<%BANNER%>

Visita Y Robo Al Museo

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042373/00001

Material Information

Title: Visita Y Robo Al Museo Revisiones Del Negrismo Clasico Y Propuesta de Un Negrismo Femenino
Physical Description: 1 online resource (257 p.)
Language: english
Creator: Abreu Tores, Dania
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2010

Subjects

Subjects / Keywords: cabral, canon, caribe, davila, guillen, latinoamerica, mestizaje, morejon, mujeres, negrismo, negritud, pales, poesia, transculturacion, vicioso
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: VISITA Y ROBO AL MUSEO: REVISIONES DEL NEGRISMO CLcapital a acuteSICO Y PROPUESTA DE UN NEGRISMO FEMENINO By Dania E. Abreu-Torres December 2010 Chair: Dr. Efrai acuten Barradas Major: Romance Languages Hispanic Caribbean literature has a place in the Latin American canon thanks to the black poetry movement of the 1930s and 1940s, the Negrismo. Nevertheless, the appreciation contemplated in the literary histories was only focused on the exotic figure of the black woman and the rhythmical language that represented the African heritage. Consequently, many scholars disregarded the Negrismo as part of the negritude movement that the Harlem Renaissance in the United States and the French Ne acutegritude represented. It was considered as a wrong portrayal of the black man and African heritage. Most of these readings were imposed from a different context that does not apply to the Caribbean reality. The objective of this research is to deconstruct these appreciations and revalidate the Negrismo as part of the negritude movement. In order to fulfill this, the poetry of Nancy Morejo acuten from Cuba, capital a acutengela Mari acutea Da acutevila from Puerto Rico, and Sherezada Vicioso from Dominican Republic will be analyzed. This analysis departs from the proposal that these poets reconfigure the Negrismo by reappropriating some of its characteristics and, through a transcultural process, offer a new poetic perspective: the Negrismo femenino. This new discourse rescue the Negrismo from the literary histories and renew it as a movement that still applies to literature nowadays and give critical tools that help to understand Caribbean literature and its complexities.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Dania Abreu Tores.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2010.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2010
System ID: UFE0042373:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0042373/00001

Material Information

Title: Visita Y Robo Al Museo Revisiones Del Negrismo Clasico Y Propuesta de Un Negrismo Femenino
Physical Description: 1 online resource (257 p.)
Language: english
Creator: Abreu Tores, Dania
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2010

Subjects

Subjects / Keywords: cabral, canon, caribe, davila, guillen, latinoamerica, mestizaje, morejon, mujeres, negrismo, negritud, pales, poesia, transculturacion, vicioso
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: VISITA Y ROBO AL MUSEO: REVISIONES DEL NEGRISMO CLcapital a acuteSICO Y PROPUESTA DE UN NEGRISMO FEMENINO By Dania E. Abreu-Torres December 2010 Chair: Dr. Efrai acuten Barradas Major: Romance Languages Hispanic Caribbean literature has a place in the Latin American canon thanks to the black poetry movement of the 1930s and 1940s, the Negrismo. Nevertheless, the appreciation contemplated in the literary histories was only focused on the exotic figure of the black woman and the rhythmical language that represented the African heritage. Consequently, many scholars disregarded the Negrismo as part of the negritude movement that the Harlem Renaissance in the United States and the French Ne acutegritude represented. It was considered as a wrong portrayal of the black man and African heritage. Most of these readings were imposed from a different context that does not apply to the Caribbean reality. The objective of this research is to deconstruct these appreciations and revalidate the Negrismo as part of the negritude movement. In order to fulfill this, the poetry of Nancy Morejo acuten from Cuba, capital a acutengela Mari acutea Da acutevila from Puerto Rico, and Sherezada Vicioso from Dominican Republic will be analyzed. This analysis departs from the proposal that these poets reconfigure the Negrismo by reappropriating some of its characteristics and, through a transcultural process, offer a new poetic perspective: the Negrismo femenino. This new discourse rescue the Negrismo from the literary histories and renew it as a movement that still applies to literature nowadays and give critical tools that help to understand Caribbean literature and its complexities.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Dania Abreu Tores.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2010.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2010
System ID: UFE0042373:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 VISITA Y ROBO AL MUS EO: REVISIONES DEL NEGRISMO CLSICO Y PROPUESTA DE UN NEGRISMO FEMENINO By DANIA ABREU TORRES A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE R EQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2010

PAGE 2

2 2010 Dania Abreu Torres

PAGE 3

3 A mi familia. A Danika. A Isabella.

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS First of all, I want to thank God for the strength and perseverance he gave me du ring this long process. I want to acknowledge the help, encouragement, and support of my family and friends. I want to thank my father, Manuel, for teaching me to read good literature ; my mom, Eva, for letting me read anything and with no censorship; and m y siblings, Manny and Evita, for their love and kind words when needed. I also want to acknowledge the work, patience, and guidance of my advisor, Dr. Efran Barradas. From the day we met, he always trusted in my abilities and helped me to develop them wi th wisdom I also thank my committee, Dr. Andrs Avellaneda, Dr. Reynaldo Jimnez, and Dr. Milagros Pea, for their support and continuos assistance during this process. I want to acknowledge as well the help and work of Richard Phillips and Paul Losch fro m the University of Florida Latin American Collection at George A. Smathers Library. I really appreciated their help and support through all these years of research. And l ast, but not least, I want to thank my husband, Antonio Vergara for teaching me how to critically appreciate every cultural and political manifestation.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ .. 4 ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ..................... 7 INTRODUCCI"N ................................ ................................ ................................ ............ 9 "RBITA DE LA CRTICA NEGRISTA: REPRESENTACIONES, DISCUSIONES Y REAPRECIACIONES ................................ ................................ ............................. 16 I ntroduccin ................................ ................................ ................................ ............ 16 Caractersticas y Propuestas sociales: Un Canon Incipiente (1930 1960) ............. 17 Creacin y estabilizacin de un movimie nto ................................ ..................... 17 Las historias literarias y el Negrismo ................................ ................................ 26 Nuevas apreciaciones: Punto de transicin ................................ ...................... 38 Negritud o Negrismo: Consolidacin de un Margen Cannico (1970 1990) ........... 40 Bsqueda de una genealoga ................................ ................................ ........... 40 En bsqueda de una legitimacin discursiva ................................ .................... 44 En bsqueda de la precisin discursiva: El conflicto mulato ............................ 51 Bsqueda de un nuevo modo de lectura ................................ .......................... 57 El Debate de Representacin: Los Lmites crticos del Negrismo en el Canon (1990 2000) ................................ ................................ ................................ ......... 63 Rompiendo la estabilidad ................................ ................................ ................. 63 Nombrar la inestabilidad ................................ ................................ ................... 74 Conclusin ................................ ................................ ................................ .............. 81 REVISIO NES TRANSCULTURALES: LA POESA DE NANCY MOREJ"N ................. 84 Metodologa de una Lectura Transcultural ................................ .............................. 84 Presente Nancy Morejn: Revoluci n, Raza e Historia ................................ .......... 87 Morejn, Guilln y la Revolucin Cubana ................................ ........................ 88 La obra de Nancy Morejn ................................ ................................ ............... 95 Presente Nicols Guilln ................................ ................................ .................. 98 Lo popular y la identidad: Familia y cotidianidad ................................ ............ 109 Revolucin e hist oria: La mujer nueva, la mujer negra y la mujer de Nancy Morejn ................................ ................................ ................................ ....... 122 Para una Potica del Negrismo Femenino: Primera Caracterstica ...................... 128 TRANSCULTURACI"N EXPRESIVA: LA POESA DE NGELA MARA DVILA Y LA PALABRA PRECISA ................................ ................................ ....................... 131 Luis Pals Matos y su Tuntn: Proyecto Cultural y Ficcin Fundacional .............. 136 ............ 142 Animal Fiero y Tierno: Primitivismo, Historia y Transculturacin .......................... 151 La Querencia: En Honor a los Ancestros y a Fil Mel ................................ ......... 162

PAGE 6

6 Segunda Caracterstica del Negrismo Femenino: Conciencia de la Palabra Precisa ................................ ................................ ................................ ............... 177 ESPACIO DE TRANSCULTURACI"N: LA POESA DE SHEREZADA VICIOSO Y LA RECONCEPTUALIZACI"N ESPACIAL DE LA NEGRITUD EN LA ESPAOLA ................................ ................................ ................................ .......... 179 Santo Domingo y Saint Domingue ................................ ................................ ........ 181 El Complejo Negrismo Dominicano ................................ ................................ ...... 193 Manuel del Cabral y la Ambivalencia de la Otredad ................................ ............. 195 Identidad ................................ ................................ ................................ ............ 204 El mapa del viaje: Viaje desde el ag ua y Un extrao ulular traa el viento ..... 207 Geografa de una identidad caribea: Internamiento y Eva/Sin/Es .............. 220 Tercera Caracter stica del Negrismo femenino: La Relocalizacin y Transculturacin Geogrfica ................................ ................................ .............. 233 CONCLUSIONES: LA POSIBILIDAD DE UN NEGRISMO FEMENINO ..................... 236 BIBLIOGRAFA ................................ ................................ ................................ ........... 249 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ .......................... 257

PAGE 7

7 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy es-ES VISITA Y ROBO AL MUSEO: es-ES REVISIONES DEL NEGRISMO CLSICO Y PROPUESTA DE UN NEGRISMO FEMENINO By Dania E. Abreu-Torres December 2010 Chair: Dr. Efran Barradas Major: Romance Languages Hispanic Caribbean literature has a place in the Latin American canon thanks to the black poetry movement of the 1930s and 1940s, the Negrismo. Nevertheless, the appreciation contemplated in the literary histories was only focused on the exotic figure of the black woman and the rhythmical language that represented the African heritage. Consequently, many scholars disregarded the Negrismo as part of the negritude movement that the Harlem Renaissance in the United States and the French Ngritude represented. It was considered as a wrong portrayal of the black man and African heritage. Most of these readings were imposed from a different context that does not apply to the Caribbean reality. The objective of this research is to deconstruct these appreciations and revalidate the Negrismo as part of the negritude movement. In order to fulfill this, the poetry of Nancy Morejn from Cuba, ngela Mara Dvila from Puerto Rico, and Sherezada Vicioso from Dominican Republic will be analyzed. This analysis departs from the proposal that these poets reconfigure the Negrismo by reappropriating some of its characteristics and, through a transcultural process, offer a new poetic perspective: the

PAGE 8

8 Negrismo femenino. This new discourse rescue the Negrismo from the literary histories and renew it as a movement that still applies to literature nowadays and give critical tools that help to understand Caribbean literature and its complexities.

PAGE 9

9 CHAPTER 1 INTRODUCCI"N Literature has an intimate relationshi p with theory. Literary images, like social Maggie Humm, Border Traffic El Negrismo es un movimiento potico vigente y a la misma vez olvidado. Su impacto en la poesa de hoy da es fuerte, pero no evidente. Las composiciones onomatopyicas y rtmicas que caracterizaron la poesa de los representa ntes ms importantes del Negrismo, Luis Pals Matos, Nicols Guilln y Manuel del Cabral, no es lo que define la potica contempornea. Sin embargo, la temtica y los postulados sociales que estos poetas defendieron en la dcada de 1930 y 1940 s pueden ev idenciarse en las propuestas de escritores recientes, especialmente en el nfasis cultural afrocaribeo. El Negrismo, no obstante, ha quedado relegado en los estudios literarios como un movimiento arcaico. Ya dentro del canon se considera como una poesa a nticuada y sin posibilidad de una interpretacin ms relevante a lo contemporneo. Estudios y antologas recientes intentan rescatar al Negrismo y ampliar sus horizontes crticos, ya sea a niveles temticos como discursivos. El objetivo de esta investigac in es aportar a la discusin del Negrismo como movimiento vigente e igualmente extender su discusin a la potica contempornea caribea. Se analiza tambin cmo esta poesa moderna resiste o contina la influencia del movimiento. Esto se hace a travs de l anlisis de la obra potica de Nancy Morejn, ngela Mara Dvila y Sherezada Vicioso. Parte de su obra tiene una relacin dialgica con los poetas representativos del Negrismo en el Caribe hispnico. El dilogo recupera y transforma las propuestas del m ovimiento, lo que produce una potica que llamo Negrismo femenino.

PAGE 10

10 Mi aproximacin crtica se basa en algunos postulados del feminismo. Me fundamento en lo que Maggie Humm llama la literatura femenina del borde o la frontera. Comenta esta crtica en el pre facio a su libro Border Traffic place of struggle: on the border between literary construction and the turn towards (vii) Las poeta s que se analizan en las prximas pginas mantienen una conversacin como ya he mencionado, con los poetas del Negrismo, pero desde su propio contexto histrico y personal, sus experiencias como mujeres, escritoras y activistas polticas e intelectuales d e su pas. No obstante, la incorporacin de su biografa en el anlisis no es anecdtica. Como advierte Sara Suleri en su artculo (1995) of another epistemology, even when it i (143) La lectura e interpretacin biogrfica en esta investigacin responde nicamente al posicionamiento que toman las poetas frente al Negrismo clsico. La advertencia de Suleri es vlida, pero no se toma aqu al pie de la letra. La escritura femenina como escritura de frontera marca su diferencia a travs de la deconstruccin de los paradigmas que la definieron en el discurso patriarcal tanto a nivel literario como social. Por lo tanto, se necesita hacer referencia a sus experiencias personales. La ancdota, sin embargo y como seala Suleri, no debe ser el nico medio de revalidacin. Tal y como sugiere el epgrafe, el texto literario e s un ente vivo que requiere de mltiples lecturas que permitan una interpretacin y, finalmente, la creacin de una teora. Junto a la ancdota hay que incorporar otros elementos crticos.

PAGE 11

11 El concepto crtico y fundamental del anlisis potico de Morejn, Dvila y Vicioso que se toma en cuenta en esta investigacin es la transculturacin. A travs de los captulos, se sugiere que las poetas hacen una lectura transcultural del Negrismo y, por ende, fundan un nuevo discurso negrista. La definicin que se da d e la transculturacin est ntimamente relacionada a la idea de Humm de la literatura de borde y a la propuesta de Silvia Spitta en su libro Between Two Waters (2005). Spitta propone la transculturacin como un concepto mvil que explica un proceso de camb io en el choque de varias culturas. ste impacta distintos discursos, desde el personal, el poltico, el lingstico, el cultural, hasta el histrico. Spitta aplica el concepto a diversas manifestaciones de frontera como la literatura de mujeres mexicanas y chicanas. En los captulos siguientes, este proceso de transculturacin se hace evidente en la adaptacin potica que Morejn, Dvila y Vicioso hacen del Negrismo clsico, su lenguaje, sus imgenes y, sobre todo, sus representaciones femeninas. El primer captulo hace un repaso amplio de la crtica del Negrismo clsico. Desde 1930, poetas, escritores e intelectuales dieron una interpretacin al movimiento negrista y describieron su impacto en las letras latinoamericanas, especialmente como movimiento repr esentativo del Caribe. Consideraban que su propuesta fundamental era el rescate de la herencia africana y la importancia del negro en la sociedad, la cultura y la nacin. Sin embargo, en 1960 la crtica descart al Negrismo de los proyectos sociales que el Harlem Renaissance estadounidense y la Ngritude francesa defendan. Estas valoraciones se fundamentaban en la distincin marcada entre blanco y negro, sin tomar en cuenta el mestizaje y la con cepcin de raza distinta en el Caribe. No es hasta la dcada d e 1990 e inicios del 2000 cuando se comienza a gestar una

PAGE 12

12 lectura distinta de la poesa negrista y de la situacin racial en las islas caribeas. En esta ltima crtica es en la que el concepto de transculturacin introducido por Fernando Ortiz en Contrapu nteo cubano del tabaco y el azcar (1940) se hace relavante y se utiliza para definir las interacciones culturales del Caribe. Este captulo tambin sirve como introduccin a las caractersticas del Negrismo que eventualmente heredan y reconfiguran las poe tas contemporneas que se analizan. El captulo dos est dedicado al anlisis de la poesa de Nancy Morejn. En ste se estudia su relacin e interac c in temtica y formal con la potica de Nicols Guilln, el escritor ms reconocido del Negrismo cubano. M orejn reconoce desde muy temprano en su obra la influencia que Guilln tuvo en la misma, lo que se ha afirmado en varias aproximaciones crticas. Sin embargo, no se ha enfatizado qu del Negrismo ella hered. Lo que se presenta en este captulo es que Mor ejn reestructur las propuestas negristas de Guilln, especialmente la imagen de la mujer y su reinscripcin en la historia. Al igual que su maestro, la poeta pasa por una evolucin potica que la lleva a temas ms colectivos, pero sin olvidar subrayar su s races y herencia africana. A travs de este dilogo constante con Guilln, Morejn propone la revisin histrica de la mujer negra como la primera caracterstica del Negrismo femenino. Esto lo consigue en una relectura de la simbologa, imaginera y el espacio limitado que construa a la mujer en la poesa negrista de Guilln. Morejn le ofrece una voz y un trasfondo histrico que no posea la mulata y la mujer del Negrismo. La poesa de ngela Mara Dvila se analiza en el tercer captulo. La estructura y lenguaje crptico de su poesa no permiten dar una lectura de la influencia del Negrismo tan evidente como en Morejn, pero hay detalles y propuestas discursivas en las

PAGE 13

13 imgenes que construye su obra que permiten establecer esta relacin. Luis Pals Mat os es el poeta negrista que influye en su obra. De l Dvila recoge las postulaciones del primitivismo. En su primer poemario, Dvila sugiere que para revisar la historia que rodea a la voz potica es necesario regresar a los orgenes. Sin embargo, el orig en que propone no es el mismo origen africano de la poesa de Pals Matos. El suyo es uno personal e ntimo que ya incluye la herencia africana y no tiene que explicar. Se acerca a la historia personal y propone transformar el colectivo desde la misma. Est o lo logra a travs de la representacin de imgenes y uso de palabras recargadas de significados que permiten mltiples interpretaciones de la historia con el fin de proveer una definicin y determinar la funcin del individuo en la misma. Esta historia p ersonal tambin se plantea en su segundo poemario. Aqu la influencia del Negrismo es ms clara ya que emplea la figura de Fil Mel, la mulata de la ltima poesa de Pals Matos, como referencia para construir una nueva mujer por medio de la reconfiguraci n de palabras y de imgenes facilitadas por otras poticas, como las de los msticos y la poesa del puertorriqueo Juan Antonio Corretjer. La segunda caracterstica del Negrismo femenino que se concretiza en su obra es la renovacin del lenguaje que repr esenta la historia de la mujer y la del colectivo por igual. Este lenguaje tiene que ser preciso, no en tener referencias explcitas, si no en dar mltiples posibilidades de interpretacin que abran diferentes alternativas de recrear la historia. Por ltim o, en el captulo cuatro se presenta la poesa de Sherezada Vicioso. La dificultad de la poesa de esta autora reside en el contexto de la historia racial conflictiva de la Repblica Dominicana. Las relaciones entre este pas y su vecino Hait siempre han sido complicadas y han repercutido en la definicin nacional. Vicioso

PAGE 14

14 adopta una visin conciliadora de estos dos pases e intenta rescatar la herencia africana que se neg durante la dictadura de Rafael L. Trujillo. Ella parte de los planteamientos ofreci dos por la poesa de Manuel del Cabral, el representante del Negrismo dominicano, especialmente en Compadre Mon (1943). Este poemario cambia la perspectiva prejuiciada sobre el negro al representar un haitiano que ayuda al personaje principal. Compadre Mon reconoce a travs de ste similitudes entre un lado y otro de la frontera. De la misma forma, Vicioso traza un mapa de redefinicin e inclusin de la herencia africana en la Repblica Dominicana al incluir al haitiano como igual. En esta propuesta son det erminantes la influencia de la dispora dominicana y la introduccin a un discurso caribeo ms amplio. La poeta rescata el discurso femenino, al igual que Morejn y Dvila, pero su idea se centra en revolucionar la geografa de la Repblica Dominicana. Pa ra ella, y segn su poesa, las fronteras entre Hait y la Repblica Dominicana son slo fsicas, pues no hay fronteras ideolgicas. Ambos pases comparten una historia que los hace parte del Caribe. La tercera caracterstica del Negrismo femenino que expo ne es borrar las fronteras geogrficas e ideolgicas y extender la poesa nacional hacia consideraciones caribeas ms amplias que subrayan la herencia africana y la influencia de otras culturas en su pas. Cada captulo en esta investigacin ofrece una co nclusin que explica cmo cada poeta es parte y define el que llamamos Negrismo femenino. Esto se retoma en las pginas que concluyen el anlisis. Aqu se responde finalmente a la pregunta sobre el carcter del Negrismo femenino: cmo funciona y qu otras autoras pueden incluirse en el mismo. Igualmente, el Negrismo clsico se revalida en la reconfiguracin potica que estas escritoras exponen y lo renuevan como movimiento cannico. Nicols

PAGE 15

15 Guilln, Luis Pals Matos y Manuel del Cabral funcionan como mentor es en la potica de Morejn, Dvila y Vicioso, pero no determinan la misma. Su poesa est atravesada por mltiples discursos polticos, sociales e histricos que influyen en sus pases de origen. La importancia de sus planteamientos est en que ninguna af irmacin potica es esttica como intenta hacerse en el canon y las historias literarias sino mvil, transcultural y constantemente en el borde de la redefinicin.

PAGE 16

16 CHAPTER 2 "RBITA DE LA CRTICA NEGRISTA: REPRESENTA CIONES, DISCUSIONES Y REAPRECIACIONES Introduccin El Negrismo surgi como movimiento literario y cultural a consecuencia de una colaboracin simultnea de creacin y crtica. Escritores como Luis Pals Matos, Emilio Ballagas, Ramn Guirao y Nicols Guilln, entre otros, modelaron una estti ca particular entrelazada con un propsito social y cultural antillanista. Intelectuales como Fernando Ortiz y Juan Marinello, en sus inicios, Mnica Mansour y Richard Jackson, en su desarrollo, y Lourdes Martnez Echazbal, Jerome Branche y Jos F. Buscag lia, recientemente, trascendieron esta esttica local y la consolidaron en un movimiento de potencial cannico latinoamericano que subray su especificidad caribea hasta nuestros das. El Negrismo form parte del proyecto nacional y de definicin de la i dentidad caribea y latinoamericana. Dirigi con pie firme una revolucin de visin de mundo que reaviv el discurso del mestizaje postulado por Jos Mart. Este discurso determin tanto la definicin de una identidad nacional como la construccin de un ca non literario que manifestara esta ideologa. La interrelacin de ambos mecanismos sirvi para crear una diferencia regional. La crtica que se form alrededor del movimie nto negrista, por lo tanto, gir en torno a dos ejes: (a) la instauracin de un movim iento cannico a travs de la identificacin de caractersticas literarias y los poetas representativos de la especificidad nacional; y (b) la revaloracin del negro como parte cultural y nacional de la sociedad caribea mulata. El primer eje tuvo una evo lucin sin dificultades y bien apreciada por todos los crticos del movimiento. El segundo, sin embargo, ha sido conflictivo y ha afectado la

PAGE 17

17 estabilidad del primero. El discurso del mestizaje es el engranaje principal de la revaloracin de lo negro, pero se cuestiona desde los inicios de la crtica negrista su objetivo primordial de distincin ante la metrpoli colonizadora. Surge, por lo tanto, el conflicto de representacin, o cmo el poeta blanco puede incluirse dentro de un movimiento fundamentalmente de tema y representacin del negro. La amplitud con la que se hace este acercamiento discursivo depende, claramente, del contexto del cual parte el crtico. El objetivo de este captulo es hacer una revisin crtica que responder a un movimiento discursiv o dual entre la formacin cannica y el problema y conflicto de representacin del negro dentro de la poesa del Negrismo. La aproximacin que har aqu tomar en cuenta la crtica del Negrismo que considero como la ms importante y relevante a la discusi n del movimiento. El anlisis se fundamentar en una aproximacin cronolgica que presentar su evolucin segn el contexto de produccin. El propsito de esta reconsideracin crtica es subrayar la complicacin conceptual y discursiva que se ha ido desarr ollando sobre el Negrismo y cmo esta afecta la apreciacin literaria de la literatura afro caribea posterior. Es posible ver tres momentos de formacin crtica sobre y del Negrismo. Estos siguen un esquema cronolgico: 1930 1960; 1970 1990; 1990 al prese nte. Caractersticas y Propuestas S ociales: Un Canon I ncipiente (1930 1960) Creacin y estabilizacin de un movimiento La potica del Negrismo parte de la identificacin de lo primitivo. Escritores de toda la zona caribea hispnica respondieron a la lectu ra social que realiz Oswald Spengler en La decadencia de Occidente (1918). En este libro Spengler retrataba el sentimiento de depresin cultural y artstica en que cayeron las concepciones racionalistas del mundo europeo. frica se convirti en el lugar de un nuevo comienzo,

PAGE 18

18 de lo primitivo, desde donde el ser humano surgi como ente pensante. Estudios antropolgicos realizados a finales del siglo XIX se revisaron con nuevo inters, como por ejemplo La rama dorada (1890) de Sir George Frazier y El origen de las culturas africanas (1898) de Leo Frobenius. Este ltimo tambin public una antologa de cuentos, Decamern negro (1925), la cual, junto a la Anthologie Ngre (1921) de Blaise Cendrars, marcaron el imaginario vanguardista e inspiraron tanto a artist as como crticos de la cultura. Poetas como Luis Pals Matos, Ramn Guirao y Jos Zacaras Tallet aprovecharon este inters para marcar una diferencia caribea dentro de la poesa hispanoamericana. El am biente primitivo que se present se va llenando de i mgenes y formas que se repetirn y definirn la potica del Negrismo. La figura femenina, negra o mulata, sensualizada en su canto y el baile, el lenguaje onomatopyico y el uso de jitanjforas, el ritmo cadencioso de una mtrica innovadora, la cual trata de imitar el ritmo de los tambores u otros instrumentos de las ceremonias africanas, son las caractersticas ms sobresalientes de este movimiento literario. El n uevo manejo potico se distanci de la tradicin espaola y rompi el paradigma de dependenci a literaria que todava mantenan los escritores a finales del siglo XIX e inicios del XX. Esta innovacin estaba acompaada por la propuesta cultural que distingui los aquel los discursos desarrollados durante las primeras dcadas del siglo XX en los que se refera la imagen y figura del negro y el mulato como una de importancia nacional y

PAGE 19

19 social y la que deba ser rescatada en conjunto a sus antecedenctes hitricos 1 En Sngo ro cosongo (1931), Nicols Guilln 2 ofrece una nueva manera de lectura y de apreciacin de la poesa negra al partir de las ideas martianas del mestizaje. Guilln escribe en su prlogo: [U] tni que sera trabajo de miniatu el espritu de Aceptar la influencia africana como parte de la naci n es el primer paso para entender esta poesa. El discurso nacional se expresa por medio de una proyeccin de armona racial, pero es de constante lucha para recordar lo que diferencia, en este caso, a Cuba del resto de Amrica Latina. Luis Pals Matos en El Mundo en 1932, ampla el proyecto nacional propuesto por Guilln. La identificacin africana no slo se debe dar desde el mbito local, si no que debe trascender a todas las Antillas. El poeta respo nda a una crtica hecha por Jos I. Diego Padr, en la que el autor afirmaba que los elementos afro culturalmente, al negro e Caribe, pero su man ifestacin est fusionada a la cultura blanca. Est de acuerdo con 1 libro Sobre piel y papel Harlem Renaissance la Ngritude francesa y el Negrismo. 2 Motivos de son f ue publicado en 1930. Al igual que los poemas presentados de Pals Matos, Tallet y Guirao, este poemario sirvi para la postulacin de nuevas formas de escritura, an sin una propuesta cultural sistematizada.

PAGE 20

20 Diego Padr sobre la posibilidad de que una cultura emigre a otra, pero esto no que apela al uso de un discurso mulato. La poesa negra, por lo tanto, se convierte en el estandarte ideolgico de una nueva definicin del caribeo dentro de una zona todava identificada con el espritu eurocntrico. Fernando Ortiz consolida esta combinacin de potica in novadora y propuesta cultural en una serie de artculos dedicados al anlisis de la poesa negra. La innovacin de la misma se encuentra, segn Ortiz, en sus races populares y Motivos de son a este como Spengler propone una renovacin de la cultura occidental teniendo al frica como modelo original, Guilln propone en su poesia una renovacin de la cultur a nacional cubana que incluya al negro y sus manifestaciones en lo popular. performativa de Cos me para crear una lectura de las caractersticas bsicas de lo que coexistencia de negros y blancos en la isla debido a la trata esclavista. El producto de este contacto es el mu de dos mundos, del futuro que an no lo aceptaba y del pasado que ya no lo

PAGE 21

21 inextricable de frica y Castilla en la emocin, en el ritmo, en el vocablo, en la prosodia, cuerpo y performance de Eusebia Cosme al recitar los versos de la poesa mulata. Ella es la re presentante de este nuevo pueblo que va asimilando una identidad nacional diferente y nueva. las caractersticas ms sobresalientes de la poesa, partiendo de un anlisis sobre la combina en ella una ideologa discursiva del mestizaje. Advierte de esta manera sobre el peligro de recalcar un anlisis del arte negro como pintoresco, sin notar la profundidad c ultural que tiene, por ejemplo, la poesa de Luis Pals Matos y Ballagas, ambos blancos. La importancia de esta poesa est en la oportunidad cultural de usar el tema negro para hacer conscientes a los lectores sobre los problemas de raza (160). La contin poesa puede t ener tema negroide y llenarse de vocablos y giros de la masa parda de un poeta pueda crear poesa mulata est ms all de la tcnica; est en el sentimiento y en el p

PAGE 22

22 produccin y lectura de la poesa mulata est, por lo tanto, en la incorporacin de una nueva perspectiv a que repercutir en la lectura y apreciacin de esta poesa caribea. La estabilizacin de una poesa e ideal negrista en el Caribe trascendi las Antillas, gracias a estas primeras apreciaciones, y lleg a las costas del Ecuador, Colombia y Venezuela, en donde tambin hubo gran produccin potica de tema negro. La proliferacin artstica de enfoque negrista puso en perspectiva la necesidad de sistematizar el movimiento dentro de su influencia en la literatura latinoamericana e internacional. El uruguayo I ldefonso Pereda Valds intenta hacerlo en su introduccin a la Antologa de la poesa negra americana autor subraya el inters hacia el tema negro en la poesa reciente en el Caribe, Amrica Latina y Estados Unidos. La comparacin que realiza del movimiento caribeo frente al Harlem Renaissance le resta importancia al primero, pues Pereda Valds sugiere que plenitud el derecho de s discurso del mestizaje antillano se debilita ante la interpretacin de una bsqueda armnica desligada de la lucha contra el opresor blanco. Pereda Valds es el primer crtico que marca la dife rencia entre la negritud, la revolucin negra por el negro, y el Negrismo, la revolucin negra hacia una equidad negra y blanca identificada en el mulato. Olvida, sin embargo, el centro del discurso del mestizaje, la bsqueda de una identidad nacional. El cubano Ramn Guirao tambin intenta sistematizar el movimiento de la nueva poesa negra en su antologa "rbita de la poesa afro cubana (1937 1938). En la introduccin al libro, Guirao fundamenta sus ideas en la lectura de Spengler sobre la

PAGE 23

23 renovacin de l a cultura occidental que busca integrar la cultura africana como influencia innovadora: Hemos visto que estas incursiones a las ricas vetas de la cantera negra no Se trataba de aadir una cuerda ms al arco del artista occidental para solear un poco su arte, dramticamente desvinculado de todo nuevo impulso de sangre y de impurezas primarias. (94) Este pesimismo sobre el futuro del negro le lleva a afirmar que [n]uestra poesa afrocrio lla es un eco de la moda negra europea; consecuencia ms que iniciativa propia. Esta modalidad potica, importada por el criollo blanco, responde en lo medular a su condicin de raza trasplantada que ha olvidado, por intrascendente, todo lo que le rodea pa ra transmigrar ms fcilmente a lo europeo. (96) La cultura occidental se ha renovado, y de la misma manera, la cultura tradicional espaola se ha transformado en el Caribe con la influencia negra, pero no impact la estructura social. A pesar de ser un argumento que puede interpretarse como eurocntrico, Guirao explica ms adelante que [e]l modo negro, pues, no nace en Cuba como en Europa, sin tradicin y alejado del documento humano. Tiene dimensin histrica y un futuro indefinible la lrica bilinge de espaol y dialectos africanos, y puede, (97) Ramn Guirao, en su apreciacin de la poesa de tema negro, presenta las vertientes temticas que definirn la crtica posterior sobre el Negrismo. La posible consideracin de esta poesa, por un lado, como parte del canon y propuesta social exitosa en la representacin del negro y su afirmacin como parte de la nacin. El autor, al igual que Ortiz, hace hincapi en que es necesario apro vechar esta oportunidad de la apreciacin blanca hacia el negro para profundizar en sus orgenes (96). El rescate cultural, por lo tanto, debe trascender lo social, tal y como sugiere Pereda Valds

PAGE 24

24 Fernando Ortiz propone una manera de rescate cultural a tr avs de una presentacin etnolgica con potencial de reescritura histrica en su libro Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar (1940). Distancindose de trminos antropolgicos que tratan de explicar la consecuencia cultural de la coexistencia de varias culturas en choque, Ortiz introduce un nuevo concepto: la transculturacin. Define este trmino como un proceso conflictivo por el que atraviesan las culturas en choque para sobreviv ir. Esto tiene como consecuencia no una sintetizacin de fuerzas culturales, si no una transformacin hacia algo nuevo y lo cual nunca tiene una completa definicin, pues est en constante ido por el castigo, terror del opresor por la revancha; todos fuera de justicia, fuera de ajuste, fuera de s. Y todos en trance doloroso subrayo). El dominicano Toms Hernndez Franco retoma y desarr olla esta ltima propuesta en sus Apuntes sobre poesa popular y poesa negra en las Antillas (1942), pero incluye y subraya la importancia del proyecto nacional. En su anlisis, el autor equipara la influencia discursiva del mestizaje en Amrica Latina y el mulataje en el Caribe. Hernndez Franco establece una diferencia entre el indigenismo de Amrica Latina y el Negrismo del Caribe, pues, aunque parten de un mismo propsito de definicin nacional, la raz de cada figura representativa desarrolla un discu rso propio. El objetivo del crtico es legitimar el discurso mulato caribeo y hacerlo visible a la consideracin internacional. El anlisis de Hernndez Franco, en cierto grado, revalida el discurso del mestizaje al subrayar la importancia equivalente de la bsqueda de la

PAGE 25

25 identidad nacional y la legitimacin del negro como parte activa de la nacin. Pereda Valds y Guirao pierden de perspectiva esta nocin, sin la cual la garanta de una mejor situacin social para el negro no es posible. El Negrismo, has ta este punto, adquiri validez como canon literario. Cont con una potica particular ritmo, de alusin popular, imgenes de celebraciones africanas, uso de la figura de la negra y la mulata como smbolos de sensualidad y representacin de la africana, o nomatopeyas y jitanjforas Se identific en una regin, el Caribe hispnico, y posey un proyecto cultural que afect el mbito social. Falta, sin embargo, la comprensin hermenutica de esta poesa, la cual parte de modelos totalmente distintos a los tr adicionales. Emilio Ballagas propone un modo de lectura que enfatiza la esttica potica del Negrismo dentro de un contexto caribeo ms amplio. En su tesis doctoral Situacin de la poesa afro americana (1946), Ballagas fundamenta su anlisis en la afirm acin de efectivamente desde un poeta blanco o negro. La importancia reside en la esttica que s e propone y no en la experiencia directa, lo cual alude a una bsqueda de armona racial. La propuesta de Emilio Ballagas contina los fundamentos dados por Guilln, Pals y Ortiz al inicio de esta potica, al igual que el factor social que Pereda Valds, Guirao y Hernndez Franco discuten. Su aportacin consta en subrayar la participacin del poeta blanco, adems de mantener en perspectiva el proyecto nacional. Estos mismos sealamientos Ballagas los contina en la introduccin a su antologa Mapa de

PAGE 26

26 la po esa negra americana (1946), al igual que le da un carcter cannico al apuntar que [e]n todas estas zonas la poesa mulata ha dado muestras muy estimables dentro del arte popular y del arte culto. Por todas estas consideraciones de mestizaje e intercultur acin; de vitalidad y lirismo, los poemas de Cullen y los de Pals Matos; de J. Roumains y de Pereda Valds; Claude McKay y Jorge de Lima; de Adalberto Ortiz y Manuel del Cabral; de Rugeles y de G. Dams; representan a nuestro juicio y dentro de la jerarqu a lrica de cada cual, un momento y acaso una necesidad de la poesa americana; una aventura hacia otro acento; no un modo nico. Y tampoco una inevitable prisin del nima en la malla del ingenio. (13) La diferencia de la cultura negra no es exclusiva de l Caribe; tambin forma parte de la esttica y sensibilidad de otras zonas en la que la misma ha sido fundamental. La importancia de este ltimo acercamiento de Ballagas reside en la inclusin del Negrismo en los discursos de la negritud, distancindose de las afirmaciones de Pereda Valds. Esta primera etapa de la crtica logra una estabilizacin del movimiento que permite destacarse en la literatura caribea. Poetas y crticos le dieron forma y lograron trascender a la literatura internacional. La recepci n del Negrismo en las historias literarias determin la consolidacin cannica al igual que dio sus primeras interpretaciones fuera de la zona de produccin. Las historias literarias y el Negrismo El esfuerzo de formacin de un movimiento coherente y est ticamente diferente dentro del Caribe y de proyeccin internacional lleg a las historias literarias, en las que se tom en consideracin la innovacin de la poesa negra. El tratamiento del Negrismo en las historias literarias est filtrado por la perspe ctiva que cada historiador quiere dar como parte de su agenda acadmica y poltica. Muchos de los sealamientos que los historiadores de la literatura realizan parten de las conclusiones de Fernando Ortiz,

PAGE 27

27 Ramn Guirao y Emilio Ballagas, pero se describe e l movimiento convenientemente a sus objetivos detallados en sus prlogos. Las historias literarias que paso a comentar no son las nicas, pero s las que consistentemente aparecen en las bibliografas de referencia del momento como las ms representativas de la literatura latinoamericana. La Nueva historia de la literatura americana (1943) de Luis Alberto Snchez es una revisin de un texto anterior, Historia de la literatura americana (1940). Snchez ampla en esta publicacin las reseas a la literatura que se produce desde el una actitud positiva sobre la literatura latinoamericana, al igual qu e una visin bastante hispanfila. Su objetivo es lograr una inclusin ms directa de esta produccin en el en el corazn de los mulatos y populares africanos. Estas caractersticas son: El acercamiento que realiza Snchez, sin embargo, est marcado por la hispanofilia qu acecha

PAGE 28

28 vigilante cualquier desercin Negrismo como un movimiento que abandona el centro hispano. El autor incluye la influencia hispnica co mo una manera de evitar un cambio potico demasiado radical. tan digno o ms que ste Le resta as importanci a al Negrismo al evaluar la poesa pura como ms relevante en cuanto est ms cerca de los modelos y postulados poticos espaoles tradicionales. Su comentario, por lo tanto, proyecta un conflicto racial y clasista alta cultura ve rsus cultura popular que se repetir en historias literarias subsiguientes. La apreciacin sobre el Negrismo que hace Luis Alberto Snchez es puramente literaria. Para l, el contexto social no es importante, ya que lo que define la importancia de la prod uccin es la esttica innovadora que presenta la literatura latinoamericana. Falla, sin embargo, en no estudiar en detalle la poesa sobre los autores que menciona, como Nicols Guilln y Luis Pals Matos. Esta es una caracterstica de muchas historias lit erarias de la poca. La limitacin en la informacin de los autores y las caracterticas del movimiento responde al didactismo prctico, pues, segn ellos, el lector se encargar de buscar ms informacin. Pedro Henrquez Urea publica Las corrientes lite rarias en la Amrica Hispnica en 1945, en su versin en ingls, la cual se traduce al espaol en 1949. Este texto son conferencias que el autor ofreci en la ctedra Charles Eliot Norton en la Universidad de Harvard durante los aos 1940 41. Henrquez Ure a subraya en su introduccin que

PAGE 29

29 histrico literario al dar un panorama amplio d e las caractersticas de cada movimiento y sus autores ms emblemticos. El propsito del autor responde a la misma necesidad de la historia literaria de Snchez: organizar la produccin literaria latinoamericana dentro del mbito de los movimientos unive rsales, pero, a la vez, dar un trasfondo de motivacin nacional para potencia que domin la zona Espaa y las que continan hacindolo Estados Unidos y Europa La mencin que hace sobre el Negrismo est enmarcada en este Para Henrquez Urea, la poesa negra es consecuencia de un momento en que (199). Intenta distanciarse del problema racial en Estados Unidos e incorporar la visin del discurso del mestizaje de Amrica Latina: Las solas supervivencias, como tales [del negro y el indio] no entraan pe ligro, antes al contrario, aaden color y sabor a una vida social que podra llegar a hacerse demasiado gris y montona; en muchos casos, adems, salvan al nativo de la factora o de la plantacin. La insuficiencia de la educacin y de las oportunidades ec onmicas que se ofrecen a las masas son el origen de todos los obstculos con que tropezamos en nuestras aspiraciones de progreso. (199, subrayo) Tres puntos importantes se discuten en esta cita. Primero, presenta una fuerte influencia spengleriana al alud ir a una renovacin cultural por medio de la incorporacin del negro y el indio. Segundo, por medio de la innovacin cultural, el negro y el indio pasan a formar parte de la sociedad. Esta inclusin, sin embargo, se ve limitada por la falta de educacin qu mostrar una igualdad de raza que se pierde en su seleccin de palabras y en su

PAGE 30

30 aproximacin de intelectual de lite al considerar una divisin de alta y baja cultura. El discurso del mestizaje, por lo tanto, se representa como un discurso de racismo latente. Henrquez Urea describe brevemente la poesa negra: Y hacia 1925 surgi en Puerto Rico y en Cuba una poesa sobre la vida de los negros poesa negra como se llama Obtuvo una boga inmensa, y produjo versos muy hermosos en la obra de Nicols Guilln, Emilio Ballagas, Luis Pals Matos, y algunos otros. En conjunto, estos poetas no cantan los sufrimientos del hombre de color; prefieren hablar de sus tradiciones africanas, describir sus amores y s us goces, imitar las cadencias de su habla y de sus bailes. (199 200) Sin entrar en caractersticas especficas, Henrquez Urea establece que la poesa negrista es pintoresca y extica. El proyecto cultural que seriamente intenta proyectar no se menciona. El racismo latente se proyecta ms en el negro, pues es ms especfico en su descripcin de autores, obras y caractersticas del indigenismo (200 203). Mientras que Snchez intenta suavizar la diferencia radical de la poesa negra, Henrquez Urea la sube stima. A pesar de sus apreciaciones elitistas y racistas, tanto la historia literaria de Snchez como la visin panormica de Henrquez Urea sirven como modelos para los acercamientos subsiguientes. La combinacin puramente literaria de uno con los conte xtos histricos presentes de otro permite la proyeccin de una poesa diferente e innovadora. El propsito social, sin embargo, se mantiene en espera de una nueva apreciacin. Enrique Anderson Imbert, en la Historia de la literatura hispanoamericana (1953) presenta, de cierta manera, un acercamiento social en la seleccin que hace de los autores. Anderson Imbert ofrece un breve marco histrico de la mentalidad contextual de entreguerras antes de entrar de lleno a las caractersticas poticas del Negrismo. Considera que las vanguardias literarias surgieron a consecuencia de los efectos de la

PAGE 31

31 de esta afirmacin, entra a la descripcin del Negrismo tomando en cuenta no slo a los escritores y las tendencias desde las cuales se comenz a formar, sino tambin las publicaciones que sirvieron como estandarte ideolgico para los poetas. El crtico argentino no hace una distincin por regiones, pues considera que critores por pases hubiera roto la unidad cultural de Hispanoamrica en diecinueve ilusorias idea homognea de Amrica Latina, enfoca su presentacin en los autores, aunque los separa por nacio nalidad. Comienza as con Cuba y la Revista de Avance en la que se manifiestan tres tendencias poticas: la social, la poesa pura, y, ms tarde con Lezama Lima, el trascendentalismo. El autor se detiene en los poetas ms representativos, pero menciona alg unos otros que tuvieron alguna influencia. la tendencia social (173). Dice que tuvo una evolucin desde la poesa puramente negra en Motivos de son pinceladas de cuadro compromiso social con West Indies, Ltd. 72). Guilln contina siendo un pesar de su innovacin popular y social. Est distanciado del grupo al que intenta representar, aunque sea de ascendencia africana Este distanciamiento est ms marcado en la presentacin que Anderson Imber t ultiv Ballagas, sin ser negro, versos sobre la vida de los

