<%BANNER%>

La reescritura de la subjetividad femenina en las obras de Dulce Chacon, Lucia Etxebarria y Najat El Hachmi

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0041900/00001

Material Information

Title: La reescritura de la subjetividad femenina en las obras de Dulce Chacon, Lucia Etxebarria y Najat El Hachmi
Physical Description: 1 online resource (160 p.)
Language: english
Creator: Tienza-Sanchez, Veronica
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2010

Subjects

Subjects / Keywords: body, literature, spain, subjectivity, women
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The end of the dictatorship in Spain, and the ratification in 1978 of a Constitution that ensured the legal equality of women, paved the way to begin modifying the traditional view of women. Achievements in the legal field led many to believe that social and cultural changes had also been made. But Franco?s legacy was not so easily extinguished and many oppressive sexual and gender patterns continued to burden women. As a result, the female body continued to be controlled and repressed. Spanish Contemporary Literature moves away from this depiction of women and their bodies, and rewrites the archetypical female characters of the novels published up until now to create positive new images of women. This dissertation focuses on the main role that the female body plays in building subjectivity on novels by three writers, the first two writing in Spanish, the third in Catalan: Dulce Chaco acuten (1954-2003) Luci acutea Etxebarria (b. 1966) and Najat El Hachmi (b. 1979). In their fiction, they portray the tension between Spain?s old ideas regarding female bodies and roles and the present need for women to break away from tradition and build their own subjectivity, as they wish it to be. Chaco acuten, Etxebarria and El Hachmi depict the body as a discursive text where social and cultural norms are inscribed and can be read. But bodies are not mere passive vessels; as lived matter, they can effect changes in themselves and others. These three writers break with a long tradition in Spain, in which middle class women were depicted in the only roles sanctioned for them?as wife and mother. By so doing, they model and open up new spaces and possibilities for female subjectivity.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Veronica Tienza-Sanchez.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2010.
Local: Adviser: Nichols, Geraldine C.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2012-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2010
System ID: UFE0041900:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0041900/00001

Material Information

Title: La reescritura de la subjetividad femenina en las obras de Dulce Chacon, Lucia Etxebarria y Najat El Hachmi
Physical Description: 1 online resource (160 p.)
Language: english
Creator: Tienza-Sanchez, Veronica
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2010

Subjects

Subjects / Keywords: body, literature, spain, subjectivity, women
Spanish and Portuguese Studies -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The end of the dictatorship in Spain, and the ratification in 1978 of a Constitution that ensured the legal equality of women, paved the way to begin modifying the traditional view of women. Achievements in the legal field led many to believe that social and cultural changes had also been made. But Franco?s legacy was not so easily extinguished and many oppressive sexual and gender patterns continued to burden women. As a result, the female body continued to be controlled and repressed. Spanish Contemporary Literature moves away from this depiction of women and their bodies, and rewrites the archetypical female characters of the novels published up until now to create positive new images of women. This dissertation focuses on the main role that the female body plays in building subjectivity on novels by three writers, the first two writing in Spanish, the third in Catalan: Dulce Chaco acuten (1954-2003) Luci acutea Etxebarria (b. 1966) and Najat El Hachmi (b. 1979). In their fiction, they portray the tension between Spain?s old ideas regarding female bodies and roles and the present need for women to break away from tradition and build their own subjectivity, as they wish it to be. Chaco acuten, Etxebarria and El Hachmi depict the body as a discursive text where social and cultural norms are inscribed and can be read. But bodies are not mere passive vessels; as lived matter, they can effect changes in themselves and others. These three writers break with a long tradition in Spain, in which middle class women were depicted in the only roles sanctioned for them?as wife and mother. By so doing, they model and open up new spaces and possibilities for female subjectivity.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Veronica Tienza-Sanchez.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2010.
Local: Adviser: Nichols, Geraldine C.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2012-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2010
System ID: UFE0041900:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 LA REESCRITURA DE LA SUBJETIVIDAD FEMENINA EN LAS OBRAS DE DULCE CHACON, LUCIA ETXEBARRIA Y NAJAT EL HACHMI By VERONICA TIENZA-SANCHEZ A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIA L FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2010

PAGE 2

2 2010 Vernica Tienza -Snchez

PAGE 3

3 To my parents and Gustavo

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS I would like to thank my dissertation supervisor Dr. Geraldine C. Nichols, f or her encouragement throughout the entire process. Her outstanding comments and suggestions had great impact on the final result of my dissertation. I would like to extend my gratitude to all members of my committee, Dr. Luis lvarez -Castro, Dr Tace Hedrick, and Dr. Reynaldo Jimnez, for th eir suggestions and helpfulness. I also thank my professors in the Spanish department because their classes not only made me a better student, but also a better critic and writer. I would like to thank one sp ecial classmate and friend as well Belkis Surez, for sharing he r worlds point of view with me and for her willingness to help me out. And I would also like to thank my parents for supporting me and teaching me that h ard work always takes you very far Last, but not least I want to thank Gustavo, for his patience and love.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS ACKNOWLEDGMENTS ...................................................................................................... 4 page ABSTRACT .......................................................................................................................... 6 CHAPTER 1 INTRODUCCION: HACIA UN CAMBIO EN LOS MODELOS FEMENINOS DE LA LITERATURA ESPANOLA CONTEMPORANEA .................................................. 8 2 IDENTIDAD, SUBJETIVIDAD Y CUERPO: APUNTES TEOR ICOS ........................ 44 3 LA REPRESENTACION Y TRANSGRESION DEL CUERPO INTELIGIBLE .......... 71 4 LA MATERIA VIVA: EXPERIENCIAS CORPOREAS Y ACTITUDES MENTA LES ................................................................................................................. 93 5 ESPECIFICIDAD SEXUAL, CULTURAL Y RACIAL: CREACION DE CUERPOS FEMENINOS CON PODER ..................................................................................... 120 6 CONCLUSIONES: LA SUBJETIVIDAD FE MENINA EN LA ESPANA CONTEMPORANEA ................................................................................................. 144 LIST OF REFERENCES ................................................................................................. 150 BIOGRAPHICAL SKETCH .............................................................................................. 160

PAGE 6

6 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy LA REESCRITURA DE LA SUBJETIVIDAD FEMENINA EN LAS OBRAS DE DULC E CHACON, LUCIA ETXEBARRIA Y NAJAT EL HACHMI By Ver nica Tienza-S nchez August 2010 Chair: Geraldine C. Nichols Major: Romance Languages --Spanish The end of the dictatorship in Spain, and the ratification in 1978 of a Constitution that ensured the legal equality of women, paved the way to begin modifying the traditional view of women. Achievements in the legal field led many to believe that social and cultural changes had also been made. But Francos legacy was not so easily extinguished and many oppres sive sexual and gender patterns continued to burden women. As a result, the female body continued to be controlled and repressed. Spanish Contemporary Literature moves away from this depiction of women and their bodies, and rewrites the archetypical femal e characters of the novels published up until now to create positive new images of women. This dissertation focuses on the main role that the female body plays in building subjectivity on novels by three writers, the first two writing in Spanish, the third in Catalan: Dulce Chacn (1954-2003) Luca Etxebarria (b. 1966) and Najat El Hachmi (b. 1979). In their fiction, they portray the tension between Spains old ideas regarding female bodies and roles and the present need for women to break away from traditi on and build their own subjectivity, as they wish it to be.

PAGE 7

7 Chacn, Etxebarria and El Hachmi depict the body as a discursive text where social and cultural norms are inscribed and can be read. But bodies are not mere passive vessels; as lived matter, they can effect changes in themselves and others. These three writers break with a long tradition in Spain, in which middle class women were depicted in the only roles sanctioned for them as wife and mother. By so doing, they model and open up new spaces and p ossibilities for female subjectivity.

PAGE 8

8 CHAPTER 1 INTRODUCCION: HACIA UN CAMBIO EN LOS MODELOS FEMEN INOS DE LA LITERATURA ESPANOLA CONTEMPORANEA Las letras peninsulares actuales ya no estn representadas en exclusiva por autores porque las escritoras han c onseguido abrirse camino en el campo de la crtica y el mundo editorial. Con esta incursin, comienzan a desaparecer los personajes femeninos arquetpicos, si bien de forma tmida. La renovacin completa de estas figuras surge en la dcada del 90 gracias a escritoras contemporneas como Dulce Chacn (19542003), Luca Etxebarria (1966 ) y Najat El Hachmi (1979 ),1Basado en la s obra s de las tres autoras, este proyecto demuestra la importancia del cuerpo en la creacin de la subjetividad femenina. Mi consideracin de la materia sigue dos hilos conductores. En primer lugar, la abordo desde un punto de vista epistemolgico: el cuerpo es una herramienta con la cual el individ uo adquiere conocimiento sobre s mismo. En este caso, el cuerpo se concibe como materia discursiva, es decir, como medio que permite leer la piel del sujeto, en la que se encuentra una serie de significados socioculturales. En segundo lugar, estudio el cuerpo desde una perspectiva ontolgica para averiguar en qu consiste la materia corprea del individuo Por un lado, se discute el cuerpo como materia activa, capaz de generar significado por s mismo. Por otro lado, se trata el cuerpo en su especifici da d sexual, cultural y racial las cuales crean protagonistas que conforman su subjetividad en sus propios trminos. Las novelas de Chacn, Etxebarria y El Hachmi se prestan particularmente bien a tal enfoque porque el cuerpo femenino ocupa un lugar destacado en todas ellas, y 1 Durante todo el trabajo har referencias a las tres autoras por orden de nacimiento.

PAGE 9

9 porque se narran en primera persona como recurso para explorar l a subjetividad femenina en profundidad. Por otr a parte, la eleccin de tres escritoras nacidas en diferentes dcadas y en situaciones totalmente distintas tiene como objetivo estudiar las similitudes y diferencias que subyacen en su visin de la construcci n de la subjetividad femenina de finales del s. XX y principios del s. XXI. Para llevar a cabo el proyecto, se analizarn las tres primeras novelas publicadas de Dulce Chacn, las cuales conforman la Triloga de la huida: Algn amor que no mate (1996), Bl anca vuela maana (1997) y Hblame, musa, de aquel varn (1998). De la vasta produccin de Luca Etxebarria, se tomarn Beatriz y los cuerpos celestes (1998, Premio Nadal) y De todo lo visible y lo invisible (2001, Premio Primavera). Finalmente, se estudia rn las dos obras publicadas de Najat El Hachmi, a saber, Jo tamb sc catalana (2004) y Lltim patriarca (2008, Premi Ramon Llull). La obra narrativa de Chacn se completa con Cielos de barro (2000, Premio Azorn) y La voz dormida (2002, Premio de Librer os de Madrid). La escritora extremea tambin cultivaba la poesa y el teatro. Respecto al primero, publica Querrn ponerle nombre (1992), Las palabras de la piedra (1993), Contra el desprestigio de la altura (1995, Premio Ciudad Irn de poesa), Matar al ngel (1999) y Cuatro gotas (2003) En cuanto al teatro, escribe Segunda mano (1998) y Algn amor que no mate (2002), que se trata de una adaptacin de su novela homnima. Por ltimo, publica una biograf a de la torera Cristina Snchez titulada Matadora (1 997). La lista de obras narrativas de Luca Etxebarria se compone de una biografa, Aguanta esto!: la historia de Kurt y Cortney (1996), y las novelas Amor, curiosidad, p rozac y dudas (1997), Un milagro en equilibrio (2004, Premio Planeta), Cosmofobia

PAGE 10

10 (20 07) y Lo verdadero es un momento de lo falso (2010). Tambin ha publicado dos poemarios, Estacin de infierno (2001) y Actos de amor y de placer (2004, Premio Barcarola) y dos volmenes de relatos, Nosotras que no somos como las dems (1999) y Una historia de amor como otra cualquiera (2003). Asimismo, ha reescrito su primer libro bajo el ttulo Courtney y yo: memoria de un captulo cerrado 1994-2004 (2004) y ha publicado los ensayos La Eva futura/La letra futura (2000) y En brazos de la mujer fetiche, coes crito con Sonia Snchez (2002). Ha publicado tambin un libro de autoayuda, Ya no sufro por amor (2005) y un volumen de opiniones personales sobre la maternidad, junto a Goyo Bustos, bajo el nombre de El club de las malas madres (2009). Los guiones en los que ha colabor ado pertenecen a las pelculas Sobrevivir (1999), I love you baby (2001), Amor, curiosidad, p rozac y dudas (2001) y La mujer de mi vida (2001). Por ltimo, ha participado en la literatura infantil con La fantstica nia pequea y la cigea pedigea (2007). En conjunto, las tres autoras rompen con una larga tradicin espaola, en la cual se representan a las mujeres de clase media en los nicos roles autorizados para ellas, i.e., el de esposa y madre. Con su obra, Chacn, Etxebarria y El Ha chmi construyen modelos femeninos originales y abren nuevos espacios y posibilidades para la creacin de la subjetividad femenina. Chacn transmite en sus novelas la idea de un cuerpo femenino construido como posesin del hombre, una situacin que, en sus obras conlleva a la denominada violencia de gnero. Sin embargo, sus protagonistas consiguen ponerle fin a las situaciones lmite en las que se ven envueltas. Por su parte, las escritoras ms jvenes, Etxebarria y El Hachmi, tratan temas que no incumben slo a las mujeres, tal y como son la homosexualidad y la inmigracin, respectivamente. No

PAGE 11

11 obstante, ambas enfatizan que el cuerpo femenino contina siendo el ms reprimido por las normas sociales y culturales. As, los personajes de Etxebarria son obliga dos a cumplir un rol maternal, mientras que los de El Hachmi dependen de una autoridad masculina en dos culturas, la marroqu de origen y la catalana de adopcin. Los personajes principales de las tres escritoras son herederas, en mayor o menor grado, de las protagonistas de posguerra. Por ello, esta introduccin se inicia con un repaso a los modelos femeninos propugnados en las obras de las dcadas posteriores a la Guerra Civil y con un anlisis de la presencia o tratamiento del cuerpo femenino en la literatura de la poca. Igualmente, se analiza el contexto histrico y social para poder explicar el tipo de cuerpo femenino y el ideal de mujer reflejados, i.e., pecaminosos y etreos. A continuacin, se alude a la ampliacin de modelos femeninos en la literatura de los aos 70 y 80, as como a la renovacin completa de lo s arquetipos a partir de los 90. Se consideran los cambios jurdicos implantados tras la muerte de Franco, que dieron lugar a la iniciacin de una subjetividad y un cuerpo femeninos novelados ms libres. Durante la dcada de los 90, se observa una mayor presencia de la mujer escritora en el panorama literario y se asiste a la catalogacin de sus obras como literatura femenina por parte de la crtica. Por esta razn, discuto dicha etiqueta en r elacin a la obra de las tres autoras. Por otra parte, ni los cambios legales aludidos ni el dbil movimiento feminista propician una revisin y cuestionamiento de las tradiciones e ideas tpicas de posguerra a finales del s. XX. A este efecto, se resume la historia del feminismo espaol con el objetivo de subrayar su escaso impacto social. Chacn, Etxebarria y El Hachmi integran en sus obras una visin feminista ms fuerte

PAGE 12

12 que la presentada por el movimiento. En la ltima parte de la introduccin, se anali za la obra narrativa de las escritoras y se expone el contenido de los captulos que integran el proyecto. Para comenzar, apuntar el tipo de subjetividad y de cuerpo femenino que se retrata n en las novelas de posguerra y, a continuacin, proporcionar el contexto apropiado que justifique la aparicin de arquetipos femeninos en las obras de esa poca. Entre las escritoras ms importantes figuran Carmen Laforet, Carmen Martn Gaite, Ana Mara Matute y Merc Rodoreda. Todas ellas presentan personajes femenin os que no pueden luchar contra su sino o las demandas asociadas a su sexo. En un perodo de falta de libertad de expresin y de propagacin de ideales anclados en el nacionalcatolicismo, no tiene cabida, ni en la sociedad ni en la literatura de la poca, una mujer independiente.2 2 Rodoreda escribi sus novelas en el exilio, por lo que podra haber creado personajes femeninos ms independientes. No ob stante, ubica sus narraciones en Espaa, de ah que sus protagonistas sigan el modelo imperante. A modo de ejemplo, se pueden mencionar dos obras de Laforet y Matute: Nada (1945) y Primera m emoria (1960), respectivamente. En estas novelas Andrea y Matia, las dos protagonistas, se muestran como Evas potenciales, es decir, como personajes que heredan la maldad propia de la primera mujer pecadora (Nichols 32630). Por su parte, Martn Gaite publica en 1957 Entre visillos una obra en la que las mujeres son educadas exclusivamente para ser buenas esposas y madres. Por ltimo, en 1962 aparece La pla a del D iamant de Rodoreda. En esta n ovela se retrata la vida de Natlia, una mujer atrapada en un matrimonio infeliz y asfixiada por el rol maternal que tiene que cumplir.

PAGE 13

13 En cuanto al cuerpo, son escasos los ejemplos literarios de la posguerra en los que los escritores lo abordan directamente. Elizabeth Scarlett seala que en la literatura espaola de la poca se maneja el concepto de pudor, una mezcla entre modestia y vergenza en relacin al cuerpo femenino (5). En las pocas instanc ias en las que se alude al cuerpo femenino, ella observa que mientras los escritores lo describen desde la fragmentacin o el fetiche, algunas autoras evitan este tratamiento o lo parodian (8). ste es el caso de Rosa Chacel o Merc Rodoreda. La primera ha ce una parodia de la visin del cuerpo femenino segmentado en Estacin. Ida y vuelta (1930); la segunda muestra el cuerpo como un instrumento de veracidad frente a otras formas sociales de comunicacin en El carrer de les Camlies (1966) (65, 120). De todo s modos en ninguno de los casos el tratamiento del cuerpo sirve para crear una subjetividad femenina autnoma. En general, en la literatura de posguerra se observa una concepcin del cuerpo como elemento pecami noso y al mismo tiempo puro, tratamiento que no sorprende dada la combinacin de ideales femeninos propagada en la poca. El discurso de posguerra acerca de la mujer rescata viejos ideales decimonnicos del cuerpo femenino. Segn Catherine Jagoe, Alda Blanco y Cristina Enrquez de Salamanca, si hast a el s. XVIII la mujer se concibe como un ser humano dbil y pecador, en el siguiente pasa a definirse como una persona de gran moralidad, caracterizada por su capacidad de sacrificio, perdn y amor por los dems; en definitiva, deja de ser la Eva pecadora para redimirse como la Virgen Mara (26). Este nuevo ideal se conoce como el ngel del hogar. El trmino, que hunde sus races en la religin catlica, afirma que

PAGE 14

14 la misin de la mujer es ser esposa y madre, adems de un individuo que niega su existenci a y vive exclusivamente para servir a los dems. La clase burguesa, promotora de este ideal, lo usa como instrumento de control, pero tambin con una intencin poltica: fijar una serie de valores que muestren la moralidad intachable de todo un grupo soci al, el suyo, y as probar que merece compartir el poder con la clase oligarca. La mujer lleva todo el peso de la moralidad y el virtuosismo de la clase emergente.3 Con motivo de la diferencia en el tratamiento de la mujer, las fminas dejan de ser el opues to del hombre y se convier ten en su complementario (Jagoe, Blanco y Enrquez de Salamanca 2629). No obstante, esta supuesta libertad la paga con creces: debe permanecer encerrada en casa y negar a su cuerpo cualquier manifestacin de deseo, especialmente ertico. Para Bridget Aldaraca, la mujer que manifiesta algn tipo de inters sexual se diagnostica con sntomas de lo cura, es decir, de ninfomana.4 La pasin sexual se relega a las relaciones ntimas entre un hombre y su amante o una prostituta (7984). En resumen, la figura de el ngel del hogar constituye una imagen femenina caracterizada por la negacin de su corporeidad debido a su condicin etrea y asexual.5 3 La burguesa ostenta la posicin de mujer natural puesto que es la nica que ejerce de esposa ejemplar y madre modelo. Este estado natural se establece por oposicin con el resto de mujeres. Las de clase baja estn desnaturalizadas porque trabajan fuera de casa y, por este motivo, no ejercen de madres. Por su parte, l as de clase alta tambin son anti naturales por ser consumistas y por dejar que otras mujeres cuiden de sus hijos (Jagoe, Blanco y Enrquez de Salamanca 28). 4 En el s. XIX, el control sobre el cuerpo femenino pasa de manos de los sacerdotes a los mdicos (Jagoe, Blanco y Enrquez de Salamanca 320). 5 Como contrapartida a este discurso, desde medi ados del s. XIX se alzan algunas voces que rechazan el papel de sumisin que debe representar la mujer. Entre las intelectuales que disienten se encuentran Concepcin Arenal, Emilia Pardo Bazn y Carmen de Burgos. En el libro de Arenal, La mujer del porvenir se analizan exhaustivamente las incongruencias y contradicciones en los argumentos de la poca sobre la supuesta inferioridad de la mujer, aunque no se cuestiona el papel de esposa y madre. Por su parte, Pardo Bazn seala que la independencia econmic a es uno de los elementos esenciales para que la mujer deje de estar atada al hombre. Subraya tambin que la maternidad no puede ser la caracterstica que defina a la mujer, puesto que ser madre slo ocupa una mnima parte en la vida de

PAGE 15

15 El arquetipo femenino de posguerra surge de una combinacin de factores, el primero de el los el trmino de ngel del hogar del s. XIX, basado en la Virgen Mara. El otro componente lo provee el discurso religioso, que incide en la materia pecaminosa de Eva. Como resultado, la identid ad femenina de posguerra se compone de un sentimiento de cu lpabilidad y de una sistemtica negacin del cuerpo; a la mujer se le considera, por un lado, propensa a ser deshonesta mientras, por otro, naturalmente diseada para reprimir actos de este tipo (Gay 241). En otras palabras, la mujer es, a la misma vez, la originadora del mal y la redentora, y la educacin que se le ofrece incide en ambos aspectos.6El discurso franquista, basado en el nacionalcatolicismo y difundido tanto por la Iglesia como por la Seccin Femenina de la Falange, condena a la mujer pec adora y exalta a la que sigue el modelo virginal. 7 sta. Por ltimo, d e Burgos vive el nacimiento del concepto de la mujer nueva, surgido en 1894 y aplicado a una mujer independiente que se rebela contra las normas femeninas de comportamiento de la poca (Ferrn y Glenn 4). Coincide con Pardo Bazn en la necesidad de la independencia econmic a de la mujer y lucha por algo que la escritora aristcrata no contempla: el divorcio. Los escritos de estas mujeres constituyen una evolucin respecto a la imagen propuesta por la clase burguesa del s. XIX y contribuyen a la agenda f eminista que surge antes de la Segunda Repblica y que perece con el fin de la Guerra Civil. Como primer requisito, la mujer de posguerra debe cumplir con su papel de esposa. Segn Martn Gaite, en la poca las mujeres pueden optar por dos opciones: casarse o ser monja ( Usos amorosos 36). La solte ra no est contemplada, puesto que, entonces, la mujer no contribuira a la accin social del boom de nacimientos requeridos para solventar las bajas de la guerra (Pastor 15); 6 En las entrevistas que lleva a cabo Christine Henseler con varias escritoras espaolas contemporneas, Paloma Daz Mas asevera que desde nia le inculcan el con cepto de culpa y de pecado, el arrepentimiento, y el propsito de enmienda, las ideas arraigadas de salvacin y condenacin ( En sus 24). 7 La Seccin Femenina de la Falange, a cargo de Pilar Primo de Rivera, agrega un carcter fuerte al modelo femenino a travs del cual se combaten todas las adversidades con alegra y sonrisas.

PAGE 16

16 lo que es peor, alcanzada la mayora de edad a los 25 aos, no dependera de ni nguna autoridad varonil. El segundo requisito est directamente relacionado con el primero: si la mujer decide casarse, est obligada a tener descendencia.8Puesto que la mujer slo mantiene relaciones sexuales para concebir, no necesita ninguna instruccin sobr e su cuerpo (Martn Gaite, Usos amorosos 209). Por este motivo, circulan una serie de tpicos acerca del cuerpo femenino que la mujer acepta por desconocimiento o por cumplir con el cdigo de decencia del momento. Como botn de muestra, se puede sealar qu e la costumbre dictaba que la mujer deba baarse en la oscuridad y con un camisn puesto o que no poda comulgar en la iglesia con la menstruacin (Falcn 320). Estos ejemplos corroboran la idea de una negacin del cuerpo femenino o de una concepcin del mismo como algo impuro que debe ocultarse. Para la c ondesa de Campo Alange, el espritu de la poca divide a la mujer en dos grupos antagnicos: el de las que deben ignorar su cuerpo y el de las que se ven obligadas a explotarlo (29). En definitiva, se aboga por un modelo de mujer pasiv a en toda la geografa espaola, privada de individualidad e ignorante de su cuerpo. Fomentar la maternidad coadyuva en promulgar una sexualidad legalizada y moralmente aceptable y tam bin funciona, segn Mara Teresa Gallego Mndez, para mantener a la mujer fuera del mercado laboral en un momento en el que escasea el trabajo (172). Desde las postrimeras del franquismo, poco a poco se obran cambios en el panorama literario, propiciados por las modifi caciones legales e n la sociedad, que examinar a continuacin. Considerar adems la discutida nomenclatura de literatura femenina, para as contextualizar la s obras de Chacn, Etxebarria y El Hachmi. Por 8 Inclusive, el orden de los dos requisitos se puede invertir: la mujer necesita ser madre para cumplir con su misin y el nico modo de llevarlo a cabo es a partir del contrato con yugal.

PAGE 17

17 ltimo, analizar la obra narrativa de las escritoras e indicar la divisin de los captulos que conforman el proyecto. Respecto a las novedades en literatura, a las mujeres que empezaron a publicar en las primeras dcadas de la posguerra se les unen otras en la dcada del 70, como Carme Riera, Esther Tusquets, Montserra t Roig o Ana Mara Moix. Sus obras reflejan, segn Lpez -Cabrales, una conciencia de bsqueda de identidad como mujer en una poca y un lugar concretos (40). Por primera vez, las escritoras exploran el amor homosexual, pero la mujer que retratan sigue si n poder actuar con libertad. A partir del decenio siguiente aparecen ms nombres femeninos en las portadas de los libros y en los premios literarios, como los de Almudena Grandes, Laura Freixas, Rosa Montero o Soledad Purtolas. En su obra siguen predomin ando los personajes femeninos, pero ya se observa una mayor libertad de actuacin con respecto a los presentados hasta el momento. Finalmente, en la dcada de los 90 y el comienzo del nuevo siglo, con el boom de las editoriales y la comercializacin del li bro como un bien de consumo, la lista de escritoras que publican se ampla, as como los temas que tratan. Se puede mencionar a Nuria Barrios, Lola Beccaria, Paloma Daz Mas, Beln Gopegui, Irene Gracia, Clara Obligado, Eugenia Rico, Juana Salabert, Clara Snchez y Marta Sanz, entre otras. La apertura en la temtica y el tratamiento de personajes femeninos de la literatura escrita a partir de 1970 se debe a una serie de cambios jurdicos en la sociedad espaola. Linda Gould Levine seala que en 1978 se apru eba un artculo en la Constitucin espaola que defiende la igualdad jurdica de la mujer; ese mismo ao se legalizan los anticonceptivos y se despenaliza el adulterio femenino. Ms tarde, en

PAGE 18

18 1981 se aprueba la ley de divorcio y en 1985 se legaliza el abor to bajo la condicin de peligro para la madre o el feto y en caso de violacin (61 -62). El final de la dictadura franquista y estos cambios abren el camino para que la mujer espaola se libere del yugo sociocultural que la ha oprimido. Sin embargo, se afir ma la igualdad mucho antes de conseguirla; aunque los avances son evidentes, resultan insuficientes, por lo que este espejismo empaa la verdadera situacin de la mujer contempornea. Con la mayor visibilidad de la escritora surge la polmica de la literat ura femenina y se suceden los libros y antologas que recogen slo la produccin de autoras o que incluyen a stas en secciones especficas. Mientras que, por un lado, las inclusiones de las autoras en trabajos recopilatorios y crticos suponen una afirmac in de su produccin, por otro lado, la homogeneizacin y clasificacin de su obra hace ms visible la desvalorizacin y reclusin de la misma.9 9 Algunas de las escritoras ms sobresalientes del panorama literario espaol subrayan que las catalogaciones arrojan estereotipos acerca de su produccin. Por ejemplo, Soledad Purtolas seala que la inclusin de todas las escritoras bajo el mismo epgrafe presupone que su obra y escritura son idnticas; y a Juana Salabert le indigna que le pregunten a todas las escritoras qu sienten al escribir por el mero hecho de ser mujer, cuando a ningn escritor llega a su casa un periodista y le pregunta qu siente un hombre al escribir (Lpez Cabrales 48). En su anlisis de la denominada literatura femenina, Laura Freixas concluye que el sentido que los crticos dan a feminismo (o de/para mujeres) se puede agrupar en cuatro categoras, a saber: a) feminista, polticamente correcto u oportunista; b) intimista, emotivo, sensible ; c) comercial (dirigido a un gran nmero de lectores, lectoras en este caso; d) parti cular, es decir, no universal ( citado en Henseler, En sus 100). Adems, Freixas arguye que todo lo que lleve una firma de escritora se considera un producto de mala calidad y aade que la sinonimia malo=femenino implica un salto del juicio de hecho al juicio de valor. Para quienes la sustentan, la equivalencia malo=femenino es un axioma: puede ser

PAGE 19

19 confirmada, pero no desmentida, por los hechos ( citado en Henseler, En sus 110). Por eso, no es de extraar que sean pocas las autoras que estn de acuerdo con esta catalogacin. Como se ha observado, los cambios jurdicos no consiguen la igualdad social de la mujer y, sin embargo, la s obra s de escritoras como Chacn, Etxebarria y El Hachmi inciden en la formacin de una subjetividad femenina alejada de maniqu esmos y arquetipos pasivos. Al fracaso de las novedades legales en el mbito social y cultural se une el papel que juega el feminismo en Espaa para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres. El movimiento es tan dbil que no supone un cambio o redefi nicin del papel de la mujer. En los aos 2 0 y 30 se crea un feminismo dbil que desaparece y resurge en la dcada del 60. El movimiento feminista pasa por tres etapas. Mercedes de Grado seala que la primera, entre 1975 y 1979 corresponde a su creacin, expansin y organizacin; la segunda (197982), a su escisin a causa de sus diferencias internas insalvables; y la tercera (198285), a su fragmentacin y desintegracin (26). A partir de aqu emergen dos tendencias, el feminismo de la igualdad y el de l a diferencia, ambos integrados en la rama del feminismo acadmico. El primero, basado en el feminismo socialista de la dcada del 70 y el ms difuminado de los dos, se propone acabar con la discriminacin de la mujer y las desigualdades entre stas y los h ombres. El segundo considera que el planteamiento del feminismo socialista se inscribe en el poder androcntrico y se decanta por otorgarle un valor positivo a la diferencia sexual (35-40).10 10 Las dos tericas del feminismo de la diferencia ms importantes son Victoria Sendn de Len y Milagros Rivera. Segn de Grado [l]a primera se propone deconstruir las categoras binarias del pensamient o patriarcal y aboga por un orden nuevo [al mismo tiempo que] aboga por la instauracin de

PAGE 20

20 Ms all de los cambios legales, l o cierto es que algunas mujere s espaolas siguen rigindose por pretritas reglas de comportamiento, y algunas perpetun estas normas, bien por haber sido educadas en los ltimos coletazos del franquismo, bien porque se les inculc una normativa sociocultural de posguerra a travs de l a familia u otras instituciones tradicionales. Este tipo de mujer es el que se retrata en las novelas de la Triloga de la huida de Dulce Chacn. La escritora, nacida en Zafra, Badajoz, en 1954 y fallecida en Madrid en 2003, cultiv varios gneros: la poes a, la novela y el teatro. El reconocimiento le llega de la mano de La voz dormida, obra ambient ada en la Guerra Civil espaola que rescata la historia de las mujeres encarceladas en las Ventas. En Cielos de barro, la otra novela que tiene la Guerra Civil como teln de fondo, un viejo alfarero extremeo pone voz a un misterio relacionado con la contienda y en el que las mujeres adquieren gran protagonismo. Estos libros son los que ms atencin han recibido por parte de la crtica. Los trabajos sobre La voz dormida y Cielos de barro ahondan en el papel de la memoria (Colmeiro, Godsland, Portela, y RambladoMinero, Novelas) y la figura de la mujer de posguerra (Mayock, Servn y Trueba Mira). En cuanto a la Triloga, el nico libro que ha captado la atencin crtica es Algn amor que no mate ,11 la ginandria. Por su parte, Milagros Rivera Garretas [p]reconiza el rechazo de la lgica patriarcal y el orden racional androcntrico (40 42). por retratar un problema actual en la sociedad espaola: el maltrato. Las vctimas de violencia de gnero, nombre con el que el gobierno bautiza las agresiones fsicas y psquicas hacia las maltratadas, no cesan y los p eridicos y 11 Servn incluye l as obras de la Triloga en su artculo, aunque las repasa breve mente

PAGE 21

21 telediarios del pas informan constantemente de nuevas muertes por esta causa.12Algn amor que no mate relata la historia d e Prudencia, una mujer atrapada en un matrimonio de violencia, abusos y mentiras. Como medio de supervivencia y ante la soledad atroz que vive, crea otro yo que sirve de contrapunto a la original. Esta proyeccin de s misma alterna en la narracin y cuent a con irona los episodios ms trgicos de la convivencia entre Prudencia y su marido. En el recuerdo de Prudencia, sin embargo, los acontecimientos que destapan la verdadera personalidad de su marido pasan desapercibidos para ella. La nica esperanza que alberga la protagonista es tener un hijo, pero como no consigue quedarse embarazada, el marido, que no puede renunciar a tener descendencia, tiene un hijo con otra mujer. sta sufre las En Amores que matan, Jacqueline Cruz estudia las similitudes entre Prudencia, la protagonista de Algn amor que no mate y Pi lar, el personaje principal de Te doy mis ojos (2003), pelcula dirigida por Iciar Bollain. Ambas asumen los roles adjudicados a su sexo, se muestran inseguras y carecen de formacin e independencia econmica (73). Para Cruz, tanto el libro como la pelcula ahondan en las razones sociales, culturales y psicolgicas que se esconden detrs de la maltratada y el maltratador, con la particularidad de que la novela de Chacn se publica antes de que la violencia de gnero fuera abordada por los medios de comunicacin. En definitiva, el trabajo de Cr uz se basa en el estudio de los mecanismos que permiten y conducen al maltrato, pero deja a un lado el anlisis de los personajes femeninos y sus estrategias para salir de la encrucijada en la que se encuentran. 12 A pesar de los avances en este campo, como la asistencia psicolgica a las vctimas de maltrato o las sentencias de alejamiento impuestas a los maltratadores, en la actualidad todava no se considera delito infligir abusos fsicos y psquicos a otra persona.

