicar, los escritores de los Pueblos Originarios no estn preocupados slo por cubrir los intereses del mercado o buscar grandes temas, como sucede con el escritor occidental. Para Cuevas Cob la oralitura es su fuente primaria, pero ella menciona que los escritores deben saber cules son las corrientes literarias, pues no se pueden cerrar slo a lo que se dice o se cree en el pueblo, debe existir un dilogo entre la tradicin y lo moderno. Para Briceida los es critores de los Pueblos O riginarios no siguen una sola lnea. Ellos pueden tratar temas desde arraigarse a la tradicin ms pura hasta aquellos que mezclan la modernidad con lo antiguo. La s vlido mezclar, ms no se entrevista 2010 ) Por ello, dice Briceida lo importante es lograr una sensibilizacin en los nios y jvenes sobre la lengua y la cultura propia evista 2010) Puntualiza Briceida, no se puede dejar de hablar de la tradicin, no se puede ignorar: la tradicin logra tener cosas positivas pero algunas tambin alcanzan ciertos niveles de negatividad ; por ello, ella cambia a lgunos paradigmas en sus poemas como en el de Noche de Eclipse La mujer al alumbrar no slo da vida a un ser sino que ilumina todo el mundo. Irs a la escuela Y aquellas hormigas que rean, cantaban, bailaban y jugaban a la ronda, comenzaron a llor ar. Haba nacido una hembra, quien les echara agua hirviendo cuando aparecieran en la cocina. T irs a la escuela. T irs a la escuela Y en el cuenco de las manos de tu enten dimiento contendrs el escurrir del vientre de la mujer de tu raza. De su calcaal descifrars los jeroglficos

PAGE 200

200 No sers cabeza hueca. Traspasars el umbral de tu imaginacin hasta adentrarte en tu propia casa sin tener que tocar la puerta. Y contem plndote en el rostro de tu semejante Descubrirs que desde tus pestaas, Flechas nocturnas prendidas en el corazn de la tierra, desciende tu sencillez Y asciende la grandeza de tu abolengo escritos por el polvo, el viento y el sol. Grandes los ojos de tu admiracin contemplarn sus senos desfallecientes despus de haber derramado vida sobre la tierra. Irs a la escuela pero volvers a tu casa, a tu cocina, a pintar con achiote el vientre del metate. Podemos ver que en este poema, Briceida recurri a un epgrafe que hace referencia a un cuento de la tradicin maya, que dice que cuando un nio nace, las hormigas se alegran, pues cuando l se conviert a en hombre les arrojar comida; en cambio cuando nace una nia, ellas se entristecen pues cuando la nena crezca les arrojar agua hirviendo para ahuyentarlas de la cocina. La voz potica habla en segunda persona, es como si una madre le hablara a su hija, dicindole que ella s ir a la escuela. El hablante potico hace adems referencia a la profesin creativa: traspasars el umbral de tu imaginacin. Puede hacer referencia al o ficio de escritora, primordialmente a la de los Pueblos [ ] hasta ( Irs a la escuela ) Es decir, la imaginacin y el conocimiento de su propia cultura harn que la mujer pueda conocer s u origen sin tocar la puerta. Pues dice el hablante potico, que descubrir su sencillez como ser humano pero tambin la grandeza de su abolengo. El poema hace varias referencias a la escritora del Pueblo Originario, pues tambin enfatiza que desde el calc aal de la mujer de su raza, descifrar su cultura pasada. Pero la voz potica reconoce que an teniendo esa

PAGE 201

201 profesin igual regresar a su labor como mujer: Irs a la escuela ) En ambos poemas Noche de eclipse e Irs a la escuela es fcil observar la autoetnograf a que hace Briceida Cuevas Cob: no slo habla de las costumbres de su pueblo, sino tambin las cuestiona. En su poema Irs a la escuela escuchamos una voz potica vivencial, ella misma retrata su experiencia co mo escrito ra de los Pueblos O riginarios. Tal vez, esa voz en t sea una forma de hablar consigo misma. En el poema Tu madre la creencia se vuelve a hacer presente: Tu madre se puso contenta. Desde lo ms profundo de sus ojos brot su amor. La comadrona le dijo que seras hembra cuando te vio colgante del vientre panal de avispa de tu madre. Tu madre se alegr. En el borbolleo de su aoranza Revolote su silencio. Ella renacera con tu nacimiento. (185) En el poema apreciamos que hay dos elementos de la tra dicin, la comadrona que ejerce la funcin de un mdico gineclogo y la creencia de que la posicin y el tamao del vientre de la mujer embarazada pueden sealar el sexo del producto. Pero esta tradicin se vuelve a mezclar con la esperanza de la madre, en que al renacer en la hija su destino de mujer pueda ser otro. 4.6.2 Natalia Toledo Las mujeres de Juchitn, para quien no las conozca, les dir de paso que son malhabladas, osadas, atrevidas y dignas como ellas solas. Las mujeres de mi pueblo no se rubori zan ante nada ni ante nadie; por el contrario, son retadoras y temerarias. Las mujeres de Juchitn tambin son portadoras de la tradicin zapoteca y por ello son transmisoras de conocimientos; pero sobre todo, son sensibles frente la palabra, frente la poe sa. Dicen que en el pasado hubo mujeres poetas entre los zapotecos y mujer Natalia Toledo, B log de Natalia

PAGE 202

202 Para Natalia, su profesin como poeta comenz cuando las palabras le empezaron a salir como un refugio, una manera de sobrevivir en el mundo urbano que representa la ciudad de Mxico. Su poesa est basada en la experiencia de su niez en J uchitn, ella estudi c on el anciano del pueblo que enseaba en la escuela su instruccin estaba basada en contar las ver con la carencia, con la nostalgia, se escribe cuando uno interioriza las experiencias (entrevista 2010). A ella le cuesta escribir desde un lugar de enunciacin feliz. Natalia cree, al igual que Briceida que hay menos escritoras porque ellas tienen ms labores que realizar como su que hacer domstico, adems la mujer no tiene tiempo para ejercer la poesa como profesin. Ella no puede hablar de la mujer escr itora desde el pueblo, porque Natalia no lo vivi, pu es emigr desde pequea al D.F. Toledo escribe desde la ciudad de Mxico, y po r ello comenta que no sabe lo que es tener un marido pescador al cual tenga que atender, por ello no se imagina lo que sera ser escritora ejerciendo su profesin desde el pueblo, adems Natalia es soltera. Toledo afirma que la poesa es un necesidad de cada quien, por ello no todo mundo puede ser poeta En su caso, no reflexion si en esa rea slo entran los hombres, ella lo hizo porque le gustaba. En los poemas de Natalia Toledo encontramos al igual que en los poemas de Briceid a Cuevas un lugar de enunciacin femenino. Ella le canta a la mujer indgena, no a esa que era retratada en la literatura indigenista o indianista. Sino a la mujer que al igual que la mujer urbana desarrolla diferentes roles: es ama de casa, agricultora, c omerciante, y prostituta o tal vez una Doa Agrcola En el umbral de madera una enagua se contonea, se contiene se quiebra; sonre con su voz ronca y sus dientes de oro,

PAGE 203

203 invita la invitan, se levanta el huipil, baja y sube los hombros empi eza a girar con sus senos de plenilunio enormes y arrugados. Mientras, unos nios de puntitas la observan en silencio, tras la puerta de madera de dos hojas de todos los ojos bendecidos que la vimos bailar streap tease Este poema que tiene un nombre como ttulo, pertenece al yo emprico (vivencial) de Natalia. De nia sola ir a la cantina del pueblo y desde afuera espiaba a doa Agrcola quien rutinariamente comenzaba su espectculo de streap tease Ella con asombro vea a aquella mujer que aunque ya entr ada en aos posea la sensualidad de cualquier mujer joven. En el poemas observamos que la voz potica nos dice que la bailarina se desprende de su ropa tpica: su huipil (falda) y adems muestra su diente de oro, una costumbre de los pueblos es colocarse dentadura de oro. Esta es la verdadera voz del Pueblo Originario, esa que nos cuenta no sobre una mujer que carga a cuestas la madera y vive triste por su pobreza. Agrcola es una mujer que disfruta su profesin. Natalia cuenta que esta mujer tena un espo so que al igual que los clientes de la cantina disfrutaba del espectculo de su mujer. Para Elena Poniatowska Natalia Toledo es la portavoz de la mujer de Juchitan quien dice que la poesa es para los iniciados, aquellos que han regresado del mund o de los sueos y conocen su lenguaje, pero en Juchitn, Oaxaca los poetas venden fruta e iguanas en el mercado, giran en torno al quiosco del sexo en la eterna ronda de dmelo porque yo te quiero y se esconden tras el tronco de los rboles como Nata lia To ledo ( blog Natalia Toledo 2010). Para Poniatowska las mujeres que se representan en la poesa de Toledo son realmente las mujeres del verdadero Juchitn: es la hora ms sen

PAGE 204

204 calles ms adelante se yerg Tambin abundan los ritmos y la vida alegre de las cantinas de enagua se contonea, se contiene se quiebra [ ... ] ( Blog N. Toledo 2010) As es la poesa de Natalia Toledo, como la pintura de su padre, retrata de manera colorida y divertida, aunque tambin de forma nostlgica, al pueblo que la vio nacer. Su poesa es el retrato hablado de la mujer Juchiteca, pero tambin es un reclamo a la tradici n que ha marginado a esa mujer. E n eso tanto Natalia como Briceida comparten una voz de protesta: Tradicin Hubo quien prob el mosto de tu piel, te camin de la cabeza a los pies sin abrir los ojos para no descubrir el resplandor del sol. Hubo quien slo pellizc la comida y no quiso beber el chocolate de los compadres y el pozol de semilla de mamey. Hubo quien colg en la puerta de tu casa una olla rota y no qui so pagar la fiesta. No supieron los tontos que una flor cada al suelo sigue siendo flor hasta su muerte. A Natalia le indigna al igual que a muchas mujeres, el saber que todava existen jvenes que tengan que conservar su virginidad para ser aceptadas. E n el poema Tradicin vemos como la voz potica reclama que los hombres sigan pensando que una mujer deba ser virgen, que pueda se realiza en varios pueblos, cuando el esposo en la primer noche descubre que su mujer no es virgen cuelga en su casa una olla rota como seal de la joven que ha sido desflorada. Pero Natalia tambin habla del deseo que cualquier mujer puede sentir; nueva mente, vemos que ella habla no de la mujer que se ruboriza y que no sabe lo que es la pasin, tal como hacan creer los escritores del indigenismo; al contrario, la seora del Pueblo Originario es tambin una mujer apasionada:

PAGE 205

205 Sica ruxha lecabe ti bacuela Chile cho colate El totomostle abre luminoso amarillo y verde. T descubres de par en par tus piernas cuando te sientas en la hamaca para que en tu jcara entre el chile chocolate de tu hombre y as batir el cacao que doraste sobre el comal de tu deseo. 4. 6.3 Margarita Ku Xool Es una poeta maya, que al igual que Briceida Cuevas ha luchado porque la lengua de su pueblo no muera. Ella tambin canta a la naturaleza, a la mujer y al amor, aunque su poesa es menos reflexiva que la de Briceida: Je bix ek'e U mumudznkil ek'e ku k'azikten a uich. ku k'azikten a pkat, bejlae ti k'aba. Ek'e tan u nchtal, jtan u bin u satal, je xe ka ta ulajten tan a bin nach. Ole ka ta ulajten yan a sut a uiln. Jnp'el k'abe tan ix xok ka tin uilaj dzok a sut, ka tin wyaj a kiki'kay. ka p'il u yich in puksk'al, ka sit' naj in puksk'al ka k'otnaj in puksik'al, tumn in ujel snajech tin uiknal, snajech a uiln. Como la estrella El parpadeo de la estrella me hace acordarme de tus ojos, me rec uerda tu mirada, hoy, esta noche. La estrella se aleja, desaparece, as como cuando me dijiste que te ausentabas. En seguida me hiciste saber que volveras a verme. Una noche lea yo cuando me di cuenta de tu regreso, escuch tu dulcsimo canto; m i corazn abri los ojos, se hizo brincos y danz, porque s que volviste a m, que volviste a verme.

PAGE 206

206 En este poema vemos que la voz potica es de una enamorada que bien podra pertenecer a cualquier tipo de mujer, una occidental o una mujer del pueblo originario. No hace referencia a la tradicin o a la nostalgia por el pueblo. Tampoco hay un reclamo, es simplemente la voz voz potica habla del llanto que cuello / Lo aprieta con gusto./El viento forcejea con l, / porque an no duerme, / porque bosteza Magarita K Xool es la mujer maya que canta al amor. Margarita a diferencia de las mujeres de la poca prehispnica, dej atrs las guerras floridas, la pica y la historia y prefiri escoger su propio lugar de enunciacin. Su voz femenina es una voz enamorada. En general, podemos ver que el universo potico femenino de los Pueblos Originarios es tan diverso como el que existe en cualquier universo occidental. La diferencia es que estas mujeres luchan por ganar un espacio, no slo para ellas como muje res sino para su cultura, su lengua y su tradicin, ya sea para conservarla o para denunciarla y tratar de crear consciencia sobre lo equivocada que esa tradicin pueda estar. El significado de cada tradicin es dismil en cada cultura, pero a la vez se id entifica, dialoga de igual a igual, pues desea encontrar su propio su lugar de reflexin. 4.7 Auto nuestro nom Natalio Hernn dez J En los poetas masculinos, como ya hemos mencionado en algunos poemas de Matus, Regino y Hernndez, existe tambin una gran diversidad de temas. Pero en este apartado h e querido dedicar un espacio a algunos poemas que mantienen una voz colectiva, caracterstica que proviene de la poca prehispnica. En estos poemas veremos que existe un reclamo a la sociedad

PAGE 207

207 por haber dejado a los pueblos originarios sin un nombre, tambi n por marginarlos, por no querer dialogar con ellos. Pero tambin encontramos las palabras de una voz potica que quiere hacer conciencia en su comunidad, quiere despertar a los que todava estn dormidos. 4.7. 1 Victor de la Cruz Al igual que Natalia, V ctor de la Cruz es originario de Juchitn Oaxaca, la poesa de De la Cruz es tan variada como la de cualquier otro autor. El amor a su pueblo y su gran conocimiento sobre su cultura y la reflexin sobre lo acontecido desde la conquista lo han llevado a esc ribir poemas como el que a continuacin muestro: TU LAANU, TU LANU QUINES SOMOS, CUL ES NUESTRO NOMBRE? Guini', gabe' ya huaxhinni; gabe' ya lu gueela'. Tu guinienia', xi guini' pa guiruti' guinni ndaani' yoo ne nisi berendxinga ribidxiaa riuaadia' ga'. Pa guini' ya pa guini' co' tu cayabe' ya tu cayabe' co' ; paraa biree co' ne ya di ya' ne tu canienia' lu gueela'. Tu gudixhe ca diidxa' di' lu gui'chi'. Xiee rucaa binni lu gui'chi' ne cadi lu guidxilay: laa naro'ba', nalaga, naziuula'. Xiee q u ruca'nu' xa guib' guir' ni rini' quenu ne riale ladxido'no. Xiee qu ruca'nu' lu bandaga yaa, lu za, lu nisa, ndaani' batananu. Xiee gui'chi', paraa biree gui'chi', gasti' c lu, gutaguna' diidxa' riree ruaanu, diidxa' biruba ca bixhozeglanu lu gu ie, ni b'ndacabe lu gueela' ra biyaacabe, ni bitieecabe guri ldxicabe, Hablar, decir s a la noche; decir s a la obscuridad. Con quin hablar?, qu decir? si no hay nadie en casa, y tan slo oigo el gemir del grillo. Si digo s si digo no a quin digo s ? a quin digo no ? De dnde sali este no y este s y, con quin hablo en medio de esta obscuridad? Quin escribi estas palabras en papel? Por qu escribe la gente sobre papel y no sobre la tierra? Es grande, es ancha ... es larga. Por qu no escribimos en el cielo lo que dicen nuestras mentes, y lo que nace en nuestros corazones? Por qu no escribimos sobre las verdes hojas, sobre las nubes, sobre el agua, en la palma de la mano? Por qu sobre papel? dnde naci el papel? ¡nada dice! y encierra las palabras que salen de nuestra boca: la palabra que cincelaron nuestros abuelos sobre las piedras,

PAGE 208

208 ndaani' xhiu'du'cabe, ra yoo la'hui' stcabe. Ni bedan diidxa' biropa, bedaguuti stiidxanu ne laanu, bedaguxhataee binni xqudxinu, scasi canu bicuti' biaba lu yaga, nexhe'lay. Tu laanu, tu lanu. la que cantaron en la noche, cuando hicieron su danza, la que usaron para decorar sus casas, dentro de sus santuarios, en sus palacios reales. Quien trajo la segunda lengua acab c on la nuestra, y nos mat, vino a pisotear la gente del pueblo como si furamos gusanos cados del rbol, tirados en la tierra. Quines somos, cul es nuestro nombre? Dxumilaga ziz xpand sisi eu sa deche lu beela chupa ri, La sombra del ancho canasto La sombra del ancho canasto gil sigue tus pasos, mecindose al ritmo del tocado de algodn con que lo cargas, que es el de tus abundantes caderas, como los cntaros gemelos de tu pecho que anuncian tu pr esencia. As como de red colgante que guarda los alimentos, tambin es un tocado tejido con fina pluma. Con el corazn a punto de estallar cargando la carne fra con que se saciar la sed contenida en el cntaro, as el tocado de algodn cuando se junta con el ancho canasto, as la red colgante tejida de fina palma. En unas cuantas estrofas Vcto r de la Cruz logra sintetizar la historia y lo que fue el destino de la palabra de las lenguas originarias. Reclama por qu ahora se escribe en papel, cuando sus antepasados lo hacan en un material como la corteza del rbol, o en la piedra. Demanda tambin el que la lengua oficial haya casi terminado con las lenguas originarias. La voz potica comienza de forma suave preguntndose, sintindose slo, sin nadie que lo escuche.