PAGE 32

32 o ltimo s puede entrar a lo social por su ascendencia aunque su acercamiento mantenga cierta distancia clasista. Ballagas, por el contrario, no puede adentrarse en la e xperiencia negra, y est limitado a una representacin extica al ser una externa. La distincin superficial del poeta blanco sobre la representacin del negro se profundiza ms en el conflicto con el que Anderson Imbert comienza a describir la poesa de tiene o no tiene significacin nacional es un problema de etnografa y sociologa ajeno s lo ha hecho indirectamente con Ballagas, pues la complejidad de su poesa no permite un Subraya la irona lingstica de Pals Matos y alude al discurso del mestiza je que su orquesta se oye un contracanto irnico: porque Pals Matos no es negro, sino blanco, y se sonre ante los contrastes de ambas culturas, en ninguna de las cual es cree 81, subrayo). Segn Anderson Imbert, Pals no copia la realidad en su carcter de La presentacin que hace An derson Imbert tanto de Guilln como de Pals balancea la importancia y el impacto de cada uno dentro de su zona de origen al igual que en la poesa internacional. Comenta, finalmente, sobre el Negrismo y dice que, a l]a realidad racial y culturalmente de las Antillas

PAGE 33

33 favoreci la moda. Ms an, en las Antillas fue menos una moda que un negra como uno distintivo y determinante de las Antilla s independientemente de su creencia sobre las literaturas nacionales. Falta la representacin poltica negrista de la Repblica Dominicana, pues aunque se menciona a Manuel del Cabral, no se entra en detalles sobre su poesa ni de ningn otro dominicano. La Breve historia de la literatura antillana (1957) de Otto Olivera parte de la distincin de la poesa negra dentro de la literatura latinoamericana. Su criterio de seleccin se basa en la apreciacin popular y se enfoca individualmente en cada poeta. Des cribe brevemente la biografa de los autores y sus obras ms representativas, sin entrar de lleno en los orgenes o caractersticas del movimiento. Los autores que se distinguen en esta seccin son Regino Pedroso, Pals Matos, Nicols Guilln, Manuel del C abral y Toms Hernndez Franco, estos dos ltimos integrados a una historia literaria por primera vez. Olivera define la obra de Luis Pals Matos y Nicols Guilln siguiendo los mismos parmetros de las historias literarias anteriores. Identifica la poes a de Pals con el poltica que va desarrollarse en Cuba con Nicols Guilln, pero tiene en cambio un Sngoro cosongo [ poemario con el cual pasa] por los vericuetos de su psicologa ancestral y de su contempornea tragedia

PAGE 34

34 socio poesa de poco compromiso y ningn objetivo social, mientras que Guilln es el poeta muestra el conflicto de representacin del Negrismo, implicando al mulato o negro como los poetas ms precisos en su descripcin de la situacin del negro. produccin de mrito irregular al parecer carente de preocupacin formal y hasta descuidada a veces posee la fuerza telrica, ya profusa o contenida ya grandiosa o lrica, estilos ms sobresalientes del Negrismo, el de Pals y el de Guilln. En este punto, sin embargo, to dava falta una presentacin ms especfica de su poesa para poder entender su ambigedad de apreciacin, en especial dentro del contexto social del trujillismo. Los estudios de Emilio Ballagas y Toms Hernndez Franco no se encuentran en importanc ia de ambos poetas no est en la poesa negra, aunque s fueron cultivadores del gnero. La contribucin ms importante de Ballagas son las dos antologas de poesa negra, sin m encionar ninguna aportacin directa en su poesa. Hernndez

PAGE 35

35 impacto del trujillato en sus apreciaciones. La historia literaria de Otto Olivera se limita a catalogar a los autores. Los movimientos literarios especialmente el Negrismo se presentan como fenmenos en algunos de stos sin ninguna coherencia ni denominadores comunes que los un an en un frente de distincin de la literatura antillana frente a la latinoamericana. Es interesante que, sin embargo, se subraya constantemente la propuesta de un discurso mestizo. Esto demuestra el objetivo intelectual dentro de las Antillas de equiparar racialmente la representacin literaria con los intereses sociales. El impacto de las historias literarias locales es notable en la apreciacin sobre el Negrismo que hace ngel Valbuena Briones en su Historia de la literatura espaola (1961). El cuarto to mo, Literatura hispanoamericana trascendiendo los orgenes dentro de la vanguardia y sealando antecesores del tema negro desde el Sigl o de Oro espaol. Valbuena Briones comienza presentando, nuevamente, la idea spengleriana de cional del ello, se puede decir que la renovacin cultural parte de una inclusin del primitivismo al rasladndose y aplicndose a todas las artes y gneros literarios. El impacto en Amrica Latina, sin

PAGE 36

36 de transculturacin 415, subrayo). Este dato, que se pasa por alt o en el resto de las historias literarias, es de suma importancia para la formacin nacional y organizacin literaria latinoamericana. La influencia negra es autctona e histrica y, ms aun, de fuerza social, pues cre un fenmeno de sntesis cultural. Va lbuena Briones, por lo tanto, aplica el objetivo de balance entre lo contextual y lo literario presentado por Anderson Imbert, pero con mayor xito. El autor menciona el trfico esclavista en Hispanoamrica y cmo las culturas africanas se combinaron con la espaola de los amos. Subraya la importancia de esta comunidad en las Antillas, especialmente al comentar sobre la influencia de Fernando Ortiz como autoridad intelectual sobre las costumbres negras. Luego de estas afirmaciones, pasa a describir el movi miento por medio de ejemplos concretos de la poesa que lo distingue: presentacin de una sntesis religiosa dentro de las celebraciones afro africano se une la concepcin 419), lo que implica un a transformacin dentro de la misma cultura afro antillana. Se subraya, finalmente, la sexualidad y sensualidad, adems de las alusiones a los bailes y ritmos del candomb y mariyand (420). Segn Valbuena Briones, el auge potico del Negrismo se dio entre los aos de 1928 a 1935 y sus dos poetas ms representativos fueron Nicols Guilln y Luis Pals Matos, los cuales adoptan una propuesta social. Valbuena Briones concluye que la nalmente desemboca en una llamada angustiosa para mej orar la

PAGE 37

37 sentimiento local cubano y representa el antillano. Sobre Pals Matos, el historiador finida expresin [en la] que, haciendo alardes de virtuosidad, enmascara el problema social l primitivismo. Aunque la preocupacin de integracin y rescate social y cultural del negro se percibe en ambos autores, la interpretacin crtica los distancia. Guilln ocupa el lugar del poeta del pueblo; Pals Matos, el de los intelectuales. La entrada del Negrismo en las historias literarias es indiscutible. La presentacin que se hace del movimiento, sin embargo, es cuestionable. Se centran bsicamente en dos autores, Pals Matos y Guilln, y en una descripcin relativamente breve y superficial de lo que los intelectuales y poetas trataron de construir en su consolidacin potica. El contexto social e histrico, en muchas ocasiones, est ausente, lo cual no permite una relacin directa del Negrismo con su proyecto de reivindicacin del negro. El discu rso del mestizaje tambin queda en entredicho al darles valor a los autores dependiendo de su raza de manera directa o indirecta. El movimiento negrista, por lo tanto, queda como un fenmeno aislado que renov la poesa antillana, la hizo trascender litera riamente, pero que en s misma no tuvo un gran valor social. El Negrismo es un canon marginado. El objetivo primordial de las historias literarias es reunir un corpus de manifestacin artstica de valor esttico. La literatura latinoamericana, diversa y va riada, se presenta paralelamente a la espaola desde esta perspectiva formal, pero

PAGE 38

38 desde la social se aparta de la heterogeneidad para mostrar la homogeneidad del discurso del mestizaje. Las diferencias tnicas y nacionales se armonizan en una representaci n de esttica poltica de consolidacin nacional con un mismo fin diferenciador frente a la cultura colonial de la metrpoli, ya sea espaola o norteamericana. El nfasis tnico del negro, a diferencia del indio, es ambivalente al carecer de una raz de c omunidad en el Caribe. No formaron parte de una gran civilizacin en la zona, si no que llegaron como objetos de propiedad. La revalidacin de este grupo va en contra de dos corrientes: la econmica y la social, ambas parte integrales de la independencia n acional. Este punto impacta la recepcin del movimiento en los crticos e intelectuales posteriores adems de la interpretacin superficial, armnica y marginada del Negrismo en las historias literarias. Nuevas apreciaciones: Punto de transicin Tras la es tabilizacin del canon negrista en las historias literarias, nuevos crticos releen los movimientos de negritud a partir de un momento en que los derechos civiles, tanto tnicos como de gnero y de clase social, empiezan a cobrar inters internacional. La entrada a la dcada de 1960 trae consigo un cambio contextual desde el que se analiza el Negrismo como un proyecto que pierde su fuerza social y de cambio. Se construye as un puente crtico y de transicin sobre las apreciaciones del movimiento. Ejemplos de estos crticos lo son G.R. Coulthard en su libro Race and Colour in Caribbean Literature (1962), Wilfred Cartey en Three Antillean Poets: Emilio Ballagas, Luis Pals Matos and Nicols Guilln (1965) e Irele Abiola con su artculo siguientes puntos: el Negrismo o el movimiento afrocubano en el primero y ltimo estudio fue un movimiento de nfasis en lo extico y lo pintoresco del negro, pero que

PAGE 39

39 logr trascender en la po esa social y de protesta; Nicols Guilln, como mulato, es el poeta ms representativo de esta poesa y su evolucin; en comparacin al Harlem Renaissance, el Negrismo carece de un proyecto social y tnico, por lo que su impacto ms importante est en su renovacin lingstica e inters por la inclusin esttica africana. El primitivismo, segn estos crticos, se convierte en una aplicacin extica y superficial de la influencia africana, abandonndose el concepto de un principio de bsqueda de lo autcto no y original. G.R. Coulthard concluye en su captulo sobre el afro cubanismo: [El Harlem Renaissance y la Ngritude francesa] were attracted by the aesthetic and cultural aspects of Negro primitivism, but they saw it as a creative, regenerative agent, not as a momentary release of nervous tensions. They were led to seek rehabilitation of Negro culture, both in Africa and in the New World, not as a novelty but as a basis for a constructive projection towards the future. (39) El mulato no tiene posicin en estas manifestaciones, ya que como dice Wilfred Cartey: debe definirse por s mismo y el mulato debe decidir su afiliacin. La negritude, segn Cartey, es el concepto a (215). La implicacin de una esencia africana en la creacin literaria y cultural descarta la lect ura primitivista como instrumento discursivo de la negritud, lo que elimina a los autores blancos de la posibilidad de representacin del negro. Irele Abiola concluye, s pirit. A nationalist strain and a distinct racial consciousness were thus absent in Afro

PAGE 40

40 stereotype, and in many cases the poetry that he inspired was no compliment to him or to his La figura del negro dentro de la poesa negrista pierde su revaloracion cultural y objetivo social al carecer de un compromiso poltico claro y al enreversarse en el exotismo del dialecto y el ambiente primitivo africano. La lectur a de Ortiz, Guirao y Ballagas sobre esta poesa se filtr en la homogeneidad y simpleza didctica de las historias literarias, interpretndose, finalmente, por acadmicos distanciados cultural e histricamente al Caribe hispano. El movimiento sigue en el m apa literario, pero ya no con la intensidad que se propona en la crtica inicial. Surge as un nuevo grupo intelectual que trata de reparar la distancia del canon incipiente del Negrismo hacia la constitucin de un canon antillano con compromiso social y nacional popular. Negritud o Negrismo: Consolidacin de un Margen C annico (1970 1990) Bsqueda de una genealoga El inters de validar la literatura del Caribe hispnico dentro del canon latinoamericano se manifiesta con ms mpetu desde la dcada de 1970 y a travs de la de 1980 por medio de antologas y estudios especializados. El Negrismo se convierte en uno de los movimientos pivotes de la modernizacin literaria caribea y uno de los que ms influy en la proyeccin de las literaturas nacionales. El p ropsito general de los estudios sobre la poesa negrista en esta poca fue consolidar esta influencia, ampliar la interpretacin limitada de las historias literarias y reintroducir el Negrismo como parte de un proyecto nacional, social y cultural. Paralel amente se desarroll una crtica de enfoque ms poltico, relacionada a los discursos de derechos civiles en Estados Unidos, y en la que se ampli los cuestionamientos ya sembrados por

PAGE 41

41 estudiosos como Coulthard, Abiola y Cartey sobre el verdadero compromis o del Negrismo, tanto del discurso del mestizaje como sobre el conflicto de representacin potica del negro. El primer paso para reintroducir el Negrismo en el canon fue especificar su genealoga y analizar crticamente sus orgenes. Las primeras antolog as y las historias literarias latinoamericanas o caribeas haban sealado el impacto del primitivismo en el Caribe hispnico, de manifestacin distinta a la europea por la coexistencia histrica con el negro. Este punto no fue desarrollado hasta este mome nto en que se intenta legitimar el discurso potico del Negrismo. Rosa Valds Cruz presenta este objetivo en su antologa La poesa negroide en Amrica (1970) al sealar que el panorama de la y reconocer la importante aportacin de una cultura y los valores vitales de una raza que, por motivos valoracin histrica, una compilacin crtica que comprende el impacto de esta poesa desde una apreciacin genealgica (7). Esta genealoga, sin embargo, carece de un contexto social concreto y slo presenta las caractersticas del Negrismo de manera muy superficial. Valds Cruz hace un repaso breve de la inclusin de la figura del negro en la poesa de tradicin espaola del siglo XV, las comedias del siglo XVI, la poesa colonial latinoamericana, hasta llegar al siglo XIX (12 15). Su discusin ms precisa comienza en la misma lnea temporal de las historias literar ias: en el Modernismo y las vanguardias. Seala tres direcciones ya discutidas en las que se desarroll la poesa negra: presentacin de lenguaje culto y del personaje negro como pintoresco; de

PAGE 42

42 carcter popular y folklrico, esotrico y racial; y de perfil social e intencin poltica para dignificar al negro (21). Las caractersticas formales y temticas que pasa a describir no tienen ningn propsito social ni poltico, sino que son parte de la herencia del tratamiento del negro en la poesa espaola del s iglo XV hasta el XIX. La genealoga que presenta Valds Cruz no es innovadora pues no cumple con el objetivo inicial de legitimacin, sino ms bien sigue los parmetros ya establecidos en las historias literarias. Sin embargo, la sugerencia de esta aproxi macin y el intento de aplicarla abre el espacio para nuevos tratamientos. Mnica Mansour presenta una genealoga ms exitosa al explicar con precisin la tradicin de la imagen del negro en la poesa espaola en relacin a la literatura latinoamericana. L La poesa negrista (1973) describe (9). Esto se cmo la imagen del negro evoluciona dentro de la literatura espaola desde el siglo XII, pasando por las coplas del siglo XV, dejando su marca en las comedias de Lope de Vega del siglo XVI, llegando a la poesa colonial de Amrica Latina de los siglos XVII y finalmente en la configuracin del discurso del mestizaje en el siglo XIX en los discursos de Jos Mart. Las conclusiones de su anlisis de la historia literaria demuestran que el negro, de ser una figura cmica y estereotipada, se convierte en un agente activo de reivindicacin social y de transformacin del discurso poltico y social. El desarroll o de

PAGE 43

43 su discusin, sin embargo, se aleja de la realidad histrica de algunos autores con el fin de mantener una lnea cronolgica coherente sobre la representacin de la figura del negro. Mansour no considera la intervencin ideolgica del autor ni de su c ontexto XVI], despus de un desarrollo de dos siglos, llega a aceptar completamente, y casi stra que esto no fue as. Por ejemplo, as queda establecido en el estudio de Fra Molinero, La imagen de los negros en el teatro del Siglo de Oro (1995). El uso de la figura del negro respondi a una situacin histrica tanto en la literatura del siglo XVI espaol como en la poesa colonial y los discursos del siglo XIX. Su representacin era la interpretacin latinoamericana, ya fuera de nivel inferior, como en las comedias de Lope d e Vega, o de igualdad como en los ensayos de Jos Mart. Esta genealoga ideal sobre el negro tiene como propsito comenzar y contestar la discusin sobre la poesa negrista ya vista en los artculos de Coulthard y Abiola. Primero, la tradicin literaria e s notable dentro de la poesa negrista. Segundo, la relacin directa con el negro y su semi integracin social en Amrica Latina permiti desarrollar un discurso de inclusin nacional debido a las variadas vertientes de la esclavitud y su carcter econmic o ms que racial. Afirma Mansour en su introduccin nacional respecto de cada pas Sobre este tema y en un artculo autora seala con precisin que

PAGE 44

44 [e]ste sentimiento nacionalista fue ms importante en Hispanoamrica que la cuestin racial, que no exista sino relativamente; el negro era ya, desde haca mucho tiempo un elemento integrante de la sociedad colonial. El nacionalismo, entonces, fue la base del desarrollo posindependentista de los pases iberoamericanos. (35) Concluye, por lo tanto, que el Negrismo no es parte de los discursos de la negritud ya que le fal ta un carcter racial y ti a poesa negritud descubrimiento necesario de los elemen tos nacionales ms autnticos Esta idea de Mansour se opone directamente a las conclusiones dadas por Abiola, pero aaden ms a la controversia de los planteamientos hechos por Coulthard. Mansour no hace ms que confirmar el aislamiento del Negrism o de los discursos simultneos del Harlem Renaissance y la Ngritude francesa en su intento de darle trasfondo al mismo y de establecerlo como un potencial cannico. El discurso del queda desprestigiado desde una perspectiva latinoamericanista. Es en este punto desde el cual parten los crticos para problematizar an ms la funcin literaria y de compromiso social del Negrismo. En bsqueda de una legitimacin discursiva Hortensia Rui z del Vizo intenta legitimar la funcin social de la poesa negrista y sus poetas representativos en su antologa Poesa negra del Caribe (1972). El objetivo de esta compilacin es incluir a poetas olvidados y demostrar la persistencia del Negrismo, especi almente en Cuba y en Colombia. Contrario a Mansour, Ruiz del Vizo enfoca su lectura del movimiento desde una perspectiva racial y no econmica. Adems, establece una diferencia entre la apreciacin de la esclavitud por crticos

PAGE 45

45 estadounidenses y la propia. La autora parte de la premisa de una esclavitud misericordiosa y de la justicia de los colonos espaoles. La relacin del blanco y el negro era armnica, pues, segn Ruiz del Vizo, Espaa ya tena experiencia en su relacin con negros y gente de piel oscu ra que construyeron grandes naciones, Mientras Mansour presentaba una genealoga idealizada de la figura del negro, Ruiz del Vizo describe una situaci n social utpica de la que el discurso del mestizaje es su consecuencia: Vio as el africano que el espaol y tambin el portugus se mezclaban con ellos. Vio la negra cmo su carne levantaba apetitos y carios en el amo Vio que los telogos espaoles co nsideraban a los indios como criaturas que era amparado por unas leyes que le permitan ganar inclusive su libertad, trabajar por ella. (Mi subrayado, 9) La violencia de la trata esc lavista se retrata en la crtica en la violacin de la negra de parte del amo blanco (Kubayanda 1998, Buscaglia 2006, Arnedo Gmez 2006). Ruiz del Vizo ofrece una visin romntica de esta violencia para validar el discurso del mestizaje, el cual se constru ye despus de la independencia partiendo de una igualdad presenta, ms que una revalidacin latinoamericana del Negrismo, una falsa legitimacin del poder misericordioso d el colonizador. El nfasis hispanfilo de Ruiz del Vizo no se limita a describir una armona social del negro y el blanco, sino que se extiende a la descripcin del Negrismo. Hasta el momento, los historiadores, antlogos y crticos varios han afirmado qu e el Negrismo comienza alrededor de 1925 1927 con la obra de tres poetas: Tallet, Guirao y Pals

PAGE 46

46 Matos. Ruiz del Vizo, utilizando la misma cronologa, marca el inicio del Negrismo con el asturiano Alfonso Camn, el cual no se incluye, segn la autora, en l as historias literarias u otros textos de estudio sobre el movimiento por ser espaol (12). Afirma camino son negras hasta el tutano, pues contienen todas las caracters ticas que hemos dado como necesarias en la poesa negrista. Y superan en ello muchas veces a los ms connotados poetas negristas que vinieron despus de l Negrismo deja de ser autctono para convertirse, nuevamente, en una consecuencia de la influencia de la metrpoli, y no una reformulacin de la figura tradicional del negro. El movimiento queda aislado no slo de los discursos de la negritud, sino tambin de su carcter nacional. Oscar Fernndez de la Vega y Alberto N. Pamis intentan rescatar el Negrismo de este aislamiento en su libro Iniciacin a la poesa afroamericana (1973). El objetivo de ambos autores es ofrecer al investigador los primeros ensayos de aqullos que e divulgue y conozca trasfondo histrico del origen y desarrollo del Negrismo. Fernndez de la Vega y Pamis proponen el discurso del mestizaje como el vehculo diferenciado mulatos, la nueva modalidad afro americana, con formacin mayor en las Antillas, mezclaba idiosincrasias al mismo tiempo que recursos y proyecciones Negrismo pertenece, de acuerdo co n los autores, al mismo fenmeno social del cual autoctonismo

PAGE 47

47 americano fuera de los centros de poder, el indio y el neg ro, con el objetivo de integrarlos a la nacin. La propuesta de Fernndez de la Vega y Pamis es genuina y de valor para el investigador. Su tratamiento es, sin embargo, un tanto idealista, al conceder al discurso del mestizaje una validez homognea que no se cuestiona. Ambos autores afirman lo negro como lo diferente. Lo blanco se mantiene, por su parte, en el centro del poder. Esto provoca el sincretismo, pero uno en el que la transformacin del blanco es slo tangencial: Andando el tiempo, la transcultu racin se haba logrado y la americanizacin de las negradas era un hecho real: quedaban atrs sus antepasados pero no haban muerto del todo algunas peculiaridades que stos les haban transmitido. (10) aclaran ni ofrecen la complejidad del trmino originado por Ortiz, lo que lo define como un concepto simplista. Usan, adems, catalogaciones racistas que empaan el propsito principal de inclusin cultu ral del negro. Fernndez de la Vega y Pamis tratan el Negrismo como un fenmeno de la que trazan, segn los primeros crticos del Negrismo, el inicio, auge y final del m ovimiento en las dcadas de 1920 a 1940. Segn la grfica y perspectiva ms moderna de Fernndez y Pamis, la cronologa del movimiento negrista tiene su origen desde los siglos XVI y XVII y sigue hasta la dcada del 1970, el momento de la publicacin de s u libro. Esta representacin cronolgica tiene como resultado la homogeneizacin de las propuestas negristas. Fernndez y Pamis dejan claro la

PAGE 48

48 intensidad relativa que la temtica negrista tiene en cada contexto, pero afirman una aceptacin armnica del Ne grismo de parte de la crtica. Esto se nota en la actitud optimista que muestran sobre cmo su libro es ms una revisin del movimiento que una introduccin: Por supuesto, el alza [del inters negrista] que advertimos en los setentas responde ms bien a u na valoracin crtica y a una evolucin sociolgica: en el logro todo simpatizador de la genuina integracin democrtica no da al afro americanismo literario de entreguerras otra atencin que la que responde a un intento de revisin y enlace posible con el futuro. (12, subrayo) Los autores rescatan al Negrismo de su aislamiento al integrarlo a una idea de literatura latinoamericana. Fernndez y Pamis pierden de vista, sin embargo, la complejidad del movimiento negrista en e l contexto de los discursos de la negritud, los cuales trascienden la armona y politizan la legitimacin social. Between Afro za las relaciones entre la representacin negra norteamericana y latinoamericana, pero enfatizando el valor poltico de ambas. De Costa comienza afirmando que la tradicin potica de tema negro en Amrica Latina tiene su culminacin entre 1920 y 1930 en el Negrismo, discurso simultneo con el Harlem Renaissance y la Ngritude francesa, lo que permite notar similitudes y simbiosis entre su potica y los mismos poetas (74). El objetivo es intentar dar un punto de comparacin a los estudiosos de la poesa afro americana y plasmar los paralelos de la manifestacin literaria y experiencia negra en los Estados Unidos y el Caribe hispnico (74). Tomando esto en cuenta, De Costa vuelve a introducir y presentar el Negrismo a la academia norteamericana. Presenta los tres modos diferentes en que se ha

PAGE 49

49 interpretado la poesa negrista: el literario, a partir de las tcnicas y uso del lenguaje; el histrico, relacionado al contexto de creacin; y el ideolgico, el cual describe las ideas y filosofas que influyen en la cr eacin (75). La autora plantea que el anlisis literario es el ms comn, y resume brevemente las caractersticas lingsticas de la poesa negrista. La diferencia entre sta y la poesa afroamericana est, segn De Costa, en el contexto de creacin, en su anlisis histrico, pues la relacin esclavista fue administrada de manera distinta aunque igualmente cruel. En el Caribe, a consecuencia de reglas y ordenanzas que permitieron la manifestacin cultural africana, se mantuvieron ciertas tradiciones a trav s de las generaciones, llegando a las ceremonias afro caribeas. Las comunidades negras en Estados Unidos se mantenan aisladas entre s, limitndose la interaccin cultural y religiosa, por lo que tuvieron que reinventarse a partir de la creencia y religi osidad cristiana en la metfora de la pasin de Jesucristo como paralelo de la pasin del esclavo (76). De Costa seala que el anlisis ideolgico permite abordar ms especficamente en las similitudes de ambos discursos poticos a pesar de las diferencia s histricas: However, the two Neo African literatures have much in common a sense of an African past; the shared experience of slavery; protest against the discrimination, poverty and injustice that followed the abolition of slavery; an emphasis on mus the Black psyche, including an amuse cynicism (the bitter/sweet dichotomy) acceptance of the harsh realities of life, down to earthness, delight in the the kind of double consciousness of which Dubois w rote, and a profound distrust of white people. (77, subrayo) El proyecto social y poltico por el que se caracteriza la poesa del Harlem Renaissance tambin forma parte de los objetivos del Negrismo. El afn de justicia e igualdad, tanto nacional como civ il, es permeable en su poesa y en los poetas. Por medio de ejemplos concretos, de Costa pasa a describir los temas aludidos en la cita

PAGE 50

50 anterior y en los cuales es posible ver los paralelos ideolgicos de ambos discursos. stos, sin embargo, se intersecan y cortan en dos representaciones: la de la mujer negra y mulata, y la problematizacin del mestizaje. La diferencia fundamental de ambas representaciones es la representacin que hace el poeta blanco y el negro s n Afro Hispa the woman is definitely a sex object, particularly at the hands of the Negrists (white well as her voluptuosness (82) De Costa evita profundizar en este tema, ya que las descripciones de la mujer negra y mulata en ambas poticas es igual de extica y de tono voyerista. Ambas son objetos de placer visual. La interpretacin de esta mujer de parte de un poeta negro o blanco es diferente. Mientras un poema de Waring Cuney hispnico De Costa no provee su nombre alidad social, mientras que el segundo la distancia en el primitivismo africano. La representacin del mulato se problematiza, de acuerdo a De Costa, en la poesa negrista ya que [t]he whole question of color has complex ramifications in South America 3 be cause of the many racial types and mixtures. Because upward mobility was easier for those of mixed parentage, Black pride was slower in arriving and there was no advantage either social or economic in proclaiming use the mulatto to symbolize the synthesis of two cultures African and European, but on the personal level there is much confusion about identity. (83) 3 Se refiere a Hispanoamrica, pero marcando la diferencia con North America

PAGE 51

51 El movimiento social y econmico descrito por Mansour tiene relevancia en esta lectura e interpretacin de Miriam De Costa, especialmente en su conclusin del distanciamiento discursivo que tuvo el Negrismo sobre su afirmacin racial. La definicin potica del Negrismo en el discurso del mestizaje trae problemas de identidad, los cuales se representan en la Langston Hughes concludes that a man who is neither white nor black has problems: My old man died in a fine big house./ My ma died in a shack./ I wonder wher (84) Es necesario, segn De Costa, definirse con una u otra etnia para evitar el discurso ambivalente, y el cual hace permanente la visin de mundo del blanco europeo. La autora no entra en detalles en est as dos intersecciones del discurso afro hispnico y afro americano, enfocndose ms en sus paralelos relevantes para ampliar identification by Afro Hispanic poets with other Afric ans in the United States or the West Indies desarrollo, pero las preguntas que estas dos representaciones sugieren quedan latentes y abren la ventana para nuevas digresiones de parte de la crtica. En bsqueda de la precisin discursiva: El conflicto mulato Richard Jackson es la figura emblemtica de la crtica norteamericana sobre la literatura negra en Amrica Latina. Su discusin se fundamenta justo en la falta de profundi zacin de De Costa sobre la diferencia entre autores blancos y negros en la representacin de la figura del negro. Jackson propone un acercamiento interpretativo sobre este cuestionamiento en su libro Black Writers in Latin America (1979). Expresa

PAGE 52

52 esta inq uietud en la siguiente pregunta: Cmo realizar un acercamiento de raza en Latinoamrica donde hay mitos de armona racial y mestizaje? ethnicity factor in Latin American literature and, if so, what are the prospects for an authentic l iterature of the Black aesthetic in that part of the world (1, subrayo) Primero afirma que el discurso del mestizaje no es vlido para representar al negro. Segundo, inte rpretaciones armnicas convenientes a un limitado sector literario. El acercamiento que plantea Jackson tiene como objetivo analizar la representacin del negro desde dos vertientes: la esttica y la experiencia. La esttica permite que un escritor blanco o mulato se comprometa polticamente, se apropie de los temas negros y los exponga en diferentes obras literarias. La experiencia, por el contrario, responde a un compromiso de compartir lo vivido, la lucha o la asimilacin, lo cual puede coincidir con la esttica, pero slo puede ser manifestado por un escritor negro (2 3). Jackson cita a Antonio Olliz Boyd, quien reconoce que existen ciertas deep structures ) and symbols reflects that que permiten identificar la escritura de un autor negro de uno blanco (5). Esta distincin de Jackson le da una oportunidad al discurso del mestizaje y a los Afr experiencia negra y su trayectoria de confrontacin con la historia no puede ser asimilada por el escritor blanco, lo que no le permite una representacin fiel. Jackson ha

PAGE 53

53 when looking at black literature in Latin America we should turn to new concepts and definitions and re examine old ones more closely to fully understand the problems of litera ry blackness in that part of the world (11) El autor repite ideas de Fernando Ortiz y Emilio Ballagas, pero no toma en cuenta sus aportaciones. Su lectura se fundamenta en la visin del negro afro americano en la que la mulatez trae problemas de definici n. Richard Jackson hace una salvedad en cuanto al uso que el autor negro puede hacer del discurso del mestizaje, a pesar de sus fuertes planteamientos en contra. La mulatez es una idea que no es racista ni discriminatoria, lo cual la hace un medio de rep resentacin ideal del negro para el autor blanco. Para un escritor negro es, sin La mul atez se convierte en un concepto universal en el que tanto blancos y negros pueden representar, pero en el que la experiencia del escritor negro manifiesta un Esta ltima idea de Jackson alude a un concepto que hasta el momento slo ha sido mencionado una vez: la transculturacin. Las historias de la crtica del Negrismo no han considerado esta aportacin y concepto de Fernando Ortiz como nuevo instrumento de interpretacin, y Jac kson tampoco la toma directamente en cuenta. En su conclusin, sin embargo, aclara: In other words, even in mestizo societies black writing can be fully black and universal too, but we have to recognize the distinction between what has been called mestiza je positivo and mestizaje negativo since, as we shall see, black writers in Latin America insist on this distinction. Quite simple, the first means a blending of cultures in which there is equal respect for both. The second means that a minority culture is absorbed as an inferior culture. (14)

PAGE 54

54 El discurso del mestizaje puede manifestar el discurso del negro sin ningn tipo de prejuicio a pesar de su referencia de aculturacin. Segn Jackson, esto lo logra a travs del rescate y reconocimiento de los orgene s africanos en el Negrismo. ste no tiene una activacin poltica, pero se lograr slo por medio de la inclusin del escritor negro en el canon (14). Richard Jackson reconoce el discurso del mestizaje siempre y cuando subraye la importancia tnica dentro del mismo. Por lo tanto, el mestizaje como tal no es vlido y el canon negrista queda cuestionado. Aurora de Albornoz y Julio Rodrguez Luis retoman esta discusin, pero en direccin contraria. En la introduccin a su antologa Sensemay: La poesa negra en el mundo hispanohablante (1980), presentan al Negrismo como un movimiento logros y situacin dentro del contexto de la poesa del siglo XX y como voz o tendencia poti antillana (9). Al igual que las antologas y estudios al principio del 1970, de Albornoz y Rodrguez Luis comienzan con un breve recuento de la tradicin de la representacin del negro en la lite ratura espaola y la influencia europea en la proliferacin de los discursos de la negritud durante las dcadas de 1920 a 1930. Su apreciacin se enmarca, sin embargo, en una de inters sociolgico y poltico al describir que la poesa afroantillana, es i en medios donde ese personaje no constitua una curiosidad ms o menos negra va a incluir una dimensin poltica, no siempre declara da, con frecuencia sin conciencia de s misma, o incluso como una consecuencia negativa, pero siempre presente, pues el poeta parte de la presencia del negro dentro de la trama de interacciones socioeconmicas de una sociedad en cuyo destino poltico aqul necesariamente participa. (14)

PAGE 55

55 Los antlogos hacen eco de las afirmaciones de Mnica Mansour al describir la inclusin socioeconmica activa del negro ms que la racial, pero enfatizando en un rescate cultural que no deja de tener remanentes tnicos. El d iscurso potico del Negrismo posee un balance entre la experiencia socioeconmica del negro y su diferencia racial y cultural. Albornoz y Rodrguez Luis demuestran este balance al describir los propsitos poticos desarrollados por los escritores que consi deran como los ms representativos del movimiento. Nicols Guilln se identifica con una poesa de evolucin de lo pintoresco como rescate cultural hacia la concientizacin social. Por ello su poemario West Indies, Ltd. de la poesa negr 22). La poesa forma sucesiva con la que se es un poeta que no se pro yecta hacia fuera, sino hacia adentro, hacia el rescate del intento de recreacin del elemento africano puro por el conjuro (la repeticin) de un un objetivo comn: rescatar culturalmente al negro e integrarlo a la definicin de identidad nacional.

PAGE 56

56 Tras demostrar el propsito poltico de los poetas, Albornoz y Rodrguez Luis mestizaje. La primera definicin se basa en la obra de Pals. La negritud es, segn bsqueda de una esencia africana que permita la identificacin tnica cultural. La segunda definicin parte de la produccin crtica y poltica afro americana, en la que se afirma que la ne intuida y observada de de esttica presentado por Jackson; la segunda, con el concepto de experiencia. Tanto en la cu ltura afro hispana como en la afroamericana es posible encontrar ejemplos de ambas vertientes, pero Albornoz y Rodrguez Luis recalcan que no hay por qu hacer diferencias: propia cu hace al desarrollo de la poesa negra en castellano, de los poetas antillana, y cuya recreacin de ste termina tambin orien tndose en la direccin de su papel sociopoltico. (28) La esttica y la experiencia estn en los poemas del Negrismo, pues en ellos se conjugan las dos definiciones de la negritud. El auge del Negrismo declin, pero no desapareci. Su influencia permanece en la poesa contempornea recogida por Albornoz y Rodrguez Luis. La revisin que ambos realizan de la poesa compilada no es ms que la reapreciacin de una potica altamente cuestionada. Sensemay... legitima esta poesa a travs de una seleccin de te xtos orales y presentacin concreta de una evolucin de tradicin potica sin utopas y de proyeccin social y poltica.

PAGE 57

57 Mientras que Jackson pone en conflicto la idea de mulatez, Albornoz y Rodrguez Luis lo integran como parte discursiva esencial del Neg rismo. La representacin esttica o experimentada tuvo el mismo producto potico: una posicin de alta calidad artstica y que influy grandemente en las letras caribeas. Cabe entonces entrar a nuevos modos de lectura, pero desde el Caribe. Bsqueda de un nuevo modo de lectura Los cuestionamientos a los que se vio sujeto el Negrismo en esta segunda etapa de su crtica llevaron a los autores a preocuparse por la situacin del movimiento en el canon. Las historias literarias publicadas durante estos aos tod ava mantenan al Negrismo como un movimiento literario marginado. La influyente Historia de la literatura hispanoamericana a partir de la Independencia (1979) de Jean Franco presenta el Negrismo como un fenmeno local el afrocubanismo Su potica de jus ticia social trasciende a las letras latinoamericanas en general. Nicols Guilln es la figura central y ms representativa de esta poesa al sealar sufrimiento de sus a apreciacin hacia la disyuntiva presentada por Jackson sobre la lealtad representativa del negro en un escritor blanco o negro. Este problema de representacin potica de parte del escritor bl anco o negro, la ambivalencia y fragilidad del discurso del mestizaje, y, sobre todo, la aparente superficialidad del proyecto y rescate cultural son discusiones vlidas que los crticos intentan solucionar con el fin de aclarar el lugar del Negrismo en la literatura universal. A finales de 1980, se presenta una nueva revisin del Negrismo a partir de estos cuestionamientos y la bsqueda de nuevas herramientas de lectura que

PAGE 58

58 expliquen la situacin especial del movimiento como parte de los discursos de la ne gritud. Hispanic Poetry: Some del negro en las antologas poticas en Cuba, pero que remiten a una situacin similar en el resto del Caribe. Mullen parte de la afirmacin de que no haba una nocin precisa de cmo el Negrismo entr al canon a pesar de su proliferacin de estudios. El trabajo editorial de las antologas fue el primer paso para esta canonizacin. Mullen c omienza su relectura en las antologas del siglo XIX en la que se presentan a Plcido y Francisco Manzano como representantes de la literatura autctona cubana. El anlisis del autor es un tanto limitado, ya que depende de la inclusin de escritores negros para determinar la canonizacin de un movimiento y de ciertos autores. Esto refleja la apreciacin literaria de Richard Jackson, pero al ir adentrndose en las antologas contemporneas se va complicando y ampliando, ya que el fenmeno del tema negro lleg a la pluma de escritores blancos con la misma avidez representativa de los escritores negros. La presentacin de Mullen muestra cmo la formacin del canon negro comenz de manera local, proyectndose ms tarde al plano internacional, especialmente con las antologas de Emilio Ballagas, Ildefonso Pereda Valds y Ramn Guirao. Mullen seala que hasta este momento las antologas han servido dos propsitos: dar una afirmacin de diferencia e identidad negra frente a la hegemona cultural europea y desafiar las normas poticas tradicionales de seleccin del canon, sin el fin de ser guardin cultural, pero s de bsqueda de nuevos parmetros de representacin (447).

PAGE 59

59 Ambos propsitos lograron abrir el canon latinoamericano y contribuyeron a la proliferacin de estudios sobre el movimiento. Es en este punto donde Mullen afirma que se profundiza el problema de representacin: los blancos pueden escribir poesa negra? Algunos antlogos lo solucionaron con el discurso del mestizaje, como afirmaba contraste y asimilacin de culturas que demuestran varios estudios en los que la figura del negro contina siendo interpretada por medio de pa rmetros hispanistas. La poesa del Negrismo es un proyecto incompleto al no contar con una representacin real de autores negros. Mullen concluye que, a pesar de los esfuerzos de inclusin de parte de los estudiosos y crticos del Negrismo, el canon no se ha abierto lo suficiente para el movimiento. Slo Plcido, Nicols Guilln, Ballagas y Luis Pals Matos han logrado entrar y mantenerse dentro del canon. La historia de representacin del Negrismo de las antologas analizadas por Edward Mullen es paralela a la presentada en las historias literarias. El problema de representacin e inclusin de poetas blancos en el Negrismo es uno que se mantiene en constante cuestionamiento y al que no se le han ofrecido soluciones tericas efectivas. Julio Rodrguez Luis del Caribe y de Amrica Central no sigue la evolucin tradicional de desarraigo colonial que s lograron Mxico y la mayora de los pases de Amrica del Sur. La situacin histrico social de la zona tiene como consecuencia un fenmeno literario distinto que

PAGE 60

60 debe ser interpretado y considerado desde otros parmetros. Rodrguez Luis comienza su discusin citan do el medio de interpretacin principal para la formacin del canon originado y aplicado por Alejandro Losada. Segn Losada, la literatura latinoamericana pas por un proceso de desarrollo directo con el de las ciudades. Las diferentes fases de este proces o son tres: (a) enclaves coloniales, en el que el escritor depende fundamentalmente de la temtica y estructura de la administracin colonial; (b) la capital, o una apariencia de independencia, pero en la que todava la relacin con la metrpoli colonial s e mantiene, especialmente durante el siglo XIX; y (c) metrpolis moderna, en la que los escritores viven dentro de una independencia econmica y disfrute de riquezas que permite el desarrollo y manifestacin cultural. Las primeras dos fases presentan una l iteratura altamente dependiente de la tradicin y modelos hispanistas, mientras que la tercera ampla sus intereses a una bsqueda de subjetividad local, aunque lejos de la cultura popular (132 133). Rodrguez Luis seala que pases como Mxico, los del R o de la Plata y Chile completaron este proceso descrito por Losada, pero los de Amrica Central y el Caribe se mantuvieron polticamente relacionados a la primera fase y socialmente a la segunda. Esto no permiti el desarrollo de una literatura autnoma, s i no una directamente relacionada a la temtica de cmo terminar con la situacin colonial (133). El autor afirma que esta limitacin terica de Losada es debido a una aproximacin fundamentalmente poltica que no toma en cuenta la situacin social (134). La experiencia social en Cuba, Puerto Rico y Repblica Dominicana es similar al resto de Amrica Latina dentro de la primera fase. La evolucin regional de la segunda fase, sin embargo, ya no es simultnea. Slo la literatura cubana logra algunas equivalen cias

PAGE 61

61 literarias con la tercera fase, pero no lo suficiente, ya que ninguna de estas islas logra su independencia poltica. El periodo asimilista se extendi hasta ms all de mediados del siglo XIX, por lo que la bsqueda de definicin nacional, siguiendo las fases de Losada, no se internaliz hasta casi el siglo XX (134 135). La creacin y proyeccin del Modernismo dio paso a la formacin de una literatura aparentemente apoltica. Sin embargo, se mantuvo latente la preocupacin poltica y bsqueda de la id entidad nacional. Rodrguez Luis marca este momento como el primero en la apertura del canon hacia el Caribe. Los escritores lograron el propsito simultneo de crear una literatura de calibre internacional y de preocupacin local. Esta idea contina en la creacin de la poesa del Negrismo, la cual se asemeja al indigenismo en la identificacin de una figura original y de diferencia en la sociedad eurocntrica. Rodrguez Luis considera a Manuel del Cabral, Luis Pals Matos y Nicols Guilln como los poetas ms representativos y en los que se logra la afirmacin del mestizaje por medio de un proyecto poltico y social de rescate del negro. El Negrismo, segn Rodrguez Luis, entr con pie firme al canon, pero todava de una forma marginada, ya que la situaci n social y colonial de las Antillas no lleg a resolverse. Cuba y Puerto Rico pasaron a manos de Estados Unidos, mientras que la Repblica Dominicana, despus de una serie de guerrillas caudillistas, entr al periodo de dominacin de Trujillo. Cuba logr su independencia por la revolucin cubana de 1959, lo que Rodrguez Luis considera es un contexto de anlisis diferente. Puerto Rico y la Repblica Dominicana continan sufriendo las consecuencias del rgimen colonial y dictatorial, respectivamente, lo que no permite la entrada de su literatura a la tercera fase de Losada. Es en esta consideracin social distante y distinta donde Rodrguez

PAGE 62

62 Luis da la solucin terica para la interpretacin de la literatura caribea: el concepto de transculturacin La inclu sin de la literatura oral y del aspecto popular en la poesa del Negrismo y la contempornea permite esta consideracin que no se ve en otras literaturas latinoamericanas: The attention on the part of both the writer and the critic to the transculturatio n process so understood may also help to bridge the gap between the production of literature in revolutionary and in capitalist societies. It may also affect, weakening or loosening it, the convention that has tended to privilege the position of literature among all other social practices of similar intentions and to favor the application of the same aesthetic norms to the analysis of all literary manifestations independently of their social origin. (143) La interaccin cultural del negro y su inclusin en la identidad nacional de una sociedad todava con remanentes coloniales necesita de esta nueva aproximacin para comprender el desarrollo literario y la representacin de sus varias figuras nacionales. La sugerencia de Rodrguez Luis ha venido desarrollnd ose a travs de toda la crtica de esta poca. No se logr su identificacin conceptual, sin embargo, hasta no tomarse en cuenta los estudios crticos y tericos desde y de Amrica Latina. Rodrguez Luis, al igual que los primeros crticos del Negrismo, lo gra llenar esta falta de sistematizacin interpretativa y la soluciona con un concepto olvidado. La transculturacin, sin embargo y como se ver en la crtica subsiguiente, tampoco es un concepto totalmente estable. La definicin que le da Fernando Ortiz e n reaccin al de representatividad del autor blanco dentro del Negrismo y del discurso del mestizaje. La crtica entre 1970 a 1990 logr reintroducir el Negrismo a n uevos modos de lectura en los que el proyecto social y cultural del mismo qued cuestionado. La bsqueda de una genealoga y la legitimacin discursiva revel la ambigedad del

PAGE 63

63 discurso del mestizaje. La representacin del negro de parte del poeta blanco t ambin qued expuesta a consideraciones racistas. Se intent validar con ms inters, entonces, la canonizacin de poetas negros tomando como fundamento su experiencia particular. El Negrismo se proyect como un fenmeno literario limitado en tiempo y tem tica. Su propsito inicial se cumpli en su inclusin al canon. Esta apreciacin necesita reconsiderarse a travs de la relectura de los instrumentos crticos que marginaron al movimiento negrista. Los conceptos analticos usados apenas tomaron en cuenta l a perspectiva de creacin desde el Caribe. Esta interpretacin del Negrismo trascendi el centro de produccin caribeo, forjndose una lectura externa que continuar en el prximo movimiento crtico. El Debate de Representacin: Los L mites C rticos del N egrismo en el C anon (1990 2000) Rompiendo la estabilidad Los fundamentos tericos y metodolgicos por los que se rige la crtica negrista de este momento se basan en las consideraciones post colonialistas que surgieron en Amrica Latina a consecuencia de l Quinto Centenario. Los acercamientos temticos variaban entre cuestiones de raza/etnia, cultura, antropologa, literatura alterna, estudios de gnero y estudios culturales. El debate se centraba en la dicotom a del colonizador opresor/colonizado oprimido y cmo las varias aproximaciones se relacionaban a este binomio en la relectura del texto, ya fuera cultural o literario. El discurso del mestizaje se dio como objeto de estudio natural para esta lectura a con secuencia de un momento de configuracin nacional. El Negrismo tambin form parte de esta revisin junto a su problemtica de representatividad. Trminos aparentemente estables como mestizaje,

PAGE 64

64 negritud y caribeo evolucionan hacia una propuesta de conce ptos movibles y de constante cambio que van definiendo en lo indefinible la situacin creativa y literaria cultural del Caribe. de la Historia de la literatura hispanoamericana (1996) editada por Roberto Gonzlez Echevarra y E. Pupo Walker 4 Kutzinski discute la importancia del redescubrimiento del tema y del autor negro afrohispanoamericana. Reconoce el impacto que tuvo el afro antillanismo Negrismo a nivel del Caribe hispnico y cmo reformul la idea de representacin del negro. or un programa esttico, sino que lo integraban muchos legados histricos y objetivos polticos en antillanismo fue, por lo tanto, un movimiento fragmentado y slo unificado por la historia comn del negro en las islas. Deja claro que este movimiento fue distinto a los discursos de la negritud del momento y, sobre todo, que se origin y desarroll debido a su contexto particular y no en dependencia de fuentes externas. Kutzinski sigue los parmetros de las historias literarias al i dentificar los autores y caractersticas representativas del afroantillanismo. Su aproximacin es distinta, sin embargo, al extender estas caractersticas y temas a la poesa y narrativa sa negra o negrista, aunque ha tenido que cambiar, no se ha pasado de moda en la Amrica hispana 4 Traduccin de Ana Santonja Querol y Consuelo Trivio Anzola (2006, Editorial Gredos) del texto original en ingls, The Cambridge History of Latin American Literature (1996).

