<%BANNER%>

Colombia Imaginada 1850 - 1930

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0024764/00001

Material Information

Title: Colombia Imaginada 1850 - 1930 Novela Fundacional, Tecnologia y Nacion
Physical Description: 1 online resource (200 p.)
Language: english
Creator: Jordan, Victor
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2009

Subjects

Subjects / Keywords: 19, colombia, colombiana, decimonica, ferrocarril, fundacion, fundacional, industrializacion, nacion, novela, siglo, tecnologia
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: Colombia Imaginada 1850 - 1930: Novela Fundacional, Tecnologia y Nacion The focus of this dissertation is the study of the representation of technology in the foundational Colombian novel during the period between 1850 and 1930. This analysis is centered mainly on three novels from the Cauca region: Mari acutea (1867), El alfe acuterez real (1886) and La tierra nativa (1905), and four novels from the Central Andean region: Manuela (1858), Olivos y aceitunos todos son unos (1868), De sobremesa (1896) and Diana Cazadora (1915). Benedict Anderson first suggested that during the end of the 18th century and early 19th century peoples that shared a history and geography ?imagined? communities with the goal of bringing together the newly formed nation states in Latin-America. Doris Sommer has proposed that, in the second part of the XIX century, the reading of novels was integrated to the educational curriculum and therefore became an integral part of the nation building process. This study looks at the representation of technology in novels which are considered part of the process of building the newly imagined Colombian nation in the XIX century. The points of departure for the discussion about technology are Thomas J. Misa?s idea of co-construction and Thomas P Hughes ideas of technological system and technological inertia. The Cauca was a large and influential region in 19th century Colombia. The study of its narrative, which includes the widely recognized Mari acutea, compares the depiction of technology and the portrayal of the nation in the provincial novel to that generated in the central part of the country, where traditionally the political, economic and cultural center had resided. This comparison is set amongst the economic, political and technological contexts of the time, and takes into consideration the technological changes that took place between mid 19th century and the beginning of the 20th. Based on the above mentioned concepts of co-construction and technological inertia, this study underscores the fact that, in general, the depiction of technology in 19th century Colombian novels was one which did not actively pursued the foundation of a technologically modern nation state. Instead, novels either portrayed colonial social and technological contexts as conditions that should be kept with the purpose of maintaining the established social order, or warned against the negative impacts of the machine and technological innovations.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Victor Jordan.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2009.
Local: Adviser: Avellaneda, Andres O.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2009
System ID: UFE0024764:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0024764/00001

Material Information

Title: Colombia Imaginada 1850 - 1930 Novela Fundacional, Tecnologia y Nacion
Physical Description: 1 online resource (200 p.)
Language: english
Creator: Jordan, Victor
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2009

Subjects

Subjects / Keywords: 19, colombia, colombiana, decimonica, ferrocarril, fundacion, fundacional, industrializacion, nacion, novela, siglo, tecnologia
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: Colombia Imaginada 1850 - 1930: Novela Fundacional, Tecnologia y Nacion The focus of this dissertation is the study of the representation of technology in the foundational Colombian novel during the period between 1850 and 1930. This analysis is centered mainly on three novels from the Cauca region: Mari acutea (1867), El alfe acuterez real (1886) and La tierra nativa (1905), and four novels from the Central Andean region: Manuela (1858), Olivos y aceitunos todos son unos (1868), De sobremesa (1896) and Diana Cazadora (1915). Benedict Anderson first suggested that during the end of the 18th century and early 19th century peoples that shared a history and geography ?imagined? communities with the goal of bringing together the newly formed nation states in Latin-America. Doris Sommer has proposed that, in the second part of the XIX century, the reading of novels was integrated to the educational curriculum and therefore became an integral part of the nation building process. This study looks at the representation of technology in novels which are considered part of the process of building the newly imagined Colombian nation in the XIX century. The points of departure for the discussion about technology are Thomas J. Misa?s idea of co-construction and Thomas P Hughes ideas of technological system and technological inertia. The Cauca was a large and influential region in 19th century Colombia. The study of its narrative, which includes the widely recognized Mari acutea, compares the depiction of technology and the portrayal of the nation in the provincial novel to that generated in the central part of the country, where traditionally the political, economic and cultural center had resided. This comparison is set amongst the economic, political and technological contexts of the time, and takes into consideration the technological changes that took place between mid 19th century and the beginning of the 20th. Based on the above mentioned concepts of co-construction and technological inertia, this study underscores the fact that, in general, the depiction of technology in 19th century Colombian novels was one which did not actively pursued the foundation of a technologically modern nation state. Instead, novels either portrayed colonial social and technological contexts as conditions that should be kept with the purpose of maintaining the established social order, or warned against the negative impacts of the machine and technological innovations.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Victor Jordan.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2009.
Local: Adviser: Avellaneda, Andres O.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2009
System ID: UFE0024764:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 COLOMBIA IMAGINADA 1850 1930: NOVELA FUNDACIONAL, TECNOLOGA Y NACIN By VCTOR M. JORDN -OROZCO A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS F OR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2009

PAGE 2

2 2009 Vctor M. JordnOrozco

PAGE 3

3 To my wife and daughters for being there

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS Special thanks go to lvaro F lix Bolaos m y dissertation director, who I will forever remember. His untimely death was not only a personal loss but underscored how important he had been in all of my work. When I first arrived to the University of Florida he readily embraced me as one of his pupi ls, and guided and encouraged me throughout all my research and learning process. I still hear his friendly admonitions and frank recommendations while editing any and all of my writings. I also want to thank all the professors who in one way or other directly impacted my work and molded my learning : Efra n Barradas who tolerated and pr omoted my poetry writing as an on the side activity while always emphasizing what was important in my research ; Andrs Avellaneda who kindly volunteered to take over a s my dissertation director for his insight and support ; Luis lvarez Castro whose pragmatic guidance helped me to keep focused; Mar a Portuondo whose historical perspective on technological issues was crucial in framing my dissertations topic ; Reynaldo Jim nez who always had a word of advise and time to answer any and all of my concerns ; Geraldine Nichols whose teachings forced me, for the better, out of my comfort zone and Richmond Brown who, at the most opportune time, kindly accepted to be part of my dissertation committee In innumerable ways their input and cooperation made me a better student, writer and researcher. During my seven years at the Department of Romance Languages and Literatures now the D epartment of Spanish and Portugu ese, many clas smates became friends (and professors themselves). Two of them also became readers of my creative and academic writings: Claudia Garca and Karina V squez ; deepest thanks go to both of them for their kindness, support advice and meticulous readings. Thanks also to Richard Phillips and Paul Losch who throughout these years as caretakers of the Latin American collection, facilitated and aided my research.

PAGE 5

5 To family friends, supervisors and library and office staff thank you for sharing many a cup of coffee, for being patient and encouraging me to keep at it during difficult times for giving me some of your time and for providing a multiplicity of insights and perspectives In more ways tha t you realize and that I can really measure and fully thank you have been part of the process and have made possible this final product.

PAGE 6

6 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS .................................................................................................................... 4 TABLE OF CONTENTS ..................................................................................................................... 6 LIST OF FIGURES .............................................................................................................................. 8 ABSTRACT .......................................................................................................................................... 9 CHAPTER 1 INTRODUCCIN ...................................................................................................................... 11 2 CONTEXTOS FUNDACIONALES COLOMBIANOS: 1850 1930 ..................................... 29 El siglo XIX colombiano, 1850 1930 ....................................................................................... 3 7 La novela decimon nica latinoamericana como marco de referencia ..................................... 49 La novela espaola del siglo XIX .............................................................................................. 63 La novela decimonnica colombiana ......................................................................................... 71 Conclusiones ................................................................................................................................ 76 3 SISTEMAS TECNOLGICOS Y POSITIVISMO EN LA FUNDACIN DEL ESTADO NACIONAL COLOMBIANO .................................................................................. 79 Co -construccin y momentum tecnolgico ........................................................................... 85 El ferrocarril como sistema tecnolgico .................................................................................... 91 Positivismo y nacin ................................................................................................................... 98 4 INERCIA TECNOLGICA Y NACIN EN LA NOVELA DEL GRAN CAUCA ....... 106 Las comunidades imaginadas por Isaacs y Palacios: aoranza de los sistemas tecnolgicos coloniales ......................................................................................................... 115 Armas y relojes .......................................................................................................................... 121 La comunidad imaginada por Gamboa: el retorno a la tierra nativa en vapor y en tren ....... 127 El Cauca: la patria (nacin) chica ............................................................................................ 133 Conclusiones .............................................................................................................................. 143 5 CAMBIOS TECNOLGICOS Y LA NACIN IMAGINADA DESDE LOS ANDES COLOMBIANOS ...................................................................................................................... 145 La imposible realizacin de la utopa liberal ........................................................................... 147 La imprenta: una tecnologa enemiga de la paz ...................................................................... 161 El envo lvente avance de los hilos de las redes tecnolgicas .................................................. 166 Conclusiones .............................................................................................................................. 174

PAGE 7

7 6 CONCLUSIONES Y COMENTARIOS FINALES ............................................................... 176 LIST OF REFERENCES ................................................................................................................. 187 BIOGRAPHICAL SKETCH ........................................................................................................... 200

PAGE 8

8 LIST OF FIGURES Figure page 3 1 Ambiente: lo poltico, so cio -cultural, econmico y geogrfico .......................................... 87 3 2 Ambiente: Positivismo ........................................................................................................... 89

PAGE 9

9 Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy COLOMBIA IMAGINADA: NACIN, TECNOLOGA Y NOVELA FUNDACIONAL By Vc tor M. Jordn Orozco August 2009 Chair: Andrs Avellaneda Major: Romance Languages The focus of this dissertation is the study of the representation of technology in the foundational Colombian novel during the period between 1850 and 1930. This analysi s is centered mainly on three novels from the Cauca region : Mara (1867), El alfrez real (1886) and La tierra nativa (1905) and four novels from the Central Andean region : Manuela (1858), Olivos y aceitunos todos son unos (1868), De sobremesa (1896) and Diana Cazadora (1915). Benedict Anderson first suggested that during the end of the 18th century and early 19th century peoples that shared a history and geography imagined communities with the goal of bringing together the newly formed nation states in Latin -America Doris Sommer has proposed that in the second part of the XIX century, the reading of novels was integrated to the educational curriculum and therefore became an integral part of the nation building process. This study looks at the represe ntation of technology in novels which are considered part o f the process of building the newly imagined Colombian nation in the XIX century The points of departure for the discussion about technology are Thomas J. Misa s idea of co -construction and Thoma s P Hughes ideas of t echnological s ystem and t echnological i nerti a The Cauca was a large and influential region in 19th century Colombia The study of its narrative which includes the widely recognized Mara compares the depiction of technology

PAGE 10

10 and the portrayal of the nation in the provincial novel to t hat generated in the central part of the country, where traditionally the political, economic and cultural center had resided. This comparison is set amongst the economic, political and technological co ntexts of the time and takes into consideration the technological changes that took place between mid 19th century and the beginning of the 20th. Based on the above mentioned concepts of co construction and technological inertia this study underscores the fact that in general the depiction of technology in 19th century Colombian novels was one which did not actively pursued the foundation of a technologically modern nation state. Instead novels either portrayed colonial social and technological cont exts as conditions that should be kept with the purpose of maintaining the established social order, or warned against the negative impacts of the machine and technological innovation s

PAGE 11

11 CHAPTER 1 INTRODUCCIN It is neither probable nor desirable that M anufactures should have made, or be likely to make any considerable progress in Colombia. The natural and direct relations betwixt America and Europe are those of Agriculturist and Manufacturer: Europe must for centuries be the workshop of the New World, a s long at least as the latter has lands, the cultivation of which will be a more grateful as well as more profitable occupation, than the unwholesome toils of the manufacturer, in close pent up cities Francis Hall, Colombia: its Present State 434 I should advise, that men experienced in agriculture, and skilled in the best methods of managing land, should go out, amply provided with the best implements of husbandry; and with machinery for winnowing and grinding the corn in a superior manner to that n ow practiced in the country, where the grain is badly sifted and worse ground. A quantity of the best sorts of European grain, seeds, plants, herbs, etc, should be sent out to flourish in a soil that would rapidly bring them to perfection, and amply repay the specul ator Charles Stuart Cochrane, Residence and Travels in Colombia 6 Las antiguas colonias espaolas en Amrica emprendieron la construccin de estados nacionales una vez lograron su independencia. Los lderes de estas repblicas, que hoy confo rman la llamada Amrica Latina iniciaron sus proyectos alentados tanto por las ideas de cambio promovidas por las revoluciones norteamericana y francesa como por la esperanza de novedosas y amplias perspectivas econmicas. Algunos, como lo sealan los ep grafes de esta introduccin, dudaron de la posibilidad o conveniencia de implantar en Colombia una economa manufacturera y aconsejaron la importacin de elementos para la mecanizacin de la agricultura, actividad de la que muchos esperaron obtener excele ntes dividendos El debate en los Estados Unidos entre Alexander Hamilton, quien promovi la idea de una nacin manufacturera, y Thomas Jefferson, quien propuso una base econmica agrcola, se resolvi para 1795. La discusin entre los dos lderes estadou nidenses no haba sido a favor o en contra de la mecanizacin; en efecto, la invencin de la d esmotadora de algodn (1793) les haba dado argumentos a Jefferson y a sus partidarios para sostener que el Sur poda tambin

PAGE 12

12 industrializarse sin recurrir ne cesariamente a las manufacturas (Johnson, A History 216). Aunque exis ti la posibilidad de desarrollar una agricultura mecanizada fue la propuesta industrial de Hamilton la que finalmente se impuso en los Estados Unidos. Medio siglo ms tarde un debate similar no se da en Colombia. L deres latinoamericanos y colombianos estuvieron de acuerdo con la visin sostenida por visitantes del exterior como Hall y Cochrane El futuro econmico del pas estara en el campo Muy temprano en el siglo XIX Andrs Be llo (17811865) en su Silva a la agricultura de la zona trrida (1826) areng a Amrica La t ina para que, valindose de la feracidad de sus tierras y la diversidad de sus cultivos, hiciera de la agricultura fuente de inagotable riqueza y progreso. En Col ombia, Gregorio Gutirrez Gonzlez (18261872) por amor a las ciencias y a las artes [y] a favor de la industria y el progreso ( Memoria 1) glorific el producto del esfuerzo del trabajador antioqueo en su poema Memoria del cultivo del maz en Antioq uia (1866). Bello y Gutirrez Gonzlez vieron un futuro promisorio en la agricultura y ni uno ni el otro mencion maquinaria alguna. El producto de la tierra vendra, segn Bello, del esfuerzo del labrador sencillo (Silva 1) y segn Gutirrez Gonzl ez del robusto pen (Memoria 1). Segn el imaginario de los dos poetas e l destino econmico de l pas, aunado a las ideas de extranjeros y dirigentes, estaba trazado : Colombia deba convertirse en una nacin agrcola con base en la fuerza laboral de su s gentes. La inercia impuesta por los sistemas tecnolgicos coloniales que haban establecido a la mano de obra subalterna como el motor de la economa debera seguir imperando.1 1 El poeta colombiano promova lo expuesto por el poltico y e conomista radical colombiano Florentino Gonzlez quien a su regreso de Europa en 1847 haba sostenido que ese continente con una poblacin inteligente y poseedora del vapor y de sus aplicaciones, educada en las manufacturas, llena su misin en el mundo in dustrial dando diversas formas a las materias primas. Nosotros debemos tambin llenar la nuestra; y no podemos dudar cul es, al ver la profusin con que la Providencia ha dotado esta tierra de ricos productos naturales (En defensa 40). A mediados del siglo XIX la lite colombiana, encabezada por los liberales, pensaba que la Nueva Granada deba especializarse en la agricultura y que no era necesario proteger las manufacturas nacionales (Safford, The ideal 18).

PAGE 13

13 No obstante los deseos y aparentes esfuerzos de muchos dirigentes por logra r que el pas prosperara, Colombia comenz el siglo XX retrasada en su desarrollo econmico en comparacin con otras naciones del rea; ni las manufacturas lograron un avance significativo, ni la agricultura alcanz la tecnificacin necesaria para impulsar un crecimiento econmico ms o menos sostenido. Son varios los interrogantes que surgen: c ules fueron las variables que incidie ron en este retraso colombiano?, p or qu el siglo XIX no fue para Colombia un perodo durante el cual se cimentaron las base s necesarias para enfrentar de manera efectiva el proceso modernizador? q u diferenci a esta nacin de otras como Mxico y Argentina donde la tecnificacin se extendi ms decididamente?, c mo influyeron las ideas de los letrados colombianos en la adaptacin y expansin tecnolgicas y el esperado proceso modernizador que stas debieron impulsar? y finalmente c ules fueron las propuestas de la novela colombiana en los procesos de construccin nacional con relacin a lo tecnolgico? Separadas de un imp erio espaol ya en decadencia, las lites criollas colombianas blancas y europeizadas en su inmensa mayora intentaron dirigir la construccin de un nuevo estado bajo directrices polticas que haban sido teorizadas durante el perodo de la ilustraci n y que durante el siglo XIX fueron paulatinamente matizadas por el utilitarismo de Jeremy Bentham (17481832) y John Stuart Mill (18061873) el positivismo de Augusto Comte (17981857) y el evolucionismo de Herbert Spencer (18201903) basado este ltimo en el principio de seleccin natural de Charles Darwin (18091882) Los letrados liberales colombianos, influidos por los principios cientficos y filosficos de la poca, conscientes de la diversidad y riqueza de la nacin, y de la necesidad de estudiar la con el fin de establecer una administracin racional del territorio, adelantaron varios proyectos dirigidos al estudio geogrfico del pas en todos sus aspectos: fsicos, naturales y humanos. Estos esfuerzos desembocaron en 1850 en la

PAGE 14

14 conformacin de l a llamada Comisin Corogrfica bajo la direccin del gegrafo italiano Agustn Codazzi (17931859) La labor de esta comisin se extendi por nueve aos y coincidi con el inici del perodo de cambio poltico que historiadores como David Bushnell y Frank Safford han identificado como el de la revolucin liberal ( Colombia: a nation 101139; Colombia: fragmented 197 215). Los trabajos publicados por la Comisin Corogrfica constituye[ron] en conjunto un vasto cuerpo unitario y [ ] coherente de co nocimiento sobre Colombia en el siglo XIX en sus aspectos fsicos, polticos, econmicos y culturales entre otros (Snchez 492). Estos trabajos fueron un importante punto de partida, que junto a los cambios socios -econmicos y polticos que estaba vivien do el pas la abolicin de la esclavitud, la suspensin del monopolio del tabaco, la reorganizacin de territorios indgenas, la expropiacin de tierras que estaban en poder de la iglesia, el inicio de la banca y la constitucin de grupos comerciales presagiaban que la mitad de siglo, segn el proyecto liberal radical, sera el inicio de importantes transformaciones. Como lo resume Gonzalo Espaa los radicales del siglo XIX fueron los abanderados de l a libertad en todos los planos: comercio, industria, opinin, cultos, imprenta, sufragio universal, derecho al divorcio ( Los radicales 14). Todas estas libertades eran integrales del progreso que los avances cientficos y tecnolgicos auguraban.2 No obstante lo planteado por el programa liberal, para finales del siglo XIX los proyectos de navegacin a vapor por el ro Magdalena, principal va de comunicacin con el exterior, no se haban consolidado. El mediano xito de muchas empresas haba estado sujeto ms a los vaivenes del mercado de productos como el tabaco y la corteza de la quina que a concienzudos 2 El proyecto de la Comisin, fundamenta l para la consolidacin de la nacin en la segunda parte del siglo, tiene un corte inminentemente letrado, no obstante, en su produccin se comprende cuanto se haba cimentado ya el ejercicio del poder en un principio biopoltico (Pedraza Gmez, Y el ver bo 189)

PAGE 15

15 planes empresariales (privados o gubernamentales) Varios de los proyectos para la construccin de ferrocarriles haban terminado en bancarrota o simplemente se haban quedado en planos; al final de dicho siglo eran pocos los kilmetros de lneas frreas y su interconexin era inexistente. El primer gran impulso para la industrializacin del pas, iniciado desde la dcada de los veinte no haba tenido xito y los ocasionales esfuerzos por mejorar la infraestructura tecnolgica de la repblica fueron insuficientes.3 Llegado el final del siglo, Colombia apenas si comenzaba a mostrar algunos avances econmicos significativos gracias a la expansin de un nuevo produc to agrcola: el caf. A pesar del cambio de liderazgo poltico los conservadores regeneracionistas subieron a l poder en 1886 y los ambiciosos planes que buscaron una mejor explotacin de los recursos y la integracin a la economa mundial, a comienzos del siglo XX no slo no se haba logrado u na verdadera unificacin de las distintas regiones y gentes de la nueva repblica, sino que ese siglo comenzaba con la ms devastadora de las guerras civiles, la G uerra de los mil das, consecuencia de la pugna pol tica entre liberales y conservadores. La lista de variables a la que se ha recurrido para explicar o justificar el retraso del Estado Nacin colombiano a inicios del siglo XX es larga y variada. Dos razones que se han esgrimido repetidamente son las difi cultades geogrficas, tanto climticas como fsicas, y los constantes enfrentamientos, tanto polticos como militares, entre los partidos Liberal y Conservador. A estos dos aspectos se le han sumado, la mayor parte de las veces como corolarios lo s siguie nte s : la falta de inversin extranjera, las marcadas diferencias regionales, la escasez de mercado, la 3 Para Frank Safford el per odo entre 1821 y 1845 estuvo dominado por los NeoBourbons quienes pensaron que by discouraging the younger generations from entering legal bureaucratic careers, they might raise up a new, complementary, scientifictechnical elite, which, [] would stay in traces and build the strong economy needed to support the state ( The ideal 99). Miguel Samper hace referencia al p eriodo de 1850 a 1858 como uno de revolucin industrial que le da expansin al espritu de empr esa, y vitalidad propia a nuevos centros importantes, que arrebataron salidas al comercio de Bogot (Miseria 33).

PAGE 16

16 inexistencia de vas de comunicacin, la poca poblacin, el costo de las importaciones en especial de maquinaria el encarecimiento de las materias p rimas, la ausencia de conocimientos tcnicos las estructuras y valores sociales, y en general la falta de educacin y capacitacin de la poblacin.4 Esta investigacin no pretende responder de manera exhaustiva todos los interrogantes ya planteados, ni tiene como meta presentar respuestas insoslayables a los mismos, ni aspira a examinar toda la gama de posibles variables que seguramente de una u otra manera afectaron el desarrollo del Estado -Nacin colombiano una vez obtenida su independencia. En contras te, s es una de sus metas apuntar hacia nuevas posibilidades de investigacin e interpretacin utilizando la novelstica colombiana del perodo como fuente primaria de las expectativas y proyecciones del pensamiento de los escritores colombianos. Concret amente se estudian algunas representaciones de la tecnologa que los escritores colombianos plasmaron en sus novelas, con el propsito de entender el papel que ellos imaginaron para los proyectos de modernizacin propuestos en la poca.5 Estas representac iones se analizan y evalan dentro de diferentes contextos literarios y extra literarios de la poca. Se trata de decantar el pensamiento letrado, a travs de sus creaciones de ficcin, y ver sus conexiones o desconexiones con el proceso fundacional puest o en marcha en 1849 por los liberales y regenerado a partir de la toma del poder por los conservadores. 4 En su momento no faltaron tampoco razones tnicas y culturales por ejemplo, la indolencia de algunos grupos poblacionales Isaac Holto n durante su viaje desde Cartagena a Bogot en 1852 al observar a dos hombres que trabajan en la construccin de un champn escribe: This was the only instance of men at work that I saw between Cartagena and Bogot, except one man making a fishnet at a t own on the Magdalena (86). 5 Segn Kevin Guerrieri hay que ver la modernizacin de Colombia como una serie de proyectos dirigidos por partidos distintos, siendo el liberal y el conservador los dos principales. [ ] lo que ms s e destacaba d e dichos proyectos era su rasgo bipartidista y elitista y su falta de uniformidad entre los varios sectores y regiones del pas en cuanto a los avances modernizadores (523).

PAGE 17

17 Lo tecnolgico en el siglo XIX fue de crucial importancia en conexin con el avance econmico y social de aquellas naciones que quisieron progresar a doptando nuevos procesos de industrializacin y tecnificacin. Muchos letrados colombianos, tantos liberales como conservadores, siguiendo los axiomas positivistas de la poca, consideraron que esos procesos eran ineludibles. El progreso se convirti en dicho siglo en un sendero inevitable y linear que deba resultar en el mejoramiento general del hombre. Salvador Camacho Roldn (1827 1900) economista, poltico, socilogo y educador liberal, en un discurso de clausura en la Universidad Nacional, en 1882, alude al ambiente intelectual positivista diciendo que Ni el hombre ni las sociedades son obra de la casualidad, ni viven sometidos al imperio de leyes caprichosas y variables: al contrario, hay para stas una marcha histrica arreglada y solemne que las hace recorrer vas tan precisas como las grandiosas elipses en que los cuerpos siderales se mueven dentro de sus rbitas internas ( Sociologa 212; nfasis agr egado ) .6 La novelstica colombiana evolucion paulatinamente a la par de un avance que se se pr opone como ineludible : la marcha por vas precisas a l a que hace referencia la cita anterior En palabras de Beatriz GonzlezStephan : la idea del progreso no slo hizo mirar a los intelectuales hacia delante, sino tambin y, sobre todo, hacia atrs, construyendo pasados, causas y efectos que explicasen cmo se poda salir de la tradicin y entrar en la moder nidad (103; nfasis en el original ). Varios de los letrados colombia nos tuvieron la oportunidad de viajar tanto a Europa como a Los Estados Un idos y ver de primera mano los avances tecnolgicos que se consideraban de suma importancia para el desarrollo de las naciones En referencia al viaje en tren en 1887, que lo llevara de New Orleans hasta Nueva York escribe Camacho Roldn : 6 Siendo ministro Camacho Roldan promovi la s primera s exposiciones agrco las e n 187 1 y 1872 y lider la fundacin de la Sociedad de Agricultores Colombianos (Safford, The ideal 197).

PAGE 18

18 Emprend mi viaje por la ruta del Ilinois Central, construido en su mayor parte al travs de tierras incultas en que el hombre empieza apenas su lucha con la naturaleza primitiva. Quera ver, aunque fuese al vuelo, el aspecto de esas primeras coloniz a ciones; cmo del seno de esas soledades han surgido esas poderosas repblicas que son hoy el as ombro del mundo (Notas 333 4) El viajero colombiano manifiesta su inters por conocer cmo las grandes naciones logran integrar el avance tecnolgico en su lucha por dominar el entorno y hacerlo productivo. Su intencin es trasladar estos procesos en lo posible, a su propio pas ( Para el impacto de visitas de colombianos a Europa ver Frdric Martnez, El nacionalismo. Ver tambin Frank Safford, The ideal of the practical ca ptulo VI). En suma, l os deseos de progresar, el proceso de modernizacin y la escritura de novelas, como parte del esfuerzo por construir nacin confluyeron a mediados del siglo XIX en Colombia. La narrativa, en este caso la novela, va ms all de la mer a duplicacin o imitacin de modelos estticos y puede ocuparse no solamente de representar el medio en que se genera sino de criticarlo y proyectarlo, dando origen a nuevas propuestas. En Amrica Latina com o lo sugiere Gonzlez -Stephan, el concepto de literatura nacional surgi estrechamente ligadoa la conformacin moderna de los estados nacionales (119). Julio Ramos, refirindose a la dcada de 1820, comenta: writing became a response to the necessity of overcoming the catastrophe of war, the abs ence of discourse, and the annihilatio n of established structures. To write in such a world was to civilize (3). El presente anlisis asume entonces la existencia de un papel vital de la literatura en general, y la novela en particular, en los procesos de imaginacin y fundacin del Estado Nacin partiendo inicialmente de las propuestas de Benedict Anderson en Imagined Communities y Doris Sommer en Foundational Fictions Sommer se apoya en la idea de Anderson y postula, sustentndose tambi n en otros crticos, que la escritura de las novelas es fundamental (base y esencia) en la construccin de la nacin. Para avanzar su tesis Sommer selecciona novelas nacionales que son las que se

PAGE 19

19 requieren como lectura en los colegios. Es en el espac io geopoltico del Estado Nacin que las gentes que viven en l ejercen su soberana. En dicho territorio reside un pueblo determinado que comparte un pasado y una visin del futuro (Ver Ariel Franais, El Crepsculo del Estado Nacin). E s precisamente ese pasado, y la proyeccin futura que de l se desprende, lo que novelas y peridicos manifestaciones de lo que Anderson llama print capitalism imagina ron ; y los parnasos fundacionales cimentaron (Achgar 39) .7 La novela decimonnica y los proye ctos de construccin nacionales latinoamericanos estn articulados. Para este trabajo es de especial inters, en dicha coyuntura, la representacin de la tecnologa en la novelstica en un per odo donde la interaccin eclctica (Lian 15) entre la estt ica romntica, costumbrista y realista es la dominante. Utilizando la novela colombiana como fuente primaria, el propsito central es estudiar cmo los novelistas colombianos representaron las mltiples y nuevas propuestas tecnolgicas en sus escritos; pr imero, en apoyo o en oposicin a las ideas positivistas de la poca; y segundo, como elemento importante en la construccin fundacional de la repblica colombiana. A este punto es necesario definir el trmino tecnologa de manera general y subrayar otros delineamientos importantes que se seguirn en esta investigacin. Primero, se parte de la definicin de tecnologa propuesta por Martn Heidegger (18891976) : the manufacture and utilization of equipment, tools, and machines, the manufactured and used th ings themselves and the needs and ends that they serve, all belong to what technology is. The whole complex of thes e contrivances is technology ( The question concerning technology 7 Para una explicacin detallada del papel de la escritura en la imaginacin de la nacin ver el capitulo II en Benedict Anderson, Imagined Communities La propuesta de Anderson no ha estado exenta de cr tica No slo se ha cuestionado el incierto papel que los peridicos (y por extensin las novelas) pudieron tener en la imaginacin de la nacin en Amrica Latina (Chasteen x) sino las limitaciones d e su propuesta en relacin con los multiple specificities at play in the process of independence in La tin America (Castro Klarn 163).

PAGE 20

20 4). De lo anterior se desprende que l a tecnologa o lo tecnolgico va ms all de la mquina y la herramienta, incluye la utilizacin de estos, los propsitos para los cuales se producen y las necesidades que intentan satisfacer. Ampliando la propuesta de Heidegger este estudio incluye como parte de lo tecnolgico a la tcnica ; es decir, a los recursos y procedimientos propuestos o llevados a cabo en la utilizacin de la mquina y los artefactos. Bajo esta ms amplia definicin de lo tecnolgico es posible analizar los propsitos y resultados de proyectos sociales y cientfico s como los de la Comisin Corogrfica, el impacto de programas educativos y de capacitacin, una amplia gama de procesos administrativos y diversas interacciones sociales que tienen de por medio el uso de la mquina o el artefacto. Segundo, se toman como p untos de partida para la discusin sobre tecnologa lo que Thomas P. Hughes identifica como sistema tecnolgico e inercia tecnolgica, y la relacin bilateral que existe entre la tecnologa y la sociedad lo que Thomas J. Misa llama co construccin. Los conceptos de sistema tecnolgico que de alguna manera incluye los fines y necesidades de los que habla Heidegger de inercia tecnolgica y de co -construccin estn ampliamente analizados en el captulo III. Por el momento basta precisar que el proceso de co construccin, como lo explica Misa, asume la interaccin e influencia mutua y permanente entre lo social y lo tecnolgico. En los sistemas tecnolgicos como los entiende Hughes existe igualmente es a interrelacin la que a su vez ocasiona la creacin de una inercia propia y particular: inercia generada por los sistemas tecnolgicos en funcionamiento y que en la prctica es la que influye en la velocidad y modo de adopcin de lo tecnolgico. Tercero, interesa detectar en las novelas colo mbianas que forman el corpus de estudio, la presencia y representacin de sistemas tecnolgicos asociados a los procesos de industrializacin y organizacin del estado, que fueron centrales al proyecto de construccin del Estado Nacin

PAGE 21

21 moderno. El proyect o de la Comisin Corogrfica incluy un programa tcnico de gran envergadura iniciado a mediados del siglo XIX con el fin de levantar un mapa geogrfico y social detallado del pas. A lo largo de dicho siglo l os auges de distintos productos agrcolas impu lsaron la navegacin a vapor por el ro Magdalena y la expansin de lneas frreas. Cm o representaron los novelistas esos desarrollos es de especial inters para la discusin de los sistemas tecnolgicos y los procesos de co -construccin. Preguntar qu inercias tecnolgicas fueron promovidas o substituidas por la navegacin a vapor y el ferrocarril, y cul fue la posicin letrada frente a esas transformaciones es tambin de vital importancia en el presente anlisis. Cuarto, en la lectura de las novelas s e explora la interaccin de los cambios socio econmicos y socio-polticos en los procesos de co-construccin tecnolgica, y a estos cmo modificadores del sistema tecnolgico siguiendo las definiciones ya mencionadas. En las interacciones narradas por lo s novelistas es importante tanto la presencia como la ausencia el silencio de la mquina y la descripcin de los procesos tcnicos (Ver Trouillot, Silencing para una discusion s obre cmo se afianzan los silencios hist ricos). Finalmente, se discute n los resultados de esta investigacin que estudia la representacin de la tecnologa en la literatura fundacional colombiana a la luz de algunas de las generalidades propuestas por la crtica con relacin a la literatura fundacional latinoamericana. En el captulo que le sigue a esta introduccin se establece el marco cronolgico del perodo en investigacin que va desde 1850 hasta 1930. En dicha seccin se explican las mltiples razones por las cual es se han escogido estas fechas y se examinan algunos contextos literarios y no literarios, dentro y fuera de Colombia, como trasfondo a las representaciones tecnolgicas en las novelas que se analizan ms adelante. De igual manera en el captulo II se bosquejan los acontecimientos polticos primordiales qu e tuvieron lugar en Colombia durante el

PAGE 22

22 perodo en mencin, los principales cambios econmicos ocurridos en dicho pas y los avances tecnolgicos ms importantes que hasta l fueron llegando mientras avanzaba el siglo. De manera similar el segundo captul o aborda el desarrollo de la novela colombiana durante el siglo XIX, ciertas influencias que afectaron su esttica y, a manera de marco literario amplio, analiza de modo muy breve algunas de las novelas del canon latinoamericano y espaol de la poca. En resumen, dicho captulo busca posicionar la novela colombiana y sus representaciones dentro de una extensa gama de influencias contextuales, al tiempo que presenta una revisin puntual de la produccin novelstica colombiana de aquel siglo siguiendo las pa utas de estudios como los de Antonio Curcio Altamar, Raymond L. Williams y Alvaro Pineda Botero entre otros. El captulo III presenta una revisin y discusin de distintos puntos de vista con relacin a la interaccin entre tecnologa y sociedad que en g eneral ha dividido a la crtica en dos campos: los deterministas y los no deterministas. El presente trabajo partiendo de los anlisis de Misa y Hughes asume una visin de int eraccin no determinista e interdependiente entre la sociedad y lo tecnolgico. En palabras de Heidegger destining i n no way confines us to a stultified compulsion to push on blindly with technology or, what comes to the same thing, to rebel helplessly against it and curse it as the work of the devil (25 6). Debido a que los cambios tecnolgicos del siglo XIX suceden en Amrica Latina en un ambiente dominado por el positivismo es importante tambin discutir algunos de los principios de esta escuela del pensamiento. El tercer captulo sondea algunas de las ideas de los princi pales expositores del positivis mo en Colombia No obstante las diferencias de las plataformas polticas, los lderes de ambos partidos colombianos el liberal y el conservador principalmente adoptaron y adaptaron ideas positivistas, especialmente de Com te y Spencer, para promover su s ideario s oficial es Aclarados en el captulo III los conceptos de sistema tecnolgico, inercia y co -construccin y

PAGE 23

23 discutido el papel del positivismo quedan asentadas las bases para la discusin de las representaciones de l a tecnologa en la novela colombiana decimonnica, lo que se lleva a cabo en los captulos IV y V. E n dichos captulos se adelanta una discusin detallada de la representacin de la tecnologa en siete novelas colombianas que an hoy son de fcil acceso, e n otras palabras, que de un modo u otro han sobrevivido con algn xito los procesos discriminatorios de la recepcin y la crtica. Dos de ellas, Mara (1867) y De sobremesa (1 896 / publicada en 1925 ), hacen parte del canon latinoamericano y otras dos, Di ana cazadora (1915) y Manuela (1858), del canon colombiano Un tercer grupo lo conforman obras cuyo impacto es ms regional: Olivos y aceitunos todos son unos (1868) El alfrez real (1886) y La tierra nativa (1905) El anlisis se enfoca en las represen taciones tecnolgicas que concibieron los escritores de dichas novelas durante un perodo en que los procesos de modernizacin e industrializacin mundiales exigan de los dirigentes criollos fundadores del nuevo estado colombiano acciones polticas q ue avanzaran los cambios socio -econmicos necesarios para ayudar a solventar la constitucin de la repblica.8 En el corpus seleccionado se analiza el lugar que los novelistas colombianos imaginaron para lo tecnolgico en el estado nacional colombiano. Pa rtiendo de la premisa que considera a Colombia una nacin de regiones, el cap tulo IV analiza la presencia tecnolgica en la produccin novelstica de la regin del Gran Cauca a travs de tres de sus novelas: Mara de Jorge Isaacs (18371895), El alfrez real de Eustaquio Palacios (18301898) y La tierra nativa de Isaas Gamboa (18721904).9 Primeramente el 8 Doris Somer ha anotado que en Amrica Latina muchos escritores fueron tambin polticos activos (4). 9 Acerca del proc eso de conformacin de las literaturas nacionales Augusto Roa Bastos sostiene que stas en su diversificacin responden a las particularidades de cada pas y a las distinciones regionales condicionadas por factores sociales, ecolgicos, etnogrficos y lingsticos (citado por Lian 20) En el siguiente capitulo se aborda el tema del regionalismo en Colombia.

PAGE 24

24 captulo discute las representaciones que Isaacs concibe de aquellas tecnologas, como los relojes y las armas, que ya formaban parte de la organizac in social de la gran hacienda del Cauca a mediados del siglo XIX. En segunda instancia se discuten aspectos de las fuerzas de cambio tecnolgicas que estaban amenazando la estructura terrateniente caucana desde su exterior En tercer lugar se establecen algunas conexiones entre las novelas de Isaacs y Palacios y finalmente se analiza el papel de elementos tecnolgicos en la representacin de Gamboa, ya a principios del siglo XX, cuando la ciudad y los nuevos medios de comunicacin como la navegacin a va por, el tren y el telgrafo adquirieron una mayor preponderancia. El cap tulo V analiza las representaciones de lo tecnolgico en cuatro novelas del centro del pas : Manuela de Eugenio Daz Castro (18 041865), Olivos y aceitunos todos son unos de Jos Mar a Vergara y Vergara (18311872) De sobremesa de Jos Asuncin Silva (18651896) y Diana Cazadora de Clmaco Soto Borda (18701919) En es e captulo se discute inicialmente el plan progresista del liberalismo colombiano encarnado por don Demstenes Bermd ez el co protagonista de la novela de Daz Castro, y la representacin de la mquina en la novela de Vergara y Vergara, simbolizada por la imprenta. Posteriormente se analiza el plan propuesto por el narrador y protagonista de la novela de Silva, J uan Fe rnndez, y se establecen algunas conexiones entre ste y la propuesta medio siglo antes de don Demstenes. A travs de Soto Borda s e estudia tambin el impacto de la representacin de la moderni zacin tecnolgica en la ciudad y el individuo. Todo l o ante rior, teniendo siempre en cuenta los contextos socio econmicos y polticos. No es el propsito de este estudio adelantar un trabajo siquiera medianamente exhaustivo acerca de la novela colombiana similar a los de Curcio o Williams. Tampoco lo es cuestio nar el canon nacional ni sugerir novelas para ser agregadas a dicho canon, ni aplicar determinadas

PAGE 25

25 perspectivas analticas a una seleccin particular de escritos. S lo es en cambio, como ya se anot, estudiar cmo los escritores representan en sus novel as o en su defecto dejan de representar las variables tecnolgicas que ayudaron a construir el Estado Nacin moderno colombiano. Tanto la novela costumbrista, dominante durante los comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, como la realista, que tom fuerza en Colombia a finales de la segunda mitad de dicho siglo, se preocuparon por representar la realidad Ambas se constituyen en importantes fuentes primarias para el estudio de la repblica en formacin ya que las novelas son, como lo sostiene Ander son, ejemplos de la escritura que facilita durante el siglo XIX la representacin de la clase de comunidad imaginada que es la nacin (25). Igualmente importantes a los escritos costumbristas son las novelas modernistas cuyos personajes se mueven en un mundo ms cosmopolita o, al menos, ms citadino. Mediante la exploracin de nuevas estticas el modernismo romp i con las tendencias romnticas anteriores mediante la representaci n de personajes decadentes o grotescos que se vieron obligados a enfrentar los cambios tecnolgicos de fin de siglo. Es importante subrayar que no se trata de hacer una apologa de lo tecnolgico o comparar el desarrollo tecnolgico colombiano con el de otras naciones como Mxico y Argentina, donde la cercana de un vecino indu strial fuerte como en el caso de la primera y un proyecto agresivo de inmigracin masiva, como en el caso de la segunda, tuvieron una clara incidencia en el desarrollo republicano. Interesa, en cambio, aproximarse al pensamiento que los letrados colombian os plasmaron en sus novelas y analizar cmo ellos enfrentaron los procesos de cambio y adaptacin que los sistemas tecnolgicos evidentemente les exigan. Las novelas reflejan actitudes e ideas frente a los cambios que trajeron los procesos de tecnificaci n que en Europa y

PAGE 26

26 los Estados Unidos impulsaron decididamente el avance industrial. De su anlisis debern aflorar respuestas a varios de los interrogantes planteados en esta introduccin. Es claro, como lo sugieren Sommer y Anderson, que los nuevos Es tados -Naciones debieron resolver entre otros problemas el de la integracin de los diversos grupos sociales a un nuevo imaginario criollo. Tambin es patente que el legado espaol, puesto de manifiesto en Colombia en el poder de la gramtica al que hac e referencia Malcolm Deas, tuvo una muy importante incidencia en la construccin de esa nacin. Poca, o quiz ninguna atencin ha recibido la ingerencia de lo tecnolgico en el proceso de fundacin de la repblica colombian a en general y su presencia en l a novela decimonnica de dicho pas en particular. El lugar que imaginaron los letrados para la tecnologa afect de una u otra forma el proceso de modernizacin colombiano. Es primordial entonces discutir el papel de la tecnologa en el imaginario de lo s e scritores que crearon sus obras de manera paralela a la constitucin de la nueva rep blica evaluar esa contribucin en el proceso fundacional y sopesarla con las muchas variables que intentan explicar el por qu del retraso colombiano al finalizar el s iglo XIX Contribuy acaso la novelstica colombiana decimonnica a acelerar o a impedir los procesos de integracin tecno -sociales necesarios pa ra lograr la modernizacin del estado nacional? Para una nacin como Colombia, cuya capital a finales del si glo XIX fue descrita por el economista y poltico liberal colombiano Miguel Samper (18251899) como un nido de miseria, y en necesidad absoluta de industrializarse, el estudio de la presencia o ausencia de la tcnica, la mquina y los artefactos en las n ovelas fundacionales debe ayudar a aclarar la posicin del pensamiento de los novelistas colombianos frente a diversos procesos modernizadores, y a ampliar la discusin sobre las causas que en palabras de Som mer gave

PAGE 27

27 Colombia the unenviable distintion of being practically the only Latin American country that did not achieve some kind of national consolidation in the nineteenth century (178). En trminos generales, basado en una muestra amplia de novelas que tanto el canon latinoamericano como el colombia no han establecido como importantes, este estudio sostiene que la novelstica colombiana entre 1850 y 1930 no aport representaciones que se conjugaran para promover la aglutinacin de las gentes que estaban llamadas a integrar la nacin, o que imaginaran el avance de las fuerzas tecnolgicas necesarias para consolidar una nacin moderna. Este trabajo propone que los novelistas colombianos, influidos en un comienzo y en su gran mayora por la esttica costumbrista, representan en sus tramas situaciones q ue recrean y aoran, por una parte, sistemas tecnolgicos del pasado colonial o por lo menos algunas de sus ideas y estructuras y por otra, utilizando primordialmente estticas modernistas, muestran una gran desconfianza y desinters cuando no una fr anca y marcada aversin hacia el proceso de tecnificacin necesario para la modernizacin del estado. Todo esto indica que las representaciones que los novelistas colombianos decimonnicos imaginaron no fueron un motor significativo para la implementac in de nuevos sistemas tecnolgicos en el proceso de consolidacin de la repblica colombiana. La mquina moderna, que no aparece en la silva de Bello ni en la memoria de Gutirrez Gonzlez asoma de modo amenazador en la novelstica colombiana de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Las representaciones costumbristas, saturadas de nostalgia por el pasado y aoranza por lo espaol se opusieron al cambio; y las modernistas preocupadas por encontrar un balance entre el progreso y la decadencia, termin an por representar a la mquina y al artefacto como elementos que en potencia pueden lograr transformaciones pero que en la prctica son arte y parte del fracaso.

PAGE 28

28 La no aceptacin de los escritores, en sus imaginarios, de las transformaciones que estaban teniendo lugar en los sistemas tecnolgicos internacionales, y la desconfianza por las evoluciones que necesariamente estaban ocurriendo en el proceso de co -construccin tecnolgica, actuaron como sustentadores del pasado colonial y poco impulsaron la mod ernizacin del pas, ni un crecimiento tecnolgico paralelo a los cambios socio -econmicos y poltico -sociales que al menos retricamente se aceptaban y promovan. La propuesta concreta de este trabajo es que las representaciones de la tecnologa en las novelas estudiadas reflejos de los idearios letrados, deben discutirse junto a las otras mltiples variables ya mencionadas (la difcil geografa colombiana y las luchas partidarias con sus corolarios) como factores determinantes del llamado retraso co lombiano de finales del siglo X I X.

PAGE 29

29 CHAPTER 2 CONTEXTOS F UNDACIONALES COLOMBI ANOS: 18501930 Antes de iniciar una discusi n detallada del positivismo y la tecnologa y adelantar la crtica del corpus de las obras seleccionadas, es necesario bosquejar alg unos de los contextos fundacionales, principalmente literarios e histricos, en donde surgi y se afianz la novela decimonnica colombiana. Desde una perspectiva bastante general este captulo sita la novelstica de Colombia en los mbitos latinoamerica no y peninsular y establece una cronologa para la discusin de las nov elas analizadas en el cap tulo V. Como parte del marco histrico se presentan hechos polticos, tecnolgicos, econmicos y sociales que impactaron el proceso de formacin de la repbli ca y por lo tanto repercutieron en la escritura letrada. El trasfondo de muchos de esos hechos fueron las ideas positivistas de la poca. En 1867, Miguel Samper escribi acerca de lo que l consider eran las condiciones de decadencia en las que se enco ntraba la capital de la Nueva Granada, y sostuvo que una comparacin con las condiciones de desarrollo que haban alcanzado otras capitales suramericanas como Caracas, Lima, Santiago y Buenos Aires era insostenible.1 Para l Bogot era simple y llanamente una ciudad atrasada (Miseria 7 8). En 1883 el presidente Rafael Nez (18251894) abord la misma problemtica plantendola como interrogante concreto y tajante: Por qu no progresamos? Despus de desechar variables tnicas, climticas y geogrfica s, Nez respondi su pregunta aseverando que la razn para la falta de progreso era el sectarismo (La sociologa II 243, 247). En 1896, Samper reevalu el progreso econmico 1 Aunque Samper menciona otras ciudades capitales la comparacin tambin habra sido insostenible con una ciudad como Valparaso en Chile en donde La primera ola de innovacin y centralizacin tecnolgica lleg en las dcadas de 1850 y 1860. La experimentacin con nuevos modos de organizar negocios acompa a la nueva tecnologa: una empresa mixta pblica privada construy la primera red de gas, y una sociedad annima construy el ferrocarril urbano (Martland 1). En contraste el servicio de tranva en Bogot se estableci en 1884 E l primer tranva elctrico se inaugur en 1910. Para un breve resumen de la historia del transporte pblico en Bogot ver Martha Jeanet Sierra, Del tranva al transmilenio. http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/bogota/tranvia.htm

PAGE 30

30 logrado por la capital colombiana a finales del siglo XIX y lleg a una conc lusin similar a la propuesta por Nez: sta slo podr[a] transformarse de parsita en industrial abandonando la poltica (Retrospecto 183). Despus de transcurrido casi medio siglo desde que se iniciara el experimento positivista liberal radical, el pas, segn Samper, no tena mucho para mostrar a manera de logros sociales y econmicos.2 Para Samper y Nez el origen del atraso colombiano era de manera incuestionable la constante pugna partidaria entre las clases dirigentes. Ya con anteriorida d, el hermano de Miguel Samper, el ensayista y nov elista Jos Mara Samper (1828 1888), haba sugerido otras razones: las influencias climticas y geogrficas (Ensayo 339), el impacto negativo del estado espaol en Amrica y la incidencia de las distintas razas y sus mezclas en el desarrollo de los pueblos (Jaramillo Uribe, Pensamiento 6671).3 Cien aos ms tarde el historiador Frank Safford, despus de estudiar aspectos de la inmigracin e inversiones extranjeras y el establecimiento de proyectos industri ales en Colombia, retom algunas de las razones expuestas por los pensadores colombianos decimonnicos y concluy que para finales de la centuria anterior el pas no se haba desarrollado en forma significativa [debido a] factores geogrficos y polticos (Aspectos 73). En su etapa de consolidacin nacional, segn Safford, Colombia enfrent 2 Los liberales radicales tuvieron gran influencia en el perodo que Frank Safford y Marco Palacios denominan la era liberal que va de sde 1845 hasta 1876. A partir de esta ltima fecha los liberales se dividen y en 1886 el pas adopta una constitucin apoyada por los conservadores y los moderados. El partido liberal retorna al poder en 1930. 3 Para el caso argentino, Domingo Faustino S armiento avanz ideas similares en Facundo que se public inicialmente como folletn en Chile en 1845. Jos Mara Samper public su Ensayo sobre las revoluciones polticas en Pars en 1861. Es muy posible que Samper conociera lo expuesto por Sarmiento. Jos Mara Samper utiliz el trmino Colombia en su ensayo para describir a toda la regin geogrfica que estuvo bajo el poder espaol y el nombre de Nueva Granada para referirse a lo que hoy se conoce como Colombia. En este ensayo se utilizan los nombres de Gran Colombia, Nueva Granada y Estados Unidos de Colombia cuando la cronologa as lo exige o simplemente Colombia de manera general.

