<%BANNER%>

Africania y Revolucion en la Obra de Excilla Saldana

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0023610/00001

Material Information

Title: Africania y Revolucion en la Obra de Excilla Saldana
Physical Description: 1 online resource (196 p.)
Language: english
Creator: Jimenez, Deicy
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2008

Subjects

Subjects / Keywords: diaspora, escritoras, literatura, neonegrismo, patakin, poesia
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The complex racial dynamics in Cuba have been a recurrent topic in its literature. In the 19th Century, authors such as Cirilo Villaverde include in their work the African presence in the island. However, their discourses reflect mainly their interest to integrate this element to the Cuban society in a non conflictive way. Mestizaje or racial and cultural mixing is conceived as a way of assimilation into the mainstream white Cuban society. This homogenizing discourse has an important impact on the works of Jose Marti and Nicolas Guillen. The Negrista poetry consolidates the view of cubanness as a harmonic racial and cultural encounter. After the Revolution of 1959, this discourse continues to mark the works of Cuban writers. This dissertation analyzes the work of Excilia Saldana and the way in which she incorporates and contests the concept of mulatez or afrohispanic mestizaje. The study of her children?s books shows how Saldana inherits the idea of the perfect mixture of Spanish and African races and cultures. Also, her work becomes part of her commitment to the Revolution. She supports the creation of the 'new man' not only with her literature but also with her activism and participation in the revolutionary process. In her latter and more intimate poetry, Saldana unfolds her personal experience and transforms the passive view of the Afro-Cuban woman, fragmenting the static image created by her antecessors. Her feminist poetry is her biggest contribution to the creation and consolidation of a tradition of Afro-Hispanic women writers and artists.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Deicy Jimenez.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2008.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2008
System ID: UFE0023610:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0023610/00001

Material Information

Title: Africania y Revolucion en la Obra de Excilla Saldana
Physical Description: 1 online resource (196 p.)
Language: english
Creator: Jimenez, Deicy
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2008

Subjects

Subjects / Keywords: diaspora, escritoras, literatura, neonegrismo, patakin, poesia
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: The complex racial dynamics in Cuba have been a recurrent topic in its literature. In the 19th Century, authors such as Cirilo Villaverde include in their work the African presence in the island. However, their discourses reflect mainly their interest to integrate this element to the Cuban society in a non conflictive way. Mestizaje or racial and cultural mixing is conceived as a way of assimilation into the mainstream white Cuban society. This homogenizing discourse has an important impact on the works of Jose Marti and Nicolas Guillen. The Negrista poetry consolidates the view of cubanness as a harmonic racial and cultural encounter. After the Revolution of 1959, this discourse continues to mark the works of Cuban writers. This dissertation analyzes the work of Excilia Saldana and the way in which she incorporates and contests the concept of mulatez or afrohispanic mestizaje. The study of her children?s books shows how Saldana inherits the idea of the perfect mixture of Spanish and African races and cultures. Also, her work becomes part of her commitment to the Revolution. She supports the creation of the 'new man' not only with her literature but also with her activism and participation in the revolutionary process. In her latter and more intimate poetry, Saldana unfolds her personal experience and transforms the passive view of the Afro-Cuban woman, fragmenting the static image created by her antecessors. Her feminist poetry is her biggest contribution to the creation and consolidation of a tradition of Afro-Hispanic women writers and artists.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Deicy Jimenez.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2008.
Local: Adviser: Barradas, Efrain.

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2008
System ID: UFE0023610:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 AFRICANA Y REVOLUCI N EN LA OBRA DE EXCILIA SALDAA By DEICY G. JIMNEZ A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2008

PAGE 2

2 2008 Deicy G. Jimnez

PAGE 3

3 To my mom and daughter

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS This disse rtation is the result of one womans vision and sacr ifice. This woman is Ninfa Orozco, my mother. Without her effort and tenac ity, I would have not been able to fulfill this dream. I also thank my daughter, who at a very young age understood the challenge that we both faced in a foreign country. Hours after hours of sitting at a librar y chair witnessed Silvia growing into a young woman. Without her company and suppor t, my efforts could have been in vain. I want to thank my advisor Dr. Efran Barra das for believing in me and guiding this process with patience and wisdom I also thank Dr. Reynaldo Jimnez, Dr. Luis Alvrez-Castro, and Dr. Milagros Pea for their continuous suppor t and guidance. I want to aknowledge the grea t support I received from Richard Phillips both as the director of the University of Florida Latin Amer ican Collection and as a friend. I also want to thank my friend Mara Magdalena Ortega, my si ster Diana Paul and my niece Shirley Carton who always supported me unconditionally.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ............................................................................................................... 4 ABSTRACT ...................................................................................................................... ...............7 CHAP TER 1 INTRODUCCIN ....................................................................................................................9 2 MULATEZ: RAZA, CULTURA Y LITERATURA EN LA CUBA POSREVOLUCIONARIA ..................................................................................................... 15 Mestizaje: Armona o invisibilidad de razas? ....................................................................... 18 Jos Mart ................................................................................................................................19 Transculturacin o el ames tizam iento cultural cubano ................................................... 23 Fernando Ortiz ........................................................................................................................24 Transculturacin, Hetero geneidad e Hibridez : E ntre lo biolgico, lo cultural y lo literario ..................................................................................................................... ....25 ngel Rama ............................................................................................................................26 Antonio Cornejo Polar ............................................................................................................27 Nstor Garca Canclini ...........................................................................................................30 El Caribe: De Calibn a la metfora del caos posmoderno .................................................... 32 Roberto Fernndez Retamar ...................................................................................................32 Fuera del Caribe hispano: Edward Brathwaite y Edouard Glissant .......................................35 Antonio Bentez Rojo .............................................................................................................37 Mulatez: El mestizaje del Caribe .....................................................................................42 Africana y Afrocubanismo: conos de la m ulatez .......................................................... 47 Cmo nombrar lo africano en Cuba ................................................................................ 50 Conclusin .................................................................................................................... ..........51 3 KELE KELE : AFRICANA Y MULATEZ EN EXCILIA SALDAA ................................ 55 La Literatura Antiesclavista: La Mulatez Com o Proceso Blanqueador de la Sociedad Cubana. ...............................................................................................................................56 La mulatez en la poesa negrista. ............................................................................................ 60 Revolucin y mulatez. ......................................................................................................... ...64 Polticas culturales de la Revolucin. .............................................................................. 65 Reevaluacin del Negrismo dentro de la Revolucin. .................................................... 67 Kele Kele : Manifiesto mulato de E xcilia Saldaa. ................................................................. 70 Introduccin y prlogo a Kele Kele : la literalidad de la m ulatez. ...................................71 La esttica de Kele Kele ..................................................................................................78 Lo africano en Kele Kele .................................................................................................81 Antecedentes del inters africanista en Cuba .................................................................. 82 El patakn: histor ias afrocubanas .............................................................................. 85 El patakn en Saldaa, Barnet y Cabrera ..................................................................89

PAGE 6

6 Obba, Los reyes del relmpago y el trueno y Kele Kele: Triloga grecoafricana .................................................................................................................91 Conclusin .................................................................................................................... ..........96 4 LA LITERATURA INFANTIL DE EXCILIA SALDAA .................................................. 98 La literatura infantil en Cuba antes de la Revolu cin ............................................................. 99 La literatura infantil dentro de la Revolucin ....................................................................... 105 Las polticas educativas de la Revolucin ..................................................................... 106 Creacin de la Editorial Gente Nueva ........................................................................... 108 Realidad o fantasa: preocupacin por el cont enid o de la literatu ra infantil cubana ..... 111 La obra de Excilia Saldaa ................................................................................................... 115 Edicin y recopilacin de textos: la hi storia a favor de la Revolucin .........................116 Excilia Saldaa: La poeta de los nios ..........................................................................119 Mayito: El Ismaelillo de Saldaa ........................................................................... 122 Abuela, cuntame un cuento: Excilia es nia otra vez ........................................... 124 frica tambin vive en el libro infantil ..................................................................128 El calabazar: Nacin y patria de una nia cubana .................................................. 131 Conclusin .................................................................................................................... ........136 5 NEGRISMO Y FEMINISMO EN LA POESA DE EXCILIA SALDAA ....................... 139 El Negrismo: trasfondo de la poesa de Saldaa .................................................................. 140 El Neonegrismo: Nuevos espacios de e xpresin para la m ujer afrocubana .................. 145 La escritora afrocubana dentro de la Revolucin ................................................................. 147 (Re) Construccin de la identidad de la m ujer afrocaribea: Algunas consideraciones tericas ..............................................................................................................................150 En el vrtice del cicln: Intert extualidad y resistencia en la poesa de Excilia Saldaa ...156 Mujer, madre e isla: el womanism de Excilia Saldaa ..................................................... 165 Conclusin .................................................................................................................... ........174 6 YA SE ESCUCHA UNA VOZ: LA MUJER NEGRA EN LAS LETRAS LATINOAMERICANAS ..................................................................................................... 176 Conclusin .................................................................................................................... ........176 BIBLIOGRAFA .........................................................................................................................187 BIOGRAPHICAL SKETCH .......................................................................................................196

PAGE 7

7 Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy AFRICANA Y REVOLUCI N EN LA OBRA DE EXCILIA SALDAA By Deicy G. Jimnez December, 2008 Chair: Efran Barradas Major: Romance Languages The complex racial dynamics in Cuba have been a recurrent topic in its literature. In the 19th Century, authors such as Cirilo Villaverde in clude in their work the African presence in the island. However, their discourses reflect mainly their interest to integrate this element to the Cuban society in a non conflictive way. Mestizaje or racial and cu ltural mixing is conceived as a way of assimilation into the mainstream white Cuban society. This homogenizing discourse has an important impact on the works of Jos Mart and Nicols Guilln. The Negrista poetry consolidates the view of cubanness as a harm onic racial and cultural encounter. After the Revolution of 1959, this discourse continues to mark the works of Cuban writers. This dissertation analyzes the work of Excilia Saldaa and the way in which she incorporates and contests the concept of mulatez or afrohispanic mestizaje. The study of her childrens books shows how Saldaa inherits the idea of the perfect mixture of Spanish and African races and cultures. Also, her work becomes part of her commitment to the Revolution. She supports the creation of the new man not only with her literature but also with her activism and participation in the revolutionary process. In her latter and more intimate poetry, Saldaa unfolds her personal experience and tran sforms the passive view of the Afro-Cuban woman, fragmenting

PAGE 8

8 the static image created by her antecessors. Her feminist poetry is her biggest contribution to the creation and consolidation of a tradition of Afro-Hispanic women writers and artists.

PAGE 9

9 CAPTULO 1 INTRODUCCIN En las ltimas dcadas, la particip acin de la mujer de ascendencia africana en la vida literaria latinoamericana ha creci do considerablemente. Un apreci able nmero de escritoras ha asumido la nada fcil tarea de re cuperar la experiencia de la muje r negra del silencio y de siglos de subordinacin. Su visin cobra vital importancia en un contexto en el cu al los discursos sobre identidad han estado marcados por las preocupaciones raciales y regidos por la desigualdad de gnero. La mujer afrodescendiente sufre una transformacin importante: de objeto de manipulacin literaria pasa a ser un sujeto capaz de reescribir su propia hi storia. Este hecho es especialmente relevante en Cuba en donde es critoras tales como Na ncy Morejn, Georgina Herrera y Excilia Saldaa desarrollan su obra alrededor de los temas de raza y gnero. El propsito de mi estudio es an alizar y contextualizar la obr a de la poeta Excilia Saldaa (1946-1999) dentro del dilogo cubano sobre iden tidad, raza y gnero. Intento demostrar que Saldaa es una heredera de discursos sobre identida d racial cubana como la mulatez, con el cual presenta continuidades y rupturas Un anlisis global de su ob ra, desde su temprana literatura infantil hasta su tarda poesa personal, demuestra una progresin en su tratamiento de los temas de raza y gnero que est en directa relacin co n el momento histrico en que escribe y de su madurez como escritora. Mi estudio de Sa ldaa implica una revisin del Negrismo y compromete no solamente a Cuba sino tambin a todo el Caribe. Siendo apenas una adolescente en el mo mento de los cambios producidos por la Revolucin Cubana, Saldaa empieza a escribir guiada por el entusiasmo y el nacionalismo socialistas. El discurso de la mulatez armoniza bien con los ideales de igualdad promovidos por el orden revolucionario. Lo africano se valora bien dentro de un marco ideolgico que promueve la mezcla racial como smbolo nacional. Salda a incluye este pensamiento en su literatura

PAGE 10

10 infantil, la cual cumple una funcin importante dentro de su activismo socialista. En su poesa autobiogrfica, escrita ms hacia el final de su vida, la poeta descubre la experiencia personal como un espacio para redefinir la identidad de la mujer afrocubana. Lo in dividual es tambin lo colectivo. Para el contexto latinoamericano el concepto de identidad es part icularmente relevante por la necesidad de consolidarse como un es pacio nuevo y diferente. Durante los ltimos dos siglos, los discursos que proponen de finir lo americano se han centrado en la mezcla racial como la peculiaridad que distingue a su s gentes. El mestizaje viene a se r el espacio conceptual que las engloba. En el captulo uno de este estudio me propongo revisar los diferentes acercamientos tericos al tema de la identidad racial en Amrica Latina y el Caribe. Estas teoras han propuesto definir conceptos tales como mes tizaje, transculturacin, heterogene idad e hibridez, entre otros. Estas propuestas sirven de base para mi acercamie nto a la nocin de mulatez, ms particular en Cuba y necesario para el anlisis que propongo de la obra de Excilia Saldaa. Varios pensadores se han dado a la ta rea de definir los conceptos propuestos anteriormente. Empiezo mi acercamiento al mesti zaje a travs del pensamiento de Jos Mart (1853-1895) debido a su influencia en toda Amrica Latina y sus consecuencias fundacionales en Cuba. Su idealizacin de la armona de razas te ndr eco en todo el siglo XX en figuras tales como Jos Vasconcelos (1882-1959) y Ferna ndo Ortiz (1881-1969). Los conceptos de transculturacin, heterogeneidad e hibridez muestran diferentes evoluciones y adaptaciones de la ideologa del mestizaje. Este an lisis pone en relieve el nfasi s puesto en la fusin racial y cultural en el contexto hispnico. El concepto de mulatez se insert a bien en este dilogo para dar cuenta de la presencia africana en America Latin a, muy particularmente en Cuba. Esta idea sirve para definir la afrocubana dentro de un esp acio conceptual que abar que a toda la nacin.

PAGE 11

11 En el captulo dos pretendo demostrar que en su obra Kele Kele (1989) Excilia Saldaa despliega la mulatez como ideologa y como es ttica. Inicialmente, este captulo presenta un anlisis de las diferentes mani festaciones del concepto en Cuba y su relacin con los momentos en que se presentan. Por ejemplo, la narrativa anties clavista cubana muestra las tensiones raciales causadas por el creciente nmero de esclavos y las ambiciones socioeconmicas de la poblacin mulata. El blanqueamiento que muestran los prota gonistas de estas novelas pone en manifiesto el rechazo por la presencia negra en la isla. La mula tez es la prueba de que este proceso se puede avanzar. Por su parte, los poetas negristas valoran el aporte del negro a tr avs del ideal racial heredado de Mart para ayudar a cons olidar el imaginario nacional. Saldaa hereda este acercamiento al aporte africano y plasma su fe en la mulatez en Kele Kele La inclusin del tema negro en su obra se integra al discurso nacion al de armona racial y cultural de una manera muy similar a la de su s antecesores negristas. Al mismo tiempo, su relacin ideolgica con la Revolucin permea su obra creando, en el caso de Kele Kele un mensaje directo sobre su compromiso con sta La segunda parte del captulo presenta una lectura detallada de esta obra en la que se de staca la combinacin del uso de la mtrica popular espaola el romancecon temas afrocubanos. La creacin que Saldaa hace de las leyendas afrocubanas o patakines a travs de la mtrica espaola conforma una concrecin esttica de la ideologa de la mulatez. Su africana se inscribe dentro del ideal cubano de la armona racial. Saldaa participa del proceso revolucionari o de una manera muy activa. Siendo la educacin uno de los pilares ms importantes del momento histrico que se viva en Cuba, la literatura infantil se convierte pa ra esta poeta en un medio de e xpresin literaria y, al tiempo, una manera de contribuir directamente a la formaci n del hombre nuevo. El captulo tres presenta un anlisis de las obras dirigidas a la audiencia infantil. Enmarco mi estudio principalmente

PAGE 12

12 dentro del dilogo que suscita la gr an cantidad de obras del gnero infantil que aparecen en Cuba durante las primeras dcadas de la Revolucin. La preocupacin principa l tiene que ver con la diferenciacin entre lo fantstico y lo real, que al tiempo ayuda a di stinguir los propsitos cubanos y la literatura infantil extranjera asociada a un orden burgus y/o imperialista. Interesados en el realismo como una fo rma de plasmar un pasado histrico y las transformaciones de la Revolucin, los escritores de literatura infantil en Cuba, incluyendo a Excilia Saldaa, se distancian de los pers onajes fantsticos y los cuentos de hadas por considerarlos una distraccin de lo s objetivos socialistas e, inclusiv e, instrumentos imperialistas. Los principales tericos de literatura infantil se enfocan principalmente en la estructura del cuento de hadas y en la funcin de la fantas a en el desarrollo del nio. Un acercamiento a la literatura para nios y jvenes de Excilia Saldaa requiere tene r en cuenta que su objetivo principal est encaminado a servir de apoyo al proceso revolucionario. Como mtodo de estudio favorezco una divisin por temas y no un anlisis es tructural o funcional. A travs de un dilogo con su abuela, la voz potica infa ntil trata temas histricos cuba nos. Al igual que Mart, Saldaa resalta la presencia de su hijo como inspirac in. La abuela es un pe rsonaje arquetpico que representa la proteccin y la ternura. Adems, el proyecto naci onalista se refleja en la inclusin de personajes heroicos como Antonio Maceo y Ma riana Grajales. El orgullo racial se conjuga con todo el imaginario nacionalista que presenta De su literatura infa ntil analizar las obras Cantos para un mayito y una paloma (1983), Compay Tito (1988) (en colaboracin con David Chericin), La noche (1989), El refranero de la vbora (1989), El misterioso caso de los maravillosos cascos de Doa Cuca Bregante (1992) y Jcara de miel: libro de todas mis nanas (2000).

PAGE 13

13 El captulo cuatro se enfoca en la poesa ntima de Excilia Saldaa. En sta, lo autobiogrfico refleja una potica centrada en la experiencia personal de la mujer afrocubana que busca redefinir su identidad. Mi propsito es resa ltar el aporte que Saldaa hace a la poesa de inters negrista a travs de una visin centrada en la mujer. La poeta contesta los discursos totalizadores sobre la identidad cubana tales como la mulatez a los cuales antes se haba adherido. Su poesa centrada en la individualidad de un sujeto potico marcado por su raza y su gnero fragmenta y desestabiliza la imagen estereo tpica de la mujer negra o mulata presente en la literatura cubana desde el siglo XIX. La vida de la poeta es prueba de que la experiencia de la mujer afrocubana es inestable y diversa y poco tie ne que ver con la visin superficial de una mujer sensual que representa la armona racial de la isla. La intertextualidad juega un papel importante en la poesa de Saldaa. Pretendo demostrar que Saldaa lee la literatura negrista anterior invirtiendo su visin totalizadora y patriarcal. Al tiempo, su vida c onforma un texto que la poeta lee a travs de su poesa. Saldaa usa la intertextualidad como respuesta a obras anteriores y como interpretacin de su propia historia. Su relacin con el Negrismo est ma rcada por la inversin y la subversin. La obra potica de Saldaa hace parte de un nuevo Negrismo en el que el papel de la mujer afrocubana es central, la cual relee y re inventa su propia historia. Inicialmente presento una brev e revisin terica sobre la rela cin entre el feminismo y el womanism, sobre la identidad femenina y lo que significa tener voz. Estos conceptos enmarcan mi anlisis de la poesa de Salda a en la que examino la importancia de la intertextualidad y el aporte que la poeta hace al reconocimiento de la mujer afrocubana dentro del imaginario nacional. En la primera parte de mi anlisis me centro en los poemas Monlogo de la esposa y Mi nombre: an tielega personal incluidos en Mi nombre (2003) por la

PAGE 14

14 continuidad autobiogrfica existent e entre ellos y por la importanci a de la intertextualidad como funcin subversiva. En la segunda parte el enfoque est en las di ferentes maneras en que Saldaa rescata la experiencia de la mujer afrocubana del silencio y la subalterni dad. La mujer es abuela, madre e hija, pero, tambin, ha cumplido y cumple un papel importante en la creacin de la nacin. Resalto temas tales como la tradicin genera cional, la abuela como trasmisora de valores y la mujer en la historia nacional. Los poema s que estudio en esta seccin son Mi nombre: antielega familiar, Monlogo de la esposa, Dan zn inconcluso para Noche e Isla y Okn Iy. El valor de la obra de Saldaa dentro de la literatura cubana y latinoamericana es su comprometida participacin en el quehacer lite rario y en el dilogo sobre raza y gnero. Mi estudio intentar avanzar el inte rs y la promocin de una tradic in de escritura femenina por parte de la mujer afrohispana. Apartndome de cualquier intencin esen cialista, considero de vital importancia resaltar el esfuerzo de poetas co mo Excilia Saldaa por rescatar la voz de la mujer de origen africano de una instancia mar cada por siglos de subor dinacin y explotacin. Este estudio pretende hacer un aporte a este campo y reclamar ms reconocimiento de la diversidad de la lite ratura latinoamericana.

PAGE 15

15 CAPTULO 2 MULATEZ: RAZA, CULTURA Y LITERATURA EN LA CUBA POSREVOLUCI ONARIA Dir finalmente que estos son unos versos mulatos. Participan acaso de los mismos elementos que entran en la composicin tnica de Cuba, donde todos somos un poco nspero. Duele? No lo creo. En todo caso, pr ecisa repetirlo antes de que lo vayamos a olvidar. La inyeccin africana en esta tierra es tan profunda, y se cruzan y entrecruzan en nuestra bien regada hi drografa social tantas corrientes capilares, que sera trabajo de miniaturista desenredar el jeroglfico. Nicols Guilln (Prlogo Sngoro Cosongo, 1931) La Segunda Declaracin de la Habana (1962) expresa el inters de la Revolucin Cubana en reconocer y resolver la complejidad tnica de la isla. El desp recio de la esclavitud como smbolo mayor de la explotacin y la in vitacin a la fraternidad racial conforman el discurso reconciliador del mapa tnico de Cuba: Se agitan las entraas de un continente que ha sido testigo de cuatro siglos de explotacin esclava ... hasta los ncleos nacionales que su rgieron despus: blancos, negros, mulatos mestizos e indios que hoy hermanan el desp recio, la humillacin y el yugo yanqui .... (17) El deseo armonizador de la Revolucin se enmarca dentro de una preocupacin presente en el contexto cubano desde la colonia. La tensin raci al en Cuba ha dado lugar a una larga discusin que encuentra en la literatura su medio de expres in ms recurrente. A partir del siglo XIX, este tema cobra vital importancia debido a la necesi dad de definir la nacin cubana con miras a la independencia de Espaa e, igualmente, a resistir el poder del creciente imperio estadounidenses. Enmarcados tanto en el contexto latinoamerica no como en el del Caribe, diferentes discursos antropolgicos, sociolgicos y literarios han inte ntado iluminar el laberint o de las desigualdades raciales en Cuba. El descubrimiento del continente americano, su subsiguiente conquista y colonizacin y la mezcla de africanos, indgenas y europeos son las bases principales de la compleja conformacin racial y cultural de su gente. La lite ratura producida dentro de este contexto refleja dicha complejidad y la tensin ex istente entre los diferentes grupos con base en las relaciones de

PAGE 16

16 raza, gnero y clase. Sin embargo, a pesar de ta les desigualdades, o quizs a causa de ellas, ha existido la urgencia por defini r una identidad que una a las pe rsonas que viven al sur del Ro Grande. A este respecto, Fernando Ansa afirma que en literatura, movimientos como el barroco, el romanticismo, el costumbrismo, el realismo, el modernismo y las vanguardias del siglo XX have all generated successive models that have defined lo americano and, as a result, the traits of what is claimed to be the continent s cultural identity (8). En consecuencia, lo americano se ha debatido entre condiciones t nico-sociales heterogneas y discursos que tienden a la homogenizacin, siendo la nocin de identidad su eje principal. Recientemente, los estudios culturales han analizado en profundidad las limitaciones de es te concepto. Por ejemplo, Amaryll Chanady afirma que [a]ny investig ation of collective identity toda y, if it is not to become an essentialist quest for a national spirit or soul, must necessarily bear in mind that knowledge is constructed, and that this construc tion is endlessly renewed (x). Con el fin de definir dicha identidad, se han desarrollado varias teoras a travs de conceptos tales como mestizaje, transculturacin, heterogeneidad e hibridez, entre otros. La importancia de estos conceptos y su aplicacin a este trabajo ameritan un examen detenido de los mismos. El propsito de este captulo es presen tar una revisin de los diferentes acercamientos tericos al tema de la identidad racial en Amrica Latina y el Caribe con miras a enmarcar conceptos tales como mestizaje y mulatez, elem entos claves del estudio e interpretacin que propongo de la obra de la poeta Excilia Saldaa (1946-1999). Los autores que he privilegiado en esta revisin representan las corr ientes tericas que considero indispensables en mi anlisis por su relevancia y su influencia directa e indirecta sobre el concepto de mulatez en el contexto en que escribe Saldaa.

PAGE 17

17 Cada seccin del captulo cubre uno o varios conceptos, sus principales tericos y un breve cotejo de la bibliografa sobre ellos. He decidido empezar con el concepto de mestizaje ya que sienta las bases de la di scusin sobre la identidad lati noamericana tanto histrica como tericamente. Jos Mart (1853-1895) es figur a fundamental para es tudiar a Saldaa no solamente por ser el padre potico e intelectual de la nacin cubana si no tambin por su visin del sujeto latinoamericano como producto de la mezcla o fusin de razas. Jos Vasconcelos (1882-1959) representa, en cierta manera, la continuacin de la idea ma rtiana y el deseo que prevalecer en los intelectuales latinoamericanos por consolidar a travs del mestizaje una identidad propia que pueda responder y resistir las influencias norteamericanas y europeas. Las segunda y tercera secciones tratan sobre el concepto de transc ulturacin de Fernando Ortiz (1881-1969) y su aplicacin a la crtica literaria, en partic ular, por parte de ngel Rama (1926-1983). Los conceptos de heterogeneidad e hibridez desarrollados en su mayor parte por Antonio Cornejo Polar (1936-1997) y Nstor Garc a Canclini (1939-) resp ectivamente, amplan el dilogo e intentan llenar los vacos dejados por las propuestas anteri ores. La cuarta seccin presenta un breve anlisis de algunas teoras sobre el Caribe. Mi props ito es contrastar las visiones de tericos tales como Roberto Fernndez Retamar (1930), Edward Brathwaite (1930), Edouard Glissant (1928) y Antonio Bentez Rojo (1931-2005) Selecciono estos autores por la profundidad de sus estudios en este tema y su relevancia en mi enfoque Este contraste pone en relieve la tendencia y nfasis puesto en la fusin racial y cultural en el contexto hispnico. La quinta seccin desarrolla el concepto de mulatez. Lourdes Martnez (1952-), Vera Kutzinski (1956-) y Jos F. Buscaglia-Salga do (1964-) analizan, amplan y especifican las particularidades de la mulatez como signo matriz de la identidad caribea. Enfocar esta seccin en el concepto en s ya que cada autor hace un aporte importante, mas no un postulado terico

PAGE 18

18 concreto sobre la mulatez. Otros crticos como Silvia Spitta (1956-), Silvio Torres-Saillant (1954-) y Marilyn Grace Miller (1961-), entre otros, presentan comentarios de diversas propuestas tericas incluidas en este captul o. Sus comentarios me permiten resaltar las limitaciones de dichas propuestas y sentar las bases metodolgi cas de mi futuro anlisis. Finalmente, considero importante presentar un br eve anlisis sobre los trminos africana y afrocubana. La sexta y ltima seccin trata sobre la relacin de estos conceptos con el discurso nacional cubano. Denotan principalmente los elem entos culturales reconocidos por su origen africano. Profundizar en las limitaciones de su uso o analizar estos elementos en trminos de continuidades y rupturas con fri ca no es mi objetivo inmediato. Po r esta razn, en este trabajo los usar con este mismo significado. Mestizaje: Armona o invi sibilidad de ra zas? El concepto de mestizaje ha sido uno de lo s recursos ms comunes entre los discursos sobre identidad latinoamericana. Por ejemplo, Zulm a Esther Prina sostiene que [el] mestizaje racial provoca otro cultural ... El hombre americano sufre una sole dad particular [y] avanza hacia una bsqueda pertinaz, constante: la de la iden tidad (7). En muchos casos, esta bsqueda se traduce en proyectos literarios que pretenden englobar al sujeto latinoamericano. A partir del siglo XIX, muchos escritores, la mayora con un a clara agenda poltica, imaginaron comunidades que trascendieran la raza de sus gentes. La iden tidad mestiza intenta reconciliar y, en definitiva, borrar los conflictos raciales. En su estudio sobre las relacione s raciales en Cuba, Luis Duno Gottberg llama a este fenmeno la imaginacin mestiza La define como aquella que responde a una voluntad de sntesis localizada en sectores de la intelectualidad cr iolla y que teme por las fisuras de un vago proyecto de patria o un definido proyecto de nacin, debido a los conflictos que suscita la heterogeneidad tnica de Cuba (17).

PAGE 19

19 Este inters se da dentro de un cr eciente pensamiento nacionalista. En Main Currents in Caribbean Thought (1983), Gordon K. Lewis distingue dos elementos en la formacin del nacionalismo en el Caribe: There is, in the firs t place, the growth of a cultural nationalism, of a congeries of feelings, beliefs, se ntiments, in a given body of peopl e that gives them a sense of distinctiveness, y, por otro la do, [t]here is the process wh ereby cultural na tionalism moves forward towards political nationalism and wh ereby it becomes clothed with all of the paraphernalia of the independent nation state (239). Su vehculo de expresin fue the Creole urban intelligentsia that devel oped from Havana to Port-of Spain during that period: novelists, playwrights, historians, political leaders, educationists and the rest (240). En Cuba, Lewis afirma que [t]he growth of a nationalist spirit revolves around th e emergent spirit of cubanidad (the sense of being distinctively Cuban) (286). Es te espritu est ntimamente relacionado con el mestizaje. Jos Mart Jos Mart f ue uno de los primeros cubanos en proponer la armona de las razas a travs del concepto de mestizaje en su bien conocido texto Nuestra Amrica (1891). En medio del fervor independentista y ante el temor producido por las polticas expansionistas e imperialistas de los Estados Unidos, Mart exalta las virtudes del hombre americano en contraposicin al europeo: Los hombres naturales han vencido a lo s letrados artificiales. El mestizo autctono ha vencido al criollo extico (20). Chanady afir ma que the Latin American construction of identity was based to a very large extent on its differentiation with respect to the colonizer, and subsequently with respect to neocolonial powers (xxx). El pensamiento de Mart representa la necesidad de consolidar una identidad nica y di ferente que apoye la guerra de independencia contra Espaa y resista el creciente imperialismo norteamericano.

PAGE 20

20 Los postulados de Mart sobre el tema del mes tizaje tuvieron una gran influencia en todo el continente hispanohablante y sentaron los fundamentos del nacionalismo de su pas natal. Ottmar Ette en su libro Jos Mart. Apstol, poeta, revoluci onario: Una historia de su recepcin (1995) sostiene que el es critor cubano se convirti en una figura clave del de sarrollo poltico y literario de Cuba y de Amrica Latina en general (28). Ette da cuenta de cmo diferentes grupos polticos, sociales y religiosos se apropiaron del discurso mart iano con una intensificacin a partir de la dcada de los aos veinte (119). La identidad cubana basada en el ideal unificador de Mart es especialmente relevante en el contexto de la Revolucin: El cubano, como encarnacin de la identidad nacional y smbolo de la cubani dad, proporcion a la lucha c ontra la dictadura de Batista ... una base ideolgica comn que era cuba na y latinoamericana a la vez (Ette 170). La inclusin de Mart en este trab ajo es fundamental ya que se c onvierte en el padre ideolgico, potico e intelectual de la nacin cubana. Para Mart, [n]o hay odio de razas, porque no hay razas(2 5). La condicin natural del hombre americano es el mestizaje, el cual los hermana entre s y borra cualquier posible desigualdad. Sobre Mart, Gottberg afirma que [e]sta voluntad de redefinir la identidad mediante la inclusin de i ndgenas y negros, no supone, sin embargo, una celebracin de la heterogeneidad, sino ms bien un intento por alcanzar un nuevo orden que se identifica con el mestizaje (54). La idea de una Amrica mesti za forma parte del proyecto de nacin que tanto interesaba a Mart y at aca discursos anteriores como lo s de Domingo Faustino Sarmiento (18111888) que exaltan la raza europ ea sobre la americana. En gene ral lo que propone el prcer cubano es un discurso homogenizad or que parte de una armona ra cial en Cuba y se extiende a toda Amrica Latina como un recurso poltico contra los Estados Unidos. Segn Carol Smith [i]t appears that political leaders emphasizing racial union are attempting to assert an already-

PAGE 21

21 existing natural basis for the nation to distinguish it from and position it against the others (151). En The Silence of Patriots: Race and Nati onalism in Marts Cuba (1998), Ada Ferrer analiza las contradicciones existentes en la id eologa sobre raza de Jos Mart, contenida principalmente en su concepto de Amrica mestiza Segn Ferrer, ... for Mart the radical denials of biologica l race often devolved into arguments against race-based political action. ... to speak and act on the basis of racial identification was, for Mart, to engage in racism, to erect barrier s to national well-being, and to divide humanity. ... There was little room here for not only black political activism but perhaps also for black subjectivity in general. (229) Ferrer aade que la ausencia de categoras raciales en los documentos oficiales de la guerra de independencia encubre a conspicuous and at times purposeful silence produced at a particular moment in the history of Cuban nationalism (231). El si lencio de la insurgencia negra contrasta con el activismo negro y mulato que ya para principios de la ltima guerra de independencia haba empezado a tomar fuerza a trav s de sociedades recreativas e instructivas, escuelas y peridicos (Ferrer 237). A pesar de tales contradicciones, el mestizaje martiano permea el imaginario cubano hast a los aos posrevolucionarios. La raza csmica (1925) de Jos Vasconcel os es probablemente el discurso que muestra de una manera ms extrema la ideologa del mestizaje iniciada por Mart. Vasconcelos pretende igualmente consolidar una identidad latinoame ricana que responda a las presiones culturales y polticas externas, en especial de los Estados Unidos. Segn el pensador mexicano, la quinta raza o raza csmica es producto de todas las r azas del mundo, algo as como un mestizaje plus ultra. El medio ideal para este proceso es Amr ica Latina. En contraste con los Estados Unidos que quiere el predominio exclusivo del blanco, el resto del continente est formando una raza nueva, raza de sntesis, que aspi ra a englobar y expresar todo lo humano en maneras de constante superacin (28). Sin embargo, en esta mezcla de razas debe primar la raza blanca ya que los

PAGE 22

22 caracteres superiores de la cultur a y de la naturaleza tendrn que tr iunfar (36). Es claro que para Vasconcelos la presencia africana es un problema que debe resolverse a travs del mestizaje: En el mundo iberoamericano, el problema no se pr esenta con caracteres tan crudos; tenemos poqusimos negros y la mayor parte de ellos se han ido trasformando ya en poblaciones mulatas (37). Las visiones de Mart y Vasconcelos sobre el mestizaje ponen en relieve las contradicciones que enfrenta el deseo de unifi car la identidad latinoamericana. Marilyn Grace Miller en Rise and Fall of the Cosmic Race: The Cult of Mestizaje in Latin America (2004) afirma que [i]ndeed, mestizaje can be used as a lens through whic h to read the complexities and contradictions of Latin American social and li terary history at both th e regional and the local levels (2). De hecho, la apropi acin de la idea de una Amrica mestiza ha empleado una retrica de inclusin que opera simultneamente con una pr ctica de exclusin (Mill er, 4). A pesar de tal ambigedad, el mestizaje tal como lo concibiero n Mart y Vasconcelos ha sido el instrumento ms recurrente para explicar la composic in racial y cultural latinoamericana. El concepto de mestizaje contiene las bases ideolgicas para enmarcar otras aproximaciones al tema racial y cultural en Amrica Latina. El trnsito del discurso martiano por el siglo XX y la vigencia que le otorga la Revoluci n Cubana mantienen vi va la invocacin de una Amrica mestiza. Conforma un punto de partid a importante para el estudio de las relaciones raciales en Cuba y, por extensi n, cmo stas se plasman en la obra de Excilia Saldaa. El concepto de mulatez, clave en esta disert acin, est contenido en el de mestizaje. En Introduccin a Jos Mart Roberto Fernndez Retamar retoma el discurso del mestizaje martiano para condena r el racismo como un instrume nto opresor del capitalismo. Apoya la inexistencia de razas ya que la posic in contraria es una cr eencia particularmente

PAGE 23

23 inaceptable cuando y donde millones de integrantes de supuestas razas inferiores se encuentran entre los oprimidos ( Nuestra Amrica: Cien aos 160). En consecuencia, el mestizaje representa la supresin no solamente de las razas sino tambin de la opresin. Al no existir diferencias raciales desaparece la principal excusa de las injusticias sociales. Fernndez Retamar hace encajar las ideas martianas perfectamente dentro del nuevo orden revolucionario. Transculturacin o el amesti z amiento cultural cubano Varias propuestas tericas han desarrollado y reevaluado el concepto de mestizaje. Algunas de estas teoras proponen trminos como transculturacin, heterogeneidad e hibridez para tratar de explicar la complejidad cultural latinoamericana. Un punto de partida importante en esta discusin es el que marca el antroplogo cubano Fernando Ortiz. En su libro Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar (1940) introduce el t rmino transculturacin como parte de su estudio antropolgico de la cultura cubana. La connot acin biolgica del mestizaje se trasciende a travs de un concepto que da cuen ta de la complejidad cultural de la isla. La transculturacin de Ortiz encuentra eco entre los cr ticos literarios latinoamericanos, en general, y entre los cubanos, en particular. Es un concepto de fcil aplicacin a la literatura. Ortiz inicia una discusin que crea un extenso cuerpo terico. Po r ello, la relevancia de Ortiz es comparable a la de Mart a la hora de analizar todo lo refe rente a identidad y armona racial y cultural en Cuba. Aunque las ideas de Ortiz y la de sus adep tos tienen un enfoque cultural y/o literario principalmente, su relacin con discursos raciales como los de Mart y Vasconcelos debe tenerse en cuenta. A este respecto, Joshua Lund afirma qu e to theorize hybridity is to operate within a discourse of race (3). Reafirma la necesidad de mantener clara esta conexin ya que ... in Latin Americanist criticism that relationship has sunk to the level of the implicit, whereby its force has

PAGE 24

24 gone underestimated, and in some cases disavowed (3). Esta relacin es primordial en mi estudio de Saldaa. Fernando Ortiz El concepto de transculturacin propuesto por Fernando Ortiz se propone principalm ente refutar la idea de aculturacin como paradigm a de las culturas que han sido conquistadas o subordinadas. En vez de asimilacin y prdida, la transculturacin quiere implicar un proceso de complejsimas transmutaciones. Ortiz entiende por aculturacin el proceso de trnsito de una cultura a otra y sus repercusiones sociales de t odo gnero (254), pero que considera limitado ya que, para l, este proceso no consiste sola mente en adquirir una distinta cultura (260)1. Escoge en cambio el trmino transculturacin para ... expresar los variadsimos fenmenos que se originan en Cuba por las complejsimas transmutaciones de culturas que aqu se verifican, sin conocer las cuales es imposible entender la evolucin del pueblo cubano, as en lo econmico como en lo institucional, jurdico, tico, religioso, artst ico, lingstico, psicolgico, se xual y en los dems aspectos de su vida. (254) Este proceso de transformacin pr oducido por el contacto principalm ente de indgenas, africanos y espaoles es a su vez una multiplicacin de elementos que han sido igualmente transculturados antes de llegar a Cuba. Por ejemplo, se refiere a la presencia africana como la transculturacin de una continua chorrera humana de negros afri canos, de razas y culturas diversas, procedentes de todas las comarcas costeas de frica ... (255). 1 El trmino acculturation fue desarrollado principalmente por los antroplogos norteamericanos Redfield, Linton y Herskovits. Silvia Spitta retoma la discusin de Ortiz sobre este concepto y la complementa al decir que: Even if acculturation initially was used to refer to the process of mutual interaction an d change in cultures that come into contact with one another, it has nevertheless been used mostly to stress the one-way imposition of the dominant culture, since anthropologists generally study the impact of accu lturation on the colonized (3).Es esta idea de asimilacin es precisamente a la que se opone Ortiz.

PAGE 25

25 Ortiz asemeja el proceso de transculturacin al mestizaje biolgico, lo cual considera como determinante de la historia cubana: ... ese inmenso amestizamiento de razas y culturas sobrepuja en trascendencia a todo otro fenm eno histrico (255). Igualmente usa la metfora de la escuela de Bronislaw Malinowski (1884-19 42) para aclarar su idea: ... en todo abrazo de culturas sucede lo que en la cpula gentica de los indi viduos: la criatura siem pre tiene algo de ambos progenitores, pero tambin siempre es distinta de cada de uno de los dos (260). De esta manera, Ortiz concibe la realidad cubana como el produc to de entrecruzamientos y transmutaciones de diferentes culturas. Sin embargo, la idea de la cultura como producto biolgico parece implicar una fusin completa y sin conflictos. En este se ntido, la transculturacin viene a ser una versin culturalista del mestizaje de Vasconcelos. A pesar de sus posibles limitaciones, el neolog ismo de Ortiz est presente en estudios muy diversos sobre la realidad latinoamericana. Da vid Sobrevilla marca el inicio de su influencia en el libro De la conquista a la independencia (1944) del venezolano Mariano Picn-Salas (1901-1965), cuyo cuarto captulo se titula De lo eu ropeo a lo mestizo. Las primeras formas de transculturacin (22). De igual manera, algunos crticos literarios lo acogen y lo adaptan a sus anlisis creando una categora nueva, siendo el crtico uruguayo ngel Rama uno de los ms sobresalientes. En Cuba, el concep to de transculturacin transita su imaginario cultural y literario hasta alcanzar los discursos posrevolucionarios Por ello, para Enrico Mario Sant, el pensamiento de Ortiz es ... una obra vigente, sobre t odo para pensar a Cuba, su historia y la identidad mestiza de su pueblo (12). Transculturacin, Heterogeneidad e Hibridez : Entre lo biolgico, lo cultural y lo literario ngel Rama, Antonio Cornejo Polar y Nstor Garca Canclini son tericos importantes ya que avanzan la discusin iniciada por Or tiz. Su propsito es proponer trminos y esquemas tericos que mejor definan la variedad literar ia y cultural latinoamericana. Estas propuestas

PAGE 26

26 ponen en relieve la manera en que diferentes di scursos (raciales, culturales y literarios) se entrecruzan en las principales corrientes ter icas latinoamericanas del siglo XX. ngel Rama toma el concepto de transculturacin para explic ar la narrativa latinoamericana, en particular la producida en la zona andina. Este crtico resa lta las posibilidades de l escritor culturalmente mestizo de mediar entre lo regional y las tendenc ias literarias de lo que l llama la narrativa universal. Por su parte, Antonio Cornejo Polar desconfa de la idea de mestizaje como fusin sin conflictos y propone el trmino heterogeneidad para da r cuenta de la complejidad del encuentro entre de dos o ms grupos con diferentes procedencias sociales, tnicas y culturales. Garca Canclini propone el concepto de hibridez, el cual debe alejarse de la homogenizacin y evitar la idea de culturas aisladas. ngel Rama ngel Rama empieza a desarrollar el neologi smo de Ortiz en su artculo de 1974 Los procesos de transculturaci n en la narrativa latinoamericana. Luego lo ampla considerablemente en su conocido libro Transculturacin narrativa en Amrica Latina (1982). Como el ttulo indica, Rama retoma el concep to antropolgico para explicar la produccin narrativa latinoamericana de la primera mitad del si glo XX con especial nfasis en los escritores andinos. El propsito principal de Rama es info rmar sobre las estrateg ias narrativas de los escritores latinoamericanos ante lo s procesos que l llama de mode rnizacin y que se refieren en el mbito literario a las gra ndes corrientes renovadoras de la narrativa universal (35). Rama favorece la obra de los escritores a los que l llama trasculturadores, destacando en ellos su capacidad de elaborar con originalidad, aun en difciles circunstancias histricas (34). El apelativo de transculturadores lo merecen por su habilidad de mezclar en varias dosis los impulsos modernizadores y las tr adiciones localistas (Rama 37). Uno de los ejemplos que Rama usa para sustentar su anlisis es el caso de Gabriel Garca Mrquez y los otros escritores del

PAGE 27

27 grupo literario La Cueva de Barranquilla, quienes, en su opi nin, tienen la capacidad de considerar estticas extranjeras (Joyce, Faulkne r, Woolf) en contrapos icin a la actitud ms conservadora de los escritores capitalinos. Rama encuentra la mayor fuerza transcultu radora en lo que l denomina la cultura mestiza. El movimiento indigenista se consider a como la labor de escritores no indgenas que genera una reclamacin social y poltica que ut iliza como instrumento de divulgacin y de accin crtica a la literatura y al arte (lo que ya define su nivel operativo) amparndose del indigenismo, pero expresando en realidad al mesticismo (141). Este grupo representa una clase social emergente que, gracias a la movilidad que ha adquirido, extiende su reclamo a todos los sectores oprimidos, cuya lucha entiende como pr opia (142). Desde esta perspectiva, este grupo social mestizo viene a cumplir una funcin medi adora entre las clases dominantes y las ms oprimidas. Desde mi punto de vista, la transculturacin narrativa es, entonces, una especie de intervencin conciliadora que incluye aspectos formales (entre lo regional y nuevas tendencias literarias) y una dimensin social (entre clases desiguales). El objetivo subyacente es abrir un espacio en donde las expresiones negadas durante la colonia (de indgenas y negros) puedan ser reconocidas. Sin embargo, la visi n de Rama de un grupo mestizo sin fisuras es limitado ya que no problematiza en profundidad las connotaciones raciales de su movilizacin. Lo asume como el afortunado ascenso social de una clase opr imida y lo considera su condicin ideal. Antonio Cornejo Polar Antonio Cornejo Polar en Escribir e n el aire (1994) acua el concepto de heterogeneidad para tratar de explicar la pluralidad de la literatura latinoa mericana. Afirma que esta categora le ha sido til

PAGE 28

28 ... para dar razn de los procesos de produccin de literaturas en la s que se intersectan conflictivamente dos o ms universos socio-culturales, de manera esp ecial el indigenismo, poniendo nfasis en la diversa y encontrada fi liacin de las instancias ms importantes de tales procesos (emisor/discurso-texto/r eferente/receptor, por ejemplo) (17) Igualmente, Cornejo Polar presenta un anlisis ms agudo de las limitaciones del concepto de mestizaje. Al analizar la obra del Inca Garcilas o, resalta la necesidad de encontrar armona entre las variantes que conforman su identidad y escritura mestizas: ... el discurso garcilasista deja constancia de lo indio y lo espaol pero inmediatamente insume a ambos, desconflictivizando su mutua alteridad, en una complaciente categora totalizadora (98). Sin embargo, reconoce que no hay tal concordia: ... la imagen de armona que trabajosamente construye el discurso mestizo del Inca se aprecia ms como el doloroso e int il remedio de una herida nunca curada que como la expresin de un gozoso sincre tismo de lo plural (99). En su artculo Mestizaje, transcultur acin, heterogeneidad (1994), Cornejo Polar concluye que el mestizaje es el recurso conceptu al ms recurrente en Am rica Latina a la hora de interpretarse a s misma (368). Le interesa igualmente su conexin con el trmino transculturacin en estudios como los de Ortiz y Rama. Ante el cuestionamiento de la relacin (sinonimia) epistemolgica entre estos trminos, Cornejo Polar sostiene que la transculturacin no ofrece una propuesta diferente ya que implica una construccin de un nivel sincrtico que finalmente insume en una unidad ms o menos de sproblematizada (pese a que el proceso que la produce pueda ser muy conflictivo) dos o ms lengua s, conciencias tnicas, cdigos estticos, experiencias histricas, etc. (369). Favorece el concepto que l pr opone, la heterogeneidad ya que hace referencia a producciones discursivas en la s que por lo menos una de sus instancias es diferente en cuanto a su filiacin socio-tnico-cul tural y, adems, cada una de estas instancias es internamente heterognea (370).