PAGE 209

209 Se siente sumergida en una tremenda obscuridad, pero conforme los versos avanzan la voz potica va aumentando el tono y al final el poema resulta ser un verdadero reclamo a todos aquellos que de alguna forma contribuyeron y contribuyen al maltrato de la gente de los Pueblos O riginarios: vino a pisotear la gente del pueblo como si furamos gusanos Qui nes somos ) 4.7.2 Feliciano Marn Es otro poeta de Juchitn que junto con Natalia y Vctor ha querido mediante sus poemas hablar de la t radicin de su pueblo, y lo hace tambin no desde una mirada de desconocimiento con los escritores occidentales, s ino desde su visin de perteneci a al pueblo. Su poema A la sombra de un ancho canasto es tambin un canto a la sensualidad de la mujer juchit eca: Dxumilaga ziz xpand sisi eu deche lu beela chupa ri, nu cuachi La sombra del ancho canasto La sombra del ancho canasto gil sigue tus pasos, mecindose al ritmo del tocado de algodn con que lo cargas, que es el de tus abundantes caderas, como los cntaros gemelos de tu pecho que anuncian tu presencia. As como de red colgante que guarda los alimentos, tambin es un tocado tejido con fina pluma. Con el corazn a punto de estallar cargando la carne fra con qu e se saciar la sed contenida en el cntaro, as el tocado de algodn cuando se junta con el ancho canasto, as la red colgante tejida de fina palma. El hablante potico describe a esa mujer vendedora que acostumbra cargar su canasto, no slo en los p ueblos juchitecos sino en muchas regiones de Mxico. La mujer indgena en este poema no es vista como una vctima o como pobre, es descrita como si se pintara un cuadro sensual de ella.

PAGE 210

210 Sus anchas caderas y su corazn a punto de estallar, saciarn la sed c ontenida en el cntaro. Como bien lo describi Natalia, la mujer juchiteca no se ruboriza, y no es esa mujer inocente retratada antiguamente por los escritores occidentales. Si bien esta voz no parece colectiva, s nos describe bien al personaje cotidian o del pueblo del autor, lo etnografa. 4.7.3 Natalio Hernndez Hemos hablado a lo largo de todos estos captulos de la trayectoria de Natalio Hernndez, de su manera de conservar sus races, de defender su cultura y de mantener la estilstica y los gneros de la antigua literatura prehispnica. Pero no hemos hablado de cmo Natalio tambin conserva esa voz colectiva que existe en la poesa precolombina. Toselti matinemican Quemantica nimachilia tehuan timasehualme tichia se tlacatl tlen nochi hueli ihuan n ochi quimatl: yehuatl huelis tech maquixtis. Inin tlacatl tlen nochi hueli ihuan nochi quimati amo queman asis: ipampa tohuan itztoc, tohuaya nemi, pehuaya tlachia, nohua cochtoc. Caminemos solos A veces pienso que los indios* esperamos a un hombre que tod o lo pueda, que todo lo sepa que ayude a resolver todos nuestros problemas. Pero ese hombre que todo lo puede y que todo lo sabe, nunca llegar: porque vive en nosotros, se encuentra en nosotros, empieza a despertar: an duerme Observemos que la voz po tica comienza diciendo que la gente de los pueblos originarios (indios como se tradujo en espaol) espera a un hroe, pero al final, el hablante potico hace un llamado a su pueblo, porque dice que ese hroe est en ellos y adems empieza a despertar. Na talio Hernndez comenta que cuando escribi este poema, la gente de los pueblos originarios, y los escritores, se encontraban as, dormidos pero si tuviera que reescribir este poema l dira que ya despertaron y ahora comienzan a caminar. Natalio Hernndez se apodera del pensamiento

PAGE 211

211 de todo el pueblo al decir: a veces pienso que los indios esperamos. En ese verbo vemos que l se incluye en el pueblo originario, pero al mismo tiempo incluye al pueblo en su visin. Es decir su pensamiento y el de su pueblo es voz potica no es la voz de uno slo sino de todo el Pueblo: No quiero morir / quiero ser partcipe del nuevo da/ y del nuevo amanecer. En esta estrofa vemos que se podra pensar en cualquier human o que no quiere morir y desea amanecer con la llegada del da. Pero si continuamos leyendo el poema observamos que se nos habla de que la gente de los pueblos originarios no quiere que su cultura se pierda, no quieren fallecer: No quiero morir / quiero di sfrutar los nuevos cantos floridos, los nuevos cantos del pueblo. La voz es claramente colectiva en el verso final. Pero tambin est la voz del poeta, del escritor: No quiero morir / anhelo leer los nuevos libros/y admirar el surgimiento/de la nueva sabi dura. El escritor del Pueblo Originario tambin desea ver que su obra resurja como el Ave fnix. Al igual que Vctor de la Cruz, Natalio Hernndez reclama a quienes han tratado al indgena como a un gusano, esto lo apreciamos en su poema Yo tambin soy un ser humano: mucho habito en esta tierra, /nac aqu mismo, / aqu vi la claridad. Nuevamente, Hernndez habla por su pueblo, reclama que la gente occidental los vea como ignorantes, que piense que ellos no saben vivir, slo porque su estilo de vida es diferente. Pero al mismo ti empo la voz potica nos hace un llamado a la memoria: desde hace mucho habito esta tierra, nac aqu. Es decir si alguien podra vernos c omo los diferentes, seran ellos. La voz potica tambin enfatiza que el idioma de ellos es tan vlido como el espaol: vale mi palabra, mi palabra es bella. Pero la voz potica nuevamente alza el tono al final de este poema y dice: que todos sepan que an tengo el espritu fuerte (175)

PAGE 212

212 4.7.4 Juan Tiburcio Es del estado de Veracruz y su lengua es el totonaco, ha escrito varios poemas en donde se autoenografia y en donde toma la voz de su pueblo, tal como lo hace en su obra Palabra y canto de los totonacos. Juan Tiburcio tiene un poema titulado Garras de guila, y en l se observa que el totonaco se compara a una animal, en la traduccin dice que es a un guila, pero en el poema en la lengua original se sabe que es a un zopilote rey: Garras de guila Mis pies son resistentes como las garras del guila: con ellos trepo montaas; no le temen a esas rocas ni pasar por las espinas; sin temor a nada avanzan como garras de guila: Potentes giles Varoniles Morenas Fibrosas Ligeras Veloces Fuertes Hacen dosas Contemplen el porte del guila, pues me veo yo as Mira fijamente Mis ojos y mis pies, Mi cara de guila, Todo lo que he heredado del guila Yo nac cuando ella volaba, Cuando en el cielo se deslizaba Xtantun xakgalh Kin tantun lakgtliwakgan luw atiya xtantun xagkalh wa klitlawan kkasipijni nitu likxilha kachiwixni ama latiya kkalhtukunin an nitu puwan ni xapekwa e kin tantun xla xekgalh. Lakpalha Tsapakga Xachixku Smalalan Xnujutwa Kipitswa Kgosonan Tliwakga Skulujwa. Tama, la xakgallh klakaw an akan tanks ki lakukxilha ki lakgastapu kin tantun chu ki lakan xla xakgalh, wa ki ihkgamanit xkgosma kkakgapun talhman xlama. *pichagua: guila, xakgalh: zopilote rey o aura (la traduccin cambio el tipo de animal con el que se identifica el yo potic o ) En la voz potica se nota esa forma de retratarse, se vale de la comparacin para ir describiendo al hombre del pueblo originario: Mis pies son resistentes/como las garras del

PAGE 213

213 guila:/con ellos trepo montaas. Para la voz potica el andar descalzo no es sinnimo de pobreza sino de libertad, pues con sus pies puede trepar. El hombre del Pueblo Originario no se ve feo ni tampoco acabado, tal como lo retrataban los indigenistas; la voz potica por el contrario dice: Contemplen el porte del guila / pues me veo yo as/. La voz potica hace referencia tambin a la similitud entre el animal y el hombre. Para los Pueblos Originarios, la naturaleza es parte de ellos mismos. 4.8 A manera de colofn En general podemos ver que la poesa de los Pueblos Originari os tiene su origen en sus races prehispnicas y que con el transcurrir del tiempo, la oralidad ha seguido conservando poemas y canciones que pertencen a toda la comunidad, pero tambin hay escritores indgenas que han decidido mezclar lo oral con la poes a contempornea, y en este caso podemos hablar de transcultluracin, pues hay una aceptacin por parte de ellos de mezclar ambas culturas. Los poemas tienen como principal motor que la voz potica muestre la riqueza tanto estilstica como de contenido, don de se plasma de forma casi pictogrfica al pueblo. Ellos al elegir escribir de su comunidad, desean representarla, no slo desde su pobreza o de la tristeza que algunos poetas occidentales vean, sino que su propsito es mostrar la riqueza cultural y ling stica de su lugar de enunciacin. Vemos que los escritores latinoamericanos al igual que los escritores de los Pueblos Originarios, han querido resaltar mediante la voz potica la riqueza de su pueblo, los escritores latinoamericanos tambin han deseado nombrar y recordarnos que existe un pasado milenario, ese que los escriotres indgenas han vivido ms de cerca. Los poetas de los Pueblos Originarios (como se mostr en el poema Dejame morir un rato ) nos dejan saber que la poesa juega un papel importante, pues une el ayer, el hoy y el maana.

PAGE 214

214 Todos estos poetas, de alguna forma han querido hablar por su pueblo, se han apropiado de la palab ra para etnografiar a su comunidad pero tambin para autoetnografiarse. Al escribir sobre su cultura ellos mismos van reflexionando, van aprendiendo ms de su pueblo y se van descubriendo como seres que poseen un rico pasado histrico pero que tambin saben vivir un presente moderno. En pocas palabras podemos afi rmar que los escritores de los P ueblos O riginarios en el ofi cio de escribir se resemantizan y resemantizan tambin a su pueblo de origen.

PAGE 215

215 CHAPTER 5 HETEROGENEIDAD SEMI" TICA NARRATIVA EN CU ATRO CUENTOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS. La nueva palabra tiene sus fuentes de inspiracin en la propia cultura, en la p erdu Leon Portilla El destino de las literaturas amerindias Los modernos escribanos amerindios tienen tambin la posibilidad de acercarse a la Antigua Palabr a para reforzar su inspiracin Leon Portilla El destino de las literaturas amerindias 5.1 A manera de bosquejo En este trabajo retomaremos al gunos principios marcados por P e i rce pero sin ser estos el motor principal del anlisis. Mi propsito es aplicar dichos conceptos semiticos a los conceptos que ya haban sido a portados para la literatura prehispnica. Hay tres definiciones de Pe i rce que me gustara retomar: a) De la lgica del estudio del signo, b) la divisin de signos y c) su syllabus. Para hablar de ellos ir mostrando su aplicacin en los cuentos que analiz ar. De la lgica de los signos podemos destacar su importancia en nuestro estudio de los difrasismos, ya que segn P e i rce un signo es un estimulo para dos polos, uno que quiere producir una reaccin y el que reacciona ante tal signo: ] t o its existenc e as such three things are requisite. On the first place, it must have characters which shall enable us to distinguish it from other objects. In the second place, it must be affected in some way by the object which it signified or at least something about it must vary as a consequence of a real causation with some variation of its La mezcla de un acercamiento semitico con los gneros literarios estudiados por algunos autores como Garibay y Portilla nos llevar a un acercamiento que aunque no es del todo nuevo, s posee un acercamiento contemporneo, pues se une la idea de lo antiguo con lo moderno. Es ampliamente sabido que las mezclas, de lo que algunos han llamado mitos con las creencias

PAGE 216

216 religiosas occidentales, han sido el motor fundamenta l de las narraciones orales de nuestro Mxico Profundo. Pero actualmente, estas narraciones no se han quedado slo en el mbito oral, escatolgicos o sobre el nahual son recurrentes en los relatos indgenas. El papel que gran medida este tipo de produccin artstica marginal constituye una Los cuentos que sern analizados, en su mayora, poseen un carcter de oralitura que prov iene de la raz cultural de los escritores. En el captulo dos habl de los gneros que existieron en la poca prehispnica, as como tambin mencion el carcter de oralidad en las nuevas obras de los escritores de los Pueblos Originarios. Es conocido que las culturas prehispnicas y las culturas de los Pueblos Originarios actuales consideran la palabra como 34). Si bien es cierto que la mayor parte de escritores de los Pueblos Originarios han retomado de la tradicin oral sus cuentos o narraciones, tambin es verdad que ellos han recreado, o en algunas ocasiones realmente han creado, el cuento partiendo slo de la tradicin del pueblo. El mismo Frischmann cuenta que al realizar las entrevistas con algunos escritores indgenas se percat de la criaturas fantsticas, si no de vivencias y creencias profundas de la persona muy cuerda a quien tena delante, cuyo respeto por los Zutzbalm comparto hasta el presente (38).

PAGE 217

217 El anlisis de la literatura actual de los Pueblos O riginarios, nos lleva a remitirnos no slo a su histo ria en la poca colonial, sino a una ms anterior, a la poca prehispnica. El universo narrativo de aquellos pueblos, tiene poesa y narrativa que ha sufrido una transculturacin en cuanto a su forma de transcripcin; su hibridez con el mundo actual al que se enfrenta, pero por supuesto todas esas obras, o la mayor parte de ellas, conservan mucho de lo que fue la literatura precolombina. Es imprescindible antes de comenzar a discernir entre las diferencias de la produccin l iteraria oral y escrita de los Pueblos O riginarios en el Mxico contemporneo, remitirnos a algunos conceptos y hechos histricos que enmarcan la literatura actual de aquellos pueblos. La literatura que existi durante la poca precolombina ha dejado un gran legado que se ha estudiado desde pocas coloniales hasta recientes das. Gracias a todos esos legados y estudios, se sabe que aquellas culturas daban un gran valor a la palabra. Muchas de esas inscripciones, en ocasiones jeroglficas, eran posteriormente recontadas en forma oral p or pobladores que tenan a su cargo la transmisin de dichas obras; hayan sido estas de tipo religioso, medicinal, astronmico, histrico o en muchas ocasiones profticas. Es decir, la produccin literaria de aquellos tiempos no slo estaba basada en una t radicin oral, sino tambin en una escrita, entendindose por escritura algo ms que la concepcin occidental. El presente captulo tiene como propsito acercarse a aquellos rasgos que conservan lo s cuentos de escritores de los Pueblos O riginarios. Para e llo, se utilizarn cuatro cuentos que han sido seleccionados para su estudio por el tipo de temtica que presentan: Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez El p erro de c era y Chicomexochitl: El nio devorado por el templo

PAGE 218

218 5.2 D ifrasismo narr ativo El trmino difrasismo fue aportado por ngel Mara Garibay, estudioso de las culturas prehispnicas en Mxico, pero su concepto era aplicado a la poesa o cantos indgenas. Mi propsito es retomar este concepto pero aplicndolo a la narrativa. Por ello, realizar una modificacin al trmino de Garibay: difrasismo + narrativo Para empezar el estudio de las obras, comenzar por la definicin que exista de ambos trminos, y en el transcurso del anlisis ir mencionando las modificaciones que a estos pueda yo aportar. El trmino de difrasismo es aplicado a los elementos estilsticos de la poesa y Len que, juntas, dan el simblico medio de expresar un so expresin ms o menos sinonmica. Frases similares a las nuestras sin ton ni son, a tontas y locas. Len Portilla da algunos ejemplos de difrasismos encontrados en los glifos prehispnicos: petl a t l, icpalli ( estera, sitial) autoridad poder ; alt, tlachinolli (agua, fuego) guerra ; mitl, chimalli (guerra, combate) ; cuauhtli, ocelotl ( guila, jaguar) los capitanes guerreros (114). Figure 5 1. Figura: Tomada de el Destino de la Palabra: A) la figura repres enta lo siguiente de acuerdo al orden de letras que se aprecia en el dibujo: estera, sitial autoridad poder, alt, tlachinolli (agua, fuego) guerra

PAGE 219

21 9 [Reprinted with permission from Fondo de Cultura Econmica, 1996 Divided attention, perception and audi tory recall. PhD dissertation (Page 219, Figure 5 1 ). University of Florida, Gainesville, Florida.] Otro punto sobresaliente de los difrasismos y de los estudios realizados tanto por Garibay como por Len Portilla es que dentro de los difrasismos encontra mos tambin la representacin en los cdices de la dualidad de los dioses, a veces hombre a veces mujer. Esta misma dualidad puede ser apreciada en cuentos contemporneos, uno que estudiaremos en este captulo es el de Romn Gemes: Chicomexochitl: El nio devorado por el templo Existen otros autores que se han dedicado a estudiar los difrasismos, entre esos estudiosos encontramos a Mercedes Montes de Oca, ella dedica un artculo completo al estudio de los difrasimos en la guerra Los difrasismos de la guer ra y el sacrificio : En esta contribucin los difrasismos se consideran como estructuras lingsticas construidas por la yuxtaposicin de dos trminos que a nivel semntico se toman como una unidad. La unin de dos o ms lexemas no es aleatoria, est motiva da por aspectos sociales, culturales y representa las maneras de percibir y conceptualizar referentes significativos en el Mxico prehispnico del siglo XVI (426) En el anlisis que realiza Montes de Oca al Cdice Florentino es muy amplio y en l nos deja conocer que los difrasismos tiene una alta relacin con la cultura y con sus referentes. Cecilia Rossell menciona que los difrasismos no siempre son dos frases juntas, la antroploga asegura que a veces puede haber tres o hasta ms frases juntas, el an lisis que esta estudiosa realiza lo ha hecho en culturas como la chichimeca: Sin embargo, muchas veces resulta difcil clasificar los difrasismos dentro de una u otra categora. Adems, a veces se presentan no slo dos frases, sino tres o ms. Aqu se mues tran algunos difrasismos que aparecen en la traduccin del texto en nhuatl de La historia Tolteca chichimeca : ixtlauac yn teotlalli (fol.5v,p.144), se refieren a la l lanura, a la tierra ms all de lo conocido, al sitio habitado por los dioses (83). Es decir, despus de leer y ver todos los ejemplos que los diferentes autores nos han dado sobre los difrasismos, es imposible no pensar en estudios semiticos que puedan s er aplicados

