<%BANNER%>

Pensamientos y Practicas Feministas en el Peru (La Poesia Limena de los 80 y 90)

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0022134/00001

Material Information

Title: Pensamientos y Practicas Feministas en el Peru (La Poesia Limena de los 80 y 90)
Physical Description: 1 online resource (236 p.)
Language: english
Creator: Ghersi, Ericka
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2008

Subjects

Subjects / Keywords: alvarez, barrig, caceres, contemporary, crisologo, female, feminismo, feministas, gender, genero, guerrero, historia, joven, latinoamericano, movements, mujeres, oeneges, olle, peru, poesia, poetry, silva, spanish, theory, varela, vargas, women
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This study examines the textualization of Latin American feminist discourses on Peruvian poetry written by five female authors and published in the last two decades of the twentieth century. Since the Eighties, the emergence of poetic texts written by woman poets has presented a challenge in the literary scenario in Per?. That emergence coincides with a political period (1982-1992) characterized by an internal war between the government and Sendero Luminoso (Shinning Path). Control, censorship and a blackout in the cultural field covered those years as well as the poetry produced by woman writers. Pensamientos y pr?cticas feministas en el Per? reads selected poetics texts through a gender perspective that permits a focus on their specificity as poetry produce by a female subject of enunciation. At the same time, these texts are analyzed as literary objects. This work proposes to consider the poetry produced by these five women as texts that dialogue with the Latin American feminist discourses. Theoretical notions as 'double voice,' 'palimpsest,' 'dialogism,' 'discourse,' 'habitus,' 'double discourse,' 'female writing' are used in their poems by means of subaltern voices: female poetic voices or several voices in a text. In some poems, voices speak to the demand for literary value; often these texts become very complex and sophisticated poetic artifacts. In other poems, voices speak through them from a particular place of enunciation which is related to women's place and the marginal situation of women's discourse in the Peruvian society. These voices set up a dialogue with other texts and with cultural discourses, in some cases looking for a genealogy, in others contesting masculine discourse when it imposes obstacles for women's speech. Texts studied show confrontations with a masculine literary discourse (Blanca Varela, Carmen Oll?, Roc?o Silva Santisteban y Roxana Cris?logo); the patriarchal semantization of domestic space (Blanca Varela, Carmen Oll? and Roc?o Silva Santisteban); the opposition between woman-nature/man-culture (Blanca Varela and Carmen Oll?); the images of women in the discourses of popular music 'valses' y 'boleros,' 'rock en castellano' and 'chicha' (Blanca Varela, Roc?o Silva Santisteban y Roxana Cris?logo); and the internal journey of searching for and criticizing identities (Blanca Varela, Carmen Oll?, Roc?o Silva Santisteban, Monserrat ?lvarez and Roxana Cris?logo). Blanca Varela and Carmen Oll??s books published in the eighties and nineties have been a remarkable point of reference for women writers who have followed. Roc?o Silva Santisteban, Monserrat ?lvarez and Roxana Cris?logo?s first books show the same literary strategies Blanca Varela and Carmen Oll? employed in their first books. Silva makes use of a female voice while ?lvarez and Cris?logo employ a neutral voice. Thus, my findings strongly suggest that the latest writings by women engage freely in an open dialogue about society and themselves, not seeking a female identity already provided by earlier female writers.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Ericka Ghersi.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2008.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2010-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2008
System ID: UFE0022134:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0022134/00001

Material Information

Title: Pensamientos y Practicas Feministas en el Peru (La Poesia Limena de los 80 y 90)
Physical Description: 1 online resource (236 p.)
Language: english
Creator: Ghersi, Ericka
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2008

Subjects

Subjects / Keywords: alvarez, barrig, caceres, contemporary, crisologo, female, feminismo, feministas, gender, genero, guerrero, historia, joven, latinoamericano, movements, mujeres, oeneges, olle, peru, poesia, poetry, silva, spanish, theory, varela, vargas, women
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: This study examines the textualization of Latin American feminist discourses on Peruvian poetry written by five female authors and published in the last two decades of the twentieth century. Since the Eighties, the emergence of poetic texts written by woman poets has presented a challenge in the literary scenario in Per?. That emergence coincides with a political period (1982-1992) characterized by an internal war between the government and Sendero Luminoso (Shinning Path). Control, censorship and a blackout in the cultural field covered those years as well as the poetry produced by woman writers. Pensamientos y pr?cticas feministas en el Per? reads selected poetics texts through a gender perspective that permits a focus on their specificity as poetry produce by a female subject of enunciation. At the same time, these texts are analyzed as literary objects. This work proposes to consider the poetry produced by these five women as texts that dialogue with the Latin American feminist discourses. Theoretical notions as 'double voice,' 'palimpsest,' 'dialogism,' 'discourse,' 'habitus,' 'double discourse,' 'female writing' are used in their poems by means of subaltern voices: female poetic voices or several voices in a text. In some poems, voices speak to the demand for literary value; often these texts become very complex and sophisticated poetic artifacts. In other poems, voices speak through them from a particular place of enunciation which is related to women's place and the marginal situation of women's discourse in the Peruvian society. These voices set up a dialogue with other texts and with cultural discourses, in some cases looking for a genealogy, in others contesting masculine discourse when it imposes obstacles for women's speech. Texts studied show confrontations with a masculine literary discourse (Blanca Varela, Carmen Oll?, Roc?o Silva Santisteban y Roxana Cris?logo); the patriarchal semantization of domestic space (Blanca Varela, Carmen Oll? and Roc?o Silva Santisteban); the opposition between woman-nature/man-culture (Blanca Varela and Carmen Oll?); the images of women in the discourses of popular music 'valses' y 'boleros,' 'rock en castellano' and 'chicha' (Blanca Varela, Roc?o Silva Santisteban y Roxana Cris?logo); and the internal journey of searching for and criticizing identities (Blanca Varela, Carmen Oll?, Roc?o Silva Santisteban, Monserrat ?lvarez and Roxana Cris?logo). Blanca Varela and Carmen Oll??s books published in the eighties and nineties have been a remarkable point of reference for women writers who have followed. Roc?o Silva Santisteban, Monserrat ?lvarez and Roxana Cris?logo?s first books show the same literary strategies Blanca Varela and Carmen Oll? employed in their first books. Silva makes use of a female voice while ?lvarez and Cris?logo employ a neutral voice. Thus, my findings strongly suggest that the latest writings by women engage freely in an open dialogue about society and themselves, not seeking a female identity already provided by earlier female writers.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Ericka Ghersi.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2008.
Local: Adviser: Jimenez, Reynaldo L.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2010-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2008
System ID: UFE0022134:00001


This item has the following downloads:


Full Text
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E20101221_AAAABI INGEST_TIME 2010-12-21T17:25:04Z PACKAGE UFE0022134_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES
FILE SIZE 2145 DFID F20101221_AAAZRF ORIGIN DEPOSITOR PATH ghersi_e_Page_168.txt GLOBAL false PRESERVATION BIT MESSAGE_DIGEST ALGORITHM MD5
db73e0a5c187d44f8c7e455e2b85fe73
SHA-1
d0315d12250052d05cb42c731a769d8e8d062605
1051938 F20101221_AABASA ghersi_e_Page_035.jp2
a6868beb3502ee988674ef7d0eb763a4
61ac047988d42e422fb6f0fa9ea150840382897e
23213 F20101221_AAAZRG ghersi_e_Page_006.pro
48ca14b1523321b18bf0e29181e902a7
46f36d76199dc3a46a2345b14f6d69073902acb5
2047 F20101221_AABASB ghersi_e_Page_103.txt
2292e1116e1570ce08869b97e7768dd2
22cb35ab63dbf5da84404e550bae3df15883b298
56411 F20101221_AAAZRH ghersi_e_Page_208.pro
179bcb3cc340d29daa5716f02b60a106
0dcb0e825b170315da7376a53d2607093a035634
25271604 F20101221_AABASC ghersi_e_Page_196.tif
0b16b127693b1ff003b8f90c2787e792
653d8fad174b1e3fa857c2e2fcc842da26deeb99
F20101221_AAAZRI ghersi_e_Page_103.tif
bd022ad603fed59d48288413b5dbd1fe
c5935e341521d5c33edc29322c514e253a720299
F20101221_AABASD ghersi_e_Page_133.tif
ee8cc788064e0729fb5826f1155aaf4f
c047bdad84875ecbb2de23a1d38afc7d0ede9bf9
121622 F20101221_AAAZRJ ghersi_e_Page_051.jpg
644c20b55cd391d29b255c8697a14450
03d9bc4106dd0b4a895756334cad2fb317288faf
8937 F20101221_AABASE ghersi_e_Page_170thm.jpg
a3c54bbefbdc39ccceacb72365797eb9
311c96b0596f1cfbfd96893e0623b119ad27f919
F20101221_AAAZRK ghersi_e_Page_221.tif
399c1d6bf0d51bb0ba8c1c5df2aa77e1
34238603504204c3d75cb9fda5a6f66a6a92dd11
111068 F20101221_AABASF ghersi_e_Page_207.jpg
4b2f74e31c623eb718f2685d6ae59f33
0be7f84c01e9bdba5ad9885aba78ab975d5d7559
2205 F20101221_AAAZRL ghersi_e_Page_045.txt
4d60cca26937b1c421a7fc3fdaa48e2f
800c6bf74fc51e9faf918f3e9674e06dcfc9f62a
23565 F20101221_AABASG ghersi_e_Page_222.QC.jpg
de2436820bf8fdae582be92b15dcdb47
14de89c88dc511ef3c597ff530d4435d43d1c7a7
2141 F20101221_AAAZRM ghersi_e_Page_120.txt
8767dd277faeb17e970b261d4dda2a3f
570028d92c0771d0532c02689e1f4056f536af1a
119332 F20101221_AABASH ghersi_e_Page_022.jpg
b7f1e67c43b0c472fb037a4b98754e41
73d83bc89db032dc461d888e079ea4c2aa8cd99d
1051961 F20101221_AAAZRN ghersi_e_Page_128.jp2
1db85293dfea8619ad4517a9425507cf
077fb96d7939def6781e1745e062af690d146b83
2013 F20101221_AABBPA ghersi_e_Page_086.txt
a0f24d53570fe79c3b2d5715df0bc11f
de00502aa993c26cae6ce927cede1767f2507f3c
F20101221_AABASI ghersi_e_Page_193.jp2
6ead5b09a8ea4d67e10e07ca55a4e95d
e83af9cda004cbef9ae899af38b22c7f4d551ec1
2133 F20101221_AAAZRO ghersi_e_Page_123.txt
aa6e19fdf6bd1303566d480e14da2cd1
d8a21e7ed33767beb0d91dfea526db80bb5cc079
2057 F20101221_AABBPB ghersi_e_Page_090.txt
1799846c5a496e78d498d93006b498c9
9f2e67752b71d38f9d54a61e868b6ff34f0fcfee
25014 F20101221_AABASJ ghersi_e_Page_037.QC.jpg
5346c44604a2eb0d725a2e8855090de2
e039ccc38940b5a8f07dc546ac87a5235538b7eb
1051930 F20101221_AAAZRP ghersi_e_Page_051.jp2
6b3dc7118c6f8f80cf7b5c254d2d1af6
5c745a2ee9d3cd50052152fc5d934d21eb283a3d
2198 F20101221_AABBPC ghersi_e_Page_093.txt
182c2a55502c4b17217dd4e1d163b566
b9ae70b470bac80f3915db4459278fea2fe03512
1051984 F20101221_AABASK ghersi_e_Page_233.jp2
cd4c0b684197c219c897514c756bdf30
caa905a8e5dc4e7b4378afc7fc23165431bf3708
54273 F20101221_AAAZRQ ghersi_e_Page_056.pro
ab1680009c2feb2e5a2bb078826514a8
d2993378777933493cc33342516f98e8f94a2c36
F20101221_AABBPD ghersi_e_Page_099.txt
ec1a932231af8081612cf6324cc91e86
102656076515904693ba03d2fe9c85fb4d6555b3
9067 F20101221_AABAFA ghersi_e_Page_022thm.jpg
82db0ec1bc0896eaf53f2c9d9450320e
32a5434fea558b6fa13aa63f656bd81e0d2646ad
1051909 F20101221_AABASL ghersi_e_Page_098.jp2
e4152c0434c812309d4170911fc268b9
affd2d32f34a456cf5a5abc941103e685ff69454
58853 F20101221_AAAZRR ghersi_e_Page_075.pro
629f12f90fe6f140bd0fa4b1da9f84e8
06a6850af0fca0928832a76186c6bc2c1efe8701
2278 F20101221_AABBPE ghersi_e_Page_101.txt
b889f01e38195b4eb6764fce386ddab8
bbbac15e4ca58811aaecb0702bb7186d03eae1e7
55073 F20101221_AABAFB ghersi_e_Page_027.pro
6a199b790b31c1c0b63d57880f04caea
b0cc1641c27b91335bae62084dfd59790efc38b4
61298 F20101221_AABASM ghersi_e_Page_076.pro
002df205b5ebea061079c15554ad452c
84398cda91b284fb88c7f05d671ad0403f3bb905
F20101221_AAAZRS ghersi_e_Page_119.tif
bc3c522680af19e337a9ffb2e3a22cd9
d0573d825d05697bcf78cd8aef88674f220bb53b
2184 F20101221_AABBPF ghersi_e_Page_104.txt
bb6565fdfa807a492c291fd95857c073
cfc52ea4d1178431ff2881b4ecdc43c0d257f504
F20101221_AABAFC ghersi_e_Page_060.tif
37f0f9f40b000af83dbff2856f2a38a3
6113d4a12709bb70d839ce3941d3e9e67189a9ef
2332 F20101221_AABASN ghersi_e_Page_215.txt
5f00bc694a3508f41b3f2228ccfda7ca
f7b0114cc61aec38ec5886b02bef3da588590499
F20101221_AAAZRT ghersi_e_Page_228.tif
7a0f5cf15c166831dfe6d3c7ffcd4923
56ba2ac06eaabfe8bec7dc5447b7e41da634d0a6
2080 F20101221_AABBPG ghersi_e_Page_105.txt
4dc51f055e08c6bd42ec1a5e25bd3ae6
79535e9d35d41481b2c3a417cf5e8e434bd8d0b3
128745 F20101221_AABAFD ghersi_e_Page_005.jpg
605e120479b5a11dcebd0b1dcf802be8
c379bd44a6dfd0aab7a6e86a60a57603b8e8048f
8695 F20101221_AABASO ghersi_e_Page_027thm.jpg
d8eaabff3690ef858b965b3ee6f93af1
5e2c56267ef08256abcef9eceb59c3066b82cb0f
F20101221_AAAZRU ghersi_e_Page_022.tif
da94c173a4ffb8b448310d300715b41e
665bade6040afea63be898cf21138fd54a85aedd
2335 F20101221_AABBPH ghersi_e_Page_106.txt
727f20b35afddfcacb8cde1d2462c40f
d8a07e183edb7dcf33790979d1fe4ff9e6719967
112879 F20101221_AABAFE ghersi_e_Page_152.jpg
0257faa4214859eb68910d17196f95b0
5a43906505fbe109e8ac93f02c59e44625dcb776
59902 F20101221_AABASP ghersi_e_Page_113.pro
b9c2b64a325fc9e43a6b6d035d22f581
f939b16541f6738139a0e8d0d14b1f07a17efeb9
55002 F20101221_AAAZRV ghersi_e_Page_205.pro
b47647428446c8988551b586ff23a816
3f2eec3645100b878c7fa521ad124e62d5e164e8
2257 F20101221_AABBPI ghersi_e_Page_108.txt
2c25f45df2ef4fdaf8e7318b2f232b92
dd6a49a1686a76b04a90c53b35f6c346ccc9b199
52436 F20101221_AABAFF ghersi_e_Page_151.pro
4ebad07423e0463bd723f13dd0b8a492
0579ac95d464b6f6a0627beda776f896ba0a9f6d
F20101221_AABASQ ghersi_e_Page_231.tif
573e5b6248e433e7a59649124fc1ffd6
ddf1a9e04736956c5fc7c9fb00a50c6da5105812
2385 F20101221_AAAZRW ghersi_e_Page_061.txt
15a0f9509a12fc956e01e25c0fe95d9f
3859adf73c4598d4ddfc8dc3681b8493489b4afa
2197 F20101221_AABBPJ ghersi_e_Page_110.txt
e967e0218301a0c43b42b2901e89be65
c792cd009292b2f3308d9fb69d31da0bf6e8b739
54230 F20101221_AABAFG ghersi_e_Page_080.pro
27ebb0aef7cf184e7fe0e8b04339f2d4
90a14f02d7d5fa09fdd7a6179503392fd47d5c09
37672 F20101221_AABASR ghersi_e_Page_109.QC.jpg
4e03c219e0130309c1fa246f4be66490
4dcd86325967065868d8bdf1a7269c20498ef474
F20101221_AAAZRX ghersi_e_Page_047.tif
1314b297d9f1fe75ebdfe1a04e786182
5d826e6acf8ea2fa765243dc63fa0ea9ad01e182
2414 F20101221_AABBPK ghersi_e_Page_114.txt
0588fcb6e1984f8f7eda1a9a04524b23
2e7e08618fce255ef63fd9834bb3d8d80c26e2c8
49894 F20101221_AABAFH ghersi_e_Page_126.pro
cdb53f11a1ed3654817a1eba218bac7f
8f81bd22283383c4c72be37913c22cfcbcad9625
1051963 F20101221_AABBCA ghersi_e_Page_032.jp2
276d694c74d1c6d92f1067559c6f4e20
5f0bef6ad9a517ae528c1d8f3b0a8b82e22070b6
2786 F20101221_AABASS ghersi_e_Page_214thm.jpg
db9d1685e436caa0effa50767d94443d
5e58dc1fa4c26ccd30943efc68d0cb7c36d54c42
2358 F20101221_AAAZRY ghersi_e_Page_015.txt
ba67edb6205f04ce775b8b39ef852adf
772f20f38b07cfdd01002dd0835f7f3a5c3e9ef5
2354 F20101221_AABBPL ghersi_e_Page_115.txt
8b686476f9d65dd1a214dbf52b60e0bc
f40282b2c181cc4b9f66ce5e8cf70269cd967be5
107855 F20101221_AABAFI ghersi_e_Page_183.jpg
a942a5ec3383bb3bebdb68abfa2d97da
6f178e9fe0cbc3fe03fc636cafa1d51dd902d438
1051953 F20101221_AABBCB ghersi_e_Page_034.jp2
2de21dc9e73516c1ed628a9d01e27459
34e75e8c98da1b397076b59be2a62e5e0947af8c
57705 F20101221_AABAST ghersi_e_Page_016.pro
f2f9d92420e08bc83d9e83d11fe6151e
211d7d508b931a4ae15799cb225b5f3221759e8d
9047 F20101221_AAAZRZ ghersi_e_Page_054thm.jpg
dcf26e161a93715e3491eba183ace3d1
7cfb1f56ea6e359128adb680296e9545df02793c
2220 F20101221_AABBPM ghersi_e_Page_119.txt
8c5a2a5cf87a46bc2667dd3fed4c31aa
973ec2eb0cc7a6c3a8d524ae661bf70588e90d68
F20101221_AABAFJ ghersi_e_Page_165.tif
7003855fa0a687851a63561fad399502
7a208cc44bf7719d988c9410999e3ca0c94f58f0
1051979 F20101221_AABBCC ghersi_e_Page_036.jp2
80d7f7509a43995fc133e3a83b1dc0d3
417d6ac39958c9ee260cbbc1feba1d785595e147
50912 F20101221_AABASU ghersi_e_Page_058.pro
a8c53f10038359ecdfb61a6c679ef0ad
cd3581d6bff3f152c3cf2dd59a9856ac2a5c1ac9
2397 F20101221_AABBPN ghersi_e_Page_122.txt
b665a7d5cc37150c5589f14340898717
01c4b753ec2507bda8b818444b990a4d7508329d
870774 F20101221_AABBCD ghersi_e_Page_037.jp2
5b6adac4b6d2f5b4448e294d9178c21d
98d5de2c7ceba6ca27edfb355631447c19397f5c
2281 F20101221_AABASV ghersi_e_Page_097.txt
44788c1d78c367241c54f50b0f90605b
d228160b16f5be848a70f29078298ba4cf737197
2138 F20101221_AABBPO ghersi_e_Page_125.txt
c73c387e0a87ce7ba4a892f09d2307bc
aa054a5f2723ee7fdf30891615b0a1a7de3d75a0
2173 F20101221_AABAFK ghersi_e_Page_019.txt
ed32727d720b8721ebc8d0d4be76cb37
e49cd4a691547b94232e4ed1018752879adbb3e2
1051924 F20101221_AABBCE ghersi_e_Page_038.jp2
2b0658b884e9aa071d9d7be4120e2c58
2b4c5dbb2bceb55f45f4c021c61f91ddb74bc69d
8710 F20101221_AABASW ghersi_e_Page_011thm.jpg
15b2e6fd5c045d8219682d7e9e3558b8
7015c1e9fb37e63c32daabcb4aa0c9b83a7e8928
2050 F20101221_AABBPP ghersi_e_Page_131.txt
2f17a7466242007b6439ecf587a173cf
6db40075040e1251acb853f43d841ff174f8533e
2286 F20101221_AABAFL ghersi_e_Page_036.txt
4c708fe4d994a5ea5ca87416b85f7e6b
3a2cc2db2b8de119721dcf9efac11c5fcf3fc8e1
986228 F20101221_AABBCF ghersi_e_Page_040.jp2
e40a6d13c7e1105ab6eb0df1c237f6d4
e2f83014bd27905d0805470384ce3df48a7d9904
2478 F20101221_AABBPQ ghersi_e_Page_137.txt
ab285f345a55a034c2353c2640634094
8013401ca9c1b530d033b576e31b201d016a3ece
2297 F20101221_AABAFM ghersi_e_Page_219.txt
b0c65069a0a70542428bd9acf9f0234e
d5de0f7f1127512ca87d8aa4884eaada0dc74945
F20101221_AABASX ghersi_e_Page_232.tif
c05fec8bf09f6fb436d73f328d39f881
66591bf1e7d5259ebae0e4b00af90c7dc16dea3c
2112 F20101221_AABBPR ghersi_e_Page_138.txt
d221f1858c8861b3e1b90bba9e40a585
0be59eee23ec4163b0646f39fb4aa21ffb4d0e6d
56752 F20101221_AABAFN ghersi_e_Page_229.pro
64a962f8a28dda6fd851e326bfe69b5e
705193b9d1a942a7941ce9d116e6658b34d07240
1051900 F20101221_AABBCG ghersi_e_Page_042.jp2
d1acd6ed3b188ca892adb347b59ea5bc
74ef7c4a22922e4e88996c027662658aabdaabf4
F20101221_AABASY ghersi_e_Page_044.tif
6b03e332444c956e79a6a9d2099198c1
79059c34f560a55714a421e462083de73388a16c
2194 F20101221_AABBPS ghersi_e_Page_139.txt
f1dbe0dab7ef9a3231238af4b7c79845
517bab6b9eadd9b52598a295a6b4d06a26a31fe4
841 F20101221_AABAFO ghersi_e_Page_003thm.jpg
1082c0fff2a2c86b7c0f9af3afcdf441
d657e8d27ac7b4c5b18a8a2a50719d712fa6274d
1051985 F20101221_AABBCH ghersi_e_Page_045.jp2
9d4e6d89a8df1096602647393e9e3566
0ec29288216ff62b014344cdf51defb2f9cbdcf1
353069 F20101221_AABASZ ghersi_e_Page_214.jp2
35912c0b2aa9eb45155124203ae495cf
b4d807b808a4dea183a451fc68b644379ae2bd3e
8642 F20101221_AABAFP ghersi_e_Page_226thm.jpg
55dc5f94709d7b0c00539e1330e78158
199a37b7dc173d43153dd767a9ecab3a23fb034c
1051927 F20101221_AABBCI ghersi_e_Page_046.jp2
f5a23d39756faf2093758d4a418541ff
fe2f6be4a21cc7054d994dea88681a72fb76210b
2321 F20101221_AABBPT ghersi_e_Page_140.txt
7892a2741bb2f401a002f6aa605987e6
e0b75954c08ee78d2bfbaa739fd501360ab69198
4564 F20101221_AABAFQ ghersi_e_Page_235thm.jpg
3d4a4d6e810ec4e13cb39e477b5af72b
c05965eeab1fec703d40c43405582cc9c713d4ea
1051980 F20101221_AABBCJ ghersi_e_Page_048.jp2
081d022c05a5dc2d8ae25d5c5822196a
3aca833e942011cd9684c036428a35ed03242423
109279 F20101221_AAAZXA ghersi_e_Page_047.jpg
41c7f9cb3b2d86961971080757cc2387
cc6c72ec38059a8eeb0e598f1442b3d39059f9f8
F20101221_AABBPU ghersi_e_Page_145.txt
46e41aa450b72833fd55d4146b657f8c
3a557ccc5045d81191dcca614ff56b1164371bc2
F20101221_AABAFR ghersi_e_Page_066.tif
47b16c87f6ff89f39ddb343d2241c918
ad9e1372968c4deee719fa849e8c983064333e5f
1051865 F20101221_AABBCK ghersi_e_Page_050.jp2
c04b63c3defd4601fe2d253b4f295df9
2524770999a344e53713071ab9040318d2739825
37161 F20101221_AAAZXB ghersi_e_Page_225.QC.jpg
842522bc7d3e37143b0af8be5b8f9e26
2443f19438c4bc869671fd7d3436bf9647cfbc2c
2444 F20101221_AABBPV ghersi_e_Page_147.txt
2a04653c7d78ae4784fe9b1b295087bf
831e2a31a0be90073b16b95e19e359eb042c5083
55490 F20101221_AABAFS ghersi_e_Page_104.pro
a93cb42825309ace967cc28ffdaf7e60
4f5bda3895eed34eb06a3063e34bfc61e8070a72
1051919 F20101221_AABBCL ghersi_e_Page_052.jp2
7f6d52eae22ce419fe0d3672164e8e99
116ba5ed6b818be6fb20f2bef41f01efe58e245b
2539 F20101221_AABBPW ghersi_e_Page_148.txt
c40998f5f74d6fe866d420dbad81e538
f34c3249a38277c6d029e27cfb2791a8010e03e7
F20101221_AABAFT ghersi_e_Page_176.tif
141ed7e560a2638bbaf45027966aeefb
e7913630330f3a67cf33661d9c54d39960534b80
1051948 F20101221_AABBCM ghersi_e_Page_054.jp2
a6021cfbcf1aa98b082f9ea2a6dd89a6
c803fe50cf37828cf871774b0d632ed5916ce2d6
F20101221_AAAZXC ghersi_e_Page_128.tif
a4374991db8ad0a219dd50dc6e756513
e0907c75cfcb60fba01b1f1db4f73f4c853da570
1768 F20101221_AABBPX ghersi_e_Page_149.txt
d955ac45b8f0f920c4d480d348392fef
b302ea6b203a93d7ea7570d10f0d89e7f279316b
F20101221_AABAFU ghersi_e_Page_029.tif
bfa225e0265f99bdb4c71dbed3d72541
decc1c8da2b209d5b45ca8f9d3879d95b1df1fc2
F20101221_AABBCN ghersi_e_Page_055.jp2
8028af9f0976d2ff8128fdbd1b429263
7f90c10601738d2a6cb25839aa171024518117ab
1051976 F20101221_AAAZXD ghersi_e_Page_201.jp2
dfc425687ef80b6f94db41941f264b5d
d9c5fb22010445e64ef6a9d2731f0c09ef98ccba
2282 F20101221_AABBPY ghersi_e_Page_150.txt
d89c0868dc024f8706504b46d610d9a3
727d7859a69438c825965d7e2935306665cc1b55
1051912 F20101221_AABBCO ghersi_e_Page_056.jp2
2127ef09fe612d5fd27d955470bf3e83
9781ecbf27d724127300c8e10d92315c335329fa
112099 F20101221_AAAZXE ghersi_e_Page_208.jpg
8b34bd0bb2a92b607b06f1eed6de5c80
c4c2c69b67beb1a817abf995bb3a722c78845cd0
2110 F20101221_AABBPZ ghersi_e_Page_151.txt
8406e8f1df7206f2905df5f78c97a1f4
2aca7fca70c4bca7875372d8222788202d460e9b
F20101221_AABAFV ghersi_e_Page_098.tif
3fee098bd891db7bf94fc3f24757a37b
fec34be7ec99f3254b7fd0acb283998c54fccba2
1051918 F20101221_AABBCP ghersi_e_Page_057.jp2
d0d7c118c091a8d040992ee36278a1fe
44b392525bb8a15d78521de4afb7251b868f3270
111803 F20101221_AAAZXF ghersi_e_Page_063.jpg
91e2dcb76a5042989fbf519d0dab72cc
2393c328e115205f6e1abee3c1ef7e43932a47c7
2279 F20101221_AABAFW ghersi_e_Page_197.txt
6ada45a1a9989653900f226c5cc8ec10
40f424c2e5af38e9844c6c3f2988308f50b35bbf
110702 F20101221_AABAYA ghersi_e_Page_066.jpg
30456b40330e045ac7887c95bb68af91
2c24de133dbbe13727cebc793e43685eae7607ec
F20101221_AABBCQ ghersi_e_Page_058.jp2
c4de0ae1042cd2a8e7f1eddbd132ae8e
2ed63197c1ef2f9f5da117a27f70b52d50aa374b
35279 F20101221_AAAZXG ghersi_e_Page_071.QC.jpg
9a729f6b88f6eea9669ce331f9caf986
6ee4c432bf98981b6e3602959c3429196a8181d0
2024 F20101221_AABAFX ghersi_e_Page_074.txt
b3ec0eb5f0c36cd33959003f92d8fe2b
a51d41dd2e7eec4fdb12bc5183a2ecafadf68e67
110543 F20101221_AABAYB ghersi_e_Page_068.jpg
c3667e95ec28507b091eec91571a3dad
fa5ceab96c7bfd2dacfd60e59025694fff4914ee
1051968 F20101221_AABBCR ghersi_e_Page_059.jp2
2c269cf3e7609ea1723086b91815f7a9
83ab1e2852e6e5b0fa26e508629cd833e09cd18c
2093 F20101221_AAAZXH ghersi_e_Page_094.txt
b67a47eb74d0ce83d3f9a68fd46dd951
aea6fbdc89ef5251c4c18d9c1eb3a34798141019
916052 F20101221_AABAFY ghersi_e_Page_006.jp2
1a1eb4f371826b18e384960d6db4d53a
75ec2e0fb03a038ea1c0b793b5dbd753b5b81206
108916 F20101221_AABAYC ghersi_e_Page_069.jpg
98972e5d5248492f89a3626813eb3ff6
16d7d2d6b3169055389042212612c368ab3f72f4
F20101221_AABBCS ghersi_e_Page_061.jp2
0e6d73051d94564cae8df3e68debe29c
fcf697f042c383d90d36f6b67f54af51f21fbbe9
2070 F20101221_AAAZXI ghersi_e_Page_052.txt
a680b4cc6c41e2329224069c35442494
c4de55e2b90d4cd3e1410b4ec1c733d7eb8ad87d
8211 F20101221_AABAFZ ghersi_e_Page_058thm.jpg
833622237dc7ef673eaed6d1b80d3741
28ceb81b11943bc15d1bd77c89de8d22d4f8ff54
109636 F20101221_AABAYD ghersi_e_Page_070.jpg
47a1fa69baf43d944fa14f4f0a37d379
bc43dfee903963657d23110712b557f88670fbe5
1051954 F20101221_AABBCT ghersi_e_Page_064.jp2
43d08e52f6560bdc21fc1e490f00b1bf
e4e003407b4164b1603569cd1595d2f71a1539fb
F20101221_AAAZXJ ghersi_e_Page_173.tif
35ef6f36493c53dfa7b05c207c534c8b
e64e3077e6013c8b5fac620f8dcbca41c79f747e
103626 F20101221_AABAYE ghersi_e_Page_074.jpg
d24d86c7354e235889969e5db126fcc7
6280dd432934a188206e3bbce93916283a5215f8
1051977 F20101221_AABBCU ghersi_e_Page_065.jp2
bf26c63f4052e0ea9dc9dee67742fd28
4b6b439f372aeba5655b407664f947241a18d5db
F20101221_AAAZXK ghersi_e_Page_161.tif
908d8b2197693c4bf0b354767b88930d
d04372af049eb438044f9d340101e1b8bc2756a2
110100 F20101221_AABAYF ghersi_e_Page_078.jpg
b28bd203a308a8668b05ebebaba43dd3
e135579d73c8e39b1abcf1a7e1065e88181cadf9
F20101221_AABBCV ghersi_e_Page_067.jp2
edd2dc20f198281c9e8838f7379f17da
c01fadd38b78e855be82bfcab243c221020096f7
35414 F20101221_AAAZXL ghersi_e_Page_215.QC.jpg
501f13874ccf2a4eadccbd8cd55f2793
c1be1c5ccef2912a527f5e1fe81801fc86fe484c
104364 F20101221_AABAYG ghersi_e_Page_079.jpg
7658310328dcaad356da975aeaffbe5f
baad3e9ed6dbf6ef85d13fc1d9957b0001fb6ee8
1051986 F20101221_AABBCW ghersi_e_Page_068.jp2
437c847b5cdfdd1c3f4b75cee704cefc
7964b41ec40b7c4b6d76e59a4d35ac94817b2215
2211 F20101221_AAAZXM ghersi_e_Page_033.txt
cf4059a1bbf910241bab72ff320852c6
6fd4ee64d05469c9d3bc1128e467e54a82eca9a7
109340 F20101221_AABAYH ghersi_e_Page_080.jpg
134719675f300a9ed1a6098fff079c72
c04a078932804b6ef2eb1c5ac1d4eb950b826f9b
1051964 F20101221_AABBCX ghersi_e_Page_070.jp2
8947e094f9a21bafccb7b18daa931943
1330b311267a0755e55ffd4d3cde39881bcabc96
102645 F20101221_AAAZXN ghersi_e_Page_058.jpg
78daa3b083f9cac5a7c0bb5d18c280e2
804698ce60b05f2889723caaae60fc5e80783407
7908 F20101221_AABBVA ghersi_e_Page_096thm.jpg
2e85e6bdc67ea928a827d69c87aac9de
65b0a241c308def49b478fcee9c7ec22d8e95013
109910 F20101221_AABAYI ghersi_e_Page_082.jpg
423c7a3d86dc2c9809a096212b783ed6
aff0dfcf9ab29b9a01d0bd24c87bc09f86fa842e
1051981 F20101221_AABBCY ghersi_e_Page_071.jp2
40330e653b38a3b227e680ec744b85cd
48fc3ebb550ae43519b3f675e08e0d56c043841d
34588 F20101221_AAAZXO ghersi_e_Page_180.QC.jpg
c6a7bd03ab642e8df574e18730fad3bd
19b651b931acffa7cda0825f2a555b3576c4dd32
8667 F20101221_AABBVB ghersi_e_Page_097thm.jpg
4384c47d191e9e981916ab3731f1efbb
3ae2505e213b611acc66ded2b1589537108e8b08
113908 F20101221_AABAYJ ghersi_e_Page_083.jpg
115c376f47a4fea6ca07e1ec3799c146
1972e72e9c34dc1b7661787d51ea9a6e91a041d2
1051947 F20101221_AABBCZ ghersi_e_Page_072.jp2
adfb156e13814e99692a2e1cd8ee3eeb
94ef7131033b45dab83d03aafcf89b9f3dd2a414
57676 F20101221_AAAZXP ghersi_e_Page_118.pro
6b7a867a741a8e3613c0e37795947478
ffe1743a3409b0d01f12665d338a23261a488ea8
8861 F20101221_AABBVC ghersi_e_Page_098thm.jpg
12a3a163b792419ef23c0823a44e8d11
7c523cc0741ab3bd5163ffa86c232102b023b8ac
104181 F20101221_AABAYK ghersi_e_Page_084.jpg
3bb52252610bf1198f813939e40adbb5
fca2e324a6a9588544b5b8c89e072d072b4bc656
8142 F20101221_AAAZXQ ghersi_e_Page_010thm.jpg
c49bc7a382d1f6f5d2b26576119015c4
037e7be44c09abf195072a6559b27fd37fe81630
37859 F20101221_AABBVD ghersi_e_Page_102.QC.jpg
3d66bccebca564777fc044e67936d1d5
11d2e297990d7d91cbc0fde7109f0380ebf275b7
99619 F20101221_AABAYL ghersi_e_Page_087.jpg
3babae508680be8135e7c6d49810ffcb
05da32aedb9217df0c0f2dc1c3a42897cc4d1308
F20101221_AAAZXR ghersi_e_Page_079.tif
31ec5cdf663a07901aae3208258b57dc
d35f277d218d3de85a6a93bf6c78f90b07009042
9104 F20101221_AABBVE ghersi_e_Page_102thm.jpg
7b95a6e4cc184a7f9b8a6c1a717efc1f
ea7dffe0f96f6770418d924c8a27066fa00cfe65
2023 F20101221_AABALA ghersi_e_Page_179.txt
9dcc589dcbcd39bd8417001841b38d55
ba992f488d60574d514873ce8bc63e3cf2c50036
127200 F20101221_AABAYM ghersi_e_Page_088.jpg
02ee78acce8ee36d3acb9745bc305906
b09f64b12a4f97dcdb8873e90ca5cc4805bc0e57
1051969 F20101221_AAAZXS ghersi_e_Page_039.jp2
946b87cc6e01c980433a9d7ff75dcfdd
61673bf6e079e61d1a4c32227baa00e4c200c750
8391 F20101221_AABBVF ghersi_e_Page_103thm.jpg
5d8f26e3cfb0b9fbf3302ce8b921bd44
12946a14c4fcda2c6dad680777af9b886c7495a2
36020 F20101221_AABALB ghersi_e_Page_152.QC.jpg
ef5a55688e875ed5332b723088e29408
47dc84ed277357c6c81f5ac735aa51f4a22f329f
111597 F20101221_AABAYN ghersi_e_Page_093.jpg
c09fedbbddeccf1ee9b240891e2d1301
f1be0eab2a0bc1cbc8d03f5a808922fb6f912317
F20101221_AAAZXT ghersi_e_Page_058.tif
23df1d7723a4699dd61407d0ebdae286
74fd651012ca2c434fa2fc7c6c64a70c0d386f49
36287 F20101221_AABBVG ghersi_e_Page_104.QC.jpg
e79dde53c4e7c51e16bc4531ad1edcb7
13543178bea6288d33f4da01f261d707631d7c99
33950 F20101221_AABALC ghersi_e_Page_134.QC.jpg
bc67e445bc818551a7fca5bbc8da0936
3b7779b26294d0b17b871e94f1c0d027eddc78a8
103436 F20101221_AABAYO ghersi_e_Page_096.jpg
d08134ce9b45f274862d8346e8ea0390
ae34d4ef76ac7f071fed3a4cc6e6c2abfaed183f
37597 F20101221_AAAZXU ghersi_e_Page_039.QC.jpg
78c6ff688d24ef4cb8cc3434c6167157
62242180625e8a8c010bc92e0a3fbeff7850bdb2
9040 F20101221_AABBVH ghersi_e_Page_104thm.jpg
1db7310614e5c85dd448ba20ed087ff8
5b1cd9a324d133e3a96112a8f90816ef4c313909
107159 F20101221_AABALD ghersi_e_Page_046.jpg
ef8b8762906fc832634f94c2e823fe3d
89f68c8b6f4a7b120323230f2521fbce01980179
111925 F20101221_AABAYP ghersi_e_Page_098.jpg
979fc101922e07438406b06fbf28da1e
ec35e52975bfa418e529739a15b789d3828c217f
F20101221_AAAZXV ghersi_e_Page_174.tif
a299b5dcb1d57db60aa093028047e1d2
be20856e2b242e8810673e30b8263d13547e1228
8701 F20101221_AABBVI ghersi_e_Page_105thm.jpg
4214d06b2291b28d5cd52b1a9fb23c6e
382b84ce7853deaa860b1cd737a0aa9d516d5be2
2543 F20101221_AABALE ghersi_e_Page_170.txt
25a7d4d0579a0f981bc185b05fcb0993
b9c4df90b63fd2642e2e124bf0c6ec78902a8b85
101771 F20101221_AABAYQ ghersi_e_Page_099.jpg
bedca6e7587e87fd43ad67e1d584909b
c32b1a6152a665c08888e20542b93d64138ae8ab
109388 F20101221_AAAZXW ghersi_e_Page_158.jpg
3719997b75ca13a6e8e5e623cc692023
241d52e880ea14c11bb400681c94f01e5d0bc029
37486 F20101221_AABBVJ ghersi_e_Page_106.QC.jpg
a744989828df091048b06a3809b02629
17b58feee6cf1ff0eb0a7dbf75e9c6834fde3446
1051975 F20101221_AABALF ghersi_e_Page_019.jp2
349b40582ff5e2515f062f5955d1e3e0
fc7c77219f56e77685c4d907b70a537a03503496
106360 F20101221_AABAYR ghersi_e_Page_103.jpg
f751fb38374b8527f23cb4038d978aed
8f2fd62ad73194d06f495abea3b75a4f292bd21d
F20101221_AAAZXX ghersi_e_Page_028.tif
da649f9183b02e325114b86d0d0027a5
de3dbd62f3abcf18226f816755603c40563475df
8978 F20101221_AABBVK ghersi_e_Page_107thm.jpg
10791d24374cbb9c1c33c7524619b83c
424dd89df5b3f78d45ad3b769f01395c094c894b
110089 F20101221_AABALG ghersi_e_Page_110.jpg
2e1a9b351034b090e03f685006a82347
05d94a4c3b75470c5f6e82569bdefbd0cdb973c4
F20101221_AABBIA ghersi_e_Page_169.tif
9e3b60c527203eb6096bd6abf57c9903
eb78f0fc68d206b531830f046139f9a2314cd7c0
104951 F20101221_AABAYS ghersi_e_Page_105.jpg
9f66d70cb86220a6cda20e0c04d2929d
d37daa11c1cff5237f74d219319e3facfec62d6d
2409 F20101221_AAAZXY ghersi_e_Page_072.txt
db8e417f8dd1f9e735f61f93a3f4cb07
f0149cb183fb90d1c7c8de7a464fe64d3711c4b5
9043 F20101221_AABBVL ghersi_e_Page_109thm.jpg
a4a1ad7f175210986468089f96c1dde3
6832db069db0590a0e4e2b97907209e0437d7410
35176 F20101221_AABALH ghersi_e_Page_222.pro
aac13f774604dde25cf8ff27e1a1959a
28371f4086e25d1772748e3fc85b6fd850724b16
F20101221_AABBIB ghersi_e_Page_170.tif
291139bdfa9321a95444fe82b1fffc1d
864a303efe9b3f062689ba099b343f5ba5c666e8
116912 F20101221_AABAYT ghersi_e_Page_107.jpg
6640a13cff87d12276b2c273b44b92ae
fc3e17cb8ea851491564c957696d5867e76c1aa8
55900 F20101221_AAAZXZ ghersi_e_Page_042.pro
2a71c73868c53b842dfdbf1f7721a810
8a78da58bb4f9ad1dd15712be8bf21ea32739a25
35950 F20101221_AABBVM ghersi_e_Page_110.QC.jpg
055a5e68ed464e28982606a943f0888e
a00135650083a2f531b4f5eb0cabd6dae169ac9c
8520 F20101221_AABALI ghersi_e_Page_059thm.jpg
91215b33a5c13c6be897dbae39e9de1b
d3cf5cc9966067b0f3e70299c039138dc95ace90
F20101221_AABBIC ghersi_e_Page_171.tif
2f1f974d2d1cee6e31a83e3f16e5c7c2
bb5e57424465855cd6b4bd72898fe5c1324074f8
111140 F20101221_AABAYU ghersi_e_Page_108.jpg
446f5892b3d18f6e3ef5c4527d88bd2d
95b6e8ff9bf1a7d53ebae0cadef969fa5c862c91
8925 F20101221_AABBVN ghersi_e_Page_110thm.jpg
b7ab51fd4c5666480f9f62d90aa8779e
4f55f263c9d8dfa489f07e17c981a473412c0a17
97012 F20101221_AABALJ ghersi_e_Page_057.jpg
9118c609b385da554b8a36db363a66b1
9f067e161a6be47aba38d15f06d7215079ba4ace
F20101221_AABBID ghersi_e_Page_172.tif
38a0ac0b2c61302b8d0b7bedff32a2cc
b07543dbb61bba7089ec45d26ff03ba2b539862a
122590 F20101221_AABAYV ghersi_e_Page_109.jpg
987c66b9fe211d1663c0b3002eb7112f
3548335af846c388475ce8845555718780d487fa
37180 F20101221_AABBVO ghersi_e_Page_111.QC.jpg
c75007b242344ecd1b9363fe565f9df5
a40845294ce824f83ed827cc0c816f09c769f580
F20101221_AABALK ghersi_e_Page_003.tif
efff5830d5c5074b28514a60fc1d008f
56eb4dae4b4baa2aad3ea0a751bf47448d62c06e
F20101221_AABBIE ghersi_e_Page_177.tif
3da9a0814ef7dcafb992fd295e1d1862
cf40575bbd608ae7cce1b8535f427ef6fc5b03e3
116083 F20101221_AABAYW ghersi_e_Page_111.jpg
f3aca0c0c4d5b62e0d83c6d4cce814c3
09be5667c9e6b919163ed1cc182701bbe1c531f6
34179 F20101221_AABBVP ghersi_e_Page_112.QC.jpg
f1d586f82bd97c23bce48cb68bfd0b57
625f81f67f4ee4d9b95e292c963044d8e370a63b
8601 F20101221_AABALL ghersi_e_Page_112thm.jpg
56dffac53a9ec5c5f81d7a1f0009db18
6b65cdbe1da57c0d1f9d2ad61895cc60e5ac3c56
F20101221_AABBIF ghersi_e_Page_178.tif
d593fe882b64735e262bdc9b31d25025
1d42b174e81386845c1fd3bbd146d146e4e07522
117230 F20101221_AABAYX ghersi_e_Page_114.jpg
9b900e3a10dd64c7c38117fbf6a61996
423fdc08877715aabaa834959a0340f0c7653701
36063 F20101221_AABBVQ ghersi_e_Page_113.QC.jpg
0bb311625ae1b794580eb6d36c32c5b6
c30569dd3d8f225f6ce952acc981f887275cd322
F20101221_AABALM ghersi_e_Page_161.jp2
0dff87e04347de9b647ebdf0298857ba
0fd87801f859a7ce04fceda1148a10a6f4a4faae
F20101221_AABBIG ghersi_e_Page_179.tif
fbbada52ea2eca59bbdd8704b5a04b55
20278c6acaf41d4050c271d1ffa8faf07e0cd3a9
114403 F20101221_AABAYY ghersi_e_Page_115.jpg
e3364740d6048eaa6ea5523737af5b9f
c98b30b9eb08d63b2b68bad617afe21867f98e33
8641 F20101221_AABBVR ghersi_e_Page_113thm.jpg
d78b68c43bb63daa8df9d6fd71d8f0e0
ea3061d39c39347b846b6f4da66eb603bbb8f633
F20101221_AABALN ghersi_e_Page_076.tif
1180567e02e4da31adc34531b3d993a4
64ef6dc3251a50f1628c67840a816ba989af54ed
F20101221_AABBIH ghersi_e_Page_181.tif
6e313ea949b6454bc2591883c7c366d0
740d206c1a4229dfc0725666d85047c552ea3cfb
114700 F20101221_AABAYZ ghersi_e_Page_118.jpg
7a3b51a643e7df5e336c17e4017186dc
fa1de5974add1facba4e401c73b4b72ac55678f4
9127 F20101221_AABBVS ghersi_e_Page_114thm.jpg
9897b864490672d190a39caa022d97db
69e7dabef7b41523956b1f76aa38845cd935a9c0
52646 F20101221_AABALO ghersi_e_Page_081.pro
1730316340c1785b0d4e92c5315ee24e
a0d2b06e0ac908e47207368b2069d79ae4609936
F20101221_AABBII ghersi_e_Page_182.tif
3895c18873f20e3f4391f6f64d2914ed
22be9a4d7ca1e77873d9973be4bba500cfac47c2
8733 F20101221_AABBVT ghersi_e_Page_116thm.jpg
f7deca7d6bf52e0acd5b061924a6bd95
c9d602bf2c37fcd1a2439e45585f5cf48dda863c
F20101221_AABALP ghersi_e_Page_102.tif
5d50537509169cace96cf9747a146661
dfeca55eaa32e03249a22fa2faf6e5af4b9d508d
F20101221_AABBIJ ghersi_e_Page_183.tif
294636b0bbf0bb9b59aa9e93fde394b1
1cbbf165080b41af65b21e76b5f5e33dda6741d0
8630 F20101221_AABBVU ghersi_e_Page_118thm.jpg
fc3d9b5f70a69b272e814f6aacea2ecb
f3fdbab3e0b1c61c1100eff1fba9d0f05f226219
F20101221_AABBIK ghersi_e_Page_184.tif
6af260f6ef69b6c90a2fdc53edb7aee8
92bf67ca78a729d207c8f03636c6d215c7758a9e
9079 F20101221_AABBVV ghersi_e_Page_119thm.jpg
a2a820afcbff001cfe6c686149edbed1
68517a1663db11ab3af1c926fb3e6125a36ebb86
F20101221_AABALQ ghersi_e_Page_231.jp2
c4e2299353c63c015f03f695b98d3bcb
41adf4a40011514fc7795e93c47fb31d3c787261
F20101221_AABBIL ghersi_e_Page_185.tif
dff58bf54e9f0b82a036ec4b78ca25de
e3dbe3fdca2b5317f74811b075e7733646dcacbf
8936 F20101221_AABBVW ghersi_e_Page_120thm.jpg
d50eb310f413bd927616071e2824232f
0205ff8469f43ef7c093555255ae96c6a7f2886a
110074 F20101221_AABALR ghersi_e_Page_169.jpg
e23ec0685524b9a666c1a4f87ed71a38
72d83f36d80d2f031d0824337931cd8ca5a671dc
8668 F20101221_AABBVX ghersi_e_Page_121thm.jpg
5402863d255a0304fc51ebb049ec3262
e5a0c36bba8b5a59d2a07fa2c421c05581d58171
114233 F20101221_AABALS ghersi_e_Page_076.jpg
2feb3e1c57837935202caf95bc6376a9
65c0d96e5aae614eac85195588c6b1db1108719d
F20101221_AABBIM ghersi_e_Page_186.tif
b4e08374d7093ac1e1ad8fd6d783b37d
04790c4f1bf249a808d57296535f88473061b0a2
37125 F20101221_AABBVY ghersi_e_Page_122.QC.jpg
bc42addecf5ad8b547f11c3374ec14d2
86ad3ea4c0f52e4054aa743bca6830b67048b44c
108054 F20101221_AABALT ghersi_e_Page_138.jpg
c4a8011688b33ca3ba87b8343d624004
6d8f17234106912d7e8556197157aa9f2dbfa4b9
F20101221_AABBIN ghersi_e_Page_188.tif
39ff18aa56f345be7cdf7c56138f0d11
8dbbadf2725dacee8395e881eb174777f1ea89e4
55806 F20101221_AABALU ghersi_e_Page_198.pro
5ae3dba6c8e1242da078eb152ad530bd
c83bccf657ca58c10e1851fa57f7b85d34ad7c02
F20101221_AABBIO ghersi_e_Page_189.tif
328e908363f4f51d0e707f9e65f6b054
baad8b6af9ccccc4ff0d1dd135f4d16612b3bdb3
8763 F20101221_AABBVZ ghersi_e_Page_122thm.jpg
73956021d89e6d58abc85dd19341266c
354284497ee86296e51bebbbf29c5ca4ef9247ad
37140 F20101221_AABALV ghersi_e_Page_228.QC.jpg
dc698fa615458f9353ec9cf853707166
bda430db8f19c9ea466f42a877fc16d87ba8b17f
F20101221_AABBIP ghersi_e_Page_190.tif
764b94841f9240f62efb0e35105e4382
81ce386ef15cb07d9f51c0708736db7567385c70
F20101221_AABALW ghersi_e_Page_016.tif
03b5b3cb627ddf5fcc390d31440c3702
b8f3c06eeb41fb7b7809cd80236aa6d530f7ee85
F20101221_AABBIQ ghersi_e_Page_191.tif
6d046e65b75cd65408e7d28c0a9ba52e
abd9b0e245fe950690f439cf159c2d478dd21c17
110383 F20101221_AABALX ghersi_e_Page_094.jpg
f8d6b89db3a8a09b78c9374252c4fb48
22d489f1312bbd96497b8a5d859035932a7f1d9c
F20101221_AABBIR ghersi_e_Page_192.tif
ac0cbb9c16a67d38ce6192376163f4fe
0c450b42882d6b27c31012d7c6675876af122a2c
8782 F20101221_AABALY ghersi_e_Page_088thm.jpg
5f3058e3f5b4f133bcd6f07b39ee8614
bb4ac178f28f07d7696e38945faf2a9478a028cd
F20101221_AABBIS ghersi_e_Page_194.tif
7d7c936f8e4382f082a1790fa414fdcc
9c7f9f9beef17c3af526d91255e9c9e21a8df502
2319 F20101221_AABALZ ghersi_e_Page_102.txt
3f2c43df75bf511b7da12a09c1bae6d7
047af563c51e89a0ad5e9fb088c50b9b7913c227
F20101221_AABBIT ghersi_e_Page_198.tif
2245fd6237251623a16f7b30d7ceceed
d417f57158f6a1bca3456d565ce9ae0720976ff5
F20101221_AABBIU ghersi_e_Page_199.tif
8b4d923011e5fa8c15655a0850e8e2db
8c8e1918c9aef226c89d5482251ff302e5b43dad
F20101221_AABBIV ghersi_e_Page_202.tif
14b0c1b5698c570ea22344e6a0ecb7c0
dc904cddd2c767c032de50325194853eaec9d4ad
18083 F20101221_AAAZQA ghersi_e_Page_236.QC.jpg
06e8327c84bd4e522988d590fa1021c4
67d4231d74964928b1b84ae1c60bf050f7ac7aa0
F20101221_AABBIW ghersi_e_Page_206.tif
49660ba9335062921099d5b6967ad6c4
61df711294996b9bfe4832262173cf9d7673acfc
F20101221_AAAZQB ghersi_e_Page_079.jp2
5efdee721472de7f5eb3c7829fdb73ba
7790c5544e4c9bd55c779675dae75cd2fdce53f0
9056 F20101221_AAAZQC ghersi_e_Page_117thm.jpg
1dc2cf383ad4442251bd1902f50b8953
6e0344c09bc4da5b2b66018a1dc32ac4f26fb659
F20101221_AABBIX ghersi_e_Page_208.tif
e9b1f09b241dc41fdeaab68e0b89e304
b99f1e2136307f477315c51acf6e06c5e2796901
2158 F20101221_AAAZQD ghersi_e_Page_217.txt
701356eea23906c3ddd8c8246fcecb46
2c1cd11eb3e837764ccc47161fe18784bf44a102
F20101221_AABBIY ghersi_e_Page_210.tif
dee8df2a8fa13331191939231870e91d
bcce271752f4893fab1838b6abdb2e625184335f
107353 F20101221_AAAZQE ghersi_e_Page_120.jpg
434f97c63fd8f795cb7bb44fd4029fd8
131874e49630613af45b9d63b788593c813ef324
F20101221_AABBIZ ghersi_e_Page_211.tif
01eb2e385c7dc52edc492bd9f0d5ba67
62a79b617d160663153258e19ac3dd8ada1d4bc2
125102 F20101221_AAAZQF ghersi_e_Page_233.jpg
d1987df4c753cc162c288f64b490aa39
4d483e929bbeebb369f554624edef2691e45af1b
65270 F20101221_AABARA ghersi_e_Page_031.pro
175c551a8b9bf76cc894cc7479deac5a
04db587c7a10d51ce029d7e59ace0f39190e2f82
56708 F20101221_AAAZQG ghersi_e_Page_030.pro
bbee6ae013ce936d8057a1d99e35699d
8210c203ef2c73590337b4c4dd85113250cde4e3
F20101221_AABARB ghersi_e_Page_124.tif
86814f153df5f21f5f1edd70f12ae6e5
8268bc97221a8930c0412dfd2021a52cc9511427
F20101221_AAAZQH ghersi_e_Page_078.tif
22740eac46afbe63f6950937c7ca0b85
eef52c33c27358657103d14f28edbdf72a7903aa
36367 F20101221_AABARC ghersi_e_Page_132.QC.jpg
a37f73b9324548a2d7a7370889a17d81
c4a8a1fca879985367fc33c4bed39d57ed802087
7863 F20101221_AAAZQI ghersi_e_Page_190thm.jpg
a4e9d47beefd340dbbddb58575245039
8efd5eac1c90577f49e89d364b965296ff786ee2
1051960 F20101221_AABARD ghersi_e_Page_229.jp2
8522b0cdfdda11b5f727d17e2e3f5145
2efa2afad219de20c2d5cfbe6def563fff2533f5
8412 F20101221_AAAZQJ ghersi_e_Page_204thm.jpg
959e1418b9f407dc652bc97df3d443fd
dac11931c38b930dfa092c6552e68e37e2d06b4d
52999 F20101221_AABARE ghersi_e_Page_127.pro
9a8eec3535ed7aae41d6fba4a42f721e
6ffb8e2287380fe059900353e852b35fceabe54a
978012 F20101221_AAAZQK ghersi_e_Page_004.jp2
ed934b455c6c23f8e38bc1869dcdfe2f
73c0e8a6f9d4f2e24420bb39ca0705fd5d68ecaa
8953 F20101221_AABARF ghersi_e_Page_133thm.jpg
842fea6d5250f3a115499b5362e9034c
1d12d00fedd6bf930914f33cf1a244bba42ef22e
1051967 F20101221_AAAZQL ghersi_e_Page_087.jp2
7afce24615c80c4bc1cc18a9afa3a6e4
0e591baac4f370564c34278da6f4873f4510bfb9
8791 F20101221_AABARG ghersi_e_Page_082thm.jpg
b90f648184da03b3ec648762c8945575
0b4309f8eeb47dba2ba7534bd273c5f70a5f347a
F20101221_AAAZQM ghersi_e_Page_104.jp2
2561f1abdedae1b40fc077248eb15c24
787cfcbdbe9526ab7f62ca488753721172dfb473
1051937 F20101221_AABARH ghersi_e_Page_073.jp2
9330ff3c69af5b9f6f82dc0a65827f87
433d789aa80446486304d59b29144198c140c41c
2235 F20101221_AAAZQN ghersi_e_Page_171.txt
a39e4283e4edead6c1284536d8382ced
77895178d5c7eec326b1e494ec479252d616df8f
2315 F20101221_AABBOA ghersi_e_Page_023.txt
97cd4e9d92ca963f3b2c2e98d96f4edd
acc4b44dde2949c0aab18e1edfe16a56a489f912
57550 F20101221_AABARI ghersi_e_Page_199.pro
6863efe173c4a255683bcd8a2432cec8
9a362cb1c2d57f99ad3c136bcb039bfc6f3f4525
8809 F20101221_AAAZQO ghersi_e_Page_168thm.jpg
25e066a9bd9cb3ba85334b627729b3f3
d2944352719cded5ec84a6159b7be93dcff36670
2163 F20101221_AABBOB ghersi_e_Page_027.txt
b6703bbf41def28be6dc34290a198672
0cc193f02f934c2b734736c85fca366d9ff414ad
115551 F20101221_AABARJ ghersi_e_Page_177.jpg
b91a315be8d14c4969c6c135eb6822b9
3726730c957245331e6a1028b852ebb5b8246998
F20101221_AAAZQP ghersi_e_Page_026.txt
b3a9c010eaaf4b5531af18e0ea4872cb
af2a3c13e7be6327f2a73c68a7abc1f45a82db18
2171 F20101221_AABBOC ghersi_e_Page_029.txt
ee26ac0f31fb2c474d4986efb9557670
f226a066acab17b16c624ae37cce1627b0f2f777
1051983 F20101221_AABARK ghersi_e_Page_221.jp2
fe41c90834fb5df4fc52557d0b43edf0
08c6f889a5256e71473d1665e1a28cd6165367a0
F20101221_AAAZQQ ghersi_e_Page_166.tif
798a1e3481f4c60737a8dca3b8366414
7ef60d2f074d2d5f519d3484786b24765a2c93ad
2170 F20101221_AABBOD ghersi_e_Page_032.txt
cb86b726a3b8fb229bd917f7aad208e9
0051bdebd3c4f834a6749e404ba17a92699bb7dc
111728 F20101221_AABAEA ghersi_e_Page_174.jpg
ebc05c8f8368ec013c34a58132c6cb69
63c9fa8391877b4355d9d94d2c9d005229f6e36c
15816 F20101221_AABARL ghersi_e_Page_214.pro
2bedc61ccf52d2628f11e639e26af98b
c1e35f4c00d035627ca47569d9d74deb32b78b42
1051955 F20101221_AAAZQR ghersi_e_Page_022.jp2
2030cf9c268195940fbd028ddaad07e7
e81b653c20d8796cbba11d6ea90015c363efb5fc
2172 F20101221_AABBOE ghersi_e_Page_038.txt
ba1a391400132fdffebbb2129d7d4793
e3bb4606430030e16894b8850d8a152ab33fb545
33806 F20101221_AABAEB ghersi_e_Page_161.QC.jpg
2f1edaf2835a1bfe4f1a105370e2796e
054bbadf8a72843a2e10e56c01f94c004f8bbb21
106833 F20101221_AABARM ghersi_e_Page_212.jpg
8fef796190963c5e6c94ce1c909cfd7e
bd83ee78d947c90f1a5e369cc89eaea2a1d11a48
35507 F20101221_AAAZQS ghersi_e_Page_029.QC.jpg
3bd6496644b328dadc345cc7ab32d84d
fc199aff59fcab360f3767fc6d8cd6b384e00c42
2624 F20101221_AABBOF ghersi_e_Page_039.txt
08a2027188be4ee204d48dd403cc286c
20a84667a3234a0cad5aa617f8daf0dcde8dbb81
F20101221_AABAEC ghersi_e_Page_112.jp2
b0023ce9ba1c5cb00e0e55ff97623303
ebc274ac12121051102fb2cc23a8c84c1ab250cf
33992 F20101221_AABARN ghersi_e_Page_212.QC.jpg
454b69c2d0a9718e6bf8c4cc4871aa1b
4e59b7fef646902b0a352812685aa45b5d0bfc2a
7556 F20101221_AAAZQT ghersi_e_Page_025thm.jpg
70855644ee37b478d0f70d187a9bcbc6
c5e40a50b43ac128a16adb03942466a577bb7626
1805 F20101221_AABBOG ghersi_e_Page_040.txt
a25db385f751c00cf24834b0b07fc56f
879f89c126af1e4232ea4dc413d3aeca72f2503e
8796 F20101221_AABAED ghersi_e_Page_093thm.jpg
75102b9d0f4798db7e7d24e3325d2aaf
fad8a1951bbbb26cf181c1493ca17843527581ac
116689 F20101221_AABARO ghersi_e_Page_072.jpg
80e819a86c035ba12ca4e7ff9ad5579a
8a438c4f88443946f4693557fc3db8ea6cfaa2f3
966944 F20101221_AAAZQU ghersi_e_Page_009.jp2
35614640aa35f75f0d04b903bd762b0c
5959dcf979c49a434feb4e37844f8a53ac87b6ad
2287 F20101221_AABBOH ghersi_e_Page_041.txt
b645793f61c7c537bd1e45c039f847bc
591512536d21cdb613b72be43eec6034c065a59e
7727 F20101221_AABAEE ghersi_e_Page_065thm.jpg
e82e5ec25846acda86c9942601a03987
313c2c072561dfd827f5dbccf12cb19d75f2ac11
52084 F20101221_AABARP ghersi_e_Page_065.pro
9ab897d53f41706e1d4dc3ebcfb40293
9b9d900008a147f0671e3185848e01ace62d2429
58177 F20101221_AAAZQV ghersi_e_Page_041.pro
3e0c89b52685a80bd45397a67c727f2b
d5c36b6e32751094ae4886259ac121def3d7506b
2501 F20101221_AABBOI ghersi_e_Page_043.txt
774c6d74e94c9869933d7a65af1b8b30
76983cffb529bdcbe0aa64a762ec24aba30e5c1a
F20101221_AABAEF ghersi_e_Page_165.jp2
eaf913d8a6075c716a2390053f1027a6
8bc1c0d471ccb31ac9282904b4c42fb64eaa937b
34499 F20101221_AABARQ ghersi_e_Page_232.QC.jpg
60894b652df14fa468c342fafe6c6fc0
0ba259418611bdc70211772a73abc8fdaef62bd1
2707 F20101221_AAAZQW ghersi_e_Page_050.txt
909aa45ff01c858231fa22c443cd9e19
dd26f59f46751130a30e8ab7f51eadc99ba9fe47
2208 F20101221_AABBOJ ghersi_e_Page_044.txt
0aa29df9db41464f8af70f7088c41e81
a92e16486159706c93a230b9452954a895313a69
F20101221_AABAEG ghersi_e_Page_036.tif
feab1acf66a53525184c0893a587ff3d
723983fd2d7a17c3e3d4344c5f6d444810bd1db6
F20101221_AABARR ghersi_e_Page_071.tif
ac55cfbe2ac41bd8a37989ab79b6b57a
3bea35a30a7634689789c551187b33417f84e4ff
8736 F20101221_AAAZQX ghersi_e_Page_100thm.jpg
c8b34231087b12f466f26b7789610fdd
490ddcb4b0c4a88c6e164b20595ae15c8f686c70
2152 F20101221_AABBOK ghersi_e_Page_046.txt
f519468df0b247f0671abea542a4ac14
8435137c64fd2a9e54c09d74569b02633e9d984a
55941 F20101221_AABAEH ghersi_e_Page_110.pro
65c14223b95895fcfcab90bea50c8680
9ce5f4f71cf72b3fd3783801f9854ce6c0ac6bea
117651 F20101221_AABBBA ghersi_e_Page_220.jpg
a3c2d1bafc47220f0a8a511303b6a377
892c0f5f5533c2fc81b6aaa1e57c4bd37085db19
8898 F20101221_AABARS ghersi_e_Page_055thm.jpg
dcad90bc1f8946b1d86ce9f14c13648f
cd8f605ebc96436c569560bcdddbb846ce452b8b
8757 F20101221_AAAZQY ghersi_e_Page_067thm.jpg
a9314990159471549b8241a2eccb2648
6ac32b904147fb13aa7ea56841bea5c794babe93
F20101221_AABBOL ghersi_e_Page_049.txt
1ab3e5bb2a5d1cdf8694ace7e211c956
544763453af79741b801dfb68f8bef6f0613216a
108936 F20101221_AABAEI ghersi_e_Page_059.jpg
9c01eaf7a76721fe6b33413213d34e29
c81b3a9d48adefc84094bb93245362dfe3cf7312
72310 F20101221_AABBBB ghersi_e_Page_222.jpg
7fec05ac02e4e1293122d554152234ff
3114d97dbbcf6666a3147d45566d921a1fecb622
1051965 F20101221_AABART ghersi_e_Page_084.jp2
3de27028711d33874cd9529b8de1beae
520a569f2923c818847ccde46155570c867635fa
F20101221_AAAZQZ ghersi_e_Page_106.jp2
84e545424c6bb0170a83fa348bee1199
d2962c15f0ce6d181c9d411fe43d6ea543ebd06f
2499 F20101221_AABBOM ghersi_e_Page_051.txt
6e29254ea4dbc636cdc46fbf26f87f31
c70eccb24959f8c5b47f7e4c6f5c80f9227838a7
111085 F20101221_AABBBC ghersi_e_Page_224.jpg
d55d1407db4887319cd37f4078a1e66c
2528ad5a4ea57477fd0692bf9a5375602703231e
54220 F20101221_AABARU ghersi_e_Page_203.pro
57ab7370ea4fc1e853137fe7b478c946
c0f2f7af49f1f4a2a3ff5cf9bee3e050514c3b67
2360 F20101221_AABBON ghersi_e_Page_054.txt
7e39e9d3a9437a739bdceeb7c5fc895a
463df96d5b3b5dfa0cac39073ecbd9c6ece7820a
115617 F20101221_AABAEJ ghersi_e_Page_085.jpg
e0da40add9a96d8e7f684f3af1e5ea90
252c9d779cf5771d1a5e1cb07fa50a94d8ac9746
128140 F20101221_AABBBD ghersi_e_Page_225.jpg
bcb6f41607bacb8234899facde4687a5
1f807eb3cb4a1457f00f89ee41d9152a804f5ce9
37998 F20101221_AABARV ghersi_e_Page_172.QC.jpg
b14451273f0201e67ec3ce43fde902b5
a94cd9010e3d6a9b39b8f20e1a8241eacaef547c
2134 F20101221_AABBOO ghersi_e_Page_056.txt
6e030c65c004dde6ffd0268bf8f76e97
7dde4dfb0d88ce929132776d3caeddba53ae8c8a
107998 F20101221_AABAEK ghersi_e_Page_067.jpg
82ddf95474b70c90147364ef6dfd6be2
bf75c3e2ae7a6583791213fd3d4e6384081949aa
123325 F20101221_AABBBE ghersi_e_Page_227.jpg
53081e330a1beaae2ae0d2f056f6a66d
d48b3c6f398e895d90d989b157abaf40284aca70
1943 F20101221_AABBOP ghersi_e_Page_057.txt
9666fd63bf4822e43f872040b21db874
21326b09db99e93e2ce3b40ec201c6380b774da4
34764 F20101221_AABAEL ghersi_e_Page_181.QC.jpg
bce8212446a6c5e0a42d81ccda20ac7f
3aedec6b7ebd4ac1062c904fc0811a7e190fd59e
60759 F20101221_AABARW ghersi_e_Page_147.pro
009fd8ba67b69c6c756373030c595033
442d403b4557611d87cd33ec9f8376890fc0793e
2026 F20101221_AABBOQ ghersi_e_Page_058.txt
f1b68f80ff04c8284bf131457595dcde
854d644bcb094e29659ef6088661ccd9684c27a1
F20101221_AABAEM ghersi_e_Page_046.tif
9ba02cce123f4e587ed24624926c3295
dd9d946515b6958ffee277eeacc9ed5325c6c93f
123016 F20101221_AABBBF ghersi_e_Page_228.jpg
989aff988bf500425daa31cbff168984
0961bf34c0c559ce64aec3693edc0ba8df79b94e
2135 F20101221_AABARX ghersi_e_Page_121.txt
60b5cab4665acc0bf12830992582ada4
32ecb65b3fea380b61b7586d5115c9ff06affaa3
2108 F20101221_AABBOR ghersi_e_Page_060.txt
50a4b885a57db569c615fea5f70b1bbd
8c4dd9a620ebf2730829c2f270418e694c4f6a48
F20101221_AABAEN ghersi_e_Page_100.tif
5e766df66059fc6ba55d63a325975727
184c35cf44a3016d36ee0530ec1a612e0a510f0a
116445 F20101221_AABBBG ghersi_e_Page_230.jpg
15837a93036a6dd55a08ce1b81739764
e8cf8f94eb31a6898163243654781fcf4d89be14
8202 F20101221_AABARY ghersi_e_Page_090thm.jpg
eeb563673e24bc1c09a88b57f146f45f
c87922ed9811dc901568fcedfb15bedc6eea8b09
54564 F20101221_AABAEO ghersi_e_Page_143.pro
a27758187e55c92c847c16eb9448e3fa
1ec7bcf72708d562301451dcfaab6858c38ee3e0
109715 F20101221_AABBBH ghersi_e_Page_232.jpg
bde8a45a47d65481f8e41f6111f1cf9f
4740221b5f43d76107ccf77d7080ad66554b356c
108884 F20101221_AABARZ ghersi_e_Page_123.jpg
f4a24cdebad81b77813e6934fd199e04
4e300261192a7c27d5a2f31338fb04caceca0401
F20101221_AABBOS ghersi_e_Page_063.txt
e58d7319abaa86af2b77727a5dca459a
60fa43977f4e296e061f27bc6447c486e5b41399
8320 F20101221_AABAEP ghersi_e_Page_182thm.jpg
bfd55eaf54c8602d6cb794f113d764a1
61440e93e32eb796d0ddf92609ec82de472063fc
118180 F20101221_AABBBI ghersi_e_Page_234.jpg
87e30625ce897e69c465b8c7c34a0687
07390e194729bb4fe7bdcf35b2f491b03453f31a
F20101221_AABBOT ghersi_e_Page_066.txt
73004e12ea1cf8a120c118cf5ac7e8ef
224a0e35e7cc19e27c3b0e911200f5f96f6ef931
1051950 F20101221_AABAEQ ghersi_e_Page_164.jp2
e2a9593695b0b7d2fb1d5af188f833fb
9e345d56a2e2842af57c7ee82d99917fb8a8a691
246773 F20101221_AABBBJ ghersi_e_Page_001.jp2
b8bfe74f4bae5447425932c91a75c3b3
29f36669ded95a677da5429870f5f295ed4cc356
58680 F20101221_AAAZWA ghersi_e_Page_111.pro
377804e7d9b4412e3129a1726ec08e5f
180698b6481fa3311c6775dd150ad5b6d594bb35
2219 F20101221_AABBOU ghersi_e_Page_077.txt
b8b06ba993808ac89d4ebc51e6213f9c
20760eda04d58b27453f0206da95f753f108dd38
F20101221_AABAER ghersi_e_Page_032.tif
22e89ad0e169b11cca364a14d25cfe14
44ea25c9adc5d910d5a5a834c13ebdb404115513
28563 F20101221_AABBBK ghersi_e_Page_002.jp2
71efb83015d9476106ab5e97d16d8146
42838253dfa5f76bfbac7084b1d49b30f50784e8
2234 F20101221_AABBOV ghersi_e_Page_078.txt
cb0696bfcedc40f40208f2f7f2268029
771869f0bc81ca58cb7947a29196f90ed61d0495
1051978 F20101221_AABAES ghersi_e_Page_031.jp2
e6ff16332aceebbb4b74c88e2a710455
dd8903c43af17a29ed405ff31b54bdf24536f497
59291 F20101221_AABBBL ghersi_e_Page_003.jp2
55d769ee12b54af67b418f8f66d8fd44
83d59af708d8b85d90f78bc9357d0e3a6c11e988
119292 F20101221_AAAZWB ghersi_e_Page_147.jpg
956f311815f54bb0cf4c85f42f91dead
0f860c7510ca106b3c30a9b7a14cdb76eddfcc8f
2067 F20101221_AABBOW ghersi_e_Page_079.txt
8707c8fbf73c833c2b7b28c08beba8b9
1e5f8b08c221932075081b734e07c7ea9c793ee5
36908 F20101221_AABAET ghersi_e_Page_107.QC.jpg
1721385bc370e4db50bdb72610c24b58
ff15159928c49edc922698a6e04b0f6e4a439d47
F20101221_AABBBM ghersi_e_Page_005.jp2
2630548a450eacd3883e6746fb69e445
aa18e4185e881ae33952eb8f5738e10798d9966d
F20101221_AAAZWC ghersi_e_Page_130.tif
0fdaab79de901220111cf7b5b1ffc116
8db8cab12bd7c1cac0420ffbc0667c95c4d3fe92
F20101221_AABBOX ghersi_e_Page_080.txt
7b8489efcc2f67a84509d7f04953a56e
b86c65d16fc4656f2bac41c35c20b1b542426a64
112383 F20101221_AABAEU ghersi_e_Page_135.jpg
ec8be8f205f0487678fa285762145560
5cc36d8d03842fffdbff6f9729e75e234605edc9
F20101221_AABBBN ghersi_e_Page_008.jp2
d3957e3140aa0c73a4908a0bbe018be4
2580a8647955bd14d6a868548d06ea241cd64f4a
2583 F20101221_AAAZWD ghersi_e_Page_160.txt
04f2b3b043c645a856896ba5d221c25c
90672a4bb8cf626f67acaaa54f30b9490529eebc
2304 F20101221_AABBOY ghersi_e_Page_083.txt
68d1182e5ecb96f1ac889a3c0f35fdbd
092c19326d33415db05a5b9229a0672a4b3e46a9
112837 F20101221_AABAEV ghersi_e_Page_116.jpg
c6c372f2f0fb143c85eb08b8fd8ddbcf
5e46366a8e787cddae3da8fc3776e67334b1cf01
F20101221_AABBBO ghersi_e_Page_011.jp2
0ce2c2ca225617e089503d7e02c21c7b
e5d9f716dd5ae9f7befa5adf5bf95c7bdd9ceeb7
56185 F20101221_AAAZWE ghersi_e_Page_045.pro
4ad644f584367c150df21117d28ab5ff
6ceeb01b990820be210437b98d0b477360ac8d31
2372 F20101221_AABBOZ ghersi_e_Page_085.txt
09d4c2419d6cda125bb31a0a44be9db4
139f17a3294bbebf3a9e799913a323a584f46c6f
9088 F20101221_AABAEW ghersi_e_Page_197thm.jpg
414a16a867f1d2a5caa8b5a7fd624867
dae33ca83b3c98d012051d44bd2bd71310bfaf2a
F20101221_AABBBP ghersi_e_Page_015.jp2
8166382e3fb5dc5136b42d8df8233642
c66a1851722f3608180471c32780db7bcb15aead
F20101221_AAAZWF ghersi_e_Page_042.txt
b686170d4a1085e40e6a1a36732d990d
9a413e298e7e377da4df36b092b22d2aa9fc0517
2559 F20101221_AABAEX ghersi_e_Page_109.txt
0fa1a4a328b27e641f5d9afe24abf7b3
a059e45d4ba2d8f8717f78e1abb10d86c3950777
111689 F20101221_AABAXA ghersi_e_Page_014.jpg
a4a415bb609d27d0efad9a19512a38dc
80cf9ec5dca5366fc3f2b144aeb2a652f3f64b51
1051959 F20101221_AABBBQ ghersi_e_Page_016.jp2
0f3139cde431d85dd45690fa16cd7bb9
3ffd06359ff61d140bc0f48af46ab77d35132755
2267 F20101221_AAAZWG ghersi_e_Page_132.txt
cc437f54f697db0be0938ea623440f61
0c5e53876ffc3bb50407630dd567693fb4aafc9a
35790 F20101221_AABAEY ghersi_e_Page_033.QC.jpg
3795259138a9efeccefb0b364374beb1
5b86cf770ecb2d2b526f566ee4211775cee5ea92
111447 F20101221_AABAXB ghersi_e_Page_016.jpg
7d3acf5a948814f9c97129f2df908db8
8b5c3d7930a971463431a321ecc79ad4e89e3d9d
F20101221_AABBBR ghersi_e_Page_018.jp2
958ff8ace60e07a511e7f8132fbd3a85
a1a9f0519cc105960100b92d82cfca7840d6c1d8
9129 F20101221_AAAZWH ghersi_e_Page_101thm.jpg
b8ab4dda02637abe0fb969bc74557230
30651275da3f90ed87b356b2024abea5dd76ce24
35294 F20101221_AABAEZ ghersi_e_Page_158.QC.jpg
4fd976cb588dd7a1220d3e090ff494ed
ca31244faabf3a27d8cd220c01e26f3afae65bc3
112264 F20101221_AABAXC ghersi_e_Page_018.jpg
fc867112bf7b44978d36481b22517685
9e2ff0957c5b8c8de42e50175136fb28cf017ccc
F20101221_AABBBS ghersi_e_Page_021.jp2
a2b82e8553f2fb6d8e40f9dc98d79981
e490906119c5a6985526714378631f36981594cc
121459 F20101221_AAAZWI ghersi_e_Page_137.jpg
50ddb0f69cad4e73d869833197202fd1
d841450f9d68967c537b3562463accb88b0a2605
111098 F20101221_AABAXD ghersi_e_Page_019.jpg
de4f8cba20ffbe7ec6c6cc0da0298c81
05df675800a002ce6511837cb1c2c8b29afc6a62
F20101221_AABBBT ghersi_e_Page_023.jp2
1a94f2c9ff5a8d39c88c104610198ff5
148f6e735653674f25410a1d3a7f46939518568b
F20101221_AAAZWJ ghersi_e_Page_153.tif
8cecbb2038a4189bbc3a45352d93f0f8
5fcb4ddbf0d2a12dc5b3de3d44a0e5c927101299
112210 F20101221_AABAXE ghersi_e_Page_020.jpg
5bcf1161f583240bbd0939046ac3089d
b287f07128872e544240b15f3df943281a4daf68
1051951 F20101221_AABBBU ghersi_e_Page_024.jp2
4e1fd73b5b2834f42f7186f2956bc02a
62c32b4d33985b4f1f492030e99402c35e5a1043
113393 F20101221_AAAZWK ghersi_e_Page_154.jpg
d26acbec3afbe51500f0ef9e36282022
2d02e00f39a0bb8610390289d04ba58ac2a2abe8
110044 F20101221_AABAXF ghersi_e_Page_021.jpg
eb111d136aebb3afc464f4b39615f8ae
138038fcecc86a2475224b0832bd814ad2ff79b5
1044805 F20101221_AABBBV ghersi_e_Page_025.jp2
2ef0223e8513462a02b8f2a46e4b53b1
1420383c822e7938f135b5ec309b856c328614fd
51982 F20101221_AAAZWL ghersi_e_Page_131.pro
dbf64ac4dace5e2a90fbd4424ee916ae
a91746f3f5c6fc4a311f9b69d815e339551d4711
110270 F20101221_AABAXG ghersi_e_Page_023.jpg
8a22b5d32ad8186cf09b9255867e2cff
fbd4501529d7e5b33135c87aff78520f2a736e14
1051907 F20101221_AABBBW ghersi_e_Page_026.jp2
c38dc6c4b239058c4e41c04a2e3c5e8e
714996b950231089c98378dbb5d37f9bd1b86aed
58077 F20101221_AAAZWM ghersi_e_Page_197.pro
fb1e7119479fd594df6fcafaa0f1194b
064bffbb022aed5bac0fcf0e50fb3c6bf44a0c5b
116308 F20101221_AABAXH ghersi_e_Page_024.jpg
87038c834f530845c272353c49db6875
b1a032b30cdd4f2d3407eaaa06cd5f7d74bc1af9
1051922 F20101221_AABBBX ghersi_e_Page_027.jp2
7ed94350354a57bc0a56d09f46a33e06
d744f5877708ad5e254a2c0b71643f34b927b7d7
F20101221_AAAZWN ghersi_e_Page_020.tif
a14608ebb9c83c914aad9febf228bf2f
dfb730c10588d9f8c7bbc973a2968353d26ff791
35538 F20101221_AABBUA ghersi_e_Page_070.QC.jpg
5923e3fc0d284399a68e384810517eee
e9aa09b8359adddfbdb3617582a5e11447f36db3
108555 F20101221_AABAXI ghersi_e_Page_027.jpg
de46a026b9fa91d46bdc986cb0c3f104
339f217f364c30bb1209c9271d86b40a4ee13a56
1051933 F20101221_AABBBY ghersi_e_Page_029.jp2
d748106db30edda142439e679015149c
c0514acc7bb7513a97653c71609c3694901d248d
34011 F20101221_AAAZWO ghersi_e_Page_138.QC.jpg
82be7a0c43e2f98181a92160bb224a6c
048d6b8581cdc5f284ce68535bb908126127b8b4
37012 F20101221_AABBUB ghersi_e_Page_072.QC.jpg
eaab06d6ec31ab46bfc25059e865553a
c971188a1e5a4e7121ff54a12e6fb845103ee53b
109852 F20101221_AABAXJ ghersi_e_Page_029.jpg
3025cd96a4c5ee44457ef19124b3a83e
6ee49fdfb6c2cd77348fedd8b0c1a9e151a11732
1051898 F20101221_AABBBZ ghersi_e_Page_030.jp2
7de8bb1aad9aa923738203722253587e
8d4f3be9a2104e18399018f6b9faf6e4c5ac5936
32894 F20101221_AAAZWP ghersi_e_Page_046.QC.jpg
817e2fef0f8205e46c03bea12f6dfe9d
922551acfb7d80f44a3943526a724fe4d2792e28
35462 F20101221_AABBUC ghersi_e_Page_073.QC.jpg
83b49925153b8cab1f09c59fbdcdacd7
6096350763d640d6c967081daf9b771aad7e2393
114186 F20101221_AABAXK ghersi_e_Page_030.jpg
1e08f8c13f88a2f8c83efbb59c023b63
bbf3a51015551f3f7697e11c2870d1fe3a64fc4d
568004 F20101221_AAAZWQ ghersi_e_Page_236.jp2
45a5b756701d519a6502c930516b35e6
4195f2dc9e8b71005c2bba7328050c1b10b4e95b
8496 F20101221_AABBUD ghersi_e_Page_073thm.jpg
5694470af3a6e88a7c25e7a955922489
4ab8e87f073c4d154fd4061d68ce590a4780f642
127374 F20101221_AABAXL ghersi_e_Page_031.jpg
198909bc33bdc7ef0a9305e231e971ae
3a5154094a17fcbac8fd3baada3a169c9ef19bf6
54243 F20101221_AAAZWR ghersi_e_Page_134.pro
27093c138ded3fc78e6efcd290bc3b6a
39a1bc6c7c1b0a0541d4469ceee51474f657fabb
8348 F20101221_AABBUE ghersi_e_Page_074thm.jpg
0c4e9c134791c18ef31a2cdb4c2679cf
491c2fe32ec0e3ea5f90502a281c05c67af1831b
107893 F20101221_AABAKA ghersi_e_Page_181.jpg
e9270b98343f29cf61615e802eb11df5
e8724ddf1b14758bbf9f258f28ba5a898ba9518f
111423 F20101221_AABAXM ghersi_e_Page_033.jpg
76371cbeade53292d96fd832678ea651
1914f9d792b459e7566ad582ede2ba62b20116fe
33358 F20101221_AAAZWS ghersi_e_Page_038.QC.jpg
cbae1a5598554d05b815bc08d2e171dc
e17a872e32e4daaaee87807926e712c2f454bb2a
8781 F20101221_AABBUF ghersi_e_Page_075thm.jpg
a4c04b0ad5e0d0021b10a333930ed66c
a7ab3a7992ca5399cc6b3c1ee777a394f2f27ab1
1051908 F20101221_AABAKB ghersi_e_Page_103.jp2
1bc493840924ddb463fb56a542719adb
4a363d6081c7b4c5b9d6e28af6f363f4ab475253
109319 F20101221_AABAXN ghersi_e_Page_034.jpg
425c276e271ca633bbe9e87cd684f03f
c526095a968a1ece44435f8c0555b0a566909156
114374 F20101221_AAAZWT ghersi_e_Page_124.jpg
02ece3b42500b63f9f86532e5d57fabb
f64ad40548874c58455db9c1aa09d1382c731d20
36393 F20101221_AABBUG ghersi_e_Page_076.QC.jpg
8a19f7fcff56e75df67d1e611af6a8dc
3ffc368e59698ddcd1c54ba5483c3b203be7c31b
1051944 F20101221_AABAKC ghersi_e_Page_093.jp2
7b38103d3b6b7f4f56815e7c997da955
e55a404d9e8c9e68f290575749485e4680936822
88627 F20101221_AABAXO ghersi_e_Page_040.jpg
09799f2417df567f8f47d81235ba010c
c65383ebe41ada78d8c2821fce60242188a6fb85
31936 F20101221_AAAZWU ghersi_e_Page_065.QC.jpg
fec51c84de5f1691aace6f873753587c
757ef5e53d9332697a61515f78266e522353b145
35845 F20101221_AABBUH ghersi_e_Page_077.QC.jpg
2adb99255093b11bd3e9dde28a037a2f
90fba60e43fea4a8480d8edffa32fdea65039cc6
8525 F20101221_AABAKD ghersi_e_Page_108thm.jpg
eff937656311b2075ec5a9e7cd1e4653
f6c4e37c215c5208700d2f88231291e6555bbb96
113367 F20101221_AABAXP ghersi_e_Page_041.jpg
21f321774ce1739be5ae998fe25459d3
6b12f36969f11444d4a23e5edbda7c8bc34e9093
118704 F20101221_AAAZWV ghersi_e_Page_231.jpg
88681714b17d6c131f26db3af46c2b76
ae09ba47acc5962c95a74281252d52cd0ee0d2e4
35668 F20101221_AABBUI ghersi_e_Page_078.QC.jpg
2250b750d3fa0b1d18b7e0fa0b921efd
fef77d2a6d239f23fc084e6c292ee40bf9172b7b
2200 F20101221_AABAKE ghersi_e_Page_021.txt
42f915c416a26bce62d4a98162e35077
56025326d672f05b3bac28d7df3f7a065908a847
122226 F20101221_AABAXQ ghersi_e_Page_043.jpg
f56cd7dae62dc1e35b9119fe7ef7027d
f148f3b0695afd7dd64f745f2fdfe13428db7acd
36434 F20101221_AAAZWW ghersi_e_Page_100.QC.jpg
c38b8e6959fb0dfaca57495feb1653be
e8fd5cdbfbb39d6861f6f7412271a5bcc91d9f40
8870 F20101221_AABBUJ ghersi_e_Page_078thm.jpg
44c359f798d163028d9d4645f6620a56
38da0f5ca5ff60fd24898454db1ae564946da3cd
38724 F20101221_AABAKF ghersi_e_Page_043.QC.jpg
6d422885fce95ee72301f3df8e7904b2
d5263f733ca3e22db39fe08e6015e5bc632caa5e
111980 F20101221_AABAXR ghersi_e_Page_044.jpg
25e2bc1b17f2c5d79985e9b7df4bb58d
b8054462240203353a64ab3409b9351b186fd5a3
8453 F20101221_AAAZWX ghersi_e_Page_219thm.jpg
82d3ce312caeb64e110d22450646ad78
d2d16fb33030a4eddc200805d05a4846b19dd1d1
34377 F20101221_AABBUK ghersi_e_Page_079.QC.jpg
f1b87c82541c6e61033dd3f9565b286f
8e663c2a9d1b29b62e445ef70bae500b02f007af
34896 F20101221_AABAKG ghersi_e_Page_195.QC.jpg
4bb071dedd52e65d72967467b03961fd
9b6fa6c2709af180f516094ecbc1cafd50b393b6
F20101221_AABBHA ghersi_e_Page_099.tif
42bcdeafae5d40fec04697b453677581
1ec2147f2bb2035712167b99ec405e31bc8d8c11
104592 F20101221_AABAXS ghersi_e_Page_049.jpg
ce6d2b14ba2cfb43dff93bd3b6f8e184
fba7a995d0af18c67d76b6150ad67d89869a4ffd
8172 F20101221_AAAZWY ghersi_e_Page_161thm.jpg
44c04e7d58abe7abeec69e2e17b2061e
324d5bcff06e786d278a0c6b083c861f5fd3e652
34751 F20101221_AABBUL ghersi_e_Page_080.QC.jpg
f6c007ee7c890a489086156605eedccf
597b8e822777c115b2ff4239e9ff87506653b9b8
2256 F20101221_AABAKH ghersi_e_Page_071.txt
5c156060dd9f33d90a795720d02042f8
9b86dac122bc5eebab7c4bae6cd2b7dc9df3f485
F20101221_AABBHB ghersi_e_Page_101.tif
1d9b367c2974918d30c9c38d2437410c
53fed32c7ad38775bad5089906e8bc86fdc1e34a
121227 F20101221_AABAXT ghersi_e_Page_050.jpg
540e52e73bd28c3c16e6e2ec97319125
c181395ce80e8dd6e68086f361eb2d5c7ed1ec60
2325 F20101221_AAAZWZ ghersi_e_Page_107.txt
52379347fcfa7dc7f82935b3cbf430cb
86569dd5fa4acdbc398852e82db032f9ff362718
8634 F20101221_AABBUM ghersi_e_Page_081thm.jpg
e843f7fa65a821d0cceeaa97b15fd23f
3b846e2e2533488feb08c56c01654de13cb880c6
1051935 F20101221_AABAKI ghersi_e_Page_140.jp2
093c5f0d4b7d5fae5367df4005880027
0d4579331a79c1e51359a5df3cd8b02683b4d71c
F20101221_AABBHC ghersi_e_Page_106.tif
e5a1f59125953c8be450aed680b658f8
cbab80b44f3cfb441bb15cfe41b20f8e234f1a47
110253 F20101221_AABAXU ghersi_e_Page_053.jpg
8298fb9f83a6a986a134c8f2c44bbdb7
dc0d46b9da3d90c3414f820dc2107174cca79e8d
35049 F20101221_AABBUN ghersi_e_Page_082.QC.jpg
49fd44711267283de4ebaa8ace0fe551
2c82d7f88b875cb3d079348c7869b21490d01ace
54938 F20101221_AABAKJ ghersi_e_Page_163.pro
44475154ef268f8ca8a3eeeb5e41b8d9
d38a8278749fdcf94d60261fad1a5158df14b858
F20101221_AABBHD ghersi_e_Page_107.tif
ab5f6d467059324bc2607b8ec0f43838
9906e35cc7fa290e52f5638f01d739bfb74a2498
111108 F20101221_AABAXV ghersi_e_Page_055.jpg
0e75ab44ef98b752d937d96e13825cb9
12866a0433e3dffa06e0edfd930bdc8746392d73
35874 F20101221_AABBUO ghersi_e_Page_083.QC.jpg
928aac7cf39e76afea632623d4516e60
73ad1ea609d19255ae1a3b2d464b475e8df92687
1051962 F20101221_AABAKK ghersi_e_Page_159.jp2
7ad2495df08966301b6808b16e7f2713
d998ff1572b52d7b1d520156c48d0c4d6cca77c1
F20101221_AABBHE ghersi_e_Page_109.tif
388fbceb3c4976098e639a33372444fa
d0a2fbf9aa8dea11cc8220cbf32daf4717f82688
110436 F20101221_AABAXW ghersi_e_Page_056.jpg
fb8d0695c8e7d4ab470aff66d31ce2df
c1925f56a8cd6c2111a5012fdf3d4c4798fe1aa1
8546 F20101221_AABBUP ghersi_e_Page_085thm.jpg
afc306abba63c06cf4083d9832dc6ed7
14c41be2d1f9000ab809aa0a82ed2cfa0bb6d699
51460 F20101221_AABAKL ghersi_e_Page_099.pro
b71fc6d170370ab2adcfc2c4e0549ca6
43be4add0034ae5bcebab01c165d33788797693c
F20101221_AABBHF ghersi_e_Page_111.tif
2ee227b38790c2e138a88478bf6b7647
8fd65e64b4f8d3d9883380571c32e4f61454c60a
113934 F20101221_AABAXX ghersi_e_Page_060.jpg
c28751aa9d06dc9cf5320dd0b4cd4856
eca111fb97efbc85ff80642dd3d3a533f8eab366
8068 F20101221_AABBUQ ghersi_e_Page_086thm.jpg
05daef7d2d1d648e58308ed65cdc5bae
143130b0fd1a81a31547af531c1ed92575534f06
F20101221_AABAKM ghersi_e_Page_174.txt
6c02a7ebdcc3f8b0d1a4130224675a15
fbfa60226c44e90306cad541f88ea2cbc663b422
F20101221_AABBHG ghersi_e_Page_117.tif
37ce460ba8e6eca438a09c79a66ba440
a10381919b26443c2a04373e96fca23f5054bd07
120439 F20101221_AABAXY ghersi_e_Page_062.jpg
8c7ae02f4152db84ca216db783429716
60358581fda34984e376da16dee09647ca19673b
32258 F20101221_AABBUR ghersi_e_Page_087.QC.jpg
3200b3471205b10b4024ac1be1cb0007
3f614dbbc7be5f077a11823ed6850d287b86cb7a
109694 F20101221_AABAKN ghersi_e_Page_061.jpg
dfdaa5900a855c981ef5bebd1c62d68e
34d2b6329a56e2167f62116e38a4fac46c056da9
F20101221_AABBHH ghersi_e_Page_118.tif
8f28133cdeb51a02ba08276e5acf88f8
6b5fb1906cad27e15ae9ee22f2ecc9064ec29464
103511 F20101221_AABAXZ ghersi_e_Page_065.jpg
bd1293207089bd8c8bd3bb221a75f728
be279df18aaccc523348bae65515dc9734967098
8121 F20101221_AABBUS ghersi_e_Page_087thm.jpg
98bb35157929cc47338597f5712f95fc
ab810983cfbdfdc45aec2a27201bf69eff98a920
2097 F20101221_AABAKO ghersi_e_Page_017.txt
1490598a690a7762aed138a5b9c21539
5b9a09db6918ca7f7c139c759a2fc6435bf657a8
F20101221_AABBHI ghersi_e_Page_120.tif
72847a97430cd2a359d975d016a2c9e4
ce203e184eecd1cbc1331388bdb2a2ded8e762d3
37939 F20101221_AABBUT ghersi_e_Page_088.QC.jpg
69ec3c3096a72e5ddc4278453ddb0965
80a49b7c71d4af5d9cb807ba2f0a6b5a9c693c8f
F20101221_AABBHJ ghersi_e_Page_123.tif
2a67887f761734ea617e11f36b82bfa9
9e9e3189628eb3713d15c7ff1e59d5b64fcd864a
8929 F20101221_AABBUU ghersi_e_Page_089thm.jpg
2659967d7660cc678da31d91a3dae218
1b2b3ae56521ef3c8b5c7cdfefb4367279437c47
109029 F20101221_AABAKP ghersi_e_Page_163.jpg
42d1f81a316836ae33f4064d5b7036f3
fa209c6d9c24562c5cf8e4830826ac8e81e9b3c5
F20101221_AABBHK ghersi_e_Page_134.tif
114a9163a527e23307f27a7eb7b60726
f469cd44e079530f175ba725acdb99cd887f71ac
34026 F20101221_AABBUV ghersi_e_Page_090.QC.jpg
ec24f0f9347691629b28490e7a1ab21e
34632edab357301ba79fc2a3911740dedb3cf3c3
111050 F20101221_AABAKQ ghersi_e_Page_155.jpg
1deba4fd62aef91111f7a845b88f1178
e6bc19c6a779a17cd243ed568e8be2c0bd1503a9
8823 F20101221_AABBUW ghersi_e_Page_091thm.jpg
81141b7bac805c4fd0337cc6c1b6bdfe
267c185798628a6bb47ad9e026c5808f81562f4b
2534 F20101221_AABAKR ghersi_e_Page_184.txt
1c55ee915f45dda18bb39a4f08c2987e
e3aa39cf33c22aa376f07a28b83ffd6694d34af3
F20101221_AABBHL ghersi_e_Page_136.tif
8de4a921301845755326d1a8c4f6caeb
9c7a6652a0f149f2b931801fc42cf504842fc3f0
35115 F20101221_AABBUX ghersi_e_Page_092.QC.jpg
080d696877eb0fbc4faaee194da6c4f5
f7beb9f272283f1688fcfbf493ffe748d2e22d7b
38733 F20101221_AABAKS ghersi_e_Page_051.QC.jpg
077cf1224c723db0add14754ce55bed2
ada4eefe51558ed22204bb57ee850551802769ca
F20101221_AABBHM ghersi_e_Page_137.tif
2f279e20940fb431edb630acdab5d3c4
037e928bbd61a2e82d9b73d00aa3b8f171905f9c
35992 F20101221_AABAKT ghersi_e_Page_198.QC.jpg
9035aa614fc27e4ffe5e65a5463239ca
bf9faea99826a13f4a90cc081e137b0b8ee37aa0
F20101221_AABBHN ghersi_e_Page_141.tif
296aa272aa1b67981fe0e117bffb099a
3e4bfdc13a59d84102a04601b226f6c1a6c3cc43
8609 F20101221_AABBUY ghersi_e_Page_092thm.jpg
6a905683264dbb1793f21cb27fcdf7c3
5f3b20cb2950d4967ec8ca15b2e611513f5ecd55
2160 F20101221_AABAKU ghersi_e_Page_047.txt
de0e30e321d3a3382ab2b5c041b4ccc8
58d97bec482bfed81ae39e08085ca3db181abe49
F20101221_AABBHO ghersi_e_Page_142.tif
e94dd4b6f21030876d5195c8927a675c
acc9b84ae149cb01d517641288bd6c2033190e73
8843 F20101221_AABBUZ ghersi_e_Page_094thm.jpg
4c24f52f49fb63d96ecafc987fe328aa
f726eb5339c9d8bc24c7161f12003ad5e7116dca
9096 F20101221_AABAKV ghersi_e_Page_228thm.jpg
a5e720a43f1f7320149bb16a0043873d
a81f1e651805e6d4844be417922aa823205a1fc9
F20101221_AABBHP ghersi_e_Page_143.tif
7884fc3434398e2db1475d645156ff99
788b3b9f3d349f6bc3d18a6f2282710ae09955fd
1735 F20101221_AABAKW ghersi_e_Page_141.txt
4b860e9b3a300cee736067d49f99e03b
09a76421e38e52bf2f594c8c828d4ddc40df299c
F20101221_AABBHQ ghersi_e_Page_144.tif
22d4b7a877c5b9c6c11d588ee6c20258
99c607ce0f369ae87119951508aba53150aa5c30
53762 F20101221_AABAKX ghersi_e_Page_013.pro
fbeee4107d13281b247da17dbf3d1a4e
bb720bea85681a7cd624d3f2b9189fe291292cef
F20101221_AABBHR ghersi_e_Page_145.tif
ad4f6527e75834640a1a1486dc1527e8
12f9ed26b4ae424d97fc7d51f019abf7c70f1882
60274 F20101221_AABAKY ghersi_e_Page_122.pro
7ed246d95f1f5b354fbdf6fdd6db03b4
96d6bbda1fb655816578052d9cac8f3f0b62d4f5
F20101221_AABBHS ghersi_e_Page_146.tif
66c6b1106a88fb62e47402303cb84931
a32816e5f22baf724b0772ec90527995bf0dc432
35240 F20101221_AABAKZ ghersi_e_Page_027.QC.jpg
adb046b28afdeb5912000c77d0981b31
e10653c8dfe1d9310bda102afabb0c0088e82058
F20101221_AABBHT ghersi_e_Page_147.tif
4d390e4ee8db1cbef163be3d2f92db1f
87fb6ceee21a02820aa9652745190ee4301ddc77
F20101221_AABBHU ghersi_e_Page_150.tif
7e452dac71c681af3e47dfbbf87be300
a40776f1d692417ff7d991e697b8f2def56b530a
F20101221_AABBHV ghersi_e_Page_151.tif
afe38ce0dc3a59ce380fa695dce7086d
9b30d0b39b37684e564a5e060791a51fcda9237c
8511 F20101221_AAAZPA ghersi_e_Page_047thm.jpg
e400bb775827905cb866b86251526fb1
c32a041beaa1fdd6648b98d342b1d28a88b78fee
F20101221_AABBHW ghersi_e_Page_156.tif
ef43090ad3cac04a2d6c528d1cc74e80
f1a75423b114bd168ff47c6ea94c8cde610f5772
7924 F20101221_AAAZPB ghersi_e_Page_126thm.jpg
37f96f1450dc87d61d8cfc6c800a5bf3
e60d28037c4dad5e7a6c3baa9d20cbca0f9f1a60
F20101221_AABBHX ghersi_e_Page_157.tif
798e267df50db1435b1d77eb77841c9d
fda47a65845cd8779ab049a66fe4a4115f18b9cf
F20101221_AAAZPC ghersi_e_Page_084.txt
a53480bea07fbaeaec37bb9c21b7ac6d
6d8ad12df8b3931bbdc7eb2892d025d53cfd9fa0
F20101221_AABBHY ghersi_e_Page_167.tif
d89ea0e2be7fdcce040e3291446ae5b3
0d2e9ebc6ec25ebd583bffe50c30cf929f6cd83e
F20101221_AAAZPD ghersi_e_Page_044.jp2
dfbc2947acf0b07d4c9d2e20c59ad555
8adcec3ab7fb3006aa3a7ecac505baac8c06e3f7
F20101221_AABBHZ ghersi_e_Page_168.tif
4708fe16b66335695c33e1840ec2ed92
d2f0d95738139f90937103b831ae4ec9f9a89a6e
F20101221_AAAZPE ghersi_e_Page_198.jp2
258cd532d12322bbcbf8c629a90d230f
0c01e0a4ea4456c2b7f721d68b6b23cfd955ed31
F20101221_AAAZPF ghersi_e_Page_030.tif
5537f1b8ba40e74639ef76556c83595b
c89443e1ad5165854fdc08c8376f397810b7ac24
2218 F20101221_AABAQA ghersi_e_Page_209.txt
322e27ea8160ab1ecfeb5f3ccb8b1f36
e880ca3a919eff4215b4e92df1540459547272ba
35916 F20101221_AAAZPG ghersi_e_Page_020.QC.jpg
c8f8d66e5d94d13060d8b51b10a0e175
9608123b16d1a707c6590da7b8f37b5668b3d3a7
117079 F20101221_AABAQB ghersi_e_Page_015.jpg
5c24004c590fb1a92297a440c21ddd22
17304e0c677a887e30a001691eba0e4c1db9fae2
2121 F20101221_AAAZPH ghersi_e_Page_127.txt
533d0e1ed7d63f91872fab4b5b7b244a
e20f16e5462b488f712fa4f9f415591d0068af11
59261 F20101221_AABAQC ghersi_e_Page_073.pro
7a327cce812e0934758501cca7d609e3
5d223ce8dd3e0643c9cfe3a699683bd5b9ee216b
2146 F20101221_AAAZPI ghersi_e_Page_055.txt
e8e219e64dfa17c78520c87c733dd5e2
a45dba9958520969f1d3b128a83b2f940f589e00
1051903 F20101221_AABAQD ghersi_e_Page_160.jp2
2a8d8b23fbe87b0733252dd17d1c5355
1827ebe2e39fef071e4242f7adad1eb6f2b7e3d7
F20101221_AAAZPJ ghersi_e_Page_218.txt
da7add9238fa81d18ad85d02de9b66b1
89ae22fb4febc67dfff3e7ad0029a720695d8010
789486 F20101221_AABAQE ghersi_e_Page_222.jp2
22abf7d06982f5df2f90ab8a53b95a7d
1841d8f26ac5c5689f3b120791ea69a3016d98e9
F20101221_AAAZPK ghersi_e_Page_016.txt
0625195e2bc636770333303a43c4cdca
912b1d8483e062ba0e876ff613821ee3f6acec94
56765 F20101221_AABAQF ghersi_e_Page_207.pro
be8dbdee012a8fda7e8d14be46001b41
331b2927ffff2596fd660d48aa6bcf4b52167d21
1051974 F20101221_AAAZPL ghersi_e_Page_146.jp2
e91cae0ee88980b714fac6855b236c67
814c67d3498a4e1a048ba20627b0c92b9e3e5cd1
55272 F20101221_AABAQG ghersi_e_Page_187.pro
87bc3472367cd9441081e49a6d48b4e7
ab57b9644b023cc6d0f7220a6426d80da13c626d
9090 F20101221_AAAZPM ghersi_e_Page_220thm.jpg
3f10c22f393b140a0ec760b6d406a1df
64cbf719c9919202e3847363967385151630ab2e
37588 F20101221_AABAQH ghersi_e_Page_137.QC.jpg
1053f62dd2427ab47a3384b2c55606cf
405920ee5e15af1384a437fb4c6a9213fbd41d9f
99228 F20101221_AAAZPN ghersi_e_Page_095.jpg
d254cdab9098e3aeb37831de022f54d6
bbc8b73dffb7e4da562e73db7aab1c007687bc7f
52098 F20101221_AABBNA ghersi_e_Page_206.pro
d7d7c0ea988529d9da608213529bc180
1c232bb0fbd4b7dee475dc69de7660f46bc20c60
F20101221_AABAQI ghersi_e_Page_038.tif
f277c32b4bdfa06453b215b03ee53151
457e4ba3a85c6ec05a5dfe86a292c7247272dd69
F20101221_AAAZPO ghersi_e_Page_129.tif
7dee6bed68f65a824361527f925c4348
041c2efd77c1971a2da78aba391d5958a5683bc6
56501 F20101221_AABBNB ghersi_e_Page_209.pro
832d345fc729c4a55e13cf68adcc5049
23315708af0c3a8fd34440980c63c0bb9911a2d1
F20101221_AABAQJ ghersi_e_Page_115.tif
014441c25152affafefe053cec28409a
c6d68f4b8df97f9129ea53221336ab7d96e60156
1051915 F20101221_AAAZPP ghersi_e_Page_010.jp2
ed543fa7dc55234c0e9759cba38063a5
c65923bfd9816e4b04c59ff52ece39670e2ec683
57710 F20101221_AABBNC ghersi_e_Page_211.pro
54e9972d2b3443371f7f6da50cf5104a
7ed4b34dbbe9fdbf3022364f30eb8345a9d4ffaa
61033 F20101221_AABAQK ghersi_e_Page_233.pro
6a16c98b6cd976c47ccc24283e3da97f
6fa2ae56172e4afacef42fdb76f2cce38720b349
1051972 F20101221_AAAZPQ ghersi_e_Page_230.jp2
d10f5452374fb3e72e1d33fdcdc1b13e
9cc8dfff40348aad62f1286a18ad1ae338d59b71
53057 F20101221_AABBND ghersi_e_Page_213.pro
60337516a7bbb056cdba935137c9568c
9ea2e838d5cebf4ce7be357b16c55fcc32e7ea88
37201 F20101221_AABADA ghersi_e_Page_101.QC.jpg
433c3d0bbdf8ccd1dc1c51ee6fdc282b
8f48ece4e2d872f77169dcfe6b89a544e67deff6
2077 F20101221_AABAQL ghersi_e_Page_081.txt
1491efd14b8d12c343aa80b61580cd0f
aa24910313662a3e45a84452c130e9113a294074
F20101221_AAAZPR ghersi_e_Page_085.jp2
82abdc313b0a6b0a4316ebfcb4d27142
19c0f11df0d81b84f332bca1cdeec832b7e4a849
57449 F20101221_AABBNE ghersi_e_Page_215.pro
23977c8f0ca57214c98d3905eb09983c
19cb5e9b8be346140c3a9e4aa8774a34a1a2d4b4
58229 F20101221_AABADB ghersi_e_Page_219.pro
cc287d98202632cc1af448abb89ff9b6
293a34e91f92930f1bb6155dfe2bb5a3c7e16bc4
1984 F20101221_AABAQM ghersi_e_Page_087.txt
188749fed2373ce078ee39f18eab4e19
ced7b4521f65157a60ac1d43fd0b98a717ac8689
F20101221_AAAZPS ghersi_e_Page_160.tif
7b5f76941d9f25f48027fed85f08e221
1ddf90c59debc5dbf6f560e2c449299f1f19b2de
59873 F20101221_AABBNF ghersi_e_Page_216.pro
519f7d490bfee5b9dc23c7f0910c5f16
2d62dd614aed53805131aadee2df3e27bd8368f4
F20101221_AABADC ghersi_e_Page_208.jp2
59927c690f84dd0d7b5581868c6935ee
8e4a300475b3901b7410c5902ba31712dc46deec
F20101221_AABAQN ghersi_e_Page_031.tif
fca0588fd8bab01e2b158ab3ee2d1ee6
4e2a2e165ded9af79f7c45950dba5aaf452a6688
35698 F20101221_AAAZPT ghersi_e_Page_055.QC.jpg
8d122c2d76a307b62eed084e8aee9731
e67eafa84a0b7280984774ffb894fc2d7b082d38
54658 F20101221_AABBNG ghersi_e_Page_217.pro
60723e582061676a2ceb6b10664931c5
84ef55e7e17aeeeea966ef298901bdbf7432a512
F20101221_AABADD ghersi_e_Page_224.jp2
93788478ea3e03358cf55d6760476b10
98d88869c6992ab391d5a91e6f72d5275c08cc38
2343 F20101221_AABAQO ghersi_e_Page_146.txt
5641e2c017fed3b087c679a31496c7cf
9e15c02d48d7a397743a178a1f5c4fa631ea8b36
8729 F20101221_AAAZPU ghersi_e_Page_080thm.jpg
8af6dfdbd0f4bfeaea726b42d28b1bd5
682f1183f993b30ad4f32f9acafdf85d00fde60c
59509 F20101221_AABBNH ghersi_e_Page_218.pro
a8a356dfd3ef3a30adc301230aa77648
a608497632b0fb29305eb160fb3522d19c436da4
1051925 F20101221_AABADE ghersi_e_Page_047.jp2
5fd64f5c2ee0a613018498903e00d3a6
54f4e9588a44a45d5940bbadaa51adfa5199e443
104882 F20101221_AABAQP ghersi_e_Page_204.jpg
b6fe3c22f529da8340533554688b1644
4ee1980fcf29f478fbe8a0d223afdbc05cf23a6a
F20101221_AAAZPV ghersi_e_Page_126.tif
6601418100f7cd3c7cc2bde03ae40350
9298dd33acf6941b5aa0c8b42cc8768216d61b21
61239 F20101221_AABBNI ghersi_e_Page_220.pro
0e1c1294c6d732a15ae1fed9ed3aedde
2c14f36d1b9ee779e17a5771f436fd8f8cebe280
2252 F20101221_AABADF ghersi_e_Page_129.txt
9283d2fe3abf3925f48d3c85ace0b111
65028c9813c3d989af32a8c97cd124f6750d6765
F20101221_AABAQQ ghersi_e_Page_051.tif
7248034cd67da8dfc46be60f57d4f232
a543c8fa4b0eb717e97fc96e7d1846e366e474bd
8548 F20101221_AAAZPW ghersi_e_Page_127thm.jpg
61c9b8834959c0e896133728df788a48
e9791176728abca964fccd7cd6379c245db7351e
58782 F20101221_AABBNJ ghersi_e_Page_221.pro
f7491f9b90291bcca61a6f40049add69
217b47359a16d01ce3118d7bea05fc832087597e
115311 F20101221_AABADG ghersi_e_Page_229.jpg
89417b64aaf2a41bc8db2a0957b232e2
dfaed99afd5c2cc5aea2b923425daec03cc14a5f
114516 F20101221_AABAQR ghersi_e_Page_054.jpg
8fa3d2ca2656580b78d70bd82b12364f
51a1973aca21c45c77e807d79eb20b8a185a9476
1051970 F20101221_AAAZPX ghersi_e_Page_060.jp2
5d11a130460a6e84515655257e9c38f9
70effd573ee23f8a31f56dc96f967b64a7dfb2fc
58201 F20101221_AABBNK ghersi_e_Page_223.pro
a7452cc4a4f07430696213248e26fe3b
d57080b85a7710d7c2bcb773c194fe6240c7d61f
61118 F20101221_AABADH ghersi_e_Page_024.pro
e2d5cf8998c955407bbfecbdc2be8af6
d4a6d74d47e10b6432edc0f9b28c17e4c0e9ba6a
107561 F20101221_AABBAA ghersi_e_Page_167.jpg
a894187cd4e2b535d5b0a1807f89dd2c
c955894d82f206c14900286ee3f9fae8a1d3e15b
F20101221_AABAQS ghersi_e_Page_039.tif
71fbc609d08fa3ef4c649c9af7aaedbf
cc21c08ea0b3d8656ca57be21a5cba46d77e376a
F20101221_AAAZPY ghersi_e_Page_121.tif
71897688d0947485ec3dd2c10a8b90bb
23293aac764d12a5c337aa01a8c64b0ae51968d0
63197 F20101221_AABBNL ghersi_e_Page_225.pro
1f042126afeb7c7a86faf46293725168
0a170ba034477edada0891ba49d5cf4d7ce81ca3
120218 F20101221_AABBAB ghersi_e_Page_170.jpg
f6480664eb7f8f6aaea7ae06c78d7d05
44bdf4f1cadf15a84e3f27d65d855598131a0bc6
F20101221_AABAQT ghersi_e_Page_107.jp2
b4ff26a720ac2978d348beedefdcf1a7
239ff20b4342abb1183f01ef244e96ba5bade228
8653 F20101221_AAAZPZ ghersi_e_Page_106thm.jpg
66d853b07d9afbace99fcb83f020744e
16b7175c5d54e1a849f2d960c34d8747eb061d71
61700 F20101221_AABBNM ghersi_e_Page_227.pro
e8eeacbc172a9aa796ad25ed7996bc81
1493cdaf6b8a6f4217649efd6487c99ef9c3fde0
F20101221_AABADI ghersi_e_Page_180.tif
bd7e556c4c01cdb89ba5a7e087ff9b20
35b5295561bac6d7721f0a8767cc148ce137224d
111472 F20101221_AABBAC ghersi_e_Page_171.jpg
faa5f20bb5b7eea3f66b0a9193aeb83e
9377f2076562060b2d8afd8cd6fdfb3add1d5abe
54972 F20101221_AABAQU ghersi_e_Page_091.pro
fd951ef909229ece1302ef932dd89167
9454976f98e3bcf5c1a5a3605e665e50cfc7e381
56254 F20101221_AABBNN ghersi_e_Page_230.pro
9c94249ab800bafaf8f08e1c042f0685
098dc3bd61521438035dea04ecd0eaafe2bfcb92
F20101221_AABADJ ghersi_e_Page_139.jp2
29bbbb07ff80314d598f76e02347dba8
ef2d20ae174707ba30932c2c0dd7af1c61ff2675
115817 F20101221_AABBAD ghersi_e_Page_172.jpg
2a8ff7ce648dbf1344a44c831671cd54
2fb3652be513e19c504817380ba405866f6ee448
58085 F20101221_AABBNO ghersi_e_Page_231.pro
e6588b374d3030eb3f3f2fe83bd36da1
67dddebd54f6db8d6f214e28286755f57f44dfde
55521 F20101221_AABADK ghersi_e_Page_155.pro
de69efc83ef05a8e93196f3c2402fba9
24e16e65da5d6a8f08c0ee8b9b9a97e3f18ab258
F20101221_AABAQV ghersi_e_Page_152.jp2
79a3bf1cdd6b6d98d118ced425367d48
b5706ff10139bfc9dd169c66ed53763f8169335e
54920 F20101221_AABBNP ghersi_e_Page_232.pro
3159cc02bb97bd483c1bf01d4410cfd4
8d5a00fe1d0cfbc051bdec1c2ff01ab304338b5f
2317 F20101221_AABADL ghersi_e_Page_118.txt
433d3f590632b6a2f822bda97d36a040
2df9d11a897ec77c1a7ffe98980bd8696af9c012
114863 F20101221_AABBAE ghersi_e_Page_176.jpg
dba80786686a912d58a0f6e5a430e909
51535350f98fcc768d1a0592102b1991dfb8362b
F20101221_AABAQW ghersi_e_Page_187.tif
441b476d2cea622bbbb10ea7ad696d2e
f4050f37458786a6ddd290bcb25169137444c71e
25083 F20101221_AABBNQ ghersi_e_Page_236.pro
4b11cf0eb4a8afe53c79aadea2bda383
2d9d38d3b733ba2a070f680d09eb1d64b0d08c4c
2408 F20101221_AABADM ghersi_e_Page_062.txt
f582ef28c23ef19b8466ec76b3ada336
124609df641354fa09a79cd57274e2428b925cc1
109633 F20101221_AABBAF ghersi_e_Page_178.jpg
08f1236c828ed7566e67770f1ea51d94
2abcfa8c065267aef0dea5d3e9607f3add10d5ac
125066 F20101221_AABAQX ghersi_e_Page_223.jpg
8a8f59e1cf6279a381e5fb04c7e899c5
3182491eafb3a8d9d2be1ab2aab7ac5b3661f0c4
F20101221_AABADN ghersi_e_Page_108.tif
ce8ea04021c2b05b08a049d67bd8929e
cce066bcbd12d1e97569d7850f2d25d2316e5a0f
102857 F20101221_AABBAG ghersi_e_Page_179.jpg
ebdbe6ad0b3eb64879f78c287c8732f9
8c5046cef826c2a86919d3092297899e5d14d743
8887 F20101221_AABAQY ghersi_e_Page_174thm.jpg
d21cf7177d95d2ad86afbdfd4e09725d
25b8f7f9dd1df5bc3cba46a5fa56b49bf3798ad1
99 F20101221_AABBNR ghersi_e_Page_002.txt
335e2ef8e779eae2f1f5e1fef4770cc4
ab0a99b5303c4c22c5d96c9841ed5c9d67265553
11574 F20101221_AABADO ghersi_e_Page_214.QC.jpg
c1db8fb33d8f4fbdadadaa5e75bf7117
0560b9fa07aaf6cca67389bbfc094dbaca4d28af
105898 F20101221_AABBAH ghersi_e_Page_182.jpg
16dee50b940d9538b5a301824c9a4701
f685fff02155718110138bddc2365c8eaaf59599
55113 F20101221_AABAQZ ghersi_e_Page_020.pro
d9e2daf8e53710281dfb5f4be52c8dba
50f56d2b2c7b1ba6d7bdaa99d1bd167a59173d86
150 F20101221_AABBNS ghersi_e_Page_003.txt
f0231f6904ae7587641854ebb5d2e37d
b338965c5ad3d257ad5c1a79ada6a4b6b771bfc8
2276 F20101221_AABADP ghersi_e_Page_211.txt
2faeaa95e94585abef06bd4605de4f7e
f59ff248dafd3f81e3f53bba6c9589f52a2396cd
121576 F20101221_AABBAI ghersi_e_Page_184.jpg
bcfdeb8c870aacea6c96c7b20c9a4dd7
ffffec2c772df147da20a4fede8afc92c1e4b1ab
973 F20101221_AABBNT ghersi_e_Page_006.txt
4093c3b0d77a97a3aff6bf1d838a046f
ade478dfce55cfe7df6ab8d8c56009d5683e3964
114681 F20101221_AABADQ ghersi_e_Page_136.jpg
f467b7f54b49cd90cf67c503b83306bb
2720f8e0c897c80cfd0e6331a6d6c38c5cbade46
106147 F20101221_AABBAJ ghersi_e_Page_185.jpg
f80de7a2d819492b5ff9751a2c2d59c3
d3ae6f40770a815fd3b1ffbb57ced8f448c37ac0
253 F20101221_AABBNU ghersi_e_Page_007.txt
c7cf5d219d56c5655d758a2af3673371
bc3f99165f114311e05eb3e9996844ea7f01c0c1
F20101221_AABADR ghersi_e_Page_124.txt
9effbf1954dc83ec78a41a6c36640505
6a5192f7b03360eaf26607d1bb9a4cd05bf27912
98051 F20101221_AABBAK ghersi_e_Page_186.jpg
15142fa6d996f796252228ea10967b36
1ee031211f9810c3754980f8b583e0092c600e98
51107 F20101221_AAAZVA ghersi_e_Page_201.pro
156d6431ff88c50b3f211db010774036
ef3a89b2be6564f355a192e0e36db72a3476a912
2210 F20101221_AABBNV ghersi_e_Page_010.txt
dfd3c6a51b02b39661125ebe2764f4db
2052219c5d2f0c4b043b0b92d79795fc38de5db2
13632 F20101221_AABADS ghersi_e_Page_006.QC.jpg
e9a9c8b0a3c9a630ad400f486d74a726
4a603d21ca4c1c824c1312caf87920ae61babab2
94011 F20101221_AABBAL ghersi_e_Page_189.jpg
6b97d595548b5c8717d8842fb1faf4ec
4f700cbed41380ed7b6e473ca4f6bc31e3501129
122694 F20101221_AAAZVB ghersi_e_Page_039.jpg
29bfa7611160fa0e0ac7df30d3af1b0e
bef10af96836fab0bab27d3e1d881b21f9f21a9a
F20101221_AABBNW ghersi_e_Page_011.txt
f8543b4c9f0279b2ca745c53f2fee797
de6212171690f97ccdb4c19199fade00c2eb6389
36456 F20101221_AABADT ghersi_e_Page_221.QC.jpg
37107c609574cc68b0f742171462ac9e
e7083c8839b7c2fc0a4de0bf0584f1240d7e00fd
100080 F20101221_AABBAM ghersi_e_Page_191.jpg
989fb38b4f304740f71e10f13a06d8d8
102e83993c79a1428a4b96a30bc11e557a298eab
50682 F20101221_AAAZVC ghersi_e_Page_191.pro
af02017d37a45b20c45785202be27ac3
6bbb9a2f5abb14a3ca321b6696cda087db805efc
F20101221_AABBNX ghersi_e_Page_014.txt
5301d19dd0b2d988633b474dcafada00
c088d1c48d4be6e0b89b2f809d4f418972d5aaaf
18019 F20101221_AABADU ghersi_e_Page_235.QC.jpg
831501bcc98d10e5d0eb42bc084b2a84
d18ad1840d4ff63b08e8ff3fb44ef524bd1ed00e
115170 F20101221_AABBAN ghersi_e_Page_192.jpg
61b934d665722d9e675f1ea93c59f684
aef5b73bec7edb79a8433801872d93a963e6bfaa
8414 F20101221_AAAZVD ghersi_e_Page_079thm.jpg
a06c2d2b71b731e79034fa67302dc5d5
55817ae9ca71e33db858ae3dbef1bf5f1a46ab49
F20101221_AABBNY ghersi_e_Page_018.txt
f2d4d6d0f03bd4ca412bef7b937ca8b8
7ab9467e64918b1ff3de18708695b87217e8c3c4
1051973 F20101221_AABADV ghersi_e_Page_043.jp2
2bd2eab64d7bd38223bbd7053cada00c
ed86330f028cbd6fbc2d448809928abc8452e719
107810 F20101221_AABBAO ghersi_e_Page_194.jpg
28366ca48c895140de99082b6811d646
2ee84117c1986d4b1a017f808e6468eebd982018
F20101221_AAAZVE ghersi_e_Page_127.tif
48bcde08df9328cdbb5d342d205e62a5
075d52ae50661ecbcc8085201d65f1e60e0cab04
2422 F20101221_AABBNZ ghersi_e_Page_022.txt
0cb7a279ece95a3e282489ea11dd719a
b7edc3cb37b1a3bbfe018db3f2c2c8cecf8ac026
8646 F20101221_AABADW ghersi_e_Page_181thm.jpg
2507e3a99f25b905c8e9e0a9a4f440a9
0d5987ed91cb01ffd6fc0bfe65ce946cd807a74c
108595 F20101221_AABBAP ghersi_e_Page_195.jpg
3f8acaf7849284d63af6bef5a94b8b0d
3c86f0b12cdeddabb4930bc6b3d83915cdfcee73
F20101221_AAAZVF ghersi_e_Page_012.tif
a439eb09e1ed39ae700f401d06f2eaf3
c0ab540c85253e1082ceac78d5927a86b438fcf8
F20101221_AABADX ghersi_e_Page_125.tif
6d36cd8f471818bf8bfac29a6fe3ac68
aa843a7bd8ced893fb7ab74c28babb943555da1e
105882 F20101221_AABAWA ghersi_e_Page_226.jpg
b1ccfe4aa950a446466debb864871c25
167c373133cd49bdb948ec151acb4421e6931bc3
110500 F20101221_AABBAQ ghersi_e_Page_196.jpg
ee6dd1b7f1700d93bc140aab1d9f070e
07bf2942636b6fdaecd894c04aa2a87646d7fcc7
1051966 F20101221_AAAZVG ghersi_e_Page_097.jp2
e79e40db4c96942ec061d2b246b7f268
5a7e6076d9d52f8afa88270464564d122421c229
2270 F20101221_AABADY ghersi_e_Page_136.txt
9c2e022d1916172c49a0815eaa591a59
afdf2856aa8f02f6f8430d7edae034981d69d96e
37564 F20101221_AABAWB ghersi_e_Page_117.QC.jpg
ff6b959f0101633328b404a228798cf3
3cc4e6b2156808be847f0e5d1c86a962aec99060
115053 F20101221_AABBAR ghersi_e_Page_197.jpg
e4d77402ee4369d9ffb131247b8be673
b49321e5db6c7ad73ad9e6e986cea8bfcea278a4
2166 F20101221_AAAZVH ghersi_e_Page_091.txt
eab276585c391f8d59e31ea146ea6457
61cb13126c1d10ae732f7cab5c97d724958c6054
2306 F20101221_AABADZ ghersi_e_Page_177.txt
d3f9311069d163cb767e361ae5de0b9f
8d469fcfd3092f34adf9886af2ecbb2c9feeb079
2153 F20101221_AABAWC ghersi_e_Page_182.txt
48a1b405ece62b63cf554b9974d716ed
4d140d38f961c55481c0a54f63ba7bf3782f8ba4
113497 F20101221_AABBAS ghersi_e_Page_199.jpg
e3ca6d71a9b1ad49f1e276fe5971dce6
1eaea2e038091e15b675155f3e06d484ce753fda
F20101221_AAAZVI ghersi_e_Page_069.jp2
7ce5fb19ab059e64e2b34ed67dd91c76
9c55864b822f59d30abbfef248d49efd1e2f9c64
29611 F20101221_AABAWD ghersi_e_Page_040.QC.jpg
126c7f812f38c17278e088907fc66c10
875d005ed20be683cb334ddb155a7bb9f2379cfc
102425 F20101221_AABBAT ghersi_e_Page_201.jpg
d3882c930ff854236c9d91b77fd3327a
92b24294d60c4114d5602e15adef0274f133f285
F20101221_AAAZVJ ghersi_e_Page_200.tif
fc5e9db7d50d60f1d394f0ca54e0bfc3
a5ebbc04929179d8e4842880fc4fad73f7767399
8871 F20101221_AABAWE ghersi_e_Page_207thm.jpg
9ce8914e55dd0228e9f40a7adb9693b4
416ba3025a40619ef0000c28479cec16ab79faa1
114549 F20101221_AABBAU ghersi_e_Page_202.jpg
76602312affdf5f49dcd0d6507a9e4b7
2d170d419d79efb085392e220bf5cfd3f8ead4bf
56226 F20101221_AAAZVK ghersi_e_Page_144.pro
2bde8dc9c1c68e843070f05a98b231b3
aeaf377f93ccbc1d9a4d4ed8073682f36d2a529f
56195 F20101221_AABAWF ghersi_e_Page_171.pro
49ac7b5c3e1215fcb35bea995eb70d82
aaefd381218cbe7cbd3f20e1cde9828ecb6068ea
110367 F20101221_AABBAV ghersi_e_Page_205.jpg
ff5ffff59a4beab897260b32d5167440
7d87f709dbc184a2f4d2cff348243aed5ac5dbb3
F20101221_AAAZVL ghersi_e_Page_164.tif
411888f6672ae69b626e5505298744d1
be6fafd6b486da6852a4dd53b6577f1b47a24616
42871 F20101221_AABAWG ghersi_e_Page_004.pro
40a674073e2fb368a381aedd63aca59e
0c896ab3a66d907fb710309ec711860b611eae3b
104396 F20101221_AABBAW ghersi_e_Page_206.jpg
9c4204790a572566ebc8c331f6b7a659
546dc5c1fa41840b63a2d0d344d07bae3abd8935
F20101221_AAAZVM ghersi_e_Page_149.tif
a9bbcd9de1fa54cb321a78c6a074df35
16479535a59cefa99f63e919e28fc3b2a402df93
2182 F20101221_AABAWH ghersi_e_Page_196.txt
b78fc2f2764eaffc380ab84f901691f3
e8086fb2ff0e4ad423e335871e2655c849918eb9
113222 F20101221_AABBAX ghersi_e_Page_209.jpg
21172439940d76d23b35705fba08ad54
56fa7e369f31208f3aefd4f15e735eeb39a3c5c9
59981 F20101221_AAAZVN ghersi_e_Page_117.pro
6310add4dd82265a16ff51fe08d64cdc
ae550fb26913050fcf86fa8e90ab953f383342af
8996 F20101221_AABBTA ghersi_e_Page_044thm.jpg
88a087bbe0cf68c991b22b185a22030c
6db2913e15f8bcdf39da27e71a7ffb42506e75dc
33787 F20101221_AABAWI ghersi_e_Page_127.QC.jpg
af82d2dcf49c850145d71084136f751d
97581a275fb3d6207b55b18ee7f90af9e82bb808
33778 F20101221_AABBAY ghersi_e_Page_214.jpg
23743b94241acf7a4151b44cd65bf74b
9bfcd54dc9395964bb6fc8cfcfb5fc90bc420ea1
1975 F20101221_AAAZVO ghersi_e_Page_025.txt
864359be554fe6205e844d1dd968a3f4
d4568b23ab015ea194bcfaeced1c8335d6db3453
9028 F20101221_AABBTB ghersi_e_Page_045thm.jpg
d698ffa55b0a6377dd53b5924fd8359f
f3f1ba90f4208850b3307669fd014cca322b2d35
F20101221_AABAWJ ghersi_e_Page_144.jp2
925c479d693c7bc8c7d4b4242152a7c8
62da6645a15447d830944ff0d6c324b6e408ad23
106743 F20101221_AABBAZ ghersi_e_Page_217.jpg
03b93317f8535ad6e71762c55f532d17
16271543e4120065c1916089b11aeeeda6664fb6
62373 F20101221_AAAZVP ghersi_e_Page_210.pro
24a17adc6d77821e909886317b08cc1e
6a119659de0e25d361993108f5aea193472597c3
8541 F20101221_AABBTC ghersi_e_Page_046thm.jpg
0386559963e728b63e1242411c4b3cac
9d7f2e59dad143481bffeb01f92fa66665603a7c
7965 F20101221_AABAWK ghersi_e_Page_008thm.jpg
581b31a8a169f868c3977022f285c76e
351c73bd739bb5a977293aca2513495c62e2d40c
F20101221_AAAZVQ ghersi_e_Page_207.txt
5924990c992448e42c72144fa678af95
65a10450f1cdf1b22a64f83d8dbbdc57fd3b3461
34911 F20101221_AABBTD ghersi_e_Page_047.QC.jpg
90601cde8d221d213f935594222c85ec
c2d36de341629a9f75d9020b2b9daa39a830f22a
8248 F20101221_AABAWL ghersi_e_Page_153thm.jpg
55110e80f2593e499ca9f775446bcf61
67702f4d64022ce08b9e6ea1f12b4ea58be51dbe
F20101221_AAAZVR ghersi_e_Page_064.tif
8f3c4e1c72147ba0f874089b4b80fac8
a404d0348adaf04efbf98a235271d46dc9d5f0c7
34421 F20101221_AABBTE ghersi_e_Page_048.QC.jpg
e00965bc2ba7f9e82e7a3b90e3b8516d
b6db945f64e07822fc08144b82a219c8f570d1c4
33342 F20101221_AABAJA ghersi_e_Page_084.QC.jpg
0dd2cebe255ab440e8c8ab90e2a67b06
990a333dad4de31f5f34d7529f897151022949ad
36662 F20101221_AABAWM ghersi_e_Page_045.QC.jpg
cdf628843070d767aff8f60c689c6ca7
f4c5642ea4feaaa172d5f96ab37f9f0af1299e57
F20101221_AAAZVS ghersi_e_Page_195.jp2
d16038876081bff3975a52e9ea0e7a43
987d29ea6fe75962500d984dd6e6437d9064c1f2
8515 F20101221_AABBTF ghersi_e_Page_048thm.jpg
d1ee3c1a764ac34ac95bcea39b7e0f9a
f07df7aec56222eeff58d59128f3dffd2c63b83d
F20101221_AABAJB ghersi_e_Page_110.tif
e4efea69efcc3e93c1fa6fa0c68b4f6a
6698759b2d174b8a006562a5527e52762557d606
55371 F20101221_AABAWN ghersi_e_Page_032.pro
54b24728dffffcbe9e82b89256954519
e56aa28653db4a84741b6f84aaa2ff4f446da84c
F20101221_AAAZVT ghersi_e_Page_034.tif
b0d00b00854f58e4dfc2f8807b124365
19cf93a0b4103d5aea3c1884990266471b43c4c2
9201 F20101221_AABBTG ghersi_e_Page_051thm.jpg
c358f666bd17765c1efa3ccdadba8891
37e0623f87cf70f50490ad2ec506ae41eee1b101
F20101221_AABAJC ghersi_e_Page_227.jp2
2eac213c42051275327bc43dae08e025
fb33e4ccfd221f86c5ac3e582b4ade0897ce2bcb
F20101221_AABAWO ghersi_e_Page_226.txt
6cbc482b1def73fec6bcf404073af253
04482bf3fb7de314d1f74a9c06396e9ac6a90917
36975 F20101221_AAAZVU ghersi_e_Page_199.QC.jpg
1f94f4888aa7aa133c98fde1cbfb5071
bc56792876282d34aa1fa2d72a755342634fefbc
34552 F20101221_AABBTH ghersi_e_Page_052.QC.jpg
6932ffdc507d3e3b3a908eae986a50f7
34fc65fbeaca4dc8ad6f4f7ff6f55e7bfc9c8513
2341 F20101221_AABAJD ghersi_e_Page_117.txt
38de3322bc99850220f741d21ae90e4f
d84f36b77dc6721428a3e95ab4dc447cad9c72c4
351266 F20101221_AABAWP UFE0022134_00001.xml FULL
df1f3571d54463a16872533a2607500a
b6fe390928bafaa3d338a0c29ab6b552ed18a961
8509 F20101221_AAAZVV ghersi_e_Page_131thm.jpg
24b2ee844362ab7cffba6e05b5db1e22
728f5f7f12b694c561b3178a7fa2c5e3c9b2bab3
8711 F20101221_AABBTI ghersi_e_Page_052thm.jpg
0fbcd6f5ad54ad7410bf82fbfd38e43b
1004bb3a7cebb6434e76d6528b7715fc97da077f
8935 F20101221_AABAJE ghersi_e_Page_169thm.jpg
7559e1ad85c8d1529c0e2575e6d5947c
7436c882ee2b3ad26c946fb9f3efd0dd4c723abd
35515 F20101221_AAAZVW ghersi_e_Page_196.QC.jpg
85c5924902390cfe59ebc8e93859923d
32296bd6e96d50b5fefe245c36f5f4a48790c398
36470 F20101221_AABBTJ ghersi_e_Page_054.QC.jpg
8a6a7747f008e0c2ac3eec2767dc22a4
d1ef8f0d6d88e386033c37c426125786e2020974
F20101221_AABAJF ghersi_e_Page_069.tif
a64409bf31b708aa589867b2346e110c
ea104bb6267810b4c10bfa326b13b0afdcf1cb73
8944 F20101221_AAAZVX ghersi_e_Page_185thm.jpg
42e33a447091e369779f991283ed78df
c521261e3b7dfdc57fcd97d44f26734e81302e3f
35594 F20101221_AABBTK ghersi_e_Page_056.QC.jpg
337158d93d1f214a91088633598c9793
4a44dda3067c79a5121c6635e257474bd6289903
F20101221_AABAJG ghersi_e_Page_200.jp2
69eed7edaea72687f9d58bbe72fd0858
f8ef11c8d9c76874ebcdc8bc6b5e5495357d6209
F20101221_AABBGA ghersi_e_Page_023.tif
1aba546fcd7827f4360a11859834db30
dd5346b985b36fb06b2573a14c12ea22fb86e187
4174 F20101221_AABAWS ghersi_e_Page_002.jpg
e8143856bebc5f93ef072b49fa65849f
4d859f18688c8bc54732d1d496bdd43977509dcf
64087 F20101221_AAAZVY ghersi_e_Page_051.pro
f8bd60a1f9cdc37a34bb511e62bcc76b
41a59a0957d28c1b17eb9c895bba07c3da66c889
8975 F20101221_AABBTL ghersi_e_Page_056thm.jpg
8e71a427c0f3f6610b461e95db619a39
f22ad18ead1f98c45d7f0edc515ee5ae1d0a5061
35805 F20101221_AABAJH ghersi_e_Page_097.QC.jpg
dc4fee31005d0826918fbfd8c933378e
7c5897b0d42d6c87f4b966764c026e0457299dca
F20101221_AABBGB ghersi_e_Page_025.tif
c40035ae0828b9a0b394758c24ae382e
b5b49562042bcb27854438d60133cbb4240e9c78
7460 F20101221_AABAWT ghersi_e_Page_003.jpg
97c813dc8f1357e8fc2de09ec7a69886
485343ce942fa3832efde60dce40e6f0cee8e5c5
F20101221_AAAZVZ ghersi_e_Page_209.tif
91e471bce04f315a9d7523691b579e72
64d4acbb0779bd40ff522b0a1f87ee2997ddbc70
31920 F20101221_AABBTM ghersi_e_Page_057.QC.jpg
82f4a2cb0e6cd471a1d07be8a68318fa
42f5645055427af711748e78e8a4fc2e607458b6
31479 F20101221_AABAJI ghersi_e_Page_049.QC.jpg
e0ce0d7dfe9e5721604e5d6bbb9db7a5
af8af1e5bf17bad7b36ae2b89be43447c879bd0b
F20101221_AABBGC ghersi_e_Page_035.tif
58767f141d99f40e81ff4d444824b4d2
d20349d04ea816c8c4481ae57c272f5e15ed6ff7
89875 F20101221_AABAWU ghersi_e_Page_004.jpg
f89d8c25a902ee0c83fac042bb87d0f0
b02b0f8249a9937ad45d6633c0f5d6ccb84edff4
8145 F20101221_AABBTN ghersi_e_Page_057thm.jpg
1e01942acf9e6bbb45214685d9fb36aa
462b913c9de8f315c862d4614c9111cc05e16a3c
8879 F20101221_AABAJJ ghersi_e_Page_070thm.jpg
84448d24a5bb8db8b1cd86e7fb32d06c
3dad24a551697ac125153d9602f2729466d71d67
F20101221_AABBGD ghersi_e_Page_037.tif
dee7055b5def94715e53dd4c0faa6125
63d6a4cc1a0ff818bcfb4585cffeea5c7d40efc5
52691 F20101221_AABAWV ghersi_e_Page_006.jpg
9c5e9c4d5f803df21a363b8ef91b70de
dd60dfb54938b058406058ce7bcff3c3fbd4bb26
33861 F20101221_AABBTO ghersi_e_Page_058.QC.jpg
b4492e02b7259ce90377d47cce5c1a1b
75930b48e7d9048374be183d753340f3661bcff6
105686 F20101221_AABAJK ghersi_e_Page_142.jpg
1795c0e13b2234afdaf55d9a04239180
f7fe5c93481ad94ee9d0ab12cf01a85c9b2a0bef
F20101221_AABBGE ghersi_e_Page_045.tif
71502a4bd087e338abfcbc83eba2a5b9
e25a6501b198c0305391660bf9e52f31ae236347
15600 F20101221_AABAWW ghersi_e_Page_007.jpg
d7262a3a51f3ae928bdda61c944c5c4b
026caa129a1f0ac07978b2f3fd1adc984028f96d
35484 F20101221_AABBTP ghersi_e_Page_059.QC.jpg
7bf64da50a099d9612339f5fec8c2766
4e5238c3cf254d87026300e29707daae6c5f49c5
F20101221_AABAJL ghersi_e_Page_008.tif
8506a57d77cb616f25b8f508056e3c3b
af91575edb69ab89d093042419eb63b4caad850b
F20101221_AABBGF ghersi_e_Page_048.tif
750869ba3ae82b91d2526f1dfcae0d93
ff2b9f89d3c50577d5e8090a9a36d03699c4e042
99583 F20101221_AABAWX ghersi_e_Page_008.jpg
744df30c854f54d528d1d203aad04cd0
cbbde42da63fa0e40f7f264be3fb86eb8149de9e
35870 F20101221_AABBTQ ghersi_e_Page_060.QC.jpg
7a577d9339da6e03db2aac83c329309e
f5976bcb4030b0c37bf98e9ed5bf1d49bf51b2f5
2310 F20101221_AABAJM ghersi_e_Page_075.txt
db67298b011e4b2f0a7aa83cd15e88a4
82abbe5b6309bf9bb40845f8218e60464ca1eae5
F20101221_AABBGG ghersi_e_Page_049.tif
7ee7f63dcd47ad9c4a6d272fdf7aa25f
73e7279ebeea4fb0114ab32b0106ed634855ed37
108120 F20101221_AABAWY ghersi_e_Page_012.jpg
1beacc0d4609519242b1ebf9f0a2566a
8ddea78fa7016b53a91a75ae2589f4caeda3a24a
8672 F20101221_AABBTR ghersi_e_Page_061thm.jpg
e80ad22ae639e6b39c82628402bf9caa
b5786732226767452992da1397013fd924f91bd7
9003 F20101221_AABAJN ghersi_e_Page_135thm.jpg
7da352a2d64b24c79fde7e9febbddd67
0150b943cefe2d6cfd999135dc730752930853eb
F20101221_AABBGH ghersi_e_Page_054.tif
f07fe77ab9a02ae15977300f20d8cb9f
d3ac8780f6ce1a4fe137c7774c1ef2c835caa908
106372 F20101221_AABAWZ ghersi_e_Page_013.jpg
0d17d12bdb6a3088254008451dcc6c5c
2abfcd70fab8ddba890eae57f34c2173667243f5
38150 F20101221_AABBTS ghersi_e_Page_062.QC.jpg
0bcfb3fa84fbaec1e3cdb82c518b2d05
2186a6c9adf39dab54d92a6833afbf0798fcc128
F20101221_AABBGI ghersi_e_Page_057.tif
f47402d27d7beb596ab86586d8c5cf83
fb2a56384723e4823293413cd90fa2c9159e202d
34829 F20101221_AABBTT ghersi_e_Page_063.QC.jpg
f7de10cf615b0e261151967eb4e25ad7
6299bf620b22699d758325577ab114f46aafef02
2362 F20101221_AABAJO ghersi_e_Page_154.txt
5b0a2069fc53939442ec0eafdb589564
9e779c3c1269939ca1c174b05416293dd665ecc9
F20101221_AABBGJ ghersi_e_Page_059.tif
b20211941527ab4cacc9528858d3db70
548aa2caa8b2b92105d0f3497a50630dad561890
8421 F20101221_AABBTU ghersi_e_Page_063thm.jpg
66af2533f20608d22082d67f52bb0f7d
5234d6f869510fb7f8f605bb52510c9a2f2612b7
F20101221_AABAJP ghersi_e_Page_042.tif
393fe822f9c8c46e4333f08401ba9c3d
bbb7a6e61ed4c166aead0705f7d158df91258d01
9087 F20101221_AABBTV ghersi_e_Page_064thm.jpg
3fc253a53d07852e54a1fd34f9adc61a
5634735299c6d4dd82313efca6c666b8dc37967c
67241 F20101221_AABAJQ ghersi_e_Page_039.pro
e6e52b59f48640d8cf9232d116006a86
3ada7ef78beea676b74a0ab7f606421ed9e49611
F20101221_AABBGK ghersi_e_Page_062.tif
740e1331a05930c0ab4c46c65fe12b1b
0e32998cfa76c6f8c6180e608599202b8c98e531
35818 F20101221_AABBTW ghersi_e_Page_066.QC.jpg
8519399c2da71f4d11985780df349546
375fcd499ebbcde6c09aa3f62f9f1db749c7d5d5
52661 F20101221_AABAJR ghersi_e_Page_224.pro
e85b437cd9dc37e4387f201c51677968
c30e8145d2b42fc86efecda24e7ea41b90397bc8
F20101221_AABBGL ghersi_e_Page_067.tif
5b728cdfff1cda8c37525ca1524aebd6
5d111b6e672748c3e038d7441092a1a430b63ea8
8229 F20101221_AABAJS ghersi_e_Page_142thm.jpg
81b66cdab82b371d59dd24f42d052ed3
3f6c0a3930a14d74484ecca5d2f54e40eda8fafc
F20101221_AABBGM ghersi_e_Page_070.tif
2028caabba3d18ec83b2bf1237fae537
ef0ca357c463d25a100177e6088b1321135c2589
8713 F20101221_AABBTX ghersi_e_Page_066thm.jpg
09d9843a3d742a55cd3c4f69e026ff9a
12a58c0f6d98b62916d13e14510618df3fe60530
107696 F20101221_AABAJT ghersi_e_Page_112.jpg
13f2163148c976d18f0cb79d5b377942
8ae3a6503c20ec4449146910070858dcc2f6c95c
F20101221_AABBGN ghersi_e_Page_073.tif
412c1190a892a90926ce0a1314477f1c
6a0819aa53f485d3a3ee96d142334c80d477b33a
35147 F20101221_AABBTY ghersi_e_Page_067.QC.jpg
2500d83e9b39374395d6ff1fbc03620d
afda936192672879734f72f09f045ad59727458a
2114 F20101221_AABAJU ghersi_e_Page_008.txt
4032c4bf65d95415bbda05b41529f6a3
fed6a3d09fa15cbdf234ca5e82c6dfa4c65ce7c3
F20101221_AABBGO ghersi_e_Page_074.tif
0bb110a6448028f9eba325bebd64d957
cc9a6e0ed0d4a6027f1b43646728886f0ddee6d5
34878 F20101221_AABBTZ ghersi_e_Page_069.QC.jpg
26eb95aca2dfee633e82852ef667855b
fefe4659bec87945e894fc72712b1546ad407850
115543 F20101221_AABAJV ghersi_e_Page_101.jpg
51ff4bf1797c8f16aeb11ce83eab48c9
54d7b49631df85c8ab93a7e11b90e7e72f57d818
F20101221_AABBGP ghersi_e_Page_080.tif
22cf8ae66d91150a8ad75b9647574795
97088fd38153d304a77f41dc04aa44418294f217
54439 F20101221_AABAJW ghersi_e_Page_123.pro
f038a6ace9b08039a041e52680b21b8e
3de76ae532eb819c9757c2bdda4fd4fba01b7095
F20101221_AABBGQ ghersi_e_Page_083.tif
76285ab5d62ff3e7b7c42ebcf3ebae8e
1f1beb8873c7312b7313caf8d56cc26d40c48656
F20101221_AABAJX ghersi_e_Page_005.tif
4d87af477bbb03ea98d0125fb4edba46
e0dc22e1c4261323a774747e1aa9f1081488ced8
F20101221_AABBGR ghersi_e_Page_084.tif
a9becadbd7c64e4f29e7e41dee36c9e5
93bd88f4f44c1cf6a6e314f0dd1e1a959f13d96e
107485 F20101221_AABAJY ghersi_e_Page_092.jpg
9b1c1b19de115ac834bf3b7c7d7e4a15
185a4a32050f96e297900a7e2335dcc68a6c1f20
F20101221_AABBGS ghersi_e_Page_085.tif
3499dd2c3c5a2a5128864196bd0ec7eb
57ea3905bdfbff8d575844977b5902e00676ca88
63614 F20101221_AABAJZ ghersi_e_Page_184.pro
8f64bdab1eeadf00c7cc0ed3afc058f5
09ecfde1e1b0152ca6af0d58133fec4de70c8838
F20101221_AABBGT ghersi_e_Page_086.tif
73cf55407dae25dd8f4817f9cfd4a494
5f583438368522a5bf958cd30abc8afa07e6abe2
F20101221_AABBGU ghersi_e_Page_088.tif
a024a281dc4d1aa4ed6a060d8ed1548a
9a60a808371927da4952bd817547b5ccbb646499
F20101221_AABBGV ghersi_e_Page_090.tif
cb490c7922c820f85858a579c0739883
8f47536ac2daec0ecedb5cc986cf85f581d25972
F20101221_AABBGW ghersi_e_Page_094.tif
4883b90dda865495e0eb1dfe253ef7fa
91f77ca084a3a97f8e468769847d80378f7077c1
F20101221_AABBGX ghersi_e_Page_095.tif
d4ac8604781a4f05643787b74426ab3b
7ba35954c45b3c4be7661880ec7b64c55b8d0837
7842 F20101221_AABBZA ghersi_e_Page_193thm.jpg
cf66a298db6ea8d8d3448e1354435a92
9a1a41495a94267b3f3a71ba397b387ecb0b6e07
F20101221_AABBGY ghersi_e_Page_096.tif
b46722c03bc3e26b9e627dad2645943f
56570c11909721aba87732a05d26648974995a9a
33145 F20101221_AABBZB ghersi_e_Page_194.QC.jpg
73caaa24f3ef8180ce92aaf7e4a25819
c7ac00823bd9e2f65188f9e29167365a7f5f1175
F20101221_AABBGZ ghersi_e_Page_097.tif
7b4200a1677b0cc9911209c70ab15341
8e2b1cad5d19aa55b7cee7f1b5f7e1a19f3346c3
7804 F20101221_AABBZC ghersi_e_Page_194thm.jpg
d4c093770286b3be110badade725dace
d44c4a191df3c4b9b1d8d4c1573e3a2db431c077
8998 F20101221_AABBZD ghersi_e_Page_196thm.jpg
3ee81ba93400b52f83281151e9606e07
b8a48a382fac94d8a02b35b5b5d01a0bb04f542b
8983 F20101221_AABBZE ghersi_e_Page_198thm.jpg
31258ae780123aa3085d9a694233cba9
3c0ef5773bf5d76da210298e702e9ffda4abc756
1948 F20101221_AABAPA ghersi_e_Page_095.txt
947a7c8088898a695cee360d5f06cc02
dc4c4996f7157eec3ae02819438c4f1f4a20cf6e
8720 F20101221_AABBZF ghersi_e_Page_199thm.jpg
5d2edd13c4952b443c73868a3dd55bd2
bcc3bf70bea35324ae30cd5c2ba71abedae85622
2051 F20101221_AABAPB ghersi_e_Page_204.txt
edd4c0ca2e0eb1c0c11bb2f3b34aa8d1
8474dbda394edf431fc0694a422c0c020b29ddbb
33303 F20101221_AABBZG ghersi_e_Page_201.QC.jpg
13a8dad0dc35dd887658d8d193c41481
2b53ea95e53a5b74f553df438dae85d2fa81e2eb
113778 F20101221_AABAPC ghersi_e_Page_036.jpg
841891b4af293a3a8a33d4c66262efdf
592963cf15774bb63bd1bb3460e1bcf66daa080a
8792 F20101221_AABBZH ghersi_e_Page_202thm.jpg
8eb25a9ce8d134d70e07f5813098d8e6
69376f639bc13a17b6ea34e13238c67d7a70d1f4
8372 F20101221_AABAPD ghersi_e_Page_001.pro
02771da35ab53e6381f1f84754627c2b
2652b1906965b3b38e5a53d3870865805e63d479
34877 F20101221_AABBZI ghersi_e_Page_203.QC.jpg
0348dc2a5aa85d96838b8ce511fe0cbc
d725b0f5181fd9392a5016a66581cd3ee24018b5
966 F20101221_AABAPE ghersi_e_Page_156thm.jpg
651ab05361eb54840f26d6351e6bccc6
67bbd7d0152b64699738ab506351e71d628a0e40
8951 F20101221_AABBZJ ghersi_e_Page_203thm.jpg
189e164dc4c358b11c504707dbf3c3e4
6e6a7d5f390dedcbe26862064f4dde0f39b6bf82
8402 F20101221_AABAPF ghersi_e_Page_144thm.jpg
b03078034579ac938d538bf3dd9ab24a
8e65f6b496e367e783a0edbe6fd7ca620fa343dd
34047 F20101221_AABBZK ghersi_e_Page_204.QC.jpg
fe1e2de0e3f95d69ce665ff4767006b8
3867edba0a085cb41f11b5afaba3d731d21f0fee
55170 F20101221_AABAPG ghersi_e_Page_018.pro
768b7c955e4baca9ceac324a547fed66
938e7b4505b6470fae3d1abc95515620997f46d0
35554 F20101221_AABBZL ghersi_e_Page_205.QC.jpg
d2be925294fd93e0f53157688a2e00a8
8b3352346093a44e66ffb71f34c2be444efba637
36520 F20101221_AABAPH ghersi_e_Page_050.QC.jpg
ec5fceeb15a40ffb5a46a7860750c9d9
8ba385734620aed44fa2f121fd431bd29bf088ca
56909 F20101221_AABBMA ghersi_e_Page_152.pro
1570b02158cfa08c05b68633375706b5
ebee7e69e36258d84403d9482ca8a03d46da2955
8272 F20101221_AABBZM ghersi_e_Page_206thm.jpg
fe5c84d7f614f009489cbb5e89eb7d8c
4cce2ffb82bd804184abd14e8722ba812c846807
F20101221_AABAPI ghersi_e_Page_059.txt
5d5e2836d23c5f790f290599b5760a18
9310c0d37a13fea7f72161a6559bd61082f11814
55051 F20101221_AABBMB ghersi_e_Page_153.pro
07989bafd500f5e8ca8cdafae5f5f445
2a56e1354242ff241f957f048d5bf003f4b08050
36295 F20101221_AABBZN ghersi_e_Page_207.QC.jpg
11ad63690ea4d9a13694993bae672e46
c9772aa7371085bcff21db04179f6d415796dbcd
8956 F20101221_AABAPJ ghersi_e_Page_032thm.jpg
67d0d5b77d5fe3de477257f9123f57dd
775d0e68ec0ed1063ab1f928de376a856aeb22f3
58756 F20101221_AABBMC ghersi_e_Page_154.pro
4b44482494eb04cb628dcd6f4c47d202
2d8f38e6d1b1d0b8e559fa562a27e8ec783e772f
F20101221_AABBZO ghersi_e_Page_208.QC.jpg
d28cff098571dd3a4f890c49021ccac7
c59b16c84ef06d16b4d76eb13a08b6c4bb868d2f
F20101221_AABAPK ghersi_e_Page_155.jp2
64befd10d7316d4d0462a469ffc4a577
3b9f910126ccfc6a5ad718b0d51210ff97097076
3235 F20101221_AABBMD ghersi_e_Page_156.pro
f6e03c7660e5158ea04f4b0ade4526db
d74e60fa35c80b61754f0a9dcdff0698733fd2dd
F20101221_AABACA ghersi_e_Page_007.tif
fc327cda0e6340293ba4b0821a713c0b
b8d0f507b9a6fabbf460256f137ba8e78088d2ed
8971 F20101221_AABBZP ghersi_e_Page_208thm.jpg
b0baed59ab93a7b7c9ea67c748ec0547
a2df045c80c913512f5f66ee2e6e970f6fda60c8
F20101221_AABAPL ghersi_e_Page_116.jp2
a1a67af97138ec8f25f4059bd18e86d8
5b48a521889a20a9461dbdefd9d10acaaa74de3a
55664 F20101221_AABBME ghersi_e_Page_159.pro
c50b666140925c7cab981959b2ae41b3
40e264505261b5ac9413eccdc7ab7a93f5288176
102151 F20101221_AABACB ghersi_e_Page_151.jpg
07a0824089578525a9835005561977d9
eef54fe07a6af22a37ab2e81a38e7d74ce4b582e
36205 F20101221_AABBZQ ghersi_e_Page_209.QC.jpg
b733c0679b28f0a9c1aa70342c49765b
7c1aee87a8b6e497f0f813ac65661121f4ae7c95
35802 F20101221_AABAPM ghersi_e_Page_155.QC.jpg
8618818ca812cc477461880b868a6fe0
e947c8553c313e7f3f28beed956b74da88feaff2
54264 F20101221_AABBMF ghersi_e_Page_162.pro
fbf5673f89443be9c8c28c8ef56a0a79
0c2baa35d7d0aa1e58f5319a7af8c0cf6dc4606d
2961 F20101221_AABACC ghersi_e_Page_005.txt
5925e591ee8902a45a0c12fe44c498e6
0789cdac5ff5c30d97eae0d65d2486f12d6378d4
8835 F20101221_AABBZR ghersi_e_Page_209thm.jpg
c83e1a2c39bbbdd6a47be174a1c993ce
1857cd449d88f1577a80ddaff022f73c3ae486a8
37550 F20101221_AABAPN ghersi_e_Page_030.QC.jpg
8f0b6376a2b76f209da521653dcfd621
0d882b3c7a8586ac442b729e4096e122d6cc0b4f
54774 F20101221_AABBMG ghersi_e_Page_165.pro
be0a51464e8e29d45505179b1b0be7b5
b6a3a87f6572e7eb9cbfff9b30da4874d462bb52
F20101221_AABACD ghersi_e_Page_122.tif
a31ea39ddbc3eebad3920f351de0be60
e66eb916d30e1cf846ae4762e7c829c4b41086a7
37156 F20101221_AABBZS ghersi_e_Page_210.QC.jpg
eed38fdbadf89da1798427319b40ba8f
21a2ca2f3d7254a43a5242ddd2fcbd13da4cc4cb
F20101221_AABAPO ghersi_e_Page_053.txt
90d5bf67580093666de591d30c8fab45
a70bdcf8afeb7139257c3753114c12cee3401367
55572 F20101221_AABBMH ghersi_e_Page_166.pro
1f9f9d0260561fbb5a6c127bb9a26ea3
e63a97c4e57415ffee9bb0c798ed2df2733a6529
1991 F20101221_AABACE ghersi_e_Page_188.txt
af244514a2de3312397c43a12d55c573
b43e99915b35b0dc21d4243bd5bfb19155194590
F20101221_AABBZT ghersi_e_Page_211thm.jpg
f0a388ed241aaf23d1757741fa0516fd
e710b867f3a764bbd3a1df124e6d37b9deb34400
F20101221_AABAPP ghersi_e_Page_205.tif
d983be85dcb88a71943d745ac530fb87
272b6b7bd77fa08ac716cb44dc3a653574b41a44
54138 F20101221_AABBMI ghersi_e_Page_168.pro
b5f6ab9667c9b07cca9a53c3b8ae6578
a1b1a76bc0417e42228325a44f1633347481dea3
8905 F20101221_AABACF ghersi_e_Page_205thm.jpg
48207bb62be9cd40ea80dc0df3610b4c
547c23c7dd12b988775cb4ed9c7102b8352db351
8470 F20101221_AABBZU ghersi_e_Page_213thm.jpg
e8b87487a2f24b3027e888a208808596
e2229ed72e204b92b135fd28040a76b6f9520c51
F20101221_AABAPQ ghersi_e_Page_042thm.jpg
1311f5ae486d8c2fda6ffc2d8ead881a
196c416e9e25cda4146a340e3cc8ecb0e398ce6d
54806 F20101221_AABBMJ ghersi_e_Page_169.pro
452d5245cfa7d8b92f140e20206d0e99
1bb8869a5aef53f809c74ab2e3dd919dcef270b9
F20101221_AABACG ghersi_e_Page_234.jp2
d9cc0a0d55cfe2e60b3f612a12ec1fd1
4f16b0ef79da05d7bc17be444e46a3bac0bbb843
36347 F20101221_AABBZV ghersi_e_Page_216.QC.jpg
4ffee038901bdb51796733c00ac289eb
a1adcd517c575e20c6b3ff91294d4e46015e4068
1671 F20101221_AABAPR ghersi_e_Page_009.txt
14ae1d92e6f16ec97e68cd46ead3b250
b748411f680c0c223600c519b0a3c71fe9a6722e
63093 F20101221_AABBMK ghersi_e_Page_170.pro
0cff1c24305c6dca4b0ff204c17f436b
f5d52fb1c3851c90a51d2e52d95d25656c72b636
8771 F20101221_AABBZW ghersi_e_Page_216thm.jpg
3ae6ac00bad47b4bef432a3b81b1872f
b220aaabb6daea7eb4497e2530361d820de4e60c
93753 F20101221_AABAPS ghersi_e_Page_188.jpg
59d54f125b0d083e2911e102452f7d76
be74578361c4575a3d527b8ef6caf618c82b61e9
59550 F20101221_AABBML ghersi_e_Page_172.pro
9de4307348c0df71c5ef11906d5cb47e
5990cd41fe0e74c62ed0f59e7d3942ee97e37c23
F20101221_AABACH ghersi_e_Page_027.tif
2b7bd4261fb57e843e7787f3708346ce
1121b6b10ff76f7c0f3183ce0daaece09b210ca4
34876 F20101221_AABBZX ghersi_e_Page_217.QC.jpg
aa9565966dabf111bb0c4c6ead025de1
fbe45fee0d05d13b75760ad89f64b16d94f1943c
F20101221_AABAPT ghersi_e_Page_069.txt
e79c6afaed7f2561a9309f68c2dc9088
654b35b5c5711918635fb0dcf12cd3a14c407e03
51813 F20101221_AABBMM ghersi_e_Page_173.pro
5c057c9b9a9e4f9410ff924ee134814b
8c438fd6576a8fe734932605a30e57b285467f1a
113803 F20101221_AABACI ghersi_e_Page_045.jpg
b927ae20d4b04e47b3f54c7e5b0af1c2
0aad4a36503ed095ebe5996d0141d66012cf702a
8674 F20101221_AABBZY ghersi_e_Page_218thm.jpg
0891f45440dece7571e6baf4dff61366
18f502e2fe803168cdea51d2d80231ef0b4adf2f
56234 F20101221_AABBMN ghersi_e_Page_174.pro
8525350608829ce2dc93cd40152c26ee
a064ab35762c39087077ce5474399ff93669b3e3
F20101221_AABACJ ghersi_e_Page_089.tif
52cebf9d8405d879a3810158999a7a47
35041ef869e8db5d8490cd923728611d0c8979e1
35050 F20101221_AABBZZ ghersi_e_Page_219.QC.jpg
52d075f35b5f7603558cd532d8da2f62
e0833103d258e62c57c701c12eac02828c571a3a
F20101221_AABAPU ghersi_e_Page_053.tif
1313b24e2b7d809ff1bd6568fba00f73
c9efeb939af49b79b87a0cc85535af4c7aeb3f25
58499 F20101221_AABBMO ghersi_e_Page_176.pro
03e1b7ebb7e8c4435071b6139380d7d0
f16b4cca140b82820c45309f37d8683ae771e096
F20101221_AABACK ghersi_e_Page_165.txt
1dbf8e6b32c1b61ca54a135c04a568cf
b48c5144ddd229a5aecd671bd0adc60615a89d29
61908 F20101221_AABAPV ghersi_e_Page_022.pro
d0a563831265ce03793dee75ca2cc2b4
ab1ff889ff49101820ad3eba29df2f142789548f
51283 F20101221_AABBMP ghersi_e_Page_179.pro
75ce57fc9cf2a0811598c13a3fea188c
b0a8746682c3a71fc9030c0199f9007800a76f9a
F20101221_AABACL ghersi_e_Page_014.tif
a2413710df2b04d1facd9cf9e81e0dc3
cc4228ee8ffbf53cdfab72a8cfc3e5b6d1749781
54842 F20101221_AABAPW ghersi_e_Page_145.pro
7a986ca7b21ed4e14030e740517958be
6fc25c6c5b341049bf17cec9041eb74fe5ef011c
F20101221_AABACM ghersi_e_Page_207.tif
ee51c57674833e142c7f9db8afd5fe78
18e9588360d63972b03a07941486202fa08989a3
33997 F20101221_AABAPX ghersi_e_Page_142.QC.jpg
34998b2c572446a52bf139806c35ee52
1279ff1e1c4080cebf9adf205524f86b62715787
53930 F20101221_AABBMQ ghersi_e_Page_180.pro
bb7a308a568bc1b04a8c98d909f3dd51
c3964c0368eb9d0840f9147409bbdbea59d3b96c
F20101221_AABACN ghersi_e_Page_211.jp2
1346a26a1cc28bb82be883611d7b45da
22683bdf172bec4c104470abe56e0f0013023468
44550 F20101221_AABAPY ghersi_e_Page_040.pro
58568a1a116619e0b19e084d0275617d
684693e51c5d0b38afadf562cb5b87bec2119cb8
54543 F20101221_AABBMR ghersi_e_Page_181.pro
d47590d52c32efe6b466e6aeada537ef
f5ca116bdb4830fb3d17a0e6a75f4df6af018cac
54435 F20101221_AABACO ghersi_e_Page_158.pro
c90d92dc76d9fa8059244382ec0e940b
9cf71286d877ea8407790150bc8fd86a543c8c5d
111450 F20101221_AABAPZ ghersi_e_Page_077.jpg
0758d3bafbeee734b37c9becd9aaf9e9
cb7b14255652e98acdc63ee9403d866ea836bbd3
52368 F20101221_AABBMS ghersi_e_Page_185.pro
d24505c552879afca9f06947e60682b4
a1e8add3eea27540d7bc24b0efdfac14a4a5bb25
62235 F20101221_AABACP ghersi_e_Page_064.pro
3f8722bbb0a8cfcf5cfc5d2f77af1ef8
615dcb3c118951c29c0d036d69bf84bafded6c58
48685 F20101221_AABBMT ghersi_e_Page_186.pro
39c00bda5fd7a7d6382a634ea5567f24
89af128d82ebb40d445d970eacf602f84320e8cc
25146 F20101221_AABACQ ghersi_e_Page_001.jpg
4cce6926442b0de6ed22d36d604deb8c
ceb032632bf253ded12d307d95d44928e1a74b99
48210 F20101221_AABBMU ghersi_e_Page_188.pro
5390cf2611defcf5d7ab6fd206ae2cf4
86bc991aa4e10c57cb31306546948ba6e820b98e
29349 F20101221_AABACR ghersi_e_Page_188.QC.jpg
7b89caaedf6b125178f0ae35a35d46e0
a60ba6b5d34702e2cafec0d9dd693a8c0112a563
108169 F20101221_AAAZUA ghersi_e_Page_180.jpg
9b7d9a48ef858ff3dd7193123dfa79b5
b653a555ad9074405a15bc3d36834be6b6d1373e
47990 F20101221_AABBMV ghersi_e_Page_189.pro
2c7ece39ea1d6c80e188ef7748ea1c22
dd3fa30422f9128232a7fe8dadb10aa5ecfd9f63
113455 F20101221_AABACS ghersi_e_Page_035.jpg
7785237a1858c1d26e558949d535fa39
be9642cf70b4966c627a9129c277d3384bd90d2a
48361 F20101221_AAAZUB ghersi_e_Page_057.pro
a1f89c893aac40b093582c4f9f6d9d21
7b99862d0f2902127e6cf4963dca8ded5c8a3eb2
50392 F20101221_AABBMW ghersi_e_Page_193.pro
658d007160010595e1dbc41a399ba8af
df9f02bdcd28165ca498cca1b914c6798508b00a
F20101221_AABACT ghersi_e_Page_152.tif
84c205ae47823f6e2150e9169eb105ec
ee69560856580caa9e6e46766294ed547be1df28
F20101221_AAAZUC ghersi_e_Page_017.jp2
956665511571d47960696607e77343b2
0db76311679b6f8dda95ba767063c8365ee9406f
55738 F20101221_AABBMX ghersi_e_Page_195.pro
ae7cb19a2ad9d703928731e80cb64605
d5023105c0b09a0bbafd46ea30f9f5e3bafa4447
1051887 F20101221_AABACU ghersi_e_Page_134.jp2
ce34ce1c7056f6041523a840d512db71
632a8d6c0434b1207fe93116ade1a939590fdd6c
55370 F20101221_AAAZUD ghersi_e_Page_196.pro
549cc65b03f98b3fd165058e1ee5e8cf
3cd18e8ad5ac52bcb99c0ca6b01ad16d8a560b6e
57107 F20101221_AABBMY ghersi_e_Page_202.pro
9ce74a58668c8d036982c4b393b0babc
73cadb44118e08ab895356c23c45e57ace62e1fd
8373 F20101221_AABACV ghersi_e_Page_060thm.jpg
41447cf7e9fbedc515b50cde2f79c395
debcad9446203638b99f96f4151e12414d49281c
59432 F20101221_AAAZUE ghersi_e_Page_146.pro
eac7fa9ff1b1c39c7ee1ddd526f4258c
93025b454bda57dbc938cff6f5f89c77c8418488
51868 F20101221_AABBMZ ghersi_e_Page_204.pro
66529d7c030e6639a7573309d4c5c675
604930777535c63689130ece5c79cdf84953ac8c
32809 F20101221_AABACW ghersi_e_Page_096.QC.jpg
bbf9921e46d1e8241e540b271e9fdb7c
f0405694a8c86f06d55ca0ebd63eb3a3aaf2029a
2162 F20101221_AAAZUF ghersi_e_Page_034.txt
5a7ed2b7c54a79c8d0ca138d7b99f992
071bfb79ebea869486ba5d7c41f1465f896d9f92
F20101221_AABACX ghersi_e_Page_181.jp2
270a21550f6087ca80c4fb266a776de6
ade4842eefb5677435a183f5563e78ba9b7c8ff1
1051982 F20101221_AABAVA ghersi_e_Page_223.jp2
af4043da209bc564e3a6779f865fda49
5e13eefbbd719fe77dff15fab0b62143e5441222
F20101221_AAAZUG ghersi_e_Page_220.txt
49998d489217f4265503c5ef5fc9363e
20860b386f585335151feb0c75396d6c358b78aa
112163 F20101221_AABACY ghersi_e_Page_071.jpg
14da8eb7590dde8b65dce260de4a957b
6f4efb6ca25fb3873121bd8f62d914cd41af975f
58751 F20101221_AABAVB ghersi_e_Page_192.pro
11a37bc59670bc1865454392c71e07b9
1657a7c36dec3fb377c0f66340d44f6074dade86
2314 F20101221_AAAZUH ghersi_e_Page_234.txt
c1cd7f0eeb4c7508221a5d753d89b613
cf416c987c2c42425fbf433cdbf15627a3cebb15
F20101221_AABACZ ghersi_e_Page_023thm.jpg
e7c5dc6977162b4d570d31f4ede298c0
2ccbe5daa53713de44d67c047a912194cbd9326d
58235 F20101221_AABAVC ghersi_e_Page_063.pro
4001edf52b0df5f5440345b6a061a220
3c09374c7549bfba6645db24ef59f25cb34cad42
79731 F20101221_AAAZUI ghersi_e_Page_037.jpg
49afccdef0cfd40f3b0da3533b3efff3
91db67cc6d12f0476ae627110dcb2d9a3f335190
2373 F20101221_AABAVD ghersi_e_Page_223.txt
7db2494dac1a17fe287de7024401cca4
943807dc8a8f56c5884f3260fa3ab2426b7fa606
F20101221_AAAZUJ ghersi_e_Page_061.tif
a777a1fecea96d9e13c5a7e6428fa2a1
aee46c8633a5354216cd5e3d39716a706afc083b
F20101221_AABAVE ghersi_e_Page_185.txt
36cc32c19b5eddee70812f2afc7a43f5
35247cc55459fa8b7e1640502fab1ac41eca4d04
F20101221_AAAZUK ghersi_e_Page_092.jp2
f1fc06bf80d6d5b1b60ea3561542edd1
3601a66a0c2db4517e52f17aba2833aae2958767
2002 F20101221_AABAVF ghersi_e_Page_126.txt
37912ed9c3de2b9fb5d8d330097e1dd8
abb9cd35384625fd456f36e15ea90d52e6a94703
54194 F20101221_AAAZUL ghersi_e_Page_236.jpg
a4fdedf9e13067efd09b3488ce89d7cc
7388967bf1463c22e76bcc4cadaccf1bc5382fad
58225 F20101221_AABAVG ghersi_e_Page_036.pro
1ee3817e3d9f38e97a62975b0d111231
9aa6bead1a1a4fcb79df89ccb683796e6dc1af51
111768 F20101221_AAAZUM ghersi_e_Page_097.jpg
7fe5bdadf67fea57c1c3b68d27fa224a
0a13ee5d5d36c23a72f16534ff7cfac308f404ec
F20101221_AABAVH ghersi_e_Page_089.jp2
f3eb54b5bdf44b4d668a6a795f3a4216
e215a48b7793f9313e96651275bcfb76eb7e64e6
54003 F20101221_AAAZUN ghersi_e_Page_167.pro
4a1facfe19718fb874d061eb9fdb33d1
03fc4b0574359f2cbe173e3ae7be573ff4dda415
35679 F20101221_AABBSA ghersi_e_Page_019.QC.jpg
eacd857247cc1021413b83a1d66f338b
a19d17257ac76e8d2d5df042de21c5e7e237d294
36099 F20101221_AABAVI ghersi_e_Page_093.QC.jpg
d7e7bda1c265a60e659db322b7e2bf8b
225bb92fd7794070627005df19c34da5a818b4d2
56767 F20101221_AAAZUO ghersi_e_Page_035.pro
401704b8fe855955d038d80f00076fd0
66060d8f25e0dbf5e03029283e9ca452b1bbfd44
8918 F20101221_AABBSB ghersi_e_Page_019thm.jpg
f1ac1a612ab866f7693a2553fe5a790f
48e31fe69b2430dc9d2b445c1d067e0537c2ec28
8897 F20101221_AABAVJ ghersi_e_Page_200thm.jpg
07f1ad42e102c948e335a83d085ae244
063918ddb00130471cb4177d9fe182d7be74fda1
110906 F20101221_AAAZUP ghersi_e_Page_219.jpg
f26a56bcf786723d50c9989a5ad6a6da
58c528e008265e663d575ca1920ac503f922e9d7
35338 F20101221_AABBSC ghersi_e_Page_021.QC.jpg
b45df10c8ed5304cbcca68ffa5038d4f
f51499dc372e6d1e00d470c9feac50ae8a545b17
F20101221_AABAVK ghersi_e_Page_139.pro
3021e1a46a49918af101e664bbd04916
e8f98ca9098ac94f6163f80ef130cc4fddcf9578
36231 F20101221_AAAZUQ ghersi_e_Page_211.QC.jpg
3311ff39235565c125419d029670db2f
6df1020aa279742787c3bf302d46cb3b44f4adc3
37857 F20101221_AABBSD ghersi_e_Page_022.QC.jpg
da585913b9fdfed4751acc5d9710e3ba
294f093aed4a83bc80b716bf4ef288fe0621831c
35929 F20101221_AABAVL ghersi_e_Page_085.QC.jpg
fcd835ed7b26ea13ebdd3e43b0c98a9b
f2d905c66d064673587aabc090d3925ae5c321b4
111103 F20101221_AAAZUR ghersi_e_Page_075.jpg
7819b68707c3be2b8d87b5c9122298da
3a933bc489fdc503096552b993bae411ccc0e758
37534 F20101221_AABBSE ghersi_e_Page_024.QC.jpg
554dfabaef974bd68c7bd0ba58e0c7de
dc02ea784b25641a2b09a636236efea17f2422a8
1051905 F20101221_AABAIA ghersi_e_Page_028.jp2
59849f19182bbd2d9dc8401a6ad759e6
25bae097871595d29dd99864e686b37da75b7083
F20101221_AABAVM ghersi_e_Page_109.jp2
51e7a79a2b1ca4dff585277252746169
7532556d003d52e32b00f38ab93b6eb83e5579cf
7948 F20101221_AAAZUS ghersi_e_Page_173thm.jpg
66a14a3c57847c92330ce52c224ad20c
0c6fcf13c5e80c92f2c821e9b68461ee756f6643
F20101221_AABBSF ghersi_e_Page_024thm.jpg
232e88c0ef6fd814a06fccab0cdc6ea5
611f6540de329032497eb07b89eb66c96e7bd57e
F20101221_AABAIB ghersi_e_Page_125.jp2
619b1d5ad29792967b00c6d8b451bf88
298bb0e3cb528c768c35bcb758a24cf08a6ba3b5
F20101221_AABAVN ghersi_e_Page_104.tif
95250d5ab4a29c036819d5a2967e3ea9
233cf85a7f35fda277df4e775188f2c151ff1179
F20101221_AAAZUT ghersi_e_Page_123thm.jpg
ad30143b16e8385a508233b992f235c1
e422786aeb5d9274d8029d70c7d3dd0733a02391
30337 F20101221_AABBSG ghersi_e_Page_025.QC.jpg
c33ead4f1be857b2258f211f5c48f34f
fbd2ecd6c7dc7052fa63373d9830284e56f0e443
2120 F20101221_AABAIC ghersi_e_Page_013.txt
037175c9b8ffb03a0aefbf8005233230
a46478b0b44395eaf181fcc9212a848da621916e
69567 F20101221_AABAVO ghersi_e_Page_005.pro
ac4ace11b71866751aec7b3231424b31
e3ed7160f8081581b0ce54b638ea38e67b3f377d
8709 F20101221_AAAZUU ghersi_e_Page_083thm.jpg
350e77500ff261cc55f5bbbf254548f0
4f1d4054b2ea22110183cbecbc4315b85a139ed9
32881 F20101221_AABBSH ghersi_e_Page_026.QC.jpg
f0e9d9110951b32d52b31901c1d69cbb
2a55c2713e929d8c6b864c8d29f522ff73177bd1
2340 F20101221_AABAID ghersi_e_Page_216.txt
92635dff771aa2465339f1b8dc700117
66bfb6ed430cfb49b75be89d81f92a25c477d2d1
35214 F20101221_AABAVP ghersi_e_Page_154.QC.jpg
248b476cae03659d7fd4ea503b28bf1b
9dc415f8e9f576921dcce90fa99a82bcc6d3f79e
53202 F20101221_AAAZUV ghersi_e_Page_010.pro
14430e19a7d36f7e96356baf136c15a2
472b7f70709ebc71fce01c279d03c8ccc170eac0
35227 F20101221_AABBSI ghersi_e_Page_028.QC.jpg
2c1af6d9734505896c6bcc6f3bbae42b
ab5ac42ec699e4ca1361c9e2946e5a08e63111d1
7873 F20101221_AABAIE ghersi_e_Page_175thm.jpg
e3a2af831bb95e93dfdbb34b6cea1306
fc70c844bf0948a9a72329a7f003cdb693c3cf04
F20101221_AABAVQ ghersi_e_Page_049.jp2
d870c8af53b343037417a0b1556bb950
3ec5821dded2e12967b2dc1bc913d9c95e80d544
114301 F20101221_AAAZUW ghersi_e_Page_221.jpg
3a0b0ca988871a1a735efb740baef550
cb4bd539f7720a4dfe18480039a72a906a038613
8231 F20101221_AABBSJ ghersi_e_Page_028thm.jpg
b14e507fd901fa9adcc2c6017376cf88
f97b264a20a7adb3073254695052f67b7769e047
F20101221_AABAIF ghersi_e_Page_224thm.jpg
531eb1eca481a89a7288133f55c67a6e
f2c058b7bcf8b114ce8303cbecd3cd21968d3416
58307 F20101221_AABAVR ghersi_e_Page_177.pro
e3b511b791712445970d59dc21a41de3
668151d1e2dee7f0fdc098f9ddba5b3fdeb01775
54874 F20101221_AAAZUX ghersi_e_Page_034.pro
4616e8069ce40d1f46e54b3f1401a116
962bb3af2a9929e81dacbd5063795f308492549c
8704 F20101221_AABBSK ghersi_e_Page_029thm.jpg
f899dcbacf056f7887a8ad7471a1b9ac
ca0591f22e3aec60f99f15129d74b1dfa2ef682b
106924 F20101221_AABAIG ghersi_e_Page_052.jpg
7169f6daa76aac61f51eae76900100d9
d1131a4ea5f14cf2ab86462737a0665198ea541a
F20101221_AABBFA ghersi_e_Page_192.jp2
5a254214e6f5b1312b94df4828decf82
c5904ae4f0148b23d0119182f70cdbe70eb9b8aa
36605 F20101221_AABAVS ghersi_e_Page_231.QC.jpg
b3db94ecaca81342a721a8f703e1fa0f
c5d5702a22c44c2ed8da9124ebed19519a4d2648
35020 F20101221_AAAZUY ghersi_e_Page_229.QC.jpg
1b940aa313a303cf33d995f9ccc3be8a
ac15aaea4c08ed4d77ad1f560cfee5d36b598319
39447 F20101221_AABBSL ghersi_e_Page_031.QC.jpg
046e6b96999f5767658ead6a2747b3af
b089c9f6c10b2a52a03e24c528200bf7764df68e
108615 F20101221_AABAIH ghersi_e_Page_121.jpg
02b0a3e61b08243c0a2cd9cfff5637a5
c19717420bc44ee35cdd9b6685dc69d42cfb3175
F20101221_AABBFB ghersi_e_Page_194.jp2
7fe679a614c17417e7a3da1e99e332b0
2af7e87b90d549efddefcbd3729a32b0b759bb95
1570 F20101221_AABAVT ghersi_e_Page_037.txt
3bf7ade4816062f9f48de0e1f7056ab5
e752c2e02fe80e7b74fec2ced1063d8f5c8378fa
54827 F20101221_AAAZUZ ghersi_e_Page_178.pro
82873d8824b49533cc634eeba689cdeb
8cc906b93205e8b0a0f8172bc540261f067cab5f
9031 F20101221_AABBSM ghersi_e_Page_031thm.jpg
b425453fa0316079f8e3a71d9bc9bf1a
baa84f74c3ad58756c04dae5f7bf48219640f590
110801 F20101221_AABAII ghersi_e_Page_073.jpg
f01ab6c64e948b2f574519b68d30b4fd
6e248d6732c0cc0821af4258cd1e363b56a21a9a
F20101221_AABBFC ghersi_e_Page_196.jp2
60b04cb0fa40b53a849c68f94ae8a7ab
f13185e5f5aec7229cba04a10c5cfab8c56bc085
8927 F20101221_AABAVU ghersi_e_Page_020thm.jpg
bfb9befe9de83078ce7a4fd286e8e7ee
8a9e4ff9019a9f2219aea4b8a96aa4eaf6a8fcf8
8889 F20101221_AABBSN ghersi_e_Page_033thm.jpg
3843347e831f20efc5ef3ce0890b2320
7870e2ccb31af18fd7596d4667d4a2dae8b99b7c
F20101221_AABAIJ ghersi_e_Page_055.tif
0884b2c11db35311810d90808b9112d8
6328595f40f4a7e0ac061b59dc0a92742ff935b3
F20101221_AABBFD ghersi_e_Page_197.jp2
13f1045f78bf3fc372b89b74d07d34af
1c025e89daae7997ec77b2ce74c26a2e05511171
53377 F20101221_AABAVV ghersi_e_Page_142.pro
46472dab1fb4c8e46ebc7ef119fa9e19
1b73ecd9e523e2864b6e19877a2c87a7f72fed5c
35615 F20101221_AABBSO ghersi_e_Page_034.QC.jpg
205c18c92182009f0483c4343d9ea65b
b26ead6baee7f799d69e071e1fd2a05a155d6367
2008 F20101221_AABAIK ghersi_e_Page_175.txt
7382fffc0c12c8b058581182cb2fc136
964f05bc8cdec5311185b444da105d9ebb8295a3
F20101221_AABBFE ghersi_e_Page_199.jp2
84440d41050de7307325110350ce3592
73bd4129c799519389beb59d2292281e72c6152b
35389 F20101221_AABAVW ghersi_e_Page_075.QC.jpg
6f61adbd7dff6bbf4fb05df83bb85855
f88e45fdd304e7211e64fb603d40bb38a3a77d7e
8624 F20101221_AABBSP ghersi_e_Page_034thm.jpg
9a98c6fa82bc6798aff9bcaaeaf27ae2
ae81adf112c50aa5baca4bbdc7ab50e5d196c86d
F20101221_AABAIL ghersi_e_Page_152thm.jpg
dc575a168fdef639489d6527cc7090f8
af99f6d90847cfcd3bfc2de23cac1ee1974943b1
F20101221_AABBFF ghersi_e_Page_203.jp2
efac3575adcd0b61ad55e352bb477c39
60df3c03fba203405642ab93c5e338717a48bbc4
F20101221_AABAVX ghersi_e_Page_197.tif
bf4a8c9326b778ae190b3238eb8da488
ba25d69e23b68b2162c3be8e45cbb47390170809
36867 F20101221_AABBSQ ghersi_e_Page_035.QC.jpg
e67340a4fad92d9bcb5ff00555835852
cc45af0adfbe3b5f13022f5361e3af7b6bae70b2
8884 F20101221_AABAIM ghersi_e_Page_068thm.jpg
dc18cfb4e35f9397944849d1df7325d4
a54bddd69430a3cd0a6c90f5dcae34afce1997b4
F20101221_AABBFG ghersi_e_Page_206.jp2
1c6bc5109100028adf2283bbd6fb5448
e20e0a108610564b0bf43e983035b4bb8a9abf8b
33195 F20101221_AABAVY ghersi_e_Page_099.QC.jpg
c667018ad8cb9fb94ef8da93ca79fbb1
f6b123294fd6fcf3660648c9a7126c6543064f39
F20101221_AABBSR ghersi_e_Page_036.QC.jpg
fa761701380cf157940734988030b1f5
51f6a0b12db450bd95d8aa4e91e448226feed4a2
1051914 F20101221_AABBFH ghersi_e_Page_207.jp2
a0745de08cf57a0fc377bdaf2319ff61
db84f33a37fba7f53f6ee313f3f96c86b2c76c64
33296 F20101221_AABAVZ ghersi_e_Page_086.QC.jpg
5da76fde8c2a52a12e5c05aae3683f1a
ae1921b22c06f11062a04e6a8545ca97d0a9ac45
8837 F20101221_AABBSS ghersi_e_Page_036thm.jpg
d5b99d9696f9631a4dc814343a8e7e64
78c2f239d5cdd871971e02d5956dfc89e8814bf1
F20101221_AABAIN ghersi_e_Page_204.tif
f9212b2d9839d61e19692219fc925bea
51c1d0161dcbba6003f5803e59325a84643fee87
F20101221_AABBFI ghersi_e_Page_210.jp2
31cce1efe6314105d663d99eca5d14bf
0c869901d671835811bb5ca4dd947cc9b7984444
8268 F20101221_AABBST ghersi_e_Page_038thm.jpg
a0bc4df5878266f617241afed6ecf8a0
db9c5c96007b89a96e65b4719076f0be678ecb76
F20101221_AABAIO ghersi_e_Page_105.tif
b54919085e9726c654f5300ed2de97c0
9032de076510ea416b100d9d502837525493f6bf
9002 F20101221_AABBSU ghersi_e_Page_039thm.jpg
d258363ed9f4db93980b83623bcd79be
2d70bb502ccdf3d5abf20557b564171beaf33b84
2668 F20101221_AABAIP ghersi_e_Page_088.txt
3712f37884c1e845a0ce7ce5b7e00606
7b7fc8a5367373fd02aed5ad664a60ee8dd7942c
F20101221_AABBFJ ghersi_e_Page_212.jp2
2cee21990ee0930883b9afd949fc5988
9321e9eb3e95a53522ad2f01a1b6485cb250e8e6
7406 F20101221_AABBSV ghersi_e_Page_040thm.jpg
10d92cb88f63a766e2979925cdb68f46
08a089036e5be0b3ad5a56d78e3d514816a9ab1d
34473 F20101221_AABAIQ ghersi_e_Page_103.QC.jpg
a722b0cada2d167272c48d4d9155bdd1
2e4e0d399758960e109816b6c6fd4e2d415c29d3
F20101221_AABBFK ghersi_e_Page_213.jp2
be802c12a10a41b9683a3f4b283771d3
99e9a247737101c51730771d9ac108082039f401
59078 F20101221_AABAIR ghersi_e_Page_106.pro
41ee77dc9376c0177c0686aef40a5668
65dc70c04955129712a8251f403f8caf8253fd83
F20101221_AABBFL ghersi_e_Page_215.jp2
961ce55b842c487148590a291b2dd3b0
301cd0620faa0ada76439a7393c8dbcb60fd282f
36460 F20101221_AABBSW ghersi_e_Page_041.QC.jpg
ac01f075aa9eb5569582e99c96508072
f8039b54382c815e5a520aa68b97f009d67e2ad7
F20101221_AABAIS ghersi_e_Page_128.txt
4147f95fbe83be15514e940f58ae7df9
53605e73de6affed149f63529934149880afd962
F20101221_AABBFM ghersi_e_Page_216.jp2
56c162966572993cd960dd296d7e0020
e5c40ea0c31c91089e6020ac9849c42b7badc8c1
8828 F20101221_AABBSX ghersi_e_Page_041thm.jpg
9f0f457cab50cfc71ba293223216d0d4
fb08cb48b873084862465185a2848963dbd3c4e0
8982 F20101221_AABAIT ghersi_e_Page_053thm.jpg
ea54278efce992057061a45598925c6d
cf87eacc549cc8229292e44e5ccb37851320b19e
F20101221_AABBFN ghersi_e_Page_217.jp2
9fa145a493e8d366817964f5fed6332a
7592358277d1114a44ee4ef455345647f3228832
F20101221_AABBSY ghersi_e_Page_042.QC.jpg
ea628df1a4a1feee8ccb495a9dafdfde
3bb6cacecbaea081a38ef6717e83e7bc143b4d26
2165 F20101221_AABAIU ghersi_e_Page_020.txt
8d581320ad60bf9981eea3a9072766b5
58a950764baedf57cee8e35279bda4fb2435d2f3
F20101221_AABBFO ghersi_e_Page_218.jp2
cee9f4138b942c061a8911cd59100200
af97a4a5817361c9b6b9d335d64b5eba4298b753
36313 F20101221_AABBSZ ghersi_e_Page_044.QC.jpg
9ff44aa4d7f6b23552b94a2cbb5f5691
cda5ab695f3070faa5e95f9b1848ee0868c5f04a
2136 F20101221_AABAIV ghersi_e_Page_158.txt
35c2e7174e354b066fc916a07deb8822
a854c6ba3e6b25a97ff6de69f486025f6faf82f3
1051913 F20101221_AABBFP ghersi_e_Page_219.jp2
b158ff4659cd9c655b5a0d392005cb7c
f068e2f4720e13708be5e430643456b7cc47a578
2237 F20101221_AABAIW ghersi_e_Page_135.txt
598e5f8d8cfa68daea327bdfa0869fcd
fa3d9a255d35be6b860ff5ea02d3d170788dec88
1051971 F20101221_AABBFQ ghersi_e_Page_225.jp2
102c2a793dc100772168e3f8971dd953
44b1bba3dabdb3977f9f18730c7e32854031f9b2
33390 F20101221_AABAIX ghersi_e_Page_010.QC.jpg
dc2c7cfdd904eeca31d9f97d9fa82847
c455f6971fa1cfaedfa54489df7854c286b22ad1
F20101221_AABBFR ghersi_e_Page_001.tif
75861a0927022bc86fa7245784ea0d73
7061566ecc3181729cc0a922218e45949309b30c
2285 F20101221_AABAIY ghersi_e_Page_230.txt
ea0e0b73cb1acc264bb9ebc4a79c8125
95833b9f7df2c6fa4ff9a34de37f21af843a9313
F20101221_AABBFS ghersi_e_Page_002.tif
9c1ca3f803b6fdfe692015e7a7e52843
be5cf670a0833fa5ea2eb0912faf2790619c76ab
F20101221_AABAIZ ghersi_e_Page_191.jp2
0bc4da034f93c405349cbf7def81a658
bf3371a86ec1599996e64f0ef34b0a17c88061e9
F20101221_AABBFT ghersi_e_Page_004.tif
6aa49415b5081797d924dde05ddb5bcb
273744f00f5bf788da66d4cbb07664d23e8d0d7f
F20101221_AABBFU ghersi_e_Page_006.tif
433e11043e106f6b6a82ec7b66a79652
ee8962827384f1dd2e803695f94b3d9b1393eeaa
F20101221_AABBFV ghersi_e_Page_013.tif
0d3c58df79a0c4cd0899f6e567e952ea
877c92f0be82896eac206bb1339b3c868ea06109
F20101221_AABBFW ghersi_e_Page_015.tif
c3c2e0c0f2fb9c313c3f3d7ff8e84a59
e8a6a723d8b3667e739b88aab580f9e2ac500d6c
F20101221_AABBFX ghersi_e_Page_017.tif
d4ed479203ed71f012dcebe77419e1e5
2a1e2c065482cec6b9be27b632bbcb9bfeb14b63
37693 F20101221_AABBYA ghersi_e_Page_170.QC.jpg
729863c1f1fbbae295e6864a76087de8
ea60e389b0720dc7072e2cb75020e3c98f3c98e2
F20101221_AABBFY ghersi_e_Page_018.tif
858c0621d7aa7f02207eda0908f6369f
db5be36cb167ed23a718a16f3f136991177f9896
36010 F20101221_AABBYB ghersi_e_Page_171.QC.jpg
fd6651e7041dc302a7c3e0255a67402c
a884b6191adde26c756e01bb063e7ebb0be29acd
F20101221_AABBFZ ghersi_e_Page_021.tif
303757dfc9aff87c06194775aacf63a2
a21857f149e7a21192f65b2ccb157c99e12df4b8
9167 F20101221_AABBYC ghersi_e_Page_171thm.jpg
3a7b0152a8ad376d4c510e0bb1f0cb26
df5c6b8654284a2b532c3ddf418b62a246b3dfdf
30816 F20101221_AABBYD ghersi_e_Page_173.QC.jpg
5c1f6c97fe2e91377e5b9607b9c14d02
c302bccdf9b6debeac5008c89a13a9b4cfd842a2
36880 F20101221_AABBYE ghersi_e_Page_174.QC.jpg
db6871e1b1e0942400030f76ec7d0197
f89ff42cbe2ef758771d3dafb95e74f739af907c
F20101221_AABAOA ghersi_e_Page_171.jp2
35fc631d2f1253e71b58db37798290d7
f688def2c8fe370000760cc86549a5e88bb54451
37328 F20101221_AABBYF ghersi_e_Page_176.QC.jpg
b412d094f3d6612567814d92ec645bb8
4b554caff6ed035e75c931a55a9322d454fa9b38
F20101221_AABAOB ghersi_e_Page_068.tif
65157c43ce067e96b30bd6d7d16c46d7
e6a366a567d757137a9ea64ed0c720a63b0e650b
37291 F20101221_AABBYG ghersi_e_Page_177.QC.jpg
7381d00742ee3b4e0f56bc5c697e2e4b
87dfc87b60c87e9d5d4774c973eda9fd79afaa35
8549 F20101221_AABAOC ghersi_e_Page_157thm.jpg
3710ed87c9b25803c47aa1581ba05911
511a1a0c52c6df4b6b2e827e59be1ca5d885acb9
8882 F20101221_AABBYH ghersi_e_Page_177thm.jpg
1d7d28333e55dd8878fac25da67f9dc3
e16e028d90dba3de41f3b0d61e606a1e577fe623
2232 F20101221_AABAOD ghersi_e_Page_098.txt
d9e41edf650eceaf724ec44f230c8a10
282f423a0d86bfa442b7512c09173fc36d15f102
33067 F20101221_AABBYI ghersi_e_Page_179.QC.jpg
de2ee3ceee7e8b953b5bc01b22829637
f1e6d01e90da2677e6f91d4c50cd7f4afbb8c512
105349 F20101221_AABAOE ghersi_e_Page_026.jpg
78f639668e14c9439a61aeabfa34e307
83968bf7d8017f119ec70937c651b615080f3ef1
8114 F20101221_AABBYJ ghersi_e_Page_179thm.jpg
44d14777b0bebf31bb70a9a77c76246c
749e0d808fe97e50a1cb4ecdd710ffaf5d6107bb
F20101221_AABAOF ghersi_e_Page_195.tif
650413e1459a397f3cb5c60922b06346
f37f1f77338df8c7852cdfdceda56e52679b7b19
8419 F20101221_AABBYK ghersi_e_Page_180thm.jpg
10b759af5a9e373772e3bf59a4ecf7be
c9a16fb243f75b8a19d4d31c07df44068e92efd9
54315 F20101221_AABAOG ghersi_e_Page_067.pro
b26899f81b6566faf4b7894161cf89b9
afa1194ca854c0c80dafd3aa8b561022044863ea
34119 F20101221_AABBYL ghersi_e_Page_182.QC.jpg
44921d7fb4072f8a4245c7000926752b
9c27fd6475b9cb214e2e96e2f574a5575f3500f3
34500 F20101221_AABAOH ghersi_e_Page_105.QC.jpg
e84610e5cce3acf9c4daf01b479ce18b
d8f73d60a4ecc6f69918c5d9c243a2fcf60a2f08
57040 F20101221_AABBLA ghersi_e_Page_098.pro
f842c41fcb2b5a41ce4d7fcc608c9832
d6ea96f52bed6dd4d880d4cab3e2bffa620c06da
34766 F20101221_AABBYM ghersi_e_Page_183.QC.jpg
5b7186c51d2ceb73a14b5a081939a256
f21cb9041462a8ff30f58a10cabc908c47947846
117778 F20101221_AABAOI ghersi_e_Page_117.jpg
348425c169d87b20ff6d6ab5cdd53604
26cd2de8068f358a95e048aa5965377035df2269
58147 F20101221_AABBLB ghersi_e_Page_100.pro
71eff6babf6fe8f0c28aad5590395f14
370dcea8c9b1729284b479037ec3bfac7a0dc79b
8423 F20101221_AABBYN ghersi_e_Page_183thm.jpg
66ca64e44a3099c1d894e05eba69b9a2
8537666c4a0e560780adbad5e70d2fee98357b96
2159 F20101221_AABAOJ ghersi_e_Page_163.txt
168b72ce174418981d5025365772591c
d7d46034c8a3bbc1dfc999da14fed13c0f582ae5
58227 F20101221_AABBLC ghersi_e_Page_101.pro
0249b11415a1d784863522b3d24763a6
f5edaf526acf77d738516658bbd4fad943c9f572
F20101221_AABBYO ghersi_e_Page_184thm.jpg
a093c426ded889c4dbe621d5bee0ee46
ca11804d885fb002f1e5c6513312c27b6c3b471c
54253 F20101221_AABAOK ghersi_e_Page_183.pro
8ca30f580671cc8c35cdab14410e72a0
f734cc86f1c27411c29cc874ae470022ef22d409
59214 F20101221_AABBLD ghersi_e_Page_102.pro
f2bbf8f4b682207b4882420b8505fc80
6290a6c2c24e1ef6b3fad219357bebed449dd49e
119013 F20101221_AABABA ghersi_e_Page_102.jpg
66e3eb48e4b310c9561948bd44c601dd
4ce65c5a6e578f74fe78e9231033d2845f649c58
33965 F20101221_AABBYP ghersi_e_Page_185.QC.jpg
78518f39d5077ca49fe7f7d0e7c90784
d7794f1ae1d8f0c5869213a68714793aa5774768
35621 F20101221_AABAOL ghersi_e_Page_166.QC.jpg
0f10e7d4f58823b4824768ca3abe652a
e54947c8800ee4d6e16cb4da8847c6342d980351
51795 F20101221_AABBLE ghersi_e_Page_103.pro
e11a4105e97a1711b97374efca15f3d8
4d5b916e777da1c70e9664e25df9a409a2e11f20
108461 F20101221_AABABB ghersi_e_Page_091.jpg
ae43a04a3b503d9840f796264272a309
d6b2eac925f1d046f247d60d3d835e95ef76227a
7598 F20101221_AABBYQ ghersi_e_Page_186thm.jpg
ae0fe8d0aa8052f4eb70a70a8a7ea06c
7e6b453f6fe623121ee751902cfe185b1304c5d7
53217 F20101221_AABAOM ghersi_e_Page_200.pro
3708f86bc99264c6a13591c0282897fe
d4b5972a4fc5e5e091339cb02698460eee31d948
52174 F20101221_AABBLF ghersi_e_Page_105.pro
ae46c41c821744bfa226aaeb85879cbf
a77e2625cfcc14dac93e5a1cf7a0a6e76ca3cb41
63782 F20101221_AABABC ghersi_e_Page_235.jpg
2184efd422bba78d4d43a202f8869bae
ccfabed60d2f67107a5f05bfd294f03c2ca5c1fb
35169 F20101221_AABBYR ghersi_e_Page_187.QC.jpg
e21c7827be20cc377c958ca46bade032
ab5346a99a79ada5c2c8f1a99f543e5c71a55d9c
9206 F20101221_AABAON ghersi_e_Page_050thm.jpg
2b6e75153399e1d610d9ca6f11af1083
8d9e7fc15e0cde4fda78399fbd2d94f9ac0334b6
58825 F20101221_AABBLG ghersi_e_Page_107.pro
9468eae55339b67f7f5f320bfebe4c23
fdf800b4ec41dae98279846f6c79862e31f11623
54349 F20101221_AABABD ghersi_e_Page_028.pro
ee9e25479a05ed2e71355d371f7e3400
6adf5e8d08c296042de724c39a40ee05f4ad9eca
8404 F20101221_AABBYS ghersi_e_Page_187thm.jpg
ed6cc8c1aff2b3c5d77012e899519f58
ab8e5ea367d8063909f4a9f261e22895b7f49ee0
49799 F20101221_AABAOO ghersi_e_Page_175.pro
ff553266bd10b9b408256e9e7df5bee5
057f9d118ff0a9cb61ef3584599f391c85ff824a
56957 F20101221_AABBLH ghersi_e_Page_108.pro
345071e7b1f55eada5d2a8f306391323
d96437dde85bc4796e4e5752a99bf6f75e9d3022
F20101221_AABABE ghersi_e_Page_040.tif
0bdff21890272c1e46d52c40b9493663
bf07f232d4de526a50f3b6d5784773c44cc9824a
7488 F20101221_AABBYT ghersi_e_Page_188thm.jpg
926bd36eae17f25b30d03defe5b4e967
12b4d92ac9d4f189ec462700938f678ee85c2bfa
35031 F20101221_AABAOP ghersi_e_Page_012.QC.jpg
6655485f36148734b5e32843272d7ba0
bb9b53ba68cb469709d9c83d9acc8a611543aae8
54088 F20101221_AABBLI ghersi_e_Page_112.pro
703785270bcd7fc82e3c335a9d68a8f0
4c6cbb8fd82edf362d51bb3ad7950e9c5c65a657
114130 F20101221_AABABF ghersi_e_Page_100.jpg
aebd8d9f3d942fe280c6d19f651782e2
8a7331d8a105cbc97bf032aa7d6c011e6617d24e
28410 F20101221_AABBYU ghersi_e_Page_189.QC.jpg
b9cabc0942c74ae9c20a3e15842311f2
31fbce9ac1a8a1eac51f04ad4bd5a4dee4128e3b
36341 F20101221_AABAOQ ghersi_e_Page_135.QC.jpg
d0ac9984bd08b355f3935d96d0a8e0fc
f5711d6898c6ea6768527bad93b2edffe8451d96
61359 F20101221_AABBLJ ghersi_e_Page_114.pro
e0ef47d795b0951e5fd9e188d4d4eba9
e35393820db3877ac5b2ad40592be58581070df2
32352 F20101221_AABBYV ghersi_e_Page_190.QC.jpg
1c518b8b0a008916cab7694a345db9fa
9cdcf5f54fc85492e354dfb63a9f542780c50552
86642 F20101221_AABAOR ghersi_e_Page_149.jpg
eea062760565eb0c7b1c1eeefde3197c
b00dc9df8f4c4d639d643bf27823b1db51acd4ad
59622 F20101221_AABBLK ghersi_e_Page_115.pro
2b0d6aa31a387fa272b2e763bf9b8297
3b20a60a9c6012dddd1c69e3f5f749e0aa36b718
106111 F20101221_AABABG ghersi_e_Page_038.jpg
b40c559d1cec96a46b053fe5ecbe1035
28cde56dc7dcd9a4b9d3910d38f8f4a77e07f945
7874 F20101221_AABBYW ghersi_e_Page_191thm.jpg
29c6ba23fc5e7ed226309b3da83be3fd
7f3b1f82e1c6f1f0a7351a485839233bcee98cc9
8943 F20101221_AABAOS ghersi_e_Page_030thm.jpg
9be37ac5dba5d1a3eafe1e17f3a54316
d9ef4c4bbc1778b5e51ecaf2458c8c3c280adc0c
57475 F20101221_AABBLL ghersi_e_Page_116.pro
6ce963f8d1748382e6a79344258a3356
e09a50a8d9c6130aca68fb1f7293dacbf17e776a
109290 F20101221_AABABH ghersi_e_Page_187.jpg
2c694e1d3b66535ace76838a1a428f82
b238f3692969119225af3055f44e38ee6c3ea76d
35942 F20101221_AABBYX ghersi_e_Page_192.QC.jpg
d14ab0113b37d5d0055b528fde610dc8
c1d9cb652f5afe32628b7676afbef2fe72730c4a
54387 F20101221_AABBLM ghersi_e_Page_121.pro
98ba6048308af8100bbf8ae339060b60
b9857040ef51368367bf9696b456edfff0ff0717
106681 F20101221_AABABI ghersi_e_Page_213.jpg
5bf57b8f55b265cc7d7ad3922e7b86c7
901b54c9beca2ea76743326cf10cccf27105ec20
8577 F20101221_AABBYY ghersi_e_Page_192thm.jpg
7ad4cefae7a497e49d88a61bcd2ff357
fe8851e8ae6d70b5ac9b29fd45028233c6d13d7f
34649 F20101221_AABAOT ghersi_e_Page_121.QC.jpg
06b1f57063cefde2198b9797c80f3ecd
cc97dad5d66f65a0ce6b798c9896dedcd50856b7
57235 F20101221_AABBLN ghersi_e_Page_124.pro
cf448e6fac735299d2d3352c3b445463
585afd3155abec6ea22f47296ff8d0dc76fbe5b5
53597 F20101221_AABABJ ghersi_e_Page_212.pro
a37c101b788da3e42a13ccb5c83211b1
89f8d6be04dc82b146a7852ea17ff87860aecd20
30370 F20101221_AABBYZ ghersi_e_Page_193.QC.jpg
104f1f8befa134cb9e3068163c3bd32e
ce939d020f26c1f7c492e9c4b357be58c36889a2
F20101221_AABAOU ghersi_e_Page_154.jp2
cc0b3e819cdccd27b0ccb589ca2d80e1
3b05df76c3f71641c47349e5acbda3863c31c9ea
54322 F20101221_AABBLO ghersi_e_Page_125.pro
5b81124617c4543d6ebb90cdffd8f4ce
54d5fca0022693243a8a4d85a3ed5f2f48fa02da
F20101221_AABABK ghersi_e_Page_142.txt
e18194fdf826a21044dbd897c8836671
79f1fc8343328f15e1d74052f4a65220f33cc879
56970 F20101221_AABAOV ghersi_e_Page_136.pro
5d0faf38f4b550546308b23c6309d5e2
c1b6d465e39f3d8b1691e71e45adc9b685799392
2500 F20101221_AABABL ghersi_e_Page_227.txt
d6e82315ede791ebc9ecf02ed18b7c91
a6676b2e372a958b558f242272db4df3f068b6f6
53056 F20101221_AABAOW ghersi_e_Page_094.pro
49176a6764045c6c73ee81559fdee2e4
c746735ce4b6cb16e44d46d5da95abbd2ff56cf7
57883 F20101221_AABBLP ghersi_e_Page_128.pro
15a9c42e5b3e9eafde6a13d89976f52c
55a1d356a5e8a18d712abea32b11890d6d447257
2143 F20101221_AABABM ghersi_e_Page_134.txt
9258aa8deb0e090a6f9335c04f1697f1
2b51970bafcd7ae919aafd7015338d094057416e
2378 F20101221_AABAOX ghersi_e_Page_192.txt
6e1bfa0eb238168a5fcd0fbf26f13ebe
e490b419a5efd70b97646b50c7faa10c9785fdee
57441 F20101221_AABBLQ ghersi_e_Page_129.pro
98266231be47060e88bd313ad99aaab0
14acd61dc4bef5b5ed078e175a59099d8f2effd7
103430 F20101221_AABABN ghersi_e_Page_090.jpg
9720125a065717135cd925d073d09bea
af08df982be20270dfcdb0bb99af66f24756ec7e
2089 F20101221_AABAOY ghersi_e_Page_096.txt
f0502f43e111d3fc57a83750f68b7908
94df9fe9be48266737cfb0b7bf26c4e367535147
54555 F20101221_AABBLR ghersi_e_Page_130.pro
e5a1c49060112d341138f552b530c73d
d16e3c4a62be8c487dc4c65746e74779a6d3b27e
F20101221_AABABO ghersi_e_Page_181.txt
88cb8a1075ab2eec92eff3e6b721beee
a0483749f9b62aa535f4f06dbb3cab41b6478aff
9019 F20101221_AABAOZ ghersi_e_Page_172thm.jpg
753b0a3b9e811dd358582ac85b5b6a77
23dcdda60a16cb3519a6e021f822b4ed8fa58ac1
56983 F20101221_AABBLS ghersi_e_Page_132.pro
dff0051760497eb4a322d80bc0802f0f
20bd4c916c4a0e44f3621696779960424198b4ad
108111 F20101221_AABABP ghersi_e_Page_143.jpg
06c4feca31ea9d1da0be278d5397f28e
e1cd257de222c3f69a36973c7a061e5db8d8476b
56823 F20101221_AABBLT ghersi_e_Page_133.pro
48ecb9d8f6bacb59a68814a52e7305ba
d3fe0a50190e43ca93dec9b5f008512691d63dac
F20101221_AABABQ ghersi_e_Page_139.tif
df71295e107434c73edf956ccf664138
56bfa650c9538877ce002ee8d4426bcf17d79547
63076 F20101221_AABBLU ghersi_e_Page_137.pro
15fea7aa5c6e3ad945cc8f0b9c5162a5
3411aa546af075e21aaf568dbc4ed003be0c9c41
37394 F20101221_AABABR ghersi_e_Page_114.QC.jpg
89b321c22bb0d64b6f5c9efa8860084b
0b9d2d72c25d33a2bc97ec3d03296839c7ea8433
58290 F20101221_AAAZTA ghersi_e_Page_097.pro
3f73c8a9e19d95768a2bd0e818e73186
d527cbb605d5eebf0c4144999a00ead110b287c9
58407 F20101221_AABBLV ghersi_e_Page_140.pro
55009bf1268fdcd755a5d0a8d2a62b3f
1ffa400ed13fbba4e148dc530d781c12a42a3788
69473 F20101221_AABABS ghersi_e_Page_050.pro
76ef73cae66570317c8debdd5b3f36a7
68a319b81280b7167649def021be810572ebf9e3
30428 F20101221_AAAZTB ghersi_e_Page_186.QC.jpg
a60e82c1606a855e113ef1c646bc8941
ed3aa7197bc26cca092d1c3a4ef1372119b06ff0
41178 F20101221_AABBLW ghersi_e_Page_141.pro
9b5d0a2801030e2c056a79ccc7c49c49
667ec4f07fe2b61fb8cfd3107906226ad3c05c88
28197 F20101221_AABABT ghersi_e_Page_235.pro
00dfb0a655b0a6fd3610a632aff5dad3
97c1ba4ab0e6bc539799a08b819297a0e165d70a
8494 F20101221_AAAZTC ghersi_e_Page_217thm.jpg
8c3d9f68dc7db90dedbfaa99af3b11a1
43393a668f60320f0071769abb17c0b7829aed8e
64580 F20101221_AABBLX ghersi_e_Page_148.pro
740a44d94aa96e6cd5a07a8dce0a58ae
ebce6d91c6275428cacb6564cf944326b0010c96
35083 F20101221_AABABU ghersi_e_Page_218.QC.jpg
501335f35f14113b024805f3ca68adbf
cf97367f74f44ed63ea45c845eced9345fc08fcb
1026398 F20101221_AAAZTD ghersi_e_Page_189.jp2
413f2dac1950f5170850891a45bf5f22
df6b5e69e071256bb9fe8707b65abe3a40d8a6e3
43060 F20101221_AABBLY ghersi_e_Page_149.pro
125474f0bb520852d8c8aace41788514
d1734449e05c95d2abb50baf1f26e118f79d52e7
32316 F20101221_AABABV ghersi_e_Page_095.QC.jpg
61b2aa2e87972b2030797235610bdb3c
b4617f94a9403de43fcc3e7e89e6ab4de4566e7f
50743 F20101221_AAAZTE ghersi_e_Page_086.pro
99a81e8d9cf78c8a79ac8e3b0d261cc5
83070f5249276a7613e19743fc664e3ade5e54e9
57285 F20101221_AABBLZ ghersi_e_Page_150.pro
eb7a943a8e35d107e4ffb45dbed272f9
e8c5b3d81382dc222c2a81aa3d26fae046c265f8
F20101221_AABABW ghersi_e_Page_173.jp2
39e93525362ab8d9417eb914cac89dea
bf8ddaefe0a61ca0be2fb80147ea6edffe95fc15
51515 F20101221_AAAZTF ghersi_e_Page_161.pro
28e31127bca9b4ce62eb4a8c0adfcadc
43e852e22a64cde8ae9ad47d18828ebfc5ce2c26
8783 F20101221_AABABX ghersi_e_Page_062thm.jpg
a6c68db08a42d46f52f28148ff5bb93d
ee74c58c90fa96e35cddd58adfc54d8d296f284a
37757 F20101221_AABAUA ghersi_e_Page_233.QC.jpg
6368e6b15675aeffbdd83f18b685a0d5
32330e5aafbae497d355bf5802e7895c654f41d1
3493 F20101221_AAAZTG ghersi_e_Page_156.QC.jpg
7844f0064df63df45f347a9757f52abb
54e7a3660687f09082460119206678cb021287d4
35960 F20101221_AABABY ghersi_e_Page_116.QC.jpg
d6a2181f54d28a5f7bb0490101ad5e2f
07ece335612cb1679c096a7708cd93e4464efd10
9030 F20101221_AABAUB ghersi_e_Page_176thm.jpg
138f9bfd8fa4a1cfcacb49588c3007c3
75bc0c909647e44e572df1d20b7d35781604e20e
1051892 F20101221_AAAZTH ghersi_e_Page_110.jp2
f00b1f8d945f8cc5c42aa021ed29fe90
33d8ee45734f9df1365c78e78e6e6021f3f553a2
F20101221_AABABZ ghersi_e_Page_162.tif
c41c2cc0af15b9c26f9367206b2a0995
24981f524d2e451edd6b87026faf745e526a14d0
F20101221_AABAUC ghersi_e_Page_202.txt
96bb45cf5f84d3eb57f1dfc11fb468d3
23a5eec25e228f2bc0d272b5c1aa8cc09640cc18
F20101221_AAAZTI ghersi_e_Page_041.jp2
2aea523b12c6fe99cc2132eaf3131399
d2f1400ad439e2f2f15bf049095b359ecba61fdc
37333 F20101221_AABAUD ghersi_e_Page_147.QC.jpg
ce2f1048d5d6aeb84a5b63b6b0abda26
97a61b9b233666b50232387e04e249b074e65ce4
8613 F20101221_AAAZTJ ghersi_e_Page_071thm.jpg
c7d800c127d83e3e049a1d8e0853fb8a
324bec92808a9374d8a8cc23ee69714a0415b188
8085 F20101221_AABAUE ghersi_e_Page_195thm.jpg
b5d54d6aa0832b8122f0e0374cddbbb6
9a10017f797cc3fce56f58543a6fb87723e411c1
36398 F20101221_AAAZTK ghersi_e_Page_115.QC.jpg
f1c8ac63edd96db719459d6453815f80
2dcda8a378222928f72408c12c1c29df41d8bcf1
36508 F20101221_AABAUF ghersi_e_Page_118.QC.jpg
3b829b9aaa935e3740d7a807edc43ec2
8ad23453be632b15c9b8727acdce150e9baea999
F20101221_AAAZTL ghersi_e_Page_135.jp2
9c08aa884a064c7fba17b0d5b78bb761
6143576a10985863a2605caa19db3aca07d9aa90
F20101221_AABAUG ghersi_e_Page_092.tif
7e5fc2c586beb1e53072cd02f923215b
b0166894341dd633386ed8f59bd4f3d6bb25caa1
F20101221_AAAZTM ghersi_e_Page_116.tif
64f620644e82411f2c2122ef447f5f00
4515d651e05c59b09921a5a99db73248d2dd1d5e
116807 F20101221_AABAUH ghersi_e_Page_113.jpg
2cf9423f9909824ce4cbc4ab1c61a35f
43a16205be255fe7178ab5fcecc57b696b39a4fd
F20101221_AAAZTN ghersi_e_Page_131.tif
56240b3ceadd2f8166a5d0ccb53c8195
0f2df3627983b650f8a5bfe009436588102280ef
2215 F20101221_AABBRA ghersi_e_Page_208.txt
a0d0f69e115431228320565d4951222e
a647a8f7456eaf2f7015530e1f00fba5ab75392e
1051931 F20101221_AABAUI ghersi_e_Page_076.jp2
9be79eb3863884bc75fbe01461382132
7ced97b2b51e4317ef8739a0e789601c9baa64a5
60142 F20101221_AAAZTO ghersi_e_Page_054.pro
1723fafc0118ad0fc730095a227ae60d
0192930fc8ff50f69129562c2b7424fd1a2cd113
2493 F20101221_AABBRB ghersi_e_Page_210.txt
d760693d76ab23fc7a645950cd42a9c1
c275cbb2c1427cc9e22e26a575a6579e8472703f
115355 F20101221_AABAUJ ghersi_e_Page_216.jpg
194b00903adbc46cccf412e8727bc49a
6c03b0b8cc51b7872179a7e70611ee5295cfdac7
35313 F20101221_AAAZTP ghersi_e_Page_018.QC.jpg
c533fd71075e58f9c6f42c20c6d43265
8d3982e3c63e5b6a07c383772bfd25b8c1b48104
F20101221_AABBRC ghersi_e_Page_213.txt
3324fe6cb693508367b2ca48b3d37f27
5366f14656427935fc5e6f347d26565cfb9e0e0f
7582 F20101221_AABAUK ghersi_e_Page_095thm.jpg
8486de2858cc3dc0a494405f9e3c7065
9a81afa1bd4cc7067373084a253ea1a9aeedb70c
8817 F20101221_AAAZTQ ghersi_e_Page_215thm.jpg
a045846a23d062f28b04b1d5cc626f98
dd70b854a14ebfcb6ef34cab4c27fc98c5529ad8
1401 F20101221_AABBRD ghersi_e_Page_222.txt
d37e1342a880f05c14adf1dd6f93c706
8c9686632a098e95ea0e467308cdad38c833ea02
34637 F20101221_AABAUL ghersi_e_Page_108.QC.jpg
c6ba3af78680592b33c95e76545ac2f0
7ed50762eef19f6aad0640bc6c5c97282f1d5645
57729 F20101221_AAAZTR ghersi_e_Page_071.pro
6264497e1f247198114ee243a10c9f06
7a19c24dcba5ce4c9db39cdf5e915878134a96c8
F20101221_AABBRE ghersi_e_Page_224.txt
5ed0b0097a26dc5c636cea047baa57dc
991d7b900009d1c8620a623119d2c7067165b823
F20101221_AABAHA ghersi_e_Page_113.txt
9499da5c5e1a45c54e594138e30c6182
ef9e324278cafabdf624ad0abb54ed1bf5fdbf7b
F20101221_AABAUM ghersi_e_Page_151.jp2
9fe10f08054cd2d677b262c2c73acd9e
98088f890575d670fdd7bc1f107aaf135d3000b1
F20101221_AAAZTS ghersi_e_Page_043.tif
33072ec8b863791436b6fb6ee997c615
38afbe36353bef9e58d07d66bef7984b9bcc6875
2573 F20101221_AABBRF ghersi_e_Page_225.txt
9deab28e1db8d98ea2feb5546c644a4d
0ef0408c4dc7ad08fb28d21c2688ead3ee604261
F20101221_AABAHB ghersi_e_Page_056.tif
350360596381914036efd60327fe9a7e
72be2e8a9d74e31458c2f9b080caac02679653ff
38974 F20101221_AABAUN ghersi_e_Page_037.pro
1a0e6b1ed99500883078558e10aab03f
fcf6a9b01f61795c2de33b7748c4711be1a13478
9045 F20101221_AAAZTT ghersi_e_Page_015thm.jpg
01227d8df77312489d190242ba15369d
7e8bf4e746bf2749ff4c72c9cf1cfbdd7f14eadf
2330 F20101221_AABBRG ghersi_e_Page_231.txt
a2c1e9b90602e7434f31483477872d57
2f93e0db04cc9b886f79978a1a44063fbb14adc6
F20101221_AABAHC ghersi_e_Page_112.tif
95d6d000ebbf31c2b1755ed9c80a9b8e
a0818a3a943eabd010edfa5d0089422ab684b008
8130 F20101221_AABAUO ghersi_e_Page_201thm.jpg
c55398d7830b6656973062b1ec55cd39
066b46bec4db792713ee2a79c160aa7b1628cc75
F20101221_AAAZTU ghersi_e_Page_081.jp2
a6a25432ba4be77cbbbe7a15d3155123
d10abaa69063f355936dd32c7f3e5e9c68b27ebc
F20101221_AABBRH ghersi_e_Page_232.txt
5786fa0c16de9de1ccbe1672ae51ac20
3c89f4a8d9641edf99b6133429c3311ccd2eda65
8413 F20101221_AABAHD ghersi_e_Page_084thm.jpg
3898140bcdbcf7ce219290343dfe0106
69ee8e885f3bada5ee4d88620110f31f36ff5e4b
F20101221_AABAUP ghersi_e_Page_130.txt
dc79e43dcc19cb3f3733e180e93c06be
9208043e49988365844cd22cf906b63dbf363ce4
61712 F20101221_AAAZTV ghersi_e_Page_228.pro
0aab5ae626ca0e3a78e330203ed7c820
1c2118635a6d8c83f4600674c749e38f6b2cba97
2485 F20101221_AABBRI ghersi_e_Page_233.txt
75e8ec14edea83217ddb98f177b7ceb8
050348c07bced08a5e739b682522041b7acb6951
1033 F20101221_AABAHE ghersi_e_Page_236.txt
fc9fcadecfc92af5c08445cfb878848f
78d0834c78ef190ed597af354421d70984e0f7db
2140 F20101221_AABAUQ ghersi_e_Page_067.txt
68778587252df393b66ea9b1ca96327e
593f4bf6b04887db148aeeffc250f9d8d632f7d3
33946 F20101221_AAAZTW ghersi_e_Page_081.QC.jpg
65dab5124e55de07ad460c9c24cb371f
af23072bc79bd089113f1085e284cd136fe7b3d7
1174 F20101221_AABBRJ ghersi_e_Page_235.txt
95808562cf9322c126bb4883dc0c64f7
6e1ee04613621be146578f9bbb50a7eed871de2c
57820 F20101221_AABAHF ghersi_e_Page_083.pro
f53c7acc39d11dd2605a0a72d5c71696
08b2a826091584f340ea242d4bfb1001ce241c50
115262 F20101221_AABAUR ghersi_e_Page_106.jpg
d1307c51d552737b168c7e0ea65f3066
0172a793d9dd535f9c28a22a6dafa2573802e64c
F20101221_AAAZTX ghersi_e_Page_041.tif
7d225a04e28abbe413fcd1c7fd46d0e8
5bce8384b81567939d01a694fb5d6084b005a13e
1958 F20101221_AABBRK ghersi_e_Page_001thm.jpg
865fa500b27cd60ac25ee1ddbc50ed95
cc77beb2eee87594b43361d7dbbaf878d302bda9
107028 F20101221_AABAHG ghersi_e_Page_168.jpg
a906a0a8432d9f18bcde6079fe51e4fc
e6ed514570ec19ce82bbcbbac581b23203da29cf
F20101221_AABBEA ghersi_e_Page_142.jp2
4fcd4c9ca6e022174fdca9a1bd1bb0d2
430557225677a6c964786c38ee893b05a6f97672
35994 F20101221_AABAUS ghersi_e_Page_053.QC.jpg
f36d858859400cc39bea3fd45cb8b6a7
a95895d1ae8428a34016502f324107a5edf28371
F20101221_AAAZTY ghersi_e_Page_159.txt
802d5871ace1b9424a61458e6765acc9
70163c93bc6241ef2b207a31d2936ea46f8d8bf8
635281 F20101221_AABBRL ghersi_e.pdf
f3cefe98efeb9c739a7a913d57f3051e
4c9398f775713bfbc098f99a858cb00727c4d3da
51534 F20101221_AABAHH ghersi_e_Page_157.pro
c22cc065869f939e57fcb3f85f5d0269
e94acb614650a24ef16fdb9b8f8f240aab055e47
F20101221_AABBEB ghersi_e_Page_145.jp2
8b866a558bc43a68e4020ffc92396b74
a4edef3feb8292f40ad9c65c7e3eaf128bdfee41
107775 F20101221_AABAUT ghersi_e_Page_017.jpg
c42fc2fe6911acaaba83d2a648970ea4
a9ebfb49385c6938cdd5878cdbb0068c6b608ad1
552 F20101221_AAAZTZ ghersi_e_Page_002thm.jpg
748cc2be1c94efbe222c7d5b04c6034b
43789ee843c28f94ce167bf2abe810242732e97e
1199 F20101221_AABBRM ghersi_e_Page_002.QC.jpg
639a8990345f412174c4b9b8d5d2e0a0
67cb18286470b275d470dd5f298720155950e297
56712 F20101221_AABAHI ghersi_e_Page_119.pro
58b8ed577e1dbc52ba2ef8f324438b49
ef0b198d4588134b306bb01700ff213632c95d2f
F20101221_AABBEC ghersi_e_Page_147.jp2
034f6431a3c37adf472f0d53af441877
1974ea4e60df99eb4032e5dbf84420943a07c334
5913 F20101221_AABAUU ghersi_e_Page_037thm.jpg
f1d5855604b7925f05a19a439d8376d4
6470d069099c860a89af295a3c36930636aac6ac
F20101221_AABBRN ghersi_e_Page_003.QC.jpg
50b207c26facbb110282c633ec7dc3d6
bf4c8de83e24fbae7261d35fed5bc4651a1e1992
112831 F20101221_AABAHJ ghersi_e_Page_042.jpg
97650706891c809ce78f444af6335a4a
fc702060f66e9014b42555cdbc67677d01228847
F20101221_AABBED ghersi_e_Page_148.jp2
65eb328e88f63a52860c3c4ab846e8de
7c8f05a4653179372653ab8d837e64e036631d76
F20101221_AABAUV ghersi_e_Page_178thm.jpg
631169de5bc6fb30d25417edd41d6aa1
afccd6741ef53c7914ceb5bdbe50bc8df4c2f360
29644 F20101221_AABBRO ghersi_e_Page_004.QC.jpg
5490f83f77e900d3d5ad15541f4324e3
35360e59a9c54e08e8a292b0060cf848a71adce1
F20101221_AABAHK ghersi_e_Page_148.tif
0f4746a560ec431fb2b7c363453640c4
2631747b69ad4e1a68f7a9fdc25270c610e782e0
940302 F20101221_AABBEE ghersi_e_Page_149.jp2
0c6c04324393a1f831b312b5bc49998a
2611c08bd181fdf00668ff8289deb512a21b108b
122605 F20101221_AABAUW ghersi_e_Page_210.jpg
c0b83b2a23bb902c096ece5dcbe3f271
b7544b1a4d252383d8719cc6398b83940f260ab3
7207 F20101221_AABBRP ghersi_e_Page_004thm.jpg
4a0e35296ebc24511f497290ff0771f9
054ca8111e9a5de4a8deda7de4cd841f67e7a981
2090 F20101221_AABAHL ghersi_e_Page_193.txt
79e10f8c1c5a70d89e1e990d54203af8
1d800b7b76bd44cc205ccf78989b408285606efd
F20101221_AABBEF ghersi_e_Page_150.jp2
2f9ec42364726ce80d0f057d14de47d1
4e49c201e875cb13af21dc2c359cde93184a795d
49238 F20101221_AABAUX ghersi_e_Page_095.pro
783e11c4b8fd0b1547a24b59af07b92e
e59b75cbc83bb622892e28fa778011c0531fc63f
30743 F20101221_AABBRQ ghersi_e_Page_005.QC.jpg
af6a4e1ed77f5b6235772470398aa961
35cfb2a6396762ee9eacb5e80958f146a39f4b84
F20101221_AABBEG ghersi_e_Page_153.jp2
961c20be9395519536ae32cf050b4a54
32242b466d14027ce22bb94f22d055fea6a7ff3f
113740 F20101221_AABAUY ghersi_e_Page_215.jpg
9f9e5d79f8841e05e1b58ac24f108f18
b915679de4a006aa988a779d683ba20073d4d393
7103 F20101221_AABBRR ghersi_e_Page_005thm.jpg
cdf2983898420dff26d178648c836c12
7af42f662cc67a2e323217ce427f5ee666032c7c
3299 F20101221_AABAHM ghersi_e_Page_006thm.jpg
4488db41f5488d4f81bc66ea8e07af40
bbc672c044f5ea771cd1bcabbb3a0966fb0ac114
79850 F20101221_AABBEH ghersi_e_Page_156.jp2
ca2cc6c5bae00737fd8739d81b4c92fc
b9b2f18c028980da602738cbc271d986722b21d1
31748 F20101221_AABBRS ghersi_e_Page_008.QC.jpg
47a320f2e353526e3dd4854e99a37096
82e2ae1f1721b705003b105a90b95506069c0aaf
55242 F20101221_AABAHN ghersi_e_Page_194.pro
2498ee73efa186a9a0fb37edcea1b64e
b730055d79a95b2320130b4bd14d6db1f9a24130
2161 F20101221_AABAUZ ghersi_e_Page_082.txt
f1da211e7dd02b42526dc3700d22fd72
8f96c03b41d50cc564f381a45be5992fd555893c
F20101221_AABBRT ghersi_e_Page_013thm.jpg
4028e589efd96ea91c6a366ee66cbe6c
a21555c6482fb9b2b74452495764ac5a5edbf1a2
8752 F20101221_AABAHO ghersi_e_Page_021thm.jpg
620b668ce349006a739e07837ed20ba2
7850213ff5063bd26258bd0d5d479ddd12ee46ee
F20101221_AABBEI ghersi_e_Page_163.jp2
261104f21af81ab89a82809452bedf55
11329af70b94c30d875cddc3de7d2ede01e30358
36447 F20101221_AABBRU ghersi_e_Page_014.QC.jpg
24c56a682650ca996c6fec8c09e61ba5
826db6fa819247d59be5a72786d2cfdda22e4d06
F20101221_AABAHP ghersi_e_Page_091.tif
987f4816de3f9d2f89ffa835cfec5b2f
dd8ed82d2c5524aceba3f4ff0b80ac5863d06204
1051945 F20101221_AABBEJ ghersi_e_Page_166.jp2
12b4975348fa8b35db6ae4efad8ea9ce
b77e902bc8791313e2bbd52cb3a5d31dfc2ced3c
F20101221_AAAZZA ghersi_e_Page_190.jp2
c1215c05079d6ca1d451f239d2e0f9d3
62cde2a8200547463553d17913ab3cc437094817
F20101221_AABAHQ ghersi_e_Page_102.jp2
3b466e1abddd093907b8fefdb3cd13f9
0824eb33132d25e10619deb6d78b50845c7f4659
F20101221_AABBEK ghersi_e_Page_168.jp2
ec0d1af1d2ab9ed57c1301cfe3588465
573db81236c4e7135e24303aeb94e6c5fdeb3419
F20101221_AAAZZB ghersi_e_Page_093.tif
9d415eb9c4172c2e94ebdec1fb747d70
94efbdef133d7b78ec6257ec8d4401c3b90bac5f
8820 F20101221_AABBRV ghersi_e_Page_014thm.jpg
59485903b9a1c0f20131ad1754d5f0bb
f493abbcf8ea2494ad0afaaf118cd6def43a08d5
86948 F20101221_AABAHR ghersi_e_Page_009.jpg
beef5faed817d5a12a376a8c8d129002
05f20ab720b43b95689953d34f917061f3f2305d
F20101221_AABBEL ghersi_e_Page_169.jp2
e56b76690ccbd292b0ce97277cefbdea
26fda01b652dac923d8d9cb2de31617ff6fd2c25
5743 F20101221_AAAZZC ghersi_e_Page_222thm.jpg
2e96f91c090a96fac756c01d723402c1
52e0634c992f0474ef87548770e8f2c9fda8a65e
37645 F20101221_AABBRW ghersi_e_Page_015.QC.jpg
f7720e2588fa749ba08271d420cadd19
06e45ac86e664e5264337ee4356f7b48e9672250
1051941 F20101221_AABAHS ghersi_e_Page_204.jp2
fb623af7548b032b76993fa0f710ddfc
ce3309737950df1b8783782f30ecc9b9c3d22fd5
F20101221_AABBEM ghersi_e_Page_170.jp2
8945338be6b6bbd152b1fc4839aac19f
9066309086f5fca5b4f44bf0a7bcca3967d7f5fe
F20101221_AAAZZD ghersi_e_Page_154.tif
94f22ae46bec961a232d67c42f7a3dc8
c33851a4910fe951e10eed7a199fbceb4eb3a577
F20101221_AABBRX ghersi_e_Page_016thm.jpg
189fbf1c8bf3de260d57bb5f644e71bd
98079985cc9d3930c6cff5830301df27f3f29013
9288 F20101221_AABAHT ghersi_e_Page_043thm.jpg
267791b534e0109c2ac8a590b8cbd4eb
d6806b09490487737f57b654a653a34371fd707c
F20101221_AABBEN ghersi_e_Page_172.jp2
96837e1b24e7e5073ba5a06ac0e08457
ec35a3c7acf44e812bfc8a0bc98b4ca529b39458
8410 F20101221_AABBRY ghersi_e_Page_017thm.jpg
5118da5f6cb2f52465c52193ab20fce7
f580361a30817cc74586e0a169e40ab9e2c838b3
34633 F20101221_AABAHU ghersi_e_Page_213.QC.jpg
1ae67c7a5d63ae99aac3b66b721982d9
0e859819a6f9505d9ef98923fc291fd0ad06d29e
F20101221_AABBEO ghersi_e_Page_174.jp2
2a2e9ac68e6a412b397fdd37caad7d57
5b02a9cfde8bee1f5e1dcec498e2dcc4d07819f5
1051890 F20101221_AAAZZE ghersi_e_Page_066.jp2
b0181aed5228160e53782e867a201ed2
6b50748c5531337d099e83b6a83704a222e4e449
8424 F20101221_AABBRZ ghersi_e_Page_018thm.jpg
760b0aff74d1bc7ec2787055f8cadadb
dc460b44902c86de21c037c4fb5182bd4be63d23
52747 F20101221_AABAHV ghersi_e_Page_084.pro
26dde988f6a9e2612e1d4ee3fc2e8612
4a88bc2a762bbda786da8120da9385f12459c07b
F20101221_AABBEP ghersi_e_Page_175.jp2
8d7b0c8e15c7a2afd0608f01940768b4
db057e410bdb2a3444a4aad83395003fee5351b7
8949 F20101221_AAAZZF ghersi_e_Page_077thm.jpg
b13651cce7fff03c98728aa191d551f3
2c68265357b0c3933f21824fcd2a1d7594323287
F20101221_AABAHW ghersi_e_Page_063.jp2
409b3b5edc42f53a29a10eedbc026a72
46ee95b76316665f33389ef7e540c5ab28da6e90
F20101221_AABBEQ ghersi_e_Page_176.jp2
b2e3163f52d207d818c459bd5e5616c3
d79dac1fefd877bfaeb903d8c70bfbbb1061c57c
2212 F20101221_AAAZZG ghersi_e_Page_190.txt
8f42da0098824847fa7e0a794585f600
6e747977a1618aefc57b733beee145a25cff81c3
2323 F20101221_AABAHX ghersi_e_Page_221.txt
83c17e0d43b9e969ccb1a394fc4c40d8
f00d01ad1d7c795215ffcac3fffaa0a733d6015e
1051936 F20101221_AABBER ghersi_e_Page_177.jp2
400889c42ec98626339405e1f61ed12d
a6719266a268ed38e5ac7c662fffd2eb0cfe19a7
F20101221_AAAZZH ghersi_e_Page_111thm.jpg
68942c31ba5957bb1eb2ea44afa53790
7e36fe8f7840f79aae560cb208a7b1d8bd558503
113746 F20101221_AABAHY ghersi_e_Page_128.jpg
7a6d584b70da2ffcbe1b10f2791faf94
3abb1e4de1035a20e37d308fe32e0de2ba8baa9a
F20101221_AABBES ghersi_e_Page_179.jp2
5569728f4355b3dba198969788137d20
0c0a3adb2f4d52e61628ab91b5fa750d0d1adf55
8847 F20101221_AAAZZI ghersi_e_Page_115thm.jpg
0111f4359dd331723063d947c3271d59
a79afc519e89121f4c3e28952f50c0e162f31843
7084 F20101221_AABAHZ ghersi_e_Page_189thm.jpg
6b9fab1f09f9c654b3091c27c77196c9
3940b7bd36cb27a8ee6126a35394591c252af8fe
F20101221_AABBET ghersi_e_Page_180.jp2
369529d62890a3f35bdcc2be8400ac65
e6c3e17f28416d67693eac13b8d85ef751f8e7ee
36779 F20101221_AAAZZJ ghersi_e_Page_064.QC.jpg
10addfef4e147af3d7ebaff7109c9b32
d135aad57da158c2b7e70a3ee2179da0c4d409c2
F20101221_AABBEU ghersi_e_Page_182.jp2
399b12caca4d84801d4b05e9557f9783
7ff8363abe39f3cec8583e1bf61b692da1f652f6
F20101221_AAAZZK ghersi_e_Page_113.tif
4bc9b1c74e68b4d431414b04d15af53a
4ecc0224215c0510fe6ed26ab7fbbd428c9354a2
F20101221_AABBEV ghersi_e_Page_184.jp2
6c75c7e9e94b52d0017beb2b7142ec22
6d30c177029d06736cb717f3b15537e3f69feb61
36552 F20101221_AAAZZL ghersi_e_Page_032.QC.jpg
350537f4c8751bb6a2c3b07e57054954
7a0396ccd99fb6635bbad0376c6c45481bd71844
1051928 F20101221_AABBEW ghersi_e_Page_185.jp2
ebc930d72d10a519c36678bd24fed05c
fd763ec3b745b2685814db96722f1f50aa4824a3
F20101221_AAAZZM ghersi_e_Page_193.tif
2cf2641fe209d1e67c5ad1452ef84815
be1c6ccff008ed404844bcd7e7cd678da6454411
F20101221_AABBEX ghersi_e_Page_186.jp2
ea47cbcbad54fba32654c9a28f227fc0
750f82666404a348b7539358c7595d009f86159e
37149 F20101221_AAAZZN ghersi_e_Page_197.QC.jpg
46665fff42fe81b902266d96ab70105a
12824147ad2a9b94ea12320f701fda8b5bf794f4
8614 F20101221_AABBXA ghersi_e_Page_147thm.jpg
81af50dba48aa5ddc8a4c0e25e32e54c
0c0de084bcda18cb698f66491067be8262273559
F20101221_AABBEY ghersi_e_Page_187.jp2
656cce1c5454ce5bd7f8efd3e990108b
e3ffd286db9723e4a84ef1f1dda38ea0238d8a64
F20101221_AAAZZO ghersi_e_Page_117.jp2
e7f924a97d79193fcac024b148a16408
646d47e37e7d3c6bd3efaed87fd3694b154a0302
34316 F20101221_AABBXB ghersi_e_Page_148.QC.jpg
08c2cce1e509619c8471094e3da3a946
3a11f51fd460f9e36a69b9ed23353710261cb3f5
1032862 F20101221_AABBEZ ghersi_e_Page_188.jp2
4911bc4d1b51a2591ae57d228360299c
5109508c939e9d2409f3fbf9f7c7b87c0ffed73b
52236 F20101221_AAAZZP ghersi_e_Page_226.pro
f85b8f877ea83d757257df18e77122a3
52750b6f0cb83dfe701cd9c564baa6da2cd67706
8290 F20101221_AABBXC ghersi_e_Page_148thm.jpg
e2bb7a17057bfb4e8bd77f181c4f4785
814ebb3a582d6cdd51e671944e9560b7f71d5551
F20101221_AAAZZQ ghersi_e_Page_144.txt
98b4b1974fe8bc8a7775a21dc49755b7
7cfc82a392062e5520d45d1e33c989ace4357998
35415 F20101221_AABBXD ghersi_e_Page_150.QC.jpg
73bf5be62e3e546fd5c16f888a5a9186
cd33b8f7bd7116cfdbc655285a91e312891bfba4
F20101221_AAAZZR ghersi_e_Page_114.tif
7ee46f2076cfa1013c56c0965db36386
51460574bdc631364488b7c31d7fb4b00e96240c
8827 F20101221_AABBXE ghersi_e_Page_150thm.jpg
bb86264d6785d42cb9f8a39f778315e5
03116b89d2c3e08991f1de383d6be728bb274f41
F20101221_AABANA ghersi_e_Page_143.txt
4ee5707cf87976cce9ec6e7341c1ef95
44b4d87047dc9e9fb3492ec26ea5031f4ec86572
F20101221_AAAZZS ghersi_e_Page_012thm.jpg
f045d71a1096263370f6b5677afdc341
359bf6fc2fc3d4e3abbfec2ab3c63212ac271508
33180 F20101221_AABBXF ghersi_e_Page_151.QC.jpg
a178a5e5269c74d9aa560c46d23871ac
6470fc89736d4a8eb8bf9525c8359c62e5c0e2a0
52244 F20101221_AABANB ghersi_e_Page_164.pro
165ec343df0fa426c54418c2c88a0ba5
f59f832501b403dd47f64f0d7da3750afd8b800e
1987 F20101221_AAAZZT ghersi_e_Page_186.txt
f80519e27689e00cf16ceeccf29f596c
96df6683f85350a4b6150c32c0a84ee6b28d04ad
8321 F20101221_AABBXG ghersi_e_Page_151thm.jpg
995efd04ce7070f735ef08fd8b61182b
3ae9645ee9516b0a35859b96256498c0cf1d1e5d
34321 F20101221_AABANC ghersi_e_Page_017.QC.jpg
5b35e7d40c5c523c7b754141cbe25fe2
651166eaf922cfe4d2c40122fda978eb654f86c5
34737 F20101221_AAAZZU ghersi_e_Page_200.QC.jpg
7f773057b4a20177bf4ea51487840b50
2effa7c40e8d05f042162c0a4898c47bc5eb5027
8559 F20101221_AABBXH ghersi_e_Page_154thm.jpg
21aa15e21b2b184a54011af8b3b8ba8c
773dded39145b59a61bd3eaa90c2de3e8646ef75
6975 F20101221_AABAND ghersi_e_Page_009thm.jpg
a43c067af85856f921bb4eb7a5678406
e91aa663967761daab40cb3001318ae7c8316f26
114047 F20101221_AAAZZV ghersi_e_Page_089.jpg
4f4c29a9d486e59b6087534d0c5a9a85
3cf1746b85613ceaf9adf1fedde4d112b11e0c50
8637 F20101221_AABBXI ghersi_e_Page_155thm.jpg
bf2f0e55377ab7cfe6a20ae627a2a54b
b879bc0b9c141d618f9b2ddc89e4a96ba1e340e2
1649 F20101221_AABANE ghersi_e_Page_007thm.jpg
ade0df8b05547914ae9162dae00a8d50
6730a52944f350d40931103e993864b544c8ec24
2274 F20101221_AAAZZW ghersi_e_Page_116.txt
f8973bfc750bbde076cef65abd484aa6
1652c6301e874ac30379a274691912ec03d56985
34273 F20101221_AABBXJ ghersi_e_Page_157.QC.jpg
f01acbb3bbb0f1eff73c436f25b1930d
56abfe68e72c176443f0a4a174da9cfcda0ca188
28246 F20101221_AABANF ghersi_e_Page_009.QC.jpg
56409fb4da126a9429ccd27926469ea1
07661bfd707459960745b0a1e4cd4daeed023bc4
35190 F20101221_AAAZZX ghersi_e_Page_094.QC.jpg
d83cb6f745a55079481bb5865dbccb03
f6ee54d20810daada760d469f442e36cc00fb60e
F20101221_AABBXK ghersi_e_Page_158thm.jpg
0ceb6ade487dc76b4664626d32e1fc0f
2d78d6432cf3f1e0c31aac5bae40478b908485f9
F20101221_AABANG ghersi_e_Page_202.jp2
b949fde41f03da0df2c1899d2a7f4295
f0492926618ac35c5dc945e17b33724a85b34d62
F20101221_AAAZZY ghersi_e_Page_013.jp2
f3fae4b5bc37518847d58e6fd87041f4
6298206d68838a62eb03435843773f53c7e281bc
35133 F20101221_AABBXL ghersi_e_Page_159.QC.jpg
181a81a90fdc876549550415eda075df
3c33e39cb46f4981c67c3971e08a287c40743a61
F20101221_AABANH ghersi_e_Page_011.tif
26ca284a2b3293f54d125599f92b7a98
5c2caef79ef815df1472e20cefdf5daea4f4872f
56175 F20101221_AABBKA ghersi_e_Page_021.pro
b0776bb1023c3af3df109ce98e871940
6677e75b0aeab88794f81d836b52c99b7b68d1e0
1051946 F20101221_AAAZZZ ghersi_e_Page_123.jp2
bcb19cfc06fcfa3409e10a9bc15924d4
cb3dfc476bd74f71aae2a56e1ad7db93500ed71e
8526 F20101221_AABBXM ghersi_e_Page_159thm.jpg
27d3259cc627cd24470f3f89125d4f1a
c64e4a4525c0ec4edf3d0786d878ced73a55b3d8
F20101221_AABANI ghersi_e_Page_087.tif
bdfc7cb62c93cd63ff9010dcb864239d
2174541f5ee315849d5a11eec0b0973b3f8a9338
58403 F20101221_AABBKB ghersi_e_Page_023.pro
7774d885685b0f84e6b019e748a77901
034606ed9233c9d269b0cbfdf34749e3d9d35622
36771 F20101221_AABBXN ghersi_e_Page_160.QC.jpg
4b014689a27eff1432a39894b9bde199
58c978fe7a55a83070bf3225c7045002919a03a2
33678 F20101221_AABANJ ghersi_e_Page_061.QC.jpg
a229fcce75932a7c4e9325a76445931f
ab1755819cbeeb9a20c0869ff9384fda72bb3e0d
48155 F20101221_AABBKC ghersi_e_Page_025.pro
402cb8ef198a6c346382ea134526061c
79a09cfe9edfa9c63a79adca54ec17c2580ba38b
8845 F20101221_AABBXO ghersi_e_Page_162thm.jpg
6adfabe06928b22d02e2a330cdbbfe6a
afb008acb510104c0206a63d4bfe1bf3a3d40a08
107394 F20101221_AABANK ghersi_e_Page_048.jpg
a8c8e993890687886b684ffb2ae9ecad
627d716eba6e431faabc9dcdcaefdd0e83223ebd
51956 F20101221_AABBKD ghersi_e_Page_026.pro
6dd5f40875f4fd7c6d4f65e7989266a1
707775e047f48a253876bbbe2c612496d920fd75
F20101221_AABAAA ghersi_e_Page_227.tif
61fcf84ace0ecf7a56cc7d2c16f968d1
4fefbc3f22f465c34f8e9005925d5c29c15a6c0c
35595 F20101221_AABBXP ghersi_e_Page_163.QC.jpg
b5fe8c841f0c6e4f266ce0b66cd1cbdd
458d4d60f3d8c82cfd99fae8c49a7fefb7e306e3
37271 F20101221_AABANL ghersi_e_Page_202.QC.jpg
2132b5efc76e184e8a1405b9e315750a
30dbd273968fc95deddbf3d2436d290a1707521c
55239 F20101221_AABBKE ghersi_e_Page_029.pro
1f500d8305a9ae7c5f4008032ff86b7a
4714c2f2050d17806bac30f7c79e81e2fbc363dc
2248 F20101221_AABAAB ghersi_e_Page_195.txt
ff9c611a7b8352e7b965652b36730f26
e484b71e3c12e7deead3727d71fd1a0c72cbf82b
8959 F20101221_AABBXQ ghersi_e_Page_163thm.jpg
f55cd88ec29a7a638fb32647f299e1c5
24d7e6adead92a8dadf01a3d921db2c50c40b75f
53693 F20101221_AABANM ghersi_e_Page_190.pro
03a2f2329e1657d22dcb067ad8624345
afd586747e10aeff13815c6993fdc90e57660553
56299 F20101221_AABBKF ghersi_e_Page_033.pro
ca4198ab7b67cb478b67b5caf3828c6e
869ad223f7c179d6eeb9596907969bceed0b09b1
2149 F20101221_AABAAC ghersi_e_Page_070.txt
81cd9e332b200675abda06bc12d2df5b
654ae8bd3bd36ea181535a15e64ed36c1ca55e84
33713 F20101221_AABBXR ghersi_e_Page_164.QC.jpg
be2bd47e34b4b8c087fa3a488d0aa0ae
bc26618f6ae9c1e028c217a470fb941553979c44
96885 F20101221_AABANN ghersi_e_Page_193.jpg
6211fcef821acd3be57b9b38a5692214
5f91f6948b1c26d3ff98ed13f4fb4d5cf1615d2d
52786 F20101221_AABBKG ghersi_e_Page_038.pro
9f74c254bcf9c9539347861a3f51e5a6
53923b5977687af502244c91efd664ab5de7f8b2
F20101221_AABAAD ghersi_e_Page_178.jp2
0784e248850fc11b20d929fe9b822a17
5fdd33f135c163db7830bc12543ad4406465372c
8238 F20101221_AABBXS ghersi_e_Page_164thm.jpg
75a0a2479a7447ed1b5db979bec631c3
e4f835f78705f8d05af559506b474caa25c49326
F20101221_AABANO ghersi_e_Page_220.tif
d54ed5b8a44a6396ebc7b350af1ec92c
66096a595ba48afff3e052b5a67fede930bf0efd
56351 F20101221_AABBKH ghersi_e_Page_044.pro
5f831a16d4ea1403ff7afd1847c86b53
adfe7b81b3864ceb7ed9022d287400e7b2b2be5c
64828 F20101221_AABAAE ghersi_e_Page_109.pro
7fd73ad1c80ae5c17e28d3181fe1b9d3
57ad873210fdc6399aa8cc12a5736364766aed26
34784 F20101221_AABBXT ghersi_e_Page_165.QC.jpg
f7b019ca1d5fa8d87abcec53a5bb9f34
eea9de5b41c391674eade6946e3c5812797aa5cd
F20101221_AABANP ghersi_e_Page_138.tif
39266404a6b92c74ecff5e504d24089e
73fa3200c62f56f7f01ee4d5604f2eea45ee07d2
53792 F20101221_AABBKI ghersi_e_Page_048.pro
57649c531748ec81a20f8a6b0d74f4fc
4efe1ee41444877c7399279cf747520c4decd299
F20101221_AABBXU ghersi_e_Page_165thm.jpg
898c2b8f81253b7d2ad5e33663e5b0b5
428efcf90ca44248be66d5bdb57598c1d04353f2
F20101221_AABANQ ghersi_e_Page_183.jp2
aa10e6f31c315c674bfdd71b32cde0d8
a9b8a56b67c390d97cf01241cbc3f669ca023ffb
52614 F20101221_AABBKJ ghersi_e_Page_052.pro
3a84670cd08bed84954de9c7e1307fc5
212f511306236a94c75b300eee77b6fb0771d6e1
8869 F20101221_AABAAF ghersi_e_Page_072thm.jpg
ade8fd5f9d505f18c3bc8060f71aa148
5303f9f348ac6288e8881cfabb29920524239d41
8930 F20101221_AABBXV ghersi_e_Page_166thm.jpg
1c3697d413c78f3de9f73de68be2731e
a9c0688735cc375f7589fade563fb0925e3eb412
F20101221_AABANR ghersi_e_Page_077.tif
c29ebd217c908935f6cf866d140de688
cbbe31219f6ecdde1904f9f7f4d03380ef3406d7
56361 F20101221_AABBKK ghersi_e_Page_053.pro
8b605b2b144abe34bb836aa2b200280b
48f1d42e211b195bf11956f12c1fa0f9f98c5fd7
64629 F20101221_AABAAG ghersi_e_Page_160.pro
486a55b47d8381575ea4a8e4e1b8b238
18c0e6b1934dc9b7b5e31eeec75d5317f49c3fd4
34186 F20101221_AABBXW ghersi_e_Page_167.QC.jpg
ea91eb39b0f2e21892b577184e9bdb35
e56a0d4484577b65ef5d5f6cc7df4479a02dfe38
54611 F20101221_AABBKL ghersi_e_Page_055.pro
da508c44a6cd43773c118a0a454a8ee7
c6183a6056423bd9fb655ce91c0a6b43c07f9e26
34957 F20101221_AABAAH ghersi_e_Page_120.QC.jpg
4f464c0101b9fe78f355539d5e671335
85c55d5a5e6d783f0847198aedd757eb26982dac
8253 F20101221_AABBXX ghersi_e_Page_167thm.jpg
2b3255237157114103b7f33e2cbc1d63
49ee2b99c665fccbc073c19605b1102174a88baf
110204 F20101221_AABANS ghersi_e_Page_198.jpg
a07fcddf36950d42f5ac5d91dfdf489b
f748a90466ee745f30bec8fdc2541502662d9c95
53683 F20101221_AABBKM ghersi_e_Page_059.pro
497698a456ed6912c8d8c3c39e2f151d
5f4bf20207324a85b0a3f6853d64fa4011c1b941
111268 F20101221_AABAAI ghersi_e_Page_218.jpg
0da664e345069720a09607933ffb9eaf
5d44b0f90b7e321709391955b2de137119386dc6
34646 F20101221_AABBXY ghersi_e_Page_168.QC.jpg
82f7af31eb27e73755526a6b5724fd27
13e473088f09f77179b0420831aff3fcc43fbf01
F20101221_AABANT ghersi_e_Page_158.tif
bfb0d87ffc968aabec6a0abfd18e3f88
2b5b0ead8f9317df0fe8a83bdae9c90b58368b9b
52475 F20101221_AABBKN ghersi_e_Page_060.pro
c17fdd1ae6a9f537fbcec6fcb335487b
a35d2647f2ab61c0640a08a8db106a9f1176debd
F20101221_AABAAJ ghersi_e_Page_082.tif
45dde406ce0aa71df2a68312438bfec9
b767d74d34ae9d3bcdfa9033accb4cec567b47ee
35681 F20101221_AABBXZ ghersi_e_Page_169.QC.jpg
dd6995854fa3bc036daef395e9418eac
815cefdab665e0212111541bcaaedd2928751cc7
2222 F20101221_AABANU ghersi_e_Page_035.txt
4c08182f5ce429feb46b3b71cbf583a2
eb0eb35b0f0981dba253e825e46c50eb97662e65
F20101221_AABAAK ghersi_e_Page_157.jp2
62578845e173487f8d6cddc4f2079efd
c0a7121f7e990d454802398cc4268a4947186c2b
56100 F20101221_AABANV ghersi_e_Page_093.pro
e5b85f82d1277070295992b63daccacf
e1bdbbea8e22238c521987202ace345ee08099e1
60301 F20101221_AABBKO ghersi_e_Page_062.pro
ec74280395bacd5a105d4dc8ef6370e0
91527a94ec65675ecba88f8f6bc9cbe2f7de76fa
32159 F20101221_AABAAL ghersi_e_Page_126.QC.jpg
d2ead07d3c6380dc5141289ee2e14398
f327754869509cdc3a77bbfaf783bc8e8bebc45f
F20101221_AABANW ghersi_e_Page_132.tif
44bbe0546219fa9d130364670aae6252
df7d73f021af724c05d3d15501daf83bc04b0bb4
54954 F20101221_AABBKP ghersi_e_Page_066.pro
ab251790bcd0baa373bb1222d5c74763
50a0e8a7942ea56aa50bbe1fdcc6de5816451f56
F20101221_AABAAM ghersi_e_Page_024.tif
8c16a9f0066fe5b0cb290c200a9e2f2b
16481ddb729a362f00e57d6b243d46bc953ec15e
637 F20101221_AABANX ghersi_e_Page_214.txt
83e20a7abd2e364292fcaaf4de467115
8306cca8d0f76f49c65ef782233d40ac1aea3132
54244 F20101221_AABBKQ ghersi_e_Page_069.pro
5eca0ebcf8c1c413e7e3978560d9c1b1
2bcdc2a3c85714fd58910d00802858de2af53c60
F20101221_AABAAN ghersi_e_Page_081.tif
8ed030096c469ba7b597cdc8cf51655c
ee2ef390c0627d0325f2b332949a020ba5e63d38
F20101221_AABANY ghersi_e_Page_074.jp2
532e30bbefdf2c53ee933ab42c31f5e5
676abcf5ca98f143a0312276bcdb718449d9664e
54499 F20101221_AABBKR ghersi_e_Page_070.pro
c85ab135843c870f362f9039e9787a4d
40b44a56257ff5a2e654f7bd58cbe4810404ad88
96236 F20101221_AABAAO ghersi_e_Page_025.jpg
56b876efcbcc2bdc4120d44ce010d335
90c6f20ae6e024091f0fcdcc5f491840d3b93f69
36703 F20101221_AABANZ ghersi_e_Page_089.QC.jpg
73d876295dade3d458e1cc89cbadb779
f644e782d5cbac3e7b780368622094fd5285b715
F20101221_AABBKS ghersi_e_Page_077.pro
b23dac52c1d7977950a4c03b1b2d99d4
ba6ddb8adb55d8da17bb00d50e2ade71866528ea
F20101221_AABAAP ghersi_e_Page_126.jp2
edd45f3e3a9f8956ec4d39827f1fbfb4
fd0cb78146e6dd86545a165d4cb47917095d7ac1
57049 F20101221_AABBKT ghersi_e_Page_078.pro
458ad0d5fb4ffbbf16ab1517c2435ae1
ac9f967fb6f1605dff4cb9e00252e074bffdac6a
F20101221_AABAAQ ghersi_e_Page_205.jp2
588bc9cf2aa014bbe4111d687d506246
12e3a2ac41a243874db81d1ffab6df2d52f77085
54995 F20101221_AABBKU ghersi_e_Page_082.pro
fc25f965164cc0c27871cb0053e59eba
03e4b2e18f118c62ef2239b1fe1177d78377c596
34130 F20101221_AABAAR ghersi_e_Page_074.QC.jpg
e3e7dae2b95ffdcb2bda8e483ce2fc11
9233019a9c49204ac6105500a9d594466c76da2d
53244 F20101221_AAAZSA ghersi_e_Page_138.pro
a10ec176c876aea0f39e602a4c7f4dc5
ed788b261973a9c7633f205ab2be1c8695ea3d47
59898 F20101221_AABBKV ghersi_e_Page_085.pro
aa378f4b1afa0fa8741e56e137447e7e
c1eeecc7664c5e32a099ff495246d470e483b8f8
F20101221_AABAAS ghersi_e_Page_175.tif
3de1847c0ecb040645c6fda766b380d5
9d0fb2018d2a4ee06d251d3537ce04ea5face686
53853 F20101221_AAAZSB ghersi_e_Page_046.pro
d8b036675630931d164fc7c3e8626382
2a6e5a0feac588ae61a9cc63f51e43bee8cb9d27
49726 F20101221_AABBKW ghersi_e_Page_087.pro
1792c28f5781eabd27ab4bb40b70b4f7
b20e8204bb6fd210f66791a1b5598550671f2cac
F20101221_AABAAT ghersi_e_Page_163.tif
4d76278a27a96ab286b4a21e7524471b
4f79881905032f3b373713aefd29afaa5b0500b0
F20101221_AAAZSC ghersi_e_Page_155.tif
1d06a47a2247d57bed09b92ed85553e2
7b5006055e7181d4edb45f365ae3c0d7d855ee8d
65788 F20101221_AABBKX ghersi_e_Page_088.pro
88c7bd41b54cc0671e374a768a417b34
10e29da54c32f1a8b2d69704ed0d345075319358
54506 F20101221_AABAAU ghersi_e_Page_120.pro
1a61a08ddc832b97048dc8e8c3f884f5
a7c67ee991c421b8843180461ea820edb7d2e180
7419 F20101221_AAAZSD ghersi_e_Page_049thm.jpg
8c009fe9c9875b110fb7a607d620c739
669e9cf090658f20edf1caaaf7e768142af7fd85
58026 F20101221_AABBKY ghersi_e_Page_089.pro
7dc0a3919c17f7433cd311392e3efdd3
fcd8b8359153be568287b432cf8d336de4359fbb
1051952 F20101221_AABAAV ghersi_e_Page_090.jp2
b35ac6490d8dd6fcdda1482b5353aa8b
ae9fc2865a77731ac5914b6e29fc5041e5adcd79
35849 F20101221_AAAZSE ghersi_e_Page_011.QC.jpg
5d438c41dedc2067a7181ea3576ed07a
849c9eb1041c1158667b4f412dcdf373ab7656fd
52052 F20101221_AABBKZ ghersi_e_Page_090.pro
1b642ccd005889d929e497cbb6605703
f84d741a62eabcccde006b254e8257ce03e66301
2231 F20101221_AABAAW ghersi_e_Page_030.txt
cd9051d1ff028c422b26fe04897dee77
98615c31cb3ab9ff8f29122e4fec44175bc07abb
F20101221_AAAZSF ghersi_e_Page_114.jp2
8a766e961d81c2ab631a08a5feadbdc2
d0f2ae4f425a20644ae0cbe77938e4177df0d68c
107033 F20101221_AABAAX ghersi_e_Page_081.jpg
f1151d6bc9ac03d2dd1fbbbd95a6226a
1af3c8d49f080ffa6d8368ed74345a5db0f829b0
55099 F20101221_AABATA ghersi_e_Page_049.pro
2b2b1467e04a5928b3475f4855adf1f4
705d2b9039b25472a213c31f25a320d1c6448bc7
2491 F20101221_AAAZSG ghersi_e_Page_228.txt
baffba1eb1051d80e889d6421a4b50e8
b8529d31da9f0733cb0dac332511c390f7d047f2
F20101221_AABAAY ghersi_e_Page_020.jp2
78cc4bd65105576a43bb830a8a9a9076
60ba0bd58f482d914d47835f7345b07d21c4ae8e
F20101221_AABATB ghersi_e_Page_073.txt
70d6e148ebe1c2a92188d4b6b844eb17
29fd9a2823585558d2e6a35b5934296614546375
F20101221_AAAZSH ghersi_e_Page_229.tif
3e4b4e14182fcdb7018f9452bc4e9c4a
c0cbe27f2dfb065c03011ff47f9c235b778358ae
2111 F20101221_AABAAZ ghersi_e_Page_212.txt
2ae470cc274c3f1987913f1589271bda
c8a183f338fcc5676c3dddf909438a6943665903
F20101221_AABATC ghersi_e_Page_062.jp2
64f72aa12abcfad72876ec6038fb6952
37e1685fc2497b600c014564ba05eed49ae93e26
109303 F20101221_AAAZSI ghersi_e_Page_130.jpg
c2474a47af627d8347a2ab5d365d3f1d
57202622e7ca165816c85473bf33a9ff0a046773
113560 F20101221_AABATD ghersi_e_Page_211.jpg
0da24bf50fd73a1da16d25af7f9d1ed2
a0a15fcbc9e4d12c5514e7878f5c3419e6ca51a8
1051942 F20101221_AAAZSJ ghersi_e_Page_080.jp2
5b79a230793d731b2c12dcd8a55f146f
0db8d51e55605010088d7bb00c5a0b1ab1a29a13
34543 F20101221_AABATE ghersi_e_Page_153.QC.jpg
67d34db0887858c4f789e9b5a90447c0
ff51bd5ff2f25f1db1df7c08fdaf37ba942cea8b
2154 F20101221_AAAZSK ghersi_e_Page_169.txt
6eb7e3b7ee56eaf2497e4aa3491a6c1f
421f2e2aeba6951917600e346d726fff8f86f868
2115 F20101221_AABATF ghersi_e_Page_048.txt
ee0cb0e8c7eb85374ed760a25df83941
e28b8da8a594a4e6a69987263ef7253c0991caea
102992 F20101221_AAAZSL ghersi_e_Page_086.jpg
8c105222c4abf71a1611a16d6e3042ef
e1c92a9b6ebed4fd13817ad68015f2d409c2a117
F20101221_AABATG ghersi_e_Page_201.tif
2a9b2bed0a5f602d0a3685ff7840cdf0
8b89f9fa34012c23688996d48a713629ae888e72
117379 F20101221_AAAZSM ghersi_e_Page_064.jpg
8c58abb1b2bfd40c4430ffebf68729d1
84db684799a42242cf40a2d8c34999e7009301d5
F20101221_AABATH ghersi_e_Page_065.tif
67b364a0638d5ea0cda446ee35d1e51a
e93cdc7f3a122f18e19f9ea8ad7bd94057f70f5d
57128 F20101221_AAAZSN ghersi_e_Page_234.pro
c45f918f3f5bd464ecc4604ca13ed148
8591a8315ad818b6e069ae0daf5c76b358ed5804
F20101221_AABBQA ghersi_e_Page_152.txt
54e08c9dd774f6fb8e29122aaa6a95c6
945432fa1af57eacf0f8097ff2808720347b3d8f
1051894 F20101221_AABATI ghersi_e_Page_232.jp2
a2a68ed998089d10111702d32dfcd33d
aa1519217e5c11f0e2cd4797c2eb5f7fe97e0db2
27409 F20101221_AAAZSO ghersi_e_Page_149.QC.jpg
4ddbc835bf0142acb1dee1597cc281d4
c99833e161184e473807886017507c952d772132
2216 F20101221_AABBQB ghersi_e_Page_153.txt
609027c8daa2e4669075353075c6c3b3
ba004378a6e2e883dfeb5acce5e59c5caf4c7205
8676 F20101221_AABATJ ghersi_e_Page_132thm.jpg
72ff6cb062675da97eda6f4851b2f2cf
591f957b225b5815e870dcb5222458bde1bc4c91
8349 F20101221_AAAZSP ghersi_e_Page_212thm.jpg
dff68eeb1abbf9962aedc028cca1cb13
0903d852a6e2440b2d3e2e65411ffe3889d20058
2180 F20101221_AABBQC ghersi_e_Page_155.txt
91b51c728144f08e6a7c13620c6ddb8e
e542250c6217ec3763aadaa049735d4461a4956a
F20101221_AABATK ghersi_e_Page_209.jp2
28d682ce4a5ba8618065135c78bde5dc
93363ab5b745bac1a9d0caed1bee84b483be90c2
F20101221_AAAZSQ ghersi_e_Page_019.tif
a64c59904aec02603aa69cb65711dc96
3f8894e86e98fa8b6e6feecc0244417fc33dcb79
133 F20101221_AABBQD ghersi_e_Page_156.txt
00e97a744a832ad90a9edf511091cfea
50879f3ba9fb351ce45c99ca4e0b5821cbcbd6aa
107498 F20101221_AABAGA ghersi_e_Page_203.jpg
4d75deed98273f8bca75887d6fca2461
7c22c87f8d26c2c0fcce2bcefcddd0adbf724601
1051949 F20101221_AABATL ghersi_e_Page_053.jp2
61ceae4eac684fb87bc9012362762834
5a277f864aaa6583e137f68d2285564aa6f5208d
2178 F20101221_AAAZSR ghersi_e_Page_166.txt
6ae9a013937b3bf50e8bd65a828c04c9
8f9401213e4952090ddb269159cc7e45e3fb412a
2132 F20101221_AABBQE ghersi_e_Page_157.txt
b5758b23975ee3c14bcc601fc1bbadba
93dcc70ff4c31faf721f8745d2217eece02d7562
56987 F20101221_AABAGB ghersi_e_Page_135.pro
2258b924f562299ff56739d9c9ecfc14
9cbc648c8f5ba5b3bd144a1f9462685766fcf8a4
33932 F20101221_AABATM ghersi_e_Page_131.QC.jpg
bb3ae0e258b4358601804dbe494095a7
ed22a90998a3176fbbb3771ed1254b366eba7b43
8158 F20101221_AAAZSS ghersi_e_Page_026thm.jpg
78004874376082f49a118570007cbdef
8e556a5972f63bda5a6d8d50204cc713e555eb32
2029 F20101221_AABBQF ghersi_e_Page_161.txt
a0f223748b13f7bc46eaeab9d6c8a87b
e65c8a42f21e37297453a2ae4c421f9233f3f4f4
F20101221_AABAGC ghersi_e_Page_010.tif
8fb04693877c8f610c1902fde4c671a9
767975ea34d773e642a9e7035b9e8a7ae70cf5a5
F20101221_AABATN ghersi_e_Page_140.tif
73d8dad02307cca08aa74e03b9041c8f
fab665bbb5ab882ac2e136f8159ab4d27fbc7f1a
F20101221_AAAZST ghersi_e_Page_075.tif
e6799f8c14c4f458f05b8e7e7a33af68
b262dbe72ad57b2fb55839fabdd445e78e88d41d
F20101221_AABBQG ghersi_e_Page_162.txt
8e9db76f614f7830855fb054875d44c1
2738f8490d2b2f7a38c9ade03bf92d6ceaa2e44d
F20101221_AABAGD ghersi_e_Page_099thm.jpg
6a8f156772439d8be613c351302e67a4
6b038acf6b8c0043ba61e0e66a2288865f9f51fc
F20101221_AABATO ghersi_e_Page_026.tif
2cc61a353658581f63281a8c2a4201c6
4df96fac22e4141b31c4b03801e5ef49e590feb5
53875 F20101221_AAAZSU ghersi_e_Page_182.pro
3d48f6324e939f530198ecd81a121102
82ab0ed400be64661734bc69f36dcc98c0307c31
2122 F20101221_AABBQH ghersi_e_Page_164.txt
573a4b37aaf2d834a898b41ca90781d4
73eec0ecb4ac94d4dbef4b19c7ab3291840253fe
4864 F20101221_AABAGE ghersi_e_Page_007.QC.jpg
2cb5890cc8bce48393a50e3cc19db863
eee75dfda3ca160b222fd30709fb80171a3b14a9
57211 F20101221_AABATP ghersi_e_Page_068.pro
56f4052b39da6101685012cabccb0b03
cee67f0b3be14d5cc37b534fcacd55aaf300e8a9
F20101221_AAAZSV ghersi_e_Page_137.jp2
cbb3952a9c0f822581bbc170feb669fb
9283eea8c746cc3536b2d0ab8995b7b94b101617
F20101221_AABBQI ghersi_e_Page_167.txt
8e9cefa1158140134ec94441603a4212
8f0b859d847f0f854c50d1c90a2410ee65848709
2302 F20101221_AABAGF ghersi_e_Page_089.txt
8baa71edfa0d3eca31c6d6f4a152d846
693b1a6587d59818fa7c5018785288ad253b9252
112793 F20101221_AABATQ ghersi_e_Page_104.jpg
586e4c3fcc341756c2f4047c705a639c
7b382052992b4204f01478cd91794bbfb02f3903
F20101221_AAAZSW ghersi_e_Page_072.tif
70b3a1f3dc0c297706a8eee872d6d32e
98030f4f0b15fd4747d3182a377cdff4396ff5e9
2344 F20101221_AABBQJ ghersi_e_Page_172.txt
933925a67aa916b97c49196bd6a16527
8c2d2221650e9eb2b230d4e6f0014ea61f79f2dc
2105 F20101221_AABAGG ghersi_e_Page_012.txt
1dd2d4c54dbbc2f210561abf75642051
cd6a0f9bf434d610679f0c0a006c7039dd71d35a
F20101221_AABATR ghersi_e_Page_162.jp2
4c4823478bd38bde74e3a5f15b9d6149
810a7309edaafa21c4961498a7a66b2ed36526d8
105110 F20101221_AAAZSX ghersi_e_Page_028.jpg
cfa1f1eaf11d8b5c3c31312d7975c068
65cd60d010f13e234855361c096b3f076f43f94d
2081 F20101221_AABBQK ghersi_e_Page_173.txt
e199027bfa38979b587a02c85512fbc3
4c604fc957397477cc193b51092dee7a3bbf1bcf
31711 F20101221_AABAGH ghersi_e_Page_191.QC.jpg
6f812d7e2900bdde532aa46cd0111ed6
f057a48a982ca45a7e3b2c0ce6ef91165eda9917
F20101221_AABBDA ghersi_e_Page_077.jp2
d0dc9a3c4ca2c9b9b278f8c8d25ea0fd
87bb9cdcda59ab1714520eb8e2ddb2f0837d8db5
F20101221_AABATS ghersi_e_Page_143.jp2
cf790abc58b8f723da8caf6d40a5b4f2
274a26ede620f932092d538560e5a3cc06935a79
38117 F20101221_AAAZSY ghersi_e_Page_184.QC.jpg
15a46ad6a9ba4cadf7ce6478c0c24b29
684ead3284bad8f7a421973c6843c323679c03b7
2324 F20101221_AABBQL ghersi_e_Page_176.txt
b669d8c55b7314eef2334c05d6624af1
f9f0788d4a91f5c44ae4e4f18aba5518f419148a
F20101221_AABAGI ghersi_e_Page_052.tif
e98c760a766766aed9849331346ea678
2a829d71122bf6cd9bc07e4bf447955b2e6180cd
F20101221_AABBDB ghersi_e_Page_078.jp2
ad199bc2b509ef38a2cf4906a6177d01
39274a1618ba866892f791fe4e76f627002ae933
57440 F20101221_AABATT ghersi_e_Page_014.pro
f744a8437a114b5e0464fbef91e320fb
17865f1c1daf5996fabf5644cb6e9350ae3c3fcb
F20101221_AAAZSZ ghersi_e_Page_088.jp2
1056fca38295754ac9c51fa17c443fce
4bbb7911528df5115795e9eba4a1b8fd5cf3449c
2157 F20101221_AABBQM ghersi_e_Page_178.txt
9d0298dc52d9ccf5b626db20bd141273
bb907615772809ba41ace34841b56e8375bff7d0
F20101221_AABAGJ ghersi_e_Page_130.jp2
8e910cd65f5bf3e6868b8f768c55f2a9
7946666f5eaedf3d5772a25738d1a6df06540d7e
F20101221_AABBDC ghersi_e_Page_082.jp2
45b768a0f4623a1b4a6678794225cdc3
840886e12bd1052e85001d528f7ca0188db73951
103867 F20101221_AABATU ghersi_e_Page_010.jpg
d7b7d229852dc31e2a45b7ab0a66a92b
8856edd14b29f66b8a45c192119f949bec8c2933
2147 F20101221_AABBQN ghersi_e_Page_180.txt
74be980d92078cebec3fb0c48bca3c0e
2c605b7bfedcdec31ddc59c0b57a24cfa3c42778
F20101221_AABBDD ghersi_e_Page_083.jp2
1c29e7cdc2e95614fef6df3886602e1a
b7c7bd51ea6bfeda618f9be72796f7b2f69ff5fa
2403 F20101221_AABATV ghersi_e_Page_076.txt
7e0898c246f4ea0bf76a42632ed5f2aa
0a7193761153b4c92311e5ced7181baf8888e91d
2203 F20101221_AABBQO ghersi_e_Page_183.txt
5caf523b6a7a4b1fcd7e7c124e315543
a25a25d873726c0d491161f6d070a6f9dccdf74d
35521 F20101221_AABAGK ghersi_e_Page_068.QC.jpg
86c823e4557a6e8a127745771f56bcf1
226cd324d4475850c33cc9e190d47cd84ea992e8
F20101221_AABBDE ghersi_e_Page_095.jp2
a0eb3e2872397e2d6eb65e86653c3aee
dd5698141541ede1ab33cf5fd16acb553bc1ab4e
54945 F20101221_AABATW ghersi_e_Page_047.pro
e16007c987390c397adc903936059f8c
7ed4114c4bbc5ad03b1bec8e6d34b734223d7a73
2201 F20101221_AABBQP ghersi_e_Page_187.txt
05650823d80b5ec215f7137ee0ee0b9c
fd8697176aefb2a0f90df0872a6fddc946fbed3c
F20101221_AABBDF ghersi_e_Page_099.jp2
30bd7e78ca5dd01b6307959989a0ed57
350ab1259ef71104abcc493d6b421025327b9678
F20101221_AABATX ghersi_e_Page_009.tif
f1d49fa6f987cf2edbd37f57f3769f36
205fbdad426e044c8f6bb8d83b7e11329fdc422c
1995 F20101221_AABBQQ ghersi_e_Page_189.txt
7352b03c2f0bb01c252b60681605ed69
247df4464fac751647b30b95fd1bb0f4df44cebd
44559 F20101221_AABAGL ghersi_e_Page_061.pro
9b5909bb6eeb69fa2366c393f6a106fd
0e34db74958f882e436af145991392208d1e6ee6
F20101221_AABBDG ghersi_e_Page_100.jp2
337451b02e770cf158b7622ae06194e0
d896063915e306dfbbec127f4877b5793c232668
2072 F20101221_AABBQR ghersi_e_Page_191.txt
8ca5a4c787787d2a29ddb19e5550e25f
a00babd36ac617564891af04f3ff1938570920e4
34781 F20101221_AABAGM ghersi_e_Page_162.QC.jpg
856e106528a422019e70bafb730732b2
13e1a22ce72898c97bb24ba6b497fa1c82ae39fb
1747 F20101221_AABATY ghersi_e_Page_004.txt
1b1167f4582cd67a57295be1a284de96
b380471c1192ab7b7a5bc9029143dfdf51505c24
37502 F20101221_AABCAA ghersi_e_Page_220.QC.jpg
6c8228374a32f6907a0220d0cb723ce6
e3082afc4447c9993e1265aa592f1bce06497eea
F20101221_AABBQS ghersi_e_Page_194.txt
d45cf30cac92f04471d4fd3073b74725
c6f47d284fe0020c99a69392e3808dbca46d4af3
F20101221_AABAGN ghersi_e_Page_158.jp2
6c9b53b54b7784fea2f511e9d2b58f84
61de6e3d39fd0873b36848753e4d688756660852
F20101221_AABBDH ghersi_e_Page_101.jp2
f25dffb743ab5202656ee98da6d81868
ece121068d01ba397962cacd552a4467809d6d93
49587 F20101221_AABATZ ghersi_e_Page_096.pro
5a2a9105fd9f21696ac86c434a04619a
7e346e3be530e854839ebe542d7a8cec46aea330
8852 F20101221_AABCAB ghersi_e_Page_221thm.jpg
3056bc29f9df27dff10014609c238146
ec6739b63215080679f9f98f9186cf914d643abf
F20101221_AABBQT ghersi_e_Page_198.txt
2b0ac10a931f74a8a9a51f2f4c2ef366
8c1ffffb7d3b5751cea92f1a180c29ec9aed3dba
36223 F20101221_AABAGO ghersi_e_Page_133.QC.jpg
8e47f5d1bce26287844135936f67b49c
c65757028d119606e3322e3e494138c652e57eb3
F20101221_AABBDI ghersi_e_Page_105.jp2
50e5df85966b6e280899a25a9b0b50cf
3dcc38842f8db5cc5ef92637332340597bbe4117
36286 F20101221_AABCAC ghersi_e_Page_223.QC.jpg
05a9bcae3418d5bf0cf32d4c3c241de9
277ad9192355d1fc7cc60902a1ce6c2e7b25ce01
112011 F20101221_AABAGP ghersi_e_Page_011.jpg
6bf7fbdf28536441ba2f8f53b6da6131
1eab6798a5be654916486e67acfeebcac1fe753b
F20101221_AABBDJ ghersi_e_Page_108.jp2
b9080b2f89db5d96562b1605319e9144
60b1e5747d1723f5be43540a8f83f00582545143
105849 F20101221_AAAZYA ghersi_e_Page_200.jpg
95852f024aa91e03cc40809f2dd335a9
0569f2a0b348fdf582aa0c84c84c65f875381311
2283 F20101221_AABBQU ghersi_e_Page_199.txt
551e575163c46d041a8e09cf949e1739
8ba0edbfc58ffb7d24eeb7c39392233d80abfbd5
F20101221_AABAGQ ghersi_e_Page_138.jp2
c6691d8e1c687d21b3a862c23703a9b7
b29cb00c4a32bfd3653331d7432d1a61f60035de
F20101221_AABBDK ghersi_e_Page_111.jp2
a82ee0572336eb94ca944a32c5fa24b5
aea2a5069f8b5b6d2fb725f118718e7526dab59d
F20101221_AAAZYB ghersi_e_Page_146thm.jpg
6f82c804153d1b84cbf2c82a798cf18f
bafa928579b81427ff6f91839a4c9a3a6e4dcd80
9330 F20101221_AABCAD ghersi_e_Page_223thm.jpg
3154dfd5b69daf89c36eb749b41ca25f
9108f2b0343a25f405e72c6cbafb37c44813accf
2098 F20101221_AABBQV ghersi_e_Page_200.txt
f66dfd1ef39adc975b16a04bb08c49d3
1e36d94c6357dd9ff384a0e3474362a3ef1ea505
F20101221_AABAGR ghersi_e_Page_096.jp2
c83c2aeb4415e0f1be9a6048e44f62bc
c7b05c9020da4e49eb39aa48d3e2da38fb56b9e8
F20101221_AABBDL ghersi_e_Page_113.jp2
ab8ed18f783d30b977197a7cdc17c77e
d59973aeaded381e020369aeb11a1690c1979897
61366 F20101221_AAAZYC ghersi_e_Page_072.pro
35c762a7f38b50e3a5b2d1dd43c719e4
e8c73d047aed12e6a87c16155fb54332b525419e
33555 F20101221_AABCAE ghersi_e_Page_224.QC.jpg
ed31fd8b2f77ee3dc01e668272c74e0f
d1db8c018aeb2d1871d7bce56859c269ddbc247e
2015 F20101221_AABBQW ghersi_e_Page_201.txt
8f0fcac8e5993f08fd43fa5d8970291a
a8ec82f7745b559ea797a8f1b11d407b7b349f50
8829 F20101221_AABAGS ghersi_e_Page_210thm.jpg
950403c55b8c43a31b6556a68153e54a
0129594ecd43d81c4416653ee251ce86217e68ac
F20101221_AABBDM ghersi_e_Page_115.jp2
884077cfadda47c8406fb69fe52a1b27
6b5364dca8c0fd451d16009f44c39a53ffc233b4
9316 F20101221_AABCAF ghersi_e_Page_225thm.jpg
804f6012f69898bc89f70d723894ebb3
7939a1cbace1f4fe42375fdfbeef001e6267fd86
2131 F20101221_AABBQX ghersi_e_Page_203.txt
2c6b14922d0116106328ea630efe7f60
aaf0cf5ac85d0bda68376134c5914eb7532a51df
101129 F20101221_AABAGT ghersi_e_Page_173.jpg
743aa03e151ed4e65ca2d801a4296a8a
a5b52e57fc3bea48fd5fcdbafcf23d718789edfd
F20101221_AABBDN ghersi_e_Page_118.jp2
41a24805cced8a3006305a3c75ccde87
984bc6fc03179461831f636e75831b18510476c2
112014 F20101221_AAAZYD ghersi_e_Page_032.jpg
ebf8fa5467b5be4fb30ef36450625c8e
77388697c82ebad3778a438fff2ecae65840757c
33264 F20101221_AABCAG ghersi_e_Page_226.QC.jpg
82dab1eaa12e838cad44812ec8a9d9a5
b4098d8b201b0034dbbcd68672a6f7820faeb501
F20101221_AABBQY ghersi_e_Page_205.txt
cf6b22beb0283178e6302dad04447cbd
db5e5e38a297bfe24f99375411a6e794cfeb2517
F20101221_AABAGU ghersi_e_Page_091.QC.jpg
5836a23ff5d046035ec7bd51981b1f27
4dbf9347956e8d0de4b439db9009a62fa60bee0d
F20101221_AABBDO ghersi_e_Page_119.jp2
e9d23ec69445362ff8f8d7a47f1f55e9
c4296afb202a12b9c705c14bbaa4dbc59f0beb14
8813 F20101221_AAAZYE ghersi_e_Page_069thm.jpg
202d697d133389e94242f295dc716950
2a6a9ba5137a81605f252042737aa076ddb0fe0f
36311 F20101221_AABCAH ghersi_e_Page_227.QC.jpg
4c53b616fdc5952435d75fcc9bcaf2dc
b9b67a93233d3d39cc1e8c1904c03bdcc13c70b8
F20101221_AABBQZ ghersi_e_Page_206.txt
77d32999dadafe8e1494657b6fb0a053
ad21f2797bf22ce76f437a3e35848559c6c7cb66
35926 F20101221_AABAGV ghersi_e_Page_098.QC.jpg
7c39e3f3cd4ee8647f2916d3e414624a
6177c798869608c8d6acb76997fdd780cc1ce6ff
F20101221_AABBDP ghersi_e_Page_120.jp2
f7d053c6af6556318ed3dc44eb908c74
d85b4486d5e52e3c8d0eccc987ee93d3700ad592
F20101221_AAAZYF ghersi_e_Page_094.jp2
a308ef65251fb44602077ac8101db043
355179ea8dfe2665521c3c9628382c5fd7204481
8993 F20101221_AABCAI ghersi_e_Page_227thm.jpg
0cafb2686007949d15560e3789d1588e
fcfe4273553b0a6e4d4c80c2d09d6d7824fb9d24
F20101221_AABAGW ghersi_e_Page_133.txt
4fe1a2d5b005f4dd8f69b70f52fd0b05
757f0b8764a1e3e890027006b132ac8022100b0c
111211 F20101221_AABAZA ghersi_e_Page_119.jpg
1adeb29fe8fee8cf4b39351cd220b821
0253d40ac3f55316d95775d1fc4492e07d3c6a60
F20101221_AABBDQ ghersi_e_Page_121.jp2
210d5fcb7d80ffafbcaccf7e33ce210e
0c3b629253f93e313f5546362e1cc80369bd35d6
F20101221_AAAZYG ghersi_e_Page_234.tif
a4929af8677c9a2959f68bcc6044ebf0
2225ab4bd6ba4fa43bf60cc644738de88b9854de
8755 F20101221_AABCAJ ghersi_e_Page_229thm.jpg
0283fbfba33f6d555f5ae93b403e8710
958827bfac00cee2f2ebfaa4b7be4343faaf825b
2295 F20101221_AABAGX ghersi_e_Page_111.txt
e2268ee13dc44ee15048e60305c06186
a62bfbcba3fd76814dc0570d641a5f683447b60a
118933 F20101221_AABAZB ghersi_e_Page_122.jpg
155e964a9e3fe89b84422b2faf137a1e
2c205fc228c15846ec3f59e6af62f7099a749d1d
F20101221_AABBDR ghersi_e_Page_122.jp2
559f5b443f4a42d44b83e8e6833ebb18
66ade230a625e99cfd58f3431666ba05d95828ec
F20101221_AAAZYH ghersi_e_Page_100.txt
5f97f7bc3535a3dfd38466dbbd071f41
75f6a23673b418a57e821979d80edb51bca18b1c
35924 F20101221_AABCAK ghersi_e_Page_230.QC.jpg
9f89c82e1cf0a80a5763d66f31f0e2c1
397b0e7dd0b4c5ed1a64cf8f7f01eac32a1bc6d7
33799 F20101221_AABAGY ghersi_e_Page_013.QC.jpg
323eb8dee7fa5836a01c2233fa69520a
aaecc6e9131b934ab0667f486b14ddae158f269a
108339 F20101221_AABAZC ghersi_e_Page_125.jpg
f01905ec1b1bf426fff7a7abb95bc2c9
0a1719a5bbb3d15f6ada3618a701e4be7edcb50b
F20101221_AABBDS ghersi_e_Page_124.jp2
7de479bd97a0228f00f649f86de12e54
4e2109bb26d0b7f9374c1f835a351aadf506de12
F20101221_AAAZYI ghersi_e_Page_079.pro
d0f1f0f3fe2397b51f88e116b6764e3d
0c092dae9c4ff82119a25374b2bbfbe1e60d4ba0
F20101221_AABCAL ghersi_e_Page_230thm.jpg
7201762616ced1514c698d4bead1fd35
568d701399e942d0944e174b7c0ff1ad5956b493
2137 F20101221_AABAGZ ghersi_e_Page_112.txt
ecef34d1f9184717ce7025c4d5e1817a
31e8bc00cc85ccf0cbfed3855499795147ef1f9a
99989 F20101221_AABAZD ghersi_e_Page_126.jpg
ef3e77b770e5b6a10c9b39fd58e2e57e
97cd60e123c9e43db78160f0c94b30a275420dcc
F20101221_AABBDT ghersi_e_Page_127.jp2
ee5d801bbdbd8dae1529fcf422cae643
9bb392cb7ed8fc50ab8999544188f028c6d58230
2299 F20101221_AAAZYJ ghersi_e_Page_229.txt
7b8345b830dcd7c4eb4cacc5b8e6411c
f7c38d2ff69aa9c334d0deefbb52f18aff89d7d3
F20101221_AABCAM ghersi_e_Page_231thm.jpg
beab16ab1a22e8f9a9463bf58920062b
bebdd49554f9de0bb4b9f5e8ef314af9a30e5735
105148 F20101221_AABAZE ghersi_e_Page_127.jpg
157e3f87828a8900d4552445bea4bf07
df843ea673654209f7a0d08f2ba5dd00d4a51c88
F20101221_AABBDU ghersi_e_Page_129.jp2
662b94f8459846c51240b36862ab5a26
3b45f6aa133aecfbaa9d715ece57e00a78069c54
31413 F20101221_AAAZYK ghersi_e_Page_175.QC.jpg
73c9304291e526824cbc30b855cb31e5
6c52e074be11e77c20af4a9578749bddc14e2d69
8825 F20101221_AABCAN ghersi_e_Page_232thm.jpg
a3cc90ec77412b42ea9e9ec09d769df2
7c23aeec36536bd29b8a93365a2b1762597482d5
113549 F20101221_AABAZF ghersi_e_Page_129.jpg
8f6e5583230f37e98d27189afbf9a71a
a7daadc77a43c7313c32d87048041d7ab0a32f60
F20101221_AABBDV ghersi_e_Page_131.jp2
5b11e6550fefe361762ac2837c7780de
a1bb5954edfd638833a56d1860cbca2c7c5e2012
F20101221_AAAZYL ghersi_e_Page_220.jp2
1ee4ad3fa1d0f7edc2230b5ffae1fecc
66ba7970acaeaf3d4803b799cb3b63c9f667e526
9441 F20101221_AABCAO ghersi_e_Page_233thm.jpg
3c768e6b33f2a0742c63fa017f904340
caab3abeea07c59c4a362534de416f7047633d17
104358 F20101221_AABAZG ghersi_e_Page_131.jpg
c4d02cf1961b6e2ef5062bc7ef15d506
756732a6d25487e1b8b496892e301c23d8b802a8
1051943 F20101221_AABBDW ghersi_e_Page_132.jp2
eea30f168808a4d0a7ef0f4073843546
0881005fb88e656c6c3d47f448857abd3032a577
F20101221_AAAZYM ghersi_e_Page_086.jp2
5a1e875f69b1b3a145bc1b795e6a8639
28ed1bdfa740847e8a8ec3135bdef76682eacfa8
35613 F20101221_AABCAP ghersi_e_Page_234.QC.jpg
587855193cf85651768e59b3180d6619
435c2bb5b39041e75db4292c8132362be5d280c7
112766 F20101221_AABAZH ghersi_e_Page_132.jpg
26829df99e0949cde2018fc500e1b2a7
1caa447f5b3e1b2d0ec2bb198bac3e50648fa48f
F20101221_AABBDX ghersi_e_Page_133.jp2
b5476bd036d1a43436cc32289d8d4ec2
9d684fec6888af45f18fa0a252089869267990fb
F20101221_AAAZYN ghersi_e_Page_075.jp2
05c2b2e6e861e2328e2db6c5f3d8b10e
026a973b99f536b233bff7affbf0477484593db8
34629 F20101221_AABBWA ghersi_e_Page_123.QC.jpg
d1ae53fe32f76a3c7e937d785d6d7a97
24e069c94d96b3583597323ba4d5d19e5efc799f
8406 F20101221_AABCAQ ghersi_e_Page_234thm.jpg
60c2ea78ec59d8cc47b8c1f7e1498810
c56761da3596f3b3b3a1805dff46435cbed2a6cb
112034 F20101221_AABAZI ghersi_e_Page_133.jpg
62cea4e4583f3eb05dd1ae8ccc10ce49
836f8ab446235f5427cb27e2a66df3623da7be56
F20101221_AABBDY ghersi_e_Page_136.jp2
68bd8e23a8bbf627169e647ccb47ca8a
8a9882e79517429f395ae93fe3ac7bddcd1c173f
36489 F20101221_AAAZYO ghersi_e_Page_119.QC.jpg
adcc83fb3afb44e1d47e6133303a9ff5
360ff66e639ec666fef389667465e52723ed65ed
8867 F20101221_AABBWB ghersi_e_Page_124thm.jpg
019aa788c01fe995b12f07b7a569974d
e75b399f8add9db65947c9e8fb814f40f3d19565
4279 F20101221_AABCAR ghersi_e_Page_236thm.jpg
6826371548a3f0e89fe5a1f18dca19cc
b1fcd2b285de0ba315db84cc7673cf492457f9c7
107173 F20101221_AABAZJ ghersi_e_Page_134.jpg
a45dec5e644bcab3e0bb8aa36e2d40e9
6aec3623c4ffe1808e51bdf99ed8c6a70d1e331c
902119 F20101221_AABBDZ ghersi_e_Page_141.jp2
315e76478131352a617d6840891211c5
aa2175a1d2da2cc89b4d03a5bf008a2447207e70
104929 F20101221_AAAZYP ghersi_e_Page_190.jpg
6cd37f4b11c63cdecf3df7a0d01869cf
d50d906c93470e75b65326a5691f593696c351fe
35286 F20101221_AABBWC ghersi_e_Page_125.QC.jpg
84f5b85db09e10b9ab18710352b46c75
fe62e7424178a70c2fcabc7e871aae744e86a15f
271208 F20101221_AABCAS UFE0022134_00001.mets
d978c8abbfe8fad416f6d76b66d6a3a8
a992a8f1732b10e420d0f67e75f4cdf2d52fba5b
110782 F20101221_AABAZK ghersi_e_Page_139.jpg
f6f4d0db6f879f7dd0bcacd0b382f778
f60ab28770dd19372b935e500657152fd69c6876
8938 F20101221_AAAZYQ ghersi_e_Page_128thm.jpg
cfcd2f0d6a02203931b5ba1c98cacc99
2f889cc905abc9c9528427b65f91e4221c3b3b8a
8950 F20101221_AABBWD ghersi_e_Page_125thm.jpg
2c57a262e91540818bfbc7d4fa6f2ff5
0e76958af43ef6473306ce536e1b2043f9d53c1c
115638 F20101221_AABAZL ghersi_e_Page_140.jpg
026ee4d732ab2edc2a110c80b10e035f
95d02e9fe88ea2fedc87a3e7f4427b4feea3e317
F20101221_AAAZYR ghersi_e_Page_091.jp2
b9c15e14435978bd98cb64ebc1fb30e4
e92fc8bbf689425d28babcacc280e1284a0a4d09
38168 F20101221_AABBWE ghersi_e_Page_128.QC.jpg
831eb13946d8762723fe77ead6179eeb
7422c6878e4fd3a836dd16674d686b70953ee921
1051958 F20101221_AABAMA ghersi_e_Page_033.jp2
c5439c79e9082f00c383c8d83e9347dd
c3451e6db13e2e0097c4134845c05ba97c767023
82457 F20101221_AABAZM ghersi_e_Page_141.jpg
cb22ef2c73c155f5f05a0f6d52c9add4
d2e6cc3ca1541ddbbfe42686b1225ac52894668a
F20101221_AAAZYS ghersi_e_Page_028.txt
9a6b036b3b2cd211d64d8f1ee9d1a01a
a86ccc2ebcd98041d28124ff2ee43f975747c5d3
35696 F20101221_AABBWF ghersi_e_Page_129.QC.jpg
0b5503dde698e42b3d50609da6e4ba91
96ce58b8ac9a5e47628559ba4adf78243805a93a
7923 F20101221_AABAMB ghersi_e_Page_001.QC.jpg
a0508d872110548d3133c473ad9826c5
3efa2841140410181246367b1569f8a69f3866a1
112058 F20101221_AABAZN ghersi_e_Page_144.jpg
828d969d90fe964145de6f07fa26518c
6811285e20d89a6b4548a80c1fb373f27488afe3
2423 F20101221_AAAZYT ghersi_e_Page_064.txt
b8c976ec10c84be4a99f6d2744eff4c7
0dcaffd384fb61473da864289d872a149ecb7826
8894 F20101221_AABBWG ghersi_e_Page_129thm.jpg
08aa930248e93743b9bf42fccf6492c2
d6908e3352ba31ef1fb97cb7ae3f14baf3690bfe
99790 F20101221_AABAMC ghersi_e_Page_175.jpg
578169b9a20f0fb2bc8d227c0854ee33
30ab4d1d5302e31c73b6079cde350bee4006aae5
109739 F20101221_AABAZO ghersi_e_Page_145.jpg
a09b5046e60824b41de25ff8488c0647
5c26a9ae5af096e2303e379a2930279cc4ce417f
113027 F20101221_AAAZYU ghersi_e_Page_150.jpg
a7e4a150b112c6bf71b56a9d713b572e
0d59e6c4a7ee30c6fd23cb3361790356389d6e3a
35374 F20101221_AABBWH ghersi_e_Page_130.QC.jpg
e00de69d420ba1d42ea55b443acfe484
82ac681234567af4e997134c52278dbee7a0126e
F20101221_AABAMD ghersi_e_Page_024.txt
0178d348bbd1fd999977d7473442f9d1
a2752cfa2a92eac6041c0e4743361a002ba96379
117085 F20101221_AABAZP ghersi_e_Page_146.jpg
bb068656315dc4c406c3964d77a36c22
974fc54a6bad98b78b8407d9f34b4277cfc6a44c
F20101221_AAAZYV ghersi_e_Page_226.jp2
eca5e5db1fb886ec54eb59db62dafdb3
7009562ea9b9283f7a06d87b3f0454977efbeb26
8718 F20101221_AABBWI ghersi_e_Page_130thm.jpg
a2ffda5f0f5d96a23102b7a82fabb59b
6a9a0720dc9c8b4e1ab604448de8db2c98661ecb
F20101221_AABAME ghersi_e_Page_159.tif
161e0868cfe31381941cdef1b704b69b
146c0ccb56c1b4dcfdd6aa6382564c37693343bb
114192 F20101221_AABAZQ ghersi_e_Page_148.jpg
e67467dd587611073dbbf7ed955d32d2
e6f5ed1c2ac3e3206a5bb2a069bd47a0f0c0d891
35722 F20101221_AAAZYW ghersi_e_Page_016.QC.jpg
bc154f53011591e6180a6bb30f61ecff
7defdab5c92cfffd9fe590d61eafc5cae3a3b72c
8417 F20101221_AABBWJ ghersi_e_Page_134thm.jpg
d4763f8d42afbcbeb49a3d30610838ea
cf2fdb9c3c193ae55e7f1c9dcf8cab6c6100542a
F20101221_AABAMF ghersi_e_Page_228.jp2
a4b75ac09bcab0d6ca34eec176cc304c
5c39f5ef714cefb29e1d0e8934f0f0df44bfab33
108085 F20101221_AABAZR ghersi_e_Page_153.jpg
a9166af5e035d2e17e02bc4bdfd9827e
d8380c502aaba566aa4dbfdb6d6ce6eb8108b477
33740 F20101221_AAAZYX ghersi_e_Page_206.QC.jpg
a9a96394c67a1b22c999084ee01ed6a4
11cf45e26ca81c24742eb77c3c059629032b6991
38007 F20101221_AABBWK ghersi_e_Page_136.QC.jpg
11a8f1ec84991f900b5b09c99cabb681
49ca2be34e180eb707a1f908384e0ae070368947
F20101221_AABAMG ghersi_e_Page_092.txt
085bab52f156bce10bacf5939c653e5c
c6f7e148cabdf240a9ce8977d89f7f1a9739962d
F20101221_AABBJA ghersi_e_Page_212.tif
8e73c3286ee66db6c0bd51ec827a47d5
424afaa94727f766fa253914e5c97704143dd7a2
9069 F20101221_AABAZS ghersi_e_Page_156.jpg
42c96f3df00e90b74cf55af8ff48d9e8
08931c8f9e8bc332b4ee1a51ad198f2729fa4811
F20101221_AAAZYY ghersi_e_Page_224.tif
342e8f314773966c320ae9a83fba8632
0365eb7f500dc3ce327b736c9a705c9c4f38ca46
8962 F20101221_AABBWL ghersi_e_Page_136thm.jpg
24115cf99ab317740cdb6553c7e6e860
76ffa0253ca6603803e4c77cf28c3a816235065b
54160 F20101221_AABAMH ghersi_e_Page_092.pro
7447f710edbfdf47b9894de83bbb00d1
e8eb1e0ab0365341acf3cb6bcf885cd22af8b769
F20101221_AABBJB ghersi_e_Page_213.tif
e75c28cbed943cf833173064d4e64a85
8df2e71809b19be0b8c39e23ed65ffaf5b7d8701
104865 F20101221_AABAZT ghersi_e_Page_157.jpg
5fcf855cb08a206a263fd9dcbbb968b5
801e167a42aaeb9f3f70ad255f9cb3c765519212
108168 F20101221_AAAZYZ ghersi_e_Page_162.jpg
556d6b0b6b184c93dd9bd70f4e188ccb
c8986ea8b54253898d688048aa9d42010e29a5f3
8961 F20101221_AABBWM ghersi_e_Page_137thm.jpg
a9952ab5c404f7754f2d2d80eec5557b
5bef66f96e79ac4c1314a4a4f109907e31acb14a
64254 F20101221_AABAMI ghersi_e_Page_043.pro
43c9394516ac3dfae7b3a3dd2e9c45ec
fe82b678fddfe2178c1fc7cb5d4030f23837f0e6
F20101221_AABBJC ghersi_e_Page_214.tif
90823e9c5b94d207d919071bb548a560
3128b32ec3c50fe84048276bc990b116e2e9b043
109923 F20101221_AABAZU ghersi_e_Page_159.jpg
05dbe75688bea48a35b8ef6141b83757
f109fbe73742e935812d66fdd6fbf32fa67c0942
8237 F20101221_AABBWN ghersi_e_Page_138thm.jpg
a959b4134bb9a725b450cc720da4fa4d
76eb17651f4cc03084308d233b40f3eb55efbae9
8995 F20101221_AABAMJ ghersi_e_Page_035thm.jpg
8c90591e7e51bab34b0b034b20898f76
e23cc5e0f31b76531f26a4bd06394bb0ea082513
F20101221_AABBJD ghersi_e_Page_215.tif
3ae89492db3caa8d82cf5fb8f4dd3d13
dad0a7c33fd94b4db1eaaaae398ec0f6586db21e
128010 F20101221_AABAZV ghersi_e_Page_160.jpg
4b797374798cf33b6ecbcd67cd14988c
b754c4d3cd213978fe1c37bb7198b9f60f5add0a
35972 F20101221_AABBWO ghersi_e_Page_139.QC.jpg
03a03445d185da0bddbef2d37555f421
4330569c267bd3d01eb982fd2068638391037489
F20101221_AABAMK ghersi_e_Page_012.jp2
21e41c19309ed5251355b63551246837
15e10f8974ee5fc739782380bac660504ff852bd
F20101221_AABBJE ghersi_e_Page_216.tif
3f18c36f724d1ebb8336ecfff9ee357c
80f0a8415cc38f465e4dd79071fd2326ce740103
104334 F20101221_AABAZW ghersi_e_Page_161.jpg
25774783b336176774bfa3117503187d
a7ea79c2f13e998b1ed464a99334ac030f737757
8857 F20101221_AABBWP ghersi_e_Page_139thm.jpg
ee0219aafba6ace64459d1f5bce9bb5f
2af385b73f992f1d67440820718117f17ca4ac58
8900 F20101221_AABAML ghersi_e_Page_160thm.jpg
d7d3c308579c6f4751ed438b6f65888b
39bcdfdc9aa33c5da29965b8ecfe9ac445337f14
F20101221_AABBJF ghersi_e_Page_217.tif
f8b43cd868a600a47eab3e7510f0b5f4
1f036db54a7d2310d3168d85b6463fc7f253651c
103369 F20101221_AABAZX ghersi_e_Page_164.jpg
0e263ca818a52afcc96083b2ec07f2ab
e62580a18517254edddd8fa87d69110ce6c53c31
35913 F20101221_AABBWQ ghersi_e_Page_140.QC.jpg
f33b61d2f0f73a94bf56e3503e902eb6
722f6cd6ca82037efa7c4ca84b66821df5e19102
F20101221_AABAMM ghersi_e_Page_135.tif
56628d442bc148bd8a795c60906dd704
b2a3a1f2b38e54fa95d5a5474da14071d5084bd7
F20101221_AABBJG ghersi_e_Page_218.tif
0c8c51489b905888c3d2b6b560189108
d813616910210742dff7488068d57ee8684b9206
106913 F20101221_AABAZY ghersi_e_Page_165.jpg
ef0533bc70fe9036913ee4b04eba8e04
c36444509198dddcda4036a11e6827d195fe725a
8658 F20101221_AABBWR ghersi_e_Page_140thm.jpg
d93f6b0f401e86bc0cbffbc73a9b3838
e5eff065052a98976a73599b2c515cae9eac09b4
227294 F20101221_AABAMN ghersi_e_Page_007.jp2
96b19f113404adf7bdb43f26216d2f55
046d228c9e6bb918d5690add4f15016003e23cff
F20101221_AABBJH ghersi_e_Page_219.tif
aa7d51c739504e2c943abb9a666411a3
514d2f4d1ad448bb90224e50ab105a91069d3504
110803 F20101221_AABAZZ ghersi_e_Page_166.jpg
1080c2d2146b6c3056601d18f96e516d
89eb0592c3b0898cd69e9de27d0f168aafa6f865
25351 F20101221_AABBWS ghersi_e_Page_141.QC.jpg
50a7bdc4be1c4693ed0468619f2dfb3b
77501b77058233b38460c5c2c14360a933f3b97e
639984 F20101221_AABAMO ghersi_e_Page_235.jp2
7a60a665f00c4202c09e1e80599eb9b6
6291e1436702af58e92a1679eac2f47b3d25a651
F20101221_AABBJI ghersi_e_Page_222.tif
71c53b74a9a115dd96701e243b9f9dca
5c75eb33ba184416a21134525dab062ac0130041
6113 F20101221_AABBWT ghersi_e_Page_141thm.jpg
da55c719a990590f7dfc7be63024c46d
8edc6f50aa4eb788d5ba07981a2c83652c008764
F20101221_AABAMP ghersi_e_Page_033.tif
a75bbf08e25b1da2e7e07d3844e59554
3a75725285596e28025f9868afb2e4a6a9100a53
F20101221_AABBJJ ghersi_e_Page_223.tif
50e3aff5a597a6a6d1972893e9f8b5b7
99f1937a6c555cc93ad21ddaa1eb1fa3d00c40db
35591 F20101221_AABBWU ghersi_e_Page_143.QC.jpg
078c1744a2906f241d1624cc5c98a655
f049075e1f80a4f7f092fccf15514d2e1452efa6
8906 F20101221_AABAMQ ghersi_e_Page_076thm.jpg
50aeea434402c430acb7a7379e950dbf
502d6b7aadaf56b59d5578ea3cdbb6ffbf5fb4a6
F20101221_AABBJK ghersi_e_Page_225.tif
b3f2ddb8dfce2482d3548d0d9ab7c6a3
618c6fa6ea72a6932ded0aa3011d4b01626a2937
8788 F20101221_AABBWV ghersi_e_Page_143thm.jpg
9c68cbc1d92ee1fde6afdb9a562cda4f
af00784d0fabb023196c681452adc9ea2115eb35
F20101221_AABBJL ghersi_e_Page_226.tif
22609ec61bfb4299ab1a9ef6122685a6
734317d2f95d6e738c56a3fb246571928bdbaca5
35089 F20101221_AABBWW ghersi_e_Page_144.QC.jpg
478817ea44ec009607e61d916a920f73
84f84ad8532dfb82e8402a39b57bbdb1d0b2477a
F20101221_AABAMR ghersi_e_Page_063.tif
0630fddd04b75738740fba448c3a8edb
3e38107fe596620d24db8fec1739279b657c5670
34807 F20101221_AABBWX ghersi_e_Page_145.QC.jpg
6dd17033ffeb99c793be61e67ae0c4d2
915d8aebec8319c4ea83c24781aee93be2fc6c99
2597 F20101221_AABAMS ghersi_e_Page_031.txt
5652beddbf5fa923f9ce6df7bde4a12c
3ee391d32e860954700bce9ceb1de2662f26ceef
F20101221_AABBJM ghersi_e_Page_230.tif
91643cf53f24b93022a949cb17a7d443
1a186b3f905518104e336e21f6f295adbe8c71fd
8329 F20101221_AABBWY ghersi_e_Page_145thm.jpg
4ccb95485569774cbe5b73041d9802b2
cd401daa8e44aa096392ac8d237f9d692f8ee63f
456 F20101221_AABAMT ghersi_e_Page_001.txt
cb87fc71b018446215e1c73944068625
f56d5c74a3d1697e9a1f968b0879c7d0cdb90dae
38066 F20101221_AABBWZ ghersi_e_Page_146.QC.jpg
c69aedade6012b07f1d8dc46b04958ab
4cd120f77dc97420b2fad1ef97400d73d2d90821
2123 F20101221_AABAMU ghersi_e_Page_065.txt
b8d078c4d698e1ff73b97a989035b4e4
88da6ec80da202984ea4892d5e986af5f0a0defa
F20101221_AABBJN ghersi_e_Page_233.tif
423b500da7263f8c349ce4c55c3c7cd7
d96aa0010312ade9b5ebfcb468e98e4c9208e2af
F20101221_AABAMV ghersi_e_Page_050.tif
0bb75fdfaaa1e58bb862bb8a2a161aa0
880375a1db079bfabb4ebf2c280d771e60c25bc0
F20101221_AABBJO ghersi_e_Page_235.tif
088c5bf372ed60c7107573d217878ca4
6fed2ca27aa5edfdd70f41d18cc5883e675b73c5
7325 F20101221_AABAMW ghersi_e_Page_149thm.jpg
5e4e6cc8f22bee62d5772e047111fac1
0ad4156895247afcde0ecb9a9e3bd0f7d08206ce
F20101221_AABBJP ghersi_e_Page_236.tif
1d2a86327865f66ea01895beac6fcb40
c8cb6b8d8447d7606aabc49dcac0cf658d9478fe
51006 F20101221_AABAMX ghersi_e_Page_074.pro
ef2374c22295539b3ce1cdbca6905fac
639abad87782e4b181dbfa1ab9f000e3fa0e3a01
960 F20101221_AABBJQ ghersi_e_Page_002.pro
7af232e835d6a06205c2d26da0e8e995
86b4364d8936d0070e51034422d1601ed231b22b
36670 F20101221_AABAMY ghersi_e_Page_124.QC.jpg
3bd9f895a731d3842ab1055488ad1f48
83514a0edbabd7895ec18ad7b251e47336485cbf
2338 F20101221_AABBJR ghersi_e_Page_003.pro
b3be4608b911c38aa0e08e79ca78f01c
d1bb25a7b8a8ae570c6cc45783de4bd8d54509f2
F20101221_AABAMZ ghersi_e_Page_014.jp2
a7be6c4257bbab0ca4aad91ebb669a8d
ad51d3429d54c20ceaf16df03050f5f9bc16398b
6116 F20101221_AABBJS ghersi_e_Page_007.pro
583b48f3c8bd1f439ff5708766fb82d7
a90ad3b24cc53728847bea272716123e802b010b
48409 F20101221_AABBJT ghersi_e_Page_008.pro
399cb41df67ba7ab8b41e3e2ce2e2a21
0154ce62c1554869d12e42eccab15bd5e253039b
41986 F20101221_AABBJU ghersi_e_Page_009.pro
e58d95a116f9e4a7dd9de057af1732b4
167366c69b6a6f05aaaed2a6a768e426b66374d7
2261 F20101221_AAAZRA ghersi_e_Page_068.txt
1174806d55352b2ff7c2dc402d52d42a
5fe5d0fa65bbc0e678f54e7a0131fbd1965f69e7
55173 F20101221_AABBJV ghersi_e_Page_011.pro
fce73c82dab0a192548e4b89a6a7f89a
efdf7b244ee0ca656a276481ce89f268382bcb41
34823 F20101221_AAAZRB ghersi_e_Page_023.QC.jpg
c3730a2193c6eb2a8a49617b9e39256b
80fbf1fca0ea68ac640d79165cc3ccb171336b86
53258 F20101221_AABBJW ghersi_e_Page_012.pro
10bcdf991f0ebf86af0be1f8f76c5ab1
9b910e2f76ebcd699e2ab7cd0cf4cb6a816d5db4
F20101221_AAAZRC ghersi_e_Page_167.jp2
758fab2801ad1f7e1297662430c06f6f
5c96542225ad07470a7361dd4410fa73cda0ca09
60014 F20101221_AABBJX ghersi_e_Page_015.pro
03f20ae829d6685d0b2e5b1158c62da6
3e414ef9be05fad3ba680a9477dfd2153989afe9
F20101221_AAAZRD ghersi_e_Page_203.tif
f50992c2f1926613bc15280921087370
5d4efc9640d7ef8427f47e00de831038825dea39
53353 F20101221_AABBJY ghersi_e_Page_017.pro
8fd2c27f426edf331e3a655b8afc07bb
50863aefd8113542c8d896814cdb2b46456d69a7
35212 F20101221_AAAZRE ghersi_e_Page_178.QC.jpg
fcc044a47e9ca625a50791879c9c0116
8709f21510f207c1d94f753244dba23f7328ce7e
55316 F20101221_AABBJZ ghersi_e_Page_019.pro
a36eea509282a11ab5bf45bdc1cd1c55
4df4be641c404d56a13299221dd8824126c88735