PAGE 22

22 mismas vejaciones que Prudencia, pero a diferencia de ella y con motiv o de su no reconocimiento civil tiene ms libertad y abandona a su amante. El progresivo aislamiento al que el esposo somete a la protagonista y la seguridad de ella de que no puede escapar slo le deja una salida: el suicidio. La historia de Blanca vuela maana es menos trgica, aunque en ella tambin se describe cmo la protagonista queda atrapada en una relacin con su novio Peter, de ascendencia alemana. En las sociedades occidentales, el amor se concibe como una unin indisoluble, a pesar de que el divorcio o la separacin son tan comunes como el matrimonio o la vida en pareja. De este modo, Blanca, a quien nadie le ha enseado que puede vivir contenta siendo una mujer independiente sin vida sentim ental estable, teme la soledad; no es extrao que quier a mantener una relacin ya acabada desde hace tiempo. La otra historia de amor paralela que se relata procede de la prima de Peter, Ulrike y el compaero de sta, Heiner. Ambos son mayores que Blanca y Peter y viven un amor sin las expectativas de las pri meras relaciones sentimentales, pero con gran ternura y respeto. La alternancia de las dos historias desacredita ms an los intentos de Peter y Blanca por estar juntos. En definitiva, en la novela se pone de manifiesto que la pareja se sostiene cuando exi ste amor, pero se desbarata y hace miserable a los dos miembros cuando se insiste en continuar con un sentimiento acabado. En Hblame, musa, de aquel varn la relacin entre Matilde y su marido Adrin se sostiene gracias a la pasividad de la primera. Su nica responsabilidad es servir de contrapunto a su marido: l representa la parte intelectual y culta y ella la ignorante y bella. Esta situacin se mantiene hasta que a Adrin le hacen la propuesta de

PAGE 23

23 representar su obra en el cine; a partir de aqu su m ujer y l comparten veladas con Ulises, el productor que inicia el proyecto. Cuando Matilde se da cuenta que Ulises est interesado en ella, le manda seales a su marido para que no la deje a solas con l, pero Adrin no capta el mensaje porque su prepotencia le lleva a pensar que su esposa no lo dejara. Nunca le pregunta a ella por sus deseos u opiniones ni la hace partcipe de sus escritos porque la infravalora y cree tenerla contenta a base de adquisiciones materiales. Por el contrario, Ulises la escuch a y la trata con respeto en las conversaciones que mantiene; en esas mismas circunstancias, Adrin se avergenza de ella y la disculpa ante los dems mediante la humillacin. La semilla de desprecio que le implanta a Matilde crece hasta que su compaa se vuelve insoportable y la protagonista decide comenzar una nueva etapa al lado de una persona que la v a lora y admira, Ulises. Algn amor que no mate Blanca vuela maana y Hblame, musa, de aquel varn se caracterizan estilsticamente por el empleo de frase s cortas y por la divisin en secciones y apartados igualmente breves. Desde el punto de vista narrativo, predomina la primera persona, muchas veces camuflada en falsas terceras personas. Por ejemplo, la historia de Prudencia en Algn amor se cuenta desde el punto de vista de la protagonista, que alterna con una tercera persona, su otro yo inventado. Hblame musa emplea la tcnica de una voz narrativa que se dirige a un t, Adrin, el cual hace un repaso a los ltimos meses vividos para poder hallar la raz n por la que Matilde lo abandona. En esa rememoracin hay detalles que l no puede haber sabido, bien porque no estuvo presente o porque su mujer los ha callado; de todos modos, esos momentos ausentes se describen con precisin, como si la voz recriminatoria del

PAGE 24

24 recuerdo procediera de Matilde. En Blanca, la narracin en tercera persona esconde otro recurso: la particularidad de que toda la historia se cuenta desde la perspectiva de la protagonista.13En ninguna de las tres novelas se describe con detalle el fsico de los personajes ni tampoco se ahonda en sus lazos familiares. Algn amor es el ejemplo ms representativo, puesto que los personajes, con la excepcin de la protagonista, carecen de nombre. Al respecto, Chacn confiesa que prefiere dejar la cara cterizacin de los personajes a la imaginacin del lector, y ella ocuparse de relatar un sentimiento (Lpez Cabrales 197). En Blanca y Hblame, musa las protagonistas tampoco se perfilan en profundidad; de Blanca slo se menciona que tiene una hermana y tr es sobrinos, y a la protagonista de Hblame, musa no se le conocen amigos o familiares. Hay detalles sobre el conflicto que viven las protagonistas, pero apenas se esbozan las circunstancia s o personajes que las rodean. Por distintos motivos, ninguna de la s protagonistas ejerce la maternidad: en Algn amor Prudencia se obsesiona con el rol maternal hasta tal punto que queda inhabilitada fsicamente para concebir; en Blanca la protagonista ni siquiera se plantea la maternidad, hecho que no sorprende porque mantiene una relacin inestable con su novio; y en Hblame el asunto simplemente no tiene cabida en la historia: ni Matilde ni Adrin hacen mencin al respecto. Por otro lado, la memoria, tan estudiada en La voz dormida y Cielos de barro, ocupa tambin un lugar significativo en la narracin de las obras que componen la 13 En una entrevista, Dulce Chacn apunta que [f]ormalmente [la novela] est relatada en tercera persona, pero es una falsa tercera persona porque todo est presentado desde el punt o de vista de Blanca, l a protagonista (Lpez Cabrales 195).

PAGE 25

25 triloga. En Algn amor se intercala la vida presente de Prudencia con acontecimientos del pasado. Con este ejercicio, la protagonista intenta asumir su infierno a partir de la interlocuci n que establece entre ella y su proyeccin. Asimismo, los saltos cronolgicos de la accin recordatoria desvelan el carcter violento del esposo y la incapacidad de Prudencia de percatarse de ellos debido a su educacin como mujer sumisa. La fragmentacin tambin es un elemento caracterstico en Blanca El libro comienza in medias res y poco a poco va desgranando la historia de amor entre Ulrike y Heiner y los intentos fallidos de Peter y Blanca por mantener la suya. Como apunta Carmen Servn, la novela construye una realidad expresamente saturada de memoria, de recuerdos que tensan la voluntad de los personajes (586). La memoria es parte esencial de Hblame, basada ntegramente en un acto de recuerdo: el que lleva a cabo Adrin en una noche de insomnio para indagar en las caus as de su separacin matrimonial En su valoracin de toda la novelstica de Chacn, Servn observa una frontera cronolgica que se sita en el ao 2000: antes de esta fecha, las mujeres que se retratan sufren desorientacin y deben enfrentarse a un conflicto, que acaba en ruptura o separacin; a comienzos del s. XXI, las protagonistas estn situadas histricamente antes o durante la Guerra Civil. Todas ellas muestran [una] enorme capacidad de resistencia psicolgica frente a la ad versidad [y] adquieren una dimensin trgica de su dolor (589). Los personajes ms fuertes estn situados en una poca lejana con unas condiciones sociales ms duras para las mujeres, mientras que las protagonistas de la triloga viven en la Espaa contem pornea y son descritas en trminos de sumisin y abnegacin. No obstante, al final consiguen hacer frente a sus conflictos de pareja y

PAGE 26

26 resuelven, aunque no siempre felizmente, sus problemas vitales. Las novelas de la triloga demuestran que los mecanismos de opresin se han diversificado y camuflado respecto de las reglas sociales abiertamente discriminatorias de la guerra y posguerra. Las mujeres descritas en La voz dormida y Cielos de barro demuestran las barreras que a lo largo de la historia ha tenido que flanquear la mujer y que an continan vigentes, tal y como lo corroboran las novelas de la triloga. En conjunto, todas las novelas chaconianas muestran mujeres capaces de afrontar las adversidades y, de este modo, ofrecen ejemplos de fortaleza y valenta para los lectores. Las protagonistas de Luca Etxebarria son de la generacin que sigue a la de las mujeres chaconianas. De todos modos sus familias tienen una visin ms tradicional del mundo, por lo que se produce un choque entre padres e hijas. Et xebarria nace en Valencia en 1966, es decir, durante los ltimos aos del franquismo, y su adolescencia transcurre durante el perodo de la transicin a la democracia; no es extrao, por lo tanto, que retrate en sus novelas la brecha entre la generacin qu e se ha educado bajo la dictadura y los hijos de la Transicin y la democracia, que tambin reciben una educacin estricta respecto a los roles de hombres y mujeres, pero que son conscientes de ello y luchan para vivir su vida libremente. La primera de su s novelas, Amor, curiosidad, prozac y dudas narra la historia de tres hermanas, aparentemente distintas entre s, que comparten unas normas y cdigos sociales a partir de los cuales deben regirse por ser mujeres. Con este libro, al igual que con Beatriz y los cuerpos celestes el lector se adentra en la sociedad espaola de los aos 80, caracterizada por el abuso de las drogas y la importancia otorgada al sexo. Estos elementos han llevado a la crtica a incluir a Luca Etxebarria

PAGE 27

27 dentro de la Generacin X, tambin conocida como joven narrativa o novsimos.14Dorothy Odartey Wellington ha escrito el nico anlisis de la obra de la Generacin X que tiene en cuent a el contexto de su produccin, es decir, la globalizacin, el consumismo y el auge de los medios de comunicacin. Odartey Wellington asevera que la inclusin de las drogas, las marcas y la televisin en las obras de los escritores de la Generacin X no supone una afirmacin de las mismas. Por ejemplo, la enajenacin de los protagonistas por la falta de contacto con el mundo real o las consecuencias del consumo de estupefacientes son algunos de los aspectos criticados en estas novelas. Odartey -Wellington reivindica un nuevo tratamiento para este tipo de n arrativa, en lugar de apuntar su falta de valor literario por incluir elementos que forman parte de la sociedad espaola en concreto y de muchas otras sociedades occidentales actuales en general. Segn Christine Henseler en Pop, Punk, and Rock & Roll Writers, esta nueva generacin comparte fecha de nacimiento (entre la dcada del 60 y del 70); adems, es un grupo characterized by its age, its mostly young and educated reading audience, its textual appropriation of the mass media and popular culture, and its raw expression of contemporary life (692). La crtica literaria generalmente no estima la obra de estos escritores, y aduce como razones undeveloped character psychologies, colloquial writing styles, simple narrative structures, and a large number of references to popular culture (699). 14 En una entrevista, Etxebarria afirma no estar de acuerdo con las agrupaciones generacionales porque tienden a omitir a coetneos o a incluir a escritores que no tienen la ms mnima relacin en tre ellos (Escabias Lloret 210).

PAGE 28

28 En las siguientes novelas de Etxebarria, De todo lo visible y lo invisible y Un milagro en equilibrio, las drogas y el alcohol todava tienen un lugar predominante, aunque se exploran en combinacin con otros elementos. De stos, el que ms llama la atencin es la maternidad, puesto que en las dos novelas anteriores predominan las relaciones maternofiliales fracasadas. E l tema se explora en Un milagro en equilibrio, novela en la que Eva relata su vida pasada y presente en forma de diario para su recin nacida, Amanda. La siguiente obra, Cosmofobia retrata la vida colectiva de un barrio madrileo, en el que las historias de los autctonos se mezclan con la de los inmigrantes. En el ltimo libro publicado de Etxebarria, Lo verdadero es un instante de lo falso se recons truye la misteriosa muerte de un cantante, Pumuki, a partir del testimonio de varias personas de su entorno. La obra de Etxebarria es conocida gracias a sus galardones y su exposicin pblica.15 Mientras que para algunos la imagen de la escritora es una e stratagema para disparar la venta de su obra, para otros son las editoriales las que exigen a los escritores que colaboren en la publicidad y promocin de los libros.16 15 Para un estudio detallado de la imagen y repercusin de la escritora en los medios, ver Garca Torres 195 242; Henseler, Acerca 109 26; Unframing 31739. La imagen desenfadada de Extebarria y su lenguaje provocador han creado mucha controvers ia tanto en tre escritores como entre escritoras. Los primeros le achacan una literatura mala proporcional a sus apariciones pblicas y las segundas, con algunas excepciones, le adjudican parte de culpa de que no se tome en serio el trabajo de las escritora s. N o 16 As lo expresa Paula Izquierdo en Henseler, En sus 124.

PAGE 29

29 obstante, la mayora de ellas est de acuerdo en que una cara y un cuerpo femeninos aumentan las ventas.17Odartey Wellington opina de otra manera sobre la relacin entre escritura y publicacin, sealando que [t]raditionally, post -Franco Spanish fi ction has been read within the context of the effects of the political dictatorship; it is now appropriate to read it in the context of dominating market forces (147). Esta contextuali zacin servira para comprender the tightrope that the contemporary wr iter walks between canonical literary conventions and the demands of the process of distribution of culture (147). Germn Gulln tambin sostiene que para analizar debidamente al escritor contemporneo es necesario considerar el impacto que [en l] tiene la sociedad y los medios de comunicacin, es decir, que la autora conlleva hoy un mayor porcentaje de influencia social (la itlica es ma citado en Odartey -Wellington 15). Adems, Odartey -Wellington estudia la imagen del escritor en el contexto de lo s premios literarios y concluye: literary awards ceremonies today can be highly publicized affairs not unlike award ceremonies in popular culture . In the contemporary environment image acquires a significance never before experienced in literary cu lture (148). Como ejemplo, menciona el traje rojo que Etxebarria lleva en la gala de entrega del Premio Nadal por su novela Beatriz y los cuerpos celestes. Para la crtica [t]he medias response to the controversial attire shows that the author also plays the role of protagon ist in the cultural environment . By focusing on the extraliterary elements, the media feeds the notion that its literary favorites definitely lack 17 Cha cn opina que el empeo de las editoriales por convertir a los escritores en famosos empeora la condicin de la mujer escritora. Para ella, si encima la mujer es guapa, despampanante, provocativa y atrevida mucho mejor . Los escritores somos como vedettes (citado en Lpez Cabrales 48).

PAGE 30

30 in literary value (148).18Etxebarria tambin ha sido acusada de plagio en varias ocasiones, En conclusin, los medios se benefician de la presencia femenina en actos pblicos, pero a las mujeres su exposicin slo les sirve para que menosprecien su obra y su talento como escritoras. 19 18 La diferencia entre Etxebarria y otros escritores es que ella no oculta las estratagemas de venta, tal como se colige de su comentario en l a entrevista con Escabias Lloret : Los editores, esos mismos que antes no qu eran que yo lo dijera (que era feminista) han visto que es algo que sirve para vender, y entonces lo usan. Perfecto, a mi me parece que sirve para vender y que adems llegar a otra cosa (concienciar a la gente de la desigualdad de gn eros an existente) ( 209). pero pese a todo, actualmente es una de las escri toras contemporneas ms ledas y con mayor nmero de premios. Fuera de las fronteras del pas ha captado gran atencin. Por ejemplo, le han concedido la distincin Doctora Honoris Causa de la Universidad de Aberdeen y el Premio Il Lazio de Literatura de p arte del Ministerio de Cultura italiano. Asimismo, numerosos trabajos crticos atestiguan el inters que su obra despierta en el mundo acadmico. En general, stos se han enfocado en sus dos pri meras novelas Amor, curiosidad, prozac y dudas y Beatriz y los cuerpos celestes y analizan los personajes femeninos (Almeida, Carrillo Zeiter, Lpez y Tsuchiya), la sociedad espaola de los 80 (Ross), las relaciones entre madre e hija (Ramblado Minero Conflictos generacionales ) y el espacio (Climent Espino). 19 La primera acusacin, que atae a la publicacin de su poemario Estacin de infierno, aparece en la revista Intervi, en la cual se afirma que copia varias obras de Antonio Colinas. La segunda, en la misma revista poco despus, est relacionada c on Amor, curiosidad, prozac y dudas En esta ocasin se presentan fragmentos que pueden haber sido basados en Prozac Nation de Elizabeth Wurtzel (Escabias Lloret 211). En ambos casos, Etxebarria aludi al derecho a la intertextualidad y puso una demanda contra Intervi, la cual fue desestimada porque, segn el acta, la revista dio informacin veraz . Etxebarria plagi a D. Antonio Colinas (Luc a Etxebarria) Sin embargo, la acusacin se retira despus de que algunos expertos literarios confirmaran que la escritora no haba plagiado al poeta (Everly, Textual Violence 60). Por ltimo, el psiclogo Jorge Castell presenta una demanda civil por vulneracin de derechos de autor, que finalmente gana, en la que acusa a Etxebarria de tomar fragmentos enteros de su ensayo Dependencia emocional y violencia domstica. Aunque la autora incluye a Castell en la bibliografa, no menciona el artculo en cuestin ni entrecomilla las citas tomadas del ensayo (Luca Etxebarria ) Al parecer, la escritora atr ibuye la ausencia de cita a un error de imprenta.

PAGE 31

31 Algu nos trabajos consideran otras obras de la autora. Uno de los ms recientes es el de Elena Garca Torres, que a naliza la subjetividad femenina en toda la produccin de Etxebarria a partir de tres ejes bsicos: la familia, la religin y el trabajo. Su objetivo es demostrar que la obra narrativa est dominada por la visin de una sociedad que implanta una normativa para la mujer, mientras que la ensaystica se caracteriza por una afirmacin de lo femenino.20Por su parte, Christine Henseler, que ha mostrado gran inters por la autora, ha estudiado la relacin entre Etxebarria y los medios (Acerca; Unframing), su inclusin en la Generacin X (Pop) y los mensajes feministas en su obra ensaystica (Contemporary ). Por ltimo, Silvia Bermdez se adentra en la relacin entre algunas autoras espaolas contemporneas, incluida Etxebarria, y el mercado literario. La dimensin pblica de E txebarria la aborda igualmente Jorge Prez, en uno de los pocos artculos en los que se inserta la obra de la escritora en el contexto del boom de las editoriales y del papel meditico que ejercen los escritores en la actualidad. Garca Torres tambin analiza la figura maternal en l a obra de la escritora y la relacin entre Etxebarria y el mundo editorial. Kathryn Everly es otra de las crticas que ha publicado sobre la autora. En Textual Violence, estudia la confusin entre la voz narrativa, el autor implcito y el autor real en De todo lo visible y lo invisible a partir de un juego en el que se afirma y se niega que el lector pue de interactuar con los personajes y el autor real.21 20 Juan Sens Fernndez publica un artculo anterior al trabajo de Garca Torres en el que analiza la novelstica y el ensayo de Etxebarria para demostrar el tratamiento femenino de sus personajes. Adems, Ev erly, al igual que Annabel Mart n y Carmen de Urioste, ha investigado el tratamiento que se hace del lesbianismo en Beatriz y los cuerpos celestes (Mujer). Respecto a 21 Andrea Kahmann publica un artculo similar en portugus, Intertextualidade.

PAGE 32

32 este libro, el nico trab ajo que aborda el cuerpo es Body Talk, de Jessica Folkart, au nque ella subraya la incapacidad de la materia para crear o transmitir significado. Para Folkart, el lenguaje es el nico instrumento que permite a la protagonista comunicar su dolor. Por ltim o, hay un trabajo basado en la coleccin de relatos cortos Nosotras que no somos como las dems el de Resha Cardone.22Las dos novelas seleccionadas para este trabajo son Beatriz y los cuerpos celestes y De todo lo visible y lo invisible En la primera, la protagonista cuenta desde la actualidad sus experiencias de los ltimos cuatro aos, entremezclndolas con la historia de sus padres, con la de su mejor amiga, Mnica, y con la de la madre de sta, Charo. Bea se enamora de Mnica cuando la conoce y est dispuesta a convertirse en un ttere a su servicio: por ella la protagonista vende drogas y pistolas. Cuando cree haber asesinado a un cliente, huye de Madrid y se refugia en Edimburgo. All conoce a Cat y comparte con ella sus cuatro aos de universidad. La distancia no la hace olvidarse de Mnica, ni tampoco consigue escapar de sus fantasmas familiares. Bea mantiene una relacin dolorosa y trgica con sus progenitores : su padre es violento y no muestra el ms mnimo inters por su vida y su madre no le pu ede perdonar que quiera ser independiente. Cuando Bea regresa a Madrid encuentra a una Mnica muy desmejorada que vive interna en una clnica de desintoxicacin y, en un final abierto, se baraja la posibilidad de que la protagonista vuelva junto a su novia Cat. En el inicio de Beatriz la protagonista confiesa la gran soledad que siente, fruto de una familia disfuncional. Esta misma soledad se percibe al comienzo de De todo lo visible puesto que abre in medias res con el segundo intento de suicidio de Ruth. La 22 Prez y Henseler ( Contemporary ) incluyen en su anlisis el prlogo de Nosotras que no somos como las dems

PAGE 33

33 familia de la protagonista, un padre y una hermana, son seres fros y distantes y guardan la compostura en todo momento. La ausencia de la madre de Ruth marca a la protagonista cuando es una nia debido al secretismo en torno a su muerte; slo al fina l es capaz de verbalizar ante un psiquiatra lo que ha pensado desde siempre: su madre se suicid. La intensa relacin que vive con Juan se basa en la descalificacin, los celos y la violencia. Su amigo y socio, Pedro, supone un gran apoyo para la protagoni sta. Desde que ambos se conocen existe una gran atraccin entre ellos, pero la manifiesta homosexualidad de l mantiene a distancia a la protagonista. Al final, Ruth rompe la relacin con Juan y tiene relaciones sexuales con Pedro, por lo que puede que su historia imposible se convierta en realidad. En cuanto a tcnicas literarias y narrativas, la protagonista de Beatriz narra en primera persona su aprendizaje en el paso de la adolescencia a la adultez y por eso la novela se puede calificar de bildungsroman. En el primer captulo de De todo lo visible, se combina la primera persona de la protagonista con un narrador omnisciente, alternancia que se recupera al final del ltimo captulo; los captulos centrales, que constituyen la mayor parte de la novela, estn narrados en tercera persona, aunque siempre desde la perspectiva de Ruth. Si en Beatriz queda claro quin cuenta la historia, en esta novela se produce un juego confuso entre tres figuras: el narrador la autora implcita y la autora As las cosas, la voz narrativa apunta a las repeticiones en la narracin o adelanta detalles de algn episodio importante. Adems, la autora implcita usa la voz narrativa para expresar una serie de opiniones acerca de las obras literarias, el psicoanlisis o los ideale s femeninos de beldad. Incluso, se deshace la lnea divisoria entre ficcin y realidad cuando el narrador le asegura al lector que puede

PAGE 34

34 contactar con Ruth Swanson por correo electrnico, aunque finalmente afirma el carcter ficticio de la protagonista al asegurar que ella nunca contestar los mensajes. El estilo en Beatriz se caracteriza por el predominio del dilogo y las oraciones y prrafos breves. Adems, la novela se divide en pequeas secciones que imitan una sucesin de video clips. En contraposici n, en De todo lo visible destaca la narracin de eventos y sentimientos de los personajes y el uso de frases y prrafos muy largos; los capt ulos son igualmente muy densos. En las dos novelas la estructura es circular, a pesar de que no se sigue un orden cronolgico, y el primer y ltimo captulo son breves pero esenciales en la comprensin del personaje principal. As, Bea describe su soledad al comienzo de la novela usando una metfora en la que se compara con una rbita cementerio, la cual presagia un m al final. Sin embargo, el ltimo captulo, titulado Luz desde una estrella muerta, descubre que al comienzo del libro Bea haba regresado de Edimburgo, pero todava no haba visto a Mnica. El encuentro entre ambas deja claro a Bea que ha estado alimentando una imagen de su amiga que ya no se corresponde con la realidad; en otras palabras, ha estado enamorada de un recuerdo. Igualmente, el primer captulo de De todo lo visible pronostica un final nefasto por el segundo intento de suicidio de Ruth, pero la imagen de la protagonista en una camilla de un hospital contrasta con la serenidad que disfruta al final al lado de Pedro. Al comienzo la protagonista lucha entre sus ganas de pertenecer a un mundo invisible, grficamente descrito con palabras en sentido descendente, y la insistencia de las personas que la rodean en devolverla al visible, representado con vocablos en forma ascendente. El mundo invisible al inicio de la novela se identifica con la muerte, pero a lo largo de la narracin y, especialmente, al

PAGE 35

35 final se corresponde con el mbito de los presentimientos y de lo irracional. El sentimiento fronterizo entre ambos mundos se repite en el ltimo captulo, aunque en esta ocasin el mund o visible y el invisible se funde n en armona. Las dos novelas tambin comparten el uso de la fragmentacin, recurso empleado para que las protagonistas se adentren en sus recuerdos. La vuelta al pasado arroja nueva informacin acerca de las protagonistas y explica, por ejemplo, la razn por la cual la relacin entre Bea y su madre no se basa actualmente en la comprensin y el cario o por qu Ruth es incapaz de identificarse con un padre o hermana cuya vida gira en torno a las apariencias. S obre todo, los recuerdos de las protagonistas indagan en el tipo de educacin que h an recibido en su casa, la cual coincide con los preceptos de la sociedad de posguerra. Sus familias esperan tanto de Bea como de Ruth que se casen y tengan hijos, pero especialmente, que se sacrifiquen por alguien que no sea ellas mismas. La ltima de la s tres autoras consideradas para el proyecto es Najat El Hachmi. Nacida en Marruecos en 1978, El Hachmi emigra a Espaa junto con su familia para reencontrarse con su padre. Llega a Vic, Catalua, con ocho aos y comienza una nueva vida. Hasta la fecha, la escritora ha publicado un libro hbrido de ensayo y autobiografa, Jo tamb sc catalana ,23 y una novela autobiogrfica, Lltim patriarca.24 23 [A]quest llibre es perfila com una espcie dhbrid transgenric: unes m emries que no sn ben b memries, experincies reals que semblen fictcies i un component danlisi daquest relat vivencial que no s ben b assaig ( Este libro se perfila como una especie de hbrido transgenrico: unas memorias que no son exactamente memorias, unas experiencias reales que parecen ficticias y un componente de anlisis de este relato vivencial que no es exactamente ensayo; 13). Todas las traducciones del cataln al castellano son mas. Ambas obras son recientes y por esta razn hay slo dos trabajos crticos sobre ella, 24 El Hachmi no niega el carcter autobiogrfico de la novela, pero seala que ste no se encuentra en el argumento, sino en algunos datos y sentimientos (La escritora Najat).

PAGE 36

36 ambos de Cristin Ricci. Por un lado, Ricci analiza la autobiografa de El Hachmi dentro del contexto de la inmigracin tamazight en Espaa (Najat) y, por otro, estudia la novela autobiogrfica como ejemplo de obra hbrida y fronteriza ( Lltim ). Incluir la autobiografa en el grupo de obras de ficcin seleccionadas para el proyecto responde a la disparidad que se establece entre la persona que narra una historia biogrfica y el protagonista de dicho relato. Segn Lydia Masanet, en la idiosincra s ia autobiogrfica hallamos un narrador desdoblado a la vez en un yo que escribe y otro que se elabora mientras se elabora el texto, lector de su propio discurso (9). Por ende, ese otro yo narrado se convierte en una reconstruccin, como si se tratara de un personaje dentro de una novela, e specialmente cuando se narran acontecimientos alejados del tiempo presente en el que se encuentra el yo narrador. Adems, como explica Sidonie Smith, en las autobiografas el cuerpo, y ms concretamente su historia, constituye una parte esencial del yo: t he autobiographical subject carries a history of the body with her as she negotiates the autobiographical I, for autobiographical practice is one of those cultural occasions when the history of the body intersects the deployment of subjectivity (2223). En la autobiografa de El Hachmi, Jo tamb se relatan las primeras experiencias de la protagonista cuando lleg a Vic. La sorpresa del comienzo deja paso a la angustia cuando se da cuenta de que tiene que elegir entre las dos culturas que forman parte de su vida: la marroqu y la catalana. Asimismo, cuenta la importancia que tiene el primer viaje de vuelta a Marruecos despus de vivir por varios aos en Espaa, puesto que supone el triste descubrimiento de que ya no puede adaptarse al estilo de vida de s u pas de nacimiento. Por ltimo, se narra su desencanto con la religin islmica en

PAGE 37

37 particular y todas las dems en general, as como las vivencias y convivencia de las mujeres marroques y catalanas. El prlogo de la autobiografa reivindica la considera cin de los emigrantes como parte de la cultura de acogida y critica la opcin de encasillarlos en un grupo e ignorar la especificidad de cada individuo. Se seala que el lugar de nacimiento marca para siempre, pero esta particularidad no determina el rest o de la existencia de los seres humanos, ni tampoco constituye el hecho ms importante en sus vidas (12) Adems, se manifiesta un desacuerdo con la etiqueta segunda generacin y se reclama la de identidad de frontera, puesto que la cultura de la infancia de los emigrantes o la de sus padres todava forma parte de sus vidas (13) En Carta dun immigrant, dirigida a un inmigrante hipottico durante el Congreso Mundial de Movimientos Humanos e Inmigracin, El Hachmi afirma: [a]l final aprenders a vivi r en la frontera de los dos mundos, un lugar que, aunque puede ser de divisin, tambin lo es de reunin y punto de encuentro. Un buen da descubrirs que eres ms completo, ms hbrido y ms inmenso que cualquier otra persona (sin pgina).25Josep -Anton Fernndez explica el proyecto de fomento de la cultura y la lengua catalanas, apuntando que [c]ultural normalization, the cultural policy of contemporary Catalan nationalism, aims at constituting Catalonia as a normal society: that is, a society in which Catalonias own language would be hegemonic, in which citizens would share a common sense of (Catalan) national identity based on their cultural traditions 25 La propuesta de El Hachmi de la vida entre dos culturas se asemeja al concepto de new mestiza de Gloria Anzalda porque la esc ritora chicana tambin incide en la fusin de varios modos de vida a pesar de la dificultad que entraa: [t]he new mestiza copes by developing a tolerance for contradict ion, a tolerance for ambiguity . She learns to juggle cultures. She has a plural personality, she operates in a pluralistic mode . Not only does she sustain contradictions, she turns the ambivalence into something else (235).

PAGE 38

38 (343). Este intento por parte de las autoridades de reforzar el nacionalismo cataln incl uye a todos los habitantes de Catalua, pero en la prctica excluye, segn El Hachmi, a los emigrantes. Ella relata que, por su color de piel, los autctonos siempre se dirigen a ella y a su hijo, nacido en Catalua, en castellano. El choque de culturas tambin se observa en la siguiente obra de El Hachmi, Lltim patriarca ,26Desde este momento, la novela comienza a contar las experiencias de la nica hija de Mimoun: la angustia que siente al comienzo por haber dejado a sus abuelos en Marruecos, seguida del sentimiento de pertenencia a Catalua y su rechazo de la opresin por parte de familiares y de autctonos para viv ir su vida de acuerdo a una nica cultura; el aire irrespirable de su casa y su refugio en la lectura del diccionario cataln; la pasividad de su madre y el control que su padre ejerce sobr e ella, incluso que narra la historia de Mimoun, un nio marroqu consentido por su madre y sus hermanas, que desarrolla una gran habilidad para hacer lo que le place y obligar a los de su entorno a a catar sus rabietas y caprichos. Las ansias de atencin lo conducen incluso a asesinar a un hermano recin nacido. La chica que quera por esposa est fuera de su alcance, pero se las ingenia para casarse con ella No tardan en aflorar el maltrato fsico y verbal hacia su esposa, el control sobre sus actividades diarias y las prohibiciones, confirmando la trayectoria violenta y dictatorial de Mimoun. Convencido de que su destino no pasa por realizar pequeos trabajos sin importancia, Mimoun decide aventurar se y viajar a Espaa. Aos despus, se le unen su esposa e hijos, entre ellos la narradora de la historia. 26 Coinciden algunos datos de esta novela con las de Jo tamb Por ejemplo, el viaje de Mimoun a Catalu a para conseguir trabajo y su posterior creaci n de una empresa de construccin privada la agrupacin familiar y la admiracin de la protagonista/nar radora nia hacia su madre.

PAGE 39

39 cuando l est ausente; y, por ltimo, la separacin entre ella y sus padres para poder tomar las riendas de su propio destino. A lo largo de toda la novela no aparece ni el nombre de la narradora, ni el de su madre o hermanos. La historia, por lo tanto, podra tratar de otra cultura, no exclusivamente la marroqu.27El estilo de Jo tamb y Lltim son similares: las secciones o captulos son breves y destaca el uso de la oralidad. La estructura, sin embargo, difiere. Jo tamb est dividida en cinco secciones: en las dos primeras se narran los hechos o experiencias pasadas de la protagonista, tal y como equivale al gnero autobiogrfico; las dos siguientes rep resentan una reflexin acerca de dos temas centrales: la religin y la mujer. En el anlisis sobre el primer aspecto, la narradora seala el contraste entre la religin islmica y sus propias ansias de libertad; por ello, deja de practicarla y se vuelve es cptica hacia las dems religiones. Igualmente, observa la relacin particular entre los catalanes, o espaoles, y la religin catlica. La narradora subraya que la gran mayora de la poblacin afirma ser devota de esta religin, pero no son practicantes, y aquellos que defienden un estado laico, tal y como es el caso de Espaa, son partcipes de todas las fiestas religiosas. En resumen, l os espaoles no son fieles a ninguna religin y, sin embargo, desprecian otras, en concreto la de los inmigrantes. Tambi n se trata el tema de la mujer. La narradora concluye que las catalanas son el prototipo de superwoman porque mantienen un trabajo fuera de casa y se encargan de atender al marido y cuidar a los hijos sin poder contar con la solidaridad 27 La autora seala que existen muchos prejuicios en torno a la violencia de g nero entre inmigrantes y afirma que ella tena amigas no emigradas en el instituto con situaciones parecidas a las de la novela (La escritora Najat).