PAGE 29

29 En general, los seguidores y/o crticos de Rama y Cornejo Polar tienden a reconocer una evolucin entre los trminos transculturaci n y heterogeneidad y a favorecer al segundo. Friedhelm Schmidt afirma que ... mientras que ngel Rama argumenta que existe un solo sistema literario de la modernidad (la literatura latinoamericana) Cornejo Polar llega a una conclusin diametralmente opuesta: opina que existen varios sistemas lite rarios dentro de cada pas (las literaturas latinoamericanas). (196) La discusin gira principalmente alrededor de la capacidad de cada te rico de reconocer y expresar la diversidad latinoamericana. La incl inacin hacia las propuestas de Cornejo Polar se basa en su reconocimiento de Amrica Latina como una pluralidad de culturas conflictivas y contradictorias y en el est udio de su literatura como producto de tal complejidad. La inestabilidad y verticalidad que ofrece una historia basada en la heterogeneidad definida en los trminos de Cornejo Polar, han sido herramientas tericas recurrentes al momento de analizar los aportes de los diferentes grupos que conforman el contexto latinoamericano. Por ejemplo, Mary Louis Pratt favorece igualmente es te concepto. Para ella, la teora social occidental ha estado caracterizada por la tendenc ia a la homogenizacin, que a la vez legitima estructuras y privilegios hegemni cos (22). La diferencia es una patologa que aliena al que la manifieste: La mquina homogeneizante de la sociobiologa es muy poderosa porque tiene una capacidad casi infinita de aumentar la lista de grupos regidos por defectos (diferencias) naturales: los homosexuales, claro, los cr iminales, la gente de color (excepto los asiticos), los drogadictos, los pobres, los en fermos, las mujeres (sobre todo en ciertos momentos del ciclo menstrual). (22) Por consiguiente, la heterogeneidad debe estar encaminada a reconocer ciertas categoras como diferentes pero no como inferiores. A diferencia del trmino transculturacin que tiende al sincretismo armnico, existe la necesidad de un trabajo terico que plantee la diferencia y la

PAGE 30

30 heterogeneidad como constitutivas de la sociedad y no como epifenmenos secundarios o extrasociales (24). Nstor Garca Canclini Otro concepto que muestra la evolucin de la discusin sobre la pluralidad cultural latinoamericana es hibridez, elaborado principalmente por Nstor Garca Canclini en Culturas hbridas: estrategias para entr ar y salir de la modernidad (1989). Enmarcado ms dentro de los estudios culturales que en la teora literaria (R ama y Cornejo Polar), Garca Canclini observa que ... la hibridacin no es sinnimo de fusin si n contradicciones, sino que puede ayudar a dar cuenta de formas particulares de conflicto ge neradas en la intercultu ralidad reciente y en medio de la decadencia de proyectos naci onales de modernizacin en Amrica Latina. (Garca Canclini 14) El concepto de Garca Canclini apunta prin cipalmente a la eliminacin de trminos que conduzcan a la totalizacin o al esencialismo, como puede suceder al hablar de identidad o nacionalidad. La hibridez impli ca, por lo tanto, la inexiste ncia de culturas aisladas y autodefinidas: Al reducir la jerarqua de los conceptos de id entidad y heterogeneidad en beneficio del de hibridacin, quitamos soporte a las polticas de homogeneizacin fundamentalistas o simple reconocimiento (segregado) de la plur alidad de culturas. (Garca Canclini 18) Igualmente, ste advierte que [ u]na teora no ingenua de la hi bridacin es inseparable de una conciencia crtica de sus lmites, de lo que no se deja o no se quiere o no puede ser hibridado (20). En The Impure Imagination: Toward a Critical Hybridity in Latin American Writing (2006), Joshua Lund presenta una revisin de diferentes postulaci ones sobre hibridez en el contexto latinoamericano. Su tesis principal apunta a la idea de que el cuerpo terico sobre este concepto en Amrica Latina, al que l llama hybridology, has entailed a historical forgetfulness that has allowed the triv ialization of real social exclusions to persist (xiv). Segn Lund, esta

PAGE 31

31 limitacin tiene especial relevancia en lo concerniente a la ra za. Aunque reconoce la intencin subversiva de estas teoras, afir ma que the same principle of racial marking that enables the naturalization of exclus ionist social reproducti on is that which admini sters both the cultural marking of genre and its ostens ible transgression vi a hybridity (xvi). Aade que el gnero (genre) literario y artstico ha sido uno de los espacios ms comunes en donde proponer el potencial crtico de lo que hoy se llama hibridez (11). Bajo estas premisas, Lund presenta una cr tica de los postulados de Garca Canclini acerca de la hibridez en la produccin cultural latinoameri cana. Analiza principalmente su tratamiento sobre el tema de la raza, el cual puede llegar a se r una simple elisin (28). Los trminos mestizaje y sincretismo son secundarios para Garca Canclini al designar mezcla de razas y fusin de religiones respectivamente. En consecuencia, la interpretacin de las prcticas culturales en Amrica Latina a travs de su conc epto de hibridez presentan una gran limitacin: the practically total elision even disavowel of r ace from his hybrid equation: race understood not as self-evident cultural differen ce, but as the dominant mode of producing and naturalizing cultural difference historically (Lund 32). La discusin anterior indi ca que la terminologa propuest a para dar cuenta de la produccin literaria y cultural la tinoamericana (transculturacin heterogeneidad e hibridez) guarda una ineludible relacin con la conformacin racial de su gente, tendiendo a la fusin o a la evasin.2 El tratamiento de la idea de mestizaje es un derrotero importante de la filiacin de estos anlisis con el tema de la raza. En general, prima un entusiasmo por la sublimacin de la mezcla como mxima expresin y sello latinoamericano. Estas aproximaciones se dan dentro de 2 Vale la pena reconocer el nfasis en la diferencia y no en la fusin que pretende alcanzar el trmino heterogeneidad. Sin embargo, hace falta tener en cuenta no slo la diferencia sino tambin las instancias que la producen.

PAGE 32

32 una lite letrada que, en la mayora de los casos tiene intereses hegemnicos. A este respecto, Miller propone que its invocation is always framed by lo cal histories and contemporary sociopolitical conditions, contexts, and conditions wh ich, in turn, re-dress it according to specific national and transnational concerns (6). Es tas aproximaciones brindan un marco terico relevante al contexto cubano, donde el mestizaje ha sido invocado en diferentes momentos y por diferentes agendas polticas y/o literarias. El r ea del Caribe tiene sus propias aproximaciones. Algunos de stas se analizarn en detalle a continuacin. El Caribe: De Calibn a la metfora del caos posmoderno Una breve revisin de las propuestas tericas sobre el Caribe resalt a la prevalencia del discurso del m estizaje como fusin sin conf lictos en el contexto hispano. Diferentes acercamientos tericos contrastan con la ortodoxi a del mestizaje al estilo martiano. Mientras Roberto Fernndez Retamar retoma la figura de Ca libn para afianzar las ideas de Mart dentro del contexto de la Revolucin, algunos autores del Caribe angl fono y francfono reconocen en esta rea la existencia de procesos culturale s y sociopolticos que no sugieren una fusin sin conflictos. Edward Brathwaite y Edouard Glissant s obresalen por su inters en definir el carcter particular del Caribe con respecto a su pluralidad. Por su parte, El cubano Antonio Bentez Rojo propone la plantacin como paradigma de la rea lidad caribea. Igualmente rechaza el mestizaje como sntesis y propone el trmino supersincr etismo asociado al c oncepto de caos y al pensamiento de la posmodernidad. La propuesta de Bentez Rojo es relevante en mi anlisis ya que representa el pensamiento de un cubano por fuera de la ort odoxia revolucionaria. Roberto Fernndez Retamar El personaje Calibn de The Tempest (1611) de William Shakespeare (1564-1616) ha sido apropiado por varios escritores como smbolo tanto de la marginacin como de la capacidad de resistencia de las gentes del Caribe. Segn Jo s David Saldvar, la escuela de Calibn (The

PAGE 33

33 school of Caliban) la conforman Roberto Fern ndez Retamar, Aim Csaire (1913-) y George Lamming (1927-). Roberto Fernndez Retamar en su ensayo titulado precisamente Calibn (1971) presenta una extensa respuesta a la duda sobre la existenc ia de una cultura latinoamericana. Para el cubano, la duda parece girar en torn o al mestizaje americano en contraposicin a la homogeneidad racial auto impuesta y celosa mente resguardada por el mundo capitalista occidental (Europa y Estados Unidos) (12). Aunque reconoce que tal homogeneidad no existe en ningn pas, afirma que existe en el mundo colonial, en el planeta un caso especial: una vasta zona para la cual el mestizaje no es el accidente, sino la esencia, la lnea central: nosotros, nuestra Amrica mestiza (13). De esta manera, Fernndez Retamar ancla su discurso sobre Calibn en la celebracin del mestizaje al estilo de Mart y Vaconcelos. An aliza en profundidad y favorece el impacto de la herencia martiana en la sociedad cubana, especialmente como apoyo ideolgico de la Revolucin. Esta ltima proporciona el medio ideal para comprender plenamente el legado de Mart. En Introduccin a Jos Mart (1978), Fernndez Retamar sostiene que ... a medida que avanza y se profundiza nuestra Revolucin, se nos facilita entender y comunicar aspectos que antes pasaban inadvertidos, o eran apreciados insuficientemente (10). El antiimperialista cabal del continente, como llama a Mart, representa la forma m s pura del socialismo cubano. En Vasconcelos encuentra ms aciertos que limitaci ones. Casi medio siglo despus, Fernndez Retamar opina que La raza csmica de Vasconcelos es un libro confuso como suyo, pero lleno de intuiciones (14). Fernndez Retamar quiere concretar las int uiciones de Vasconcel os en la figura de Calibn. La relacin en tre el personaje de The Tempest y el Caribe se traza de la siguiente manera: Calibn es anagrama forjado por Shakes peare a partir de canb al ... y este trmino, a

PAGE 34

34 su vez, proviene de caribe (15). En el dram a shakesperiano, Prspero, el personaje principal, esclaviza y subyuga a Calibn, un nativo de las islas que es representado como un monstruo salvaje. La dicotoma entre Prspero y Calibn, funciona como una metfora de las relaciones entre colonizadores y colonizados, la cual parte de las islas ca ribeas y se extiende a todo el contexto latinoamericano. En consecuencia, Calibn encarna a la Amrica mestiza que ha sido colonizada y subyugada, pero que al tiempo encuentra en esta figur a su mayor potencial subversivo: Prspero invadi las islas, mat a nuestros ancestros, esclaviz a Calibn y le ense su idioma para entenderse con l: Qu otra cosa puede ha cer Calibn sino utilizar ese mismo idioma para maldecir, para desear que caiga sobre l la roja plaga?( Fernndez Retamar 32). Esta roja plaga es ahora para Fernndez Re tamar la Revolucin Cuba na. El contexto en que se imbuyen sus postulados es el ambiente entusiasta posrevolucionario. Calibn es, en ltima instancia, el sujeto cubano idealmente mestizo que resiste a Prspero a travs del comunismo. Mart representa la mxima expresin de Calibn ya que su discurso mezcla la armona racial con el ms profundo compromiso anti-imperialista. Adems, el autor de Nuestra Amrica es el puente perfecto entre los deseos independistas de finales del sigl o XIX y su concrecin en la Revolucin. Segn Fernndez Retamar, este texto es el ms impor tante documento publicado en esta Amrica desde finales del siglo pa sado hasta la aparicin en 1912 de la Segunda Declaracin de la Habana (39). Jos David Saldvar en The Dialectics of our America (1991) comparte y celebra esta posicin: Fernndez Retamar has produced perhaps the most powerful model of oppositional critical practice in Our America since Mart. In larg e part his project results from his organic relationship to Castro and Guevaras practice of a new Latin American Marxism, which, in turn, explains his passionate desire for solidar ity and social change in the Americas as a continent. (12)

PAGE 35

35 Desde esta visin, Calibn estuvo dormido duran te 60 aos y despierta a una conciencia de igualdad racial como resistencia a las polticas capitalistas de los Estados Unidos. El canbal caribe engloba tambin al elemento africano en Cuba, como se analizar ms adelante. La figura de Calibn de Fernndez Reta mar abarca una larga lista de importantes personajes americanos que han figurado a travs de medios como la literatura, la pintura, la msica y la poltica, entre otros. Calibn es la metfora ms acertada de nuestra situacin cultural, de nuestra realidad (Fernndez Retama r 32). Este hecho lo comprueban Tpac Amaru, Tiradentes, Toussaint-Louverture, Jos de San Martn, Miguel Hidalgo, Jos Artigas, Bernardo OHuggins, para mencionar slo los primeros de la larga lista de aproximadamente ochenta y siete. Al igual que la actitud sincrtica de sus antecesores, Fernndez Retamar imagina una identidad que englobe a todo el c ontexto latinoamericano. A este re specto, Chanady sostiene que ... the mestizos and Creole descendants of th e colonizer have forgo tten their origins as metropolitan Prosperos, as they identify with Caliban in a strategy of self-affirmation with respect to the neocolonial Pros pero, identified both with North America (with respect to economic and political hegemony) and with Europe (with respect to dominant cultural paradigms). (xxii) El hecho de unir a travs del pe rsonaje de Calibn a figuras tan diferentes como Tpac Amaru y Pablo Neruda hace pensar a Chanady que si algo tienen en comn estas figuras es su contribucin al imaginario colecti vo de Amrica Latina, a su herenc ia cultural como la preservan los textos escritos y especialmente a la manera en que esta realidad se simboliza como especfica y, por la tanto, diferente a la de otras sociedades (xxiii). De esta manera, Fernndez Retamar reitera la identidad armnica latinoamericana leg itimada por una subversin que se concreta en la revolucin. La intuicin es ahora una realidad. Fuera del Caribe hispano: Edward Brathw aite y Edouard Glissant Edward Brathwaite y Edouard Glissant son figuras seeras del Caribe anglfono y francfono respectivamente. Brathwaite es uno de lo s escritores ms sobres alientes a la hora de

PAGE 36

36 plantear teoras que den cuenta de la conformacin racial y cultural de esta parte de Amrica. En The Development of Creole Society in Jamaica: 1770-1820 (1971), Brathwaite ve la sociedad jamaiquina como un producto nuevo: a society which developed, or was developing, its own distinctive character or culture which, in so fa r as it was neither purely British nor West African, is called creole (xiii). Para l, la criollizacin (creolization) es un proceso cultural basado en the stimulus/response of indi viduals within the society to their environment and as white/black, culturally discrete groups to each other (296). Aunque es fcil encontrar conexiones entre esta definicin y la transculturacin de Ortiz, el aporte de Brathwaite es probablemente no concebir este proceso en t rminos de fusin ni de homogenizacin sino ms bien como una interaccin que prod uce una cultura nueva. Es decir, la criollizacin para Brathwaite es ms un complicado proceso que un armnico producto. Adems, aplica a blancos y negros por igual y rechaza la idea de la muerte social del esclavo. Silvio Torres-Saillant sostiene que Brathwaite recono ce una vibrante cultura popular simultnea a la deshumanizacin trada por la es clavitud (132). Pero, qu tienen en comn Jamaica y Cuba? Es ta pregunta sugiere re visar las posibles conexiones entre los diferentes pases del rea del Caribe. Adems de la de finicin de creole en trminos culturales, Brathwaite ubica su argumen to en un contexto sociopoltico. Afirma que el trmino creole presupposes a situation where th e society concerned is caught up in some kind of colonial arrangement with a metropolitan Europ ean power, on the one hand, and a plantation arrangement on the other; and where the society is multiracial but organized for the benefit of a minority of Eur opean origin. (xv) La plantacin como espacio socioeconmico particular al Caribe ha serv ido de punto de partida al momento de definir el rea como una unidad cu ltural. Se comparte una experiencia colonial basada en la esclavitud en la que, exterminado el indgena americano, entran en contacto, casi

PAGE 37

37 exclusivamente, un grupo de colonizadores euro peos y otro de esclavos africanos. Estas condiciones especficas conllevan a varios crticos a deslindar el Ca ribe hispnico del resto de la comunidad imaginada llamada Amrica Latina. Por su parte, en Le Discours Antillais (1981) Edouard Glissant intenta trascender la monomana de Calibn y enfatizar, en cambio, la fuerza organizadora del pa isaje, la comunidad y el inconsciente colectivo (Das h xiii). Glissant condena la as imilacin del Caribe francfono a la ilusoria igualdad individual en detrimento de una visin de s mi smo como colectividad. Resalta la importancia de la diversidad sobre la igualdad: D iversity, which is neither chaos nor sterility, means the human spirits striving for a cross-cultural relationshi p, without universalist transcendence (98). La criollizacin es el sntoma bsico de lo que llama cross-cultural process3. Afirma que [i]f we speak of creolized cultures (like Caribbean culture, for example) it is not to define a category that will by its very nature be opposed to other categories (pure cultures), but in order to assert that today infi nite varieties of creolization ar e open to human conception ...: in theory and in reality. (140) En consecuencia, la criollizacin tiene valor solamente si se le deja de considerar un punto intermedio entre dos extremos puros. Aade que peoples who are manifestly composite have minimized the idea of Genesis ... because they do not need the myth of pure lineage (141). Antonio Bentez Rojo En La isla q ue se repite (1989), el crtico cubano Antoni o Bentez Rojo pretende hacer una relectura del Caribe que abra posibilidades tericas ms all de las propuestas en trminos de su resistencia, que salga de su propia prof undidad socio-cultural y no de las distintas metodologas imaginadas para su investigacin ( ii). Spitta sostiene que este crtico, tomando a 3 La palabra creolization en el caso de Glissant es una traduccin de Michael Dash de la palabra francesa mtissage. Al hablar de las propuestas de Glissant, Francoise Lionnet prefiere esta ltima ya que creolization is perfectly acceptable when dealing with cu ltural mixing but not appropriate when re ferring to the racial context (4)

PAGE 38

38 Cuba como punto de partida, intenta delimitar el Caribe como una entidad con una identidad particular (16). Bentez Rojo parte de un hecho geogrfico: ... las Anti llas constituyen un puente de islas que conecta de cierta manera, es de cir, de una manera asimtrica, Suramrica con Norteamrica (iii). Son, en consecuencia, el archipilago Caribe: ... dentro de su generalizada inestabilidad de vrtigo y huracn pueden percibirse los contornos de una isla que se repite a s misma, desplegndose y bifurcndo se hasta alcanzar todos los mares y tierras del globo ... (iv). Las islas caribeas segn Bentez Rojo se ca racterizan por su herencia africana y por su estructura socioeconmica basada en la plantacin: El Caribe ibrico es parte de Amrica Latina, pero tambin parte de una regin consid erablemente ms compleja, caracterizada por su importancia comercial y militar, por el pluralis mo lingstico y etnolgico, y por el carcter repetitivo de la Plantacin (3). sta se convierte en el par metro con el cual analizar los cambios y continuidades del rea a travs de discip linas tales como la economa, la historia, la sociologa, la ciencia poltica, la antropologa, la etnologa, la de mografa, y tambin a travs de prcticas como las comerciales, las militares, las religiosas y las literarias (9). Las diferencias existentes dentro del rea se atribuyen en especi al al momento histrico en que se desarrollara una poltica de plantacin. Ben tez Rojo afirma que [e]l hecho de que Espaa no emprendiera en sus colonias antillanas una poltica de plantacin hasta finales del siglo XVIII, tuvo consecuencias de importancia tal que diferenciaron histricamente a las islas hispnicas de las no hispnicas (40). Para Bentez Rojo, esta difere nciacin histrica se manifiesta especficamente en el grado de africanizacin de las islas, la cual se refiere a la extensin y profundidad con que se presentan los rasgos culturales africanos en el rea del Caribe (43). Su tesis apunta a la idea de que durante

PAGE 39

39 el periodo en que la plantacin se consolida como una unidad socioe conmica, la poblacin africana tiene menos posibilidades de contribuir a su formacin cultural. Sostiene que la clave de la africanizacin estuvo ... en el grado de mov ilidad que tuvo el africano al llegar al Caribe (49). Antes de la sociedad de plantacin, como Bentez Rojo llama a este periodo, el negro esclavo se distribuy en la economa del cuero, en el cultivo de frutos menores, en construcciones pblicas y en el servicio domstico (46). En es tas condiciones, Bentez Rojo considera que el negro, esclavo o no, cumpla una funcin como agente aculturador (47).4 Por otro lado, su posicin frente al mesti zaje es clara en teora. A diferencia de la tendencia de concebirlo como una sntesis lo considera ms bien lo contrario: No puede serlo porque nada que sea ostens iblemente sincrtico constituye un punto estable. El elogio del mestizaje, la solucin del mestizaje, no es originaria de frica ni de Indoamrica ni de ningn Pueblo del Mar. Se trata de un argumento positivista y logocntrico, un argumento que ve en el blanqueamiento biolgico, econmico y cultural de la sociedad caribea una seri e de pasos hacia el progreso, y por lo tanto se refiere a la conquista, la esclavitud, la neocol onizacin y la depe ndencia. (xxxiv) Favorece en cambio el trmino supersincretismo, el cual superara formas ms simples de nombrar el complejo sincretismo de las expresio nes culturales caribeas. Este concepto supone una bsqueda inicial de los antecedentes de una manifestacin cultural nueva y, una vez alcanzados estos puntos de proced encia (Europa, frica, Asia, o Am rica) en el acto ocurrir una nueva fuga catica de significantes, y as ad infinitum (xvi). Bajo esta perspectiva, el ser cubano debe trascender su dependencia del discur so nacionalista y aventurarse por los caminos de caos (xvii). 4 Bentez Rojo maneja abiertamente el concepto de acu lturacin en momentos en que la discusin sobre el tema parece haber descartado este trmino por su connotacin de imposicin de una cultura sobre otra. La razn para esto parece ser el hecho de que este trmino ha sido criticado principalmente por referirse principalmente a la imposicin de la cultura europea sobre las subordinadas (africana o ind gena). Este crtico no considera problemtico el hecho de una aculturacin en el sentido opuesto. La africa nizacin, viene a ser, consecuentemente, una forma de aculturacin. Este hecho demuestra la dificultad de concep tualizar la complejidad cultural y tnica del Caribe, lo cual es especialmente relevante al contexto cubano.

PAGE 40

40 La propuesta de Bentez Rojo apunta a una teor a enmarcada dentro de lo que el llama el pensamiento de la posmodernidad (iv). Su prin cipal eje terico es el concepto de caos desarrollado desde las disciplinas cientficas: esto es, Caos en el sentido de que dentro del desorden que bulle junto a lo que ya sabemos de la naturaleza es posible observar estados o regularidades dinmicas que se repiten globalmente (iii). El objetivo es re leer el Caribe con una nueva actitud, cuya finalidad no es hallar resultados sino procesos dinmicas y ritmos que se manifiesten dentro de lo margin al, lo residual, lo incoherente, lo heterogneo (iii). Silvia Spitta sostiene que Bentez Rojo deriva su mpetu para su estudio de una lectura posmoderna o de una bsqueda de elementos posmodernos del Contrapunteo de Ortiz (16). Lo que esta crtica propone es que Bentez Rojo relee a Ortiz extendiendo el contrapunteo del tabaco y el azcar a un rea metafrica ms amplia por ejemplo, entre mito e historia, negros y blancos, esclavos y amos, calidad y cantidad, soberana e intervencin, lo revolucionario y lo reaccionario, entre otros (16). Spitta concluye qu e estas dicotomas se reelaboran dentro de un contexto posmoderno no de oposiciones binarias pero de contrapunteos en el cual la fragmentacin, la inestabilidad, la inexactitud, el ruido, y el caos son enfatizados sobre la totalidad, la sntesis, la ac ulturacin, y la mezcla (17). Analizar en profundidad la versin posm oderna del Caribe de Bentez Rojo no es objetivo inmediato en este punto de la discus in. Sin embargo, vale la pena resaltar las limitaciones y ambigedades que su teora presen ta. Algunos cuestionamientos resultan de las ideas analizadas anteriormente. Por ejemplo, qu relacin hay entre la s ociedad de plantacin y la fragmentacin del Caribe? Si la plantacin es el paradigma que se repite en las Antillas, qu implicaciones tiene considerar el elemento afri cano un agente aculturador slo fuera de este paradigma? Su mayor limitacin consiste, probablem ente, en tratar de acomodar su relectura del

PAGE 41

41 Caribe a las teoras sobre la posmodernida d, o mejor, a concebirlo como un espacio ineludiblemente posmoderno.5 A este respecto, Silvio Torr es-Saillant afirma que [s]howing more intimacy with the postmodern perspective th an with Caribbean lite rature and culture, he proceeds as one for whom the Caribbean merely yi elds a forum wherein to rehearse some of the ideological and intellectual implications suggested to him by certain strand s of Western critical theory (29). En resumen, Roberto Fernndez Retamar resa lta en la figura de Calibn como metfora del mestizaje su capacidad de resistencia y su condicin revoluciona ria. Por otro lado, Brathwaite, Glissant y Bentez Ro jo desarrollan sus teoras sobre el Caribe sin el compromiso ideolgico y poltico directo que representa el contexto revolucionari o. Introducen conceptos como creolization, cross-cultural imagination ( mtissage) y supersincretismo con el fin de explicar la complejidad cultural y racial del Caribe. Estos conceptos se emparientan con los analizados anteriormente dentro del contexto ms general de Amrica Latina. La tendencia de estos crticos es rechazar ideas relacionadas con la sntesis armnica de su gente y su cultura. Favorecen nociones relacionadas con la interacc in, el pluralismo, la inestabilidad, la fragmentacin y la colectividad entre otros. Estas propuestas se contraponen a las ideas armonizadoras de Fernndez Retamar, quien escrib e bajo las presiones ideolgicas y polticas de la Revolucin Cubana. Tanto en las aproxi maciones latinoamericanistas como en las caribeistas, Cuba es un punto inel udible a la hora de ejemplificar los diferentes postulados y entra a ocupar un papel fundament al en la discusin por su importancia en el desarrollo del concepto de mulatez. 5 Spitta cuestiona el postmodernism como yet anothe r unacknowledged Western cannibalization of the Third World. Se pregunta adems dnde dejara esta posicin el argumento de Bentez Rojo, indebted as it is to postmodernism and coming as it does from a very specifically Cuban context in the United States (20). Silvio Torres-Saillant concincide en este punto: [t]hough a Cuba n, Bentez Rojo looks at the Caribbean through borrowed eyes, exhibiting a curious dynamic that relegates ones own land to the realm of the exotic (29)

PAGE 42

42 Mulatez: El mestizaje del Caribe El concepto de mulatez, de especial re levancia al contexto cubano, es el puente conceptual ms importante entre estas teoras y mi anlisis de la obra de Excilia Saldaa. El trmino mestizaje es el que ms cercanamente se emparienta con el de mulatez. Partiendo de su significado biolgico de entrecru ce de razas, ambos conceptos han sido usados tambin para dar cuenta de la mezcla de culturas. En realidad la mulatez estara contenida dentro del mestizaje, un concepto ms abarcador. En palabras de Lour des Martnez: El primero y ms obvio de estos trminos/conceptos es el de mestizaje, signo matr iz que abarca a la mulatez (17). En Cuba, este ltimo es el concepto ms recurrente debido a la temprana desaparicin del elemento indgena en la isla. Para llegar a entender el con cepto de una manera ms amplia (en su dimensin cultural y literaria), es necesario sentar algunas bases hi stricas. La Revolucin Haitiana (1791-1803) y sus devastadoras consecuencias econmi cas en esta isla, hicieron de Cuba la mayor productora de azcar del mundo en el siglo XIX. Por esta razn, la presencia africana en Cuba fue fundamental para el desarrollo de la economa colonial (i ntensificada en el siglo en mencin), basada principalmente en el monocultivo del azcar. Al desaparecer tempranamente la poblacin indgena de la isla, fue necesario recurrir a la tr ata negrera para suplir las plantaciones azucareras con mano de obra. En este contexto, el mulato es el resultado de la relacin ilcita y violenta entre el colonizador espaol y la esclava africana. En Undoing Empire: Race and Nation in the Mulatto Caribbean (2003), Jos F. Buscaglia-Salgado enfatiza el hecho de que la violacin es the ultimate exercise of power in the plantation economy (188). Su idea apunta a que, inclusive en las colonias norteamericanas donde la esclavitud era celosamente instituida a travs de una estricta distincin racial dicotmica (negro/blanco), the existence of a mixed or colored population composed of

PAGE 43

43 blacks and mulattoes was significant from the ear liest times (188). Busc aglia-Salgado critica posiciones como las de Donald R. Horowitz, quie n relaciona the larger degree of recognition of the colored (read mulatto) popula tions in the Caribbean to the higher class of the whites who fathered children there with black or mulatto wo men, y en consecuencia, the children of these unions were placed above the other slaves and, if not in legal terms, at least in racial ones, also above the free blacks (ctd. en Buscaglia-Salgado 188). Buscaglia-Salgado favorece la idea de que el crecimiento de la poblacin mulata parece ha ber estado relacionada c on el desarrollo de la economa de la plantacin y con la extensin de su impacto, permanencia e intensificacin en cualquier lugar que se diese (189). En las Antillas hispnicas las diferentes pigmentaciones de la pi el producidas por la mezcla entre espaoles y esclavos africanos vinier on a conformar la base de la estratificacin social durante la colonia. En esta poca la pi rmide social se compona de una minora blanca espaola y criolla en primer lugar; los mestizos; una pequea proporcin de indios; que en las Antillas pronto fueron muy pocos; los mulatos, los zambos, y al final los negros (Mansour 23). A esta estratificacin se le conoci como pigmento cracia. Todo gnero de mezcla se inclua en la jerarqua social. En esta din mica, no hubo lugar para la polariz acin. Por el contrario, el mestizaje era inevitable y vendra a convertirse en la metfora de la condicin ideal de la sociedad. En este contexto el mulato tuvo, generalm ente, posibilidades de ascender socialmente dentro de la sociedad colonial Sin embargo, ste ocupa un esp acio intermedio y ambivalente. Martnez afirma que [h]istricamente, el mulato ha ocupado en Amrica Latina una posicin de clase y casta intermedia, ha sido, a la vez, sujeto constructor y objeto manipulado de su propia identidad (8). Aade que:

PAGE 44

44 Si bien muchos polticos e intelectuales consider aban la mulatez, y en general el mestizaje, como un hecho que impeda el desarrollo y nos suma en la barbarie, otros, aceptando la irreversibilidad de los hechos histricos, vean el proceso de mulatez como el nico vehculo para el blanqueamiento y mejora de la raza. (10) Al igual que el mestizaje, la mulatez representa la ambivalencia entre la falta de civilizacin y la posibilidad de blanqueamiento. Sin embargo, la idea de una armoniosa fusin es tentadora y toma forma especialmente como soporte de la iden tidad nacional, en especial, de la cubana. A su vez, Vera Kutzinski en Sugar Secrets: Race and the Erotics of Cuban Nationalism (1993) analiza el concepto de mulatez no slo desd e el punto de vista raci al sino tambin por sus implicaciones para la mujer. Para Kutzinski, la mujer mulata es la depositaria principal de dicho concepto. Afirma que la comunidad imaginada llamada Cuba encodes its national identity in the iconic figure of a mulata that of the Virgen de la Caridad del Cobre, the coppery Virgin of Charity who is Cubans patron saint not to mention in the countless images of mulatas that have circulat ed in the islands literature and popular culture for the past two centuries. (7) Kutzinski critica fuertemente el discurso del mest izaje que nourishes Cuban nationalism in both the nineteenth and twentieth centuries (6) al afirmar que Most saliently contradictory about such discursive entanglements is the symbolic privileging of a socially underprivileged gr oup defined by its mixed race or phenotype, its gender, and its imputed licentious sexuality. In the case of the mulata, high symbolic or cultural visibility contrasts sharpl y with social invisibility. (7) El mestizaje no es solamente el espacio de conciliacin de las razas sino tambin el espacio en el que se reafirma la voz patriarc al. Por ejemplo, la mujer afrocubana, configurada como poesa mulata, becomes the site where men of European and of African ancestry rethorically reconcile their difffe rences ... (13). A este respect o, Alicia Arrizn coincide con Kutzinski en que [i]n both Guillns and Pals Matoss work, the mulatas body is merely an object of desire and a capturing symbol of mulatez in the Spanish Antilles. As a voiceless, gendered subject and one without a hist ory, the mulatas sensualized body tells more about the

PAGE 45

45 speaking subjects positionality of desire than about her experiences as a black woman. (145) El propsito de Kutzinski es analizar lo que ella llama iconographies que define como sets or patterns of images, disc ursive effects in both literatu re and popular culture that, at different points during the nineteen th and twentieth centuries, seek to articulate Cubanness (9). Cubannes corresponde en espaol a los trminos cubanidad o cubana. Kutzinski afirma que by the early twentieth century, terms such as cubanidad and cubana ... were, for all intents and purposes, synonymous of mestizaje (7). Estas iconografas da n lugar a una serie de representaciones estereotpicas de la mulata. Propone, en consecuencia, revisar no solamente cmo se construyen estos estereotipos sino tamb in cmo funcionan en momentos histricos especficos. Al mismo tiempo, Kutzinski resalta la necesidad de revisar el tema del mestizaje y la mulatez en Cuba desde una perspectiva feminista. Afirma que su obra es an implicit statement about the corollary erasure of the female subject from the critical discourses on Cuban and other Hispanic-American cultures (15). Relaciona la escasez de mujeres escritoras, especialmente no blancas, en el panorama literario cubano con the dissemination of a racialized national discourse that is prominently masculinist and frequently misogynistic (15). De esta manera, su trabajo cumple el doble propsito de analizar los discur sos raciales cubanos teniendo en cuenta las diferencias de gnero e, igualmente, el de ab rir un espacio a la teora feminista en Cuba. El concepto de mulatez, al igual que el mesti zaje, se manifiesta en la esttica de muchos escritores, especialmente del Caribe. Miller afirma que el enfoque del cuerpo de la mulata como ... the quintessential site of felicitous mixture ... coincided with aesthetic experiments which dramatized racial cont act, confrontation, and interp enetration between blacks and whites, resulting in a movement that was labeled mulatez or mulataje a particularly Caribbean response to the cult of mestizaje (47).

PAGE 46

46 Los poetas del movimiento conocido como Ne grismo son un ejemplo ineludible de tal esttica. Su adhesin a ella es explcita en poetas como Guilln quien llama a sus poemas en Sngoro Cosongo (1931) precisamente versos mulatos. Segn Miller, las ideas de Guilln sobre la mulat ez no difieren radicalmente de las ideas de Jos Mart en Nuestra Amrica (48). Privilegia ndo el campo literario sobre el poltico para la valorizacin del mestizaje, Guilln is not calling just for a poetic response, but for poetry that depends on the synthesis of speech forms and themes usually segregated from each other: popular black speech with traditional Spanish verse forms, the daily preoccupations of the working class with the more ethereal concerns of the educ ated class, and the like. (48) A pesar de compartir la tendencia a la sntesis con el mesti zaje, Miller concluye que la esttica de la mulatez est inevitablemente ligada a la vindicacin de la identidad negra en contraste con el mestizaje que, segn los ms r ecientes estudios, asume un proyecto implcito de blanqueamiento (50). Buscaglia-Salgado propone una lectur a del mundo mulato (mulatto world ) desde una perspectiva ms metafrica. Parte de la idea de que the world of coloniality has always revolved around the notion of quasi-mythological proportions that [he calls] the Eu ropean Ideal (xvi). Aade que [i]n the history of the Caribbean, everybody that wanted to be some-body has had to measure itself to that ideal (xvi). En cons ecuencia, ya sea obsesionado con este ideal o rechazndolo completamente, el sujeto colonial (subject of colonia lity) establece un universo paralelo al establecido por el conocimiento euro cntrico (xvi). Esto es posible a travs del movimiento del sujeto metafrico ( metaphorical subject ). Segn Buscaglia-Salgado, Jos Lezama Lima define el sujeto metafrico como a qul que does not try to make sense of history and participates in a narrative that makes sens e only through the most engaging interaction, or

PAGE 47

47 contrapunteo with the imago, which is the idea(s) my steriously and representatively embodied in the image (xv). Buscaglia-Salgado favorece el trmino mulataje sobre el de mulatez. El mulataje se entiende como el movimiento meta frico del sujeto mulato: ... in a curious antidote to conquest and reduction, the mulatto subject de scribes a movement of reverse colonization of the Ideal that is always more, not less, always additive and fore ver seemingly shifting (xvii). El propsito de este crtico es revelar los mecanismos a travs de los cuales el sujeto colonizado responde a la imposicin del modelo eurocntrico. En este se ntido el concepto de mulataje rebasa las categoras raciales. Busc aglia-Salgado sostiene que: when speaking of mulataje and of the mulatto subject within that context, I will not be pointing out to marked bodies or racial categories, but rather to a history of subversi on of these categories through the metaphorical movement ... (xvii). El concepto de mulataje de Buscaglia-Salg ado sugiere un cambio de postura frente al conflictivo encuentro de europeos y africanos en el rea del Caribe. Propone sobrepasar las interpretaciones puramente raciales y/o culturale s y, por el contrario, develar las diferentes estrategias de resistencia a estos discursos que considera producto del sistema colonial y su epistemologa eurocntrica. El sujeto mulato es ca paz de imitar, revertir, rechazar, reinventar lo que este crtico llama the European Ideal. Es tos movimientos metafricos le permiten crear un campo de accin en el que sobrepasar las constr ucciones raciales y sus impuestas limitaciones. El mulataje no sugiere la idealizacin de la s ntesis racial sino, probablemente, las posibles formas de resistirla. Africana y Afrocubanismo: conos de la mulate z El discurso de la mulatez abre un espacio en el que revalorar el aporte africano a la cultura cubana. Antes de la consolidacin de este discurso como smbolo de la cultura nacional, las

PAGE 48

48 costumbres, las lenguas, la religin, la msica, etc., que acompaaron al esclavo africano a su llegada a Amrica fueron poco estudiadas o ap reciadas como una parte fundamental del panorama nacional. Los estudios africanistas iniciados por antroplogos europeos tales como Bronislaw Malinowski y Leo Frobe nuis (1873-1938) tienen eco en el mbito cubano vido de dar cuenta de su mestizaje a travs de la presencia africana. En El descubrimiento de frica en Cuba y Brazil, 1889-1969 (2001), Octavio di Leo afirma que, a diferencia de los europeos cuya tarea consista en hacer un invent ario de las diferentes culturas af ricanas, [e]n Cuba y Brasil, en cambio, donde las culturas ... interactuaron desde la misma trata de esclavos, hacer antropologa significaba separar los dos elementos de esa transc ulturacin, europeos de africanos, para luego enunciar una teora nacional (y mestiza) de la cultura (14). Fernando Ortiz es el ejemplo ms claro de esta asercin, quien an tes de acuar el trmino transc ulturacin, ampliamente discutido en este captulo, haba escrito va rios libros enfocados en las re ligiones de origen africano. Uno de estos libros es Negros brujos (1906) que ser analizado en ms detalle en el captulo dos. En el mbito literario cubano, la mulatez cumple esta misma funcin iniciada por la antropologa. Se trata de una categ ora flexible a travs de la cual incluir elementos considerados de origen africano. Parte de la crtica puede llegar a considerar estos elementos una completa ruptura con frica. Por ejemplo, Je ss Garca en Encuentro y dese ncuentros de los saberes en torno a la africana lat inoamericana (2002) considera que [l] a mulatez constituye una va para destacar deformadamente, en la mayora de los po emas de la dcada de los aos 30, 40 y 50, la presencia afrodescendiente en el plano literario (148). Aade que la mulatez posteriormente se va prolongando diluyentemente hasta dar paso a la visin de un mestizaje preado de rupt ura con la ancestralidad af ricana que ha quedado como solucin a una frmula simplista para reducir la complejidad cultural de la llamada Amrica hispana en la sntesis del mestizaje ms prximo a la propuesta eurocntrica. (148)

PAGE 49

49 Mi propsito no consiste, sin embargo, en medir las posibles continuidades y rupturas de la obra de Saldaa con la ancestralidad africana. Profundizar en las perviven cias y retenciones de formas o contenidos culturales re basa el objetivo de esta disertac in. Resalto en este trabajo el manejo del discurso de la mulatez por parte de la poeta cubana como medio de revalorizacin racial y cultural de su ascendencia africana. Miguel Barnet (1940) es uno de los escritores cubanos que ms ha desarrollado estudios africanistas en Cuba, especialmente en el contexto posrevolucionario. En The African Presence in Cuban Culture (1986), Barnet expone algunos puntos im portantes sobre el tema. Por ejemplo, considera que la heterogeneidad de los esclavos que arribaron a la isla es insignificante ya que no es posible determinar qu grupo pudo tener m s influencia: in real ity African cultural expressions, in a sort of transcultural shock, join ed together in such a way that made imposible the establishment of such differentiations (8). Aunque reconoce cierta prevalencia de la cultura yoruba, aade que to detect with any degree of pr ecision the presence of a Yoruba trait, or one which may be bant, Carabal or Ewe-Fon, in Cuban culture is very difficult (8). Igualmente, Barnet considera que algunas fo rmas culturales como las prendas o la tumba francesa, relacionadas con prcticas religiosas, have been preserve d in Cuba because of the fact that the African Black developed intensely a cu lture of resistance in the face of slavery and colonialism under the plantation system (9). Rel aciona la resistencia de los esclavos con el carcter revolucionario cubano: The cultural activity of the African is revolutionary by nature; it is a method of inward liberation and a way of seek ing security (12). La lu cha de los esclavos es una metfora de la pica nacional: This, the ep ic of our nation, becomes the substance of all poetic creation, of every social and political event (13).