PAGE 65

65 blancos aportaron en la creacin de manifestaciones literarias que afectaron toda la literatura latinoamericana. El propsito del ensayo de Kutzinski es confirmar y mantener la apreciacin cannica de la literatura afro hispanoamericana. Su estudio no cubre todos los aspectos de discusin sobre el Negrismo o la literatura afro hispanoa mericana en general como por ejemplo el discurso del mestizaje debido a la limitacin de espacio. Esto lleva a pasar por alto ciertos conceptos importantes que explicaran la permanencia temtica del afro antillanismo en la literatura contempornea. La t ransculturacin no se discute como parte de este proceso de transformacin potica. Su presentacin sobre el desarrollo literario afro hispanoamericano se aprecia, por lo tanto, como algo temticamente natural y no como un proceso de seleccin y reapropiac in de parte de los escritores a travs de los aos. El afro antillanismo o Negrismo es, segn Kutzinski, un movimiento literario estable a pesar de su fragmentacin esttica. La historia de representacin del negro permite la estabilizacin de la temtica negrista en la literatura posterior a las dcadas del 1920 y 1930. El discurso del mestizaje queda, sin embargo, fuera de su apreciacin. La crtica de Kutzinski no rompe ni reta los esquemas crticos anteriores. Lo que s logra es abrir la discusin sobr e nuevas posibilidades de lectura e interpretacin del afro antillanismo y los discursos que lo componen. En su conclusin, Kutzinski expone: Lo que est en entredicho, entonces, es nuestra capacidad (y nuestra disposicin) para interpretar los textos afr ohispnicos como pruebas de las inconsistencias, irregularidades y altibajos caractersticos de la historia literaria, social y poltica de Latinoamrica, mucho ms de lo que nos podra sugerir cualquier narracin crtica unificada. (213)

PAGE 66

66 Su mayor aportac in est en confirmar esta necesidad que no puede cumplir dentro del contexto de una historia literaria. Lourdes Martnez Echazbal propone y aprovecha la convocatoria de interpretacin de Kutzinski en un nuevo acercamiento terico y crtico en su investig acin Para una semitica de la mulatez stizaje and the Discourse of Nat ional/Cultural Identity in Latin America, 1845 estudios basan su crtica en el anlisis discursivo, pues, tal y como lo define, es un medio m culturales y polticas que han servido, y sirven, como instrumento de poder a la cultura Para una semitica 3). El discurso del mestizaje, por lo tanto, es su objeto de estudio, y a travs de l alude al conflicto de representacin. Martnez fig ura del mestizo y el mulato. El rescate y la reivindicacin del negro son slo parte de la construccin de esta figura dcil y conveniente a la permanencia de la autoridad blanca criolla. Su anlisis se desarrolla a travs de las lecturas de una serie de n ovelas Matalach de Enrique Lpez Albjar, Cumboto de Ramn Daz Snchez y Juyungo de Adalberto Ortiz que considera como parte del fennemo que ella llama Mulatismo. ste est relacionado al Negrismo, pero pone el nfasis en el personaje mulato, figur a a la que se puede manipular con facilidad al no pertenecer a un mundo racial exclusivo (6). As, se representan dos manifestaciones de mulato: el mulato atvico, o marginado; y el mulato culto, quien tiene lo mejor de las dos razas. Ambos personajes se e nfrentan

PAGE 67

67 a las dificultades que les imponen los prejuicios criollos en contra de su ascendencia, pero la cultura del segundo tipo de mulato triunfa y es la que se filtra en el discurso del mestizaje (9). Martnez Echazbal desarrolla su discusin terica sobre el mulato partiendo de cuatro autores fundamentales en la formacin del discurso del mestizaje como pilar nacional: Domingo F. Sarmiento, Gilberto Freyre, Jos Vasconcelos y Fernando Ortiz. Estos cuatro autores, segn Martnez Echazbal, proponen los dos principales mecanismos racistas que determinarn la validez cultural y discursiva de la nacin Sarmiento se limita a identificar al mulato como una figura intermedia entre la civilizacin y la barbarie, mientras que el mestizo est fuera de la civilizacin. La definicin de este binomio en Sarmiento era, adems de racial, geogrfica. Mientras alaba al mulato y al negro que se mueven a la ciudad en busca de un mejor v ivir, ataca al mestizo y al indgena por quedarse en las pampas y el campo. Martnez Echazbal aclara que la poblacin negra en la Argentina era una minora, en comparacin a otros lugares en Amrica Latina, por lo que para Sarmiento y su generacin no era n una amenaza en la construccin de la nacin. La influencia de Sarmiento no deja de estar latente en la produccin discursiva de los otros autores al contemplarse el mestizaje tanto como una amenaza al igual que una conveniencia. Este discurso dual se da tras un cambio de consideracin de lo racial/biolgico hacia lo tnico/cultural (12), lo cual funciona mejor en la construccin de una identidad nacional diferente. Martnez Echazbal analiza los discursos sobre el mestizaje en Vasconcelos, Freyre y Ortiz Concluye que el mestizaje propuesto por

PAGE 68

68 stos es uno fundamentalmente cultural y en el que se seleccionan elementos convenientes para el poder criollo blanco que cancela la pluralidad cultural (37 43). La nacin debe presentarse como un ente homogneo. P del mulato, la ms accesible, la ms mediatizada, [fue] adoptada como emblema de los la diferencia de una forma sinttica, por lo que ma ntiene la idea de homogeneidad. El artculo de Martnez Echazbal de 1998 reclama, de la misma manera, que el dad criolla y mestiza que construyeron Vasconcelos, Freyre y Ortiz no es tan distinta como aparenta ser, sino que mantiene los parmetros colonialistas que rigieron desde antes de la independencia. El prejuicio y el racismo consistente en el discurso del m estizaje salen a flote en la imposicin de homogeneizacin de la pluralidad, separndose de la realidad social y funcionando como un recurso para mantener y perpetuar el ideal hegemnico. Martnez Echazbal elabora una crtica clara, fundamentada y convinc ente. Ciertos detalles, sin embargo, no funcionan dentro de la crtica del Negrismo en el Caribe. La seleccin de novelas que hace la autora va desde los Andes hasta el Caribe. La justificacin que da a esto es que la construccin de un paradigma mulato es similar en todas las regiones con influencia africana. Adems establece que el Caribe no es la nica zona de produccin de literatura negra o mulata, por lo que vale ampliar el rea de estudio. La realidad sociolgica y poltica del Caribe no es similar, sin embargo, ni siquiera anloga a la de pases como Mxico, Per o Ecuador. La comunidad negra en estos

PAGE 69

69 pases era una minora, por lo que no eran una amenaza a la construccin nacional. La cultura econmica de la plantacin en el Caribe foment, adems, mecanismos de determinantes en la definicin social del negro y el mulato. Fernando Ortiz desarrolla esta idea en el ensayo analizado por Martnez o de la intercambio entre colonizador y colonizado, entre explotador y explotado no puede sntesis Echazbal parte de la premisa que el mulato, al ser una figura intermedia, es un problema, ya que no tiene una definicin concreta. No rma al colonizado/explotado, sino tambin al colonizador/explotador. El mulato, por lo tanto, no necesita una definicin concreta ya que su identidad est justo en ser el intermediario, la figura fluida entre dos mundos. La homogeneizacin del discurso de l mestizaje s es un problema, pero no augura su eliminacin. Es necesario re visitar este discurso y reformularlo fuera de la ideologa poltica hegemnica y devolverlo al punto de partida original y cultural. Proveerlo de nuevos mecanismos de lectura e i nterpretacin que permitan aclarar su permanencia en Amrica Latina y, en el contexto de este estudio, en el Caribe. Dos inicios de relectura del discurso del mestizaje parten de la bsqueda de definicin de la esttica caribea: La isla que se repite (198 8) de Antonio Bentez Rojo, y Caribbean Poetics (1997) de Silvio Torres Saillant. Segn la crtica analizada hasta este momento, el Caribe es diferente por el elemento africano. La particularidad del

PAGE 70

70 Caribe depende de cun abiertamente se puede notar esta influencia. Antonio Bentez Rojo demuestra que el discurso caribeo es mucho ms complejo. Explica que el origen de esta complejidad est en la plantacin como fenmeno econmico de relevancia cultural. Segn Bentez Rojo, la Plantacin implosion a maner a de Big Bang todo tipo de manifestacin social y cultural al establecer una sociedad con discursos aparentemente estables, pero profundamente fluidos, dados al cambio constante. La composicin transitoria del Caribe no permiti el desarrollo de un discur luz con un prisma; esto es, se producen fenmenos de reflexin, refraccin y descomposi pasan por el Caribe se descomponen y recomponen segn el contexto insular particular. La experiencia de cada isla se unifica, sin embargo, en el inters de diferenciarse de la metrpol i. Este mecanismo de reapropiacin es similar en Amrica Latina. La diferencia caribea se encuentra, segn aclara Bentez Rojo, en la ausencia de un centro, de una cultura estable que pertenezca al Caribe. La falta de una comunidad poderosa, como la aztec a o la inca, tiene como resultado el desarrollo de una sociedad caribea ilegtima e inestable. Es ilegtima porque no puede reclamar un origen histrico que confronte el poder europeo; inestable porque al ser ilegtima est en bsqueda constante de un cen tro histrico que defina la regin. La inmigracin europea, el trfico de esclavos africanos, la contratacin de chinos y trabajadores de la India llenaron el vaco social y cultural ante el exterminio del indgena. Su desarrollo social fue un choque en el que las

PAGE 71

71 distancias sociales fueron irreparables, pero las culturales se borraron en el diferencias la esttica del Caribe es el ritmo. La base de este ritmo est en la influencia africana, pero no es exclusiva. Tanto los ritmos del colonizador como del colonizado se manifiestan en la esttica del Caribe. Lo impactante del elemento africano es su capacid ad de contrapunto dentro del ritmo caribeo. Bentez Rojo concluye que el elemento africano transforma la literatura caribea, pues se distancia de las lecturas tradicionales de perspectiva exclusivamente occidental. La interaccin cultural y social del ne gro con las dems comunidades que llegaron al Caribe determina su posicin en la escala social de la Plantacin. Si se era blanco o europeo se tena mejor posicin que si se era chino o indio, quienes llegaron bajo la misma situacin esclavista del negro. Esta interaccin compleja entre la diversidad social del Caribe produce, como dice Bentez Rojo, una sociedad criollizada o transcultural. Esta sociedad produce un discurso mestizo y mulato que no es estable, no define al caribeo en trminos absolutos ra ciales, si no que est en constante siempre se es algo ms o algo menos, siempre se est ms all o ms ac; siempre se adquiere, por ende, un carcter final claro.

PAGE 72

72 Silvio Torres Saillant intenta llenar est a falta de claridad de la identidad caribea presentada en Bentez Rojo. En su libro Caribbean Poetics (1997), el autor ofrece una esttica ms estable que el ritmo. Descarta la funcionalidad de la crtica de Bentez Rojo al considerarlo post moderna. Torr es Saillant define este concepto como una manera ms de intento de bsqueda conceptual desde una perspectiva puramente occidental. Esto limita la representacin y definicin del Caribe. La propuesta de Torres Saillant es presentar y definir el Caribe desde textos, crtica y autores de produccin caribea. Al igual que Bentez Rojo, Torres Saillant considera que la unin del Caribe est en su experiencia econmica. Sin embargo, no piensa que la plantacin sea el origen crtico de la situacin del Caribe. Tor res Saillant parte, ms bien, de la dependencia colonia colonizador de la cual el Caribe no se ha podido desatar. El autor explica que esta relacin econmica con las metrpolis llev a las islas caribeas a reaccionar de manera similar hacia la lengua, re ligin e historia. Segn Torres Saillant, la mayora de la poblacin del Caribe no posee una lengua regional de la que pueda depender para crear una identidad regional. El escritor caribeo adapta y adopta la lengua del colonizador y la transforma en sus variantes dialectales o en la imagen de los significantes. Contrario a la angustia lingstica que se crea en Amrica Latina continental, donde el espaol se confronta con las lenguas indgenas, en las Antillas se reformula y se caribeiza. La religin atr aviesa por un proceso de adaptacin similar en el sincretismo. Se establecen, seala Torres Saillant, manifestaciones religiosas distantes al cristianismo. Por medio de la lengua y la religin, la historia del Caribe se reescribe y pone en evidencia los l mites de la historia

PAGE 73

73 inscrita e impuesta por el colonizador. Torres Saillant propone que estos tres factores lengua, religin e historia son los objetos de anlisis que unifican una potica caribea. Esta perspectiva es limitada a pesar de ser prctica. El discurso del mestizaje se pierde de perspectiva. Torres Saillant no incluye esta posibilidad transcultural de anlisis al tratar de distanciarse de la complejidad caribea de Bentez Rojo. Slo la toma en cuenta cuando discute la religin. Su potica c aribea adquiere una estabilidad que contrasta con textos complejos e inestables en cuanto a una interpretacin homognea, por ejemplo los de Carpentier, Nicols Guilln y Luis Pals Matos. Los discursos lingsticos, religiosos o histricos en estos autor es estn atravesados por otros mltiples discursos que Torres Saillant no toma en cuenta, como raza y economa, entre otros. Torres Saillant no discute el discurso del mestizaje al tratar de no yuxtaponer una etnia sobre la otra. El crtico pierde de persp ectiva que el mestizaje no es nicamente tnico, si no tambin cultural. La identidad para Torres Saillant se complica ms que se aclara en el discurso del mestizaje, y mucho ms en la transculturacin proceso ausente de su potica La postmodernidad que critica por occidental subyace en su anlisis al olvidar conceptos caribeos tan crticos como este y al plantear una respuesta simple y estable, a modo de intelectual europeo. En esta ltima crtica se cuestiona el discurso del mestizaje y, por ello, com ienza a perder su estabilidad. La perspectiva que se toma en este cuestionamiento no cancela la posibilidad del mestizaje, si no el enfoque poltico que ha tenido. Se considera, por lo tanto, una reformulacin del discurso por medio de una nueva esttica y conceptos crticos que permitan su lectura caribea.

PAGE 74

74 Nombrar la inestabilidad La disyuntiva entre una potica caribea estable o una en constante movimiento con la que se confrontan Bentez Rojo y Torres Saillant remite al problema de representacin de la figura del negro dentro del Negrismo. La ambigedad en la que queda el discurso del mestizaje permite notar entre lneas una nueva pregunta: por qu hay que darle una contestacin definitiva. La identidad caribea surge de una auto invencin, segn presen tan Rodrguez Luis, Bentez Rojo y Torres Saillant. La misma est en constante fluidez y cambio, al igual que los discursos que la definen. Jos F. Buscaglia Salgado teoriza sobre este movimiento en su libro Undoing Empire: Race and Nation in the Mulatto Caribbean (2003). El propsito de su libro es demostrar los constantes movimientos discursivos provenientes del Caribe y de la idea de raza y mestizaje, la cual interacta de modo distinto frente a las ideas eurocntricas que constantemente se le atribuyen Martnez Echazbal propone como el fundamento original para el discurso del mestizaje, segn Buscaglia, esencialmente no funciona en el Caribe de la misma manera que en otras zonas de Amrica Latina. Buscaglia n o niega las consecuencias histricas de este binarismo, pero su implicacin en el Caribe no es directo, sino que la simetra y la perfeccin renacentistas pintadas e es la imagen frente a la que el caribeo ha tenido que reconfigurarse constantemente: body that wanted to be some body has had to measure itself to that ideal Es por esta

PAGE 75

75 tos se relacionan a la re lectura y movimiento neobarroco que propone Bentez Rojo en cuanto a que no hay una definicin absoluta ni del sujeto ni del lugar desde el cual se enuncia. Buscaglia define al sujeto metafrico como un contrapunteo becoming frozen pieces of one who, moving in and out at will, inhabits a place long deserted by the historical La historia no tiene un movimiento lineal para el sujeto metafrico. El mo vimiento histrico es relativo a la interpretacin contextual y dependiente del lugar en que se encuentre. Buscaglia seala que, de la misma manera que el sujeto metafrico no posee una s a politics of space that undermines and transcends the perspective of knowledge that sustains the sujeto metafrico en constante movimiento, mina el espacio absolu to de la ideologa colonial y se representa en la poesa negrista a travs de la danza, la fluidez dialectal y citando a Pals entre la tradicin hispnica y la innovadora negra. La representacin del negro y el mulato puede darse desde cualquier diferencia tnica, blanco o negro, ya que su proceso discursivo responde a la negociacin ms que a una clara definicin, movement of bregar cans to describe an action

PAGE 76

76 that is informed by wisdom and cunning and carried out with great (social) skill, thus describing a sort of Caribbean savoir faire that points to a way of being in all its vagaries and possibilities rather than to the more tech nical and reductive notion of know how. (xvii, subrayo) La negociacin de significaciones que el mulato como figura potica ejerce en el Negrismo no se limita al mbito tnico. Se ampla a la zona cultural, ideolgica, poltica y social en una reivindicaci reduction, the mulatto subject describes a movement of reverse colonization of the Ideal El mulato selecciona y reapropia el lenguaje, la religin y la historia que describe Torres Saillant en su libro. No lo hace para perpetuar un discurso colonial como describe Martnez Echazbal si no para trascenderlos y fugarse de ellos hacia zonas que no aceptan los abso lutos. Buscaglia prefiere una propuesta de cambio y transculturacin con la promesa de constante movimiento. No es cabe aclarar un movimiento contextual conveniente. Es un movimiento que responde al constante cambio que atraviesa la sociedad caribea com o un lugar sin centro original y en continua bsqueda de definicin. La aportacin de Buscaglia abre las fronteras de los conceptos tradicionales de interpretacin del discurso del mestizaje, la identidad caribea y el Negrismo. Ofrece nuevos modos de int erpretacin tanto literaria como cultural que se fundamentan en la diacrona ms que en la sincrona histrica. A pesar de esto, crticos recientes insisten en buscar una definicin coherente y concreta sobre la representacin del negro en la literatura de l Caribe y Amrica Latina. Las premisas tericas, sin embargo, ya no se escudan tras una bsqueda de entendimiento de los mecanismos discursivos del

PAGE 77

77 mestizaje como ideologa racista, sino que ya imponen interpretaciones que se salen de las fronteras sociol gicas, polticas e histricas. Jerome Branche en su libro Colonialism and Race in Luso Hispanic Literature Ecu Yamba O (1933) de Alejo Carpentier. Conc luye que en ste es posible notar el parmetro binario de la poca: autoridad blanca / inferior negro (1 2). Postula que las denominaciones racistas en Amrica Latina y el Caribe todava son visibles al igual que en la novela y deberan estar sujetas a rev isiones paralelas a las propsito de su libro es analizar el discurso racial en la literatura latinoamericana y cmo este se reafirm en su desarrollo: [H] olds up for examin ation racially partisan Works of the Luso Hispanic canon in an attempt to document just how deep, widespread, and durable these structures of feeling they expressed were held, and h ow important, in the final analy sis, race as narrative has been and continu es to be. (4) Su premisa primordial de anlisis est en que la idea moderna de racismo comenz con la empresa colonial y la expansin del capitalismo. Branche quiere llamar la atencin, al igual que Martnez Echazbal, a la ficcionalizacin de la cordialid ad racial en Amrica Latina y la minimizacin sentimental de la violencia en la esclavitud. Sus paradigmas de anlisis se basan en los estudios de Richard Jackson en 1970 y su libro Blacks Writers and the Hispanic Canon (1997), en el que ste establece que la relectura de autores negros en Amrica Latina debe darse desde un enfoque

PAGE 78

78 Branche recalca la invalidez presentada por Martnez Echazbal sobre el discurso del mestizaje al observar que el Negrismo est suj eto a las ideas eurocntricas que se quieren perpetuar: It would be the absence of analogous literary forums for Afro Latinos, or of an equally conspicuous history of legal racial segregation in post Emancipation South America or the Hispanic Caribbean, t hat would produce the rhetoric of interracial representatibility in negrista criticism as and adopted primitivism. (170) De la misma manera, el poeta blanco no puede ser incluido en un movimiento esencialmente de tema negro, pues no tiene la experiencia para representar. ste slo racial ventriloquism was feasible one just had to do the research. (171). Los planteamientos de Jerome Branche cabe destacar son precisos, claros y bien fundamentados. Sin embargo, carecen de una aproximacin ms l atinoamericanista y caribeista. Miguel Arnedo G mez responde a las crticas de Jerome Branche al echar mano del concepto de literaturas heterogneas propuesto por Antoni el potencial de este concepto al negrismo cubano de la dcada de 1930, pero el cual tambin puede remitirse a la totalidad de la potica del Negrismo caribeo. Esta aproximaci n se relaciona con lo ya propuesto por Buscaglia, pero se refugia en un concepto de apariencia estable que permite dar un modelo entendible y coherente al acadmico norteamericano.

PAGE 79

79 Segn Arnedo Gmez, Cornejo Polar explica que la originalidad de la novela indigenista se encuentra en una combinacin de la posicin externa del autor y la inclusin de elementos indgenas, ya sea de forma pasiva la imposicin de lecturas de part e del autor o activa la utilizacin de elementos indgenas en la narracin. No es del autor, ya que este no pertenece a la cultura india, si no cmo se hace y logra es ta representacin (87 88). La lectura de autores blancos o mulatos en el Negrismo partira de esta misma sugerencia, pues al no pertenecer a la cultura negra no pueden represe ntacin creble y bien fundamentada. Arnedo Gmez presenta su crtica poniendo en contexto la situacin del escritor blanco y el escritor negro, al igual que el pblico lector. Afirma que el escritor blanco tena contacto con la cultura negra, y ms aun h aber sido participante. Esto le permite la innovacin de elementos formales de la poesa occidental en la poesa afrocubana por medio de la combinacin de modelos hispnicos con tema e inflexiones formales de la oralidad y el arte popular negro (94 95). La recepcin de parte de la clase media blanca fue positiva, mientras que la clase media negra el Club Atenas en Cuba, por ejemplo se expres en contra de esta manifestacin. La cultura negra que se representaba era la popular, y los negros intelectuales q ueran ganar terreno dentro de la cultura dominante, no por rechazo a sus races, pero como una manera de sobrevivir (99). El elemento mulato dentro del Negrismo reivindica culturalmente una parte de la sociedad que se haba mantenido olvidada y oculta has ta por la misma comunidad que

PAGE 80

80 se intenta dignificar. Mantener vivo el conflicto del esencialismo negro y africano, segn Arnedo Gmez, es limitar la representatividad slo a escritores negros descartando las posibles interacciones culturales y discursivas del poeta blanco sobre la situacin negra (99) y considerar la comunidad negra como una pasiva y homognea. El concepto de heterogeneidad permite tomar en consideracin ambos lados sin desvalorizar ninguna perspectiva de representacin. Arnedo Gmez relac iona esta representacin desde los dos parmetros fundamentales en Amrica Latina y el Caribe: la nacin y la raza. La heterogeneidad que describe de Cornejo Polar no es slo un concepto de inclusin de la creatividad blanca latinoamericana y caribea; tam bin es un modelo que quiebra la homogeneidad del discurso del mestizaje. El mestizo y el mulato son la identidad que crea la diferencia nacional, pero es necesario recordar constantemente de dnde proviene esta diferencia, y es en la heterogeneidad y su a plicacin conceptual en donde es posible notarla. Este mismo ao, Arnedo Gmez publica su libro Writing Rumba: The Afrocubanista Movement in Poetry (2006), en el que aplica lo discutido en su artculo de una manera ms detallada, adems de revisar ciertas imgenes del Negrismo la mulata, el baile, la religiosidad afrocubana por medio de una visin antropolgica. Su visin conservadora se contrapone a los retos discursivos planteados por Bentez Rojo y Buscaglia, pero no dejan de tener el mismo objetivo. El discurso del mestizaje y la representacin del negro y el mulato parten de una bsqueda de identidad nacional que no se ha definido en el Caribe. El aislamiento de Cuba tras su Revolucin de 1959, la lucha y sobrevivencia del Trujillismo en Repblica Do minicana, y la perpetuacin

PAGE 81

81 colonial en Puerto Rico son contextos polticos, sociolgicos e histricos de potencial implosivo que requieren una constante definicin de lo que es ser cubano, dominicano y puertorriqueo. Conclusin El Negrismo en el Caribe f ue el pivote esencial de cambio hacia una nueva literatura de ideologa nacionalista que permiti recrear la diferencia y logr cierta estabilidad en el canon. La revisin crtica hasta aqu discutida ha demostrado cmo la crtica incansable modifica, advi erte, reformula, seala y alerta las caractersticas que resumen al movimiento y los discurs os que lo definen. La primera e tapa de la crtica seal los movimientos innovadores de una potica que buscaba distanciarse de lo tradicional. La identificacin de un imaginario negrista consistente en la poesa, la narrativa y el arte marc la influencia africana como parte esencial de la identidad caribea. Sin embargo, esta perspectiva fue cambiando ante la necesidad de construir un discurso nacional equitativo a l de la metrpoli. La literatura sirvi como medio de reescritura histrica, la cual para las dcadas cincuenta y sesenta confrontaba la idea homognea de la sociedad colonial en vas de una identidad independiente. En estos mismos aos, una nueva crtica cuestion los planteamientos tnicos de la anterior, lo que igualmente cuestiona el distanciamiento discursivo que las antiguas colonias han logrado con su colonizador. La poesa del Negrismo se ve sujeta a un re anlisis de sus parmetros como proyecto cu ltural y nacional, llegndose a descartar como parte de los discursos de la Negritud. No es hasta los aos de 1970 1990 en que el Negrismo se reivindica, debido a los logros de los movimientos de derechos civiles. Sin embargo, este mismo movimiento de reiv indicacin saca de contexto el discurso del mestizaje e intenta leerlo por medio

PAGE 82

8 2 de frmulas que no aplican a la situacin histrica y social caribea. La proliferacin de antologas y estudios crticos tuvieron xito en mantener en perspectiva estos cuest ionamientos de los objetivos del Negrismo con el fin de buscar nuevos instrumentos de anlisis que permitieran aclararlos. Finalizado el siglo XX y ya entrado el XXI, las preguntas hacia el proyecto cultural del Negrismo se mantienen. Los crticos de estos aos se salen de las percepciones tradicionales sobre esta potica y la relacionan con una ms amplia: la potica caribea. El discurso del mestizaje pertenece a sta, pero ya no necesita de definiciones terminantes. El ultimtum hecho por los crticos de 1970 90 se descarta. La esttica y el proyecto del Negrismo se rescatan por medio de una conceptualizacin que responde al contexto histrico inestable del Caribe. La pieza de museo estaba inacabada, en constante transformacin discursiva, por lo que su r estauracin constante da pie a una reconsideracin del proyecto cultural que le dio origen. El Caribe de Pals Matos, de Guilln y del resto de los poetas del Negrismo era discurso del Negrismo, es posible partir hacia una nueva visita al envejecido canon del movimiento y renovarlo por medio de conceptos que representen este afn fugado del neobarroco, de tendencia transcultural y proyeccin constantemente contempornea. La renovacin potica del Negrismo no se completa con una relectura. Es necesario expandir el discurso negrista a modalidades ms contemporneas e inclusivas, especialmente d e nuevas perspectivas. La poesa de Nancy Morejn,

PAGE 83

83 Sherezada Vicioso y ngelamara Dvila parte de este principio de renovacin y revalidacin. La potica de estas tres escritoras se basa en la afirmacin de la presencia constante del discurso del Negrism o y su influencia en la imaginera y figuras esenciales de representacin. La mulata y la negra, objeto del deseo masculino dentro del Negrismo y representante de la Madre Patria, trasciende en el marco potico de estas escritoras. Deja de ser una figura p asiva y se transculturaliza en una activa y autora de su vida. El Negrismo clsico se transforma y evoluciona a un Negrismo femenino. El Negrismo femenino es el ejemplo prctico de revalidacin del discurso negrista y la aplicacin de la transculturacin. Las escritoras claves de este nuevo movimiento releen y recuperan las caractersticas del Negrismo y las transforman dentro de un nuevo discurso social y de reescritura histrica que completa el proyecto poltico de Guilln, Pals y dems poetas negristas. El objetivo primordial es destacar la individualidad caribea sin perder de vista los planteamientos discursivos internacionales. El Negrismo femenino abandona la mscara extica y presenta transparentemente la realidad social y caribea.

PAGE 84

84 CHAPTER 3 REVI SIONES TRANSCULTURAL ES: LA POESA DE NAN CY MOREJ"N Metodologa de una Lectura T ranscultural El concepto de transculturacin ha sido ampliamente discutido por los crticos latinoamericanos, entre ellos, Antonio Cornejo Polar (2003), ngel Rama (1989) y Nst or Garca Canclini (2001). Los planteamientos de cada uno desarrollan nuevas ideas relacionadas al concepto de transculturacin que Fernando Ortiz invent y defini. Cornejo Polar concibe el proceso de transculturacin como heterogeneidad o la conciencia d e multiplicidad de manifestaciones y perspectivas dentro de la cultura y la sociedad. Partiendo de esta misma idea, pero desde un acercamiento global y de polticas culturales, Garca Canclini interpreta este concepto como hibridizacin cultural. Rama, por su parte, aplica el concepto a la literatura e integra en el proceso la lucha que el autor tiene con la modernidad, sus nuevas manifestaciones narrativas y cmo debe negociar para mantener las tradiciones locales en un mismo espacio. Cualquiera que sea s us interpretaciones o aplicaciones, la transculturacin es para muchos el discurso ms apropiado para una lectura de Amrica Latina y, especialmente, del Caribe. A pesar de la variedad de apreciaciones, los crticos estn de acuerdo en que la transcultura cin es un proceso dinmico que no se resuelve en una sntesis, si no que mantiene las diferencias en dilogo y negociacin. Fernando Ortiz da esta clave de lectura en su construccin discursiva del contrapunteo. Musicalmente, el contrapunteo es una contr oversia de genios entre dos intrpretes. sta se desarrolla por medio de un pie forzado repeticin del verso temtico al final de cada exposicin o a travs de una digresin lrica que contina el pie de los instrumentos musicales ya sea la dcima o el seis La controversia finaliza

PAGE 85

85 cuando uno de los intrpretes no logra cumplir con las expectativas de la audiencia y tropieza en su inventiva. Son dos puntos de vista, dos visiones de mundo encontradas y mezcladas en un comps, crendose por ellas una can cin. El contrapunteo que crea Ortiz entre el tabaco y el azcar cumple con la funcin de presentar las dos perspectivas de produccin econmica que afect la isla de Cuba, pero que a la misma vez provey la base social para la fundacin de una nueva cultu ra: Un romance castizo a lo aejo o unas vernculas dcimas guajiras o acurradas, que tuvieran por personajes contradictores el varonil tabaco y la lecciones han de ser ms elocuentes que l as ofrecidas en nuestra tierra por el azcar y el tabaco en sus notorias composiciones. (Ortiz 137) La transculturacin es el contrapunteo, la controversia por la que dos o ms culturas en choque discuten, negocian y dialogan en un mismo espacio donde el c entro de poder da el pie forzado para la sobrevivencia: Entendemos que el vocablo transculturacin expresa mejor las diferentes fases del proceso transitivo de una cultura a otra, porque ste no consiste eso implica tambin Ortiz no propone cul es la conclusin del proceso de transculturacin. Cornejo Polar, Garca Ca nclini y Rama, entre otros, intentan dar una posible resolucin, pero, tal y como subyace dentro del contrapunteo, hacerlo es aceptar que uno de los intrpretes gana. Pero dentro de la interaccin cultural, no hay ganador. Ambas culturas, o todas las cultu ras, estn constantemente en transformacin y, dependiendo del contexto, se toman en cuenta en un primer o segundo plano. Ortiz ejemplifica este vaivn en el movimiento histrico del tabaco que explica en el captulo IX del Contrapunteo cubano (1940) y cm o de una demonizacin del producto pasa ste a reapreciearse como smbolo de alta cultura y pensamiento. La importancia del

PAGE 86

86 encuentro y choque cultural est, por ende, no tanto en su desenlace, sino en el proceso mismo de transculturacin, en la travesa p or la que pasa cada cultura en encuentro con el otro. Esta aplicacin de la transculturacin puede parecer simple. Creo, sin embargo, que su uso es complejo y provee una lectura que dista mucho de presentar simplismos. Desde finales del siglo XIX y las pri meras dcadas del XX, se ha intentado definir el Caribe y fundar una identidad nacional colectiva. Por muchos aos, ser cubano, dominicano o puertorriqueo cumpla con ciertos estereotipos de lo que deba ser el ciudadano de estos pases: particularidades dialectales, relacin de resistencia hacia Estados Unidos, amor por la msica y el baile, producto de mezcla de razas, entre otras. A finales del siglo XX y entrado el siglo XXI esta imagen del Caribe ha comenzado a cuestionarse. La globalizacin desarm las identidades; las migraciones y necesidades econmicas desintegraron la idea de la nacin protectora, y el cubano, el puertorriqueo y el dominicano se encontraron en medio de una lucha ideolgica entre la dispora y los que estn en la isla. Cmo defi nirse? Ortiz plantea que no hay que hacerlo, que la identidad est en el movimiento, en la transculturacin. Por su parte, Silvia Spitta propone y aplica esta idea en su libro Between Two Waters (2006) cuando dice Transculturation can thus be understand as the complex process of adjustment and re creation cultural, literary, linguistic, and personal that allow for new, vital, and viable configurations to arise out of the clash of cultures and the violence of colonial and neocolonial appropriations. (2, su brayo) El ajuste, la recreacin y la reapropiacin son la clave para la bsqueda de una definicin discursiva de Amrica Latina y el Caribe. En un mundo confrontacional, entre

PAGE 87

87 la frontera y los remanentes coloniales, tener la capacidad de adaptarse y trans formarse permite la sobrevivencia. Esta definicin sobre la transculturacin es la que usar en mi anlisis discursivo y potico del Negrismo clsico y su transformacin hacia el Negrismo femenino. Vistos desde esta perspectiva, los planteamientos que hici eron los poetas centrales del movimiento negrista Nicols Guilln, Luis Pals Matos y Manuel del Cabral estn en constante reconsideracin dentro del marco potico de Nancy Morejn, ngela Mara Dvila y Chiqui Vicioso. Si empleamos las ideas de ngel Ra ma y y las aplicamos a estas autoras, esta poesa atraviesa por un proceso de seleccin, reapropiacin y reconfiguracin que no se detiene en una frmula potica, sino que se ampla en una propuesta de constante revisin (Rama 38 56). Las poetas se lanzan en controversia y en un contrapunteo de imgenes, tradiciones y nuevos modos de manifestaciones culturales revalidan la poesa del Negrismo, distante de la lectura actual, y reconfiguran sus discursos de y desde el Caribe. Presente Nancy Morejn: Revoluci n, Raza e H istoria Nancy Morejn es una de las poetas ms reconocidas de la literatura cubana y del Caribe. Desde su primera publicacin a los 18 aos, Mutismos (1962), hasta una de las ms recientes La quinta de los Molinos (2000), Morejn se ha presentad o como una poeta que cultiva tanto lo lrico al igual que mantiene posiciones polticas firmes. Sus entrelazan en su forma cuidadosa la temtica revolucionaria de la que fue p artcipe y su ascendencia africana. En el extremo contrario, poemarios como Elogio de la danza (1982) y Paisaje clebre (1993) manifiestan una potica ms lrica, ms centrada en la palabra, pero sin evitar una constante preocupacin social en su seleccin de

PAGE 88

88 imgenes y temas. La profundidad de su poesa tambin se manifiesta en su prosa. Ensayos como los que recoge en Fundacin de la imagen (1988) y su estudio sobre la poesa de Guilln, Nacin y mestizaje en Nicols Guilln (1983), aportan profundas ideas sobre la especificidad caribea. La recepcin de la amplia obra de Morejn le ha abierto muchsimas puertas en diferentes foros literarios internacionales. En Estados Unidos, se le reconoce como la homloga de intelectuales afroamericanas del calibre de Alice Walker y Toni Morrison. En Amrica Latina, ha entrado al canon literario junto a su mentor Nicols Guilln. Su inters artstico y cultural, cabe destacar, no se limita a la literatura. Morejn ha sido activista y miembro de la promocin de escritore s y artistas cubanos y caribeos a travs de publicaciones en Casa de las Amricas en traducciones como las de Aim Csaire y Paul Laraque y escritos teatrales, como Pierrot y la luna (1990). Ha logrado ser, en conclusin, una embajadora de la cultura y literatura cubana y caribea. Morejn, Guilln y la Revolucin Cubana Su evolucin y popularidad artstica e intelectual se compara con la de otro cubano: Nicols Guilln. Sobre este particular, ella misma comenta en una entrevista: [D]e veras que, antes y despus de conocerlo, mis poemas le deben mucho a la poesa de Guilln, sobre todo en el contenido, creo que en la forma no tanto, pero en los contenidos s. Muchos poemas mos no existieran de no haber existido los de l. (Machado Vento, subrayo) La c omparacin de estos dos poetas es, por lo tanto, inevitable. La joven poeta toma al maestro como modelo de su potica, pero construyendo su propio modo de quehacer artstico. En este artculo, recorre sus influencias, los conceptos poticos que la inspiran, y los

PAGE 89

89 temas que se repiten a travs de su obra. Primero, establece sus dos puntos de partida para la creacin: Federico Garca Lorca y Edgar Allan Poe. Afirma que ha heredad o de sig quehacer verbal en el momento de la escritura y en sus posibles consecuencias en la lectura. e dos fenmenos que me son inherentes, a saber: la originalidad que proviene de un un acto iniciado por el impulso y la inspiracin. Morejn explica en otras entrevistas inspiracin en sueos que luego tom vida propia en una reescritura de la historia cubana y caribea. Los impulsos no son, sin embargo, totalmente confiables. La autora reconoce que la poesa debe descansar despus de escrita, y es ms tarde, en las tant o, hay un respeto profundo por los autores anteriores y por el esfuerzo que lleva el proceso de edicin y produccin de una obra. A consecuencia de esta combinacin de instinto y conciencia de la escritura, Morejn contina con el segundo punto de su poti ca: la madre y todo lo que conlleva el contexto familiar y de crianza. Seala la influencia de Virginia Woolf, quien, segn la

PAGE 90

90 ivi convencida de que detrs de cada escritora aletea el fantasma de su de. Es gracias a esta influencia, seala, a ser una mujer de penas sin recursos, me cri, me educ me inculc el anhelo de la poesa como autobiogrfica, sino que a partir de estas ideas de su crianza Morejn recrea una perspectiva de mundo distinta a la poesa que la ant ecede. La influencia de Guilln en la poesa de Morejn la ayuda a redefinir puntos de vista tradicionales. El vate mayor es parte importante de su potica, especialmente en aclara les pero reconoce que dentro de su oficio como escritora debe darle la perspectiva femenina que le hizo falta al primer Negrismo. As, afirma: [L] os mejores cultivadore s de este modo fueron todos hombres y no mujeres. A excepcin de la recitadora Eusebia Cosme, no conozco ninguna obra de mujer en donde por ejemplo se reflejara o por lo menos se analizara la experiencia histrica de la esclavitud... Con esto les digo que casi todo est por decir en este sentido. (7) La importancia de decir est en su respeto y admiracin por la lengua espaola y la literatura que se ha manifestado en la misma. Este punto es esencial en su potica, pues aqu basa toda su ideologa. Morejn menciona cmo algunos critican el uso del espaol como una sumisin a los principios colonialistas. La poeta defiende la lengua, sin embargo, porque reconoce que el espaol se ha transculturalizado por los contextos y experiencias que han atravesado sus ha blantes. As, no hacen falta

PAGE 91

91 en constante bsqueda de la expresin precisa. Morejn destaca un factor original dentro la lengua espaola que usa en sus poemas: la influ encia tanto de la tradicin oral como de las concepciones formales de la poesa escrita en esa lengua, especialmente la del Siglo de Oro. Sobre la tradicin oral, por tod sobre la poesa Ese amor por la poesa espaola no ha sido una sumisin ni rechazo de los La combinacin de lo popular y lo culto permiten que la p oesa de Morejn contenga en s una multitud de significados. Estos responden a las concepciones de conciencia, instinto y originalidad de Lorca y Poe, atraviesan por la temtica de Guilln, y, finalmente, culminan en la propia concepcin y filosofa poti cas. Morejn las de permanecer y de comunicar aquellos sentimientos que expresan mejor mi trnsito por Mucha de la crtica sobre la o bra de Morejn discute e interpreta esta filosofa potica como un compromiso pleno con la Revolucin y la nacin cubana, al igual que con la comunidad negra y con la mujer. Lo interesante es que estas interpretaciones se cancelan entre s. Crticos como R oseGreen Williams (1989), Luis (1993), Jackson (1999) y Martn Ogunsola (1999) afirman que el enfoque revolucionario solapa un desarrollo y apreciacin clara de la temtica racial o femenina, o viceversa. Como representativo de esta idea, tomo como ejemplo el muy citado artculo de C.