PENSAMIENTOS Y PRACTICAS FEMINISTAS EN EL PERUj
(LA POESIA LIMENTA DE LOS 80 Y 90)
















By

ERICKA PAOLA GHERSI


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA

2008





































O 2008 Ericka Paola Ghersi




































To my mother, my daughter, and all the women I met during my journey to Ithaca.









ACKNOWLEDGMENTS

I would like to thank Dr. Reynaldo Jimenez for all his support, patience, accurate reading,

and hospitality. I also want to thank the members of my committee--Dr. Tace Hedrick, Dr.

Andres Avellaneda, and Dr. Efrain Barradas-for their thoughtful and generous reading of these

pages. I want to thank Dr. Efrain Barradas for our discussions, and for his friendship. I thank my

mentor Dr. Johan Leuridan Huys for his unconditional support, for promoting my work in the

Peruvian academia, and for encourage me to achieve my goals, without his help I would not have

been able to begin this dissertation.

I also want to thank to my classmates from the PEG, el Programa de Estudios de Genero

(Gender Studies Program) for our conversations and their cooperation with my work. Through

their workshops, I understood better that women can make a difference talking about their own

experiences and their work in collaboration with other women. I want to thank Patricia Martinez

Alvarez who was there to question my thoughts and embrace me in discussions about sex and

gender, and Dr. Tace Hedrick for listening to my voice and helping me achieve my goal of

promoting dialogue between women of different cultural backgrounds.

I especially thank Blanca Varela who encourages me to travel and learn from experience,

and for telling me "keep Ithaca always in your mind". Also, I thank Carmen Olle, Rocio Silva,

Roxana Cris610go, and Monserrat Alvarez, and everyone involved in the Peruvian literary affair,

who had the enthusiasm and patience that our conversations required. And, finally, I am always

thankful to Daniel Holth.











TABLE OF CONTENTS


page

ACKNOWLEDGMENTS .............. ...............4.....

LIST OF TABLES ................ ...............7............ ....

AB S TRAC T ..... ._ ................. ............_........8

CHAPTER

1 POESIA Y SOCIEDAD .............. ...............10....

Introducci6n .............. .. ......... ......_.. ............1
Ej es tematicos: escritura de mujer y espacio social .....__.___ .... ....___ ......_.... ......1
Los movimientos sociales de muj eres y la crisis social ................. ................ ......... .16
Las poetas de mi studio: el espacio social desde el papel en blanco ................ .... ...............23
Pierrre Bourdieu y Michel Foucault: la violencia simb61ica y las formas de poder...............30

2 VIOLENCIA EN LA SOCIEDAD Y LITERATURE LIMENTAS ................. ................. .38

Introducci6n .............. ......._._ ........... .... .. .................3
Memoria contra la memorial (Mayo, 1980-Diciembre, 1982) .................... ...............4
Memorias del cuerpo: (Enero, 1983-Junio, 1986) .................... ...............46.
Nuevos cuerpos en la ciudad: (Marzo, 1989-Setiembre, 1992) ................. ............. .......57
Espacios habitados: las universidades limefias ................. .. .............. .. ............ ....... 6
Otros cuerpos (nuevas political de interacci6n): (Setiembre, 1993-Noviembre, 2000).........73
Organizaciones, movimientos sociales de muj eres y oeneges feministas .............. .... ...........79
Muj eres: grandes estrategas ................. ...............88........... ...

3 AUSENCIA DE LAS ESCRITORAS Y LA GENESIS DEL PENSAMIENTO DE
GENERO LATINOAMERICANO: TEXTUALIZACION DE UN DEBATE EN LA
POESIA DE BLANCA VARELA Y CARMEN OLLE ................ ................ ........ .96

Introducci6n .........._....._ .......... .. ......... .. .........9
Antologias peruanas que incluyen textos porticos de muj eres ........._..__.... ...._._..........99
Pensamiento de genero latinoamericano .............. ...............105....
Los debates feministas latinoamericanos............... ..... ........0
Los debates feministas en el Peru de los ochenta y noventa ................. .......................118
La critical feminist occidental: Estados Unidos y Europa ................ ........................128
Fases del feminismo en el Peru .............. ...... .... .. ...................13
Textualizaci6n de un debate en la poesia de Blanca Varela y Carmen Olle ........................143











4 LAS DE LA OTRA MARGEN ................. ...............157..............

Introducci6n .........._....._ .......... ...............157.....
Modelos de periodizaci6n............... ... .. .........5
Estetica de los margenes: otros cuerpos y muj eres ventrilocuas............ ..__ .........__ .... 176
Lo de afuera y lo de adentro ................. ...............183........ ...
De ciudad y exilios .............. ...............192....

5 CONCLUSIONS: LOS FEMINISMOS CONTRA LA MEMORIAL Y EL OLVIDO ......202


APPENDIX CRISIS DE LAS EDITORIALES, LIBROS PUBLICADOS Y NUEVOS
ESPACIOS LITERARIOS .............. ...............215....

LIST OF REFERENCES ............ ..... ._ ...............223...


BIOGRAPHICAL SKETCH .............. ...............236....










LIST OF TABLES


Table page

2-1 Base de Datos Comisi6n de la Verdad y Reconciliacion (07.02.03) .............. .... ..........._.60

2-2 Desapariciones por departamento ................. ...............61................









Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

PENSAMIENTO S Y PRACTICES FEMINTISTAS EN EL PERUj (LA POESIA LIMENTA DE
LOS 80 Y 90)

By

Ericka Paola Ghersi
August 2008

Chair: Reynaldo Jimenez
Major: Romance Languages

This study examines the textualization of Latin American feminist discourses on

Peruvian poetry written by fiye female authors and published in the last two decades of the

twentieth century. Since the Eighties, the emergence of poetic texts written by woman poets has

presented a challenge in the literary scenario in Peru. That emergence coincides with a political

period (1982-1992) characterized by an internal war between the government and Sendero

Luminoso (Shinning Path). Control, censorship and a blackout in the cultural Hield covered those

years as well as the poetry produced by woman writers.

Pensamnientos y prcictica;s feminista;s en el Penzi reads selected poetics texts through a

gender perspective that permits a focus on their specifieity as poetry produce by a female subj ect

of enunciation. At the same time, these texts are analyzed as literary obj ects. This work proposes

to consider the poetry produced by these Hyve women as texts that dialogue with the Latin

American feminist discourses. Theoretical notions as "double voice", "palimpsest", "dialogism",

"discourse", "habitus", "double discourse", "female writing" are used in their poems by means of

subaltern voices: female poetic voices or several voices in a text. In some poems, voices speak to

the demand for literary value; often these texts become very complex and sophisticated poetic

artifacts. In other poems, voices speak through them from a particular place of enunciation which









is related to women's place and the marginal situation of women's discourse in the Peruvian

society.

These voices set up a dialogue with other texts and with cultural discourses, in some cases

looking for a genealogy, in others contesting masculine discourse when it imposes obstacles for

women's speech. Texts studied show confrontations with a masculine literary discourse (Blanca

Varela, Carmen Olle, Rocio Silva Santisteban y Roxana Cris610go); the patriarchal

semantization of domestic space (Blanca Varela, Carmen Olle and Rocio Silva Santisteban); the

opposition between woman-nature/man-culture (Blanca Varela and Carmen Olle); the images of

women in the discourses of popular music valsess" y "boleros", "rock en castellano" and

chichaa" (Blanca Varela, Rocio Silva Santisteban y Roxana Cris610go); and the internal journey

of searching for and criticizing identities (Blanca Varela, Carmen Olle, Rocio Silva Santisteban,

Monserrat Alvarez and Roxana Cris610go). Blanca Varela and Carmen Olle's books published in

the eighties and nineties have been a remarkable point of reference for women writers who have

followed. Rocio Silva Santisteban, Monserrat Alvarez and Roxana Cris610go's first books show

the same literary strategies Blanca Varela and Carmen Olle employed in their first books. Silva

makes use of a female voice while Alvarez and Crisblogo employ a neutral voice. Thus, my

findings strongly suggest that the latest writings by women engage freely in an open dialogue

about society and themselves, not seeking a female identity already provided by earlier female

writers .









CAPITULO 1
POESIA Y SOCIEDAD

Introducci6n

Sostengo que dentro de la poesia peruana contemporanea escrita por muj eres que aborda

temas relacionados a la recuperaci6n de un cuerpo fragmentado, al exilio (interno o externo), al

suj eto marginal y su relaci6n con el espacio social correspondiente a las decadas de los ochenta y

noventa (un espacio que se traduce como cuerpo social), se entrecruzan dos ejes tematicos de

vital importancia; por un lado, algunos de los discursos de genero que aparecieron en el espacio

letrado durante las decadas arriba indicadas; y, por otro lado, la violencia political, social y

simb61ica (Bourdieu 170) que se desat6, entire diciembre de 1982 y septiembre de 19922

La importancia que se le atribuye a este tema es product de que, desde el lado de la poesia

escrita por muj eres, hay una fuerte y temprana critical a la violencia simb61ica que se produj o

durante las decadas de los ochenta y noventa. Critica que ha sido poco revisada, salvo por el

studio de Susana Reisz, Voces sexuadas (1996), donde la ensayista argentina analiza la

"escritura de muj er" y las relaciones con la cultural masculina desde el lado de la literature, pero

donde no incluye propiamente una critical que se acerque al context social y politico que marc,

esta epoca.

Interesa trabaj ar la relaci6n que hay entire el "discurso" del arte y los problems sociales en

sentido semej ante al que conduce la propuesta de Nelly Richard en Estratificaci6n de los

margenes (1989), y la de Francine Masiello, en su libro El arte de la transici6n (2002). En efecto,

se hara uso de varias de sus propuestas, pero no necesariamente en el sentido en que ellas las

aplican a las dictaduras y posdictaduras chilena y argentina, sino que se intentara reformular su

SEn diciembre de 1982, el president de turno, Andrds Belaunde Terry, recurri6 a las fuerzas armadas para enfrentar
a Sendero Luminoso (Youngers 76).

2 Fecha de la capture al lider politico del movimiento subversive Sendero Luminoso.










aparato te6rico y tambien producer uno nuevo que permit explicar los process tanto de la

violencia political y simb61ica desatada en los ochenta como de la dictadura fujimorista.

El discurso no es un lenguaje ni un texto, sino una estructura hist6rica, social e

institucionalmente especifica de significados, terminos, categories y creencias. En El orden del

discurso (1970), Michel Foucault sostiene que la elaboraci6n de significado implica conflict y

poder, que los significados son cuestionados localmente dentro de "terrenos de fuerza"

discursivos, que (al menos desde la Ilustraci6n) el poder para controlar cierto terreno reside en

alegatos referidos a un saber (cientifico) incrustado no s610 en la escritura, sino tambien en

organizaciones disciplinarias y organizaciones profesionales, en instituciones hospitalse,

prisiones, escuelas, fabricas) y en relaciones sociales (medico/paciente, maestro/alumno,

patr6n/empleado, padre/hij o, marido/muj er). Por lo tanto, el discurso se encuentra o se expresa

no s6lo en las organizaciones e instituciones sino tambien en las palabras. Todo esto constitute

textos (poemas y prosas poeticas) o documents (ensayos critics) que permiten entender dentro

del context que concierne a las poetas de este studio.

El argument central se apoya en el hecho de que dentro de este marco cronol6gico existen

poemas contenidos en libros como Canto villano (1986), Ejercicios materials (1993) y El libro

de barro (1994), de Blanca Varela (Lima, 1926); Noches de adrenaline (1981), de Carmen Olle

(Lima, 1954); Ese oficio no me nusta (1987), Mariposa nenra (1993) y Condenado amor (1996),

de Rocio Silva Santisteban (Lima, 1963); Abajo, sobre el cielo (1999), de Roxana Cris610go

(Lima, 1966); y Zona dark (1991), de Monserrat Alvarez (Zaragoza, 1969) que, revisados a la

luz de los dos ejes tematicos que se sefiala, pueden proporcionar elements para comprender por

que en esta poesia, aparecen suj etos que enfrentan el problema de ser el otro, un otro sometido y

marginado en una sociedad de practicas sociales y political excluyentes.










De otro lado, conviene precisar que la investigaci6n se divide en cinco parties. La segunda

pate, el capitulo 2, se centra precisamente en el marco de los veinte afios de violencia en el Peru

(1980-2000). El Informe de la Comisi6n de la Verdad y la Reconciliaci6n (CVR), que fue

emitido el 28 de agosto de 2003, servira como referencia para esta disertaci6n. Se tratara de

relacionar su cronologia con los hechos literarios de los que se dan cuenta, con el fin de

encontrar en sus ejes y coordenadas elements que represented simb61icamente la epoca de

violencia en la que se produj eron y publicaron los poemas que interesan en esta investigaci6n.

En la tercera pate, el capitulo 3, interest comparar las propuestas entire los discursos

literarios feministas latinoamericanos y sefialar los elements que las diferencian de sus

semejantes peruanos. Es necesario recalcar el hecho de que la critical literaria peruana que se

ocupa de los textos escritos por muj eres, en poesia, aparece en los noventa desde el lado de la

creaci6n (poetas en su mayoria: Ana Maria Gazzolo, Carmen Olle y Rocio Silva Santisteban). Es

decir; no desde el lado de un discurso critic feminist (Ana Maria Yanez [fundadora del

Movimiento Manuela Ramos] o Virginia Vargas [fundadora del Centro de la Muj er Flora

Tristan]), quienes, aunque conocian la ret6rica apropiada, no lograron articular un pensamiento

critic que incluyera la creaci6n literaria. Sin embargo, se observa que las preocupaciones de los

movimientos sociales de muj eres aparecen durante los noventa en textos porticos escritos por

jC~venes poetas como son Monserrat Alvarez y Roxana Cris610go.

Se estaria frente a una especie de complej o cruce de discursos, pues se observa que durante

los ochenta, mientras los movimientos sociales de muj eres se encuentran cumpliendo una labor

social con la poblaci6n mas necesitada del pais, surgeon -en el campo de la escritura--

manuscritos/textos, elaborados por muj eres, con un discurso que relee el discurso masculine,










aunque algunos de ellos con una marca de feminidad textual y sustentados en gran media en las

ideologias feministas anglosaj ona y europea.

En cambio, en los noventa, cuando emerge la critical literaria hecha por muj eres creadoras,

los textos porticos que se produce, tratan aquellas preocupaciones que movilizaron a los

movimientos de muj eres durante los ochenta. Lo que se propone es que en los noventa, hay una

"revitalizaci6n" de los feminismos latinoamericanos que fueron evolucionando desde los afios

ochenta.

Ademas del acercamiento y analisis a la critical feminist, este capitulo servira para iniciar

la textualizaci6n del debate de genero en los poemas de Varela, Olle y Silva. Lo que se propone

hacer es establecer asociaciones entire las preocupaciones de la critical feminist y los discursos

literarios que las poetas construyen en sus primeros poemarios. Una vez demostradas las

preocupaciones dentro de la critical literaria referida, se va a ver por un lado, en el capitulo 4, la

naturaleza de la critical que desarrollan las poetas de esta investigaci6n como tambien se van a

analizar los poemas y demostrar detalladamente c6mo se cruzan con los dos ejes tematicos

establecidos en los primeros parrafos de la tesis. Por otro lado, se va a realizar asociaciones

complementarias con otras poetas contemporaneas o coetaneas que escribieron sus primeros

libros durante los noventa, y cuyos textos constituyen una representaci6n del context indicado.

Finalmente, el quinto capitulo servira, por un lado, para hacer una revisi6n de la cuesti6n de

genero y de su proyecci6n en Latinoamerica y en el Peru y, por otro, tambien para realizar

asociaciones complementarias con las indagaciones de Nelly Richard y Francine Masiello.

Apoyandome en las propuestas y ensayos de Gast6n Bachelard, Pierre Bourdieu, Foucault,

Richard, Masiello, Reisz y Maria-Milagros Rivera, se explicara c6mo algunos poemas de Varela,

Olle, Silva Santisteban, Alvarez y Crisblogo instauran un espacio fisico paralelo al que se da en










aquellos mementos en la sociedad limefia. Dentro del imaginario que las creadoras fundan,

narran de diferentes maneras las adversidades que enfrentan el cuerpo femenino y todos esos

cuerpos que no son agents activos dentro del proyecto de la cultural masculina. Terminos como

identidad, discurso, poder, sujetos disidentes, marginaci6n, 10 de adentro y lo de afuera, espacios

privado y putblico se combinan para construir un sistema escritural que denuncia sutilmente,

algunas veces directamente, el habitus que buscan cambiar. De esta manera, el tranzar (negociar)

se convierte en un arte en el papel en blanco.

Ejes temtiticos: escritura de mujer y espacio social

En cuanto al primer eje tematico, es convenient anotar que, dentro de los discursos de

genero, la teoria literaria feminist anglosaj ona sefiala tres estadios o mementos del process de la

escritura de muj er que abarca los siglos XIX y XX y que, de alguna manera, podrian ser

representatives dentro del process de la escritura de muj er en el Peru de finales del siglo XX. Me

reflero a los periods 1) de imitaci6n e internalizaci6n "feminine" (femenino), 2) de protest y

defense "feminist" feministt) y 3) de auto-descubrimiento "female" (femenil)3. Los tres estadios

que Showalter anota en A Literature of Their Own (1977) intentan construir un mapa del process

de la escritura de muj er en Inglaterra, que puede ser util en el caso peruano si se utiliza como

complement de los discursos feministas que se plantean en America Latina. Si bien Showalter

aplica su division unicamente al process de la escritura de muj er, este modelo podria ser util

tambien para referirnos a los discursos que las poetas de esta disertaci6n instauran en muchos de

sus poemas y a los process del desarrollo del feminismo. Otros analisis que complementan el

studio de Showalter son los de Julia Kristeva, Maria-Milagros Rivera, Luisa Muraro, Sara

Castro-Klaren, Sylvia Molloy, Beatriz Sarlo y Lucia Guerra-Cunningham.


3 La critical Nattie Golubov, en su ensayo "La critical feminist contemporinea: entire el esencialismo y la
diferencia.", opta por llamar "femenil" a la fase que Showalter denomina "female" (116).










En el caso del Peru, el segundo eje tematico, el social, cobra especial importancia ante la

evidencia de que al interior mismo de la sociedad civil, se vive un process de exclusi6n ya sea

por condici6n etnica, social o econ6mica. Esta discriminaci6n recae, sobre todo, en los migrants

(los pobladores andinos) que durante el espacio cronol6gico de este studio se encontraban en

Lima en calidad de desplazados y estaban asentados en las areas perifericas4 de la capital

(Youngers 464) y sobre aquellos otros ciudadanos cuyos salaries no cubrian ni siquiera sus

necesidades basicas ni las de sus families. Estos suj etos marginados (en los tres sentidos antes

sefialados), en especial los migrants, sufren directamente la violencia causada por el

enfrentamiento entire los grupos alzados en armas: el Movimiento Revolucionario "Tupac

Amaru" y Sendero Luminosos y las fuerzas del orden del Estado porque "se vieron obligados a

migrar desde sus lugares de origen, por la intensidad de la violencia political que soportaban. En

su mayoria provenian de los departametos de Huancavelica, Ayacucho, Junin, Apurimac,

Huanuco y Puno" (Youngers 464). Esta referencia es util porque cuando los sublevados rompian

el orden social o atentaban contra los servicios de electricidad y agua potable (administrados por

el Estado), los afectados eran, directamente, los sectors econ6micos de clase C, D y E.

Dentro de este context social es que escriben las poetas de esta investigaci6n, y sus

poemas revelan tanto algunas de las tres etapas que propone Showalter: la segunda, de protest y

defense feministta, y la tercera etapa, de auto-descubrimiento "femenil" como las que

establecen Castro-Klaren y Molloy para el caso latinoamericano. Para Showalter, la segunda fase

seria pues definida como un period donde las escritoras utilizan, en este caso la poesia, para

denunciar algunos de los constructos sociales (conductas y valores) que agreden o violentan


4 Hoy en dia, algunas de esas zonas se han convertido en urbanizaciones o residenciales pobladas, en la mayoria de
los casos, por migrants (Villa el Salvador, San Juan de Miraflores, Los Olivos, El Agustino, etc.).

5 En adelante, se utilizarin las siglas MRTA para referirse al Movimiento Revolucionario "Tuipac Amaru".










tanto el espacio que las rodea como su propia intimidad, hecho que se present en la descripci6n

desencantada del cuerpo femenino en los textos de Varela, Olle y Silva Santisteban. El tercer

period que describe Showalter, el auto-descubrimiento "femenil", se caracteriza porque las

autoras buscan afinidad con suj etos que tienen las mismas particularidades de invisibilidad que

las definen a ellas dentro de la estructura patriarcal. Como ellas se definen observando a estos

otros "marginales", pueden representar dentro de su imaginario portico una realidad que, como

la de ellos, les es muy cercana. Esta afinidad que se crea entire suj etos marginales de uno u otro

orden, influye en la construcci6n de los personajes que van a pasar a poblar el imaginario portico

de estas autoras, e implica, ademas, un cambio en los registros de su lenguaje. Ellas, en el afan

de encontrar su propia identidad, reconstruyen la de estos suj etos marginales, dandoles voz y

convirtiendolos en algunos casos en pequefios heroes y heroinas de barrio; y en otros, en

antiheroes.

Los movimientos sociales de mujeres y la crisis social

Baj o este panorama social, los movimientos sociales de muj eres mantuvieron una abierta

desconflanza hacia el Estado. Segun la socibloga y feminist peruana, Virginia Vargas, "las

oenegess se [volvieron] crucialmente importantes en el Peru en la ultima decada (los noventa)

debido a la perdida de legitimidad de las instituciones" (45). Las oenegeS6 ayudaron a optimizar

el movimiento social de muj eres porque dinamizaron la interacci6n entire la propuesta feminist

y las vertientes popular y de los espacios politicos tradicionales (45). Vargas tambien sienta que

una de las responsabilidades de la vertiente feminist de los movimientos sociales de muj eres

durante los ochenta fue la de asumir proyectos colectivos tanto con organizaciones de muj eres en



6 En sus libros Aporte de la rebeldia de las muieres (1989) y Como cambiar el mundo sin perdernos (1992), la
socibloga y feminist peruana Virginia Vargas utiliza la palabra "oenege(s)" para referirse a las Organizaciones No
Gubernamentales. Aqui se utilizard el t~rmino acufiado por la socibloga.










los barrios marginales y con muj eres rurales como con importantes sectors femeninos en

organizaciones mixtas (45). En el caso de las oeneges feministas, estas fueron importantes para

la vertiente feminist, no s610 debido a su capacidad organizativa, sino porque a traves de

proyectos de trabaj os especificos establecieron relaciones y produj eron informaci6n sobre la

dinamica de otras vertientes principles como tambien promovieron el dialogo entire oenenges

(Vargas 46). Sin embargo, la activist feminist Maruj a Barrig tiene una opini6n diferente con

respect al modus operandi de las oeneges feministas con la vertiente popular. Las primeras

intentaron "con escaso exito, un traslado automatico de los grandes "temas" feministas

(maternidad libre, sexualidad no controlada), y con las mismas metodologias de los grupos de

"autoconciencia", a las muj eres de los barrios populares" (Barrig 5).

En Como cambiar el mundo sin perdernos (1992), Vargas reconoce no s61o estas

diferencias como un problema sino tambien como pate de la evoluci6n de los movimientos

sociales de mujeres. Algunas muj eres trabaj adoras y muj eres de los barrios marginales, con el

apoyo de la vertiente feminist y de oeneges feministas, han sostenido reuniones o talleres para

discutir similitudes y diferencias, y poder delinear propuestas colectivas" (51). Ya en Aporte de

la rebeldia de las mujeres (1989), Vargas habia sefialado la necesidad de reformular la agenda de

trabajo del movimiento para la construcci6n de una identidad de genero. Aqui la autora indica

que debido a la existencia de diferentes organizaciones de muj eres, se dej a de ser un grupo

homogeneo para convertirse en uno heterogeneo ya sea por la political que el grupo aplica o por

la calidad de los pedidos. Por ej emplo, las muj eres de los barrios populares estan organizadas

alrededor de acciones de subsistencia familiar como el vaso de leche, mientras que las muj eres

obreras reclaman cambios en las estructuras sexistas de los sindicatos clasistas.









Ante esta situaci6n se presentan dos posturas diferentes en el movimiento feminist,

creando cierto conflict interno. La primera asume que:

Las feministas deben acompafiar las diferentes expresiones organizativas de las muj eres,
poniendo enfasis en las reivindicaciones inmediatas como una forma de concretar la
propuesta de transformaci6n de la situaci6n de la muj er en amplios sectors femeninos"
(125)

La otra postura que sefiala Vargas asume que las feministas deben mantener claramente el

enfasis en las reivindicaciones a largo plazo de las muj eres como genero oprimido (125). En ese

sentido, la construcci6n de una identidad de genero se complica porque crea ciertos conflicts

que retrasan el process, pero que no lo debilitan sino al contrario. Esta seria, ademas, una

muestra de la diversidad de necesidades que enfrentan tanto las muj eres de los barrios populares

como las muj eres obreras.

Aqui se puede observer que los movimientos feministas tienen much que hacer porque las

necesidades exigen atenci6n inmediata y asi es como surgeon diferentes formas del feminismo

porque al no ser rapidamente cumplidos los requisites de uno de los grupos, se ven forzados a

suplir sus propias necesidades y alli es donde aparecen formas de activismo feminist no

tradicionales (208). Este fen6meno tambien se da en los Estados Unidos, Sonia Saldivar-Hull,

autora del ensayo "Feminism on the Border: From Gender Politics to Geopolitics" (1991) sugiere

que en This Bridne Called My Back (1983), Chirrie Moraga elabora una agenda feminist que

difiere de los process feministas occidentales (Showalter, Moi y Kristeva).

Al no tener el feminismo chicano un process similar al de los occidentales, pese a que

conviven en el mismo territorio geografico, se convierte en un feminismo desarticulado. Sin

embargo; si la chicana mira hacia los paises en via de desarrollo (Third World countries) y

encuentra que su feminismo compare similitudes con los del tercer mundo, una de ellas esta

asentada por Moraga: "the Third World people struggling against the hegemony of the United










Status". Saldivar-Hull anota que de la misma manera que la teoria feminist chicana necesita

romper con los concepts hegem6nicos sobre genero, "working class of color in other Third

World countries articulate their feminisms in nontraditional ways and forms" (208).

Para la investigadora, el feminismo chicano debe aprender sobre las diferencias hist6ricas

y de clase, etnicas y raciales de las muj eres de las fronteras aunque la cultural masculina blanca

occidental anote que ese tipo de alianzas son imposibles: "white supremacy promotes an illusion

or an irreconcilable split between feminist confined within national borders" (208). Segun

Saldivar-Hull, se debe examiner y cuestionar la dicotomia primer mundo versus tercer mundo

antes de aceptar la oposici6n como una fisura inevitable que separa a las muj eres politicamente

comprometidas de diferentes formas por una misma causa (208).

La construcci6n de agendas no tradicionales dentro de los movimientos de muj eres

latinoamericanas, particularmente en Peru, responded al context hist6rico. Uno que en los

ochenta y noventa no se presentaba favorable para estas organizaciones, quienes se veian

enfrentando a diario no s610 a las fuerzas del orden sino tambien a las de Sendero Luminoso. Las

critics como Herzog, analizan el tema de la violencia a las muj eres y sugieren que este

problema no tiene nada que ver con el genero sexual sino con los conflicts contra ideologias

extranj eras (202). Sendero Luminoso confirma que su political interna no se opone a

organizaciones como "el vaso de leche" o "los comedores populares" sino al feminismo por ser

una ideologia que no responded a la suya, esa es la raz6n por la que Sendero Luminoso se

manifiesta en contra del feminismo. La paradoj a del argument de Sendero Luminoso consiste

en que la muerte de muj eres lideres es un asunto contra el cuerpo de las muj eres como simbolo

de imagen opositora. La violencia al cuerpo de las muj eres es una cuesti6n political que se

manifiesta en un espacio putblico y privado, por lo tanto tambien es un asunto feminist. Durante










los noventa, los process sociales tanto fuera como dentro del pais se complican, aplazando la

agenda de trabaj o de los movimientos sociales de muj eres. Fuera del pais aparecen nuevos

process de transici6n democratic y modernizaci6n de Estados, mientras que dentro del pais se

respira nuevos aires con la capture del lider de Sendero Luminoso, Abimael Guzman (1992) y la

inversi6n de capitals extranj eros.

Por ello, las agencies de cooperaci6n international modifican sus political de asignaci6n

de recursos y las oeneges feministas y de muj eres. Segun Barrig, regresan a cumplir la misma

labor que cumplian en su fundaci6n, "rendir cuentas, a la sociedad y alas agencies donantes, de

resultados tangibles, de process de planificaci6n de actividades, de normas laborales internas en

las organizaciones y, ciertamente, del perfilamiento de estructuras jerarquicas en su interior" (6).

Paralelamente, como product de los cambios de scenario politico y econ6mico dentro del pais

aparecen nuevas formas de articulaci6n con el Estado que permiten el surgimiento de feministas

individuals, lideres political y de organizaciones sociales que integraron colectivos no

"onginizados", signados por las preocupaciones que emanaban de sus particulares contextos

como son los casos del Movimiento Amplio de Muj eres (MAM) (1996), con una posici6n

claramente feminist y el colectivo de Muj eres por la Democracia MUDE (1997). Este colectivo

cumplia con la funci6n de velar por la institucionalidad democratic y la vigencia del Estado de

Derecho y sus postulados anotaban que el MUJDE trabajaba activamente para expandir los

espacios democraticos en el Estado, en la sociedad civil y en la vida cotidiana como tambien

ocupaba, con responsabilidad, su lugar en la construcci6n de una autentica democracia del pais.

Por otro lado, tanto el Estado como los grupos alzados en armas, en los ochenta e inicios

de los noventa, se encuentran luchando por el control del poder. Sendero Luminoso y el MRTA

imponen sus discursos y obligan con la violencia a que algunos grupos e instituciones










abandonados por el poder central se adhieran a ellos y hagan presents sus discursos ante el resto

por medio del terror. Dichas imposiciones, ademis de las que provienen del Estado, implican, en

el plano del imaginario, la descomposici6n de la identidad del suj eto marginado, mismo que, por

su posici6n de debilidad frente a ambos "poderes", no puede luchar por mantener una identidad.

Estos grupos, al imponerle al "debil" un cierto discurso, coaccionan su identidad y le prohiben

que se defina por si mismo. Ademis, 10 obligan a adscribirse a una de las dos causes,

clausurando la posibilidad de que permanezca en una posici6n neutral, lo que, en el marco de una

lucha intestina de gran envergadura, es visto como impossible de sostener. Ante esa imposici6n,

algunos suj etos se rebelan contra la autoridad political de un estado que no tiene presencia real en

la vida de la colectividad. Tambien se rebelan contra la violencia de una ideologia impuesta por

las armas, y reaccionan tratando de rescatar su propia identidad a partir de manifiestos e

intervenciones putblicas que resultan, en mis de un caso, en atentados contra ellos. No extrafia

que la poesia de la epoca se valga de una series de artilugios temiticos que la distancian de la

political, pero que a fin de cuentas reflejan tangencialmente la problemitica del migrant, el

oprimido y, en buena cuenta, la del suj eto al que se le arrebata la libertad de ser el mismo. Sin

embargo; como se vera mis adelante, muchos de estos conflicts que vive la sociedad y gran

parte de la violencia que se respira en las ciudades pasan a la poesia a manera de conflicts

menores, pintados en cuadros cotidianos de relaciones de parej a o encuentros en la casa, en el

"bar" y el barrio.

Si se acepta que, en lo referido a la literature escrita por mujeres, las autoras tendieron a

reconocer en el otro marginal un atisbo de si mismas, la asunci6n del component politico es

inevitable. Y, en efecto, si uno se detiene en ella, se encontrara que una buena parte de la

literature peruana de muj er escrita durante los ochenta y noventa posee una actitud political










algunas veces mas evidence que otras, pero que conduce a una busqueda de auto-definici6n

(como individuo-muj er). Paralelamente, mientras que en la literature de esa epoca se produce

una toma de conciencia de la marginalidad, atribuyendole voz al que no la tenia antes, en la

political se observa que las minorias reconocen su propia marginalidad frente al sistema y decide

tomar parte en los process de pacificaci6n y de reinserci6n en la sociedad como sucede con "las

rondas campesinas", "el vaso de leche", "los comedores populares" y "la olla comun".

Por ej emplo, las rondas campesinas surgeon cuando los habitantes de los pueblos andinos, al

verse asediados por Sendero Luminoso y el MRTA, toman la justicia en sus mans y defienden

sus terrenos y otras posesiones. Algo similar sucede en los barrios populares, donde se recorta la

ayuda Einanciera del proyecto social del ex-alcalde de Lima Metropolitana, Alfonso Barrantes

Lingan. Ante esto, las muj eres se agrupan en los barrios y elaboran un plan de trabaj o para la

continuaci6n del proyecto del "vaso de leche", para lo cual crean "los clubes de madres" con

los objetivos de exigir apoyo econ6mico al gobierno de turno, el de Alan Garcia Perez, (1985-

1990) y lograr sustentar la llamada "olla comun" No hay que perder de vista que estas

agrupaciones o movimientos se constituyen bajo el supuesto de que "nadie va a ayudarlos", por

tanto sus mecanismos de autodefensa y cuidado son paralelos a los del Estado, y se concentran

en realizar una division del trabajo y de los bienes con una efieiencia de la que carecian y aun

carecen las instituciones gubernamentales. En ese sentido, como las oeneges, estas agrupaciones

o movimientos tampoco creen en el Estado. Segun la feminist Virginia Vargas, la ausencia de

un Estado fuerte y benefactor ha provocado, tambien, que las muj eres busquen soluciones

comunales a necesidades basicas de salud, agua y el cuidado de la familiar (3 8).

SAunque los Clubes de Madres ya habian surgido en los afios setenta, "de naturaleza paternalista [...] y
estrechamente vinculadas al ala conservadora de la Iglesia Cat61ica" (Vargas 41).

SInstituci6n autogestionada que en un inicio surgi6 en barrios de sectors econC~micos de clase C, D y E, y que se
ocup6 en ayudar a cubrir la alimentaci6n minima de estos sectors mis deprimidos.










Las poetas de mi studio: el espacio social desde el papel en blanco

Hasta aqui, se ha aludido a una realidad que era conocida por todos y a un context

hist6rico que ej ercia sobre los actantes politicos y sociales una presi6n sin precedentes. Por ello,

se sostiene que es impossible acercarse a la producci6n literaria de muj er sin referir el context en

el que tiene lugar. En relaci6n con el primer estadio, el process de internalizaci6n que refiere

Showalter, resta explicar que si bien la funci6n de los primeros libros en poesia escrita por

muj eres no es propiamente la de instaurar un yo lirico femenino, si podemos ver que el tema de

la subalteridad del marginal se situa en el centro del discurso, y es probable que esto se deba a

que las escritoras a las que se remite este studio ocupan mas del problema derivado de ser "el

otro" que de recuperar para el suyo un estatuto semej ante al del discurso masculine.

En efecto, la mayoria de estos textos revelan un yo lirico neutral y de voz masculina que

cumple con el estandar que exige la tradici6n, como se observa en los libros de Alvarez (M~

dr) y Crisblogo (Abajo, sobre el cielo). En ambos hay poemas que exhiben a nuevos actors

sociales en el texto portico (suj etos de barrio, personal es marginados por la sociedad y

migrantss, lo que le atribuye un acento "feminista"9 a la construcci6n de los personal es del

texto. Se propone que el uso del yo lirico neutral en estos dos poemarios sirve para dar validez

dentro del espacio letrado al discurso "politizado" que ambas escritoras ofrecen, y cuyo

postulado principal, como ya se ha mencionado, es rescatar a los suj etos que se encuentran

subordinados (muj eres, migrants y pobres) por el sistema patriarcal (cuyo correlate es la

presencia efectiva de las fuerzas policiales y militares en la ciudad) de los afios ochenta y

noventa.


9 Podemos remitirnos a este concept introducido por Showalter, porque las autoras mencionadas critical en sus
textos los valores y est~ndares sociales del sistema patriarcal y, a la vez, estos se comparan con los valores de otros
grupos 6tnicos y sociales con el objetivo de adscribirlos a la sociedad, aunque sea en los limits de la cultural
hegem~nica.










En la epoca de la publicaci6n de Zona dark (1991) y de Abajo, sobre el cielo (1999), esta

forma del yo lirico sirvi6 para denunciar los valores y papeles sociales establecidos por el

patriarcado y tambien para exigir autonomia legitima para los suj etos invisibilizados por la

sociedad masculina. Otra manera de reivindicar la propia existencia, tanto dentro como fuera de

las letras peruanas, fue el mecanismo que eligi6 Carmen Olle en su primer libro, Noches de

adrenaline (1981), y que coincide, desde el lado politico, con los mecanismos que utilizaron las

rondas comunales: tomar la justicia en sus mans. Para Marco Martos, este libro, "tuvo un

signifieado diverse: el ritual de la ruptura" (49). Segun el, "Olle es una precursora de las poetas

que le han seguido en el tiempo" (49); y de esa manera, ella se convierte en "la sefialadora del

cuerpo, del propio y del aj eno, no para mostrar la belleza de las proporciones y de las formas,

sino para evidenciar la complejidad de su funcionamiento" (50). Para mi, Olle construye un

discurso sobre el cuerpo de la muj er, y, en el, las metaforas e imagenes acerca de lo femenino

son diferentes a las estereotipadas por la tradici6n literaria. Hasta cierto punto, la mirada de la

autora sobre el cuerpo de la muj er se acerca a la de Simone de Beauvoir en Le deuxieme sexe

(1949). Me refiero a una mirada "cientifieista"lo que opera sobre el cuerpo femenino y lo alej a de

la idealizaci6n, atribuyendole una materialidad de la que carecia, que es llevada, a veces, al

extreme por un discurso plagado de imagenes escatol6gicas.

El discurso sobre el cuerpo de la muj er que se lee en Noches de adrenaline sirve para

entender, desde su micro-cosmos, el cuerpo social de la epoca. De la misma manera sucede con

algunos poemas de Blanca Varela en los libros Canto villano (1986) y Ejercicios materials
(1993); y de Rocio Silva Santisteban en Ese ofieio no me oausta (1987) y Mariposa nenra (1993).



'0 La mirada "cientificista" a la que se hace referencia toma como objeto de studio a los series vivos y analiza su
funcionamiento fisiol6gico, en este caso, el de la reproducci6n. El fin de este tipo de acercamiento seria pues ofrecer
al lector un nuevo conocimiento, el de la anatomia funcional del cuerpo de la mujer, el otro cuerpo fisico.










Por ej emplo, el poema de Blanca Varela "Vals del Angelus" cuenta con una voz poetica

enteramente femenina que se quej a de su cuerpo, de su maternidad y de temas que compete al

orden de lo femenino:

Ve los que has hecho de mi, la madre que devora a sus crias, la que se traga sus lagrimas y
engorda, la que debe abortar en cada luna, la que sangra todos los dias del afio (116).

En cambio, en "Mariposa negra", la voz poetica disefia una relaci6n no solo de amor-odio

sino tambien de dependencia que podria leerse de dos maneras; por un lado, desde la escritura

misma:

El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empafiado
La humedad de su saliva sobre mis piernas, entire mis dedos
Se guard y en pequefias cavidades, destroza
Esto que a veces pretend inventar.

Por otro lado, podria leerse como una relaci6n de dominancia entire dos suj etos en tensi6n:

iEstado versus sociedad civil?:

No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos,
No basta con patearnos y gritar, jadear hasta pulverizarnos
No, amor,
No preguntes la hora despues, no enciendas la luz, no hables, no pienses, no respires
Quieto
Deseo recorrer con mis sucias mans tu cuerpo inerte
Y sentir que mis olores te poseen, se incrustan entire tus vellos
Te deshacen.

El discurso patriarcal en el process peruano de aquellos mementos se fortalecia con la

violencia political, social y simb61ica que ya se ha sefialado anteriormente. El Estado se convierte

en el padre que castiga y rehusa aceptar los cambios sociales producidos por la guerra internal, y

al no reconocerlos, busca mantener el mismo orden social y politico anterior a las invasiones de

los grupos alzados en armas en las provincias andinas. A partir de alli, el yo creador ve en estas

fuerzas que se ej ercen sobre la sociedad un reflej o de ese patriarcado castrador.










En ese sentido, tanto el poemario de Olle como los poemas de Varela y Silva Santisteban

subvierten el orden ofieial con un lenguaj e de terminos e imigenes que agreden al lector comun,

y se convierte en una manera de denuncia contra lo establecido. Ademas, en Noches de

adrenaline, Olle nos revela un cuerpo de muj er desconocido por la cultural masculina puesto que

se refiere a un cuerpo Hisico en descomposici6n y en cambio biol6gico, mientras que el

estereotipo del cuerpo de muj er dentro del discurso del hombre est8 "en la metifora" (Spivak

169) como se leen en "La duquesa de Job" de Manuel Gutierrez Nijera (Mexico, 1859-1895) y

en "A Leonor" de Amado Nervo (Mexico, 1870 Uruguay, 1919), dedicados a sus musas. En

cambio, Olle construye un cuerpo que se estropea con el paso de los afios, un cuerpo que exige

cuidado, inclusive, medico:

Tener 30 afios no cambia nada salvo aproximarse al ataque
cardiac o al vaciado uterino. Dolencias al margen
nuestros intestines fluyen y cambian del ser a la nada. (9)

Se trata de un cuerpo enteramente mortal que es consciente de que su existencia est8

limitada y que, por lo tanto, una vez sin vida, cumplir8 con el process de putrefacci6n, como

cualquier otro cuerpo.

Tanto los poemas de Olle y Varela ("Tener 30 afios" y "Vals del Angelus",

respectivamente) como el poema de Silva, "Mariposa negra" se est8 escenifieando la

descomposici6n del cuerpo social que se experiment durante los ochenta:

El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empafiado
La humedad de su saliva sobre mis piernas, entire mis dedos
Se guard y en pequefias cavidades, destroza
Esto que a veces pretend inventar.
No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos,
No basta con patearnos y gritar, jadear hasta pulverizarnos. (25)

Es una sociedad-cuerpo castigada con la muerte, con la violencia de los grupos alzados en

armas y en donde la autoridad sospecha de todos los ciudadanos. La referencia alude a cuerpos










que estan mas cerca de la muerte que de la vida, y cuyo destiny final es aparecer mutilados en

alguna calle de la provincia o de la capital. Estos cuerpos estan mas cerca de lo que Olle imagine

para el cuerpo femenino y su process vital. De alli que su poemario puede pertenecer al estadio

que Showalter denomina "feminist", porque denuncia los valores y los roles que impone y

naturaliza la autoridad en el nivel de la colectividad, mismos que se reproducen en escalas

menores dentro de la familiar y de la pareja; e incluso se maniflestan a manera de violencia del yo

contra si mismo.

En el caso de las cinco escritoras de este studio, que escriben durante el process social en

los ochenta y noventa, la toma de conciencia de la marginalidad y su actitud political frente a la

escritura hacen mas interesantes sus posiciones como escritoras y muj eres, porque ellas mismas,

ademas de estar sometidas a la violencia de afuera (la violencia political, social y simb61ica que

se da en el espacio putblico), estan sometidas a la violencia de adentro (misma que se encuentra

en las micro-estructuras domesticas y que reproduce el patr6n de la violencia que viene de

afuera). En relaci6n con este tema, Gast6n Bachelard sefiala que "la dialectica de 10 de afuera y

de 10 de dentro se apoya sobre un geometrismo reforzado donde los limits (fuera versus dentro)

son barreras" (254); sin embargo, esa dialectica se multiplica y diversifica en innumerables

matices, y permit el ingreso de diversas categories en los espacios hermeticos de la

imaginaci6n, el suefio, el ensuefio, la memorial y el tiempo.

Para Bachelard, "todo espacio realmente habitado lleva como esencia la noci6n de casa"

(35), y, en efecto, las relaciones intimas e interpersonales lucen como una extension de esa casa,

una colecci6n de imagenes que proven de razones o ilusiones de estabilidad, y donde la

imaginaci6n juega un papel important porque opaca y vela la realidad. Por tanto, la oposici6n se

Ileva al extreme si se piensa en que el espacio exterior, fuera de la casa, es, mas bien, el terreno










de lo que invita a "entrar en las aventuras de la vida, a salir de si" (Bachelard 41). Lo

signifieativo es que ese concept, en el caso peruano, result en el ingreso a un espacio que esta

expuesto a la violencia simb61ica, a la miseria y a la muerte misma, lo que el Einal lo transfigura

y convierte no ya en un salir de si, sino en un entrar en lo ajeno, en un ambito enajenado por las

restricciones del Estado y de los grupos subversives, terreno en el que la aventura a la que alude

Bachelard se convierte en un jugarse la vida. Probablemente, de alli, del temor a lo de afuera,

venga el sesgo aparente de una parte de la poesia peruana de estas decadas que la vuelca mas

sobre la experiencia intima y subj etiva que sobre el clima general del context.

Entonces, partiendo de los dos ejes tematicos que se plantea en los primeros parrafos y

teniendo en cuenta la propuesta de "lo de adentro" y "lo de afuera" de Bachelard, se va a

observer de cerca c6mo funcionan estos elements en Varela, Olle, Silva, Alvarez y Crisblogo,

pues, en sus poemas, las cinco autoras logran definir estos espacios. Asi por ej emplo, en el

poema titulado "Hay que huir de los techos", de Carmen Olle, la autora plantea un espacio

interior que metaboliza la corrosi6n del exterior:

Hay que huir de los techos
las horas fluyen bajo ellos.
Imposible es habitar una casa sin decorado.
Si se ha de pensar atravesaras la ventana para poder
posarte en un panorama adecuado. (35)

En estos verses, nos encontramos con la idea de que el estar fuera de donde se esta brinda

al yo lirico la posibilidad de interpreter la realidad, cosa que es impossible cuando se esta del lado

de adentro, porque alli el tiempo no se construye, sino que discurre, "las horas fluyen bajo ellos

[los techos]".

Por otra parte, Alvarez describe desde el exterior, ella se mueve en la urbe. Sus personal es

hablan desde alli y son series seguros de su condici6n de superioridad ("Criollazo") en algunos

casos, mientras que, en otros, 10 son de su subordinaci6n ("Epitaflo para San Jose"). Lo










signifieativo es que sus personajes, aunque existen en el exterior, estin envueltos en la dialectica

de representar roles y ser reconocidos por ello, lo que cierne una sombra de desconocimiento

sobre la realidad mis intima que los envuelve, y nos hace pensar mis bien que, en realidad, los

roles que ej ecutan les vienen impuestos desde afuera, y los enfrentan con la obligaci6n de ij arlos

y actuarlos en el exterior. Signifieativamente, este fen6meno no excluye para nada el otro

espacio al que se ha aludido antes, "lo de adentro", sino que lo convierte, ademis--por lo menos

como posibilidad--, en un mundo desconocido, paralelo, en el que no caben los roles ni las

condiciones, y quiz8 a ese espacio aluda, un poco, el titulo mismo: Zona dark.

Finalmente, al revisar algunas poeticas contemporineas se puede encontrar dentro de la

tradici6n literaria de las muj eres a poetas que manejan la idea de exilio interior en relaci6n con

los concepts de "lo de afuera" y "lo de adentro" que se ha revisado, asi como de sus sentidos de

10 privado y lo putblico. En estos cruces de coordenadas es donde se posicionan los diferentes

elements que se ha tratado de analizar hasta aqui. Conviene recorder, ademis, que el ej ercicio

portico, en tanto modelado por la "experiencia" resume, en ultima instancia, las preocupaciones

de nuestras creadoras acerca de los process que envuelven a la literature en general, pero

tambien de aquellos que les permiten ubicar su propia "experiencia" a caballo sobre la barrera

que separa "lo de afuera" de "lo de adentro", la experiencia privada del universe de lo putblico.

En ese sentido, se justifiea la apropiaci6n del concept "experiencia" acufiado por Nattie

Golubov. La ensayista apunta que la experiencia es "el process por medio del cual se constituyen

los suj etos en su especifieidad dentro de las fronteras hist6ricas, geogrdfcas, psiquicas y

culturales que determinan su representaci6n y autorrepresentaci6n y no su product" (121),

concept que no discrepa para nada con la Hilosofia de Bourdieu cuando se refiere al individuo

socializado.










Pierrre Bourdieu y Michel Foucault: la violencia simbblica y las formas de poder

Las teorias de Pierre Bourdieu sobre la reproducci6n del poder cultural y social no son

radicalmente nuevas y originales per se. Muchos de sus temas mis queridos tambien fueron

obj eto de studio de otros critics. Para algunos, su teoria general del poder puede ser menos

original que la de Marx o la de Foucualt. Por un lado; su descripci6n de la forma en que los series

humans Ilegan a internalizar e identifiearse con instituciones sociales dominantes o estructuras

de ese tipo puede leerse como un eco de la teoria de la hegemonia de Gramsci. Por otro; su teoria

del poder social y sus efectos ideol6gicos puede parecer menos desafiantes que las teorias de la

escuela de Frankfurt, y es que Bourdieu va mis allB porque logra hacer teoria sociol6gica a partir

de todas las cosas como enfatiza Toril Moi en su ensayo "Appropriating Bourdieu: Feminist

Theory and Pierre Bourdieu's Sociology of Culture" publicado en What is a Woman? and Other

Essy en 1999.

Segun esta critical, la originalidad de Bourdieu debe buscarse en su desarrollo de lo que

podria llamarse una microteoria del poder social (264). En el lugar en que Gramsci nos daria una

teoria general de la imposici6n de la hegemonia, Bourdieu muestra exactamente la forma en que

se pueden analizar los comentarios de los maestros y las maestras sobre los trabajos de los

estudiantes, las reglas para la evaluaci6n y las opciones temiticas y de materials que hace el

alumnado para trazar la construcci6n e implementaci6n pr~cticas de una ideologia hegem6nica

(274). Bourdieu se niega a aceptar la distinci6n entire asuntos "altos" o "signifieativos" y asuntos

"baj os" o "insignifieantes". En este trabaj o, se espera demostrar que un enfoque al estilo de

Bourdieu permit analizar el funcionamiento de la microteoria del poder social en campos como

el de la literature como representaci6n del process social de un pais como el Peru durante una

epoca no s610 de conflicts econ6mico y social, sino tambien de violencias political y simb61ica

que produj eron crisis en el orden intellectual.










Se dice que todo mal provoca un bien, en el caso de la producci6n literaria peruana, los

conflicts y las violencias de los ochenta y noventa permiti6, despues de casi medio siglo de

silencio, el reingreso de la escritura de mujeres en el espacio letrado masculine. Si bien sus

poemas traj eron un nuevo discurso, este no fue reconocido dentro del espacio letrado limetio sino

fuera del pais y despues de casi diez afios de presencia literaria. Y es que, segun Foucaul (1970),

en toda sociedad, la producci6n el discurso est8 controlada, seleccionada y redistribuida por un

cierto numero de procedimientos que tienen por funci6n conjurar los poderes y peligros (11).

Esos peligros que anota Bourdieu, se encuentran entire las regions de la sexualidad y las de la

political como si el discurso, lejos de ser ese element transparent o neutro en el que la

sexualidad se desarma y la political se pacifica, fuese mas bien uno de esos lugares en que se

ej ercen, de manera privilegiada, algunos de sus mis temibles poderes:

El discurso, por m~s que en apariencia sea poca cosa, las prohibiciones que recaen sobre el,
revelan muy pronto, ripidamente, su vinculaci6n con el deseo y con el poder. Y esto no
tiene nada de extrafio: ya que el discurso--el psicoandlisis nos 10 ha mostrado-es
simplemente lo que manifiesta (o encubre) el deseo; es tambien lo que es el obj eto del
deseo; y ya que-esto la historic no cesa de ensefiarnoslo--el discurso no es simplemente
aquello que traduce las luchas o los sistemas de dominaci6n, sino aquello por lo que, y por
medio de lo cual se lucha, aquel poder del que quiere uno aduefiarse. (12)

Los discursos que las poetas presentaron fueron unos que creaba un paralelismo entire lo

que sucedia en el espacio fisico y lo que sucedia en sus mundos personales (utilizando un

imaginario portico recargado de imigenes de cuerpos y espacios cerrados y abiertos). Asi la

recuperaci6n de un discurso sobre el cuerpo (entendiendo por cuerpo al cuerpo social, al sujeto

social hombre, al suj eto social muj er y al ser humane que habla en el poema--la voz del

poema-y no unicamente al cuerpo biol6gico que tambien tuvo su espacio dentro de las poeticas

de algunas de las creadoras de esta investigaci6n), les permiti6 hablar sobre el deseo y el poder.

En ese sentido, la violencia simb61ica que se produce no s61o en el espacio social sino

tambien entire los individuos (hombres y muj eres) que pertenecen a este espacio puede ser










entendida de diferentes maneras por cada una de las poetas que concierne. Recordemos que el

suj eto se forma como individuo durante el process de socializaci6n, por ende es un suj eto social

y la singularidad de su "yo" se forja en las relaciones sociales que se dan en su Campoo" (espacio

social) a traves de su "habitus" (formas de pensar, sentir y actuar) (Bourdieu 183-86). Segun

Bourdieu, el "habitus" se basa en leyes y vinculos incorporados. Es decir, que bajo el principio

de cohesi6n ordinaria alcanza su m~ximo con los adiestramientos disciplinarios que imponen los

regimenes desp6ticos mediante ejercicios y rituales formalistas o la uniformizaci6n, con el fin de

simbolizar el cuerpo (social) como unidad y diferencia (191), pero tambien de dominarlo

imponiendole, por un lado, un uniform determinado y, por otro lado, participaci6n en las

grandes manifestaciones de masas como las que se dieron durante los ochenta y noventa tanto

por el lado de las fuerzas armadas (los desfiles militares) como por el de los grupos alzados en

armas (las marchas de algunos miembros de Sendero Luminoso dentro de los campos

universitarios). Estas estrategias de manipulaci6n, segun Bourdieu, pretenden "moldear los

cuerpos para hacer de cada uno de ellos un component del grupo e instituir entire el grupo y el

cuerpo de cada uno de sus miembros una relaci6n casi migica de 'posesi6n', de 'complacencia

somitica', una suj eci6n mediante la sugesti6n que domina los cuerpos y hacen que funcione

como una especie de aut6mata colectivo" (192).

Como los agents sociales estin dotados de "habitus", estariamos entonces hablando de

una situaci6n donde existen por lo menos dos grupos, uno que domina y otro que se deja dominar

ya sea por consentimiento o por la violencia. Esta coerci6n que se institute por mediaci6n de una

adhesi6n que el dominado no puede evitar otorgar al dominant seria pues entendida por

Bourdieu como violencia simb61ica (224). Sin embargo, Bourdieu va mas allay e introduce un

nuevo y complejo element al interior de dicho concept: ademis de que el dominado le da










licencia al dominant para aplicar su fuerza, "el efecto de la dominaci6n simb61ica (de un sexo,

una etnia, una cultural, etcetera) no se ej erce en la 16gica pura de las conciencias cognitivas, sino

en la oscuridad de las disposiciones del habitus" (225).

Este ultimo element interest en particular puesto que el "habitus" no es sino todos los

comportamientos del ser humane, es decir las formas de conducirse en una realidad dinamica

que contiene una historic cuyas relaciones de poder estan afiliadas, por un lado a suj etos sociales

expuestos a un sistema coercitivo y por otro lado a los concepts violencia y consentimiento

como instrumentos o resultados del poder (Foucault). Si bien para Michel Foucault el ser

humane constitute el obj etivo de sus investigaciones y con el sus conductas y relaciones con el

espacio social, las relaciones de poder a las que se enfrenta ocupan gran parte de sus

publicaciones. En su ensayo "iPor que estudiar el poder?: la cuesti6n del sujeto" (1989),

Foucault explica c6mo, en la cultural occidental, el ser humane se convierte en sujeto a media

que es obj etivizado tanto por la medicine (biologia, historic natural, psiquiatria) como por la

filosofla (psicologia) y la lingitistica (1989), y c6mo esta subj etivizaci6n lo convierte en presa de

las diversas formas de poder que se construyen en el espacio social.

Segun Marie Louis Pratt, la constituci6n del suj eto periferico se inici6 desde los margenes

en el siglo XIX. Los libros de viajes escritos durante aquel siglo ayudaron a la Europa expansive

a tener una idea de lo que existia en las tierras colonizadas; uno de estos escritores es Alexander

von Humboldt, "Humboldt sought to reinvent popular imaginings of America, and through

America, of the planet itself (1 19). Incluso mientras el recreaba la visi6n de America del Sur en

conexi6n con los intereses del norte de Europa, tambien busc6 simultaneamente "reframe

burgeois subj activity, heading off its sundering of obj activist and suj activist strategies, science

and sentiment, information and experience" (Pratt 119). Segun Pratt, con el se construye la










visi6n romintica de America. Esta obj etivizaci6n del ser humane, como se vera mis adelante, se

extendi6 en el Peru hasta finales del siglo XX, definiendo diferencias etnicas entire los

pobladores de la costa y los de los Andes, diferencias que han causado, en la historic peruana, en

particular durante la segunda mitad del siglo XX, grandes cambios sociales como el surgimiento

de Sendero Luminoso (que en un principio se present como grupo protector de los derechos de

los pobres, es decir, los pobladores andinos) y el advenimiento de nuevas formas culturales que

miran hacia una identidad negada por la cultural letrada de la capital.