PAGE 50

50 En definitiva, Barnet explica la presencia africana en la isla siempre desde la perspectiva revolucionaria: The Revolution has popularized the consciousness of the presence of African values, and allows that generalization to rise to a more appropriate level (7). Inmediatamente enlaza estas expresiones al disc urso nacionalista: Those African elements of traditional popular culture are no longer taken as something alien to what is considered Cuban, but on the contrary, they are seen as an essential part of the national cultural base (7). De esta manera se cierra el proceso descrito anteriormente por di Leo: se separa lo africano de lo europeo para luego reformular la nacin en base a su mestizaje. Cmo nombrar lo africano en Cuba Existen diversas m aneras de nombrar el apor te africano a la cultura cubana. El trmino africana es uno de los ms recurrentes. Ttulos como La africana de la msica folklrica de Cuba (1950) de Fernando Ortiz y otros ms recientes como De la africana en Cuba: el ifasmo (2005) de Heriberto Feraudy Ospino muestran la pr evalencia y preferencia por este trmino. En general, estos escritores no de finen la africana ni prof undizan en las implicaciones metodolgicas de su uso. Se asume por africana lo referente a todas las formas culturales reconocidas y aceptadas como de origen africano. Las limitaciones de este trmino escapa el objetivo de este trabajo y por lo tanto lo usar con esta mism a acepcin. Considero, sin embargo, la necesidad de profundizar en futuros estudios en las especificidades del concepto en Cuba en relacin con otras partes de Amrica Latina. El trmino afrocubano es, indudablemente, el ms particular al contexto de esta disertacin. ste fue acuado y popularizado precisamente por Fernando Ortiz en su libro Negros brujos (1906). En su artculo Por la integracin cubana de blancos y negros de 1942, el mismo Ortiz explica el porqu de su ne ologismo: En este libro introduj e el uso del vocablo afrocubano, el cual evitaba los riesgos de emplear voces de acepciones prejuiciadas y expresada con exactitud

PAGE 51

51 la dualidad originaria de los fenmenos sociales que nos proponamos es tudiar (40). Aade que fue usado anteriormente pero no haba cuajado en el lenguaje general como lo est hoy da (40). En realidad, la popularidad del trmino en 1942 se convierte en una institucin en Cuba cuya aplicacin e importancia alcanza nuestros das. En el prlogo a la edicin de 1995, Isaac Barreal propone que la afrocubana de Ortiz aflora en el enorme caudal de valiosas informacione s y de atinados juicios que nos legara acerca de la presencia, integracin y valoracin de los aportes materiales y espirituales del negro en la conformacin de nuestra nacionalidad y nuestra cultura (v). De la afirmacin de Barreal se puede concluir que lo afrocubano parece valora rse como parte de lo nacional y no como un elemento aislado y/o autnomo. En este sentido, este trmino denota y hace parte de la ideologa de la mulatez. Sin embargo, muchos cubanos de ancestro africano lo han adoptado igualmente para dar cuenta de su legado. Es el caso de Pedro Prez Sarduy, cuyo libro Afrocuba (1993) no pretende enfatizar el carcter mestizo de la isla sino to look at black Cuba, but in the context of black-brown-white relationships (14). En sntesis, definir lo afrocubano es una labor extensa que escapa al propsito de mi estudio. Al igual que el trmino africana, este concepto se ha generalizado y asumido en Cuba para nombrar los elementos culturales rec onocidos por su origen africano. Por fines metodolgicos, usar ambos conceptos en el mism o sentido. Resalto la im portancia y la funcin que cumplen dentro de los discurso s definidores de la na cin. Su uso y aplicacin en este trabajo son inevitables por la importancia y la prevalenci a en los estudios sobre este tema en Cuba. Conclusin El concepto de mestizaje ha estado presen te en el panorama ideolgico latinoamericano desde el encuentro entre el Viej o y el Nuevo Mundo con una intensif icacin a partir de las gestas independentistas del siglo XIX. Diferentes aproximaciones teri cas se apoyan en el paradigma

PAGE 52

52 de la fusin armnica de razas y culturas ya sea para explicarlo, usarlo como instrumento interpretativo de las diferentes manifestacione s culturales latinoamericanas o, simplemente, para mostrar las limitaciones de sus implicaciones. Para Mart, el mestizaje significa la ausencia de las diferencias raci ales y debe conformar la identidad latinoamericana para resistir a Europa y los Esta dos Unidos. La transculturacin, propuesta por Fernando Ortiz, es de fundamental importancia en el contexto cubano y connota los mltiples procesos de contacto entre los diferentes grupos que conforman la cultura cubana. La visin de Ortiz es ms cultural que racial pero igualmente tiende a la armonizacin. ngel Rama aplica el concepto de Ortiz a la crtica literari a con importantes referencias al mestizaje cultural y biolgico de los escritores latinoame ricanos. Cornejo Polar prefiere el trmino heterogeneidad ya que puede dar cuenta del carcter c onflictivo del encuentro de dos o ms grupos con diferentes procedencias sociales, tnicas y culturales. Expresa su desconfianza por el trmino mestizaje como sinnimo de fusin armonios a. Por su lado, Garca Canclini desarrolla el concepto de hibridez para analizar diferentes pr oducciones culturales. Este concepto debe asumir las tensiones existentes entre lo s diferentes grupos en contacto y evitar la idea de culturas aisladas y autodefinidas. Estas propuestas de Cornejo Polar y Garc a Canclini son importantes ya que contrastan con la idea de unin sin conflictos generalmente asociada al mestizaje y pueden servir como instrumentos tericos para me dir los alcances y limitaciones del concepto de mulatez dentro del contexto cubano. Dentro del contexto del Caribe varios autores elaboran el tema de la identidad desde diferentes perspectivas. El cubano Roberto Fernndez Retamar propone una revalorizacin del mestizaje martiano como resultado de la Revolucin y encarnado en el personaje de Calibn. Brathwaite al analizar la sociedad jamaiquina entr e 1770 y 1820 propone el trmino

PAGE 53

53 creolization para designar una interaccin que af ecta igual a blancos y a negros en un contexto colonial donde la plantacin es su principal eje econmico. Por su parte, Edouard Glissant enfatiza la idea de creolizatio n no como una categora que se oponga a otras culturas puras sino para destacar su incidencia y variedad tanto en teora como en la realidad. Antonio Bentez Rojo propone el paradigma de la plantacin como elemento comn en el Caribe y smbolo del caos posmoderno. Bentez Rojo es cubano pero ex iliado al momento de formular estas ideas. Estas diferentes propuestas resalt an el inters por el mestizaj e como fusin ideal dentro del contexto cubano, representado aq u por Fernndez Retamar. El concepto de mulatez viene a ser una vers in caribeista de la idea ms abarcadora del mestizaje Nace de la necesidad de expresar su c onformacin racial basada en la mezcla de espaoles y africanos casi exclusivamente por la temprana desaparicin de los indgenas de las islas antillanas. El proceso de mulatez como mezcla de razas represent inicialmente la ambigedad entre la falta de civ ilizacin y la posibilidad de asce nder socialmente. Ms adelante, al conformarse como una esttica, la mulatez viene a representar la posibilidad de reivindicar el aporte del elemento africano. Autores como Lourdes Martnez, Jos F. Buscaglia-Salgado y Vera Kutzinski son de especial importancia para esta tesis ya que tratan directamente con las particularidades, limitaciones e implicaciones de la mulatez. La re lacin que propone Martnez entre los trminos de mestizaje y mulatez es fundamental ya que es el puente conceptual entre las diferentes propuestas, ya sea por similitud o contraste. La obra de Kutzinski es particularmente relevante al analizar la obra de una escritor a afrocubana ya que plantea una revisin del tema en Cuba desde una perspectiva feminista. Analiza en detalle c mo la mujer mulata ha sido la depositaria del concepto de mulatez dentro del imaginario cultural y literario cubano. Esta idea tiene una

PAGE 54

54 relacin directa con la obra de Exilia Saldaa al ser una mujer mulata escribiendo sobre la mulatez. En Cuba, este concepto se materializa de di ferentes maneras, especialmente a travs de iconografas que se centran en el cuerpo de la mulata. La literatu ra es una de sus ms efectivas fuentes de expresin. La obra de Excilia Saldaa est en dilogo con este concepto. Por otro lado, los conceptos de africana y afrocubana denotan el inters y la necesidad de nombrar lo africano. En mi anlisis de Salda a, stos representan una base f undamental del desarrollo de la mulatez como smbolo de la nacionalidad cubana.

PAGE 55

55 CAPTULO 3 KELE KELE : AFRICANA Y MULATEZ EN EXCILIA SALDAA La dispora africana tiene una gran presenci a en toda Hispanoamrica. Sin embargo, en las islas del Caribe, debido a la temprana desa paricin de los indgenas nativos, sumada a las condiciones econmicas de sus colonias (el predominio de algunos productos agrcolas como el de azcar en Cuba), la import acin de esclavos africanos fu e, en proporcin y duracin, mucho mayor que en el resto del continente. Consecuen temente, la presencia negra en las Antillas hispnicas ha cumplido un rol fundamental en la formacin de sus discursos fundacionales y de identidad. Por ello, la literatura producida en Cu ba ha dado cuenta de la presencia africana, particularmente a partir del siglo XIX. La id eologa de la mulatez ha sido el medio ms recurrente para lograr este obje tivo. Por ello, la obra de Excili a Saldaa presenta una dinmica racial y de gnero en conjuncin con dicha ideolog a, de una manera direct a e indirecta, explcita e implcita, literal y metafrica. En este captulo me propongo analizar el libro Kele Kele (1987) de Saldaa como principal ejemplo de su adhesin a la ideologa de la mulatez. Inicialmente trazar la evolucin o historia literaria de las diferent es manifestaciones del concepto de ntro de Cuba y su relacin con los diferentes momentos sociopolticos en que se presentan. Mi objetivo es demostrar que desde Cecilia Valds (1882) de Cirilo Villaverde pasando por autores tales como Guilln hasta las ms recientes obras de Nancy Morejn y Saldaa, la mulatez ha sido un concepto manipulado y adaptado segn las circunstancias y los intereses part iculares de la lite le trada nacional y que, en muchos casos, se distancia de las condiciones so cioeconmicas de los afrocubanos. En el caso particular de Saldaa, considero fundamental contextualizar su labor literaria dentro de la Revolucin Cubana. Como discurso pilar del n acionalismo cubano, el mestizaje dentro de la Revolucin se adapta a las nuevas exigencias ideo lgicas sin perder su intencin armonizadora.

PAGE 56

56 En este captulo pretendo demostrar que la mula tez en esta obra de Saldaa es una herencia ineludible que conforma una esttica consciente y literalmente mulata forjada por la ortodoxia revolucionaria. La Literatura Antiesclavista: La Mulatez Como Proceso Blanqueador de la Sociedad Cubana. La narrativa antiesclavista cubana del siglo XIX nace dentro de las tensiones causadas por la Revolucin Haitiana y el creciente nmero de es clavos africanos dentro de la isla dada su importancia en la fortalecida economa azucarera. Domingo Del Monte (1804-1853), principal promotor literario del momento, crea el conocid o Grupo Delmontino para estimular el desarrollo de una literatura que abandonara el romanticismo y se acogiera a formas ms realistas, lo cual implicaba la exploracin del tema de la escl avitud (Luis 15). Sobre la relacin entre estos escritores y el realismo Merced es Rivas afirma que el respet o a una expresin veraz del mundo de la ficcin, alejada de todo idealismo al gusto romntico, era una cualid ad indispensable en el escritor cubano de esos momentos; deba servir a su socieda d, serle til y justificar as su vocacin (110). Dentro del Grupo Delmontino se de stacan escritores como Anselmo Surez y Romero (1818-1878), Juan Francisco Manzano ( 1797?-1854) y Gertrudis Gmez de Avellaneda (1814-1873). Las novelas abolicionistas sufrieron censura y muchas de ellas fueron publicadas en el exterior o muchos aos despus de ser escritas (Kutzinski 19). Por ejemplo, Autobiografa de un esclavo de Manzano fue escrita en 1835 pero publicad a en espaol slo en 1937, mientras que la novela Francisco o las delicias del campo de Surez y Romero, escrita en 1839, fue censurada de su Coleccin de artculos de 1859 y publicada slo hasta 1880 en Nueva York (Luis 15). Tambin, las fechas de duracin del grupo son difciles de dete rminar. Adriana Mndez Rodenas en Gender and Nationalism in Colonial Cuba (1998) resalta la discrepancia entre los crticos con

PAGE 57

57 respecto a las fechas en que tuvo lugar la li teratura abolicionista. Afirma que [a]lthough 1844 (the year of the Conspiracin de la Escalera) ma rks the demise of the del Monte group, there is considerable disagreement as to the duration of the boom itself (69). La censura de la narrativa antiesclavista es un sntoma de la resistencia de los escritores cubanos a la poltica colonial Mndez Rodenas sostiene que a pole of resistance, or a counterdiscourse, gradually emerged, primar ily among educated, upper-class Creoles who comprised the intellectual elite (72). La literatur a conforma el principal medio de expresin de su descontento: [b]y the mid-nine teenth century these Creole intellectuals were reacting both to the strictures of colonial authority limiting their po litical participation and to the brutality of the slavery system. Literature became the field where th is battle was waged (72). Por su inters en oponerse al orden colonial, esta l iteratura es un punto de partida importante en la creacin del espritu nacionalista cubano. Tambin, Antonio Bentez Rojo en su artculo Power/Sugar/Literature: Toward a Reinterpretation of Cubanness ( 1986) reconoce en este periodo un punto inaugural de lo que l llama precisamente Cubanness o cubana: the rapid and fierce expansion of the sugar mill generated the gradually growing feeling ... that one belonged not only to a community, to a specific regional area, race, or so cial group, or even to the capital city of a foreign power, but to an island named Cuba (14). Esta tendencia se rep ite en el discurso lite rario cubano as a series of cycles or variations that refer to the same ensemble of texts or themes (24). El carcter fundacional de la l iteratura abolicionista se ma nifiesta en una narrativa que pretende ordenar el panorama racial cubano. Peter Wade en Race and Ethnicity in Latin America (1997) analiza en profundidad las dinmicas raciales latinoamericana s en el periodo postindependentista, es decir en el si glo XIX. Afirma que, a pesar de la abolicin de la esclavitud en

PAGE 58

58 los pases hispanos entre 1854 y 1886, ideas about race and about categories of people called indians, blacks or mestizos were by no means removed from the national panorama (31)6. Aade que by the late nineteen th century, the theories of hu man biology accepted in Western scientific racism relegated black s and indians to a permanently inferior status and condemned mixed-bloods as degenerate (31). Ante estas se ntencias cientficas sobre la conformacin racial caracterstica en Amrica Latina, la preocupacin por mej orar tal condicin se convierte en un propsito central de los discursos nacionali stas. El mestizaje con su potencial blanqueador conforma un ideal y un objetivo: European immigration was often encouraged or even sponsored by the state, and more generally, the process of mixing could be seen as a progressive whitening of the population. Mixture would supposed ly bring about the elimina tion of blacks and indians and the creation of a mixed society that was at a distinctly whiter end of the spectrum. (Wade 32) Aunque la literatura antiesclav ista cubana fue escrita en la primera mitad del siglo XIX, su aproximacin al tema racial representa un claro ndice de la dinmica que dominar la perspectiva decimonnica. Su propsito centra l es denunciar los atropellos causados por la esclavitud y, en consecuencia, lograr su abolicin. Sin embargo, [a]un cuando estos textos pretenden retratar fielmente las arbitrariedades y los horrores del sistema, la incapacidad en la representacin de lo negro o de lo mulato traiciona esta posibilidad (Casanova-Marengo 26). El blanqueamiento que caracteriza a los personajes de estas novelas revela el solapado rechazo del grupo delmontino por la presen cia negra en la isla. 6 Aunque Cuba es precisamente el ltimo pas hispnico en abolir la esclavitud (1886) y lograr su independencia de Espaa (1898), las lites cubanas recibieron la influenc ia de las ideas liberales que dominaron el panorama latinoamericano en el siglo XIX y que causaron los movimientos independentistas de principios de siglo. Peter Wade sostiene que Latin American elites wanted to emulate the modernity and progress of these nations [europeas y norteamericanas] and accepted in broad terms the tenets of liberalism which saw in science, technology, reason education and freedom of the individual the underlying forces of progress (31).

PAGE 59

59 La literatura cubana del siglo XIX favoreci el concepto de mulatez como posibilidad blanqueadora en el sentido biolgico como lo explica Wade y, al mismo tiempo, como dinmica de ascenso social. Cecilia Valds (1882) de Cirilo Villaverde es una de las obras que primero introduce la figura de la mulata como articula cin de la preocupacin de la necesidad de blanqueamiento en la isla. Cecilia Valds, la prot agonista, es producto de la relacin ilcita entre una mujer mulata y un hombre blanco. Cecilia es de piel clara y frecuentemente la confunden con su media hermana blanca. Este personaje repr esenta la posibilidad para las personas de origen africano de ascender racial y socialmente. La herencia africana es una mancha que hay que borrar. Su abuela le recomienda casarse slo con un hombre bl anco: T, al contrario, eres casi blanca y puedes aspirar a casarte con un blanco. Por qu no? De menos nos hizo Dios. Y has de saber que blanco, aunque pobre, sirve para marido; negro o mulato ni el buey de oro (74). Sin embargo, su destino es in cierto. Kutzinski sostiene que [ t]he destiny of most racially mixed characters, male and female, in the novels of reformist abolitionism in Cuba and elsewhere is predictably tragic (20). Cecilia no escapa a esta suer te trgica. La muerte de su amante blanco representa el fin de su futuro como mujer blanqueada. La mulata en esta novela est sujeta a un ciclo de expl otacin sexual, abandono, y dese speranza (Kutzinski 20). Esta crtica concluye que Cecilia Valds can be taken as representative of a racialized and sexualized cultural iconography that offers an alternate mythic foundation: the Cuban cult of the mulata (21). La contradiccin entre la urgencia de blanqueamiento y una realidad trgica e impredecible muestran la ambivalencia del temprano discurso de mulatez en Cuba. La contradiccin central consiste en crear un discurso crtico antiesclavista dirigido a una lite que se identifica y defiende la here ncia racial espaola. El incipi ente nacionalismo cubano protege

PAGE 60

60 los intereses independentistas de un grupo privilegiado que cree en la supremaca racial y cultural europea. Flora Gon zlez Mandri afirma que esta lite aboga por una Cuba independiente bajo el mando de una aristocracia azucarera. Aad e que [e]n este sentido la novela de Villaverde choca contra las expectativas de las lites afrocubanas que hacia fines del siglo diecinueve imaginaban la participacin de lo s generales del ejrcito libertador en la nueva repblica (De lo invisible a lo espectacular 544). La mulatez en la poesa negrista. El auge de las vanguard ias europeas y su inters primitivista conforman un marco esttico propicio para que los poetas antillanos intenten valorar el aporte africano sin las implicaciones del discurso blanqueador del sigl o anterior. Surge as el movimiento conocido como Negrismo, tambin llamado poesa negrista. El Negrismo naci como movimiento literario en Hispanoamrica en la segunda dcada del siglo XX. Su surgimiento ocurre en un momento en que las poblaciones de origen africano del Ca ribe anglfono y francfono y de Los Estados Unidos empezaban a producir una literatura que afirmaba su condicin racial. En Cuba, esta poesa encuentra en la fusin la posibilidad de igua lar en valores y aportes la cultura africana a la espaola. Nicols Guilln (1902-1989) es el poeta m s representativo de es ta nueva corriente potica en Cuba7. Despus de escribir poesa influencia da por el modernismo de Rubn Daro, Guilln encuentra su mayor inspiracin potica en el lenguage del negro cubano. Tambin, a principio de la dcada de los aos treinta reci be la influencia directa de poetas como el norteamericano Langston Hughes, quien dentro del movimiento conocido como Harlem 7 Otros poetas importantes del Negrismo son Emilio Balla gas (1908-1954) de Cuba, Luis Pals Matos (1898-1959) de Puerto Rico y Manuel del Cabral (1907-1999) de Repb lica Dominicana, entre otros. En este captulo, analizo solamente a Guilln por la relevancia e influencia de su poes a en Saldaa, en particular con respecto al tema de la mulatez.

PAGE 61

61 Renaissance haba tratado la c ondicin del negro en los Estados Unidos, en particular en los guetos neoyorquinos. Hughes y Guilln se conoce n en Cuba en 1930 durante la visita del norteamericano a la isla. Edward J. Mullen en Afro-Cuban Literature: Critical Juntures (1998) analiza el impacto de tal encu entro y afirma que Hughess early contact with Guilln was to have a profound effect on the young Cuban, who had not yet written his landmark collection, Son Motifs (126). Aunque Guillns literary experi ment was by no means entirely derivative (Mullen 127), la influencia de Hughes es un punt o de partida importante en la nueva y crucial etapa de la obra del poeta cubano. En Langston Hughes in the Hispanic World and Haiti (1977), Mullen afirma que de este primer encuentro entr e los dos poetas surgi una larga y fructfera amistad que luego se renovara en Es paa durante la Guerra Civil (26). Guilln escoge el son como eje de su temprana poesa negrista. Su primera coleccin de poemas titulada Motivos de son (1930) sigue el esquema del son musical (Vitier 298). Por ser este gnero de carcter enteramente popular, Samuel Feijo sostiene que Guilln es poeta que sale (nace, mejor dicho) del folklore cantor y da nzario cubano (295). Mullen define el son como a popular Afro-Cuban song-dance that symbolized the dual ethnic/racial makeup of the island (116). Helio Orovio en El son, la guaracha y la salsa (1994) resalta su carct er mulato al afirmar que si hay un gnero de la msica cubana que mu estra la integracin de factores hispnicos y africanos es, indudablemente el son (3). Tant o lo popular como lo mulato del son conforman elementos importantes de la poesa de Guilln. El poeta cubano propone una revalorizacin de la presencia africana en la isla que se legitima slo dentro del imaginario nacionalista de la armona racial y cultural representada en el

PAGE 62

62 son. Lo cubano prima sobre lo africano8. La insercin del tema negro en la poesa se da ms bien a travs de una disolucin de lo africano dentro de un concepto de cubanidad. Kutzinski afirma que by the early twentiet h century, terms such as cubanidad and cubana ... were, for all intents and purposes, synonymous of mestizaje (7). Esta necesidad de sntesis de lo africano y lo espaol queda expresada abiertamen te por Guilln en el prlogo de Sngoro Cosongo (1931): Opino por tanto que una poesa criolla entre nosotros no lo ser de un modo cabal con olvido del negro. El negro a mi juicio apor ta esencias muy firmes a nuestro cctel. Y las dos razas que en la Isla salen a flor de agua, distantes en lo que se ve, se tienden un garfio submarino, como esos puentes hondos que unen en secreto dos continentes. Por lo tanto, el espritu de Cuba es mestizo. Y del espritu hacia la piel nos vendr el color definitivo. Algn da se dir: color cubano. (10) Segn Guilln, el espritu de Cuba se revelar i rremediablemente en el color de la piel. Esta misma idea de garfio submarino que une dos continentes, queda expresada en el poema puente de esta misma coleccin: mulata/ puente de razas (22). En Cancin del bong, la voz potica es el sonido del tambor, el cu al representa ese espacio conciliador: Pero mi repique bronco, pero mi profunda voz, convoca al negro y al blanco que bailan el mismo son, (14) Alma y piel se confunden en la misma sangre mest iza: cueripardos o almiprietos/ ms de sangre que de sol (14). Hace referencia ig ualmente al sincretismo religioso: En esta tierra, mulata De africano y espaol, 8 La crtica de la obra de Guilln ayuda a consolidar esta idea. La tendencia de los crticos cubanos es a acomodar el tema africano en Guilln a la reafirmacin de un espritu na cionalista a travs de la idea de cubanidad. Por ejemplo, Cintio Vitier en Lo cubano en la poesa (1958) llega a afirmar que lo mejor de Guilln no es lo calificadamente negro o mulato de su obra, sino lo especfica y libremente cubano (307). Dentro del contexto posrevolucionario, crticos como Nancy Morejn y Roberto Fernndez Retamar analizarn la africana de la poesa de Guilln guiados por este mismo espritu.

PAGE 63

63 Santa Brbara, de un lado, Del otro lado, Chang, (15) Las primeras reacciones crticas a la poesa ne grista de Guilln resaltan la mulatez como una caracterstica importante. Por ejemplo, Ferna ndo Ortiz en Ms acerca de la poesa mulata: escorzos para su estudio (1936) destaca en los poemas de Sngoro Cosongo el uso de los elementos lingsticos que han entrado en la estra tificacin del mestizaje: voces y formas blancas y negras, vocablos pardos y giros amulatados (179). Para Ortiz, Cancin del bong es un poema mulato ya que pueden hallarse versos pardos por el tema pero con lenguaje blanco (179). Concluye que [e]ste lenguaje mulato del da es un avance en el proceso histrico de fusin o mestizaje lingstico entre el idioma cas tellano tal como se ha hablado en Cuba y los numerosos lenguajes africanos tra dos por los esclavos (179). Al igual que en la literatura producida a favor de la abolicin de la esclavitud, la mujer en la poesa negrista es la depositaria del concep to de mulatez. Mullen sostiene que [i]n the Caribbean it was the black body and almost invari able the black female body that became the locus of artistic representation ( 128). Por su parte, Ian Smart sostiene que sin esta ideologa no hay espacio en la poesa para la representacin de la mujer afrocubana. Propone una lectura del poema Mujer nueva de Guilln, incluido en Sngoro Cosongo como un ejemplo de su adhesin al concepto. Este crtico define mulatez como a fitting label for the artistic process to which Guillns poetry was subjected in the 1930s, for it clearly consists of the injection of African cultural values into th e exclusively European oriented Cuban literature (380). Aunque el objeto potico es una mujer ne gra y no mulata, es este proceso el que le da espacio en la

PAGE 64

64 poesa de Guilln: The black woman is aptly call ed nueva, for prior to the process of mulatez she is conspicously absent (380).9 El Negrismo, representado en Cuba principalmente por Nicols Guilln, propone una revalorizacin del aporte africano enmarcado dent ro de un espritu inte gracionista. Los temas africanistas se disuelven dentro del concepto ms abarcador del mestizaje como parte de la armona racial y cultural. La mujer negra o mula ta se convierte en el espacio de expresin esttica e ideolgica del concepto de mulatez. La poesa negrista confor ma, de esta manera, un punto de referencia importante desde el cual re solver las diferencias raciales. Se reafirma igualmente la tendencia a concebir la cubanidad como un caso extraordinario precisamente por su capacidad de fundir los elementos espaoles y africanos. Este imagin ario trasciende el contexto del Negrismo y se consolida dentro de la Revolucin. Revolucin y mulatez. La poesa negrista se da en un contexto so ciopoltico lleno de am bigedades. En su artculo Los imaginarios sosegantes de la nacionalidad: Nicols Guilln y la ideologa del mestizaje (2003), Luis Duno Gottberg analiza las c ontradicciones entre el discurso armonizador del mestizaje y las condiciones sociales y poltic as de la poblacin negra en Cuba. Para hacerlo, se apoya en testimonios como el de Esteban Montejo en Biografa de un cimarrn (1968) de Miguel Barnet (1940). Gottberg resalta las dificultad es sufridas por Montejo a travs de su larga vida. Igualmente hace referencia a la creacin a principios del siglo XX de un partido poltico con afiliaciones raciales: Uno de los hechos que revela tanto el descontento, como la capacidad organizativa de los afrocubanos fue la creaci n (1908) y la posterior rebelin y alzamiento (1912) del Partido Independiente de Color ( 150). La amenaza que representaba este grupo 9 Ian Smart aclara que antes de su etapa mulata, el obj eto potico femenino correspo nda claramente a una mujer blanca, por la influencia de los modelos modernistas, posmodernistas y vanguardistas (380).

PAGE 65

65 termin violentamente con un saldo de tres mil mu ertos. Las tensiones raciales no terminan y, en 1934, tiene lugar en la ciudad de Trinidad un alte rcado entre blancos y negros que deja un saldo de dos muertos y numerosos heridos. Gottberg resalt a el hecho de que, en este contexto, se hable de armona racial: Estas evidencias llevan a pensar que si Cuba es un ajiaco ..., como deca Fernando Ortiz, la intensidad del hervor que pretendi fu sionar los elementos que la conforman fue motivada en muchas ocasiones por el deseo de desintegrar estas viandas que no se avenan al gusto de la lite blanca. (153) Durante las dcadas de 1930 a 1960, la situaci n racial en Cuba se mantiene igual. En el contexto revolucionario, tales viandas vuelven a confor mar un asunto difcil de resolver. El discurso revolucionario es claro sobre los parmetros dentro de los cuales discutir asuntos relacionados con las diferencias raciales y sus im plicaciones socioeconmicas. El mestizaje sigue siendo el pilar principal de la identidad nacional cubana y su celebracin, casi un imperativo. Polticas culturales de la Revolucin. Despus de consolidar su poder en Cuba, la Re volucin se vio en la necesidad de aclarar sus poltic as culturales. La actividad artstica repr esentaba un espacio propicio para la expresin de ideas que podran poner en tela de juicio la ideologa revolucionaria. Los documentos oficiales se encargaron de evitar esta posibilidad. A partir de este momento en Cuba, los artistas de la isla pusieron o, mejor, debieron poner su ob ra al servicio de la causa revolucionaria. La censura y el exilio seran la otra posibilidad. En el discurso Palabras a los intelectuales (1961), Fidel Castro ab orda directamente las funciones que se espera cumpla el arte dentro de la Revolucin. El objet ivo principal es abordar el problema de la libertad de los escritores y de los artistas para expresarse (11). Concebido de antemano como un problema, Castro enfatiza la co mplicacin del asunto cuando se trata de la libertad de contenido. Este asunto debe preocupar solamente a aqullos que no son

PAGE 66

66 revolucionarios. Este discurso contiene las palabr as ms representativas de su mensaje, dentro de la Revolucin, todo; contra la Revolucin nada (17), las cuales tendran repercusiones directas sobre lo que se podra publicar en Cuba. Otros documentos oficiales de la Revolucin celebran la frater nidad socialista por encima de cualquier diferencia racial. La Segunda Asamblea General del Pueblo de Cuba (1962) une a diferentes grupos raciales como fuerza poltic a contra Estados Uni dos: blancos, negros, mulatos, mestizos e indios que hoy hermanan el desprecio, la humillacin y el yugo yanqui, como hermana la esperanza de un maana mejor (17). De la misma manera, se promueve la igualdad de gnero. Cuba es un lugar privilegiado donde se ha suprimido la discriminacin por motivo de raza o sexo y hecho realidad viva el di sfrute de los derechos humanos al librar al hombre y a la mujer de la explotacin (22). La mulatez es igualmente bandera revolucionaria. En la Declaracin del Primer Congreso Naciona l de Educacin y Cultura de 1971, se lee: Durante la etapa colonial, lo africano, a pesar de la brutal op resin, se funde con lo espaol formando las bases de lo que ser la cultura (16). Sin embargo, la situacin no era tan simple como lo proponan estos documentos. No todos los artistas y escritores cubanos se acogi eron a las rgidas normas impuestas por Castro y otros no creyeron en tal armona racial. Muchos escritores debieron aban donar la isla por la censura, siendo el caso Padilla uno de los ms conocidos. Lourdes Casal en la introduccin a El caso Padilla: Literatu ra y revolucin en Cuba (1971) presenta un breve recuento de las tensiones entre escritores y artistas en la dcada de 1960 debido a sus divergentes posiciones frente a la Revolucin. Segn Casal, Heberto Padilla (1932-2000), prot agonista del mencionado caso, fue centro de numerosas polmicas desde fi nes de 1967 (5). La controversia central tuvo que ver con la crtica de su libro de poemas Fuera del juego (1968) por parte de la UNEAC

PAGE 67

67 (Unin de Escritores y Artistas de Cuba) por consid erarlos contrarrevoluciona rios (7). Padilla fue arrestado en 1971 y liberado por la presin de escritores fuera de Cuba y por su propia autodenuncia (8). Logra salir de Cuba en 1980. Por otro lado, el escritor afrocubano de origen jamaiquino Carlos Moore adopta una posicin completamente antagnica fr ente a la Revolucin en lo que respecta al tema racial. En Castro, the Blacks and Africa (1988), Moore afirma que [t]he Cuban revolution was essentially a victory of the anti-imperialist segment of the white Cuban middle class (5). De igual manera argumenta que al reconocer a Fulgencio Batista como un mulato avanzado (was able to pass for white. Yet ... he was barred on racial grounds from private white upper-class Cuban clubs and associations), los negros jvenes cubanos w ere reluctant to join a white middle class movement to overthrow a colored president (5).10 Las estrictas normas impuestas por Castro, eviden ciadas por la controversia y la censura, determinan el camino esttico del escritor cubano en las dos primeras d cadas de la Revolucin. La obra Kele Kele (1987) de Saldaa es prueba de ello como analizar ms adelante en este captulo. Reevaluacin del Negrismo dentro de la Revolucin. En la dcada de los aos sesenta renace el in ters por la poes a negrista. La mulatez haba demostrado ser un concepto de fcil manipulacin es ttica e ideolgica. Varios escritores se dan a la tarea de reevaluar y cons olidar el Negrismo, la transc ulturacin y el mestizaje como elementos fundamentales de la nueva y privile giada igualdad promovida por la Revolucin. 10 El libro de Moore recibi fuertes crticas, especialme nte de escritores simpatizan tes de la Revolucin. Por ejemplo, Pedro Prez Sarduy en An open lette r to Carlos Moore (1990) le dice al autor de Castro, the Blacks and Africa que sus ideas son multiple, out-dated, warped theo ries [] both contradictory and decontextualized, governed less by reason than passion (34). Aunque no es mi objetivo en esta disertacin profundizar en esta controversia, considero revelante la mencin de Moore ya que su posicin contrasta con lo divulgado por la Revolucin.

PAGE 68

68 Obras como La poesa negrista (1973) de Mnica Mansour, El son de vuelo popular (1972) de Roberto Fernndez Retamar y Nacin y mestizaje en Nicols Guilln (1982) de Nancy Morejn estn motivadas por la fe en la Revolucin. Para estos autores, un anlisis del Negrismo es una herramienta til para promover las ideas revolucionarias. El estudio de Mansour en La poesa negrista parte de la idea de que en el Caribe hispnico la posicin del negro no fue tan terrible como en otras colonias a causa de la mezcla racial: el hecho de que, mientras los purit anos trajeron consigo a sus mujeres, los conquistadores espaoles no lo hicieron (24).11 Partiendo de la aceptacin de este privilegio, esta crtica celebra la poesa ne grista como la reivindicacin de l elemento africano, al tiempo que descarta una denuncia de ndole r acial. Afirma que [l]a poesa ne grista pretenda revalorar las costumbres y tradiciones de los negros am ericanos ... y protestaba por su situacin socioeconmica ... El tema negro fue ms bien una protesta por la situacin social que por la racial (137).12 Otros crticos celebran a Guilln como un poeta nacional por su capacidad de fundir el elemento negro en una imagen mestiza abarcador a de la cubanidad. Su funcin transculturadora y su concepto de la mulatez conforman bases ideolgicas muy convenientes al discurso revolucionario. El son de vuelo popular (1972) de Roberto Fernndez Retamar niega la 11 Otros autores que recopilaron poesa negrista incluyen argumentos semejantes. Por ejemplo, Armando Gonzlez Prez en Antologa clave de la poesa afroamericana (1976) afirma que [portugueses y espaoles] dejaron que los esclavos agrupados en cabildos practicaran sus creencias facilitando as la creacin de un sincretismo religioso y la pervivencia de importantes aspectos lingsticos, la organizacin social y el folklore de los distintos grupos de esclavos trados al Nuevo Mundo, especialment e en el Brasil y la regin del Caribe (10). 12 Efran Barradas en Otra vez el negr ismo (1980) analiza esta obra de Mansour y la posterior recopilacin que hace en compaa de Jos Luis Gonzlez titulada Poesa negra de Amrica (1976). Barradas considera limitante la visin centrada en las circunstancias socioeconmicas del negro que Mansour mantiene en La poesa negrista. Sostiene que en su nuevo estudio hay ya ms matices y el fenmeno negrista no se ve como resultado exclusivo de las circunstancias americanas (7)

PAGE 69

69 posibilidad de hablar de poesa negra en Gu illn, al tiempo que reconoce como cualidad importante el uso de un es paol sin deformaciones: A partir de su primer libro ... Guilln no usa ms el lenguaje deformado, y se nos presenta en posesin de un deslumbrante espaol arrimado a los clsicos y a Garca Lorca y otros poetas espaoles del momento ... dnde est la poesa negra? ... Cuba es mestiza ... Lo blanco no est aqu y lo negro all, sino que hay una fusin ... Una poesa africana en Guilln, no hubiera sido una poesa cubana. En cam bio en su espaol trabajado a la lumbre de los clsicos resuena una sensibilidad cubana, es decir, mestiza. (25-26) En consecuencia, la poesa negrista de Guilln se reafirma como mestiza y no negra. Igualmente, Fernndez Retamar es explcito sobre la relacin de la poesa de Guilln con la Revolucin: Guilln comprendi que la moda negra europea anunciaba en realidad un arte de la descolonizacin. Ello lo llev a ser el poeta de la Revolucin (52). Nuevamente, las posibles implicaciones raciales de la poesa negrista se suprimen con el fin de favorecer una protesta basada en la lucha de clases. Por su parte, Nancy Morejn en Nacin y mestizaje en Nicols Guilln (1982) sostiene que es obvio que la concepcin general de Guilln sobre la historia y la naturaleza de las Antillas se fundamenta en la aceptacin del fenmeno de transculturacin (34). Basndose en el concepto propuesto por Fernando Ortiz, Morej n combina la idea de nacin socialista e igualitaria con el c oncepto de mulatez: La cultura cubana, como parte integrante de la cultura del Caribe, ... se distingue, en el momento actual por una concienc ia nacional que nicamente se concibe gracias a la accin de una Revolucin socialista que la determina. Esa conciencia descubre sus races populares nutridas por la savia ancestral de dos componentes bsicos: el hispnico y el africano; ambos determinan nuestro ser social y psquico. (20) Considera que [p]oner al negro en su justo luga r era un deber y una verdad revolucionaria (36). Sin embargo, este justo lugar tiene cabida en Cuba siempre y cuando no implique una polmica racial: Los cubanos ... se car acterizan por haberse propuesto la gestacin de una nacin homognea en su heterogeneidad, determinada por un fin poltico y ms all de cualquier

PAGE 70

70 cndida controversia cultural o racial (29). La imposibilidad de una fusin total de razas obliga a concebir el mestizaje cubano en trminos cu lturales: De donde la nacionalidad supone un crisol de razas y una cultura mes tiza. Y no un crisol de razas y un cr isol de culturas, como ocurre en otros pases de cultura divers a, es decir, no transculturada ( 31). De esta manera, lo africano es parte de la cultura cubana (mestiza), nunca una cultura alterna. Esta posicin niega legitimacin a cualquier posic in (poltica, literaria, cultural, et c.) basada en diferencias raciales. Como se puede constatar, el inters lite rario por la presencia africana en Cuba se intensifica a partir de l siglo XIX, alcanzando su cumbre con la poesa negrista. Sin embargo, prima entre estos escritores un deseo de armoni zar las diferencias raciales, las cuales podemos constatar a travs de instancias histricas como la rebelin del Partido In dependiente de Color en 1912. Igualmente, la mujer de ascendencia africana se convierte en el smbolo pasivo de estos intereses. Con la llegada de la Revolucin en 1959, el deseo armnico es ms que nunca un imperativo poltico. A nivel literario, renace un entusiasmo por el Negrismo, determinado principalmente por la urgencia por promover la ideologa revolucionaria. Kele Kele : Manifiesto mulato de Excilia Sald aa. Para muchos estudiosos del Negrismo anti llano, el movimiento termina en la dcada de los aos 1940. Por ejemplo, Mansour afirma que [e]l movimiento de poesa negrista es relativamente breve y se integra a las poesas na cionales ( 142). Otros inclusive se atreven a decir que [a] partir de 1937 la poesa negra en el mundo hispanohablante se disuelve dentro de otras corrientes; su reaparicin ocurre slo a travs de manifestaciones aisladas y no constituye por lo tanto un movimiento (Albornoz y Rodr guez-Luis 17). Sin embargo, Efran Barradas afirma que [t]al interpretacin del Negrismo pareca vlida hasta que, a partir de la dcada de 1960, poetas en todas las antillas hispanas comen zaron a crear ... una nueva poesa de tema negro ... (Nancy Morejn 22). De este nuevo auge negrista al que llama neo-Negrismo, Barradas

PAGE 71

71 resalta el aporte femenino de poetas como Nanc y Morejn a ese movimiento. La obra de Excilia Saldaa bien puede incluirse de ntro de esta nueva tendencia. Kele Kele (1987) es la obra de Saldaa que mejor representa su inter s en dar cuenta del aporte africano a la cultura c ubana. En este sentido, esta obr a se enmarca dentro del neoNegrismo. Representa igualmente un claro ejemplo de la adhesin de Saldaa a la ideologa de la mulatez y de su compromiso con la Revolucin. El concepto de mulatez en Saldaa retoma las caractersticas culturales e ideo lgicas descritas anteriormente en este captulo. Por un lado, su inters por incluir el tema negro en su obra se integra al discurso nacionalista de la fusin racial y cultural de una manera muy similar a la de su antecesor Nicols Guilln. Por otro lado, los imperativos ideolgicos de la Revoluci n permean su obra creando, en el caso de Kele Kele por ejemplo, un mensaje directo sobr e su compromiso con sta. Introduccin y prlogo a Kele Kele : la literalidad de la mulatez. Cintio Vitier propone que su libro Lo cubano en la poesa debe leerse siguiendo la sugerencia del autor como un poema; pero ta mbin como un programa, como un extenso y dramtico manifiesto (7). De la misma manera, propongo una lectura de Kele Kele ms all de sus especificidades literarias. En esta obra, Saldaa desplieg a su potica en conjuncin con un programa ideolgico directo y concreto. Al igual que Nicols Guilln en su prlogo a Sngoro Cosongo, Saldaa explica la conformacin mulata de Kele Kele en la introduccin que titula Antes de empezar. Tambin expresa dire ctamente su fidelidad a la Revolucin. Flora Gonzlez Mandri es la crtica literaria qu e mejor y ms profundamente ha estudiado la obra de Excilia Saldaa. En Guarding Cultural Memory: Afro-Cuban Women in Literature and the Arts (2006), Gonzlez Mandri define a Salda a como una poeta culturalmente mestiza y/o transculturada. Al analizar lo que llama poesa autobiogr fica, afirma que

PAGE 72

72 Saldaa reveals her cultural mestizaje/transc ulturacin, concepts th at her predecessors Nicols Guilln in the 1930s and Fernando Or tiz in the 1940s defined as the reciprocal influence of African and Spanish cultures in th e creation of the hybrid nation that is Cuba. (113) De esta manera, ubica a la poeta dentro de la tradicin cubana del mes tizaje sin cuestionar ni profundizar en sus posibles causas e implicaciones. En mi lectura de Kele Kele Saldaa es directa y ortodoxa en su presentacin del tema de la mulatez Esta visin queda expuesta en la parte preliminar de Kele Kele : Vine con la lengua de nuestros antecesores, africanos y espaoles. Con oricha y ritmo de romance ... Nuestro folclor afroespaol, hispanoafricano, tiene guitarra y tambor y se resuelve en el son cubano (7). Las diferentes lenguas tradas a Cuba muestran de igua l manera el mosaico mulato que la afrocubana describe: De Espaa vino el andaluz, el asturiano, el gallego, el castellano, el ar agons, el leons, el vasco, el canariotodo s juntos: el espaol. Y de frica, el carabal el mandinga, el congo, el de If el craca el bant el de Oytodos negros y juntos : todos africanos y juntos en el barracn. (7) La frase todos juntos recuerda el verso Yo lo s junto de Nicols Guilln en Balada de los dos abuelos de su coleccin West Indies (1934). Esta intertextualid ad reafirma la continuacin del discurso que intenta armoni zar lo espaol y lo africano. Sin embargo, si analizamos en detalle las pa labras de Saldaa se descubre un desbalance entre las herencias lingsticas de Espaa y frica. El hecho de resaltar los nombres de las lenguas africanas pone en relieve la centralidad de las espaolas, precisamente por ser la lengua en la que Saldaa escribe. El espaol representa a todas las le nguas ibricas y ocupa un espacio lingstico claro y contundente. Por otro lado, las lenguas africanas son ajenas o externas al espaol y, por eso, se escriben en cursiva. Son le nguas asociadas al color de los esclavos que las trajeron a la isla: todos negros y juntos. Estas sutiles diferenc ias son casi imperceptibles debido

PAGE 73

73 al tono armonizador de Saldaa y ponen en manifi esto las fisuras del concepto de mulatez. Su solidez es tan manufacturada como aparente. Igualmente, Saldaa muestra la influencia de l concepto de transcul turacin. Al igual que Ortiz, reconoce un proceso transculturador entre africanos y espaoles, pero tambin, uno entre los diferentes grupos que llegar on de frica. Al reconocer el aporte yoruba como el ms importante, afirma que [p]or supuesto, este grupo, conocido entre nosotros como lucum, vino acompaado de otros. Ellos no slo dieron al proc eso de transculturacin con Espaa su aporte en conjunto, sino que entre s fu eron objeto de este fe nmeno social (8). Consolida el concepto de transculturacin cuando dice que Cuba es un producto nuevo y autntico, nacido de Espaa y frica (8). Inclusive cita a Castro para apoyar su posicin: Mirarnos en el espejo de aquel pasado es ver nuestro rostro de hoy. Ya lo dej dicho nuestro comandante en Jefe Fidel Castro: Somos latinoafricanoamericanos (8). El hecho de citar a Castro eviden cia el momento en que Saldaa escribe Kele Kele Aunque la fecha de publicacin de esta obra es 1987, fue escrita muchos aos antes. En su artculo Lo cotidiano trascendente: Reflexione s sobre mi obra potica escrito en abril de 1998, Saldaa expone el atraso editorial que sufre su ob ra al igual que la de otros autores. Afirma que resulta hoy en da muy difcil evalua r cul es el mejor libro de un es critor, ni siquiera el escritor puede saberlo, porque se recibe a aos luz del mo mento en que se escribi (9). Igualmente, nos permite calcular cundo fueron escr itas sus principales obras: La Noche ya tiene trece aos de realizado, Kele Kele y Cantos para un Mayito y una Paloma cumplieron desde que se escribieron treinta aos, Jcara de Miel tiene poemas de cuando naci mi hijo hace veintisiete aos (9). En consecuencia, Kele Kele debi escribirse en 1968. Este hecho explica el entusiasmo revolucionario de su au tora al escribirlo.