PAGE 40

40 femenina que s tienen las marroques. En la descripcin de stas, se seala que viven de acuerdo a la religin y la tradicin marroques, pero no por ello son infelices. En Catalua, los dos colectivos de mujeres se critican mutuamente, pero ninguno de los dos hace el es fuerzo de conocerse y dejar a un lado los prejuicios. Las autctonas critican el uso del pauelo de las marroques y stas la vestimenta de las catalanas. Finalmente, la ltima seccin del libro relata la aoranza por Marruecos y la familia que se ha queda do atrs. Lltim est dividido en dos partes: durante la primera, la narradora cuenta desde el presente la historia de Mimoun a partir de las versiones que ha escuchado de distintos miembros de la familia. En el segundo bloque, la narradora ya se refiere a Mimoun como padre y ella forma el epicentro de la novela. A diferencia de la autobiografa, en la que se cuentan las peripecias que la protagonista debe llevar a cabo diariamente para cuidar de su hijo, ir a la universidad y trabajar, la maternidad no s e incluye en la novela. Al comienzo, la narradora cree que tanto su madre como ella son vctimas de la situacin que viven. C on el tiempo, se da cuenta que no puede permanecer impasible; su madre, en cambio, no abandona a su padre. En suma, la seleccin de las obras de Dulce Chacn, Luca Etxebarria y Najat El Hachmi en el anlisis de la subjetividad femenina presenta una serie de puntos en comn: todas ellas emplean el recurso de la memoria para indagar en la influencia que tiene la normativa social sobre las protagonistas, perpetuada desde la institucin familiar y la educacin formal; adems, hay una preponderancia del uso de la primera persona en la narracin y en los casos en los que se presenta la historia desde la tercera persona, siempre se incluye l a perspectiva de la protagonista; en general, los

PAGE 41

41 personajes femeninos que aparecen son de clase media (aunque en el caso de Etxebarria pe rtenecen a la clase media alta) y no contemplan la maternidad (excepto en la autobiografa de El Hach mi). Por otro lad o, las obras presentan distintos modelos femeninos que ofrecen una amplia visin de la mujer espaola contempornea: las protagonistas chaconianas se caracterizan por las relaciones asfixiantes y su incapacidad para percatarse de las reglas socioculturales que oprimen a las mujeres. En cambio, las protagonistas etxebarrianas y elhachmianas son conscientes de los mecanismos opresivos de la sociedad y reflexionan acerca del dao que les ha supuesto en sus vidas. Para llevar a cabo el estudio de la subjetivid ad femenina incluyo un captulo terico que sirve para repasar trminos fundamentales en la conceptualizacin de la formacin del sujeto. Abordo la definicin de subjetividad y hago un breve repaso a la teorizacin del trmino. Discuto igualmente la prepon derancia que las feministas actuales le otorgan al cuerpo en la teorizacin de la subjetividad. En general, stas tratan la materia desde dos perspectivas distintas, la epistemolgica y la ontolgica. En el estudio epistemolgico, algunas, como Judith Butl er, insisten en la dimensin discursiva del cuerpo; en la perspectiva ontolgica, por ejemplo, Elizabeth Grosz subraya la capacidad del cuerpo para generar significado y Rosi Braidotti seala la diferenciacin sexual como el aspecto ms relevante en la for macin de la subjetividad femenina. En el tercer captulo, estudio la aportacin de Butler, que consiste en demostrar cmo las reglas socioculturales sobre el sexo y el gnero se materializan en el cuerpo. Como resultado, surgen materias inteligibles que actan como un texto en el que se

PAGE 42

42 puede leer la normativa. Si un cuerpo se niega a seguir las reglas, es apartado y convertido en materia abyecta, despreciable, de tal modo que pierde su legibilidad como texto. En este captulo, analizo la representacin y transgresin del cuerpo inteligible de las protagonistas del corpus. Para el estudio de la obra de El Hachmi, se incluye el elemento de la raza, relacionado igualmente con la repeticin de las reglas sociales, tal y como arguyen Janet Price y Margaret S hildrick. Tambin se sealan otros mecanismos, como la ropa o el maquillaje que, segn Andrea Ostrov, afirman los discursos sobre sexo y gnero y, por lo tanto, refuerzan la normativa. En el cuarto captulo, exploro la visin de filsofos como Spinoza y M erleau -Ponty respecto del cuerpo orgnico. Para ambos, el cuerpo constituye un elemento activo y, como tal, es imprescindible en la existencia del individuo. En este captulo, hago hincapi en la base corprea de las obras elegidas. Asimismo, incluyo la teora de Grosz acerca de la materia, que consiste en la interrelacin e influencia mutua entre la mente y el cuerpo, y su anlisis sobre la descompensacin que se produce a veces entre la imagen exterior del sujeto y su interior. Por ltimo, abordo su concepcin del cuerpo como creador de significado y la teora de Sonia Kruks acerca de las experiencias corporales El contenido semntico del cuerpo orgnico de las protagonistas y sus experiencias corporales desvela n que stas pueden crear una subjetividad en la que son dueas de su fsico y agentes de sus acciones. En el quinto captulo, ahondo en la influencia que ejercen otras mujeres, especialmente las madres, en la formacin de subjetividad de las protagonistas; normalmente, se trata de un influjo negativ o porque las mujeres con las que se relacionan perpeta n una visin androcntrica. Tambin se estudia la posicin de

PAGE 43

43 Braidotti en cuanto a la importancia del deseo en l a formacin del sujeto femenino. Para acabar, abordo su teora sobre el sujeto nmada, b asada en las ideas de Deleuze e Irigaray: el primero define al individuo en trminos no dicotmicos y la segunda defiende la diferencia sexual para acabar con la inferioridad asociada a la mujer y su cuerpo. El objetivo de la teora del sujeto nmada consi ste en otorgarle poder a la mujer para propagar modelos femeninos positivos y activos. Como se demostrar, las autoras implcitas apoderan a las protagonistas representndolas como mujeres inteligentes, independientes, valientes y transgresoras. Antes de ahondar en las tres aproximaciones distintas del cuerpo expuestas aqu, conviene empezar con la definicin y la teorizacin de la subjetividad.

PAGE 44

44 CHAPTER 2 IDENTIDAD, SUBJETIVI DAD Y CUERPO: APUNTE S TEORICOS Saber cmo somos y de qu modo actuamos ha sido t ema de numerosas discusiones en el campo de la filosofa. Disciplinas tales como el psicoanlisis o la sociologa suponen una ampliacin de la perspectiva que ofrecen los filsofos sobre la formacin del sujeto. Con la llegada del postmodernismo, las preguntas acerca del indi viduo y su comportamiento sufrieron un revs: se afirma ba que el sujeto no exista y, por tanto, el estudio de su formacin no tena cabida. El feminismo nunca acogi tal idea, puesto que careca de sentido afirmar la inexistencia de un individuo como la mujer, a la que no se le haba otorgado tradicionalmente la condicin de sujeto. Ms all de las distintas perspectivas desde las cuales se puede abordar el estudio de la formacin del individuo, las discusiones acerca de la subjetividad siguen siendo un tema esencial de ponencias, artculos y libros. Con todo, es sorprendente que no se haya prestado atencin a la necesidad de definir la palabra subjetividad, ni de distinguirla del trmino ide ntidad. En este apartado, busco desenmara ar los dos vocablos, para lo cual ofrezco la de finicin de cada uno, y explico por qu se opta aqu por el uso de subjetividad en lugar de identidad. Igualmente, abordo la importancia de aadirle un adjetivo al trmino y de poder hablar as de subjetivida d femenina. Hago, adems, un breve repaso a la conceptualizacin del sujeto, desde sus inicios hasta la actualidad, y analizo en detalle y desde una perspectiva feminista las propuestas ms interesantes respecto a la formacin de la subjetividad. Mientras que algunas aproximaciones al estudio del sujeto parten de la conceptualizacin de un cuerpo inexistente a priori, otras tienen como denominador comn una revalorizacin del cuerpo orgnico.

PAGE 45

45 Surgen dos vertientes en la conceptualizacin feminista del cuerp o: por un lado, se considera la materia como un medio discursivo, es decir, un elemento textual en el que se puede leer la normativa social; por otro lado, se estima el cuerpo vivo como elemento activo al que se le otorga poder Estas dos lneas tericas f undamentan el anlisis de la s obra s de Dulce Chacn, Luca Etxebarria y Najat El Hachmi en los siguientes captulos. Para comenzar, en el intento por distinguir el uso de los trminos subjetividad e identidad se podra hacer una distincin entre regis tros para afirmar que el uso del primero no es comn entre los hablantes, pero s lo es el de identidad. Este vocablo, adems, se puede combinar con varios adjetivos : identidad poltica, sexual, nacional, racial, etc. Aunque la proliferacin del trmino subjetividad en la lengua escrita se debe a un fenmeno reciente y se emplea, sobre todo, en los estudios femi nistas y postcoloniales el trmino ya aparece en la edicin de 1925 I ndependientemente del uso o frecuencia con la que se emplean una u otra p alabra, lo fundamental consiste en definir qu se entiende por cada una de ellas. En el diccionario de la Real Academia Espaola de la Lengua (RAE), identidad tiene varias acepciones, entre ellas dos que nos ataen. La primera reza as: conjunto de rasg os propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los dems. La segunda indica que se trata de la conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las dems. De estos dos significados se concluye que, por un l ado, el trmino alude a las caractersticas que distinguen a un sujeto que vive en un mbito social y, por otro lado, se hace alusin a los elementos que conforman individualmente al sujeto, aunque siempre en relacin con otros. En esta ltima

PAGE 46

46 situacin, e l individuo se mide o compara con otras personas que, aunque la definicin de la RAE no lo especifica, pueden o no pertenecer a su mismo grupo social. En ambas acepciones la identidad est ntimamente relacionada con una aceptacin o conformidad social, es decir, el sujeto acepta el cdigo cultural y social por el cual se rige el grupo al que pertenece. Incluso si se compara con los integrantes de otro grupo, el individuo ya aparece previamente definido por el suyo. Por consiguiente, el sujeto elige de en tre una serie de modelos de identidad preexistentes, ya que de otro modo no podra formar parte de un colectivo social. Al respecto, Donald Hall, uno de los pocos crticos que reconoce el solapamiento en el uso de los vocablos identidad y subjetividad, asegura que el individuo vive la ilusin de poder crear a su antojo una identidad propia, cuando, en realidad, no tiene ms opcin que elegir entre a narrow range of options and avenues, that will allow [her/him] to fit comfortably into society and [her/ his] particular gendered, regional, ethnic, sexual subset of it (1). Para terminar con el anlisis del trmino identidad, conviene advertir que los significados que el diccionario ofrece contemplan la formacin de identidad como un crculo cerrado: las caractersticas tanto individuales como colectivas se presentan con carcter inamovible. De modo similar Hall afirma que la identidad consiste en [a] particular set of traits, beliefs, and allegiances that, in short or longterm ways, gives one a consis tent personality and mode of social being (3). El trabajo de Hall no es el nico que intenta definir la identidad. Victoria Camps analiza el trmino, distinguiendo entre lo que denomina identidades encontradas e identidades elegidas (84). Las primeras aluden a rasgos involuntarios como ser hombre o mujer, tener una nacionalidad especfica, etc. Las segundas se

PAGE 47

47 corresponderan con decisiones personales como la profesin, el nmero de hijos o la religin. Parece claro que ambas identidades estn sujetas a la aceptacin social y en ese sentido no otorgan una agencia1Para resumir lo expuesto hasta ahora, el sujeto adquiere una identidad particular y social que se conforma a unos parmetros ya existentes, aunque crea q ue se est formando como un ser original. Por eso, comparte un cdigo social de comportamiento con otros. La homogeneizacin y la supresin de la individualidad son, irnicamente, caractersticas esenciales de la identidad, por ms que la definicin de la RAE haga hincapi en que el sujeto se concibe con unas caractersticas propias. La especificidad de cada ser humano se encuentra en rasgos concretos tanto fsicos como psquicos, completa al individuo. Por ejemplo, la eleccin de tener hijos: en el caso de la mujer puede venir dada por la presin de la sociedad, la familia o la religin que la instan a cumplir con un rol maternal. El nmero especfico de hijos tambin es contingente y depende del momento histrico. En la misma lnea, la religin del individuo puede responder a imposiciones sociales, como lo demuestra el caso de la conversin forzosa de musulmanes y judos en la historia espaola. La identidad puede pluralizarse en distintas reas sociales: identidades polticas, nacionales, sexuales o religiosas. No en vano y a lo largo de la historia, las identidades se han usado para unificar a pueblos y naciones con el fin de enfrentarse a otros grupos sociales o crear una idea de conjunto homogeneizadora. En suma, las definiciones de Camps de identidades encontradas e identidades elegidas estn basadas en ideas abstractas que no se corresponden con la vida socia l del individuo, la cual condiciona sus actuaciones obligndolo a amoldarse a una realidad especfica. 1 Utilizo este t rmino procedente del ingl s agency.

PAGE 48

48 heredados de la informacin gentica de sus cromosomas. Los otros componentes de la identidad del individuo tienen un marcado carcter social y de ah que no sean de libre eleccin.2A la escasez de definiciones de identidad se aade la confusin entre este trmino y el de subjetividad. La definicin de identidad procedente de Hall es una muestra de esta imprecisin cuando su libro se titula Subjectivity Almudena Hernando y sus colaboradores contribuyen tambin a enmaraar el tema al no usar el trmino subjetividad, sin por ello tener reparo en titular su trabajo editorial La c onstruccin de la subjetividad femenina E l prlogo, escrito por Hernando, explica la etimologa de la palabra identidad, la cual coincide con mi anlisis de la definicin que ofrece la RAE, as como con el trabajo de Hall: la identidad se forma a partir de la interaccin con otros seres sociales en un proceso continuo de negociacin (13 -15). En su definicin del vocablo, Hernando hace una distincin entre identidad sin ms e identidad de gnero. Esta ltima se trata de un conjunto de valores, comport amientos y creencias que diferencian la actitud con que nos enfrentamos a la vida los hombres y las mujeres (18). La autora no detalla a qu se refiere exactamente con ese conjunto de valores, ni tampoco explica por qu son diferentes en hombres y mujeres A esta escueta definicin aade: [n]osotras podemos conjugar los rasgos de una identidad completa, independiente, madura y satisfactoria emocionalmente con bastantes ms posibilidades que los hombres, pero para ello debemos ser capaces de enfrentar el c onflicto entre la individualizacin y la prioridad dada a la relacin y de 2 El consenso social y, por lo tanto, la supres in de caractersticas particulares de cada individuo se ilustran tambin con el concepto de universalidad ofrecido por Judith Butler: [t]he universal can be the universal only to the extent that it remains untainted by what is particular, concrete, and i ndividual. Thus it requires the constant and meaningless vanishing of the individual, which is dramatically displayed by the Reign of Terror (Restaging 23).

PAGE 49

49 resolverlo (23). La explicacin que aduce Hernando se contrapone con el significado social que le otorga a la identidad: si el individuo necesita negociar su posicin en todo momento, por qu la mujer puede conseguir una identidad independiente, es decir, que no depende de una aprobacin? En qu se basa la autora para sentenciar que la mujer tiene ms probabilidad de formarse una identidad completa? Y, por qu ha de hacerlo en solitario, es decir, conseguir primero su identidad antes de mantener una relacin (de no se sabe qu tipo)? Al margen del error en el intercambio de los conceptos de identidad y subjetividad, para lo cual he ofrecido un par de ejemplos como muestra, o de definiciones confusas del primero, conviene apuntar que el trmino subjetividad se usa ampliamente en los estudios sobre el sujeto. An as, la RAE slo incluye subjetividad como la actuacin del individuo desviada de lo justo, lo objetivo, lo correc to. La subjetividad es un proceso continuo, contradictorio y en permanente cons truccin. El trmino tambin se caracteriza, siempre que el momento histrico sea propicio, por una subversi n o transgresin de las normas, au nque como apunta Julia Kristeva el ser humano tiende a seguir la normativa.3Desde el inicio de la filosofa son muchos los modelos de subjetividad que se han planteado. En la actualidad, los estudios inciden en la afirmacin de un ser humano no unitario. Por ello, no sorprende que crticos como Art hur Kleinman y Erin Fitz -Henry En otras palabras la formacin de subjetividad sigue al igual que transgrede las reglas socioculturales. Asimismo, un requisito fundamental en la subjetividad es la agencia del individuo, entendida como la capaci dad de actuacin del ser humano. 3 Citado en Grosz, The Body 145.

PAGE 50

50 afirmen que los procesos de subjetividad son fluid, contingent, and open to transformation (55). Por su parte, Nick Mansfield va un paso ms all y opina que la subjetividad defies our separation into distinct selves and [ it] encourages us to imagine that, or simply helps us to understand why, our interior lives inevitably seem to involve other people, either as objects of need, desire and interest or as necessary sharers of common experience (la itlica es ma 3 ). En la f ormacin del sujeto influye la interaccin con los dems, pero la definicin de subjetividad debe abarcar tambin la agencia, un espacio a partir del cual el sujeto tenga un margen de decisin. Tras subrayar el carcter social de la formacin del sujeto, M ansfield agrega que la subjetividad escapa a cualquier intento de definicin porque se trata de una experiencia que alberga la contradiccin como elemento indispensable. Asimismo, afirma que ofrecer una explicacin de la subjetividad tendra como resultado desafortunado fijar una idea de un concepto cuya naturaleza se basa en la inconsistencia (6). Dar una idea de las caractersticas de la subjetividad, como hace Mansfield, supone ya una conceptualizacin del trmino; cuando insiste en la subjetividad como experiencia contradictoria marca unas pautas definitorias que contrastan con la idea de fijeza. De cualquier modo, en la introduccin el autor manifiesta su deseo de indagar en el trmino y no de establecer un significado definitivo. Respecto de la condici n social del individuo, Evelyn Fox Keller tambin postula que todo sujeto est construido by culturally specific discursive regimes (marked by race, gender, sexual orientation, and so on) and subjectivity itself is more properly viewed as the consequence of actions, behavior, or performativity, than as their source

PAGE 51

51 (353). Sin embargo, el individuo no slo deviene resultado de los discursos socioculturales, sino que tambin dispone de libertad de actua cin. En este sentido, Amlie Oksenberg Rorty abre nue vas perspectivas sobre el tema, puesto que considera que la subjetividad es el conocimiento que uno tiene de s mismo, exento de la necesidad de cumplir con unas expectativas sociales. Rorty no slo le otorga un papel activo al sujeto, sino que adems aclara que el contenido de la subjetividad siempre es inestable porque every moment brings a different self to light (34). No obstante, la crtica no explica en detalle qu tipo de proceso tiene que seguir el sujeto para crear su subjetividad: cmo y a tr avs de qu medios llega a ese conocimiento de s mismo? Un grupo de estudiosos de la subjetividad ha encontrado el problema de los anlisis de este concepto en el enfoque que se le da. Sonia Kruks aboga por olvidar los estudios epistemolgicos cuando se aborda el tema de la subjetividad; el campo epistemolgico concerns itself with the question of whether or not we can establish a realm of certain, or even objective, knowledgethat is a knowledge that does not depend on the subjective particularities of t he knower and which is thus the same for anybody (1112). Para Hall, sin embargo, basar la subjetividad exclusivamente en una perspectiva ontolgica constituye un error; arguye que para definir la subjetividad ambas lneas de investigacin son necesarias : la epistemolgica y la ontolgica. Su interesante formulacin del trmino reza: subjectivity implies always a degree of thought and self consciousness about identity, at the same time allowing a myriad of limitations and often unknowable, unavoidable constraints on our ability to fully comprehend identity (3). De este modo, la subjetividad permitira reflexionar acerca de la formacin de

PAGE 52

52 identidad, es decir, de los comportamientos y actuaciones obligadas. Al mismo tiempo, Hall asegura que es imposible entender por completo los procesos de identidad y duda de la capacidad del sujeto para controlarlos (3-4). Esta reserva resulta inconsistente; si bien l le otorga al sujeto la capacidad de poder observar los entresijos de la identidad, por qu no afirma t ambin que ste puede constatar la artificialidad en la que consiste la formacin de identidad? Puede que el individuo no comprenda enteramente el funcionamiento de esos procesos, pero esta incomprensin no le impedira mantener una actitud crtica hacia l a norma tiva social Parece claro que la reflexin sobre la formacin de la identidad tendra que basarse en un conocimiento (por limitado que sea) de los mecanismos de opresin. Esto abrira la posibilidad de oponer resistencia a una identidad moldeada por deseo social y dejara un espaciosiempre que el momento histrico lo permitiera para la libre actuacin del sujeto. Por otro lado, no se puede afirmar tampoco que todo individuo es consciente de los juegos de poder a los que es sometido continuamente, ni de la presin ejercida sobre l para cumplir con ciertos papeles, coacciones que comienzan por el sexo con el que se nace y pasan por toda una gama de identidades concertadas que guardan relacin con la raza, la clase social o el estatus econmico. G raci as a numerosos anlisis, especialmente los estudios culturales, cada vez es ms evidente que la identidad es fruto de un momento histrico particular, as como del lugar donde se nace y de la realidad social que se habita. Sera ingenuo, por otra parte, af irmar que el sujeto puede escapar completamente de toda presin social, ya que las interpelaciones constantes de la vida diaria constituyen discursos que nos forman incesantemente, sin

PAGE 53

53 que el individuo ms perspicaz consiga darse cuenta siempre de ello. Con todo, el sujeto puede concluir que no es capaz o no quiere aceptar el rol que se le ofrece. En resumen, la formacin de subjetividad es un proceso dinmico, puesto que el sujeto siempre est en contacto con otros individuos y se enfrenta a una variedad de situaciones. Mediante estos contactos y experiencias, el sujeto forma su propio ser y decide su conducta. Al mismo tiempo, puede enfrentarse a la normativa social o, simplemente no acatarla, siempre y cuando el momento histrico propicie una resistenci a a las pautas sociales. L os personajes de las obras seleccionadas comparten la tendencia a r esist ir la norma en la formacin de su subjetividad Todas ellas se rebelan, en mayor o menor medida, contra su condicin, y esta actitud resulta verosmil por la evolucin de la sociedad espaola contempornea respecto al papel adjudicado a la mujer. En este proyecto se explora la subjetividad y no la identidad de los personajes de estas obras; si bien las protagonistas responden a las reglas sociales y culturales de la Espaa de su momento, al mismo tiempo luchan por formarse una subjetividad alejada de las convenciones y los papeles impuestos. No es mi intencin encasillar ni universalizar la experiencia de la mujer;4 4 Empleo el vocablo mujer para referirme a todas aquellas p ersonas que deben cumplir un rol especfico el de esposa o madre, por ejemplocuando se le asigna social y culturalmente el sexo femenino, corresponda ste o no con sus genitales, con su apariencia externa, con el sexo que se otorga o con el fetiche que le gusta practicar. las novelas y autobiografa escogidas no retra tan un nico modelo femenino ni presentan prototipos de la mujer espaola actual. Concibo la subjetividad como un proceso abierto y contingente, en el que el individuo se conforma a las reglas sociales, pero tambin dispone de cierta libertad para escapar de ellas.

PAGE 54

54 Finalizada la definicin, ahora conviene repasar los estudios de la creacin de subjetividad, comenzando por Ren Descartes y terminando con Gilles Deleuze. Desde el establecimiento de la filosofa como la disciplina del estudio del ser humano, se le otorga a la mente un lugar privilegiado en cuanto al origen de todo conocimiento. El cuerpo, por el contrario, permanece sujeto a la naturaleza, a todo aquello que el individuo no puede controlar. Los primeros anlisis sobre la subjetividad coincide n con este planteamiento, pero se evoluciona hacia nuevos modelos basados en procesos inconscientes y se pone mayor nfasis en el cuerpo como herramienta vlida de conocimiento. V arios trabajos repasan el tema de la construccin del sujeto a lo largo de lo s siglos; cada uno hace hincapi en los autores que cree ms relevantes. Sin pretensin de repetir la informacin que ya se puede encontrar publicada, es conveniente resumir los estudios pertinentes para mi proyecto. Una de las ms conocidas aproximacio nes a la subjetividad en el s. XVII procede de Ren Descartes, para quien la caracterstica fundamental del sujeto es su mente, motor de pensamiento y elemento mediante el cual alcanza el conocimiento cientfico. El individuo es un ser unificado y complet o, formado por un sistema de ideas que, independientemente de su veracidad, sealan su capacidad para pensar (Rorty 38). Tal definicin enfatiza los procesos conscientes de pensamiento e infravalora el campo de las sensaciones y los impulsos. Para alcanzar la verdadera libertad, el ser as concebido necesita rechazar todo tipo de presiones sociales (Mansfield 14-18). Con un razonamiento similar, John Locke asegura que la consciencia del individuo mant i ene fija e inmutable su subjetividad (Rorty 40). La nota contradictoria la pone Baruch Spinoza. Segn Rosi Braidotti, este filsofo une cuerpo y mente en una relacin

PAGE 55

55 inseparable: el primero es una materia inteligente y la segunda una sensibilidad corporizada ( Transposiciones 255). En el s. XVIII, David H ume reduce la agencia del sujeto a su habilidad m ent al para realizar asociaciones (Rorty 42). Por su parte, Immanuel Kant propone un sujeto unido con su entorno; la subjetividad se constituye en base a mensajes e xterior es que el suje to recibe gracias a su mente, y que le proporcionan un concepto unificado de s mismo. El individuo es, ante todo, un ser racional (y masculino, puesto que Kant cataloga a la mujer como irracional) (Mansfield 19). Por el contrario, Friedrich Hegel descarta la idea de un sujeto universal. La relacin entre el amo y su esclavo ejemplifica su idea: slo el primero puede crear una subjetividad completa y autnoma. No obstante, a partir del binomio se advierte que por ms que el seor aspire a adquirir un estatus autosuficiente, siempre depende del reconocimiento de otro, en este caso del esclavo. Asimismo, Hegel asegura que el hombre y la mujer tienen capacidades distintas asociadas con su gnero y, por lo tanto, tienen propsitos diferentes (Ferguson 4149). Un siglo ms tarde, Karl Marx y Friedrich Engels revolucionan la concepcin de la subjetividad. De acuerdo a estos filsofos, no se puede concebir la formacin del sujeto como un proceso esencial y transhistrico. Marx apunta que el individuo crea su subjetividad gracias al cumpli miento de dos etapas: la socializacin primaria, que se correspondera con la internalizacin de la normativa social, y la secundaria, es decir, el conocimiento que el individuo adquiere del mundo exterior, como por ejemplo, la divisin de la sociedad en c lases (Camps 85). Al igual que Hegel, Marx analiza la subjetividad partiendo de una relacin binaria: proletariado/burguesa. El avance de

PAGE 56

56 Marx radica en mostrar la formacin de subjetividad como un proceso imbricado en la historia; le otorga al sujeto, ad ems, un papel activo en la creacin de su propia subjetividad, al menos en el campo econmico. Todos estos anlisis tienen como base la idea de un sujeto unificado, completo y, sobre todo, consciente de la subjetividad que crea. La gran aportacin de Sigm und Freud consiste en afirmar la influencia del subconsciente en las actuaciones racionales del individuo; todo lo que escapa a un comportamiento normal se deposita como exceso en el subconsciente de la persona, a la misma vez que ejerce una influencia en la vida exterior, consciente (Hall 60-62). No obstante, la influencia de Freud no se deja notar rpidamente y pensadores como Friedrich Nietzsche, al final del s. XIX, y JeanPaul Sartre, a comienzos del s. XX, siguen haciendo alusin a una subjetividad que ignora y rechaza los procesos del subconsciente (Hall 6872). El pensamiento estructuralista en el s. XX no abandona la idea del sujeto como un ser completo, aunque finalmente Antonio Gramsci pone de relieve la influencia constrictiva que el mundo ex terior ejerce sobre el sujeto. Segn su teora sobre la hegemona, la sociedad forma sistemas de creencias e ideas que son naturalizadas, es decir, presentadas como innatas al individuo cuando, en realidad, responden a la normativa imperante. El sujeto piensa que acta libremente, pero se convierte en presa de los sistemas de cr eencias generados (Hall 86-87). Bronwyn Davis aduce que los planteamientos del fil sofo Louis Althusser son similares a los de Gramsci. Para Althusser, los llamados aparatos ideol gicos estatales crean individuos mediante la produccin de identidades concretas a las que se tienen que amoldar (28). Lisa Blackman, John Cromby y Derek Hook apuntan que la

PAGE 57

57 teora de Althusser se limita a lo econmico y no considera otros mbitos social es igualmente restrictivos (1). Por otra parte, el filsofo hace hincapi en la sujecin a la que es sometido el individuo mediante interpelaciones, de manera que su ag encia pasa a un segundo plano. Se pasa, como hemos visto, de unos estudios que conciben el individuo como un ser independiente, autnomo y ahistrico, a un planteamiento en el caso de los dos ltimos filsofos que sostiene la idea de un sujetomarioneta, constituido por una serie de restricciones que varan segn el momento histrico. La defi nicin de subjetividad tanto de Althusser como de Gramsci est relacionada con la identidad porque el individuo no tiene la capacidad de actuar y decidir por s mismo A estos pensadores les suceden los postestructuralistas, que finalmente rompen con la id ea de un sujeto completo para enfatizar la fragmentacin como aspecto fundamental en la concepcin de la subjetividad. Los tericos que ms han aportado a la discusin acerca de la formacin del sujeto son filsofos franceses. Por ejemplo, Jacques Derrida trabaja en la teora de deconstruccin, que niega la existencia de significados fijos. Su proposicin se basa en el principio de diffrence, definido como a linguistic principle combining difference and deferral, which assumes that words only mean s omething by virtue of their difference from other words, and that when one tries to establish the meaning of a sign, one is inevitably led to more and more signs (Cavallaro 2829). Para Derrida, la subjetividad tiene carcter fluido, ya que se basa en sis temas lingsticos que son igualmente fluctuantes. Jacques Lacan, continuado r de las teoras de Freud, es otro posestructuralista que analiza la formacin de subjetividad. Sostiene que el individuo se conoce en dos

PAGE 58

58 etapas, denominadas el orden imaginario (pre edpico) y el orden simblico (edpico). Durante la primera, el nio no se concibe como una entidad separada del resto del mundo; se cree parte de su madre. En la fase del espejo, el nio todava est marcado por la unidad: lo que observa ante s es la ilusin de una imagen corporal, la suya, unificada. Entra en el orden simblico al adquirir la lengua. En esta etapa el padre del nio entra en escena, separndolo de su madre y prohibindole la unin con ella y su cuerpo. Lograr el falo, que simboli za la ley del padre, supone para el nio la prdida de la madre y el consiguiente deseo de ella, segn Lacan insaciable, que debe reprimir constantemente por la amenaza a ser castrado; la represin a la que se somete le abre el subconsciente. De ah que el sujeto exista como resultado de una carencia, la de la madre y, a partir de ese momento, el nio puede concebirse como un ser independiente y autnomo (Moi 99-101). La teora de subjetividad de Lacan es similar a las de Althusser y Gramsci en cuanto a que mantiene una idea pasiva de la formacin del sujeto. Adems, aunque Lacan insiste en que el falo no es sinnimo de rgano reproductor masculino, su teora acerca de la nia como un ser ya castrado significa que toma como modelo al hombre. Las teoras de Michel Foucault desbancan las pautas iniciadas por Althusser y Gramsci respecto a la importancia de la ideologa. El filsofo e historiador comienza a ahondar en los mecanismos que producen las ideologas (ms que en las ideologas en s) y en las condici ones histricas de las que depende el conocimiento (McHoul y Grace 3). El sujeto se constituye como una posicin textual, un discurso (Blackman, Cromby y Hook 6). Por lo tanto, considera el lenguaje, al igual que Lacan, un aspecto fundamental en la creacin y representacin del individuo. Segn Foucault, la

PAGE 59

59 subjetividad constituye una ficcin, de manera que no existe una realidad que se manifieste en el nacimiento, ni se cree como resultado de una serie de experiencias vividas. Se trata, por el contrario, d e una estratagema que obliga al sujeto a pensar sobre s mismo; como consecuencia, ste se auto vigila y se esfuerza por comportarse correctamente (Mansfield 64). Algunos tericos sugieren que Foucault no crea una teora sobre la subjetividad, sino sobre la sujecin (Blackman, Cromby y Hook 4, 5). Esta idea se podra extender a los planteamientos de Althusser y Gramsci, ya que su perspectiva no deja espacio para la creacin del sujeto; slo sealan el camino sin salida, la trampa que le tienden las disti ntas producciones ideolgicas o hegemnicas. Igualmente, Foucault presenta los mecanismos de poder que crean y dominan al sujeto, sin que postule la existencia de un espacio para la resistencia o la transgresin. Gilles Deleuze y Flix Guattari son los do s ltimos filsofos franceses que se incluyen en el repaso. Sus teoras son las que mejor se pueden aplicar a planteamientos feministas, ya que huyen de concepciones binarias. Segn Braidotti, Deleuze asevera que la relacin entre el individuo y la sociedad se puede abordar desde tres vertientes. La primera est basada en cdigos binarios, mientras que la segunda se caracteriza por la fluidez y las conexiones. Deleuze defiende la tercera, denominada lnea nomdica, porque se enfoca en lo desconocido y lo mutable (Patterns 20304); es tambin la que sirve a Braidotti como lnea argumentativa en el estudio del cuerpo. En un intento por alejarse de teoras que encasillan al sujeto, Deleuze y Guattari se basan en lo que denominan esquizoanlisis para afirmar q ue el subconsciente no

PAGE 60

60 es una entidad fija, ni tampoco se basa en la carencia, sino en crear elementos nuev o s en constante movimiento (Mansfield 13642). La subjetividad debe concebirse como encarnada, personificada;5Todas estas teoras presuponen un sujeto masculino, y en muchas ocasiones universal; se relega a la mujer y al anlisis de su subjetividad a un segundo e inferior plano. Una de la s primera s filsofas que llama la atencin sobre el estado del sujeto femenino es Simone de Beauvoir. Ella trae a colacin la discriminacin de la que es objeto el e studio de la subjetividad de la mujer, puesto que las distintas teoras pasan por alto su caso especfico. Los debates que genera esta primera aproximacin de de Beauvoir tienen como resultado posturas distintas sobre qu elementos considerar en la formaci n del sujeto femenino. De todas ellas, la ms revolucionara es la que parte del cuerpo como el centro de adquisicin de subjetividad. Desde la dcada de los 80, estas teoras se replantean el binomio mente/cuerpo, en el que tradicionalmente el segundo tr mino se asocia a la diferencia, la negatividad y la invalidez, frente al primero, teorizado como consistente, fiable y veraz. encuentran mal fundadas las teoras q ue defienden una inscripcin social y cultural en los procesos de subjetividad porque stas se basan en una falta de agencia corporal (Blackman, Cromby y Hook 1315). 6 5 Los crticos Blackman, Cromby y Hook sealan que, normalmente, Deleuze y Guattari no usan el trmino subjetividad, puesto que, segn los filsofos, este concepto siempre se define de forma negativa (12). Crticas y tericas feministas rescatan el cuerpo de su posicin desventajada y lo reivindican como una herramienta 6 Elizabeth Grosz especifica que la divisin entre el cuerpo y la mente data de la poca de Platn, que considera el primero (que denomina Forma) como la prisin de la segunda (entendida como la Idea). Ms tarde, Aristteles elabora una teora semejante, aunque la une a la funcin de los dos sexos: en la reproduccin, la madre provee un ser sin forma, pasivo; slo a travs del padre el/la nio/a adquiere caractersticas especficas. Por ltimo, Descartes distingue entre dos sustancias: la pensante (mente) y la extendida (cuerpo); esta lt ima pertenece al mbito natural y depende enteramente de leyes fsicas y ontolgicas ( Volatile Bodies 5 6). En suma, a lo largo de la historia el cuerpo no porta significado; se define como una sustancia maleable, vaca, inferior, dependien te y, por tanto, desconfiable.

PAGE 61

61 imprescindibl e en la creacin y formacin de la subjetividad femenina. A esta postura ayudan tambin las teoras postestructuralistas, puesto que rechazan un sujeto unificado, coherente y basado de forma exclusiva en planteamientos racionales. As, la mente deja de ocu par un lugar privilegiado en la formacin del individuo .7Elizabeth Grosz subraya que existen tres lneas o categoras en la conceptualizacin del cuerpo. La primera, defendida por figuras como Beauvoir o Mary Wollstonecraft, promueve un feminismo de igualdad. Dentro de esta corriente, Grosz explica que [o]n the negative side, womens bodies are regarded as an inherent limitation on womens capacity for equality, while on the positive side, womens bodies and experiences are seen to provide women with a s pecial insight, something that men lack ( Volatile Bodies 15). La terica observa que en ambos casos el cuerpo se define en base a presunciones patriarcales, las cuales consideran el cuerpo femenino como natural. La segunda categora, el construccionismo social, parte de las mismas bases que la primera: la nocin del cuerpo es ahistrica y se mantiene la dualidad mente/cuerpo (1617). Integrada por Julia Kristeva y Nancy Chodorow, entre otras, esta lnea pretende neutralizar la especificidad sexual del cu erpo y se basa en la distincin entre el cuerpo real y el cuerpo como representacin, a los que s e otorgan significados diferentes. El ltimo grupo que teoriza sobre el cuerpo aborda la materia as it is represented and used in specific ways in particular cultures (18). Grosz incluye en esta categora a Luce Irigaray, Hlne Cixous, Gayatri Spivak, Moira Gatens y Judith Butler. 7 De todas maneras, el psicoanlisis sigue promulgando un sujeto universal que toma como modelo a un sujeto masculino, por lo que ciertos sectores feministas mantienen una postura crtica hacia esta disciplina.