PAGE 92

92 RoseGreen Writing the History of the Afro Cuban Woman: Nancy n el discurso iterary discourse is now widely accepted as serving not merely to reflect, historia de la mujer negra y mulata al describirla como un ente mtico y extico, por lo que queda en manos de las poetas contemporneas reestablecer esta historicidad en Nancy Morejn. A travs del mismo, demuestra cmo la poeta recrea l a relacin entre el frica y el Caribe en su discurso potico al representar el paso del Atlntico a consecuencia de la trata esclava. La mujer africana pasa a convertirse en una mujer criolla, por lo que su relacin con el frica se pierde y termina por affirmation of a double rebellion by the person: against slavery and against the contemporary movement for psychological recuperation of Africa by New World Williams. Esta a firmacin implica que el mestizaje en Cuba y por ende en el Caribe es una manera de olvidarse de frica y de desatarse de las conexiones africanas para adaptarse. En fin, la crtica presenta un proceso de aculturacin. La mujer negra aculturada forma pa rte de un colectivo que revoluciona la visin de mundo a travs del comunismo que se representa al final del poema. A consecuencia de esta nueva perspectiva, sucede un desplazamiento y distanciamiento

PAGE 93

93 de la herencia africana con el fin de homogeneizar la i dea de una nueva sociedad. Concluye RoseGreen Williams: practices, such as Afro one is left with the impression that, while nationalist sentiments are considered politically legitimate, certain racial sentiments are not. In this regard, the title of the poem may even be seen as ironic, since the racial specificity which it anticipate s is undercut by raceless nationalism which the poem espouses. (12) Por un lado, la rehistorizacin de la mujer negra en el poema es exitosa ya que se le integra en los sufrimientos de la esclavitud y su transformacin en un nuevo lugar. La afirmacin raci al y de gnero se pierde, por otro lado, en la homogeneizacin comunista y el poema, segn RoseGreen William, falla en recrear una fuerza africana y femenina. Finalmente, dos lecturas que se cancelan entre s y que concluyen en su anlisis que las propuest as de Morejn son distanciarse del frica y revalidarse en la Revolucin. Al partir de una idea de aculturacin, RoseGreen William no toma en cuenta que este concepto ya haba sido refutado por Fernando Ortiz y sustituido por la transculturacin. El distan ciamiento africano que propone no es tal, sino un movimiento natural de adaptacin a la nueva zona y de resistencia a las imposiciones del poder esclavista y colonial. La identificacin plena con frica como lugar de origen ya no es posible, pues el contac to se perdi en el paso trasatlntico. Mltiples comunidades africanas se mezclaron en la trata esclavista y necesitaron recrearse en una nueva identidad que los identifica como caribeos y tiene su producto en el mulato. Morejn, por lo tanto, se propone mostrar la conexin histrica de la mujer, su impacto en la

PAGE 94

94 transformacin social y su actividad, como mulata, en la instauracin de un ideal revolucionario. Efran Barradas explica esta diferencia de lectura del negro en Estados Unidos y el Caribe en su a (1980). El autor seala cmo el inters por la negritud resurgi en ambas regiones para la misma poca, pero por contextos totalmente distintos: 1960 en Estados Unidos como consecuencia de la lucha de los derechos civiles, y 1959 en el Caribe debido al triunfo poesa del norteamericano negro, ser que todava no ha alcanzado todos sus derechos, y su hermano cuba no, quien vive en una sociedad sin los problemas particulares de la de Ntozake Shange. C omenta sobre ambos: Mientras en Morejn domina una gran seguridad de las posibilidades de obtener un cambio social escribe desde el triunfo de una revolucin y no se encuentra resentimiento frente al hombre, en Shange la incertidumbre de su lucha y el r esentimiento frente al hombre tien toda su obra que se mantiene en un crculo ms individual que colectivo. (35) En el contexto cubano, la Revolucin permiti una integracin amplia tanto de razas como de gnero y clase social inspirado por las ideas de J os Mart en su africana. de subrayar constantemente la diferencia del negro ante el blanco.

PAGE 95

95 Las conclusiones de RoseGreen William, al igual que la de otros crticos, son vlidas y p rcticas. Sin embargo, no toman en cuenta la aplicacin transcultural que Morejn, como lectora y admiradora de la literatura caribea, implementa en su poesa de la de la historia y la identificacin con la misma. Apropiados a esta potica son los comenta rios que Frantz Fanon hace en sus conclusiones a Black Skins, White Masks (1952): My life should not be devoted to drawing up the balance sheet of Negro values. There is no white world, there is no white ethic, any more than there is a white intelligence. There are in every part of the world men who search. I am not a prisoner of history I should not seek there for the meaning of my destiny. I should constantly remind myself that the real leap consists in introducing invention into existence. In the world through which I travel, I am endlessly creating myself I am part of Being to the degree that I go beyond it. (229, subrayo) El objetivo no es olvidar la historia ni borrar las conexiones con frica. El objetivo es asimilar el presente y transformarse en l; representar lo que fue desde la nueva interpretacin. La historia no determina lo que se es, si no que lo que se es determinar la lectura que se le dar a la historia. Nancy Morejn construye una potica en la que la mujer negra tiene su propia identi dad racial dentro de la Revolucin, como mujer y como negra, e igualmente transforma su entorno con el fin de definir su presente y proyectarse hacia el futuro. La obra de Nancy Morejn La potica de Nancy Morejn se enfoca en entrelazar dos temas que dent ro de su contexto poltico son necesarios apuntar: la admiracin a la Revolucin y la persistencia de la herencia africana. Ambas perspectivas logran combinarse sin degradar una o la otra y recalcando su importancia. Nancy Morejn lo hace por medio de una seleccin de imgenes cotidianas la casa, el hogar, la familia, la msica, la religin que se

PAGE 96

96 entrelazan con personajes y smbolos representativos tanto de la Revolucin como de la negritud Maceo, Bishop, Roumain otros poemas, de esta declaracin que podra interpretarse como ambigua en su compromiso, pero que en la consistencia potica de Morejn funciona como medio de negociacin entre Revolucin, raza e historia. Esto facilita su conciliacin y pervivencia en u n ambiente transcultural. El deseo de manifestacin, representacin y comunicacin de esta negociacin y el entorno familiar, cotidiano, social y poltico se logra en una produccin amplsima y todava constante de Morejn. Esta produccin potica puede di vidirse en tres grupos fundamentales. Primero est su poesa personal y de descubrimiento potico que cubre sus tres primeros poemarios, Mutismos Amor, ciudad atribuda (1964) y Richard trajo su flauta (1967). Un segundo grupo seran los poemarios que tra tan directamente temas polticos como Parajes de una poca (1979), Octubre imprescindible (1982) y Cuadernos de Granada (1984). Finalmente, estn las publicaciones de corte ms lrico y hermtico, entre ellos Elogio de la danza Piedra pulida (1986), Paisa je clebre Poemas de amor y muerte (1993), y La Quinta de los Molinos (2000). A estos poemarios los ampla una serie de antologas como Botella de mar (1996) y Cuerda veloz (2002), adems de la antologa bilinge (espaol/ingls) Where the Island Sleeps L ike a Wing (1985) y la traduccin al francs en Le Chainon Poetique (1991). A pesar de ser una obra tan extensa, los temas y motivos de su produccin frecuentes son tal y como se establece en su potica la herencia africana, la Revolucin y la concienci a artstica o metapotica. Estos temas pueden ser identificarse en correspondencia a la divisin de su obra. Sin embargo, se encuentran

PAGE 97

97 en toda su poesa en mayor o menor grado. Las imgenes relacionadas a esta temtica son, igualmente, consistentes. La he rencia africana siempre est relacionada a la familia y el aspecto cotidiano, el cual est poblado de orishas o divinidades de las religiones afro ( 15). La Revolucin tiene su lugar en la ciudad y los centros urbanos con una lanza hermosa para sangrarm y su desarrollo en la reescritura de la historia, en la que se recuerdan personajes o hechos culminantes de blasfemando entre la niebla/ y el espectro de Dessal ines aullando:/ ¡Maurice! 24). La conciencia artstica o metapotica se manifiesta con la misma intensidad en los temas anteriores, pero adquiere una modalidad ntima en la que las imgenes de arte, o, solo, arando sobre Elogio y Paisaje 63). La estructura potica que usa Morejn es generalmente libre, de v ocabulario sencillo e imgenes fciles de descodificar para un lector comn. Sin embargo, en su combinacin de imgenes cotidianas, mencin de orishas, descripcin y alusin de ciertos artistas y figuras histricas configura una potica lo suficientemente compleja

PAGE 98

98 para un lector ms especializado. Sus versos no tienen una mtrica preestablecida aunque a veces como Guilln, s recurre a ella para dramatizar una ruptura, por ejemplo en Cuadernos de Granada pero mantienen un gran cuidado formal. Los temas y la forma se corresponden, tal y como la misma Morejn comenta en Nacin y mestizaje en Nicols Guilln contenido son vasos comunicantes y partes de un todo para l. Sus confluencias borran el antagonismo t exto sociedad, aunque el autor haya puesto en ellos su 14) Es as como su poesa sigue un patrn de referencias formales que dependen del tema y el contexto en el que se quiere adentrar para, de esta forma, recrears e y representarse en los sentidos e intelecto del lector. Igualmente, realiza un intercambio significativo con la poesa de Nicols Guilln, lo que determinar su uso artstico y expresivo manifestado en su potica. Presente Nicols Guilln Tras este recor rido de la obra de Morejn, es necesario profundizar un poco ms en la influencia que Guilln ha tenido en ella. Sus comentarios sobre la deuda que tiene con la poesa de ste son suficientes para establecer esta relacin, pero hay que preguntarse: cules son las caractersticas que Morejn toma de Guilln? Ambos tienen una obra extensa que evoluciona poticamente y fomenta un inters por la herencia africana y la historia revolucionaria. El acercamiento que hace Morejn, sin embargo, se distancia de los p rimeros motivos de Guilln, aunque los dos comparten un mismo propsito de bsqueda de representacin de denuncia racial y social. I. pero que su condicin de mujer ofrece

PAGE 99

99 otra perspectiva. La poesa de Morejn habla, por lo tanto, no como Guilln sino con Guilln. Sobre esto Abudu y Olliz Boyd comentan: themes as a p has an innate talent that molds the content of her art into a personally stamped form of expression. (251) La transformacin de la perspectiva potica no slo depende de su condicin de mujer, sino que tambin depende de su visin y definicin diferentes de la poesa. Abudu y Olliz Boyd concluyen en su artculo que esto es consecuencia del contexto histrico y social de Morejn. Ella es una mujer negra en un tiempo posrevolucionario. Su poes a representa, de esta manera, un cambio en las postulaciones de Guilln. Los crticos ejemplifican este punto a travs de un breve Morejn. Mientras que ste representa el Caribe como un lugar oprimido, de imposiciones sin lmite, y al que le pide al final del poema que se levante en revolucin, Morejn lo presenta transformado. Su compleja conciencia histrica lo reafirma como un lugar con significado propio, no impuesto Las preguntas que quedan en este anlisis de Abudu y Olliz Boyd son: cmo se logra esta transformacin temtica? Qu herramientas poticas utiliza Morejn para evitar caer en la imitacin? Harold Bloom desarrolla un acercamiento terico sobre las influ encias y herencias creativas de un poeta a otro. En su libro The Anxiety of Influence (1973), describe cmo el autor se identifica con uno anterior; lo asimila, posteriormente lo desarma y reapropia, y finalmente lo trasciende (14 15). En una revisin a su primera publicacin, Bloom explica en el prefacio a la segunda edicin (1997) que the anxiety of influence comes out of a complex act of strong misreading, a

PAGE 100

100 experience as anxiety, and what their works are compelled to manifest, are the consequence of poetic misprision, rather than the cause of it. The strong misreading comes first; there must be a profound act of reading that is a kind of falling in love with a literary work. (xxiii ) Esta afirmacin de Bloom responde a las crticas que tuvo su teora en las que se reprobaba la limitacin de aplicacin de la misma en obras de mujeres o de minoras. El anlisis potico de Bloom se fundamenta en la poesa inglesa y la norteamericana ce ntros de poder con un nfasis en autores masculinos discurso patriarcal Su aclaracin en 1997 intenta abolir, sin embargo, esta delimitacin y ampliar el concepto ans entre esta interpretacin y la produccin propia es la base para lograr la trascendencia potica y un lugar en la historia literaria universal. De cierta manera, la clari ficacin de Bloom se relaciona a la lectura que de l hacen Sandra M. Gilbert y Susan Gubar en The Madwoman in the Attic (1979). stas desarman el discurso patriarcal potico, el cual ciment la idea binaria de la mujer como ngel del hogar y como bruja. L a escritora no tena los parmetros de influencia del poeta masculino. La teora de Bloom no se aplicaba, entonces, en la escritura s felt by a female poet as an even more primary poesa anterior, como explicaba Bloom, elementos apropiados para una reconstruccin y revolucin de la potica patriarcal y

PAGE 101

101 that most mythic of female monste rs, The Sphinx, whose indecipherable message is the key to existence, because they know that the secret wisdom so long hidden from men is precisely their (79, subrayo) La herramienta primordial de Morejn es, entonces, ofrecer su punto de v ista dentro de una potica negrista que limitaba a la mujer y su funcionalidad racial y social al mero decoro y al margen histrico. La influencia que Guilln tiene en su poesa es obvia, pero los elementos que ella destaca reproducen una nueva potica que la hacen trascender de su dependencia con el maestro. II. Antes de entrar en detalle sobre este ltimo elemento, es necesario identificar cules son las especificidades temticas que comparten Nicols Guilln y Nancy Morejn. Estos temas se pueden encontrar en los primeros tres libros de Guilln: Motivos de son (1930), Sngoro Cosongo (1931) y West Indies, Ltd (1934). Segn la crtica, stos son los que definen la potica que Guilln continuar en publicaciones posteriores. Aqu se encuentran los temas centr ales, las imgenes bsicas y la forma innovadora que hizo de Guilln un clsico antillano. Morejn trabaja su potica en relacin a varios poemas de su maestro. Entre ellos el mestizaje e inters por lo popular son las representaciones que se resumen en los poemas. Las composiciones de Guilln surgen de un contexto en el cual se est

PAGE 102

102 buscando, primero, una nueva definicin del carcter nacional y, segundo, una independencia tanto de pensamiento y representacin como de carcter poltico. Su potica manifiesta un carcter de denuncia y de respuesta a la opresin dictatorial e imperial que el autor vivi. Morejn reconoce su diferencia contextual, pero tambin se da cuenta de la universalidad de estos temas. Es una temtica que no se ha perdido en los intereses de las Antillas, sino que se han transformado, han sufrido los efectos de la africanas no entran en la poesa de Morejn con ningn valor extico como entraban en el primer negrismo y se convierten en metforas para sentimientos y situaciones asumirlo con pl 36) La Revolucin logr parte de lo que Guilln peda: libertad poltica y econmica, adems de un intento de dar voz a las clases populares. Morejn entiende que, como poeta e intelectual, tiene que continuar esa labor y conservar la memoria histrica que permiti la llegada de la Revolucin. Es as como retoma la poesa negrista y social de Guilln y la transforma en una potica transcultural. El primer tema que Morejn toma de Guilln es lo popular y las manifest aciones afrocubanas que se identifican en este contexto. Desde Mutismos hasta Richard trajo su flauta la poeta desarrolla una caracterstica de lo popular que Guilln tom en cuenta, pero no profundiz: lo familiar y lo cotidiano. Mientras que Guilln se i nteresa por las manifestaciones populares, el ritmo y en las ceremonias religiosas, Morejn se concentra en la casa y, ms an, en el hogar. La familia y sus actividades cotidianas

PAGE 103

103 tienen ellas mismas el sabor de lo popular afrocubano, la msica, las imge nes y la fe por entre los muebles y los parientes, las calles y la gente, formando una expresin que toma lo de afuera y lo internaliza en las imgenes poticas 5 : Que v oy de nuevo entre las calles, entre orishas, Entre el calor oscuro y corpulento Entre colegiales que declaman Mart, Entre los automviles, entre los nichos, entre mamparas, Entre la Plaza del pueblo, entre los negros, entre cantones Aqu vu elvo a decir: amor, ciudad atribuida (40) La reflexin de la vida diaria, lo familiar y lo cotidiano es, por lo tanto, el tema principal del cual se desarrollan los dems temas. Muy relacionado al tema de lo cotidiano es el de la negritud. Para Morejn, al igual que para Guilln, la raz de lo popular est en la herencia africana. Cabe destacar, sin embargo, que la lectura que hace Morejn de la negritud se intenta diferenciar de las propuestas del Negrismo clsico. Este distanciamiento sucede, ms que por una 5 Heather Rosario Sievert discute brevemente esta cmo la poesa de Morejn transforma, a travs de la observacin, los hechos revolucionarios e xternos, internalizndolos y representndolos, finalmente, en imgenes paisajistas y cotidianas que se distancian de una potica de propaganda de la Revolucin. Rosario Sievert se basa en el texto de Mary Ann Caws, The Eye in the Text para establecer esta relacin externa/interna, especficamente con el concepto de inner and landscape as if the eye could turn inward, training its gaze upon the parapet of the self, this time not facing outwar d toward the object, De esta manera, Morejn describe y representa sus intereses y denuncias sociales por medio de una tcnica que sirve, igualmente, a su finalidad artstica y potica. Lo cotidiano y lo familiar son, entonces, parte de e que intenta retratar creativamente lo externo.

PAGE 104

104 cuestin de tiempo, por un contexto en el que no se debe resaltar la diferencia tnica evidente. El triunfo de la Revolucin en Cuba llev a la aplicacin del comunismo leninista, en el cual se asume que todos los individuos son iguales. La igualdad s e define, sin embargo, no como equidad en el tratamiento de los derechos, sino en la imposicin de una homogeneidad econmica y de mandato poltico. Los hombres, las mujeres, blancos, negros, ricos, pobres son clasificados como cubanos. Intentar identifica rse como algo ms que cubano es tentar en contra de la Revolucin. Nancy Morejn fue vctima de esta imposicin poltica 6 lo que le cost un silenciamiento potico de doce aos. En este hato creativo la autora se dedic a su maduracin intelectual y cr tica. Public, junto a Carmen Gonce, Lengua de pjaro (1967) y su primer estudio sobre Nicols Guilln, Recopilacin de textos sobre Nicols Guilln (1974). Volvi de su retiro con dos poemarios bajo el brazo Parajes de una poca y Octubre imprescindible y el ensayo Nacin y mestizaje en Nicols Guilln En ste, Morejn ofrece una lectura de la negritud de su maestro que es posible aplicarla a su propia potica. Primero, establece cmo Guilln manifiesta un gran respeto por la cultura y la influencia e spaola. Segundo, la poesa negra de Guilln no fue ms que parte de una sino por su ambicin social que ya llevaba implcita el ansia de traducir las ms puras 6 En su introduccin a Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Willis discute, sin llegar a conclusiones, este silenciamiento literario de Morejn Literary Dissapearance (1968 was probably (7, subrayo) Seala, sin embargo, que Morejn en ninguna de sus entrevistas ha afirmado o negado esta teora, pero que su tratamiento potico posterior sobre raza y Revolucin tiende a provocar esta conclusin en sus estudiosos.

PAGE 105

105 esenci as populares de nuestra identidad fundamentalmente inclusiva e integrativa, por lo tanto, mestiza. Ms adelante comenta: Motivos de son no excluye su irre tanto y segn Morejn, una aportacin ms al ser nacional cubano, no una identificacin exclusiva y distinta. De cierta manera, Morejn explica el porqu de la presencia negra en su poesa, particularmente en Richard trajo su flauta Este poemario se consider como hermtico lo que provoc identificrsele como antirrevolucionario. A travs del anlisis de la poesa de Guilln, Morejn da las claves de lectura y las justificaciones para sus creaciones poticas de la dcada del sesenta, lo cual reivindica las mismas y le permite continuar, sin dudas, dentro de la oficialidad revolucionaria que legitima en los dos poemarios polticos. Muy cuidadosamente Morejn va armando una negritud iniciada en Richard... y la integra en Parajes de una poca como un medio ms de revolucionar las ideologas y transformar la historia y la poesa. Es en este poemario donde por primera vez aparece compromiso ideolgico con la Revolucin. En su entrevista con Abudu, Morejn nd goes, but it is (38) La Revolucin que representa Morejn no es, sin embargo, una Morejn es una que necesita de constante trabajo y constante memoria. Poemas como

PAGE 106

106 Parajes de una poca Octubre imprescindible son ejemplo s de esta visin crtica de la Revolucin. Esta crtica se manifiesta, sin embargo y al igual que la herencia africana, a travs de un discurso potico que ensalza con honestidad los logros revolucionarios, pero sin olvidar lo que queda por hacer. El poema La sangre es quien nos pide La urgencia De este mundo: Alzad las lanzas, Las retinas, La miel y el garabato Que somos el golfo para siempre. (43) El trabajo que an hay que contin uar en la Revolucin se refleja en su poltica del Caribe, y ms ampliamente en su poemar io El diario que a diario (1972). En este libro de anlisis cultural de vanguardia, subvierte las relaciones opresor/oprimido, amo/esclavo, colonizador/colonizado y la simbologa que rodea estos binomios para representar una realidad social crtica del Car ibe. Los poemarios Parajes de una poca y Octubre imprescindible de Morejn poseen esta preocupacin social de manera obvia de albail:

PAGE 107

107 El retrato en la sala Y el zu n zun damba Tras de la puerta. Pobre Pedro muri Un buen da Se march la existencia, Oh la infiel, Entre arena y gravilla, Soga y paleta (16, subrayo) Piedra pulida Paisaje clebre La consideracin social no es notable en una primera lectura, pero es posible discernirla en la seleccin y yuxtaposici n de imgenes. En una reflexin sobre la religin, tema controversial dentro del comunismo, Cmo se paraliza el tiempo Cuando una mira con amistad La torre de una iglesia sin nombre Slo pude observar la magia interminable La frialdad ante la doctrina religiosa no impide la fascinacin por la estructura, por lo que representa, un sentimiento social comn ante lo sagrado. De esta maner a, la

PAGE 108

108 poesa de Morejn se mantiene firme a la potica de Guilln que ella misma describe y aplica. Las temticas de Guilln y Morejn estn evidentemente relacionadas. La aproximacin de Morejn es, como se ha anotado, distinta, particular y original. Le rinde homenaje a su mentor, que la gui a travs de relecturas hispnicas y latinoamericanas, pero igualmente se instala desde la propia experiencia, configurando un nuevo lenguaje expresivo. ste se sugiere en Mutismos se comienza a manifestar en Richard trajo su flauta y se aprecia con mayor atencin desde Parajes de una poca hasta Piedra pulida La potica de Morejn no depende, por lo tanto, de la poesa de Guilln, sino que sta se revisa y revalida especialmente sus poemas negros a travs de los propios planteamientos poticos. Los estudios de la poesa de Nancy Morejn han partido frecuentemente de este ltimo punto y del impacto que ha causado esta relacin con Guilln en la interpretacin de los parmetros de lectura primordiales que la misma Morejn subray: el mestizaje y la nacin. El segundo de stos ha sido ampliamente estudiado, especialmente en las lecturas que sobre la Revolucin se han hecho, desde las y populares de antes de y durante la Revolucin. El enfoque primordial sobre el mestizaje ha sido presentado, sin embargo, desde slo un punto de vista: la herencia africana. La revalidacin del tema negro o del Negrismo dentro de la potica de Morejn no est completa sin tomar en cuenta el principio bsico del mestizaje del primer movimiento negrista.

PAGE 109

109 El anlisis que propongo sobre la poesa de Nancy Morejn parte de tres principios: la recreacin de un nuevo mestizaje en la reestructuracin del tema negro dentro de su contexto particular, la herencia de Guilln y la representacin de una potica original que da base a la posibilidad de un Negrismo femenino. Este acercamiento, cabe sealar, no es exhaustivo. Mi punto de partida est en los temas que Mo rejn se reapropia de Guilln discutidos anteriormente y los poemas que considero como los ms representativos dentro de esta temtica y para la creacin de una nueva potica. Con esto en consideracin, me baso en un anlisis de las imgenes, smbolos y caractersticas poticas que del Negrismo se pueden notar en la escritura de Morejn. Lo popular y la identidad: Familia y cotidianidad I. Las imgenes y lenguaje de la cotidianidad dentro de la potica de Morejn han sido reseadas por Yvonne Captain Hidalg cotidianidad y lo familiar no estn sujetos a sentimientos apasionados, sino todo lo ecisely defamiliarization of the everyday. In fact, the young Cuban poet elevates the quotidian to the highly poetic, and understatement is the primary figure of speech through which her view is da del todo clara en el artculo, pero Captain Hidalgo usa este concepto como un tipo de subestimacin discursiva de lo cotidiano; como algo sin importancia que posee la clave de lectura del poema.

PAGE 110

110 Captain Hidalgo parte del anlisis de tres poemas fundamen intenta demostrar cmo funciona esta subestimacin de lo cotidiano con el fin de postular una ideologa no militante en relacin a su contexto. Afirma que el discurso potico sugiere el tema poltico desde enfoques cotidianos con los que el lector se In order for the poet to achieve such a response, the concepts of race and revo lutionary struggle must permeate (597, subrayo) Para la autora, la potica de lo cotidiano en Morejn responde, por lo tanto, a dos objetivos: relacionarse con el lector y mantener una distancia crtica sobre la Revolucin y la raza. La autora resume tres formas de subestimaciones: combinacin de vocabulario familiar y culto, imgenes de paso sin aparente importancia, e inclusiones histricas familiares. Cada caracterstica cotidiana, concluye la crtica, funciona como una fuerza protectora que mantiene sana y coherente la voz potica en medio de tensiones y luchas polticas. Lo cotidiano se distancia de la militancia sin dejar de tener un compromiso revolucionario, y la voz potica, a su vez, se desfamiliariza de la cotidianidad para evitar la mitificacin y glorificacin de un ambiente que es igual de cambiante que el poltico. Su funcionalidad potica es, por lo tanto, representar la diferencia racial y social dentro de un espacio poltico que restringe las manifestaciones de la diversidad. El argumento de Captain Hidalgo es acertado. Lo familiar es una de las estrategias que permiten la sobrevivencia de la voz potica de Morejn en una Cuba resistente a la diferencia. Al artculo le falta ir, sin embargo, ms all de la funcionalidad

PAGE 111

111 potica e integrar a Morejn dentro de las representaciones anteriores tan efectivas y ampliamente aceptadas de la poesa del Negrismo. Qu provoca que Morejn se distancie de las descripciones carnavalescas y dialectales que formaron parte de la primera revoluci n literaria caribea y que abri las puertas al mestizaje? Negrismo como movimiento tod ava tiene vigencia en la literatura caribea y que Nancy Morejn es la poeta que ms ha contribuido a la misma. Para entender la resonancia talidad de sus presupuestos tericos. Con este concepto crtico en mente, propongo dice que veamos un caso especfico donde Morejn re lee la poesa de Guilln y, al as hacerlo, la tradicin folklrica africana en el Barradas traza una lnea que puede cateogorizarse como transcultural en su religiosos y ceremoniales que de la cultura africana sobrevivier on en la cultura popular. luchar en contra del mal, encarnado en este animal. Lo que en el poema folklrico se

PAGE 112

112 dialgico al dirigirse con compasin a la culebra. El bien y el mal se tornan ambiguos en este inicio de conversacin al crearse una alianza temtica: la mujer y la culebra se entienden. Es una correspondencia bblica al igual que la lucha del bien y el mal que Guilln presenta, pero no con el fin de atac ar a la culebra. El vocabulario, adems, Morejn del poema de Guilln se distancia de esta peculiaridad no para negar, si no para recrear una nueva perspectiva de la herencia africana sin la necesidad de caractersticas folklricas (25). Barradas concluye as que Morejn puede ignorar el mundo tradicional.. que est presente en el texto recogido por Guirao porque Guilln ya haba hecho claro que ese texto no poda ser descarta do como elemento primordial de la cultura cubana... Pero el poema no ignora a Guilln ni al canto tradicional; el poema los asume, los da por sentados, los presupone como base, sin as decirlo. (26) Morejn no necesita presentar lo popular con detalle. Ca da manifestacin tradicional y folklrica los cantos ceremoniales, el carnaval, la rumba y la onomatopeya rtmica estn presentes en el aura de cada accin familiar, de cada imagen cotidiana y en cada esquina del hogar. Morejn se enfoca, por consiguient los cantos en su propia perspectiva y versin de reclamo racial e individual. II. Morejn se reapropia de cada sugerencia popular, cad a historia glorificada que Guilln le ha inspirado y la integra al entorno familiar. Tal y como describe Barradas en ulturaliza en tres poemas que

PAGE 113

113 Richard trajo su flauta y otros argumentos (1967). En su publicacin original, el poemario se d resenta una narrativa potica interna en la que la voz lrica primeramente define sus orgenes, reescribe la historia pasada y presente, luego interpreta su entorno, lo internaliza amorosamente y finalmente da testimonio sobre lo vivido. Segn varios crti cos (DeCosta Willis, Luis, Jackon, entre otros), en este poemario Nancy Morejn descubre lo que ser su identidad potica. Mario Benedetti resume esta apreciacin al comentar en la introduccin a su edicin de la poesa de Morejn que, Richard trajo su fla uta y otros poemas naturalidad crece (y madura) un dominio del lenguaje, que no slo es verbal. Hay un dialecto de las situaciones que va transformando insensiblemente cada poema e n una Richard... es el poemario ms adecuado para hacer un anlisis de las imgenes cotidianas de la potica de Morejn. Cabe sealar, sin embargo, que esta caracterstica se puede ver en toda su poesa. Para probar Segn Anthony G. Dahl (1995), este poema es la culminacin de la bsqueda de identidad que la voz lrica de Guilln comenz desde el prlogo a

PAGE 114

114 Sngoro cosongo (1931). El reconocimiento tanto del blanco como del negro en la sociedad cubana y su producto en el mulato es el propsito primordial de la presentacin de los dos abuelos. Dahl presenta una lectura apropiada del poema. Particularmente interesante es su interpretacin de cmo los dos abuelos uno blanco/espaol y el otro negro/africano: tan distintos en contextos llegan a juntarse y dialogar en la balada: The strategy Guilln hits upon to level the playing field between the two element which the two grandfathers have in common is arrival in a strange land the New World of the Americas far away from their traditions and heritage, both being obligated to acclimate themselves to a new existence. (11) Tal y como sealaba Ortiz en Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar tanto el negro como el blanco tuvieron que adaptarse a un nuevo lugar y, ms aun, a una nueva convivencia. Esto queda representado en el poema de Guilln. Guilln, sin embargo, no es iluso. El que ambos abuelos hayan experimentado un desplazamiento geogrfico no significa que su sufrimiento sea igual. Pasa totalmente lo contrario. El poeta subraya esta diferencia en la tercera estrofa, donde alude al viaje en los buques negreros y posteriormente la esclavitud: Oh velas de amargo viento, Galen ardiendo en oro ... ¡Me muero! (Dice mi abuelo negro.) ¡Oh costas de cuello virgen engaadas de abalorios! ¡Me canso! (Dice mi abuelo blanco).

PAGE 115

115 ... ¡Qu de barcos, qu de barcos! ¡Qu de negros, qu de negros! ¡Qu largo fulgor de caas! ¡Qu ltigo el del negrero! (54 55) amo. La voz lrica lo reconoce en sus acotaciones entre parntesis. No importa qu tipo de desplazamiento hayan pasado, el negro es quien tuvo las de perder en esta empresa. El binarismo representado se quiebra, segn Dahl, cuando la voz lrica nombra a sus abuelos poem, the point at which the anguish of the poet over his diverse heritages dissolves, arrives when the poet has the (11) Ambos abuelos pasan a compartir el mismo espacio el mismo sentimiento e igual apreciacin (56). La angustia histrica con la que comienza el poema se resuelve y se anula en el discurso de un mestizaje utpico. La historia de la esclavitud y la opresin est presente, pero en la voz del mulato se El impacto de la historia esclavista se reduce a la historia personal en los poemas En ambos poemas, la voz lrica tambin asume el discurso negro al dedicar los poemas a sus abuelas, paterna y materna. Contrario al poema de Guilln, sin embargo, estas abuelas se salen del espacio histrico tradicional y no comparten el mismo espacio po tico.

PAGE 116

116 relacionados con la conquista anc si no que se describen desde una perspectiva ms personal, ms familiar, ms cotidiano. Las abuelas en ambos poemas son negras. Cada una desarma la representacin que de los abuelos hace Guilln al trascender una negritud y un mestizaje que ya n o necesita de especificaciones raciales. Las dos abuelas negras tambin son productos del mestizaje cultural y Morejn lo representa a travs de una apreciacin personal e individual de cada abuela en su propio espacio caracterstico. es aluden al crecimiento de la tierra. El grano crece para producir alimento, o puede ser alimento por s mismo. Esta imagen se relaciona a las representaciones que de la mujer se hizo en el Negrismo, al sensualizarla en los frutos de la tierra, en su fecu ndidad como caa de azcar, o en sus contornos como montaas. La mujer en el Negrismo clsico representa a la nacin. En este poema, sin embargo, el grano se contrapone al volcn, el cual tambin es un fenmeno de la tierra, pero muy peligroso e impredecib le. Ataca con fuerza, sin avisar y proyecta, no frutos, si no lava que puede matar. Funciona tambin como un smbolo doble, ya que el volcn es el inicio de renovacin y de creacin de tierra nueva. Esta abuela negra es, por lo

PAGE 117

117 tanto, la zapata de un nuevo mundo, la base esencial para una transformacin del ser de la voz lrica. Esta imagen se refuerza ms adelante al presentarse su sensualidad fsica que complementa a una acum pero una distinta a la esta blecida en el Negrismo. No es meramente decorativa ni alude a una nacin romntica. La naturaleza es tanto suave como violenta, delicada como fuerte, al igual que la abuela negra. Es la raz de la nacin, de la tierra. negritud que la poeta quiere recalcar. Contrario a la vida y dinamismo de la primera recuerdos, lo que la convierte en una abstraccin: oro/ y reconocer un navo de bamb/ para llevarte algunos sueos en los brazos/ y de origen, lugar de legitimacin de la negritud, el frica ancestral. El cansancio del blanca. Tanto en vida como en muerte, la influencia ancestral est en las abuelas s aos en un retrato y una flor seca/ estructura circular, pues la ligereza que se describe en el primer verso se retoma al

PAGE 118

118 ambiente onrico que convoca Guilln en su poema. lrica, con el fin de representar la validez e influencia equitativa de ambos en el discurso mulato. Las dos abuelas que representa Morejn se encuentran, por el contrario, en espacios distintos, tanto en la redaccin de los textos como en la accin que cada abuela simboliza. Mientras una todava est viva y tiene la fuerza de la tierra, la otra e s la que est en los sueos, regresa simblicamente al frica y permanece como musa. La influencia que las dos tienen en la voz lrica y el discurso negro que Morejn plantea est en la transculturacin e identidad en el reconocimiento de dos abuelas negra s. Una fuerte, una ligera, constituyen la voz de su propio espacio expresivo. Las reconoce individualmente pues cada una influye a la voz potica que las presenta en un presente y no un pasado histrico. Guilln ve el desplazamiento del abuelo negro y el a buelo blanco como el punto de conexin que les permite abrazarse. Por su parte, Morejn establece el punto de conexin en la identificacin y evocacin de las dos abuelas y, ms aun, su presencia y actividad. Los dos poemas recalcan el valor de la negritud dentro de un discurso cultural mulato, en el que lo negro ya no tiene que diferenciarse de lo blanco, sino que puede reconocerse como fenmeno social individual y origen del ser cubano. Es importante destacar la diferencia de seleccin de gnero de las figuras emblemticas en los poemas de Morejn y el poema de Guilln. A pesar de una imposibilidad biolgica, en cuanto a la reproduccin, Guilln selecciona dos hombres

PAGE 119

119 com o la representacin del mestizaje que quiere construir. Al tratar de reinscribir la historia e integrar al mulato, el poeta parte de la idea de que los hombres hacen la historia. Destaca la fuerza del esclavo negro y la temeridad del blanco, y cmo las dos figuras masculinas dejaron su huella en la historia personal de la voz lrica mulata que los junta. De cierta manera, Guilln es ejemplo de la teora de la ansiedad de la l la reescribe destacando al negro, pero deja de lado a la negra. En cambio, Morejn selecciona a la mujer negra, quien s tiene la posibilidad biolgica de reproducir, y que adems se ha solapado de la historia. Al escoger a las abuelas, la poeta marca la diferencia de la razn histrica y masculina de Guilln, y las describe como partes activas tanto de la historia como de la conservacin de los ancestros. Ms an, ellas son las defensoras reales de la negritud, pues no necesitan compararse al blanco pa ra demostrar su fuerza y relevancia, sino que estn completamente integradas a la sociedad y al ambiente familiar. Morejn demuestra que la mujer no siente una ansiedad de influencia, pues nunca se ha inscrito en la historia. Su ansiedad autorial sienta la s bases de sus antecesoras. Las abuelas no viven en la historia colonial. La poeta las acerca al presente de s misma, pues su influencia permanece. III. La presencia de las dos abuelas y el abrazo fraternal que busca Guilln no solamente se da en una recordac in del pasado histrico. Se logra tambin en el las abuelas. La familiaridad con la que se describe la influencia de la abuela paterna y

PAGE 120

120 materna se traslada al aprecio de l a cotidianidad y la actividad antes de la cena. El representadas en un ambiente social. Ms all de la dedicatoria, el poema establece las conexiones familiares con un relat sombrero opaco/ sentndose y contando los golpes/ que el mar y los pesados sacos contexto de trabajo fuerte, lo que implica una clase obrera, clase que la revolucin ha rescatado. Al abrir con esta idea le da profundidad al ttulo del poema, pues no es slo una cena, si no una cena que ha dado trabajo conseguir. la familia/ ... Hidalgo sugiere que este uso de yond the La llegada de su padre calma esta ansieda d y la hace reflexionar sobre el trabajo manos callosas/... acurrucado casi/ para que yo encontrara vida/ y pudiera existir all l padre son, al igual que sus abuelas, fuente de su existencia y de su presencia histrica fuera de la casa. La breve alusin racial funciona como recordatorio de la fuerza de las abuelas negras, adems de evocar el sufrimiento que Guilln describe sobre s u abuelo negro, y cmo la fortaleza

PAGE 121

121 del esclavo an pervive en la realizacin de un nuevo mundo. La voz lrica medita sbitamente/ pero veo a un hombre que construye/ ot ro que pasa cuaderno bajo el 13) A pesar de la violencia y la incertidumbre de la calle, en la familia, en su to y en su padre, la voz lrica ve la proyeccin de un futuro mejor y los cimientos positivos de una nueva nacin. El final del poema coincide con esta aceptacin positiva y esperanzadora al Cada individuo se reconoce y se aloja el sentimiento familiar (13). La madre representante evidente de las abuelas pasa a ser, nuevamente, el centro de atencin de toda la familia: cucharones/ d acto de cenar no se evidencia en el poema, sino que es la preparacin de la misma. La familia y su intercambio en sta es el enfoque. Los discursos raciales que se establecen en los poemas de las abuelas se conjugan en la accin de la reunin y en el abrazo del reconocimiento familiar. Las abuelas escoltan desde fuera. Su influencia est en todos, no slo en la voz lrica, y en la cotidianidad del hogar se funden la raza y la poltic al final de su poema se logra en el de Morejn al mostrarse cmo todo discurso racial y poltico afecta a la familia y su entorno.

PAGE 122

122 acerca al lector a la Cuba del momento. El negro ya tiene s u lugar propio y defendible, pero es necesario recordarlo para no correr el riesgo de caer en homogeneidades sin sentido de la diversidad y el mestizaje cultural que distingue a la nacin. El abrazo de los dos abuelos no est ya en la historia de la conqui sta. Est en el aqu y ahora y en el pasado inmediato. La negritud est constantemente subrayada, pero ya no hace falta plantearse directamente en las manifestaciones populares. Existe y pervive en la herencia, en la piel y en los detalles cotidianos de ca da da. Revolucin e historia: La mujer nueva, la mujer negra y la mujer de Nancy Morejn I. La segunda seccin de Richard trajo su flauta historia puede escribirse desde una perspectiva diferente. Comienza con la imagen se pueden trazar todas las lneas/ ... desde el meridiano de Greenwich hasta el Gol fo grandes/ en la imaginacin como un metarrelato que representa una perspectiva de diseo y lectura panormica d e una regin, en muchas ocasiones de acuerdo a una versin oficial. El rquiem a la mano izquierda que se sugiere en el ttulo sobreviene cuando la voz lrica manifiesta histor

PAGE 123

123 ser la misma. Es necesario proyectarse desde y en lo particular, en lo mnimo. Tal y co mo las abuelas influyen en su propio espacio, cada historia podr tener una influencia en lo colectivo. En la potica de Nancy Morejn la mujer adquiere carcter de figura oficial de la nueva escritura de la historia como parte de un proyecto de innovacin Ella es quien tiene la contraparte de lo que hasta el momento se ha ledo en el mapa y quien guarda no parte exclusivamente del feminismo. Morejn comenta sobre el mis mo en una entrevista: Lo admiro en su justo lugar y equilibrio. Me gusta el feminismo callejero, el que tiene una fuerza social cotidiana, que enfrenta al burro (y le da los palos) donde se haya cado. Hay un feminismo muy intelectualizado, a veces litera rio, que no me complace del todo por su proyecto de vivir en s y para s; con el afn de crear un lenguaje cerrado, en verdad un cdigo slo descifrable para mujeres. Vivimos entre todos. (Cordones Cook, 68) La mujer en su poesa es parte, por lo tanto, d e una historia comn. Ella no construye una nueva historia, sino que la lee o la escribe de distinta forma. Tiene la facultad de encontrar aquellas zonas que en el mapa inmenso quedaron sin rastrear. Esta descripcin de lo femenino de parte de Morejn se ha relacionado con el Segn [a] black feminist or feminist of color... Wanting to know more and in greater people, male and female. Not a separatist, except periodically for health. Traditionally a universalist. (citado en Howe, 154)

PAGE 124

124 Morejn muestra este compromiso femenino en su poesa, pero su aplicacin no es absoluta. Su perspectiva y representacin de la historia parte de ser mujer, pero esto no determina su discurso. En su entrevista con Cordo nes Cook explica que [e]l ser mujer puede condicionar un lenguaje. No determinarlo... La inmensa mayora de las mujeres son finas observadoras porque han protagonizado muchos comportamientos basados en la subordinacin. Y fjate que no digo sumisin, que es otra cosa. El testimonio, oral o escrito, de cualquier mujer de cierta experiencia te arroja luz sobre su comportamiento personal, sobre los valores que le inculcaron priorizar, etc. Nada de esto la hara creadora de un lenguaje. (69, subrayo) Su perspe ctiva femenina parte de una revalidacin de la accin de la mujer, pero no como un ente solitario. Ella acta en su comunidad y en la historia y toma control de su destino. proceso d e reapropiacin discursiva en la que Morejn enlarges the context and, at the same time, reshapes the tradition of Caribbean protest discourse to embrace the Afro perspective. In this sense... a womanist approach, for Morejn, constitutes Bl ack women controlling their own history and culture. (Howe 156) El concepto se transculturaliza en la seleccin de aquellos elementos que coinciden con la experiencia de la mujer negra cubana y, a su vez, se caribeiza en la consideracin de modelos poti cos anteriores, sin importar su gnero. Las mujeres negra y mulata en la poesa de Nancy Morejn rompen con los esquemas que las caracterizaron en el Negrismo clsico a travs de esta perspectiva femenina. La bailadora de rumba, la mulata arribista y la ex tica mujer nueva se distancian de su quehacer pasivo baile y caminar sensual para convertirse en mujeres de accin y mente propia. Morejn reapropia la voz que se le neg a la figura femenina. El discurso poltico de reconocimiento de la cultura africa na escondido entre

PAGE 125

125 los versos del Negrismo se descubre y revalida en la nueva apreciacin femenina. II. Esta revalidacin comienza en la poesa de Nancy Morejn desde Richard trajo su flauta pero se ve mucho antes en Mutismos Sin embargo, no se proyecta con amplitud ste se encuentra en la tercera parte del poemario Parajes de una poca en la cual se desarrolla una temtica comn de revisin de la historia. Segn Dellita L. Martin presenta en su poemario Sngoro cosongo first generation of Afro 18), lo cual alude a su capacidad de procreacin y fecundidad. como s ensualidad Esta mujer es diferente a otras descritas en el Negrismo, ya que junto a su exotismo se entrelaza el poten se mantiene en la ambivalencia, pues es hija de su singular tiempo y su contexto. Cuando Guilln publica este poemario, las manifestaciones feministas todava estaban

PAGE 126

126 en sus inicios y su impacto no se sentira en el Caribe hasta finales de la dcada de 1960 y 1970, justo para la publicacin de la poesa de Morejn. femenina y casi divina de Guilln e introducirla al ciclo h istrico de la conquista hasta el triunfo de la Revolucin 7 transformar en el paso de la libertad a la esclavitud y se manifiesta en los pocos lengua ancestral./ Me dejaron aqu y aqu he vivido./ ... A cunta epopeya mandinga 8 pero persiste en la reinvencin de una (18) El potencial de una mujer nueva en el poema de Guilln se manifiesta lrica transforma la pasividad de la esclavitud en acciones alrededor de la idea de 7 Sobre esto comenta Martin The deity descends from the throne and the poetic discourse moves from what Brathwaite refers to as the (236) 8 C. RoseGreen William interpreta este distanciamiento de la voz lrica del frica como una desconexin total con sus races. Lee la prx interpretation collides with the view of Brathwaite, for example, who maintains the loss of crucial elements of African culture was not voluntary but imposed by Europeanization and C El distanciamiento que establece Morejn es, sin embargo, uno necesario para lograr la renovacin de la mujer negra en un nuevo contexto. frica continua presente, pero ya no es su lugar de definicin de identidad. El Caribe es su nuevo punto de partida.