PAGE 74

74 Su obra se inserta dentro del discurso naciona lista fortalecido por la Revolucin. Para la poeta el choque de culturas crea una unidad que se resolvera en la formacin de la nacionalidad cubana (9). Afirma igualmente que la verd ad sobre el aporte africano fue negada sistemticamente, en forma expresa o elptica, por las instituciones sociales y los hombres que detentaban el poder hasta el triunfo de la Revol ucin (9). Esta ltima afirmacin de Saldaa sugiere que su obra literaria pretende legitimar el aporte africano a travs del concepto de nacin mulata (transculturada) y del discur so igualitario de la Revolucin. El epgrafe del prlogo a Kele Kele reafirma la intertextualidad con Nicols Guilln. El verso Por el mar de las Antillas lo toma del poema Un son para nios antillanos incluido en El son entero (1947). Gabriel A. Abudu afirma que [ t]he presence of Guillns lines is obviously a tribute to the old mast er in acknowledgement of his wisdom (22). En mi opinin, la referencia a Guilln es ms que un simple tributo o reconocimiento. El poeta negrista representa un punto de partida importantsim o para Saldaa. La potica de esta ltima tiene muchos elementos en comn con la de su antecesor. Por ejemplo, el tratamiento del tema de la mulatez cubana es una continuacin del iniciado aos antes por Guilln. Espaoles y negros se encuentran en su espacio potico que los une y borra todas sus diferencias. Nuevamente el poema Balada de los dos abue los de Guilln tiene un claro eco en el prlogo a Kele Kele El verso Qu de barcos, qu de negr os! Saldaa lo expande en Por el mar Caribe, llegaron los barcos. Ib an cargados de negros, iban cargados de blancos. Llegaron los barcos (15). De igual manera, presenta la desigualdad entre blancos y negros al momento de llegar a Amrica: Llegaron los barcos por el mar del Caribe: Europa riendo, frica llorando. frica lleg llorando (15). La repe ticin de la ltima oracin de cada prrafo al principio del siguiente le da un sentido de c ontinuidad y resalta el carcter de causa y efecto relacionado con

PAGE 75

75 los hechos histricos. La ltima oracin del tercer prrafo describe la situacin de frica en el momento de su arribo al Caribe: La esperaba la voz del amo ( 15). E inmediatamente, el prrafo siguiente revela la resistencia africana que no permitira la muerte de su cultura: La esperaba la voz del amo por el mar del Caribe, pero tambin la s olas hablaron, y en el cuero de las rocas se oy en tambor africano. Se oy en tambor africano (15). Sin embargo, a medida que el prlogo progresa las diferencias entre blancos y negros se van eliminando. El final de ste es el clmax de la intertextualidad con Guilln. El poema La muralla incluido en su coleccin La paloma de vuelo popular (1958) representa la fusin a travs de la unin de las manos: Alcemos una muralla juntando todas las manos; los negros, sus manos negras, los blancos, sus blancas manos. ( Nueva Antologa 149) Igualmente en Saldaa, la resistencia de la cultu ra africana se disuelve en la unin fraternal de las manos, expresada con el sentido rtmic o de esta prosa que suena a poesa: Las islas se poblaron por el mar del Caribe, los hijos fueron brotando: blancos y negros, negros y blancos; blancos, negros, mulatos, por el mar del Caribe, por donde llegaron los barcos, por donde se oy el tambor, por donde se sinti la voz del amo; por el camino del cuero, por el camino del ltigo, se junt aron las manos: tu mano y mi mano. (16) Abudu concluye que we witness the historical processes that led to a fusion of two hands (black and white) standing in balanced and symbolic union (22). La frase final es contundente en este sentido: Por el mar del Caribe, las manos se juntaron (16). La mulatez, simbolizada por las manos unidas, es ms que la simple fusin de raza s; representa valores como la fraternidad y la igualdad que son pilares del discurso revolucionario. La mayor contradiccin de Sa ldaa en su introduccin a Kele Kele consiste en condenar las prcticas religiosas afrocubanas por consid erarlas supersticiosas al tiempo que escribe

PAGE 76

76 historias que se originan y/o se relacionan directamente con sta s. Su opinin sobre la situacin de los descendientes de los esclavos antes de 1959 queda expresada de la siguiente manera: Sumidos en la ignorancia, en la falta de escu elas, en los trabajos ms embrutecedores, los descendientes de nuestros esclavos y tambi n el sector ms preterido de la poblacin blanca buscaron en el esoterismo y la magia una salida a sus males. (10) La Revolucin permite despojar lo africano de la supersticin y descubrir su universalidad: La realidad actual es otra. Desposedo de lo s elementos sacros, el universo africano del que somos beneficiarios, se nos muestra en toda su es plndida belleza, en toda su sabidura, en toda valga la redundancia su universalidad (10). Adems, manifiesta abiertamente la postura comunista que condena y promueve la el iminacin de todo tipo de religiones: Las religiones no desaparecen por decreto, sino gracias a la cultura y a la ciencia; como forma de la conciencia social estn destin adas a perecer: conocerlas, investigarlas, compararlas con otras, es la forma ms r pida de no necesitarla s. Y con la religin desaparecen los ritos, las supersticiones injustificadas, la magia inmediata. Pero la sabidura del pueblo no desaparece. Cuidarla es nuestro deber y nuestro derecho. (11) En consecuencia, Saldaa aclara que las historias incluidas en Kele Kele no son otra cosa que hermosas leyendas de amor (11), despojando a lo s protagonistas del pa nten afrocubano de su relevancia mtica. Otros escritores cubanos del momento y qui enes, como Saldaa, apoyan la Revolucin no han condenado las religiones afrocu banas sino que por el contrari o las han convertido en tema central de sus libros. Este ss el caso de Migue l Barnet y Natalia Bolvar (1934), entre otros. Libros como Cultos afrocubanos: la Regla de Ocha, la Regla de Palo Monte (1995) de Barnet y Los Orishas en Cuba (1990) de Bolvar presentan una desc ripcin y anlisis de los cultos religiosos de origen africano en Cuba. El inter s principal de estos autores es profundizar en las caractersticas de estas re ligiones con el objetivo de difundirlas y revalorarlas. La diferencia entre esta visin y la de Saldaa en Kele Kele con respecto a la religiosidad afrocubana se debe, probablemente, a los diferent es momentos en que escriben estos aurores. En

PAGE 77

77 Afro-Cuban Religiosity, Revo lution, and National Identity (2004), Christine Ayorinde analiza la compleja relacin de la Revoluci n con la religiosidad en Cuba, en particular el caso de las religiones afrocubanas. Ayorinde reconoce fases y aproximaciones diferentes en el estudio de estas religiones dentro del periodo pos-revolucionario. Sostiene que Research by Cubans into Afro-Cuban form s after 1959 was stimulated by the move to form a truly revolutionary cultu re from that of the popular masses. However, early studies were constrained by the need to reflect th is agenda and concentrated on the more aesthetic features of these forms which c ould then be used to fashion the national culture or on negative aspects, such as the alienating effect of religious practices on both individuals and society. (1) Por el contrario, a partir de la dcada de los aos 1990, la apertura por parte del gobierno permiti que la investigacin de las prcticas religiosas contemporneas fuera ms fcil que unos aos antes (Ayorinde 3). La relacin de la Revolucin en sus prim eros aos con la religin fue bastante conflictiva. Ayorinde afirma que [t]he Revolutions adoption of Marxism-Leninism naturally implied a move away from religion, which was deem ed to be of the ideological influences likely to hinder social development (96). La religin ca tlica fue la ms directamente afectada en los primeros aos del rgimen castrista, no solamente por su potencial contradiccin con la ideologa revolucionaria, sino especialmente por su relacin con la aristocracia cubana (la mayora de los cubanos exiliados eran catlicos). El libro Fidel y la religin: conversaciones con Frei Britto (1985) profundiza en este tema. Aunque el libro de Saldaa no es un estudio de las religiones afrocubanas en s, su inclusin del tema est acorde con las aproximaci ones de los primeros aos revolucionarios. Al tiempo que las condena a perecer gracias a la cultura y a la ciencia, la au tora propone el rescate de sus historias. Saldaa concluye Antes de empezar resaltando la importa ncia de recuperar el legado y la sabidura de la herencia africana: P ronto desparecern los viejos creyentes. Que no

PAGE 78

78 mueran con ellos estas historias. Busqumoslas para que los que nos sucedan, las conozcan tambin (13). Cita un adagio africano para ilus trar esta idea: Cada viejo que muere es una biblioteca que se quema (13). Sin embargo, est clara en la necesidad de modificar estas historias para que estn acorde con el moment o en que las reescribe: Transcribamos esa biblioteca al lenguaje de nuestros das (13). A travs de la introduccin Antes de empezar y el prlogo a Kele Kele Excilia Saldaa sienta las bases ideolgicas y estticas de esta obra. Nicols Gu illn representa un punto de partida claro y concreto. La intertextualidad con los poemas Balada de los dos abuelos y La muralla presenta una perfecta continuidad de temas y objetivos poticos. La esclavitud encuentra en ambas instancias un proceso hist rico que disuelve su carga de opresin y explotacin. La mulatez conforma un espacio ideolgico y metafrico desde el cual neutralizar las diferencias raciales y culturales en Cuba. La africana de las histor ias que estn a punto de contarse queda subordinada por la fuerza de la literalida d de dicho discurso y la visin de la religin como elemento supersticioso que aten ta contra los objetivos de la Revolucin. La esttica de Kele Kele Las ideas estticas que su stentan esta obra c onforman una concrecin de la ideologa de la mulatez en Saldaa. Kele Kele es una coleccin de cinco pata kines o historias de origen africano escritos en espaol bajo la influencia de la forma potica del romance tradicional espaol. Un anlisis de sus fuen tes e influencias pone en relieve la esttica mulata de Saldaa que consiste en narrar estas hi storias afrocubanas dentro del es pacio literario heredado de la poesa espaola. Las fuentes literarias de Saldaa se remontan a poetas clsicos espaoles. En su articul El afn de nombrarse en la obra potica de Exc ilia Saldaa, Flora M. Gonzlez sostiene que la poeta

PAGE 79

79 dialoga con Nicols Guilln y tr ansforma el gnero del cuento infantil en un lugar potico donde las voces barrocas de Luis de Gngora y Sor Juana Ins de la Cruz, y las ms contemporneas de Lydia Cabrera, Nicols Guilln y Jos Lezama Lima adquieren nuevas resonancias. (34) Aade que [l]a voz potica de Saldaa acude a la mtrica del romancero tradicional para tornar prosa en poesa (34). Kele Kele es el mejor ejemplo de esta caracterstica. En Lo cotidiano trascendente: Reflexione s sobre mi obra la potica, la poeta misma explica sus motivaciones, objetivos y herencias en su tarea liter aria. Afirma que su bsqueda conlleva al internalismo o descubrimiento de l o interno esencial de la poesa (8). Llama lo cotidiano trascendente al quehacer de la ge nte comn que es expresin de un quehacer espiritual mayor, el orden en la vida para encontrar el orden csmico (8). E inmediatamente conecta esa esencia potica con el espritu nacion alista claramente expresado en la introduccin a Kele Kele : Por ello, estoy sustentada o mejor dicho, esa poesa est sustentada por una eticidad, por una moral que es la esencia misma de nuest ra identidad nacional (8). De esta manera, Saldaa ratifica su fe en la poesa como un espacio donde ordenar y definir la nacin. Igualmente, explica sus fuentes literarias. Aclara que [s]i hay algo novedoso en m comienza en Cantos para Mayito y una paloma y en Kele Kele es [sic] en esos dos libros donde voy a buscar en el pasado de la litera tura nuestra a mi nio (10). Sobre Kele Kele afirma que est estructurado como las tragedias griegas, fundamentalmente las trilogas ligadas (fjase en Obba, Los reyes del trueno y el relmpago y el patakn Kele Kele) (10). Reconoce sus mltiples fuentes: Yo soy una deudora de toda la poesa: bien post-modernista es el sonetillo pentaslabo, y aunque soslayo el endecas labo, los sonetillos octoslabos de la Noche o de Jcara de Miel seran imposibles sin Quevedo (10). De esta manera, Saldaa despliega en Kele Kele esta herencia y convierte las historias afrocubanas en un entramado potico con base en el romance. A simple vista los patakines se

PAGE 80

80 asemejan a una narracin tradicional. Sin emba rgo, su estructura interna revela elementos caractersticos de la poesa como, por ejemplo, la di visin en versos y la ri ma. La flexibilidad en la longitud y el carcter narrati vo de esta forma estrfica le permiten a Saldaa usar el romance para contar las historia s de amor de los dioses afrocubanos La mtrica tradicional del romance es el verso octoslabo. Los versos de arte menor como el octoslabo son de carcter popular. La oralidad y la temtica popular de sus inicios son igualmente propici os para los propsitos de esta poeta. El uso del patakn por parte de Saldaa es un ejemplo de la revalo rizacin del folklore afrocubano que se da dentro de la Revolucin. En este respecto, Ayorinde sostiene que [a]s part of its bid to revalue aspects of the former subcu lture while discarding others, the party leadership advocated assimilating the cultural values of th e Afro-Cuban religions. This was to be achieved by secularizing them, or selected parts of them, and transforming them into a national folklore (107). Esta revalorizacin se hace evidente en la creacin de instituciones tales como el Conjunto Folklrico Nacional en 1962 y el Centro de Es tudios Folklricos el siguiente ao y la publicacin de Actas del Folklore y Etnologa y Folklore (Ayorinde 108). Siguiendo este mismo inters, Saldaa el patakn como base de sus historias mulatas. El prrafo inicial del primer patakn titulado Las tres suspirantes tiene la estructura usual de la narracin: Ayer me cont mi abuela que Olofi tena tres hijas a cual de las tres ms bellas; que Olofi tena tres hijas a cual de las tres ms buenas; que Olofi tena tres hijas criadas de igual manera. Las tres usaban collares, idd y paraderas. Las tres ten an las voces ms dulces que las sirenas. Las tres amaban a un hom bre con pasin justa y sincera. (19) Sin embargo, su estructura interna revela caracters ticas del romance Puede dividirse en versos octoslabos constantes, intercala dos por versos de siete y nueve slabas. La rima asonante se

PAGE 81

81 presenta de manera intercalada, es decir, corre sponde a la asonancia de los versos impares del romance tradicional: A/yer/ me/ con/t/ mi a/bue/la/ que O/lo/fi/ te/n/a/ tres/ hi/jas/ a/ cual/ de/ las/ tres/ ms/ be/llas/; que O/lo/fi/ te/n/a/ tres/ hi/jas/ a/ cual/ de/ las/ tres/ ms/ bue/nas/; Como se puede ver, la narracin inicial se di vide en versos de ocho, nueve, ocho, nueve, ocho slabas respectivamente con una rima asonante en e/a en los versos octo slabos. Esta precisin no se mantiene a travs de la historia. No obstant e, se mantiene la estruc tura interna de versos asonantados. La estructura de Kele Kele muestra la capacidad creativa de Excilia Saldaa. La poeta logra concretar su adhesin a la ideologa de la mulatez a travs de la combinacin de una temtica de origen afrocubano con la forma po tica del romance. De esta manera, esta obra conforma un ejemplo nico de la necesidad de fundi r lo espaol y lo africa no. La literatura logra hacer realidad los ideales del nacionalismo cubano en un momento tan crucial de su historia. Lo africano en Kele Kele Kele Kele se clas ifica generalmente como parte de la literatura in fantil o juvenil de Excilia Saldaa. Como la autora misma lo dice, es uno de sus primeros libros donde busca en el pasado de la literatura a su nio. Flora Gonz lez tambin lo reconoce como uno de sus libros infantiles ( Guarding 115). No obstante y ya que otros est udiosos han establecido la relacin con la literatura infantil, en mi estudio de esta obra he decidido resaltar principalmente su aporte a la literatura cubana de tema africanista.13 La razn tiene que ver prin cipalmente con los objetivos expuestos por la misma autora en la introdu ccin y prlogo que analic anteriormente. Mi 13 En el captulo 3 de esta disertacin analizar en detalle la lite ratura infantil de Saldaa, en especial por su carcter pedaggico y por la importancia de la enseanza como uno de los objetivos de la Revolucin.

PAGE 82

82 propsito aqu es analizar el manejo de Saldaa de algunos elementos africanistas como, por ejemplo, el uso del patakn y la inclusin de la lengua y los dioses afrocubanos. No pretendo, sin embargo, presentar un estudio exhaustivo de dich a cultura ni hallar co rrespondencias entre los puntos que analizo en la obra de Saldaa y la cultura africana, particularmente la yoruba. La ideologa de la mulatez permite una apr oximacin no conflictiva a la herencia africana en Cuba. Las prcticas religiosas, las leyendas, la msica, la danza, las lenguas de origen africano, entre otros aspectos, encu entran en la literatura un es pacio que los incluye como una parte importante de la cultura n acional. Antroplogos, artistas y so cilogos se dan a la tarea de investigar las particularidades de las prcticas afrocubanas con el principal objetivo de resaltar lo extraordinario de la composicin tnico-cultural de la isla. El concepto de cubanidad absorbe las tensiones e inevitables consecuencias de una sociedad producto de un orden colonial basado econmicamente en el predominio del cultivo del azcar y en la importacin de esclavos. Saldaa exhibe este mismo acercamiento al tema africanista. Antecedentes del inters african ista en Cuba Una de las primeras obras en tratar de explicar y dar cuenta de las pa rticularidades de la presencia negra en Cuba es Los negros brujos (1906) de Fernando Ortiz. Es una obra pionera que representa la fase inicial de la ideologa de Or tiz sobre el tema afrocubano. En las Advertencias preliminares, Ortiz expresa el objetivo principal de su estudio: La observacin positivista de las clases deshered adas en tal o cual asp ecto de la vida, y de los factores que les impiden un ms rpido escalamiento de los estratos superiores, forzosamente ha de producir el efecto benfi co de apresurar su redencin social. (6) Considera que la raza negra a su llegada a Amr ica se hall en una condicin social extraa ... con su impulsividad brutal comprimida frente a una raza de superior civilizacin (13). La consecuencia de de pertenecer a una civilizaci n inferior es un aislamiento que propicia prcticas como la brujera y el fetichismo. El imperativo para Ortiz es entonces difundir ms y

PAGE 83

83 ms el conocimiento del atavismo religioso que re trase el progreso de la poblacin negra en Cuba, digna de todo esfuerzo que se haga por su verdader a libertad: la mental (7). El acercamiento condenatorio de Ortiz a la religin afrocubana en esta obra queda explcitamente expresado en el rea de estudio dentro del cual se enmarca. Su ttulo est acompaado por los subttulos H ampa afro-cubana que lo preced e y Apuntes para un estudio de etnogrfica criminal escrito en parntes is. A este respecto, Miguel Arnedo-Gmez en Writing Rumba (2006) afirma que [a]nthropological studies of Afro -Cuban culture by prominent Cuban intellectuals in the first two decades of the republic served to justify the repression of Afro-Cuban culture (28). Arnedo-Gmez Aade que aunque Ortiz pensaba que la educacin ayudara a la poblacin negra cubana a dejar atrs tales prcticas de origen africano como la brujera, no descart completamente la nocin de que hasta cierto punto ellos estuvieran biolgicamente conectados a estas prcticas. Esta idea conllevara a aceptar su atraso perpetuo (29).14 La ideologa de Ortiz cambia dramticam ente en un transcurso de treinta aos aproximadamente. Jorge Castellanos en Pioneros de la etnografa afrocubana (2003) reconoce que varios factores, entre ellos una revisin ms pr ofunda de la doctrina martiana y la influencia de etngrafos ms jvenes como Rmulo Lachataer, se combinan con la direccin cada vez ms sistemtica de la mente de Ortiz para orient arlo, en la dcada del Treinta, hacia una nueva fundamentacin de su pensamiento etnogrfico, que se manifiesta en una serie de definitivos virajes ideolgicos (133). A partir de entonces, el elemento afri cano se integra al europeo para conformar la cultura cubana, idea bsica de su concepto de transculturacin. Yo aadira que 14 La palabra brujera contiene una connotacin negativa que Fernando Ortiz ms tarde descarta.

PAGE 84

84 Ortiz revalora lo africano principalmente por su valor folklrico y esttico como ocurrira posteriormente en la Revolucin. Otra obra importante sobre la cultura afrocubana es El monte (1954) de Lydia Cabrera, deudora intelectual de Ortiz. Presenta un es tudio detallado de las prcticas religiosas afrocubanas. Las fotografas incluidas resaltan la intencin ilustrativa de El monte Muchas de stas muestran a los informantes de la autora. Este hecho es fundamental ya que resalta la credibilidad que Cabrera quiere dar a su obra. Afirma que su estudio ha sido guiado por los mismos practicantes: El mtodo seguido, si de mtodo, aun vagamente, pudiera hablarse en el caso de este libro!, lo han impuesto, con sus expl icaciones y digresiones, inseparables unas de otras, mis informantes, incapaces de ajustars e a ningn plan (11). Aade que ha los seguido siempre estrechamente, cuidando de no alterar sus juicio s ni sus palabras, aclarndolas slo en aquellos puntos en que seran del todo ininteligibles al profano (11). El hecho de que Cabrera sale de Cuba y se declara en cont ra de la Revolucin no impide que su obra se incluya dentro de una corriente nacionalista que cree en una esencia cubana basada especialmente en el mestizaje. Este h echo opaca o relega el valo r del elemento africano como diferente y/o alterno. Por ejemplo, en la in troduccin a la edicin de la Editorial Letras Cubanas de 1993, Raimundo Respall Fina sostiene que El monte es una mirada desde el vrtice mismo de las vibraciones del alma cubana (6). Por su parte, Cabrera hace hincapi en el carcter mestizo de Cuba. Al reconocer los conocimientos de la poblacin de origen africano afirma que los negros y quiz debamos decir nuestro pue blo, que en su mayora es mestizo fsica y espiritualmente tienen por lo regular un gran conocimiento de las virtudes curativas que atribuyen a los poderes mgicos de que estn dotadas las plantas. (21) De esta manera, la sabidura afrocubana se di luye en el discurso nacionalista hegemnico representado por el co ncepto de cubanidad.

PAGE 85

85 Ortiz inaugura una atencin por el elemento negro en Cuba que le transmite no slo a folkoristas como Cabrera sino tambin a un gran nmero de escritores tanto en el campo narrativo como potico. Lorna V. Williams sostiene que escritores como Alejo Carpentier y Emilio Ballagas would appropriate the black pres ence as a means of asserting their cultural autonomy as Cubans (54). Aunque escritas en di ferentes momentos, estas obras representan los intereses del escritor cubano perten eciente a una lite intelectual privilegiada de la cual Ortiz es uno de sus miembros. En la mayora de los casos una explicacin de las intenciones del autor precede la historia a contar. La inclusin del tema africanista ayuda al es critor cubano a reafirmar su control como creador de los di scursos definidores de la nacin. Esta relacin del escritor cubano con la pr esencia negra en Cuba conlleva a formular algunas preguntas importantes al analizar el tratamiento del te ma por parte de Saldaa en Kele Kele Por ejemplo, hasta qu punto pueden estos escritores representar lo negro como un elemento cultural distinto? Qu estrategias ut ilizan para incorporar textualmente dichas diferencias? Algunos lineamientos de anlisis se desprenden de estos cuestionamientos. En el resto de este captulo, me propongo analizar algunas de las formas en que Saldaa pretende incluir la diferencia negra y demostrar que su s afiliaciones ideolgicas conforman una seria limitacin en la consecuc in de este objetivo. El patakn: historias afrocubanas La fuente de las historias que Saldaa cuenta en Kele Kele no se hace precisa. La razn para ello es el carcter oral de las historia s de origen africano. Julio Garca Corts en Pataki, leyendas y misterios de orishas africanos (1980) reconoce la dificultad de conocer la mitologa africana ya que no hay libros anti guos sobre este aspecto de la cultura del pueblo africano, toda vez que el nativo de tan inmenso continente desc onoca la escritura (12). En consecuencia, los

PAGE 86

86 cuentos, las historias que databa n de milenios, las referentes a sus religiones, quedaron todava en la misma situacin: slo eran transmitidas de padres a hijos y ninguna escrita (12). En consecuencia, la oralidad es una caracters tica importante de las historias afrocubanas. Saldaa hace una breve referencia a la fuen te oral de las historias que cuenta en Kele Kele : Yo los o de viva voz, y a hora he querido cantrselos a uste des, agregando a su msica mi propia resonancia (11). Segn esta aseveracin, Saldaa asocia su s historias a una cadena oral que no termina con el texto escrito (los patakines de Kele Kele ). Este punto es particular en Saldaa ya que la mayora de los escritores hispanoamericanos hacen una distincin dicotmica entre lo oral y lo escrito (Millay 11). Aunque estoy de acuerdo con Am y Nauss Millay en que [g]iven the fluidity of an oral tradition as context, any quest for an origin or a source is not only quixotic, it is illogical (24), opino que la resonancia que Saldaa aade a estas historias se da en un orden poltico e ideolgico que nos dice ms sobre la escr itora que sobre las comunidades que las originaron. Para Saldaa, los patakines no son otra cosa que hermosas leyendas de amor (11). Sin embargo, un estudio ms cuidadoso de estas historias demuestra que su significacin e importancia rebasa la definicin de Saldaa. El grupo tnico dominante de origen africano en Cuba es el yoruba, originario de Nigeria. Me jor conocidos en la isla como lucums, estos africanos trajeron consigo su reli gin, sus deidades, su lengua, en otras palabras, su cultura. La prctica religiosa conocida como santera es una fo rma sincrtica derivada principalmente de este grupo tnico. Rogelio Martnez Fur en Dilogos imaginarios (1979) explica la funcin del patakn: En Cuba reciben el nombre de patakin las narraciones que acompaan a los orculos de If y del dilogn [caracoles considerados sagrados], empleados en la santera, y mediante los cuales el adivino comunica al consultado lo que se supone han profetizado los dioses. (213)

PAGE 87

87 La mayora de los patakn conservados en Cuba tienen que ver con mitos referentes a los avatares de los diferentes dioses el origen de ritos y tabes y la creacin de hombres y animales (213). Las dos primeras historias llamadas Las tres suspirantes y La lechuza y el sij tienen como nfasis el tema del amor. El triunfo del amor sobre la muerte es el tema principal de las Tres suspirantes. Sin embargo, se resaltan ot ros valores que bien pue den relacionarse con la Revolucin. Por ejemplo, el valor del trabajo para curar las pasi ones humanas por encima de los usuales remedios supersticiosos relacionados con la santera: Pues claro que queran curarse del cuerpo entero! Pero nada de tisanas ni brebaj es milagreros (20). Igualmente, la muerte se relaciona con el dinero, smbolo del capitalismo: no sabe lo que es el amor, cambia risas por dinero: usurera despreciable, ch antajista sin remedio! (25). Cua ndo Ik trata de intimidar a la hija menor para obtener dinero se presenta el siguiente dilogo: Su merc, yo no puedo creer en el poder del dinero. Nunca firmar un pacto con semejante consejero. Todo se puede comprar, todo se puede vender. Pero no el honor, pero no la li bertad, pero no el querer. (37) Si por un lado las referencias a lo s valores socialistas permean la historia, por otr o, la presencia del imaginario africano se limita a los nombres de los personajes y a un a fugaz referencia al tambor: Pasaban los das, pasaban las semanas, las hijas no aparecan, el tambor de ellas nada hablaba (33). En este sentido, la visin esttica de Saldaa se insc ribe dentro del socialismo hispanoamericano que intenta fundir la ideologa marxista de or igen completamente europeo con las especificidades ticas e histr icas propias de Amrica. Jos Ca rlos Maritegui es precursor de esta visin. Francisco Posada en Los orgenes del pensamient o marxista en Latinoamrica (1977) afirma de Maritegui: su gran cultura literaria y artstica, su probidad mental, su

PAGE 88

88 experiencia de la vida, lo condujeron a configur ar una serie de planteos estticos de indudable trascendencia en Amrica Latina (33). En par ticular, Maritegui intenta interpretar el pasado incaico del Per a travs del socialismo. Por ej emplo, se aparta el pensador peruano de la historiografa ajena a anlis is precisos y discriminados acerca del nivel de los grupos precolombinos en lo referente al desarrollo de su s fuerzas productivas, a las caractersticas de sus relaciones de produccin, y a las modalidades de integracin o repulsin de stos y de los invasores (Posada 55). En Kele Kele Saldaa es heredera de esta ideologa ya que ubica el legado africano dentro del pensamiento socialista que rige la Revolucin Cubana. La lechuza y el sij cumple uno de lo s objetivos de los pataknes mencionados anteriormente: la creacin de los animales y sus caractersticas ms sobresalientes. Sin embargo, Saldaa incluye elementos que no son particulares a las historias de origen yoruba, sino, por el contrario, componentes claves del momento histr ico de Cuba en que Saldaa escribe. Como bien lo afirma Abudu this story also implants lessons about important concepts like love, loyalty, fidelity, and hope (26). Adems de esto s valores que se asemejan a los presentes en Las tres suspirantes, el comienzo de la histor ia es una clara alegora a la Revolucin Cubana (Abudu 26): En el pas de nuestra historia que era un pas muy, pero muy, pequeo cierta vez hubo una guerra una guerra en serio. Se haba e xpulsado a un tirano reyezuelo, y proclamado segn tenemos noticias que todos los hombres seran, desde ese da y para siempre, Seores de la Caza, la Siembra y la Pesca. Que slo los nios y los jvenes podran ser, y seran, prncipes y princesas. Que ninguna cab eza tena que inclinarse delante de otra cabeza. Que ninguna mano pedira limosna, que ningn ojo llorara miseria. Y que todo el que quisiera acabar con los tiranos, halla ra su casa en aquella tierra. (45) Las referencias a las luchas revolucionarias c ubanas de la dcada de los aos cincuenta son claras y precisas. Es fcil reconocer que el pequeo pas es Cuba, que la guerra es la revolucin del 59, que el tirano reyezuelo es Fulgencio Batista y que la Caza, la Siembra y la Pesca son los medios de produccin. Adems, la pobreza y la infe licidad causada por las injusticias sociales

PAGE 89

89 desparecen para siempre. Nuevamente la ortodoxi a revolucionaria de Saldaa relega el contenido africanista a un segundo plano. El carcter mitolgi co de la historia se neutraliza en el tono celebrativo de su contexto socialista. El patakn en Saldaa, Barnet y Cabrera Otros escritores cubanos han escrito sus propi as versiones de los pataknes. Dos de ellos son Miguel Barnet y Lydia Cabrera. Barnet en Akek y la juta (1978) llama fbulas a estas historias. En la introduccin, su definicin de fbula coincide en su carcter mitolgico con la que Martnez Fur da del patakn. Barnet sostie ne que [e]l pueblo cubano, al igual que otros pueblos, tiene sus fbulas. Es decir, sus versio nes acerca de la creaci n del mundo, de la vida animal y vegetal, y de todos los sucesos que la animan (7). El concepto de cubanidad como producto de un proceso transculturador es igua lmente un aspecto importante para Barnet. Segn este escritor, [e]stas fbulas, algunas de origen africano, otras de Canarias o Andaluca, han recibido la influencia de nuest ro medio, transformndose (7). Una diferencia importante entre Saldaa y Barnet es la manera en que se aproximan a las historias de origen afrocubano, pa rticularmente en lo que tiene que ver con las fuentes y su relacin con la oralidad. Mientras Saldaa cuenta las historias que ha o do de viva voz agregando su propia resonancia, Barnet las recopila dentro de un estu dio de tipo etnogrfico: En el campo, en la ciudad de la Habana, en los pueblos chiquitos, he recogi do algunas historias que creo debieron ser argumento de viejas y hermos as fbulas (7). Sus fuentes son ms precisas: [l]os campesinos ms viejos, las libretas de santera, y algunos sacerdotes de los ritos afrocubanos, han sido las principales fuentes de es te primer tomo de fbulas de Cuba (7). Es decir, por un lado Saldaa se participa en el proceso creador del patakn con el fin de legitimar el carcter socialista que les imprim e y, por otro, Barnet es un simple recopilador y mediador entre lo oral y lo escrito.

PAGE 90

90 Tambin, Barnet expresa la necesidad de mant ener la autenticidad de sus historias. Sobre las historias que incluye en Akek y la juta sostiene: [l]as he recreado literariamente, respetando giros y sintaxis propios de la manera c ubana de contar (7). En este sentido, Millay explica que any written text that claims to rec uperate orality and celebrate the essence of oral culture is perpetually dismantling itself and enact ing its own difference (12). Esta preocupacin entre lo oral y lo escrito presente en Barnet es secundaria en Sald aa. Lo relevante para la poeta afrocubana es hacer parte de la cadena comunica tiva iniciada oralmente que le permite inscribir y legitimar estas historias dentro del discurso soci alista de la Revolucin. Cualquier pretensin de autenticidad en Saldaa limitara estos objetivos. Esta diferencia entre Saldaa y Barnet se hace evidente en la historia de la lechuza y el sij. En Akek y la juta Barnet llama a la fbula El si j y la lechuza. Mientras en Kele Kele la historia de estos dos animales est marcada por el amor dentro del contexto de un reino nuevo sin pobreza ni diferencias sociales, en la de Barnet son dos animales que compiten por su fealdad. Un da todos los animales se renen en un a fiesta y al sentir mucha sed deciden que el ms feo debe ir a buscar el agua Ya que no pudieron ponerse de acuer do en quien era el ms feo, si la lechuza o el sij, estos animales decidi eron ir juntos a buscar el agua. Sin embargo, la lechuza por su vanidad decide que qu iere bailar antes de ir al ro y as todos olvidan lo de la sed. Como se puede comprobar, la historia de Barn et no rebasa su carcte r anecdtico y no tiene ninguna alusin al contexto poltico cubano. Por otro lado, Lydia Cabrera es una de las primeras escritoras cuba nas en transcribir los patakines afrocubanos a una forma escrita. Su libro Cuentos negros de Cuba (1936) fue publicado inicialmente en francs en Pars donde la autora estudiaba antropologa. En ese momento, movimientos como el de Negritud aboga ban por una reivindicacin cultural del negro.

PAGE 91

91 Este hecho, sumado a su experiencia personal con la cultura afrocubana, anima a esta autora a recopilar estas historias en un ge sto etnogrfico similar al de Barn et varios aos ms tarde. A diferencia de los libros de Sa ldaa y Barnet, el de Cabrera ca rece de una introduccin en la que la autora explique sus motivaci ones. Sin embargo, la larga vida literaria de Cabrera demuestra que su acercamiento al tema afrocubano estaba guiado por un inters, sim ilar al de Barnet, de mediar entre lo oral y lo escrito. Los Cuentos negros de Cabrera fueron recibidos muy bien en el ambiente literario cubano. Fernando Ortiz en la introdu ccin a la versin en espaol so stiene que [e]ste libro es un rico aporte a la literatura folk lrica de Cuba, que es blanquinegr a, pese a las actitudes negativas que suelen adoptarse por ignoran cia, no siempre censurable, o por vanidad tan prejuiciosa como ridcula (9). Como podemos consta tar, el libro de Cabrera se acom oda fcilmente al discurso del mestizaje (cubanidad) que se encontraba en apogeo en el momento de su aparicin en Cuba. De esta manera, Cabrera inicia un inters en el patakn que permanece hasta los aos posrevolucionarios. Tanto Barnet como Saldaa son herederos de Cabrera. Aunque el acercamiento de Saldaa no tenga el tinte etnogrfico, algunos aspectos estticos se asemejan a los de su antecesora, por ejemplo, el uso del lenguaje afrocubano. Obba, Los reyes del relmpago y el true n o y Kele Kele: Triloga greco-africana Las tres ltimas historias estn conect adas temticamente. Como se mencion anteriormente, Saldaa las concibe como una triloga ligada a la ma nera de las tragedias griegas. A pesar de este hecho, esta triloga greco-african a muestra un inters mayor por parte de Saldaa de incluir elementos africanistas que en las dos historias anteriores. Por ejemplo, existe una mayor profundidad en el desarrollo de los dioses afrocubanos y la rela cin entre ellos. La condenacin de la esclavitud es importante en un poema de transicin entre dos de estas

PAGE 92

92 historias. Igualmente, la incl usin de canciones de origen yo ruba intensifica la filiacin africanista. La primera de estas historias, Obba, cuenta la historia de la de idad del mismo nombre. La autora resalta su belleza negr a: Qu linda era la muchacha! Qu linda y qu negra era! Negro el pelo, la piel, los ojos, las pestaas, las cejas (55). Ya en edad de casarse, Obba se enamora perdidamente de Chang, oricha dueo del fuego, de la virilidad, de la guerra justa y de la sensualidad. Despus de casados, lleg un mome nto en que no haba carne para la cena. Obba decide cortarse las orejas para ofrecerlas a su marido en la comida. Cuando Chang descubre a Obba sin orejas la abandona porque ha perdido su belleza. Entre Obba y Los reyes del relmpago y el trueno, Saldaa incluye un poema que celebra la piel negra. La primera estrofa la c onforman veinticuatro versos en los cuales el verso la negra piel conforma todos los pares. En es ta primera parte del poema se expone el trabajo duro y la explotacin produc idos por la esclavitud: Bajo el sol, bajo la sombra, la negra piel. Bajo la lluvia o la seca, la negra piel. Corta caa, muele azcar (65) Los versos que demuestran el sufrimiento y la subordinacin del negro se intercalan siguiendo la estructura anterior: Cose las galas ajenas/ .../ Perfuma la cama blanca/ .../Limpia la bota que insulta/ .../ Forja el cepo que la mata ( 65). La segunda estrofa es un llamado a destruir estas fuentes de sufrimiento para que pueda la raza negra celebrar y sonrer. Los signos de admiracin enfatizan la urgencia y la intensidad de la voz potica: Qu venga el relmpago! Que venga el trueno, tambin! Que fulminen las agujas! Que quemen la cama blanca!

PAGE 93

93 ... Que borren trapiche y miel para que sobre el arcoiris dance y cante, nia eterna, la negra piel! (68) Los dos primeros versos invocan la presencia del relmpago y el trueno que introducen el ttulo de la historia siguiente. La segunda historia de la triloga, Los reyes del rel mpago y el trueno, trata las aventuras de las deidades Chang, Obb, Oy y Oggn. Abudu sostiene que [t]heir loves, lusts, and jealousies are brought out in conspiracies where they are all caught in a four-way love web: Oggn loves Oy, Oy loves Chang, Chang loves Obb, and Obb loves Oggn (26). La infelicidad de Obb ante el abandono de Chang re presenta la esperanza para Oy: La vida no es lo que parece a primera ojeada: lo que a unos destruye, a otros les edifica el alma. All en tierra de Oy, Obba se desangraba, aqu Yansa [o tro nombre de Oy] se vesta de arcoiris y alborada (85). Al final de la historia, Chang, dios del trueno, y Oy, diosa del relmpago, conspiran contra Oggn, dios del Monte. De este momento en ad elante, Chang y Oy (trueno y relmpago) se unen eternamente: Y desde enton ces, y ya para siempre, el uno detrs del otro va (92). La ltima historia es la que le da nombre a la obra. La traduccin que la autora da de Kele Kele es suave, ternura, lentamente. La c ontinuacin con la historia anterior tiene que ver con la ira de Oggn quien, al verse traicionado por Chang y Oy, decide cerrar el Monte para no abrirlo nunca ms (96). Tambin, [p]uso vene no en los ames, en las frutas puso alcbar (96). Los dioses y los hombres desconcertados por la accin de Oggn deciden reunirse para encontrar una solucin al asunto: En un abrir y cerrar de ojos todo preparado: de un lado los oricha, los hombres del otro lado (100). Una larga discusin tiene lugar en la que participan

PAGE 94

94 deidades como Olofi, Yemay, Obbatal, Oloku n, Obanl y Agay, entre otros. Es entonces cuando aparece en la historia Ochn, diosa de la fe rtilidad, la belleza, el amor y la sensualidad. Esta deidad, mujer divina cual guitarra de oro (108), propone y logra persuadir a Oggn con sus encantos. Las tres ltimas historias muestran ms pr ofundidad en el desarrollo de los dioses afrocubanos. Otro elemento que demuestra un mayor inters africanista por parte de la autora es la inclusin del lenguaje de origen yoruba, espe cialmente en Kele Kele. Abudu sostiene [a]n important feature in this last story is the strong presence of Yoruba-derived Afro-Cuban language, which provides continu ity with African oral literatur es (27). Por ejemplo, cuando los hombres y los dioses se unen para derrocar a Oggn, se lee: -unmonos! propusieron los hombres. -unmonos! aceptaron los orisha. Ibba agg moyub Ibba agg moyub. (98) La cancin yoruba se completa inmediatam ente: Om odd kon kos,/ Ibba agg, agg moyub,/ Eleggua ech loona (99). En el libro Cuba y Brasil: etnohistoria del empleo religioso del lenguaje afroamericano (1999), William W. Megenney ana liza y traduce este canto. La fuente de este autor es el libro Msica folklore: yoruba/ bant/ abaku (1964) de Argeliers Len. La traduccin que Megenney da de Canto para Elebwa es: Ceda al espritu que vive en la jcara/ al que respeto/ lle ga el hijo/ nos juntamos todos tambin/ [y] ya estamos satisfechos [con la ceremonia?] (181). Como se puede constatar, el significado de la cancin guarda relacin con lo expresado antes en espaol y con la idea de las manos unidas incl uida en el prlogo. La inclusin del lenguaje africano por parte de Saldaa tiene un antecedente importante en Cuentos negros de Cuba de Lydia Cabrera. Por ejemplo, en el cuento titulado Chggue, un nio desobedece a su padre y decide ir al m onte a cazar. Chggue [sic] desaparece y sus

PAGE 95

95 familiares lo van a buscar muy preocupados. Los animales, que se encontraban de fiesta, respondieron con este canto: Chggue, oh, Chggue! Tanike Chggue nibe n Chggue ono chono ire l Chggue t larroyo (20) Inmediatamente, el lector descubre el significado del canto: Chggue ha matado al jefe de los animales y por esto ha debido morir tambin. De esta manera, la inclusin de esta cancin es un artificio esttico. Son palabras que acompaan el conteni do expresado en espaol. Igualmente en Saldaa, la inclusin del le nguaje de origen africa no cumple una funcin esttica y no tanto semntica. ste se presenta a manera de cantos y refuerzan el hecho presentado en espaol. Kele Kele termina con la presentacin que de s misma hace Ochn a Oggn: Ochn Na Owo Pipo, Ochn Obail Chem Loy: la que lleva el igb, la que siempre contigo ir, tu mujer, la reina de la miel, la duea del o: Esa soy yo, llmame as: (115) Como se puede comprobar, las palabras de orig en africano quedan insertad as dentro del idioma espaol. Esta mezcla de espaol y fragmentos o hue llas de lenguas africanas se da tambin en los rituales de santera porque los santeros no conoc en ya la lengua. La s ubordinacin es inevitable al ser el espaol la lengua central En la literatura, fuera del contex to religioso de la santera, el uso de estas palabras queda plasmado co mo un toque africanista superficial. El poema final de Kele Kele nos devuelve al objetivo inicia l que parece haberse distrado entre los dioses afrocubanos y su lengua. Est dividido en tres estrof as que estructuran su

PAGE 96

96 significado. En la primera, Cuba se describe como un sueo inalcanza ble para la reza negra: Isla dormida en el sueo/ imposible del esclavo. En la segunda, la situaci n se va resolviendo y ahora es Isla dormida en el sueo/ ya posible del esclavo. La ltima es la culminacin del poema. En sta todo converge al proyecto inic ial claramente expuesto por Saldaa en su introduccin y prlogo ana lizadas anteriormente: Alza su brazo de tierra, Derriba a todo tirano. Vigila al sol y a la noche, Con su ojo sin prpado. Isla despierta en la sangre Blanca y negra del cubano. (117) De esta manera, la ideologa de la mulatez cier ra contundentemente la obra. Siguiendo las ideas de la Revolucin, Cuba se consolida como un esp acio caracterizado por la armona racial y la igualdad social. Conclusin Antes de Saldaa, una extensa obra literaria m uestra el inters cubano por su herencia negra. La literatura antiesclavista del siglo XIX es el primer intento formal de los intelectuales cubanos de reconocer y plasmar la presencia africana en la isla. Este grupo de obras pone de manifiesto las tensiones y las contradicciones imp lcitas en el quehacer lite rario de una lite que se debate entre el deseo de estar acorde con los movimientos antiesclavistas europeos y el hecho de pertenecer a una clase econmica privilegiada que se beneficia del trfico y el trabajo de los esclavos (Casanova-Marengo 26). Estas ambigedade s caracterizarn la literatura cubana de tema negro o, en general, la que trate el te ma de las relaciones r aciales en Cuba. La representacin decimonnica tiende a entender la mezcla en trminos biolgicos y, por ende, susceptible al blanqueamiento por medio de m s presencia o inmigracin de europeos y la disminucin de la poblacin negra.

PAGE 97

97 A finales del siglo, la propuest a de Jos Mart sobre el mestizaje como la gran panacea latinoamericana se filtrar en t odos los discursos raciales y cult urales cubanos del siglo XX. La poesa negrista, en especial la de Nicols Guilln, representa un punto de referencia ineludible al momento de analizar una obra literaria marcada por las implicaciones de la mezcla de espaoles y africanos como la de Excilia Saldaa. El concepto de mulatez, en perfecta conjuncin con el de transculturacin propuesto por Fernando Ortiz, conformar el prin cipal vehculo a travs del cual dar reconocimiento al aporte de la presencia afri cana en Cuba. Las difere ntes manifestaciones de la religin afrocubana, los mitos y las palabras de origen yoruba y otras formas culturales asociadas generalmente con el elemento africano como la msica y la danza conforman la base de estudios antropolgicos y sociol gicos al tiempo que se incorporan a la esttica literaria de los principales escritores cubanos. Durante los primeros aos de la Revolucin, renace un inters por la poesa negrista, inicialmente dictado y contro lado por las polticas culturale s impuestas por la Revolucin. Kele Kele de Excilia Saldaa es un ejemplo de los impera tivos revolucionarios. Esta autora hace de su obra un manifiesto esttico de la mulatez y de la ideologa socialista. En la introduccin y prlogo a esta obra, Saldaa despliega su fe en la armona racial cubana intensificada por la igualdad revolucionaria. Kele Kele recrea cinco patakines o leyendas afrocubanas dentro de una esttica marcada por la herencia hispnica. El romance conforma la columna vertebral que sostiene la narracin. Por otro lado, los elementos africanistas como las deidades del panten yoruba, el uso del patakn y del lenguaje de orig en africano se diluyen en el discurso de la afiliacin ideolgica de la autora.

PAGE 98

98 CAPTULO 4 LA LITERATURA INFANTIL DE EXCILIA SALDAA El cultivo de la literatura infantil es un rea dentro de la creacin literaria de Excilia Saldaa. Aunque escasamente estudiados, sus li bros para nios y jvenes merecen especial atencin por su decisivo aporte a un gnero poco favorecido por la crtica y poco cultivado en las letras latinoamericanas. La obra de Saldaa en este campo literario es consistente y responde directamente a uno de los objetivos bsicos del contexto revolucionario cubano: la educacin. Su mayor produccin en este campo se da en las dcad as de los aos setenta y ochenta. Estos aos conforman una etapa floreciente de la cultura cubana debido a la creacin de instituciones de promocin cultural y, en particular a la consolidacin de la labor editorial y a las innumerables publicaciones de obras tanto de au tores ya establecidos como de nuevas figuras de la literatura nacional. Este panorama enmarca y sustenta la literatura infantil de Excilia Saldaa. El propsito de este capt ulo es analizar las particularidades de la literatura infantil de Saldaa. Inicialmente, me propongo trazar un breve recuento de la trayectoria de este gnero literario en Cuba hasta llegar su momento. Un anlisis de las polticas de la Revolucin demuestra que el auge de la literatura para ni os y jvenes es una consecuencia directa de la promocin de la educacin y la cultura como sus pr incipales pilares. El li bro se convierte en un instrumento primordial de los procesos de alfabe tizacin y de difusin de la ideologa socialista. Saldaa asume plenamente este compromiso y lo despliega no solamente en su labor como escritora sino tambin como editora de libros infa ntiles y directora de la seccin de literatura infantil de la UNEAC (Unin de Escritores y Artistas Cubanos). Mi anlisis de la lite ratura infantil de Saldaa se enfo car principalmente en dos facetas. La primera tiene que ver con su labor como editora y recopiladora, guiada, en su mayor parte, por el objetivo pedaggico de la causa revolucionaria. La otra es su labor enteramente creativa.