PAGE 31

31 variables geopolticas particulares que necesariamente impactaron su desarrollo econmico. Ms recientemente David Bushnell y Neill Macaulay han recalcado aspectos similares al sostener que entre las dificultades que la Nueva Granada afront al iniciar la etapa de consolidacin pos independentista, estn sus formidable geographic obstacles y a range of economic, social, and cultural differences to match (95). La constante histrica anterior de explicar el atraso industrial y econmico colombiano teniendo tanto a los aspectos geogrficos del pas como a sus conflictos internos como punto de partida ha dejado por fuera importantes matices del pensamiento de los lderes letrados colombianos. A l tener lo geogrfico, lo militar y poltico como referentes centrales se han dejado a un lado o no se han enfatizado-, factores tecno -econmicos, sociales e ideolgicos importantes que tambin influyeron de maner a significativa en la direccin que el pas tom en su etapa de afianzamiento republicano.4 Despus de las guerras de independencia las naciones latinoamericanas, sin excepcin, enfrentaron grandes retos polticos, econmicos, soci ales y geogrficos simil ares; sus desarrollos, aunque paralelos en muchos aspectos, distaron de ser los mismos. En el proceso de consolidacin y formacin que afrontaron las naciones de America Latina despus de la colonia, unas ms que otras lograron mayores avances industriale s y tecnolgicos y aceleraron sus procesos tecnolgicos modernizadores. Por qu, al comenzar el siglo XX, se encuentra 4 John P. Harrison, por ejemplo, en La evolucin de la comercializacin del tabaco colombiano hasta 1875 cuestiona, al menos en relacin con la industria del tabaco, la idea que mantiene que los conflictos polticos partidistas necesariamente significaron un impacto negativo en las industrias Harrison sostiene que . en los aos de la Repblica no existe ninguna correlacin inversa o directa entre los periodos de la revolucin y la cantidad de tabaco exportado. Las exportaciones alcanzaron su volumen ms grande en 1863, el ltimo ao de la perturbacin militar ms ampliamente extendida que hubiera experimen tado la repblica (65 66). Sin ser en ningn momento tan directo y enftico como Harrison, Marco Palacios en su minucioso estudio sobre el crecimiento y desarrollo de la industria del caf hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX muestra cm o, a pesar de las innumerables dificultades financieras y polticas, incluidas varias guerras civiles, la industria cafetera fue generando cierto espiritu capitalista. ( Ver El caf en Colombia en particular los captulos 3 y 4 )

PAGE 32

32 Colombia retrasada frente a un nmero importante de naciones latinoamericanas?5 La respuesta a este interrogante debe buscarse en razo nes que van ms all de lo puramente geopoltico y de lo expuesto inicialmente por los hermanos Samper y Nuez y avaladas en parte, desde una perspectiva histrica, por Safford, Bushnell y Macaulay. Marco Palacios por ejemplo, en relacin con la economa cafetera entre 1870 y 1910 ha considerado el impacto de otras variables: La disponibilidad de la mano de obra las condiciones ecolgicas del pas y la existencia de una infraestructura de transportes mnima explican mejor, segn l, los vaivenes de la industria del caf, que las polticas inconexasel desarreglo fiscal y la financiacin oficial de la guerra civil (84). Palacios no adelanta una causa geogrfica central y, aunque reconoce el impacto de las guerras civiles y lo ecolgico en la e conoma y las finanzas, se ocupa de resaltar la conectividad de mltiples variables; para l el contexto es evidentemente ms complejo. Los lderes criollos que tomaron el mando una vez desmembrados los virreinatos espaoles se vieron obligados a consoli dar y a proteger los territorios que comenzaron a gobernar. Como consecuencia tuvieron que entrar a negociar con los distintos grupos sociales de las nacientes repblicas la oportunidad de participacin ciudadana que por centurias le haba sido negada a a mplios sectores de la poblacin subalterna.6 Los gobiernos recin constituidos debieron de manera paralela crear las bases necesarias que les sirvieran como fundacin a los territorios que 5 Desde una perspectiva econmica William Paul McGreevey en su Historia econmica de Colombia 1845 1930 propone algunas respuestas a este interrogante. Aunque hay algunos desacuerdos, en general los economistas coinciden en afirmar que el periodo entre1850 y 1890 es uno de poco crecimiento e incluso de decadencia (71). El crecimiento de la industria del caf comienza, a partir de los noventas, a marcar un cambio significativo que se acelerara a principios de la segunda dcada del siglo XX. ( Ver en particular los captulos IV y VII ) Como se ver durante este captulo historiadores como David Bushnell, Frank Safford y Marco Palacios han propuesto otras posibles causas. 6 Para el caso colombiano, por ejemplo, James E. Sanders, en su libro Contentious Republicans demuestra cm o en la Provincia del Cauca los grandes hacendados debieron negociar constantemente sus intereses con tres grupos subalternos: indios, afrocolombianos y pequeos agricultores, dando origen a un sistema dinmico de alianzas polticas.

PAGE 33

33 entraran a integrar lo que hoy se conoce con el nombre genrico de Amrica Latina f undacin que debe entenderse como el cimiento de una nueva edificacin poltica, tecnolgica, econmica y social. En palabras de Eric Hobsbawm y Terence Ranger, en aquel momento se hizo necesario inventar una tradicin ya que para las nuevas repblica s sta sencillamente no exista o estaba ligada a un pasado colonial espaol que se deseaba rechazar en mltiples aspectos y por variadas razones (Ver The Invention of tradition, en particular la introduccin). La nacionalidad hubo que crearla como si hubiese sido de larga duracin (Gonzlez Stephan 123). Colombia, como otras naciones, luch entonces por enraizar los smbolos y los discursos necesarios que le dieran solvencia histrica al Estado -Nacin recin constituido. Dicho de otra forma y en trminos de Benedict Anderson, al pasar al nuevo estadio de independencia republicana fue indispensable para los centros de poder colombianos re imaginar la comunidad colombiana (Ver Imagined Communities en particular los captulos 1 4). P ara los lderes latinoamericanos no slo fue una novedad el poder auto-gobernarse y consolidar las nuevas fronteras, sino que tambin fueron experiencias novedosas el manejo de la economa, la implementacin de nuevas tecnologas y la bsqueda de la integr acin de sus ciudadanos a los procesos socio-polticos y econmico-sociales necesarios para construir sobre estas bases los nuevos estados nacionales. Como lo afirma Anthony D. Smith the first aim of nation -building must be to secure the independence ne cessary for citizens to participate in political decisions and govern themselves ( Nationalism 21). Adems de las transformaciones que fueron necesarias en lo poltico, lo econmico, lo tecnolgico y lo social, hubo en lo cultural y concretamente en lo li terario cambios igualmente significativos.

PAGE 34

34 La literatura nacional, como manifestacin cultural que ayud a institucionalizar la homogeneidad del EstadoNacin y a crear unidad (Mignolo, Idea xvii), fue parte activa de los proyectos modernizadores nacion ales. Julio Ramos, por ejemplo, ha mostrado cmo El Facundo tuvo un papel modernizador en la formacin de la nacin argentina (Ver Divergent Modernities captulo I). Otro tanto ha adelantado Malcolm Deas al exponer la intrincada pero muy clara relacin que existi entre el programa de construccin de nacin que ava nzaron los letrados colombianos y el esfuerzo por mantener depurado un idioma que ellos se ufanaron de salvaguardar (Ver Del poder y la gramtica: 25 60). Y finalmente, Hugo Achgar ha manteni do que, a la par de la aprobacin de las constituciones nacionales, los letrados proced[ieron] a la fundacin potica del EstadoNacin ( Fundacin 44). La importancia de la literatura en los procesos fundacionales nacionales ha sido sostenida con apar ente xito tanto en relacin a su amplio impacto en la imaginacin e invencin de la nacin como en conexin con el papel que sta cumpli en los programas polticos los que los letrados avanzaron con el propsito de organizar los nuevos gobiernos. La es critura de novelas, actividad que haba estado prohibida durante el perodo de poder colonial espaol, prosper a la par de la consolidacin de los estados modernos latinoamericanos. Esta nueva manifestacin literaria nueva en Amrica latina se convir ti as en una variable ms en los programas unificadores de las repblicas de la regin, y su estudio es esencial para comprender las perspectivas futuras que de estas naciones tuvieron los escritores de novelas. Concretamente, a un amplio nmero de novel as (romances los llama Sommer) que para comienzos del siglo veinte hacen ya parte integral de los programas nacionales educativos, se le reconoce como foundational novels those fictions that try to pass for truth and to become

PAGE 35

35 the ground for polit ical association (Sommer, Foundational 45; nfasis agregado).7 En estas novelas, sostiene Sommer, los amantes desean la constitucin de un estado donde su amor sea viable (47). Pero no es la relacin ertica en la novela la que exclusivamente represent a, de manera alegrica o no, la realidad que rodea a los letrados y los cambios que visionan en ella. Las novelas entran a formar parte integral de la literatura de fundacin a mediados del siglo XIX y como tales sus representaciones son reflejos de la re alidad vista a travs del prisma de los novelistas, quienes adems de preocuparse por seguir delineamientos estticos europeos vierten en su escritura de ficcin ideas que tratan de pasar como verdades de temas esenciales a los procesos fundacionales. Bushnell sostiene que Amrica Latina significa distintas cosas para distintas gentes (Emergence 3). Hay quienes han enfatizado las semejanzas entre los pases del rea durante los procesos de consolida cin nacionales. Carlos Monsiv is, por ejemplo, escr ibe que lo que va uniendo a Iberoamrica [es:] el culto al Progreso las doctrinas filos ficas (el positivismo muy sealadamente), las Constituciones de las Repblicas, los cdigos civiles y penales, la disminucin de los aislamientos geogrfic os, la exasperacin ante lo indgena la mitificacin del mestizaje, el afianciamiento de prejuicios raciales, las corrientes migratorias, el frgil equilibrio entre lo que se quiere y lo que se tiene ( Aires de familia 115). No obstante l as semejanzas enfat izadas por Monsiv is, para las que l reconoce avances desiguales, existe suficiente evidencia que apunta hacia una gran diversidad regional. Amrica Latina ha sido descrita como una idea, un espacio hbrido, encubierto y mestizo. Su definicin como unidad conjunta, si se desea obrar con rigor investigativo, debe tener en cuenta 7 Para el caso colomb iano hay que anotar que la tasa de analfabetismo para 1900 era del 66%, una de las ms altas en Amrica Latina, ver Ramrez, La educacin primaria, 1. Esto genera interrogantes acerca del alcance e influencia general de la enseanza de la literatura en l a poblacin colombiana. Para una discusin terica acerca de la formacin del canon y su conexin con el sistema educativo ver Guillory, Cultural parte I.

PAGE 36

36 su heterogeneidad (Para una discusin de Amrica Latina como idea ver Mignolo, The idea of Latin America y como espacio hbrido ver Garca Canclini, Hybrid Cultures Par a un anlisis del proceso de colonizacin como uno de encubrimiento ver Dussel, El encubrimiento del otro). No es necesario demostrar que las diferentes repblicas de la regin comparten un pasado colonial comn pero s lo es subrayar que la experiencia colonial misma, las luchas pos independentistas, y las diferencias culturales y poblacionales anteriores y posteriores a la independencia, ocasionaron divergencias en la evolucin poltica, econmica y social de cada uno de los pases latinoamericanos. Esta variedad justifica el estudio minucioso de la produccin literaria en determinadas reas y perodos dentro de contextos locales, desligndolos al menos inicial y parcialmente de una visin ms panormica, aquella que partiendo de un pasado comn (esp aol, colonial, autocrtico y catlico), concluye que esta inmensa regin debe verse a travs de una lente comn y unos mismos parmetros. Varios historiadores han resaltado la diversidad en el desarrollo de las naciones que se formaron a partir de la ca da del imperio espaol. Mark Thurner, por ejemplo, considera que en los ltimos aos it has become proverbially evident that the history of colonialism and poscoloniality is heterogenous (19). Por su parte Brooke Larson destaca las diferentes condiciones ecolgicas, sociales y polticas de las civilizaciones andinas que resultaron en distinctive ethnic polities and political cultures under the successive empires of the Inca and Spanish (26) y concluye que against this backdrop [la heterogeneidad geogrfica y poblacional andina], we can anticipate different regional patterns of Andean nation building (32 ; nfasis agregado).8 Leopoldo Zea reconoce que a medida que el siglo XIX avanz las circunstancias especficas de cada pas hicieron el pensamiento positivista 8 Larson resalta adems el alternative racial project of whitening through mestizaje (17 ; nfas is en el original) que diferencia a Colombia del Ecuador, Bolivia y Per donde la gramtica de la raza es binaria, es decir, blanca e india (17). Para Bushnell y Macaulay las masas en el siglo XIX en Amrica Latina estaban compuestas de muchos inter est groups (53 4).

PAGE 37

37 sufriera transformaciones al ser adaptada por los distintos lderes a las necesidades y situaciones particulares de cada regin ( Latinamerican mind xvi).9 La evidente diversidad regional a la que se refieren autores como Thurner, Larson, Bush nell y Zea, posibilita el estudio comparativo de las narraciones que detallan las caractersticas particulares de las distintas naciones latinoamericanas representaciones que ilustran y ayuda n a entender desarrollos divergentes Por lo anterior es pertin ente examinar de manera particular la produccin novelstica colombiana sin olvidar, claro est, los contextos hispanos a los que est inevitablemente ligada, pero buscando enfatizar aquellas caractersticas inherentes a ella. El siglo XIX colombiano, 1850 -1930 Durante los aos posteriores a los movimientos independentistas, Colombia sigui pasos similares a los de otras naciones latinoamericanas. Sin embargo, para mediados del siglo XIX, en ese pas, comenzaron a consolidarse desarrollos que marcaran de rroteros propios. Colombia dio su grito de independencia en 1810, alcanz su independencia nueve aos ms tarde, se separ de la Gran Colombia con el nombre de la Nueva Granada en 1830 e inici a partir de ese momento su recorrido por un perodo de gra ndes conflictos sociales y econmicos, que para final del siglo la tuvieron autodestruyndose en la mayor guerra c ivil de su historia: la G uerra de los mil das.10 Una vez superado el tercio inicial del siglo, para la Nueva Granada el perodo continu pau tado por numerosas revisiones de la constitucin, repetidas guerras civiles resultado de la permanente pugna ideolgica entre liberales y conservadores y una bsqueda 9 Para una introduccin a las diferentes interpretaciones positivistas en Hispa noamrica ver Zea 28 34. 10 El historiador Indalecio Livano Aguirre, en el ttulo de su estudio sobre la formacin de la Gran Colombia, se refiere a los acontecimientos de esa poca como los grandes conflictos sociales y econmicos de nuestra historia.

PAGE 38

38 permanente por encontrar los medios econmicos que la ayudaran a constituirse en una na cin moderna viable. Aunque independiente de Espaa desde 1819, es alrededor de 1850 cuando la Nueva Granada comienza el proceso de cimentacin como Estado Nacin una vez separada de la Gran Colombia. Fueron varias las transformaciones por las que pas internamente la novel nacin, como fueron igualmente abundantes los cambios que se generaron a nivel mundial. La mitad de siglo fue coyuntural y marc importantes comienzos o finales si se quiere de acontecimientos significativos dentro del proceso de c onstruccin nacion al. Jos Hilario Lpez (17891869), quien dos aos antes haba dado comienzo al perodo de dominacin liberal, sancion el decreto de abolicin de la esclavitud en 1851. El presidente Lpez expuls a los jesuitas y estableci la liberta d absoluta de cultos (Bushnell, Colombia 109). La constitucin de 1853 instituy el sufragio universal masculino y debilit el poder del ejecutivo. Durante esta misma administracin, en 1850, inici trabajos la Comisin Corogrfica, cuyo ambicioso plan p retendi describir detalladamente el territorio nacional. 11 El proyecto de la C omisin C orogrfica fue un reflejo concreto del ambiente liberal positivista que vivi Colombia a mediados del siglo XIX. Efran Snchez as lo describe: 11 Durante la segunda mitad del siglo XIX se gestaron igualmente las primeras historias de Colombia. Jorge Orlando Melo en La literatura histrica en la Rep blica destaca primeramente La historia de la revolucin de Colombia (Paris: 1827 y Besanzon: 1858) de Juan Manuel Restrepo, Las memorias histrico polticas (Bogot: 1865 y Bogot: 1881) de Joaqun Posada Gutirrez y el Compendio histrico del descubrim iento y colonizacin de la Nueva Granada en el siglo decimosexto (Paris: 1848) de Joaqun Acosta. El estudio de Melo cubre todo el siglo XIX y termina con la obra de Jaime Jaramillo Uribe El pensamiento colombiano en el siglo XIX (1964). El anlisis de Mel o deja en claro el inters que tuvieron los historiadores decimonnicos colombianos de dotar a una nacin que empieza a conformarse, con un pasado que est a la altura de los merecimientos presentes (592). Para Beatriz GonzlezStephan las historias li terarias cumplieron una funcin decisiva en la construccin ideolgica de una literatura nacional, que sirvi a los sectores dominantes para fijar y asegurar las representaciones necesarias de la urgente unidad poltica nacional (37). En 1867 Jos Mara Vergara y Vergara public Historia de la literatura en la Nueva Granada la primera historia literaria colombiana.

PAGE 39

39 Progreso en todos los campos era la orden del da, o al menos la consigna poltica de los liberales, en el poder cuando se organiz y puso en marcha la Comisin Corogrfica. Para los protagonistas de la Revolucin del Medio Siglo, progreso significaba libertad para expresar se, libertad para elegir gobernantes, libertad de trabajo, libertad para comerciar, abolicin de privilegios y yugos. Pero progreso tambin significaba mejora en las condiciones materiales. Para lograrlo se juzgaba indispensable abrir caminos, componer la s vas fluviales, medir y dividir las tierras baldas, atraer inmigrantes extranjeros, darle vida al comercio, a las manufacturas, segn se fuera partidario del librecambio o del proteccionismo. Nada de esto era posible sin conocer el pas en todos sus det alles y sin mapas por los cuales guiarse. Si la Nueva Granada quera progresar, deba antes emprender el estudio geogrfico sistemtico de su territorio (20 2).12 Las labores de campo de la comisin comenzaron en enero de 1850. En 1854 se vieron interru mpidas por la revolucin liderada por Jos Mara Melo pero pudieron reanudarse a partir del ao siguiente. 13 Aunque sufrieron un significativo revs con la muerte de su director Agustn Codazzi en 1859, los trabajos de la comisin continuaron no sin verse abocados a mltiples tropiezos, producto de rencillas personales, contiendas polticas e inconvenientes legales y econmicos. El ciclo de publicaciones oficiales basadas en las labore s de campo se termin en 1890 (para ms detalles ver Gobierno y geogra fa, Snchez, captulos 4 y 5) La mitad del siglo marc tambin el inicio de importantes cambios econmicos. Para Marco Palacios en el perodo que comienza alrededor de 1850, y como resultado del dbil nexo con el mercado mundial en gestacin, es patent e en Colombia el desarrollo de un tipo particular de capitalismo ms que el estancamiento e conmico, cultural y social (47). Para el mismo ao 12 Anderson ha sealado la importancia de los mapas como parte del proceso de construccin de nacin, Imagined 170 8. 13 Durante el gobierno de Jos Hilario Lpez (1849 53) se incrementaron las sociedades populares. El establecimiento del librecambio provoc las protestas de los artesanos y caus la divisin de los liberales en glgotas (defensores de los intereses de los comerciantes) y draconianos (proteccionistas y proartesanos). En 1853 Jos Mara Obando fue elegido presidente y aunque simpatizaba con los draconianos, sigui fiel a la Constitucin instituida por el gobierno (glgota) anterior. Los enfrentamientos entre los dos bandos se acentuaron y el 17 de abril de 1854 el general Melo organiz un golpe contra los glgotas y su constitucin. Los constitucionalistas retomaron el poder en diciembre del mismo ao; Obando fue destituido y Melo desterrado. El conservador Manuel Mara Mall arino complet el perodo presidencial de Obando y en 1856 triunf el candidato conservador Mariano Ospina Rodrguez.

PAGE 40

40 se privatiz completamente la produccin y venta del tabaco, que para mediados de los cincuentas representaba m s de un cuarto de las exportaciones colombianas, y que para los sesentas ocupara el primer lugar, constituyendo ms de un tercio de las ventas del pas al exterior.14 Esa fue la primera vez que en Colombia las exportaciones agrcolas compitieron con los productos provenientes de la minera. Aunque el boom del tabaco fue de poca duracin la explotacin de otros productos agrcolas como la quinina y el caf, ayudaron a que fuera la agricultura validando las propuestas de Bello y Gutirrez Gonzlez la que sealara un cambio en la naturaleza del comercio exterior (Bushnell, Colombia 105).15 Tambin en 1850, el congreso autoriz a las asambleas provinciales para que regul[aran] la distribucin de resguardos, lo que llev a la liquidacin final de sto s en gran parte de la nacin.16 Con la abolicin de la esclavitud, la reglamentacin de los territorios indgenas y la labor de reconocimiento geogrfico y humano que realiz la Comisin Corogrfica, la Nueva Granada, al igual que muchas de las nuevas rep blicas independientes, entr a reconocer la importancia de la tierra y la mano de obra e intent sistematizar su uso (Ver Thomas E Skidmore 14 En 1852 en su crnica de viaje Hol ton escribe, al detenerse en Honda, que hay one industry that is fast growing in New Granada cigar making (99) 15 Para una critica de la bibliografa econmica acerca de Colombia ver Meisel, La cliometra, 1. 16 Los resguardos, cuyo propsito fue proteger ciertas comunidades amerindias, eran remanentes de la organizacin sociopoltica territ orial de la colonia espaola. Bushnell considera que aunque hubo, segn algunos, un despojo de los indgenas y su reduccin a un estado de proletariado sin tierra, no todas las tierras quedaron en manos de noindgenas y fueron algunos indgenas los que tambin aventajaron a sus fellow Indians (106). Lo que Bushnell no anota es que cualquiera hayan sido los dueos finales (indgenas o no) el resultado fue el mismo: el aumento de un campesinado sin tierra como consecuencia de la inhabilidad del gobi erno liberal de organizar una distribucin justa de tierras. Un gobierno que temeroso de las consecuencias de su misma ley no liquid tajantemente los resguardos en el suroeste del pas (donde haba una concentracin indgena importante) en ese mismo ao, sino que lo hizo de manera paulatina e incompleta durante los aos siguientes. La abolicin de los resguardos fue en todo caso una oportunidad para comerciantes y hacendados de hacerse a nuevas tierras. La transferencia de las tierras perteneciente a la iglesia tuvo consecuencias similares. El resultado no fue la creacin de pequeos o medianos hacendados sino la concentracin de ms tierras en poder de quienes tenan el capital lquido para adquirirlas. Tanto en Manuela como en Olivos y aceitunos todos son uno se alude al problema de la tierra, resultado de los cambios instituidos por el rgimen liberal.

PAGE 41

41 y Peter H Smith, Modern Latin America 3641). Para 1850, igualmente, los partidos estaban ya delineados y las ide as del partido liberal (radical) comenzaron a afianzarse. El poder liberal (federalista) se consolid finalmente en 1863 con la constitucin de Los Estados Unidos de Colombia que rigi hasta la implementacin de la constitucin conservadora (centralista) de 1886. En este ltimo ao la posibilidad de continuacin del proyecto liberal de construccin de nacin lleg a su fin y comenz la solidificacin de otra proyeccin poltica cuyos lineamientos estuvieron dados primordialmente por la mencionada constitu cin regeneradora del 86 que regira al pas, con modificaciones, hasta 1991.17 Los liberales, apartados del poder durante el dominio de la llamada Regeneracin conservadora, retornaran al mando en 1930 durante un momento de crisis econmica mundial que se iniciara con la cada de la bolsa de Nueva York.18 Los aos de 1850 y 1930 enmarcan un perodo de suma importancia en el proceso de consolidacin de la nacin colombiana durante el cual los lderes criollos de ambos partidos tuvieron la oportunidad de hacer de Colombia como aparentemente fue el deseo bastante generalizado durante todos esos aos una nacin moderna. Durante las ocho dcadas del perodo mencionado se repitieron los intentos por organizar al nuevo Estado Nacin en todos sus aspectos Tambin fueron diversos los esfuerzos por establecer la explotacin de productos mineros y agrcolas como fuentes de divisas para el crecimiento econmico. No obstante las 17 Segn Espaa fue en el extenso reino de la ilimitada libertad donde el radicalismo cometi sus mayores errores. En particular, la invencin de un sistema federal que fragment la unidad nacional e instaur la vigencia de nueve Estados soberanos cada cual mas poderoso en armas y en rentas que el poder central (14). Ese error fue el que el movimiento regeneracionista pretendi remediar. 18 Como lo implica el nombre de Regeneracin, se trataba de hacer nuevas a ideas que haban tenido una vigencia anterior. El trmino insina igualmente que durante el perodo de dominacin liberal haba habido una degeneracin. Para un recuento de los princ ipales eventos que llevaron al poder primero a los liberales y posteriormente a los conservadores ver Bushnell, Colombia, captulos IV y V; Safford y Palacios, Colombia, captulos X y XI. Vale anotar que Regeneracin fue tambin unconcepto esencial en la E spaa de finales del siglo XIX.

PAGE 42

42 nuevas propuestas polticas y econmicas, las estructuras sociales heredadas de la poca colonial se mantuvieron en su mayor parte intactas (Ver Kalmanovich, Economa y nacin, captulo II). En el per odo que va desde 1850 a 1930, como en periodos anteriores, las innovaciones tecnolgicas acogidas por los distintos sectores econmico s colombianos vinieron del exterior (Ver Poveda, Innovaciones 7 8). La poltica de importar tecnologas, muchas veces en detrimento de tcnicas locales ms eficientes, la haba establecido el imperio espaol desde muy temprano (Ver Kalmanovich, Economa y nacin, 47 56). Con el afn de lograr algn grado de integracin a los mercados internacionales, la modalidad se afianz durante el siglo XIX pero con xitos muy errticos, como los alcanzados por los ferrocarriles nacionales para cuya construccin se cont con frecuencia con material y asesora extranjeros (Ver Fred J. Rippy. Los comienzos y Donald S. Barnhart, Auge y fracaso ). Las tecnologas de mayor relevancia adoptadas por Colombia durante el siglo XIX fueron: la introduccin de l os barcos a vapor para la navegacin por el ro Magdalena en 1823, actividad que se vio interrumpida con frecuencia por razones econmicas y polticas; los avances en cartografa y topografa, entre otros, trados por la Comisin Corogrfica (1850 59); la construccin del sistema ferroviario que se inici, con excepcin del de Panam, en 1869; la introduccin del telgrafo a partir de 1865, del telfono en 1884, de la electrificacin hacia 1890, de las trilladoras de caf a finales del siglo XIX, del autom vil en 1899 y del primer ingenio azucarero en 1905.19 A lo ya mencionado hay que agregarle una gran cantidad de mquinas y artefactos que afloraron a lo largo del siglo como parte del desarrollo de la pequea y mediana industria 19 Ver Poveda, Innovaciones 8 9. Cabe mencionar que en 1848 se fund el Colegio Militar de Ingeniera. Para un breve recuento sobre el alumbrado pblico en Bogot ver Luis Trejos, Los albores del alumbrado pblico, Bit coras de Bogot, septiembre 3, 2006. http://bitacorasdebogota.blogspot.com/2006/09/los albores del alumbradopublico.html

PAGE 43

43 (cerveza, vidrio, cuero, l oza, jabn, cemento, metal y textil). De igual forma, varias tecnologas que existan desde la poca colonial se extendieron y modernizaron. Entre estas el reloj, las armas y la imprenta son de especial inters en el anlisis de la novelstica colombiana. Esta ltima por ejemplo, es central en la trama de la novela costumbrista de Jos Mara Vergara y Vergara Olivos y aceitunos todos son uno (1868). Con todo, las enumeraciones tecnolgicas anteriores no pretenden ser exhaustivas. A dems, a partir de la segunda dcada del siglo XX la cantidad de nuevas tcnicas e innovaciones se multiplicaran exponencialmente : entre las indicadas estn aquellas que sern el enfoque de este anlisis, ya sea porque aparecen representadas en las novelas o porque significa tivamente no lo estn en situaciones que su mencin parecera obligatoria.20 Para concluir, es necesario dada la discusin que se adelantar en los captulos siguientes, y a manera de ejemplo ampliar aspectos puntuales de algunos avances tecnolgicos. En concreto es preciso mencionar los siguientes: el proyecto de navegacin por el ro Magdalena, la puesta en marcha de la Comisin Corogrfica, los espordicos avances en la construccin del sistema ferroviario, y la paulatina tecnificacin de la indust ria cafetera. La presencia y/o ausencia de varias de estas innovaciones en las narraciones de los novelistas sern objeto de anlisis detallado en los captulos IV y V. Por el momento basta con hacer referencia a algunas novelas y presentar los cambios m s importantes con el fin de ilustrar algunas de las conexiones existentes entre novela, tecnologa y momento fundacional. Desde tiempos de la colonia el ro Magdalena fue esencial para la comunicacin con el interior del pas. Inmediatamente despus de l ograda la independencia se vio la necesidad de establecer un servicio de navegacin permanente y la introduccin del barco de vapor pareci 20 Para una lista completa de las innovaciones tecnolgicas en Colombia entre 1830 y 1950 ver Poveda (Innovaciones 19 28).

PAGE 44

44 ofrecer esta oportunidad. No viene al caso entrar a detallar las mltiples circunstancias que afectaron el establec imiento de la primera empresa naviera en el Magdalena, algo de ello se mencionar en el siguiente captulo. Lo importante es destacar que a pesar de las innumerables dificultades financieras, diplomticas, polticas y geogrficas, es gracias al xito del mercado del tabaco que se extendera hasta los aos cincuenta y sesenta que se estableci definitivamente la navegacin por el Magdalena.21 A pesar de la importante conexin entre el transporte fluvial y los ciclos agrcolas, cuando Luis Segundo de Silvestre en su novela Trnsito (1886) una de las novelas costumbristas destacadas por la crtica colombiana relata la vida a orillas del Magdalena, recurriendo para hilar su historia a un protagonista joven, quien trabaja en la industria y comercio del ta baco, lo que surge como esencial en la narracin son la canoa, el boga, la hamaca, el mohn (espritu) del ro y dems elementos evocativos. Tan verdaderos son los cuadros trazados por el seor de Silvestre, que para nosotros, hijos nativos del alto Magdalena o del Tolima, y adoptivos de Bogot, cada uno de ellos es una evocacin dice un comentario de la poca.22 Un gran primer intento poltico administrativo que busc impactar la organizacin econmico -social del pas fue el proyecto de la Comisin Corogrfica, el cual fue un reflejo concreto del ambiente revolucionario liberal positivista que viva la Nueva Granada a mediados del siglo XIX. El avance de los programas estatales, se pensaba, dependera de la 21 Ver Saf ford y Palacios, Colombia 194 6. Rafael Gmez Picn alude a la estrecha relacin entre el Magdalena (el ombligo de Colombia) y los ciclos econmicos de distintos productos agrcolas en especial el del tabaco; ver Magdalena ro de Colombia captulo XXVII 22 Para otros breves comentarios emitidos en el momento de publicacin de la novela y una corta resea biogrfica del autor ver http://www.lablaa.org/blaavirtual/literatura/transit/transit1.htm. Contrasta tambin la narracin del novelista con el relat o de Holton de su viaje en Vapor por el Magdalena en 1852 donde si bien el viajero evidencia el retraso de la poblacin y el pas, el escaso trfico, y las muchas incomodidades y dificultades del viaje, menciona los vapores Manzanares (en el que viaj a Holton), Barranquilla y Nueva Granada.

PAGE 45

45 modernizacin del EstadoNacin a todo n ivel. Por ello, los liberales consideraron necesario adelantar lo que se reconocera como un macro -proyecto: el estudio corogrfico en efecto una descripcin exhaustiva de la nueva repblica. Los antecedentes ms inmediatos de este gran proyecto fuer on la visita de Alexander von Humbolt a Amrica (17991804), los estudios de Francisco Jos de Caldas (quien segn Snchez se adelanta al trabajo de la Comisin Corogrfica) y los proyectos geogrficos republicanos de Francisco Antonio Zea y Jos Manuel Restrepo (Snchez 71 2) quienes haban sido miembros de la Expedicin Botnica liderada por Jos Celestino Mutis.23 La narracin de la novela Manuela (1858) de Eugenio Daz Castro transcurre precisamente entre el 5 de mayo y el 20 de julio de 1856 (Pine da 133) y sta comienza a publicarse un ao antes de la muerte de Codazzi. Dadas las coincidencias temporales no sorprende que Demstenes, el co -protagonista de la novela, aparezca representado cual expedicionario corogrfico: un liberal andariego, intele ctual cientfico venido de la capital, que adelanta una tarea de exploracin y estudio del pas, de sus recursos econmicos, sus vas, sus gentes y su flora y fauna. Lo que llama la atencin es que mientras las actividades de Demstenes le sirven al nar rador para resaltar la riqueza del medio, el potencial que existe para una expansin econmica, las distintas costumbres y las diferentes ideas polticas y religiosas del momento, su labor corogrfica tanto tcnica como cientfica es menospreciada, cuando no ridiculizada, 23 El objetivo fundamental [de la Comisin Corogrfica] era netamente cartogrfico y de generacin de informacin geogrfica adecuada para un gobierno ms racional, tal como lo anot Toms Cipriano de Mosquera durante su primera presidencia, entre 1845 y 1849 [L]a Comisin tambin tena a su cargo la creacin de mapas corogrficos de cada una de las provincias visitadas en los que se resumieran las caractersticas ms importantes de cada regin [y] buscaba hacer un inventario de recursos en particular los productos agrcolas que presentaban una ventaja comparativa para su exportacin de acuerdo al modelo liberal que domin la economa mundial durante el siglo XIX. En tercer lugar, la Comisin deba hacerse carg o de realizar observaciones sobre las gentes y sus costumbres [para] determinar las diferencias de regin a regin, y de esta forma contribuir a la formacin de una identidad nacional (Guhl 1).

PAGE 46

46 por otros personajes o por el narrador a consecuencia de las situaciones en las que se ve envuelto el co -protagonista. La construccin de las primeras lneas de ferrocarril fue lenta y errtica y evidenci insuficiente planeacin: poca s fueron interconectadas.24 Fue ya muy tarde en el siglo XIX y a comienzos del XX que su construccin se aceler de manera significativa, cuando sta coincidi con el crecimiento de la industria del caf. Para Palacios la red ferroviaria al penetrar zona s cafeteras estimul la produccin que, a su vez, repercuti en el incremento de carga segura para los ferrocarriles (Caf 60). Sin embargo, para 1932, cuando la red haba aumentado de manera significativa, los trayectos ms largos de los cafs que se p roducan en Cundinamarca, Santander y las vertientes orientales de la cordillera Occidental se hacan por el ro Magdalena (Palacios, Caf 61). Segn el anlisis econmico de McGreevey para el decenio de 1920 los ferrocarriles demostraron tener un gran xito (278). En su novela Entre primos (1897), Jos Manuel Marroqun intercala como parte de la trama el proceso del cultivo del caf, desde la adecuacin del terreno hasta su transporte y ventas finales. Aunque en esta novela aparece una trilladora, que se integrar a la tcnica del cultivo del caf, el ferrocarril como el barco a vapor en Trnsito est ausente. Sin embargo, el tren s aparece en la novela del Gran Cauca, La tierra nativa (1905) de Isaas Gamboa.25 Pero en ella la presencia de la mquina no es para nada determinante. Andrs del Campo, el protagonista de la novela de Gamboa, hace su viaje en ferrocarril de manera inocua, literalmente tocando la naturaleza que lo rodea, y esa travesa 24 La primera lnea frrea de la actual Colombia fue la es tablecida entre Barranquilla y Sabanilla, ver Poveda Ramos, El primer ferrocarril, 27 39. Para otros estudios ver Rippy, Era ferroviaria; Barnhart, Auge y fracaso. Sin lugar a dudas la obra ms referenciada es la de Ortega, Ferrocarriles colombianos 25 La regin del Gran Cauca fue de gran importancia poltica y econmica durante la Colonia. Dicha regin comienza a perder poder poltico y econmico mientras avanza el siglo XIX. A ella y a su produccin novelstica que incluye a Mara de Jorge Issacs se har referencia en el captulo IV.

PAGE 47

47 finaliza cuando la carrilera termina de manera ab rupta debido a que la G uerra de los mil das ha impedido que la construccin contine. En las novelas colombianas ya aludidas brevemente la representacin de la tecnologa no tiene un lugar siquiera medianamente preponderante a pesar de que se sabe, por re ferentes histricos, que su importancia debera estar directa o al menos indirectamente insinuada. Lo tecnolgico por ejemplo est ausente en Trnsito En la novela de Silvestre no hay mencin del buque de vapor aunque la trama tiene lugar en una zona ta bacalera a mediados del siglo. En La tierra nativa el narrador resalta la naturaleza, el campo y las tradiciones por encima de cualquier impacto que pueda tener el ferrocarril y en Entre primos la tecnologa representada por una trilladora se integra con facilidad a un sistema econmico en el que las estructuras sociales permanecen inalterables y el ferrocarril est de nuevo ausente. En novelas de la regin del Gran Cauca como Mara (1867) y El alfrez real (1886) los novelistas optan por narrar tiempos a nteriores al momento de escritura cuando los sistemas tecnolgicos coloniales eran los que incuestionablemente dominaban la estructura social. Y finalmente en Manuela los posibles beneficios tcnicos de la Comisin Corogrfica son ironizados a travs de la interaccin del co protagonista con una regin cuyas costumbres desconoce Lo que es necesario subrayar es que los narradores colombianos decimonnicos poco enfocaron sus representaciones en el impacto de los grandes y constantes cambios tecnolgicos q ue se dieron en el siglo XIX. En su inventar e imaginar la nacin los novelistas muchas veces se interesaron ms por idealizar la inercia que traa el sistema tecnolgico colonial que por describir los elementos de un sistema nuevo. Entrado ya el siglo X X la representacin de lo tecnolgico se torna incluso amenazadora como es el caso en Diana Cazadora (1915) o hasta perturbadora como en La tragedia de Nilse (1928) de Lui s Lpez de Mesa (18841967). Escrita

PAGE 48

48 por Clmaco Soto Borda (1870 1919) la trama de Diana Cazadora se desarro lla en la Bogot de comienzos del siglo XXI Para su narrador, la ciudad moderna, saturada de faroles de gas, relojes, peridicos, mquinas y trenes monstruos de cabeza negra que echan humo y pasan gritando (16) es una amenaza. Por otra parte, en La tragedia de Nilse el protagonista, cuyo relato como paciente a un amigo siquiatra constituye el grueso de la narracin de la novela, lucha sin xito por sobreponerse a su obsesin por su esposa, Nilse quien lo ha abandonado seduc ida por la modernidad y su angustia lo lleva a aorar no solamente el pasado espaol sino la Grecia antigua. No obstante que para mediados del siglo XIX la escritura de novelas en Colombia es incipiente, los primeros avances creativos en esta rea no s e dan en un vaco literario, existen por supuesto la tradicin espaola influida muchas veces por la francesa que los intelectuales colombianos pronto emulan, y los procesos paralelos de creacin de literatura nacional que surgen unidos a la formacin de los estados nacionales modernos (Gonzlez -Stephan, Fundaciones 119). De estos ltimos los escritores colombianos parecen haber tenido poca noticia en un comienzo pero a medida que el siglo avanza los irn conociendo. Como ya se ha mencionado, el impacto de las letras en la fundacin del EstadoNacin en Amrica Latina durante el siglo XIX ha sido teorizado y explorado por varios crticos. La relacin entre la novelstica decimonnica, y los diferentes procesos que se dieron durante la consolidacin de las organizaciones polticas modernas latinoamericanas evidencia un ir y venir de influencias. De una parte estn aquellas que los medios literarios y polticos ejercieron en los autores, que los oblig a seguir ciertos parmetros estticos y temticos De otra parte estn las que los escritores a su vez experimentaron en el momento socio econmico, poltico y literario

PAGE 49

49 en el que vivieron.26 El paso hacia la modernizacin afect a las distintas naciones latinoamericanas de diferentes maneras y en distin tos grados. La industrializacin, las organizaciones obreras, las ideas provenientes de Europa, la urbanizacin, el crecimiento del comercio internacional y la negociacin poltica entre los distintos grupos sociales fueron todos factores que impactaron y transformaron los estados nacionales en consolidacin. Como consecuencia, los novelistas de la poca reaccionaron a estos desarrollos plasmando en sus variadas estticas las costumbres y realidades del momento, las ideas en boga y sus propias propuestas. Antes de entrar a considerar lo que estaba ocurriendo en Colombia a comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, concre tamente en tertulias como la de El m osaico, que se convirtieron desde Bogot en semillero y cuna de futuros escritores e intelectuales y brjula para la creacin literaria colombiana es importante detenerse a analizar algunas de las novelas que en Amrica Latina estaban tambin en ese momento construyendo nacin. El anlisis que se har de ellas es muy general ya que el objetivo es slo crear un punto de referencia amplio respecto a los dos temas centrales en esta discusin: la formacin de nacin y el papel de la tecnologa en ella tal como fueron representados por la novela colombiana decimonnica Este p unto de referencia servir de base para el anlisis de la novela colombiana, este s minucioso, que se llevar a cabo en los captulos siguientes IV y V. La novela decimonnica latinoamericana como marco de referencia El propsito inicial de una revisin somera de algunas novelas del canon latinoamericano es resaltar que en general las representaciones de los novelistas pusieron de manifiesto no slo 26 Los antes citados Anderson, Sommer, Ach gar Deas, Ramos y Gonzlez Stephan son algunos de los crticos que han escrito sobre la relacin de las representaciones literarias en el siglo XIX y el proceso de construcci n nacional.

PAGE 50

50 los cambios asociados con la modernidad, sino un legado colonial que ellos debieron enfrentar con el fin de negociar las diferencias entre el pasado y el presente. Un pasado que tuvieron que reafirmar o reconstruir dentro de los procesos de formacin de nacin, y un presente en el que pudieron hacer valer su presencia como proponentes de nuevos proyectos y en donde los desarrollos tecno lgicos mquinas, artefactos y tcnicas se entrelazaron con los cambios econmicos, polticos y sociales. L o imaginado en las novelas plante ajustes sociales, lo que en algunas ocasiones pretendi tender puentes entre las estructuras coloniales y la s modernas, pero que en la mayora de los casos se limit a reafirmar la inercia ya existente. Algunas de las representaciones subrayan las similitudes que segn Monsiv is las naciones latinoamericanas compartieron durante sus procesos nacionales de consolidacin, otras enfatizan las particularidades regionales enfatizadas por Thurner y Larson. La novela del puertorriqueo Manuel Zeno Ganda (18551930) La Charca (1894), comienza con la descripcin de Silvina la malograda protagonista sostenida de las r amas de un rbol para no caer hacia el precipicio. Desde el borde donde se encuentra, ella llama a gritos a su madre Leandra, quien se encuentra al fondo del can del ro lavando ropa. Al final de la novela, Silvina, perdida ya su cordura debido a una s erie de eventos calamitosos entre los que estn su participacin obligada en un robo y el encarcelamiento de su novio, se despea y cae para morir al lado de su madre, quien se encuentra en su oficio de siempre. Enmarcada en este comienzo y final, la narr acin la componen los eventos que transcurren entre el asomo de la joven hacia lo que se convertir, figurada y literalmente en su abismo, y su cada final en l. La historia que narra el novelista caribeo es la vida de una campesina a quien le es imposi ble despojarse del destino que le depara su posicin social y el lugar en el que vive. Una alegora no slo del campesino puertorriqueo sino de quien la crtica llama el subalterno. En la

PAGE 51

51 novela de Zeno Gandia la montaera no puede mejorar la condicin de subalternidad, determinada por el medio y la herencia. Lo anterior, la imposibilidad de superar la condicin social en la que se nace, es un topos que varios novelistas tanto latinoamericanos como peninsulares, exploran a todo lo largo del siglo XIX. Los colombianos Segundo de Silvestre en Trnsito y Jos Manuel Marroqun en Blas Gil (1887), por ejemplo, y los espaoles Cecilia Bhr de Faber en La gaviota (1849), Emilia Pardo Bazn en La tribuna (l882) y Vicente Blasco Ibez en La barraca (1898), e scriben novelas en las cuales los protagonistas mueren resolucin trgica del conflicto que les evita a los escritores tener que enfrentar y entrar a resolver el dilema de la inequidad social o se mantienen en el lugar al que pertenecen cumpliendo con el sino que la naturaleza y/o la sociedad parece haberles impuesto de modo inexorable. En el trasfondo de todas estas obras est la necesidad de integrar o al menos de tener en cuenta la posibilidad o necesidad de integracin del subalterno, en el proceso de consolidacin del estado moderno. En La charca, Zeno Gand a hace un diagnstico del campesino puertorriqueo a quien considera imposibilitado para superar su mermada condicin fsica y mental, segn lo determina su medio natural. El habitante de la charca, nombre alegrico del lugar donde se recoge el agua despus de la lluvia que pronto se convierte en un lodazal malsano, vive rodeado de violencia familiar y de clase: Silvina sufre los abusos de su esposo Gaspar, quien le fuera impuesto a la fuerz a; los campesinos deben soportar la rigidez de Montesa, el mayordomo que le trabaja a Juan del Salto el terrateniente que le sirve al narrador de importante punto de vista y la regin entera sufre del despotismo econmico de Andujar quien a travs de su tienda engaa y estafa permanentemente (95). En la charca se vive oprimido por condiciones que Juan del Salto considera son las de un cuerpo degenerado (57). La nacin, como el cuerpo, necesita de

PAGE 52

52 salud para funcionar y estas condiciones estn lejos de existir en Vegaplana, el villorrio en donde se desarrolla parte de la trama: El estmago enfermo reparte mal las fuerzas (57) sentencia el narrador. A travs de Juan del Salto el narrador describe la regin como un cuerpo, lo que en trminos narrativo s para finales del siglo XIX es una metfora de uso extendido. Adems, al representarlo como enfermo pretende entender y explicar el estado de bienestar o malestar de la sociedad (Ver Aronna, pginas 11 33). Como sostiene Michael Aronna la medicalizaci n del subalterno fue una tarea fundamental de la modernidad. El empuje por aislar y clasificar al individuo social y orgnicamente enfermo fue parte de un proyecto amplio por racionalizar, modernizar e industrializar la nacin (14). La novela de Zeno Gan d a tambin puede leerse como una muestra del momento cuando un positivismo optimista se transforma en la teora pesimista de la degeneracin (Aronna 27) debido a que la promesa de progreso que viene con la modernidad no redunda en beneficios econmicos ni en avance social. En La charca progresa quien no se ve afectado por el medio. Jacobo, el hijo de Juan de Salto que estudia en el exterior, idealiza y aora el suelo nativo y no entiende a que estmago se refiere su padre en sus cartas; mientras que Juan del Salto sufre el terrible contagio (209) de vivir en la regin, siente vergenza de s mismo y no logra denunciar un crimen del cual tiene conocimiento, hacindose as cmplice de la inmoralidad humana que reside impunemente en la charca. Esta t endencia a mirar hacia fuera, concretamente hacia Europa, aparece repetidamente en los modelos que las Naciones Estado latinoamericanos intentan establecer como cimiento tanto poltico como tecnolgico. P ersonajes y narradores hacen esfuerzo s constantes p or negociar las distancias que separan a la civilizacin, cuya procedencia es externa (europea y norteamericana), de la barbarie o el retraso que mora en la

PAGE 53

53 regin donde se desarrolla la trama. En la novelstica colombiana Manuela es un excelente ejemplo d e esta situacin. En un dilogo que sostienen el padre Esteban, el doctor positivista Pintado y Juan del Salto, el dueo de la tierra, cada uno expone las ideas que considera esenciales para lograr un cambio progresista y las simboliza en el tipo de constr uccin que cree necesario edificar en la regin. El padre aboga por un templo en cada montaa, el doctor por un banco en cada cerro y Juan de salto por un gimnasio en cada valle (226). La conversacin que se torna superficialmente spera por momentos y termina en bromas y cordialidad, pone de manifiesto el dilema entre el optimismo positivista y el pesimismo degenerativo, en el proceso de modernizacin de la nacin que menciona Aronna. Para cada uno de los interlocutores es importante, partie ndo de diagnosticar la enfermedad que padece la regin, ofrecer la solucin adecuada para lograr una cura y seguir avanzando en el proceso de construccin de la nacin mediante la multiplicacin de templos, bancos o gimnasios. Como lo sugieren los inter locutores, es posible sanear la nacin mediante la religin, el dinero o la salud, pero al final de la novela ninguna de estas soluciones es evidente. Por el contrario, en La charca triunfa la degeneracin y fracasan los intentos de del Salto por alimentar y sanear el estmago enfermo que es la regin y que sufre de un mal decididamente incurable. No sin razn esta novela hace parte de la serie que Zeno Gand a, mdico, titul como Las crnicas de un mundo enfermo y las menciona Benigno Trigo como represe ntativas de la literatura de la poca. Trigo analiza la novela de Jorge Isaacs, Mara como parte del tema de la enfermedad que se extiende a finales del siglo con el propsito de mostrar como estos autores [Isaacs y Jos Mara Samper, de quien analiza u n ensayo] encuentran la

PAGE 54

54 causa de las crisis endmicas de la Amrica espaola en el principio de la reproduccin en s (49).27 Cirilo Villaverde (18121894) en Cecilia Valds (1839 / edicin definitiva de 1882) narra la historia de una relacin incestuosa, que aparentemente nunca llega a consumarse, entre Cecilia la hija ilegtima de Cndido Gamboa, y Leonardo su hijo legtimo. En el caso de Cecilia la enfermedad no es habitar en un ambiente geogrfico contaminado como lo es para Silvina en La charcani hab er nacido de una relacin por fuera del matrimonio; su debilidad es la mezcla racial, su hibridez.28 El narrador aborda directamente esta problemtica as: A qu raza, pues, perteneca esta muchacha? Difcil es decirlo. Sin embargo, a un ojo conocedor no poda esconderse que sus labios rojos tenan un borde o filete oscuro, y que la iluminacin del rostro terminaba en una especie de penumbra hacia el nacimiento del cabello. Su sangre no era pura y bien poda asegurarse que all en la tercera o cuarta g eneracin estaba mezclada con la etope (70; nfasis agregado). No obstante las aparentes dudas del narrador acerca del ascendiente tnico de la protagonista, ninguno de los personajes tiene este dilema. Leonardo busca a Cecilia para seducirla precisament e por su condicin de mujer de color inferior en clase y por lo tanto explotable y Cecilia misma tiene muy presente su condicin cuando en dilogo con Nemesia, su mejor amiga, afirma que le dara vergenza tener un hijo saltoatrs (400). En este mismo i ntercambio Nemesia se dirige a Cecilia llamndola china y chinita; y adems, advirtindole del error que comete al creer que va a poder establecer algn tipo de relacin con Leonardo, le 27 Las similitudes entre Mara y Silvina son varias : anemia, enfermedad incapacidad de formar un hogar y la muerte. Otra novela colombiana que se ajustara a este anlisis es Entre Primos de Jos Manuel Marroqun. En esta Cecilia, prima de Pab lo es quien muere afectada tambin como M ara de una enfermedad que no slo es incurable sino que tiene la caracterstica de ir debilitando a la persona de manera lenta pero perseverante, la Lepra nervosa. 28 Lo que quizs es tambin parte de la enfermed ad de Mara, ella es juda conversa.

