<%BANNER%>

Variacion Pragmatica del Espanol de los Cubanos y Cubanoamericanos en Miami

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0021150/00001

Material Information

Title: Variacion Pragmatica del Espanol de los Cubanos y Cubanoamericanos en Miami El Efecto de Genero y Generacion en el Uso de Estructuras Discursivas
Physical Description: 1 online resource (286 p.)
Language: english
Creator: Gutierrez-Rivas, Carolina
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2007

Subjects

Subjects / Keywords: cuban, discourse, gender, generation, language, linguistics, pragamatics, sociolinguistics, spanish, variation
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: My study analyzes the variation of the speech act of requests in three generations of Cubans and Cuban-Americans from Miami. I explore the effect of generation and gender on the discourse structures of such speakers. Focusing on the speech acts that require politeness when asking for favors, I specifically study the pragmatic differences in the Spanish language within this population. I highlight how particular discourse structures, which are culturally determined in large part, may also have important implications for theories of linguistic variation and change. The ideology of solidarity as reflected in particular discourse structures appears to condition the speech act of requests more among the first generation, born and raised in Cuba, than among the generations born or educated in the United States. There is more evidence of qualification, support and hedging involved in the speech of the second generation (which is called here ?the transitional generation?) and especially, third generation speakers. As control of attenuating forms of the verb system, such as subjunctives and conditionals, weakens among this latter group, the use of compensation of periphrastic and lexical devices becomes more prevalent in their Spanish. At the same time, American English discourse structures, generally more reflective of a negative politeness framework, appear to set in motion a process of pragmatic calquing which complements the use of periphrastic and lexical devices in asking for favors. One prime example of this process is the reduced usage of direct command forms among third generation speakers, much more common in speech requests in Caribbean Spanish than in American English. I also explore in depth the ideology behind language use for the construction of gender to explain the differences found in the data and its repercussions in society. I describe the elements found in the language of first generation speakers of both genders and look for structures such as upgraders and downgraders, which are indicators of coerciveness and mitigation respectively. The fact that third generation Cuban-American women exhibit more mitigation in their utterances could be proof of change of politeness systems. The shift from positive politeness, used by Cuban women of the first and second generation, to negative politeness would suggest that third generation women exhibit a transference of strategies characteristic of Anglophone society. Finally, in the discussion section of the dissertation, I address pedagogical implications as well as implications related to the study of languages in contact.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Carolina Gutierrez-Rivas.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2007.
Local: Adviser: Lynch, Andrew E.
Local: Co-adviser: Lord, Gillian.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2008-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2007
System ID: UFE0021150:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0021150/00001

Material Information

Title: Variacion Pragmatica del Espanol de los Cubanos y Cubanoamericanos en Miami El Efecto de Genero y Generacion en el Uso de Estructuras Discursivas
Physical Description: 1 online resource (286 p.)
Language: english
Creator: Gutierrez-Rivas, Carolina
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2007

Subjects

Subjects / Keywords: cuban, discourse, gender, generation, language, linguistics, pragamatics, sociolinguistics, spanish, variation
Romance Languages and Literatures -- Dissertations, Academic -- UF
Genre: Romance Languages thesis, Ph.D.
bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
government publication (state, provincial, terriorial, dependent)   ( marcgt )
born-digital   ( sobekcm )
Electronic Thesis or Dissertation

Notes

Abstract: My study analyzes the variation of the speech act of requests in three generations of Cubans and Cuban-Americans from Miami. I explore the effect of generation and gender on the discourse structures of such speakers. Focusing on the speech acts that require politeness when asking for favors, I specifically study the pragmatic differences in the Spanish language within this population. I highlight how particular discourse structures, which are culturally determined in large part, may also have important implications for theories of linguistic variation and change. The ideology of solidarity as reflected in particular discourse structures appears to condition the speech act of requests more among the first generation, born and raised in Cuba, than among the generations born or educated in the United States. There is more evidence of qualification, support and hedging involved in the speech of the second generation (which is called here ?the transitional generation?) and especially, third generation speakers. As control of attenuating forms of the verb system, such as subjunctives and conditionals, weakens among this latter group, the use of compensation of periphrastic and lexical devices becomes more prevalent in their Spanish. At the same time, American English discourse structures, generally more reflective of a negative politeness framework, appear to set in motion a process of pragmatic calquing which complements the use of periphrastic and lexical devices in asking for favors. One prime example of this process is the reduced usage of direct command forms among third generation speakers, much more common in speech requests in Caribbean Spanish than in American English. I also explore in depth the ideology behind language use for the construction of gender to explain the differences found in the data and its repercussions in society. I describe the elements found in the language of first generation speakers of both genders and look for structures such as upgraders and downgraders, which are indicators of coerciveness and mitigation respectively. The fact that third generation Cuban-American women exhibit more mitigation in their utterances could be proof of change of politeness systems. The shift from positive politeness, used by Cuban women of the first and second generation, to negative politeness would suggest that third generation women exhibit a transference of strategies characteristic of Anglophone society. Finally, in the discussion section of the dissertation, I address pedagogical implications as well as implications related to the study of languages in contact.
General Note: In the series University of Florida Digital Collections.
General Note: Includes vita.
Bibliography: Includes bibliographical references.
Source of Description: Description based on online resource; title from PDF title page.
Source of Description: This bibliographic record is available under the Creative Commons CC0 public domain dedication. The University of Florida Libraries, as creator of this bibliographic record, has waived all rights to it worldwide under copyright law, including all related and neighboring rights, to the extent allowed by law.
Statement of Responsibility: by Carolina Gutierrez-Rivas.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2007.
Local: Adviser: Lynch, Andrew E.
Local: Co-adviser: Lord, Gillian.
Electronic Access: RESTRICTED TO UF STUDENTS, STAFF, FACULTY, AND ON-CAMPUS USE UNTIL 2008-08-31

Record Information

Source Institution: UFRGP
Rights Management: Applicable rights reserved.
Classification: lcc - LD1780 2007
System ID: UFE0021150:00001


This item has the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1 VARIACIN PRAGMTICA DEL ESPAOL DE LOS CUBANOS Y CUBANOAMERICANOS EN MIAMI: EL EFEC TO DE GNERO Y GENERACIN EN EL USO DE ESTRUCTURAS DISCURSIVAS By CAROLINA GUTIRREZ-RIVAS A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2007

PAGE 2

2 2007 Carolina Gutirrez Rivas

PAGE 3

3 To Lisbeth, Yajaira, Silvia, Luc a, Salvador and Andrew, and ever y Spanish teacher I have ever had, for revealing to me my own passion for words.

PAGE 4

4 ACKNOWLEDGMENTS It is difficult to try to include all of th ose who contributed and helped in one way or another to the completion of this dissertation. First, I thank my advisor, Dr. Andrew Lynch, who encouraged me since the very beginning to stay here and work with him, and who saw in me the potential to carry out such a colossal task. I stayed at UF for him and I finished this work because of him. He is and he will always be my mentor and my bi ggest inspiration. I also thank Dr. M.J. Hardman who has been my other reason to continue working with language. I have learned so much from her, not only about lingui stics but also about what it means to be human. Dr. Hardman is a compassiona te, intelligent and kind person from whom I learned that only through modest y and conscious work can we tr ansform ourselves and others and the world we live in. All these years she ha s been my guidance and a major role model for me. My special thanks also go to my other committee members: Dr. Gillian Lord and Dr. Helene Blondeau, whose experience and high level of scholarship helped improve the quality of this work. I also have to acknowledge my parents w hose unconditional support has made me go further than I could have ever thought. Being an only child, I can only imagine how hard it was for them to see me come to the United States to chase a dream. I specially thank my mother who is the most intelligent, courageous and hard-w orking woman I know for teaching me that being a woman means more than being a mother or a ho usewife or a professional, it means to open your mind and your heart to every sing le experience the world has to o ffer. I would also like to thank my abuelita Adelina, whose unconditional love I will keep in my heart forever, and even more now that she is gone.