PAGE 99

99 Entre su potica infantil analizar las obras Cantos para un mayito y una paloma (1983), Compay Tito (1988) (en colaboracin con David Chericin), La noche (1989), El refranero de la vbora (1989), El misterioso caso de los maravi llosos cascos de Doa Cuca Bregante (1992) y Jcara de miel: libro de todas mis nanas (2000). Considero que un estudio de los temas que priman en estas obras revela tanto su valor liter ario como las motivaciones de su autora, siempre en conjuncin con el co ntexto revolucionario. La literatura infantil en Cuba antes de la Revolucin Uno de los puntos ms cruciales de un acercamiento crtico a la lite ratura infantil es su propia definicin. Peter Hunt en Childrens Literature (2001) concibe este gnero como un universo paralelo al mundo de la literatura cannica, el cual es de muchas maneras ms complejo y ms difcil de analizar que ot ras expresiones literarias (2). Ante la complejidad que sugiere definir el trmino literatura infantil, Hunt sugiere que [t]he most accurate term for our subject might, instead, be texts for children, allowing th at the meaning of all three words have to be highly flexible (3). Siguiendo la sugerencia de Hunt, llamar literatu ra infantil a las obras destinadas a nios y jvenes. In cluyo en esta lista no solament e la narrativa y la poesa creada para nios sino tambin los textos escolares y otras obras que, aunque no necesariamente escrita para nios, han sido utilizadas pa ra educarlos o entretenerlos. Las obras para nios y jvenes aparecen tardamente en el panorama literario latinoamericano. Mientras en Europa este gnero se cultiv desde el siglo XVII, no es hasta bien entrado el siglo XIX que surge una produccin consis tente de literatura infantil en el contexto hispanoamericano. Eduardo Lolo en Mar de espuma: Mart y la literatura infantil (1995) reconoce este hecho y sostiene que no es sino en la segunda mitad del XIX que [las publicaciones peridicas para nios] pasaron a se r una oferta permanente en los estanquillos

PAGE 100

100 (12). Es precisamente Jos Mart quien en 1889 publica la revista La Edad de Oro destinada exclusivamente a la poblacin infantil latinoamericana. Su libro Ismaelillo (1882), escrito en Caracas durante uno de sus exilios y publicado en Nueva York, representa igualmente un punto de partida importante para la labor literaria del gnero infantil, especialmente en Cuba. La Edad de Oro recogi textos muy diversos escr itos enteramente por Mart. Alga Marina Elizagaray resalta el ca rcter multifactico de esta revist a: El material no poda ser ms variado tanto por la forma como por el contenido: cuentos, poemas, adaptaciones, crnicas, crtica de arte, periodismo de alto vuelo y altos principios (137). Algunos ttulos incluidos sugieren esta diversidad: Tres hroes, Un juego nuevo, y otros vi ejos, Las ruinas indias, Msicos poetas y pintores y Los zapaticos de rosa, entre muchos ms. Adems, Mart escribi un artculo introducto rio exponiendo sus objetivos y cada nmero inclua un artculo editorial conclusivo titulado La ltima pgina. La revista alcanz solamente cu atro nmeros. Lolo atribuye su abrupto final a diferencias ideolgicas (sociales y religiosas) entre Mart y el editor y dueo de la misma, A. Da Costa Gmez (36). Igualmente, este crtico cuestiona el carcter de revista de La Edad de Oro Su principal argumento tiene que ver con el hecho de que su existenc ia fuera tan corta, que tuviera un redactor nico y que en el futuro tuviera mltiples reediciones en forma de libro (37). Concluye que La Edad de Oro fue y no fue una revista, ya que independientemente de las caractersticas formticas y administrativas originales, Mart siempre la vio (la sinti), incluso antes de la aparicin, como libro (38). El contenido y la esttica de La Edad de Oro han sido objeto de muchos estudios. Sin embargo, su finalidad pedaggica es la caracterstica ms relevante en el contexto revolucionario

PAGE 101

101 y, por ende, para mi anlisis de la literatura infantil de Saldaa.15 El mismo Mart resalta este objetivo. El texto introductorio titulado A los nios que lean La Edad de Oro especifica el pblico al que la revista est diri gida y su razn de ser. Su obje tivo principal es el didactismo: Para eso se publica La Edad de Oro: para que los nios americanos sepan cmo se viva antes, y se vive hoy en Amrica, y en las dems tierras ... para que el nio conozca los libros famosos donde se cuentan las batallas y las religiones de los pueblos antiguos. (8) Este propsito central es, probabl emente, el que determin la variedad de su contenido. Herminio Almendros, pionero de la crtica de la literatura infantil en Cuba, recalca el carcter pedaggico de la obra in fantil martiana en su libro En torno a la Edad de Oro de Jos Mart (1956). En 1959 el Ministerio de Educacin de la Repblica de Cuba public esta obra como parte de la serie de folletos destinados a los maestros. Ya en el primer prrafo, Almendros hace referencia al objetivo princi pal de Mart: el proyecto de se alar a la juventud de Amrica el camino de la inteligencia y de la actitud decorosa (3). Resalta tambin este aspecto como valor importante de la obra: Es por dems claro que si La Edad de Oro puede admirarse como una singular y sorprendente obra de literatura para la juventud, no slo a los mritos se debe de la maestra literaria de Mart, sino tambin a la previsin y a los propsitos educadores con que fue concebida y realizada. (12) Almendros conecta esta visin con sus propuestas s obre lo que debe ser la literatura infantil en este nuevo periodo: Hoy tambin en el tiempo en que Mart viva el educador tiene el deber de obrar con un fino sentido de prev isin (13). Preparar a la juvent ud para enfrentar el futuro es, entonces, el objetivo central de este gnero literario. 15 El objetivo pedaggico de la literatura infantil no es exclusividad de la obra martiana ni del contexto cubano. Hunt afirma que [t]here is a long and far from dead traditio n of didactism, which holds that childrens books must be moral and educational (5). Sin embargo, esta caracters tica es la conexin principal entre Mart y los escritores posrevolucionarios. El propsito alfabetizador de la Revolucin es el motor de la promocin y del apoyo a este gnero literario.

PAGE 102

102 El Ismaelillo es una obra que, aunque no fue concebida como literatura infantil per se, ha sido incluida en varias colecci ones de poesa para nios. Por ej emplo, la recopilacin de poemas martianos titulada El monte de espumas (1973) no slo contiene las escritas por l especficamente para nios, sino tambin otras que ellos, por generaci ones, han ido haciendo suyas por su frescurasu sencillezsu bellezas u contenido (7). Esta obra de Mart es un libro personal basado en la nostalg ia y la ternura de un padre por su hijo y, por eso, su contenido es apropiado para el pblico infantil. Mart presenta los poemas del Ismaelillo a travs de una dedicatoria a su primognito: Hijo: Espantado de tod o, me refugio en ti ( Obra potica 57). El pequeo de tres aos que ha dejado en Cuba es su principal inspiracin. En el poema Musa traviesa se lee: Mi musa? Es un diablillo / con alas de ngel. / Ah, musilla traviesa, / qu vuel o trae! (64). La ternura por su hijo es su musa pero no su nica motivacin. Juan Antonio Bueno lvarez en su edicin de la obra potica martiana sostiene que no es este pacfico y privado propsito el que domina a Mart, que ha menudo se sirve de la experiencia on rica para expresar su ideario de lucha por la libertad (24). En el poema Tbanos fieros, Ma rt y su hijo se funden en imgenes que evocan un espritu batallador: l vuela en torno mo, / l gira, l para, l bate; / Aqu su escudo opone; / All su clava blande ( Obra potica 84). Esta relacin poeta / hijo es relevante tambin en la obra de Saldaa como se ver ms adelante. La obra de Mart es un punto de partida importa nte de la literatura infantil cubana, tanto por sus aspectos pedaggicos como estticos. Carmen Bravo-Villasante en Historia y antologa de la literatura infantil iberoamericana (1987) reconoce algunas obras de literatura infantil anteriores a la etapa martiana, por ejemplo, fbulas escritas por el poeta Plcido (1809-1844). Sin

PAGE 103

103 embargo, afirma que [t]iene que aparecer Jo s Mart como relmpago ... para iluminar claramente la literatura de los nios y marcar el camino (224). Los crticos que revisan la bibliografa de la literatura infantil en Cuba coinciden en que despus de Mart se da una escasez de obras destinadas al pblico infantil y juvenil. Por ejemplo, Bravo-Villasante afirma que [d] espus del gran intento de Mart de fundar una literatura infantil para los nios cubanos, inspirndose en el ejempl o de otras literaturas, es muy difcil sealar obras especficamente escritas para los nios (226) Por su parte, Omar Felipe Mauri en su libro La isla de los nios: ensayos de literatura infantil cubana (2002), atribuye dicha escasez a la falta de editoriales y a la insuficiencia de publicaciones. Al icia Abascal Ruiz adopta un posicin similar a la de Mauri al afirmar que [d]urante los casi sesenta aos anteriores [a la dcada de los setenta], solo se editaron obras aisladas de auto res que, al carecer de facilidades de publicacin, se desestimulaban a repetir (79). Excilia Saldaa est de acuerdo con la posici n de estos crticos. Describe este periodo como una zona muerta dentro de la llamada literatura para nios (Slo hay 18). Aunque resalta la labor de escritores como Rene Potts Adelaida Clemente, Dulce Mara Borrero, Ral Ferrer, Herminio Almendros y Mirta Aguirre, en tre otros, por su aporte como pedagogos e investigadores, sostiene que los nios de es ta etapa se encontraban en manos de los muequitos llenos de anticomunismo, superstici n, sadismo o castracin sexual (18). Para Saldaa, este medioevo sufre no slo del estancamiento de una produccin nacional de literatura infantil sino tambin de la influencia capitalista del Pato Donald, el Lobo Feroz y la Bruja gata. 16 16 Ariel Dorfman y Armand Mattelart profundizan en este tema en How to Read Donald Duck: Imperialist Ideology in the Disney Comic (1975). La preocupacin principal de Dorffman y Mattelart tiene que ver con la representacin de lo real y lo ficticio en las tiras cmicas de Disney y su relacin con un contenido capitalista e imperialista. Sostienen que [j]uvenile literature, embodying purity, spon taneity, and natural virtue, while lacking in sex and

PAGE 104

104 Vale la pena tener en cuenta que el an lisis de estos autores est motivado por una posicin ideolgica a fa vor de la Revolucin.17 Por ejemplo, Mauri concluye que [s]i el ideario de Jos Mart fue el primer espa cio de confluencia, el segundo y definitivo vendra con el triunfo de la Revolucin (1959) (11). Igua lmente, Abascal Ruiz afirma que En Cuba la voluntad de escribir para nios y jvenes, y aun el aliento para hacerlo, surge mayoritariamente a partir de la dcada de 1970, cuando ante una avalancha educativa y el desarrollo de una industria editori al, intelectuales releva ntes se percatan de la casi ausencia de una literatura naciona l para los pequeos. (78) En definitiva, estos estudiosos de la literatura in fantil cubana concuerdan en que, despus de la obra precursora de Mart, la es casez y la pobreza del gnero de la primera mitad del siglo XX seran superadas solamente con el auge editorial y pedaggico promovido por la Revolucin, el cual retoma los ideales martianos y le da al gnero un nuevo impulso. Una de las limitaciones de estos estudios es que no toman en consideracin los textos escolares y el uso de materiales ya publicad os, como la obra misma de Mart. El libro Races de la escuela primaria pblica cubana 1902-1925 (1996) presenta un anlisis de las tendencias pedaggicas en este periodo en Cuba. Incluye estad sticas sobre aspectos tales como la creacin, la reglamentacin y organizacin de las escuelas y un anlisis del contenido de la enseanza. El estudio de los libros de texto revela que ya en ese momento exista una produccin considerable violence, represents earthly paradise [] This new reality, this autonomous realm of magic, is artfully isolated from the reality of the everyday (30). Concluyen que [f] iction reinforces, in a circular fashion, the manner in which the adult desires the comic be received and read (3 2). En consecuencia, las tiras cmicas, como producto de adultos, transmiten al joven lector ideas patriarcales y co nsumistas y la visin del Tercer Mundo como colonia: It is a world already colonized, with phantom inhabitants who have to conform to Disneys notions of it (48). 17 La crtica literaria tanto como la produccin creativa fue permanentemente dictada y controlada por las polticas culturales de la Revolucin durante sus primeras dcadas. La Tesis y resolucin del Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba (1975) plantea qu e [l]a actividad crtica presupone pr ofundos conocimientos del marxismoleninismo, del proceso histrico social en el que la obra artstica se produce, experiencias vitales y profesionales, formacin cultural y un definido carcter partidista (116). Adems, la crtica debe desenmascarar el carcter reaccionario de la cultura imperialista; las posiciones seudo -socialistas y las posiciones antirrevolucionarias en el arte. (117)

PAGE 105

105 de literatura infantil con fines pedaggicos. Algunos ejemplos incluidos son Trozos selectos en prosa y verso de autores cubanos (1917) de Nicols Heredia, El nuevo lector cubano (1918) de Carlos de la Torre y Huerta y Esteban Borrero Echeverra y el Libro quinto de lectura (1918) de Ramiro Guerra Snchez y Arturo Mortiri. Los libros de lectura son representativos del tipo de literatura produc ida para la audiencia infantil en la primera mitad del siglo XX en C uba. Cartaya Cotta y Joanes Pando en el estudio mencionado anteriormente clasifican las lecturas en estos textos por temas tales como los histricos, patriticos, morales, cientficos y religiosos. La ed ucacin patritica se sirvi de textos y figuras como las de Heredia y Mart. Lo s autores de este anlisis afirman que ... pronto los Versos sencillos y otros que escribi el Apstol comen zaron a influir en la conciencia moral y patritica de nuestros escolares, junto a la produccin literaria de otros cubanos (27). Es claro que la obra de Mart representa un punt o de partida importante para la literatura infantil cubana y latinoamericana. Los crticos qu e estudian la etapa inmediatamente posterior a Mart coinciden en considerarla muy poco productiva. La razn pr incipal de estos estudios es resaltar el aporte hecho despus de la Revolucin. Sin embargo, a pe sar de la aparente escasez de libros para nios en la primera mitad del siglo XX, la figura y los escritos de Mart sembraron un inters en este gnero e hici eron parte del proceso de aprend izaje de los nios cubanos. La literatura infantil dentro de la Revolucin El libro de Al mendros sobre La Edad de Oro de Mart ya mencionado no solamente ayuda a reforzar el salto cronolg ico sugerido por los crticos en la produccin de literatura infantil sino que tambin sugiere una continuacin de objetivos y temas con la obra martiana. La primera dcada de la Revolucin estuvo marcada por el inters estatal de crear instituciones que apoyaran la promocin educativa y cultural en tre los cubanos. La alfabetizacin supone la

PAGE 106

106 creacin de una infraestructura en la que el libro cumpla una func in bsica. De esta manera, el aspecto pedaggico de la obra de Mart es relevante y preciso para este nuevo contexto. Una de las consecuencias ms importantes de las nueva s polticas sobre educacin y cultura fue la creacin de una industria editori al que le dio cabida a la cons olidacin de la produccin y la difusin de la literatura infantil en Cuba. Excilia Saldaa hace parte de este nuevo panorama no solamente como escritora sino tambin como editora y administradora. Las polticas educativas de la Revolucin Los ideales revolucionarios implicaban no solamente una nueva y radical posicin poltica sino tambin una profunda transformacin de la conciencia y los valores del hombre. Por ende, el ideal de la Revoluci n es la creacin del hombre nue vo. Ernesto Guevara acu este trmino en El socialismo y el hombre en Cuba (1965) y se convirti inmediatamente en smbolo de la nueva identidad revoluciona ria. El joven cubano encarna m s que nadie este ideal ya que puede moldearse fcilmente, especialmente a travs de la educacin. La formacin acadmica debe estar acompaada, sino sustentada, de una instruccin sobre el marxismo como base ideolgica del socialismo. La liter atura infantil viene a cumplir, pu es, una funcin central en la formacin de una cultura revolucionaria. La primera dcada de la Revolucin se car acteriza por una secuencia de hechos que consolidan su visin ideolgica y poltica. Algunos de estos son la invasin de Playa Girn por parte de los Estados Unidos en 1961 y la proc lamacin del carcter soci alista del nuevo orden poltico en el mismo ao (Serra 8). Son igua lmente relevantes los documentos, ensayos y discursos que definan el papel que deban cump lir los intelectuales para estar acorde con los nuevos objetivos. Ana Serra en The New Man in Cuba: Culture and Identity in the Revolution (2007) destaca el ensayo de Guevara ya que [ it] provided the first attempt at defining that revolutionary identity explicitly (10). Aade que [o]f the many points that should be

PAGE 107

107 underscored in Che Guevaras programmatic te xt, his comments on education and Socialist realism are extremely useful to explain the cu ltural policy of the first decade (10). A lo establecido por Serra se debe aadir la influencia que tendra en la literatura infantil cubana, la cual floreci en la siguiente dcada. Guevara en El socialismo y el hombre en Cuba (1965) resalta la importancia que tiene para el comunismo la creacin de una nueva concie ncia humana que se aparte de los valores materialistas del capitalismo. Sostiene que en momento de peligro extremo es fcil potenciar los estmulos morales; para mantener su vigencia, es necesario el desarrollo de una conciencia en la que los valores adquieran categoras nuevas. La sociedad en su conjunto debe convertirse en una gigantesca escuela (7). Guevara asegura que un proceso educativo con fines especficos y directos debe tener lugar para llevar a cabo la transformacin deseada: En nuestro caso, la educacin directa a dquiere una importancia mucho mayor. La explicacin es convincente porque es verdadera; no precisa de subter fugios. Se ejerce a travs del aparato educativo del estado en funcin de la cultura general, tcnica e ideolgica, por medio de organismos tales como el Ministerio de Educacin y el aparato de divulgacin del partido. (8) Esta educacin directa acompaada de una concie ncia de cambio colectiva construye la nueva sociedad y el nuevo individuo: "En este perodo de construccin del socialismo podemos ver el hombre nuevo que va naciendo (8). Fidel Castro coincide plenamente con Guevar a en esta visin de la educacin y la funcin que sta debe cumplir en la construccin del socialismo en Cuba. As lo expresa tanto en los documentos oficiales de la Revolucin como en sus innumerables discursos. Serra reconoce que [f]rom Words to the Intellectuals (1961) to the speech at the closing of the First National Congress of Education and Culture, these landm ark speeches delineate the development of cultural policy in the first years of the Re volution, which proved to be defining for the following two decades. (17)

PAGE 108

108 Dentro de las polticas culturales revoluci onarias, la creacin del hombre nuevo cubano a travs de la educacin era una prioridad. Las pa labras de Castro pronto se concretaron en proyectos claros y contundentes que conlle varon a un xito educativo sin precedentes en Amrica Latina. El estudio titulado El pensamiento de Fidel Castro sobre educacin (2005) realizado por un colectivo de autores cubanos reconoce varias etap as en el desarrollo de las ideas educativas de la Revolucin. Segn esta publicacin, coordinada por la Direccin de Ciencia y Tcnica del Ministerio de Educacin, en el perodo comp rendido entre 1959-1975 se concretiza la reforma educacional a travs de programas tales como el movimiento de maestros voluntarios, la alfabetizacin con la participacin popular, la nacionalizacin de la educacin, el plan de formacin de maestros y profesores, el plan de es cuelas en el campo, el desarrollo de la reforma universitaria y la introduccin del marxismo leninismo en la educacin media y superior (10). Adems de estos importantes proyectos, la naci onalizacin y desarrollo de la industria editorial significaron un paso determinante en la produccin de una literatura que apoyara este proceso. La produccin de textos escolares se vio acompa ada por la creacin permanente de literatura infantil y juvenil. Creacin de la Editorial Gente Nueva Ernesto Guevara en el ya citado ensayo r ecalca la necesid ad de crear un aparato institucional que apoye los procesos de cambio hacia la formacin del hombre nuevo: Todo esto entraa, para su xito total, la necesidad de una serie de mecanismos, las instituciones revolucionarias (9). Define la institucionalizacin como un conjunto armnico de canales, escalones, represas, aparatos bien ac eitados que permitan esa marcha (9). Uno de los elementos ms importantes de este engranaj e dentro de la Revolucin fue la nacionalizacin de la industria editorial. La fundacin de la Editorial Gente Nu eva impuls y estimul la creacin de un corpus

PAGE 109

109 de literatura infantil y juvenil su perior en calidad y cantidad a cualquiera existente en Cuba hasta ese momento. La obra de Excilia Saldaa hace un aporte importante a esta nueva etapa. Jos G. Ricardo en La imprenta en Cuba (1989) y Pamela Mara Smorkaloff en Literatura y edicin de libros: la cultur a literaria y el proc eso social en Cuba (1987) estudian en detalle el desarrollo de la producci n editorial en la isla. Estos estudios, publicados ambos por la Editorial Letras Cubanas, resaltan el avance alcanzado en este campo como consecuencia de las polticas culturales y educativas de la Revoluc in. El acercamiento de ti po cronolgico da nfasis a los logros de la etapa que se inicia en 1959. En La imprenta en Cuba, Ricardo destaca la rapidez con que la Revolucin inicia su propia industria editorial: Ape nas tres meses lleva en el pod er el Gobierno revolucionario, cuando, el 31 de marzo de 1959, hace realidad un viejo anhelo siempre negado en la Repblica mediatizada: la creacin de la Imprenta Naciona l (231). Al ponerse en marcha la Campaa Nacional de Alfabetizacin en 1961, se empezaron a imprimir millones de cartillas de lectura y manuales guas para los alfabetizadores. Ricar do resalta que [c]erca de un milln de personas aprendieron a leer y escribir, y Cuba se convirti en el primer pas de Amrica liberado de las cadenas del analfabetismo (235). La Imprenta Nacional pasa a ser la Editori al Nacional de Cuba en 1962. En el perodo comprendido entre 1959 y 1962, Ricardo enfatiza la publicacin de setenta y dos libros de literatura infantil y juvenil y afirma que este auge es uno de los logros de la Revolucin, pues con anterioridad las obras de esta temtica no pasaban de 3 a 5 por ao y se incluan en ese ndice los textos de lectura ( 241). Otras instituciones que apoya ron la labor de la Editorial Nacional de Cuba fueron la Empresa Consolidada de Artes Grficas y el Ministerio de Comercio Interior, el cual desarrollaba la actividad de distribucin. En 1967 se crea el Inst ituto del Libro,

PAGE 110

110 luego llamado el Instituto Cubano del Libro, para cumplir las funciones de edicin, impresin y distribucin de libros y revistas. Las editoriales que conformaron este instituto fueron Pueblo y Educacin, Gente Nueva, Arte y Literatura, Cienci as Sociales, Editorial Cientfico-Tcnica y la Editorial Orbe (Ricardo 249). Cada una se dedic a un rea espec fica, encargndose la Editorial Gente Nueva de la publicacin de la literatura infantil y juvenil. Por su parte, Smorkaloff en Literatura y edicin de libros: la cultura literaria y el proceso social en Cuba atribuye la creacin de la Editorial Gent e Nueva al nfasis en la educacin del nio y a las condiciones particular es del libro infantil y juvenil (214). Sobre este ltimo afirma que [e]n su mayora son textos ilustrados ... adems de requerir, para su concepcin y elaboracin, el trabajo permanente de asesor es de las instituciones docentes para que las obras estn en consonancia con el desarro llo por etapas y grados del joven. (214) Para esta autora, en la literatura infantil cubana confluyen las lneas de las polticas cultural, educacional y editorial. Son distintos aspectos de una misma proyeccin hacia adelante, hacia la futura sociedad (156). Smarkoff analiza la produccin de la edito rial entre 1967 (ao de su creacin) y 1986. Segn su estudio, se publicaron en este per odo un total de 968 libros de diferentes nacionalidades, entre los que se destacan 464 de autores cubanos, seguidos de 77 de la Unin Sovitica y 72 de Francia. El gnero favoreci do fue el cuento con 256 publicaciones seguido por la novela con 209. Otros gneros con un nmero si gnificativo de publicaciones son la poesa, el relato, la biografa y la di vulgacin, entre otros (Smarkoff 215-217). Esta autora destaca igualmente la importancia del Concurso Anual de Literatura Infantil La Edad de Oro ya que contribuy con el fomento y la divulgacin de este gnero (219). Estos datos histricos y estadsticos, que sirven de apoyo a la labor revolucionaria, conf orman un contexto importante al

PAGE 111

111 analizar la obra de Saldaa. La mayora de su literatura infant il se produce en este perodo y es fruto de las particularid ades de este momento. Realidad o fantasa: preocupacin por el co nte nido de la literatura infantil cubana La labor editorial estuvo acompaada y sustenta da por la creacin de otras instituciones, actividades, concursos y reuniones acadmicas. La Unin de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) fue el principal regulador de la cultura cubana a partir de 1961. Entre las instituciones de apoyo a la literatura infantil se destac el Departamento de Literatura y Narraciones Infantiles, creado por la Biblioteca Nacional y di rigido inicialmente por el poeta Eliseo Diego. La Hora del Cuento y los Crcul os y Talleres literarios y artst icos promovieron la lectura y la creatividad entre nios y jvenes, al tiempo que el Premio Ismaelillo y el Concurso La Edad de Oro conformaron un incentivo importante para la pr oduccin del gnero infantil. Adems de esta infraestructura institucional, surg ieron espacios acadmicos en lo s cuales analizar y evaluar la funcin de la literatura infantil dentro del contex to socialista de la Revolucin, siendo el Primer Frum Nacional de Literatura para Nios y Jvenes de 1972 pionero en esta tarea. La consolidacin de un aparato crtico y terico fue una consecuencia ineludible de este proceso. Los objetivos pedaggicos e ideolgicos trazados por el gobierno de Castro requirieron un aparato de control y supervisin. Por ejempl o, el Grupo Asesor Permanente de Literatura Infantil y Juvenil, producto del Frum Naciona l de 1972, cumpli mltiples funciones en este sentido. Flor Pieiro de Rivera de staca entre stas la consejera t cnica, el estudio y la valoracin crtica de la literatura infantil la revisin de planes, la eval uacin de obras literarias y la planeacin de la divulgacin (61) El contenido y la esttica de la literatura infantil producida dentro de este contexto conformaron la princi pal preocupacin de es te aparato crtico. Ana Serra en su estudio de la narrativa pr oducida dentro de la primera dcada de la Revolucin analiza la relacin en tre el realismo socialista de la Unin Sovitica y los

PAGE 112

112 imperativos estticos que trajo el establecimiento de la Revoluci n. Serra recurre a la definicin de Andrei A. Zhadanov segn la cual Social Re alismdemands from the writer an authentic, historically specific depiction of reality in its revolutionary development (12). Para los escritores cubanos significaba la creacin de un arte que repres entara la realidad de la Revolucin. Serra sostiene que Castro, para calmar el temor de los artistas por el grado de creatividad permitido en este contexto, declara qu e no hay restricciones en lo que respecta a la forma, pero el contenido debe mantenerse dent ro de los lmites de lo que es considerado revolucionario (12). Para la literatura infantil, tradicionalmente asoc iada a la fantasa y a los cuentos de hadas, la relacin entre la esttica y los propsitos revo lucionarios es particularmente relevante. La preocupacin central de los crticos cubanos con respecto a la funcin de este gnero literario dentro de la Revolucin tiene qu e ver con la diferenciacin entre lo real y lo fantstico. John Stephens en Language and Ideology in Childrens Fiction (1992) afirma que [o]ne of the more curious sides to the criticism of childrens litera ture is the urge to pol arize fantasy and realism into rival genres, and that children prefer one or the other, or progress from fantasy to realism (or viceversa) (241). En el contexto cubano esta polarizacin no tiene nada que ver con las preferencias o las etapas de desarrollo del nio sino que se rel aciona directamente con la misin del intelectual. La fantasa puede verse como una opcin escapista y, por ende, no claramente comprometida con la causa revolucionaria. Esta preocupacin est presente en la mayora de los estudiosos de la literatura infantil cubana. Por ejemplo, para Alga Ma rina Elizagaray la realidad es condicin central del libro infantil. La fantasa queda en un segundo plano: e l libro infantil debe ser realista, sin dejar de ser potico; debe ser tier no, y tambin dejar un margen para la fantasa y sus vuelos (22). Por su

PAGE 113

113 parte, Omar Felipe Mauri habla de una sustancia realista presente entre los escritores de las dcadas del 60 y 70 en la cual [ l]a realidad es vista desde dentro, para llenarse de todas sus esencias (17). Aade que [e]sta sustancia pos ea en muchos casos un valor ideolgico al movilizar la atencin y el apoyo a las transformaciones de la Revolucin (18). Sin hacerlo explcito, esta ltima afirmacin hace eco de la idea contenida en el concepto de realismo socialista. Por otro lado, Pamela Mara Smorkaloff relaci ona el tema de la fantasa principalmente con la literatura producida en lo s Estados Unidos. Sostiene que [u]n pas que no trabaja este terreno, que no crea libros para nio s, estar sujeto a la penetrac in de productos de fantasa multinacional a lo Pato Donald ( 152). Aade que [e]sa literatura de fantasa y desculturacin impone la pasividad, imposibilita el juego del intele cto que debe suscitar la literatura juvenil que recrea el espritu y la imaginacin, al partir de la riqueza del mundo real (152). Para Smorkaloff, la dicotoma fantasa/realidad parece guardar una relacin dir ecta con la resistencia ideolgica que representa la Revolucin frente al capitalismo norteamericano. Aunque ninguno de estos crticos define los lm ites entre lo que es real y lo que es fantstico, es claro que la preocupacin por este tema dentro del desarro llo de la literatura infantil en Cuba apunta a la inclusin de cont enidos que resalten y difundan los objetivos revolucionarios entre nios y jvenes. La liter atura infantil debe hacer parte de un espacio esttico muy particular de la nacin socialis ta en formacin. El favorecimiento de temas histricos, sobre Mart o la lucha en Vietnam, por ejemplo, conforman una muestra del compromiso del escritor con la causa revolucionaria y, probablemente, una concrecin de lo concebido como real. La realid ad es histrica, geogrfica y cientfica y est encaminada a cumplir un objetivo primordialmente pedaggico pero, tambin, ideolgico. Algunos ttulos que

PAGE 114

114 se destacan con respecto al tema histrico son Memorias de una cubanita que naci con el siglo (1963) y Relatos histricos (1965) de Rene Mndez Capote y Nios de Vietnam (1968) de Flix Pita Rodrguez. A diferencia de estos crticos, quienes favor ecen de una manera ortodoxa una esttica en la que prime lo real sobre lo fantstico, Eliseo Diego propone una revaloracin de la imaginacin y una defensa de los cuentos de hadas. Diego no ve en la fantasa un enemigo de lo real. La concibe como parte de la naturaleza del nio que se resiste a prescindir de ella. Afirma que [p]arece que no contbamos, sin embargo, con la salvaje naturaleza del pequeo, que, inmune a las decisiones de los adultos, se gua mejor por las de su propio instinto (Los cuentos 381). Segn este importante poeta cubano, eliminar la capacidad de soar de los pequeos implica sacrificar tambin la creatividad: Los contenidos irracionales, fantsticos, les of recen [a los nios] adems una rica sustancia en que pueda morder y fortalecerse la imagin acin naciente. Si prev aleciese la tesis, hoy muy en boga, pero cuyo venerable racionalismo se remonta a las aristocrticas institutrices del xviii, segn la cual la fantasa de los cu entos populares resulta no civa al sentido de realidad de los nios, las consecuencias en esterilidad imaginativa seran incalculables. (Una ojeada 85) El inters de Diego por este tema incluye la preo cupacin por una literatura infantil centrada en los objetivos pedaggicos. Con irona muestra des acuerdo con el nfasis en el racionalismo y las ciencias de los pedagogos de hace un par de siglos pero cuyas voces nos parece escuchar an hoy en torno nuestro (Las maravillas 383). Su visin apunta a que los nios se favorecen de lo imaginado para una mejor comprensin del mundo real. El lenguaje mismo crea la fantasa ya que los pequeos al aprenderlo comienzan a apetecer ese juego ms complicado y extrao en que la palabra, en vez de regresar sobre la cosa que designa, se abre hacia el ms all de la imagen; en que la palabra, lejos de servir y subordinarse a la realidad, co mienza ella misma a crear sus propias realidades, alfombras voladoras, ha das, duendes y pjaros parlantes. (Los cuentos 380)

PAGE 115

115 En La escritura a travs del espejo: acerca de lo fantstico en Eliseo Diego (2006), Arnaldo L. Toledo analiza la releva ncia de los cuentos de hadas en la potica de este escritor. Sostiene que en Diego est presente la id ea de que ms que una emanacin ontolgica, lo fantstico es un modo de repres entacin, una estrategia discursi va, o sea, un lenguaje (42). Aade que este nfasis en la funcionalidad del cu ento maravilloso y su vnculo con la realidad desva la visin de la literatu ra fantstica como escapismo, i nquietud principal de los artistas dentro del contexto revo lucionario (42). Tanto con su potica co mo con su crtica literaria, Diego propone un espacio literario en de fensa de la creatividad y la imaginacin en un momento en que los imperativos ideolgicos parecen amenazarlas. La obra de Excilia Saldaa se inserta dentro de este dilogo. Su literatura infantil muestra la preocupacin de la mayora de lo s escritores cubanos del momento por mostrar los alcances de la Revolucin. Para Saldaa, lo real es lo revolucionario y debe reflejar el herosmo, el sentimiento patritico y los hechos histr icos que conllevaron al cambio producido en 1959. Lo fantstico es el reino de las hadas, quien es son ajenas al proceso revolucionario. Los personajes de las historias de Saldaa reflejan los valores del socialismo. En este sentido, la esttica de Saldaa se acerca ms al realismo soci alista que a la visin de lo fantstico como funcin del lenguaje literari o propuesta por Eliseo Diego. La obra de Excilia Saldaa Stephens sostiene que [w]riting for children is usually purposeful, its intention being to foster in the child reader a positive ap percepti on of some socio-cultural values which, it is assumed, are shared by autor and audience (3). La literatura infantil cubana de las dos primeras dcadas de la Revolucin tiene como propsito principal la promocin de la educacin, el desarrollo institucional y estuvo marcada por la pr eocupacin por contenidos que resaltaran el valor histrico e ideolgico del momento que viva la isla. Es en este contexto en que Excilia

PAGE 116

116 Saldaa empieza su labor a favor de este gne ro literario. Saldaa asume plenamente el compromiso a travs de la creacin y edicin de li bros para nios y jvenes. Se basa en la visin de que hubo que esperar hasta el amanecer del primero de enero de 1959 para dar a los nios y a los jvenes la plenitud de una literatura hecha no slo por personalidades aisladas, sino y esto es fundamental por un movimiento masivo donde pa rticipa la sociedad en su conjunto (ctd. en Mauri 25). 18 Los libros De la Isla de la Juventud a la Isla del Tesoro (1979) y Un testigo de la historia (1979) son ejemplos de su trabajo como recopiladora. Entre sus obras creativas se destacan Cantos para un mayito y una paloma (1983) y La noche (1989), entre otras mencionadas anteriormente. Edicin y recopilacin de textos: la historia a favor de la Revolucin Excilia Sald aa hace una importante contribucin al proyecto pedaggico de la Revolucin principalmente a travs de la recopilacin de textos de ndole histrica. Esta faceta de su obra es coherente tanto con las polt icas culturales impuestas en la dcada de los aos 60 como tambin con las consecuentes preocupacion es estticas analizadas anteriormente. La historia se concibe como una ciencia que da cuenta de una manera lineal y progresiva del desarrollo del hombre hasta llegar al socialismo. Este tipo de publicacin est dirigido a un pblico joven que debe ayudar a construir la nueva Cuba. Un testigo de la historia y De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud son obras de Saldaa que prueban su compromiso con los objetivos propuestos por la Revolucin. 18 Estas palabras de Saldaa son parte del Informe Central del Primer Coloquio Internacional de Literatura Infantil y Juvenil Cubana como presidenta de la Seccin de Literatu ra Infantil de la UNEAC. Este informe se public en la revista En julio como en enero en su edicin nmero 8 de 1989. Desafortunadamente, esta revista, dedicada a la crtica literaria del gnero infantil, no se encuentra en las bibliotecas norteame ricanas. Por esta razn debo recurrir a la cita indirecta.

PAGE 117

117 En Un testigo de la historia una breve recopilacin de datos sobre archivos y documentos en el mundo y en Cuba, sirve de fondo para resaltar la labor revolucionaria. El texto est dirigido a un pblico joven al cual se le habla de t en un tono aleccionador. Desde el primer prrafo la alusin a la Revolucin se hace pr esente, mostrando un herosmo retrospectivo. Por ejemplo, la capital cubana a tr avs de la historia es: La Habana del siglo XVI, la de los piratas y corsarios, la de los quitrines y calesas, La Habana de Mella y Villena, la de los aos heroicos de la lu cha contra Batista y, finalmente, La Habana que vio llegar el triunfo de la Revolucin, que ve construir el socialismo. (5) En esta ciudad, [a]ll frente al mar se alza un sitio seguro y amable, una memoria que es fiel testigo de la historia. La memoria que se hace de documentos, de cartas, de legajos (7). Este lugar seguro y amable es el Archivo Nacional, creado en 1944 pero rev italizado despus del 59. El objetivo de Saldaa es, por ende, dar a conocer entre los jvenes cubanos uno de los pilares de la institucin revolucio naria. El texto recorre brevemente la historia de los archivos desde la arcilla, pasando por el pa piro, el pergamino y la cera, ha sta llegar al papel. El nfasis sobre un desarrollo lineal de la historia predice que en el futuro existirn otras formas de documentar el quehacer humano: Pero seguro que no hemos llegado al final, dent ro de tres mil aos otros jvenes, como ustedes, estarn leyendo un libro que les cuen te de aquella poca cuando los libros se escriban y, adems, se escriban sobre papel. (14) En el presente cubano, la labor de la Revolucin con el Archivo Nacional pone fin a una historia llena de documentos perdidos y de intervencin norteamericana. En su carcter pedaggico, este texto informa sobre la manera en que el hombre ha dado cuenta de su quehacer y, tambin, transmite una pos icin frente a la historia y al socialismo. Ensea el valor que tiene un luga r como el Archivo Nacional:

PAGE 118

118 Porque el archivo no es el sitio donde se guard an papeles polvorientos e intiles, sino el hogar que nos da la HISTORIA y la CRNI CA que se hace Historia, los pequesimos detalles cotidianos que definen el contexto de una poca, de una nacin, de un pueblo. (36) De esta manera, los jvenes lect ores cubanos se instruyen mientr as construyen el socialismo. Saldaa contina su labor inst ructora de los jvenes cubanos a travs del recuento de la historia de la Isla de Pinos, ms tarde conocid a como la Isla de la Juventud. Esta isla es un smbolo patrio desde antes de la Revolucin ya que fue ah donde Mart pa s su ao de prisin (1869). En De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud, este pequeo espacio insular se convierte en un microcosmos de la historia cu bana. Nuevamente, la historia sigue una lnea ascendente que logra su mximo punto dentro de la Revolucin. Bautizada por Coln como El Evangelista (McManus 15), la isla es identificad a por muchos escritores como la descrita por Robert Louis Stevenson en su libro para nios titulado precisamente La Isla del Tesoro (1882) (McManus 48). Saldaa da fe de este hecho en el ttulo de su libro, reforzando la nueva condicin del lugar como Isla de la Juventud. En una historia que va desde la conquista, pasando por leye ndas de piratas y diferentes nombres, la isla toma su nombre revoluciona rio en agosto de 1978, en un momento en que La Habana era la sede del Onceno Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes (McManus 128). En su recuento del transcurrir de la isla, Sa ldaa resalta varios mome ntos importantes de la historia cubana, teniendo siempre en cuenta los momentos de rebelin que la autora representa como antecedentes de la Revolucin del 59. Por ej emplo, llama a los piratas rebeldes idealistas y resalta el herosmo de las guerras independentis tas. Sobre el papel de la isla como presidio afirma que: A lo largo de los aos que empe nuestro pueblo en la lucha tesonera por su independencia, a Isla de Pinos le toc desempear el triste papel del centro de deportacin y confinamiento de lo ms avanzado del pensam iento revolucionario de las distintas etapas de esa lucha. Desde Jos Mart a Fidel Cast ro, por sus playas han pasado generaciones que encarnaron el pensamiento puro de la j uventud y sus ideales ms altos. (68)

PAGE 119

119 Aunque estaba condenada a ser una isla pres idio (78), el triunfo de la Revolucin cambiaria el rostro de la Isla de Pinos. Ya nunca ms zona de prostitucin o destierro o abandono (98). A partir de 1959, la Isla de Pinos se convierte en un laborat orio revolucionario. Margarita Rodrguez Cervantes y Jos Lima Otero en La Isla de la Juventud en el contexto de la construccin del Socialismo en Cuba (1983), sostienen que [a] poc o ms de dos aos de 1959 comenz a librarse otra batalla, esta vez contra la secuela de analfabetos que haba dejado el capitalismo (13). Destacan la la bor de los brigadistas Frank Pas, Conrado Benites, Patria o Muerte y los alfabetizadores populares, de maestros y ob reros (13). Aaden que [s]e desarrollaba de esta manera una misin que adems de educativa era poltica (13). Saldaa termina su libro con una exaltacin de la labor de la juventud en la isla. A un ao de nombrarse la Isla de la Juventud, la au tora declara que [a]qu se hace al hombre nuevo (102). Su conclusin refleja su visin de la isla, de la hist oria y de la juventud re volucionaria: Volveremos de nuevo a esta isla, muy pronto y veremos la nueva historia, la que se hace as, con estudio, disciplina, trabajo (102). Estas dos obras en las que Saldaa aparece como editora y recopiladora son un ejemplo de su visin de la educacin y de la historia, enmarcada por la ideologa socialista. Recopilan informacin importante de la historia que Salda a pone a favor de la juventud y la Revolucin cubanas. Su pensamiento poltico est en di recta conexin con lo propuesto por Castro y Guevara: el hombre nuevo es produc to de la educacin dentro de la formacin del socialismo. Excilia Saldaa: La poeta de los nios Ade ms de la labor como editora y promot ora de la educacin de los nios cubanos, Saldaa pone al servicio de los jvenes lectores su labor potica. El enfoque de mi estudio sern los temas recurrentes en estas obras entre los que destaco la relacin de la poeta con su hijo, la

PAGE 120

120 abuela como personaje arquetpico, la presencia africana, la mujer negra como pilar de los valores nacionalistas cubanos y, fi nalmente, la patria y los valores nacionalistas revolucionarios. Vladimir Propp en su libro Morphology of the Folktale (1968) propone un estudio estructuralista del cuento de hadas. Para Propp las funciones constituyen los componentes fundamentales del cuento, las cuales define como an act of a character, defined from the point of view of its significance for the course of the action (21). Basndose en una serie de funciones, este autor establece una estructura sim ilar para todos los cuentos de hadas. Aunque la poesa infantil de Saldaa presenta elementos narrativos, como la creacin de personajes por ejemplo, no puede leerse a travs de un enfoque estructuralista como el propuesto por Propp. La ficcin narrativa del cuento de hadas est ausent e en el proyecto de Saldaa. Su experiencia como nia afrocubana y la realidad histrica de la isla sust entan un nfasis temtico sobre uno enteramente ficcional. El objetivo de la poesa infantil de Salda a rebasa la intencin predominantemente didctica de las analizadas en la s eccin anterior. Romn Lpez Tams en Introduccin a la literatura infantil (1990) reconoce el riesgo de la finalidad pedaggica, predicadora, demasiado al descubierto (18). En este sentido, Excilia Saldaa logra un balance entr e sus objetivos pedaggicos productos de la agenda educativa e id eolgica de la Revolucin y la intencin esttica y ldica inherente en la literatura. Hern n Rodrguez Castelo tiene una visin dicotmica sobre la funcin del texto informativo y el ldico Su punto de vista es que [l]as funciones de informacin e incitacin son bsicamente utilitarias y pragmticas: la de disfrute no lo es. En su perspectiva el texto informativo es de carcte r expositivo, didctico o terico, mientras que el texto de incitacin es de carc ter poltico. Concluye que [c] uando predomina la funcin de disfrute, estamos ante lo es ttico y lo ldico (126).