PAGE 55

55 repite en dos ocasiones la sentencia que le ha odo a alguien de mayor experiencia: cada uno con su cada uno (399).29 Si hacia finales del siglo XIX la enfermedad que sufre el subalterno est ligada a una mala alimentacin y a la geografa como lo sugiere Zeno Ganda en La charcarecurdese que Silvina se prende de un rbol en un barranco y mira hacia el can del ro a comienzos del mismo siglo el mal es estar contaminado de sangre impura como sucede con Cecilia Valds, apellido que la seala ante todos como hija ilegtima.30 La impureza sin embargo no lleva a la muerte, al menos en el caso de Cecilia. Aunque su madre est enferma ha enloquecido al nacer Cecilia al final de la novela la protagonista parece alcanzar cierto grado de felicidad al abrazar a Dolores Pimienta, el hermano de su mejor amiga, y descubrir que ha sentido algo por l. En Cecilia Valds uno de los cambios sociales que enfrenta la empresa de Cndido Gamboa es la abolicin de la esclavitud. Como esclavista, en un momento en que los ingleses estn combatiendo activamente la trata negrera y los espaoles estn permitiendo el registro de sus barcos, Cndido Gamboa enfrenta la posibilidad de una doble tragedia: la econmica en caso de que el ltimo barco que ya se encuentra en el puerto caiga en manos de la aduana inglesa; y la social, si Leonardo establece alguna relacin con Cecilia. Villaverde opta por no resolver las problemticas anteriores dejndolas en punta. La mulata Cecilia contina ocupando su lugar con una de su clase. Hay quien ha visto salir a Leonardo de visitar a Cecilia encontrn dose ella sola 29 En la a veces complicada y cambiante nomenclatura que designaba los distintos cruces genticos entre blancos y negros el saltoatrs indicaba un cruce de alguien de color con indio. El trmino chino indicaba mezcla entre blanco y morisco (espaol y mulato). 30 De sangre impura son tambin Trnsito, Manuela y Mara en las novelas que llevan como ttulo sus respectivos nombres. Las dos primeras tambin pertenecen a una clase social baja. Aunque en la literatu ra espaola en una primera instancia el color de piel pareciera no tener un papel importante no se puede dejar de anotar que Amparo la protagonista de La tribuna es del tipo moreno (103) y Marisalada en La gaviota No es bonita, ni fea es morena, y sus facciones no pasan de correctas (313). Algo de color (en la mujer), clase social baja y un destino sin esperanza estn unidos en ambos lados del Atlntico.

PAGE 56

56 pero no se sabe con certeza si ha quedado o no embarazada. El capitn general Vives, quien debe impartir justicia, se hace el de la vista gorda frente al contrabando humano del buque de Gamboa y sus asociados. Vives est dispuesto a somete rse a los reclamos airados de los ingleses antes que tomar una posicin legal clara frente a la situacin (313). La fatalidad que persigue a la campesina protagonista en La charca a finales del siglo, es similar a la misma que sufre el contrabando humano que se encuentra en el barco de Gamboa medio siglo antes. Sin embargo, para Cecilia existe cierta esperanza mientras contine en su lugar de hibridez, relacionndose con los de su clase. Una esperanza similar parece presentarse para las empresas de Gambo a. Ya cerca del final de la novela se anuncia una visita a su ingenio de La Tinaja que tiene por objeto presenciar el estreno de una mquina de vapor para auxilio de la molienda de la caa miel, en vez de la potencia de sangre con que hasta all se vena operando el primitivo pesado trapiche (394; nfasis agregado ). Amenazado el trfico africano, la modernizacin aparece como una posible solucin al reto econmico, siempre y cuando en lo social se siga el consejo de Nemesia de cada quien seguir con su cada uno. Villaverde apunta hacia un futuro donde la tecnologa reemplaza a la esclavitud, como fuerza laboral, pero las razas no se mezclan dejando las estructuras sociales intactas.31 Y dentro del contexto latinoamericano ya sea que la contaminacin va ya por dentro, contenida en la sangre impura, o la transmita el medio encharcado, sta parece afectar al hombre y a la mujer de maneras similares como se ver a continuacin. 31 Thomas Hughes considera que el componente soc ial del momentum tecnolgico, originada por los sistema s tecnolgico s emplazado s desde la colonia resiste al cambio En el capitulo II I se discutirn en detalle los conceptos de Hughes. Por el momento vale la pena anotar que la representacin de Villaverde prolonga la inequidad soci al del sistema esclavista colonial en la sociedad industrial. Representacin esta que de manera similar aparece en la novelstica Colombiana del siglo XIX en particular en la gestada en el valle del Cauca.

PAGE 57

57 Al juzgar por lo que ocurre en Clemencia (1869), novela del mexicano Ignacio M. Altamirano, que el portador de la impureza sea hombre poco cambia la ecuacin: impureza sigue siendo igual a catstrofe. En Clemencia Fernando del Valle, uno de los pretendientes de Clemencia, es moreno pero no del moreno agradable de los espaoles, ni el de los mestizos sino del que revela una enfermedad crnica (15). En el caso de del Valle su mal principal es ser partidario de las ideas liberales, lo que ha hecho que su padre lo repudie. A pesar de la contaminacin anterior y de ser descrito por el narrador en trminos bastante negativos: advenedizo (16), antiptico, pobre diablo y repulsivo (21), del Valle va transformndose lentamente a medida que avanza el relato. El cambio sorprende incluso al narrador quien asegura que la transforma cin de Fernando lo hace pensar mucho. No obstante lo anterior, est claro que del Valle nunca alcanzar a convertirse en alguien capaz de rivalizar con el donjuanesco Flores: rubio, blanco, de ojos azules, un dandy (13), un lion parisiense (14), po r quien las mujeres se des viven. El cambio en Fernando es de tal magnitud que gracias a su actuar honesto y benevolente logra en su momento vencer a su rival Enrique Flores. Del Valle logra interceptar una comunicacin de Flores con las tropas frances as, lo que prueba la traicin de este ltimo al ejrcito mexicano y ocasiona su encarcelamiento y condena a muerte. Sin embargo, el triunfo tanto moral como sentimental de Fernando llega tarde. Clemencia, la hermosa morena (49), intercede apasionada pe ro infructuosamente por l cuando del Valle a consecuencia de su valenta, desapego y arrojo termina encarcelado y condenado a muerte por haber ayudado a escapar precisamente a su rival. Del Valle ha asumido, en un principio correctamente, que Clemencia no lo amar nunca y en cambio est seguro del amor de ella por quien antes era su amigo y finalmente se ha

PAGE 58

58 convertido en adversario. Lo anterior explica la actuacin aparentemente irracional de Fernando. Al justificar la accin que lo ha llevado a prisi n, del Valle le dice enfticamente al mdico (el narrador): he faltado a las leyes militares pero no a las de la humanidad (234). Y es esta humanidad la que logra un cambio en Clemencia, quien trata infructuosamente de pedirle perdn a del Valle por s u trato y displicencia antes de que sea fusilado. Clemencia recibe de su padre un mechn del cabello de del Valle y al hacerlo afirma que es a l a quien ha debido amar. Finalmente ella se hace monja, guarda los cabellos y parte para Francia. Flores des fila como coronel del ejrcito que entra triunfante a la ciudad Aunque al comienzo de la novela de Altamirano el narrador asegura que su narracin no ser ni histrica ni militar sino ntima y verdica, el trasfondo en el que transcurre la acci n es, evidentemente, tanto histrico como militar. No slo son dos de los personajes principales militares sino que muchas de las idas y venidas en la narracin se dan como consecuencia del avance del ejrcito francs y el repliegue de las fuerzas liberal es y conservadoras mexicanas: es el momento en que Maximiliano establece su gobierno y pone en peligro la continuacin de la presidencia de Jurez. Altamirano, hijo de indios de sangre pura (Abud 57) y liberal, opta por crear un personaje como del Valle en quien resalta su integridad, y lo separa de una identificacin racial definida describindolo como de color pero ni espaol ni mestizo. Si en La charca el destino de Silvina est signado por las condiciones de la regin y en Cecilia Valds Cecilia trata de blanquearse sin xito, en Clemencia del Valle no logra sobreponerse a la mancha que ha dejado en l el liberalismo, no obstante su actuacin moralmente intachable y ejemplar. El liberalismo es la corriente de pensamiento que avasalla durante gran parte del siglo XIX. Sus alcances son polticos, econmicos y sociales, pero como lo anota Hobsbawn: liberal

PAGE 59

59 ideology of social change systematically failed to provide for the social and authority ties taken for granted in earlier societies, and created voids which might have to be filled by invented practices (8). En el caso colombiano, el movimiento regenerador colombiano se di precisamente a la tarea de llenar el vaco poltico a partir de 1886 con la escritura de la nueva constitucin conservadora, la reafirmacin de tradiciones representadas por el himno nacional, la bandera y la escritura de nuevas historias.32 Los novelista s colombianos no fueron ajenos a estos cambios y como en el caso de la novela mejicana Clemencia novelas colombianas como M anuela y Olivos y aceituno s todos son uno s criticaron la propuesta liberal y los cambios de paradigmas incluido el tecnolgico que el programa liberal colombiano abander durante el tiempo de la repblica federal liberal. Sin embargo, en la novela Mar tn Rivas (1862) del chileno Alberto Blest Gana (1830 1920) el liberalismo, aunque no triunfa, alcanza cierto poder de negociacin. Lo anterior le da crdito a la idea que propone desarrollos di similares en distintas regiones, nocin que es vlida tanto entre naciones como entre reas de un mismo pas Si bien los orgenes del protagonista Martn, son provincianos, su padre ha sido un hombre de bien, que en el pasado le ha vendido a Dmaso Encina los derechos de una mina. Dmaso, padre de Leonor, term ina enriquecindose gracias al descubrimiento de una veta muy productiva en dicha mina. Cuando el padre de Martn muere y l busca trabajo en la capital, Encina lo acoge en su casa y lo contrata como su secretario personal. Si bien Martn no tiene dinero a la muerte de su padre, s posee todas las condiciones morales para poder limpiar su pasado humilde y aprovechar las oportunidades 32 Ver comentario de Melo en La literatura histrica (641 43) acerca de la nueva perspectiva histrica que se afianza en 1910 con la publicacin de la obra de Gerardo Arrubla y Jess Mara Henao: Historia de Colombia para la enseanza secundaria.

PAGE 60

60 econmicas del momento, que le permiten el ascenso social. El papel que juega el dinero en esta movilidad lo describe cl aramente el narrador en los comienzos de la novela as (captulo II): Entre nosotros el dinero ha hecho desaparecer ms preocupaciones de familia que en las viejas sociedades europeas. En stas hay lo que llaman aristocracia de dinero, que jams alcanza con su poder y su fausto a hacer olvidar enteramente la oscuridad de la cuna; al paso que en Chile vemos que todo va cediendo su puesto a la riqueza, la que ha hecho palidecer con su brillo el orgulloso desdn con que antes eran tratados los advenedizos soc iales (8 ; nfasis agregado). Martn tiene que vencer su provincialismo pero no tiene la mancha del color de Cecilia, ni la enfermedad de Silvina, ni las condiciones de un advenedizo de del Valle.33 En Martn Rivas el dinero ocasiona marcados cambios sociales y quien lo posea podr aspirar a una mejor posicin social. La familia de Dmaso Encina es ejemplo de esto. El nombre de Dmaso siempre est en la lista de aspirantes al congreso, apoyando a los ganadores ya sean estos liberales o conservadores, y sus amistades provienen de las ms altas esferas santiagueas. Todos en su familia se benefician de su posicin social y su dinero les permite vivir frvolamente. Su esposa es anfitriona de constantes veladas mientras carga permanentemente a una perrit a que segn ella entiende todo lo que ve y oye; a su hija Leonor le hacen la corte los jvenes ms cotizados; y su hijo Agustn, un fantoche influenciado por una visita a Pars habla afectadamente un espaol afrancesado y todo lo compara permanentemente co n lo que ha visto en la capital francesa. Blest Gana reconoce la posibilidad de la movilidad social pero la satiriza cuando proviene de personas que, como los Encina, lo han ganado sin esfuerzo y no exhiben la entereza moral intachable de un Rivas, trabaj ador y estudiante incansable. 33 Martn t ampoco tiene que deshacerse del liberalismo idealista e ilus o de Demstenes en Manuela o sufrir las consecuencias de haber descendido en la escala social como Pablo, el protagonista de Entre primos Su suerte es similar a la de Daniel en El alfrez real que resulta de su blanqueamiento. Sin embargo, la gran dife rencia es que Blest Gana en Chile confronta las fuerzas de cambio liberal en 1862 y en el valle del Cauca en 1886 Palacios la evita recurriendo al pasado colonial.

PAGE 61

61 Hay mucho de irona en la representacin que Blest Gana hace de la familia Encina, pero tambin hay una aceptacin clara de la nueva y moderna situacin econmica, que posibilita los saltos o entrelazamientos sociales. Al ig ual que la novela de Altamirano, Martn Rivas tiene un trasfondo poltico, en este caso el levantamiento popular de 1851 en la capital.34 Martn tienta a la muerte cuando toma parte en la insurreccin dado que l cree estar seguro como en su momento lo es t del Valle en Clemencia que su amor nunca ser correspondido. Pero el destino de Martn ser muy distinto al de morir fusilado. A diferencia de las tres novelas analizadas en algn detalle hasta ahora, el protagonista no slo no muere al final, sino qu e la unin entre Martn y Leonor se realiza y Dmaso Encina deja a Martn al mando de sus negocios: su celebracin [la de Blest Gana en la novela] de una democracia porosa y flexible, aunque todava oligrquica, es un innegable si no satisfactorio gesto liberal (Sommer 215). Otra novela del Cono S ur, La Gran Aldea (1884) escrita por el argentino Lucio V. Lpez (1848 1894) se aparta de los modelos estticos y narrativos ms claramente romnticos de varias de las novelas latinoamericanas mencionadas anteriormente. En ella el narrador, quien cuenta su vida en primera persona a manera de un B ildungsroman se concentra en presentar de manera realista, el medio familiar, social, poltico y cultural que lo rodea y no en sus sentimientos e intereses: no v oy a perder mucho tiempo en contar idilios de juventud, porque tengo la mano torpe y el corazn duro para narrar la historia vieja de los primeros afectos (62) dice. En cambio la vida le sirve al narrador (Julio es su nombre) como pretexto para contarnos acerca de la Argentina de la poca, lo que le da significado al subttulo con que se public la primera edicin: costumbres bonaerenses (Lpez xiv). 34 En el caso de la novela colombiana hay un trasfondo poltico prominente en Manuela Oliv os y aceitunos y Diana cazadora.

PAGE 62

62 La vida de Julio no es central a la narracin, en cambio lo son la de su ta Medea y su to Ramn. La narracin comienza precisamente en el momento en que el to Ramn se va a casar, despus de haber enviudado, y sigue inmediatamente a una analepsia que se concentra en la vida de Medea antes de su muerte. La novela se presenta a travs del punto de vi sta del narrador en dos tiempos: antes y despus de la muerte de su ta. Lo amplio del periodo histrico cubierto le permite al narrador hacer comentarios sobre los muchos cambios que Bu enos Aires ha experimentado y c mo stos afectan tanto a la ciudad co mo a las personas que viven en ella. Al regresar a la capital despus de una ausencia de seis aos en el colegio el narrador exclama: Cmo haban cambiado en veinte aos las cosas en Buenos Aires! [ .] los tenderos de aquella poca haban muerto o ha ban cerrado sus tiendas; ya no gobernaban la opinin pblica. [ ] Una nueva generacin poltica haba invadido la tribuna, la prensa y los cargos pblicos (70). Mientras que Blest Gana se concentra en el efecto del cambio econmico en la sociedad c hilena a finales del siglo, Lpez explora muchos y variados aspectos en la Argentina. Por su lado el escritor chileno se preocupa por encontrar un justo acople entre las posibilidades de movilidad social que dan el dinero y los valores morales de las gent es de bien, esforzndose por evitar al mximo la contaminacin entre clases. En Martn Rivas l a unin final entre Leonor y Martn parece resolver el conflicto: es posible casar el nuevo dinero citadino con los valores morales tradicionales del provincia no. En contraste, para el novelista argentino en La gran aldea las transformaciones que trae la modernizacin son trgicas. A la muerte de Medea, Ramn hereda una fortuna que le permite casarse con Blanca, una joven mujer que no lo ama y le es infiel, y slo busca la comodidad de la riqueza. Hacia el final de la novela Ramn muere junto con su hija en un incendio ocasionado por una buja y Blanca y su amante huyen al ver la tragedia cuando regresan de un baile. Julio busca a

PAGE 63

63 Valentina, el amor de su j uventud, slo para encontrarla felizmente casada con Don Camilo quien tiene renta considerable y es hombre pblico, y hasta distinguido (149). El narrador grita su desconsuelo: Sent la desesperacin, la horrible desesperacin que se siente ante lo imposible, ante la muerte, ante lo irremediable, y pens si el alma podra arrancarse del cuerpo y arrojarse como intil estorbo de la vida! (149). Y finalmente cuenta que Blanca, la linda portea, corre la vida fcil y elegante, pero duerme con los ojo s abiertos (149). La nueva Buenos Aires est ah para quedarse. Mueren los viejos sin dejar descendencia: Medea, quien paulatinamente se ha ido quedando sin amigas, y Ramn, quien no resiste el ritmo de la nueva vida que le ha impuesto el dinero. Sobr eviven Blanca, que sigue la vida fcil, y Valentina, casada con alguien adinerado. El narrador es el impvido testigo de todo este cambio. Las cinco novelas latinoamericanas reseadas brevemente ponen de manifiesto temticas que sern de importancia en la discusin posterior y detallada de la novelstica colombiana: el advenimiento de la industrializacin, los cambios econmicos generados por la inversin y la banca, la disolucin del sistema esclavista, el impacto de las ideas liberales, la interacci n entre el medio geogrfico y quienes viven en l, la posibilidad o imposibilidad del avance social, econmico o poltico, la necesidad de negociar las alteraciones en las jerarquas sociales implantadas desde la colonia y la idea de cambio como elemento positivo o negativo en la formacin del estado nacional. Todas estas temticas tienen un papel importante en la prolongacin de la inercia tecnolgica colonial y el retraso u oportuna implementacin de un nuevo sistema tecnolgico. La novela espaola de l siglo XIX Como ya se anot anteriormente, la literatura colombiana no se da en un vaco literario. Aquellos novelistas colombianos que escribieron influidos por la esttica costumbrista de gran arraigo en Colombia y de la cual se hablar ms adelante tuvieron muy presentes las

PAGE 64

64 creaciones literarias de Mariano Jos de Larra (1809 1839), Emilia Pardo Bazn (18511921) y Cecilia Bhl de Faber (1796 1877), entre otros. Hacia finales del siglo la influencia del realismo de Benito Prez Galds (18431920) y Leopoldo Alas Clarn (18521901) se hara tambin evidente. No se debe olvidar que Espaa, a pesar de haber sido por siglos la potencia colonial dominante en Amrica latina, se ve abocada en el siglo XIX a resolver problemas de independencia y de nacin, en algunos puntos similares a los de las repblicas latinoamericanas. Debido a la coincidencia anterior, adems de las literarias, es relevante hacer referencia en este estudio a los posibles dilogo s entre los creadores de ficcin espaoles y colombianos. Por el momento, y siguiendo con el propsito de delinear los contextos en los que surge la novela colombiana, basta con anotar algunas generalidades del siglo XIX espaol y su novelstica. El anlisis escueto de algunas novelas del canon de cimonnico espaol ayuda a delimitar el contexto que se t iene en cuenta ms adelante para el estudio de la novela colombiana. Dicho siglo comienza para Espaa con psimos augurios. En 1808 Napolen instala a su hermano Jos en el poder en la pennsula ibrica, y Espaa se ve obligada a iniciar su propia guerra de independencia, en contra del invasor francs, al mismo tiempo que en sus colonias americanas se desencadenan uno tras otro los movimientos independentistas anticoloniales.35 Las Cortes gaditana s en la constitucin de 1812 dan inicio a un proceso de liberalizacin poltica, que la corona combate de manera repetida durante todo el siglo, sin poder ignorar muchas de sus demandas. Los sucesos histricos de inicios del siglo diecinueve, ponen de manifiesto los mltiples conflictos espaoles: entre la Espaa tradicional catlica y la progresista laica 35 lvarez Junco pone en duda que el conflicto desatado en la pennsula Ibrica entre 1808 y 1814 se ajustara realmente a la categora de guerra de independencia, segn qued consagrado ms tarde por la versin nacionalis ta. Para este historiador el propsito de Napolen no era convertir a Espaa en provincia de Francia sino sustituir la monarqua que imperaba en el momento en Espaa.

PAGE 65

65 entre la idea unitarista con su fuerte tendencia centralizadora y uniformadora, y el pluralismo lingstico y cultural entre la clase dominante, la vieja oligarqua con nuevo cuo, y los movimientos sociales revolucionarios . (Cerezo Galn, El mal del siglo 71 ). Los conflictos anteriores ocasionan que en Espaa, de manera paralela a las repblicas latinoamericanas, los novelis tas participen mediante sus representaciones, en la bsqueda de lo que debe convertirse en lo constitutivo de la nacin. Espaa llega a finales del siglo XIX en condiciones para nada mejores a las que enfrenta en sus inicios. Por el contrario, nuevos eventos precipitan la crisis definitiva cuando en 1898 la nacin ibrica sufre el golpe de gracia naval el siglo haba comenzado con la derrota en Trafalgar (1805) al perder las ltimas posesiones en las indias occidentales en la guerra contra los Estado s Unidos. Los novelistas de cambio de siglo capturan el estado de desesperanza en los personajes centrales de sus ficciones. Lo anterior es el caso, por ejemplo, de Andrs Hurtado, el protagonista de la novela de Po Baroja (1872 1956) El rbol de la ci encia (1911). Hurtado lucha infructuosamente durante toda su vida por superar un destino que lo llevar de manera paulatina pero segura a una muerte prematura, y a la imposibilidad de dejar herencia; l encarna una Espaa que ya no tiene fuerzas ni para do lerse de sus fracasos. Una Espaa que parece destinada a vivir, directa e internamente, la frivolidad de la sensualidad y el dinero, e indirecta y externamente, el mpetu de la ciencia y el progreso. A travs del personaje principal de El rbol de la cie ncia su interaccin con sus amigos y los ocasionales pero importantes intercambios con su to Iturrioz, Baroja critica el retraso cientfico y las pocas oportunidades de investigacin que existen en Espaa, al tiempo que anota la desidia del pueblo espaol.36 Para ello se centra en una carrera muy tradicional, la 36 La apata y otros males parecen ser para Baroja y otros novelistas espaoles de la poca males innatos contra los que al parecer puede hacerse muy poco. Mientras en Amrica Latina el enfermo es el campesino, el negro, el indio y el pobre, en la ficcin de Espaa es el espaol mismo el que sufre de una enfermedad que a todas luces parece ser congnita.

PAGE 66

66 medicina, y la prctica rural de la misma durante la cual Andrs debe enfrentar el caciquismo, las murmuraciones y el atraso rural. Las dos perspectivas que en la novela de Baroja podran denomi narse positivas estn encarnadas por dos amigos de Andrs: Aracil, quien se ha convertido en un empresario que derrocha su dinero, e Ibarra, quien es un inventor que se ha visto obligado a vivir en el exterior con el fin de encontrar el capital necesario p ara sostener sus talleres. Significativamente ambos obtienen xito al no ejercer la medicina para la cual ellos y sus compaeros han estudiado. En contraste con Aracil e Ibarra, para Antonio Lamela, un estudiante retrasado, gallego fantaseador: la con cepcin actual del mundo econmico y de la sociedad no exist[en] (75). En Lamela la negacin de los cambios que se estn dando es total. Mediante los xitos y fracasos de los estudiantes, Baroja representa los varios puntos de vista en relacin, por un lado, con la necesidad de modernizacin y la influencia del dinero, y por otro, con el peso de la tradicin y la historia. El novelista pone as de manifiesto uno de los conflictos que tanto en Amrica Latina como en Espaa adquiere marcada preponderancia a comienzos del siglo XX.37 Las derrotas navales y la prdida de las posesiones de ultramar no son los nicos conflictos que agobian a Espaa durante el siglo XIX. Durante el transcurso de gran parte de este perodo est presente tambin una pugna intest ina constante, cuyas manifestaciones princi pales son las llamadas Guerras C arlistas (183340, 184649, 187276). La derogacin de la ley slica que prohiba que una mujer subiera al trono, ocasiona el reclamo de Carlos hermano de Fernando VII, cuando a l a muerte de este ltimo se designa a Isabel II como sucesora de la corona. E spaa queda dividida as entre c arlistas y anticarlistas. Pero no es solamente esta divisin la que resulta en tres enfrentamientos armados esparcidos a lo largo del siglo la ni ca consecuencia 37 Entre las novelas latinoamericanas un poco anteriores que presentan tambin un momento de crisis de finales d el XIX y comienzos del XX estn La charca y Diana Cazadora, que ya se mencionaron.

PAGE 67

67 que se desprende del problema hereditario. Debido a que Isabel no tiene edad para gobernar ni capacidad para ello, el gobierno de Espaa se ve sometido a varias regencias con sus respectivos apoyos y oposiciones, lo que constantemente ocas iona disputas y levantamientos. Estas luchas polticas se convierten en permanentes puntos de referencia de mucha de la novelstica espaola de la poca y ninguno parece ser ms obligado que la revolucin de 1868: la denominada La gloriosa. Un ejemplo claro es la novela de Benito Prez Galds, La de los tristes destinos (1907), en la que el narrador relata los hechos de la revolucin desde los fusilamientos de los sargentos que se sublevan en San Gil en 1866, hasta la llegada de Prim y el posterior de stierro de Isabel II. El protagonista que sirve para ligar los eventos narrados es Santiago Ibero, quien por su nombre representa lo ms espaol de los espaoles.38 Al comenzar la novela, Ibero, quien ha participado en el mencionado levantamiento de San G il, logra evitar su condena gracias a la intervencin de su amigo Tarfe. Este intercede ante la reina, y mintindole acerca de las razones por las cuales Ibero se encuentra preso, logra su perdn. La narracin sigue a partir de ah los sucesos revolucionarios intercalndolos con la participacin de Santiago Ibero, fiel seguidor de Prim. Prez Galds parece estar de acuerdo con Baroja en representar la vida del espaol como la de quien tiene un destino sin esperanza que no ofrece un justo retorno por servi cios prestados. En Miau (1888), Prez Galds, narra la interminable espera por un nombramiento pblico del viejo cesante Ramn Villaamil. A Ramn le faltan pocas semanas para completar el tiempo necesario de trabajo para poder retirarse y recibir su pens in. A pesar de lo cerca que est su 38 Una nota sobre el nombre: para lvarez Junco la presencia del apstol Santiago en la historia espaola hace parte de la mitologa que intenta crear y afirmar la identidad nacional. Segn este historiador lo nico cierto de la leyenda, que se establece en el siglo XII y deja consagrado a este ap stol como primer predicador del evangelio en la Hispania romana, es su ejecucin en el ao 44 d.c. La Leyenda de Santiago carece de toda fundamentacin histrica; y su vinculacin con la pennsula Ibrica, en especial, apenas si tiene visos de verosimilitud (41).

PAGE 68

68 objetivo, Villaamil fracasa en sus esfuerzos, rodeado como est por los conflictos y dilemas que agobian a Espaa y que finalmente lo impulsarn a l al suicidio. Luisito, quien encarnara el futuro de Espaa, se encue ntra a la deriva como los jvenes Andrs Hurtado en El rbol de la ciencia y Santiago Ibero en La de los tristes destinos Su padre, Vctor Cadalso, lo reclama, y su abuelo Ramn quiere enviarlo a vivir con una hermana de Vctor, Quintina, quien les pide a las miau (Pura, Milagros y Abelarda) que lo dejen ir a vivir con ella. Las tas, sin embargo, quienes poco tienen que ofrecerle Luisito pasa hambre y con frecuencia tiene visiones no desean dejarlo ir. Incluso la esposa de Mendizbal, el memorialista q ue tiene su puesto a la entrada del edificio donde viven los Villaamil, compite por la atencin del chico. En suma, a Luisito, el futuro de Espaa, lo jalonan intereses personales de gente mayor que no tiene esperanza, moral o dinero: el abuelo, quien opi na que el Estado es el mayor enemigo del gnero humano (147) y que en Espaa donde todo lo que sea un disparate, tiene fundamento (89); las miau, que no slo viven para el teatro sino que a veces se comportan como si estuvieran en una obra de teatro, y su padre, quien abusa de su ta Abelarda y se vale de la poltica para lucrarse. El abuelo le pregunta a Luisito si quiere irse con Quintina o vivir con las miau. La respuesta de Luisito a las mltiples presiones es decir: yo quiero ser cura (144) y que todas vivan juntas. El abuelo finalmente lo lleva a casa de Quintina y luego l de manera muy premeditada se prepara para matarse. Muere una Espaa, Ramn Villaamil, que no recibe su pensin lo que sera justa recompensa a toda una vida de servicios y vive otra, Luisito Cadalso, que gracias a su ta y su abuelo se refugia en la religin pudindose as alejarse de la corrupcin y la diversin sin necesidad de enfrentarlas.

PAGE 69

69 Los conflictos polticos que plagan a Espaa durante el siglo XIX no son solamente consecuencia de las guerras por la sucesin del trono espaol entre carlistas y anticarlistas, ni se limitan a las pugnas entre las distintas facciones liberales y militares, existe tambin un componente social y este juega un papel central en La tribuna (1882) de Emilia Pardo Bazn. La protagonista en La tribuna no slo es una joven mujer sino que es del pueblo, del tipo moreno (102). A pesar de ser hija de cigarrera y barquillero, la protagonista posee rasgos de independencia, inteligencia y tesn que en primera instancia le auguran la posibilidad de alcanzar una vida alejada de las condiciones de privacin y sacrificio en las que siempre se ha visto obligada a vivir su familia. Amparo, gracias a la prctica que obtiene leyndole al barbero, se co nvierte en lectora de las noticias en la cigarrera y a travs de ellas adquiere soltura al hablar repitiendo ideas que no entiende a cabalidad, pero que defiende, hasta llegar a recibir el mote de La tribuna: La fe virgen con que crea en la Prensa era inquebrantable, porque le suceda con el peridico lo que a los aldeanos con los aparatos telegrficos: jams intent saber cmo sera por dentro; sufra sus efectos sin analizar sus causas (106).39 A medida que avanza la narracin las habilidades que de stacan y diferencian a Amparo de los otros miembros de su clase social, y en especial de las mujeres, comienzan a desvanecerse. No solamente son sus destrezas oratorias las de quien repite sin entender lo que dice, sino que sus convicciones como mujer dec idida a no dejarse seducir y violentar son gradualmente doblegadas. Pardo Bazn sugiere que la condicin social de Amparo es una que finalmente no puede ser superada. La mujer decidida y fuerte, vocera de las 39 El comentario acerca del telgrafo insina que para Pardo Bazn la tecnologa tiene efectos diferentes en las distintas clases sociales. Los aldeanos no tienen la capacidad de entender el aparato y simplemente deben sufrir su impacto. Una idea similar esta representada en un intercambio entre Demstenes y Rosa en Manuela analizado ms adelante en el captulo V, en el que el capitalino liberal asume la incapacidad de la negra Rosa de entender el funcionamiento de un reloj.

PAGE 70

70 cigarreras en la revolucin es tambin una j oven inmadura que en definitiva es seducida por el oficial burgus Baltasar Sobrado. La novela finaliza con Amparo tendida en el lecho, afiebrada, delirante, gritando Favor, Madre ma de Amparo! Virgen de la Guardia! Pero cmo consientes esto? La p alabra, la palabra, la palabraaa ; los derechos que matar a los oficiales, a los oficia (270). Amparo a quien la prensa convence de la revolucin con el estribillo de que todos son iguales, se ha dejado engaar por la promesa de matr imonio de Baltasar y desde su lecho se lamenta, con su hijo al lado, mientras ve pasar por la ventana a sus compaeras cigarreras quienes gritan vivas a la repblica federal. Cualquiera haya sido el triunfo transitorio de la revolucin, la cigarrera conti na siendo una vctima de sus condiciones sociales. Mientras que Santiago Ibero huye y Andrs Hurtado se suicida, Amparo, quien no tiene apellido y no logra uno para su hijo, debe seguir sobrellevando una situacin social que el lector puede imaginar fci lmente la llevar a terminar como su madre: enferma, rodeada de miseria y en condiciones opuestas a las de su nombre, desamparada.40 Las cuatro breves reseas anteriores de novelas espaolas no representan por supuesto las nicas alternativas que los novel istas espaoles ofrecen. Estas estn ah, al igual que las novelas latinoamericanas mencionadas antes, como marco de referencia, para ilustrar cmo los novelistas espaoles representa ron una situacin que a su juicio era angustiosa y que Espaa como naci n deba tambin resolver. En Pedro Snchez (1883), Jos Mara de Pereda (18331906) critica a la 40 C ecilia Bhl de Faber, tres dcadas antes, en La gaviota (1836) ya haba explorado el surgimiento y final descalabro de otra joven mujer perteneciente a la clase baja. Mientras que en La tribuna es la descripcin naturalista del proceso de industrializaci n del trabajo que ha llevado a la mujer a participar como parte de l en condiciones desventajosas el que sirve de cohesin espaciotemporal a la narracin, en La gaviota es el ambiente rural, descrito de manera costumbrista el que enmarca la historia de una hija de pescadores. En la novela de Bh l de Faber, Marisalada, quien gracias a su hermosa voz tendr la oportunidad de dar un gran salto social, termina frustrada en sus intentos por una serie de sucesos que la retornan a su lugar dentro de la sociedad.

PAGE 71

71 ciudad moderna, que obnubila el juicio de quien abandona el paraso que es el campo y el mismo novelista en Peas arriba (1895) sugiere que la solucin, o al menos una posibilidad de esperanza, la ofrece la movilizacin hacia la vida y los valores provincianos. Por su parte en Doa perfecta (1876) Prez Galds niega la posibilidad de entendimiento entre la ciudad y el campo y en Camino de perfeccin (1902) Baroja explora el surgimiento de lo burgus y la desaparicin de lo aristocrtico. Los hilos comunes entre las novelas espaolas y las latinoamericanas son varios se han explorado brevemente algunos de los que ataen a la dis cusin que este trabajo plantea en el anlisis de la novela colombiana durante el periodo de consolidacin republicana La novela decimonnica colombiana La ficcin colombiana del siglo XIX madura y evoluciona de manera paralela a los marcos generales latinoamericano y espaol ya delineados. Detallar las influencias que tienen la literatura espaola y latinoamericana en la colombiana no es uno de los objetivos centrales de este estudio. A este punto es suficiente aclarar que las influencias existen y que las pertinentes se anotarn opor tunamente cuando el anlisis as lo requiera. Jos Mara Vergara y Vergara en su cuento Las tres tazas represent alegricamente los cambios sociales ocurridos despus de la independencia. En la colonia, segn el novelista, criollo y espaol departieron en condiciones de aristocracia degustando un a deliciosa taza de chocolate. Despus, debido a la apertura econmica, muchos pudieron saborear una extica taza de t P osteriormente los criollos se vieron obligados a compartir con gentes de clases socia les emergentes una amarga taza de caf. L a representacin de Vergara y Vergara es una referencia a un pasado que l a ora, cuando las clases altas espaolas y criollas vivan en armon a y un presente ( segunda mitad del siglo XIX ) amargo e incierto para l a aristocracia criolla cuando comerciantes e industriales intentan abrirse camino proponiendo cambios estructurales en los sistemas tecno-socio -econmicos.

PAGE 72

72 Es en medio de los cambios sociales a los que alude el cuento de Vergara y Vergara, las rencillas i deolgicas y polticas entre liberales y conservadores, los cambios constitucionales, los vaivenes en los centros de poder regionales, y los repetidos intentos por establecer una economa viable, que los letrados colombianos escriben sus ficciones impulsados por la necesidad de definir y crear una literatura y un arte propiamente nacionales (Gordillo, El mosaico 206). En la primera mitad del siglo XIX, con el romanticismo, se inicia en Amrica Latina la bsqueda de una literatura nacional que comienz a a incorporar los tipos nacionales (Chang 121). La descripcin y popularizacin de estos tipos nacionales se da en Colombia mediante los llamados cuadros de costumbres. En ese pas el gnero costumbrista adquiere fuerza, en primera instancia, gracia s a la actividad de la tertulia y peridico El Mosaico (1958) alrededor de la cual se formaron varios escritores de novelas del siglo XIX en Colombia.41 La influencia pennsular de Larra y Mesoneros Romanos, as como de otros autores costumbristas espaol es un tanto posteriores como Jos Mara Pereda, fue definitiva para la consolidacin y desarrollo del gnero en Colombia (Reyes 190). Entre los novelistas vinculados en algn momento a El Mosaico, directamente (como fundadores o directores), o indirecta mente (como colaboradores), estn: Jos Mara Vergara y Vergara, Eugenio Daz Castro, Jos Manuel Marroqun, Soledad Acosta de Samper, Jos Mara Samper, Jos David Guarn, Felipe Prez y Jorge Issacs (Para una historia detallada sobre El M osaico ver Gordi llo, El Mosaico ). Tambin pertenecieron a dicha tertulia Salvador Camacho Roldn y Manuel Ancizar (Ver Reyes 194). 41 Bodgan Piotrowsky menciona dos etapas del costumbrismo colombiano. La primera de ellas impulsada desde Bogot por El Mosaico durante sus dos pocas de publicacin: en los aos 1858 1861, bajo la direccin de Jos Mara Vergara y Vergara, Ricardo Carrasquilla y Jos Manuel Marroqun; en los aos 1864 1872, redactado por Jos Joaqun Borda. La segunda centrada en Antioquia, con Toms Carrasquilla y Francisco Rendn como dos de sus ms destacados representantes (La r ealidad nacional colombiana 1 ).

PAGE 73

73 Segn las propuestas de aquel momento el objetivo del gnero costumbrista era dejar un legado fiel, escrito a manera de pintura de los tipos humanos del pas y el medio en el que vivan. Eugenio Daz Castro y Jos Mara Vergara y Vergara fundadores de El Mosaico son dos de los primeros escritores en imaginar la nacin a travs de cuadros de costumbres.42 Dada la popularidad del costum brismo no sorprende que la novela de Vergara y Vergara, Olivos y aceitunos todos son unos, sea considerada como hilera de cuadros costumbristas y Manuela, novela de Daz Castro, como una larga coleccin de pequeos cromos de costumbres (Curcio 121, 125). Ambas novelas hacen parte de lo que Raymond L. Williams, en su mirada por regiones de la novelstica colombiana del siglo XIX, denomina la tradicin del altiplano (55). A pesar de la aparente coincidencia entre costumbrismo y la regin del altiplano la esttica costumbrista no es local, influye al realismo que le sigue y se extiende hasta comienzos del siglo XX. Chang y Filer, por ejemplo, hablan del realismo -costumbrista colombiano y mencionan a Toms Carrasquilla como su mximo representante junto con Samuel Velsquez a quien Antonio Curcio Altamar considera ya muy tocado del modernismo.43 La fuerza de la escritura costumbrista y su amalgamiento con el realismo que le sigue lo pone de manifiesto Curcio en su comentario sobre la novela de Se gundo de Silvestre Trnsito (1886): una pequea obra maestra y la primera novela realista de nuestras letras (129) con la que culmin[a] y triunf[a] la lnea de la novela de costumbres (125). 42 Para un comentario sobre el momento de fundacin de El Mosaico ver Mujica. 43 La falta de una definicin esttica clara no es caracterstica exclusiva de la novelstica colombiana. Edgar Linn vila en Realidad y artificio por ejemplo, sostiene que en Hispanoamrica, al no haber lmites rigurosos, todo se convierte en un problema de proporcin, de intensidad y de nfasis (17). Para Linn novelas consideradas romnticas como Mara o Clemencia no tienen reparos en acercarse a lo que propiamente ser a la concepcin de la novela realista y novelas como Martn Rivas o Aves sin nido hacen lo propio respecto a la novela romntica (17).

PAGE 74

74 Los entrelazamientos entre las distintas estticas lo s evidencia tambin Williams al mencionar a Soledad Acosta de Samper y a Jos Manuel Marroqun que segn l revelan los impulsos tanto romnticos como realistas (63). De cualquier manera tanto costumbrismo como realismo son parte del esfuerzo de la ciud ad modernizada por rescatar o mantener las expresiones orales que estaban siendo avasalladas por la creciente civilizacin urbana (Rama 87, 89). Es as como en el siglo XIX los letrados colombianos plasmaron sus representaciones del nuevo Estado -Nacin, de manera espordica inicialmente pero en mayor volumen a medida que se acercaba el cambio de centuria. Las tertulias literarias y cient ficas han sido, en Colombia, a grupaciones de tranformaci n de la sociedad y de su cultura (Conejero, L iteratura colom biana 44). As como E l mosaico en su poca, reuni a los escritores costumbristas, a final del siglo y durante el trancurso de la Guerra de los mil das, La Gruta Simblica, a la que asiste el autor de Diana Cazadora, se convierte en un grupo de oposici n al gob ierno, de reacci n al decadentismo simbolista y de gestin de est ticas expresionistas que, como en el caso de Soto Borda, generan una novela donde la ciudad, por la cual trans itan presonajes grotescos, es ahora ce ntral a la narracin Soto Borda describe a esos personajes como esperp entos a partir de la denominacin creada por el escritor espaol Ram n del Valle Inclan ( Conejero 87). Diana Cazadora es la reacci n a la llamada novela nueva de la que De sobremesa segn Klaus Meyer Minne mann es el primer ejemplo cabal hispanoamericano, que a su vez proclama su absoluta modernidad, defini ndose, en lo que corresponde a sus ra s gos de contenido y expresin, en franca oposicin con la todava poderos a novela naturalista (Silva 89). O dicho de otro modo, como lo sostiene Rafael Maya, l a prosa de Silva, en De sobremesa es la prosa modernista en su plena madurez. En Silva culmina la evolucin de este

PAGE 75

75 g nero, pero culmina con exceso Hay demasiado adorno y fantasa en ella demasiada m sica, demasiado color ( Obra cr tica II 70). Es precisamente en contra de este exceso que reacciona la Gruta simblica. Y es este modernismo el que segn Maya, divorcia a la literatura colombiana de la influencia espa ola clsica separaci n que y a se hab a iniciado con el romanticismo, pues es el romanticismo franc s ( de Vctor Hugo y Chateaubriand) m s que el espa ol ( de Zorrilla, Espronceda y Duque de Rivas) el que influenci en Colombia (Ver O bra crtica I 138). Segn la lista de Willia ms en su estudio de la novela colombiana, estructurado desde una perspectiva regional, slo cuatro novelas fueron escritas en Colombia antes de 1850. Tan slo una de stas ha recibido atencin crtica de alguna significacin: Ingermina o la hija de Calamar (1844) de Juan Jos Nieto, a quien Curcio considera el primer novelista colombiano (71).44 Es hacia finales de la dcada del 50 que se publica Manuela de Eugenio Daz Castro, la primera novela colombiana que, no obstante cierta crtica inicial desfavora ble, sobrevive el paso del tiempo gracias a una recepcin que ha sido impulsada de manera constante por el sistema educativo colombiano.45 Pasara casi otra dcada antes de que cuajara la obra del Gran Cauca, que le dara renombre internacional a la novela colombiana: Mara de Jorge Issacs. Y es terminando la centuria (cronolgica) y comenzando la siguiente cuando surge un nmero considerable de novelas que tanto la crtica como la recepcin han mantenido vigentes.46 Entre 44 Curcio Altamar considera a Irgemina parte de la novela histrico romntica. Williams y Pineda Botero tambin han dedicado alguna de su crtica al anlisis de esta novela. Dentro del gnero histrico romntico se encuentran tambin, segn Curcio, El caballero de Rauzn de Felipe Prez y El alfrez real de Eustaquio Palacios. 45 Para una referencia a la recepcin de M anuela por el programa educativo colombiano ver Menton (54); Para un comentario introductorio a la novela de Daz Castro ver Vergara y Vergara (biografia, 455) 46 Esta explosin que parece verterse del XIX al XX es la que ha llevado a Pineda Botero a s ostener que el siglo XIX en la novela colombiana se extiende hasta 1930. Una razn ms para considerar el ao de 1930 como uno de los delimitantes del marco cronolgico propuesto por este estudio.

PAGE 76

76 estas cabe mencionar a: El alfre z real (1886) de Eustaquio Palacios, El caballero de Rauzn (1887) de Felipe Prez, Frutos de mi tierra (1896) de Toms Carrasquilla, De Sobremesa (1896) de Jos Asuncin Silva, El Moro (1897) de Jos Manuel Marroqun, Diana Cazadora de Clmaco Soto Borda La vorgine (1924) de Jos Eustasio Rivera y La marquesa de Yolomb (1927) de Toms Carrasquilla.47 Durante el perodo en estudio, segn las listas ms exhaustivas elaboradas por dos estudiosos de la literatura colombianas, Curcio y Williams, las novelas colombianas decimonnicas pasan de doscientas. Pocas de estas novelas se imprimen todava aunque es posible encontrar versiones electrnicas de un nmero significativo de ellas. La gran mayora sin embargo no estn al alcance del pblico lector. Los es tudios que los crticos han adelantado de dicha produccin novelstica colombiana han seguido, como en el caso de Curcio, las pautas y lmites dados por los movimientos estticos literarios, han propuesto divisiones cuyo propsito es reconocer diferencias e intereses regionales, como lo ha hecho Williams, o han seleccionado y analizado puntualmente las novelas que consideran como parte del canon nacional colombiano como son los casos de Seymour Menton, lvaro Pineda Botero, Baldomero Sann Cano y Rafael May a, entre otros. Conclusiones Despus de las guerras de independencia l os pases de Am rica Latina se embarcaron en procesos de construccin nacional que se vieron afectados por una gran diversidad de variables polticas, econ micas, sociales y geogr ficas regionales, las que condujeron a desarrollos 47 Esta lista y las otras novelas mencionadas con anteriori dad en este captulo componen una enumeracin de obras que se reconoce algunas a nivel nacional en Colombi a, otras a nivel internacional como cannicas y continan siendo reeditadas o han sido incluso adaptadas a la televisin o al cine. Por fuera ha n quedado otros novelistas y otras obras, de unos y otras se har mencin en el transcurso de este trabajo cuando la discusin as lo amerite.

PAGE 77

77 desiguales. Para explicar el retraso de Colombia en esto s procesos, cr ticos y comentaristas tanto en el siglo XIX como en pocas ms recientes, han avanzado una multiplicidad de ra zones que enfatizan principa l mente los aspectos poltico y geogr fico, dejando a un lado variables importante s como son el pensamiento letrado en relacin a los procesos de modernizacin, industrializacin y, en general, las ideas del papel de la tecnolog a en el proceso de construcc i n del Estado Nacin. Varios crticos y analistas han demostrado igualmente la importancia de las manifestaciones escritas, peridicos y novelas entre ellos, en los procesos de fundacin de nacin. El estudio del pensamiento letrado y las representacio nes de ste en sus escritos, concretamente en las novelas, son de vital importancia para aclarar las causas que llevaron a que Colombia finalizara el siglo XIX retrasada en su avance como repblica moderna. Tanto el desarrollo de ideas como su representac in en la novelistica se vier on afectados por contextos econmi co -pol ticos y socio-culturales particulares a Colombia. La s anteriores particularidades llevan a que el siglo XIX en Colombi a empiece efectivamente en 1850 debido a la gran cantidad de transformaciones que se dan en ese ao, y finalice en 1930 cuando, de nuevo, circunstancias internas marcan un importante momento de cambio. Durante este perodo de tiempo tanto la novel stica en Amrica Latina como en Espaa se ve influenciada por el romanticis mo y el costumbrismo inicialmente y ms adelante por el realismo. El afn del costumbrismo por retratar particularidades locales y del realismo por lograr la representacin minuciosa de la realidad hace de la novela decimonnica una fuente importante para el anlisis del pensamiento letrado y su posici n frente a las transformaciones del momento. En Colombia las est ticas vigentes en el siglo XIX se entrelazan de modo que es dif cil catalogar cada una de las novelas como pertenecientes a un movimiento dete rminado. Son stas,

PAGE 78

78 por el contrario, producto del amalgamiento de diversas corrientes literarias provenientes de Europa, las que estn siendo igualmente exploradas por los escritores de toda Amrica Latina. Los novelistas colombianos, aunque influidos por todos estos movimientos, favorecen por un largo per odo al costumbrismo, impulsado en parte por la revista El mosaico Slo a finales de l siglo XIX y principios del XX entra el modernismo a ejercer una influencia significativa. Son claras las influenc ias del exterior pero son tambi n evidentes algunas de las diferencias, especialmente en la representacin de la tecnologa y de los cambios socio -econmicos ocasionados por el surgimiento de una nueva clase de com erciantes e industriales. En l neas gener ales los novelistas colombianos decimonnic os son reacios a la re presentaci n positiva de la tecnologa y los cambio s que sta supuestamente deb i impulsa r

PAGE 79

79 CHAPTER 3 SISTEMAS TECNOLGICOS Y POSITIVISMO EN LA FUNDACIN DEL ESTADO NACIONAL COLOMBIANO To be a modern nation meant to followthe paradigmatic model of the European nation. The real progress and futurewas in modernizing the nation. And modern values, capital, and technology were not inside but outside the country. Therefore, nationalism and mod ernization became interchangeable terms, and whenever one or the other had to be negotiated there materialized the dichotomy of a traditional backward and obstructing inside versus a progressive, mod ern and accelerating outside. Mauricio Tenorio Trillo, Essaying the H istory of National Images 734 The national questionis situated at the point of intersection of politics, technology and social transformation. Nations exist not only as functions of a particular kind of territorial state or the aspirat ion to establish one but also in the context of a particular stage of technological and economic development [] [and] whatever the nature of the social groups first captured by national consciousness, the popular masses workers, servants, peasants a re the last to be affected by it. E. J. Hobsbawn, Nations and Nationalism since 1780 10, 12 Como lo sugiere Jorge Enrique Gonzlez Rojas a finales del siglo XIX y comienzos del XX la lite tcnica colombiana era producto de la mezcla del pragmatismo anglosajn americano [y] las concepciones tradicionalistas sobre la moral y la sociedad (23). No obstante las grandes discrepancias entre liberales y conservadores respecto al papel de la iglesia en la organizacin estatal y la estructuracin de la educac in, y en relacin a las ramificaciones que la presencia del catolicismo tena en lo social y lo econmico, en lo concerniente a lo tecnolgico ambos partidos parecieron coincidir al menos en un plano terico en lo inevitable del progreso y en la neces idad de predicar su importancia. Coincidieron tambin en representar la tecnologa como un componente co -constructivo que las lites deseaban dominar, ya que su control era necesario para mantener el orden establecido y advirtieron el impacto que ocasion ara el crecimiento incontrolado de lo tecnolgico. Este cap tulo presenta los principales argumentos en la discusin del carcter determinista o no determinista de los procesos tecnolgicos ; ilustra cmo se desarrolla en la prctica la implementacin de un sistema

PAGE 80

80 tecnolgico ; discute de manera breve el impacto del ferrocarril como uno de los transformadores de la nacin en Amrica Latina en el siglo XIX; y finalmente presenta algunas de las ideas positivistas de l deres colombianos, de innegable impa cto en el desarrollo tecno -econmico de la nacin colombiana en formacin. Como se anot con anterioridad en relacin con la definicin de tecnologa de Heidegger, l as variables que influyen en el avance tecnolgico, son mltiples y no hay consenso en cmo stas interactan en la sociedad e inciden en su desarrollo. Thomas J. Misa, por ejemplo, considera que la tecnologa se entrelaza con la sociedad y la cultura de manera fluida en un proceso que l denomina de co-construccin. Esta interaccin, agrega M isa, no slo es inevitable sino imposible de controlar (Compelling 3 4). Jaques Ellul, en contraposicin a Misa, ha considerado que el desarrollo tecno lgico se torna autnomo y autogenerador (6) y c ualquier variable externa que lo afecte est necesaria mente relacionada con el poder interventor del Estado cuya responsabilidad sobre technique es de coordinacin, planeacin y ajuste (307). Por otro lado Theodor Adorno y Max Horkheimer, enfatizando la relacin tecnologa poder, argumentan que a technol ogi cal rationale is the rationale of domination itself (33). Las discrepancias expuestas en l as ideas anterior es plantean de inmediato incgnitas importantes en relacin con la manera en que la tecnologa impacta la sociedad y viceversa; i nterrogantes qu e tienen que ver con las causas y consecuencias del avance y evolucin tecnolgicos y con quienes tienen o no control sobre ellos.1 1 Jared Diamond en su libro Guns, Germs, and Steel valida, quizs sin proponrselo, el argumento de la co construccin. El propsito de Diamond no es adelantar un estudio sobre desarrollos tecnolgicos, su objetivo a grandes rasgos es el de demostrar que cualquier grupo humano tiene potencialmente la posibilidad de progresar, y la decisin de hacerlo, o no, es respuesta a una compleja interaccin de diversos factores presentes en el medio en el que se encuentra. Diamond muestra a cabalidad cmo el hombre ha respondido a la escasez o abundancia de ciertos recursos mediante acciones que lo han llevado por uno u otro camino en su desarrollo econmico, tecnolgico y sociopoltico. La discusin acerca de qu tanto de esa inter accin est predeterminada y qu la predetermina est abierta a debate.