PAGE 220

220 tanto a la literatura prehispnica como a la literatura actual de los Pueblos Originarios. Cada frase es un signo que unido al otro dan una metfora o expresin metonmica que posee un representamen en cada situacin y en cada cultura. Montes de Oca menciona: Esto quiere decir que el concepto al que se van a referir todos los difrasismos que integran determinado ncleo tiene una construccin diferente y cada par ocupa un espacio semntico poblado por diferentes construcciones que mantienen rela ciones respecto a un mismo referente (427). Para Celia Montes de Oca, en un trabajo que hace sobre la problemtica de traducir ese posibilidades de lectura: una, la literal n os lleva a identificar los difrasismos con una manera bella e inesperada de calificar un referente determinado [ ] la otra abre la posibilidad de trabajar los cuen tos de los escritores antes mencionados. Definir a continuacin lo que considerar como difrasismo narrativo en los cuentos que analizar, ms adelante ir retomando el concepto conforme el anlisis de los cuentos lo vaya permitiendo. El difrasismo narrat ivo consistir en aparear metforas (de uno o dos vocablos) co n una estructura narrativa y juntas darn el simblico medio (un nuevo referente) de expresar un solo pensamiento. En otras palab ras, en las narraciones de los Pueblos O riginarios existen cier tos vocablos que son metafricos y que al unirse con los elementos narrativos van formando la unidad del cuento. Sin la presencia de ese elemento lingstico que contiene toda una tradicin o creencia religiosa del pueblo, la narracin no podra funcionar de la misma manera que lo hace con la presencia del mismo. En trminos de Pe i rce, podemos decir que el difrasismo es la unin de dos signos que al unirse toman en la conciencia cultural del pueblo un representamen con un significado especial, que slo podr ser entendido por esa cultura. El difrasismo narrativo en trminos de Eco y P e i rce

PAGE 221

221 ser la unin de un representamen con un significado cultural que al narrase en la obra literaria tomar un valor especifico y nico dentro de la obra etnogrfica. Segn E hiptesis de la semitica es la de que estas reglas, o estos signos, existen bajo cualquier proceso r etomamos tambin las ideas de P e i rce y Eco en qu e la forma tradica de P e i rce se cumple y que [ ] Una estructura tradica que en su base tena un smbolo o representamen, puesto en relacin con un objeto al que representa [ ] con todo, el interpretante no es el interprete, no e En muchas ocasiones se duda de la veracidad de los cuentos de los Pueblos Originarios pues se siguen mirando bajo la lupa de la cultura occidental. No hablo de que los cuentos no tengan toques fantsticos, pero s, de que los cuentos poseen una mezcla entre lo fantstico y la verdad de la cultura a la que representan: Sin duda hay una forma de conocimiento previo que podra esca par a la estructuracin en campos semnticos: el conocimiento individual, la experiencia sus distintas acepciones, se entiende una visin del mundo condividida entre muchos p arlantes y en el lmite de la sociedad. Por ello, estas visiones del mundo no son otra cosa que aspectos del sistema semntico global, una realidad ya segmentada (Eco 181 182). Por ello, podemos decir que lo que para la cultura no occidental es una verdad cultural, para los occidentales esa verdad ser una forma fantstica. Es por ello que las verdades occidentales como la creencia de que tres personas son un solo Dios puede ser observada en verdades de culturas como la maya, la nhuatl o la mazateca, pue s para ellos puede existir una comunicacin entre la naturaleza y el hombre o la transformacin de un ser en otro. Ya que dentro de sus culturas se cree en que todos los seres poseen un alma, el nahualismo es una clara muestra de ello.

PAGE 222

222 5. 3 Difrasismo narra tivo en dos cuentos de los Pueblos Originarios 5.3. 1 Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez: su transculturacin y su difrasismo narrativo Comenzaremos con el anlisis del cuento Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez, el pastor de Domingo Gmez, en donde aplicaremos el trmino de difrasismo desde dos perspectivas, una en el lenguaje (lingstico metafrico) y el otro narrativo (repeticin de estructuras temticas) y la combinacin de ambas que dan la unidad narrativa. Si bien es cierto que el difrasismo surgi del anlisis de texto s en nhuatl, tambin es cierto que las caractersticas de tener en una palabra dos trminos que al unirse forman una metfora o como en el caso de la sincdoque se sustituye una parte por el todo, no es privativo de ella. Existe en otras lenguas originar ias de Mxico o en las mesoamericanas y en otras en el mundo entero, de las cuales desconozco su formacin. Para aclarar cmo se forman stos, pongo a continuacin dos ejemplos del Nhuatl: Figure 5 2 Difrasismo Del N huatl Dibujos elaborados por Mart n David Figure 5 3. Difrasismo las delicias sensuales In tl/agua in metlatl/metate Mujer in ehcatl/el viento in chichinaztli/el ardor las delicias sensaules Mujer

PAGE 223

223 Desde el mismo ttulo de cuento Ajaw que en tzaltal es igual, encontramos su connotacin de tres formas: ngel, dueo, seor. El cuento en su lengua original se llama Lopes kanan quiere decir el verdadero, Montemayor aclara que tambin puede significar tzeltal, as que el hroe del cuento, Juan, es el verdadero tzeltal o el seor verdadero. Metafricamente el cuento nos remite entonces a un guardin guerrero de los tz eltales de Chiapas. Lo interesante de estos vocablos es que no slo contienen el difrasismo que Garibay estudiaba en los poemas o cantos picos de la literatura precolombina. Sino que la forma en cmo se divide el cuento se puede interpretar en sus tres co nnotaciones, que de igual manera pueden contar tres historias relacionadas a otras de tipo occidental, en donde un conocedor de ambas culturas podra establecer los paralelismos (el nacimiento de Jess, Moiss depositado en el rio) esto nos muestra que en este cuento existe una transculturacin narrativa. Sin embargo, mi propsito es demostrar el difrasismo narrativo del cuento antes mencionado. Para ver la estructura presento el siguiente esquema:

PAGE 224

224 Figure 5 4. Tlahtolli El Pastor Es decir, el difrasismo no es slo lingstico sino estructural, las diferentes connotaciones de la palabra son aplicadas a la estructura misma del cuento. En la primera parte, Juan nace como un ngel, concebido sin la ayuda de un hombre, nace de una mujer que no ha sido poseda por ningn varn. Sin embargo, en sus primeros das de vida la naturaleza se lo arrebata a su madre, pero Juan tiene ese poder mgico de saber lo que la mam hace y lo que le sucede. En la segunda parte, Juan regresa a su madre y es un pastor que cuida de la siembra y caza borregos, con esa profesin se mantienen ambos. Posteriormente, se convierte en guerrero y salva al pueblo como rey del mismo. Finalmente, ante tal proeza el pueblo lo aclamar protector del pueblo Tzeltal. Es as como en este cuento, el difrasismo narrativo queda cubierto no slo en una mera metaforizacin del concepto Ajaw sino en una metfora narrativa estructural. Angel( 1 ) pastor( 2 ) guerrero/rey( 3 ) Dueo/protector( 4 ) Una familia regresa de visitar a sus familiares, es de noche y deciden quedarse en una cueva, all la hija queda embarazada. Los padres no dudan de la honra de la joven, pues dice el relato "fueron testigos del origen" ( 1 ) Despus del nacimiento de Juan, ste es llevado al rio y all desaparece por algunos aos, pero de manera omnisciente sabe todo acerca de su madre. Regresa a ella en la adolescencia, se vuelve campesino/pastor ( 2 ) Juan es campesino pero realiza prodigios en la tierra. El ejercito invade su pueblo y Juan tiene que demostrar que l es el "hombre verdadero" ( 3 ) Juan lucha contra los soldados con armas totalmente aportadas por la naturaleza: un bastn de madera, un pavo. Juan es sacrificado tres veces pero nunca muere. Juan vendr siempre a rescatar al Tzeltal. ( 4 )

PAGE 225

225 De hecho, la forma narrativa deja cabos sueltos que slo son llenados mediante esas formas metafricas o metonmicas d e la lengua del escritor originario, es decir aunque la tradicin ha sido escrita, sigue poseyendo caractersticas de la oralidad (cosas que slo el pueblo conoce). Por ejemplo, nunca se explica por qu los padres no desconfiaron de la joven al quedar emb arazada en la cueva, o cmo saban que el nio de sus entraas era el Rey Juan Lpez. Por otro lado, esta forma narrativa deja ver tambin los huecos que puede tener la tradicin oral, en donde las explicaciones que necesitamos los que no estamos relacion ados con el mundo del que se nos narra no son necesarias, pues la cultura conoce muy bien a quin se est refiriendo. Me gustara continuar el anlisis de los difrasismos narrativos con dos objetos que se mencionan durante la narracin, llammosle el terc er cuadro de la historia: cuando Juan tiene que demostrar que l es el rey, un guerrero. Los dos elementos que son el bastn y el pavo, unidos nos dan la idea de un hombre de campo, el campesino que siempre ha sido. Sin embargo, estos dos objetos sufren tr ansformaciones, algo que en las culturas originarias es conocido como nahualismo y que en algunas zonas se cree, por lo general, que es el hombre quien puede convertirse en animal, pero el origen de los nahuales, de acuerdo con Pedro Pitarch: son almas qu e pueden tener forma de animales o meteoros 3) En el caso de la narracin encontramos que el bastn de Juan puede realizar varias funciones al igual que el pavo transformarse en escudo (es decir, es un objeto con alma o un alma que puede ser un objeto ): ligeramente comenz a moverlo de un lado a otro y la tierra se sacudi con un bastn, que se convirti en un fusil, junt las balas y apunt hacia el ejercito: un solo disparo fue suficiente para dejar a todos los uniformados

PAGE 226

226 ba cubierto con acero, extendi sus alas y cubri al Rey para Nuevamente, el tener dos elementos que provienen de la naturaleza le da su conceptualizacin, a Juan, de Rey Tzeltal, mediante el difrasismo de bastn y pavo obtenem os a un guardin eterno del pueblo: Figure 5 5. Difrasismo Guardian En medio de este proceso recae toda una metaforizacin de los objetos y del mismo hroe: Lpez. Una historia que al final nos demuestra la gran resistencia que ha tenido esta cultura en cuanto a invasiones extranjeras o movimientos gubernamentales contra los indgenas. El mismo cin que se hizo en espaol, sin embargo en Tzeltal no vemos este espaolismo aparecer en la narracin. 5.3.2 El perro de cera : Transculturacin y difrasismo narrativo Otro cuento en el que tambin desde el mismo ttulo encontramos un difrasismo narrati vo es el de El perro de cera de Jos Zi Keb que pertenece a la cultura y lengua maya yucateco. Para analizar este cuento necesitamos remitirnos nuevamente al ttulo original: Lokok Peek en el diccionario Maya Cordemex, el vocablo equivalente para perro e s pek pero este es aplicable al nombre genrico, pues tzul es el que se aplica al perro domstico mestizo. La presencia del perro ha estado ligada a las culturas prehispnicas. Ya los mismos conquistadores mencionaban la variedad y las diferencias entre los perros de estas culturas con la de ellos: Bastn Pavo Guardian Tzeltal

PAGE 227

227 Hay perros naturales de la tierra que no tienen pelo ninguno, y no ladran, que tienen los dientes ralos y agudos, las orejas pequeas, tiesas y levantadas... y tambin los indios tienen otra suerte de perros qu e tienen pelo, pero tampoco ladran y son del mismo tamao que los dems. (78) Para la mayor parte de las culturas prehispnicas el perro tiene muchos significados y no slo en cuanto al vocablo que lo designa, sino a las creencias que se tienen y tenan so bre lo divino, lo sexual, lo astronmico, lo terrestre y lo infra terrestre de este animal. En la cultura maya el perro, de acuerdo con lo que se ha analizado en varios cdices mayas y en la relacin que hicieron los cronistas de la poca de la conquista, tiene los siguientes valores: es el compaero del hombre, no slo en la tierra sino ser quien lo logre guiar por el inframundo (El perro ser la gua del alma del humano en su muerte). El perro poda ser el nico substituto del hombre en el sacrificio hu mano; es el ser que en sus patas (de acuerdo al estudio de algunos cdices) trae el fuego; el perro simboliza la muerte, es el nico animal que puede ver en la oscuridad a los seres malignos, y puede ver por los caminos de la oscuridad a los espritus que se separan del cuerpo del hombre. Para Mercedes de la Garza, quien realiz un estudio minucioso En el caso de este cuento el di frasismo narrativo no lo encontramos ligado a la estructura del cuento como en el del Ajaw Juan Lpez sino en la temtica y moraleja del cuento.La narracin deja ver que la relacin perro hombre de la que se tiene creencia en los pueblos originarios se ve rota por la maldicin de la madre. La soledad que la madre profetiza al chico, no slo es la humana sino la de su gua para el da de su muerte: el perro. Desde el momento en el que los pobladores de la hacienda niegan darle ese animal al muchacho, le est n negando el paso de su alma al inframundo. Es por ello que el joven decide hacer su propio perro, pero no lo elabora de lodo con miel (como se hacen los aluxes ), tal como lo realizaban sus antepasados para

PAGE 228

228 proteger la milpa, sino lo hace de cera ( Lokok ). El ritual de colocarle su sangre es el mismo que hacan sus antepasados, por ello el perro logra cobrar vida, sin embargo, ya que los perros logran diferenciar de acuerdo a la creencia maya entre un espritu malo y uno bueno, rechaza al chico que le dio la vida. Pero este perro, adems de no aceptar al joven lo mata, devorando su carne. Proceso inverso al que se tena registrado en las relaciones de Sahagn, pues aparentemente quienes coman la carne del perro eran los hombres. Es decir, el tener dos elem entos que dentro de la cultura no se combinan muestran que el relato es coherente a la falta de coordinacin de ambos elementos, pues el tradicional debera hacerse, como ya lo mencione, de lodo. Figure 5 6 .Perro fiel Perro guardian miel y lodo Peek Aluxe Peek lokok/perro de cera Perro traidor Perro Leal Perro de miel y lodo Miel mde

PAGE 229

229 El final del cuento revela nuevamente otra de las creencias originarias: el perro huye, pero tas ltimas lneas adems de apreciarse el difrasismo narrativo, tambin se aprecia una transculturacin, ya que se estudiados hasta ahora, tal como pudimos apreciar en el cuento del Ajwa, existe adems de la tradicin oral prehispnica tambin elementos de la cultura occidental impuesta hace muchos aos. Existen otros cuentos que tienen como parte central al perro o a los aluxes, tales son los casos de : Alux de Santiago Dominguez Ak y El aullido de los perros a media noche de Andrs Tec Ch y Conoc al Alux de Jorge Echeverra Lope. Estos cuentos tambin estn relacionados a l as creencias religiosas de los Pueblos O r iginarios. Por lo que hemos tratado de analizar hasta este punto veremos que el difrasismo narrativo, entonces, consistir en: poner dos o ms metforas (de uno o dos vocablos) con una estructura narrativa y que juntas dan el resultado de expresar un solo pensamiento. En otras palabras, en las narraciones de los Pueblos Originarios existen ciertos vocablos que son metafricos y que al unirse con los elementos narrativos van formando la unidad del cuento. Sin la presencia de ese elemento lingstico que cont iene toda una tradicin o creencia religiosa del pueblo, la narracin no podra funcionar de la misma manera como lo hace con la presencia del mismo. 5.4 El mito en Ajaw tzeltzatl Juan Lpez y El perro de cera 5. 4 .1 El mito Desde el captulo dedicado al m ito de la caverna en los textos de Platn (Repblica VII) se nos explicaba que no todos vemos las realidades desde la misma perspectiva. Para Platn, todos somos prisioneros del conocimiento, pues cada quien cree poseer una verdad absoluta:

PAGE 230

230 ¡ Qu extraa e scena describes dijo y qu extraos prisioneros! Iguales que nosotros dije porque en primer lugar, crees que los que estn as han visto otra cosa de s mismos o de sus compaeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caver na que est frente a ellos? (VII, 206). Los mitos nos ayudan a formar nuestras verdades culturales y se van reforzando conforme se vuelven un rito o una tradicin que pasa de forma oral o escrita. Para Micaela Morales, las obras de los Pueblos Originarios (ella en particular estudia las obras de Chiapas) al estar basados en la tradicin oral, la naturaleza y la historia del pueblo, poseen una intemporalidad en los relatos que quella acepcin original: revelacin humana, tradicin sagrada. El cambio existente en la definicin del mito ha estado en funcin de las distintas etapas histricas del pensamiento humano y de la disciplina empleada para acceder a su comprensin (Morales 113 114). No slo existen mitos dentro de las culturas perifricas, tambin existen mitos modernos, tal como los ha descrito Walter Mignolo, mitos que dice l, primero encarnaban a Europa y el mito moderno actual que ya no niega al otro, al marginado: realizacin de la modernidad ya no descansa en el pasaje de su potencial que trascendera a la modernidad como tal, una trans modernidad en la cual ambas, modernidad y alterida d negadas (las vctimas) correalizan ellas mismas un proceso de mutua fertilizacin del otro (69). Es decir negar que existan mitos tanto en las culturas occidentales y en las de los pueblos sera negar una modernidad en la que interactan las diferentes c ulturas. Para Morales, el mito cumple actual sigue dependiendo en gran medida de su ser mtico, no se puede negar la presencia sagrada en el interior de la historia de los hombres (116 117).