PAGE 121

121 La obra infantil de Saldaa demuestra que una funcin no excluye la otra. En sus libros para nios y jvenes, ella combina la funcin expositiva y didctica con la ldica. Este balance se logra a travs de la inclusin de temas que conllevan mensajes relacionados con el contexto revolucionario expresado por una ri ca prosa potica. El inters crea tivo de Saldaa se centra en desarrollar temas cubanos a travs de formas po ticas populares, como el romance, por ejemplo. La poesa infantil de Saldaa tiene un an tecedente importante en el libro infantil Por el mar de las Antillas anda un barco de papel (1978) de Nicols Guilln. Esta obra forma parte de la llamada Coleccin Ismaelillo de Ediciones Unin de la UNEAC al igual que Cantos para un mayito y una paloma de Saldaa. Sobre el libro de Gu illn y otros escritos durante el mismo periodo, Mauri afirma que resultan imprescindibles en su concepto de renovacin lrica y capacidad de aprehender el mundo infantil, lo criollo, lo caribeo y las tradiciones hispanoamericanas; adems de ser una potica enriquecida en la exaltacin subjetiva de lo co tidiano, de cuyas relaciones y reflexiones nacen los contenidos ticos, ideol gicos y sociales que nos comunica el autor, siempre con una riqueza metafrica y verbal originalsimas. (31) La longitud de la cita de Mauri la justifica la relevancia de su asev eracin en las obras de Saldaa que aqu se analizan. Al igual que Guilln, esta autora re salta temas cubanos a travs de una poesa sencilla y directa. El concepto de mulatez, ya analizado, es tambin relevante en esta obra de Guilln. El poema Un son para nios antillanos es una adaptacin de su potica a la literatura infantil. La unin de frica y Espaa la transporta el pequeo barco de papel que se pasea por todas las islas del Caribe: Una negra va en la popa, va en la proa un espaol: anda y anda el barco barco, con ellos dos. (6)

PAGE 122

122 Como en otros poemas de Guilln, Balada de los dos abuelos por ejemplo, esta unin logra su mxima expresin en los versos finales: All va la negra,/ junto junto al espaol (6). Tambin, la abolicin de la esclavitud es tema an presente en el imaginar io del poema y reafirma la idea de igualdad racial promovida por la Revolucin. En el poema Qu mundo tan feliz! se lee: En Cuba un mundo nace, un mundo libre al fin. Un mundo sin esclavos Qu mundo tan feliz! (18) La segunda estrofa del poema Barcarola parece pr edecir algunas de las imgenes preferidas de Saldaa: la noche y el mar: Del hondo cielo la noche cae, la noche con su gran velo flotando cae la noche al mar! (21) De manera similar a Guilln, Saldaa se ace rca al mundo infantil a travs de una poesa de origen popular enriquecida por temas que exaltan lo cubano y ponen en manifiesto el compromiso ideolgico y social con la Revolucin. En Saldaa, la l iteratura infantil toma formas poticas que mantienen el imperativo de incluir contenidos que estn acordes con los valores revolucionarios. Mayito: El Ismaelillo de Saldaa Al igual que Jos Mart dedica los p oemas incluidos en el Ismaelillo a su hijo, Excilia Saldaa pone en las manos del suyo su obra potica infantil. En la dedicatoria de Cantos Saldaa escribe: A mi hijo, Mayito, que si re desaparecen las sombras. En el poema Castillos, la voz potica corresponde a la de una madre que de scribe el espacio que habita su hijo en su ser: En mi sangre hay un castillo, un castillo hay

PAGE 123

123 en el mar. El de mi sangre es mi hijo: cielo, alas, trino y mar. (25) Otros poemas que tienen por tema la relacin con su hijo son Ovillejo por el hijo y Mi nio de ncar. En La noche la nia que conversa con su abuela es tambin madre. Mayito tiene una presencia intemporal en el poema. Es un duende que llega sorpresivamente lleno de risas y travesuras a la vida de la pequea Excilia: No s cmo lo conoc, nunca antes lo hab a visto, pero una noche lleg Mayito. Era pequeo, juguetn, alegre, maldito. Revolva las fotos viejas, rompa juguetes y libros, pero tena una risa que daban ganas de ama rrar a un hilo, para ponerla en un papalote y hacerla volar por sobre todos los que tuvieran fro. (207) La nia se pregunta por qu la abuela no lo ha visto en el desorden del romerillo o no ha escuchado su paso descalzo y tibio. La abuela le contesta que [s]lo la madre presiente el latido del hijo. Un da no ser un duende, lo ver en la cuna de tu sangre vivo y dormido (209). Mayito es duende y nio, es presente y futuro. La prediccin de la abuela se hace realidad en el poema Eres al final de la obra: Eres, mi nio, eres en la tierra de mi vientre, hijo, eres t el sol naciente. Eres, mi nio, eres. (216) En la obra Jcara de miel: el libro de todas mis nanas Saldaa le hereda a su hijo las nanas que aprendi de su abuela. En la dedicatoria se lee: Mario Ernesto, hijo, que este libro le sirva a toda mi raza que en tu sangre sembr, y que t como hombre limpio a su tiempo sabrs sembrarla (7). En Nanas de lo infinito, la poeta reitera la rela cin consangunea que se eterniza en la sangre y en el poema: Antes de estar donde ests, ya yo te meca, nio: en la sangre de mi raza,

PAGE 124

124 t siempre has estado vivo. (110) El hijo de la poeta es el destinatario y la pr incipal inspiracin de la poesa infantil de Saldaa. Sin embargo, existe tambin otro personaje aut obiogrfico con un mayor grado de autoridad en su potica: su abuela Ana Excilia. Abuela, cuntame un cuento: Excilia es nia otra vez En la poesa infantil de Excilia Saldaa la abuela es un personaje central. Es un eje alrededor del cual la voz potica te je historias, celebra el pasado heroico cubano, resalta el aporte africano a la isla y explora la in timidad de la poeta/nia. El car cter autobiogrfico de la relacin nieta/abuela est presen te en estas obras. En Cantos por ejemplo, la voz potica describe los aos de su infancia en los que Saldaa deba se r tambin una nia: Eran aos de tristeza, de hambre y de sombras, yo era una nia como nios son ustedes ahora yo era una nia y lo recuerdo: el tiempo no todo lo borra (11). Nacida en 1946 y co mo fiel defensora de la Revolucin, Saldaa recrea los aos pre-revolucionarios, correspondiente s a su infancia y adolescencia, como un periodo de oscuridad. El nomb re de la abuela patern a queda escrito en la dedicatoria: A mi abuela, Ana Exci lia, viva siempre en mi memoria. Igualmente, La noche es un espacio en el que la voz po tica evoca sentimientos apacibles de una infancia al lado de su abuela. Lp ez Tams reconoce que hay en los escritores de literatura infantil un esfuerzo de revivir tambin la propia infa ncia (19). Saldaa revive su infancia imprimindole a esta obra para nios un carcter autobiogrfico. En la contraportada, la autora establece esta relacin claramente: Nac el 7 de agosto de 1946, a las seis de la tarde cuando el sol se preparaba para dar paso a La Noche [sic]. Entonces lleg ella: de los brazos adolescentes de la madre pas a los suyos hechos para ser abuela: mi abuela. Per o, ahora, cuando la miro en los retratos veo una mujer sin edad, rolliza y saludable como buena hija de mulata caribe y de isleo. Ya no est, slo me quedan unas manillas de oro, una jarra rota y el perfil de mi hijo: mas no es acaso la memoria presencia del corazn? El la es. Tengo mi nombre extrao y suyo, y los recuerdos: inmarces ibles, nuestros.

PAGE 125

125 En la casona de la Vbora o bajo el portaln de Santa Fe, aprend su palabra y su silencio. Y la mejor parte de m. La relacin entre la abuela y su nieta es un vnculo ntimamen te femenino. A este respecto, Gonzlez Mandri opina que en este texto Saldaa puts into place a series of concepts that she repositions throughout her poetry: memory, self-identity as tied to national history, the assumption of the grandmothers name, and the definition of family founded in the relationship of grand-daughter to grandmother, skipping one generation and erasing the patriarchal line. ( Guarding 116) La noche antecede a su poesa intimista posterior, en la cual la mu jer descubre su mundo interior a partir de aspectos nuevos y provocativos. En Jcara de miel: el libro de todas mis nanas Saldaa expresa la angustia por la ausencia de la abuela en una car ta que funciona como introduccin a la obra. El destinatario es un cartero nio llamado Amal quien acta como mensajero entre la poeta y sus memorias perdidas. Al final de la carta se lee: Y dile que si hice algo malo para que se fueradile que si est molesta conmigo, dile que la quiero muchoque la quiero grandeque la quiero siempredile que quiero or sus nanasdile que su nieta la necesitadiledile que vuelva (10). Con este anhelo, Saldaa ba sa y estructura esta obra en la memoria de su abuela. Esta ltima es la casa, el hogar, el espacio que contie ne y define la voz potica. As queda expresado en el poema Sorbo del recuerdo I: Yo tuve de nia una casa. Pero no una casa cualqui era de techo y suelos y ventanas y puertas. Solo yo poda tocar sus aldabas, abrir su s candados, entrarme descalza: Mi casa era abuela. Yo su ama y duea. (11) La intimidad de la relacin nia/abuela define a la poeta adulta. Su mundo y el que crea para sus jvenes lectores est conten ido en su nostalgia. Bruno Bettelheim en su libro The Uses of Enchantment (1975) analiza cmo los cuentos de hadas pueden reflejar la necesidad del nio de split the image of their parent into its

PAGE 126

126 benevolent and threatening aspects to feel fully sheltered by the first (68). La creacin de personajes tales como madrastras y abuela s reemplazadas por voraces lobos permite la posibilidad de encontrar la felicidad plena a pesar de la presencia de este impostor (68). Bettelheim aade que [f]airy tales indicate th at, somewhere hidden, the good fairy godmother watches over the childs fate, rea dy to assert her power when cr itically needed (68). En la poesa infantil de Saldaa, la abuela cumple un papel similar al descrito anteriormente. Sin embargo, el hada madrina de la poeta no es un personaje fantstico sino su abuela real que cumple el rol arquetpico de la madre protectora. El uso de arquetipos es muy co mn en la literatura infant il. Northrop Frye define un arquetipo como a literary symbol, or cluster of symbols, which is used recurrently throughout literature, and thereby becomes conv entional (25). En la poesa infa ntil de Saldaa, la abuela es el smbolo del amor maternal. Por ejemplo, en Cantos es una viejita tierna y consentidora. Otros autores tambin los incluyen en sus libros infant iles por considerarlos personajes tpicos de la infancia. Es el caso de Roberto Prez Len con Cuentos de Abuela (1982) y Antonio Orlando Rodrguez con Abuelita Milagro (1985). Para Mauri, estos queri dos y fabulosos vejetes, si bien distan de representar los problem as humanos de la tercera eda d, son manantiales de sabidura, tradiciones, y el necesario equilibrio en las rela ciones familiares y sociales del nio (34). El arte de contar es una de sus mayores virtudes: Cada noche, abuela me prenda a su ojal. Florecita deca usted pe rfuma ms que el azahar. Y entonces comenzaba la fiestaLa fiesta del contar y el contar ( Cantos 20) La abuela es cmplice y confesora. Tambin escu cha los sueos de su joven nieta con dulzura: Cmo se rea abuela de mis palabras como me deca: Mi linda loca (43).

PAGE 127

127 Al igual que en Balada de los dos abuelo s de Nicols Guilln, hay en esta obra dos abuelas que representan su origen mulato. El pe rsonaje central personific a a su abuela paterna Ana Excilia, hija de mulata caribe y de isleo. Esta abuela simboliza tambin el vnculo con generaciones pasadas provenientes de frica: Abuela tambin fue nia y tambin tuvo una abuela. Una abuela negra y linda, dulce y buena: la que se pase montada en un elefante, la hija de una reina; con quien aprendi a rajar lea. La que puso a frica en su sangre y todo el tesoro de aquellas tierras. El recuerdo de los tambores abra el tiempo de las leyendas. (58) La relacin nia/abuela conforma un ciclo que se repite dndole a la herencia africana una presencia atemporal en el poema. Esta es la abuela omnipresente en la obra y quien es inspiracin y gua de la voz potica. La otra abuela es la europea: Doa Seor a era la abuela espaola (66). Las imgenes que la acompaan hacen referencia a su origen, ya no el elefante ni el tambor: el organo, la albahaca, los balcones, las amapolas, las gaviotas los galeones, las rond as y las peinetas de carey. La relacin con ella es ms distante. Al prin cipio, la nieta es una nia cualquiera ya que la voz potica no se identifica directamente con ella: Nia ma le deca a la nieta te llevar a cruzar el mar, una gaviota ser tu compaera (6 7). Al final de la narracin potica, esta abuela se asimila a la cubanidad y entonces se vuelve ms personal: Sobre sus r odillas blancas, miel espesa era mi abuela, miel espesa y de leitable, miel cubana de doble cepa (67) En El misterioso caso de los maravi llosos cascos de Doa Cuca Bregante la abuela es tambin protagonista importante. Adems de ser l a mejor abuela del mundo (7), representa los sabores cubanos. La tierra y el azcar se impregnan en su piel: Era cierto mi abuela tena sabor a una mezcla de tierra, cascos de toronja y almba r con su ans y su rajita de canela (7). La cocina es un espacio de cubani dad habitado por la dulce abuela.

PAGE 128

128 La abuela de La noche es tambin tierna, pero se destaca en ella la sabidura: Qu cmo era la abuela? Abuela era tan sabia que no saba palabras oscura s, pero poda conversar con los astros o con la humilde matica de ruda ( 27). Ella ayuda a su niet a a entender o explicar el mundo a su alrededor. Esta sed de conocimiento debe ser insaciable. La abuela dice: Por cada pregunta antigua, sal y busca una respuesta. Por cada respuesta que halles, siembra una pregunta nueva (32). La abuela tiene la respuest a sobre lo histrico y lo mtico: Abuela, qu es un mito, una leyenda? Una pregunta que te responde el pasado de la Tierra. Una mentira que no lo es, una verdad incompleta. La semilla de donde nacen los ms hermosos poemas. (50) En definitiva, este personaje vive en el poema en conjuncin con su nieta para hallar juntas respuestas sobre la poesa, el amor, la historia y las leyendas. A travs de esta tierna relacin, Saldaa expone su potica, en la que prevalece la preocupacin por su condicin racial y su gnero en relacin con Cuba y su historia. frica tambin vive en el libro infantil La abuela, personaje tierno y sabio, fiel com pa a de la nia poeta, es tambin el puente entre la nueva generacin y sus ancestros afri canos. En su obra infantil, mirar hacia atrs, saltando una generacin, representa la posibilid ad de acercarse a esa parte de la identidad cubana. Sobre el pasaje en la contraportada de La noche Gonzlez Mandri comenta que [t]he gesture of the infants being handed over into the grandmothers arms signifies not only the giving of the baby to the grandmothers care, but also the gesture of the childs being handed into the Afro-Cuban tradition. (Excilia Saldaa 3) El discurso de la mulatez sigue primando en la valoracin de lo afrocubano. La abuela en estas historias tuvo un ancestro negro que puso a frica en sus venas. Tambin, la interioridad de la mujer abre fisuras en el concepto concebido principalmente por la sociedad patriarcal. Este punto es ms evidente en su poesa personal que analizar en el ltimo captulo de esta disertacin.

PAGE 129

129 La unin de frica y Espaa tambin est presente en los dichos o pensamientos populares cubanos que Saldaa r ecopila para los jvenes en El refranero de la vbora Escribe este libro porque le interesan los aforismos y las frase clebres y porque ama el refranero espaol y africano de [su] archipilago (5). Lo s ecos de la mulatez al estilo de Guilln se escuchan tambin en las nanas: De Espaa y de frica lleg aron las nanas: la nana negra, la nana blanca. Para el criollito llegaron las nanas: Lleg la nana rellolla y cubana. Lleg el tambor. Lleg la guitarra. No importa el color, no importa la raza. La boca negra canta una nana y la repite la boca blanca. La boca blanca canta que canta, y su tanda es eco fiel en negra garganta. ( Jcara 141) Partiendo de esta armona, los jvenes lectores de Saldaa estn preparados para sumergirse en el imaginario, el lenguaje y los personajes afrocubanos. En la segunda parte de Cantos para un mayito y una paloma prevalece la referencia al elemento africano. Varios poemas contienen deid ades y personajes afrocubanos. El dueo de los caminos menciona a un negrito lindo. Osan de un pie, dedicado al orisha de las hierbas y las plantas, contiene el elemento repetitivo que le da un sentido rtmico similar a la poesa negrista de Guilln: Cojo cojito, cojito es. ... (60) Estos versos de una sola palabra se repiten al final del poema. El verso [e]n un pie se repite tambin en la parte central intercalndose con los versos [c]on su garabato, [c]on el ojo tuerto, [c]on su oreja grand e, [c]on greas de yerba y [c]on pecho de monte (60).

PAGE 130

130 En La noche el mar del Caribe es hogar de una sirena negra. En el poema titulado Sueo II, Saldaa escribe su vers in del cuento de hadas titulado La sirenita escrito en 1836 por el autor dans Hans Christian Andersen (1805-1875). Pe ro la sirena de Saldaa no es la princesa pelirroja com nmente asociada con la hi storia sino una [n]ia de ojazos profundos y de piel hmeda y negra, borda sobre una atarraya escamas, conchas y perl as, estrellas de cinco puntas, peces de oro, olas inquiet as; tu ajuar de novia marina, tus redes de casadera (144). El hombre que la conquista no es un prncipe sino un simple pesca dor de horizontes que quiere brindarle sus brazos, su al egra ms secreta (145). Saldaa incluye en su poesa infantil la im agen de una mujer negra fuerte y creativa. Roberta Seelinger Trites sostiene que [n]o organized social m ovement has affected childrens literature as significantly as feminism has (ix). La obra de Saldaa aprovecha la posibilidad de valorar la voz y la agencia femeni nas para incluir en su literatura infantil el aporte de la mujer afro-cubana. En La noche sta aparece como pilar de los valores nacionalistas cubanos. El poema Paisaje con mujer angolana toma la imagen de la mujer africana que pone en su cabeza los productos que vende para represen tar metafricamente su sacrificio: Sobre tu cabeza de agua, hierve el caf, nace la patria. Sobre tu cabeza, mujer, sobre tu cabeza de mujer africana. (190) El final del poema recuerda las luchas guerril leras en Angola en contra del colonialismo, en las cuales Cuba tuvo una incidencia importa nte: El mundo sobre tu cabeza/y el fusil a la espalda (190). De esta manera, Saldaa resalta el valor del trabajo y el aporte de la condicin

PAGE 131

131 revolucionaria de la mujer negra. Esta revalori zacin es similar a la que hace Nancy Morejn en su muy conocido poema Mujer negra (1979). Tambin, la poeta personifica la noche en una mujer negra. Cuando la nieta pregunta qu es la noche, la abuela le responde: Es una donce lla de dulce mirada, ves tida de bano, descalza y cansada. Es negra y es bella. Es sabia y callada En nada recuerda a sus otras hermanas. La noche personificada evoca momentos onricos y meta fricos presentes en toda la obra: En potro de sueos cabalga y va a la laguna a mirarse la cara: Qu cara tan negra le devuelve el agua, qu cara tan linda, qu envidia de cara (22). De esta manera, Saldaa recupera la belleza de la mujer negra a travs de la personificacin de la noche. Estas obras de Saldaa intentan promover la valoracin del elemento africano entre los jvenes lectores cubanos. Con hi storias que protagonizan nios negr os y deidades africanas, la autora logra transmitir su propia experiencia como afrocubana con un sentido de orgullo y pertenencia. La mujer negra es bella y sabia. Su fuerza en el poema la lleva a poder representar valores patrios y revolucionarios. El calabazar: Nacin y patria de una nia cubana La nia/poeta de las obras de Saldaa que aqu se estudian vive en un calabazar con su abuela y representa un lugar donde se resuelven la s injusticias que ha vivido el pueblo cubano. El calabazar es la metfora de la isla como patr ia y nacin de la pequea Excilia. El primer poema/narracin de Cantos se lee: Yo viva en una calabaz a dentro de un calabazar. Pensndolo bien, yo viva en un extrao lugar: no era costa ni campia, ni pueblo ni ciudad. Era todos los sitios y era algo ms. Delante estaban el mar y sus olas; detrs, el ro, las lomas, el palmar, debajo las callejuelas que no tenan para cuando acabar (17)

PAGE 132

132 Esta metfora le permite a Saldaa poner en la s palabras de la voz po tica sus propias visiones sobre la historia de Cuba y, en particular, la importanc ia de la Revolucin. La calabaza simboliza la isla donde se construye la ig ualdad para todos los cubanos. En Cantos varios poemas hacen referencia a la im portancia de la educacin. Antes de la Revolucin, la educacin era inaccesible para la mayora de los nios cubanos: Lejos de mi calabaza, all en mi calabazar, los nios no ten amos escuelas donde estudiar (38). Cuando llega la Revolucin, lo primero es ensear los valore s patrios. El poema Leccin primera tiene una connotacin didctica sobre la impor tancia de crear conciencia de nacin en los jvenes lectores: Mi Cuba, nia antillana, novia absoluta del Sol y mariposa de amor seoreando la maana. (40) As como en la segunda parte de esta obra se resalta la importancia del orgullo racial afrocubano, la tercera y ltima parte est dedicada a resaltar los valores histricos cubanos que conllevaron al triunfo de la Revolucin en 1959. En el primer poema/narracin de esta parte, la abuela cuenta a su nieta sus recuerdos de una historia ya superada Tomando cubalibre, la anciana recuerda la intervencin norteamerican a de principios del siglo veinte: Contando y contando un da me cont que su mayor tristeza, su pena mayor, fue ver llorar la bandera cuando el yanqui la ultraj (79). Las guerras independentistas representa n una antecedente de la lucha revolucionaria por la igua ldad social y racial: Cmo fue? (sic) Abuela no lo ha olvidado. Fue el clarn: orden mamb. Y el machete se hizo soldado, para que la sangre que un hombre derrame aqu, por este suelo cubano, no te nga ni raza ni color, sino tan slo el valor de ser sangre de un hermano. (73)

PAGE 133

133 El poema Ovillejo de Maceo est dedicado al prcer mulato Antonio Maceo Grajales, uno de los lderes del ejrc ito independista cubano.19 Tambin le dedica un poema a Mart: Su palabra de hombre puro, tierna voz enamorada, arroyo, ro, cascada -para el cruel tirano losaes flecha de blanca rosa convertida en llamarada. (75) El bien conocido verso de Mart Cultivo una rosa blanca se convierte en el poema de Saldaa en una flecha de fuego contra el cruel tirano. En otro poema, los dos hroes cubanos se unen para simbolizar la fuerza revolucionaria del cubano que tuvo su punto mximo en el asalto al Cuartel Moncada en 1953 al mando de Fidel Cast ro. Este ataque pretenda derrocar al dictador Fulgencio Batista: -Ay, nia! Si el pjaro ha can tado es porque Maceo ha llega do; si el pjaro cant es porque Mart ya volvi. Era la madrugada, estbamos en la hondonada. A lo lejos, pjaro trin. El sol derrot a la noche: El Moncada amaneci. (80)] Cantos termina con una alusin al calabazar. Ahora ya no hay tristezas ni sombras. Los nios ya no son ms analfabetos. La Revoluc in trajo consigo una fiesta: Y fue una fiesta all en mi calabaza, all en mi calabazar: la fiesta de nunca acab ar. Mi fiesta que es tu fiesta, la fiesta que tus hijos festejarn (86). De esta manera, Salda a entrega a sus jvenes lectores la esperanza de un pasado heroico concretado en la Revolucin. Cuba es ahora una calabaza feliz. Al igual que en Cantos en La noche la conversacin ntima entr e la abuela y la nieta sobre temas como el amor, la poesa y la herencia africana se va concreta ndo en una celebracin de los valores patriticos cubanos. La historia titulada La lechuza y el sij, tambin incluida en 19 El diccionario de la Real Academia de la Lengua Espaola define el ovillejo como una combinacin mtrica que consta de tres versos octoslabos, seguidos cada uno de ellos de un pie quebrado que con l forma consonancia, y de una redondilla cuyo ltimo verso se compone de los tres pies quebrados.

PAGE 134

134 Kele Kele es la cuarta parte de la obra. Su alegor a a la Revolucin confirma el inters de Saldaa por recrear la historia cubana y los valo res socialistas en su literatura infantil. En La noche la abuela define la patria como: Una forma en el mapa no le basta. Ni el escudo, ni el himno, ni la bander a. Es la tierra y la luz y la lengua y los muertos y los vivos y el poema que aprendimos de nios en la escuela. Es el pasado y el futuro y el hoy que constr uye y crea. Es un nio en los hombros de su padre vitoreando lderes e ideas. Es tu veci no ms cercano y el desconocido que se aleja. Es tu pas, tu ciudad, tu barrio, tu calle, tu casa, tu silln, tu cama, tu mesa. (182) A esta definicin le sigue un poema dedi cado a Mariana Grajales, madre del hroe independentista al cual Saldaa le escribi un poema en Cantos Esta mujer es smbolo del sacrificio y el amor por la tierra cubana. Su esp ritu revolucionario y la pa rticipacin de sus hijos en la causa independentista le han merecido el reconocimiento como Madre de la Patria. Matilde Danger y Delfina Rodrguez afirman que [n]o se puede hablar de mujer cubana, valien te y sacrificada, sin dejar de mencionar a Mariana Grajales, ejemplo de madre y de abnegacin patritica, mujer de temple de acero, cuya labor no slo fue la de brindar al llama do de la patria el conc urso de sus hijos ... sino que ella misma estuvo dispuesta a pr estar colaboracin en la guerra. (1) La madre de Maceo ha sido protagonista de innum erables escritos y muchos lugares han recibido su nombre (Archer 1). El mismo Mart inmortal iz a Mariana en un buen nmero de artculos (Archer 5). Para Saldaa, La noche es el espacio literario perfecto pa ra alabar a la herona cubana. Ya no es Maceo o Mart. Abuela y nieta habitan en la obra un espacio ntimo y femenino donde la figura de Mariana Grajales ejemplifica algunos de los valores que ellas resaltan: el amor, la entrega y la proteccin maternal. El poema de Saldaa Redondillejo de Mariana es una particular combinacin mtrica de la redondilla y el ovillejo. En vez de tres versos octoslabos, la autora escribe tres redondillas seguidas de pies quebrados y una redondilla final que combina stos tres en su verso final. Esto demuestra la grandiosidad con que Sa ldaa concibe a Grajales:

PAGE 135

135 Cmo la tropa bisoa deca a la heroica anciana de la alta cabeza cana y el corazn sin ponzoa? Doa. Doa y seora cubana por la tierra y la altivez; ni siquiera en el revs por lloro cambi canana, Mariana. Mariana, los manantiales que de tus senos brotaron a una estirpe alimentaron: la estirpe de vendavales de la Grajales. De la Grajales, cabales hijos somos de su amor. Mujer, madre, esposa, flor; Doa Mariana Grajales. (185) Demostrando una gran creatividad potica y conocimiento del verso de arte menor, Saldaa evoca imgenes de lucha y sacrificio por la patria Sus senos nutricios son la fuente de la vida revolucionaria: Mariana es madre de la patria y de todos los cubanos. Excilia Saldaa y David Chericin escriben Compay Tito siguiendo el patrn de Lewis Carrol en su cuento dibujado M r. C and Mr. T, incluido en The Diaries of Lewis Carroll. En la narracin de Carroll, la letra C quiere visitar a la letra T. El ca mino recorrido de ida y vuelta por la letra C dibuja un gato. El cuento es claramente didctico ya que los nios aprenden nmeros y formas. De igual manera, Saldaa y Chericin crean en Compay Tito destinado a nios de cuatro a seis aos, una narracin que va dibujando lneas y formas hasta completar la figura de un gato. La diferencia principal tiene que ver con el contenido de la histor ia. Como bien lo afirma Hunt the word-picture interaction is vital and fundamental (289). Las palabras que conforman la versin cubana del gato de Carroll se proponen en searle al nio en edad preescolar los valores revolucionarios.

PAGE 136

136 Tito, el personaje principal de la histor ia, era un campesino [p]obre/como sus abuelos,/ sus padres/ y sus vecinos (6) ha sta que lleg la Revolucin (9). Entonces fue dueo de tierra/ fusil/ y libros (11). La lucha campesina se complementa con la lucha socialista representadas en el machete y el martillo. El campesino cambi su boho por una casa firme donde habita metafricamente la cubanidad que celebra la c onstruccin del socialismo. Los trabajadores del campo unen su fuerza laboral. Al final del cuen to, Tito los invita a todos a participar: Vamos todos a mi casa, que es la de ustedes, amigo: Hoy a la COOPERATIVA hasta EL GATO va conmigo! (40) En estas historias infantiles, el nio cubano re cibe una obra que lo entretiene y lo instruye sobre la historia cubana reva lorizada por la pers pectiva socialista de la Revolucin. En Cantos y La noche la nia/poeta, de la mano de la sabidura y la ternura de su abuela, presenta a sus jvenes lectores un recuento y ex altacin del herosmo cubano. Las metforas, los ovillejos y las redondillas son instrumentos para definir la nacin revolucionaria y celebrar a sus ms representativos exponentes. En Compay Tito los cubanos ms pequeos tambin aprenden sobre la cubanidad y la Revolucin. Conclusin La literatura infantil cub ana ha recorrido un corto pero fructuoso camino. Jos Mart con su obra La Edad de Oro sienta las bases estticas e ideolgicas que retomarn los escritores cubanos dentro del contexto revolucionario. La intencin pedaggica y el carcter potico rigen una tradicin que intenta brindar a los nios cuba nos la oportunidad de valorar su historia y sus hroes. La Revolucin trae consigo un aparato in stitucional que apoya la produccin, la edicin y la publicacin de la lite ratura infantil cubana. Dentro de es te contexto, Excilia Saldaa dedica

PAGE 137

137 gran parte de su labor literaria a los nios y jvenes. Adems, pa rticipa como editora y directora de la seccin juvenil de la UNEAC. Su obra es producto de una agenda en la que prima su inters por la construccin del socialism o. Saldaa pone su talento literari o al servicio de la juventud cubana. Para la literatura infantil la relacin entre lo re al y lo fantstico es especialmente relevante. La fantasa, plasmada principalmente en los cuen tos de hadas, ha tenido un papel central en este gnero literario. La teora sobre literatura infantil se ha enfoca do en tratar de explicar cmo funciona estructuralmente el cuento de hadas y su relacin con la sico loga y las etapas del desarrollo infantil. En el contexto cubano, los im perativos revolucionarios y el compromiso con el realismo socialista determinan las preferencias estticas de los escritores de literatura para nios y jvenes. La fantasa se asocia con el escapismo y con histor ias que representan los ideales imperialistas norteamericanos. Lo real en la literatura infantil es una opcin cubana y revolucionaria que permite transmitir a su joven a udiencia el proyecto histrico que conlleva a la creacin de una nacin socialista. Saldaa entiende bien este compromiso y crea su literatura infantil alrededor de estos ideales. Los personajes fantsticos de los cuentos de hadas se reemplazan en su obra por hroes patriticos, dioses afrocubanos y abuelas autobiogrficas. Excilia Saldaa escribe principalmente obras de divulgacin histrica e ideolgica y poesa infantil. Dentro del primer grupo se destacan De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud y Un testigo de la historia En ellas, la autora re copila informacin histrica para poner en relieve la labor de la Revolucin. En la primera, la Isla de Pinos, reconocida por muchos autores como la inspiracin del libro infantil La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, representa un microcosmos del proceso educativo y social in iciado en 1959. En las obras de poesa infantil Cantos para un mayito y una paloma Compay Tito La noche El refranero de la vbora El

PAGE 138

138 misterioso caso de los maravillosos cascos de Doa Cuca Bregante y Jcara de miel: libro de todas mis nanas, Saldaa explora su nostalgia por la infa ncia al lado de su abuela, al tiempo que trata temas como la maternidad, la herencia af ricana y la Revolucin. La nia/poeta conversa con su abuela sobre el amor, la poesa y la patr ia. La abuela sirve tambin de puente entre la nueva generacin y los ancestros africanos. La mulatez sigue represen tando el espacio donde valorar el aporte negro a la isla. En general, la literatura infantil de Saldaa hace parte de un proyecto esttico y educativo que intenta transm itir a los nios cubanos el optimismo de los primeros aos de la Revolucin.

PAGE 139

139 CAPTULO 5 NEGRISMO Y FEMINISMO EN LA POESA DE EXCILIA SALDAA Excilia Sald aa en su literatura infantil muestra un marcado inters por el papel de la mujer tanto en la experiencia personal como en la construccin del imaginario nacional. La preocupacin de Saldaa por su vivencia como una mujer afrocubana y su relacin con la cubanidad encuentran en la poesa un espacio que explora estos temas en mayor profundidad e intimidad. La abuela como arquetipo de ternura juega un papel importante en la creacin de la identidad y la subjetividad de la voz potica femenina. La mulatez como filtro fundamental del lente a travs del cual captar y representar la nacin cubana, como ocurre en su poesa infantil, pierde centralidad. A la vez, una poesa centrada en la individualidad de un sujeto potico marcado por su raza y su gnero conforma una re spuesta a la imagen estereotpica de la mujer negra o mulata presente en la l iteratura cubana desde el siglo XIX. Los versos autobiogrficos de Saldaa ponen a la mujer afrocubana en el centro de la experiencia potica. La visin superficial de una mujer sensual que representa la armona racial de la isla contrasta con la realidad de la vida de la poeta. El propsito de este captulo es resaltar el aporte de la obra de Salda a tanto a la poesa de inters negrista como a la pa rticipacin de la mujer en la vida literaria cubana. El estudio que propongo pretende insertar la obra de Saldaa dentro de la sobresaliente tr adicin potica de la isla. En su poesa, Saldaa dialoga con su herenc ia literaria y le imprime un carcter ntimo y personal. Por la inclusin de temas relacionados con la raza y el gnero, su obra potica forma parte de un movimiento que revive el inters por la experiencia negr a en Cuba iniciado mayoritariamente en la primera mitad del siglo pe ro, esta vez, con nfasis en la mujer como sujeto creador.

PAGE 140

140 Mi acercamiento a la poesa de Saldaa est ba sado principalmente en su intertextualidad y las diferentes formas en que muestra continuidades y rupturas con los textos anteriores en los que funda su poesa. Un anlisis de la representacin de la mujer negra o mulata en la primera fase del Negrismo pone de relieve la relevancia de las voces femeninas de poetas tales como Saldaa y Nancy Morejn, entre otras. Una breve revisi n de la teora feminista encaminada a la reflexin del papel de la mujer ne gra en el quehacer literario sienta las bases de mi anlisis. A partir de algunas reflexiones tericas, plante o preguntas tales como de qu manera crea la escritora afrocubana su identidad?, cmo c ontinan y/o responden a la s nociones de identidad colectiva creadas anteriormente?, hasta qu punto logran romper con los conceptos dominantes sobre raza, gnero y nacin? Mi estudio de los poemas Mi nombre: antielega familiar, Monlogo de la esposa, Danzn inconcluso pa ra noche e isla y Okn Iy propone dar algunas respuestas a estos cuestionami entos en la potica de Saldaa. El Negrismo: trasfondo de la poesa de Saldaa La presencia de la m ujer negra o mulata en la literatura cubana estuvo mayormente dominada por una representacin superficial y abst racta hasta que, a partir de la dcada de los sesenta, un grupo de escritoras crea una obra centrada en la mujer, su experiencia, su identidad y su posibilidad de participacin en el imaginario nacional. En este grupo se destacan las poetas Excilia Saldaa, Nancy Morejn y Georgina Herrera. Desde la lite ratura antiesclavista hasta la poesa negrista, la mujer afrocubana es un objet o manipulado literariamente. Esta literatura reafirm o ayud a construir ideas estereotpic as de ella que mantenan su condicin de inferioridad. La obra de estas autoras conf orma un paso importante para superar la discriminacin y la imposibilidad de la mujer de origen africano de contri buir a la vida poltica y literaria de la isla.

PAGE 141

141 Como se estableci en el captulo 2, la lite ratura antiesclavista fa voreci el concepto de mulatez como posibilidad de blanqueamiento de la sociedad cubana, tanto a nivel racial como social. La literatura del sigl o XIX distingue entre la mujer negra y la mulata debido a las posibilidades de ascenso racial de esta ltima Claudette M. Williams en sostiene que [t]he mulatto woman was perceived as, and perceived he rself to be, more beautiful than the black woman, as she was more acceptable to the domin ant white ruling class (17). Sin embargo, hasta qu punto esta preferencia esttica favorec e la condicin de la mulata en el panorama cubano decimonnico? En realidad, el estereotipo que crea su repr esentacin literaria mantiene los valores de una sociedad que cree en la supremaca blanca. Concuerdo con Williams en que [t]hese writers perceived the need to redefine the mulata s beauty as sensual to distinguish it from pure white female beauty (25). Esta erotiz acin de la mujer mulata la mantiene a un nivel de subordinacin intelectual y soci al que la aparta del ideal bl anco y que, ms bien, la sigue uniendo a su ascendencia africana con sus inevitables implicaciones. Verena Martnez-Alier analiza las complejas cl asificaciones sociales que determinaban el tipo de uniones posibles entre hombres y mujeres en la Cuba decimonnica. Estas clasificaciones se derivaban de una complicada combinacin de factores, entre los cuales se destacaba la percepcin racial y su relaci n con la condicin socioeconmi ca. Martnez-Alier afirma que [t]he adjustment and balance of the social order in nineteenthcentury Cuba required discrimination for functional reas ons (75). Concluye que [t]he existence of two occupationally distinct groups preceded the use of physical appearance and especially skin colour by the dominant group as the criterion to legitimate the segregation and subordination of the dominated group (75). Bajo estas condiciones, las uniones de la mujer mulata con hombres blancos se limitaban, en la mayora de los casos, al concub inato. Aunque los matrimonios interraciales eran

PAGE 142

142 bastante controlados, muchos hombres se resista n a casarse con sus amantes de origen africano por razones enteramente racial es (Martnez-Alier 64). Segn Vera Kutzinski, [s]ocially ambitious light-skinned mulatas, also known as am arillas, or high yellows, and prized for their exotic beauty, were fair game for sexual liaisons with white men (20). Esta realidad social se concreta en una represen tacin literaria que atribuye a la muje r mulata slo cualidades asociadas con su exotismo y su sexualidad. Los contradictorios objetivos de la literatura abolicionista cubana consolidan las percepciones que se tienen en la isla s obre las personas de origen africano y, muy particularmente, created a pattern for the repr esentation of these [Afro-descendant] women that became a blueprint for many subsequent writers (Williams 11). El patrn de la mujer afrocubana como criatura extraordinariamente se nsual y ertica ser central para los poetas negristas. Temas como la danza e imgenes relacionadas con la piel y las caderas conformarn el espacio potico en que habita su cuerpo sin voz. El Negrismo antes de 1970 fue un m ovimiento mayoritariamente, sino casi unnimemente, masculino. En su representacin de la mujer afrocubana, estos poetas conforman una voz patriarcal con suficiente autoridad para pone r en descubierto su cuerpo y su sexualidad, definidos dentro de la percepcin e inters de estos escritores. El cuerpo de la mujer representa un campo de batalla, en el que la virilidad se define a travs del poder que el hombre tiene sobre el mismo. En esta relacin entre hombres, la se xualidad de la mujer representa un espacio de definicin de la masculinidad. Tanto la muje r negra como la mulata son objeto de una manipulacin potica que ignora su subjetividad y la condena al estereotipo que le impide avanzar su participacin en la vida poltica y literaria cubana. La poesa negrista pretende resaltar los valores afrocubanos, pero slo el hombre es su portavoz y la mujer un simple instrumento.

PAGE 143

143 Marilyn Grace Miller atribuye la centralidad del cuerpo mulato en la poesa negrista a la necesidad de estos escritores de insertarse dent ro del ideal mestizo latinoamericano. Sostiene que [f]aced with a colonial history that distingui shed the Caribbean region from the rest of Latin America and resident populations that did not match old notions of mestizaje as a mix of Indian and Spaniard, intellectuals in the islands attempted to redress (or undress) their own racial problem" in carnal or mate rial terms, very frequently focusing on the body of the mulatta as the quintessentia l site of felicitous mixture. (47) Esta asercin corrobora la idea de que el Ne grismo fue producto de un proyecto masculino. La potica de la mulatez intenta r ecuperar el aporte negro a la isla al tiempo que revela sus fragmentaciones internas, especialmente en lo referente a las desigua ldades de gnero. La danza es uno de los temas ms recurrentes entre los poetas negristas para demostrar su identificacin con su ascendencia africana. Segn Laurence Prescott esta poesa often pictured the merriment and excitement of black dance (e.g. the rumba), paying particular attention to the body movements of the female dancer (114). Este tema se integra bien con la visin erotizada de la mujer afrocaribea. Por ejemplo, en el poema Trpico suelto del dominicano Manuel del Cabral se lee: El tambor, a ratos, va poniendo furiosos tus zapatos. Ya con su limpia agilidad de fiera trepa el son y trabaja en tu cadera. ( Poesa afroantillana y negrista 123) En Tambores en la noche (1940), el colombiano Jorge Artel se apropia de la imagen sensualizada de la mujer y carga su poesa con ella. En el poema Danza, mulata!, la voz potica dirige los movimientos de la mujer que baila a la vez que asume su deseo sexual: Alza tus manos giles para apresar el aire, envulvete en tu cuerpo de rugiente deseo. (36)

PAGE 144

144 En este poema el cuerpo femenino se fragmenta, mostrndose solamente sus partes concebidas como sexuales. Otras imgenes incluy en: el ardor de tu broncnea carne, el ritmo que tus senos estremece, tu talle atormentado y tus lbricas caderas. La mujer y su sexualidad son puestas en escena a travs de una danza alucinante y una sexualidad animalizada. Richard L. Jackson acierta al decir que [t] he black woman becomes a sexually uninhibited amoral animal full of sensual jungle rhythm, ooz ing sex through animal eyes, sensual voice, and inviting flesh (46). Aunque el poema Mujer nueva de Nicols Guill n intenta reivindicar a la mujer negra, no se escapa de esta representacin. Los versos l a negra, mujer nueva, / avanza en su ligera bata de serpiente parecen sugerir una posicin nueva y positiva. Tambin, parece definirse para ella un nuevo espacio de accin y de cualidades n acientes, no solamente relacionadas con su sensualidad: ella trae la palabra in dita/, el anca fuerte/, la voz, el diente, la maana y el salto. Sin embargo, el poema termina invistindola c on el estereotpico motivo de la danza: Chorro de sangre joven bajo un pedazo de piel fresca, y el pie incansable para la pista profunda del tambor. ( Poesa afroantillana y negrista 193) Ian I. Smart considera que Guilln en el poema Mujer nueva se aparta de la visin de la mujer afrocubana centrada exclusivamente en su se nsualidad. Sostiene que what distinguishes Guillns treatment of the black woman is the overall, consistent, and real black consciousness from which it springs (384). A travs de su as everacin esencialista y etnocntrica, Smart absuelve la erotizacin de la mujer negra por considerarla producto de un poeta con races africanas. Otros poemas se centran especficamente en el cuerpo de la mujer afrodescendiente. Por ejemplo, en el poema Nombres negros en el son del tambin cubano Emilio Ballagas, la voz

PAGE 145

145 potica habla de Rita Barranco, su inspiracin, de la si guiente manera: Rita Barranco, s; Rita Barranco, no.../ de carne tostada al fuego, quemada al sol,/ de tersa carne templada al fuego como un bong ( Poesa afroantillana y negrista 231). La mujer es vista como un mero cuerpo sin ningn tipo de agencia. En Sngoro Cosongo (1931) de Guilln, el poema signo pone toda la gracia y sabidura de la mujer negra en la desnudez de su cuerpo: Tu vientre sabe ms que tu cabeza y tanto como tus muslos. Esa es la fuerte gracia negra de tu cuerpo desnudo. (23) Esta puesta en escena del cuerpo de la mujer afrocaribea da cuenta principalmente del deseo sexual masculino. El poeta exhibe la sexualidad femenina para demostrar su heterosexualidad. Estos poemas dicen ms sobre la identidad de la voz masculina que sobre la experiencia de la mujer negra. El Neonegrismo: Nuevos espacios de expresin para la mujer afrocubana Efran Barradas en su artculo Nancy Morejn o un canto para una nueva culebra analiza el alcance del movim iento conocido como Negrismo. Este crtico se opone a la idea de considerarlo como un movimiento aislado producto de una moda pa sajera. Sobre los estudios que se aproximan a la poesa negrista bajo esta perspectiva opina que s e equivocan porque ven nuestro Negrismo como un tema limitado y no como una perspectiva propia de sde la cual el o la artista mira al mundo y ofrece una visin personal pero tan vlida como cualquiera otra (23). A travs de esta afirmacin, Barradas contextualiza el aporte de Na ncy Morejn a la literatura de inters negrista unas dcadas despus. Establ ece un puente entre la autora, sus antecesores y otros escritores de su generacin y demuestra la importancia del aporte del movimiento a la literatura caribea. Segn este cr tico, la obra de la poeta forma parte de un renacer del tema negrista al que llama Neonegrismo.

PAGE 146

146 En su anlisis del poema Hablando con una culebra de Nancy Morejn, Barradas resalta lo personal y lo femenino. La visin de la poeta es nueva porque se acerca a la historia desde una perspectiva femenina y feminista (26). Aade que [u]na de las grandes lecciones del movimiento feminista lo personal es lo poltico queda encarnad a en el poema al hacerse una identificacin con la serpiente qu e representa as a todos los ma rginados (26). La posicin de Barradas frente al poema de Morejn es clave co mo punto de partida para mi anlisis de la poesa de Saldaa. Mi propsito es resaltar su aporte al Neonegrismo y, muy particularmente, desde la perspectiva femenina. Pretendo demostrar que, en su poesa, Saldaa asume la herencia negra desde su experiencia pers onal. El imaginario potico ante rior, producto de una agenda mayoritariamente masculina, toma nuevas e ines peradas formas. La mulata, que antes fue un smbolo pasivo de exotismo y sensualidad, c onforma una voz potica preocupada por su subjetividad. De esta manera, el Neonegrismo se inserta dentro del movimiento mayor permitindole a la escritora afrocubana reconstruir su identidad. La rica y amplia obra de poetas como Na ncy Morejn, Georgina Herrera y Excilia Saldaa, entre otras, demuestran el papel protagnico de la mujer de ntro de esta nueva fase de la poesa de tema negrista en Cuba. Pero no slo en esta isla se presenta este fenmeno literario. Los textos inclui dos en el libro Daughters of the Diaspor a: Afra-Hispanic Writers (2003), editado por Miriam De Costa-Willis, recopila obra s de autoras negras de diferentes pases hispanoamericanos que cultivan la poesa, el ensa yo y la narrativa. Estas escritoras se encargan de llevar a una nueva dimensin la participacin de la mujer afrohispana en la vida literaria latinoamericana. El aumento en el nmero de pub licaciones y el creciente inters de la crtica demuestran que la obra de estas autoras es un ap orte importante a la diversidad y renovacin de las letras hispanas.