PAGE 5

5 Also, I need to thank my good friends, my be st friends; the friends who saw me cry and laugh and complain and take pleasure in this whole process: Erica Parrett, Aisa Said-Moxand, Leonardo Latorre and Belkis Surez. They all contri buted in important ways to this project, they helped me put the pieces together, and they cheered me up when I most needed it. Erica has given me her support since the very beginning ; she was my study friend, my confidant, my linguistics teacher sometimes and the sharpest be st friend I have ever had. Aisa guided me and advised me from his own experience, and gave me the best tips so I would also succeed in the job market as he did. Leonardo (Leo) was the pers on who helped me with the tables and graphics and he was a great support during the hard mome nts. And Belkis, my special friend, was always there for me every time I needed a hand. Through this process, they all have become the siblings life did not give me and I thank them for that. My special thanks to Natalia Jacovkis, Carm en Guerrero, Alexander Steffanell and Claudia Garca, with whom I went through the process of preparation for the job interviews, and through the job interviews. I will never forget our trip together to Philadelphia and all the support we gave each other. Finally, I thank all the people who were there and supported me in one way or another.

PAGE 6

6 TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS...............................................................................................................4 LIST OF TABLES................................................................................................................. ..........9 LIST OF FIGURES................................................................................................................ .......11 ABSTRACT....................................................................................................................... ............12 CHAPTER 1 INTRODUCCIN AL ESTUDIO.........................................................................................14 1.1 Motivacin y metas de la investigacin...........................................................................15 1.2 La sociolingstica del espaol hablado en los Estados Unidos.......................................19 1.3 Preguntas de la investigacin............................................................................................22 1.4 Organizacin del estudio..................................................................................................22 2 SOCIOLINGSTICA. CONSIDERACIONES TERICAS...............................................25 2.1 Introduccin............................................................................................................... .......25 2.2 Sociolingstica y pragmtica: el es tudio de la lengua en su contexto.............................26 2.2.1. La relevancia del anlisis del di scurso para el presente estudio............................30 2.2.2 Variables de edad y gnero. Introduccin..............................................................31 2.2.3 La variable de edad (generacin)...........................................................................32 2.2.3.1 El concepto de generaci n en las ciencias sociales.................................35 2.2.3.2 La importancia de la edad en un estudio pragmtico...................................37 2.2.4 La variable de gnero.............................................................................................39 2.2.4.1 La relacin del gnero con la comunicacin................................................43 2.2.4.2 Los principios jerrquicos y su relacin con el gnero................................45 2.2.4.3 El concepto de negacin de la agen cia y su relacin con la pragmtica......48 2.3 La comunidad de habla y el conc epto de competencia comunicativa..............................53 2.4 Los bilinges en los Estados Unidos y sus actitudes hacia el espaol.............................54 2.5 Recapitulacin del Captulo 2...........................................................................................63 3 ACTOS DE HABLA. CONSID ERACIONES TERICAS..................................................65 3.1. Actos de habla. Introduccin...........................................................................................65 3.2. La teora de los actos de habla.........................................................................................66 3.2.1 Orgenes................................................................................................................. .66 3.2.2. Redefinicin de los actos de habla........................................................................69 3.2.3. Crticas a los modelos de Austin y Searle.............................................................72 3.2.4. Las mximas de la conversacin..........................................................................73 3.3 Teora de la cortesa. Introduccin...................................................................................76 3.3.1 Teora de la cortes a. Brown y Levinson (1978)...................................................78

PAGE 7

7 3.3.2 El concepto de Imagen...........................................................................................79 3.3.3 Actos amenazadores de la imagen pblica (o AAIP)............................................81 3.3.4 Poder vs. solidaridad............................................................................................85 3.3.5 Estrategias para evitar la amenaza a la imagen.....................................................88 3.3.6 La indirectividad convencional..............................................................................91 3.3.7 Crticas a la Teora de Brown y Levinson..............................................................96 3.4 El variacionismo y la prag mtica del mundo hispanoparlante.........................................97 3.5 Recapitulacin del Captulo 3.........................................................................................114 4 METODOLOGA.................................................................................................................115 4.1 Introduccin............................................................................................................... .....115 4.2 Diseo de la investigacin..............................................................................................115 4.3 La muestra y la recoleccin de datos..............................................................................120 4.3.1 Participantes de primera generacin.....................................................................123 4.3.2. Participantes de segunda generacin...................................................................124 4.3.3 Participantes de tercera generacin......................................................................127 4.4 El instrumento............................................................................................................. ....129 4.4.1 Las situaciones......................................................................................................129 4.4.2 El cuestionario......................................................................................................134 4.5 Anlisis................................................................................................................... ........134 4.5.1 Identificacin de estrategias de cortesa...............................................................134 4.5.2 Anlisis de las estruc turas aledaas al ncleo del acto de habla..........................136 4.5.3 Cuantificacin de los datos y tests estadsticos....................................................138 4.5.4 Anlisis cualitativo...............................................................................................138 4.6 Recapitulacin del Captulo 4.........................................................................................139 5 ANLISIS Y DISCUSIN DE LOS RESULTADOS........................................................140 5.1 Introduccin............................................................................................................... .....140 5.2 Resultados del anlisis cuantitativo................................................................................140 5.2.1. Anlisis cuantitativo de la s estrategias de cortesa..............................................140 5.2.2 Anlisis cuantitativo de la s estructuras aledaas al ncleo del acto de habla......143 5.3 Anlisis cualitativo y discusin......................................................................................146 5.3.1 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablan tes de primera generacin....146 5.3.2 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablan tes de segunda generacin....164 5.3.3 Datos obtenidos por observacin natura l de hablantes de primera y segunda generacin..................................................................................................................186 5.3.4 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablan tes de tercera generacin......188 5.4 Respuestas a las preguntas de investigacin...................................................................216 5.5 Recapitulacin del Captulo 5.........................................................................................229 6 CONCLUSIONES................................................................................................................231 6.1 Introduccin............................................................................................................... .....231 6.2 Recapitulacin de los resultados obtenidos en la investigacin.....................................232 6.2.1 Uso de las estrategias de co rtesa segn las generaciones....................................232

PAGE 8

8 6.2.2 Uso de las estrategias de cortesa segn el gnero...............................................237 6.2.3 La influencia del sistema pragmtico del ingls en el sistema pragmtico del espaol de los bilinges y el fact or de la suficiencia lingstica...............................240 6.3 Implicaciones de la investigacin...................................................................................245 6.3.1 Implicaciones pedaggicas...................................................................................246 6.3.2 Implicaciones en relacin al es tudio de lenguas en contacto...............................252 6.3.3 Implicaciones para el estudio de las es trategias de cortesa en la lengua espaola......................................................................................................................254 6.4 Limitaciones de la investigacin y s ugerencias para estudios futuros...........................256 APPENDIX A CUESTIONARIO SOCIOLINGSTICO. HABLANTES DE PRIMERA GENERACIN....................................................................................................................261 B CUESTIONARIO SOCIOLINGSTICO. HABLANTES DE SEGUNDA Y TERCERA GENERACIN.................................................................................................262 C INFORMED CONSENT......................................................................................................263 D TIPOS DE PETICIONES DE LAS MU JERES DE PRIMERA GENERACIN...............265 E TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOM BRES DE PRIMERA GENERACIN..............267 F TIPOS DE PETICIONES DE LAS MU JERES DE SEGUNDA GENERACIN..............269 G TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOMBRES DE SEGUNDA GENERACIN............271 H TIPOS DE PETICIONES DE LAS MU JERES DE TERCERA GENERACIN...............273 I TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOM BRES DE TERCERA GENERACIN.............275 LIST OF REFERENCES.............................................................................................................277 BIOGRAPHICAL SKETCH.......................................................................................................286