La cultural occidental, en su afin colonizador, se ha valido de muchas maneras para aplicar

el poder sobre otros individuos y para ello ha establecido diferencias en la que el cuerpo y el

sexo han sido obj etivizados. En Historia de la sexualidad (2000), Foucault apunta que durante los

siglos XVIII y XIX, la sexualidad se convirti6 en obj eto de investigaci6n cientifica, control

administrative y preocupaci6n social. Segun este fil6sofo, la sexualidad surgi6 como un

component central de una estrategia de poder que conectaba exitosamente tanto lo individual

como lo masivo dentro de un sistema de control que el denomina "bio-poder". Esta propuesta

sugiere que la noci6n "sexualidad" fue inventada como instrumento de control dentro del "bio-

poder", por ende esta construcci6n hist6rica de la sexualidad fue un discurso que estuvo

conectado a las pr~cticas de poder del siglo XVIII (25-47); mismas que no son aj enas ni al

espacio fisico ni al campo de las letras al que pertenecen las poetas de este studio. Han tenido

que pasar casi dos siglos para que la cultural masculina entienda que estas relaciones de poder a

traves de la palabra: el nombrar, no deben excluir la producci6n intellectual hecha por el sexo

opuesto: la muj er.

En cuanto a las relaciones de poder, Foucault anota que el cuerpo de la muj er ha sufrido

una triple valorizaci6n: por su saturada sexualidad, por su patologia intrinseca reservada a las










ciencias medicas y por su comunicaci6n organica (biol6gica-reproductiva) con el cuerpo social

"cuya fecundidad regulada debe asegurar", con el espacio familiar "del que debe ser un element

sustancial y funcional" y con la vida de los nihios que produce y debe garantizar, por una

responsabilidad biol6gica-moral que dura todo el tiempo de la educaci6n(127). De esa manera,

"la Madre, con su imagen negative que es la 'muj er nerviosa', constitute la forma mas visible de

[la] histerizaci6n" del cuerpo de la muj er (127), noci6n que ha sido desmantelada (la

histerizaci6n) por la critical feminist Maria-Milagros Rivera en su libro Textos v espacios de

mujeres (1990). La autora sefiala que la madre y/o la esposa pueden ser agents de resistencia al

cumplir la funci6n de nombrar "nombrar los enigmas del cuerpo no va de esencialismo

biologicista sino de nombres, de lenguaje [...] cuando ese cuerpo va, ademas, de segundo sexo, el

nombrar esta includiblemente unido con la concienciaci6n de trato desigual en funci6n del sexo"

(211i). En ese sentido, las muj eres han pensado el mundo y han escrito sus obras de otra manera

"a partir de la experiencia de trato desigual" (211).

Para Foucault el poder no es una cuesti6n hist6rica, sino algo que forma parte de nuestra

experiencia y por ello debemos conocer las condiciones hist6ricas que motivan a conceptuar la

noci6n de "habitus" y asegurarnos del tipo de realidad al que estamos confrontados. En ese

sentido, Foucault sugiere que se analice las relaciones de poder a traves de las confrontaciones de

estrategias donde las formas de resistencia (luchas contra la autoridad, la heterodoxia) son modos

de representar las diferentes formas de poder (1989). Foucault anota que donde hay poder hay

resistencia y que estas no pueden existir sino en el campo estrategico de las relaciones de poder

(2000), "las resistencias no dependent de algunos principios heterogeneos; mas no por ello son

engafio o promesa necesariamente frustrada" (117), constituyen el otro termino de las relaciones

de poder y como no dependent de principios heterogeneos estan distribuidas de manera irregular:










"los puntos, los nudos, los focos de resistencia se hallan diseminados con mas o menos densidad

en el tiempo y en el espacio" (117). En ese sentido las formas de resistencia se presentan como

"luchas transversales", "luchas inmediatas que no buscan al enemigo numero uno sino al

enemigo inmediato", "luchas que ponen en tela de juicio el status del individuo" todas estas

luchas oponen una resistencia a los efectos del poder que estan ligados al saber, a la competencia

y a la calificaci6n (1989).

Los postulados de Foucault muestran a un pensador cuya preocupaci6n es descubrir las

maneras c6mo se articulan las relaciones de poder y revelar c6mo las estrategias de resistencia se

extienden en el espacio social. Para el pensador en menci6n el principal obj etivo de estas luchas

no es tanto atacar instituciones de poder, classes, elites o grupos sino atacar una forma de poder

que se ej erce sobre la vida cotidiana inmediata que clasifica a los individuos en categories, los

design por su individualidad propia, los liga a su identidad, les impone una ley de verdad que se

ven obligados a reconocer y que los otros tienen que reconocer en ellos; "es un forma de poder

que transform a los individuos en suj etos" (32). De esta manera, la noci6n "sujeto" necesita ser

considerada, segun Foucault, en dos sentidos: "sujeto sometido al otro por el control y la

dependencia" y "suj eto ligado a su propia identidad por la conciencia o el conocimiento de si

mismo" (32). En los dos casos, el termino "suj eto" sugiere una forma de poder que subyuga y

somete. Es decir; la violencia se presentaria aqui como un instrumento para ej ercer el poder

cuando el consentimiento no esta siendo aplicado. Asi, violencia, poder, consentimiento para su

uso son nociones que se deben tener en cuenta a lo largo de la investigaci6n porque si bien no

existe una teoria sobre el poder, este se extiende con formulas mas o menos similares en todas las

sociedades segun 10 indica Foucault en Historia de la sexualidad:

Asi como la red de las relaciones de poder concluye por construir un espeso tejido que
atraviesa los aparatos y las instituciones sin localizarse exactamente en ellos, asi tambien la










formaci6n del enj ambre de los puntos de resistencia surca las estrategias sociales y las
unidades individuals. Y es sin duda la codificaci6n estrategica de esos puntos de
resistencia lo que torna possible una revoluci6n, un poco como el Estado reposa en la
integraci6n institutional de las relaciones de poder. (117)

El Peru no se aleja de esta realidad durante las decadas ochenta y noventa, marco

cronol6gico que present una lucha de poder por el control del Estado tanto por las fuerzas

armadas (representadas por Alberto Fujimori) como por los grupos alzados en armas

(representados por Sendero Luminoso y MRTA). En esta tensi6n, la poblaci6n civil fue

invisibilizada y con ella toda forma de libertad de expresi6n. Hubo sin embargo formas de

resistencia presentadas tanto por instituciones extranj eras (Derechos Humanos) como locales (la

Iglesia Cat61ica) que fueron manej adas por muchos intelectuales y artists, entire ellas, algunas de

las poetas de mi studio, quienes se aprovecharon de las estrategias de resistencia no solo en el

espacio social sino tambien en el texto para denunciar algunas de las formas de poder mas

cercanas a sus realidades. De esa manera Olle y Silva consiguieron representar, en algunos de

sus poemas, las tensions del cuerpo social al apropiarse y renombrar las nociones "sexo" y

"sexualidad", mientras que Varela, Alvarez y Crisblogo se apropiaron de las nociones "suj eto" y

"espacio social" y sus relaciones de poder en el espacio fisico.









CAPITULO 2
VIOLENCIA EN LA SOCIEDAD Y LITERATURE LIMENTAS

Introducci6n

Como ocurri6 en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, veintiocho afios antes,

en 1973, se inaugur6, en Chile, uno de los capitulos mis dramiticos de la historic del cono Sur:

las dictaduras militares. Si bien esta no fue la primera su importancia en el process radica en la

especial violencia con la que fue conducida por el general chileno Augusto Pinochet, quien no

solo interrumpi6 impetuosamente el mandate del president Salvador Allende sino que abort,

uno de los proyectos mis auspiciosos de la izquierda en America Latina.

Luego vendria la dictadura en Argentina (1976-1983) que cobraria mis de treinta mil

victims. Al termino de esta, la presi6n ej ercida por la sociedad civil organizada argentina--que

exigia que se esclarecieran las dudas relacionadas con las violaciones a los derechos humans y

se combatiera la impunidad en que naufragaba la mayoria de los crimenes cometidos por los

militares-impulss6 la conformaci6n de comisiones cuya labor era la de reconstruir aquellas

oscuras etapas de las histories uruguaya, chilena y argentina. Estos esfuerzos son tan valiosos

que, en rigor, no es possible entender la historic de los tres paises sin recurrir a las Comisiones de

la Verdad; despues de todo, sus informes cumplieron un papel fundamental al convertirse en

documents oficiales que compendiaban aquellos sucesos silenciados o dificiles de asumir a

causa de los traumas y el miedo que la violencia provoc6,.

Pero la dictadura no s61o lleg6 a estos paises, de hecho, el Peru desde 1968 estuvo regido

por dos gobiernos militares consecutivos, los de los generates Juan Velasco Alvarado y

Francisco Morales Bermutdez (1968-1980). Si bien sus status politico-juridicos no se distinguen



SLo fue mis bien la iniciada en Uruguay el 27 de junio de 1973, y encabezada por el que hasta ese entonces era
president electo, Juan Maria Bordaberry (dictadura military que dur6, doce afios).










del de sus pares de Argentina y Uruguay, conviene aclarar que no alcanzaron los niveles de

ferocidad de estos, ni desarrollaron una political sistematica de persecuci6n y violaciones de

derechos humans que obligaran al exodo masivo de intelectuales y artistaS2, COmo si ocurrio en

Uruguay, Chile y Argentina. Debido a que los gobiernos militares en el Peru no alcanzaron la

misma violencia que en el cono Sur, aunque Coleta Youngers sefiala lo contrario3, HO es extrafio

que no surgiera ninguna pronta iniciativa para esclarecer los hechos que marcaron los afios de la

dictadura. Por ello mismo, es decir, por los precedentes mencionados, tampoco es extrafio que la

necesidad de constituir una Comisi6n de la Verdad surj a, en el Peru, luego de veinte afios de

violencia political, simb61ica y social enmarcada mas bien en regimenes civiles como lo fueron

los de los presidents Fernando Belaunde (1980-1985), Alan Garcia (1985-1990) y ademas el de

Alberto Fujimori (1990-1995 y 1995-2000). Este ultimo se menciona un poco apartado de los

otros debido a que sus dos periods de gobierno presentaron ciertas caracteristicas autoritarias

encarnadas por la decisive presencia y active participaci6n de los militares, no obstante Coletta

Youngers haya sefialado que el president Belaunde cedi6, en 1982, el control de la estrategia de

contrainsurgencia a las fuerzas armadas, anulando cualquier control civil sobre los jefes militares

en las zonas de emergencia (77).

Quiero anotar ademas que, en tanto este segundo capitulo se centra precisamente en el

marco de casi veinte afios de violencia en el Peru (1980-2000), el Informe de la Comisi6n de la

Verdad y la Reconciliaci6n (CVR), que fue emitido el 28 de agosto de 2003, servira como



2 En este caso migr6, unicamente la clase alta porque muchos de ellos fueron afectados directamente con la reform
agraria de 1968. Segu~n Te6filo Altamirano Ruia, la primera migraci6n de peruanos tiene efecto con el golpe military
de 1968. Los primeros peruanos en marcharse pertenecen a una clase alta y a un grupo reducido de la clase media, el
motive de migraci6n fue el temor de que la dictadura limited sus expectativas econ~micas y sociales (26).

3 "Las t~cticas de contrainsurgencia de los militares peruanos se inspiraron fuertemente en los m~todos violentos
empleados en paises como Argentina y Chile, y siguieron la doctrine de conflicto de baja intensidad' ensefiada a las
fuerzas armadas latinoamericanas en las instalaciones de formaci6n military de los Estados Unidos" ( Youngers 73).










referencia para esta disertaci6n. Se buscara relacionar su cronologia con los hechos literarios de

los que se van a dar cuenta, con el fin de encontrar en sus ejes y coordenadas elements que

represented simb61icamente la epoca de violencia en la que se produj eron y publicaron los libros

de las poetas del corpus de la investigaci6n.

Para lograr este obj etivo, se pate de la idea de que en cualquier memento y lugar, es

impossible encontrar "una" memorial, "una" visi6n y "una" interpretaci6n unicas del pasado

compartidas por toda una sociedad. Pueden encontrarse mementos o periods hist6ricos en que

el consenso sobre lo que se recuerda es mayor, en los que "una" narraci6n especifica es mas

aceptada o hegem6nica, pero una memorial unica y que narre toda una conglomeraci6n de hechos

es impossible. Segun Elizabeth Jelin, lo que se observa es una lucha political active acerca del

sentido de lo ocurrido, pero tambien acerca del sentido de la memorial misma; por ende, el

espacio de la memorial es un espacio "habitat familiar" de lucha political, y no pocas veces esta

lucha es concebida en terminos de la lucha "contra el olvido": --i ei' Jar para~ no repetir" (4).

Sin embargo, Jelin alerta que "las consignas pueden en este punto ser algo tramposas. La

memoriala contra el olvido' o 'contra el silencio' esconde lo que en realidad es una oposici6n

entire distintas memories rivals (cada una de ellas con sus propios olvidos). Es en verdad

memoriala contra memorial (6).

Memoria contra la memorial (Mayo, 1980-Diciembre, 1982)

Mi patria es una rama pobre del arbol del mundo
alli nos apifiamos tristes, sin zapatos
y como aves desaladas no sofiamos en volar
(Magdalena Chocano)










Este poema sin titulo4 eS el preitmbulo de aquellos textos escritos durante los ochenta

donde se revela una resignaci6n a lo que sucede en el espacio social. Los primeros afios de la

decada del ochenta, el Peru fue el primer pais sudamericano que consigui6 interrumpir un

regimen dictatorial mas o menos exento de las experiencias traumaticas que si experimentaron

otros paises del cono sur como son Uruguay, Chile y Argentina. La transici6n a un regimen civil

luego de doce afios de gobierno military parecia concretarse sin mayores contratiempos, con la

celebraci6n de las elecciones presidenciales del 17 de mayo de 1980. El clima en que se

desenvolvia el process de transici6n no podia general mas expectativas y, de hecho, ocupaba el

centro de atenci6n de los medios de comunicaci6n nacionales y extranj eros. Las discusiones en

torno a la nueva Constituci6n de 1979, que acababa de entrar en vigencia y traia consigo notables

innovaciones como el derecho al voto en los analfabetos y j6venes a partir de los 18 afios,

mantenian ocupada a buena parte de la intelectualidad political limefia. Esto, de alguna manera,

explica por que el incident armado ocurrido en el desconocido distrito de Chuschi, en la alej ada

provincia de Ayacucho, un dia antes de Ilevarse a cabo el process electoral, pas6 desapercibido

(Youngers 72). Este acaecimiento seria pues el detonante de una sucesi6n de asesinatos a

comunidades andinas enteras y a pobladores que ej ercian funciones political en sus comunidades

que se negaban a colaborar tanto con Sendero Luminoso como con el Estado peruano. En

palabras de Patricia Valdez, de alli en adelante, el 18 de mayo de 1980 se convertiria en una

fecha mitica "dia en que el retorno a un regimen civil elegido se yuxtapuso con el lanzamiento de

10 que fue probablemente el movimiento subversive mas violent, fanatico y disciplinado que

haya visto la regi6n latinoamericana" (Youngers 73).



4 Poema publicado en su libro Poesia a ciencia incierta (1983). Con este poemario. la autora gan6, el primer premio
en los Juegos Florales de la Universidad San Marcos en 1982. El libro contiene diecis~is poemas sin titulos. El
fragmento empleado pertenece a la pigina 39.









Ni los experts en inteligencia del entonces president, general Francisco Morales

Bermutdez, ni los analistas politicos de la epoca encontraron (aparentemente) en la destrucci6n de

las urnas electorates, indicios de una amenaza real a la seguridad y orden internos del pais.

Ninguno entendi6 que Sendero Luminoso, nombre con el que apareci6 en la escena putblica el

grupo armado, declar6 con ese acto simb61ico el inicio de una guerra popular contra el Estado, y

comenz6 una de las etapas mas dolorosas de la historic del Peru. Despues de este incident, la

ola de violencia, que comenz6 en una de las zonas mas empobrecidas y olvidadas del pais, se

extendi6 rapidamente y Ileg6 a afectar a casi todo el territorio national en apenas poco mas de

una decada. Segun Youngers, en 1985, la Comisi6n de Derechos Humanos registr6 6 mil

asesinatos y mil 300 desapariciones, siendo la vasta mayoria victims de matanzas selectivas de

Sendero Luminoso o de ej ecuciones selectivas o indiscriminadas de las Fuerzas Armadas (79).

Para la autora, el period de 1983 hasta 1985 fue uno de los mas sangrientos a lo largo del

conflict (79).

El escepticismo anticipado y el descontento de cierta parte de la poblaci6n respect al

gobierno que acababa de empezar se hizo evidence en la simpatia que generaron los hechos de

Chuschi en parte de la poblaci6n y en algunos circulos mas radicales de los partidos politicos.

Esto puede observarse en el caso especifico de la muerte en combat de una j oyen militant de

Sendero Luminoso, Edith LagosS, de 19 afios, cuya figure juvenile de rebelde comprometida y

poeta atraj o la atenci6n y el respeto de mas de uno, ademas de darle un rostro al hasta ese

memento desconocido Sendero. De hecho, algunos de sus poemas aparecieron publicados en el

diario "Cambio"6 junto a textos de la poeta Carmen Olle. Sin embargo, dicha fascinaci6n y culto

que Ilevaron a los j 6venes apristas ayacuchanos a organizer seminaries con su nombre-y,

5 Edith Lagos muere en 1982, un afio despu~s de ser liberada de la circel de Huamanga (Ayacucho).

6 V~ase el articulo "Parnaso de mujeres" (1987).










supuestamente, a uno de los lideres hist6ricos del APRA, Armando Villanueva del Campo, a

saludar su tumba en una visit al cementerio de Huamanga-pronto se desvanecieron. Y es que,

durante los ochenta, el sector andino peruano fue scenario principal de las acciones subversivas

de Sendero, quienes atacaron tanto fisica como psicol6gicamente a aquellos pobladores que

apoyaban a los lideres politicos locales--aunque la mayoria de estas comunidades cedi6 ante las

exigencias de Sendero Luminoso. Sin embargo, hubo algunas comunidades que se resistieron

desde el inicio, la mayoria de ellas pertenecia al departamento de Ayacucho, y como respuesta a

la resistencia de sus pobladores Sendero Luminoso los castig6 con metodos sanguinarios .

Es baj o este panorama social donde encaj a el poema de Chocano. La metafora de las aves

sin alas a las que se reflere la autora podria interpretarse como Aves sin nido de Clorinda Matto

de Turner (en este caso las aves sin alas serian las de las poblaciones andinas abandonadas por

las fuerzas armadas). El suefio del que habla la autora, el suefio de volar, sugiere por un lado la

invalidaci6n de perspectives positivas para los Andes de aquellos afios (si continuamos con la

metafora de Aves sin nido) y por otro lado la imposibilidad de crear al encontrarse sumergida en

una realidad ca6tica. En esta segunda presunci6n, el yo lirico de la autora se transformaria en un

nosotros "nos apifiamos" y "no sofiamos", creando en el lector complicidad y compartiendo una

sensaci6n de desencanto. Desde otra perspective, pero bajo el mismo panorama social aparece

tambien el primer poemario de Carmen Olle, Noches de adrenaline (1981), libro que Ilam6 la

atenci6n de la critical, a pesar de los events sociales que se dieron tanto en las provincias como

en la capital. Para William Rowe, Noches de adrenaline es un libro que trasciende por su

lenguaje cruel al describir, entire otras cosas, process biol6gicos del cuerpo femenino. Rowe


SDe todas las formas de poder, Sendero Luminoso eligi6 aplicar a los pobladores la mis brutal: la mutilaci6n. En
ese sentido, lo que define las relaciones de poder entire Sendero Luminoso y las comunidades es la manera de
accionar. Foucault indica que la relaci6n de violencia actdia sobre un cuerpo o una cosa, "it forces, it bends, it breaks
on the wheel, it destroys or it closes the door on all possibilities" (Dreyfus y Rabinow 220).










compare estas imagenes biol6gicas con el cuerpo social, y encuentra una analogia del cuerpo

femenino con el cuerpo social de los ochenta y noventa. En ese sentido, como bien sefiala Rowe,

la ret6rica de Noches de adrenaline apunta hacia la trasgresi6n en el espacio real (180) por dos

razones; primero, porque utiliza un lenguaj e que contiene terminos medicos relacionados al

cuerpo de la mujer y a sus etapas y process de descomposici6n; process paralelos a los que se

estan dando en la sociedad peruana de aquel memento. Y segundo, porque al crear este lenguaj e,

quiebra con el imaginario femenino establecido por la poesia escrita por hombres sobre la noci6n

muj er; de esa manera, los textos porticos de Olle deconstruyen la imagen pre-establecida del

cuerpo de la muj er y de su belleza.

En el caso de Olle no se puede hablar de una participaci6n direct en temas politicos, pero

su literature es util para acercarse al tema del cuerpo social si se estableciera que el cuerpo de la

mujer fue puesto en comunicaci6n organica con el cuerpo social (Foucault 127). En cambio, las

estrategias de resistencia que aplicaron las dirigentes incluyeron la participaci6n direct en temas

politicos. En ese sentido fue facil reconocer la resistencia de parte de las dirigentes porque sus

estrategias respondieron a las sugeridas por Foucault: lucha inmediata que no busc6 al enemigo

numero uno sino al enemigo inmediato (31). Aunque en los setenta no s6lo era dificil ser parte de

la clase political, sino que ser dirigente era poco habitual, estas muj eres irrumpieron en la esfera

putblica, construyendo, hacia fines de los setenta y comienzos de los ochenta, una capa de

dirigentes de base. En los ochenta, la irrupci6n de las mujeres a traves de experiencias de

organizaci6n masiva de base sorprendi6 a los politicos profesionales por su nivel de

representatividad y eficacia. De hecho, fue esa tambien una de las razones por las cuales las

dirigentes de "clubes de madres", "vaso de leche" y "comedores populares" no s610 tuvieron

tensions con los dirigentes de organizaciones vecinales, sino tambien con los dirigentes










politicos en sus barrios populares. Las unicas entidades que apoyaron la iniciativa de las

organizaciones de muj eres fueron las oeneges y la Iglesia (de la que se separaron afios despues).

Los partidos politicos, por su parte, ignoraron su preeminencia, salvo para el period de

elecciones tanto presidenciales como legislativas, cuando buscaron su proximidad con la

intenci6n manifiesta de hacer campafia electoral, aunque sin much exito.

El contact entire algunas de las oeneges (Manuela Ramos, Flora Tristan, DEMUS y

MAM) y las organizaciones de mujeres de los barrios populares (Comas, Villa El Salvador y

Huaycan) se estableci6 paralelamente a la crisis political, econ6mica y social de los ochenta.

Desde la fecha de su aparici6n, 1978, el Movimiento Manuela Ramos prioriz6 su trabajo con

muj eres migrants que vivian en las zonas mas deprimidas de Lima. Ana Maria Yafiez, una de

las fundadoras del Movimiento, cuenta que cinco afios despues de su conformaci6n, el

Movimiento define su posici6n feminist y un afio mas tarde (1984), decide su prioridad de

trabajo en el Cono Sur de Lima (San Juan de Miraflores y Villa El Salvador), considerando la

importancia de las organizaciones femeninas alli presents y las posibilidades de establecer una

relaci6n mas horizontal con los municipios, sectors de la iglesia cat61ica y dirigentes vecinales.

Baj o los mismos principios, se forma el Centro de la Muj er Peruana Flora Tristan, pero a

diferencia de la oenege "Manuela Ramos", la oenege "Flora Tristan" se hace Ilamar "instituci6n

feminist" desde el memento de su formaci6n (1979), premisa que tambien se deduce en su

propuesta de trabajo cuando las integrantes sefialan que una de sus metas es "combatir" las

causes estructurales que "restringen" la ciudadania de las muj eres y/o afectan su ej ercicio. Ellas

se proponen incidir en la ampliaci6n de la ciudadania de las muj eres y en las political y process

de desarrollo para que respondan a criterios y resultados de equidad y justicia de genero, como se

puede observer en la participaci6n active de Virginia Vargas, una de las fundadoras, quien fue,










en 1995, representante de las feministas latinoamericanas en la IV Conferencia Mundial de la

Muj er (Beijin 1996) y que recientemente fue elegida representante de la sociedad civil mundial

para la Cumbre del Milenio 2005.

Memorias del cuerpo: (Enero, 1983-Junio, 1986)

gran creador el hambre inventa paraisos. los cerdos y los hij os de los cerdos se vuelven
heroes. procrean, asesinan, procrean, los cerdos.
(Blanca Varela)

A partir de la etapa que la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n denominada

Militarizaci6n del Conflicto Armado Interno, (titulo que justificaba el dictamen del president

Beliunde, el ingreso de las fuerzas armadas en la lucha antisubversiva en 1983), las poblaciones

andinas mis alej adas se encontraron entire dos fuegos, y se convirtieron en victims de graves

violaciones a sus derechos humans Esta llamada militarizaci6n, en tanto implic6 una

participaci6n active de las fuerzas armadas y por lo tanto del Estado, fue un process tambien

seguido desde Lima por los te6ricos politicos y por los opositores al regimen, y gener6 cierto

desconcierto, sobre todo a causa del asesinato de numerosos pobladores al interior de las

comunidades andinas.

Apoyindose en la tradici6n de la cr6nica, Varela, en el poema "Cr6nica", recrea con

much ironia suj etos atemporales, pero que pertenecen a este grupo de personas que aprovechan

las circunstancias para tomar lo aj eno como propio, en otras palabras, usurpadores. Usurpadores

que pueden representar a suj etos de cualquier historic, en este caso, como la autora generaliza,

estos se pueden leer como contemporineos. En el texto, Varela compare el hambre con dios a

quien lo nombra grann creador" y que tiene el poder de inventar, en este caso, "inventa paraisos"



SEn el Tomo VII del informe de la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n hay casos investigados como los de
Socos (1983), Pucayacu (1984) y Accomarca (1985) atribuidos a la policia y alas fuerzas armadas. Lucanamarca y
Huancasancos (1983) a Sendero Luminoso. (Cap.2. p.43-67).










que si se compare con los events existentes (muertes y desapariciones) en el espacio Hisico,

estos paraisos serian unos paraisos baldios, mismos que son controlados por individuos a quienes

ella nombra "cerdos", "los cerdos y los hij os de los cerdos se vuelven heroes. procrean, asesinan,

procrean, los cerdos", estos se convierten en heroes de la historic, heroes que asesinan y procrean

otros como ellos, heroes que engafian al "pobre pecador". La radicalidad con la que la autora

nombra a los individuos es la misma radicalidad con la que se ej ecutan acciones de resistencia en

el espacio Hisico.

Estas resistencias se presentan de diferentes maneras ya sea a traves de marchas por la paz

y events culturales multitudinarios o a traves del florecimiento de grupos literarios

contestatarios como el movimiento portico "Kloaca" (Lima 1982). Segun su fundador, el poeta

Roger Santivafiez, ex integrante del movimiento "Hora Zero", sefiala que "mientras Hora Zero

tiraba piedras al edifieio de la poesia peruana [,] Kloaka queria volarlo en pedazos y levantar

otro"9. Este testimonio, con la metafora de la explosion, refleja el fundamentalism del grupo y

hace eco de la violencia de los acontecimientos que tenian lugar en ese memento. Para Rodrigo

Quij ano, los ochenta es una decada de vital importancia porque no s610 hacen su aparici6n las

multiples crisis de una series de tendencies, sino que hay todo un quiebre cultural y politico, el

cual no es possible pasar por alto a la hora de hacer una evaluaci6n de lo literario y

especifieamente del ej ercicio portico (46), "los afios 80 se abren como una gran derrota del

movimiento popular, y esta es la derrota de todo un movimiento por democratizar y modernizar

socialmente el pais" (Quij ano 46). Si bien es cierto que a esta crisis de la representatividad

political se agrega la crisis de la representaci6n poetica y el respective y substantial

adelgazamiento ontol6gico de su lenguaj e tambien es cierto que se abren otros espacios y


9 Entrevista a Roger Santivdfiez. V~ase "El nuevo exilio de san-tivdfiez.










lectores no tradicionales cuya subj etividad present otros registros. Quij ano anota que en los

ochenta hay una paulatina e irremediable perdida de un espacio putblico para la poesia y las

letras, como tambien una evaporaci6n de los propios referentes del lenguaj e (48), el asienta que

se produce una desintegraci6n de un espacio para decir, sin embargo yo observe que si bien los

espacios putblicos en los ochenta se desarticulan, 10 hacen para cierto tipo de poesia que no es la

poesia esenita por muj eres.

Si miramos las publicaciones de poemas, observamos que hay una producci6n vasta de

poesia escrita por muj eres. Estas voces femeninas Ilegaron con "Hora Zero" y otros grupos

literarios locales y regionales. La aparici6n de "Hora Zero", integrado en su mayoria por

escritores del interior del pais que habian ido a Lima para estudiar o vivir, cambi6 el panorama

del espacio cultural limefio porque en sus argnumentaciones retomaron la idea vanguardista de un

enfrentamiento con el arte como ente aut6nomo de la sociedad. Rodrigo Quij ano define a "Hora

Zero" como "parte de diversos proyectos hist6ricos por representar lo national desde las Letras"

(40) en un espacio como era el de finales de los setenta e inicio de los ochenta. Sin embargo en

una epoca como la de los ochenta, donde hay una desarticulaci6n y fragmentaci6n del Estado y

de la naci6n, el discurso de "Hora Zero" no tiene, definitivamente, mayor espacio putblico como

si lo tuvo el discurso de muchas de las mujeres poetas. Quiza esa es la raz6n del silencio del

discurso que representaba a "Hora Zero" en los poetas Jorge Pimentel, Tulio Mora, entire otros

(Quij ano 40).

La desarticulaci6n de la sociedad peruana durante los ochenta abri6 diversos espacios para

nuevas formas de expresi6n, en especial por el lado de la musica, alli encontramos el rock

subterraneo como tambien la musica popular andina chichaa). Uno de los grupos literarios que

estuvo ligado al rock subterraneo fue "Kloaka" (1982-1984). Segun Quijano, la experiencia de










este grupo estaria simb61icamente mej or articulada a la consigna "no future" de la escena del

rock subterraneo local (44). En cambio, la musica popular andina estuvo afiliada a las nuevas

generaciones de migrants, esta seria una de las diferentes formas culturales masivas dentro de la

urbe y que utiliz6 no s610 instrumentos musicales costefios sino tambien se apropi6 de la

tematica de algunos de sus generos musicales (boleros, valses, cumbias y salsa)'o. En ese

sentido, desde lo popular, se mezcla lo genuine (lo traditional) y lo kitsch (nuevas

combinaciones de lo traido del extranj ero con lo local), lo global y lo local, produciendo sus

propios moldes de lo oral y lo visual. Estas diferentes formas culturales atentan contra la cultural

letrada, desarticulandola y desmembrando de paso toda propuesta integral cultural, es el

advenimiento de la globalizaci6n frente a la fragmentaci6n social, combinaciones de por si

tragicas, pero con asunciones en el caso peruano de los ochentall

Si se mira atentamente desde el otro lado de la crisis social de los ochenta, dentro del

espacio letrado, se encontrara que la aparici6n de estos nuevos agents en la sociedad limefia dan

paso a desconocidas formas de expresi6n en los diferentes campos culturales. Dentro del

ej ercicio portico, por ej emplo, Quij ano anota que:

Ya desde los cincuenta y sesenta hubo un intent de desvinculaci6n de los valores
oligarquicos s61idamente enraizados en las Letras y en el resto de la cultural del pais. A
partir de alli, lo literario asume como arma de creaci6n una oralidad popular, s61o que
dicha oralidad es asumida en el memento mismo en que empieza ya a desvincularse
tambien de estos valores oligarquicos, y entire ellos los de una cultural letrada. (37)









'o El rock subterrineo tambidn se apropi6 de la letra de muchos de los boleros y valses.

11 La migraci6n se inici6 en los sesenta e incluso un poco mis antes, pero todo este grupo que Ileg6 a la capital
estaba invisibilizado: reci~n en los ochenta es que se visibiliza tanto a su poblaci6n como a sus formas culturales.










En ese sentido, la irrupci6n de una cultural popular urbana construida en base a una

oralidad (otra estrategia de resistencia contra las relaciones de poderl2), Ilega en el equipaje de

los migrants del campesinado andino. Esta es, a su vez, confrontada a los nuevos referentes de

10 masivo: el cine, la radio y, mas adelante, la television y su efecto terminal por consolidar la

distancia entire una cultural letrada estrechamente asociada a lo oligarquico y una nueva cultural

oral y visual. De estas diferencias es que se aferran las poetas de los ochenta, ampliando mas esta

distancia. En algunos casos sus poeticas son rechazadas por critics literarios peruanos, los mas

benevolentes rescatan de ellas el discurso del cuerpo. Por ej emplo, cuando Quij ano sefiala la

diversidad de registros que existe en la mitad de la decada de los ochenta, se refiere a las poetas

de la siguiente manera:

El unico registro colectivo coherente de dicha decada parece darlo la poesia hecha por
muj eres y dentro de ese grupo, el de una poesia centrada en la recuperaci6n de un discurso
sobre el cuerpo y desde los margenes del cuerpo, que, aunque estrecho, Ilegaron a
consolidar un minimo islote sobre el cual flotar en medio de la tempestad ambiente. (48)

Cuando la critical se encarga de estudiar la poesia de las muj eres olvida decir que esta

poesia se apropia de discursos no-tradicionales como sucede en la secci6n "Boleros" del

poemario Mariposa nenra de Rocio Silva-Santistebanl3. Por el contrario, la critical se encarga

mas bien de remarcar que las poetas de los ochenta escriben poesia con "impudicia" como

sefialan los critics Marco Martos y Roland Forgues en la introducci6n a su antologia Las poetas

se desnudan. Los compiladores apuntan que "toda la balumba de poetas actualmente en actividad



'2 Esta oposici6n es tambidn una lucha que pone en tela de juicio el status del individuo. Seguin Foucaul, por un
lado estas luchas afirman el derecho a la diferencia y, por otro lado, atacan todo lo que puede aislar al individuo.
V~ase ";,Por quC estudiar el poder?: la cuesti6n del sujeto".

13 En uno de los poemas de esta secci6n se lee "El amor estA donde tui vas/El amor estA donde tui te mueves/Donde tui
lo dejas bruscamente", seg~im la ensayista Susana Reisz, estos verses muestran cC~mo la palabra amorr" aparece
violentamente desterritorializada, transformada en vehiculo de un mensaje que por mementos es sarcistico y alli es
donde recae su relaci6n con la lirica susurrante del bolero (Reisz 37). V~ase "Voces femeninas y cultural popular en
la poesia hispanoamericana actual".










[...] han asumido unas mas y otras menos este camino", refiriendose a los temas relacionados al

cuerpo que parten de la menci6n a Carmen Olle cuya poesia "describe meticulosamente, con

impudicia, la material, la piel, los fluidos y los sentimientos de la muj er" (57). Ademas, estos

colectores reconocen, en las poetas de los ochenta, la influencia de dos precursoras inmediatas y

alternatives: Maria Emilia Cornej o y Carmen Olle. La primera es reconocida por ambos como

"la iniciadora de la nueva corriente de erotismo en la poesia del Peru" (51), mientras que la

segunda es "la poeta mas audaz y mas imputdica de los afios ochenta" porque "se convierte por

antonomasia en la sefialadora del cuerpo, del propio y del ajeno" (49-50).

Si bien existe un discurso donde el cuerpo esta present, este se centra en la recuperaci6n y

en la reconstrucci6n del cuerpo fragmentado o en la posesi6n del cuerpo del/a amado/a. El unico

caso donde se trabaja la decadencia del cuerpo femenino tal cual es en los poemas que

pertenecen a Noches de adrenaline (Lima, 1981) de Carmen Olle, pero tampoco aqui es el cuerpo

de la muj er como concept occidental (belleza femenina) sino que se trabaj a la decadencia del

suj eto y de su conciencia. Uno de los poemarios dentro de los ochenta donde aparece el cuerpo,

como espacio de cuestionamiento social y estrategia de subversi6n, es Memorias de Electra

(Lima, 1984), de Mariela Dreyfusl14. Su libro se inserta en la "tradici6n de ruptura" que acababa

de iniciarse con la publicaci6n de Noches de Adrenalinals, tradici6n en la que se ubican otras

destacadas poetas que tomaron parte en lo que se Ilam6 "el boom" de poesia escrita por muj eres

en los ochenta y que no se reduj o a aquellas poetas que se avocaron al desarrollo de la posesi6n o

recuperaci6n del cuerpo del/a amado/a como tematica, sino que abarc6 ademas a otras que

'4 Mariela Dreyfus fue una de las fundadoras del movimiento "Kloaca", apenas dos afios despuds de su fundaci6n,
public Memorias de Electra.

15 Aunque como muy bien sefiala Dreyfus en su ensayo "El hermano mayor", los primeros textos de Patricia Alba,
Rocio Silva-Santisteban y ella misma (Mariela Dreyfus), aparecieron publicados en revistas como Sic, Macho
Cabrio, Trompa de Esutaquio y Fin de Siglo, que circulaban entire el 79 y el 80, afios antes de que se publicase el
primer libro de Carmen 0116, cuando 6sta vivia en Francia (Dreyfus 19).










ensayaron estrategias semejantes en sus primeras producciones como son los libros de

Magdalena Chocano, Poesia a ciencia incierta (1983) y de Rosella Di Paolo, Prueba de nalera

(1985).

En su investigaci6n "Poetas peruanas: jes lacerante la ironia?" (2002), la poeta Carmen

Olle anota que el termino "intimista", termino al que tambien se refiere la critical conventional

cuando describe sobre poesia de muj eres, esta mal asignado, en especial cuando se resefia la

poesia de Mariela Dreyfus y Rocio Silva Santisteban: "la necesidad obsesiva de border el tema

del cuerpo ha hecho que la critical denomine esta poesia como intimista" (142). El hecho de que

ambas propongan el t6pico del suj eto masculine como obj eto de deseo, no significa que su

producci6n poetica sea intimista o er6tica. Si bien "la alusi6n a la experiencia sexual impide ver

que, mas allay de recrear un cuerpo no sometido, este se alza como metafora y no como una

confesi6n" (142).

Olle no apunta a desechar el termino, sino sugiere que se utilice en los casos de Chocano y

Di Paolo porque ambas elaboran su estetica asumiendo que lo er6tico no s6olo se relaciona

directamente con el cuerpo sino tambien con una poetica sensorial y lutdica (149). Por el

contrario, anota Olle, Rocio Silva Santisteban, en su segundo libro, Mariposa nenra (1993),

trabaj a el cuerpo masculine como obj eto de deseo y convierte al personal e femenino de sus

textos en un suj eto devorador, "la autodestrucci6n revela una suerte de espectaculo canibal en el

ritual amoroso. [...] El deseo sexual no es quiza un deseo disfrazado de carne humana [...] El

placer se obtiene mas del ritual que del orgasmo" (148-149). El espectaculo canibal al que se

reflere Olle es una suerte de dispute por controlar y mantener el poder, consumiendo,

aniquilando, devorando, destruyendo el cuerpo deseado como puede leerse en el poema "Danzar

sin equilibrio": "necesito palpar con cuidado mi lujuria y morder tu / sexo hasta saciarme. Amor,










quiero jugar contigo, embarrarme / de tu cuerpo hasta la verguienza, hasta que el dia de la

vergiienza / Ilegue y nos aplaque" (3 8).

Sin embargo, en la entrevista que el poeta Antonio Cisneros hace a Patricia Alba, Mariela

Dreyfus y Rocio Silva Santisteban (a partir de los comentarios de Martos y Forgues), el pregunta

a las poetas si reconocen en alguna autora peruana el antecedente de su trabajo a lo que Alba

responded que no seria una poeta sino un poeta, Cesar Moro (Dreyfus 60). Mariela Dreyfus, en su

ensayo "El hermano mayor", se ha encargado de responder a la critical conventional peruana que

insisted en Ilamar a las poetas de los ochenta "hij as" de Carmen Olle.

En su ensayo, Dreyfus explica cC~mo se produce la filiaci6n entire los textos porticos de

Cesar Moro y los de las poetas de los ochenta (en especial en Olle, Alba y Silva Santisteban). La

ensayista y poeta encuentra que tanto en los textos de Moro como en el de las tres escritoras el

pathos y el ethos definen sus escrituras. La autora tambien muestra que las filiaciones se dan por

un lado con los surrealistas (el caso de Olle es a traves de sus lectures de Bataille y el caso de

Silva, de su escritura automatica en sus primeros libros) y, por otro a traves del dialogo que se

establece entire la voz poetica y el "tit" evasive y complejo, que cambia dramaticamente de signo

de un texto a otro (Dreyfus 30), esos serian los casos de Alba y Silva Santisteban.

La poesia de estas escritoras, en especial la de Rocio Silva, muestra las relaciones de poder

y deseo a modo de nociones basicas que se entrecruzan en otros discursos, entire ellos, en los

analisis politicos del poder y en la construcci6n de valores dentro de la historic occidental. De

acuerdo con Foucault, las relaciones de poder son represivas como la noci6n sexo es represivo y,

en ese sentido, la relaci6n de poder esta donde esta el deseo (2000), de tal manera que "el poder

prescribe al sexo un 'orden' que a la vez funciona como forma de inteligibilidad: el sexo se

descifra a partir de su relaci6n con la ley" (102). Lo que quiere decir en palabras de Foucault que










el poder actua pronunciando la regla. Es decir que el poder apresa al sexo mediante el lenguaj e o

mas bien por un acto de discurso que crea, por el mismo hecho de articularse, un estado de

derecho (102).

De esa manera, las nociones poder, deseo, represi6n, sexo, muerte se trasladan del espacio

social al imaginario portico, convirtiendose en referentes constantes en el texto escrito. La prosa

literaria tambien se ha apropiado de estas formas de representar y documentary la violencia como

es la novela de Mario Vargas Llosa, Lituma en los Andes (1993), misma que se situa durante el

memento mas critic de la guerra entire Sendero Luminoso y el Estado peruano (1981-1983) y

que registra hechos reales como la matanza de las vicufias en la reserve de Pampas Galerasl6

Otro de los episodios que alcanz6 mayor visibilidad en Lima, debido a la cobertura que le

dio los medios de comunicaci6n, fue el asesinato de ocho periodistas en la localidad de

Uchuraccay en enero de 1983. Para el sociblogo Nelson Manrique, estas muertes conmovieron

mas que las que venian ocurriendo en zonas alejadas del sur andino porque se trat6 de la muerte

de suj etos que pertenecian a un sector mas importantt" de la sociedad peruana, limefia mas

bien, que era la que construia la opini6n putblica (72).

Este penoso hecho dio lugar a la conformaci6n de la Comisi6n Investigadora de la matanza

de Uchuraccay (constituida en enero de 1983)", integrada por el escritor Mario Vargas Llosa y

el sociblogo Juan Ossio, entire otros. Mas allay de la puntual investigaci6n de los hechos, el

informed producido por la Comisi6n Investigadora gener6 multiples debates (y, por demas,

polemicos) en torno al grado de indiferencia, exclusi6n y racism con que son mirados los

16 En el ensayo "Violencia de la palabra" se hace un andlisis a las representaciones de la violencia en las novelas de
Marcio Souza y Mario Vargas Llosa.

"7 Primer document official sobre los veinte afios de violencia en el Perd presentado durante el gobierno de
Fernando Belaunde. Seguin este informed, debido a su cultural primitivea", los comuneros eran incapaces de
diferenciar a los periodistas que portaban miquinas fotogrificas de los "combatientes" del PCP-SL que Ilevaban
armas de fuego (L6pez Maguifia 258).










peruanos de extracci6n andina. Al respect, Nelson Manrique sefiala que los medios de

comunicaci6n aportaron para acentuar la antigua visi6n del indigena como salvaj e, en algunos

medios impresos se les adjudic6 el adj etivo de iBESTIAS!i". De esta manera la prensa mostr6

su falta de analisis para con la noticia en si porque se atrevi6 a dar un valor de juicio racist en

vez de analizar los hechos (72).

Luego de estos sucesos cuestionados, la situaci6n se agrav6 considerablemente debido a la

incursi6n de un nuevo agent, que se sum6 a los problems que ya de por si ocasionaba la

presencia de Sendero Luminoso: el MRTA. Este grupo armado hizo su aparici6n, el lo de julio

de 1984, con el objetivo de conquistar el poder y al igual que Sendero Luminoso, a traves de las

armas. Segun Youngers, el MRTA lo constituyen algunos grupos disidentes de izquierda que

creian en la necesidad de una revoluci6n, pero que no aprobaban la manera en la que Sendero

Luminoso estaba llevando a cabo la revoluci6n ni su monopolizaci6n de la alternative

revolucionaria (85). A diferencia de Sendero Luminoso, el MRTA busc6 el apoyo de las

organizaciones populares existentes y Ilev6 a cabo acciones que beneficiaron a barrios populares

como asaltar camiones que transportaban alimentos y distribuirlos entire los mas necesitados.

Como resultado, disfrut6 inicialmente del apoyo popular y de algunos activists.

En medio de esta crisis, ni el enfrentamiento inicial del president de turno, Alan Garcia

Perez, con los organismos internacionales acreedores de la deuda externa, ni su discurso del "no

pago" amortiguaron el impact que su decision de nacionalizar la banca privada tuvo en la clase

media y los empresarios nacionales. Ambos discursos, que virtualmente podrian haber elevado el

nivel de aprobaci6n del mandate de Garcia, crearon las condiciones para el surgimiento de un

movimiento masivo, inicialmente limefio, que tuvo como bandera su oposici6n a la estatizaci6n

del sistema financiero. El denominado movimiento Libertad--que tuvo como lider al escritor










Mario Vargas Llosa y como ideblogo al ex diputado Enrique Ghersi--rapidamente se constituy6

no s6lo en el impulsor del pensamiento neoliberal de derecha en el Perd, sino tambien en un

espacio alternative para miles de j 6venes cuyas esperanzas parecian desvanecerse, como

product de la crisis de los partidos y la espiral de violencia que sacudia al pais.

Ante esta realidad y la creciente violencia, el movimiento de derechos humans y otros

actors de la sociedad civil (el movimiento Libertad, entire ellos) buscaron construir una red de la

sociedad civil con una estructura flexible por la paz y la vida. Yougers anota que la iglesia

progresista estuvo a cargo de este esfuerzo, a lo largo de muchos afios de la decada de los

ochenta "CEAS comenz6 a auspiciar la Jornada Nacional de Ayuno y Oraci6n por la Paz, con

frecuencia con el eslogan 'Perd, escoge la vida'" (175). Estas j ornadas, sefiala Youngers,

comenzaron en 1984 y se Ilevaron a cabo anualmente durante mas de una decada. Por otro lado,

la Coordinadora (creada en 1985) organiz6 la Marcha por la Paz (noviembre de 1985) en protest

por las violaciones contra los derechos humans y en pro de una soluci6n pacifica al conflict

armado. Segun Youngers, los postulados de la protest tuvieron una cobertura negative de parte

de la prensa, quienes los calificaron de 'tontos tiles" porque apoyaban direct o indirectamente

la causa subversive (147).

Esta march fue encabezada por rectores universitarios y obispos cat61icos, prominentes

congresistas de izquierda ligados a la iglesia progresista y miembros del CODDEP y de la

Comisi6n de Paz como tambien miembros de organizaciones profesionales y sindicales, oeneges,

federaci6n de estudiantes y maestros, entire otros (Blanca Varela, Carmen Olle, Rocio Silva y

Roxana Cris610go asisteron a ellas). Todas estas manifestaciones alentaron un process de

reflexi6n sobre la identidad de los participants en las marchas ya no como subordinados por el

espacio fisico sino como actors sociales con capacidad propositiva ante los problems










nacionales y con una experiencia acumulada que le habia dado el ser protagonista de la historic

del memento.

Nuevos cuerpos en la ciudad: (Marzo, 1989-Setiembre, 1992)


ya se
debo imaginar
el mundo
desde mi ventana
(Victoria Guerrero)

Este poema, "La leprosa" (27), muestra una vez mas que las preocupaciones giran en torno

a lo que sucede afuera, el lugar inaccesible ya sea porque esta prohibido ser recorrido (toque de

queda) o porque el temor a ser asesinado reprime las ganas de salir a conocer el exterior. En

"Leprosa", la ventana podria ser interpretada como el unico contact con el exterior. El espacio

que permit explorer con la imaginaci6n "debo imaginar / el mundo / desde mi ventana" es uno

delimitado. Se puede agregar a las fronteras que present este poema la resignaci6n a la

imposibilidad de participar fuera "si / ya se". En este verso, el adverbio afirmativo "si", afiadido

a la interj ecci6n coloquial "ya", denota que se recuerda algo, en este caso, algo que se le repite o

se le insisted a la voz poetica y que dentro del context del poema se lee como un event

peligroso. Sin embargo, la voz le da al suceso un espacio que es el que se encuentra fuera del

lugar donde se ubica ella misma. Lo que sea que este sucediendo fuera (la guerra entire Sendero

Luminoso y el Estado) se convierte en algo demasiado cercano y peligroso.

Hacia finales de los ochenta, para los limefios, los ataques de los grupos alzados en armas

y en especial de Sendero Luminoso eran una amenaza distant, que parecia que nunca los iba a

tocar. Hasta entonces, el principal costo en vidas humans se habia concentrado entire los

ciudadanos llamados de segunda categoria, es decir, las personas radicadas en las localidades

mas pobres y olvidadas del pais-preferentemente de la sierra y la selva--quienes permanecian










en una suerte de nebulosa y muy pocas veces lograban ser individualizados por la opini6n

putblica. S610 cuando los ataques armados llegan a Lima es que surge una preocupaci6n genuina

entire la poblaci6n limefia ante la inminencia de un conflict armado.

Entre 1989 y 1992, el 47% de los atentados a nivel national tuvo lugar en Limals. A su

vez, el conflict armado se agudiza en los territories rec6nditos de la selva, como los ubicados

entire los rios Huallaga y Ene. La centralizaci6n del conflict armado en Lima se produce

mientras que el incremento de la presencia de Sendero Luminoso--en las zonas urbanas a traves

de sus acciones militares--empieza a general temor e incertidumbre en la poblaci6n. Temor

reforzado por el papel que jugaron los medios en la elaboraci6n del mito de un eventual

"Sendero ganador"; incluso el diario "El Comercio", en uno de sus articulos del 22 de julio de

1992, propuso el caso hipotetico de que hacer en caso de un possible gobierno senderista.

El protagonismo mediatico de la violencia encontr6, su reacci6n organizada y masiva en la

iniciativa del movimiento civico national "Peru, Vida y Paz" (creado en mayo de 1989) que a

traves de diversas movilizaciones, entire la que destac6, una march pacifica, se atrevi6 a desafiar

el Paro Armado que Sendero Luminoso habia convocado en Lima en noviembre de 1989.

Youngers indica que "Peru, Vida y Paz" era un movimiento etico que desde sus inicios busc6,

tener una amplia base, extendiendose dentro de la sociedad civil y del espectro politico (176).

Esta coalici6n buscaba influir en la opini6n putblica y en la political national a traves de un

esfuerzo por elevar la conciencia colectiva. Youngers registra mas de 150 asistentes a la jornada

inicial, incluyendo profesores universitarios, representantes de oeneges y organizaciones

populares (176).





1s V~ase el Informe de la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n, Tomo IV, Cap. 1, p.392.










Muchas organizaciones que participaron en esta march habian sido amenazadas por

Sendero Luminoso; sin embargo, asistieron a todos los events realizados por "Peru, Vida y

Paz". Las lideres populares de estas organizaciones, algunas pertenecian a las organizaciones de

muj eres que intercambiaban proyectos con las oeneges femeninas y con los movimientos de

muj eres, no solo fueron atacadas por Sendero Luminoso sino tambien por el Estado que las

acusaba de apoyar y secundar al terrorism. Los ataques de ambos grupos armados

desestabilizaron los espacios democriticos que habian ganado las organizaciones durante los

process de transici6n democritica, mientras que las lideres fueron eliminadas (Youngers 174).

Virginia Vargas apunta que la presencia de la violencia terrorist y de sus efectos sobre los

diferentes sectors poblacionales es bastante marcada cuando se trata de aplicar metodo de

represi6n y de esgrimir political para combatirla porque los movimientos sociales estin

presionados por los organismos internacionales que los apoyan, cuyas political de ayuda

dependent de la situaci6n econ6mica del pais (18).

Tanto las vertientes populares como feministas trabaj aron intensamente para defenders de

los ataques de Sendero Luminoso y del Estado ya que, en relaci6n a la crisis econ6mica y a la

violencia, el Estado demostr6, ser ineficiente e incluso parciales con ellas. Por estas razones,

durante esta decada (1980), las oeneges, entire ellas, "Manuela Ramos" y "Flora Trist~n"

trabaj aron sus political putblicas con las organizaciones de muj eres de barrios populares. Si bien

los ataques a las lideres populares empiezan en el interior del pais, durante los noventa, se hacen

visible en los cuerpos de las dirigentas de la Central de Comedores de diferentes barrios

populares de Lima y del puerto: del Callao, Juana LC~pez (agosto 1991); de San Juan de

Lurigancho, Doraliza Espej o (septiembre 1991); de Comas, Emma Hilario (diciembre 1991); y,

de Villa El Salvador, Maria Elena Moyano (febrero 1992).










Esta ultima es asesinada luego de su protest en Villa El Salvador contra el paro armado

decretado por Sendero Luminoso. Tanto Hilario, dirigente de la Central de Comedores

AFEDEPROM de Comas, como Moyano, de la de FEPOMUVES de Villa El Salvador, se

convirtieron para Sendero Luminoso en lideres de opini6n que no compartian la ideologia

senderista, hecho que se confirm durante la march organizada por estas dirigentes, en

noviembre de 1991. La Marcha "Contra el hambre y el terror" congreg6 a gran parte de la

poblaci6n limefia no s610 de los cons, sino tambien de los distritos mas tradicionalistas.

Es las marchas, se reclam6 tanto las muertes de muchos dirigentes (hombres y muj eres) de

provincias asesinados por Sendero Luminoso, como el abandon y la falta de medidas de

protecci6n a aquellos y aquellas dirigentes que no compartian las propuestas senderistas. En los

siguientes cuadros, se muestran cifras que ilustran la mortalidad y desapariciones de los

dirigentes agrupados segun sus organizaciones (29 dirigentes de un total de 465 dirigentes

registrados) en provincias durante 1984 y 1998. Y treinta y cinco mujeres de un total de 558

dirigentes registrados hasta el 06 de marzo de 2003.

Tabla 2-1. Base de Datos Comisi6n de la Verdad yReconciliaci6n (07.02.03)
Tip de Oranizaci6n Diri gentes (o.) Depataento
Rondas Campeinas 2 Ayacucho (2)
Or. Asi stenci al es 10 Ayac.(2), Huan.(4),Junin (3) Hlica (1)
C.Campesnas 4 Ayacucho (4)
Or. Estudiantes 2 Junin (2)
Or.Politicas 3 Huanuco (2) Junin (1)
Sind/ /emial 2 Junin (1) Aurimac (1)
Asoc Familiares Dea. 1 Ayacucho (1)
Asoc Padres Fam. 3 Huanuco (2) Junin (1)
Otros 2 Huanuco (1) Puno (1)

Como se observa, en la mayoria de los casos, las mujeres eran dirigentes de comunidades y

de rondas. El asumir esta responsabilidad implicaba recibir amenazas de muerte de parte de

Sendero Luminoso y las fuerzas del orden. A continuaci6n las desapariciones por departamento.
















Huancavelica Feliberta Sacha Organizaci6n Dirigente Sendero
Martinez asistencial Luminoso


1992 Junin Francisca Perez Organizaci6n de IDirigente Ejercito o
Valle Alida estudiantes Grupo
universitarios Paramilitar
Colina
Junin Shirley Espinal Organizaciones o Dirigente Sendero
Gutarra asociaciones de Luminoso
Padres de Familia
1993 Ayacucho Marcelina Diaz Organizaciones Dirigente Sendero
Ramirez asi stenci al es Luminoso
Junin Teresa Martel Organizaciones Dirigente Sendero
Chepe p~oliticas Luminoso
Huanuco Rosa Mercedes del Organizaci6n IDirigente Sendero
Aguila Garcia asistencial Luminoso
Puno Andrea Lidi Otras Dirigente Sendero
Tutacano Tucapuca Luminoso
1995 Huanuco Guadalupe Angulo Organizaciones o IDirigente Ejercito
Vela Asociaciones de
Padres de Familia
Huanuco Isabel Lozano Rios Organizaciones o Dirigente Ejercito
Asociaciones de
Padres de Familia
1996 Huanuco Dora Huaman Organizaci6n IDirigente Sendero
Meza asistencial Luminoso
1997 Huanuco Nancy Segura Haro Organizaci6n Dirigente Sendero
asistencial Luminoso
1998 Huanuco Olivia Fabian Jara Organizaci6n IDirigente Sin
poitica determiner


Paralelamente, en el campo literario, se registra una intense actividad cultural y literaria

con la emergencia de nuevos grupos y poetas como el recital titulado "Tanatos, go home!"


Tabla 2-2. Desapariciones por departamento


Ayacucho


Concepci6n
Cardenas Quispe


Organizaci6n
asistencial


Dirigente


Rondas de
autodefensa
o Sendero
Luminoso


Rayda Maruj a
Davalos Arias


Sindicatos o
Federaciones de
Trabaj adores,
obreros o
empleados


Sendero
Luminoso


Apurimac


Dirigente
sindical










organizado por el grupo "Kloaca" en 1989. Con este recital el grupo pretendia reclamar un orden

social, desde el terreno de la poesia. Es significativo el titulo del event que, desde su uso del

ingles, propone un modo imperative conducente a sefialar a los propulsores del caos tanto

politico como econ6mico. Otro recital que sirvi6 para dar a conocer oficialmente la creaci6n de

un nuevo grupo literario, "Ne6n", fue aquel realizado por este grupo en 1990, en el cual particip6

como invitado especial el poeta Pablo Guevara; tambien en el mismo afio, "Noble Katerva" se

estableci6 como grupo literario, los dias 16 y 17 de abril, en el Banco Central de Reserva.

Entre los events mas importantes a marcar la literature de dos promociones: ochenta

versus noventa, se encuentra el recital de poesia "La casa roj a", organizado por el colectivo "Di

Hormiga" (1990), donde Monserrat Alvarez lee por primera vez sus poemas y demuestra con

ellos una poetica bastante alej ada a la de las poetas de los ochenta como se lee en "Criollazo":

A mi nadie me da oregano cuando bajo a comprar grifa
nadie me marca los naipes me carga los dados nadie me mete la manor
A un gesto mio los sambos del billar cogen mi saco
me arremangan la camisa me lustran los zapatos con la lengua
Soy el criollo bacan, el que hace las carambolas
Soy un hombre, y a mi paso todas las hembras se arrechan
A mi cuando me dejo caer de madrugada
por La Victoria nadie me hincha los huevos
Ningun cholo me jode, porque yo soy el men. (17)

Con los poemas de Alvarez se inicia una nueva propuesta de lo que podria ser la reciente

poesia escrita por muj eres porque se produce el primer desplazamiento de uno de los discursos

que important en esta investigaci6n: el cuestionamiento de la recuperaci6n de un discurso sobre el

cuerpo y desde los margenes del cuerpo. El cuerpo tratado en la poesia de Varela, Olle y Silva

Santisteban pasa a ser, en la poesia de Alvarez, el cuerpo social del barrio y sus conductas

regidas dentro del orden social limefio. Si la estetica poetica de Alvarez se asimila a alguna

estetica es a la de Blanca Varela, e pecificamente a los poemarios Ese puerto existe (1959) Luz

de dia (1963). Las similitudes con las que uno se puede topar se encuentran en el tono de la voz










poetica, la autoridad de la voz para apropiarse de una voz lirica masculina y de un estereotipo

masculine del macho, dej ando, adrede, de lado la ultima producci6n poetica de muj eres donde

primaba una voz lirica femenina que cuenta no s610 sus dolores, sus temores, sus placeres sino

tambien los del amante como se lee en el poema "El Paraiso" de Silva Santisteban:

Te detienes y viras los ojos
Hacia el ocaso del universe
Evitando que te orinen los pajaros en el pecho
Y en los testiculos
Cuidado
Te hace dahio tomar sol en la hierba. (23)

Segun Carmen Olle, la critical conventional sefiala como "poesia er6tica" a aquella que

caracteriza a la promoci6n de poetas mujeres que publicaron durante los ochenta, ello en virtud

a su constant preferencia por el tema del cuerpo. Sin embargo; Olle alerta a la critical

conventional y sugiere una revisi6n de la categoria adscrita a esta, porque, si bien en los textos

se menciona el cuerpo, este s61o tiene un uso simb61ico, y no tan determinante como la critical ha

querido anotar. En el fondo, las poetas trabajan temas como el temor al abandon y a la orfandad

producida por el amante (Olle 45). Es decir que con el uso del recurs ret6rico de la metonimia,

estas poetas tocan temas del desamor, del abandon y de la huida del amante. En ese sentido, las

poetas de la promoci6n de los ochenta establecen la analogia: cuerpo: suj eto amado.

Aunque las poetas que acababan de merger (me reflero a Alvarez y Crisblogo) nunca

reprobaron explicitamente los t6picos manej ados por sus antecesoras (Olle, Silva Santisteban,

Dreyfus, Alba), existi6 un cierto consenso en cuanto a la manera en que la recuperaci6n del

discurso sobre el cuerpo fue trabaj ado por ellas, y de hecho, dej 6 de ser el centro de atenci6n

tematica, fenC~meno que se reflej6 en los primeros libros de la decada de los novental9. El por



19 En una entrevista a Victoria Guerrero, la poeta apunta que para ella el hablar como las poetas de los ochenta era
"una carga muy pesada, primero porque no iba con mi personalidad y segundo porque sentia violent toda esa
exposici6n de la mujer, pero de todos modos me parecia necesaria. A otras mujeres de los 90' que yo conocia no les










que de ese distanciamiento abrupto puede entenderse a partir de que el discurso del cuerpo y sus

temas afines se convirtieron en una suerte de prisi6n de la cual las muj eres no eran capaces de

salir, o no se les permitia. En cualquier caso, la deliberada ruptura con este discurso puede leerse

como un desaflo a la critical official, aunque no tan abierto como el de aquellas poetas de los

ochenta que introduj eron el uso de un lenguaj e desenfadado.

No obstante, si uno se refiere a un lenguaje desenfadado, tambien se deberia considerar que

a diferencia de los libros publicados por Blanca Varela y Carmen Olle durante los ochenta, sus

acercamientos a un discurso del cuerpo parten de la idea de ausencia u orfandad. Como sefiala

Olle hay un temor de ser abandonas por el amante. En contrast, el tratamiento de un discurso

sobre el cuerpo en otras de las escritoras de los ochenta rompe con el tabu de la muj er pasiva en

el acto amoroso y dirige su deseo de posesi6n hacia el cuerpo amado. Ese es el caso de Patricia

Alba, tratamiento que esta representado en su poema, "Dos versions / una muj er", donde se lee

"[...] corre tu bragueta / Yo levanto mi vestido a tus preguntas" (49) y que muestra cC~mo la

autora intent poseer el cuerpo del obj eto amado sin cuestionar el process biol6gico del cuerpo

femenino como sucedi6 en poetas como Olle.

Nos encontrariamos entonces frente a una nueva manera de "decir" que no es la de las

poetas anteriores ni tampoco de la de los poetas contemporaneos y que, sin embargo, se inscribe

dentro de una larga tradici6n que se puede rastrear hasta la epoca de la colonia, la independencia

y la reputblica. Mucha de la critical pierde vista de esta tradici6n poetica de muj er, pero si se

piensa en Sor Juana Ines de la Cruz, Gabriela Mistral o Alfonsina Storni uno se daria cuenta que

la preocupaci6n por la manera de escribir el cuerpo femenino esta present ya sea utilizado como


preocupaba nada ese asunto: a Ericka Ghersi, a Monserrat, que toca muchos puntos, pero ninguno como mujer". Una
respuesta similar da Roxana Cris61ogo en una entrevista para Sieteculebras: "A mi no me interesaba ese tipo de
poesia y como todas las que escribian poesia--por ser mujer--eran tildadas de hijas de la de los ochenta, decidi
trabajar con sujetos de la ciudad, ademis era un interns genuine".










metafora de transitoriedad de la belleza, como destrucci6n fisica del espacio social o como

exaltaci6n de la maternidad, comparativamente. En ese sentido, se estaria de acuerdo con el

critic Miguel Angel Huaman cuando dice que la poesia escrita de muj eres, como cr6nica de una

identidad, revitalize las aspiraciones de una sociedad distinta, sobre todo en el terreno de lo

imaginario que es donde se va disefiando los rasgos del future (29) o de una sociedad sin

jerarquias sexuales, sociales y etnicas.

Espacios habitados: las universidades limeiias

Margarita Elsa Cira se perdian en la avenida Venezuela
y colocaban carteles en la noche sobre paredes musgosas.
De dia interrumpian las classes de metafisica con rabia
y aplaudiamos esos cabellos sudorosos y negros sobre la espalda.
El que mas se lava es el que mas apesta como los buenos
olores son testimonio de una mala conciencia
como el grito es la figure de la timidez.
(Carmen Olle)

Mientras en el espacio literario se cuestionaban estas tensions, en el espacio social, a fines

de los ochenta e inicios de los noventa, Sendero Luminoso llega a controlar temporalmente la

Universidad Nacional de Educaci6n (UNE) "Enrique Guzman y Valle"20. "La Cantuta", que

aloj6 en su mayoria a alumnos procedentes de las provincias del centro y sur, zonas pobres y

marginadas del pais. Estos j 6venes de extracci6n humilde, y alejados de sus families fueron

vistos como prototipo del potential senderista, y por ello fueron obj eto de acoso de parte de las

fuerzas armadas como del mismo Sendero Luminoso. Este ultimo no encontr6 espacio mas

propicio para reclutar adeptos, y se aprovech6 de la radicalizaci6n ideol6gica de estos j 6venes y

el abandon en que se encontraban las universidades putblicas. Para el sociblogo Ivan Hinoj osa,

"el partido, el circulo o la celula, proporcionan una identidad y un referente colectivo a sus




20 Ocurre lo mismo con la Universidad del Centro en la provincia de Huancayo, Junin.










miembros, [comportamiento] muy preciado para una base social de j 6venes universitarios

quienes, en numero important, se encontraban alejados de sus lugares de origen (81).

Para el recien conformado grupo portico "Estaci6n 32", integrado por estudiantes del

program de literature de la universidad La Cantuta, el clima de inseguridad y violencia no fue

impedimento para la organizaci6n de los recitales de poesia mas concurridos y recordados de la

decada, y nada impidi6 que diversos poetas llegaran alli para compartir su poesia21. Su accionar

fue una manera de retar no s6lo al senderismo que creia haber copado todos los espacios de

expresi6n sino a la vez de desafiar a un ejercito entrenado para reprimir y sospechar de los

estudiantes de una universidad considerada el semillero de la subversi6n. Su esfuerzo es mas

significativo aun si tenemos en cuenta que la constant vigilancia del ejercito y las detenciones

de estudiantes se producian en cualquier memento, asi como las incursiones de comandos

senderistas en el comedor de estudiantes y el internado, con obj etivos proselitistas.

El caso de la universidad La Cantuta no es unico, pues una resistencia semej ante, y

probablemente mas organizada de los estudiantes se dio en la Universidad Nacional Mayor de

San Marcos (UNMSM) cuado en 1989, los estudiantes formaron la Coordinadora de Defensa de

San Marcos integrada por militants de agrupaciones de izquierda y comunidades cristianas de

base22. Las aulas sanmarquinas, castigadas por el descuido y la inercia de las autoridades de la

universidad y el Estado, perdian paulatinamente estudiantes, y muchos de ellos se daban por

vencidos ante un scenario de constantes incursiones del eje~rcito y ausencia de profesores y

garantias de seguridad. No obstante, San Marcos se mantuvo como un espacio de reuni6n y

discusi6n al que acudian inclusive poetas que no estudiaban en dicha universidad.



21 Testimonio de la poeta Yuly Tinoco ~imica mujer integrante de Estaci6n 32.

22 V~ase el informed de la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n, Tomo III, Cap. 3, p.492.










Sin embargo, a inicios de los noventa, fue mas dificil organizer recitales dentro del recinto

universitario debido a la presencia civil de miembros de Sendero Luminoso y de las fuerzas

armadas. En ese sentido, se hizo mas dificil opinar y discutir, porque si bien no existia un

organismo de censura, habia otras formas de represi6n como las desapariciones de estudiantes

que luego fueron encontrados asesinados. Incluso en uno de los pocos recitales que organiz6 el

movimiento literario "Ne6n" dentro de la universidad, a inicios de los noventa, aparecieron

estudiantes simpatizantes de Sendero Luminoso que realizaron una "performance" que no se

encontraba dentro de la agenda del recital y que logr6 intimidar a muchos de los participants y

asistentes.

En cambio, otros espacios se abrieron para el intercambio literario, como fue el caso del

Institute Peruano Sovietico dirigido, en ese entonces, por el poeta Arturo Corcuera. Del mismo

modo, en 1991, el movimiento literario "Ne6n" consigui6 reunir a todos los j6venes que

escribian en aquel entonces a traves de su labor de promoci6n cultural con multitudinarios

recitales de poesia como fue el ciclo de recitales "Poesia con C61era" (1991) y donde tambien

participaron, entire otras poetas, Olle, Silva Santisteban, Alvarez y Crisblogo.

El caso de la Universidad "Federico Villarreal", comparado con los anteriores, es

excepcional, porque no experiment una presencia significativa de grupos de Sendero Luminoso,

ni del MRTA, y tampoco fue tomada por las fuerzas armadas del Estado. Pero debido a que era

conocida, en ese entonces, por el predominio de autoridades estudiantiles y universitarias o

apristas, particip6 del extendido prejuicio de que bastaba ser izquierdista para ser subversive o

sospechoso de serlo, y no logr6 consolidarse como un centro cultural. Es mas, las sospechas en

torno a su linea political mellaron y neutralizaron muchas iniciativas valiosas de grupos porticos,

que renunciaron a sus proyectos porque temieron ser sindicados como subversives, sobre todo










por los grupos de cheque apristaS23, que al interior de ese claustro se habia arrogado esa funci6n.

A pesar de estos problems, la universidad fue sede de uno de los mas importantes encuentros

porticos inter-universitarios titulado "La uni6n libre", organizado por el grupo portico "Noble

Katerva" en el paraninfo de la universidad Villareal (1990)24

Del otro lado, se encuentran las universidades particulares, que no enfrentaron la presi6n

de los grupos levantados en armas, ni la del eje~rcito, como las universidades privadas San Martin

de Porres, Inca Garcilaso de la Vega y la universidad de Lima. Esta ultima se destac6

particularmente por la copiosa actividad de sus talleres de poesia. Un caso semej ante es el de la

Pontificia Universidad Cat61ica del Peru (PUCP), que no encar6 de manera direct la presencia

de los grupos subversives ni sufri6 la represi6n de una incursi6n military en sus instalaciones.

Debido a su rigido estatuto de universidad privada, el acceso a sus instalaciones fue bastante

limitado, 10 que impidi6 la realizaci6n de events masivos como los recitales llevados a cabo en

las universidades "La Cantuta", San Marcos, Villarreal, y posteriormente de Lima. Sin embargo

el drama de la desaparici6n de uno de sus estudiantes, Ernesto Castillo Paez25, Ocurrido en 1991,

se constituy6 en uno de los casos paradigmaticos que pusieron al descubierto los metodos a

veces ilegales de los que se vali6 el Estado en su lucha contra la subversi6n26

La militarizaci6n de las universidades nacionales a la que se ha aludido antes, se produce

en 1991, cuando Fujimori ordena la instalaci6n de destacamentos militares dentro de estas con el

fin de mantener el orden social. Medida que a la larga fue contraproducente y de acuerdo con


23 Testimonio de Roxana Cris61ogo integrante de Noble Katerba.

24 Al lugar se hizo present un grupo de estudiantes, miembros del APRA, para tildar a los participants de
terrorists.

25 Ver Informe de la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n. Tomo III, Cap. 3, p.493.

26 Otros casos que alcanzaron visibilidad fueron los de las ejecuciones extrajudiciales de Abel Malpartida Pgez y
Luis Alberto Alvarez en 1989.










testimonies recogidos por la Comisi6n de la Verdad y Reconciliaci6n, incluso, "podemos decir

que el Estado, a traves de las fuerzas del orden, fue el actor de la violencia que mas golpe6 a la

comunidad universitaria" (487).

El convulsionado medio de inicios de los noventa no parecia apto para la configuraci6n de

un movimiento articulado de poetas muj eres, no por lo menos a la manera de lo que ocurri6 en

los ochenta27. En ese marco apareci6 el primer poemario de Monserrat Alvarez, Zona Dark

(1991), texto que se sirvi6 de la manipulaci6n en el terreno putblico de ciertas tematicas

monopolizadas hist6ricamente por escritores hombres; si bien no logr6 impulsar una corriente de

escritura, ni much menos repetir un "boom" de poetas muj eres con una propuesta estetica

homogenea, consigui6 marcar una diferencia escritural en representaci6n. Es decir, que se

apropi6 de temas universales para justificar su existencia como escritora cuando los personal es

de sus poemas son femeninos, pues en su primer libro, Zona dark, no hay un solo personal e sino

varies. Quiza ese pueda ser uno de los tantos aportes de su primer libro a la poesia que le

continua, sin embargo, la naturalidad con que Alvarez aborda sus temas, que no tienen como

centro el discurso del cuerpo femenino, asi como la ambigtiedad de su sujeto portico, que

generalmente no es una muj er, marc6 a las poetas que publicaron en los afios subsiguientes

quienes, desde distintos registros, tomaron esas pautas para sus propios proyectos.

Asi, Zona Dark es la primera y mas ambiciosa representaci6n del desencanto de una

generaci6n abatida por la crisis y la violencia, el dibuj o pesimista de una sociedad, y

sintomaticamente se adscribe a pensamientos como los siguientes: el ocaso de las ideologias,

representados con la misma fatalidad con que esboza pasaj es de la vida de personal es

inquietantes que son obj eto de incomprensi6n como el punk; la muchacha que ya no teme Ilegar


27 Me TefieTO al grupo de las Noevas: Violeta Barrientos, Doris Moromisato y Rocio Castro.










tarde a casa, pese a la inseguridad que domina Lima; o los que van a la guerra, victims del

pensamiento mesianico. Fatalidad de la que ya no es possible guarecerse.

La recepci6n que la critical dio a este poemario fue bastante favorable, pero ya afios antes,

Alvarez habia llamado la atenci6n con sus textos eclecticos. De hecho, en 1990, Alvarez gan6 el

primer premio, compartido con el poeta trujillano David Novoa, del concurso literario "Poeta

Joven del Perd" y en el mismo afio gan6 los "Juegos Florales" de su universidad (Universidad

Pontificia Cat61ica del Perd). A diferencia de Alvarez, que abandon el pais en 1991, muy pocas

poetas lograron tener la misma visibilidad que alcanz6 ella con la publicaci6n de su primer libro;

entire tantas otras, podriamos citar a la poeta Ana Varela Tafur (Iquitos 1963) ganadora del

premio COPE de poesia en 1993. Esto quiza se deba al centralismo caracteristico del pais, pues

ella, en ese entonces, residia en Iquitos.

En 1990, dos events literarios propiciaron el intercambio y encuentro de j 6venes

escritores en Lima: el "Primer Encuentro de Escritores J6venes" y el III Encuentro Nacional de

Escritores "Algemiro Perez Contreras". El "Primer Encuentro de Escritores J6venes" estuvo

organizado por el critic literario Jorge Cornejo Polar y auspiciado por la Asociaci6n Peruana de

Promotores y Animadores Culturales (APPAC) y fue uno de los mas importantes en el pais

porque no solo lo organiz6 una instituci6n de prestigio sino que uno de sus organizadores era

nada menos que uno de los intelectuales mas respetados en el Per6. En este event se hace

putblica a una nueva generaci6n de escritores que pertenecia a la epoca y no a una universidad

especifica. Aqui se reune a j 6venes que escriben poesia o prosa y se exponen, por primera vez,

los poemas de Grecia Caceres, Victoria Guerrero y Roxana Cris610go.

El otro event, el III Encuentro Nacional de Escritores "Algemiro Perez Contreras" que se

Ilev6 a cabo el 25 y 26 de abril de 1991 en la provincia de Jauj a (otra de las zonas de la sierra










central como casi todo el pais bajo regimen de excepci6n28) fue Signifieativo por dos razones:

primero porque reuni6 a j 6venes poetas y narradores de todo el pais en una de las provincias mas

atacadas por Sendero Luminoso entiree los participants hubo una delegaci6n limefia en la que

Eiguraban las poetas Monserrat Alvarez, Grecia Caceres, Yuly Tinoco "Estaci6n 32", Roxana

Cris610go "Noble Katerva", Susana Guzman e Isabel Matta "Ne6n", entire otras) y segundo

porque enfrent6 a los escritores que asistieron con muchos activists de Sendero Luminoso. La

presencia de grupos simpatizantes de Sendero Luminoso suscit6 encendidas polemicas en las que

el tema "el papel del poeta en la sociedad" fue el que mas se discuti6 con los j 6venes escritores

limefios que se atrevian a contradecirlos29. Para Roxana Cris610go, este event perBi6 en parte su

escritura porque entendi6 que ella tenia que cumplir con su funci6n social como poeta y ese acto,

durante los ochenta y noventa, era una posici6n political. En las calls y algunos de los hogares

de Jauj a, en especial en los que acogieron a los poetas visitantes, un hecho que, pese a su

distancia temporal, parecia haber ocurrido hace poco era material de un sin fin de rumores y

confesiones en voz baja: la matanza de Molinos30

Por otro lado, otros asesinatos se estaban convulsionando a la capital, como el de la

dirigenta de la Federaci6n Popular de Muj eres de Villa El Salvador (FEPOMUVES). Maria

Elena Moyano. El suceso, Ilevado a cabo por un comando senderista, en 1992, represent una

situaci6n limited por la intensidad del ensafiamiento con que se produj o y por el efecto negative

que tuvo en otras organizaciones de muj eres. Sendero Luminoso se deshizo de una de las pocas



28En 1991, mis de la mitad de la poblaci6n peruana vivia bajo el estado de emergencia. Ver Comisi6n de la Verdad
v Reconciliaci6n.
29 Testimonio de Grecia Cgceres.

30 En 1989 turo lugar "la matanza de Molinos" que marca la derrota del MRTA en la zona central del pais. Grecia
C~ceres cuenta que por las noches las families que las hospedaban les contaban los hechos con la promesa de que
ellas (las invitadas) guardaran silencio.










voces que, desde la izquierda, como dirigente barrial y como muj er se enfrent6 directamente a

sus amenazas. Despues de la muerte de Moyano se produj o el debilitamiento de las

organizaciones populares, debido en parte al temor de que sucediera lo mismo con otras

dirigentes, y fue tan inmediata como progresiva la desaparici6n de importantes organizaciones de

base de la periferia limefia31. COHViene anotar tambien que este asesinato repercuti6 en otras

manifestaciones que, como el festival "Canto a la Vida" -con el que las feministas peruanas

desde 1983 celebraban el Dia Intemacional de la Muj er, con la consigna "Frente a la muerte, las

muj eres cantamos a la Vida"- fueron canceladas a raiz de la muerte de Moyano32

La alarma generalizada como product de una situaci6n que se tomnaba politicamente

inmanej able, no s61o por la amenaza de una guerra inminente, sino tambien por la crisis

econ6mica y social, fue uno de los arguments que el president Fujimori us6 para justificar la

interrupci6n de su gobiemo con el autogolpe de estado del 5 de abril de 1992, y valid6 ademas el

otorgamiento de poderes y prerrogativas especiales a los militares. Esta media gener6 un

regimen de excepci6n singular, que ampliaba su poder hacia las zonas declaradas en emergencia

por la actividad subversive.

La legislaci6n antiterrorista creada para tal efecto, no cumpli6 con los estandares minimos

exigidos por las normas intemacionales, y se cre6, entire otras, una ley que tipificaba el delito de

apologia al terrorism para castigar expresiones u opinions de respaldo a los grupos levantados

en armas. El problema afiadido fue que la norma era tan general, que los limits que separaban la

apologia de una simple opini6n no resultaban del todo claros33, VACIO que gener6 el comprensible


31 En diciembre de 1991 se produjo un atentado contra la vida de Emma Hilario, dirigente de base.

32 Esta tradici6n fue retomada en 1997 por iniciativa del Movimiento Amplio de Mujeres.

33 Tanto el delito de traici6n a la patria como apologia al terrorism comparten los mismos Decretos Ley 25708,
25744 y 25475. Este filtimo establece los procedimientos que se aplicarin para la investigaci6n y juzgamiento de las
personas acusadas de cometer delitos de terrorism. Bajo el sistema procesal vigente, los tribunales militares son










temor de cuestionar o emitir cualquier opini6n critical a la labor del estado en su lucha contra la

subversi6n34. Habria entonces que pensar, quiza, en que esto redund6 en el ocultamiento del

tema en el discurso portico, evasi6n de la que dan testimonio algunos trabajos como el del poeta

Antonio Cisneros, Dracula de Bram Stoker v otros poemas, libro con el que gan6 el premio de

poesia de "Juan Parra del Riego" (1991)35

Otros cuerpos (nuevas political de interacci6n): (Setiembre, 1993-Noviembre, 2000)

Y ya no recuerdo c6mo salir
o despertar de un suefio pesado de consistencia palida
para amanecer en otro quebradizo y torpe.
(Grecia Caceres)

Con la metafora del suefio, el poema de Caceres, "El incienso y el desvelo" (19) permit

ingresar a un nuevo ciclo en la historic peruana. El suefio "pesado" al que la autora se reflere es

la realidad social que no encuentra salidas o soluciones para una poblaci6n exhaust de los

maltratos y la violencia de parte de Sendero Luminoso y el Estado. Es un suefio que no tiene

escapatoria, porque este es otro suefio similar a aquel que estit viviendo la voz lirica "para

amanecer en otro [suefio] quebradizo y torpe". Lo que la autora sugiere con estos verses es una

realidad ca6tica; la voz poetica ya no recuerda c6mo salir y tampoco c6mo despertar porque todo

le parece una pesadilla.

Si bien la aparente capture del lider senderista Abimael Guzman, en septiembre de 1992,

signific6 la derrota estrategica de Sendero Luminoso y la consolidaci6n del discurso con el que

el president Fujimori justificaba su political de manor dura y sus consecuencias (que eran

competentes para juzgar en los process por "traici6n a la patria". Los otros actos que de acuerdo con la ley
configuran el delito de terrorism (pertenencia, colaboraci6n no calificada, apologia, obstrucci6n a la justicia, etc.)
son de competencia del fuero com~im (C6digo Penal del Perd).

34 Fujimori, muchas veces dijo que el que no estaba con 61, estaba con los terrorists.

35 En el articulo de Agustin Prado Alvarado, "Bajo el signo del vampire: el t60pico de la muerte en dr~cula de Bram
Stoker de Antonio Cisneros," se explica detalladamente c6mo se da esta evasi6n. La casa de cart6n 25 (2002): 42-
46.










presentadas como costs necesarios) no s6lo en cuanto a la lucha anti-subversiva se reflere, sino

tambien en material de political social y econ6mica no se construy6, despues una political de

recuperacion.

Es decir que no existi6 un plan de reconstrucci6n, algo que la mayoria de la poblaci6n

estaba esperando. El afio de 1993 esta marcado por intensos debates en torno a la legitimidad del

regimen instaurado en el pais despues del autogolpe del 5 de abril de 1992, lo que determine, que

en un intent por legalizar su proceder, el gobierno insistiera en someter a consult popular la

nueva propuesta de constituci6n political disefiada por el Congreso Constituyente Democratico, a

traves del Referendum Constitucional de octubre de 1993.

En este nuevo context de dictadura en democracia, actividades culturales como los

recitales de poesia fueron las expresiones mas explosives y visible del descontento de una

sociedad civil aparentemente callada y sumisa. Estas tomaron la forma de events culturales,

como los organizados en la Alianza Francesa de Lima y de Miraflores, en el ICPNA de

Miraflores y en la universidad de Lima. El titulo que se le dio al recital de poesia j oyen de los

noventa en la Alianza Francesa de Miraflores fue "Foro de poesia: 24 poetas j Cvenes" (1993)

organizado por el poeta national Antonio Cisneros y Rodrigo Quij ano. En ese entonces, Antonio

Cisneros gozaba del status de gran poeta peruano, muchos de los escritores j Cvenes tomaron de

el la tradici6n anglosaj ona y con ella la poesia conversacional36. Mientras que el ICPNA auspici6

un event grande--mezclaron varies generos artisticos (se uni6 teatro con poesia y musica) -

para crear impact en la asistencia con respect al tema de la mujer y sus derechos, el event se

Ilam6 "Dia Internacional de la Muj er" (1995) y el tema central fue el cuerpo maltratado de la





36 V~ase el poemario Efectos personales (1994) de Martin Rodriguez-Gaona.










muj er ya sea por agents sociales externos (grupos armados) como internos (la familiar, la

parej a).

Por otro lado, el critic Jorge Cornej o Polar, interesado aun en consolidar la literature

joyen37, prOpuso a la universidad de Lima el "Primer Encuentro de Poesia Joven" (1999). El

event reuni6 a mas de treinta poetas j 6venes, algunos de ellos ya habian participado en el

"Primer Encuentro de Escritores J6venes" organizado por la APPAC en 1990. Otro significativo

suceso artistico--a fines de 1992 y con motive de los 500 afios de la conquista espafiola--fue el

"Encuentro de dos mundos", actividad realizada en la carpa Santa Rosa de Lima (localizada

entire la Iglesia Santa Rosa y el Puente bajo ese nombre).

En lo que va de 1993, otras poetas j6venes como Grecia Caceres y Victoria Guerrero

publicaron sus primeros libros. En De las causes v principios: venenos/embelesos (1993) Caceres

present un lenguaj e recargado de imagenes, y menos conversacional que el de Alvarez. En ese

sentido, su libro, se puede ubicar dentro de la tradici6n literaria del siglo de Oro espahiol y del

neo-barroco. Su referente mas inmediato, vendria a ser el poeta cubano Lezama Lima. En

contraposici6n con el lenguaj e de Caceres se encuentra Guerrero quien, en su primer libro, De

este reino (1993), no se ocupa tanto de la enunciaci6n como de presentarnos ciertos personal es

cotidianos cuyas vidas aparecen contrapuestas con las de los personal es biblicos. Su estrategia de

representaci6n se vale de un lenguaje breve e incisive, que, a la vez, distancia su yo real del yo

portico esbozado en su texto y le sirve para actualizar los roles actanciales avalados por la

tradici6n judio cristiana, y cuestionarlos. Asi mismo, se nota la influencia del discurso de la

teologia de la liberaci6n, cuando, por ej emplo, exige a Dios que baj e a la tierra y se constituya en


37 NO se piense que la intenci6n de Jorge Cornejo Polar era la de establecer las divisions generaciones que
planteaban Ortega y Gasset, por el contrario, Jorge Cornejo busc6 con sus encuentros mostrar la diversidad po~tica
de aquel entonces. En ese sentido, present, a la critical literaria otras formas estilisticas no tradicionales, pero de
igual valor.










un dios de la vida, o del discurso nietzcheneano, pues en el nacimiento de la tragedia se dice que

el dios cat61ico es dios de la muerte y no de la vida.

Mientras que en Caceres la voz de muj er es mas notoria, en Guerrero result irrelevant

determinarla, porque la autora, esta mas dedicada a la labor de construir personal es que a fundar

una ret6rica femenina. Si bien ambas poetas estudiaron en la misma universidad, junto con

Alvarez, no constituyeron ni se presentaron como grupo, y al parecer tampoco buscaron reunirse

entire ellas con tal Ein. De tal manera que las obras de estas poetas se presentan como islotes, en

un context saturado por la presencia imponente y numerosa de los j 6venes poetas hombres asi

como del protagonismo de algunos grupos.

No obstante Cgceres al igual que Alvarez particip6 en las discusiones que las poetas

Violeta Barrientos, Rocio Castro y Doris Moromisato moderaron con la finalidad de establecer

una agenda political que proveyera de sustento ideol6gico a la publicaci6n "NoevaS"38. Sin

embargo, los planteamientos del grupo se diversificaron e individualizaron pronto. Asi, Alvarez

opt6 por una poesia filos6fica y racional; mientras que Cgceres se preguntaba por que no

ensanchar los limits de lo escrito por muj eres, ingresando al terreno de lo epico; y Violeta

Barrientos decidi6 continuar en el terreno de lo homo-er6tico.

El intent de lograr una posici6n grupal y political respect a la poesia de muj eres fracas6,

pero quedaron las plaquetas Mgs allB del espej o y La invenci6n del espej o (1993)39 que

presentan posturas poeticas individuals. Si bien Guerrero no particip6 en aquellas discusiones

conviene notar que, semejantemente, sus intereses, como lo muestra su primer libro, se centraron


38 Grupo conformado por Doris Moromisato, Rocio Castro y Violeta Barrientos. El nombre de Noi.l", se pens6
como contrast con el de la antologia Los Nuevos (1967) de Leonidas Cevallos. El resabio feminist del nombre se
debia a la participaci6n de Moromisato y Barrientos en los grupos feministas de los ochenta.

39 Es en este afio que Doris Moromisato decide publicar las plaquetas que hasta el dia de hoy son publicadas con el
apoyo de COMYC (Centro de Comunicaci6n y Cultura para la mujer) y RENACE-Peru (Red Nacional de Acci6n
Ecologista del Peru).










en su entorno social--conformado por el caos politico, la informalidad econ6mica y el panico

generalizado que traj o consigo la crisis social--, pero desde una postura mas bien esceptica.

La explotaci6n mediatica que hizo Fujimori del temor de la gente a que se diera un rebrote

del senderismo si es que se flexibilizaba la political antisubversiva explica en parte la escasez de

cuestionamientos a su dura political que, por cierto, tambien se mostr6 inflexible en material de

political econ6mica y social. Mas allay de eso, su promesa de repetir el milagro econ6mico

chileno, tambien empezaba a general series dudas y despertar la impaciencia de los trabaj adores,

estudiantes y desempleados del pais. Junto con esto, la desarticulaci6n de los movimientos

sindicales y el impact desestabilizador que tuvo Sendero Luminoso en las redes y vinculos

construidos entire el gobierno y la sociedad civil, contribuyeron a su rapido descredito.

Los cuestionamientos mas visible, aunque en un inicio fueron timidamente respaldados

por la poblaci6n, surgeon gracias al impulse de organismos no gubernamentales defensores de

derechos humans, articulados fundamentalmente por la Coordinadora Nacional de Derechos

Humanos, y en torno a ella. Esto debido a que, a traves de numerosas campafias de denuncias, se

hicieron putblicos varies casos paradigmaticos de violaciones a los derechos humans, como el

de La Cantuta40, que COntribuyeron a general una opini6n de rechazo que hizo eco en la sociedad

civil, a pesar de que la indiferencia y pasividad de buena parte de los ciudadanos peruanos

parecia confinarlos al olvido.

En este context en que el regimen fujimorista iba perdiendo terreno, es que se produce un

acercamiento estrategico del president a los asuntos y problematicas de las muj eres. De hecho,

Fujimori, se constituy6 en el unico jefe de estado en hacerse present en la Conferencia Mundial

de Beijing, China, en septiembre de 1995. Si bien el mandatario suscribi6 la plataforma de


40 "Ley Cantuta" (febrero de 1994) que deriva al fuero military el juzgamiento de los militares comprendidos en el
"caso Cantuta".










Beijing, aunque con reserves en el tema del aborto, se reafirm6 en las critics hechas al Vaticano

(la Iglesia no debia intervenir en los asuntos politicos) y anunci6 la creaci6n del Ministerio de la

muj er4

Para Virginia Vargas, no es que Fujimori haya abrazado los ideales feministas, si no que el

tema sirvi6 fundamentalmente como herramienta para recuperar popularidad, y se puso especial

enfasis en la utilizaci6n del tema de la pobreza de la mujer durante la campafia electoral.

Ademas, hay que considerar que, si bien fueron sustanciosos los avances en el marco juridico (a

fines de 1996 se cre6 el Ministerio de la Muj er y, posteriormente, en 1998 la Comisi6n de la

Muj er en el Congreso), result en rigor impossible avatar el Ministerio de la muj er de un gobierno

autoritario. Esta estrategia political tampoco pas6 desapercibida entire las organizaciones

feministas, de alli que sus acercamientos al Estado se dieran a traves de tensas negociaciones y

constantes presioneS42

Asimismo, la tensi6n se agudiz6 ante la exposici6n de los casos de la tortura y el asesinato

de Leonor La Rosa y Mariela Barreto, pertinentemente. Ambas agents del servicio de

inteligencia fueron atacadas por el grupo Colina en 1997, casos que despertaron la indignaci6n y

la solidaridad no s610 de las agrupaciones feministas como Flora Tristan43, Sino tambien de la

poblaci6n en general. El event "Canto a la Vida", mismo que habia sido puesto de lado despues

del asesinato de Maria Elena Moyano, se retoma en este afio, 1997--a manera de protesta- y

tambien los events implicados en el llamado "Dia Internacional de la Muj er", iniciados en 1995

desde el local del ICPNA en Miraflores. Es necesario sefialar que si bien las feministas actuaron


41 Un afio mis tarde se pone en pr~ctica una political gubernamental de control de la concepci6n basada en la
esterilizaci6n compulsive, especialmente de mujeres pobres indigenas v de zonas rurales.

42V~ase Virginia Vargas, "Los feminismos latinoamericanos en su trinsito al nuevo milenio," (Una lectura politico
personal.

4 Protesta feminist" Nos escriben v contestamos, Caretas 1473, julio, (1997).










inmediatamente ante los asesinatos de las lideres populares y de Leonor Barreto, no respondieron

de la misma manera a las agresiones que venian recibiendo sus contemporaneas desde el espacio

letrado. No apoyaron a las poetas contra los comentarios de critics literarios como Ricardo

Gonzalez Vigil, quien bautiz6 la poesia de los ochenta como "poesia del cuerpo" y Marco

Martos, "poesia er6tica femenina".

Segun Rocio Silva Santisteban, algunas feministas arrinconaron a las poetas junto a las

pitonisas, como parte de la parafernalia de la "alegria" en los Cantos a la Vida, sin escuchar los

discursos transgresores ni prestar mayor atenci6n sobre el malestar poetizado en textos hoy

reconocidos en antologias44. El descontento que revela el ensayo de Silva Santisteban, va mas

allay. La autora reclama a los movimientos feministas una postura que repase en su agenda temas

como la subordinaci6n de la muj er dentro del espacio letrado. Particularmente, en esta

investigaci6n se compare el malestar de Silva Santisteban porque si bien es cierto que la agenda

feminist peruana avanz6 juridicamente en temas antes relegados a la esfera de la intimidad

(violencia sexual, violencia domestica, salud reproductive, control de la natalidad) no hizo

much "en lo que se reflere al imaginario o alas representaciones sociales imaginarias, esto es,

todo lo que se consider como 'sentido comun' pero es ideologia" (Silva Santisteban).

Organizaciones, movimientos sociales de mujeres y oeneges feministas

Dentro de este marco--el maltrato al cuerpo de la muj er (las dirigentes asesinadas) y la

violencia simb61ica en el espacio literario y social (los comentarios abruptos de los critics

literarios) -surge la voluntad de representar y defender los derechos de la muj er (como muj er y

persona) con la creaci6n de nuevos grupos u organizaciones privadas en favor de las muj eres. Me





4 Feminismos peruanos del Peru." b1lip un \\ \ demus.org.pe/feminismomarco.htm.









reflero, en primer lugar, a DemuS45, cuya plataforma de trabajo esta dirigida a "la protecci6n de

la muj er -tanto en el plano fisico como psicol6gico y en contra de las practicas discriminatorias y

la violaci6n de los derechos humans de las muj eres" (Barrig 6); y, en segundo lugar, al

Movimiento Amplio de Mujeres (MAM), colectivo "no onginizado" que se form6 en 1996 con

una posici6n claramente feminist y que, a su vez, integra el colectivo de Muj eres por la

Democracia (MUJDE).

Segun Maruj a Barrig, la ventaj a de estos colectivos es que no tienen que cumplir con un

plan de trabajo signado desde las instituciones que los apoyan econ6micamente, ya que se trata

de colectivos autogestionarios, por lo que tienen la libertad de sefialar los defects sociales,

proponer political putblicas que promuevan el respeto a los derechos de la muj er y motiven la

defense de estos en los niveles laborales y privados (6). En ese sentido, como sefiala Sonia

Alvarez, no tienen el problema de "identidad hibrida" que venian enfrentado las oeneges desde

los ochenta hasta los noventa en Latinoamerica: "estas organizaciones al mismo tiempo eran

centros de trabajo y espacios de 'movimiento'." (24). Barrig, quien compare el mismo sentir que

Alvarez, cuenta que en muchos de estos centros feministas "onginizados" ocurri6 un suave

deslizamiento hacia una imagen auto-complaciente del militante rentado" en el sentido de que

se recibia un salario por su activismo desde un compromise ideol6gico (5).

Durante los ochenta, las oeneges feministas se enfrentaron con el problema de lo que

Alvarez denomina "identidad hibrida" en el sentido en que ellas, muj eres de izquierda (miembros

o no de partidos de izquierda) y con una plataforma social, estaban fraccionando sus propias

propuestas ideol6gicas al permitir que las agencies de apoyo sugieran los proyectos sociales

cuando la funci6n era inversa. Es contradictorio, en ese sentido, seguir una estrategia de acci6n


45 Demus (Estudio para la defense y los derechos de la mujer). www.demus.org.pe.










dirigida a los sectors populares desde los espacios laborales apoyados algunas veces por

intereses internacionales con una plataforma de trabajo diferente o contraria a la de sus

promotoras .

Si bien las oeneges "Manuela Ramos" y "Flora Trist~n" surgieron hace mis de veinte afios

con una political social active y a favor de los sectors populares, no ignoraron cualquier otro

malestar social posterior a la epoca (los process de transici6n democritica y la modernizaci6n

de los Estados, el decaimiento de la protest social y el inicial deslumbramiento frente a una

flexibilidad de los aparatos burocriticos y politicos). Es mis, las organizaciones de muj eres,

segun la socibloga Vargas, aumentaron en fuerza, pluralidad y diversidad durante el process de

democratizaci6n que sigui6 a casi doce afios de gobierno military (1968-1980), "las muj eres

empezaron a cuestionar los discursos opuestos a ellas y a desarrollar nuevas formas de

participaci6n social" (39).

Durante los noventa, las oeneges peruanas han Ilevado esta preocupaci6n (disgregaci6n de

la ideologia y la praxis en el campo laboral) a los encuentros feministas latinoamericanos46,

han encontrado tribune y coincidido con otras instituciones ocupadas de la misma problemitica.

Es decir, se trata de una preocupaci6n general, ya sea que la llamemos "identidad hibrida" o

"diversidad entire mujeres", "pluriculturalidad"' o "identidad". Segun Barrig, en el IV Encuentro

Feminista Latinoamericano y del Caribe (El Salvador, 1993), "se evidenciaron islotes de

descontento entire las feministas involucradas" (3) que se retomaron el siguiente afio en el Foro

del Mar del Plata. Del mismo modo, cuenta Vargas que, en el encuentro de 1994, ella y Raquel

Olea abrieron la mesa cuestionando su posici6n de feministas dentro del context de las

Naciones Unidas, ya que el encuentro tenia como prop6sito definir las estrategias del feminismo


46 El Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe se organiz6 en 1981.









latinoamericano frente a las estrategias que se presentasen en la IV Conferencia Mundial de la

Mujer (Beijin 1996).

Segun Barrig, en este foro "prevaleci6 un 'clima movimientista'" (9), es decir que el foro

se convirti6 en un encuentro de muj eres latinoamericanas con planes y propuestas diferentes para

ser expuestas y, posiblemente, resueltas mas no en una reuni6n para concretar lo que ya se habia

logrado hasta ese memento en cada una de las regions latinoamericanas. El acuerdo final de este

encuentro se resumi6 en dos puntos: primero, general un process de movilizaci6n y reflexi6n

sobre el movimiento de muj eres de la regi6n, que recupere la experiencia y conocimiento

acumulados por este movimiento en los ultimos veinte afios. Y segundo; elaborar propuestas que

se expresen en la capacidad de negociaci6n con los gobiernos de la regi6n (Barrig 9), mismas

que fueron Ilevadas a la Conferencia de la Muj er en Beijin con la esperanza de ser atendidas.

A diferencia de Barrig, Sonia Alvarez anota que el process de Beijin induj o a las

activistas--casi siempre por la iniciativa o baj o la direcci6n de las oeneges feministas--a forj ar

nuevas coaliciones locales, nacionales, regionales y mundiales. En el process se reforz6 la

creciente tendencia a transformar los tan informales vinculos que se establecieron en la decada

de los ochenta mediante numerosos encuentros locales y regionales, en las redes o

"articulaciones" mas formales y estructuradas de los noventa (150). Debido al sin numero de

conferencias mundiales que tuvieron lugar en la decada de los noventa, la participaci6n de las

oeneges se intensific6, convirtiendose en las asesoras de la ECLAC en el process del encuentro

de Beijin. Alvarez apunta que el exito de las oeneges se debe a su profesionalismo:

the appearance of various text elements in your document, such as headings, captions, and body

text. When you apply a style to a paragraph or word, you can apply a whole group of character or

paragraph formats or both in one simple operation. When you want to change the formatting of










all the text of a particular element at once, you just change the style that's applied to that element.

Styles make formatting your document easier. Additionally, they serve as building blocks for

outlines and tables of contents.

Estas cuentan con personal professional especializado y asalariado que se dedican a la
planeaci6n estrategica [para elaborar 'informes' o 'proyectos' que tienen por objeto influir
en las political putblicas y/o proporcionar consej os o 'asesorar' al movimiento de muj eres,
asi como diversos servicios a las mujeres de bajos recursos. (Alvarez 148)

Segun esta autora, las oeneges fueron, en el process de la ONU, las que obtuvieron

"cuantiosos fondos del extranj ero" (149). De alli que se hacen cargo de definir la agenda del

movimiento general de muj eres, organizer las coordinaciones y redes previas a la CCMM que

posteriormente se described para el encuentro de Beijin (149). En el Peru, segun Francesca

Denegri, desde la literature y las artes plasticas hasta la historic, las ciencias sociales, y los

medios en nuestro pais, las mujeres se han constituido en un grupo creador importante47

En "Las busquedas y los nuevos derroteros feministas en su transito al nuevo milenio", la

sociCbloga Vargas apunta que "la experiencia de participaci6n regional alrededor de la

Conferencia de la Muj er en Beijin fue una de las mas fuertes porque se desarroll6 en un process

de disputea contestataria' entire las vertientes de la sociedad civil global y las vertientes de los

espacios oficiales transnacionales" (213), lo que dificult6 influenciar en los contenidos de la

Plataforma para la Acci6n con propuestas feministas (214).

Cinco afios mas tarde, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, las feministas

extienden un document titulado "Declaraci6n Politica". En el dej an sentado que ninguna de las

propuestas de la Plataforma de Acci6n elaboradas en Beijin se habian ej ecutado en su totalidad.

En este document se denuncia tanto el desinteres de los gobiernos por resolver los problems de

las mujeres como la decepci6n de las feministas: "iSe puede Ilamar 'buenas' a las tardes, a las


47 V~ase el articulo de Denegri titulado "Mujeres".










noches, a los dias, en que los gobiernos se hacen los sordos a los compromises que nosotras

asumimos y ustedes no respetaron?" (254).

En ese sentido, las oeneges, durante los noventa, no s6lo cumplieron el papel de celadoras

de la seguridad de las muj eres afectadas por el terrorism y las political putblicas impuestas por

el Estado, sino tambien desempefiaron el papel de cuestionadoras sobre los temas relacionados

con el cuerpo sancionado por la crisis y la cuesti6n femenina frente a los cambios sociales. Esta

preocupaci6n por el individuo muj er se extiende a otros campos institucionalizados como son los

organismos internacionales, la academia y la cultural. Los feminismos durante los noventa

modificaron, diversificaron y complejizaron sus estrategias como tambien ganaron en presencia

y visibilidad en nuevos espacios tanto en lo national como en lo internacional, logrando

subvertir los c6digos discursivos hacia lo privado y la intimidad.

A pesar de que la tarea de las vertientes feministas latinoamericanas (la de recuperar

espacios para las muj eres) no es asumida por los gobiernos en su totalidad, se han ido ganando

espacios durante las ultimas decadas. Los feminismos, a lo largo de los noventa, atravesaron un

period de "transici6n" para lograr nuevas formas de existencia, mismas que comenzaron a

expresarse en diferentes espacios y con diferentes dinamicas como la fuerte presencia de las

oeneges. Una primera aproximaci6n se dio tanto en relaci6n a las concepciones de autonomia

que asumieron como en relaci6n a los espacios desde donde desplegaron sus estrategias

femini stas.

Segun Vargas, algunas perfilan su discurso con relaci6n a los diferentes espacios que

privilegian: desde la sociedad civil, desde la interacci6n con los estados, desde su participaci6n

en otros espacios politicos o movimientos, desde la academia y desde la cultural, desde los

niveles local, national, regional o global (228). Es decir que al producirse en los afios noventa










una diversificaci6n de los feminismos, se fortalece la revitalizaci6n de los feminismos desde sus

diferentes campos de ejecuci6n, incluyendo el campo de las letras, especificamente en la

literature tanto en el trabaj o critic como en el ej ercicio portico.

Lo que se observ6 antes de los noventa fue un aplazamiento de las propuestas de los

movimientos de muj eres por el Estado como una menos valoraci6n de la producci6n creative de

las escritoras por el espacio letrado. Si bien el Estado, creado en el siglo XVI como una nueva

forma de poder politico, se ocupa de los intereses de una clase o de un grupo de ciudadanos

escogidos (Foucault 42), es una fuerza de poder globalizante y totalizadora que ha conseguido

subjetivizar a las muj eres y convertirlas en el genero debil. Pero no es por estas razones que los

movimientos de muj eres en el Peru "[focalizan] su lucha de cara al Estado (no s610 gobierno sino

tambien gobiernos locales y recursos institucionales como reconocimientos legales)" (Silva

Santisteban), sino que uno de los primeros pasos para tener acceso a esta estructura political es la

institucionalizaci6n, aunque Silva Santisteban en su ensayo "Feminismos peruanos del Peru"

crea que la soluci6n est8 en la recuperaci6n de "espacios olvidados como el de los simbolos y la

provocaci6n", en este studio se postula que esa es la meta a largo plazo.

En esta investigaci6n se sugiere que los movimientos de muj eres para construir un espacio

"entre-mujeres" (Maria-Milagors Rivera) tienen primero que conseguir una manera de entablar

didlogo con el Estado y luego sugerir a ellas mismas una resignificaci6n del imaginario

simb61ico a la manera de Rivera:

Cuando hago political de lo simb61ico, me ocupo de cambiar, no tanto la realidad, como mi
relaci6n con la realidad; porque es el cambio de mi relaci6n con la realidad 10 que me
cambia inmediatamente la vida y lo que, despues, ir8 cambiando la realidad en lo que vaya
siendo possible cambiarla. Cambiar mi relaci6n con la realidad es una mediaci6n political
exquisite, mis propia de la experiencia hist6rica de las muj eres que de la de los hombres.
Un ej emplo es la resistencia de muchas muj eres a denunciar en el sistema judicial la
violaci6n contra ellas. (32)










Esta estrategia complementaria todos los pasos avanzados por los movimientos de muj eres,

pareceria que es el mismo camino que propone Rivera porque las luchas de los movimientos por

visibilizar dignamente la esfera de la intimidad y resolver los problems de violencia sexual,

violencia domestica, salud reproductive, control de natalidad, sugieren una busqueda de un

posicionamiento del espacio social para renombrarlo y alli estaria lo que Rivera califica como

"cambiar mi relaci6n con la realidad" (65).

Estas nociones de "cambiar mi relaci6n con la realidad" de Rivera no se alejan much de

las de Foucault cuando se reflere en la revista Plural a los series humans sometidos a formas de

poder que se relacionan con el Estado. El pensador se pregunta por la existencia y la importancia

del suj eto en un determinado espacio temporal, "iquienes somos en este memento precise de la

historic?" (34). Tambien responded a su pregunta, sefialando que la existencia del sujeto supone

un analisis "analizar al mismo tiempo a nosotros y a nuestra situacion present" (34)

Segun este fil6sofo, debemos imaginar y construir lo que podriamos ser para

desembarazarnos de esta doublee presi6n" political que es la individualizaci6n y la totalizaci6n

simultaneas de las estructuras del poder modern (34). Dentro de esta gramatica, "imaginar y

construir lo que podriamos ser" (34) se complement a la noci6n de Rivera "cambiar mi relaci6n

con la realidad". Finalmente en que se convierten estas luchas de los movimientos de muj eres

sino en la busqueda de un "otro lugar", un campo intellectual s61o para muj eres como es la

propuesta de Toril Moi cuando se apropia de Bourdieu para entender el campo social donde se

mueve el feminismo. En otras palabras, un terreno propio, un espacio "entre-muj eres", una

recuperaci6n del imaginario simb61ico que se ha trabaj ado desde el campo artistic, en especial,

desde el de las letras.










La nueva cara de los feminismos, por el lado de los movimientos sociales de muj eres,

coincide con diferentes discursos que se han producido en el campo literario (textos escritos por

muj eres) durante las ultimas decadas del siglo XX. Se afirmaria que tanto desde el lado de los

movimientos como del de los espacios intelectuales de muj eres (creaci6n y critical) se esta

produciendo, en estas ultimas decadas, un dialogo que permit fortifiear las redes de resistencia

de las que trata Foucault. Estas redes de resistencia atraviesan los aparatos y las instituciones de

poder sin localizarse exactamente en ellos. Para este HIl6sofo, la formaci6n del nucleo de los

puntos de resistencia "surca las estrategias sociales y las unidades individuals. Y es sin duda la

codifieaci6n estrategica de esos puntos de resistencia lo que torna possible una revoluci6n"

(2000).

El autor la llama revoluci6n, pero para los requisites que este trabajo exige seria una

"recuperaci6n" (Luisa Muraro 5) de un espacio que tambien le pertenece a las mujeres. Un

"ajuste de cuentas" (Maria-Milagros Rivera 33) que dentro del espacio letrado ya se habia

exhibido desde el siglo XIX en autoras como Mercedes Cabello de Carbonera, quien escribi6 en

1974 los ensayos "La influencia de la muj er en la civilizaci6n" y "Necesidad de una industrial

para la muj er". Otra intellectual que tambien public ensayos relacionados a la recuperaci6n de

un espacio (a la problematica laboral femenina y a la necesidad de considerar a las muj eres como

suj etos productivos fuera del espacio privado) fue Teresa Gonzalez de Fanny, su articulo

"Trabaj o para la muj er" (1874) pudo ser publicado en La Alborada gracias a Juana Manuela

Gorriti, en ese memento, director de la revista48






48En "Las otras voces del XIX. Mujeres Intelectuales" se relata la evoluci6n de la escritura de mujer del siglo (XIX)
en el periodismo.










Mujeres: grandes estrategas

Aunque en El abanico v la cinarrera (1996) de Francesca Denegri, la autora sefiale que los

personal es femeninos de las novelas de estas autoras suelen ser agents pasivos que respetan el

orden social establecido, estas mujeres ilustradas, como sujetos sociales, reclaman en sus textos

periodisticos el derecho al trabajo y a la igualdad de salario por sexo:

La political de incorporar a las muj eres al sistema educative, tal y como lo hiciese el
Partido Civil, explica parcialmente el desarrollo de un discurso feminist en el Perd
durante la segunda mitad del siglo diecinueve. Sin embargo, el reconocimiento putblico y el
exito official que habrian de tener las novelas escritas por muj eres en la decada de 1880 no
se debia a la novedad de un discurso feminist que exigia la incorporaci6n de la muj er a la
poblaci6n econ6micamente active. En realidad, el lenguaj e reformista de los articulos de
Cabello y Gonzalez aparece bastante diluido en su narrative. En sus novelas no se explore
la idea de una muj er trabaj adora modern, capaz de liberarse de la opresi6n de un
matrimonio imperioso. Sus heroinas se mueven, mas bien, en un mundo de opulencia
domestica, lejos de cualquier esfuerzo por acceder a una vida econ6mica independiente.
(132)

Si algun credito les da esta ensayista literaria a las muj eres ilustradas del siglo XIX es el de

ser unas buenas negociadoras. En su articulo "Muj eres", publicado en el afio 2000, anota que en

el Perd, "las muj eres nos distinguimos por esa gran capacidad de negociar y de utilizar a nuestro

favor situaciones adversas. Somos, creo, grandes estrategas" (Denegri 35), refiriendose a la

conciente posici6n de la escritora dentro del espacio letrado. Para Denegri, la estrategia de estas

muj eres intelectuales fue la de "influir y conciliar", o "ceder, no imponerse que se lee en la

consigna propuesta por Mercedes Cabello.

En su ensayo "Muj eres ilustradas" (1996), Carmen Olle anota que si en El abanico v la

cinarrera Denegri hurga en el corpus es para explicar el exito que las escritoras del XIX tuvieron

entire sus contemporaneos. Olle resalta que el exito de las novelas no se debe a "la novedad de un

discurso feminist que exigia la incorporaci6n de la muj er en la poblaci6n econ6micamente

active" (82) sino a la visi6n liberal de una modernidad national que tenia como postulado central

el desarrollo de una cultural blanca, europea y cristiana, y que estaba permeado por una noci6n de










superioridad clasista y racial que superaba todo esfuerzo por explorer la sociedad bajo una nueva

luz feminist.

Las escritoras ilustradas de finales del siglo XIX aprendieron bien las reglas del juego del

campo intellectual limefio, conocieron su "habitus" y legitimaron su escritura dentro del discurso

de aquel espacio social. Para Denegri, cita Olle:

El discurso liberal de la modernizaci6n, que exigia la exclusi6n de lo racialmente
heterogeneo en nombre del progress y la civilizaci6n, desat6 el miedo a la
contaminaci6nn-antes reprimido o no expresado-de la muj er blanca. (82)

Segun Olle, el libro de Denegri sienta las bases para comprender el significado que tiene

para el Peru actual la visi6n del mundo de las elites modernizantes en el siglo XIX (81).

La primera mitad del siglo XX tambien present otras voces de muj eres intelectuales que

reclaman desde el espacio letrado una imagen diferente para la muj er; entire ellas se encuentran

Magda Portal cuyo ensayo "Hacia la muj er nueva" (1933) replante6 la visi6n virreinal de la

muj er que aun se utilizaba en la decada de los 30; treinta afios mas tarde, Sebastian Salazar

Bondy retomaria las propuestas de Portal en Lima la horrible (1964). Dora Mayer, otra

intellectual que sugiri6 en El desarrollo de las ideas de avanzada en el Peru (1934) la

participaci6n de la muj er en los espacios putblicos. Tambien Catalina Recavarren en su ensayo

"Flora Tristan: la muj er mesianica" (1942) y Flora Tristan en su ensayo "La precursora" (1944)

removieron el terreno literario con las nuevas ideas sobre la muj er en la sociedad peruana.

La lista de muj eres intelectuales que retoman el tema de la participaci6n de la muj er en los

espacios putblicos se extiende en el espacio letrado y se asientan, una vez mas, en el terreno de la

poesia como se puede leer en los textos de Blanca Varela, "Va Eva" "animal de sal / si vuelves la

cabeza / en tu cuerpo / te convertiras / y tendras nombre / y la palabra / reptando / sera tu huella"

(163) y de Carmen Olle, "Tener 30 afios no cambia nada" "Tengo 30 afios (la edad del stress). /

Mi vagina se Ilena de hongos como consecuencia del / primer parto" (7) como tambien en










"Hardcore", de Rocio Silva Santisteban: "Desde aqui puedo decir: / Estoy lamiendo tus nalgas

con desenfreno // Entonces te volteo / Y continuo / Lamiendo / Con desenfreno" (22).

En los poemas de estas tres poetas sino se lee un discurso relacionado a la recuperaci6n de

un discurso del cuerpo femenino subj etivizado por la cultural masculina, se lee un discurso

relacionado a la posesi6n del cuerpo masculine como obj eto de placer. Si bien es cierto que se

produce una subj etivizaci6n del cuerpo masculine en algunos textos escritos por muj eres, esta se

produce como respuesta a los estereotipos que se le ha dado a la muj er desde la cultural

masculina, en especial, desde dentro de la literature. En ese sentido, el "decir" se convierte en un

arte y asi la recuperaci6n del discurso de reposici6n de la muj er en el espacio putblico y en el

mismo terreno literario es cuestionado con herramientas feministas como se vera en el capitulo

siguiente. Estas herramientas critics se prestaron de diferentes campos del conocimiento no solo

local sino tambien europeo occidental.

Es decir que desde el lado de la creaci6n poetica se produce una revitalizaci6n de los

discursos feministas internacionales porque las poetas decide no s610 "decir" desde el texto

portico sobre la cuesti6n de genero y el "suj eto" (Foucault) sino tambien desde el texto critic.

Si se revisa cronol6gicamente la diversidad de critical sobre la escritura de muj er, se encontrara

que la mayoria de los ensayos de critical feminist peruana han sido escritos a partir de los

noventa y por poetas o narradoras. A la vez, es un espacio cronol6gico que muestra un dialogo

entire los discursos de las vertientes feministas internacionales y los de la critical feminist

literaria. Este dialogo no se habia dado durante los ochenta en el Peru desde el lado de la critical,

pero si--como una continuaci6n--desde el ejercicio portico como lo muestra el poema "Damas

al domin6" (46) de Carmen Olle.










En este poema, la autora retoma a dos personal es femeninos occidentales: uno literario,

Miss Zilphia Gant, y otro real, Elizabeth Bathory, (este ultimo se convierte mas tarde en

personal e literario). Por un lado las retoma para hacer una relectura--desde su posici6n de

muj er-de los m6viles que Ilevaron a cada una a cometer asesinatos, y por otro lado, para

despues definir su estetica (la de Olle) dentro de la de ambos personal es. Otro poema que con

ironia circunscribe la invisibilizaci6n de la escritura de muj er dentro de las letras peruanas es

"Fragmento de otra carta a Sor Filotea de la Cruz (Extraviado adrede por la propia Sor Juana)"

(77-78), de Rocio Silva. En el, la autora recalca que la busqueda de un reconocimiento de ella

como escritora dentro del terreno literario es una tarea larga y penosa: "yo solo evoco la miseria

de mis propias ansias de buscar" (77), se lee en el poema publicado en Ese oficio no me nusta

(1987).

Como se observa, las preocupaciones de las escritoras que ocupan esta investigaci6n tienen

que ver con el orden simb61ico de la muj er dentro de la sociedad. Es decir que-en un primer

plano--no estan cuestionando la situaci6n de la muj er obrera (de las minas o de los barrios

populares) con respect a su posici6n de muj eres doblemente oprimidas (por los esposos y por el

sistema). Esta situaci6n de la muj er ha sido directamente tratada por otras instituciones tanto

gubernamentales como no gubernamentales a la manor con los movimientos de muj eres en el

Peru. Si bien las escritoras de este studio no trabajan directamente estos temas dentro de sus

poeticas, lo hacen como muj eres activists (Carmen Olle y Rocio Silva trabaj an para DEMUS).

El caso de Crisblogo seria particular porque su poetica apunta hacia una estetica

regionalista donde el tema de la violencia de la muj er es tratado en su amplitud. Ella pues seria la

unica de mis poetas que extiende el tema dentro de su poesia, y que a mi parecer tiene que ver

con su genealogia familiar. Ademas, Cris6logo vivi6 en uno de los barrios populares que se










opuso a la lucha entire Sendero Luminoso y el Estado y donde Maria Elena Moyano fue una lider

activist para el comity vecinal en el sentido que organiz6 a los comites de los nuevos barrios

populares limefios en la lucha contra Sendero Luminoso.

Es decir que la preocupaci6n sobre la situaci6n de la mujer no deviene de sus experiencias

como muj eres de clase obrera, sino como muj eres que pueden movilizarse dentro de diferentes

esferas por su condici6n de clase media, condici6n que les permit hablar (decir) por los otros y

por ellas mismas. Subrayo estas caracteristicas de las poetas de mi studio para que se entienda

por que en esta investigaci6n se emplean nociones de Bourdieu y Foucault para definir tanto a

los suj etos, protagonistas de la historic de los ochenta y noventa en el Peru, como a la sociedad

limefia; y por que tambien se recurre a ensayos y studios critics no s610 de te6ricas feministas

latinoamericanas (incluyendo a las chicanas) sino tambien de anglosaj onas y europeas para

construir un marco te6rico que ayude a entender los feminismos latinoamericanos y

especifieamente, los peruanos.

Si bien es cierto que las teorias feministas europeas y anglosajonas corren el riesgo de

construirse como teoria exclusive paralela a la estructura patriarcal, que sus suj etos de studio

son las mujeres blancas y que sus intereses estan mas relacionados a la cuesti6n de la sexualidad

(Saldivar-Hull 206), son tiles porque ofrecen un process que es distinto al latinoamericano,

pero que tiene nudos en comun. En el caso de este studio tienen otro Ein, sus analogias sirven

aprender de su historic, de sus metodos y de sus teorias para luego edificar con todo ello una(s)

metodologia(s) que responda(n) a las condiciones tanto contextuales como culturales de los

paises latinoamericanos, condiciones que presentan una historic diferente.

Por un lado, los contextos sociales europeos y anglosajones son diferentes al context

social latinoamericano y, en particular, al context social de la muj er latinoamericana. Estas










diferencias se dan en varies sentidos; uno de ellos es a traves del papel social que ambos

continents (el europeo y el anglosaj 6n) han tenido en la historic de la humanidad: de

dominaci6n y de regulaci6n (establecer la regla). Asi la cultural dominant se ha infiltrado en la

de nuestros paises latinoamericanos produciendo una distorsi6n del conocimiento en los

intelectuales de nuestro continents. Dentro de la normativa impuesta por la cultural masculina

(europea y anglosaj ona), la mujer se convierte en un ser que pertenece a la Naturaleza (Guerra-

Cunningham), colocandola dentro de los "suj etos" que no pueden "decir". Toda esa estructura

occidental se traslada a la nuestra para imitar en vez de crear nuevas formas de producci6n

intellectual y de dialogo entire los intelectuales de los diferentes continents. Y por otro lado, a

esta invisibilizaci6n de las muj eres latinoamericanas dentro de la cultural masculina se le suma la

condici6n etnica (lo no blanco), entonces la discusi6n presentaria otro rostro, la que sefiala la

critical Castro-Klaren como doublee negatividad" (43).

Estas preocupaciones tambien se encuentran en escritoras de otra latitud como Cherrie

Moraga y Gloria Anzaldua, quienes cuestionan, en sus textos literarios y critics, los intereses

del feminismo blanco "white feminism" porque en su tarea de edificar un espacio para las

muj eres estan construyendo una estructura de poder paralela a la estructura del poder patriarcal.

Sonia Saldivar-Hull apunta en su ensayo "Feminism on the Border: From Gender Politics to

Geopolitics", escrito en 1991, las diferencias entire los feminismos europeos y anglosajones con

respect al feminismo chicano "feminism on the border" o "bridge feminism". Segun la critical,

el feminismo chicano no puede dialogar con el "eurocentrico" porque no tienen histories

comunes (206), pero si puede dialogar con el feminismo de Latinoamerica, mismo que halla en

sus lectures a textos como Cuentos: Stories by Latinas (1983) y This Bridne Called my Back

(1983). Esta autora reconoce las diferencias entire el feminismo blanco y el de color cuando









busca definir el "feminismo chicano" o "feminismo de la frontera", "[b]ut what is 'border

feminism,' which I have begun to use to specify as a type of Chicana feminism? Is it a new

discursive practice or methodology that would legitimize the specificity of

Chicana/black/lesbian. ..feminisms in Moi's eyes? Or is it simply a rearticulation of Anglo-

American feminism with the added twist of color consciousness?"(210).

Las preguntas que la autora se hace le permiten proponer un "feminismo de la frontera" sin

limits geopoliticos. En ese sentido; la frontera se entiende como una noci6n ideol6gica y no

como una geografica: "Chicana feminism challenges boundaries defined by the hegemony", y

luego anota que "it is through our affiliation with the struggles of other Third World people that

we find our theories and our methods" (220). La preocupaci6n que surge a partir de sus

indagaciones es si la autora advierte que hay un peligro en afiliarse a otras luchas similares a las

del "feminismo de la frontera", en el sentido que el feminismo de la Chicana puede

"homogeneizar" estas luchas sociales, sin ver sus particularidades, e interpretarlas err6neamente,

en especial las de Latinoamerica.