PAGE 62

62 El objetivo de estas tericas es propiciar un cambio en la representacin del cuerpo femenino. Aunque coincido con Grosz en su des cripcin de las tres clasificaciones, propongo una agrupacin que incluya a todas las feministas que parten del cuerpo como elemento indispensable en la formacin de subjetividad. Las teoras de este grupo son importantes para dilucidar el significado de l as novelas elegidas, en las que el cuerpo funciona como instrumento de conocimiento y medio para crear sujetos agentes. Las tericas de esta divisin, como Judith Butler, conciben la materia como un elemento discursivo en el que se exteriorizan las normati vas de sexo y gnero; otras, como Elizabeth Grosz y Rosi Braidotti, abordan el cuerpo como materia ontolgica necesaria para que la mujer se constituya como sujeto autnomo. Grosz insiste en defender el cuerpo como creador de significado y Braidotti lo concibe como elemento indispensable para darle poder a la mujer.8Tras esbozar las ideas bsicas de este grupo de tericas, resulta imprescindible detallar en qu consiste cada uno de sus enfoques. Una de las tericas que ms ha aportado a la discusin acerca de la construccin del gnero es la estadounidense Judith Butler. En su primer libro sobre el tema, Gender Trouble (1990), Butler escrudia los entresijos de la formacin del gnero, as como la relacin dinmica entre ste y el sexo de la persona. Seala la necesidad de concebir el gnero no como una mera Tanto Grosz como Braidotti son herederas de los planteamientos de las feministas francesas, como Luce Irigaray y Hlne Cixous, que basan su anlisis sobre el cuerpo en la diferencia entre los sexos. 8 By emphasizing the embodied structure of female subjectivity, I mean to politicize the issue, and by setting the questions of political subjectivity in the framew ork of a critique of phallologocentrism, I aim at the empowerment of women (Toward 169).

PAGE 63

63 in scripcin cultural de significado en un sexo concreto, sino como el aparato mediante el cual se establece el sexo (7). La creacin y produccin del gnero tiene como objetivo establecer unos parmetros (masculino/femenino) que potencien la heterosexualidad as como la reproduccin (135); su base se encuentra en la repeticin continua, en una mmica que consigue fijar el significado del gnero. La terica menciona la figura del travesti para ilustrar cmo ste revela la ficcin en la que consiste el gnero. Asegura que la repeticin de las normas puede fallar y que es en esta falta de ejecucin donde radica el poder de subversin (13738). En Bodies that Matter (1993), Butler presta ms atencin a la categora sexo.9 Para ella, el sexo es normativo y produce el cuerpo sobre el que ms tarde ejerce su control (1). En otras palabras, esta categora pone en marcha un proceso por el cual una serie de normas dictadas a priori se materializan en el sexo por medio de la repeticin constante de esas reglas establec idas. El cuerpo funciona como un texto, una materia discursiva que, basada en la norma regulatoria del sexo, se inserta dentro del rea de lo inteligible (2). Toda materia que entraa la consecucin de la normativa se erige como un cuerpo comprensible, que permite la lectura de esas reglas; no se trata de una materia viva: slo existe en el campo de lo simblico.10Tal y como hizo en Gender Trouble, Butler afirma que las construcciones discursivas que ejercen poder sobre el sujeto potencian la heteronormati vidad: para que el cuerpo sea inteligible necesita definirse como heterosexual. El individuo que se 9 No hace referencia a los rganos reproductores de cada ser humano, sino al conjunto de ideas que se generan como discurso social y cultural sobre el sexo. 10 Butler define este trmino como the normative dimension of the constitution of the sexed subject within language ( Bodies 108). Para Elizabeth Grosz, el orden simblico es the regulated use and organized operation of [the] body in socially recognized tasks (Philosophy 128). Se trata del imaginario colectivo y las ideas que ste genera y perpeta.

PAGE 64

64 niega a seguir la normativa del sexo se construye a partir de los elementos de exclusin y desprecio; el cuerpo se convierte en abyecto porque en l no se p ueden leer las reglas establecidas. Aunque lo despreciable se crea como un espacio externo, el sujeto no obstante asimila lo abyecto en su propio interior catalogndolo como repudio (3). Con todo, el sujeto puede negarse a seguir la normativa y, de este modo, subvertirla. Desde luego, es contradictorio exponer que todos los comportamientos que se alejan de la normativa heterosexual se construyen como ininteligibles, para despus afirmar que el rechazo a seguir esta misma normativa se puede leer como una for ma de transgresin. De manera similar, Butler afirma que aunque lo homosexual es despreciado a favor de lo heterosexual, el deseo homosexual supone una reconfiguracin de los elementos del orden simblico. M s tarde, sin embargo, sentencia que por mucho qu e se refute tal orden, el deseo homosexual slo puede formar parte de lo ilegtimo y, por lo tanto, carece de poder para generar ningn cambio dentro del orden simblico Agrega que la identificacin heterosexual no responde a la negativa de la homosexual, sino que se apropia de una identificacin homosexual concebida c omo despreciable y que conviene ocultar.11En una entrevista con Butler, Irene Costera Meijer y Baukje Prins traen a colacin el tema del cuerpo abyecto. Encuentran confuso que Butler afirme el carcter ininteligible de este tipo de cuerpos y, al mismo tiempo, subraye que ejercen p oder en el mbito de lo simblico. Butler aclara este punto as: The domain of ontology is a 11 Kristen Campbell, en s u anlisis de The Psychic Life of Power de Butler, plant ea las contradicciones de la te rica norteamericana del siguiente modo: If there is a fundamental prohibition against an attachment to samesex objects, then homosexual desire is always precluded and, thus, cannot exist. Indeed, Butler argues that to desire against this regulatory prohibition is to enter the realm of abjection and psychosis and so to be outside the domain of social intelligibility. In order to provide an account of the formation of homosexual identity, it is also necessary to provide an account of the failure of this fundamental prohibition which Butler does not (89).

PAGE 65

65 regulated domain: what gets produced inside of it, what gets excluded f rom it in order for the domain to be constituted is itself an effect of power. And the performative can be one of the ways in which discourse operationalizes power. So, I am performing a performative contradiction, on purpose (279-80). Por lo tanto, para Butler lo ininteligible tambin tiene v ida discursiva. S i la nica posibilidad de cambio reside en el campo de lo simblico a partir de la creacin de un cuerpo abyecto, todava queda sin responder cmo se materializa este proyecto en la vida real. En otra s palabras, cmo se da el salto de lo simblico a lo social de manera que la teora butleriana constituya algo ms que una idea abstracta?12Para repasar las teoras de Grosz y Braidotti, conviene mencionar primero el trabajo de algunas feministas franc esas, conocidas en su momento como las defensoras de la criture fminine. 13 12 Pheng Cheah se hace la misma pregunta en la entrevista que, junto con Grosz, le hace a Butler: unless you believe that ideas can be ontologized or incarnated, that ideas can come to be, how can you link the ideal and the real? In other words, how can your critique have real effects? How can you argue for material change if there is no possibility of the ideal becomin g real? (33). Para ellas, el cuerpo es una herramienta de subversin porque la mente se ha erigido histricamente como el elemento indiscutible de conocimiento; la materia no puede desligarse de todo anlisis porque constituye, en realidad, la base de formacin del sujeto femenino. Sin embargo, como aclara Braidotti, the body in the criture fminine movement is not a natural, biologically determined body, but rather a cultural artifact that carries a whole history, a memory of coding and conditioning ( Patterns 243). Luce Irigaray y Hlne Cixous se rebelan contra las teoras filosficas que se han servido del cuerpo para discriminar a la mujer; proponen 13 Cavallaro define este trmino como aquel que seeks to write that for which no language yet exists namely, the silenced, the marginalized and the repressed while rejecting the principles of rationality and logic fostered by the masculine Symbolic order, traditional concepts of progression and linearity and the conventional subordination of the body to the mind (119).

PAGE 66

66 un tipo de conocimiento basado en la materia con el objetivo de cambiar los discursos existentes La ms ferviente defensora de la diferencia sexual es Luce Irigaray, que argumenta que la diferencia femenina siempre se ha considerado como una desviacin de la norma establecida, lo mascul ino, o una negacin de la misma. La mujer no slo es considerada el otro, sino que especficamente se trata de el otro del hombre, de su cara negativa. Por lo tanto, no sorprende que a la mujer se le niegue la subjetividad cuando ni siquiera se le otor ga el estatus de sujeto (Moi 13236). Como consecuencia de los discursos que genera el patriarcado, el cual define la sexualidad masculina como normativa la mujer se ha visto obligada a ignorar su cuerpo, definido segn parmetros masculinos y, por ello, concebido como un espacio negativo y pasivo. Por su parte, Hlne Cixous ha definido los textos femeninos como aquellos que strive in the direction of difference, struggle to undermine the dominant phallogocentric logic, split open the closure of the bina ry opposition and revel in the pleasures of open ended textuality (Moi 108). Cixous alerta que para elaborar una escritura femenina no es un requisito ser anatmicamente una mujer y explica su nfasis en la diferencia sexual como resultado de su lucha contra un modelo falocntrico basado en el monismo sexual (Cavallaro 68). De todos modos, Cixous hace referencia a la unin existente entre la escritura femenina y la figura de la madre: sta es el origen de la voz que debe encontrarse en todos los textos fem eninos (114).14 14 Para Moi es contradictoria esta idea; seala que in her invocations of a specifically female writing she seems actively intent on promoting an utterly metaphysical case (113). La teora de la escritura femenina de Cixous es positiva, segn Moi, si se toma como una lectura utpica de una creatividad que evita adaptarse a una sociedad sexista y opresora o como el modo de res taurar una relacin con el placer fsico del cuerpo femenino (121). No obstante, Moi considera inviable un proyecto que carece de un anlisis especfico de los factores que impiden escribir a las mujeres; por esta carencia la utopa no llega a tener un fin poltico efectivo (123). Como quiera que sea, el nfasis de Cixous en una escritura que no

PAGE 67

67 Herederas de las teoras de esta escuela del feminismo francs, Rosi Braidotti y Elizabeth Grosz toman la diferencia sexual como elemento indispensable para la formaci n de subjetividad femenina. Sin embargo, su tratamiento del cuerpo difi ere. Grosz concibe el cuerpo como materia viva y le otorga la capacidad para generar significado. En Volatile Bodies (1994), analiza el cuerpo como elemento constitutivo de la mente y viceversa, en un juego de posiciones inclusivas y solapadas que desarrol la a partir de la metfora del mbius strip. Grosz no contempla la materia como dada, sino caracterizada fundamentalmente por la alteridad, tanto interna (psicolgica) como externa (materializada en raza, sexo, etc.) (209). Adems, para la terica australiana no tiene sentido concebir el cuerpo como un elemento real por un lado y un producto cultural por el otro, puesto que considera que estn relacionados. Grosz sostiene, basndose en las teoras de Merleau -Ponty, la necesidad de estudiar el cuerpo como una materia que se ubica en un lugar concreto y que experimenta una serie de vivencias.15Braidotti critica en Grosz su excessive attention to the embodiment issue, to the detriment of the embeddedness of embodied subjects in material, social relations. Aade que [o]ne of the striking paradoxes of the philosophy of embodiment proposed by Grosz, however, is that it is disembedded from contextual, historical and geopolitical Por ende, el cuerpo tiene una realidad discursiva, pero tambin debe abordarse como un elemento con una serie de caractersticas especficas que van ms all de su representacin (86 -94). El cuerpo est dotado de significado social y cultural, pero l mismo tambin origina significado; es, en definitiva, significado. siga unos parmetros sexistas y su intento por relacionar la escritura con el cuerpo femenino constituyen aportaciones valiosas en el esfuerzo por conferir poder a las mujeres. 15 Claire Colebrook apunta que para Grosz el cuerpo existe como material real, a pesar de que slo podamos referirnos a l en el terreno discursivo, es decir, a travs de la representacin (84).

PAGE 68

68 concerns (Becoming Woman 60). Comparto con Braidotti la idea de que Grosz se desembaraza en sus anlisis del contexto en el que se mueve el cuerpo femenino, pero al mismo tiempo reconozco que su teora es original y que se propone destacar un aspecto fundamental en la form acin de subjetividad: la experiencia corporal. En Psychoanalysis and the Imaginary Body, Grosz propone reescribir el cuerpo femenino como una materia positiva, de manera que se consigan dos objetivos: por un lado, una reestructuracin de la imagen del c uerpo femenino en la esfera social; por otro lado, retar los discursos que aseguran definir tanto el cuerpo como el sujeto de forma cientfica, aunque en el caso de las descripciones del cuerpo femenino estn plagados de afirmaciones negativas (308). Apart e de la propuesta, la terica no menciona ninguna estrategia para llevar a cabo su proyecto. Pese a compartir con Grosz el inters en posicionar a la mujer en su especificidad corporal, Braidotti inyecta sus teoras de grandes dosis de contextualizacin po ltica e histrica. En Becoming Woman, manifiesta la necesidad de revisar la definicin de la subjetividad para, finalmente, dejar a un lado la defensa de un ser universal y asexual (4344); no tiene sentido perpetuar la idea de un sujeto nico cuando es obvio que este individuo se construye como masculino. De este modo, la mujer, constituida a partir de la comparacin con ese ente universal, siempre se define con elementos negativos como el de carencia (de falo), dependencia y diferencia. El libro que aborda el tema de la subjetividad femenina en profundidad es Nomadic Subjects Braidotti seala en este compendio de artculos que la mujer debe expresar sus propios deseos no como forma de fijar una identidad comn para el resto de mujeres, sino como una herramienta que promueva un nuevo cdigo social y

PAGE 69

69 simb lico que desestructure el falo cntrico y, por lo tanto, que permita la fluidez de discursos no centrados en la neutralidad y universalidad atribuida a lo masculino (4).16La columna vertebral del pensamiento de Braidotti aparece constituida por sus ideas acerca de la diferencia sexual. En la entrevista otorgada a Butler, Braidotti asegura que el trmino diferencia sexual no puede ser tratado ahistricamente. En Eu ropa el vocablo diferencia tiene unas connotaciones negativas por hundir sus races en el fascismo: ser diferente significa ser/valer menos que otra persona. Para ella, es fundamental que el feminismo europeo se reapropie del trmino y le otorgue un nuev o sentido a partir de un proceso de repeticin mimtica; el objetivo consiste en despojarlo de su estrecha unin con el poder y la exclusin (Feminism 45). Este ejemplo ilustra la concepcin de Braidotti de que la diferencia sexual debe sustentarse Para ello, propone una ficcin o proyecto poltico, el del sujeto nmada, con el objetivo de superar toda categora o normativa establecida. Agrega que nomadism refers to the kind of critical consciousness that resists settling into socially coded modes of thought and behavior . It is the subversion of set conventions that defines the nomadic state, not the literal act of traveling (5). Por otro lado, el sujeto nmada renuncia a cualquier intento de definicin fija de s mismo, aunque Braidotti advierte que el nomadismo no se basa en la fluidez sin ningn tipo de lmite; por el contrario, se trata de un proceso consciente acerca de la imposibilidad de fijar significados. Asimismo, el nomadismo constituye una d es -identificacin con el falo centrismo tpico de la filosofa ( 22 -36). 16 Braidotti explica la propuesta de Irigaray acer ca de la necesidad de que las mujeres se unan en un proyecto poltico colectivo como el primer paso hacia la creacin de otro sistema simblico en el que la mujer deje de ser el otro ( Nomadic Subjects 132).

PAGE 70

70 en valores positivos que se oponen o son contrarios a los tradicionales (planteamiento que comparte con Luce Irigaray), de manera que el trmino funcione como un instrumento que apodere a la mujer. Proponer la diferencia sexual como la base de la feminidad sign ifica poner en entredicho la posicin privilegiada que ocupa la sexualidad en el falo centrismo de la cultura occidental. Braidotti es consciente de que afirmar que la sexualidad es uno de los pilares de ese sistema parece implicar que se aprueba el lugar c entral que se le ha otorgado. Insiste en que lo importante es deconstruir las nociones del sistema flico para demostrar su inestabilidad (42). Parece obvio que, despus de exponer los pros y contras de los distintos grupos que abordan la subjetividad part iendo de la materia, opte por una de las posturas. A mi juicio, todas las teoras contribuyen a una revisin y replanteamiento del lugar del cuerpo en la concepcin de la subjetividad y son tiles en e ste proyecto. P ara analizar la narrativa de Dulce Chac n, Luc a Etxebarria y Najat El Hachmi es necesaria una visin acerca del cuerpo y de la subjetividad femenina que albergue un anlisis extensivo de todas las posiciones sealadas: la representacin del cuerpo como materia discursiva, la concepcin de ste como materia viva y de la diferencia sexual como base para reivindicar una posicin de sujeto que ha sido histricamente negada a la mujer. En combinacin, todas estas aproximaciones estudiadas en los siguientes tres captulos, sirven como herramienta analtica para bucear en el complejo entramado de las subjetividades que proponen las autoras espaolas contemporneas

PAGE 71

71 CHAPTER 3 LA REPRESENTACION Y TRANSGRESION DEL CUERPO INTELIGIBLE Los discursos y su modo de ejerce r i nfluencia varan segn la poca y ci rcunstancias en las que se siten, tal y como demuestra Foucault en su History of Sexuality: An Introduction El filsofo e historiador francs seala, partiendo del anlisis de los discursos sobre el sexo, la proliferacin de cuerpos adoctrinados a lo lar go de la historia y concluye que la materia es maleable. Judith Butler le da una vuelta d e tuerca a la concepcin foucaldiana del cuerpo, subrayando que los discursos crean primero la materia para, posteriormente, controlarla. En concreto, afirma que las i deas sobre el sexo y el gnero, que establecen la heteronormatividad como la forma universal de relacin entre los seres humanos, se materializan en el cuerpo del individuo.1En este captulo sobre la teorizacin del cuerpo exploro la materia desde una p erspectiva epistemolgica: el cuerpo sirve como instrumento para que el sujeto se conozca. En los dos captulos siguientes, completo el anlisis de la materia desde una perspectiva ontolgica para poder definir en qu consiste el individuo. Si bien el punt o de vista en las dos aproximaciones difiere, en ambas se afirma el significado social y cultural que porta el cuerpo. Aqu abordo la representacin del cuerpo, conceptualizado como una materia discursiva. Butler establece una relacin entre el cuerpo y el lenguaje, concib i e ndo el primero como un texto. Para ella, todo cuerpo en el que se pueda leer la normativa sobre los discursos de sexo y gnero es un cuerpo inteligible; por el contrario, el cuerpo que no pueda descodificarse de acuerdo a las reglas es u n cuerpo abyecto. Analiz o la 1 Butler apunta que [t]he heterosexual logic t hat requires that identification and desire be mutually exclusive is one of the most reductive of heterosexi sms psychological instruments ( Bodies 239).

PAGE 72

72 representacin de la materia inteligible propuesta en las obras de Dulce Chacn, Luca Etxebarria y Najat El Hachmi. Para que un cuerpo sea inteligible no basta con que se site dentro del campo correcto, sino que es necesario tambin que repita de forma continua la normativa establecida. En estas obras, las protagonistas deben acatar y perpetuar las reglas correspondientes a la heteronormatividad, conviert i n dose en cuerpos dciles, reproductores y ornamentales. En el estudio d e la narrativa de El Hachmi conviene prestar atencin tambin a otros elementos que contribuyen a formar un cuerpo inteligible, tales como la raza (aducida en otro contexto por Janet Price y Margaret Shildrick) y, tambin, la cultura. Adems, en este capt ulo arguyo que en las obras de Etxebarria y El Hachmi se incluye el homoerotismo, pero al comienzo se trata de una desviacin normativa que se silencia. Otro aspecto de la normativa heterosexual que se manifiesta en la materia de las protagonistas chaconianas es la pasividad y, con ella, se naturaliza su dependencia del hombre. La materializacin de los discursos de la heteronormatividad, de la raza y de la cultura no son los nicos mecanismos que apoyan la consecucin de la s reglas socioculturales Estudio t ambin otros regmenes que ayudan a la mujer a cumplir con las exigencias propias de su sexo y gnero, siguiendo las ideas de Andrea Ostrov sobre la ciruga, el maquillaje o la vestimenta Por otro lado, se explora la funcin del cuerpo abyect o en la existencia y permanencia de la materia inteligible Los cuerpos de las protagonistas al final de las obras se convierten en abyectos; en ellos ya no se puede leer la normativa.2 2 Todo lo que escape a una normativa es rechazado y, segn Butler, calificado de antinatural y antihum ano: [u]niversality has been used to extend certain colonialist and racist understanding of La formacin de subjetividad femenina en las obras parte de

PAGE 73

73 modelos preestablec idos, pero tambin est compuesta por acciones individuales como se demostrar En primer lugar, y como se ha esbozado anteriormente, las teoras de Butler rompen con la idea de un cuerpo libre que es posteriormente, adoctrinado para convertirse en una m ateria dcil. Por el contrario, el cuerpo constituye el resultado de la materializacin de la normativa de sexo. As pues, Butler asegura que the regulatory norms of sex work in a performative fashion to constitute the materiality of bodies and, more sp ecifically, to materialize the bodys sex, to materialize sexual difference in the service of the consolidation of the heterosexual imperative ( Bodies 2). Para la terica norteamericana, toda regla tenida por universal, en este caso la heterosex ualidad, e s hegemnica y, por ende, esconde un mecanismo de control. Butler afirma que [h]egemony emphasizes the ways in which power operates to form our everyday understanding of social relations, and to orchestrate the ways in which we consent to (and reproduce) those tacit and covert relations of power ( Restaging 14). El discurso del gnero tambin se materializa en el sujeto. En Bodies that Matter Butler invita al lector a tener en cuenta the medical interpellation which shifts an infant from an it to a she or a he, and in that naming, the girl is girled, brought into the domain of language and kinship through the interpellation of gender (8). La crtica aclara que [f]emininity is thus not the product of a choice, but the forcible citation of a nor m, one whose complex historicity is indissociable from relations of discipline, regulation, punishment (232). Segn Butler, la normativa de gnero establece la supremaca de lo masculino; como resultado, lo femenino queda anulado: [t]he civilized man, to exclude certain populations from the domain of the human, and to produce itself as a false and suspect category (Restaging 38).

PAGE 74

74 economy that clai ms to include the feminine as the subordinate term in a binary opposition of masculine/feminine excludes the feminine, produces the feminine as that which must be excluded for that economy to operate (36). Las obras seleccionadas de Chacn, Etxebarria y El Hachmi insertan el cuerpo femenino en el campo del significado cultural y social. La materia de las protagonistas se regula a partir de la repeticin constante de la normativa y, por consiguiente, su comportamiento se transforma en hbito y se naturaliz a. A propsito de este fenmeno, Pierre Bordieu sostiene que las acciones rutinarias son, en realidad, embodied history, internalized as a second nature and so forgotten as history [it] is the active presence of the whole pa st of which it is the product . The habitus is a spontaneity without consciousness or will (citado en Gatens xi). El hbito ms repetido en todas las protagonistas es el comportamiento heterosexual, con el consecuente reglamento que le exige a la mujer vivir por y a travs del ho mbre. El sujeto femenino inteligible aparece representado en las familiares ms allegadas de los personajes principales y, en un principio, en ellas mismas. Comenzando con Chac n, en la primera novela de la T riloga de la huida, Algn amor que no mate se indaga en la violencia de gnero mediante la relacin entre Prudencia y su marido. La protagonista sufre vejaciones e imposiciones que culminan en su completo aislamiento en casa. A lo largo de la historia, hay seales del carcter maltratador del marido, pero Prudencia no las consigue descifrar porque encarna el cuerpo femenino vlido: acata rdenes sin pedir explicaciones; al mismo tiempo, es un ser complaciente y carente de aspiraciones, cuya razn de ser es precisamente complementar a su marido.

PAGE 75

75 En el siguiente libro de la triloga, Blanca vuela maana, el personaje principal se adivina ms joven que Prudencia, pero est igualmente atrapada en una relacin sin sentido que se obstina en mantener a pesar de su fracaso. Cegada por el miedo a la soledad, B lanca se obliga a s misma a continuar con su novio Peter En esta novela, la protagonista conforma un cuerpo inteligible igual al de Prudencia: Blanca representa la mujer que se concibe exclusivamente como mitad de una unidad de la cual ella es el element o inferior. Intenta abandonar a Peter en varias ocasiones, pero vuelve con l el mismo nmero de veces. En cada una de las rupturas, ste le repite la misma perorata, que revela la coaccin a la que es sometida: [m]e llamars, y yo estar aqu, cuando t quieras (66). Hblame, musa, de aquel varn cierra la triloga y en ella se vuelve a retratar a una mujer de corte tradicional. Matilde, al igual que las otras dos protagonistas, es el complemento de su esposo, Adrin, pero es insignificante para l. La existencia vaca de Matilde se corresponde con el paradigma del cuerpo femenino vlido: se muestra siempre al servicio de su marido como un ornamento indispensable para que Adrin presuma de esposa; adems, el silencio de la protagonista tiene como objeti vo el lucimiento intelectual de su marido; cumple el precepto que ya se encontraba en el cdigo decimonnico de el ngel del hogar. En las novelas de Luca Etxebarria las protagonistas no son las nicas que encarnan el paradigma del cuerpo inteligible, sino que lo hacen tambin las familiares directas de ellas o sus amigas. En Beatriz y los cuerpos celestes, t anto Herminia la madre de la protagonista, como Charo, la madre de su amiga Mnica, ejemplifican el modelo de mujer casada y con hijos que todava impera en la Espaa de los 90. La

PAGE 76

76 aparente diferencia entre ellas Herminia se pasa el da encerrada en casa, mientras que Charo es la directora de una revista de modase esfuma cuando el lector descubre que las dos estn atrapadas en relaciones que no les aportan nada, pe ro que lo exigen todo de ellas. Herminia vive en un matrimonio de mentira en el que priman la infidelidad y la hipocresa (su marido se cansa rpidamente de ella cuando no le da descendencia en los primeros aos de su relacin); l le pega tanto a ella como a su hija y, pese a todo, Herminia no contempla el divorcio porque est convencida de que debe aguantar su sino. El contrato que firma al casarse va ms all de la bendicin sacerdotal: se debe a su marido e, independientemente de la ridiculez de las circunstancias (apenas conversa con l en la actualidad), ha de mantenerse fiel a su lado, com o si de una mascota se tratara. Por su parte, Charo alardea de ser una madre comprensiva, pero slo puede mostrarle cario a sus hijos comprndoles ropa cara y caprichos, mientras que ella pasa el tiempo intentando retrasar el proceso de envejecimiento de su cuerpo y acicalndose todos los das para mostrar una imagen impecable. Las mujeres como ella siempre tienen que agradar, independientemente del esfuerzo y la esclavitud que esto implique. Los paradigmas que personifican estas madres se transmiten a sus hijas como si se tratara de un cdigo gentico. Hasta la adolescencia, Bea consigue imitar a su madre a la perfeccin: se deja vestir para agradar a los dems y acta confirmando que su cuerpo no le pertenece sino a Dios y, por lo tanto, tiene que aceptar los designios que ste le mande (desarrollo fsico en la pubertad y maternidad ms tarde); por ltimo, debe ser el complemento de un hombre, defini ndose a travs de las acciones de ste,

PAGE 77

77 tal y como hace su madre. Educada en un colegio de monjas, Bea no tiene contacto con el sexo opuesto y este desconocimiento potencia los mitos que ya le han inculcado acerca del papel que deben desempear hombres y mujeres. La misma tnica de aceptacin de normas hasta la adolescencia se repite en la protagonista de otra novela de Etxebarria, De todo lo visible y lo invisible. Ruth, criada en un cdigo de buenas maneras tpico de una familia influyente como la suya, es una chica obediente. La nica figura femenina que t iene como modelo es su hermana Judith, que encarna la mujer ideal: esposa y madre. Judith tambin trabaja, pero est dispuesta a aparcar su empleo para beneficio de sus hijos y para complacencia de su m arido, por lo que su rol de madre y esposa son los primordiales. En definitiva, Judith vive para los dems y se sacrifica por el bienestar de su matrimonio, aunque no reciba lo mismo de parte del padre de sus hijas. Sumida en la monotona y la artificiosid ad de una vida vaca, Judith pasa por el mundo como un ente completamente anulado. Por su parte, la Ruth nia y adolescente se comporta con buenos modales; aprende a no hacer preguntas y a acatar las rdenes que se le imponen y, de la misma manera que su h ermana, recibe una educacin para ser esposa y madre futura. La narrativa de El Hachmi introduce, adems de un cuerpo femenino adaptado a la normativa de sexo y gnero, la aceptacin de una nica materia racial y cultural vlida: la catalana. Janet Price y Margret Shildrick alegan que los discursos de sexo y gnero no pueden ser los nicos promotores de la creacin del cuerpo: what is required is a theory of embodiment that could take account not simply of sexual difference, but of racial difference class difference, and differences due to disability; in short the specific contextual materiality of the body (Openings 5).

PAGE 78

78 Jo tamb sc catalana recupera las vivencias infantiles de la autora implcita y relata su llegada a Catalua desde Marruecos c on ocho aos. La poca ms difcil para ella es la adolescencia, cuando se percata de que el cuerpo femenino vlido en el contexto cataln es el blanco. De ah que durante mucho tiempo se refriegue con fuerza la piel en la ducha con la intencin de aclarr sela y, de este modo, entrar a formar parte de los cuerpos privilegiados; stos son aquellos que no necesitan papeles para trabajar, que pueden rechazar los empleos menos cualificados porque poseen estudios y que no tienen que demostrar a cada rato que saben cataln por parecer obvio que han sido educados en escuelas catalan as La autora implcita tiene el doble trabajo de encarnar dos cuerpos femeninos viables en dos culturas distintas: en la marroqu necesita aprender los oficios domsticos para que tanto el marido como la suegra que le toquen en suerte estn orgullosos de ella, amn de prepararse para el cuidado de los hijos. En la catalana es forzoso que siga un cdigo estricto de belleza femenina: depilacin, rgimen alimenticio, vestimenta ms estrecha y piel ms blanquecina; adems, debe estar preparada para adentrarse en el mundo laboral y compaginarlo con los quehaceres domsticos y el cuidado del marido. En resumen, su adolescencia se caracteriza por una esquizofrenia sociocultural marcada por dos e spacios fsicos: la casa, dentro de la cual se adapta al modelo marroqu; y la calle, en la que debe conformar el estereotipo de mujer catalana moderna a pesar de su apariencia discrepante. La normativa por la que deben regirse las mujeres marroques qued a tambin al descubierto en Lltim patriarca Obligada a obedecer a su padre en todo momento, la protagonista experimenta un viacrucis en su paso a la edad adulta. Para ser

PAGE 79

79 considerada un cuerpo inteligible dentro del seno familiar debe mantener la virginidad vaginal, aprender los quehaceres domsticos, atender a su padre (figura masculina que ms tarde debe sustituir por la del marido) y no arreglarse para evitar que los hombres se fijen en ella. Por otro lado, para no estar fuera de lugar en la sociedad catalana debe hablar con cualquier persona, independientemente del sexo de sta, as como salir a bares y discotecas para divertirse. La protagonista debe amoldarse a dos arquetipos de mujer distintos, aunque en realidad ambos subyuguen a los cuerpos fem eninos de su respectiva cultura Las obras de Etxebarria y El Hachmi muestran parejas heterosexuales encarnadas en los familiares de las protagonistas. En cuanto a stas, se explora su atraccin por el sexo opuesto. Las protagonistas se ven obligadas por su entorno a experimentar nicamente sentimientos por hombres. Sus madres o hermanas les recuerdan constantemente que, en el futuro, debern casarse con uno y tener descendencia. Al respecto, Sue -Ellen Case seala la relacin que se establece entre la heteros exualidad y la procreacin para justificar el heterosexismo: [f]rom the heterosexist perspective, the sexual practice that [produces] babies [is] associated with giving life, or practicing a life -giving sexuality, and the living [is] established a s the ca tegory of the natural . In contrast, homosexual sex [is] mandated as sterile an unlive practice that [is] consequently unnatural, or queer, and, as that which [is] unlive, without the right to life (200). As las cosas, en Beatriz la protagonista sufre una profunda incertidumbre en su adolescencia: se siente atrada por su amiga Mnica, pero no conoce ningn patrn de relacin homosexual. Por otro lado, su madre le regaa por no parecer lo

PAGE 80

80 suficientemente femenina, al mismo tiempo que la hace sentir culpable por atraer la mirada de los hombres en la calle. Debido a la carencia de ejemplos, Bea se siente perdida como si fuera un satlite sin vida (unlive, segn la terminologa de Case) en la rbita cementerio, metfora que usa para iniciar la nov ela. Sus sentimientos estn vetados porque no coinciden con las exigencias heteronormativas y se tiene que conformar con estar cerca de Mnica. En De todo lo visible Ruth se d efine como heterosexual aunque tiene algunos escarceos lsbicos. Las relaciones homosexuales estn representadas exclusivamente entre hombres, en la figura de Pedro y sus novios y en los amigos de stos. De todo lo visible le da una vuelta de tuerca al mundo de los afectos y las definiciones estrictas de las que dependen: crea una tr ama en la que Ruth y Pedro se atraen mutuamente. l, homosexual confeso y ella, heterosexual convencida, no parecen a simpl e vista una combinacin posible. Ruth descarta la posibilidad de estar juntos, s egn comenta la voz narrativa en tono burln no porq ue dudara de que Pedro la quisiera, sino porque ya haba odo muchas historias de gays que se enamoran de una mujer y crea que, por mucho que uno diga que le gustan los caracoles pero tambin las almejas, al final un hombre al que le gustan los car acoles no puede dejarlos as como as, por mucha almeja excepcional que se encuentre (96). En definitiva, Ruth no concibe un romance con su mejor amigo y el hombre que la trata como se merece, no slo porque se trata de una falsa relacin heterosexual, sino tambin porque desafa las reglas de los lmites y las etiquetas. En Lltim de El Hachmi, la protagonista se aturde ante los juegos sexuales que comparte con las compaeras de clase en las tardes de verano; no sabe cmo