PAGE 9

9 LIST OF TABLES Table page 5.1 Diferencias generacionales en las es trategias de cortesa. Prueba 1................................142 5.2 Diferencias entre las ge neraciones 1 y 3. Prueba 2.........................................................142 5.3 Diferencias de gnero en la s estrategias de cortesa........................................................142 5.4 Uso de estructuras aledaas al ncleo del acto de habla segn la generacin.................145 5.5 Uso de estructuras aledaas al ncle o del acto de habla segn el gnero........................146 D-1 Situacin 1 (-P,+D)....................................................................................................... ..265 D-2 Situacin 2 (-P,-D)........................................................................................................ ...265 D-3 Situacin 3 (+P,+/-D)...................................................................................................... .265 D-4 Situacin 4 (-P,+D)........................................................................................................ ..265 D-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...266 D-6 Situacin 6 (+P,+/-D)...................................................................................................... .266 E-1 Situacin 1 (-P,+D)........................................................................................................ ..267 E-2 Situacin 2 (-P,-D)....................................................................................................... ...267 E-3 Situacin 3 (+P,+/-D)..................................................................................................... .267 E-4 Situacin 4 (-P,+D)........................................................................................................ ..267 E-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...267 E-6 Situacin 6 (+P,+/-D)..................................................................................................... .268 F-1 Situacin 1 (-P,+D)........................................................................................................ ..269 F-2 Situacin 2 (-P,-D)........................................................................................................ ...269 F-3 Situacin 3 (+P, +/-D)..................................................................................................... .269 F-4 Situacin 4 (-P,-+D)....................................................................................................... ..269 F-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...269 F-6 Situacin 6 (+P, +/-D)..................................................................................................... .270

PAGE 10

10 G-1 Situacin 1 (-P,+D)........................................................................................................ ..271 G-2 Situacin 2 (-P,-D)........................................................................................................ ...271 G-3 Situacin 3 (+P, +/-D)..................................................................................................... .271 G-4 Situacin 4 (-P,+D)........................................................................................................ ..271 G-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...271 G-6 Situacin 6 (+P, +/-D)..................................................................................................... .272 H-1 Situacin 1 (-P,+D)........................................................................................................ ..273 H-2 Situacin 2 (-P,-D)........................................................................................................ ...273 H-3 Situacin 3 (+P,+/-D)..................................................................................................... .273 H-4 Situacin 4 (-P,+D)........................................................................................................ ..273 H-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...273 H-6 Situacin 6 (+P,+/-D)...................................................................................................... .274 I-1 Situacin 1 (-P,+D)....................................................................................................... ..275 I-2 Situacin 2 (-P,-D)........................................................................................................ ...275 I-3 Situacin 3 (+P,+/-D)...................................................................................................... .275 I-4 Situacin 4 (-P,+D)....................................................................................................... ..275 I-5 Situacin 5 (-P,-D)........................................................................................................ ...276 I-6 Situacin 6 (+P,+/-D)...................................................................................................... .276

PAGE 11

11 LIST OF FIGURES Figure page 2.1 Componentes del contexto situaci onal de la interaccin lingstica.................................29 3.1 Estrategias principales de la cortesa segn el ries go a perder la imagen..........................90 4.1 Los nueve tipos de estrategias en una escala de indirectividad.......................................136 5.1 Conteo de las estructuras aledaas al nc leo del acto de habla. Primera generacin......143 5.2 Conteo de las estructuras aledaas al nc leo del acto de habla. Segunda generacin.....144 5.3 Conteo de las estructuras aledaas al nc leo del acto de habla. Tercera generacin......145

PAGE 12

12 Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy VARIACIN PRAGMTICA DEL ESPAOL DE LOS CUBANOS Y CUBANOAMERICANOS EN MIAMI: EL EFEC TO DE GNERO Y GENERACIN EN EL USO DE ESTRUCTURAS DISCURSIVAS By Carolina GUTIRREZ-RIVAS August 2007 Chair: Andrew Lynch Cochair: Gillian Lord Major: Romance Languages My study analyzes the variation of the speech act of requests in three generations of Cubans and Cuban-Americans from Miami. I e xplore the effect of generation and gender on the discourse structures of such speakers. Focusing on the speech acts that require politeness when asking for favors, I specifically study the pragma tic differences in the Spanish language within this population. I highlight how particular discou rse structures, which are culturally determined in large part, may also have important implica tions for theories of linguistic variation and change. The ideology of solidarity as reflected in particular discourse structures appears to condition the speech act of requests more among the first generation, born and raised in Cuba, than among the generations born or educated in the United States. There is more evidence of qualification, support and hedging involved in th e speech of the second generation (which is called here the transitional gene ration) and especially, third gene ration speakers. As control of attenuating forms of the verb system, such as subjunctives and conditionals, weakens among this latter group, the use of compensation of periphras tic and lexical devices becomes more prevalent in their Spanish. At the same time, American English discourse structures, generally more reflective of a negative politeness framework, a ppear to set in motion a process of pragmatic

PAGE 13

13 calquing which complements the use of periphrastic and lexical devices in asking for favors. One prime example of this process is the redu ced usage of direct command forms among third generation speakers, much more common in speech requests in Caribbean Spanish than in American English. I also explore in depth the ideology behind la nguage use for the construction of gender to explain the differences found in the data and its re percussions in society. I describe the elements found in the language of first gene ration speakers of both genders and look for structures such as upgraders and downgraders, which are indicators of coerciveness and mitigation respectively. The fact that third generation Cuban-Ameri can women exhibit more mitigation in their utterances could be proof of change of politene ss systems. The shift from positive politeness, used by Cuban women of the first and second generation, to negative politeness would suggest that third generation women exhibit a transferen ce of strategies characteristic of Anglophone society. Finally, in the discus sion section of the dissertation, I address pedagogical implications as well as implications related to the study of languages in contact.

PAGE 14

14 CAPTULO 1 INTRODUCCIN AL ESTUDIO Los usuarios de todas las lenguas se guan por ci ertas normas y rituales instituidos por ellos mismos en cuanto a lo que es corts y lo que no. Los parmetros de cada sociedad varan segn su gente, y aunque se haya tratado de atribuir un iversalidad a dichas normas, el carcter de cada lengua es, a final de cuentas, nico y particular. Estos rituales li ngsticos especiales son lo que se denomina actos de habla y suponen un amplio campo de estudio, que abarca los sistemas gramaticales y pragmticos de la lengua, ad ems de estar controla dos por el contexto sociocultural en el que ocurren. El presente trabajo doctoral est dedicado a de scribir y analizar las estrategias pragmticas de una comunidad de habla sumamente interesante de sde el punto de vista so ciolingstico: la de los inmigrantes cubanos y su descendencia en la ciudad de Miami, estado de la Florida. Con una concentracin en los actos de habla, se exploran las diferencias pragmticas al hacer peticiones y solicitudes entre tres generacione s de hablantes: la primera, comprendida por hablantes que llegaron directamente de la isla de Cuba, en su mayora durante las dcadas de los 60 y 70; la segunda, con personas cuya edad corresponde a la de los hijos de los primeros inmigrantes, y quienes o bien llegaron antes de los 12 aos de edad, o nacieron en los Estados Unidos; y la tercera, que corresponde cronolgicamente a lo s descendientes de la segunda generacin, y quienes jams han vivido en un contexto monolinge. Esta investigacin es relevante, dado el auge que han cobrado ltimamente los estudios en actos de habla y cortesa dentro del rea de la lingstica en el idioma espaol. La pragmtica, o el estudio del significado contextu alizado de la expresin lingstic a, es un rea que, hasta ahora, ha sido relativamente explorada en el mundo hisp nico, especficamente en cuanto a actos de habla y cortesa. Muchos de los estudios llevados a cabo sobre el tema enfocan sobre todo el