Esta inquietud aparece cuando Saldivar-Hull se refiere a las luchas que se dan en los paises

en desarrollo a partir de las observaciones que hizo Domitila Barrios de Chungara a las

feministas latinoamericanas en la Conferencia Mundial del Afio Internacional de la Muj er en

1975. Saldivar-Hull piensa en Barrios de Chungara para anotar estas luchas de clase y de poder

que se dan en America Latina, el unico problema que podria germinar es que no se puede pensar

desde un hecho hist6ricamente alej ado (1975).

Lo que se intent decir es que despues de la caida del muro de Berlin, la desaparici6n del

socialismo ruso, la unificaci6n econ6mica del este de Europa, el debilitamiento de poder castrista

de la actual Cuba, el neoliberalismo y la globalizaci6n, el panorama politico, econ6mico y social










de Latinoamerica ha cambiado enormemente. Estos factors cambiaron las relaciones

econ6micas y political entire el norte y el sur americanos. Asi se observa ahora que en el sur se

consume la cultural occidental a traves de los medios de comunicaci6n masivos, de la "internet" y

de las metodologias de ensefianza en las universidades modernas de los paises latinoamericanos.

Aquellos ideales revolucionarios que se dieron en los sesenta, los setenta y hasta en los ochenta,

quedaron como parte del mito latinoamericano, de lo que se estuvo a punto de alcanzar, pero que

no se logr6: la independencia econ6mica y tambien la ideol6gica.

En ese sentido, esta investigaci6n propone que es vital utilizar los studios te6ricos y las

metodologias europeas y anglosaj onas en nuestros studios porque la informaci6n que se pueden

obtener de ellos, permiten dominar el conocimiento europeo y anglosaj 6n, interpreter las

realidades sociales que incumbent (realidades que se conocen de antemano) y, luego, construir

una metodologia apropiada. Con esta premisa no se quiere decir que se discrepa con las

propuestas de Saldivar-Hull, al contrario, en esta disertaci6n, tambien se utiliza material no

official como introducciones a antologias no reconocidas por la normativa, articulos y ensayos

tanto de las poetas de interns como de la critical literaria feminist publicados en revistas fuera

del "main street" o en peri6dicos de corta existencia. Desde aqui se celebra la propuesta de

Saldivar-Hull y me uno a ella, pero tampoco se quiere descartar que la formaci6n sobre los

studios feministas que se presentan en este studio, parten de todo lo escrito dentro de la

academia europea y anglosaj ona, y en el siguiente capitulo se informara al lector de la

interpretaci6n de esa critical desde mi posici6n como escritora latinoamericana instalada en la

academia norteamericana.









CAPITULO 3
AUSENCIA DE LAS ESCRITORAS Y LA GENESIS DEL PENSAMIENTO DE GENERO
LATINOAMERICANO: TEXTUALIZACION DE UN DEBATE EN LA POESIA DE
BLANCA VARELA Y CARMEN OLLE

Introducci6n

El occidente ha dado talents como la Wolf
cuya amistad con la Ocampo hizo decir a esta
yo como toda subdesarrollada
tengo el habito de escribir.
(Carmen Olle)

A diferencia del capitulo anterior, donde se explica la violencia de los hechos hist6ricos

que se dieron tanto en el espacio fisico como en el campo de la literature peruana, en este

capitulo se tratara de mostrar por un lado las tacticas y las fC~rmulas que la critical normativa

continue utilizando en el Peru para menospreciar la producci6n intellectual femenina, o sea una

expresi6n de la violencia simb61ica. Y, por otro lado, interest revelar el nacimiento de una

conciencia feminist en las intelectuales peruanas. Si bien este despertar forma parte de un

process hist6rico largo (desde la educaci6n de la mujer hasta la institucionalizaci6n de sus

organizaciones), en el orden social no se produce ningun cambio dramatico sino hasta afios

recientes, como lo sugiere la ensayista Sara Castro-Klaren en "Women, Self, and Writing"

(1991). Castro-Klaren anota que los actos de la muj er en el mundo han pasado de la ausencia o

de la negaci6n a la consistencia y definici6n y en este process la "otredad" es un termino que ya

no puede usarse cuando se hace referencia a la literature de muj er (30). Sin embargo, en el Peru

las escritoras todavia tienen que desafiar las declaraciones de algunos critics de revistas

literarias, como lo demuestran los comentarios recientes de Mirko Lauer, Alberto Valdivia y Jose

Carlos Yrigoyen.

Como se explic6 en el capitulo anterior, el origen del activismo intellectual de la muj er en

las ultimas decadas radica en la intervenci6n en el orden social por algunas organizaciones de










muj eres como las intervenciones de las oeneges Por un lado, la participaci6n active en el

espacio fisico de las oeneges y las organizaciones de mujeres dio paso (mediante su praxis y,

luego, a traves de sus teorias feministas) al desarrollo de una subj etividad femenina que mediante

un process largo ha sido recuperada por las escritoras peruanas. Y, por otro lado, a traves de sus

teorias feministas, las oeneges permitieron el nacimiento de un dialogo entire los discursos de las

muj eres peruanas y las muj eres europeas y anglo-americanas, permitiendo desarrollar un

activismo intellectual que sobrepasa aquella violencia entendida como simb61ica que reciben las

intelectuales de sus pares masculinos.

Estos dos logros se ven incorporados en los textos de las poetas de esta disertaci6n. En sus

poemas, ensayos y entrevistas se produce un dialogo con los debates sobre genero y, de alli, el

interns de esta disertaci6n en dar una visi6n complete de los discursos feministas que se

desarrollaron durante los ochenta y noventa en Latinoamerica. Este capitulo, por lo tanto, se

concentrara en el pensamiento critic latinoamericano de escritoras y ensayistas como Carmen

Olle, Rocio Silva Santisteban, Maruj a Barrig, Narda Enriquez, Ester Castafieda, Lucia Guerra-

Cunningham, Silvia Bermutdez, Charo Nufiez, Ana Maria Gazzolo, Francesca Denegri, Susana

Reisz, Nelly Richard, Marta Traba, Sara Castro-Klaren, Sylvia Molloy y Beatriz Sarlo y en el de

latinoamericanistas como Francine Massielo y Jean Franco cuya gran parte de sus ensayos y

studios se ha concentrado en la revisi6n de la producci6n literaria de muj eres en America Latina

y Peru y su relaci6n con la critical conventional.

Los logros de las instituciones feministas (apertura de nuevos espacios para las muj eres)

durante los afios ochenta y noventa han permitido en las ultimas decadas promover la presencia



SLas oeneges en el Peru se convierten en instituciones para intelectuales entregadas a la investigaci6n. Es en estas
instituciones que se construye un pensamiento feminist que luego se Ileva a la acci6n. Sus propuestas son atendidas
por escritoras, y algunas de ellas las utilizan en el texto po~tico.










de una critical literaria feminist. Si bien es cierto que en un inicio la participaci6n active de las

muj eres dentro y fuera de las oeneges busc6 resolver los problems domesticos de estas, mas

tarde construy6 un cuerpo critic no s610 dentro de las ciencias sociales sino tambien en otros

campos intelectuales, entire ellos, el de la literature. Como todo process, el de la literature

require suma atenci6n porque es uno que se ha dado a la par de la historic del hombre, pero que

no se ha considerado dentro de la historic de la humanidad sino a mediados del ultimo siglo.

Incluso hoy en dia, las muj eres continuan "conquistando espacios" como apunta Beatriz Sarlo en

"Women, History, and Ideology" (1991). Segun la critical, a inicios del siglo XX, la educaci6n

tuvo un fuerte impact en las muj eres porque no s610 las benefici6 a ellas--como sucedi6 en el

caso de los hombres--sino tambien a las/os nifias/os como futures representantes de la sociedad.

Para Sarlo, la educaci6n es uno de los temas centrales del discurso feminist relacionado a los

espacios putblico y privado en el siglo XX: ..as in the case of men in the nineteenth century

(politicians, ideologues, writers), women at the beginning of the twentieth century produced a

program of affirmative action on women's rights to education, based on reasons that usually

pointed to the common good" (232-33).

Sarlo anota que las intelectuales tuvieron que aprender "a form of reasoning, the strategies

of demonstration, the logic and the rhetoric of argumentation" (243) para ser aceptadas dentro

del sistema patriarcal politico e ideol6gico. Segun la autora, a inicios del siglo XX, las

intelectuales podian ensefiar y escribir sobre temas relacionados a la ensefianza y a los sistemas

educativos, pero no temas concernientes a la vida political dentro de la cultural masculina. En ese

sentido, las intelectuales aprendieron tacticas que les permitieron ingresar dentro del orden social

desde el lado de la escritura. Entre estas, el genero autobiografico sirvi6 como instrumento de

debate ideol6gico y como propaganda political (Sarlo 244). En ese sentido, las escritoras son










grandes estrategas porque se han convertido en productoras de la cultural, como lo muestran los

articulos que escriben sobre el tema de la mujer (Clorinda Matto y Mercedes Cabello, Magda

Portal y Cecilia Bustamante) y, desde el lado de la creaci6n, textos en los que se comienza a

inscribir pasaj es de muj eres (Carmen Olle y Rocio Silva). Sin embargo, en el Per6 no es sino en

los noventa (con la presencia de los movimientos de muj eres y la institucionalizaci6n de la

critical literaria feminist latinoamericana) que la cuesti6n de la escritura de la muj er se traduce

en una fuerte presencia. En otras palabras, hasta mediados de los ochenta hay una ausencia de la

escritura de muj er en las compilaciones y prueba de ello es la muestra de las antologias que se

trabajan en este capitulo.

Antologias peruanas que incluyen textos porticos de mujeres

En el Perd, hablar tanto de sociedad periferica como de exclusi6n puede parecer

exagerado, pero, como bien sefiala la critical Esther Castafieda, la poesia escrita por muj eres fue,

por much tiempo "ignorada y subestimada por la critical conventional" (ii). Para Castafieda, la

unica manera de evitar esa invisibilizaci6n es la participaci6n en antologias (iii); pero esto

tampoco es sencillo, pues, en una primera mirada sobre las antologias publicadas se advierte--

por lo menos en una veintena de ellas--la poca presencia, cuando no ausencia, de poesia escrita

por muj eres. Esta exclusi6n obedece a lo que la critical conventional denomina "falta de calidad

estetica" (iii); pero, segun la ensayista, se debe mas bien a que la critical conventional no acepta

la posibilidad de que sus criterios de selecci6n esten errados y basados, por un lado, en "gustos y

prejuicios del medio social" y por otro, en el ej ercicio de un "sexismo en los circulos literarios"

(iii)2




2 V~ase la introducci6n de Catafieda en la antologia editada por Cecilia Barcellos de Zarria y Beatriz Hart de
Fern~ndez.










Lo cierto es que no es sino hasta los afios ochenta cuando se observa una radical

renovaci6n en el horizonte patriarcal de la literature peruana, la cual responded a situaciones

sociales especificas como la proliferaci6n de grupos feministas aut6nomos3. Durante esta

decada, ensayos sobre la literature latinoamericana como los de Lucia Guerra-Cunningham,

Percas de Ponseti y Beth Miller inician un didlogo que rescata narrativas y poeticas de escritoras

del siglo XIX. Gracias a este, muchas escritoras latinoamericanas ingresan al debate en torno a

la escritura de muj er, y reconocen, en algunas de ellas, valiosos aportes para la literature

latinoamericana.

El desarrollo sobre studios de genero avanz6 ripidamente, permitiendo a las nuevas

estudiosas trabajar sobre poetas contemporineas. Es en ese marco que Silvia Bermutdez dedica

una parte de su studio a la literature peruana escrita por mujeres durante los ochenta. Por un

lado, ella celebra la publicaci6n de la antologia de Roland Forgues y Marco Martos, La escritura,

un acto de amor (1989), porque su aparici6n marca la inscripci6n official de las voces femeninas

en los archives de la literature peruana (302). Sin embargo, por otro, sefiala que dicha antologia

sufre de una cierta voluntad paternalista, en la media en que busca determinar negativamente el

espacio de la escritura femenina (303). Segun esta critical, el titulo de la antologia, La escritura,

un acto de amor, sesga la lectura porque induce al lector a juzgar el contenido a partir de la

supuesta naturalidad de las relaciones entire los concepts mujer-escritura-amor.

Es significativo tambien que, en los primeros p~rrafos del prblogo, Forgues y Martos

indiquen que, en la poesia de la sociedad patriarcal, "la muj er ha tenido desde siempre un lugar

aparentemente privilegiado: el de musa" (9). Se desprende de alli, que la significaci6n de la

muj er dentro del espacio letrado esta asociada con la funci6n de musa inspiradora, pero no

3 Castafieda se refiere principalmente a los centros Manuela Ramos y Flora Trist~n; aunque ya en 1973 existia una
pequefia organizaci6n de mujeres llamada 4ccion para la liberacion de la nutjer Peruana (ALIMUPER).










conlleva la posibilidad de que sea agent creador. Esta observaci6n se hace mas clara al final del

prblogo, cuando los autores afirman que "las musas han descendido del Olimpo y se han

mezclado con los hombres" (226). Indudablemente, esta posici6n es desventajosa porque

enmarca la poesia escrita por muj eres dentro de las coordenadas patriarcales muj er-cuerpo-

naturaleza y condiciona, no solo la lectura de los receptores, sino tambien la escritura de las

creadoras. Asi, en el caso de los receptores, se estereotipa a la muj er, y se genera la expectativa

de un cierto tipo de escritura que relaciona, invariablemente, el tema del amor con el del suj eto

amado y su cuerpo. Tambien condiciona la escritura de las creadoras y las empuj a a cumplir con

los programs que la critical conventional propone para que sean incluidas en una antologia.

Hablar de exclusi6n no parece, entonces, exagerado, sobre todo si tenemos en cuenta que,

en un recuento de las principles antologias y studios peruanos importantes, nos tropezamos con

un numero limitado de publicaciones que incluyen la producci6n de muj eres. La situaci6n se

agrava, si partimos del postulado de que la funci6n de las antologias es dar a conocer nuevas y

diferentes poeticas y, a partir de alli, esbozar la historic literaria. Este vacio se observa en

trabajos como la Antolonia de la poesia peruana (1965), de Alberto Escobar, y en la Antolonia

general de la poesia peruana (1957), de Alej andro Romualdo y Sebastian Salazar Bondy que,

bajo los criterios de "significaci6n hist6rica y estetica de los autores y sus obras, y repercusi6n

universal o national de ellos" (7), registran en su libro solo a tres poetas muj eres, y ello a pesar

de moverse en un marco tan amplio que se extiende desde la literature oral andina hasta la escrita

castellana. Los autores contemplan en su libro solo a Amarilis, que se ve como la unica muj er

representante de la poesia escrita durante la conquista y la colonia y a Blanca Varela y a Cecilia

Bustamante como representantes de la poesia escrita durante la reputblica hasta la actualidad. De

las dos ultimas, los compiladores no hacen ninguna menci6n en su introducci6n a la antologia.










Algo semej ante ocurre en la compilaci6n de Alberto Escobar, Antolonia de la poesia peruana,

donde la presencia de muj eres es igual de escasa. La recopilaci6n s6lo sefiala a cuatro autoras

dentro de una lista bastante larga de poetas hombres; me reflero a Blanca Varela (1926), Lola

Thorne (1931i), Cecilia Bustamante (1932) y Maria Emilia Cornej o (1940-1972)4. Ademas de las

dos com ilaciones sefialadas, tenemos la antolo ia Poesia 1963 de Javier Solo uren, que es la

que consigna la mayor cantidad de poetas muj eres de la primera mitad del siglo XX. La lista se

ensancha en este libro y se pueden leer los textos de Lola Thorne, Sarina Helfgott, Carmen Luz

Bejarano, Raquel Jodorowsky y tambien, de Cecilia Bustamante y Blanca Varela.

A pesar de estas grandes omisiones, la labor de estos intelectuales merece reconocimiento,

ya que despues de estas, la mayor parte de las nuevas antologias incluye unicamente poesia

escrita por hombres; esos son los casos de Vuelta a la otra margen (1970), de Mirko Lauer y

Abelardo Oquendo; Estos trece (1973), de Jose Miguel Oviedo; y la Antolonia de la poesia

peruana del sinlo XX: (afios 60/70) (1978), de Cesar Toro Montalvo, quienes ni siquiera

consideraron a Cecilia Bustamante, a pesar de que habia sido la primera poeta en ganar el Premio

Nacional de Poesia en 1965. En todo caso, lo questionable en relaci6n con las dos ultimas

antologias mencionadas es que tenian un precedent en la publicaci6n de Presencia de la mujer

peruana en la poesia (1971), libro editado por el Consej o Nacional de Muj eres del Peru

(CONAMUP) cuya intenci6n fue reunir nombres de escritoras desde la colonia hasta la reputblica

(reuni6 120 nombres) para demostrar la existencia de la escritura de mujer en el Peru. Si bien es

cierto que las compiladoras de la antologia no eran estudiosas reconocidas por la critical

conventional dentro de la literature, la antologia recogia un numero significativo de escritoras y

las registraba como poetas y no como "poetisas" o "musas". Sin embargo, este arduo trabajo no


4 En el caso de esta antologia, el autor hizo un buen trabajo al crear otras categories pare reunir a los poetas y no
limitarse a utilizar aquella innecesaria division por generaciones.










motiv6 ni a Oviedo ni a Toro Montalvo, y ambos se concentraron solamente en la poesia escrita

por hombres.

La exclusi6n total de la antologia del Consej o Nacional de Muj eres, Presencia de la muj er

poeruana en la poesia (1971), se confirm con la publicaci6n de La escritura, un acto de amor

(1989), por Roland Forgues y Marco Martos. Este hecho muestra el poder que tiene la palabra

del critic literario en la historiografia peruana pues La escritura... se convirti6 en la primera

antologia official de poesia de muj eres pese a los comentarios de sus compiladores donde primero

califican a las poetas de "musas de la poesia". Con respect a Carmen Olle, Forgues y Martos

sugieren que "es la poeta mas audaz y mas imputdica de los afios ochenta", y reconocen que su

originalidad deviene de su atrevimiento a escribir: "Olle es atrevida y por eso original" (7). Por

otro lado, a la poeta Maria Emilia Cornej o (recordada por los verses "soy la muchacha mala de la

historic"), la califican de "iniciadora de la nueva corriente de erotismo en el Peru" (6).

De hecho, antes de la publicaci6n de este libro, en los ochenta, los unicos en elaborar una

suerte de antolo ia de la poesia escrita oer mu 'eres fueron los editors de las revistas literarias La

casa de cart6n (1986) Lienzo (1988 Si bien ambas revistas reco en un buen numero de

autoras, sus esfuerzos por reunir y comprender la poesia escrita por muj eres no alcanzan el nivel

de representatividad que estos studios lograron en otros paises, donde ya habia surgido, dentro

de la critical literaria feminist, el debate sobre la escritura de muj er, la busqueda de un espacio

propio y las relaciones de poder que se presentan dentro y fuera del texto como lo muestran las

antologias The Borzon Antholony of Latin America Literatura (1977), Open to the Sun: A

Bilingual Antholony of Latin-American Women Poets (1979) y Woman Who Has Sprouted

Wins: Poems By Contemporary Latin American Poets (1987).










Posteriormente, a mediados de los noventa, se observa un cambio radical en el criterio de

selecci6n, y las antologias presentan tanto a escritores como a escritoras. Muestra de ello son los

trabajos de Jose Beltran Pefia, Antolonia de la poesia peruana: Generaci6n del 705 y el de

Miguel Angel Zapata y Jose Antonio Mazzotti, El bosque de los huesos: Antolonia de la nueva

poesia peruana 1963-1993, ambas publicadas en 1995. Este mismo afio y nuevamente con la

intenci6n de reunir la poesia escrita por muj eres durante todo el siglo XX, el Consej o Nacional

de Muj eres del Peru public Antolonia poetica: peruanas del sinlo XX. Esta segunda

contribuci6n del CONAMUP se convierte en un document que registra toda la poesia escrita

por aquellas muj eres que participaron en actividades culturales y publicaron en revistas y

pequefias "plaquettes" salidas durante los ochenta. Sin embargo, no es sino hasta mediados de los

noventa, y gracias al incremento en los indices de la recepci6n, que se hace possible la

publicaci6n continue de libros. Esta oportunidad se aprovecha para hacer varias publicaciones,

entire las que se cuentan dos importantes antologias dirigidas por Lady Roj as Trempe y Ricardo

Gonzalez Vigil. La primera, Alumbramiento verbal en los 90. Escritoras peruanas: signos v

platicas (1999), la cual se caracteriza por compilar "voces femeninas" del siglo XX. Roj as

Trempe historic, en su prblogo, pate del process que atraviesa la literature escrita por muj eres

hasta nuestros dias.

La segunda antologia a la que me refiero, la de Gonzalez Vigil, Poesia peruana sinlo XX

(1999), es una compilaci6n de escritores que encierra la producci6n de muj eres, incluso, hasta

los ultimos afios de los noventa. Es interesante ver c6mo el critic decide a quien se incluye en

esta y cancela ese privilegio a los propios poetas cuando dice que "ya es hora de evaluar sin

apa~sionamnientos los aportes porticos de la generaci6n del 70" (28). Sin embargo, cuando recoge


5 El compilador s6lo reconoce a Carmen 0116 (1947) y Maria Emilia Cornejo (1949-1972) dentro de esta promoci6n.










a los poetas canonizados se queda en Blanca Varela: "lo que si puede constatarse es la

abundancia de nombres dignos de consideraci6n, asi como sus vinculos con las diversas lines de

nuestra tradici6n poetica: Eguren, Vallejo, Adan, Oquendo de Amat, Moro, Westphalen, Eielson,

Blanca Varela, etc" (30); es decir, que para Gonzalez Vigil, Carmen Olle no tiene calidad

poetica.

Si bien el panorama general de recepci6n y producci6n de textos escritos por muj eres ha

mej orado notablemente, no se trata, como se ha visto hasta ahora y en ningun caso, de un

process consumado. Es necesario llamar la atenci6n sobre un problema fundamental que

recorren las antologias, sobre todo las que son exclusivamente de muj eres. Me refiero a que la

mayoria de estas present alguna marca de genero, es decir un r6tulo que identifica la poesia de

los ochenta y noventa, preferentemente como "poesia er6tica", "poesia femenina" o "poesia

intimista"; y cuando la autora trata de escapar del molde, corre el riesgo de ser invisibilizada.

Esta presi6n externa produce, a veces, el condicionamiento de la escritura; es decir, se empieza a

escribir "poesia er6tica" para estar dentro de una antologia ya que-como Castafieda ha

sefialado--es el unico medio de ser aceptada por los critics y de ser incluida en el espacio

literario (dandole asi la raz6n a la critical normativa).

Pensamiento de g~nero latinoamericano

Si bien el trabajo critic y antol6gico anteriormente resefiado no se constitute en una

representaci6n cabal de las poetas peruanas a lo largo de la historic, no cabe duda de que estas

han ido construyendo su propio espacio cultural y critic a partir de la publicaci6n de ensayos y

poemas, como de comentarios en entrevistas o recitales. Como anotan Sarlo y Molloy en sus

ensayos, la construcci6n de un corpus literario para la escritura de la muj er ha sido gradual

dentro del process de invisibilizaci6n que se les habia asignado en la agenda patriarcal. A pesar










de que en los ochenta y noventa todavia no se articulaba un pensamiento feminist especifico en

el Peru, si hubo un dialogo con otros feminismos desde los diferentes campos del conocimiento.

Las intelectuales peruanas de todas las epocas han sido lectoras voraces de la literature

can6nica y a traves de esas lectures conocieron, en un primer estadio, a personajes femeninos

literarios (algunos de ellos aparecen en los textos liricos de Carmen Olle: Miss Zilphia Gant y

Elizabeth Bathory) y, en un segundo memento, conocieron la literature de autoras ignoradas por

la critical conventional como Lou Andreas Salome, Danielle Sarrera, Virginia Wolf, Clarece

Lispector, Sylvia Plath y Diane di Prima, entire otras escritoras europeas, angloamericanas y

latinoamericanas. Su acercamiento a los textos de las escritoras les permiti6 insertarse en una

tradici6n desconocida en ese entonces: la literature de muj er. Molloy en "Female Textual

Identities" sugiere que las escritoras, en sus textos, hacen referencias a otras escritoras: "In their

works one may observe references, seize allusions to other women, recognize the emergence of

other women's voices and follow their dialogue" (122).

Dicho de otro modo, hay un interns de las escritoras de mantener un dialogo con sus

antecesoras, a diferencia de lo que sugiere Harol Bloom in The Anxiety of Influence (1973), las

creadoras se encuentran en la linea de Gilbert and Gubar, quienes sugieren que las muj eres tienen

una actitud distinta ante sus predecesoras, diferente a la que tienen los escritores. Para Molloy

existe una especie de galeria de retratos de escritoras que se puede rastrear desde los textos de

Sor Juana Ines de la Cruz (la carta autobiografica que describe Sor Juana al obispo de Puebla), el

poema de Alfonsina Storni para Delmira Agustini y el poema de Gabriela Mistral a Victoria

Ocampo:

But lest these poems be read, too, as forms of self-aggrandizement-a way of living
oneself being through the figure of a prestigious other--let it be remembered that these
galleries of women' s portraits are not restricted to the writerly happy few. The impassioned
evocation of anonymous sisters in Storni, in Mistral, in Morej Cn, is proof of a sympathy










that goes beyond literary boundaries. Throughout that evocation, one may trace the profile
of a vast sisterhood that, because ot has been denied meaningful existente, needs all the
more to be named. (Molloy 123)

La intenci6n de esta disertaci6n es dar a conocer cC~mo Blanca Varela, Carmen Olle, Rocio

Silva, Monserrat Alvarez y Roxana Cris610go aunque se desenvuelven en un campo de las artes

bastante excluyente de la producci6n literaria de muj eres, produce textos critics y porticos

sobre la cuesti6n de la muj er. Si bien, ya en 1933, la poeta peruana Magda Portal habia publicado

su ensayo "Hacia la muj er nueva"-que situa a la escritora en un nuevo plano social como es su

participaci6n en el espacio putblico (en su mayoria, actividades relacionadas a la impresi6n,

edici6n, publicaci6n y redacci6n de articulos y ensayos periodisticos)--no se habia ni logrado el

derecho de sufragio ni el derecho de participaci6n en trabajos putblicos dentro y fuera de las

instituciones del Estado peruano, sino hasta veintid6s afios mas tarde. Es decir, el debate, en

tanto interacci6n entire textos literarios--con una intenci6n y direcci6n ideol6gica, relacionada

con el estatuto socio-politico de la muj er-y la fundaci6n de una propuesta te6rica que pueda

efectivamente ser denominada "teoria de genero", no se da en America Latina sino hasta 1980 y

luego, en Peru, una decada despues.

Bajo este titulo se explorara el debate de la critical sobre la existencia de una "escritura de

genero" en America Latina, para pasar despues a una revisi6n de las repercusiones de este primer

estadio de la discusi6n dentro de la poesia y de la teoria de genero producidas en el Peru de fines

del siglo XX. Para lograr este obj etivo, se trazara un panorama de la situaci6n de la critical

literaria feminist latinoamericana de los ultimos veinte afios (1980-2000), un campo intellectual

reciente, y se demostrara que la critical literaria feminist peruana participa y se inserta en este

debate. Paralelamente, se estableceran las asociaciones respectivas entire las cuestiones

emergentes en el debate te6rico-critico y los poemas de las poetas peruanas Blanca Varela y

Carmen Olle, escritos durante los ochenta y noventa.










Los debates feministas latinoamericanos

El debate de los inicios de la critical literaria feminist latinoamericana, originado en los

ochenta, parte de la discusi6n sobre los prejuicios sexuales que tienen lugar en el espacio literario

y desde donde se produce opinions tambien acerca del suj eto que describe desde el espacio

fisico, fundamentada esta direcei6n en el pensamiento de Pierre Bourdieu. Como primera

media, y tomando como ej emplo la critical feminist angloamericana6--CH Su intenci6n de

recuperar la historic de la muj er dentro de la historia--, la critical literaria feminist

latinoamericana se acerc6, a la literature, a la manera de Michel Foucault, desde el punto de vista

historiografico, lo que le sirvi6 para construir una genealogia de la tradici6n de la escritura de

muj er en America Latina. Algunos de esos trabaj os fueron los de Helena Percas de Ponseti y

Beth Miller (1982). Esta labor de recuperaci6n fue enriquecedora para la critical literaria

feminist latinoamericana pues encontr6, diferentes estrategias literarias que continuan siendo

usadas por las escritoras, una de las cuales ha sido sefialada por Lucia Guerra-Cunningham: el

palimpsesto. Es la tactica que Blanca Varela emplea en su poema "Monsieur Monod no sabe

cantar": "porque acido ribonucleico somos / pero acido ribonucleico enamorado siempre" (168),

poema que conserve huellas de una escritura anterior y se remite, especificamente, al poema

"Amor constant mas allay de la muerte" de Francisco de Quevedo: "polvo seremos, mas polvo

enamorado".

En "Algunas reflexiones te6ricas sobre la novela femenina" (1981), Guerra-Cunningham

explica que la novela (femenina) del siglo XIX parte del discurso hegem6nico para construir un

discurso que pretend reivindicar los derechos de la muj er, espacio desde donde se denuncia la



6 Ellen Mores, con Literary Women (1976) y Elaine Showalter, con Literature of Their Own (1977) inician una
nueva corriente en tomo a la mujer como escritora, emprenden una labor de redescubrimiento de publicaciones de
mujeres tanto fuera de la literature (peri6dicos y revistas) como dentro de ella (Freixas 163).










disfuncionalidad del esquema patriarcal. Para lograr su objetivo, segun Guerra-Cunningham, las

escritoras del siglo XIX se valen de una escritura palimpsestica (Genette). Sobre este tema,

Francine Masiello sefiala que si esta estrategia literaria existe (el palimpsesto) es debido a las

tensions de poder que enfrentan las autoras en el espacio fisico, las cuales las obligan a crear un

"discurso double" concepto de dialogismo7, sefialado por Bakhtin). Asi, la autora anota que:

[A] las muj eres asiladas de los centros de poder (y se enfatiza de manera radical, la
distancia entire la muj er y el discurso hegem6nico), les toca inventar un lenguaj e hibrido
que reconozca las estructuras del poder a la vez que ofrezca una alternativa a las mismas; la
voz de la muj er, por consiguiente, siempre se desdobla para hacerse sentir. (Masiello 56)

Ademas del "palimpsesto", el otro aspect sobre el que Masiello llama la atenci6n son las

relaciones de poder que en el texto se patentizan en la situaci6n de enunciaci6n. En ese sentido,

es interesante que las escritoras se valgan de una voz masculina que es la que esta legitimada por

el campo intellectual que estaba dominado por los hombres. Si bien ellas no quieren ser vistas

como agents de cambio, ellas, a traves de la apropiaci6n de la voz masculina, legitiman su

discurso dentro del campo intellectual dominado por hombres. Esta premisa sustenta otro t6pico

del debate que propone Jean Franco: la negaci6n de una "escritura femenina". Y es que cuando

una escritora se vale de un yo lirico masculine, se inserta en esta problematica (41), como se vera

mas adelante en los primeros poemas de Blanca Varela (1953), Monserrat Alvarez (1991) y

Roxana Cris610go (1999). Para Franco, aquellas escritoras que niegan una "escritura femenina"

"desenmascaran la hegemonia generica que ubica al narrador masculine en la posici6n de

autoridad y de productor" (42). Entonces este tipo de escritoras se convierte en lo que Franco

denomina muj er "ventrilocua", porque se instala en la posici6n hegem6nica a fin de hacer

evidence la jerarquia masculina/femenina.

SAngulo dial6gico quiere decir que los estilos del lenguaje y los dialectos sociales estin yuxtapuestos o
contrapuestos en la obra literaria. Este no puede ser medido mediante criterios lingitisticos puros porque las
relaciones dial6gicas, aunque pertenezcan al mundo de la palabra no pertenecen al mundo de la lingitistica pura
(Bakhtin 182).










Los discursos de poder que Franco sefiala Castro-Klaren ya los habia trabaj ado en "La

critical literaria feminist y la escritora en America Latina" (1983), ensayo en el que advierte de

los obstaculos a los que se enfrenta la escritora en la busqueda de un lugar desde el cual articular

su palabra. Para Castro-Klaren, si la busqueda de la autenticidad femenina se ha de Ilevar a cabo,

dentro de los limits de la sociedad patriarcal, entonces se convertira en una lucha donde "la

muj er latinoamericana sigue cifrada en una double negatividad: porque es muj er y porque es

mestiza" (43). Este postulado nos invita a considerar, dentro del debate latinoamericano, el

espacio geografico y las relaciones de poder que se establecen entire el centro y la periferia. De

este lado, Masiello ingresa en la discusi6n e introduce el tema del "discurso double que en

America Latina no solo emerge debido al distanciamiento entire la muj er y el discurso

hegem6nico, sino tambien debido a la pluralidad de los margenes y las zonas perifericas desde

donde la muj er se redefine como actante politico y social (57). Esta idea ha sido ampliamente

trabaj ada por Nelly Richard, en relaci6n al context social chileno, en su libro La estratificaci6n

de los margenes (1989). El tipo de discurso que Richard desarrolla es un proyecto subversive que

se pone en practica en la literature escrita por muj eres, y que se busca aplicar tambien en la

critical literaria feminist latinoamericana, ya que, para exponer la literature de muj er se tiene que

partir de herramientas de interpretaci6n que se disefiaron para ser aplicadas a los discursos

hegem6nicos.

En cuanto al texto literario, tanto Castro-Klaren como Masiello coinciden con los

postulados de Mary Louise Pratt, quien sefiala que la constituci6n del suj eto periferico en el siglo

XIX se inici6 desde los margenes, "contact zones" (Pratt 138), transportando sus t6picos al

centro a traves del uso del lenguaj e official. El caso que present Pratt es el de Alexander von

Humboldt, quien en sus diaries describe America del Sur como un territorio salvaj e, pero










atractivo. Segun Pratt, con el se construye la visi6n romantica de America. En ese sentido, crear

desde los margenes--inclusive en la actualidad-significa tambien traer a colaci6n el problema

de la homogeneidads. Segun la autora, la tarea de homogeneizaci6n de la sociedad es y ha sido

trabajo de la teoria social occidental, que continua enfrentandose contra la heterogeneidad de las

formaciones sociales (21). Pero la homogenizaci6n asi entendida es impracticable, porque se

trata de un concept manipulado por una sociedad j erarquizante, que marca sus diferencias a

traves de binarismos--como en el caso de hombre/muj er, padre/hij o, amo/esclavo--donde la

muj er, el hij o y el esclavo estan sometidos dentro de un orden que naturaliza sus j erarquias, al

interior del cual son el element debil, el que no tiene poder.

Castro-Klaren sefiala que la busqueda de la escritora no es de "identidad", sino de creaci6n

de un espacio desde el cual ella pueda hablar, ya que aceptar una "identidad" flj a y universal para

la escritura femenina implicaria solamente estudiar a unas cuantas escritoras--las cuales

comparten coyunturas hist6ricas similares y son miembros de una misma clase social--y exigiria

un catalogo de temas, imagenes y posiciones ideol6gicas en relaci6n 1) con la tradici6n escritural

dominada por el hombre; y 2) con la imagen de la muj er, en la sociedad y en la literature (31i).

En cambio, la creaci6n de un espacio desde el cual se pueda "nombrar" exige unicamente el

trabajo personal y los intereses de cada escritora sin considerar el espacio temporal entire una y

otra. La investigadora que ha conseguido organizer bajo este criterio textos de escritoras de

diferentes nacionalidades y espacios temporales es Castro-Klaren. En su studio "Women, Self,

and Writing." (1991), Castro-Klaren reune a mas de una docena de escritoras y clasifica sus

textos en siete temas dominantes, los cuales son novedosos porque trabajan concepts como el

reconocimiento de la palabra como lengua materna, la busqueda de antecesores (hombres o


SComo tradici6n, la homogeneidad ha buscado constituirse alrededor de un sujeto social uniform y de un concept
homog~neo de las colectividades (Pratt 22).










muj eres), la humildad como caracteristica del conocimiento y el desmantelamiento de categories

atribuidas a la escritura masculina.

Coincidentemente los models de Castro-Klaren dialogan con los de Beatriz Sarlo porque

si bien Castro-Klaren present a las escritoras a partir de sus textos literarios, Sarlo las introduce

a partir del context social. Sus models siguen un tiempo lineal o hist6rico. En ellos explica la

relaci6n entire las muj eres y el discurso hegem6nico y c6mo ellas se han apropiado lentamente de

este. Terminos como el modelo pedag6gico o las political de la raz6n, la pasi6n o la acci6n

sirven para clasificar a escritoras como Magda Portal (Peru), Hebe de Bonafini (Argentina) y

Elena Poniatowska (Mexico). Sin embargo, para Franco este tipo de critical literaria tematica,

orientada hacia valores de personificaci6n (que engendra modelss, revela un abordaj e

ingenuamente representacional y, a veces, result ser contradictoriamente ahist6rico (34).

Pese a las critics de Franco, es este tipo de acercamiento el que tambien le ha permitido a

Susana Reisz construir un modelo de categories para poetas argentinas y peruanas. Para ella

existe un "retrato de familiar" (43), el cual permit encontrar en los textos de ciertas poetas el uso

comun de referentes tanto extraliterarios, a la manera de los plagios musicales, como literarios,

cuyo ej emplo mas habitual es el parafraseo de los clasicos (46-47). Reisz, en oposici6n a Franco

y Castro-Klaren, sefiala que primero esta la necesidad de que la poeta acepte escribir como

"muj er" y "desde otro lugar", un terreno que no sea "la tradici6n escritural dominada por el

hombre" (47). Sobre esta idea se volvera mas adelante, sobre todo, cuando se aluda a la poetica

de Varela.

Como se observa, las preocupaciones de la critical continuan siendo el suj eto que describe

(la condici6n de la escritora) y la creaci6n en relaci6n con el discurso de poder. Esto tambien se

ve en el trabajo de Marta Traba, quien, cuando propone escribir "desde otro lugar" (25), alude a










que el texto femenino, en tanto opera desde la marginalidad, "podria perfectamente intermediar,

como lo hacen todas las contraculturas, entire el productor solitario y el receptor desconflado, que

es lo que hoy se present como situaci6n de receptor/emisor" (25-26). Asi, partiendo del

concept de Pierre Bourdieu de "contracultura" (34), la autora llega a la conclusion de que los

grupos de liberaci6n femenina han tomado el postulado de Bourdieu en el sentido opuesto:

escribir en contra de los hombres en vez de "escribir como muj er"; esta es la misma discusi6n en

la que se adentra Castro-Klaren, a prop6sito de las propuestas del nuevo pensamiento frances,

Ilamado tambien "antifeminismo". Este nuevo pensamiento se asienta en el reconocimiento

general de que lo que se necesita para la construcci6n de la muj er es la subversi6n de los

sistemas masculinos de representaci6n heredados. Su posici6n es "antihumanista", es decir que el

hombre como Dios ha muerto.

Traba afirma que no basta con buscar un lugar desde el cual la escritora pueda articular su

palabra. Para la ensayista es necesario reflexionar sobre el pensamiento frances y cuestionarlo,

porque siempre se ha ocupado de la problematica de la escritura (el conocimiento) y el poder

(44), pero no realmente de la condici6n de la muj er intellectual. En cambio la critical feminist

literaria latinoamericana, en su trabajo por abrir un espacio para la creaci6n femenina, se ha

cuestionado y ha buscado resolver la condici6n que las escritoras ocupan dentro del espacio

letrado. Los comentarios del poeta y periodista Mirko Lauer sobre la poesia escrita por mujeres

permiten observer el trato que las escritoras reciben de sus pares masculinos:

Quizas la cosa cotidiana a la que me reflero comienza con la necesidad-de-decir-lo-que-no-
se-debe-decir de cierta poesia femenina influida a su vez por los beats, por Elizabeth
Bishop y otras muj eres-gargola anglosaj onas: Carmen Olle, Giovanna Pollarollo, Rosella
di Paolo, Doris Moromisato, Rocio Silva Santisteban, et al. La diferencia en los textos
post-2000 es que hay una suerte de recuperaci6n del tono juvenile, un tipo de pudor que la
generaci6n del 60 y la femenina de los 70/80 parecian haber matado para siempre. (71)










Como se observa en este comentario, el que describe se autoriza, sin ningun pesar, a anular

la calidad estetica de las poetas y no le da un lugar a sus escrituras. Esto deberia ser entendido

como parte de la violencia simb61ica a la que estan expuestas las poetas peruanas y de la que

buscan protegerse cuando se refieren a los problems que tienen que enfrentar como escritoras.

Los comentarios sobre las poetas qe aunta Mirko Lauer en la revista cultural, Hueso

Humero, son similares a los que reciben las escritoras espafiolas de la segunda mitad del siglo

XX. Podemos encontrar, en Espafia (teniendo en cuenta las distancias cultural y geografiea) y

Latinoamerica una semej anza de casos donde la escritora ha sido desacreditada por la critical

normativa. Laura Freixas anota que en Espafia, la critical periodistica (como la critical literaria)

"no reflexiona con luz y taquigrafos sobre el possible caracter femenino de una obra". Cuando

alude a ella lo hace superfieialmente sin la intenci6n de explicar la obra, sino de juzgar (67). iY

los juicios de valor a los que Freixas se refiere son los mismos que tambien mueven a la critical

prescriptiva peruana. En ese sentido, no existe ninguna diferencia entire los comentarios de la

prensa espafiola: "Waltraud Anna Mitgusch sabe escribir, pero su prosa bordea siempre la linea

semiborrada que separa la buena literature de lo que suele Ilamarse literaturea de muj eres'"

(Freixas 68) y el comentario que hace Lauer sobre las poetas peruanas?9. Freixas interpreta el

comentario como uno que busca colocar lo femenino en lo particular y malo en contraposici6n a

lo masculine "masculino=universal=bueno [...] femenino=particular=malo" (74).

Desde Einales del siglo XIX hasta nuestros dias, la condici6n de la muj er no ha cambiado

much en el Peru como se observa en el articulo "Sombras de vidrio: antologia de poesia escrita

por mujeres 1989-2004", de Alberto Valdivia. Valdivia envia, intencionalmente, mensajes


9 Carmen 0116 en su articulo "Contra los machistas sin alas" responded a un periodista "El senior Ghibellini describe un
encabezado relacionado con la marca de una toalla higi~nica: "Aspiraciones femeninas de ascender al poder en
c6modas cuotas legales", aludiendo por oposici6n a la "inc6moda" menstruaci6n en la mujer.". DEMUS.
www.demus.org










subliminales al lector y sugiere que la unica buena poesia que se ha escrito de mans de muj eres

es la que el compila. Y es que las autoras que incluye en su antologia manej an la misma estetica

poetica del autor, es decir que Valdivia, al hacer critical, busca justificar su propia poetica. Su

critical es intencionada no unicamente en ese sentido, sino que utiliza todo un marco te6rico para

argumentarlo, uno con herramientas que no permiten reconocer la importancia de las poeticas de

los 80, pero que se sustenta en la antigua fC~rmula que la critical normativa utiliz6 para desdefiar la

calidad poetica de las escritoras del siglo pasado.

Valdivia describe "ni hubo una gestaci6n simplista de generaci6n temiticas ni hubo

matronas de una estructura de discursos de genero durante la decada de los 80 en el Peru [...] el

referente de Olle no es tal, es simplemente una mis de las poetas de la decada del 80, con un

libro valioso, por razones diferentes a las usualmente referidas" (73). El autor del articulo

"Sombras de vidrio" no explica el origen del valor del libro de Olle como tampoco sugiere algun

studio que trabaje la poetica de Olle, y deja entender que esas razones (que no son explicadas en

el articulo) aparecieron con las poetas que el selecciona. Criticas como estas giran en torno a la

intencionalidad del que describe. Si bien el autor no arremete contra las poetas como lo hace Jose

Carlos Yrigoyen, aprovecha el espacio para darse la autoridad de construir un canon basado en la

estetica de su poesia.

Uno de los maltratos mis notorious que las escritoras han recibido es el de Jose Carlos

Irigoyen. En la revista Sala de miqluinas public su articulo "Ella baila sola" (2004), y alli se

reflere a la poesia hecha por muj eres de la siguiente manera:

Hace algun tiempo, en el transcurso de una eliminatoria de la que no quiero acordarme, el
elefantiisico Jose Luis Chilavert solt6 una frase lapidaria y dolorosa por cierta: "El fuitbol
peruano no existe". Podria decir lo mismo de la poesia femenina de los ultimos afios, la de
aquellas que un dia decidieron no seguir el rollo de la poesia del cuerpo (sic) de los
ochenta (que tiene entire lo mej or a la Olle y a la Alba y entire lo peor a casi todas las










demas) para luego, privadas de orientaci6n y rumbo, ir apagando sus luces lentamente,
como los robots japoneses a pilas de nuestra mas tierna infancia. (1 1)

Como en el caso de Lauer y Valdivia, Yrigoyen hace una mimica de critical que se ampara

en los postulados de la critical normativa. En ningun memento explica o analiza su posici6n ni

propone otra mirada sobre los textos a los que se reflere. Es decir, el comentarista hace una

critical destructiva ya que en este articulo se establece la relaci6n entire la escritura de los ochenta

y el cuerpo para descalificar no solo la nueva producci6n literaria de muj er sino tambien aquella

escrita durante los ochenta. Este tipo de critical es la que impide el progress de una escritura de

muj er por eso es necesario rescatar la producci6n critical hecha por muj eres en el Peru porque

parece ser la unica que verdaderamente no solo intent proteger la literature de muj eres sino que

tambien busca construir un marco te6rico adecuado para analizar la calidad y la estetica de la

poesia femenina.

En ese sentido, la critical hecha por muj eres tiene que apresurarse en establecer canones

para el analisis de sus textos, asi tenga que recurrir a herramientas que pertenezcan a otros

contextos culturales. No se debe dej ar de lado que cuando de muj eres se trata las diferencias

culturales no lo son todo: lo que estas tienen en comun es, a diferencia del hombre, la condici6n

de ser invisibles por el aura domestica que se les ha impuesto y de procrear, dar o ensefiar (Luce

Irigaray) como tambien la constant lucha de ser reconocidas (lucha que varia por context) y la

celebraci6n de ese reconocimiento tanto en el espacio putblico como en el privado.

Desde los setenta hasta los noventa, con la finalidad de proteger esta escritura y a

diferencia de la critical feminist occidental, investigadoras como Castro-Klaren, Marta Traba,

William Rowe, Alicia Genovese, Gwen Kirkpatrick, Franco y Masiello, han insistido en la

elaboraci6n de un marco te6rico con instrumentos que ayuden al analisis textual de obras escritas

por muj eres. De hecho, en Voces sexuadas (1996), Reisz ha atendido a las exigencias de la










critical porque ha buscado las herramientas te6ricas que su obj eto de studio le exigia y se ha

procurado un marco te6rico propio--en este caso, Bakhtin--para explicar las estrategias

textuales que utilizan algunas de las escritoras peruanas de los ochenta. Las tecnicas literarias

que Reisz encuentra son las poeticas "plagiaria" y del "zafarrancho", la "re-escritura de generos

menores" y los "grandes relates" contados "en una voz diferente". Todas estas poeticas

representan lo que Reisz denomina "antidiscurso"lO. Otra de las estrategias sobre la que Ilama la

atenci6n es el discurso construido por dos voces diferentes, donde la primera es la de la autora,

mientras que la segunda, la del referente, es manipulada por la autora con el obj etivo de

complementary o negar el significado original del referente mismo. Esta estrategia, denominada

por Reisz "texto a dos voces", ya habia sido sefialada desde los setenta, tanto por Kolodny (con

el nombre de "inversion"), como por Gilbert y Gubar (bajo el nombre de "author' s dobble"). En

Voces sexuadas, Reisz la retoma y la aplica a algunos textos latinoamericanos.

Es por eso que Maria-Milagros Rivera, en su busqueda de una teoria propia se acerca a las

premises de las feministas italianas (Luisa Muraro y la Libreria de Muj eres de Milan) y

aprovecha, a la manera de Reisz, para construir un marco te6rico propio. Haciendo eco a las

propuestas de las norteamericanas (edificar la historic de la muj er), Rivera analiza, en el context

de la historic universal, tanto el cuerpo de la muj er como el cuerpo de las muj eres letradas que se

convirtieron en agents de cambio dentro de sus espacios sociales. Lo que Rivera busca es

cimentar un supuesto basado en la muj er como creadora del mundo, mismo que se complement

con las propuestas de Muraro sobre la madre como nucleo de creaci6n en la sociedad, y como

tal, poseedora del conocimiento arrancado por la cultural masculina. Rivera anota que la cultural

masculina, en su afan de control y poder, ignora a la mujer desde diferentes discursos tanto


"' Para Reisz, la poesia a diferencia de la narrative y del drama trasgrede las barreras de lo lingitistico y rompe
esquemas subyacentes especificos: es por eso que la denomina "antidiscurso".










legales y sociales como religiosos y simb61icos, despoj ando asi a la muj er de su lugar en la

historic de la humanidad: "la usurpaci6n del orden simb61ico de la madre esta en el prescindir de

la madre real y concrete y hablar, en cambio, de Dios padre (como si el fuera el autor de la vida);

en prescindir de la divinidad de la material que ella da con el cuerpo, y hablar, en cambio de santa

madre iglesia" (39).

La discusi6n entire las feministas muestra que existen dos propuestas claras en los ochenta

y noventa. Una es la busqueda de un lugar para nombrar y la otra es la construcci6n de una

identidad femenina. Si bien en un inicio estas dos ideas se contraponen, mas tarde se conjugan ya

que el debate gira en torno a los discursos homogenicos. De alli la preocupaci6n de la critical

sobre el suj eto que describe (incluyendo su condici6n como suj eto social) y sobre la creaci6n (el

texto) en relaci6n al discurso de poder. Nelly Richard anota que la aparici6n de nuevas formas o

expresiones postmodernas ayudan a fragmentar al discurso masculine, permitiendo el ingreso de

nuevos agents creadores y aqui el uso del neofeminismo se hace necesario:

Cuando el neofeminismo aprende a desconstruir la frontera que la ideologia ha
premeditado como trazado entire lo putblico (producci6n y sociedad) y lo privado
(reproducci6n y familiar : afina su mirada a los engranaj es de discursos que respaldan el
juego de fuerzas entire actors, roles y participaciones, socialmente j erarquizados en base a
un arbitrario sexual. (63)

Aunque Richard postula que la construcci6n de una identidad femenina esta asociada a una

filosofia confinada a las esencias-verdades (65), existe en el debate feminist la preocupaci6n por

la busqueda de un espacio para nombrar o nombrarse y este nombrarse es una indagaci6n sobre

una identidad.

Los debates feministas en el Perik de los ochenta y noventa

En el context literario y cultural peruano, Voces sexuadas es un libro de gran importancia

ya que analiza diferentes voces latinoamericanas desde una lectura de genero, presentando varias

directrices para enfrentar el lenguaj e portico. Este libro viene a ser un studio significativo










porque inicia la discusi6n del discurso femenino sobre la escritura desde la escritura misma y sin

la preocupaci6n por las relaciones de poder, del discurso patriarcal y el criterio de selecci6n de

obras literarias en el canon peruano. Este tipo de trabajo critic es el que exigia Ana Maria

Gazzolo en "Sobre dos maneras de encorsetar la poesia peruana" (1992). En su ensayo, Gazzolo

cuestiona a la critical traditional o conventional, y sefiala que sus procedimientos de selecci6n

son excluyentes y que en ella se present el mal habito de "etiquetar por 'generaciones' y grupos

porticos" (107). Pone como ej emplo el caso peruano y anota que la critical traditional consider a

la poesia escrita por muj eres como apendice y "por separado, en funci6n de un 'yo femenino'

(que, para la poesia, es un 'yo portico'), o de nacimiento de su expresi6n de una supuesta

marginalidad (que de probarse en todas las poetas solo seria una de varias formas de

marginalidad en este pais)" (109). La ensayista sefiala que estos critics inician sus studios de

"poesia femenina" basandose en categories. Por ejemplo, en los poemas de Maria Emilia

Cornej o, la critical conventional apunta la "sexualidad femenina", en vez de estudiar los textos

como literature. Ella consider que la poesia actual, escrita por muj eres, tiene la suficiente

madurez como para ser incluida en el conjunto de nuestra literature (110) y propone que sea

estudiada en el context en el cual cada poeta produce, "considerando los factors personales,

sociales y literarios que intervienen en ella" (110).

Otro rasgo comun entire el debate latinoamericano y el peruano es la polemica en torno a

los criterios usados para ingresar en el canon. Reisz (2001) y Gazzolo sefialan que, el memento

en el que mas se observa el criterio de selecci6n por genero es, en los afios ochenta, con el

"boom" de la poesia escrita por muj eres, a la cual la critical literaria prescriptiva o conventional

llam6 "poesia er6tica" o "poesia intimista", sin definir sus terminos. Esto represent un

problema para la critical literaria feminist peruana porque la critical traditional fij6 concepts










que no permitian al lector comun leer los poemas sin prejuicios. Es por esa raz6n que la critical

peruana inici6 desde los noventa su tarea de recuperaci6n y studio de textos escritos por

muj eres que fueron sefialados por la critical conventional como poesia er6tica. Ese es el caso de

Noches de adrenaline (1981), primer poemario de Carmen Olle. Sin embargo, y contra esta

visi6n esencialista, las ensayistas Charo Nufiez y Silvia Bermutdez, releyeron los textos porticos

de las escritoras de los ochenta, y encontraron como comun denominador la puesta en discurso

de los temas del amor y del cuerpo fragmentado. Conviene anotar ademas que aunque Gazzolo

se niega a aceptar los temas del amor y del cuerpo como temas caracteristicos de la poesia de los

ochenta, tampoco sugiere nuevas opciones, s61o exige a la critical que utilice nuevas herramientas

para acercarse a los textos.

Sin duda, los temas que la critical literaria prescriptiva asocia con la "escritura femenina"

son importantes (el amor y el cuerpo). De hecho, cuando Nufiez alude a la "poesia femenina" de

los ochenta, en el nivel discursive, clasifica sus temas y sefiala que existen dos que son

principles. Primero, los que giran en torno al gran concept del amor: el erotismo, la revancha,

las obsesiones, la venganza y los miedos, temas tratados en los poemas de Rocio Silva

Santiesteban y Mariela Dreyfus. Y segundo, los temas que giran en torno a lo domestico y lo

cotidiano: el matrimonio y su problematica, la vej ez, la soledad y la (in)comunicaci6n,

explorados por Giovanna Pollarolo.

Particularmente observe que la diferencia entire el aporte de Nufiez y el aporte de la critical

literaria prescriptiva o conventional es que esta fragmenta los temas, los define (algo que no

hace la critical prescriptiva) y los explica en el context de los poemas. En otras palabras, es un

aporte constructive porque ayuda a crear una critical fundamentada en elements intrinsecos a los

textos. Es asi que despues de su articulo "Pequefia muestra de literature peruana actual escrita










por muj eres" (1994), encontramos otros studios donde se trabaja con mas profundidad algunos

de los temas sefialados por Nufiez. Por ej emplo, en un ensayo, "Poetas peruanas: /,es lacerante la

ironia?" (1995), Carmen Olle sefiala las representaciones de los suj etos femeninos que ella

encuentra en los textos de las poetas que Nufiez apunta en su muestra. La "muj er-masoch" y la

"muj er sadiana" son dos de las diversas representaciones en estos textos porticos que se conectan

con la propuesta de Olle sobre una poesia cuyo suj eto femenino se aferra del suj eto amado y,

como consecuencia, se entiende a si misma.

Por otro lado, en un nivel formal, Nufiez sefiala que el lenguaj e portico de la "escritura de

genero" de los ochenta se caracteriza por su coloquialismo, ademas de su "austeridad en la

melodia, abolici6n de los adornos, preeminencia del sentido sobre el sonido, y la conciencia de

que todas las ret6ricas acechan" (12). En cambio, sobre las poeticas que aparecen en los noventa,

sefiala que esta decada sirve para consolidar a poetas ya reconocidas, como Blanca Varela y

Carmen Olle, pues aparecen Ejercicios materials (1993) y El libro de barro (1996), de Blanca

Varela y Todo ornullo humea la noche (1988)y y;Por que hacen tanto ruido? (1992), de Carmen

Olle.

Si bien los primeros poemarios de las dos poetas no fueron reconocidos por la critical

normativa peruana cuando ellas iniciaron su carrera literaria, ahora lo son debido a la

importancia que ambas han adquirido para la critical internacional, prescriptiva y no prescriptiva.

Es interesante observer c6mo los critics peruanos manej an sus criterios dependiendo tambien de

lo que se dice fuera. Eso muestra la dependencia que aun existe en la critical peruana con respect

a la international. Se estaria confirmando pues las presunciones de Massielo y Pratt con respect

al discurso hegem6nico en sujetos perifericos. Tendriamos que preguntarnos por que el discurso

hegem6nico, dentro de la literature, permit ahora la presencia de las escritoras. Si miramos los










setenta y ochenta en el Perd, observamos que dentro del ej ercicio portico, las muj eres son las que

produce durante este period cuando se decia que las ideologias habian muerto. ifs que la

producci6n de los escritores depend much de la existencia de ideologias? A diferencia de los

escritores, los temas que las poetas han vertido en algunos de sus textos liricos proponen un

discurso de la recuperaci6n del cuerpo (propio o del/a amante), de la integraci6n, de la entidad

humana, de ese "ser dos" al que se refleren Luisa Muraro y Maria-Milagros Rivera.

Por ese mismo camino se dirige el trabajo de la otra critical que he mencionado, Silvia

Bermutdez. Esta se concentra en el tema del cuerpo femenino dentro del marco te6rico del

patriarcado: "muj er-cuerpo-Naturaleza" (como anota Guerra-Cunningham). Con la misma

intenci6n que Gazzolo, ella cuestiona el criterio de selecci6n de la critical conventional a partir

de su studio de la antologia poetica La escritura, un acto de amor (1989) de Roland Forgues y

Marco Martos. Bermutdez hace hincapie en el ademan paternalista de estos dos critics, quienes

buscan:

[D]eterminar negativamente el espacio de la escritura femenina. Al situar esta producci6n
dentro de la geografia de lo emotivo-sensorial -de lo corporal fuera de lo intellectual y por
lo tanto de lo racional, el titulo implicitamente valida el sistema de orfanamiento de la
realidad de la cultural occidental donde lo femenino, 10 corporal y lo inconsciente han sido
constantemente reprimidos y excluidos en aras de los valores universales de objetividad y
racionalidad asociados con 10 masculine. (303)

Es decir, hacia finales de los noventa se hace evidence que el debate en el Perb se centra en

dos grandes preocupaciones. La primera, relacionada con el criterio de selecci6n de la critical

conventional. Como qued6 establecido anteriormente, si se observan las antologias publicadas

antes de los ochenta, se encuentra, desproporcionadamente, mas poetas hombres que poetas

muj eres (este fen6meno se extiende hasta la actualidad, con excepciones). Por otro lado, la

segunda preocupaci6n tiene que ver con la terminologia academica: "escritura femenina",

literaturea de muj er", "poesia femenina" y "voz femenina". Estos son terminos angloamericanos










y franceses que correspondent a otro context tanto socio-politico como socio-linguiistico, pero

que, sin embargo, se hacen necesarios dentro del pensamiento y practicas feministas

latinoamericanas porque cuestionan las herramientas te6ricas que se deben utilizar. Por ej emplo,

los terminos angloamericanos propuestos por Toril Moy son "female" (con implicaciones

biol6gicas), "feminist" (con posiciones political) y "feminine" constructo social) (Moi 65). Pero

estos pierden su sentido original en la traducci6n al castellano: female/femenino,

feminist/feminismo, y feminine/femenino. Por esa raz6n, cuando Nattie Golubov, en su ensayo
"La critical feminist contemporanea: entire el esencialismo y la diferencia" 19) aeuod


esta estratificaci6n de las etapas del feminismo en la literature anglo-americana, opta por llamar

la ultima fase "feminil" para evitar confusiones (116). Este termino se acoge en esta

investigacion.

En su ensayo "Poetas peruanas: jes lacerante la ironia?" (1995), Olle dialoga con Gazzolo,

Nufiez, Bermutdez y Reisz, y como ellas, cuestiona los criterios de selecci6n de la critical

conventional y propone otros que no son los que la critical conventional ha tomado en cuenta.

Ella niega que esta poesia trabaje el tema del cuerpo. El cuerpo--segim Olle--es un pretexto

para hablar sobre las formas del deseo, la ironia, el humor negro, la perversidad y el

escepticismo, rasgos que tambien podemos observer tanto en la poesia de Blanca Varela como de

Carmen Olle. Finalmente, Olle Ilega a la conclusion de que el "suj eto femenino" que prevalece

en los textos de la poesia de los ochenta es una suerte de "muj er-masoch", de "muj er-sadiana",

quien "presa de su pasi6n y atormentada construye un cerco alrededor de la parej a, cerco que uno

de los amantes amenaza con saltar [...] sometiendolo al tormento de la eterna huida, de la

perdida" (24). La propuesta de Olle (misma que describe el process por el cual el personal e

femenino se aferra del otro--del suj eto amado-y como efecto de su hacer descubre en ella un










ser diferente) cuestiona los criterios de selecci6n que la critical conventional est8 utilizando para

las poetas que escriben durante los ochenta y noventa porque revela otras maneras de tender los

textos liricos escritos por estas poetas.

Gracias a la revisi6n efectuada por la critical de los ochenta, en los noventa la discusi6n

toma fundamentalmente dos rumbos. Por un lado, se extiende la busqueda de ese otro espacio

para la creaci6n que en 1984 proponian Traba y Castro-Klaren; mientras que, por otro lado, se

cuestiona la "escritura de genero" desde un marco te6rico relacionado con la posici6n de la

muj er y las relaciones de poder en la sociedad patriarcal. En cuanto al problema del espacio,

Reisz ha demostrado que en la poesia peruana las poetas han articulado un "lugar propio", a

traves de un nuevo lenguaj e que expresa su relaci6n con el espacio fisico, como se observa en

Noches de adrenaline (1981), primer poemario de Carmen Olle, o en Valses v otras falsas

confesiones (1972) de Blanca Varela:

Las respuestas de las actuales poetas peruanas a ese desaflo cubren una amplia gama que
abarca desde la absolute indiferencia o la aparente aceptaci6n de los estereotipos
androcentricos con el fin de erosionarlos desde adentro [...] hasta la abierta provocaci6n en
un lenguaje sexualizado. (Reisz 124)

Para William Rowe, la estrategia ret6rica empleada en Noches de adrenaline amplifica su

efecto "feista" con la manipulaci6n de ciertos elements considerados tables sociales, como los

6~rganos sexuales y algunas pr~cticas censuradas como la masturbaci6n. Segun el, esta ret6rica

apunta hacia la trasgresi6n en el espacio real (180). Este quiz8 sea su verdadero logro: modificar

ciertas coordenadas del terreno de lo privado, en el que se explore una nueva perspective del

cuerpo femenino, y a partir de alli propiciar tambien una reformulaci6n de lo putblico.

En lo referente a las relaciones de poder, conviene destacar los trabajos de Nufiez,

Bermutdez, Franco, Masiello, Kolodny, Pratt y Gazzolo. Ellas, en su mayoria, registran las

estructuras sociales de poder pertenecientes a las sociedades patriarcales como primer obsticulo










para el reconocimiento de una "escritura de genero" en la poesia latinoamericana. Con este

problema se enfrentan muchos de los poemas de Blanca Varela. Por ej emplo, "Camino a Babel"

(1986) de la antologia con el mismo titulo (antologia hecha por la autora), explore relaciones de

poder cuando dice "la casa estaba intacta ordenada por sus fantasmas habituales. / el padre en el

sitio del padre la madre en el sitio de la madre y / el caos bullendo en la blanca y raj ada sopera

familiar hasta / nuevo mandate" (84). La casa de la que habla Varela present un orden

jerarquico similar al orden masculine, pero como las critics anteriormente mencionadas, Varela

describe en su poema que existe un obstaculo que es la ley "y el caos bullendo [...] hasta / nuevo

mandate". En ese sentido, desde su poema, la autora textualiza el debate que las critics registran

en sus ensayos.

Por otro lado, en "Valses", primer poema de Valses v otras falsas confesiones (1972), la

intertextualidad apela a un referente extraliterario como son algunas lines del vals que se

intercalan con las propias palabras del "yo portico". En el caso de la referencia a Babel, la

voluntad es transgredir el sentido de la historic consagrada (la ciudad de Babel como referente

hist6rico y biblico) para recrearla a partir de la inserci6n de un element que forma parte de un

nuevo lenguaj e (sea una voz lirica opuesta o la desmitificaci6n del referente) y que propugna por

una renovaci6n de lo antiguo. De la misma manera se da con las citas de viejos valses

peruanos-"Mi noche ya no es noche por lo oscura", "Juguete del destiny" (Oviedo 250)-y

como en el caso anterior se busca no solo innovar o renovar sino tambien transgredir ese orden

asociado con 10 antiguo y permitir la asunci6n de otro orden, probablemente uno que cuestiona la

autoridad del enunciador y la inamovilidad de su lenguaj e.

Se ha dicho que los poemas de Varela estan siempre en posici6n defensive contra la

palabra y sus connotaciones. De alli el uso mesurado de la palabra y de una voz masculina en










muchos de sus poemas, una voz que niega la existencia del genero dentro del texto. Esta tensi6n

en la escritura de Varela, especialmente al inicio de su carrera, ha sido reconocida en el debate de

la critical latinoamericana como "negaci6n de una 'escritura femenina"'. El poema "Camino a

Babel" no escapa de esta caracteristica. La autora suprime la voz lirica femenina para darse

autoridad al hablar. En "Camino a Babel", la voz que inicia el poema dice: "Un alma si un alma

que anduvo por las ciudades / vestida de perro y de hombre / un alma de gaznipiro" (79). Al

estar "vestida de perro y de hombre", el alma que se describe pierde su genero y se present lista

para recorrer.el poema.

A diferencia de Varela, Olle si anota el genero de la que describe. En su descarnada poesia,

Olle impone un enunciador femenino para darle autoridad y hablar sobre el cuerpo de la muj er y

de sus menesteres: "De mis contemporineas me alejan las dificultades de no ser /trivial" (10), es

la introducci6n a uno de los poemas mis conocidos de Olle. En el, la autora habla sobre el ser

muj er "del tercer mundo" en una ciudad como Paris y sobre las diferencias entire ella y una

"dama burguesa europea". Aqui la autora estaria cuestionando su identidad y, a la vez,

dialogando no solo con los postulados de Castro-Klaren relacionados con la busqueda de la

autenticidad femenina sino tambien con los de Virginia Wolf y las propuestas de "liberaci6n

econ6mica" que se lee al final de su poema:

iY la liberaci6n plantea parte de mi liberaci6n?
Y jesta necesidad es elitista?
Un cuerpo que sufre insoportablemente exige
al margen del sistema solar y las estrellas
su liberaci6n inmediata. (11)

Superficialidad y cuestionamiento de la naturaleza de la muj er, ademis de su condici6n de

latinoamericana de clase obrera, son los temas que sobresalen en muchos de los poemas de

Noche de adrenaline.










Se podria decir que la producci6n literaria de Varela y Olle se encuentran en una constant

busqueda de un lenguaj e que les permit expresarse, problema planteado en el debate de la

critical que se ha intentado presentar hasta aqui. Definitivamente, los postulados de Traba,

Castro-Klaren y Reisz se ven reflej ados en las propuestas esteticas de Varela y Olle. La

diferencia entire las poetas es la condici6n en que se present al enunciador, pues en los ultimos

poemarios de Varela, el enunciador se vuelve incisive, hiriente y reprimido. Una lectura de

Rocio Silva Santisteban sobre Ejercicios materials, libro que reune la poesia escrita entire 1978

y 1993 y en el que Varela acusa su camino hacia una poetica material, confirm esta hip6tesis:

"Si la preocupaci6n de Blanca Varela en la mayoria de sus poemas anteriores a Ej ercicios

materials (1995) era el desgarramiento metafisico, en este libro es el propio desgarramiento de

la care" (39).

A diferencia de Varela, Olle deja de publicar libros de poesia e incursiona en otros generos

literarios, hecho que segun su testimonio se debe a la perdida de fe en la palabra poetica como

tambien en las categories que la critical utiliza para excluir la producci6n lirica hecha por muj eres

como se lee en su poema "Tener 30 afios"

Del botin que es la cultural me pregunto por el destiny
iPor que Genet y no Sarrazine?
O Cohn Bendit / Dutschke / Ulrike
y no las pequefias militants que iluminaban mis aburridas
classes en la U
ELSA MARGARITA SIRA. (7)

De esta perdida de fe, sobre todo en lo referido a la palabra, da testimonio la evoluci6n de

la lirica de Varela, pues cada uno de sus libros sigue significando una lucha por conquistar no

solo su propio lenguaje sino su propia vida. Esta conquista se logra, segun Silva Santisteban, en

su libro Valses v otras falsas confesiones, pero tambien se observa esa lucha continue hasta El

libro de barro (1996). En una entrevista realizada por el peri6dico espahiol El pais, Varela sefiala










que ella empez6 a escribir cuando estaba en Paris y que su primer poema escrito fue "Puerto

Supe". Supe es el lugar donde naci6 y creci6 Varela, y que cuando estuvo en Paris ech6 de

menos: "los paisajes de mi infancia, las sensaciones e imigenes [que] volvian a mi. Fue y es una

busqueda de mi identidad que ha continuado a lo largo de mi vida." (13). En ese sentido, la

busqueda de identidad se produce por la nostalgia de lo que se consider como propio y que no

se le permit poseer a la autora poseer. De alli es que se entiende la busqueda de su lenguaj e y la

de su identidad.

Como se observa, los temas que la critical discute en su afan por entender el process de la

critical literaria, su participaci6n en la historic y sus logros, se refleja en el campo literario. Es

decir que se establece un dialogo entire los textos liricos de las poetas que conciernen a este

studio y el debate de la critical no solo local sino tambien international. Hay vasos comunicantes

que permiten una textualizaci6n del debate en la poesia escrita por Varela y Olle. Este dialogo

siempre ha estado conectado tanto con la critical local como la que se hace en Europa occidental

(tanto conventional como feminist) ya sea una critical hecha a traves de los textos literarios

como de los textos critics; es decir, las intelectuales siempre han estado alerta a lo que se hace

afuera, quiza en una busqueda de un par femenino o una tradici6n literaria e hist6rica femeninas.

La critical feminist occidental: Estados Unidos y Europa

Conviene precisar que, en Europa occidental y los Estados Unidos, el feminismo adquiri6

su nombre como posici6n political a finales de los sesenta, y desde entonces ha tomado diferentes

rumbos que van desde el categ6rico rechazo a lo masculine y la busqueda de igualdad entire los

sexos, hasta una nueva significaci6n, no s610 de lo femenino sino tambien de lo masculine

(Freser 67), en donde ambos concepts no son opuestos. Esta resignificaci6n es la que interest a

la teoria feminist, ya que pretend lograr un cambio politico y cultural al interior de las

sociedades patriarcales. Como se ve, el debate y la propia teoria de genero tienen varies matices,










pero los que han logrado mayor protagonismo son el llamado pensamiento de la diferencia y el

de la igualdad. Ambos han sido mas o menos representados por las critics feministas francesa,

italiana y anglo-americana.

El primero, el de la diferencia, propone la asunci6n del texto escrito como un lugar de

acci6n y espacio de dominaci6n, y su intenci6n es cambiar el lenguaj e traditional por uno que no

tenga contenido discursive falologocentrico; el segundo pensamiento se asocia con la busqueda

de igualdad social entire los sexos y el cuestionamiento de las relaciones de poder que sostienen

las sociedades tradicionales. Se mencionan aqui ambas corrientes ideol6gicas, precisamente

porque en su interacci6n han sido claves para la constituci6n de un pensamiento femenino

latinoamericano, donde la critical no se centra en el texto o en la sociedad, sino que busca hacer

una lectura vinculante. Es decir, dentro de la critical literaria feminist latinoamericana, estas dos

corrientes, diferentes en principio, interactuan entire si tanto en los textos critics y literarios

como en la practica como ocurre en los textos de las poetas protagonistas de esta disertaci6n,

donde esa tensi6n es algunas veces denunciada y otras veces sugerida.

A pesar de los comentarios negatives de la critical prescriptiva latinoamericanall, europea y

estadounidense, se observa que tanto los planteamientos te6ricos de la critical feminist

estadounidense como de la francesa e italiana han sido genuinos. Es decir, no se han amparado

en ningun tipo de ret6rica vacia, sino que han buscado releer las histories del conocimiento y de

la humanidad para entender su propia historic. Por ej emplo, el discurso critic estadounidense

analiza los textos civiles y constitucionales escritos por los fundadores del pensamiento

angloamericano (Ralph Waldo Emerson, John Dewey, Charles S. Peirce y William James); por

otro lado, las critics francesa e italiana releen la tradici6n filos6fica occidental, desde Plat6n


11 La critical normativa se ha burlado del feminismo occidental porque no se present como una ideologia, sino como
una pr~ctica dinimica que, a veces, se contradice.










hasta Jacques Derrida. Sin embargo, ambos postulados critics encuentran que en la historic de

la humanidad, el hombre es el unico suj eto active, mientras que la muj er esta invisibilizada y

alej ada de toda participaci6n putblica.

En el caso de Latinoamerica, cuando las intelectuales acuden a la literature y alas critics

europea occidental y angloamericana, no lo hacen para calcarla sino para entenderla y

complementarla con sus conocimientos en su experiencia de muj er. Por otro lado, es important

hacer claro que las muj eres que escriben, incluso en nuestros dias, gozan de una condici6n social

que les permit tener una educaci6n paralela a la de sus pares masculinos. Las escritoras tambien

obtienen una educaci6n europea occidental que causa rigidez con las experiencias de ser muj er y

de alli su mirada a la literature hecha por muj eres es una que busca encontrar pares femeninos o

un discurso con el cual ellas se sienten identificadas. En su busqueda de rescate de su propia

individualidad, las muj eres se acercan a otras formas de expresi6n, incluyendo, las europeas

occidentales y las angloamericanas.

El pensamiento de Elaine Showalter no s610 ha influido en la teoria literaria

norteamericana sino tambien en la latinoamericana; solo basta observer los ensayos de Helena

Percas de Ponseti y Jean Franco, Lucia Guerra-Cunningham y Francine Masiello, que tratan

sobre la reconstrucci6n de la literature de muj eres latinoamericanas y que se publican durante

los ochenta. En sus studios, las investigadoras se valen de un vocabulario heredado tanto de

Showalter como de Sandra Gilbert y Susan Gubar para analizar la literature latinoamericana y

abrirle la puerta dentro de las propuestas feministas en florecimiento como eran durante los

ochenta la reconstrucci6n de la historic de la muj er dentro de la historic de la humanidad. Percas

de Ponseti y Jean Franco se apropian de los terminos "genealogia" y "muj er ventrilocua" para

explicar el process de la literature escrita por muj eres, mientras que Lucia Guerra-Cunningham y










Francine Masiello utilizan los concepts "naturaleza", "margen" y "palimpsesto" al analizar los

discursos en la literature latinoamericana escrita por muj eres.

Como respuesta a la ausencia de una historic de las muj eres en Europa occidental, las

critics feministas angloamericanas, francesas e italianas emprenden la tarea de escribir y de

hacer studios sobre la muj er que, en un primer memento, no son atendidas por la critical

prescriptiva. Es asi como se inician las compilaciones de textos analiticos de la critical feminist;

por un lado, en Inglaterra y Estados Unidos se publican, a finales de los setenta y durante los

ochenta, compilaciones de ensayos y studios sobre feminismo y sus aportes a la academia.

Segun Laura Freixas, textos como Sexual Politics (1969), de Kate Millet, se conocen a traves de

los studios realizados por Toril Moi. En su libro Sexual/Textual Politics: Feminist Literary

Theory (1985), Moi inicia el debate dentro del mundo academico norteamericano cuando hace

un interesante analisis de la propuesta de Millet. Moi tambien se ocupa de otra publicaci6n,

Thinking about Women (1968), de Mary Ellmann y lo califica como uno que busca exponer los

estereotipos masculinos en la literature, mientras que el de Millet, es la base de lo que se empieza

a trabaj ar en teoria literaria en los siguientes afios. Laura Freixas llama al modelo de critical de

Millet "Imagenes de la muj er" (162). Es un modelo que la critical angloamericana inici6 en los

setenta y que buscaba analizar la visi6n de la muj er en las obras literarias escritas por hombres

(Freixas 162).

La otra corriente que tambien se inicia dentro de la critical feminist occidental es el

studio de la muj er ya no como lectora sino como escritora. Segun Freixas, tanto Literary

Women (1976) de Ellen Mores como A Literature of Their Own (1977) de Showalter son dos

libros pioneros en la critical norteamericana. Moers historiza y tematiza la tradici6n literaria de










las grandes escritoras inglesas, americanas y francesas. Para Freixas, ambas escritoras

emprenden una labor de redescrubrimiento:

Rescatan escritoras olvidadas y trazan la historic de las publicaciones de las muj eres, sus
revistas, sus editoriales, sus obras, algunas de las cuales fueron en su dia muy leidas y
cayeron luego en el olvido, y otros textos que por el genero al que pertenecen (cartas,
diarios...) ni siquiera, en muchos casos, habian visto luz. (163)

Showalter, desde su primer libro, Literature of their own (1977), contribute a la

construcci6n de una critical feminist. En Literature of their own, propone ademas tres fases

literarias por las que atraviesan las literaturas de mujeres. Como toda subculture literaria, anota la

autora, la literature de muj er tiene un period de imitaci6n "feminine", otro de protest

"feminist" y un ultimo de autodescubrimiento o feminil "female". A esta nueva manera de leer

literature Showalter la llama "ginocritica". Su propuesta es apropiada en el sentido que sugiere

rescatar una historic literaria con temas, generos y estructuras propias de una literature de

muj eres.

Ademas de la ginocritica, durante estas decadas aparece la corriente sicoanalitica tendida

por Sandra Gilbert y Susan Gubar. En The Madwoman in the Attic (1978), las autoras proponen

la esquizofrenia y el double discurso (la dualidad de la loca) como factors comunes en los textos

de las escritoras que analizan. Esta corriente es menos aplicada por la critical feminist

latinoamericana. Al parecer los ejes analiticos que ellas encuentran estan mas cerca de las ideas

de alteridad y poder que del discurso sicoanalitico. En la mayoria de los ensayos aparece esta

idea de poder en relaci6n con la cultural masculina y la invisibilizaci6n de la muj er. De alli la

necesidad de crear un espacio propio para la escritura que vendria a ser la propuesta de Marta

Traba en su ensayo "Hip6tesis de una escritura diferente" (1984).

Tanto Traba y Zulma Palermo como Cristina Pifia plantean tender la teoria que trabaja la

escritura de la muj er en un espacio diferente al que propone la normativa, un espacio sin ataduras










ni conexiones fisicas: el espacio del ser como individuo o ser humane. Para ello, las tres critics

apuestan por el psicoanalisis. En ese sentido, sus postulados se acercan mas a las critics

feministas francesa e italiana que a la norteamericana, en especial a los postulados de Julia

Kristeva. Desconfiando del biologismo, del esencialismo y de la misma noci6n de la identidad,

Kristeva se niega a definir a la muj er o a elaborar teoria alguna de la feminidad. Lo que le

interest es la marginalidad, la disidencia, la subversi6n, temas que tambien tocan las critics

latinoamericana y latinoamericanista Nelly Richard y Francine Masiello en sus libros

Estratificaci6n de los margenes (1989) y El arte de la transici6n (2002), respectivamente.

A la par con los studios feministas norteamericanos se dieron los franceses. La critical

feminist francesa tambien experiment, como la norteamericana, mementos dificiles de

replanteamiento de sus terminos. Por ej emplo, las palabras "feminismo" y feministt" son

dosificadas en su uso debido, segun Marks y Courtrivon, a la critical agresiva contra los terminos

de las political y psicoanalistas francesas, ademas de la propia Helene Cixous (xi). Durante la

decada de los ochenta, en Francia, los textos de los nuevos feminismos fueron escritos por

muj eres cuya formaci6n intellectual tuvo un acento radical antiburgues, una formaci6n cultural

marxista y una preparaci6n para el pensamiento dialectico. Estas investigadoras fueron agents

activos durante las decadas de los sesenta y setenta: algunas de ellas participaron en la

"revoluci6n" de Mayo del 68; otras como Julia Kristeva, Ilegaron de otros paises (Bulgaria en su

caso) con una experiencia cultural y political diferentes que puede ser leida en sus textos.

Tanto en los ensayos de Kristeva como en los de Cixous e Irigaray se observa una fuerte

mirada y una several critical a la filosofla europea occidental y al discurso literario por su afan de

homogenizar: esquematizar y nombrar (prescribir) categ6ricamente. Sus intenciones son

entender el process de pensamiento de los psicoanalistas y fil6sofos para insertar dentro de sus










discursos sus preocupaciones por la calidad de los textos escritos por mujeres. Mientras Kristeva

se basa en el psicoanalisis y la lingitistica para explicar desde el lenguaj e la estructura de las

sociedades patriarcales y el por que "la mujer no puede ser definida", Cixous utiliza la filosofia y

el psicoanalisis para reconceptuar el constructo "muj er" que se manej a dentro de estos campos

intelectuales.

En la necesidad de clasifieaci6n y cumpliendo los requisites de la critical normativa,

Kristeva hace una revisi6n de los movimientos feministas occidentales basandose en el tiempo

hist6rico (lineal) y en el tiempo ciclico. Utilizando el tiempo hist6rico, la autora de "Women's

Time" (1941) establece tres generaciones de mujeres que, a diferencia de Showalter, se catalogan

segun las relaciones con los process sociales y politicos mas que por la historiografia. Ella

observa que despues de los afios sesenta aparece una segunda generaci6n (feminismo radical)12

de muj eres que, a diferencia de la primera generaci6n (feminismo liberal), busca construir un

espacio para la muj er fuera del espacio dominado por la cultural masculina a partir de la idea de

la diferencia.

Kristeva sefiala que esta generaci6n compete el error de trasladar las reglas del patriarcado a

su espacio, haciendo un calco de la jerarquia patriarcal y de sus intereses. Mientras que la ultima

generaci6n (lugar de existencia), no se define a partir de la diferencia sino que busca la

multipluralidad de la identidad sea esta heterosexual, homosexual o ambas a la vez. Este process

se da en un tiempo ciclico, "thus a third generation, which does not exclude--quite to the

contrary-the parallel existente of all three in the same historical time, or even that they be

interwoven one with the other (214). Kristeva anota que al pertenecer a un tiempo ciclico "the




12 Cuando Kristeva se refiere a generaci6n, no estA pensando en una cronol6gica sino en una que da importancia al
espacio fisico como lugar de existencia (signifying space), uno corporal y mental.










demassifieation of the problematic of difference would imply, [...] an apparent de-dramatisation

of the 'fight to the death' between rival groups and tus between the sexes" (214-215).

La critical francesa registra un interns no por definir a la muj er, sino por explicar "lo que

ella quiere" como tambien mostrar c6mo el placer y la sexualidad son experiencias diferentes en

el hombre. Estas diferencias son tomadas en cuenta tanto por Kristeva como Cixous.

Generalmente las asientan cuando comparan uno y otro sexo, sin dejar de lado otras practicas

sexuales. En el caso de Julia Kristeva, por un lado, el studio lingitistico de obras literarias le ha

permitido entender la transmisi6n de c6digos que pertenecen al espacio Hisico hacia el espacio en

blanco (el papel), es decir, la literature como una fuente de acceso al conocimiento. Por otro

lado, el analisis del lenguaj e, le ha permitido comprender esta relaci6n entire la representaci6n de

la sociedad y de sus c6digos dentro del espacio textual que seria lo que particularmente se busca

mostrar con las poetas de esta disertaci6n.

Valiendose de la filosofia occidental (como Cixous, Irigaray y Kristeva), Luisa Muraro,

critical italiana, propone una nueva manera de retomar el texto. La autora de El orden simb61ico

de la madre (1991) sugiere reconciliarnos con nuestras progenitoras. Segun la autora, si la cultural

masculina nunca ha presentado conflicts con su lengua materna es porque ha sabido apropiarse

del amor de la madre y reestructurarlo para beneficio propio "la sociedad patriarcal, en la que se

ha desarrollado la filosofia, cuida el amor entire madre e hijo como su bien mas precioso" (13).

La estructura dentro de las sociedades ha privilegiado a los hombres, silenciando la voz de la

progenitora, encubriendo con fundamentos ideales el origen de su saber "aman una madre muda,

cuya obra presentan como una imagen y una aproximaci6n de la propia, invirtiendo el orden de

las cosas" (13). La autora nos explica que si las muj eres no tenemos participaci6n dentro de la

estructura patriarcal es porque a nosotras no se nos ensefia a amar a la madre. Al no aceptar las










conveniencias que esto trae consigo, "el saber amar a la madre", se anulan las posibilidades de

entrar al terreno de la confabulaci6n, del orden. La autora anota que el "saber amar a la madre"

esta en todas las muj eres y que siempre ha ayudado en su busqueda del orden, "si aprendemos a

amar a la madre, conseguiremos la independencia simb61ica" (14).

Los postulados de Muraro-aprender a amar a la madre, es decir, a reconocerse en ella--

fueron trabaj ados en los ochenta tanto por el lado de la historiografia como de la historic dentro

del orden simb61ico patriarcal. Showalter, en su busqueda consciente de una genealogia de

muj er, una que indique los mementos por los que atraves6 la escritura de muj er, registra los

process de la escritura femenina en el mundo anglosaj 6n. La critical explore tres estadios que

correspondent a la escritura del siglo XIX e inicios del XX y en los que se lee una juiciosa actitud

y tambien una lucha, de parte de las escritores anglosaj onas, primero por pertenecer y luego por

apropiarse del espacio escrito masculine. Kristeva, desde otro espacio, relata el process por los

que se transponen los diferentes movimientos feministas occidentales, en su lucha por eliminar o

ser parte del orden simb61ico patriarcal: 1) "liberal feminism" que pertenece a la epoca cuando

las mujeres exigian igualdad en el acceso al orden simb61ico, 2) "radical feminism", cuando las

muj eres rechazan el orden simb61ico masculine en el nombre de la diferencia, y 3) "signifying

space" que es donde las muj eres rechazan la dicotomia entire lo masculine y lo femenino como

metafisico (Moi 128). El process que Kristeva anota debe ser visto hist6rica y politicamente

como parte de un process continue (dentro de un tiempo tanto lineal como ciclico) y que tambien

se puede encontrar en el process feminist latinoamericano.

Fases del feminismo en el Perik

Tanto el modelo de Showalter como el de Kristeva son tiles en este studio porque

ayudan a revelar el nacimiento de una conciencia feminist en el Peru. Este process ha tenido en

la segunda mitad del siglo XIX representantes como Mercedes Cabello de Carbonera, quien










escribi6 en 1874 "Necesidad de una industrial para la mujer". Escritoras como ella exigieron su

participaci6n dentro del orden simb61ico sin tener exito. Como todo process de evoluci6n, este

despertar de la conciencia feminist se retoma en la primera mitad del siglo XX con intelectuales

que lucharon por el derecho al voto de la muj er; Magda Portal es una de ellas. Esta poeta se

entreg6 a la lucha por los derechos de la mujer no s6lo mediante la participaci6n active en

centros de muj eres sino tambien a traves de la prensa. En su ensayo "Hacia la muj er nueva"

(1933), Portal sugiere que el orden simb61ico deberia dej ar de lado estereotipos medievales para

asignar valores a las muj eres modernas. Despues de casi medio siglo de silencio las muj eres,

miembros activos en los partidos politicos (cocinaban y servian el cafe en las reuniones, segun

Virginia Vargas), empiezan a exigir a sus pares masculinos una participaci6n igualitaria, pero

estos rechazan las propuestas de las compafieras, exigiendoles su retire del partido. Este vendria

a ser el origen de la aparici6n de los movimientos sociales de muj eres en el Per6. El orden

patriarcal, sin embargo, las acomoda a su conveniencia y terminan insertandose dentro de la

agenda que el orden simb61ico tiene para ellas (asistir a las esposas maltratadas por los maridos,

a las madres que no tienen ayuda econ6mica y alas muj eres violadas) (Vargas 45).

Segun Maruj a Barrig y Narda Enriquez en el Perd no podemos distinguir esas "generaciones"

que propone Kristeva; sin embargo, afirman que "si es possible encontrar transitos semej antes"

(IX). El memento que Kristeva reconoce como feminismo liberal, tambien se present en los

transitos que Barrig y Enriquez nombran:

Nuestro punto de partida, desde el activismo y desde la academia, fue visibilizar a las
muj eres. Esto se sustentaba no s61o en un gesto elemental de justicia sino en una necesidad
epistemol6gica: contar con el aporte al conocimiento que nace desde la "experiencia" del
ser muj er. Las muj eres ofreciamos una perspective desde la otra orilla y desde los
particulares vinculos con la familiar y la maternidad, la soledad, el amor, la realizaci6n
personal en tensi6n con la entrega a los otros. Desde la investigacion fue tambien un
ejercicio arqueol6gico: id6nde estan las mujeres? jc6mo y cuantas trabajan, estudian, son










madres? Y desde el movimiento, fueron los tiempos de la denuncia y quiza del slogan, pero
con una pasi6n y una convicci6n inusual en estos afios. (IX-X)

Con respect a la segunda generaci6n, el feminismo radical, estas dos critics apuntan que

el culturalismo y la casi exultaci6n de la diferencia estuvo al borde de escindir dos campos. El

primero fue el campo de los movimientos de muj eres, el cual se radicaliz6 y, por voluntad

propia, se aisl6 del context social. Mientras que el segundo campo, el de los studios sobre la

muj er desplaz6 una perspective de largo plazo sobre la sociedad peruana para dar paso a la

atenci6n de los problems del dia a dia (X). Para Barrig y Enriquez, el feminismo consigue sus

metas con esta tercera etapa, lugar de existencia: "la difusi6n del concept de genero y su

profundizaci6n en el pais, confluy6 con la riqueza de un movimiento de muj eres amplio y

propositivo como el peruano, para hacer possible la creaci6n del Diploma de Estudios de Genero

[...] en 1991" (X). En este espacio es que se empieza a trabajar te6ricamente las cuestiones de

genero en relaci6n con la literature de mujer y otras disciplines, sin embargo el termino "muj er"

en muchas oportunidades se reemplaz6 por el de "genero" creando confusion en los receptores.

Hasta el dia de hoy el program continua su labor de formaci6n como el conjunto de ensayos

Otras pieles (1995).

Tanto el process que mencionan Barrig y Enriquez como el que aqui se registra, son

process descontinuados que presentan silencios que tienen que ver con las crisis econ6micas de

los paises latinoamericanos (en este caso, del Peru). Se estaria, entonces, frente a un modelo

donde el rol de defense de la muj er pasa del papel a la practica despues de mas de una mitad de

siglo. Si bien las estrategias que utilizaron las intelectuales de los siglos XIX y XX para exigir el

voto de la muj er fueron tiles porque les permiti6 apoderarse de un espacio putblico como el del

periodismo, estas no sirvieron para otros reclamos.










Gracias a la aparici6n de las oeneges, las mujeres logran trabajar directamente con la

poblaci6n de muj eres afectadas por la crisis sin que su labor sea desvalorizada por la cultural

masculina (Vargas 24). La instalaci6n de estas organizaciones permiti6 que algunas escritoras se

apropiaran del espacio y una vez instaladas no solo se dedicaron a hacer trabajo de campo sino

tambien intellectual, lo que incluia la publicaci6n de textos literarios en sus revistas. De esa

manera encontramos en la revista de DEMUS articulos y ensayos de Carmen Olle y Rocio Silva

Santisteban sobre la condici6n de la muj er escritora en el Peru. Ambas poetas no solo

aprovechan el espacio que ofrece la instituci6n para cuestionar el status de la muj er en la

sociedad sino tambien en el texto creative (poesia y prosa).

En ese sentido se puede trazar, en la historic de la muj er peruana, basandose en los tiempos

lineal y ciclico, un process que va del papel a la pr~ctica y luego al papel. En un primer

memento, apropiindose de los medios impresos, desde el lado de la prosa narrative, las

intelectuales "sugieren" que habria mis producci6n si a las muj eres se les permitiese el derecho

al trabajo. En un segundo memento, tambien desde los medios impresos y desde el lado de la

creaci6n, las intelectuales "exigen" participaci6n ciudadana. En un tercer memento, desde el lado

de las ciencias sociales, tomado por intelectuales muj eres, las muj eres "reivindican" igualdad de

responsabilidades en los partidos politicos. En un cuarto memento, tambien desde las ciencias

sociales, los movimientos de muj eres "alcanzan" una hegemonia en sus agendas political; y en

un quinto memento, desde el ej ercicio portico, las intelectuales "buscan" un lenguaj e que no sea

el lenguaj e canonizado y para ello se apoderan de discursos no literarios que cierto lado de la

critical normativa suele Ilamar discursos posmodernistas.

La critical feminist latinoamericana aplic6 en sus andlisis tanto las propuestas norteamericanas

como las europeas, consiguiendo producer teorias propias que responded a las circunstancias de










su historic latinoamericana. La investigadora peruana-argentina Susana Reisz ha mostrado en

Voces sexuadas que si es possible construir un marco te6rico para examiner los textos porticos de

muchas escritoras de los ochenta. Por su lado, Carmen Olle, en muchos de sus ensayos,

especialmente en "Poetas peruanas: jes lacerante la ironia?" (1995), ha mostrado que la poesia

conocida como "poesia er6tica" o "poesia intimista"--titulo acufiado por la critical normativa

para calificar a las poetas de los ochenta-no existe. Afiade la escritora que "la necesidad

obsesiva de border el tema del cuerpo ha hecho que la critical la denomine poesia intimista. Esa

mania de buscar en el poema el retrato de la intimidad de la escritora indica que como lectores no

alcanzamos la madurez" (12). Por el contrario, Olle asienta que a traves de la ironia las poetas

ahondan en temas relacionados al abandon, a la huida, temas que estan asociados con el espacio

fisico y que tienen un referente inmediato en Varela:

Tanto en "Post Coitum" de Mariela Dreyfus, como en "Cuerpo sometido" de Patricia Alba,
o tambien en los poemas de Mari'a Emilia Cornej o, la ilusi6n a la experiencia sexual
impide ver que, mas allay de recrear un cuerpo no sometido, este se alza como metafora y
no como una confesi6n. Pero hay algo mas. La poesia de estas autoras esta cargada de
ironia y de perversidad. Quiza todo esto se inicia con Blanca Varela (Lima, 1926). (13)

En la entrevista que Roland Forgues le hace a este autora, ella apunta que no le parece que

haya much diferencia entire la poesia hecha por muj eres y la hecha por hombres, "[t]al vez la

particularidad sea que hasta ahora no se habria tomado en cuenta la literature hecha por muj eres.

Por eso nos Ilama la atenci6n que muchas muj eres escriban ahora, y escriban sobre si mismas"

(150-151).

Rocio Silva Santisteban, en su ensayo "Feminismos peruanos del Peru" (2001), sugiere

que tanto los movimientos de muj eres como la critical de muj eres deberia preocuparse por la

recuperaci6n de "espacios olvidados como el de los simbolos y la provocaci6n", refiriendose al

imaginario o alas representaciones sociales imaginarias. Estas propuestas han permitido crear un










espacio de critical literaria hecha por muj eres que tambien produce literature y que se

encuentran en constant dialogo con pensadoras extranj eras.

Tanto Varela y Olle como Silva Santisteban y Crisblogo conocen-a traves del program

Estudios de Genero--las teorias de Maria-Milagros Rivera y, por ende, de Luisa Muraro. En su

articulo "Contra un machista sin alas", Olle utiliza a Rivera para explicar c6mo las

categorizaciones muj er-naturaleza-espacio privado se han extendido desde el medioevo hasta

nuestros dias. Mientras que Varela, en muchos de sus poemas, establece un dialogo con los

trabajos de Nufiez, Bermutdez, Franco, Masiello, Kolodny, Pratt y Gazzolo.

Estas ensayistas sefialan en sus eshtdios critics que uno de los obstaculos para el

reconocimiento de una "escritura de genero" en la poesia latinoamericana es el

desmantelamiento de las estructuras sociales de poder pertenecientes a las sociedades

patriarcales. La preocupaci6n de las critics se extiende en el poema de Varela "Lady's Journal"

donde se discute las consecuencias de la flj aci6n de papeles sociales para la muj er:

oh si querida mia
son las siete de la mariana
levantate muchacha
recoge tu pelo en la fotografia
descubre tu frente tu sonrisa
sonrie al lado del nihio que se te parece
oh si lo haces como puedes
y eres identica a la felicidad
que j amas envej ece
quedate quieta
alli en ese paraiso
al lado del nihio que se te parece
son las siete de la mariana
es la hora perfect para comenzar
a sonar
el cafe sera eterno
y el sol eterno.
si no te mueves. (160)










La voz poetica narra una escena domestica burguesa. La primera estrofa se encarga de

explicar al lector lo que esta ocurriendo en la escena:

el rat6n te contempla extasiado
la arafia no se atreve a descender ni un
milimetro mas a la tierra
el cafe es un espectro azul sobre
la hornilla
dispuesto a desaparecer para siempre. (159)

Los sustantivos "cafe" y "hornilla" ayudan al lector a fijar la locaci6n de la escena, la

cocina. La presentaci6n de la protagonista se hace al inicio de la segunda estrofa: "oh si querida

mia / son las siete de la mariana / levantate muchacha" (159). La protagonista es una muj er que

se encuentra en un estado de animo depresivo (no quiere hacer nada), y la voz poetica le ordena

actuar con el verbo imperative "levantate" porque es la hora de actuar y prepararse, que la

desidia no es la soluci6n. Se sabe que el personal e no es feliz porque la escena descrita present

un panorama decadente "el cafe es un espectro azul sobre / la hornilla / dispuesto a desaparecer

para siempre" (159) y, ademas la voz poetica, utilizando el verbo "sonreir" en el modo

imperative, le ordena una acci6n: "sonrie al lado del nihio que se te parece". En otras palabras,

pretend ser feliz como en aquella fotografia.

La fotografia es un element important en este poema porque permit mover al lector del

espacio decadente (la cocina sucia) a la escena feliz que se present en el retrato de familiar (la

fotografia). Una vez que el lector esta familiarizado con este nuevo espacio e idea, la autora

introduce otro tema, las relaciones de poder: "quedate quieta alli en ese paraiso [la fotografia] / al

lado del nihio que se te parece / es la hora perfect para comenzar / ... / si no te mueves" (160). El

verso que implanta en su totalidad el tema de las relaciones de poder es el verso "si no te

mueves" que en "Lady's Journal" es un condicional. Este condicional "si" apunta a lo que se

puede lograr u obtener "si" la autora no sale del espacio sefialado de su papel de madre y esposa:










la esfera privada. El tratar el tema de las relaciones de poder en el poema muestra las

preocupaciones que tiene la autora con los papeles sociales que debe cumplir la muj er, y en ese

sentido se establece un dialogo con los ensayos de la critical feminist latinoamericana.

De las poetas que se tratan en esta disertaci6n Varela, Alvarez y Crisblogo, en sus primeros

libros, optaron por omitir un yo portico que fuera femenino. La negaci6n de este "yo femenino"

ha sido en ellas una opci6n que les ha permitido tratar en sus poemas el discurso masculine y,

por ende, no ser excluidas por la critical conventional o los comentaristas de libros en los medios

impresos o en la television.

A diferencia de las tres poetas, Olle opt6 por definirse a partir de un "yo femenino", el cual

le permiti6 tratar toda clase de temas dentro de su discurso. En los ochenta, al trabajar un texto

portico de esta manera se corria el riesgo de ser reducido a lo que hoy en dia la critical conoce

como "poesia intimista" o "poesia er6tica". Sin embargo, Olle opt6 por arriesgarse y recibir

critics como las de Ricardo Gonzalez Vigil. S610 basta con mencionar el titulo del articulo

escrito en el diario El Comercio "Cr6nicas de una j oyen imputdica" (1992) o las publicadas en el

diario La Reputblica por un critic an6nimo, quien sostuvo que "le parecia inconcebible que

Gonzalez Vigil hubiera incluido los espasmos ma~sturbatorios de I la wibia Olle en su antologia

Poesia peruana del sinlo XX" (1999) para entender el maltrato de la critical hacia la poesia de

muj er, la cual fue reducida a poesia "er6tica" o "intimista".

Textualizaci6n de un debate en la poesia de Blanca Varela y Carmen OllC

La coincidencia o la afinidad real o supuesta entire una muj er que describe poesia y su

personaje literario, arrastra consigo todos los prejuicios y preceptos sociales que moldean la

"feminidad", 10 cual, dicho de otro modo, convierte necesariamente a la poeta en "poetisa" y al

heroe en "heroina". Al respect, Reisz anota que reconocerse como "masculino" o "femenina",










como "blanca" o mestizaa", como "hispanoamericana" o "europea", como "latina" o

"anglosajona", como "homosexual" o "heterosexual", exige:

[S]alir de una interioridad de contornos difusos, inestables e inconclusos (el "yo-para mi")
hacia una exterioridad delimitada y complej a pero solo imaginaria (el "yo-para otros" o el
"(yo-visto-como-otro") y regresar nuevamente al punto de partida cargando las impresiones
y los sentimientos generados por esa travesia. (18-19)

Lo que sugiere la ensayista es un viaje interior que puede ir de adentro hacia afuera o

viceversa. Un viaje que intent definir la identidad o las identidades que se construyen en un

texto portico aunque la construcci6n de cualquier forma de identidad (generico-sexual, etnica o

national) se deja comparar sin esfuerzo con la creaci6n de un "heroe" o una "heroina". En

conformidad con los postulados bakhtianos, ambos casos requieren un viaje de ida y vuelta entire

el interior y el exterior del sujeto.

Los viaj es que Olle realize en sus poemas varian segun el texto que describe. Es decir,

puede moverse de adentro hacia afuera o viceversa. El espacio olleano present una zona

interior negative; por ej emplo, en el poema "Hay que huir de los techos" se lee: "Hay que huir de

los techos / las horas fluyen bajo ellos. / Imposible es habitar una casa sin decorado. / [...] / Si se

ha de pensar atravesaras la ventana para poder / posarte en un panorama adecuado" (25). En este

poema, la autora realize un viaje interior/exterior donde los temas del texto son el tiempo y el

cuerpo de la mujer. La autora utiliza la metafora de la casa para explicar el paso del tiempo en el

cuerpo. En ella, su interior podria entenderse que posee una voluntad, la misma que restringe y

control las acciones con el condicional "si": "Si se ha de comer tomaras tu cubierto labrado del

aparador. / Si se ha de pensar atravesaras la ventana para poder / posarte en un panorama

adecuado" (25). La voz poetica se habla a ella misma y condiciona sus propias acciones dentro

de la casa y sugiere que hay mas libertad fuera de ella. El process de salir se produce cuando un










insecto, la "mosca", ingresa a la escena para critical lo rutinario. Por su naturaleza, la mosca

tiene la libertad de volar y decidir su destiny, asi la voz poetica se permit metaforizar la mosca:

Una mosca cae en el vacio domestico, no seria tan miserable
ni sucia sin un tinglado
y no hay moscas donde no hay vida silenciosa, no hay en el ser de las moscas
ningun tipo de polvo abstract. (25)

La mosca se convierte en metafora de movimiento (entrar/salir), por eso la voz poetica dice

que en su espacio hay vida silenciosa y por eso se puede escuchar a la mosca moverse como

cualquier ser viviente sin existencia ni Eilosofias "ningun tipo de polvo abstracto. Mas tarde la

voz lirica se ubica fuera de la casa y esta transici6n se logra en la segunda estrofa del poema:

Debi volver a casa antes de anochecer pero
me detuve en un hotel para hacer el amor.
Bella palabra hacer = poiesis. (25)

El estar fuera brinda al yo lirico la posibilidad de interpreter la realidad, cosa que es

impossible cuando se esta del lado de adentro, porque alli el tiempo no se construye, sino que

discurre "hay que huir de los techos / las horas fluyen bajo ellos" (25). A este punto el discurso

gira en torno al verbo "hacer", el cual en griego signifiea "poiesis". Cuando la autora describe

"bella palabra hacer = poiesis" (25) esta jugando con la idea de la belleza en la poesia, termino

que se contrapone con los verses que le continuan "se hace un verso el amor y la caca por algo

de juego / natural / este hacer no necesita patente. / Esto no le interest a un expert en balistica"

(25). En ese sentido "hacer poesia" y "hacer" algo que pertenece al dominio de 10 biol6gico (lo

natural) se diferencian porque el escribir "necesita patente". La noci6n cuerpo-naturaleza que se

discute en el poema se compare al acto de escribir donde el primero (un acto privado) es

completamente intrascendente.

Si se regresa al viaje que esta realizando la voz poetica, se puede ver que ella esta

criticando la dialectica de lo privado y lo putblico. Para ello Olle hace uso del discurso que










Beatriz Sarlo llama "la political como pasi6n" donde "womanly passions and private virtues

become the basis of public action: the private turns public" (241). Es decir que esta llevando a la

esfera putblica todos los actos privados que detalla en este poema, incluyendo el homicidio por

celos. En "Hay que huir de los techos", la autora ha realizado un viaje que si bien pate desde

adentro (dentro del control de la casa) escapa hacia afuera con la metafora de la mosca. En su

recorrido por el exterior, la voz reflexiona sobre la poesia y sefiala que es una construcci6n

masculina cuando utiliza el verbo "hacer-poiesis" para nuevamente viajar hacia el interior de si

misma y quedarse dentro de otro espacio cerrado como es el consultorio dental "[e]n la sala del

odontblogo revise el Interviui". Sin embargo, la autora ha sefialado en los primeros verses del

poema que el estar fuera brinda al yo lirico la posibilidad de interpreter la realidad "si se ha de

pensar atravesaras las ventana para poder / posarte en un panorama adecuado" (25).

Para una muj er, anota Reisz, el "verse-como-otro" suele representar una ardua carrera de

obstaculos. Uno de los mas dificiles es que el paradigma de humanidad dominant es

literalmente "un otro" (y no "una otra"):

El regreso al "yo-para mi" no puede en consecuencia estar totalmente libre de los
sentimientos de incomodidad (e incluso de inferioridad) que se derivan del desajuste con
ese "otro" arquetipico nacido de la exclusi6n.

La imagen del hombre transvertido de identidad generica no da lugar a la existencia de la

imagen de la mujer (voluptuosa y reproductora). En muchos de los poemas de Carmen Olle se

discute el estereotipo, por ej emplo "Tener 30 afios" tiene como tema principal el cuerpo

femenino, pero no aquel cuerpo esbelto y delgado que ha servido como simbolo de belleza en

much de la poesia masculina. Este cuerpo del que habla Olle esta lleno de imperfecciones como

se lee en los siguientes verses: "iPor que el psicoanalisis olvida el problema de ser o no / ser /

gorda/pequefia/imberbe/velluda/transparent / raquitica/potona/oj erosa..." (7). "Hay que huir de

los techos" (el poema donde trabaj amos la noci6n de viaj e "interior/exterior"') explica el process









biol6gico del cuerpo de una mujer de 40 afios cuando dice que los 40 afios es "la decada de la /

suspension del flujo y la leyenda". En ambos poemas la autora describe sobre un cuerpo que se

encuentra en constant cambio biol6gico. Esta explicaci6n seudo cientifica permit que sus

poemas se lean dentro de la categoria "The Writing Body" que sugiere Sylvia Molloy:

Women' s eroticism appears to express itself in forms more diverse (and, I would add,
more textually productive) than the primarily sexual: if it celebrates and desires other
bodies, those bodies are not only the bodies of lovers, they can be other things as well.
What one often finds in women's writers, in terms of erotic desire, is a slippage from sex
to text: the text itself is an erotic encounter in which the poet makes love to her words.
(120)

Carmen Olle explica que cuando una muj er grita--refiriendose a los aspects mas

irreverentes y mas problematicos de su escritura lirica-- su grito suele considerarse panfletario,

carente de dignidad y ridicule, como una parodia de grito:

Y existe temor al grito, o lo que es mas arriesgado: existe temor a que en el lenguaj e
portico este grito sea panfletario, huachafo, parodia de un grito. Por lo tanto la poeta se
ironiza a si misma y es implacable con sus debilidades: la angustia, el vacio. (13)

Reisz apunta que esta discriminaci6n al derecho de expresar putblicamente emociones

propias o aj enas coloca a la poeta ante una gran disyuntiva fuerte: gritar pese a todo o ensayar

otros registros equivalentes sin permitirse, empero, "susurros" (45).

A diferencia de Olle, Varela opt6, por ensayar otros registros equivalentes: ella ha preferido

asordinar su tono y trasladar las explosions afectivas al plano simb61ico de las colisiones

semanticas. De alli su empefio en cultivar la autoironia, en desnaturalizar o someter a un process

de extrafiamiento los sentimientos mas personales y privados, en moderar los tons mas

tradicionalmente "femeninos", en intensificar los registros mas duros y recios y en rechazar todo

adorno verbal que evoque la servidumbre de los cosmeticos.

Continuando una larga tradici6n en el apoderamiento de los estereotipos establecidos por el

orden simb61ico, Varela como Olle juega con la palabra "rosa", dando fe de todos los concepts










que la plabara "rosa" ha recibido del lado de la escritura de la muj er. Si se lee atentamente "A

rose is a rose" se encontrara que la autora funda un dialogo con el soneto CXLVII (147) de Sor

Juana Ines en el cual se censura a una rosa y en ella a sus semej antes. El referente (Soneto

CXLVII) confirm una de las propuestas de Molloy en relaci6n al homenaj e que se da desde la

escritura de la muj er a las mujeres que escribieron decadas o siglos anteriores: "Family

Portraits" :

The inclination is strong in these texts to turn that presentation into a family affair, a
communal practice that restructures lineage and invents new kinships to replace
conventional ties. Family, home, and childhood play an important rol in these pieces,
directly or indirectly, not because they are particularly suited to "feminine" sensibility but
because they function as powerful figures of bounding. (121)

En "A rose is a rosel3", la autora control el numero de palabras. Los verbos son

importantes porque reduce el texto a tres acciones del suj eto "rosa". Mientras esta "inm6vil",

devora, y cuando se mueve (se abre), infesta la poesia con el discurso masculine sobre la belleza,

discurso que la autora llama "arcaico perfume". La contraposici6n entire el adjetivo "inm6vil" y

el verbo "se abre" sorprende al lector porque se rompe la noci6n de inmovilidad y se adjudica

una acci6n con una carga destructiva con el verbo "devorar". Por otro lado, esta noci6n negative

se refuerza con el verbo "infestar", el cual contamina la poesia con el discurso patriarcal que

posee la belleza dentro de la cultural masculina. La critical que la autora hace del discurso

masculine en el poema se esclarece con la idea de que la rosa es "la detestable perfecci6n / de lo

efimero" (129):

inm6vil devora luz
se abre obscenamente roja

13 Otra referencia seria, a parte de la de Sor Juana Inds de la Cruz, el poema de Gertrude Stein "A rose is a rose". En
el texto tambidn se cuestiona el discurso lirico y se hace una critical sobre 61. Otro detalle que Stein compare con
Varela es el trabajo con la pintura dentro de la poesia. Stein imitaba el cubismo en su poesia y Varela dialoga con la
pintura espafiola e italiana de inicios del siglo XX. Varela como Stein tenia una perspective general de las critical
plistica como se lee en el poema "Antes del dia", poema que tiene una dedicatoria a Dore Ashton criticala de arte
americana).










es la detestable perfecci6n
de lo efimero
infesta la poesia
con su arcaico perfume. (129)

En la mayoria de los poemas de ambas poetas se observa que, cuando el suj eto enunciado

es un ser vivo, las autoras 10 described tal como se les conoce (dentro del discurso

falologocentrico), pero casi al final o al Einal del poema amplifiean el discurso con nuevas

caracteri sti cas:

Pues ique sentido tiene a los 80 adelantarse
a la bondad de dios?. "Hay que huir de los techos"


Marx aromaba en sus carteras como retamas frescas
que bellas estan ahora calladas y marchitas. "Tener 30 afios"


infesta la poesia
con su arcaico perfume. "A rose is a rose"


En "Hay que huir de los techos", la voz poetica cuestiona el suicidio "adelantarse a la

bondad de dios", mientras que en "Tener 30 afios" los tres personal es femeninos estan muertos:

"que bellas estan ahora calladas y marchitas", refiriendose a Elsa, Margarita y Cira. En "A rose

is a rose", Varela cuestiona el uso del discurso masculine del siglo XIX, el cual lo llama "arcaico

perfume" y este "arcaico perfume" infesta la poesia.

Casi nadie ha dej ado de observer que en su primer libro, Ese puerto existe (1956), Varela

visti6 esporadicamente a su yo lirico con adj etivos masculinos. Reisz anota que aunque las

gramaticas nos ensefien que el suij o masculine puede funcionar como universal y no marcado--

valido para ambos sexos--, "en la voz de una poeta expresiones como "Se que estoy enfermo" o

"He de almorzar solo siempre" (del poema "Las cosas que digo son ciertas") al parecer no

suenan ni neutrales ni metaf~ricas sino simplemente extrafias" (50).










El prblogo que Octavio Paz describe en 1959 para este libro de Varela caus6 polemica en la

critical feminist a finales de los ochenta y durante los noventa a raiz de los calificativos que

utilizaba para describir a la poeta. El critic mexicano anota que ella es una buena poeta porque

tiene "alma de hombre":

En sus primeros poemas, demasiado orgullosa (demasiado timida) para hablar en nombre
propio, el yo del poeta es un yo masculine, abstract. A media que se internal en si
misma--pero, asimismo, a media que penetra en el mundo exterior: la mujer se revela y
se apodera de su ser. Cierto, nada menos "femenino" que la poesia de Blanca Varela; al
mismo tiempo, nada mas valeroso y muj eril. (13)

Es cierto que Ese puerto existe es un libro donde la autora recurre a un yo masculine, pero

tambien es cierto que escribir en los afios cincuenta era todavia asunto de hombres y no de

muj eres, sino revisemos las categories de valor que recibia la literature de muj er de sus pares

masculinos. Astutamente, Varela opta por escribir como hombre, garantizando su espacio en los

anaqueles literarios peruanos e instalandose dentro del discurso patriarcal. En "Las cosas que

digo son ciertas", la autora inicia la prosa poetica con una oraci6n positive: "todo es perfecto.

Sin embargo, conforme transcurre el tiempo en el poema, se descubre que la perfecci6n de la que

habla el protagonista esta revestida de tragedia, como si el hubiese planificado estar bajo esas

condiciones "estar herido, tirade e impotente, mientras afuera cae la lluvia dulce, inesperada"

(45). La tragedia que sufre el personaje va aumentando a media que el heroe nos declara que en

su vida ya la perfecci6n esta relacionada con su estado natural, "[s]e que estoy enfermo de un

pesado mal, Ileno de un agua amarga, de una inclemente flebre que silba y espanta a quien la

escucha. Mis amigos me dejaron, mi loro ha muerto ya" (45). Esta ausencia de los que fueron

amados por el protagonista o de los que lo amaron tampoco lo sorprende, como si el personal e la

hubiese estado esperando por largo tiempo. Al final del poema esa perfecci6n a la que se refiere

10 irrita: "es terrible" (45).










En el poema "Las cosas que digo son ciertas" se establece una fluidez con el tiempo. Este

tiene un limited que es la muerte del protagonista; pero el tiempo se mueve en el poema mientras

se van describiendo mas detalles sobre el. El personal e echa de menos la lluvia: "cae la lluvia

dulce, inesperada" (45); en este memento se produce un movimiento hacia fuera, el viaje interior

al que se reflere Reisz tambien se observa en este poema. A diferencia de Olle, el protagonista en

"Las cosas..." realize un viaje de ida y vuelta utilizando la noci6n del tiempo a traves de la

descripci6n de los events que se dan dentro de la habitaci6n, mientras que en el poema de Olle

"Hay que huir..." el viaj e se realize a traves del yo lirico quien se desplaza desde adentro hacia

afuera.

En la mayoria de los poemas de Varela, el espacio es inscrito como abocado a un exterior

deshabitado y nocturne, inh6spito y adverse, como se lee en el poema "Una ventana": "Afuera,

regi6n donde la noche crece, / yo le temo, / donde la noche crece y cae / en gruesas gotas, / en

mortales relampagos..." (46). Afuera y adentro son dos espacios fisicos que Varela explore en su

poesia donde el espacio de afuera se convierte en uno inh6spito, mientras adentro la voz poetica

puede reflexionar sobre su propio ser y el aj eno. En "Una ventana", la voz reflexiona desde las

fronteras del adentro y afuera (la ventana). Desde ese umbral se puede traspasar con la mirada y

conducir los que pertenece afuera hacia adentro y luego concebirlo como pate de un imaginario:

Yo miro las paredes y sus frutos redondos y veloces,
hago calculos, sumo piedras, cenizas, nubes
y arboles que persiguen a los hombres
y perlas arrancadas de malignos estanques
o de negros pulmones sepultados
y horriblemente vivos. (46)

La proyecci6n hacia afuera se logra al tartar a un insecto que es la arafia y esta tiene un

fuerte imaginario vallejiano, porque es una arafia humanizada, como la de "Los heraldos negros"

(1918):










Es una arafia enorme, a quien impide
el abdomen seguir a la cabeza.
Y he pensado en sus oj osy en sus pies numerosos..
i Y me ha dado que pena esa viaj era! (37)

La arafia da lastima pues present imperfecciones. Su imperfecci6n puede ser por el paso

del tiempo o por los defects que se pueden observer en ella (Hisicos o espirituales): "es una

arafia enorme, a quien impide / el abdomen seguir a la cabeza" (37). De igual forma, la arafia de

Varela, la que "desciende a paso humane", conoce a la voz poetica, "duefia es de un rinc6n de mi

rostro" (37). Esa arafia se convierte en la propia voz poetica cuando dice que desde ese rinc6n

canta "alli anida, alli canta hinchada y dulce". En cambio, con respect a la gordura u obesidad

de la arafia valeriana, se puede contrastar a la de Vallejo: "es una arafia enorme, a quien impide /

el abdomen seguir a la cabeza" (37). Esta es torpe en su andar debido al desproporcionado

tamafio del abdomen, mientras que Varela dice que es una arafia que "canta hinchada". Con la

metafora de la arafia, la autora se mueve hacia afuera, lugar que le permit hablar sobre otras

angustias donde la oscuridad de la noche es mortal: "[a]fuera, el pesado aliento del buey, / la

viej a Hiebre de alas roj as, / la noche que cae / como un resort oscuro sobre un pecho" (46).

Finalmente, la interpretaci6n de estar "fuera" o "dentro" del texto por un lado, es una

invitaci6n a pensar en el espacio que rodea al lector. La identifieaci6n de este con lo que sucede

en los espacios que la voz poetica nombra ayuda a extender el dialogo entire ambos y a entender

los viajes interiores que hacen tanto Varela como Olle. El movimiento se present como una

caracteristica de sus poemas. Otra de las caracteristicas es el viaje que la voz lirica realize y

ambas, vistas desde la lectura que se intent construir en este apartado, ayudan a descubrir el

imaginario que cada una de ellas ha edifieado para sus textos. Por otro lado, el conflict de

identidades genericas, en nuestros dias, ya no tiene la misma trascendencia que solia tener

durante las primeras publicaciones de ambas poetas. Blanca Varela, al recibir cierto










reconocimiento de su producci6n poetica, describe muchos poemas con un yo lirico femenino y

trabaja temas femeninos sin ese "temor" de ser catalogada como poeta femenina o er6tica.

En cambio, Carmen Olle nunca se neg6 a utilizar un yo que no fuese el femenino.como lo

demuestran los primeros tres verses de su libro Noches de adrenaline:

Tener 30 afios no cambia nada salvo aproximarse al ataque
Cardiaco o al vaciado uterino. Dolencias al margen
Nuestros intestines fluyen y cambian del ser a la nada. (7)

En estas tres primeras lines Olle define el tema de su primer libro: la cuesti6n del cuerpo

femenino como nucleo de identidad. Ademas de los temas tiempo y espacio, los poemas de

Noches de adrenaline evocan el cuerpo y la ciudad. Hay un memento en que el yo portico dice

" [h]e vuelto a despertar en Lima a ser una muj er que va / midiendo su talle en las vitrinas como

muchas preocupada / por el vaiven de su culo transparent" (7). Estas aproximaciones al cuerpo

fueron suficiente motive para que Ilamara la atenci6n a la critical traditional, la cual no ley6 sus

textos--en ese momento--apropi adamente.

En cambio William Rowe vio en sus poemas varias coordenadas political como lo explica

en su ensayo "The Subversive Language of Carmen Olle: Irony and Imagination" (1997). Rowe

anota que hay una tensi6n en su lenguaj e que transit por dos vias, el lenguaj e narrative y el

intellectual (185-186). Esa tensi6n se resuelve en Noches de adrenaline a traves de la ironia y "by

saying 'cosas sucias' [dirty things]" (186). Para el critic, decir "cosas sucias" o presentar

situaciones que asquean no esta limitado a definiciones sociales de lo limpio o lo perteneciente a

un genero; al contrario, decir "cosas sucias" se extiende en ideas para construir relaciones con el

desfallecimiento, el deseo, el dolor y el placer:

[C]ualquier pasi6n de noche vencida por el suefio
fatiga de desaguar tanto excremento de nifio
que ya no produce nauseas (extremo del habito)
el limited para perder su efecto: el desmayo
la caca nueva y desconocida recobra su poder. (71)










Por otro lado, "la suciedad" es una condici6n de deseo. Segun Rowe, es "different from

being not perfect, the wrong shape; it breaks the certainty/passivity of the viewer of esttttttttttttttttama;s

erotica~s (erotic prints)" (187):

[U]n culo demasiado alto para una talla pequefia
muslos infavorables a sus extremidades posteriores
un abrirse donde la franj a bruna sefialara
la manor como un destiny mudo.
La suciedad Ilega a ser el capitulo de mi existencia. (71)

Declaraciones como estas se recrean a lo largo de Noches de adrenaline. El deseo, el

placer, lo amorfo, el "voyeurismo" son algunos de los temas que han sido tratados por el

ensayista Rowe sin considerar el cuerpo o el erotismo como temas centrales de la poesia de Olle.

A esto se referia la autora cuando Forgues le sugiere que existe una "especificidad en la 'poesia

femenina"':

Hablar de poesia femenina puede Ilevarnos a confundir un poco lo que es el process. De
hecho las muj eres que escribimos ahora, las que recien hemos salido un poco al aire a
partir del 80, hablamos de la mujer. Pero es nuestra propia experiencia como muj eres
porque no somos hombres. Pero no me parece que haya tanta diferencia entire la poesia
hecha por muj eres y la poesia hecha por hombres. (150)

La critical que hace Rowe, a quien se le encuentra dentro de una linea del pensamiento

feminist, es una especulaci6n sobre el poder, sobre el control de los cuerpos propios y ajenos

(Foucault), es una especulaci6n sobre los habitus (Bourdieu) o ideologias (Eagleton) y no una

especulaci6n a la manera de Forgues y sus pares masculinos. Por lo tanto, se trata de una

reflexi6n con una intencionalidad political: la critical literaria no solo intent explicar el mundo,

sino tambien intent cambiarlo con los textos literarios que analiza. Es decir que su mirada a la

literature es una que busca entender y explicar los cambios que se dan en el espacio fisico como

sugiere Terry Eagleton en su ensayo "Marxist Criticism". Eagleton anota que existe una relaci6n

entire el arte y las ideologias, si bien el arte no puede ser reducido a una ideologia, tiene una

relaci6n muy particular con ella (250). Para Eagleton, "ideology signifies the imaginary ways in










which men experience the real world, which is, of course, the kind of experience literature gives

us too--what it feels like to live in particular conditions, rather than a conceptual analysis of

those conditions" (250). Sin embargo; Eagleton apunta que el arte hace much m~s que reflejar

la experiencia: "it is held within ideology, but also manages to distance itself from it, to the point

where it permits us to 'feel' and 'perceive' the ideology from which it springs" (250-251). El

arte, al permitirnos sentir y percibir la ideologia del discurso en juego, tambien nos permit hacer

una interpretaci6n del espacio fisico al que pertenecen los textos literarios.