PAGE 127

127 20). El tiempo cronolgico pierde su coherencia al igual suspendido en la expectativa de una danza, sino un tiempo hist rico marcado por las space of hundreds of years into moments in history, superimposing moment on moment, thereby reinforcing the generational connectedness of the poetic El final del poema de Guilln contina en la transculturacin lrica que hace n cuando la voz lrica cambia de primera persona a tercera persona. La voz potica seala despus de bajar de la soy : slo hoy tenemos y creamos. nsalza lo que finalmente dueo de cuanto hay en l,/ mirando bien de cerca lo que antes/ no tuve ni poda se desplaza a los poemas ms revolucionarios de Guilln con el fin de darle profundidad y legitimacin histrica a su mujer negra. Tras una historia que la conden al abandono de su cultura, a trabajar en un nuevo suelo y a reconstruirse sola una identida d propia, bajo el discurso patriarcal

PAGE 128

128 Contrario a la interpretacin que ofrecen alg unos crticos, el canto a la Revolucin al final del poema no cancela la individualidad de la mujer negra. Morejn equipara ambos discursos al introducir el nosotros son iguales; la mujer negra y la colec tividad que ha triunfado en la Revolucin es la misma persona que ha luchado. Gracias al esfuerzo de la individualidad e independencia de la mujer finalmente se ha logrado la libertad aorada desde el paso del Atlntico. El cambio pronominal no rompe la hi storia que hasta el momento se ha desarrollado, sino que la contina y concluye con fluidez. Para una P otica del Negrismo Femenino: Primera C aracterstica Nancy Morejn afirma en su potica tres puntos importantes sobre su obra: respeto profundo por lo an terior (la poesa hispnica, la tradicin oral), la creacin como una combinacin de la espontaneidad y la revisin, y su deuda con la poesa de Guilln. A modo de conclusin del anlisis de su poesa, considero que debe aadirse un cuarto punto: una revis in transcultural de la mujer del Negrismo. Morejn rescata la figura femenina de la poesa de Guilln a travs de su perspectiva y condicin de mujer. La saca del marco tradicional del Negrismo, en el cual cumpla la funcin de imagen de lo nacional, la incluye en la historia y la transforma en activista social. Finalmente, internaliza esta nueva propuesta femenina y profundiza su lenguaje creativo en su voz sin perder su objetivo de revalidacin histrica. La mujer de Nancy Morejn puede bailar, gritar, parir, sembrar y hacer revolucin sin dejar de reconocer sus antecedentes africanos y sin dejar de lado sus diversas actividades. Todos los discursos viven en ella. La primera caracterstica del Negrismo femenino que propone la potica de Morejn, entonces es la de revisin constante. Todos los discursos que impactan la

PAGE 129

129 historia, la poltica y las clases sociales se cuestionan constantemente. No hay descanso, aunque se intente imponer una aparente armona poltica. La creacin artstica va a responder a lo s postulados sociales del Negrismo clsico a travs de una conciencia de su herencia temtica y de propuesta poltica. El respeto y la admiracin que siente por Guilln la han motivado a recrear la poesa de ste, y de la misma manera a encontrar su propia voz dentro del canon. Alice Walker coment de la obra Richard Morejn 11) La paz no es tanto con su pas, sino con ella misma y con el entorno que le ha tocado vivir. Su poesa refleja esta seguridad sin limitarse en su representacin. La transculturacin de los elementos que componen esta potica anterior y la transformacin dentro de un contexto contemporneo es el primer paso para instaurar un nuevo movimiento. La importancia de los discursos de la negritud no se describe especficamente, sino que se desplazan de las apariencias exticas y populares hacia un mundo ntimo y lleno de significacin personal. sta p ermite la declaracin y admisin de una identidad negra en las abuelas y la familia que no olvida el paso del Atlntico y el sufrimiento de la esclavitud y es capaz de proyectarse y de cuestionar el contexto del que surge su identidad El Negrismo femenino no necesita de onomatopeyas ni jitanjforas. Su sensualidad est en el esclarecimiento intelectual e histrico de la mujer y en la realizacin de un proyecto revolucionario. El misterio sexual que provocaba la mulata del movimiento n egrista ya no existe. Se sustituye por una relectura activa de parte de la mujer sobre la mujer con el fin de descodificar las idelogas y polticas que se

PAGE 130

130 escondan en la poesa del Negrismo para as, de una vez, regresarle su voz y funcionalidad social.

PAGE 131

131 CHAPTER 4 TRANSCULTURACI"N EXP RESIVA: LA POESA DE NGELA MARA DVILA Y LA PALABRA PRECISA ngela Mara Dvila 9 (1944 2003) entra al ambiente literario puertorriqueo a travs de su participacin en Guajana (1962 1971), revista y g rupo literario que fue crucial en la produccin potica de la dcada del sesenta. Este grupo tena el propsito con la conciencia de un reconocimiento histrico del presente, a la constitucin de su lo poltico, enfoque inspirado por las luchas de derechos civiles en Estados Unidos especialmente el movimiento de liberacin negra y la Revolucin Cubana. En el contexto puertorriqueo, se cuestionaba el desarrollo del Estado Libre Asociado durante la dcada de los cincuenta y se denunciaba la relacin colonial que define esta solucin poltica. Al igual que los movimientos en que se inspira, la joven intelectualidad puertorriquea, que se desarrolla no slo en Guajana sino tambin en Mester (1967) y ms tarde en Ventana (1972) y Zona: Carga y descarga (1972), protesta contra el status quo y se vale de la literatura, especialmente la poesa, como arma poltica. Dvila comenta al respecto: [E] sa pasin por la utilid y la urgencia no solo de la poesa sino tambin del poeta militante; la ambicin de llegar al pueblo, los marcaba. Todo esto naca de la necesid poltica, de la tradici n de imgenes del poeta comprometido y hasta soldado. La irrealizacin del colonizado que nos 9 La poeta public tambin con los nombres ngelamara Dvila y njelamara Dvila; mantengo su nombre de pila oficial: ngela Mara Dvila.

PAGE 132

132 obliga a repetirnos que somos que somos que seremos 10 Igualmente seala y aclara que la pasin poltica no fue la nica motivacin de estos espacio para la denuncia, la discusin poltica y la posibilidad de publicacin y distribucin cultural eran, por lo tanto, las razones principales de trabajo en estas revistas. De esta manera, declara un editorial de Guajana en una de sus primeras public vacilamos en declararlo pblicamente: somos poetas politizados, nuestra poesa es un Este orgullo patritico estaba acompaado por el inters de recrear una cultura en la que se proyectara una visin nacional. La falta de autonoma en las decisiones serias sobre la poltica de Puerto Rico llev a la construccin de un frente intelectual que reclamaba la independencia poltica y la diferencia frente al poder colonizador nor teamericano. El primer paso para este frente fue iniciar una revisin de la literatura puertorriquea. Guajana dedic varios nmeros a la poesa de Pachn Marn (1863 1897), Luis Llorns Torres (1876 1944), Luis Pals Matos (1898 1959), Julia de Burgos (19 14 1953) y Hugo Margenat (1933 1957), entre otros. A travs de estos homenajes literarios, se legitimaban tanto las propuestas poticas de la revista como las sentido h istrico su propia poesa, verse como parte de un proceso cultural, 10 ngela Mara Dvila crea en la ortografa fontica del espaol. Aqu respeto la misma. De ahora en adelante, no se sealarn esos cambios otrogrf icos.

PAGE 133

133 (Gonzlez 11) De la misma forma, la influencia de poetas latinoamericanos, como Vallejo y Neruda, tambin le di o carcter de identidad a la nueva literatura puertorriquea como parte de un todo cultural y literario que mantena un dilogo entre s. El resultado de este frente fue una poesa entre el afn militante y la faena potica. Explica Dvila en una entrevis ta: Hay un grupo que consta de Edwin Reyes, el Topo y yo. Nosotros bien conscientemente nos plantebamos los peligros de restringir la poesa a la hacia la poesa, ya de un modo extremada especie de reaccin hacia esta explicitez evidente y prioritaria del lenguaje potico, porque lo que temamos era que la absoluta explicitez realmente pudiera abolir la fuerza de la palabra potica como arte. (Ortega 175 176, sub rayo) La poesa de ngela Mara Dvila corresponde a este compromiso poltico de Guajana pero de la misma manera conserva su independencia literaria. Tal y como seala en la entrevista con Ortega, su responsabilidad poltica no la limit en su deber creat ivo y lrico. Este balance y cuidado esttico entre tema y tcnica se refleja en su breve produccin literaria. Tres poemarios, Homenaje al ombligo (1960), publicacin conjunta con Jos Mara Lima, Animal fiero y tierno (1977) y La querencia (2006), recoge n su poesa de ms relevancia. Igualmente, varios poemas se renen en publicaciones puertorriqueas y caribeas como Guajana Claridad Hmines Bayon y Casa de las Amricas al igual que en antologas como Antologa de poetas universitarios (1965), Poema rio de la mujer puertorriquea (1976) y La ciudad infinita: Versiones de San Juan (2000). Su quehacer cultural no se limit a la poesa; tambin public ensayos espordicos en las secciones de En Rojo y Relevo del semanario

PAGE 134

134 Claridad adems de difundir su poesa en recitales literarios y musicales a travs de la isla, esto ltimo como parte del compromiso de los poetas de Guajana de hacer de la poesa una experiencia popular. El fundamento clave de la potica de Dvila es, por lo tanto, una declaracin de independencia. sta no solamente se presenta como la defensa del futuro poltico de Puerto Rico, sino tambin dentro de su propio quehacer literario. Contrario a la poeta cubana Nancy Morejn, Dvila no perteneci a la academia oficial del pas. En entrev ista con Vanessa Droz, la poeta comenta: Para ello he tenido razones convencionales y no convencionales. Tengo una pelea particular con la Academia. Sumergirme en procesos como entrar en [el departamento de] Estudios Hipnicos o trabajar de cierta manera implicaba para m que me iban a robar algo que yo no quera ni quiero perder. Nunca me he visto ubicada a m misma en otro lugar que no sea el arte y ello significa que desarrollas unos hbitos, unas costumbres que, a su vez, implican unas relaciones disti ntas con todo lo que te rodea. (10) Dvila se ubica, por lo tanto, en lo que se considerara el margen social, al no tener un empleo comn, de jornal completo, pero est en el centro del poder creativo, al dedicarse completamente al quehacer potico. Concl muchas a consecuencia de esta declaracin de independencia econmica e intelectual. Vivir para la poesa signific centrarse en la creacin sin tener las posibilidades monetarias para publicar. Ejemplo de esto es su publicacin pstuma La querencia con la cual llevaba trabajando desde 1983, y no se public hasta ms de veinte aos despus. La independencia intelectual y social que declar tambin afect el proceso de composicin de su obra. En entrevista con Julio Ortega, seala sobre Animal fiero y

PAGE 135

135 tierno ublicar un libro siempre es algo muy difcil y yo quera desarrollarme, desarrollar mi obra, trabajar sobre el fenmeno potico y crear co sas lo ms pulidas el producto final del poemario que ve como una obra artesanal que circunda alrededor de su cuidada temtica. Las figuras que influyen en su poesa tambin reflejan este deseo de independencia. La poesa de Julia de Burgos y Csar Vallejo, y las canciones de Sylvia Rexach contribuyeron a su desarrollo creativo y, en especial, a su potica. De Burgos y Vallejo crearon una obra en la que cuestionaban la s relaciones sociales convencionales y el status quo. La msica de Sylvia Rexach expona las dificultades de la mujer ante el patriarcado y, a la misma vez, las ventajas creativas de la soledad. La influencia de De Burgos y Rexach en Dvila se percibe en l a defensa constante de la mujer como voz dentro de la historia y del quehacer poltico del pas. En la dedicatoria de Animal fiero y tierno las menciona directamente Adems, le dedica un poema a Julia 25), en el que subraya el juego lingstico y la temtica social que destac al poeta por medio de un a re Si se reconoce la independencia potica y las in fluencias lricas de Dvila, la pregunta central y objetivo de este captulo es: dnde se representa el Negrismo en su poesa? A diferencia de Morejn con relacin a Nicols Guilln, Dvila no menciona

PAGE 136

136 un contacto directo entre su obra y la del negrismo d e Luis Pals Matos, representante principal de este movimiento en Puerto Rico. Su poesa no se relaciona de forma aparente a la fuerza creativa e influyente que tuvo el poeta en las letras puertorriqueas. El contacto est, sin embargo, en el inters y la concepcin que Dvila tiene sobre la historia, en su preocupacin de darle voz a la mujer en la misma y la bsqueda constante de una expresin lingstica que permita ver estas manifestaciones. El objetivo de este captulo es, por lo tanto, demostrar cmo en las propuestas lricas de Dvila el Negrismo influye sin aparecer como una referencia directa en su produccin y cmo la figura de Pals Matos es central en la misma, junto a Burgos, Vallejo, Rexach y otros. A travs de una seleccin y reapropiacin de los conceptos bsicos de la potica de Pals Matos primitivismo, mulatez e importancia del lenguaje y sus consecuencias expresivas Dvila transforma en su poesa el inters por la conciencia histrica, su impacto poltico y la importancia de la mujer de ntro de sta. Para desarrollar esta propuesta, primeramente, har un breve repaso de la potica de Pals Matos y su influencia en el Negrismo y las letras puertorriqueas. Segundo, y a partir de esta primera discusin, me centrar en un anlisis detallado de la poesa de Dvila en la que se demuestra la conexin negrista y la re apropiacin lrica de la poeta como parte de las estrategias del Negrismo femenino Luis Pals Matos y su Tuntn : Proyecto Cultural y Ficcin F undacional Luis Pals Matos public su primer poema de temtica negra en 1917 con el ttulo posiblemente llevaron a la concepcin de este poema Julin del Casal, Rubn Daro, Flaubert, entre otros (95 102) pero

PAGE 137

137 literarias caribea, pues convierte a Pals en el iniciador indiscutible del negrismo en ya que, aparte de ser un trasciende los parmetros modernistas que todava influan durante la primera dcada del siglo XX. No se puede negar, sin embargo, que las imgenes y temtica que forman este poema son el preludio para e l movimiento negrista y, en especial, para toda la poeta. Se mantiene cierto pre ciosismo modernista, pero ya ms cercano a la imaginera caribea, al integrarse el ron y la brea como elementos distintos a los europeos. Adems, se resalta una belleza de mujer diferente a la empleada en la poesa romntica anterior. A la publicacin de (1927), los cuales muestran una forma e imaginera ms cnsonas con la poesa negra que surge en la dcada del veinte. Es en este movimiento en el que Luis Pals Matos, tras una publicacin de cor te modernista y una experimentacin vanguardista propia, el Diepalismo, encuentra su voz y su propsito. Este inters culmina con la publicacin de Tun tn de pasa y grifera en 1937, libro que sienta pauta y revoluciona las letras puertorriqueas. Segn Carmen Vzquez Arce, Pals Matos presenta en el Tun tn un proyecto cultural que confronta el dado por Antonio S. Pedreira en Insularismo (1934). Ambos discursos, el de Pedreira y el de Pals Matos, comparten una inquietud de definicin nacional que distin gue a lo que se conoce como la Generacin del 30 en la historia

PAGE 138

138 literaria de Puerto Rico, pero aplicados a intereses distintos (Vzquez Arce 89 90). Mientras Pedreira mantiene un pesimismo lacnico que aora las relaciones entre Puerto Rico y Espaa relac iones polticas interrumpidas desde 1898 Pals Matos inscribe un discurso potico lleno de optimismo y encauzado a redescubrir y renovar a la isla como parte del Caribe. El mestizaje es parte integral de los argumentos y discursos de los dos autores. Por las dems razas. De esta fusin parte nuestra con fusin. Insularismo el mestizaje es una circunstancia que no aade a la definicin del puert orriqueo, sino que complica su existencia y su identidad como nacin. Segn Pedreira, la voluntad del blanco conflige con la docilidad del negro y esto lleva a que buscand autctonas al pas no permite que se consolide un sentir nacional y un propsito en comn: Para corregir las aportaciones extraas nos falt la base autctona Hemos tenido que formarl en dicha colaboracin no ejerci influjo condicionante el elemento apocamiento, la mansedumbre fiel que da tono a nuestro desar valor de la vida primitiva es ser fontana de una organizacin cultural y civil, nosotros no hemos tenido esa fontana. Todo nos vino hecho y manoseado y as se acostumbr el pueblo al consumo y no a la produccin de valores vitales. (Pedreira 3 3 34, subrayo) Pedreira basa su discusin en las ideas que Oswald Spengler presenta en La decadencia de Occidente (1918; 1922), libro en el que propone volver a las culturas primitivas para renovar la cultura presente. En Insularismo el autor se lamenta de la falta de este valor autctono y primitivo que en pases como Mxico y Per form parte

PAGE 139

139 crucial de su definicin nacional. La fusin esencialmente del blanco y el negro en la cultura puertorriquea no tiene races vlidas para la identidad, si no que ha aplacado el progreso y el movimiento social. Luis Pals Matos, por su parte, se apropia del argumento racial spengleriano que usaba Pedreira, pero se distancia de las lamentaciones que hace ste. En Tun tn de pasa y grifera no hay pesimismo, sino una re invencin de la figura nacional, la cual tiene su raz en la cultura africana. Para Pedreira, los negros estaban determinados por la docilidad y la mansedumbre que les vena de la esclavitud. Para Pals, por el contrario, la cultura africana se transforma en la esclavitud y se enraiza en la resistencia y la sobrevivencia. El paso del Atlntico no hizo olvidarse de los antecesores, sino renovarlos en la nueva situacin impuesta por los colonizadores. impone su ley y su cultura, el negro tolera y se adapta. ms cercanos a las emociones, marcando la diferenc ia frente a la excesiva racionalidad europea occidental. La propuesta de rescate de la cultura africana que hace Pals Matos se presenta en sus ensayos, artculos y entrevistas que da a diferentes publicaciones, pero se consolida en sus poemas. Distinto a l ensayo, la poesa es un gnero que provoca tanto los sentidos como el intelecto, y esto ltimo es esencial para el proyecto cultural que propone Pals. Segn l, la identidad y definicin nacional del puertorriqueo no slo est en su capacidad de compre nderse racionalmente como nacin, sino tambin en cmo esta nacin acta y se recrea en el cuerpo y el performance Comenta Hugo

PAGE 140

140 cuerpo y su balanceo, su sensibilidad y su inteligencia unidas al misterio de esa gracia que brota de todos los caminos de su piel, son la metfora de las islas, sus idiomas, encontrar las imgenes y las expresiones lricas precisas que logren recrear este rescate cultural y una definicin nacional. Pals Matos presenta esta renovacin discursiva en la composicin y seleccin present lectura del conjunto potico seleccionado. Afirma Mercedes Lpez Baralt, de acuerdo a su interpretacin de un artculo de Mayra Santos Febres: La metfora vegetal tronco rama f lor sugiere el movimiento lineal que ha de anuncia la secuencia de sus primeras dos partes: Tronco tratar sob re el frica y el negro; Rama sobre el mulato. La estrofa sptima presenta a las Antillas como sujeto del poemario: precisamente el texto ha de culminar en la tercera parte titulada Flor o la identidad antillana en gestacin, a punto de convertirse en fru [E]l poeta no habla del negro sino de lo negro como elemento clave en la identidad cultural antillana y diferenciador de las culturas dominantes europea y norteamericana Tun 14 15, subrayo) De esta manera, Luis Pals Matos configura en su poemario lo que Doris Sommer foundational fiction ). La definicin de Sommer parte de su lectura de novelas latinoamericanas del siglo XIX, a las que ella llama romances pues stas tienen una temtica amoros a en el que las parejas protagonistas se convierten en alegoras de la nacin. Este proyecto nacional en las novelas surge de una inquietud del criollo por legitimarse. Pals Matos no presenta un romance lrico, pero s basa su discurso en la reinvencin h istrica que Sommer describe y se puede

PAGE 141

141 that would help to establish legitimacy of the emerging nation and by the opportunity to direct that history toward a future id (7) La potica que se inscribe en el Tun tn de pasa y grifera tiene como ideal representar la cultura negra dentro de un espectro histrico que la ha obviado y darle el valor autctono que Pedreira echa de menos. valores que el pueblo puede reconocer en la musicalidad, en el ritmo y en el lenguaje coloquial de influencia africana. Comenta Sommer sobre los romances about their history, about their barely formulated customs, and about ideas and feelings that have been modified by still (9) La poesa de Pals busca reclamar, de acuerdo con esta cita, el espacio de la cultura african a y reintroducirla al lector y al pueblo. Esta propuesta se apoya en la presentacin lrica del primitivismo que le inspira Spengler. El inicio de la historia que busca inscribir Pals est en la celebracin de las caractersticas ms evidentes de la cult ura africana: el baile, el ritmo y las ceremonias religiosas. Puerto Rico, como parte del Caribe, tiene su raz histrica en el tronco antilla,/ en un s que no es de raza,/ en un ten con ten con fusin que postula Ped reira. La fusin es motivo de celebracin, ya que finalmente a travs del reconocimiento de la cultura negra como base de la cultura puertorriquea y

PAGE 142

142 antillana es posible concebir una identidad nacional distinta a la espaola y a la norteamericana. La iden tidad nacional que Pals Matos postula en su poemario no est cerrada, a esta identidad es el movimiento, el constante desplazamiento y bsqueda que alude en la mulata indecisin que se critica en Insularismo sino uno que parte del reconocimiento de la Queda en el lector de su poemario explorar la propuesta que se ofrece en el Tun tn y recrear su futuro, pero uno ya enraizado en el Caribe. realidad histrica que escritores contemporneo s Luis Rafael Snchez, Ana Lydia Vega, Mayra Santos Febres, Noel Luna reconocen y que determina la influencia culminante del Negrismo en las letras puertorriqueas. Sus imgenes sonoras y sensuales permanecen y continan en cuentos, novelas, poemas y has ta ensayos hoy da. ngela Mara Dvila es tambin heredera de esta influencia lrica, tanto de manera indirecta al inicio de su obra como ms directa al final de la misma. Desde la P La inquietud negrista de ngela Mara Dvila se manifiesta de forma directa y plena en diferentes artculos y ensayos. En ellos, se identifica a veces como gra, poeta autorreconocimiento racial, poltico y literario, Dvila se define como persona y como creadora. Esta preocupacin racial y social se extiende a los temas y la potica que

PAGE 143

143 trata y construye; volvern a ver luz en su ltima publicacin, La querencia la propuesta mulata que Pals Matos defini en la tercera parte de su poemario, y que durante la dcada del sesenta retom un particular inters entre la intelectualidad puertorriquea gracias al movimiento de defensa de los derechos civiles en Estados Un idos. El artculo comienza con la cita de un autor no identificado por Dvila Llegar el da, la poca, el mundo, la v ida en su pliegue ms ntimo; en que decir negros; ella tambin rescata al indgena y seala la heterogeneidad espaola por igual: 8) El discurso del mestizaje en Dvila es, ms que un discurso meramente racial, explcitamente de resistencia. Este discurso parte de la configuracin nacional mestiza que instaur Ricardo Alegra por su labor como director del Instituto de Cultura Puerto rriquea. Esta institucin se fund en el ao 1955 a partir de una legislacin aprobada por el recin inaugurado Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Las condiciones de los archivos histricos en la isla eran deprimentes, por lo que el gobernador Luis Mu oz Marn

PAGE 144

144 (Alegra 7). Tras una claudicacin poltica de dependencia econmica con los Estad os Unidos, el gobernador y sus seguidores promovieron una independencia cultural que lograra recrear finalmente una identidad puertorriquea. Es as como el Instituto de Cultura abri sus puertas y defini la cultura nacional como el producto de la integ racin que en el curso de cuatro siglos y medio haba tenido lugar en Puerto Rico entre las respectivas culturas de los indios tanos que poblaban la Isla para la poca del Descubrimiento, de los espaoles que la conquistaron y colonizaron y de los negros africanos que ya desde las primeras dcadas del siglo XVI comenzaron a incorporarse a nuestra poblacin. (Alegra 9) Se establece de esta manera la idea de las tres razas como emblema de la nacionalidad puertorriquea y que todava tiene repercusiones en e l discurso poltico y social de la isla. La misma se concretiza en el sello del Instituto de Cultura, diseado por Lorenzo Homar, y en el que se retrata el perfil del mestizaje: el espaol, el indgena y el negro. ngela Mara Dvila defiende esta misma id ea, pero no de forma pasiva. Las tres razas estn, para ella, en constante redefinicin histrica y dependientes del ojo del lector y de su contexto en el momento de definirlas. Pedreira nostlgicamente presentaba un puertorriqueo dcil y paralizado ante la complejidad de su historia; Pals es ms optimista y reinscribe una historia que pareca no tener un origen ni proyeccin de futuro; ngela Mara Dvila cierra esta afirmacin de identidad en la obra de Pals y la extiende a la lucha de clase, a la luch a social que va ms all de las razas. La resistencia, por lo tanto, es lo que une a las tres razas que componen la identidad mestiza puertorriquea. Es as como seala: Tambin la solidarid violenta los colores, porque aqu, desde el principio del mesti zaje se dio entre pobres oprimidos por necesid, por amor, porque s. De ah venimos. La realidad no es una. El camino de afirmacin hacia la libert es un nosotros doloroso y confuso; vital. (Dvila 18, subrayo)

PAGE 145

145 La experiencia colectiva de la historia es necesaria, pero surge desde la identificacin de lo particular y la heterogeneidad. Sin embargo, y como apunta ms adelante, esta heterogeneidad tiene que tratarse con cautela, pues puede caer en definiciones que aluden a una lectura simplista de la misma: Ahora nos enfrentamos a otra trampa. Lo negro est de moda. Vale preguntar: qu diferencia hay entre la conciencia racial punzante y crtica de Isabelo Zenn y el negrismo de moda? UNA. El dolor y la rabia smo ancestral que disfraza usurpando la voz que nos pertenece gracias al poder que le Al igual que Antonio Cornejo Polar, Dvila advierte de l peligro del uso constante del mestizaje como discurso: al reconocerlo como parte del discurso nacional pierde su enfoque heterogneo y se torna en discurso homogneo y definitorio de los sistemas de poder. Lecturas de raza como las de Isabelo Zenn en Na rciso descubre su trasero (1974) aportaron a la discusin racial en Puerto Rico y confrontaron las convenciones que definan la nacin. Sin embargo, Dvila critica la exclusividad del dolor del negro, lo cual no considera real, sino que se manifiesta en to dos los colores de piel. Es aqu donde Dvila manifiesta l negrismo de moda es una manipulacin racista de la ideoloja imperialista. egro/blanco en Puerto Rico es montones de maneras de describir a las personas: Negro, blanco, indio, aindiado, colorao, coloroausco, jincho, blanco, lech e, blanco blanq usimo, trigueo 19). Las consideraciones raciales en Puerto Rico son, por lo tanto, muy distinta a las que se

PAGE 146

146 hacen en Estados Unidos. Poner lo negro de moda es negar el mestizaje, y ste es parte esencial del ser puertorriqueo. la clase que jenera toda esa porquer que define Dvila es uno que ya tiene bien establecido la naturalidad del mestizaje como parte del discurso de nacin, en el cual se incluye tambin al indgena, a pesar de su poca presencia en la historia d e Puerto Rico, y en el que la distincin racial va ms de la mano con las clases sociales. La heterogeneidad no queda relegada a un discurso homogneo del mestizaje, sino que se mantiene en resistencia y diferencia en las manifestaciones culturales de la i Junto a este art culo se publican seis poemas relacionados a la temtica negrista es los primeros dos pasan a ser parte de su poemario pstumo La querencia Los analizo aqu y en la seccin sobre el poemario ltimo para mostrar una coherencia de reapropiacin y transculturacin potica que hace Dvila del Negrismo.

PAGE 147

147 el espejo y reflexiona sobre las convenciones sociales que debe seguir. Dvila reapropia esta metfora, pero su ref lexin no es la mujer sumisa ante el hombre, sino la mujer negra ante las categorizaciones que sobre ella hace la sociedad: mi enemiga ms ntima se esconde detrs de una costra en la esquina entrema derecha de mi espejo quiso tragarme. Estirando seud podos rea: querr quererte nunca. Eres un poquito de mierda En tu pantano cien por treinticinco. tu historia es un chispito as. Tu casta est abolida. cimarrona? ¡ja! ser violada y muerta para escarmiento d e tus abuelas. (18, subrayo) La imagen del espejo la insulta y le recuerda el lugar inferior que se le confiere a la mujer puertorriquea negra, adems lo poco de historia que se conoce de Puerto Rico y de las confrontaciones hacia la autoridad blanca que hicieron los cimarrones. Esta imagen remite a los planteamientos que hacen Sandra Gilbert y Susan Gubar en Madwoman in the Attic (1979). Estas autoras describen cmo la mujer monstruo se crea en la literatura del siglo XIX a travs del uso perverso de los instrumentos de belleza, como el espejo y los zapatos. As se presenta a la madrastra de Blancanieves,

PAGE 148

148 la Reina, como una bruja que tiene en el espejo el discurso patriarcal que le reafirma su hermosura y control del reino (15). La mujer escritora disecta este espejo, lo quiebra y (1 voz potica de Dvila responde a estas injurias (18) 11 Esta expresin la distancia de las implicaciones de dominacin que revela el poema, y abre una nota de escepticismo que le permite recrearse en una nueva imagen. Tras este verso, e l poema se quiebra y la voz potica describe el proceso de chiquiquechequi/ cant bajito en clave de tambores de polvo con sangre an uso de todo aquel lo que se define como femenino e instrumento de belleza para matar o desafiar la voz patriarcal (Gilbert & Gubar40 41). En el caso de Dvila, se desafa la voz de la autoridad que niega el mestizaje y sus antepasados femeninos. Ms que la que pide de Burgos en su poema, metfora de conocimiento y que aluden a un mestizaje cultural de resistencia y que lograr romper la imagen opresiva del espejo. 11 Este verso alude a un poema de Luis Llorns Torres, en el que la voz lrica presenta cmo el jbaro se atajaron en el parque/ querindole co

PAGE 149

149 s de cada pote de Afro belleza pero ste ya no es de exclusividad femenina. Este frasco puede usarse por cualquier gnero para estilizar el cabello, ya sea al alizarlo o enfatizar los rizos. El objetivo del poema no es subrayar los esteretipos de belleza, sino exponer la diferencia que el movimiento de liberacin negra en Estados Unidos propone, pero en perspectiva de la situacin puertorriquea y el conflicto opresor/oprimido que significa seguir los pasos d e un movimiento extranjero: Detrs de cada pote de afro shn brilla la sangre derramada. encubierto bajo el treidmark de posners huele y humea el carimbo candente que trueca lgrimas por rabia inadvertidos toques de ltigo. desde las ren dijas de los engranajes de las mquinas (19, subrayo) negro estadounidense dentro de una concepcin social de be lleza, por otro lo mantiene oprimido en un ambiente en el que el mercadeo defiende los intereses de los sistemas de poder y torna homogneo lo que debe ser diferente. Adems, la autora denuncia la calidad de trabajo en fbricas y manufactureras en las que el pobre, al igual que el negro en el siglo XVI, est esclavizado.

PAGE 150

150 mestizo sobre la realidad pue rtorriquea y su resistencia, aunque de apreciacin ms principio mismo. Los tanos y los negros haban conocidos juntos el sabor de la conspiracin. Los blancos pobres que llegaron tambin lo conocieron. A pesar de todo; de un modo transparente u oscuro, se sinti en las vsceras y se supo el nombre del tambin pueden juntar a los negros con los hace ms peligroso en un discurso que busca unidad. El mestizaje semiarmnico que propone Pals Matos en su poemario se transforma en la seleccin e integracin temtica distinta que recrea ngela Mara Dvila a travs de sus ensayos y los poemas que publica junto a ellos. La afirmacin nacionalista y racial se manifiesta en los trminos que usa en su firma l o que va a tono con la potica palesiana. La resistencia que muestra, sin embargo, le aade al discurso del mestizaje una tonalidad que tambin lleva a una lectura transcultural y de apreciacin de la historia. Pals funda la identidad desde el primitivism o y el reconocimiento de lo africano. Dvila, por su parte, funda la identidad en una historia contempornea que ya reconoce el mestizaje como algo positivo, pero que necesita volver a sus orgenes para renovarse, para aclarar los puntos de resistencia que la colonizacin borr.

PAGE 151

151 Animal Fiero y Tierno: Primitivismo, Historia y T ransculturacin Si hay algo que conecta con claridad la potica de Dvila con la poesa negrista de Pals Matos es su inters por la historia, en especial la individual, y su inters por la que regresa a los orgenes. Esto se evidencia en el poemario Animal fiero y tierno (1977). Esta conexin no es fcil de establecer tras una primera lectura. La influencia de Pals Matos es profunda en los escritores posteriores, quienes ya no necesi tan reclamar la herencia africana per se; se acepta como parte de la nacin. Las caractersticas palesianas que se manifiestan atraviesan una transculturacin, en cuanto parten de un contexto social e histrico especfico y se usan como base instrumental p ara recrear una renovacin cultural. Este quehacer histrico comienza en la poesa de Dvila con una serie de paratextos 12 que introducen la composicin del poemario, el cual se divide en cuatro discurso que trascienden y problematizan cualesquiera de las propuestas estticas que esentacin del Tun tn ngela Mara Dvila construye conscientemente en esta introduccin una temtica potica que permitir la entrada y desciframiento del texto. La publicacin de Animal fiero y tierno en 1977 fue artesanal y de muy poca distribucin. Desde la portada la poeta comienza a dar las claves de lectura del poemario. En la edicin de 1981, se mantiene esta propuesta artstica. En contraste a 12 Un paratexto es, en el contexto de este trabajo, aquel escrito que forma parte de la obra lrica, pero que no est dentro de las composiciones principales. Sin embargo, introducen y ayudan a entender las propuestas temticas del autor.

PAGE 152

152 la portada amarilla que da el ttulo del poemario hay un pequeo hueco que deja ver una figura en espir al, aparentemente un caracol. Al pasar la portada, la primera pgina, en azul, revela un caracol que tiene ramas que se extienden de su centro. El primer 13 Esta imagen introduce una repres entacin de omniscencia y divinidad, adems de claridad. Este sol que tiene la ca pacidad de ver ms all del horizonte y en la noche. De esta mirada punzante pasin/ por la p La primera clave de la potica que se establece en este poema prtico como el es la conciencia de la palabra, la bsqueda de comprensin y la necesidad de explicarse a travs de la pgina. Sobre esto comenta Ivette Lpez: 13 Estos primeros versos del poemario se encuentran en las pginas que componen la portada del libro. Por esta razn, no tienen todava un nmero de pgina especfico. El que aqu uso es mi propio orden.

PAGE 153

153 una mirada minuciosa sobre la realidad; la pasin por la palabra est marcada por la pasin por comprender El contexto de luminosidad que se es una designacin de trascendencia sino que es la claridad con que se va desmenuzando la realidad, la de las palabras mismas del texto. (399 400, subrayo) Esta realidad de las palabras se manifiesta en una segunda clave discursiva: las paradojas y las an embargo, sosti Tras estas claves de lectura que da el poema prtico, el lector pasa entonces a la poemas posteriores y que ya he citado en el anl me gritan por la calle sobrenombres. subrayo) Esa persistencia de insultos de parte de un alguien externo al yo potico, se subvierte en el ttulo de este breve poema: la voz po que busca entre las bestias/ la fuente de su estirpe del primitivismo, esa reconstruccin histrica que formula Pals Matos en la identificacin de lo africano como base cultural, al entrar en un quehacer histrico como animal terrcola, hembra,/ americana, antillana, boricua,/ para SIEMPRE. desplaza al abismo, la dedicatoria enumera de lo general a lo

PAGE 154

154 particular estableciendo cules son los orgenes que se estn buscando y de qu manera se debe comenzar la bsqueda. el dilogo que sostiene la poeta c on textos que indagan sobre la esencia del ser, de la concupisencia del misterio, esa tendencia a la poesa mstica u rfica, primitibismo 14 (12, subrayo) La poeta se reapropia del primitivismo palesiano del Tun tn de pasa y grifera pero deja de la do el nfasis en la naturaleza africana, pues la misma ya es parte de la identidad nacional puertorriquea. Gonzlez comenta en su resea sobre Animal fiero y tierno que estas regiones pueden corresponder a los cuatro puntos cardinales, lo cual puede correlacionarse con la imagen de la mirada panormica (12). Es mi parecer, sin embargo, que cada regin representa un movimiento que, tal y como se propone en el poema prtico, parte de una mirada amplia y se va acercando a la raz poco a poco. Cada subttulo de regin inscribe 14 El au tor prefiere el uso de la escritura fontica del espaol y aqu respeto la misma. Fue l quien sirvi de modelo a ngela Mara Dvila en el uso de este tipo de escritura.

PAGE 155

155 externaliza nue vamente la mirada, pero desde una renovada perspectiva personal. De esta misma forma, el tratamiento potico que se da en cada regin coincide con este movimiento temtico. La primera regin es, por lo tanto, la que instaura una relectura de la historia a con en el aire, donde es posible distinguir y determinar las fallas histricas. La regin comienza con ercana/ y las palabras con el pasado. Sin embargo, esto no detiene a la voz al intentar su reinscripcin histrica. En vez de iniciar con una afirmacin, entonces, la poe ta dict aquel signo enanito y potente?/ llam llamando hacia qu labio primognito?/ declaraciones pues son las primeras las que dan la posibilidad de deconstruir los La voz potica comienza, entonces, la bsqueda. Los versos de este poema pueden llegar a ser un tanto c rpticos. Sin embargo, resaltan varios smbolos que duende jueyero,/ uno con un ojazo como de luna turbia,/ el que descifra y dice los cangrejos oscuros/ su historia amo potica desplaza su mirada a la del juey 15 La imagen de este animal como descifrador de la historia es interesante, pues el juey siempre camina de lado. La voz potica alude 15 En el dialecto puertorriqueo, un juey es un cangrejo de agua dulce.

PAGE 156

156 que la historia se mueve, por lo tant o, de una manera nica y este es el trnsito que hay que ver cmo canta la huella ,/ y en qu olvido/ y con qu estrella opaca se rasca la memoria / hay que anotar al calce de todos los opone hacer, por lo tanto, una relectura de la historia. representa la historia a travs de s An angel is depicted there who looks as though he were about to distance look just so. His face is turned towards the past. Where we see the appearance of a chain of events, he sees one single catastrophe, which unceasingly piles rubble on top of rubble and hurls it before his feet. ( http://www.m arxists.org/reference/archive/benjamin/1940/history.htm ) La tragedia de la que el ngel de la historia se distancia, sin embargo, se aclara al sealar Benjamin ms adelante: The historical materialist cannot do without the concept of a present which is not a transition, in which time originates and has come to a standstill. For this concept defines precisely the present in which he writes history for his materialist, an experie nce with it, which stands alone. He leaves it to others historicism. He remains master of his powers: man enough, to explode the continuum of history (subrayo) Esta es la posici n que toma Dvila de la historia en su poesa: detenerse y retomarla o vista del cual se va escribiendo. As, a travs de una revisin, convoca a recordar y

PAGE 157

157 Desde este primer poema, la poeta sugiere hacer, entonces, un repaso de la historia y de las expresiones lingsticas que se emplean para escribirla. Mientras que Pals Matos hace e sto a partir de la cultura africana, Dvila lo lleva a cabo desde un cuestionamiento personal que se dramatiza en el segundo poema de esta regin. La nunciando el origen en la naturaleza africana, aqu toma la de sus terribles oes en el aire / de su ere rasgando la nieve rara del silencio :/ ahogado,/ un grito presintindol nfasis que pone en las sensaciones y en la naturaleza que rodea al sujeto potico contina la temtica primitivista que se ha planteado de la historia. Los bailes y cantos del candomb en Pa ls se hacen parte de lo corporal en la poesa de Dvila, lo que le da a la voz potica la facultad para entender, aunque no revelarse completamente: sombra del asombro gestando,/ gestionando,/ antes que el dolor versos es posible notar el nfasis que se hace en la fisicalidad del cuerpo. Describe ese momento antes de la manifestacin oral, del habla, y la dificultad que puede traer esta expresin. A travs de la intimidad del cuerpo comienza a gestarse una nueva historia que finalmente se reescribir en la expresin de la palabra que tan laboriosamente se le plantea a la voz potica. El origen de esta nueva historia est en el reconocimiento de lo particular, y cmo ste impacta a lo general. Tras cuestionar la historia anterior y manifestarla, la voz

PAGE 158

158 potica se aproxima a la re escritura por medio de la anttesis, pues en la falta de definicin, al igual que con preguntas, es posible llegar a un mayor entendimiento: (14) A su vez, se regresa a la mirada panormica para dar cuenta de u na historia que ue alude este verso intenta descartar nuevamente la particularidad y le pide a la voz potica que tome en qu importa tu tristeza,/ tu soledades/ mira hacia atrs, y mira a todas l sujeto potico se La voz potica desafa el desinters que muestra la mirada ajena al reconocer lo mirndome las uas/ y rebuscando est a pequea historia/ por dentro de mis ojos diminutos/ descubro la partcula gigante/ donde habito. sabe que su canto va a dejar una huella, una marca en la historia, y no le importa si es reconocida o no. Lo importante es que finalmente ha hallado el origen de su historia en un balance entre la palabra escrita y la oral, en conclusin, la palabra potica. A travs de ella, por lo tanto, define su particularidad y, por ende, puede descubrir, definir y reescribir la historia gene ral.

PAGE 159

159 Luis Pals Matos encontr la posibilidad de una renovacin lrica en la manifestacin sonora de la danza negra, de la cultura africana, y, con el fin de demostrar su validez, la legitim en las imgenes del primitivismo. ngela Mara Dvila manifiest a en su reapropiacin de este primitivismo caracterstico del negrismo una historia que tiene sus orgenes en un nuevo reconocimiento: el descubrimiento de la historia personal. La poesa, para ella, al igual que en el caso de Pals, es el modo en que mejo r puede expresarse este movimiento ntimo. Las postulaciones de esta primera regin potica de Animal fiero y tierno continan en las restantes. En la primeras dos regione reprimido la exteriorizacin de la propia historia y convoca a la lucha especficamente en la dedicato de la humanidad que define a la voz potica en una demostracin de inmersin en lo general como parte de la r eescritura histrica: Cuando se ponen juntas todas las pocas cosas que se saben yo s que somos animales que detestamos apasionadamente la soledad,

PAGE 160

160 que para construirnos tenemos que juntarnos y que tenemos manos que transforman los rboles, las frutas, los otros animales, las montaas, el agua, un cerebro que acua la historia milenaria ha intentado inscribir su versin de l origen de la historia, concluye tal y como comenz el poemario: con una pregunta: Ser la rosa? ser el trmite De la sombra debajo de los ptalos? ser la rosa Con su gota de siempre en la maana, O ser que una lgrima se encarga De refrescar la s flores ilusorias, Ser que uno no entiende Que deshojarse a diario No impide echar races Sern esos hoyitos de que hablbamos Ser la tierra oliendo La garra, o el meique, o el hueco de la mano

PAGE 161

161 El destello total, el agua fuego, Este montn de cosa s, todo esto. (57; 59, subrayo) La pregunta que se hace, sin embargo, busca entender la historia que desde el mismo origen se ha ido desarrollando a travs del poemario. La rosa, antiqusima metfora de belleza, se transforma en este poema en metfora de b squeda al cuestionarle la voz Pals se manifiesta en los ptalos de la rosa de Dvila, entre los cuales se busca una raz, el centro de todo. Al igual que la movilidad del lector tiene que determinar hacia dnde se va a dirigir, desde qu regin va a partir para definirse. Este efecto se dramatiza en el e plogo de Animal fiero y tierno manifestacin de la voz potica, pero que desp us del viaje es posible reinterpretar y hasta reencontrar un nuevo camino a los orgenes. El primitivismo que en el Negrismo se us para revalidar la historia y la cultura africana queda totalmente renovado en la potica de ngela Mara Dvila. La selecci n referencia a una cultura africana especfica no es necesaria, pues es posible leerla e n las sugerencias de la bsqueda de un origen y sus manifestaciones en la naturaleza y el cuerpo que inscribe la voz potica. Es el movimiento hacia una propuesta clara de reinscripcin nacional lo que refleja el influjo negrista y su permanencia en este p oemario a travs de las diferentes regiones que lo construyen. Dvila deconstruye la

PAGE 162

162 historia oficial, la historia general, en la presentacin de una voz histrica particular. Reinscribe y transforma, as, la premisa primitivista palesiana. Sin embargo, en la ltima publicacin de Dvila es donde esta influencia se manifiesta ms directamente y presenta los orgenes hispnicos, indgenas y negros, resaltando la imagen de Fil Mel. La Querencia: En Honor a los A ncestros y a Fil Mel La querencia se publica pstumamente en el 2006. Sin embargo, ngela Mara Dvila discute el poemario desde 1983 cuando lo comenta en entrevista con Vanessa Droz: Mi intencin deliberada es desarrollar todo un mundo potico en torno a unos centros: el amado, la ausencia del ama do, el erotismo, la relacin hombre mujer en s misma inventando o descubriendo o redescubriendo la relacin amorosa. Voy al aclara ngela porque al enfrentarme a la relacin amoro sa, no al amor, me tengo que plantear mi propia imagen de mujer, plantearme qu tipo de mujer soy qu conflictos, conceptos, sentimientos, est conformando la relacin. De hecho, hay un rengln que se llama, provisionalmente, la pelea con el espejo. (13) Por lo tanto, estas reflexiones poticas se desarrollan a lo largo de casi veinte aos, logrndose finalmente una produccin cuidadosa y pensada en su estructracin y composicin, igual que Animal fiero y tierno Los poemas de La querencia giran en torno a los centros que menciona Dvila, pero toma como punto de partida reflexiones poticas anteriores. El impacto de msticos como Santa Teresa de vila y San Juan de la Cruz se manifiesta entre las lneas de esta poesa que busca a un amado y su significado. La ambivalencia femenina, la posicin de la mujer frente a su imagen y a su verdadera identidad se vuelve a buscar en la influencia de Julia de Burgos y Sylvia Rexach. Fil Mel, la musa de la ltima poesa de Luis Pals Matos, tambin tiene un

PAGE 163

163 rol central en estas reflexiones. La transculturacin negrista se completa en el uso de esta figura dentro del ambiente temtico del poemario. I. Antes de entrar de lleno en el anlisis potico de La querencia es necesario describir brevemente la importancia de Fil Mel en la poesa palesiana. Luis Pals Matos introduce esta figura en su ltima produccin, especficamente en dos poemas: de Fil diferencia lingstica entre ellos y los del T un tn sino el acercamiento temtico al que recurre Pals en sus ltimas publicaciones. El poeta se distancia un poco de la inquietud antillana y se sumerge en el cuestionamiento de la palabra, en la teorizacin abstracta de la lengua, de su muerte y su v ida en la misma poesa. Fil Mel es la representacin de estas reflexiones, al igual que la manifestacin de su inefabilidad, al presentarla como asesina. Tal como Tembandumba de la Quimbamba era la nueva belleza antillana encarnada en las calles de las i slas, Mulata Antilla era la abstraccin de estas islas hechas cuerpos y frutos en el reflejo de la mujer nacin, Fil Mel trasciende esta imagen y es esa musa que inspira al poeta no tanto por su apariencia fsica, sino ms por cmo no se puede apropiar. De cierta manera, Pals Matos recrea una evolucin de la figura femenina dentro de su potica en la que sta se va haciendo ms inaprensible e indefinida. La fuerza carnal de Tembandumba se consume en el andar potico de la Mulata Antilla y se abstrae e id ealiza en Fil Mel.