PAGE 231

231 En los dos cuentos analizados anteriormente, podemos observar que ambos tienen mucho de los mitos que se han vuelto creencias de los Pueblos Originarios. Los mismos escritores han vivido dentro de esas creencias que ven como una realidad, tal como el occidental cree en la presencia de Dios o para un mexicano creer en los milagros de la virgen de Guadalupe. En este apartado estudiare mos algunos de esos mitos presentados tanto en el Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez y El perro de cera 5. 4.2 El mito del Hroe en el Ajaw t zeltzatl Juan Lpez de Domingo Gmez El cuento del Ajaw Tzeltzatl Juan Lpez proviene de su transmisin oral que ha sido t ranscrito por su autor Domingo Gmez y que, sin lugar a duda, le ha dado un toque de recreacin a la versin original. Desde los comienzo de este cuento podemos observar que posee elementos que nos permiten identificar aspectos de mito y de la realidad cu ltural del pueblo tzeltzatl, vemos que la narracin comienza con la visita de la familia de la madre del Ajaw a sus familiares, despus de ello se nos cuenta que la hija queda embarazada de quien era esperado por el pueblo como un hroe, tal como sucede e n la tradicin cristiana en la espera de Jesucristo. Este personaje se ve separado de su madre, pero al ser un hroe posee caractersticas divinas o mgicas, pues es capaz de saber dnde localizar a su madre y al cumplir cierta edad regresar a su lado. Mie ntras est en el pueblo, es capaz de tener cosechas que nadie ms puede obtener. La revelacin verdadera del hroe se nos presenta entre los cuadros tres y cuatro (expuestos en el esquema de la pgina 8), es all donde observamos lo que Elide menciona re resultado del curso de la historia, pero no est obligado a conocerla; en cambio el segundo, no slo est obligado a rememorar la historia mtica sino que adem s la reactualiza en sus ritos (20). En el Ajaw Tzeltal no slo observamos un personaje que el pueblo ha mitificado, se encuentra una esperanza del mismo pueblo. La narracin nos dice que el pastor ha sido capaz de

PAGE 232

232 salvar a su pueblo de las amenazas del ej rcito, con sus elementos naturales (bastn y pavo) le fue posible destruir a los militares: El pavo, que se haba cubierto con acero, extendi sus alas y cubri al Rey para que no lo hirieran. Al agotarse las balas. Juan Lpez levant su bastn que se c onvirti en un fusil, junt las balas y apunt hacia el ejrcito: un solo disparo fue suficiente para dejar a todos los uniformados sin vida. Slo l contra miles de soldados. El Rey no fue herido por ninguna de las balas (103). Adems la narracin deja en claro que el Ajaw es inmortal y puede regresar cuando los Tzeltales estn en peligro: Los ancianos dicen que el Rey permanece vivo, que vive. As es como dicen todava, y que si trataran de exterminar de nuevo a la gente indgena entonces saldra, regresa ra al Ajau para salvarlos; si comenzara la guerra y quisieran matar a la gente, entonces regresara el verdadero Ajau Indio Tzeltal (103). Es decir el Ajaw posee no slo las caractersticas del hroe, sino que complementa las esperanzas de su pueblo: el Tzetal no morir. Algunas de las caractersticas del Ajaw como hroe son: emprende un viaje (al irse en el rio) durante este viaje crece espiritualmente; regresa justo en el momento en el que su pueblo se ve amenazado. Demuestra ante los ancianos sabios ( nahuales) que posee ms poder que ellos. asesinado en Cancuc, pero nunca muri. Antes de su sacrificio visit lugares, como Huixtn y Carl Jung en cuanto a los arquetipos, este cuento cubrira los requisitos para el del h roe. 5. 4.3 El mito en El perro de cera En los pueblos de cultura maya se han preservado muchas de las costumbres y mitos que existieron desde la poca mesoamericana. En la Relacin de las cosas de Yucatn Diego de Landa da a conocer como se escriba en los libros prehispnicos y sobre los mitos que posean

PAGE 233

233 los pueblos de Mesoamrica. Rosado y Ortega aseguran que f ue, justamente, esta unin de mitologa e historia (apoyadas en la memoria colectiva) la que, a pesar de los procesos de cambio cultural que t rajo consigo la conquista espaola, permiti que dicho conocimiento continuara vivo como parte integrante de la realidad social (2). Uno de esos mitos que perdur por muchos aos y que en das actuales casi se ha perdido es la creacin de un Alux. Santia go Domnguez Ak en su cuento, tipo ensayo, narra cmo esta alux: forma en cmo se elabora el alux, segn Domnguez Ak: remojando barro con miel, dndole la forma de un muequito y con este mismo barro le agregan su honda y su perro. Para darle vida al alux, el milpero ofren centro de la milpa, donde tambin se pone al alux, debajo de una piedra. Esta actividad se efecta los das martes y viernes, hasta completar las trece ofrendas correspondientes. Al ba jar la bebida de las ramas de los rboles donde la colg el milpero, no la bebe y slo la entierra debajo del altar en que hizo la ofrenda. Luego alimenta con sangre al alux y pueda cumplir como guardin de la milpa (55). Toda esta explicacin de la formacin de un alux nos sirve para compararla con el cuento del Perro de c era pues en l se ven presentes varios de los rituales que narra Domnguez Ak. El cuento adems de presentar este mito, tambin proporciona diferentes moralejas en su narracin. vendra a ser el puente entre mito y literatura. Con el cuento el mito se separa de su parte ritual para pasar a una esfera de ficcin (Colofn).

PAGE 234

234 En el caso del cuento analizado, vemos que existe una fuerte unin entre ambos (mito ficcin), cuando el chico elabora al perro con cera utiliza varios de los ritos descritos para el [ ] encontr cera. La agarr y comenz a formar el cuerpo de un perro. Cuando termin (51). El que el chico haya r ealizado este perro tuvo un origen en la maldicin que su madre le augura, ya que este chico por el vicio de la borrachera la golpeo hasta matarla. El perro es creado para abatir la soledad del joven, a quien todo el pueblo ha dado la espalda. En este prim er cuadro se nos da a conocer la primer moraleja, si el hijo maltrata a la madre y esta lo maldice, todo el pueblo lo abandonar a su soledad. En su segunda parte el chico no logra tener la compaa ni el cario del perro de cera que fue creado con su prop ia sangre, y por ello lo golpea. En el tercer cuadro observamos que el perro se cansa del maltrato y decide matar a quien lo creo. Es decir en esa escena se sigue observando que el chico al no arrepentirse y seguir con el maltrato, es muerto por su propia creacin. En estas escenas el cuento puede encontrar su paralelismo con la obra occidental de Frankenstein. Recordemos que dicha obra ha sido considerada dentro de la crtica De la literatura al cine: la construccin del mito de Frankenstein" ), adems de poseer en ella aspectos que llevan a la creacin de un personaje que vive en el ostracismo social: Frankenstei nou le Promthe moderne, rpte, comme des leitmotive, les questions essentielles qui dchi son compagnon: la solitude spirituelle, l'ostracisme social, le thme dea poursuite dmoniaque Anne 10). Podemos ver que al final del cuento el perro que debera ser un guardin tal como lo es el perro del alux por lo contrario es un perro que huye, que sigue penando, escarbando la tierra y se

PAGE 235

235 pone a aullar en la hacienda (el lugar es conocido por el pueblo como el perro de ce ra).Para conocimiento de las mitologas de las diferentes civilizaciones; triunfa la obra literaria y el mito muere en su acepcin original; pero no desaparece de l a tradicin oral, al contrario, se enriquece al pasa por la cultura letrada y retornar a su fuente primigenia (123). En ste y muchos otros cuentos de los Pueblos Originarios esta aseveracin que hace Morales puede verse claramente. Aunque asegura Domngu ez Ak que la tradicin del alux se est perdiendo, tambin es cierto que al estar ahora escrita, se puede dar a conocer no slo a su comunidad sino a todo un pas que desconoce sobre su origen: Mxico, y as mismo al mundo entero. Para terminar este apar verdad tiene un marco de referencia restringido y local; lo que es verdadero en un municipio no 5.5 El tlahtolli en dos cuentos de los Pueblos Originarios Como mencion en el captulo dos desde la poca prehispnica han existido diferentes gneros literarios. Dentro de ellos podemos mencionar los ms destacados, los cuicatl y los tlahtolli Algunas formas estilsticas dentro de la poesa han sido ya ilustradas con los d ifrasismos y los paralelismos. En tiempos actuales, estos gneros siguen existiendo aunque con su transculturacin narrativa propia de toda cultura que ha sufrido el paso del tiempo y la colonizacin. Len Portilla menciona que hay atributos propios para c ada gnero, en los cuicatl (cantos, himnos y poemas) encontramos como caracterstica principal, que son de estructura lineal y que giran en torno a un solo tema. Mientras en los tlahtolli encontramos un subgnero: los huehuetlahtolli ( antigua palabra), es antigua sabidura, las normas morales y cuanto haba de guiar a los hombres en su marcha sobre

PAGE 236

236 narracin o ral, basta con leer los consejas mayas. El tlahtolli a pesar de que pareciera que ya no se encuentra presente en las narraciones de los escritores de los Pueblos Originarios, al analizarlos encontramos con sorpresa que la oralitura los ha podido conservar Claro est que con sus respectivas transculturaciones, tanto en sus temas como en su estructura. tlahtolli se asemejan por su estructura a los que llamamos prosa en otros contextos literarios, sera un acercamiento bast ante simplista, tanto como haberse limitado a afirmar de los cuicatl Para poder entender las diferencias entre un cuicatl y un tlahtolli, mencionaremos que mientras el cuicatl mas que desarrollar una forma l ] es mucho ms difcil y asimismo innecesario llevar el registro de sus varias unidades de expresin Portilla menciona que el tlahtolli que lo integran. Sin embargo, tambin es verdad que en e llos hay tendencia a estructurar cuadros, escenas o exposiciones como sobreponindolas unas a otras, cual si se deseara correlacionar, Despus de leer la definicin que da Len Portilla del tlahtolli, me parece que esa forma estructural se haba adelantado a los escritores occidentales en cuanto a conceptos como lo s vasos comunicantes de Breto n, primero, y, despus, al trmino aportado a la teora latinoamericana por Mario Vargas Llosa. Esas estructuras casi en forma de escenas teatrales que se atribuyeron por ejemplo a Tolsti, Valle Incln o a Flaubert. Pueden ser estudiadas en algunas

PAGE 237

237 de las obras precolombinas, puede verse el estudio de Len Portilla en cuanto al anlisis de escenas donde se establecen referencias temporales y espaciales del Cdice Florentino. Para el trmino tlahtolli que ya hemos definido con anterioridad, y del cual, Len Portilla menciona podra contener difrasismos, pero Portilla aclara que slo se limi ta a los cantares mexicanos o romances. Nosotros lo tomaremos como una unin entre la estructura y la metfora que a ella se adapta. Para analizar el Tlahtolli se ha seleccionado el cuento El secreto del 5.4.1. El tlahtolli en El secreto del Partamos del anlisis hecho al Cdice Florentino, en l se dice que existen diferentes escenas, en donde siempre hay una omnipresencia de los dioses, mientras otras escenas se realizan en la vida terrenal. Los dioses actan como hilos conducto res entre las acciones de sus personajes. En el caso del cuento antes mencionado, encontramos algo similar al tlathtolli nhuatl, recordemos que este relato es de la cultura Chontal de Tabas co. En el existe un personaje que mantiene esa categora de omnipresencia en el relato, tal como los dioses (que ms que personajes, se presentan como voces narrativas) en el ya citado cdice. El cuento comienza con una narracin en tercera persona que nos dice que a Tefila, el pe rsonaje central del cuento, la corrieron sus hijos y anda buscando casa. Este sera un primer avanza y se nos introduce un dilogo entre una figura fantasmal y Tefila en una casa que, segn dice la narracin, tena apariencia de abandonada. Ese fantasma resulta ser un nio con caractersticas muy extraas y al igual que los dioses, sabe todo sobre la vida pasada de Tefila, y de por qu sus hijos la corrieron. P confiesa a Tefila que l mismo caus que su familia la echara, para que as ella cuidara de l

PAGE 238

238 mientras creca. El segundo cuadro es cuando Tefila descubre el secreto del nio, ella ve cmo puede c onvertirse en murcilago y volar, y tambin, cuando la madre le cuenta que al ver al nio dar giros o bailar es porque algo en la naturaleza va a suceder: si baila y silba quedito es smbolo de abundancia en las cosechas; si baila desesperado hay tormenta; si corre hasta sofocarse, hay sequia. La relacin de naturaleza dios, se ve nuevamente presente en ese cuadro. Tal como en el Cdice, en donde los dioses pueden hacerse cargo del sol y de la noche. Conforme pasa el tiempo el nio crece y necesita abandon ar su casa, es all donde vemos movido el corazn y sabe que la estn esperando y le harn una fiesta. La nica condicin es que Tefila no revele nunca su secreto, pues l se encargar de que nunca le falte nada (se muestra escena, aparentemente. Pero mientras la mujer est celebrando su regreso a casa, en una fiesta en donde balama, e inmediatamente una chispa cae a su ropa de tal forma que la mujer muere quemada, nuevamente en este cuadro la presencia del dios se da por sentada, pues a l escuchar a la mujer revelar su secreto, la castiga como se le haba advertido. Es decir, cada escena es vigilada por l. No existe una sola accin narrativa en donde la presencia de ese personaje no est involucrada con la decisin o el destino de los d ems personajes. En un esquema el cuadro se vera as:

PAGE 239

239 Figure 5 7 Tla htolli El secreto del Es de esta manera cmo podemos explicar que este cuento tiene un estructura similar al Tlahtolli de las narraciones prehispnicas, preponderantement e de las Nhuatles, pero que, como vemos en el caso del cuento analizado anteriormente, funciona tambin para otras culturas y sobre todo, puede ser aplicado a algunos cuentos de la narrativa actual de los pueblos originarios. 5.4.2 La estilstica del tla htolli en el cuento Existen varias formas del tlahtolli que provienen de la poca prehispnica y que siguen presentes en su forma oral, en muchas ocasiones dichas por un ritualista o por el sabio del pueblo, entre ellos encont ramos los siguientes: a) conjunto de palabras acerca de los destinos (pronunciadas por un brujo o curandero), como subgnero de este existe el nahuallahtolli (lenguaje esotrico empleado por hechiceros y magos para expresar sus conjuros o exorcismos Porti lla 352 ). Portilla tambin menciona los Zazanilli como otra forma de relato o cuento, trmino que segn Len Portilla se sigue empleando en la actualidad, y provenien del tlahtolli. Zutz'balm/omnipresente Llegada de Tefila a la casa del nio misterioso. Tefila descubre el secreto. Tefila muere por revelar el secreto. Antes los hijos han sido movidos por l para correr a la madre creecer y debe comenzar a cuidar del mundo natural/realiza nahualismo regresar con la familia, pero luego la mata por traicionarlo

PAGE 240

240 En el cuento de encontramos caractersticas de ambos subgneros del tlahtolli. El cuento comienza, como ya mencion anteriormente, con una narracin que parece tener que ver ms con una forma occidental, ya que es narrado en tercera persona, pero conforme avanza la narracin el cuento va tomando fo rma de las antiguas narraciones (en ello apreciamos su parte de oralidad). Vemos que el personaje principal en dicho como sucede en un aspecto en la estils tica del tlahtolli en los Teotlahtolli los teotlahtolli acerca del sabio sacerdote Quetzalcoatl que, considerado algunas veces como un en el de sarrollo de la toltecyotl, El os cuidados de su madre y de Te les y conjuros, pronostica y decide sobre el futuro de los dems: 1) El nio se ri (96) 2) su historia sin haberla visto nunca(97) 3) la noche 4) Mira Tefila aqu vive el crueles con los traidores e infieles. 5) Al oscurecer hizo temblar la casa. 6) Noches despus el nio sali y corri en crculos por todo el patio bajo el aguacero. 7) que parece que el aire que agita va a tirar tu casa (97).

PAGE 241

241 Podemos observar en las oraciones 1, 2 y 3 la presencia de un nio humano, que al mismo tiempo da a conocer a Tefila, (y mientras se lo da a conocer a ella tambin al receptor) que l lo sabe todo (es un ser omnisciente y omnipresente). En las siguientes oraciones, 4, 5,6 observamos que hay un cambio en la denominacin del personaje y cuando se da este cambio tambin ela que puede ser vengativo, di ce la narracin: cruel. H convierte en jaguar, tambin se convierte en murcilago: El pequeo extendi sus brazos y con ellos unas alas enormes, de murcilago (97). En estas nahua lizaciones encontramos un disfrasismo la unin de Jaguar y murcilago: el jaguar en las culturas prehispnicas puede representar un guerrero, y el murcilago en las diferentes culturas ha tenido un gran significado, en las crnicas de los colonizadores co mo en La Historia Natural del reino de Guatemala de Ximnez menciona la abundancia de estos seres y de sus diferencias con los de Espaa. En el Popol Vuh tambin se habla de ellos, se les considera como seres de la oscuridad y de la muerte. En algunas ot ras culturas se les considera como dioses de la fertilidad o como un signo del mes. En el caso del recordemos que slo come de noche y todas sus actividades rituales las realiza de manera vespertina, es decir todas sus caractersticas son de un dios de la oscuridad, pero adems el es capaz de proporcionar la comida a su familia y le dejar dine ro a Tefila para que nunca le falte nada en esto habra una cierta relacin a la fertilidad que proporciona el murcilago. La relacin que no es totalmente clara es su transformacin en jaguar, pues en el cuento poco se habla de sus dot es guerreras. Lo que s es clar o es que existe una doble funcin del personaje y que adems tiene dotes divinos como los de Quetzalcatl, pues es capaz de quitar la tormenta, evitar la sequa o pronosticar una desgracia de su pueblo. Tambin es capaz de castigar a los humanos por su infidelidad o indiscrecin.