PAGE 81

81 Cmo inciden los distintos grupos sociales, a travs de sus decisiones, en el desarrollo tecnolgico y cmo la tecnologa, a su vez, impacta los procesos sociales y culturales? Es en efecto la tecnologa una herramienta ms en manos de quienes sustentan el poder? Y ms concretamente, para los objetivos de este trabajo, cmo interactuaron los distintos grupos sociales colomb ianos con los incipientes sistemas tecnolgicos modernos enmarcados en directivas positivistas? Q u papel jug la tecnologa en el proyecto de l Estado Nacin colombiano y cmo interactuaron y reflexionaron sobre esto los escritores e intelectuales colomb ianos en el siglo XIX ?2 Para comprender las coincidencias y divergencias en las ideas de estos intelectuales y escritores, y para responder con mayor precisin a los interrogantes formulados es necesario discutir lo que se ha denominado como la perspectiv a determinista del desarrollo tecnolgico. Los puntos de vista de Misa, El lul, Horkheimer, Adorno y otros reconocen el inevitable papel de lo tecnolgico en la sociedad pero discrepan en el anlisis de las interconexiones que existen entre las personas y los artefactos y mquinas, y difieren tambin en los resultados de estas interacciones. De una parte, la posicin de Misa retoma lo que Merritt Roe Smith denomina el punto de vista blando del determinismo tecnolgico, que plantea una interaccin permane nte entre las fuerzas de lo tecnolgico y la sociedad. En base a esto Misa sostiene que [s]ocieties, pursuing goals and aspirations, have chosen and sustained certain technologies ; and these technologies have powerfully molded their economic, social, and cultural capabilities ( Leonardo 2 En relacin con el arte hay quienes han avanzado sus propuestas. Walt er Benjamn asegura que la capacidad tecnolgica de replicar una obra de arte hace muy poco por mantener su autenticidad y el significado inicial, el aura de la obra original, sencillamente ya no est en la rplica (221, 229). Adorno y Horkheimer, por otra parte, en referencia a las industrias de la radio y el cine afirman de manera tajante que the truth that they are just business is made into an ideology in order to justify the rubbish they deliberately produce (32).

PAGE 82

82 xviii; nfasis agregado). Segn l, el proceso es multilateral: el hombre interviene para moldear la tecnologa y de manera paralela y concurrente lo tecnolgico afecta los procesos de decisin del humano cuando ste promueve o acepta la implementacin de nuevas tecnologas. Para ilu strar su posicin, Misa detalla la manera en que los britnicos establecieron lo que l denomina railway imperialism, tema que se retomar ms adelante en este captulo. Por otro lado la posicin de Ellul y quienes siguen su lnea de pensamiento constituye lo que Smith considera el lado duro del determinismo : la visin del desarrollo tecnolgico como una fuerza independiente que no responde a condicionamientos sociales (2). No obstante la divisin tajante sugerida por Smith, que establece dos campos claramente delineados, el debate respecto a lo que constituye o no determinismo no ha sido clausurado y algunos autores, como Bruce Bimber, cuestionan la manera en que el determinismo tecn olgico ha sido definido hasta ahora. Bimber opina que el determinismo blando no es en realidad determinismo (87) y propone un modelo riguroso para examinar teoras que sostienen que la tecnologa interacta con la sociedad de una manera determinista. Segn este crtico slo las teoras nomolgicas, que rest on laws of nature (83) y por definicin son culture independent (85), son las que cumplen con los criterios necesarios para ser consideradas realmente tecnolgicas y deterministas. Bajo los p armetros anteriores el proceso blando co -constructivista propuesto por Misa no es determinista. Dentro de las teoras discutidas como deterministas Bimber destaca la de Robert Heilbroner p ara quien es imposible que se prospere tecnolgicamente de una ma nera desordenada (84) : el hombre no puede alcanzar la edad del molino de vapor sin haber pasado antes por la del molino de mano y consecuentemente no puede usar la planta hidroelctrica antes de dominar el uso del vapor, ni llegar a la utilizacin de la en erga nuclear antes de experimentar

PAGE 83

83 la electricidad (55). Segn Bimber, la inevitable linealidad y orden de la evolucin tecnolgica propuesta por la teora de Heilbroner hacen de ella una de las pocas realmente deterministas y, dado que se enfoca concret amente en la evolucin de las mquinas o artefactos dicha linealidad es verdaderamente tecnolgica. No obstante la interpretacin que Bimber tiene de lo expuesto por Heilbroner, al analizar el desarrollo tecnolgico de pases como Colombia es necesario cu estionar algunos aspectos de las ideas de l segundo de estos autores La tecnologa colombiana en el siglo XIX no evolucion localmente de manera gradual y ordenada sino que respondi a mltiples olas de importacin y a subsiguientes procesos de adopcin, adaptacin y transferencia, muchas veces siguiendo los planes de particulares y/o el inters comercial y poltico tanto de fuerzas internas como externas.3 En Colombia proyectos importantes como la construccin de ferrocarriles fueron en ocasiones avanzad os para beneficiar a particulares (Hartwig 33).4 El primer intento de navegacin a vapor por el ro Magdalena fue ms el resultado de la tenacidad de un empresario extranjero naturalizado colombiano que un plan liderado por el estado o el resultado de un avance tecnolgico gradual y ordenado. El desarrollo de la industria caera en el Valle del Cauca est ligado tambin al empuje y decisiones puntuales de otro extranjero hecho colombiano y a tecnologas importadas. (Ver Gilmore y Harrison Juan Bernardo E lbers; Ver Rojas Sociedad y economa). 3 Como ejemplo de las pugnas e ntre distintas facciones e intereses privados y entre estos y las municipalidades en el proceso de instalacin de nuevas tecnologas a mediados del siglo XIX en Amrica Latina ver el caso de Valparaso en Chile en Samuel J. Martland, Cuando el gas pas de moda: Valparaso y la tecnologa urbana, 1843 1863. 4 Entre los muchos empresarios que tuvieron influencia econmica y poltica importante y puntual estn, como ejemplos, los hermanos Ospina en Medelln (Palacios 114) Santiago Eder en el Valle del Cauca (Rojas Empresarios y tecnologa ) y los Samper Brush en Bogot (Trejos 1). Para una lista de empresarios que tuvieron influencia directa en el desarrollo tcnico, industrial o empresarial ver Empresarios colombianos del siglo XIX por Luis Fernand o Molina Londoo en particular la introduccin. Ver tambin Safford, Empresarios nacionales y extranjeros en Colombia durante el siglo XIX

PAGE 84

84 De cualquier manera, ya sea que se sostenga que el desarrollo tecnolgico es lineal o no, interactivo o no, o haga parte de las posiciones blandas o duras, lo indiscutible, como lo sostiene Lewis Mumford en la in troduccin de su texto clsico Technics and Civilization es que d uring the last thousand years the material basis and the cultural forms of Western Civilization have been profoundly modified by the development of the machine (3). Son precisamente las c omplejidades de la tecnologa y en especial sus contradicciones las que exigen su estudio (Hughes 1 2). Y dado que es en el siglo de fundacin nacional cuando importantes transformaciones tecnolgicas se extienden en Amrica Latina, su estudio es an ms relevante para el caso de una nacin como Colombia que segn la opinin de lderes importantes de la poca se haba quedado retrasada. Como lo sugieren los epgrafes con los que abre este captulo, fundar la nacin era modernizarse y modernizarse era abrirle campo a las fuerzas tecnolgicas del exterior: nationalism and modernization became interchangeable terms [and] t he national question [was] situated at the point of intersection of politics, technology and social transformation (Hobsbawn Nations 10). Por supuesto darle la bienvenida a l as fuerzas extranjer as que menciona Hobsbawn en especial a l as norteamerican as fue un proceso selectivo. Jos Enrique Rod escrib i : Tenemos nuestra nordomana. Es necesario oponerle los lmites que la razn y el sentimiento sealan de consuno (Ariel 196; nfasis en el original ). Y en este proceso de seleccin Rod de una parte, admir la primitividad robusta y la grandeza titnica de los Estados Unidos, y de otra, cuestion el materialismo y uti litarismo en dicho pas (Ariel 202, 205, 208). En apoyo parcial a la opinin de Rod, Jos de Ons sostiene que en Colombia Florentino Gonzlez lleg a la conclusin que los estados hispanoamericanos deban romper con el pasado e imitar a los Estados Unidos (258). De manera similar, Salvador Camacho Roldn en sus Notas de viaje,

PAGE 85

85 admir muchos aspectos de los Estados Unidos entre ellos el servicio y la abundancia de las vas de comunicacin (166 67). Hay que enfatizar, sin embargo, que Ca macho Roldn no rechaz las fuerzas positivistas de l progreso, impulsadas por los Estados Unidos y otras naciones industrializadas, ni se opuso al avance tecnol gico y a su posible importacin a Colombia Para el poltico y economista colombiano lo proble mtico de la nordomana era la generalizacin de ciertos valores entre los que se encontraban el amor al dinero y el individualismo (Notas 338 9) ; valores que tambin Rod critic. Co -construccin y momentum tecnol gico Para Thomas P Hughes un techno logical system includes both the technical and the social y en ste los desarrollos sociales impactan lo tcnico al mismo tiempo que lo tcnico influencia la sociedad: A technological system can be both a cause and an effect (Momentum 103, 112). Deb ido a esta interaccin en dos direcciones su propuesta es similar a la idea de co -construccin de Misa, mencionada anteriormente. Hughes, sin embargo, va ms all y detalla los componentes de lo tecnolgico, lo que la tcnica genera y la interaccin que sta establece con lo social en los campos externos a un sistema tecnolgico determinado. Para Hughes lo tecnolgico est compuesto por el aparato y el software necesario para mantenerlo en funcionamiento. Tanto la mquina como el conjunto de soportes nec esarios para su funcionamieno en su contacto con lo social, generan lo que l denomina un momentum tecnol gico que is not irresistible y de cuya interaccin se infiere que social development shapes and is shaped by technology (102).5 Existe adems, s egn Hughes, un mundo externo independiente a los sistemas tecnolgicos que ejerce influencias en dichos sistemas y a su vez 5 El trmino software en este trabajo significa procedimiento u operacin tcnica. La idea de momentum tecno lgic o es importante para analizar las consecuencias de las interacciones entre los miembros de la sociedad, los artefactos y los procedimientos tcnicos.

PAGE 86

86 responde a ellos: the environment. Even though it may interact with the technological system, the environment is not part of th e system because it is not under the control of the system as are the systems interacting components ( Momentum 103). Finalmente Hughes sostiene que los sistemas tecnolgicos son bureaucracies reinforced by technical or physical infrastructures which give them even greater rigidity and mass that the social bureaucracies that were the subject of Webers attention ( Momentum 1123). La definicin que hace Hughes del ambiente ubica aspectos como el clima y la geografa y el llamado regionalismo ba jo perspectivas diferentes a las tradicionalmente sostenidas por pensadores del siglo XIX y de la primera mitad del siglo XX. Estas variables ya no son las causas unilaterales e independientes del avance o decadencia econmica, sino otros componentes ms dentro de un gran complejo de interacciones del que hacen par te los sistemas tecnolgicos. El c lima y la geografa ejercen influencias que necesitan ser sopesadas teniendo en cuenta otras variables. Por ejemplo, al considerar las experiencias positivas en la construccin ferrocarrilera en pases de Suramrica, con terrenos geogrficos similares a los colombianos, es difcil argumentar que la geografa colombiana fue el factor ambiental determinante en el muy lento desarrollo del ferrocarril en ese pas. La figura 3 1 ilustra las mltiples posibles dinmicas que se generan entre los distintos componentes mencionados por Hughes que integran el complejo mundo de interacciones responsables de la generacin y reproduccin de tecnologas.

PAGE 87

87 Figura 3 1. Ambiente: lo poltico, socio cultural, econmico y geogrfico Como se aprecia en el cuadro anterior las interacciones son mltiples y no estn delimitadas de manera que puedan ser fcilmente controladas en su totalidad por slo un grupo de inters, aunque ciertamente stas van a estar influidas principalmente por aquellos que tienen una posicin de ms fuerza, es decir de ms incidencia en un nmero mayor de interacciones. Hay algunos componentes que estn bajo el control de determinadas agrupaciones p ero hay otros, en particular el momentum de l sistema tecnolgico, que son el resultado de distintas interacciones y no est n bajo la vigilancia y control, aunque s de la fuerte influencia, de algn grupo en particular. Sin embargo, no es posible afirmar que las interacciones son caticas y que no tienen una direccin determinada y ms o menos dirigidas des de de su s orgenes El sistema tecnolgico genera su propio momentum ambos interaccionan ba jo un mismo ambiente y las mltiples variables de ste. Siguiendo el modelo propuesto por Hughes es cl aro que durante el perodo en estudio, desde mediados del siglo XIX hasta comienzos del siglo XX, exist ieron en Colombia sistemas tecnolgicos que genera ron sus propi os movimientos sostenidos resultantes tanto de las Ambiente: lo poltico, socio cultural, econmico y geogrfico [Burocracias] Sistema tecnolgico (Burocracia tecnolgica) Lo tcnico (mq uina software) Lo social momentum

PAGE 88

88 interacciones de lo tcnico con lo soci al como de las reacciones de dichos sistemas con el ambiente en el cual estaban enmarcados. Fue en la hacienda, o en la mina, columnas vertebrales de la organizacin econmica heredada de la colonia, donde debi surgir un nuevo sistema tecnolgico impulsa do primeramente por los cambios socio -econmicos ocasionados por la abolicin de la esclavitud y de los resguardos indgenas. El crecimiento gradual de la produccin agrcola y minera, la necesidad de establecer mejores vas de comunicacin para la export acin de productos y la importacin de maquinaria se convirtieron tambin en variables que propiciaron la modificacin, creacin o adaptacin de nuevos sistemas tecnolgicos. Igualmente, pese a la lentitud con que innovaciones como el ferrocarril, la nave gacin a vapor y la mecanizacin agrcola y minera fueron implementadas stas incidieron en las transformaciones de las grandes haciendas. L os cambios mencionados en el p rrafo anterior, cualesquiera su momentum, se gestaron dentro de un ambiente de idea s positivistas impulsadas en su totalidad, o en parte, por los liberales radicales colombianos; y fueron rechazados, tambin total o parcialmente, por los movimientos liberales moderados o el partido conservador. Como se ver ms adelante el positivismo fue una vertiente de pensamiento adoptada y ad aptada por lderes colombianos de distinta filiacin poltica, con el fin de avanzar programas polticos cuyos propsitos ulteriores eran dismiles. Los sistemas tecnolgicos presentes en Colombia en la segund a mitad del siglo XIX operaron dentro de un ambiente de rivalidad poltica e ideas positivistas hacia el cual esos sistemas reaccionaron y por el cual se vieron afectados. En el ambiente colombiano oper una burocracia tecnolgica reforzada por las infrae structuras tcnicas y fsicas que funcionaban en ese momento. Las relaciones de co construccin se dieron inicialmente en el sistema tecnolgico cuy o momentum tecnolgico era

PAGE 89

89 todava colonial y que fue suplantad o muy lentamente por el movimiento tecnolgi co propuesto por el nuevo sistema El acceso a un nuevo estadio, el de la industrializacin y modernizacin tecnolgicas, lo que se pensaba ayudara al bienestar del estado nacional moderno fue cons ecuentemente un proceso que en Colombia se retras com o bien lo seal Miguel Samper e n su momento E l cambio tecnolgico, esencial en el proceso de fundacin d el Estado Nacin decimonnico colombiano y su modernizacin fue lento El cuadro que sigue basa do en el modelo y planteamiento propuestos por Hughes, toma a la hacienda a manera de ejemplo. En l se ilustra n algunas posibles interacciones que estuvieron en juego en el proceso de transformacin tecnolgica en la Colombia de mediados del siglo XIX. Figura 3 2. Ambiente: Positivismo A partir d el concepto de momentum tecnolgic o de Hughes es posible teorizar que en sistemas donde la tecnologa no se genera, o donde sta se adopta muy lentamente, la sociedad impulsada por el movimiento tecnolgico presente, tien de a mantener el status quo tecnol gico existente en la poca en que se encuentra. La abundancia de mano de obra subalterna y la Ambiente: Positivismo (Pugna liberal conservadora) [Burocracias] La hacienda (Burocracia tecnolgica) Lo tcnico (trapiche software) Terratenientes esclavos, concertados, etc. momentum

PAGE 90

90 escasez de tecnologa generaron en la hacienda colombiana su propio momentum, lo que afect la velocidad de adopcin y adaptacin de nuevas tecnologas La seg unda mitad del siglo XIX en Colombia fue un momento de transicin durante el cual el pas debi vencer las directrices generadas por el sistema tecnolgico colonial cuya muy arraigada presencia contrarrest el avance de las innovaciones que deban sustitui rlo. Sin contar con la posibilidad de generar sus propias invenciones, el nuevo Estado-Nacin se dio a la tarea de adoptar e intentar adaptar los componentes de sistema s tecnolgico s proveniente s del exterior. Para lograr articularse al proceso de modern izacin Colombia se adhiri en primera instancia, al sistema tecnolgico proveniente de la Gran Bretaa un a nacin que se encontraba ya en una segunda etapa de industrializacin. 6 Como resultado los procesos de adopcin y difusin de innovaciones importadas no siguieron el orden rgido que Heilbroner ha sugerido como necesario para una evolucin tecnolgica progresiva. El proceso reflej ms acertadamente las condiciones del determinismo blando propuesto por Misa y por Hughes. En resumen, el punto de partida para el estudio del papel de la tecnologa en el programa de fundacin nacional colombiano en el siglo XIX es que sociedad y tecnologa interactan de modo co -constructivista. Este proceso de co -construccin, que por definicin es maleable, es el que da origen al momentum tecnolgico de l que habla Hughes y que crticos como Ellul interpretan, errneamente, como un actuar autnomo de todos los componente s de l sistema tecnolgico Adems, la relacin entre tecnologa y sociedad debe franquear, como lo sugiere 6 Gran parte del inters extranjero (capitalista y/o imperialista) en Colombia se limit en un comienzo a Panam, una apartada franja de tierra angosta donde se construy primero un ferrocarril interocenico, y despus un canal. Colombia consider inicialmente a la Gran Bretaa como la nacin que garantizara la soberana colombiana en dicha regin. Sin embargo, antes de terminar la primera mitad del siglo XIX, cuando fue evidente que la Gran Bretaa no entrara a impedir el expansionismo norteamericano, los lderes colombianos no tuvieron alternativa distinta a la de reconocer a los Estados Unidos como la nueva potencia. Francia, la tercera en discordia fue relegada a un lugar secundario. (Para una breve discusin de cmo los intereses de las potencias afectaron las relaciones internacionales y la influencia tecnolgica en la regin panamea ver Safford y P alacios 217 221).

PAGE 91

91 Walter Benjamn, etapas de maduracin: the destructiveness of war furnishes proof that society has not been mature enough to incorporate technology as its organ, that technology has not been sufficiently developed to cope with the elemental fo rces of society (242). El hombre est, segn su grado de madurez, en condiciones de resistir, y por lo tanto tambin de permitir (dirigindola), el impulso tecnolgico que imponen tanto la presencia como la ausencia de la mquina El ferrocarril como s istema tecnolgico La presencia de la tecnologa en la novelstica colombiana del perodo se estudi a aqu t eniendo en cuenta las perspectivas discutidas anteriormente. Cualquiera fuera la presencia o ausencia de lo tecnolgico en aquel momento, el avance tecnolgico promovido, por ejemplo, por la incipiente navegacin a vapor por el ro Magdalena o las escasas lneas frreas, poda ser impulsad o o resistid o a medida que interactuaba bilateralmente con la socieda d del momento. Los escritores segn sus imag inaciones, intereses y perspectivas del futuro nacional, decidieron evidenciar, o no, en sus representaciones, tanto los sistemas tecnolgicos en existencia como los recientemente importados. Igualmente, ellos decidieron incluir o dejar por fuera de las t ramas el respectivo sistema tecnolgico sus elementos co constructivos y el avance generado Con el propsito de mostrar la interaccin entre sociedad y tecnologa, Misa escribe acerca de lo que l denomina railway imperialism. El ejemplo principal qu e utiliza es el de la India, mediante el cual ilustra cmo los intereses econmicos y polticos britnicos interactuaron con la sociedad local, en la formacin de una creciente red de empresas conexas, enfocadas ( en su gran parte con xito), en alcanzar la meta imperialista de asegurar el control britnico sobre dicha regin. Entre otros ejemplos Misa se refiere ta mbin a Mxico y concluye que t he legacy of railway imperialism in Mexico was not the order and progress that [Porfirio] Daz had aimed for b ut a confusing period of civil strife (191117) and a transportation system designed for an

PAGE 92

92 extractive economy (122). El resultado fue consecuencia del choque entre intereses encontrados: de un lado la integracin y bienestar de la nacin que Daz perseg ua y del otro las metas econmicas que buscaban los inversores estadounidenses. Debido a que la meta de los inversores era el establecimiento de una economa de extraccin y la puesta en marcha de un sistema tecnolgico para lograr esa meta, el avance ge nerad o fue el de una tecnologa extractiva que definitivamente no redund en beneficio de las personas residentes en la regin. La construccin del ferrocarril en Argentina, por otro lado, ilustra los beneficios que obtuvieron determinadas regiones graci as a la puesta en marcha de un sistema tecnolgico que a pesar de tener la misma mquina el ferrocarril como su componente principal, implant un software y una burocracia tecnolgica diferentes dentro de un ambiente tambin distinto. El primer ferroc arril latinoamericano se construy en Cuba en 1838. Los primeros caminos de hierro cubanos fueron planeados y financiados bajo el auspicio de la corona espaola con fines claramente econmicos: la explotacin y extraccin eficiente de productos agrcola s, en particular la caa de azcar (Ver Eduardo L. Moyano La nueva frontera del azcar: el ferrocarril y la econom a cubana del siglo XIX ). El estudio de l as condiciones bajo las cuales fue puesto en marcha el proyecto de construccin de lneas ferreas en Cuba posibilitara ms una comparacin con el proyecto adelantado en la India mencionado por Misa, que con los procesos mejicano y argentino, cuyos avances fue ron promovido s por los lderes de naciones ya independientes En Arge ntina y M xico la construc cin del sistema ferro v iario avanz a la par de los procesos de contruccin del estado nacional, con participacin de capital extranjero, y no b ajo organizaciones coloniales interesadas, primordialmente, en utilizar los nuevos avances tecnolgicos para con tinuar o consolidar s u dominio

PAGE 93

93 En Argentina la construccin del primer ferrocarril comenz en 1854 bajo un contrato autorizado por la provincia de Buenos Aires. El Ferrocarril del Oeste abri el camino para otros contratos, desarrollos y promociones d e varias compaas ferrocarrileras. Un objetivo importante fue la integracin paulatina de la regin de la Pampa al puerto de Buenos Aires, con el propsito de buscar una salida a los productos agroganaderos de la regin. Lo que en Colombia se intentara lograr utilizando al ro Magdalena como va principal de la red de comunicacin y transporte. Adems de que existi una meta econmica clara en la construccin del primer ferrocarril argentino (la exportacin de ganado y productos agrcolas), rpidamente otro motivo se hizo aparente en la construccin de ms lneas frreas: una nueva preocupacin por parte de los grupos hegemnicos cuyo objetivo no estaba ligado directamente al incremento y desarrollo de la produccin agropecuaria, sino que pers[egua] un fin poltico (Manzanal 21). Dada la diferencia de los objetivos establecidos por el liderazgo argentino, en comparacin con los puestos en marcha en Mxico por Daz, no debe sorprender que los resultados a los que llevaron los dos procesos fueran marcadamente distintos. Lo que es ms interesante en la cita siguiente, que hace parte de las conclusiones finales de un estudio sobre el ferrocarril del norte de Argentina, es la transparencia con que establece la relacin entre la sociedad y la expansin del nuevo sistema tecnolgico. Los objetivos econmicos, sociales y polticos y el sistema tecnolgico trabajan de manera interconectada impulsndose y beneficindose mutuamente. Esto apoya las ideas tanto de Misa como de Hughes a nivel local y global e ilustra los tipos de dinmicas que pudieron estar operando en Colombia durante el tiempo de escritura de las novelas que se discutirn ms adelante: [P]uede arribarse a una primera conclusin referente a que el desarrollo ferroviario y el l ogro de los objetivos bsicos estuvieron totalmente interrelacionados. [ ] Es decir el

PAGE 94

94 desarrollo ferroviario contribuy al logro de los objetivos bsicos y a su consolidacin, pero a su vez su propia expansividad (sic) dependi del logro de dichos objetivos Con lo cual unificacin, institucionalizacin, pacificacin, conciliacin y desarrollo ferroviario formaron un conjunto definitorio que permiti contribuir a materializar el proyecto socioeconmico derivado de la insercin de la Argentin a al mercado mundial, como provee dora de productos alimenticios (Manzanal 169 ; nfasis agregado). El xito de la construccin de los ferrocarriles en Argentina estuvo tambin ligado a la amplia transferencia de engineers, technicians, book keepers, clerks and skilled (and in some cases unskilled) labour which accompanied flows of capital and technology from Europe (Mill e r 2). En otras palabras y en concordancia con la propuesta de Hughes, todo un sistema tecnolgico que incluy su propia burocracia fue transferido desde Europa para apoyar el que estaba siendo construido en Argentina. De ah el rpido crecimiento y gran xito de la red ferroviaria que se extendi por ese pas durante la segunda mitad del siglo XIX. An ms, la expansin del sistema de l neas frreas generara su propi o momentum lo que tendra un impacto amplio en actividades sociales de toda ndole. Los procesos de co -construccin l ocales generaron velocidades de avance tecnolgico. La siguiente cita, descontado su tono patriotero, ilu stra este punto: Miles de kilmetros de vas frreas cruzaron pampas, ros valles, sierras y quebradas, transformando profundamente las economas regionales. En cada territorio donde llegaba el servicio ferroviario se produca un impacto sin precedentes. Lugares que durante siglos haban mantenido economas de subsistencia y poblaciones casi estancadas, experimentaban un brusco salto cualitativo, para convertirse en autnticos emporios de desarrollo minero, agrcola, ganadero o agroindustrial. Las tierra s se valoraban, los negocios inmobiliarios florecan, lo mismo que las ms variadas actividades comerciales y de servicios. El ferrocarril avanzaba a gran velocidad, tr ansformando todo a su alrededor (Lacoste 96) Varias de las condiciones (geogrficas, socio econmicas y polticas) presentes en Mxico y en Argentina no estuvieron presentes en Colombia. Por ejemplo, cuando Colombia comenz la explotacin de sus recursos naturales no tuvo un poderoso vecino industrializado

PAGE 95

95 listo a invertir o una oligarqua decidida a la importacin de tecnologa y maquinaria pesada.7 No que est as hubiese n sido las opci ones deseable s dada la experiencia mexicana, pero al menos un sistema tecnolgico de extraccin habra quedado establecido y el momentum de l sistema tecn olgico colonial habra quizs sido afectad o de una manera contundente, lo que, como se ver ms adelante, no ocurri. En su lugar lo que Col ombia vivi fueron espordicas bonanzas como las de la quina y el tabaco, jalonadas en su mayora por inversionista s extranjeros o por capital local, cuyos intereses no eran tender infraestructuras sino exportar con el fin de obtener la mayor ganancia en el menor tiempo posible. Terminada la bonanza la regin regresaba a l impulso tecnolgico que traa. En Trnsito, p or ejemplo, el narrador conoce a un ingls quien lo ayuda despus de haber sufrido un percance navegando en barca por el ro Magdalena y de quien posteriormente se hace amigo. Aos despus, cuando escribe el relato, el narrador recuerda aquel momento y ex clama Descanse en paz el buen caballero en una comarca que llen de beneficios y en que slo cosech ingratitudes y desdn! (81). El inversionista ingls haba tenido su momento de xito pero de sus inversiones no haba quedado nada ni para l ni par a la comarca. Existan adems otras variables no conducentes al desarrollo de un nuevo sistema tecnolgico que decididamente detuvier a n o cambiar a n el impulso tecnolgico colonial. La capital colombiana estaba localizada en la parta alta de los Andes, en el centro del pas, separada por millas de ambos ocanos. Durante la mayor parte del siglo XIX la principal arteria fue el ro Magdalena donde se introdujo desde muy temprano la navegacin a vapor. Esta empresa fue liderada por un colombo alemn, Juan B ernardo Elbers, a quien el gobierno de la Gran Colombia le otorg inicialmente un monopolio mediante ley del 23 de julio de 1823 con el fin de 7 El impacto de la vecindad con los Estados Unidos, en la construccin de los ferrocarriles mexicanos, la resalta Camacho Roldn en sus Notas de viaje (222).

PAGE 96

96 comunicar a Bogot con la costa norte: objetivo que debera lograrse mediante la construccin de una carreter a hasta el puerto de Honda y el establecimiento del transporte fluvial por el resto del trayecto.8 Iniciada la empresa a comienzos de la dcada de 1830, sta before long was indefinitely suspended (Bushnell 59). Las razones para su suspensin fueron mltiples: desde los problemas que tuvieron los barcos, que con frecuencia encallaron en bancos de arena (Bushnell 59), hasta el hecho que los derechos de monopolio de Elbers fueron suspendidos en dos ocasiones durante periodos de discriminacin hacia empres arios extranjeros (Safford Aspectos 456). El primer ferrocarril que se construy en la Nueva Granada fue el del Istmo de Panam entre 1850 y 1855. Al comienzo de la dcada de 1870 se comenzaron a tender cuatro nuevas lneas. Una de estas deba unir a Bogot con Honda con el fin de agilizar el transporte por el ro Magdalena.9 Coincidi que por el mismo tiempo el auge del comercio del tabaco lleg a su fin. La lnea frrea mencionada nunca se terminara y el mpetu de la navegacin por la principal a rteria fluvial colombiana se vio directamente afectado. Aunque durante la dcada de los setenta la construccin de la red ferroviaria continu, para 1885 todas las lneas frreas que haban sido construidas como parte del esfuerzo de expansin del comerci o exterior, con la excepcin del ferrocarril panameo, eran cortas, estaban sin terminar y no se comunicaban entre ellas. Colombias bit and pieces of railroad were almost insignificant as compared to the networks that countries like Mexico and Argentina were building in the same period (Bushnell 194). Las razones propuestas como explicaciones para estos fracasos han sido: la falta de inversin, la escasez de ingenieros entrenados, la falta de educacin escolar, las dificultades 8 Para una descripcin detallada ver Robert Louis Gilmore y John Parker Harrison, Jose Bernardo Elbers y la introduccin de la navegacin a vapor en el Ro Magdalena. 9 Holton hace referencia a la existencia de planes para la construccin de este ferrocarril en 1852 (95).

PAGE 97

97 geogrficas y los conflic tos civiles. En La tierra nativa (1905) por ejemplo, el narrador deja muy en claro que la construccin del ferrocarril del P ac fico se paraliza a causa de la guerra (47) y fracasa debido a la mala fe de contratistas y gobierno (48). Sin embargo, si se examinan otros pases de la regin, no es posible concluir que en Colombia haba ms inestabilidad poltica que en otras naciones del rea, que su geografa presentaba necesariamente ms obstculos que las de pases como Bolivia, Per y Chile d onde var ios ferrocarriles que atravesaban los Andes fueron construidos entre 1870 y 1913, o que sus gentes tenan menos acceso a la educacin, o que sus lites viajaban con menos frecuencia al exterior.10 Lo que aparentemente no se da en Colombia es la confluencia de variables como un liderazgo central slido, inversin extranjera y la conformacin de las burocracias tcnicas necesarias para la implementacin de l nuevo y moderno sistema tecnolgico No coincidieron tampoco las pausas en los conflictos blicos con l a implementacin de incentivos tarifarios de impacto y unas polticas de inmigracin coherentes con la situacin geo-econmica del pas. Evidentemente las interacciones de co -construccin operaron en Col ombia de maneras particulares, regionales si se quie re. Es inevitable preguntarse por qu y qu papel desempearon los lderes colombianos y como parte de ese liderazgo es esencial considerar el imaginario fundacional d e los novelistas colombianos, i maginario que surgi durante un perodo durante el cual las ideas positivistas eran las dominantes.11 10 Para una tabla comparativa de ferrocarriles andinos constr uidos entre 1870 y 1910 ver Lacoste; 141. Para mejoras en la construccin de lneas frreas andinas, particularmente en Chile y Per, ver Miller: 1 35. 11 En 1896 Miguel Samper despus de lamentar el triste papel de nuestra Rep blica y anotar que Bogot y Quito son las nicas capitales de la Amrica Latina que no estn ligadas con el mar por va frrea o por ro navegable responde al por qu de esta situacin afirmando que ha sido debido a la influencia peligrosa de la ficcin. En lo poltico la fic cin ha servido para basa r en ella las instituciones, ya porque en ocasiones nos imaginamos que los ideales de un pueblo se convierten en hechos con slo describirlos en un cdigo, ya porque, otras veces, olvidndonos de que el mundo marcha hacia delante,

PAGE 98

98 Positivismo y nacin En el siglo XIX las premisas positivistas se integraron al proceso inevitable que deba generar o impulsar el avance hacia un futuro promisorio: el llamado progreso. El positivismo propuso el ascenso inexorable de la humanidad y la ciencia, la tecnologa y la industria surgieron como paladines de dicho proceso. El binomio tecnologa progreso, por ejemplo, promovi en los Estados Unidos la conquista del oe ste (Michael L Smith Recourse of Em pire) La idea cientfica de constructive miscegenation se utiliz con variaciones importantes en distintos pases latinoamericanos con el propsito de continuar supuestamente, mejorando las razas que integraban las nuevas naciones (Nancy Leys Stepan The hour of Eugenics). En Colombia el evolucionismo lamarckiano tuvo seguidores optim istas a lo largo del siglo XIX ( Mnera 29). En Amrica Latina en general, las ideas del positivismo constituyeron una corriente de corte progresista (Guadarram a 8,12) que originaron un culto a la ciencia y a los avances de la tecnologa.12 No obstante sus premisas centrales, el positivismo, en su diseminacin e ideas, segn Guadarrama, no fue un movimiento monoltico y puede hablarse de modalidades (8). Par a August Comte el positivismo era la etapa ms reciente dentro del crecimiento progresivo de la mente humana: las anteriores siendo la teolgica y la metafsica o abstracta (1). Las ideas de Comte, que subrayaron la importancia de preguntar no el porqu d e las cosas sino el para qu; el darwinismo social y el meliorismo de Spencer; el utilitarismo de Bentham y el damos a tradiciones que han envejecido, o que se han transformado, una vitalidad que han perdido, o que es impotente para producir el retroceso o la quietud (Los ferrocarriles 231). 12 Miguel Samper en su anlisis de la situacin de la capital colombiana mencionada con anterioridad se apoya en la objetividad del proceder cientfico: Nuestro nimo ha sido proceder cientficamente, esforzndonos en no ver sino los hechos tales como son, y en averiguar sus causas y sus efectos, sin cuidarnos de la impresin favorable o desfavorable que el resultado del anlisis haya de producir en los actores polticos (75). Ya para terminar, y a pesar de la situacin que ha descrito, Samper refleja algo del sentimiento progresista de la poca y sostiene que el porvenir de Bogot ha de ser esencialmente fabril y que acaso no terminar el presente siglo sin que una activa produccin suceda al actual marasmo (99).

PAGE 99

99 liberalismo de John Stuart Mill, entraron a dominar el pensamiento latinoamericano en general y el colombiano en particular desde mediados del si glo XIX (Guadarrama Positivismo y antipositivismo 7 16; 6775). La ciencia y la industria se constituyeron en pilares del progreso. Fue necesario mecanizar la explotacin de los productos del campo; y la ciudad, con sus industrias, se fue convirtiendo de manera gradual en smbolo de la modernizacin. Aunque Guadarrama opina que el positivismo no se expande en Colombia como en otras naciones (75), no por ello deja de adquirir suma importancia dentro de los seguidores del partido liberal y en concreto en e l grupo llamado radical que se convierte en el primer abanderado de sus ideas. Las plataformas polticas radicales apoyaron la abolicin de la esclavitud, la separacin de la iglesia y el estado, el sufragio universal, la desamortizacin de los bienes de la iglesia, la expulsin de los jesuitas y la abolicin de las tarifas arancelarias. A pesar de que el perodo durante el cual los radicales lograron avanzar sus ideales fue relativamente efmero y fueron los conservadores los que finalmente consolidaron su poder a finales del siglo, muchas de las prdicas centrales del positivismo no quedaron descontinuadas. Para Miguel Antonio Caro y Rafael Nez, los lderes de la Regeneracin, los procesos ordenados y la educacin eran pilares importantes para la cime ntacin de un estado donde la iglesia volvi a adquirir un papel preponderante y la idea de la necesidad de progresar, siguiendo las fuerzas modernizadoras del exterior, persist i El positivismo como filosofa dominante en Amrica Latina durante el siglo XIX tuvo una influencia importante en Colombia si bien su presencia, diseminacin y discusin relacionadas principalmente a pensadores como Comte y Herbert Spencer no alcanzaron los mismos niveles de preponderancia de otras naciones. En palabras de Salaza r Ramos si bien es cierto que la Regeneracin triunf definitivamente con Nez en 1886, no puede decirse que el pensamiento

PAGE 100

100 positivista se convirti en una filosofa hegemnica, a semejanza del caso mexicano con la dictadura del partido de los cientfic os, con Porfirio Daz a la cabeza (292). Aunque en Colombia no surgieron pensadores o polticos positivistas con el amplio impacto de un Faustino Domingo Sarmiento en Argentina o Jos Victorino Lastarria en Chile, o un lder con el poder de implementaci n autoritario de Daz en Mxico, no por eso dej esta escuela de pensamiento de ser d ifundida y reconocida por importantes letrados colombianos.13 En Colombia la pugna y debate poltico polariz a los dirigentes, y los partidos liberal y conservador toma ron posiciones tajantes frente a la educacin, la iglesia y la ciencia cerrando filas y apoyndose en ideas que apoyaban o contradecan puntos de vista positivistas. En general, dos facciones hicieron suyas algunas de las ideas positivistas: uno romntic o de tendencia liberal y uno tradicional de tendencia conservadora (Ver Salazar Ramos Romanticismo y positivismo y Tovar Gonzlez Tradicionalismo y neoescolstica). Cuando finaliz el siglo XIX el cisma entre los partidos y sus plataformas era an claro. La G uerra de los mil das (18991902) se constituy en la sangrienta prueba de un debate irresuelto en muchos de sus aspectos polticos, sociales y econmicos donde las ideas positivistas figuraron como teln de fondo. La stira de Soto Borda en Diana Cazadora (1915) cuya trama transcurre en tiempos de dicha guerra es una aguda crtica a las condiciones de progreso y pensamiento positivista de la Bogot de comienzos del siglo XX. 13 Domingo Faustino Sarmiento es quizs quien mejor ha dejado plasmadas muchas de las ideas positivistas en boga e n Amrica Latina a mediados del siglo XIX. Segn Julio Ramos Facundo represents history as progress (10) y para Sarmiento to write is to order, to modernize (11). Sarmiento, en su ataque a la dictadura de Rosas, deja muy en claro que la solucin a l a problemtica del estado nacin Argentino est en la adopcin de ideas positivistas. En Facundo Sarmiento sostiene que es en las calles donde la juventud de la escuela politcnica debe combatir al canbal (351) y una vez este sea derrocado, ret ornar el orden necesario que ni siquiera el tirano ha sido capaz de usurpar de modo definitivo (368). En el plan de construccin de la nacin moderna de Sarmiento aparece la calle como metonimia de la ciudad, la escuela de la educacin, lo politcnico de la ciencia y la tcnica y finalmente el orden necesario para gar antizar un progreso continuado.

PAGE 101

101 El positivismo en Colombia tuvo adaptaciones, ramificaciones, interpretaciones sui generis y renovadores (Guadarrama 14) y fue una tendencia multifactica (Gonzlez Rojas 34): este eclecticismo se hizo palpable en las ideas que los miembros de ambos partidos expusieron a favor y en contra del positivismo. De una parte un pensador liberal como Camacho Roldn, quien impuls la sociologa y los aportes del positivismo, amarr la ciencia positiva a la tecnologa en distintos campos: agrcola, telecomunicaciones, hidrulica y ferroviaria (Gonzlez Rojas 31). En ef ecto Camacho Roldn liga el ferrocarril, personificacin del progreso, al ms amplio de los bienestares ; a la posibilidad de construir una nacin moderna unida y en paz Segn Anderson para edificar el Estado Nacin es preciso contar con tres componentes : lmites geopolticos determinados, el establecimiento de una soberana y un sentido de patria o de fraternidad (7). Para Camacho Roldn el ferrocarril puede ser el constructor de dicha hermandad : El ferrocarril liga entre s las diversas partes de un mismo territorio, facilita singularmente las operaciones del cambio, permite la concentracin rpida de las fuerzas, pone en contacto a los hombres separados por las distancias, los obliga a conocerse y amarse establece el comercio de los sentimientos y de las ideas y acaba por fundir las rivalidades y antipatas de la ignorancia en una obra de amistad y concordia (226; nfasis agregado ) De otra parte, un conservador tradicionalista como Mariano Ospina Rodrguez (1805 1885) se encarg de llevar a la pr ctica administrativa, poltica, docente y moral, los principales argumentos doctrinarios del tradicionalismo, vinculados a ciertos elementos del credo positivista, en particular la fe en el progreso y el papel de la tcnica, pero siempre subordinados a l os ms altos principios ticos tradicionalistas (Gonzlez 17 ; nfasis agregado). Ospina Rodrguez, al igual que otros conservadores estaba dispuesto a aceptar aquellos aspectos del positivismo que no interfirieran con la tradicin y valores catlicos. Mientras que los liberales no estaban decididos a cuestionar los valores del positivismo, la individualidad y el laissez faire econmico, para Ospina Rodrguez la repblica otorgaba dem asiada libertad y era necesario

PAGE 102

102 como lo sugiere Salazar Ramos que la autoridad triunfase sobre la libertad y el absolutismo sobre la sob erana individual (239) Algunas referencias concretas a varios de los escritos de la poca dejan en claro no slo la importancia que tiene el tema del progreso en la mentalidad de los le trados colombianos sino los sesgos ms importantes desde donde ste se mira. Jos Mara Samper habla de la necesidad de abrir la puerta al progreso en todas sus formas (50) y las directrices bajo las cuales debe fundarse la nueva repblica son claras. Citar a Samper en alguna extensin es pertinente dado que varios aspectos de su programa liberal los represent Vergara y Vergara en Olivos aceitunos todos son uno como perjudiciales y amenazantes para el bienestar de la nacin y Eugenio Daz Castro en M anuela (1858) como destinados al fracaso: La repblica es incompatible con los ejrcitos permanentes, con la esclavitud; con los privilegios profesionales; con la pena de muerte; con los impuestos sobre el consumo y la produccin; con las prerrogativas del clero y la milicia; con los monopolios rentsticos con la restriccin de la prensa; con la supremaca de una secta religiosa y la existencia de un poder espiritual, extrao a la soberana nacional, y erigido en entidad legal; con el encarcelamiento atenta torio del ciudadano; con la familia organizada por Don Alfonso el Sabio; en una palabra, con las vieja s instituciones de la monarqua ( citado en Salazar Ramos 237). Por su parte Nez, liberal moderado al comienzo de sus luchas polticas y posterior presid ente de la llamada Regeneracin, busca de alguna manera un trmino medio y sostiene que el progreso no es sino una fraccin del desenvolvimiento de todos lo s seres (116) y que la filosofa cristiana es la base de todo progreso social (127). Otr os pensadores adoptaron posiciones ms extremas. El adalid del movimiento regeneracionista Miguel Antonio Caro, como quien habla desde el plpito, asever: All donde hay amor a la virtud, a la ciencia y a las bellas artes, all tambin dominan hoy las s impatas por la Ciudad eterna y su augusto Pontfice; por el triunfo de la primera y la glorificacin de la segunda (208). Por su parte Juan Buenaventura Ortiz no dud en ligar la posibilidad de

PAGE 103

103 progresar con determinadas ideas religiosas y sostuvo que e l progreso gradual slo se observa en las naciones cristianas, permaneciendo las dems estacionarias cuando no estn en retroceso (220). Ambos partidos reconocieron el papel de la ciencia y la necesidad del progreso pero difirieron no slo en su impleme ntacin a travs de la educacin sino respecto a la posicin que deba tener la iglesia dentro del proc eso de construccin nacional, p roceso que deba seguir una inevitable lnea progresiva. Para Comte la reestructuracin del sistema educativo era la cons ecuencia necesaria de la adopcin de las ideas positivas (24). Influidos por los preceptos comtianos l a educacin se convirti para los liberales colombianos en la herramienta sine qua non para la diseminacin del pensamiento positivista y la propagacin e implementacin de las ideas necesarias para lograr un avance social y poltico; en concreto, para alcanzar el mejoramiento de la nacin. Todo lo anterior deba necesariamente suceder dentro de un orden bajo el cual el hombre no tena una va distinta a la de evolucionar, es decir, mejorar como raza, crecer econmicamente, avanzar socialmente y construir en el caso particular latinoamericano nuevos estados nacionales. Los conservadores regeneracionistas colombianos adaptaron algunas de estas premis as para imponer su versin del positivismo en el sistema educativo integrando a l las enseanzas de la iglesia y otras ideas tradicionalistas. El cambio tecnolgico propicia que las culturas se pregunten hacia d nde avanzan (M. L. Smith Recourse of Empi re 38). Los dirigentes colombianos, tanto liberales como conservadores, fusionaron ideas positivistas al proyecto de construccin nacional para darle direccin al porvenir del pas.14 Salvador Camacho Roldn considera que la nacionalidad es un progreso 14 Queda por fuera de los objetivos de este trabajo analizar c mo distintos aspectos del positivismo fueron adaptados por lderes polticos radicales, modera dos y conservadores. Basta con anotar que en lneas generales los liberales tendieron a utilizar las ideas de Comte y los conservadores adaptaron su ideario a

PAGE 104

104 d irigido a garantizar derechos personales y garantas individuales (92) y la define en el mismo discurso citado en la introduccin de este trabajo como una agrupacin humana formada ms o menos conscientemente dentro de un territorio limitado, con el pensa miento de la defensa comn de cada uno de sus individuos. Objeto comn entre muchas voluntades presupone y exige organizacin, es decir, divisin de labores y esfuerzos entre sus miembros, pensamiento y ejecucin, reglas generales de procedimiento, autori dad por una parte y obediencia por otra (217).15 La definicin de nacionalidad de Camacho Roldn se distancia de la respuesta que da Ernst Renan a la pregunta qu es la nacin? Para Renan la intangibilidad es lo que constituye la nacin: el alma, un pr incipio espiritual, el legado de recuerdos, las glorias comunes, etc. (1). Sin embargo, el liberal colombiano reconoce que la nacionalidad no consiste en la agregacin violenta o casual de pueblos dispersos y sin relaciones; tampoco se mantiene por medio de palabras escritas en una constitucin (citado en Ramrez Gmez). El nfasis de Camacho Roldn no est en lo intangible de la nacin sino en lo concreto de la nacionalidad, la gobernabilidad y el progreso. 16 Aunque estos objetivos no les eran a jenos a los lderes de la Spencer. Para un anlisis de las ideas de varios pensadores de la Regeneracin y anteriores a esta ver Salazar Ramos y Tovar Gonzlez. 15 Rafael Nez gestor de la Regeneracin siguiendo a Spencer sostiene que los pueblos se desarrollan segn una ley natural de progreso consistente en el paso de lo homogneo a lo heterogneo (Tovar Gonzlez 310). Por supuesto, ambos, el lder liberal y el conservador, tienen ideas muy claras acerca de quien debe ejercer la autoridad y qui n debe obedecer y en que consiste la heterogeneidad. Se sale tambin esta discusin de los objetivos de este trabajo, pero ba sta saber que ninguno de los dos estaba dispuesto a cambios revolucionarios que trajeran grandes transformaciones a las estructura jerrquicas existentes. 16 En su revisin de los diccionarios de la Real Academia Espaola Hobsbawn encontr que para antes de 1884 la palabra nacin se refera simplemente a un conglomerado de habitantes que vivan en un determinado territorio. Pero en la definicin de ese ao aparece la idea de gobierno ligada al territorio y se define a la nacin como a State or political body which recognizes a supreme centre of common government and also the territory constituted by that state and its inhabitant, considered as a whole (14). Desde ese momento en adelante al menos en el Iberian World, escribe Hobsbawn, the nacin is t he conjunto de los habitantes de un pas [territorio] regido por un mismo gobierno ( 14; nfas is en el original ). Los dos componentes de la definicin actual aparecen desde aquella fecha. Esta ampliacin en el significado de la palabra nacin durante el periodo de inters para este proyecto es especialmente importante porque las constituciones que marcan polticamente a Colombia durante la poca se escriben precisamente antes (1863) e inmediatamente despus (1886) del ao que

PAGE 105

105 Regeneracin, ellos consideraron que deban aplicarse e n diferentes grado s y cobijando a distintos segmentos de la poblacin en diferentes espacios y tiempos. Como muy bien lo resumen Mara Teresa Uribe de Hincapi y Liliana Lpez, los liberales y conservadores compartan, en principio, los referentes del lenguaje republicano; diferan eso s, en los tiempos para poner en funcionamiento la estructura de derechos y libertades; en los espacios y las poblaciones que deban ser cobij adas por stos derechos, y tambin en los alcances que le asignaban a las nociones de libertad, progreso y civilizacin (palabras 1) Es bajo la influencia de las ideas positivistas, e influidos inicialmente por el momentum tecnolgic o legad o por la colo nia, que los novelistas colombianos imaginan por medio de sus representaciones el nuevo estado nacional. Hobsbawn menciona como el de l cambio. En efecto las dos constituciones mencionadas, en sus apartes referentes a la nacin dejan ver algunas diferencias que coinciden con lo sealado por Hobsbawn. La constitucin, eminentemente federal de 1863, enfatiza la soberana de los estados que conforman la unin y subraya el nfasis en el territorio y la poblacin al garantizar en el artculo 5 del captulo I, la posibilidad de creacin de nuevos estados mientras que se cumplan ciertas pautas poblacionales. En contraste la constitucin de 1886 despus de reconstituir a la Nacin colombiana en Repblica Unitaria seala que la soberana reside esencial y exclusivamente en la Nacin, y de ella emanan los poderes pblicos, es decir, el gobierno. Una rpida mirada al captulo I de ambas constituciones parece corroborar, para el caso colombiano, lo sugerido por Hobsbawn.