PAGE 164

164 Fil Mel. La fluida cabeller a fronda crece, de abejas enjambrada; el tronco desnudez cristalizada es desnudez en luz tan desnudada que al mirarlo se mira la mirada. (12) La descripcin del cuerpo de Fil Mel mantiene, a pesar de su transparencia, una relacin antillana distinguibl e que subraya Mercedes Lpez Baralt: proponen una prodigiosa metfora para el dorado cabello crespo de Fil dorado Julio Marzn tambin seala est a continuidad temtica en Pals Matos. A pesar que los poemas no cuentan con el ritmo ni las alusiones directas a lo africano, la imaginera en la que se apoya para describir a Fil i Mel y su inefabilidad mantiene su defensa de la mulatez como parte indis pensable de la antillanidad (185 186). Aunque Fil Mel parece estar construida a partir de la abstraccin, todava posee una prolongacin fsica heredada de las figuras femeninas anteriores. Cabe destacar, as, el juego entre autorreferencialidad y refer encialidad que Pals Matos recrea. Fil Mel, como figura autorreferencial y metalingstica, surge de la biografa del poeta. Asevera Lpez digamos, de una vez, que se trata de un amor c

PAGE 165

165 Este dato intensifica la polisemia de esta poesa de Pals Matos, pues Fil Mel no deja de ser inaprensible. Como una aventura amor osa, ella slo est fsicamente por poco tiempo. Se le escapa a la voz potica y no le es posible retenerla. Es una figura que provoca la reflexin autorreferencial y concluye la transformacin de la mulata de la calle en mito. Es importante tener en cuen ta la discusin de esta secuencia de figuras femeninas Tembandumba de la Quimbamba, Mulata Antilla y Fil Mel dentro de la discusin y anlisis de los poemas en La querencia ya que ngela Mara Dvila, como le comenta a Droz, hace una reflexin potica de la posicin de la mujer en la relacin amorosa. Pals presenta en su poesa la creacin de una figura femenina mtica representativa de las islas, pero sin voz. Sin embargo, Dvila se reapropia de esta figura y le otorga voz, lo que motiva la redaccin del poemario. La transformacin que realiza Dvila de la figura de Fil Mel es una que confronta y transforma a la que del siglo XIX. A spiritual Messenger, an interpreter of mysteries to wondering and devoted man, the Ewig Weiblicheangel (Angel of Death) (Gilbert & Gubar 24). Esta caracterstica mstica y asesina de Fil Mel se relaciona a la estructuracin mtica que propone Lpez Baralt en su libro Orfeo mulato (2009), y la cual tambin explica su inaprensabilidad debido a su constante transformacin: La transformacin en el sentido ovidiano es una constante en la c onstruccin de la herona palesiana, y precisamente lo que le da estatura mtica, de arquetipo. Pues desde las Metamorfosis de Ovidio hasta las Mitolgicas de Lvi Strauss, es evidente que la clave del mito est en el

PAGE 166

166 cambio incesante. Pals es consciente de que sta es la verdadera esencia de la inaprensible Fil Mel, como se desprende de los versos Yo te mat, Fil Mel: tan leve tu esencia, tan area tu pisada, que apenas ibas nube ya eras nieve, apenas ibas nieve ya eras nada. (45) De la misma forma, la fuga de esta mujer llega a su punto culminante en los ltimos su aspecto mitolgico, y devolverlo a una realidad corprea definitiva. Fil Mel regresa a ser Tembandumba en la poesa de Dvila; se abandona a la musa inaprensible y, en viaje inverso, se reconquista en el cuerpo. II. Este viaje comienza en la estructur acin del poemario. Al igual que Animal fiero y tierno La querencia comienza con textos que establecen el tema del que partirn todos los poemas. Un poema epgrafe identifica el lugar omnisiciente del amor, tema central: enumeracin de preposiciones distingue la profusin de posibilidades, la falta de dedica el poemario tanto a mujeres como a que furamos sumisas y bocabajo/ o desalmados hijos de puta;/ furiosamente por los gnero que se rompe al entrar a la primera part

PAGE 167

167 voz dominante y reflexiona sobre su lugar y la funcionalidad que puede tener el hombre en s mismo. Esta voz femenina se hac e ms potente en las secciones en que se divide La querencia Reapropiando el texto de Las Moradas de Santa Teresa, Dvila organiza el bitaciones que tan detalladamente describe Santa Teresa, las moradas que el alma debe seguir para encontrar su lugar ms puro, en Dvila se bifurcan en el laberinto y en el movimiento circular: umbral/ limen. Mientras la imagen central de Las moradas de Sa nta Teresa es un castillo esfrico de diamantes en el que en su centro est Dios (Mujica 742) 16 Dvila representa su estructura en un laberinto. El centro del mismo es cambiante: a veces es el amado, y, otras, la misma voz potica. Las moradas que la mujer debe seguir en su bsqueda de identidad y funcionalidad en las interrelaciones amorosas consigo y con el otro no llegan a un fin preciso; la clave de la identidad est en darse cuenta del constante cambio y de la imprecisin de las palabras que intentan d escribirlo. Es dentro de este contexto en el que Dvila reinscribe a Fil Mel y la devuelve a su origen corpreo. Antes de representar a Fil Mel, Dvila identifica la voz femenina con otra figura: e la autora ya que es la establece la tensin amor/odio, valenta/ miedo, placer/ dolor que hay entre un hombre 16 Brbara Muj movement of the soul in much of her writing. The central image of Las moradas is the spherical diamond castle comprising seven mansions, or dwelling spaces, through which the soul travels inward to find God, who inhabits the center. In Las moradas Teresa compares the soul with a sea urchin or a turtle, animals

PAGE 168

168 los deseos de estar con l, pero a la vez expresa el miedo al rechazo. Este sentimiento no se sentira tantas veces el miedo a que se escape un montn de vida, no se escapara tanto. Quisiera que por lo menos se hubiera escrito tambin lo necesario para que furamos ineludibles; entonces yo saldra corriendo para abrazarte sin preguntas ni re monstro del despego y necesitndonos como nunca; ms quel primer da, sellamos ormacin. III. biolgica que marca el inicio de la nia para hacerse mujer. En una segunda alusin a Las moradas Dvila define las fronteras sensuales para comenzar la transfo rmacin. Explica Mujica: Teresa [de vila] describes the physical senses as the handmaidens of the intellect because they convey information to the mind, which the understanding then interprets. In Las moradas the senses are servants who inhabit the first mansion, which is sorrounded by serpents and insects that is, by the vanities and temptations of the material world. Because external stimuli engage the senses, the soul can make no progress until these lackeys are put to sleep. Then the soul withdraws i 743) Dvila recrea esta misma purgacin de estmulos externos al enfrentarse, nuevamente, al espejo. De esta manera, intenta desarmar el discurso patriarcal y social que limitan la definicin de la voz potica.

PAGE 169

169 La primera morada comienza transforma de ser determinante y mensajero de las convenciones sociales y ambivalente, el espejo ser el revelador de otro mundo, como en Alicia en el Pas de las Maravillas funcin no defiende el status quo patriarcal, sino que lo descarta 17 Es aqu donde, de bio del adjetivo esconde detrs de una costra/ en la esquina extrema derecha/ del espej mi me nos extiende y manifiesta el sentir de todas las mujeres. Esta nueva versin mantiene la reaccin de la voz potica a los insultos y su invocadas (33 34) En la primera 17 Gilbert y Gubar describen esta relacin del espejo con el discurso patriar cal en su anlisis del cuento actually appears in this story at all, a fact that emphasizes the almos stifling intensity with which the tale concentrates on the co nflict in the mirror between mother and daughter, woman and woman, self and self. At the same time though, there is clearly at least one way in which the King is present. His, surely, is the voice of the looking glass, the patriarchal voice of judgement and every (37 38)

PAGE 170

170 que implica el rechazo a lo que se escucha, intencionalmente las invoca y las introduce sino las abuel son las que poseen el poder del conjuro en este caso, las que tienen la raz mestiza; el materiales en mi fin de fijar la influencia de las antecesoras y su poder en el desarrollo de la identidad femenina y mestiza en general, la que finalmente puede identificar y destruir a la enemiga del espejo. Cimentada la fuerza de su voz y distanciada de la ambivalencia e inseguridad del confronta a la figura femenina del Negrismo y la deconstruye en una nueva voz. Comple mento rtmico de su nombre y de su voz femenina, Ail es el objeto del deseo de Aela. ste toma diferentes formas en el trayecto potico de esta morada. As rte la mirada patriarcal que siempre ha definido a la mujer al presentarse como la que mira, al poseer el poder de la perspectiva en la descripcin del sujeto que se desea. La mulata es quien observa y desea, no es la observada y deseada del Negrismo. Un e

PAGE 171

171 cribir cada parte del cuerpo que se ama y goza se interrumpe, sin embargo, con el comienzo del fin del voz potica al tono desesperante y de desilusin de los primeros poemas. La en emiga ntima quiebra la expresin convincente que se ha construido, y vuelve a asomarse al espejo y junto a ella la indeterminacin e inseguridad. IV. En este punto de las moradas del laberinto, se revela la enemiga, Fil Mel, entre las lneas y el lengua je manifiesto o no de subsiguientes poemas. La bsqueda de una voz y una identidad femenina real y concreta se ve amenazada por la semi abstraccin de la figura palesiana; Aela est amenazada por Fil identifican a Fil vez de Aela. Al hace rlo, se abandona el alter ego y la voz potica parece identificarse con la poeta misma. Las dos figuras femeninas se convierten en figuras antagnicas en la relacin amorosa con un amado aludido. El amado, al igual que los puntos suspensivos que

PAGE 172

172 anuncian la llegada de Fil los sirve a Pals como motivo autorreferencial de su ltima poesa se pierde en la poesa de Dvila. La poeta lo invierte y demoniza: ese ideal femenino inaprensible y casi ab stracto es el que detiene la manifestacin del amor verdadero y aleja a la mujer que la musa. Fil Mel est en sueos; es misteriosa; no puede ser atrapada y calla. Es muy similar a la mujer musa de la poesa romntica. njela es demasiado cuerpo y real, por lo que el amado se deja llevar por ese ideal femenino seducido por Fil Mel. Dvila define a Fil Mel como un peligro. La voz potica que la autora ha construido hasta este momento, voz que ha roto con la imagen tradicional del espejo, se quiebra. Regresa, as, a la ambivalencia y la inseguridad. Sin embargo, la solucin a desde la niebla entra la nada. Qued,/ encarnada conmigo desasida del sueo;/ impura y sostenida por mi temblor,/ catedral del deseo y abolida/ para siempre. p resencia misteriosa de la Fil Mel palesiana. El cuerpo de njela se representa slido con el dolor del abandono y se opone a la abstraccin de la enemiga.

PAGE 173

17 3 El dolor es, entonces, la apertura para el olvido, el cual se comienza a gestar al culminante de la corporeidad, sta es la manifestacin expresa del recuerdo. Irnicamente, como Fil Me l, lo inaprensible es lo que provoca la aparicin del haciendo trizas la costra del del alel nombre consistente con ael, el nombre del amado se hace cuerpo junto a los recuerdos, lo que enfatiza que el lugar de la voz potica contina siendo el mundo concreto, lo corpreo, pero que ahora se seduce por lo que no se deja tocar, como el olor. Los poemas que siguen mantienen esta coherencia entre concreto e intangible ue la voz potica intenta ya deshacerse de todo lo que la comprometa a un discurso amoroso fuera de sus propios trminos. Manifiesta as su posible; la seleccin de materi una: no habr negociacin con filmel de intermediaria Mel no puede reconcilia rse con la voz potica. La mujer que se ha intentado definir no convive con la idealizacin, sino con la historia que ha creado de s misma. La dicotoma placer/dolor est presente, pero ya no determina las acciones de la voz potica.

PAGE 174

174 Tomando esto ltimo en cuenta, la presencia de Fil Mel y del olor del amado se cerrando literalmente la puerta del deseo: Para olvidar tu olor disfrac todas las cosas: regu gardenias por todo el cuarto, lo cerr. aqu dej dos espacios y una nota en la puerta. despus del tiempo abr (cuando se sec todo). (120) encuentro sexual. El misterio y la inefabil idad de la Fil Mel de Pals se pierden en la Mel al escribir, tal y como se alude en la poesa de Pals Matos. Al acabar con todo lo que la ligaba a un mundo de abstracciones caticas, la voz temticamente cada uno de los poemas que la habita, hacindose indomable, jbara que popularizara Juan Antonio Corretjer en su poema y que cita Dvila triste es una paloma/ cantando al oscurecer!/ ms triste es una mujer/ andando de pero, si es que me aprisiona/ exijindome morir;/ mejor prefiero seguir/ andan do, de Fil Mel aunque ya no la vuelve a mencionar

PAGE 175

175 de vuelta de espejo descascarado ./ mrame porque no soy la que nos inventan esquisita rival que te espera, te busca,/ te sonsaca en fuga cimarrona que incita al fuego. cuerpo concreto y muy lejos de la idealizacin femenina, la voz potica le deja saber a l ngela Mara Dvila reintroduce con este poema su temtica de independencia racial y social que ya se han visto en sus publicaciones en la prensa. Esto se enfatiza La querencia presencia de Fil Mel, olvidndola y hacindol a intrusa, la voz potica devuelve en su cuerpo la figura de la mulata que Pals cre, pero, en este viaje de regreso, le otorga creyente del mestizaje. En esta nueva reafirmacin personal, la poeta vuelve a la identidad femenina en con el que termina su viaje a travs de las moradas. Aqu puede regresar al amado sin maana ya servir de algo para alguien un da/ como servir entonces nuestra pasin inacabable por la patria

PAGE 176

176 a, embustera, entreguista, explotadora/ falsa, farfullera, (161 162) diferente: en su bsqueda inicia Rompi el espejo y lo hizo su aliado, desterr a Fil i Mel y la devolvi a las calles junto no s qu queda (glosa de Mel, pero conservando la pasin en el cuerpo En conclusin, La querencia es un poemario complejo. La lectura hasta aqu hecha no es ms que una de sus muchos n iveles de interpretacin. Sin embargo, cabe distinguir que la influencia de la poesa de Pals Matos, la trascendencia de la negritud en Fil Mel y la bsqueda de una precisin en la expresin es determinante en este poemario. Su objetivo de expresar la f uncin de la mujer dentro de la relacin amorosa y con el otro se cumple en el rescate definitivo de la mulata en el Negrismo a travs de la reapropiacin sublime del punto de vista masculino hacia uno femenino y la reconfiguracin de Fil Mel en cuerpo. Ms que una respuesta al discurso patriarcal

PAGE 177

177 del Negrismo, Dvila selecciona, reapropia y aplica su propia lectura de la mulata en una posicin transculturalmente lrica, renovando la lectura de la mujer en la poesa negra puertorriquea. Segunda Caracter stica del Negrismo Femenino: Conciencia de la Palabra P recisa ngela Maria Dvila construye a travs de la palabra potica de Animal fiero y tierno y La querencia una nueva imaginera que redefine la lectura del Negrismo. No slo influye en la interpretaci n que se puede hacer de Luis Pals Matos, sino tambin en la de Nicols Guilln y Emilio Ballagas, entre otros poetas anteriores. El primitivismo y la representacin de la mujer negra y mulata como nacin y musa son medios discursivos que pueden readaptar se en la potica contempornea. La relevancia que tenan estos temas en el Negrismo durante las dcadas del treinta y el cuarenta no es la misma que en la poesa de los ltimos aos del siglo XX y el siglo XXI, pero los temas que tienen que ver con el aspe cto social y racial aspectos que no pasan de moda y que se aluden en ambos discursos pueden ser renovados. Dvila renueva al Negrismo a travs de la palabra precisa, pero que tambin permite mltiples niveles de interpretacin. La seleccin de temas que hizo la poeta en los dos poemarios aqu analizados fortalece esta propuesta. Al igual que la seleccin de imgenes y perspectivas que hizo Nancy Morejn de la poesa de Guilln, Dvila retoma la herencia que dej Pals Matos. Los planteamientos del negris mo palesiano no estn totalmente expresados en la potica de Dvila, a pesar de sus afirmaciones ensaysticas, pero se alude a ellos constantemente. La reinscripcin histrica tiene relacin con el Negrismo, pero no necesita proyectar un compromiso manifie sto con la africanidad. Dvila propone un compromiso con el cuestionamiento constante de los

PAGE 178

178 principios que construyen la historia. La poeta selecciona, por lo tanto, los elementos que la llevan a reconstruir la historia y que la devuelven al plano individ ual. La reapropiacin de la figura de Fil Mel sirve para relegitimar a la mujer de carne y hueso que Pals abandona en su poesa ltima. El cuerpo de Tembandumba es igual de vlido que la mitificacin de la mulata en Fil Mel. A travs de un proceso re gresivo en que se reinscribe a Tembandumba, Dvila le va dando voz a la mulata. Sin embargo, esta voz no slo se concreta en el lenguaje, sino tambin en el performance del cuerpo. Dvila no deja de lado las preocupaciones metapoticas, pero tampoco las ha ce partes definitivas de la expresin lrica. Las mujeres negra y mulata estn vivas en la potica de Dvila a travs de las manifestaciones biolgicas de las lunaciones, el reconocimiento de sus antepasados y en su reclamo de independencia. La temtica am orosa sirve como excusa, como medio de expresin de la palabra precisa, para definir la posicin verdadera de la mujer, no en su relacin con el amado, sino en relacin consigo misma cuando est con el amado y cuando no lo est. Rompe con los estereotipos femeninos del espejo y los que estn fuera de l en proyeccin al amado, y reclama, de una vez y por todas, su derecho a ser cuerpo y voz.

PAGE 179

179 CHAPTER 5 ESPACIO DE TRANSCULT URACI"N: LA POESA D E SHEREZADA VICIOSO Y LA RECONCEPTUALIZACI"N ESPACIAL DE LA NEGRI TUD EN LA ESPAOLA the geographic limits of my world ntraportada de su primer poemario, Viaje desde el agua transcurri entre dos ciudades (La Capital y Santiago), dos amores (mi madre y mi padre), dos mundos (El Conde y Los Pepines). La actual entre un universo : Nuev a York, y un pas 18 Esta relacin entre geografa e historia es relevante no slo para la obra potica y ensaystica de Vicioso, sino tambin en la inscripcin histrica de su lugar de origen: Repblica Dominicana. Para entender la complejidad de su produccin creativa y crtica, es necesario entender tambin las complejidades socio histricas de Repblica Dominicana, y, ms, an, de La Espaola. Mientras que las naciones cubanas y puertorriqueas se definieron en contraposicin a las metrpolis espaola y estadounidense, tanto la Repblica Dominicana como Hait tuvieron que establecer sus fronteras para diferenciarse de s misma s. A esta dinmica binaria se le aade una tercera realidad: la dispora. Muchos son los escritores e i ntelectuales que desde la distancia tratan de alejarse de la formacin histrica particular dominicana y haitiana e intentan restablecer un contacto fronterizo perdido tras aos de caudillismo, violentas dictaduras y gobiernos autoritarios. La identidad de l habitante de La Espaola se asienta, entonces, en una especie de trpode o tringulo por el cual se filtran estas tres experiencias geogrficas: 18 Estos comentarios estn hechos en la contraportada a su libro Viaje desde el agua por lo que no tienen nmero de pgina.

PAGE 180

180 la Repblica Dominicana, Hait y los Estados Unidos. A esto es posible sumar tambin las consecuencias discur sivas que este trpode provoca: las complejidades raciales y de roles de gnero, de lucha de clase y posicionamiento poltico, todos entretejidos y difcilmente articulados en la experiencia personal de cada individuo de la zona. Chiqui Vicioso articula, toma posicin y acta en su escritura hbrida desde la perspectiva geogrfica tanto como partcipe dentro de la intelectualidad dominicana del pas, al igual que como hija de la experiencia de la emigracin. En su testimonio ya citado, Vicioso describe l a experiencia de este tringulo identitario y cmo, desde su propia perspectiva, la afect: The double triangle needed completion. There is the one Eric Williams And then, there is mine: as a woman in a culture which, in Gertrudis Gmez as a mulatto in a society where you do not go to a party unless you straighten your hair; and, as a Caribbean woman on a half islan d where the Caribbean is limited to Cuba and Puerto Rico and where Spanish is not a bridge but a wall. (65, subrayo) Esta declaracin demarca un tringulo inserto dentro del tringulo geogr fico e identitario de La Espaola y que manifiesta en ms detalle sus complejidades discursivas personales: la herencia colonial tanto de Espaa como de la intervencin estadounidense la negacin de la influencia africana en conjunto con el antihaitianismo fomentado en Repblica Dominicana y el aislamiento intelectu al y lingstico del resto del Caribe, y de la propia nacin vecina. Se le aaden a estos discursos, adems, la perspectiva y experiencia femenina s subrayada por la autora. Ella parte de su maduracin como mujer para explicarse, definirse y enunciarse. Un instrumento reflexivo que forma parte esencial de su obra, y que sirve de enfoque de este captulo, es la recuperacin de la herencia africana dentro de la cultura

PAGE 181

181 dominicana. El Negrismo que se present en Cuba y Puerto Rico no fue el mismo que se desarr oll en la Repblica Dominicana. Las circunstancias histricas, polticas y sociales del pas no permitieron el florecimiento de un movimiento artstico por el que la diferencia cultural se definiera desde las trincheras de la afirmacin africana. La ident idad dominicana, desde mediados del siglo XVII, se ha definido en la hispanidad, primeramente en contraparte a los franceses, y, ms tarde, a los haitianos despus de su r evolucin. Esto ltimo provoc el surgimiento del anti haitianismo que afectar cualq uier manifestacin poltica y cultural dominicanas El objetivo de este captulo es, por lo tanto, insertar y entender la poesa de Chiqui Vicioso dentro de este complejo tringulo de identidad, historia y geografa. El fin es, primeramente, explicar el Ne grismo que lleg a manifestarse en su pas tomando como ejemplo la poesa de Manuel del Cabral (1907 1999), y cmo ste, por ende, influye en la obra de Vicioso. Como primer paso es necesario, entonces, hacer un breve recuento del tejido histrico de la R epblica Dominicana y Hait y ver sus consecuencias ideolgicas, polticas y literarias. De esta forma, se sentarn las bases desde las que parte la obra de Chiqui Vicioso, para as iniciar la comprensin y descripcin de su produccin potica dentro de lo s planteamientos del Negrismo femenino. Santo Domingo y Saint Domingue Escribir y describir la historia de La Espaola es un trabajo que rebasa los lmites de esta investigacin. Intentar esbozar los orgenes de las complejas relaciones raciales entre la R epblica Dominicana y Hait es algo aun ms ambicioso. Sin embargo, es posible sealar cinco momentos de la historia de la isla que marcan los puntos ms relevantes que recrean la genealoga de su discurso nacional y racial: las

PAGE 182

182 devastaciones del siglo XVI I, la Revolucin Haitiana (1791), la ocupacin haitiana de Santo Domingo (1822 1844), la posterior ocupacin estadounidense (Repblica Dominicana, 1907; Hait, 1915) y la masacre de haitianos en 1937 durante los comienzos del trujillato 19 El denominador co mn de estos hechos es la importancia que la geografa adquiere en los mismos, ya sea dentro de los bienes econmicos que sta da o a consecuencia de la delimitacin de un poder poltico sobre esta geografa I. orgenes en el siglo XVI. Debido a los descubrimientos de riquezas en Mxico y Per, muchos fueron los colonos que emigraron y abandonaron la isla. Esto tiene dos resultados: el movimiento de los colonos que quedaron a zonas ms prsperas cerca de la sierra, o la zona oeste de la isla lo cual promovi una economa de contrabando y cra de ganado ; y el aumento de la poblacin negra a causa de la poca entrada de nuevos colonos europeos y la constante necesidad de mano de obra esclava. Esto estimul un profundo mestizaje, ya que la interaccin en la sierra entre colonos blancos y negros se hizo muy comn. En 1603 el gobernador Antonio de Osorio, en una tentativa de re centralizacin de poder, dio rdenes de descartar cu alquier ciudad o asentamiento fuera de las zonas en y cerca de Santo Domingo. Se llev a cabo, por lo tanto, un movimiento represivo y ued totalmente desprotegido y abierto a 19 Para un anlisis completo de la historia de La Espaola, refi ero al trabajo antropolgico histrico de Michele Wucker, Why the Cocks Fight: Dominicans, Haitians, and the Struggle for Hispaniola (1999), y sobre la Repblica Dominicana The Dominican People: A Documentary History (2003), de Ernesto Sagas y Orlando Inoa

PAGE 183

183 invasiones extranjeras (Sagas 34). De esta forma, la invasin de parte de la corona francesa fue posible. Francia tom el control de la zona oeste de la isla en 1655, y fund Saint Domingue, la cual se erigi como l a colonia europea ms productiva en Amrica. En 1697 se firm el Trata do de Ryswick que le otorg el poder oficial de la zona oeste de La Espaola a Francia y estableci los primeros lmites geogrficos con Santo Domingo. Comienza, as, la convivencia de d os regiones socialmente dismiles, a pesar de su cercana e intereses geogrficos comunes. Por un lado, Saint Domingue desarroll una gran fuerza econmica gracias a la produccin azucarera dependiente de la esclavitud y de la jerarqua binaria que produjo blancos/negros Por otro lado, Santo Domingo mantuvo una estructura gubernamental poltica y econmicamente dbil, lo que provoc un movimiento social ms permeable y, por ende, un amplio mestizaje. El contrabando de ganado al este de la isla se restab leci. Saint Domingue se beneficiaba de estas negociaciones, pues a consecuencia del monopolio azucarero no tena suficiente terreno para recursos de primera necesidad. Los terrenos fronterizos con Santo Domingo fueron el lugar ideal para crear esta sosten ibilidad. Las lites criollas dominicanas sin embargo, sealaron el peligro de este contrabando, por lo que en 1777 se firma, finalmente, el Tratado de Aranjuez que marca formalmente los lmites entre Saint Domingue y Santo Domingo, adems de imponer un i mpuesto en las negociaciones de ganado (Sagas 39). II. Esta particin geogrfica no dur mucho. El gobierno en Saint Domingue ya tena dificultades para controlar la alta poblacin esclava, base de su riqueza. Cuando en

PAGE 184

184 1791 la Asamblea Francesa declara la igualdad de todo hombre, los mulatos y esclavos and geographical borders dividing Hispaniola. The slaves of Saint Domingue rebelled in 1793, led by a former slave coachma n named Toussaint Louverture. With the slaves given new hope of freedom, the mulattoes offered to ally with them to overthrow the (Wucker 35 36) Las consecuencias de la Revolucin Francesa tambin llegaron a Santo Domingo. Debido a la debilidad de la corona espaola, Napolen logr reclamar con xito la totalidad de La Espaola como propiedad francesa por medio del Tratado de Basilea en 1795. ste fue llevado a cabo por Toussaint Louverture. Su poder en Saint Domingue era ms fuer te que el del gobierno francs. Napolen no quera usar las tropas haitianas, pero Toussaint no hizo caso e invad i Santo Domingo en 1801, poniendo en efecto el tratado ( Race & Politics Sagas 27). Sin embargo, traicionado por Henri Cristophe y Francia, To ussaint fue encarcelado y Napolen impuso su rgimen en La Espaola en 1802. Este mandato fue efmero, pues, por un lado, Jean Jacques Dessalines reorganiz las fuerzas revolucionarias y reclam en 1804 la Repblica de Hait. Por otro lado, y tras ocho tur bulentos aos, los criollos en Santo Domingo lograron deshacerse de las tropas francesas en 1809 y comenzaron a buscar una nueva alianza con Espaa o con las emergentes naciones latinoamericanas. Es en este punto cuando comienza a gestarse un sentimiento anti haitiano en Santo Domingo sentimiento que tiene sus races en las diferencias que se crearon con los franceses. La supuesta relevancia de lo hispnico en contraparte a lo africano es el ad become so

PAGE 185

185 widespread by the early 19th century that the Santo Domingo colonists, regardless their color used to commonly refered to themselves as because they had been born Creole and not African ( Race & Politics Sagas 29). C abe destacar que estas ideas provienen en su mayora de las lites colonialistas de Santo Domingo, quienes buscaban la manera de mantener su alianza ventajosa con Espaa. Otros criollos, sin embargo, intentaban reclamar una independencia que estableciera una verdadera diferencia con la nueva nacin haitiana. Jos N ez de Cceres logr en 1821 la anexin de Santo Domingo a la Repblica de Colombia. Los grupos fuera de estas lites, sin embargo, no se sentan representados, especialmente aqullos que se en contraban cerca de la frontera. El estilo de vida que haban desarrollado lejos del gobierno centralizado colonial no tena nada que ver con ideales liberales ni privilegios criollos. Queran soluciones prcticas a la economa decadente del imperio espaol y, ms aun, legalizar a los cimarrones con una final abolicin de la esclavitud. Mientras que Nez de Cceres proclamaba la alianza con la Gran Colombia, minds of the governor s of the outlying Dominican states: one by one, he convinced the leaders of Cotu, La Vega, Macors, Azua, San Juan, Neiba, Santiago, and Puerto Plata that joining Hait was the only way to ensure that Spain would not again take over Santo Domingo. (Wucker 38) Con el apoyo de los asentamientos fronterizos y, especialmente, los grupos no parte de las lites mulatos, cimarrones y blancos pobres Boyer entr el 9 de febrero de 1822 y el gobierno haitiano regul la vida de los dominicanos por veintids aos.

PAGE 186

186 III. A pesar de que La Espaola se reconoci como la Repblica de Hait, la zona de Santo Domingo no goz de los privilegios de Saint Domingue. Con el fin de que Hait fuer a aceptada diplomticamente por la comunidad internacional, Boyer consinti pagar Dominican sweat subrayo ) Boyer reclam la propiedad privada de criollos y de la Iglesia como parte de su nuevo gobierno, y aqullos que aplaudieron y avalaron su llegada se vieron oprimidos y tratados como ciudadanos de segunda clase. Esto provoc claros resentimientos en toda la isla, pero ms an al este, en la zona de Santo Domingo. La injusticia que el gobierno haitiano cultiv a lo largo de su mandato en esta regin no hizo ms que confirmar lo que el inicio del ideal anti haitiano declaraba: lo hispnico era superior a lo haitiano africano; la herencia de Saint Domingue era brbara. Sin embargo, el dominio haitiano en Santo Domingo influy en las ideas de quien finalmente logr la independencia de la regin: Juan Pablo Duarte. L a T incluy[] la abolicin de la esclavitud y la supresin del problema racial al integrar ideas no acordaban con los ideales ms conservadores de las lites tradicionales dominicanas, pero su estrategia, sin embargo, fue apoyar a Duarte debido a la popularidad de ste. La importancia de Duarte disminuy cuando las autoridades haitianas lo exili aron Tras el triunfo de la revolucin el 27 de febrer o de 1844, Duarte regres

PAGE 187

187 madeja de intereses trenzados alrededor de la materializacin del esfuerzo logrado as umir su dominio en su ausencia. L os trinitarios fueron ejecutados o exiliados con el fin de deshacerse de las ideas racialmente liberales que pr omovieron el triunfo dominicano IV. Nuevamente, el territorio de La Espaola qued dividido en dos. Sin emb argo, ninguna de las dos incipientes naciones haba logrado una estabilidad gubernamental y ambas regiones quedaron a merced de caudillos. El gobi erno de Estados Unidos que tras la Guerra Hispanoamericana de 1898 ya gozaba de influencia en el Caribe, vio s u oportu nidad de entrada en La Espaola. Para ello se vali de la Doctrina Monroe. reality, they wanted to force Dominicans and Haitians to repay their huge debts to mostly French and English creditors, whose governments had now stationed warships off (Wucker 43) E l presidente Theodore Roosevelt entr a las costas de Hait en 1915 y finalmente ocup la Repblica Dominicana en 1916. A travs de una propuesta de estabilizacin financiera internacional y la meta de cubrir la deud a nacional, el gobierno estadounidense auspici la entrada de compaas agrcolas multinacionales. La lite qued marginada y el campesinado dominicano y haitiano, a merced de las decisiones were being pul led together far more quickly than they were prepared to handle La ocupacin estadounidense, sin embargo, trajo la primera tregua poltica al m

PAGE 188

188 democrtic a, que trabajara junto al gobierno dominicano y haitiano para garantizar la seguridad de sus ciudadanos. professional, and would refrain from engaging in politics, acting just as the guardian of constit (Sagas 133) Por desgracia la cooperacin que la armada esperaba de las lites no se materializ, por lo que muchos de los enlistados a la nueva fuerza no tenan la educacin ni el inters constitucional que se esperaba. Es as como Rafael Leonidas Trujillo (1891 1961) entra a la Guardia Nacional con cualificaciones mnimas de educacin y un posible pasado criminal (Sagas 134). V. La ocupacin estadounidense tambin influy en la delimitacin definitiva de las fronteras entre Hait y Repbli ca Dominicana. Desde el Tratado de Aranjuez en 1777, no se haba logrado establecer demarcaciones oficiales. El gobierno norteamericano impuls estas nuevas negociaciones con el objetivo de mantener la paz en la regin y finalizar de buena lid la ocupacin en la isla. El tratado fue firmado en 1929, bajo la presidencia de Horacio Vsquez en la recin liberada Repblica Dominicana y Louis Borno en la todava ocupada Hait. Haiti ceded land, allowing Dominicans to build the International Highway, while the D ominican Republic gave up a two hundred meter (Wucker 44) La frontera que se estableci es la misma que an persiste, pero no fue hasta 1936 en que se finalizaron los detalles de negociaci n y la lnea se demarc oficialmente. Tras la desocupacin de la armada estadounidense, la aparente democracia en Repblica Dominicana comenz a flaquear. El nuevo jefe de la Fuerza Armada Dominicana, Rafael L. Trujillo, tena sus propios planes para la me dia isla y stos no

PAGE 189

189 seguan los ya comenzados por el presidente Horacio Vsquez. Trujillo aprovech el embate corrupto del presidente, comenz a enriquecerse y a acallar cualquier disentimiento que dentro de sus fuerzas militares encontraba, pero sin opone rse abiertamente a las medidas del presidente En 1929, Horacio Vsquez parti a Estados Unidos muy enfermo. Trujillo aprovech para aliarse con la conspiracin en contra del presidente, especialmente con la juventud nacionalista liberal, liderada por Raf ael Estrella Urea. Finalmente, el 23 de febrero de 1930, se dio el golpe de estado, y el Movimiento Cvico tom el mandato del lneas liberales con su proyecto dict El paso del huracn San Zenn en 1930, recin acabado de empezar Trujillo su gobierno, fue el acto de borrn y cuenta nuev a que ste necesitaba. A travs de la reconstruccin de la ciudad de Santo Domingo, el nuevo presidente logr instaurarse En su dictadura tambin influyeron las agitaciones fronterizas, especialmente los que tenan que v er con su estabilizacin y la recuperacin de los negocios agrcolas. El campesinado en esta poca estaba compuesto en su mayora por mulatos dominicanos y descendientes de haitianos, adems de haitianos, a consecuencia de los desplazamientos de mano de ob ra de las multinacionales norteamericanas e internacionales. colonization would become a national rather than a primarily frontier policy instead mostly as an instrument of agrarian reform for distributing la nd to Dominican (Turits 605, subrayo)

PAGE 190

190 Valindose del sentimiento anti haitiano latente en toda la poblacin y que las lites haban desarrollado a travs de los aos de disputa territorial y poltica en La Espaola, e l rgimen de Trujillo apelaba a los valores nacionales para movilizar su reforma agraria al oeste del pas conllevaba a definir no slo la frontera territorial, sino tambin la frontera cultural que en el centro de La Espaola no exista (Turits 606). Sin embargo, ningn movimiento poltico o econmico antes de la masacre de haitianos de 1937 dio seales de que algo tan violento sucedera. Durante los aos en que las negociaciones tras la firma del tr atado fronterizo de 1929 se finalizaban, el gobierno central de Trujillo se limit a implementar el nacionalismo y la asimilacin en la frontera. Se fundaron escuelas; se provey sustento a familias que participaban del proyecto de renovacin agraria, ya f ueran domini canas o de ascendencia haitiana; se regul el uso del espaol en los procesos administrativos; se fund la Misin de la Frontera San Ignacio de Loyola para promover la religin catlica. c Haitians not as an eliminationist anti Haitian tyrant but rather as a ruler granting state protection and assistance (namely, free land access) to those offering political loyalty, agricultural (Turits 609) Finalment e, la frontera entre Hait y Repblica Dominicana qued oficialmente demarcada en 1936. Trujillo intended the 1936 agreement demarcating the border with Haiti to signal the end of illicit trade and ultimately the unsupervised movements of people across th (Turits 612) Meses despus de la consolidacin de la frontera, Trujillo viaj al Cibao y a Dajabn, donde vio la todava porosidad de la zona y, para l, una potencial amenaza

PAGE 191

191 para su nacin. El 2 de octubre de 1937, en una fiesta en su honor e n Dajabn, Trujillo se dirigi a los invitados: about the needs of the people. To the Dominicans who were complaining of This remedy will continue. (Turits 613, subrayo) A pesar de estas palabras pblicas, la masacre de haitianos a travs de la frontera fue silenciosa. La orden se dio desde la intimidad del rgimen de Trujillo, y se llev a cabo sin ninguna intervencin militar. Apelando a los sentimientos nacionalistas o a travs de amenazas, se movilizaron fuerzas civiles y paramilitares en las comunidades de alta poblacin haitiana. La masacre se conoc como arma principal Esto fue una estrategia del gobierno de Trujillo, ya que fue ms fcil negar cualquier intervencin militar sin armas de fuego. Miles de haitianos, dominico haitianos, negros y mulatos fuero n degollados en la frontera por la orden de Trujillo. El razonamiento detrs de esta matanza siempre fue el mismo que Trujillo declar en aquella fiesta en Dajabn: los haitianos eran una amenaza para los agricultores y empresarios dominicanos. Adems, nu nca hubo una aceptacin oficial del crimen de parte del gobierno central, y los intelectuales de Trujillo trabajaron arduamente para cubrir cualquier duda de intervencin de parte del mismo. A pesar de ello, ms tarde se acept pagar una indemnizacin de $ signing of the indemnity agreement, the Trujillo regime, in effect, defended the massacre as a response to a mythical illegal immigration by supposedly undesirable Haitians. Trujillo thus turned a moment Haitian nationalism (Turits 623, subrayo)

PAGE 192

192 El anti haitianismo moderno tuvo su origen en esta matanza. La asimilacin que promovi el Trujillato previo a la ma sacre no fue ms que un acto de consolidacin nacionalista que defini la identidad dominicana, concluyendo su empresa en el total desplazamiento violento de los que amenazaban esta identidad. La promocin de escuelas, el uso del espaol y las misiones rel igiosas no fueron ms que enmascaramientos de lo que el anti defensa de la hispanidad y el catolicismo. Comienza as, oficialmente, el uso de lo que Andrs L. Mateo llama de glorificacin del rgimen, qu tena como objetivo legitimar los propsitos polticos del rgimen y representar a Trujillo haitiana. tanto en el discurso de la nacin que logr naturalizarse en el imaginario dominicano. Segn Andrs L. Mateo, esta jerga se define en cinco puntos temticos. El primero es el mesianismo, el cual presenta a Trujillo pasado antes de l. El Hispanismo es el haitianismo. Como derivacin del hispanismo, el catolicismo tambin es parte fundamental de la jerga, especialmente al contrap onerse al comunismo. As, el crendose una alianza conveniente con la ideologa en Estados Unidos. Finalmente, el

PAGE 193

193 Anti haitianismo es el ltimo tema, el cual se justifica hi stricamente a travs de la intelectualidad trujillista y equivale al haitiano con lo primitivo y brbaro. En conclusin, dominicana es indiscutible, el cariz notificatorio de la Masacre no deja duda: El mito (Mateo 136 147). El Complejo Negrismo D ominicano Tras una historia de violencia en que la raza y la frontera fsica y la cultural se me zclan profundamente, la pregunta lgica que queda por hacer es: cmo se desarrolla el Negrismo dentro del Trujillato? Como ya se ha presentado, el discurso o la Pat se edita convenientemente El pasado colonial de opresin y olvido de parte del imperio espaol se niega y se evade, suplantndolo por un amor frreo a todo lo violen cia que marca el da a da en la isla se suaviza con el espritu nacionalista y a travs de justificaciones raciales y prejuiciadas en contra de todo lo que no es dominicano y, por ende, haitiano. Cmo, entonces, se puede representar al negro en este ambi ente hostil? Dawn F. Stinchcomb presenta en su libro The Development of Literary Blackness in the Dominican Republic (2004) cmo la figura del negro se desarrolla en la literatura dominicana y traza una genealoga temtica que surge en la poesa colonial y llega a la literatura contempornea. Su acercamiento, sin embargo, est fundamentado en las aseveraciones de Richard Jackson, quien define la literatura negra como compuesta slo de autores de esta raza. No obstante, l a situacin racial haitiana y dominic ana al

PAGE 194

194 igual que en todo el Caribe, es ms compleja. No se basa en d eterminar quin es blanco y qu i n es negro. Tiene una influencia nacionalista en la que Stinchcomb no as object in liter ature emerged when non blacks attempted to imitate in their poetry what they perceived to be Little of this literature, however, was authentically black subrayo) Esta declaracin parte del anlisis que hace de la poesa de Man uel del Cabral, Toms Hernndez Franco, Pedro Mir y Rubn Suro (41 42). Lo que la autora pierde de vista sin embargo, es el hecho de que las imgenes negras en esta poesa no se reconocen, como en el caso cubano o puertorriqueo, como descendientes u ori ginarias del frica. stas son haitianas. La mulata de Yelid de Hernndez Franco, por ejemplo, es hija de noruego y haitiana, al igual que la Stinchcomb se basa en la idea del mulato como negro que exist e en Estados Unidos, lo cual en el Caribe no aplica. En esta zona, el mulato se define como un individuo nuevo, tanto a nivel cultural como biolgico. De esta manera, no se puede hablar simplemente de una literatura negra en la Repblica Dominicana ni en e l Caribe hispnico. La identificacin de sta en la media isla depende de un proceso de reconciliacin con el haitiano y, eventualmente, Es posible demarcar es te proceso por medio de los mismos autores que usa Stinchcomb. Prestar atencin al poeta Manuel del Cabral (1907 1999) el ms reconocido contemporneo de los poetas negristas Nicols Guilln y Luis Pals Matos. Mientras que stos defendan una cultura ne gra viva al margen de los intereses

PAGE 195

195 nacionales de las islas, del Cabral enmascar su poesa con un nacionalismo y exotismo que complaca al rgimen, pero que profundamente motivaba una revolucin cultural que heredarn escritores posteriores. Manu el del Ca bral y la Ambivalencia de la O tredad La obra potica de Manuel del Cabral surgi dentro de lo que se conoce en la literatura Independientes porque el exilio ubic a estos escritores en zon as geogrficas Trpico negro (1942) y Compadre Mon (1943) fueron publicados en Buenos Aires y Bogot, res pectivamente, lo que le permiti a del Cabral alcanzar un reconocimiento internacional ms rpido que otros de sus coetneos. Manuel del Cabral queda canonizado en el Negrismo clsico junto a Luis Pals Matos y Nicols Guilln por Trpico negro ste es u na revisin extendida de una previa publicacin, Doce poemas negros (1935). Mientras que la primera publicacin delinea un negrismo que rescata lo africano a travs de lo extico, Trpico negro nos presenta varios aspectos de la vida de los negros haitianos y dominicanos de esa 175) Una de las caractersticas ms importantes de los Independie al smbolo, a la alegora y al lenguaje escurridizo. De lo contrario, el rgimen los Trpico negro junto a Compadre Mon, aprovecha n estos mtodos discursivos de enmascaramiento y refleja la ot redad dominicana que el Trujillato trataba de ocultar.

