<%BANNER%>

La (Des)Pluralizacion del Verbo Haber Existencial en el Espanol Salvadoreno

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0041086/00001

Material Information

Title: La (Des)Pluralizacion del Verbo Haber Existencial en el Espanol Salvadoreno Un Cambio en Progreso?
Physical Description: 1 online resource (242 p.)
Language: english
Creator: Quintanilla, Jose
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2009

Subjects

Subjects / Keywords: agreement, cambio, central, concordancia, disagreement, el, existencial, existential, haber, impersonal, nonpluralization, pluralizacion, pluralization, salvadoran, salvadorean, salvadoreno
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This study analyzes the pluralization of the verb haber in Salvadoran Spanish. Spanish uses the verb haber (to have) for existential sentences. According to traditional grammars, existential sentences with haber are impersonal, that is, they are conjugated only in the third-person singular. However, it is common in most Spanish varieties to conjugate haber in the plural when the nominal phrase is plural. Recent studies have suggested that the pluralization of haber is an innovation in modern Spanish and that it is advancing from lower to higher classes. My study shows that on the contrary there is little evidence indicating that pluralization is new in modern Spanish. In fact, the phenomenon has been known to grammarians since as early as 1833, recorded in examples showing all tenses and reflecting the usage of all social classes. Since other Romance languages also have variation between an impersonal and a plural form in existential sentences, the phenomenon is likely to be a manifestation of a universal tendency. I have used written questionnaires, sociolinguistic interviews and written documents from the 19th, 20th, and 21st centuries to analyze existential sentences with haber in different contexts of Salvadoran Spanish. My results show that the pluralization of haber has a significant presence in Salvadoran Spanish, and that it is disfavored only in formal language, in the speech of the highly educated, and in contexts where speakers have been immediately exposed to the impersonal use. Thus, given the fact that the use of existential haber has been constant in Salvadoran Spanish since the 19th century, and that there is no significant variation among speakers of different ages, I conclude that the pluralization of haber does not represent a linguistic change in progress in this variety.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Jose Quintanilla.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2009.
Local: Adviser: Pharies, David A.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2009
System ID: UFE0041086:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0041086/00001

Material Information

Title: La (Des)Pluralizacion del Verbo Haber Existencial en el Espanol Salvadoreno Un Cambio en Progreso?
Physical Description: 1 online resource (242 p.)
Language: english
Creator: Quintanilla, Jose
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2009

Subjects

Subjects / Keywords: agreement, cambio, central, concordancia, disagreement, el, existencial, existential, haber, impersonal, nonpluralization, pluralizacion, pluralization, salvadoran, salvadorean, salvadoreno
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This study analyzes the pluralization of the verb haber in Salvadoran Spanish. Spanish uses the verb haber (to have) for existential sentences. According to traditional grammars, existential sentences with haber are impersonal, that is, they are conjugated only in the third-person singular. However, it is common in most Spanish varieties to conjugate haber in the plural when the nominal phrase is plural. Recent studies have suggested that the pluralization of haber is an innovation in modern Spanish and that it is advancing from lower to higher classes. My study shows that on the contrary there is little evidence indicating that pluralization is new in modern Spanish. In fact, the phenomenon has been known to grammarians since as early as 1833, recorded in examples showing all tenses and reflecting the usage of all social classes. Since other Romance languages also have variation between an impersonal and a plural form in existential sentences, the phenomenon is likely to be a manifestation of a universal tendency. I have used written questionnaires, sociolinguistic interviews and written documents from the 19th, 20th, and 21st centuries to analyze existential sentences with haber in different contexts of Salvadoran Spanish. My results show that the pluralization of haber has a significant presence in Salvadoran Spanish, and that it is disfavored only in formal language, in the speech of the highly educated, and in contexts where speakers have been immediately exposed to the impersonal use. Thus, given the fact that the use of existential haber has been constant in Salvadoran Spanish since the 19th century, and that there is no significant variation among speakers of different ages, I conclude that the pluralization of haber does not represent a linguistic change in progress in this variety.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Jose Quintanilla.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2009.
Local: Adviser: Pharies, David A.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2009
System ID: UFE0041086:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 LA (DES)PLURALIZACIN DEL VERBO HABER EXISTENCIAL EN EL ESPAOL SALVADOREO: UN CAMBIO EN PROGRESO? By JOS ROBERTO ALEXANDER QUINTANILLA-AGUILAR A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2009

PAGE 2

2 2009 Jos Roberto Alexander Quintanilla-Aguilar

PAGE 3

3 To my mom, la Yaya and Liz

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS First, I want to thank Dr David Pharies for his help and patience during my dissertation. His classes and academic exper ience have inspired me in most of my research. I also want to thank Dr. Jessi ca Aaron, Dr. Hlne Blondeau and Dr. James Essegbey for all their feedback and advice. It was a privilege to have such a diverse committee who enriched my work with different perspectives. I also want to express my gratitude to Dr. Gillian Lord, who collaborated in the firs t stages of this dissertation. I want to thank Dr. Juan Pablo Rodrguez -Prieto (Juanpa) for his limitless support in many respects of my life, but especially during the last phases of the work (the SPSS analysis was possible thanks to him). I also want to thank Juan Pablos family: Doa Paquita, Don Ladislao, Raquel, Javier, Jos Miguel and Estela for always asking about my work. I want to acknowledge my brother-in-law Jos Manuel Rodrgue z and my sister Liz for their help in the search for participants. I also want to thank Analiz and Wanda for accompanying me during some interviews. I thank my best friends Herlinda Flores Sory Gallo and her husband Jarod King, Rosa Castaneda and Barbara Williams for thei r friendship and for always asking about my dissertation. Finally, I need to thank all my foreign students in El Salvador who also became friends. I cant remember all of them, but I want to name especially Jerry Medway (Los Angeles), Heather Erika Ha rtshorn (Boston) and Michael Miguelito Halpern (New York). They encouraged me to come to the States and helped me in many ways.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDG MENTS..................................................................................................4 LIST OF TABLES............................................................................................................9 ABSTRACT...................................................................................................................11 CHAPTER 1 INTRODUCCIN....................................................................................................13 1.1. Qu es un ve rbo imper sonal?........................................................................17 1.2. El origen del verbo haber : de posesin a existencia........................................19 1.3. El verbo haber existencial co mo imper sonal....................................................23 1.4. Qu es la pluralizacin de haber existencial?................................................27 2 ESTUDIOS PREVIOS.............................................................................................34 2.1. La pluralizacin de haber existencial en la lit eratura li ngstica.......................34 2.1.1. Actitudes prescrip tivas............................................................................35 2.1.2. Enfoques descripti vos............................................................................49 2.2. La (des)pluraliz acin en ot ras l enguas............................................................53 3 EL CAMBIO LI NGSTICO....................................................................................70 3.1. El estudio del cambio li ngstico......................................................................70 3.2. Cambio en progreso en el verbo haber exist encial?......................................74 3.3. Estudios previos s obre la pluralizacin de haber de corte sociolingstico......77 3.4. Resultados de los estudios sociolingstic os previos.......................................82 3.4.1. Factores extraling sticos.......................................................................83 3.4.1.1. La edad.........................................................................................84 3.4.1.2. El gner o.......................................................................................85 3.4.1.3. El nive l de educ acin....................................................................87 3.4.1.4. El nive l socioec onmico................................................................89 3.4.1.5. Influencia de otras lenguas...........................................................92 3.4.1.6. La s acti tudes.................................................................................94 3.4.1.7. La distri bucin geogr fica.............................................................95 3.4.2. Factores lingst icos...............................................................................97 3.4.2.1. El tiempo ve rbal............................................................................97 3.4.2.2. Acom paante ve rbal...................................................................101 3.4.2.3. Fact or humano .........................................................................102 3.4.2.4. M odific adores..............................................................................102 3.4.2.5. La negaci n................................................................................103 3.4.2.6. Otro s factores.............................................................................103

PAGE 6

6 4 METODOLOGA...................................................................................................105 4.1. Preguntas de investi gacin............................................................................105 4.2. Part icipant es..................................................................................................107 4.2.1. El cor pus de habl a oral.........................................................................108 4.2.2. Los c uestionar ios..................................................................................111 4.2.3. Los datos escrit os antiguos y act uales.................................................111 4.3. Mate rial es......................................................................................................113 4.4. Proc edimiento................................................................................................120 4.5. Codificaci n de los datos...............................................................................122 4.5.1. Los c uestionar ios..................................................................................122 4.5.2. Las entrevistas socioli ngstic as..........................................................124 4.5.2.1. Variables extralingsticas..........................................................126 4.5.2.2. Variables lingsticas..................................................................127 4.5.3. Los cor pus escritos...............................................................................130 4.5.3.1. Los co rpus ant iguos....................................................................130 4.5.3.2. El corpus de habla escrita reciente.............................................131 4.6. Anlis is de datos............................................................................................132 4.6.1. El anlisis con el programa de est adstic a SPSS.................................132 4.6.2. El anlisis con el progr ama de estadstic o GoldVarb X........................134 5 ANLISIS Y DISCUSIN DE LOS RE SULTADOS..............................................136 5.1. Resultados de los cuesti onarios....................................................................136 5.1.1. Cues tionario 1......................................................................................137 5.1.2. Cues tionario 2......................................................................................139 5.1.2.1. La va riable edad.........................................................................140 5.1.2.2. La va riable g nero......................................................................141 5.1.2.3. La variable nivel de educ acin....................................................141 5.1.2.4. Discusin de los re sultados de la tabla 5-2.................................142 5.2. Resultados de las entre vistas sociol ingst icas.............................................146 5.2.1. Las variables extralin gsticas..............................................................147 5.2.1.1. La variable ni vel de espo ntaneidad.............................................147 5.2.1.2. La variable nivel de educ acin....................................................150 5.2.1.3. La va riable edad.........................................................................151 5.2.1.4. La va riable g nero......................................................................152 5.2.2. Las variabl es ling sticas......................................................................153 5.2.2.1. El tiempo ve rbal..........................................................................154 5.2.2.2. La negaci n................................................................................155 5.2.2.3. Posicin de sintagma nomi nal....................................................156 5.2.2.4. La forma verbal: simp le, compuesta y perifrstica......................157 5.2.2.5. Presencia de modific adores........................................................158 5.2.2.6. Ra sgo humano............................................................................159 5.3. Resultados de los datos escritos (es paol moder no)....................................160 5.3.1. Las variables extralin gsticas..............................................................160 5.3.1.1. La variable nivel de educ acin....................................................161 5.3.1.2. La variable ni vel de espo ntaneidad.............................................161

PAGE 7

7 5.3.1.3. La va riable g nero......................................................................162 5.3.2. Las variabl es ling sticas......................................................................162 5.3.2.1. El tiempo ve rbal..........................................................................163 5.3.2.2. La fo rma verbal...........................................................................164 5.3.2.3. La negaci n................................................................................165 5.3.2.4. La posicin del sintagm a nomi nal...............................................166 5.3.2.5. El rasgo hum ano.........................................................................166 5.3.2.6. La presencia de modifi cadores...................................................166 5.4. Resultados de los datos escritos (espaol de los si glos XI X y XX)...............167 5.4.1. La fo rma verbal....................................................................................168 5.4.2. El ti empo ve rbal....................................................................................169 5.4.3. El fa ctor humano..................................................................................169 5.4.4. La posi cin verbal.................................................................................169 5.4.5. La presencia o aus encia de un m odifica dor.........................................170 5.4.6. La negacin..........................................................................................170 6 CONCLUS IONES.................................................................................................178 6.1. Conclusi ones gener ales.................................................................................178 6.2. Sobre las preguntas de invest igacin............................................................188 6.3. Limitaciones del estudio y re comendaciones para futuros trabajos...............191 6.4. Conclu sin fi nal.............................................................................................194 APPENDIX A INFORMACIN DEMOGRFICA DE LOS PARTICIPANTES ENTREVIST ADOS...............................................................................................196 B FORMAS DE HABER QUE SE BUSCARON EN LOS CORPUS.........................198 C IRB PROT OCOL...................................................................................................201 D INFORMED CONSEN T (ENGLI SH).....................................................................203 E INFORMED CONS ENT (SPAN ISH).....................................................................205 F FORMATO DE LA ENTREVIST A ORAL..............................................................207 G CUESTIONAR IO 1...............................................................................................209 H CUESTIONAR IO 2...............................................................................................211 I FORMULARIO DE DATOS QUE LLE NARON LOS PART ICIPANTES................221 J LISTA DE LIBROS UTILIZADOS EN EL CORPUS DE ESPAOL ANTIGUO 1821 1958............................................................................................................222

PAGE 8

8 LIST OF RE FERENCES.............................................................................................235 BIOGRAPHICAL SKETCH..........................................................................................242

PAGE 9

9 LIST OF TABLES Table page 2-1 Resumen de la (des)pluralizacin de las oraciones existenciales en algunas lengu as...............................................................................................................69 3-1 Nmero de ocurrencias de haber pluralizado encontr adas por DeMello (1991) en once ciudad es his panas...................................................................104 3-2 Resumen de los porcentajes de la pluralizacin de haber en el habla culta de once ciudades segn el est udio de DeMe llo ( 1991).........................................104 3-3 Porcentajes del tipo de argumento segn el estudio de Montes de Oca (1994)...............................................................................................................104 5-1 Resultados del t test de variables independien tes en la frecuencia de uso de formas plurales en el cuestionario 1: Comparacin entre diferentes grupos en base a la edad, el gnero y el nivel de estudi os (N = 40)............................171 5-2 Resultados significativos al cuestionar io 2 de actitudes por variable. Medias (desviacin estndar).......................................................................................171 5-3 Resultados descriptivos de las variabl es extralingsticas en el habla oral......172 5-4 Anlisis multivariable de la contri bucin de los factores extralingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (habl a espontnea)....................172 5-5 Anlisis multivariable de la c ontribucin de los factores lingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (habl a espontnea)....................173 5-6 Distribucin de la pluralizacin del verbo haber existencial en el habla oral segn el tiempo verbal en orac iones afirmati vas y negat ivas...........................174 5-7 Distribucin de la pluralizacin del verbo haber existencial en el habla oral segn el tiempo verbal y el ra sgo hum ano.......................................................174 5-8 Anlisis multivariable de la contri bucin de los factores extralingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (espao l escrito)........................174 5-9 Anlisis multivariable de la c ontribucin de los factores lingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (espao l escrito)........................175

PAGE 10

10 5-10 Distribucin general de ocurrencias de haber pluralizado e impersonal en el espaol salvadoreo de 1821 1958................................................................176 5-11 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn la forma verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958.............................................176 5-12 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn el tiempo verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958.............................................176 5-13 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn el factor humano en el espaol salvadoreo de 1821 1958..........................................176 5-14 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn la posicin verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958...............................176 5-15 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn la presencia o ausencia de un modific ador en el espaol salvadoreo de 1821 1958.......................................................................................................177 5-16 Distribucin de la pluralizacin y el uso impersonal de haber segn la frase negativa o afirmativa en el espaol salvadoreo de 1821 1958......................177

PAGE 11

11 Abstract of Dissertation Pr esented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulf illment of the Requirements for t he Degree of Doctor of Philosophy LA (DES)PLURALIZACIN DEL VERBO HABER EXISTENCIAL EN EL ESPAOL SALVADOREO: UN CAMBIO EN PROGRESO? By Jos Roberto Alexander Quintanilla-Aguilar December 2009 Chair: David Pharies Major: Romance Languages This study analyzes the plur alization of the verb haber in Salvadoran Spanish. Spanish uses the verb haber to have for existential sentences. According to traditional grammars, existential sentences with haber are impersonal, that is, they are conjugated only in the third-person singular. However, it is common in most Spanish varieties to conjugate haber in the plural when the nominal phrase is plural. Recent studies have suggested that the pluralization of haber is an innovation in modern Spanish and that it is advancing from lower to higher classes. My study shows that on the contrary there is little evidence in dicating that pluralization is new in modern Spanish. In fact, the phenomenon has been k nown to grammarians since as early as 1833, recorded in examples showing all tens es and reflecting the usage of all social classes. Since other Romanc e languages also have variation between an impersonal and a plural form in existential sentences, the phenomenon is likely to be a manifestation of a universal tendency. I have used written questionnaires, soci olinguistic interviews and written documents from the 19th, 20th, and 21st centuries to analyze existential sentences with haber in different contexts of Salvadoran Spanish. My results show that the

PAGE 12

12 pluralization of haber has a significant presence in Sa lvadoran Spanish, and that it is disfavored only in formal language, in the speech of the highly educated, and in contexts where speakers have been immediately exposed to the impersonal use. Thus, given the fact that the use of existential haber has been constant in Salvadoran Spanish since the 19th century, and that there is no signi ficant variation among speakers of different ages, I conclude t hat the plural ization of haber does not represent a linguistic change in progress in this variety.

PAGE 13

13 CAPTULO 1 INTRODUCCIN Este trabajo estudia la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo y los factores sociales y lingst icos que favorecen su uso. Si bien el uso impersonal en este tipo de oraciones es el que comnmente se utiliza en la lengua escrita y el procurado en el habla espontnea, existe la tendencia, en algunas variedades del espaol, a hacer concordar (pluralizar) el verbo haber con la frase nominal o referente que le acompaa si estos es tn en plural, tal y como se observa en el siguiente ejemplo, en el que se pluraliza el subjuntivo del verbo haber (1) Tal vez hayan ms mujeres que hombres (hablante 10 HVNE) El fenmeno es conocido t anto como pluralizacin de haber (Castillo-Trelles 2007, DeMello 1991, Diaz-Campos 2000, 2003 y Freites-Barros 2003) como concordancia de haber (Montes de Oca-Sicilia 1994). En este trabajo haremos referencia a este fenmeno como pluralizacin del verbo haber existencial Nuestro trabajo hace nuevas aportaciones al estudio de este tema. En primer lugar, no partimos de la hiptesis de que la pluralizacin del verbo haber existencial es una innovacin lingstica del espaol de hoy en da. La mayora de los estudios, por no decir que todos, que se han hecho sobre el tema de la pluralizacin de haber suponen que este fenmeno es una innovacin moderna y que sta va venciendo a la forma impersonal. Parecen no tomar en cuenta el hecho de que la pluralizacin de haber es un fenmeno que se registra en el espaol americano desde antao, con certeza, desde principios del siglo XIX (aunque quizs ms tempranamente, como mostraremos con ejemplos ms adelante). Dado que el uso existencial del verbo haber recin se comenz a consolidarse en el siglo XVI, pareciera que el origen del uso

PAGE 14

14 pluralizado tiene como explicaciones dos posibilidades. La primera es que el uso pluralizado se ha iniciado casi inmediatamente (con lo cual sera seguro que no ha habido un cambio de impersonal a plural ). Veremos ms adelante que durante el proceso de cambio de verbo posesivo a existencial, haber era difcil de diferenciar en su significado y que como posesivo este verbo poda tener un sujeto en plural, con lo cual las estructuras podran ser casos de posesin en el pasado (donde no se expresaba el sujeto), de tal manera que el cambio pudo pasar desapercibido fcilmente. La otra posibilidad es que el uso impersonal se ha mantenido como universal durante un tiempo, quizs hasta nuestros das. Esto es lo que dan por sentado los estudios que se han hecho hasta el momento. Dado que nuestro trabajo no estudia el origen del verbo haber como existencial o plur alizado, no vamos a tomar como cierta ninguna de estas suposici ones, especialmente la segunda. Lo que nos interesa es saber si hoy en da hay seales de un cambio en progreso en este tipo de oraciones, ya sea porque la variacin se ha ya mantenido estable desde antes del siglo XIX o porque finalmente una de las dos formas (y no slo la pluralizada) est ganando terreno sobre la otra. El segundo asunto es que abor damos el tema de la pluralizacin desde un punto de vista translingstico. Como lo detallare mos ms adelante, la ambivalencia entre la concordancia o no concordancia en las oraciones existenciales no es una exclusividad del espaol, ni siquiera de slo las lenguas ro mances, y si bien en este estudio no se harn anlisis profundos de otras lenguas, s hay una discusin general, y no por ella incipiente, sobre lo que acontece en otros idio mas al respecto y su relevancia para el estudio de la pluralizacin y el uso impersonal de haber en espaol. Nuestro tercer

PAGE 15

15 aporte es que este estudio se ha rea lizado en una comunidad de habla que nunca ha sido estudiada en lo que respecta a este tema. El espaol salvadoreo es en s conservador, en el sentido de que se ha mantenido aislado por mucho tiempo de otras variedades lingsticas del mundo hispano. La educacin recin lleg a finales del siglo XVIII y sta ha sido desde entonces para unos pocos (Lipski 2002, 272). Por esta razn, los salvadoreos son, por lo general, bastante homogneos en su forma de hablar, con la excepcin de aqullos que ha n viajado o que han logrado estudios muy avanzados. Este hecho es una ventaja para este estudio, ya que nos ayuda a descubrir el comportamiento de las oraciones exis tenciales en un dialecto ms conservador, donde deberan prevalecer formas lingsticas ms arcaicas. Por otro lado, nuestro trabajo utiliza cuatro tipos de fuentes para su anlisis. La primera recurre a la entrevista socioli ngstica, que nos permite observar la pluralizacin de haber en la lengua verncula. Nues tra segunda fuente, por su parte, recoge datos del espaol de los siglos XIX y XX, poca en que El Salvador naca como nacin. La combinacin de estas dos f uentes nos da la oportunidad de hacer una comparacin del comportamiento de esta es tructura en dos pocas diferentes en tiempo real. La tercera fuente de datos la toma mos de la prensa escrita. Este anlisis nos muestra el desenvolvimiento de las orac iones existenciales en un contexto ms formal y entre hablantes que tienen un nive l de educacin elevado (escritores, columnistas, etc.). Finalmente, complem entamos nuestro anlisis con cuestionarios escritos que nos ayudan a evaluar tanto las actitudes de los hablantes hacia el fenmeno (otra forma, tambin, de estudiar el cambio lingstico) como la frecuencia de las dos formas (plural e impersonal) en la lengua escrita.

PAGE 16

16 Dividimos nuestro trabajo en seis captulo s. En el primer captulo hacemos una introduccin general al estudio de los ver bos impersonales, la historia del verbo haber y una explicacin del fenmeno de la pluralizacin del verbo haber existencial. En el segundo captulo nos enfocamos en cmo se vea la pluralizacin de haber en el pasado: hacemos un recorrido sobre las acti tudes prescriptivas hacia el fenmeno y menciones del tema desde un punto de vista m s descriptivo. Finalizamos este captulo con un recorrido del comportamiento de las or aciones existenciales en algunas lenguas romances y en ingls, en donde comprobamos que ni la pluralizacin ni su efecto contrario (el no concordar) son una exclusiv idad del espaol. En el tercer captulo hablamos sobre el cambio lingstico y su forma de estudio. Discutimos, asimismo, la atribucin de un cambio lingstico a la pluralizacin del verbo haber existencial. Hablamos tambin de los estudios previo s que se han hecho de la pluralizacin de haber desde un enfoque sociolingstico. El cuarto captulo comprende todo lo relacionado con la metodologa que hemos utilizado en nuestra investigacin, incluyendo nuestras preguntas de investigac in. Hacemos, asimismo, una descripcin de los participantes de nuestro estudio, las fuentes de datos a las que recurrimos, los materiales que usamos, el procedimiento y codificacin que seguimos en cada anlisis y la explicacin de cada una de las variabl es lingsticas y extralingsticas que tomamos en cuenta as como su respectivo anlisis de datos. Concluimos este captulo con una explicacin de los programas de est adstica que utilizamos. El quinto captulo analiza y discute los resultados que obt uvimos en cada uno de nuestros anlisis. Finalmente, en nuestro sexto y ltimo captu lo brindamos las conclusiones del presente

PAGE 17

17 estudio, las respuestas a nuestras preguntas de investigacin, las limitaciones de nuestro trabajo y las respectivas re comendaciones para futuros trabajos. 1.1. Qu es un verbo impersonal? El diccionario de La Real Academia Espa ola define a un verbo impersonal como aquel que se emplea generalmente en la te rcera persona de singular de todos los tiempos y modos, simples y compuestos, y en infinitivo y gerundio, sin referencia ninguna a sujeto lxico o expreso (2286). Autores como Bello & Cuervo (1948, 204) pensaban que era conveniente llamarlos verbos unipersonales, debido a que slo se conjugan en tercera persona de singular. En el caso del espaol, y dado que en esta lengua no se requiere la presencia de un pronombre personal expreso (como sucede en lenguas como el ingls y el francs), las oraciones impersonales no llevan explcitamente el pronombre personal de tercera persona singular. Este tipo de verbo ha representado un problem a terico dentro de la lingstica, dado que la estructura impersonal constituye una contradiccin a la regla universal de que una oracin debe constar de un sujeto y un predicado (Goebel 1888). Esto ha creado una intensa discusin en cuanto a si las oraciones impersonales contienen o no un sujeto. Autores como Fernndez Soriano & Tboas Bayln (1999, 1725) clasifican las oraciones impersonales a nivel general en dos tipos: las que lo son por la propia naturaleza del verbo (o del predicado) y las que lo son por el contexto gramatical. El primer grupo sera un tipo de oraciones impersonales que denotan fenmenos naturales en las que no hay un sujeto gramatic al, como las que se forman con el verbo llover El segundo tipo de oraciones son eventuales y no tienen un individuo determinado, como en el caso de llaman a la puerta De acuerdo a estas autoras, el

PAGE 18

18 verbo haber sera parte del primer grupo de ver bos impersonales, es decir, de las que no tienen un sujeto gramatical. El verbo haber existencial en espaol es considerado, dentro del uso cannico, como un verbo impersonal. Los manuales de gr amtica, por lo tanto, recomiendan que siempre se conjugue en tercera persona del singular. Sin em bargo, como lo veremos a travs de este trabajo, el comportamiento de haber en este tipo de estructura no siempre es impersonal. En ese s entido, la situacin del verbo haber como impersonal no sera acertada, y ms bien concordara co n la definicin de autores como MndezNaya & Lpez-Couso (1997, 191), quienes cons ideran que en vez de hablar de verbos impersonales, es mejor hablar de verbos que tienen usos personales e impersonales, ya que en el caso del verbo haber ste puede actuar como ambos, como se observa en el siguiente ejemplo, tomado del titular de un diario hondureo. (2) El nuevo presidente de Honduras promete que el 29 de noviembre habrn elecciones (El Heraldo, 28/06/2009) Consultado el 28/06/2009 En el ejemplo anterior, el verbo haber que aparece en la conjugacin verbal del futuro habrn, concuerda con elecciones Este ejemplo f ue encontrado a las 6:01 PM de la tarde de la fecha en que se cita el ejemplo. Al da siguiente de su publicacin en Internet, el peridico cambi habrn por habr, con lo que comprobamos, adems de la variacin entre la c onjugacin impersonal y pluralizada de haber que la forma en plural se encuentra estigmatizada, aunque suele pasar desapercibida por los correctores de ortografa en algunas ocasiones.

PAGE 19

19 1.2. El origen del verbo haber : de posesin a existencia Desde tiempos del latn, el verbo habere / haber ha sufrido diversas transformaciones en su funcin como verbo. En un inicio sirvi como verbo transitivo para indicar posesin ( tener en espaol moderno). Luego, en latn tardo, comenz a compartir el significado de existencia con el verbo esse (ser). El hecho de que tenere comenzara a ocupar tambin el significado de posesin ayud a que habere fuera perdiendo fuerza como posesivo y que fi nalmente se convirtiera en un verbo plenamente existencial. sta es una va tp ica de la gramaticalizacin, proceso mediante el cual una forma o construccin asume una funcin gramatical (Company Company 2003, 9). En latn antiguo, las oraciones exist enciales se expresaban con el verbo esse ser, tal y como se aprecia en el siguiente ejemplo de Bauer (1999, 602). (3) palus erat non magna inter nostrum atque hostium exercitum haba un pequeo pantano entre el ejr cito nuestro y el del enemigo El verbo esse ser guardaba la particulari dad de que deba concordar, en su conjugacin verbal, con el objeto o persona a quien se haca referencia. Este fenmeno es todava observable en el espaol moderno con verbos como existir ( existen muchas personas ). Tiempo despus, ya en el latn tardo, el verbo esse fue reemplazado gradualmente, para este ti po de oraciones existenc iales, por el verbo habere tener, como se observa en el sigui ente ejemplo de Bauer (1999, 597). (4) habet in bibliotheca librum elephantinum hay un libro de marfiles en la biblioteca

PAGE 20

20 El cambio de esse a habere no slo representa un cambio a nivel lxico y semntico, sino tambin a nivel sintc tico, ya que el nuevo uso del verbo habere provoca que la estructura existencial, en pr incipio intransitiva, se vuelva transitiva (Bauer 1999) y que, adems, la estructura nueva sea impersonal. Garca-Hernndez (1992) cree que el uso de habere como verbo impersonal en latn tardo podra ser un prstamo del griego antiguo, aunque Bauer (1999) argumenta que el cambio se debe a una etapa avanzada del latn y que luego sucedera en otras lenguas indoeuropeas. Adems de tener, haber (o habere como se deca en latn) posea el significado de mantener, llevar consigo, sostener, (C ompany Company 2003, 15), tener asido y traer (Hernndez Daz 2006, 1059) Como tal, y como lo hemos dicho, se comportaba como transitivo, es decir, precisaba de un objeto directo. Adems, de acuerdo a Company Company (2003, 15) enunciaba a cciones pasadas cuyas consecuencias podan extenderse hasta el presente. En espaol antiguo, cuando haber significaba tener sola acompaar a un complemento directo modific ado por un participio pasivo (Zamora 1948, 584) y dicho participio, siendo adjetival, concordaba en nmero y gnero con el sustantivo de este complemento, como en el siguiente ejemplo, tomado de Zamora (1948, 584) del Poema de Mo Cid (5) A so castillo a los moros dentro los an tornados A su castillo a los moros dentro los han retornado Observamos que el uso del verbo haber en el ejemplo anterior coincide con su significado y funcin de hoy da han retornado.

PAGE 21

21 El significado de haber como tener obligaba, en el espaol antiguo, a que el participio concordara con el sustantivo: en el caso del ejemplo (5), el verbo tornar se vuelve tornados porque moros est en plural. Poco a poco, segn Zamora, la concordancia comienza a desaparecer y en el mismo Poema ya se pueden encontrar casos, como en el ejemplo (6), siem pre de Zamora, en que el participio ya no concuerda con el sustantivo. (6) Sobejanas son las ganancias que todos an ganado Enormes son las ganancias que todos han ganado El uso de haber como verbo auxiliar o perfectiv o se comparti durante un tiempo con el verbo esse aunque cada uno con una funcin especfica: haber se usaba con verbos transitivos, como en los ejemplos (5) y (6), y esse con los verbos intransitivos. Veamos un ejemplo, de Com pany Company (2003, 16), en que esse funciona como auxiliar. (7) Todos los ganados a Valenia son llegados (Cid). Asimismo, haber se usaba, como se hace an hoy en da, aunque con menos frecuencia, para marcar obligacin ( he de cantar ). La combinacin de un infinitivo con el verbo haber ( cantar he ), para expresar obligatoriedad, dio origen al futuro sinttico del espaol moderno ( cantar ). Bybee, Perkins & Pagliuca (1994, 263) explican el cambio semntico en verbos como haber de obligatoriedad a futuridad como un patrn lingstico universal, en donde la obligacin se convierte en una intencin de hacer algo y esta intencin en una accin que se realizar en el futuro. En cuanto al verbo haber para indicar posesin, ste se utilizaba en ciertos contextos en donde el agente poseedor estaba sumamente debilitado

PAGE 22

22 gramaticalmente (Company Company 2003, 16). Entre estos contextos se puede mencionar los casos en que el agente posee dor no apareca en la misma oracin, como se aprecia en el siguiente ej emplo de Company Company (2003, 16). (8) E luego que ouo buen tiempo, alo sus uel as, e fuese a aquel puerto (General estoria) Este debilitamiento del agente poseedor, segn esta autora, hara que haber se entendiera, en ocasiones, con el significado de existencial. As que haber adems de competir con el verbo ser como auxiliar, tambin lo hizo con el verbo tener en el caso del significado de posesin. Esta competicin tambin se mantuvo hasta el siglo XVI. De acuerdo a Hernndez Daz (2006, 1058), para el siglo XVI es muy difcil encontrar ejemplos de haber como posesivo. La lucha progresiva entre haber y tener como posesivos se observa claramente en los ejemplos que recoge Hernndez Daz (2006, 1064) entre los siglos XII y XVI. Siglo haber tener XII 81% 19% XIII 91% 9% XIV 79% 21% XV 35% 65% XVI 13% 87% Observamos que en el siglo XII el uso de haber como posesivo es bastante frecuente y que es en el siglo XV cuando los papeles se invierten y es el verbo tener el que comienza a ganar terreno, para consol idarse como posesivo en el siglo XVI, despojando a haber de este significado. Se cree que una de las razones por las que el

PAGE 23

23 verbo tener pudo haber triunfado sobre haber en cuanto al significado de posesin es que tener estaba semnticamente menos contaminado que haber (Hernndez Daz 2006, 1074). En pocas palabras, la polisemia de haber favoreci a tener 1.3. El verbo haber existencial como impersonal Hoy en da, el uso prescriptivo seala que en espaol las oraciones existenciales con el verbo haber deben ser impersonales. En el espaol culto se intenta mantener este uso, especialmente en la lengua escr ita, que es cuando el hablante tiene la oportunidad de tener cuidado en el habla que ut iliza. En el habla espontnea, el uso del verbo haber existencial como impersonal parece darse de manera estricta en la mayor parte de Espaa, as lo seala DeMello (1991) para Sevilla y Madrid en donde no encontr ejemplos. La diferencia de esto con otras regiones de habla hispana (incluyendo algunas dentro de Espaa) es que en el resto se mantiene, al parecer, una alternancia entre una forma impersonal y ot ra pluralizada (de la que hablaremos ms adelante). Prestemos atencin a un ejemplo en que el verbo haber existencial se comporta como impersonal, donde no es posible di stinguir un sujeto definido y tampoco observamos concordancia con la frase nominal que le acompaa. (9) Haba muchos jugadores de experiencia (La Prensa Grf ica, 25/11/2007) Consultado el 25/02/2008 La impersonalidad en el verbo haber la encontramos en todos los tiempos verbales y en formas compuestas ( ha habido ) y frases perifrsticas ( debe haber muchos ah ), con la nica particularidad de que en la tercera persona del indicativo presente la forma verbal de haber va acompaada del antiguo locativo y como se observa en el siguiente ejemplo.

PAGE 24

24 (10) Hay cinco despachos libres (ABC, 22/01/2008) Consultado el 25/02/2008 La norma prescriptiva defiende el uso impersonal del verbo haber existencial con el hecho de que en latn este verbo significaba tener y como tal, se comportaba como verbo transitivo. La tr ansitividad del verbo haber existencial se puede observar en frases como no los hay donde la presencia del encltico los que sustituye a un sustantivo en posicin de objeto directo demuestra que el verbo todava conserva su funcin como transitivo (Real Academia Espaola 2005, 330). Se puede decir que el uso de haber como impersonal es el que se consi dera el estndar en la lengua culta de todos los pases de habla hispana, o al me nos, el recomendado por los manuales de gramtica (hablaremos en detalle de estos manuales y del uso prescriptivo en el captulo 2). Como lo hemos visto, el origen del verbo haber existencial est relacionado con el uso posesivo que este verbo tuvo en latn. Y efectivamente existe una relacin entre el significado de posesin y el de existencialidad como lo explica Hernndez Daz (2006, 1129): la posesinse caracteriza por es tar relacionada con mbitos espaciales, puesto que tanto el poseedor como el posedo se encuentran en un espacio de la realidad, fsico o metafrico y las oraciones existenciales tambin estn dentro de un mbito espacial similar. La vinculacin del espacio entre las oraciones posesivas y las existenciales contribuy a que haber tomara este significado (Hernndez Daz 2006, 1129). Podemos advertir que incluso en muchos idiomas las oraciones existenciales conservan un locativo, lo que prueba la fuerte relacin del espacio en este tipo de oraciones. As sucede en las oraciones existenciales del francs con el uso del locativo

PAGE 25

25 y ah, en ingls con there en italiano con ci etc. Hernndez Daz (2006, 1130) manifiesta que las referencias locativas en las construcciones existenciales son prcticamente obligatorias, ya que siempr e que hablamos sobre la existencia de algo, tenemos que decir dnde existe. En espaol, el locativo y ah se conserva todava en la conjugacin de la tercera persona de haber en presente indicativo ( hay ), el cual es un remanente del mbito espacial en haber Hay que sealar que en espaol antiguo el locativo y poda ir tanto antes como despus de haber y no era parte del verbo como sucede con el presente de indicativo en el espaol de hoy en da. Observemos algunos ejemplos de este uso en el espaol antiguo, tom ados de Starr (1947, 17 y 30). (11) Entre Minaya y los buenos que y ha Entre Minaya y los buenos que hay (12) de toda la clerizia avie y abondancia de toda la clereca haba all abundancia Podemos advertir que y adems de aparecer antes y despus del verbo, acompaaba a haber no slo en presente, como en el ejemplo (11), sino tambin en cualquier otro tiempo verbal, como en el ejemplo (12) con avie haba que aparece en imperfecto. Incluso, en un pr incipio era ms comn que y apareciera con todos los tiempos menos el presente (Starr 1947). En cuanto al uso de y separado de haber en presente indicativo, ste se observ, s egn Hernndez Daz (2006, 1142), hasta el siglo XIII. De acuerdo a este autor, la conservacin de y se debe al poco contenido fonolgico-formal del presente de indicativo ha /a/, y con el hecho de ser el presente el tiempo no marcado (1143). Hernndez Daz sostiene que hay y ha ocurran en

PAGE 26

26 contextos diferentes, el primero cuando la entidad era relevante, especfica, importante, plenamente identif icada por el hablante y con identidades contables (1145), mientras que la otra forma se utiliza ba en el resto de los contextos y cuando se hablaba de sujetos de maner a general, de colectivos, de entidades no contables que pueden o no ubicarse en un espacio concreto y especfico, o que no son relevantes para el hablante (1146). A continuacin, mostramos dos ejemplos, tomados de Hernndez Daz (2006, 1145), de cada uno de estos usos. (13) et ay unas asnas las mas fermosas que nunca omne vido [Calila, 206] (14) et que sepa que ha otro seso encobierto [Calila, 154] Las razones principales para preser var el uso impersonal del verbo haber existencial se basan principalmente en tr es hechos, algunos de ellos ya mencionados antes. En primer lugar, se toma como argum ento fuerte la etimologa del verbo. El verbo haber originalmente era transitivo y, por lo tanto, hoy en da debe conservar esa estructura. El segundo hecho es que los gra ndes escritores usan la formal impersonal y como tal debemos seguir su ejemplo. El te rcer hecho es que las frases existenciales permiten el uso de enclticos, y estos slo son posibles cuando sustituyen un objeto directo, y no un sujeto (como sera si esta estructura no fuera impersonal). Observemos un ejemplo. (15) Asegur que la nueva ley del aborto establecer lmites donde no los hay (ABC, 03/04/09) Consultado el 17/05/2009 Ahora bien, para Bentivoglio & Sedano (1989 62) esta consideracin tampoco es determinante, puesto que pueden cliticizarse tambin los predicados nominales de ser

PAGE 27

27 y estar sin que estos verbos se consideren por e llo como transitivos, como se observa en los siguientes ejemplos. (16) No es diplomtico mandar callar a un jefe de Es tado, pero es que Chvez no lo es (ABC, 15/11/07) Consultado el 29/09/2009 (17) Le consta la existencia de premio s literarios amaados? En caso afirmativo y para no ponerle en un brete, indique alguno que NO lo est (El Mundo, 09/10/03) Consultado el 29/09/2009 Autores como Blas Arroyo (1995 1996) creen tambin que el uso de enclticos es una fosilizacin del significado antiguo de haber como posesivo. Esto implicara que su uso podra desaparecer o ser poco comn, como ha sucedido con el cataln, lengua que posee una estructura similar a la del esp aol en cuanto a oraciones existenciales. En esta lengua el uso de enclticos no es posible hoy en da. Sin embargo, RamosAlfajarn (2001, 140) encontr que algunos text os en cataln de los siglos XVI y XVII con interferencia castellana tenan ejemplos de haver-hi (la estructura correspondiente al haber existencial en esa lengua), con encltico s, pero estos usos ya no son posibles en el cataln moderno, lo que podra se r una seal de un posible agotamiento o desaparicin de este tipo de estructura en un futuro en el espaol. 1.4. Qu es la pluralizacin de haber existencial? El fenmeno de la pluralizacin del verbo haber existencial consiste en hacer concordar el verbo haber con la frase nominal plural a la que se hace referencia en cuanto a su existencia. La pluralizacin del verbo haber se asemeja al comportamiento de los verbos inacusativos, es decir, aquellos verbos cuyo predicado acta como sujeto

PAGE 28

28 y concuerda con el verbo, como es el caso de los verbos existir caerse etc. (Hernndez Daz 2006, 1148). El uso plur alizado es muy productivo en el habla espontnea segn Hernndez Daz (2006, 1147 1149). Veamos un par de ejemplos en que haber es pluralizado. (18) Segn me dijo mi amigo, no haban muchos aspirantes (El Diario de Hoy, 2/3/2002) Consultado el 25/02/2008 (19) En el pas an habemos muchos pobres (El Diario de Hoy, 24/11/2005) Consultado el 25/02/2008 Podemos observar que en el ejemplo (18), el verbo haber concuerda con muchos aspirantes a pesar de que en el espaol que sigue las reglas de gramtica oficiales esta frase nominal slo sera un objeto directo y por lo tanto, haber debera estar en singular. Como se aprecia en el ejemplo ( 19), la pluralizacin no slo se da en la tercera persona, sino tambin en la primer a persona (igualmente se da en la segunda persona en algunas regiones). La mayora de los hablantes nat ivos que utilizan la forma habemos coincide en que la diferencia entre una frase como hay muchas personas aqu y habemos muchas personas aqu radica en el hecho de que en esta ltima el hablante se incluye como parte del escenario, mi entras que el uso de la tercera persona singular implicara que el hablante es slo un observador o que no estuvo presente en tal hecho. Los adversarios del uso pluralizado en prim era persona suelen sostener que una frase como sta se puede sustituir con una frase del tipo estamos muchas personas aqu, lo que implicara que el verbo estar puede sustituir una frase existencial del verbo

PAGE 29

29 haber hecho que no siempre es posible. En este trabajo, sin embargo, no pretendemos discutir la cuestin terica, ya sea sintc tica (para un enfoque totalmente formalista del verbo haber existencial, desde el punto de vista de la sintaxis chomskyana, referirse a Rodrguez-Mondoedo 2006) o pragmtica de la pluralizacin del verbo haber Para ello, hara falta realizar una investigacin por separado con los respectivos mtodos de investigacin que cada enfoque requiere. Lo que s es necesario advertir es que las oraciones con habemos parecen formar parte de una tendencia en espaol, y otras lenguas, de hacer discordancia entre la forma verbal y el sujeto, como se ve en el ejemplo siguiente. (20) Los humanos tenemos pocas neuronas (ABC, 7/30/2007) Consultado el 16/01/2008 Observamos que si bien el sujeto del ej emplo anterior est claramente en tercera persona, el verbo est conj ugado en primera persona. Esta estructura simplemente aporta el sentido de inclusin o participacin del hablante en el evento. Las frases con habemos (y las respectivas conjugaciones verbales en otros tiempos) parecen comportarse de esta misma manera. En este sentido, la pluralizacin de haber en primera persona mantiene rasgos de la te rcera persona, al menos en un nivel pragmtico. En cuanto a la pluralizacin en segunda personal plural, recordemos que en espaol, dependiendo de la regin, hay uno o dos pr onombres de segunda persona plural. En Amrica se usa ustedes para indicar familiaridad o respeto a varios sujetos mientras que en el centro y norte de Espaa se hace una diferencia entre vosotros (cuando se habla hacia un grupo de personas con las que se siente confianza o

PAGE 30

30 familiaridad) y ustedes (cuando se quiere ser formal o respetuoso cuando se dirige a dos o ms personas). La conjugacin de vosotros difiere de la de ustedes por lo que es muy fcil saber cuando se est usando uno u otro pronombre. En este sentido, no cuesta mucho encontrar ejemplos en los que el uso de la pluralizacin de haber con vosotros es evidente, como se muestra a continuacin. (21) Cuntos habais en la fiesta? (Real Academia Espaola 2005, 331) Es as como es evidente que la pluralizacin de haber es posible en la segunda persona, al menos en estas regiones de Espaa donde se usa vosotros Sin embargo, en el caso del pronombre ustedes muy utilizado en Amrica, es muy difcil saber si es posible pluralizar haber ya que ustedes posee la misma conjugacin verbal que los pronombres de tercera persona ellos y ellas Por consiguiente, sera difcil distinguir, si no es con un conocimiento exacto del contex to en que sucedi el ejemplo, si una frase como cuntos haban en la fiesta? sera un caso de pluralizacin de segunda o de tercera persona porque haban puede referirse a ustedes o a ellos Si bien la mayora de las veces este tipo de ejemplos ser de casos de tercera persona, queda la duda de si en alguna ocasin podran referirse a la segunda persona. A continuacin mostrar algunos ejemplos del espaol moder no de pluralizacin del verbo haber existencial en tercera persona en diferentes partes de Amrica y Espaa en medios escritos formales. (22) Y cuando les contestaban que era de comida mexicana les decan que ya haban muchos de ese tipo en la zona (El Universal, Mxico, 14/06/2006) Consultado el 25/02/2008

PAGE 31

31 (23) Muy cerca de all haban dos tanques de combustible (Granma, Cuba, 23/09/2005) Consultado el 25/02/2008 (24) Semanas atrs se descubri que haban varias toneladas de medicinas vencidas (La Prensa, Nicaragua, 11/10/2007) Consultado el 25/02/2008 (25) Y la fiesta comenz con un recibimiento de varias mesas donde haban tres variedades de caviar y de ceviches (El Tiempo, Colombia, 03/11/2006) Consultado el 25/02/2008 (26) El proceso fue muy lento si se considera que al interior de los vagones incluso haban personas desmayadas (El Mercurio, Chile, 08/10/2007) Consultado el 25/02/2008 (27) Tambin en la cocina y el pasillo central haban varios animalitos de peluche (Diario San Rafael, Argentina, 14/09/1996) Consultado el 25/02/2008 Adems de ser un fenmeno de amplia distribucin geogrfica en el mundo hispano, la pluralizacin de haber tambin est documentada desde el espaol antiguo, aunque los ejemplos son difciles de encontrar. Fontanella de Weinberg (1992, 70), sin embargo, nos ofrece los siguien tes ejemplos del siglo XVIII. (28) en esta flota que vino de Espaa pens que hubieran algunas cartas (Valle de Casma, 1570) (29) otras mujeres haban honestas (Potos, 1715) (30) las calzadas que havian en los lados de las casas (Buenos Aires, 1782)

PAGE 32

32 Hernndez Daz (2006) piensa que la esca sez de ejemplos se debe quizs a la estigmatizacin (1148) que sufra este f enmeno desde antao. No es de extraar que el prescriptivismo y la estigmatizacin hayan ocultado el fenmeno de la pluralizacin del verbo haber existencial. Dado que los ejemplos del espaol antiguo con los que contamos hoy da provienen de documentos e scritos, es posible que los autores se hayan cuidado de no usar la forma pluraliz ada o que, en su defecto, que sta fuera comn slo en ciertas regiones o grupos de personas, quizs con menos educacin. De acuerdo a Blas Arroyo (1995 1996, 195), una de las causas de la pluralizacin del verbo haber existencial es meramente interna, es decir, propia de la lengua espaola, pues tanto una lengua como otra ti enen suficientes razones estructurales, puramente internas, para explicar el ori gen de la innovacin gramatical, ya que la impersonalidad y no la concordancia, c onstituye una anomala que rompe con el paradigma de la concordancia entre sujeto entr e sujeto y verbo, co n repercusiones en la morfologa verbal (195). Para Montes de Oca (1994, 16) la pluralizacin del verbo haber es un proceso de regularizacin analgica de un elemento l xico verbal, que se encuentra en una situacin ajena a la pauta gener al del espaol; regularizacin en proceso, que hara de haber impersonal un verbo intransitivo. No hay duda de que la concordancia se da como una analoga del comportamiento sujeto-verbo que tenemos en espaol. El problema principal radica en determinar la situacin actual de este proceso de regularizacin, ya sea como un cambio consumado o como uno que todava est en progreso.