PAGE 147

147 La poesa negrista ha transitado ya un largo camino, reflejando las instancias histricas, sociales e ideolgicas en que se ha escrito. El Negrismo de las dcadas tempranas conforma un movimiento mayoritariamente representado por poe tas masculinos. En esta poesa, la mujer afrocaribea forma parte de un imaginario lleno de exotismo y sensualidad a la vez que ayuda a encarnar la idea de nacin. Su visibilidad simb lica contrasta con su au sencia en los mbitos literarios y polticos cubanos. Tres dcadas de spus, las mujeres afrocubanas encuentran espacios en los que expresarse esttica e ideol gicamente. En esta nueva fase del Negrismo, un variado nmero de expresiones art sticas dan centralidad a la e xperiencia femenina. La obra de Excilia Saldaa es un aporte importante por su relevancia de gnero y raza. La escritora afrocubana dentro de la Revolucin El resurgim iento del inters por el tema negris ta en Cuba coincide con los primeros aos de la Revolucin. La labor de la escritora afro cubana encuentra nuevos espacios de expresin pero, al mismo tiempo, nuevos desafos. El reto pr incipal de estas escritoras es conjugar una obra literaria en relacin directa c on un pasado de esclavitud, explotacin y abuso con los ideales revolucionarios. El producto es un quehacer literario que refleja los diferentes momentos y tensiones de las polticas revoluci onarias. Al final, la poeta afroc ubana enfrenta el desafo y logra rescatar su voz de una historia y una representacin literaria que ha fallado en incluir su experiencia y sus intereses. La Revolucin Cubana con su promesa de i gualdad para todos los cubanos se propone mejorar la condicin femenina en la isla. La mujer afrocubana, en particular, parece poder beneficiarse de los esfuerzos por lograr tanto la igualdad de gne ro como la igualdad racial. Las campaas de alfabetizacin promovidas por el gobierno de Fidel Castro produjeron cambios importantes en la movilidad social de la mujer y promovieron su participacin en la vida literaria de la isla. Catherine Davies sos tiene que [t]he two major results of the education revolution with

PAGE 148

148 respect to literature were the formation of a much wider re ading public and of a broader catchment area for new writers (A Place 117). El auge de la industria editorial es igualmente un factor importante en el aumento de la participacin de la mujer en la produccin literaria cubana entre las dcadas de los 60 y los 80. Sin embargo, una reevaluacin del rol de la muje r en la vida cubana no tuvo cabida en los primeros aos de la Revolucin. Lois M. Smith y Alfred Padula afirman que [w]hile the educational revolution revamped curriculum and texts to reflect modern notions, old-fashioned sexual stereotypes were sometimes overlooked (86). De hecho, la Federacin de Mujeres Cubanas (FMC) y las mujeres cubanas en genera l tuvieron poca participac in en la produccin de polticas que afectaban sus vidas y las de sus familias (Smith y Padura 45). Adems, socialists considered feminism a white, middleclass phenomenon which had no role to play in Cuba (Davies 1997: 119). Davies concluye que [ t]he main aims and policies of the Revolution, then, with respect to women, were profoundly cont radictory. Women were to be incorporated into the workforce and they were to be protec ted as mothers (and children) in the heterosexual nuclear family (119). La Revolucin constituye en este aspecto una voz pa triarcal que define y controla la vida de la mujer. Bajo estas condiciones, el ace rcamiento a los temas que las mujeres afrocubanas incluan en su literatura no poda contradecir esta visin por no pecar de antirrevo lucionario. Al igual que la incorporacin de la ideologa de la mulatez como medio no conflictivo para la revalorizacin de la identidad negra en la isla, las escritor as afrocubanas debieron c onformar la reconstruccin de su identidad femenina slo dentro de lo c onsiderado revolucionario. La insercin de la mujer negra al imaginario nacional deba estar encamin ado a logar los objetivos macros: la exaltacin del herosmo revolucionario y la construccin del socialismo.

PAGE 149

149 La produccin literaria de Nancy Morejn, la escritora afrocubana ms reconocida y estudiada dentro y fuera de Cuba, muestra varias etapas que reflejan las tensiones y contradicciones antes expuestas. William Luis en el artculo Race, Poetry, and Revolution in the Works of Nancy Morejn analiza particularmente la relacin entre la obra de esta poeta y los diferentes momentos en que se produce. Este crtico opina que sus primeros libros Mutismo (1962) y Amor, ciudad atribuida (1964), publicados por la edito rial El Puente, contienen una poesa personal, individual e ntima, llena de emociones, amor, soledad y muerte (84). Luis atribuye el cierre de esta edito rial al hecho de que it was no t enough for writers to support the revolution, Castros revolution, they had to glorify it in their work (87), sugiriendo que las obras de Morejn mencionadas carec an de este compromiso. Para finales de la dcada un ao despus de publicar Richard trajo su flauta (1967), Morejn y otros autores como Sara Gmez, Walt erio Carbonell y Rogelio Martnez Fur fueron sospechosos de conformar un grupo con afiliaciones raciales y de escribir un manifiesto sobre raza y cultura en Cuba (Luis 90). Estos hechos, que prueban la problemtica del tema de la raza en la isla, may explain why twelve years elapsed between the publication of Richard trajo su flauta y Parajes de una poca which appeared in 1979 (Luis 91) Luis afirma que durante este periodo Morejn se dedic a campos menos controve rsiales como la investigacin (91). Bajo la proteccin de Nicols Guilln, la escritora afrocubana escribe una serie de ensayos basados en la poesa de su mentor. Despus de este periodo, Mo rejn vuelve con una poesa que reflected a stronger and public commitment to the revolution and its politics (92). La obra de Excilia Saldaa tambin exhibe una dinmica en relacin con diferentes momentos de la Revolucin. En los primeros a os, Saldaa es ortodoxa en su afiliacin a los ideales y objetivos polticos. Como se demostr en los captulos anteriores, la poeta asume el

PAGE 150

150 compromiso con la formacin de la Cuba socialista y del hombre nuevo. Inscribe la africana a travs del concepto de mulatez, el cual se acomoda perfectamente a los parmetros esperados de los intelectuales cubanos en ese momento. La exa ltacin del aporte africano se inserta dentro del espritu revolucionario que nace en Jos Mart, Antonio Maceo y Mariana Grajales y logra su punto mximo en Fidel Castro. La experiencia de la nia Excili a con su abuela se funde en historias infantiles que apoyan uno de los pilare s fundamentales de la Revolucin: la educacin. Una segunda fase en su obra no tiene transiciones tan claras como las de Morejn. El hecho es que Saldaa escribe una poesa ntima, personal e individual, tal y como describe Luis la obra temprana de Morejn, que parece coincidir no slo con su madurez potica sino tambin con un momento histrico en que el entusiasmo por la Revolucin empezaba a tambalear. (Re) Construccin de la identidad de la mujer a frocaribea: Algunas consideraciones tericas En la introduccin a Daughters of the Diaspora: Afra-Hispanic Writers (2003) De CostaWillis afirma que ... there is a decided feminist consciousness in the works of many contemporary Afra-Hispanic writers, who create strong and independent fe male characters; ...; examine the effect that silence, isolation, and i nvisibility have on female agency and creativity; ... (xxv). Al igual que en el tr abajo de esta investigadora, mu chos estudios recientes sobre literatura caribea resaltan el aporte de la mujer escritora y su inters por redefinir su identidad. Varios acercamientos tericos permiten explor ar qu puede significar para una escritora afrocubana tener una conciencia feminista y qu implicaciones representa sta para su quehacer literario. Entre los estudiosos del tema se de stacan Carol Boyce Davies, Elaine Savory Fido, Emilia Ippolito y Catherine Davies. Una de las preocupaciones centrales de los acercamientos a la literatura producida por mujeres en el Tercer Mundo es el uso del concepto de feminismo, el cual ha sido criticado por

PAGE 151

151 representar mayoritariamente a la mujer burgues a europea o americana. Por esta razn, algunas escritoras afroamericanas y africanas han favorec ido el concepto de womanism. Alice Walker define as este concepto: Indeed, I can imagine black women who love women (sexually or not) ... referring to themselves as whole women, from wholly or holy. Or as round women women who love other women, yes, but women who also have concern, in a culture that oppresses all black people (and this would go back very far), for their fathers, brothers, and sons, no matter how they feel about them as males. My own term for such women would be womanist. ... (81) Aclara Walker que este trmino no implica ni un a radicalizacin ni una separacin de la mujer sino ms bien un sentido de solidaridad: ... it would have to be a word that affirmed connectedness to the entire community and the world, rather than separation, regardless of who worked and slept with whom (81). Elaine Savory Fido en Out of the Kumbla: Caribbean Literature and Women (1990) condena una separacin radical entre feminismo y womanism. Sostiene que Walker enfatiza aspectos culturales de la comunidad afroamer icana como centrales al concepto que propone, mientras autoras como la africana Chikwenye Ogunyemi lo usan para indicar una separacin entre un feminismo blanco y uno negro (xi). La posicin de Savory Fi do frente a los dos conceptos queda expresada de la siguiente manera: [t]he former [feminist], I see as the political agenda of feminism and the la tter [womanist] as the cultural manifestation womens talk, customs, lore (xii). De esta aseveracin se puede inferir que estos conceptos no solamente no son excluyentes sino que pueden darse en dife rentes niveles segn el lugar y el momento histrico. Este dilogo es tambin relevante para la escritora caribea quien tiende a identificarse ms con el womanism. En una entrevista con Elaine Savory Fido, Nancy Morejn resalta la importancia de la escritura de la mujer en el Caribe:

PAGE 152

152 I think it is very important in these times for us to read a Caribbean literature written by women because in our tradition we have had th e male view of the Caribbean and we have to recognise now that these male views have been sometimes only sexual: a view that has limited women only to sex. ( A Womanist Vision 266) Sin embargo, no se considera feminista: Im not talking as a feminist because I wouldnt say I am one (266). Al igual que las autoras africanas y af roamericanas, Morejn se distancia de movimientos como el feminismo ya que [t]hey develop ideas that belong maybe best to a consumer society (266). Aade que [w]e canno t import certain patterns of these movements from Western Europe or developed countries because we are underdevel oped countries (266). Por este hecho, favorece el trmino de Walker: I think the task of a womanist (let s talk with Alice Walkers term which I love very much) in our region should be so mething related to our society and our hi story (266). De una manera similar, Excilia Saldaa no se afilia a un feminismo con agenda poltica en el sentido que lo explica Savory Fido. De su entrevista con esta poeta en 1992, Catherine Davies concluye que Saldaa is not so interested in ngritud e or black identity politics, nor would she call herself a feminist ( A Place 187). En el contexto en que Morejn y Saldaa escriben, la afiliacin con un movimiento consid erado burgus podra hacer tambalear sus bases y compromisos ideolgicos. El womanism de Walker parece ser ento nces una opcin menos conflictiva.20 20 A pesar de que las poetas afrocubanas se distancien del trmino feminismo, las agendas polticas en defensa de la mujer no son ajenas a Cuba. Publicaciones tales como Consideraciones sobre feminismo (1914) de Luz Rubio y Pro la mujer cubana (1930) de Amelia de Vera de Lens demuestran qu e este movimiento tuvo eco en la isla desde muy temprano en el siglo XX. Los datos y los testimonios recogidos por Margaret Randall en Women in Cuba: Twenty Years Later (1981) son prueba de que tanto a la Revolucin como a la mujer cubana les interesaba promover polticas a favor de la igualdad femenina. Despus de 1959, los movimientos feministas se enmarcan dentro de una agenda socialista. Sin embargo, la influencia extranjera contina. Randall afirma que [d]ifferent as the social conditions and cultures are, there is a dialectic between the Cuban and American womens struggles to move forward that sometimes translates into a unique and moving exchange (17). En general, la lucha poltica por la igualdad de la mujer se mantiene. Esta lucha rebasa la labor literaria de las poetas en mencin y los objetivos de mi estudio.

PAGE 153

153 Estas preocupaciones conceptuales no impi den que la escritora afrocubana emprenda proyectos literarios que reivindiquen el rol de la mujer fren te a una sociedad regida por los hombres. Una de las maneras en que lo hacen es a travs de su esfuerzo por reconstruir su identidad. Del plano de lo colectivo se pasa a una identidad ms indi vidual basada en la experiencia personal. El espacio vi vencial de la mujer afrocubana se incorpora a lo histrico y lo nacional. El discurso de la mulatez como esencia de la identidad cubana se fragmenta a travs de la mujer negra o mulata. Su voz contesta a la representacin estereotp ica de la que ha sido objeto tanto en la representacin literaria como en el imaginar io cultural cubano. Al tiempo, la inestabilidad y la ambigedad de su experiencia demuestran que tanto la raza como el gnero complican la ideologa armonizadora que ha primado en Cuba. Emilia Ippolito en Caribbean Women Writers: Identity and Gender (2000) define identidad como the names we give to the different ways we are positioned by, and position ourselves within, the narratives of the past (19). Susana Reisz en Voces sexuadas: gnero y poesa en Hispanoamrica (1996) describe la comple jidad de este proceso: Reconocerse como masculino o como femenina, como blanca o como mestiza, como hispanoamericano o europeo, como l atino o anglosajn, como hetero-, homo- o bi-sexual, exige salir de una inte rioridad de contornos difusos, inestable e inconclusa (el yo-para-m) hacia una exterior idad bien delimitada y completa pero solo imaginaria (el yo-para-otros o yo-visto-co mo-otro) y regresar nuevamente al punto de partida cargando las impresione s y los sentimientos generado s por esa travesa. (19) En el caso de la mujer afrocubana, las oportunida des de encontrar su propia posicin (identidad) frente a estas narrativas han sido muy limitadas. Su exteriorid ad bien delimitada y completa ha sido imaginada por otros. El mundo exterior la ha percibido y definido en trminos casi exclusivamente sexuales. La labor de escritoras como Morejn y Saldaa conlleva el reto de iniciar el viaje en el mundo interi or y contrastarlo con la imagen que de ella se ha impuesto en el exterior. La travesa de la mujer de ascendencia africana en bsqueda de su identidad implica,

PAGE 154

154 por lo tanto, una actitud contestataria y reconstructora. Reisz afirma que las escritoras latinoamericanas de hoy tienden a construir su iden tidad y la voz que la expresa en sus textos como un conflictivo dilogo entre lo que la so ciedad afirma que soy y lo que yo, como sujeto individual y colectivo a la vez, afirmo ser (18). Con respecto a la poesa de Saldaa, propongo que esa exterioridad delimitada y completa es la comunidad imaginada de una Cuba mulata, representada por la mujer de origen africano, y la interioridad difusa, inestable e inco nclusa es la experienci a personal que la poeta trae a su poesa. La identidad se construye a par tir de un mundo ntimo que desestabiliza el plano exterior y colectivo creado e im puesto con anterioridad. La imag en de la mujer erotizada que mueve sus caderas cadenciosamente se desequilibr a por la realidad vivencial de la poeta que explora su memoria, su alineacin y su rol como es posa, hija y nieta dentro del orden patriarcal. Los mtodos de auto-representacin en las obr as escritas por mujeres son muy variados. Reisz sostiene que [l]os esfuerzos de nuestras poetas por elaborar imgenes de s mismas emanadas de una creciente consciencia de gnero cubren estrategias y entonaciones ideolgicas muy variadas: desde la articulacin de un sen timiento de fealdad y minusvala hasta la glorificacin del cuerpo femenino ... desde un es tilo sublime, barroco o arcaizante, hasta el ms recio argot y la abierta obscenidad. (21) A travs de estas imgenes, la poeta descubre un pasado y una historia antes no reconocidos. En el caso particular de la dispora africana, temas relacionados con la esclavitud, el silencio de la mujer y la falta de reconocimiento de su partic ipacin en el imaginario nacional cobran especial importancia. Ippolito sostiene que [i]n their re-w ritten images the experience of fragmentation and dispersal finds a new real ity of representation (18). Otro aspecto terico importante que se relaciona con los anteriores trata de explicar la marginalidad de la voz de la mujer afrocaribea. El concepto de subalt ernidad ayuda a entender sus causas. Segn la definicin de Antonio Gramsc i, el subalterno es [not simply an oppressed

PAGE 155

155 group] but lacking autonomy, subjected to the influence or he gemony of another social group, not possessing ones own hegemonic position (ct d. en Bhabha, Interrogating 85). Dadas las condiciones histricas de la esclavitud y la co lonizacin, es fcil identificar a las personas de ascendencia africana dentro de esta categora. Pero no es slo el factor racial el que entra en juego en las redes de la subaltern idad. Gayatri Spivak aade que: Within the effaced itinerary of the subaltern subject, the track of sexual difference is doubly effaced. The question is not of female participation in insurgency ... It is, rather, that, both as object of col onialist historiography and as subject of insurgency, the ideological construction of gender keeps the male dominant. If, in the context of colonial production, the subaltern has no hi story and cannot speak, the subaltern as female is even more deeply in shadow. (Spivak 287) La pregunta relevante a mi anlisis es qu significa tener o no tene r voz en literatura? Carol Boyce Davies y Elaine Savor y Fido acuan el trmino voicele ssness para referirse a the historical absence of the woma n writers text: the absence of a specifically female position on major issues such as slavery, colonialism, decolonization, womens rights a nd more direct social and cultural issues (1). Aaden que [b]y voicelessness we also mean silence: the inability to express a position in the language of the master as well as th e textual construction of woman as silent (1). Las preocupaciones de Davies y Fido parecen centrarse en el Caribe anglfono y francfono donde la colonizacin tuvo una dur acin mayor y donde se desarrollaron lenguas hbridas que se consideran subalternas frente a las europeas. En Cuba, el lenguaje no es un problema de expresin para la escritora afroc ubana y otras instancias histricas como la Revolucin han superado el impacto del coloni alismo. Sin embargo, muchas de las condiciones que determinaron la marginalidad de la mujer afro cubana son similares a las del resto del Caribe. La notable ausencia de literatura producida por mujeres de ascendencia africana en Cuba demuestra que el concepto de voicelessn ess aplica bien en este contexto.

PAGE 156

156 Tener voz significa, entonces, la posibilidad de escribir, publicar y lograr reconocimiento de la crtica literaria. Al logr ar un espacio de expresin, la es critora afrocaribea intenta reescribir su historia para salvarla de su mltiple subalternidad. Su labor literaria constituye una respuesta a esta falta de voz y su inherente marginalidad. Su voz le permite reevaluar la importancia de la memoria, la construccin de la identidad y la relacin entre los roles femenino y masculino. Estos aspectos, entre otros, determ inan sus preferencias te mticas y estticas. La obra de Excilia Saldaa hace parte del esfuerzo de las escritoras de origen africano por salir de la marginalidad y la ausencia a travs de una respuesta creativa y personal. En el vrtice del cicln: Intertextualidad y r esistencia en la poesa de Excilia Saldaa La poesa de Excilia Saldaa recibe la influenc ia de la gran tradicin potica hispnica. Como ella misma lo afirma es deudora de toda la poesa (Lo cotidiano 10). De entre esta multiplicidad de fuentes se destaca la relacin de su obra con la de Guilln. Gonzlez Mandri afirma que [m]ost central to th e definition of her poetic voice ... stands the poetic mastery of Nicols Guilln, who established for Cuban lett ers the integration of Hispanic and African traditions in the poetic idiom ( Guarding 115). Sin embargo, la relacin de Saldaa con Guilln va ms all de la herencia de una potica mulata Su poesa tambin conforma una respuesta a la visin masculina de la mujer afrocubana de la cual el poeta mulato es uno de sus representantes. Mi propsito es analizar las diferentes form as en que la obra potica de Saldaa crea una identidad nueva para s misma y para la muje r negra y/o mulata en Cuba. Saldaa usa la intertextualidad a travs de un dilogo con su herencia potica y de la inclusin de elementos autobiogrficos. Adems de toda la poesa que le antecede, su vida es su propio texto y su poesa, su manera personal de leerlo. Me enfo co en los poemas Monlogo de la esposa y Mi nombre: antielega personal incluidos en Mi nombre (2003) por la relacin que hay entre ellos y el objetivo de mi anlisis. Estos poemas son un es pacio catrtico de lo personal y lo colectivo.

PAGE 157

157 Sus imgenes y temas demuestran la inestabilida d y la fragmentacin de la experiencia de la mujer afrocubana, en contraposicin a la imagen de tarjeta postal creada por los poetas negristas. El Oxford Dictionary of Literary Terms define la intertextualidad como [a] term coined by Julia Kristeva to designate the various relatio nships that a given text may have with other texts. Estas relaciones intertextu ales pueden incluir el anagrama la alusin, la adaptacin, la parodia y la imitacin, entre otras. En mi est udio de la obra de Excilia Saldaa resalto la inversin y la subversin como principales form as de intertextualidad. Al mismo tiempo, incluyo lo autobiogrfico en mi anlisis como otra form a de intertexto. Sidonie Smith analiza diferentes acercamientos tericos a la autobiografa. Esta es tudiosa resalta las implicaciones estructuralistas y post-estructuralistas que conllevan a entender la autobiografa como a manifestation of a prior act of reading on the part of the author who rereads literary and cultural conventions (Nelly Furman ctd. en Smith). La lectura e interpretacin de la propia vida del autor o autora conforma, entonces, una relacin intertextual. Smith aade que the autobiographer has to rely on a trace of something from the past, a memory (45). Define esta memoria como a story about, and thus a discour se on, original experience, so that recovering the past is not a hypostasizing of fixed grounds and absolute origins but, rather, an interpretation of earlier experience that can never be divorced from the filterings of subsequent experience or articulated outside th e structures of language and storytelling. (45). La obra potica de Saldaa exhibe el uso de la intertextualidad co mo respuesta a obras anteriores y como interpretacin de su propia historia, si endo sta una caracterstica del Neonegrismo. La relacin de la poesa de Saldaa con el Negrismo est marcada por la inversin y la subversin. Por ejemplo, en el poema Rumba de Emilio Ballagas, la imagen vrtice del cicln hace parte de la representacin estereotp ica de la mujer afrocubana caracterstica de la poesa negrista: El ombligo de la negra, es vrtice de un cicln ( Poesa Negrista 205). Por el contrario, en los poemas de Saldaa la imagen del cicln es un smbolo de inestabilidad, de

PAGE 158

158 una identidad fragmentada e inacabada. Esta ca racterstica permea su potica. La imagen de Ballagas, claramente sexuada, expresa en Sald aa angustia y movimiento. En Monlogo de la esposa se lee: A veces me paro en los acantilados del hogar/ y los aciclono hasta convertirlos en cumbres/borrascosas ( Mi nombre 13)21. Esta condicin climtica tpica del Caribe representa un espacio domstico desprotegido y oscilante en Mi nombre: antielega familiar: La casa ya no existe: nadie la vela: en el vrtice del cicln slo se admite al que tenga vocacin de ventolera. (133) De igual manera, la voz potica en los poemas de Sa ldaa que aqu se analiz an se agita entre los vientos huracanados de un pasado doloroso y un de seo de purificacin. Part o de esta base para analizar en profundidad estos dos poemas. Monlogo de la esposa es un poema catrtico en que la poeta se representa como nia, adolescente y mujer. La voz potica plantea la angustia, el vaco y la incertidumbre de la presencia masculina en su vida, en particular la del padre. La violacin y el incesto a manos del padre tienen un carcter fuertement e autobiogrfico. La rebelda es el producto de este recuerdo. Catherine Davies afirma que [b]riefly, the poem relates a bride/wifes coming to consciousness and her rebellion against the restric tive role as wife and daughter in patriarchal society. It is a poem about rebellion of black female subjectivity and the reinven tion of a cultura l space from a dissonant point of view (A Place 187). La voz femenina es la esposa sin esposo que busca una unin csmica, no la convencional: la Cpula del Universo (32). Flora Gonzlez Mandri resalt a el carcter autobiogrfico de la poesa de Saldaa. Su visin es que el uso de la autobi ografa por parte de las escritoras y artistas afrocubanas marca a note of resistance to the cultural mandates of the Castro revoluti on, which in cultural expression, 21 Los poemas citados en esta seccin estn incluidos en esta misma edicin. A partir de aq u, citar slo la pgina.

PAGE 159

159 discouraged individualism in favor of the welfare of the entire community ( Guarding 7). En realidad, la Revolucin es parte del aparato patriarcal al que se resiste la poeta. El padre lo representa en un plano domstic o y personal y la Revolucin en un plano pblico y colectivo. El plano individual se convierte en el punto de pa rtida para representar la experiencia compartida por las mujeres afrodescendientes. La poesa au tobiogrfica contesta a instancias como la esclavitud y la falta de voz y reconocimiento. Un hecho autobiogrfico es central en el poe ma El monlogo de la esposa: la violacin de la poeta por parte de su pa dre cuando todava era muy joven.22 Desde el principio del poema se siembra la idea de este acto que representa para la poeta una mancha indeleble. Las manos ensangrentadas de la nia introduce la relacin intertextual con las de Lady Macbeth en la reconocida obra de Shakespeare. Saldaa invierte las imgenes del autor ingls ya que en su poema las manos manchadas no son las de la criminal sino las de la victima: Las manos. Las manos. Las manos. No hay agua suficiente para limpiar mis manos, para desteir el estigma de la sangre de mi propia sangretaendo para siempre mis manos. (14) El primer verso antes citado se repite varias veces acompaado de la bsqueda de respuestas o, probablemente, de una manera de purificacin: Qu dentadura fe roz me mostrar el ajo/ ms temible que estas manos manchadas de sangre?, No he de ver limpias estas manos?, Con qu detergente arrancar la cost ra de sangre de mis manos? (16-19). Lo domstico, espacio tradicionalmente reservado para la mujer, se problematiza co n la experiencia de la nia manchada. Ippolito sostiene que en la escritura autobiografa de la mujer negra [t]he mystified notions of home and family are removed from th eir romantic, idealized moorings, to describe 22 Catherine Davies da fe de este hecho por una entrevista hecha a la autora en la Habana en septiembre de 1992 ( A place 190).

PAGE 160

160 pain, movement, difficulty, learning and love in complex ways (32). Ms adelante en el poema, la voz potica sugiere el momento del abuso sexual: Y me saca el padre y me da la vuelta y me gira en el humo y me cerca en la siesta. (27) Estos versos se repiten intercalados con una progresin hacia la revelacin final: La nia no tiene nia. Ay, tarde de incesto y teas! ... La nia ha resucitado En un charco de vergenza. (29) La impureza producida por el padre alcoholizado ( En los vapores del ron/ la nia fue slo hembra (27)) se extiende a todo su cuerpo: Las manos. Las manos, quin puede lavar mis manos o mis ojos, o mi pelo, o mis brazos, o mi boca, o mis pulmones, o mi cerebro? ... (29) Gonzlez Mandri sostiene que en Saldaa, lo personal est ligado a lo histrico y lo mtico ( Guarding 115). El dolor y la mancha de la nia vi olada se asemejan a los padecimientos de una raza humillada por la esclavitud. En Mi nombre, la relacin se hace ms explicita: Nia ma, sin letras ni palotes, lazarilla de un padre ciego; muchachita de los tnicos planchados, negociada como pieza entre negreros; (129) Segn Gonzalez Mandri, el acto primordial (prim ordial act) para la mujer afrocubana se refiere a the period of slavery when the masters son raped female slaves, mulattas, who in most cases had been engendered by the master himself ( Guarding 122). El acto primordial de Saldaa es la violacin del padre que represen ta metafricamente la de miles de mujeres afrodescendientes.

PAGE 161

161 En Monlogo de la esposa, la voz potic a extiende la incertidumbre causada por el padre a los otros hombres en su vida. El recuer do de la nia conlleva a la mujer adulta a preguntarse por ese dolor primer o que se disuelve en toda su experiencia c on el gnero masculino. La respuesta ante la confusin es irreverente y subversiva. La poeta elimina el dolor a travs de la una muerte metafrica de sus amantes: mis muertos, mis pobrecitos muertos saludables, / mis fantasmas del colchn y del sue o (19). Adems, el sujeto potico femenino es el autor de la accin: Ay, mis muertos, mis deseosos en el retrato ovalado de mi pecho: Toda mujer ama lo que mata. (21) La mulata en el poema no es la extica bailarina sino una mujer regular que decide el destino de sus recuerdos. Es asesina y viuda de sus amantes. En este punto, la relacin con la esclavitud se hace nuevamente presente: La pobre mulatica bizca, centro de la burla del colegio, que quiso ser princesa de un extico reino que custodian cien blancos con sus cien alabardas, un sij que no duerme y una ot colosal, es ahora la reina viuda de tantos empeos. (21) La esclavitud de la nia que sue a con ser princesa se convierte en el reino de la mujer que ha matado sus malos recuerdos. Nuevamente lo personal se confunde con lo colectivo. El uso de la tercera persona desplaza la experiencia indivi dual a un plano de identificacin compartida. En el poema Mi nombre: Antielega familia r, Saldaa usa la intertextualidad, tan recurrente en su obra, para reconstruir su identid ad y, a la vez, contestar al orden patriarcal. La poeta establece un dilogo con el poema El apellid o: elega familiar de Nicols Guilln. El poema de Guilln representa el reclamo de tene r un nombre espaol que no refleja su origen

PAGE 162

162 africano: No tengo acaso/ un a buelo nocturno/ con una gran ma rca negra. Reclama ese otro apellido perdido en los avatares de la esclavitud: Sabis mi otro apellido, el que me viene de aquella tierra enorme, el apellido sangriento y capturado, que pas sobre el mar entre cadenas, que pas entre cadenas sobre el mar? (Poesa negra de Amrica 84). El cambio de El apellido a Mi nombre sugier e no solamente el paso a un plano ms personal por el uso del adjetivo posesivo sino tambin, y an ms importante, el deslinde del padre representado en el apellido, lo cual puede leerse como una marca patriarc al ya que slo entre hombres puede conservarse. Por el contrario, Saldaa invoca el nombre propio de su abuela: Slo t,/ Ana Excilia,/ comp rendes mis campanas (129). Carole Boyce Davies y Elaine S. Fido sostienen que Caribbean womens writinghas to be understood first within the context of the various imperialist discourses and then against them as a rewriting of those discourses (2). En Mi nombre, Saldaa reescribe su identidad por medio de la definicin de su nombre propio y la importancia de las mujeres en su vida. Lo autobiogrfico juega nuevamente un papel importa nte para disrupt patriarchal discourses on national identity with an unequivocal projection of womans voice and subjectivity (James 50). La historia personal de la poeta sirve de base para reflexionar sobre la raza y el gnero como parte de una agenda cuyo propsito es resc atar la voz de la mujer afrocubana. Mi nombre recrea, al igual que Monlogo de la esposa, la doloros a experiencia de la niez de la poeta. El primer se gmento establece la agona del vi aje que la voz potica emprende en el poema. El espacio en que se establece este punto de partida es nuevo e indefinido marcando la realidad de un ser fragment ado que se pregunta quin es: Ejerzo, otro idioma. Co nvoco otra dimensin. Indago por esta sangre

PAGE 163

163 de ahora, y aqu, por esta piel a trechos manchada y spera; (105) El presente, el pasado y el futuro se entrelazan para intensificar la confusin y la angustia: Me camino en todo lo que soy o que no fui, en lo que dejar de ser maana. (105) El segmento termina con una serie de preguntas que confirman la incertidumbre de la bsqueda: Dnde est el que soy? / Qu olvido me ma lcra y tutela (106). G onzlez Mandri considera que existe en estos versos [an] avoidance of knowledge because of its painful nature even in the face of eager desire to know. Su argumento es que [the] use of the third person within a question establishes a poetic distance from th e search for self-definition, where trauma and poetic voice should inhabit the same space, at leas t symbolically, with the use of the first person singular (Guarding 125). A estas ideas de la crtica se puede aadir que la evasin inicial demuestra la complejidad del sentir de la poe ta sobre su experiencia y su necesidad de autodefinirse. El poema transita por versos ntimos y a ngustiosos: No hay tiempo que perder; / pero me pierdo (109). La bsqueda an infructuosa contina: No doy conmigo entre las arecas. Me busco / en el hormiguero del patio (109). La lu cha por la autodefinici n se debate entre el misterio y el miedo: La respuesta definitiva se halla tras los ojos de vidrio de la ltima mueca. No es por nobleza que no hurgo en el misterio. No es por piedad. No es por amor. Sino por miedo. (110)

PAGE 164

164 La poeta se busca en el espacio domstico pero the confined space of the home exacerbates her crisis of identity and she therefore abandons this domain and the constraints which it symbolizes in order to find solace (James 57): En la casa todos tenemos miedo. aunque slo yo arrostre el cr imen de burlarme de su cerco: Cimarrona de los parques, apalencada en el colegio (110) La trasgresin del orden patriarcal domstico se compara nuevamente con la condicin de los esclavos que huan del yugo de sus amos. Progresivamente, la voz potica va descifrando el misterio. Lejos del orden patriarcal de la casa, una nueva identidad se va develando. Es la mano de la poe ta quien escribe este nombre: mi nombre de decir que s mi nombre de llenar el espacio mi nombre-palabra mi nombre-poema. (121) Este nombre es [e]l verbo que reorganiza el caos. La profeca que / ordena. A travs de su nombre se va resolviendo la confusin. La poesa es parte de este proceso de liberacin: Sopla indiferente, sopla traviesa, sopla ingenua, ahora que tienes para ti sola la demencia de las palabras, (121) Al final del poema, la intertextualidad con el poe ma de Guilln es ms e xplicita. Saldaa define su nombre en contraposicin al epgrafe que incluye del poema de Gu illn: me dijeron mi nombre. Un santo y sea / para pod er hablar con las estrellas. El nombre de la poeta no es el apellido patriarcal que defiende Guilln: Pero no el pequeo y extrao nombre de los papeles oficiales. Ese talismn fuera de moda, esa vieja contrasea,

PAGE 165

165 ese bastin de familia, ... No hablo del nombre que me dijeron para poder hablar con las estrellas. (135) El poema termina en un clmax definitorio de su nombre hecho de mltiples imgenes poticas: de pie y camino, de yagua y cieno, de ro y miel, de musgo y ptalo, de cristal y acero. La poeta es ahora un aguacero que le regala a Cuba: Mi nombre/ para precipitarlo como una lluvia/ sobre el cntaro de mi archipi lago (136). De esta manera, la intimidad de la voz potica representa tambin la bsqueda del reconocimiento del aporte femenino a la creacin del imaginario nacional cubano. Gonzlez Mandri afirma que Mi nombre es una prueba de que [e]xi ste en la obra de Excilia Saldaa una necesidad insistente en el acto de nombrarse que responde al hecho de que la supervivencia de la mujer escritora dentro de una tradicin masc ulina depende de su capacidad de reinventarse en el proceso de buscar precursores que han sobrev ivido el peso de la tradicin previa (El afn 34). Al contestar al poema de Guilln, Sa ldaa se inserta dentro de la tradicin potica cubana reinventando para s misma y para la mujer afrocubana una identidad con nuevas dimensiones. La imagen sexuada que pr edomin en la poesa negrista se desintegra a travs de una experiencia conflictiva e ines table. Los poemas autobiogrficos de Saldaa demuestran que es imposible tener en cuenta a la mujer afrocubana si n escuchar su voz que cuenta historias de dolor pero tambi n de resistencia y supervivencia. Mujer, madre e isla: el womanism de Excilia Saldaa La intertextualidad em pleada po r Excilia Saldaa, la cual podemos adjetivar subversiva, conforma un contexto propicio para establecer y revalorar los roles de la mujer negra en la sociedad cubana. A travs de su poesa, hecha a partir de esta intert extualidad subversiva, Saldaa crea espacios nuevos en los que construi r, o reconstruir, el aporte de la mujer al imaginario nacional. Sin un carc ter explcitamente poltico o separatista, la mujer poeta pone lo

PAGE 166

166 femenino en el centro de la experiencia potica. La mujer es abuela, madre e hija, pero, tambin, ha cumplido y cumple un papel importante en la creacin de la nacin. Su memoria personal es tambin una memoria histrica de su alteridad y su silencio, de la cual rescata su fuerza y su creatividad. El propsito de esta s eccin es analizar cmo la poesa de Excilia Saldaa se inserta y se compara a un naciente corpus literario en que la mujer de origen africano es centro y no periferia, es sujeto y objeto potico. Mi anlisis se enfocar en temas como la tradicin generacional, la abuela como trasmisora de va lores y la mujer en la historia nacional. Los poemas incluidos en este estudio son Mi nombre: antielega familiar, Monlogo de la esposa, Danzn inconcluso para Noche e Isla y Okn Iy. La mujer en la poesa de Saldaa tiene una presencia intemporal. La s tres generaciones abuela, madre e hija son prot agonistas centrales. Gonzlez Mandri resalta que en obras como las de Saldaa female traditions are literally handed down with a loving gesture, from the interior to the exteri or, and are given oral and written voice ( Guarding 116). Por su parte, Patricia Collins en Black Feminist Thought (2000) reconoce la necesidad de rescatar las historias annimas de las generaciones anteriores: [k] nowing that the minds and talents of our grandmothers, mothers, and sisters have been suppressed stimulates many contributions to the growing field of Black womens studies (13). Al mismo tiempo, Alice Walker reconoce en la labor de la madre un modelo impor tante para resaltar la import ancia de la agencia femenina: And so our mothers and grandmothers have, more often than not anonymously, handed on the creative spark, the seed of the flower they themselves never hoped to see: or like a sealed letter they could not plainly read (240). Estas ideas son importantes en la obra de Saldaa. En Mi nombre, abuela y madre rodean a la pe quea Excilia, Mi madre y la madre de mi padre. / Y yo en el centro (111), co mpartiendo su inestabilidad de cicln:

PAGE 167

167 Giran y ruedan. Y yo en el centro. Gimen y sufren. Y yo en el centro. (111) La unin de estas tres mujeres logra nive les tan subversivos que pueden llegar a la blasfemia. Se comparan a la Trinidad bblica de Padre, Hijo y Espritu Santo: vamos, trinidad de mujeres sin hombre, misterio de tres cuerpos y un slo crimen, El sujeto potico es El En emigo / purificado y concebido (117). Se compara con la Virgen Mara: Madre de todos los futuros mesas, / esposa de los mltiples Pepes carpinteros, / amante ingenua de cada Gabriel que le diga ... (117). Pero la anunciacin en el poema de Saldaa no es tan divina como la bblica: Llena eres de gracia, Bendito sea tu vientre, No hay espacio para que lo llene la paloma, No hay tierra suficiente pa ra sembrar una rosa. (117) No hay en su vientre una concepcin sin pecado sino un acto violento: Y el fruto de la nia estalla en sangre y algodones, / salpica a su paso toda la casa (117). Williams afirma que en las colonias latinoamericanas y caribeas [t]he white woman, descendant of the European colonizer, is idolized and prized as the sexless model of purity a nd beauty (1). La Virgen Mara representa claramente este ideal. Saldaa subvierte este modelo y crea su propio mito en el que la trinidad generacional femenina es agente de su propio destino. En Monlogo de la esposa, Saldaa une a sus antecesoras a travs de la imagen de la llave, smbolo ambiguo de salida y de reclusin: y slo tengo pre guntas abiertas / y una llave de plomo / que no abre, sino cierra (25). Esta llave ha sido transmitida de generacin a generacin:

PAGE 168

168 La us mi abuela, y mi madre / y las abuelas de abuela (25). Se hace presente su origen mulato: la frgil carabal de la tersa piel morena, y la adusta castellana, rosa fiel, flor marfilea -. (26) Pero la mulatez en este contexto pierde su carcter armnico. Saldaa une la experiencia femenina por encima de las diferencias raciales La imagen de las manos sugiere un sufrimiento compartido por todo el gnero: en algn rincn de la sangre donde hay cientos de manos / carcomidas y muertas (26). La abuela en la poesa de Saldaa deja de ser el personaje arquetp ico de dulzura de los libros infantiles. Su presencia tiene un pape l mucho ms significativo en el proceso de autodefinicin. En Mi nombre la poeta hereda de su abuela paterna no solamente el nombre sino tambin la memoria: Slo la madre de mi padre se asoma / al balcn de sus recuerdos (129). En un segmento del poema, la voz po tica celebra la sencil lez de su sabidura: Ana Excilia Bregante, criollera, cmo fue que me dijiste tu secreto? La falsedad del anillo en tu mano, el regazo abandonado y desierto. (130) Se hace presente nuevamente la intertextualid ad sarcstica con la oracin a la Virgen Mara: Ana Excilia ma que est s en lo incierto (130). La expe riencia domstica al lado de la abuela conforma un reino femenino al que la poeta da voz: Qu ejrcito ha cuidado, Ana Excilia, de tu reino, sino el corazn de roja grana acantonado en medio de mi pecho? (130)

PAGE 169

169 La memoria de la abuela es tambin una memo ria histrica de la que la mujer afrocubana forma parte. Gonzlez Mandri afirma que [b]ehi nd the figure of the grandmother looms large that of Mariana Grajales, mother of Cuban independence general Antonio Maceo, as well as unacknowledged black women in Cuba s history (Guarding 115). El poema Mujer negra de Na ncy Morejn es el ejemplo m s sobresaliente del esfuerzo de las poetas afrocubanas por recuperar la particip acin de la mujer en el herosmo histrico. Al igual que Saldaa, Morejn crea una respuesta a los estereotipos creados por sus antecesores masculinos para lograr la asercin de la feminidad negra. De Costa-Willis afirma que [r]eflecting upon issues of ethni city, sexuality, social class, and self-representation, these writers shape a revolutionary discourse that questions and subver ts historical assumptions and literary conventions (xiii). El papel de la mujer en la hi storia cubana es particularme nte relevante en el poema de Morejn. Como el ttulo lo sugiere, este poema es una relectura de Mujer nueva de Guilln con el fin de subvertir y redefinir a la mujer negra. Mujer negra presenta momentos importantes de la historia de la isla en la que la mujer cump le un papel activo. Davies afirma que [t]he epic journey through time is recounted by a single fema le slave, the subject of the poem and Cuban history; an anonymous black wo man is figured as the symbol of Cuban national independence and voices the collective consciousness ( A Place 172). El viaje comienza en la travesa por el Mar Atlntico: Todava huelo la espuma del mar que me / hicieron atravesar. Momentos claves de la historia cubana estructuran el poema: su llegada a Amrica: Me dejaron aqu y aqu he vivido. / Y porque trabaj como una bestia, / aqu volv a nacer; en el pe riodo de la esclavitud: Bogu a lo largo de todos sus ros. / Bajo su sol sembr, recolect y las cosechas/ no com; hasta el momento apotesico de la Revolucin: baj de la Sie rra/ para acabar con capitales y

PAGE 170

170 usureros, /con generales y burguese s. Al final del poema lo personal es tambin lo colectivo: Ahora soy: slo hoy tenemos y creamos ( Richard 46-48). El poema de Morejn hace nfasis en la agencia de la mujer negra en la historia cubana a travs del uso de verbos que recalcan su trab ajo y que reclaman a central place in the social order, based on her contribution to both econom ic and political life (RoseGreen-Williams 157). De esta manera, la poeta afrocubana subvierte lo s estereotipos creados an teriormente en los que se le defina a travs de discursos sin contextos histricos que en fatizaban su raza concebida casi exclusivamente en trminos sexuales. La poesa de Excilia Saldaa tambin contiene un fuerte sentido de nacionalismo. La reafirmacin de la su bjetividad negra se completa con su insercin en el imaginario de la cubanidad. En la poesa de Saldaa, la isla es imagen y metfora de la unin de la mujer negra a la tierra como patria y espacio geogrfico que la contiene. Al final del poema Mi nombre, Excilia Saldaa funde su identidad recin redefinida con la de la isla. Su nombre hecho lluvia se mezcla con el cntaro del archipilago. En el poema Okn Iy la voz potica une su subjetividad a un imaginario caribeo.23 Davies sostiene que [i]t is in he r autobiographical poetry that Saldaa makes the most powerful connections between fe male subjectivity and an African, Caribbean heritage (A Place 140). Los primeros versos del poema definen el espacio isleo: Yo habito una casa larga y verde larga y verde casa frutecida: sus paredes son racimos de viento al viento, via de la transparencia, (57) 23 En la versin bilinge de la poesa de Saldaa titulada In the Vortex of the Cyclone (2002), un cuadro de Alexis Esquivel titulado Iy sirve de dedicatoria a la poeta ya fa llecida. En l, Mariana Grajales toca el Iy, tambor madre o tambor lder bat. Esta imagen representa bien el sen tido de este poema: la mujer afrocubana como smbolo y madre de la patria.

PAGE 171

171 A travs de la intertextualidad con Antonio Machado Pero si ha s decidido andar haciendo caminos la voz potica invita a los caminantes a seguirla porque Yo soy la ruta insoslayable / y necesaria (57). El aroma de la isla debe guiar lo: No te extraviars: / Sigue la fragancia del tabaco, / del enigma oloroso de la albahaca (58). Algunos personajes femeninos de la mitologa griega como Cir ce, Escila y Caribdis, entre otros, cumplen una funcin definidora al distanciar se la voz potica de ellas y acercarse, por el contrario, a los orichas como Elegu: No soy Circe, pero en el sortilegio de mi melena se enredan las 4 respuestas del coco y las 21 llaves del camino y las encrucijadas; (60) Al final de este fragmento del poema se define de la siguiente manera: Soy el mar y la barca: Venga mi barquero! (61). La madre-tierra-isl a del poema representa la firmeza del herosmo cubano: Ven yo espero A recoger tus armas de combate limpias y engrasadas. (63) La importancia de la mujer como madre y tierra es inconmesurable. No es el Padre Nuestro que ests en el cielo sino: Soy la Madrenuestra que est en el Planeta! omnipresente, todopoderosa, y preada. (75) Esta diosa de una mitologa recientemente creada es la mujer afrocubana en la que madre e isla se conjugan: Madre: isla de cristal del hijo.