PAGE 106

106 CAP TULO 4 INERCIA TECNOLGICA Y NACIN EN LA NOVELA DEL GRAN CAUCA Era yo nio cuando me alejaron de la casa paterna para que diera principio a mis estudios en el colegio del doctor Lorenzo Mara Lleras, establecido en Bogot haca pocos aos, y famoso en toda l a Repblica por aquel tiempo. [ ] Pasados seis aos, los ltimos das de un lujoso agosto me recibieron al regresar al nativo vall e. Mi cor azn rebosaba de amor patrio. [ ] A las ocho fuimos al comedor, que estaba pintorescamente situado en la parta oriental de la casa. [ ] Dorm tranquilo. Como cuando me adormeca en la niez uno de los maravillos os cuentos del esclav o Pedro. [ ] Haban pasado tres das cuando me convid mi padre a visitar sus haciendas del valle, y fue preciso complacerlo; por otra parte, yo tena inters real a favor de sus empre sas. Jorge Issacs Mara 9 16 El regionalismo es el resultado de la interaccin de variables socioculturales y geo polticas particulares a cada una de las reas geogrficas que constituyen el estado nacional. Historiadores como Frank Safford han sugerido que, al menos para el caso colombiano, est a interaccin pudo hab er sido la causa de desarrollos desiguales (Ver The ideal of the pr actical, parte I) Con anterioridad se discuti que varios historiadores consideran que debido a caractersticas particulares las distintas naciones latinoamericanas se desarrollaron de mo dos diferentes. Las mismas fuerzas que ocasionaron esas diferencias a nivel de l os territorio s nacional es ejercieron una influencia particular sobre l as regiones componentes de dicho s territorio s El impacto en un pas geogrficamente extenso y diverso c omo Colombia fue ne cesariamente variado y amplio. E n su revisin crtica de la literatura de Colombia Raymond L. Williams, considera que las diferencias regionales colombianas son tan marcadas y relevantes que permiten dividir la produccin novelstica de ese pas en cuatro grandes regiones, una de las cuales es la del Gran Cauca. Dividir al pas en cuatro regiones, y asociar determinadas novelas a esas regiones especficas puede ser problemtico. Dnde y cmo situar a Jos Mara Vargas Vila, quien esc ribe desde el exilio? Debe ser el lugar de nacimiento la variable principal en la clasificacin del escritor? Los lugares de residencia o de estudios podran ser igualmente relevantes. Son muchas las variables a considerar y posiblemente ms de cuatro reg iones: los Santanderes, por

PAGE 107

107 ejemplo, tuvieron una historia importante e independiente de Bogot que justificara situar su produccin literaria como proveniente de una regin aparte, lo que no hace Williams. No obstante las limitaciones anteriores, la div isin regional no slo reconoce las innegables diferencias que han existido en Colombia entre distintas zonas geogrficas sino que permite adelantar algunas comparaciones que son de relevancia para el tema que concierne a este trabajo; por estas razones se utiliza la propuesta de Williams en la seleccin de novelas de las dos regiones analizadas en este estudio. De la regin del Gran Cauca surge Mara (1867) de Jorge Isaacs (18371895), la novela colombiana de mayor reconocimiento nacional e internacional h asta el advenimiento, un siglo despus, de Cien aos de Soledad (1967)1 La importancia trascendental de la novela de Isaacs es razn nica y suficiente para adelantar un anlisis particular de ella, y de la regin caucana, ya que Mara influy de manera s ignificativa no slo en la produccin novelstica de esa regin sino en la de toda Colombia. Pero ms all de su importancia cannica, el estudio de la nica novela de Isaacs, dentro de un contexto regional, permite: (1) analizar las representaciones de l os sistemas tecnolgicos de un rea geogrfica particular, cuya lite luch tenazmente por mantener la posicin de importancia que haba logrado durante la Colonia; (2), estudiar las representaciones de las interacciones sociedad -tecnologa en un ambiente especfico, en este caso el caucano y (3) plantear algunas comparaciones con otras regiones teniendo en cuenta los distintos contextos en donde surgen dichas representaciones.2 1 En el perodo federal, el Cauca abarcaba prcti camente la mitad del territorio nacional y sus lmites iban desde el golfo de Urab (actual departamento del Choc), hast a el ro Amazonas ( Tirado Meja, el estado y la poltica 371). 2 Para una definicin de ambiente como se utiliza en este trabajo ver el capitulo III. La regionalizacin, es decir, la divisin de la nacin en regiones internas en donde sus habitantes comparten ciertos rasgos geohistrico culturales, ha sido una manera de entender a Colombia. En palabras de James William Park: Regionalism has exerted a complex and profound influence on Colombian national development [ ]. Colombia is hardly unique in comprising sections distinguishable along geographic, economic, or

PAGE 108

108 Isaacs public Mara cuatro aos despus de constituidos los Estados Unidos de Colombia y casi dos dcadas antes de establecida la Repblica de Colombia por el movimiento regeneracionista conservador. Como ya se mencion en captulos anteriores, los liberales avanzaron sus polticas econmicas y sociales, enfrentando una constante y aguerrida oposicin, durante el perodo que separ los dos instantes constitucionales mencionados. Isaacs eligi distanciarse de su presente cronolgico, donde predominaban precisamente los cambios radicales, y dirigi su mirada hacia un tiempo anterior .3 La a c cin de Mara se centra en los aos de transicin posteriores al Congreso de Ccuta de 1821, que declara la ley de libertad de vientres y liquida los resguardos indgenas en la Nueva Granada, y anteriores a la abolicin de la esclavitud en 1851 (Bushnell. 51 55) Cuatro aos antes de la publicacin de Mara la Constitucin de los Estados Unidos de Colombia (Rionegro 1863) instituy nueve estados soberanos, uno de los cuales fue el Cauca, y la supuesta unin entre ellos. En 1860 el lder cauca no Toms Cipriano de Mosquera cultural lines, but it differs from other countries of similar size in the deep imprint its regionalist sentiment has left on the pattern of national development ( Rafael Nuez 1). M edardo Rivas en Los trabajadores de tierra caliente (1946) relata cmo la regin que l identifica como Tierra caliente, donde en un comienzo slo se cultivaba la caa de azcar, fue convirtindose en abastecedora de muchos productos para la capital y fue adquiriendo unas caractersticas propias. Salvador Camacho Roldn en su anlisis de Manuela escribe que a esta novela no se le puede considerar un cuadro nacional puesto que, debido a la gran variedad en su clima y geografa, la nacin tiene que pres entar grupos de poblacin de gran diversidad de rasgos y costumbres ( Estudios ). Como ejemplo, y entre otros, Camacho Roldn explica que el pacfico cultivador boyacense, derivado de la raza indgena disciplinada bajo el yugo de hierro del encomendero es paol, que forma el principal grupo de esa seccin, no puede tener muchos puntos de semejanza con el mestizo africano espaol formado en el Valle del Causa bajo la proteccin semiafectuosa a veces de sus amos, en el pastoreo de ganados y en medio de una na turaleza que convida a la libertad. (74). De manera similar Germn Puyana Garca considera al regionalismo como un rasgo caracterstico de la historia colombiana (83). Ms recientemente Cinep ( Centro de Investigacin y Educacin Popular) public cuatro tomos de una historia econmica, poltica y cultural colombiana con el ttulo de Colombia: pas de regiones (1998). El regionalismo afect incluso el desarrollo del ferrocarril dado que cada ciudad o regin quera tener su propio ferrocarril, y aun algunas, manifiestamente inadaptadas por las condiciones topogrficas exigan que se les hiciera vas de bolsillo (Patio 1 ) 3 A comienzos de los 1870 Isaacs abandona el partido conservador y se hace radical. La escritura de Mara es anterior a este cambio de filiacin poltica (Arciniegas 36).

PAGE 109

109 haba declarado la independencia del estado soberano del Cauca lo que ocasion el comienzo de un conflicto civil que termin con el establecimiento de la repblica federal por la constitucin de Rionegro. Segn Germn Arcini egas Colombia era un mapa de nueve inmensas regiones, cada cual con su color, su historia, sus violencias, su msica, sus hroes, sus caudillos, el timbre y la cadencia de su voz, su idioma, su orgullo blico, su estilo (19). La constitucin del 63 rat ific los lmites fronterizos del estado colombiano siguiendo aquellos que existan en la poca del Virreinato de la Nueva Granada y los reglamentados por tratados internacionales (Para el texto completo de la Constitucin de Rionegro ver Constituciones h ispanoamericanas). Poco dice este documento, eminentemente poltico, respecto a la comunidad a la que hace referencia Benedict Anderson: aquella que constituye una fraterni ty that makes it possible not so much to kill, as willingly to die for such limi ted imaginings (7). Es ms, de acuerdo a la descripcin de Arciniegas, las fraternidades que existan eran regionales y cada una de estas pareca estar ms cerca de conformar un Estado Nacin independiente que una Colombia unida, es decir, ms dispuesta a luchar por su propia regin, que por la idea de una nacin. Alfonso Mnera bien lo resume: Nadie podr negar que en los inicios del siglo XIX lo bogotano, lo antioqueo, lo caucano y lo costeo, pese a sus borrosas fronteras, constituyen ya entidades q ue se relacionan entre s como colectividades diferentes ( 24; nfasis agregado).4 El epgrafe de este captulo contiene el inicio de cada uno de los cinco primeros captulos de la reconocida novela del romanticismo colombiano y son un resumen de los recu erdos de Efran, el narrador, en los que aora mejores tiempos pasados.5 El protagonista de la novela regresa de Bogot a su regin natal (el Cauca) su patria, una tierra hermosa y pintoresca 4 Estas cuatro regiones coinciden con la propuesta de Williams. 5 Y quiz tambin del mismo Jorge Isaacs. Adems de Germn Arciniegas, tanto Raymond L. Willimas como Doris Sommer han resaltado lo mucho de autobiogrfico que tiene Mara

PAGE 110

110 donde los cuentos de un esclavo pueden velar el sueo de un nio; llega despus de terminar estudios en el mejor colegio de la repblica, estudios que deber continuar (el lector lo sabe durante los cinco primeros captulos) viajando a Europa; regresa a familiarizarse con lo que ser el legado de su padre: sus e mpresas. Efran sabe cul es y ser su lugar en la organizacin de la hacienda, como l lo dice: siempre que mi padre dejaba de ir a la mesa, yo ocupaba la cabecera (188). Sin embargo, sus planes para un futuro promisorio en una agraciada regin donde vive en paz como amo de esclavos, rodeado de armona y de una naturaleza domable, fracasan. La posibilidad que tiene Efran de asegurar su progenie casndose con su prima Mara (Ester cuando nia y antes de hacerse conversa) se ve frustrada por la enferm edad que ella ha heredado de su madre y que irremediablemente la llevar a la muerte. Es la mirada de Isaacs hacia el pasado un rechazo, al menos parcial, del momento poltico y econmico que vive el pas? Es Mara el relato nostlgico de un tiempo ant erior cuando supuestamente todava haba armona entre terratenientes y esclavos y de paso una crtica al proceso de manumisin iniciado en Ccuta y que termina en 1851 con la abolicin definitiva de la esclavitud? Es la aoranza por la vida en la hacien da, en un valle idlico, un cuestionamiento a la liberalizacin de la economa? Estn Isaacs y su familia experimentando el empuje de nuevos sistemas tecnolgicos, los que estn amenazando a los hacendados del Cauca, e Isaacs escribe Mara como un lamento personal: una despedida melanclica a la organizacin (inercia) colonial? Est el escritor caucano proponiendo que la nacin a fundarse debe ser blanca, patriarcal, espaola, jerrquica, catlica, agrcola y ganadera? o es acaso lo contrario lo que pla ntea Isaacs: la nacin esclavista, liderada por unas pocas familias terratenientes est

PAGE 111

111 llamada a desaparecer e inevitablemente ser reemplazada por fuerzas econmicas y tecnolgicas que presagian cambios sociales? Eustaquio Palacios (18301898), otro esc ritor de la regin caucana, public su novela histrica El alfrez real (1886) diecinueve aos despus de que fuera publicada Mara Palacios se basa en una amplia investigacin de archivos, lo que le permite describir detalles histricos de momentos y lu gares en los que se desarrolla la trama, aludiendo muchas veces de manera directa a personajes y hechos de la poca. Hay incluso captulos en los que la trama avanza muy poco y la narracin es casi estrictamente histrica. No obstante que el enfoque hist rico, en un tiempo anterior a la independencia, distancia a El a lfrez real (1886) de Mara las tramas generales de ambas novelas se desarrollan antes de la abolicin de la esclavitud y en el mismo valle geogrfico, donde la vida gira alrededor de las gr andes haciendas. No sorprende que la novela histrica de Palacios guarde grandes semejanzas con su predecesora. La influencia de la obra de Isaacs en la del Palacios es evidente y va ms all de obligadas similitudes a consecuencia de las analogas temporales y espaciales. Las mltiples coincidencias en la trama y los personajes as lo sugieren: dos jvenes mujeres hurfanas protegidas por poderosos padrinos, dos galanes que se ausentan, pretendientes rivales derrotados, amores aparentemente imposibles y dotes que estn en juego. Entre las coincidencias hay una que es preciso subrayar: Palacios e Isaacs aoran un momento en el pasado, anterior a la abolicin de la esclavitud, donde el acontecer diario en las haciendas est libre de grandes traumas Por un lado Efran retorna a un tiempo y lugar donde los esclavos, bien vestidos y contentos hasta donde es posible estarlo en la servidumbre, [son] sumisos y afectuosos para con su amo [y su] padre, sin dejar de ser amo, [da] un trato carioso a sus es clavos (17). Por otra parte el narrador de El alfrez real recuerda el ao de 1789 cuando la vida de los caleos era bien parecida a

PAGE 112

112 la vida que hoy [1886] se vive, si exceptuamos el oficio de la poltica, y el negocio de las revoluciones que eran desconocidos entonces. El movimiento comercial era limitadsimo, y el pas produca mil veces ms de lo que alcanzaba a consumir (85).6 Hay que recordar la crtica a la poltica que por la misma poca estaban adelantando Rafael Nez y Migu el Samper; e igualmente la crtica al comercio, actividad impulsada por los liberales que le abra camino a la nueva burguesa Tambin hay que anotar que Palacios sita el momento de la accin de su novela precisamente en el ao de la Revolucin F rancesa: Acaso, como lo sostiene el mismo escritor, la madre de todas las rev oluciones y el origen del negocio de las revoluciones ? Para el narrador, que haya o no esclavitud no es de importancia ya que aparentemente esa no es una diferencia significativa q ue existe entre el momento y lugar de enunciacin y el tiempo cuando transcurre la accin narrada. Lo expuesto por Palacios sugiere que cien aos antes bajo sistemas tecnolgicos coloniales sostenidos por la administ racin espaola y la esclavitud se viva mejor y en paz. El narrador de El alfrez r eal enfatiza constantemente la seguridad y tranquilidad bajo la que se viva en aquella poca resaltando valores nobiliarios, la benevolencia de los amos personificados en el a lfrez (Don Manuel de Caicedo y Ten orio), la equidad del sistema de justicia, la honradez de las gentes, etc.7 Es posible argumentar que la visin de Isaacs es la opuesta, que el sistema socio 6 Para 1886 solamente Brasil (que lo hace dos aos ms tarde) no haba abolido la esclavitud, Cuba lo haba hecho en 1880. Mercedes Gmez Victoria, novelista de la misma regin caucana, alude en su novela Misterios de la vida a dos grandes categoras o clases: La primera sostena las pretensiones de ciertas familias, los ttulos, el predominio de determinadas entidades, en una palabra, era la expresin fiel, el espritu palpitante de la constitucin de 18** (sic) A est a categora pertenecan muchas gentes que suspiraban por un pasado que ya no existe sino en la s pginas de la Historia (30). El pasa do al que hace referencia Gmez Victoria es el que aoran Isaacs y Palacios. 7 Sobre Manuel de Caicedo y Tenorio es cribe Oscar Gerardo Ramos en Valle del Cauca, su historia, sus gentes, sus empresas : Entre todos los hacendados el ms rico por sus muchas haciendas, estancias, ganaderas, labranzas y minas, es don Nicols Cayzedo de Hinestrosa. Muchas herencias han confluido a l de parientes, y dotado de gran saber para el manejo de los negocios, ha acrecentado sus haberes en momentos propicios de expansin econmica. Sus tenencias, una treintena, se extie nden por ambas

PAGE 113

113 econmico de la hacienda est destinado a morir, como muere Mara, y est sujeto a nuevos retos e conmicos, como los que debe superar el padre de Efran. A pesar de las similitudes con la novela de Isaacs, existe en la de Palacios una gran diferencia. El alfrez real le da viabilidad al amor de los protagonistas quienes se convierten en los progeni tores de una muy importante familia de la ciudad, lo que el narrador puntualiza al finalizar su relato: Daniel y doa Ins debieron de tener descendientes y stos deben de existir todava; pero nosotros no hemos tenido tiempo para averiguar cules son ell os. Lo cierto es que son muchos los individuos que en Cali llevan el apellido Caicedo (299). Para Palacios el sistema socio -econmico feudal de la hacienda ha dejado frutos duraderos. El hoy del narrador de El alfrez real es el ao en que precisamente se aprueba la constitucin regeneradora, que inaugura el perodo de hegemona conservadora y que se extender hasta finalizar el primer tercio del siglo XX. Aunque la esclavitud ha sido abolida en Colombia treinta y cinco aos antes, Palacios al igual que Isaacs en su momento mira hacia un tiempo anterior donde todava sta existe y se vive en paz y en armona en las haciendas, y descarta de este modo los cambios sociales y econmicos liberales que antecedieron al movimiento regeneracionista. Gilberto Gm ez Ocampo considera el texto del Himno Nacional colombiano como regeneracionista ya que, segn su anlisis, en l se invita a retomar la campaa libertadora descartando as el proyecto liberal (22). En este sentido la novela de Palacios aunque llanuras del Ro Cauca [ ]. Al morir en 1735 posea cinco trapiches, dos en Caasgordas, uno en el Alisal, y uno en Barrionuevo, cerca a Cali. Estos cinco logros le servan para abastecer con azcar, panela, miel y aguardiente, adems de tasajos y otros frutos de sus hatos y labranzas, a sus casas, la de Cali y las de las haciendas, y a sus numerosas servidumbres en los llanos del Cauca y en las montaas de Tocot, Bitaco, Pavas, y en las minas del Choc, Dagua, Almaguer y Mazamorras. El oro de las minas le coadyuvaba a adquirir nuevas propiedades, esclavos incluidos, y a mejorar entables; y a su vez las haciendas le provean mulas y bastimentos para sus reales de oro, y en modo particular todo el necesario pancomer. Se creaba, pues, un flujo y reflujo de proventos que utilizados con pericia propiciaron el a umento de tan cuantiosa fortuna (10)

PAGE 114

1 14 conservado ra no sera propiamente regeneradora ya que rescata un tiempo anterior a la campaa del libertador donde Espaa no es an la enemiga. De acuerdo al narrador el alfrez real como digno representante directo del rey es un individuo autocrtico pero pate rnal, benevolente, magnnimo y en ltima instancia justo. En la poca de la narracin la nica inequidad [que se permite], si la hay es la esclavitud, pero e sta est en todo caso autorizada, segn lo sostiene el alfrez, por el mismo rey nuestro seor (221). Inequidad que Palacios, escribiendo a comienzos de la Regeneracin, no condena y apenas si cuestiona. Los interrogantes planteados con anterioridad en relacin con la mirada de Isaacs hacia el pasado podran reiterarse para la novela de Pal acios pero todos pueden resumirse en uno: est Palacios sustentando la idea de que Colombia estara mejor si el orden colonial, que forzosamente incluye sus sistemas tecnolgicos, hubiese permanecido intacto, o al menos, que es ese el orden que debe servi r de referencia para la constitucin de la repblica? Como ya se mencion la gran diferencia entre las dos obras es la viabilidad que le da Palacios a la relacin amorosa en su novela, lo que no ocurre en Mara debido a la muerte de la protagonista. Mie ntras que Efran no puede realizar su sueo de casarse y continuar su descendencia debido, quizs, a la imposibilidad de Mara de purificar su ascendencia (a pesar de haberse convertido al catolicismo), Daniel s logra procrearse no obstante que su linaje es igualmente problemtico.8 A pesar de los desenlaces diferentes de las dos novelas stas apoyan la misma idea: la posicin social que Efran evoca al comienzo de la novela, y que puede mantener a pesar de la desgracia amorosa, es la misma que Daniel alc anza al final de El alfrez real; ambos ocupan el lugar de 8 Hacia el final de la novela el cura le revela al Alfrez que Daniel es hijo de noble y tiene dinero, lo que limpia su sangre y posibilita su enlace con Doa Ins. Los padres del pretendiente de la ahijada del Alfrez son un primo de Don Manuel y una mestiza, la flor del Vallado, quien ha muerto al dar a luz a Daniel.

PAGE 115

115 miembros letrados de una comunidad patriarcal terrateniente, que se depura tnicamen te, en un pasado donde persiste el sistema tecnolgico co lonial Debido a la gran recepcin que tuvo Mara la de cisin del autor de El alfrez real de escribir una novela de trama similar que se desarrolle en la misma regin de Colombia parece en primera instancia una accin temeraria o un intento de valerse de un xito anterior (Sommer 172, Arciniegas 33 39). Lo c ierto es que, como lo sostiene Williams, la mayora de la ficcin escrita en la regin despus de Mara tiene relaciones nter textuales inequvocas con la novela de Isaacs (160). Independientemente de las razones que motivaron a Palacios el resultado e s que para la segunda mitad del siglo XIX cronolgico las dos novelas ms importantes del Gran Cauca en ese siglo, coinciden en representar una regin en las que dos de sus importantes lderes letrados prefieren mirar hacia el pasado con aoranza, huyendo o temiendo el presente, y no imaginar un futuro distinto y progresista ; m irada nostlgica que Isaas Gamboa reitera r a comienzos del siglo XX en La tierra nativa (1905) novela que se discute ms adelante Lo anterior en contraste significativo con las propuestas en Chile de Blest Gana en Martn Rivas cinco aos antes de Mara y en Argentina de Lpez en La gran aldea dos aos antes de El a lfrez real Las comunidades imaginadas por Isaacs y Palacios: aoranza de los sistemas tecnolgicos coloniales Las dos novelas del Gran Cauca mencionadas hasta el momento son ejemplos de la escritura que facilita durante el siglo XIX la re-presentacin de la clase de comunidad imaginada que es la nacin (Anderson 25) y hacen parte de las novelas que Sommer denom ina nacionales (4) o ficciones fundacionales (20). La novelstica es uno de los medios escritos que tienen las lites letradas de las nuevas repblicas para construir la camaradera en la nueva nacin. La fraternidad representada en las dos novelas del Gran Cauca que se han venido

PAGE 116

116 discutiendo est basada en interacciones jerrquicas en un sistema de haciendas donde todava la fuerza laboral de la esclavitud era la columna vertebral del sistema econmico La propuesta de Palacios es que la nacin pue de fundarse con xito bajo las instituciones y las condiciones fraternales similares a las que existan antes de la independencia en la Nueva Granada, la de Isaacs es que las condiciones bajo las cuales existe la nacin independiente no la llevarn a su consolidacin y estas necesariamente debern transformarse. Infortunadamente para el proceso de construccin nacional ninguna de las dos propuestas confronta el presente o mira hacia el futuro y ambas se anclan en la aoranza y/o el lamento. Las frontera s y las soberanas de los estados quedan consignadas o instituidas en documentos polticos como son las constituciones y los cdigos, pero es el sentido de pertenencia (al que alude Efran cuando habla de amor patrio) el que es necesario cimentar, entre otros medios, a travs de la palabra escrita. Desde esa perspectiva ambos novelistas caucanos fracasan en el empeo de avanzar una nueva construccin nacional. En el caso colombiano la construccin del Estado Nacin debe hacerse para un grupo heterogneo de gentes dentro de un territorio bastante extenso dividido en regiones que debido a una geografa agreste difcilmente se comunican. Palacios e Isaacs reconocen en el momento de escritura de sus novelas que lograr esa fusin es tarea titnica, ms an te n iendo en cuenta los constantes conflictos civiles que estn lejos de revelar la existencia de una fraternidad entre neo granadinos o colombianos. La propuesta de ambos entonces es, escapar del presente y buscar soluciones en pocas anteriores. Cmo est lo tecnolgico representado en esta propuesta? Cules son las inercias que se generan en la interaccin entre artefactos, software y sociedad? Cules son las representaciones de Palacios, Isaacs y Gamboa que buscan obliterar el retraso colombiano, del que hablan Samper y Nez en el proceso de modernizacin colombiano?

PAGE 117

117 En El a lfrez real varios artefactos y utensilios estn estrechamente ligados al trabajo y la vida de los esclavos ; son ellos quienes los manejan y manipulan. En manos de los nobles y la autoridad estn las armas y los relojes. En Mara sucede algo similar ; la tecnologa ms avanzada est comandada por el criollo terrateniente y aunque sta ha comenzado a filtrarse a las clases ms bajas, la estructura social permanece intact a. En las novelas que se examinan en este cap tulo, ninguna representacin ilustra con ms intensidad y precisin la interaccin tecnologa sociedad que el siguiente pasaje escrito por Palacios : En todo el da del rodeo suba Don Manuel de rato en rato a uno de los corredores del piso alto, armado de un poderoso anteojo de larga vista, que era su frecuente diversin cuando estaba en la hacienda; con ese anteojo examinaba gran parte de sus dominios, y descubra a veces la holgazanera de los esclavos en los trabajos . A los negros les causaba terror ese instrumento y cuando alcanzaban a ver desde lejos a su amo en esos balcones ya saban que distingua, a pesar de la distancia, la menor de sus acciones, y trabajaban con tanta formalidad como si le (sic) estuviera all presente entre ellos ( 18990; nfasis agregado ) .9 El a lfrez real con el poder tecnolgico que le da el anteojo de larga vista asienta a manera de diversin su autoridad y superioridad sobre sus dominios. Adems, hace trabajar mejor y m s efi ci entemente, con lo que la tecnologa se acopla al poder como productora de trabajo. Algo similar sucede en la repr esentacin de Isaacs de la tecnologa en su novela Para Efran la escopeta es el artefacto que le permite divertirse en la cacera ; de otro modo su vida correra peligro. Tambin le posibilita liquidar algo que amena za el bienestar de la hacienda y por consiguiente su produccin. No obstante, el tiempo no ha transcurrido en vano y las presiones sobre la organizacin de la gran hacie nda vallecaucana para mediados del siglo XIX son muchas 9 Des de la perspectiva del negro el terror puede ser el resultado del enf rentamiento con el poder, quizs mgico, del instrumento tecnolgico que supera la limitacin de la naturaleza: alcanzar a ver ms all de cierta distancia. Para un anlisis de la representacin de la interaccin entre la tecnologa y la magia en la novela ver Jane Robinett This Rough Magic: Technology in Latin American Fiction

PAGE 118

118 y variadas En Mara y a no es suficiente para el terrateniente vigilar desde la distancia para conservar su poder. A su regreso al Cauca Efran va a la hacienda de Don Ignacio a visitar a su paisa no Emigdio con quien ha estado el ao anterior en Bogot y cuyo trato hacia Efran demuestra mucha deferencia. A Emigdio lo haba enviado su padre a la capital con el objeto de hacer[lo] mercader y buen tratante (59). Efran ve algunas angarillas y s udaderos de junco deshilachados y montados sobre el barandaje, [que] bastaron a convencer[lo] de que todos los planes hechos en Bogot por Emigdio, impresionado por [sus] crticas, se haban estrellado contra lo que l llamaba chocheras de su padre (59; nfasis agregado ). No obstante lo casual de la visita sta est saturada de significados que son importantes de analizar Los intercambios resaltan no slo las diferencias en las jerarquas sociales sino las interacciones en el contexto de las ideas del m omento, lo que se da con frecuencia en las representaciones de los novelistas decimonnicos colombianos. El lugar de estudios de los dos jvenes caucanos es la capital, en un tiempo cuando los liberales luchaban por institucionalizar las ideas positivist as. Emigdio ha ido a Bogot a enterarse de los nuevos conocimientos y volverse comerciante segn los deseos de su padre: Don Ignacio. El padre de Emigdio, quien entre sus opiniones est la de que los bogotanos les tienen miedo al sol (67), no es el gra n hacendado que es el padre de Efran pero s un rico propietario (66). Efran le ha sugerido ciertos cambios a Emigdio y l ha regresado dispuesto a implementarlos slo para verlos fracasar debido a las chocheras de su padre: los implementos de cabal lera en mal estado y en desarreglo lo evidencian. Para el individuo joven es difcil impulsar una innovacin debido que la persona mayor es reaci a a las transformaciones.

PAGE 119

119 Son varias las interacciones binarias que Isaacs incorpora a su novela y estn re presentadas en la visita de Efran a Emigdio: capital -provincia, gran hacendado rico propietario, agricultura -comercio e ideas progresistas tradiciones. En la interaccin que se ha venido discutiendo lo que prevalece son las chocheras de Don Ignacio y no las ideas provenientes de la capital que traen los jvenes. El viaje de Emigdio a Bogot no tiene impacto alguno. En efecto, los deseos de Emigdio al regresar no son los de casarse con una seora (68) sino incluso sin el consentimiento de su padre con alguien que Efran identifica como una mujer de pueblo (69). En la representacin anterior las posibilidades de progresar fuera de la hacienda no existen. El hijo del rico propietario que va a estudiar comercio a Bogot no slo no logra mejoras en la finca sino que a su regreso piensa en casarse fuera de su clase y en contra de lo que lo que se espera de l Todo indica que en un futuro, Emigdio ser parte de la burguesa comerciante, a pesar de los deseos de su padre y las admoniciones de Efra n. John Guillory sostiene que schools in the early modern nation-states provided an instrument by means of which the state could dissolve the residually feudal bonds of local sovereignty and reattach personal l oyalty to itself (42). En efecto, la inter accin entre Emigdio y su padre demuestra indirectamente el impacto del proyecto educativo liberal liderado por el estado desde la capital en un hijo de un pequeo terrateniente Sin embargo, Efran y su amigo Carlos, hijos de grandes hacendados y part ci pes de la misma educacin, no traen cambios aparentes en el manejo u organizacin de la hacienda; nada que altere la lealtad que deben mantener estos dos jvenes a la organizacin de la hacienda y que los haga pensar en directrices nacionales como lo sugie re la cita de Guillory. En Mara no hay mencin directa de conflictos polticos, guerras o traumatismos sociales o econmicos. La convivencia entre dueos de trapiches, finqueros, concertados, manumisos y

PAGE 120

120 esclavos es pacfica, transcurre bajo la vigilan cia patriarcal del gran hacendado, se integra a la naturaleza y sostiene un sistema jerrquico que opera sin mayores traumas ; slo el mal hado que trae enfermedades y reveses econmicos perturba las relaciones de amor, respeto y honestidad por las que se r igen todos los personajes. No obstante, la narracin romntica de la novela de Isaacs se ve interrumpida por descripciones costumb ristas y lo que es ms importante, salpicada permanentemente por las fuerzas externas a la hacienda que el novelista deja en un plano secundario pero no puede ocultar del todo. A travs del relato el lector se entera de manera indirecta del ambiente externo a la gran hacienda y de algunos de los procedimientos y cambios tcnicos que estn en operacin. Aunque la trama gira al rededor de las propiedades del padre de Efran ( Una costosa y bella fbrica de azcar, muchas fanegadas de caa para abastecerla, extensas dehesas de ganado vacuno y caballar, buenos cebaderos y una lujosa casa de habitacin (17) ), las influencias y cont actos con el exterior son inevitables. Se sabe de la existencia de la pujante inmigracin antioquea en cuerpo del montas Jos (27 29)10 y su sobrino Braulio (73 -74); de la superioridad de los cebaderos de guinea sobre los de pasto natural (94); de l os tabacos producidos en Ambalema (61) y Palmira (84); de la explotacin salfera (97); de mejoras en las fincas (25); de nuevos conocimientos tericos sobre siembras (29); de la bsqueda de minerales (87); del mtodo de clasificacin de Buffon (59)11; de la instalacin de nuevos ingenios (234); de los diarios (101;141); de la correspondencia y su papel en los negocios del 10 Palacios explica en El alfrez real que los montaeses eran los mestizos que hacan alarde de descender de los espaoles (70). 11 Efran dice que Buffon habra tenido gr an dificultad en clasificar a los arrieros (58). La teora de clasificacin propuesta por el cientfico explicaba la diversidad racial utilizando el concepto de degeneracin segn el cual del estado de perfeccin encarnado por la raza europea blan ca se haba degenerado hacia formas inferiores como la de la raza negra, por influencia del clima. Las ideas evolucionistas de Lamarck ofrecieron despus una explicacin que poda adaptarse mejor a la idea de progreso espiritual y que no rea del todo con los postulados de la Iglesia cristiana (Mnera 27).

PAGE 121

121 padre de Efran (130; 1489; 183); de los riesgos de la vida comercial (148); de teoras y prcticas mdicas (169, 173); del viaje e n barco a Buenaventura desde Panam (279); de las operaciones aduaneras (280); del contrabando (289) y por supuesto de la existencia de Inglaterra como pas avanzado desde donde se importan armas y relojes y se puede ir a estudiar para prepararse para un futuro mejor Hobsbawn y Ranger sostienen que la invencin de la tradicin occur s more frequently when a rapid transformation of society weakens or destroys the social patterns for which old traditions had been designed (4). En Mara Isaacs insin a pero encubre el momento de cambio. Como el ave negra que revolotea cada cierto tiempo y augura la desgracia de la pareja de enamorados los signos de la modernizacin rondan los patrones sociales de la cmoda inercia colonial de la hacienda caucana pres agiando su decadencia. Isaacs, como querindolos apartar, apenas si se detiene a mencionar los cambios en los sistemas tecnolgicos externos a la hacienda que pronostican transformaciones en las viejas tradiciones. Hay un intento (romntico) por detener la rpida transformacin que el radicalismo ha propuesto. Armas y relojes Aunque la referencia a los agentes de c ambio es apenas tangencial Isaacs s entreteje en su narracin aquellas tecnologas que ayudan a conservar el ritmo de vida del terratenient e caucano y que reafirman sus muy establecidas estructuras sociales. Dos tipos de artefactos aparecen repetida y constantemente en Mara : la s armas de fuego y los relojes. Estos son productos ambos de dos antiguas tecnologas que Isaacs integra a la tram a de tal forma que sta slo sucede o se desarrolla precisamente por la presencia de ellos. En la cacera del tigre en la que Efran demuestra una amplia gama de valores caballerescos y en la cacera del venado durante la que se representan conflictos amo rosos, de amistad y de clase, las armas son indudables protagonistas. Las armas aparecen tambin permanentemente durante las constantes visitas de Efran a los

PAGE 122

122 alrededores de la casa de la hacienda de su padre (26; 51; 57; 263; 266). En efecto, la nica vez en la que Efran viaja desarmado es a su regreso de Inglaterra (su viaje de ida no lo narra).12 De otra parte los relojes marcan incluso los cuartos o las medias horas del lento, preciso y angustioso paso del tiempo durante la enfermedad del padre de Ef ran, los das y momentos anteriores a la muerte de Mara y el ansioso regreso de Efran al Cauca. Es el mismo protagonista, ya cerca de darle trmino a su relato y abandonar la hacienda rumbo a la ciudad, quien reconoce la importancia de este aparato dur ante los momentos graves de su vida: Teniendo entre mis manos las trenzas de Mara y recostado en el sof en que Emma le haba odo su postreras confidencias, dio las dos [de la madrugada] el reloj; l haba medido tambin las horas de aquella noche an gus tiosa, vspera de mi viaje; l deba medir las de la ltima que pas en la morada de mis mayores (320). En la tarde de ese da, una hora y media (322) despus de salir de la casa de sus mayores, Efran llega al lugar de la tumba de Mara.13 Durante la c acera del tigre la posesin, uso y eficacia de las armas enfatiza las diferencias de clase y asienta el estatus de Efra n en la estructura socio tecno -econmica. A la aventura salen cinco hombres, todos armados. Los dos de menor rango, el mulato Tibur cio y el agregado Lucas, llevan escopetas de cazoleta; Jos y Braulio, trabajadores en sus propios terrenos llevan adems de sus escopetas lanzas cuidadosamente enastadas (77) y finalmente 12 En su novela Isaacs evita toda alusin a temas de carcter poltico o militar, sin embargo, teniendo en cuenta que la novela transcurre durante aos de inestabilidad poltica, es imposible no pens ar que la importancia de estar armado permanentemente no tenga que ver con la amenaza de una posible confrontacin con personas extraas a la hacienda y a sus inmediatos alrededores donde viven concertados, esclavos y finqueros que de una u otra forma depe nden de la gran hacienda. 13 Es interesante anotar que adems de la presencia del reloj como artculo tecnolgico concreto en la trama de la novela, ste le permita a Isaacs marcar el paso del tiempo de manera que resalta lo que Genette llama la objetivid ad de la narracin, lo que la hace transparente y favorece el relato (219) Esta es una caracterstica de la novela de Isaacs, catalogada por muchos como romntica con rasgos costumbristas, que la acerca al realismo de finales del siglo Cualidad de su esttica esa ltima, subrayada por Lian (17).

PAGE 123

123 Efran carga su escopeta inglesa. La cazoleta era la parte d el arma donde se verta la plvora. Estas armas no eran muy precisas ni de mucho alcance. Aunque la narracin no lo indica directamente la escopeta de Efran es de percusin, un invento de comienzos del siglo XIX que le dio mayor precisin a las armas. Esto se sabe porque el da anterior a la cacera, a Efran se le cae la cajita de pistones y Mara le ayuda a recogerlos. Mara reconoce que esos son los que el doctor le ha regalado a Efran dicindole que eran ingleses y muy buenos (71).14 Que Jos y Braulio lleven lanzas revela que no estn muy confiados de la efectividad de sus escopetas y deben estar preparados para enfrentar al animal de cerca. En efecto, durante la cacera el primero en disparar es Braulio y apenas si logra herir al animal, del que debe despus defenderse con la lanza. Jos tiene tambin la oportunidad de disparar pero su tiro, de nuevo, tan s lo hiere al tigre. Es el disparo de gran precisin de Efran, en la frente de la fiera, el que le da fin a la situacin de apremio. Luc as ha huido amedrentado desde el primer disparo y Tiburcio slo participa como ayudante, trayendo agua y ayudando a desollar al tigre muerto. Al terminar la cacera la importancia del arma de Efran queda enfatizada por las manifestaciones de admiracin de Braulio, por el recuento posterior de Jos en la que asegura que el disparo haba salvado a Braulio de morir y por el reporte del negrito Juan ngel al regresar a la casa de la hacienda con la noticia de la cacera. Carlos, amigo de Efran y pretendien te de Mara, y Don Jernimo, hacendado vecino y padre de Carlos, se encuentran de visita e interpelan a Juan ngel a su llegada de la cacera: quin lo mat? pregunt Carlos [ .] La escopeta del amito. Con qu la escopeta del amito sola? Reca lc don Jernimo 14 Las llaves de chispa se mantuvieron en el armamento porttil hasta que en la dcada de 1820 se generaliza el uso de las de percusin gracias a la invencin inglesa de la cpsula fulminante o pistn (1; nfasis agregado) Museo de la industria armera < http://www.armia eibar.net/erakusketa / visita salas/piston >

PAGE 124

124 riendo [ .] No mi amo, sino que or Braulio dijo ahora en la loma que le deba la vida a ella (90).15 El protagonismo de las escopetas en manos de los hacendados no termina con la muerte del tigre. Carlos anuncia que l ha trado su escopeta inglesa con la intencin de convencer a Efran para que organice una cacera de un venado (92). Cuando Efran ve el arma se da cuenta que es exactamente igual a la que su padre le ha regalado a su regreso de Bogot a pesar de que Carlos antes le ha manifestado que no haba venido al pas cosa semejante (93). Aunque los dos amigos, hijos de ricos hacendados, estn en igualdad de condiciones al comienzo de la cacera, al final esta se convierte en un fiasco para Carlos. Durante la cace ra una vez Carlos tiene al animal en su mira, dispara y falla, y el fatigado venadito termina en el patio de la casa, alzado en brazos por Braulio y defendido por las splicas de Emma, la hermana de Efran, y Mara para que no lo maten. Como cazador Carl os resulta ser un pelele frente a lo demostrado por Efran en la cacera anterior. Lo interesante de esta segunda cacera es que la razn del fallo de Carlos no ha sido su mal tino pero la manipulacin de la tecnologa por parte de Braulio. Durante los mo mentos de preparacin para la cacera Carlos y su padre han hablado des pectivamente de los perros del montas Braulio le confiesa despus a Efran que l ha tomado represalias dejando la escopeta de Carlos sin municiones cuando se la ha dado a cargar. Carlos nunca se entera y ms adelante slo Mara participa del secreto. Las escopetas inglesas son protagonistas a lo largo de varios captulos en los que la s interacci o n es sociedad -tecnologa evidencia n las estructuras de clases y las disputas entre sus miembros. Las diferentes armas y su utilizacin atestiguan y reafirman 15 El termino or es otro marcador de clase: Estas dos partculas [or y a] son evidentemente resto o contraccin de las palabras seor seor a que al aplicarlas a un plebeyo, no las pronunciaban ntegros para hacer notar que aquellos a quienes se las acomodaban no eran tal seor ni tal seora (Palacios 71).

PAGE 125

125 diferencias socio -econmicas y Braulio muestra el descontento del subalterno saboteando el smbolo de l poder tecnolgico de un hijo de hacendado. Efran, siempre el patrn magnnimo y paternalista, le dice a Braulio que el acto de sabotaje reprensible por dems, no deber repetirse, a lo que l le responde que no lo volver a hacer. El orden jerrquico queda reafirmado evitndose as cualquier resquebrajamiento.16 En El alfrez real hay referencia a espadines (79; 84; 282), un ltigo (108) y una espada (247) que estn en manos de nobles o de militares. Las nicas armas de fuego que se mencionan son dos pistolas de media vara de largo con culatas de plata cincelada (231) que el Alf rez Real porta durante un desfile, parte de la celebracin de la jura de Carlos IV (captulo XXII), y los fusiles de una escolta que repetidamente dispara descargas en la misma ceremonia (232; 233). Toda la tecnologa armamentista est controlada por la autoridad oficial espaola y sus representantes, y su presencia es un claro smbolo de poder. El narrador en la novela de Palacios marca el tiempo con las campanas de las iglesias y de la hacienda y por lo general sin necesidad de referirse a un aparato e spec fico. Dos relojes uno de campana en la sala de la casa del alfrez y uno de bolsillo de Don Fernando de Arvalo son los nicos de relativa importancia. La noche anterior a la desaparicin de Daniel el reloj de campana de la casa del Alfrez marca la ansiosa espera de Ins a Daniel (174). El reloj de oro de Arvalo, pretendiente de Ins, aparece repetidamente en la narracin, primero en su poder (107) y despus en manos del teniente Prieto (249), y funciona como referente del abuso que se ha cometi do contra Daniel. Don Fernando le obsequia su reloj de oro como recompensa a Prieto (260) a quien convence de que Daniel es un mozo malo de psimas costumbres que debe hacer 16 En La tierra nativa slo aparece una escopeta en manos del mayordomo de la finca de Eleazar, hermano de Andrs del Campo el protagonista, y quien la usa para cazar animales comestibles.

PAGE 126

126 parte del grupo de veinte conscriptos que el militar ha venido a llevarse rumbo a Cartagena (259 60). A diferencia del narrador en El a lfrez real Efran con frecuencia puntualiza el paso del tiempo y los relojes en Mara Al igual que las armas, los relojes, que ya no estn en las manos de nobles espaoles sino en la de los pote ntados criollos. Al respecto, la escena de mayor simbolismo en Mara es la entrega de un costoso reloj de oro por parte del padre de Efran a su hijo, el delfn. Es una cosa admirable, indudablemente vale las treinta libras le dice el padre a Efran, mientras examina y admira la mquina del artefacto (56). El hermoso reloj de bolsillo es un encargo venido desde Londres que el padre de Efran da a su hijo en reemplazo del suyo, que es muy pequeo, y que deber pasar a manos de una de sus hermanas. El padre ha decidido conservar el de l que es muy exacto (57). Como lo ha anotado Guadalupe Vallejo la medicin del tiempo con muy alta exactitud es uno de los pilares de la ciencia y la tecnologa (1). No obstante lo breve de la alusin al re loj, en esta escena estn representadas varias de las interacciones sociedad tecnologa que corroboran las estructuras jer rquicas presentes en la poca, al igual que el momento ya detallado de la partida de los cazadores con sus armas. El rico terratenie nte importa la ltima tecnologa a una tierra donde los subalternos todava miden el tiempo con gran precisin recurriendo a la naturaleza, como lo hace Jos por medio del sol (30) y un caporal valindose de la luna (305).17 Y esta tecnologa se disemina d entro de la misma clase social siguiendo los patrones jerrquicos patriarcales establecidos que reafirman la lnea de poder 17 Como lo ilustran las escopetas inglesas y el reloj del mismo origen, l a tecnologa es una irrupcin del exterior, lo que no es una representacin exclus iva de los novelistas del siglo XIX sino que se vierte al XX. Como lo sostiene Jane Robinett Technology in Garca Mrquezs novel as in the work of Amado, Allende and many other Latin American writers, is something foreign, something that arrives from the outside works, brought by foreigners of all kinds as: gypsies, gringos and Europeans ( This Rough Magic 74).

PAGE 127

127 y de herencia padre -hijo y hermano -hermana (hombre -mujer). No hay ningn subalterno que lleve reloj y si en algn momento alguno ne cesita verificar la hora utiliza el reloj del patrn como lo hace Lorenzo cuando acompaa a Efran en su viaje de regreso a Cali (296). La comunidad imaginada por Gamboa: el retorno a la tierra nativa en vapor y en tren El regreso del exilio de Andrs de l Campo, el protagonista de la novela de Isaas Gamboa La tierra nativa obliga a recordar el retorno de Efran de Inglaterra, quien al llegar al alto de las Cruces se apea para pisar aquel suelo la tierra nativa [ ] pas bello [que] tantas veces haba soado divisar desde aquella montaa ( 306; nfasis agregado ). Andrs del Campo, nostlgico, das antes de emprender su viaje de retorno a la misma entraable tierra de Efran, recuerda el valle de su nacimiento desde el Cerro de Santa Luca en la capital chilena en trminos similares: El Cauca! exclam[a] evocando el recuerdo de su valle nativo, an ms hermoso (5). Semanas ms tarde Andrs divisa el valle del Cauca despus de pasar cerca del mismo alto de las cruces desde donde Efra n haba divisado su tierra nativa medio siglo antes. La anterior es una de las muchas conexiones entre las dos novelas caucanas que una vez ms pone de relieve la incuestionable influencia de Mara en la regin. La novela de Gamboa es un clamor melancl ico de un hombre, exiliado y errabundo, que regresa a su patria de donde ha salido una dcada antes huyendo de un desengao amoroso. La guerra y el militarismo tambin lo han mantenido alejado de un retorno que l ha aorado por siempre Esta ha sido una a oranza agudizada por un temperamento melanclico.18 La trama transcurre durante parte del gobierno dictatorial de Rafael Reyes (18501921) perodo conocido 18 La enfermedad de Andrs (del Campo) hace recordar la enfermedad de la regin donde vive otro Andrs (del Salto), en La Charca. El andar errabu ndo del protagonista de La tierra latina evoca tambin la personalidad de un tercer Andrs (Hurtado) en El rbol de la ciencia Ms all de la coincidencia en el nombre, las descripciones que los narradores hacen de las personalidades de los protagonistas en las novelas anteriores, resaltan el momento de preocupacin que se vive, a finales del siglo XIX, no slo en Latino Amrica sino en Espaa.

PAGE 128

128 como el Quinquenio (19041909). El autoritarismo ronda y hay claros vestigios de la G uerra de l os M il D as. El relato se inicia cuando el poeta Andrs del Campo radicado en Chile cumple 30 aos y comienza su despedida, a la que le siguen su viaje de regreso hasta Cali y la readaptacin a su antiguo ambiente familiar y social. La gran diferencia entre los viajes de regreso de Efran y Andrs es que mientras el primero lo hace a bordo de la Emilia Lpez canoas impulsadas por bogas y a lomo de caballo, el segundo realiza una parte del recorrido en vapores y en tren. Efran apenas si ha mencionado el nombre del barco que lo ha dejado en Buenaventura y nada ha dicho del cruce del Atlntico y la llegada a Inglaterra. En contraste el narrador de la novela de Gamboa relata en algn detalle el tiempo que Andrs pasa a bordo de los medios de transporte m encionados. Mientras que en Mara y El alfrez real las principales manifestaciones tecnolgicas (armas y relojes) pautan las diferencias jerrquicas y se integran a la organizacin social establecida, en La tierra nativa la tecnologa, representada por t res de las grandes innovaciones del siglo XIX (vapor, tren y telgrafo) adquiere diferentes matices que van desde la integracin con la naturaleza hasta la monotona, el misterio y la opresin. El reloj de oro ha perdido su poderoso significado: Andrs no lleva uno y en su viaje de regreso se gua por las recomendaciones de Toms, el mozo (48) que lo acompaa, quien calcula la hora por el sol y madruga con la luna (50). El producto tecnolgico, legado de la colonia, ya no es smbolo del poder de los g randes hacendados de medio siglo antes y el hermano de Andrs es un pequeo finquero que vive de la tierra. L as estructuras sociales, sin embargo, se mantienen intactas protegidas por la separacin que las distancia de la influencia del avance de la tecno loga moderna proveniente del extranjero.