PAGE 242

242 Otro aspecto estilstico del cuento del relacionado al tlahtolli que aunque no es tan clar o como en otros cuentos, pero s logra apreciarse, es la acumulacin de predicados a rtilla 302). En la literatura prehispnica se aprecia de la siguiente forma: El seor, el que gobierna, el que te llama, el que levanta para ti la voz, el que por ti, a ti te entrega, el que delante de ti coloca, delante de ti esparce jades, turquesas [ ] (302). En el cuento actual, esta acumulacin de predicados no la apreciamos de la misma forma, por lo menos no en el podemos observar que se ha ; an es pequeo, pero cu ando cumpla doce aos se marchar. l hizo que vinieras para cuidarlo mientras yo trabajo en el campo. Mucho te recomiendo que nadie ms sepa esto. Los son crueles con los traidores e infieles (97). Tal vez esta tcnica la podamos observar mejor en el cuento de Chicomexchitl: el nio devorado por el templo. 5.5 Heterogeneidad semitica narrativa en Chikomexchitl: El nio devorado por el templo. 5.5.1 Chikomexchitl: El nio devorado por el templo, su origen Romn Gemes antroplogo y escritor de los Pueblos Originarios dio a conocer en una entrevista realizada en el 2010, el origen del cuento Chicomexchitl : El nio devorado por el templo Gemes asegura que este cuento a pesar de ser de su creacin, est inspirado en todas las tradiciones que l conoci cuando era nio y por las que cuando era joven sinti un enamoramiento que lo llevaron a escribir algo que le permitiera mostrar toda su pasin por la cultura y que adems, diera a conocer esa riqueza cultural y las injusticias que la religin cr istiana segua cometiendo con su pueblo.

PAGE 243

243 El cuento tiene su origen en la tradicin ritualista, el chickomexchitl es el espritu del que existe en todo nuestro los escritores de los Pueblos Originarios han nacido escuchando historias y viendo los rituales n acemos y que todava est muy fuerte dentro de nuestras comunidades indgenas, porque el Anteriormente, ya haba mencionado sobre la importancia de los rituales que se realizan para que el maz nazca y se produzca bien, entre ellas encontramos una ceremonia conocida como la costumbre, el atlacacualtilistle que significa promover o darle de comer a los elementos de la naturaleza: fuego, agua, viento y tierra. Existen cuatro rituales a) el de la semilla (donde se encuentra el chicomexchitl), b) el de la milpa, c) el del elote, d) el del maz; la final que es la gran costome y se celebra en marzo. Toda esta explicacin la doy a conocer para que el lector occidental pueda entender el anlisis de este cu ento, que por sus caractersticas posee una heterogeneidad desde su propia creacin, pues como se mencion, el escritor tena en mente varios propsitos al escribirlo. Por ello, en este apartado analizaremos dos perspectivas desde las que se puede analizar este cuento. 5.5.2 La dualidad del chicomexchitl. Es conocido que durante la poca prehispnica existan diferentes tipos de dioses que no tenan un solo gnero, sino que posean una dualidad: hombre mujer. Portilla enfatiza que dentro de la tradicin n que expres el Popol Vuh, es un ser divino dual. Es Ometeotl, el Dios dua l, Totahtzin, Tonantzin, Nuestro padre, Nuestra Madre, quien hace existir al mundo [ ]

PAGE 244

244 culturas andinas existe tambin ese ser dual el dios supremo Pachayachachi que tambin es la Pachamama. El chicomexchitl es un dios que es tanto un nio como una nia, en la tradicin se conoce que el maz blanco es el nio y el maz amarillo es l a nia. En el cuento se muestra a l nio hasta cuando se present, entre una confusin de pjaros y una escandalera de avispas, jicotes y venados, un nio de ropaj transcurre, se nos da a conocer que este nio es un dios: [ ] Yo soy Chicomexchitl, el que fue grandioso, el que le dio manutencin a los hombres, pero ahora soy nio [ (224). El narrado r en tercera persona nos dice que l puede reconocer la dualidad de este dios: [ ] hacen tu ceremonia con la milpa de verano que en tu honor se siembra, y ah, vestido con tus flores y tu paliacate, luces bien al lado de la que podra ser tu novia, la El osiuapiltsij, sa que en forma de mujer colocan a tu lado en el altar. Otros dicen que esa nia es tu hermana. Yo s que esa nia que lleva hasta rebozo se le forma con dos elotes mancornados en pareja, que se le viste como a humano. Es tu otra presencia, la presencia femenina de Chikomexchitl (225). En este cuento se aprecia entonces que el escritor trata de mostrarnos que en la tradicin oral y primordialmente en los rituales, las comunidades indgenas siguen teniendo muy presente lo que podemos encon trar en obras prehispnicas como el Popol Vuh. Este cuento no slo nos muestra a un dios dual, sino a un dios que agoniza y no porque su pueblo lo haya querido abandonar, sino porque otra religin, la occidental acab con sus costumbres y con su religin m ilenaria: [ ] Y no puedo ser padre de nadie. No ves que me devor el templo? No ves que me abandonaron a fuerza de un tiempo malo en palabras? No ves que slo tu hermano Ijuantsij me recuerda y slo su humo acalora a los dioses Auakej y a los Tepechanejk ej? [ ... ] Pero el humo de l tambin se acabar: l ya es un Rugoso, l morir y yo morir. No podr seguir sin el incienso. Sin esa nube que de su mano brota no podr seguir viviendo; sin la presencia de quienes saben nombrarnos con sus discursos [ ] (225 )

PAGE 245

245 El dios dual al que el pueblo del cuento celebraba ahora no puede ser dual y mucho menos dios, slo qued reducido a un nio que est buscando en el narrador del cuento la proteccin. Es decir, la palabra escrita es la nica que mantendr el recuerdo de quienes eran y cul era la funcin de los dioses. Pues a muchos pueblos, la religin y la modernidad les ha hecho olvidar su pasado, su origen, su lengua. 5.5.3 El tlatolli en Chikomexchitl: El nio devorado por el templo en el cuento de Gemes podemos observar la estilstica que posean los tlahtolli, pues el cuento como el mismo Gemes seal en su entrevista, el cuento comienza de una forma, en el medio van desarrollndose diferentes personajes con sus propias identidad es de los Pueblos Originarios y al final del cuento el narrador termina volviendo a sus orgenes Para ver la estructura del cuento presento el siguiente cuadro: Figure 5 8. Tlahtolli Chicomexchitl La narracin comienza con u n narrador en tercera persona que describe desde el presente como observa a su pueblo; el narrador se encuentra con el tiempo. Aunque, sabemos que el El chicomexchitl/Nio (dios dual, sin poder pero omnisciente) El Rugoso Se cuenta la tradicin, el sahumar los cerros, el ritual del maz. El narrador El pueblo Se cuenta la llegada de los cristianos y la destruccin del centro ceremonial. La importancia de la msica Observador Personaje/ cuidador del nio Fandanguero

PAGE 246

246 narrador y el autor de una obra son diferentes, en este caso, Romn Gemes menciona que fue un encuentro d e l con el tiempo prehispnico y el tiempo presente que estaba viviendo. Por ello el cuento mezcla en su narracin tanto el pasado remoto como el presente: All, enfrente, el encuentro profundo con el tiempo. All, enfrente, las montaas de un verde tona l, nos recuerdan las horas del trabajo. Todos tendrn que sembrar a dijo para sus adentros mi hermano Ijuantsij (223). El cuento es un reencuentro con la importancia que tena la naturaleza para el pueblo y con la nu eva forma en cmo vive la comunidad Esta misma forma de vida hace reflexionar al narrador sobre el presente y el futuro de su pueblo: Por all abajo caminan los indios. A dnde?, a dnde va Juan Tsakualika?, a dnde va Pedro Olivares Catarina? [ ... ] A dnde van lo All abajo se sepultan los sueos de los hombres que antes vinieron a Temikiloyan, que dejaron en este sitio el derrame de sus conocimientos para formar la distancia, la distancia de los sueos devorados (223). Este tipo de narraci n se da durante las primeras dos pginas del cuento, este sera el primer cuadro, es el lamento del narrador de los Pueblos Originarios que sabe que su cultura se est muriendo, pero no porque ella misma lo haya decidido sino porque as le fue impuesto: hora ven hermano, el sacerdote de Chikn bendecir las espigas de nuestra milpa de verano, porque hoy ya no hacemos la ceremonia del Chikomexchitl elotlamanalistli que era dedicada a ). El segundo cuadro comienza cuando aparece el nio, el Chicomexchitil. A partir de esa aparicin se nos describen los rituales que realizaba el personaje el Rugoso, que es hermano del narrador, el Rugoso representa a cualquier sabio del pueblo, es el ho mbre de los Pueblos Originarios que conoce su tradicin quien todava sabe quines eran sus dioses, y cmo dirigirse a la naturaleza para que ella les proporcione el alimento. Por ello, cuando el nio dice que cuando el Rugoso muera el

PAGE 247

247 morir, se nos habl a de una realidad que no es ficcional, sino de una que se ha dado y se sigue dando en los Pueblos Originarios: Pero el humo de l tambin se acabar: l ya es un Rugoso, l morir y yo morir (224). En la tercer parte del cuento, se nos habla de la importa ncia de la msica, es all donde el nio nos revela que el narrador adems de ser hermano del Rugoso, tambin es un fandanguero. El nio chicomexchitl le encomienda al fandanguero que sea l quien contine con la tradicin: Por qu lloras completamen te, fandanguero, si t sers el que le ponga msica a mi muerte, a mis pies, el sonido de los dioses, y a mi cuerpo el canto con lgrimas? Acas t tambin te irs con nosotros y quisieras an seguir soando, soando los sueos verdaderos?...T tienes do s ojos distintos, pero tus lgrimas son enteramente iguales (226). Esta cita adems de mostrar que la msica ser la que haga recordar al pueblo su tradicin, tambin le da a entender al lector que el fandanguero es aquel hombre de los Pueblos Originarios crey en sus dioses. El ltimo cuadro se desarrolla en un presente, en donde el indgena que haba abandonado su pueblo, sus costumbres, se reencuentra con su pasa do: Volv a ser fandanguero en un intento por revitalizar y fortalecer la presencia aunque sea en Kuatlapechtla del nio Siete Flor, pero mis deseos de encontrar el posible Temikiloyan persiten. All, donde se puede s oar verdaderamente (229). Pero el estilo o la forma del Tlahtolli, no slo lo observamos en estas imgenes que se superponen unas a otras, sino en la forma de estructuras las oraciones, tal como se mencion en Ijuantsij por haber nacido. Y por ejercer el oficio de incesador es tlapopochuijketl, que es el antiguos cdices, ve remos que la sintaxis de este cuento guarda mucha ms relacin con la forma

PAGE 248

248 tu que gobiernas, seor nuestro. Aqu est la cola, el ala que aqu toma, que aqu se apropia, que en verdad aqu se enriquece [ ] (Portilla 351). Tambin vemos que este cuento conserva palabras que observamos en los antiguos condices: aqu, all, ah; palabras que nos hacen recordar la representacin grfica de los antiguos cdices ( vanse las citas de las pginas 33, 34 y 36). La auto etnografa en este cuento est totalmente presente, ya que si nos salimos del texto y recordamos que una de las profesiones de Romn Gemes es fandanguero, podramos hacer la conexin de su personaje n arrador con l. Adems, Gemes se ha encargado de seguir con la tradicin oral, ha llevado a los pueblos su canto, se ha dado a la tarea de formar nuevos fandangueros, de promover la msica por todo su estado, pero primordialmente por su tierra: la huastec a veracruzana. Romn Gemes en su entrevista declar que en su juventud deseo ser ritualista y que a pesar de vivir lejos de su pueblo, todava regresa a l y no ha podido olvidar sus costumbres y mucho menos olvidarse de los viejos sabios de su pueblo. R ecordemos que en la narracin del cuento, cuando el fandanguero est agonizando, comienza a recordar a muchos hombres del Pueblo, aquellos que ya haban muerto o que estaban n Antonio tu hermano Ijuantsij Kokajtsintla todo el tiempo lo estuviste nombrando, recordaste sus conocimientos buenos y profundos (228). 5.5 De lo onrico en los c uentos de los Pueblos Originarios En la literatura, uno de los recursos literarios ms utilizados es el sueo, por lo regular se nos presentan a los personajes teniendo sueos que los llevan a conocer su destino o que les revelan sus sentimientos e scondido s en su subconsciente. En la literatura de los Pueblos

PAGE 249

249 Originarios, no slo encontramos cuentos que tienen una relacin con gneros literarios prehispnicos como el difrasismo y el tlahtolli tambin hay aquellos que mantienen una relacin con lo onrico, pero vemos que el sueo revelador de los cuentos de los Pueblos Originarios tiene mucho ms que ver con los textos prehispnicos y con las costumbres que prevalecen que con los textos occidentales de los tiempos actuales. Entre los cuentos que poseen esta caracterstica encontramos cuatro que aqu presento: Sueo wixrika de Gabriel Pacheco (Huichol), La derrota de Bonampak de Josas Lpez Gmez (tzeltal), de Enrique Prez Lpez (Tzotzil) y Vieja huella de soga de Jorge Echeverria Lope (maya). La simbologa de los sueos tiene mucho que ver tambin con la semitica y por lo tanto las interpretaciones de P e i rce y algunos otros teri cos de la semitica podran ser aplicados para poder interpretar los sueos. Pero por supuesto que al hablar de la rela cin sueo inconsciente y de la relacin del sueo con la realidad, no podemos dejar de mencionar a tres grandes tericos como lo son S igmund Freud Carl Jung y Andr Breton. Para Freud los sueos tienen una relacin con los sentimientos reprimidos, examina por ejemplo el caso de un paciente que tiene sentimientos hostiles contra el padre y de all se le analiza con el conocido complejo de Edipo su teora como bien la han criticado Jung y Brteton, est basada en la individualidad y en la interpretacin de la lbido en base a lo sexual En muchos de los textos de la literatura occidental, el estudio de interpretacin de los sueos se re laciona con las teoras de Jung o de Freud. Pero qu tan relevante sera aplicar estas teoras a los textos de los Pueblos Originarios? Poco podemos relacionar la teora de Freud a estos cuentos, pues ellos tienen como objetivo fundamental la colectivida d y no la individualidad.Adems, la gran parte de ellos, en nada se relacionan con la lbido sexual.

PAGE 250

250 Por otro lado, la teora de Breton en respuesta a las teoras de Freud, abren una mejor forma de anlisis encuanto a Los vasos comunicantes para los cuento s que me propongo analizar, podra n ser un punto de apoyo para ver la relacin de lo onrico y la realidad en las obras de los Pueblos Originarios Para Breton, los Vasos C omunicantes son aquellos que restablecen la unidad entre el mundo de la vigilia y el del sueo. Lo importante es retener de la vida despierta lo que merece ser retenido. Por eso el sueo libera, exhibe, crea, borra la nocin del tiempo y provoca una conspiracin de silencio y de noche en torno al amor. El sueo sobrepasa la realida d y restituye la presencia de los seres amados y ausentes (2005, portada). A diferencia de Freud, para Breton la relacin entre lo soado y lo real tienen su fuente en la transformacin social. Por otro lado, vemos que la definicin de Jung puede tambin ser til. Pues para l, el sueo est relacionado con experiencias heredadas, que pasan a formar parte de la lbido que es una energa vital indiferenciada, el soplo de la misma "alma", concebida psicolgicamente opinaba que los i ndividuos son el producto de dos fuerzas: las historias particulares y las experiencias compartidas en comn con toda la raza humana durante toda su Ms adelante Daviddoff asegura que s egn Jung cada el mismo inconsciente colectivo; esta reserva contiene ideas que, a menudo, se encuentran en forma de imgenes o arquetipos (como la madre, el hroe, el anciano sabio y el nio). Estos arquetipos dominan la personalidad al influir sobre las expectativas y (Davidoff 519). Esos arquetipos y experiencias heredadas son las que vemos proyectadas en muchas ocasiones en los sueos.