PAGE 81

81 clasificarlos: [n]o s si al l anava en contra de tot el que la mare mhavia ensenyat, contra la religi o contra totes les coses que jo haba sigut fins llavors, per no volia sentir -me diferent delles ( [n] o s si aquello iba en contra de todo lo que la madre me haba enseado, c ontra la religin o contra todas las cosas que yo haba sido hasta entonces, pero no quer a sentirme diferente a ellas; 240). Sus encuentros sexuales se convierten en un placer secreto, puesto que en el ambiente familiar las nicas alusiones son a parejas heterosexuales. Las relaciones que se desvan de esta normativa son silenciadas o ignoradas. Por ejemplo, de nio, Mimoun es violado por su to, pero nunca revela este hecho. En realidad, la narradora aclara que hay varias versiones sobre el asunto, pero en la segunda parte se demuestra la veracidad del hecho porque Mimoun siente desprecio por su to y recuerda con asco un encuentro con l en el ro. Siguiendo la misma lgica, se explica la confusin de Mimoun frente a Jaume, el marroqu que conoce en un b ar y que se convierte en su compaero de piso. Jaume lo confunde porque limpia y cocina como una mujer. Tampoco le interesa salir y tener relaciones sexuales con mujeres: Jaume es gay, pero como l a sociedad marroqu es tan tradicional se ve forzado a disim ular su orientacin sexual. Como ya se ha visto, la normativa heterosexual pone al descubierto la inferioridad del cuerpo femenino respecto al masculino. El repaso a las obras de Chacn demuestra que las protagonistas, a pesar de ser mujeres diferentes entre s conforman un cuerpo inteligible idntico que se caracteriza por su pasiv ida d; este hecho naturaliza su dependencia de una figura masculina. L a inaccin adscrita al cuerpo femenino es especialmente obligatoria en las relaciones ntimas. Como aclara Elizabeth Grosz, the

PAGE 82

82 only socially recognized and validated representations of womens sexuality are those which conform to and accord with the expectation and desires of a certain heterosexual structuring of male desire ( Volatile Bodies 202). En Algn amor la Prudencia desdoblada relata mltiples encuentros sexuales entre ella y su marido cuando ya no lo ama; adems de fingir placer y evadirse pensando en el men del da siguiente, necesita confirmarle a su marido que l es la parte activa que consigue su satisfaccin: [p]orque los hombres necesitan saber que son muy hombres y hay que decirles que lo hac en muy bien (24). En el caso de Blanca es la propia protagonista, acostumbrada al ejercicio mecnico que practica con Peter, la que se sorprende a s misma cuando descubre el placer que le aportan las relaciones sexuales furtivas que mantiene con Jos (46). Los discursos de sexo y gnero no son los nicos que se materializan en el cuerpo, como seala Andrea Ostrov: la ciruga, la costura, el maquillaj e, la pintura, exhiben un papel determinante en relacin con los procesos de materializacin de los cuerpos. Todas estas operaciones constituyen variantes de la escritura, ya que se trata en todos los casos de intervenciones que dejan marcas, trazados, cic atrices, inscripciones, sobre el cuerpo (25). En su anlisis de la vestimenta, Ostrov se sirve de la teora de Germn Garca, para el cual el sistema del vestido puede ser pensado como una suerte de lenguaje, estructurado en funcin de cdigos y convenci ones que determinan en cada ocasin el uso gramaticalmente correcto (31). En el caso del cuerpo femenino estos otros discursos corporales acaban estando ligados a los de sexo y gnero; Ostrov califica el uso adecuado de la ropa por parte de la mujer com o

PAGE 83

83 una actitud de sumisin, de acatamiento al modelo cultural de mujer bella y deseable que debe exhibirse como un objeto (31). Para ejemplificarlo con las obras, en Algn amor Prudencia no sale de casa, pero debe esperar a su marido vestida y arreglada, con el nico objeto de alimentar y agradar su mirada. En Blanca la costura el trabajo de la protagonista, es el cdigo textual que se emplea. Como si de una penlope se tratara, Blanca entretiene el tiempo tejiendo tapices con su hermana. Y, precisamente la espera resume su relacin con Peter: su cuerpo es una materia abocada a la pasividad. La misin de Matilde en Hblame se reduce a acompaar a su marido ostentando una presencia impecable. La funcin de mujer ornamento embellece y agranda la presencia masculina. La vestimenta es tambin un cdigo corporal en Beatri z; se puede establecer una conexin entre la ropa y los accesorios y los discursos de gnero y sexo. Cuando la protagonista reflexiona acerca de la definicin de hombres y mujeres, confiesa: mi primera identificacin fue fcil: yo era una nia. No haba ms que ver la forma en que me vesta todos los aditamentos que quedaban decididos para mi pe rsona desde el da en que nac y me perforaron las orejas para poderme pone r unos pendientes (138). La misma normativa indumentaria y textual se aprecia en Ruth en De todo lo visible aunque ella sigue las reglas pertinentes de la moda slo cuando tiene una comida o compromiso familiar. En Jo tamb y Lltim no slo se muestra el vestuario como una forma de materializar el sexo y el gnero en el cuerpo de las protagonistas, sino que tambin se apunta a la ropa como un elemento fundamental del lenguaje cultural. Puesto que viven en Catalua, los personajes principales deben adecuar se a la moda que ah impera,

PAGE 84

84 aunque est reida con pautas de su cultura original. Otro factor determinante en la cultura es la apariencia fsica y el cuidado del cuerpo. Tanto el vello como el cabello constituyen campos de batalla para las protagonistas e n su lucha por integrarse a la sociedad catalana sin ser e xpulsada de la marroqu. En la adolescencia, se estiran el pelo para domar sus rizos, aunque ven que las catalanas usan productos qumicos precisamente para tenerlos. Por lo que se refiere al vello, deben depilarse para asemejarse a las autctonas, pero tal prctica no es parte de la cultura de sus padres. Hasta aqu he analizado la representacin del cuerpo inteligible en algunas obras de la narrativa espaola contempornea. Es imprescindible consi derar tambin cmo la materia adquiere legitimidad en el campo sociocultural para comprender de qu modo se crea la subjetividad femenina. Para Judith Butler, el cuerpo inteligible surge por oposicin a lo que representa el cuerpo abyecto, la materia en la que no se lee la normativa de sexo y gnero. Escribe en Bodies that Matter que the subject is constituted through the force of exclusion, and abjection, one which produces a constitutive outside to the subject, an abjected outside, which is, after all, inside the subject as its own founding repudiation (3). El cuerpo abyecto es el que sirve de anti modelo, de prueba irrefutable de lo que se debe evitar para llegar a ser un cuerpo inteligible. El lugar externo que habita este cuerpo es, segn Butler, de una gran vala, puesto que constituye the site where discourse meets its limits, where the opacity of what is not included in a given regime of truth acts as a disruptive site of linguistic impropriety and unrepresentabili ty (53). Adems de constituir el anti -modelo a seguir, la funcin del cuerpo despreciable consiste tambin en permitir y conservar la existencia de materias legibles. Las obras

PAGE 85

85 estudiadas aqu presentan cuerpos femeninos abyectos que posibilitan la inteligibilidad de los otros. En Algn amor de Chacn, las prostitutas y las amantes son las que sealan por oposicin la pureza de las mujeres casadas. La prima de Prudencia no considera una rareza que los hombres casados requieran los servicios de una prostituta: [e]s normal que los hombre s vayan de putas l os hombres necesit an ms sexo que las mujeres y como [las esposas se] niegan a su apetito voraz, ellos tienen que saciarlo de alguna manera (49). En el matrimonio de Prudencia hay una tercera mujer, la amante del marido, grac ias a la cual l puede tener descendencia; sin embargo, slo Prudencia mantiene el estatus de mujer reconocida y legal. En De todo lo visible, de Etxebarria, la Ruth adolescente constituye el cuerpo abyecto a partir del cual el resto de las chicas se defin en por oposicin: su desarrollo apunta hacia una vida sexual que, en realidad, Ruth no tiene a esa edad. A partir de la suposicin que hacen sobre su intimidad, los chicos la buscan y Ruth se deja hacer porque siente placer. Para las chicas de su edad, si Ruth era la Puta, eso significaba que ellas no lo eran, y as se colocaban en el lado bueno de la lnea divisoria que separaba a Las Vrgenes de Las putas (182). En el fondo, ellas deseaban tanto como Ruth los encuentros casuales con chicos, pero se abst enan para evitar el trmino descalificativo. En la primera parte de Lltim de El Hachmi, la protagonista desvela las relaciones ntimas entre Mimoun y su prima Fatma. Apenas un adolescente, Mimoun se enamora de ella, pero la desprecia poco despus al d arse cuenta que no es el nico en el pueblo que la busca con el mismo fin (su mismo padre mantiene relaciones sexuales con ella). Fatma slo se deja penetrar analmente porque la tradicin marroqu entroniza

PAGE 86

86 la virginidad vaginal. Si, por un lado, su conduc ta promiscua posibilita que las futuras chicas casaderas mantengan una pureza intachable, por otro, tampoco cierra la puerta al matrimonio porque podr a dejar una muestra de sangre en el pauelo blanco la noche de bodas en seal inequvoca de virginidad. E n la segunda parte de la novela, la protagonista menciona otras relaciones de su padre. Estas mujeres tienen relaciones sexuales con Mimoun y le consienten todos sus caprichos sexuales, permitiendo as que la esposa se mantenga pura y slo tenga relaciones sexuales para quedarse embarazada. Como se observa, exceptuando las protagonistas de las obras de Chacn, para las dems el camino hacia la inteligibilidad viene sealado por los modelos heredados casi exclusivamente de sus predecesoras. La educacin y l a doctrina inculcadas en las protagonistas tienen tal impacto que, en un principio, siguen la normativa establecida y, de este modo, insertan su cuerpo en el campo legtimo. Sin embargo acaban constituyendo cuerpos abyectos gracias a lo que Butler denomin a un fallo en la repeticin de las normas. Para que persista el orden simblico que mantiene la inteligibilidad de ciertos cuerpos, precisa reiterarse continuamente la normativa que lo mantiene vigente. En esa repeticin se introduce la posibilidad de insumisin, segn Butler: [c]onventional and exclusionary norms of universality can, through perverse reiterations, produce unconventional formulations of universality that expose the limited and exclusionary features of the former one at the same time that t hey mobilize a new set of demands (Restaging 41). La triloga chaconiana presenta la solucin ms sutil a los contratos heteronormativos que atrapan a Prudencia, Blanca y Matilde. Dado que Dulce Chacn

PAGE 87

87 es la nica de las tres autoras que crece durante l os ltimos aos de la dictadura franquista, no sorprende que sus protagonistas sean las ms tradicionales del corpus de este estudio. Por otro lado, el discurso de las novelas pone en evidencia que, en la sociedad contempornea, subsisten modelos femeninos de etapas previas, i.e., la posguerra. La coexistencia de mujeres ms tradicionales y jvenes ms liberadas muestra que, a pesar de los cambios experimentados en Espaa desde la Transicin, siguen vigentes modos de vida retrgrados para la mujer. As lo p onen de manifiesto Jacqueline Cruz y Barbara Zecchi, que sealan la involucin que sufre actualmente la situacin de la mujer despus de afirmarse su liberacin completa a finales del siglo pasado ( M s que 7-8 ). En Algn amor Prudencia est recluida en casa; la soledad por el abandono de su familia y amigas y el calvario por las vejaciones de su marido se acaban con su suicidio. Como Prudencia, la protagonista de Blanca se enfrenta a la soledad, pero, contra todo pronstico, supera sus miedos. Blanca deja de vivir como la mitad insignificante de una pareja. En Hblam e, musa Matilde intenta en varias ocasiones salvar su matrimonio, pero al final lo abandona y decide empezar una nueva vida al lado de Ulises, que no la descalifica ni la infravalora. En defi nitiva, los cuerpos femeninos de las novelas chaconianas que, en un principio, se erigen como inteligibles, se niegan al final a continuar con la farsa que supone su existencia. En la triloga se muestra una evolucin en el personaje femenino principal: de la situacin de aislamiento que vive Prudencia, pasando por el miedo de una Blanca libre y apoyada por su hermana, a la decisin de Matilde de enfrentarse a su marido.

PAGE 88

88 La misma actuacin insumisa se observa en las dos protagonistas etxebarrianas aunque a qu la rebelda surge en la adolescencia. Cansadas de repetir patrones heteronormativos, Bea y Ruth pasan a formar parte de los cuerpos abyectos. La primera mantiene una relacin con Cat, su novia escocesa durante los cuatro aos de universidad. Ruth, por su parte, acepta separarse de Juan, lo cual le permite a ste seguir su vida con Biotza, la chica con quien est destinado a casarse. Una noche, Ruth y Pedro, su mejor amigo, tienen relaciones sexuales. En las novelas se evita etiquetar a las protagonistas para demostrar la complejidad del ser humano y la artificialidad de las definiciones. Al no seguir la normativa, Bea y Ruth se ven abocadas a una doble abyeccin: constituyen cuerpos despreciables incluso para los que ya estn fuera del mbito inteligibl e. Por ejemplo, Bea no entiende la mana de su novia Cat, que consiste en descartar las relaciones sexuales con mujeres que han estado previamente con hombres, ya que para ella esto implica estar de forma indirecta con uno. Bea no soporta esta rigidez y cu ando se le presenta la oportunidad no duda en tener relaciones sexuales con Ralph. La intensidad de la relacin se le antoja ms fuerte que la culpa que siente por engaar a Cat y, as, Bea mantiene una relacin paralela con un hombre y una mujer. La misma protagonista afirma: [y]o puedo amar a hombres y a mujeres. No distingo entre sexos (213). Beatriz refleja la oposicin a la heteronormatividad en la manera de describir la prdida de virginidad de Bea con Cat; en el discurso normativo, se pierde la vir ginidad cuando, en la primera relacin sexual, se muestra fsicamente la perforacin del himen, hecho que no ocurre entre la protagonista y su novia. Del mismo modo, en la primera relacin sexual entre Bea y Ralph, la primera ni sangra ni siente

PAGE 89

89 dolor algu no, refutando de este modo la idea del hombre que desflora a la mujer, que le arrebata algo a la mujer pasiva. Ruth, a pesar de confesar relaciones lesbianas aleatorias en su juventud, est segura que siente mayor atraccin por el sexo opuesto. Fiel a s u autodefinicin como heterosexual, deja pasar la posibilidad de estar con Pedro, su amigo y confidente, porque l es homosexual. Cuando tienen relaciones sexuales por primera vez desafan todas las reglas establecidas: un hombre homosexual con una mujer h eterosexual. Por lo tanto, al igual que el de Bea, el cuerpo de Ruth es abyecto: ni siquiera mantiene una relacin homosexual, sino que se adentra en una heterosexual, pero con un hombre que siente atraccin por otros hombres. Las otras transgresiones llevadas a cabo en estas novelas no se limitan a la heteronormatividad, sino que se extienden a la cultura y el lenguaje. En Jo tamb, la narradora enfatiza la dificultad que le supone, como adolescente, amoldarse a dos tradiciones a la vez. Se le hace insufr ible la alternancia entre la adaptacin a la cultura catalana en la calle y la conformacin a la cultura marroqu dentro de casa. Por eso, se decanta por la no decisin, es decir, por mantenerse en la lnea divi soria entre las dos culturas. Su posiciona mie nto en un limbo geogrfico y sociocultural la destierra al mbito de lo despreciable. Ya no se siente cmoda cuando vuelve a Marruecos porque no es la nia de ocho aos de antes pero tampoco se siente querida en Catalu a: No entenia aquella barreja de se ntiments contradictoris, la barreja damor i odi per un pa s que mhavia fet fora, lamor i lodi per un pa s que encara no mhavia fet seva. Ja se sap que estar en dos llocs s no estar enlloc, s estar susp s en el no-res (No entenda aquella mezcla de sentimientos contradictorios, la mezcla de amor y odio por un pas

PAGE 90

90 que me haba echado fuera, el amor y el odio por un pas que todava no me haba hecho suya. Ya se sabe que estar en dos lugares es no estar en ninguna parte, es estar suspendido en el no-lugar; 193). Su cuerpo fronterizo est condenado a no pertenecer a ningn lugar porque la normativa cultural exige que el individuo se defina y sea fiel a una nica tradicin. En Lltim parece que la cultura catalana es la que finalmente sale ganadora po rque la protagonista transgrede ms gravemente la tradicin marroqu porque no llega virgen al matrimonio. La autntica vencedora es, en realidad, ella misma porque niega fidelidad absoluta a las reglas arbitrarias de las dos culturas. El discurso narrativ o subraya este rechazo con detalles de su caracterizacin: tiene su primer orgasmo pensando en una chica de striptease y sus primeros encuentros sexuales son con sus amigas; y mantiene relaciones sexuales vaginales con su primer novio. Estas acciones seal an que la protagonista est fuera de la normativa heterosexual de sus dos culturas. Su no lugar se caracteriza por la indefinicin, por la contradiccin y por la libertad de actuacin. Judith Butler ha suministrado la herramienta bsica del anlisis. E n Bodies that Matter la terica insiste en que las reglas sociales que construyen el gnero y el sexo existen a priori, pero no as el sujeto, que surge de ambos discursos. El cuerpo slo puede conocerse en el mbito del lenguaje, en el cual es portador d e significado cultural y social. Trinh T. Minh-ha expresa en Write Your Body and the Body in Theory la preocupacin por un modelo de anlisis basado en el lenguaje. Segn ella, [w]hat is at stake is not so much the referential function of the language a s the authority of language as a model for natural cognition and a transparent medium for criticizing and

PAGE 91

91 theorizing (264). Por su parte, Abigail Bray y Claire Colebrook sealan en The Haunted Flesh que el cuerpo es un elemento fluido y, como consecuenc ia, no se puede afirmar que las representaciones se impongan sobre l. En realidad, tanto el cuerpo como su representacin forman parte de una serie de negociaciones dinmicas (38). El mayor problema de aplicar la teora de Butler al estudio de la subjeti vidad femenina parece radicar en la imposibilidad de actuacin del sujeto transgresor. La terica sostiene que [i]f the figures of homosexualized abjection must be repudiated for sexed positions to be assumed, then the return of those figures as sites of erotic cathexis will refigure the domain of contested positionalities within the symbolic ( Bodies 110). Sin embargo, Butler afirma al mismo tiempo que la disposicin del sujeto para actuar est restringida desde el principio, puesto que the domain of the culturally impossible, the domain of the imaginary, which on occasion contests the symbolic is finally rendered illegitimate through the force of the law ( Bodies 111).3Tanto la representacin del cuerpo inteligible como la formacin del abyecto en la creacin de subjetividad son evidentes en las obras seleccionadas. Las protagonistas encuentran dificultad en seguir la normativa y, al mismo tiempo, en rechazarla para obtener ms libertad de actuacin. A lo largo de este captulo, he analizado el tipo de cuerpo inteligible que se crea en las obras de las tres autoras espaolas y h e revelado En definitiva, de acuerdo a la lgica butleriana el sujeto es producto de una n ormativa, por lo que negarse a su cumplimiento lo posiciona dentro del campo de las restricciones, el cual carece de poder. 3 [The law is] the demand and threat issued by and through the symbolic ( Bodies 105).

PAGE 92

92 el peso de la herencia de posguerra y la convivencia de este modelo con otro ms liberado, pero igualmente sujeto a constricciones. La transgresin de las protagonistas pone en entredicho la legitimidad del nico cu erpo que se ha representado como viable y muestra el cambio histrico en la sociedad espaola contempornea, que permite la inclusin de estas materias abyectas. Adems de esta aproximacin epistemolgica al estudio del cuerpo, en la que se establece una r elacin entre materia y lenguaje, conviene incluir tambin un anlisis ontolgico, aspecto que se aborda en los prximos captulos.

PAGE 93

93 CHAPTER 4 LA MATERIA VIVA: EXPERIENCIAS CORPOREAS Y ACTITUDES MENTALES En el captulo anterior, se estudi el cuerpo desde un punto de vista epistemolgico y se vio que revela una serie de significados a partir de la materializacin de los discursos de sexo y gnero en la piel del sujeto. La materia se convierte en un texto en el que se puede leer la normativa que regula los dos discursos. Algunas tericas feministas no estn de acuerdo con el enfoque epistemolgico en los estudios de subjetividad y han buscado una aproximacin ontolgica.1Este captulo y el siguiente ofrecen un anlisis del cuerpo como materia viva. A qu se enfatiza la unin e influencia mutua entre el interior del sujeto y su apariencia externa; en el prximo captulo el enfoque es la materia diferenciada sexualmente. El captulo que nos compete hace de puente entre el enfo que del tercero en el significado social y cultural que porta la materia y e l nfasis del quinto en l a especificidad sexual femenina que tiene como objetivo mostrar una materia apoderada para reescribir el N o es suficiente que el individuo se conozca; tambin hay que saber en qu consiste el sujeto en s mismo. Para complementar la dimensin textual de la mate ria analizada en el captulo tres se aade aqu una perspectiva ontolgica para considerar la especificidad sexual, racial y social del cuerpo y as profundizar en los mecanismos de creac in de la subjetividad femenina. 1 La insistencia de ciertas feministas en la conceptualizacin del cuerpo orgnico responde a dos propsitos: por un lado, pretenden subrayar que los pocos estudios que existen acerca del cuerpo toman como modelo la materia masculina, universalizando as la experiencia del hombre; por otro lado, hacen hincapi en la perentoriedad de descartar la dicotoma cuerpo vs. mente, a partir de la cual se relaciona a la mujer con el primer t rmino y al hombre con el segundo. En el artculo Variations on Sex and Gender, Butler afirma que masculine disembodiment is only possible on the condition that women occupy their bodies as their essential and enslaving identities (citado en Smith, 11). Esta asociacin supone la separacin del hombre de lo corpreo y la unin de la mujer a los caprichos de la materia. D e tal conexin, se deduce que la mujer no tiene control ni sobre su cuerpo ni sobre su vida.

PAGE 94

94 significado del cuerpo femenino en la sociedad y as rebatir la normativa de sexo y gnero impreso en la materia. En este captulo, abordo la concepcin que Baruch Spinoza y Maurice MerleauPonty tienen del cuerpo. Se alejan de una visin mecnica de la materia y le otorgan al cuerpo un papel activo en la vida del sujeto. Adems, arguyen que para teorizar el cuerpo vivo es pr e ciso desestabilizar la dicotoma cuerpo/mente, por lo que subsumen ambos elementos en una mism a unidad. Para los dos filsofos el cuerpo es indisociable de la mente, aunque no conciben una interrelacin y afeccin mutua entre los dos elementos. Como muestra de la importancia del cuerpo en las vivencias personales, aludo a la base corprea de la que parten las obras, es decir, al nfasis puesto en la materia de las protagonistas como eje vertebrador de sus vidas. Elizabeth Grosz tambin estudia el cuerpo como una unidad inseparable de la mente, aunque su concepcin difiere de la de Spinoza y Mer leau -Ponty : ella establece una relacin de causa y efecto mutuo entre la mente y la materia. A partir del mbius strip, figura que consta de un solo borde y una nica cara, la terica afirma en Volatile Bodies que el cuerpo no se puede concebir sin la influencia de la mente y viceversa. En concreto, Grosz lleva a cabo un anlisis individual en el que primero expone cmo la apariencia externa influye en la representacin interior que el individuo forma de su cuerpo y, despus, indaga en cmo las ideas conc ebidas en la sociedad, referentes por ejemplo al sexo, son esenciales en la conformacin externa del cuerpo. Concluye que el cuerpo masculino generalmente sirve como modelo universal, pero no profundiza en las consecuencias de ello, i.e., que puede llevar a la mujer a interior i zar la idea de que est hecha de una materia inferior. Como se ver, los personajes principales de la

PAGE 95

95 narrativa chaconiana son los que interiorizan el significado negativo adjudicado al cuerpo femenino. Es tambin pertinente otro estu dio de Grosz acerca de la imagen corporal, en el que expone que a veces se produce un desajuste entre la imagen externa del sujeto y sus sentimientos. As, la descompensacin entre la imagen de las protagonistas etxebarrianas y elhachmianas y su interior r evela el significado social atribuido a su materia y la transgresin que ellas cometen al no alinear su pensamiento a la normativa establecida. Otra propuesta de Grosz la de aadir la diferencia sexual a la concepcin del cuerpo para estudiar adec uadamente la materia femenina tambin sirve para el anlisis de las obras Grosz se basa en la teora del c uerpo abyecto de Julia Kristeva y afirma que existe una diferencia en el tratamiento de los fluidos corporales segn procedan de un cuerpo femenino o masculin o. Por lo general, los fluidos femeninos se han analizado ms y se catalogan como desagradables frente a los de los hombres. Las obras de Najat El Hachmi son las nicas que mencionan estos lquidos; su tratamiento subvierte la clasificacin de Kristeva de estos fluidos como inapropiados y repulsivos, mostrando una conexin entre el cuerpo de la mujer y el papel inferior que se le atribuye. P or ltimo, se toman en cuenta las teoras de Sonia Kruks y Elizabeth Grosz sobre las experiencias corporales y el sig nificado de la materia, respectivamente. Segn Kruks, no se puede saber en qu consiste el sujeto si no se considera su ubicacin, para lo cual es imprescindible saber su posicin corporal. Tambin se incluye la concepcin grosziana del cuerpo como materia independiente capaz de crear

PAGE 96

96 significado por s solo. Una vez discutidas l as teoras de Kruks y Grosz, argumento que tanto las experiencias corporales como el significado del cuerpo les permiten a las protagonistas poseer sus materias y crear agencia, conformando de este modo una subjetividad alejada de una visin dbil y pasiva de la mujer. En su teora acerca de la unin entre mente y cue rpo en el estudio del individuo, Spinoza desafa a sus contemporneos al alejarse de la concepcin esencialista cuerpo /mente que imperaba en su poca. Para evitar la oposicin de los dos elementos, con la consabida inferioridad otorgada a uno de ellos, Spinoza propone la relacin inseparable entre los dos. El filsofo no le confiere un papel pasivo a la materia en la exis tencia del individuo; el cuerpo es, segn l the ground of human action. Spinoza afirma que no se le puede adjudicar una verdad inmutable, ya que its meaning and capacities will v ary according to its context . These limits and capacities can only be revealed by the ongoing interactions of the body and its environment (citado en Gatens 57). Por lo tanto, el cuerpo ejerce influencia y, a la misma vez, se ve afectado por otros cuerpos en una transformacin constante a lo largo del tiempo. Maurice M erleauPonty teoriza el cuerpo de modo similar Defiende que la existencia del individuo es tambin una existencia corporizada; el cuerpo es una unidad, por lo que las dicotomas cuerpo/mente o sujeto/objeto no tienen sentido (Kruks 115). Este filsofo concibe el cuerpo como un instrumento por el cual el individuo puede establecer una relacin con los objetos y recibir informacin, lo cual se aleja de la idea del ser humano como a mind housed or encapsulated in a (quasi mechanical) body. En cuanto a la ex periencia, la sita a medio camino entre el cuerpo y la mente: [n] ot only does he link experience to the privileged locus of consciousness; he also

PAGE 97

97 demonstrates that experience is always necessarily embodied, corporeally constituted, located in and as the subjects incarnation Por otro lado, para poder conocer el cuerpo, es fundamental vivirlo: The body is my beingto -the world and as such is the instrument by which all information and knowledge is received and meaning is generated ( Grosz, Volatile Bod ies 86, 95, 87 ). Sin embargo el sujeto no t i ene acceso completo al cuerpo por carecer de la perspectiva que tiene respecto a otros objetos; permanece, por lo tanto, como un instrumento, una realidad corporizada mediante la cual el individuo tiene acceso a l mundo que le rodea. As las cosas, la imposibilidad que establece el filsofo para que el sujeto conozca su propio cuerpo reincide en la dicotoma sujeto/objeto que pretende desbancar. El papel preponderante del cuerpo, concebido como un elemento activo e indisociable de la mente, se observa en la caracterizacin de los personajes femeninos de las obras seleccionadas. En Algn amor que no mate, de Chacn, Prudencia vive el infierno de su matrimonio escindida en dos materias: una es la que experimenta la v iolencia fsica y narra la historia; la otra es la que aade la informacin que la primera omite y enjuicia los acontecimientos y la actitud de su alter ego. Por lo tanto, la unin de las dos Prudencias se asemeja a la concepcin de Spinoza y de Merleau -Po nty acerca del papel activo de la materia y la integracin de cuerpo y mente. En las otras dos obras chaconianas el cuerpo tambin adquiere un papel fundamental. E n Blanca vuela maana la situacin sentimental de Blanca se define por los encuentros carnal es con su novio Peter y su amante Jos. Los primeros se caracterizan por la repeticin y vacuidad y los segundos por la intensidad y la culpabilidad. En definitiva, ninguno de los dos le aporta a Blanca lo que necesita:

PAGE 98

98 independencia. Por su parte, Matilde, la protagonista de Hblame, musa, de aquel varn lleva una vida tan centrada en lo corpreo como en la inexistencia: su materia, concebida como ornamento, es silenciada y ninguneada por su marido Adrin. Por lo que respecta a las protagonistas de Etxeb arria, el cuerpo es el elemento esencial por el cual viven su vida al mximo y al lmite. En Beatriz y los cuerpos celestes Bea se sumerge en la noche madrilea con desenfreno, se droga y en Edimburgo mantiene relaciones sexuales paralelas con su novia y su amante. Estas tres actividades, centradas en los excesos corporales, le permiten evadirse de forma pasajera de la realidad que vive, pero no le sirven a largo plazo. Por ejemplo, no puede olvidar las marcas del maltrato fsico de su padre, seal de una relacin familiar inestable, impregnada de desamor, irrespeto y artificialidad. El mismo mundo de drogas y alcohol se estampa en De todo lo visible y lo invisible. Tampoco a Ruth, la protagonista, le sirven estos excesos corporales ms all de la distracci n, pues ella vive obsesionada con el suicidio e intenta poner fin a su vida en dos ocasiones. Para las protagonistas de Jo tamb sc catalana y Lltim patriarca de El Hachmi, el mayor cambio en su vida lo propicia el viaje a Catalua. Ellas viven una nu eva realidad corporal puesto que su materia se inserta en una localizacin geogrfica distinta. Al comienzo, ambas intentan adaptarse a la nueva cultura sin dejar de practicar la original aunque el propsito de aunar las dos tradiciones se convierte en t odo un reto. Por ejemplo, la protagonista de Jo tamb se pinta las manos de henna durante el primer Ramadn que celebra en Catalua y espera ansiosa la alabanza de la gente autctona. Sin embargo, el reconocimiento que anticipa se convierte en rechazo porque los dems le increpan que se lave las manos sucias: Esperava que

PAGE 99

99 alg em felicits per haver conservat tan ben definida la lnia traada per la mare . Per no, la illusi que sempre mhavia fet lhenna es transformava en una estranya sensaci de ridcul, una vergonya que mai abans havia experimentat ( Esperaba que alguien me felicitara por haber conservado tan bien definida la lnea trazada por la madre . Pero no, la ilusin que siempre me haba hecho la henna se transformaba en una extra a sensacin de ridculo, una vergenza que nunca antes haba experimentado; 66). La protagonista tambin menciona la inferioridad que siente cuando tiene que usar los cubiertos para comer: [L]art dagafar el menjar amb els dits sense a penes embr utar -me ls que mhavia ensenyat pacientment la meva via en noms una tarda havia esdevingut ridcul ([e]l arte de coger la comida con los dedos sin apenas ensuci rm elos que me haba enseado pacientemente mi abuela en tan slo una tarde se haba vu elto ridculo; 69). Todos los ejemplos sealados demuestran que el cuerpo constituye un elemento activo en la vida de las protagonistas (con la excepcin de Matilde al comienzo) y, adems, no se opone a la mente, sino que la integra. Elizabeth Grosz abord a la unin entre el cuerpo y la mente en profundidad en su libro Volatile Bodies al mismo tiempo que estudia la relacin entre los dos elementos de forma individual. En la primera seccin, The Inside Out,2 2 En la segunda parte de Volatile Bodies ti tulada The Outside In, Grosz analiza las teoras de Nietzsche, Foucault y Deleuze, entre otros, sobre la influencia del significado social del cuerpo en la representacin externa del individuo. Esta perspectiva ya ha sido analizada en el captulo anterior desde un enfoque butleriano: la normativa social se materializa en el cuerpo del individuo de tal modo que su vestimenta o comportamiento se adaptan o responden a esas reglas. Grosz seala la influencia del aspecto externo en la concepcin interna de la materia que el sujeto crea. La terica repasa varios estudios, entre ellos el del psicoanlisis de Freud y Lacan: por un lado, analiza el ego freudiano como proyeccin de la materia; por otro lado, repasa la figura anatmica del individuo a

PAGE 100

100 partir de su reconocimiento en la etapa del espejo lacaniano. Segn Grosz, la aproximacin del psicoanlisis parte de un individuo universal masculino, y por oposicin, el sujeto femenino es considerado inferior. Para ilustrar esta idea, apunta que el psicoanlisis teoriza el cuerpo femenino como carencia, por lo que la materia del hombre se convierte en originaria. Las crticas de Grosz son acertadas: la proliferacin de disciplinas citadas ignoran la especificidad femenina; pero, adems, la negacin de la experiencia y el cuerpo de la mujer tiene implicaciones que no pueden pasar desapercibidas y que Grosz no menciona. La idea de que el modelo bsico es el masculino propicia que la mujer acepte la inferioridad otorgada a su cuerpo. En el c aso especfico que investiga Grosz en el primer apartado de Volatile Bodies la influencia del exterior del individuo en la construccin mental del cuerpo, se puede argumentar que la mujer adapta su mente a la condicin de su materia, tal y como se representa en las novelas chaconianas. Las protagonistas de Chacn, mujeres herederas de los discursos de posguerra, constituyen el blanco de la inferioridad adjudicada a la materia femenina. Como muestra, se puede mencionar el da que Prudencia, en Algn amor que no mate, sufre un accidente en la baera y se resbala. El marido, que se haba ido a jugar una partida de mus, la encuentra tirada en el suelo despus de cinco horas. Se ha roto una pierna y desarrolla una pulmona como resultado de la cada, pero la her ida interna que le produce es igualmente grave: su marido la tiene tan abandonada que ha estado a punto de morir sola. Si ya estaba anteriormente aislada de su familia y amistades, con el accidente queda an ms recluida en casa, lugar que carece de connot aciones de acogida, de experiencias comunes, y que pasa a simbolizar un encarcelamiento y

PAGE 101

101 soledad aterradores. La fractura deja paso a una cojera y, a partir de entonces, Prudencia ya no sale ni para hacer la compra; la protagonista de Algn amor represent a literalmente el dicho de la mujer honrada, en casa y con la pata quebrada. Prudencia se niega a aceptar el fracaso de su matrimonio y la infelicidad que siente junto a su marido, por lo que se convence a s misma de que, en realidad, su lugar se encuen tra de puertas para adentro; acaba adaptndose mentalmente a su cojera fsica y lo que sta simboliza. La protagonista de Blanca vuela maana constituye otro ejemplo de adaptacin a la inferioridad otorgada a la materia femenina. En los encuentros ntimos y casuales con Jos, Blanca disfruta de su cuerpo y el placer que ste le proporciona. Sin embargo, se avergenza de ello: las caricias de su amante se le impregnan en su materia y se refriega con fuerza en la ducha para deshacerse de ellas. El significad o que se desprende de su cuerpo no puede estar ligado al del disfrute y goce corporal: la materia femenina de posguerra no es sexualmente activa excepto con motivo de la maternidad y mucho menos se asocia al placer del sexo. Adems el personaje principal mantiene relaciones sexuales con otro individuo que no es su novio. Blanca se convence de la necesidad de olvidar a Jos y de lo que las relaciones sexuales con l le aportan. Esta actitud mental responde a la adaptacin de la protagonista al significado s ocial que se le adjudica al cuerpo de la mujer. En cuanto a Hblame, musa, de aquel varn, Matilde comienza siendo un artificio ornamental en la vida de su marido y en la suya propia. El silencio en el que Adrin la tiene sumida en toda reunin o encuentro y que ella acepta obedientemente, poco a poco se convierte en una incomodidad. Pese a ello, Matilde no desespera y sigue

PAGE 102

102 convencida de que su deber es respetar y honrar a su marido usando su cuerpo como el perfecto acompaante de la inteligencia de l. As la protagonista contina arreglndose y permitindole a Adrin que la menosprecie en pblico. A l final Matilde no consiente destinar su cuerpo a esos menesteres y termina imponindose a su esposo. Otro aspecto a destacar en la seccin The Inside Out, de Volatile Bodies es el anlisis de Grosz de la imagen corporal. Para ella, la imagen del cuerpo no se deriva exclusivamente de la materia viva; el interior del individuo tambin contribuye a conformarla: [the body image] is derived to a large extent f rom the perceptions, sensations, and movements of the organic body, yet sensation alone is not adequat e to build up the body image . There are psychical and fantasmatic dimensions which also need to be accounted for if the body image is to be explain ed in the depth and detail it requires (74). Sin embargo, en muchas ocasiones el interior y el exterior del individuo no coinciden. Para ilustrar este desajuste, Grosz hace alusin al concepto del phantom limb, que se refiere a la sensacin de dolor que una persona padece en el lugar en el que le han amputado un miembro. Esta parte del cuerpo ya no existe, pero el individuo no lo acepta, de modo que sigue experimentando un efecto interno en el lugar originario; Grosz explica que [t]here is thus not only a physical but also a psychical wound and scar in the amputation or surgical intervention into any part of the body (73). La misma descompensacin se percibe en las protagonistas de Etxebarria y El Hachmi: la negativa a aceptar su imagen externa las conduce a rebelarse contra la normativa social y cultural. Por ejemplo, en Beatriz la protagonista se niega a aceptar

PAGE 103

103 los cambios fsicos que conlleva la adolescencia y hace todo lo posible por esconder las formas incipientes de su cuerpo. Por lo tanto, el re conocimiento que debe producirse cuando se mira al espejo se convierte en rechazo; no le agrada la imagen que el espejo le devuelve, por eso acta del siguiente modo: me tapo los pechos con las manos y cruzo una pierna por delante de la otra. Me alegro al comprobar que mi cuerpo bien podra ser el de un adolescente, uno de los modelos de Calvin Klein (35). La identificacin interna con esta imagen que se aleja de la real corresponde, segn Grosz, con la intencin del individuo de superar unos lmites establecidos: in the refusal of sexual roles ordained by heterosexuality, for example, gay men and lesbians may perversely cling to preadolescent body images, which may remain ambiguous regarding the differences between the sexes (76). La materia de Bea aspi ra a alcanzar un limbo corporal en el que no se asemeje a ningn sexo. A la imagen asexual creada espontneamente un da en el cuarto de bao le ayuda la huelga de hambre indefinida a la que se somete. Gracias a ella, y a la ropa que usa, Bea puede pasar d esapercibida ante los hombres, aunque tampoco quiere atraer la mirada de otras de su mismo sexo. En conclusin, la protagonista pretende congelar su cuerpo en la preadolescencia y as evitar la heteronormatividad y todo lo que estas reglas implican, i.e., maternidad e inferioridad en el binomio hombre/mujer. La disparidad entre la imagen externa del cuerpo y los sentimientos interiores tambin se percibe en las protagonistas elhachmianas. Ellas sienten la presin de los catalanes para aceptar y practicar s u cultura mientras que intentan honrar las tradiciones de sus padres y abuelos. Por ende, la materia de las protagonistas se ve

PAGE 104

104 influenciada por otras. Para Grosz, la imagen corporal no slo constituye la interrelacin entre el interior y el exterior del s ujeto, sino que tambin responde a otros factores, entre ellos la accin de otros cuerpos: [t]he body image is not an isolated image of the body but necessarily involves the relation between the body, the surrounding space, other objects and bodies, and t he coordinates or axes of vertical and horizontal ( Volatile Bodies 85). Cuando las protagonistas elhachmanianas quieren asemejarse a las catalanas, se depilan y siguen una dieta alimenticia. En este caso, su imagen corporal no se adapta a su interior, es decir, al apego que sienten por la cultura de su infancia, en la cual no se practica ninguna de las actividades anteriores. Si, por el contrario, deciden cubrir su cabeza con un pauelo o se visten con ropa ancha se produce tambin una desconexin entre cu erpo y mente porque tambin se sienten parte de la sociedad que las ha acogido. Las protagonistas elhachmianas transgreden la idea de la monocultura y juegan con los lmites de las definiciones. A continuacin, discutir la propuesta de Grosz para solucion ar la falta de atencin a la esp ecificidad corporal, basada en las ideas de Julia Kristeva sobre el cuerpo abyecto. Grosz resea en Volatile Bodies la preponderancia de modelos masculinos en las concepciones del cuerpo humano; i nsiste en la necesidad de pa rtir de la diferencia sexual para darle una solucin a tal problemtica. Segn ella, [i]f women are to develop autonomous modes of self -understanding and positions from which to challenge male knowledges and paradigms, the specific nature and integration (or perhaps lack of it) of the female body and female subjectivity and its similarities to and differences from mens bodies and identities need to be articulated (19).