PAGE 129

129 Andrs viaja en el vapor Per (27) desde Santiago de Chile hasta Guayaquil. El barco se detiene en varios puertos entre los que el narrador menciona a Valparaso, Arica y Callao. En Guayaquil hace trasbordo a uno de los barcos que hacen la travesa entre ese puerto y el de Buenaventura (37), all toma el ferrocarril hasta que la lnea termina abruptamente y el resto del recorrido lo finaliza a caballo siguiendo el rumbo que marca el ro Dagua como lo hiciera E fran en su momento. Durante el viaje el poeta se deleita sobre cubierta, recibiendo la brisa matinal (33) observando la costa y viendo los contrastes entre el cielo y el mar: Los dos abismos imponentes (26). Lo anterior ocurre mientras los mbolos de la mquina [del barco] suenan alternativamente con un montono ruido a manera de sordos retumbos (27) y en los puertos el sonido de hierros, el chirriar de gruesas cadenas en la poleas de la gra, cuando suben y bajan los bultos desconsuela a los pasajeros afanosos [que] se asoman a la borda para ver si eso ya concluye ( 289; nfasis en el original ). La tecnologa con su bullicio no perturba a Andrs en su permanente melancola y en su deseo de regresar a su tierra nativa pero s incide en e l nimo de algunos pasajeros. No obstante los magnficos paisajes que observa el protagonista desde cubierta, lo que s queda claro es que el vapor no es el lugar para seducciones. Para encontrar el amor que Andrs tanto aguarda tendr que esperar a est ar en su ciudad natal E s all donde podr construir nacin. En el Callao sube al barco una nueva pasajera, Ernestina, que hace sonrer satisfactoriamente a Andrs cuando l examina [sus] correctas facciones (34). Despus de cruzar algunas formalidade s, Andrs maliciosamente hace una pregunta para saber si tiene algn pretendiente. Ella ruborizndose responde que no (35). La conversacin contina y mientras el sol resplandece y la costa est velada por una gasa azul, el vapor a toda mquina suena crepitando, encaramndose sobre las altas olas movindose mucho. La joven se

PAGE 130

130 indispone, se marcha a su camarote sin permitir que Andrs la acompae y en los das siguientes cuenta el narrador apenas si la vio (35 6). Despus de que el vapor fonde a la baha de Buenaventura Andrs contina su viaje en tren el cual no logra integrarse totalmente a la naturaleza, ni es en ltimas un eficiente medio de transporte, ni un medio de estmulo para la economa: Pas el tren rozando los ramajes, y Andrs ala rg el brazo hacia una rama que la tormenta de la noche haba agobiado; con un movimiento rpido sacudi la fronda que brillaba al sol, y lluvia abundante de roco y flores cay sobre la yerba. Andrs retir la mano mojada, y esa sensacin le pareci delic iosa. Hubiera querido tirarse del tren para irse a pie cogiendo azucenas en los peascos y haciendo volar las palomas de los matorrales (46).19 Casi inmediatamente la travesa termina de manera abrupta. El tren debido a un percance de la mquina llega r etrasado a San Jos, estacin final del ferrocarril de Buenaventura al Valle. De esa poblacin los trabajos de construccin del ferrocarril haban avanzado unos cuntos kilmetros ms, pero la guerra [haba] interrumpi[do] la obra (47). Al poco tiempo haba muerto el ingeniero caucano que habra llevado a trmino la empresa: el inteligente joven Vct or Borrero, irremplazable [San Jos] haba llegado a ser una bonita poblacin de trnsito, animada por el ferrocarril. El comercio de Cali tena all s us bodegas . Pero un torpe revolucionario, un generalito presuntuoso y brbaro, incendi aquella poblacin (47)20. En la patria de Andrs, la tierra nativa que l tanto aora, la tecnologa no logra avanzar, pero esto no 19 Esta descripcin contrasta en primera instancia con las difciles jornadas a caballo que realizan Daniel y Ef ran en distancias mucho ms cortas. Andrs del Campo enfrenta posteriormente, tambin a caballo, el peligroso can del Ro Dagua. 20 Los permanentes retrasos y cortes en la construccin ferrocarrilera colombiana quedan ilustrados claramente en la siguiente cita: En el Ferrocarril del Pacfico inician labores en 1872 en Buenaventura los norteamericanos David Smith y Frank Modica, asociados en la Buenaventura & Cauca Valley Railroad Company; reinicia Cisneros en 1878 y luego James Cherry, quien demand a la nacin, obligndola a pagar altas sumas por supuesto incumplimiento. Continan la va Edward y Alfred Mason, Abelardo Ramos, Julin Uribe Uribe, Muoz C. & Borrero y otros, suspendindose los trabajos antes de arribar a Cali por el estallido de la G uer ra de los Mil Das (Meja Sanabria 1)

PAGE 131

131 es obstculo para que l f inalmente alcance la felicidad ; en un ambiente de naturaleza que evoca la vida del campo de las grandes haciendas descritas en Mara y El alfrez real. Abandonando el tren Andrs del Campo prosigue su travesa hacia su liberacin final. La narracin marca claramente la divisin entre dos mundos, uno externo donde habita la tecnologa, y por donde Andrs ha deambulado por diez aos buscando un destino, y el interno, el idlico, apacible y feraz Valle del Cauca que lo espera: Libre ya de buques y de trenes, sinti la expansin de su arbitrio, el completo dominio de su voluntad, y a buen paso del brioso animal fuese por el ancho camino, lleno de anhelos y emociones ( 48). Sin embargo, la liberacin no es todava total; los remanentes de la tecnologa lo pers iguen por un rato ms: a lo largo de la va fue encontrando carros medio destruidos, rieles, polines y herramientas del ferrocarril no continuado (48). Finalmente, slo los postes del telgrafo, como fantasmas asomados a la sima (53), lo siguen y al llegar a su destino final, la ciudad de Cali, toda referencia directa a la tecnologa desaparece, y Andrs, siempre el poeta melanclico, inicia su lucha por volver a amar.21 Es gracias a los consejos de su hermano mayor, Eleazar, que Andrs logra co nvencerse de que en el matrimonio encontrar la felicidad. El hermano de Andrs vive con su esposa e hijos en una finca, cultivando maz y caf, en condiciones que recuerdan la vida de las grandes haciendas y las descripciones de Isaacs y Palacios: Eleaz ar alentaba a sus peones, los diriga, los ayudaba; ellos vean en l no al amo, sino al patrn bondadoso que quiere con su bien el bien de todos (193). A partir de las observaciones directas de su hermano, y las ms sutiles intervenciones de su hermana y su madre, Andrs del Campo se reintegra a la sociedad calea 21 Solamente las referencias al pavimento no amable de piedras lisas por las que Andrs trastabilla (94); a las calles desiertas pavimentadas, en donde resuenan sus pasos y por las que lo sigue un poli cial (134); y a un block de papel ( 106; nfasis en el original ) en el que no logra escribir, dejan entrever alguna presencia de lo moderno en la ciudad.

PAGE 132

132 enamorando y enamorndose de Marta, a quien conoce desde joven.22 El narrador anuncia el casamiento as: Las campanas de San Antonio estn echadas a vuelo Con su timbre sonoro llenan el espaci o de canciones triunfales que resuenan desde la colina hasta el valle. Qu anuncian? Una ceremonia de felicidad. Es el himno de la tierra nativa. El jbilo de la madre, por el encuentro del hijo que crea ya perdido Nunca, en el Cauca, hubo una maana ms hermosa, de sol ms luciente, de aire ms puro, de cielo ms azul. Una gloria de la Naturalez a (237). Y casi inmediatamente la novela termina: Llevando aquella preciosura [su nueva esposa Marta] a su lado, Andrs, antes de descender la gradera del atrio, se detuvo un momento; sintise fuerte y satisfecho, dilat la mirada por el amplio horizonte, y tuvo la visin clarsima del objeto de su vida; los dos grandes deberes la familia y la patria! (237). La tierra nativa en su final evoca la presenci a de la religin con las campanas de la iglesia de San Antonio echadas al vuelo que metafricamente lo cubren todo. Presencia que en Mara se manifiesta desde el mismo instante de la conversin de la protagonista y en El alfrez real se corporiza en el cura protector de Daniel. Y junto a la iglesia como institucin, estn presentes la familia, la naturaleza, y la patria: la familia, cuya importancia es clara en Mara con la adopcin de la protagonista por el padre de Efran despus de muerto su hermano y en El alfrez real con el retorno final de Daniel al seno familiar despus de que se sabe que es hijo del hermano del alfrez; la naturaleza, cuya presencia est representada en las tres novelas caucanas por la vida en las haciendas y el campo, y por lo s difciles viajes a travs de una geografa 22 La narracin insina que Marta es una de las jvenes Caicedos que Andrs reconoce recin regresa a la ciudad (80). Recurdese que El alfrez real finaliza con una alusin a los Caicedo y sus descendientes. No parece esto una mera casualidad sino un intento de Gamboa por establecer una conexin ms quizs de continuidad, con la novelstica que lo a ntecede.

PAGE 133

133 tortuosa; y finalmente la patria, constituida precisamente por el valle del Cauca cuya fertilidad se revitaliza al son de las canciones que emanan del campanario. La religin, se sabe, es la catlica ; la natur aleza es la del frtil valle ; y la familia es la duea y dominadora de la tierra, que an mantiene contacto con un pasado noble y aristocrtico P ero cul es la patria? El Gran Cauca? Son los valores caucanos de tierra, patria, iglesia y naturaleza lo s que los novelistas de esta regin imaginan para la nacin? Son los valores representados por escritores de otras regiones similares? Es an la Colombia de comienzos del siglo XX simplemente una aglutinacin constitucional de regiones donde la fraternidad nacional est apenas comenzando a surgir? Se es primero caucano y luego colombiano? Qu implicaciones tiene el regionalismo (ms que evidente en las tres novelas discutidas) para una nacin en formacin que debe funcionar como una unidad frente a un mundo moderno que exige la fundacin de naciones poltica y econmicamente cohesivas donde la tecnologa juegue un papel preponderante? El Cauca: la patria (nacin) chica Para Anderson la nacin es una comunidad imaginada porque regardless of the social inequality and exploitation the nation is always conceived as a deep horizontal comradeship that makes it possible for so many millions of people, not so much to kill, as willingly to die for such limited imaginings (7). Para Efran los vocablos patria y pas son sinnimos, ambos significan la regin de nacimiento y hacia ella est dirigida su camaradera. En Mara no hay un sentimiento similar ni de Efran ni de ningn otro personaje hacia la Nueva Granada ; sus lealtades estn con la regin, para unos, o con sus patrones y familias para otros. La Nueva Granada existe en el trasfondo como una entidad poltica donde las leyes van a permitir que un da un descendiente de esclavos pueda ser libre. Sin embargo, hacia ese territorio na cional no

PAGE 134

134 hay una lealtad aparente. Segn la re -presentacin de Isaacs, los imaginings de quien nace en el valle del ro Cauca lo llevar an a matar o morir por su tierra nativa (la patria chica): el Cauca. Hobsbawn sostiene que el criterio ms importa nte del proto -nacionalismo es la conciencia de pertenencia o haber pertenecido a una entidad poltica duradera (73). Esta ltima unidad, los tres novelistas caucanos lo reconocen, existi antes de la repblica. Para Palacios la entidad poltica dur adera estuvo vigente en un tiempo anterior a la independencia. Es cuando el podero del imperio espaol todava esta ba vigente, precisamente antes de que com enzara su desplome total, donde el autor de El alfrez real busca anclar su bsqueda de nacin. D e otr a parte para Isaacs, aunque tmidamente vaticine su decadencia, el sentido de pertenencia est ligado a su patria, el Cauca, y a la vida en la gran hacienda. Y es a esta regin todava aislada de las influencias externas, en especial del vapor y el tren, adonde el protagonista de La tierra nativa regresa a vivir por su familia y la patria. En Mara la regionalizacin existente a mediados del siglo XIX en Colombia es evidente. Cuando Efran llega a la hacienda de su padre de regreso de estudiar en Bo got su corazn rebosa de amor patrio (10) y al mencionar unos regalos que trae los identifica como del reino (30), es decir Santa F e de Bogot. Quienes los reciben son Jos, un laborioso viejo antioqueo quien tiene una posesin cerca de la hacie nda, su esposa y sus hijas. Durante la cacera del tigre se une a ella Lucas un agregado valluno, neivano, de una hacienda vecina. El padre de Emigdio caracteriza a los bogotanos como gente medrosa del sol y el narrador enfatiza en varias ocasiones l os rasgos particulares de los antioqueos. Para el narrador es innegable la importancia que tiene describir a los personajes en asociacin con una regin colombiana determinada.

PAGE 135

135 En la representacin de Gamboa, un siglo despus, el amor patrio del protagon ista contina dirigido hacia una regin en particular y no hacia una Colombia que se ha visto envuelta en constantes conflictos civiles. En La tierra nativa Zamora, el amigo antioqueo de Andrs del Campo, quien hacia veinte aos haba dejado sus montaas [y] segua exaltadsimo contra los que haban llevado el pas a la ruina le dice a Andrs antes de que inicie su viaje de regreso al Cauca: Todos tienen la culpa., liberales y conservadores: los unos con sus utopas, los otros con su regeneracin. Muy pocos hombres pblicos se han preocupado por el bien de la patria, en especial los presidentes y pedagogos. Pero eso est en la raza; de Espaa nos vinieron el fanatismo, la pereza, la empleomana y todas las desgracias. Sin embargo, los chilenos y argentinos se han engrandecido; es que son verdaderamente patriotas (15). Las palabras de Zamora son una sentencia de muerte para la idea del estado nacional colombiano (la patria grande), no importa quien est al mando. Adems, no parece h aber solucin posible porque el mal es heredado, est en la sangre espaola. A los chilenos y a los argentinos (aunque Zamora no lo dice) debe haberlos salvado la sangre de sus inmigrantes.23 Hay otros dos aspectos de la narracin de Gamboa que hay que res altar. Primero, a pesar de que Andrs regresa del exilio a su pas casi medio siglo despus del retorno de Efran a su patria, sus emociones estn an ligadas a la regin de su nacimiento, su patria chica, por encima de cualquier sentimiento nacional o, si se quiere, de colombianidad. Para cuando Gamboa publica su novela han transcurrido casi cuatro dcadas desde la escritura de Mara una alianza 23 La inmigracin en Colombia fue un proceso que a pesar de que se comenz a promover inmediatamente despus de la independencia nunca tom fuerza (Empresarios Safford 37). Debido a la poca influencia extranjera, a diferencia de pases como Argentina y Chile, la vida sigui gobernada primordialmente por la historia y tradiciones locales de las distintas regiones y es en conexin a stas que las lealtades se forjaron. Salvador Camacho en sus Notas de viaje (1877) analiza las dificultades que ha tenido la inmigracin extranjera en Colombia, a la que considera como el medio ms rpido de progreso para un pas (111). Hacia finales del siglo XIX, En 1892, Miguel Samper escribe que en Colombia no hemos procedido con la debida cordura en materia de tierras baldas (carta 426) y en 1894 critica los planes de inmigracin del gobierno y en especial la situacin del istmo (ver Estadstica de Santa Fe). Salvador Camacho en sus Notas de viaje Hacia finales del siglo XIX,

PAGE 136

136 entre liberales moderados y conservadores ha posibilitado la escritura de una constitucin centralista en 1886, el gobierno nacionalista de la regeneracin lleva algo ms de 15 aos en el poder, el istmo de Panam ya no hace parte de Colombia y a pesar de la an ineficiente red ferroviaria la economa del pas ha visto dos perodos de bonanza econmica. Na da de lo anterior, ni para bien ni para mal, parece haber impactado directamente la imaginacin de Gamboa quien en su narracin contina estando ms cerca de la patria regional, la finca y las jerarquas tradicionales que de sentimientos fraternales de nacin con miras a un futuro modernizado. Si algn impacto ha habido es el rechazo de lo moderno ejemplificado en la libertad que Andrs siente al dejar atrs vapores y trenes. Aunque el narrador en los comienzos de La tierra nativa se refiere a Colombi a como la tierra nativa de Andrs (17) en el momento en que l expresa directamente su aoranza esta evocacin es siempre hacia el Cauca y no hacia Colombia. En La tierra nativa e l nfasis a la patria chica enfatiza lo regional y al igual que en Mara l a mencin de lo nacional es efmera. En una ocasin en que el narrador alude a Colombia esta aparece representada parcialmente en sus regiones: los amigos colombianos de Andrs en Chile son Pepe Zamora antioqueo de Medelln, el muisca Marn y el popa yanejo I. Izaquirre (15 18).24 Y en otra oportunidad, en una reunin social, son los poetas antioqueos los que en especial se recuerdan (23). A pesar de la aoranza de Andrs por su Cauca, de Zamora por el poema del maz y de el muisca Marn por Sogam oso y Bogot, en La tierra nativa aparece un smbolo que podran llamarse nacional que evoca un concepto de patria ms amplio, con el que los compaeros de Andrs exiliados en Chile se pueden identificar: la msica colombiana, 24 Los muiscas constituan a l a llegada de los espaoles dos confederaciones indgenas que ocupaban el territorio cundiboyacense (actuales departamentos de Cundinamarca y Boyac) en la regin central andina del territorio colombiano.

PAGE 137

137 concretamente los valses y pasillos de Morales Pino (18).25 Esta evocacin, sin embargo, es breve y nica ; el primer amor contina siendo por la regin y la idea de colombianidad queda ms como un pensamiento fugaz, un deseo de los exiliados, que como un sentimiento definido e n referencia al Estado Nacin. Es en el exterior donde los colombianos provenientes de diferentes regiones conviven como amigos, mientras que en su patria viven en pugna constante. Solamente Izaquirre un joven con aspecto de viejo es el que guarda a Colombia como su grande amor y tiene enmarcada el acta firmada por los prceres el 20 de julio de 1810 (19). Una vez ms es la mirada al pasado, en esta ocasin puesta de manifiesto por uno de los personajes, la que intenta darle cohesin a la idea de la existencia de una unidad nacional llamada Colombia.26 En el corpus de ficcin caucano que se ha venido analizando sobresalen dos propuestas en la imaginacin de la nacin: el rescate de valores pasados y el sostenimiento de la dinmica tecnologa -socie dad de modo que las estructuras sociales existentes no sufran mayores transformaciones. La introduccin de nuevas tecnolog as ocasionara cambios sociales y modificara la dinmica establecida en la C olonia bajo el sistema esclavista La gran hacienda 25 Para finales del siglo XIX Jos Morales Pino estab a liderando desde los altos estratos letrados un proceso homogeneizador en relacin con la msica colombiana. Su aporte a la msica colombiana es esencial, pues a la tradicin oral que exista hasta 1890, le sum lo ms importante para su desarrollo y universalizacin: la escritura (Atehorta 1). Afirmar que la msica de Morales Pino (bambucos y valses) es poseedora de un carcter nacional es muy discutible, aunque sea gracias a l que a finales del siglo XIX se da a conocer la msica colombiana en el mbito internacional. Es interesante anotar que siendo Morales Pino de la misma regin del autor de La tierra nativa, (El Gran Cauca), su mencin por Gamboa puede querer imaginar un origen vallecaucano para la msica nacional. Esto pondra nuevame nte de manifiesto el inters de las distintas regiones por dejar su huella a nivel de la nacin. Algo que los novelistas, una y otra vez, no logran plantear, es la posibilidad de una Colombia unida en su heterogeneidad y diversidad. 26 Izaguirre es de Popa yn, una regin que cultural y polticamente fue importante durante la colonia espaola y que tiene una historia independiente de Santa Fe de Bogot. Popayn fue parte de la audiencia de Quito a partir de 1536 y despus encabez la gobernacin de Popayn. El ltimo perodo notable de esta ciudad es durante la independencia, despus sta decae gradualmente y es reemplazada en notoriedad, en el Gran Cauca, por la ciudad de Cali. Si se sigue el raciocinio de Gmez Ocampo, mencionado con anterioridad, Izagui rre es de ideas regeneracionistas.

PAGE 138

138 co n sus manumisos y agregados prolonga la estructura colonial y la relacin entre los dueos de las fincas y sus peones y mayordomos no propone ningn cambio sustancial. La decisin de Isaacs y Palacios de retrotraerse en la historia para buscar instantes de mayor paz y convivencia sugieren una preocupacin por los momentos de cambio en que viven los dos novelistas. La aparicin del tren de manera inocua y sensual en La tierra nativa y el deseo de Andrs del Camp o de dejar atrs lo tecnolgico propone n una presencia de la mquina que no transform e el medio y reafirma n como lo hacen Mara y El alfrez real, la importancia de conservar el entorno y las estructuras del pasado. Las relaciones sociales que los tres escritores caucanos representan en sus novel as dejan en claro cual debe ser el papel del subalterno y las dinmicas que deben gobe rnar las relaciones entre clases. En sus imaginarios la nacin poco adopta de la utopa liberal y los ideales de las revoluciones francesa y norteamericana. Juan ngel es uno de los personajes en Mara que a pesar de ser secundario no puede pasar desapercibido para el lector. Constantemente l hace mandados, cumple rdenes y lleva recados. Su ancestro se conoce a travs de la historia que su madre (Feliciana) le ha co ntado anteriormente a Efran relato que l refiere, para beneficio del lector, del captulo XL al XLIII. La presencia de Juan ngel es capital ya que siendo un nio representa, ms que cualquier otro de los negros que aparecen en la narracin, la continu acin del sistema esclavista en la Nueva Granada despus de la independencia y su ascendencia lo conecta directamente con el frica. El negrito es hijo de Feliciana (Nay) quien es a su vez hija de Magmah uno de los jefes ms distinguidos de los ejrci tos Achanti (193).27 27 La historia de Feliciana se sabe por boca de ella misma en relatos que le cuenta a Efran. Nay, embaraza da, ingresa a la Nueva Granada por el Atrato como esclava. Segn el narrador esto es un error del amo i rlands de Nay porque las leyes del pas prohiban [la importacin de esclavos] desde 1821 (215). Se trata por supuesto de la trata ilegal de esclavos. Estando ya Nay en la Nueva Granada nace Juan ngel quien sera libre a los diez y ocho aos (214). Lo ante rior concuerda con la ley de libertad de

PAGE 139

139 Isaacs esc udria el pasado noble de Nay. E sto sin embargo, no equivale a una limpieza de sangre y la subordinacin de su descendiente (Juan ngel) frente al amo Efran es evidentemente clara.28 Asustado durante la cacera que se m encion con anterioridad, el nio decide esconders e Despus de que Efran le da muerte al tigre, Juan ngel reaparece y con las manos unidas en ademn de splica e inseguro en el habla se dirige as al hroe de la cacera: Yo vine, mi amo yo iba pero no me haga nada sumerc yo no vuelvo a tener miedo (86). Es claro que el negrito se refiere a no tener miedo en o tra cacera porque el temor haci a una posible reprimenda es evidente. La jerarqua social colonial, a pesar de los camb ios en las leyes, persiste y esto por supuesto es un mal comienzo para un E stado N acin que pretende promover el sentimiento fraternal de patria. En el nuevo es tado nacional dos representantes de las nuevas generaciones de hombres son Efran, el joven y futuro lder letrado y hacendado, quien es el amo, y Juan ngel quien ocupa una posicin subalterna y deber esperar unos aos ms para lograr su libertad.29 Esta libertad sin embargo, no es garanta de un cambio significativo en su posicin social como se ver en el anlisis de otras novelas en el captulo siguiente 30 En contraste con la posicin soci al al parecer inalterable de Juan ngel en Mara en El alfrez real Daniel se benefi cia desde joven del proceso de blanqueamiento el cual es evident e vientres aprobada por el congreso de Ccuta que haba abolido la importacin de esclavos (Bushnell 52 3). 28 Hay que anotar que el padre de Juan ngel, segn el relato de Feliciana, haba sido esclavo en frica por haber perdido combates contra otros pueblos de la regin. Ser el propsito de Isaacs mostrar que la esclavitud no es prctica ajena al frica y que el destino de Juan ngel es simplemente la confirmacin de su ascendiente as como el de Efran debe ser el de continuar las labores y posicin de su padre? 29 Mar a es tres aos mayor que Juan ngel y Efran es cuatro aos mayor que Mara. Al regreso de sus estudios en Bogot Efran tiene 19 aos, Mara 15 y Juan ngel 12. 30 En Manuela, por ejemplo, las negras Rosa y Pa, despus de la abolicin de la esclavitud, viven como concertadas en condiciones muy similares a las de sus antepasados esclavos.

PAGE 140

140 desde el comienzo mismo de la narracin.31 La novela se inicia con tres personajes que se dirigen a caballo de Cali a la hacienda Caasgordas. El primero, Daniel, es un joven como de veintids aos de piel blanca sonrosada (17), el segundo es un pa dre franciscano, y el tercero, Fermn, es un mulato ms negro que blanco (19) quien es el paje, confidente y mejor amigo de quien va adelante. El padre Escobar es el nico que sabe el secreto de la ascendencia de Daniel, que se divulga al final de la n ovela. La agencia del franciscano es crucial en el proceso que finalmente integra a Daniel a la familia del alfrez real. El cura ha estado siempre pendiente de la educacin de Daniel, es decir, de hacerlo un letrado. En el dilogo que sostienen los dos mientras cabalgan el lector sabe que el discpulo del padre lee los clsicos latinos que su protector, el cura, le ha prestado y que sabe de memoria algunos versos en latn de Virgilio (22). Durante toda la novela el narrador oculta el origen de Danie l. Al final se sabe que l es el hijo ilegtimo de un primo del alfrez real y una mestiza. A pesar de la distancia social que lo separa de Ins la unin se posibilita gracias a la intervencin del alfrez real quien arregla los aspectos legales y fin ancieros. Adems, como lo sostiene el cura, la nobleza se transmite por va 31 Este proceso de hacerse blanco puede darse tanto por va gentica como por medio de las interacciones sociales. Friedemann sostiene que durante la colonia a travs del mestizaje se inicia un proceso de blanqueamiento o de limpieza de sangre. En el siglo XVIII las castas eran categoras que las conformaban personas que no siendo blancas queran serlo o estaban en el proceso de alcanzarlo mediante el mestizaje Y complementa la misma investigadora: [e]l mestizaje fue as el sustento en la construccin de la sociedad de castas cuyo tope ideal era ser o convertirse en blanco, llevaba implcita la ideolog a de blanqueamiento Que a su vez se convirti en un proceso sociogentico ( Saga 64; negrilla en el original). Por otro lado para Fanon el problema del colonialismo, lo que l entiende como el problema del negro bajo la dominacin del blanco, incluye no solamente las interacciones de condiciones histricas objetivas, como lo seran la vida en el palenque o en el trapiche, sino que comprende tambin actitudes humanas hacia estas condiciones (84). Estas actitudes aparecen, como parte del proceso de blanqueamiento, en la necesidad manifiesta que tiene el colonizado de aprender el idioma y compenetrarse con la cultura del colonizador. Wright, en referencia a estas necesidades, y para el caso venezolano, sostiene que en el mbito social el trmino bla nquear adquiere un gran significado para la gente de color que logra alguna movilidad social. Para los negros que alcanzaban algn xito, el modo de vestir, la manera de hablar, la posicin social, el nivel de educacin y la obtencin de dinero eran variables que se combinaban para hacer a un individuo ms blanco dentro del contexto social (6).

PAGE 141

141 paterna. Daniel al contrario de Mara s puede purificarse porque es varn e hijo de noble; su descendencia ser noble. El proceso de hacer blanco a Daniel, que el cura comi enza al encargarse de su educacin, culmina cuando el franciscano le entrega al alfrez real unas cartas firmadas con el seudnimo de su primo, el padre de Daniel, en las que explica todo lo sucedido. El franciscano revela en ese momento las razones que l o haban impulsado a hacer de Daniel su discpulo y a mantenerlo cerca de la familia del alfrez; no pudiendo haber hecho ms debido a que el matrimonio de los padres de Daniel haba sido nulo (296). Palacios muestra as el camino que tiene el mestizo b astardo para blanquearse: hacerse letrado, cristiano y heredar nobleza y dinero. Siendo las anteriores las condiciones necesarias para alcanzar un lugar justo como ciudadano de la nueva repblica, alguien como Juan ngel tendr muy pocas posibilidades rea les de deshacerse de su posicin social subalterna. Mientras que la representacin del negro como esclavo en Mara y en el El alfrez real es ms que evidente en La tierra nativa siendo ya libre su presencia se hace invisible. Como ya se vio Andrs en su regreso hacia Cali llega al puerto de Buenaventura en la costa pacfica en un vapor proveniente de Guayaquil, toma el ferrocarril hasta donde termina la va frrea y contina a caballo hasta su destino final. Al atravesar toda esta regin caracteriz ada precisamente por su altsima poblacin negra y mulata, en la que el narrador observa su naturaleza y su geografa, no hay descripcin alguna de sus habitantes.32 En la brevsima mencin que hay del puerto en la novela de Gamboa el lugar queda condena do por el narrador as: entraron en el cuarto de Carlos [Andrs y su amigo Carlos quien ha salido a recibirlo], donde sirvi del ms fino coac. Es lo imprescindible en Buenaventura; de otra manera no se podra vivir all. (44) La representacin 32 La presencia del ancestro africano ha sido tan notoria en esta regin que en 1993 la ley 70 reconoce a los grupos afrocolombianos como comunidades tnicas, y reconoce los derechos territoriales de las comunidades del Pacfico, incluyendo sus recursos mineros de oro y plata; asimismo consagra la necesidad de una educacin que promueva su propia identidad y otorga cierto control a las comunidades negras en el d iseo y ejecucin de los planes y programas de desarrollo (Pineda Camacho 119)

PAGE 142

142 de Gam boa alude a lo poco acogedor que es el puerto al tiempo que evita referirse a sus habitantes, lo que no hizo el cronista viajero Gaspar Theodore Molli en un siglo antes cuando escribi : una docena de chozas habitadas por negros y mulatos, un cuartel con u na guardia de once soldados, tres piezas puestas en batera, la casa del Gobernador, lo mismo que la de la Aduana es de paja y de bambes, situada en la islita de Cascajal, cubierta de hierbas, espinos, fango, serpientes y sapos: eso es Buenaventura (Cita do por Patio El influjo de Mara 1). Gamboa omite toda esta presencia negra y busca refugio en la tierra de antao escapando de trenes y vapores. Lawrence Prescott despus de sealar el alto porcentaje de la poblacin colombiana constituida por gentes de sangre africana seala lo difcil [que es] encontrar en los libros contemporneos de historia y cultura general del pas menciones significativas a la participacin del negro en la sociedad despus de la poca de la abolicin de la esclavitud (1).33 Algo similar, podra afirmarse, sucede en la novelstica caucana. El negro esclavo prominente en Mara y El Alfrez real desaparece en La tierra nativa, donde su ausencia es notable, y cuando emerge su descripcin se animaliza. En la nica descripcin de un negro en la novela de Gamboa, ste quien es descrito como robusto y vigoroso, agarra por el cuello a una enorme serpiente de las que llaman verrugosas y como un Lacoonte salvaje la ahorca (1934). La novelstica del Gran Cauca asla y estig matiza a un porcentaje alto de la poblacin que para mediados del siglo XIX debe comenzar a ser integrada al E stado -N acin moderno si en efecto, como lo predican las revoluciones de finales del siglo anterior y comienzos del XIX, todo 33 Para Friedemann la invisibilidad es consecuencia del blanqueamiento. Desde la llegada de los europeos, opina ella, la invisibilidad de las personas de color ha sido una c onsecuencia de la discriminacin firme y sutil que ha existido frente a los pueblos provenientes del frica y sus descendientes. Una de las maneras de establecer la invisibilidad ha sido a travs del mestizaje que Friedemann considera ha sido y sigue si endo utilizado, como ideologa de accin poltica [ ] para aniquilar diversidades socioraciales que reclamen derechos de identidad ( Saga 20).

PAGE 143

143 ciudadano debe conta r con iguales derechos y entrar a hacer parte de una nueva hermandad. Los escritores de las tres novelas caucanas discutidas sencillamente no imaginan al habitante negro (subalterno) como verdadero ciudadano. La suerte de Juan ngel no es muy diferente a la de Silvina en La Charca, Cecilia en la novela de Villaverde o Amparo en La tribuna. Todos se encuentran anclados en un sistema que rehsa la modernizacin E n el caso caucano se hace por temor a perturbar el status quo La hacienda y la finca s e sigu e n valiendo del subalterno como el proveedor de una mano de obra que en el valle del Cauca es abundante y cuya utilizacin y contratacin no trae mayores riesgos econmicos dado el estado de dependencia en el que se encuentra (Kalmanovitz 56 82). En la im aginacin de la Nacin -Estado donde las lealtades estn con la patria chica y adonde un porcentaje importante de la poblacin se le hace invisible poco interesa el avance tecnolgico dirigido a integrar al Estado Nacin colombiano a un concierto ms ampl i o de naciones. Conclusi ones La nacin imaginada por Isaacs, Palacios y Gamboa tiene sus lealtades y su pasado en la regin caucana, la patria chica de los protago nistas. La accin de las tres novelas se desarrolla en el mismo ambiente geogrfico y econm ico, y la narracin comparte caractersticas de estilo principalmente romnticas y costumbristas. L a trama de las tres obras se desarrolla alrededor de amores que deben vencer primordialmente incompatibilidades soc io -econmicas Si el objetivo ltimo de los autores fue el de r epresentar la formacin exitosa de la nacin caucana, ste se logra en El alfrez real y en La tierra nativa mediante la unin conveniente de los protagonistas y fracasa en la novela de Isaacs debido a la enfermedad crnica de Mar a. En dichas representaciones l a regin caucana surge o fracasa apartada de las directrices de la patria grande de la que permanece aislada e independiente, y su futuro e st impulsado por virtudes y valores locales.

PAGE 144

144 En la representacin de los novelist as caucanos Colombia no asoma como el EstadoNacin que convo ca a sus distintas regiones. La estructura socio -econmica conserva directrices coloniales y sta interacta con la tecnologa de modo que no se generan cambios en las jerarquas sociales Ning uno de los cambios propuestos tiene el soporte de las representaciones de los escritores caucanos, ni el movimiento independentista primero, ni el de los liberales radicales a continuacin, ni, por ltimo, el de la modernizacin regeneradora. En Mara la vida en la hacienda transcurre aislada de las transformaciones i mpulsadas por el libre cambio; en El alfrez real el autor marca un momento anterior a la crisis de la hacienda como originario de la nacin vallecaucana y finalmente en La tierra nativa se vislumbra un porvenir en el que se reconocen transformaciones tecnolgicas pero a n anclad as a valores y costumbres del pasado. Las representaciones de la tecnologa que elaboran Isaacs, Palacios y Gamboa sustentan las jerarquas existentes antes de la independencia las que perduran en el valle del Cauca hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX. R elojes y armas, junto a las actitudes que acompaan el empleo de estos artefactos, remanentes de la organizacin colonial espaola, reafirman el stat us quo que mantiene el poder en manos de los dueos de la tierra. Las descripciones presentan lo tecnolgico como el conjunto de artefactos en los ca sos de Mara y El alfrez real que solventan las estructuras socio -econmicas existentes, y de mquinas e innovaciones en el caso de La tierra nativa que fracasan en su intento por penetrar en la regin caucana, la que debe conservar valores propios para asegurar su permanencia.

PAGE 145

145 CAP TULO 5 CAMBIOS TECNOLGICOS Y LA NACIN IMAGINAD A DESDE LOS ANDES CO LOMBIANOS Para atraer esa inmigracin civilizada, colosales steamers de compaas subvencionadas por el gobierno con sumas que permitansuprimir casi el costo del pasaje, cruzarn el Atlntico e irn a recoger a los tripulantes de donde el hambre los arro ja [ ]. Monstruosas fbricas donde aquellos infelices encuentren trabajo y pan nublarncon el humo denso de sus chimeneas el azul profundo de los cielos que cobijan nuestros paisajes tropicales; vibrar en los llanos el grito metlico de las locomot oras que cruzan los rieles comunicando las ciudades y los pueblecillos nacidos donde quince aos antes fueron las estaciones de madera tosca y donde, a la hora en que escribo, entre lo enmaraado de la selva virgen extienden sus ramas seculares las colosal es ceibas, entrelazadas de lianas que trepan por ellas como serpientes, y sombrean el suelo pantanoso, nido de reptiles y de fiebres; como una red area los hilos del telgrafo y del telfono agitados por la idea se extendern por el aire; cortarn la dorm ida corriente de las grandes arterias de los caudalosos y lentos ros navegables, a cuya orilla crecern los cacaotales frondosos, blancos y rpidos vapores que anulen las distancias y lleven al mar los cargamentos de frutos y convertidos stos en oro en l os mercados del mundo, volvern a la tierra que los produjo a multiplicar, en progresin geomtrica, sus fuerzas gigantescas. J os Asuncin Silva, De sobremesa 689 ; nfasis agregado La nacin imaginada en las tres novelas discutidas en el captulo an terior est construida con referencia a la regin caucana de donde provienen sus autores. Los novelistas evocan e idealizan la naturaleza del valle del ro Cauca, representan estructuras sociales regidas por jerarquas institucionalizadas desde la coloni a y aslan a su patria chica de la influencia tecnolgica (i.e. modernizacin); o al menos, no confrontan claramente la ineludible influencia que sta ha comenzado a ejercer sobre la organizacin de la gran hacienda. A manera de contraste, el presente cap tulo se centra en el anlisis de novelas provenientes segn Raymond Wi l liams, del Highland Tradition; escritos que emergen del ambiente de la capital colombiana y sus alrededores, o de aquellos territorio s relativamente aledaos a ella que recibieron s u influencia de manera ms directa y temprana. Adems de comparar la novelstica de las dos regiones y ver en ellas las coincidencias o diferencias en sus representaciones, se busca tambin

PAGE 146

146 examinar el papel de la tecnologa en el proceso de construccin de Estado -Nacin imaginado por el Highland Tradition .1 Antes de la escritura de Mara (1867) hay ya dos escritores con lazos directos a la capital que, a diferencia de los caucanos, han publicado novelas en cuyas representaciones reconocen los inevitable s cambios que el pensamiento liberal positivista, abanderado del progreso, luch por establecer. La perspectiva de estos dos novelistas, Eugenio Daz Castro y Jos Mara Vergara y Vergara, no es guarecerse en una regin, para ellos la patria es t en el centro en la capital --, ni negar la presencia tecnolgica. Manuela (1858) y Olivos y aceitunos son todos uno (1868) representan directamente puntos de vista respecto a la libertad de imprenta, la construccin de caminos, el establecimiento de nuevas industrias, la exportacin de productos agrcolas, la distribucin y explotacin de tierras, la inoperancia de las leyes, la influencia extranjera, los conflictos armados y la contratacin de la mano de obra. Tanto Daz Castro como 1 Despus de lograda la independencia, Pop ayn, capital caucana, y Santa F e de Bogot, el centro polti co y administrativo de la Nueva Granada, compitieron por el poder nacional por varias dcadas. Cartagena, puerto importante del imperio espaol en Amrica, qued paulatinamente relegada a un segundo plano y durante el siglo XIX perdi categora y fue reem plazada como el principal sitio de embarque en el Atlntico, primero por Santa Marta y posteriormente por Barranquilla. Juan Jos Nieto, un poltico cartagenero, es precisamente a quien Curcio Altamar considera el primer novelista colombiano (71). En su novela Ingermina o la hija de Calamar Nieto da origen al esfuerzo de los escritores regionales por afirmar la importancia de la patria chica. En la Breve noticia histrica que sirve de introduccin a su novela, el escritor cartagenero describe algunas d e las costumbres de los indgenas de Calamar de modo que recuerda los esfuerzos del Inca Garcilaso por dejar registrada una existencia civilizada y digna de los indgenas antes de la llegada de los espaoles. Nieto enfatiza que entre los calamareos haba nobles, se pagaba tributo, algunas mujeres tomaban las armas, no tenan costumbres canbales como sus vecinos los s in (34 5), no desconocan la medicina, la mujer daba una dote a su marido y la industria fabril no era totalmente desconocida (32). Recin comienza la primera parte de la novela el narrador refirindose a los habitantes de Calamar reafirma su posicin localista: su patria [la de los calamareos] es hoy la ma; y si en otras partes la risuea naturaleza tiene sus estaciones de gracia y be lleza, en Cartagena es siempre portentosa, magnificente (49). Una primera lectura de Ingermina insina algunas similitudes con la del Gran Cauca en relacin a la importancia de la patria chica. Es la identificacin con la tierra nativa un rasgo comn de la novela regionalista colombiana del siglo XIX, entendida sta como la que surge independientemente de la influencia directa del ambiente de la capital? Cules son otras de las caractersticas compartidas, y no compartidas, por las distintas tradici ones regionales? Est por fuera del alcance de este trabajo explorar en detalle la novelstica de las otras dos tradiciones que Williams ha identificado en Colombia: las de la Costa (a la cual pertenece Ingermina ) y la de la Gran Antioquia, e intent ar respuestas a los interrogantes anteriores. Queda, sin embargo, planteado el interrogante.

PAGE 147

147 Vergara y Vergara se ubica n en el eje del nuevo Estado -Nacin y desde ah narran c mo otras regiones son incapaces de tomar cualquier clase de liderazgo y al mismo tiempo confrontan los proyectos radicales criticndolos como irrealizables, utpicos o claramente peligrosos. El futu ro de la nueva repblica est en la capital pero no queda claro c mo la capital va a salir adelante. La imposible realizacin de la utopa liberal Desde el primer momento el narrador de Manuela deja en claro el gran abismo que existe entre Demstenes Berm dez, el visitante capitalino, y los ha bitantes de la tierra caliente representados en primera instancia por la ne gra Rosa, duea de la enramada donde el bogotano se ve obligado a pernoctar. Don Demstenes viaja a lomo de mula por precarios caminos con sus bales, su criado (el indio Jos Fitat), su perro fino (Ayacucho) 2 y un arriero que hace las veces de gua. Mientras que en este primer encuentro Rosa hace lo que puede por atender al inesperado husped, Demstenes le ordena a su criado que saque un li bro de uno de los bales: el tomo II de Los misterios de Pars .3 El capitalino comienza a leer en voz alta y pausa espordicamente para hacer comentarios en los que evidencia la gran diferencia que existe entre los medios de comunicacin de la regin en l a que se encuentra y los que l ha visto en los Estados Unidos: All va volando uno en un tren que lleva todas las comodidades de la vida civilizada (9), le comenta a su criado. El visitante hace comparaciones similares respecto a las 2 El nombre del perro es el de la batalla de Ayacucho que marc la derrota final del virreinato espaol del Per. 3 El autor de los Misterios de Pars fue Eugne Sue (1804 1857): French author of sensational novels of the seamy side of urban life and leading exponent of the roman feuilleton (newspaper serial). His works, although faulted for their melodramatics, were the first to deal with many of the social i lls that accompanied the Industrial Revolution in France Encyclopedia Britannica on line. < http://www.britannica.com >. Un a o menor que Sue, Daz Castro inici la publicacin de su novela por entregas en el peridico El Mosaico que l ayud a fundar, un ao despus de la muerte del escritor francs. En Manuela el novelista colombiano relat los muchos males que afectaban a las trapicheras, arrieros, agregados, y en general a la gente del campo, que padecan las arbitrariedades de los dueos de la tierr a y los gamonales. Sue y su novela fueron, seguramente, modelos de Daz Castro.

PAGE 148

148 posadas (8) y con admiracin menciona el hotel San Nicols, en donde l se ha hospedado por un tiempo (90), y en donde en el cuarto encuentra uno hasta agua corriente (15). Aunque ni el narrador ni Demstenes utilizan en un principio la palabra barbarie, es evide nte que el bogotano se encuentra desde el instante inicial en medio de ella. La carga letr ada liberal civilizada, cuya pr dica es la necesidad de cambio y progreso, que tanto literal como simblicamente el capitalino transporta, se contrapone al salvajism o de la regin durante todo el relato. Despus de una primera noche en la que, augurando posteriores percances e incomodidades, le pican los chiribicos, Demstenes llega a la casa tienda de la madre de la mulata Manuela.4 El albergue hace parte de un ca sero al que el narrador se refiere con el nombre genrico de Parroquia, donde permanecer alojado durante todo el tiempo de su estada.5 Durante su estancia el capitalino expone su programa poltico liberal cada vez que la coyuntura se le presenta. Muy avanzada la novela, en el captulo XXI, por fin se sabe claramente que el propsito del periplo del visitante es conseguir votos para hacerse senador (296): se pone en evidencia que su inters por Manuela tiene como objetivo lograr el apoyo de los partidar ios de la mulata. Asimismo, l estudia las costumbres de los habitantes de la regin calentana, colecciona insectos y plantas, caza animales y anota observaciones sobre las costumbres y festejos de los habitantes de la regin en la libreta de apuntes que carga permanentemente. A lo largo de la narracin el inters de Demstenes por la flora y fauna y su afn por conocer las costumbres de los habitantes de la regin son evidentes. Lo anterior posibilitara 4 Manuela ayuda a todas las labores de la casatienda Demstenes la identifica inicialmente como la casera y el narrador la representa en sus funciones de lavandera. Cu and o es apresada en Ambalema, despus de verse obligada a huir de la persecucin de su enemigo poltico Tadeo Forero, el juez le pregunta por su oficio, a lo que ella responde amasar, revolver y hacer velas para la tienda (275). 5 En el texto de la nove la la palabra parroquia no est capitalizada a pesar de que es el nombre que el casero conserva (17).

PAGE 149

149 adelantar un estudio del personaje como integrante de la Comisin Corogrfica (18501859?), la que precisamente estaba adelantando sus tareas durante los aos en los que ocurre la accin en Manuela. Jos Celestino Mutis (17321808) en su clebre expedicin ya haba recorrido el pas coleccionando muest ras que deban ser clasificadas. La Comisin Corogrfica es en ese aspecto la prolongacin del trabajo de Mutis y tambin de Al exander von Humbolt (17691859) a quien el narrador de la novela hace referencia directamente en una de sus descripciones (197). En su paso por el virreinato de la Nueva Granada en 1801, Humbolt atraves incredibly rugged roads that hadnt been improved since the time of the Incas para llegar a Santa Fe de Bogot en donde el world famous botanist Jos Celestino Mutis had hastily assembled a distinguished reception committee (Helferich, Humbolt 213). Mutis haba sido dis cpulo de Carl Linnaeus (17071778) en Espaa y haba emigrado en 1760 al virreinato como mdico personal del virrey Messa de la Zerda. Posteriormente fue dire ctor por veinticinco aos de La Real Expedicin Botnica del Nuevo Reino de Granada, iniciada por Real Cdula en 1783. Mutis fund en Bogot el primer observatorio astronmico de Sur Amrica y sus trabajos convirtieron a la capital del virreinato en un ce ntro de investigacin cientfica de renombre mundial como parte de un perodo de reforma en las universidades coloniales que antecedi a los movimientos independentistas en Amrica Latina (Ver Wilhite The Disciples of Mutis ) El proyecto liberal radical de la Comisin Corogrfica, adems de lograr la prolongacin de algunos de los estudios iniciados por Mutis, fue el primer intento por entender al pas de manera global mediante el estudio preciso de sus caractersticas sociales, culturales, geogr ficas y econmicas. Segn Alfonso Mnera la imaginacin de Colombia como lugar geogrfico en donde interactan multiplicidad de razas comenz desde antes de la independencia y se prolong a lo largo del siglo XIX (Ver la introduccin de Fronteras imaginadas ). No es difcil establecer

PAGE 150

150 lneas que conecten a Mutis, Humbolt y C odazzi. Las biografas y obras de Manuel Ancizar (18121882), Jos Jernimo Triana (18261890 y Francisco Antonio Zea (17701882) serviran como puntos de partida. En el contexto de l as expediciones botnicas la representacin de Demstenes en Manuela adquiere una mayor dimensin, lo que agregara complejidad a un estudio detallado del personaje, labor que va ms all de los objetivos de este trabajo y que an est por realizarse. No obstante, es importante resaltar que la posicin irnica del narrador frente a las acciones de exploracin del visitante capitalino es de trascendencia ya que stas hacen parte del plan de estudio de los liberales radicales, lo que se tiene muy en cuenta e n el anlisis que aqu se adelanta. La primera oportunidad de exponer sus ideas progresistas la tiene Demstenes recin llegado a la Parroquia cuando el cura toca a la puerta del alojamiento y no habiendo nadie ms es l quien se ve obligado a atender el llamado. En su dilogo con el cura el liberal expone varias ideas del programa radical positivista entre las que estn: la libertad de imprenta que asegura que una nacin no sea tiranizada (29); la tendencia irresistible de la sociedad a perfeccio narse (31); el principio dejad hacer que vale ms que todas las leyes del mundo (31); la necesidad de que exista una separacin entre la iglesia y el estado (30); la abolicin de monopolios (31) y la libertad de sufragio (32). A pesar de algunas dife rencias ideolgicas, centradas en el papel que debe desempear la iglesia dentro de la organizacin del estado nacional, el d ilogo es cordial y respetuoso. Al finalizar la conversacin prroco y radical encuentran en la botni ca un inters comn y acuerd an planear juntos sus excursiones. En repetidos encuentros los dos botnicos tienen oportunidad de intercambiar comentarios sobre diferentes plantas y sus propiedades (83). En una ocasin hablan sobre la homeopata (89) y en otra sobre plantas curiosas y sus tiles

PAGE 151

151 ampliaciones (103). Cuando el cura le explica a Demstenes que se ha dedicado a la homeopata debido a su accesibilidad y bajos costos ste responde que es entonces la medicina democrtica (90)6. Ms adelante cura y radical tienen tambin l a oportunidad de conversar sobre la unin libre (84). El capitalino reitera repetidamente sus puntos de vista sobre varios de los temas anteriores a lo largo de la novela en conversaciones con estancieros y concertados. Demstenes no expone todo su idear io liberal en su conversacin inicial con el cura. A medida que avanza la narracin y de acuerdo a las circunstancias van surgiendo otras de sus ideas. En una de sus constantes expediciones descubre unas pinturas antiguas que le sirven al liberal de pr etexto para lanzarse a una de sus mltiples diatribas y condenar a los filibusteros que despojaron de sus tierras y libertad a los indgenas, abuelos del criado que lo acompaa. Terminada su perorata Jos le da la razn diciendo, en una clara alusin a la ley que permiti la venta de los resguardos, S mi amo: yo vend mi derecho de tierra sin saber lo que venda (68). Un poco ms adelante Demstenes, aludiendo esta vez a la ley de la abolicin de la esclavitud, afirma que la ley que protege a los negros despoja a los indios, a esta raza noble a la que no se enrostra sino el ser maliciosa, que es el instinto de todo el que es perseguido (70). Y respondiendo a uno de los reclamos de Manuela en los que se queja de la inequidad social el radical le p regunta Quin te ha enseado que la riqueza acumulada en ciertas clases privilegiadas, o en ciertos hombres ms usureros, ms sagaces, ms afortunados, es contraria al espritu de la democracia? (111). Las ocasiones de pr dica de principios e ideas libe rales que tiene Demstenes a lo largo del relato son innumerables P or ejemplo, despus de haber matado a una zamba (mica) y haber 6 En varias ocasiones el narrador tercia en el tema de la botnica emitiendo, por ejemplo, comentarios sobre las propiedades calmantes del tabaco (1 90) la fabricacin de lazos de fique cuyas fibras se sacan de unas hojas largas de cierta planta del gnero cactus (200; nfasis en el original) y cmo se propaga la semilla de la Ceiba (235).