PAGE 251

251 5.5.1 Sueo wixrika En el cuento de Gabriel Pacheco, existe una clara relacin entre lo soado y lo vivido. El cuen to comienza con una narracin en tercera persona, en donde el personaje: Kikame despierta lacionar lo onrico de constantemente no le traa ms que preocupaciones tormentosas que se acrecentaban cuando la memoria trataba de hacer coincidir el sueo con algo Breton cree que se pueden diferenciar las operaciones verdaderas de las operaciones ilusorias que se inscriben un uno y otro mundo. En las primeras pgina s de este cuento, el personaje est tratando de encontrar pre cisamente esas diferencias: 1. Los breves pasajes que lograba reconstruir se esfumaban con rapidez antes de que adquirieran contornos claros y de poderlos conectar con otros paisajes deshilados (51) 2. Kikame tard un rato en aclarar si estaba boca arriba viendo el techo de zacate o viviendo todava los sucesos trgicos de aquel sueo desconcertante (51) 3. Eso vino a confirmar de manera definitiva la seguridad de estar ante un nuevo da, y de un salto se dispuso a cometer los trabajos tempraneros (51). El relato c omienza a tomar un toque de origen prehispnico a partir de la introduccin que hace el narrador en tercera persona, al contar como Kikame duerme bajo las estrellas y cmo a cada una de ellas le haba dado un nombre y siempre mencionaba al dios al que pe rtenecan. Es a partir de este momento que lo onrico comienza a relacionarse con lo sagrado y con el designio que tanto brazos como piernas eran devorados sin pi edad ni compasin por unos lobos jams

PAGE 252

252 hecho al casarse: Kikame en su inconsciente sinti cobijarse en una neblina oscura que lo transportaba al ms all, regresa llevndoles ofrendas y rezos (52). As como Kikame y Tikarima son capaces de relacionar el sueo desquiciante (tal como lo llama el narrador) el lector puede relacionar ese sueo con una realidad que sucedi y sigue sucediendo en los Pueblos Originarios. Tomemos en cuenta que Kikame es un indgena que trabaja su tierra y cree en sus dioses, el representa a todos los de su comunidad, en el relato del sueo se menciona que es devorado por unos lobos que jams haban sido visto por la tierra de kikame, eso nos da la idea de que al pueblo llegan extranjeros, gente nunca antes vista, y el que los lobos coman la carne de kikame sin piedad significa la exterminacin de la gente de esa comunidad. Pero Kikame recuerda en tre la relacin de lo real y lo soado (vaso comunicante) que se ha olvidado de seguir alimentando a sus dioses, de seguirles ofrendando: venado, pescado y jabal. As que Kikame decide enfrentarse a los lobos, pero antes de hacerlo tambin resuelve volver a ofrendar a su dios el Sol. Es de esa manera que Kikame y los suyo s logran salvarse: Saba que su vida estaba en peligro y que poda no volver ms a remontar el horizonte si los hombres no hacan nada. Llor y grit a muerte temiendo desaparecer solo. Mientras tanto, los lobos ansiosos de l saltaban y bailaban ya de alegra por lo que vean venir el sol cruz velozmente al otro extremo d el horizonte. Kikame y los suyos volvieron a un nuevo amanecer ( Narrativa 53). Podemos ver que el relato de este cuento cubre varios puntos que Breton menciona en sus vasos comunicantes: retener de la vida despierta lo que merece ser retenido Kikame trat de retener todo lo que necesitaba para que su comunidad pudiera seguir viva. El final del cuento nos

PAGE 253

253 deja saber que existe entre lo soado y lo real un proceso de transformacin, tanto por parte de Kikame y su esposa como de todos los de su pueblo. Es de cir, lo que Breton menciona sobre que la comunicacin de los rizomas entre lo soado y lo real debe llevar a una transformacin social queda cubierto en el cuento, cuando Kikame logra que los de su comunidad regresen a sus costumbres. Todas estas interpre taciones no podramos realizarlas si no tuviramos una nocin de la interpretacin de los signos/smb olos, para ello las bases que P e i rce sent en la semitica nos son relevantes. 5.5.2 La derrota de Bonampak En el cuento de La derrota de Bonampak de Jos as Lpez Gmez, se nos relata la historia de cmo la comunidad lacandona tuvo que huir de su lugar al verse invadidos por los de otra tribu, por ello se internan en la selva y desde ese entonces reciben el nombre de Lacandones. El cuento mezcla datos hist ricos, de ficcin y lo onrico, que proporciona la unin entre lo ficcional y lo histrico. El sueo que Mech (protagonista) tiene es premonitorio. La narracin de este cuento es realizada en tercera persona con dilogos directos e indirectos. El cuento retar los doblado de papel de corteza. Ley una pgina, siguiendo lentamente con su dedo los signos Narrativa 179). El sabio pide a Mech preparar doce jv enes para luchar contra

PAGE 254

254 conocer la trama y el probable desenlace de la comunidad de Mech. La otra comunidad tribal que derrotar a los de Bonampak ser una guerrera. La parte onrica de este cuento la encontramos casi al principio de la narracin, y se hace presente cuando Mech se ha encontrado con el sabio del pueblo: Me ch se acost en su hamaca, durmi. Despert sobresaltado, como si alguien lo hubiera sacudido. No era su costumbre despertar as. So que un jaguar echado sobre una rama, con sus dientes y garras rasgaba su espalda, lo angusti todo el da (180). Vemos q ue en el sueo de Mech podemos encontrar smbolos que pueden ser interpretados con las base que se analizaban los antiguos textos prehispnicos. Primordialmente, en este cuento volvemos a encontrar difrasismos, recordemos que el jaguar significa o represen ta a un guerrero. En este caso, el jaguar ataca a Mech y lo hace por la espalda, quienes derrotaran al pueblo son los Itzaes. Vemos que durante lo que se nos cuenta hay dos elementos premonitorios, uno hecho por el sabio, quien sabe interpretar los smbolo Bonampak, no como un dios muerto, sino como un dios vivo y capaz de luchar: Casi al ocultarse el sol se presentaro n con el Seor de Bonampak, vestido de piel de jaguar, sombrero de plumas verdes de quetzal, con su bastn de mando, conocedor de la guerra, valeroso y ganador de batallas (181). En esta descripcin, apreciamos nuevamente un difrasismo, la piel de jaguar guerrero, las plumas de quetzal significan el hijo o la hija y el bastn de mando que representara el poder. En este caso Bonampak proteger a sus hijos en esta lucha. Sin embargo, la narracin [ ] la gente de Mech (182). Ese nuevo mtodo de combate lleva a los guerreros de Bonampak a perder, los It

PAGE 255

255 obligados a pr ofundizarse en la selva, en donde creyeron que nadie los encontrara, pero cuenta (183). En general, podemos apreciar que este cuento narra de manera historiog observamos varios rasgos de lo prehispnico en esta narracin, hay un sabio que puede ser capaz de interpretar los smbolos que sus antepasados dejaro n. En este caso el anciano acta como un receptor de un mensaje pasado, el cuaderno o libro en corteza de rbol es el medio por el que se da a conocer el mensaje, en este caso de gran importancia para la comunidad, el mensaje se da por medio de glifos. Al mismo tiempo, encontramos a otro joven que tambin ser capaz de interpretar otros cdigos, tal como lo es su propio sueo. En l, el mensaje tambin deber ser decodificado, pues el mensaje tambin ser de gran relevancia para que su pueblo sobreviva. Ya que si l y su pueblo no conocen lo que el jaguar representa y sobre todo, la forma en cmo este ataca, podrn perder la batalla. En este cuento, adems de darnos a conocer la forma de vida de la comunidad, ahora lacandona, tambin da a conocer su histor ia y habla de qui nes eran sus dioses, tambin se nos revela que para que la comunidad pueda triunfar necesitar confiar en sus sabios y primordialmente de conocer la simbologa de sus antepasados. Nuevamente, podemos ver que en este cuento se cumple con lo que Breton menciona sobre los vasos comunicantes, lo real y lo soado llevan a la transformacin social, en este caso una que no le fue positiva al pueblo, pues no slo perdieron su tierra, sino su propio nombre como grupo tnico.

PAGE 256

256 del agua U n lector que ha ledo a Juan Rulfo con sus cuentos de El llano en llamas y se enfrenta a las primeras lneas de la narracin del cuento no puede dejar de relacionar las descripciones de esos pueblos donde la sequ encontraban agua sus races. Las pe del comienzo de este cuento se ve diluido cuando tanto la madre como el hijo llegan a otro pueblo, en donde la gente est feliz lavando su ropa y nadando en el rio. El personaje principal, un n del agua. El deseo del nio por baarse y, fundamentalmente, su deseo de saber nadar es lo que lo lleva a conocer al dueo del agua, y principalmente a soar con lo deseado. En varias ocasiones hay tambin una palabra clave que nos remite a las narraciones de los tiempos prehispnicos: mi corazn ya lo desea/ Eso es lo que ms desea mi corazn Recordemos la cita de Gary Gossen, quien menciona que los cantos son vistos como ofrecimientos dibuj un rio, despus se le ocurri cantar y comenz a hacerlo. De repente le lleg a su cabeza lo que deba cantar, vio en el ro, porque en su corazn segua la inquietud de aprender a nadar (111). El cuento adems de contener lo onrico, tambin habla de otras creencias, como del desprendimiento

PAGE 257

257 le poda suceder algo por ah y volvi nuevamente al rio (111). En este desprendimiento del alma del cuerpo es que se nos presenta el sueo del protagonista. Es por ello que para l es difcil diferenciar entre lo vivido y lo soado. Durante el vagar del espritu se topa con el dueo del agua, quien tambin es un espritu (un dios) es por ello que en la narracin ambos logran nico que hacen es llenarme de basura; a veces he desaparecido, apesto y hiedo di logo vemos que existe una preocupacin por parte del escritor po r dar un mensaje a sus receptores, hay un propsito ecolgico, un mensaje al estilo de la moraleja, pero sin tener todas las caractersticas. Nuevamente, vemos que el escritor se vale de un recurso como es el sueo para dar un mensaje social a su receptor En el caso de esta narracin, se utiliza el dilogo entre dos seres etreos, y el humano puede comunicarse con lo irreal mediante el sueo. Ambos seres tienen una misma preocupacin, que el agua sea venerada. El narrador a travs de la voz del nio nos d emuestra que en los Pueblos Originarios los padres ensean a sus hijos a respetar los ros, a da ao, se te ensalza y llama la atencin de este cuento en el sueo es del deseo que se le cumple al pequeo, pues su deseo era nadar, el dueo del agua se lo concede pero tiene que realiz vuelves a mi casa maana o pasado, pesca trece pecesillos, slo trece y te los tragas; ese es el

PAGE 258

258 En resumen podemos ver que en este cuento hay una conexin entre algunos aspectos que transitan entre lo real y lo onrico. A veces el lector cree que el protagonista est soando y qu e su deseo tan grande por estar en el agua y por nadar como los peces, lo llevan a ese sueo en donde es capaz de comer trece peces crudos. Pero por otro lado, se nos deja saber que no es un sueo, sino un desprendimiento del alma y el cuerpo, es por ello que el espritu puede viajar a otras dimensiones. Pero en ese mismo sueo o viaje astral hay una preocupacin real, la contaminacin del agua. Nuevamente, podemos ver que el propsito de la narracin es mostrar que los vasos comunicantes entre el sueo y l a realidad pueden conllevar a una transformacin social. 5.5.4 Vieja huella de soga Este cuento a diferencia de los tres antes mencionado, no tiene una descripcin precisa del sueo del personaje, el lector se entera de que su personaje central tuvo un s ueo conforme la narracin va avanzando y adems poco a poco se nos dan los detalles. Desde pequeo Sulub ha tenido sueos reveladores y que a la edad de trece aos tendr que cumplir. Al igual que en los tres cuentos anteriores, el personaje de Sulub ha bla con los dioses, en este caso conforme comienza su viaje por la selva va encontrndose con diferentes deidades, la de Suleb se debe a que est en busca del cenote sagrado. En su pltica con el Gran Seor de los Ceibos, le deja saber que se ha encontrado con otros dioses: El seor de las Tortugas, y el Seor de los Venados, quienes le han indicado el camino para ver al Seor de los ceibos a quien revela

PAGE 259

259 qu e en sus sueos oy mencionar Suumij, y que al contar ese sueo as su padre, oom, no en tiempo de lluvias si no sabes nadar, porque la abuela de all tiene dos remolinos d e es as como al siguiente ao decide hacer realidad su sueo. Despus de encontrarse con el Seor de los Ceibos sigue recorriendo su camino y encontrando ms Se ores. Uno de estos seores pide a Sulub que para poder llegar al Gran Cenote no debe ser ambicioso, tambin se le advierte del peligro de encontrarse con Balam (que significa jaguar), ya que este puede despedazarlo, es por ello que debe hacerse el muerto y ser arrastrado por Aj Kuuch. Recordemos que el Balam es el protector del campo y las cosechas y que antiguamente se le renda tributo. Existen diferentes tipos de Balames, algunos cuidadores del pueblo y otros de la cosecha, algunos en forma de humanos y pueden hacer el bien o provocarle el mal a quien no les rinda ofrenda. Cuando el protagonista logra llegar al cenote, se le informa que cuando beba del agua regresar mgicamente a su casa sabiendo ms que nadie, pero su conociemiento lo deber usar para hacer el bien. En esta narracin observamos que el sueo como tal no es el motor del cuento, sino es slo el motivo del viaje del protagonista, a quien se le revel que deba ir al cenote. En este caso lo onrico es slo el pretexto para logra que un jove n de la comunidad pueda llegar a ser sabio, y aprenda a hacer el bien. La conexin entre lo real y los soado es difcil de establecer, ya que en la narracin, lo que se nos cuenta es poco aceptable como real para la cultura occidental, ya que se establece n dilogos con los dioses o espritus de la naturaleza, pero para un lector de los Pueblos Originarios esto se establece como una realidad 40 Sin embargo, notamos que 40 Recordemos que en pginas anteriores haba hecho una cita de Umberto Eco sobre la verdad cultural

PAGE 260

260 nuevamente hay una transformacin del personaje, que lo llevar a una evolucin dentro de su sociedad (nuevamente recurriramos a lo propuesto por Bretn). 5.7. El Kunstleroman: Regreso al pueblo Regreso al pueblo es el captulo dos de la novela de Javier Castellanos, Cantares de los vientos primerizos La novela es narrada por Jaime, su protag onista, su narracin est hecha en primera persona y al igual que en La soga de sangre, los tiempos van desde pocas remotas hasta tiempos muy recientes. Su trama es intemporal, en esta novela se tocan varios temas como lo son la migracin del pueblo a la ciudad y tambin vemos que en el captulo dos se aborda el tema de cmo los profesionistas de los Pueblos Originarios en muchas ocasiones terminan siendo escritores. El Kunstleroman es un subgnero del bildungsroman, consiste en que en su narracin un per sonaje desarrolla mediante un proceso su crecimiento como escritor. En este caso estoy analizando el captulo dos, tal como en algunos escritores occidentales solo se estudia alguno de sus libros o cuentos de sus diferentes trilogas o colecciones: en John Dos Passos y su triloga en The Camera Eye o en John Barth y su coleccin de cuentos Lost in the Funhouse El captulo dos comienza con la narracin en primera persona en donde se nos revela que desde muy nio Jaime saba que existan narraciones orales que su padre haba redactado en un cuaderno. El personaje central se ve o bligado por su trabajo a volverse escritor de su propia lengua, la zapoteca. Es por ello que despus de muchos aos de haber emigrado de su pueblo, Jaime decide regresar a buscar sus orgenes, pero con un propsito fundamental en mente, redactar un libro e n su propia lengua. El perso naje nos revela que cuando era chamaco trat de leer la libreta de su padre, pero como estaba en zapoteco, no entendi nada. Para Jaime r un La voz 155).

PAGE 261

261 El protagonista principal trata de buscar el cuaderno que lo volver escritor de los Pueblos Originarios: Todava existe un viejo cuaderno que estaba guardado en el bal que tena n uestro finado padre? All est ese todava dijo Qu si lo viste? S, nada ms que entonces nada le pude entender. A ver cua ndo me lo prestas para leerlo le dije. En el relato se nos deja saber que para las nuevas generaciones lo que ese cuaderno c ontiene no p Ni le entiende uno a esa cosa, creo que es de los viejos sa 41 ya noms se deshace ese viejo papel (157). Jaime revela a su hermano cul es el verdadero motivo de su visita y de cmo el gobierno le ha encargado redactar las historias de su pueblo, en esa misma narracin se nos demuestra el poco inters del pueblo por tener sus narraciones escritas, pues para ellos eso no es algo viejos, yo creo que no tiene qu hacer y por eso lo hace [ ] protagonista cambian, pues ya no regresa a la ciudad sino se queda en el pueblo, por cuestiones amorosas, sabemos que ese narrador nos est describie ndo su propia historia como escritor. 5.8 A manera de Colofn La heterogeneidad narrativa de los cuentos de los Pueblos Originarios no ha podido ser demostrada en sus totalidad en este captulo, pues para hacerlo habra que dedicar un libro entero a ello, pero lo que aqu se ha tratado de demostrar es que todos ellos tienen diferentes formas narrativas, con temas diversos, y que todos ellos siguen hablando sobre sus costumbres y que se pueden ver caractersticas que provienen de los gneros o subgneros pr ehispnicos. Los temas 41 Gente del rincn zapoteco (sa=nube)

PAGE 262

262 van desde historias de resistencia 42 la migracin como lo son las narraciones de Regreso al Pueblo y Echeverria ; o los que tienen animales como personajes (al estilo fbula): La gansa, El Cuervo y el gaviln, la danza de la comadrej a, entre otros; o aquellos que nos hablan sobre la cosecha, muchos de ellos en forma de cuentos y otros que se asemejan ms al ensayo: La milpa, la siembra del maz, o el del temascal: In temazcalli. Otros que nos hablan de la carencia que tienen las comun idades para dar trabajo a la gente con capacidades diferentes: Buscando trabajo, los que cuentan sobre embrujos o hechiceros y lo mezclan con toques de picarda: No soy hechicera, ¡soy curandera!, El hombre del pene pequeo, Conjuro de achoque, etc. O bien aquellos que se relacionan con la msica, Cuento del msic o, Jos el danzante ; o aquellos que nos cuentan sobre las creencias catlicas que los Pueblos Originarios han adoptado: Las creencias catlicas entre los tzotziles y los tzeltales. La variedad narr ativa que existe en las obras de los Pueblos Originarios es tan amplia como la que podemos encontrar en la literatura universal, la diferencia es que en esta literatura se quiere mantener o escribir sobre las costumbres de la comunidad. Para concluir quisi era mencionar que aqu se han analizado slo cuatro cuentos a los que se les ha aplicado un anlisis con dos trminos que surgieron de la poca prehispnica, pero que en el caso de difrasismo hemos adaptado para poder estudiar las nuevas narrativas de los escritores de los Pueblos Originarios. Estos mismos conceptos pueden ser aplicados a ms textos, pero que no hemos abordado ac pues el estudio de esta literatura puede seguirse haciendo en otros futuros trabajos. Por ejemplo, en el captulo tres mencion que hay un cuento de Mara Luisa Gngora Pacheco, La soga de sangre en donde podemos observar la estructura de tlahtolli, ya que como expliqu anteriormente la narracin se realiza en tres tiempos, los prehispnicos, los 42 Dos de esos cuentos los he analizado en este captulo: El Ajaw Tzeltal Juan Lpez el pastor y La derrota de Bonampak

PAGE 263

263 del tiempo de la conquista y los t iempos actuales. El punto de unin entre todos esos tiempos es la soga de sangre que permite a los hombres transportarse de un lugar o de un tiempo a otro. Es cierto que existen cuentos en donde hay fuerzas sobre naturales y que podran ser similares a l os que aqu se presentaron. Pero, cito a Frischmann quien en sus anexos, de la antologa que hizo sobre estos escritores, menciona: En algunos [ ] cuentos [ ] varios cuentos populares europeos. En los catalogados en la clasificacin Aarne Thompson como tipo 314 [ ] el hroe entra a trabajar al servicio del Diablo [ ] Slo en los cuentos [ ] 475 [ el Diablo ayuda a quienes hacen un trato con l. La superposicin cristiana opera fundamentalmente en la introduccin, pero la entidad es propiamente indgena. (Apndice E, 239) En esa identidad de los Pueblos Originarios es que se ha focalizado el estudio de mi disertacin. Como vimos anteriormente, los escritores estn auto etnografindose. Un lector occidental poco podra entender de la estructura y metforas de la obra sin consultar o adentrarse al mundo o la cultura de donde fueron escritos esos textos. Recordemos que para logra hacer interpretaciones semiticas necesita mos de fuentes culturales que nos ayuden, en el caso de esta literatura, a encontrar en primer lugar los representamenes y posteriormente su significado dentro de su propio contexto. Es por ello que en este captulo, as como en el cuarto, ha sido necesari o recurrir a las bases d e la semitica propuestas por P e i rce y por los conceptos que han sido refinados por Eco.