PAGE 33

33 Sobre qu forma debera ser adoptada, la imper sonal o la pluralizada, Bentivoglio & Sedano (1989, 60) hacen una discusin sobre 3 enfoques con que suele tratarse el tema de la pluralizacin de haber El primero es el tradici onalista, que es bsicamente prescriptivo y ve las oraciones existenciales con haber como impersonales, ignorando los datos, muy evidentes, proporcionados tanto por un cui dadoso anlisis del fenmeno como por el uso (61). El s egundo enfoque que mencionan estos autores es el intermedio. En este enfoque Bentivog lio & Sedano ponen como ejemplo la actitud de la Real Academia Espaola con respecto a este tema, quienes tienen una actitud muy tolerante respecto a la pluralizacin cuya existencia constatan sin condenarla (61). El tercer enfoque es el funcionalista o lingstico y que segn estos autores es el que ve la frase nominal que acompaa las oraciones con haber existencial como sujeto (62). Bentivoglio & Sedano (1989, 62) creen que el enfoque funcionalista es difcil de aceptar, pues va en contra del uso culto en espaol. Por lo t anto, opinan que se debera adoptar una de las siguientes posiciones : que pluralizar es lingsticamente aceptable, pero no lo es socioculturalmente (62 63) o que pluralizar es ineludible; por lo tanto, se debe aceptar sin tr atar de corregirlo (64), siendo sta, para los autores, la solucin ms razonable (64). Nuestro tr abajo no intenta, sin embargo, defender o condenar ninguno de los usos de haber existencial, ya sea impersonal o pluralizado, sino ms bien describir lo que est sucediendo con este tipo de estructuras en el espaol salvadoreo de hoy en da.

PAGE 34

34 CPITULO 2 ESTUDIOS PREVIOS 2.1. La pluralizacin de haber existencial en la literatura lingstica Muy poco se ha escrito sobre la pluralizacin del verbo haber existencial, a pesar de su extendido, o al menos, conocido uso. No es de extraar que los primeros escritos sobre este tema hayan sido de advertencias s obre lo incorrecto de su uso, dada la enorme tendencia en el pasado en condenar us os lingsticos que se salieran de la norma culta. De acuerdo a Bentivoglio & Se dano (1989, 60), la pluralizacin del verbo haber ha sido vista desde tres tipos de enfoques: el tradicionalista, el intermedio y el funcionalista. El enfoque tradicionalista es que el que defiende el uso cannico de haber existencial, es decir, el que lo ve co mo un verbo transitivo. El segundo enfoque viene de aquellos que reconocen el pr oblema pero se escudan detrs de explicaciones (61). El tercero enfoque corre sponde al funcionalista, que considera, a falta de otras interpretaciones posibles a la frase nominal de haber como sujeto. Adems, desde este punto de vista, haber es un verbo existencial y no tiene la funcin de verbo transitivo como la tena en latn. Analizaremos en esta seccin la lite ratura sobre la pluralizacin de haber existencial de acuerdo a tres ti pos de escritos. En primer lugar, haremos referencia a la pluralizacin de haber en la literatura prescriptiva, es decir aqulla en la que se condena el fenmeno. Un ejemplo muy clar o de este tipo de escritos son las publicaciones del fillogo venezolano Andrs Bello. Este tipo de documentos nos es de utilidad en este estudio porque sirve para comprobar la existencia de esta estructura en diferentes tiempos y lugares, fuera del hecho de que no haya sido bien vista. Normalmente, los censuradores de la plura lizacin sealaban ejemplos que sirven para

PAGE 35

35 reconocer los contextos lingsticos en que se daba el fenmeno. En segundo lugar, encontramos menciones del fenmeno menos prescriptivas en publicaciones de tipo descriptivo. A diferencia de estudios ms se rios sobre el tema, estos sealamientos descriptivos se limitan a comentar la existenc ia de la estructura existencial pluralizada sin juzgar si es correcta o no. Es comn encontrar este tipo de lit eratura en trabajos sobre el espaol popular o de determinadas regiones. Un ejemplo de este tipo de descripciones es la Sintaxis Hispanoamericana de Kany (1969). Finalmente, existen, aunque pocos, trabajos que han estudiado el tema de una manera ms emprica, especialmente desde una base sociolingstic a (Bentivoglio & Sedano 1989, DeMello 1991, Montes de Oca-Sicilia 1994, Blas Arroyo 1995 1996, Diaz-Campos 1999 2000 y 2003, Freites-Barros 2003, DAquino-Ru iz 2004 y Castillo-Trelles 2007). A continuacin, hablar de algun os trabajos que entran dent ro de las primeras dos categoras que he mencionado y que sirven como base preliminar para este estudio. Hablaremos de los trabajos sociolingsticos en el captulo 3, donde tratamos el cambio lingstico. 2.1.1. Actitudes prescriptivas Las gramticas suelen ser creadas desde un punto de vista prescriptivo, y no necesariamente del uso real o popular (Hualde et al. 2001). Andrs Bello (1781 1865), reconocido acadmico venezolano del siglo XI X, creador de una de las gramticas ms conocidas del espaol, dedic gran parte de su vida a defender la conservacin del espaol peninsular en las Amricas. Be llo piensa que el constante aumento de neologismos y particularidades dialectale s que se escuchaban en el nuevo mundo desencadenaran en el nacimiento de nuevos id iomas, tal como pas con el latn, que

PAGE 36

36 dio origen a lenguas como el espaol, el francs el portugus, el it aliano, etc. Bello manifiesta claramente su miedo a los neologismos: Pero el mayor mal de todos, y el que, si no se ataja, va a privarnos de las inapreciables ventajas de un lenguaje comn, es la avenida de neologismos de construccin, que inunda y enturbia mucha parte de lo que se escribe en Amrica, y alterando la estructura del idio ma, tiende a convertirlo en una multitud de dialectos irregulares, silenciosos, brbar os; embriones de idiomas futuros, que durante una larga elaboracin re produciran en Amrica lo que fue la Europa en el tenebroso periodo de la corrupcin del latn. Chile, el Per, Buenos Aires, Mxico, hablaran cada uno su lengua, o por mejor de cir, varias lenguas, como sucede en Espaa, Italia y Francia, donde dominan ciertos idiomas provinciales, pero viven a su lado otros varios, oponiendo estorbos a la difusin de las luces, a la ejecucin de las leyes, a la administracin del Estado, a la unidad nacional (Bello y Cuervo 1948, VII VIII). De acuerdo a este autor, el surgimiento de nuevas lenguas o variantes del espaol en cada regin americana pondra en pelig ro no slo la unidad lingstica del continente, sino tambin el progreso ec onmico de los pases hispanoamericanos. As lo manifiesta l constantemente en su s ensayos. Bello propone que los americanos adopten un modelo de habla basado en el de lo s grandes escritores del siglo de oro espaol. En ese sentido, este autor c ondena todo vicio que se aparte de ese ideal a imitar. Bello no slo condena usos espordicos de ndole popular en el castellano de su poca, sino tambin caractersticas lingst icas ya bien matizadas en la lengua americana y andaluza. Uno de los rasgos que condena fervientemente es el uso extendido del seseo, que consiste en la no distincin fonmica entre las grafas s y z (existente tambin entre las combinaciones ce ci y se y si ). Como es sabido, en el norte de Espaa palabras como casar y cazar seran pares mnimos, mientras que en los pases de seseo no habra tal distincin. Este autor publica una serie de artculos en un peridico chileno, a las que llama Advertencias sobre el uso de la lengua castellana, dirigidas a los padres de familia, profesores de los colegios y maestros de

PAGE 37

37 escuela. Otro de los rasgos dialectales que Bello critica es el voseo chileno, al que llama repugnante y vulgar (Bello 1970, 151). Este fenmeno consiste en el uso del pronombre personal vos como pronombre de segunda pers ona singular familiar, muy extendido en Amrica y ya ca si desaparecido en Chile. Be llo igualmente reprocha la ausencia del pronombre vosotros en el espaol americano. Otros fenmenos lingsticos que este acadmico no acepta como correctos en sus advertencias son la omisin de d en los participios pasados ( hablao en vez de hablado ), el uso de pararse con el significado de ponerse de pie la ausencia del pronombre usted en las frases imperativas ( venga usted versus venga ), el decir cllese en vez de calle (el uso recomendado por Bello es hoy en da casi inex istente en el espaol de Amrica), el uso de recin antes de verbos conjugados ( recin haba llegado ), etc. Bello defiende a capa y es pada el uso impersonal de haber : Cuando nos valemos del verbo haber para significar la existencia, se le debe poner siempre en la tercera persona de singular, aunque se hable de muchas personas o cosas; y as se dice hubo fiestas habr diversiones y no hubieron ni habrn (1970, 152). No es de extraar, entonces, que la pluralizacin de haber como verbo existencial tambin haya sido repudiada por este acadmic o. Al respecto, Bello manifiesta en uno de sus escritos que es preciso corregir el vicio casi universal en Chile de convertir el acusativo en sujeto del impersonal haber : hubieron fiestas, habrn alborotos, habamos all cuarenta personas (Bello 1948, 206). En sus reprimendas, este acadmico menciona ejemplos de haber en pretrito y futuro ( hubieron y habrn ), lo que testifica que la pluralizacin ya es comn en varios tiempos verbales en esta poca. La justificacin sobre el uso impersonal de haber, de acuerdo a este autor, se argumenta con el hecho de que el verbo siempre va acompaado de un acusativo, el cual puede

PAGE 38

38 sustituirse por un encltico, co mo en el siguie nte ejemplo: se preparaban fiestas pero no las hubo Andrs Bello reconoce que el uso de la forma impersonal es a primera vista extrao: Este uso parece a primera vista anmala, y contrario a lo que dicta el sentido comn; pero conviene observar que el nombre que se junta con el verbo haber y que significa la cosa existente, no es el sujeto o nominativo del verbo, sino un verdadero acusativo; y de aqu es que, si representamos esta cosa existente por medio del pronombre l, ella, es nec esario ponerle en la terminacin del acusativo; diciendo, verbigraci a, se preparaban fiestas, pero no las hubo ; no se le dio dinero porque no le haba, o no lo haba. Por eso se dice que el verbo haber en este modo de usarle es impersonal, es decir que carece de un nominativo que signifique el sujeto (1970, 152). Adems, Bello sostiene que el verbo haber no significa existir sino tener : Si se pregunta por qu razn no se usa el nombre de la cosa existente como sujeto del verbo (cuestin que se ha trat ado en otros peridicos, pero a nuestro entender no se ha resuelto satisfacto riamente), respondemos que el verbo haber no significa existir ; que en estas locuciones mismas de que nos servimos para significar la existencia, conserva su natural acepcin, que es tener ; y que se calla entonces el sujeto, porque hace veces de tal una idea vaga de la naturaleza, del universo, del orden de cosas en que vivimos, idea que no es necesario expresar, porque es siempre una mism a, y porque cada cual puede determinarla como quiera. As cuando decimos que hay montes muy elevados en Amrica queremos decir que el mundo o la naturaleza tiene montes muy elevados en esta parte del mundo (152 153). Hoy en da, las estructuras de este tipo en cualquier idioma, independientemente del verbo que utilicen, que puede ser haber ser tener existir entre otros, suelen conocerse como oraciones existenciales. Incluso la primera vez que el Diccionario de la Real Academia puso una aceptacin para el verbo haber en 1734 (cien aos antes de los escritos de Bello), ya deca en su defin icin que significa tambin existir. Hoy en da este diccionario mantiene una acepcin similar en la que define haber como hallarse o existir real o figuradamente (1181). Autores como Luque Moreno (1978, 133) afirman que el valor existencial del verbo haber impersonal es ms que evidente

PAGE 39

39 en espaol ya desde antiguo. En ese sent ido, la idea de Bello de desasociar haber con el significado de existenc ia es una excepcin. Otra de las razones que justifican el uso de haber como impersonal, de acuerdo a Bello, se basa en el hecho de que ste es el uso que hacen las personas que hablan bien: Pero sea de ello lo que fuere, lo cierto es que el verbo haber en las construcciones que hablamos, no concierta con el nombre de la cosa cuya existencia se afirma; y siempre se pone en singular. El uso de todos los autores y de todas las personas que hablan bien, es en esta parte uniforme (1970, 153). Estos comentarios nos hacen pensar que en tiempos de Bello la pluralizacin de haber est ms extendida entre las personas c on menos estudios, ya que, de acuerdo a su comentario, el uso impersonal se da m s entre la gente con un nivel sobresaliente de educacin (escritores y los que hablan bien). Un hecho interesante de las advertenc ias de Bello es que stas fueron publicadas entre 1833 y 1834, lo que da testim onio de que en esos tiempos (hace 176 aos) la pluralizacin de haber existencial era ya un fe nmeno conocido. Unos aos ms tarde, en 1847, Bello public, junt o con el colombiano Rufino Cuervo, la Gramtica de la lengua castellana obra de renombrado prestigio en el mundo hispano. Dentro de este libro, la pluralizacin de haber vuelve a ser motivo de reprobacin por parte del autor. Bello pone como ejemplo la frase debi de haber graves causas para tan severas providencias y hace hincapi en que no debe decirse debieron Como podemos ver, en este nuevo ejemplo que pr oporciona Bello, enco ntramos una frase perifrstica en donde la pluralizacin no cae directamente sobre el verbo haber Esto es importante porque podemos ver que en tiempos de Bello la pluralizacin ya se da en este tipo de estructuras.

PAGE 40

40 Los comentarios de Bello van dirigidos principalmente a los chilenos, lo cual nos dice algo sobre la extensin de este fenmeno en este pas. Bello llama a la pluralizacin vicio y aade que sta es cas i universal en Chile (Bello 1970, 206). Otro de los ejemplos que Bello menciona es habamos all cuarenta personas en el que se observa la pluralizacin de haber en primera persona. Podemos confirmar, entonces, que a principios del siglo XIX la pluralizacin de haber ya sucede en tercera y primera persona, adems de aparecer en oraciones simples o perifrsticas. Otro fillogo, en este caso colombiano, Rufino Cuervo (1867) tambin condena el uso de la pluralizacin: Cuando omos decir a algn paisano: haban temores de guerra, hubieron muchos heridos; nos consolamos algo con el pensamiento de que estas absurdas frases son casi generalmente usadas en ot ros puntos de la Repblica, y cuentan entre sus patrones a sujetos muy encopetados (176). Cuervo tambin hace mencin de la plur alizacin en perfrasis y en primera persona: Esto mismo se entiende de los verbos que van combinados con haber en el sentido de que tratamos: puede haber desgracias y no pueden ; comienza a haber opiniones desacertadas, y no comienzan Habamos treinta en la asamblea; corrjase ramos treinta los de la asamblea, o E stbamos treinta en la asamblea, segn el caso. Hubimo s muchos heridos = Muchos salimos heridos o Muchos fuimos lo s heridos, etc. (177). Los comentarios de Cuervo dan fe de que el fenmeno no es una exclusividad de Chile, donde viva Bello, sino que tambin se puede or en otras partes de Sudamrica. En el caso salvadoreo, una obra, tambin de ndole prescriptiva, que logra cierto prestigio a nivel lexicogrfico dentro de Centroamrica es el Diccionario de provincialismos y barbarismos centro-ameri canos, y ejercicios de ortologa clsica (Salazar Garca 1910, publicado en El Salva dor). Como su nombre lo indica, dicha

PAGE 41

41 publicacin trata de sealar las incorrecci ones del habla popula r centroamericana, con un propsito pedaggico. Dentro de la lista de vicios que recoge el autor encontramos ejemplos de la pluralizacin del verbo haber existencial, tanto en primera como tercera persona. Salazar Garca ofrece los siguientes ejemplos (148): habemos muchos aqu el cual corrige con somos o estamos muchos aqu ; haban inconvenientes corregido con haba inconvenientes ; habrn quienes digan tal corregido con habr quienes digan tal ; y hubieron pocas recitaciones corregido con hubo pocas recitaciones Observamos que aparte de los tpicos casos en que haber se acompaa de una frase nominal, uno de sus ej emplos se acompaa de una frase relativa ( quienes ), lo que testifica que, adems de su extensin en territorio salvadoreo a principios del si glo XX, la pluralizacin de haber ya es comn tambin en frases relativas. Una vez ms notamos que los comentarios pr escriptivos sobre la pluralizacin del verbo haber esta vez en El Salvador y 77 aos despus de las advertencias de Andrs Bello, dan fe de que el fenmeno no es un asunto nuevo y exclusivo de una regin geogrfica. Adems, parece obvio que la pl uralizacin no ha estado, desde esos tiempos, condicionada a ciertos tiempos verbales y tampoco a ciertas clases sociales, y que incluso en el caso de la primera persona ya es tambin utilizada. Hay que tener en cuenta que las condenas que estos autores consideraban vicios deben haberse dado hacia fenmenos ampliamente populares, es decir, que los ej emplos de prescriptivismo que mencionamos ac no slo son prueba de que la pluralizacin de haber suceda hace casi doscientos aos, sino que su uso debe haber comenzado mucho tiempo atrs. Hay que considerar el hecho de que para que la pluralizacin llegara a odos de

PAGE 42

42 los acadmicos, sta tiene que haber pasado por un proceso progresivo de extensin, pues no es posible que hubiera aparecido de la noche a la maana, sobre todo en tiempos en que la comunicacin entre pueblos era escasa. La pluralizacin del verbo haber tambin ha sido condenada en el Caribe. Un ejemplo es la obra de Llaveras (1933), publ icada en la Repblica Dominicana, Vicios de la diccin castellana, en la que se subraya que el verbo haber como impersonal no se conjuga (104). El autor de esta obr a proporciona los siguientes ejemplos: habrn muchas flores empiezan a haber conflictos y pueden haber disgustos En cuanto a los individuos que usan la pluralizacin, Llaveras dice que la forma plural es tan usada hasta por personas a quienes se reconoce sufi ciencia intelectual, en frases como estas: hubieron fiestas, habrn juegos etc. (Llaver as 1933). Se puede apreciar que el autor hace referencia tanto a formas perifrstica s como simples y que el uso se da entre personas de diferentes clases sociales, incluyendo, como en el ltimo ejemplo y a percepcin de este autor, entre personas muy intelectuales. Es importante sealar que este escritor era miembro de la Academia Dominicana de la Lengua y, por lo tanto, pretenda defender el uso recomendado por el Diccionario de la Real Academia Espaola En cuanto a Puerto Rico, encontramos co mentarios sobre la pluralizacin de haber existencial en obras prescriptivas como el Diccionario de incorrecciones y particularidades del lenguaje (Santamara Chavarra & Cuartas 1967). Esta obra menciona los siguientes ejemplos (242 253): heridos hubieron a quienes nadie pudo asistir, dudo que hayan habido, ni que los hayan ahora, caballeros andantes, haban muchas personas, habran muchos hombres que lo confirmasen y hubieron fiestas

PAGE 43

43 toda la semana. Se puede notar que, adems de los tpicos ejemplos en imperfecto y pretrito, la obra tamb in incluye un ejemplo de haber pluralizado en el presente perfecto. En cuanto al Diccionario de la Re al Academia Espaola ste hace la primera mencin de la pluralizacin de haber existencial en la edici n de 1927 de la siguiente manera: Es barbarismo mu y comn en Amrica hacerlo personal en esta acepcin. HUBIERON fiestas; HABRAN muchos hombr es que lo confirmasen (Real Academia Espaola 1927, 1032). La acepcin desapar ece en las siguientes ediciones, a excepcin de la de 1950, que repite la ci ta anterior y la de 1984, en que se aade que el uso tambin sucede en algunas regiones espaolas (Real Academia Espaola 1984, 1124). La edicin de 1989 vuelve a seal ar el uso en plural en Amrica y regiones de Espaa. En cuanto a las gramticas de esta institucin, la edicin de 1858 de su Gramtica de la lengua castellana menciona muy poco sobre este verbo, aunque aclara que es impersonal y que significa existir, oc urrir, acaecer (56) y que se conjuga en singular. En la edicin de 1911, por su parte, se limita a tratar haber como parte de los verbos que toman este carcter, refiri ndose siempre a los verbos impersonales, en algunas de sus acepciones y aade el ejempl o habr guerra o guerras (146). En la edicin de 1931, esta gramtica agr ega un apartado especial al verbo haber esta vez como verbo unipersonal, en donde aclara que a pesar de que en una frase como hubo fiesta (263) fiesta parece ser el sujeto, ste no lo es, dado el carcter impersonal de haber Seala tambin que la forma hubieron no se dice. Es en la edicin de 1973, y que ahora se llama Esbozo de una nueva gramtica de la lengua espaola en que

PAGE 44

44 adems de subrayar la interpretacin de haber como verbo personal con el ejemplo de hubieron agrega que su uso se da en algunas pr ovincias espaolas de Levante, y en numerosos pases hispanoamericanos (384). Ho y en da, esta institucin cuenta con un diccionario ( Diccionario panhispnico de usos ) dedicado a la corregir dudas sobre el espaol. Hablaremos de los com entarios de esta obra sobre el tema de la pluralizacin de haber un poco ms adelante. Adems de Amrica, la pluralizacin de haber existencial ha sido igualmente notada y condenada en Espaa. Un ejemplo, de tiempos ms recientes, es el del Diccionario de dudas e irregularidades de la lengua espaola: Incorrecciones, barbarismos, expresiones latinas, usos preposicionales, ortogr afa y conjugaciones (Fernndez 1991). Esta obra (225) advierte que las construcciones en las que hay concordancia de haber con el objeto se oyen y leen con frecuencia desgraciadamente, y sobre todo, en el rea de influencia del ca taln. El autor seala tambin el uso en primera persona habamos en la iglesia (226), aunque en este ltimo ejemplo no especifica si es de uso comn en Espaa. Otros autores espaoles como Gmez To rrego (1994) han escrito trabajos de tipo descriptivo sobre los verbos impersonal es, aunque al referirse al tema de la pluralizacin lo hacen de forma prescriptiva, sealando el uso de este como desviacin o incorreccin (31). Gmez Torrego sostiene que los ejemplos de pluralizacin estn registrados ocasionalmente en la lengua antigua (31) y manifiesta que la pluralizacin en primera persona es un caso de construcci ones rsticas y arcaicas en Espaa, y de uso frecuente en Hispanoamrica (31). Como otros autores, Gmez Torrego tambin sostiene que en el caso de Espaa la plural izacin es comn en zonas de Catalua,

PAGE 45

45 del Levante espaol (31). Ms adelante vere mos que el fenmeno tambin sucede en la lengua catalana. Agrega, asimismo, que su uso en Hispanoamrica es frecuente incluso en niveles cultos (31). Una vez ms, observamos la referencia a que el uso es comn en la gente educada. Llama la atencin, sin embargo, que algunos autores, como Gmez Torrego (1994) se refieran al uso pluralizado como arcasmo dentro de Espaa, ya que se contradira con la idea de que la pluralizaci n es una innovacin ling stica. Otro autor espaol que hace referencia a lo arcaico de la pluralizacin es Luque Moreno (1978, 131), quien manifiesta que es cada vez ms f uerte la tendencia (que arranca ya desde hace siglos) a pluralizar el verbo. Uno de los problemas para identificar ejemplos de la pluralizacin de haber en el espaol antiguo es que en muchas ocasiones sta se puede interpretar en el sentido de poseer ms que de existir siendo arriesgado sealar lo que el hablante realmente est usando. Recordemos que este contexto de ambigedad fue el que permiti el cambio semntico, de posesiv o a existencial, del verbo haber Esta dificultad para discernir entre posesin y existencialidad es remarcada por Hernndez Daz (2006, 1127 y 1130) y la observamos en el siguien te ejemplo que corresponde al ao 1792. (31) La otra que no avien armas para ellos (Estoria de Espaa, fol. 16 r) la otra que no tenan/?haban armas para ellos Hoy en da, casi dos siglos despus de lo s comentarios de Bello, la pluralizacin del verbo haber sigue estando estigmatizada y condenada en los manuales de gramtica correctivos, a pesar de que su uso comn pueda ser fcilmente detectable entre personas con conocimientos avanzado s de gramtica, o por aqullos que no

PAGE 46

46 usndola pueden reconocerla (v arias regiones de Espaa, especialmente el centro y norte). Actualmente la obra ms prescriptiva y de consulta con respecto al uso culto del espaol es el Diccionario panhispnico de dudas publicado por la Real Academia Espaola (2005). Respecto a la pluralizacin de haber esta obra contiene una seccin bastante detallada. A nivel general, este diccionario seala que Aunque es uso muy extendido en el habla informal de muchos pases de Amrica y se da tambin en Espaa, especialmente entre hablantes catal anes, se debe seguir utilizando este verbo como impersonal en la lengua culta formal, de acuerdo con el uso mayoritario entre los escritores de pr estigio (331). El diccionario condena el uso de la plur alizacin en primera, segunda y tercera persona ( habemos habais y haban, por ejemplo). Ms especficamente sobre el uso de habemos el diccionario manifiesta que es propio del habla popular el uso de habemos con el sentido de somos o estamos (330) y aade, siempre con respecto a habemos que no debe utilizarse, en la lengua culta, el verbo haber, aunque a veces se haga as en la lengua popular (331). Esta obra tambin justifica el uso imper sonal con el argumento de que este es el uso culto mayoritario, especialmente en la lengua escrita, tanto en Espaa como en Amrica y el de los escritor es de prestigio (331). Agrega tambin que la pluralizacin se debe a la excepcionalidad que supone la existencia de un verbo impersonal transitivo, sumado al influjo de otros verbos que comparten con haber su significado existencial, como estar, existir, ocurrir, todos ellos verbos personales con sujeto (331), y esto explica que muchos hablantes interpreten errneamente el sustantivo que

PAGE 47

47 aparece pospuesto al verbo haber como su sujeto y, consecuentemente, pongan el verbo en tercera persona del plural cuando dicho sustantivo es plural (331). En la entrada de haber este diccionario tambin hace referencia a la conjugacin hay Al respecto dice que cuando se usa un encltico con la conjugacin de este verbo en tercera persona del singular ( hay ) se debe conservar la y excepto en expresiones temporales. El diccionario pone como ejemplo la frase las mafias no existen, pero haberlas, haylas (329). Sin embargo, lo que nos llama la atencin de esta entrada es que el diccionario tambin seala que este uso es comn en la lengua antigua, pero raro hoy (329), lo que parece contradecir se con el argumento, que ms adelante da este diccionario, de que esta estructura es una prueba de que haber es un verbo transitivo. Asimismo, el di ccionario sustenta que se ha llegado al extremo (331) de hacer la pluralizacin en presente del indicativo ( hayn ). Los comentarios de condena a la pluralizacin del verbo haber existencial nos conducen a hacer ciertas apreciaciones. En primer lugar, vemos que el fenmeno en cuestin ha estado presente en la literatura acadmica de sde el siglo XIX. Esto confirma que la estructura lleva casi do scientos aos en uso, posiblemente ms si tomamos en cuenta que las condenas debier on haber surgido de la percepcin de que se estaba extendiendo. As que el cambio ling stico en esta estructura, que s tuvo que haber pasado en algn momento, no es una innovacin del espaol moderno. Esto podra significar que la variacin que enc ontramos hoy en da se debe a otras razones (de las cuales hablaremos cuando formulemos nuestras hiptesis dentro del captulo de metodologa).

PAGE 48

48 El otro punto es que la mayora de lo s autores mencionan que su uso se da en todas las clases sociales, incluso algunos hac en referencia al uso de la pluralizacin en personas del buen hablar. En ese sentido, podemos suponer que la extensin del fenmeno ya era perceptible en individuos de diferente educacin (y no slo en personas poco letradas, como se suele supo ner en trabajos ms recientes). Esto sera otro argumento para confirmar que el cambio lingstico en este tipo de estructura no es una innovacin moderna. La pregunta es, por consiguiente, Qu ha pasado hoy en da con ambas estructuras? Siguen en proceso de cambio o ya se han estabilizado? Finalmente, un punto impor tante a nivel lingstico es q ue los autores sealan ejemplos en diferentes tiempos verbales, as como en varias personas ( haban habamos habais ). Asimismo, tambin hay ejemplos en fr ases perifrsticas. Algunos estudios suponen que la extensin de la pluralizacin de haber hoy en da es ms comn en aquellas formas en que el hablante es t menos consciente del verbo haber como existencial, por ejemplo, c uando el verbo a conjugar no es haber pero la frase sigue siendo existencial ( deben haber muchas personas por ejemplo). De ser as, habra sido ms comn que los detractores del uso en plural, como Andrs Bello, hicieran referencia slo a las frases perifrstic as. Este hecho incluso pone en duda cualquier insinuacin de que el cambio hoy en da est comenzando en determinado tipo de conjugacin verbal de haber por ejemplo, de frases perifr sticas a simples o viceversa. De existir una tendencia de este tipo, debera haber sido hace doscientos aos, a menos que la variacin entre la forma si ngular y plural se haya mantenido en lucha desde ese tiempo. Discutir en ms detalle este asunto en un captulo posterior.

PAGE 49

49 2.1.2. Enfoques descriptivos Adems de los comentarios prescriptivo s, los enfoques descriptivos tambin nos sirven de base para entender los usos y cara ctersticas de la pluralizacin de haber en diferentes pocas y regiones. Estos enf oques difieren de los anteriores en que su propsito es informar sobre el fenmeno y no condenarlo. Los diccionarios y antologas del espaol popular deberan ser la mejor fu ente para encontrar estudios de este tipo. Muchos elementos del espaol popular, tant o a nivel lxico como de estructuras gramaticales suelen ser tomados como autctonos en muchas regiones, dado que poco se escuchan en el espaol culto. Por ej emplo, el poeta, periodista y antroplogo salvadoreo Geoffroy Rivas pub lic un libro sobre el espaol de El Salvador en 1978. El valor de la obra de Geoffroy Rivas radi ca en el hecho de mostrar, de una manera descriptiva, algunos rasgos, presuntamente, del espaol salvadoreo. En su trabajo aduce que muchas caractersticas del espa ol salvadoreo, encontradas en todas partes del mundo hispano, incluyendo Espaa, ti enen su origen en el nhuatl (Geoffroy Rivas 1998), como el seseo, el jejeo, la no distincin de ll e y, etc. Los argumentos de Geoffroy Rivas demuestran el desconocimie nto de algunos escritores (en parte aficionados) en el pasado sobre la dialectolo ga hispana, pero m s an, nos sirve para darnos cuenta de que estos autores vo lvan autctono t odo aquello que ellos consideraban popular y propio del habla verncula, desconoc iendo que estos mismos fenmenos eran comunes en otras regiones his panas. El libro de Geoffroy Rivas, sin embargo, no incluye ninguna referencia a la pluralizacin del verbo haber existencial. La ausencia del tema en los comentarios de este autor no debera significar que el fenmeno no se daba en El Salvador a mediados del siglo XX (cuando se public su libro), pues como hemos visto en la seccin ant erior, hay escritos de tipo prescriptivo

PAGE 50

50 en El Salvador desde principios de ese si glo e incluso desde el siglo XIX a nivel americano (y ms adelante veremos que ta mbin hay numerosos ejemplos de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo escrito de estas pocas). As que la no inclusin de la pluralizacin de haber en el trabajo de Geoffroy Rivas podra ser objeto de varias interpreta ciones, como por ejemplo, de que el autor conociera sobre la extensin panhispnica de este fenmeno, y no lo considerara exclusivo de El Salvador, o que quizs no se percatara de su existencia como divergencia del espaol culto, como suc ede hoy en da, por lo general, con muchos escritores y periodistas salv adoreos que hacen uso de la pluralizacin en sus artculos con la idea de que su uso es estndar. La ausencia de este tema en trabajos de tipo descriptivo, como hemos visto anteriormente con Geoffroy Rivas, ha sido co mn en la mayor parte de literatura de esta ndole. Obras importantes como la Gramtica Descriptiva de la Lengua Espaola (Fernndez Soriano & Tboas Bayln 1999, 1757) se limitan a mencionar la existencia del fenmeno en Latinoamrica y citar algunos ejemplos. Hernndez Daz (2006, 1123) recrimina que las gramticas no le dediquen ni un apartado al verbo haber existencial y que incluso las revistas especializadas lo hayan dejado de lado. El mismo trabajo de Hernndez Daz fue publicado apenas en 2006 y constituye el estudio ms completo a nivel histrico del verbo haber en su funcin existencial. Antes del trabajo de Hernndez Daz, encontramos breves reseas sobre el tema de la pluralizacin de haber en algunos trabajos. A continuacin har referencia a algunas de ellas. La pluralizacin de haber tanto en primera como tercera persona, ha sido tambin notada por Vaquero (1996, 64) en las Antillas, Lope Bl anch (1996, 83) en

PAGE 51

51 Mxico, Sedano & Bentivoglio (1996, 124) en Venezuela y Caravedo (1996, 166) en Per. Alvar (2000) tambin aade que en Espaa hay regiones donde tambin se abusa (211) de la lengua con la utilizac in del fenmeno de la pluralizacin de haber En cuanto a la Repblica Dominicana, este autor (Alvar & Alvar Ezquerra 2000, 338) indica que, en unas entrevistas que realiz todas las clases sociales usaron hubieron. Asimismo, en el caso de habemos y somos, la respuesta casi universal es habemos (338). Por su parte, Frago Gracia y Franco Figueroa (2001) hacen mencin de la extensin de la pluralizacin en todos los pases americanos, aunque estiman que su uso es del espaol ms popular (151). Por su parte, Moreno de Alba (1988) seala que el empleo de la pluralizacin de haber tanto en primera como en tercera persona, es propio de todos los niveles sociocul turales (185). Saralegui (1997, 48) hace igualmente una breve referencia de la pluralizacin de haber en el espaol americano. Asimismo, Bueso Fernndez (1999, 61) menciona, de manera rpida, que la personalizacin de los verbos impersonales haber y hacer en construcciones existenciales est muy ext endida en Amrica. Otro autor que hace referencia al uso de la pluralizacin, esta vez en Tabasco, Mxico, es Williamson (1986), quien aade que es un rasgo tambin frecuente en el espaol popular de Amrica (119). Una descripcin ms detallada, y desde un punt o de vista ms sintctico, sobre el tema de la pluralizacin de haber la proporciona Kany (1969). Este autor da ejemplos de pluralizacin atestiguados en el ao 1605 (256), que segn su c onsideracin, eran lgicos de confundir dada la nocin psicolg ica del sustantivo como sujeto y la expresin gramatical del sustantivo como complemento. Como ejemplo anlogo, Kany brinda el caso de la transformacin de una conjugacin en singular a una plural, como

PAGE 52

52 se aprecia en la siguiente oracin: el reloj dio la tres > dio las tres > dieron las tres. Kany sostiene que esta concordancia viciosa, registrada ocasionalmente en la lengua antigua, se encuentra an hoy en Espaa, si bien en la literatura es relativamente rara (256) e incluye a su vez un ejemplo de 1926 de una novela espaol a. El autor hace notar que la pluralizacin tambin se empl ea en los verbos auxiliares (pueden, deben, suelen). En cuanto al uso hi spanoamericano, Kany sostie ne que su uso es muy comn en todas partes tanto en el habla como por escrito, sin que, fustigado por los gramticos, haya perdido su fuerza y que son muy pocas las regiones que se han librado de este uso popular y que en muchs imas se puede encontrar codo con codo al lado de la forma normal entre la gente culta y en algunos de los ms destacados escritores (256). De acuerdo a este aut or, el uso est muy extendido en Centroamrica, Chile y Argentina, siendo este ltimo pas en donde, en el habla rstica, el uso es tan imperioso que se puede escuchar hain o hayn (257). Kany ofrece una cantidad numerosa de ejemplos de haber pluralizado en casi todos los tiempos y de diferentes partes de Hispa noamrica: Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia, Per, Ecuador, Colombia Venezuela, Panam Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Mxico Cuba y Puerto Rico. Asimismo, hace referencia a la pluralizacin de haber en primera persona ( habemos), e incluye ejemplos con habemos y habamos en los siguientes pases: Ar gentina, Uruguay, Chile, Per, Ecuador, Colombia, Venezuela, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Mxico y Cuba. Kany vuelve a hacer nfasis en la extens in del fenmeno, en pr imera persona, tanto geogrfica como socialmente: As em pleado, en Espaa se considera como uso incorrecto y muy popular y rstico. En Hispanoamrica, a despecho de la censura

PAGE 53

53 constante, y a las veces violenta, de gramticos y preceptistas, haber se halla en esta locucin muy extendido no slo entre el bajo pueblo, sino tambin entre personas cultas y En los crculos acadmicos, sin duda, los escritores, tratan de mantener la forma aceptada. Los que en la conversaci n emplean habamos, al transcribir su pensamiento con miras literarias se obligarn a s mismos a caer en la artificialidad del ramos (259). Nos parece interesante, adem s de su pujante uso en todos los niveles sociales y acadmicos, el hecho de que este autor haga referencia a que este fenmeno se pueda encontrar en el espaol ant iguo, que se pueda encontrar an hoy en Espaa y que el uso artificial (o innov ador) sea el del uso en singular. Por otra parte, en cuanto al uso de haber pluralizado en Espaa, ms especficamente en Castilla, el lingista co lombiano Rufino Cuervo manifiesta que este uso tambin se da en esta regin: habamos muchos por ramos o estbamos muchos lo tengo odo en lo mejor de Castilla la viej a (Cuervo 1876, XXX). Recordemos que hoy en da no se tienen referencias de que la pluralizacin de haber suceda en el centro o noreste de Espaa. El fenmeno en este pa s sigue siendo sealado para zonas en donde el espaol est en contacto con el cataln. Si el fenmeno era escuchado en el siglo XIX, cuando Cuervo escribe los comentar ios anteriores, y si ste no se registra actualmente en esta regin de Espaa, signific ara que la pluralizacin desapareci en algn momento de Castilla. 2.2. La (des)pluralizacin en otras lenguas En esta seccin analizar lo que sucede c on la estructura existencial en algunas lenguas romances y en ingls. El objetivo pr incipal es advertir que el fenmeno de la pluralizacin y despluraliz acin dentro de las frases existenciales no es una particularidad nica del espaol, ni si quiera de slo las lenguas romances.

PAGE 54

54 Comencemos con el portugus. Esta lengua cuenta con dos variedades dialectales, la de Portugal y la brasilea. Encontramos as dos formas estndares para formar las oraciones existenciales. En el portugus de Portugal, las construcciones existenciales se forman con el verbo haver haber, mientras que en el portugus brasileo se tiende a utilizar el verbo ter tener (Franchi, Negro & Viotti 1998), como se puede apreciar en los siguientes ejempl os del portugus peninsular y brasileo respectivamente. (32) Correia de Campos assegura que no haver mais impostos (Econmico, Dirio de Notcias, 11/01/07) Correia de Campos asegura que no habr ms impuestos Consultado el 31/07/09 (33) No governo tem muitas pessoas que trabalham (O Globo, 03/04/08) En el gobierno hay muchas personas que trabajan Consultado el 31/07/09 Esta variabilidad del portugus, segn He rnndez Daz (2006, 1125), reconfirma la poca claridad entre la existencia y la posesin, ya que vemos que dentro de una misma lengua se recurre a dos verbos, uno de ellos netamente posesivo. Asimismo, podemos ver que el portugus europeo ha adoptado, al igual que el espaol, el verbo haber y que tambin requiere que se conj ugue en tercera persona singular. Ms interesante an es el hecho de que en el portugus peninsular tambin encontramos el fenmeno de la pluralizacin del verbo haber en oraciones existenciales. Al igual que en espaol, la pluralizacin de haber existencial en portugus est estigmatizada. Nogueira (1989, 211), por ejem plo, manifiesta que en el portugus de Portugal um

PAGE 55

55 erro imperdovel dizer-se: houveram homen s, haviam rapazes, etc., como alguns dizem, convencidos de que assim que est bem!. Evidentemente, el gallego posee muchos ra sgos en comn con el portugus y el espaol. No es de extraar, entonces, que la s oraciones existenciales tambin se formen con el verbo haber y que ste se conjugue en tercera persona del singular, como en el siguiente ejemplo que ofrece el Diccionario da Real Academia Galega (Real Academia Galega 2009): Ma haber brtemas na costa Maana habr brumas en la costa. Se puede apreciar que haber se mantiene en singular ante la palabra brtemas, que est en plural. Una de las particularidad es de la conjugacin de este verbo en gallego es que la forma cannica del presente del subjuntivo, haxa est acompaada por las variantes haiba y haiga (Porto Dapena 1977). Sin embargo, al igual que en portugus peninsular, en gallego tambin se puede pluralizar el verbo haber, uso que no es considerado estndar. En Internet pudimos constatar que haba numerosos ejemplos de haber pluralizado en este tipo de estructura, como se puede observar en el siguiente ejemplo, tomado de la edicin digital del peridico Xornal Galicia: (34) Nalgns lugares da cidade haban moitos pequenos comercios ao aire libre En algunos lugares de la ciudad haban muchos pequeos comercios al aire libre Consultado el 01/05/2009 La pluralizacin en esta lengua es bastante parecida a la del espaol en cuanto a los tiempos en que se puede encontrar. Incluso se pudo hallar ejemplos de pluralizacin en primer a persona, tanto en presente como en pasado:

PAGE 56

56 (35) Entre ns (os galegos) habemos moitos que por un motivo ou outro nos sentimos magoados polas cacicadas de out rora (Vzquez Sanls 2008, en lnea) Entre nosotros (los gallegos) habemos muchos que por un motivo u otro nos sentimos lastimados por las cacicadas de antao (36) Habiamos moitos nenos (Castro 1998, 113) habamos muchos nios La pluralizacin en gallego no es un hecho raro, dado que esta lengua est en contacto con el espaol y el portugus, le nguas donde sucede el mismo fenmeno. Lo sorprendente es que no haya seales, al menos bibliogrficas, de que en las regiones que lindan con Galicia y que hablan espaol exista la pluralizacin. Hasta ahora slo se ha dicho que la pluralizacin sucede en zo nas donde se habla cataln, justo al otro extremo de la zona gallega. Respecto al cataln, la situacin de la estructura existencial en esta lengua es muy semejante a la de las lenguas antes mencionadas. El cataln tambin utiliza el verbo haver haber y ste se conjuga en tercera persona singular, como se ve en el ejemplo (37). Adems, las oraciones existenciales se forman con el locativo hi ah, como suceda tambin en el espaol antiguo, como se ve en el ejemplo (37), tomado de Hernndez (2006, 1142). La diferencia es que en el caso del cataln el locativo se antepone obligatoriamente al verbo haver ( hi ha ). (37) Hi ha moltes opcions obertes (Avui, 09/05/2009) Hay muchas opciones abiertas Consultado el 09/05/2009 (38) mas no osauan yr contra el por que no auie y qui los defender

PAGE 57

57 pero no se atrevan a ir contra l porque no haba all quien los defendiera Como lo hemos mencionado en algunas ocasiones, el cataln tambin posee casos de pluralizacin en su equivalente del verbo haber existencial. Recordemos que en el espaol de Espaa la pluralizacin ha sido notada por diversos estudiosos, algunos de los cuales, como Blas Arroyo (1995 1996), afirman incluso que la concordancia en oraciones con haber es una variante muy extendida en la sociedad valenciana y adems muy positivamente valo rada por la mayora de la comunidad (193). El autor atribuye el uso de la plura lizacin en Valencia, con los resultados de su estudio, a la influencia del cataln. Al parecer, el uso pluralizado de haber en esta lengua est bastante extendido, al menos en ciertas regiones, especialmente en el cataln central y valenciano (Rigau 1993). Veamos un ejemplo de Catalua (39) y otro de la Comunidad Valenciana (40), especficamente Levante, en donde sucede la pluralizacin de haber existencial (en cataln haver ). (39) Dentre els 67 participants, hi havien representats de si s restaurants amb estrelles Michelin (Diari de Terrassa, 25/03/2009) Entre los 67 participantes, haban representantes de seis restaurantes con estrellas Micheln Consultado el 09/05/09 (40) El 9 de maig an amb la meua esposa a fer la declaraci de la renda al carrer de la Sang. Hi havien sis escalons i no podia pujar perqu no hi havia rampa (Levante, 14/07/2006)

PAGE 58

58 El 9 de mayo fui con mi esposa a hacer la declaracin de la renta a la calle de la Sang. Haban seis escalones y no poda subir porque no haba rampa Consultado el 09/05/2009 La pluralizacin de haver en cataln se da, al parecer, en todos los tiempos verbales de la tercera persona. No hay, sin embargo, noticias de que en esta lengua el fenmeno haya afectado la primera y s egunda persona, como ya hemos visto que sucede en espaol. Como sucede con el espaol, en cataln el uso prescriptivo tambin recomienda la forma impersonal. Ramos-Alfajarn (2001, 138) ha encont rado que las formas impersonal y pluralizada en cataln han coexistido en la segunda mitad del siglo XIX y que a partir de ese siglo comienza a haber vacilacin entre la forma impersonal y la pluralizada. Esto reconfirma que la estructura pluralizada tampoco es un fenmeno nuevo en cataln. Ramos-Alfajarn (2001) sostiene que la pluralizacin de haver-hi en Cataln es una extensin de las funciones semnticas de haver-hi hacia los verbos ser y estar ( sser y estar en Cataln): Tamb hem pogut adverti r que lestudi daquest verb no es pot desvincular del comportament dels al tres dos verbs que poden ser seleccionats en les contruccions presentacionals: sser i estar De fet, lextensi d haver-hi creix sobretot a expenses d sser (141). Otra lengua, hablada en el norte de Espaa, cerca de Francia, en que encontramos el uso de haber con una estructura impersonal es el aragons (Nagore Lan 1989, 104). En esta lengua, haber va precedido de bi que significa ah ( bi ha, i ha, bha = hay). Si bien no existe bibliografa que revele si hay o no pluralizacin de