PAGE 15

15 espaol hablado en Espaa y Latinoamrica, lo que deja el campo abierto para realizar estudios de esta naturaleza sobre el espaol hablado en los Estados Unidos. Con la presente investigacin se pretende iniciar la tradici n en este tipo de estudios. 1.1 Motivacin y metas de la investigacin Una gran meta del siguiente trabajo doctoral es la de determinar la variacin de los actos de habla, en especial, peticiones, en treinta hablantes cubanos y cubanoamericanos1 residenciados en la ciudad de Miami, Florida. El propsito principal fue el de observar el efecto del gnero y la generacin en las estructuras pr agmtico-discursivas de lo s individuos de origen cubano de esta zona, con una concentracin en actos de habla que, segn teoras universalistas como la de Brown y Levinson (1978), estn ntimam ente vinculados a la cortesa. El presente trabajo es necesario debido al auge que han cobrado ltimamente los estudios en actos de habla y cortesa dentro de la lingstica. Held (1992) a punta que the fact that politeness represents a social norm that can be observed empirically in language and reliably analyzed by means of language has long made it an important obj ect of study in ling uistics (p.133). Otros estudios consultados para este trabajo muestran que las normas y los valores que los hablantes consideran adecuados en la comunicaci n presentan variaciones considerables, no slo entre hablantes de lenguas dist intas, sino entre hablantes de la misma lengua. Garca (1992) comprueba esta tesis con dos estudios sobre pe ticiones en dos comunidades hispanoparlantes monolinges de Latinoamrica. En el primero, Making a request and responding to it: A case study of Peruvian Spanish speakers, la autora c oncluye que al hacer una peticin (o solicitud) los hablantes peruanos prefieren, de una manera contundente, mostrar deferencia y respeto hacia 1 En adelante, se hablar de los cubanos como los hablantes de primera generacin o nacidos en la isla de Cuba, y de los cubanoamericanos como los hijos de cubanos, nacidos en los Estados Unidos. No obstante, la definicin y delimitacin de las generaciones se har en el captulo de metodologa.

PAGE 16

16 su interlocutor, expresando su deseo de no se r impositivos. Sin embargo, en el segundo estudio, La expresin de camaradera y solidaridad: c mo los venezolanos so licitan un servicio y responden a la solicitud de un servicio, lleva do a cabo en Caracas, Venezuela, Garca (2002) comprueba que al solicitar un serv icio los venezolanos muestran estar ms inclinados hacia la cortesa de solidaridad, o camarad era, con el interloc utor. Si bien todos los participantes de Garca eran hablantes nativos del espaol, los resultados de ambos estudios comprobaron que el tipo de sociedad y la cultura inciden notablemente en la seleccin de sus estrategias lingsticas de cortesa. Le Pair (1997) menciona que : cultural variation in linguistic form, in conventionalization of in teractional strategies, and in soci al meanings attached to these influences the notion of indirect ness and its interpreta tion, and therefore raises problems for the generalizability and universality of politeness principles (p. 655) Autores como Le Pair (1998), Koike (1992), Blum-Kulka et al. (1989), Mrquez (2000), entre otros, cuestionan la universa lidad de las teoras y principios sobre la cortesa por los que los pragmatistas se haban estado rigiendo, para poner de manifiesto dos factores que transcienden la lengua y son de suma importancia en la variacin pragmtica: sociedad y cultura. En Miami, una ciudad en la que el bilingismo y la transculturacin2 inciden sobre la cotidianidad de los habitantes, es ms difcil sentenciar universalidad en la prctica de la cortesa, tal como sugieren varias de las teoras sobre el tema, ya que la interaccin social se rige por normas que se construyen con la ayuda del lengu aje. Uno de los cuestionamiento s principales que surgi antes de comenzar a hacer la investigacin fue si cabra la posibilidad de hablar la misma lengua y, en ciertos aspectos, tener el mismo bagaje cultural, pero utilizar estrategias de cortesa diferentes. 2 Otheguy, Garca y Roca (2000) explican que la trans culturacin expresa las dis tintas fases del proceso de transicin de una cultura a otra, y que tal proceso no slo implica la adquisicin de una cultura nueva, sino tambin la prdida de la primera cultura. Dicha situacin da lugar a la aparicin de nuevos fenmenos culturales que a su vez pueden ser llamados neoculturacin.

PAGE 17

17 Pareca probable encontrar que los cubanos y lo s cubanoamericanos, a pesar de compartir lazos de consanguinidad, no necesariamente compartie ran las mismas estrategias de cortesa y aproximacin al oyente, y que tales estrategias pudieran variar con el paso de una generacin a la siguiente. Criarse en un ambiente bilinge y bicu ltural podra afectar la conducta lingstica de individuos nicos, que no slo usaran el espao l de forma diferente y co n propsitos diferentes a los de sus padres, sino tambin al de sus propios hijos y nietos. Detectar las diferencias es, en realidad, una misin importante y constructiva. Despus de todo, el bilingismo es en s una experiencia transcultural, y muc ho de lo que penetra de una lengua a otra tiene que ver con la transculturacin (Otheg uy, Garca y Roca 2000). La literatura que sustenta la presente investig acin se divide en dos grandes reas: el rea de la sociolingstica, que incluye los razonamien tos tericos de Silva-Co rvaln (2001) sobre el espaol en los Estados Unidos, ms los conceptos de las variables de gne ro y generacin; y el rea de la pragmtica, para la qu e se han tomando en cuenta trabaj os fundamentales, como los de los primeros estudiosos en el campo, Austin (1962) y Searle (1969) y la teor a de la cortesa de Brown y Levinson (1978), y los preceptos tericos ms recien tes propuestos por Blum-Kulka (1989) y Blum-Kulka, House y Kasper (1989). Uno de los objetivos primordiales de esta dise rtacin doctoral es el de contribuir con el campo de las investigaciones sociolingsticas a travs de la observaci n y documentacin de las variaciones pragmticas presentes dentro de una misma comunidad de habla considerando origen, edad y gnero en la mu estra, ya que detectar y analiz ar tales fenmenos lingsticos, permitir tener una perspectiva ms amplia sobre el mantenimiento del espaol entre cubanos en Miami, y a su vez ayudar a mejorar la co mprensin y la comunic acin intercultural.