PAGE 264

264 CHAPTER 6 CONCLUSI"N El canon literario se ha impuesto siempre bajo la perspectiva de la literatura culta, pero habra que cuestionar qu es literatura culta. En esta disertacin he analizado una literatura, que desde sus orgenes milenarios, ha tenido como su principal motor el mbito cultural e histrico de los diversos Pueblos Originarios de Mxico. Aunque por muchos aos la literatura de l os mal llamados indios fue acallada, ahora su literatura oral, as como la que ha sido transcrita, se hace escuchar, pide ser leda y regresada a su pueblo. Dicha literatura considerada del margen, no es ms que una que existi desde antes que Mxico se fundara como una nacin mestiza y que conserva tanto en su forma como en su fondo huellas de lo que fue su origen, pero tambin contiene temas y estructuras de una cultura que ahora ya no le es ajena: la occidental. El trmino de transculturacin aportado por Ortiz, nos ha ayudado a entender los procesos de mixtura que se han dado en pases como Mxico, en donde no se debe hablar de una sola cultura o de un solo idioma, porque como se ha mencionado ampliamente, Mxico es varios Mxicos. Pero el trmino qu e mayormente nos ha ayudado a entender las diferencias literarias ha sido el aportado por Cornejo Polar: Heterogeneidad. Esta disertacin no se ha quedado con los trminos bsicos de ambos autores, sino que ha retomado otros que resultan ms actuales y muc ho ms acordes al anlisis que se ha querido realizar, tal es el caso del trmino de Ral Bueno: heterogeneidad semitica. Desde sus bases con P e i rce hasta sus ms contemporneos autores como Eco, la semitica se encarga entre otras cosas, de estudiar lo s signos y lo que estos representan para una cultura. El estudio de la literatura prehispnica se realiz siempre bajo la interpretacin de los diferentes glifos o ideogramas que los Tlacuilos dejaron esculpidos en piedras, vasijas o libros de hojas de ama te. Es decir, el estudio de smbolos o signos de esa literatura fue siempre necesario, su

PAGE 265

265 interpretacin cultural, as como el encontrar su significacin a sus diferentes representamenes se hizo necesaria. Por ello, un anlisis desde un acercamiento semit ico potico o narrativo ha sido imprescindible para poderse acercar a la literatura contempornea de los Pueblos Originarios. Antes de que los escritores de los Pueblos Originarios pudieran levantar la voz, se necesit de una etapa de transicin, pero como en todo proceso, algunos mtodos no fueron los adecuados, hablamos de las corrientes que se conocieron como indianista e indigenistas. En donde la escritura no estuvo a cargo de quienes conocan su verdad, los mestizos se apoderaron de una verdad que no c onocan a fondo, fue hasta la era del neo indigenismo, que la preocupacin por conocer la cultura y la lengua se vio presente. Se dej de retratar slo la pobreza y los escritores se alejaron de modelar personajes indgenas que no hablaban bien el espaol o que describan como seres a los que poco comprendan. Se retom la idea de manejar un macro y un microcosmos en donde ambas culturas vivan sin que entre ellas existiera una interculturalidad. La intencin del captulo uno fue demostrar lo que todos eso s proceso Originarios). El propsito del captulo dos fue hacer un breve recorrido de los gneros que heredaron las culturas prehispnicas y en los captulos cuatro y cinco hacer un anlisis de qu gneros prevalecen hasta nuestros das, en una literatura contempornea de las comunidades ms apartadas de nuestro Mxico Profundo. Dicho anlisis lo he realizado desde fuera, desde mi propia cultura que en muchas ocasione s ha sido incapaz de comprender la importancia de los idiomas y las culturas que cohabitan en mi pas. Pero con una clara conciencia de querer aprender y aprehender de lo que dichas cultura significan para cualquier mexicano. El acercamiento se ha realizad o a travs de las lecturas y las entrevistas que los escritores de los

PAGE 266

266 Pueblos Originarios amablemente me concedieron y, por supuesto, de las historias que desde chica escuch sin comprender. Es imposible no retomar los gneros o estticas prehispnicas c omo el difrasismo el tlahtolli y el nijmi pues como se ha demostrado ellos siguen presente en los escritos de los autores contemporneos, pero sobre todo en la literatura oral, en la tradicin de los pueblos que en diferentes fechas siguen efectuando sus ritos y demostrando que el texto mixto todava existe. A pesar de que se intent, desde la conquista hasta los diferentes gobiernos, destruir esa tradicin, como los mismos escritores mencionan en sus textos, no se han podido destruir, porque el amor por su idioma y los valores que los sabios inculcaron a su pueblo sigue y seguir sobrevivientes y de algunos frailes humanistas perdur en la luminosa prisin del alfa (Portilla 362). Se ha propuesto, que as como en la literatura occidental se consideran como gneros o subgneros las autobiografas y las novelas de autoformacin, que se considere como un gnero para la literatura de los Pueblos Originarios las aut o etnografas, ya que como se pudo apreciar, tanto en los poemas de escritores como Juan Gregorio Regino, Natalia Toledo, Heriberto Prado Perea, como en los cuentos de Romn Gemes y otros ms, los escritores se auto representa y se resemantizan en el act o de escribir en su propia lengua y de su propia cultura. Los escritores de los Pueblos Originarios han levantado la voz y se encuentran en una lucha constante por ser reconocidos como escritores serios, pero sobre todo su lucha es que su cultura sea recon ocida y recupere el estatus que la historia le rob. No se puede seguir viviendo en un Mxico que clama por la igualdad y por la interculturalidad considerando que existen literaturas de periferia, o que haya una escritura de pasado milenario a la que poco se le estudia,

PAGE 267

267 como dijo Garca Canclini (aplicndolo a este contexto), no pueden seguir los escritores ni la gente de los Pueblos Originarios desconectados. S que muchos cabos quedaron sueltos, pero estos pueden irse tejiendo bajo la lupa de nuevos es tudios que surjan en esta era del siglo XXI. Recordemos que la literatura de los Pueblos Originarias del Mxico Contemporneo se dio, con mayor auge, a partir de los finales del siglo XX, as que toca a este siglo, ya no slo reafirmar a los escritores qu e existen y recibir a los nuevos que se encuentran preparndose en los talleres de escritores indgenas de Mxico, sino tambin dar la bienvenida a los crticos que deseen analizar una nueva literatura que es muy rica y que ha sido poco explorada.

PAGE 268

268 LIST OF REFERENCE S OBRAS CONSULTADAS Aguirre Beltrn. Lenguas vernculas, su uso y su desuso en la enseanza: la experiencia de Mxico. Mxico: Ediciones de la Casa Chata, 1983. Impreso. Alarcos Llorach, Emilio. Gramtica de la Lengua Espaola Espaa: E SPASA Calpe, 2000. E book. http://www.scribd.com/doc/26002496/GRAMATICA DE LA LENGUA ESPANOLA Emilio Alarcos Llorach Alb, Xavier. Cultura, Intercultu ralidad, Aculturacin. Caracas: Fundacin Santa Mara, 2003.E book. Alciato de la manera de desafo. En Anvers: en casa de Martn Nucio. Con gracia y Priuilegio, 1555. Print. Alegra, Ciro. Fbulas y leyendas Latinoamericanas. Madrid: Espasa Calpe, 1983. E book. Arguedas, Alcides Raz a de Bronce. Venezuela: Biblioteca Ayacucho. 2006. E book. Cinosargo, Mordiendo el arte. Lima: Octubre, 1968. Web.2008. http://cinosargo.bligoo.com/content/view/231404/NO_SOY_UN_ACULTURADO_por_JOSE_ MARIA_ARGUEDAS.html _____________. Los rios profundos. Buenos Aires: Losada, 1958. Impr eso Baez Jorge, Flix. Entre los naguales y los santos. Mxico: Universidad Veracruzana, 2008. Impreso Bajtn, Mijail. Hacia una filosofa del acto tico y otros escritos. Puerto Rico/Espaa: Anthropos, 1997. E book ___________. La Cultura Popular en la e dad Media y en el renacimiento .Madrid: Alianza Editorial, 2003. Baudot, Georges (compilador). Las letras precolombinas Mxico: Siglo XXI, 1979. Impreso Beam, RosaMa. Algunos rasgos lingsticos del Zapoteco Sureo A cademia.edu Scribd, 2004. Web. 25 Ma r 2011 http://ucdavi.academia.edu/RosemaryAzcona/Papers/363007/Algunos_rasgos_linguistic os_del_zapoteco_sureno

PAGE 269

269 Bigas Torres, Sylvia. L a narrativa indigenista mexicana del S. XX. Mxico Puerto Rico: UDG, Universidad de Puerto Rico, 1990. Impreso. Bonfil, Guillermo. Mxico Profundo. Una civilizacin Negada, Mxico: CIESAS SEP, 1987. Impreso. Bracho, Jorge. Narrativa e identidad. El mestizaj e y su representacin historiogrfica R evista Latinoamrica, 16 (5/2009). 56 86 Breton, Andr. Communicating Vessels. Nebraska: University of Nebraska Press: Lincoln & London, 1990. Impreso. Brice Heath, Shirley. La poltica del lenguaje en Mxico: de la c olonia a la nacin. Mxico: Instituto Nacional Indigenista, 1986. Impreso Bueno, Ral. Sobre la heterogeneidad literari a y cultural de Amrica Latina. Asedios a la heterogeneidad cultural: libro de homenaje a Antonio Cornejo Polar Ed. Jos Antonio Mazzo tti y Juan Zevallos Aguilar. Philadelphia: Asociacin Internacional de p eruanistas, 1996. 21 36 Cardoza, y A. L. El Popol Vuh Guatemala: Editorial Universitaria, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2002. Print. Castaeda, Elisa Ramirez. Los animale s en la narrativa indgena mexicana. Nuni (2000): 36 39. Castellanos M., Javier Cantares de los vientos primerizo s Wila che beze Ihao. Novela zapoteca. Mxico, D.F.: Direccin General de Culturas Populares y Diana, 1994.Impreso. Castellanos, Javier. L a narrativa de los que hablamos el Dilla Xhon ensayo en La voz profunda Mxico, D.F: Joaqun Mortiz, 2004. Impreso Castellanos, Rosario. Balum Canan .Mxico: Planeta, 2007. Impreso. ________________. Oficio de Tinieblas Mexico: Planeta, 2006. Impreso. Caud illo, Gloria. Natalio Hernndez y el rostro d e Amerindia en el nuevo milenio en Espiral 22, Vol.8 (2001): 25 59. Chabl et al. Cuentos mayas de temas europeos. Mxico: INI/SEDESOL, 1993. Impreso Clifford, James. Writing culture: The Poetics and Politics of ethnography. California: University of California Press, 1986. E book

PAGE 270

270 _____________. The predicament of culture: Twentieth Century Etnopraphy, Literature and Art. USA: Harvard University Press, 2002. E book Coronado Gabriela. La literatura indgena: una mi rada desde fuera en Montemayor. Mxico: Consejo Nacional para la Cultura y las artes, 1993: 55 76 Cornejo Polar, Antonio. Escribir en el aire Per: CELACP, 2003. Impreso. __________________. P ara una agenda problemtica de la crtica literaria latinoam ericana: diseo preliminar Revista Casa las Amricas, 126 (1982), 117 122. ______________ _____. El indigenismo y las literaturas heterogneas: su doble estatus socio cultural Revista de crtica literaria latinoamericana, 7 (1978): 7 21 Cota Meza, Ramo n. La bsqueda de lo mexicano. prensafondo.com Fondo de Cultura Economica, 25 de marzo 2011. Web. 25 Mar 2011 http://www.fondodecul turaeconomica.com/editorial/prensa/Detalle.aspx?seccion=Detalle&id_de splegado=37253 Davidoff, Lindal. Introduccin a la psicologa Mxico: McGraw Hill, 1993 De la Cruz, Vctor. La flor de la palabra Antologa de literatura zapoteca, Mxico: Premia edit ora, 1983. Impreso De la Garza, Mercedes. El perro como smbolo religio so entre los mayas y los nahuas. REVISTA DE LA UAM UAM, 2011. Web. 25 Mar 2011. http://www .iih.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn27/ecn27_006.PDF De Landa, Diego. Relacin de las cosas de Yucatn Mrida: Consejo editorial de Yucatn, 1986. Dey, Teresa. Voces de antiguas Races. NUNI (2008): 46 48. Daz, Bernal Historia verdader a de la conquista de la Nueva Espaa. Mxico: Ed. Pedro Robredo, 1944. Impreso Dietz, Guther. Cultura, etnicidad y e interculturalidad: una visin desde la antropologa social en Revista de la Universidad Autnoma de Yucatn V. 9; n 191, (oct dic. 1994). p. 31 36 Direccin Gral. De Culturas Populares. Coleccin: Letras indgenas contemporneas : Mxico: Diana, 1995. Impreso. Dzul Poot, Domingo. Cuentos Mayas. Yucatn: Maldonado Editores/INAH SEP, 1985. Impreso Dzul Chabl et al. Cuentos mayas tradicionales Mxico: INI/SEDESOL, 1994. Impreso.

PAGE 271

271 Eco y Nicole. Anlisis estructural del relato. Mxico: Ed.Coyoacn, 2006. Impreso Eco, Umberto. La estructura ausente. Barcelona: Lumen, 1978. Impreso. Echeverra, Lope J. Vieja Huella de soga en Words of the true people : Palabras de los seres verdaderos. Austin: University of Texas Press, 2004.Print Egido, Aurora. Oralidad y escritura en los certmenes y academias. Edad de Oro 7 (1988): 69 87 ELIAC. Mxico diversas lenguas una sola nacin Vol. Antologa de narrativ a en lenguas indgenas. Mxico: ELIAC, 2008. II vols. _______.Escritores en Lenguas Indigenas A.C. Escritores Mxico: DF. 2004. Web 2011. http://www.nacionmulticultural.unam.mx/eliac/menu / Elliot, John H. Espaa y su mundo 1500 1700. Madrid : Santillana, 2007. Impreso. Escobar, Ledesma. Natalio Hernndez: Pintar un Sol (I y II). Opinin : UAQ 25 de marzo 2011. Web. 25 Marzo 2011 http://www.uaq.mx/fcps/tribuna/338/opi03.htm Espino, Ma. Paz. Dialogismo, espacio de constitucin de la intersubjetividad. Revista Regional de Investigacin educativa UGTO, 25 de marzo 2011. Web. 25 marzo 2011 http://www.educatio.ugto.mx/PDFs/educatio4/MadelaPazEspinodelCastilloBarron Eldialog.pdf Favre, Henri. El indigenismo. Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1998. Impreso Feliu, Joel. Nuevas formas literarias para las ciencias sociales: el caso de la autoetnografa. Athenea Digital 12, 2007. Web. 25 de marzo 2011. http://psicologiasocial.u ab.es/athenea/index.php/atheneaDigital/article/view/447 El Periquillo Sarniento. Barcelona: R. Sopena, 1933. Impreso. Fernndez, Jos. Indigenismo. Diccionario Crtico de las Ciencias Sociales Universidad de Complut ense Madrid. 25 de marzo 2011. Web. 25 marzo 2011 http://www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/I/indigenismo.htm Ferrer y Bono. Pueblos indgenas y estado nacional en Mxico en el siglo XIX. Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Instituto de Investigaciones Jurdicas, 1998. E book. http://www.bibliojuridica.org/libros/libro.htm?l=637

PAGE 272

272 Hernndez, Natalio. Persona l Interview by Herlinda Flores. Junio 2010. Rodriguez Arellano, Martn. Personal Interview by Herlinda Flores. Junio 2010. Cuevas Cob, Briceida. Personal Interview by Herlinda Flores. Julio 2010. Toledo, Natalia Personal Interview by Herlinda Flo res. Julio 2010. Gemes, Romn Personal Interview by Herlinda Flores. Julio 2010 Freire, P. Pedagogy of the oppressed New York, NY: Continuum, 1992.Print. Frischmann, Donald. New Mayan Theatre in Chiapas: Antropology, Literacy, and Social Drama en T aylor y Villegas (eds), Negotiating Performance. Gender, Sexuality and Theatricality in Latinoamerica. Durham y Londres: Duke University Press, 1994. Print. Frischmann y Montemayor. Words of the true people: Palabras de los seres verdaderos. Austin: Univers ity of Texas Press, 2004. Print. Frischmann y Montemayor. Introduccin : Words of the true people: Palabras de los seres verdaderos. Austin: University of Texas Press, 2004. Print. Garca, Canclini. Diferen tes, desiguales o desconectados en Revista CIDOB Internacionals nm. 6667, (Octubre 2004), p. 113 33 ______________. E ntrar y salir de la hibridacin Revista de crtica literaria latinoamericana Num. 50, (sept, 1999), 53 57. ________________. Malentendidos interculturales en la frontera M xico Estados Unidos. Espaa: 2003.Web 25 de marzo 2011. http://www.nestorgarciacanclini.net/archivo/?p=39 ____________. Globalizacin imaginada Mexico: Paidos, 1999. Impreso. Garibay, Ang el. Historia de la literatura nhuatl. Mxico: Editorial Porra, 1953 54 .Impreso. Gmez, Domingo. El Ajaw Tzeltal Juan Lpez, el pastor en La Voz Profunda Mxico, D.F: Joaqun Mortiz, 2004. Impreso. Gngora, Ma. Luisa. Cuentos de Oxkutzcab y mani. Yucat n: Consejo Nacional para la Cultura y las artes/otros, 1990. Impreso _____________. Luisa. Mxico: Instituto Nacional Indigenista, 1994. Impreso ____________. Chan Moson (Pequeo remolino). Mxico: INI, 1998. Impreso.