PAGE 59

59 haber en aragons, s es posible encontrar algunos ejemplos en Internet, como el siguiente. (41) Bi eban muitos aragoneses (foro Esparbel Rondador) haban muchos aragoneses Consultado el 25/04/2009 Dado que estos ejemplos de pluralizaci n se encontraron en blogs y foros de discusin, y que la gramtica aragonesa pre scribe solamente el uso impersonal (Nagore Lan 1989, 104), suponemos que la plur alizacin, al igual que en las dems lenguas de la pennsula ibrica de las que hemos hablado, es de tipo coloquial y que sta no es aceptada. Hemos visto que el portugus, el gallego, el espaol, el cataln y el aragons hacen uso del verbo haber para las frases existenciales y todas estas lenguas permiten la pluralizacin, aunque la lengua culta pre scribe la forma impersonal. El francs, por su parte, tambin hace uso del verbo avoir haber, pero no permite la pluralizacin, es decir, que tanto en el uso normativo y en el coloquial avoir slo se conjuga en tercera persona singular. Adems del locativo y las oraciones existenciales en francs van acompaadas del pronombre de tercera persona singular il como se observa en el siguiente ejemplo del francs moderno. (42) Il y a plusieurs raisons ( Le Figaro, 6/9/2007) Hay varias razones Consultado el 10/2/2008 El uso de haber en francs data desde el francs antiguo, con la diferencia de que la utilizacin del pronombre il l y el locativo y ah comenzaron a ser frecuentes a

PAGE 60

60 partir del siglo XV (Marchello-Nizia 1997, 408), tal y como se observa en los siguientes ejemplos del francs antiguo tomados de Kibler (1984, 89): (43) A Dol avoit un bon seignor En Dol haba un buen seor (44) Mes i avoit autre achoison Pero ah haba otra razn No hemos podido encontrar fuentes que informen si en francs antiguo hubo casos de pluralizacin. Otro aspecto interesante de las frases ex istenciales en esta lengua es que existe una tendencia a omit ir el pronombre il en la lengua verncula, como se observa en el siguiente ejemplo, tomado de la letra de una cancin ( Le Chameau ) de Lynda Lemay. (45) Est-ce quy a un trou dans le plafond Hay un hoyo en el techo? Desconocemos la extensin de este fenmeno y si ste ha sido estudiado. Llama la atencin, sin embargo, el hecho de que esta estructura siga reducindose fonolgicamente (y que no se pluralice como sucede en espaol). Otra lengua muy relacionada con el francs es el occitano. Como en francs, y del mismo modo que en cataln, este idioma tambin hace uso del verbo haber (Jensen 1986, 219). La estructura existencial en occit ano se forma hoy en da con el locativo i y el verbo aver conjugado en tercera persona del singul ar, como se ve en el siguiente ejemplo. (46) I avi tres polidas drllas (ejemplo pr oporcionado por un informante nativo) haba tres chicas bellas

PAGE 61

61 A diferencia del francs, el occitano no utiliza el pronombre il (o su equivalente) dentro de la frase existencial y el uso se asem eja ms bien al del cataln. De acuerdo a nuestro informante, el verbo aver del occitano no se puede pluralizar en este tipo de expresiones. Otra lengua romance que utiliza el verbo ere haber, y de manera impersonal, es el sardo, hablado en la isla de Cerdea. La estructura se acompaa del locativo bi que significa ah. Veamos el siguiente ejemplo, tomado de Jones (1993, 113). (47) Bat metas frores in sa tanca Hay muchas flores en la pradera Tampoco hay evidencia de casos de pluralizacin en sardo, lo cual no es sorpresa dado que como hemos visto anteriormente, el fenmeno parece darse slo en la Pennsula Ibrica y dentro de determinadas regiones. Conforme entramos en Francia (e incluso en las zonas de Espaa que lindan con este pas), la tendencia suele ser hacia el uso impersonal. Otras lenguas romances no utilizan el verbo haber En italiano, por ejemplo, las oraciones existenciales se forman con el verbo esserci ser junto con un locativo. Como en latn, el verbo ser debe concordar con lo que se dice que existe. Observemos los siguientes ejemplos: (48) ora c' una legge (La Repubb lica, 30/07/1998) ahora hay una ley Consultado el 22/03/2009 (49) ci sono molti negozi di souvenir (Corriere della sera, 14/07/2008) Hay muchas tiendas de recuerdos

PAGE 62

62 Consultado el 10/02/2009 En este sentido, el italiano tiene una es tructura similar a la del ingls ( there is there are ), tanto en el uso del locativo como en el de ser que debe estar en concordancia con la fras e nominal que le sigue. Es interesante, sin embargo, que el it aliano no estndar presente un fenmeno contrario a la pluralizacin, es decir, el uso de la no concordancia. Veamos el siguiente ejemplo tomado de Burzio (1986, 133). (50) Cera molti clienti nel negozio Haba muchos clientes en la tienda La no concordancia del verbo essere en esta clase de oraciones en italiano no parece ser de mucha aceptacin en la lengua culta. Aunque segn Kinder & Savini (2004, 9), una frase como c molte case qui hay muchas casas aqu en vez de ci sono molte case qui puede tambin escucharse en un italiano cercano al estndar o en un registro entre el italiano popolare y el escrito o estndar. La no concordancia es tambin comn en otra lengua hablada en Italia (a la que ellos llaman dialecto), el piamonts. Esta lengua utiliza un verbo que equivale al verbo ser. En tal sentido, esta lengua debera requerir la concordancia como suceda en latn u hoy en da en italiano. Sin embargo, el pi amonts no utiliza la concordancia en este tipo de oraciones y esta estructura consti tuye el uso estndar. Veamos el siguiente ejemplo tomado de Burzio (1986, 126). (51) A y tanti client ntel negosi CLTICO ah es tantos clientes en la tienda Hay muchos clientes en la tienda

PAGE 63

63 El uso de la no concordancia en orac iones existenciales con el verbo essere en italiano y piamonts comienza a darnos seales de la relatividad de la pluralizacin o el uso impersonal en las lenguas romances, i ndiferentemente de si se usa el verbo haber o ser Por su parte, otra lengua que tambin hace uso del verbo ser adems de otros verbos, es el rumano. U na particularidad de este idioma es que las oraciones existenciales no llevan un locativo obligat orio. Los verbos ms comunes para la estructura existencial son a exista existir y a fi ser. Ambos verbos deben concordar con el sujeto pospuesto, tal y como sucede en el espaol si se usaran los mismos verbos ( existen muchas personas ). Observemos algunos ejemplos de oraciones existenciales en rumano, tomados de Daniliuc & Daniliuc (2000, 277 y 378). (52) n camer erau doi En cuarto eran dos haba dos en el cuarto (53) Nu era nimeni pe strad No era nadie en calle No haba nadie en la calle La estructura existencial del rumano per tenece, entonces, al grupo de lenguas que no usan el verbo haber y que por lo tanto recurren a la concordancia. En cuanto a la presencia de despluralizacin (o no c oncordancia), sta se puede encontrar, al parecer, en el sur de Rumania y mucho ms entre hablantes poco instruidos, segn datos de un informante nativo de esta l engua. No hemos encontrado estudios de ningn tipo que verifiquen este uso en singular.

PAGE 64

64 No puede faltar en este anlisis comparativo el caso del ingls, a pesar de no ser una lengua romance. Como es sabido, la estructura de las oraciones existenciales en este idioma est compuesta por el locativo there ah y el verbo to be ser, y este ltimo debe concordar con la frase nominal que le si gue. Veamos algunos ejemplos en ingls. (54) There is a health crisis (The New York Times, 30/01/1994) Hay una crisis de salud Consultado el 16/05/2009 (55) There are no children here (Time Magazine, 12/09/1994) No hay nios aqu Consultado el 16/05/2009 El uso que observamos en los ejemplos anteriores es el que se considera estndar y el enseado en las escuel as de los pases de habla inglesa. Ya hemos visto, no obstante, que el us o en singular no es exclusivo del verbo haber ya que en lenguas como el italiano info rmal, el piamonts y posiblemente el rumano coloquial del sur de Rumania el verbo ser puede estar en singular en contextos en que se habla de algo en plural. Interesa ntemente, en el ingls contemporneo tambin es posible escuchar frases del tipo theres bridges (Meechan & Foley 1994, 63), cuando la regla general de la estructura de las oraciones existenciales dictara el uso de there are bridges hay puentes. La no concordancia en ingls en este tipo de oraciones parece estar documentada en ejemplos que datan del ingls antiguo, unos 1000 aos D.C. (Meechan & Foley 1994, 64), por lo que el fenmeno tampoco es nuevo en esta lengua. Atwood (1953, 29) encontr que la forma sin concordancia (e.g. theres two reasons for

PAGE 65

65 that ) era heavily predominant in all areas except in cultured speech en el Este de los Estados Unidos. Quirk (1972, 359) nota tambin esta particularidad de la lengua inglesa y seala que el uso de la no conc ordancia se tiende a usar en informal speech. Atwood (1953, 29) incluso sosti ene que en ingls el uso en singular es predominante excepto en el habla culta. Este tipo de fenmeno, el de la despluraliz acin o no concordancia, tambin se ha observado en el ingls canadiense. Meec han & Foley (1994) encontraron un 28% de casos de no concordancia en hablantes del ingls estndar (80) de Canad, hecho que demuestra no slo la extensin geogrfic a del fenmeno, sino tambin su uso en diferentes registros. Asimismo, este uso tambin es frecuente en el ingls britnico, especialmente entre los hablantes jvenes (Breivik & Martinez-Insua 2008). Breivik & Martinez-Insua (2008) encontraron en un corpus de ingls britnico (hablado) un 13.3% de casos de no concordancia. 83.3% de estos casos pertenecan a la forma contractada theres un 9.4% a there is un 5.7% a there was y slo un 1.6% a otros tiempos. Estos autores tambin analizaron otro corpus del habla de jvenes adolescentes de Londres, encontrando un 21.3% de casos en que no se haca concordancia. 74% de los ejemplos de no concordancia perteneca a la forma theres 13.1% a there was 9.1% a there is y 3.0% a semi-auxiliares. El estudio de Breivik & Martinez-Insua encontr que la no concordancia se utiliza en actos de habla que conllevan un envolvimiento personal por parte del hablante, como cuando se hace correcciones o deducciones o cuando se quiere expresar ideas personales u obtener informacin (361).

PAGE 66

66 Es importante sealar que segn el estudi o de Meechan & Foley (1994) del ingls canadiense, el nivel de educacin de lo s hablantes contribuye al uso de la concordancia. Incluso, estas autoras llegan a afirmar que prescripti ve rules of grammar taught in high school have influenced use of c oncord in both these sets of speakers and serve to obscure the fact that nonconcord is the norm (82). Los investigadores de este tema toman la concordancia como la es tructura predeterminada en la oraciones existenciales en ingls, segn Meechan & Fole y, porque ellos mismos son hablantes de un ingls culto. Nos detendremos aqu en nuestro recorrido por las oraciones existenciales en diferentes lenguas. Aunque es im portante sealar que el uso de haber y tener tambin se observa en otras lenguas como el rom anche, que utiliza el equivalente del verbo haber el palenquero (Megenney 1986) y el gr iego moderno (Luque Moreno 1978), que usan el equivalente a tener y el criollo haitiano, que hace uso de los dos verbos: haber y tener Los casos de (des)pluralizacin que he detallado en esta seccin no son, en absoluto, una prueba fehaciente de camb io lingstico homogneo hacia una determinada estructura en estas lenguas. Sin embargo, lo que est pasando en estas lenguas nos expone, sin lugar a dudas, la variabilidad que hay dentro de las oraciones existenciales. Independientemente de cul f enmeno haya surgido primero, la forma plural o la singular, no se puede negar que la variacin singular-plural en frases existenciales no es una exclusividad del espaol En cuanto a la relacin entre el verbo que se usa en cada lengua y la estructura plural o singular, a simple vista parecera que las lenguas que usan haber usan la forma singular como la estndar y la pluralizada

PAGE 67

67 como coloquial. Mientras tanto, las lenguas que usan ser ven como estndar la forma plural y la singular como coloquial. U na excepcin sera el piamonts que aunque usa el verbo ser no recurre a la estructura plural. Cabe preguntarnos ahora si la aceptacin o no de cualquier tendencia, singular o plural, es en cierta medida arbitraria, pues las formas no aceptadas no son siem pre las del habla espontnea. Quiz no sea casualidad que tanto la plural izacin como el uso en singular de las frases existenciales dentro de Europa consti tuya un aparente continuo dialectal. Vemos que la forma plural con el verbo ser se mantiene dentro del italiano y el rumano, mientras que el piamonts (hablado en una z ona de Italia que linda con Francia), a pesar de usar el verbo ser, utiliza el singular como lo hace el francs, el sardo, el occitano, el cataln norte y el espaol de l centro y noreste de Espaa. Por otra parte, las lenguas que se hablan en la pennsula, es dec ir el cataln central y sur, el espaol en contacto con cataln, el portugus y el gallego, muestran variacin singular-plural. Estas lenguas utilizan todas el verbo haber En cuanto a Andaluca, no hemos encont rado estudios o referencias de la pluralizacin de haber sin embargo, una bsqueda por sitios en la red de esta regin nos proporcion numerosos ejemplos de plur alizacin provenientes de todo tipo de contextos, especialmente en la lengua info rmal (foros, blogs, etc.), aunque tampoco faltan muchos en la lengua culta. Observemos algunos ejemplos. (56) y eso que haban muchos jugadores muy desgastados (Diario de Sevilla, 09/08/08) Consultado el 01/08/09

PAGE 68

68 (57) El trfico se cort para que la alcaldesa, acompaada de muchos de los familiares, entre los que haban varios nios, se acercasen para (Diario de Cdiz, 28/07/09) Consultado el 01/08/09 (58) Y porque he naco gitano / no crean que soy malo, / que habemos malos y buenos / y tambin somos cris tianos... (Granada Hoy, 08/12/07) Consultado el 01/08/09 El ejemplo (56) corresponde a una fr ase dicha por un entrenador de ftbol sevillano, mientras el ejemplo (57) apareci escrito dentro de una nota periodstica, lo que demuestra que el fenmeno puede escaparse de los correctores. En el ejemplo (58), que proviene del extracto de un cante flam enco, se aprecia que la pluralizacin de haber tambin sucede en primera persona. Para finalizar, resumiremos a continuaci n, en la tabla 2-1, el estado de las oraciones existenciales en diversas lenguas romances e ingls. Aunque faltan algunas lenguas, es posible observar que el verbo ms utilizado es haber seguido por ser

PAGE 69

69 Tabla 2-1. Resumen de la (des)pluralizaci n de las oraciones existenciales en algunas lenguas Lengua Verbo existencial concordancia Latn ser s Italiano culto ser s Italiano coloquial ser no Ingls culto ser s Ingls coloquial ser no Piamonts ser no Rumano estndar ser, existir, etc. s Rumano coloquial ser, existir, etc. no Francs haber no Occitano haber no Sardo haber no Espaol culto haber no Espaol coloquial, zonas catalanas, Andaluca, Amrica haber s Aragons culto haber no Aragons coloquial haber s Cataln norte y culto haber no Cataln centro/sur haber s Portugus culto Portugal haber no Portugus coloquial Portugal haber s Portugus brasileo tener no Gallego culto haber no Gallego coloquial haber s

PAGE 70

70 CAPTULO 3 EL CAMBIO LINGSTICO 3.1. El estudio del cambio lingstico Todas las lenguas cambian y varan entre s, lo vemos con la forma en que se hablaba espaol en la Edad Media y cmo se habla hoy, as como cuando viajamos de un lugar a otro y notamos los diversos acentos que hay en cada regin. El problema es cmo identificar y explicar un cambio (Wardhaugh 1986, 195). En un principio, los lingistas crean que la variacin en una lengua se daba al azar. Han sido los estudios de William Labov los que han demostrado que la variacin en una lengua es estructurada (Bratt Paulston & Richard Tucker 2003) y que hay una relacin entre lengua y sociedad. La influencia de la estructura social en la estructura lingstica se ve claramente con el f enmeno llamado en ingls age-grading (Wardhaugh 1986, 10), donde vemos que cada generacin de individuos habla diferente segn su edad, especialmente los nios. Dicho comportami ento lingstico est determinado por la influencia que ejerce el contor no social que rodea a cada grupo. El punto principal de esta investigacin es corroborar si ante el fenmeno de variacin encontrado en las oraciones existenciales con haber hay un cambio lingstico en marcha. El uso de la variante lingstica que est en cambio comienza siempre en la lengua verncula. Segn Labo v (1994), los cambios lingsticos se pueden dar de manera consciente (cambio desde arriba) o inconsciente (cambio desde abajo). El cambio consciente suele extender se desde las clases sociales ms altas hacia las clases bajas. En un cambio consciente la comunidad conoce determinado fenmeno y ste fenmeno posee cierto presti gio. En este caso, la presin social desempea un papel impor tante, ya que con el fin de adaptarse a estos grupos

PAGE 71

71 sociales altos, los que estn en el medio co mienzan a utilizar estos rasgos lingsticos prestigiosos con el propsito de asemej arse al grupo superior. Los cambios inconscientes suelen iniciarse, aunque no siem pre, en los grupos sociales bajos. En este tipo de cambio, la identidad es un factor importante, ya que el uso se extiende o se mantiene gracias a que el fenmeno repres enta algo con lo que los hablantes se sienten identificados. Al parecer, son los ho mbres quienes ms sienten presin social por mantener variantes no estndares (SilvaCorvaln 2001, 99). Esta conducta suele conocerse con prestigio encubierto es decir que el desajuste entre lo que el hablante cree que dice y lo que realmente dice no se interpreta como un acto de engao, sino ms bien como un ndice del prestigio encubie rto de ciertas formas de hablar y de las diferencias en los criterios evaluativos apl icados por y a hombre y mujeres (SilvaCorvaln 2001, 99). De acuerdo a Labov, si bien la presencia de un cambio lingstico es sinnimo de variacin, la presencia de variaci n no representa necesariamente que tambin haya un cambio (Fernndez-Moreno 1998, 108) Podemos tener casos de long-term stable variation (Labov 2001, 85), en que dos o ms formas lingsticas coexisten por mucho tiempo, sin que ello represente un camb io lingstico. En este sentido, la variacin que encontramos en las oraciones existenciales con el verbo haber pueden ser muestra tanto de un cambio en progr eso como de una variacin que se ha mantenido desde hace mucho tiempo. Para investigar el cambio lingstico, los lingistas disponen de diferentes tipos de estudios. Dos de ellos son los estudios en tiempo real y los de tiempo aparente (Labov 1963, Bailey 2002).

PAGE 72

72 Quiz la manera perfecta de estudiar un ca mbio en la lengua sea a travs de un estudio en tiempo real Este estudio consiste en la comparacin de datos de habla antiguos y nuevos. Lo ideal sera comparar el habla de los mismos hablantes despus de un lapso considerable de tiempo, pero dada la dificultad para ello, y el hecho mismo que a veces se quiere estudiar dos pocas muy distantes en el tiempo (en la que es imposible que los mismos hablantes hayan vi vido tanto tiempo), lo ms apropiado es usar muestras de habla de la poca que se qui ere estudiar y compararlas con muestras de habla de hoy en da. Otra manera de hacer este tipo de estudio sera a travs de una rplica de un estudio que se haya hecho antes sobre el mismo tema. Los estudios en tiempo aparente surgen de las mismas lim itaciones del estudio en tiempo real (usar los mismos hablantes o contar con estudios previos sobre el mismo tema de pocas remotas, por ejemplo). Con el estudio en tiempo aparente se puede estudiar diacrnicamente el cambio en la lengua a travs de la comparacin de cmo hablan personas de diferentes edades (Labov 1963). Los jvenes hacen innovaciones y las dejan a las futuras generaciones, mientras que las personas mayores representan el habla de una generacin anterior. En tal sentido, este tipo de estudio nos da la oportunidad de observar lo s rasgos lingsticos del pasado por medio del habla de personas mayores y los del futuro a travs de la gente joven. De acuerdo a Silva-Corvaln (2001, 248), los hechos que indican que hay cambio lingstico en marcha en un estudio en tiempo aparente son los siguientes: (1) la variante es favorecida por los hablantes jvenes (de dieciocho a cuarenta y cinco aos), los grupos sociales medios (alto-bajo o medio-bajo) y las mujeres, (2) la variante no es sensible a diferencias de estilo o no es usada en la lengua formal, (3) los que no

PAGE 73

73 son del grupo social superior se corrigen con frecuencia en el lenguaje formal, y (4) hay reacciones positivas subjetivas hacia la va riante innovadora por los grupos que la estn adoptando. Para determinar si hay seales de cambio lingstico en el uso de la pluralizacin del verbo haber en el habla salvadorea haremos uso de los dos tipos de estudios antes mencionados. El estudio en tiempo real se llevar a cabo con datos de habla recogidos de documentos antiguos de entre 1821 (poca en que El Salvador surgi como nacin tras la independencia de Espaa) y 1958. Desafortunadamente, los datos de esa poca son slo escritos y de cort e formal, por lo cual es prcticamente imposible conseguir habla espontnea, ni siquiera en obras de teatro o representaciones del habla campesina (que an as no sera buena representacin), ya que stas comenzaron a publicarse a mediad os del siglo XX (la historia literaria nacional recin comienza a finales del si glo XIX). An as, los datos que encontramos (finales del siglo XIX y principios del siglo XX) reflejan que el fenmeno de la pluralizacin ya estaba extend ido en el habla culta. Esto s datos los hemos comparado con datos del espaol escrito de hoy en da. La diferencia de los datos de poca actual (con los antiguos) es que stos, a pesar de pr ovenir de peridicos, contienen ejemplos que se pueden clasificar como habla espontnea o escrita, gracias a que el peridico permite diferenciar si son entrevistas citas textuales, columnas, etc. Asimismo, un concepto y herramienta impor tante para investigar el cambio lingstico es la frecuencia (Company Company 2008, 32). Existe, segn Company Company (2008), una relacin entre la gram aticalizacin de una estructura y la frecuencia de uso de las formas. Entre mayo r es la frecuencia de empleo de una nueva

PAGE 74

74 forma o estructura, ma yor es la posibilidad de que sta se generalice, mientras que la baja frecuencia aminora, por lo regular, la difusin del cambio (30). Esta autora tambin sostiene que si la forma cons ervadora es muy frecuente y tiene adems apoyo estructural, tiene pauta, en construcciones afines donde la forma en cuestin tambin se emplea, ms dificultades tendr su contendiente, la forma innovadora, para instalarse en el sistema (30). En este sentido, la pluralizacin del verbo haber podra verse favorecida si resultara una forma muy frecuente, ya que su estructura parece asemejarse a la de los verbos inacusat ivos (Hernndez Daz 2006, 1148). Esto sin contar con el hecho de que la mayora de verbos en espaol cuentan con un sujeto, siendo muy pocos los impersonales. Recordem os que el mismo Andrs Bello (1970) manifestaba que el uso impersonal de haber resulta a primera vista anmala, y contrario a lo que dicta el sentido comn (152). 3.2. Cambio en progreso en el verbo haber existencial? Algo en comn que tienen los estudios que se han realizado sobre este tema es que dan por sentado que la pluralizacin es una innovacin lingstica del espaol moderno. A excepci n de Freites-Barros (2003), que si bien considera que la pluralizacin del verbo haber en los Andes venezolanos est muy extendida, tambin sostiene que su presencia no est del todo consolidada (382), lo que permite augurar en la regin un periodo todava largo de inestabilidad y pugna entre las formas estandarizadas en singular y las heterodoxas pluralizadas (382). Hernndez Daz (2006), por ejemplo, dice que el verbo haber : sufre en este momento cambios import antes que podran ser significativos, tales como la tendencia a hacer la conc ordancia con el nominal objeto que le sigue en estas construcciones: haban tres caballos en el establo en lugar de la estructura conservadora haba tres caballos en el establo (1058).

PAGE 75

75 Este autor incluso afirma que la pluralizacin de haber es un ltimo cambio en la historia de nuestra lengua (1058). Uno de sus argumentos es el hecho de que la pluralizacin no se da sist emticamente en todos los tiempos en que se conjuga haber y esto reafirma, segn l, que hay un camb io gradual (1151). Por su parte, Company Company (2003, 17) sostiene que hoy en da sigue avanzando la gramaticalizacin de haber puesto que se est generando concordancia de nmero ( han habido problemas ) y persona ( habemos muchos ) entre la frase nominal y el verbo existencial. Diaz-Campos (2000, 11) tambi n cree que la pluralizacin de haber es parte de un cambio en progreso ya que muestra signos de regularizacin. Concluye un estudio respecto a este tema sealando que la pluralizacin de haber es an extended phenomenon in Venezuelan Spanish, que se est advancing within the middle class group and can be considered the norm within the lower class group. Daz-Campos encontr que la pluralizacin de haber est avanzando en el paradigma verbal del imperfecto y el presente perfe cto. Tambin sugiere en su estudio que la pluralizacin avanza desde los niveles sociales bajos hacia los altos. DAquino Ruiz (2004: 22), quien tamb in ha estudiado este fenmeno en Venezuela, llega a conclusiones similare s a las de Daz-Campos. La autora sostiene que los elevados niveles de pluralizacin ex istentes en nuestra poblacin, pareceran indicar que la difusin de este fenmeno es tara en aumento y que podra desembocar en un futuro cambio lingstico. Asimismo, Montes de Oca (1994: 35) manifiesta que en Mxico estas construcciones estn sufriendo reanlisis p aulatino y cada vez ms extendido, es

PAGE 76

76 decir que la estructura existencial del verbo haber est cambiando y avanzando dentro del espaol mexicano. A nuestro juicio, esta aseveracin, de ver la pluralizacin de haber como novedad, presenta cierta problemtica. Ha sta ahora no se ha demostrado que haya habido un cambio paulatino en que el verbo haber despus de su transformacin de posesivo a existencial, se hubiera mant enido en su conjugacin en singular por determinado tiempo hasta comenzar a conj ugarse en plural recientemente. Hemos visto ya que la pluralizacin de haber ha sido un fenmeno conocido en varias regiones americanas desde el siglo XIX. Es evidente que para esta poca este fenmeno era ya muy perceptible en todos los niveles sociales y que, por lo tanto, la pluralizacin debi comenzar a implantarse en la lengua, posib lemente slo a nivel popular dado que no hay muchos ejemplos del f enmeno en la lengua culta en siglos anteriores, unos aos antes de que fuera notada. Asimismo, hemos visto que hay indicios de que este fenmeno se poda escuchar en regiones de Espaa, como Castilla, donde hoy en da no se tiene registro de casos de pluralizacin. Y si nos vamos al caso del cataln, que se habla en Espaa, encontraremos que los ejemplos del verbo haber pluralizado en esa lengua comienzan a aparecer desde la segunda mitad del siglo XIX (RamosAlfajarn 2001, 141). Finalmente, es discutible ver la pluralizacin como un nuevo caso de gramaticalizacin, dado que con el uso pluralizado no se est generando nueva gramtica, pues el verbo sigue siendo ex istencial. Ms bien parece que las conjugaciones verbales se estn regul arizando por analoga con los verbos inacusativos, cuya frecuencia es seguramente mayor que la de los verbos impersonales.

PAGE 77

77 Estos hechos desvirtan la idea de que estamos ante una innovacin lingstica del espaol moderno, ya que no puede ser nuevo lo que lleva al menos doscientos aos de existencia y lo que ya ha desaparecido. Aclaramos que desde un punto de vista histrico, las oraciones existenciales con haber s representan un cambio lingstico dentro de la lengua espaola y que nos referimos al uso de haber pluralizado como innovador en el espaol de hoy en da. En todo caso, si el uso de la conjugacin en plural es una novedad del espaol de nuestros tiempos, significara que dicha variacin se ha mantenido esttica o en competencia por casi dos siglos y que tarde o temprano una de ellas termine venciendo a la otra. Segn nuestro conocimiento, este hecho todava no ha sido demostrado. Lo que s es innegable es el hecho de que la forma madre de las oraciones existenciales de todas las lenguas romances, es decir la que usaba el latn clsico (con el verbo esse ), era una forma en plural (cuando el referente era un sustantivo plural), aunque no usara el verbo haber En ese sentido, las oraciones existenciales con haber constituyen un cambio e innovacin al us ar otro verbo pero no de comportamiento semntico, ya que sigue habi endo concordancia. La ver dadera innovacin es el uso impersonal, tanto por usar un verbo diferente como por tener un comportamiento impersonal. 3.3. Estudios previos sobre la pluralizacin de haber de corte sociolingstico En esta seccin haremos un resumen de lo s trabajos que se han dedicado a la pluralizacin de haber prestando atencin a la manera en que analizan sus datos. Ms adelante, en la siguiente seccin, nos detendremos a hablar de los resultados obtenidos por estos estudios, especficament e aquellos factores que se han encontrado influyentes en el uso de la pluralizacin.

PAGE 78

78 Como se ha mencionado anter iormente, los estudios li ngsticos sobre el uso impersonal del verbo haber han sido relativamente pocos limitados, generalmente, a describir brevemente el f enmeno, a pesar de ser la estructura impersonal un componente importante de la lengua espaol a. Mucho menos estudiada ha sido, entonces, la pluralizacin de este verbo en su funcin existencial, que como vimos antes, los interesados en el tema se han limit ado a corregir prescriptivamente, o, en su defecto, a mencionar su existencia. Los primeros estudios sobre este tema parecen ser el de Obediente (citado por Bentivoglio & Sedano 1989) en 1984 y el de B entivoglio & Sedano en 1984, aunque ya antes haba habido algunos trabajos de corte descriptivo como el de Luque Moreno (1978) y Montes Giraldo (1982). No obstante, los estudios iniciales ya desde un punto de vista definido de la sociolingstica han si do realizados por Bentivoglio & Sedano (1989) y DeMello (1991). Tiempo despus, se han llevado a cabo algunos trabajos de investigacin en Venezuela (DAquino-Ruiz 2004, Freites-Barros 2003, Diaz-Campos 1999 2000 y 2003), Espaa (Blas Arroyo 1995 1996) y Mxico (Castillo-Trelles 2007 y Montes de Oca-Sicilia 1994). Es curioso que el estudio de la pluralizacin del verbo haber existencial dentro de la sociolingst ica sea tan escaso, especialmente cuando existe suficiente evidencia de que su uso ha estado extendido por muchas partes del mundo hispano desde antao. En cuanto al trabajo de Bentivoglio & S edano (1989), el prim ero que trata el tema de la pluralizacin de haber desde un punto de vista sociolingstico, ste utiliza dos corpus, uno de ellos formado por entrevist as orales hechas a setenta individuos y recogidas en 1977. El otro corpus se compone de muestras de habla culta de

PAGE 79

79 veintiocho personas, recogidas durante el periodo 1972 1974. En total, Bentivoglio & Sedano encuentran 169 ejemplos de pluralizacin (95 en el primer corpus y 74 en el segundo). Los resultados fueron sumados y anal izados en base a cifras porcentuales. Hablaremos de los resultados sociolingstic os de Bentivoglio & Sedano en la siguiente seccin, donde tambin resumimos los result ados de los dems estudios de acuerdo a cada variable lingstica y extralingstica. Otro trabajo es el de DeMello (1991), en once ciudades hispanas. Este autor divide el nmero de casos de haber pluralizado por el tamao del archivo del corpus (dado que cada corpus tena un tamao dife rente). Por ejempl o, l encuentra 20 ejemplos de pluralizacin de haber en el corpus de Bogot. Este archivo tena 147.71 k-bytes. El resultado de la divisin, es dec ir de 20 entre 147.71, dio 14 (0.135), lo que para l significa un 14% de frecuencia relativa de la pluralizacin de haber En Lima encuentra 42 casos de haber pluralizado en un corpus de 80.59 K-bytes, lo que da un 52% de frecuencia relativa para esa ciudad. La ciudad con ms ejemplos de pluralizacin de haber fue Caracas, con cincuenta y cinco casos, mientras que en Buenos Aires DeMello slo encuentra 7 casos de haber pluralizado. En Madrid y Sevilla, por su parte, no halla ningn caso En total, su corpus se compone de doscientos sesenta y nueve casos. En la Tabla 3-1 se muestra el nmero de ocurrencias que DeMello halla en cada una de las ciudades hispanas. Por su parte Blas Arroyo (1995 1996), entrevista en Valencia, Espaa, a ciento noventa y seis sujetos. Su estudio consiste de dos pruebas. En la primera, a la que llama test de interferencias el investigador les hace a los entrevistados una serie de preguntas sobre su entorno social y les hac e preguntas como Cuntos mdicos cree

PAGE 80

80 que puede haber en la FE (el hospital de Va lencia)? (189), con las que espera que contesten algo como habr/habrn: puede que haya/hayan, antes haban/haba... (189). Blas Arroyo manifiesta que los resultados de respuesta de esta actividad fueron muy positivos en el sentido de que lo s participaron respondieron usando el verbo haber existencial. La segunda prueba se trata de un test de aceptabilidad En este test el autor proporciona a los participantes una serie de frases, como por ejemplo En aquel cuartel haban muchos soldados; Deben de haber ce rca de mil alumnos en ese colegio (190), en las que podemos ver que se incluan casos de haber pluralizado. Los participantes deben valorarlas como aceptabl e, inaceptable y dudosa (190). Una de las ventajas sobre esta prueba, que resalta el autor de este estudio, es que podra servir adems para evaluar la seguridad o inseguridad lingstica de los hablantes (190). Tambin subraya que los datos de la prueba se prestan a un anlisis lingstico en el que se quieren mostrar frecuencias abso lutas, comparacin de medias, etc. Otro estudio que se realiz en la ciudad de Caracas, Venezuela, es el de DazCampos (2000). El trabajo de este autor com para el fenmeno de la pluralizacin en el espaol de dos ciudades, Caracas y Santi ago de Chile. Para ello, cuenta con dos corpus de cada una de las dos ciudades. Cada corpus est formado del habla de seis personas de cada ciudad. Los resultados los analiza con X2 y GoldVarb 2.0. Como factores lingsticos, este autor toma en c uenta el rasgo + / humano y la presencia de un modificador, mientras que como factor extr alingstico slo considera el gnero (de sus 12 participantes, la mitad eran mujere s). Daz-Campos vuelve a estudiar este fenmeno en la ciudad de Caracas en 2003. Es ta vez hace una comparacin de los

PAGE 81

81 resultados de Bentivoglio & Sedano (1989), cuyo corpus era de 1977, con datos de un corpus de 1987. Este autor manifiesta que la brecha de diez aos entre los dos corpus podra definir si hay un cambio li ngstico a travs de un estudio en tiempo real Para el anlisis, Daz-Campos utiliza GoldVarb 2. 0. Los factores extralingsticos que considera son la edad, la clase social y el gnero, mientras que los lingsticos son la naturaleza del referente (+/humano), los elementos que refuerzan la pluralidad (determinantes, adjetivos, et c.) y el tiempo verbal. Un estudio, quizs ms completo, puesto que considera un mayor nmero de factores lingsticos, es el de DAquino Ruiz (2004) en la ciudad de Caracas. DAquino Ruiz incluye como variables extralingsticas el gnero, la edad y el nivel socioeconmico de los hablantes. Mientras que sus variables lingsticas son el rasgo +/humano, el carcter definido o indefin ido de la frase nomi nal que acompaa a haber el orden de la frase nominal, la fo rma adoptada por la entidad que acompaa a haber perfrasis o no, modo y tiempo verbal, presencia de una clusula relativa, la negacin y la marca de la pluralidad. DA quino Ruiz analiza sus datos con X2 y GoldVarb 2.0. En su corpus, esta autor a encuentra un 63% de casos de pluralizacin y un 36% de haber en forma impersonal. El trabajo ms reciente sobre el tema de la pluralizacin de haber es el de Castillo-Trelles (2007) en el espaol de Yuca tn, Mxico. Su investigacin usa tres tipos de metodologa: (1) entrevistas socioling sticas, (2) tareas lingsticas, en las que deben formar oraciones por medio de tarjetas en las que se le presentan los verbos sin conjugar que tienen que utilizar y, adems, deben observar fotos y hablar de ellas y (3) un cuestionario, en el que deben subrayar la forma que les parece mejor, la impersonal

PAGE 82

82 o la pluralizada. CastilloTrelles incluye hablantes monolinges (slo espaol) y bilinges (espaol-maya). Los factores que c onsidera son: la posicin del sintagma nominal (antes o despus de haber ), la presencia de cuantificadores, el referente humano, los tiempos verbales, el gnero, la edad, el nivel de educacin, el bilingismo y el estilo (habla espontnea vs. tareas lings ticas). El anlisis estadstico lo realiza con GoldVarb X. Es interesante sealar que en las 24 personas que entrevista slo encuentra ciento sesenta casos de haber existencial, de los cuales ochenta y cinco (53%) corresponden a la forma pluralizada. 3.4. Resultados de los estudios sociolingsticos previos El cambio lingstico suele estar det erminado por variables lingsticas y extralingsticas. Las variables lingsticas estn conformadas por factores propios de la lengua, internos, como podra ser la posic in dentro de la frase del fenmeno, el tipo de palabras que lo acompaan, entre otros aspec tos. Las variables extralingsticas, por su parte, se refieren a factores que no es tn ligados directament e a la lengua, pero que la afectan por diferentes razones (la edad, el gnero de stos, la social, etc.). El entorno social constituye un factor esencial en el desarrollo de un cambio lingstico. Silva-Corvaln (2001, 242) manifiesta incluso que no es posible comprender el desarrollo de un cambio lingstico fuera de la estructura social en la que ocurre. De acuerdo a Moreno-Fernndez (1998, 31), la variacin fontica y morfolgica suele verse determinada por los dos tipos de factores que ya hemos mencionado arriba, mientras que la variacin sintcti ca tiende a ser ms afectada por factores lingsticos. Sin embargo, este autor subray a dos puntos importantes. En primer lugar, que ambos factores, lingsticos y extraling sticos pueden hallarse en cualquier nivel de la lengua y en segundo lugar, que los factores lingsticos suelen estar sobre los

PAGE 83

83 extralingsticos. En el caso de la pluralizacin de haber es difcil determinar la barrera entre lo morfolgico y lo sintctico. Por un lado, el uso del plural no constituye un cambio de posicin sintctica diferente a la forma impersonal, por lo que una asociacin sintctica estara ms bien relaci onada con el tema de la funcin del verbo y su complemento (de impersonal a personal) que con una nueva posicin sintctica dentro de la frase. Por otro lado, la adici n de un morfema de pluralidad o la carencia de ste en el verbo haber parece acercarse ms a un caso de variacin morfolgica. Si consideramos la pluralizacin de haber como un caso sintctico, el papel de los factores lingsticos debera ser determinan te en nuestros resultados, mientras que si vemos la pluralizacin como un caso de vari acin morfolgica, el comportamiento de ambos factores, lingsticos y extralingst icos, debera aportar respuestas sobre lo que est pasando con este fenmeno. En este senti do, y as realmente lo consideramos en este trabajo y lo ha sido as en casi todos los trabajos que han estudiado la pluralizacin de haber las variables extralings ticas desempean un papel relevante para determinar el cambio lingsti co en la pluralizacin del verbo haber Naturalmente, y tal y como se ha hecho tambin en los estudios sobre este tema y debe hacerse en un estudio sociolingstico, las variables lingsticas tambin se consideran determinantes para estudiar los contexto s lingsticos que promueven un posible cambio. A continuacin hablaremos de los fact ores extralingsticos y proseguiremos con los lingsticos. 3.4.1. Factores extralingsticos Algunos de los factores extralingstic os que se han considerado en los estudios sociolingsticos antes m encionados sobre el verbo haber existencial son la edad, el gnero, el nivel de educacin, el nivel soci oeconmico, la influencia de otras lenguas,

PAGE 84

84 las actitudes y la distribucin geogrfica. A c ontinuacin, detallar los resultados que se han encontrado sobre algunos de estos factores. 3.4.1.1. La edad La edad es quiz el factor ms importante para observar el cambio lingstico. Por un lado, el habla de las personas mayores nos da la oportunidad de apreciar una muestra del habla de una generacin pasada y por otro, los hablantes nuevos nos muestran la forma de hablar de las prxim as generaciones, con lo cual podemos observar un cambio a travs de dos generaciones. En el estudio de Obediente (citado por Daz-Campos 2003, 3), con datos del habla de la ciudad de Caracas en 1977, la gent e joven pluraliza ms que los mayores, lo que indica que hay un cambio lingstico a favor de la pluralizacin. Resultados similares hallan Bentivoglio & Sedano ( 1989) en la ciudad de Caracas, en donde la pluralizacin de haber es favorecida cuando los hablantes son jvenes (15 a 29 aos), aunque en general, sta tambin es comn en los dos grupos generacionales que se estudiaron. Diaz-Campos (2003) realiza un estudio en tiempo real en el que compara los resultados de Bentivoglio & Sedano (1989) con un corpus de 1987. El autor quiere saber si hay evidencia de un cambio lingstico en un periodo de diez aos. Sin embargo, en sus resultados no encuentra difer encias significativas entre los diferentes grupos de la variable edad. Blas Arroyo (1995 1996), por su parte, encuentra que en los hablantes bilinges mayores (ms de sesenta aos) espaol-cataln la pluralizacin de haber es ms frecuente, ms de un 80% en frecuencia, lo que puede ser seal, para este autor, de que el fenmeno ha estado pres ente desde hace mucho tiempo. El autor separa a sus

PAGE 85

85 participantes en cuatro grupos segn su ed ad. Los tres grupos restantes tambin mantienen un nivel alto de pluralizacin (ms de un 50%), sin embargo, llama la atencin que quienes pluralizan ms, des pus de los ancianos, son los ms jvenes (de 15 a 25 aos), aunque no hay diferencias significativas entre estos dos grupos de edad. 3.4.1.2. El gnero Si bien no est demostrado de manera ca tegrica que el gnero de los hablantes sea decisivo en el cambio lingstico, s hay evidencia de que los hombres y las mujeres, en muchas comunidades, hablan de manera diferente en ciertas situaciones (Saville-Troike 1989). Incluso, a nivel lxi co es muy fcil reconocer qu palabras o expresiones son ms comunes entre hombres o mujeres. De acuerdo a Labov (1973), las mujeres suelen emplear aspectos ling sticos ms normativos y prestigiosos, mientras que los hombres recurren ms al habl a coloquial e informal. El carcter conservador en las mujeres en cuanto al uso de la lengua puede deberse al hecho mismo de que la mujer histricamente ha sido, en la mayora de sociedades, oprimida por el hombre, y la lengua es una herra mienta para sobresalir de esa opresin (Chambers & Trudgill 1980). Por otro lado, los hombres siempre han mantenido el poder y no les suele preocupar lo que dirn de ellos por su forma de hablar, y por ello, se ven menos inhibidos a usar formas co loquiales o estigmatizadas socialmente. El primer estudio sobre el tema de la pluralizacin de haber el de Obediente (citado por Daz-Campos 2003, 3), arroja en sus resultados que este fenmeno es ms comn entre los hombres, lo que apuntara, segn lo que hem os recin mencionado, a que la pluralizacin de haber es una forma coloquial. Po r su parte, Bentivoglio & Sedano (1989) encuentran que la pluralizacin de haber es comn tanto entre los

PAGE 86

86 hombres como entre las mujeres pero el uso de sta es mayor entre las mujeres, lo que se contradira con los resultados de Obediente. Diaz-Campos (2000) no halla diferencias si gnificativas entre este factor y la pluralizacin de haber en el espaol de Santiago, Chile. No obstante, a pesar de no ser significativos, los porcentajes de pluralizacin de las mujeres s son ms altos que los de los hombres (33% frente a un 18%). Para este autor, este hecho podra ser seal de que el fenmeno de la pluralizacin de haber en el espaol de Chile no se encuentra estigmatizado (226), ya que las mujeres su elen favorecer las formas lingsticas prestigiosas (Silva-Corvaln 1989: 70 71). En el mismo estudio, Diaz-Campos tambin toma en cuenta este factor en el espaol de Caracas y sus resultados son similares a los antes descritos. En este caso, las mujeres pluralizan un 32% y los hombres 14%. En 2003, Diaz-Campos (2003) vuelve a estudi ar este factor, siempre en Caracas, y tampoco encuentra diferencias significativas en el espaol de esta ciudad en cuanto al gnero. Otra autora que ha considerado la vari able gnero en su estudio sobre la pluralizacin del verbo haber existencial, esta vez en Yucatn, Mxico, es CastilloTrelles (2007). Su estudio encuentra, con di ferencias significativas entre el grupo de los hombres y las mujeres, que tanto en el habl a espontnea como escrita son las mujeres las que favorecen ms este fenmeno. Sus resultados coinciden con los de Bentivoglio & Sedano (1989) y Daz-Campos (2000) que tambin encontraron que el gnero femenino favorece la pluralizacin de haber existencial (aunque estos no encontraron diferencias significativas). Castillo-Trelle s (82) sostiene que las mujeres estn ms conscientes de la pluralizacin y que ellas creen que sta es la forma correcta debido

PAGE 87

87 a que la tendencia en espaol es que haya concor dancia entre el verbo y el sujeto. En ese sentido, estaramos ante un caso de hi percorreccin de la forma en singular a la plural, cuando lo esperado sera lo contrari o, que se corrigieran a la forma impersonal. Mientras tanto, el estudi o de Blas Arroyo (1995 1996) en el espaol de Valencia, Espaa no encuentra diferencias grandes en el uso de la pluralizacin entre hombres y mujeres (si bien ambos grupos plur alizan en un porcentaje alto). DAquino Ruiz (2004) tampoco encuentra diferencias significativas en cuanto al uso de la pluralizacin en la variable gnero en el espaol de Caracas. A nivel de porcentajes, no obstante, son los hombres los que pluralizan ms (66%) que las mujeres (59%), lo que coincide con los resultados de Obediente (citado por DazCampos 2003, 3). En trminos generales, observamos que no exis te un mismo patrn en cuanto a la influencia del gnero en el uso de la plura lizacin. El nico estudio que ha encontrado diferencias significativas, con las mujeres co mo favorecedoras del uso pluralizado, es el de Castillo-Trelles (2007) en Mxico. Los dems estudios no muestran una tendencia definida en cuanto a esta variable. 3.4.1.3. El ni vel de educacin El papel de la educacin en el uso o adopcin de ciertas caractersticas lingsticas es indiscutible. La escuela puede hacer que los hablantes de una lengua dejen de usar elementos lingsticos que estn estigmatizados. Para FernndezMoreno (1998, 55), el nivel de instruccin determina de forma directa y clara la variacin lingstica, dado que es normal que las personas ms instruidas hagan mayor uso de la variantes que son consideradas como ms prestigiosas o que ms se ajustan a la norma. Por ejemplo Hoffman (2 001), en un estudio que realiza en Toronto,

PAGE 88

88 Canad, encuentra que los inmigrantes salvador eos no aspiran el sonido /s/ cuando leen un texto (la aspiracin es un rasgo que es muy comn en el habla espontnea de los hablantes de El Salvador) y que quienes aspiran menos son aquellos hablantes que vienen de familias que han tenido cierto nivel de educacin. Otro ejemplo que demuestra la importancia de la educacin adquirida en el camb io lingstico es el caso del tuteo en Centroamrica. Siendo esta r egin una zona en la que el pronombre de segunda persona utilizado en el habla espontnea es vos (Lipski 1986), fenmeno conocido como voseo, la escuela ha propagado el uso de t (en vez de vos ) a travs del aula. Dicha situacin ha generado un nuevo escenario li ngstico en esta regin en cuanto al uso de los pronombres de s egunda persona. El tuteo, o uso de t se ha convertido en una forma de cortesa y formalidad entre salvadoreos, utilizndose en contextos especficos que indudablemente han sido promovidos y estimulados por la escuela (Quintanilla Aguilar 2009). Los fenmenos antes explicados demuestran que una comunidad de habla puede adoptar form as lingsticas que no son de uso espontneo por medio de la educacin. Es evidente que hay otros aspectos que podran tambin influir en esta adopcin, como la influencia que ejercen hoy en da los medios de comunicacin, la literatura, el contacto c on otras variedades de habla (ms de dos millones de salvadoreos viven en EEUU), etc. Los estudios que han incluido el nivel de educacin como variable en la pluralizacin del verbo haber existencial son muy pocos. Uno de ellos es el de Bentivoglio & Sedano ( 1989) en Caracas, Venezuela. Esto s autores encontraron que la educacin formal es un factor que desfavorece la pluralizacin.