PAGE 105

105 Su propuesta insiste en la interrelacin entre cuerpo y mente, ya que observa que la diferencia sexual no slo se mide por la apariencia externa del individuo, sino tambin por el significado social y cultural que el individuo porta. Ejemplifica su posicin aludiendo a la teora kristeviana sobre el cuerpo abyecto, puesto que considera int eresante the way in which [her] notion of abjection links the lived experience of the body, the social and culturally specific meaning of the body, the cultural investment in selectively marking the body, the privileging of some parts and functions while resolutely minimizing or leaving un or underrepresented other parts and functions ( Volatile Bodies 192). Kristeva sostiene que es imposible tener una idea del cuerpo como tal antes de su inscripcin en el mbito cultural, puesto que el individuo slo con oce los lmites de su cuerpo una vez que tiene consciencia de ser sujeto dentro del orden simblico. Sin embargo, existe otro cuerpo, el abyecto, que escapa a los parmetros sociales, as como a sus discursos; se trata de un cuerpo que no sigue la lgica l ingstica y se crea como exceso (Cavallaro 12630). Kristeva distingue tres categoras de lo despreciable: la comida, los deshechos corporales y los signos de diferencia sexual, a los que asocia con las zonas ergenas de los genitales, el ano y las prcti cas sexuales orales (G rosz, The Body 145). Segn Nick Mansfield, el cuerpo abyecto se aleja de lo que Kristeva denomina le corps propre, el cual se caracteriza por ser higinico y por tener un comportamiento correcto, es decir, el sujeto autocontrola s u materia para poder acoger la normativa social. Los flujos corporales (orina, sangre, lgrimas, entre otros) son los que ponen en peligro al cuerpo higinico, ya que desestabilizan el orden y la seguridad de un cuerpo correcto y difuminan las fronteras de lo interno y lo externo. El

PAGE 106

106 subconsciente intenta reprimir todo aquello que se aleje del orden, pero en ciertas ocasiones esta prohibicin no puede controlarse, dando paso a lo despreciable, lo abyecto (8085).3Grosz asevera que existe un tratamiento distinto de los flujos corporales masculinos y femeninos. Durante la pubertad, el desarrollo fsico de las chicas se aborda desde una perspectiva distinta a la de los chicos. Grosz explica en Volatile Bodies que there remains a broadly common coding of the female body as a body which leaks, which bleeds, which is at the mercy of hormonal and reproductive functions (204). 4Las obras de El Hachmi son las nicas que mencionan los fluidos corporales, y Lltim patriarca es la que se enfoca en los femeninos; La terica aade que [b]oys bodies too mature at this time, but what their biological developments entail is a preparedness not simply for reproduction and fatherhood but also for mature sexual activity (primarily intercourse). Si se toman en consideracin los respectivos fluidos, Grosz argumenta que whereas the boy is able to psychically solidify the flow of sperm, connecting it met onymically to a corporeal pleasure and metaphorically with a desired object for the girl, menstruation, a ssociated as it is with blood with a mess that leaks indicates the beginning of an out of -control status that she was led to believe ends with childhood (205). 5 3 Para Kristeva, lo abyecto est ntimamente relacionado con lo maternal, ya q ue el cuerpo de la madre es el que alimenta y limpia el cuerpo del beb que lleva dentro. Esta unin de lo femenino con lo maternal suscita sospechas de reduccionismo y es una de las crticas ms comunes a su trabajo. son comunes las referencias a 4 Catherine Jagoe subraya que durante el s.XIX en Espaa circula un discurso en el que se asegura que la menstruacin es impura y txica, ya que los fluidos corporales expulsados presentan un alto contenido en sustancias qumicas nocivas (333). Dejando a un lado la valoracin del anlisis, resulta interesante que no se llevara a cabo un estudio similar sobre los fluidos propios del hombre, i.e., semen. 5 En De todo lo visible Ruth sue a en una ocasin con un abundante caudal de sangre de menstruacin lo cual era extrao porque [ella] no entraba en la categor a de las mujeres que sangran, de las mujeres

PAGE 107

107 la sangre y en todas ellas se encuentra una conexin ent re el cuerpo femenino y el papel inferior que representa. Por ejemplo, la sangre aparece unida a la prdida de virginidad y a la violacin.6Una descripcin similar acompaa a la noche de bodas de la madre de la narradora. El cuerpo femenino debe mantenerse puro mientras que el masculino no se rige por las mismas reglas. Asimismo, se menciona la sangre cuando Mim oun viola a la mujer de su jefe; Mimoun se enfurece ante la negativa de ella a dejarse penetrar analmente: [n] o li va costar gaire de dominar el cos menut della, que no parava de cridar. No, Manel, no, deia, per un filet de sang ja rodolava avall avall per la seva carn blanca ([n] o le va a costar nada dominar el cuerpo menudo de ella, que no p araba de Cuando la narradora comenta las relaciones entre Mimoun y su prima Fatma, afirma que sta no se deja penetrar vagin almente para as poder casarse en el futuro. La narradora seala: [l] a noia era verge, per descomptat; havia de preservar el seu honor en arribar al matrimoni i mostrar a tothom la taca de sang en la tela blanca lendem de la nit de noces ([l] a chica e ra virgen, por descontado; tena que preservar su honor para llegar al matrimonio y mostrarle a todo el mundo la mancha de sangre en la tela blanca el da posterior a la noche de bodas; 36). de verdad, de las mujeres de maternidad y cosecha (174). E l comentario de la voz narrativa sirve para sealar la arbitrariedad entre la femineidad y los fluidos corporales femeninos. 6 En otras ocasiones, la sangre se entremezcla con olores, asociados con la menstruacin o la maternidad. As, con la primera menstruacin la madre de la protagonista le hace comprar compreses de les que feia servir ella, extra grande noche . Jo no vol ia anar amb all tan gros entre les cames i no sabia qu fer amb lolor descorxador que em sortia de lentrecuix ( comprar compresas de las que usaba ella, extra grande noche . Yo no quera ir con eso tan grande entre las piernas y no saba qu hac er con el olor a matadero q ue me sala de la entrepierna; 241). Otro ejemplo lo constituye uno de los embarazos de la abuela de la protagonista: [l] endem, Mimoun la va anar a trovar i encara estaba estirada al fons de la cambra, entre flassades, voltad a daquella olor de sang o xai esventrat barrejada amb clau dolor en vinagre ( [l] a maana siguiente, Mimoun la fue a buscar y todava estaba tirada en el fondo de la habitacin, entre sbanas, rodeada de aquel olor a sangre o cordero destripado mezclado con clavo de olor a vinagre; 20).

PAGE 108

108 gritar. No, Manuel, no, deca, pero un hilo de sangre ya resbalaba hacia abajo hacia abajo por su carne blanca; 91). El tratamiento de estos fluidos corporales femeninos en Lltim se aleja de la clasificacin kristeviana de abyectos: la voz narr ativa no seala ningn rasgo despreciable en los personajes femeninos a travs de ellos. Por otro lado, el cuerpo de la protagonista no se describe como fuera de control o receptculo exclusivo para la maternidad, tal y como expone Grosz. El personaje prin cipal, no obstante, s maldice el momento en el que le viene el perodo por primera vez, puesto que esto significa su desarrollo fsico y la posibilidad de quedarse embarazada. Como apunta Sidonie Smith, border of both integrity and violation [the hymen] defines an inside/outside boundary (12). La protagonista sabe que si no quiere tener problemas graves con su padre debe cumplir con estos lmites; se da cuenta en su adolescencia de la desventaja de poseer un cuerpo femenino, caracterizado por su inferior idad respecto al masculino. Adentrndonos en los an lisis ontolgicos del individuo, vemos que Kruks sostiene que el enfoque epistemolgico en el estudio de la subjetividad promulga la unidad, la universalidad y la fijeza del sujeto tal y como lo describe el pensamiento cartesi ano. En Situation and Human Experience, Kruks p ropone analizar el individuo desde el campo de la ontologa, para aclarar en qu consiste el sujeto situado o el being -in situation. El contexto en el que se ubica el individuo es fun damental para constatar su individualidad y su especificidad y as alejarse de la homogeneizacin que propagan los estudios epistemolgicos del sujeto. Llegar a conocer este espacio y sus caractersticas slo es posible, segn la terica, tomando el cuerpo como elemento indiscutible en el posicionamiento del individuo. No obstante, s urge un problema en

PAGE 109

109 torno a esta idea: presenta una c oncepcin aislada de la materia y no considera el momento histrico y social en el que se inserta el sujeto. Kruks apoya su teora en la idea del cuerpo de Gabriel Marcel, que, segn la describe, se enfoca en algunas experiencias del individuo, como embodiment, love, human communication, or the communication with God, para desafiar la distincin entre sujeto y objeto (28). P ara Kruks Marcel descarta el empirismo en el conocimiento del individuo debido a que en el estudio de la experiencia slo se estima como prueba cientfica la recoleccin de informacin proporcionada por los sentidos. Marcel concibe el anlisis del sujeto a partir de la unin entre la existencia y lo existente, pensamiento que corresponde a la denominada filosofa de la existencia (2829); en otras palabras, es imprescindible considerar el cuerpo del individuo, su situacin fsica encarnada: [a]s a bodily existence, I feel, I sense, my existence. It is as body that I participate directly in the being of the world . For sensations and feelings are our direct experience of the world, our mode of co presence with it, while judgment requires always the mediation of objectifying reflection (32). Marcel, segn Kruks, asevera que la razn para tomar en cuenta el cuerpo al estudiar el individuo estriba en que space and time and my situation within them, pertain to the order of existence and not to that o f objectivity ( Kruks 35). Kruks observa un inconveniente en las teoras de Marcel : su distincin entre el tipo de conocimiento (supuestamente objetivo) adquirido a travs de los sentidos y el que surge de la experiencia inmediata que vive la materia, pues to que dicho planteamiento r eafirma la dualidad cartesiana ( 37).

PAGE 110

110 Elizabeth Grosz tambin ha insistido en la relevancia de la materia de carne y hueso. La terica australiana no niega la funcin textual de la materia y, por ello, sostiene que los cuerpos a re not only inscribed, marked, engraved, by social pressures external to them but are the products, the direct effects, of the very social constitution of nature itself. Esta concepcin del cuerpo, similar a la de Judith Butler, no es la nica visin de G rosz, que arguye que la materia no se puede concebir exclusivamente en trminos discursivos; los cuerpos no son inertes, sino que funcionan interactively and productively. They act and react. They generate what is new, surprising, unpredictable (Volatile Bodies x xi). Por lo tanto, Grosz admite la lectura de una serie de discursos en la piel del individuo, pero aboga igualmente por el estudio de un cuerpo activo, de una materia viva capaz de generar significado por s misma. Mirando la produccin de Dul ce Chacn, Luca Etxebarria y Najat El Hachmi bajo el prisma de las propues tas revisadas de Kruks y Grosz, se observa que tanto las experiencias corporales de las protagonistas como el significado que originan sus materias propician el desarrollo de su agencia y el control sobre su cuerpo. Aunque en algunas ocasiones los personajes principales chaconianos no perciben claramente la potencialidad de sus materias, el resto usa y manipula abiertamente su cuerpo para transgredir la normativa establecida. Como re sultado, las protagonistas de Chacn crean una subjetividad a medio camino entre la aceptacin de las normas y su des a cato. Por ejemplo, en Algn amor Prudencia percibe a travs de su cuerpo la subyugacin a la que su marido la tiene abocada por la violenc ia fsica que le infringe y por la reclusin a la que la fuerza. A pesar de enterarse de que l tiene a otra mujer y soportar sus caprichos y abandono, Prude ncia no contempla el divorcio. Suicidarse

PAGE 111

111 representa una salida ante la desesperacin y el aislami ento en la que la tiene sumida su marido; significa el punto y final de una situacin insostenible. Por lo tanto, las experiencias corporales de la protagonista le proporcionan control sobre el mismo y una agencia antes inexistente. Respecto a la semntica corporal, la materia de Prudencia adquiere y transmite significado a partir del mecanismo de la irona. Kathy Ferguson afirma que irony is also in bodies their postures, expressions, presentations, decorations, omissions and in kind of gestures words alone cannot make (32). Por ejemplo, Prudencia deja de llorar la infidelidad de su marido; no considera correcta esta actuacin cuando le est planchando las camisas al esposo, hecho ridculo que deja entrever la negatividad de la educacin social que ha rec ibido. La irona tambin se percibe en la inactividad laboral de la materia de Prudencia, lo que constituye un signo inequvoco de su sumisin a los deseos de su esposo. Incluso cuando ste pierde el empleo, no consiente que Prudencia ejerza ningn tipo d e trabajo remunerado. Como resultado, la vida de la protagonista se traduce en una monotona en la que todos los das son exactamente iguales. Prudencia cuenta con irona que la ventaja de no trabajar fuera consiste en tener toda la jornada para dedicarla a otro trabajo sin sueldo y, adems, sin reconocimiento: los quehaceres domsticos y la atencin al marido. N arra as su rutina: Arreglo mi casa por la maana. Tengo la ropa al da y cuido mis plantas. Por la tarde pongo el televisor y despus me hago un solitario. Cuando me quiero dar cuenta ya estoy haciendo la cena y poniendo la mesa para que cuando venga mi marido se lo encuentre todo listo. Y al da siguiente igual (79). La existencia de Prudencia constituye un viacrucis eterno, un crculo del que

PAGE 112

112 no puede huir, hasta que decide ponerle fin a todo. Aunque en los ejemplos dados la protagonista no lucha para reivindicar su posicin, el mecanismo de la irona le permite ridiculizar todas las situaciones en las que se ve obligada a acatar las rdenes de s u marido. El personaje principal de Blanca s e sita entre la obediencia a un hombre, como en el caso de Prudencia, y la valenta para enfrentarse a l, como lo dem uestra Matilde en Hblame, musa. En el caso de Blanca, por tanto, existe una consciencia ms clara del poder del cuerpo humano. Cuando se encuentra en el parque, sola y confundida, se sirve del lenguaje corporal para despertar deseo en Jos, un chico que la observa atentamente. Hasta ese momento Blanca se haba conformado con ser la marioneta de Peter, participando del juego mecnico de su rutina ntima. En cambio, con Jos es capaz de actuar por s misma a travs del significado de deseo que adquiere su materia. El sexo con Jos la empuja a reaccionar porque se da cuenta que merece otra vida y, s obre todo, que debe tomar las riendas de su destino. Por esta razn, aunque Jos significa el despertar de sus sentidos no quiere empezar una relacin con l en la que vuelva a interpretar un papel de inferioridad, tal y como haba ocurrido con Peter. Al c omienzo, el cuerpo ornamental de Mati lde en Hblame, musa se traduce en complemento de su marido. Matilde es consciente de est o y lo acepta, pero poco a poco la situacin le produce rabia y rencor. Ella emplea su materia para aferrarse a su marido y salvar su relacin. Por eso, toma la iniciativa un da, desafiando su papel de esposa sumisa, y le pide a Adrin que le haga el amor. A travs de su cuerpo, consigue transmitir la desesperacin por asirse a un hombre que la infravalora, aunque su marido no consi gue entrever las intenciones de Matilde.

PAGE 113

113 Adems, el cuerpo de Matilde crea significado a partir de sus gestos y silencios. Sus ojos le reprochan a Adrin que la deje constantemente sola con Ulises, sin darse cuenta de su admiracin por ella; su mudez tambi n le reprueba a Adrin la mana que tiene de dejarla en ridculo ante los dems, de recalcar su ignorancia literaria o su carencia de estudios formales. Ninguna de estas actuaciones le sirve porque su marido no se da por aludido, pero el lector, por un la do, y el personaje de Ulises, por el otro, se percatan de su significado. De este modo, la actitud de Adrin queda reseada como inaceptable. Las dos protagonistas etxebarrianas construyen su subjetividad a partir del empleo que hacen de sus materias, las cuales les proporcionan el control sobre su cuerpo y la actuacin sobre sus vidas. Las experiencias corporales son tan vitales que la narradora y protagonista de Beatriz Bea, afirma: Las heridas se cierran, pero siempre quedan cicatrices ms o menos visi bles que volvern a molestar cuando cambie el tiempo, recordndote en la piel su existencia y, con ella el golpe que las origin (la itlica es ma 19). Como apunta acertadamente Elena Garca Torres, las protagonistas de Etxebarria se dan cuenta que, por ms que huyan de sus problemas, slo enfrentndose a ellos podr n seguir adelante en sus vidas (59). N o se puede obviar sin embargo, que las experiencias vividas por las protagonistas son prominentemente corporales y que la razn por la que el cambio geogrfico no las ayuda se debe a que llevan grabada su existencia en el cuerpo. El sexo supone para Bea el conocimiento de s misma. El intercambio ntimo con Ralph le hace comprender que ama a las personas independientemente de su sexo. Antes de las relacion es sexuales con el escocs, Bea pensaba que slo le atraan las

PAGE 114

114 mujeres, idea respaldada por la relacin que mantena con Cat y su enamoramiento adolescente de Mnica. En cuanto al significado de la m ateria, en el caso de Bea est relacionado con la anorex ia. La protagonista pasa hambre desde la adolescencia para poder controlar el cuerpo a su antojo y terminar con el dominio que tanto su familia como sus educadoras han ejercido sobre el mismo desde su nacimiento; el uso de su cuerpo le otorga agencia. Al i gual que en Algn amor de Chacn, el empleo que Bea hace de su materia no constituye una afirmacin de la vida, pero su situacin personal tampoco lo es: tiene un padre que le pega e ignora y una madre que la aflige y chantajea. Sus acciones constituyen u na respuesta extrema a una vivencia de las mismas caractersticas. En suma, el cuerpo andrgino que Bea se ha construido le proporciona versatilidad, y lo utiliza para beneficio propio.7Ruth, la protagonista de De todo lo visible, explora el sexo desde la adolescencia, lo cual le abre una puerta a dos sentimientos: el placer fsico y el dolor por el rechazo. Con el tiempo, el sexo se convierte en un asidero a la vida, al mundo humano, el visible, que le resulta extremadamente doloroso. En una fiesta para celebrar su trigsimo tercer cumpleaos se encierra en su habitacin con otros amigos para drogarse, cansada de la artificialidad de la gente y del ambiente. Con el fin de deleitarlos, Ruth cuenta uno de sus intentos de suicidio, el cual sorprendentemente acaba en sexo: Ruth, a los diecipocos aos, decidida a suicidarse, haba i ntentado saltar del viaducto . Pero, enfrentada a lo inminente, le fall la voluntad y se arrepinti . P or fin, llegaron dos jvenes . Agradecidsima a los salvad ores, Ruth 7 Mnica, su mejor amiga, tambin sabe a su corta edad manipular su materia para conseguir algo a cambio, aunque en su caso se trata de una mera moneda de cambio: mantiene relaciones sexuales c on chicos para conseguir dr ogas; adems, su ajetreada vida sexual supone, al igual que para Bea, ejercer control sobre su cuerpo, el cual se encuentra desgastado por la manipulacin de otros.

PAGE 115

115 acab acostndose con los dos. Como colofn, la protagonista confiesa: Y como podis imaginar, a la maana siguiente, lo ltimo que me poda apetecer era suicidarme (13637). Ruth emplea su cuerpo activamente con el objetivo de encontrar un m otivo para vivir y lo halla en el placer que le proporcionan las relaciones ntimas. Por ltimo, Ruth es consciente de la vida independiente que tiene su cuerpo cuando en el hospital se da cuenta del rosario de manchas verdes, amarillas, rosceas, crden as. La voz narrativa afirma: [a]quel fragmento de su cuerpo ten a sentido en s mismo. Ruth ya no se senta individuo integrado, sino un conjunto de rganos, de partes, cada uno con sus propias e imperiosas necesidades y formas de expresarse (304) Adem s, la protagonista tiene que actuar y mostrar su cuerpo desnudo en la gran pantalla ante la falta de presupuesto de sus pelculas; es en esta actuacin cuando Ruth deja de fingir e intentar ser quin y cmo los dems quieren que sea. A partir de las historias personales que cuenta se despoja de todas las reglas socioculturales y se muestra como es en realidad. La interpretacin le supone una catarsis y su cuerpo el medio para llevarla a cabo. Por su parte, las protagonistas elhachmianas de Jo tamb y Lltim tambin emplean su cuerpo de forma consciente. En ambas obras, la protagonista, al igual que Bea, puede reinterpretar su materia dependiendo en este caso de la cultura que quiera representar Su cuerpo constituye una tarjeta de identidad aunque e lla no lo desee as. Su piel morena denota el lugar del que procede y los catalanes toman su aspecto exterior como excusa para expulsarla del grupo autctono. Sus primeras vivencias la sumen en una continua confusin, pero al mismo tiempo le ayudan a compr ender que no quiere decantarse por un lugar o tradicin especficos. Con el tiempo, proclama su

PAGE 116

116 fsico (ya no intenta refregarse con fuerza para aclararse la piel), al igual que la cultura y lengua del lugar de acogida, sin que esto implique descartar la o tra cultura que ya formaba parte de su persona antes de iniciar el viaje a Catalua. En Jo tamb, la narradora hace un llamamiento para considerar el significado individual de cada materia. Reivindica el derecho de cada inmigrante a existir en solitario, es decir, a que se le otorgue un significado particular en lugar de homogeneizarlo y despojarlo de su cuerpo al incluirlo en un grupo marginal.8 Igualmente daino es considerar rpidamente al inmigrante parte de la sociedad de acogida,9 pero sin adjudicarl e ningn derecho civil o reconocerle aptitudes lingsticas.10 8 Quan alg et diu que tintegris, el que en realitat test demanant s que et desintegri s, que esborris qualsevol rastre de temps anteriors, de vestigis culturals o religiosos, que ho oblidis tot i noms recordis els seus records, el seu passat ( Cuando alguien te dice que te integres, lo que en realidad te est pidiendo es que te desintegres, que borres cualquier rastro de tiempos pasados, de vestigios culturales o religiosos, que lo olvides todo y slo recuerdes sus recuerdos, su pasado; la itlica es ma 90). Para la narradora, el sujeto emigrante pertenece tambin a la ciudad de acogida porque su materia y las experiencias que vive se sitan en dicho lugar. 9 Mart, el vecino de la protagonista, le comenta: Aix magrada, Najat, has aprs a parlar catal molt de pressa, tu ja ets daqu, oi? ( As me gusta, Najat, has aprendido a hablar cataln muy de prisa, t ya eres de aqu, verdad? ); a lo que la narradora responde: [j] o deia que s, mig avergonyida de perdre les arrels, deia que s que era catalana, no volia decebre el nostre ve amable ( [y]o deca que s, medio avergonzada de perder las races, deca que s que era catalana, no quera decepc ionar a nuestro vecino amable; 65). Mart, como tantos otros, slo mantiene contacto externo con ella y su familia, no los conoce en realidad ni sabe de sus costumbres. Considera a la protagonista catalana para que as deje de constituir una amenaza: al hacerla partcipe de su mismo grupo, Mart neutraliza el miedo a lo desconocido, lo diferente. 10 La narradora no tiene las mismas oportunidades laborales que el resto de los catalanes. Al final, no le queda otra opcin que aceptar un trabajo no cualificado a pesar de tener estudios. Adems, se dirigen tanto a ella como a su hijo en castellano. Al respecto, la voz narrativa reflexiona acerca de la actitud de un dependiente: [t] ant s, nosaltres sempre fa poc temps que som aqu, no hi fa res que hagi viscut vuit anys al Marroc i setze a Catalunya, sempre em mires com qui acaba darribar i no s capa daprendre la teva llengua . No saps que els nens parlen en catal al pati de lescola? ([d] a igual, hace poco tiempo que nosotros estamos aqu, no importa que haya vivido ocho aos en Marruecos y diecisis en Catalua, siempre me miras como quien acaba de llegar y no es capaz de aprender tu lengua . No sabes que los nios hablan catal n en el patio de la escuela?; 50). Por lo tanto, el cataln, lengua secundaria e inferior dentro del contexto espaol, funciona como instrumento de mar ginacin contra los inmigrantes en Catalua.

PAGE 117

117 Las experiencias retratadas en esta obra se asemejan a las que se incluyen en Lltim cuya protagonista sufre una contencin corporal desde su adolescencia porque sus padres temen que no llegue virgen al matrimonio o que quede embarazada. La presin a la que la someten no sirve de mucho, puesto que ella acaba experimentado el placer sexual: al comienzo, con sus amigas y, ms tarde, con su novio. Durante toda su adolescencia, la protagonista desarrolla una estrategia que consiste en negar su materia para poder minimizar el impacto de la convivencia con un padre dictatorial y abusivo. La violencia fsica y las experiencias desagradables de las que su padre la hace partcipe, como por ejemplo, besarla en la boca, llevan a la adolescente a evadirse e imaginar otro mundo, a huir de un cuerpo castigado y repugnante. La misma respuesta se ha sealado ya con otras protagonistas: el suicidio de Prudencia o los intentos de Ruth de habitar el mundo invisible. No obstante, en todas ellas el uso que se hace del cuerpo revela su agencia. Al final de la obra, la protagonista de Lltim crea una nueva relacin con su materia, puesto que la usa para su beneficio, en concreto urdir una venganza. La manipulacin ltima est constituida por una relacin sexual particular: la que mantiene con su to carnal. Supuestament e, este familiar es el que ha provocado la ira de Mimoun, el padre de la adolescente, puesto que ste le atribuye haberse acostado con su mujer, un bulo mantenido por Mimoun para justificar su ira y violencia. En este contexto, el comportamiento de la prot agonista transgrede el respeto que debe mostrar por la decisin de su padre, es decir, por mantener alejado a ese miembro familiar. En resumen, las protagonistas de las obras de Chacn, Etxebarria y El Hachmi consiguen formar una subjetividad femenina propia aunque su piel est impregnada de

PAGE 118

118 significados negativos, bien sea por la inferioridad otorgada a su materia, bien por la insistencia en cumplir con la heteronormativi dad o bien por la obligatoriedad de pertenecer a una nica cultura. El mtodo para conseguir formar su subjetividad consiste en emplear su cuerpo, cuyas experiencias y significados les permiten a las protagonistas actuar por s mismas y ser dueas de sus materias. Antes de pasar al prximo captulo y para explicar su relacin con ste con viene elucidar l os aspectos ms controvertidos de la exposicin de Grosz. El uso que hace de la metfora del mbius strip en Volatile Bodies para ilustrar la conexin entre el interior y el exterior del sujeto supone una trampa dicotmica en opinin de J oan Mason -Grant. La teora de un modelo corporal influido por la mente o de un arquetipo mental afectado por el exterior limita, segn Mason-Grant, the conceptual reimagining of corporeality and subjectivity that Grosz is seeking (215). Para ella, la imp ortancia que Grosz le otorga a tres conceptos a lo largo del libro (la mente, el cuerpo y el aspecto social) desbancan por s solos la dicotoma interior vs exterior. Otra limitacin de los planteamientos de Grosz es que no presenta modelos alternativos al suyo Aunque seala la importancia de los filsofos y tericos que analiza por la atencin que prestan al cuerpo en la conformacin de subjetividad, encuentra inviables e stos modelos por centrarse en experiencias masculinas que se exponen como universale s. Sin embargo, adems de apuntar esta equivocacin, no propone otro tipo de ejemplos que se adecen a la situacin carnal femenina. Grosz subraya que su proyecto consiste en rewriting the female body as a positivity, lo cual implica un doble objetivo: reorganization and reframing the terms by which the body has been socially represented and challenging the discourses which

PAGE 119

119 claim to analyse and explain the body and subject scientifically biology, psychology, sociology to develop different perspecti ves that may be able to better represent womens interests (Psychoanalysis 308). Sin embargo Grosz no sugiere cmo reescribir el cuerpo femenino desde lo positivo. Sealar la necesidad de incluir el cuerpo de la mujer en la creacin de subjetividad fem enina constituye un paso fundamental pero es acuciante proponer una estrategia que permita analizar las experiencias corporales femeninas de forma distinta a la norma. De estas estrategias se encargar el prximo captul o con el fin de promover tanto un c uerpo como una subjetividad femeninas positivas.

PAGE 120

120 CHAPTER 5 ESPECIFICI DAD SEXUAL, CULTURAL Y RACIAL: C REACION DE CUERPOS FEMENINOS CON PODER En los captulos 3 y 4 he demostrado que la materia femenina se considera inferior a la masculina: el cuerpo inteli gible de las protagonistas es heterosexual y juega un papel negativo o nulo en la pareja. En el anlisis del cuerpo como materia integrada e integrante de la mente, he puntualizado que las protagonistas interiorizan una visin negativa de la mujer y luchan por deshacerse de ella. En este captulo, indago en otro aspecto que contribuye a catalogar a la mujer como un ser inferior, adems de en las estrategias de las autoras implcitas para cambiar esta imagen mediante la creacin d e cuerpos femeninos apoderad os para as presentar imgenes positivas que tengan un impacto en sus lectores. En primer lugar, abordo el papel que juegan otras mujeres, en general las madres o hermanas de las protagonistas, en perpetuar una versin androcntrica de la mujer. Lgicament e el hombre es el ms interesado en mantener una imagen negativa de la mujer; como se observa en las obras de Chacn, las parejas de las protagonistas hacen todo lo posible por no perder su lugar privilegiado en el binomio hombre/mujer. Sin embargo, en muchas ocasiones es la mujer misma quien propaga una imagen denigrante de su gnero, un comportamiento que se explica en la teora de Jane Ussher. Aqu examino la representacin de este tipo de mujer y su influencia nociva en la subjetividad de los personaje s principales. Se observa asimismo que las relaciones maternofiliales no benefician a las protagonistas, especialmente las etxebarrianas y elhachimanas, que deben cometer un matricidio simblico para poder concebirse como sujetos independientes.