PAGE 196

196 En la poesa de Del Cabral los hombres negros cantan cuando pican/ como si ablandara las piedras con su voz./ Mas los hombres cavan, y no acaban una figura atemporal que alegricamente representa el sufrimiento de esta raza. Este a la inocencia de las piedras blancas/ los haitianos pican tenemos del lugar de origen del negro en el poemario, pero a travs de toda la obra se regresa una y otra vez a esta identificacin. esta mujer se destaca por sus movimientos al son del tambor, por su desnudez extica y el deseo que provoca sobre quien la observa. Exclama la voz potica: Hoy no sueo, no sueo, aqu est el sueo sudoroso y espeso, aqu est el sueo desnudo y pegajoso y poco ausente, sueo de objeto oscuro y caso rojo. Aqu est Hait metido en una h embra: en una llama negra. (50) Se describe a l a negra como un ser con demasiado cuerpo y que, por ser haitiana, se deja a tu cintura/ que se te derrita con su calentura ./ Que ya van saliendo de l ronco bong/ abuelos remotos del Pap boc

PAGE 197

197 Esta identificacin mtica y sexual de la mujer negra puede definirse como una forma de hacer extico al negro y la cultura africana que nada tiene que ver con un proyecto poltico o social. La voz potica de Manuel del Cabral expone en este poema un sentimiento primitivo que raya en lo pardico. Sin embargo, es necesario analizar el mismo junto a la propuesta de otros en el poemario. hembra haitiana de del vud est n constantemente presente s en este poema cuando se mencionan los amuletos, los huesos, el boc o lder religioso y los santos 47). No obstante, Pulula no es la haitiana extica, sino una planchadora que no ha hecho ms que sufrir en su anchars tu la simbologa que rodea a Pulula es la misma con la que se describe a la mujer negra del poema anterior, no se dice directamente que sea haitiana. Hay una ambivalencia los dioses del vud. Por un lado, se mantiene la idea de un Hait br baro, misterioso y primitivo, y por otro, la del sufrimiento de la raza negra. Sin embargo, ambas figuras, la misteriosa haitiana y Pulula, se unen en la imaginera religiosa que se describe en ambos poemas Es as como del Cabral logra mantener una distan cia que complace las iniciativas anti haitianas del Trujillato, pero mantiene una defensa social de lo negro, y asmismo, de lo haitiano. Su estrategia es comparable al sincretismo que surgi

PAGE 198

198 durante la colonia. Los esclavos ocultaban sus deidades tras las espaolas. Por lo tanto, es un enmascaramiento que permite la sobrevivencia autorial y fomenta esta ambivalencia del otro. Esta tcnica se desarrolla mejor en el poemario Compadre Mon (1943) La fundador de la nacin, al hombre agrario, osado y valiente, en busca de aventuras El Trujillato propona la imagen de un campesinado poco c ivilizado, regionalista y caciquista, que nada tena que ver con la construccin de la Nacin, ms que en producir gavilleros 20 que la figura mtica de Trujillo destruye. Andrs L. Mateo seala: Cualquier lectura heroica del habla mtica del trujillismo, escapa a los riesgos de una lucha real. Trujillo no slo triunfa siempre, sino que, adems es un triunfo limpio, sin sangre, sin muerte. enigmticas, se asientan en un gesto y se c de Trujillo en soledad, captado por el mito partiendo a enfrentar a (122 123, subrayo) En contraposicin a una idea catica del campesinado, Manuel del Cabral construye una figura de Compadre Mon que desafa a la figura de Trujillo, pero sin hacerlo directamente 21 Su presentacin del hroe mtico parte de una introduccin fragmentada del hroe a travs d e la opinin popular y personal, e identificado con una zona, el Cibao. La poesa le sirve, al igual que a Pals Matos, como instrumento para 20 Los gavilleros eran lderes de diferentes regiones de la Repblica Dominicana. La lucha de poder que tuvieron llev a crear un caos poltico en la isla que no termin hasta la llegada de la dictadura de Trujillo. 21 En una nota al calce, Mateo resea primitivismo

PAGE 199

199 elaborar una concepcin nacional distinta a la que propone el trujillato, pero sin confrontarla directamente y evitando la censura. Cabe destacar que la composic in del campesinado continuaba siendo mayoritariamente mulata, especialmente en las regiones fronterizas y norteas que describe del Cabral. Compadre Mon se divide en tres partes. La primera consta de la presentacin fragmentada de Compadre Mon por una vo z potica en primera persona. Esta voz se identifica con el nombre del autor, Manuel, e introduce al personaje como hroe popular. Esto parte de una combinacin de historia y mito que Rosario Candelier afirma etivismo, para darnos no un caos (233 234) El caos que la jerga trujillista muestra como el ambiente tpico que rodea al gavillero en Compadre Mon se disipa al afirmar l Por una de tus venas me ir Cibao adentro ./ Y lo sabr el barbero, aquel que los domingos/ te podaba las barbas/ como quien poda un rbol de la patria Mon es tanto una regin el Cibao como un rbol, smb olo de permanencia y constancia. Sin embargo, Compadre Mon no confronta a la figura del Jefe Trujillo. Del Cabral tiene mucho cuidado al describir a este hroe. Tal y como establece una tesis Mon como rbol Es que no quiero ha blar de tus cosas mayores /.../ De lo que quiero ahora/ es hablar del remiendo que te haca la ta/ en aquellos no an gloriosos pantalones grandiosidad de Compadre Mon, lo cual lo acerca m s a recrearlo como mito popular 22 : 22 Rosario Candelier explica en su artculo cmo Del Cabral logra recrear en Compadre Mon el personaje mtico tradicional de las epopeyas. Sin embargo, subraya las diferencias que Mon tiene con sus

PAGE 200

200 Ahora,/ cualquier cosa tuya huele a patria Manuel, estuvo Mon un da,/ ¡que no rompan la silla donde lo vi sentado! / .../ ¡Cmo brilla tu historia en los dientes de Tico!/ Qu grande ests, Compadre Mon en esas/ representa al campesinado, y sus relaciones con la colectividad se convierten en ejemplos para la sociedad y modelos de confraternizacin. Esto lo enfatiza del Cabr al cuando le da voz (73) El personaje se identifica claramente con la geografa d e la isla y, por ende, con el Pero estoy hablando yo/ de una Antilla, tierra en agua?/ No seor,/ con la cintura entre balas ,/ el mapa le digo no./ Aqu la isla soy yo problemtica fronteriza. Su cuerpo isla queda dividido por la violencia de su cinto. La Repblica Dominicana y Hait estn en constante cofrontacin por sus lmites geogrficos, y Compadre Mon, con su cinto de balas, expone esta situacin violenta. Al ambientar su poemario en una poca anterior al Trujillato, del Cabral puede introducir y enmascarar temticas que de todas for mas se dan dentro del rgimen. Es por esto que no se discute la posible mulatez de Compadre Mon. En parte se afirma al Compadre Mon ser parte del campesinado. Esta afirmacin de su negritud se hace clara, sin embargo, en la primera seccin de la tercera p arte del poemario, co cambian con el tiempo y el lugar, adaptndose al contexto sociocultural... No explica, sino que relata hechos significativos, vivencias profundas... Viv e y se desarrolla como fenmeno colectivo, o con implicaciones colectivas de la cultura y el modus vivendi

PAGE 201

201 Compadre Mon tiene que huir de Repblica Dominicana, pues est siendo perseguido por las autoridades. Se esconde en la sierra, pero no le queda ms remedio que cruz ar la frontera para sobrevivir. Las primeras impresiones que da de Hait son prejuiciadas, al criticar el vud como medio de estafa y, al liarse con una haitiana, la que describe como aprovechada (164 166). Cabe destacar que Compadre Mon no menciona cmo n o se le diferenciaba como dominicano. l cruz ilegalmente, pero pudo mezclarse entre los haitianos. Su color, por lo tanto, no era muy distinto del de los dems, aunque no se menciona. No es hasta que habla en espaol cuando, finalmente, se identifica su contraste. Plasmada la diferencia y los prejuicios evidentes, del Cabral pasa a usar, sin embargo, nuevamente su estrategia de ambivalencia. La figura del negro haitiano se br del Cabral representa el conflicto geogrfico entre Hait y la Repblica Dominicana en la voz del herrero que le dice a Mon: Tambin no olvides que un da fue nuestra isl a una yunta que llev juntos dos bueyes aquel sajn que sin leyes hizo de dos penas una; porque ayer nos vio la luna como nos ver maana en la misma geografa, mas sin esta compaa slo el de fuera es que gana. ... el negro si no est preso, siem pre est bajo el verdugo. (168, subrayo)

PAGE 202

202 Compadre Mon contesta s ms por ti, por todos/ que te defiendo; s yo que no es por tu piel, sino/ por algo que est en el fondo Compadre Mon re conoce que el color de la piel el ser negro es slo una excusa para el prejuicio, pues tierra/ sigue siendo el buey mejor. Mas no est solo en el orbe,/ porque al negro como al pobre, lo ven del mismo color subrayo) A travs de una afirmacin de equivalencia con la clase social, del Cabral revalida la figura del hiatiano y la armoniza tanto geogrfica como socialmente, con el dominicano. Esto se afirma ms enfticamente cuando el herrero lleva a Compadre Mon a una celebracin vud. En vez Pues igual que en mi Cibao en esa regin de Hait/ vi tambin el baquin con su modo y su zarao ;/ as yo no vi este rito como de tierras remotas ;/ porque oyendo bien su s notas, parece que el angelito/ lo sentimos de igual modo en este planeta, todos El personaje se identifica con Hait y sus manifestaciones ms profundamente africanas. Manuel Del Cabral rompe con el estereotipo catico del campesino q ue la jerga trujillista intenta recrear, e, igualmente, con el anti haitianismo. Oculta esta identificacin africana ms adelante en el poema cuando vuelve a las descripciones prejuiciadas cuando describe al Boc de la celebracin vivo bemb subrayo). El autor vuelve a enmascarar su propuesta para sobrevivir al rgimen, pero su revalidacin no queda resagada. Manuel del Cabral logra revalidar en Compadre Mon a travs de una propuesta social y patritica, tanto a la figura del campesino como la del negro. Iguala los s ufrimientos de uno y otro grupo y por medio de la representacin del haitiano rescata

PAGE 203

203 la africanidad olvida da en la Repblica Dominicana. Por su poesa, e l haitiano deja de ser un misterio para conv ertirse en amigo y centro de reflexin de la situacin islea, al igual que un instrumento de ratificacin de la herencia africana en uno y otro lado de la geografa de La Espaola. El complejo negrismo dominicano se manifiesta en este autor mediante el u so de la manifestacin de una tesis y, a su vez, de una anttesis. Fondevilla de Muiz Castro a sentido y las funciones de los otros sentidos formando la totalidad de ellos un todo que Juegas con hembras y por hembras matas (Del Cabral 21). El concepto repetido cambia de sentido, pues depende de los verbos y la sintaxis. E sta figura retrica propongo se ampla y se convierte en una figura discursiva. Manuel del Cabral propone un rescate del haitiano, por un lado, pero, co n el fin de protegerse del rgimen, niega lo dicho, o lo oculta, tras el uso de adjetivos que delatan un prejuicio. La figura del negro haitiano sigue siendo ambivalent e en su discurso potico. D epende del contexto en el que la voz lrica la expresa y la d escribe, adems de la propuesta que el autor establece como par te de su agenda social. Fondevilla Repblica Dominicana la tristemente clebre dictadura de Rafael Leonida (38) Cabe sealar que el rgimen trujillista comenz en 1930, pero ya entrada la dcada de 1940 es cuando muestra su poder pleno. Hay que aadir tambin para

PAGE 204

204 entender plenamente la situacin los sentimientos y emociones que a consecuencia de l a masacre de haitianos en 1937 tambin sufri el imaginario del pueblo dominicano. Trujillo demostr su poder absoluto a travs de esta matanza, y la reaccin lgica del pueblo fue resignarse En apariencia, el negro no form parte de la identidad dominica na. Sin embargo, escritores como Manuel del Cabral se reapropiaron de las armas del Negrismo para construir y lograr su propia versin del movimiento dentro de un ambiente precario para la manifestacin de la diferencia. Es posible, entonces, hablar de un Negrismo dominicano de poca duracin, pero que parte de caractersticas distintas al postulado en Puerto Rico y Cuba. Este Negrismo dominicano primeramente, revalida la figura del haitiano, su estereotipo mgico y misterioso, como parte de una sociedad q ue sufre cerca y ms all de la frontera fsica con la Repblica Dominicana. Tras lograr este primer paso, la cultura africana tambin se reconoce dentro de las manifestaciones culturales dominicanas. Sin embargo, estas postulaciones tienen que ocultarse e n un quiasmo discursivo que permita la sobrevivencia del texto. Del Cabral expone esta problemtica al inicio de Compadre Mon en que hacer unos versos y ponerse a decirlos/ es un peligro ... tan grande/ como poner se hacer la patria/ con Primo sobre el Trujillato y logra, de manera muy sutil, rescatar un pedazo obviado de la historia dominicana. La poesa de Sherezada o: Mapa de un Viaje y G eografa de una I dentidad La produccin artstica de Sherezada Vicioso (1948) es muy amplia. Comprende poesa, ensayo, testimonio y teatro, y en cada uno de estos trabajos sigue y persigue

PAGE 205

205 una amplia temtica : la mujer, el rescate de la herencia africana, la dispora y la justicia civil, tanto en su pas como a nivel internacional. Su poesa est recogida en los poemarios Viaje desde el agua (1981), Un extrao ulular traa el viento (1985), Internamiento (1992) y Eva/Sin/Es (2007), a dems de obras recogidas en las antologas Common Threads (1998) y Daughters of Diaspora (2003). Como dramaturga, ha publicado Wish ky Sour (1997), por la que gan el Premio Nacional de Teatro en 1996 en Repblica Dominicana, Perreras (2001) y Salom U: C artas a una ausencia (2002). Su aportacin intelectual tambin se pueden ver en sus acercamientos crticos como Bolver a vivir: Imgenes de Nicaragua (1985), la biografa potica Julia de Burgos, la nuestra (1987), Algo qu decir (Ensayos sobre la literatu ra femenina, 1981 1991) (1991;1998), Salom Henrquez de Urea (1859 1897): A cien aos de un magisterio (1997), al igual que mltiples columnas que publica desde 1986 en el Listn Diario peridico de la Repblica Dominicana, y ensayos testimoniales en an tologas, como Caribbean Creolizations (1998) y Latina Writers (2008). Las reflexiones en torno a la mujer, la herencia africana, la dispora y la justicia civil que presenta Vicioso en su produccin tienen el objetivo de reformular la literatura dominic ana, re introducirla en el contexto caribeo abandonado desde antes del Trujillato, y tomarla en cuenta dentro de la literatura universal. Vicioso comenta en su To me, to make a national literature is to create a space for the emergence of new voices and new people precisely those individuals left out by cultural similarity characterizes us, that is to say, a system of relationships under the aegis of d iversity, without falling into regionalism, or into folklorisms that reflect only what a culture has been or was. (92, subrayo)

PAGE 206

206 Su apreciacin de una nueva literatura se basa en una presentacin innovadora de lo local, pero que, a su vez, posea una proyecc in internacional. La poesa de Vicioso hereda la propuesta de rescate social y racial que intenta hacer Manuel del Cabral. Sus planteamientos, contrario a la poesa en el Trujillato, no tienen que estar ocultos, y responden a un movimiento de inters nac ional e internacional. Sin embargo, siguen la lnea de pensamiento expuesta en el complejo Negrismo dominicano y la extiende a los discursos que, gracias al advenimiento democrtico, se lograron renovar tras aos de autoritarismo. Las propuestas de rescate de Vicioso comienzan en su primera publicacin, Viaje desde el agua en el que traza el mapa de la nueva identidad dominicana; la revalida no concluye en Eva/Sin/Es poemario que consolida la geografa caribea e incluye la realidad local de la Repbli ca Dominicana. Al igual que en el caso de del Cabral, el primer paso que da Vicioso para lograr esta ratificacin identitaria es reconocer al vecino, Hait, y reconfigurar las manifestaciones heredadas del frica. La presentacin lrica de la que parte Vi cioso, sin embargo, se desplaza de una voz potica observadora y en tercera persona que haba en del Cabral a una ms personal y en la que se integra la experiencia femenina. La influencia de Julia de Burgos y Salom Urea, adems de Ada Cartagena Portala tn, es evidente en su obra Su discurso en cada poemario est fundamentado en la defensa de la mujer y su resistencia al rol que se le impone, temtica que desarrollan estas poetas, ya sea de manera directa, como en el caso de de Burgos y Cartagena Portal atn, o de forma indirecta, como en el caso de Urea. A travs de su propia experiencia intelectual y creativa, Vicioso logra una poesa que se reafirma tanto

PAGE 207

207 como de expresin femenina al igual que de revalidacin de la dominicanidad y ser caribeo. El m apa del v iaje: Viaje desde el a gua y Un e xtrao u lular t raa el v iento Viaje desde el agua es el primer poemario publicado por Chiqui Vicioso. Tras 16 aos de residencia en Estados Unidos, la autora regresa a la Repblica Dominicana con intencin de public ar y de crear. En esta primera produccin se pueden reconocer sus propsitos: comenzar a trazar el mapa de la bsqueda de su propia identidad y, por ende, de la identidad dominicana. Esta propuesta exige, por lo tanto, sealar los puntos geogrficos de los cuales se parte Vicioso comienza este viaje desde tres ciudades emblemticas de lo que ser su pesquisa de definicin: Santo Domingo, Nueva York y Guinea Bissau. el comienzo del paisaje: impresionante en las maanas/ no lo s,/ si es la yerba cubierta de roco/ las estructuras de una ciudad No hay calles ni edificios, sino el placer de estar en el lu del platanero/ que anuncia cada da/ su carga de miseria y sacrificio /.../ No lo s/ slo s que mi espritu/ entre alegre y nostlgico/ se siente pleno P ara la vo z potica Santo Domingo tiene un encanto idlico pero no inocente. Ella sabe que tras el prefiere disfrutar del momento, de la maana, y sentirse plena. Esta plenitud, no obstante, no se siente en el segundo punto geogrfico que marca en su mapa de viaje. Nueva York es una ciudad violenta, en donde el prejuicio y la desolacin estn presentes cada maana en el peridico. Es as como nos presenta

PAGE 208

208 neas en el New York Times/ 19 y 17 aos/ 19 y 17 nios/ en el que se detallan estas muertes. No hay una explicacin del trasfondo de los jvenes, de las tal vez dificultades que vivan y qu los llev al extremo de robar. Slo se les dedican 19 lneas, y el poema de Vicioso en que sugiere una reflexin de la situacin de la dispora a veces desconocida. con Salom desvestirse lentamente/ pero la lluvia los despoj de sus ltimos rubores,/ ahora en su desnudez se han alejado hasta los pjaros/ y al sol ya no le interesa su estructuras fsicas y fras de los rascacielos o los residenciales neoyorquinos. La ca da de las hojas y el abandono de los pjaros tras la lluvia son suficientes; afectan el espritu. ste se recupera, sin embargo, en el tercer punto geogrfico que marca el poemario. Guinea q ue de una casa o un refugio, y por la persiana y la ventana, entra el panorama de esa ciudad africana maana q ue en Santo Domingo se manifiesta en todos los sentidos, aqu slo se limita a la mirada, y a un juego de luces que recrea el sol del amanecer a travs de la ventana. Su contemplacin es parcial, aunque no deja de ser bella e igualmente bienvenida.

PAGE 209

209 Este o ptimismo con que se recibe la parcialidad de Guinea Bissau tras la ventana de s misma y sus posibilidades al adentrarse en la ciudad de Bissau. Para entender mejor la impor tancia de Guinea Bissau en este poemario, hay que destacar que esta regin del frica logr su libertad de Portugal en 1974, por lo que la presencia de la autora en esta zona en 1978 es muy significativa Ella fue testigo de los cambios que comenzaban a darse en el pas y d toma forma/ por momentos y emborracha/ el destino (porque en eso tambin se cree)/.../ y uno se sien te en una dimensin mgica,/ fuera de esquemas y programas,/.../ consciente de su propio parto/ se siente maaneramente desnudo subrayo) El potencial que tiene un lugar como Guinea Bissau dentro de un proceso de reconstruccin poltica estimula el e spritu de la voz potica y sta se proyecta joven y con ansias de empezar/.../ en medio del sufrimiento/ presiente el amor subrayo) Nuevamente, y a pesar de las dificu ltades que puede traer este reencuentro con la libertad, la voz potica se mantiene optimista por la posibilidad del cambio. Reconoce que nada es fcil, pero tampoco imposible. Es as como, tras un reencuentro con Guinea Bissau como un lugar lleno de posi nuestro mar / equivocada en este Continente / ciudad/pasado... reencuentro / Bissau/rbol... Caribe / Sangre/renacer ciudad / / futuro de ) Tal y como la vieja colonia portuguesa se independiz y se convirti

PAGE 210

210 en Guinea Bissau, el Caribe, segn la voz potica, puede hacer lo mismo Adems, Bissau es la raz de lo que es el Caribe; por lo tanto, el Caribe es frica. La propuesta de la voz po tica en esta demarcacin de su viaje, de esta manera es sealar el tringulo geogrfic o que la afecta: Santo Domingo ( lugar de origen ); Nueva York ( lugar de la dispora ); Guinea Bissau ( lugar que re define el origen y la herencia africana que obstinadamen te se ha negado en la Repblica Dominicana ) poemas, de factura New Yorkina, queda ahogado con los poemas de Santo Domingo y sobre todo con tu viaje a Guinea Bissau que es como una bsqueda de parte de nuestro origen, el ms ocultado de todos a veces hasta por nosotros mismos subrayo) Mientras que Manuel del Cabral parte del mapa de La Espaola para marcar la diferencia, Vicioso prefiere desplazarse a travs de la geograf a y sealar el conflicto del Caribe e, igualmente, de la Repblica Dominicana, adems de identificar una tercera herencia cultural, la africana. No es hasta que logra un distanciamiento geogrfico cuando la perspectiva personal, la contemplacin histrica y social del dominicano logran transformarse. Entre Santo Domingo y Bissau estNueva York, ese lugar de transiciones que van a permitir el reencuentro de la voz potica con su verdadera identidad. La tranquilidad y optimismo de los poemas de Guinea Bissa u se pierde n en el ir y venir de la voz potica en la intensa vida de la ciudad. As, esta ansiedad se manifiesta muerte/ por las prxim as horas/.../ ..

PAGE 211

211 Sin embargo, es desde Nueva York donde se logra una reflexin de Santo Domingo y un despertar a la realidad de la complejidad de la frontera de la media isla ait/ te imagino virgen/ antes de voz potica se vale de la tradicional figura femenina como representante de la nacin y, ms an, de la negra extica para dramatizar la violencia y sufrimiento del pas vecino En estos primeros versos, alude a la invasin francesa en lo que era Saint Domingue, rices/ con que te integraron al mercado de (42, subrayo) Este ltimo verso se re fiere a las luchas fronterizas, a cmo tanto espaoles como franceses, norteamericanos, haitianos y dominicanos demarcaron el pas y lo recrearon dentro del mapa. La fi gura femenina, por lo tanto, sirve como smbolo de la victimizacin que el pueblo haitiano sufri bajo el yugo colonial. La voz potic estrellas con tus manos/ descubr que el amor y el od misma voz no se salva de ser victimaria del pas, pues, como dominicana, tambin ha heredado el prejuicio. Sin embargo, la reflexin que ha ofrecido le proporciona una nueva perspectiva. Su segundo poemario, Un extrao ulula r traa el viento comienza con un nuevo deseo de extender esta renovacin de perspectiva e intenta proponer un nuevo discurso de representacin de la isla En la contraportada del texto se ofrece esta afirmacin s su segundo y probablemente ltimo li bro de poemas, puerta que abre a una realidad desde donde no piensa regresar, y donde slo caben los que practican

PAGE 212

212 Vicioso intentar explicar en sus poemas. La determ inacin es crear una identidad, una 23 Nuevamente, la importancia del pa isaje, de la geografa y la mirada toma relevancia. La voz potica a esata la vieja lucha entre presentes/ la realidad se hace real/ de qu realidad hablo? / si no s si este verde es verde/ o una interpretacin azul del amarillo transicin. Comienza a darse cuenta que la realida d depende, literalmente, del ojo con que se mire, de la perspectiva que se le quiera dar. Por lo tanto, el paisaje tambin sufre un cambio. La transformacin que experimenta la mirada de la voz potica se percibe con de Altagracia, la voz recurre nuevamente a una imagen lquida para representar el reencuentro con la herencia africana. A travs de la apreciacin de la naturaleza que rodea al paisaje, la voz lrica va entrando mar es rumor/ s que hay mar y playas vacas adonde/ se llega cruzando la profundidad/.../ un ro con bejucos colgantes.../.../ me conducen hacia un esfago de a, ya que el movimiento del ro hacia 23 El libro es una publicacin artesanal que carece de nmero de pginas. Los que uso son establecidos por m misma.

PAGE 213

213 su desembocadura provoca un movimiento interno hacia la intimidad de la voz. A manera de desahogo, el ro sale al mar, mientras que la voz se reconoce y pregunta: a y pregunto/ por qu el mar (16, subrayo) Este viaje interno se dramatiza al desplazarse la voz potica de un entorno externo hacia uno interno, en una casa: pero en la oscuridad a sal to Hago la luz descubro cuatro silla s una cama grande... (16) propio poema y recrear un impacto geogrfico dentro del contorno lrico. A travs de este movimiento, enfatiza el cambio de espacio y pre para al lector para el descubrimiento ntimo. Es as como, finalmente, se manifiesta la premonicin que el verso y la pregunta ¡Ochn!, ¡Chang!, ¡Yemay!/ ¡Ochn Madre!/ ¡ El sueo es interrumpido por el reencuentro con los ancestros que se anunciaban desde el viaje hacia el mar y en el encuentro con el mismo. La ambientacin del poema en la noche no es ms que una manera de darle importancia al momntum en que la voz se da

PAGE 214

214 cuenta de cul es su origen, lo que llega con ms intensidad entre la conciencia del despertar y la inconciencia del sueo. De estos versos cabe destacar los nombres de las divinidades que se convocan. stos son orishas de la s antera cubana, los cuales desde los inicios del Negrismo se hicieron parte frecuente de la imaginera que se produjo en esta poesa. Sin embargo, es interesante que Vicioso, como autora de la Repblica Dominicana, no introduzca la denominacin que se hace de las mismas en el culto afrodominicano. Los homlogos de Yemay, Ochn y Chang en el culto conocido como rar o gag dominicano 24 son la Virgen de los Dolores o Metresil, Santa Ana o Anasa Pie y San Carlos Borromeo o Candelo Sedif, respectivamente (D avies 3). Contrario a los nombres orishas, los loas dominicanos no son muy conocidos o populares, por lo que es posible que Vicioso, con el propsito de mantener su poesa en el mbito de lo ms reconocible, prefiriera mantener la denominacin de la santer a. De la misma forma, funciona como una estrategia en la que el origen africano se va reconociendo poco a poco, puesto que su aceptacin ha sido resistida en suelo dominicano. De acuerdo con Davies, otro nombre us seguidores prefieren no usar ya que Vod is thus taken as synonymous with hechicera (witchcraft) a derogatory term. Practitioners misterios urban upper espiritismo Ultimately, if believers are pressured to give a name to their variant of cult religion, many will say, (Davies 1, subrayo) 24 Las manifestaciones ms fuertes del gag o rar dominicano se pueden ver en las ciudades o pueblos ms cerca de la frontera con Hait. Sus seguidores se juntan en cofradas muy similares a las santeras en Cuba y tienen un lder al cual se le conoce como Papa Boc Una de las celebraciones ms importantes suceden durante el fin de semana antes del mircoles de ceniza y la Semana Santa. Las cofradas salen de sus centros de encuentro y visitan otros rars, convocando a los diferentes loas ya sea para cumplir promesas o simpleme nte bendecir al grupo en procesin.

PAGE 215

215 El sincretismo del vod afrodominicano es evidente, al i gual que en otras religiones afrocaribeas en la representacin de sus loas con los santos catlicos. De la misma haitiano, a pesar que no se les reconoce abiertamente. S in embargo, contrario a la santera o al candomb, los propios seguidores hacen una distincin de nombre que todava marca la diferencia entre Repblica Dominicana y Hait. Por lo tanto, Vicioso tiene mucho cuidado en la introduccin que hace de la herenci a africana en sus versos. Prefiere presentar los ya conocidos y aceptados orishas cubanos y dejar de lado, por el momento, a los loas del vod. De esta manera, y aludiendo a la temtica de Viaje desde el agua el poema empre estuvo!/ ¡Ah casa verde equivocada!/ ¡Ah pesar de no haberse reconocido antes, la herencia africana, su influencia, siempre haba existido en la Repblica Dominicana y No obstante, al desplazarse y reconocerse en una geografa distinta, en otra casa, ue siempre le perteneci. La importancia del reconocimiento del otro que presenta Manuel del Cabral en el viaje de Compadre Mon hacia Hait aqu toma una perspectiva diferente. Segn Edward Said en su introduccin a Orientalism e form durante la

PAGE 216

216 como una manera de marcar la diferencia con el conquistado. Es u n discurso que combina intereses polticos y sociales a travs de una distribution of geopolitical awareness into aesthetic, scholarly, economic, sociological, historical, and philological texts; it is an elaboration of a is rather than expresses, a certain will or intention to understand, in some cases control, manipulate, even to incorporate, what is a manifestly exchange establishment), power intellectual (as with reigning sciences like and canons of taste, texts, values), power moral (as with ideas about what (Said 1999 2000) ste e s un discurso que, por lo tanto, se define por medio del reconocimiento del otro fuera del uno. El uno es y se define en cuan t o aplica este discurso al otro, y viceversa. Es posible, as, manipular y controlar al otro, mantenerlo al margen, a pesar de cualquier intento de acercamiento que se quiera tener. Manuel del Cabral intenta recrear un entendimiento ms positivo del otro al marcar sus similitudes con el uno. La propuesta de Vicioso es, por el contrario, la necesidad de reconocer ese otro en el mismo lugar donde est el uno, verlo en s misma, en la propia casa, y proyectarlo hacia la historia oculta de la Repblica Dominic ana. La poeta contina y extiende la corriente intelectual que durante la dcada de 1970 comenz a revalidar el elemento negro en Repblica Dominicana. Publicaciones como la de Franklyn J. Franco, Los negros, los mulatos y la nacin dominicana (1970), ya p roponan esta identificacin de la cultura africana. Vicioso pone en ejecucin este demarcacin geogrfic a del mapa que comienza en Viaje desde el agua

PAGE 217

217 El poema cierra los puntos del tringulo ya establecidos Santo Domingo, Nueva York, Guinea Bissau se centra en la realidad de la Repblica Dominicana y se adentra en la bsqueda de la identidad personal. E Antes la identidad era palmeras mar, arquitectura desempacaba la nostalgia otros detalles volva la nia a preguntarle a la maestra y un extrao ulular traa el viento. (65) La voz potica describe la identidad for mada por tres elementos dentro de la estructuracin del Caribe: palmeras, o la exotizacin del paisaje; mar, o el insularismo y distanciamiento de una isla a la otra; y la arquitectura, o la herencia colonial. Comenta Daisy Cocco de Filippis sobre este cue stionamiento de la identidad: Qu exista antes de las glorias del pasado? Cul era la esencia de nuestra cultura en los inicios de nuestra gente? Estas preguntas estn en el centro de la bsqueda de comprensin de nuestros orgenes y subrayan mucho de la afirmacin de una cultura no europea en el corazn de la historia y geografa dominicana. La pregunta es: Por qu no nos ensean sobre esos que vinieron antes de nosotros? (xi) La nia del poema le cuestiona a la maestra sobre su identid ad, pero no que da satisfecha con su respuesta. El viento que ulula representa esa insatisfaccin, esa inquietud. La nia, por lo tanto, sale de la geografa dominicana y entra a la de la exil marido y escriba/ en el blanco impecable.../ volva el mar como un rugido de ermitido una nueva perspectiva que, aunque apenas iniciada, le abre nuevas posibilidades de

PAGE 218

218 interpretacin. El mar slo puede volver en su mente, en el deseo de encontrarse, y por esto sucede el ulular del viento. Anuncia en su leve sonido que algo se acer ca, que ya pronto se va a lograr el encuentro. las paredes / pero lleg con la brusquedad de los tambores / con la lejana sensorial de lo cercano / la insomne aparicin de la extraeza /.../ Ochn y Yemay y la pregunta subrayo). La voz potica alude, primer o a la casa en donde sucedi el primer imprevisible de los orishas, llegada que ya se senta. La f igura que previamente perteneca al otro, que no estaba en el imaginario dominicano, se descubre dentro de la misma voz potica bajo las orishas reinantes del agua. La imagen del mar, del viaje desde el agua, del ro, responde a esta convocacin religiosa que anuncia su presencia constante y latente. se busca en el primer canto: Entonces la identidad era palmeras mar, arquitectura tambores, Yemay y Ochn y la temporaria paz del agua. Agua cero como el circular origen de la nada Y un extrao ulular traa el viento. (68) Se da entonces, un renacer en el que se aaden, junto a los elementos de la identidad que se dan en el primer canto, un cuarto elemento que no se tom en cuenta: la

PAGE 219

219 herencia africana. Dentro de la nueva realidad, y gracias al distanciamiento que logr dar la dispora, se reconoce parte del ulular del viento, ese vaco histrico que se negaba desde haca mucho. amor ya unidas/ eran palmeras, mar, arquitectura/ tambores, Amlcar, Yemay y Ochn/.../ pero proyecta una posible advertencia de que no todo puede caber en la realidad que se el amor eran palmeras/.../ y la absurdid dimensiones, de dos geografas: la intimidad del yo versus la realidad fuera del yo. La propuesta de reconocimiento y afirmacin de la here ncia africana, hasta el momento, se ha dado dentro de la casa, en la intimidad del yo. La imagen del viento proyecta la posibilidad de una integracin fuera de esta intimidad. Sin embargo, que este reconocimiento de la herencia africana suceda as, todava es difcil debido a los prejuicios en la Repblica Dominicana. n embargo, el optimismo que se sinti en Guinea Bissau gigantesca/ redondeo los bordes./ Se volvi la isla una pelota/ en manos de una gran ronda de maestras,/ carpinteros, cam pesinos.../ una pelota en manos de una gran

PAGE 220

220 ronda de escolares/ ¡Esto somos! ¡Esto eres! Una rueda/ aplastando sin violencia el quiebra en la accin que gente comn, p rof esionales y no profesionales; el pueblo dominicano, puede lograr al unirse. La herencia africana se reconoce, se grita y se identifica para finalmente liquidar la preg unta: La voz potica concluye su viaje y o frece el mapa del mismo en estos dos poemarios. Con Viaje desde el agua y Un extrao ulular traa el viento Vicioso concluye la aventura que Compadre Mon y los sufrimientos de Pulula presagiaban. No es solamente declarar y afirmar como un observador o nar rador histrico, delimitar la geografa y dejarla crecer en el mito popular tal y como presenta del Cabral. Vicioso propone que es necesario ade ntrarse en la experiencia, hacer el viaje personalmente y tratar de definirse para encontrar al otro dentro de s mismo. Las circunstancias histricas de la poeta le permiten esta expansin, pero no deja de ser un viaje que se comenz en el complejo Negrismo dominicano. Las divinidades que resaltan en el redescubrimiento de la herencia africana no forman parte de la imaginera dominicana, pero s del movimiento que propuso como tarea primordial rescatar su cultura. La poeta retoma los planteamientos religiosos y no religiosos y los trae a la experiencia contempornea, especialmente desde una perspectiva femenina, y s e integra al discurso caribeo. Geografa de una identidad caribea: Internamiento y Eva/Sin/Es Tras definir los puntos geogrficos que comienzan a identificar a la voz potica que crea en sus primeros dos poemarios, Chiqui Vicioso publica su tercero, In ternamiento en 1992. Siete aos despus de Un extrao ulular traa el viento inicia una nueva dcada y, para Amrica Latina y el Caribe, el ao significativo de la

PAGE 221

221 de Amrica por el imperio e spaol. Mltiples perspectivas se expusieron en los foros pblicos, en peridicos, en congresos y revistas. En ellos se intent dar una definicin al impacto que tuvo este movimiento trasatlntico y cunto haba sobrevivido su influencia. Mientras que en p ases como Mxico y Per se condenaba la intervencin espaola en Amrica como un genocidio, en Puerto Rico se celebraba una Gran Regata de participacin internacional que segua la ruta de Coln hacia el Nuevo Mundo, y en Repblica Dominicana se comenz l a construccin de un faro con el nombre de Cristbal Coln, smbolo de la hispanofilia dominicana 25 Dentro de este contexto poltico y social de manifestaciones pblicas contradictorias, la aparicin de un poemario como Internamiento no deja de ser parad jico. La propuesta en el ttulo no es hacer una manifestacin visible de sus emociones ntimas sino un quehacer activo interno e ntimo de construccin de la identidad. Internamiento responde a una exploracin ntima que ratifica la identidad de Vicioso c omo mujer, dominicana y poeta Las ciudades de Santo Domingo y Nueva York funcionan como pilares de un puente que comienzan a delinear la geografa caribea que se sugiere al final de Un extrao ulular Un viaje desde el agua La herencia a fricana reconocida en estos primeros dos poemarios no queda de lado en el tercero. Sin embargo, no hay que mencionarla directamente. Est presente en las imgenes del paisaje y en la bsqueda interior: en la casa y en la dispora y en el reconocimiento de s misma como voz potica. Para el tema principal de esta 25 El hispanismo en Puerto Rico y Repblica Dominicana tuvo un profundo impacto en el imaginario nacional. Por ;a desaparicin de un componente autctono, contrario a Mxico y Per, varios grupos sociales intentaron defi nir la nacin a travs de uno de los grupos raciales. El espaol fue el ms favorecido por los grupos ms aventajados criollos debido al provecho econmico que esto representaba.

PAGE 222

222 investigacin, este poemario no sirve de evidencia clara pues el rescate afro dominicano no se presenta de manera directa Sin embargo, cabe como puente discursivo y potico para lo que se presenta r en su ltima publicacin. Romper el canon es la ltima propuesta que trae y que sirve de puente para reafirmarse como creadora y parte del discurso caribeo en su ltimo poemario. El quiebre con el canon lo realiza en el dilogo que entabla con el poema de Mir p resenta en su poema una Repblica Dominicana contradictoria sin escapatoria de su miseria a pesar de su belleza y su creer / que en este fluvial pas en que la tierra brota,/ y se derrama y cruje como una vena rota,/ donde el da tiene su triunfo verdadero,/ irn los campesinos con asombro y apero a cultivar/ cantando/ su franja propietaria./ Este amor/ quebrar su inocencia solitaria./ Pero no 10 subrayo) Vicioso, por su parte, le pregunta Yo que apenas s / de un olor/ de ciertos Yo que solo s que no se puede/ defi me hago 30) La voz potica se presenta, siguiendo el mode lo de Sor Juana como ignorante. Reconoce la experiencia de Mir pero le cuestiona cmo puede definir se a travs de un pas de males, de dnde sujetarse para recrear la identidad. Vicioso deconstruye la negatividad del canon para poder reconfigurarlas posi tivamente en su propio discurso como mujer. La Repblica Dominicana ideal no existe, por lo que es necesario describir la que s y

PAGE 223

223 redescubrirla a travs de reconocer todos sus componentes, incluyendo la herencia africana. La autora inicia este redescubrim iento en su poemario Eva/Sin/Es st a es una coleccin potica compleja. En comparacin a las publicaciones anteriores, es muy breve. S olo contiene cuarenta y tres poemas de no ms de diez versos cada uno. La publicacin de este libro se hizo en tres leng uas: espaol ingl s francs, lo que le permite llegar a mltiples lectores caribeos Daisy Cocco de Filippis comenta en la Eva/Sin/Es la ltima creacin de Chiqui Vicioso, es la evolucin natural de su acercamiento a la cultura que la rodea, al Caribe plural y lingsticamente hbrido al que pertenece. En el corazn del poemario subyace el de la bsqueda identitaria en sus primeros dos poemarios y entablar un puente de identidad personal en el tercero, sta ltima presentacin intenta ofrecer una lectura del Caribe en la que la definicin pautada de la voz potica se integre con naturalidad. El juego lingstico que Vicioso recrea en el ttulo anuncia dos planteamientos: por introducir a ttulo: ntacin del gnero humano; SI"N, como nombre de ciudad, en representacin de la sociedad y su organizacin social; y ES, como verbo copulativo, en representacin de la Divinidad. En tal sentido, el mismo ttulo del poemario me sugiere de inmediato tres di mensiones: una dimension social, que tiene que ver con la condicin humana; una dimension natural, que tiene que ver con la condicin csmica; y una dimension sobrenatural, relacionada con lo divino mismo. ( www.cielonaranja.com/viciosochiquibruno.htm )

PAGE 224

224 De esta manera, el ttulo anuncia no slo tres lecturas, sino tres partes en que los poemas se pueden organizar. Si se siguen los referentes que la poeta ya nos ha dado en sus primeros tres li bros, es posible determinar que lo que la voz potica va a sugerir es una definicin de la identidad de Eva, su integracin y desarrollo dentro de la geografa Sin y cmo finalmente se va a desenvolver, va a ser Es en su conclusin. El poemario abre c Todo tendr que ser reconstruido intencionado de nuevo, y los viejos mitos al reaparecer nos ofrecern sus un mito anterior, Compadr e Mon de Manuel del Cabral, este texto no slo va a sugerir un nuevo mito, sino que lo va a renovar. La insinuacin es que ya ha habido una ruptura y es necesario reestructurar todo de nuevo. Tras esta propuesta mitolgica, el poemario comienza con una ima momento de la creacin, todas las manifestaciones de la n aturaleza se confunden entre s. E l cielo y la tierra no estn limitados, no hay una geografa posible. La voz potica, [sic] Mundo primordial, el [sic] www.cielonaranja.com ). Est, entonces, en el principio del mito y, de cierta forma, convoca el primitivismo, la renovacin de los orgenes que el Negrismo propuso. Esta dimensin csmica y mitolgica se destaca m s en el canto convoca a diferentes divinidades que finalmente presentarn

PAGE 225

225 del Hamsa/ alianza entre Dios y su creacin/ de donde Eva es introduccin de Eva a travs de diferentes creencias hebrea, hind y cristiana fija una multiculturalidad que se va a mantener a travs del poemario. De un cosmos desorganizado, la voz potica pasa a desplazarse por geografas esp ecficas en las que encuentros y conflictos culturales han posibilitado su origen: Nuevamente, Vicioso recurre a la imagen del viaje, del desplazamiento, para construir una d efinicin identitaria. La Eva de este poemario, igual que la Eva bblica, peca, pero su pecado no es comer de la fruta prohibida, sino decidir que su lugar no es el que tiene originalmente, por lo que se traslada de uno a otro. En el canto VII, este viaje Auroboros / ocano de nueve espirales/ istmo verde/ en la desembocadura del Ozama culturas, en el que una serpiente s e muerde su cola y reproduce un crculo. Este crculo tambin simboliza evolucin y continuidad, el movimiento constante del universo. Por lo tanto, el que Eva se encuentre con este smbolo en su viaje es una representacin visible de la necesidad del cons tante cambio. Como en el encuentro con orishas en ciudad de Santo Domingo Relmpago dentado Olas Tempestad Marea Furia del roco

PAGE 226

226 D amballah Wedd, piedra de rayo Serpiente de colores que se alimenta de los mares (7, subrayo) Damballah es el loa de la creacin y su smbolo, como el auroboro, es una serpiente. Es p arte de las divinidades del vo d y se manifiesta sincrticamente con Mo iss, hijo del agua, por lo que su lugar est en este cuerpo lquido. La voz potica, finalmente, reconoce la importancia de este loa en su viaje. El dilogo con el gag dominicano que se dej de lado en el segundo poemario, comienza despus de haberse con solidado el redescubrimiento de la herencia africana. Ya hay una aceptacin anterior de la negritud que ahora se hace ms local y puede reconciliarse con el lugar de origen de la poeta. El hecho de que Eva entre en contacto con este espritu es una manera de que el Caribe entre de manifiesto y, ms an, que la Repblica Dominicana y Hait se unan en un mismo discurso. Poco a poco, la figura de Eva se ha ido definiendo. Ha abandonado la mitologa y entra en contacto con geografas ms especficas. Este movim iento, sin embargo, no es armnico Primeramente, requiere romper con lo anterior como dice en el canto Roto el cubculo de cristal vaivn de fragmentos / anunciando mplica recrearse en la diversidad Esto es un proceso doloroso que Vicioso ya expres en Internamiento La voz potica de Eva lo entiende y lo representa en el mito de Alcione y Keyx 26 yo Alcione/ sigo en la bsqueda de Keyx/ sin importar que los ni dos de nuestro yacer/ sean barridos/ una y otra vez/ por el oleaje implacable 26 En la mitologa griega, Alcione y Keyx eran admirados por los dioses por el amor que se tenan. Se comparaban con Zeus y Hera, lo que enfureci al rey de los dioses. Para castigarlos, Zeus provoca una tormenta en la que Keyx muere. Alcione espera por l y finalmente, ayudada por la clemencia de los dioses, lo encuentra, muerto, en la orilla. Alcione se suicida y Zeus, compadecido, transforma a la pareja en aves martimas.