PAGE 89

89 Otro estudio que considera el nivel de educacin es el de Blas Arroyo (1995 1996) en Valencia, Espaa. Sus result ados muestran que los individuos con menos estudios hacen ms uso de la plura lizacin. Las personas con ms educacin, por el contrario, son quienes menos pluraliz an. Los resultados de Blas Arroyo revelan claramente que hay un continuo entre los diferent es grupos segn el nivel educativo, en donde el uso y la actitud positiva hacia el verbo haber pluralizado baja conforme se tiene ms estudios. Para Blas Arroyo t anto el comportamiento de estos hablantes como la escala jerrquica descendente de mayor a menor grado de interferenciaque dibujan los otros grupos de inst ruccin son indicios, ms que suficientes para confirmar la importancia de la prescrip cin gramatical como factor explicativo en la variacin sociolingstica (195). Finalmente, en el estudio de Freites-Ba rros (2003) en San Cristbal, estado de Tchira, Venezuela, el participante que en la grabacin de audio us la forma hubieron fue identificado por los entrevistados que ten an que evaluarlo como alguien con menos estudios y de habla rural. Este trabaj o tambin muestra que los estudiantes universitarios aceptan menos la plural izacin y que estos tienen cierto grado de conocimiento sobre la regla de conj ugacin de la forma impersonal de haber Algunos de los participantes del estudio de FreitesBarros que asisten a la universidad incluso hicieron comentarios metalingsticos sobre el tema de no pluralizar (subrayando que no se haca concordancia porque haber es un verbo impersonal), lo que confirma, para este autor, el peso del factor educaci n en la aceptacin o no de este fenmeno. 3.4.1.4. El nivel socioeconmico El nivel socioeconmico de los hablantes suele ser un factor importante a considerar en los estudios sociolingsticos Presentar a continuacin algunos de los

PAGE 90

90 resultados de los estudios que han incluido esta variable como factor en el estudio de la pluralizacin de haber existencial. El estudio de Bentivoglio & Sedano ( 1989) encuentra que la pluralizacin es mayor entre los hablantes de nivel socioeconmico bajo, con un 80% de casos, mientras que en la clase media hay 52% y en la clase alta 45%. Este dato, de acuerdo a estos autores, significara que la pluralizac in se va extendiendo desde la clase baja a la clase alta, a travs de un continuo. En cuanto a Espaa, Blas Arroyo (1995 1996, 186) sostiene que la pluralizacin de haber es un fenmeno extendido en todos los nive les sociales de Valencia, tanto en el habla oral como escrita, donde hay influencia del cataln. En su estudio, encuentra tambin que las personas con un estrato social ms bajo, pluralizan ms. Por otro lado, el estudio de Diaz-Cam pos (2003), en el habla de Caracas, halla diferencias significativas entre los diferent es grupos sociales. Sus resultados muestran que los hablantes de la clase social baja usan ms la pluralizacin que las altas (con un peso de .62, siendo el segundo factor ms signi ficativo en su estudio, despus del tiempo verbal), mientras que la clase social media ni la favorece ni desfavorece. La clase baja pluraliza un 66%, el nivel social medio un 54% y los de la clase alta un 48%. De acuerdo a Diaz-Campos, sus resu ltados sobre la pluralizacin de haber en Caracas sugieren que el uso impersonal es prestigioso en la clase alta, mientras que la pluralizacin est avanzando dent ro de la clase media y sta ya est constituida en la clase baja. Freites-Barros (2003) en los Andes venezolanos por su parte, quiere ver si el uso de ciertas formas de haber pluralizadas e impersonales, influye en la percepcin que

PAGE 91

91 se puede tener sobre una persona en cuanto a su nivel socioeconmico. Para ello pone ejemplos orales a sus participantes, y estos deben decir a qu clase social pertenece la persona grabada, as como su profesin y edad. En general, tanto las personas que usan las formas pluralizadas como las que usan las impersonales reciben valoraciones similares, por lo que los resultados de Freites-Barros no reflejan que haya alguna asociacin negativa o posit iva en cuanto al uso de haber pluralizado. La excepcin, sin embargo, es el uso de la forma hubieron en la que la hablante que la usaba fue asociada con el habla de alguien de clase social baja, obrera y de mayor edad. El estudio de DAquino-Ruiz (2004) encuentra que en la ciudad de Caracas la pluralizacin de haber es usada por todas las clases sociales, pero mucho ms, y con factores de peso de acuerdo a anlisis estadst icos, por las clases baja y media. Esta autora cree que esto puede explicarse con el hecho de que las personas de un nivel econmico alto tienen mayor acceso a la educac in formal (20). Si bien el gnero y la edad no arrojan en el estudio de DAquino-Ruiz resultados significativos para validar un cambio lingstico, esta autora cree que el hecho de que los niveles socioeconmicos bajo y medio favorezcan la pluralizacin pue de ser seal de que el cambio lingstico podra estarse produciendo de abajo hacia arriba (22). En este sentido, y segn los resultados que presenta esta autora, no cr eemos que sus resultados sean seal de un cambio lingstico hacia la pluralizacin, especialmente cuando los resultados de las variables edad y gnero no son estadsticam ente significativas. Ms bien pensaramos que sus resultados son evidencia de que la pl uralizacin debe ser general en todas las clases sociales y que el favorecimiento de la forma impersonal en la clase alta se debe

PAGE 92

92 ms bien al nivel educacin que estos hablantes tienen y que hace que puedan corregirse. Para nuestro trabajo no tomamos en cuenta este factor por el hecho de que el nivel econmico en El Salvador es un asunto co mplejo, difcil de medir. En este pas, el ser pobre o rico no constituye necesariamente una forma especfica de hablar o de ser o de una identidad homognea. Por ejemplo, la clase alta o media en El Salvador puede estar conformada por individuos de difer entes orgenes: empresarios de toda la vida, familiares de emigrantes que han mejor ado sus ingresos econmicos gracias a la ayuda de quienes les remesan desde el extranjer o, comerciantes al mayoreo sin ningn tipo de educacin que tienen un nivel de vida como el de la clase media o alta, etc. En tal sentido, formar un grupo en base a los ingresos o clase social de cada individuo sera armar un grupo artificial en el que no hay ningn tipo de homogeneidad. 3.4.1.5. Influencia de otras lenguas En situaciones de contacto, los h ablantes de una comunidad pueden adoptar elementos lingsticos de otra variedad o le ngua para acomodarse lin gsticamente a la nueva comunidad (Trudgill 1983). Slo hay dos trabajos que han tomado en cuenta esta variable, dadas las circunstancias de cont acto con otra lengua en esas regiones, Blas Arroyo (1995 1996) en Valencia, Espaa y Cast illo-Trelles (2007) en Yucatn, Mxico. De acuerdo a Blas Arroyo (1995 1996), la pluralizacin de haber en el espaol de Valencia con influencia catalana es promovida por varias causas, entre ellas la influencia del cataln (otra causa, segn este autor, puede ser interna del idioma). En su estudio Blas Arroyo entrevista a ci ento noventa y seis hablantes, en los que hay monolinges y bilinges (espaol y espaol-cataln). A estos participantes se les

PAGE 93

93 realiz una prueba oral y otra escrita. En la primera de las pruebas, los resultados demuestran que el grupo de hablantes que pluraliza ms es el de los valencianohablantes (aquellos que adems de espaol, tambin hablan valenciano), contra los castellanohablantes (los que slo hablan espaol). Sus resultados estadsticos muestran diferencias significa tivas entre estos dos grupos. En vista de estos resultados, Blas Arroyo cree que l a extraordinaria exte nsin social de la concordancia entre haber y el sustantivo en construcciones existenciales no puede explicarse sin acudir a la influencia del cataln en las comunidades de habla del rea lingstica catalana (195). En ese sentido, Blas Arroyo considera que la pluralizacin de haber en el espaol de la comunidad bilinge de Valencia es un caso de convergencia gramatical (195). El estudio de Castillo-Trelles (2007), que consider la influencia de las lenguas mayas como factor de la pluralizacin de haber no muestra ninguna relacin entre el bilingismo y la pluralizacin. Castillo-T relles argumenta que el contacto de lenguas acelera la propagacin de cambios lingsticos ya en marcha (79) y por esto decidi incluir esta variable. Desconocemos si la s oraciones existenciales en alguna de las lenguas mayas poseen estructuras impersonal es o de concordancia y el tipo de verbo al que recurren. Dado que la pluralizacin de las oraciones existenciales es un fenmeno extendido no slo por todo el mundo hispano sino tambin en otras lenguas romances (y en s, en general, la variacin plural-sin gular en las oraciones existenciales tampoco es ajena a otras lenguas), encontramos c uestionable atribuir como causa mayor la

PAGE 94

94 influencia de otras lenguas a la pluralizacin de haber (y en todo caso, por qu no podra ser una influencia del es paol sobre el cataln?). 3.4.1.6. Las actitudes Las actitudes de los hablantes nos pueden dec ir mucho hacia dnde se dirige una estructura determinada en la lengua. Co mo seala Lpez (2001, 147), stas son un motor principal para los cambios lingstic os. A este respecto, Fernndez-Moreno (1998, 179) agrega que una actitud favor able o positiva puede hacer que un cambio lingstico se cumpla ms rpidamente y que una actitud desfavorable o negativa puede llevar al abandono y el olvido de una lengua o impedir la difusin de una variante o un cambio lingstico. A pesar de la relevancia de las actitudes, en el caso de la pluralizacin de haber stas han sido poco estudiadas. Una publicaci n que se concentr especficamente en este factor es la de Freites-Barros (2003) en los Andes venezolanos, especficamente en San Cristbal, estado de Tchira, V enezuela. Este autor subraya que la pluralizacin de haber est estigmatizada por la norma cu lta, y por lo tanto, su estudio quera determinar si en la conciencia li ngstica de los hablantes tachirenses este estigma est efectivamente presente (376) Freites-Barros usa para su estudio dos cuestionarios con diez oraciones, uno escrito y el otro con grabaciones de audio. Las oraciones escritas estaban mezcladas con or aciones que actuaban como distractores. Los participantes tenan que decir si las oraciones les parecan gramaticalmente correctas o incorrectas. Si encontraban orac iones incorrectas, el participante deba explicar cul era el error. En la ac tividad grabada, los participantes escuchaban diferentes grabaciones y deban responder a un cuestionario en el que se les peda que especularan sobre la vida de las personas que hablaban en las grabaciones. Se les

PAGE 95

95 peda, por ejemplo, que dije ran qu edad crean que tenan, su nivel socioeconmico, el trabajo que posiblement e realizaban, el nivel de educacin que tenan y el origen de estos segn su forma de hablar. Los c uestionarios fueron completados por cuatrocientos participantes, de entre 20 y 25 aos. La mitad de ellos eran estudiantes universitarios y los otros eran personas que se entrevistaron al azar en la calle. Los resultados de Freites-Barros muestr an que en general los participantes ven como correctas tanto la forma imper sonal como la plural del verbo haber existencial (60% hacia la pluralizacin y 74% hacia el uso impersonal). Para Freites-Barros, la pluralizacin es un fenmeno muy extendi do en la regin de los Andes pero no consolidado, ya que la forma impersonal tambi n tiene prestigio. Es te autor piensa que estas formas, la impersonal y la plural se mantendrn en competencia por cierto tiempo. Por otro lado, Blas Arroyo (1995 1996) encuentra, en el caso del espaol de Valencia, que las actitudes hacia este f enmeno son por lo general muy positivas, pero lo son mucho ms cuando los hablantes tambin hablan cataln (Blas Arroyo 1995 1996, 193), dado que en esa lengua tamb in existe el mismo fenmeno. 3.4.1.7. La distri bucin geogrfica Como ya hemos visto en las secciones de es tudios prescriptivos y descriptivos, hay evidencia de que la pluralizacin del verbo haber existencial est extendido en todo el mundo hispano, tanto en Espaa como en toda Hispanoamrica. Si bien los estudios que hemos mencionado con anterioridad habl an de una extensin del fenmeno, no se puede descartar que el fenmeno pueda es tar desapareciendo, hecho difcil de demostrar en este momento, dada la escasez de estudios. Los trabajos ms completos y recientes, no obstante, se han realizado en Espaa, Mxico y Venezuela y es en esas

PAGE 96

96 regiones en las que se puede tener datos ms fehacientes de la extensin del fenmeno. Un trabajo que es importante mencionar, quiz el nico en este campo en cuanto a la distribucin geogrfica de haber pluralizado, es el de DeMello (1991). El estudio de DeMello se centra en la distribuci n geogrfica de la pluralizacin de haber Para ello, el autor toma corpus de las siguientes once ciudades hispanas: Lima, La Paz, Caracas, San Juan, Santiago, Bogot, La Habana, ci udad de Mxico, Buenos Aires, Madrid y Sevilla. Los datos de cada corpus provenan del habla espontnea de hablantes educados de estas ciudades. Al final de este capitulo presentamos una tabla comparativa (Tabla 3-2) de los resultados de DeMello (1991, 449) en cuanto al uso impersonal y pluralizado en las once ciudades de su estudio. Para una mejor lectura, se han puesto los resultados de altos a menores. De acuerdo a los resultados encontrados por DeMello, las ciudades en que se pluraliza ms son La Paz, Lima, Santiago Caracas y San Juan. Las que tienen pocos casos de haber son La Habana y Bogot, mientra s que las ciudades que muestran poca frecuencia de la pluralizacin son la ci udad de Mxico y Buenos Aires. Por otro lado, este autor no encuentra casos de pluraliz acin en Madrid y Sevilla. El porcentaje total entre todas las ciudades del uso impersonal es de 74% y el de la pluralizacin 26%. DeMello concluye que la pluralizacin de haber no es un fenmeno exclusivo de la gente inculta sino tambin del habla cult a, como se aprecia en los ejemplos que encontr en varias ciudades hispanoamericanas. Bentivoglio & Sedano (1989) tambin han hecho una comparacin de este fenmeno en varias ciudades. Su estudio com para el habla culta de cuatro ciudades

PAGE 97

97 iberoamericanas: Caracas, ciudad de Mxico, Madr id y Santiago de Chile. El corpus de Bentivoglio & Sedano contiene el habla de doce hablantes de cada una de las ciudades antes mencionadas. De stas, Caracas y Santiago presentan ms de un cincuenta por ciento de casos de pluralizacin, mientras que en las otras dos ciudades estos autores no encuentran ningn caso. El factor geogrfico tambin es cons iderado por Diaz-Campos (2000), quien estudia la pluralizacin de haber en el habla culta de las ciudades de Caracas (Venezuela) y Santiago (Chile). De los ejemplos de haber existencial que encontr este autor, un 26% (12 ejemplos) pertenecen al uso pluralizado en la ciudad de Santiago, mientras que en Caracas encuentr a un 25% (9 ejemplos). 3.4.2. Factores lingsticos Las variables lingsticas que se han estudi ado, por su parte, en la pluralizacin de haber son el tiempo verbal (especialmente si el imperfecto favorece la pluralizacin), el factor humano (+ / humano) y la distancia de haber a la frase nominal. A continuacin presentamos los resultados que se han encontrado en cuanto a los factores lingsticos. 3.4.2.1. El tiempo verbal Es importante recordar que los trabajos sobre el tema de la pluralizacin de haber que han tomado en cuenta el tiempo verbal han tenido que excluir el presente del indicativo de la tercera persona ( hay ) dada su forma anmala que no permite la pluralizacin, aunque algunos autores mencionen que haya casos de pluralizacin de hay a nivel rstico en algunas regiones de Sudamrica (Kany 1969, Real Academia Espaola 2005).

PAGE 98

98 Los resultados de la mayora de los estudios que han considerado el tiempo verbal en la pluralizacin de haber han encontrado que el imperfecto es el tiempo verbal ms frecuente y abierto a este fenm eno. As lo encuentra, por ejemplo, DeMello cuando compara once ciudades hispanoamericanas. El estudio de Diaz-Campos (2003) tambin mostr, a travs de un anlisis estadstico, que el tiempo verbal era el factor ms significativo en la pluralizacin de haber ms especficamente el imperfecto y el presente perfecto. Daz-Campos no encontr diferencias significativas en los otro s tiempos verbales. Esto lo hace concluir que este fenmeno se est extendiendo l entamente (9). Adems, Daz-Campos sostiene que la pluralizacin de haber is firmly established in Venezuelan Spanish, at least in the imperfect and present perfect paradigms (11). Final mente, Diaz-Campos (2003: 11) concluye que the pl uralization of existential haber is an extended phenomenon in Venezuelan Spanish pero not the general rule for all verb tense paradigms. En un estudio anterior (2000, 227) Daz-Campos conclua que la forma del imperfecto haba casi de forma categrica es plura lizada por los informantes chilenos y venezolanos. Freites-Barros (2003), por su parte, enc ontr que los hablantes de San Cristbal, Tchira en Venezuela, valoraban muy positivamente la forma impersonal hubo (93%), seguida por la pluralizada haban (79%) y la impersonal haba (56%). La forma hubieron fue la que recibi menos puntos como correcta, aunque tampoco se ubic tan baja, ya que la aceptacin fue de un 40%. El hecho de que hubo sobrepase a hubieron y haban a haba demuestra que los hablantes no est n tan conscientes del fenmeno en general. Recordemos que antes hemos menc ionado que en el estudio de Freites-

PAGE 99

99 Barros tambin se investig si el uso de algunas formas del verbo haber impersonal y pluralizado se asociaba con el habla de per sonas de determinados grupos sociales. En estos resultados fue hubieron la forma que se asoci como habla de gente de clase social baja, obrera y mayor. Montes de Oca (1994), quien realiz su estudio en la ciudad de Mxico, quera comprobar si el hecho de que la frase existenc ial tuviera un verbo auxiliar influira en el uso de la pluralizacin, dado que de esta fo rma el hablante tendra menos conciencia del fenmeno. Para medir esto fragment la s conjugaciones verbales entre simples y compuestas o perfrasis. Esta autora tambi n dividi a sus participantes en dos grupos socioculturales, uno alto y el otro medio. Los resultados demostraron que, en efecto, a nivel general los hablantes de este est udio hicieron la concordancia ms en las perfrasis que en los tiempos simples. En el caso de los participantes del grupo sociocultural alto mostraron una jerarqua cuyos porcentajes de co ncordancia fueron: perfrasis .40, tiempo compuesto .31 y tiempo simple .25. Po r otro lado, la jerarqua en el grupo sociocultural medio fue un poco difer ente: perfrasis .27, tiempo simple .20 y tiempo compuesto .17. Con estos result ados Montes de Oca comprueba que sus participantes pluralizan ms cuando estn m enos conscientes del fenmeno, es decir, cuando la pluralizacin no c ae en conjugaciones simples. El estudio de Blas Arroyo (1995 1996) tambin midi la preferencia de la concordancia en las oraciones en que la c onjugacin es simple o perifrstica. Sus resultados se basan en cuestionarios escritos en los que hall que, en efecto, tal y como sucede en la ciudad de Mxico en el es tudio de Montes de Oca, los hablantes de Valencia pluralizaron ms el verbo haber cuando la conjugacin de ste estaba en una

PAGE 100

100 frase perifrstica, 76.33% vs. 69.53% (192) y con diferencias significativas entre los dos tipos de frases ( t: 5.7 p: .05). Contrario a los resultados de Montes de Oca (1994) y Blas Arroyo (1995 1996), el estudio de DAquino Ruiz (2004) encuentra que las formas verbales simples favorecan la pluralizacin, con excepci n de la forma del pretrito hubieron, que la desfavoreca. Las formas verbales compuestas o en perfrasis favorecan el uso impersonal. Esta autora cree que la estigmatizacin de hubieron se debe al hecho de que sta precisa de ms material fnico. Por su parte, Hernndez Daz (2006), que no hace un estudio sociolingstico pero s analiza el tiempo verbal, sostiene qu e la pluralizacin se da ms cuando se tiene menor control sobre las form as, es decir, cuando el verbo haber aparece conjugado en tiempos compuestos o en perfrasis verbales (1150), tal y como lo sealaron Montes de Oca ( 1994) y Blas Arroyo (1995 1996), como en los tiempos compuestos o perfrasis (1150). As lo enc uentra en el corpus que utiliza para su anlisis (al parecer con ejemplos de Mxico y Espaa), aunque no detalla las frecuencias o resultados especficos que apoyen su aseveracin. Este autor llama este tipo de casos en que no se tiene control de las formas generacin de concordancia indirecta. La concordancia directa, sera entonces, para este autor, cuando la conjugacin pluralizada cae en una forma verbal simple de haber Para Hernndez Daz el hecho de que la concordancia se d en la generacin de concordancia indirecta es prueba de que el fenmeno se da de manera gradual (1152). Castillo-Trelles (2007), que tambin estudi el tiempo verbal en la pluralizacin de haber en Mxico, no encontr resultados signif icativos en ningn tiempo verbal. En

PAGE 101

101 cuanto a las formas simples y compuestas, esta autora (82) manifiesta que sus resultados no coinciden con los de Her nndez Daz (2006) que sostiene que la perfrasis favorece la pluralizacin del verbo haber existencial. 3.4.2.2. Acompaante verbal Por lo general, los acompaantes de la frase pluralizada con haber han sido estudiados por separado. Comenzaremos, si n embargo, con el estudio de Montes de Oca (1994) que examin y compar varios a la vez. Montes de Oca (1994, 26), en su estudio de la ciudad de Mxico, analiz el tipo de argumento verbal que acom paaba a la frase pluralizada. En la Tabla 3-3 presentamos los argumentos que Montes de Oca examin y los resultados en porcentajes que encontr. Vemos que es claro que con primera persona plural Montes de Oca se refiere al uso de la forma habemos Sin embargo, esta autora no proporciona ejemplos especficos del resto de los factores que analiza. Entendemos que se refiere a la presencia o ausencia de un pronombre relativo como que o quien de un sintagma nominal humano y de un dete rminante como un artculo definido o indefinido. Como se puede observar, los resultados de Montes de Oca demostraron que haba una jerarquizacin de los argum entos que acompaan a la forma haber pluralizada tanto en los hablantes de nive l sociocultural alto como medio, especialmente en los primeros cuatro argument os, en los que la pluralizacin se da en el siguiente orden: 1era persona plural > +relativo > + humano > + determinado. Montes de Oca explica esta supremaca de la primera persona como la tendencia a incluirse como participante en el di scurso por parte del hablante (33).

PAGE 102

102 3.4.2.3. Factor humano El factor humano se refiere a si la frase nominal que acompaa al verbo haber es la de un humano o no, como en los ejemplos proporcionados por Bentivoglio & Sedano (1989, 66) haba mu chos norteamericanos versus hubo reuniones en la comunidad. Bentivoglio & Sedano ( 1989) encuentran que el factor + humano tiene mayor peso en el favorecimiento de la pluralizacin de haber Diaz-Campos (2000), que compara la pluralizacin de haber en Caracas y Santiago, tambin encuentra que hay una correlacin entre el factor + humano y la pluralizacin de haber pero slo en la ciudad de Caracas, y no as en Santiago. El anlisis en GoldVarb 2.0 tambin muestra que el factor + humano propicia la pluralizacin de haber en el espaol de Caracas (hubo un peso de .80). Para Diaz-Campos (224) el hecho de que el fact or [ humano] no sea influyente en el caso del corpus chileno podra ser un indicativo de que el proceso de cambio lingstico se encuentra en un estadio ms avanzado y que, por lo tanto, los hablantes interpretan la fras e nominal que acompaa al verbo haber como sujeto sin establecer distinciones que favorezcan dicho fenmeno. DAquino Ruiz (2004), que tambin estudi a el mismo fenmeno en la ciudad de Caracas, no encuentra diferencias significati vas en cuanto a este factor. Asimismo, en la comparacin que hace Daz-Campos (2003) con los resultados Bentivoglio & Sedano (1989) en el habla de Caracas, el factor + hu mano tampoco favorece la pluralizacin de haber 3.4.2.4. Modificadores Diaz-Campos (2000) incluye en su estudio de la pluralizacin en el espaol de las ciudades de Caracas y Santiago, el rasgo presencia de un modificador Esto se refiere a la inclusin de un adjetivo entre el verbo haber y la frase nominal, por ejemplo hay

PAGE 103

103 gente versus hay mucha gente. De acuerdo a Diaz-Campos (2000), tales elementos refuerzan la idea de pluralidad y propician la pluralizacin de haber (223). DiazCampos no encuentra ninguna correlacin entr e la presencia de un modificador y la pluralizacin de haber en ninguna de las dos ciudades. Ya antes Bentivoglio & Sedano (1989) haban estudiado este factor en el espaol de Caracas y haban encontrado que la reiteracin de pluralidad contribuye a la pluralizacin (aunque el factor humano influa ms). Sin embargo, el estudio de Bent ivoglio & Sedano se limita a un anlisis descriptivo, sin el uso de estadstic a que pudiera proporcionar resultados ms definitivos. 3.4.2.5. La negacin DAquino Ruiz (2004, 20) tom en c uenta esta variable y encontr que las clusulas afirmativas influan positivam ente en el uso de la pluralizacin de haber (y por consiguiente las negativas favorecen el uso impersonal). Este resultado, segn esta autora, nos hace reflexionar sobre los co mentarios del gramt ico espaol Ignacio Bosque que manifiesta que la estructura formal de una oracin en espaol no depende de la presencia de adverbios negativos. Co mo hemos visto con los resultados de DAquino, la negacin puede influir en el uso de una variante u otra. 3.4.2.6. Otros factores Castillo-Trelles (2007) encontr que la ausencia de cuantificadores en el habla espontnea favoreca la pluralizacin de haber en el espaol de Yucatn, Mxico. Otro factor que se ha estudiado es la reiterac in de la idea de la pluralidad, que segn autores como Daz-Campos (2003), en Caracas, y Castillo-Trelles (2007), en Yucatn, no favorecen la pluralizacin.

PAGE 104

104 Tabla 3-1. Nmero de ocurrencias de haber pluralizado encontr adas por DeMello (1991) en once ciudades hispanas Ciudad N Caracas 55 Santiago 51 La Paz 50 Lima 42 San Juan 29 Bogot 20 La Habana 12 Mxico 7 Buenos Aires 3 Sevilla 0 Madrid 0 Tabla 3-2. Resumen de los porc entajes de la pluralizacin de haber en el habla culta de once ciudades segn el estudio de DeMello (1991) haber impersonal haber pluralizado Madrid 100%La Paz 60% Sevilla 100%Lima 40% Buenos Aires 96%Santiago 39% Ciudad de Mxico 92%Caracas 36% Bogot 84%San Juan 31% La Habana 73%La Habana 27% San Juan 69%Bogot 16% Caracas 64%Ciudad de Mxico 8% Santiago 61%Buenos Aires 4% Lima 60%Sevilla 0% La Paz 40%Madrid 0% Tabla 3-3. Porcentajes del tipo de argum ento segn el estudio de Montes de Oca (1994) Grupo social alto Grupo social medio Primera persona plural .56%Primera persona plural .375% + relativo .45%+ relativo .300% + humano .35%+ humano .251% + determinado .33%+ determinado .233% humano .32%humano .215% relativo .30%relativo .213% determinado .28%determinado .190%

PAGE 105

105 CAPTULO 4 METODOLOGA En este captulo se hace una descripcin detallada de la metodologa que se emple para realizar este trabajo. La info rmacin se divide en seis apartados. El primero corresponde a las preguntas de inve stigacin que pretende contestar este trabajo. En el segundo apartado se hace una descripcin de los hablantes que participaron en las encuestas y entrevistas orales En el tercer apartado se especifica el tipo de materiales que se usaron en cada un a de las recolecciones de datos. El cuarto apartado describe el procedimiento que se llev a cabo para la recoleccin de todos los datos. En el quinto apartado se explica cmo se codificaron todas las ocurrencias que se encontraron en los diferentes corpus que utilizamos en esta investigacin. Finalmente, en el ltimo apartado, se hac e una descripcin de cmo se analizaron los resultados, as como una breve explicaci n de los programas de estadstica que se usaron. 4.1. Preguntas de investigacin Como se argument en la revisin de la liter atura, existe suficiente evidencia de que la pluralizacin del verbo haber existencial est en uso y bastante extendida en varias partes del continente americano desde el siglo XIX. Este hecho es suficiente para descartar la hiptesis de que la pluralizacin del verbo haber existencial es en s una innovacin lingstica en nuestros tiempos. En ese sentido, slo podemos partir de dos suposiciones. La primera es que la presencia de la variacin entre la forma singular y plural se debe a un estado estacionario de c onvivencia de las dos formas, en el que quiz cada una est condicionada por ciertos fa ctores lingsticos o extralingsticos. Recordemos que segn Labov (Fernndez-Moreno 1998, 108) no toda variacin

PAGE 106

106 significa que hay un cambio lingstico. La otra posibilidad puede ser que en efecto s hay un cambio lingstico, de la forma singular a la plural o, en su defecto, de la plural a la singular. De haberlo hacia la plura lizacin, estaramos ante un proceso de regularizacin por analoga, dada la alta frec uencia de estructuras similares (como los verbos inacusativos o la concordancia entre el verbo y el sujeto). En tal sentido, la pluralizacin sera una faceta ms de un cambio que parece haberse iniciado hace unos doscientos aos. Esperaramos encontrar diferencias significativas entre los diferentes grupos de las variables edad y gnero, que son las que suelen mostrar los cambios lingsticos, especialmente ent re los hablantes jvenes que deberan favorecer el uso de la pluralizacin. La otra posibilidad, quiz ms remota y controversial, es que el cambio se est dando hacia el uso impersonal. Esto significara que el cambio hacia la pluralizacin ya est constituido y que el uso impersonal se est imponiendo a travs de factores como la educacin o el grado de estigmatizacin que pudiera tener la pluralizacin. En este caso veramos un uso extendido de la pluralizacin en los hablantes mayores y una considerable reduccin de sta en los hablantes jvenes, especialmente en el habla verncula. El uso de cada forma, pluralizada o no, estara condi cionada, entonces, por cierto s factores lingsticos o extralingsticos. Nuestra hiptesis principal, sin embargo, es que no hay un cambio lingstico en las oraciones existenciales con el verbo haber dado que tenemos evidencia de que este fenmeno existe desde antao y que ha tenido una enorme condena desde el mbito prescriptivo. La pluralizacin se ra un fenmeno altamente frecuente en todos los hablantes, independientemente de su edad o gnero, siendo un nivel de educacin

PAGE 107

107 elevado el que favorecera la variacin ent re las dos formas (entre ms educacin, mayor uso de la forma impersonal ). Esto explicara la coexistencia de las dos formas que estudiamos en este trabajo. Por lo tanto, las preguntas de invest igacin que propone es te trabajo estn encaminadas a averiguar si el uso de hoy en da de las oraciones existenciales con el verbo haber muestra seales de un mantenimient o de las dos variables, plural o singular, o de un avance del ca mbio de singular a plural o viceversa. Para confirmar o refutar las hiptesis anteriores, se proponen las siguientes preguntas de investigacin. 1. Hay evidencia de un cambio lingstico en progreso en las oraciones existenciales con el verbo haber existencial en el espaol salvadoreo? 2. Si hay un cambio en progreso, es ste hacia la no concordancia (despluralizacin) o la plur alizacin? Qu factores contribuyen a este cambio en progreso? 3. Qu factores lingsticos y extrali ngsticos favorecen el uso de la forma pluralizada y la despluralizada? 4. Cul es la frecuencia o nivel de variacin en el uso de ambas formas, la pluralizada y la no plura lizada, en hablantes de diferentes edades, gnero y nivel educativo? 5. Cambian los hablantes de una forma a la otra cuando hablan y cuando escriben? 4.2. Participantes Como se ha mencionado antes, esta invest igacin hace uso de diferentes tipos de fuentes (corpus de entrevistas orales, corpus del espaol escrito moderno, corpus del espaol del siglo XIX y dos tipos de cuestiona rios), por lo tanto, el origen de los hablantes difiere un poco, en ciertos aspectos, entre algunos corpus. A continuacin, se describe en detalle el tipo de hablant es que hay en cada uno de los corpus que acabamos de mencionar.

PAGE 108

108 4.2.1. El corpus de habla oral El primer corpus cont con datos obtenidos a travs de un trabajo de campo, el cual se llev a cabo en la ciudad de San Sa lvador, El Salvador. San Salvador es el centro urbano ms grande de este pas (poblac in del rea metropo litana 1,566,629), lo que lo convierte en un lugar bastante r epresentativo del habl a salvadorea. La pluralizacin del verbo haber existencial no ha sido, sin embargo, investigada en ningn pas centroamericano. En ese sentido, esta poblacin puede ofrecer nuevas perspectivas sobre el comportamiento li ngstico de este fenmeno en otras regiones. Un aspecto importante que debemos seal ar es que el espaol salvadoreo es en cierta medida arcaico, sin llegar a un sent ido peyorativo, sino ms bien nos referimos al hecho que ste es ms conservador que el de algunas regiones hispanas, como el espaol de la ciudad de Mxico o el de Li ma, que han recibido mucha influencia del exterior durante el periodo colonial (Lipski 2002, 272). En tal sentido, el espaol salvadoreo ha adoptado, durante mucho tiempo, pocas innovaciones lingsticas de otras regiones. De haber habido un cambio lingst ico en las oraciones existenciales en el espaol de El Salvador, ste debera es tar, relativamente, ms atrasado que en ciudades que han recibido mayor influencia ling stica desde el exterior, sobre todo de Espaa. La recoleccin de datos orales se obtuvo por medio de entrevistas sociolingsticas. En esta actividad se entrevistaron un total de 48 personas. La seleccin de participantes no fue al azar ya que se quera contar con un nmero especfico de personas con ciertas edades, gnero y nivel de educacin. As que se contact a los participantes con la ayuda de conocidos, en la que un amigo del entrevistador o de uno de los entrevistados pres ent a otros posibles entrevistados. El

PAGE 109

109 objetivo principal era obtener una distribucin uniforme de participantes para el anlisis estadstico de las 3 variables extralingst icas que son de relevancia para nuestro estudio. As que una vez se llenaba el nm ero de participantes de cada grupo, no se aadan ms participantes, incluso si surgan nuevos voluntarios. Las variables extralingsticas que se to maron en cuenta fueron la edad, el gnero y la educacin de los participantes. Para la variable edad se hicieron dos grupos. El primer grupo estuvo formado por hablantes que tenan entre 18 y 35 aos. Dentro del anlisis de nuestro trabajo nos refe riremos a ellos como jvenes. El otro grupo estuvo formado por personas mayores de 50 aos. Nos referiremos a este grupo como mayores. Pensamos que la distancia generacional entre estos dos grupos nos ayudar a ver con ms claridad la variacin ling stica entre jvenes y mayores. La otra variable fue el gnero, en que tambin se cont con dos grupos, el de hombres y el de mujeres. Finalmente, la tercera variable se form segn la educacin que haban recibido los participantes. Tambin se hi zo dos grupos. El primer grupo abarc a hablantes que no haban asistido a la escuela o que no haban estudiado en la universidad, es decir, personas que slo t enan estudios de primaria, secundaria o bachillerato (que son los doce primeros aos de educacin antes de entrar a la universidad). El otro grupo estuvo form ado por hablantes con un nivel de educacin superior, y que, desde luego, haban asistido a la universidad. Todos los entrevistados de este grupo posean algn tipo de ttulo univers itario, entre ellos, ingenieros, mdicos, profesores de escuela, catedrticos, etc. Es importante sealar la razn por la que hicimos esta divisin en cuanto al nivel de educacin. Nuestros hablantes posean un ni vel de ingresos econmicos medio y

PAGE 110

110 bajo. Por lo tanto, se haban educado mayorm ente en el sistema pblico nacional o, en su defecto, en el privado general. Dada la si tuacin econmica del pas, la educacin primaria y secundaria suele se r deficiente. Esto se aprecia con los resultados de la Prueba de Aprendizaje y Aptitudes para Egresados de Educacin Media (PAES) que hace anualmente el sistema educativo sa lvadoreo a todos los egresados de bachillerato, en cuyos resultados la nota pr omedio de la mayora de colegios suele estar abajo de 6 (sobre 10), en contraste de algunos colegios de prestigio que sobrepasan el 8. Si bien es evidente que siempre habr ms influencia de la educacin entre los hablantes que han estado ms tiem po en la escuela, no pensamos que las diferencias vayan a ser drsticas, como puede notarse en las notas de la PAES. Por tal motivo, decidimos separar a los hablantes entre los que tenan educacin bsica (antes del bachillerato) y los que terminaron la universidad, que adems de haber estado expuestos a ms aos de educacin han tambin acumulado mucha experiencia profesional. Cada grupo de las variables antes menc ionadas cont con un total de 24 de participantes, es decir, de los 48 entrevist ados, haba una mitad de hombres y otra de mujeres y asimismo otra mitad de jvenes y otra de personas de mayor edad, y una mitad de educadas y otra de personas con pocos estudios. Dentro de los 24 participantes, haba 6 personas que compart an las mismas caractersticas. A continuacin se muestra un detal le de todos los entrevistados. 6 mujeres jvenes con pocos estudios (menos de 9 grado de primaria) 6 mujeres jvenes con estudios de universitarios o de posgrado 6 mujeres de edad mayor con pocos est udios (menos de 9 grado de primaria) 6 mujeres de edad mayor con estudios de universitarios o de posgrado 6 hombres jvenes con pocos est udios (menos de 9 grado de primaria) 6 hombres jvenes con estudi os de universitarios o de posgrado

PAGE 111

111 6 hombres de mayor de edad con pocos estudios (menos de 9 grado de primaria) 6 hombres de mayor de edad con est udios de universitarios o de posgrado Al principio de la entrevista, a todos lo s participantes se les pregunt algunos de sus datos personales, tales como su edad, gnero, estudios realizados y ocupacin. Sus edades variaron entre 18 y 89 aos. La edad de los jvenes oscilaba entre los 18 y los 35 aos y los mayores tenan ms de 50 aos. La ocupacin tambin variaba segn el grupo, haba desempleados, estudiantes, comerc iantes, costureras, catedrticos, etc. Dado que en este estudio el nivel socioeconmi co no se considera relevante, no se hizo una distribucin de participantes de ac uerdo a esta categora. Para un detalle especfico de todos los participantes, vase el apndice A. Ningn participante abandon el estudio. 4.2.2. Los cuestionarios Los participantes que respondieron a los cuestionarios fueron los mismos que hicieron la entrevista oral, por lo que las ca ractersticas de los mismos son las que se han mencionado antes. La nica diferencia es que en esta parte slo se cont con 40 participantes, ya que en la entrevista soci olingstica se haban aadido 8 ms para aumentar el nmero de ocurrencias. 4.2.3. Los datos escritos antiguos y actuales Como lo hemos dicho antes, este trabajo cuenta con una recopilacin de ejemplos provenientes de dos tipos de cor pus diferentes: ejemplos tomados del ao 2008 de un peridico salvadoreo (con distinto s registros: editoriales, entrevistas, reportajes, foros, etc. ) y ejemplos de documento s escritos de 1821 a 1958. En estos datos no es posible determinar ca ractersticas especficas, como la edad de las personas que hicieron ejemplos de haber existencial, ya que los ejemplos

PAGE 112

112 provienen de diferentes document os escritos en los que es difcil saber algunos datos de este tipo. Sin embargo, los ejemplos pr ovenientes del corpus del espaol moderno s nos permiti determinar algunas caracter sticas de los hablantes, dado que, como lo hemos advertido arriba, los peridicos suelen incluir la fuente de sus citas, ya sea haciendo una cita textual de quien dijo qu o con la firma del autor de un artculo. As que fue posible detectar algunos rasgos del origen de quin hizo cada ejemplo. Las variables sociales que pudimos agregar dentro de este corpus fueron el gnero y la educacin. El nivel de educ acin se obtuvo de la informacin que proporciona cada autor en cada artculo, por ej emplo, los columnistas suelen firmar con su ttulo doctor, ingeniero, licenciado y los reporteros suelen citar la ocupacin de sus entrevistados la vendedora dijo que, e l estudiante opin que..., etc. Dado que los ejemplos de este corpus eran relati vamente abundantes, al menos en comparacin con los ejemplos del espaol del siglo XIX o los de las entrevistas orales, en los casos en que los antecedentes del autor de cada ejem plo no eran claros, se procedi a no incluirlos en nuestro corpus. La recoleccin de la variable gnero se hizo de la misma forma que con la educacin. Como en la ot ra variable, cuando no quedaba claro el gnero del autor de la cita o ejemplo o la id entidad del autor de un ejemplo se prestaba a demasiada ambigedad, se procedi a eliminarlo del anlisis. Otra variable no necesariamente social, si no ms bien de tipo estilstica, que se consider en el anlisis de este corpus f ue el nivel de espontaneidad, que se obtuvo por medio del tipo de escrito en que apareca cada ejemplo. A quellos ejemplos que aparecan en artculos, noticias o reportajes en los que el que hablaba era el escritor, se codificaron como de habla no espontnea, ya que en estos textos el autor suele

PAGE 113

113 editar su habla (Biber 1995). Por otra parte aquellos ejemplos qu e aparecan en citas de lo que alguien dijo o en las respuestas de una entrevista se catalogaron como espontneas (ya que las citas suelen dejarse textualmente tal y como se producen, independientemente de si el autor piensa si estn bien o no). En el caso de los ejemplos del siglo XIX, fue prcticamente impos ible clasificar el origen de los autores, al menos de recopila r la informacin bsica que necesitbamos para clasificarlos segn su gnero y educaci n. La mayora de los escritos provenan de hombres, por lo que tampoco tena s entido hacer una separacin de acuerdo al gnero. Asimismo, en estos ejemplos tambi n era difcil saber el nivel de educacin de los autores. Si bien intuimos que se trat aba de personas con algn tipo de educacin acadmica, por el tipo de publicaciones y porque en esos tiempos las personas que escriban deban haber estado bastante pr eparadas dado el poco acceso a la educacin que deban tener las personas comunes habra resultado absurdo inquirir el nivel de educacin del autor de cada ejemplo. En cuanto al nivel de espontaneidad, con el corpus del espaol antiguo no se pudo hacer lo mismo que con el corpus del espaol de 2008, en el que el peridico inclua bas tante informacin de quien deca cada cosa. Los escritos antiguos eran, por lo gener al, monografas o artculos acadmicos o religiosos en el que era evidente un habla cuidada. Lo ms espontneo que se encontr fue de una serie de cartas escritas por un prcer salvadoreo en el siglo XIX. Por esta razn, no consideramos adecuad o incluir ninguna variable social o extralingstica en el corpus de los siglos XIX y principios del XX. 4.3. Materiales Como se ha sealado antes, los datos para este trabajo vienen de diferentes tipos de fuentes. Para las 48 entrevistas or ales, los participantes necesitaron rellenar

PAGE 114

114 una hoja de datos personales (apndice I) y un consentimiento informado (apndice D y E), en la que se les comunicaban los pormenor es del protocolo del estudio, as como sus derechos como participante y dos cuestionarios con una serie de ejercicios que deban completar. Para realizar las entrevistas se utiliz una grabadora de audio digital, que funcionaba a base de bateras. El hecho de que la grabadora fuera digital ayud a que la transcripcin de las entrevistas se pudiera hacer de una manera ms rpida en una computadora. Los datos del segundo corpus se obtuvieron a base de dos cuestionarios. El primer cuestionario contena una serie de oraciones incompletas, en las que el participante deba conjugar el verbo entre parntesis. En total haba veintisis oraciones, aunque slo 10 estaban relacionadas con el tema del verbo haber existencial. En este ejercicio no era im portante el tiempo verbal que elega el participante, sino la eleccin entre una conj ugacin impersonal o pl uralizada. El resto de los ejemplos fueron de diferentes verbos que sirvieron como distractores. Si bien este cuestionario estaba diseado para que cada participante lo rellenase, hubo varios participantes a quienes se les tuvo que ayudar con el rellenado del cuestionario (mientras el entrevistado responda oralm ente). La razn principal de esto fue que algunos participantes no saban leer o escribir (o ambas co sas), o tenan poca habilidad para ello. Adems, una cuestin que influy y que fue percibida por el investigador despus de haber dado algunos cuestionarios a los primeros participantes fue el factor tiempo. Los cuestionarios se realizaban despus de la entrevista, y el tiempo necesario para completarlos llegaba incluso hasta las dos horas. En este sentido, el llevar esta