PAGE 18

18 Otra gran meta de este trabajo es hacer un aporte a los estudios en una nueva rea de investigacin como lo es la pragmtica del espa ol en los Estados Unidos. La pragmtica, o el estudio del significado contextualizado de la ex presin lingstica (Silva -Corvaln 2001), abarca el anlisis de las estrategias de cortesa relaci onadas con los actos de ha bla. Estudiar las normas pragmticas de comunidades de lenguas en contac to podra arrojar luces sobre el concepto de competencia comunicativa entre hablantes bilinges y la evolucin del espaol en zonas en contacto.. Este estudio tambin pretende mostrar que el bagaje cultural y social en el que los individuos usan las lenguas en contacto est directamente re lacionado con la preservacin de dichas lenguas, entendiendo como bagaje tanto el entorno como el conocimiento implcito de las estructuras lingsticas y de las estrategias pragmticas que son aceptables en ambas culturas: la de la herencia y la de Miami. En un pa s como los Estados Unidos, donde los estudios interculturales son de vital impor tancia debido a la gran diversid ad tnica de sus habitantes, es necesario explorar las convenciones sociales por las que se rigen los hablantes bilinges, ya que la lengua no es independiente de la interaccin social y al gunos enunciados lingsticos, en especial los actos de habla, se pueden caracterizar segn su funci n en la interaccin. De hecho, la relacin entre el uso de una lengua y el cont exto social es sumamente compleja (Gumperz 1982). En el continuo de posibilidades pragmaling sticas, se observa c mo las sociedades de habla inglesa se encuentran en un extremo mientras que gran parte de las de habla espaola se encuentran en el otro. Las sociedades angl osajonas recurren mayormente a las estrategias pragmticas indirectas (Brown y Levinson 1978 Blum-Kulka 1987), y en ciertas sociedades hispnicas, como la argentina y la uruguaya (Blum-Kulka et al. 1989, Placencia y Bravo 1998, Mrquez-Reiter 2000), la venezolana (Garca 2002) la espaola (Placencia 1998), y la cubana

PAGE 19

19 (Ruzickov 1998) se da preferenci a a las estrategias directas. Este estudio se encarga de dilucidar lo que ocurre en una comunidad que comparte ambas lenguas, como lo es la comunidad cubanoamericana de Miami. Los resu ltados que aqu se exponen muy bien podran escalerecer los patrones lingsticos de otras co munidades en los Estados Unidos donde tambin existe una situacin de contacto de lenguas. De igual manera, un estudio de este tipo sera sumamente til en el rea de la pedagoga, rea en que la necesidad por estudios sobre prag mtica se ha incrementado en los ltimos aos. Si bien este trabajo no est destinado a hacer gr andes hallazgos sobre el aprendizaje formal del espaol, buena parte de lo que aqu se discute puede aplicarse al aula, tanto de estudiantes anglosajones, como de estudiantes de espaol como lengua patrimonial. Tpicamente, el aprendizaje de segundas lenguas se ha concentrado en las reas de la fonologa, la morfologa y la sintaxis (Blum-Kulka et al. 1989), pero es necesario que se empiecen a incluir en el aula tcnicas que ayuden a los estudiantes a adquirir una mejor competencia pragmtica y discursiva de la lengua que se proponen aprender. Ampliar el conocimiento de la pragmtica ayudara en gran manera a los aprendices a mejorar tanto su competencia oral como su interaccin y social, y a evitar fallos en la comunicacin. Segn Blum-K ulka et at. (1989), la interferencia pragmtica de los hablantes de segundas lenguas es un f actor que influye significativamente en los malentendidos interculturales. 1.2 La sociolingstica del espao l hablado en los Estados Unidos A pesar de que varios estudios sociolingsticos enfocados en diferencias generacionales se han llevado a cabo para esclarecer lo que se sabe sobre las varied ades del espaol de distintas regiones de los Estados Unidos (Lync h 1999, Poplack 1980, Silva-Corvaln 1994, 2001, y Zentella 1997entre ot ros), hasta la fecha, los estudios sobre la variacin pragmtica en comunidades asentadas en este pas, tanto monolinges como bilinges, son virtualmente

PAGE 20

20 inexistentes. Blum-Kulka et al. (1989) menciona n que despite the richness of the subject for both sociolinguistics and cross-cultural pragmatics, surprisingly few studi es have attempted to empirically document requesting be havior in one particular soci ety, let alone compare it across different speech communities (p.12). Por lo cual, se hace patente la neces idad de dar inicio al estudio de la pragmtica de las comunidades hisp anas inmigrantes y sus sucesivas generaciones. Observar la realizacin ling stica de los actos de habla en relacin con las normas de cortesa preferidas por la comunidad cuba na y cubanoamericana de Miami es una tarea cautivante, ya que dicha comunidad, muy distinta de la puertorriquea y mexicanoamericana en cuanto a prestigio social y ling stico (Sol 1979), se ha caracteri zado, entre otras cosas, por su empeo en mantener el espaol a travs de las generaciones. Lynch (2000) asegura que, en lneas generales, los cubanos nacidos en Miami no asocia n el espaol con una desventaja econmica ni con las generaciones de sus antepa sados: For them, Spanish is not tied to nostalgia for life back on the island of Cuba, since the overwhelming majority of them have never been to Cuba () Spanish gives them access to a dynamic urban culture that depends on the economic power of the Spanish-speaking world and the ling uistic and social power of the continuous influx of Spanishspeaking immigrants, visitors, and tourists (p.273). El tema de la produccin del discurso oral de los mexicanoamericanos en Los ngeles ha sido extensamente estudiado por Silva Corv aln (1994, 2001, 2003), quien destaca que existen diferencias interesantes en las narrativas de los hablantes de pr imera generacin, comparados con los de segunda y tercera generacin. En el discur so en espaol de estos dos ltimos grupos, se encuentran, entre otros aspectos, menos rasgos prosdicos (sonidos expresivos, efectos sonoros), falta de preguntas retricas o expresiones fticas y cambios de cdigos, cuya presencia en el discurso podra, ciertamente, incidi r en la realizacin de l acto de habla. En cuanto al cambio de

PAGE 21

21 cdigos, autores como Gumperz (1982), sealan qu e los bilinges inmersos en la conversacin no estn muy conscientes de qu cdigo uti lizan en cada momento, sino que su mayor preocupacin recae en el efecto comunicativo de lo que estn diciendo. Esto implica que el cambio de cdigos dentro de una comunidad bilinge no afectara mayormente el sentido o propsito del mensaje que los hablantes quieren transmitir a un interlocutor que pertenece a su mismo grupo, y sera una manera completamente aceptable de hacer llegar su mensaje. Antecedentes como estos fueron tomados en cuenta al momento del anlisis de los datos. En este trabajo tambin se analiza y discut e la nocin de transferencia pragmtica en relacin al discurso en espaol de los bilinges. En su libro de 2001, Silva-Corvaln arguye que una lengua exhibe transferencia lingstica cuan do presenta diferencias o desviaciones de la norma lingstica monolinge que corresponden, en cam bio, a estructuras existentes en la lengua de contacto (p. 269). La misma autora seala en su artculo de 2003 que algo que ha sido generalmente aceptado [es] que los hablantes [bili nges] de espaol transfieren temes lxicos y funciones pragmticas del ingls (...) (p. 80) Tales transferencias tienen, desde luego, un impacto en los efectos pragmticos que sus enunc iados puedan tener en la lengua secundaria, en este caso, el espaol. Un aspecto muy importante de esta investigac in es el de verificar si el espaol de los bilinges cubanoa mericanos de Miami comparte propiedades pragmticas con el ingls de los Estados Unidos, estudiado ba stamente por Brown y Levinson 1978, quienes encontraron que en la sociedad inglesa la cortesa preferida es la negativa (o la que usa estrategias indirectas). Por su parte, en la cultura cubana la expresi n de cortesa es positiva. En su tesis de grado, Ruzickov (1998) encontr que en la sociedad cubana, las estrategias de cortesa positiva sobrepasaron considerablemente a las de cortes a negativa, en todos los tipos de peticiones