PAGE 152

152 dejado hurfano al zambito, el bogotano se pronuncia contra la pen a de muerte en todo caso (72) y en una conversacin con la trapichera Pa le manifiesta: espero servirte algn da, porque tengo un corazn liberal, liberal (77) En un extenso intercambio con la madre de Pa, Melchora, en el que es claro el abismo que hay entre el dejar hacer y el poder hacer el radi cal le reclama a la campesina cuando ella se queja de su difcil condicin econmica: Pobreza? con tierras tan frtiles y exuberantes. Y qu hacemos con ella s ? Cmo qu hacemos con ellas? Descuajar todos estos montes y sembrar plantaciones para la e xportacin, como caf, ail, cacao, algodn y vainilla; y no sembrar maz exclusivamente como hacen ustedes. -Muy bueno sera todo eso; pero la pobreza no nos deja hacer nada, y que como no hay caminos, ah se quedara todo botado; y no es eso slo,los du eos de tierras nos perseguiran. Es bueno que con lo poco que alcanzamos a tener, a medio descuido ya nos estn echando de la estancia, hacindonos perder todo el trabajo qu sera si nos vieran con labranzas de ail, de caf y de todo eso? ( nfasis agr egado; 81 2 ). El intercambio entre Demstenes y Melchora no slo reafirma la organizacin econmica que debe pr evalecer en la nueva repblica aq uella poetizada por Bello y Gutirrez Gonzlez, recomendada por extranjeros y propuesta por Florentino Gonzl ez sino que resalta la imperiosa necesidad de mejorar las vas de comunicacin. Durante todo el relato hay mltiples referencias por parte del capitalino, y otros personajes, a la importancia que tienen los caminos para la nacin, el mal estado en que estos se encuentran y la necesidad del uso pblico y libre de ellos (8, 17, 32, 55, 82, 87, 106, 117). La respuesta que Demstenes le da a la madre de Pa representa una pieza importante en el programa radical de distribucin de tierras para el cultivo de productos agrcolas y el plan de desarrollo de rutas para la comercializacin. Para mediados del siglo XIX la construccin de una estructura vial era esencial si se quera alcanzar la meta propuesta por Demstenes y continuar avanzando en el proyecto de construccin de un estado-nacin poltica y econmicamente viable. Agustn Codazzi, el

PAGE 153

153 director de la Comisin Corogrfica, fue en efecto contratado como constructor de caminos. 7 La construccin y mantenimiento de caminos era parte del sistema tecnolg ico que el radicalismo planea ba poner en operacin en ese momento y la labor de descuajar monte refleja una de las funciones que la tecnologa tuvo en el siglo XIX; en palabras de Hughes un medio to shape the landscape ( Human -Built 3). Cargado de su ba gaje liberal radical, su reloj de oro (9) y escopeta de fulminantes (72) que utiliza constantemente para matar animales (71, 73, 117, 120, 146, 244) y en una ocasin para defende rse de un falso intruso (171) el bogotano transita por la tierra caliente aprendiendo de la flora y la fauna y percatndose de las condiciones, sociales, polticas y econmicas Conoce calentanos y registra sus idiosincrasias, su modo de vida y sus costumbres como un verdadero corgrafo, cual miembro de la comisin que dirige Codazzi. El papel del reloj y de las armas en la poca como smbolos de estatus y poder ya se analiz en detalle en el captulo anterior en sus representaciones en Mara y el Alfrez real (1886) Ambos artefactos tienen en Manuela un papel similar. El nico que porta reloj como smbolo de estatus social e implemento de precisin es don Demstenes, igual sucede con las armas como smbolo de poder y capacidad de proveer caza, en efecto alimento.8 Respecto al papel del reloj en Manuela es importante destacar brevemente algunos aspectos que no son del todo sobresalientes en las narraciones de Isaacs y Palacios. En el primer encuentro con Rosa al que ya se hizo mencin, Demstenes despus de bostezar ve que su reloj seala las ocho, lo que lo motiva a pedir la cena. Rosa, quien n o parece percatarse del tiempo ni 7 Ver Snchez 238 El tiempo de la narracin en Manuela t ranscurre entre los meses de mayo y julio de 1856 cuando la Comisin haba reanudado trabajos despus de una forzada pausa por el levantamiento de Melo. 8 En Manuela las armas tambin estn representadas como instrumentos blicos (ver principalmente el captulo 17), lo que tanto Isaacs como Palacios evitan.

PAGE 154

154 del cansancio ni del hambre que pueda tener el visitante le responde algo extraada luego usted cena? (10). En esta representacin la funcin del reloj mecnico no es otra que corroborar los rel ojes biolgico y social de Demstenes. El anochecer y el bostezo preceden la accin de mirar el reloj. Es despus de corroborar que son las ocho, seguramente la hora en que Demstenes normalmente cena en Bogot, que espera que se le atienda y le sirvan l a cena. Para el capitalino las ocho dadas por el reloj se han convertido en la hora de cenar. Sin embargo, esta exactitud temporal no inquieta para nada a Rosa. El reloj aparece en segunda instancia en el cap tulo II en el momento en que el cura de la pa rroquia da un sermn y habla sobre la pobreza. En ese momento los que asisten a la misa miran al forastero, quien por su gran frac blanco, por su buena corbata de seda, y por la hermosa cadena de su reloj, apareca como el ms acomodado de todos (22). El artefacto es una prenda ms en el ajuar de don Demstenes que lo hace distinguirse en medio de los feligreses campesinos. El re loj es un objeto de valor que s lo puede poseer alguien de tono (de la clase de los calzados o de botas como dira Man uela). Ms adelante en la narracin cuando parece que algunos ladrones rondan la posada la casera le pregunta: Luego los teme? A lo que Demstenes responde: No me gustara que cargasen con la escopeta, el reloj y los bales (126). No queda duda sobr e cules posesiones el capitalino considera sus ms valiosas. Finalmente, Demstenes reafirma no solamente su clase y poder econmico sino su superioridad intelectual y tecnolgica frente a personas como Rosa gracias al uso del reloj. El capitalino sosti ene el siguiente intercambio en su segundo encuentro con la trapichera: Mil gracias!, escucha el reloj y vers que es sumamente tard e y tocando el resorte, cont Rosa los doce pequeos campanazos que la dejaron admirada, se aplicaba el reloj a los odos, empendose con don Demstenes para que le mostrase lo que tena por dentro la pequea caja

PAGE 155

155 de metal ( 116; nfasis agregado ). La fascinacin de Rosa por el misterioso artefacto que da la hora es evidente. Por su parte Demstenes est preocupado p or el tiempo (es la hora del almuerzo), lo que para Rosa como en su primer encuentro no es de importancia, y se limita a decirle a la trapichera que escuche y cuente, no que mire la hora, subrayando as la incapacidad de Rosa de vislumbrar la funcin d el aparato .9 Ya se mencion cmo Demstenes desde el inicio de la novela, en su primer encuentro con Rosa, establece como punto de referencia tecnolgico a los Estados Unidos. Las referencias se repiten durante todo el relato y durante su estancia en la parroquia el viajero ilust rado compara constantemente el primitivismo injusticia, ineficiencia y atraso que ve a sus alrededores con las condiciones civili zadas que ha visto y vivido en ese pas. En el captulo 12 despus de relatar varias visitas que e l capitalino ha efectuado alrededor de la tierra caliente, el narrador, a manera de analepsia, refiere la visita del bogotano a la hacienda de la sabana, La Esmeralda, propiedad de don Alfonso Jimnez, el padre de su enamorada Celia. Don Alfonso invita al joven bogotano a recorrer la hacienda. Camino al trilladero el narrador relata como Demstenes ve de paso una docena de peones que harneaban por el mtodo de Dulcinea en el siglo XVI, cuando don Quijote reconvino a Sancho porque haba credo que las perlas eran trigo, lo cual hace entender los adelantos de la maquinaria en los pases que marchan a la vanguardia; aunque tambin es cierto que si hubiera mquinas de trillar, los peones no ganaran lo que ganan subsanando los daos del trilladero, apartando del trigo los terrones, los fragmentos del estircol y las basuras y el polvo (146; nfasis agregado ). 9 En una de sus caminatas, despus de finalmente hallar la hacienda de Clotilde de quien Demstenes se ha prendado, el bogotano comenta: Yo crea que no llegaba. Coln no sufrira tanto buscando el Nuevo Mundo, como lo que yo he sufrido por hallar esta casa ( 118 ). En repetidas ocasiones la actitud del capitalino en sus encuentros con los habitantes de la regin es la del explorador y descubridor ; no sorprende entonces su reaccin frente a Rosa en rel acin con el reloj ni la alusin a Coln una vez que por fin arriba a su destino. Michael Adas, en su pormenorizado estudio sobre las impresiones registradas por los exploradores europeos de tierras asiticas y africanas, afirma que tools and cannons and conceptions of space and time were for many early Europeans observers among the most tangible means of distinguishing civilized people from savages and barbarians ( Machines 68). La actitud del capitalino en Manuela no dista mucho de la del observador europeo que describe Adas. Al igual que el amito Efran en Mara, don Demstenes es quien posee la capacidad de medir el tiempo y cargar el arma ms moderna. Adems, al bogotano le es imposible orientarse siguiendo las indicaciones de los campesinos cuyos referentes son la naturaleza y la geografa.

PAGE 156

156 Ya en el trilladero don Alfonso y Demstenes dialogan. El intercambio, que se transcribe a continuacin en alguna extensin dada su relevancia, es uno de los muchos en Manuela en los que predomina la irona, el protagonista es ridiculizado por su candidez, utopismo o quizs ignorancia, y la situacin de atraso tecnolgico industrial es puesta en evidencia; en este caso en particular no slo en co mparacin con los Estados Unidos sino con actividades locales, como la imprenta.10 El dilogo muestra tambin que el hacendado est orgulloso de las mejoras que ha hecho, satisfecho con la produccin de su trilladero a gusto con la utilizacin de la mano de obra que se perjudicara con la importacin de maquinaria y reacio a ser el primero en importar tecnologa nueva para la trilla.11 -Vea usted, le deca don Alfonso este trilladero me ha costado ms de trescientos pesos, porque los materiales se han trasportado en los carros desde muy lejos y he tenido que renovarlos. En dnde est el trilladero?, dijo don Demstenes, mirando para todos partes. ste sobre que estamos parados. Yo crea que era un patio cualquiera. No seor, es mi trilladero; con ochenta yeguas y nueve peones echo un montn en un da, que me da veinte cargas de trigo, que es todo de harina de torta y de bizcochuelos; no tiene ms inconveniente sino el de que, cuando llueve por alguna casualidad, se moja todo el trigo, y el esti rcol de las yeguas lo suele daar Y cmo es que no han puesto aqu tantas mquinas como las que yo vi en los Estados Unidos? -Porque de all no quieren nuestros prohombres sino las instituciones, que para nosotros no pueden pasar de teora, pues nuestr os pueblos no son de republicanos. [] -Pues yo vi en los Estados Unidos diez mquinas de trillar, en un distrito pequeo. 10 El tema de l impacto de la imprenta se discute en el anlisis de Olivos y aceitunos son todos unos. Pineda Botero ha sealado los rasgos quijotescos de Demstenes y de algunos pasajes de Manuela. Sin duda alguna Pineda Botero tiene razn en sealar este aspecto inexplorado por la crtica; basta hacer referencia al episodio en el que Demstenes se encuentra tendido en la hamaca, en el centro de la habitacin en su posada, cuando la marrana de Manuela seguida de un burro casi lo tumban (93) y anotar que es posible argumentar que la lectura de libros tienen al radical deambulando por la tierra caliente divulgando una visin utpica del mundo que nadie parece entender a cabalidad. 11 Es relevante recordar que desde comienzos del siglo, con la revolucin en Hait, se extendi un gran temor entre los terratenientes de toda Amrica respecto a las consecuencias de no tener ocupada a la mano de obra subalterna. (Ver Ferrer Noticias de Haiti en Cuba; Trouillot Silenc ing the Past ). Es posible, aunque no hay evidencia directa en el texto, que este sea uno de los temores de don Alfonso.

PAGE 157

157 -Aqu en Bogot hay diez imprentas, mientras que no hay una sola mquina de trillar en todo el cantn ni en parte ninguna de la Sabana. Y qu dicen los hacendados que han ido a pasear a Inglaterra, a los Estados Unidos y a Pars? Ellos de lo que nos hablan es del hotel, del teatro y de otros lugares ms curiosos pero secretos. [ ] Y no piensa usted en poner una mquina de tri llar para no lidiar ms con las yeguas y las harneadoras? -S pienso; pero as que otro haya puesto la suya (147 8). En ninguna de las instancias comparativas anteriores Demstenes indica cmo debe difundirse, adaptarse o adoptarse la tecnologa que l ha visto en el exterior y que l considera debe incorporarse a la regin para lograr su progreso. Mientras que el liberal considera que la sola presencia de la m quina sera suficiente para iniciar un cambio, el hacendado sostiene que el obstculo es la man era de pensar de nuestros pueblos que no es republicana .12 Las referencias comparativas con los Estados Unidos no se limitan a lo tecnolgico. En relacin a lo social cuando Demstenes tiene su primer dilogo con Manuela y discuten acerca de la clase de familiaridad que pudieran tener si ella algn da fuese a la capital, el bogotano explica cmo en los Estados Unidos puede un galn llevar en un carruaje a una seorita sola (41) sin sufrir ninguna censura, pero que en Bogot habra que salir con la fami lia de la seorita. Y cuando el cura, Demstenes y Melchora hablan de la tragedia de Pa (el padre de su hijo la ha abandonado durante el embarazo) el liberal sentencia que en Estados Unidos esa clase de travesuras se pagan demasiado caro, y en el juicio sumario, la declaracin de la misma joven burlada vale por tres o cuatro testigos (85). Igualmente, en su segundo encuentro con Rosa, cuando la trapichera le relata a Demstenes todas las injusticias que con ella han cometido los dueos de la tie rra, l exclama: Oh! Los seores feudales! y en el siglo XIX y bajo un 12 Para una discusin sobre la adopcin y adaptacin de la tecnologa ver A.G. Kenwood y A.L. Lougheed Techonological Diffusion and in dustrialization before 1914; 3 16.

PAGE 158

158 gobierno ms democrtico que el de los Estados Unidos! Me horrorizo, me espanto de ver que as se desprecie la Constitucin! (114). Finalmente, el cura y Demstenes tienen una discusin en la que el liberal se manifiesta encantado por la multiplicidad de religiones, sin la cual no puede haber progreso. El cura responde reprobando a quienes quieren dividir la unidad para igualarnos a los Estados Unidos [lo que] es la causa de las guerras que estamos experimentando (3001). El pas del norte es un claro referente para el capitalino con relacin a la posibilidad de progresar no s lo en aspectos tecno econmicos sino socioculturales Despus de la descripcin de la vida en los trapiches, y posterior tambin al cuadro costumbrista del trilladero durante la visita de don Demstenes a la hacienda de don Alfonso, el narrador tiene la oportunidad de relatar el ambiente que rodea el sistema tecnolgico de las tabacalera s Manuela se ve obligada a huir de su eterno enemigo poltico, don Tadeo, y busca refugio lejos de la Parroquia al otro lado del ro Magdalena La narracin captura entonces el bullicio y actividad del pueblo tabacalero de Ambalema. Daz Castro comple ta as las representaciones de tres de las actividades agrcolas ms importantes de la poca alrededor de la capital y la regin de tierra caliente aledaa Sin embargo, y no obstante que los hechos de la novela suceden durante un perodo que Miguel Sampe r considera de revolucin industrial, no hay evidencia de transformaciones en un sistema tecnolgico que mantiene su inercia colonial. 13 Si bien la esclavitud ha sido abolida las condiciones labores de Rosa, Pa y Manuela y las actitudes de los terrateni entes, don Alfonso, don Cosme y don Blas, evidencian muy poco cambio. 13 La revolucin de la que habla Samper que se inici en 1850 y se desarroll hasta 1857 y 1858, dio expansin al espritu de empresa, y vitalidad propia a nuevos centros importantes que arrebataron salidas al comercio d e Bogot (La miseria en Bogot 33).

PAGE 159

159 En Manuela, civilizacin, ciencia y tecnologa entran en choque permanente con la realidad costumbrista que va presentndose a los ojos del bogotano y el narrador que sigue sus andanzas. Demstenes al regreso de uno de sus peregrinajes por los alrededores de la posada encuentra que su aposento ha sido compuesto por Manuela. La casera ha barrido y reorganizado el lugar incluyendo los implementos de trabajo y la coleccin de plantas, in sectos y animales. El narrador explica cmo la aldeana ha establecido un nuevo orden de cosas clasificando todos los implementos en cuatro grupos y deshacindose de muchos de ellos. La sorpresa y desconcierto del corgrafo son totales y de inmediato so specha que sin lugar a duda ha sido Manuela. Al or las quejas en voz alta del capitalino ella le pregunta qu es lo que se le ha perdido?, a lo que l responde: Oh! Las clasificaciones integras! (124). Los reclamos continan y a cada uno de ell os Manuela responde con breves explicaciones: las flores disecadas estaban secas y los borradores eran papeles sucios y borroneados. Su justificacin final es que el cuarto ya pareca de locos. En suma lo que para el capitalino es su l ugar de estudio donde, escribe y dibuja cataloga y guarda sus colecciones de animales y plantas, para ella es un desorden de cosas muertas y papeles sucios que no tiene justificacin alguna. Sin embargo, Manuela tiene tambin su manera de ver y catalogar las cos as.14. Daz Castro registra una de las funciones principales de la ciencia a mediados del siglo XIX: clasificar ; a ctividad que slo el intelectual, en este caso forneo a la regin, tiene la capacidad de efectuar cientficamente En resumen, desde la capit al llega a tierra caliente el programa progresista y civilizador del liberalismo radical representado por un poltico andariego que busca votos. La posibilidad de 14 En trminos generales Manuela clasifica los implementos y artefactos en cuatro grupos: papel, metal, vidrio, y todo lo relacionado con la fauna y flora pero con algunas excepciones que no tienen explicacin aparente. El comentario del narrador puede ser alusivo al nuevo orden liberal que vive el pas que incluye entre otras cosas la abolicin de la esclavitud.

PAGE 160

160 progreso existe siempre y cuando se aplique el dejad hacer, se importe maquinaria, se expo rten productos agrcolas, se mejoren los caminos, se combata el gamonalismo y se implementen y protejan todas las garantas que supuestamente brinda la constitucin. Sin embargo, la tarea anterior se torna imposible y se convierte en una mera utopa en donde se acenta la diferencia que existe entre el plan de construccin nacional proveniente desde la capital cuyos puntos de referencias tecnolgicos (y sociales) estn en los Estados Unidos y las condiciones feudales todava existentes en las zonas ale daas. Las propuestas progresista s del aspirante al senado se ve n obstaculizada por dificultades al parecer infranqueables: (1) la aparente incapacidad de las gentes de la regin de cambiar sus costumbres y unirse al proyecto radical; ( 2) la distancia in telectual que separa a los campesinos calentanos de los procesos de civilizacin ; ( 3) las ineptitudes propias de Demstenes que demuestran su escaso conocimiento sobre los habitantes de la tierra caliente ; ( 4) el control que tienen los trapicheros de la re gin sobre la tierra y quienes viven y laboran en ella; ( 5) la rgida jerarqua social de la que el letrado bogotano hace parte que lo pone a la par de los dueos de los trapiches y lo convierte a l en un iluso y a su plan en una utopa; y finalmente, la muerte de Manuela La posibilidad de implementacin de los planes positivistas provenientes de la capital en la tierra caliente mediante la consecucin de los votos de quienes apoyan a la mulata liberta, fracasa. La integracin de la provincia al nue vo estado nacional no es posible. Durante todo el transcurso de la novela es claro que quien es conoce n el rea son los campesinos y aldeanos, incluida Manuela Sin embargo no hay un solo instante en el que Demstenes utilice el saber popular para mejora r sus pesquisas y conocer particularidades, aunque en varias ocasiones es evidente que esto podra haberle resultado beneficioso. En determinado momento, por ejemplo, Manuela disuade a Demstenes de que mate cierta ave

PAGE 161

161 porque sta es enemiga de las culebr as, informacin que el capitalino desconoce. Cuando mata a la zamba (mica) slo el parecido que le encuentra con una mujer -madre lo lleva a un acto de contricin posterior. En otra ocasin, en una escena cargada de humor irnico, mat a un ave que hace l as veces de masc ota en libertad de Clotilde, hija de uno de los terratenientes, a quien Demstenes pretende enamorar En todas estas ocasiones la distancia intelectual entre Demstenes y los habitantes de la regin opera como un obstculo a lo que sera l a difusin y adaptacin de las ideas modernizadoras de l capitalino No hay un reconocimiento por parte de l del posible aprendizaje de las trapicheras en los procesos que encuentra necesarios en la regin para lograr que e sta se industrialice y se integr e a la produccin del nuevo Estado-Nacin Y tampoco hay el menor indicio de que est dispuesto a entender algunas de las costumbres semi salvajes de las trapicheras. Los intercambios entre el capitalino y las personas de la regin, cura, dueos de tr ap ich es, hija de terrateniente, las trapicheras Rosa y Pa, y la lavandera Manuela, ilustra n el desencuentro entre el proyecto libera l y el porvenir de la nacin. E s posible leer el intercambio entre el capitalino y las trapicheras como el del proyecto lib eral radical con la nacin. La lavandera es la mulata libre a quien Demstenes trata infructuosamente de acercar a su proy ecto. Al final es imposible lograr la integracin de la tierra caliente en la organizacin de la nueva re pblica dadas las circunsta ncias en que viven los habitantes de esa regin Demstenes regresa a la capital con una libreta llena de apuntes costumbristas pero sin votos. La imprenta: una tecnologa enemiga de la paz En la visita de Demstenes a la hacienda de don Alfonso el hacendado destaca que en Bogot abundan las imprentas pero no hay una sola mquina trilladora. En Olivos y aceitunos todos son unos, Jos Mara Vergara y Vergara relata precisamente la llegada de una mquina impresora a la ciudad de la Paz, capital del valle de Chirichiqui. El narrador, en el tono irnico presente durante toda la novela, cuenta cmo la Casa de Gobierno se estableci en un

PAGE 162

162 inmueble expropiado a un particular cuando la ciudad fue erigida en capital de provincia (19) y cmo en las sesiones de la Cmara se not que una provincia no merece el nombre de tal sino tiene imprenta (21 2). Adems de la flagrante violacin de la propiedad privada el nuevo gobierno comete otros abusos. La Cmara, que no cuenta con dineros, recoge los fondos para la compra de la imprenta valindose de dos fundados coloniales; uno a favor de las nimas benditas y otro para socorrer doncellas pobres y de suscriciones (sic) voluntarias (22). Carlos Sarmiento, sobrino del gobernador, es el encargado de conseguir la imprenta en Bogot y transportarla a provincia. De l os $4000 recogidos, el mancebo gast $1000 por su cuenta [y] compr en $3000 una imprentilla vieja que vala $1000 (23). La llegada de la impresora a La Paz es un evento digno de celebracin: La pobl acin sali recibir [al sobrino del gobernador] a una legua de distancia. El precioso cargamento, compuesto de diez cargas de tipos viejos, recibi coronas de laurel y de rosas lo mismo que el comisionado [ . ] La provincia estaba definitiv amente organizada. Tena Gobierno propio, que es el ms vivo deseo de los pueblos que viven en las ciudades: tena imprenta, dos partidos y dos tiendas de licores y comestibles. No le faltaba sino un peridico, y ste comenz a salir en papel de carta, c on el nombre de EL PROGRESO (maysculas en el original 23) A partir del momento anterior la trama prosigue muy relacionada al funcionamiento y manejo de la Imprenta del Progreso (44), a los escritos y peridicos de carcter poltico que se imprimen en ella y a las personas que tienen intereses econmicos en la empresa. Lo impreso se convierte en el medio a travs del cual se dirimen disputas personales, se enfatizan diferencias de clase, se manifiestan las ambiciones de poder y se busca vengar lo que s e considera son injusticias pasadas. Los accionistas abusan de la imprenta dndole preferencia a sus propios escritos. Los partidarios de la Libertad (45) se oponen mediante amenazas a que haya cualquier clase de censura o control sobre las publicacion es. En breve la llegada de la mquina a

PAGE 163

163 La Paz es el final del ambiente de paz vivido en una ciudad que por largos aos haba permanecido en el sueo colonial, es decir, en la divisin de clases (50). La alusin al desarreglo de la inercia colonial qu e ocasiona la imprenta es evidente. Si en Manuela el radicalismo de Demstenes no tiene mayor acogida, ya que las ideas progresistas no puede ser implementadas a consecuencia del primitivismo de la regin, en Olivos y aceitunos la libertad de imprenta es recibida con tal vehemencia republicana que el resultado es ruinoso para la provincia de Chirichiqui, que se ve agobiada por el federalismo rampante de sus trece distritos, cuyos cabildos expiden trece constituciones (43). El arribo de la tecnologa que posibilita la libertad de imprenta es el comienzo del final del valle frtil y pintoresco (9) y de La Paz. Regin y ciudad terminan derruidas y despobladas a consecuencia de los cinco combates efectuados en el valle en 1861 y 1862, los dos sitios que sufre la ciudad, los remates de los predios que le daban sustento al colegio y la expulsin de frailes y monjas (9 10), en otras palabras, a consecuencia del radicalismo. La mquina de imprenta impulsa la industria (133) que est en el centro del con flicto poltico que termina en catstrofe. En los captulos IX, X y XI, titulados respectivamente L ibertad poltica L ibertad de industria y L ibertad de imprenta el narrador comenta ms que relata, los hechos que llevan a la hecatombe final. El cor onel Sarmiento ha sido substituido por el Coronel Benavdez como gobernador. Octavio Varela, quien en 1850 no sab a nada en 1851 era doctor gracias al nunca bien ponderado paso o salto de progreso que se llam libertad de estudios ( 124; nfasis en el original ). Varela es el primer designado y reemplaza a Benavdez cuando ste viaja a Bogot como senador. Con el cambio de gobierno se dan nuevos nombramientos excepto en la tesorera que sigue ocupada por el muy honrado Antonio Crdova, esposo de Rosa Sarmiento, hija del gobernador anterior, el Coronel Flix Sarmiento. Nicomedes Parra sigue al mando de la

PAGE 164

164 imprenta y Benavdez funda nuevos peridicos. Debido a la pugna poltica la imprenta de las Doncella pobres se beneficia imprimiendo publicaciones de las distintas corrientes polticas y toda clase de hojas sueltas (133). Parra y su compinche Cifuentes impulsados por una mezcla de envidias polticas y celos pasionales inician la publi cacin de varias de esas hojas sueltas calumniando a Antonio, que desesperado por averiguar quien es el autor de ellas acepta batirse a duelo. La representacin de Vergara y Vergara da por tierra con la utopa propagada por Demstenes en Manuela en). la que la libertad de imprenta promueve otras libertades, y prome te justicia y progreso para todos por igual. Cuando Antonio le pide al gobernador Benavdez que intervenga y detenga la publicacin de los libelos que atentan contra su honra ste le responde que las heridas de la imprenta se curan con la imprenta (149) Sin embargo, Antonio, el ciudadano comn y corriente que ha sido ecunime en el manejo de la tesorera, no tiene posibilidad de rplica debido a que la imprenta est monopolizada por sus enemigos. La imprenta y la industria generada por la libertad d e impresin, en manos del partido de la libertad, son los causantes de la ruina de la regin. Muere Antonio, quien encarna la nica esperanza de integridad, su esposa enloquece y su hijo nace distraidito (11 Desde la llegada a La Paz la mquina impresor a est rodeada de corrupcin y malos manejos. La consecucin de fondos, compra y arribo de la mquina el montaje y puesta en operacin de la Imprenta del progreso y finalmente la impre sin del peridico El progreso estn rodeados de toda clase de males: nepotismo, el sobrino del gobernador es el encargado de la compra; malversacin de fondos, la imprenta no est en buenas condiciones y el sobrino se ga sta un tercio del dinero; desvo de fondos, los dineros vienen de los fundados para las nimas bendit as y las doncellas pobres; corrupcin, el encargado de la compra gasta un tercio del

PAGE 165

165 dinero para l; uso inconsecuente y superfluo de la imprenta las primeras publicaciones son una oda y un soneto personales; y finalmente, estmulo de varias industria s (22) colaterales cuestionables, dos tabernas de licores adonde van a beber los representantes de los dos partidos que pugnan por el control de la imprenta, el que proclama el orden y el defensor de la libertad (23). En resumidas cuentas, en la repr esentacin de Vergara y Vergara, el arribo de la imprenta al apacible valle del Chirichiqui, no es simplemente una accin ftil parecida a la que adelanta Demstenes en la Parroquia, sino una invasin corrosiva de la mquina, en un ambiente poltico, econ mico y social incapaz de integrarla de modo civilizado. No existen las cond iciones para la construccin de un estado nacional donde la tecnologa de la imprenta en manos de provincianos sea sensata y productiva. En Olivos y aceitunos la mquina es utiliza da para promover una ideologa determinada y cualquier otro uso: educativo, informativo, cultural o intelectual queda obliterado por las pugnas polticas. Si en Manuela la posible difusin o adopcin tecnolgica en la tierra caliente se imposibilita por la falta de caminos, la carencia de infraestructur a y el primitivismo de las gentes que viven all, en Olivos y aceitunos la mquina que llega al valle se convierte en el eje del poder y su mala utilizacin lleva a la tragedia.15 Segn la representacin de Vergara y Vergara las condiciones polticas y sociales de la ciudad de La Paz no son conducentes al establecimiento 15 Constantin von Barloewen en el primer captulo de History and Modernity in Latin America apunta a cier tas caractersticas de la Amrica latina dentro del contexto mundial actual que podran discutirse en el contexto decimonnico. Vista de una maner a global Barloewen sostiene que la tecnologa produce unif ormidad pero no unidad poltica y explica que las d istintas formas que tanto la cultura como la religin asumen no son irrelevantes al proceso de adopcin tecnolgica. Each culture has its own style of development. What is needed are apppropiate models for indigenously structuring the state and the economy (9) y la tecnologa necesaria para estimular la economa. Sera posible sostener, siguiendo el argumento anterior, que los habitantes de La Paz en la representacin de Vergara y Vergara (y de la tierra caliente en la de Daz Castro) no poseen l os modelos necesarios para integrar a sus regiones determinadas tecnologas. Sin embargo, en la representacin de Vergara y Vergara el narrador sencillamente duda de las capacidades de los provincianos de adoptar y adaptar la imprenta de una manera civili zada y las razones para explicar el fracaso son ms bien intrnsecas.

PAGE 166

166 adecuado de la mquina de imprenta. Como escribe Carlos Sarmiento, el sobrino del gobernador, en una de las cartas recopiladas por el narr ador y transcritas en el ltimo captulo de la novela: La imprenta que con tanto gozo trajimos, creyendo traer la ilustracin de la provincia, ha sido su descrdito y su corrupcin, y no podemos olvidar que (sic) ella debemos la muerte de nuestro inolvi dable y querido Antonio y la desastrada suerte de Rosa (198). El envolvente avance de los hilos de las redes tecnolgicas Como se ha visto hasta ahora las representaciones de lo tecnolgico a mediados del siglo XIX en la novelstica colombiana tanto en el Cauca como en la capital y sus alrededores giran en torno a artefactos, mquinas y proyectos existentes desde la Colonia: relojes, armas e imprenta y el estudio del medio geogrfico y su flora y fauna. El tren, las trilladoras los hoteles con agua co rriente en los cuartos en otras palabras, el progreso, tan solo existe en el extranjero. Sin embargo p ara finales de dicho siglo y comienzos del XX la tecnologa comienza a entretejerse de manera literal y prctica en la imaginacin de los novelistas. Al igual que Daz Castro y Vergara y Vergara, otros dos novelistas del Highland Tradition, Jos Asuncin Silva y Clmaco Soto Borda tampoco niegan lo inevitable de la modernizacin, pero en vez de representar el ineludible fracaso y la imposibilidad de cambio en la provincia, como lo hacen los dos primeros, los autores de De sobremesa (1896) y Diana Cazadora (1915) recurren a la vida mode rna para subrayar la necesaria pero envolvente y a veces oscura, red tecnolgica. Lo tecnolgico es una opcin prome tedora pero todava extranjera y una vez establecida de difcil adaptacin y adems incierta y amenazante. En la novela de Silva, Juan Fernndez y Andrade, accediendo a los pedidos de sus amigos, lee de sobremesa, a la luz de una lmpara que apenas si vence la penumbra, una coleccin de sus escritos que a manera de diario comienzan fechados en Pars el 3 de junio de 19 (26) y terminan el 16 de enero dos aos ms tarde. La velada de dandies al inicio de la novela est

PAGE 167

167 rodeada de imgenes morte cinas y humo de cigarrillo proveniente del tabaco opiado de oriente (8) y termina en la semi oscuridad con una alusin a lo fantstico de un cuento de hadas. El diario puede leerse como una alucinacin de un Fernndez, intelectual y capitalista jactanc ioso, que divaga sobre c mo reestablecer el orden social en su pas recurriendo de ser necesario a la fuerza de la dictadura, co mo lo esboza el plan que se le aparece claro y preciso como una frmula matemtica (62). Fernndez, apasionado e impulsivo se reconoce posedo por una pasin loca por el lujo en todas sus formas (44) y compuesto de un yo intelectual y un yo sensual muchas veces contradictorios (46 7). Relata, por ejemplo, su at raccin hacia Mara Legendre (Leila Orloff es su nombre d e guerra aclara el narrador ), a la que en una ocasin encuentra con ngela de Roberto y antes de que ninguna de las dos pudiera desenlazarse tira al grupo infame y sacando un pualito toledano damasquinado y cincelado lo entierra dos veces en la ca rne blanda de su amante. El agresor huye y recibe despus un telegrama de su amigo Marinoni contndole que el suceso no ha pasado a mayores. Sin embargo, despus de esta experiencia Fernndez se esconde en un inaccesible pueblo europeo donde vive por un tiempo rodeado de campesinos ignorantes, bebiendo leche tibia recin ordeada en medio de una naturaleza fresca y apacible, apenas si interrumpida por los hilos negros de la ferrova(61) que hace n parte de la campia.16 Estando all es cuando se le apar ece el plan que reclamaba el fin nico a que consagrar [su] vida (62). La clave de ste es hacerse presidente, y desde esa posicin imponer 16 La vida de Fernndez tiene en ocasiones rasgos similares a los de Alejandro A costa en Diana cazadora y revela el mismo hasto y deseo de escapar: Despus de una juventud borrascosa, una vida llena de agitaciones, de botar muchos miles de pesos, [Alejandro] se haba escondido en una hacienda largo tiempo; luego hizo un viaje, y, cansado de todo, volvi a Bogot, donde viva entregado a la lectura y al poker. Con una posicin brillante, una educacin esmerada y dueo de buena fortuna, era muy solicitado de la sociedad, pero el hua de ella como de una mujer que se amo y se olvido (30).

PAGE 168

168 los cambios necesarios posibilitados por las nuevas tecnologas. El epgrafe de este cap tulo es precisamente u na cita de ese propsito que persigue una total transformacin: el porvenir glorioso de la tierra regenerada gracias al envolvimiento civilizador del progreso tecnolgico representado en vapores, fbricas, locom otoras, telfonos y telgrafos.17 Lo interes ante del plan regenerador conservador de Fernndez es que en varios de sus puntos tecnolgicos cruciales coincide con el liberal radical de don Demstenes en Manuela. El narrador de De sobremesa pretende doblar o triplicar su fortuna gracias a unas minas de oro, cuya explotacin est negociando con ingenieros ingleses, y pasar luego su capital a los Estados Unidos en donde se dedicar a estudiar el engranaje de la civilizacin norteamericana, a indagar los porqus del desarrollo fabuloso de aquella tierra de la energa. Con toda su riqueza regresar despus a [su] tierra pero no a la capital sino a los estados para indagar necesidades, estudiar suelos, vas de comunicacin, riquezas naturales, ndole de los habitantes, todo esto acompaado de un cuerpo de ingenieros y de sabios que sern para mis compatriotas, ingleses que viajan en busca de orqudeas. Es claro que los designios del regenerador en De sobremesa como los del radical en Manuela, medio siglo antes tienen como punto de referencia a los E stados Unidos y un estudio pormenorizado (a lo Codazzi) del suelo patrio. Y el fin de ambos planes segn lo afirman sus proponentes es el de mejorar el bienestar del pueblo trayendo sistemas tecnolgicos del exterior. Pero las coincidencias no terminan a h. E l plan de Fernndez enfatiza la instruccin pblica para levantar al pueblo a una altura intelectual y moral superior a la de los ms 17 Interrumpido solamente en dos ocasiones el diario de Fern ndez se convierte en efecto en la novela. Las divisiones (ya que no hay captulos) la constituyen los das en que escribe y los lugares desde donde lo hace. A veces pasan meses entre las entradas. El diario (la novela) se podra dividir en tres partes: antes y despus de que conoce a Helena y en medio de stas la crisis que separa la vida que llevaba antes de conocerla y la obsesiva bsqueda que inicia al recuperarse de esa crisis.

PAGE 169

169 avanzados de Europa; la libertad de prensa que desde la presidencia permitir diseminar propaganda en diez perid icos que denuncien abusos anteriores, previas promesas de contratos, de puestos brillantes, de grandes mejoras materiales; un superavit financiero que se transforme en carreteras, en ferrocarriles indispensables para el desarrollo de la industria, en puentes que crucen los ros torrentosos, en todos los medios de comunicacin de que carecemos hoy ; y la explotacin de todos los cultivos que enriquecen, desde el banano cantado por Bello en su oda divina hasta los lquenes que cubren las glaciales r ocas polares (67). Por supuesto no todo es coincidencia pues los planes proceden de proyectos polticos diferentes. Para Fernndez el xito econmico vendr de un plan de finanzas racional diseado por el gobierno, no del dejar hacer proclamado por D emstenes y el triunfo poltico en alusin al partido Nacional liderado por Nez -, de un esfuerzo por reclutarlos civilizados de todos los partidos [y de] formar un partido nuevo distante de todo fanatismo poltico o religioso, un partido de civilizad os que crean en la ciencia, no del radicalismo. La gran diferencia es que Fernndez est dispuesto, de ser necesario, a provocar una poderosa reaccin conservadora y fundar una tirana [que] apoyada en un ejrcito formidable y en la carencia de lmite s del poder se transform[e] en poco tiempo en una dictadura con su nueva constitucin suficientemente elstica para que permita prevenir las revueltas de forma republicana (65).18 A pesar de las diferencias retricas e ideolgicas, en las represen taciones de Daz Castro y de Silva, la tecnologa y la ciencia suponen progreso y civilizacin: una actitud positivista similar de part e de ambas vertientes polticas, caracterstica ya mencionado en un captulo 18 Los referentes de Fernndez para su dictadura son la de Garca Moreno en el Ecuador y Cabrera en Guatemala ( 70). En Tirano Banderas (1926) Ramn Mara del Valle Incln representa la figura del dictador como la manera idiosincrsica de las naciones latinoamericanos de solucionar sus problemas.

PAGE 170

170 anterior Pero lo ms diciente para los int errogantes planteados desde un comienzo en este trabajo es que los l deres y supuestos gestores de cambio representados por Silva y Daz Castro son en el ltimo anlisis un par de ilusos soadores. Si bien Fernndez es m s el erudito hastiado que conserv a trazas aristocrticas y Demstenes el esperanzado letrado burgus ambos fracasan en sus empeos por generar un cambio que vaya m s all de la mera promesa. El reconocimiento prctico del terreno que realiza el visitante radical en la tierra caliente r esalta la distancia soc ial que lo separa de sta y sus habitantes y la adiccin de Fernndez a lo sensual le imposibilita llevar sus planes a la prctica Sylvia Molloy en referencia al personaje central de la novela de Silva, ha subrayado que la unste ady combination the feminized dandy as political visionary was to become one of the hallmarks of Latin American modernismo, a movement whose purpor ted disdain for political action and institutional power [has] been called into question (21 nfasis agregado). Aunque las representaciones de los dos novelistas centroandinos surgen en dos momentos cronolgicos distantes, e influenciados por estticas literarias diferentes, stas dejan los destinos de la nueva repblica en manos de hombres dec ididamente ineptos para la tarea; un corgrafo liberal seductor iluso y un ilustrado dandy rastacuero afeminado lo que imposibilita una proyeccin estable en el contexto del programa de construccin nacional. La red tecnolgica modernizadora que circun dara a la nueva nacin segn la propuesta de Fernndez en De sobremesa aparece representada por Soto Borda de manera negativa. En Diana cazadora l os cables de telfono, los hilos telegrficos, el alumbrado de gas, los rieles del ferrocarril y los puente s se integran al medio entrecruzndolo y envolvindolo de maneras desesperanzadoras En Diana Cazadora, cuya temtica se desarrolla durante el cambio de

PAGE 171

171 centuria la presencia de las novedosas y a veces asfixiantes redes tecnolgicas es patente desde el p rimer momento: Poco a poco las estrellas revientan en la altura como flores de fuego, y poco a poco en la ciudad las primeras luces artificiales van apareciendo tmidas, temblorosas Bajo la tupida tela de araa que forman los hilos telefnicos como perdido en bosque, en medio del parque de Bolvar, el libertador, esttico, meditabundo, viviendo su vida de bronce, entregado a recuerdos gloriosos, arruga la fren te y abre los ojos en lo oscuro (2; nfasis agregado ) Soto Borda inicia su novela con una image n que ilustra la disyuntiva que el E stado N acin colombiano debe enfrentar en los albores del nuevo siglo. En su descripcin, el libertador se encuentra perdido en un bosque, atrapado por la telaraa de la modernizacin, rodeado de un ambiente de luz artificial precaria, tmida y temblorosa. Bolvar, que segn Gilberto Gmez Ocampo, es la imagen a partir de la cual Rafael Nez y Jos Antonio Caro plantean su programa regeneracionista de finales del siglo XIX, est enredado por un elemento del s istema tecnolgico, que hace parte de lo que Misa denomina instrumentos de imperio. Colombia y sta es la alegora de Soto Borda como crtico de la Regeneracin llega al siglo XX recordando las glorias del pasado histrico sin perspectivas de avance hac ia el futuro: la estatua esttica de bronce, smbolo de la liberacin y la unificacin, se esfuerza para ver en la oscuridad en una ciudad a donde ya ha llegado la electricidad desde un exterior imperialista. La descripcin anterior adquiere mayor signif icado cuando se piensa como antesala de una narracin cuyo ttulo es el sobrenombre de la prostituta Adriana Montero, quien lleva a la ruina y al alcoholismo, y acosa hasta la muerte, a Fernando Acosta: hijo de la alta sociedad capitalina, cachaco en embr in (33), poeta y escritor. Fernando, de cuya suerte dependiera la vida del pas y la salvacin de la sociedad (149) camina hacia la tumba bajo la luz de la modernizacin impulsada por la regeneracin Alejandro, el hermano de Fernando quien ha ce todo lo posible por rescatarlo del trago, el juego y el acecho de Diana, se lamenta al regresar de

PAGE 172

172 Europa del desastre que ha encontrado, y de cmo todos sus esfuerzos anteriores por ayudar a su hermano han sido en vano. Desesperado le da dinero y re comendaciones a Fernando para que tome el ferrocarril y se aleje de la capital rumbo a Chile y as escape de una desgracia segura. Sin embargo, su plan fracasa ya que Fernando le paga a alguien para que lo suplante en el viaje y envi telegramas que mant engan a Alejandro informado, mientras l sigue en la capital tratando de negociar una letra para continuar su vida de despilfarro con Diana. La tragedia es inevitable. En la maana del da de su fallecimiento, despus de dos noches sin acostarse, m uerto de fatiga, sin desayunarse, oloroso a aguardiente, ya casi dormido, [Fernando] se rec [uesta] desgonzado contra un poste de la luz elctrica en una esquina de la Calle Real (136). Lo tecnolgico representado de modo ominoso, acompaa permanentemente el desastre de la nacin que encarna Fernando. Tanto en De sobremesa como en Diana cazadora la tecnologa se haya notoriamente representad a como central a la disputa ideolgica Junto a la crtica poltica y a la evidente condena de la burguesa aristocrti ca, el narrador de Diana cazadora se burla de los avances tecnolgicos y el progreso que estos prometen Alejandro Acosta, explica el narrador en tono irnico sab a admirar en cambio, nuestros progresos: el gas hasta las nueve, las mordazas a la prens a, las emisiones como cucharadas: cada media hora, el sediento acueducto, la mantilla, la ruana, la gallera, los toros, la filosofa de Balmes, el campaneo a toda hora, las comunidades extranjeras, la viruela, el tifo, la polica secreta, el chisme en gran de es cala, el plpito poltico, los sermones, los buenos ejemplos, las muertes repentinas, el cadalso, la contratorragia cuanto nos lleva a paso de cangrejo a la sima de la civilizacin ( 6; negrillas en el original ). Acosta en efecto se opone al plan de Fernndez. Soto Borda responde a Silva e integra la telaraa telefnica, las hileras de faroles de gas y el tranva que pasa como un pjaro azul (13) a su esttica modernista para adornar y agudizar su crtica sardnica a la regeneracin y a las acci ones de los restauradores (5). En la ciudad moderna el tren llega bufando (126) ; el tranva se arrastra como un reptil inmenso (128) y alrededor del foco el ctrico regimientos

PAGE 173

173 areos de insectos y mariposas negras revolotean baados en resplandore s rojizos hasta caer en recias convulsiones (127). Bogot es la ciudad caricaturizada, la petit Manchester (117), en donde la tecnologa que se descarrila paraliza bruscamente la vida (116) del lugar: l a ciudad modernizada en donde agoniza el liberal ismo. Dentro del contexto de imaginar y fundar la nacin, la imagen que deja Diana Cazadora al inicio del siglo XX es evidente: la tecnologa hace parte inextricable de la telaraa de la ciudad moderna abanderada por la regeneracin, en la que mueren las alternativas liberales que representan los Acosta. No en vano la narracin ha comenzado con el sonido de las campanas de las seis de la tarde, la agona del crepsculo .19 En la representacin de Silva el proyecto regenerador es eminentemente tecnolgi co y moderno, el plan que pretende adelantar Fernndez desde la presidencia requiere inversiones de grandes sumas de dinero y la importacin de maquinaria, ingenieros y conocimi entos precisos todo un sistema tecnolgico ( mquina, software y burocracia) Fernndez nunca comienza el proyecto a pesar de haber reunido todo el capital necesario porque en palabras de su amigo Oscar Senz l haba preferido los pasteles trufados de hgado de ganso, el champaa seco, los tintos tibios, las mujeres ojiverdes, las japoneras y la chifladura literaria (75). En Diana Cazadora el proyecto est en marcha y el narrador critica a la poltica cmo lo haban hecho Samper y Nez dcadas ante s valindose alegricamente de la maraa tecnolgica que se ha apoderad o de Bogot una capital a la que sardnicamente tambin compara con Par s .20 19 En La gran aldea donde Lpez ve tambin el crecimiento y cambio de la ciudad como destructores de la tradicin, hay una generacin nueva que entra a reemplazar a la que muere. El mensaje de Soto Borda es mucho ms desalentador, en Diana Cazadora no aparece una nueva generacin, en efecto no hay regeneracin sino una d egeneracin encarnada por Fernando Acosta. En De sobremesa el mensaje es similar. En Pedro Snchez el impacto de la modernidad es igualmente devastador. 20 Segn Pineda Botero la novela de Soto Borda se inscribe en las tendencias renovadoras modernistas l ideradas entre otros por Daro, Mart y Silva: su merito es grande porque, cuando escri bi su obra, a n no haba sido publicada De sobremesa (ignoro si la conoci en manuscrito) y, sin embar go, aborda muchos de sus temas (384).

PAGE 174

174 Tan indestructibles son los envolventes hilos tecnolgicos que despus de muerto, Fernando sigue supuestamente envindole telegramas a su hermano: Sigo bien. Adis (179) dice el ltimo que recibe Alejandro.21 Y es a travs de otro telegrama que Alejandro finalmente sabe que es un tal Manzanaque quien ha suplantado a Fernando en el viaje y ha seguido rumbo a Lima con todo el equipaje de su hermano muerto y las cartas de recomen dacin. El tren no le ha servido a Fernando de escape, los telegramas mantienen viva su tragedia y el poste de la luz elctrica ha sido testigo de su total deterioro antes de la muerte. Conclusiones A difere ncia de los escritores caucanos que rehuyen la representacin de la tecnologa guarecindose en valores y organizaciones coloniales los de la regin centroandina integran una gran variedad de artefactos, mquinas, inventos y transformaciones a sus relatos. Sin e mbargo, la integracin de estas repres entaciones ya sea a la vida calentana y provinciana como sucede en Manuela y Olivos y aceitunos respectivamente, o a la ciudad, como ocurre en Diana cazadora, no lleva n a la convivencia y al progreso. P or el contrario, sus resultados son ineficaces e in ciertos, o perturbadores del momento en el que transcurre la accin de la novela. En las representaciones de los cuatro novelistas que hacen parte de la regin que Williams a propuesto como la Highland Tradition la tecnologa en la nac in imaginada ha ce parte de esperanzas frustradas, como son los casos de Manuela y Fernndez, o son nmesis como en las situaciones que deben enfrentar Antonio y los Acosta. A diferencia de la novelstica caucana no 21 Ya se discuti cmo en L a tierra nativa los postes del telgrafo son un ltimo remanente de lo tecnolgico en el viaje de regreso de Andrs del Campo a su patria chica. En La vorgine Arturo Cova, el narrador y protagonista, recin comienza su escape primero hacia los llanos y d espus hacia la selva duda acerca de cortar o no el enlace telegrfico que permite una conexin tangible con los hechos del pasado que han motivado su huida : Varias veces intent romper el alambre del telgrafo, enlazndolo con la soga de mi caballo, pero desist de tal empresa por el deseo intimo de que alguien me capturara y, librndome de Alicia, me devolviera esa libertad del espritu que nunca se pierde en la reclusin (31).