PAGE 172

172 Isla: madre expsita del distante. (76) En este poema, la subjetividad de la mujer negra encuentra en la isla-madre su casa que al tiempo se ubica dentro del Caribe y de Cuba. El poema Danzn inconcluso para Noche e Isla, incluido en In the Vortex of the Cyclone (2002), comparte la temtica de Okn Iy y presenta una continuidad con algunos de sus aspectos. En Danzn, la imagen de la noche y la isla priman sobre la madre como smbolo de la patria. Desde el epgrafe, la intertextualid ad con el poema Dos patrias de Jos Mart es explcita: Dos patrias tengo yo: C uba y la noche. Al principio del poema de Saldaa, la noche y la isla son un pjaro dbil y cansado: La Noche goza de la isla dormida. Inocente. Frgil como un pjaro fatigado del que slo se sabe que vive Por el ala. (112) La poeta se equipara con la noche y la isla. Al igual que la libe racin que logra en sus poemas, la isla convertida en pjaro wakes from sleep a nd breaks the cage of ni ght to rise and sing (Gonzlez Mandri 2006, 126): Entonces, se despereza: el cuello estira, levanta la cabeza coronada, agita el plumaje poderoso, se eleva. Rompe la jaula de la noche. (112) El canto del pjaro es una metfo ra de la poeta afrocubana que r ecupera su voz en la poesa: Le nace en el pecho un canto de despaciosa anchura, / una serenidad de azul. Una lmpara suave y diamantina (114). Al igual que en Monlogo de la esposa, la poeta/i sla/ave liberada quiere un compaero: Y busca en su vuelo nupcial otro trino, / el que antes fue noche y luego, jaula y despus, espacio y / ms tarde, vaco (112). Al final del poema llega la liberacin y la calma:

PAGE 173

173 La noche flota dormida sobre las aguas ... La isla gozosa la mira. Una constelacin nonata se en corala en los arrecifes. Un rechinar de carretas retumba de estrella en estrella. (114) De esta manera, la noche y la isla se funden en una nueva instancia donde prima el gozo y la tranquilidad. En los versos finales, la voz potica asume la identidad de las dos patrias: Soy la Noche. Soy la Isla. / Dos patrias en m que las contengo (114). Mientras Mart tiene dos patrias, Saldaa es las dos patrias. En Danzn inconcluso para Noche e Isla, Saldaa funde el sujeto potico con el imaginario cubano. Al hacerlo, inserta su poesa en la historia nacional y literaria cubana. Gonzlez Mandri sostiene que en este poema home is the island of Cuba in the fullness of its history both revolutionary and literary (thr ough the connection with Mart) and in its metaphoric physicality as birds wing (Guarding 126). A diferencia de Mart, Saldaa no tiene dos patrias sino que en ella se conjugan ; Mart las tiene, Saldaa las contiene. En su poesa autobiogrfica, Sa ldaa invierte el rol pasivo de la mujer afrocubana en el imaginario nacional. Transforma su representa cin a-histrica en una experiencia potica subversiva. Su rol generaciona l adquiere dimensiones nuevas. En un acto heterodoxo, la poeta compara a la mujer negra, abuela, madre e hija, c on los smbolos sagrados de la religin catlica. Estas tres mujeres en la vida de Saldaa y en la historia cubana son la trinidad de un nuevo orden y un nuevo poder. En este mito recin invent ado, la mujer afrocubana es la nueva diosa de la creacin; es madre y tierra de la patria. Si en el poema de Morejn una mujer esclava annima representa el herosmo nacional, en la poesa de Saldaa lo personal, lo colectivo y lo nacional se conjugan en un mismo espacio.

PAGE 174

174 Conclusin La obra de Excilia Sald aa hace parte del esfuer zo de la mujer afrocubana de insertar su voz y su experiencia dentro de la tradicin potica cubana. La inclusin de temas relacionados con la raza y el gnero hace parte del renacimien to de un inters por la poesa negrista. Este Neonegrismo abre un espacio en el que Saldaa, al igual que un destac ado nmero de mujeres escritoras, redefine su identidad y su partic ipacin en el imaginario nacional. De la representacin estereotpica anterior surge un suje to potico femenino fuerte y, hasta, subversivo. La revisin de la represent acin literaria de la mujer afrocubana desde la novela antiesclavista hasta la poesa negrista es important e para mi anlisis de la poesa de Saldaa. El empleo del recurso de la intertex tualidad le permite a la poeta af rocubana desarrollar una potica de herencia pero tambin de respuesta. La obra de Nicols Guilln conforma un modelo a seguir por su importancia en el rescate del tema af rocubano. Al mismo tiempo, Saldaa reevala la identidad de la mujer negra en Cuba y desa rrolla modelos nuevos de representacin que no existan anteriormente. Poetas como Saldaa y Morejn ponen en el centro de su poesa la experiencia de la mujer afrocubana. Por ejempl o, en Morejn la mujer esclava deja atrs su pasividad para insertarse activamente en la historia nacional. Sa ldaa, por su parte, encuentra conexiones entre su dolorosa infancia y la esclav itud. Esta relacin le permite desestabilizar la imagen superficial y esttica creada anteriormente. El inters de Saldaa en la mujer puede iden tificarse con el de escritoras africanas y afroamericanas que se centran en el rol de la mujer y en su experienci a ms que en una posicin poltica de separacin. En un sentido ms woman ist que feminist, la poeta resalta la importancia generacional femenina. Abuela, madr e e hija conforman una unidad significativa intemporal. El rol de la mujer se define a tr avs de una complicidad entre generaciones que convierte lo domstico en un espacio subversi vo. Dentro del poder patriarcal, esta alianza

PAGE 175

175 femenina logra encontrar un nuevo nombre, una nueva identidad. La poeta invierte las imgenes estereotpicas de la mujer afrocubana a trav s de una poesa cargada de subjetividad y autorreflexin. El estudio de la poesa de Saldaa es una prueba de una nueva etapa en la produccin literaria de la mujer afrocubana. Al igual que ot ras escritoras de ascendencia africana, la poeta rechaza ideas subordinantes de debilidad, subyugaci n, silencio, falta de c ontrol sobre su destino y sexualidad. Cambia la imagen de objeto sexual masculino por una visin de liderazgo femenino. Este nuevo discurso conlle va no slo al fortalecimiento de la voz literaria de la mujer negra sino tambin a la creacin de nuevas posibilidades para su legado en la historia y en el imaginario nacional.

PAGE 176

176 CAPTULO 6 YA SE ESCUCHA UNA VOZ: LA MUJER NEGRA EN LAS LETRAS LATINOAMERICANAS Conclusin Los barcos negreros y su larga travesa por el Atlntico cam biaron para siempre el panorama racial de las Amricas. Durante los siglos que dur la esclav itud, la cultura y las creencias africanas permanecieron subordinadas al igual que los cu erpos negros de sus gentes. Sin embargo, su aporte a la diversidad del Nuevo Continente sera indeleble y contundente. Al producirse los procesos independent istas y la consecuente abolicin del comercio de esclavos, la nada pequea poblacin de origen africano empi eza a reclamar su justo lugar en las naciones recin formadas. Para la mujer afrodescendiente doblemente marginada, es ta tarea demuestra ser casi titnica. Su presencia est sujeta a una fluctuante representacin producida por paradigmas racistas y sexistas. No obstante y a pesar de su largo silencio, ella logra abrir espacios en los que se pueda escuchar su voz. La obra de Excilia Saldaa es prueba del arduo proceso que ha debido tener lugar en Latinoamrica, en general, y en Cuba, en particul ar, para que la mujer negra pueda encontrar su propio espacio de expresin. Salda a logra desligarse de los discur sos dominantes y totalizadores que marcan la historia cubana para poner la experiencia femenina en el centro de su potica. Su vida y su obra son una contribucin importante a la consolidacin de la tr adicin artstica de la mujer afrohispana, la cual ha rebasado la literatura como medio de expresin. Lderes y pioneras de una prctica subversiva, las artistas negras se han encargado de romper con las teoras que jerarquizan por razones de raza y gnero. Sus obras, marcadas por la inestabilidad y la fragmentacin, abren la puerta a la diversidad de la experienci a femenina en Latinoamrica. La revisin de los discursos de identidad en Latinoamrica y Cuba demuestra que la homogenizacin es la tendencia m s dominante. Jos Mart inicia la fe en el mestizaje como

PAGE 177

177 panacea latinoamericana. La mezcla racial repres enta no solamente un punto de conciliacin sino tambin un instrumento de resistencia ante la intervencin extranjera. La Amrica mestiza de Mart se convierte rpidamente en un espacio im aginado de identidad comn. Esta herramienta ideolgica y poltica contagia a los pensadores de principios del siglo XX tanto en Cuba como fuera de ella. El mestizaje martiano sienta las ba ses para diferentes acer camientos a la realidad latinoamericana que comparten el ideal de la me zcla como caracterstica nica y sobresaliente de su contexto. Fernando Ortiz plantea la tr ansculturacin en Cuba como un proceso sociolgico de complejsimas transmutaciones. Al igual que Mart Ortiz usa su propuesta como una respuesta a ideas extranjeras, especialmente al concep to de aculturacin. Esta nocin, desarollada principalmente por los antroplogos norteameric anos Redfield, Linton y Herskovits, se ha centrado en estudiar el impacto de una cultura dominante sobre una colonizada. Ortiz plantea un proceso de transformacin producido por el intercambio de de ind genas, africanos y espaoles a travs de una multiplicacin de elementos que han sido igualmente transculturados antes de llegar a Cuba. El producto es una cultura nue va que ha tomado algo de sus antecesoras indiscriminadamente. La propuesta de Ortiz rompe con la jerarquizacin imp lcita en el concepto de aculturacin. Resalta el produc to la cultura mestiza por encima de los procesos de dominacin y subyugacin implcitos en un cont exto fruto de la colonizacin. Los postulados de Ortiz son muy bien acogi dos ya que reiteran y avanzan los ideales martianos. La profundidad de l estudio de Ortiz en Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar (1940) apoya bien su propuesta terica. El conc epto de transculturacin se enraza en el imaginario nacional, ayudando a definir y consolidar la cubanidad. A travs de todo el siglo XX, la idea del amestizamiento racial y cultural de la sociedad cubana atrae a estudiosos, artistas y

PAGE 178

178 escritores que la integran a sus propios proyectos. Sus obras son el medio propicio para valorar la mulatez como la concrecin de la transculturacin en la isla. Mi revisin de la propuesta de Ortiz y del extenso cuerpo terico que le sigue demuestra que, en asuntos de identidad, el encuentro de culturas y sus posibles implicaciones han sido centrales en todo el contexto latinoamericano. Por ejemplo, ngel Rama, Antonio Cornejo Polar y Nstor Garca Canclini avanzan la discusin iniciada por Ortiz. Su objetivo es proponer trminos y esquemas tericos que ayuden a definir la variedad literaria y cultural latinoamericana. Por medio de conceptos tales como transculturacin narrativa, heterogeneidad e hibridez, estos tericos se han centrado principalm ente en la produccin lite raria y artstica. En estos estudios, el acercamiento al concepto de mestizaje demuestra su af iliacin al tema de la raza, tendiendo a la fusin o a la evasin, mientr as pasan por alto completamente las diferencias de gnero. En general, presentan una exal tacin de la mezcla como mxima expresin latinoamericana. A pesar del intent o de explicar la diversidad y complejidad cultural de Amrica Latina, estas propuestas representan la abstracci n de una lite letrada que falla en incluir la experiencia concreta y c onflictiva como es la de la mujer afrohispana. Dentro del panorama cubano, la mulatez represen ta el armnico y fe liz encuentro de la cultura espaola y la africana. Este concepto homogenizador ignora las complejas dinmicas raciales existentes en Cuba desde la llegada misma de los conquistadores y los esclavos. El imaginario creado por la transc ulturacin ayuda a consolidar una cubanidad sin conflictos raciales. La mulatez se convierte en un discurso cultural y literar io que propicia la celebracin del aporte africano a la isla. Partiendo de la aceptacin del mestizaje afrohispano como su principal fenmeno histrico, la exaltacin de lo afrocubano se deslinda de un propsito subversivo o de denuncia social. La poesa negris ta es una prueba de que la mulatez permite

PAGE 179

179 incluir temas negras sin problematizar las c ondiciones sociales, econmicas y polticas de los negros cubanos. Teniendo en cuenta que dos dca das antes la masacre del Partido Independiente de Color (1912) puso en descubier to las persistentes diferencias raciales y la supremaca de la poblacin blanca, el Negrismo viene a ser un ar tificio cultural que muy poco refleja la experiencia afrocubana. Los discursos que dominan el panorama ideolgico cubano influyen la potica de Saldaa de diferentes maneras. La poeta empieza su labor literaria en un momento definitorio de la historia cubana. Los primeros aos de la Revolucin estuvieron marcados por la fe en el socialismo y la necesidad de consolidar la c ubanidad bajo la nueva lu z revolucionaria. La preocupacin por la identidad raci al en una isla marcada por la esclavitud sigue estando vigente. La mulatez contina siendo un espacio conciliat orio y, al tiempo, la excusa para evitar expresiones artsticas de afiliacin enteramente raci al. La africana cobra gran importancia en el medio artstico cubano pero debe amoldarse a los imperativos revolucionari os sin cuestionar las verdaderas posibilidades de part icipacin del negro cubano por fu era del aparato institucional, del cual los artistas deben formar parte. La temprana obra de Saldaa refleja las condic iones de esta crucial etapa de la historia cubana. La poeta hereda la fe en la mulatez como eje principa l de la cubanidad. Al igual que Nicols Guilln algunas dcadas antes, Saldaa in corpora esta ideologa a su potica. Su obra Kele Kele (1989), considerada por los crticos cubanos como part e de su literatura infantil, presenta un despliegue esttico de la mulatez. La combinacin de historias afrocubanas o patakines y el uso de la mtri ca popular espaola el romance representa una concrecin de tal ideologa. El efecto esttico de Kele Kele no tiene antecedentes aunque su fundamento tenga ya largas races en el imaginario nacional cubano.

PAGE 180

180 La inclusin de la mulatez en la literatura c ubana se remonta a la na rrativa abolicionista del siglo XIX. Su caracterstica principal es la creaci n de personajes racial y/o socialmente mulatos. En Cecilia Valds de Cirilo Villaverde, por ejemplo, la protagonista es una mulata que busca a travs de una relacin amorosa su blanqueamient o en la sociedad cubana decimonnica. Aunque la visin de la mezcla entre negros y mulatos como una posibilidad de blanquear a Cuba cambia con el discurso armonizador de Mart, la represen tacin erotizada de la mujer mulata en la novela de Villaverde tendr gran influencia en la imagen de la misma en la cultura cubana del siglo XX. La presencia simblica de la mujer afrocubana cont rasta con su ausencia y su silencio en la vida literaria, hecho que slo podr revertirse muchos a os despus con obras como las de Saldaa. La poesa negrista conjuga los ideales martianos con el inters por el tema negro para crear una obra que integre el aporte af ricano a la nacin cubana. Esto es especialmente cierto en el caso del poeta Nicols Guilln que por medio de sus poemas mulatos plantea una revalorizacin de la presencia africana en la isla legitimada por la armona racial y cultural representada en el son. La inclusin del tema negro se da a travs de una disolucin de lo africano dentro del concepto de cubanidad. Para Guilln, lo cubano prima sobre lo africano. La exaltacin de la mezcla ignora la conflictiva experiencia african a en Cuba. Adems, la mujer afrocubana se convierte en el principa l medio de representacin de este pensamiento. Despus de 1959, varios escritores reevalan y consolidan el Negrismo, la transculturacin y el mestizaje como soportes ideol gicos de la Revolucin. Obras como La poesa negrista (1973) de Mnica Mansour y El son de vuelo popular (1972) de Roberto Fernndez Retamar son prueba del entusiasmo que produjo el proceso revolucionario en tre los intelectuales. Pero las condiciones en que debe funcionar el artista y el escritor cubano no estn guiadas exclusivamente por una voluntaria adhesin a dicho proceso. Sus obras deben reflejar en todo

PAGE 181

181 momento los objetivos especficos y concretos de la Revolucin. Los escritores afrocubanos se ven en la necesidad de acomodar el tema de la raza a estos imperativos. La mulatez sigue siendo el medio ms efectivo para lograrlo. En Kele Kele Saldaa despliega su potica en conj uncin con una lectura tradicional del tema de la mulatez. Para Saldaa, el folclor cubano es hispanoafricano o afroespaol, tiene guitarra y tambor y se resuelve en el son. La visin de la poeta hace eco de lo que planteara Guilln varias dcadas antes. Lo africano est suje to a la idealizacin de la mezcla. Las historias afrocubanas o patakines encuentran en la obra de Saldaa un espacio que los incluye como una parte importante de la cultura nacional. La mulatez se concreta en el entramado potico que la poeta crea a travs de la incorporacin mtrica del romance a la narrac in de los patakines. Igualmente, incorpora valores socialistas a las historias de los dioses afrocubanos. Por estas razones, Kele Kele es una obra nica que representa un mo mento muy particular de la literatura cubana. A partir de la dcada de los aos sesenta tien e lugar un renacimiento del inters por el tema negrista en la literatura c ubana. Este periodo, al que podemos llamar Neo-negrismo, recibe la herencia ideolgica y esttica de sus antece sores acompaado de los nuevos compromisos revolucionarios. Los primeros aos de este renacer estn marcados por la exaltacin de la unin y la igualdad social y racial. Este primer mome nto del Neo-negrismo en Cuba debe celebrar la herencia africana como parte de una conformacin racial concebida como extraordinaria por su capacidad de fundir lo africano y lo espaol La obra temprana de Excilia Saldaa, principalmente Kele Kele es un aporte al Neo-negrismo, movimiento que aos mas tarde tendr un evolucin importante principalmente a favor de la experiencia y la expresin de la mujer afrocubana.

PAGE 182

182 Este contexto ideolgico enmarca la literatura infantil de Saldaa. Escasamente estudiados, sus libros para nios y jvenes s on un aporte a uno de los gneros ms favorecidos por el proceso revolucionario. Siendo la educacin uno de sus objetivos bsicos, el orden socialista cubano crea un aparato institucional que promueve e incrementa la produccin de textos infantiles. El libro se convierte en una herramienta fundamental para la alfabetizacin y la di fusin de la ideologa socialista. El libro se convierte en un instrument o primordial de los proc esos de alfabetizacin y de difusin de la ideologa socialista. Saldaa a cepta el compromiso y lo desarrolla no solamente en su labor como escritora sino tambin como ed itora de libros infantil es y directora de la seccin de literatura infantil de la UNEAC (Unin de Escritores y Artistas Cubanos). La literatura infantil tarda en aparecer en el panorama literario cubano. La revista La Edad de Oro (1889) de Jos Mart es la primera publi cacin destinada exclusivamente a la poblacin infantil latinoamericana. Su libro Ismaelillo (1882) representa igualmente un punto de partida importante para la labor literaria del gnero infantil, especialmente en Cuba. La finalidad pedaggica que Mart resalta en su revista es la caracterstica ms relevante en el contexto revolucionario y, por ende, para la literatura infantil de Saldaa. El legado martiano a la formacin de la nacin cubana es de especial rele vancia para la Revoluci n. Su aporte al gnero infantil le viene tan bien al proceso revolucionari o como su ideologa y su herosmo. Los crticos que revisan la bibliografa de la literatura infan til en Cuba coinciden en que despus de Mart se da una escasez de obras destinadas al pblico in fantil y juvenil, esp ecialmente porque no tienen en cuenta los textos escolares. Este acercamiento permite resalta r la obra producida despus del 59. Para la literatura infantil cubana, el tratamient o de lo fantstico y lo real es de especial relevancia. La mayora de los crticos y escr itores del gnero consideran que la fantasa,

PAGE 183

183 tradicionalmente asociada a los cuentos de ha das, no es un acercamiento apropiado para el momento histrico de la isla. El realismo socialista, por el contrario, provee los elementos para transmitir a la juventud cubana los nuevos valores de la Revolucin. La literatura infantil debe no solamente reflejar los procesos histricos que llevaron a este crucial momento, sino tambin conformar una propuesta diferente a los tradiciona les cuentos fantsticos y las tiras cmicas al estilo Disney. Los libros para nios y jvene s deben apoyar la cubanidad por medio de la inclusin de temas que resalten el patriotismo, el herosmo y el imaginario racial la mulatez. La obra infantil de Excilia Saldaa se inscribe dentro de estos parmetros. Excilia Saldaa contribuye al proyecto pedaggico de la Revolucin principalmente a travs de la recopilacin de textos de ndole histrica. Un testigo de la historia (1979) es una breve recopilacin de datos sobre documentos en el mundo y en Cuba que pone en relieve la labor del Archivo Nacional, creado en 1944 pero revitalizado despus del 59. De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud (1979). En De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud este pequeo espacio insular es en un microcosmos de la historia c ubana. Saldaa resalta la labor alfabetizadora en la isla, a la cual considera co mo un laboratorio para el hombre nuevo. Este libro rene la visin que la poeta ti ene de la isla, de la historia y de la juventud revolucionaria. En su poesa infantil, Excilia Saldaa incluye te mas como la relacin con su hijo, la abuela como personaje arquetpico, la presencia africana la mujer negra como pilar de los valores nacionalistas cubanos y, finalmente, la patria y los valores nacionalist as revolucionarios. El discurso de la mulatez sigue siendo el medio principal para la valoracin de lo afrocubano. Saldaa resalta el valor heroico de personaje s como Jos Mart, Antonio Maceo y Mariana Grajales. La exaltacin de la mujer africana en la historia cubana dentro de sus libros infantiles antecede el nfasis en la subjetividad femeni na que posee su poesa personal. Igualmente, la

PAGE 184

184 relacin de la voz potica con su abuela en Cantos para un mayito y una paloma (1983) y La noche (1989), dos de sus libros infantiles ms re conocidos, sienta las bases del carcter autobiogrfico de la faceta ntima de su obra. Su poesa infantil es un apoyo a este gran momento de la literatura cubana para ni os y jvenes pero, tambin, es la primera fase del cultivo de una poesa mucho ms personal y rica estticamente. Excilia Saldaa hace su mayor aporte a las letr as cubanas y latinoamericanas a travs de, lo que yo he llamado, su poesa intimista. En esta fase de su obra, la poeta logra deslindarse de las obligadas herencias ideolgicas y estticas para plasmar su experiencia como mujer afrocubana. La intertextualidad, que anteriormente repr esent una relacin de continuidad con sus antecesores, conforma en su poe sa la posibilidad de invertir y contestar las imgenes y los discursos que desligaban a la mu jer de su vivencia y, por ende, creaban un estereotipo de fcil manipulacin literaria y social. Igualm ente, el discurso de la mulat ez como lente a travs del cual captar y representar la nacin cuba na pierde centralidad. El carct er autobiogrfico de la poesa intimista de Saldaa pone a la mujer afrocubana en el centro de la experiencia potica. La visin superficial de una mujer sensual que representa la armona racial de la isla contrasta con la realidad de la vi da de la poeta. Esta segunda fase del Neonegrismo se caracteriza por la gran participacin de la mujer. La poesa negrista anterior, producto de una visin mayoritariamente ma sculina, se transforma en un medio de expresin ms inestable y fragmentada. La mujer negra, que antes fue un smbolo pasivo de erotismo y sensualidad, pasa a c onformar una voz potica preocupada por su subjetividad. Su experiencia en la isla, desde su pasado como esclava hasta su participacin en los procesos revolucionarios, demuestra la fragilidad de las imgenes de postal creada por la literatura anterior. El exotismo de la mujer ne gra, que ha servido para representar discursos

PAGE 185

185 totalizadores de la identidad cubana se fragmenta al revelarse la in terioridad de la poeta. Excilia Saldaa usa su vivencia personal como punto de partida para repres entar la experiencia compartida por las mujeres afrodescendientes. En los poemas Mi nombre y El monlogo de la esposa, la intertextualidad y la autobiografa se unen para crear una potica de inversin y subve rsin. La experiencia femenina generacional revierte el orden patriarcal al poner en el centr o el nombre propio de la mujer. El apellido, bandera de la identidad de Guilln, es la marca masculina de la que la mujer se libera. El nombre Excilia, que la poeta hereda de su abuela paterna, representa la complicidad que conlleva a la creacin de un espacio femenino subversivo. Saldaa reescribe su identidad por medio de la definicin de su nombre propio y la importancia de las mujeres en su vida. Lo autobiogrfico juega nuevamente un papel importante para trastocar los discursos patriarcales de identidad nacional. Se produce, en consecuenci a una inequvoca proyeccin de la voz y la subjetividad femenina. Al igual que Nancy Morejn en su conocido poema Mujer negra, Saldaa crea en su poesa espacios nuevos en los que reconstruir, el aporte de la mujer al imaginario nacional. La reafirmacin de la subjetividad negra se completa con el reconocimiento de su participacin en la formacin de la identidad cubana. Al final de l poema Mi nombre, Excilia Saldaa funde su identidad recin redefinida con la de la isla. El Caribe es tambin importa nte a la hora de ubicar a la mujer afrocubana en un espacio geogrfico. Ad ems, Saldaa hace fuertes conexiones entre la subjetividad femenina y la herencia africana y caribea. En el poema D anzn inconcluso para Noche e Isla, las patrias de Ma rt Cuba y la noche se pe rsonifican en la poeta. De una manera subversiva, la poeta afrocubana se otorga el derecho de encarnar la nacin. As, Saldaa crea un nuevo mito en el que lo personal y lo nacional se conjugan en un mismo espacio.

PAGE 186

186 La obra de Excilia Saldaa es un gran aporte a la concrecin de una tradicin literaria y artstica de la mujer afrohispana. El anlisis que present en este estudi o prueba que el quehacer literario de la escritora afroc ubana ha transitado un largo camino, a travs del cual ha ganado un gran terreno en la literatura lati noamericana. La expresin de una vi vencia difcil, marcada por el silencio y siglos de explotacin, es un paso necesar io en el reconocimiento de la complejidad y la diversidad de Hispanoamrica. Mi lectura de la poesa de Saldaa pret ende cuestionar y hacer temblar el canon literario latinoamericano que persis te en ver las expresio nes artsticas de los afrodescendientes de una manera aislada y a travs del lente folclrico. El Neonegrismo, al cual Saldaa hace una contribucin importante, es un movimiento que muestra no slo las diversas posibilidades de voz para la mujer sino que ta mbin ha dado paso a una gran variedad de expresiones artsticas. La poesa no es ahora el nico medio para expresar el tema negrista. Al Neonegrismo hay que buscarlo tambin en las arte s plsticas, el performance y el Rap. Excilia Saldaa aporta su grano de arena a un esfuerzo que ya se reconoce en toda Latinoamrica.

PAGE 187

187 BIBLIOGRAFA Abascal Ruiz, Alicia. Un tpico de literatura cubana: la obra in fantojuvenil de Anisia Miranda. Las palabras y el fuego: IV encuentro de cr tica e inves tigacin de la literatura infantil Sancti Spiritus: Ediciones Luminaria, 2004. Abudu, Gabriel A. African Oral Arts in Excilia Saldaas Kele Kele, Afro-Hispanic Review 21:1-2 (2002): 134-43. Ansa, Fernando. The Antinomies of Latin American Discourses of Identity and their Fictional Representation. Chanady 1-25. Almendros, Herminio. En torno a La Edad de Oro de Jos Mart La Habana: Ministerio de Educacin, 1959. Archer, Rachel Elaine. Society, Culture, and heroes: depi ctions of Cuba heroine Mariana Grajales Cuello, 1893-2000. Albuquerque: Latin American Institute, University of New Mexico, 2001. Arnedo-Gmez, Miguel. Writing Rumba: The Afroc ubanista Movement in Poetry. Charlottesville: University of Virginia Press, 2006. Arrizn, Alicia. Race-ing Performativity through Transculturati on, Taste and the Mulata Body. Theatre Research International 27:2 (2002): 136-52. Artel, Jorge. Tambores en la noche Bogot: Plaza & Ja ns Editores, 1986. Ayorinde, Christine. Afro-Cuban Religiosity, Revolution, and National Identity. Gainesville: University Press of Florida, 2004. Barnet, Miguel. The African Presence in Cuban Culture Coventry: Univer sity of Warwick, Centre for Caribbean Studies, 1986. Barradas, Efran. Nancy Morejn o un nuevo canto para una vieja culebra. Afro-Hispanic Review 15:1 (1996): 22-28. ---. Otra vez el Negrismo. Repertorio Latinoamericano ao V, 43 (julio-septiembre 1980). Barreal, Isaac. Introduccin. Los negros brujos. Por Fernando Ortiz. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1995. Bentez Rojo, Antonio. La isla que se repite Barcelona: Casiopea, 1998. ---. Power/Sugar/Literature: Towards a Reinterpretation of Cubananess. Cuban Studies 16 (1986): 9-31. Bettelheim, Bruno. The Uses of Enchantment: the Meani ng and Importance of Fairy Tales. New York: Vintage Books, 1975.

PAGE 188

188 Bhabha, Homi K. Interrrogating Identity. The Location of Culture London; New York: Routledge, 2004. 57-93. Boyce Davies, Carole y Elaine Savory Fido. Eds. Out of the Kumbla: Caribbean Women and Literature. Trenton: Africa World Press, 1990. Brathwaite Edward. The Development of Creole Society in Jamaica, 1770-1820 New York: Oxford University Press, 1971. Bravo-Villasante, Carmen. Historia y antologa de la l iteratura infantil iberoamericana. Madrid: Editorial Everest, 1987. Buscaglia-Salgado, Jos F. Undoing Empire: Race and Nation in the Mulatto Caribbean. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2003.. Bueno lvarez, Juan Antonio. Obra potica Introduccin. Madrid: Edaf, 2004. Cabrera, Lydia. Cuentos negros de Cuba La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1995. ---. El monte La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1993. Crdenas Gonzlez, Mirta, et al. El pensamiento de Fidel castro sobre educacin La Habana: Editorial Academia, 2005. Cartaya Cotta, Perla A. y Joanes Pando, Jos A. Races de la escuela primaria pblica cubana 1902-1925. La Habana: Editorial Pueblo y Educacin, 1996. Casal, Lourdes, comp. El caso Padilla: Literatu ra y revolucin en Cuba Miami, Ediciones Universal, 1971. Casanova-Marengo, Ilia. El intersticio de la colonia: ruptura y mediacin en la narrativa antiesclavista cubana. Madrid: Iberoamericana, 2002. Castellanos, Jorge. Pioneros de la etnografa afrocubana Miami: Ediciones Universal, 2003. Castro, Fidel. Palabras a los intelectuales. Poltica cultural de la revolucin cubana La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1977. Chanady, Amaryll, ed. Latin American Identity and Contructions of Difference Minneapolis: University of Minnesota Press, 1994. Cornejo Polar, Antonio. Escribir en el aire Lima, Per: Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar, 2003. ---. Mestizaje, Transculturacin, Heterogeneidad. Revista de Crtica Literaria Latinoamericana 20: 41 (1994): 368-371. Collins, Patricia Hill. Black Feminist Thought: Knowledge, Consciousness, and the Politics of Empowerment. 2nd ed. New York and London: Routledge, 2000.

PAGE 189

189 Danger Planes, Matilde y Rodrguez, Delfina. Mariana Grajales. Santiago de Cuba: Editorial Oriente, 1977. Dash, Michael. Introduccin. Caribbean Discourse Por Edouard Glissant. Charlottesville: University Press of Virginia, 1989. Davies, Catherine. A Place in the Sun?: Women Writ ers in Twentieth-Century Cuba. New York: St. Martin's Press, 1997. Declaracin del Primer Congreso Nacional de Educacin y Cultura. Casa de las Amricas ao XI, 65-66 (marzo-junio 1971): 4-19. DeCosta Willis, Miriam, ed. Daughters of the Diaspora: Afra-Hispanic Writers. Kingston; Miami: Ian Randle Publishers, 2003. Diego, Eliseo. Una ojeada cubana a la literatura infantil. Revista de la Biblioteca Nacional Jos Mart 12:1 (1970): 83-91. ---. Las maravillas de La Bella y la Bestia Prosas escogidas La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1983. ---. Los cuentos y la imaginacin infantil. Prosas escogidas La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1983. Di Leo, Octavio. El descubrimiento de frica en Cuba y Brasil, 1889-1969. Madrid: Editorial Colibr, 2001. Dorfman, Ariel y Mattelart, Armand. How to Read Donald Duck: Imperialist Ideology in the Disney Comic. Traduccin e introduccin por David Kunzle. New York: International General, 1975. Elizagaray, Alga Marina. En torno a la literatura infantil La Habana: Unin de Escritores y Artistas de Cuba, 1975. Ette, Ottmar. Jos Mart, apstol, poeta, revoluci onario: una historia de su recepcin. Mxico: Universidad Nacional Autnoma de Mxico, 1995. Feijo, Samuel. El son cubano: poesa general La Habana: Letras Cubanas, 1986. Fernndez de la Vega, Oscar. Ms acerca de la poesa mulata: escorzos para su estudio. Iniciacin a la poesa afro-americana Miami: Ediciones Universal, 1973. Fernndez Retamar, Roberto. El son de vuelo popular La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1979. ---. Introduccin a Jos Mart. La Habana: Casa de las Amricas, 1978. ---. Nuestra Amrica: cien aos y otros acercamientos a Mart. La Habana: Editorial Si-Mar, 1995.

PAGE 190

190 ---. Todo Calibn La Habana: Letras Cubanas, 2000. Ferrer, Ada. Silence of Patriots: Race and Nationalism in Marti's Cuba. Jos Marts Our America. Durham: Duke UP, 1998. 228-252. Frye, Northrop. Northrop Frye on Milton and Blake Editado por Angela Esterhammer. Toronto: University of Toronto Press, 2005. Garca, Jess. Encuentro y desencuentros de los saberes en torno a la africana latinoamericana. Estudios y otras prcti cas intelectuales latinoam ericanas en cultura y poder. Caracas: CLACSO, 2002. Garca Canclini, Nstor. Culturas hbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Buenos Aires: Paids, 2001. Garca Corts, Julio. Pataki, leyendas y misterio s de orishas africanos. Miami: Ediciones Universal, 1980. Glissant, Edouard. Caribbean Discourse Trad. Michael Dash. Charlottesville: University Press of Virginia, 1989. Gonzlez Mandri, Flora. De lo invisible a lo es pectacular en la creacin de la mulata en la cultura cubana: Cecilia Valds y Mara Antonia Revista Iberoamericana, 64:184-185 (1998): 543-557. ---. El afn de nombrarse en la obra potica de Excilia Saldaa." Afro-Hispanic Review 16:2 (1997 Fall): 34-43. ---. Excilia Saldaa, In Memoriam (1946-1999) Afro-Hispanic Review, 19:2 (Fall 2000): 3-7. ---. Guarding Cultural Memory: Afro-Cuban Women in Literature and the Arts. Charlottesville: University of Virginia Press, 2006. Gonzlez, Jos Luis; Mansour, Mnica. Poesa negra de Amrica. Mxico: Ediciones Era, 1976. Gonzlez Prez, Armando, ed. Antologa clave de la poesa afroamericana. Madrid: Ediciones Alcal, 1976. Gottberg, Luis Duno. Los imaginarios sosegantes de la nacionalidad: Nicols Guilln y la ideologa del mestizaje. Lo que tenamos que tener: raza y revolucin en Nicols Guilln. Ed. Jerome Branche. Pittsburgh: Inst ituto Internacional de Literatura Iberoamericana, Universidad de Pittsburgh, 2003. ---. Solventando las diferenc ias: la ideologa del mestizaje en Cuba. Madrid: Iberoamericana, 2003. Guevara, Ernesto. El socialismo y el hombre en Cuba La Habana: Editora Poltica, 1988.

PAGE 191

191 Guilln, Nicols. Nueva antologa de Nicols Guilln Mxico: Editores Mexicanos Unidos S.A., 1981. ---. Por el mar de las Antillas anda un barco de papel Salamanca: Lguez Ediciones, 2000. ---. Sngoro Cosongo Quito, Ecuador: Libresa, 1997. Hunt, Peter. Children's Literature. Oxford, UK; Malden, Mass. : Blackwell Publishers, 2001. Ippolito, Emilia. Caribbean Women Writers Rochester: Camden House, 2000. Jackson, Richard L. The Black Image in Latin American Literature. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1976. James, Conrad. Women, Life-Writing and National Identity in Cuba: Excilia Saldaas Mi nombre: antielega familiar The cultures of the Hispanic Caribbean Eds. Conrad James y John Perivolaris. Gainesville: University Press of Florida, 2000. Kutzinski, Vera M. Sugar's Secrets: Race and Erotics of Cuban Nationalism. Charlottesville: University Press of Virginia, 1993. Lewis, Gordon K. Main Currents in Caribbean Thought. Lincoln: University of Nebraska Press, 2004. Lionnet, Francoise. Autobiographical Voices: Race, Gender and Self-portraiture Ithaca: Cornell UP, 1989 Lolo, Eduardo. Mar de espuma: Mart y la literatura infantil Miami: Universal, 1995. Lpez Tams, Romn. Introduccin a la literatura infantil Murcia: Universidad de Murcia, 1990. Luis, Wiliam. Cecilia Valds: The Em ergence of an Antislavery novel. Afro-Hispanic Review 3:2 (1984): 15-19. Lund, Joshua. The Impure Imagination: Toward a Critical Hybridity in Latin American Writing. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2006. Mansour, Mnica. La poesa negrista. Mxico: Ediciones Era, 1973. Mart, Jos. La Edad de Oro. La Habana: Segundo Festival Del Libro, 1959. ---. Nuestra Amrica Ed. Mara Cristina Eduardo. La Habana: Casa Editorial Abril, 2001. ---. Obra potica. Ed. Juan Antonio Bueno l varez. Madrid: Edaf, 2004. Martnez-Alier, Verena. Marriage, Class, and Colour in Nine teenth-Century Cuba: A Study of Racial Attitudes and Sexual Values in a Slave Society Ann Arbor: University of Michigan Press, 1989.

PAGE 192

192 Martnez, Lourdes. Para una semitica de la mulatez Madrid: Ediciones Jos Porra Turanzas. S.A., 1990. Martnez Fur, Rogelio A. Dilogos imaginarios La Habana: Editorial Arte y Literatura, 1979. Mauri, Omar Felipe. La isla de los nios: ensayo s de literatura infantil cubana Santiago de Cuba: Editorial Oriente, 2002. McManus, Jane. La isla cubana de ensueo voces de la Isla de Pinos y de la Juventud La Habana: Ediciones La Memoria, 2005. Megenney, William W. Cuba y Brasil: etnohistoria del empleo religioso del lenguaje afroamericano. Miami: Ediciones Universal, 1999. Mndez Rodenas, Adriana. Gender and Nationalism in Colonial Cuba: The Travels of Santa Cruz y Montalvo, Condesa de Merln. Nashville: Vanderbilt University Press, 1998. Millay, Amy Nauss. Voices from the fuente viva: the effe ct of orality in twentieth-century Spanish American narrative Lewisburg: Bucknell University Press, 2005. Miller, Marilyn Grace. Rise and Fall of the Cosmic Race: The Cult of Mestizaje in Latin America. Austin: University of Texas Press, 2004. Morejn, Nancy. Nacin y mestizaje en Nicols Guilln La Habana: Ediciones Unin, 1982. ---. Richard trajo su flauta y otros poemas Madrid: Visor Libros, 2000. Moore, Carlos. Castro, the Blacks and Africa Los Angeles: Center for Afro-American Studies, University of California, 1988. Mullen, Edward J. Afro-Cuban Literature: Critical Junctures. Westport: Greenwood Press, 1998. ---. Langston Hughes in the Hispanic World and Haiti. Hamden: Archon Books, 1977. Orovio Helio. El son, la guaracha y la salsa Santiago de Cuba: Editorial Oriente, 1994. Ortiz, Fernando. Contrapunteo cubano del tabaco y el azcar. Madrid: Ctedra: Msica Mundana Maqueda, 2002. ---. Introduccin. Cuentos negros de Cuba por Lydia Cabrera. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1995. ---. Los negros brujos. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1995. ---. Por la integracin cubana de blancos y negros. Los mejores ensayistas cubanos. La Habana: Organizacin Continental de los Festivales del Libro, 1959.

PAGE 193

193 Prez Sarduy, Pedro y Jean Stubbs. Afrocuba: An Anthology of Cuban Writing on Race, Politics and Culture. Melbourne, Australia : Ocean Press, 1993. .---. An open letter to Carlos Moore. Cuba Update (1990): 34-36. Pieiro de Rivera, Flor. Literatura infantil caribea: Pu erto Rico, Repblica Dominicana y Cuba. Hato Rey: Boriken Libros, 1983. Pratt, Mary Louis. La heterogeneid ad y el pnico de la teora. Revista de Crtica Literaria Latinoamericana 21: 42 (1995): 21-27. Prescott, Laurence E. Without Hatreds or Fears : Jorge Arte l and the Struggle for Black Literary Expression in Colombia Detroit: Wayne State University Press, 2000. Prina, Zulma Esther. El mestizaje en Amrica: Mito y realidad en Jos Mara Arguedas. Buenos Aires: Editorial Encuentro, 1989. Propp, Vladimir. Morphology of the Folktale Austin: University of Texas Press, 1968. Rama, ngel. Transculturacin narrativa en Amrica Latina Mxico, D.F.: Fundacin ngel Rama, 1989. Reisz, Susana. Voces sexuadas: gnero y poesa en Hispanoamrica Lrida: Asociacin Espaola de Estudios Literarios Hispanoamericanos, Edicions de la Universitat de Lleida, 1996. Respall Fina, Raimundo. Introduccin. El Monte. Por Lydia Cabrera. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1993. Ricardo, Jos E. La imprenta en Cuba. La Habana, Cuba: Editor ial Letras Cubanas, 1989. Rodrguez Castelo, Hernn. Claves y secretos de la literatura infantil: potica, esttica, retrica y tica. Otavalo, Ecuador: Editorial Gallocapitn, 1981. Rodrguez Cervantes, Margarita y Lima Otero, Jos. La isla de la juventud en el contexto de la construccin del socialismo en Cuba. Cuba: CEDEM, 1983. Saldaa Excilia. Cantos para un Mayito y una paloma. Ciudad de La Habana: Unin de Escritores y Artistas de Cuba, 1983. --y Chericin, David. Compay Tito Ciudad de La Habana: Gente Nueva, 1988. ---. De la Isla del Tesoro a la Isla de la Juventud. Ciudad de La Habana: Gente Nueva, 1979. ---. El misterioso caso de los maravillosos cascos de Doa Cuca Bregante. La Habana: Editorial Capitn San Luis, 1992. ---. El refranero de la vbora La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 1989.

PAGE 194

194 ---. Jcara de miel: el libro de todas mis nanas La Habana: Editorial Gente Nueva, 2000. ---. Kele Kele La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, 1987. ---; Gonzlez Mandri, Flora Mara; Rosenmeier, Rosamond In the vortex of the cyclone: selected poems by Excilia Saldaa. Gainesville: University Press of Florida, 2002. ---. La noche La Habana: Editorial Gente Nueva, 1989. ---. Lo cotidiano trascendente: re flexiones sobre mi obra potica. Afro-Hispanic Review 19:2 (2002 Fall): 8-11. ---. Mi nombre Ciudad de La Habana: Ediciones Unin, 2003. ---. Slo hay una literatura infantil: La buena!. El Caimn Barbudo 18 (1984): 16-18. ---. Un testigo de la historia Ciudad de La Habana: Editorial Gente Nueva, 1979. Saldvar, Jos David. The Dialectics of our America: Geneal ogy, Cultural Critique, and Literary History. Durham: Duke UP, 1991. Sant, Enrico Mario. Fernando Ortiz: Contrapu nteo y transculturacin. Madrid: Colibr Editorial, 2002. Segunda Declaracin de la Habana La Habana: MinOP, 1962. Serra, Ana. The New Man in Cuba: Culture and Identity in the Revolution Gainesville: University Press of Florida, 2007. Smart, Ian. Mulatez and the Image of the Black Mujer Nueva in Guillns Poetry. Romance Quarterly 29:4 (1982): 379-390. Smith, Carol. Myths, Intellectuals, and Race/ Cl ass/ Gender Distinctions in the Formation of Latin American Nations. Journal of Latin American Anthopology 2 (1996): 148-169. Smith, Lois M. y Alfred Padula. Sex and Revolution: Women in Socialist Cuba New York: Oxford University Press, 1996. Smith, Sidonie. A Poetics of Womens Autobiography: Ma rginality and the Fi ctions of SelfRepresentation. Bloomington: Indiana University Press, 1987. Smorkaloff, Pamela. Literatura y edicin de libros: La cultu ra literaria y el proceso social en Cuba. La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1987. Sobrevilla, David. Transculturacin y heterogeneidad: avatares de dos categoras literarias en Amrica Latina. Revista de Crtica Literaria 54 (2001): 21-33. Spitta, Silvia. Between two waters: narratives of transculturation in Latin America. Houston, TX: Rice University Press, 1995.

PAGE 195

195 Spivak, Gayatri. Can the Subaltern Speak?. The Post-Colonial Studies Reader. Eds. Bill Ashcroft, Gareth Griffiths and He len Tiffin. London: Routledge, 1995. 271-313. Stephens, John. Language and Ideology in Children's Fiction. Harlow, Essex, England; New York: Longman, 1992. Tesis y Resolucin del Primer Congre so del Partido Comunista de Cuba. Poltica cultural de la Revolucin Cubana: documentos. Ed. Joaqun G. Santana. Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1977. The Oxford Dictionary of Literary Terms Chris Baldick. Oxford University Press, 2008. East Carolina University. 4 September 2008 Toledo, Arnoldo L. La escritura a travs del espejo: acerca de lo fantstico en Eliseo Diego La Habana: Ediciones Unin, 2006. Torres-Saillant, Silvio. Caribbean Poetics: Toward an Aesthe tic of West Indian Literature. New York: Cambridge University Press, 1997. Trites, Roberta Seelinger. Waking Sleeping Beauty: Feminist Voices in Children's Novels. Iowa City: University of Iowa Press, 1997. Vasconcelos, Jos. La raza csmica: misin de la raza Iberoamericana. Mxico: Espasa-Calpe, 1966. Villaverde, Cirilo. Cecilia Valds Ciudad de La Habana, Cuba: Editorial Pueblo y Educacin, 1990. Vitier, Cintio. Lo cubano en la poesa La Habana: Editorial Letras Cubanas, 1998. Wade, Peter. Race and Ethnicity in Latin America Chicago: Pluto Press, 1997. Walker, Alice. In Search of Our Mothers Gardens. San Diego: Harcourt Brace Jovanovich, Publishers, 1983. Williams, Claudette M. Charcoal and Cinnamon: The Politics of Color in Spanish Caribbean Literature. Gainesville: University Press of Florida, 2000. Williams, Lorna V. The Emergence of an Afro-Cuban Aesthetic. Afro-Hispanic Review, 21:12 (2002): 35-43.

PAGE 196

BIOGRAPHICAL SKETCH The Colom bian Coast of the Caribbean Sea witnessed my birth in March of 1968. At a very young age, I discovered my passion for arts and literature. This interest sparked my intellectual life that reached its first achievement in 1990 when I got my B.A. in education with an emphasis on modern languages. In 2001, I moved to the United States to pursue my masters degree in Spanish at the University of Arkansas In 2003, the University of Florida welcomed me as a doctoral student. For almost twenty years, I have developed a ve ry rewarding teaching career both in my native Colomb ia and in the United States.