PAGE 115

115 actividad de forma leda por el entrevistador contribuy a reducir c onsiderablemente el tiempo total de la entrevista, muy impor tante para algunos entrevistados que se encontraban apurados. En cierta manera esto fue beneficioso para que los resultados de nuestro estudio no se vieran afectados por respuestas de participantes que estuvieran agotados o cansados, o que contes taran algo sin estar seguros de que haban entendido lo que se les peda. El ejercicio de los cuestionarios daba al participante la oportunidad de escoger el tipo de conjugacin (singular o plural) del verbo haber existencial en un contexto ms formal. Como el objetivo era descubrir la frecuencia entre estas dos variantes, no era de importancia el tiempo (e incluso la persona en el caso de la primera y tercera) que el participante decida utilizar, lo que le daba mu cha libertad y menos restricciones. Esto ayudaba a que el participante tuviera mayor seguridad sobre sus respuestas, pues tena la oportunidad de elegir lo que l o ella pensaba que era lo ms indicado. La segunda tarea fue un cuestionario de gramaticalidad. Como en el cuestionario anterior, a aquel los participantes con poca educacin o que no quisieron rellenar el cuestionario ellos mismos se les le y el material y ellos dieron su respuesta de manera oral, mientras el entrevistador anotaba las respuestas. En esta ocasin, se le present al participante una serie de frases a las que deba juzgar como correctas o incorrectas. Cada una estaba acompaada de cinco opciones (tipo escala de likert, aunque no se le pusieron nmeros sino directam ente la opcin). Las opciones a elegir eran: bien correcta, un poco correcta, no es toy seguro, un poco incorrecta y totalmente incorrecta. En este ejercicio haba un to tal de 54 ejemplos, de los cuales 12 eran ejemplos de pluralizacin. Las conjugacione s que se incluyeron, dentro de oraciones

PAGE 116

116 contextualizadas, fueron las siguientes: hayamos habido, podran haber, no haban, deben haber, debemos haber, hubieron, hayamos, han de haber, habamos, habremos, habemos y han habido Como se puede observar, se quiso incluir diferentes formas verbales, tanto simples como compues tas, as como perifrsticas. El resto de los ejemplos, del segundo cuesti onario, se divida entre frases del espaol estndar (en las cuales no haba ni ngn tipo de error), del espaol salvadoreo (no incorrectas pero tpicas del cal salvadoreo y que podran ser confundidas como incorrectas) y de ejemplos en donde la agram aticalidad poda ser obvia, por ejemplo la oracin yo no cabo en la silla, muy popular entre los nios y a menudo corregida por los padres. Para evitar que las respues tas de los participantes fueran producto de una confusin con otro error, se les pi di que cuando encontraran una oracin que no les pareciera correcta, sealar an con un crculo o alguna i ndicacin la palabra exacta que les pareca errnea. Cuando el cuestionario fue completado de forma oral se le pidi al participante que ex plicara verbalmente por qu le pareca incorrecta. Se incluy esta variedad de oraci ones para que el participante no pudiera sospechar que se le estaba interrogando sobre el verbo haber existencial en especfico, sino que de cualquier tipo de oraciones que fueran consideradas incorrectas a nivel popular (en las que podra estar la pluralizacin del verbo haber ). De esta manera, podramos saber si la pluralizacin del verbo haber existencial es vista como incorrecta entre los hablantes salvador eos. De no ser percibida como error de gramtica, se podra decir que es un f enmeno que sucede de manera inconsciente. Es muy importante el hecho de que con es te ejercicio podamos saber el tipo de

PAGE 117

117 actitudes que existen hacia este fenmeno. Para ver las actividades completas de ambos cuestionarios, por favor ver los apndices G y H. El uso de cuestionarios no slo ayuda a apo yar los resultados de los dems datos que recogimos a travs de corpus de habla oral y escrita, sino que tambin constituye una necesidad metodolgica al hallarnos ante el hecho de que los ejemplos de haber existencial son difciles de encontrar en comparacin con fenmenos fonticos o estructuras que son ms frecuentes en el habla. Si bien el verbo haber por s solo es uno de los ms frecuentes en espaol, onceavo en el diccionario de frecuencias de Davi s (2006), no lo es as en su funcin existencial. Los estudios que se han realiz ado sobre el tema de la pluralizacin de haber han carecido, precisamente, de ejemplos, como en el estudio de DeMello (1991: 448) que hizo conclusiones sobre la pluralizacin de haber en Buenos Aires con slo 3 ejemplos. En ese sentido, y aunque nuestr os datos de habla espontnea sobrepasan las 200 ocurrencias, tomamos la palabra de Wolfram (1986, 10) que sostiene que there remains a core of structures wh ich have not been analyzed in detail simply because they occurred too infrequently in t he spontaneous speech data of subjects for detailed analysis y aade: ( 12) it seemed apparent that we would have to go beyond the simple collection of naturalistic data if we wanted some answers to our intriguing hypothesis. Estas consideraciones anima ron a Wolfram a usar otras formas de complementar una investigacin, como el uso de tareas diseadas explcitamente a favorecer el uso de ciertas estructuras (en ingls elicitation tasks ). Este tipo de tarea es utilizado y aprovechado en los estudios de psic olingstica. Una de las ventajas es que

PAGE 118

118 nos da la oportunidad de tener cierto control sobre lo que queremos encontrar, como el nmero de hablantes u ocurrencias que queremos obtener. Por ejemplo, Montes de Oca (1994) que estudi la pluralizacin de haber en la ciudad de Mxico, busc ejemplos de este fenmeno en dos corpus diferentes: el corpus de Habla Culta y Habla Popular de M xico y el corpus del Diccionario del Espaol de Mxico (DEM) y slo encontr siet e casos en el habla culta, otros siete en el habla popular, y slo unos pocos en el DE M. El no encontrar ejemplos no significa necesariamente que el fenm eno no exista en la lengua, sino ms bien que las oraciones existenciales son poco frecuentes, pues la escasez de ejemplos se da tanto en el uso impersonal como pluralizado. Para resolver esta carencia de ejemplos, la autora elabor un cuestionario en el que lo s participantes deban conjugar los verbos que se les daban en infinitivo, dentro de una frase. Esta tarea ayud a la autora a encontrar suficientes ejemplos para el anlis is de lo que pasa con la pluralizacin de haber en el espaol de Mxico. No obstante, Montes de Oca (1994) re conoce que un problema de estas pruebas en su estudio es la falta de espontaneidad que la s aleja del contexto natural y por otra parte el hecho de que se hagan por escrito que hace que los reactivos puedan leerse y releerse lo que de alguna manera previene al hablante y lo hace diferir del uso comn de la lengua (20). En ese sentido, y co mo he sealado, esta herramienta en nuestro estudio es slo un complemento y no se usa, de ninguna manera, como la base principal para hacer las conclusiones principales de nuestros resultados. La tercera fuente de datos de nuestro tr abajo se obtuvo a partir de ejemplos escritos en El Salvador entre 1821 (ao en que El Salvador se independiz de Espaa)

PAGE 119

119 y 1958. No haba una razn especfica para elegir este ao, pero se quera formar un periodo que abarcara por lo menos un sigl o, especialmente cuando se encontraron pocos ejemplos que fueran del siglo XIX. En este caso, hemos dejado una brecha de 50 aos, como distancia mnima, entre ste y el corpus de habla reciente. La distancia mxima entre los dos corpus es de 187 aos. Estos ejemplos fueron tomados de diferentes libros, todos publicados en El Sa lvador y disponibles a travs del sitio en lnea Google Books Se cercior, a travs de la bi bliografa que proporciona Google, de que los autores fueran de origen salvadore o. La bsqueda de ocurrencias en estos documentos se realiz con la ayuda del bus cador de texto que ofrece Google, lo que simplific, relativamente, un trabajo que de forma manual hubiera durado aos. Para ver la bibliografa de libros que se utilizaron para este corpus, vase el apndice J. La cuarta fuente de datos, por su parte contiene ejemplos aparecidos en el peridico salvadoreo El Diario de Hoy durante el ao 2008. El peridico contiene en lnea los textos correspondientes a sus edici ones digitales desde 1999. Sin embargo, la bsqueda se hace ms simple utilizando el buscador avanzado de Google, en el que es posible especificar ms restricciones a cada bsqueda en comparacin con lo que se hara en el buscador del propio peridico. La ventaja del buscador avanzado de Google es incalculable, sobre todo si se compara su eficacia con bancos de datos como el del Corpus de Referencia del Es paol Actual (CREA) de la Real Academia Espaola. Como ejemplo, cuando hicimos una bs queda en el CREA de las instancias en que apareca la forma verbal hubieron en el espaol salvadoreo entre los aos 1990 y 2008, que son 18 aos, solamente encont ramos dos ejemplos de hubieron, correspondientes al ao 2001. De acuerdo a estos ejemplos, parecera que la forma

PAGE 120

120 hubieron es casi inexistente. Por el contrario, si busca mos la misma forma hubieron desde mediados de 2008 hasta mediados de 2009, que constituye solamente un ao, en la bsqueda avanzada de Google, encontramo s un total de 47 ejemplos. Por esta razn, hicimos uso de esta valiosa herramient a, con la particular idad de que limitamos nuestra bsqueda a los ejemplos proporcionados por el peridico salvadoreo El Diario de Hoy (en vez de todos los ejemplos que aparec an en el dominio sv o de El Salvador) durante el ao 2008. 4.4. Procedimiento La mayor parte de los datos orales se recogieron en el verano de 2008. Todos los participantes hicieron la entrevista y el relle nado de cuestionarios en una sola sesin. Al principio de cada entrevista, el investi gador le peda al participante que firmara un consentimiento informado en el que se le in formaba sobre sus derechos y el protocolo del estudio (apndices C, D y E). Luego se pasaba a preguntarle sobre sus datos personales. Despus de ello, colocaba la grabadora (una Sony digital) en un algn lugar cerca de donde estaba el participante, teniendo cuidado de que sta no estuviera a la vista del entrevistado, ya que esto podra hacerle estar pendiente de que estaba siendo grabado o simplemente ponerle ner vioso. Si bien en principio las conversaciones estaban regidas por un protocolo de preguntas (ver apndice F), cada entrevista tom un rumbo espontneo que era determinado segn el tono y ritmo de cada conversacin. Las preguntas bsicas que se hicieron dur ante la entrevista oral fueron las siguientes: Qu edad tiene? A qu se dedica? Qu estudios ha realizado? En qu lugar de El Salvador naci? Adems, se le pidi a cada participante que describiera su vida diaria y que comparara su vida actual con la de su infancia. Algunos eventos que

PAGE 121

121 se sacaron a relucir en cada entrevista y que suelen ser de inters nacional fueron la guerra civil en El Salvador (1980 1992) y los terremotos de 1986 y 2001. Dado que el uso de oraciones existenciales no es frecue nte, se hicieron muchas preguntas directas con el verbo haber como por ejemplo, Qu tipo de cosas no haba antes en El Salvador que hoy s tenemos ? Internet, buses, dlares? Cuntos hombres o mujeres hay en su familia? Sabe usted cuntos salvadoreos hay en El Salvador? Cuntos cree que hay? Y dentro de 25 aos? Cree que habr ms salvadoreos en el futuro o menos? Hay paz en El Salvador? Por qu s o no? Cuntos muertos cree usted que hubo durante la guerra? Qu cosas le gustara que hubiera en San Salvador? Etc. En todas las preguntas el entrevistador utiliz la forma impersonal, hecho que pudo influir en el tipo de respuestas de lo s hablantes. Discutiremos esto cuando justifiquemos las variables extralingst icas que usamos en el presente trabajo. Como se ha dicho antes, el uso de este protocolo de preguntas no fue reglamentario, incluso hubo ms de un partici pante que se extendi en otros temas y se decidi que la entrevista tomara el rumb o que el participante quisiera. La ventaja de esta tctica es que permiti que las conv ersaciones fueran bastante espontneas. Adems, esto tambin hizo posible que se obtuvieran ejemplos aunque a veces fueran pocos, dentro de una variedad de contextos. En tre ms espontnea era la entrevista, mejor, ya que sera ms representativa del habla cotidiana. Despus de la entrevista, el participante tena que completar a mano los dos cuestionarios. Como ya lo hemos m encionado antes, en el caso de aquellos participantes con pocos o ningn tipo de est udio, fue el entrevistador quien llen cada formulario.

PAGE 122

122 En cuanto a los datos escritos, el procedi miento se llev a cabo como se explic en la seccin anterior (materiales). 4.5. Codificacin de los datos Presentamos a continuacin los detalle s de cmo codificamos los datos que obtuvimos de diferentes fuentes. Empezar emos con los cuestionarios, que como hemos dicho antes, eran dos. Proseguiremos c on las entrevistas sociolingsticas, que tambin eran dos. Terminamos con los dos corpus que formamos de documentos escritos. 4.5.1. Los cuestionarios Los datos que se recogieron de los dos cu estionarios se pusieron en una hoja del programa de estadstica SPSS. En el caso del primer cuestionario, el de la frecuencia de uso de la forma impersonal y la pluralizada, la hoja de datos contena tres columnas por cada participante para las variables soci ales (edad, gnero y educacin), seguidas de diez columnas ms para representar los resultados de las diez oraciones en que los participantes deban decidir entre singular o plural. Se asign un cdigo para cada respuesta. En el caso de las variables soci ales, los cdigos fueron 1 para hombres y 2 para mujeres, 1 para jvenes y 2 para mayo res y 0 para los de poca educacin y 1 para los que haban asistido a la universidad. La aus encia de la pluralizacin se codific con el nmero 1 y la presencia con el 2. Para el anlisis se sumaron el nmero de oraciones que produjeron en sin gular versus plural, in dependientemente del tiempo verbal. Despus, para cada grupo de participantes se sac la media de ejemplos en las que se haba seleccionado el verbo haber en plural (es decir el nmero de casos de plural y singular que hizo cada grupo). Esto se hizo para cada una de las variables sociales. Luego se compararon las medias del us o del plural entre los diferentes grupos

PAGE 123

123 del estudio (hombres versus mujeres, jvenes versus mayores y educacin bsica versus universitaria) a travs de un test t de muestras independientes para comprobar si las diferencias observadas eran significativas o no. Un test t de muestras independientes se usa cuando queremos com parar los resultados de solamente dos grupos en un nico test. En cuanto al segundo cuestionario, el de los juicios de gramaticalidad, la informacin se codific de manera similar al primer cuestionario, con la diferencia de que en esta tarea haba doce afirmaciones y que en cada una de estas el participante deba decir si estaba correcta o incorre cta (recordemos que haba cinco opciones). Como lo sealamos en la descripcin de los materiales, en aquellos casos en que un hablante marc una oracin con el verbo haber existencial pluralizado como incorrecta se le pregunt que dijera o escr ibiera, segn el caso, cul era el error especfico que haba encontrado. Con esto se constataba que su respuesta se refera especficamente a la pluralizacin de haber Si su sealamiento se refera a otra particularidad de la oracin, su respuesta fue tomada como bien correcta (puntuacin 5), dado que su atencin no se centr en el verbo haber (lo que era seal tambin de que no se vea como incorrecta). De tal manera que cada opcin fue asignada con un cdigo: el 1 para totalmente incorrecta, 2 para un poco incorrecta, 3 para no estoy seguro, 4 para un poco corre cta y 5 para bien correcta. De esta manera, el programa poda calcular las medias de cada nm ero. En esta tarea los participantes no deban escribir nada nuevo, solam ente juzgar y sealar lo que vea como incorrecto. Una vez codificados los resultados del s egundo cuestionario, se calcul la media de las cinco opciones que tena cada par ticipante segn cada grupo de las tres

PAGE 124

124 variables sociales. Como en el primer c uestionario, despus de encontrar las medias, se procedi a hacer un test t para comp robar si los resultados de estas eran estadsticamente significativos. 4.5.2. Las entrevist as sociolingsticas Como era de imaginar, el total de ejemplos de haber existencial no fue muy alto en nuestros datos. En total, hubo 274 casos de haber existencial, lo que significa una media de 5.8 casos por hablante. Hay que consi derar que a pesar de que se intent por todos los medios de promover el uso de la s frases existenciales, los hablantes no siempre respondieron con haber Muchas veces respondieron con no s, no le podra decir, yo creo que s o simplemente s entre otro tipo de respuestas en que no utiliz la estructura deseada. Por otro lado, tambin se intent que en cada entrevista hubiera tiempo para preguntas que no fueran con haber existencial y evitar as un bombardeo obvio con el verbo haber que restara naturalidad a la conver sacin. Desafortunadamente, esto nos dej con menos ejemplos de los esperados. Al ritmo en que encontramos estos ejemplos, tenamos que haber entrevistado unas doscientas personas para obtener apenas unos mil ejemplos. La poca frecuencia, sin embargo, de este tipo de estructura ha sido un problema en general en todos los estudios sobre este tema. En tal sentido, creemos que el nmero de ejemplos que encontramos es fact ible para un anlisis estadstico y para poder encontrar patrones de frecuencias y us os, y que con el suplemento de los otros datos, como los corpus escritos y las encuestas, se pueden encontrar resultados confiables.

PAGE 125

125 Todos los ejemplos de haber existencial, tanto en su forma impersonal como pluralizada, fueron puestos en una hoja Excel y codificados de acuerdo a los diferentes factores. La primera columna, dentro de Excel, correspondi a los ejemplos mismos, la segunda a la codificacin de cada hablante y las dems a cada uno de los factores lingsticos y extralingsticos. Las variabl es extralingsticas y lingsticas que se consideraron en este estudio, las cuales se analizaron por separado, se detallan en los puntos 4.5.2.1. y 4.5.2. 2 respectivamente. Una vez que todo haba sido codificado, los resultados fueron puestos en el programa estadstico GoldVarb X, por medio de formulas diseadas dentro de Excel. En trminos generales, cada frmula incluye todos los cdigos correspondientes a cada ejemplo encontrado, para que Gold Varb X pueda analizarlos. El programa GoldVarb X, aparte del anlisis estadstico, tambin nos permite hacer una revisin de los cdigos para detectar posibles errores en la codificacin. El primer anlisis que nos hace este programa de estadstica es el de los resultados marginales, es decir, los porcent ajes de la variable independiente dentro de cada factor. As, pues, podemos saber cuntos casos de pluralizacin, con sus respectivos porcentajes, hicieron las mujeres jvenes con poca educacin, los hombres mayores con estudios universitarios, etc. Despus de esto, GoldVarb X nos permite hacer un anlisis de regresin, en que todos los factores se comparan entre s y una vez comparados nos dice cul es el mejor anlisis, junto con su significancia a nivel estadstico. Es ac donde tambin podem os descubrir nuevos problemas de codificacin, como por ejemplo, cuando ha y columnas dentro de algn factor que no han recibido ninguna ocurrencia (ejemplo ) o cuando entre los ejemplos todos han

PAGE 126

126 correspondido a una de las variables indepen dientes (por ejemplo, que 100% de todos los casos hayan sido casos de pluralizacin, por lo que no se puede medir la variacin con la forma impersonal porque de esta no hubo ningn caso). Asimismo, este programa nos puede hacer una tabulacin cruzada si se da el caso de que encontramos seales de interaccin entre un fa ctor y otro. La presencia de todos estos problemas que nos muestra GoldVarb X en el primer anlisis nos obliga a recodificar o excluir nuestros datos, ya s ea para el anlisis general de todo o para un factor en especfico, como cuando encontramos casos de interaccin. 4.5.2.1. Variabl es extralingsticas Escogimos las variables extralings ticas en base a ciertas condiciones. En primer lugar, las variables que suelen ayudarnos a observar el cambio lingstico y que han sido tambin consideradas en los estudios previos sobre la pluralizacin del verbo haber existencial. Estas variables son la edad y el gnero. Otra variable que se ha estudiado en estudios previos y que encontra mos que puede ser decisiva en cuanto al uso o no de la pluralizacin es el nivel de educacin de los hablantes. Como lo hemos dicho antes, el uso cannico defiende la estructura impersonal en el verbo haber existencial, por lo tanto, es posible que exista una tendencia a utilizar la forma impersonal cuando el hablante ha recibido educac in universitaria superior. Dividimos los hablantes entre los que tienen estudios de bachillerato o menos y los que tienen estudios superiores porque estos ltimos estn ms pendientes de hablar bien dado su nuevo estatus y, por lo tanto, es ms fcil separarlos como grupo. Adems, dentro del proceso de codificaci n se decidi incluir el nivel de espontaneidad en que sucedi cada ejemplo, es decir, si el uso de la forma singular o plural se dio cuando se respondi direct amente a una pregunta en la que se usaba la

PAGE 127

127 forma impersonal o de forma espontnea, cuando no se le haba preguntado nada con haber Es de sealar que durante las entrevistas el investigador utiliz siempre la forma impersonal. Por ejemplo, ante una pr egunta del tipo Cmo cuntos muertos cree que hubo durante la guerra? el partici pante tuvo la oportunidad de responder yo creo que hubo ms de cincuenta mil o yo creo que hubieron ms de cincuenta mil. En este sentido, notemos que si el hablant e utiliz la forma impersonal en una pregunta como la anterior, esto se pudo deber al hecho de que acababa de escuchar dicha forma, por lo que su respuesta no es del todo tan espontnea, pues su respuesta se pudo ver influenciada por la forma en que se le hizo la pregunta. Sin embargo, si en una pregunta como la que acabamos de mencionar, en la que se utilizaba el verbo haber existencial de forma impersonal, el participante responda con una conjugacin pluralizada, podramos decir que el uso espo ntneo sobrepasa este tipo de influencia. As, pues, clasificamos las oraciones entre espontneas e inducidas. Un porcentaje alto de casos pluralizados dentro las preguntas inducidas nos puede decir mucho de la fuerza de la pluralizacin, mientras que un porcentaje alto de formas impersonales dentro de las oraciones ms espontneas nos dira lo contrario. Por otro lado, si el uso impersonal fuera alto slo dentro de las respuestas inducidas y la forma pluralizada slo dentro del uso espontneo, podra apuntar a que el estilo es determinante en el uso de cada una de las dos variantes. 4.5.2.2. Variab les lingsticas Los factores lingsticos que se consider aron se basaron en los estudios previos que se han hecho sobre este tema (ver cap tulo de estudios previos). A continuacin detallamos cada uno de estos factores.

PAGE 128

128 Tiempo verbal. Se pusieron por separado el pretrito (o pretr ito perfecto simple) y el imperfecto (o pretrito im perfecto o copretrito). El rest o de los tiempos verbales se agrup bajo un slo factor titulado otros debido a que hubo pocos ejemplos de estos. Recordemos que en los estudios previos se ha solido agrupar a todos los tiempos verbales en un solo factor y separar slo el imperfecto y el pretrito. El rasgo humano. Los sintagmas nom inales que acompaaban las oraciones existenciales (o que estaban implcitos en cada ejemplo de estos) se clasificaron en dos categoras: + humano y humano, como se muestra en los siguientes ejemplos. (59) Pobres han existido desde el pr incipio del mundo y siempre van a haber pobres (+humano, hablante 38 MVE) (60) y no haban pugnas entre los sindicatos y directivas como hay hoy (humano, hablante 29 MVE) La posicin del sintagma nominal. Se hici eron dos grupos, los pre-verbales (los que aparecan antes del verbo existencial) y los posverbales (los que estaban despus del verbo existencial). Observ emos un ejemplo de cada uno. (61) Bastantes muertos hubieron (sintagma nominal antes del verbo haber hablante 10 HVNE) (62) y s, yo tengo entendido de que hubieron muchsimos ms muertos (sintagma nominal despus del verbo haber hablante 13 MJNE) El tipo de frase verbal. Se agruparon en tres categoras. La frase verbal simple, en la que se incluyeron todas las conjugaciones individuales, tanto impersonales como pluralizadas, de haber ( hubo, hubieron, habrn etc.), las conjugaciones compuestas, es decir las conjugaciones de haber que van acompaadas del participio pasado de

PAGE 129

129 este mismo verbo ( ha habido, haban habido, habrn habido etc.) y las estructuras perifrsticas, en las que haber no aparece conjugado, y en que la pluralizacin o la forma impersonal recae en otro verbo ( debe haber, puede haber, va a haber etc.). A continuacin algunos ejemplos. (63) y all haban ya prostbulos con mucha evidencia (frase simple, hablante 28 MVE) (64) porque ah cuando han habido terremotos y todo eso no se han cado casas ni nada (frase compuesta, hablante 09 HJNE) (65) Acurdese que el Seor siempr e dijo "pobres siempre van a haber (frase perifrstica, hablante 38 MVE) La presencia o ausencia de un modificador. Ac se incluyeron aquellos ejemplos de haber en que haba un adjetivo, cualquiera que f uera, antes de la frase nominal, por ejemplo, haban dos personas vs. haba personas Veamos un ejemplo de cada tipo de codificacin en este factor. (66) durante la guerra hubieron ms de setenta mil personas muertas (presencia de un modificador, hablante 43 HVE) (67) porque all no haban escuelas en donde estudiar (ausencia de un modificador, hablante 26 HVE) Presencia o ausencia de la negacin. La clasificacin se dividi entre aquellas frases que eran afirmativas y aquellas que er an negativas (presencia del adverbio no). No se encontraron casos en que hubiera oraci ones negativas sin no (por ejemplo con nunca), por lo tanto, todos los casos negat ivos que se encontraron corresponden a los que contienen el adverbio no.

PAGE 130

130 Como lo sealamos en la revisin de la literatura, todos estos factores han sido considerados previamente en los estudios que se han realizado sobre la pluralizacin de haber existencial, por lo tanto, nuestros resultados nos permitirn comparar el comportamiento del fenmeno en estudio en el espaol salvadoreo y en el de las otras regiones. 4.5.3. Los corpus escritos Como lo hemos dicho antes, en el caso de los documentos escritos, formamos dos tipos de corpus. El primero contena habl a del espaol salvadoreo del siglo XIX y principios del XX y el segundo con habla del ao 2008. A continuacin explicamos ms sobre ambos recursos que nos sirvieron para formar los dos corpus en cuestin. 4.5.3.1. Los corpus antiguos El corpus antiguo estuvo conformado por ejemplos de documentos antiguos de entre los aos 1821 a 1958. El problema pr incipal de estos datos es que no se encontraron muchos ejemplos. El total de ocurrencias de haber existencial fue de slo 112 (31 de la forma plural y 81 en singular). Por lo tanto, decidimos no hacer un anlisis estadstico, sino limitarnos a un estudio descriptivo. Como lo explicamos antes, en los ejemplos de este corpus era difcil obtener informacin sobre cada hablante. As que se tomaron en cuenta slo las variables lingst icas, las mismas que se consideraron con los datos del habla oral (punto 4.5.2.2.), es decir, el tiem po verbal, rasgo humano, tipo de frase verbal, posicin del sintagma nomi nal, presencia o ausencia de un modificador y presencia o ausencia de negacin. La nica diferencia la encontramos en la clasificacin del tiempo verbal, en donde lo s tiempos se ampliaron ms, en vez de combinarse, para poder observar la distribucin de cada uno, dado que no haba que buscar diferencias significativas.

PAGE 131

131 4.5.3.2. El corpus de habla escrita reciente Los ejemplos de este corpus se toma ron de la edicin digital de uno de los peridicos salvadoreos de mayor circulacin ( El Diario de Hoy ). Este corpus constituy el cuerpo ms grande de ejemplos de nuestra base de datos, pues se encontr un total de 389 ocurrencias. Debido a que en este tipo de fuente los ejemplos de haber existencial eran ms frecuentes, se decidi utilizar los ejemplos que correspondan slo al ao 2008. Como lo exp licamos en la seccin de materiales, pudimos clasificar los ejemplos en base al gnero y el nivel de educacin del hablante (aunque en este caso la divisin fue ms bien de profesionales versus no profesionales). Adems, pudimos aadir la va riable espontaneidad. Hay que aclarar, no obstante, que la variable espontaneidad en este corpus corresponde a otro tipo de clasificacin diferente de la espontaneidad que pusimos en el corpus de habla oral. Recordemos que en el corpus oral, toma mos como espontneos aquel los ejemplos que ocurrieron cuando no se haba hecho una pregunta con haber existencial (en contraste con los ejemplos que sucedieron despus de haberse usado haber ). En el corpus escrito, la espontaneidad se refiere a si el ejemplo apareci dentro de una redaccin (por ejemplo, dentro de una noticia, un art culo periodstico o cualquier contexto en donde es claro que no es espontneo) o dentro de una cita de lo que alguien dijo (por ejemplo, la vendedora dijo que haban muc has personas o dentr o de una entrevista periodstica donde se transcribe la conversaci n de manera literal). Pensamos que esta clasificacin nos puede ayudar a encontrar una relacin entre el uso impersonal y pluralizado en determinados contextos, como el espontneo versus el escrito (en donde el hablante intenta escr ibir cuidadosamente).

PAGE 132

132 En el apndice B presentamos un lista de todas las formas verbales de haber que se buscaron en ambos corpus. 4.6. Anlisis de datos Para buscar respuestas a las preguntas de investigacin que se han planteado en este trabajo se ha recurrido a un anlisis vari acionista. De acuerdo a Silva-Corvaln (2001, 87), la sociolingsti ca variacionista tiene una importancia fundamental en el estudio del cambio lingstico. La obser vacin y anlisis de fenmenos variables permiten al sociolingista proponer hipt esis sobre por qu se producen ciertos cambios, cmo se difunden en la comunid ad a travs del tiempo y cules son los mecanismos lingsticos y/o sociales que los favorecen. Dado que las bases de datos que utilizamos en este estudio poseen caractersticas diferentes, se trabaj con dos programas de estad stica distintos, el SPSS y GoldVarb X. 4.6.1. El anlisis con el programa de estadstica SPSS Los datos de los dos cuestionarios escr itos se analizaron con el programa SPSS versin 13. El nivel de significanc ia en los tests estadsticos fue de p < .05. En ambos cuestionarios se realiz el test estadstico independent samples t-test que se usa para comprobar si las medias de dos grupos real mente difieren de manera significativa. En el presente estudio se compararon las medias del uso del verbo haber pluralizado por cada variable estudiada: mujeres versus hombres, jvenes versus mayores y los que tenan educacin universitaria con los que no la tenan. El anlisis de los cuestionarios realiz ado con el programa SPSS contiene la siguiente informacin. En prim er lugar, el nmero de participantes (N) del estudio por cada grupo, en nuestro caso: los jvenes, los mayores, los hombres, las mujeres, las

PAGE 133

133 personas con educacin bsica y las personas c on estudios universitarios. En cada uno de estos grupos siempre hubo 20 participantes (N = 20). En segundo lugar, por cada grupo se incluye la media (M) de los porcentajes del uso del haber pluralizado que se encontraron. Tambin se incluye la variaci n estndar (SD, por sus siglas en ingls), que es una medida que nos muestra cunta va riacin hay en los resultados (Hatch & Lazaraton 1991, 173). La variacin estndar mi de la distancia de variacin desde la media de la mayora de los resultados. Una desviacin estndar alta significa que la distribucin de la mayora de los result ados de un grupo en particular es muy grande desde la media, mientras que una desviacin estndar muy baja nos indica que la mayora de los resultados de un grupo son bastantes similares o cercanos al valor de la media de ese mismo grupo. Un valor importante en el test estadstico independent samples t-test es, obviamente, el valor t Este valor representa la diferencia de las medias de dos grupos dividida por la multiplicacin del error est ndar por la divisin de las medias de esos dos grupos. Este valor se usa conjuntamente con la informacin de los grados de libertad para averiguar si las diferencias entre dos grupos fueron significativas. Los grados de libertad ( df abreviacin del ingls degrees of freedom ) siempre son la diferencia del nmero de participantes (en nuestro caso 40) del total del nmero de grupos (2 por cada variable es tudiada). Por lo tanto, los df siempre sern 38. Para saber si las diferencias fueron significativa s, el programa SPSS tomar la informacin de los grados de libertad junto con el nivel de significacin (p < .05) para identificar el valor crtico del valor t para comprobar que dicho valor no sobrepasa el valor crtico (independientemente de si es positiv a o negativamente). En este estudio, el valor crtico

PAGE 134

134 siempre ser 2.042 ya que los grados de lib ertad son 38 (siempre se comparan dos grupos de 20 participantes por c ada grupo). Cada vez que el valor t sobrepasa este valor crtico, las diferencias entre los dos grupos sern significati vas (p < .05) y si sobrepasan el valor crtico 2.750 se rn muy significativas (p < .01). 4.6.2. El anlisis con el progr ama de estadstico GoldVarb X En el caso de los datos provenientes de entrevistas orales y documentos escritos, se procedi a analizarlos con el programa de es tadstica Goldvarb X. Este programa es el ms confiado en los estudios socioling sticos ya que ha sido diseado precisamente para este tipo de anlisis. Una de las v entajas de este programa es que podemos analizar mltiples factores simultneam ente. Adems, Goldvarb X puede analizar estadsticamente datos que no es tn distribuidos uniformement e. En otras palabras, en las actividades de cuestionarios fue posible tener control del nmero de ejemplos que se queran analizar. Por ejemplo, en los cuestionarios cada participante poda elegir slo una opcin: plural o singular, as que se poda manipular el nmero de ocurrencias total que queramos, en este caso 40, que era el nmero de encuestados (si hubiramos querido 80 respuestas, necesitar amos 80 participantes, o doblar las preguntas del cuestionario). Esto es im posible en los datos que obtuvimos de las entrevistas orales de manera espontnea, ya que cada participante produjo un nmero diferente de ejemplos. As que los datos obt enidos de las encuestas fue ms prctico analizarlos con SPSS, que es un programa bastante re conocido. Sin embargo, GoldVarb X nos es de gran ayuda para los datos de las entrevistas orales, por las razones que acabamos de explicar. Este progr ama nos dice cules son las variables significativas y las ordena jerrquicamente segn su importancia. Con ello podemos

PAGE 135

135 predecir cul es la probabilidad de que una vari able cualquiera se d cuando participan varias variables independientes (Moreno Fernndez 1998). A continuacin detallaremos la informa cin que contiene una tabla de resultados con el programa GoldVarb X. 1. El input (media corregida) Es una indicacin general de la fuerza de la regla (Young & Bayley 1996: 270). 2. El log de verosimilitud. Mide la combinacin del anlisis. Los modelos que se acercan ms a 0 son mejores que los que se alejan de 0. 3. El nmero total de ocurrencias mide cuntos ejemplos de haber existencial (tanto impersonal como singular) se encontraron en todo el corpus que se est analizando. Recordemos que en el corpus oral encontramos 274 ocurrencias y en el de habla escrita 389. 4. Peso. Mide, de 0 a 1, la probabilidad de que la variable indep endiente (en nuestro caso la pluralizacin) ocurra en un det erminado contexto. Los resultados mayores de .5 suelen favorecer la variable indep endiente y los que son menores tienden a desfavorecerla. Es importante aclarar que su significado puede variar segn los dems pesos dentro de un mismo grupo de factores. Por ejemplo, entre dos pesos, uno de .85 y otro de .31, .59 signi ficara un punto intermedio (Tagliamonte 2006: 156). Esta medida es muy important e para la interpretacin de nuestros resultados. 5. Porcentajes. En nuestras tablas hem os incluido el porcentaje de casos de haber pluralizado en cada factor y el porcentaje total, tambin en cada factor, de las dos formas juntas, la plur al y la impersonal. 6. Rango. Es la diferencia del peso m s bajo del peso ms alto. Nos sirve para ordenar los resultados segn su importancia. Los rangos ms altos son ms relevantes que los ms bajos y dentro del anlisis se ponen de los ms altos a los ms bajos. 7. Nmero de ocurrencias de la variable independiente, que en nuestro caso corresponde al nmero de ejemplos que encontramos de haber pluralizado en cada factor estudiado. En el siguiente captulo, procederemos a dar los detalles de los resultados que encontramos tanto con SPSS sobre los cuestionarios como con GoldVarb X con los datos del corpus oral y los documentos escritos.

PAGE 136

136 CAPTULO 5 ANLISIS Y DISCUSIN DE LOS RESULTADOS A continuacin se muestran los resultados de todos los corpus que se analizaron. El captulo se divide en cuatro secci ones en las que se exponen los resultados estadsticos y descriptivos encontrados acompaados de su discusin respectiva. La primera seccin muestra los resultados que se encontraron con los dos cuestionarios tipo encuesta que se realizaron a 40 participantes. Como lo hemos sealado antes, un cuestionario contena espacios en donde el participante deba conjugar el verbo haber existencial. Ac se evala la frecuencia con que los participantes eligieron la forma pluralizada. El otro cuestionario es un examen de actitudes hacia las formas plurales de haber Estos datos fueron analizados c on el programa SPS S. La segunda seccin analiza, en base a las diferentes variables, los resultados obtenidos de las entrevistas orales que se hicieron a 48 participantes. Es ta seccin se divide en los resultados de las variables extralingsticas y en los resu ltados de las variables lingsticas. El tercer anlisis ofrece los resultados del anlisis del corpus del espaol escrito (que tambin incluye ejemplos orales, pero recogidos de un peridico). Tanto la segunda como la tercera seccin explican resultados que fueron obtenidos con el programa de estadstica GoldVarb X. Finalmente, la cuarta seccin analiza los resultados descriptivos de los ejemplos que se obtuvie ron del corpus del espaol salvadoreo de los siglos XIX y XX. 5.1. Resultados de los cuestionarios Esta seccin la dividimos en dos partes. En la primera presentamos los resultados del cuestionario 1, en el que haba que conjugar verbos. En la segunda parte

PAGE 137

137 mostramos los resultados del cuestionario 2, en el que los participantes deban evaluar como correctas o incorrect as una serie de oraciones. 5.1.1. Cuestionario 1 La primera actividad const de un set de 26 oraciones, de las cuales diez correspondan al verbo haber existencial (el resto er an oraciones que funcionaban como distractores). Cada frase conten a un espacio en blanco y un verbo entre parntesis que los participantes deban c onjugar en el tiempo y persona que ellos quisieran. Lo que se buscaba con esta asignac in era descubrir las frecuencias de uso de la (des)pluralizacin del verbo haber En el caso de los cuestionarios que fueron rellenados por el entrevistado, el investi gador se cercior de que se hubieran llenado correctamente, es decir, que hubiera comp rendido bien las indicaciones. De esta manera se evit que hubiera pr oblemas de oraciones incompletas al momento de codificar los datos. En esta actividad participaron cuarenta personas. En la Tabla 5-1 se puede ver las medias correspondientes al uso de la forma plural dentro de las tres variables que se analizaron (edad, gnero y nivel de educacin). El porcentaje restante dentro de cada media corresponde a la forma singular. Para una explicacin detallada de la informacin que contienen las tablas de resultados con el programa SPSS, ver la se ccin 4.6.1. del captulo de metodologa. Se puede observar que en la variable edad, los jvenes usaron la forma plural en un 73% (y el singular en un 27%). Las personas mayores, por su parte, hicieron uso de la forma plural en un 74.5%. Entre esto s dos grupos (jvenes y mayores) no se encontraron diferencias significativas. En cuant o a la variable gnero, s se encontraron diferencias significativas ( t = -2.361, df = 38, p = .023) entre los hombres y las mujeres. Ambos hicieron un alto uso de la pluralizac in, pero han sido las mujeres quienes lo

PAGE 138

138 hicieron mucho ms (82.50%, mientras que los hombres 65%). Finalmente, tambin se encontraron diferencias altamente significativas (t = -2.845, df = 38, p = .007) entre los grupos de participantes con poca educacin y con estudios universitarios. Ambos grupos tambin pluralizaron en porcentajes altos, pero han sido los de poca educacin los que lo hicieron ms (82%), mientras que los que tenan estudios universitarios lo hicieron menos (63.5%). Como se mencion anteriormente, el objet ivo principal del primer cuestionario era descubrir la frecuencia de uso entre la forma plural y singular y si la prevalencia de una de estas variables estaba motivada por uno de los tres factores sociales que se han considerado para este estudio, es decir, la edad, el gnero y el nivel de educacin. Dado que esta tarea requera que cada parti cipante conjugara verbos, supondremos que los resultados son una muestra de lo que pasa con el verbo haber existencial en contextos formales (y no espontneos). El primer punto que llama la atenci n es el hecho de que no se encontraron diferencias significativas entre los jvenes y mayores. Ambos grupos, sin embargo, usaron la forma plural en un porcentaje bast ante alto (73% los jvenes y 74% los de mayor edad), lo que confirma que el uso de la pluralizacin en este contexto es bastante frecuente. Estos resultados descartan la posibilidad de un cambio en curso, al menos dentro de estas dos generaciones y dentro de este tipo de contexto. Sobre el factor gnero, entre los hombres y mujeres s se encontraron diferencias significativas ( p = .023). Son las mujeres las que usaron ms la forma plural (82.50%), aunque los hombres tambin plura lizaron (65%). El hecho de que sean las mujeres las que prefieran ms la pl uralizacin puede ser una seal de que la

PAGE 139

139 pluralizacin es una estructura prestigiosa. En este sentido, estos resultados coinciden con los encontrados en estudios como lo s de Bentivoglio y Sedano (1989), DazCampos (1999) y Castillo-Tr elles (2007), donde las mujeres tambin han sido las que ms hacen uso de la pluralizacin. La diferencia significativa ms alta se encontr, no obstante, entre el grupo de personas con poca educacin y las que haban asistido a la universidad ( p = .007). Aunque ambos grupos pluralizaron con bast ante frecuencia, es evidente, como puede verse con estos resultados, que el factor educacin desempea un papel importante en la disminucin del uso pluralizado, ya que los hablantes con ms educacin redujeron el nivel pluralizacin. 5.1.2. Cuestionario 2 Este cuestionario contena un total de cincuenta y cuatro afirmaciones que los participantes deban calificar como correctas o incorrectas. Doce de estas oraciones correspondan a frases en las que se utilizaba el verbo haber existencial pluralizado. Las frases con haber pluralizado que los participantes d eban valorar se presentan a continuacin. Afirmaciones con el verbo haber pluralizado del cuestionario 1 A1 Es posible que hayamos habido muchos engaados A2 Podran haber dos realidades en El Salvador A3 No haban casas en esa montaa A4 Deben haber ms atenciones hacia la tercera edad A5 En esta ciudad debemos haber ms de dos millones de personas A6 En la universidad hubieron muchos estudiantes que no fueron aprobados A7 Aunque hayamos pobres en este pas, siempre saldremos adelante

PAGE 140

140 A8 En Estados Unidos han de haber ms de 3 millones de salvadoreos A9 En esa fiesta habamos como cien personas A10 En el ao 2050 habremos 10 millones de salvadoreos A11 Habemos muchos que deseamos tener un auto ltimo modelo A12 Aqu han habido muchas injusticias El objeto de este cuestionario era encontra r el nivel de aceptacin y conciencia que los hablantes tienen hacia la forma plur alizada. Por lo t anto, las oraciones anteriores no representan todas las forma s en que se puede pluralizar el verbo haber existencial, sino ms bien una muestra representativa de ella s. En la Tabla 5-2 se muestran los resultados estadsticos del cu estionario 2 por variables (edad, gnero y educacin). En las medias, 1 significa incorrecto, 3 inseguro y 5 correcto. En primer lugar, explicaremos cada uno de estos resultados segn cada variable y luego proseguiremos, en la seccin 5.1. 2.4, con una discusin general de los resultados de la tabla 5-2. 5.1.2.1. La variable edad Los resultados estadsticos expuestos en la Tabla 5-2 mostraron que no haba ninguna diferencia significativa entre los dos grupos de la variable edad (jvenes y mayores) en cuanto a la valoracin de los di ferentes ejemplos que se les presentaron. Sin embargo, entre los jvenes, las afi rmaciones que recibieron ms desaprobacin fueron hubieron (M = 3.85), debemos haber (M = 3.55) y hayamos habido (M = 2.20). Por otra parte, las formas verbales que recibieron mejor valoracin fueron haban (M = 4.75) habemos (M = 4.60) y habremos (M = 4.50). Las personas mayores valoraron ms positivamente la forma hayamos (M = 4.55), seguida por habamos (M = 4.45) y

PAGE 141

141 haban (M = 4.25), mientras que las formas verbal es ms desaprobadas por este grupo fueron habremos (M = 3.80), han habido (M = 3.80) y hayamos habido (M = 2.85). 5.1.2.2. La variable gnero En cuanto al gnero de los participantes, se encontr diferencias significativas slo en una de las afirmaciones, la nmero doce ( aqu han habido muchas injusticias ). En esta afirmacin, las mujeres (M = 4.40, SD = 1.046) obtuvier on mejores resultados ( t = -2.242, df = 38, p = .031) que los hombres (M = 3.35, SD = 1.814) en cuanto al uso pluralizado como correcto. Las formas me jor valoradas por las mujeres fueron haban (M = 4.85), hayamos (M = 4.75) y podran haber (M = 4.70), mientras que los hombres valoraron bien habamos (M = 4.30), hayamos (M = 4.25) y haban (M = 4.15). Los hombres dieron menos punt uacin a las formas hayamos habido (M = 2.40), hubieron (M = 3.35) y han habido (M = 3.35) mientras que las mujeres lo hicieron hacia hayamos habido (2.65), debemos haber (4.10) y hubieron (4.35). 5.1.2.3. La variabl e nivel de educacin Como se puede ver en la Tabla 5-2 de resultados, ocho de las doce afirmaciones que contenan el verbo haber pluralizado mostraron diferencias significativas dentro de la variable nivel de educacin. Entre lo s hablantes con menos estudios, las formas con medias ms altas fueron podran haber (4.95), haban (4.95) y deben haber (4.80), mientras que las de menos puntuacin fueron han habido (4.55), debemos haber (4.20) y hayamos habido (2.65). Con respecto a los participantes con estudios universitarios, esto s valoraron mejor las formas hayamos (4.17), habamos (4.17) y haban (3.94), mientras que las form as que obtuvieron menos aprobacin fueron han habido (3.00), hubieron (2.83) y hayamos habido (2.33).