PAGE 121

121 En segun do lugar, analizo la concepcin del sujeto de Rosi Braidotti. Para ella, el deseo es fundamental en la conformacin del individuo, puesto que con l se demuestra el carcter activo de la persona. El sujeto que acta movido por lo que le apetece se opone al que desempea acciones por voluntad, ya que las decisiones del segundo normalmente estn supeditadas a la normativa o coinciden con ella. Considerar las definiciones de deseo de Gilles Deleuze y de Luce Irigaray como complementarias de las de Braidotti. Para ejemplificar la importancia del deseo, menciono el entrenamiento de los personajes principales chaconianos para no mostrar sus sentimientos; los etxebarrianos y elhachmianos tienen ms libertad de actuacin, pero tambin reprimen lo que sienten. No obstante, al final de las novelas todas las protagonistas dejan de actuar como se espera de ellas y se guan por sus deseos. Discuto tambin la concepcin braidottiana del sujeto nmada, caracterizado por la especificidad sexual femenina y por un alejamiento de las definiciones fijas. Esta idea se basa en los planteamientos de Deleuze y de Irigaray acerca del individuo: el primero evita un enfoque binario; la segunda incide en la necesidad de tomar la especificidad sexual femenina como base para conferirle poder a la mujer. Las autoras implcitas, que proponen un modelo de mujer semejante al concepto de sujeto nmada de Braidotti, muestran diferentes tipos de mujer, todas ellas valientes e independientes. Adems de la especificidad sexual, en las obras de El H achmi es fundamental aadir tambin el poder que se les confiere a los personajes que reafirman su cultura y su raza. Por ltimo, analizo las discrepancias que surgen entre las defensoras de la diferencia sexual y aquellas que se muestran cautelosas respec to a ella. Entre las

PAGE 122

122 primeras se encuentra Braidotti, que defiende la especificidad del sujeto femenino para neutralizar la negatividad/interioridad que se le adjudica con respecto al masculino, y para crear un nuevo orden simblico en el que el cuerpo fem enino se erija como activo y deseador. En contra, se puede mencionar a Butler, la cual afirma que el establecimiento de la heteronormatividad y la afirmacin de dos gneros, masculino y femenino, son algunos de los inconvenientes de la defensa de la difere ncia sexual. Como se ha sealado, algunas mujeres contribuyen a perpetuar una imagen negativa de la mujer, de modo que se convierten en protectoras del sistema de pensamiento androcntrico. Este comportamiento se debe, segn Jane Ussher, a las imposicione s sociales que toda mujer recibe e incorpora desde la niez: [a] woman must continually watch herself . From earliest childhood she must have been taught to survey herself continually. And so she comes to consider the surveyed and the surveyor withi n her the two constituent yet always distinct elements of her identity as a woman (13). La mujer se convierte en persona vigilada y, al mismo tiempo, vigilante de s misma y, por aadidura, de las dems mujeres. Ussher concluye que la mujer no puede escap ar de este doble papel; su control y el de otras queda asegurado. En las obras de este corpus, hay mujeres que oprimen a otras. Por ejemplo, en Algn amor que no mate de Chacn, la madre de Prudencia no le ofrece ningn apoyo a su hija. La noche de bodas al ver que su marido llama a su madre, Prudencia hace lo mismo, pero todo lo que recibe es un gran regao: ya no eres una nia, le deca. Qu va a pensar tu marido. Y [Prudencia] no entenda nada, la pobre (32). Cuando se casa desconoce su cuerpo y no sabe cmo actuar, y la reaccin de la madre le deja claro que desde ese momento pertenece a su marido y debe obedecerle. El mismo

PAGE 123

123 razonamiento explica la actitud tanto de la madre como del padre para el resto de encuentros con su yerno. En una ocasin, el marido de Prudencia la humilla delante de ellos y stos deciden no volver a la casa de su hija. Un tiempo despus, en un intento de reconciliacin, Prudencia los invita a comer, pero la actitud violenta de su marido para con ella los empuja a la decisin m s fcil: desentenderse; no vuelven a pisar la casa jams. La suegra de Prudencia contribuye tambin a perpetuar una visin androcntrica, puesto que respalda todas las decisiones de su hijo (que, en muchas ocasiones, son las suyas): posponer la boda y pa sar tiempo con ella todos los das, una vez casado. Con su permisividad hacia su hijo varn, la suegra colabora en el menosprecio y aislamiento de la protagonista: es sabedora y consentidora de la relacin extramatrimonial del hijo. El marido de Prudencia tiene el mismo carcter impositivo que su madre, la cual decide que, a pesar de haber contrado matrimonio con otro hombre, su ex marido comera con ella todos los das. Adems, esta mujer controla la vida de su hijo. En su estudio sobre la violencia, Vice n Fisas afirma que se asocia al hombre con la destruccin y a la mujer con la creacin, y, como resultado, se concede valor a la dominacin. Fisas arguye que la violencia del hombre esconde un miedo a la prdida de poder (1011). El hombre, sin embargo, n o monopoliza las ansias de dominar a los dems, especialmente a los ms dbiles, i.e., las mujeres. Como demuestra el personaje de la suegra de Prudencia, algunas mujeres tambin encarnan un carcter dominante. Su miedo de perder el control sobre su hijo l a conduce a posicionarse en medio del matrimonio de ste y su

PAGE 124

124 nuera. Madre e hijo mantienen una relacin que roza el incesto y que propicia la separacin de los suegros de Prudencia y el posterior suicidio del suegro. Luce Irigaray propone la unin de mujeres mediante la hermandad o la creacin de una genealoga femenina como estrategia para combatir la imagen negativa de la mujer. En su anlisis de la mujer -madre, observa que existe una rivalidad entre las mujeres propiciada por la importancia concedida a la maternidad. El problema es que el lugar de la madre slo lo puede ocupar una mujer cada vez (citado en Garca Torres 174). Por otro lado, en el psicoanlisis se promulga la separacin entre la madre y el hijo para que ste pueda adquirir su independencia, propiciando de esta manera una imagen de aquella como una amenaza para la libertad del nio/a (Garca Torres 193). La protagonista de Beatriz y los cuerpos celestes, siente que debe alejarse de su madre si no quiere acabar en su misma situacin: co n un hombre que la desprecia y una hija que la aborrece. En palabras de Almudena Hernando: quedarse junto a [las madres] literal o imaginariamente[condena a las hijas] en ese abrazo mortfero a repetir un modelo que [refuerza] la convencin social y la a ceptacin de una moral supuestamente femenina muchas mujeres realizan un mini matricidio, perciben que si no matan algo de lo internalizado no pueden avanzar (77). Durante su niez, Bea recuerda con cario los cuidados y mimos de su madre, la cual c ambia su actitud cuando su hija crece y se adentra en la adolescencia. De los dos nicos roles que le han enseado, el de madre y esposa, Herminia slo puede ejercer debidamente el primero y dedica su vida por entero a su hija.

PAGE 125

125 Tal y como subraya Montserr at Roig, la idea de que la nica finalidad de la mujer es ser madre, crea mujeres frustradas que agobian a sus hijos. Cuando stos quieren independizarse la madre se siente amenazada ya que ha dedicado su vida exclusivamente al cuidado de su hijo, ha renunciado a su propia independencia (30). Herminia no puede soportar la libertad con la que acta su hija, y observa su independencia con angustia porque ella est atrapada en un matrimonio fracasado: [c]uando por fin me concibi haca tiempo que daba por perdido el amor de su marido, pero pens que ya no importaba, que all estaba yo para mimarla, para adorarla y para ocuparme de ella. Nunca pudo perdonarme que no lo hiciera (160). Como estrategia, la madre hace sentir culpable a Bea, pero sta no sucumb e a sus chantajes. La otra protagonista etxebarriana de De todo lo visible y lo invisible no tiene madre. Al comienzo, Ruth usa a su madre muerta para culpabilizarla de sus intentos de suicidio, puesto que asevera que escucha la voz de ella dirigindola h acia los botes de pastillas. No obstante, despus, se da cuenta de su autoengao (Garca Torres 176). Su hermana Judith constituye el ejemplo femenino ms cercano y su sacrificio y obediencia a su marido la convierten, al igual que otros personajes ya menc ionados, en consentidora de una superioridad masculina en detrimento de la femenina. Ambos personajes, Bea y Ruth, viven una realidad cultural particular con respecto a la figura de la mujer y su cuerpo. Como explica Hernando, las nuevas generaciones sig uen recibiendo un doble mensaje: por una parte no est totalmente superado el modelo de las madres con sus propias represiones e inscripciones, en que se [ponderan] los sagrados valores de la virginidad, fidelidad y la preservacin del buen nombre y honor (89 90); pero, por otro lado, se les exige que sean un objeto sexual

PAGE 126

126 atractivo y, por lo tanto, [que tengan] un grado de disponibilidad que puede operar volvindose en su contra bajo el epteto de ser una salida, atributo, el de la fcil predisposicin a una relacin sexual, positivamente valorado entre los jvenes (90). Es impecable el planteamiento de Hernando en cuanto al doble mensaje en las sociedades modernas actuales, pero todava existe un gran pudor respecto a que la mujer se manifieste sexualmente tan activa como el hombre. En las obras de El Hachmi, Jo tamb sc catalana y Lltim patriarca no existe una estrecha relacin entre las madres y las protagonistas. En la autobiografa slo se menciona la percepcin de su madre que tiene la narradora cuando es una nia, es decir, durante el perodo en el que es normal una idealizacin de las personas mayores, especialmente de los padres. La misma admiracin de la protagonista hacia su madre se observa en Lltim A diferencia de la otra obra, aqu se plasma una relacin de incomprensin: la madre no entiende la pasin de su hija por la escritura, ni que quiera seguir estudiando o le guste pasar tiempo fuera de casa. Acata todo lo que dice Mimoun y acepta sus desprecios y abusos hasta, como se ha mencionado invitar a su amante a acompaarlos a la playa. L os vecinos se alarman ante este hecho y la intentan convencer de que abandone a su marido, pero ella le dice a su hija: qu hi farem, aix s el que Du ha escrit per a nosaltres (qu haremos, eso es lo que Dios ha escrito para nosotras). L a hija, a su corta edad, aunque no puede razonar lo que ocurre se da cuenta que no es justo: i jo encara no podia pensar: doncs quin cabrons, aquest Du (y yo todava no poda pensar: entonces, qu cabronazo, e ste Dios; 196). Igual que con Bea, la protagonista siente que debe alejarse de su madre si quiere conseguir la independencia ansiada, aunque el sentimiento no llega a la matrofobia.

PAGE 127

127 Deja de confiar en ella porque sabe que, finalmente, acabar obedeciendo las rdenes de su padre. La falta de iniciativa de su madre no supone un ejemplo positivo para ella, por lo cual decide empezar de nuevo alejada tanto de su padre como de su madre. La madre y las hermanas de Mimoun tambin ejercen una influencia negativa en la protagonista porque son las culpables directas del comportamiento del patriarca, al que le permiten hacer lo que quiera. Todas las mujeres de la casa son consentidoras de los caprichos de Mimoun y, por ello, el nio aprende a una temprana edad que la s puede manipular para conseguir lo que quiere y evitar que el padre le imponga los castigos que se merece. Cuando se marcha finalmente a Espaa, la madre asegura echarlo de menos. Sin embargo, con cada una de las visitas de Mimoun a Marruecos, ella se enf erma pensando en las posibles desgracias que acarreara la estancia de su hijo. A pesar de darse cuenta de la injusticia de su comportamiento, ni la madre ni las hermanas se enfrentan a Mimoun cuando le da palizas brutales a su esposa, cuando se inventa qu e ella le ha sido infiel con su hermano o cuando l mantiene relaciones extramatrimoniales con Isabel o con Rosa. Por lo tanto, hay una crtica de la autora implcita acerca de la hegemona del hombre en la cultura marroqu. Ayudar al anlisis considerar la concepcin que Deleuze, Irigaray y Braidotti tienen del deseo porque demuestra que las protagonistas reprimen sus sentimientos para acoplarse a las demandas sociales de su sexo. El primero define el deseo como el elemento fundamental en la constitucin de la subjetividad que se caracteriza por asociaciones afirmativas. Segn Deleuze, el deseo debe concebirse como un impulso ontolgico y no como instinto sexual. Adems, afirma que [i]t refers to the empowerment of subjective potentialities against the sedimentation of dominant

PAGE 128

128 forms of subjectivity (citado en Braidotti, Patterns 121). En otras palabras, el deseo promueve sujetos activos y sin carencias. Por su parte, Irigaray seala que el deseo es una fuerza dinmica y cambiante ; puede rastrearse en el pasado y, a veces, tambin en el presente, pero de ningn modo puede predecirse (Whitford 167). Si el deseo pudiera conocerse con anticipacin carecera de libertad y se definira por comportamientos aprendidos. Braidotti basa su definicin del dese o en la d e los dos filsofos anteriores; para ella, el deseo is productive because it flows on, it keeps on moving, but its productivity also entails power relations, transitions between contradictory registers, shifts on emphasis ( Nomadic Subjects 14). Ya se ha adelantado que Braidotti hace una distincin entre voluntad y deseo; relaciona al primero con la influencia de la normativa sobre el individuo, y al segundo con las verdaderas intenciones y sentimientos del sujeto. Para la terica, la importancia del deseo radica en la no coincidencia de uno mismo con la consciencia racional y, por lo tanto, de la inconsciencia como la base de un sujeto no unitario. Las fantasas, el deseo y la bsqueda de placer son esenciales en la construccin de la subjetividad (Identity 16071). Las protagonistas de las obras no actan por deseo, sino por imposicin o, en su defecto, por costumbre. El carcter mecnico d e su comportamiento se debe al entrenamiento al que han sido sometidas sin ni siquiera percatarse de ello. Por ejemplo, todos los deseos de Prudencia en Algn amor son prohibidos tajantemente por su marido: trabajar fuera de casa, salir con las amigas y estar con sus padres. La imposicin es tal que, con el tiempo, Prudencia aborta sus sentimientos desde el in icio hasta convertirse en un ente vaco; est muerta en vida porque diariamente hace las

PAGE 129

129 mismas cosas y ninguna de ellas le satisface. El cuerpo vagante de la protagonista se asoma por la ventana y siente una profunda tristeza al ver pasar a la gente: era como si aquellos pasos la llevaran a ella hacia ninguna parte como si le recordaran los que ella nunca haba dado, la vida perdida frente a aquella ventana donde se miraba como en un espejo, donde vea sus propios pasos, repetidos, sin haberlos dado siquiera, sus das idnticos (34). Cuando descubre las cartas de la amante de su marido se da cuenta que incluso esta mujer ha podido escapar a la violencia del que la tiene prisionera; tambin se entera de que todos, menos ella, saben de su aventura ext ramatrimonial y del hijo nacido de ella. Es esta carta la que la hace reaccionar al final y, por fin, vuelve a tener iniciativa propia: salir de su casa -crcel. Con respecto a las otras dos protagonistas de la triloga, ya se ha subrayado que Blanca se aut ocensura para dejar de desear otra vida y otro cuerpo. Por esta razn, rechaza la posibilidad de estar con Jos antes de que se produzca; se niega a s misma la capacidad de sentir, de tener una vida y relacin distintas, de aceptar un cuerpo con deseos. L a protagonista afirma: [h]ua de la ternura de Jos sabiendo que hua de su propia ternura, a la que ella deba negarse (50). En Hblame, musa, Matilde niega el deseo imperioso de estar con Ulises porque implica compartir momentos con otro hombre que no es su marido y porque descubre que puede sentirse viva: [n]o era miedo lo que le rondaba a Matilde. Era algo que ella no saba descifrar. Un cosquilleo efervescente. Una agitacin extraa. Un impulso de huir y una voluntad de permanecer junto a Ulises. Un a emocin elctrica. Una rara ansiedad. El deseo de sentir, y de no hacerlo (106).

PAGE 130

130 Tanto las protagonistas etxebarrianas como las elhachmianas se percatan del tipo de educacin que han recibido y del tradicionalismo represivo de sus familias; con este des cubrimiento pueden, finalmente, manifestar sus anhelos, pero hasta ese momento son mujeres sin deseos. En su adolescencia, Bea se orienta por prohibiciones. Afirma que comportarse como una chica siempre haba sido fcil porque [t]odo se reduca a ajustars e a lo que me haban enseado: no hacer y no decir ciertas cosas (no soltar palabrotas no discutir, no gritar, no, no, no, no) (138 39). En De todo lo visible, Ruth es una persona decidida: se marcha a Londres a los 18 aos con la excusa de estudia r ingls y cuando regresa a Madrid vive sola con independencia econmica. La relacin con Juan, sin embargo, la convierte en una persona distinta, sin iniciativa. Ante los continuos ataques de l, Ruth empez a censurarse a s misma y a abstenerse de form ular opinin ninguna (357). Por otra parte, los deseos de las protagonistas elhachmianas son inslitos: no pertenecer a ninguna cultura o congraciarse con una nica tradicin y no expresarse en una sola lengua. Su frustracin es mayor, si cabe, que la de los personajes etxebarrianos porque sus deseos atentan contra los lmites establecidos de pertenencia o identificacin con una lengua y cultura. La protagonista de Lltim ansa adems otra cosa imposible: escapar de la dictadura del ltimo patriarca, Mim oun, cuando el destino de la mujer marroqu debe estar unido al de un hombre, sea ste su padre, hermano o esposo. Llegados a este punto, servir adentrarnos en la nocin de sujeto nmada de Braidotti, basada en las teoras del individuo de Deleuze e Irig aray, y su propuesta de reescribir el cuerpo femenino para otorgarle el poder que se le ha negado

PAGE 131

131 histricamente. Segn Braidotti, las ideas de ambos filsofos en combinacin supondran, por un lado, apoyar modelos de sujeto que huyan de los preceptos logo cntricos Deleuze y por otro, conseguir una equidad al plantear lo diferente de sde parmetros positivos Irigaray (Becoming Woman 48). Grosz explica que los modelos de sujeto que propone Deleuze no parten de categoras figurativas (que implican un alejamiento de la realidad), sino de la nocin de figuraciones, como por ejemplo, las t ransformaciones y los rizomas.1 En su definicin del sujeto, cobra gran importancia el concepto de estar en proceso (becoming), dejando la puerta abierta a nuevas asociac i ones en renovacin permanente.2La asociacin ms importante para Deleuze es becoming-minority, or becoming nomad, or becom ing molecular. Todas estas pasan necesariamente por una central, que denomina becomingwoman, y que se trata de un proceso que niega la idea fija y estable de subjetividad (Grosz, A Thousand 207). El problema de este planteamiento para Grosz es que Deleuze pasa por alto las consecuencias que este becoming woman supone para la mujer, mientras que s incide en el beneficio de esta figuracin para el hombre. Grosz explica que para Deleuze el rizoma se opone a la divisin entre la consciencia y el subconsciente; no sigue los preceptos del psicoanlisis y propone un tipo de materia concreta, el cuerpo sin rganos, definido como disinvested of all fantasies, images, and projections, a body without a psychical interior, without internal cohesion or latent significance (A Thousand 201). 1 El rizoma designa un tallo horizontal y subterrneo (RAE). 2 Mansfield advierte que, no obstante, la teora del rizoma aplicada en exclusiva ignorara otras metforas (como el arbreo, es decir, los tallos que parten de un nico tronco) y, por ende, se convertira en un sistema fijo, precisamente lo que Deleuze (y Guattari) quieren evitar (146).

PAGE 132

132 Por su parte, Irigaray se enfoca en el estudio de un sujeto femenino y arguye que [w]omens oppression is generated in part by [the] systems of patriarchal morphological inscription that is, by a patriarchal symbolic order in part by internalized, psychic representations of this inscribed body, and in part as a result of the different behaviors, val ues and norms that result from these different morphologies and psychologies (Grosz, Philosophy 142). Para Irigaray, si la discriminacin hacia la mujer procede de la diferencia sexual, la solucin tambin provendr de ella (Whitford 32). Adems, seala la necesidad de unir la lengua femenina con el cuerpo y con la libido de las mujeres para potenciar una economa sexual plural y diversa, en contra del androcentrismo promovido por el orden falocntrico (Cavallaro 119). En la valoracin de las teoras de Deleuze, Braidotti reconoce la importancia de becoming -nomadic y de aprender a reinvent yourself [and to] desire the self as a process of transformation (Becoming Woman 53). S eala que no obstante, para grupos minoritarios como women, blacks, youth, postcolonial subjects, migrants, exiles and homeless, es fundamental pasar por un periodo inicial de poltica de identidad, que es justamente lo que propone Irigaray. sta define a la mujer como un ser mltiple, pero para Moi her unsophisticated approach to patriarchal power forces her to analyze woman (in the singular) throughout as if she were indeed a simple, unchanging unity, always confronting the same kind of monolithic patriarchal oppression (14748). El trabajo de Irigaray no merece descar tarse slo por su uso del vocablo mujer o su afirmacin de la necesidad de combatir la discriminacin patriarcal. Es cierto que la opresin del patriarcado se manifiesta de formas diversas y no responde a un nico mecanismo constrictivo, pero

PAGE 133

133 la estrateg ia de Irigaray busca romper con, si se quiere, la opresin primera de toda mujer: la imposibilidad de ser un individuo que cree su propia subjetividad sin necesidad de acoplarse a una normativa social que la oprima. En los albores del s.XXI y a pesar de todas las supuestas conquistas de la mujer, todava se pone en entredicho su capacidad para ejercer un alto cargo, se la sigue considerando la cuidadora de los hijos y los ancianos por antonomasia y no recibe el mismo salario que el hombre por desempear las mismas actividades (Dez Gutirrez). Por lo tanto, todava la mujer se enfrenta a las cuestiones bsicas que Irigaray analiza en sus escritos. Partiendo de las ideas de Deleuze e Irigaray, Braidotti elabora su propia concepcin del individuo, denominada sujeto nmada. En Nomadic Subjects explica que el nmada es una figuracin, es decir, [a] politically informed [image] that [portrays] the complex interaction of levels of subjectivity; representa un sujeto situado, postmoderno y diferenciado culturalmente, pero tambin feminista. Aclara que el sujeto nmada es un mito, that is to say, a political fiction, that allows me to think through and move across established categories and levels of experience (4). Explica que el nomadismo, caracterizado por las interconexiones y la fluidez, entraa una subversin, una postura crtica con respecto a las ideas codificadas socialmente (5). En definitiva, el nomadismo es una estrategia para reformular la subjetividad femenina y producir cambios en la conceptualizacin y estudio del sujeto femenino. No obstante, Braidotti advierte que [n]omadism is not fluidity without borders but rather an acute awareness of the nonfixity of boundaries. It is the intense desire to go on trespassing, transgressing (36).

PAGE 134

134 Para B raidotti, el punto de inicio pa ra llevar a cabo una redefinicin de la subjetividad femenina es a new form of materialism, one that develops the notion of corporeal materiality by emphasizing the embodied and therefore sexually differentiated structure of the speaking subject ( Nomadic Subjects 3). Al reconsiderar el cuerpo, tiene dos firmes propsitos: el primero consiste en demostrar que existen otros tipos de conocimiento, no slo el que se le ha otorgado por antonomasia a la mente, al campo de lo racio nal, a la consciencia del individuo; el segundo est relacionado con el intento de crear nuevas formas de representacin del sujeto. Braidotti define el cuerpo as: as neither a biological nor a sociological category, but rather as a point of overlap betw een the physical, the symbolic, and the material social conditions (Toward 161). Aade que the body is not an essence, and therefore not an anatomical destiny: it is ones primary location in the world, ones primary situation in reality ( Patterns 219). La te rica parte de la diferencia sexual para sealar la asimetra con la que se construyen los dos sexos y, a partir de aqu, reclamar una posicin como sujeto corpreo que incida en esa diferencia sexual, pero desde planteamientos positivos que otorg an poder a la mujer. Aunque da preferencia a la diferenciacin sexual, afirma que [i]n so far as axes of differentiation such as class, race, ethnicity, gender, age, and others intersect and interact with each other in the constitution of subjectivity, th e notion of nomad refers to the simultaneous occurrence of many of these at once. Asegura que es fundamental afirmar la diferencia sexual not as the other, the other pole of a binary opposition conveniently arranged so as to uphold a power system, but rather as the active process of empowering the difference that women make to culture and to society. Woman is no longer different from but different so as to bring about alternative values

PAGE 135

135 (Nomadic Subjects 4, 238 -39). Argumenta que tomar el cuerpo femeni no como punto de partida y como arma poltica no implica que la mujer per se o la formacin de su subjetividad se definan como un proceso delimitado, cerrado e invariable. Por el contrario, la subjetividad femenina se caracteriza por la divisin, la fractura y la multiplicidad,3En las obras selecc ionadas se observa tanto el poder que se les otorga a las protagonistas a partir de la diferenciacin sexual como la ausencia de un tipo de subjetividad femenina estndar. Las protagonistas chaconianas, a pesar de la complejidad de las situaciones lmite q ue viven, representan modelos femeninos valientes y dispuestos a enfrentarse a sus miedos. En Algn amor Prudencia se escinde en otro yo que alterna en la narracin de la novela. La Prudencia imaginaria acta como otro personaje cuya existencia permite de sahogarse a la Prudencia real. sta desafa la soledad que padece en la casa, lugar que le toca por definicin y al que est confinada por no haberle dado hijos a su marido. Las conversaciones que imagina le proporcionan una visin menos culpable y lastimo sa de s misma. La Prudencia real inicia el relato y la imaginaria lo cierra, producindose una reconciliacin final entre ambas. Adems, la otra Prudencia le otorga a la original un nombre, mientras que los dems personajes se denominan por la relacin que guardan con la protagonista, i.e., el marido, la suegra, etc. y nunca se puede comprender en su totalidad (Feminism 40). Por lo tanto, la terica reconoce la individualidad de cada mujer y no crea un modelo fijo de subjetividad que represente a todas y cada una de ellas. 3 Braidotti define lo mltiple como whatever is not attached to any principle of identity and unity, anything that k nows how to put into play the differences that constitute the affirmative powers of bodily subject and, through a game of differences, produce meaning ( Patterns 111).

PAGE 136

136 La actuacin de Prudencia al final de la obra tambin la apodera. En sus circunstancias, el suicidio no es un acto cobarde: es arrebatarle al marido el patrimonio de su cuerpo, contraviniendo el contrato heterosexual que le otorga posesin absoluta del cuerpo femenino al hombre. Ella decide qu hacer con l a expensas de un dios catlico que igualmente se erige como el dueo de su materia. Por ende, a partir del acto del suicidio, Prudencia rei nterpreta su cuerpo para que ste deje de ser un artculo masculino y se convierta en parte de su ser. No se trata de una accin positiva, pero s de la nica que puede imaginar Por otro lado, el final del personaje pudiera haber sido como el de muchas mujeres sufridoras de la violencia de gnero: la muerte a manos de su pareja. Aqu Prudencia es la que lleva a cabo el acto por su propia iniciativa. Otra de las protagonistas chaconianas, Blanca, es apoderada por su oficio: el de tejedora. Parece un empleo tpicamente femenino y sin importancia porque se lleva a cabo en la intimidad de la casa, lugar destinado a la mujer por antonomasia; pero es un trabajo que le permite mantener una independencia econmica. Martn Gaite explica que la costura era una activ idad comn para la mujer de posguerra: [a] la mujer se le enseaba a coser desde pequea; cosa primero esperando a que le saliera novio, despus mientras que l se labraba un futuro y consegua dinero para poder casarse y, por ltimo, una vez convertida en esposa, cosa mientras esperaba que el marido llegara a casa ( Usos 7172). A pesar de que tejer o coser tenga connotaciones pasivas para la mujer, lo cierto es que Blanca tr abaja junto a su hermana, compartiendo tiempo y formando lazos de hermandad y apoyo entre ellas.4 4 No es casualidad que el tapiz que estn tejiendo mientras se desarrolla la accin sea el de Amaterasu, diosa del sol en el sintosmo. A diferencia de la mayora de las religiones politestas en las que el dios solar es un hombre (como en la mitologa griega y romana), en el sintosmo la deidad es mujer. Como seala la voz narrativa, Carmela deseaba [terminar el tapiz] antes de que su hermana regresara de

PAGE 137

137 Con esta unin tambin se apodera al personaje de Blanca. Carmela ejemplifica el modelo positivo de mujer; le brinda un gran apoyo y, por eso, la ayuda a tomar las riendas de su vida. Se trata de una mujer segura, y Blanca admira su capacidad para tomar decisiones difciles, pero firmes, como la de abandonar a su marido. ste la amenaza con suicidarse si se queda con los nios, as que Carmela le da la custodia, aunque siempre mantenindose cerca de sus hijos y haciendo t odo lo posible para que no sufra n. Al final, su ex marido se da cuenta que los nios la necesitan y le permite a Carmela quedarse con ellos. Blanca observa la fortaleza de su hermana, que le sirve como ejemplo para darse cuenta de que ella tambin puede actuar con libert ad. En Hblame, musa, la narracin de Adrin al comienzo presenta a una Matilde entregada a complacerlo. No obstante, la protagonista es mucho ms que una acompaante de su marido: se trata de una mujer inteligente con amplia capacidad para el anlisis y c on un juicio acertado, pese a su falta de estudios formales. Su agudeza y sensatez superan a la de su marido, que no quiere reconocerlo para que Matilde no le arrebate su posicin superior en la pareja. Por ello, se queda estupefacto ante sus comentarios s obre obras literarias: [t] ignorabas por completo que Matilde tuviera una teora, que fuera capaz de tenerla (32). Cuando lee la carta de despedida que ella le manda, Adrin sigue negando la sabidura y discernimiento de Matilde: [p]ero qu clase de ca rta te haba escrito Matilde. Esta mujer ha ledo demasiado ltimamente, y no est preparada (203). Por lo tanto, hasta el ltimo momento cree que ella acta conducida por una fantasa que se le ha impregnado de los libros. Alemania. Contemplaba a la diosa del sol, aprisionada an en la trama. Poco faltaba para su liberacin (129). Esta liberacin se refiere al tapiz, pero tambin a la vida de las dos hermana s: poco despus Carlos, el ex marido de Carmela, la llama para decirle que le va a entregar a los nios, y Blanca puede al fin volar, huir de la relacin con Peter y de la pasin de Jos.

PAGE 138

138 Conforme Matilde recupera su voz, Adrin va perdiendo la suya, cegado por una imagen de ella que desconoce porque se ha empeado en mantenerla oculta por siempre. Al igual que la relacin de Blanca y su hermana, la que Matilde mantiene con Aisha, la cocinera de Ulises, le reporta un gr an beneficio. Hay una admiracin mutua entre ambas y se convierten en grandes confidentes la una de la otra. Aisha es una inmigrante marroqu cuyo novio muere intentando llegar a costas espaolas en patera. A pesar del sufrimiento por haber perdido a su fu turo esposo, encuentra las fuerza s para seguir adelante. El matrimonio de Matilde y Adrin pasa por un momento delicado y las conversaciones con Aisha le permiten a la protagonista desahogarse. En cuanto a las protagonistas etxebarrianas, el poder procede de sus materias. El cuerpo andrgino de Bea, en Beatriz transgrede la definicin de sexo y gnero. La protagonista admite desempear roles distintos dependiendo de su propsito: por un lado, puede ser mujer si quiere, ya que slo necesita ataviarse de una falda y maquillarse para parecer una; por otro lado, la indefinicin de su fisionoma femenina le permite ser simplemente persona, es decir, escapar a las normas socioculturales impuestas en ella por haber nacido con un sexo concreto. Aunque su madre Herm inia le recuerda constantemente que [su] cuerpo no [le] perteneca a [ella] sino a Dios, Bea no le hace caso (121); lo usa para su disfrute y para mantener su independencia del resto de personas, como su madre o Cat, que quieren controlar su vida o hacr sela vivir de una forma concreta. El poder que se le da al personaje de Ruth tambin procede de su cuerpo. Segn la voz narrativa, su fsico se aleja de la delgadez demandada socialmente: [Ruth] era

PAGE 139

139 ms bien redondita, de pechos muy redondos y llenos, cintura breve y caderas amplias (58); aunque asegura que es un cuerpo atractivo. El fsico de Ruth atrae la mirada de la gente, a pesar de que ella no est siempre contenta con l debido a la falta de modelos femeninos como el de ella. Adems, Ruth usa su c uerpo para obtener placer; se abstrae de las dicotomas que la persiguen desde la adolescencia y acta segn sus preferencias. La seguridad de Ruth tambin la marca como un modelo de mujer positivo y fuerte; de acuerdo a la voz narrativa, su seguridad par eca envolverla como un campo magntico (58). Es una mujer inteligente y creativa, capaz de hacer una pelcula con un presupuesto irrisorio. Se trata, en resumidas cuentas, de una mujer exitosa e independiente, cualidades de las que carece Juan y que le d espiertan envidia, rencor e impotencia; por eso, l prefera la compaa de Biotza, su novia oficial, con la que se senta inteligente y seguro (242). Para finalizar, las dos protagonistas elhachmianas son mujeres que convierten la estancia en una frontera cultural y lingstica en una experiencia positiva y ejemplar. Ambas abrazan dos lenguas de segunda categora, el tamazight y el cataln, y sus respectivas culturas, y convierten la frontera entre las dos en un lugar de convivencia posible, en un modo d e vida complejo, pero enriquecedor. Saben que el color de su piel es una identificacin irrefutable para los catalanes, pero ellas aceptan y reafirman su diversidad fsica. Las dos son tambin valientes y decididas, a pesar de su edad y en el caso de Llt im por encima del miedo a su padre; y se representan como chicas emprendedoras e inteligentes: siguen con sus estudios y, en Jo tamb la protagonista los combina con un trabajo y su maternidad.

PAGE 140

140 La escena final de Lltim tambin le otorga poder a su pr otagonista. En las relaciones sexuales con su novio, posteriormente su marido, no consigue disfrutar porque se obsesiona con la posibilidad de quedarse embarazada. En la transgresin del final, en la que se venga de su padre acostndose con su to, disfrut a fsicamente con la penetracin anal. La protagonista admite: [h]o confesso: va ser expresament que vaig deixar les persianes amunt i el llum obert . No sc la Rodoreda,5Este acto, adems de burlar el tab del incesto, derroca al ltimo patriarca de la familia: su padre. Si la hija deja de obedecer a su progenitor, ste deja de ejercer influencia sobre ella. Transgrede otra norma con este acto, negndose adems a cumplir con un rol maternal; como Cristin Ricci afirma, la penetracin anal asegura la negativa de engendramiento ( Lltim patriarca sin pg.). Mientras que el cuerpo que da vida es alabado, el que desea y acta es castigado (Scott y Chiclana y Gonzlez i); en Lltim se celebra el segundo tipo de materia. em deia, per la meva missi va ms enll de tot aix, per qu no? ([l]o confieso: dej expresamente las persianas subidas y la luz encendida . No soy Rodoreda, me deca, pero mi misin va ms all de todo eso, por qu no?; 331). Todo el poder adjudicado a las protagonistas consiste en reafirmar el cuerpo y el sujeto femeninos. La aproximacin ontolgica a la diferencia sexual ha propiciado numerosos debates basados en el binomio cultura/naturaleza. Para Braidotti, la discusin sigue sin producir nada positivo, puesto que toda afirmacin que provenga de lo natural, como la diferencia sexual, es encasillada; en contrapartida, la cultura se teoriza como la herramienta infalible para subvertir los parmetros falocntricos 5 La protagonista alude al matrimonio entre la escritora Merc Rod oreda y su to.