PAGE 227

227 sufrir del Caribe, la voz potica va a confrontar cualquier circunstancia con tal de encontrarse y definirse. Esto, por lo tanto, la lleva al de stierro, alusin del auto exilio, Ella se hace cargo de su destino y finalmente se acerca al Caribe: El destino aludido se describe que se introduce tambin es un lugar que puede verse a merced de los dioses Juracn, dios tano pero que es concreto lo que le da a la voz potica un cuerpo que todava no posea. As en e donde el cuerpo es lo firme/ es la vctima ha padecido Eva hasta el momento. De esta manera, en el cant memoria del desamor y de sus/ lutos/ me acogi en sus asilos/ y comenz a minarme/ Apsaras, Alcione, Eva ahora se diseccionan, se fragmentan al lle gar a este nuevo lugar y, como establece en el prximo canto, se convierte n Toda dolor/ toda islas / patria de un interior/ donde el nico dintel/ es lo azul de mis nostalgias/ la subrayo ) Al descubrirs e una nueva identidad, lo anterior comienza a olvidarse y la voz potica empieza a renacer. La nueva identidad se absorbe y se reencuentra con las imgenes de los poemarios anteriores. La Eva que la voz potica de Vicioso revela es una sntesis del

PAGE 228

228 viaje, de la demarcacin geogrfica, del encuentro con la herencia africana y de la ruptura potica con lo anterior. Es una resignificacin de s misma como creadora, todas las Juan Sherezada S obrevivo la s mil y una noches Del insomnio Oy del ulular del viento De Ochn De Yemay Hija y ahijada En la ruta de las esclavas Reencontr a mis madres Tengo de ellas la rebelda del pelo Y el difuso color De las arenas sin playa. (16) Como ocurre en la p oesa de ngela Mara Dvila la voz potica se identifica con la autora, con Sherezada Vicioso, y usa su nombre para resignificarse. Al igual que las abuelas en los poemas de Nancy Morejn y Dvila aqu Vicioso revalida a las antecesoras negras y esclava s que se manifiestan a travs del cuerpo. Recordando las : reconocer la mulatez dentro de una cultura que constantemente ha negado la negritud es un paso

PAGE 229

229 gigante en la reconfiguracin de la id entidad. Este rescate cultural, sin embargo, no la figura de Eva como cuerpo, como creacin, ahora comienza la transformacin de la geografa, del lugar en donde vive y se recrea. Hay que llenar el silencio y el vaco histrico que ha quedado de los ancestros. Esta metamorfosis comienza en el cuerpo, pero tiene el fin de proyectarse a o tros experiencia de la travesa mitolgica, el encuentro con las variantes divinas de estos tres continentes, se fusionan en las entraas de la Eva mulata, de su cuerpo, y se convierte en un ente hbrido, cnsono con la experiencia del Caribe como puerto de entrada de la colonizacin. Al igual usa elementos parecidos a los de Dvila, en es tos versos tambin hay una similitud la mujer esclava se rescata a travs del poema de la autora cubana, y Vicioso recalca esta historicidad dentro de un ambiente mitolgico. Sin embargo, el discurso m tico cruza la frontera de la historia pues el tero de Eva contiene las tres experiencias de emigracin del Caribe. Su planteamiento es establecer un discurso sincrnico en el que ntan un futuro en comn. La poeta i nicia, as, la manifestacin de la geografa de Sin, ya no como lugar ondenados/ colina

PAGE 230

230 yuxtaponen al universalismo de Sin y recrean una nueva mitologa. Sin fue la ltima fortaleza conquistada por David y, de acuerdo con las interpretaci ones judas, el lugar de origen de Israel como el pueblo elegido por Dios. En el Caribe, esta creenc ia fundacional se adapta en el r astafarianismo, culto religioso jamaiquino Sin pasa a ser la tierra prometida de Etiopa, el lugar utpico africano, a don de la comunidad negra en la dispora va a regresar para liberarse de la influencia de los opresores. Dentro de la formacin del imaginario del que parti el Negrismo, Etiopa tambin era el lugar demonizado por la perspectiva de la supremaca blanca del qu e surgan los negros ms violentos y que, en la esclavitud, se formaban en los lderes de las revueltas. De cierta forma, esta caribeizacin de Sin es consistente con el rescate cultural que Vicioso quiere representar en su poesa. Sin embargo, el nfasi s que hace de esta geografa mitolgica no se limita al rescate de la negritud, sino que se ampla en el mestizaje. Para ella, el origen del Caribe est justamente en la hibridez, en los conflictos culturales, y en las consecuencias del autoritarismo. Poc o a poco, la voz potica ha ido transitando de lo universal, a lo regional que anuncia perspecti va personal que tiene la facultad de trasladarse al plano colectivo. La dictadura de Trujillo viol, simblicamente, a la tota lidad de la Repblica Dominicana.

PAGE 231

231 Este es un tema que tambin se retrata en la nueva narrativa dominicana, como en las novelas de Julia lvarez, Junot Daz y Mario Vargas Llosa A consecuencia de esta nueva violencia, otros viajes comienza n y nuevas otros Hatueys/ y otras Anacaonas/ intentan atravesar el Leteo/ sangre que por fin se los primeros dos poemarios, sta que sucede no tiene un propsito de re descubrimiento. A modo del lago del Leteo, del lago del olvido en la mitologa griega, figuras histricas de la colonizacin a los tanos en Repblica Dominicana quieren dejar atrs la violencia y el desamparo. La travesa re comienza, ya no como un medio de bsqueda de la identidad, sino como una manera ro de sustituye al auroboro La mitologa latinoamericana ahora tambin forma parte de esta reinvencin. Del Caribe se pasa entonces a Amrica Latina, y de ah, otra vez, la voz p otica se redefine desde mitologas universales: Yang y Yin Cstor y Polux Nuevamente Eva en el costado del Adn original Animus Anima Cielo y tierra

PAGE 232

232 Eva sin el anillo de Polcrates Sofa Caribea Afrodita Urania Pieza magistral de Arte Regia. (23 ) El encuentro de los opuestos, sin embargo, contrasta con los lugares idlicos de los cuales parti el primer viaje de Eva. Tras la dispora y el olvido, la voz potica define a la unin de los opuestos originales, masculino y femenino. Por lo tanto, la figura emblemtica de la Eva del Caribe, aunque de apariencia femenina, representa al todo; es el auroboro. Junto a esta unin de opuestos cosmol gicos y mticos, surge una uni n m s la nia/ Surge de los escombros el llanto/ Una Quisqueya de azcar/ Un Ayt de pjaros de la Repblica Dominicana y Hait se funden en el lugar ab origen de su mitologa particular: la tana. Los primeros pobladores de La Espaola le llamaban Quisqueya al este y Ayt al oeste, dividiendo la isla por su geografa dismil, pero conviviendo. C ontrario a la idea indigenista del trujillato, Vicioso no usa esta mitologa para recrear una diferencia, sino destruccin de esta idea de divisin, pero contrario al Jeric bblico, no se abandona la posibilidad de reestructuracin y reconfiguracin. Los ltimos versos aluden a una unin potencial y a un entendimiento recproco. De esta manera, y en este entendimiento de la posibilidad de recreacin en la consolidacin de los opuestos, la EVA, reconfigurada en su mulatez y en la frontera de su identidad con frica, Asia y

PAGE 233

233 Europa, reconocida en sus antecesoras a travs de su cuerpo, habita y transforma a SI"N, geografa que tuvo que sufrir embates, pero que ES posible conciliar en la negociacin de los opuestos. Eva/Sin/Es no concluye la bsqueda que comenz en Viaje desde el agua Muy al contrario, al destacar y volver constantemente a la imagen del auroboro, a la serpiente que se muerde su cola, subraya el hecho de que no hay conclusiones posibles. La nica forma de salvarse, de recrear un mito fundacional, est en el constante ir y venir, en la persistencia de la travesa y la incesante e xploracin del conocimiento. Vicioso crea y se hace parte de una mitologa que no quiere evadir, sino que quiere rescatar esa parte de la Repblica Dominicana olvidada. En sus primeros poemarios lo hace a travs del reconocimiento de la herencia africana, y en la plenitud de sta en la exposicin lrica de este poemario incluye a la isla en el discurso caribeo. El viaje desde el agua concluye en una argumentacin que no da soluciones, sino que mantiene el cuestionamiento constante tanto de los mitos como de la historia. Tercera C aracters tica del Negrismo F emenino: La Relocalizacin y Transculturacin G eogrfica El complejo Negrismo dominicano rescat la figura del haitiano como parte de la sociedad de la Espaola La marginalizacin y negacin de la here ncia africana llev a negar rotundamente cualquier relacin con la nacin vecina. El Trujillato marc los lmites entre los dos pases drsticamente con la masacre de 1937 y la herencia de la jerga trujillista acall cualquier disencin en esta imagen de l pas. Sin embargo los tratamientos literarios como los dados por Manuel del Cabral en Trpico negro y Compadre Mon logran dar el primer paso de un rescate cultural necesario para la

PAGE 234

234 inclusin de la Repblica Dominicana como parte del Caribe. La distanci a de la voz potica como observador permiti las primeras demarcaciones geogrficas de una isla que no era tan dividida como aparentaba. Es en Compadre Mon donde se llega a esta integracin de fronteras al representar al haitiano como amigo, como igual al dominicano en cuanto a sus relaciones, creencias y modo de ser De todas formas y marcado por la censura del Trujillato, muchos detalles de este rescate todava colindaban con los prejuicios. e l haitiano no es tan diferente de uno mismo el dominicano y que ambos coexisten en la misma persona. A travs de los poemarios analizados, es posible ver cmo la identidad de la voz potica se desplaza entre geografas, en el tringulo de la travesa p ersonal entre Santo Domingo, Nueva York y Guinea Bissau. En el contexto dominicano estos tres puntos se proyectan como Repblica Dominicana, la dispora y Hait. Estas demarcaciones permitieron a la voz lrica definirse por medio del paisaje, tanto externo como interno, y finalmente reencontrarse con l a herencia africana. La ciudad Santo Domingo y Nueva York sirvi de puente para aclarar el discurso personal, para romper con las tradiciones lricas y temticas que se cuestionan en Quin to La solucin, por lo tanto, se encontr en el quiebre total, mas sin olvidar otras voces que pertenecieron a ese pasado como, por ejemplo, las voces femeninas. As, finalmente, en un viaje de encuentros mitolgicos y cosmologas diversas, el discurso local se hace parte del Caribe, de la regin caribea total, y se redefine constantemente.

PAGE 235

235 La geografa dominicana, la frontera y la violencia que la distingue, dentro de la potica de Vicioso pasa por una transculturacin al escoger los element os que la van a redefinir constantemente. stos se encuentran en la aceptacin e identificacin de los opuestos, en la constante negociacin de una identidad que, al final, se comparte de un lado y otro de la sierra. Su voz potica rene los elementos que del Negrismo sobrevivieron al anti haitianismo y la negacin de la raz africana : la mujer, las ceremonias del vud, el regreso a los orgenes y el reconocimiento de un conflicto fronterizo que necesita solucin. Al presentar estos temas en sus versos, Vic ioso reconfigura, adapta y revalida el discurso de una negritud eludida y la trae al primer los conflictos para defender, con optimismo, las posibilidades de la conci liacin como Caribe.

PAGE 236

236 CHAPTER 7 CONCLUSIONES: LA POS IBILIDAD DE UN NEGRI SMO FEMENINO Las poetas consideradas en esta investigacin proponen una lectura nueva del Negrismo clsico de la dcada de 1930 a 1940. Desde su propio contexto histrico y social, cad a una presenta un acercamiento a este movimiento potico y lo transforma. Esta transformacin la logran a nivel discursivo y estructural, y rescatan las afirmaciones polticas que la poesa negrista defendi en su momento. Esta innovacin puede definirse, por lo tanto, en lo que yo llamo el Negrismo femenino. Antes de entrar en una discusin ms especfica de estas ideas, vale la pena repasar las exposiciones realizadas a travs de este estudio crtico. El Negrismo fue un movimiento innovador en cuanto a la definicin nacional y cultural del Caribe. A travs de la poesa que se produjo durante las dcadas de 1930 y 1940, logr introducir un discurso nacional distinto al propuesto por las lites criollas. Contrario a la defensa que se haca de la herencia hispanista, el Negrismo evidenciaba la influencia de la cultura africana y redefina la posicin del negro en la sociedad. El primer acercamiento que este movimiento hizo de la figura del negro apuntaba a su exotismo rtmico y corporal. Sin embargo, la pro puesta que poetas como Nicols Guilln, Luis Pals Matos y Manuel del Cabral presentaron no se basaba en una representacin prejuiciada y unidimensional. El exotismo y la exaltacin del cuerpo, el ritmo y las onomatopeyas fueron estrategias discursivas que buscaban atraer al lector a una realidad con las que conviva haca mucho, mas no tomaban en cuenta. Adems, recrear esta proyeccin performativa en su poesa rompa con los postulados poticos anteriores el romanticismo, por ejemplo y adentraba la lite ratura del Caribe en nuevos modos de expresin ms cercanos a la vanguardia. Los poetas desarrollaron estas

PAGE 237

237 consideraciones locales y comenzaron una literatura fundamentalmente caribea que marcaba la diferencia con las definiciones literarias latinoameric anas. El discurso del mestizaje surgi como estandarte de este movimiento, ya que retrataba la realidad racial mixta del Caribe. El Negrismo se transform en un movimiento de matiz universalista, pues desde su particularidad los poetas explicaban una reali dad que poda traducirse a otros lugares en donde suceda un enfrentamiento cultural. La poesa de Nicols Guilln, por un lado, rescataba la actividad del negro en la historia, especialmente a nivel cultural. En sus poemas, retrataba personajes que se ve an en la vida cotidiana de la Cuba de su poca, pero a los que se les negaba un espacio singular dentro de la manifestacin nacional. Por otro lado, Luis Pals Matos se distanciaba un poco de este quehacer cotidiano, pero sin abandonar el rescate de la cu ltura africana. Su poesa se enfocaba en el primitivismo, en el origen cultural africano que todo individuo en el Caribe hispano posee de una manera u otra. A travs de referencias onricas, imgenes de ceremonias religiosas, alusiones a orishas y bailes, Pals Matos propone que la herencia africana se revive y se postula como parte activa dentro de la construccin nacional en Puerto Rico. En la Repblica Dominicana, sin embargo, este rescate abierto de la influencia africana no se dio con tanta fuerza debi do a la dictadura de Trujillo. Manuel del Cabral, como poeta representativo del movimiento, tuvo que recurrir a lo que llamo un quiasmo discursivo. Rescat, primeramente, la figura del haitiano para, as, presentar la influencia africana en la Repblica Do minicana como algo positivo y que no poda descartarse. Mediante estas propuestas de rescate cultural africana que se manifest, estos poetas lograron

PAGE 238

238 consolidar un movimiento representativo del Caribe que, finalmente, lleg a formar parte del canon litera rio latinoamericano. El potencial de la poesa negrista dentro de las historias literarias, no obstante, no lleg a realizarse completamente. Dentro de ellas el Negrismo pas a ser una parte marginal del canon. El movimiento slo era valorizado por el uso de las onomatopeyas y la representacin artsticamente extica del negro, o la evolucin potica de Guilln al convertirse en el primero y a veces considerado como nico poeta social que surgi del movimiento negrista. As, el inters de reivindicacin s ocial y poltica que el Negrismo tuvo en sus inicios comenz a perderse en una lectura puramente extica. Su poesa se proyect, entonces, como casi racista y de poco impacto social, contrario a los discursos paralelos de la Ngritude francesa y el Harlem Renaissance estadounidense. Consecuentemente, y debido al impacto que tuvo en el Caribe la lucha de los derechos civiles en los Estados Unidos, la crtica de 1960 descart al Negrismo de los discursos de la negritud. Dentro de este marco crtico, la inclus in de poetas blancos en el movimiento se vio como una afrenta al rescate de poetas y autores negros y a la formacin de una literatura fundamentalmente afrolatinoamericana o afrocaribea. De esta manera, el discurso del mestizaje se catalog como medio de represin de las verdaderas manifestaciones africanas. La mayora de estas definiciones y expresiones crticas provinieron de la academia norteamericana, que fue la primera en instaurar los estudios afroamericanos como disciplina y los impuso a Amrica L atina y el Caribe. Las lecturas que hizo esta crtica sobre la figura del negro en la literatura caribea respondan a la realidad birracial en Estados Unidos y no al movimiento poblacional que hubo en el Caribe a

PAGE 239

239 consecuencia de las mltiples migraciones a la regin durante la colonizacin. La realidad racial en Puerto Rico, Cuba y Repblica Dominicana se distancia de la divisin dicotmica entre blancos y negros que se mantiene en Estados Unidos. Esto es debido Caribe, y en muchas ocasiones interfiere con la distincin de clase social. La movilidad social que hubo durante la colonizacin le permiti al gobierno del imperio espaol manipular a los esclavos y trabajadores. Con el fin de evitar las revueltas, por ej emplo se les consenta a los esclavos tener sus propias celebraciones en los das de festividades religiosas. Esto dio como resultado un sincretismo evidente en la santera cubana o el rar dominicano, donde las divinidades cristianas se fusionan con las a fricanas, resultando en una nueva manifestacin. Por lo tanto, esto posibilit un mestizaje profundo, no slo biolgica, sino tambin culturalmente. Es as como en la crtica ms reciente se comenz a tomar en cuenta el concepto de transculturacin. El t rmino transculturacin surgi de la antropologa a finales de la dcada de 1940. Fernando Ortiz fue el primero en notar la necesidad de un concepto que identificara con precisin la amalgama cultural y social que Cuba y, por extensin, el Caribe, haba exp erimentado a travs de los aos desde el descubrimiento. Por medio de un acercamiento a la vez erudito y potico, Ortiz define en su concepto de contrapunteo entre el tabaco y el azcar los factores socioeconmicos y culturales que tuvieron como consecuenc ia el mestizaje caribeo. Su aportacin primera influy en la crtica que desde Amrica Latina y del propio Caribe comenz a surgir con el fin de explicar los encuentros y desencuentros que atraviesan culturas dismiles y fronterizas. ngel Rama, Antonio B entez Rojo, Jos F. Buscaglia y Silvia Spitta son slo algunos

PAGE 240

240 de los crticos recientes que intentan redefinir la historia literaria de Amrica Latina y del Caribe utilizando el concepto Ortiz, pero aadindole sus particulares puntos de vista y adaptaci ones. La transculturacin al igual que el proceso que describe es un trmino que tambin posibilita reformulaciones y movilidad en su significado. No es una aplicacin terica conveniente sino necesaria. La cultura, al igual que la sociedad en la que se manifiesta, no es permanente en sus expresiones. A travs de los aos se acomoda a nuevos hechos histricos, al igual que a los discursos que estos proponen. Las influencias multiculturales en el Caribe, a consecuencia de las emigraciones debidas a la tra ta negrera y al contrabando, se pueden explicar y entender por medio de la aplicacin de la transculturacin y, a la misma vez, sirven para identificar y definir esta regin. La genealoga crtica y terminolgica de la transculturacin presentada en el ca ptulo 1 de esta investigacin demuestra cmo la literatura del Caribe hispano, contrario a otros pases latinoamericanos, carece de una interpretacin fija. Aplicado el concepto ms especficamente a la poesa del Negrismo, sta se entiende de formas dive rsas a travs de las diferentes historias literarias, antologas y trabajos crticos. De un primer acercamiento en el que se exalta la produccin y los discursos de rescate del negro, se pasa a un comentario en el que se tilde al Negrismo de racista. Recie ntes estudios del movimiento explican el por qu de estas afirmaciones y se rescata su poesa en interpretaciones desde el Caribe. Es en este punto de divergencia en el que el concepto de la transculturacin entra en efecto y se complementa con la definici n

PAGE 241

241 comprender la literatura del Caribe y, en este caso la poesa del Negrismo, es necesario reenfocarse en el autor, su contexto como parte de una zona mestiza y las propuestas que p uede tener para escribir estos textos. El mestizo para Rama es la representacin que responde a la situacin de culturas en contacto. El conocimiento que esta figura tiene tanto sobre el llamado opresor como del oprimido le da la ventaja de seleccionar lo que de ambos puede conciliarse. As una nueva cultura comienza a construirse. Al igual que Ortiz, Rama coincide en que este movimiento transcultural no tiene una conclusin. Por el contrario, es uno en constante transformacin y reformulacin. El discurso del mestizaje se revalida en este nuevo acercamiento y, a su vez, el Negrismo se ratifica como parte de los discursos de la negritud. Su valor est en promover la conciencia de interaccin discursiva entre los grupos tnicos que componen al Caribe, espec ficamente el elemento europeo y africano. Adems, subraya la persistente innovacin cultural sin necesidad de definirse exclusivamente a travs de uno u otro grupo. Nancy Morejn, ngela Mara Dvila y Sherezada Vicioso exponen en su poesa esta revalidac in del Negrismo. Como representantes de la herencia africana y mulata dentro del Caribe hispnico, estas poetas cultivan un contrapunteo entre las imgenes, lenguaje y configuraciones que se dio en el Negrismo de las dcadas de 1930 y su propio discurso. El primitivismo, la imaginera religiosa y el ritmo se incorporan a su obra potica y a sus revalidaciones femeninas, polticas e histricas, fundndose de esta forma el Negrismo femenino. Es Negrismo por la relacin que tiene con el movimiento potico de principios de siglo XX, y femenino porque proviene de la perspectiva de la mujer. No es feminista, pues las poetas no defienden esta ideologa

PAGE 242

242 dentro de su discurso potico. Ms bien reestructuran el movimiento negrista a travs de una potica que integr a los discursos sociales contemporneos incluyendo el feminismo sin necesidad de definirse como feministas u otras ideologas. El Negrismo femenino que proponen estas poetas se manifiesta a travs de tres caractersticas que de cierta forma continan la propuesta proyectada por los poetas primordiales del Negrismo clsico: Nicols Guilln, Luis Pals Matos y Manuel del Cabral. La influencia que los tres autores tienen en las poetas estudiadas no es de dependencia. Por el contrario, ellas reaccionan a la p otica de estos autores mayores y crean una propia. La relacin que Morejn, Dvila y Vicioso establecen con el Negrismo clsico no es ansiosa ni angustiante, como propone Harold Bloom para explicar la historia literaria. Es una conversacin; literalmente es un contrapunteo de experiencias que permiten la renovacin constante que la transculturacin del discurso negrista implica. La primera caracterstica que propone el Negrismo femenino es la de revisin constante, no slo de la herencia africana, sino tam bin de toda la historia, de las figuras femeninas olvidadas en sta y el discurso del mestizaje, obviado en las lecturas superficiales del Negrismo. Nancy Morejn es el ejemplo paradigmtico de este rasgo del nuevo Negrismo. Ella parte de la relectura his trica que hace Guilln en su poesa. l rescat la cultura africana escondida en los nacionalismos criollos blancos y rescat tambin la influencia del negro en la construccin de lo nacional. Morejn usa las propuestas del mestizaje que Guilln plantea,

PAGE 243

243 poemas dedicados a sus dos abuelas. En estos poem as, las abuelas negras reclaman su lugar y su espacio como los orgenes de la herencia africana. As mismo, la poeta revela su afinidad con el feminismo y su afiliacin a los movimientos polticos cubanos discurso potico de defensa tanto de la mujer negra como del comunismo sin cancelar ninguna de las manifestaciones. Morejn retoma la propuesta de base que realiza Guilln sobre la historia, sino que las revisa constantemente en su proyeccin lrica conte mpornea. Esto permite una re introduccin del movimiento negrista y su re formulacin dentro de un discurso caribeo. La validez del Negrismo es posible en esta ratificacin de sus planteamientos sociales histricos y su reconsideracin en el canon desde una nueva perspectiva. La segunda caracterstica del Negrismo femenino es la renovacin lingstica. La revisin constante de la historia necesita una nueva forma de expresin y esto es lo que logra ngela Mara Dvila al volver al primitivismo que propone Luis Pals Matos en su poesa. Las onomatopeyas y jitanjforas que marcaban el ritmo de la poesa palesiana se dejan de lado y se sustituyen con anttesis y un lenguaje sumamente cargado de significados. El hermetismo de los versos de Dvila permite una m ultiplicidad de acercamientos a su lectura, lo que lleva a posibles interpretaciones. La poeta reescribe la historia de la negritud a travs de la consideracin de otros discursos paralelos: la resistencia a la opresin ya sea poltica o social el femin ismo, el amor, entre otros. En su poesa deja claro que no es posible llegar a definiciones absolutas. La yuxtaposicin de significados en la poesa de Dvila funciona de la misma forma que el primitivismo en Pals Matos. Mientras que Pals vuelve a los or genes africanos

PAGE 244

244 a travs de imgenes onricas o de celebraciones religiosas, la poeta propone volver a los orgenes para reinventarse. Sin embargo, ya no necesita el discurso onomatopyico o las referencias directas a frica. Lo transforma en una bsqueda personal e ntima que termina siendo una reflexin del colectivo. Sherezada Vicioso concluye esta renovacin lrica al proponer en su poesa un rescate de la influencia africana en la Repblica Dominicana. A travs de un lenguaje en el que se reconfigura la geografa de su pas de origen, Vicioso reestablece una conexin con la herencia cultural africana que se haba perdido en el Trujillato. La poeta difumina las fronteras que dividen a la Repblica Dominicana y Hait e integra un discurso caribeo en el que la raza es parte de la nacin. En su poesa, la Repblica Dominicana y Hait no son significantes separados, sino una realidad compartida en la isla de La Espaola. Su enunciacin lrica toma como punto de partida la mitologa y el rescate del haitiano que ya haba realizado Manuel del Cabral en Compadre Mon o como primer paso para conciliar el imaginario nacional del dominicano con la negritud. Vicioso comienza este proyecto demarcando un mapa en el que la voz lrica se identifica por medio de los bord es geogrficos de la isla y, con ellos, construye una nueva identidad. El otro, el haitiano o el extranjero, conviven ntimamente en sta, se hacen parte del otro, por lo que se posibilita una renovacin. Vicioso rescata el Negrismo dominicano al reflexion ar cmo la negritud que se propuso en este discurso la afecta y la transforma, e igualmente lo propone como parte de las discusiones en el discurso caribeo. La presencia de estos rasgos en la poesa de estas poetas discuten que el Negrismo femenino es un discurso potico que toma como base los planteamientos

PAGE 245

245 sociales que estaban en el Negrismo clsico, pero que la crtica no vea. Las poetas aplican un proceso de transculturacin, paritendo de su propia experiencia, al seleccionar y reconfigurar del movimi ento clsico las manifestaciones ms aptas para sus propias propuestas lricas y discursivas. Por medio de la revisin histrica, se reclama un nuevo modo de expresin, una renovacin lingstica y el rescate de la herencia africana que invita a una reflex in del ser caribeo y su definicin. El discurso del mestizaje se reinventa ya no a travs de una defensa biolgica o el exotismo, sino desde mbitos culturales en los que la familia, las querencias y las bsquedas personales se hacen parte de y transform an consistentemente al Negrismo. El Negrismo femenino revalida el Negrismo clsico sin imponer un movimiento o una escuela lrica. Sus manifestaciones poticas son ms bien un discurso que entrelazan las creaciones de cada poeta. Dvila, Vicioso y Morejn sostienen un dilogo de reformulacin negrista que proyecta una realidad latinoamericana diferente, tal y como plantearon Pals Matos, del Cabral y Guilln. La crtica avala al Harlem Renaissance estadounidende y a la Ngritude francesa por su inters soc iopoltico. Las poetas y los trabajos estudiados en esta investigacin ratifican la propuesta sociopoltica del Negrismo a travs de los mismos instrumentos lricos que los poetas ofrecieron. Su aportacin y final rescate en el canon y crtica del movimien to negrista se logra al integrarse a una realidad caribea dada en el primer movimiento, pero no profundamente abarcada. Las poetas presentadas en este trabajo son paradigmticas del Negrismo femenino. Es importante sealar, sin embargo, que esta afirmaci n no abarca todo su trabajo. Es un discurso por medio del cual pueden revalidar el Negrismo, pero que no

PAGE 246

246 necesariamente las categoriza como poetas negristas. Sus temas varan entre raza, cuestiones de gnero y representaciones polticas. La lectura que se hace de ellas como parte de un Negrismo femenino es un instrumento crtico adicional para la interpretacin de la literatura de esta zona. Por lo tanto, es tambin posible ampliar esta aproximacin para estudiar la poesa de Ada Cartagena Portalatn, Exc ilia Saldaa y Mayra Santos Febres, y hasta la narrativa de Mayra Montero, entre otras. Estas escritoras entran en este discurso y aportan nuevas propuestas al mismo. Igualmente, instauran una diferencia caribea en la poesa femenina. Por ejemplo, en el p oema cotidianidad cubana y la herencia africana para representar la insatisfaccin de la mujer en su posicin en desventaja ante el hombre. ices the rebellion of black female subjectivity and reinvents a cultural space from a dissonant, feminist point of view. captures the moment of transgression in the language of poetry and it disturbs the (205 206) De acuerdo a este sealamiento de Davies, la estrategia potica de Saldaa es muy similar a la que usa Morejn en su poesa. Ambas le dan voz a la mujer negra y recrean su espacio cultu ral, poltico e histrico a travs de un discurso ya planteado por el movimiento potico al que perteneci Guilln. De la misma forma, Deicy Jimnez explica en su investigacin Africana y Revolucin en Excilia Saldaa (2008) cmo la escritora afrocubana s e redefine dentro de los presupuestos polticos de la Revolucin cubana usando estrategias que no confrontan el discurso revolucionario, pero s lo cuestionan. Seala Su voz [de Saldaa] contesta a la representacin estereotpica de la que ha

PAGE 247

247 sid o objeto tanto en la representacin literaria como en el imaginario cultural cubano. Al tiempo, la inestabilidad y la ambigedad de su experiencia demuestran que tanto la raza como el gnero complican la ideologa armonizadora que ha primado en Cuba. (153 ) La estrategia no es slo reafirmar la voz de la mujer, sino de la mujer negra. Un segundo ejemplo que evidencia la posible extensin de interpretacin del Negrismo femenino es el poemario Anam y Manigua (1991) de Mayra Santos Febres. En ste la poeta r ecurre a la identificacin de la abuela y la madre como las portadoras de la herencia africana, un planteamiento que hacen igualmente Morejn y ngela Mara Dvila. Ada Cartagena Portalatn tambin revisa su pasado histrico en el poemario La tierra escri ta: Elegas (1967) y denuncia las limitaciones culturales que impone la frontera dominicana. Este planteamiento es el que realiza posteriormente Sherezada Vicioso en su obra. Mayra Montero igualmente discute esta influencia fronteriza en su novela Del rojo de su sombra (1992), en la que presenta los movimientos e imaginera cultural de los gags dominicanos y cmo estos impactan la vida de los individuos a uno y otro lado de la frontera dominicana y haitiana. La mujer negra, su actividad en la historia la aportacin que hace a la vida cultural de la nacin, y el reconocimiento de una herencia africana viva en el contexto cultural propio a cada autora es parte de la temtica que se refleja en estas autoras. Ampliar los logros y los rasgos que estas poet as y otras aportan al Negrismo femenino se saldra de los lmites de esta investigacin, pero da pie a futuros estudios crticos sobre sus obras. Cabe destacar que el Negrismo femenino cumple con rescatar el Negrismo clsico, pero a la vez tambin aplica u na nueva lectura del Caribe que la crtica anterior

PAGE 248

248 no tom en cuenta. El uso del concepto de transculturacin est entretejido en los versos de los poemas estudiados en esta investigacin. Tal y como expresa Spitta en su definicin de transculturacin, la poesa paradigmtica de Vicioso, Morejn y Dvila ajusta el discurso del Negrismo clsico, lo recrea junto a sus propios discursos contemporneos culturales, literarios, lingsticos y personales y forman un nuevo modo de enunciacin dentro de la poesa negrista del Caribe hispano. Su produccin permite abrir la discusin a nuevos anlisis de los discursos de raza y gnero, adems de revalidar y revitalizar la influencia de poetas cannicos en la nueva poesa.

PAGE 249

249 BIBLIOGRAFA Common Threads Clementina R. Adams, ed. Miami, FL: Ediciones Universal, 1998. 190 195. Abiola, Irele. The Journal of Modern African Studies 3.3 (Oct. 1965): 321 348. n: Poeta vital, mujer comprometida con Anderson Imbert, Enrique. Historia de la literatura hispanoamericana (1953) Mxico: Fon do de Cultura Econmica, 1957. Antologa histrica de la poesa dominicana del siglo XX (1912 1995) 2 edicin. Franklin Gutirrez, ed. Ro Piedras, PR: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1998. uras heterogneas de Antonio Revista de Crtica Literaria Latinoamericana 33.63 64 (2006): 87 103. --. Writing Rumba: The Afro Cubanista Movement in Poetry Charlottesville, VA: U of Virginia Press, 2006. Iniciacin a la poesa afroamericana Oscar Fernndez de la Vega y Alberto N. Pamis, eds. Miami, FL: Ediciones Universal, 1973. 37 77. --. Mapa de la poesa negra americana Bueno s Aires: Editorial Pleamar, 1946. Areito 6.24 (1980): 33 38. --Afro Hispanic Review 15 (Spring 1996): 22 28. Benedetti, Mario. Richard trajo su flauta y otros poemas Mario Benedetti, ed. Madrid: Visor Libros, 1999. 7 11. Bentez Rojo, Antonio. La isla que se repite: El Caribe y la perspectiva posmoderna (1989) Barcelona: Editorial Casiopea, 1998. Branche, Jerome. Colonialism and Race in Luso Hispanic Literature Columbia: U of Missouri Press, 2006.

PAGE 250

250 Buscaglia Salgado, Jos F. Undoing Empire: Race and Nation in the Mulatto Caribbean Minneapolis: U of Minnesota Press, 2003. Captain Hidalgo, Y Callaloo 33 (Autumn 1987): 596 604. Cartey, Wilfred. Three Antillean Poets: Emilio Ballagas, Luis Pals Matos, and Nicols Guilln Michigan: Ann Arbor, 1965. Cocco De Filippis, Daisy. Eva/Sin/Es Philipsburg, San Martn: House of Nehesi Editores, 2007. ix xix. Cordones Afro Hispanic Review 15 (Spring 1996): 60 71. Costa, Miriam d Hispanic and Afro South Atlantic Bulletin (1976): 74 85. Coulthard, G.R. Race and Colour in Caribbean Literature London: Oxford U Press, 1962. Dahl, Anthony. Afro Hispanic Review 14 (Spring 1995): 10 17. En Rojo/Claridad 12 18 de junio de 1987: 14. --Hmines 12.1 2 (1988 89): 318 319. --Claridad 23 29 de marzo de 1990: 18 19. --. Animal fiero y tierno Ro Piedras, Puerto Rico: Ediciones Huracn, 1981. --. La querencia San Juan, Puerto Rico: Editorial del Instituto de Cultura Puertorriquea, 2006. De Costa Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Willis, ed. Washington, DC 1: Howard U Press, 1999. 1 36. Del Cabral, Manuel. Antologa potica Buenos Aires, Argentina: Ediciones Biblioteca Nacional, 1998. --. Compadre Mon Santo Domingo, RD: Banco de Reservas de la Repblica Dominicana, 2001.

PAGE 251

251 El Mundo 26 de noviembre de 1983: 10 13. Fanon, Frantz. Black Skin, White Masks 1952. New York, NY: Grove Press, 1991. Compadre Mon una Manuel del Cabral y su obra: Comentarios y cr tica Santo Domingo, Repblica Dominicana: Comisin Permanente de la Feria del Libro, 2001. 29 40. Fra Molinero, Baltasar. La imagen de los negros en el teatro del Siglo de Oro Madrid: Siglo XXI Editores, 1995. Franco, Jean. Historia de la literatura h ispanoamericana a partir de la Independencia Barcelona: Ariel, 1979. Franqui Rosario, Leticia. Atisbos al Animal fiero y tierno: njelamara San Juan, Puerto Rico: Editorial Alas, 2006. Clarida d 1 7 de julio de 1977: 11 13. Gonzlez, Rubn. Crnica de tres dcadas: Poesa puertorriquea Ro Piedras, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1989. Nicols Guilln: A Bilingual Antho logy La Habana, Cuba: Editorial Jos Mart, 2003. 74 77. --Sngoro cosongo Buenos Aires: Editorial Losada, 1952. 18. --Nicols Guilln: A Bilingual Anthology La Habana, Cuba: Editorial Jos Mart, 2003. 270 273. Guilln, Nicols. Sngoro Cosongo Quito, Ecuador: Libresa, 1997. "rbita de la poesa afro cubana 1938) Iniciacin a la poesa afroamericana Oscar Fernndez de la Vega y Alberto N. Pamis, eds. Miami, FL: Ediciones Univers al, 1973. 92 104. Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn. Miriam De Costa Willis, ed. Washington, DC 1: Howard U Press, 1999. 169 186. Henrqu ez Urea, Pedro. Las corrientes literarias en la Amrica Hispana (1945) Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1954.

PAGE 252

252 Hernndez Franco, Toms. Apuntes sobre poesa popular y poesa negra en las Antillas Santo Domingo, Repblica Dominicana: Ediciones Librera La Trinitaria, 1999. Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Willis, ed. Washington, DC 1: Howard U Press, 1999. 153 168. Iniciacin de la poesa afroamericana Oscar Fernndez de la Vega y Alberto N. Pamis, eds. Miami, FL: Ediciones Universal, 1973. Jackson, Richard. Black Writers in Latin America Albuquerque: U of New Mexico Press, 1979. Historia de la literatura hispanoamerican a Roberto Gonzlez Echevarra y Enrique Pupo Walker, eds. Madrid: Gredos, 2006. 185 213. Hispanic American Historical Review 82.3 (August 200 2): 591 635. Revista/Review Interamericana 10.3: 398 408. Lpez Baralt, Mercedes. El barco en la botella: La poesa de Luis Pals Matos San Juan, Puerto Rico: Editorial Plaza Mayor, 1997 --. Orfeo Mulato: Pals ante el umbral de lo sagrado San Juan, Puerto Rico: Editorial de la U de Puerto Rico, 2009. Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Willis, ed. Washington, DC 1: Howard U Press, 1999. 45 68. Cubaliteraria 9 de febrero del 2006. Mansour, Mnica. La poesa negrista Mxico: Ediciones Era, 1973. Martnez Echazbal, Lourdes. in Latin America, 1845 Latin American Perspectives 25.3 (May 1998): 172 176. -. Para una semitica de la mulatez Madrid: J. Porra Turanzas, 1990.

PAGE 253

253 Martin Ogunsola, Dellita. Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Wil lis, ed. Washington, DC 1: Howard U Press, 1999. 223 244. Marzn, Julio. The Numinous Site: The Poetry of Luis Pals Matos London: Associated University Presses, 1995. Mateo, Andrs L. Mito y cultura en la Era de Trujillo Santo Domingo, Repblica Domin icana: Librera La Trinitaria e Instituto del Libro, 1993. Claridad 5 11 de agosto de 1977: 11 13. Afro Hispanic Review 15 (Spring 1996): 6 9. --. Elogio y paisaje La Habana, Cuba: Ediciones Unin, 1996. --. Nacin y mestizaje en Nicols Guilln La Habana, Cuba: Ediciones Unin, 1982. --. Octubre imprescindible La Habana, Cuba: Ediciones Unin, 1982. --. Parajes de una poca La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 1979. --. Piedra pulida La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 1986. --. Richard trajo su flauta y otros argumentos La Habana, Cuba: Unidad Productora, Instituto del Libro, 1967. Viaje desde el agua Santo Domingo, RD: Visuarte, 1981. 67 70. Mujica, Brbara. Kataphatic Dialectic in Teresa de Hispania 84.4 (December 2001): 741 748. Mullen, Edw Hispanic Poetry: Some Notes on Canon Hispanic Review 56.4 (1988): 435 453. Olivera, Otto. Breve historia de la literatura antillana Mxico: Ediciones de Andrea, 1957. Olliz Piedr a Pulida Singular Like a Bird: The Art of Nancy Morejn Miriam De Costa Willis, ed. Washington, DC: Howard U Press, 1999. 245 262.

PAGE 254

254 Ortega, Julio. Reapropiaciones: Cultura y nueva de la escritura en Puerto Ric o Ro Piedras, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1991. Revista Bimestre Cubana 34 (1934): 202 215. --Iniciacin a la poesa afroamericana Oscar Fernndez de la Vega y Alberto N. Pamis, eds. Miami, FL: Ediciones Universal, 1973. 156 171. --Revista Bimestre Cubana 37 (1936 ): 28 38 --. Contrapunteo cubano d el tabaco y el azcar (1940) Madrid: Ctedra, 2002 Luis Pals Matos: Obras 1914 1959. Tomo II: Prosa Margot Arce de Vzquez, ed. Ro Piedras, Puerto rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 1984. 237 245. --. Fiel fugada: Antologa potica de Luis Pals Matos Noel Luna, Ed. Ro Piedras, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico, 2008. --. Tuntn de pasa y grifera Mercedes Lpez Baralt, Ed. San Juan, Puerto Rico: Institut o de Cultura Puertorriquea, 1992. Paz, Octavio. El arco y la lira Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1956. Pedreira, Antonio S. Insularismo Ro Piedras, Puerto Rico: Editorial Edil, 1992. Antologa de la poe sa negra americana (1936) Montevideo: B.U.D.A, 1953. Trpico negro Homenaje a Lydia Cabrera Miami, FL: Ediciones Universal, 1978. 175 182. Rodrguez Luis, Julio. Callalloo 34 (Winter 1988): 132 146. Eva/Sin/Es --en Compadre Mon Revista Iberoamericana 14.142 (Enero Marzo 1988): 229 256. Rosario Sievert, Heather. Afro Hispanic Review 15 (Spring 1996): 44 49.

PAGE 255

255 RoseGreen Re Writing the History of the Afro Cuban Woman: Nancy Afro Hispanic Review 8 (September 1989): 7 13. Ruiz del Vizo, Hortensia. Poesa negra del Caribe Miami, FL: Ediciones Universal, 1972. Sagas, Ernesto & Orlando Inoa. Race an d Politics in the Dominican Republic Gainesville, FL: U Press of Florida, 2000. --. The Dominican People: A Documentary History Princeton, NJ: Markus Wiener Publishers, 2003. Snchez, Luis Alberto. Nueva historia de la literatura americana (1943) Asu ncin: Editorial Guarana, 1950. Sensemay: La poesa negra en el mundo hispanohablante Aurora de Albornoz y Julio Rodrguez Luis, eds. Madrid: Orgenes, 1980. Sommer, Doris. Foundational Fictions: The National Romances of Latin America Berkeley: U of California Press, 1991. Spitta, Silvia. Between Two Waters: Narratives of Transculturation in Latin America 1995. Texas: Texas A&M U Press, 2006. Viva 1 de junio de 1984. Torres Saillant, Silvio. Caribbean Poetics: Toward an Aesthetic of West Indian Literature New York: Cambridge U Press, 1997. Valbuena Briones, ngel. Historia de la literatura espaola: IV Literatura hispanoamericana Barcelona: G. G ili, 1962. Valds Cruz, Rosa. La poesa negroide en Amrica Long Island, NY: Las Amricas Publishing Co., 1970. trad. Latina Writers Ilan Stavans, Ed. Westport, CT: Greenwood Press, 2008. 89 93. --Caribbean Creolization: Reflections on the Cultural Dynamics of Language, Literature, and Identity G ainesville, FL: U Press of Florida; Barbados: The Press U of the West Indies, 1998. 62 67. --. Eva/Sin/Es Philipsburg, San Martn: House of Nehesi Editores, 2007.

PAGE 256

256 --. Internamiento Santo Domingo, Repblica Dominicana: n.d., 1992. --. Un extrao ulu lar traa el viento Santo Domingo, Repblica Dominicana: Editora Alfa y Omega, 1985. --. Viaje desde el agua Santo Domingo, RD: Visuarte, 1981.

PAGE 257

257 BIOGRAPHICAL SKETCH Dania Abreu Torres was born in Isabela Puerto Rico. She completed her Bachelor of Art s in comparative l iterature at the University of Puerto Rico in Ro Piedras in 2000 After five years of intensive critical and theoretical study of literature, she continued her studies in the then Department of Romance Languages and Literatures at the Un iversity of Florida, Gainesville. She finalized her in 2004 and immediately began her d octorate that same year She finished her studies in 2010 and moved to San Antonio, Texas where she is working as an assistant professor at Trinity Uni versity.