PAGE 142

142 No hubo diferencias significativas entre los dos grupos de la variable educacin con respecto a las formas hayamos (los participantes con menos educacin la aprobaron con una media de 4.75 y los uni versitarios con una media de 4.17), habemos (sin educacin M = 4.65 y universitarios con M = 3.72), habamos (sin educacin M = 4.60 y universitarios M = 4.17) y hayamos habido (con pocos estudios M = 2.65, universitarios M = 2.33). Se encontraron diferencias significativ as entre los dos grupos de la variable educacin en cuanto a la valoracin de ocho fo rmas pluralizadas. La primera diferencia significativa ( t = 3.389, df = 36, p = .002) se encontr en la afirmacin que contena la forma podran haber entre participantes con pocos estudios (M = 4.95, SD = .224) y aquellos con estudios universit arios (M = 3.61, SD = 1.754) Las otras formas fueron deben haber (con pocos estudios M = 4.80, SD = 696 vs. universitarios M = 3.56, SD = 1.688; t = 3.027, df = 36, p = .005), han de haber (con pocos estudios M = 4.80, SD = .696 vs. universitarios M = 3.00, SD = 1.782; t = 4.181, df = 36, p = .000), habremos (con pocos estudios M = 4.75, SD = .550 vs. universitarios M = 3.39, SD = 1.819; t = 3.192, df = 36, p = .003), hubieron (con pocos estudios M = 4.65, SD = .933 vs. universitarios M = 2.83, SD = 1.917; t = 3.773, df = 36, p .001), han habido (con pocos estudios M = 4.55, SD = .887 vs. universitarios M = 3.00, SD 1.782; t = 3.447, df = 36, p .001), debemos haber (con pocos estudios M = 4.20, SD = 1.436 vs. universitarios M = 3.11, SD 1.779; t = 2.085, df = 36, p = .044) y haban (con pocos estudios M = 4.95, SD = .224 vs. universitarios M = 3.94, SD = 1.697; t = 2.629, df = 36, p = .013). 5.1.2.4. Discusin de los r esultados de la tabla 5-2 Con este ejercicio se quera encontrar el grado de estigmatizacin que tiene el uso de la pluralizacin de haber Como sabemos, las actitudes hacia la lengua pueden

PAGE 143

143 ser una seal de cambio lingstico. La valoracin positiva o negativa de parte los hablantes puede darnos una indicacin de cmo ven los hablantes el fenmeno y qu factores influyen en que dicha valoraci n sea positiva o negativa. Una valoracin positiva puede ser seal de prestigio de la pluralizacin del verbo haber Tambin puede ser muestra de que los hablantes no se encuentran conscientes de la naturaleza del fenmeno (en el sentido de que se sale de la norma prescriptiva). Mientras que una valoracin negativa indicara no slo despresti gio hacia la estructura (y por lo tanto cambio lingstico), sino tambin una seal clara de que el fenmeno es ampliamente reconocido por los hablantes, volvindose en una forma marcada. Como se pudo apreciar en la Tabla 5-2, no se encontraron diferencias significativas entre las personas jvenes y mayores en ninguno de los doce ejemplos con haber pluralizado que se les presentaron. Esto coincide con lo encontrado en el primer cuestionario, en donde la edad parece no in fluir en el uso, y en la apreciacin positiva en este caso, del verbo haber existencial pluralizado. Notamos igualmente, segn las medias, que la mayora de los ejempl os fueron evaluados como correctos. Entre los jvenes, por ejemplo, ocho de las doce oraciones recibieron medias que sobrepasaban el 4.0. Las personas mayore s tuvieron medias un poco ms bajas que los jvenes, aunque siempre fueron altas y no r epresentaron diferencia s significativas entre los dos grupos. En los resultados del segundo cuestionario, mencionamos las tres formas verbales que recibieron mayor puntuacin y las tres que menos puntos recibieron. Sin embargo, es de notar que par a ambos grupos (jvenes y mayores), la forma que realmente fue desaprobada fue hayamos habido (M = 2.20 entre los jvenes y M = 2.85 para los mayores). El rest o recibi una puntuacin superior a 3, lo

PAGE 144

144 que indica que en general, independiente mente de la edad de los hablantes, la pluralizacin del verbo haber es vista como correcta. Tambin, el hecho de que no haya diferencias significativas entre estos dos grupos reafirma que no hay signos de un cambio actitudes, y por lo tanto lingstico, a favor o en contra de la pluralizacin del verbo haber existencial. El factor gnero slo mostr diferencia s significativas entre hombres y mujeres ( p = .031) en una de las doce oraciones. La forma verbal que es valorada significativamente de manera diferente ent re hombres y mujeres es han habido. Fueron las mujeres las que la valoraron mejo r. Dado que slo se encontr este caso, no consideramos que sea un hecho relevante dentro de los resultados, sino ms bien una preferencia ms alta por esta forma verbal en particular, y no de toda la pluralizacin del verbo haber existencial, por parte de las mujeres. Es de notar, sin embargo, que si bien las puntuaciones fueron pos itivas entre hombres y mujeres hacia casi todas las oraciones con haber pluralizado, las ms altas correspondieron a las que venan de las mujeres. Las mujeres tuvieron medias superiores a 4.00 en todas las oraciones excepto la primera (M = 2.65), la que contena la forma verbal hayamos habido. Los hombres tambin evaluaron ne gativamente hayamos habido (M = 2.40) pero el resto de las oraciones fue valorado co mo correcto, con m edias arriba de 3.35 y 4.00. El mayor nmero de diferencias significativas se encontr entre las personas que tenan pocos estudios y aquellos que te nan un grado universitario avanzado. Como se puede ver en las columnas correspondientes de la Tabla 5-2, hubo ocho formas verbales, de las doce, que se vieron af ectadas por diferencias significativas

PAGE 145

145 entre estos dos grupos. El primer punto a notar, sin embargo, es que la forma que recibi una valoracin negativa por parte de los dos grupos fue hayamos habido (M = 2.65 por parte de los que tena pocos es tudios y M = 2.33 por los que tenan ms educacin). Otro punto de inters es que ambos grupos evaluaron positivamente las formas hayamos, habam os y habemos (por lo que no hubo diferencias entre ellos). Mientras tanto, hubo diferencias signifi cativas entre estos dos grupos con respecto a las formas: hubieron ( p = .001), que fue evaluada positivamente (M = 4.65) por los participantes con pocos estudios mientras que fue lo contrario por los que haban asistido a la universidad (M = 2.83). Las formas verbales en que los grupos mostraron divergencias fueron podran haber ( p = .002, con pocos estudios M = 4.95 y con estudios universitarios M = 3.61), deben haber (con pocos estudios M = 4.80 y universitarios M = 3.56, p = .005), han de haber (con pocos estudios M = 4.80 y universitarios M = 3.00, p = .000), habremos (con pocos estudios M = 4.75 y universitarios M = 3.39, p = .003), han habido (con pocos estudios M = 4.55 y universitarios M = 3.00, p .001), debemos haber (con pocos estudios M = 4.20 y universitarios M = 3.11, p = .044) y haban (con pocos estudios M = 4.95 y universitarios M = 3.94, p = .013). Podemos notar que mientras las medias de los participantes con menos educacin son muy categricas en cuanto a la valoracin positiva de las oraciones con el verbo haber pluralizado (sobrepasando en media el 4.20), las medias de los participantes con estudios universitarios es tn dentro de un rango ent re 3.00 y 3.94, por lo que es evidente que no necesariam ente evalan negativamente las formas

PAGE 146

146 pluralizadas, pues una valoracin negativa andar a con una media de entre 1.00 y 2.99. Ms bien podramos decir que los hablantes que tienen estudios universitarios se encuentran bastante inseguros en cuanto a si son correctas o no estas formas verbales (la excepcin sera el caso de hayamos habido, que ha sido evaluada negativamente por todos los grupos, y el de hubieron que fue evaluada negativamente por los que tenan ms educacin, por lo que no hay duda de la estigmatizacin de estas formas). Estos resultados demuestran claramente que el nivel de educacin es muy importante en cuanto al uso de la forma singular, siend o la gente con ms educacin la que tiende a usar la forma en singular o a dudar en el uso pluralizado. De acuerdo a Diaz-Campos (2003, 11), en la sociolingstica se ha sostenido que la diferencia entre una variable establ e y una que se encuentra en la etapa inicial de cambio es que en la primera, es decir, en la variable estable, hay variacin segn los factores estilsticos, mientras que en el otro caso no hay variacin. En este sentido, este autor recomienda que los estudios que se realicen en el futuro sobre este tema observen la interaccin entre la pluralizacin de haber y factores como el estilo, la clase social, el gnero y la edad. Creemos que nuestro estudio cumple con esas observaciones, y adems, muestra evidencia de que la no pluralizacin est influida por el factor educacin. 5.2. Resultados de las entrevistas sociolingsticas En primer lugar, hacemos un recuento total (Tabla 5-3) de los resultados descriptivos que obtuvimos dentro de tres de la s cuatro variables extralingsticas de las entrevistas sociolingsticas que se analizaron (gnero, edad y nivel de educacin). El total de ocurrencias de haber existencial que se obtuvier on en este corpus fue de 274. De estos, 79.6% (N= 218) de los ejemplos correspondieron a la forma pluralizada,

PAGE 147

147 mientras que en singular hubo un 20.4% (N = 56) de casos. En cuanto al uso de haber en cada grupo, los que ms pluralizaron fuer on las mujeres (81.5%), los mayores (82.6%) y los hablantes que tena menos educacin (83.5%). A continuacin, presentamos los resultados encontrados con GoldVarb X en todas las variables, tanto extralingsticas, incluyendo el nivel de espontaneidad, como lingsticas. 5.2.1. Las variabl es extralingsticas La Tabla 5-4 muestra los resultados est adsticos del programa GoldVarb X en cuanto a la influencia de los factores extralin gsticos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el habla espontnea. Como se seal antes, se consideraron cuatro variables extrali ngsticas, tres de ellas tpicamente sociolingsticas (la edad, el gnero y el nive l de educacin), y una de estilo (el nivel de espontaneidad en que suc edi cada variante). En la Tabla 5-4 los resultados de c ada variable aparecen ordenados segn el grado de importancia en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial. Recordemos que el orden en que aparecen los factores en cada tabla representa la jerarqua segn el grado de importancia de este factor. Este grado es tomado del peso de cada factor. Un peso mayor de .50 r epresenta un favorecimiento de la variable en estudio ( haber pluralizado en este caso) y un peso menor de esa cifra significa todo lo contrario, su desfavorecimiento. Los pesos que aparecen en corchetes no son significativos estadsticamente. Evidentem ente, en el presente trabajo tanto los resultados significativos como los que no lo son tienen una alta importancia. 5.2.1.1. La variable nivel de espontaneidad No hay duda de que la estructura plural izada est bastante arraigada dentro del habla espontnea. Esto lo comprobamos con la distribucin de los casos de haber

PAGE 148

148 pluralizado que encontramos en nuestros datos. De los 274 casos de haber existencial que se obtuvieron de las entrevistas socio lingsticas, 218 correspondieron a la forma pluralizada y 56 a la forma impersonal (80% en plural vs. 20% en singular). De los casos de pluralizacin, hubo 98 que ocurri eron despus de una respuesta directa con el verbo haber en forma impersonal y 176 sucedieron de manera espontnea. Cuando la frase existencial sucedi en un cont exto espontneo encontramos un 86% (N 151) de casos de pluralizacin, frente a un 14% (N 25) de casos en forma impersonal. Sin embargo, cuando la frase existencial se daba despus de que el entrevistador haba preguntado algo usando una forma impersonal de haber existencial, la pluralizacin se reduce a un 68% (N 67) y la forma impersonal subi a un 32% (N 31), con una diferencia significativa alta de p = 0.001. Ntese que los casos de pluralizacin siguieron siendo numricamente muy altos en relacin con los impersonales. Sin embargo, el cambio brusco de estos ltimos de un 14% a 32% (el doble) muestra que hay una interferencia de un contexto a otro. Recordemos que por espontaneidad nos referimos a aquellos ejemplos que sucedieron cuando no se acababa de preguntar algo directamente con haber en forma impersonal, mientras que los ej emplos no espontneos sucedieron justo despus de una pregunta con haber impersonal. A diferencia de los experimentos de psicolingstica en que se utiliza una tcnica llamada priming y que consiste en covertly eliciting a certain Word (Scove l 1998, 129), en nuestra tarea no estimulamos encubiertamente un uso en particular de haber sino que utilizamos directamente la estructura impersonal, ya que haba que utilizar una. Por esta razn, preferimos hablar de nivel de espontanei dad en que sucedi haber y no de priming como podra parecer.

PAGE 149

149 El nivel de espontaneidad nos ayud a descubrir la influencia que causaba usar la forma impersonal en la respuesta del hablante Por un lado, poda continuar usando la pluralizacin o, por otro, podr a repetir la forma impersonal, tal y como la us el entrevistador. Observamos tambin en la Tabla 5-4 que el nico factor significativo es precisamente el nivel de es pontaneidad. Estos resultados no son una sorpresa, ya que era de esperar que el uso de la forma impers onal en las preguntas que se hicieron con el verbo haber existencial influyeran en la el eccin que hiciera cada hablante. El anlisis con GoldVarb X demuestra que los hablantes utilizaron la forma de haber pluralizada cuando us aban las frases existenc iales en contextos ms espontneos, es decir, cuando no haba res pondido directamente a una pregunta en la que el entrevistador haba preguntado algo con haber impersonal. El peso de los ejemplos que sucedieron espontneamente con haber pluralizado fue de .59, mientras que los ejemplos de haber pluralizado que ocurrieron despus de una pregunta con la forma impersonal fue de .34. Esto signi fica que cuando el entrevistador preguntaba algo como cree que hubo muchos muertos en la guerra civil de El Salvador?, el hablante tenda a responder con la misma forma hubo, dado que la pregunta haba sido hecha con la forma impersonal. Lo que encontramos de suma importancia en estos resultados es el hecho de que una vez el hablante prosegua la conversacin y volva a utilizar una oracin existencial, ste cambiaba a la forma pluralizada. Reconfirmamos con estos resultados la relevancia que tiene el tomar en cuenta este factor en los estudios sobr e el tema de la pluralizacin de haber, ya que la variacin entre la forma singular y plural de haber existencial puede estar condicionada

PAGE 150

150 por factores como la influencia que ejerce el entrevistador con la forma en que hace sus preguntas. 5.2.1.2. La variabl e nivel de educacin Llama la atencin que el segundo factor que favorece la pluralizacin, aunque ste no sea estadsticamente significativo, sea el nivel de educacin del hablante. Son los hablantes con menos educacin los que us aron ms casos de pluralizacin. No obstante, es tambin notable que los hablan tes salvadoreos que tienen cierto nivel de educacin superior sigan usand o la pluralizacin de haber Si la educacin determina de forma direct a y clara la variacin lingstica (Fernndez-Moreno 1998, 55), diramos, entonce s, que en el caso de El Salvador no hay variacin entre los hablantes educ ados y aquellos que han cursado pocos grados de escuela con respecto a la pluralizacin de haber Adems, si las personas ms instruidas son las que utilizan las formas ling sticas que se consideran prestigiosas en una sociedad y que ms se ajustan a la norma (Fernndez-Moreno 1998, 55), entonces, nuestros resultados apuntaran a que la pluralizacin se ve entre los hablantes educados como normativa y, quizs, prestigiosa, al menos en el habla espontnea, ya que pluralizan tanto como los de poca educacin. Es interesante que los hablantes educados no hayan utilizado signi ficativamente la forma impersonal de haber pues era de esperar que el nivel de instruccin influyera en este respecto. Estaramos, pues, ante una extensin muy amp lia del fenmeno de la pluralizacin, a pesar de la prescripcin gramatical. Nuestros resultados concuerdan relativame nte (porque no son significativos) con los de Bentivoglio & Sedano (1989) en Cara cas, Venezuela y el de Blas Arroyo

PAGE 151

151 (1995 1996) en Valencia, Espaa que mostra ron que los individuos con menos estudios hacan ms uso de la pluralizacin. 5.2.1.3. La variable edad Los resultados de GoldVarb X en cuanto al papel de la edad en el uso de la pluralizacin reconfirman que en el espao l salvadoreo no hay seales de un cambio lingstico, ya que no hubo diferencias signific ativas entre los dos grupos de edad. Es de notar que fueron los mayores quienes ms favorecieron el uso de la pluralizacin (peso .54), pero estuvieron muy de cerca de los jvenes (peso .45). En general, ambos grupos hicieron un alto porcentaje de casos de pluralizacin (los mayores un 83% y los ms jvenes un 76%), por lo que se podra afirmar que el fenmeno es muy firme en estas dos generaciones. Recordemos que Diaz-Campos (2003) compar la pluralizacin en Caracas en dos pocas diferentes (1987 y 1997) y ta mpoco encontr que hubiera seales de un cambio lingstico o de favorecimiento de un grupo u otro hacia la pluralizacin, mientras que Blas Arroyo (1995 1996) encontr que las personas mayores bilinges (espaol-cataln) pluralizaban con ms frecuenc ia. En ese sentido, nuestros resultados tambin son similares a los de Blas Arroyo ya que las personas mayores son las que pluralizan ms, pero no de maner a significativa. Concordamos con este autor en que esto podra ser una muestra de que el fenm eno se mantiene desde antao, como lo hemos visto ya con los ejemplos de prescriptivismo sobre este tema en el pasado. Por otro lado, nuestros resultados no co inciden con los de O bediente (citado por Daz-Campos 2003, 3) y Bentivoglio & Sedano (1989), ambos en el espaol de Caracas, en que la pluralizacin de haber era favorecida por los hablantes jvenes.

PAGE 152

152 Cuando los jvenes favorecen una forma ling stica es ms fcil determinar que hay un cambio lingstico. 5.2.1.4. La variable gnero El gnero de los hablantes fue la variable que menos influy en el uso de la pluralizacin de haber en los datos del espaol oral del presente trabajo. El peso de probabilidad de la pluralizacin tanto de los hombres como de las mujeres estuvo bastante cercano (.52 versus .48). Asimismo, los porcentajes de pl uralizacin en ambos grupos fueron bastante altos (las mujeres pluralizaron un 82% y los hombres un 77%), lo que vuelve a reafirmar la universalidad de este fenmeno en el habla de San Salvador y, de igual forma, que la pluralizac in no est estigmatizada, especialmente si partimos del hecho que las mujeres favorec en las formas lingsticas prestigiosas (Silva-Corvaln 1989, 70 71). Los trabajos que han encontrado que los hom bres son quienes favorecen ms la pluralizacin de haber han sido los de Obediente (citado por Daz-Campos 2003, 3) y DAquino Ruiz (2004), ambos en el espaol de Caracas, Venez uela. Por otro lado, los trabajos de Bentivoglio & Sedano (1989) en Ca racas, Venezuela y Diaz-Campos (2000) en Caracas (Venezuela) y Santiago (Chile) han encontrado lo contrario, que son las mujeres las que ms pluralizan. Castillo-T relles (2007), que estudi el espaol de Yucatn, no slo ha encontrado una tendencia ent re las mujeres a favorecer la forma plural de haber sino que tambin sus resultados han demostrado que la preferencia de las mujeres hacia la pluralizacin es estadsticamente significativa. En conclusin, las variables edad y gnero, que suelen ser las que dan las seales ms fieles de un cambio lingstico en progreso, fueron las que se ubicaron en nuestro anlisis al final de la jerarqua de va riables que favorecen la pluralizacin de

PAGE 153

153 haber Parece evidente, por lo tanto, que la pluralizacin del verbo haber existencial es un fenmeno estable dentro de los hablantes salvadoreos, al menos de acuerdo a la interpretacin de los presentes resultados. Es tos resultados tambin reconfirman que el uso pluralizado suele ser la norma en el habla oral. 5.2.2. Las variables lingsticas En la Tabla 5-5 discutimos los resultados estadsticos del programa GoldVarb X de las diferentes variables lingsticas que tomamos en cuenta para el presente estudio. Como vemos, solamente una variable result significativa (el tiempo verbal). Observamos que el nmero de ocurrencia s en la Tabla 5-5 es de 252 (y no de 274, como en el anlisis de los factores extralingsticos). Esto se debe a que decidimos hacer un recorte de ocurrencias de la forma haber en primera persona plural del presente ( habemos ). La razn de este proceder se debe a que es difcil delimitar con qu otra forma se encuentra habemos en variacin. Si bien el uso cannico recomienda sustituir habemos por somos o estamos ninguno de estos dos verbos realmente representa el mismo significado que tiene haber Notemos que tampoco sustituiramos en el sentido existencial hay por es o habr por ser Adems, recordemos que nuestro trabajo est udia un caso de variacin entre haber singular y haber plural, y no entre haber y los verbos ser y estar Este problema se hizo ver en el primer anlisis que llevamos a cabo con Go ldVarb X, en el que encontramos que la inclusin de la primera persona daba KnockOuts, es decir, valores de 0 para la estructura que podra estar en variacin c on la primera persona (no hay casos de primera persona en singular, ni tampoco se recogieron casos con los verbos ser y estar ). En total, obtuvimos 22 ocurrenc ias de la primera persona en plural ( habemos ),

PAGE 154

154 que como hemos sealado, tuvimos que separar del anlisis para evitar la presencia de KnockOuts Los resultados del segundo anlisis de Gold Varb X, y que presentamos aqu, son bastante similares a los del primero que hi cimos (el que tena 274 ocurrencias y en el que intentamos unir habemos con los dems tiempos para evitar los KnockOuts ), con la diferencia de que el primero que hicimos mo straba como significativa la variable negacin. Dado el problema metodolgic o (que arriba explicamos) que podra representar la inclusin de la primera persona en plur al, creemos que el segundo anlisis es ms confiable, adems de que el log de verosimilitud estuvo ms cerca de 0 en el anlisis en que se excluyeron las ocurrencias que correspondieron a habemos A continuacin discutiremos los resultados de la Tabla 5-5. 5.2.2.1. El tiempo verbal De acuerdo a los resultados de la Tabla 5-5, el tiempo verbal es la nica variable lingstica que influye significativamente en la eleccin entre la forma pluralizada y la impersonal. El tiempo verbal que ms fa vorece la pluralizacin del verbo haber existencial es el imperfecto. Se puede obs ervar que el peso de este tiempo verbal es bastante alto (.70) y que un 91% de los ej emplos que aparecieron en imperfecto se pluralizaron, una cifra bastante alta. Esto s resultados coinciden con los estudios de DeMello (1991) en el espaol culto de once ciudades hispanas, cuando compar todas estas ciudades hispanoameric anas (aunque sus resultados fueron tomados de acuerdo a porcentajes) y Diaz-Campos (2003) en el espaol de Chile y Venezuela. Si bien para Diaz-Campos (2003) el fa vorecimiento de la pluralizacin de haber existencial en el imperfecto es una seal de una extensin lenta de este fenmeno, nos parece que en el caso de El Salvador no suc ede lo mismo, ya que, como hemos visto,

PAGE 155

155 las variables extralingsticas no han most rado seales de cambio en ningn grupo social. Nuestros resultados tambin coinciden c on el estudio de actitudes que realiz Freites-Barros (2003) a los hablantes de San Cristbal, Tchira en Venezuela, quienes valoraron muy positivamente la forma impersonal hubo (93%), y la pluralizada haban (79%), mientras que la forma hubieron recibi poca aceptacin como correcta. En el caso del espaol de Yucatn Mxico, Castill o-Trelles (2007) no encontr resultados significativos en ningn tiempo verbal. 5.2.2.2. La negacin Recordemos que el nico estudio que ha tomado en cuenta esta variable lingstica, y cuyos resultados fueron signifi cativos, es el de DAquino Ruiz (2004). Nuestro anlisis, sin embargo, no encontr que el hecho de que una frase fuera afirmativa o negativa fuera relevante en la eleccin de la forma pluralizada. Es importante notar que, a pesar de que los resultados no son significativos, GoldVarb X muestra que las oraciones afirmativas ti enen un mayor peso sobre las negativas (.55 versus .32), lo que coincide, en cierta fo rma, con los resultados de DAquino Ruiz. Adems, como lo sealamos antes, en un primer anlisis que hicimos de las variables lingsticas, en la que incluimos ms ocurrenc ias, la variable negacin haba resultado significativa, lo que nos dice que de alguna m anera hay cierta importancia de parte de la negacin en la pluralizacin de haber Un vistazo de cerca a los resultados de la variable negacin nos hace ver que hay un cruce entre el peso y el porcentaje de oc urrencias pluralizadas, pues las frases negativas, que tienen un peso menor que las afirmativas, muestran un porcentaje mayor (82% vs. 77%), lo cual no es consec uente con los resultados, pues el factor que

PAGE 156

156 tiene ms peso no debera tener menos porcentaje de ocu rrencias que el siguiente factor. Estos resultados se pueden ver ms detenidamente con una tabulacin cruzada, que consiste en mostrar en qu manera se re lacionan dos factores (Tagliamonti 2006). La tabulacin cruzada se puede hacer dentro del programa GoldVarb X. El anlisis de la tabulacin cruzada nos permitir averiguar si la inconsistencia que hemos observado est motivada por algn tipo de interaccin entre la negacin y otros factores (ver Tabla 5-6). La tabulacin cruzada muestra que, en efecto, hay una inte raccin entre el factor tiempo verbal y la presencia o ausencia de la negacin, especficamente en el caso del tiempo verbal pretrito. En primer lugar, dentro de las oraciones negativas no se encontr ningn caso en pretrito que estuvi era en plural y solamente hubo uno en singular. En el caso de las oraciones afirmativas, la tendencia en los tiempos analizados (imperfecto y otro s) fue de un favorecimiento de la pluralizacin. Sin embargo, en el caso del pretrit o de las oraciones afirmativas, fue la forma singular la que obtuvo un porcentaje ms alto (55% en si ngular vs. 45% en plural). Si bien los porcentajes son cercanos, podemos observar claramente que se rompe la tendencia de la supremaca de la pluralidad cuando entre en juego el tiempo pr etrito (recordemos que el pretrito es un tiempo que desfavorece la pluralizacin). 5.2.2.3. Posicin de sintagma nominal La posicin del sintagma nominal con respecto a haber se ubic en tercer lugar en el orden de variables que influyen a la pluralizacin de haber Los sintagmas nominales que van antes favorecen la pluralizacin de haber (peso .56). No obstante, el peso de los sintagmas que van despus del ve rbo no fue tan bajo (. 49), por lo que sera

PAGE 157

157 difcil demarcar un patrn sobre la influencia de estos factores sobre la pluralizacin de haber sobre todo cuando los resultados no son significativos. 5.2.2.4. La forma verbal: si mple, compuesta y perifrstica La Tabla 5-5 muestra que las formas simples favorecieron (peso .52) la pluralizacin de haber mientras que las perifrsticas y las compuestas favorecen el uso impersonal. Si bien estos resultados no son significativos, muestran una tendencia contraria a lo encontrado en Mxico (Mont es de Oca 1994) y Espaa (Blas Arroyo 1995 1996). Recordemos que el estudio de M ontes de Oca (1994) en el espaol de Mxico encontr que la pluralizacin era ms frecuente cuando el verbo haber existencial se encontraba en una estructura perifrstica. Esta autora hall que el uso de la pluralizacin en los hablantes de un estr ato social bajo mostraba la siguiente jerarqua: haber en perfrasis > haber en frases compuestas > haber en frases simples. La jerarqua fue diferente en el estrato soci al medio, aunque la perfrasis siempre se mantuvo como principal favorecedor ( haber en perfrasis > haber en frases simples > haber en frases compuestas). La explicaci n de esta autora es que la perfrasis favorece la pluralizacin porque en esta estr uctura el hablante est menos consciente del fenmeno porque el cambio morfolgico no cae sobre haber sino sobre el verbo auxiliar. Blas Arroyo (1995 1996) tambin encontr que los hablantes de Valencia, Espaa pluralizaban ms el verbo haber cuando la conjugacin de ste se hallaba en una frase perifrstica (esta vez los resultados fueron estadsticamente significativos). Nuestros resultados, entonces, son ms acercados a los encontrados en el espaol de Caracas, Venezuela por DAquino Ruiz (2004) y en Yucatn Mxico por Castillo-Trelles (2007), en que las formas simples favorecen el uso pluralizado de haber En ese sentido, el espaol salvadoreo, al menos a nivel oral, no muestra un

PAGE 158

158 patrn parecido al que propone He rnndez Daz (2006, 1150) en el que la pluralizacin de haber sera ms posible cuando la concordancia es indirecta (presencia de perfrasis), dado que en esta estructura el hablante tiene menos control de las formas verbales y su conjugacin (discutimos la propuesta de Hernndez sobre la concordancia directa e indirecta en la secci n 3.4.2.1). Si para Hernndez Daz (2006) la pluralizacin de haber en las formas perifrsticas es una seal de un cambio gradual (1152), el comportamiento de las oraciones existenciales con haber en el espaol salvadoreo con respecto a las formas perifrsticas vendra a ser, entonces, una seal de que no hay un cambio lingstico. Los hablantes salvadoreos, entonces, no tienen control de las formas en ningn momento, sea en conj ugaciones simples, compuestas o perifrsticas (lo que rec onfirma que no hay seales de cambio). 5.2.2.5. Presencia de modificadores Si bien Bentivoglio & Sedano (1989) enc ontraron, con datos descriptivos, que este factor contribua a la pluralizacin de haber en el espaol de Caracas, los resultados del presente trabajo no mostraron ninguna diferencia significativa entre la presencia o ausencia de un modi ficador. Incluso, este fact or se encuentra en penltimo lugar dentro del orden de importancia de todas las variables lingsticas que se estudiaron. Resulta interesante, sin embar go, que fueron las orac iones que no tenan modificadores las que favorecieron ms el us o de la pluralidad (peso .55), lo cual contradice la idea de que la presencia de modi ficadores refuerza la idea de pluralidad y propicia la pluralizacin de haber (Diaz-Campos 2000, 223). Diaz-Campos (2000) tampoco encontr ninguna relacin entre este factor y la pluralizacin de haber en el espaol de Santiago (Chile) y Caracas (Venezuela).

PAGE 159

159 5.2.2.6. Rasgo humano El factor humano fue la variable que resu lt menos influyente en el uso de la pluralizacin. No slo se ubic en el lti mo lugar entre los dems factores lingsticos sino que tambin obtuvo un peso bastante cercano entre los dos factores en estudio (+ humano .51 y humano .49). En este sentido, nuestros resultados no coinciden con los de Bentivoglio & Sedano (1989) y Diaz-Ca mpos (2000), ambos en la ciudad de Caracas, Venezuela que encontraron que el fa ctor + humano favoreca la pluralizacin de haber Diaz-Campos (2000) tampoco hall ninguna correspondencia entre este factor y la pluralizacin de haber en el espaol de Santiago de Chile. Para este autor (224) la no influencia del factor humano en Chile es una seal de que la pluralizacin de haber se encuentra ms avanzada y por eso los hablantes ya no hacen distincin alguna. Otro estudio que tampoco encontr esta variable co mo significativa en la pluralizacin de haber es el de DAquino Ruiz (20 04), en Caracas, Venezuela. Asimismo, observamos que en los resultados del factor humano (Tabla 5-5) hay un cruce entre los pesos y los porcentajes Es decir, que mientras el factor humano favorece la pluralizacin con un peso de .51, el no humano tiene un 87% de pluralizacin, frente a un 67% de los casos del factor humano. Para averiguar lo que pasaba con esta particularidad, volvimos a hacer una tabulacin cruzada, esta vez para esta variable, en la que podamos observar la distribucin de casos cuando la variable factor humano se tabulaba con el re sto de las variables (Tabla 5-7). Como en el caso de la negacin, encontra mos que la distribucin era dispareja cuando el tiempo verbal pretrit o estaba de por medio, como se observa en la Tabla 57. Podemos ver que la pluralizacin fue mu y alta, en trminos de porcentaje, en todos

PAGE 160

160 los tiempos verbales, tanto + humano como humano, a excepcin del pretrito, donde la distribucin es casi uniforme. Es decir que las oraciones existenciales con haber suelen inclinarse hacia el uso impersonal c uando se usa el tiempo pr etrito, sobre todo, las que tienen un elemento humano. 5.3. Resultados de los datos escritos (espaol moderno) Varios de los estudios, por no decir que la mayora, que se han realizado sobre la pluralizacin del verbo haber existencial han tomado como fuente de datos el habla culta. Si bien los datos provenientes del habl a oral son muy importantes, el habla culta nos puede ayudar a explorar el comporta miento lingstico de los hablantes en un contexto de habla ms cuidado. A continua cin presentamos los resultados que se encontraron en el corpus que c ontena ejemplos (N = 389) de un peridico salvadoreo. Este material comprende ejemplos obtenidos de una base de datos de todas las publicaciones de un ao en un peridico sa lvadoreo. Muchos de los ejemplos provienen de artculos y noticias periodst icas publicadas en este medio, aunque tambin hay del habla oral (citas de lo que alguien dijo) y de reportajes o entrevistas (en las que se transcribe literalmente la forma en que respondi el entrevistado). En primer lugar, presentamos el anlisis de las variables extralingsticas, en este caso, la educacin, el nivel de espontaneida d y el gnero. Seguimos este anlisis con el de las variables lingsticas. 5.3.1. Las variabl es extralingsticas A continuacin explicamos los resultados de las tres variables extralingsticas que consideramos en este corpus: el nivel de educacin, el nivel de espontaneidad y el gnero. La tabla 5-8 presenta los resultados co rrespondientes al anlisis con GoldVarb X de estas variables extralingsticas. Notemos que las variables nivel de educacin y

PAGE 161

161 nivel de espontaneidad resultar on estadsticamente signific ativas, mientras que el gnero de los hablantes no. 5.3.1.1. La variabl e nivel de educacin A diferencia de los datos orales, los dat os del corpus escrito mostraron que el nivel de educacin de los hablantes influye significativamente ( p = 0.001) en el uso la pluralizacin del verbo haber existencial. Como se aprec ia en la Tabla 5-8, los hablantes que no contaban con ttulos universitarios favorecieron altamente el uso de la pluralizacin (peso .76), c ontrario a los educados (peso .45). Vemos tambin que el porcentaje de pluralizacin entre las per sonas que no posean un grado acadmico es bastante alto, 63%, mientras que el grupo de personas con educacin solamente pluraliz un 19% de las oraciones existenciales. Es importante sealar que los resultados de l corpus escrito nos dice claramente que el nivel de formalidad es decisivo en el uso de la pluralizacin. Los hablantes pluralizan ms cuando se encuentran en cont extos ms relajados o espontneos, pero no lo hacen cuando estn en situaciones en que pueden cuidar su habla, como cuando escriben un artculo. Hay que tener en cuenta que en un peridico los textos de los editoriales suelen pasar por correctores, lo que podra disminui r los casos de pluralizacin que se dieron. Sin embargo, este hecho ayuda a reafirmar la hiptesis de que un nivel de educacin elevado puede influir en el uso de la forma impersonal o que incluso, a pesar de la correccin, sta puede pasar desapercibida. 5.3.1.2. La variable nivel de espontaneidad Es primordial que no olvidemos que el nivel de espontaneidad en el corpus escrito es diferente de la espontaneidad que analizamos en el habla oral. En el

PAGE 162

162 presente corpus nos referimos como nive l de espontaneidad a aquellos ejemplos que sucedieron en una cita literal de lo que alguien dijo, generalmente dentro de una entrevista. Los ejemplos no espontneos corresponden, entonces, a aquellos casos en que la frase existencial sucedi dentro de un ar tculo o reportaje escrito, en que el autor debi haber intentado escribir se gn las normas prescriptivas. Como hemos visto en la Tabla 5-8, esta variable tambin result significativa en el anlisis con GoldVarb X ( p = 0.001). Los ejemplos que se realizaron dentro de contextos orales obtuvieron un peso de .66, lo que significa que la pluralizacin es favorecida. El peso de los casos de habla escrita no espontnea fue de .42. El porcentaje de estos ltimos ejemplos fue tambin muy bajo (15%). Estos resultados nos ayudan a corroborar que la pluralizacin es un fenmeno muy propagado en la lengua salvadorea, y que slo dentro de un habla bien cuidada, como en un artculo de prensa, es posible que se evite (aunque an as siempre es posible encontrar casos de pluralizacin de haber ). 5.3.1.3. La variable gnero Al igual que en los datos orales, en el presente anlisis la variable gnero no parece influir en el uso de la pluralizacin de haber Los resultados del anlisis con GoldVarb X no slo mostraron que estos no fueron significativos dentro de esta variable, sino que tambin les dio un peso bastante cercano a ambos grupos, .50 para los hombres y .49 para las mujeres, lo que significa que el gnero no influye en el uso de la pluralizacin de haber en los hablantes salvadoreos. 5.3.2. Las variables lingsticas En el presente corpus se analizaron las mismas variables lingsticas que en el corpus de las entrevistas orales. Hay una di ferencia, sin embargo, en cuanto al tiempo

PAGE 163

163 verbal. Dado que el nmero de ocurrencia s en este segundo corpus era mayor (389), se decidi separar los ejemplos que corre spondan al subjuntivo (tanto del presente como del imperfecto simple). Antes de ello se procedi a hacer el anlisis con el subjuntivo dentro del factor otros. En trminos generales, los resultados de ambos anlisis fueron iguales, es decir, y como lo ve remos en la Tabla 5-9, la jerarqua de los factores que favorecan la pluralizacin fue la misma. Lo nico que cambi fue el peso del factor otros que haba s ubido a .71 en el primer anlisis, mientras que en el anlisis presente es de .67. La inclusin del subjuntivo nos ay uda a tener un anlisis ms especfico, pues veremos que el subjuntiv o sobrepasa en importancia a otros. Otro punto a favor del segundo anlisis es que el log de verosimilitud en el primer anlisis se alejaba ms de cero (-174.587). A continuacin, procederemos a discutir los resultados de la Tabla 5-9. Como en las explicaciones anteriores, haremos un recorrido por cada una de las variables lingsticas, comenzando por aquellas que resultaron ms influyentes en el uso de la pluralizacin de haber existencial. 5.3.2.1. El tiempo verbal Como pas en el corpus de habla oral, el tiempo verbal tambin result significativo en el segundo corpus. Vemos tamb in que el orden de tiempos verbales es similar en ambos corpus, con la particula ridad de que en el presente anlisis hemos incluido el subjuntivo. No hay duda de que el imperfecto es el ti empo verbal en que los hablantes suelen usar categricamente la pluralizacin. Lo hem os visto con los resultados del corpus de habla oral y con los resultados de otros aut ores como DeMello (1991) en el espaol

PAGE 164

164 culto de once ciudades hispanas, Diaz-Campos (2003) en el espaol de Chile y Venezuela y Freites-Barros (2003), en el esp aol de San Cristbal, Tchira, Venezuela. Llama la atencin que esta vez los dems tiempos verbales, agrupados como un solo factor, s hayan resultado significati vos, algo que haba sucedido en el primer anlisis del corpus de habla oral, y que camb i cuando se excluyeron las ocurrencias de la primera persona plural. De todas m aneras, hay que tener en cuenta que este grupo contiene demasiados tiempos verbales co mo para hacer conclusiones fijas de lo que pudiera estar sucediendo. El slo hecho de agruparlos juntos puede provocar que sean significativos por hacer mayor cant idad. An as sta ha sido la tendencia de todos los estudios que han tomado en cuenta el tiempo verbal, el incluir en la categora otros a cualquier tiempo que no sea el imperfecto o el pretrito. Finalmente, podemos ver que el tiempo pretrito es el ltimo factor que influye en el uso de la pluralizacin (y evidentement e favorece el uso impersonal), tal y como parece suceder en otras regiones en donde se da la pluralizacin de haber 5.3.2.2. La forma verbal A diferencia del corpus oral, la forma verbal fue un factor significativo en los presentes resultados. Observamos que el orden de favorecimiento es un poco diferente que en los resultados del habla oral. Mientras que en el corpus oral el continuo de las frases fue: simples (favorec iendo, peso .52) > perifrsticas (desfavoreciendo, peso .41) > compuestas (desfavoreciendo, peso .38), en el presente anlisis en el continuo fue perifrsticas (favoreciendo, peso .77> comp uestas (favoreciendo, peso .55 > simples (desfavoreciendo, peso .47). Es decir, que mientras en el habla oral las frases perifrsticas y compuestas tendan a desfavorecer la pluralizacin de haber en el presente corpus, que incluye datos orales y escritos, estas frases son las que tienden a

PAGE 165

165 favorecer el uso de la pluralizacin de este verbo. Una explicacin podra ser que en el corpus escrito los ejemplos provienen tambin de habla muy elevada, en la que los hablantes que usaron la pluralizacin no se percataron de ella cuando sta no caa en el verbo haber en su conjugacin simple. Recordem os que en el corpus oral, los porcentajes de pluralizacin son mu y altos y que los resultados no son estadsticamente significativos. En el caso del factor formal verbal, hubo un 79% de formas simples pluralizadas, 74% compuestas y 69% perifrsticas. Esto quiere decir que aunque en ese corpus no resultaron significat ivas, la pluralizacin parece ser la reinante en este tipo de formas. Por otro lado, en el corpus escrito slo se pluraliz en un porcentaje alto la forma perifrstica (58% ), el resto tuvo un ndice bajo (30% las compuestas y 22% las simples). Es decir, que la pluralizacin se reduce en el habla escrita, siendo la excepcin las formas perif rsticas, en donde el hablante tiene menos control de las formas, como lo seala Hernndez Daz (2006). 5.3.2.3. La negacin Hemos visto en el anlisis del corpus or al que el factor negacin se ubicaba en el segundo lugar de los factores que favorecan la pluralizacin de haber (aunque no significativamente). Recordemos tambin que en un primer anlisis de ese corpus se haban encontrado resultados significativos en la variable negacin y que dejaron de serlo cuando se excluyeron algunas ocurrenc ias en el anlisis final, que se present en la Tabla 5-5. El presente anlisis, most rado en la Tabla 5-9, nos dio resultados significativos entre las oraciones afirmati vas y negativas, siendo las frases afirmativas las que favorecen (peso .55) el uso de la pluralizacin de haber Esta vez nuestros resultados s coinciden con los de DAquino Ruiz (2004), tanto en el hecho de que la negacin es significativa como en el favoreci miento de las frases afirmativas en el uso

PAGE 166

166 de la pluralizacin. DAquino Ruiz cuesti ona la gramtica de Ignacio Bosque (Bosque & Demonte 1999) que sostiene que en espaol la estructura formal de una oracin no depende de los adverbios negativos, dado que sus resultados muestran que la negacin afecta la estructura de la oracin. En ese sentido, nuestros resultados apoyan los argumentos de esta autora. 5.3.2.4. La posicin del sintagma nominal Los resultados del presente corpus volvieron a coincidir con el corpus de habla oral en cuanto a la posicin del sintagma no minal. Estos tampoco fueron significativos. Las oraciones en que el sintagma nom inal se encontraba antes del verbo haber favorecieron el uso de la pluralizacin. Esta vez el peso es mucho ms alto (.77) que en el habla oral (.56). El peso de lo s sintagmas que estaban despus de haber en ambos corpus fue de .49. 5.3.2.5. El rasgo humano El rasgo + humano volvi a favorecer la pluralizacin de haber en el presente anlisis (peso .55), aunque no significativa mente. Es de notar que los porcentajes fueron bajos (27% + humano y 25% humano). Recordemos que en el primer corpus esta variable se ubic en el ltimo lugar y que, como en el presente anlisis, tampoco result significativa. 5.3.2.6. La presenci a de modificadores La variable que qued en el ltimo lugar de importancia en el uso de la pluralizacin de haber en el presente anlisis fue la presencia de modificadores (en el primer corpus qued en penltimo lugar). El peso de ambos grupos de oraciones, es decir, las que posean un modificador y las que no lo posean, fue bastante cercano (sin modificador .51, con modificador .48) En ambos anlisis, adems de no ser

PAGE 167

167 significativos y estar al final de todos los factores, coincide el hecho de que haya habido ms casos de oraciones pluralizadas sin modificador. Haremos conclusiones ms generales sobre estos resultados y el hecho de que el habla conservadora disminuya el uso plur alizado en nuestra seccin de conclusiones generales. 5.4. Resultados de los datos escritos (espaol de los siglos XIX y XX) En principio, sera ideal si nuestro tr abajo pudiera comparar el comportamiento de la pluralizacin de haber en el pasado incluyendo las mismas variables, especialmente lingsticas, aunque en lo posible tambin las extralingsticas, que se tomaron en cuenta en los otros corpus. Como lo hemos explicado en el captulo de metodologa, la bsqueda de ejemplos fue poco satisfactoria, por tres razones. En primer lugar, es difcil reconocer los significados de haber antes del siglo XIX, ya que su significado podra ser el de tener o haber En segundo lugar, los primeros ejemplos fijos de haber pluralizado comienzan a verse a partir del siglo XIX, y stos son bastante escasos. Y en tercer lugar, probablemente la lim itante ms importante, est el hecho de que las oraciones existenciales con el verbo haber son poco frecuentes en el habla oral y escrita, independientemente de si estn plur alizadas o en forma impersonal. Si bien el verbo haber en s es bastante frecuente en es paol, la mayor parte de casos no corresponde a la forma existencial, sino a su funcin como auxiliar. Con estas limitaciones, nuestro tercer corpus, que recogi ejemplos de 1821 a 1958, cont con slo 117 ocurrencias El hecho de que solamente hayamos incluido ejemplos de El Salvador disminuy las opor tunidades de encontrar ms casos. Sin embargo, el que la comunidad fuera la misma nos parece de mayor beneficio para nuestro anlisis porque representa un mismo tipo de habla a travs del tiempo. Con

PAGE 168

168 este nmero tan bajo de ejemplos, nos vimo s imposibilitados de hacer un anlisis estadstico con GoldVarb X, aunque lo hici mos en un principio y no se encontraron resultados significativos. Por esta razn, pr esentaremos aqu un anlisis descriptivo, ya que el anlisis estadstico no arroj informacin relevante. Un punto importante sobre el origen de los ejemplos del presente corpus es que stos provienen de una poca en que la gente que se dedicaba a escribir era muy poca. Se trataba generalmente de gente mu y educada (para la poca de ellos) y especial en el sentido de que fueron los pr imeros en publicar en un pas, como El Salvador, que se mantena aislado y retr asado acadmicamente. En el corpus hay diferentes tipos de escritores, incluso una serie de cartas escritas por el Capitn General Gerardo Barrios (1813 1865), quien fue presidente de El Salvador entre 1859 y 1863. En las cartas de Barrios slo hubo tres ejemplos de haber existencial y los tres fueron pluralizados. Quizs estos constitu yan los ejemplos ms espontneos dentro de este corpus. En la Tabla 5-10 mostramos la distribuci n general de las ocurrencias del corpus del espaol salvadoreo antiguo. Se puede observar que de los 117 ejemplos de haber existencial que encontramos en este corpus, 36 (31%) fueron plura lizados y 81 (69%) se hicieron en la forma impers onal. Es interesante ver que la mayora de los ejemplos estn en la forma impersonal, lo que podra ser una seal de que el fenmeno es esa poca estaba menos extendido en este tipo de contexto. 5.4.1. La forma verbal La Tabla 5-11 nos muestra que en cuanto a la forma verbal la pluralizacin fue ms frecuente en las frases perifrsticas (47%), seguida por las oraciones con conjugacin simple (28%) y las compuestas ( 24%). Es de notar que la mayor parte de

PAGE 169

169 los ejemplos pluralizados se dio en las or aciones simples (23 casos), como tambin sucedi en los casos que se encontraron en la forma impersonal (58 casos). 5.4.2. El tiempo verbal En la Tabla 5-12 podemos ver la distribucin de haber pluralizado e impersonal segn el tiempo verbal. El mayor nmero de casos de haber pluralizado se encontr, interesantemente, en el pretr ito (12), aunque sucedi lo mismo en la forma impersonal (36). Quiz esto signifique que en el pasado la forma hubieron estuviera menos estigmatizada. 5.4.3. El factor humano Observamos en la Tabla 5-13 que el nmero de ejemplos de haber pluralizado fue mayor cuando el referente de haber no era humano (26). Lo mismo sucedi en los casos de haber en impersonal (56), lo que podra significar que slo es una tendencia de las oraciones existenciales de esa poca y no necesariamente de la pluralizacin. En ambos casos, los ejemplos del factor humano sobrepasaron ms del doble a los de + humano. 5.4.4. La posicin verbal Podemos observar que se repite la mi sma tendencia que con el factor humano en cuanto a la posicin de haber Vemos en la Tabla 5-14 que en ambos casos, tanto pluralizado como impersonal, haber existencial sucede cuando est despus del sintagma nominal. Quizs se deba al hecho de que este corpus recoge ejemplos de un habla ms cuidada, y que por lo tanto, se recurra ms a las oraciones tpicas existenciales, en que el sint agma nominal aparece despus.