PAGE 273

273 Go ssen, Gary H. Telling Maya Tales: Tzotzil Identities in Modern Mexico. New York y London: Routledge, 1999. Impreso. Greenblatt, Stephen. Renaissance Self fashioning: from More to Shakespeare. Chicago y London: The Universtity Of Chicago Press, 1980. Print. Guamn Poma de Ayala, Felipe. Nueva Crnica y Buen Gobierno Tomo I y II, 1545 Web.20 Apr 2009. E book. http://www.bibliotecaayacucho.com/fba/index. php?id=97&backPID=103&begin_at=48&tt_prod ucts=75 Halle, Morris y G. N. Clements. Problemas de fonologa Madrid: Minerva Ediciones, 1991. Hernndez Ines A Conversation with Juan Gregorio Regino The American Indian Quarterly.Volume 28, Number 1&2, Winte r/Spring 2004 en Palabras de los seres verdaderos, Austin: University of Texas Press, 2004. Impreso. Hernndez, Juan. Tlatlatok/Piedra incendiada. Mxico D.F:ELIAC, 2010. Impreso. Hernndez, Hector C. Histori a de los pueblos indgenas de Mxico: insurgencias y autonoma. Historia de los pueblos yaquis: 1821 1910 CIESAS IBI: Mxico, 1996. Impreso. Hernndez, Natalio. Canto Nuevo del Anhuac. Mxico:ELIAC, 2007. Impreso. _______________. Colibr de la armona Mxico: Torre Abolida:CONACULTA, 2005. Impreso. Hernndez, Natalio. Pugna porque la literatura i ndgena deje de ser indigenista. informador.com Web 25 de marzo 2011. http://wwe.informador.com.mx Hernndez, Na talio. Hacia el multiculturalismo del siglo XXI extracto de una conferencia en MEXARTES Berlin.sept dic, 2002. Web 25 de marzo 2011. http://www.mexartes berlin.de/esp/03/hernandez.html H obsbawm, E J, and T O. Ranger. The Invention of Tradition Cambridge [Cambridgeshire]: Cambridge University Press, 1983. Print. Holland, William R. Medicina maya en los altos de Chiapas. Un estudio del cambio sociocultural Mxico: INI, 1989.Impreso.

PAGE 274

274 Huss on, Jean Philippe (ed.). Cinco siglos de literatura Amerindia. Per: Pontificia Univ. Catlica del Per, 2005.Impreso Icaza, Jorge. Huasipungo Argentina: Editorial Losada, 1965. Impreso Iturrioz J. Luis. Lenguas y literaturas indgenas de Jalisco Jalisc o: Secretaria de Cultura del Estado de Jalisco, 2004. Impreso. Iznaga, Diana. Transculturacin en Fernando Ortiz. La Habana: Ed. De las ciencias sociales, 1989. Impreso. Kaliman, Ricardo Identidades heterogneas: aciertos e i lusiones del conocimiento local Revista de crtica literaria latinoamericana Num. 50, (1999), 113 119. Kamuf, Peggy (ed). A Derrida Reader: between the blinds. New York : Columbia University Press, 1991.Print. Kathryn Quin Snchez: Una historia poltica y literaria del Mxico post revo lucionario: Nueva York: Edwin Mellen Press, 2006. Print. Korsbaek Leif y Smano M.A, El indigenismo en mxico: antecedentes y actualidad en Ra Ximhai enero abril, ao/Vol.3, Nmero 1 : Universidad Autnoma Indgena de Mxico Mo chicahui, El Fuerte, Sinaloa. ( 2007 ) pp. 195 224 Lacarra, Lanz E. Lacarra Ma. De Jess (Prologo) Cuento Y Nove Langebaek, Carl H. Los herederos del pasado. Colombia: Panamericana Formas e impresos, 2009. Impreso. Lee, Felicia. Remnant Raising and VSO Clausal Architecture: A case study of San Lucas Q uiavini Zapotec Vol 66. Springer: 2008. E book http://www.springerlink.com/content/978 1 4020 8187 3/#section=417807&page=4&locus=75 Leetoy, Salvado r. La visin de los vencidos y la Brevsima relacin: Trauma y denuncia en la construccin del sujeto indgena en Mxico Seccin Selecta Web 25 de marzo 2011 http://institucional.us.es/revistas/revistas/comunicacion/pdf/numero%204/SECCION%202%20S ELECTA/SELECTA%209.pdf Lenkersdorf, Carlos. Acatl", 1999. Print.

PAGE 275

275 Len Portilla, Miguel. Literaturas de Mesoamrica Mxico: SEP (Cien de Mxico), 1984. Impreso. _________________. Historia de la literature Mexicana: periodo prehispanico. Mxico: Alhambra Me xicana, 1989. Impreso _________________. Culturas en Peligro Mxico D.F: Alianza ed. Mexican, 1976. Impreso. Len Portilla, Miguel El destino de las literaturas amerindias Nuni (2008): 6 15. Len Portilla y Garibay. La visin de los vencidos: relacion es indgenas de la conquista. Mxico: UNAM, 1999. Impreso. Mrtir de, Pedro. Dcadas del nuevo mundo. Mxico: Porra, MCMMLXIV. Impreso. Marn, Feliciano. A la sombra del ancho canasto, en La literatura actual en las lenguas indgenas de Mxico Mxico: Un iversidad Iberoamericana, 2001. Impreso. Matus, Macario. La noche de tus muslos. Bacuzagui 2008 Web 25 de marzo 2011 http://www.ieepo.gob.mx/pdf/bacuzagui_2.pdf ___________. Los Zapotecas M undo Indigena. Milenio diario No.7, 2009. Web 25 de marzo 2011 http://www.redindigena.net/mundoindigena/n7/7pag18cult.html Ma garios de Morentin, J. Archivo de semitica Manual de estudios semiticos 2007. Web 25 de marzo 2011 http://www.magarinos.com.ar/ManualSemioticians 1999 2007.pdf Ma garios de Morentin, J. La semitica de los bordes. Apuntes d e metodologa semitica 2008. Web 25 de marzo 2011 http://www.magarinos.com.ar/Impresion.html May May, Miguel. La formaci n de escritores en lengua Maya en Carlos Montemayor, Los escritores indgenas actuales Mxico: Tierra Adentro, t. II, 1992 Mayor, Ana Mara. Primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y contra el Neoliberalismo : Discurso inaugural de la mayor Ana Mara Chiapas, Mexico:1996. Web 25 de marzo 2011 http://membres.multimania.fr/revistachiapas/No3/ch3anamaria.html Mynes, Pilar. Lenguas y Literaturas indgenas en el Mxico Contemporneo Mxico, D.F: UNAM, 2003. Impreso

PAGE 276

276 Menocal, Ma. Rosa. Horse of Latitude Shards of love USA, Duke University Press, 1994.E book. Mignolo Walter. The geopolitics of knowle dge and the colonial difference The South Atlantic Quarterly 101:1 wi nter 2002, 57 96. ______________(Compilador). Capitalismo y Geopo litica del Conocimiento Buenos Aires:Signo, 2001. E book. Mignolo and Freya Schiwy Transculturation and the Colonial Difference : Double Translation : Web. 25 Mar 2011. http://institucional.us.es/revistas/revistas/comunicacion/pdf/numero%204/SECCION%201%20C LAVES/CLAVES%201.pdf Miller y Taube. An illustrated Dictionary of the gods and symbols of the Ancient Mexico Maya. New York: Th ames and Hudson, 2007. Montemayor Carlos. La literatura Actual en las lenguas indgenas de Mxico. Mxico: Universidad Iberoamericana, 2001. _____________, (coordinador). Letras Mayas contemporneas (Coleccin de cincuenta ttulos bilinges en lenguas may anses). Nueva York: INI Fundacin Rockefeller, 1993. ____________. La tradicin literaria en los escritores mexicanos. Mxico: UAM Azcapotzalco, 1985. ____________. La Voz Profunda Mxico, D.F: Joaqun Mortiz, 2004. ____________. Realmente haba indio s en America?. Revista U AM Universidad Autonoma de Mexico. Sep.2000. Web 25 de marzo 2011 http://www.uam.mx/difusion/revista/sep2000/montemayor.html Montes de Oca, Mercedes. Lo s difrasismos en el nhuatl, un problema de tra duccin o de conceptualizacin Amerindia No. 22. 1997. Web 25 de marzo 2011 http://celia.cnrs.fr/FichExt/Am/A_22_03.htm _________________. Los difrasismos de la guerra y el sacrificio en D estiempos No. 18.Mxico D.F. 2009. Web 25 de marzo 2011 http://www.destiempos.com/n18/montes.pdf Morales, Micaela. Races de la Ceiba: literatura indg ena de Chiapas, Mxico, DF. UAM, 2004. Impreso Mosejko, Danuta. La manipulacin en el relato indigenista. Buenos Aires: Edical, 1994. Impreso.

PAGE 277

277 Muoz, Silverio. J os Mara Arguedas y el mito de la salvacin por la cultura. Editorial Horizonte, 1 987. Impreso. Ong, Walter J. Orality and Literacy: The Technologizing of the Word New York: Methuen, 1982. Impreso. Padilla, Irma. La auto traduccin en la literatura indgena: Cuestin de esttica o soledad? Boletn editorial del Colegio de Mxico (200 9):6 8 Platn. La Repblica : VII. Planeta. Web. 25 Mar 2011 E book http://www.planetalibro.net/ebooks/eam/ebook_view.php?ebooks_books_id=125 Pays, Getrudis. Los vo cabularios bilinges coloniales como testimonio de la relacin entre lenguas. Boletn editorial del Colegio de Mxico (2009):15 26 Paz, Octavio. El laberinto de la soledad Espaa: Fondo de Cultura Econmica 1998 Impreso Prez, Hernndez. Vivencias de nuestra palabra: El surgimient o de la cultura maya en Chiapas en Carlos Montemayor, Los escritores indgenas actuales. Mxico: Tierra Adentro, t. II, 1992. Peirce, Charles S 76 Definitions of The Sign by C. S. Peirce collected and analyzed by Robert Mar ty Department of MathematicsUniversity of Perpignan France : Web 25 de marzo 2011 http://www.cspeirce.com/menu/library/rsources/76defs/76defs.htm ____________. Peirce Edit ion Project .1998. Web 25 de marzo 2011 http://www.iupui.edu/~peirce/writings/v2/w2/w2_01/v2_1.htm Pineda, Irma. La nostalgia no se marcha como el agua de los ros. Mxico: ELIAC __________. De la casa del ombligo a las nueve cuartas. Mxico:Comisin Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indgenas, 2008. Impreso. ___________. Mujeres escritoras: Una esttica particular en la literatura indgena. NUNI (2008): 16 23 Pedro Pitar ch, Almas y cuerpo en una tradicin indgena tzeltal Archives de sciences sociales des religions [En ligne], 112 octobre dcembre 2000. http://assr.revues.org/20245 Propp, Vladimir. Morfologa del cuen to. Madrid: Fundamentos, 2006. E book Rama, Angel. Transculturacin narrativa en Amrica Latina Mxico: Siglo XXI, 1982. Impreso.

PAGE 278

278 Regino, Juan. Qu siga lloviendo. Mxico: ELIAC, 1999. Impreso. __________. No es eterna la muerte. Mxico : Direccin General d e Culturas Populares, 1992. Impreso. _________.Poesa comunitaria mazateca. RM Revista Mdica de arte y cultura (2008):43 50 Relacin de la ciudad de Mrida Relaciones histrico geogrficas de la Gobernacin deYucatn Mxico, UNAM, Centro de Estudios May as, 1980, vol. I, p. 78. Ricoeur, Paul. Time and narrative. USA: University of Chicago Press, 1984. E book Ros Font, Wadda Liter ary History and Canon Formation The Cambridge History of Spanish Literature, Cambridge; New York: Cambridge University Press, 2004. Impreso. Rivers, Elias. El soneto espaol en el siglo de oro. Madrid : Akal 1996.Impreso. RODR IGO ALSINA, Miquel: La Comunicacin intercultural Anthropos Editorial, Barcelona, 1999, 270 pp. Rodrguez Chicharro La novela indigenista Mexicana. Vera cruz: Universidad Veracruzana, 1988. Impreso. Luis, Julio. Impreso. Rosado y Ortega. Los labio s del silencio La literatura femenina maya actual en Yucatn, identidad y cultura maya, 2001. Web 25 de marzo 2011 http://www.mayas.uady.mx/articulos/labios.html Rosado, Georgina (coord). M ujer maya. Siglos tejiendo una identidad. CONACULTA, FONCA, Universidad Autnoma de Yucatn, 2001. Rossell, Cecilia Estilo y escritura en la historia tolteca chichimeca en Desacatos. S ep t dic. nmero 022 : Centro de Investigaciones y Estudios Superio res en Antropologa Social.D F Mxico (2006) pp. 65 92 Salinas, Jess. La computadora y sus aplicaciones en la escritura de las lenguas indgenas en La voz Profund a Mxico, D.F: Joaqun Mortiz, 2004. Snchez Chan, Feliciano. (Prlogo) Del Sabucn del abuelo. Mrida, Tekax: Miatzil Maaya, A.C., 2001. Impreso __________________. Siete Sueos. Mxico : Voces de grandes races: ELIAC, 1999. E book. http://redescolar.ilce.edu.mx/redescolar/biblioteca/literatura/voces_antiguas_raices/vocese56f.ht ml

PAGE 279

279 Sant, E. Mario. Fernando Ortiz: contrapunteo y transculturacin. Espaa: Colibr, 2002. Impreso. SEP. Interculturalidad en Salud: Experiencias y apo rtes para el fortalecimiento de los servicios de salud Mxico: SEP, 2008. Web 25 de marzo 2011 http://www.salud.gob.mx/u nidades/cie/cms_cpe/descargas/intercultural/Libro%20Interculturalid ad%20en%20Salud%2020.pdf Silvestri y Blanck. Bajtn y Vitgoski: La organizacin semitica de la conciencia. Barcelona: Anthropos, 1993. Sodi, Demetrio. La literatura de los mayas. Mxic o: Joaqun Mortiz, 1978. Sols Celestino. Las fbulas de Esopo en Nahuatl. Nuni (2008):32 37 Sommer, Doris. Foundational Fictions: The National Romances of Latin America Berkeley: University of California Press, 1991. Spitta, Silvia. Between two waters : Narratives of transculturation in Latin Amrica Texas: Texas A&M University Press, 2006. Tec Chi. Cuentos sobre las apariciones en el Mayab. Mxico: INI/SEDESOL, 1993. Tern, Victor. El sueo del flojo. Mxico: ELIAC, 2000. Todorov, Tzvetan. La conquist a de Amrica. Mxico: Siglo XXI, 2009. Torres, Mariam Por qu dialogismo se opone radicalmente al positivismo: las contribuciones de Mijail Bajtn y Paulo Freire en Cuadernos de la investigacin en la educacin. No.23, Puerto Rico (2008). Vzquez G onz lez Leonor. Una visin del mundo indgena en la literatura Zapoteca contempornea. Texas, 2003. Toledo, Natalia. Bog Web 25 de marzo 2011 http ://nataliatoledopoesia.blogspot.com/2008/08/gunaxii lii zica ranaxicabe gubidxa ne.html _________________. Poetas Zapotecos. Web 25 de marzo 2011 http://www.lexia.com.ar/toledo.htm Turner, Allan. Tr anslation and Criticism: The Stylistic Mirror Vol.36. USA:MHRA, (2006). Zi Keb, Jos. El perro de cera en La Voz Profunda Mxico, D.F: Joaqun Mortiz, 2004. Impreso.

PAGE 280

280 BIOGRAPHICAL SKETCH Herlinda Flores Badillo was born in Orizaba, Verac ruz, Mxico. Sh e has a Bachelor degree in English from the University of Veracruz (1995). For several years, before coming to the United States, Herlinda taught English and Spanish in different schools. From 1997 up to now, she has worked at the Centro de Idiomas, Univer sidad Veracruzana. She has taught all levels since kindergarten up to University. Herlinda Flores has also taught Literature for chi ldren at Colegio Lancaster and me thods and approaches for teaching languages at Centro de Idiomas U.V In 1999 she received the certify COTE from the British Council. In 2002, she finished the Especializacin en enseanza de la lengua Inglesa at U.V. Herlinda also has a Master degree in Foreign Languages from West Virginia University and a Master degree in Secondary Education f rom the same University She has published two articles, one at La Jornada semanal from Mxico.