Sin embargo, los discursos feministas no s6lo estin construidos a partir de una ideologia

sino tambien a partir de la praxis de las intelectuales de siglos anteriores. En ese sentido, eso es

lo que diferencia los feminismos de todas las ideologias que han existido en las ultimas decadas.

Durante siglos, la experiencia de las mujeres dentro del orden simb61ico ha sugerido diferentes

estrategias acomodadas dentro de los contextos hist6ricos. Asi es como se pueden ver las fases

por las que ha tenido que atravesar el feminismo latinoamericano tanto al nivel de la praxis como

el que se ha construido desde los campos intelectuales. Para que los feminismos evolucionen se

tuvo que reformar pensamientos una y otra vez hasta responder al process hist6rico. El hecho de

que las poetas logren una voz lirica particular (unica) no es aislado; mis bien, ellas son pate de

un process por el que las muj eres tuvieron que trasponer para convertirse en constituyentes de

esta genealogia de muj eres. Las diferentes pr~cticas de los feminismos deben ser entendidas

como un process y una evoluci6n y sus corrientes (la diferencia versus la igualdad) no se

contradicen sino que permiten leer los cambios dentro de los pensamientos hist6ricos. Su advance

no s610 ha enriquecido la escritura de la muj er sino su manera de organizaci6n como activist

feminist. En ese sentido no solo se ha construido un pensamiento de genero sino que este









empieza a ser contextualizado en textos liricos como los de Varela, Olle, Silva Santisteban,

Alvarez y Crisblogo.









CAPITULO 4
LAS DE LA OTRA MARGEN

Introducci6n

En este capitulo se mostrara c6mo, por un lado, las categories de espacios privado y

putblico se entrecruzan con las nociones de "lo de afuera" y "lo de adentro" de Gaston Bachelard,

las cuales ayudan a entender los espacios metaf~ricos que las poetas estudiadas en esta

disertaci6n utilizan en el papel en blanco para representar el concept de exilio situado tanto en

los espacios privado como putblico. Estas nociones se vinculan en varies sentidos a los models

europeos de Julia Kristeva y estadounidenses de Elaine Showalter, a los latinoamericanos de

Castro-Klaren, Sarlo y Molloy y a los models peruanos que described Narda Enriquez y Maruj a

Barrig. Por un lado, el concept de espacios privado y putblico se da en el terreno del orden

simb61ico que desarrollan Kristeva y Sarlo en sus recuentos del process de los feminismos

occidentales y latinoamericanos, respectivamente. Por otro lado, tanto la noci6n de espacios

privado y putblico como las categories de "lo de afuera" y "lo de adentro" se enlazan a los

models organizados por Showalter, Castro-Klaren y Molloy en el sentido que ayudan a ubicar

dentro del campo literario los textos de las poetas de interns. En diferentes aspects, la evoluci6n

de los feminismos peruanos que relatan Enriquez y Barrig concuerda con las fases organizadas

por Kristeva y Sarlo y con los avances que sefialan, desde el campo literario, Showalter, Castro-

Klaren y Molloy.

Si bien el concept de espacios privado y putblico (Bachelard) y los models de

periodizaci6n (Showalter, Kristeva, Castro-Klaren, Sarlo, Molloy, Enriquez y Barrig) son tiles

para concebir el process de producci6n de las poetas de esta disertaci6n, no se pueden articular

sino se trabajan a la par con las propuestas de Francine Masiello y Nelly Richard. En ese sentido

se crea un dialogo entire las propuestas de Bachelard y la noci6n de exilio de Masiello y Richard.









En su libro El arte de la transici6n (2002), Masiello discute la problematica de la cultural del

Cono Sur en relaci6n al espacio y la identidad. Aqui se piensa ingresar a esta discusi6n a la que

no s610 pertenece Masiello sino tambien Richard. En Estratificaci6n de los margenes (1989),

Richard trata de dar un espacio a las nuevas formas artisticas presentadas durante y despues de la

dictadura pinochetista. Estas esteticas contra la dictadura se encontraban en el lado de lo que no

es possible a ser canonizado; de alli que se ubicaron en el margen. Para la autora, un margen que

en los ochenta engros6 de tal manera que permiti6 crear otro tipo de esteticas cuyos gestadores

son artists y autores como Eugenio Dittborn (sus delincuentes y prostitutes), Carlos Leppe (el

travestismo y el barroquismo latinoamericano) y Diamela Eltit (lo lumpen y la muj er). Sin

embargo, con el paso del tiempo, estas esteticas formaron pate del post-modernismo, teoria que

Richard utiliza para explicar el concept de "los margenes".

En este capitulo se analizara la relaci6n entire el discurso de la poesia y los problems

sociales en sentido semej ante al que conducen los planteamientos de Masiello y Richard (el

suj eto disidente y las esteticas de los margenes). A esta discusi6n puede incluirse la de Susana

Reisz, que aunque no tiene el mismo caracter socio-politico de estas dos critics, pero que

explica, desde el lado de la literature, el process que ha tenido que seguir la literature de muj eres

para recuperar una identidad femenina, y c6mo esta identidad responded al process de los

movimientos culturales en el Peru durante la decada de los ochenta. Si bien la identidad que

proclama Reisz es una femenina, en este capitulo se muestra que tanto la busqueda de un espacio

para nombrar como la construcci6n de una identidad necesitan de herramientas y estrategias

semej antes para lograr sus obj etivos como se muestra en los textos de Alvarez y Crisblogo.

Ambas escritoras parten de una voz lirica neutral o masculina para construir su propia voz y su










propio espacio, en ese sentido hay un anhelo de edifieaci6n de un yo sin importar el sexo de

quien describe y el genero o la sexualidad de la voz lirica.

En los poemas analizados en el capitulo 3 (textos de Varela, Olle y Silva) se observa que

en cierto memento de la trayectoria de las tres poetas se present una voz lirica femenina que a

veces denuncia los estereotipos del discurso hegem6nico doublee voz, discurso double, palimsesto),

otras veces invierte los papeles de genero establecidos por el mismo discurso (inversi6n de

actitudes genericas, muj eres ventrilocuas, double voz), como tambien en otros periods los

poemas dialogan con textos liricos de creadoras de otras decadas o siglos (galeria de escritoras).

Aqui tambien se vera que para edifiear su yo tanto Alvarez como Cris610go apelan a estrategias

comunes a las de Varela, Olle y Silva a pesar de que sus busquedas o intereses estan mas

encausados a denunciar el espacio social y sus political. Por ello la noci6n de "lo de afuera" y

"lo de adentro" (Bachelard), la de espacios privado y putblico, la de "viaje interior" (Reisz) y la

de los models de periodizaci6n se hacen necesarias.

Modelos de periodizaci6n

Los process no s610 de escritura sino tambien de los movimientos feministas en Europa

occidental y los Estados Unidos se acoplan a los que described tanto Castro-Klaren, Sarlo y

Molloy como Enriquez y Barrig, permitiendo entender la organizaci6n de la estetica y

producci6n lirica de Varela, Olle, Silva Santisteban, Alvarez y Crisblogo. Ya se ha indicado que

en la decada de los ochenta en el Perb los movimientos feministas y las oeneges cumplen el

papel social que se les ha definido como mujeres dentro del orden patriarcal (el cual es el de

velar por la salud de su comunidad) y su participaci6n en la vida putblica se hacia notar durante la

celebraci6n del dia de la muj er: Cantos a la Vida Las que participaban en estos programs eran,


i "Cantos de Vida" es el nombre que se le adjudic6 a los events culturales organizados por los movimientos
feministas durante la celebraci6n del dia de la mujer.










generalmente, las lideres de los movimientos. Ellas hablaban sobre los logros de la muj er en el

espacio putblico, mientras que las poetas eran invitadas para leer poesia sin colocarlas dentro del

context de la celebraci6n. En un articulo publicado en la pagina web de DEMUS, Silva

Santisteban sefiala que ni las oeneges ni los movimientos feministas intentaban entender lo que

se hacia desde el papel en blanco:

Este grupo de ovej as negras [se refiere a las poetas de los ochenta] que poco a poco (veinte
afios si son algo) se gan6, el respeto de muchos basicamente por su presencia en los medios
y por sus trabajos paralelos (docencia, teatro, narrative, periodismo) fue al principio
recibido con sospecha, desconflanza y en algunos casos con autentico malestar,
descalificandolo como "pose" o "discurso superfluo". A pesar de la presencia constant de
este grupo en los Cantos a la Vida, se arrincono (se nos arrincono) a las poetas junto a las
pitonisas y lectoras de cartas, como parte de la parafernalia de la "alegria", sin escuchar
los discursos transgresores ni prestar mayor atencion sobre el malestar poetizado en
textos hoy reconocidos en todas las antologias (desde la mirada sutil y juguetona de
Rossella Di Paolo, pasando por la concentraci6n de la densidad femenina de Patricia Alba,
hasta los textos estridentes pero vitales de Dalmacia Ruis Rosas)2

En ese sentido y como anota Silva Santisteban, Noches de adrenaline (1981), de Carmen

Olle y su propio libro Asuntos circunstanciales (1984) correspondent a un feminismo diferente

del que cumplian tanto los movimientos de muj eres como las oeneges en la misma epoca. A

diferencia de las oeneges, las agendas de Olle y Silva respondian a un imaginario simb61ico

patriarcal con un discurso sobre el "yo", pero ya no aquel "yo" que habla de temas mayores (las

ideologias, la political y la existencia del ser [un ser masculine]) sino un "yo" que argument su

existencia como muj er y sus conflicts con su cuerpo conflictss biol6gicos). Si bien es cierto

que Olle es la poeta mas osada porque se apodera de este discurso y lo desarrolla en sus

siguientes publicaciones, Blanca Varela--quien habia evitado trabajar en sus poemas una voz

femenina-reconstruye su imaginario, uno reconocido por algunos critics como venido del

surrealismo frances (Oviedo 36), con la presentaci6n de una voz femenina, a veces, inconforme



2 Todas las cursivas que se haven en este capitulo son mias.









con su papel de muj er, con la funci6n adjudicada al cuerpo femenino por el sistema patriarcal y

su process biol6gico.

Los noventa es una decada muy productive para Blanca Varela porque no s6lo le publican

los poemarios Ejercicios materials (1993), El libro de barro (1993) y Concierto animal (1999) y

la antologia, Canto Villano, 1949-1994 (1996) sino que retorna al espacio de las letras en

recitales putblicos. La vuelta de Varela ocup6, durante los noventa la atenci6n de las pocas

secciones de cultural en los diaries limefios. Su presencia convierte todo lo publicado por muj eres

hasta entonces en ausencia. Si el libro de Monserrat Alvarez, Zona dark (1991) Ilam6 la atenci6n

de los circulos y talleres literarios fue porque se public afios antes del "renacimiento" de Varela.

La publicaci6n de primeros libros despues de este retorno es fertil, pero no se consider debido al

exiguo espacio que existia en la prensa con lo relacionado a cultural. Esa es una de las razones

por las que Roxana Cris610go espera el final del milenio para publicar su primer libro, Aao

sobre el cielo (1999).

Se ha visto que dentro del marco cronol6gico de esta disertaci6n (1981-1999), el pais

enfrent6, una de las mas grandes crisis econ6micas de su historic. Durante los ochenta, la ayuda

de los movimientos sociales de muj eres permiti6 aminorar el impact de la crisis en sectors

populares. Los movimientos no solo proporcionaron ayuda financiera a los clubes de madres y

organizaciones de muj eres regionales sino tambien exigieron leyes que protegieran a la muj er de

los maltratos dentro del hogar como de la comunidad. En ese sentido, los movimientos de

muj eres atravesaron diferentes etapas dentro de las decadas de los ochenta y noventa. La primera

fue una etapa de ayuda a las organizaciones de muj eres; la segunda, de denuncia a los abuses

contra los derechos de las muj eres (derechos humans) y la tercera fue la de propuestas legales,










negociaciones con los gobiemos de tumor para obtener leyes que ampararan la seguridad de las

muj eres.

Si bien estas fases no siguen el tiempo lineal que Kristeva propone en "Les temps de la

femme" para el caso de Francia, sus caracteristicas se dan en el caso peruano en un marco

cronol6gico diferente. Por un lado, el movimiento peruano de muj eres se organize durante los

setenta para reclamar al gobierno de tumor participaci6n civica y no s610 dentro del hogar. A este

feminismo que exige derechos como el del acceso al aborto libre se le conoce como "feminismo

liberal". Por otro lado, este feminismo que vive el caso peruano manej a un discurso similar al

que propone la ensayista Sarlo en "Women, History, and Ideology". En su studio, Sarlo no solo

analiza el aspect formal de la evoluci6n de los movimientos de muj eres sino tambien su aspect

discursive. Lo que se sugiere en este capitulo es que de las tres formas de discurso que desarrolla

Sarlo (la political como motive, la political como pasi6n y la political como acci6n), la segunda "la

political como pasi6n" corresponde al "feminismo liberal" peruano. Este tipo de discurso

pertenece al "modelo professional" en la escala que formula la autora (modelo pedag6gico,

modelo professional y el nuevo modelo), el cual coincide temporalmente con la formaci6n de los

movimientos de muj eres en el Peru.

En cambio, dentro del campo literario, especificamente, en el terreno de la poesia escrita

por muj eres, las cosas se dieron de manera diferente. La tercera etapa que propone Kristeva, "la

signification de l'espace", se present en los ochenta con textos de muj eres como los de Olle. La

"diferencia" (noci6n que manej an Rivera, Irigaray y Kristeva) se construye en los textos porticos

de las muj eres latinoamericanas con la fuerte presencia de una voz lirica femenina. Su intenci6n

es exponer todas las formas de placer como tambien la pluralidad de las identidades. Es un

discurso cuya estrategia Sarlo la describe como "personal/public genders": "Narratives that have










social meannings developed under the guise of the first person" (244). Esta t~ctica

perteneceria--dentro de los discursos que sugiere Sarlo--al de "la political como pasi6n" donde

"womanly passions and private virtues become the basis of public action: the private turns

public" (241).

A este discurso pertenecen los textos de Noches de adrenaline de Olle donde la voz lirica

corresponde a un cuerpo que constantemente se compare con la ciudad, ademis de former pate

active de ella. El cuerpo, especialmente el cuerpo de la mujer, cuyo espacio es el privado, se

compare con la ciudad que es un espacio putblico. El cuerpo femenino que se describe es uno que

est8 en constant cambio orginico, un cambio que le produce pinico a la voz lirica: "temia el

olor del 6vulo descompuesto al llegar el ultimo / dia del menstruo" (23). A diferencia de los

modernistas que miraban el cuerpo de la mujer y la ciudad como temas inspiradores, la voz lirica

de Olle se vale de los sentidos para detallar el cuerpo que (se) mira como es el sentido del olor, el

cual le anticipa cambios biol6gicos de fertilidad. Cuerpo y ciudad se convierten en los

protagonistas de Noches de adrenaline y son components unicos e indivisibles que traducen los

estados en que se encuentra la voz lirica: "Lima es una ciudad como yo una utopia de muj er"

(13), anota Olle en su poema "Tener 30 afios no cambia nada". A partir de su comparaci6n con la

ciudad (tema de dominio masculine), la autora define un espacio--aquel en el que ella transita--

.Una vez que establece la manera de acercarse al tema de la ciudad y del cuerpo, se reconoce la

diferencia y esta sirve como referente para cuestionar no s6lo el orden patriarcal sino las

caracteristicas o papeles genericos que se ej ercen dentro de este orden.

Si se atiende al modelo de Kristeva, nos encontramos con la tercera etapa del feminismo

frances, la existencia del espacio (la signification de l'espace). En ese sentido, la voz lirica, en los

poemas de Olle, no teme cuestionar ir6nicamente ni sus gustos sexuales ni el double estindar de










valores establecidos por el orden patriarcal. Estos valores se traducen al describir la decadencia

del cuerpo femenino como se lee en el poema "Lou Salome":

Temia el olor del 6vulo descompuesto al llegar el ultimo
dia del menstruo
del olor de una parte sucia y preservada asi hace arder
su repugnancia
la pestilencia atrae las parties son el estado de su uso
el en si absolute
humores que se extinguen con lejia y cera en la mariana
limpia y bafiada
enceradoras-licuadoras-motores de never atraviesan
paredes
se vacian cubs y ceniceros
y las cosas van en busca de su finalidad. (23)

En "Lou Salome" la voz lirica relata el encuentro de dos amigas en la biblioteca del centro

de Paris y a la vez narra un encuentro sexual en un hotel y trae a colaci6n algunos nombres de

muj eres que se convirtieron en agents de cambio dentro del orden patriarcal como son Lou

Salome y Danielle Sarrera, incorporando a esta saga a Ester Castafieda. La voz lirica hilvana la

historic y se reconoce a una muj er que es la que experiment por primera vez el encuentro sexual

que en esta lectura se entiende como lesbico cuando la autora introduce a la poeta Ester

Castafieda. Este encuentro terminal cuando la protagonista regresa a casa "y ella ingresa al orden

impregnada de lavanda", para luego indicar que ese "orden" es solo un simulacro porque lo que

existe en ese "orden" es caos: "si el vertigo abandon el armario / violado / el caos es asumido en

la elecci6n / de los adornos" (26). La voz lirica terminal el poema enfatizando el double estandar

de la protagonista: "la imaginaci6n onanista desborda una decoraci6n / inerte y sobrepasa de

nuevo la tolerancia de la casa" (26).

Es tambien esta actitud de la voz lirica la que adopta Rocio Silva Santisteban en su primer

libro Asuntos circunstanciales (1984). En el caso de Silva, no se trabaja la decadencia del cuerpo

de la muj er, sino la atracci6n fisica y la dependencia desenfadada de la voz lirica hacia el obj eto










de deseo. En el poema "Asuntos circunstanciales", la voz lirica se apodera del espacio del texto

y, por un lado, se dirige al obj eto de deseo para informarle de sus ganas de poseerlo:

Cada noche cuando saco una pildora y me la trago tengo
irremediablemente que pensar en ti
y al secarme la cara o al moj arme los oj os para disimular un tanto
las oj eras te vuelvo a pensar
aun evitando distracciones no puedo dej ar de escuchar tus
pasos derrumbando el universe. (17)

Por otro, cuestiona su desparpaj o de poseer al obj eto de deseo:

Aun no caigo en el juego y ya estoy enterrada hasta la ultima carta
hasta la ultima hoguera que quizas nunca prendere
10 he dicho y no hay remedio para tratar de impedirlo
a cada noche su pildora, a cada muj er su madrugada. (17)

La voz lirica es lo suficientemente fuerte como para revelar sin ataduras sus emociones al

obj eto de deseo, un objeto que es subj etivizado y que la voz logra aprehenderlo y manipular su

existencia.

A diferencia de la estrategia que utiliza Olle, la voz lirica de Silva Santisteban en Asuntos

circunstanciales, la cual tambien es una voz femenina, busca construir un espacio donde ella es la

autoridad. La ensayista Reisz Ilama a esta estrategia "inversi6n de actitudes genericas" y es una

estrategia similar a la que se aplica en Noches de adrenaline, y que Sarlo la denomina

"personal/public genders" (244). A igual que en la poesia de Olle, Asuntos circunstanciales

manej a el discurso que la ensayista Sarlo denomina "la political como pasi6n". Segun el discurso,

las muj eres transforman temas privados en debates e intervenciones putblicas (240), pero la

diferencia radica en que la estrategia que propone Reisz, como su propio nombre lo indica,

invierte el orden patriarcal a uno matriarcal. En cambio la categoria "personal/public genders"

muestra al espacio pfiblico lo que pertenece a la esfera privada.

Si se leen ambos poemarios, se puede observer que pertenecen a fases diferentes del

feminismo que formula Kristeva. El de Olle pertenece a las fases "feminismo liberal" y










"feminismo 'signifying space'", mientras que el libro de Silva Santisteban, publicado tres afios

mas tarde, pertenece al "feminismo radical". Este feminismo postulaba la creaci6n de un espacio

donde el hombre era un suj eto invisible; es decir, se pas6 de un orden masculine a uno femenino

sin elaborar los discursos del patriarcado. El "feminismo radical", con las caracteristicas que

describe Kristeva, no se ha dado estrictamente dentro del process de los movimientos peruanos

de muj eres. Lo mas cercano a ello fue la organizaci6n de comites y sindicatos de muj eres para

proteger a madres y nifios/as de las fuerzas armadas y de Sendero Luminoso, tema que se ha

trabajado en el segundo capitulo. Como sugiere Castro-Klaren, las correspondencias entire los

models o estructuras del discurso ideol6gico feminist latinoamericano y las practicas,

discursos, que las escritoras elaboran en sus textos "cannot always be established on a clean

mathematical grid" (24).

Sin embargo, el discurso "las political como pasi6n" que traza la investigadora Sarlo es

utilizado no s610 por el movimiento de muj eres sino tambien por las poetas como lo muestran

estos dos primeros poemarios (Noches de adrenaline y Asuntos circunstanciales). El discurso que

monopolizan tanto Olle como Silva, "las political como pasi6n" produjo en el Peru, dentro del

espacio de la critical en medios impresos y televisivos, conj eturas y rechazos en torno a la poesia

escrita por muj eres. Una de las critics que se puede rescatar, a pesar del tono y uso despectivo

de la palabra "poetisa", aparece en el articulo de Luis Fernando Chueca en El Comercio: "las

poetisas [en comparaci6n a los poetas] han sido mas audaces, quebrando prejuicios hablaron del

sexo y valientemente se atrevieron tambien a desnudar a sus varones" (XII). Por un lado, si bien

Chueca utiliza un termino despectivo para referirse a las poetas, en su studio coincide con Reisz

cuando explica que la importancia de los textos de las mujeres radica en la inversi6n del orden

traditional donde la mujer ya no es el objeto de deseo sino el hombre:










Nuestras poetisas aprendieron a hablar de si mismas sin tapuj os. Afirmando su identidad y
su deseo, su intent de no parecer mas un adorno o un obj eto, se muestran desnudas,
sudorosas, frias; grandes o pequefias. (Chueca XII)

Por otro lado, cuando Chueca utiliza la palabra "poetisas" para diferenciar a la poeta del

poeta, esta colocando el status de la escritora en el apartado que Reisz denomina literature

"menor" (Reisz 27). Esta actitud de los critics, ensayistas y comentaristas es muy comun dentro

de la etapa que Sarlo design "las political como pasi6n". Segun la investigadora, los

intelectuales hombres entienden la participaci6n de las escritoras dentro del campo literario como

una intervenci6n porque "they [1as muj eres] enter the public sphere as a disruptive force" (242).

La trayectoria poetica de Varela puede estudiarse, utilizando las categories que plantea

Showalter. Sus fases se aplican en el mismo orden, pero en diferentes mementos hist6ricos en la

producci6n de Varela. La primera fase, la "femenina", se ajusta a la producci6n reunida en su

primer libro, Ese puerto existe (1959) y en Luz de dia (1963). En su primer libro, la poeta evita

identificarse con el personal e que describe en los poemas, utilizando una voz lirica masculina:

"soy el que despierta / entire el follaje de alas pardas / el que ocupa esa rama vacia, / el que no

quiere ver la noche" (44). En ese sentido el suj eto que se construye para Ese puerto existe instala

una voz lirica que ofrece un terreno propio (aquel lugar para nombrar que sugiere Traba) dentro

del dominio masculine. Esta voz lirica se transform en su segundo libro y asi la voz que decia

en el primer libro "[...] soy el que despierta / ... / el que ocupa esa rama vacia, / el que no quiere

ver la noche" (44) se convierte en el segundo en "soy un individuo responsible" (75). El yo

portico de Varela evoluciona en el sentido que ya no es mas una voz masculina sino una voz que

es pate del universe:

No eres tu.
Siempre yo.
Casa, arbol, dolor,
ventana, pan, baile, temor.










Siempre yo.
Siempre saliendome del pa~so. (93)

Aqui el yo portico es la casa, el arbol, el dolor, la ventana, el pan, el baile y el temor, pero

especialmente es un yo que huye de la responsabilidad de asumir una voz comun a la de la

creadora. La transformaci6n continua en su segundo libro, exponiendo a un personal e femenino:

la madre. El texto lirico, cuyo titulo es "Madonna", habla sobre la naturaleza de la muj er desde la

perspective patriarcal. Este es quiza el primer texto de Varela que estudia el estereotipo y las

categories que ha recibido la muj er hasta nuestros dias.

Pareceria que la autora observa un cuadro, en este caso uno del renacimiento italiano (de

Domenico Ghirlandaio) titulado "Madonna entronada con santos" (1484). Por un lado, cuando la

voz poetica represent a las muj eres del cuadro, a diferencia del cuadro pict6rico (donde las

mujeres se ven como objetos decorativos), las describe de la siguiente manera: "el cortejo de

muj eres con sus dones y secrets acuestas" (83). La voz detalla los cuerpos de estas muj eres

proporcionando un papel social a cada una. Asi la joyen es "la duefia de la trenza infantil y del

seno obviamente maduro" (83) y la muj er embarazada es "la que lucia el vientre como una

hogaza dura y rubia bajo la gasa mortecina" (83). Por otro lado, las caracteristicas que reciben la

muj er celibe y el ama son los tradicionales estereotipos adjudicados por el orden social. De la

primera dice que es "sabia como una abuela, poderosa de brazos y ensimismada frente a la

ventana" (83) y de la segunda anota que hay amorr en sus ojos extraviados, ceguera y luz en el

rostro del infante rollizo" (84).

El valor de este poema radica tanto en la representaci6n de la muj er como el retrato que la

autora hace del critic de arte y por ende de la critical masculina. En el poema, la voz que relata a

las muj eres del cuadro aclara que no esta describiendo a la manera del critic, sino desde otra

perspective: "un critic severe hubiera reclamado un fulgor de sangre en el entarimado de










porcelana, y que el triangulo de cielo de la ventana hubiera sido mas azul, mas cielo" (83). A

diferencia del critic, quien exige algo de dramatismo dentro del espacio fisico, "un critic

severe hubiera reclamado un fulgor de sangre en el entarimado de porcelana", la voz deja de lado

el fondo (la decoraci6n) y mira a las muj eres. En ese sentido, la autora esclarece que para ella es

mas important narrar la acci6n y no concentrarse en el decorado de la habitaci6n. Si bien este es

significativo no vale la pena detenerse en su descripci6n. De alguna manera la autora desarrolla

una especie de "ars poetica" con "Madonna".

La segunda fase de Showalter, la etapa feministta, tambien se puede encontrar en la

producci6n de Varela durante los afios setenta y ochenta. Corresponden a esta epoca Valses v

otras falsas confesiones (1972), Canto Villano (1978), Canto Villano: Poesia reunida, 1949-1983

(1986) y Ej ercicios materials (1993). En "Vals del Angelus", la voz lirica, enoj ada con la

autoridad (Dios/hombre), le reclama su condici6n de muj er: "Ve lo que has hecho de mi, la

madre que devora a sus crias, la que traga sus lagrimas y engorda, la que debe abortar en cada

luna, la que sangra todos los dias del afio" (116). La voz no acepta su "castigo", su circunstancia

y por eso protest. La nueva voz que viene de Varela no calla en los poemas "A rose is a rose",

"Puerto Supe", "Secreto de familiar "Conversaci6n con Simone Weil", "Identikit", "Canto

villano", "Curriculum Vitae", "Lady's journal", "Va Eva", "Monsieur Monod no sabe cantar",

"Ujltimo poema de junio" y "Malevitch en su ventana".

Como se ha sefialado en el capitulo anterior, en el poema "A rose is a rose", la autora

resume los temas belleza femenina, tiempo y poesia. En este poema, la autora funda un dialogo

con el soneto CXLVII de Sor Juana Ines. El referente confirm una de las propuestas de Sylvia

Molloy en relaci6n al homenaj e que se da desde la escritura de muj eres a las escritoras de

decadas o siglos anteriores. Molloy denomina a este rasgo comun "family portraits",










caracteristica que implica el uso del texto portico para tratar temas de familiar y establecer lazos

familiares o una tradici6n con poetas de otras epocas:

The inclination is strong in these texts to turn that presentation into a family affair, a
communal practice that restructures lineage and invents new kinships to replace
conventional ties. Family, home, and childhood play an important role in these pieces,
directly or indirectly, not because they are particularly suited to 'feminine' sensibility but
because they function as powerful figures of bounding. (121)

"A rose is a rose" implanta un dialogo sobre la belleza femenina vista desde la perspective

del patriarcado que se ensancha con textos como los de Gioconda Belli, Nancy Morej 6n,

Alej andra Pizarnik, Cecilia Meireles, Olga Orozco y Cristina Peri-Rossi, construyendo un nuevo

discurso sobre la belleza, y de esa manera creando lazos familiares en una tradici6n que no es la

de la cultural masculina. "Puerto Supe" es el poema de Varela que le sirve a Molloy para explicar

la instauraci6n de una voz particular dentro del dialogo que se funda en "family portraits". Segun

la investigadora, este poema:

[T]akes on the ominous aura of a terminal vision, a father' s house purposefully destroyed:
yet it is there, in that desolate seascape where natural bleakness combines with human
violence, that the poet sets new roots and establishes her scene of writing. (122)

De esta manera, la poeta echa por tierra el linaj e patriarcal con los siguientes verses "alli

destruyo con brillantes piedras / la casa de mis padres" (43).

"Identikit", "Canto villano", "Curriculo vitae", "Lady's journal" y "Va Eva" son textos que

tambien se pueden entender a partir de una de las categories que propone Molloy: "The writing

body". Para ella, este valor plantea el studio del cuerpo femenino fragmentado y de su yo:

Only through the mediation of the fragment can the female body be apprehended and
coveted in its plenitude. Without that mediation, plenitude--women in her totality, woman
complete--proves intolerable and, more to the point, strong and threatening: she is then
seen as agent, not victim, of dismemberment. (1 16)

La inclusi6n de palabras onomatopeyicas y la de palabras cortadas en los poemas inscritos

varian, pero su similitud descansa en el uso del cuerpo y de un yo portico que algunas veces se










reconoce como la voz lirica de la que describe. En "Identikit" la voz poetica se registra en los

verses "la oscura material / animada por tu manor / soy yo", mientras que en "Curriculum vitae",

"Lady's journal" y "Va Eva" se present en segunda persona: "tu". Molloy sugiere que existen

muchos poemas de escritoras donde la segunda persona es la madre, la hermana, la musa o el/la

amante :

Frequently, however, we are faced with mock interlocutory acts, positing the illusion of an
I/you relation that progressively disintegrates into a plural, mosaiclike subj ect of
enunciation. The "I" summons a "you" that is a reflection of, a contamination of itself.
(119)

De alli que "Curriculum Vitae", "Lady's journal" y "Va Eva" pueden entenderse desde

esta perspective porque en cada uno de estos poemas el "tu" hace una critical acida del personaje,

como se lee en "Curriculum vitae": "y que tu sombre / tu propia sombre / fue tu unica / y desleal

competidora" (164). De la misma manera se pueden entender los poemas "Lady's journal" o "Va

Eva". Por ej emplo, en el segundo de estos se usa el referente biblico de la esposa de Lot, quien se

dio vuelta para mirar la destrucci6n de la ciudad y fue convertida en sal (Genesis 18-19): "animal

de sal / si vuelves la cabeza / en tu cuerpo / te convertiras // y tendras nombre // y la palabra /

reptando / sera tu huella" (163). Lo que diferencia a este poema de la version de la Biblia es el

verso ("y tendras nombre") porque sugiere que al tomar el cuerpo de muj er, quedara dentro de la

categoria muj er-cuerpo-naturaleza; por eso los verses que le siguen "en tu cuerpo / te convertiras

// y tendras nombre // y la palabra / reptando / sera tu huella" sugieren que, al pertenecer a ese

dominio, ella pasa a la ausencia para ser calificada por otros, es decir, le sera impossible

"nombrar".

La tercera etapa que sugiere Showalter, la "femenil" o "de auto-descubrimiento"', tambien

se encuentra en la producci6n de Varela y corresponde a los poemarios El libro de barro (1993) y

Concierto animal (1999) y los ultimos libros que se encuentran en las antologias Falso teclado










(2001) y Donde todo terminal abre las alas (2001). Como su titulo lo indica, El libro de barro es

el texto portico mas criptico de la autora. Aqui su poesia esta construida exclusivamente en

prosa, marcando sus limits desde lo onirico y con una delgada y minima ruta que conduce a lo

reconocible. El barro en este libro es la material prima desde donde se construye el mundo, y el

mundo a partir del ser: el barro viviente. Esta interacci6n que descansa entire las dos existencias

que son "lo que existe" y "lo que nos existe" (y existe desde nosotros) se enmarca entire el yo que

estudia de cerca ese process creative y enriquecen el ambito de 10 vivido y lo que se espera. La

existencia esta endurecida bajo la arena, recuperada siempre y vuelta a perder "[h]undo la manor

en la arena y encuentro la vertebra perdida. / la extravio al instant. Sombra de marfil,

desangrada" (217). Las dos existencias podrian interpretarse como la etapa del "auto-

descubrimiento", ya que la autora estudia el ser sin todos los roles sociales adjudicados. Es

solamente el suj eto libre de las ataduras sociales, pero dependiente del process natural de la vida:

la muerte. Cuando la voz poetica se reflere al lado humane, este se entiende como un lado que

corresponde a un espacio donde se encuentran los elements naturales y los misterios de la vida:

De este lado del mar la espuma es oscura
huele a fiera me dice la pequefia amiga. El mar huele a vida
y a muerte le respond. Supongamos que es asi. (217)

En su studio "Female Textual identities: The Strategies of Self-figuration" (1991), Molloy

define para la literature latinoamericana de muj eres cuatro fases que correspondent a mementos

literarios definidos. La estudiosa propone que el Modernismo es el punto de partida para la

escritura femenina. Las autoras tienen que construir su propia imagen dentro de la que el

Modernismo construy6, para ellas (109). A este memento Molloy lo llama "Muses, authors, and

'women who write'". En la segunda etapa, "A place to sign, a text to be", la autora apunta que en

esta es la del process de apoderamiento de la escritura (primera decada del siglo XX); la

preocupaci6n de las escritoras era mostrar su calidad de lectures a manera de un epitaflo como










los poemas "Identikit" y "Curriculum vitae" de Blanca Varela. Ella sugiere que algunos de estos

poemas hacen una parodia abierta de las formas de la tanatografia, lo cual muestra que la

escritora necesita ritualizar "her trace, courting, and at the same time questioning, forms of

'official' stasis" (110), como se lee en "Identikit":


la oscura material
animada por tu manor
soy yo. (150)

"Curriculum vitae" tambien muestra esta ironia de ritualizarse y crear una historic o

informar de los exitos que la voz poetica ha logrado: "digamos que ganaste la carrera / y que el

premio / era otra carrera" o el final descarnado del poema "y que tu sombra / tu propia sombra /

fue tu unica / y desleal competidora" (164).

La tercera etapa que sugiere Molloy es "The writing body" y se trata de tomar el cuerpo de

muj er para colocarlo en el texto. Generalmente, este cuerpo no necesita ser un cuerpo integro,

como sugiere Mohillo; por el contrario, su existencia se argument a partir de las parties o de sus

process biol6gicos. Molloy explica que "mutilation--what Storni called her 'beheaded

words'--distresses voice to the point of near extinction" (1 18); es decir, las palabras como el

cuerpo se convierten en c6digos comunicacionales y se construyen dos histories paralelas: la del

cuerpo fragmentado y la de las palabras desconectadas o mutiladas. Sin embargo, ambas

contribuyen a la narraci6n del poema y el tema del cuerpo se extiende y se une a los concepts

"erotismo" y "deseo":

Women' s eroticism appears to express itself in forms more diverse (and, I would add,
more textually productive) than the primarily sexual: if it celebrates and desires other
bodies, those bodies are not only the bodies of lovers, they can be other things as well.
What one often finds in women's writers, in terms of erotic desire, is a slippage from sex
to text: the text itself is an erotic encounter in which the poet makes love to her words.
(120)









En el poema de Olle, "Me es precise salir", la voz poetica filosofa sobre la desnudez y

utiliza el espej o como herramienta de la "voyerista": "No puedo contemplarla sino gracias al

espej o o en sus oj os / en su mirada excitada que indica una curva / un viraj e de la cintura hasta

las nalgas" (49). Estos verses que se ubican al inicio del poema definen en el texto el t6pico a

tratar, extendiendose al studio del cuerpo fragmentado cuando la autora habla de los oj os, la

cintura y las nalgas. El rito del cuerpo fragmentado se lee a lo largo del poema, haciendo en

algunos mementos uso de las mayusculas: "LOS ANGULOS Y LOS RECOVECOS DEL

VIENTRE / LOS DOBLECES DE LAS PIERNAS / LA TENSION DE LOS PUNTOS" (49).

Como sugiere Molloy, "to rewrite woman' s body, or fragments of that body, is also to rewrite its

desire" (119) porque el cuerpo al que se refiere la voz poetica es visto por la voz desde diferentes

posiciones; algunas veces como cuerpo avej entado y otras como cuerpo floreciente. Por ej emplo

en los poemas "Tener 30 afios" (primer poema de Noches de adrenaline) y en "Hay que huir de

los techos", el cuerpo sufre cambios biol6gicos. A pesar de estos, como anota la voz poetica,

"esta desnudez [de su cuerpo] no es / sino del deseo" (49); es decir, el cuerpo avejentado es aun

pulcro, incluso con sus imperfecciones. Por otro lado, el manej o de las mayusculas dentro del

texto produce el efecto de grito o lectura a voz alta de lo que se conserve; por esa raz6n, la voz

emplea la metafora del caracol para el cuerpo:

El caracol nos asquea si es hallado en una hoj a de hortaliza
la misma imagen antes amada y empleada en un acto del deseo
es ahora expulsada en nombre de la higiene. (49)

La autora compare la desnudez frente al espej o con el cuerpo de un caracol y dice que hay

belleza en ese organismo desnudo y que el deseo existe porque la material existe, no interest su

estado. Una vez que ha establecido estas relaciones, registra que hay otros concepts como el de

la higiene que no permiten la fluidez del deseo del cuerpo "[la imagen] es ahora expulsada en

nombre de la higiene" (49).










La relaci6n entire sexo y texto que sefiala Molloy se da en los poemas de Olle no s6lo con

las asociaciones que se anotan en "Me es precise salir", sino tambien con la inclusi6n de sonidos

onomatopeyicos como extension del cuerpo fraccionado (oj os, cintura y nalgas):

[Y] risa carcajada cascajo fierro 6xido
distensi6n de los musculos bucales
alteraci6n de la retina--hinchaz6n del vientre
y crisis: i CRAC!i
y CRAC: rotura
de la imagen. (41)

Estos verses que pertenecen al poema "Amor" tratan sobre la analogia que sefiala Molloy

porque la voz asocia las complejidades del cuerpo con las de la construcci6n de las palabras o del

poema (incluyendo un discurso en este) que es el discurso del "otro" cuerpo, del que no ha sido

incluido en la tradici6n literaria masculina. Los ultimos cuatro verses construyen una asociaci6n

que se debe tener en cuenta y es la relaci6n perspectivea" versus "imagen": "alteraci6n de la

retina-hinchaz6n del vientre" (41). Las palabras "retina" y "vientre" se conectan con los dos

primeros verses del mismo poema: "Amor suciedad de las parties regocij o de los genitales /

jnuestros hermosos vacios son de indole melanc61ica?" (41).

En el poema la autora propone hablar de la perspective sobre las cosas y de su imagen. Asi

ella da su punto de vista sobre el tema de la higiene, pero aquella relacionada a los actos mas

intimos como es el acto sexual, y la higiene de los cuerpos participants en el acto. Al final del

poema, la voz entrega su perspective, al decir que se produce una crisis en los cuerpos

avej entados y esa crisis crea conflict en el/la que posee el cuerpo. De alli el verso "CRAC:

rotura / de la imagen"; es decir, del c6mo se ve uno a si mismo con todos los cambios biol6gicos

del cuerpo. El process de vida y sus leyes naturales es inquebrantable ante la perspective de

belleza que han edificado los hombres.










La histeria que present el poema con los verses "alteraci6n de la retina--hinchaz6n del

vientre" y la descripci6n de la boca en verses anteriores "[Y] risa carcajada cascajo -

fierro 6xido / distensi6n de los musculos bucales" (41) remiten al lector a los poemas "Las

relaciones con las parties de mi cuerpo no son teol6gicas" y "Hay que huir de los techos".

"Amor" ingresa a la discusi6n sobre la perdida de parties del cuerpo (en relaci6n al narcisismo y

el fetichismo), la suciedad y el deseo, instalandose como un texto lirico que discute la visi6n del

process biol6gico. En "Las relaciones", la voz habla de la perdida: "hoy se pierde un diente

mariana un ovario / ... / hoy ocupa su puesto la porcelana o el oro / y el estomatCblogo a cambio

recibira su recompensa" (20) Y en "Hay que huir", la voz introduce el tema del narcisismo "la

enfermera me ha dado los precious de los dientes / -Los dientes han subido-- me avisa con

firmeza. /.../ Ahora me costara un ojo / de la cara recomponer mi belleza. / Tratare de no reir lo

mas que pueda" (26). Ambos poemas sugieren una alta conciencia de la imperfecci6n del cuerpo

y de su valor como tambien de la etica sobre el deseo, la suciedad y, en poemas no tocados en

este studio, la perversidad en el acto sexual. De esta manera los poemas de Olle ingresan a la

discusi6n sobre el texto y el acto sexual y sus complicaciones.

Estitica de los mtirgenes: otros cuerpos y mujeres ventrilocuas

Para Nelly Richard, la figure del "margen" en la narrative chilena se construye para

oponerse a manera de respuesta contra el orden establecido durante la dictadura de Pinochet. En

oposici6n a la noci6n de suj eto disciplinado y dependiente del orden civil como tambien de

cumplidor de la ley patriarcal aparecen diferentes artists que, en sus textos, erigen nuevos

suj etos sociales. Segun la investigadora, estas figures rodean de ambigtiedad la definici6n de una

escena que:

[P]adeci6 gravemente las limitantes socio-contextuales de una political de los espacios
destinada a confiscar (derechos, atribuciones) y segregar (cuerpos, mensaj es) sin lograr
veneer la hostilidad de sus reglas del confinamiento, y que-a la vez-revirtti6 el sentido









de esta exclusi6n tornando productive el descarte a traves de una estrategia del limited (en
10 politico-cultural) y de una poetica de lo minoritario (en lo estetico-simb61ico). (26)

Si bien en los poemas de Crisblogo y Alvarez, el personal e de la prostitute no es uno

sostenido, si lo es el de los delincuentes, el de la muj er y el de las nuevas figures sociales (la/el

migrante. Lo que se construye en sus poemas es lo que Richard denomina una "estrategia del

limited" bajo una "poetica de lo minoritario". La estudiosa anota que el "margen" se juega en

diferentes registros. Estos a veces se confunden para generalr lectures ambivalentes y hasta

contradictorias de las imbricadas maneras que tiene de nombrarse: el margen como 'mecanismo

de auto-certificaci6n"' (26). La investigadora sugiere que el margen como mecanismo de auto-

certificaci6n necesita del centro para definirse como margen, de esa manera al considerarse como

un polo negative en la relaci6n margen/periferia extrae de esta relaci6n de resistencia la

negatividad como discipline y, por ende, como ret6rica (26).

Tanto en los textos de Crisblogo como en los de Alvarez; los personal es se ubican fuera

del centro, entendiendo asi la "estrategia del limited" a la que se reflere Richard. Sin embargo,

esta estrategia es tambien utilizada por las poetas para ubicarse ellas mismas en un espacio que

no es el de la cultural dominant y desde alli con una voz revestida con un tono profetico y lirico

fundan una estetica de la vida y un espacio para su imaginario. Lo que hace esta voluntad general

de marginalidad como postura en Cris610go y Alvarez es reforzar su imaginario popular y

lumpen, equitativamente, como tambien implantar una poetica de la minoria que ya existia en la

poesia de Hora Zero. La diferencia es que ellas logran articular diferentes voces y escenas en un

solo texto, y en otros casos, logran hablar de temas relacionados al amor, pero empleando la

tactica que anotan Masiello, Franco y Molloy: "la double voz".

Como se ha sefialado en capitulos anteriores, durante la decada de los noventa existen dos

libros que marcan un inicio y un final de cierto tipo de poesia escrita por muj eres, los primeros










libros de Monserrat Alvarez y Roxana Crisblogo: Zona dark (1991) y Abajo, sobre el cielo

(1999). El inicio de esta nueva etapa de poesia escrita por muj eres se consolida a partir del

primer libro de Alvarez, el cual esta marcado por una ret6rica diferente a la de sus predecesoras

Varela, Olle y Silva Santisteban. De un lado, nos present una tematica basada en el desencanto

social y la caida de las ideologias, y de otro, un lenguaj e conversacional con un gran manej o de

la tradici6n literaria espafiola del Siglo de Oro y de la Generaci6n del 98, asi como tambien una

gran influencia de la poesia de los modernistas franceses del siglo XIX.

En cambio, el primer libro de Crisblogo si bien desarrolla la tematica social que Alvarez

inicia, tambien le pone termino para dar paso a otra preocupaci6n que es la de la globalizaci6n,

tema que coincide con el fin de un tiempo convulsionado por la violencia de grupos armados.

Por un lado, su libro cerr6, toda una ret6rica enmarcada en una realidad social dividida por la

presencia de Sendero Luminoso y MRTA, de alli su valor. Debido a su interns por describir su

propio tiempo (convulsionado por las guerras internas) en sus textos porticos deja de lado el

tema del cuerpo femenino que reflejaba la poetica de la promoci6n anterior. A eso se debe que la

tematica (en los textos de Alvarez y Crisblogo) esta enfocada en los problems sociales con un

prop6sito de manej ar los temas a un nivel mas personal, aunque sin intenciones epicas, sino mas

bien, con una presunci6n minimalista. Por otro lado, el lenguaje que utiliza es bastante coloquial,

con referentes no literarios sino que provienen, en algunos casos, de los medios de

comumlcacion.

En ese sentido, los poemarios de Alvarez y Crisblogo no pueden articularse uniformemente

dentro de las etapas que narran la evoluci6n del feminismo como personal e active en el tiempo

hist6rico, pero pueden verse como una nueva fase dentro de la evoluci6n de los discursos

feministas, quiza una mas individualista y que justifica sus practicas utilizando el context









social. Si se atienden de cerca los textos de Alvarez como los de Crisblogo, se observara que

muestran una posici6n political frente a los hechos que se dan en el espacio fisico, los cuales

afectan su campo intellectual. Ambas escritoras miran su memento para interpretarlo en su

escritura: lo critical y lo cuestionan. Sus miradas estan politizadas por la crisis econ6mica y

social que atraviesa la sociedad peruana de los ochenta y noventa. Ellas escriben desde "afuera"

para denunciar lo que esta sucediendo en el espacio fisico y sin ninguna intenci6n de busqueda

de una identidad femenina.

En su poema "Los que van a la guerra", la voz poetica de Alvarez recorre la ciudad y se

describe con ella: "[frente a la Plaza San Martin, los arcos / contra los que apoyo mi costado y

fumo / y la mano izquierda a la manor izquierda / son fugaces como el atardecer" (142). Al

mismo tiempo, la voz opina sobre lo que describe como se lee en el verso "la mano izquierda a

la manor izquierda", sugiriendo el double sentido de la manoo izquierda". Uno que remite al

partido politico de la izquierda, el cual durante la epoca habia sido reconocido como pate del

MRTA y el otro sentido es aquel de correspondencia a un partido o a una ideologia. Estos se

coordinan desde el inicio del poema cuando la voz anota: "los que van a la guerra y los que no

van / la llevan por igual dentro de si" (142). Desde el inicio del poema, la voz poetica establece

que existen dos grupos, los que van a la guerra--mismos que apoyan la guerra interna--, los

izquierdistas, y los que no van--los que estan en contra del cambio social que proponia Sendero

Luminoso--, los derechistas.

Asi como Alvarez construye poemas coordinando el espacio social con el texto lirico,

Cris610go estudia los habitos y las formas culturales de los barrios populares y funda desde alli

un discurso bastante personal y arriesgado para la epoca. En "Las muchachas como ella esperan










el memento de la paz" aparece una voz poetica que mas tarde se dispersa en pequefias escenas no

sin antes describir el espacio fisico:

El barrio es una garganta raida lugubre infectada
estas calls oscuras donde sobresale el charol
que absorbe nada de botellas vacias
Perros languidos se disuelven en los rincones. (17)

En ninguno de sus dos poemarios se puede leer una busqueda personal centrada en un

lenguaj e hilvanado por una sola idea y en donde el yo portico se pregunta directamente por su

existencia como lo hacen Varela, Olle y Silva Santisteban. Por el contrario, hay un compromise

en el texto basado en el entorno social y en ese sentido, sus poemas no se pueden leer atendiendo

unicamente las fases del feminismo que se proponen al inicio de este capitulo.

Si bien los textos de Alvarez y Crisblogo no encaj an en las fases que formula los

feminismos, si se pueden leer atendiendo a las propuestas te6ricas de investigadoras como Jean

Franco, Marie Louis Pratt, Nelly Richard y Francine Masiello. Por un lado, en los poemas de

ambas presentan lo que Franco llama "negaci6n de una escritura femenina", caracteristica que la

investigadora encuentra en muchos de los textos de escritoras latinoamericanas. Por otro lado,

sus poemas cuestionan los estereotipos y rescatan a suj etos perifericos, ingresando en la

discusi6n que inicia Pratt. La ensayista argument que las nociones de "globalizaci6n" y de

"homogeneidad" instalan a los suj etos perifericos dentro de estereotipos que se construyen en lo

que Pratt denomina "contact zones".

En cuanto a los textos liricos de Alvarez y Crisblogo en relaci6n a los planteamientos de

Richard y Masiello, las poetas ingresan al debate porque no s610 cuestionan los estereotipos sino

tambien porque introduced nuevos suj etos sociales, montando una estetica de los margenes.

Richard sugiere que los sujetos perifericos necesitan representaci6n en los campos del saber al

implantar nuevos valores sociales como la madre prostitute, la madre soltera, el hij o travestido o









el delincuente que cumple con los roles sociales adjudicados al hombre. Masiello, quien estudia

"la diferencia", discute los valores y las construcciones de los suj etos desde el siglo XIX y

observa que hay una ausencia de representaci6n de los nuevos suj etos sociales y sus roles

genericos dentro de la cultural masculina, coincidiendo con las preocupaciones de Richard y los

textos de Alvarez y Crisblogo.

Con la finalidad de situarse dentro del discurso patriarcal, Alvarez y Crisblogo utilizan una

voz masculina. En ese sentido, ambas escritoras aprendieron de Varela y Olle al emplear

estrategias literarias y no literarias para ingresar al discurso traditional. Como Varela y Olle,

ambas escriben sobre su context y sobre lo que les afecta como individuos. Sin embargo, el

cuerpo del que hablan Alvarez y Crisblogo es un cuerpo social que no tiene un referente

axiomatico en Varela u Olle y la voz lirica en sus poemas no muestra una marca de genero. Por

el contrario, se abre a la posibilidad de ver el texto como una trama de voces plurales, de voces

de series humans, de individuos que comparten un memento hist6rico donde ellas no existen

como mujeres sino como sujetos.

El exilio del cual se hace referencia varia entire una promoci6n y otra como lo demuestran

los poemarios escritos por Silva Santisteban y otras poetas contemporaneas a ella. El suyo es un

exilio interior. Las escritoras de esta promoci6n desarrollaron en el texto lirico varias estrategias

para referirse a lo de afuera y lo de adentro y la relaci6n de las autoras con estos espacios. La

estrategia "inversi6n de actitudes genericas" sefialada por Reisz se erige partiendo de esta

observaci6n. Como se explic6 anteriormente, esta estrategia muestra una inversi6n de los roles

de los personal es presentados en el texto portico. Es decir, en el texto, dentro de un espacio

cerrado, la habitaci6n, van a existir dos personal es de sexo opuesto donde los papeles sociales de

cada uno estan invertidos. De esa manera, las autoras enfrentan la posici6n patriarcal de la










sociedad y la postura falologocentrica de la literature como sucede en el poema "Mariposa

negra" de Silva Santisteban:

No amor,
No preguntes la hora despues, no enciendas la luz,
No hables, no pienses, no respires
Quieto
Deseo recorrer con mis sucias mans tu cuerpo inerte
Y sentir que mis olores te poseen, se incrustan entire tus vellos,
Te deshacen. (19)

Por un lado, en este poema la voz ordena al suj eto portico: "no preguntes, no hables, no

pienses, no respires", colocandolo en una posici6n de sumisi6n que terminal con el acto sexual

"mis olores te poseen, se incrustan entire tus vellos" y, finalmente, esos olores a los que se reflere

la voz "deshacen" al sujeto que es poseido. El objeto del deseo (el hombre) adquiere las

caracteristicas destinadas a la muj er (sumisi6n y dependencia): "Quieto / Deseo recorrer con mis

sucias mans to cuerpo inerte". De esta manera, la voz poetica invierte los roles que adjudica el

sistema patriarcal en la dialectica hombre/muj er a muj er/hombre.

Por otro lado, el acto sexual (que se desarrolla en un clima de tensi6n entire la voz que

posee y el suj eto) se Ileva a cabo en un espacio cerrado que pretend ser tanto la habitaci6n como

el cuerpo: "[e]l papel fucsia que he puesto sobre las ventanas ha quedado empafiado / La

humedad de su saliva sobre mis piernas, entire mis dedos" (19). El espacio que se propone en el

poema es la habitaci6n donde dos cuerpos se encuentran, pero se produce una yuxtaposici6n de

imagenes y por ende de sentidos cuando la voz juega con las palabras "ha quedado empafiado" y

"la humedad" de la saliva del cuerpo poseido, misma que queda sobre las piernas de la voz

poetica. Luego aquel papel empafiado encierra al sujeto sometido en el verso "[s]610 la imagen

de tu sombra estirada sobre el papel fucsia permanece en mi bolsillo", es decir que el papel con

el que la voz cubri6 las ventanas de la habitaci6n va a quedar en una pate del cuerpo que habla.

La relaci6n entire habitaci6n y cuerpo se extiende en otros verses del poema:










Y constato tu presencia en el interior de otra
Habitaci6n vacia, cuando
Enredo entire mis dedos el ansia y la distancia
S610 la imagen de tu sombra estirada sobre el papel fucsia
Permanece en mi silencio
Una mariposa negra, presagio de la muerte, me acompafia. (19)

El quiebre que la autora hace uso le sirve para potenciar el significado de "otra" dentro del

context que se antepone. Asi la noci6n de "otra" persona, "otra" mujer, "otro" cuerpo se deja

entender en el texto cuando se apoya en el verso que le precede: "habitaci6n vacia cuando /

enredo entire mis dedos el ansia y la distancia". Por un lado, queda entredicho que la noci6n

"habitaci6n" puede ser entendida como espacio de la habitaci6n y tambien como cuerpo, pero

tambien por otro lado los verses "la imagen de tu sobra estirada sobre el papel fucsia /

permanece en mi silencio" refuerzan la noci6n de posesi6n del cuerpo del amante.

Esta ret6rica fue abordada en un medio social de violencia political, donde se enfatiz6 el

espacio interior y privado que son espacios donde el tema del cuerpo es--segun Olle--un

pretexto para hablar sobre las formas del deseo y la ironia, el humor negro, la perversidad y el

escepticismo (2002). Por lo tanto, el tipo de poesia que trabajan Silva Santisteban y sus

contemporaneas interioriz6 la violencia externa en pequefios ambitos humans, como la parej a; y

fisicos, como el de la casa y, mas especificamente, la habitaci6n. En una primera lectura se

entenderia como un refugio, pero en realidad es un tipo de exilio: el exilio interior voluntario.

Lo de afuera y lo de adentro

A diferencia de la estrategia poetica "la inversi6n de actitudes genericas" que sefiala Reisz

en los libros Memorias de Electra (1984), de Mariela Dreyfus y O un cuchillo esperandome

(1988), de Patricia Alba (ambas poetas contemporaneas a Silva Santisteban), Alvarez y

Cris610go muestran veladamente tanto los logros del debate feminist como las nuevas formas de

hablar en relaci6n al cuerpo que dichos avances han permitido. Se trata de un cuerpo mas










abarcador, el cuerpo social que tiene dos espacios fijos: el putblico y el privado. En sus poeticas

se insisted en la division de estos espacios, donde el espacio putblico (el exterior) esta representado

por la ciudad, mientras que el espacio privado (el interior) viene a ser la casa, especialmente la

habitaci6n.

Gast6n Bachelard sefiala que "la dialectica de 10 de afuera y de 10 de adentro se apoya

sobre un geometrismo reforzado donde los limits entire (fuera vs. dentro) son barreras" (254).

En La poetica del espacio (1957), Bachelard nos advierte que los dos terminos "fuera" y

"dentro", en la antropologia metafisica, plantean problems que no son simetricos:

Hacer concrete lo de adentro y vasto lo de afuera son, parece ser, las tareas iniciales, los
primeros problems de una antropologia de la imaginaci6n. Entre lo concrete y lo vasto, la
oposici6n no es franca. Al menor toque, aparece la disimetria. Y asi sucede siempre: lo de
adentro y lo de afuera no reciben de igual manera los califieativos, esos califieativos que
son la media de nuestra adhesi6n a las cosas. No se puede vivir de la misma manera los
califieativos que correspondent a lo de adentro y a lo de afuera. Todo, incluso la grandeza,
es valor humane y hemos podido demostrar, en un capitulo anterior, que la miniature sabe
almacenar grandeza. Es vasta a su modo. (254)

Sin embargo, esa dialectica (ciudad y casa) entendida dentro de sus aclaraciones se

multiplica y diversifica en innumerables matices, permitiendo el ingreso a la imaginaci6n, el

suefio, el ensuefio, la memorial y el tiempo. Para el autor, "todo espacio realmente habitado lleva

como esencia la noci6n de casa" (35). En efecto, la casa es un cuerpo de imagenes que dan al

suj eto razones o ilusiones de estabilidad donde la imaginaci6n juega un papel important para

evitar que la realidad sea velada y vista, entonces, la imaginaci6n construye "muros con sombras

impalpables dentro de ese espacio cerrado que alberga al creador" (Bachelard 36). El espacio

exterior, fuera de la casa, es un espacio que invita a "entrar en las aventuras de la vida, a salir de

si" (Bachelard 41). Para el autor de La poetica del espacio, el universe se cubre con disefios

personales que estan totalizados con el mundo interior del creador. Alli se produce esta

conjunci6n entire lo que el creador describe de la realidad y lo que pone de su imaginario personal.









Ese es el caso de Crisblogo, quien recurre a un imaginario recargado de imagenes y de pequefias

acciones y situaciones fragmentadas que al unirse en el poema construyen todo un imaginario de

una pate de la sociedad limenia.

Las nociones de lo adentro y lo de afuera permiten en este apartado considerar las poeticas

de Alvarez y Crisblogo dentro del t6pico de la urbe que se inicia en el Peru con los vanguardistas

Vallejo y Oquendo de Amat. Basandose en las nociones de 10 de adentro y lo de afuera, los

suj etos porticos de Alvarez y Criosblogo--ya sea como autor implicito o a traves de personal es

inventados o recreados-se mueven desde su condici6n de exiliadas y salen de ese exilio para

explorer el mundo decadente y opresor (Alvarez), falso y ca6tico (Cris610go) y registrar en su

memorial lo que encuentran en el camino recorrido.

Tanto el libro de Alvarez, Zona dark como el de Crisblogo, Abajo, sobre el cielo, se valen

del t6pico de la urbe y lo desarrollan en relaci6n con los exilios (exterior e interior), los espacios

del cuerpo social y la memorial. Dentro del texto, estos motives se entremezclan y logran explicar

el t6pico de la urbe insertados en una tradici6n muy amplia, iniciada ya en el siglo XIX con el

libro del poeta Charles Baudelaire, Les fleurs du mal (1857), poemario que sugiere la relaci6n

entire el suj eto creador y la ciudad.

Las ciudades de Zona dark y Abajo, sobre el cielo se definen en el titulo de ambos libros.

Zona dark, present un titulo g6tico, titulo de 10 urban maldito. El titulo marca un lugar

especifico con una connotaci6n negative y oscura, ese lugar es la Zonaa dark" que no esta

permitida para todos. En una primera lectura se puede entender Zonaa dark" como un lugar que

esta fuera del espacio interior (una calle, una ciudad, una vecindad); es decir, la habitaci6n s610

se entiende cuando la autora se refiere a temas mas intimos como el poema "Spleen" (termino

asociado con Boudelaire y los poetas malditos):










Preguntandome que hice en estos veinte afios te
encontre en mi memorial
Recuerdo que en verdad te ensefie algunas cosas
En el fondo eras d6cil, con tus cabellos como los
de un perro. (3 8)

En este poema, la memorial, como lugar habitado (Bachelard 35), sugiere la noci6n de casa

o habitaci6n porque se convierte en el espacio donde se halla lo subj etivo. La voz lirica hace una

revisi6n de su pasado y encuentra en su repaso a una persona que la deja "sin palabras en la boca

y con una / sonrisa en el cerebro" (3 8). En cambio, en poemas como "La mas rayada", la voz

lirica se circunscribe en un espacio que es la ciudad:

En una ciudad como esta,
con una prostituta en cada esquina
donde el deber le manda estar de pie,
Una ciudad como una prostitute,
donde basura y mosca son por definici6n
imprescindibles. (31)

Las ciudades de Alvarez son una extension de la visi6n romantica de la ciudad de

Baudelaire. En sus poemas, la oscilaci6n entire 10 sublime y lo diab61ico, 10 elevado y lo grosero,

el ideal y el aburrimiento angustioso se corresponde con un espiritu nuevo, y precursor, en la

percepci6n de la vida urbana. Sus ciudades se las debe no s61o a Baudelaire sino tambien a sus

seguidores, los simbolistas franceses Rimbaud, Verlaine y Mallarme. La concepci6n estetica de

Baudelaire se aprecia en muchos de los poemas de Alvarez como se aprecian en "La mas rayada"

y Spleen", en cierto sentido, ambos son un homenaj e a Baudelaire.

A diferencia del libro de Alvarez, el de Crisblogo no define un espacio especifico: Aao

sobre el cielo, titulo del libro, no tiene una ubicaci6n fija, considerando que debajo del cielo esta

la tierra. Los adverbios de locaci6n "abaj o" y "sobre" son ant6nimos que se niegan, anulando el

concept "cielo". Sin embargo, lo que si se define en el libro de Crisblogo es que el lugar que










ella propone, 10 de abajo, posee una contraparte, 10 de arriba. En ese sentido, el concept

bajthiniano de "inversi6n" se puede aplicar en el primer libro de Crisblogo.

En ambos poemarios existe un referente comun que es la frontera entire 10 de afuera y lo de

adentro, la cual permit el acceso hacia el exterior. El primer poema del libro de Crisblogo,

"UNA CONSTRUCCION", se reflere a una ventana del autobus. La voz poetica inicia el texto

narrando lo dificil que es observer desde adentro lo que se encuentra afuera para sefialar su

referente de salida: la ventana:

UNA CONSTRUCTION QUE NO PERMIT observer hacia fuera
una construcci6n abisal y s6rdida como un cuadro abisinio
bajo el lente estoy en Louvre
y Louvre en Plaza Francia es un espejismo
Desde lo alto de un bus / contemplo la ciudad. (11)

Si bien la voz no utiliza la palabra "ventana" en los primeros verses le permit al lector

entender que hay una frontera entire la ubicaci6n de la voz y el exterior. El lente, un par de

anteoj os blancos y rotas botellas son fragments de informaci6n que permiten al lector

reconstruir la escena. En el verso veinte se define esta ubicaci6n cuando se dice: "disefiando

noches ensefiado diariamente cC~mo salir por la ventana" (11). La voz poetica esta mirando la

ciudad desde la ventana del autobus. El suefio le permit recorrer el exterior y reconocer el dolor

y el placer en un bar, "'en algun lado mora mi soledad' es una viej a canci6n la escuche / en los

labios redondos de una muchacha en un bar de Lima" (11), lugar donde la voz anota que

encontr6, el amor: "alli conoci el amor" (11).

Alvarez, como Cris610go, esta en el exterior. Ella se mueve en la urbe, sus personal es

hablan desde alli y son personajes seguros de su condici6n de superioridad ("El criollazo"), en

algunos casos, mientras que en otros, de subordinaci6n ("Epitaflo para San Jose"), pero que

existen en el exterior. En el caso del poema "El criollazo", la voz poetica es masculina. Se trata

de un hombre que dirigiendose al lector le cuenta lo que el puede hacer debido a su actitud viril:










A mi nadie me da oregano cuando bajo a comprar
grifa
nadie me marca los naipes nadie me carga los
dados nadie me mete la manor
A un gesto mio los zambos del billar cogen mi saco
me arremangan la camisa me lustran los zapatos
con la lengua
Soy el criollo bacan, el que hace las carambolas
Soy un hombre, y a mi paso todas las hembras se
arrechan. (17)

En contrast, su poema "Epitaflo para San Jose" present a un hombre sumiso, vencido por

el tiempo y los valores:

Yo fui el desdentado Jose, Jose el callado,
el buen hombre, el pobre hombre, el leal servidor
que se Ilev6 la miseria de su vida grosera
a la oscura trastienda humana de tu dios
Yo fui San Jose, el pobre carpintero,
tonto y simple como pocos. (151)

Estos dos estereotipos que se contraponen muestran el abanico de temas que la autora trata

en su Zonaa dark". En el libro present diferentes suj etos con actitudes opuestas que se

construyen a partir de los papeles sociales que se les asigna. De esa manera, Jose es el

"desdentado", "el que Ilev6 la miseria de su vida grosera" (151) y el criollazo es aquel que a su

paso "todas las hembras se / arrechan" (17).

En una lectura mas profunda se podria entender que los roles sociales convencionales estan

creados desde el exterior para fij arlos y actuarlos en el exterior y que el interior es otro mundo

sin roles ni condiciones y del cual la autora no dice much. De esta manera es que ambas poetas

definen tanto un area desde donde parte la escritura como un espacio portico al que desean

Ilegar. Este "viaje interior" es al que se refiere Reisz; es un viaje que intent definir la identidad

o las identidades que se construyen en un texto portico (19). Para continuar este viaje interior, las

autoras crean su propio "habitus", el cual les sirve de guia para continuar en el camino de sus










suj etos porticos y asi se ve que su exilio, uno que viene de adentro, se construye para recorrer el

exterior a partir de la creaci6n de personal es o voces.

Se ha anotado que tanto Alvarez como Cris6logo tienen interns en 10 social, tema que

exploran a partir de los problems que present la urbe. Conviene resaltar que la primera parece

ser mas direct al usar siempre un lenguaj e conversacional y articulando, una suerte de

pensamiento de tono filos6fico. Sus poemas "Pesadilla", "Poema", "Los relojes se han roto" y

"Los que van a la guerra" dan fe del tipo de lenguaje al que se alude:

Todos sabemos que han pasado eras y siglos y
milenios
y que nos acercamos al fin de las edades
porque en verdad sabemos que el triunfo es de los
otros, de los ciegos y ciegos,
que la guerra se ha hecho para ellos y las medallas
para sus victorias. (77)

En este poema, "Pesadilla", la autora introduce una idea personal cuando anota que el

triunfo es de "los ciegos y ciegos", de aquellos que no quieren ver la verdad. Utilizando la

metafora de la ceguera, la autora refuerza la idea de ausencia y asi el sentido de la guerra queda

en el vacio. Si bien la autora utiliza un lenguaj e muy director y conversacional para construir su

discurso desde un tono filos6fico, un tono coloquial le sirve para evitar el dramatismo de la

historic que se narra como se aprecia en el poema "Los relojes se han muerto":

En estos dias de paro armado y carestia,
dias de microbuses atropellados y de comensales
engullidos,
cuando hay tanta cerveza por beber,
en estos dias, digo, en estos dias,
la sangre y la cerveza derramadas
se suben a la frente con mas sed
En estos dias en los que la muerte
es un adorno mas para la vida,
las horas del future se han venido al present;
los relojes se han roto, o se los han robado. (139)










Despues de haber informado, como en un noticiero, de los sucesos del memento ("paro

armado", "carestia" y "la sangre derramada"), la voz poetica cambia de tono al final del poema

para disolver el dramatismo agregado en el centro del poema con el verso "En estos dias en los

que la muerte / es un adorno mas para la vida / los relojes se han roto, o se los han robado". La

tragedia que la autora esta describiendo se disipa al final con un tono ir6nico, pero igual de

desgraciado cuando se dice que "se los [reloj es] han robado" (139).

Cris610go tambien se vale de un lenguaj e conversacional aunque tiene poemas cuyo

lenguaje es mas bien descriptive. Sin embargo, cuando se trata del lenguaje conversacional, este

tiene un tono bastante lirico con ideas y escenas entrecortadas. Esta condici6n del texto exhibe

mementos ca6ticos a un nivel ideol6gico, logrando de esa manera representar una urbe

desordenada y dolorosa, pero viva y multiple. Su ret6rica urbana viene del lado de la cultural

popular y de sus "leyendas urbanas", como la historic de Sarina. El suj eto portico de Sarina

corresponde a una muchacha que es asesinada en un "chich6dromo" (discoteca donde se toca

musica chicha3). En medio de la multitud, Sarina bailaba cuando cay6, al suelo asesinada. El

poema "DE PIE" cuenta parte de la historic que luego se mezcla con otras voces:

[C]ada salto a su cuerpo es una travesia peligrosa
leopardos animals extratios decorados
oscuros deslizan por la escalera
"alguien muri6 drogado en un burdel"
luego el clic del fotC~grafo y la orden:
eh levantate goza goza goza
Hoy dia sirve para levantarse y gozar esta hermosa mentira
mi cuerpo bafiado de sudor de may61ica sin ti
mientras tanto dios cae como estas cortinas de lienzo
y el sol asoma en el foco
agresivo absorbe mi luz interior despierto asustada
Sarina



3 La muisica chicha es un g~nero musical que nace en el Perd en las uiltimas d~cadas del siglo XX. La chicha es
bailable y es una mezcla de muisica andina, boleros, muisica cl~sica y rock en espaiiol.









Sarina
alguien se tapa la boca y huye. (26)

Lo que se observa en este fragmento es la voz poetica que ubica la escena, luego introduce

una cita del peri6dico "alguien muri6 drogado en un burdel" y, luego, continue la voz poetica,

pero esta vez introduciendo cada vez mas seguido otras voces ("eh levantate goza goza

goza") y Einalmente "Sarina / Sarina", voz que corresponde al memento en que alguien identifiea

el cuerpo de la victim. En los textos de Crisblogo, los personajes viven histories tragicas dentro

de una ciudad desordenada. Sin embargo, el tono altamente lirico con que present la autora a los

personal es de sus poemas permit articular el caos de la urbe y en el a sus heroes y heroinas.

Se podria establecer una relaci6n entire Alvarez y Crisblogo si se atienden sus propuestas

ideol6gicas. Alvarez busca un lenguaj e director y claro para contar pequefias histories donde hay

una busqueda etica. Su discurso parte de la tradici6n judeo-cristiana al reivindicar un suj eto

subalterno como lo es Jose, esposo de Maria. En "Epitafio para San Jose", la autora muestra un

hombre "desdentado", "callado", quien ha sido invisibilizado por la historic que cuenta la

tradici6n judeo-cristiana. En este caso se cuestiona el discurso cat61ico de piedad y humildad:

Yo fui el desdentado Jose, Jose el callado,
el buen hombre, el pobre hombre, el leal servidor
que Ilev6 la miseria de su vida grosera
a la oscura trastienda humana de tu dios
Yo fui San Jose, el pobre carpintero,
tonto y simple como pocos. (151)

A diferencia de Alvarez, en el lenguaj e de Crisblogo no se quiere comunicar algo

especifico, por eso recurre a un lenguaj e con un tono altamente lirico y fragmentado. Crisblogo

quiere contar pequefias historias--con referentes reales--, pero lo intent hacer a partir de la

sensaci6n que recibe de ellas, entonces construye un scenario de sensaciones con pluralidad de

suj etos y voces.










De ciudad y exilios

De la misma manera que Crisblogo, Alvarez construye heroes, basados en personal es

populares, quienes vienen a exponer un nuevo discurso que pretend acabar con los viejos

relates. Para Crisblogo, los personal es populares le sirven para visibilizar una nueva cultural, la

de los migrants y la de sus hij os. Estos suj etos, los de Crisblogo, se encuentran ya en la Zonaa

dark" de Alvarez que antes s6lo se divisaba desde la ventana. Como anota Susana Reisz:

La construcci6n de cualquier forma de identidad (generico- sexual, etnica o national) se
deja comparar sin esfuerzo con la creaci6n de un 'heroe' (o una 'heroina'). En
conformidad con los postulados bajtinianos, ambos casos requieren un viaje de ida y de
vuelta entire el interior y el exterior del sujeto. La diferencia radica en que el mismo viaje
puede ser muy comfortable o muy inc6modo segun la posici6n del viaj ero. (18)

En el poema "Martes 13", el viaje que realize la voz poetica parte del interior hacia el

exterior. Aqui Alvarez present a un suj eto excluido y/o estereotipado por el discurso official. Se

trata de un personal e sin genero, lo unico que se sabe de el es que es un intellectual por la

menci6n que se hace del lugar: "[1]os cuatro muros de mi biblioteca" (42). Lo primero que la voz

poetica sefiala es que es un personal e que no tiene un pasado ni un future: "Aqui paseando / gris

pufiado de polvo [...] sin future, present ni pasado". El protagonista se refugia en su propio

mundo, "la biblioteca", para reafirmar su identidad: "Aqui, paseando / como un le6n enj aulado /

huelga de micros- / Los cuatro muros de mi biblioteca, / ron y tabaco" (42). El suj eto que la

autora describe cumple con las caracteristicas que el discurso patriarcal ha construido para el

intellectual: "mi biblioteca, / ron y tabaco" (42).

A diferencia de las propuestas de Reisz, que trata mas bien de la cuesti6n de genero. La

construcci6n de una identidad en estas poetas, no es exclusivamente la femenina. En todo caso

no es esta la preocupaci6n mas grande. Se encuentra la busqueda de la realizaci6n plena del amor

por la humanidad, la critical social, la cuesti6n etica y todo esto en la exploraci6n del espacio

exterior.










La visi6n andrquica de Alvarez, pero apostando por una "verdad" filos6fica, no deja de

denunciar situaciones injustas--hist6ricas y coyunturales--, a veces mostrando su escepticismo

como en "Pesadilla":

que la guerra se ha hecho para ellos y las medallas
para sus victorias
y que j amis podremos, con todas nuestras dudas a
cuestas, enfrentamos
al inflexible pulso de sus garras movidas por el mal
inexorable, lento. (77)

La apuesta de la poesia de Alvarez no est8 en el lenguaj e ni las audacias de sus imigenes

sino en el discurso que transmite a traves de sus personal es. En palabras de Reisz se afirmaria

que "en la crisis depresiva, la voz 'de la primera persona' se atreve cada vez menos a decir 'yo'"

(37). En ningun memento el lector se entera que la que describe es una muj er y es que en la

poetica de Alvarez se insisted en la busqueda de una voz personal y diferente a la del resto de su

promoci6n. Segun Reisz, las intelectuales feministas hoy en dia luchan por una voz personal que

las represent:

La mayoria de las intelectuales feministas de hoy -asi vengamos del campo de la psicologia
clinic, de la etica, de la filosofia political, de las ciencias sociales, de la literatura-
compartimos la idea de que la gran tarea que confrontamos las muj eres al final del milenio
es 'aprender a hablar con una voz (Inica y autentica', libre de temores y ambivalencias.
(3 8-3 9)

Alvarez toma voces de hombres en muchos de sus poemas, como se lee en "Confiteor,

Domine" :

[S]i veo a una mujer echo mans a sus senos
bruscamente arremeto
contra su pelvis pelvis no me importa si tiene la nariz
corta o larga si sus ojos estin
abiertos o cerrados: yo he aprendido a tomar las
cosas por asalto. (21)

En ese sentido, en sus poemas no est8 la preocupaci6n de implantar una voz femenina,

pero tampoco est8 el interns por trabajar su poesia atendiendo la discusi6n que se produce en el










debate de genero como se lee en los verses "si veo a una muj er hecho manor a sus senos" (21). Al

respect, Richard sugiere que tanto las artists como las te6ricas feministas interesadas en el

debate post-modernista no estan preocupadas por:

Construir un nuevo modelo de 'identidad femenina' (modelo segun el cual la feminidad
seria un valor fij o o un contenido predefinido: una positividad segura), ya que dicha
preocupaci6n seguiria asociada a una filosofia conflada en las esencias-verdades, y
desmentiria el tono meta-fisico de la nueva busqueda. (65)

Lo que la investigadora anota es que se desconstruyen las imagenes convencionales de

feminidad que el discurso de la representaci6n sexual ha ido edificando desde el patriarcado

como se examine en "Confiteor, Domine". Si bien la primera mitad del poema trata sobre la

virilidad de la voz poetica, la segunda mitad se relaciona con la fragilidad de la voz poetica, la

cual se entendia como masculina:

nadie debe career ni aun por un segundo que alli
detras hay algo sin corazas ni murallas,
una tremula carne que en el fondo es quien Ileva
mi nombre y roba mis sentidos para ponerlos
en mis debilidades,
en la muj er que ansio, y a la que odio-
(Oh ritmos sincopados bien sabe dios que es cierto
que detras de estas mans
que sostienen con fuerza y elegancia las cosas en su
sitio y detras de estos labios
hechos a la media de cualquier carcaj ada
esta esa cosa debil, fragil, tremula, humeda, esa
maldici6n capaz de agua y de fuego). (21-22)

La voz poetica de "Confiteor, Domine", la cual describe en "El criollazo" la virilidad y la

astucia del hombre, revela aqui un yo debil con los siguientes verses "una tremula carne que en

el fondo es quien Ileva / mi nombre y roba mis sentidos para ponerlos / en mis debilidades" (21).

Uno de los poemas donde trata la violencia political armada de esos afios es "Los que van a

la guerra". En el se ironiza el compromise del intellectual ("... y la mano izquierda a la manor

izquierda") al referirse a la posici6n "politicamente correct" del intellectual o artist. En el










poema se lee que la guerra o el conflict armado interno afectara a todos: "Los que van a la

guerra y los que no se van/ la llevan por igual dentro de si [...] vamos a morir todos, camaradas"

(142). Por un lado, este vendria a ser el punto de quiebre para que la poesia de los noventa salga

a explorer las zonas externas. Y por otro, reconocer(se) dentro de las relaciones entire los

espacios habitados que ilustra Bachelard: "lo de afuera" y "lo de adentro". Segun el ensayista, la

relaci6n entire 10 de afuera y lo de adentro, 10 concrete y lo vasto es flexible a cualquier element

que sea construido por los creadores para engrosar su imaginario. En "Los que van a la guerra",

la poeta establece un espacio habitado que se concrete en el cuarto verso al hacer referencia a un

lugar comun: la plaza San Martin centroo de marchas political y lugar de encuentro de las

personas que apoyaban la guerra de Sendero):

Los que van a la guerra y los que no se van
la llevan por igual dentro de si,
agitando cruelmente su cerebro
Frente a la Plaza San Martin, los arcos
contra los que apoyo mi costado y fumo
y la mano izquierda a la manor izquierda
son fugaces como el atardecer
Ni siquiera el alcohol triunfa del tiempo
El remueve las cienagas, mas bien, el las remueve,
en la decadencia de los marmoles intimos
El dibuj a blasfemias en los cielos, el, tremendo,
blasfema de la vida
Vamos a morir todos, camaradas. (142)

En el poema se produce un viaje. La voz poetica habla de si apoyandose en un paisaje

exterior (la Plaza San Martin). Su relate se construye de afuera hacia adentro porque si bien parte

de un referente comun, luego este se desvanece y queda el sujeto portico y sus incertidumbres

cuando terminal el poema con el verso: "Vamos a morir todos, camaradas" (142). En los primeros

dos verses se define que hay dos grupos o bandos que la estan pasando mal: "la llevan por igual

dentro de si" (142). El suj eto portico pertenece a uno de ellos, pero su mayor angustia es que las

discrepancies entire uno y otro grupo no van a resolver el final de la historic. La certeza de un










final trigico mueve a la voz poetica desde un espacio externo hacia su angustia, edificando un

viaje personal que se proyecta con los otros poemas de Zona dark.

En otro poemario de una contemporinea de Alvarez y Crisblogo, De este reino (1993) de

Victoria Guerrero, los personal es en el exilio son reivindicados. En "Cr6nica de Tomis antes de

ver a Cristo Resucitado" aparece Cain, uno de los personajes biblicos, como un suj eto vencido y

sumiso. De la misma manera como Alvarez present a San Jose, "un hombre desdentado",

Guerrero describe a un hombre sin culpa, pero con un destiny trigico "[qlue no fue el Genesis

quien le dio vida / sino Mateo Marcos Lucas Juan y Maria" (47). Es decir que la visi6n

traditional de 10 bueno y lo malo se invierte y se presentan nuevas miradas sobre suj etos

hist6ricos, pero con una nueva version de los hechos.

Junto con Alvarez, Guerrero propone en su poesia por una salida etica ante los problems

del mundo modern. En "Nacimiento", la voz que describe la relaci6n entire Maria y Jose es una

voz subalterna con la finalidad de cuestionar el discurso patriarcal de la tradici6n judeo-cristiana

presentada en la Biblia. Tal como en las otras poetas, el espacio interior de Guerrero es oscuro,

mientras que el exterior es de luz, pero de una luz violent, de estallidos y ruidos. "La Ver6nica"

es un poema de ese espacio cerrado: "Aqui / todo est8 / demasiado oscuro" (33), dice la voz

poetica. Sin embargo, el exterior no es esperanzador: "Afuera / la tierra / quin sabe / se estara

muriendo de frio" (3 3). El utilizar voces de personal es, en este caso de la mitologia cristiana, es

algo que hacen las poetas de este studio, como diria Reisz: "Un poema lirico puede acoger

tantas voces "aj enas" y tantos lenguaj es diversos como cualquier otra forma literaria" (145).
En cambio, en el segundo libro de Guerrero, Cisnes estranolulados (1996), la voz del


protagonista es una melanc61ica y present influencias directs de la estetica pop a traves de la

musica rock. La voz del adolescent en Cisnes estrannulados refleja la incertidumbre y los










sentimientos juveniles en un mundo con crisis political y social. Luis Femando Chueca sefiala a

este libro como uno que esta dentro de una linea urbana, de tematicas cotidianas, y que retrata las

preocupaciones juveniles (17). "Habitaci6n" y "I know it' s over" son poemas donde el desaliento

y la apatia son los signos que han sido recogidos de la vida de un sector de la clase media de

Lima como se demuestra en los siguientes verses: "Pero tu te empefias en buscar la oscuridad /

porque tal vez alli tus suefios se realicen. / A veces quisiera huir para alcanzar la luz" (LI).

Tal como hay afinidad en el lenguaje coloquial estandar de Alvarez, en Zona dark, con los

dos libros citados de Guerrero. El lenguaj e de Crisblogo guard semej anzas con la propuesta

verbal del poemario de Grecia Caceres de las causes v los principios: venenos/embelesos (1992).

La preocupaci6n lingitistica de Caceres va por el querer volcar su interioridad al exterior,

utilizando en algunos poemas imagenes del metabolismo y la biologia del cuerpo para desarrollar

estados externos, sucesos sociales. Si bien su lenguaje es barroco, al estilo de Paradiso (1966) de

Lezama Lima, el desciframiento de su universe apunta mas a buscar una manera de retratar ese

mundo extemno oscuro y violent en el que se instala el suj eto portico. En cambio Crisblogo

utiliza un lenguaj e recargado de voces para describir hechos sociales ca6ticos, retratar y registrar

modalidades violentas de una sociedad contradictoria y fragmentada. Para ello, Crisblogo se vale

tambien de personajes, pero en su caso, se present una pluralidad de suj etos marginales, y

tambien de los iconos de la cultural popular peruana. En ese sentido, sus poemas son un "corredor

de voces" (Bakhtin), en el que la polifonia anarquica va moldeando un anti-discurso.

Como ya se ha anotado, Crisblogo hace una exploraci6n por la urbe-de la zona internal a

lo extemno-a traves de los suefios, la imaginaci6n, las caminatas y los encuentros. En su libro

hay un reencuentro con los antepasados y con la historic y ese encuentro se da abiertamente a

partir de la cultural de los migrants asentados en la capital. Su propuesta cultural de identidad










peruana, la expone en todos sus poemas, mostrando critical, ironia, y hasta escepticismo. A

diferencia de esta vertiente urbana de las migraciones a la capital (con Hora Zero o Kloaca), la

poesia de Crisblogo se vale de la lirica extrema y no de lo narrative.

En "Muchachas como ella", la pluralidad de voces llega al concerto, 10 mismo que los

puntos de vista de los suj etos enunciados. Sin embargo, uno llega a encontrar la anecdota

complete, la historic que se cuenta entire lines es aparentemente ca6tica. Lo mismo sucede con

"Flecos", poema donde la voz hace referencia a los simbolos populares como tambien da a

conocer lo que est8 en la mentalidad popular: "y esa damita de mini dorada/ repartiendo besos a

diestra y siniestra/ prometia darse al putblico completamente/ el mejor especticulo jams visto en

tierra nortefia" (20). En "A Juanita de Lurigancho", 10 cromitico construye un sistema de

simbolismos: "ciscaras golosinas rodean la pared donde el pintor / imagin6 a Juanita / el hibito /

de perfil con sus costales llenos de ropa / y multicolor inclinada como un arco iris" (42).

La violencia es tratada de otra manera, con respect a la tendencia er6tica de las poetas

anteriores a los noventa. Crisblogo la asume de modo director, con descripciones y siempre

contando un hecho y a igual que sus compafieras de promoci6n, desde los espacios sefialados de

afuera. Es asi que "Ayer" es un poema donde la voz se solidariza con la sociedad civil que es

victim de la violencia general: "Ayer / la noche de la explosion / cerre mis cortinas

definitivamente / pense al negro como mi color favorite" (49).

En estos verses, la voz poetica relata un hecho que es la explosion de la oficina del comity

de madres de San Juan. El suj eto portico cierra las cortinas de su habitaci6n y piensa en el color

negro, el cual sugiere muerte; sin embargo; la voz sefiala que el negro es su color favorite. Para

la cultural occidental, el color negro est8 asociado a los concepts muerte, desolaci6n, congoj a,

mas no regocij o, y much menos implantar una asociaci6n como la que establece la voz poetica










despues de una tragedia como es la del bombardeo a la ofieina del comity. Aquel refugiarse en la

habitaci6n, que es el cortar todo acceso con el exterior, el cual ha sido en poemas anteriores el

lugar por excelencia, se convierte en una critical de lo que sucede afuera y de lo que se ve desde

adentro. La voz continua describiendo la historic e informa al lector que se ha producido una

explosion cerca de la habitaci6n de la voz poetica ("San Juan estalla / no perfora / no rasga su

piel / peri6dico marchito en mis manss) y esta ha producido muertes:

[L]a madrugada dej6 3 muertos
probablemente festej aban fin de mes cerca del mercado
sus parientes colocaron a centimetros de sus cabezas una vela
encendida una bolsa con la boca abierta donde debes depositar tu
colaboraci6n. (49)

en los ultimos verses del poema se entiende que el colaborar no es suficiente, si es que la

"colaboraci6n" es de unos cuantos: "Perros verdes amarillos en la busqueda / vidrios rotos / la

crueldad su dulce silencio / diseminada en los arboles / bajo los reflectores un cubo de hielo / sin

color ni miedo" (50). El cromatismo y la variedad de la informaci6n que detalla la voz poetica

ofrecen una visi6n fragmentada de la anecdota, la cual necesita informaci6n del context para

entenderse lo que esta sucediendo. Este exceso de informaci6n ayuda a construir un poema que

no se queda en la anecdota sino que abre paso a nuevas voces dentro del texto como son los

nuevos sujetos sociales y la voz de la autora misma.

Para Einalizar este capitulo es necesario aclarar la Eigura del "margen" estudiada por

Richard. Esta Eigura encaja en las poeticas de Crisblogo y Alvarez en dos sentidos. Por un lado,

los textos de ambas edifican la noci6n de la poetica de la minoria en la edifieaci6n de personal es

invisibilizados por el discurso dominant. Estos personajes perifericos, al convertirse en los

protagonistas de las anecdotas que narran ambas voces poeticas dej an de ser ignorados por el

centro y se recogen dentro del discurso. Por otro lado, las voces poeticas se cimientan en un

espacio alterno al dominado por el discurso patriarcal. De esa manera, las voces consiguen










edificar sus personal es y su propia voz desde otro lugar, un terreno en el que no hay

construcciones formales que cumplir, y donde la preocupaci6n no es necesariamente la de una

cimentaci6n de un yo lirico femenino. Como las voces no se presentan como protagonistas de las

anecdotas, entonces quedan como simples observadoras.

En ese sentido, la estrategia del limited que sugiere Richard puede entenderse en los textos

de Crisblogo y Alvarez porque ellas son, dentro del poema, personajes secundarios que agregan

su version de los hechos a la de las otras voces. Si se puede hablar de algun tipo de feminismo en

todas las poetas de esta disertaci6n seria el "neofeminismo" que sugiere Richard. Para esta, el

neofeminismo afina su mirada a los engranaj es de discursos que respaldan el juego de fuerzas

entire actors, roles y participaciones, socialmente j erarquizados en base a un arbitrario sexual

(63) que puede ser una voz poetica femenina, masculina o neutra.

Como se ha detallado en los dos ultimos capitulos, la unica poeta que se present con una

consistent voz lirica femenina es Carmen Olle. Con excepci6n de Rocio Silva Santisteban, el

resto de las poetas controlan un yo lirico que algunas veces introduce personal es femeninos, pero

no siempre. Blanca Varela funda una voz ausente de genero, except por su etapa feminist. En

cambio, Roxana Cris610go se apoya en la fragmentaci6n del discurso, presentando voces de

diferentes actors sociales y Monserrat Alvarez, como Varela, construye una voz ausente de

genero.

Lo que reflej a este scenario es que aun a finales del siglo XX, nombrar como muj er es

condicionarse dentro de un "ghetto" construido por la cultural masculina. Si bien es cierto que

este se engrosa con cada generaci6n de escritoras, creando una nueva estetica desde los margenes

o su "ghetto", todavia en los noventa se presentan obstaculos desde la critical normativa. Sin

embargo, los periods por los que han atravesado los feminismos ayudan a construir un "corpus"










literario paralelo al de la cultural masculina. La resistencia a aceptar una literature de muj eres de

parte de la critical normativa es cada dia menos potente, pero para conseguir que la critical

prescriptita acepte a las escritoras, como anota Castro-Klaren, ha sido una labor ardua de

recuperaci6n, presentaci6n y analysis de las producciones de escritoras. Para Masiello esta

resistencia se encuentra asociada a la edificaci6n de una cultural binaria y, en ese sentido,

excluyente y donde la muj er pertenece al dominio de lo natural. Asi muj er-naturaleza se opone a

los concepts hombre-cultura.

A pesar de los obstaculos, investigadoras como Guerra-Cunningham, Castro-Klaren,

Franco, Masiello, Richard, Molloy y Sarlo han sido capaces de reordenar los periods literarios y

encontrar caracteristicas comunes en muchos poemas y narraciones de escritoras. Con esta

reordenaci6n, las investigadoras descubren tecnicas y estrategias que las creadoras emplean para

poder "nombrar" lo que les interest nombrar. Asi, aquella Eva que relata la voz poetica de

Varela en "Va Eva", no necesita denunciar la agenda que ha asignado el patriarcado a la muj er

("y tendras nombre // y la palabra / reptando / sera tu huella") a traves de un referente biblico 0

hist6rico como tampoco necesita "enmascarar" su yo portico con la presencia del relate de una

voz femenina aj ena a la de la creadora o reinscribirse en la tradici6n literaria masculina con el

uso de los epigrafes y epilogos de escritores canonizados. Ahora las creadoras pueden

aprovechar mas libremente sus voces para nombrar(se). Si se presta atenci6n a las ultimas

publicaciones de Varela, Olle, Silva, Alvarez y Crisblogo, el lector se encontrara con un yo

portico mas uniform y en donde el discurso ha alcanzado una alta calidad estetica. En sus

poemarios, la estrategia del c6mo decir que anotan Sarlo, Reisz, Molloy y Castro-Klaren ha

superado a la de sus antecesoras.









CAPITULO 5
CONCLUSIONS: LOS FEMINISMOS CONTRA LA MEMORIAL Y EL OLVIDO

Que los textos (poesia, prosa poetica y narrative) fundan lenguaj es y discursos es

conocimiento general dentro de los studios literarios contemporaneos. Sin embargo, descubrir

c6mo las formas de estos discursos se entretej en en los textos de las escritoras de fin de siglo en

relaci6n a la violencia (social, political, econ6mica y simb61ica), ha sido la tarea de esta

investigaci6n. Para ello, se organiz6 un corpus literario integrado por poemarios de escritoras

publicados durante las decadas de los ochenta y noventa. Se ha podido observer que este corpus,

con caracteristicas propias y diferenciadoras, marca una territorialidad textual nueva y compone

un universe que revela la repetida presencia de ejes semanticos sostenidos por una matriz social.

La hip6tesis de que existe una relaci6n entire, por una pate, los debates feministas

latinoamericanos y, por otra, los discursos hallados en los textos porticos de las escritoras de esta

investigaci6n qued6 validada no s61o por el process de la escritura de la muj er latinoamericana

que sefiala la critical literaria feminist sino tambien por la llamativa existencia de la noci6n de

"lo de adentro" y "lo de afuera" en relaci6n con el cuerpo fragmentado, con el process biol6gico

del cuerpo femenino y con la extension de la metafora del cuerpo social.

El clima de la epoca que se describi6 en los capitulos 1 y 2 se construy6 a traves de una

investigaci6n de archive en revistas literarias tradicionales, en revistas de corta duraci6n y en

peri6dicos de las ultimas decadas del siglo XX. Las entrevistas, reuniones y mesas redondas con

escritoras, activists feministas e investigadoras literarias y que se Ilevaron a cabo en Lima,

permitieron establecer el dialogo entire los debates feministas y los discursos porticos erigidos

por las creadoras de este studio. El process de investigaci6n que se sigui6, se inici6 desde los

Estados Unidos a traves de las lectures a Estratificaci6n de los margenes de Nelly Richard El

arte de la transici6n de Francine Masiello. En sus studios, ambas investigadoras explican el










process creacional (en el arte, la poesia y la narrative) y el uso de referentes de la cultural popular

cuando analizan de cerca el process dictatorial chileno y el argentino. Si bien es cierto que estos

process hist6ricos difieren del peruano, existen similitudes en la relaci6n que ambas establecen

entire los campos sociales y artisticos.

Nelly Richard parte de la producci6n artistic hecha durante y despues de la epoca

pinochetista, y explica c6mo esta producci6n--alejada de aquella que la critical normativa

celebraba--revela formas artisticas basadas en la cultural popular que provienen de suj etos

disidentes. Los intelectuales miran su sociedad, el memento que esta atraviesa y la traducen. De

la misma forma que Richard, Francine Masiello utilizaron los periods dictatoriales tanto de

Chile como de Argentina para mostrar la influencia que existia del context social en la escritura

y otras formas de expresi6n intellectual. Su aproximaci6n ya no es unicamente a la del suj eto

disidente sino tambien a las formas de expresi6n que se construyeron a partir del cuerpo y de los

concepts de travestismo. Ella hizo un studio detallado sobre la identidad de los nuevos actors

intelectuales, los cuales estaban influidos por sus contextos hist6ricos. Ambas investigadoras

mostraron en sus libros c6mo es que se estableci6 la relaci6n entire sociedad y arte, especialmente

literature.

Tambien en esta investigaci6n, se busc6 mantener la relaci6n entire el campo social y el

campo artistic, especificamente en la poesia. La interpretaci6n de estos campos variaron en

cada una de las poetas; sin embargo, se pudo observer que todas ellas estaban atentas a su

context, buscaban construir un imaginario personal en donde las creadoras no eran las

protagonistas. Este imaginario lo encuentraron en el cuerpo (Varela, Olle y Silva) y en la ciudad

(Alvarez y Crisblogo). Por supuesto que las categories no son estrictamente fij as, ni sus ej es ni

coordenadas. En este studio se ha visto c6mo en algunos mementos los textos se mueven de










categories para tratar temas imposibles de ser tratados con el mismo imaginario que las poetas

crearon para sus primeros libros. Esos mementos tuvieron que ver con el context social, que se

complic6 entire los afios 1982 y 1992 con la confrontaci6n official a Sendero Luminoso de parte

del gobierno de turno.

El discurso politico que utiliz6 la administraci6n de Fernando Belaunde Terry fue un

discurso castrador controlado por las fuerzas armadas, y que se fortalecia a partir de su presencia

fisica en el campo social ya fuera con las paradas militares o con el manej o de las armas en

lugares putblicos. De esta manera, el discurso patriarcal se fortalecia con la violencia political,

social y simb61ica que se daba en el espacio fisico. Estas formas de violencias no s6lo se dieron

desde el lado de las fuerzas armadas sino tambien desde las fuerzas de Sendero Luminoso y el

MRTA. El Estado, quien buscaba cumplir su funci6n de padre controlador y castigador contra las

fuerzas de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), fall6 en

su tarea y rehus6, aceptar a los nuevos actors sociales, product de la confrontaci6n de ambas

fuerzas.

Las formas culturales de los nuevos integrantes de la sociedad limefia (los pobladores

andinos) no eran reconocidas por el Estado. Al no asignarles un espacio propio, la sociedad los

invisibiliz6 y perdieron la facultad de participaci6n ciudadana. La tensi6n que se cre6, entire los

grupos sociales tradicionales y los nuevos actors sociales aument6, despues de la capture de

Sendero Luminoso y se produj o una digresi6n social. De esta manera, los nuevos grupos sociales

construyeron una cultural caracteristica paralela a la normada por el Estado, conocida ahora como

cultural popular o chicha.

Fueron todas estas tensions las que se estaban entretejiendo durante la epoca de la guerra

civil y que algunas de las poetas de esta investigaci6n reconocieron y se apropiaron durante su










period de desarrollo, articulando estas formas de resistencia a las existentes (hombre versus

muj er, Estado versus sociedad civil). Asi, la necesidad de emplear en el texto portico un yo lirico

femenino qued6 en un segundo plano y se aprovecharon las tensions sociales para crear una voz

contemporanea, pero antigua a la vez, porque pertenecia al debate entire lo limefio y lo andino y

la civilizaci6n y la barbarie, entendiendo lo andino como barbaro.

En el siglo XVI, con la llegada de los espafioles y portugueses a America, se emple6 la

figure del barbaro como clave de interpretaci6n sobre los indios americanos. Este concept que

se habia extendido hasta nuestros dias defini6 la figure entire las personas del campo y las de la

ciudad. La discusi6n en relaci6n a civilizaci6n y barbarie se complic6 aun mas cuando se pens6

desde los terminos de lo modern y lo posmoderno para America Latina. En el caso de Perd, lo

modern y lo posmoderno se qued6 en la capital; es decir, nunca se explay6 al interior porque es

un concept que s61o existi6 dentro del imaginario del intellectual limefio. Lo ir6nico de este

debate es que la misma 16gica utilizada por los intelectuales limefios se empleada aun por los

paises del norte y de Europa occidental. Lo que significa que Lima y sus intelectuales no

participan de las discusiones te6ricas que se Ilevan a cabo en el norte, convirtiendose de esa

manera en parte de la "otredad".

Al respect, Masiello sefiala que la gran discusi6n dentro de la corriente posmoderna

latinoamericana es la relaci6n entire el original y la copia o la imitaci6n. Para la investigadora, la

otredad impulsa la relaci6n entire la copia y el modelo y nos recuerda el posicionamiento

secundario de America Latina con respect a la teoria metropolitan (109). Sin embargo,

aquellos intelectuales limefios atentos a la discusi6n lograron rescatar la cultural popular y crear

un discurso de la misma, cayendo en el juego de la "otredad", como nos alertaba Richard en

"Latinoamerica y la posmodernidad", un capitulo de Estratificacion de los maroenes.










Dentro de la discusi6n entire los intelectuales limefios, las escritoras no tenian opini6n; sin

embargo, eso no significaba que estaban ausentes o que habian sido silenciadas. Al contrario, la

discusi6n que surgi6 desde el lado de la escritura hecha por muj eres fue cuestionar el orden

social desde espacios no tradicionales, es decir, desde el interior del pais. Olle y Silva fueron

quiza las que participaron mas en la desestabilizaci6n del orden social desde las provincias a

traves de los medios impresos como Siete culebras, La Industria, entire otras revistas y peri6dicos

de provincia porque si bien no hablaban de la otredad, escribian desde ella. Este analisis queda

pendiente para futures studios sobre la noci6n de subalternidad y sujeto periferico. Sin

embargo, esta observaci6n fue util a inicios de la disertaci6n porque me permiti6 pensar con

quien(es) dialogaban las poetas de este studio.

La pregunta que se hizo entonces parti6 del concept de Masiello "Norte/Sur", y se

extendi6 a innumerables "nortes" y "sures" que puede tener America Latina, especificamente

Peru en relaci6n con un dialogo critic entire escritoras y escritores, investigadoras y critics, y la

critical literaria feminist y las escritoras. En el caso de esta investigaci6n, la noci6n de

"Norte/Sur" de Masiello se ocup6 de un norte que conglomeraba a la critical venida de los

Estados Unidos y de Europa en relaci6n con la latinoamericana. En el process se descubri6 que

la existencia de la critical literaria peruana se inici6 en los noventa con la ayuda de la

latinoamericana y la internacional. Este hallazgo sugiri6 comparar los arguments

latinoamericanos con los peruanos y, paralelamente, buscar una similitud con la critical

international. En ese sentido es que se entiende el postulado de Masiello, el cual sugiere que los

logros de las muj eres latinoamericanas se deben al uso de leyes operatives establecidas por el

Norte para edificar sus proyectos comunes (186).










Efectivamente se establecia un dialogo entire las latinoamericanistas anglosaj onas y

europeas que permitia el fluj o y refluj o de ideas sobre los avances de los movimientos feministas

y de la escritura de muj er. Sus puntos de encuentro en el process se entrecruzaban en ciertos

mementos y las propuestas feministas de los movimientos de muj eres se dej aban leer en los

textos literarios de escritoras latinoamericanas, en especial en los poemas de algunas escritoras

de esta investigaci6n. Se ha anotado que en sus poemas existeron ejes semanticos sostenidos por

una matriz social, y es que el campo del saber, como anotan Terry Eagleton, Michael Foucault y

Pierre Bourdieu, se alimenta del campo social.

Desde el auge del Modernismo, el saber nombrar(se) ha sido para las escritoras

latinoamericanas el principal objetivo en el arte de la escritura. Si bien, el "poder decir"

pertenecia al terreno masculine, hoy en dia y, gracias a las estrategias literarias que las creadoras

utilizaron para "calificar", la palabra tambien les pertenece. Bourdieu sugiere que las

prohibiciones que recaen sobre el discurso revelan, rapidamente, su vinculaci6n con el deseo y el

poder (12), es decir, el deseo de poseer el cuerpo del sexo opuesto y el poder sobre este. Para este

critic, el discurso es lo que manifiesta o encubre el deseo: "es tambien el obj eto de deseo" (12);

en otras palabras, aquel poder del que uno quiere aduefiarse. Sin embargo, Foucault anota que

donde hay poder hay tambien resistencia y, por esa razC~n, es necesario que se analicen las

relaciones de poder a traves de las confrontaciones de estrategias donde las formas de resistencia

(luchas contra la autoridad) son el modo de representar las diferentes formas de poder (30).

En los poemas seleccionados de las escritoras de este corpus se observe, la resistencia a la

que se refiere Foucault. Sin embargo, en un primer inicio no fue una resistencia frontal, al

contrario, la resistencia se producia en la construcci6n de un segundo discurso dentro de discurso

que se les aprobaba trabajar en el texto. En el capitulo 3 se explic6 cC~mo las autoras inventaron










tacticas y estrategias literarias para "poder decir" lo que no se les permitia decir y, de esta

manera, construyen artilugios escriturales imposibles de ser entendidos en una lectura

superficial. Lucia Guerra-Cunninghan descubre que hay patrons con los que se pueden leer sus

textos literarios, y la ensayista, aduefiandose de las tecnicas del palimpsesto que le procura

Gerard Genette, transcribe esta escritura.

Este capitulo, el tercero, sirve principalmente para amplifiear la discusi6n sobre el debate

de genero en el campo literario. El studio de novelas y poemarios de escritoras se extiendi6

durante la decada de los ochenta en Latinoamerica. En un inicio, la critical feminist se aduefi6 de

las herramientas que tenia al alcance, las cuales provenian del Norte. De esa manera, Jean

Franco, empleando la noci6n de genealogia acufiada por Elaine Showalter y Francine Masiello,

utilizando el concept de "author' s double" de Sandra Gilbert y Susan Gubar, edificaron sus

propias herramientas critics. Otras investigadoras que ingresaron a la discusi6n de poesia escrita

por muj eres fueron Sara Castro-Klaren, quien propuso que las escritoras necesitaban un lugar

para nombrar que no fuera el lugar que les habia asignado el sistema patriarcal; Nelly Richard

sugiri6 que los discursos se construyeran desde los margenes (sujetos disidentes); Beatriz Sarlo

tambien inici6 sus ensayos cuestionando el espacio letrado y el lugar que la escritora tiene en el y

propuso un lugar propio para la escritora; Susana Reisz sugiri6 que escribir como muj er era una

posici6n political y como resultado la escritura femenina ingresaba al debate; y Sylvia Molloy

sugiri6 todo un process dinamico y por ende inclasifieable, pero donde se podian encontrar

textos que respondian a su espacio social y que hacian una propia lectura de este.

Tanto en el capitulo 3 como en el 4 se textualiz6 el debate de la critical feminist en los

verses de las poetas de este studio. Las ventaj as de los textos literarios (poesia, prosa poetica y

narrative) es que sirvieron como pequefias sociedades alternas que podian explicar, a traves de la










representaci6n metonimica y de la intrahistoria, lo que sucedia en el espacio fisico. Libros como

A Room of One's Own (1929), de Virginia Woolf; Le deuxieme sexe [dos volumenes (1949-

1950)], de Simone de Beauvoir y A hora da estrela (1977), de Clarice Lispector fueron de uso

frecuente por la mayoria de la critical feminist occidental como tambien por una parte de la

latinoamericana para analizar las posiciones tanto del suj eto que escribia el texto como para

explicar el funcionamiento de los personal es femeninos dentro de su literature y, en concrete,

como un cuerpo alterno o paralelo al de la sociedad.

Para este tipo de analisis feminist, segun Hortensia Moreno, no importaba si ese mundo

recreado en la literature era una ficci6n "realista" o completamente inventada. De lo que se

trataba era de recuperar los aspects simb61icos que se desplegaban distorsionadamente en el

espej o de la novela o el relate, el drama o el poema (108). Desde este punto de vista, la literature

era "ordenaci6n, interpretaci6n y articulaci6n de la experiencia, exploraci6n de los limits de lo

ineligible" (Moreno 108). Al destacar en primer plano lo que solia darse por supuesto, les habia

permitido (a las escritoras) ilustrar y elaborar la critical de la vida cotidiana y les habia

proporcionado elements para explicar el origen de la opresi6n de las mujeres. Desde luego, el

debate feminist sobre la igualdad y la diferencia tambien se libraba en este espacio

Para entender c6mo estos dos pensamientos feministas se integraban fue necesario tender

a la discusi6n que Joan W. Scott inici6 en su ensayo "Igualdad versus diferencia: los usos de la

teoria postestructuralista"'. En el, Scott apuntaba que la unica alternativa era rechazar la

oposici6n igualdad/diferencia e insistir continuamente en las diferencias: las diferencias como la

condici6n de las identidades individuals y colectivas, las diferencias como el reto constant a

ajustar en esas identidades, la historic como la ilustraci6n repetida del juego de las diferencias,

las diferencias como el verdadero significado de la propia igualdad (102). En ese sentido, la










ensayista se acercaba a la propuesta de Kristeva sobre las diferencias. Cuando la critical francesa

hacia un recuento de las etapas por las que atraveban los movimientos de muj eres en Europa

occidental anot6, que en las ultimas decadas los estos mostraban una abierta flexibilidad con las

identidades; no cuestionaban ni apoyaban una identidad sino una variedad de identidades donde

no habia dicotomia ni dualidad entire hetero-sexualismo y homo-sexualismo.

Los feminismos han participado del progresivo cuestionamiento de la forma dominant de

la racionalidad y de las premises de los modos de pensar de la Ilustraci6n. Lo que los feminismos

ponian en cuesti6n era la idea de una naturaleza humana universal. Y efectivamente, si nos

retrotraemos a los origenes de las democracies occidentales, que se remontan, en su sentido

modern, al siglo ilustrado, no tenemos mas remedio que concluir con Carole Pateman, que el

contrato social fundacional ideado para sentar sus bases fue en realidad un contrato sexual.

Segun los HIl6sofos, el contrato social fundacional, que dio origen, no s610 al cuerpo juridico y

politico, sino al propio sistema cultural humane fue unicamente un pacto entire caballeros y,

nunca mej or dicho, puesto que quedaban excluidas de el las sefioras:

Para los HIl6sofos ilustrados, al no ser la mujer suj eto moral, no reunia las condiciones (no
se sabe si de pureza de sangre o genetica, pues al fin y al cabo todo era una cuesti6n de
cromosomas) necesarias para ser admitida en el club politico que se acababa de crear. Pero
esta inferioridad o minoria moral no solo le impediria former parte de la ciudadania y por
tanto ser suj eto y obj eto de derechos y deberes juridicos y politicos, sino ademas ser tenida
por humana, por lo que muy dificilmente se hacia acreedora de minimos eticos
fundamentals. (Canterla 20)

Lo que aportaba el feminismo era una mirada diferente. La critical, como toma de

conciencia del caracter discursive de la realidad, desconstruy6, los discursos dominantes no tanto

en funci6n de lo que recogian, sino en funci6n de lo que suprimian, consignaban, reprimian y

marginaban. En ese sentido, "leer como mujer" implic6:

Una continuidad de la experiencia de las muj eres con la experiencia de la lectura de las
muj eres e introduce la posibilidad de que exista autoridad en la experiencia. De esta










manera contrapone el punto de vista femenino al masculine. En esta contraposici6n
aparece una duda sobre la existencia de fantasias comunes. (Moreno 112)

Como la discusi6n era reciente, aun se presentaban muchas reacciones negatives de parte

de la critical literaria prescriptita. Aunque los avances desde el pensamiento femenino peruano

habian mostrado un serio dialogo con las critics literarias feministas latinoamericanas,

estadounidense y europea. Se observaba tambien una conjunci6n en el dialogo internacional--

que era un dialogo fragmentado debido a sus preocupaciones genuinas como muj eres y como

suj etos sociales y politicos--no s610 por sus condiciones biol6gicas sino por los espacios

sociales que las representan en la actualidad como suj etos politicos activos tanto en los espacios

privados como en los putblicos.

Desde el lado de la creaci6n poetica se producia una revitalizaci6n de los discursos

feministas internacionales porque las poetas decideron no s610 "decir" desde el texto portico

sobre la cuesti6n de genero y "suj eto" (Foucault) sino tambien desde el texto critic. Si se

revisara cronol6gicamente la diversidad de critical sobre la escritura de muj er, se encontraria que

la mayoria de los ensayos de critical feminist peruana fueron escritos a partir de los noventa y

por poetas o narradoras. A la vez fue un espacio cronol6gico que mostraba un dialogo entire los

discursos de las vertientes feministas internacionales y los de la critical feminist literaria, dialogo

que no se habia dado durante los ochenta en el Peru desde el lado de la critical, pero si--como

una continuaci6n--desde el ejercicio portico. El poema "Damas al domin6" (43) de Carmen Olle

seria un buen ej emplo de lo que se ha discutido aqui. En este poema la autora retoma a dos

personajes femeninos occidentales: uno literario, Miss Zilphia Gant, y otro real, Elizabeth

Bathory, (este ultimo se convierte mas tarde en personal e literario). Por un lado, con la finalidad

de hacer una relectura--desde su posici6n de mujer-de los m6viles que Ilevaron a cada una a

cometer asesinatos y, por otro lado, para despues definir su estetica (la de Olle) dentro de la de










ambos personal es. Otro poema que con ironia circunscribi6 la invisibilizaci6n de la escritura de

muj er dentro de las letras peruanas es "Fragmento de otra carta a Sor Filotea de la Cruz

(Extraviado adrede por la propia Sor Juana)" (77-78), de Rocio Silva. En el, la autora recalca que

la busqueda de un reconocimiento de ella como escritora dentro del terreno literario es una tarea

larga y penosa: "yo solo evoco la miseria de mis propias ansias de buscar" (77), se lee en este

poema, publicado en Ese oficio no me nusta (1987).

Si bien esta investigaci6n se apoy6, en herramientas critics feministas de investigadoras

anglo-americanas, chicanas, europeas y latinoamericanas no hizo un calco de sus pares critics

femeninos. Al contrario, su uso tuvo otro fin que fue el aprender de sus histories, de sus metodos

y de sus teorias para luego edificar con todo ello una(s) metodologia(s) que respondiera(n) a las

condiciones tanto contextuales como culturales de la Lima a finales del siglo XX.

Por un lado, los contextos sociales europeos y anglosaj ones fueron diferentes al context

social latinoamericano y, en particular, al context social de la mujer de esta regi6n. Sus

diferencias se dieron en varies sentidos; uno de ellos fue a traves del papel politico que ambas

cultures (la europea y la estadounidense) habian tenido en la historic de la humanidad: de

dominaci6n y de regulaci6n. Asi la cultural dominant se filtr6 en la de nuestros paises

latinoamericanos produciendo una distorsi6n del conocimiento en los intelectuales de nuestro

continent. Dentro de la normativa impuesta por la cultural masculina (europea y

estadounidense), la muj er no tenia lugar en el orden social, colocandola dentro de los suj etos que

no pueden decir. Toda esa estructura occidental se traslad6 a la latinoamericana para imitar en

vez de crear nuevas formas de producci6n intellectual y de dialogo entire los intelectuales de los

diferentes continents. Y por otro lado, a esta invisibilizaci6n de las muj eres latinoamericanas










dentro de la cultural masculina se le sum6 la condici6n etnica (la imagen eurocentrica), entonces

nos enfrentamos a lo que la critical Castro-Klaren sefiala como doublee negatividad" (43).

Las preocupaciones de Castro-Klaren tambien se encuentraban en escritoras de otra latitud

como Cherrie Moraga y Gloria Anzaldua, a quienes no se han estudiado a fondo en esta

investigaci6n. Ambas cuestionan, en sus textos literarios y critics, los intereses del "feminismo

blanco" ("white feminism"). Las autoras anotan que este, en su tarea de edificar un espacio para

las muj eres, constryen una estructura paralela a la estructura del poder patriarcal. Esta es una de

las razones por las cuales Sonia Saldivar-Hull sugiere que el feminismo chicano ("feminism on

the border" o "bridge feminism") no puede dialogar con el "eurocentrico" porque no tienen

histories comunes (206); sin embargo, este puede dialogar con el feminismo de Latinoamerica.

Otras lines de investigaci6n que quedaron abiertas en el process de mi investigaci6n se

vincularian con la inserci6n de este grupo de poetas en el sistema literario peruano y mas

especificamente con cuestiones vinculadas a la formaci6n del canon literario que hasta el

memento s610 ha aceptado la calidad de la poesia de Varela (reconocimiento que primero viene

desde Europa y los Estados Unidos). Ademas, arbitrariamente quedaron fuera de esta

investigaci6n sus poemarios, cuentos y novelas publicados a finales de los noventa. Seria

interesante incluir en studios futures la producci6n complete de cada una de las poetas de este

studio para ver c6mo evolucionan en sus discursos los temas relacionados al genero, la

violencia simb61ica y los nuevos actors sociales subalternos. Con una mirada mas amplia,

podrian estudiarse las similitudes y diferencias del caso peruano con la producci6n literaria de

otros paises de America Latina que tuvieron tanto gobiernos dictatoriales como guerras civiles y,

que luego, sufrieron los mismos efectos de la globalizaci6n.










Los textos de estas escritoras, marcados por la violencia generada durante la guerra internal

entire Sendero Luminoso y las fuerzas armadas del Estado peruano, procuraron dar cuenta de su

context al construir una historic paralela a la historic official. El neoliberalismo y los avances de

la tecnologia no permitieron hacer una revisi6n pausada de los hechos debido a la dinamica de la

vida actual. Sin embargo; esta fue la manera en que las escritoras de mi investigaci6n intentaron

dej ar otra lectura (llamese personal o particular) de lo que les toc6 vivir, una epoca confusa y

arriesgada.










APPENDIX
CRISIS DE LAS EDITORIALES, LIBROS PUBLICADOS Y NUEVOS ESPACIOS
LITERARIO S

Durante los ochenta la situaci6n de la poesia peruana adquiere algunos rasgos mas o menos

peculiares debido a las repercusiones de la political econ6mica desplegada por el entonces

president de la reputblica Alan Garcia Perez, quien pone en vigencia medidas que, incluso una

decada despues, continuan erosionando el espacio cultural y produce una crisis econ6mica que

se extiende al mercado editorial y alas librerias : cada vez se restringe mas el acceso a los libros

que se leian en el exterior. De hecho, except por las grandes librerias y editoriales extranj eras,

que permanecieron breves periods de tiempo,--o las ferias internacionales del libro, donde se

reunen editoriales como el Fondo de Cultura Econ6mica (FCE) y Andres Bello--no hubo un

autentico mercado de libros. El efecto, casi inmediato, de este deterioro del mercado editorial

produj o un movimiento que volc6 a los lectores hacia la literature national. Con eso no se quiere

decir que se dej a de leer literature extranj era, sino que se la lee en menor media, y que los libros

que Ilegan del exterior--en su mayoria--no son producci6n de escritores contemporaneos.

En este panorama, no es extrafio que las editoriales limeiias no se arriesguen a apoyar

producciones de j Cvenes desconocidos o de poetas que no pertenecian a las tradicionales

escuelas de literatura2. Es decir; el giro sobre la literature peruana, no signific6 para nada un

apoyo a los j Cvenes poetas, aunque si ayud6, a consolidar la fama de aquellos considerados

can6nicos, que contaban ademas con el respaldo de la critical. De alli que la mayoria de los

jC~venes escritores--mucho mas que en otras decadas--se viera obligada a financial la

publicaci6n de sus primeros libros o a constituir pequefias empresas editoriales, por su propia

SMuchas librerias cierran, en el centro de Lima: Caballo Rojo y La Familia. Mientras que en Miraflores y Barranco
cierran Geranio y el Portal de Barranco.
2 En Lima s61o existian dos universidades durante los ochenta e inicios de los noventa con escuelas de literature: la
UNMSM y la PUCP.









cuenta. Algunas de las muj eres poetas que optaron por este camino son Violeta Barrientos, quien

financi6 sus libros Elixir (1991), El innombrable cuerpo del deseo (1992) y Tras la puerta falsa

(1994); y Mirella Rivera, que cre6 su propia editorial, Fantasma Editores, para publicar Hoj as

sueltas (o dias y dias de torpes intentos) (1993). Lo mismo hizo Victoria Guerrero, que bajo el

nombre editorial Ciiernopanza Editores public su segundo libro, Cisnes estrangulados (1996).

Durante estas dos decadas, una gran cantidad de librerias ofrece, casi exclusivamente,

reediciones y/o nuevos trabajos acerca de poetas peruanos consagrados (Cesar Vallejo, Jose

Maria Eguren, Carlos Oquendo de Amat, Martin Adan). Si se dice casi exclusivamente es porque

tambien aparecen trabaj os recientes de poetas que habian dej ado de publicar y que regresaron al

mercado editorial con nuevas producciones, como es el caso de Emilio Adolfo Westphalen,

quien entra en el mercado editorial con Otra imanen deleznable... (1980)3, libro que compila

todo su trabajo escrito hasta esa fecha. Posteriormente, la editorial Rickchay public sus libros

Belleza de una espada clavada en la lengua (1986) y Las insulas extrafias (1986), este ultimo se

public el mismo afio en que sale Canto villano4, de Varela y apenas dos afios mas tarde aparece

Primera muerte de Maria (1988) de Eielson'.

Pero el interns por estos poetas se intensific6 ademas, porque algunos de ellos habian

vivido en el extranj ero por varies afios y regresaban al Peru a instalarse--en su mayoria--

definitivamente. En ese marco es que Carmen Olle (que regresaba de Francia) public Noches de
adrenalina6 (1981) y Todo ormullo humea la noche (1988); Blanca Varela, Canto villano. Poesia



3 Publicado por el Fondo de Cultura EconC~mica (FCE).

4 Gracias a la iniciativa del Fondo de Cultura EconC~mica mexicano se publican en una sola edici6n y bajo el titulo
Canto villano. Poesia reunida (1949-1983) (1986) los libros Ese puerto existe (1959), Luz de dia (1963)y yase
otras falsas confesiones (1972), compilaci6n que fue re-editada diez afios mis tarde.

5Un afio mis tarde Eielson public Noche oscura del cuerpo (Lima: Jaime CampodC~nico, 1989).

6 NOches de adrenaline (Lima: Lluvia Editores, 1981).










reunida7 1949-1983) Camino a Babel ambos en 1986. El poeta Antonio Cisneros publica

Monblono de la casta Susana v otros poemas9 (1986) y Propios como ajenoslo (1989); y Rodolfo

Hinostroza, Poemas reunidosll (1986), libro que incluye Consejero de lobo, Contranatura y otros

poemas. Durante estos afios los poetas considerados como la generaci6n de los sesenta, en

especial Cisneros e Hinostroza, comienzan a ser reconocidos y publican con mas frecuencia.

Cisneros public Las inmensas prenuntas celestes (1992)12, mientras que Hinostroza, Apocalipsis

de una noche de verano (1988)13; OS decir, ambos ingresan al mainstreet de la literature peruana.

Durante los ochenta, despues de casi una decada de silencio, algunos poetas de la

promoci6n de los setenta aparecen en el mercado editorial con nuevas publicaciones. Jose

Watanabe present su segundo poemario El huso de la palabra (1989); el primero, Album de

familiar, 10 public6 en 1971. Jor e Pimentel re res6, al mercado literario con su tercer poemario

Palomino (1983), diez afios despues de Ave soul (1973), su segundo libro de poesia. Esta

constant se repite en los poetas Enrique Verastegui, Tulio Mora y Ricardo Gonzalez Vigil. En

estos casos se marca un largo silencio despues de la publicaci6n de sus libros en los setenta que

podria interpretarse como un reformulamiento de lo que se puede decir en una etapa de desorden

politico, social y econ6mico. En ese sentido, el tema de la urbe limefia se toma como scenario

portico. Uno de los libros que pertenecen a este grupo y que mejor ilustra la relaci6n entire


SCanto Villano. Poesia reunida (1949-1983) (Lima: FCE, 1986).

SDurante los ochenta, la Municipalidad de Lima inica una colecci6n de libros peruanos: Munilibros, entire los
cuales se encuentra el de Varela.

9 MOn610aoo de la casta Susana v otros poemas (Lima: INC, 1986).

'0 Propios como ajenos la.Ed. (Lima: Peisa, 1989).

11 Poemas reunidos (Lima: Mosca Azul, 1986).

12 Las inmensas preauntas celestes (Lima: Jaime Campod6nico, 1992).

13 Apocalipsis de una noche de verano (Lima: INC, 1988).










sociedad y literature es Cementerio general (1989) del poeta Tulio Mora. Su libro anterior,

Zoolonia prestada (1987), vendria a ser un preambulo a la discusi6n que plantea Mora en su

Segundo libro.

Junto con los problems editoriales a los que se ha aludido antes, se da una cierta

movilidad en el nivel de las instituciones educativas, y es que entire finales de los ochenta e

inicios de los noventa, aparecen varies circuitos alternatives, product de la perdida de

importancia tanto de las escuelas de literature como de los medios de difusi6n tradicionales. Esta

suerte de crisis de representaci6n permiti6 el ascenso de otras universidades e instituciones

culturales que lentamente se convierten en nuevos focos de producci6n--aun a pesar de no tener

una facultad de literatura--como son los casos de la universidad de San Martin de Porres y la

universidad de Lima. Ambas, tuvieron participaci6n muy active en la organizaci6n de

publicaciones, talleres y recitales poeticosl4 y COntribuyeron a crear nuevos espacios culturales.

La facultad de Ciencias de la Comunicaci6n de la universidad de San Martin de Porres public, a

inicios de los noventa, varies libros de poesia; mientras que la universidad de Lima abri6 el taller

de poesia de donde salieron poetas como Rocio Silva Santisteban y narradores como Mario

Bellatinls. Otra instituci6n cultural que contribuy6 a la formaci6n de j 6venes escritores fue el

Museo de Arte de Lima que, en su taller de poesia dirigido por Otilia Navarrete, reuni6 tanto a

estudiantes de escuelas de literatural6 COmo a autodidactasl7 y, posteriormente, public la revista

"Cuadernos de Imaginario".