PAGE 141

141 (Patterns 129).6La posicin contraria la protagoniza Butler, asegurando que it seems that what most people in cultural theory these days mean by essentialism is that you might be able to use a social category and give a definite description of the category and that the description might capture the group in question (The Future 2122). Butler a firma que la relacin entre lo biolgico y lo cultural debe replantearse continuamente y, an as, nunca se puede llegar a una conclusin definitiva ( Undoing Gender 186). A este respecto, Diana Fuss asegura que lo natural, lo esencial, se construye igualmente como un smbolo y, por ende, debe abordarse como elemento contingente, siempre sujeto a cambios y transformaciones (Hall 101). La diferencia sexual, segn Braidotti, es obvia en la anatoma del individuo, pero est especialmente inscrita in the imaginary and its representations, that is to say, dominated by culture ( Patterns 248). Adems, la terica concibe la diferencia sexual como una prctica poltica no hegeliana, a partir de la cual no se construyen oposi ciones dialcticas en las que exist e un otro desvalorizado (Identity 172). Para Butler, la nocin de diferencia sexual no se basa nicamente en la oposicin entre hombre y mujer. En una entrevista, afirma que what [sexual difference] denotes is somet hing like the relationship of a presumed masculine symbolic order to what it must exclude and how that same presumed masculine order requires this excluded feminine to augment and reproduce itself (The Future 27). Es por ello que prefiere hablar de gne ro y no de mujer o femenino, ya que considera que estos trminos se caracterizan por una estabilidad que el gnero no posee (24). 6 No one would deny that the differences between the sexes are cultural, in that they have been constructed into a syst em of hierarchical domination as a result of thousands of years of exclusion of women from history. It is nevertheless true that this absence is directly connected to womens bodies, to feminine sexuality, to womens jouissance and reproductive capacity ( Patterns 139).

PAGE 142

142 En Undoing Gender Butler explica que Braidotti parte de la relacin entre los sujetos usando una metodologa que le permi te identificar una serie de lugares negativos como base para nuevas posibilidades de transformacin y, por ende, de afirmacin; esto le deja abrir espacios que, de otro modo, se perpetuaran como lugares sin salida (195 -96). Butler reconoce la utilidad d e esta aproximacin cuando se quiere crear un sistema simblico futuro, pero arguye que no es suficiente concebir la feminidad como un lugar de posibilidades mltiples. Lo ms adecuado, segn ella, sera llevar la multiplicidad que constituye al sujeto fem enino al terreno de la sexualidad. De este modo, la diferencia sexual dejara de potenciar la heterosexualidad e incluira otros modelos sexuales. Para ilustrar su posicin, Butler alude al deseo de la marimacho (butch), que no necesariamente tiene qu e identificarse con el deseo femenino. El ejemplo sirve para demostrar que los trminos femenino y masculino no responden a cuerpos diferentes. As imismo, Butler sostiene que si la especificidad del sexo no se adhiere a una normativa heterosexual, tal c omo las tericas de la diferencia sexual afirman, entonces debe replantearse como aquella que rechaza una identificacin especfica (Undoing Gender 203). La defensa de la diferencia sexual corre el riesgo de encasillar por el grupo amplio al que se refiere, las mujeres, pero al mismo tiempo hay que distinguir entre definiciones absolutas y estratgicas; stas se proponen subvertir o redefinir una norma o definicin, el objetivo de Braidotti. Atribuir negatividad al cuerpo femenino y a la mujer ha sido una c onstante en la sociedad y literatura espaolas. Por eso, se puede aventurar que el propsito de las autoras implcitas se alinea con el de Braidotti:

PAGE 143

143 reformular las definiciones de la materia y la subjetividad femeninas para demostrar la falacia de antiguo s modelos y comenzar a promulgar otros nuevos. Como se ha demostrado, no se representa a un tipo de mujer concreto en las obras porque exis ten variantes incluso en la narrativa de cada escritora, por lo que se enfatiza la diversidad e individualidad de cada protagonista. Con este objetivo, se rompe finalmente con la representacin de personajes femeninos dbiles, pusilnimes, pasivos y amedrentados.

PAGE 144

144 CHAPTER 6 CONCLUSIONES: LA SUBJETIVIDAD FEMENIN A EN LA ESPANA CONTEMPORANEA En este proyecto he demostrado que tradicionalmente la materia femenina se representa como un cuerpo inteligible en el sentido butleriano, es decir, heterosexual e inferior en el binomio hombre/mujer. En contravencin de esta pauta, las protagonistas chaconianas incumplen el contrato d e las relaciones heterosexuales, i.e., ser el elemento negativo de la pareja, mientras que las etxebarrianas y elhachmianas no ponen en prctica varios elementos: la heteronormatividad, las definiciones inmutables y la idea de la monocultura y el monoling ismo. Su subjetividad, por lo tanto, tiene un carcter transgresivo. He probado adems que el cuerpo femenino se construye como negativo por oposicin al modelo universal, que corresponde a la materia masculina. Los personajes chaconianos tienen unas exper iencias corpreas en las que se manifiesta el significado inferior de sus cuerpos, el cual internalizan. Las protagonistas etxebarrianas y elhachmianas descubren que han incorporado la negatividad adjudicada a sus cuerpos y deciden romper con la normativa imperante. Otro aspecto de la inferioridad de la materia femenina procede de la descripcin de los fluidos corporales, como se observa en la caracterizacin de los personajes femeninos elhachmianos. El significado del cuerpo, concebido como materia viva, y sus experiencias les permiten finalmente a las protagonistas crear agencia y conformar una subjetividad alejada de un modelo pasivo. Por ltimo, he demostrado que las madres o hermanas de las protagonistas o de otros personajes contribuyen a propagar una imagen negativa de la mujer, y que esta actuacin perjudica a la formacin de subjetividad de los personajes principales. En la creacin de subjetividad, tambin tiene un efecto negativo el hecho de que las

PAGE 145

145 protagonistas no muestren sus deseos y, en su lug ar, acten guiadas por la normativa social. Las protagonistas conforman modelos positivos para los lectores gracias a que sus materias son apoderadas, y se describen como mujeres inteligentes, valientes y decididas. Todas estas distintas aproximaciones a l a materia tienen como objetivo afirmar el cuerpo como el elemento indispensable en la formacin de la subjetividad femenina. Los personajes principales del corpus sufren por la negatividad atribuida a sus cuerpos; los ms vulnerables son los chaconianos, a trapados en m atrimonios o noviazgos largos; e xceptuando a Blanca, las protagonistas carecen de independencia econmica o sentimental. Las protagonistas chaconianas tienen una edad media o avanzada, por lo que se muestra que han sido persuadidas con la norm ativa imperante por un largo perodo de tiempo. Las etxebarrianas y elhachmianas tambin han sido aleccionadas desde una edad temprana, pero a diferencia de las primeras, se dan cuenta de los mecanismos opresivos en su adolescencia. Esta poca es un moment o difcil en sus vidas porque sufren las presiones de la sociedad por conformarse a las reglas establecidas; al mismo tiempo, es un momento clave porque reflexionan acerca de lo aprendido y se percatan de la influencia que ha tenido en ellas la educacin o la familia, que las han forzado a comportarse como una mujer, o en palabras de Cristina Pea Marn, a fingir una ficcin (La femineidad 250). Es, adems, un perodo de reafirmacin de s mismas, ya que despus de debatirse entre seguir o no la normati va toman la decisin de mantenerse fieles a sus sentimientos. Los personajes principales etxebarrianos y elhachmianos sufren una doble discriminacin por ser mujeres y por no conformarse con los patrones sexuales y

PAGE 146

146 culturales imperantes Su peculiaridad es que son crticas con todas las posiciones. Ni Bea ni Ruth rechazan la heteronormatividad para ensalzar la homosexualidad. Por ejemplo, a Bea le desagrada la inflexibilidad que muestra su novia Cat al rechazar mantener relaciones con mujeres que hubieran estado anteriormente con hombres o la automarginalizacin a la que se someten tanto Cat como su grupo de amigos al vestir y actuar de una forma concreta para separarse del resto de la gente. Adems, Bea mantiene una relacin corta e intensa con un hombre, Ralph. En De todo lo visible y lo invisible Ruth ha tenido tanto relaciones homosexuales como heterosexuales e, incluso, sucumbe al amor que siente por Pedro, un homosexual confeso. En definitiva, ni Bea ni Ruth se adhieren a los patrones fijos de la sex ualidad sino que promueven las relaciones libres de imposiciones. En Jo tamb sc catalana y Lltim patriarca, las protagonistas no ensalzan la cultura y lengua catalanas en detrimento de las tradiciones marroques y la lengua tamazight. En realidad, cont rastan ambas culturas para mencionar tanto lo positivo como lo negativo de cada una de ellas y sealan la incomprensin y desinters tanto de autctonos como de forneos por las tradiciones de los otros. As, critican la hipocresa de los catalanes al rech azar la religin islmica cuando ni siquiera practican el catolicismo; y su prepotencia al pensar que la mujer marroqu es infeliz, cuando la propia catalana tiene que hacer juegos malabares para conseguir un trabajo remunerado adems de responsabilizarse de la casa y los hijos. Tambin ponen de manifiesto la invisibilidad del inmigrante en el proyecto gubernamental para fomentar la lengua y la cultura catalanas.

PAGE 147

147 Por otro lado, los personajes principales elhachmianos sealan la pasividad que le inculcan a l a mujer marroqu y su dependencia constante de un hombre sea ste su padre, hermano o maridocomo dos grandes desventajas para que pueda formar una subjetividad acorde con sus deseos y actuar por decisin propia; la mujer marroqu tampoco concibe la idea d e una mujer soltera o independiente econmicamente. Por ltimo, las protagonistas observan que la religin islmica es un impedimento ms para la libertad de la mujer porque ataca su vestimenta o mezcla su pasin por la literatura con una ofensa contra Al. Adems de darse cuenta de la normativa establecida cuando son adolescentes, las protagonistas etxebarrianas y elhachmianas cuentan con un instrumento que las chaconianas no poseen: el lenguaje. La importancia de ste reside en que, al comienzo, es un mecanismo de refugio y, ms tarde, se convi erte en instrumento de verbalizacin y comprensin. Los personajes principales de Chacn no se sirven del lenguaje debido a su educacin femenina franquista. En Beatriz y los cuerpos celestes Bea relata en pr imera persona los acontecimientos ms importantes de sus ltimos cuatro aos y esta narracin le sirve para ordenar sus pensamientos; tambin le da la oportunidad de entenderse a s misma, de comprender sus actuaciones y sus fobias, i.e., las relaciones sentimentales. Para Ruth en De todo lo visible las pelculas que protagoniza son su terapia porque en sus actuaciones representa a una mujer sin tapujos, liberada de las presiones sociales. El lenguaje verbal, gesticular y fsico le sirve para ahuyentar sus fantasmas y aprender sobre s misma. La autobiografa Jo tamb est relatada en el presente, pero incluye hechos anteriores, por lo que su narradora/protagonista enjuicia y aprende de su pasado.

PAGE 148

148 Adems, la protagonista adquiere la lengua catalana y gana concursos literarios en los que puede expresar sus nuevas vivencias. La protagonista de Lltim se refugia en el diccionario cataln para olvidar la pesadilla que supone vivir bajo el mismo techo que su padre. Las palabras del diccionario la evaden en un primer momento para despus ofrecerle otra lengua en la que expresar su realidad. Para finalizar, quiero apuntar el tipo de mensaje que ofrecen estos libros En la Triloga, las protagonistas chaconianas se ven envueltas en relaciones dainas y opresivas, por lo que las tres novelas ofrecen un ejemplo de las consecuencias del contrato heteronormativo. Por otro lado, en las novelas etxebarrianas los personajes principales no siguen sus deseos por prohibiciones familiares o presiones sociales, pero al final consiguen desembarazarse de todas las restricciones; por lo tanto, la intencin de estas novelas es que el lector pueda reflexionar acerca del aprendizaje de conductas sociales para poder evitar las situaciones que se describen en la Triloga. De modo si milar, las protagonistas elhachmianas descubren que han sido aleccionadas para cumplir con un rol especfico a su sexo y para mantener una ciudadana de segunda clase de acuerdo a su color de piel, pero no se conforman con seguir el dictamen de los dems. El mensaje ofrecido en las obras de El Hachmi es que se puede vivir en la frontera cultural y lingstica a pesar de las presiones que reciben las protagonistas para decantarse slo por una tradicin y una lengua. En conjunto, se muestra cmo los personaje s principales pueden hacer frente a las imposiciones y crear una subjetividad a partir de sus apetencias y decisiones. Con las obras de estas escritoras comienza una nueva etapa en la literatura espaola contempornea en la que se desechan antiguos patrone s creados para el cumplimiento

PAGE 149

149 de las mujeres protagonistas. Con suerte, el camino que ellas han iniciado lo retomarn otros escritores, y los personajes femeninos arquetpicos sern una cosa del pasado.

PAGE 150

150 LIST OF REFERENCES Aldaraca, Bridget. El ngel del hogar: Galds and the Ideology of D omesticity in Spain Chapel Hill: U of North Carolina P, 1991. Print. Almeida, Lila. As Meninas Ms na Literatura de Margaret Atwood e Luca Etxebarria. Espculo 25 (2003 2004): n. pag. Web. 10 May 2009. Anzalda, Gl oria. La conciencia de la mestiza: Towards a New Consciousness. Writing on the Body: Female Embodiment and Feminist Theory Eds. Katie Conboy, Nadia Medina and Sarah Stanbury. New York: Columbia UP, 1997. 233-47. Print. Arenal, Concepcin. La mujer del porvenir Ed. Vicente de Santiago Mulas. Madrid: Castalia, 1993. Print. Bermdez, Silvia. Lets Talk about Sex? From Almudena Grandes to Luca Etxebarria, the Volatile Values of the Spanish Literary Market Ferrn and Glenn 22337. Biehl, Joo, Byron Good and Arthur Kleinman, eds. Subjectivity: Ethnographic Investigations Berkeley: U of California P, 2007. Print. Blackman, Lisa, John Cromby and Derek Hook, eds. "Creating Subjectivities." Editorial. Subjectivity 22.1 ( 2008): 1+ Academic OneFile. We b. 9 Jan. 2009. Braidotti, Rosi. Becomin g Woman: Or Sexual Difference Revisited. Theory, Culture and Society 20 .3 (2003): 43 -64. Sage Premier Web. 2 May 2008. ---. Identity, Subjectivity and Difference: A Critical Genealogy. Braidotti and Griffin 158 82. ---. Nomadic Subjects: Embodiment and Sexual Difference in Contemporary Feminist Theory New York: Columbia UP, 1994. Print. ---. Patterns of Dissonance: A Study of Women in Contemporary Philosophy Oxford: Polity, 1991. Print. ---. "Toward a New Nomadism: Feminist Deleuzian Tracks; or, Metaphysics and Metabolism." Boundas and Olkowski 159-86. ---. Transposiciones: Sobre la tica nmada Trans Alcira Bixio. Barcelona: Gedisa, 2009. Print. Braidotti, Rosi and Judith Butler. Feminism by Any Other Name. Feminism Meets Queer Theory Eds. Eli zabeth Weed and Naomi Schor Bloomington: Indiana UP, 1997. Print.

PAGE 151

151 Bray, Abigail and Claire Colebrook. The Haunted Flesh: Corporeal Feminism and the Politics of (Dis)Embodiment. Signs 24.1 ( 1998): 35 -67. JS TOR Web. 9 Jan. 2009. Burgos, Carmen de El divorcio en Espaa. Madrid: Viuda de M. Romero, 1904. Print. Butler, Judith. Bodi e s that Matter : On the Discursive Limits of Sex. New York: Routledge, 1993. Print. ---. Gender Trouble: Feminism and the Subv ersion of Identity New York: Routledge, 1990. Print. ---. Interview by Irene Costera Meijer and Baukje Prins. How Bodies Come to Matter: An Interview with Judith Butler. Signs 23.2 (1998): 27586. JSTOR Web 9 Jan. 2009. ---. Interview by Pheng Cheah, and Elizabeth Grosz. The Future of Sexual Difference: An Interview with Judith Butler and Drucilla Cornell. Diacritics 2 8.1 ( 1 998): 1942. JSTOR Web. 9 Jan. 2009. ---. Restaging the Universal: Hegemony and the Limits of Formalism. Contingency, H egemony, Universality Eds. Judith Butler, Ernesto Laclau and Slavoj iek London: Verso, 2000. 1143. Print. ---. Undoing Gender N ew York: Routledge, 2004. Print Butler, Judith, Ernesto Laclau and iek. Campbell, Kristen. The Plague of the Subject: Subjects, Politics, and the Psychic Life of Power. Butler Matter s: Judith Butlers Impact on Feminist and Queer Studies Eds. Margaret Snser Breen and Warren J. Blumenfeld. Burlington, VT: Ashgate, 2005. Print. Campo Alange, c ondesa de La mujer en Espaa: Cien aos de su historia Madrid: Aguilar, 1964. Print. Camp s, Victoria. El siglo de las mujeres Madrid: Ctedra, 2000. Print. Cardone, Resha. Taking a Counter Look at Pornography and Popular Culture: Sexual Fantasy in Luca Extebarrias Nosotras que no somos como las dems Letras Peninsulares 16.3 (20032004) : 683-97. Print. Carrillo Zeiter, Katja. ...El amor y otras mentiras: Mujeres, sexo y amor en las novelas de Luca Etxebarr i a. El amor, esa palabra...: El amor en la novela espaola contempornea de fin de milenio. Eds. Anna-Sophia Buck and Irene Ga stn Sierra Madrid: Iberoamericana; Frankfurt: Vervuet, 2005. 41 53. Print.

PAGE 152

152 Case, Sue -Ellen. Tracking the Vampire. The Horror Reader Ed. Ken Gelder. New York: Routledge, 2002. 198-209. Print. Cavallaro, Dani. French Feminist Theory: An Introduction N ew York: Continuum, 2003. Print. Cavarero, Adriana. Interview by Elisabetta Bertolino. Beyond Ontology and Sexual Difference: An Interview with the Italian Feminist Philosopher Adriana Cavarero. Differences 19.1 (2008): 128 -67. Web. 13 May 2009. Chacn Dulce. Algn amor que no mate Madrid: Punto de Lectura, 2007. Print. ---. Blanca vuela maana Madrid: Punto de Lectura, 2007. Print. ---. Cielos de barro. Barcelona: Planeta, 2000. Print. ---. Contra el desprestigio de la altura. San Sebastin: Soc iedad Guipuzcoana, 1996. Print. ---. Cuatro gotas Castelln: Ellago, 2003. Print. ---. Hblame, musa, de aquel varn. Barcelona: Planeta, Coleccin Booket, 2005. Print. ---. La voz dormida. Madrid: Alfaguara, 2002. Print. ---. Matar al ngel Badajoz: Oeste, 1999. Print. ---. Querrn ponerle nombre. Madrid: Betania, 1992. Print. Climent Espino, Rafael. Espacio enajenante y espacio reivindicativo en Amor, curiosidad, prozac y dudas de Luca Etxebarra. El espacio en la narrativa moderna en lengua es paola Eds. Gabriella Menczel and Lszl Scholz. Budapest: Etvs Jzsef Knyvkiad, 2003. 14451. Print. Colebrook, Claire. From Radical Representations to Corporeal Becomings: The Feminist Philosophy of Lloyd, Grosz, and Gatens. Hypatia 15.2 (2000): 7693. JSTOR Web. 9 Jan. 2009. Colmeiro, Jos. Re-collecting Womens Voices from Prison: The Hybridization of Memories in Dulce Chacns La voz dormida Foro Hispnico 31 (2008): 191209. Print. Cruz, Jacqueline. Amores que matan. Letras Hispanas 2. 1 (2005): 6781. Directory of Open Access Journal s Web. 15 Jan. 2009.

PAGE 153

153 Cruz, Jacqueline, and Barbara Zecchi. M s que evolucin, involucin: A modo de prlogo. Cruz and Zecchi 724. Cruz, Jacqueline and Barbara Zecchi, eds. La mujer en la Espaa actual : Evolucin o involucin? Barcelona: Icaria, 2004. Print. Davies, Bronwyn. A Body of Writing, 1990-1999 Walnut Creek: AltaMira P 2000. Print. Dez Gutirrez, Ana Mara. Mujer, educacin y trabajo: la engaosa paridad. Cruz and Zecchi 99 -115. El Hac hmi, Najat. Carta dun immigrant. Congreso Mundial de Movimientos Humanos e Inmigracin. Sep. 2004. Web. 3 Feb. 2010. ---. Jo tamb sc catalana. Barcelona: Columna, 2008. Print. ---. Lltim patriarca Barcelona: Planeta, 2008. Print. Etxebarria, Luc a. Actos de amor y de placer Murcia: Nausca Edicin Electrnica, 2005. Print. ---. Amor, curiosidad, prozac y dudas Barcelona: Plaza y Jans, 1997. Print. ---. Beatriz y los cuerpos celestes: Una novela rosa. Barcelona : Destino, Coleccin Ancora y D elfn, 1999. Print. ---. Cosmofobia Barcelona: Destino, 2007. Print. ---. Courtney y yo: Memoria de un captulo cerrado 19942004. Madrid: Espasa, 2004. Print. ---. De todo lo visible y lo invisible: Una novela sobre el amor y otras mentiras 2001. Madr id: Espasa Calpe, Coleccin Booket, 2008. Print. ---. El club de las malas madres Madrid: Martnez Roca, 2009. Print. ---. En brazos de la mujer fetiche Barcelona: Ediciones Destino, 2002. Print. ---. Estacin de infierno. Barcelona: Lumen, 2001. Pri nt. ---. Interview by Pilar Escabias Lloret. Entrevista con Luca Etxebarria, Aberdeen, 18 de noviembre de 2000. Journal of Iberian and Latin American Studies 8.2 (2002): 201 -12. InformaWorld. Web. 15 May 2008. ---. La Eva futura/La letra futura. Barce lona: Destino, 2000. Print. ---. Nosotras que no somos como las dems Barcelona: Destino, 1999. Print.

PAGE 154

154 ---. Un milagro en equilibrio Barcelona: Planeta, 2004. Print. ---. Una historia de amor como otra cualquiera. Madrid: Espasa, 2003. Print. ---. Y a no sufro por amor Madrid: Martnez Roca, 2005. Print. Everly, Kathryn. Mujer y amor lesbiano: Ejemplos literarios. Cruz and Zecchi 297-314. ---. Textual Violence and the Hyperreal in De todo lo visible y lo invisible by Luca Etxebarria. Letras Hi spanas 4.1 (2007): 5161. Directory of Open Access Journal s Web. 5 May 2008. Falcn, Lidi a. Mujer y sociedad Barcelona: Fontanella, 1973. Print. Ferguson, Kathy E. The Man Question: Visions of Subjectivity in Feminist Theory Berkeley: U of California P, 1993. Print. Fernndez, Josep-Anton. Becoming Normal: Cultural Production and Cultural Policy in Catalonia. Spanish Cultural Studies: An Introduction. Eds. Helen Graham and Jo Labanyi. New York: Oxford UP, 1995. 342-46. Print. Ferrn, Ofelia, and Kathleen Glenn, eds. Women's Narrative and Film in TwentiethCentury Spain: A World of Difference(s) New York: Routledge, 2002. Print. Fisas, Vicen. Introduction. El sexo de la violencia: Gnero y cultura de la violencia. Ed. Vicen Fisas. Barcelona: Icar ia, 1998. 718. Print. Folkart, Jessica. Body Talk: Space, Communication, and Corporeality in Luca Etxebarrias Beatriz y los cuerpos celestes. Hispanic Review 72 (2004): 43 -63. Print. Foucault, Michael. The History of Sexuality: An Introduction Tran s Robert Hurley. New York: Pantheon Books, 1978. Print. Gallego Mndez, Mara Teresa. Mujer, falange, franquismo. Madrid: Taurus, 1983. Print. Garca Torres, Elena. La narrativa polifnica de Almudena Grandes y Luca Etxebarria: Transgresin, subjetividad e identidad cultural en la Espaa democrtica. Lewiston, NY: Edwin Mellen, 2008. Print. Gatens, Moira. Imaginary Bodies: Ethics, Power and Corporeality New York: Routledge, 1996. Print. Gay, Maribel Aler. La mujer en el discurso ideolgico del catol icismo. Nuevas p erspectivas 23 2 4 8

PAGE 155

1 55 Godsland, Shelley. History and Memory, Direction and Nostalgia: The case of Dulce Chacns Cielos de barro. Hispanic Research Journal 6.3 (2005): 253 -64. Academic Search Premier Web. 9 Jan. 2009. Grado, Mercedes de Encrucijada del feminismo espaol. Cruz and Zecchi 25 -58. Grosz, Elizabeth. A Thousand Tiny Sexes. Boundas and Olkowski 187-207. ---. Bodies -Cities. Price and Shildrick 381-87. ---. Philosophy, Subjectivity and the Body: Kristeva and Irigaray. Feminist Challenges: Social and Political Theory Eds. Carole Pateman and Elizabeth Grosz. Boston: Northeastern UP, 198 6 12543. Print. ---. Psychoanalysis and the Imaginary Body. Price and Shildrick 267 -72. ---. The Body of Signification. Abjecti on, Melancholia, and Love: The Works of Julia Kristeva Eds. John Fletcher and Andrew Benjamin. New York: Routledge, 1990. 80103. Print. ---. Volatile Bodies: Toward a Corporeal Feminism Bloomington: Indiana UP, 1994. Print. Hall, Donald E. Subjectivity New York: Routledge, 2004. Print. Henseler, Christine. Acerca del fenmeno Luca Etxebarria. Revista de Literatura 67.134 (2005): 501-21. Print. ---. Contemporary Spanish Womens Narrative and the Publishing Industry Urbana: U of Illinois P, 2003. Print. ---. En sus propias palabras: Escritoras espaolas ante el mercado literario. Madrid: Torremozas, 2003. Print. ---. Unframing Female Authorship/Uncovering Luca Etxebarria. Revista de Estudios Hispnicos 40.2 ( 2006): 317-39. Print. ---. Pop, Punk, and Rock & Roll Writers: Jos ngel Maas, Ray Loriga, and Luca Etxebarria Redefine the Literary Canon. Hispania 87.4 (2004): 692 702. Print. Hernando, Almudena, ed. La construccin de la subjetividad femenina. Madrid: Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense, 2000. Print. Ja goe, Catherine. Sexo y gnero en la medicina del s. XIX. La mujer en los discursos de gnero: Textos y contextos en el s. XIX Eds. Catherine Jagoe, Alda Blanco and Cristina Enrquez de Salamanca. Barcelona: Icaria, 1998. 30568. Print.

PAGE 156

156 Kahmann, Andrea. Intertextualidade e Interdisciplinaridade na Obra De todo lo visible y lo invisible de Luca Etxebarra. Espculo 28 (2004 -2005): n. pag. Web. 10 May 2009. Keller, Evelyn Fox. Whole Bodies, Wh ole Persons?: Cultural Studies, Psychoanalysis, and Biology. Biehl, Good and Kleinman 35261. Kleinman, Arthur and Erin Fitz -Henry. The Experiential Basis of Subjectivity: How Individuals Change in the Context of Societal Transformation. Biehl, Good and Kleinman 5265. Kruks, Sonia. Situation and Human Existence: Freedom, Subjectivity, and Society Boston: Unwin Hyman, 1990. Print. La escritora Najat El Hachmi cree que el poder femenino es el que legitima al patriarca. Pblico.es Pblico, 15 May 2008. Web. 7 March 2008. Laforet, Carmen. Nada. 1945. Barcelona: Destino, 1995. Print. Levine, Linda Gould. Feminismo y repercusiones sociales. Cruz and Zecchi 5972. Lpez, Francisca. Female Subjects in Late Modernity: Luca Etxebarrias Amor curiosidad, prozac y dudas Dissidences 4 -5 ( 2008): n. pag. Freely Accesible Arts and Humanities Journals Web. 2 May 2009. Lpez -Cabrales, Mara del Mar. Palabras de mujeres: Escritoras espaolas contemporneas Madrid: Narcea, 2000. Print. Luca E t xebarria, demandada por copiar. elmundo.es El mundo, 12 Sept. 2006. Web. 8 Jan. 2010. Mansfield, Nick. Subjectivity: Theories of the Self from Freud to Haraway St Leonards, N.S.W: Allen & Unwin, 2000. Print. Martn, Annabel. Feminismo virtual y les bianismo meditico en Beatriz y los cuerpos celestes : Una novela rosa de Luca Etxebarra. Convergencias Hispnicas: Selected Proceedings and Other Essays on Spanish and Latin American Literature, Film, and Linguistics Eds. Elizabeth Scarlett and Howard B. Wescott. Newark: Juan de la Cuesta, 2001. 4756. Print. Martn Gaite, Carmen. Entre visillos 1958. Barcelona: Destino, 1997. Print. ---. Usos amorosos de la postguerra espaola. Barcelona: Anagrama, 1987. Print. Masanet, Lydia. La autobiografa fem enina espaola contempornea Madrid: Fundamentos, 1998. Print.

PAGE 157

157 Mason -Grant, Joan. Rev. of Volatile Bodies: T oward a Corporeal Feminism by Elizabeth Grosz. Hypatia 12.4 ( 1997): 211-17. JSTOR Web 12 Sep. 2009 Matute, Ana Mara. Primera memoria. 1960. B arcelona: Destino, 1996. Print. Mayock, Ellen. La maternidad transgresora en La voz dormida de Dulce Chacn. Revista Hispnica Internacional de Anlisis y Creacin 5 ( 2004): 2236. Print. McHoul, Alec and Wendy Grace. A Foucault Primer: Discourse, Pow er, and the Subject New York: Routledge, 2002. Print. Minh ha, Trinh T. Write your Body and the Body in Theory. Price and Shildrick 258-66. Moi, Toril. Sexual/Textual Politics: Feminist Literary Theory New York: Methuen, 1985. Print. Nichols, Geraldine. Cada/Re(s)puesta: La narrativa femenina de la posguerra. Literatura y vida cotidiana: Actas de las cuartas Jornadas de Investigacin Interdisciplinaria Eds. Mara ngeles Durn and Jos Antonio Rey. Zarag oza: U. de Zaragoza, 1987. 32536. Print. Nuevas perspectivas sobre la mujer Jornadas de Investigacin Interdisciplinaria. Madrid: Universidad Autnoma, 1982. Print. Odartey Wellington, Dorothy. Contemporary Spanish Fiction: Generation X Newark: U of Delaware P, 2008. Print. Ostrov, Andrea. El gnero al bies: Cuerpo, gnero y escritura en cinco narradoras latinoamericanas Crdoba, Argentina: Alcin, 2004. Print. Pardo Bazn, Emilia. La mujer espaola y otros escritos Ed. Guadalupe Gmez Ferrer. Madrid: Ctedra, 1999. Print. Pastor, Mara In maculada. La educacin femenina en la posguerra. Madrid: Ministerio de Cultura, 1984. Print. Pea Marn, Cristina. La femineidad, mscara e identidad. Nuevas perspectivas 24556. Prez, Jorge. Nosotras que no escribimos como las dems: El proyecto aut orial de Luca Etxebarria a la luz de los prefacios a sus obras. Siglo XXI 3 (2005): 211 28. Print. Portela, M. Edurne. Hijos del silencio: Intertextualidad, paratextualidad y postmemoria en La voz dormida de Dulce Chacn. Revista de Estudios Hispnico s 41.1 (2007): 5171. Print.

PAGE 158

158 Price, Janet, and Margrit Shildrick. Openings on the Body: A Critical Introduction. Price and Shildrick 1-14. ---, eds. Feminist Theory and the Body: A Reader New York: Routledge, 1999. Print. RambladoMinero, Cinta. Novelas para la recuperacin de la memoria histrica: Josefina Aldecoa, ngeles Caso y Dulce Chacn. Letras Peninsulares 17.23 (20042005): 361-79. Print. ---. Conflictos generacionales: La relacin madre-hija en Un calor tan cercano de Maruja Torres y Bea triz y los cuerpos celestes de Luca Etxebarra. Espculo 23 (2003): n. pag. Web. 10 May 2009. Real Academia Espaola. Rae.es Diccionario de la lengua espaola. 22nd ed. Web. 10 Oct. 2009. Ricci, Cristin. Lltim patriarca de Najat El Hachmi y el for jamiento de la identidad amazigh-catalana. Afroeuropa 2.1 (2008): n. pag. Directory of Open Access Journals Web. 15 Feb. 2010. ---. Najat El Hachmi y Laila Karrouch: Escritoras marroques -imazighen-catalanas en el marco del fenmeno migratorio moderno. Marruecosdigital.net Marruecos digital, 12 Feb. 2008. Web. 20 May 2008. Rodoreda, Merc. La plaa del diamant 1962. Barcelona: Castellnou, 2003. Print. Roig, Montserrat. El feminismo Barcelona: Aula Abierta Salvat, 1986. Print. Rorty, Amlie Oksenb erg. The Vanishing Subject: The Many Faces of Subjectivity. Biehl, Good, and Kleinman 34-51. Ross, Catherine B. Sex, Drugs and Violence in Luca Etxebarrias Amor, curiosidad, prozac y dudas Novels of the Contemporary Extreme. Eds. Alain-Philippe Dur and and Naomi Mandel. London: Continuum, 2006. 153-62. Print. Scarlett, Elizabeth. Under Construction: The Body in Spanish Novels Charlottesville: U of Virginia P, 1994. Print. Scott, Rene, and Arleen Chiclana y Gonzlez. Unveiling the Body in Hispani c Womens Literature: From Nineteenth-Century Spain to Twenty -First Century United States Lewiston, NY: Edwin Mellen P, 2006. Print. Sens Fernndez, Juan. Compromiso feminista en la obra de Luca Etxebarria. Espculo 18 (2001): n. pag. Web. 15 May 2009. Servn, Carmen. La narrativa de Dulce Chacn: Memoria de las perdedoras. Arbor 721 (2006): 58391. Print.

PAGE 159

159 Smith, Sidonie. Subjectivity, Identity and the Body: Womens Autobiographical Practices in the Twentieth-Century Bloomington: Indiana UP, 1 993. Print. Trueba Mira, Virginia. Araas y algas: Imgenes de la opresin y la resistencia (sobre La voz dormida de Dulce Chacn). Nueva Literatura Hispnica 8.9 (20042005): 313-38. Print. Tsuchiya, Akiko. The New Female Subject and the Commodifica tion of Gender in the Works of Luca Etxebarria. Romance Studies 20.1 ( 2002): 77 -87. Academic Search Premier Web. 20 May 2008. Urioste, Carmen de Las novelas de Luca Etxebarria como proyeccin de sexualidades disidentes en la Espaa democrtica. Rev ista de Estudios Hispnicos 34.1 (2000): 123-37. Print. Ussher, Jane. The Psychology of the Female Body New York: Routledge, 1989. Print. Whitford, Margaret. The Irigaray Reader Cambridge, Mass.: Basil Blackwell, 1991. Print.

PAGE 160

160 BIOGRAPHICAL SKETCH V ernica Tienza-Snchez was born in Badajoz, Spain, in 1980. She received her B.A. degree in English philology at the University of Salamanca in Spain. During her studies toward the B.A. degree, she spent one semester with the Erasmus Program at the Univers ity of Nottingham in England. I n 2005, she earned her M.A. degree in Spanish at the University of Florida. Upon graduation, she worked as head of the Spanish d epartment at State Fair Community College in Missouri. She received her Ph.D. in Spanish Literature from the University of Florida in 2010.