PAGE 175

175 hay escapismo y tampoco existe un intento claro por res catar el sistema tecnolgico colonial pero el resultado con relacin al papel de lo tecnolgico en la fundacin del estado nacional es similar: n o hay manera clara de superar la inercia del sistema imperante Las propuestas de cambio vienen de dos campos del espectro ideolgico, uno de ellos que es crtico del programa radical que a mediados del siglo XIX pretende, por medio del dejar hacer integrar a la nacin a la economa mundial, el otro que cuestiona el plan reg e nerador que busca fines similares medi ante la adopci n, a cualquier precio, de la accin modernizadora impulsada por trenes, vapores y telgrafos. No obstante esta clara d i ferencia, n inguna de las dos propuestas tiene xito y el Estado Nacin parece destinado al fracaso y a existir en medio d e la pugna permanente que condena a los ciudadanos, cualquiera su clase social o su lugar de residencia a permanecer en condiciones inalterables a veces precarias L a tecnologa es s lo en teora, como en el plan de Fernndez, la que llevar al avance s ocio econmico. En la prctica, como sucede con el arribo de la imprenta a La Paz, sta conduce al conflicto y a la destruccin. El cambio es una utopa y la tecnologa hace parte de una maraa envolvente de incertidumbre y desconsuelo

PAGE 176

176 CAPTULO 6 CONC LUSIONES Y COMENTARIOS FINALES En el presente trabajo se han analizado las representaciones de artefactos y mquinas y las actitudes que rodean a e sto s productos tecnolgicos en siete novelas decimonnicas colombianas. Las novelas analizadas fueron escri tas durante un perodo de cambios importantes en Colombia que comenz alrededor de 1850, con el gradual surgimiento del partido radical y el intento por implementar las ideas del liberalismo econmico, y termin en 1930 con la ca da del partido conservador El anlisis de dichas novelas se ha adelantado teniendo como base las propuestas de Benedict Anderson y Doris Som m er con relacin a la imaginacin de la nacin y la novela fundacional y las propuestas de Thomas P Hughes y Thomas J. Misa respecto a lo s si stemas tecnolgicos y la relacin de co -construccin entre sociedad y tecnologa Siguiendo la propuesta de Raymond L. Williams de subdividir la produccin novelstica colombiana en reas geogrficas se seleccionaron novelas de dos regiones: tres del valle del Cauca y cuatro de la regin c entroa ndina Este estudio evidencia que : (1) existen dos momentos en la representacin de lo tecnolgico ; en un primer momento, a mediados del siglo XIX, los narradores integran sin mayores alteraciones las tcnicas y artefactos de origen colonial a las dinmicas socio econmicas y polticas de la incipiente repblica : y, en el segundo, a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, en el que estn ya presentes avances como el telgrafo, la navegacin a vapor y el ferrocarril, los relatos marcan el arribo de la modernizacin ; (2), esos dos momentos se dan en ambas regiones, la caucana y la centroandina, con algunas variaciones ; (3), la novela de Isaacs tuvo una influencia directa notable en la regin caucana ; (4), l as representaciones de los novelistas de la regin c entroa ndina reconocen y confronta n la influencia que el sistema tecnolgico ejerce en el momento de escritura de la novela; (5), las representaciones de los

PAGE 177

177 escritores de la regin del valle del Cauca, fr ente a l impacto de los artefactos y las mquinas, tienden hacia la negacin y el escape; y (6), no obstante las diferencias narrativas y cronolgicas de las representaciones de las novelas de las dos regiones geogrficas mencionadas stas coinciden en no imagina r un Estado-Nacin colombiano integrado a la modernidad. Es un lugar comn afirmar que la novela tuvo un papel importante en el proceso de consolidacin de la nacin y que la literatura en general imagin en Amrica Latina ciertos desarrollos o dic ho en otras palabras promulg determinadas ideas siguiendo las tendencias estticas en boga. El propsito de este trabajo ha sido, primeramente, examinar dicho papel mediante el anlisis de la presencia de lo tecnolgico en el contexto de las propuestas s ociales, econmicas y polticas positivistas, claves tanto en la interaccin co -constructiva propuesta por Misa como en la inercia tecnolgica mencionada por Hughes. Adems de los dos momentos de representacin de la tecnologa mencionados arriba esta in vestigacin demuestra con claridad que en las representaciones de los novelistas colombianos durante el periodo reconocido como fundacional, lo tecnolgico no tuvo un lugar positivo (constructivo si se quiere) en el proceso de integracin nacional. Dura nte el primer momento de representacin de lo tecnolgico, dominado por la escritura costumbrista y romntica tanto las novelas caucanas como centro andinas enfatiza ron elementos tecnolgicos, como los relojes y las armas, y el sistema tecnolgic o que los sustentaba, existentes desde la C olonia La escritura de los novelistas centroa ndinos a diferencia de la de los novelistas caucanos, reconoc i los elementos tecnolgicos nuevos y las ideas de cambio impulsadas por las ideas liberales de mitad de siglo Los caucanos, en contraste, se guarecieron en un pasado dominado por la hacienda y negaron las transformaciones que estaban en camino. No obstante las diferencias anterior es, ambas regiones comparten una coincidencia de

PAGE 178

178 importancia ; ni el escapismo cau ca no ni la confrontacin centro andina reconoc ieron la importancia de lo tecnolgico en el proceso de construccin nacional y tampoco imaginaron alteraciones en las jerarquas sociales existentes y el statu s quo poltico y econmico. L a representacin de lo tecnolgico se evit hasta la negacin y se ironiz hasta el ridculo. En el segundo momento de representacin de la tecnologa los resultados son similares. En esta segunda etapa, dominada por la llamada novela nueva y la esttica modernista, l a repres entacin de lo tecnolgico h ace parte de los programas de industrializacin de la Regeneracin, pero est os tan s lo acompa a n a l os personajes que parecen encarna r a la nacin en su melancola, decadencia y deterioro, y no anticipan la integ racin de la na cin colombiana a los procesos internacionales de tecnificacin y la consecuente modernizacin. De una parte, las novelas decimonnicas colombianas de las dos regiones estudiadas imagina ron en sus representaciones interacciones que promovieron y/o mantuvi eron la inercia de los sistemas tecnolgicos coloniales En dichos sistemas la tecnologa y la sociedad interactan de modos que no parecen interesarse por cambio alguno y tampoco proponen procesos de co construccin que acerquen al nuevo Estado Nacin a la modernizacin De otra parte cuando las narraciones en frentan y reconocen los cambios, estos son vistos como amenazas o como procesos que no son de posible integracin a un medio que intrnsicamente carece de posibilidad de mejorar. En los campos pol tico y econmico, l as fuerzas conservadoras independientemente de sus filiaciones polticas que logra n tanto prolongar la permanencia del pasado colonial como rehusar los cambios polticos econmicos, socio-culturales y tecnolgicos modernos, favorec en el retraso del proceso fundacional y ocasiona n que bien entrado ya el siglo XX sea difcil, cuando no imposible, hablar de un EstadoNacin colombiano constituido en la modernidad. Lo anterior por ejemplo, ha llevado a Jaramillo Vlez a sostener que en Colombia se dio entonces

PAGE 179

179 una postergacin de la modernidad; p roceso que no habra empezado a consolidarse sino hasta despus de 1930 El retraso que preocup a Miguel Samper en 1863, que oblig a Rafael Nez a pensar acerca de las razones que mantenan a Colombia sin progresar en 1886 y que de nuevo desvel a Samper en su retrospeccin ya cerca de terminar el siglo c omienza slo a subsanarse entrado el siglo XX. Por qu el Estado Nacin colombiano se retras durante la segunda mitad del siglo XIX y no progres? Como se anot en captulos anteriores las causas fueron varia s y es difcil si no imposible atribuirle a unas y otras variables ms o menos ingerencia. Lo que es definitivamente indiscutible asumiendo una influencia de las letras en el pr oceso de fundacin de nacin, es que los novelistas colombianos en sus representaciones no genera ron una idea de nacin modern a en la que la tecnologa y la sociedad conform aran un sistema co -constructivo promotor de cambio. Argumentar entonces que la nov ela colombiana ayud a la construccin de la nueva repblica si este proceso se entiende como un proceso positivo cuando sta en efecto neg una parte integral y necesaria en el proceso modernizador como lo es la tecnologa es si no totalmente errad o al menos inexacto. Este trabajo demuestra que la novela colombiana decimonnica en conexin con el sistema tecnolgico, propuso una nacin basada en de lineamientos trazados desde la C olonia espaola un sostenimiento del status quo y una desco nfianza o rechazo de los avances tcnicos y el software necesario para su implementacin Los novelistas formularon una nacin medrosa al cambio basada en la organizacin colonial y por lo tanto tuvieron una influencia contraria a la de modernizar el pas es deci r, de construir el Estado Nacin moderno Es pertinente repetir que n o se trata de afirmar que la tecnificacin de la nacin segn las propuestas europeas y norteamericanas del momento fue el ideal que los novelistas debieron seguir en sus

PAGE 180

180 representacio nes tema que podra ser motivo de otra discusin. Lo que se afirma es que no lo hicieron y, aunado a otras vari ables, esto tuvo como resultado la prolongacin de un retraso (postergacin) en el desarrollo (modernizacin) del pas, segn la idea de progre so que en ese momento ten an l deres colombianos como los Samper, Camacho Roldn, Nez y Caro. La novela en Colombia surg i despus de terminado el movimiento independentista y se afianz a medida que avanz el siglo XIX pero esta maduraci n literaria n o signific necesariamente que lo planteado por los novelistas estaba construyendo nacin al menos si se miran l a s representaciones de los sistemas tecnolgicos resaltados por los escritores. Como lo ha sugerido Sommer, l os romances representados en muchas de l as novelas latinoamericanas m s cannicas pudieron estar proponiendo alegricamente, uniones tnicas que imaginaban el derrumbamiento de barreras sociales y evoluciones econmicas Sin emba rgo, si se analiza lo tecnolgico como un componente integr al del proceso modernizador, puede afirmarse sin lugar a duda que los novelistas colombianos estuvieron interesados en proyectar un futuro que conservara intacto mucho del pasado y en sugerir s lo aquellos cambios que podan integrarse al llamado progreso sin causar mayores traumatismos en las dinmicas socio econmicas ya establecidas. Isaacs y Palacios muestran que aparatos y conocimientos tcnic os deben estar en manos de las lites. Gamboa describe cmo la felicidad se alcanza retornando a las races s imples del pasado agrcola poetizado por Bello y Gutirrez Gonzlez, dejando atrs el bullicio de los vapores y los trenes. Daz Castro narra tanto las dificultades que tiene el pueblo calentano para comprender y despus implementar los cambios tecnolgi cos necesarios para lograr un verdadero progreso como el fracaso del plan liberal proyectado desde el centro de la repblica Vergara y Vergara advierte acerca del peligro de la mquina en manos del provinciano y co mo

PAGE 181

181 supuesta promotora del progreso. Si lva atiende a la necesidad que existe de adelantar un proceso de regeneracin a travs de cambios tecnolgicos pero deja el plan en manos de un misgino megalmano, adicto al opio y finalmente Soto Borda detalla cmo el individuo, y el pa s, se pierden arropados por una tecnolog a oscura, catica y amenazante. Los protagonistas de las novelas: Efran, Andrs del Campo, Demstenes, Juan Fernndez y Fernando y Alejandro Acosta son miembros de la clase letrada. Daniel y Antonio ascienden a ella por limpiez a de sangre el primero y honradez de carcter el segundo lo que para medi ados del siglo XIX es, en la pr ctica, lo mismo No hay trasgresin del orden social y tampoco, por extensin, de los sistemas tecnolgicos. Esclavos, concertados, trabajadores, al deanos y provincianos quedan en sus puestos subalternos Manuela muere y s lo Diana la cazadora traza la lnea hacia el despilfarro y las joyas del buen vivir burgus pero, de manera muy elocuente como prostituta Helena es una idealizacin inalcanzab le de Fernndez. Slo las parejas que se unen en el contexto de la colonia (Daniel y doa Ins de Lara y Portocarrero en El alf re z real ) o evocando valores coloniales campestres (Andrs del Campo y Martha en La tierra nativa ) tienen posibilidad de reproduccin es decir, de permanencia No existe siquiera la posibilidad de la unin alegrica entre etnias o clases sociales diferentes presente en los romances fundacionales analizados por Sommer. La idea del siglo XIX como el siglo fundacional en Amrica La tina no se discute. Dado que fue durante es e siglo que los pueblos que recientemente ha ban alcanzado su independencia se constituyeron en estados y comenzar on a manejar sus economas, es a penas natural que la escritura del momento, entre las que se encue ntra la produccin novelstica refleje los contextos del momento y las perspectivas constructivas La literatura fundacional debi aportar una visin para el futuro del Estado Nacin ten iendo en consideracin las nuevas condiciones polticas y

PAGE 182

182 socio -econ micas de sus pueblos despus de la independencia. Fue as como algunos de los novelistas latinoamericanos imagina ron la posibilidad de que los cruces tnicos dieran origen a la nueva nacin o que fueran los productos de estas uniones los que contaran sus propias historias. En Iracema (1865), por ejemplo Jos de Alencar (18291877) imagin que la unin entre lo indio y lo blanco da ba fruto: Moacyr es una nueva raza (Sommer 171) y en Sab (1841) de Gertru dis Gmez de Avellaneda (18141873) el mulato prot agonista fue el escritor de su propia historia (Sommer 115). En el caso colombiano sin embargo, l a novelstica del Gran Cauca colombiano no solamente no permite las posibilidades anteriores sino que la s rehsa lo cual puede igualmente afirmarse de la novela gestada en Bogot y sus alrededores. Doris Sommer escribe que las novelas nacionales tendieron a proyectar futuros ideales para pases que estaban esforzndose por salir adelanteSi el futuro pareca sombro estas novelas al menos apuntaban haca el problema que interfera con su desarrollo. Pero Mara ni proyecta un futuro ni encuentra obstculo alguno que pueda desear vencer (172 ; nfasis agregado ). La afirmacin de Som m er sobre Mar a puede e x tenderse ms all de lo alegrico y validarse par a toda la novelstica colombiana que se ha analizado en este estudio: no hay proyeccin futura y no hay obstculos porque se imagina la continuacin del status quo, y lo tecnolgico (el progreso) como lo presiente Efran en Mara lo vive la provincia de La Paz en Olivos y aceitunos todos son uno y lo sufre hasta la muerte Fernando en Diana cazadora, desestabiliza el orden existente. Sin lugar a dudas los proyectos de fundacin de nacin de los letrados c olombianos estuvieron influenciados por una visin r omntica del papel de la agricultura inaugurada por Bello, apoyada por extranjeros y promovida por polticos y empresarios colombianos. La funcin que se le asign a Colombia dentro del concierto mundial fue la de proveedor de

PAGE 183

183 productos agrcolas. El pro greso deba tener sus bases en el cultivo de la tierra. El proyecto proto -nacional de la C olonia estuvo basado en la riqueza natural que el liderazgo de la nueva lite comerciante imagin como la solucin econmica una vez el pas estuvo libre del control espaol. Todo l o anterior ayuda a entender por qu no se impuls un amplio crecimiento manufacturero pero no explica por qu no hubo una modernizacin tecnolgica. La agricultura necesitaba de la mecanizacin, el transporte, la comunicacin, la inversi n y la capacitacin ; as se manifiesta a travs de Demstenes en su crtica al trilladero del padre d e su enamorada y lo evidencia Jos Fernndez en el plan regenerador con el que espera redimir a su pas. Agricultura y tecnificacin no son ni eran inco mpatibles Jefferson lo entendi justamente as en los Estados Unidos y tambin lo reconoci Silva en su novela. Pero el plan de Regeneracin representado por Silva en De sobremesa fracasa por las mismas razones que en Mara se palpa cierta angustia prove niente del advenimiento de un cambio. Para los narradores de ambas novelas es necesario civilizar de una manera ordenada y esto se logra manteniendo las estructuras sociales intactas. La clave est en salvaguardar el equilibrio propuesto por el lema del escudo nacional, Libertad y orden ; l o contrario, el cambio que necesariamente conlleva ciertas libertades, parece equivaler a desorden. El orden que propone el narrador de Mara es el de la hacienda colonial donde la libertad de los esclavos est por al canzarse plenamente. El propuesto a trav s de Demstenes, de no ser por su utopismo, y por medio de Fernndez de no ser por su decadentismo, podra alcanzar se siempre y cuando fuera posible su implementacin mediante la explotacin agrcola mecanizada. En el proceso de co -construccin tecnolgica los novelistas colombianos cuando representaron progres o en el rea tecnolgic a lo hicieron sin proponer verdaderas transformaciones en el

PAGE 184

184 campo social ; f ue inevitable que no se avanzara hacia la modernizacin. Lo anterior es la respuesta, al menos parcial a l a pregunta de Samper y de Nuez planteada al inicio de este trabajo acerca del por qu del retraso colombiano. Es Silva q uien ve la causa de la enfermedad y dictamina la cura a la disyuntiva anterior cuan do narra el encuentro entre Fernndez y su mdico, el galeno le aconseja al dandy que aban done la ejecucin del plan regenerador El concepto del doctor es un compendio de sntomas y reme dios que muchos miembros de la lite colombiana, con algunas variant es, han repetido desde el ensayo de Jos Mar a Samper : Vea usted, en lugar de pensar en ir a civilizar un pas rebelde al progreso por la debilidad de la raza que lo puebla y por la influencia de su clima, donde la carencia de estaciones no favorece el des arrollo de la planta humana, asciese usted con alguna gran casa inglesa a cuya industria sea aplicable el arte [ ] Ese sera un hermoso plan. Oiga usted otro. Vuelva usted a su pas y aplique usted su fortuna a una gran explotacin agrcola que lo har inmensamente rico y lo divertir con todas las experiencias de aclimatacin de razas, animales y plantas exticas que puedan desarrollarse en esos climas. Tambin le ser provechosa si le permite vivir en el campo. Aqu en Londres dirigiendo su man ufactura, all en Amrica desarrollando sus empresas podr usted vivir tranquilo educando a su familia y haciendo feliz a la seorita que se encontr en Ginebra. Pero de preferencia abandone su sueo de regreso a la patria y establzcase aqu. Francament e, no cree usted ms cmodo y ms prctico vivir dirigiendo una fbrica en Inglaterra que ir a hacer ese papel de Prspero de Shakespeare con que usted suea, en un pas de calibanes? (11718) Las ideas que expresa el mdico en De sobremesa a final es del siglo XIX son una reiteracin de conclusiones a las que la lite haba llegado desde tiempo atrs. Segn Safford In the 1840s, the New Granadan elite became convinced that given the countrys terrain, its unskilled, illiterate labor force, and its meager capital resources its future lay entirely in tropical agriculture (Ideal 43). El papel asignado a Colombia por la economa mundial, para satisfacer intereses extranjeros, bajo la anuencia de los lderes locales, haba sido el de proyectarse como una nacin agrcola exportadora. Una vez lograda la independencia, ingleses y neo -granadinos

PAGE 185

185 creyeron que el influjo de mercaderes y trabajadores britnicos ocasionara un crecimiento econmico (Safford Ideal 41). El dictamen del galeno es tan puntual como devastador, la accin civilizadora es ftil frente a una ra za y un clima que son irreductibles. La nica inversin viable es en la agricultura pero no con el nimo de lograr un progreso en la regin sino con el fin de obtener un cuantioso lucro que permita vivir en el extranjero lo que por supuesto requiere de una tecnologa extractora. La prosperidad es imposible en un pas de salvajes, la patria (grande) es un sueo inalcanzable. La representacin de Silva proyecta en la prctica lo poetizad o por Gutirrez Gonzlez. El diagn stico bien poda haberlo representado D az Castro como una recomendacin a do n Demstenes o Isaacs como advertencia al amo Efran quienes lo hubieran odo sin mayores sobresaltos. De acuerdo al plan (diagnstico) expue sto por el narrador de De sobremesa la explotacin agrcola no slo se adecua a los limitantes de la raza y a las condiciones climticas sino que puede ser divertida y la obtencin de dinero desde el exterior cmodo y pr ctico En otras palabras, es ms fcil hacer pocos esfuerzos y simplemente valerse de las condiciones existentes sin entrar a batallar por un cambio. Fernndez lector de su propio diario, acata el dictamen y distribu[ye] sus fuerzas entre el placer, el estudio, y la accin y tr ansforma sus planes polticos en un sport que [lo] divierte ( bastardilla en el original 122) En algunas de sus decisiones y en especial en sus deseadas transformaciones la caracterizacin de Fernndez posee rasgos del Ariel que describira Rod dos ao s despus de la muerte de Silva: Ariel es el imperio de la razn y el sentimiento sobre los bajos estmulos de la irracionalidad; es el entusiasmo generoso, el mvil alto y desinteresado en la accin, la espiritualidad de la cultura, la vivacidad y la grac ia de la inteligencia; el trmino ideal a que asciende la seleccin humana, rectificando en el hombre superior los tenaces vestigios

PAGE 186

186 de Calibn, smbolo de sensualidad y de torpeza, con el cincel perseverante de la vida (nfasis agregado 74). Pero en la re presentacin de Silva, Fernndez es incapaz de rectificarse deshacindose de la sensualidad y sta es la que triunfa y le impide llevar a cabo su plan Se limita entonces a narrrselo a sus amigos, en su tierra, como uno que pudo haber sido pero nunca s e implement. Leda de esta manera De sobremesa es una cr tica a la regeneracin, pero no tanto de sus propsitos que podran ser implementados bajo una dictadura de derecha, como de las escasas posibilidades de xito bajo el r gimen conservador imperant e. La futilidad del plan de Fernndez coincide con la frustracin de los planes de Demstenes Segn las representaciones de los novelistas centroandinos, en el centro reside n el letrado Demstenes los acomodados Acosta y l os dandies amigos de Fernndez y ah se gestan y se eval an los planes Sin embargo, dad o el estado de atraso existente en la provincia, como lo ilustran Vergara y Vergara y Daz Cas tro no hay posibilidades de que los designios provenientes de la capital se lleven a cabo ni que la mquina pueda integrarse de manera satisfactoria a ellos La fundacin de un estado nacional republicano e industrializado ni siquiera se imagina se proyecta ms bien la imposibilidad de su construccin.

PAGE 187

187 LIST OF REFERENCES Abud, Eduardo. Prctica nar rativa de Ignacio Manuel Altamirano (a p r opsito de Clemencia ). Divergencias. Revista de estudios lingsticos y literarios I (Otoo 2003): 5767. Acosta de Samper, Soledad. Una holandesa en Amrica. Curazao: A Bethencourt e hijos editores, 1888. Achga r, Hugo (compilador). La fundacin por la palabra: letra y nacin en Amrica Latina en el siglo XIX Uruguay: Universidad de la Repblica, 1998. Adas, Michael. Machines as the Measure of Men: Science, Technology, and Ideologies of Western Dominance It haca: Cornell University Press, 1989. Adorno, Theodor y Max Horkheimer. The Culture Industry: Enlightment as Mass Deception e n The Cultural Studies Reader Simon During. Ed. London: Routledge 1999. Alencar, Iracema : Lenda do Cera. Rio de Janeiro: dies de Ouro, 1966. lvarez -Junco, Jos. Mater Dolorosa: la idea de Espaa en el siglo XIX Madrid: Taurus, 2002. Altamirano, Ignacio M. Clemencia Mxico: Editorial Porra, 1949. Anczar, Manuel Peregrinacin de Alpha. Bogot, Impreso en la Editori al ABC, 1942. Anderson, Benedict. Imagined Communities; Reflections on the Origin and Spread of Nationalism London: Verso, 2003. Arciniegas, Germn. El revs de la historia. Bogot, Colombia: Plaza & Jans Editores Colombia, 1980. Aronna Michael. P ueblos Enfermos: the Discourse of Illness in the turn-of the -Century Spanish and Latin American Essay. Chapel Hill: University of North Carolina, 1999 Atehorta, William. Pedro Morales Pino Biblioteca Virtual del Banco de la Repblica, diciembre 2004. http://www.lablaa.org/blaavirtual/biografias/morapedr.htm Barloewen Constantin von History and Modernity in Latin America T echnology and Culture in the Andes Region. Providence, R.I. : Berghahn, 1995. Baroja, Pio. El rbol de la ciencia. Madrid: Ct edra, 1997. Camino de perfeccin. Madrid: Espasa Calpe, 1934. Barnhart, Donald S. Auge y fracaso: la historia de la construccin de los ferrocarriles en El siglo XIX en Colombia visto por historiadores norteamericanos, compilacin y prlogo d e Jess Ant onio Bejarano. Bogot: Editorial La Carreta, 1977.

PAGE 188

188 Bello, Andrs. Silva a la agricultura de la zona trrida. Early Americas Digital Archive http://www.mith2.umd.edu/eada/html/display.php?docs=be llo_agricultura.xml&action=sh ow Benjamin, Wal ter. Harry Zohn, translator. Illuminations New York: Schocken Books, 1969. Bimber, Bruce. Three Faces of Technological Determinism e n Does Technology Drive History? Cambridge, Mass.: the MIT Press, 1994. Blasco Ibez, Vicente. La Barraca. Madrid: Alianza, 2004. Blest Gana, Alberto. Martn Rivas. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1989. Bhr de Faber, Cecilia. La Gaviota. Madrid: Ctedra, 1998. Buenaventura Ortiz, Juan. El naturalismo en Comte en Positivismo y tradicionalismo en Colombia. Bogot: Editorial el Bho, 1997. Bushnell, David. The Making of Modern Colombia: a Nation in Spite of Itself Berkeley: University of California 1993. and Neill Macaulay. The Emergence of Latin America. New York: Oxford University Press, 1994. Camacho Roldn, Salvador. El estudio de la sociologa en Pensamiento positivista latinoamericano, c ompilacin y prlogo de Leopoldo Zea, Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1980. Notas de viaje: Colombia y Estados Unidos de Amrica. Archivo de la economa nacional, Bogot: Talleres grficos del Banco de la Repblica, 1973. Estudios Bogot: Editorial Minerva, 1936. Caro, Miguel Antonio. Primer editorial de El Tradicionista en Positivismo y tradicionalismo en Colombia. Bogot: Editor ial el Bho, 1997. Carrasquilla, Toms. Frutos de mi tierra. Habana: Editorial arte y literatura, 1983. Castro -Klarn, Sara. The Nation in Ruins: Archeology and the Rise of the Nation en Beyond Imagined Communities: Reading and Writing the Nation in Nineteenth -Century Latin America. Sara Castro -Klarn y John Charles Chasteen eds. Baltimore, Md: Johns Hopkins University Press, 2003. Cerezo Galn, Pedro. El mal del siglo: el conflicto entre Ilustracin y Romanticismo en la crisis finisecular del siglo XIX. Madrid: Editorial Universidad de Granada, 2003. Chang Rodrguez, Raquel y Malva E. Filer. Voces de Hispanoamrica: antologa literaria. Boston: Heinle & Heinle Publishers, 1996.

PAGE 189

189 Chasteen, John Charles. Introduction: Beyond Imagined Communities en Beyond Imagined Communities: Reading and Writing the Nation in Nineteenth-Century Latin America Sara Castro -Klarn y John Charles Chasteen eds. Baltimore, Md: Johns Hopkins University Press, 2003. Cinep. Colombia pas de regiones. Bogot: Colciencia s, 1998. Cochrane, Charles Stuart. Residence and Travels in Colombia during the years 1823 and 1824. Vol II. London: Printed for Henry Colburn, 1825. Comte, Auguste. Introduction to Positive Philosophy. Frederick Ferr, editor. Indianpolis: Hackett Publishing Company, Inc., 1988. Conejero, Mara de los ngeles. Momentos de la l iteratura colombiana. Bogot : U niversidad Santo Toms 1999. Constituciones hispanoamericanas Colombia Biblioteca virtual Miguel de Cervantes Junio 2008. http://www. cervantesvirtual.com/portal/constituciones/pais.formato?pais=Colombia Curcio Altamar, Antonio. Evolucin de la novela en Colombia. Bogot: Instituto Colombiano de Cultura, 1975. De Silvestre, Segundo. Trnsito Biblioteca aldeana de Colombia. Bogot: Editorial Minerva, 1936. D el Valle Inclan, Ramn. Tirano banderas Madrid: Espasa Calpe, 1993. Diamond, Jared. Guns, Germs, and Steel : the Fates of Human Societies New York: W.W. Norton & company, 1999. Daz Castro, Eugenio. Manuela. Bogot: Panamer icana Editorial Ltda., 2004 Deas, Malcolm. Del poder de la gramtica: y otros ensayos sobre historia, poltica y literatura colombianas. Bogot: Tercer Mundo Editores, 1993. Duque, Jaime Meja. Ensayos c uadernos Casa No. 21. Habana: Casa de las Amric as 1979. Dussel, Enrique El encubrimiento del otro: hacia el origen del mito de la modernidad Quito: Ediciones Abya Yala, 1994. Ellul, Jacques. The Technological Society. John Wilkinson Trans. New York: Vintage Books, 1964. Encyclopedia Britannica on line. http://www.britannica.com. Espaa, Gonzalo. Ed. Los radicales del siglo XIX: Escritos polticos. Bogot: El ncora Editores, 1984.

PAGE 190

190 Fanon, Frantz. Black Skin, White Masks Charles Lam Markmann, trad. New York: Grove Press, 1967. Franais, Ariel. El Crepsculo del Estado Nacin : u na interpretacin histrica en el contexto de la globalizacin. http://ww w.unesco.org/most/francais.htm Ferrer, Ada. Noticias de Hait en Cuba. Revista de Indias LXIII/229: 67594. Friedemann, Nina de. En la ruta del esclavo. Proyecto: puente frica -Amrica. Studies in the World History of Slavery, Abolition and Emancipation. I, 1 (1996). http://www.h net.msu.edu/~slavery/essays/esy9601fried.html, noviembre 2004. Gamboa, Isaas. La tierra nativa Biblioteca popular de cultura colombiana. Bogot: Prensas de la Universidad Nacional, 1946. Garca Canclini, Nstor. Hybrid cultures: Strategies for Entering and Leaving Modernity Minneapolis: University of Minnesota Press, 1995. Genette, Grard. Narrative Discou rse: an Essay in Method. Ithaca: Cornell University Press, 1972. Gilmore, Robert Louis y John Harrison. Juan Bernardo Elbers y la introduccin de la navegacin a vapor en el ro Magdalena en El siglo XIX en Colombia visto por historiadores norteamerica nos compilacin, prlogo y notas por Jess Antonio Bejarano. Bogot: Editorial la Carreta, 1977. Gmez de Avellaneda, Gertrudis. Sab. Madrid: Ctedra, 1997. Gmez Ocampo, Gilberto. Entre Mara y La vorgine: la literatura colombiana finisecular (1886-1 903). Bogot: Ediciones Fondo cultural cafetero, 1988. Gmez Picn, Rafael. Magdalena ro de Colombia: interpretacin geogrfica, histrica, poltica, social y econmica de la gran arteria fluvial colombiana desde su descubrimiento hasta hoy. Bogot: Ins tituto colombiano de cultura, 1974. Gmez Restrepo, Antonio. Breve res ea de la literatura colombiana en La literatura colombiana. Bogot: Editorial ABC, 1952. 11166. Gmez Victoria, Mercedes. Misterios de la vida. Tulu: Unidad Central del Valle d el Cauca, 2005. Gonzlez, Florentino. En defensa del sistema de librecambio en Los radicales del siglo XIX: Escritos polticos. Bogot: El ncora Editores, 1984. Gonzlez Rojas, Jorge Enrique. Positivismo y tradicionalismo en Colombia. Bogot: Editor ial el Bho, 1997.

PAGE 191

191 GonzlezStephan, Beatriz. Fundaciones: canon, historia y cultura nacional: la historiografa literaria del liberalismo hispanoamericano del siglo XIX. Madrid: Iberoamericana, 2002. Gordillo Restrepo, Andrs. El Mosaico (18581872): nacionalismo, lites y cultura en la segunda mitad del siglo XIX en Pensar el siglo XIX:cultura, biopoltica y modernidad en Colombia, editor Santiago Castro Gmez. Pittsburg: Universidad de Pittsburg, 2004. Guadarrama, Pablo. Positivismo y antipositivismo en Amrica Latina. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2004. Guerrieri, Kevin G. Palabra, poder y nacin: la novela moderna en Colombia 1896:1927. Ciudad Jurez: Universidad Autnoma de Ciudad Jure z, 2004. Guhl Corpas, Andrs. La Comisi n Corogrfica y su lugar en la geogr afa moderna y contempornea. http://aguhl.uniandes.edu.co/Documentos/La_comision_corografica.pdf Guillory, John. Cultural Capital: the Problem of Literary Canon Formation. Chicago: The University of Chicago Press, 1933. Gutirrez Gonzlez, Gregorio. Memoria sobre el cultivo del maz en Antioquia. Biblioteca digital Luis Carlos Arango. http://www.lablaa.org/blaavirtual/literatura/poegrego/poegrego29.htm Hall, Francis. Colombia: its Present State, in respect of clim ate, soil, productions, populations, government, commerce, revenue, manufactures, arts, literature, manners, education, and inducements to emigration with itineraries, partly from Spanish surveys, partly from actual observation. Philadelphia: A, Small, E. Parker, E. Littell, and Marot & Walter, 1825. Harrison, John P. La evolucin de la comercializacin del tabaco colombiano hasta 1875 en El siglo XIX en Colombia visto por historiadores norteamericanos, compilacin y pr logo de Jess Antonio Bejarano. Bogot: Editorial La Carreta, 1977. Hartwig, Richard E. Roads to Reason: Transportation, Administration, and Rationality in Colombia. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 1983. Heidegger, Martn. The Question Concerning Technology and Other Essay s William Lovitt, traductor. New York: Harper Torchbooks, 1977. Heilbroner, Robert L. Do Machines Make History?en Does Technology Drive History? Cambridge, Mass.: the MIT Press, 1994. Helferich, Gerard. Humbolts Cosmos: Alexander von Humboldt and t he Latin American Journey That Changed the Way We See the World. New York: Gotham Books, 2005. Henderson, James D. Modernization in Colombia: the Laureano Gmez Years, 1889 -1965. Gainesville: University Press of Florida, 2001.

PAGE 192

192 Hobsbawn, Eric y Terence Ra nger. The invention of Tradition. Cambridge: Cambridge University Press, 1992. Hobsbawm, E. J. Nations and Nationalism since 1970: Programme, Myth, Reality. Cambridge: Cambridge University Press, 1990. Holton, Isaac F. New Granada: Twenty Months in the Andes New York: Harpe r Brothers Publishers, 1857. Hughes, Thomas P. Technological Momentum en Does Technology Drive History?: the Dilemma of Technological Determinism. Merritt Roe Smith y Leo Marx eds. Cambridge, Mass.: the MIT Press, 1994. Human Built World: how to think about Technology and Culture Chicago: the University of Chicago Press, 2004. Isaacs, Jorge. Mara Santaf de Bogot: Grupo Editorial Norma, 1989. Jaramillo Uribe, Jaime. El pensamiento colombiano en el siglo XIX. Bog ot: Planeta 1996. Jaramillo Vlez, Rubn. Colombia: la modernidad postergada. Bogot: Temis, 1994. Jimnez P., David. Historia de la c rtica l iteraria en Colombia. Bogot: Universidad Nacional de Colombia, 1992. Johnson, Paul. A History of the Americ an People New York: HarperPerennial, 1997. Kalmanovitz, Salomn. Economa y nacin: una breve historia de Colombia. Bogot: Grupo Editorial Norma, 2003. Kenwood, A.G. y A.L. Lougheed. Tech nological Diffusion and industrialization before 1914. New York : St. Martins Press, 1982 Lacoste, Pablo. El ferrocarril trasandino 1872-1984: un siglo de ideas, poltica y transporte en el sur de Amrica. Santiago, Chile: Editorial Universitaria, 2000. Larson, Brooke. Trials of Nation Making: Liberalism, Race, and Ethnicity in the Andes, 18101910. Cambridge, Cambridge University Press, 2004. Leys Stepan, Nancy. The hour of Eugenics: Race, Gender, and Nation in Latin America. Ithaca: Cornell university Press, 1991. Livano Aguirre, Indalecio. Los grandes conflictos sociales y econmicos de nuestra historia: de la campaa libertadora al congreso de Panam. Bogot: Intermedio editores, 2004. Lian vila, Edgar. Realidad y artificio: un itinerario de la novela realista hispanoamericana en el siglo XIX. Mxico : Miguel ngel Porra, 2005. Lpez, Lucio V. La gran aldea. Buenos Aires: Editorial Kapelusz, 1965.

PAGE 193

193 Lpez de Mesa, Lus. La tragedia de Nilse. Bogot: Editorial Cromos, 1928. Manzanal, Mabel. Los ferrocarriles y la organizacin nacional: el caso del f errocarril central norte. Determinantes de su construccin (1866-1872). Buenos Aires: Centro de Estudios Urbanos y Regionales, 1977. Martland, Samuel J. Cuando el gas pas de moda: Valparaso y la tecnologa urbana, 18431863. EURE 28/83 (04 Junio 2008): 6781. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid =S025071612002008300005 &lng=es&nrm=iso Martnez, Frdric. El nacionalismo cosmopolita: la referencia europea en la construccin nacional en Colombia, 18451900. Bogot: Banco de la Rep blica Instituto Francs de Estudios Andinos, 2001. Marx. Leo. The Machine in the Garden: Technology and the Pastoral Ideal in Amrica. Oxford: Oxford University Press, 1964. Marroqun Jos Manuel. Entre primos Biblioteca Colombianas XIV. Edicin, Glo sario y Estudio Cecilia Hernndez de Mendoza. Bogot: Instituto Caro y Cuervo. 1978. El moro Bogot: Editorial Panamericana, 2004. Blas Gil. Editor Ricardo Pardo. Biblioteca Colombiana. Bogot: Instituto Caro y Cuervo, 1973. Maya, Rafael. Obra crtica Bogot: Banco de la Repblica, 1982. McGreevey, William Paul. Historia econmica de Colombia 1845-1930. Bogot: Ediciones Tercer Mundo, 1975. Meisel Roca, Rodolfo. La cliometra en Colombia: una revolucin interrumpida (19711999) en Revista de estudios sociales #9. Bogot: Unive rsidad de los Andes, Junio 2001. http://res.uniandes.edu.co/pdf/data/rev09.pdf Meja Sanabria, Carlos Alberto. Ferrocarriles colombianos en el siglo XIX. Inicio de una mentalidad moderna y tecnolgica en el pas. Biblioteca Virtual del Banco de l a Repblica. 02 Junio 2005. http://www.lablaa.org/blaavirtual/revistas/credencial/junio1998/10202.htm Melo, Jorge Orlando. La literatura histrica en la Repblica en Manual de literatura colombiana, Bogot: Pla neta Colombiana Editorial S.A., 1988. Menton, Seymour. La novela colombiana: planetas y satlites. Bogot: Plaza y Janes, 1978. Meyer -Minnemann, Klaus. Nietzsche y el alma moderna de Jos Fernnde z en De Sobremesa Revista de Estudios Colombianos 19 (1999): 5 13.

PAGE 194

194 Mignolo, Walter D. The Idea of Latin America. Malden, MA. : Blackwell Publishing Ltd, 2005 Miller, Rory y Henry Finch. Technology Transfer and Economic Development in Latin America, 18501930. Liverpool, England: University of Liverpool, 1986. Misa, Thomas J. Leonardo to the Internet: Technology and Culture from the Renaissance to the Present. Baltimore: the John Hopkins University Press, 2004. The compelling Tangle of Modernity and Technology en Modernity and Technology, Misa T.J., Brey P., & Feenberg A. Eds. Cambridge, Mass: MIT Press, 2003. Molina Londo o, Luis Fernando. Empresarios colombianos del siglo XIX Bogot: Banco de la Repblica: Ancora Editores, 1998. Molloy, Sylvia. Voice Snatching: De sobremesa, Hysteri a, and the Impersonation of Marie Bashkirtseff. Latin American Literary Review vol. 25 No 50 Jul Dec, 1997. Monsiv is, Carlos. Aires de familia: cultura y sociedad en Amrica Latina. Barcelona: Editorial Anagrama, 2000. Morn Arroyo, Ciriaco. El alma de Espaa: cien aos de inseguridad. Oviedo, Espaa: Ediciones Nobel, 1996. Moyano Bazzani, Eduardi L. La nueva frontera del azcar: el ferrocarril y la economa cubana del siglo XIX. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1991. Mujic a, Elisa. Nota cr tico -biogr fica sobre Eugenio Daz Castro en Eugenio Daz Castro: Novelas y Cuadros de Costumbres. Bogot: Procultura S.A., 1985. Mumford, Lewis. Technics and Civilization. New York: Harcourt Brace and Company, 1963. Mnera, Alfons o. Fronteras imaginadas: la construccin de las razas y la geografa en el siglo XIX colombiano. Bogot: Planeta, 2005. Museo de la industria armera. Armas de l lave de percusin, siglo XIX. http://www.armia eibar.net/ erakusketa/visita -salas/piston Ni eto, Juan Jos. Irgemina o la hija de Calamar Medelln, Colombia: Fondo Editorial Universidad EAFIT, 2001. Nez, Rafael. La sociologa II en Pensamiento positivista latinoamericano, compilacin y prlogo d e Leopoldo Zea. Caracas: Biblioteca Ayacucho 1980. Ons, Jos de. Los Estados Unidos vistos por escritores hispanoamericanos. Madrid: Ediciones Cultura Hispnica, 1956. Ortega Daz, Alfredo. Ferrocarriles colombianos. Bogot: Imprenta Nacional, 192049.

PAGE 195

195 Palacios, Eustaquio. El Alfrez real. Cali, Colombia: Biblioteca de la Universidad del Valle, 1959. Palacios, Marco. El caf en Colombia 1850-1970: una historia econmica, social y poltica Bogot: Editorial Planeta Colombiana, 2002. Pardo Bazn, Emilia. La tribuna. Madrid: Ctedra, 1997. Park, James William. Rafael Nez and the Politics of Colombian Regionalism, 18751885. Dissertati on. University of Kansas, 1975. Patio, Germn. El influjo de Mar a: relato sobre la inmigracin japonesa y el desarrollo del capitalismo en la a gricul tura del Valle del Cauca. Boletn Cultural y Bibliogrfico XXIX / 29, 1992. http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti5/bol29/bol29.htm Patio, Vctor Manuel. Historia de la cultura material en la Amrica equinoccial: vas tra nsportes, comunicaciones III. Biblioteca virtual Lus ngel Arango. Bogot http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/equinoccial_3_transportes/cap8.htm Pedraza Gmez, Zandra. Y el verbo se hizo carne Pensamiento social y biopoltica en Colombia en Pensar el siglo XIX: cultura, biopoltica y modernidad en Colombia, editor Santiago Castro Gmez. Pittsburg: Universidad de Pittsburg, 2004. Pereda, Jos Mara de. Peas arriba. Barcelona: Planeta, 1988. Obras completas de Jos Mara de Pereda: Pedro Snchez Santander, Espaa : Ediciones Tantn, 1992. Prez Galds, Benito. La de los tristes destinos. Madrid: Alianza Editorial, 2002. Doa Perfecta. Mxico: Editorial Porra, 1975. Miau Mxico: Editorial Porra, 1986. Prez, F elipe. El caballero de Rauzn. Bogot: Lito formas de Colombia, 1978. http://www.lablaa.org/blaavirtual/literatura/caballe/indice.htm Piotrowsky, Bodgan. La realidad nacional colombiana en su narrativa contempornea en Novela Colombiana, Noviembre 20 07. http://www.javeriana.edu.co/narrativa_colombiana/ contenido/ bibliograf/piotroski/obras.htm Pineda Botero, lvaro. La fbula y el desastre: estudios crticos sobre la novela colombiana 16501931. Medelln: Fondo Editorial Universidad EAFIT, 1999. Pin eda Camacho, Roberto. Cons titucin de 1991 y la perspectiva del multiculturalismo en Colombia. Alteridades 7/14: 199. http://www.uam antropologia.info/alteridades/alt14 7 pineda.pdf

PAGE 196

196 Poveda Ramos, Gabriel. Las principales innovaciones tecnolgicas en Colombia de 1500 a 1995 en Cuadernos de formacin avanzada I Medelln: Universidad Pontificia Bolivariana, 2000. Puyana Garca, Germn. Cmo somos? los colombianos. Bogot: Quebecor World, 2002. Rama, ngel. Transculturacin narrativa en Amrica Latina. Montevideo: Arca Editorial S.R.L., 1989. Ramrez, Mara Teresa G y Juana Patricia Tllez C. La educacin primaria y secundaria en Colombia en el siglo XX Enero 12 de 2006. http://www.banre p.gov.co/docum/ftp/borra379.pdf Ramrez Gmez, Maurici o Andrs. Pensadores econmicos de la segunda mitad del siglo XIX en Colombia. Observatorio de la economa latinoamericana: Revista acadmica de economa. http://www.eumed.net/cursecon /ecolat/co/marg pens.htm#_ftn13 Ramos, Julio. Divergent Modernitie s: Culture and Politics in Nineteenth-Century Latin America. Trans. John D. Blanco. Durham: Duke University Press, 2001. Ramos, Oscar Gerardo. Valle del Cauca, su historia, sus gentes, sus empresas Cmara de Comercio. http://www.oscargerardoramos.nom .co/valle.html Renan, Ernst. What is a nation? e n Nation and nationalism Tamilnation.org http://www.tamilnation.org/selfdetermination /nation/renan.htm Reyes, Carlos Jos. El cost umbrismo en Colombia in Manual de literatura colombiana. Bogot: Pla neta Editorial Colombiana S.A., 1988. Rippy, Fred J. Los comienzos de la era ferroviaria en Colombia en El siglo XIX en Colombia visto por historiadores norteamericanos compilacin y prlogo de Jess Antonio Bejarano, Bogot: Editorial La Carreta, 1977 Rivas, Medardo, 18251901. Los trabajadores de tierra caliente. Bogot, Ministerio de Educacin de Colombia, 1946. Rivera, Jos Eustasio. La vorgine. Bogot: Panamericana Editorial Ltda., 2003 Robinett, Jane. This Rough Magic : Technology in Latin American Fiction New York : Peter Lang Publishing, 1994. Rod, Jos Enrique. Ariel. Madrid: Ctedra, 2000. Rojas G., Jos Mara. Sociedad y economa en el Valle del Cauca: empresarios y tecnologa en la formacin del sector azucarero en Colombia -18601980. Tomo V. Bogot: Fondo de promocin de la cultura del Banco Popular, 1983.

PAGE 197

197 Safford, Frank. Aspectos del siglo XIX en Colombia. Medelln: Ediciones Hombre Nuevo, 1977. Empresarios nacionales y extranjeros en Colombia durante el siglo X IX en Aspectos del siglo XIX en Colombia. Medelln: Ediciones Hombre Nuevo1977. The ideal of the Practical. Austin: The University of Texas Press, 1976. Safford, Frank y Marco Palacios. Colombia: Fragmented Land, Divided Society New York: Ox ford University Press, 2002. Salazar Ramos, Roberto J. Romanticismo y positivismo en La filosofa en Colombia: historia de las ideas Bogot: Editorial el Bho, 1988. Samper, Jos Mara. Ensayo sobre las revoluciones polticas. Bogot: Universidad N acional de Colombia, 1969. Samper, Miguel. La miseria en Bogot en Escritos poltico -econmicos Bogot: Editorial de Cromos, 1925. Carta en Escritos poltico -econmicos. Bogot: Editorial de Cromos, 1925. Estad stica de Santa fe en Escritos poltico -econmicos. Bogot: Editorial de Cromos, 1925. Ferrocarriles en Colombia en Escritos poltico -econmicos Bogot: Editorial de Cromos, 1925. Retrospecto en Escritos poltico -econmicos Bogot: Editorial de Cromo s, 1925. Snchez, Efran. Gobierno y Geografa: Agustn Codazzi y la Comisin Corogrfica de la Nueva Granada. Bogot: Ancora Editores, 1998. Sanders, James E. Contentious Republicans: Popular Politics, Race, and Class in NineteenthCentury Colombia. Durham: Duke University Press, 2004. Sarmiento, Domingo Faustino. Facundo. Madrid: Ctedra, 2001. Sierra, Martha Jeanet. Del tranva al transmilenio. B iblioteca Lus ngel Arango, 41:1, Dic de 2001. http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/tranvia/tranvia.htm Silva, Jos Asuncin De sobremesa Bogot: Editorial de Cromos, 1928. Silvestre, Segundo de. Trnsit o Bogot: Edi torial Minerva, 1936. Skidmore, E y Peter H. Smith. Modern Latin America New York: Oxford University Press, 2001 Smith Anthony D. Nationalism and Modernism: a critical survey of recent theories of nations and nationalism. Nueva York: Routledge, 2005.

PAGE 198

198 Smith, Merritt Roe y Leo Marx, editores. Does Technology Drive History? Cambridge, Mass. : the MIT Press, 1994. Smith, M ichael L. Recourse of Empire: Landscapes of Progress in Technological America in Does Technology Drive History? Cambridge, Mass.: the MIT Press, 1994. Sommer, Doris. Foundational Fictions: the National Romances of Latin America. Los A ngeles : Universit y of California Press, 2 000. Soto Borda, Clmaco. Diana Cazadora. Biblioteca Popular de Cultura Colombiana Volumen V. Bogot: Editorial ABC, 1942. Tenorio Trillo, Mauricio. Essaying the History of National Images en After Spanish Rule: Postcolonial Pr edicaments of the Americas. Durham: Duke University Press, 2003. Thurner, Mark and Andr s Guerrero, editores. After Spanish Rule: Postcolonial Predicaments of the Americas. Durham: Duke University Press, 2003. Tirado Meja, lvaro. El Estado y la p o ltica en el s iglo XIX en Manual de h istoria de Colombia, II. Bogot: Crculo de Lectores, 1983. Tovar Gonzlez, Leonardo. Tradicionalismo y neoescolstica en La filosofa en Colombia: historia de las ideas Bogot: Editorial el Bho, 1988. Trejos, Lu is. Los albores del alumbrado pblico en Bitcoras de Bogot, Septiembre 3, 2006. http://bitacorasdebogota.blogspot.com/2006/09/los albores -del alumbrado -publico.html Trigo, Benigno. Subjects of Crisis: Race and Gender as Disease in Latin America. Hano ver:Wesleyan University Press, 2000. Trouillot, Michel Rolph. Silencing the Past: Power and the Production of History Boston: Beacon Press, 1995. Uribe de Hincapi, Mara Teresa y Liliana Lpez. Las palabras de la guerra: el mapa retrico de la constr uccin nacional Colombia, siglo XIX. Araucaria: revista iberoamericana de filosofa, poltica y humanidades 4/9, p rimer semestre de 2003. http://www.institucional.us.es/araucaria. Vallejo, Guadalupe. Tendr Mxico en agosto uno de los relojes atmi cos ms exactos El Porvenir.com ., Agosto 2008. http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=207153 Vergara y Vergara, Jos Mara. Biografa. 13 de abril, 1865. Eugenio Daz Castro: novelas y cuadros de costumbres. Elisa Mujica, recopiladora. Bo got: Editorial Printer Colombiana, 1985. Olivos y aceitunos todos son unos. Bogot: Academia colombiana, 1972.

PAGE 199

199 Las tres tazas en Antologa del ensayo. Cali, Colombia: Carvajal & Compaa, 1969. http://www.ensayistas.org/antologia/ XIXA/vergara/ Villaverde, Cirilo. Cecilia Valds. Ciudad de La Habana, Cuba: Editorial Pueblo y Educacin, 1990. Wilhite, John F. The Disciples of Mutis and the Enl i ghtment in New Granada: Ed ucation, History and Literature. The Americas 37/ 2 (Octub re 1980): 179192. Williams, Raymond L. The Colombian Novel 18441987. Austin: University of Texas Press, 1991. Wright, Winthrop R. Caf con Leche: Race: Class. and National Image in Venezuela. Austin: University of Texas Press, 1990. Zea, Leopoldo. Th e Latin American Mind. James H. Abbott y Lowell Dunham traductores. Norman, Oklahoma: University of Oklahoma Press, 1963. Zeno Ganda, Manuel. La charca. Ro Piedras, P.R.: Ediciones Huracn, 1999.

PAGE 200

200 BIOGRAPHICAL SKETCH Vctor M. Jordn was born in Ca li, Colombia. He received a B. A. degree in history from Southern Illinois University at Carbondale a M.S. in computer a pplications in e ducation from Nova Southeastern University and a M.A in Spanish Language and Literatures from the University of Florida He has written and published poems and short stories. He is currently working on his first novel. He resides in Gainesville Florida