14 Para mayor informaci6n sobre los grupos porticos, revistas de literature y recitales ver Jos6 Beltrin Pefia,
Literature peruana del fin del mundo (1990-siglo XXI) (Lima: Ediciones Amantes del pais, 1992) 13-50.

's El taller se organize cuando Rocio y Mario eran estudiantes de la Fac. de CC.CC. (1986-87) En un inicio, ambos
dirigieron el taller y, luego lo continuaron Oscar Luna Victoria, Carlos L6pez Degregori, Jaime Urco, Eduardo Rada
y Renato Sandoval.
16 Esos son los casos de los narradores y poetas Iv~n Thays, Carla Sagistegui, Jos6 Donayre, Rocio UchC~fen, Xavier
Echarri y Miguel Ildefonso.










Como product de estos nuevos espacios culturales, no tradicionales, se original pequefios

recitales al interior de claustros universitarios, como el "Primer Encuentro de Poesia",

organizado por la universidad de Lima en 1988. Ademas es necesario destacar que estas

actividades se extienden tambien a centros culturales e institutes de idiomas como la Asociaci6n

Nacional de Escritores y Artistas (ANEA), el Instituto Peruano-Sovietico, la libreria y centro

cultural "El Portal de Barranco", la Alianza Francesa (Miraflores y Lima) y el Instituto Cultural

Peruano-Norteamericano (ICPNA). Estas entidades cumplieron funciones importantes durante

estas decadas, y apoyaron recitales porticos y "performances" como "Viernes de literature"

(1992), "Poesia con C61era" (1991), "Lunes para un poeta" (1992) y "Lunes para dos poetas"

(1993), "Foro de poesia: 24 poetas j Cvenes" (1993) y "Dia Internacional de la Muj er" (1995).

La libreria y centro cultural "El Portal de Barranco"--ahora cafe bar "El Ekeko"--merece

atenci6n a parte porque es un claro ej emplo de lo que produj o la crisis econ6mica de aquel

entonces. Este lugar sirvi6 durante los primeros afios de los noventa como refugio de la poesia

que escapaba de la violencia de la urbe en el centro de Lima, y es aqui donde Luis La Hoz

organiz6 los recitales, "Lunes para un poeta", los cuales tuvieron much acogida y se

convirtieron luego en "Lunes para dos poetas" evento que giraba en torno a las disertaciones de

un poeta que hablaba de uno de sus poetas favorites). Posteriormente, Oscar Limache inici6 un

ciclo de poesia y musica (todos los lunes), en el comentaba la poesia y musica de diferentes

paises (1995)l





17 Entre ellos se encontraban Martin Rodriguez-Gaona, Ana Maria Garcia, Ana Luisa Soriano y William Oropeza.

1s Otras actividades que se realizaron en "El Ekeko" fueron "Lunes para un poeta" y "Lunes para dos poetas",
ambos organizados por Luis La Hoz, y en donde participaron--en la primera actividad--los poetas Pablo Guevara y
Rodolfo Hinostroza, mientras que en el segundo event estuvieron Antonio Cisneros (quien habl6, sobre el poeta
portuguds Femnando Pessoa) y Oscar Limache (sobre el poeta griego Giorgio Seferis).










Fue tambien en "El Portal de Barranco" donde los j Cvenes de los noventa escucharon leer a

Francisco "Paco" Bendezu, Washington Delgado, Pablo Guevara, Blanca Varela, Antonio

Cisneros, Carmen Olle, Tulio Mora, Giovanna Pollarolo y Rosella Di Paolo. Tanto "El Portal de

Barranco" como "La Estaci6n de Barranco" se convirtieron en los lugares centrales para las

presentaciones de libros. Los libros que aparecieron a finales de los ochenta e inicios de los

noventa fueron presentados en ambos locales. Sin embargo, por razones econ6micas, la libreria

de "El Portal de Barranco" tuvo que cerrar y quedarse bajo el nombre de cafe-bar "El Ekeko".

La desaparici6n de estos centro alternatives oblig6 a los propios grupos literarios promover

events "underground" en lugares no-tradicionales como hizo Kloaca, que organiz6 un recital

titulado "Tanatos go home", en un bar del Jr. Quilca (1989). Lo mismo hizo el grupo literario

Noble Caterva, que organiz6 otro encuentro--tambien en el centro de Lima--en el bar "La

Catedral" (1990), mientras que el colectivo Di Hormiga realiz6 los recitales de poesia "La casa

roja" (1990) y "Poesia en llamas" (1991), ambos en el local conocido como "Magia".

Entonces, a la crisis editorial a la que se ha aludido anteriormente se le suma la

desaparici6n de los principles espacios alternatives de difusi6n de cultural. En este context, y

como reacci6n casi inmediata, los j Cvenes buscaron posesionarse de otros espacios que

reemplazaran 10 perdido. Uno de estos fue el boulevardr de los libros" del Jr. Quilca (ubicado

entire el Jr. Camana y la Plaza San Martin). Este lugar que se convirti6 a finales de los ochenta e

inicios de los noventa en testigo de las lectures a las que los j Cvenes eran asiduos, y entire las

cuales pueden contarse las lectures a los poemarios de Pablo Guevara, Cr6nica contra los

bribones (1967) y Hotel del Cuzco v otras provincias del Peru (1971)19. Asi como tambien


19 El testimonio de Sara Quintanilla da fe de esto: "Recuerdo que iba al boulevard del Jr. Quilca y me encontraba con
amigos, quienes en ese entonces (1992) estaban leyendo estos dos libros, luego recuerdo que en "El Ekeko",
Guevara ley6 poemas de sus primeros libros. "El Ekeko" tenia un ciclo de poesia peruana con poetas de los
cincuenta y sesenta, fui a varies recitales".










Tromba de anosto (1992) de Jorge Pimentel, que se convirti6 en el libro modelo segun

declaraciones de Cris61ogo20. Lo mismo sucedi6 con Enrique Verastegui, que con Annelus

Novus (1989) consi ui6 ca tar la atenci6n de muchos lectores j6venes.21 Ese mismo afio se

public Cementerio general, de Tulio Mora22, pOeta que reaparece en la escena literaria. Otros

poemarios leidos durante este period son los de la poeta Carmen Olle: Noches de Adrenalina

(1981)23 y Todo ornullo humea en la noche (1988), como tambien los poemarios de Blanca

Varela: Canto Villano (1986), Ejercicios materials (1993) y El libro de barro (1996), los cuales

fueron leidos dentro de estos espacios, y por muchas de las poetas de los noventas24

A inicios de los noventa, algunos poetas considerados de la generaci6n de los ochenta

publican poemarios que inmediatamente Ilaman la atenci6n de los j 6venes ineditos de los

noventa. Ese es el caso de Roger Santivafiez, quien consolida su producci6n poetica con su

cuarto libro, Symbol (1991)25, publicado con ASALTOALCIELO. En este libro, el autor maneja

un lenguaj e tomado del argot limefio para referirse a una realidad cargada de violencia social, y

convierte, como sugiere el investigator Jose Antonio Mazzotti, al "suj eto dicente del libro" en

"la encarnaci6n de multiples conciencias presents, superpuestas y contrapuestas en los textos,

de modo que Ilega a disolverse hasta convertirse en una series de descentramientos" o un "no-

sujeto portico conventional" (162). Contemporaneo a Santivafiez es Domingo de Ramos, cuyo



20 Seg~im Cris6logo, Tromba de agosto y Angelus Novus son dos de los libros que mis ley6 en los noventa.

21 Este es el caso de Hector 14Jaupari, quien 10 tomC, como modelo para la creaci6n de sus primeros textos.

22 Ideblogo del Movimiento Hora Zero.

23 Victoria Guerrero recuerda entire sus lectures a Noches de Adrenalina, mientras que Jessica Toyofuku preferia a la
0116 de Todo orpullo humea en la noche.

24 Testimonies de Violenta Barrientos, Roxana Cris61ogo y Maria del Rosario Le6n Randhomy.

25 Syblfue el libro con el que Santiv~iiez reafirm6, su calidad po~tica y luego continue haci~ndolo con Cor
Cordium (1995), Santisima Trinidad (1997) e Historia Francorum (1999).










primer libro, Arqluitectura del espanto (1988), present a un suj eto lirico marginado que vive en

una ciudad decadente y marcada por el caos econ6mico, una realidad comun para los j 6venes de

aquellos afios. Casi del mismo modo que Arqluitectura del espanto, Pastor de perros (1993), su

segundo libro, ahonda en una visi6n urbana desde el microcosmos del barrio popular, pero

intent dibuj ar con mayor precisi6n a sus personal es, los cuales estaban marcados por la

constant de la exclusi6n o el descentramiento.

Lo que se muestra en este espacio temporal es una producci6n poetica capaz de reflejar su

realidad social. Ellos no le dan la espalda al espacio fisico, al contrario, buscan manera literarias

de interpretarlo, produciendo libros como los que se mencionan. La publicaci6n de libros

porticos de los noventa present tanto poemarios que buscan expresar su espacio temporal como

otros que se aferran a formas literarias tradicionales, las dominant a su antoj o y produce libros

interesantes porque dialogan con las tradiciones literarias tanto peruanas como internacionales ya

sea para criticarlas o reconocerlas. Esta investigaci6n se concentra unicamente en aquellos textos

que buscan interpreter su espacio fisico desde el lado de una tradici6n poco estudiada que es la

de la escritura de la muj er de finales del siglo XX.









LIST OF REFERENCES


Alarc6n, Norma. "The Theoretical Subj ect(s) of This Bridne Called My Back and Anglo-
American Feminism." This Bridne Called My Back: Writinns by Radical Women of
Color. Ed.Cherrie Mora a.and Gloria Anzaldua. New York: Kitchen Table, Women of
Color Press, 1983 (356-69).

Alcoff, Linda. "Feminismo cultural versus pos-estructuralismo. La crisis de la identidad en la
teoria feminista" Feminaria 2 (1989): 1-18. JSTOR. 26 de noviembre
.

Altamirano Rua, Te6filo. Exodo. Peruanos en el exterior. Lima: PUCP. Fondo Editorial, 1992.

Alvarez, Monserrat. Zona dark. Lima: CONCYTEC, 1991.

Alvarez, Sonia E., "Articulaci6n y transnacionalizaci6n de los feminismos latinoamericanos."
Debate feminist 8:15 (Abril 1997): 146-170.

---. "The (Trans formation of Feminism~s and Gender Politics in Democratizing Brazil." The
Women's Movement in Latin America. Ed.Jane Jaquette. Boulder: Westview Press,
1994.13.

Andreas, Carol. When Women Rebel. The Rise of Popular Feminism in Peru. Westport:
Lawrence Hill & Co., 1985.

Anzaldua, Gloria. This Bridne Called My Back: Writinns by Radical Women of Color.
Ed.Cherrie Moraga. New York: Kitchen Table, Women of Color Press, 1983

Arango-Keeth, Fanny, "Tradici6n narrative de la escritora latinoamericana del siglo XIX:
Escritura palimpsestica y subversi6n cultural." Romance Lannuane Annual 10.2 (1998):
432-39.

Bachelard, Gaston. La poetica del espacio. (Sexta reimpresi6n). Mexico D.F.: Fondo de Cultura
Economica, 2001.

Bakhtin, Mikhail. Problems of Dostoevsky's Poetics. Ed. y Trad. Caryl Emerson. Minneapolis:
University of Minnesota Press, 1984.

---. "Discourse in the Novel." The Dialonic Imanination. Ed. Michael Holquist. New York:
Routledge, 1995. 259-422.

Barcellos de Zarria, Cecilia. Antolonia poetica:peruanas del sinlo XX. Comps. Beatriz Hart de
Fernandez y Cecilia Barcillos. Lima: Ediciones GAP, 1995.

---. Presencia de la mujer peruana en la poesia. Lima: Ediciones GAP, 1971.

Barrig, Maruj a, "Los malestares del feminismo latinoamericano: una nueva lectura." (1998)











---. Otras pieles : nenero, historic v cultural. Lima: Pontif. Univ. Cat61ica del Peru, 1995.

Beltran Pefia, Jose. Antolonia de la poesia peruana: neneraci6n del 70. Lima: Editorial San
Marcos, 1995.

Bermutdez, Silvia, "Sobre cuerpos y textos: 'La escritura, un acto de amor' y las mujeres poetas de
la decada de los ochenta." Revista de Critica Latinoamericana 23.46 (1997): 301-312.

Blondet, Cecilia. El encanto del dictador. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 2002.

Bloom, Harold. The anxiety of influence: a theory of poetry. New York: Oxford University Press,
1973.

Bloos, Anja, "La escritora como heroina." Nuevo Texto Critico 15 (1995): 271-280.

Booth, Wayne, "Freedom of Interpretation: Bakhtin and the Challenge of Feminist Criticism."
Critical Inqluiry 9.1 (1982): 45-76.

Bourdieu, Pierre. La distinci6n. Madrid: Taurus, 1988.

---. Meditations pascaliennes. Paris: Seuil, 1997.

---. Meditaciones pascalianas. Barcelona: Editorial Anagrama, 1999.

---. La domination masculine. Paris: Seuil, 1998.

---. "Pierre Bourdieu: habitus, representation and symbolic." Literature in the Modern World. Ed.
Dennis Walder. New York: Oxford University Press, 1990.

Butler, Judith. Cuerpos que important. Sobre los limits materials v discursivos del "sexo". Tra.
Alicia Bixio. Buenos aires: Paid6s, 2005.

---. "Sujetos de sexo / genero / deseo." Tra. Adolfo Campoy Cubillo. Feminaria X: 119 (1997),
1-20

Bustamante, Cecilia, "Magda Portal y sus poderes."
http ://www.andes.missouri .edu/andes/Cronicas/CB MagdaPortal .html

Cabello de Carbonera, Mercedes, "La influencia de la muj er en la civilizaci6n." Sin perd6n v sin
olvido. Mercedes Cabello de Carbonera v su mundo. Lima: Unive. San Martin de Porres,
2003.

---. "Necesidad de una industrial para la muj er." Sin perd6n v sin olvido. Mercedes Cabello de
Carbonera v su mundo. Lima: Universidad de San Martin de Porres, 2003.

Caceres, Grecia. de las causes v los principios. venenos/embelesos. Lima: edici6n de la autora,
1992.










Canterla, Cinta. "Muj er y derechos humans: universalismo y violencia simb61ica de genero."
Cultura v diferencia. Teoria feminist v cultural contemporanea. Maria Dolores Ramos y
Maria Teresa Vera (Coords.). Barcelona: Anthropos Editorial, 2002 (17-28).

Castafieda, Ester, "Presencia de la muj er en el Peru." Antolonia poetica:peruanas del sinlo XX.
Comps. Beatriz Hart de Fernandez y Cecilia Barcellos. Lima: Ediciones GAP, 1995 (III-
VIII) .

Castro-Klaren, Sara, "Women, Self, and Writing." Women's Writinn in Latin America: An
Antholony. Ed. Sara Castro-Klaren, Sylvia Molloy y Beatriz Sarlo. Colorado: Westview
Press, 1991 (3-26).

---. "La critical literaria feminist y la escritora en America Latina." La sarten por el manno. Ed.
Patricia Elena Gonzalez y Eliana Ortega. Puerto Rico: Ediciones Huracan, 1984. 27-46.

Chang-Rodriguez, Raquel. El discurso disidente: Ensavos de Literatura Colonial Peruana. Lima:
Pontificia Universidad Cat61ica del Peru, 1991.

Chocano, Magdalena. Poesia a ciencia incierta. Lima: Edici6n artesanal, 1983.

Chueca, Luis Fernando, "Consagraci6n de 10 diverse. Una lectura de la poesia peruana de los
noventa." Lienzo 22: 41 (Enero 2001), 61-132.

Cixous, Helene. "The Laugh of the Medusa." The Women and Lannuane Debate. Ed. Camilla
Roman, Suzanne Juhasz, y Cristanne Millar. New Jersey: Rutgers UP, 1994. 78-93.

Claire Colebrook, "Michel Foucault: archaeology, genealogy and power." New Literary
Histories. New historicism and contemporary criticism. Manchester and New York:
Manchester University Press, 1997.

Colebrook, Claire, "Michel Foucault: archaeology, genealogy and power." New Literary
Histories. New historicism and contemporary criticism. Manchester and New York:
Manchester University Press, 1997.

Cris610go, Roxana. Abajo, sobre el cielo. Lima: Nido de cuervos, 1999.

---. "Poesia si dice todo: escuchando la voz de los noventa," Entrevista Miguel Ildefonso.
Sieteculebras (Peru), 18 (Julio-Setiembre 2004), 50-54.

Crow, Mary. Woman Who Has Sprouted Winns: Poems By Contemporary Latin American
Women Poets. (Second edition) Pennsylvania: Latin American Literary Review Press,
1987.

Cruz, Juana, de la. Sor Juana Ines de la Cruz. Obra select. Vol. 2. Caracas: Ayacucho, 1994. 208

---. Respuesta a sor Filotea de la Cruz. Mexico, DF: Fontamara, 1998.

Cuddon, J.A. Literary Terms and Literary Theory. London: Penguin Books, 1999.










Dene ri, Francesca, "M jeres." Debate XXI: 108 (Enero 2000 34-35.

---. El abanico v la cinarrera. Lima: IEP/Flora Tristan, 1996.

Dreyfus, Mariela, "El hermano mayor." A imanen v semejanza: reflexiones de escritoras
peruanas contemporaneas. (Comp. Marcela Robles). Lima: Fondo de Cultura Econ6mica,
1998 (15-37).

Dreyfus, Hubert and Paul Rabinow. Michel Foucault, beyond structuralism and hermeneutics.
Chicago: University of Chicago Press, 1982.

Eagleton, Terry. "Marxism Criticism." Literatura in the Modern World. Ritical Essays and
Documents. Segunda edici6n revisada. Ed. Dennis Walter. Oxford: Oxford University
Press, 2004 (243-251).

Enriquez, Narda. Otras pieles : nenero, historic v cultural. Lima: Pontif. Univ. Cat61ica del Peru,
1995.

Escobar, Alberto. Antolonia de la poesia peruana. Lima: Ediciones Peisa, 1965.

Ferrari, Americo. Los sonidos del silencio: poetas peruanos en el sinlo XX. Lima: Mosca Azul
Editores, 1990.

Forgues, Roland. Las poetas se desnudan. Comps. Marco Martos. Lima: Libreria Studium
Ediciones, 1992.

---. La escritura, un acto de amor. Grenoble: Edicious det Tignahus, 1989.

Foucault, Michel. EL orden del discurso. Tra. Alberto Gonzalez Troyano. Barcelona: Tusquets
Editor, 1973.

---. L'ordre du discourse. Paris: Gallimard, 1971.

---. L'archeolonie du savoir. Paris: Gallimard, 1969.

---. Historia de la sexualidad. Vols. 1, 2 y 3. Tra. Ulises Guifiazu. Mexico: Siglo XXI Editores,
2000.

--."iPor eu estudiar el poder?: la cuesti6n del s 'eto." Plural (Mexico 18, 2a e oca: 214 (Julio
1989), 29-34.

---. "The Functions of Literature." Genealony and Literature. Ed. Lee Quinby. Minneapolis:
University of Minnesota Press, 1995. 3-8.

---. Michel Foucault, Beyond Structuralism and Hermeneutics. Epilogo de Michel Foucault. Eds.
Huber Dreyfus y Paul Rabinow. Chicago: University of Chicago Press, 1983.

---. Power / Michel Foucault. Ed. James D. Faubion. Trad. Robert Hurley y otros. New York: New
Press, 2000.










Franco, Jean, "Apuntes sobre la critical feminist y la literature hispanoamericana."
Hispanoamerica 45 (1986): 31-43.

---. "Marcar diferencias. Cruzar fronteras." Las cultures de fin de sinlo en America Latina.
Comp. Josefina Ludmer. Ed. Beatriz Viterbo. Rosario: Estudios culturales, 1994.

Freixas, Laura. Literature v mujeres. Barcelona: Ediciones Destino, 2000.

Freser, Nancy, "Structuralism or Pragmatism?." The Second Wave. A Reader in Feminist
Theory. Ed. Linda Nicholson. New York and London: Routledge, 1997.

Friedan, Betty. The Feminine Mystiqlue. New York: Dell Publishing Co., 1964.

Fujimori, Alberto. "Promudeh: oportunidad para la muj er peruana." 25 de Sept. 2003. 5 de Nov.
del 2005 .

---. "Y los comedores." 23 de octubre de 2003. 10 de Nov. del 2005
.

Gazzolo, Ana Maria. "Sobre dos maneras de encorsetar la poesia peruana." Cuadernos
Hispanoamericanos 499 (1992): 107-110.

Genette, Gerard. Palimpsestos: La literature en senundo nrado. Trad. Celia Fernandez Prieto
Madrid: Taurus, 1989.

---. Palimpsestes : la litterature au second denre. Paris: Seuil, 1982.

Genovese, Alicia, "La double voz: poetas argentinas en los ochenta." Feminaria 20 (1997): 54-58.

---. La double voz: Poetas arnentina contemporaneas. Buenos Aires: Editorial Biblos, 1998.

Ghersi, Ericka, "De Luz de dia a Falso teclado". Nadie sabe mis cosas: ensavos en torno a la
poesia de Blanca Varela. Comps. Rocio Silva Santisteban y Mariela Dreyfus. Lima: Fondo
Editorial del Congreso, 2008.

"Las otras voces del XIX. Muj eres Intelectuales," Identidades: El Peruano. Lima: Editora Peru,
2003

---. "Violencia de la palabra: representaciones de la violencia en las novelas de Marcio Souza y
Mario Vargas Llosa." The Second Colloquium on Hispanic/Latin American Literatures,
Linguistics, and Culture Back to the Past? Discourse and Violence in Memory,
Displacement, and Identity. Gainesville, Florida (Oct. 2006).

Gilbert, Sandra M. y Susan Gubar. Shakespeare's Sister: Feminist Essays on Women Poets
Bloomington: Indiana University Press, 1979.

---. The madwoman in the attic: the woman writer and the nineteenth-century literary imagination.
New Haven: Yale University Press, 1984.










Golubov, Nattie, "La critical literaria feminist contemporanea: entire el esencialismo y la
diferencia." Debate feminist Vol. 9 (1994): 116-126.

G6mez de Avellaneda, Gertrudis, "La mujer (1860)." Mujeres v hombres. Coord. Maria-Angeles
Duran. Madrid: Editorial Castalia, 1993. 65-72.

G6mez-Martinez, Jorge Luis, comp. "Contextualizaci6n de la Teologia de la Liberaci6n en la
narrative Iberoamericana." Teolonia v pensamiento de la liberaci6n. Madrid: Milenio
Ediciones, 1996.

Gonzalez de Fanny, Teresa, "Trabaj o para la muj er," La Alborada. 36 (1874), 8-9.

Gonzalez Vigil, Ricardo. Poesia peruana del sinlo XX. Lima: Ediciones Cope, 1999.

Gramsci, Antonio. Selection from the Prison Notebooks. Ed. and tr. Hoare Quintin y Geoffrey N.
Smith. New York: Intemnational Publishers, 1975.

Guerra-Cunningham, Lucia, "Algunas reflexiones te6ricas sobre la novela femenina" Hispamerica
28 Abr. 1981: 29-39.

---. La muier franmentada: Historia de un sinno. Santiago de Chile: Editorial Cuarto Propio, 1995.

---. "Las sombras de la escritura: Hacia una teoria de la producci6n literaria de la muj er
latinoamericana." Testimonio v literature. Ed. Hernan Vidal. Minnesota: Society for The
Study of Contemporary and Lusophone Revolutionary Literatures, 1996. 129-164.

Guerrero, Victoria, "Poesia de los noventa: Guerrero / Coral / Ildefonso / Otero / Chueca,"
Entrevista Luis Femnando Chueca. Flecha en el azul 15 (2001), 52-56.

---. "El nuevo exilio de san-tivafiez." Intermezzo Tropical 1 (2003): 20-22.

---. De este reino. Lima: Los Olivos, 1992.

---. Cisnes estrannulados. Lima: Cuernopanzaeditores, 1996.

Hedrick, Tace. Mestizo Modemism. Race, Nation, and Identity in Latin American Culture, 1900-
1940. London: Rut ers University Press, 2003.

Herzog, Kristin. Finding their voice. Peruvian Women' s Testimonies of War. Valle Forge: Trinity
PI, 1993.

Higgins, James. Hitos de la poesia peruana. Lima: Editorial Milla Batres, 1993.

Hinoj osa, Ivan, "Sobre parientes pobres y nuevos ricos: las relaciones entire Sendero Luminoso y
la izquierda radical peruana." Senderos ins61itos del Peru: nuerra v sociedad, 1980-1995.
(Ed. Steve Stern) Lima: Instituto de Estudios Peruanos-Universidad Nacional San
Crist6bal de Huamanga, 1999 (52-68).

Huaman, Miguel Angel, "Parnaso de mujeres." Cambio (5 de marzo de 1987): 28-29.










Irigaray, Luce. The sex which is not one. New York: Cornell UP, 1985.

Jacquez Wieser, Nora. Open to the Sun: A Bilinnual Atholony of Latin-American Women Poets.
California: Perivale Press, 1979.

Jaquette, Jane S. The Women's Movement in Latin America. Second Edition. Boulder:
Westview Press, 1994.

Jelin, Elizabeth. Memorias de la represi6n. Madrid: Siglo XX, 2002.

---. "Historia, memorial social y testimonio o la legitimidad de la palabra." Iberoamericana 1
(2001): 87-97

Kirkpatrick, Gwen, "La poesia de las argentinas frente al patriarcado." Nuevo Texto Critico 2.4
(1989): 129-135.

---. "El feminismo en los tiempos del c61era." Revista de critical literaria latinoamericana 42.2
(1995): 45-55.

Kolodny, Annette, "Dancing through the Minefield: Some observations on the Theory, Practice,
and Politics of a Feminist Literary Criticism." Feminism: An Antholony of Literary Theory
and Criticism Eds. Robyn R. Warhol and Diane Price Herndl. New Jersey: Rutgers
University Press, 1997 (171-190).

Kristeva, Julia, "Women's Time." The Feminist Reader. Masssachusetts: Blackweel Publisher,
1989 (197-217).

---. Polvlonue. Paris: Seuil, 1977.

---. "Revolution in Poetic Language." Identity: a reader. Eds. Paul du Gay, Jessica Evans and Peter
Redman. London: SAGE Publications, 2000.

---. "Les temps de la femme." Les Nouvelles maladies de l'ame. Paris: Libraire Artheme Fayard,
1993 (34-57).

Lamas, Marta, "Nuevos valores sexuales." Debate feminist 8:16 (1997): 146-149.

Lauer, Mirko, "Relaciones de genero en la literature peruana." Otras pieles. Genero, Historia v
Cultura. Lima: Pontificia Universidad Cat61ica del Peru, 1995 (34-46 .

---. Vuelta a la otra margen.Comps. Abelardo Oquendo. Lima: Casa de la Cultura del Peru, 1970.

---. "Post-2000. Nueva poesia peruana." Lienzo. 44 (Diciembre 2004 45-64.

---. "POST-2000. Nueva poesia peruana." Hueso humero. 45 (2004)

L6pez Maguifia, Santiago, "Arqueologia de una mirada criolla: el informed de la matanza de
Uchuraccay." Batallas de la memorial: antanonismos de la promesa peruana. Lima: Red
para el Desarrollo de las Ciencias Sociales en el Peru, 2003 (257-75).










Ludmer, Josefina, "Tetras del debil." La sarten por el manno. Ed. Patricia Elena Gonzalez y Eliana
Ortega Puerto Rico: Ediciones Huracin, 1984. 47-54.

Manrique, Nelson. El tiempo del miedo. La violencia political en el Peru: 1980-1996. Lima:
Fondo Editorial del Congreso del Peru, 2002.

Marting, Diane E. Spanish American women writers : a bio-biblionraphical source book. New
York: Greenwood Press, 1990.

Martos, Marco. Las poetas se desnudan. Lima: Libreria Studium Ediciones, 1992.

Masiello, Francine. El arte de la transici6n. Trad. M6nica Sifrim. Buenos Aires: Grupo editorial
Norma, 2005.

---. "Discurso de muj eres, lenguaj e del poder: reflexiones sobre la critical feminist a mediados de
la decada del 80." Hispanoamerica 45 (1986): 53-60.

---. "Didlogo sobre la lengua: colonia, nacion y genero sexual en el siglo XIX." Casa de las
Americas 193 (1993): 26-36.

---. "Estado, genero y sexualidad en la cultural del fin de silgo." Las cultures de fin de sinlo en
America Latina. Comp. Josefina Ludmer. Ed. Beatriz Viterbo. Rosario: Estudios
culturales, 1994.

Matto de Turner, Clorinda. Aves sin nido. Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1994.

Mazzotti, Jose Antonio. El bosque de los huesos. Mexico: El Tucin de Virginia, 1995.

Miller, Beth K. "Peruvian Women Writers: Directions for Future Research." Revista/Review
Interamericana 12.1 (1982): 36-48.

Millett, Kate. Sexual Politics. Illionois: Copyrighted Material, 2000.

Moi, Toril, "Feminist, Female, Feminine." The Feminist Reader. Masssachusetts: Blackweel
Publisher, 1989 (117-132).

---. "Apropiarse de Bourdieu: la teoria feminist y la sociologia de la cultural de Pierre Bourdieu."
Trad. Mgrgara Averbach. Feminaria XIV: 26 (2001), 1-20.

---. Sexual/Textual Politics: Feminist Literary Theory. 2da. Ed. London y New York: Routledge,
2002.

---. What is a Woman?: and Other Essays. New York: Oxford Press University, 1999.

Moraga, Cherrie. This Bridne Called My Back. Eds, Cherrie Moraga y Gloria Anzaldua 2nd ed.
New York: Kitchen Table, Women of Color Press, 1983.

Moreno, Hortensia. "Critica literaria feminista" Debate feminist 5.9 (1994): 107-112.










Moreno, Maria. "El discurso de double voz como discurso de mujer." Feminaria 15 (1999): 91-95.

Muraro, Luisa. El orden simb61ico de la madre. Trad. Beatriz Albertini. Madrid: horas y HORAS
la editorial, 1994.

Molloy Sylvia, "Female Textual identities: The Strategies of Self-figuration." Women's Writinn in
Latin America: An Antholony. Ed. Sara Castro-Klaren, Sylvia Molloy y Beatriz Sarlo.
Colorado: Westview Press, 1991 (3-26).

Nufiez, Charo. "Pequefia muestra de literature peruana actual escrita por muj eres." Feminaria 12
(1994): 12-21.

Olle, Carmen. Noches de adrenaline. Lima: Cuadernos del Hipocampo, 1981.

---. Noches de adrenaline. Lima: Ediciones Flora Tristan y Lluvia Editores, 2005.

---. "El orgullo de estar sola," Debate XVI: 74 (Oct. 1993), 27.

---. "M jeres ilustradas," Debate XVIII:89 (1996 81-82.

---. "Poetas peruanas: jes lacerante la ironia?," Debate (2002 : 20-33.

---. "Poetas peruanas: jes lacerante la ironia?," Otras pieles. Genero, historic v cultural. Comp.
Maruj a Barrig y Narda Enriquez. Lima: Pontificia Universidad Cat61ica, 1995 (141-154).

---. "Contra un machista sin alas," http://www.demus. org. pe/Menus/Articulos/machi stalas.htm.

Oviedo, Jose Miguel. Escrito al margen. Puebla: la red de jonas, 1987.

---. Estos 13. Lima: Mosca azul, 1973.

Palermo, Zulma, "Pensar en el Cono Sur." Ed. Zulma Palermo. El discurso critic en America
Latina. Buenos Aires: Corre idor, 1999. 245-255.

Patteman, Carole. The sexual contract. California: Stanford University Press, 1988.

Percas de Ponseti, Helena, "Reflexiones sobre la poesia femenina hispanoamericana."
Revista/Review Interamerica 12.1 (1982): 49-55.

Pinto Vargas, Ismael. Sin perd6n v sin olvido. Mercedes Cabello de Carbonera v su mundo. Lima:
Universidad de San Martin de Porres, 2003.

Pifia, Cristina. "Las mujeres y la escritura: el gator de Cheshire." Ed. Cristina Pifia. Muieres que
escriben sobre mujeres (que escriben). Buenos Aires: Biblos, 1997. 13-48.

Prado Alvarado, Agustin, "Bajo el signo del vampire: el t6pico de la muerte en Dracula de Bram
Stoker de Antonio Cisneros." La casa de cart6n. 25 (2002): 42-46.

Pratt, Mary Louise. Imperial Eves. London: Routledge, 1992.










---. "La heterogeneidad y el panico de la teoria." Revista de Critica Literaria Latinoamericana 42
(1995): 21-27.

Quijano, Anibal. Dominaci6n v cultural: Lo cholo v el conflict cultural en el Per6. Lima: Mosca
Azul Editores, 1980.

---. "Imagen y tareas del sociblogo en la sociedad peruana." Lima: Pontif. Univ. Cat61ica del Perd,
1975.

Quijano, Rodrigo, "El poeta como desplazado." Hueso Humero, 35 (Dec. 1999), 34-57.

Reisz, Susana. Voces sexuadas. Lerida: Universitat de Lleida, 1996.

---. "Indi encia creatividad en las letras peruanas: nueva crisis, nuevos actores-autores." Hueso
Humero 39 (2001): 106-123.

---. "Voces femeninas y cultural popular en la poesia hispanoamericana actual." El combat de los
a~neles: literature, nenero, diferencia. Comp. Rocio Silva-Santisteban. Lima: Pontif. Univ.
Cat61ica del Perd, 1999 (27-42).

Revilla de Moncloa, Fe. La paria peregrina. Lima: Universidad Cat61ica del Perd, 1995.

Richard, Nelly. La estratificaci6n de los margenes. Santiago: Francisco Zegers editor, 1989.

---. "Bordes. Diseminaci6n. Postmodernismo: una metafora latinoamericana de fin de si lo." Las
cultures de fin de sinlo en America Latina. Comp. Josefina Ludmer. Ed. Beatriz Viterbo.
Rosario: Estudios culturales, 1994.

Rivera Garretas, Maria-Milagros. El cuerpo indispensable. Sinnificados del cuerpo de mujer.
Madrid: horas y HORAS la editorial, 1996.

---. Mujeres en relaci6n. Feminismo 1970-2000. Barcelona: Icaria editorial, 2001.

---. El fraude de la inualdad. Barcelona: Editorial Planeta, 1997.

Robles, Marcela. A imanen v semejanza. Lima: Fondo Editorial de Cultura, 1998.

Rodriguez-Gaona, Martin. Efectos personales. Lima: Ediciones de los Lunes, 1993.

---. Pista de baile. Lima: El Santo Oficio, 1997.

Rodriguez Monegal, Emir. The Borzoi Antholony of Latin American Literature. (Vol. II) New
York:Alfred A. Knopf, Inc, 1977

Rojas Trempe, Lady. Alumbramiento verbal en los 90: escritoras peruanas, signos v platicas.
Lima: Arteidea Editores, 1999.

Romualdo, Alejandro. Poesia peruana, antolonia general. Lima: Ediciones Edubanco, 1984.










---. Antolonia general de la poesia peruana. Prblogo y notas de Sebastian Salazar Bondy. Buenos
Aires: LIP, 1957

Rostworowski, Maria. "Visi6n andina pre-hispanica de los generos." Otras pieles. Genero, historic
v cultural. Comp. Maruj a Barrig y Narda Enriquez. Lima: Pontificia Universidad Cat61ica,
1995 (141-154).

Rousseau, Jean-Jacques. El contrato social. Chile: Hercilla, 1988.

Rowe, William, "The Subversive Lan uaes of Carmen Olle: Irony and Im gination." Gender
Politics in Latin America: Debates in Theory and Practice. Ed. Elizabeth Dore. New York:
Monthly Review Press, 1997. 175-95.

Sala, Mariela, "La version femenina de la femineidad: Sobre lo 'femenino' en las novelas de
mujeres." Otras pieles: Genero, historic v cultural. Lima: Pontificia Universidad Cat61ica
del Peru~, 1995 (129-139).

Salazar Bondy, Sebastian. Antolonia general de la poesia peruana. Comps. Alejandro Romualdo
y Sebastian Salazar Bondy. Lima: Libreria Internacional del Peru, 1957.

Saldivar-Hull, Sonia. "Feminism on the Border: From Gender Politics to Geopolitics." Criticism
in the Borderlands: Studies in Chicano Literature, Culture, and Ideolony Hector Calder6n
y Jose David Saldivar (eds.). Durham: Duke University Press, 1991 (203-220).

Santivafiez, Roger, "El nuevo exilio de san-tivafiez." (Entrevista) Intermezzo Tropical 1 (2003):
20-22.

Sarlo, Beatriz, "Women, History, and Ideology." Women's Writinn in Latin America: An
Antholony. Ed. Sara Castro-Klaren, Sylvia Molloy y Beatriz Sarlo. Colorado: Westview
Press, 1991 (231-48).

Sarmiento, Domingo Faustino. Facundo, o civilizaci6n v barbarie. Buenos Aires: Editorial
Sopena Argentina, 1963.

Schlickers, Sabine. El lado obscure de la modernizacion: Estudios sobre la novela naturalista
hispanoamericana. Madrid: Iberoamericana, 2003.

Scott, Joan W., "Igualdad versus diferencia: los usos de la teoria postestructuralista." Trad. Marta
Lamas. Debate feminist 3:5 (1992): 85-104.

Silva Santisteban, Rocio. Condenado amor. Lima: Ediciones Santo Oficio, 1996.

---. Ese oficio no me nusta. Lima: COPE, 1987.

---. Mariposa nenra. Lima: Jaime Campod6nico Editores, 1993.

---. (Comp.), El combat de los anneles. Lima: Pontificia Universidad Cat61ica del Peru, 1999.

---. "Feminismos Peruanos del Peru." .










Showalter, Elaine, "Toward a Feminist Poetics." Critical Theory Since Plato (Comp. Hazard
Adams) Orlando: Harcourt Brace Jovanovich, 1992 (2223-1234).

---. A literature of their own: British women novelists from Bronte to Lessinn. Princeton, N.J.:
Princeton University Press, 1977.

Smith, Paul. Discerning the Subject. Minneapolis, U of Minnesota, 1988.

Solo uren, Javier. Poesia. Lima: Ediciones del Sol, 1963.

Spivak, Gayatry. "Can the Subaltern Speak?" Colonial Discourse and Post-Colonial Theory. A
Reader. Ed. Patrick Williams Laura Chisman. New York: Columbian UP, 1994. 66-111.

Toro Montalvo, Cesar. Antolonia de la poesia peruana del silno XX (afios 60/70). Lima: Ediciones
Mabu, 1978.

Traba, Marta, "Hip6tesis de una escritura diferente." La sarten por el manno. Ed. Patricia Elena
Gonzalez y Eliana Ortega. Puerto Rico: Ediciones Huracan, 1984. 21-26.

Tristan, Flora. Perenrinaciones de una paria. Chile: Studium, 1986.

Valdivia, Alberto. Sombras de vidrio: Estudio y antologia de la poesia escrita por muj eres
(19989-2004)." Ajos & Zafiros. 6 (2004): 57-91.

Varela, Blanca. Canto villano. Poesia reunida (1949-1994). Mexico: Fondo de Cultura
Economica, 1996.

---. Ejercicios materials (segunda edici6n). Lima: Jaime Campod6nico, 1995.

---. El libro de barro. Madrid: Ediciones del Tapir, 1993.

---. Concierto animal. Lima: Ediciones Peisa, 1999.

Vargas Llosa, Mario. El Pez en el anua. Memorias. Madrid: Seix Barral, 1993.

Vargas, Virginia, "La busqueda y los nuevos derroteros feministas en su transito al nuevo
milenio." Feminismos en America Latina (Comps. Edda Gaviola y Lissette Gonzalez)
Colecci6n de Estudios de Genero N. 4 (2001): 213-2247.

---. "Los feminismos latinoamericanos en su transito al nuevo milenio," (Una lectura politico
personal). Estudios v otras practicas intelectuales latinoamericanas en cultural v poder.
Comp. Daniel Mato. Caracas: CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales,
2002.

---. Como cambiar el mundo sin perdernos. El movimiento de mujeres en el Peru v America
Latina. Lima: Ediciones Flora Tristan, 1992.

---. El aporte de la rebeldia de las mujeres Santo Domingo: Cipaf, 1988.










---. "La construcci6n de nuevos paradigmas democraticos." De lo privado a lo publico. 30 afios
de lucha ciudadana de las muieres en America Latina. Coord. Natalie Lebon y Elizabeth
Maier. Mexico: Siglo XXI: UNIFEM: LASA, 2006.

---. "Nuevos derroteros de los feminismos latinoamericanos en los 90: 'Estrategias y
perspectives'." Encuentros, (des) encuentros y busquedas: el movimiento feminist en
America Latina. Comp. Cecilia Olea Maule6n. Lima: Ediciones Flora Tristan, 1998. 187-
207.

---. "Los nudos de la regi6n." Cecilia Olea y V. Vargas. 139-172.

Varillas Montenegro, Alberto. La literature peruana del sinlo XIX. Periodificaci6n v
caracterizaci6n. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Cat61ica del Peru,
1992.

Woolf, Virginia, "Women and Nationalism." Literature in the Modern World. Ed. Dennis
Walder. New York: Oxford University Press, 1990.

Youngers, Colleta. Violencia political v sociedad civil en el Peru. Lima: Instituto de Estudios
Peruanos (IEP), 2003.

Zapata, Miguel Angel. El bosque de los huesos. Mexico: El Tucan de Virginia, 1995.









BIOGRAPHICAL SKETCH

Ericka Ghersi was born in Lima, Perd. She attended the University of Saint Martin of

Porres where she received her B.A. in mass communications (Licenciatura en Periodismo), Perd,

in 1995. After finishing her studies, she worked for the newspaper "El Peruano" as cultural

journalist for three years. In 1998, she continued her education at the Bowling Green State

University, Ohio, and two years later received her M.A. in Spanish literature. Later that year, she

began her graduate studies at the doctoral level at the University of Florida in Gainesville,

Florida. Between 2003 and 2005 she was hired as researcher and adjunct faculty by the

University of Saint Martin of Porres. After her trip to Perb (where she collected data for her

dissertation), she came back to US in 2005 in order to write her dissertation. She is currently a

Lecture at Stetson University, DeLand, Florida where she teaches Spanish as second language.





PAGE 1

1 PENSAMIENTOS Y PRCTICAS FEMINISTAS EN EL PER (LA POESA LIMEA DE LOS 80 Y 90) By ERICKA PAOLA GHERSI A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2008

PAGE 2

2 2008 Ericka Paola Ghersi

PAGE 3

3 To my mother, my daughter, and all the women I met during my journey to Ithaca.

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS I would like to thank Dr. Reyna ldo Jim nez for all his support patience, accurate reading, and hospitality. I also want to thank the me mbers of my committeeDr. Tace Hedrick, Dr. Andrs Avellaneda, and Dr. Efran Barradasfor their thoughtful and gene rous reading of these pages. I want to thank Dr. Efran Barradas for our discussions, and for hi s friendship. I thank my mentor Dr. Johan Leuridan Huys for his uncond itional support, for promoting my work in the Peruvian academia, and for encourage me to achie ve my goals, without his help I would not have been able to begi n this dissertation. I also want to thank to my classmates from the PEG, el Programa de Estudios de Gnero (Gender Studies Program) for our conversations and their cooperation with my work. Through their workshops, I understood better that women can make a difference talking about their own experiences and their work in co llaboration with other women. I want to thank Patrcia Martnez lvarez who was there to ques tion my thoughts and embrace me in discussions about sex and gender, and Dr. Tace Hedrick for listening to my voice and helping me achieve my goal of promoting dialogue between women of different cultural backgrounds. I especially thank Blanca Varela who encourag es me to travel and learn from experience, and for telling me keep Ithaca always in your mind. Also, I thank Carmen Oll, Roco Silva, Roxana Crislogo, and Monserrat lvarez, and ever yone involved in the Pe ruvian literary affair, who had the enthusiasm and patien ce that our conversations requi red. And, finally, I am always thankful to Daniel Holth.

PAGE 5

5 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS...............................................................................................................4 LIST OF TABLES................................................................................................................. ..........7 ABSTRACT.....................................................................................................................................8 CHAP TER 1 POESA Y SOCIEDAD......................................................................................................... 10 Introduccin............................................................................................................................10 Ejes temticos: escritura de m ujer y espacio social................................................................ 14 Los movimientos sociales de mujeres y la crisis social.......................................................... 16 Las poetas de mi estudio: el espacio social desde el papel en blanco .................................... 23 Pierrre Bourdieu y Michel F oucault: la violencia sim blica y las formas de poder............... 30 2 VIOLENCIA EN LA SOCIED AD Y LITERATURA LIMEAS ........................................ 38 Introduccin............................................................................................................................38 Memoria contra la memori a (Mayo, 1980-Diciembre, 1982) ................................................ 40 Memorias del cuerpo: (Enero, 1983-Junio, 1986)..................................................................46 Nuevos cuerpos en la ciudad: (Marzo, 1989-Setiembre, 1992)..............................................57 Espacios habitados: las universidades lim eas....................................................................... 65 Otros cuerpos (nuevas polticas de inte raccin): (Setiem bre, 1993-Noviembre, 2000).........73 Organizaciones, movimientos sociales de m ujeres y oeneges feministas.............................. 79 Mujeres: grandes estrategas....................................................................................................88 3 AUSENCIA DE LAS ESCRITORAS Y LA G NESIS DEL PENSAMIENTO DE GNERO LATINOAMERICANO: TEXTUAL IZACIN DE UN DEBATE EN LA POESA DE BLANCA VAR ELA Y CARMEN OLL........................................................ 96 Introduccin............................................................................................................................96 Antologas peruanas que incluyen textos poticos de m ujeres............................................... 99 Pensamiento de gnero latinoamericano.............................................................................. 105 Los debates feministas latinoamericanos.............................................................................. 108 Los debates feministas en el Per de los ochenta y noventa ................................................ 118 La crtica feminista occidental: Estados Unidos y Europa................................................... 128 Fases del feminismo en el Per............................................................................................ 136 Textualizacin de un debate en la poesa de Blanca Varela y Carm en Oll........................ 143

PAGE 6

6 4 LAS DE LA OTRA MARGEN............................................................................................ 157 Introduccin..........................................................................................................................157 Modelos de periodizacin..................................................................................................... 159 Esttica de los mrgenes: otros cuerpos y m ujeres ventrlocuas.......................................... 176 Lo de afuera y lo de adentro.................................................................................................183 De ciudad y exilios............................................................................................................ ...192 5 CONCLUSIONES: LOS FEMINISMOS CONTRA LA MEMORIA Y EL OLVIDO...... 202 APPENDIX CRISIS DE LAS EDITORIALES, LIBROS P UBLICADOS Y NUEVOS ESPACIOS LITERARIOS................................................................................................... 215 LIST OF REFERENCES.............................................................................................................223 BIOGRAPHICAL SKETCH.......................................................................................................236

PAGE 7

7 LIST OF TABLES Table page 2-1 Base de Datos Comisin de la Verdad y Reconciliacin (07.02.03) .................................60 2-2 Desapariciones por departamento...................................................................................... 61

PAGE 8

8 Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy PENSAMIENTOS Y PRCTICAS FEMINISTAS EN EL PER (LA POESA LIMEA DE LOS 80 Y 90) By Ericka Paola Ghersi August 2008 Chair: Reynaldo Jimnez Major: Romance Languages This study examines the textualization of Latin American feminist discourses on Peruvian poetry written by five female authors and published in the last two decades of the twentieth century. Since the Eight ies, the emergence of poetic texts written by woman poets has presented a challenge in the litera ry scenario in Per. That emer gence coincides with a political period (1982-1992) characterized by an internal war between the government and Sendero Luminoso (Shinning Path). Control, censorship and a blackout in th e cultural field covered those years as well as the poetry produced by woman writers. Pensamientos y prcticas feministas en el Per reads selected poetics texts through a gender perspective that permits a focus on their specificity as poe try produce by a female subject of enunciation. At the same time, these texts are analyzed as literary objec ts. This work proposes to consider the poetry produced by these five women as texts that dialogue with the Latin American feminist discourses. Theoretical notions as double voice, palimpsest, dialogism, discourse, habitus, double disc ourse, female writing are us ed in their poems by means of subaltern voices: female poetic vo ices or several voices in a text. In some poems, voices speak to the demand for literary value; often these texts become very complex and sophisticated poetic artifacts. In other poems, voices speak through them from a particular place of enunciation which

PAGE 9

9 is related to women's place and the marginal si tuation of women's discourse in the Peruvian society. These voices set up a dialogue with other texts and with cultural discourses, in some cases looking for a genealogy, in others contesting masc uline discourse when it imposes obstacles for women's speech. Texts studied show confrontations with a masculine literary discourse (Blanca Varela, Carmen Oll, Roco Silva Santiste ban y Roxana Crislogo); the patriarchal semantization of domestic space (Blanca Varela, Carmen Oll and Roco Silva Santisteban); the opposition between woman-nature/man-culture (Blan ca Varela and Carmen Oll); the images of women in the discourses of popular music valses y boleros, rock en castellano and chicha (Blanca Varela, Roco Silva Santisteban y Roxana Crislogo); and the internal journey of searching for and criticizing identities (Blan ca Varela, Carmen Oll, Roco Silva Santisteban, Monserrat lvarez and Roxana Crislogo). Blanca Varela and Carmen Olls books published in the eighties and nineties have b een a remarkable point of refere nce for women writers who have followed. Roco Silva Santisteban, Monserrat lva rez and Roxana Crislogos first books show the same literary strategies Blanca Varela and Carmen Oll employed in their first books. Silva makes use of a female voice while lvarez a nd Crislogo employ a neutral voice. Thus, my findings strongly suggest that th e latest writings by women en gage freely in an open dialogue about society and themselves, not seeking a female identity already prov ided by earlier female writers.

PAGE 10

10 CAPTULO 1 POESA Y SOCIEDAD Introduccin Sostengo que dentro de la poesa peruana c ontem pornea escrita por mujeres que aborda temas relacionados a la recuperacin de un cuerpo fragmentado, al exilio (interno o externo), al sujeto marginal y su relacin con el espacio soci al correspondiente a las dcadas de los ochenta y noventa (un espacio que se tradu ce como cuerpo social), se entr ecruzan dos ejes temticos de vital importancia; por un lado, algunos de los disc ursos de gnero que aparecieron en el espacio letrado durante las dcadas arriba indicadas; y, por otro lado, la violencia poltica, social y simblica (Bourdieu 170) que se desat entre diciembre de 19821 y septiembre de 19922. La importancia que se le atribuye a este tema es producto de que, desd e el lado de la poesa escrita por mujeres, hay una fuerte y temprana crtica a la violencia simblica que se produjo durante las dcadas de los ochenta y noventa. Cr tica que ha sido poco revisada, salvo por el estudio de Susana Reisz, Voces sexuadas (1996), donde la ensayista argentina analiza la escritura de mujer y las relaciones con la cultura masculina desde el lado de la literatura, pero donde no incluye propiamente una crtica que se acer que al contexto social y poltico que marc esta poca. Interesa trabajar la relacin que hay entre el discurso del ar te y los problemas sociales en sentido semejante al que condu ce la propuesta de Nelly Richar d en Estratificacin de los mrgenes (1989), y la de Francine Masiello, en su libro El arte de la transicin (2002). En efecto, se har uso de varias de sus propuestas, pero no necesariamente en el sentido en que ellas las aplican a las dictaduras y posdictaduras chilena y argentina, sino que se intentar reformular su 1 En diciembre de 1982, el presidente de turno, Andrs Belaunde Terry, recurri a las fuerzas armadas para enfrentar a Sendero Luminoso (Youngers 76). 2 Fecha de la captura al lder poltico del movimiento subversivo Sendero Luminoso.

PAGE 11

11 aparato terico y tambin producir uno nuevo que permita explicar los procesos tanto de la violencia poltica y simblica desatada en los ochenta como de la dictadura fujimorista. El discurso no es un lenguaje ni un texto, sino una estruc tura histrica, social e institucionalmente especfica de significados, trminos, categoras y creencias. En El orden del discurso (1970), Michel Foucault sos tiene que la elaboracin de si gnificado implica conflicto y poder, que los significados son cuestionados localmente dentro de terrenos de fuerza discursivos, que (al menos desde la Ilustracin) el poder para contro lar cierto terreno reside en alegatos referidos a un saber (cientfico) incrus tado no slo en la escritura, sino tambin en organizaciones disciplinarias y organizaciones profesionales, en instituciones (hospitales, prisiones, escuelas, fbricas) y en relacione s sociales (mdico/paciente, maestro/alumno, patrn/empleado, padre/hijo, marido/mujer). Por lo tanto, el discurso se encuentra o se expresa no slo en las organizaciones e instituciones sino tambin en las palabras. Todo esto constituye textos (poemas y prosas poticas) o documentos (e nsayos crticos) que permiten entender dentro del contexto que concierne a las poetas de este estudio. El argumento central se apoya en el hecho de que dentro de este marco cronolgico existen poemas contenidos en libros como Canto villano (1986), Ejercicios materiales (1993) y El libro de barro (1994), de Blanca Varela (Lima, 1926); Noches de adrenalina (1981), de Carmen Oll (Lima, 1954); Ese oficio no me gusta (1987), Mariposa negra (1993) y Condenado amor (1996), de Roco Silva Santisteban (Lim a, 1963); Abajo, sobre el cielo (1999), de Roxana Crislogo (Lima, 1966); y Zona dark (1991), de Monserrat lvarez (Zar agoza, 1969) que, revisados a la luz de los dos ejes temticos que se seala, pueden proporcionar elementos para comprender por qu en esta poesa, aparecen sujetos que enfrentan el problema de ser el otro, un otro sometido y marginado en una sociedad de prctic as sociales y polticas excluyentes.

PAGE 12

12 De otro lado, conviene precisar que la investigacin se divide en cinco partes. La segunda parte, el captulo 2, se centra preci samente en el marco de los veinte aos de violencia en el Per (1980-2000). El Informe de la Comisin de la Verdad y la Reconciliacin (CVR), que fue emitido el 28 de agosto de 2003, servir como re ferencia para esta disertacin. Se tratar de relacionar su cronologa con los hechos literarios de los que se dan cuenta, con el fin de encontrar en sus ejes y coordenadas elementos que representen simblicamente la poca de violencia en la que se produj eron y publicaron los poemas que in teresan en esta investigacin. En la tercera parte, el captu lo 3, interesa comparar las propuestas entre los discursos literarios feministas latinoamericanos y seala r los elementos que las diferencian de sus semejantes peruanos. Es necesario recalcar el he cho de que la crtica li teraria peruana que se ocupa de los textos escritos por mujeres, en poe sa, aparece en los novent a desde el lado de la creacin (poetas en su mayora: Ana Mara Gazzolo, Carmen Oll y Roco Silva Santisteban). Es decir; no desde el lado de un discurso cr tico feminista (Ana Mara Ynez [fundadora del Movimiento Manuela Ramos] o Virginia Vargas [fundadora del Centro de la Mujer Flora Tristn]), quienes, aunque conocan la retrica apropiada, no lograron ar ticular un pensamiento crtico que incluyera la creacin literaria. Sin embargo, se observ a que las preocupaciones de los movimientos sociales de mujeres aparecen durant e los noventa en textos poticos escritos por jvenes poetas como son Monserrat lvarez y Roxana Crislogo. Se estara frente a una especie de complejo cr uce de discursos, pues se observa que durante los ochenta, mientras los movimientos sociales de mujeres se encuentran cumpliendo una labor social con la poblacin ms necesitada del pas, surgen en el campo de la escritura manuscritos/textos, elaborados por mujeres, con un discurso que relee el discurso masculino,

PAGE 13

13 aunque algunos de ellos con una marca de feminidad textual y sustentados en gran medida en las ideologas feministas anglosajona y europea. En cambio, en los noventa, cuando emerge la cr tica literaria hecha por mujeres creadoras, los textos poticos que se producen, tratan aquellas preocupacione s que movilizaron a los movimientos de mujeres durante los ochenta. Lo que se propone es que en los noventa, hay una revitalizacin de los feminismos latinoame ricanos que fueron evolucionando desde los aos ochenta. Adems del acercamiento y anlisis a la crtica feminista, este captulo servir para iniciar la textualizacin del debate de gnero en los poe mas de Varela, Oll y Silva. Lo que se propone hacer es establecer asociaciones en tre las preocupaciones de la cr tica feminista y los discursos literarios que las poetas construyen en sus primeros poemarios. Una vez demostradas las preocupaciones dentro de la crti ca literaria referida, se va a ver por un lado, en el captulo 4, la naturaleza de la crtica que desarrollan las poeta s de esta investigacin como tambin se van a analizar los poemas y demostrar detalladamente cmo se cruzan con los dos ejes temticos establecidos en los primeros prrafos de la tesis. Por otro lado, se va a realizar asociaciones complementarias con otras poetas contemporneas o coetneas que escribieron sus primeros libros durante los noventa, y cuyos textos const ituyen una representacin del contexto indicado. Finalmente, el quinto captulo servir, por un la do, para hacer una revisin de la cuestin de gnero y de su proyeccin en Latinoamrica y en el Per y, por otro, tambin para realizar asociaciones complementarias con las indagacion es de Nelly Richard y Francine Masiello. Apoyndome en las propuestas y ensayos de Gastn Bachelard, Pierre Bourdieu, Foucault, Richard, Masiello, Reisz y MaraMilagros Rivera, se explicar cmo algunos poemas de Varela, Oll, Silva Santisteban, lvarez y Crislogo instauran un espacio fsico paralelo al que se da en

PAGE 14

14 aquellos momentos en la sociedad limea. De ntro del imaginario que las creadoras fundan, narran de diferentes maneras las adversidades que enfrentan el cuerpo femenino y todos esos cuerpos que no son agentes activos dentro del proy ecto de la cultura masculina. Trminos como identidad, discurso, poder, sujetos disidentes, marg inacin, lo de adentro y lo de afuera, espacios privado y pblico se combinan para construir un sistema escritural que denuncia sutilmente, algunas veces directamente, el habitus que buscan cambiar. De esta manera, el tranzar (negociar) se convierte en un arte en el papel en blanco. Ejes temticos: escritura de mujer y espacio social En cuanto al prim er eje temtico, es convenien te anotar que, dentro de los discursos de gnero, la teora literaria femini sta anglosajona seala tres estad os o momentos del proceso de la escritura de mujer que abarca los siglos XIX y XX y que, de alguna manera, podran ser representativos dentro del proceso de la escritura de mujer en el Per de finales del siglo XX. Me refiero a los perodos 1) de imit acin e internalizacin feminine (femenino), 2) de protesta y defensa feminist (feminista) y 3) de auto-descubrimiento female (femenil)3. Los tres estados que Showalter anota en A Literature of Their Own (1977) intentan construir un mapa del proceso de la escritura de mujer en Inglaterra, que puede ser til en el caso peru ano si se utiliza como complemento de los discursos feministas que se plantean en Amrica Latina. Si bien Showalter aplica su divisin nicamente al proceso de la es critura de mujer, este modelo podra ser til tambin para referirnos a los discursos que las poet as de esta disertacin instauran en muchos de sus poemas y a los procesos del desarrollo del feminismo. Otros anlisis que complementan el estudio de Showalter son los de Julia Kristeva Mara-Milagros Rivera, Luisa Muraro, Sara Castro-Klarn, Sylvia Molloy, Beatri z Sarlo y Luca Guerra-Cunningham. 3 La crtica Nattie Golubov, en su ensayo La crtica feminista contempornea: entre el esencialismo y la diferencia., opta por llamar femenil a la fase que Showalter denomina female (116).

PAGE 15

15 En el caso del Per, el segundo eje temtico, el social, cobra especial importancia ante la evidencia de que al interior mismo de la sociedad civil, se vive un pro ceso de exclusin ya sea por condicin tnica, social o econmica. Esta discriminacin recae, sobre todo, en los migrantes (los pobladores andinos) que duran te el espacio cronolgico de es te estudio se encontraban en Lima en calidad de desplazados y esta ban asentados en las reas perifricas4 de la capital (Youngers 464) y sobre aquellos otros ciudadanos cuyos salarios no cubran ni siquiera sus necesidades bsicas ni las de sus familias. Estos sujetos marginados (en los tres sentidos antes sealados), en especial los mi grantes, sufren directamente la violencia causada por el enfrentamiento entre los grupos alzados en armas: el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru y Sendero Luminoso5 y las fuerzas del orden del Estado porque se vieron obligados a migrar desde sus lugares de origen, por la intens idad de la violencia poltica que soportaban. En su mayora provenan de los departametos de Huancavelica, Ayacucho, Junn, Apurmac, Hunuco y Puno (Youngers 464). Esta referencia es til porque cuando los sublevados rompan el orden social o atentaban contra los servicios de electricidad y agua potable (administrados por el Estado), los afectados eran, directamente, los sectores econmicos de clase C, D y E. Dentro de este contexto social es que escr iben las poetas de esta investigacin, y sus poemas revelan tanto algunas de las tres etapas que propone Showalter: la segunda, de protesta y defensa feminista, y la tercera etapa, de auto-descubrimiento femenil como las que establecen Castro-Klarn y Molloy para el caso la tinoamericano. Para Showalter, la segunda fase sera pues definida como un perodo donde las escr itoras utilizan, en este caso la poesa, para denunciar algunos de los constructos sociales (c onductas y valores) que agreden o violentan 4 Hoy en da, algunas de esas zonas se han convertido en urbanizaciones o resi denciales pobladas, en la mayora de los casos, por migrantes (Villa el Salvador, San Juan de Miraflores, Los Olivos, El Agustino, etc.). 5 En adelante, se utilizarn las siglas MRTA para referirse al Movimiento Revolucionario Tpac Amaru".

PAGE 16

16 tanto el espacio que las rodea como su propia inti midad, hecho que se presenta en la descripcin desencantada del cuerpo femenino en los textos de Varela, Oll y Silva Santisteban. El tercer perodo que describe Showalter, el auto-descubrimiento femenil, se caracteriza porque las autoras buscan afinidad con sujetos que tienen la s mismas particularidades de invisibilidad que las definen a ellas dentro de la estructura patriarcal. Como ellas se definen observando a estos otros marginales, pueden repres entar dentro de su imaginario potico una realidad que, como la de ellos, les es muy cercana. Esta afinidad que se crea entre sujetos marginales de uno u otro orden, influye en la construccin de los personaj es que van a pasar a poblar el imaginario potico de estas autoras, e implica, adems, un cambio en lo s registros de su lenguaje. Ellas, en el afn de encontrar su propia identidad, reconstruyen la de estos suje tos marginales, dndoles voz y convirtindolos en algunos casos en pequeos hroes y heronas de barrio; y en otros, en antihroes. Los movimientos sociales de mujeres y la crisis social Bajo este panoram a social, los movimientos sociales de mujeres mantuvieron una abierta desconfianza hacia el Estado. Segn la sociloga y feminista peru ana, Virginia Vargas, las oenegess se [volvieron] crucialmente importantes en el Per en la ltima dcada (los noventa) debido a la prdida de legitimidad de las instituciones (45). Las oeneges6 ayudaron a optimizar el movimiento social de mujeres porque dinami zaron la interaccin entre la propuesta feminista y las vertientes popular y de los espacios polticos trad icionales (45). Vargas tambin sienta que una de las responsabilidades de la vertiente fe minista de los movimientos sociales de mujeres durante los ochenta fue la de as umir proyectos colectivos tanto con organizaciones de mujeres en 6 En sus libros Aporte de la rebelda de las mujeres (1989) y Como cambiar el mundo sin perdernos (1992), la sociloga y feminista peruana Virginia Vargas utiliza la palabra oenege(s) para referirse a las Organizaciones No Gubernamentales. Aqu se utilizar el trmino acuado por la sociloga.

PAGE 17

17 los barrios marginales y con mujeres rurales como con importantes sectores femeninos en organizaciones mixtas (45). En el caso de las oeneges feministas, stas fueron importantes para la vertiente feminista, no slo debido a su cap acidad organizativa, sino porque a travs de proyectos de trabajos especficos estableci eron relaciones y produjeron informacin sobre la dinmica de otras vertientes principales como tambin promovieron el dilogo entre oenenges (Vargas 46). Sin embargo, la activista feminista Maruja Barrig tiene una opinin diferente con respecto al modus operandi de las oeneges feministas con la vertiente popular. Las primeras intentaron con escaso xito, un traslado autom tico de los grandes temas feministas (maternidad libre, sexualidad no controlada), y con las mismas metodologas de los grupos de autoconciencia, a las mujeres de los barrios populares (Barrig 5). En Como cambiar el mundo sin perdernos (1992), Vargas reconoce no slo estas diferencias como un problema sino tambin como parte de la evolucin de los movimientos sociales de mujeres. Algunas mujeres trabajadoras y mujeres de los barrios marginales, con el apoyo de la vertiente feminista y de oeneges feministas, han sostenido reuniones o talleres para discutir similitudes y diferencias, y poder delinear propuestas colectivas (51). Ya en Aporte de la rebelda de las mujeres (1989), Vargas haba sealado la neces idad de reformular la agenda de trabajo del movimiento para la construccin de una identidad de gnero. Aqu la autora indica que debido a la existencia de diferentes organizaciones de mujeres, se deja de ser un grupo homogneo para convertirse en uno heterogneo ya sea por la pol tica que el grupo aplica o por la calidad de los pedidos. Por ejemplo, las muje res de los barrios populares estn organizadas alrededor de acciones de subsistencia familiar como el vaso de leche, mientras que las mujeres obreras reclaman cambios en las estructura s sexistas de los sindicatos clasistas.

PAGE 18

18 Ante esta situacin se presentan dos posturas diferentes en el movimiento feminista, creando cierto conflicto interno. La primera asume que: Las feministas deben acompaar las diferentes expresiones organizativ as de las mujeres, poniendo nfasis en las reivindicaciones inme diatas como una forma de concretar la propuesta de transformacin de la situacin de la mujer en amplios sectores femeninos (125) La otra postura que seala Vargas asume que las feministas deben mantener claramente el nfasis en las reivindicaciones a largo plazo de las mujeres como gnero oprimido (125). En ese sentido, la construccin de una identidad de gnero se compli ca porque crea ciertos conflictos que retrasan el proceso, pero que no lo debil itan sino al contrario. Esta sera, adems, una muestra de la diversidad de necesidades que en frentan tanto las mujeres de los barrios populares como las mujeres obreras. Aqu se puede observar que los movimientos feministas tienen mucho qu hacer porque las necesidades exigen atencin inmediata y as es como surgen diferentes formas del feminismo porque al no ser rpidamente cumplidos los requ isitos de uno de los grupos, se ven forzados a suplir sus propias necesidades y all es donde aparecen formas de activismo feminista no tradicionales (208). Este fenmeno tambin se da en los Es tados Unidos, Sonia Saldvar-Hull, autora del ensayo Feminism on the Border: From Gender Politics to Geopolitics (1991) sugiere que en This Bridge Called My Back (1983), Chirre Moraga elabora una agenda feminista que difiere de los procesos feministas occi dentales (Showalter, Moi y Kristeva). Al no tener el feminismo chicano un proceso similar al de los occi dentales, pese a que conviven en el mismo territorio geogrfico, se convierte en un feminismo desarticulado. Sin embargo; si la chicana mira hacia los pases en va de desarrollo (Thi rd World countries) y encuentra que su feminismo comparte similitudes con los del tercer mundo, una de ellas est asentada por Moraga: the Third World people struggling against the hegemony of the United

PAGE 19

19 Status. Saldvar-Hull anota que de la misma ma nera que la teora feminista chicana necesita romper con los conceptos hegemnicos sobre gne ro, working class of color in other Third World countries articulate their feminism s in nontraditional ways and forms (208). Para la investigadora, el feminismo chicano debe aprender sobre las diferencias histricas y de clase, tnicas y raciales de las mujeres de las fronteras a unque la cultura masculina blanca occidental anote que ese tipo de alianzas son im posibles: white supremacy promotes an illusion or an irreconciliable split between feminist confined within naciona l borders (208). Segn Saldvar-Hull, se debe examinar y cuestionar la dicotoma primer mundo versus tercer mundo antes de aceptar la oposicin como una fisura inevitable que separa a las mujeres polticamente comprometidas de diferentes formas por una misma causa (208). La construccin de agendas no tradicionale s dentro de los movimientos de mujeres latinoamericanas, particularment e en Per, responde al contexto histrico. Uno que en los ochenta y noventa no se presenta ba favorable para estas orga nizaciones, quienes se vean enfrentando a diario no slo a las fuerzas del or den sino tambin a las de Sendero Luminoso. Las crticas como Herzog, analizan el tema de la violencia a las mujere s y sugieren que este problema no tiene nada que ver con el gnero sexual sino con los conflic tos contra ideologas extranjeras (202). Sendero Luminoso confir ma que su poltica interna no se opone a organizaciones como el vaso de leche o los comedores populares sino al feminismo por ser una ideologa que no responde a la suya, esa es la razn por la que Sendero Luminoso se manifiesta en contra del feminismo. La paradoj a del argumento de Sendero Luminoso consiste en que la muerte de mujeres lderes es un asunt o contra el cuerpo de la s mujeres como smbolo de imagen opositora. La violenci a al cuerpo de las mujeres es una cuestin poltica que se manifiesta en un espacio pblico y privado, por lo tanto tambin es un asunto feminista. Durante

PAGE 20

20 los noventa, los procesos sociales tanto fuera co mo dentro del pas se complican, aplazando la agenda de trabajo de los movimientos sociales de mujeres. Fuera del pas aparecen nuevos procesos de transicin democrti ca y modernizacin de Estados, mientras que dentro del pas se respira nuevos aires con la captu ra del lder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmn (1992) y la inversin de capitales extranjeros. Por ello, las agencias de cooperacin intern acional modifican sus polticas de asignacin de recursos y las oeneges femini stas y de mujeres. Segn Barri g, regresan a cumplir la misma labor que cumplan en su fundacin, rendir cuentas, a la sociedad y a las agencias donantes, de resultados tangibles, de procesos de planificacin de actividades, de normas laborales internas en las organizaciones y, ciertamente, del perfilamiento de estructuras jerrquicas en su interior (6). Paralelamente, como producto de los cambios de escenario poltico y econmico dentro del pas aparecen nuevas formas de articulacin con el Estado que permiten el surgimiento de feministas individuales, lderes polticas y de organizac iones sociales que integraron colectivos no onginizados, signados por las preocupaciones que emanaban de sus particulares contextos como son los casos del Movimiento Amplio de Mujeres (MAM) (1996), con una posicin claramente feminista y el colectivo de Mujere s por la Democracia MUDE (1997). Este colectivo cumpla con la funcin de velar por la institucion alidad democrtica y la vigencia del Estado de Derecho y sus postulados anotaban que el MUDE trabajaba activamente para expandir los espacios democrticos en el Estado, en la socied ad civil y en la vida cotidiana como tambin ocupaba, con responsabilidad, su lugar en la cons truccin de una autntica democracia del pas. Por otro lado, tanto el Estado como los grupos alzados en armas, en los ochenta e inicios de los noventa, se encuentran luchando por el control del poder. Sendero Luminoso y el MRTA imponen sus discursos y obligan con la violencia a que algunos grupos e instituciones

PAGE 21

21 abandonados por el poder central se adhieran a ellos y hagan presentes sus discursos ante el resto por medio del terror. Dichas imposiciones, adems de las que provienen del Estado, implican, en el plano del imaginario, la desc omposicin de la identidad del sujeto marginado, mismo que, por su posicin de debilidad frente a ambos poderes, no puede luchar por mantener una identidad. Estos grupos, al imponerle al dbil un cierto discurso, coaccionan su identidad y le prohben que se defina por s mismo. Adems, lo oblig an a adscribirse a una de las dos causas, clausurando la posibilidad de que permanezca en una posicin neutral, lo que, en el marco de una lucha intestina de gran envergadura, es visto como imposible de sostener. Ante esa imposicin, algunos sujetos se rebelan contra la autoridad pol tica de un estado que no tiene presencia real en la vida de la colectividad. Tamb in se rebelan contra la violen cia de una ideologa impuesta por las armas, y reaccionan tratando de rescatar su propia identidad a partir de manifiestos e intervenciones pblicas que resultan, en ms de un caso, en atentados contra ellos. No extraa que la poesa de la poca se valga de una serie de artilugios temticos que la distancian de la poltica, pero que a fin de cuentas reflejan ta ngencialmente la problemtica del migrante, el oprimido y, en buena cuenta, la del sujeto al que se le arrebata la libert ad de ser l mismo. Sin embargo; como se ver ms adelante, muchos de estos conflictos que vive la sociedad y gran parte de la violencia que se respira en las ciudades pasan a la poesa a manera de conflictos menores, pintados en cuadros cotidianos de relaci ones de pareja o encuentros en la casa, en el bar y el barrio. Si se acepta que, en lo referido a la literatura escrita por mu jeres, las autoras tendieron a reconocer en el otro marginal un atisbo de s mismas, la asuncin del componente poltico es inevitable. Y, en efecto, si uno se detiene en el la, se encontrar que una buena parte de la literatura peruana de mujer escrita durante los ochenta y noventa posee una actitud poltica

PAGE 22

22 algunas veces ms evidente que otras, pero que conduce a una bsqueda de auto-definicin (como individuo-mujer). Paralelamente, mientras que en la literatura de esa poca se produce una toma de conciencia de la marginalidad, at ribuyndole voz al que no la tena antes, en la poltica se observa que las minora s reconocen su propia marginalidad frente al sistema y deciden tomar parte en los procesos de pacificacin y de re insercin en la sociedad como sucede con las rondas campesinas, el vaso de leche, los comedores populares y la olla comn. Por ejemplo, las rondas campesinas surgen cuando los habitantes de los pueblos andinos, al verse asediados por Sendero Luminoso y el MRTA toman la justicia en sus manos y defienden sus terrenos y otras posesiones. Algo similar su cede en los barrios populares, donde se recorta la ayuda financiera del proyecto so cial del exalcalde de Lima Metropolitana, Alfonso Barrantes Lingn. Ante esto, las mujeres se agrupan en los barrios y elaboran un plan de trabajo para la continuacin del proyecto del vaso de leche, para lo cual crean los clubes de madres7, con los objetivos de exigir apoyo ec onmico al gobierno de turno, el de Alan Garca Prez, (19851990) y lograr sustentar la llamada olla comn8. No hay que perder de vista que estas agrupaciones o movimientos se constituyen bajo el supuesto de que nadie va a ayudarlos, por tanto sus mecanismos de autodefensa y cuidado s on paralelos a los del Estado, y se concentran en realizar una divisin del trabajo y de los bien es con una eficiencia de la que carecan y an carecen las instituciones gubernamen tales. En ese sentido, como las oeneges, estas agrupaciones o movimientos tampoco creen en el Estado. Segn la feminista Virginia Va rgas, la ausencia de un Estado fuerte y benefactor ha provocado, tambin, que las mujeres busquen soluciones comunales a necesidades bsicas de salud, agua y el cuidado de la familia (38). 7 Aunque los Clubes de Madres ya haban surgido en lo s aos setenta, de naturaleza paternalista [...] y estrechamente vinculadas al ala conservador a de la Iglesia Catlica (Vargas 41). 8 Institucin autogestionada que en un inicio surgi en ba rrios de sectores econmicos de clase C, D y E, y que se ocup en ayudar a cubrir la alimentacin mnima de estos sectores ms deprimidos.

PAGE 23

23 Las poetas de mi estudio: el espaci o social desde el papel en blanco Hasta aqu, se ha aludido a una realidad que era conocida por todos y a un contexto histrico qu e ejerca sobre los actantes polticos y sociales una presin sin precedentes. Por ello, se sostiene que es imposible acercarse a la produccin literaria de mujer sin referir el contexto en el que tiene lugar. En relacin con el primer estado, el proces o de internalizacin que refiere Showalter, resta explicar que si bien la funcin de los primer os libros en poesa escrita por mujeres no es propiamente la de instaurar un yo lrico femenino, s podemos ver que el tema de la subalteridad del marginal se sita en el centro del discurso, y es proba ble que esto se deba a que las escritoras a las que se remite este es tudio ocupan ms del problema derivado de ser el otro que de recuperar para el suyo un esta tuto semejante al del discurso masculino. En efecto, la mayora de estos textos revelan un yo lrico ne utral y de voz masculina que cumple con el estndar que exige la tradicin, co mo se observa en los libros de lvarez (Zona dark ) y Crislogo (Abajo, sobre el cielo ). En ambos hay poemas que exhiben a nuevos actores sociales en el texto potico (sujetos de barr io, personajes marginados por la sociedad y migrantes), lo que le atribuye un acento feminista9 a la construccin de los personajes del texto. Se propone que el uso del yo lrico neutral en estos dos poe marios sirve para dar validez dentro del espacio letrado al discurso politizado que am bas escritoras ofrecen, y cuyo postulado principal, como ya se ha mencionado, es rescatar a los sujetos que se encuentran subordinados (mujeres, migrantes y pobres) por el sistema patriarcal (c uyo correlato es la presencia efectiva de las fuerzas policiales y militares en la ciudad) de los aos ochenta y noventa. 9 Podemos remitirnos a este concepto introducido por Showalter, porque las autoras mencionadas critican en sus textos los valores y estndares sociales del sistema patriarcal y, a la vez, estos se comparan con los valores de otros grupos tnicos y sociales con el objetivo de adscribirlos a la sociedad, aunque sea en los lmites de la cultura hegemnica.

PAGE 24

24 En la poca de la publicacin de Zona dark (1991) y de Abajo, sobre el cielo (1999), esta forma del yo lrico sirvi para denunciar los va lores y papeles sociales establecidos por el patriarcado y tambin para exig ir autonoma legtima para los sujetos invisibilizados por la sociedad masculina. Otra manera de reivindicar la propia existencia, tanto dentro como fuera de las letras peruanas, fue el mecanismo que eligi Carmen Oll en su primer libro, Noches de adrenalina (1981), y que coincide, desd e el lado poltico, con los mecanismos que utilizaron las rondas comunales: tomar la justicia en sus ma nos. Para Marco Martos este libro, tuvo un significado diverso: el ritual de la ruptura (49). Segn l, Oll es una precursora de las poetas que le han seguido en el tiempo (49); y de esa manera, ella se convierte en la sealadora del cuerpo, del propio y del ajeno, no pa ra mostrar la belleza de las proporciones y de las formas, sino para evidenciar la complejidad de su f uncionamiento (50). Para m, Oll construye un discurso sobre el cuerpo de la mujer, y, en l las metforas e imgenes acerca de lo femenino son diferentes a las estereotipadas por la tradici n literaria. Hasta cierto punto, la mirada de la autora sobre el cuerpo de la mujer se acerca a la de Simone de Beauvoir en Le deuxime sexe (1949). Me refiero a una mirada cientificista10 que opera sobre el cuer po femenino y lo aleja de la idealizacin, atribuyndole una materialidad de la que careca, que es llevada, a veces, al extremo por un discurso plaga do de imgenes escatolgicas. El discurso sobre el cuerpo de la muje r que se lee en Noches de adrenalina sirve para entender, desde su micro-cosmos, el cuerpo social de la poca. De la misma manera sucede con algunos poemas de Blanca Varela en los libros Canto villano (1986) y Ejercicios materiales (1993); y de Roco Silva Santisteban en Ese oficio no me gusta (1987) y Mariposa negra (1993). 10 La mirada cientificista a la que se hace referencia to ma como objeto de estudio a los seres vivos y analiza su funcionamiento fisiolgico, en este caso, el de la reproduccin. El fin de este tipo de acercamiento sera pues ofrecer al lector un nuevo conocimiento, el de la anatoma funcional del cuerpo de la mujer, el otro cuerpo fsico.

PAGE 25

25 Por ejemplo, el poema de Blanca Varela Val s del Angelus cuenta con una voz potica enteramente femenina que se queja de su cuerpo, de su maternidad y de temas que competen al orden de lo femenino: Ve los que has hecho de m, la madre que devora a sus cras, la que se traga sus lgrimas y engorda, la que debe abortar en cada luna, la que sangra to dos los das del ao (116). En cambio, en Mariposa negra, la voz poti ca disea una relacin no solo de amor-odio sino tambin de dependencia que podra leerse de dos maneras; por un lado, desde la escritura misma: El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empaado La humedad de su saliva sobr e mis piernas, entre mis dedos Se guarda y en pequeas cavidades, destroza Esto que a veces pretendo inventar. Por otro lado, podra leerse como una relacin de dominancia entre dos sujetos en tensin: Estado versus sociedad civil?: No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos, No basta con patearnos y gritar jadear hasta pulverizarnos No, amor, No preguntes la hora despus, no enciendas la luz, no hables, no pienses, no respires Quieto Deseo recorrer con mis sucias manos tu cuerpo inerte Y sentir que mis olores te posee n, se incrustan entre tus vellos Te deshacen. El discurso patriarcal en el proceso peruano de aquellos momentos se fortaleca con la violencia poltica, social y simblica que ya se ha sealado anteri ormente. El Estado se convierte en el padre que castiga y rehsa aceptar los cambios sociales produc idos por la guerra interna, y al no reconocerlos, busca mantener el mismo orden social y poltico anterior a las invasiones de los grupos alzados en armas en las provincias andina s. A partir de all, el yo creador ve en estas fuerzas que se ejercen sobre la sociedad un reflejo de ese patriarcado castrador.

PAGE 26

26 En ese sentido, tanto el poemario de Oll como los poemas de Varela y Silva Santisteban subvierten el orden oficial con un lenguaje de trminos e imgenes que agreden al lector comn, y se convierte en una manera de denuncia co ntra lo establecido. Adems, en Noches de adrenalina Oll nos revela un cuerpo de mujer desc onocido por la cultura masculina puesto que se refiere a un cuerpo fsico en descomposic in y en cambio biolgico, mientras que el estereotipo del cuerpo de mujer dentro del disc urso del hombre est en la metfora (Spivak 169) como se leen en La duquesa de Job de Manuel Gutirrez Njera (Mxico, 1859-1895) y en A Leonor de Amado Nervo (Mxico, 1870 Uruguay, 1919), dedicados a sus musas. En cambio, Oll construye un cuerpo que se estropea c on el paso de los aos, un cuerpo que exige cuidado, inclusive, mdico: Tener 30 aos no cambia nada salvo aproximarse al ataque cardaco o al vaciado uterino. Dolencias al margen nuestros intestinos fluyen y cam bian del ser a la nada. (9) Se trata de un cuerpo enteramente mortal que es consciente de que su existencia est limitada y que, por lo tanto, una vez sin vida, cumplir con el proceso de putrefaccin, como cualquier otro cuerpo. Tanto los poemas de Oll y Varela (Tener 30 aos y Vals del ngelus, respectivamente) como el poema de Silva, Mariposa negra se est escenificando la descomposicin del cuerpo social que se experimenta durante los ochenta: El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empaado La humedad de su saliva sobr e mis piernas, entre mis dedos Se guarda y en pequeas cavidades, destroza Esto que a veces pretendo inventar. No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos, No basta con patearnos y gritar, jadear hasta pulverizarnos. (25) Es una sociedad-cuerpo castigada con la muerte con la violencia de los grupos alzados en armas y en donde la autoridad sospecha de todos los ciudadanos. La referencia alude a cuerpos

PAGE 27

27 que estn ms cerca de la muerte que de la vida, y cuyo destino final es aparecer mutilados en alguna calle de la provincia o de la capital. Estos cuerpos estn ms cerca de lo que Oll imagina para el cuerpo femenino y su proceso vital. De all que su poemario puede pertenecer al estado que Showalter denomina feminist, porque denuncia los valore s y los roles que impone y naturaliza la autoridad en el ni vel de la colectividad, mismos que se reproducen en escalas menores dentro de la familia y de la pareja; e in cluso se manifiestan a manera de violencia del yo contra s mismo. En el caso de las cinco escritoras de este estudio, que escriben durante el proceso social en los ochenta y noventa, la toma de conciencia de la marginalidad y su act itud poltica frente a la escritura hacen ms interesantes sus posiciones como escritoras y mujeres, porque ellas mismas, adems de estar sometidas a la violencia de afue ra (la violencia poltica, social y simblica que se da en el espacio pblico), estn sometidas a la violencia de adentro (misma que se encuentra en las micro-estructuras domsti cas y que reproduce el patrn de la violencia que viene de afuera). En relacin con este te ma, Gastn Bachelard seala que la dialctica de lo de afuera y de lo de dentro se apoya sobre un geometrismo reforzado donde los lmites (fuera versus dentro) son barreras (254); sin embargo, esa dialcti ca se multiplica y diversifica en innumerables matices, y permite el ingreso de diversas cate goras en los espacios hermticos de la imaginacin, el sueo, el ensueo, la memoria y el tiempo. Para Bachelard, todo espacio r ealmente habitado lleva como esencia la nocin de casa (35), y, en efecto, las relaciones n timas e interpersonales lucen como una extensin de esa casa, una coleccin de imgenes que proveen de razones o ilusiones de estabilidad, y donde la imaginacin juega un papel importante porque opaca y vela la realidad. Por tanto, la oposicin se lleva al extremo si se piensa en que el espacio exterior, fuera de la casa, es, ms bien, el terreno

PAGE 28

28 de lo que invita a entrar en las aventuras de la vida, a sa lir de s (Bachelard 41). Lo significativo es que ese concepto, en el caso peruano, resulta en el ingreso a un espacio que est expuesto a la violencia simblica, a la miseria y a la muerte misma, lo que el final lo transfigura y convierte no ya en un salir de s, sino en un entr ar en lo ajeno, en un mbito enajenado por las restricciones del Estado y de los gr upos subversivos, terreno en el que la aventura a la que alude Bachelard se convierte en un jugarse la vida. Probablemente, de all, del temor a lo de afuera, venga el sesgo aparente de una parte de la poesa peruana de estas dcadas que la vuelca ms sobre la experiencia ntima y subjetiva que sobre el clima general del contexto. Entonces, partiendo de los dos ejes temticos que se plantea en los primeros prrafos y teniendo en cuenta la propuesta de lo de adentro y lo de afuera de Bachelard, se va a observar de cerca cmo funcionan estos elementos en Varela, O ll, Silva, lvarez y Crislogo, pues, en sus poemas, las cinco autoras logran definir estos espacios. As por ejemplo, en el poema titulado Hay que huir de los techos, de Carmen Oll, la autora plantea un espacio interior que metaboliza la corrosin del exterior: Hay que huir de los techos las horas fluyen bajo ellos. Imposible es habitar una casa sin decorado. Si se ha de pensar atrave sars la ventana para poder posarte en un panorama adecuado. (35) En estos versos, nos encontramos con la idea de que el estar fuera de donde se est brinda al yo lrico la posibilidad de in terpretar la rea lidad, cosa que es imposible cuando se est del lado de adentro, porque all el tiempo no se construye, sino que discurre, las horas fluyen bajo ellos [los techos]. Por otra parte, lvarez describe desde el exterior, ella se mueve en la urbe. Sus personajes hablan desde all y son seres seguros de su condicin de superioridad (Criollazo) en algunos casos, mientras que, en otros, lo son de su subordinacin (Epitafio para San Jos). Lo

PAGE 29

29 significativo es que sus personajes, aunque existen en el exterior, estn envueltos en la dialctica de representar roles y ser rec onocidos por ello, lo que cierne una sombra de desconocimiento sobre la realidad ms ntima que los envuelve, y nos hace pensar ms bien que, en realidad, los roles que ejecutan les vienen impuestos desde afuera, y los enfrentan con la obligacin de fijarlos y actuarlos en el exterior. Significativamente, este fenmeno no excluye para nada el otro espacio al que se ha aludido antes, lo de aden tro, sino que lo convierte ademspor lo menos como posibilidad, en un mundo desconocido, parale lo, en el que no caben los roles ni las condiciones, y quiz a ese espacio aluda, un poco, el ttulo mismo: Zona dark Finalmente, al revisar algunas poticas contem porneas se puede encontrar dentro de la tradicin literaria de las mujeres a poetas que manejan la idea de exilio interior en relacin con los conceptos de lo de afuera y lo de adentro que se ha revisa do, as como de sus sentidos de lo privado y lo pblico. En estos cruces de coor denadas es donde se posicionan los diferentes elementos que se ha tratado de analizar hasta aqu. Conviene recordar, ad ems, que el ejercicio potico, en tanto modelado por la experiencia re sume, en ltima instancia, las preocupaciones de nuestras creadoras acerca de lo s procesos que envuelven a la literatura en general, pero tambin de aquellos que les permiten ubicar su propia experiencia a caba llo sobre la barrera que separa lo de afuera de l o de adentro, la experiencia pr ivada del universo de lo pblico. En ese sentido, se justifica la apropiacin del concepto experiencia acuado por Nattie Golubov. La ensayista apunta que la experiencia es el proceso por medio del cual se constituyen los sujetos en su especificidad dentro de la s fronteras histricas, geogrficas, psquicas y culturales que determinan su representacin y autorrepresen tacin y no su producto (121), concepto que no discrepa para nada con la filo sofa de Bourdieu cuando se refiere al individuo socializado.

PAGE 30

30 Pierrre Bourdieu y Michel Foucault: la violencia simblica y las formas de poder Las teoras de Pierre Bourdieu sobre la reproduccin del poder cultural y social no son radicalm ente nuevas y originales per se Muchos de sus temas ms queridos tambin fueron objeto de estudio de otros cr ticos. Para algunos, su teora ge neral del poder puede ser menos original que la de Marx o la de Foucualt. Por un lado; su descripcin de la forma en que los seres humanos llegan a internalizar e identificarse con instituciones sociales dominantes o estructuras de ese tipo puede leerse como un eco de la teora de la hegemona de Gramsci. Por otro; su teora del poder social y sus efectos ideo lgicos puede parecer menos desa fiantes que las teoras de la escuela de Frankfurt, y es que Bourdieu va ms a ll porque logra hacer teor a sociolgica a partir de todas las cosas como enfatiza Toril Moi en su ensayo Appropriating Bourdieu: Feminist Theory and Pierre Bourdieus Sociology of Cultu re publicado en What is a Woman? and Other Essays en 1999. Segn esta crtica, la originalidad de Bourdi eu debe buscarse en su desarrollo de lo que podra llamarse una microteora del poder social ( 264). En el lugar en que Gramsci nos dara una teora general de la imposicin de la hegemona, Bourdieu muestra exactamente la forma en que se pueden analizar los comentarios de los maestr os y las maestras sobre los trabajos de los estudiantes, las reglas para la evaluacin y las opciones temti cas y de materias que hace el alumnado para trazar la construccin e implemen tacin prcticas de una ideologa hegemnica (274). Bourdieu se niega a aceptar la distincin en tre asuntos altos o significativos y asuntos bajos o insignificantes. En este trabajo, se espera demostra r que un enfoque al estilo de Bourdieu permita analizar el funcionamiento de la microteora del poder social en campos como el de la literatura como representacin del proc eso social de un pas como el Per durante una poca no slo de conflictos econmico y social, si no tambin de violencias poltica y simblica que produjeron crisis en el orden intelectual.

PAGE 31

31 Se dice que todo mal provoca un bien, en el caso de la produccin l iteraria peruana, los conflictos y las violencias de los ochenta y nove nta permiti, despus de casi medio siglo de silencio, el reingreso de la escritura de mujere s en el espacio letrado masculino. Si bien sus poemas trajeron un nuevo discurso, ste no fue re conocido dentro del espa cio letrado limeo sino fuera del pas y despus de casi diez aos de presencia literaria. Y es que, segn Foucaul (1970), en toda sociedad, la produccin el discurso est cont rolada, seleccionada y redistribuida por un cierto nmero de procedimientos que tienen por funcin conjurar los poderes y peligros (11). Esos peligros que anota Bourdieu, se encuentran entre las regiones de la sexualidad y las de la poltica como si el discurso, lejos de ser ese elemento transparente o neutro en el que la sexualidad se desarma y la poltica se pacifica, fuese mas bien uno de esos lugares en que se ejercen, de manera privilegiada, al gunos de sus ms temibles poderes: El discurso, por ms que en apariencia sea poca cosa, las prohibiciones que recaen sobre l, revelan muy pronto, rpidamente, su vinculaci n con el deseo y con el poder. Y esto no tiene nada de extrao: ya que el discur soel psicoanlisis nos lo ha mostradoes simplemente lo que manifiesta (o encubre) el deseo; es tambin lo que es el objeto del deseo; y ya queesto la histor ia no cesa de ensernosloel discurso no es simplemente aquello que traduce las luchas o los sistemas de dominacin, sino aque llo por lo que, y por medio de lo cual se lucha, aquel pod er del que quiere uno aduearse. (12) Los discursos que las poetas presentaron fueron unos que creaba un paralelismo entre lo que suceda en el espacio fsico y lo que su ceda en sus mundos pe rsonales (utilizando un imaginario potico recargado de imgenes de cu erpos y espacios cerrados y abiertos). As la recuperacin de un discurso sobr e el cuerpo (entendiendo por cuer po al cuerpo social, al sujeto social hombre, al sujeto social mujer y al ser humano que habla en el poemala voz del poemay no nicamente al cuerpo biolgico que ta mbin tuvo su espacio dentro de las poticas de algunas de las creadoras de esta investigacin), les permiti hablar sobre el deseo y el poder. En ese sentido, la violencia simblica que se produce no slo en el espacio social sino tambin entre los individuos (hombres y mujere s) que pertenecen a es te espacio puede ser

PAGE 32

32 entendida de diferentes maneras por cada una de las poetas que concierne. Recordemos que el sujeto se forma como individuo durante el proces o de socializacin, por ende es un sujeto social y la singularidad de su yo se forja en la s relaciones sociales que se dan en su campo (espacio social) a travs de su habitus (formas de pensar, sentir y actuar ) (Bourdieu 183-86). Segn Bourdieu, el habitus se basa en leyes y vnculos incorporados. Es decir, que bajo el principio de cohesin ordinaria alcanza su mximo con lo s adiestramientos disciplinarios que imponen los regmenes despticos mediante ejer cicios y rituales formalistas o la uniformizacin, con el fin de simbolizar el cuerpo (social) como unidad y diferencia (191), pero tambin de dominarlo imponindole, por un lado, un uniforme determin ado y, por otro lado, participacin en las grandes manifestaciones de masas como las que se dieron durante los ochenta y noventa tanto por el lado de las fuerzas armadas (los desfiles militares) como por el de los grupos alzados en armas (las marchas de algunos miembros de Sendero Luminoso dentro de los campos universitarios). Estas estrateg ias de manipulacin, segn Bour dieu, pretenden moldear los cuerpos para hacer de cada uno de ellos un componente del grupo e instituir entre el grupo y el cuerpo de cada uno de sus miembros una relacin casi mgica de posesin, de complacencia somtica, una sujecin mediante la sugestin que domina los cuerpos y hacen que funcione como una especie de autmata colectivo (192). Como los agentes sociales estn dotados de habitus, estaramos entonces hablando de una situacin donde existen por lo menos dos gru pos, uno que domina y otro que se deja dominar ya sea por consentimiento o por la violencia. Esta coercin que se instituye por mediacin de una adhesin que el dominado no puede evitar otor gar al dominante sera pues entendida por Bourdieu como violencia simblica (224). Sin embargo, Bourdieu va ms all e introduce un nuevo y complejo elemento al interior de dicho concepto: adems de que el dominado le da

PAGE 33

33 licencia al dominante para aplicar su fuerza, el efecto de la domin acin simblica (de un sexo, una etnia, una cultura, etctera) no se ejerce en la lgica pura de las conciencias cognitivas, sino en la oscuridad de las dis posiciones del habitus (225). Este ltimo elemento interesa en particular puesto que el habitus no es sino todos los comportamientos del ser humano, es decir las form as de conducirse en una realidad dinmica que contiene una historia cuyas relaciones de poder estn afiliadas, por un lado a sujetos sociales expuestos a un sistema coercitivo y por otro la do a los conceptos violencia y consentimiento como instrumentos o resultados del poder (Fouc ault). Si bien para Michel Foucault el ser humano constituye el objetivo de sus investigacio nes y con l sus conductas y relaciones con el espacio social, las relaciones de poder a las que se enfrenta ocupa n gran parte de sus publicaciones. En su ensayo Por qu estudiar el poder?: la cuestin del sujeto (1989), Foucault explica cmo, en la cultura occidental, el ser humano se convierte en sujeto a medida que es objetivizado tanto por la me dicina (biologa, historia natu ral, psiquiatra) como por la filosofa (psicologa) y la lingstica (1989), y cmo esta subjetivizacin lo convierte en presa de las diversas formas de poder que se construyen en el espacio social. Segn Marie Louis Pratt, la constitucin del sujeto perifrico se inici desde los mrgenes en el siglo XIX. Los libros de vi ajes escritos durante aquel sigl o ayudaron a la Europa expansiva a tener una idea de lo que exista en las tierras colonizadas; uno de estos escritores es Alexander von Humboldt, Humboldt sought to reinvent popular imagini ngs of Amrica, and through Amrica, of the planet itself (119). Incluso mientr as l recreaba la visin de Amrica del Sur en conexin con los intereses del norte de Europa, tambin busc simultneamente reframe burgeois subjectivity, heading off its sundering of objectivist and sujectivis t strategies, science and sentiment, information and experience (Pra tt 119). Segn Pratt, c on l se construye la

PAGE 34

34 visin romntica de Amrica. Esta objetivizacin del ser humano, como se ver ms adelante, se extendi en el Per hasta fi nales del siglo XX, definiendo diferencias tnicas entre los pobladores de la costa y los de los Andes, difere ncias que han causado, en la historia peruana, en particular durante la segunda m itad del siglo XX, grandes cambios sociales como el surgimiento de Sendero Luminoso (que en un pr incipio se present como grupo protector de los derechos de los pobres, es decir, los poblador es andinos) y el advenimiento de nuevas formas culturales que miran hacia una identidad negada por la cultura letrada de la capital. La cultura occidental, en su afn colonizador, se ha valido de muchas maneras para aplicar el poder sobre otros individuos y para ello ha es tablecido diferencias en la que el cuerpo y el sexo han sido objetivizados. En Historia de la sexualidad (2000), Foucault apunta que durante los siglos XVIII y XIX, la sexualidad se convirti en objeto de in vestigacin cientfica, control administrativo y preocupacin social. Segn este filsofo, la sexualidad surgi como un componente central de una estrategia de poder que conectaba exitosament e tanto lo individual como lo masivo dentro de un sistema de contro l que l denomina bio-poder. Esta propuesta sugiere que la nocin sexualidad fue inventada como instrument o de control dentro del biopoder, por ende esta construc cin histrica de la sexualida d fue un discurso que estuvo conectado a las prcticas de pode r del siglo XVIII (25-47); mismas que no son ajenas ni al espacio fsico ni al campo de las letras al que pertenecen las poetas de este estudio. Han tenido que pasar casi dos siglos para que la cultura masculina entiend a que estas relaciones de poder a travs de la palabra: el nombrar, no deben ex cluir la produccin intel ectual hecha por el sexo opuesto: la mujer. En cuanto a las relaciones de poder, Foucault anota que el cuerpo de la mujer ha sufrido una triple valorizacin: por su saturada sexualida d, por su patologa intrnseca reservada a las

PAGE 35

35 ciencias mdicas y por su comunicacin orgnica (biolgica-reproductiva) con el cuerpo social cuya fecundidad regulada debe as egurar, con el espacio familiar del que debe ser un elemento sustancial y funcional y con la vida de los nios que produc e y debe garantizar, por una responsabilidad biolgica-moral que dura todo el tiempo de la educacin(127). De esa manera, la Madre, con su imagen negativa que es la mujer nerviosa, constituye la forma ms visible de [la] histerizacin del cuerpo de la mujer (127), nocin que ha sido desmantelada (la histerizacin) por la crtica femini sta Mara-Milagros Rivera en su libro Textos y espacios de mujeres (1990). La autora seala que la madre y/o la esposa pueden ser agen tes de resistencia al cumplir la funcin de nombrar nombrar lo s enigmas del cuerpo no va de esencialismo biologicista sino de nombres, de lenguaje [...] cuando ese cuerpo va, adems, de segundo sexo, el nombrar esta ineludiblemente unido con la concienc iacin de trato desigual en funcin del sexo (211). En ese sentido, las mujeres han pensado el mundo y han escrito sus obras de otra manera a partir de la experiencia de trato desigual (211). Para Foucault el poder no es una cuestin hist rica, sino algo que forma parte de nuestra experiencia y por ello debemos conocer las condi ciones histricas que motivan a conceptuar la nocin de habitus y asegurarnos del tipo de r ealidad al que estamos confrontados. En ese sentido, Foucault sugiere que se an alice las relaciones de poder a tr avs de las confrontaciones de estrategias donde las formas de resistencia (lucha s contra la autoridad, la heterodoxia) son modos de representar las diferentes formas de pode r (1989). Foucault anota que donde hay poder hay resistencia y que stas no puede n existir sino en el campo estrat gico de las relaciones de poder (2000), las resistencias no depe nden de algunos principios hete rogneos; mas no por ello son engao o promesa necesariamente frustrada (117), constituyen el otro trmino de las relaciones de poder y como no dependen de principios heterogneos estn distribuidas de manera irregular:

PAGE 36

36 los puntos, los nudos, los focos de resistencia se hallan disemina dos con ms o menos densidad en el tiempo y en el espacio (117). En ese sentido las formas de resistencia se presentan como luchas transversales, luchas inmediatas que no buscan al enemigo nmero uno sino al enemigo inmediato, luchas que ponen en tela de juicio el status de l individuo todas estas luchas oponen una resistencia a lo s efectos del poder que estn liga dos al saber, a la competencia y a la calificacin (1989). Los postulados de Foucault muestran a un pensador cuya preocupacin es descubrir las maneras cmo se articulan las rel aciones de poder y revelar cmo la s estrategias de resistencia se extienden en el espacio social. Para el pensador en mencin el principal objetivo de estas luchas no es tanto atacar instituciones de poder, clases elites o grupos sino atacar una forma de poder que se ejerce sobre la vida cotidiana inmediata que clasifica a los individuos en categoras, los designa por su individualidad propia, los liga a su identidad, les impone una ley de verdad que se ven obligados a reconocer y que los otros tienen que reconocer en ellos; es un forma de poder que transforma a los individuos en sujetos (32). De esta manera, la nocin sujeto necesita ser considerada, segn Foucault, en dos sentidos: sujeto sometido al otro po r el control y la dependencia y sujeto ligado a su propia identidad por la conciencia o el conocimiento de s mismo (32). En los dos casos, el trmino s ujeto sugiere una forma de poder que subyuga y somete. Es decir; la violencia se presentara aqu como un instrumento para ejercer el poder cuando el consentimiento no est siendo aplicado. As, violencia, poder, consentimiento para su uso son nociones que se deben tener en cuenta a lo largo de la investig acin porque si bien no existe una teora sobre el poder, ste se extiende con frmulas ms o menos similares en todas las sociedades segn lo indica Foucault en Historia de la sexualidad : As como la red de las relaciones de poder concluye por construi r un espeso tejido que atraviesa los aparatos y las instituciones sin localizarse exactamente en ellos, as tambin la

PAGE 37

37 formacin del enjambre de los puntos de resist encia surca las estrategias sociales y las unidades individuales. Y es si n duda la codificacin estrat gica de esos puntos de resistencia lo que torna posible una revoluc in, un poco como el Estado reposa en la integracin institucional de la s relaciones de poder. (117) El Per no se aleja de esta realidad durante las dcadas ochenta y noventa, marco cronolgico que presenta una lucha de poder por el control del Estado tanto por las fuerzas armadas (representadas por Alberto Fujimori) como por los grupos alzados en armas (representados por Sendero Luminoso y MRTA). En esta tensin, la poblacin civil fue invisibilizada y con ella toda forma de liber tad de expresin. Hubo sin embargo formas de resistencia presentadas tanto por instituciones extranjeras (Derec hos Humanos) como locales (la Iglesia Catlica) que fueron maneja das por muchos intelectuales y ar tistas, entre ellas, algunas de las poetas de mi estudio, quienes se aprovecharon de las estrategia s de resistencia no solo en el espacio social sino tambin en el texto para denunciar algunas de las formas de poder ms cercanas a sus realidades. De esa manera Oll y Silva consiguieron representar, en algunos de sus poemas, las tensiones del cuerpo social al apropiarse y renombrar las nociones sexo y sexualidad, mientras que Vare la, lvarez y Crislogo se apropi aron de las nociones sujeto y espacio social y sus relaciones de poder en el espacio fsico.

PAGE 38

38 CAPTULO 2 VIOLENCIA EN LA SOCIEDAD Y LITERATURA LIMEAS Introduccin Com o ocurri en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, veintiocho aos antes, en 1973, se inaugur, en Chile, uno de los captulos m s dramticos de la historia del cono Sur: las dictaduras militares. Si bien sta no fue la primera1, su importancia en el proceso radica en la especial violencia con la que fue conducida por el general chil eno Augusto Pinochet, quien no solo interrumpi impetuosamente el mandato de l presidente Salvador Allende sino que abort uno de los proyectos ms auspiciosos de la izquierda en Amrica Latina. Luego vendra la dictadura en Argentina ( 1976-1983) que cobrara ms de treinta mil vctimas. Al trmino de sta, la presin ejercida por la sociedad civil organizada argentinaque exiga que se esclarecieran las dudas relacionada s con las violaciones a los derechos humanos y se combatiera la impunidad en que naufragaba la mayora de los crmenes cometidos por los militaresimpuls la conformacin de comisiones cuya labor era la de reconstruir aquellas oscuras etapas de las historias uruguaya, chilen a y argentina. Estos esfuerzos son tan valiosos que, en rigor, no es posible entende r la historia de los tres pases sin recurrir a las Comisiones de la Verdad; despus de todo, sus informes cumplieron un papel fundamental al convertirse en documentos oficiales que compendiaban aquellos sucesos silenciados o difciles de asumir a causa de los traumas y el mi edo que la violencia provoc. Pero la dictadura no slo lle g a estos pases, de hecho, el Per desde 1968 estuvo regido por dos gobiernos militares consecutivos, los de los generales Juan Velasco Alvarado y Francisco Morales Bermdez (1968-1980). Si bien su s estatus poltico-jurdicos no se distinguen 1 Lo fue ms bien la iniciada en Uruguay el 27 de juni o de 1973, y encabezada por el que hasta ese entonces era presidente electo, Juan Mara Bordaberry (dictadura militar que dur doce aos).

PAGE 39

39 del de sus pares de Argentina y Uruguay, convi ene aclarar que no alcan zaron los niveles de ferocidad de stos, ni desarrollaron una polti ca sistemtica de persecu cin y violaciones de derechos humanos que obligaran al xodo masivo de intelectuales y artistas2, como s ocurri en Uruguay, Chile y Argentina. Debido a que los gobi ernos militares en el Per no alcanzaron la misma violencia que en el cono Sur, aunque Coleta Youngers seala lo contrario3, no es extrao que no surgiera ninguna pronta inicia tiva para esclarecer los hechos que marcaron los aos de la dictadura. Por ello mismo, es decir, por los pr ecedentes mencionados, tampoco es extrao que la necesidad de constituir una Comisin de la Verdad surja, en el Per, luego de veinte aos de violencia poltica, simblica y so cial enmarcada ms bien en regmenes civiles como lo fueron los de los presidentes Fernando Belaunde (1980-1985), Alan Garca (19851990) y adems el de Alberto Fujimori (1990-1995 y 1995-2000). Este ltim o se menciona un poco apartado de los otros debido a que sus dos per odos de gobierno presentaron cierta s caractersticas autoritarias encarnadas por la decisiva presencia y activa participacin de los militares, no obstante Coletta Youngers haya sealado que el presidente Belande cedi, en 1982, el control de la estrategia de contrainsurgencia a las fuerzas armadas, anulando cualquier control civil sobre los jefes militares en las zonas de emergencia (77). Quiero anotar adems que, en tanto este segundo captulo se centra precisamente en el marco de casi veinte aos de violencia en el Per (1980-2000), el Informe de la Comisin de la Verdad y la Reconciliacin (CVR), que fue em itido el 28 de agosto de 2003, servir como 2 En este caso migr nicamente la clase alta porque much os de ellos fueron afectados directamente con la reforma agraria de 1968. Segn Tefilo Altamirano Ra, la primera migracin de peruanos tiene efecto con el golpe militar de 1968. Los primeros peruanos en marcharse pertenecen a una clase alta y a un grupo reduci do de la clase media, el motivo de migracin fue el temor de que la dictadura limite sus expectativas econmicas y sociales (26). 3 Las tcticas de contrainsurgencia de los militares peruanos se inspiraron fuertemente en los mtodos violentos empleados en pases como Argentina y Chile, y siguieron la doctrina de conflicto de baja intensidad enseada a las fuerzas armadas latinoamericanas en las instalaciones de formacin militar de los Estados Unidos ( Youngers 73).

PAGE 40

40 referencia para esta disertacin. Se buscar relacionar su cronolog a con los hechos literarios de los que se van a dar cuenta, con el fin de enc ontrar en sus ejes y coordenadas elementos que representen simblicamente la poca de violenci a en la que se produjer on y publicaron los libros de las poetas del corpus de la investigacin. Para lograr este objetivo, se parte de la idea de que en cualquier momento y lugar, es imposible encontrar una memoria, una vi sin y una interpretacin nicas del pasado compartidas por toda una socied ad. Pueden encontrarse momentos o perodos histricos en que el consenso sobre lo que se recuerda es mayor en los que una narracin especfica es ms aceptada o hegemnica, pero una memoria nica y que narre toda una conglomeracin de hechos es imposible. Segn Elizabeth Jelin, lo que se observa es una lucha pol tica activa acerca del sentido de lo ocurrido, pero tambin acerca del sentido de la memoria misma; por ende, el espacio de la memoria es un espacio habitt familiar de lucha poltica, y no pocas veces esta lucha es concebida en trminos de la lucha contra el olvido: recordar para no repetir (4). Sin embargo, Jelin alerta que l as consignas pueden en este punto ser algo tramposas. La memoria contra el olvido o contra el silenc io esconde lo que en realidad es una oposicin entre distintas memorias rivales (cada una de ellas con sus propios olvidos). Es en verdad memoria contra memoria (6). Memoria contra la memoria (Mayo, 1980-Diciembre, 1982) Mi patria es una ram a pobre del rbol del mundo all nos apiamos tristes, sin zapatos y como aves desaladas no soamos en volar (Magdalena Chocano)

PAGE 41

41 Este poema sin ttulo4 es el prembulo de aquellos te xtos escritos durante los ochenta donde se revela una resignacin a lo que sucede en el espacio soci al. Los primeros aos de la dcada del ochenta, el Per fue el primer pas sudamericano que consigui interrumpir un rgimen dictatorial ms o menos exento de las experiencias traumticas que s experimentaron otros pases del cono sur como son Uruguay, Chile y Argentina. La transicin a un rgimen civil luego de doce aos de gobierno militar pareca concretarse sin mayores contratiempos, con la celebracin de las elecciones pr esidenciales del 17 de mayo de 1980. El clima en que se desenvolva el proceso de transi cin no poda generar ms expectativ as y, de hecho, ocupaba el centro de atencin de los medios de comunicacin nacionales y extranjeros. Las discusiones en torno a la nueva Constitucin de 1979, que acababa de entrar en vigencia y traa consigo notables innovaciones como el derecho al voto en los an alfabetos y jvenes a partir de los 18 aos, mantenan ocupada a buena parte de la intelect ualidad poltica limea. Esto, de alguna manera, explica por qu el incidente arma do ocurrido en el desconocido distr ito de Chuschi, en la alejada provincia de Ayacucho, un da antes de llevarse a cabo el proceso electoral, pas desapercibido (Youngers 72). Este acaecimiento sera pues el detonante de una sucesin de asesinatos a comunidades andinas enteras y a pobladores que ejercan funcione s polticas en sus comunidades que se negaban a colaborar tanto con Sendero Luminoso como con el Estado peruano. En palabras de Patricia Valdez, de all en adelan te, el 18 de mayo de 1980 se convertira en una fecha mtica da en que el retorno a un rgimen civil elegido se yuxtapuso con el lanzamiento de lo que fue probablemente el movimiento subversivo ms violento, fan tico y disciplinado que haya visto la regin lati noamericana (Youngers 73). 4 Poema publicado en su libro Poesa a ciencia incierta (1983). Con este poemario, la autora gan el primer premio en los Juegos Florales de la Universidad San Marcos en 1982. El libro contiene diecisis poemas sin ttulos. El fragmento empleado pertenece a la pgina 39.

PAGE 42

42 Ni los expertos en inteligencia del enton ces presidente, general Francisco Morales Bermdez, ni los analistas polticos de la poca encontraron (aparentemente ) en la destruccin de las urnas electorales, indicios de una amenaza real a la segurid ad y orden internos del pas. Ninguno entendi que Sendero Luminoso, nombre con el que apareci en la escena pblica el grupo armado, declar con ese acto simblico el inicio de una guerra popula r contra el Estado, y comenz una de las etapas ms dolorosas de la hi storia del Per. Despus de este incidente, la ola de violencia, que comenz en una de las zonas ms empobrecidas y olvidadas del pas, se extendi rpidamente y lleg a afectar a casi todo el territorio nacional en apenas poco ms de una dcada. Segn Youngers, en 1985, la Comisin de Derechos Humanos registr 6 mil asesinatos y mil 300 desapariciones, siendo la vast a mayora vctimas de matanzas selectivas de Sendero Luminoso o de ejecuciones selectivas o indiscriminadas de las Fuerzas Armadas (79). Para la autora, el perodo de 1983 hasta 1985 fu e uno de los ms sangrientos a lo largo del conflicto (79). El escepticismo anticipado y el descontento de cierta parte de la poblacin respecto al gobierno que acababa de empezar se hizo evidente en la simpata que generaron los hechos de Chuschi en parte de la poblacin y en algunos crc ulos ms radicales de los partidos polticos. Esto puede observarse en el caso especfico de la muerte en combate de una joven militante de Sendero Luminoso, Edith Lagos5, de 19 aos, cuya figura juvenil de rebelde comprometida y poeta atrajo la atencin y el respeto de ms de uno, adems de darle un rostro al hasta ese momento desconocido Sendero. De hecho, algunos de sus poemas aparecieron publicados en el diario Cambio6 junto a textos de la poeta Carmen O ll. Sin embargo, dicha fascinacin y culto que llevaron a los jvenes apristas ayacucha nos a organizar seminarios con su nombrey, 5 Edith Lagos muere en 1982, un ao despus de se r liberada de la crcel de Huamanga (Ayacucho). 6 Vase el artculo Parnaso de mujeres (1987).

PAGE 43

43 supuestamente, a uno de los lderes histric os del APRA, Armando Villanueva del Campo, a saludar su tumba en una visita al cementerio de Huamangapr onto se desvanecieron. Y es que, durante los ochenta, el sector andino peruano fue escenario principal de las acciones subversivas de Sendero, quienes atacaron tanto fsica como psicolgicamente a aquellos pobladores que apoyaban a los lderes polticos localesaunque la mayora de estas comunidades cedi ante las exigencias de Sendero Luminoso. Sin embar go, hubo algunas comunidades que se resistieron desde el inicio, la mayora de ellas perteneca al departamento de Ayacucho, y como respuesta a la resistencia de sus pobladores Sendero Luminoso los castig con mtodos sanguinarios7. Es bajo este panorama social donde encaja el poema de Chocano. La metfora de las aves sin alas a las que se refiere la autora podra interpretarse como Aves sin nido de Clorinda Matto de Turner (en este caso las aves sin alas se ran las de las poblacione s andinas abandonadas por las fuerzas armadas). El sueo del que habla la au tora, el sueo de volar, sugiere por un lado la invalidacin de perspectivas positivas para lo s Andes de aquellos aos (si continuamos con la metfora de Aves sin nido ) y por otro lado la imposibilidad de crear al encontrarse sumergida en una realidad catica. En esta segund a presuncin, el yo lrico de la autora se transformara en un nosotros nos apiamos y no soamos, creando en el lector complicidad y compartiendo una sensacin de desencanto. Desde otra perspectiva, pero bajo el mismo panorama social aparece tambin el primer poemario de Carmen Oll, Noches de adrenalina (1981), libro que llam la atencin de la crtica, a pesar de los eventos soci ales que se dieron tanto en las provincias como en la capital. Para William Rowe, Noches de adrenalina es un libro que tr asciende por su lenguaje cruel al describir, entre otras cosas, procesos biolgicos del cuerpo femenino. Rowe 7 De todas las formas de poder, Sendero Luminoso eligi aplicar a los pobladores la ms brutal: la mutilacin. En ese sentido, lo que define las relaciones de poder entre Sendero Luminoso y las comunidades es la manera de accionar. Foucault indica que la relacin de violencia acta sobre un cuerpo o una cosa, it forces, it bends, it breaks on the wheel, it destroys or it closes the door on all possibilities (Dreyfus y Rabinow 220).

PAGE 44

44 compara estas imgenes biolgicas con el cuerpo social, y encuentra una analoga del cuerpo femenino con el cuerpo social de los ochenta y no venta. En ese sentido, como bien seala Rowe, la retrica de Noches de adrenalina apunta hacia la trasgresin en el espacio real (180) por dos razones; primero, porque utiliza un lenguaje que contiene trmi nos mdicos relacionados al cuerpo de la mujer y a sus etapas y procesos de descomposicin; procesos paralelos a los que se estn dando en la sociedad peruana de aquel momento. Y segundo, porque al crear este lenguaje, quiebra con el imaginario femenino establecido por la poesa escr ita por hombres sobre la nocin mujer; de esa manera, los textos poticos de Ol l deconstruyen la imagen pre-establecida del cuerpo de la mujer y de su belleza. En el caso de Oll no se puede hablar de una participacin directa en temas polticos, pero su literatura es til para acercarse al tema del cu erpo social si se establec iera que el cuerpo de la mujer fue puesto en comunicacin orgnica con el cuerpo social (Foucau lt 127). En cambio, las estrategias de resistencia que aplicaron las dirige ntes incluyeron la participacin directa en temas polticos. En ese sentido fue fc il reconocer la resistencia de pa rte de las dirigentes porque sus estrategias respondieron a las sugeridas por Fou cault: lucha inmediata que no busc al enemigo nmero uno sino al enemigo inmediato (31). Aunque en los setenta no slo era difcil ser parte de la clase poltica, sino que ser dirigente era poco ha bitual, estas mujeres irrumpieron en la esfera pblica, construyendo, hacia fines de los setenta y comienzos de los ochenta, una capa de dirigentes de base. En los oche nta, la irrupcin de las mujere s a travs de experiencias de organizacin masiva de base sorprendi a los polticos profesiona les por su nivel de representatividad y eficacia. De hecho, fue esa tambin una de las razones por las cuales las dirigentes de clubes de madres, vaso de leche y comedores populares no slo tuvieron tensiones con los dirigentes de organizaciones vecinales, sino tambin con los dirigentes

PAGE 45

45 polticos en sus barrios populares. Las nicas entidades que apoyaron la iniciativa de las organizaciones de mujeres fueron las oeneges y la Iglesia (de la que se se pararon aos despus). Los partidos polticos, por su parte, ignorar on su preeminencia, salvo para el perodo de elecciones tanto presidenciales como legisl ativas, cuando buscaron su proximidad con la intencin manifiesta de hacer campa a electoral, aunque sin mucho xito. El contacto entre algunas de las oeneges (Manuela Ramos, Flora Tristn, DEMUS y MAM) y las organizaciones de mujeres de los barrios populares (Comas, Villa El Salvador y Huaycn) se estableci paralelamente a la crisis poltica, econmica y social de los ochenta. Desde la fecha de su aparicin, 1978, el Movimi ento Manuela Ramos prioriz su trabajo con mujeres migrantes que vivan en las zonas ms deprimidas de Lima. Ana Mara Yez, una de las fundadoras del Movimiento, cuenta que cinco aos despus de su conformacin, el Movimiento define su posicin feminista y un ao ms tarde (1984), decide su prioridad de trabajo en el Cono Sur de Lima (San Juan de Mi raflores y Villa El Salvador), considerando la importancia de las organizaciones femeninas all pr esentes y las posibilidades de establecer una relacin ms horizontal con los municipios, sectores de la iglesia catlica y dirigentes vecinales. Bajo los mismos principios, se forma el Cent ro de la Mujer Peruan a Flora Tristn, pero a diferencia de la oenege Manuela Ramos, la oe nege Flora Tristn se hace llamar institucin feminista desde el momento de su formacin (1979), premisa que tambin se deduce en su propuesta de trabajo cuando las integrantes sea lan que una de sus metas es combatir las causas estructurales que restringen la ciudadana de las mujeres y/o afectan su ejercicio. Ellas se proponen incidir en la ampliaci n de la ciudadana de las mujere s y en las polticas y procesos de desarrollo para que respondan a criterios y resultados de equidad y justicia de gnero, como se puede observar en la participaci n activa de Virginia Vargas, una de las fundadoras, quien fue,

PAGE 46

46 en 1995, representante de las feministas latinoame ricanas en la IV Conferencia Mundial de la Mujer (Beijn 1996) y que recientemente fue elegid a representante de la sociedad civil mundial para la Cumbre del Milenio 2005. Memorias del cuerpo: (Enero, 1983-Junio, 1986) gran creador el ham bre inventa parasos. los cerdos y los hijos de los cerdos se vuelven hroes. procrean, asesina n, procrean, los cerdos. (Blanca Varela) A partir de la etapa que la Comisin de la Verdad y Reconciliacin denominada Militarizacin del Conflic to Armado Interno, (ttulo que justif icaba el dictamen del presidente Belunde, el ingreso de las fuerzas armadas en la lucha antisubversiva en 1983), las poblaciones andinas ms alejadas se encontraron entre dos fu egos, y se convirtieron en vctimas de graves violaciones a sus derechos humanos8. Esta llamada militarizacin, en tanto implic una participacin activa de las fuerzas armadas y por lo tanto del Estado, fue un proceso tambin seguido desde Lima por los tericos polticos y por los opositores al rgimen, y gener cierto desconcierto, sobre todo a causa del asesinato de numerosos pobladores al interior de las comunidades andinas. Apoyndose en la tradicin de la crnica, Varela, en el poema Crnica, recrea con mucha irona sujetos atemporales, pero que pertenecen a este grupo de personas que aprovechan las circunstancias para tomar lo ajeno como propio, en otras palabras, usurpadores. Usurpadores que pueden representar a su jetos de cualquier historia, en este caso, como la autora generaliza, stos se pueden leer como contemporneos. En el texto, Varela compara el hambre con dios a quien lo nombra gran creador y que tiene el pode r de inventar, en este caso, inventa parasos 8 En el Tomo VII del informe de la Comisin de la Verdad y Reconciliacin hay casos investigados como los de Socos (1983), Pucayacu (1984) y Acco marca (1985) atribuidos a la polica y a las fuerzas armadas. Lucanamarca y Huancasancos (1983) a Sendero Luminoso. (Cap.2. p.43-67).

PAGE 47

47 que si se compara con los eventos existentes (m uertes y desapariciones) en el espacio fsico, estos parasos seran unos paras os baldos, mismos que son cont rolados por individuos a quienes ella nombra cerdos, los cerdos y los hijos de los cerdos se vuelven hroes. procrean, asesinan, procrean, los cerdos, stos se conv ierten en hroes de la historia hroes que asesinan y procrean otros como ellos, hroes que engaan al pobre pecador. La radicalidad con la que la autora nombra a los individuos es la mi sma radicalidad con la que se ejecutan acciones de resistencia en el espacio fsico. Estas resistencias se presentan de diferentes maneras ya sea a travs de marchas por la paz y eventos culturales multitudinarios o a trav s del florecimiento de grupos literarios contestatarios como el movimiento potico Kloaca (Lima 1982). Segn su fundador, el poeta Roger Santivez, ex integrante del movimi ento Hora Zero, seala que mientras Hora Zero tiraba piedras al edificio de la poesa peruana [,] Kloaka quera volarlo en pedazos y levantar otro9. Este testimonio, con la metfora de la e xplosin, refleja el fundamentalismo del grupo y hace eco de la violencia de los acontecimientos que tenan lugar en ese momento. Para Rodrigo Quijano, los ochenta es una dcada de vital impor tancia porque no slo hacen su aparicin las mltiples crisis de una serie de tendencias, sino que hay todo un quiebre cultural y poltico, el cual no es posible pasar por alto a la hora de hacer una evaluaci n de lo literario y especficamente del ejercicio po tico (46), los aos 80 se abren como una gran derrota del movimiento popular, y esta es la derrota de t odo un movimiento por democratizar y modernizar socialmente el pas (Quijano 46). Si bien es cierto que a esta crisis de la representatividad poltica se agrega la crisis de la repres entacin potica y el re spectivo y substancial adelgazamiento ontolgico de su lenguaje tamb in es cierto que se abren otros espacios y 9 Entrevista a Roger Santivez. Vase El nuevo exilio de san-tivez.