PAGE 170

170 5.4.5. La presencia o au sencia de un modificador De acuerdo a la Tabla 5-15, haber pluralizado es ms comn cuando hay un modificador, mientras que en el uso impersonal es lo contrario. Esto se podra explicar con el hecho de que el modificador permi te al hablante olvidarse de que el verbo haber necesita conjugarse en singular suponiendo que en el habla oral la forma plural fuera la ms frecuente, como sucede hoy en da. 5.4.6. La negacin Esta variable ha dado resultados importantes en los corpus anteriores. Segn se aprecia en la Tabla 5-16, la distribucin de haber pluralizado, en trminos de porcentaje, fue similar (33% en frases negativas, 30% en frases afirmativas). Lo mismo sucedi con los casos en forma impersonal. Desafortunadamente, los datos de este corpus no nos sirven para hacer argumentos fuertes sobre la pluralizacin de haber en los siglos XIX y XX. No obstante, estos datos nos hacen ver claramente, indep endientemente de la distribucin de las ocurrencias, que la pluralizacin de haber ya estaba presente en muchos contextos lingsticos, como se puede ver con su dist ribucin arriba, y que tambin era posible encontrarla en la lengua culta.

PAGE 171

171 Tabla 5-1. Resultados del t test de variables independien tes en la frecuencia de uso de formas plurales en el cuestionario 1: Co mparacin entre dife rentes grupos en base a la edad, el gnero y el nivel de estudios (N = 40) Grupos N M SD t df p Jvenes 2073.0021.051 EDAD Mayores 2074.5028.557 -.189 38 .851 Hombres 2065.0030.522 GNERO Mujeres 2082.5012.927 -2.361 38 .023* Bsica 2084.0017.290 EDUCACIN Universitaria 2063.5027.198 -2.845 38 .007** *p < .05, **p < .01, two-ta iled, equal variances assumed Tabla 5-2. Resultados significativos al cues tionario 2 de actitudes por variable. Medias (desviacin estndar) Edad Gnero Educacin Jvenes Mayores Hombres Mujeres Bsica Universitaria A1 2.20 (1.735) 2.85 (1.663) 2.40 (1.603) 2.65 (1.843) 2.65 (1.631) 2.33 (1.782) A2 4.50 (1.147) 4.20 (1.542) 4.00 (1.686) 4.70 (.801) 4.95** (.224) 3.61** (1.754) A3 4.75 (.910) 4.25 (1.482) 4.15 (1.631) 4.85 (.489) 4.95* (.224) 3.94* (1.697) A4 4.35 (1.348) 4.15 (1.424) 3.90 (1.651) 4.60 (.940) 4.80** (.696) 3.56** (1.688) A5 3.55 (1.761) 3.95 (1.572) 3.40 (1.759) 4.10 (1.518) 4.20* (1.436) 3.11* (1.779) A6 3.85 (1.725) 3.85 (1.725) 3.35 (1.899) 4.35 (1.348) 4.65** (.933) 2.83** (1.917) A7 4.45 (1.146) 4.55 (.999) 4.25 (1.293) 4.75 (.716) 4.75 (.716) 4.17 (1.339) A8 4.15 (1.531) 3.85 (1.631) 3.60 (1.789) 4.40 (1.231) 4.80** (.696) 3.00** (1.782) A9 4.40 (1.142) 4.45 (1.276) 4.30 (1.380) 4.55 (.999) 4.60 (940) 4.17 (1.465) A10 4.50 (1.051) 3.80 (1.704) 3.75 (1.713) 4.55 (.999) 4.75** (.550) 3.39** (1.819) A11 4.60 (1.095) 3.90 (1.744) 4.05 (1.701) 4.45 (1.234) 4.65 (.933) 3.72 (1.873) A12 3.95 (1.432) 3.80 (1.704) 3.35* (1.814) 4.40* (1.046) 4.55** (.887) 3.00** (1.782) *p < .05, **p < .01, resultados de t test de variables independientes

PAGE 172

172 Tabla 5-3. Resultados descriptivos de las va riables extralingsticas en el habla oral Gnero Edad Nivel de educacin hombres mujeres jvenes mayores bsico superior Plural 77.2 % (95) 81.5% (123) 76% (95) 82.6% (123) 83.5% (111) 75.9% (107) Singular 22.8% (28) 18.5% (28) 24% (30) 17.4% (26) 16.5% (22) 24.1% (34) Total 44.9% (123) 55.1% (151) 45.6% (125) 54.4% (149) 48.5% (133) 51.5% (141) Tabla 5-4. Anlisis multivariable de la c ontribucin de los factor es extralingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (habla espontnea) Input 0.81 Log de verosimilitud -133.083 Nmero total 274 Peso%N % datos Espontaneidad Uso espontneo .5986151 64 Respuesta directa .346867 36 Rango 25 Educacin Bsica [.58]84111 49 Superior [.43]76107 51 Edad Mayores [.54]83123 54 Jvenes [.45]7695 46 Gnero Femenino [.52]82123 55 Masculino [.48]7795 45 p = 0.001. Los factores que no resultaron sign ificativos se muestran en corchetes

PAGE 173

173 Tabla 5-5. Anlisis multivariable de la contribucin de los factores lingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (habla espontnea) Input 0.82 Log de verosimilitud -111.438 Nmero total 252 Peso%N % datos Tiempo verbal Imperfecto .7091124 54 Otros .417650 26 Pretrito .154422 20 Rango 55 Negacin Frase afirmativa [.55]77152 79 Frase negativa [.32]8244 21 Posicin del Sintagma Nominal Antes [.56]8630 14 Despus [.49]77166 86 Forma verbal Simple [.52]79161 81 Perifrstica [.41]7426 14 Compuesta [.38]699 5 Presencia de modificadores Ausencia [.55]8598 46 Presencia [.46]7298 54 Rasgo humano + humano [.51]6777 46 humano [.49]87119 54 p = 0.000. Los factores que no resultaron significativos se muestran en corchetes

PAGE 174

174 Tabla 5-6. Distribucin de la pluralizacin del verbo haber existencial en el habla oral segn el tiempo verbal en oraciones afirmativas y negativas Imperfecto Pretrito Otros Totales N % N % N % N % Negativa Plural 39 87 0 0 5 62 44 81 Singular 6 13 1 100 3 38 10 19 Afirmativa Plural 85 93 22 45 45 78 152 77 Singular 6 7 27 55 13 22 46 23 Totales 136 50 66 252 Tabla 5-7. Distribucin de la pluralizacin del verbo haber existencial en el habla oral segn el tiempo verbal y el rasgo humano Imperfecto Pretrito Otros Totales N % N % N % N % + Humano Plural 26 96 19 43 32 73 77 67 Singular 1 4 25 57 12 27 38 33 Humano Plural 98 90 3 50 18 82 119 87 Singular 11 10 3 50 4 18 18 13 Totales 136 50 66 252 Tabla 5-8. Anlisis multivariable de la c ontribucin de los factores extralingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (espaol escrito) Input 0.23 Log de verosimilitud 192.762 Nmero total 389 Peso%N % datos Educacin Bsica .766339 16 Superior .451961 84 Rango 31 Espontaneidad Uso espontneo .664760 33 Uso escrito .421540 67 Rango 24 Gnero Masculino [.50]2975 66 Femenino [.49]1925 34 p = 0.001. Los factores que no resultaron sign ificativos se muestran en corchetes

PAGE 175

175 Tabla 5-9. Anlisis multivariable de la contribucin de los factores lingsticos seleccionados como significativos en el uso de la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo (espaol escrito) Input 0.14 Log de verosimilitud -169.063 Nmero total 389 Peso%N % datos Tiempo verbal Imperfecto .885228 14 Subjuntivo .823920 13 Otros .683350 39 Pretrito .0922 34 Rango Forma verbal 79 Perifrstica .775818 8 Compuesta .55308 7 Simple .472274 85 Rango 30 Negacin Frase afirmativa .552890 82 Frase negativa .301410 18 Rango 25 Posicin del Sintagma Nominal Antes [.77]556 3 Despus [.49]2594 97 Rasgo humano + humano [.55]2728 27 humano [.48]2572 73 Presencia de modificadores Ausencia [.51]2770 67 Presencia [.48]2330 33 p = 0.009. Los factores que no resultaron sign ificativos se muestran en corchetes

PAGE 176

176 Tabla 5-10. Distribucin general de ocurrencias de haber pluralizado e impersonal en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Haber pluralizado Haber impersonal % N%N 31 366981 N total 117 Tabla 5-11. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn la forma verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal Perifrstica 47953 10 Simple 282372 58 Compuesta 24477 13 Tabla 5-12. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn el tiempo verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal Condicional 67233 1 Imperfecto 50550 5 Infinitivo 47953 10 Subjuntivo 33167 2 Pretrito 251275 36 Subjuntivo imperfecto 20180 4 Futuro 19381 13 Presente perfecto 23377 10 Tabla 5-13. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn el factor humano en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal humano 322668 56 + humano 291071 25 Tabla 5-14. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn la posicin verbal en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal Despus 323468 73 Antes 20280 8

PAGE 177

177 Tabla 5-15. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn la presencia o ausencia de un modific ador en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal Presencia 362064 36 Ausencia 261674 45 Tabla 5-16. Distribucin de la plur alizacin y el uso impersonal de haber segn la frase negativa o afirmativa en el espaol salvadoreo de 1821 1958 Tipo de formal verbal % pluralizadoN pluralizado% impersonal N impersonal Negativa 33767 14 Afirmativa 302970 67

PAGE 178

178 CAPTULO 6 CONCLUSIONES 6.1. Conclusiones generales El primer punto que llama la atencin del estudio de las fr ases existenciales con el verbo haber es que stas son poco frecuentes, independientemente de si estn en su forma impersonal o pluralizada. Esta mi sma tendencia se ha observado en los dems estudios que se han realiza do sobre la pluralizacin de haber Nuestro trabajo tiene como ventaja que aprovecha diferentes fuent es, como el uso de cuestionarios, datos orales y datos escritos, para corroborar si los resultados encontrados en cada uno de estos anlisis muestran un mismo patrn. Co mo lo discutiremos a continuacin, el fenmeno de la pluralizacin parece comporta rse de la misma manera en cada uno de los anlisis. Creemos que nuestros resultados demuestran claramente la inexistencia de un cambio lingstico en progreso en las oraciones existenciales con haber en el espaol salvadoreo y explican de manera conv incente las razones de la variacin entre la forma impersonal y la pluralizada. Llama la atencin que la variable edad no haya resultado estadsticamente significativa en ninguno de los anlisis en que se consider (los dos cuestionarios y las entrevistas orales). En el primer cues tionario, en el que evaluamos el grado de frecuencia entre la forma impersonal y la pl uralizada, los dos grupos de esta variable pluralizaron altamente, con una media de 73% para los jvenes y 74.5% para los mayores. De igual manera sucedi con el segundo cuestionario, en el que investigamos las actitudes hacia diferentes formas pl uralizadas. En este caso, ambos grupos calificaron positivamente las formas plur alizadas, coincidiendo tanto jvenes como mayores, en valorar negativamente la forma hayamos habido Explicamos en los

PAGE 179

179 resultados que esta forma pudo haber sido valorada de forma negativa por su poca frecuencia y no necesariamente por estar plura lizada. El anlisis con GoldVarb X de las entrevistas orales tampoco encontr difer encias significativas entre el grupo de los jvenes y el de los mayores. Ambos grupos vo lvieron a pluralizar en porcentajes altos en el habla espontnea, los jvenes 76% y los mayores 83%. Los tres anlisis no slo coinciden en que esta variable no es decisiv a en la variacin de la pluralizacin de haber y su uso impersonal, sino que tambin m uestran que el fenmeno est extendido en ambos grupos. Es decir, que entre esta s dos generaciones de hablantes no parece haber signos de un cambio lingstico en progreso en este tipo de estructura. En cuanto al gnero de los hablantes, hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres slo en el primer cuesti onario, en el que se meda la frecuencia de haber impersonal y la de haber pluralizado. Si bien ambos grupos usaron la forma pluralizada ms que la impersonal (los hombr es 65% y las mujeres 82.5%), fueron las mujeres las que lo hicieron ms. Esto podra ser una seal de que la forma pluralizada es vista como prestigiosa, dado que las mujeres suelen ser quienes tienden a usar un habla ms cuidada. No olvidemos que este cuesti onario fue escrito, y por lo tanto, estos resultados demuestran una tendencia que se da dentro de este contexto. En cuanto al segundo cuestionario, ambos grupos, hombres y mujeres, coincidieron en valorar positivamente casi todos los ejemplos de haber pluralizado, a excepcin de la forma hayamos habido La nica discrepancia entre ambos grupos se dio a la hora de calificar el ejemplo que contena la forma han habido en donde las mujeres fueron las que lo valoraron ms positivamente, mientras que lo s hombres se mostraron dudosos. Estos resultados confirman una vez ms que la pluralizacin de haber est muy extendida y

PAGE 180

180 que en los casos en que existe duda sobre una conjugacin, las mujeres son quienes la siguen valorando positivamente, quiz porque la ven como una forma correcta de hablar. Recordemos que estudios como lo s de Bentivoglio & Sedano (1989), DazCampos (1999) y Castillo-Tr elles (2007) tambin encontraron que las mujeres tienden a pluralizar ms. En el habla oral, GoldVarb X no encontr diferencias significativas entre los dos grupos de la variable gnero. Lo mismo suc edi con los datos que obtuvimos de la prensa escrita. En ambos tipos de datos la variable gnero qued rezagada al ltimo lugar. Lo que s se muestra claro es que en el habla oral ambos grupos pluralizaron en porcentajes muy altos (los hombres 77% y las mujeres 82%). Esto vuelve a reconfirmar, como en los casos anteriores, q ue en el habla oral de los salvadoreos la pluralizacin es un fenmeno universal. No hay duda, segn los resultados que hemos encontrado en los diferentes anlisis, de que la pluralizacin de haber en el habla de los salvadoreos no slo es un fenmeno extendido, indepen dientemente de su edad o gnero, sino de que tambin es una estructura que se ha mantenido estable durante las dos ltimas generaciones. Por lo tanto, no encontramos suficiente evid encia para sealar la existencia de un cambio lingstico en progreso en las oraciones existenciales con haber al menos en el habla salvadorea. En cuanto a la variable nivel de e ducacin, las pruebas escritas (los cuestionarios) mostraron que entre las pers onas con poca educacin y las de estudios superiores haba diferencias significativa s. Hay que recalcar, sin embargo, que los ndices de pluralizacin si empre fueron altos en ambos grupos. Por ejemplo, en el

PAGE 181

181 primer cuestionario, las personas con menos es tudios pluralizaron en un 84%, mientras que el grupo de personas con estudios univ ersitarios pluraliz en un 63.5%. Los resultados estadsticos nos dicen, entonces que a pesar de que la pluralizacin es comn en ambos grupos, son los de estudi os superiores quienes tienden a disminuir significativamente su uso (y que esto no se da al azar). En el segundo cuestionario notamos una tendencia similar, en donde los habl antes con menos estudios calificaron con medias muy cercanas a 5.0 (que sign ificaba muy correcto) todas las formas de haber pluralizado, a excepcin de la forma hayamos habido que junto con los hablantes educados, fue valorada negativamente. El grupo de hablantes con estudios universitarios mantuvo valoraciones dentro de la media de 3.00, con un par de formas valoradas muy positivamente ( hayamos y habamos ) y otras dos negativamente ( hayamos habido y hubieron esta ltima significativam ente en comparacin del grupo con menos estudios). Vemos, no obstante, que la tendencia de este grupo es la de mantenerse al margen de lo correcto y lo in correcto, por lo que podramos decir que en este grupo hay ciertos indicios de inseguridad a la hora de valorar las formas pluralizadas. Notemos que ni nguna forma fue valorada tota lmente negativa, es decir, ninguna fue evaluada con medias de entre 1.0 y 2.00, por lo que se descarta una estigmatizacin categrica de la pluralizacin de haber Podemos ratificar la poca estigmatizacin de la pluralizacin entre los hablantes con ms estudios con los resultados del habla espontnea, en donde este grupo pluraliz en un alto porcentaje (76%). En este caso no encontramos diferenc ias significativas entre los dos grupos de esta variable.

PAGE 182

182 Por otro lado, cuando analizamos el habla salvadorea dentro de un peridico, encontramos que el nivel de educacin del hablante era decisivo en el uso de la pluralizacin. Notemos que el grupo de hablantes educados de este corpus posee caractersticas diferentes a las del grupo de personas con estudios superiores que entrevistamos personalmente. En este co rpus tenemos hablantes que poseen un nivel de educacin muy elevado o extraordinario dent ro de la generalidad en El Salvador, en el sentido de que los hablantes educados de este grupo son escritores, periodistas, analistas polticos, entre otros. Es aqu que observamos un alto nivel de conciencia lingstica sobre la pluralizacin de haber al ser evitada en un porcentaje alto (slo se pluraliz en un 19%). Estos resultados reafirman que en cuanto a los factores extralingsticos el uso de la pluralizacin disminuye cuando entra en juego el nivel de educacin del hablante y el tipo de formalidad en que se encuentra ste (escrito o espontneo). Si bien una educacin superior no parece llegar a penalizar tajantemente el uso de la pluralizacin, s puede generar cierto tipo de ambivalencia en cuanto a qu tan correct o es su uso, y disminuir la pluralizacin en la lengua escr ita. Desde luego que en un nivel ms alto de lengua escrita, como en la pr ensa, la pluralizacin suele ser evitada mayormente, tal y como lo muestran los resultados del corpus con ejemplos de prensa. Hay que tener en cuenta, no obstante, que los ejemplos que recogimos de la prensa debieron haber pasado por correcciones, tanto del escritor como de correctores del peridico, lo que tiene que haber influido en la reduccin de ca sos de pluralizacin. Interpretamos el hecho de que en nuestros anlisis de habla oral y prensa escrita la escritura haya sido ms conservadora, al preferir la forma impersonal, como una muestra del papel de la

PAGE 183

183 educacin y los procesos de correccin que ex isten en los peridicos. Hemos visto que en s el factor educacin no desempea un papel relevante en la variacin de haber en el habla espontnea. Es slo dentro del habla ms cuidada, como el de la prensa, en donde el uso impersonal sobresale. Suponem os que estos periodistas y escritores disminuiran, como lo hicieron nuestros entrevistados, la forma impersonal en un contexto ms relajado. Nos parece ms ra zonable pensar que estamos ante un uso universal en el espaol salvadoreo de haber pluralizado, que ya ha pasado por un proceso de regulacin de sus formas de singular a plural cuando el referente es plural, causado posiblemente por la analoga con ot ras estructuras similares y no que la presencia de la forma impersonal se deba a la desaparicin de sta a causa de una innovadora pluralizacin. Es decir, el uso de haber impersonal parece estar claramente influido por cuestiones de estilo y de las norma s prescriptivas. El favorecimiento de la forma pluralizada en casi todos los tiempos excepto el pretrit o, en las frases perifrsticas y compuestas y en las orac iones afirmativas demuestra que el uso impersonal slo sucede en determinados co ntextos en los que el hablante est ms consciente de la estructura: el pretrit o es menos frecuente y est popularmente estigmatizado en plural, las frases simp les ponen al descubierto la conjugacin de haber (Hernndez 2006) y la negatividad dism inuye la necesidad de pluralizar (al enfatizarse en la negacin y no en el referente). Pensamos que uno de los principales apor tes de nuestro trabajo es la inclusin de la variable nivel de espontaneidad en las entrevistas orales. No hay duda de que el uso de la pluralizacin de haber es casi absoluto en el habla de los salvadoreos, dados los altos porcentajes de pluralizaci n de los hablantes entrevistados. Hemos

PAGE 184

184 visto que el uso impersonal de haber sobresali relativamente en los hablantes con estudios universitarios cuando les hicimo s los cuestionarios y que el uso de este fenmeno fue consumado en un por centaje mayor en un nivel de habla muy cuidado, como se vio en los resultados que obtuvimos de los datos de la prensa escrita. Es decir que el uso de la forma impersonal es motiv ado por factores especficos, especialmente dentro de la lengua escrita formal. En la lengua espontnea, el uso impersonal se puede ver favorecido cuando ste es inducido por uno de los interlocutores, en nuestro caso el entrevistador, que siempr e utiliz la forma impersonal. Cabe preguntarnos, sin embargo, y sta sera una de las limitaciones de nuestro estudio, qu habra pasado si hubiramos rea lizado la misma pru eba con las preguntas de la frase existencial en forma pluralizada. Es importante remarcar, sin embargo, que en ambos grupos de oraciones, las que suc edieron en manera espontnea e inducida, el porcentaje de pluralizacin sigui siend o bastante alto (se pluraliz en un 68% cuando la pregunta se hizo en forma impersonal y 86% cuando el ejemplo sucedi de manera espontnea). Esto nos hace suponer que detrs de los ejemplos que se dieron en forma impersonal se esconde siempre el uso pluralizado. En cuanto a los factores lingsticos en la lengua espontnea, a excepcin del tiempo verbal, el resto de factores no mostra ron diferencias significativas, aunque es importante remarcar que se obt uvieron altos porcentajes de pluralizacin en cada uno de estos factores que se analizaron. Nuestr o trabajo coincide con los estudios que han encontrado que el imperfecto es el tiempo verbal que ms fa vorece la pluralizacin de haber Por otro lado, el tiempo verbal que desfav orece la pluralizacin es el pretrito, resultado que tambin coincide con otros est udios. El hecho de que en el habla oral no

PAGE 185

185 se hayan encontrado diferencias significativas ent re los diferentes factores lingsticos que se analizaron y que ms bien haya habi do frecuencias altas de pluralizacin comprueba que la pluralizacin pasa comple tamente desapercibida como incorrecta entre los hablantes salvadoreos. En este sentido, no concordamos con las conclusiones de Daz-Campos (2003) sobre el espaol de Caracas quien manifiesta que el favorecimiento del imperfecto es una seal de un cambio paulatino hacia la forma plural. Como hemos argumentado a travs de este estudio, la pluralizacin de haber ha estado vigente desde el siglo XIX y no muestra variacin entre diferentes generaciones, por lo tanto, sta no puede ser una innovacin o una muestra de un cambio lingstico en progreso. Parece ser, entonces, que la pluralizacin es altamente perceptible slo cuando se utiliza el pretrito. Una explicacin a esto puede ser que este tiempo verbal es poco frecuente y que, por lo tanto, los hablantes escuchan rara la forma hubieron Otra razn es que la conjugacin hubieron suele ser el ejemplo clsico que se utiliza para sealar el uso incorrecto de haber pluralizado. Dado que la forma hubieron no se usa ms que para las frases existenciales, es l gico que los hablantes la recuerden como incorrecta, mientras que otras conjugaciones como haban se usan en otras funciones del verbo haber como su uso como verbo auxiliar, en donde haban es aceptable. Esto ayuda a que un hablante que no est muy al tanto de las reglas gramaticales no pueda reconocer entre el uso existencial y de auxi liar, especialmente en el habla espontnea. Tambin es tpico que cuando se corrige hubieron slo se dice que es incorrecto porque hubieron no existe en la lengua moderna y casi nunca se explica la cuestin de

PAGE 186

186 la pluralizacin (suponemos que es por que el fenmeno en s no lo entienden los mismos profesores). Vemos que en el corpus de lengua escrita tambin desfavorecen la pluralizacin las formas verbales simples y las orac iones negativas. Creemos que esto se debe a que dentro de este nivel de lengua el hablant e est ms consciente de lo que dice y cmo lo dice (ya sea porque est escribiendo un artculo o porque lo estn entrevistando). En este sentido, las or aciones perifrsticas, que fueron las que favorecieron ms la pluralizacin, suelen pasar inadvertidas dado que la pluralizacin cae sobre otro verbo. Por ejemplo, en una frase como deben haber muchas personas el hablante no nota que se trata de una frase existencial ya que haber no est siendo conjugado, mientras que en las oraciones si mples es ms probable que el hablante est consciente del tema de la pluraliz acin y tenga la oportunidad de corregirse (Hernndez Daz 2006). En cuanto a la negac in, hay que notar que hubo pocos casos de pluralizacin en las frases negativas (s lo 10 frases negativas frente a 90 frases afirmativas), lo que puede haber influido en esto s resultados. En todo caso, es posible que la presencia del adverbio no cause que el hablante pres te menos atencin a la pluralidad y se concentre en la negacin y consecuentemente deje la oracin en su forma impersonal. Por otro lado, cuando la fras e es afirmativa la atencin del hablante recae en la pluralidad y sta ayuda a enfatiz ar el nmero o el valor de cantidad. El hecho de que en el habla oral el factor negacin no haya resultado estadsticamente significativo refuerza la idea de que la pluralizacin sigue siendo la estructura subyacente en las frases existenciales y que es el nivel de formalidad el que determina mayor variacin con la forma impersonal.

PAGE 187

187 El corpus de ejemplos del espaol de lo s siglos XIX y XX no nos permiti hacer un anlisis estadstico, dado los pocos ejemplos que se encontraron. Es interesante, sin embargo, el hecho de que encontramos un 31% de ca sos de pluralizacin, lo que no es poco si tomamos en cuenta que el fenmen o debiera ser menos frecuente en el pasado. Notemos que estos datos provi enen de habla elevada y cuidada, pues los autores de los documentos eran personas erudita s de esos tiempos. En ese sentido, en cuanto al tipo de hablantes, los datos del habla salvadorea de antao son similares a los que recogimos de la prensa escrita del ao 2008, ambos representan un habla de personas muy educadas. En los ejemplos de 2008 encontramos un 26% de casos de pluralizacin a nivel general, y dentro de la parte de datos que correspondan a la lengua escrita formal encontramos un 15% de ejemplos pluralizados. Esta relativa disminucin del 31% al 15% de casos pluraliz ados entre los escritores de antao y los de hoy en da es posible que se deba a un mayor nivel de conciencia lingstica sobre este fenmeno en la actualidad o, en su def ecto, a que hoy se cuenta con correctores ortogrficos y antes no. La presencia de ca sos de pluralizacin en el espaol antiguo de El Salvador demuestra tambin que la pluralizacin no era un fenmeno desconocido en este pas para estos tiempos, ta l y como ya lo habamos visto con los comentarios de Andrs Bello a mediados del siglo XIX sobre el espaol de Chile. Finalmente, si asociamos nuestros resu ltados con el planteamiento que ofrece Company Company (2008, 30) de que a mayor frecuencia de empleo de la forma conservadora, mayor dificultad de la innovadora para avanzar en el canal de gramaticalizacin, veremos que, aunque no estamos ante un caso de gramaticalizacin, el uso impersonal ti ene pocas oportunidades de mantenerse (o

PAGE 188

188 quiz de regresar o avanzar?) en la lengua salvadorea. En este caso, podramos decir que el cambio, en el que se ha adoptado el uso pluralizado, podra ya estar bien establecido, y no en proceso de cambio, dada la poca frecuencia de la forma conservadora (el uso impersonal). Como comentario personal, me gustar a aadir que al final de la entrevista sociolingstica algunos de los participantes mostraron inters en saber detalles del tema de mi investigacin. As que una vez se haban realizado todas las tareas, intent explicarles el tema de la pluralizacin de haber A excepcin de un participante que se dedicaba a la enseanza de lenguas extran jeras, nadie pudo comprender lo que significaba pluralizar haber por ms ejemplos y explicac iones que les brind. S hubo algunos que manifestaron que no era correcto decir hubieron porque as se enseaba en la escuela y sonaba feo pero nadie pareci enterarse de las razones especificas a nivel gramatical, ni siquiera partici pantes educados. Cuando se les preguntaba si haban muchos era correcto todo mundo respond a de forma categrica que s. Suponemos que esto coinci de con nuestros resultados y conclusiones, en los que vemos que el fenmeno de la pluralizacin par ece pasar inadvertido en la mayora de los hablantes. 6.2. Sobre las pre guntas de investigacin Nuestra primera pregunta de investigacin q uera responder si haba evidencia de un cambio lingstico en progreso en las oraciones existenciales con el verbo haber en el espaol salvadoreo. Ninguno de nuestros anlisis mostr evidencia, sobre todo dentro de los resultados de la variable edad, de que la pluralizacin del verbo haber existencial en el espaol salvadoreo estuvi era ante un cambio ling stico en progreso. En las entrevistas orales encontramo s que el uso de la pluralizacin de haber fue un

PAGE 189

189 fenmeno muy extendido, tanto entre los habl antes jvenes como en los mayores. Adems, pudimos ver que en los datos antiguos hubo ms casos de pluralizacin, al menos dentro de ese nivel de le ngua escrita formal, que en la lengua escrita de hoy en da. Esto reconfirma que el fenmeno en es tudio ha subsistido por ms de un siglo y que de innovacin no tiene nada. Si sumamos a e llo el hecho de que la pluralizacin de haber ya era condenada en el siglo XIX, como vimos con los comentarios de Andrs Bello, y que el espaol salvadoreo ha sido en general un dialecto menos expuesto a influencias lingsticas de afuera y que por lo tanto mantendra estructuras ms arcaicas, no nos quedan indicios para ar gumentar la posibilidad de un cambio lingstico que est en marcha. Dado que no encontramos seales de un camb io lingstico en progreso, en cuanto a nuestra segunda pregunta de invest igacin, no podemos decir que haya una tendencia hacia alguna de las dos formas, ya sea la impersonal o la plural, al menos dentro del habla espontnea y en el sentido de que estn en competencia. No obstante, s es claro que hay un conti nuo en el que la pluralizacin del verbo haber disminuye segn el nivel de educaci n que tienen los hablantes: en el habla espontnea todos los hablantes pluralizan, en la lengua escrita (cuestionarios) los hablantes disminuyen el uso de la pluraliz acin (aunque lo siguen haciendo en un porcentaje alto), mientras que en la lengua e scrita formal (prensa) los hablantes utilizan ms la forma impersonal. Esto no es, evidentemente, una seal de cambio, ya que los hablantes parecen pluralizar la mayor parte de las veces y es slo en niveles de habla culta muy elevada (como los periodistas) que la pluralizacin sucede en porcentajes bajos. Hay, entonces, un cambio de forma segn el nivel de formalidad en que el

PAGE 190

190 hablante se encuentre, aunque ste sea slo en un nivel de lengua muy culta, por lo que no podemos generalizar. Esto nos hace pensar que la pluralizacin es un fenmeno bastante estable que slo podra err adicarse si el nivel de educacin llegara a ser bastante alto. An as, dado que la plur alizacin es bastante frecuente en casi todos los hablantes, creemos que sera m s probable que sta llegara a posicionarse dentro del habla formal elevada y no al revs. Respondemos con lo anterior parte de nuestra tercera pregunta, en cuanto a los factores extralingsticos que favorecen la pluralizacin y el uso impersonal. Debemos agregar que el factor que ms influye en la dism inucin del uso de la pluralizacin, al menos dentro del habla verncul a, parece ser el nivel de exposicin que el hablante tiene a la forma impersonal. Hemos visto que el uso de la forma impersonal es ms frecuente en el habla culta escrita, con lo cual es indiscutible que el nivel de conciencia lingstica es un factor decisivo para la eleccin de la forma existencial. El uso impersonal en los medios escritos ayuda, seguramente, a que esta forma no sea totalmente desconocida para los hablantes y, por lo tanto, en los contextos en que es usada, el hablante puede tender a imitarla, como sucedi en nuestras entrevistas, en donde los hablantes recurrieron al uso impers onal cuando la pregunta llevaba esta estructura. Por otro lado, en las frases en las que los participantes usaron frases existenciales de manera espontnea, estos utilizaron el uso pluralizado, lo que demuestra el arraigo a la pluralizacin. En cuanto a los factores lingsticos que favorecen la pluralizacin de haber existencial, y siempre res pondiendo a nuestra tercera pregunt a de investigacin, dentro del habla espontnea es el imperfecto el ti empo verbal que sobresale en preferencia,

PAGE 191

191 resultado que coincide con el de otros estudi os que se han hecho sobre la pluralizacin de haber Dentro de la lengua escrita, no obstante, tambin favorecen la pluralizacin las frases perifrsticas, en las que el hablant e tiene menos control de la conjugacin de haber y las frases afirmativas, en las que, probablemente, la marca del plural de la frase nominal refuerza la idea de pluralidad en el verbo haber La cuarta pregunta estaba encaminada en av eriguar el nivel de frecuencia de ambas formas, la plural y la impersonal, segn los diferentes factor es extralingsticos que se consideraron en este trabajo. Ya hemos respondido a esta pregunta en varias ocasiones dentro del presente trabajo. La pluralizacin de haber en el espaol salvadoreo tiene altos niveles de frecuencia en todos los hablantes, independientemente de su edad, gnero y educaci n y slo se reduce esta frecuencia dentro de la lengua escrita cuando los hablant es tienen estudios superiores. Estos mismos datos responden a nuestra quinta pregunt a, que quera saber si la variacin entre la pluralizacin y el uso impersonal estaba relacionada con la lengua oral y escrita. Hemos visto que la lengua escrit a beneficia el uso impersonal, especialmente cuando se trata de hablantes muy cultos. En trminos generales, el uso de la pluralizacin de haber en los hablantes salvadoreos est extendido en todos los ni veles de habla y se podra decir que la forma impersonal es posible slo cuando el hablante posee un conocimiento avanzado de la gramtica de su propia lengua o cuand o se ve expuesto a estas formas como influencia de su interlocutor. 6.3. Limitaciones del est udio y recomendaciones para futuros trabajos Creemos que una de nuestras principales limitaciones ha sido el hecho de que no hemos podido corroborar a nivel de actitudes si el uso impersonal est estigmatizado o

PAGE 192

192 no. Dada la baja frecuencia de oraciones existenciales con haber en forma impersonal en el habla verncula, resulta obvio que los hablantes no sienten que esta forma (la impersonal) sea la de uso corriente. Si n embargo, habra sido beneficioso para fortalecer este argumento que nuestro estudi o hubiera incluido dentro del cuestionario de actitudes ejemplos de frases en forma impersonal. De esta manera, habramos tenido la oportunidad de investig ar si la baja frecuencia de haber impersonal se debe a algn tipo de estigmatizacin, al considerarse quiz una estructura agramatical. Hace falta, entonces, que futuros trabajos s obre las oraciones existenciales con haber no se centren solamente en la pluralizacin de haber sino tambin en la estructura impersonal y que al comparar ambos us os evalen las actitudes hacia ambos fenmenos. Siempre en el mismo sentido anter ior, creemos importante que para las entrevistas orales el investigador debe fo rmar dos grupos de entrevistados. Uno en el que las preguntas existenciales con haber se hagan de forma pluralizada y otro en el que se use la estructura impersonal. Como vimos en nuestros resultados en el habla espontnea, el uso de la forma impersonal en la s preguntas del investigador influy en la estructura que termin utilizando el participante. El hecho de que los participantes hayan vuelto a la forma pluralizada momentos despus cuando recurra al verbo haber existencial demuestra que la pluralizacin de haber puede ser la forma subyacente o por defecto en la lengua de estos hablantes y que el uso impersonal es inducido cuando lo utiliza el otro interlocutor. No obstante, nos parece elemental que en un prximo estudio el investigador considere hacer las preguntas de forma pluralizada, especialmente para ver si la pluralizacin persiste o si sobresale el uso impersonal.

PAGE 193

193 Otra de nuestras limitaciones fue haber restringido nuestro trabajo al espaol salvadoreo. Si bien esto nos permiti obs ervar detalladamente lo que sucede en esta comunidad de habla en el espaol de hoy en da, lo cual es positivo, esto tambin nos restringi de observar lo que suceda con este tipo de oraciones en el espaol antiguo, dado que el corpus salvadoreo cont con menos ejemplos y que el habla salvadorea comienza a ser tal desde 1821, ao en que El Salvador se independiz de Espaa. Estos ejemplos fueron tiles para ver que el fenmeno exista en estos tiempos en el habla culta de este pas, pero la poca cantid ad de ejemplos hizo que estos ejemplos resultaran inservibles para un anlisis est adstico que nos diera la base para hacer conclusiones ms confiables. Futuras investigaciones deben tener en cuenta esta limitacin y expandir el rea geogrfica en es tudio, ya sea hacia varias comunidades dentro de un mismo territorio o hacia pase s o ciudades que cuenten con suficientes documentos escritos para formar un cor pus ms numeroso y poder realizar as un anlisis estadstico. Dentro de nuestro trabajo tambin encontra mos dificultad para la inclusin de la forma verbal habemos dentro de algunos anlisis. Como sabemos, nuestro trabajo estudia la variacin entre haber pluralizado y haber impersonal. En este sentido, resulta difcil decidir cul es la forma singular de habemos Por una parte, gramticos como Andrs Bello o publicaciones normativas como el Diccionario panhispnico de dudas manifiestan que el equivalente de habemos es somos o estamos lo cual significara que haber se encuentra en variacin con los verbos ser y estar afirmacin en la que no estamos de acuerdo en absoluto, ya que la tercera persona de haber ( hay ) no puede sustituirse con ninguno de estos verbos. Creemos que habemos que sigue significando

PAGE 194

194 existencia pero con la pers ona que habla incluida, est en competicin con la tercera persona, independiente de si es singular o pl ural. Recordemos, sin embargo, que en el tiempo presente de indicativo no existe en trminos generales, pluralizacin de haber Por lo tanto, habemos compite con la tercera persona en todos los tiempos menos en el presente del indicativo ( hay ). Por ejemplo, habamos compite con haba y haban dependiendo de si el hablante pluraliza o no. En este sentido, recomendamos que el estudio de la pluralizacin de haber en primera persona merezca una investigacin por separado y detenidamente, tanto a nivel de variacin como de sus usos pragmticos. 6.4. Conclusin final La variacin entre el uso imper sonal y pluralizado del verbo haber existencial no parece ser ms que un resultado de la estigm atizacin de la pluralizacin a nivel prescriptivo. Como hemos visto en el recorrido que hicimos de las oraciones existenciales a nivel de las lenguas romanc es e ingls, la variacin entre formas impersonales y pluralizadas se puede encontr ar en muchas de estas lenguas y la distincin entre la estructura que debera ser la correcta est marcada por razones completamente arbitrarias y al antojo de c ada comunidad lingstica. La posibilidad de un cambio lingstico en progreso en las oraciones existenciales del espaol salvadoreo, ya sea hacia una pluralizacin completa en todos los niveles de habla o hacia un mantenimiento o expansin de la forma impersonal en el habla verncula, estar definida por la determinacin que tomen los hablantes de futuras generaciones en mantener el uso espontneo o adoptar el uso cannico. Para finalizar, nuestro trabajo muestra un claro continuum de pluralizacin a despluralizacin, segn el registro en que se encuentra el hablante. Lo resumimos de la siguiente manera:

PAGE 195

195 Habla espontnea: la plur alizacin est present e en todos los hablantes, independientemente de su edad, gnero o educac in, y en porcentajes muy altos (no hay restricciones, a excepcin del tiempo pr etrito que favorece el uso impersonal). Habla educada: la pluralizacin sigue siendo muy frecuente porcentualmente, pero un nivel de educacin alto puede generar in seguridad lingstica sobre su uso. Las mujeres pueden favorecerla ms que los hom bres, lo que indica que el fenmeno puede ser visto como prestigioso o como la forma correcta. Las personas con menos estudios siguen pluralizando, lo que afirma que la educacin puede volver conscientes del fenmeno a los hablantes. Habla escrita elevada (periodistas, escrit ores, etc.): el nivel de pluralizacin disminuye considerablement e pero se puede incrementar en contextos en que el hablante tiene menos control de las forma s (frases perifrsticas, conjugaciones compuestas y oraciones afirmativas). Este continuum de despluralizacin demuestra que la estructura por defecto en las oraciones existenciales del espaol salv adoreo es la forma pluralizada y, por lo tanto, no estamos ante un fenmeno de pluraliz acin (en que pluralizaramos lo que es impersonal), sino de despluralizacin (no se hace la pluralizacin).

PAGE 196

196 APPENDIX A INFORMACIN DEMOGRFICA DE LO S PARTICIPANTES ENTREVISTADOS Cdigo Gnero Edad Grupo edadEducacin Grupo nivel educacin 01 MVNE mujer 89 mayor 2 de primaria bsica 02 MJE mujer 33 joven universidad superior 03 MJE mujer 34 joven profesora superior 04 MVNE mujer 55 mayor bachillerato* bsica 05 HJE hombre 33 joven universidad superior 06 MVNE mujer 68 mayor 1 primaria bsica 07 MJE mujer 35 joven universidad superior 08 MVNE mujer 59 mayor ninguna bsica 09 HJNE hombre 30 joven bachillerato bsica 10 HVNE hombre 59 mayor 7 primaria bsica 11 MJE mujer 28 joven profesora superior 12 HJNE hombre 31 joven bachillerato bsica 13 MJNE mujer 18 joven bachillerato bsica 14 MJNE mujer 19 joven bachillerato bsica 15 HJNE hombre 18 joven bachillerato bsica 16 HJE hombre 25 joven universidad superior 17 HJE hombre 26 joven universidad superior 18 HJE hombre 30 joven universidad superior 19 HJE hombre 27 joven universidad superior 20 MJE mujer 27 joven universidad superior 21 HVNE hombre 68 mayor bachillerato bsica 22 HVE hombre 64 mayor catedrtico superior 23 HVE hombre 60 mayor doctorado superior 24 HVE hombre 63 mayor maestra superior 25 MJNE mujer 35 joven bachillerato bsica 26 HVE hombre 55 mayor ingeniero superior 27 HVE hombre 60 mayor ingeniero superior 28 MVE mujer 68 mayor profesorado superior 29 MVE mujer 55 mayor catedrtica superior 30 MVE mujer 58 mayor catedrtica superior 31 MVE mujer 56 mayor catedrtica superior 32 MJNE mujer 31 joven 9 secundaria bsica 33 HVNE hombre 68 mayor 1 primaria bsica 34 HVNE hombre 56 mayor 9 secundaria bsica 35 HVNE hombre 70 mayor bachillerato bsica 36 MJNE mujer 31 joven bachillerato bsica 37 HJNE hombre 34 joven bachillerato bsica 38 MVE mujer 63 mayor maestra superior 39 HJNE hombre 35 joven 9 secundaria bsica 40 MVNE mujer 65 mayor 9 secundaria bsica 41 HJE hombre 32 joven universidad superior 42 HJNE hombre 18 joven bachillerato bsica 43 HVE hombre 56 mayor universidad superior 44 HVNE hombre 69 mayor 8 secundaria bsica 45 MJE mujer 27 joven profesora superior 46 MJNE mujer 35 joven bachillerato bsica

PAGE 197

197 47 MVE mujer 58 mayor profesora superior 48 MVNE mujer 60 mayor 9 secundaria bsica Explicacin de las abreviaturas MJE: mujer joven con estudios superiores MJNE: mujer joven con pocos estudios MVE: mujer mayor con estudios superiores MVNE: mujer mayor con pocos estudios HJE: hombre joven con estudios superiores HJNE: hombre joven con pocos estudios HVE: hombre mayor con estudios superiores HVNE: hombre mayor con pocos estudios Se refiere a los grados 10, 11 y 12 (antes de entrar a la universidad).

PAGE 198

198 APPENDIX B FORMAS DE HABER QUE SE BUSCARON EN LOS CORPUS Simples Han Hubieron Haban Hayan Habrn Habran Hubiesen Hubieran Compuestas Han habido Haban habido Hayan habido Habran habido Habrn habido Hubieron habido Hubieran habido Hubiesen habido Perfrasis

PAGE 199

199 Haban de haber Habrn de haber Han de haber Hayan de haber Habran de haber Hubieron de haber Hubieran de haber Hubiesen de haber Tienen que haber Tengan que haber Tendran que haber Tuvieran que haber Tuviesen que haber Tenan que haber Tuvieron que haber Tendrn que haber Pueden haber Puedan haber podran haber pudieran haber pudiesen haber podan haber pudieron haber podrn haber

PAGE 200

200 Deben haber Deban haber Deberan haber Deban haber Debieron haber Debern haber Debiesen haber Debieran haber Van a haber Vayan a haber Irn a haber Iran a haber Iban a haber Fueron a haber Fueran a haber Fuesen a haber

PAGE 201

201 APPENDIX C IRB PROTOCOL 1. TITLE OF THE PROTOCOL: The pluralization of Spanish haber in Salvadoran Spanish. 2. PRINCIPAL INVESTIGATOR: Jos Roberto Alexander Quintanilla. Graduate Student, Program in Hispanic Linguisti cs. Department of Romance Languages and Literatures. P.O. BOX 117405, 170 Dauer Hall, Univ ersity of Florida at Gainesville, Gainesville, FL 32611-7405, (352) 392-2016 ext. 271, jralex@ufl.edu 3. FACULTY SUPERVISOR: David Pharies, Ph.D., Department Chair. Department of Romance Languages and Literatures. P.O. BOX 117405, 149 Dauer Hall, University of Florida at Gainesville, Gainesville, FL 32611-7405, (352) 392-2017 ext. 222, phar ies@rll.ufl.edu 4. DATES OF PROPOSED PROTOCOL : From 06/21/08 to 08/31/09. 5. SOURCE OF FUNDING FOR THE PROTOCOL: Unfunded. 6. SCIENTIFIC PURPOSE OF THE INVESTIGATION: This work studies the social and linguistic factors that gove rn the use of personal and impersonal sentences with the verb haber in Spanish. Spanish has two variants of existential sentences one where the verb haber is conjugated in third person singular and the other where the verb can also be conjugated in first and third person plural. Through this investigation, I will attempt to find out if existential haber is undergoing changes. I also want to determine the frequency of use of both impersonal and pluralized haber in speakers of different ages, gender and educational background and the level of competition between the impersonal and personal uses. 7. RESEARCH METHODOLOGY: Research participants will be interviewed with a digital recorder. They will also be asked to judge the correctness or incorrectness of several written sent ences. The interview and questionnaire are not expected to take mo re than 30 minutes to complete. Prior to answering the interview and the questionnaire, par ticipants will be asked to fill out a consent form. 8. POTENTIAL BENEFITS AND ANTICIPATED RISK: There is no direct benefit for participating in this research. No fo reseeable risk or discomfort is expected. 9. RECRUITMENT, AGE, AND NUMBER OF PARTICIPANTS / PROPOSED COMPENSATION: 200 participants will be randomly chosen in the city of San Salvador. An attempt will be made to have female and male participants in equal numbers. The age of the resear ch participants will be 18+. No compensation will be provided.