PAGE 22

22 analizados. Si bien autores como Blum-Kulka (1989) afirman que the universality of conventional indirectness should be regarded as a matter of shared pragma tic properties, rather than as a matter of cross-linguistic equivalence in form and usage (p.37), en el caso especfico de los bilinges, se estara ante la posibilid ad de transferencia de normas pragmticas. 1.3 Preguntas de la investigacin Por todo lo expuesto, se plantea que al final de esta tesis docto ral ser posible responder las siguientes preguntas de investigacin: Cules son las normas y estrategias discursi vas observadas entre cubanos de primera, segunda y tercera generacin en Miami en la e xpresin de cortesa al hacer peticiones? Hay diferencias generacionales y de gnero en la muestra que puedan ser indicadoras de desplazamiento de un sistema prag mtico a otro? Si las hay, cule s son las dimensiones sociales de tal desplazamiento? Se observa alguna influencia del sistema pragm tico del ingls (o cortesa negativa) en el espaol de los cubanoamericanos de segunda y te rcera generacin? Si la hay, qu tipo de estructuras lingsticas evidencian dicha influencia? Todas estas preguntas sern respond idas al final del Captulo 5: Anlisis y discusin de los resultados. 1.4 Organizacin del estudio El presente trabajo est organizado de la siguiente manera: en el Captulo 2, Sociolingstica. Consideraciones tericas, se hace una revisin exhaustiva de conceptos claves en la investigaci n, tales como los de la sociolingsti ca, la pragmtica y el anlisis del discurso, los vnculos que existen entre estas tres reas de la ling stica ms su relevancia en el presente estudio. Asimismo, se elabora sobre lo s preceptos de la etnografa de la comunicacin, la sociologa del lenguaje y la etnolingstica. Ms adelante se justif ica la eleccin de las

PAGE 23

23 variables tomadas en cuenta en la investigacin, y se ofrece una explicacin de su importancia dentro de las ciencias sociales. Tambin se introduce el concepto de negacin de la agencia y su relacin con la pragmtica. Se indaga adems sobre el bilingismo en los Estados Unidos, la comunidad de habla y el concepto de competencia comunicativa. En el Captulo 3, Actos de habla. Consider aciones tericas, se presenta una amplia revisin de la literatura en el rea de la pragm tica, incluyendo las base s tericas que sustentan esta rama de la lingstica y, en particular, lo s actos de habla. Se me nciona a los tericos pioneros en el estudio de los ac tos de habla, Austin (1962) y Searle (1969), y se incluye una explicacin completa de las mximas conversacio nales de Grice (1975). Asimismo se enumeran las principales crticas que los modelos de dichos tericos generaron en su momento. A continuacin se describe minuciosamente la teor a de la cortesa, de Brown y Levinson (1978), y el concepto de imagen, tanto del punto de vi sta de Goffman (1967) co mo de Brown y Levinson (1978). Se definen, adems, los actos amenazadores a la imagen pblica (AAIP), y la relacin de las nociones de poder y solidaridad en referencia a los actos de habla. Tambin se profundiza sobre la nocin de la indirectiv idad condicional. En este captul o se incluye un apartado sobre las crticas hechas al modelo de Brown y Levi nson (1978). En la ltima seccin del captulo se ofrece una revisin de los estudios previos ms relevantes sobre las peticiones en la lengua espaola, pasando por un estudio re alizado en la isla de Cuba (Ruzickov 1998) en el que se revela que la cultura cubana monolinge se caract eriza primordialmente por el uso de la cortesa positiva, o de solidaridad, hasta llegar a los estudios comparativos e investigaciones realizadas en los Estados Unidos. El Captulo 4, Metodologa, se compone de una detallada descripc in y justificacin de la metodologa utilizada en este estudio. En las pr imeras secciones se comenta sobre el diseo de

PAGE 24

24 la investigacin, se describe a los participantes en la inves tigacin, del proceso de recoleccin de los datos y, por ltimo, se pr esenta el instrumento, o las situaciones a dramatizar por los participantes, y se habla sobre el tip o de anlisis efectuado en los datos. En la primera parte del Captulo 5, Anlisis y discusin de los resultados, se contabilizan los datos y se presenta el anlisis cuantitativo de la investigacin. Se indica la frecuencia de uso de los distintos tipos de actos de habla y estrategias pragmticas por las distintas generaciones y los gneros. Paralelamente, se of rece el anlisis cualitativo en el que se determina que existe un proceso de transferencia de las estrategias del ingls al espao l de los bilinges de segunda y tercera generacin y que, en gene ral, stos ltimos tienden a ser ms indirectos que hablantes de la generacin de sus abuelos. Al final de este captulo, se vuelve a las pr eguntas iniciales de la investigacin. En el Captulo 6, Conclusiones, se interpre tan los hallazgos ms im portantes del estudio y se consideran las implicaciones de los resultad os en las reas de la pedagoga, lenguas en contacto, y la pragmtica en particular.

PAGE 25

25 CAPTULO 2 SOCIOLINGSTICA. CONSIDERACIONES TERICAS 2.1 Introduccin Segn palabras de Silva-Corvaln (2001), la le ngua es quiz la mani festacin cultural ms importante de un grupo social (p. 8). En ef ecto, la lengua es en s misma un tipo de comportamiento social y el tipo de disciplina ut ilizada para dar cuenta de los fenmenos de la lengua en su contexto de uso ha sido, comnmente, denominada sociolingstica (Labov [1972] 1991). En su estudio de 2001, Silva-Corvaln seala que dentro de la disciplina de la sociolingstica se incluyen otra s subdisciplinas, a saber la sociologa de la lengua, la etnolingstica, y la etnografa de la comunicacin, y todas estn relacionadas entre s en cuanto a que todas buscan explicar fenmenos relaciona dos con el funcionamiento de una lengua como vehculo de comunicacin situado socialmente ( p. 4). Cada una de estas subdisciplinas se encarga de reas particulares de la sociolingstica: la funcin pr incipal de la sociologa de la lengua, por ejemplo, es la identifi cacin de caracterstic as segn las cuales se puedan clasificar las situaciones sociales que muestren patrones nicos y especficos de conducta lingstica (p. 6). Por su parte, la etnografa de la com unicacin y la etnolingstica comparten una misma metodologa, que consiste en la explicacin del conocimiento que los individuos tienen de su propia lengua () y de los presupuestos que de terminan o moldean la forma en que estos individuos interpretan sus experiencias (p.8). En resumen, los estudios sociolingsticos y afines ofrecen un conocimiento bastante amplio s obre los patrones de vida y entendimiento entre los seres humanos, los cuales se ven ex trapolados en el lenguaje que usan. El estudio de las funciones lingsticas se realiza de manera ptima cuando se observan y describen las interacciones comunicativas de los us uarios de una lengua, pero se produce adems indagando sobre la interaccin del sistema lingstico con los mltiple s y complejos niveles de la

PAGE 26

26 igualdad o desigualdad social, el prejuicio, la conciencia de clase, la educacin y la cultura (Mey 2001). Las preguntas fundamentales planteadas po r la sociolingstica tienen que ver con la desaparicin y asimilacin de lenguas minoritarias, el desarrollo del biling ismo estable, la estandarizacin de las lenguas y la planificacin del desa rrollo de las lenguas en naciones recin fundadas (Labov [1972] 1991). En la siguiente seccin, se har una revisin de conceptos como los de la sociolingstica, la pragmtica y el anlisis del discurso, los vnc ulos que existen entre es tas tres reas de la lingstica ms su relevancia en el presente estudio. As imismo, se expondrn preceptos resaltantes, como lo es de la etnografa de la comunicacin, se justif icar la eleccin de las variables a analizar, enti ndase generacin y gnero, y se ha blar del bilingismo en los Estados Unidos. Al final de este cap tulo se plantearn las pre guntas de investigacin. 2.2 Sociolingstica y pragmtica: el es tudio de la lengua en su contexto Los mbitos que abarcan las diferentes reas de la lingstica (especialmente las ms nuevas, como la sociolingstica, la pragmti ca y el anlisis del discurso) no parecen estar concretamente delimitados. Segn Mey (2001), los trabajos de Chomsky (1957, 1965) dieron pie a lo que en lingstica se denomin el enfoque componencial (component view). Dicho precepto establece que la gramtica de una lengu a consiste de varios componentes (fonolgico, sintctico y semntico, entre otros), y se basa en una concepcin modular de la mente humana: las facultades humanas se ven como unidades in dependientes, pero que colaboran entre s, sin tomar en cuenta el contexto. Por el contrario, el enfoque de perspectiv a (perspective view), como el nombre lo indica, pone en perspectiva y analiza la actividad lin gstica humana en sus distintos aspectos. El enfoque de perspectiva enfatiza los aspectos pragmticos de todas las reas de la lingstica, incluyendo la ps icolingstica, la sociolingsti ca y otras reas que no estn an bien definidas (autores como Mey (2001) las llaman hyphena ted areas (p.9). Arguye Mey que:

PAGE 27

27 On this view, the variables of sociology (such as income, housing, degree of education etc.) and psychology (such as IQ, character tr aits () etc.) would then be in tegrated in a pragmatics of the languaging human as a social being (p. 9). De acuerdo con Silva-Corvaln ( 2001), la sociolingstica es una disciplina que se encarga de estudiar una o ms lenguas en su entor no social (p. 1). Seala la autora que la sociolingstica tambin se puede definir como los fenmenos de tipo lingstico que tienen relacin con factores de tipo so cial, entre los cuales se incl uyen: 1) organizacin poltica, econmica, social y geogrfica de una sociedad, 2) factores individuales como la edad, la raza, el sexo y el nivel de instruccin; 3) aspectos histricos y tnico cultura les; 4) el contexto externo en que ocurre el hecho lingstic o, tambin visto como la situacin inmediata que rodea la interaccin. Todos estos factores dan cuenta de las preocupacione s de la sociolingstica, as como tambin de otras ramas de la lingstica, entre ellas la sociol oga del lenguaje y la dialectologa. Tpicamente, los estudios socio lingsticos exploran segmentos representativos de la poblacin y buscan relacionar la distribucin de las variab les lingsticas con factores sociolgicos como la clase socioeconmica, el nive l de educacin formal, el gnero y el estatus. Algunas de estas variables, como la edad y el gnero (entendiendo como gnero no solamente el aspecto biolgico del sexo sino el aspecto social interdependiente del habla), as como las reglas del sistema pragmtico-lingstico de la comunida d cubana y cubanoamerica na de Miami, sern analizadas a profundidad en la presente tesis doctoral. Por su parte, la pragmtica, al igual que la so ciolingstica, toma en cuenta los factores del entorno del individuo. Mey (2001) apunta que el es tudio de la pragmtica es necesario, if we want a fuller, deeper and generally more re asonable account of human language behavior (p. 12). Este mismo autor tambin comenta que re stringir la pragmtica al plano meramente

PAGE 28

28 lingstico no es aceptable para quienes pretende n analizar el uso del lenguaje humano como un todo. Bien se sabe que la comunicacin en la so ciedad ocurre, principalmente, gracias a la lengua, lo cual conduce a que los usuarios de una lengua dada, por el hecho de ser entes sociales, se comuniquen y usen la lengua dentro de las premisas de su sociedad. Se dice que, de cierta forma, la sociedad controla y determ ina el acceso de los individuos a los medios lingsticos y comunicativos. Segn SilvaCorvaln (2001) se ha demostrado que: (...) la lengua no es solamente sensible a las ca ractersticas sociales del hablante (tales como su edad, sexo, educacin, etc.), sino tambin al contexto situacional en el que ste se encuentra en un momento dado, el que determin a en gran medida la eleccin de formas lingsticas que el ha blante hace (p. 116). Al tener en consideracin lo antes expuesto, resulta obvio af irmar que el estudio de la lengua fuera de su contexto social es impreciso; por ello, la disciplina de la pragmtica junto con la sociolingstica ayudan a explicar la mane ra en que los humanos usan la lengua en la comunicacin y cmo lo social afecta dicho uso: pragmatics studies the use of language in human communication as determined by the co nditions of society (Mey 2001, p.6). Las condiciones en que un individuo se relaciona con los dems son lo que Silva-Corvaln llama el contexto situacional, que no es ms que la suma de tres componentes b sicos en un momento y espacio dados: el escenario o mbito de uso, el propsito y los participantes. Asegura la autora que la interaccin entre estos tres componentes motivan una amplia y compleja gama de estilos, entre los que se podran contar, por ejemplo, la variacin en la formalidad expresada con distintos pronombres de tratamiento (t, vos, Ud.). Los conceptos anteriores resultan clave en el estudio de los actos de habla de bido a que, dependiendo de las variab les que entren en juego a la hora de la interaccin ling stica, los hablantes elegirn una u otra forma para propsitos de la comunicacin (entindase, objetivos al verbalizar el acto de habla). En otras palabras, es de esperar que la motivacin de un hablante para usar X o Y forma en un contexto y situacin

PAGE 29

29 determinados dependan, entre otros factores, de la distancia o la solidaridad que ste tenga con el interlocutor. A continuacin se reproduce en la Figura 2. 1 la relacin entre los componentes del contexto situacional y la in teraccin lingstica (origina l de Silva-Corvaln 2001, p. 117)3. Figura 2.1 Componentes del contexto situ acional de la inte raccin lingstica As como los autores mencionados en lneas an teriores proponen, en este trabajo doctoral tambin se argumenta que tanto el contexto situacional (reflejado en la Figura 2.1) y las 3 Reproducido con permiso de Georgetown University Press. Sociolingstica y pragmtica del espaol, by Carmen Silva-Corvaln. (Pag. 117, Diagrama 3.2).

PAGE 30

30 caractersticas de cada individuo (edad, gnero), sumados a su ba gaje cultural y social son factores que inciden y, en gran manera, determin an sus estrategias lings ticas, en especial en cuanto a actos de habla se refiere. Tal como Gumperz (1997) indica, no se puede hablar de lengua y cultura y lengua y contexto como si se tratara de en tidades separadas, situadas afuera del mensaje en s. En el caso de los hablantes bilinges, es vli do hacerse el planteamie nto de que stos hacen uso de las estructuras discursiva s que tienen a disposicin (bien sea en una lengua u otra) para dar fuerza ilocutiva al acto de ha bla. Tambin es de considerar que estas estructuras discursivas no se asemejan necesariamente a las de los habl antes monolinges. De acuerdo con Gumperz, los estudios en bilingismo han documentado una gran variedad de situacion es de habla alrededor del mundo, en las que los hablantes se valen de l contraste entre dos sistemas gramaticales distintos to convey substantive information that elsewhere, in equivalent situations, can be conveyed by the grammatical devices of a single system (p. 41). Ms adelante se retomar y ampliar la discusin sobre el caso de los bilinges. A continuaci n, se expone la relevancia del anlisis del discurso para el presente estudi o y ms adelante la importancia de incluir las variables de edad y gnero dentro del mismo. 2.2.1. La relevancia del anlisis del di scurso para el presente estudio En 1972, Labov asegur que, hasta la fecha, el anlisis del discurso no haba sido seriamente considerado como parte de la ling stica general, ni seriamente investigado. Sin embargo, a partir de ese entonces y cada vez m s, se le ha otorgado a esta disciplina la credibilidad suficiente como para considerarla un rea de investigacin vlida dentro de la lingstica, ya que ha probado ser clave a la hora de dilucidar todo tipo de interrogantes referentes a los procesos propios de la lengua. Johnstone (2005) afirma que discourse analysis sheds light on how speakers indicate their semant ic intentions and how hearers interpret what