PAGE 48

48 lectores no tradicionales cuya s ubjetividad presenta otros regist ros. Quijano anota que en los ochenta hay una paulatina e irre mediable prdida de un espacio pblico para la poesa y las letras, como tambin una evaporacin de los prop ios referentes del lenguaj e (48), l asienta que se produce una desintegracin de un espacio para decir sin embargo yo observo que si bien los espacios pblicos en los ochenta se desarticulan, lo hacen para cierto tipo de poesa que no es la poesa escrita por mujeres. Si miramos las publicaciones de poemas, obs ervamos que hay una produccin vasta de poesa escrita por mujeres. Estas voces feme ninas llegaron con Hora Zero y otros grupos literarios locales y regionales. La aparicin de Hora Zero, integrado en su mayora por escritores del interior del pas que haban ido a Lima para estudiar o vivir, cambi el panorama del espacio cultural limeo porque en sus argumentaciones retomaron la idea vanguardista de un enfrentamiento con el arte como ente autnomo de la sociedad. Rodrigo Quijano define a Hora Zero como parte de diversos proyectos histric os por representar lo nacional desde las Letras (40) en un espacio como era el de finales de los setenta e inicio de los ochenta. Sin embargo en una poca como la de los ochenta, donde hay una desarticulacin y fr agmentacin del Estado y de la nacin, el discurso de Hora Zero no ti ene, definitivamente, mayor espacio pblico como s lo tuvo el discurso de muchas de las mujeres poetas. Quiz esa es la razn del silencio del discurso que representaba a Hora Zero en los poetas Jorge Pimentel, Tulio Mora, entre otros (Quijano 40). La desarticulacin de la sociedad peruana duran te los ochenta abri diversos espacios para nuevas formas de expresin, en especial por el lado de la msica, all encontramos el rock subterrneo como tambin la msica popular andina (chicha). Uno de los grupos literarios que estuvo ligado al rock subterrneo fue Klo aka (1982-1984). Segn Quijano, la experiencia de

PAGE 49

49 este grupo estara simblicamente mejor articulada a la consigna no futuro de la escena del rock subterrneo local (44). En cambio, la m sica popular andina estuvo afiliada a las nuevas generaciones de migrantes, esta se ra una de las diferentes formas culturales masivas dentro de la urbe y que utiliz no slo instrumentos musicales costeos sino tambin se apropi de la temtica de algunos de sus gneros musical es (boleros, valses, cumbias y salsa)10. En ese sentido, desde lo popular, se mezcla lo genuino (lo tradicional) y lo kitsch (nuevas combinaciones de lo trado del extranjero con lo local), lo global y lo local, produciendo sus propios moldes de lo oral y lo visual. Estas dife rentes formas culturales at entan contra la cultura letrada, desarticulndola y desmembrando de paso toda propuesta inte gral cultural, es el advenimiento de la globalizacin frente a la fragmentacin social, co mbinaciones de por s trgicas, pero con asunciones en el caso peruano de los ochenta11. Si se mira atentamente desde el otro lado de la crisis social de lo s ochenta, dentro del espacio letrado, se encontrar que la aparicin de estos nuevos agen tes en la sociedad limea dan paso a desconocidas formas de expresin en los diferentes campos culturales. Dentro del ejercicio potico, por ej emplo, Quijano anota que: Ya desde los cincuenta y sesenta hubo un intento de desvinculacin de los valores oligrquicos slidamente enraizados en las Letr as y en el resto de la cultura del pas. A partir de all, lo literario asume como ar ma de creacin una oralidad popular, slo que dicha oralidad es asumida en el moment o mismo en que empieza ya a desvincularse tambin de estos valores oligrquicos, y entr e ellos los de una cultura letrada. (37) 10 El rock subterrneo tambin se apropi de la letra de muchos de los boleros y valses. 11 La migracin se inici en los sesenta e incluso un poco ms antes, pero todo este grupo que lleg a la capital estaba invisibilizado; recin en los ochenta es que se visibiliza tanto a su poblacin como a sus formas culturales.

PAGE 50

50 En ese sentido, la irrupcin de una cultura popular urbana construida en base a una oralidad (otra estr ategia de resistencia cont ra las relaciones de poder12), llega en el equipaje de los migrantes del campesinado andino. sta es, a su vez, confrontada a los nuevos referentes de lo masivo: el cine, la radio y, ms adelante, la televisin y su efecto termina por consolidar la distancia entre una cultura letrada estrechamente asociada a lo oligrqui co y una nueva cultura oral y visual. De estas diferencia s es que se aferran las poetas de los ochenta, ampliando ms esta distancia. En algunos casos sus poticas son rech azadas por crticos literarios peruanos, los ms benevolentes rescatan de ellas el discurso del cuerpo. Por ejemplo, cuando Quijano seala la diversidad de registros que existe en la mitad de la dcada de los ochenta, se refiere a las poetas de la siguiente manera: El nico registro colectivo coherente de di cha dcada parece darlo la poesa hecha por mujeres y dentro de ese grupo, el de una poesa centrada en la recupe racin de un discurso sobre el cuerpo y desde los mrgenes del cuerpo, que, aunque estrecho, llegaron a consolidar un mnimo islote sobre el cual fl otar en medio de la tempestad ambiente. (48) Cuando la crtica se encarga de estudiar la poesa de las mu jeres olvida decir que esta poesa se apropia de discurso s no-tradicionales como sucede en la seccin Boleros del poemario Mariposa negra de Roco Silva-Santisteban13. Por el contrario, la crtica se encarga ms bien de remarcar que las poetas de los ochenta escriben poesa con impudicia como sealan los crticos Marco Martos y Roland For gues en la introduccin a su antologa Las poetas se desnudan Los compiladores apuntan que toda la ba lumba de poetas actualmente en actividad 12 Esta oposicin es tambin una lucha que pone en tela de juicio el estatus del individuo. Segn Foucaul, por un lado estas luchas afirman el derecho a la diferencia y, po r otro lado, atacan todo lo qu e puede aislar al individuo. Vase Por qu estudiar el poder?: la cuestin del sujeto. 13 En uno de los poemas de esta seccin se lee El amor est donde t vas/El amor est donde t te mueves/Donde t lo dejas bruscamente, segn la ensayista Susana Reisz, estos versos muestran cmo la palabra amor aparece violentamente desterritorializada, transformada en vehculo de un mensaje que por momentos es sarcstico y all es donde recae su relacin con la lrica susu rrante del bolero (Reisz 37). Vase Voces femeninas y cultura popular en la poesa hispanoamericana actual.

PAGE 51

51 [...] han asumido unas ms y otras menos este cam ino, refirindose a los temas relacionados al cuerpo que parten de la mencin a Carmen O ll cuya poesa describe meticulosamente, con impudicia, la materia, la piel, los fluidos y los sentimientos de la mujer (57). Adems, estos colectores reconocen, en las poetas de los ochenta, la influencia de dos precursoras inmediatas y alternativas: Mara Emilia Cornej o y Carmen Oll. La primera es reconocida por ambos como la iniciadora de la nueva corriente de erotismo en la poesa del Per (51), mientras que la segunda es la poeta ms audaz y ms impdica de los aos ochenta porque se convierte por antonomasia en la sealadora del cuerpo, del propio y del ajeno (49-50). Si bien existe un discurso donde el cuerpo est presente, ste se centra en la recuperacin y en la reconstruccin del cuerpo fragmentado o en la posesin del cuerpo de l/a amado/a. El nico caso donde se trabaja la decadencia del cuer po femenino tal cual es en los poemas que pertenecen a Noches de adrenalina (Lima, 1981) de Carmen Oll, pe ro tampoco aqu es el cuerpo de la mujer como concepto occidental (belleza femenina) sino que se trabaja la decadencia del sujeto y de su conciencia. Uno de los poemarios dentro de los ochenta donde aparece el cuerpo, como espacio de cuestionamiento social y estr ategia de subversin, es Memorias de Electra (Lima, 1984), de Mariela Dreyfus14. Su libro se inserta en la tradicin de ruptura que acababa de iniciarse con la publicacin de Noches de Adrenalina 15, tradicin en la que se ubican otras destacadas poetas que tomaron parte en lo que se llam el boom de poesa escrita por mujeres en los ochenta y que no se redujo a aquellas poetas que se avocaron al desarrollo de la posesin o recuperacin del cuerpo del/a amado/a como temtica, sino que abarc adems a otras que 14 Mariela Dreyfus fue una de las fundadoras del movimiento Kloaca, apenas dos aos despus de su fundacin, public Memorias de Electra 15 Aunque como muy bien seala Dreyfus en su ensayo El hermano mayor, los primeros textos de Patricia Alba, Roco Silva-Santisteban y ella misma (Mariela Drey fus), aparecieron publicados en revistas como Sic Macho Cabro Trompa de Esutaquio y Fin de Siglo que circulaban entre el 79 y el 80, aos antes de que se publicase el primer libro de Carmen Oll, cuando sta viva en Francia (Dreyfus 19).

PAGE 52

52 ensayaron estrategias semejantes en sus primeras producciones como son los libros de Magdalena Chocano, Poesa a ciencia incierta (1983) y de Rosella Di Paolo, Prueba de galera (1985). En su investigacin Poetas peruanas: es lacer ante la irona? (2002), la poeta Carmen Oll anota que el trmino intimista, trmino al que tambin se refiere la crtica convencional cuando escribe sobre poesa de mujeres, est ma l asignado, en especial cuando se resea la poesa de Mariela Dreyfus y Roco Silva Santisteba n: la necesidad obsesiv a de bordear el tema del cuerpo ha hecho que la crt ica denomine esta poesa como intimista (142). El hecho de que ambas propongan el tpico del sujeto masculi no como objeto de deseo, no significa que su produccin potica sea intimista o ertica. Si bien la alusin a la experiencia sexual impide ver que, ms all de recrear un cuerpo no sometido, ste se alza como metfora y no como una confesin (142). Oll no apunta a desechar el trmino, sino sugi ere que se utilice en los casos de Chocano y Di Paolo porque ambas elaboran su esttica asumiendo que lo ertico no solo se relaciona directamente con el cuerpo sino tambin con una potica sensorial y ldica (149). Por el contrario, anota Oll, Roco Silva Santisteban, en su segundo libro, Mariposa negra (1993), trabaja el cuerpo masculino como objeto de de seo y convierte al personaje femenino de sus textos en un sujeto devorador, la autodestruccin revela una suerte de espectculo canbal en el ritual amoroso. [...] El deseo sexual no es qui z un deseo disfrazado de carne humana [...] El placer se obtiene ms del ritual que del orgasm o (148-149). El espectcu lo canbal al que se refiere Oll es una suerte de disputa por controlar y ma ntener el poder, consumiendo, aniquilando, devorando, destruyendo el cuerpo deseado como puede leerse en el poema Danzar sin equilibrio: necesito palpar con cuidado mi lu juria y morder tu / sexo hasta saciarme. Amor,

PAGE 53

53 quiero jugar contigo, embarrarme / de tu cuerpo ha sta la vergenza, hasta que el da de la vergenza / llegue y nos aplaque (38). Sin embargo, en la entrevista que el poeta An tonio Cisneros hace a Patricia Alba, Mariela Dreyfus y Roco Silva Santisteban (a partir de los comentarios de Martos y Forgues), l pregunta a las poetas si reconocen en alguna autora peruan a el antecedente de su trabajo a lo que Alba responde que no sera una poeta si no un poeta, Csar Moro (Dreyfus 60). Mariela Dreyfus, en su ensayo El hermano mayor, se ha encargado de responder a la crtica co nvencional peruana que insiste en llamar a las poetas de los ochenta hijas de Carmen Oll. En su ensayo, Dreyfus explica cmo se produ ce la filiacin entre los textos poticos de Csar Moro y los de las poetas de los ochenta (en especial en Oll Alba y Silva Santisteban). La ensayista y poeta encuentra que tanto en los textos de Moro como en el de las tres escritoras el pathos y el ethos definen sus escrituras. La autora tambin muestra que las filiaciones se dan por un lado con los surrealistas (el caso de Oll es a travs de sus lectur as de Bataille y el caso de Silva, de su escritura automtica en sus primeros libros) y, por otro a tr avs del dilogo que se establece entre la voz potica y el t evasivo y complejo, que cambia dramticamente de signo de un texto a otro (Dreyfus 30), esos ser an los casos de Alba y Silva Santisteban. La poesa de estas escritoras, en especial la de Roco Silva, muestra las relaciones de poder y deseo a modo de nociones bsicas que se entrecru zan en otros discursos, entre ellos, en los anlisis polticos del poder y en la construccin de valores dentro de la historia occidental. De acuerdo con Foucault, las relaciones de poder son re presivas como la noci n sexo es represivo y, en ese sentido, la relacin de poder est donde es t el deseo (2000), de tal manera que el poder prescribe al sexo un orden que a la vez funcio na como forma de inteligibilidad: el sexo se descifra a partir de su relacin con la ley (102). Lo que quiere decir en palabras de Foucault que

PAGE 54

54 el poder acta pronunciando la regla. Es decir que el poder apresa al sexo mediante el lenguaje o ms bien por un acto de discurso que crea, por el mismo hecho de articularse, un estado de derecho (102). De esa manera, las nociones poder, deseo, repr esin, sexo, muerte se trasladan del espacio social al imaginario potico, convirtindose en referentes constantes en el texto escrito. La prosa literaria tambin se ha apropia do de estas formas de representar y documentar la violencia como es la novela de Mario Vargas Llosa, Lituma en los Andes (1993), misma que se sita durante el momento ms crtico de la gue rra entre Sendero Luminoso y el Estado peruano (1981-1983) y que registra hechos reales como la matanza de las vicuas en la reserva de Pampas Galeras16. Otro de los episodios que alcanz mayor visibi lidad en Lima, debido a la cobertura que le dio los medios de comunicacin, fue el asesin ato de ocho periodistas en la localidad de Uchuraccay en enero de 1983. Para el socilogo Nelson Manrique, estas muertes conmovieron ms que las que venan ocurriendo en zonas alejadas del sur andino porque se trat de la muerte de sujetos que pertenecan a un sector ms imp ortante de la sociedad peruana, limea ms bien, que era la que constr ua la opinin pblica (72). Este penoso hecho dio lugar a la conformacin de la Comisin Investigadora de la matanza de Uchuraccay (constituida en enero de 1983)17, integrada por el escrit or Mario Vargas Llosa y el socilogo Juan Ossio, entre ot ros. Ms all de la puntual investigacin de los hechos, el informe producido por la Comisin Investiga dora gener mltiples debates (y, por dems, polmicos) en torno al grado de indiferencia exclusin y racismo con que son mirados los 16 En el ensayo Violencia de la palabra se hace un anlis is a las representaciones de la violencia en las novelas de Marcio Souza y Mario Vargas Llosa. 17 Primer documento oficial sobre los veinte aos de viol encia en el Per presentado durante el gobierno de Fernando Belaunde. Segn este informe, debido a su cultura primitiva, los com uneros eran incapaces de diferenciar a los periodistas que portaban mquinas fotogrficas de los combatientes del PCP-SL que llevaban armas de fuego (Lpez Maguia 258).

PAGE 55

55 peruanos de extraccin andina. Al respecto, Nelson Manrique seala que los medios de comunicacin aportaron para acentuar la antigua visin del indgena como salvaje, en algunos medios impresos se les adjudic el adjetivo de BESTIAS!. De esta manera la prensa mostr su falta de anlisis para con la noticia en s por que se atrevi a dar un valor de juicio racista en vez de analizar los hechos (72). Luego de estos sucesos cuestionados, la situac in se agrav considerablemente debido a la incursin de un nuevo agente, que se sum a los problemas que ya de por s ocasionaba la presencia de Sendero Luminoso: el MRTA. Este grupo armado hizo su apar icin, el 1 de julio de 1984, con el objetivo de conquistar el poder y al igual que Sendero Luminoso, a travs de las armas. Segn Youngers, el MRTA lo constituye n algunos grupos disident es de izquierda que crean en la necesidad de una revolucin, pero que no aprobaban la manera en la que Sendero Luminoso estaba llevando a cabo la revoluci n ni su monopolizacin de la alternativa revolucionaria (85). A diferenc ia de Sendero Luminoso, el MRTA busc el apoyo de las organizaciones populares existentes y llev a cabo acciones que beneficiaron a barrios populares como asaltar camiones que transportaban alimen tos y distribuirlos entre los ms necesitados. Como resultado, disfrut inicialmente del apoyo popular y de algunos activistas. En medio de esta crisis, ni el enfrentamiento inicial del presidente de turno, Alan Garca Prez, con los organismos internac ionales acreedores de la deuda externa, ni su discurso del no pago amortiguaron el impacto que su decisin de nacionalizar la banca privada tuvo en la clase media y los empresarios nacionales. Ambos discur sos, que virtualmente podran haber elevado el nivel de aprobacin del mandato de Garca, crea ron las condiciones para el surgimiento de un movimiento masivo, inicialmente limeo, que tuvo como bandera su oposicin a la estatizacin del sistema financiero. El denominado movimien to Libertadque tuvo co mo lder al escritor

PAGE 56

56 Mario Vargas Llosa y como idelogo al ex di putado Enrique Ghersirpidamente se constituy no slo en el impulsor del pensamiento neoliber al de derecha en el Per, sino tambin en un espacio alternativo para miles de jvenes c uyas esperanzas parecan desvanecerse, como producto de la crisis de los partidos y la espiral de violencia que sacuda al pas. Ante esta realidad y la creci ente violencia, el movimiento de derechos humanos y otros actores de la sociedad civil (el movimiento Libert ad, entre ellos) buscaron construir una red de la sociedad civil con una estructura flexible por la paz y la vida Yougers anota que la iglesia progresista estuvo a cargo de este esfuerzo, a lo largo de muchos aos de la dcada de los ochenta CEAS comenz a auspiciar la Jornad a Nacional de Ayuno y Or acin por la Paz, con frecuencia con el eslogan Per, escoge la vida (175). Estas jornadas, seala Youngers, comenzaron en 1984 y se llevaron a cabo anualmente durante ms de una dcada. Por otro lado, la Coordinadora (creada en 1985) organiz la Marc ha por la Paz (noviembre de 1985) en protesta por las violaciones contra los derechos humanos y en pro de una solucin pacfica al conflicto armado. Segn Youngers, los postulados de la protes ta tuvieron una cobertur a negativa de parte de la prensa, quienes los calific aron de tontos tiles porque a poyaban directa o indirectamente la causa subversiva (147). Esta marcha fue encabezada por rectores uni versitarios y obispos catlicos, prominentes congresistas de izquierda ligados a la iglesia progresista y miembros del CODDEP y de la Comisin de Paz como tambin miembros de orga nizaciones profesionales y sindicales, oeneges, federacin de estudiantes y maestros, entre otro s (Blanca Varela, Carmen Oll, Roco Silva y Roxana Crislogo asisteron a el las). Todas estas manifestaciones alentaron un proceso de reflexin sobre la identidad de los participante s en las marchas ya no como subordinados por el espacio fsico sino como actores sociales con capacidad propositiva ante los problemas

PAGE 57

57 nacionales y con una experiencia ac umulada que le haba dado el ser protagonista de la historia del momento. Nuevos cuerpos en la ciudad: (Marzo, 1989-Setiembre, 1992) S ya s debo im aginar el mundo desde mi ventana (Victoria Guerrero) Este poema, La leprosa (27), muestra una v ez ms que las preocupaciones giran en torno a lo que sucede afuera, el lugar inaccesible ya sea porque est prohibido ser recorrido (toque de queda) o porque el temor a ser asesinado reprime las ganas de salir a c onocer el exterior. En Leprosa, la ventana podra ser interpretada co mo el nico contacto con el exterior. El espacio que permite explorar con la imaginacin debo imaginar / el mundo / desde mi ventana es uno delimitado. Se puede agregar a las fronteras qu e presenta este poema la resignacin a la imposibilidad de participar fuera s / ya s. En este verso, el adverbio afirmativo s, aadido a la interjeccin coloquial ya, denota que se recu erda algo, en este caso, algo que se le repite o se le insiste a la voz potica y que dentro del contexto del poema se lee como un evento peligroso. Sin embargo, la voz le da al suceso un espacio que es el que se encuentra fuera del lugar donde se ubica ella misma. Lo que sea que est sucediendo fuera (la guerra entre Sendero Luminoso y el Estado) se convierte en algo demasiado cercano y peligroso. Hacia finales de los ochenta, para los limeos los ataques de los grupos alzados en armas y en especial de Sendero Luminoso eran una amenaza distante, que pareca que nunca los iba a tocar. Hasta entonces, el principal costo en vidas humanas se haba concentrado entre los ciudadanos llamados de segunda ca tegora, es decir, las personas radicadas en las localidades ms pobres y olvidadas del paspreferentemente de la sierra y la selvaquienes permanecan

PAGE 58

58 en una suerte de nebulosa y muy pocas veces lograban ser individualizados por la opinin pblica. Slo cuando los ataques armados llegan a Lima es que surge una preocupacin genuina entre la poblacin limea ante la in minencia de un conflicto armado. Entre 1989 y 1992, el 47% de los atentados a nivel nacional tuvo lugar en Lima18. A su vez, el conflicto armado se agudiza en los territo rios recnditos de la selva, como los ubicados entre los ros Huallaga y Ene. La centraliz acin del conflicto armado en Lima se produce mientras que el incremento de la presencia de Sendero Luminosoen las zonas urbanas a travs de sus acciones militaresempieza a generar te mor e incertidumbre en la poblacin. Temor reforzado por el papel que juga ron los medios en la elaborac in del mito de un eventual Sendero ganador; incluso el di ario El Comercio, en uno de su s artculos del 22 de julio de 1992, propuso el caso hipottico de qu hacer en caso de un posible gobierno senderista. El protagonismo meditico de la violencia encontr su reaccin organizada y masiva en la iniciativa del movimiento cvico nacional Per Vida y Paz (creado en mayo de 1989) que a travs de diversas movilizaciones, entre la que de stac una marcha pacfica, se atrevi a desafiar el Paro Armado que Sendero Luminoso hab a convocado en Lima en noviembre de 1989. Youngers indica que Per, Vida y Paz era un movimiento tico que desde sus inicios busc tener una amplia base, extendindo se dentro de la sociedad civi l y del espectro poltico (176). Esta coalicin buscaba influir en la opinin pbli ca y en la poltica nacional a travs de un esfuerzo por elevar la conciencia colectiva. Youngers re gistra ms de 150 asistentes a la jornada inicial, incluyendo profesores universitarios, representantes de oeneges y organizaciones populares (176). 18 Vase el Informe de la Comisin de la Verdad y Reconciliacin, Tomo IV, Cap. 1, p.392.

PAGE 59

59 Muchas organizaciones que participaron en esta marcha haban sido amenazadas por Sendero Luminoso; sin embargo, asistieron a todo s los eventos realizados por Per, Vida y Paz. Las lderes populares de estas organizacion es, algunas pertenecan a las organizaciones de mujeres que intercambiaban proyectos con las oeneges femeninas y con los movimientos de mujeres, no solo fueron atacadas por Sendero Luminoso sino tambin por el Estado que las acusaba de apoyar y secundar al terroris mo. Los ataques de ambos grupos armados desestabilizaron los espacios democrticos que haban ganado las organizaciones durante los procesos de transicin democrtica, mientras que las lderes fueron eliminadas (Youngers 174). Virginia Vargas apunta que la presencia de la violencia terrorista y de sus efectos sobre los diferentes sectores poblacionale s es bastante marcada cuando se trata de aplicar mtodo de represin y de esgrimir polticas para comba tirla porque los movimientos sociales estn presionados por los organismos internacionale s que los apoyan, cuyas polticas de ayuda dependen de la situacin econmica del pas (18). Tanto las vertientes populares como feministas trabajaron inte nsamente para defenderse de los ataques de Sendero Luminoso y del Estado ya que, en relacin a la crisis econmica y a la violencia, el Estado demostr ser ineficiente e incluso parciales con ella s. Por estas razones, durante esta dcada (1980), las oeneges, entre ellas, Manuela Ramos y Flora Tristn trabajaron sus polticas pblicas con las organizaciones de mujere s de barrios populares. Si bien los ataques a las lderes populares empiezan en el interior del pa s, durante los noventa, se hacen visibles en los cuerpos de las dirigentas de la Ce ntral de Comedores de diferentes barrios populares de Lima y del puerto: del Callao, Juana Lpez (agosto 1991); de San Juan de Lurigancho, Doraliza Espejo (sep tiembre 1991); de Comas, Emma Hilario (diciembre 1991); y, de Villa El Salvador, Mara Elena Moyano (febrero 1992).

PAGE 60

60 Esta ltima es asesinada luego de su protesta en Villa El Salvador contra el paro armado decretado por Sendero Luminoso. Tanto Hilari o, dirigente de la Ce ntral de Comedores AFEDEPROM de Comas, como Moyano, de la de FEPOMUVES de Villa El Salvador, se convirtieron para Sendero Luminoso en lderes de opinin que no compartan la ideologa senderista, hecho que se confir m durante la marcha organiza da por estas dirigentes, en noviembre de 1991. La Marcha Contra el hambre y el terror congreg a gran parte de la poblacin limea no slo de los conos, sino tamb in de los distritos ms tradicionalistas. Es las marchas, se reclam tanto las muertes de muchos dirigentes (hombres y mujeres) de provincias asesinados por Sendero Luminoso, como el abandono y la falta de medidas de proteccin a aquellos y aquellas dirigentes que no compartan las propuestas senderistas. En los siguientes cuadros, se muestran cifras que ilu stran la mortalidad y desapariciones de los dirigentes agrupados segn sus organizaciones (29 dirigentes de un total de 465 dirigentes registrados) en provincias duran te 1984 y 1998. Y treinta y cinco mujeres de un total de 558 dirigentes registrados ha sta el 06 de marzo de 2003. Tabla 2-1. Base de Datos Comisin de la Verdad y Reconciliacin (07.02.03) Tipo de Organizacin Dirigentes (No.) Departamento Rondas Campesinas 2 Ayacucho (2) Org. Asistenciales 10 Ayac.(2), Hun.(4),Junn (3) Hlica (1) C.Campesinas 4 Ayacucho (4) Org. Estudiantes 2 Junn (2) Org. Polticas 3 Huanuco (2) Junn (1) Sind /gremial 2 Junn (1) Apurimac (1) Asoc Familiares Desap. 1 Ayacucho (1) Asoc Padres Fam. 3 Huanuco (2) Junn (1) Otros 2 Huanuco (1) Puno (1) Como se observa, en la mayora de los casos, las mujeres eran dirigentes de comunidades y de rondas. El asumir esta responsabilidad imp licaba recibir amenazas de muerte de parte de Sendero Luminoso y las fuerzas del orden. A continuacin las desapariciones por departamento.

PAGE 61

61 Tabla 2-2. Desapariciones por departamento Ayacucho Concepcin Crdenas Quispe Organizacin asistencial Dirigente Rondas de autodefensa o Sendero Luminoso Huancavelica Feliberta Sacha Martnez Organizacin asistencial Dirigente Sendero Luminoso Apurmac Rayda Maruja Dvalos Arias Sindicatos o Federaciones de Trabajadores, obreros o empleados Dirigente sindical Sendero Luminoso Junn Francisca Prez Valle Alida Organizacin de estudiantes universitarios Dirigente Ejrcito o Grupo Paramilitar Colina 1992 Junn Shirley Espinal Gutarra Organizaciones o asociaciones de Padres de Familia Dirigente Sendero Luminoso Ayacucho Marcelina Daz Ramrez Organizaciones asistenciales Dirigente Sendero Luminoso Junn Teresa Martel Chepe Organizaciones polticas Dirigente Sendero Luminoso Hunuco Rosa Mercedes del guila Garca Organizacin asistencial Dirigente Sendero Luminoso 1993 Puno Andrea Lidi Tutacano Tucapuca Otras Dirigente Sendero Luminoso Hunuco Guadalupe Angulo Vela Organizaciones o Asociaciones de Padres de Familia Dirigente Ejrcito 1995 Hunuco Isabel Lozano Ros Organizaciones o Asociaciones de Padres de Familia Dirigente Ejrcito 1996 Hunuco Dora Huamn Meza Organizacin asistencial Dirigente Sendero Luminoso 1997 Hunuco Nancy Segura HaroOrganizacin asistencial Dirigente Sendero Luminoso 1998 Hunuco Olivia Fabin Jara Organizacin poltica Dirigente Sin determiner Paralelamente, en el campo literario, se regist ra una intensa actividad cultural y literaria con la emergencia de nuevos grupos y poetas como el recital titulado Tnatos, go home!

PAGE 62

62 organizado por el grupo Kloaca en 1989. Con este recital el grupo pretenda reclamar un orden social, desde el terreno de la poesa. Es significa tivo el ttulo del evento que, desde su uso del ingls, propone un modo imperativo conducente a sealar a los propulsores del caos tanto poltico como econmico. Otro recital que sirvi para dar a conocer oficialmente la creacin de un nuevo grupo literario, Nen, fue aqul realizado por este grupo en 1990, en el cual particip como invitado especial el poeta Pablo Guevara; tambin en el mismo ao, Noble Katerva se estableci como grupo literario, los das 16 y 17 de abril, en el Banco Central de Reserva. Entre los eventos ms importantes a marcar la literatura de dos promociones: ochenta versus noventa, se encuentra el recital de poesa La casa roja, organizado por el colectivo Di Hormiga (1990), donde Monserrat lvarez lee po r primera vez sus poemas y demuestra con ellos una potica bastante alejada a la de las poetas de los ochenta como se lee en Criollazo: A m nadie me da organo cuando bajo a comprar grifa nadie me marca los naipes me carga los dados nadie me mete la mano A un gesto mo los sambos del billar cogen mi saco me arremangan la camisa me lustran los zapatos con la lengua Soy el criollo bacn, el que hace las carambolas Soy un hombre, y a mi paso todas las hembras se arrechan A m cuando me dejo caer de madrugada por La Victoria nadie me hincha los huevos Ningn cholo me jode, porque yo soy el men. (17) Con los poemas de lvarez se inicia una nueva propuesta de lo que podra ser la reciente poesa escrita por mujeres porque se produce el primer desplazamiento de uno de los discursos que importan en esta investigacin : el cuestionamiento de la rec uperacin de un discurso sobre el cuerpo y desde los mrgenes del cuerpo. El cuerpo tratado en la poesa de Varela, Oll y Silva Santisteban pasa a ser, en la poesa de lvar ez, el cuerpo social del barrio y sus conductas regidas dentro del orden social limeo. Si la esttica potica de lvar ez se asimila a alguna esttica es a la de Blanca Varela, espec ficamente a los poemarios Ese puerto existe (1959) y Luz de da (1963). Las similitudes con las que uno se puede topar se encuentran en el tono de la voz

PAGE 63

63 potica, la autoridad de la voz para apropiarse de una voz lrica masculina y de un estereotipo masculino del macho, dejando, adrede, de lado la ltima produccin potica de mujeres donde primaba una voz lrica femenina que cuenta no s lo sus dolores, sus temores, sus placeres sino tambin los del amante como se lee en el poema El Paraso de Silva Santisteban: Te detienes y viras los ojos Hacia el ocaso del universo Evitando que te orinen los pjaros en el pecho Y en los testculos Cuidado Te hace dao tomar sol en la hierba. (23) Segn Carmen Oll, la crtica convencional se ala como poesa ertica a aquella que caracteriza a la promocin de poe tas mujeres que publicaron durante los ochenta, ello en virtud a su constante preferencia por el tema del cu erpo. Sin embargo; Oll alerta a la crtica convencional y sugiere una revisin de la categora adscrita a sta, porque, si bien en los textos se menciona el cuerpo, ste slo tiene un uso sim blico, y no tan determinante como la crtica ha querido anotar. En el fondo, las poetas trabajan temas como el temor al abandono y a la orfandad producida por el amante (Oll 45). Es decir que con el uso del recurso retrico de la metonimia, estas poetas tocan temas del desamor, del abandono y de la huda del amante. En ese sentido, las poetas de la promocin de los ochenta esta blecen la analoga: cuerpo: sujeto amado. Aunque las poetas que acababan de emerge r (me refiero a lvarez y Crislogo) nunca reprobaron explcitamente los tpicos manejados por sus antecesoras (Oll, Silva Santisteban, Dreyfus, Alba), existi un cierto consenso en cuanto a la manera en que la recuperacin del discurso sobre el cuerpo fue trab ajado por ellas, y de hecho, dej de ser el centro de atencin temtica, fenmeno que se reflej en los pr imeros libros de la dcada de los noventa19. El por 19 En una entrevista a Victoria Guerrero, la poeta apunta qu e para ella el hablar como las poetas de los ochenta era una carga muy pesada, primero porque no iba con mi pe rsonalidad y segundo porque senta violenta toda esa exposicin de la mujer, pero de todos modos me pareca necesaria. A otras mujeres de los 90 que yo conoca no les

PAGE 64

64 qu de ese distanciamiento abrupto puede entenderse a partir de que el di scurso del cuerpo y sus temas afines se convirtieron en una suerte de pr isin de la cual las mujeres no eran capaces de salir, o no se les permita. En cualquier caso, la de liberada ruptura con este discurso puede leerse como un desafo a la crtica oficial, aunque no tan abierto como el de aquellas poetas de los ochenta que introdujeron el uso de un lenguaje desenfadado. No obstante, si uno se refiere a un lenguaje de senfadado, tambin se debera considerar que a diferencia de los libros publi cados por Blanca Varela y Carmen Oll durante los ochenta, sus acercamientos a un discurso del cuerpo parten de la idea de ausencia u orfandad. Como seala Oll hay un temor de ser abandonas por el amante. En contraste, el tratamiento de un discurso sobre el cuerpo en otras de las es critoras de los ochenta rompe con el tab de la mujer pasiva en el acto amoroso y dirige su dese o de posesin hacia el cuerpo ama do. Ese es el caso de Patricia Alba, tratamiento que est representado en su poe ma, Dos versiones / una mujer, donde se lee [] corre tu bragueta / Yo levanto mi vesti do a tus preguntas (49) y que muestra cmo la autora intenta poseer el cuerpo del objeto ama do sin cuestionar el pro ceso biolgico del cuerpo femenino como sucedi en poetas como Oll. Nos encontraramos entonces frente a una nueva manera de decir que no es la de las poetas anteriores ni tampoco de la de los poetas contemporneos y que, sin embargo, se inscribe dentro de una larga tradicin que se puede rastrear hasta la poca de la colonia, la independencia y la repblica. Mucha de la crti ca pierde vista de esta tradici n potica de mujer, pero si se piensa en Sor Juana Ins de la Cruz, Gabriela Mi stral o Alfonsina Storni uno se dara cuenta que la preocupacin por la manera de escribir el cuerpo femenino est presente ya sea utilizado como preocupaba nada ese asunto: a Ericka Ghersi, a Monserrat, que toca muchos puntos, pero ninguno como mujer. Una respuesta similar da Roxana Crislogo en una entrevista para Sieteculebras : A m no me interesaba ese tipo de poesa y como todas las que escriban poesapor ser mujer eran tildadas de hijas de la de los ochenta, decid trabajar con sujetos de la ciudad, adems era un inters genuino.

PAGE 65

65 metfora de transitoriedad de la belleza, como destruccin fsica del espacio social o como exaltacin de la maternidad, comparativamente. En ese sentido, se estara de acuerdo con el crtico Miguel ngel Huamn cuan do dice que la poesa escrita de mujeres, como crnica de una identidad, revitaliza las aspiracione s de una sociedad distinta, s obre todo en el terreno de lo imaginario que es donde se va diseando los rasg os del futuro (29) o de una sociedad sin jerarquas sexuales, sociales y tnicas. Espacios habitados: las universidades limeas Margarita Elsa Cira se p erd an en la avenida Venezuela y colocaban carteles en la noche sobre paredes musgosas. De da interrumpan las clases de metafsica con rabia y aplaudamos esos cabellos sudoro sos y negros sobre la espalda. El que ms se lava es el que ms apesta como los buenos olores son testimonio de una mala conciencia como el grito es la figura de la timidez. (Carmen Oll) Mientras en el espacio literari o se cuestionaban estas tensiones, en el espacio social, a fines de los ochenta e inicios de los noventa, Sendero Luminoso llega a controlar temporalmente la Universidad Nacional de Educacin (UNE) Enrique Guzmn y Valle20: La Cantuta, que aloj en su mayora a alumnos procedentes de las provincias del centro y sur, zonas pobres y marginadas del pas. Estos jvenes de extracci n humilde, y alejados de sus familias fueron vistos como prototipo del potenci al senderista, y por ello fueron objeto de acoso de parte de las fuerzas armadas como del mismo Sendero Luminoso. Este ltimo no encontr espacio ms propicio para reclutar adeptos, y se aprovech de la radicalizacin ideol gica de estos jvenes y el abandono en que se encontraban las universidades pblicas. Para el socilogo Ivn Hinojosa, el partido, el crculo o la clula, proporcionan una identidad y un referente colectivo a sus 20 Ocurre lo mismo con la Universidad del Centro en la provincia de Huancayo, Junn.

PAGE 66

66 miembros, [comportamiento] muy preciado para una base social de jvenes universitarios quienes, en nmero importante, se encontraba n alejados de sus lugares de origen (81). Para el recin conformado grupo potico Estacin 32, integrado por estudiantes del programa de literatura de la universidad La Cant uta, el clima de inseguridad y violencia no fue impedimento para la organizacin de los recitale s de poesa ms concurridos y recordados de la dcada, y nada impidi que diversos poeta s llegaran all para compartir su poesa21. Su accionar fue una manera de retar no slo al senderismo que crea haber copado todos los espacios de expresin sino a la vez de desafi ar a un ejrcito entrenado para reprimir y sospechar de los estudiantes de una universidad considerada el se millero de la subversin. Su esfuerzo es ms significativo an si tenemos en cuenta que la cons tante vigilancia del ejr cito y las detenciones de estudiantes se producan en cualquier momento, as como las incursiones de comandos senderistas en el comedor de estudiantes y el internado, con objetivos proselitistas. El caso de la universidad La Cantuta no es nico, pues una resistencia semejante, y probablemente ms organizada de los estudiantes se dio en la Universi dad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) cuado en 1989, los estudian tes formaron la Coordinadora de Defensa de San Marcos integrada por militantes de agrupaci ones de izquierda y comunidades cristianas de base22. Las aulas sanmarquinas, castigadas por el descuido y la inercia de la s autoridades de la universidad y el Estado, perdan paulatinamente estudiantes, y muchos de ellos se daban por vencidos ante un escenario de c onstantes incursiones del ejrcito y ausencia de profesores y garantas de seguridad. No obstante, San Marc os se mantuvo como un espacio de reunin y discusin al que acudan incl usive poetas que no estudiaban en dicha universidad. 21 Testimonio de la poeta Yuly Tinoco nica mujer integrante de Estacin 32. 22 Vase el informe de la Comisin de la Verdad y Reconciliacin, Tomo III, Cap. 3, p.492.

PAGE 67

67 Sin embargo, a inicios de los nove nta, fue ms difcil organizar recitales dentro del recinto universitario debido a la presencia civil de miem bros de Sendero Luminoso y de las fuerzas armadas. En ese sentido, se hizo ms difcil opinar y discutir, porque si bien no exista un organismo de censura, haba otras formas de re presin como las desapariciones de estudiantes que luego fueron encontrados asesinados. Incluso en uno de los pocos recitales que organiz el movimiento literario Nen dentro de la uni versidad, a inicios de los noventa, aparecieron estudiantes simpatizantes de Sendero Luminos o que realizaron una performance que no se encontraba dentro de la agenda del recital y que logr intimidar a muchos de los participantes y asistentes. En cambio, otros espacios se abrieron para el intercambio literario, como fue el caso del Instituto Peruano Sovitico diri gido, en ese entonces, por el po eta Arturo Corcuera. Del mismo modo, en 1991, el movimiento literario Nen consigui reunir a todos los jvenes que escriban en aquel entonces a travs de su labor de promocin cultural con multitudinarios recitales de poesa como fue el ciclo de recitales Poesa c on Clera (1991) y donde tambin participaron, entre otras poetas, Oll, Silva Santisteban, lvarez y Crislogo. El caso de la Universidad Federico Villa rreal, comparado con los anteriores, es excepcional, porque no experiment una presencia significativa de grupos de Sendero Luminoso, ni del MRTA, y tampoco fue tomada por las fuerzas armadas del Estado. Pero debido a que era conocida, en ese entonces, por el predominio de autoridades estudian tiles y universitarias o apristas, particip del extendido prejuicio de qu e bastaba ser izquierdist a para ser subversivo o sospechoso de serlo, y no logr consolidarse como un centro cultural. Es ms, las sospechas en torno a su lnea poltica mellar on y neutralizaron muchas iniciativ as valiosas de grupos poticos, que renunciaron a sus proyectos porque temieron ser sindicados como subversivos, sobre todo

PAGE 68

68 por los grupos de choque apristas23, que al interior de ese claust ro se haba arrogado esa funcin. A pesar de estos problemas, la universidad fue sede de uno de los ms importantes encuentros poticos inter-universitarios titulado La unin libre, organizado por el grupo potico Noble Katerva en el paraninfo de la universidad Villareal (1990)24. Del otro lado, se encuentran las universidades particulares, que no en frentaron la presin de los grupos levantados en armas, ni la del ejr cito, como las universidades privadas San Martn de Porres, Inca Garcilaso de la Vega y la universidad de Lima. Esta ltima se destac particularmente por la copiosa activ idad de sus talleres de poesa. Un caso semejante es el de la Pontificia Universidad Catlica del Per (PUCP), que no encar de manera directa la presencia de los grupos subversivos ni sufri la represi n de una incursin militar en sus instalaciones. Debido a su rgido estatuto de uni versidad privada, el acceso a sus instalaciones fue bastante limitado, lo que impidi la realizacin de eventos masivos como los recitales llevados a cabo en las universidades La Cantuta, San Marcos, Villarreal, y posteri ormente de Lima. Sin embargo el drama de la desaparicin de uno de sus estudiantes, Ernesto Castillo Paez25, ocurrido en 1991, se constituy en uno de los casos paradigmtic os que pusieron al descubierto los mtodos a veces ilegales de los que se vali el Estado en su lucha contra la subversin26. La militarizacin de las universidades nacionale s a la que se ha aludido antes, se produce en 1991, cuando Fujimori ordena la instalacin de de stacamentos militares dentro de stas con el fin de mantener el orden soci al. Medida que a la larga fue contraproducente y de acuerdo con 23 Testimonio de Roxana Crislogo integrante de Noble Katerba. 24 Al lugar se hizo presente un grupo de estudiantes, miembros del APRA, para tildar a los participantes de terroristas. 25 Ver Informe de la Comisin de la Verdad y Reconciliacin. Tomo III, Cap. 3, p.493. 26 Otros casos que alcanzaron vi sibilidad fueron los de las ejecuciones extrajudiciales de Abel Malpartida Pez y Luis Alberto Alvarez en 1989.

PAGE 69

69 testimonios recogidos por la Comisin de la Verdad y Reconciliacin, incluso, podemos decir que el Estado, a travs de las fuerzas del orden, fu e el actor de la violencia que ms golpe a la comunidad universitaria (487). El convulsionado medio de inicios de los novent a no pareca apto para la configuracin de un movimiento articulado de poetas mujeres, no por lo menos a la manera de lo que ocurri en los ochenta27. En ese marco apareci el primer poemario de Monserrat Alvarez, Zona Dark (1991), texto que se sirvi de la manipulacin en el terreno pblico de ciertas temticas monopolizadas histricamente por escritores hombr es; si bien no logr im pulsar una corriente de escritura, ni mucho menos repetir un boom de poetas mujeres con una propuesta esttica homognea, consigui marcar una diferencia es critural en representacin. Es decir, que se apropi de temas universales para justificar su existencia como escritora cuando los personajes de sus poemas son femeninos, pues en su primer libro, Zona dark no hay un solo personaje sino varios. Quiz ese pueda ser uno de los tantos ap ortes de su primer libro a la poesa que le contina, sin embargo, la naturalidad con que lvarez aborda sus temas, que no tienen como centro el discurso del cuerpo femenino, as como la ambigedad de su sujeto potico, que generalmente no es una mujer, marc a las poe tas que publicaron en los aos subsiguientes quienes, desde distintos registros, tomaron esas pautas para sus propios proyectos. As, Zona Dark es la primera y ms ambiciosa repr esentacin del desencanto de una generacin abatida por la crisis y la violen cia, el dibujo pesimista de una sociedad, y sintomticamente se adscribe a pensamientos co mo los siguientes: el ocaso de las ideologas, representados con la misma fa talidad con que esboza pasajes de la vida de personajes inquietantes que son objeto de in comprensin como el punk; la muchacha que ya no teme llegar 27 Me refiero al grupo de las Noevas: Violeta Barrientos, Doris Moromi sato y Roco Castro.

PAGE 70

70 tarde a casa, pese a la inseguridad que domina Lima; o los que van a la guerra, vctimas del pensamiento mesinico. Fatalidad de la que ya no es posible guarecerse. La recepcin que la crtica dio a este poemario fue bastante favorable, pero ya aos antes, lvarez haba llamado la atencin con sus textos eclcticos. De hecho, en 1990, lvarez gan el primer premio, compartido con el poeta trujillan o David Novoa, del concurso literario Poeta Joven del Per y en el mismo ao gan los Jue gos Florales de su universidad (Universidad Pontificia Catlica del Per). A diferencia de lvarez, que abandon el pas en 1991, muy pocas poetas lograron tener la misma visibilidad que alcan z ella con la publicaci n de su primer libro; entre tantas otras, podramos citar a la poeta Ana Varela Ta fur (Iquitos 1963) ganadora del premio COP de poesa en 1993. Esto quiz se de ba al centralismo caracterstico del pas, pues ella, en ese entonces, resida en Iquitos. En 1990, dos eventos literarios propiciaron el intercambio y encuentro de jvenes escritores en Lima: el Primer Encuentro de Escr itores Jvenes y el III Encuentro Nacional de Escritores Algemiro Prez Cont reras. El Primer Encuentro de Escritores Jvenes estuvo organizado por el crtico literario Jorge Cornejo Polar y auspiciado por la Asociacin Peruana de Promotores y Animadores Culturales (APPAC) y fue uno de los ms importantes en el pas porque no solo lo organiz una institucin de prestigio sino que uno de sus organizadores era nada menos que uno de los intelectuales ms resp etados en el Per. En este evento se hace pblica a una nueva generacin de escritores que perteneca a la poca y no a una universidad especfica. Aqu se rene a jve nes que escriben poesa o prosa y se exponen, por primera vez, los poemas de Grecia Cceres, Victoria Guerrero y Roxana Crislogo. El otro evento, el III Encuentro Nacional de Escritores Algemiro Prez Contreras que se llev a cabo el 25 y 26 de abril de 1991 en la provin cia de Jauja (otra de las zonas de la sierra

PAGE 71

71 central como casi todo el pas bajo rgimen de excepcin28) fue significativo por dos razones: primero porque reuni a jvenes poeta s y narradores de todo el pas en una de las provincias ms atacadas por Sendero Luminoso (entre los participantes hubo una delegacin limea en la que figuraban las poetas Monserrat lvarez, Grecia Cceres, Yuly Tinoco Estacin 32, Roxana Crislogo Noble Katerva, Susana Guzmn e Is abel Matta Nen, entre otras) y segundo porque enfrent a los escritores que asistieron con muchos activ istas de Sendero Luminoso. La presencia de grupos simpatizantes de Sendero Luminoso suscit encendidas polmicas en las que el tema el papel del poeta en la sociedad fue el que ms se discuti con los jvenes escritores limeos que se atrevan a contradecirlos29. Para Roxana Crislogo, este evento perfil en parte su escritura porque entendi que ella tena que cumplir con su funcin social como poeta y ese acto, durante los ochenta y noventa, era una posicin poltica. En las calles y algunos de los hogares de Jauja, en especial en los que acogieron a los poetas visitantes, un hecho que, pese a su distancia temporal, pareca ha ber ocurrido hace poco era materi a de un sin fin de rumores y confesiones en voz baja: la matanza de Molinos30. Por otro lado, otros asesinatos se estaba n convulsionando a la capital, como el de la dirigenta de la Federacin Popular de Mujeres de Villa El Salvador (FEPOMUVES). Mara Elena Moyano. El suceso, llevado a cabo por un comando senderista, en 1992, represent una situacin lmite por la intensidad del ensaamien to con que se produjo y por el efecto negativo que tuvo en otras organizaciones de mujeres. Sende ro Luminoso se deshizo de una de las pocas 28 En 1991, ms de la mitad de la poblacin peruana viva bajo el estado de emergencia. Ver Comisin de la Verdad y Reconciliacin. 29 Testimonio de Greca Cceres. 30 En 1989 tuvo lugar la matanza de Molinos que marca la derrota del MRTA en la zona central del pas. Grecia Cceres cuenta que por las noches las familias que las hosp edaban les contaban los hechos con la promesa de que ellas (las invitadas) guardaran silencio.

PAGE 72

72 voces que, desde la izquierda, como dirigente barr ial y como mujer se enfrent directamente a sus amenazas. Despus de la muerte de M oyano se produjo el debilitamiento de las organizaciones populares, debido en parte al temor de que sucediera lo mismo con otras dirigentes, y fue tan inmediata como progresiva la desaparicin de importantes organizaciones de base de la periferia limea31. Conviene anotar tambin que este asesinato repercuti en otras manifestaciones que, como el festival Canto a la Vida con el que las feministas peruanas desde 1983 celebraban el Da Internac ional de la Mujer, con la cons igna Frente a la muerte, las mujeres cantamos a la Vida fueron canceladas a raz de la muerte de Moyano32. La alarma generalizada como producto de una situacin que se tornaba polticamente inmanejable, no slo por la amenaza de una guerra inminente, sino tambin por la crisis econmica y social, fue uno de los argumentos que el presidente Fujimori us para justificar la interrupcin de su gobierno con el autogolpe de estado del 5 de ab ril de 1992, y valid adems el otorgamiento de poderes y prerrogativas especiales a los militares. Esta medida gener un rgimen de excepcin singular, que ampliaba su pode r hacia las zonas declaradas en emergencia por la actividad subversiva. La legislacin antiterrorista creada para ta l efecto, no cumpli con los estndares mnimos exigidos por las normas internacionales, y se cre, entre otras, una ley que tipificaba el delito de apologa al terrorismo para castigar expresiones u opiniones de respaldo a los grupos levantados en armas. El problema aadido fue que la norma er a tan general, que los lmites que separaban la apologa de una simple opini n no resultaban del todo claros33, vaco que gener el comprensible 31 En diciembre de 1991 se produjo un atentado contra la vida de Emma Hilario, dirigente de base. 32 Esta tradicin fue retomada en 1997 por iniciativa del Movimiento Amplio de Mujeres. 33 Tanto el delito de traicin a la patria como apologa al terrorismo comparten los mismos Decretos Ley 25708, 25744 y 25475. Este ltimo establece los procedimientos que se aplicarn para la investigacin y juzgamiento de las personas acusadas de cometer delitos de terrorismo. Bajo el sistema procesal vigente, los tribunales militares son

PAGE 73

73 temor de cuestionar o emitir cualquier opinin crti ca a la labor del estado en su lucha contra la subversin34. Habra entonces que pensar, quiz, en que esto redund en el ocultamiento del tema en el discurso potico, evasin de la que dan testimonio algunos trabajos como el del poeta Antonio Cisneros, Drcula de Bram Stoker y otros poemas libro con el que gan el premio de poesa de Juan Parra del Riego (1991)35. Otros cuerpos (nuevas polticas de interaccin ): (Setiembre, 1993-Noviembre, 2000) Y ya no recuerdo cmo salir o despertar de un sueo pesa do de consistencia plida para amanecer en otro quebradizo y torpe. (Grecia Cceres) Con la metfora del sueo, el poema de Cceres El incienso y el desvelo (19) permite ingresar a un nuevo ciclo en la hist oria peruana. El sueo pesado al que la autora se refiere es la realidad social que no encuentra salidas o soluciones para una pobl acin exhausta de los maltratos y la violencia de parte de Sendero Luminoso y el Estado. Es un sueo que no tiene escapatoria, porque ste es otro sueo similar a aqul que est viviendo la voz lrica para amanecer en otro [sueo] quebradizo y torpe. Lo que la autora sugiere con estos versos es una realidad catica; la voz potica ya no recuerda cmo salir y tampoco cmo despertar porque todo le parece una pesadilla. Si bien la aparente captura del lder sende rista Abimael Guzmn, en septiembre de 1992, signific la derrota estratgica de Sendero Luminoso y la consolid acin del discurso con el que el presidente Fujimori justificaba su polti ca de mano dura y sus consecuencias (que eran competentes para juzgar en los procesos por "traicin a la patria". Los otros actos que de acuerdo con la ley configuran el delito de terrorismo (pertenencia, colaboracin no calificada, apologa, obstruccin a la justicia, etc.) son de competencia del fuero co mn (Cdigo Penal del Per). 34 Fujimori, muchas veces dijo que el que no estaba con l, estaba con los terroristas. 35 En el artculo de Agustn Prado Alvarado, Bajo el signo del vampiro: el topico de la muerte en drcula de Bram Stoker de Antonio Cisneros, se explica detalladamente cmo se da esta evasin. La casa de cartn 25 (2002): 4246.

PAGE 74

74 presentadas como costos necesarios) no slo en cu anto a la lucha anti-subversiva se refiere, sino tambin en materia de poltica social y econmica no se construy despus una poltica de recuperacin. Es decir que no existi un plan de reconstr uccin, algo que la ma yora de la poblacin estaba esperando. El ao de 1993 est marcado por in tensos debates en torno a la legitimidad del rgimen instaurado en el pas despus del autogol pe del 5 de abril de 1992, lo que determin, que en un intento por legalizar su proceder, el gobierno insistiera en someter a consulta popular la nueva propuesta de constitucin poltica diseada por el Congreso Constituyente Democrtico, a travs del Referndum Constitucional de octubre de 1993. En este nuevo contexto de dictadura en democracia, actividades culturales como los recitales de poesa fueron las expresiones ms explosivas y visibles del descontento de una sociedad civil aparentemente callada y sumisa. stas tomaron la forma de eventos culturales, como los organizados en la Alianza Francesa de Lima y de Miraflor es, en el ICPNA de Miraflores y en la universidad de Lima. El ttulo que se le dio al recital de poesa joven de los noventa en la Alianza Francesa de Miraflores fue Foro de poesa: 24 poetas jvenes (1993) organizado por el poeta nacional Antonio Cisneros y Rodrigo Quijano. En ese entonces, Antonio Cisneros gozaba del estatus de gr an poeta peruano, muchos de lo s escritores jvenes tomaron de l la tradicin angl osajona y con ella la poesa conversacional36. Mientras que el ICPNA auspici un evento grandemezclaron varios gneros arts ticos (se uni teatro con poesa y msica) para crear impacto en la asistencia con respecto al tema de la mu jer y sus derechos, el evento se llam Da Internacional de la Mujer (1995) y el tema central fue el cuerpo maltratado de la 36 Vase el poemario Efectos personales (1994) de Martn Rodrguez-Gaona.

PAGE 75

75 mujer ya sea por agentes sociales externos (grupos armados) como internos (la familia, la pareja). Por otro lado, el crtico Jorge Cornejo Polar, interesado an en consolidar la literatura joven37, propuso a la universidad de Lima el Pri mer Encuentro de Poesa Joven (1999). El evento reuni a ms de treinta poetas jvenes, algunos de ellos ya hab an participado en el Primer Encuentro de Escritores Jvenes orga nizado por la APPAC en 1990. Otro significativo suceso artsticoa fines de 1992 y con motivo de lo s 500 aos de la conquista espaolafue el Encuentro de dos mundos, actividad realizada en la carpa Santa Rosa de Lima (localizada entre la Iglesia Santa Rosa y el Puente bajo ese nombre). En lo que va de 1993, otras poetas jvenes como Grecia Cceres y Victoria Guerrero publicaron sus primeros libros. En De la s causas y principios: venenos/embelesos (1993) Cceres presenta un lenguaje recargado de imgenes, y me nos conversacional que el de lvarez. En ese sentido, su libro, se puede ubicar dentro de la tradici n literaria del siglo de Oro espaol y del neo-barroco. Su referente ms inmediato, ve ndra a ser el poeta cubano Lezama Lima. En contraposicin con el lenguaje de Cceres se encu entra Guerrero quien, en su primer libro, De este reino (1993), no se ocupa tanto de la enunciacin como de presentarnos ciertos personajes cotidianos cuyas vidas aparecen contrapuestas con la s de los personajes bblic os. Su estrategia de representacin se vale de un lenguaje breve e inci sivo, que, a la vez, distancia su yo real del yo potico esbozado en su texto y le sirve para actu alizar los roles actanciales avalados por la tradicin judo cristiana, y cues tionarlos. As mismo, se nota la in fluencia del discurso de la teologa de la liberacin, cuando, por ejemplo, exige a Dios que baje a la tierra y se constituya en 37 No se piense que la intencin de Jorge Cornejo Po lar era la de establecer las divisiones generaciones que planteaban Ortega y Gasset, por el cont rario, Jorge Cornejo busc con sus encuentros mostrar la diversidad potica de aquel entonces. En ese sentido, present a la crtica literaria otras formas estilsticas no tradicionales, pero de igual valor.

PAGE 76

76 un dios de la vida, o del discurso nietzcheneano, pues en el nacimiento de la tragedia se dice que el dios catlico es dios de la muerte y no de la vida. Mientras que en Cceres la voz de mujer es ms notoria, en Guerrero resulta irrelevante determinarla, porque la autora, esta ms dedicada a la labor de construi r personajes que a fundar una retrica femenina. Si bien ambas poetas estudiaron en la misma universidad, junto con lvarez, no constituyeron ni se presentaron como grupo, y al parecer tampoco buscaron reunirse entre ellas con tal fin. De tal manera que las obras de estas poetas se presentan como islotes, en un contexto saturado por la presencia imponente y numerosa de los jvenes poetas hombres as como del protagonismo de algunos grupos. No obstante Cceres al igual que lvarez pa rticip en las discusiones que las poetas Violeta Barrientos, Roco Castro y Doris Moromi sato moderaron con la finalidad de establecer una agenda poltica que proveyera de sust ento ideolgico a la publicacin Noevas 38. Sin embargo, los planteamientos del grupo se divers ificaron e individualizaron pronto. As, lvarez opt por una poesa filosfica y racional; mien tras que Cceres se preguntaba por qu no ensanchar los lmites de lo escrito por mujeres, ingresando al terreno de lo pico; y Violeta Barrientos decidi continuar en el terreno de lo homo-ertico. El intento de lograr una posicin grupal y poltica respecto a la poe sa de mujeres fracas, pero quedaron las plaquetas Ms all del espejo y La invencin del espejo (1993)39 que presentan posturas poticas indi viduales. Si bien Guerrero no pa rticip en aquellas discusiones conviene notar que, semejantemente, sus intereses, como lo muestra su primer libro, se centraron 38 Grupo conformado por Doris Moromisato, Roco Castro y Violeta Barrientos. El nombre de Noevas, se pens como contraste con el de la antologa Los Nuevos (1967) de Leonidas Cevallos. El resabio feminista del nombre se deba a la participacin de Moromisato y Barrientos en los grupos feministas de los ochenta. 39 Es en este ao que Doris Moromisato decide publicar la s plaquetas que hasta el da de hoy son publicadas con el apoyo de COMYC (Centro de Comunicaci n y Cultura para la mujer) y RE NACE-Per (Red Nacional de Accin Ecologista del Per).

PAGE 77

77 en su entorno socialconformado por el caos poltico, la informalidad econmica y el pnico generalizado que trajo consigo la crisis social, pero desde un a postura ms bien escptica. La explotacin meditica que hizo Fujimori del temor de la gente a que se diera un rebrote del senderismo si es que se flex ibilizaba la poltica an tisubversiva explica en parte la escasez de cuestionamientos a su dura poltica que, por cierto, tambin se mostr inflexible en materia de poltica econmica y social. Ms all de eso, su promesa de repetir el milagro econmico chileno, tambin empezaba a generar serias dudas y de spertar la impaciencia de los trabajadores, estudiantes y desempleados del pas. Junto con esto, la desarticulacin de los movimientos sindicales y el impacto desestabilizador que tuvo Sendero Luminoso en las redes y vnculos construidos entre el gobierno y la sociedad civil, contribuye ron a su rpido descrdito. Los cuestionamientos ms visibles, aunque en un inicio fueron tmidamente respaldados por la poblacin, surgen gracias al impulso de organismos no gubernamentales defensores de derechos humanos, articulados fundamentalmente por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, y en torno a ella. Esto debido a que, a travs de numerosas campaas de denuncias, se hicieron pblicos varios casos paradigmticos de violaciones a los der echos humanos, como el de La Cantuta40, que contribuyeron a generar una opinin de rechazo que hizo eco en la sociedad civil, a pesar de que la indife rencia y pasividad de buena parte de los ciudadanos peruanos pareca confinarlos al olvido. En este contexto en que el rgimen fujimor ista iba perdiendo terreno, es que se produce un acercamiento estratgico del presidente a los asuntos y problemticas de las mujeres. De hecho, Fujimori, se constituy en el nico jefe de esta do en hacerse presente en la Conferencia Mundial de Beijing, China, en septiembre de 1995. Si bien el mandatario suscribi la plataforma de 40 Ley Cantuta (febrero de 1994) que deriva al fuero militar el juzgamiento de los militares comprendidos en el caso Cantuta.

PAGE 78

78 Beijing, aunque con reservas en el tema del aborto, se reafirm en las crticas hechas al Vaticano (la Iglesia no deba intervenir en los asuntos polticos) y anunci la creacin del Ministerio de la mujer41. Para Virginia Vargas, no es que Fujimori haya abrazado los ideales fe ministas, si no que el tema sirvi fundamentalmente como herramienta para recuperar popularida d, y se puso especial nfasis en la utilizacin del tema de la pobreza de la mujer durante la campaa electoral. Adems, hay que considerar que, si bien fueron sustanciosos los av ances en el marco jurdico (a fines de 1996 se cre el Ministerio de la Mujer y, posteriormente, en 1998 la Comisin de la Mujer en el Congreso), resulta en rigor imposible avalar el Ministerio de la mujer de un gobierno autoritario. Esta estrategia poltica tampoco pas desapercibida entre las organizaciones feministas, de all que sus acercamientos al Estado se dieran a travs de tensas negociaciones y constantes presiones42. Asimismo, la tensin se agudiz ante la exposicin de los casos de la to rtura y el asesinato de Leonor La Rosa y Mariela Barreto, pertin entemente. Ambas agentes del servicio de inteligencia fueron atacadas por el grupo Colina en 1997, casos que despertaron la indignacin y la solidaridad no slo de las agrup aciones feministas como Flora Tristn43, sino tambin de la poblacin en general. El evento Canto a la Vid a, mismo que haba sido puesto de lado despus del asesinato de Mara Elena Moyano, se retoma en este ao, 1997a manera de protesta y tambin los eventos implicados en el llamado Da Internacional de la Mujer, iniciados en 1995 desde el local del ICPNA en Mira flores. Es necesario sealar que si bien las feministas actuaron 41 Un ao ms tarde se pone en prctica una poltica gubernamental de control de la concepcin basada en la esterilizacin compulsiva, especialmente de mu jeres pobres indgenas y de zonas rurales. 42 Vase Virginia Vargas, Los feminism os latinoamericanos en su trnsito al nuevo milenio, (Una lectura poltico personal. 43 Protesta feminista Nos escriben y contestamos Caretas 1473, julio, (1997).

PAGE 79

79 inmediatamente ante los asesinatos de las lderes populares y de Leonor Barreto, no respondieron de la misma manera a las agresiones que venan recibiendo sus contempor neas desde el espacio letrado. No apoyaron a las poetas contra los comentarios de cr ticos literarios como Ricardo Gonzlez Vigil, quien bautiz la poesa de lo s ochenta como poesa del cuerpo y Marco Martos, poesa ertica femenina. Segn Roco Silva Santisteban, algunas feminist as arrinconaron a las poetas junto a las pitonisas, como parte de la para fernalia de la alegra en los Ca ntos a la Vida, sin escuchar los discursos transgresores ni prestar mayor atenci n sobre el malestar poetizado en textos hoy reconocidos en antologas44. El descontento que revela el ensayo de Silva Santisteban, va ms all. La autora reclama a los movimientos feminist as una postura que repase en su agenda temas como la subordinacin de la mujer dentro del espacio letrado. Particularmente, en esta investigacin se comparte el malest ar de Silva Santisteban porque si bien es cierto que la agenda feminista peruana avanz jurdicamente en temas antes relegados a la esfera de la intimidad (violencia sexual, violencia domstica, salud re productiva, control de la natalidad) no hizo mucho en lo que se refiere al imaginario o a la s representaciones sociales imaginarias, esto es, todo lo que se considera como sentido comn pero es ideologa (Silva Santisteban). Organizaciones, movimientos sociales de mujeres y oeneges feminis tas Dentro de este marcoel maltrato al cuerpo de la mujer (las dirigentes asesinadas) y la violencia simblica en el espacio literario y so cial (los comentarios abruptos de los crticos literarios) surge la voluntad de representar y defender los der echos de la mujer (como mujer y persona) con la creacin de nuevos grupos u organizac iones privadas en favor de las mujeres. Me 44 Feminismos peruanos del Per. http://www.demus.org.pe/feminismomarco.htm.

PAGE 80

80 refiero, en primer lugar, a Demus45, cuya plataforma de trabajo es t dirigida a la proteccin de la mujer tanto en el plano fsico como psicolgic o y en contra de las prct icas discriminatorias y la violacin de los derechos humanos de las mujeres (Barrig 6); y, en segundo lugar, al Movimiento Amplio de Mujeres (MAM), cole ctivo no onginizado que se form en 1996 con una posicin claramente feminista y que, a su ve z, integra el colectivo de Mujeres por la Democracia (MUDE). Segn Maruja Barrig, la ventaja de estos col ectivos es que no tienen que cumplir con un plan de trabajo signado desde las instituciones que los apoyan econmicamente, ya que se trata de colectivos autogestionarios, por lo que tienen la libertad de sealar los defectos sociales, proponer polticas pblicas que promuevan el respet o a los derechos de la mujer y motiven la defensa de estos en los niveles laborales y privados (6). En ese sentido, como seala Sonia lvarez, no tienen el problema de identidad hbrida que venan enfrentado las oeneges desde los ochenta hasta los noventa en Latinoamrica: estas organizaciones al mismo tiempo eran centros de trabajo y espacios de movimiento. ( 24). Barrig, quien comparte el mismo sentir que lvarez, cuenta que en muchos de estos cen tros feministas ongini zados ocurri un suave deslizamiento hacia una imagen auto-complaciente del militante rentado en el sentido de que se reciba un salario por su activismo desde un compromiso ideolgico (5). Durante los ochenta, las oeneges feministas se enfrentaron con el problema de lo que lvarez denomina identidad hbrid a en el sentido en que ellas, mujeres de izquierda (miembros o no de partidos de izquierda) y con una plataforma social, estaban fraccionando sus propias propuestas ideolgicas al permitir que las agenci as de apoyo sugieran los proyectos sociales cuando la funcin era inversa. Es contradictorio, en ese sentido, seguir una estrategia de accin 45 Demus (Estudio para la defensa y los derechos de la mujer). www.demus.org.pe.

PAGE 81

81 dirigida a los sectores popular es desde los espacios laboral es apoyados algunas veces por intereses internacionales con una plataforma de trabajo diferente o contraria a la de sus promotoras. Si bien las oeneges Manuela Ramos y Flora Tristn surgieron hace ms de veinte aos con una poltica social activa y a favor de los sectores populares, no ignoraron cualquier otro malestar social posterior a la poca (los proces os de transicin democr tica y la modernizacin de los Estados, el decaimiento de la protesta social y el inicial deslumbramiento frente a una flexibilidad de los aparatos burocrticos y pol ticos). Es ms, las organizaciones de mujeres, segn la sociloga Vargas, aumentaron en fuerza, pl uralidad y diversidad durante el proceso de democratizacin que sigui a casi doce aos de gobierno militar (1968 -1980), las mujeres empezaron a cuestionar los discursos opuestos a ellas y a desarrollar nuevas formas de participacin social (39). Durante los noventa, las oeneges peruanas han llevado esta preocupacin (disgregacin de la ideologa y la praxis en el campo laboral ) a los encuentros feministas latinoamericanos46, y han encontrado tribuna y coincidido con otras in stituciones ocupadas de la misma problemtica. Es decir, se trata de una preo cupacin general, ya sea que la llamemos identidad hbrida o diversidad entre mujeres, plu riculturalidad o identidad. Segn Barrig, en el IV Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (El Salvador, 1993), se evid enciaron islotes de descontento entre las feministas involucradas (3) que se retomaron el sigui ente ao en el Foro del Mar del Plata. Del mismo modo, cuenta Varg as que, en el encuentro de 1994, ella y Raquel Olea abrieron la mesa cuestionando su posicin de feministas dentro del contexto de las Naciones Unidas, ya que el encu entro tena como propsito defini r las estrategias del feminismo 46 El Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe se organiz en 1981.

PAGE 82

82 latinoamericano frente a las estrategias que se pr esentasen en la IV Conferencia Mundial de la Mujer (Beijn 1996). Segn Barrig, en este foro prevaleci un clima movimientista (9), es decir que el foro se convirti en un encuentro de mujeres latinoame ricanas con planes y propuestas diferentes para ser expuestas y, posiblemente, resueltas mas no en una reunin para concreta r lo que ya se haba logrado hasta ese momento en cada una de las re giones latinoamericanas. El acuerdo final de este encuentro se resumi en dos puntos: primero, ge nerar un proceso de movilizacin y reflexin sobre el movimiento de mujeres de la regi n, que recupere la expe riencia y conocimiento acumulados por este movimiento en los ltimos veinte aos. Y segundo; el aborar propuestas que se expresen en la capacidad de negociacin con los gobiernos de la regin (Barrig 9), mismas que fueron llevadas a la Conferencia de la Mujer en Beijn con la esperanza de ser atendidas. A diferencia de Barrig, Sonia lvarez anot a que el proceso de Beijn indujo a las activistascasi siempre por la iniciativa o bajo la direccin de las oenege s feministasa forjar nuevas coaliciones locales, nacion ales, regionales y mundiales. En el proceso se reforz la creciente tendencia a transformar los tan informal es vnculos que se esta blecieron en la dcada de los ochenta mediante numerosos encuentr os locales y regionales, en las redes o articulaciones ms formales y estructuradas de los noventa (150). Debido al sin nmero de conferencias mundiales que tuvieron lugar en la dcada de los noventa, la participacin de las oeneges se intensific, convirtindos e en las asesoras de la ECLAC en el proceso del encuentro de Beijn. lvarez apunta que el xito de la s oeneges se debe a su profesionalismo: the appearance of various text elements in your document, such as headings, captions, and body text. When you apply a style to a paragraph or word, you can apply a whole group of character or paragraph formats or both in one simple operatio n. When you want to change the formatting of

PAGE 83

83 all the text of a particular elemen t at once, you just change the style that's app lied to that element. Styles make formatting your document easier. Additionally, they serve as building blocks for outlines and tables of contents. stas cuentan con personal profesional espe cializado y asalariado que se dedican a la planeacin estratgica [para ela borar informes o proyectos que tienen por objeto influir en las polticas pblicas y/o pr oporcionar consejos o asesorar al movimiento de mujeres, as como diversos servicios a las mu jeres de bajos recursos. (lvarez 148) Segn esta autora, las oeneges fueron, en el proceso de la ONU, las que obtuvieron cuantiosos fondos del extranjero (149). De all que se hacen cargo de definir la agenda del movimiento general de mujeres, organizar la s coordinaciones y redes previas a la CCMM que posteriormente se describen para el encuentr o de Beijn (149). En el Per, segn Francesca Denegri, desde la literatura y las artes plsticas hasta la historia, las ciencias sociales, y los medios en nuestro pas, las mujeres se ha n constituido en un grupo creador importante47. En Las bsquedas y los nuevos derroteros femini stas en su trnsito al nuevo milenio, la sociloga Vargas apunta que la experiencia de participacin regional alrededor de la Conferencia de la Mujer en Beijin fue una de la s ms fuertes porque se desarroll en un proceso de disputa contestataria entre las vertientes de la sociedad civil global y las vertientes de los espacios oficiales transnacionales (213), lo que dificult influenc iar en los contenidos de la Plataforma para la Accin con propuestas feministas (214). Cinco aos ms tarde, en la Asamblea Genera l de las Naciones Unidas, las feministas extienden un documento titulado Declaracin Polti ca. En l dejan sentado que ninguna de las propuestas de la Plataforma de Accin elaboradas en Beijin se haban ejecutado en su totalidad. En este documento se denuncia ta nto el desinters de los gobiernos por resolver los problemas de las mujeres como la decepcin de las feministas: Se puede llamar buenas a las tardes, a las 47 Vase el artculo de De negri titulado Mujeres.

PAGE 84

84 noches, a los das, en que los gobiernos se hacen los sordos a los compromisos que nosotras asumimos y ustedes no respetaron? (254). En ese sentido, las oeneges, durante los novent a, no slo cumplieron el papel de celadoras de la seguridad de las mujeres afectadas por el terrorismo y las polticas pblicas impuestas por el Estado, sino tambin desempearon el papel de cuestionadoras sobre los temas relacionados con el cuerpo sancionado por la crisis y la cues tin femenina frente a los cambios sociales. Esta preocupacin por el individuo muje r se extiende a otros campos institucionalizados como son los organismos internacionales, la academia y la cultura. Los feminismos durante los noventa modificaron, diversificaron y complejizaron sus es trategias como tambin ganaron en presencia y visibilidad en nuevos espacios tanto en lo nacional como en lo internacional, logrando subvertir los cdigos discursivos hacia lo privado y la intimidad. A pesar de que la tarea de las vertientes feministas latinoamericanas (la de recuperar espacios para las mujeres) no es asumida por los gobiernos en su totalidad, se han ido ganando espacios durante las ltimas dcadas. Los feminismos, a lo largo de los noventa, atravesaron un perodo de transicin para lo grar nuevas formas de existencia, mismas que comenzaron a expresarse en diferentes espaci os y con diferentes dinmicas co mo la fuerte presencia de las oeneges. Una primera aproximacin se dio tant o en relacin a las concepciones de autonoma que asumieron como en relacin a los espaci os desde donde desplegaron sus estrategias feministas. Segn Vargas, algunas perfilan su discurso c on relacin a los diferentes espacios que privilegian: desde la sociedad civil, desde la interaccin con los estados, desde su participacin en otros espacios polticos o movimientos, desde la academia y desde la cultura, desde los niveles local, nacional, regional o global (228). Es decir que al producirse en los aos noventa

PAGE 85

85 una diversificacin de los feminismos, se fortalec e la revitalizacin de lo s feminismos desde sus diferentes campos de ejecucin, incluyendo el campo de las letras, especficamente en la literatura tanto en el trabajo crtic o como en el ejercicio potico. Lo que se observ antes de los noventa fue un aplazamiento de las propuestas de los movimientos de mujeres por el Estado como una menos valoracin de la produccin creativa de las escritoras por el espacio le trado. Si bien el Estado, creado en el siglo XVI como una nueva forma de poder poltico, se ocupa de los intere ses de una clase o de un grupo de ciudadanos escogidos (Foucault 42), es una fuerza de pode r globalizante y totalizadora que ha conseguido subjetivizar a las mujeres y convert irlas en el gnero dbil. Pero no es por estas razones que los movimientos de mujeres en el Per [focalizan] su lucha de cara al Estado (no slo gobierno sino tambin gobiernos locales y recursos instituci onales como reconocimientos legales) (Silva Santisteban), sino que uno de los primeros pasos pa ra tener acceso a esta estructura poltica es la institucionalizacin, aunque Silva Santisteban en su ensayo Feminismos peruanos del Per crea que la solucin est en la r ecuperacin de espacios olvidados como el de los smbolos y la provocacin, en este estudio se postula que sa es la meta a largo plazo. En esta investigacin se sugiere que los movi mientos de mujeres para construir un espacio entre-mujeres (Mara-Milagors Rivera) tienen primero que conseguir una manera de entablar dilogo con el Estado y luego sugerir a ellas mismas una resignificacin del imaginario simblico a la manera de Rivera: Cuando hago poltica de lo simblico, me ocupo de cambiar, no tanto la realidad, como mi relacin con la realidad; porque es el cambio de mi relacin con la realidad lo que me cambia inmediatamente la vida y lo que, despu s, ir cambiando la realidad en lo que vaya siendo posible cambiarla. Cambiar mi relacin con la realidad es una mediacin poltica exquisita, ms propia de la expe riencia histrica de las mujere s que de la de los hombres. Un ejemplo es la resistencia de muchas mu jeres a denunciar en el sistema judicial la violacin contra ellas. (32)

PAGE 86

86 Esta estrategia complementara todos los pasos avanzados por los movimientos de mujeres, parecera que es el mismo camino que propone Rive ra porque las luchas de los movimientos por visibilizar dignamente la esfera de la intimidad y resolver los problemas de violencia sexual, violencia domstica, salud reproductiva, contro l de natalidad, sugieren una bsqueda de un posicionamiento del espacio social para renombrar lo y all estara lo que Rivera califica como cambiar mi relacin con la realidad (65). Estas nociones de cambiar mi relacin con la realidad de Rivera no se alejan mucho de las de Foucault cuando se refiere en la revista Plural a los seres humanos sometidos a formas de poder que se relacionan con el Estado. El pensador se pregunta por la exis tencia y la importancia del sujeto en un determinado espacio temporal, quines somos en este momento preciso de la historia? (34). Tambin responde a su pregunta, sealando que la existencia del sujeto supone un anlisis analizar al mismo tiempo a nosotros y a nuestra situacin presente (34) Segn este filsofo, debemos imaginar y construir lo que podramos ser para desembarazarnos de esta doble presin poltic a que es la individualizacin y la totalizacin simultneas de las estructuras de l poder moderno (34). Dentro de esta gramtica, imaginar y construir lo que podramos ser (34) se compleme nta a la nocin de Rivera cambiar mi relacin con la realidad. Finalmente en qu se convier ten estas luchas de los movimientos de mujeres sino en la bsqueda de un otro lugar, un cam po intelectual slo para mujeres como es la propuesta de Toril Moi cuando se apropia de Bour dieu para entender el campo social donde se mueve el feminismo. En otras palabras, un te rreno propio, un espacio entre-mujeres, una recuperacin del imaginario simblico que se ha trabajado desde el campo artstico, en especial, desde el de las letras.

PAGE 87

87 La nueva cara de los feminismos, por el la do de los movimientos sociales de mujeres, coincide con diferentes discursos que se han producido en el campo literario (textos escritos por mujeres) durante las ltimas dcadas del siglo XX. Se afirmara que tanto desde el lado de los movimientos como del de los espacios intelect uales de mujeres (creacin y crtica) se est produciendo, en estas ltimas dcadas, un dilogo que permite fortificar las redes de resistencia de las que trata Foucault. Estas re des de resistencia atraviesan lo s aparatos y las instituciones de poder sin localizarse exactamente en ellos. Para este filsof o, la formacin del ncleo de los puntos de resistencia surca las es trategias sociales y las unidades individuales. Y es sin duda la codificacin estratgica de esos puntos de resistencia lo que torna posible una revolucin (2000). El autor la llama revolucin, pero para los requisitos que este tr abajo exige sera una recuperacin (Luisa Muraro 5) de un espacio que tambin le pertenece a las mujeres. Un ajuste de cuentas (Mara-Mil agros Rivera 33) que dentro de l espacio letrado ya se haba exhibido desde el siglo XIX en autoras como Mercedes Cabello de Carbonera, quien escribi en 1974 los ensayos La influencia de la mujer en la civilizacin y Necesidad de una industria para la mujer. Otra intelect ual que tambin public ensayos re lacionados a la recuperacin de un espacio (a la problemtica laboral femenina y a la necesidad de considerar a las mujeres como sujetos productivos fuera del espacio privado) fue Teresa Gonzlez de Fanny, su artculo Trabajo para la mujer (1874) pudo ser publicado en La Alborada gracias a Juana Manuela Gorriti, en ese momento, directora de la revista48 48 En Las otras voces del XIX. Mujeres Intelectuales se re lata la evolucin de la escritura de mujer del siglo (XIX) en el periodismo.

PAGE 88

88 Mujeres: grandes estrategas Aunque en El abanico y la cigarrera (1996) de Francesca Denegri, la autora seale que los personajes femeninos de las novelas de estas autora s suelen ser agentes pasivos que respetan el orden social establecido, estas muje res ilustradas, como sujetos sociales, reclaman en sus textos periodsticos el derecho al trabajo y a la igualdad de salario por sexo: La poltica de incorporar a las mujeres al sistema educativo, tal y como lo hiciese el Partido Civil, explica parcialmente el desarr ollo de un discurso feminista en el Per durante la segunda mitad del siglo diecinueve. Sin embargo, el reconocimiento pblico y el xito oficial que habran de tener las novelas escr itas por mujeres en la dcada de 1880 no se deba a la novedad de un discur so feminista que exiga la in corporacin de la mujer a la poblacin econmicamente activa. En realidad, el lenguaje reformista de los artculos de Cabello y Gonzlez aparece bastante diluido en su narrativa. En sus novelas no se explora la idea de una mujer trabajadora moderna, capaz de liberarse de la opresin de un matrimonio imperioso. Sus heronas se mu even, ms bien, en un mundo de opulencia domstica, lejos de cualquier esfuerzo por acceder a una vida econmica independiente. (132) Si algn crdito les da esta ensayista literaria a las mujeres ilust radas del siglo XIX es el de ser unas buenas negociadoras. En su artculo M ujeres, publicado en el ao 2000, anota que en el Per, las mujeres nos disti nguimos por esa gran capacidad de negociar y de utilizar a nuestro favor situaciones adversas. Somos, creo, grandes estrategas (Denegri 35), refirindose a la conciente posicin de la escritora dentro del espacio letrado. Para De negri, la estrategia de estas mujeres intelectuales fue la de influir y c onciliar, o ceder, no imponerse que se lee en la consigna propuesta por Mercedes Cabello. En su ensayo Mujeres ilustradas (1996), Carm en Oll anota que si en El abanico y la cigarrera Denegri hurga en el corpus es para explicar el xito que las escritoras del XIX tuvieron entre sus contemporneos. Oll resalta que el xito de las novelas no se de be a la novedad de un discurso feminista que exiga la incorporacin de la mujer en la poblacin econmicamente activa (82) sino a la visin liberal de una mode rnidad nacional que tena como postulado central el desarrollo de una cultura blanca, europea y cr istiana, y que estaba permeado por una nocin de

PAGE 89

89 superioridad clasista y racial qu e superaba todo esfuerzo por explor ar la sociedad bajo una nueva luz feminista. Las escritoras ilustradas de finales del siglo XIX aprendieron bien las reglas del juego del campo intelectual limeo, conocieron su habitus y legitimaron su escritura dentro del discurso de aquel espacio social. Pa ra Denegri, cita Oll: El discurso liberal de la modernizacin, que exiga la exclusin de lo racialmente heterogneo en nombre del progreso y la civilizacin, desat el miedo a la contaminacinantes reprimido o no expresadode la mujer blanca. (82) Segn Oll, el libro de Denegri sienta las ba ses para comprender el significado que tiene para el Per actual la visin del mundo de la s lites modernizantes en el siglo XIX (81). La primera mitad del siglo XX tambin presenta otras voces de mujeres intelectuales que reclaman desde el espacio letrado una imagen dife rente para la mujer; entre ellas se encuentran Magda Portal cuyo ensayo Hacia la mujer nueva (1933) replante la visin virreinal de la mujer que aun se utilizaba en la dcada de lo s 30; treinta aos ms tarde, Sebastin Salazar Bondy retomara las propuestas de Portal en Lima la horrible (1964). Dora Mayer, otra intelectual que sugiri en El desarrollo de las ideas de avanzada en el Peru (1934) la participacin de la mujer en los espacios pbl icos. Tambin Catalina Recavarren en su ensayo Flora Tristn: la mujer mesinica (1942) y Fl ora Tristn en su ensayo La precursora (1944) removieron el terreno literario c on las nuevas ideas sobre la mujer en la sociedad peruana. La lista de mujeres intelectuales que retoman el tema de la participacin de la mujer en los espacios pblicos se extiende en el espacio letrad o y se asientan, una vez ms, en el terreno de la poesa como se puede leer en los textos de Blanca Varela, Va Eva animal de sal / si vuelves la cabeza / en tu cuerpo / te convertir s / y tendrs nombre / y la palabra / reptando / ser tu huella (163) y de Carmen Oll, Tener 30 aos no cambia nada Tengo 30 aos (l a edad del stress). / Mi vagina se llena de hongos como consecuenci a del / primer parto (7) como tambin en

PAGE 90

90 Hardcore, de Roco Silva San tisteban: Desde aqu puedo deci r: / Estoy lamiendo tus nalgas con desenfreno // Entonces te volteo / Y c ontino / Lamiendo / Con desenfreno (22). En los poemas de estas tres poetas sino se l ee un discurso relacionado a la recuperacin de un discurso del cuerpo femenino s ubjetivizado por la cultura ma sculina, se lee un discurso relacionado a la posesin del cuerpo masculino como objeto de placer. Si bien es cierto que se produce una subjetivizacin del cuerpo masculino en algunos textos escritos por mujeres, sta se produce como respuesta a los este reotipos que se le ha dado a la mujer desde la cultura masculina, en especial, desde dentro de la litera tura. En ese sentido, el decir se convierte en un arte y as la recuperacin del di scurso de reposicin de la muje r en el espacio pblico y en el mismo terreno literario es cuestionado con herramientas feministas como se ver en el captulo siguiente. Estas herramientas crt icas se prestaron de diferentes campos del conocimiento no solo local sino tambin europeo occidental. Es decir que desde el lado de la creaci n potica se produce una revitalizacin de los discursos feministas internacionales porque las poetas deciden no slo decir desde el texto potico sobre la cuestin de gnero y el sujeto (Foucault) sino tambin desde el texto crtico. Si se revisa cronolgicamente la diversidad de crtica sobre la escr itura de mujer, se encontrar que la mayora de los ensayos de crtica femi nista peruana han sido escritos a partir de los noventa y por poetas o narradoras. A la vez, es un espacio cronolgico que muestra un dilogo entre los discursos de las vertie ntes feministas internacionales y los de la crtica feminista literaria. Este dilogo no se haba dado durante los ochenta en el Per desde el lado de la crtica, pero scomo una continuacindes de el ejercicio potico como lo muestra el poema Damas al domin (46) de Carmen Oll.

PAGE 91

91 En este poema, la autora retoma a dos pe rsonajes femeninos occidentales: uno literario, Miss Zilphia Gant, y otro real, Elizabeth Bathory, (este ltimo se convierte ms tarde en personaje literario). Por un lado las retoma pa ra hacer una relecturadesde su posicin de mujerde los mviles que llevaron a cada una a cometer asesinatos, y por otro lado, para despus definir su esttica (la de Oll) dentro de la de ambos personajes. Otro poema que con irona circunscribe la invisibilizaci n de la escritura de mujer dentro de las letras peruanas es Fragmento de otra carta a Sor Filotea de la Cruz (Extraviado adrede por la propia Sor Juana) (77-78), de Roco Silva. En l, la autora recalca que la bsqueda de un reconocimiento de ella como escritora dentro del terreno literario es una tarea larga y penosa: yo solo evoco la miseria de mis propias ansias de buscar (77), se lee en el poema publicado en Ese oficio no me gusta (1987). Como se observa, las preocupaciones de las escritoras que ocupan es ta investigacin tienen que ver con el orden simblico de la mujer dentro de la socied ad. Es decir queen un primer planono estn cuestionando la situ acin de la mujer obrera (de las minas o de los barrios populares) con respecto a su posic in de mujeres doblemente oprimidas (por los esposos y por el sistema). Esta situacin de la mujer ha sido dire ctamente tratada por ot ras instituciones tanto gubernamentales como no gubernamentales a la mano con los movimientos de mujeres en el Per. Si bien las escritoras de este estudio no trabajan directamente estos temas dentro de sus poticas, lo hacen como mujeres activistas (Carmen Oll y Roc o Silva trabajan para DEMUS). El caso de Crislogo sera particular por que su potica apunt a hacia una esttica regionalista donde el tema de la violencia de la mujer es tratado en su amplitud. Ella pues sera la nica de mis poetas que extiende el tema dentro de su poesa, y que a mi parecer tiene que ver con su genealoga familiar. Adems, Crislogo vivi en uno de los barrios populares que se

PAGE 92

92 opuso a la lucha entre Sendero Luminoso y el Estado y donde Mara Elena Moyano fue una lder activista para el comit vecinal en el sentido que organiz a los comits de los nuevos barrios populares limeos en la lucha contra Sendero Luminoso. Es decir que la preocupacin s obre la situacin de la mujer no deviene de sus experiencias como mujeres de clase obrera, sino como mujere s que pueden movilizarse dentro de diferentes esferas por su condicin de clase media, condicin que les permite hablar (decir) por los otros y por ellas mismas. Subrayo estas caractersticas de las poetas de mi estudi o para que se entienda por qu en esta investigacin se emplean nocione s de Bourdieu y Foucault para definir tanto a los sujetos, protagonistas de la historia de los ochenta y noventa en el Per, como a la sociedad limea; y por qu tambin se recurre a ensayos y es tudios crticos no slo de tericas feministas latinoamericanas (incluyendo a las chicanas) sino tambin de anglosajonas y europeas para construir un marco terico que ayude a en tender los feminismos latinoamericanos y especficamente, los peruanos. Si bien es cierto que las teoras feministas europeas y a nglosajonas corren el riesgo de construirse como teora exclusiva paralela a la estructura patria rcal, que sus sujetos de estudio son las mujeres blancas y que sus intereses estn ms relacionados a la cu estin de la sexualidad (Saldvar-Hull 206), son tiles porque ofrecen un proceso que es distinto al latinoamericano, pero que tiene nudos en comn. En el caso de este estudio tienen otro fin, sus analogas sirven aprender de su historia, de sus mtodos y de sus teoras para luego edific ar con todo ello una(s) metodologa(s) que responda(n) a las condiciones tanto contextual es como culturales de los pases latinoamericanos, condiciones que presentan una historia diferente. Por un lado, los contextos sociales europeos y anglosajones son dife rentes al contexto social latinoamericano y, en particular, al contex to social de la mujer latinoamericana. Estas

PAGE 93

93 diferencias se dan en varios sentidos; uno de ellos es a travs del papel social que ambos continentes (el europeo y el a nglosajn) han tenido en la hist oria de la humanidad: de dominacin y de regulacin (estable cer la regla). As la cultura dom inante se ha infiltrado en la de nuestros pases latinoamericanos producie ndo una distorsin del conocimiento en los intelectuales de nuestro continen te. Dentro de la normativa im puesta por la cultura masculina (europea y anglosajona), la mujer se convierte en un ser que pertenece a la Naturaleza (GuerraCunningham), colocndola dentro de los sujetos que no pueden decir. Toda esa estructura occidental se traslada a la nue stra para imitar en vez de crear nuevas formas de produccin intelectual y de dilogo entre los intelectuales de los diferentes continentes. Y por otro lado, a esta invisibilizacin de las mujere s latinoamericanas dentro de la cultura masculina se le suma la condicin tnica (lo no blanco), ento nces la discusin presentara ot ro rostro, la que seala la crtica Castro-Klarn como doble negatividad (43). Estas preocupaciones tambin se encuentran en escritoras de otra latitud como Cherre Moraga y Gloria Anzalda, quienes cuestionan, en sus textos literarios y crticos, los intereses del feminismo blanco white feminism porque en su tarea de edificar un espacio para las mujeres estn construyendo una estruc tura de poder paralela a la es tructura del pod er patriarcal. Sonia Saldvar-Hull apunta en su ensayo Feminism on the Border: From Gender Politics to Geopolitics, escrito en 1991, las diferencias entr e los feminismos europeos y anglosajones con respecto al feminismo chicano feminism on the border o bridge feminism. Segn la crtica, el feminismo chicano no puede dialogar con el eurocntrico porque no tienen historias comunes (206), pero s puede di alogar con el feminismo de Latinoamrica, mismo que halla en sus lecturas a textos como Cuentos: Stories by Latinas (1983) y This Bridge Called my Back (1983). Esta autora reconoce las diferencias entr e el feminismo blanco y el de color cuando

PAGE 94

94 busca definir el feminismo chicano o feminismo de la frontera, [ b]ut what is border feminism, which I have begun to use to specif y as a type of Chican a feminism? Is it a new discursive practice or methodology that would legitimize the specificity of Chicana/black/lesbianfeminisms in Mois eyes? Or is it simply a rearticulation of AngloAmerican feminism with the added tw ist of color consciousness?(210). Las preguntas que la autora se hace le perm iten proponer un feminismo de la frontera sin lmites geopolticos. En ese sent ido; la frontera se entiende como una nocin ideolgica y no como una geogrfica: Chicana feminism cha llenges boundaries defined by the hegemony, y luego anota que it is through our affiliation with the struggles of other Third World people that we find our theories and our methods (220). La preocupacin que su rge a partir de sus indagaciones es si la autora advi erte que hay un peligro en afiliarse a otras luchas similares a las del feminismo de la frontera, en el sentido que el feminismo de la Chicana puede homogeneizar estas luchas sociales, sin ver sus particularidades, e interpretarlas errneamente, en especial las de Latinoamrica. Esta inquietud aparece cuando Saldvar-Hull se re fiere a las luchas que se dan en los pases en desarrollo a partir de las observaciones que hizo Domitila Barrios de Chungara a las feministas latinoamericanas en la Conferencia Mundial del Ao Internacional de la Mujer en 1975. Saldvar-Hull piensa en Barr ios de Chungara para anotar es tas luchas de clase y de poder que se dan en Amrica Latina, el nico problema que podra germinar es que no se puede pensar desde un hecho histricamente alejado (1975). Lo que se intenta decir es que despus de la cada del muro de Berln, la desaparicin del socialismo ruso, la unificacin econmica del este de Europa, el debilitamiento de poder castrista de la actual Cuba, el neoliberalismo y la gl obalizacin, el panorama poltico, econmico y social

PAGE 95

95 de Latinoamrica ha cambiado enormemente. Estos factores cambiaron las relaciones econmicas y polticas entre el norte y el sur amer icanos. As se observa a hora que en el sur se consume la cultura occidental a travs de los medios de comunicac in masivos, de la internet y de las metodologas de enseanza en las universid ades modernas de los pases latinoamericanos. Aquellos ideales revolucionarios que se dieron en los sesenta, los setenta y hasta en los ochenta, quedaron como parte del mito latinoamericano, de lo que se estuvo a punto de alcanzar, pero que no se logr: la independencia ec onmica y tambin la ideolgica. En ese sentido, esta investigacin propone que es vital utilizar los estudios tericos y las metodologas europeas y anglosajonas en nuestros estudios porque la informacin que se pueden obtener de ellos, permiten dominar el conoc imiento europeo y anglosajn, interpretar las realidades sociales que incumben (realidades que se conocen de antemano) y, luego, construir una metodologa apropiada. Con esta premisa no se quiere decir que se discrepa con las propuestas de Saldvar-Hull, al contrario, en es ta disertacin, tambin se utiliza material no oficial como introducciones a antologas no reco nocidas por la normativa, artculos y ensayos tanto de las poetas de inters como de la crtica literaria feminista publicados en revistas fuera del main street o en peridico s de corta existencia. Desde aq u se celebra la propuesta de Saldvar-Hull y me uno a ella, pero tampoco se quiere descartar que la formacin sobre los estudios feministas que se pres entan en este estudio, parten de todo lo escrito dentro de la academia europea y anglosajona, y en el siguie nte captulo se informar al lector de la interpretacin de esa crtica desde mi posicin como escritora latinoamericana instalada en la academia norteamericana.

PAGE 96

96 CAPTULO 3 AUSENCIA DE LAS ESCRITORAS Y LA G NESIS DEL PENSAMIENTO DE GNERO LATINOAMERICANO: TEXTUALIZACIN DE UN DEBATE EN LA POESA DE BLANCA VARELA Y CARMEN OLL Introduccin El occidente ha dado talentos com o la Wolf cuya amistad con la Ocampo hizo decir a sta yo como toda subdesarrollada tengo el hbito de escribir. (Carmen Oll) A diferencia del captulo anterior, donde se e xplica la violencia de los hechos histricos que se dieron tanto en el espacio fsico como en el campo de la litera tura peruana, en este captulo se tratar de mostrar por un lado las tcticas y las frm ulas que la crtica normativa continua utilizando en el Per para menospreciar la produccin intelectual femenina, o sea una expresin de la violencia simblica. Y, por ot ro lado, interesa revelar el nacimiento de una conciencia feminista en las intelectuales peruan as. Si bien este desp ertar forma parte de un proceso histrico largo (desde la educacin de la mujer hasta la institucionalizacin de sus organizaciones), en el orden social no se produce ningn cambio dramtico sino hasta aos recientes, como lo sugiere la ensayista Sara Castro-Klarn en Wom en, Self, and Writing (1991). Castro-Klarn anota que los actos de la mujer en el mundo han pasado de la ausencia o de la negacin a la consistencia y definicin y en este proceso la otredad es un trmino que ya no puede usarse cuando se hace refe rencia a la literatura de mujer (30). Sin embargo, en el Per las escritoras todava tienen que desafiar las declaraciones de algunos crticos de revistas literarias, como lo demuestran los comentarios re cientes de Mirko Lauer, Alberto Valdivia y Jos Carlos Yrigoyen. Como se explic en el captulo anterior, el origen del activismo intelectual de la mujer en las ltimas dcadas radica en la intervencin en el orden social por algunas organizaciones de

PAGE 97

97 mujeres como las intervenciones de las oeneges1. Por un lado, la par ticipacin activa en el espacio fsico de las oeneges y las organizacione s de mujeres dio paso (mediante su praxis y, luego, a travs de sus teoras feministas) al desarr ollo de una subjetividad femenina que mediante un proceso largo ha sido recuperada por las escritoras peruanas. Y, por otro lado, a travs de sus teoras feministas, las oeneges permitieron el naci miento de un dilogo entre los discursos de las mujeres peruanas y las mujeres europeas y anglo-americanas, permitiendo desarrollar un activismo intelectual que sobrepasa aquella violencia entendida como si mblica que reciben las intelectuales de sus pares masculinos. Estos dos logros se ven incorporados en los te xtos de las poetas de esta disertacin. En sus poemas, ensayos y entrevistas se produce un dil ogo con los debates sobre gnero y, de all, el inters de esta disertacin en dar una visin completa de los discursos feministas que se desarrollaron durante los ochent a y noventa en Latinoamrica. Este captulo, por lo tanto, se concentrar en el pensamiento crtico latinoame ricano de escritoras y ensayistas como Carmen Oll, Roco Silva Santisteban, Maruja Barrig, Na rda Enrquez, Ester Castaeda, Luca GuerraCunningham, Silvia Bermdez, Charo Nez, An a Mara Gazzolo, Francesca Denegri, Susana Reisz, Nelly Richard, Marta Traba, Sara Castro-K larn, Sylvia Molloy y Beatriz Sarlo y en el de latinoamericanistas como Franci ne Massielo y Jean Franco cuya gran parte de sus ensayos y estudios se ha concentrado en la revisin de la produccin literari a de mujeres en Amrica Latina y Per y su relacin con la crtica convencional. Los logros de las instituciones feministas (ape rtura de nuevos espacios para las mujeres) durante los aos ochenta y noventa han permitido en las ltimas dcadas promover la presencia 1 Las oeneges en el Per se convierten en instituciones para intelectuales entregadas a la investigacin. Es en estas instituciones que se construye un pensamiento feminista que luego se lleva a la accin. Sus propuestas son atendidas por escritoras, y algunas de ellas las utilizan en el texto potico.

PAGE 98

98 de una crtica literaria feminista. Si bien es cier to que en un inicio la pa rticipacin activa de las mujeres dentro y fuera de las oeneges busc reso lver los problemas domsticos de stas, ms tarde construy un cuerpo crtico no slo dentro de las ciencias sociales sino tambin en otros campos intelectuales, entre ellos, el de la lite ratura. Como todo proceso, el de la literatura requiere suma atencin porque es un o que se ha dado a la par de la historia del hombre, pero que no se ha considerado dentro de la historia de la humanidad sino a mediados del ltimo siglo. Incluso hoy en da, las mujeres continan conqu istando espacios como apunta Beatriz Sarlo en Women, History, and Ideology (1991). Segn la crtica, a inicios del siglo XX, la educacin tuvo un fuerte impacto en las mujeres porque no s lo las benefici a ellascomo sucedi en el caso de los hombressino tambin a las/os nias/os como futuros representantes de la sociedad. Para Sarlo, la educacin es uno de los temas cen trales del discurso feminista relacionado a los espacios pblico y privado en el siglo XX: as in the case of men in the nineteenth century (politicians, ideologues, writers ), women at the beginning of the twentieth century produced a program of affirmative action on womens rights to education, based on reasons that usually pointed to the common good (232-33). Sarlo anota que las intelectua les tuvieron que aprender a form of reasoning, the strategies of demonstration, the logic and th e rhetoric of argumentation ( 243) para ser aceptadas dentro del sistema patriarcal poltico e ideolgico. Segn la autora a inicios del siglo XX, las intelectuales podan ensear y escr ibir sobre temas relacionados a la enseanza y a los sistemas educativos, pero no temas concernien tes a la vida poltica dentro de la cultura masculina. En ese sentido, las intelectuales aprendier on tcticas que les permitieron ingr esar dentro del orden social desde el lado de la escritura. Entre stas, el g nero autobiogrfico sirvi como instrumento de debate ideolgico y como propaganda poltica (S arlo 244). En ese sentido, las escritoras son

PAGE 99

99 grandes estrategas porque se han convertido en productoras de la cultura, como lo muestran los artculos que escriben sobre el tema de la mujer (Clorinda Matto y Mercedes Cabello, Magda Portal y Cecilia Bustamante) y, desde el lado de la creacin, textos en los que se comienza a inscribir pasajes de mujeres (Carmen Olle y Roc o Silva). Sin embargo, en el Per no es sino en los noventa (con la presencia de los movimientos de mujeres y la institucionalizacin de la crtica literaria feminista latinoame ricana) que la cuestin de la es critura de la mujer se traduce en una fuerte presencia. En otra s palabras, hasta mediados de los ochenta hay una ausencia de la escritura de mujer en las compilaciones y prueba de ello es la muestra de las antologas que se trabajan en este captulo. Antologas peruanas que incluyen textos poticos de mujeres En el Per, hablar tanto de socied ad perifrica como de exclusin puede parecer exagerado, pero, como bien seala la crtica Esth er Castaeda, la poesa escrita por mujeres fue, por mucho tiempo ignorada y subestimada por la crtica convencional (ii). Para Castaeda, la nica manera de evitar esa invisi bilizacin es la participacin en antologas (iii); pero esto tampoco es sencillo, pues, en una primera mirada sobre las antologas publicadas se advierte por lo menos en una veintena de ellasla poca presencia, cuando no ausencia, de poesa escrita por mujeres. Esta exclusin obedece a lo que la crtica convencional denomina falta de calidad esttica (iii); pero, segn la ensayista, se de be ms bien a que la crtica convencional no acepta la posibilidad de que sus criterios de selecci n estn errados y basados, por un lado, en gustos y prejuicios del medio social y por otro, en el ejercicio de un sexis mo en los crculos literarios (iii)2. 2 Vase la introduccin de Cataeda en la antologa ed itada por Cecilia Barcellos de Zarria y Beatriz Hart de Fernndez.

PAGE 100

100 Lo cierto es que no es sino hasta los aos ochenta cuando se observa una radical renovacin en el horizonte patriarc al de la literatura peruana, la cual responde a situaciones sociales especficas como la prolif eracin de grupos feministas autnomos3. Durante esta dcada, ensayos sobre la literatura latinoame ricana como los de Luca Guerra-Cunningham, Percas de Ponseti y Beth Miller inician un dilogo que rescata narrativas y po ticas de escritoras del siglo XIX. Gracias a ste, muchas escritoras la tinoamericanas ingresan al debate en torno a la escritura de mujer, y reconocen, en algunas de ellas, valiosos aportes para la literatura latinoamericana. El desarrollo sobre estudios de gnero avanz rpidamente, permitiendo a las nuevas estudiosas trabajar sobre poeta s contemporneas. Es en ese marc o que Silvia Bermdez dedica una parte de su estudio a la l iteratura peruana escrita por muje res durante los ochenta. Por un lado, ella celebra la publicacin de la antologa de Roland Forgues y Marco Martos, La escritura, un acto de amor (1989), porque su aparicin marca la insc ripcin oficial de las voces femeninas en los archivos de la literatur a peruana (302). Sin embargo, por ot ro, seala que dicha antologa sufre de una cierta voluntad pate rnalista, en la medida en que busca determinar negativamente el espacio de la escritura femenina (303). Segn esta cr tica, el ttulo de la antologa, La escritura, un acto de amor sesga la lectura porque induce al lector a juzgar el conten ido a partir de la supuesta naturalidad de las relaciones en tre los conceptos mu jer-escritura-amor. Es significativo tambin que, en los primeros prrafos del prlogo, Forgues y Martos indiquen que, en la poesa de la sociedad patriarcal, la mujer ha tenido desde siempre un lugar aparentemente privilegiado: el de musa (9). Se desprende de all, que la significacin de la mujer dentro del espacio letrado est asociada con la funcin de musa inspiradora, pero no 3 Castaeda se refiere principalmente a los centros Manuela Ramos y Flora Tristn; aunque ya en 1973 exista una pequea organizacin de mujeres llamada Accin para la liberacin de la mujer Peruana (ALIMUPER).

PAGE 101

101 conlleva la posibilidad de que sea agente creador Esta observacin se hace ms clara al final del prlogo, cuando los autores afirman que las musas han descendido del Olimpo y se han mezclado con los hombres (226). Indudablemente, esta posicin es desventajosa porque enmarca la poesa escrita por mujeres dentro de las coordenadas patriarcales mujer-cuerponaturaleza y condiciona, no solo la lectura de los receptores, si no tambin la escritura de las creadoras. As, en el caso de los receptores, se es tereotipa a la mujer, y se genera la expectativa de un cierto tipo de escritura que relaciona, invariablemente, el tema del amor con el del sujeto amado y su cuerpo. Tambin condiciona la escritura de las creadoras y las empuja a cumplir con los programas que la crtica convencional propone para que sean incluidas en una antologa. Hablar de exclusin no parece, entonces, exagerado, sobre todo si tenemos en cuenta que, en un recuento de las principales antologas y estudios peruanos importantes, nos tropezamos con un nmero limitado de publicaciones que incluyen la produccin de mujeres. La situacin se agrava, si partimos del postulado de que la funcin de las antologas es dar a conocer nuevas y diferentes poticas y, a partir de all, esbozar la historia liter aria. Este vaco se observa en trabajos como la Antologa de la poesa peruana (1965), de Alberto Escoba r, y en la Antologa general de la poesa peruana (1957), de Alejandro Romualdo y Sebastin Salazar Bondy que, bajo los criterios de signifi cacin histrica y esttica de los au tores y sus obras, y repercusin universal o nacional de ellos (7), registran en su libro solo a tres poetas mujeres, y ello a pesar de moverse en un marco tan amplio que se extiende desde la literatura oral andina hasta la escrita castellana. Los autores contemplan en su libro solo a Amarilis, que se ve como la nica mujer representante de la poesa escrita durante la conquista y la col onia y a Blanca Varela y a Cecilia Bustamante como representantes de la poesa escr ita durante la repblica ha sta la actualidad. De las dos ltimas, los compiladores no hacen ninguna mencin en su introduccin a la antologa.

PAGE 102

102 Algo semejante ocurre en la compilacin de Albe rto Escobar, Antologa de la poesa peruana donde la presencia de mujeres es igual de escasa. La recopilacin slo se ala a cuatro autoras dentro de una lista bastante larga de poetas hom bres; me refiero a Blan ca Varela (1926), Lola Thorne (1931), Cecilia Bustamante (1932) y Mara Emilia Cornejo (1940-1972)4. Adems de las dos compilaciones sealadas, tenemos la antologa Poesa (1963), de Javier Sologuren, que es la que consigna la mayor cantidad de poetas mujeres de la primera mitad del siglo XX. La lista se ensancha en este libro y se puede n leer los textos de Lola Thor ne, Sarina Helfgott, Carmen Luz Bejarano, Raquel Jodorowsky y tambin, de Cecilia Bustamante y Blanca Varela. A pesar de estas grandes omisiones, la labor de estos intelectuales merece reconocimiento, ya que despus de stas, la mayor parte de la s nuevas antologas incluye nicamente poesa escrita por hombres; esos son los casos de Vuelta a la otra margen (1970), de Mirko Lauer y Abelardo Oquendo; Estos trece (1973), de Jos Miguel Oviedo; y la Antologa de la poesa peruana del siglo XX: (aos 60/70) (1978), de Csar Toro Montalvo, quienes ni siquiera consideraron a Cecilia Bustamante, a pesar de que haba sido la primera poeta en ganar el Premio Nacional de Poesa en 1965. En todo caso, lo cuestionable en relacin con las dos ltimas antologas mencionadas es que tenan un precedente en la publicacin de Presencia de la mujer peruana en la poesa (1971), libro editado po r el Consejo Nacional de Mujeres del Per (CONAMUP) cuya intencin fue reunir nombres de escritoras desde la col onia hasta la repblica (reuni 120 nombres) para demostrar la existencia de la escritura de mujer en el Per. Si bien es cierto que las compiladoras de la antologa no eran estudiosas reconocidas por la crtica convencional dentro de la literatura, la antolog a recoga un nmero significativo de escritoras y las registraba como poetas y no como poetisas o musas. Sin embargo, este arduo trabajo no 4 En el caso de esta antologa, el autor hizo un buen trabajo al crear otras categoras pare reunir a los poetas y no limitarse a utilizar aquella innecesar ia divisin por generaciones.

PAGE 103

103 motiv ni a Oviedo ni a Toro Montalvo, y ambos se concentraron solamente en la poesa escrita por hombres. La exclusin total de la antologa del Consej o Nacional de Mujeres, Presencia de la mujer poeruana en la poesa (1971), se confirma con la publicacin de La escritura, un acto de amor (1989), por Roland Forgues y Marc o Martos. Este hecho muestra el poder que tiene la palabra del crtico literario en la histori ografa peruana pues La escritura... se convirti en la primera antologa oficial de poesa de mujeres pese a lo s comentarios de sus compiladores donde primero califican a las poetas de musas de la poesa. Con respecto a Carmen Oll, Forgues y Martos sugieren que es la poeta ms audaz y ms imp dica de los aos ochenta, y reconocen que su originalidad deviene de su atrevimiento a escribir : Oll es atrevida y por eso original (7). Por otro lado, a la poeta Mara Emilia Cornejo (recordad a por los versos soy la muchacha mala de la historia), la califican de ini ciadora de la nueva corriente de erotismo en el Per (6). De hecho, antes de la publicaci n de este libro, en los ochent a, los nicos en elaborar una suerte de antologa de la poesa escrita por muje res fueron los editores de las revistas literarias La casa de cartn (1986) y Lienzo (1988). Si bien ambas revist as recogen un buen nmero de autoras, sus esfuerzos por reunir y comprender la poesa escrita por muje res no alcanzan el nivel de representatividad que estos es tudios lograron en otros pases donde ya haba surgido, dentro de la crtica literaria feminista, el debate sobre la escritura de mu jer, la bsqueda de un espacio propio y las relaciones de poder que se presentan dentro y fuera de l texto como lo muestran las antologas The Borzon Anthology of Latin America Literatura (1977), Open to the Sun: A Bilingual Anthology of Latin-American Women Poets (1979) y Woman Who Has Sprouted Wings: Poems By Contemporary Latin American Poets (1987).

PAGE 104

104 Posteriormente, a mediados de los noventa, se observa un cambio radical en el criterio de seleccin, y las antologas presen tan tanto a escritores como a escr itoras. Muestra de ello son los trabajos de Jos Beltrn Pea, Antologa de la poesa peruana: Generacin del 70 5, y el de Miguel ngel Zapata y Jos Antonio Mazzotti, El bosque de los huesos: Antologa de la nueva poesa peruana 1963-1993 ambas publicadas en 1995. Este mismo ao y nuevamente con la intencin de reunir la poesa es crita por mujeres durante todo el siglo XX, el Consejo Nacional de Mujeres del Per publica Antologa potica: peruanas del siglo XX Esta segunda contribucin del CONAMUP se convi erte en un documento que regist ra toda la poesa escrita por aquellas mujeres que participaron en activid ades culturales y publicaron en revistas y pequeas plaquettes salidas durant e los ochenta. Sin embargo, no es sino hasta mediados de los noventa, y gracias al incremento en los ndi ces de la recepcin, que se hace posible la publicacin continua de libros. Esta oportunidad se aprovecha para hacer varias publicaciones, entre las que se cuentan dos importantes antolo gas dirigidas por Lady Rojas Trempe y Ricardo Gonzlez Vigil. La primera, Alumbramiento verb al en los 90. Escritor as peruanas: signos y plticas (1999), la cual se caracteriza por compila r voces femeninas del siglo XX. Rojas Trempe historia, en su prlogo, parte del proceso que atraviesa la literatu ra escrita por mujeres hasta nuestros das. La segunda antologa a la que me refiero, la de Gonzlez Vigil, Poesa peruana siglo XX (1999), es una compilacin de escritores que encier ra la produccin de mujeres, incluso, hasta los ltimos aos de los noventa. Es interesante ve r cmo el crtico decide a quien se incluye en sta y cancela ese privilegio a los propios poe tas cuando dice que ya es hora de evaluar sin apasionamientos los aportes poticos de la generacin del 70 (28). Sin embargo, cuando recoge 5 El compilador slo reconoce a Carmen Oll (1947) y Mara Emilia Cornejo (1949-1972) dentro de esta promocin.

PAGE 105

105 a los poetas canonizados se queda en Blanca Va rela: lo que s puede constatarse es la abundancia de nombres dignos de co nsideracin, as como sus vncul os con las diversas lneas de nuestra tradicin potica: Egr en, Vallejo, Adn, Oquendo de Am at, Moro, Westphalen, Eielson, Blanca Varela, etc (30); es decir, que para Gonzlez Vigil, Carmen Oll no tiene calidad potica. Si bien el panorama general de recepcin y produccin de textos escritos por mujeres ha mejorado notablemente, no se trata, como se ha visto hasta ahora y en ningn caso, de un proceso consumado. Es necesario llamar la atencin sobre un problema fundamental que recorren las antologas, sobre todo las que son ex clusivamente de mujeres. Me refiero a que la mayora de stas presenta alguna marca de gnero, es decir un rtulo que identifica la poesa de los ochenta y noventa, preferentemente como poesa ertica, poesa femenina o poesa intimista; y cuando la autora trata de escapar de l molde, corre el riesgo de ser invisibilizada. Esta presin externa produce, a veces, el condicionamiento de la escritura; es decir, se empieza a escribir poesa ertica para estar dentro de una antologa ya quecomo Castaeda ha sealadoes el nico medio de se r aceptada por los crticos y de ser incluida en el espacio literario (dndole as la razn a la crtica normativa). Pensamiento de gnero latinoamericano Si bien el trabajo crtico y antolgico an teriorm ente reseado no se constituye en una representacin cabal de las poetas peruanas a lo largo de la hist oria, no cabe duda de que stas han ido construyendo su propio espacio cultural y crtico a partir de la publicacin de ensayos y poemas, como de comentarios en entrevistas o recitales. Como anotan Sarlo y Molloy en sus ensayos, la construccin de un cor pus literario para la escritur a de la mujer ha sido gradual dentro del proceso de invisibilizacin que se les haba asignado en la agenda patriarcal. A pesar

PAGE 106

106 de que en los ochenta y noventa todava no se ar ticulaba un pensamiento feminista especfico en el Per, s hubo un dilogo con otros feminismos desde los diferentes campos del conocimiento. Las intelectuales peruanas de todas las pocas han sido lector as voraces de la literatura cannica y a travs de esas lecturas conocieron, en un primer estado, a personajes femeninos literarios (algunos de ellos aparecen en los textos lricos de Carmen Oll: Miss Zilphia Gant y Elizabeth Bathory) y, en un segundo momento, conoc ieron la literatura de autoras ignoradas por la crtica convencional como Lou Andreas Salo m, Danielle Sarrra, Virginia Wolf, Clarece Lispector, Sylvia Plath y Diane di Prima, entre otras escritoras europ eas, angloamericanas y latinoamericanas. Su acercamiento a los textos de las escritoras les permiti insertarse en una tradicin desconocida en ese ento nces: la literatura de mujer. Molloy en Female Textual Identities sugiere que las escritoras, en sus text os, hacen referencias a otras escritoras: In their works one may observe references, seize allusi ons to other women, recognize the emergence of other womens voices and follow their dialogue (122). Dicho de otro modo, hay un inters de las escritoras de mantener un dilogo con sus antecesoras, a diferencia de lo que sugiere Harol Bloom in The Anxiety of Influence (1973), las creadoras se encuentran en la lnea de Gilbert an d Gubar, quienes sugieren que las mujeres tienen una actitud distinta ante sus predecesoras, diferente a la que tienen los escritores. Para Molloy existe una especie de galera de retratos de escritoras que se puede rastrear desde los textos de Sor Juana Ins de la Cruz (la car ta autobiogrfica que escribe Sor Juana al obispo de Puebla), el poema de Alfonsina Storni para Delmira Agustin i y el poema de Gabriela Mistral a Victoria Ocampo: But lest these poems be read, too, as form s of self-aggrandizementa way of living oneself being through the figure of a prestigi ous otherlet it be remembered that these galleries of womens portraits are not restricted to the writ erly happy few. The impassioned evocation of anonymous sisters in Storni, in Mistral, in Morejn, is proof of a sympathy

PAGE 107

107 that goes beyond literary boundaries. Throughout th at evocation, one may trace the profile of a vast sisterhood that, because ot has been denied meaningful existente, needs all the more to be named. (Molloy 123) La intencin de esta disertacin es dar a c onocer cmo Blanca Varela, Carmen Oll, Roco Silva, Monserrat lvarez y Roxana Crislogo a unque se desenvuelven en un campo de las artes bastante excluyente de la producci n literaria de mujeres, producen textos crticos y poticos sobre la cuestin de la mujer. Si bien, ya en 1933, la poeta pe ruana Magda Portal haba publicado su ensayo Hacia la mujer nuevaque sita a la escritora en un nuevo plano social como es su participacin en el espacio pblico (en su mayor a, actividades relacion adas a la impresin, edicin, publicacin y redaccin de artculos y ensa yos periodsticos)no se haba ni logrado el derecho de sufragio ni el der echo de participacin en trabajos pblicos dentro y fuera de las instituciones del Estado peruano, si no hasta veintids aos ms tard e. Es decir, el debate, en tanto interaccin entre textos literarioscon una intencin y di reccin ideolgica, relacionada con el estatuto socio-poltico de la mujery la fundacin de una propuesta terica que pueda efectivamente ser denominada teora de gnero no se da en Amrica Latina sino hasta 1980 y luego, en Per, una dcada despus. Bajo este ttulo se explorar el debate de la crtica sobre la existencia de una escritura de gnero en Amrica Latina, para pa sar despus a una revisin de la s repercusiones de este primer estadio de la discusin dentro de la poesa y de la teora de gne ro producidas en el Per de fines del siglo XX. Para lograr este objetivo, se tr azar un panorama de la situacin de la crtica literaria feminista latinoamericana de los ltim os veinte aos (1980-2000), un campo intelectual reciente, y se demostrar que la crtica literaria feminista peruana participa y se inserta en este debate. Paralelamente, se establecern las asociaciones respectivas entre las cuestiones emergentes en el debate terico-crtico y los poemas de las poetas peruanas Blanca Varela y Carmen Oll, escritos dura nte los ochenta y noventa.

PAGE 108

108 Los debates feministas latinoamericanos El debate d e los inicios de la crtica litera ria feminista latinoamericana, originado en los ochenta, parte de la discusin s obre los prejuicios sexuales que tiene n lugar en el espacio literario y desde donde se producen opiniones tambin acer ca del sujeto que escribe desde el espacio fsico, fundamentada esta direccin en el pens amiento de Pierre B ourdieu. Como primera medida, y tomando como ejemplo la crtica feminista angloamericana6en su intencin de recuperar la historia de la mujer dentro de la historia, la crtica literaria feminista latinoamericana se acerc a la literatura, a la manera de Michel Foucault, desde el punto de vista historiogrfico, lo que le sirvi para construir una genealoga de la tradicin de la escritura de mujer en Amrica Latina. Algunos de esos trabaj os fueron los de Helena Percas de Ponseti y Beth Miller (1982). Esta labor de recuperacin fue enriquecedor a para la crtica literaria feminista latinoamericana pues encontr diferent es estrategias literarias que continan siendo usadas por las escritoras, una de las cuales ha sido sealada por Luca Guerra-Cunningham: el palimpsesto. Es la tctica que Blanca Varela emplea en su poema Monsieur Monod no sabe cantar: porque cido ribonucleico somos / pero cido ribonucleico enam orado siempre (168), poema que conserva huellas de una escritura ante rior y se remite, espe cficamente, al poema Amor constante ms all de la muerte de Fr ancisco de Quevedo: polvo seremos, ms polvo enamorado. En Algunas reflexiones tericas sobre la novela femenina ( 1981), Guerra-Cunningham explica que la novela (femenina) del siglo XIX pa rte del discurso hegemnico para construir un discurso que pretende reivindica r los derechos de la mujer, es pacio desde donde se denuncia la 6 Ellen Mores, con Literary Women (1976) y Elaine Showalter, con Literature of Their Own (1977) incian una nueva corriente en torno a la mujer como escritora, emprenden una labor de redescubrimiento de publicaciones de mujeres tanto fuera de la literatura (peridicos y revistas) como dentro de ella (Freixas 163).

PAGE 109

109 disfuncionalidad del esquema patriarcal. Para lograr su objetivo, segn Guerra-Cunningham, las escritoras del siglo XIX se va len de una escritura palimpssti ca (Genette). Sobre este tema, Francine Masiello seala que si esta estrategia literaria existe (el palimpsesto) es debido a las tensiones de poder que enfrentan las autoras en el espacio fsico, las cuales las obligan a crear un discurso doble (concepto de dialogismo7, sealado por Bakhtin). As la autora anota que: [A] las mujeres asiladas de los centros de pode r (y se enfatiza de manera radical, la distancia entre la mujer y el discurso hegemnico), les to ca inventar un lenguaje hbrido que reconozca las estructuras del poder a la vez que ofrezca una alternativa a las mismas; la voz de la mujer, por consiguiente, siempre se desdobla para hacerse sentir. (Masiello 56) Adems del palimpsesto, el otro aspecto s obre el que Masiello llama la atencin son las relaciones de poder que en el texto se patentizan en la situacin de e nunciacin. En ese sentido, es interesante que las escritoras se valgan de una voz masculina que es la que est legitimada por el campo intelectual que estaba dominado por los ho mbres. Si bien ellas no quieren ser vistas como agentes de cambio, ellas, a travs de la apropiacin de la voz masculina, legitiman su discurso dentro del campo intelectual dominado por hombres. Esta premisa sustenta otro tpico del debate que propone Jean Franco: la negacin de una escritura femenina. Y es que cuando una escritora se vale de un yo lrico masculino, se inserta en esta problemtica (41), como se ver ms adelante en los primeros poemas de Blan ca Varela (1953), Mons errat lvarez (1991) y Roxana Crislogo (1999). Para Fran co, aquellas escritoras que ni egan una escritura femenina desenmascaran la hegemona genrica que ubic a al narrador masculino en la posicin de autoridad y de productor (42). En tonces este tipo de escritoras se convierte en lo que Franco denomina mujer ventrlocua, porque se instal a en la posicin hegemnica a fin de hacer evidente la jerarqua masculina/femenina. 7 ngulo dialgico quiere decir que los estilos del lenguaje y los dialectos sociales estn yuxtapuestos o contrapuestos en la obra literaria. ste no puede ser medido mediante criterios lingsticos puros porque las relaciones dialgicas, aunque pertenezcan al mundo de la palabra no pertenecen al mundo de la lingstica pura (Bakhtin 182).

PAGE 110

110 Los discursos de poder que Franco seala Ca stro-Klarn ya los haba trabajado en L