PAGE 202

202 10. INFORMED CONSENT PROCESS: Participation in this study is completely voluntary. There is no penalty for not par ticipating. Participants have the right to withdraw from the study at any ti me without consequence. Each potential participant will be asked to read the in formed consent and if she/he agrees to participate in the study, the proposed prot ocol will take place after the potential participant signs the Informed Consent Fo rm. A copy of the Informed Consent Form, in Spanish and English, is a ttached. All translations are my own. ________________________ ___ _____________________ Principal Investigators Signature date ________________________ ___ _____________________ Supervisors Signature date I approve this protocol for submission to the UFIRB: ________________________ ___ _____________________ Dept. Chairs Signature date

PAGE 203

203 APPENDIX D INFORMED CONSENT (ENGLISH) Protocol Title: Pluralization of haber in Salvadoran Spanish. Please read this Consent Document carefully before you decide to participate in this study. Purpose of the research study: The purpose of this study is to find out whether there is a change in progress conc erning existential sentences with haber in Salvadoran Spanish. What you will be asked to do in the study: After filling out consent forms, you will be asked several questions about your ev eryday life and opinion on several topics. You will also be asked to give your opinion a bout the correctness or incorrectness of several sentences. Time required: It will take approximately 30 minut es, though you are free to take more or less time if needed. Risks and Benefits: There is no risk to you. Ther e is no direct benefit for your participation. Compensation: No compensation will be provided. Confidentiality: Your identity will be k ept confidential to t he extent provided by law. All material collected from you will be identified by a code number. All information on participants including result s of your performance will be k ept in a locked file which only the investigator (Jos Quintanilla) and his supervisors (Dr. David Pharies, Dr. Helene Blondeau, Dr. Jessica Aaron and Dr. James Essegbey) will have access to. Your name will not be used durin g the data collection proc ess or when presenting results of the study. Your nam e will not be used in any report. Voluntary Participation: Participation in this study is completely voluntary. There is no penalty for not participating. Right to withdraw from the study: You have the right to withdraw from the study at any time without consequence. Whom to contact if you have questions about this study: Principal investigator: Jos Quintanilla. Graduate student. Department of Romance Languages and Literatu res. P.O. BOX 117405, 170 D auer Hall, University of Florida at Gainesville, Gainesvill e, FL 32611-7405, (352) 392-2016 ext. 271, jralex@ufl.edu

PAGE 204

204 Supervisor: David Pharies, Ph.D., Department Chair. Department of Romance Languages and Literatures. P.O. BOX 117405, 149 Dauer Hall, Un iversity of Florida at Gainesville, Gainesville, FL 32611-7405, ( 352) 392-2017 ext. 222, pharies@rll.ufl.edu Whom to contact about your rights as a research participant in the study: UFIRB office, Box 112250, University of Fl orida, Gainesville, FL 32611-2250, Ph. (352) 392-0433. Agreement: I have read the entire procedure descr ibed above. I voluntarily agree to participate in the study. I have re ceived a copy of this description. _______________________ _______________ Participant Date _______________________ _______________ Principal Investigator Date

PAGE 205

205 APPENDIX E INFORMED CONSENT (SPANISH) Consentimiento Informado Ttulo del protocolo: La pluralizacin de haber en el espaol salvadoreo. Por favor, lea este consentimiento informado cuidadosamente antes de decidir participar en este estudio. Propsito del estudio: Este estudio investiga si hay un cambio en progreso con respecto a las oraciones existenciales con haber en el espaol salvadoreo. Lo que se le pedir hacer en el estudio: Despus de llenar los formularios de consentimiento, se le pedir contestar or almente a varias preguntas sobre su vida y opinin sobre diversos temas. Finalmente, se le pedir mirar unas frases escritas y dar su opinin sobre si son correctas o no. Tiempo requerido: Tomar unos 30 minutos. Usted es libre de tomar ms o menos tiempo si as lo desea. Riesgos y beneficios: No hay riesgo para usted. No hay beneficio directo por su participacin. Compensacin: No se compensar de ninguna forma. Confidencialidad: Su identidad se mantendr confi dencial en base a la ley. Todo el material que se recoja de Ud. se identificar con un cdigo. Toda la informacin de los participantes incluyendo los resultados de su participacin, se mantendr en un archivo cerrado al cual slo el investigador (Jos Quintanilla) y sus supervisores (Dr. David Pharies, Dr. Helene Bl ondeau, Dr. Jessica Aaron y Dr. James Essegbey) tendrn acceso. Su nombre no se usar durante la recogida de datos ni cuando se presenten los resultados del estudio. Su no mbre no se usar en ningn documento. Participacin voluntaria: La participacin en este estudio es completamente voluntaria. No hay ningn tipo de penalizacin por negarse a participar. Derecho a retirarse del estudio: Ud. tiene el derecho a retirarse del estudio en cualquier momento que lo desee sin consecuencia alguna. A quin contactar si Ud. tiene alguna pregunta sobre el estudio: Investigador Principal: Jos Quintani lla. Estudiante Graduado. Departamento de Lenguas y Literaturas Romances. P.O. BO X 117405, 170 Dauer Ha ll, Universidad de Florida en Gainesville, Gainesvill e, FL 32611-7405, (352) 392-2016 ext. 271, jralex@ufl.edu

PAGE 206

206 Supervisor: David Pharies, Ph.D., Je fe del Departamento. Departamento de Lenguas y Literaturas Romances. P.O. BO X 117405, 149 Dauer Ha ll, Universidad de Florida en Gainesville, Gainesvill e, FL 32611-7405, (352) 392-2017 ext. 222, pharies@rll.ufl.edu A quin contactar sobre sus derechos como participante de este estudio: Oficina UFIRB, Box 112250, Universidad de Florida, Gainesville, FL 32611-2250, tel. (352) 392-0433. Acuerdo: He ledo todo el procedimiento descrito arriba. Estoy de acuerdo en participar voluntariamente en este estudio. He recibido una copia de este procedimiento. _______________________ _______________ Participante Fecha _______________________ _______________ Investigador Principal Fecha

PAGE 207

207 APPENDIX F FORMATO DE LA ENTREVISTA ORAL Cuntos aos tiene usted? A qu se dedica usted? Hasta qu grado estudi usted? De dnde es originario usted? Podra nombrar 5 cosas que existen hoy y que no haba cuando usted era un nio (por ejemplo: calles pavimentadas, casa s de dos plantas, microbuses, iglesias, computadoras, etc.) Y dentro de unos 100 aos, qu cosas cree que ya no van existir o haber? (buses, telfonos, iglesias, tortillas, personas pobres, etc.) Cuntos salvadoreos cree que hay en El Salvador? (diga c ualquier nmero o muchos, o pocos, etc.) Usted cree que en El Salvador hay ms hombres o ms mujeres? por qu? Y dentro de unos 100 aos qu cree que va a haber ms, hombres o mujeres? por qu? Su vida ha cambiado de cmo era c uando era pequeo o es igual? D ejemplos de cmo ha cambiado. Le gustaba ms su vida de pequeo o la de hoy? por qu? Cree que antes haba ms delincuentes o menos? por qu cree que hoy hay tantos robos? Cree usted que dentro de unos cinco aos habr ms pobres o ms ricos en El Salvador? Por qu? Qu estaba haciendo el da del ltimo terremoto?

PAGE 208

208 Cree que hubo algn muerto en es e terremoto? Cmo cuntos? En lo que usted recuerda, cmo cuntas elecciones para presidente ha habido? Por qu cree que nunca ha habido pr esidentas en El Salvador?

PAGE 209

209 APPENDIX G CUESTIONARIO 1 Tarea 1. Forme oraciones y conjugue el ve rbo entre parntesis en el tiempo que usted considere conven iente, por ejemplo: En la casa me (faltar) un libro: En la casa me falta un libro 1. Todos los das ust edes _____________ (ir) a trabajar 2. Los enemigos _____________ (poder) volverse amigos 3. Creo que maana _____________ (poder) ir a la casa 4. Creo que _________ ____(haber) habido muchos accidentes 5. El ao pasado _____________ (fabricar) autos en Japn 6. En la ciudad _____________ (tener) que haber muchos bancos 7. En este momento, en mi casa _____________(haber) varios que trabajamos 8. En el terremoto de 1986 ______ _______ (haber) muchos muertos 9. El ro Lempa _____________ (producir) muchos recursos 10. En el pas ______ _______ (deber) haber mejores profesores 11. Si nos pagaran $5,000 al mes, _____________ (haber) menos pobres 12. La mujer se _____________ (comer) todo

PAGE 210

210 13. No creo que _____________ (h aber) personas que vuelen 14. Espero que ellos no se _____________ (caer) del autobs 15. Hace dos das el chico se _____________ (caer) de la escalera 16. Anoche yo _____________ (soar) con ellos 17. Ayer las mujeres _____________ (estar) tristes 18. Yo creo que _________ ____ (poder) haber muchas desgracias 19. El presidente quiere que yo _____________ (ir) a su casa 20. En el futuro, en mi familia _____________ (haber) m s integrantes 21. Maana usted _____________ (poder) ir a la playa 22. Las frutas no se han _____________ (caer) del rbol 23. Cuando era pequeo, yo _____________ (ir) a la playa 24. Antes de la guerra _________ ____ (haber) muchas injusticias 25. Sabe usted lo que ella ______ _______ (comer) por la maana? 26. El ao pasado el agua _____________ (caer) muy poco

PAGE 211

211 APPENDIX H CUESTIONARIO 2 Tarea 2. Lea cada una de las siguientes frases al menos unas dos veces. Luego decida si le parecen correctas o incorrectas en el sentido de si estn en buen espaol o no. Si usted piensa que alguna es inco rrecta, POR FAVOR subraye la palabra que tiene el error. Si desea, puede hacer comentario s al final. No se preocupe si no est seguro/a, esto no es un examen y todas las respuestas estn bien. 1. Es posible que hayamos habido muchos engaados Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 2. Para llegar ah, ite por la derecha Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 3. El diputado regresa hasta maana Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 4. Al nio se me le dio aspirinas Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 5.

PAGE 212

212 6. Vos decrselos, por favor! Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 7. Podran haber dos realidades en El Salvador Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 8. El regalo? Ya se los di a ellos Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 9. No haban casas en esa montaa Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 10. Deben haber ms atenciones hacia la tercera edad Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 11. Hoy es un buen da Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta

PAGE 213

213 12. Hemos dejado de vender gasolina Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 13. En esta ciudad debemos haber ms de dos millones de personas Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 14. Si no te gusta, no vays, si te gusta, i Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 15. Ayer comimos en ese restaurante Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 16. Creo que van a haber menos accidentes Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 17. Ayer no venimos a trabajar Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 214

214 18. Anantes pudo hablar despus del susto Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 19. Los documentos se perdieron en la oficina Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 20. Dicen que pueden haber ms terremotos Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 21. A usted le gusta caminar, ve? Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 22. En la universidad hubieron muchos estudiantes que no fueron aprobados Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 23. No se ponga triste Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 215

215 24. No me puedo la letra del himno Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 25. Tengo una mi novia en Los ngeles Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 26. Ime dando los libros mientras pongo la mesa Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 27. Se acuerda usted de m? Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 28. Ellos son ricos. Sus casa es muy bonita Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 29. Aunque hayamos pobres en este pas, siempre saldremos adelante Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta

PAGE 216

216 30. Queremos vivir en otro pas Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 31. En Estados Unidos han de haber ms de 3 millones de salvadoreos Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 32. No se diverti en la fiesta Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 33. Espero que haigan tomado sus precauciones Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 34. Los nios leen y escriben en ingls Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 35. En esa fiesta habamos como cien personas Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 217

217 36. Se me le cay un diente al nio Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 37. Ellos andaron todo el da Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 38. La mujer se volte inmediatamente Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 39. Compr unas curitas por si los nios se hiren Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 40. En el ao 2050 habremos 10 millones de salvadoreos Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 41. Mara Elena habla varios idiomas Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 218

218 42. Yo no cabo en la silla Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 43. Hey, huel la comida! Huele bien Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 44. Habemos muchos que deseamos tener un auto ltimo modelo Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 45. No es bueno hueler el polen de las flores Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 46. El joven cancel la comida con su tarjeta de crdito Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 47. La economa ha mejorado Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 219

219 48. El Santo Padre dijo dendioy que eso es pecado Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 49. Las manzanas no cabieron en la caja Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 50. Anoche no llovi Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 51. El Salvador es un pas pequeo Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 52. La computadora es un invento ingenioso Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 53. Por favor, and traeme un libro Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrect

PAGE 220

220 54. Tenemos que estudiar mucho Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta 55. Aqu han habido muchas injusticias Bien correcta Un poco correcta No estoy seguro(a) Un poco incorrecta Totalmente incorrecta Si quiere hacer comentarios sobre alguna oracin, puede hacerlo aqu (o atrs):

PAGE 221

221 APPENDIX I FORMULARIO DE DATOS QUE LLENARON LOS PARTICIPANTES Datos del entrevistado Edad: Sexo: Ocupacin: Estudios realizados: Lugar de origen:

PAGE 222

222 APPENDIX J LISTA DE LIBROS UTILIZADOS EN EL CORPUS DE ESPAOL ANTIGUO 1821 1958 Esta informacin es proporcionada por Google Books. Al principio de cada cita, incluyo un cdigo o palabra de referencia que us para la codificacin de datos en Excel. Crnica general de Espaa Escrito por Florin de Ocam po, Ambrosio de Morales Publicado por en la Oficina de Don Benito Cano, 1792 Notas sobre el artculo: v. 8 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 8 Jun 2007 Lard 001 El terremoto del 6 de septiembre de 1915 y los dems terremotos de el Salvador Escrito por Jorge Lard Publicado por Impr enta nacional, 1916 Procedente de la Universidad de California Digitalizado el 31 Oct 2007 71 pginas Monterey 002 Historia de el Salvador: Anotaciones cronolgicas, 1810 1871, Escrito por Franci sco J. Monterey Publicado por Talls. Grfs. Cisneros, 1943 Procedente de la Universidad de Virginia Digitalizado el 11 Mar 2008 536 pginas Lluvia 003 La lluvia de el Salvador Escrito por Servicio Meteorol gico Nacional, El Salvador Publicado por 1954 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 7 Feb 2008 Gavidia 004 Historia moderna de el Salvador Escrito por Francisco Gavidia Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1958 Procedente de la Universidad de Virginia Digitalizado el 11 Mar 2008 494 pginas

PAGE 223

223 Dutriz 005 Diccionario biogrfic o de el Salvador Escrito por Braulio Prez Marchant Publicado por Dutriz hermanos, 1942 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 1 Mar 2007 230 pginas Lluvia 006 Boletn meteorolgico de el Salvador Escrito por El Salvador Servic io Meteorolgico Nacional Publicado por Servicio Meteorolgico Nacional, Ministerio de Defensa., 1955 Notas sobre el artculo: v.3 10 1955 1962 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 19 Abr 2006 Economa 007 Revista de economa de el Salvador Escrito por El Salvador Inst ituto de Estudios Econmicos Publicado por 1958 Notas sobre el artculo: v.10 1958 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 2 Ago 2006 Memoria 008 Memoria del primer Congreso Guadalupano, de la consagracin del Santuario Nacional y de la Pontificia Coronacin de Santa Ma ra de Guadalupe, patrona principal de la Amrica Latina, San Salvador, el Salvador, C.a., diciembre de 1953.: San Salvador, el Salvador, C.a. Diciembre de 1953 Publicado por s.n., 1954 285 pginas Memoria 009 Memoria de los terceros Juegos Deportivos C entro Americanos: El Salvador, del 16 de marzo al 5 de abril de 1935 Publicado por Junta Nacional de los J uegos Deportivos Centro Americanos, 1936 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 25 Jul 2008 217 pginas 010 (en hubo pdf)

PAGE 224

224 Larde 011 El Salvador: Historia de sus pueblos, Villas y ciudades Escrito por Jorge Lard y Larn Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1957 571 pginas Gavidia 012 Historia moderna de el Salvador Escrito por Francisco Gavidia Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1958 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 494 pginas Toruo 013 Desarrollo literario de el Salvador: Ensayo Escrito por Juan Felipe Toruo Publicado por Minister io de education, 1958 440 pginas Lydia 014 Lydia Nogales, un suceso en la historia literaria de el Salvador : Un suceso en la historia literaria de el Salvador Escrito por Juan Antonio Ayala, Ral Contreras Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1956 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 6 Dic 2007 299 pginas Mestas 015 El Salvador: Pas de Lagos y Volcanes Escrito por Alberto de Mestas Publicado por Ediciones Cultura Hispnica, 1950 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 31 Jul 2008 672 pginas Barberena 016 Historia de el Salvador: Historia antigua y de la conquista Escrito por Santiago Ignacio Barberena Publicado por Impr. Nacional, 1917 Notas sobre el artculo: v. 2 Procedente de la Biblioteca Pblica de Nueva York Digitalizado el 18 Ene 2006

PAGE 225

225 Leopoldo 017 Estudio geogrfico, histrico, Etnogrfico, filolgico y arqueolgico de el Repblica de El Salvador en Centro-amrica: presentado po r el delegado de auqella repblica doctor Leopoldo Alejandro Rodrguez al XVII Congreso de Americanistas, reunido en la ciudad deMxico en septiembre de 1910 Escrito por Leopoldo Alejandro Rodrguez Publicado por Imprenta de Murguia, 1912 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 21 May 2008 173 pginas Figeac 018 La libertad de imprent a en el Salvador Escrito por Jos F. Figeac Publicado por Univ. Autonoma de El Salvador, 1947 Procedente de la Universidad de California Digitalizado el 24 Sep 2007 592 pginas Bustamante 019 Historia militar de el Salvador Escrito por Gregor io Bustamante Publicado por Impr. Nacional, 1951 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 211 pginas Misioneros 020 Los misioneros redentoristas y la Repblica de El Salva dor, C.a.: Apuntes para la historia religios a de el Salvador Escrito por Luis Iglesias, Redemptorist Luis Iglesias, Luis Iglesias Iglesias Publicado por Editorial G. Mayela, 1956 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 29 Ene 2008 147 pginas Censos 021 Hechos y cifras de el Salvador Escrito por El Salvador Dire ccin General de Estadstica y Censos, Direccin General de Estadstica y Censos, El Salvador Publicado por Direccion General de Estadistica y Censos, 1957 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 15 Nov 2007

PAGE 226

226 Geolgico 022 Boletn Sismolgico del Servicio G eolgico Nacional de el Salvador Escrito por El Salvador Servic io Geolgico Nacional, El Sa lvador Ministerio de Obras Pblicas Publicado por Ministerio de Obras Pblicas, 1958 Geolgico 023 Fenmenos geolgicos de El Salvador, 7 de junio de 1917: Conferencia pronunciada por el autor en la Escuela Politcnica Milit ar de San Salvador el da 13 de septiembre de 1917 Escrito por J. Alfonso Belloso Publicado por Tip. y encuader nacion de M. Palomo, 1917 40 pginas Unionista 024 Labores de la Cuarta Convencin Nacional Unionista reunida en Santa Ana, el Salvador, Centro Amrica el 15 de septiembre de 1944 Escrito por Partido Uni onista Centroamericano, Co mit Central Nacional Publicado por Impr. Nacional, 1944 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 10 Jun 2008 64 pginas Maestros 025 Convencin de maestros salvado reo-guatemaltecos, Santa Ana, el Salvador, del 22 al 28 de julio de 1945 Publicado por C.A. [Tipografa nacional], 1946 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 2 Nov 2007 143 pginas Fonseca 026 Geografa ilustrada de El Salvador, C. A. Escrito por Pedro S. Fonseca Publicado por Imp. R. Sopena, 1926 133 pginas Enciclopdico 027 Diccionario historico enciclo pedico de la Republica de El Salvador. San Salvador: Desde la conquista... En lo politico, Social, Ciencia s, Letras y Bellas Artes Escrito por Miguel Angel Garca Publicado por Impr. Nacional, 1952 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 30 Jul 2008

PAGE 227

227 Tierra 028 El Salvador: Tierra de realidad y esperanza: reportajes Escrito por Alberto Ordez Argello Publicado por Estrella de Centroamrica, 1949 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 21 May 2008 152 pginas Enclopdico 029 (1927) Diccionario Histrico Enciclopdico de la Repblica de El Salvador Escrito por Miguel Angel Garca Publicado por Imp. Nacional, 1927 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 Memoria 030 (1942) Memoria del V Congreso Mdico Centroamer icano, celebrado en la ciudad de San Salvador, Republica de El Sa lvador, C.a., del 5 al 12 de noviembre de 1, 938 Publicado por Impr enta nacional, 1942 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 5 Feb 2008 880 pginas Guin 031 Guin histrico de la Universi dad Autnoma de El Salvador Escrito por Universi dad de El Salvador Publicado por Editoria l Universitaria, 1949 84 pginas Constitucin 032 Constitucin poltica de la Repblica de el Salvador: Decretada por el Congreso Nacional Constituyente de 1886: con las le yes constitutivas y ley de Extranjera Escrito por El Salvador, El Salvador Congreso Nacional Constituyente Publicado por Impr. Nacional, 1886 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 8 Oct 2007 121 pginas Prontuario 033 Prontuario geograficocomercialestadistico y servicios administrativos de el Salvador Escrito por Jos Toms Caldern Publicado por Impr enta nacional, 1932 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 21 May 2008 342 pginas

PAGE 228

228 Orientacin 034 Orientacin para el viajero: Rutas terrest res de El Salvador, kilometraje, 1939 1940 Escrito por Emilio Narvez Garca Publicado por Cabezas Duarte, 1940 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 21 May 2008 80 pginas Conferencias 035 Conferencias filosficas dictadas en la Universidad Nacional de el Salvador Escrito por Luis Recasns Siches, Univer sidad de El Salvador, Universidad de El Salvador Publicado por Tip. La Un in Dutriz Hermanos, 1943 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 5 Feb 2008 78 pginas Sismolgico 036 El servicio sismolgico de el Salvador: Conf erencia leda la noche del 19 de agosto, en una sesin pblica celebrada en el saln de actos de la Universidad Nacional... Escrito por Santiago Ignacio Barberena Publicado por Tip. "La Union", 1913 327 pginas Gua ues 037 Gua de la Universidad de el Salvador Escrito por Universida d de El Salvador, Universidad de El Salvador Publicado por 1957 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 26 Jun 2007 149 pginas Indio 038 El indio occidental de El Salvador y su incorpuscin social por la escuela. Escrito por Adolfo Herrera Vega Publicado por Tip. comercial de N. Cabezas Duarte, 1935 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 30 Jul 2008 106 pginas

PAGE 229

229 Vallejo 039 Historia documentada de los lmites ent re la Repblica de Honduras y las de Nicaragua, el Salvador y Guatemala Escrito por Ant onio R. Vallejo Publicado por 1938 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 24 Jul 2008 184 pginas Fnix 040 La ciudad de San Salvador, capital de la Republ ica de El Salvador, o la Ciudad Fnix, America Central... Escrito por Carlos Urrutia Flemenco Publicado por Impr enta nacional, 1924 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 23 Jul 2008 268 pginas Grficas 041 El Salvador en grficas Escrito por El Salvador Direccin G eneral de Estadstica y Censos Publicado por 1958 Trejo 042 Tratados, convenciones y acuerdos internac ionales vigentes en el Salvador... Escrito por El Salvador, Rigoberto Hernnde z Trejo, El Salvador Ministerio de Relaciones Exteriores Publicado por Impr. Nacional, 1938 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 5 Oct 2007 Maximiliano 043 El gobierno del presidente Gr al. Maximiliano Hernndez Ma rtnez ante la Constitucin poltica de El Salvador y el Tratado de Paz y Amistad, suscrito por las repblicas de Centro Amrica en la ciudad de Wshingt on el 7 de febrero de 1923. Diversas opiniones. Ministerio de Re laciones Exteriores ... Escrito por Ministerio de Relaciones Exte riores, El Salvador Ministerio de Relaciones Exteriores, El Salvador Publicado por Imprenta Nacional, 1932 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 23 Jul 2008 153 pginas

PAGE 230

230 Ha habido 044 (est en PDF) La Repblica de El Salvador en la 2a Confer encia PAN-americana reunida en la ciudad de Mxico el 22 de octubre de 1901 Escrito por El Salvador Delagacin a la s egunda Conferencia international americana, Delagacin a la segunda Conferencia inte rnational americana, El Salvador Publicado por Imprenta y litogr afa de Beteta y co., 1902 Procedente de Universidad de Harvard Digitalizado el 18 Sep 2007 87 pginas Tratado 045 El tratado general de paz y amistad suscrito por las repblicas de Centro Amrica en Wshington el 7 de febrero de 1923, y el proceso de su denuncia por el gobierno de el Salvador. Algunas opin iones al respecto Escrito por El Salvador Ministerio de Relaci ones Exteriores, Ministerio de Relaciones Exteriores, Conference on Central American Affairs, El Salvador Publicado por Imprenta Nacional, 1933 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 106 pginas Brote 046 Un brote epidmico de poliomi elitis en Nicaragua, 1938(resen a Epidemiolgica): Trabajo presentado al V Congreso mdico centroamericano celebrado en San Salvador, Repblica de El Salva dor, del 5 a 12 de noviembre de 1938 Escrito por Germn Castillo Publicado por Impreso en lo s Talleres nacionales, 1939 Procedente de la Universidad de California Digitalizado el 20 Feb 2007 50 pginas Menendez 047 El General Menendez y sus vict imarios: Paginas de la hist oria contemporanea de la Republica de el Salvador Escrito por Francisco Castaeda Publicado por 1954 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 343 pginas

PAGE 231

231 Obstetricia 048 Obstetricia social: primer premio de m edicina: certamen naciona l de cultura, El Salvador 1955 Escrito por Csar Emilio Lopez Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1957 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 14 Ago 2008 566 pginas Pastoral 049 Vigsima primera carta pastora l: Sobre el Patronato del Div ino Salvador del mundo y el momento histrico por el que atraviesa el Salvador Escrito por Luis Chvez y Gonzlez, Abp. of San Salvador Luis Chvez y Gonzles Publicado por Impr. Criterio, 1955 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 5 Mar 2008 18 pginas Jaragua 050 Jaragu: Novela de las costas de el Salvador Escrito por Jose Napo leon Rodriguez Ruiz Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento editorial, 1958 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 10 Dic 2007 436 pginas Romero 051 Vida y obras del doctor Po Romero Bosque: A puntes para la historia de el Salvador Escrito por Jacinto Paredes Publicado por Imprenta Nacional, 1930 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 19 Feb 2008 455 pginas Enfermedades 052 Enfermedades de los conquistadores: S egunda premio de Medicina, Certamen Nacional de Cultura, el Salvador, 1955 Escrito por Horacio Figueroa Ma rroqun, Horacio Figueroa M. Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1957 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 5 Feb 2008 228 pginas

PAGE 232

232 Cordialidad 053 Honduras y el Salvador en un comn destino: Poltica de cordialidad centroamericana Escrito por El Salvador Se cretara de Informacin Publicado por 1951 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 19 Feb 2008 Biblioteca 054 Documentos y datos histricos y estad sticos de la Repb lica de El Salvador Escrito por Biblioteca Na cional de El Salvador Publicado por Imprenta naciona l, Seccin de linotipia, 1926 Procedente de la Universidad de Michigan Digitalizado el 25 Jul 2006 155 pginas La union 055 Una idea, un pueblo y un hombre: (el Salvador en la VI Conferencia Panamericana) Publicado por "La Union", 1928 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 21 Jul 2008 271 pginas Jaragu b 056 Jaragu: Novela de las costas de el Salvador Escrito por Napolen Rodr guez Ruz, El Salvador Ministerio de Educacin Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento editorial, 1958 Procedente de la Universidad de California Digitalizado el 11 Sep 2007 436 pginas Enciclopdico b 057 Diccionario Histrico-enciclopdico de la Repblica de el Salvador Escrito por Miguel Angel Garca Publicado por Tipografa "La Luz,", 1927 Notas sobre el artculo: 2 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 16 Jun 2008 Olmedo 058 Apuntes de historia de el Salvador Escrito por Daniel Olmedo Publicado por Tip. Cat. Casals, 1952 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 30 Jul 2008 246 pginas

PAGE 233

233 Guin 59 Guin histrico de la Universi dad Autnoma de El Salvador Escrito por Universi dad de El Salvador Publicado por Editoria l Universitaria, 1949 84 pginas Historia 60 (posiblemente Larde 011) El Salvador: Historia de sus pueblos Publicado por Ministerio de Cultur a, Departamento Editorial, 1957 Procedente de la Universidad de Virginia Digitalizado el 7 Mar 2008 571 pginas Poetas 61 Indice de poetas de el Salvador en un siglo, 1840 1940... Escrito por Juan Felipe Toruo Publicado por Ame ica Central [Imprenta Funes], 1941 Notas sobre el artculo: 1 Procedente de Universidad de Texas Digitalizado el 11 Dic 2007 84 pginas Ateneo (62) revista del Ateneo de El Salvador Autor Ateneo de El Salvador Editor El Ateneo, 1949 Notas sobre el artculo n.os 181 192 Procedencia del original Universidad de Texas Digitalizado21 Nov 2008 Revista judicial 63 Revista Judicial(repblica de El Salvador) Autor El Salvador. Corte Suprema de Justicia Publicado en1909 Notas sobre el artculo v. 14 Procedencia del original Universidad de Harvard Digitalizado10 Mar 2005

PAGE 234

234 Info El Salvador 64 Informaciones de El Salvador Autor El Salvador. Secretara de Informacin Publicado en1953 Notas sobre el artculo v. 3, n. 30 -& nbsp;v. 4, n. 59 Procedencia del origina lUniversidad de Texas Digitalizado24 Oct 2008 Gestin 65 Ttulo Gestin desarrollada en el ramo de Hacienda, Crdito Pblico, Industria y Comercio Autor El Salvador. Ministerio de Hacienda y Crdito Pblico Editor Imprenta Nacional, 1938 Procedencia del original Universidad de Texas Digitalizado11 Mar 2009 Gestin 66 Ttulo Gestin desarrollada en el ramo de Hacienda, Crdito Pblico, Industria y Comercio Autor El Salvador. Ministerio de Hacienda y Crdito Pblico Editor Imprenta Nacional, 1945 Notas sobre el artculo n. ref. 3 Procedencia del original Universidad de Texas Digitalizado11 Mar 2009

PAGE 235

235 LIST OF REFERENCES Alvar, M. (2000). Amrica, la lengua Serie lingstica y filologa, no. 39 Valladolid: Secretariado de Publicaciones e Intercambi o Editorial, Univer sidad de Valladolid. Alvar, M., & Alvar Ezquerra, A. (2000). El espaol en la R epblica Dominicana: Estudios, encuestas, textos Alcal de Henares: La Goleta Ediciones. Atwood, E. (1953). A survey of verb forms in the eastern United Status Ann Arbor: University of Michigan Press. Bailey, G. (2002). Real and apparent time. In J. Chambers, P. Trudgill & N. SchillingEstes (Eds.), The Handbook of Language Variation and Change (pp. 312 332). Oxford: Blackwell Publishers. Bauer, B. (1999). Impersonal habet constructions in Latin: At the cross-roads of IndoEuropean innovation. In C. Justus & E. Polom (Eds.), Language change and typological variation: In honor of Winfred P. Lehmann on the occasion of his 83rd Birthday: Grammatical universals and typology = Journal of Indo-European Studies (pp. 590 612). Washington, DC: Institut e for the Study of Man. Bello, A., & Cuervo, R. (1948). Gramtica de la lengua castellana Buenos Aires: Ediciones Anaconda. Bentivoglio, P., & Sedano, M. (1989). Haber : Un verbo impersonal? In Estudios sobre espaol de Amrica y lingstica afroamericana ponencias presentadas en el 45 congreso internacional de americanistas (pp. 59 81). Bogot: Instituto Caro y Cuervo. Biber, D. (1995). Dimensions of register variation Cambridge: Cambridge University Press. Blas Arroyo, J. (1995 1996). A propsito de un caso de c onvergencia gramatical por causacin mltiple en el rea de infl uencia lingstica catalana: Anlisis sociolingstico. C.I.F., 21 22 175 200. Bosque, I., & Dem onte, V. (1999). Gramtica descriptiva de la lengua espaola Coleccin Nebrija y Bello. Madrid: Espasa. Bratt Paulston, C. & Ric hard Tucker, G. (2003). Sociolinguistics: The essential readings Oxford: Blackwell Publishing. Breivik, L., & Martinez-Insua, A. (2008). Grammaticalization, subjectification and nonconcord in English existential sentences. English Studies 3(89) 351 362. Bueso Fernndez, I. (1999). Diferencias de usos gramaticales entre espaol peninsular y espaol de Amrica Temas de espaol Madrid: Edinumen.

PAGE 236

236 Burzio, L. (1986). Italian syntax: A government-binding approach Studies in natural language and linguistic theory 1 Dordrecht: D. Reidel Pub. Bybee, J., Perkins, R., & Pagliuca, W. (1994). The Evolution of Grammar: Tense, Aspect, and Modality in the Languages of the World Chicago: University of Chicago Press. Caravedo, R. (1996). Per. In M. Alvar (Ed.), Manual de dialectologa hispnica: El espaol de Amrica (pp. 152 168). Barcelona: Editorial Ariel. Castillo-Trelles, C. (2007). La pluralizacin del verbo haber impersonal en el espaol yucateco. In J. Holmquist, A. Lor enzino, & Lotfi Sayahi (Eds.), Selected Proceedings of the Th ird Workshop on Spanish Sociolinguistics (pp. 74 84). Somerville, MA: Cascadilla Proceedings Project. Castro, X. (1998). A lume manso: estudios sobre hist oria social da alimentacin en Galicia Vigo: Editorial Galaxia. Chambers, J., & Trudgill, P. (1980). Dialectology Cambridge: Cambridge University Press. Company Company, C. (2003). La gramaticalizacin en la historia del espaol. Medievalia 35 3 61. Company Company, C. (2008). Gr amaticalizacin, gnero discursivo y otras variables en la difusin del cambio sintctico. In J. Kabatek (Ed), Sintaxis histrica del espaol y cambio linguistico (pp. 17 54). Madrid: Iberoamericana. Cuervo, R. (1867). Apuntaciones crticas so bre el lenguaje bogotano Bogot: Impr. por A.M. Guarin. Cuervo, R. (1876). Apuntaciones crticas so bre el lenguaje bogotano Bogot: Imprenta de Echeverra Hermanos. DAquino-Ruiz, G. (2004). Haber impersonal en el habla de caracas. Anlisis sociolingstico. Boletn de Lingstica, 21 3 26. Daniliuc, L., & Daniliuc, R. (2000). Descriptive Romanian grammar: An outline LINCOM studies in Romance linguistics 14 Munich: Lincom Europa. Davis, M. (2006). A frequency dictionary of Spanish New York: Routledge. DeMello, G. (1991). Pl uralizacin del verbo haber impersonal en el espaol hablado culto de once ciudades. Thesaurus, 46 (3) 445 471. Diaz-Campos, M. (2000). La pluralizacin del verbo haber en dos reas dialectales de Hispanoamrica. Anuario de Lingstica Hispnica 15 16 219 228.

PAGE 237

237 Diaz-Campos, M. (2003). The pluralization of haber in Venezuelan Spanish: A sociolinguistic change in real time. Indiana University Working Papers in Linguistics 03 05 1 13. Fernndez, D. (1991). Diccionario de dudas e irregular idades de la lengua espaola: Incorrecciones, barbarismos, expresiones lati nas, usos preposicionales, ortografa y conjugaciones Barcelona: Teide. Fernndez Soriano, O., & Tboas Bayln, S. ( 1999). Construcciones impersonales no reflejas. In I. Bosque & V. Demonte (Eds.), Gramtica descriptiva de la lengua espaola, 2. Las construcciones sint cticas fundamentales. Relaciones temporales, aspectuales y modales Madrid: Espasa. Fontanella de Weinberg, M. (1992). El espaol de Amrica Coleccin Idioma e Iberoamrica 2 Madrid: Editorial MAPFRE. Frago Gracia, J., & Franco Figueroa, M. (2001). El espaol de Amrica Textos bsicos universitarios 1 Cdiz: Servicio de Public aciones, Universidad de Cdiz. Franchi, C., Negrao, E., & Viotti, E. (1998) Sobre a gramtica das oraes impessoais com ter / haver Delta Retrieved February 15, 2009, from http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S010244501998000300009&scrip t=sci_arttext Freites-Barros, F. (2003). Actitudes lingsticas en torno a la pluralizacin de haber impersonal en los Andes venezolanos. Interlingstica, 14 375 382. Garca-Hernndez, B. (1992). Nuevos verbos impersonales en latn tardo e influencia griega. In M. Iliescu & W. Marxgut (Eds.), Latin vulgaire latin tardif III (pp. 159 172). Tubingen: Niemeyer. Geoffroy Rivas, P. (1998). La lengua salvadorea; El espaol que hablamos en El Salvador San Salvador: Direccin de Publicaciones e Impresos. Goebel, J. (1888). On the impersonal verbs. In Transactions of the American Philological Association 1869 1896 (pp. 20 32). Baltimore MD: The Johns Hopkins University Press. Gmez Torrego, L. (1994). La impersonalidad gramatical: descripcin y norma Madrid: Arco Libros. Hatch, E. M., & Laz araton, A. (1991). The research manual: Design and statistics for applied linguistics Boston, Mass: Heinle & Heinle. Hernndez Daz, A. (2006). Posesin y existencia. La competencia de haber y tener y haber existencial. In C. Company Company (Ed.), Sintaxis histrica de la lengua espaola. Primera pa rte, La frase verbal Lengua y estudios literarios (pp. 1053 1160). Mxico: Universidad Na cional Autnoma de Mxico.

PAGE 238

238 Hoffman, M. (2001). Salvador an Spanish /-s/ Aspiration and Deletion in a Bilingual Context. University of Pennsylvania Working Papers in Linguistics 7(3) 115 127. Jensen, F. (1986). The syntax of medieval Occitan Tbingen: Niemeyer. Jones, M. (1993). Sardinian syntax Romance linguistics London: Routledge. Kany, C. (1969). Sintaxis hispanoamericana. Versin espaola de Martn Blanco lvarez Madrid: Editorial Gredos. Kibler, W. (1984). An introduction to Old French Introductions to older languages 3 New York: Modern Language Association of America. Kinder, J., & Savini, V. (2004). Using Italian: A guide to contemporary usage Cambridge, UK: Cambridge University Press. Labov, W. (1963). The social motivation of a sound change. Word, 19 213 309. Labov, W. (1973). Sociolinguistics Patterns Philadelphia: Univer sity of Pennsylvania Press. Labov, W. (1994). Principles of linguistic change volumen 1: internal factors Oxford, UK: Blackwell. Labov, W. (2001). Principles of linguistic change volumen 2: internal factors Oxford, UK: Blackwell. Lipski, J. (1986). Central American Spanish in the United States: Some remarks on the Salvadoran Community. Aztln, 17, 91 123. Llaveras, F. (1933). Vicios de la diccin castellana. Santo Domingo: Imprenta de J. R. viuda Garca, sucesores. Lope Blanch, J. (1996). Mxico. In M. Alvar (Ed.), Manual de dialectologa hispnica: El espaol de Amrica (pp. 81 89). Barcelona: Ed itorial Ariel. Lpez, H. (2001). Actitudes lingsticas hacia el bable en la ciudad de Oviedo. Lingstica Espaola Actual, 23(2) 145 158. Luque Moreno, J. (1978). En torno al sintagma haber impersonal + sustantivo y sus orgenes latinos. RSEI 1(8) 125 147. Marchello-Nizia, C. (1997). La langue franaise aux XIVe et XVe sicles Fac. Paris: Armand Colin. Meechan, M., & Foley, M. ( 1994). On resolving disagreement: Linguistic theory and variation theres bridges. Language Variation and Change, 6(1) 63 85.

PAGE 239

239 Megenney, W. (1986). El palenquero. Un lenguaj e post-criollo de Colombia Bogot: Publicaciones del Instituto Caro y Cuervo. Mndez-Naya, B., & Lpez-Couso, M. (1997). What is really meant by impersonal? On impersonal and related terms. Atlantis 19(2) 185 192. Montes de Oca-Sicilia, M. (1994). La concordancia con haber impersonal. Anuario de Letras, 32 7 35. Montes Giraldo, J. (1982). Sobre sintagma haber + sustantivo. Thesaurus, 37, 383 5. Moreno de Alba, J. (1988). El espaol en Amrica Seccin de obras de lengua y estudios literarios Mxico: Fondo de Cultura Econmica. Moreno Fernndez, F. (1998). Principios de sociolingst ica y sociologa del lenguaje Barcelona: Ariel. Nagore Lan, F. (1989). Gramtica de la lengua aragonesa Zaragoza: Mira Editores. Nogueira, R. d. S. (1989). Dicionrio de erros e problemas de linguagem Lisboa: Clssica Editora. Porto Dapena, J. (1977). El gallego hablado en la comarca ferrolana Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela. Quintanilla-Aguilar, J. (2009). Actitudes de los hablantes de San Salvador hacia el tuteo y el voseo. Hispania, 92(2), 361 373 Quirk, R. (1972). A Grammar of contemporary English London: Longman. Ramos-Alfajarn, J. (2001). El verb haver hi : evoluci dels usos sintctics. Estudis Romnics, 23, 123 146. Real Academia Espaola, & Asociacin de Academias de la Leng ua Espaola. (2005). Diccionario panhispnico de dudas Madrid: Real Academia Espaola. Real Academia Espaola. (1858). Gramtica de la lengua castellana Madrid: Imprenta Nacional. Real Academia Espaola. (1911). Gramtica de la lengua castellana Madrid: Perlado, Pez y compaa (sucesores de Hernando). Real Academia Espaola. (1927). Diccionario manual e ilustr ado de la lengua espaola Madrid: Espasa-Calpe. Real Academia Espaola. (1931). Gramtica de la lengua castellana Madrid: Espasa-Calpe S.A.

PAGE 240

240 Real Academia Espaola. (1973). Esbozo de una nueva gramtica de la lengua espaola Madrid: Espasa-Calpe S.A. Real Academia Espaola. (1984). Diccionario ilustrado lengua espaola III divorciadoincgnita Madrid: Espasa-Calpe S.A. Real Academia Galega. (2009). Diccionario da Real Academia Galega Retrieved February 13, 2009, from http://www.edu.xunta.es/di ccionarios/index_rag.html Rigau, G. (1993). El comportamiento sintc tico de los predicados existenciales en cataln. Revista de lengua y literatur a catalana, gallega y vasca, 3(33) 33 53. Rodrguez-Mondoedo, M. (2006). Spanish existentials and other accusative constructions In C. Boeckx. (Ed.), Minimalist Essays (pp. 326 394). Amsterdam: Benjamins. Salazar Garca, S. (1910). Diccionario de provincialismos y barbarismos centroamericanos, y ejercicios de ortologa cl sica (Vicios y correcciones de idioma espaol, etc., etc.) San Salvador: Tip. La Unin. Santamara Chavarra, A., & Cuartas, A. (1967). Diccionario de incorrecciones y particularidades del lenguaje Madrid: Paraninfo. Saralegui, C. (1997). El espaol americano: Teora y textos Aula exterior de lengua y cultura espaolas Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra. Saville-Troike, M. (1989). The Ethnography of communication: An introduction Oxford, UK: B. Blackwell. Scovel, T. (1998). Psycholinguistics Oxford, UK: Oxford University Press. Sedano, M., & Bentivoglio, P. (1996) Venezuela. In M. Alvar (Ed.), Manual de dialectologa hispnica: El espaol de Amrica (pp. 116 113). Barcelona: Editorial Ariel. Silva-Corvaln, C. (1989). Sociolingstica. Teora y anlisis Madrid: Alhambra. Silva-Corvaln, C. (2001). Sociolingstica y pragmtica del espaol Georgetown Studies in Spanish linguistics Washington, DC: Georgetown University Press. Starr, W. (1947). Impersonal haber in Old Spanish. PMLA, 62(1) 9 31. Tagliamonte, S. (2006). Analysing sociolinguistic variation New York: Cambridge University Press. Vaquero, M. (1996). Antillas In M. Alvar (Ed.), Manual de dialectologa hispnica: El espaol de Amrica (pp. 49 67). Barcelona: Ed itorial Ariel.

PAGE 241

241 Vzquez Sanls, X. (2008). En defensa da dereita democrtica Retrieved February 13, 2009, from http://clasica.xornal.com /article.php?sid=20080215170408 Wardhaugh, R. (1986). An introduction to sociolinguistics Oxford: Blackw ell Publishers. Wolfram, W.1986. Good data in a bad situation: Eliciting ver nacular structures. In J. Fishman, A. Tabouret-Keller, M. Clyne, Bh. Krishnamurti & M. Abdulaziz (Eds.), The Fergusonian Impact. Volume 2: Sociol inguistics and the So ciolinguistics of Language (pp. 3 22) Berlin: Mouton de Gruyter. Williamson, R. (1986) El habla de Tabasco: Estudio lingu stico. Serie estudios de dialectologa mexicana Mxico, D.F.: Colegio de M xico, Centro de Estudios Lingsticos y Literarios. Young, R., & Bayley, R. (1996). Varbrul analysis for second language acquisition research. In R. Bayley & R. Preston (Eds.), Second language acquisition and linguistic variation (pp. 253 306) Amsterdam: John Benjamins. Zamora, H. (1948). Una pes quisa acerca del verbo haber Thesaurus 4(3) 580 585.

PAGE 242

242 BIOGRAPHICAL SKETCH Jos Roberto Alexander Quintanilla-Aguilar was born in the city of San Salvador (El Salvador). In 1997, he received a Bachelor of Arts in English from the University of El Salvador. In 2002, he was awarded a full scholarship from the Fundacin Carolina to pursue a Maestra en lexicografa hispnica in the Spanish Royal Academy (Madrid). He had the opportunity to be part of the firs t group of lexicographers graduating from the Escuela de Lexicografa Hispnica In 2004, he obtained a Mast er of Arts in Foreign Languages from West Virginia Un iversity. The University of Florida has also recognized him with different awards, including a Gr inter Fellowship (20042007), 2006 Cooperative Leadership in Teaching (second-year Spani sh) and the opportunity to teach Latin American Geography as part of a Foreign Language Acro ss the Curriculum course (2007, 2008). In 2009, he obtaine d a scholarship from the Ministerio de Asuntos Exteriores (Spain) and the Agencia Espaola de Cooperacin Internacional para el Desarrollo in order to collaborate with the Academia Salvadorea de la Lengua on the Diccionario de Americanismos (to be published by the Asociacin de Academias de la Lengua Espaola ). He has published in Hispania (USA), Cuadernos Cervantes (Spain) and En Plural (El Salvador). In 2009, he began work as Assistant Professor at Butler University in Indianapolis (I ndiana), where he teaches Hispa nic linguistics courses. He received his Ph.D. from the Universi ty of Florida in the fall of 2009.