PAGE 31

31 they hear, and on the cognitive abilities that underl ie human symbol use ( p. 5). En relacin a la pragmtica, al observar muestras de habla, el analista del disc urso puede ayudar a describir los principios bsicos interpretativos en los que se basa el entendim iento, y cmo los hablantes usan los enunciados para llevar a cabo ciertas acciones. El enfoque tradicional usado para tratar la variaci n lingstica y los cambios en la lengua se basaba en examinar las causas externas (com o el aislamiento geogrfico o social de un grupo por parte de otro, lo cual c onlleva a la divergencia en m odos de pronunciacin y distintas construcciones sintcticas), e in ternas de dichos cambios (como la tendencia de los hablantes a tratar palabras nuevas como anlogas de palabr as ya existentes, la adaptacin de sonidos y palabras de otras lenguas a lo s patrones fonolgicos y morfolgicos a la lengua que hace el prstamo). El anlisis del discurso contri buye al estudio del variacionismo desde ambas perspectivas. Observar registro s del discurso a travs del tie mpo ha permitido describir los mecanismos del cambio que son intrnsecos o internos en el habla, como la gramaticalizacin, o el desarrollo de significados gram aticales a partir de formas l xicas (Silva-Corvaln 2001). Al respecto Johnstone (2005) comenta que: Forms th at regularly serve useful functions in showing how speakers intend their words to be taken at a pa rticular moment tend to change over time into required elements of a languages grammar (p.6). En pocas palabras, el anlisis del discurso es til para describir cmo la influencia social est ntimamente relacionada con los cambios en los patrones lingsticos a travs del tiempo, y tambin con la identidad individual o grupa l que se construye gracias a la lengua. 2.2.2 Variables de edad y gnero. Introduccin Como ya se ha mencionado, la moderna disciplin a de la sociolingsti ca se distingue de las ramas tradicionales de la lingst ica por incorporar variables ex tralingsticas (llamadas tambin sociales) en el estudio del habla. Gumperz (1972) acota que tpicamente, los estudios de

PAGE 32

32 sociolingstica buscan relacionar la distribucin de las variab les lingsticas con factores sociales tales como clase, nivel de educaci n, sexo, estatus socioeconmico, etc. En otras palabras, sociolinguistics focuses on the social forces which shape language structure and use, as well as on internally motivated variation (Silva-Corvaln 1994, p.2). Tomar en cuenta los factores sociales que influyen en las comunidades de habla hace posible observar el proceso del cambio lingstico y el estudio de otros fenmenos sociales que interactan con el habla (Gumperz 1972). Sin embargo, cabe destacar aqu que la precisin con la cual estos factores interactan entre s y el grado de influencia que ejercen en la lengua no est del todo determinada; tal como lo menciona Silv a-Corvaln la interrogante sobre cules fuerzas, internas o externas, motivan un cambio espec fico en un momento y lugar dado contina intrigando a los sociolingistas. Silva-Corvaln (2001, p. 95) subdivide las variab les sociales en ads critas y adquiridas. Explica la autora que las adscri tas son aquellas que no se pueden modificar, como por ejemplo el grupo etario (o la generacin), el sexo, el origen, etc.; mientras que las adquiridas son el nivel educacional, el nivel socioeconmico y la ocupacin, variables que son, en principio, modificables. Las principales variab les a tomar en cuenta en la realizacin de este estudio fueron la edad (cronolgicamente enmarcada dentro de l concepto de generacin) y el gnero. 2.2.3 La variable de edad (generacin) En muchas sociedades alrededor del mundo, la edad es una categora importante en la interaccin y la organizacin soci al. Puede que se asocie con auto ridad y estatus e, incluso, con diferentes niveles de competenci a (Ardila 2003). En el caso de la presen te investigacin, la variable de edad est ntimamente relacionada co n el concepto de generacin, ya que la edad de los participantes corresponde cronolgicamente a lo que en sociolingstica se conoce como generacin.

PAGE 33

33 Segn Silva-Corvaln (2001), en la sociolingstica, una de las maneras de realizar un estudio en tiempo aparente es comparando el habla de los miembros de una comunidad estratificados en grupos segn la edad, es decir, en grupos etario s o generaciones. Eckert (1997) apunta que la seleccin de partic ipantes segn divisiones etarias proyecta resultados en tiempo aparente: when the full age span is consider ed in community studies the age continuum is generally interpreted as representing continuous apparent time (p. 213). Es primordial establecer la importancia de tener generacin y edad dentro de un mismo marco, ya que las caractersticas que exhibe n los inmigrantes cuba nos, y sus sucesivas generaciones nacidas en suelo estadounidense, son quiz muy marcadas en comparacin con los otros dos grandes grupos de inmigrantes hisp anos en los Estados Unidos, entindase los mexicanos y los puertorriqueos. Alfarz (2002) explica que sin ce the late 1950s, metropolitan Miami, located in Dade county at the southeast tip of the Florid a peninsula, has received four waves of mass migration from Cuba provoked by po litical unrest in that country. Todas estas oleadas de inmigrantes portan cons igo caractersticas que los dife rencia sustancialmente, y una de ellas es, sin duda, la lengua. Alfarz encuentr a que los primeros inmigrantes difieren, al menos en cuanto a percepcin sobre la lengua, su stancialmente de los inmigrantes llegados aos ms tarde en el perodo de revolucin comunista. Los que llegaron durante los inicio de la revolucin tienen la idea de que la composicin racial de la is la cambi para dar paso a una sociedad predominantemente negra y, por ende, tie nen tambin la impresin de que en la isla ahora se habla un espaol muy anegrado (Alfar az 2002, p. 6). Esto crea, inevitablemente una brecha que no se puede ignorar, y ciertamente no fu e ignorada aqu al hacer el reclutamiento de los participantes. Tal como Alfarz explica, the Spanish of the immigrants who arrived in the 1960s, 1970s and even 1980s, and the Spanish of young immigrants who had arrived in the

PAGE 34

34 1990s [are] considered two different varieties ( p. 2). Por lo tanto, considerar personas de primera generacin en el estudio que hubieran emigrado en estas dcadas, implic tambin incluir personas de cierta edad. En otros est udios, se observa que los hablantes de primera generacin no exhiben diferencia etaria con los de segunda o te rcera, precisamente porque el momento de llegada a los Estados Unidos no fue un factor que se tomara en cuenta. Sin embargo, en el presente trabajo, y con la idea de obtener uniformi dad en las muestras del espaol de los cubanos y cubanoamericanos de Miami, se decidi buscar hablantes que hubieran llegado de la isla durante las dcadas de los aos 60, 70 y 80. Subsecuentemente, tambin se reclutaron hablantes de segunda y tercera generacin que correspondieran en edad cronolgica aparente a los hijos y nietos de stos. Y aunque uno de los hablantes de la primera generacin arrib despus de los aos 80 (ya que fue difcil encontrar hombres de primera generacin que quisieran participar en el estudio), todos los dems pisaron suelo estadou nidense ante de esta dcada, y vinieron despus de los 20 aos de edad, cuando su proceso de socializacin haba sido formado enteramente en espaol. En cuanto a la edad, ha sido dicho que algunos rasgos del sistema lingstico interno se ven afectados por esta variable soci al, ya que el comportamiento li ngstico de los hablantes vara segn su edad y la de sus interlocutores (Silva-Co rvaln 2001). Por lo tanto, el no tener hablantes de primera generacin con edades similares a los de la segunda o tercera generacin se decidi, tambin dividir los grupos generacionales segn una edad cronolgica que permitiera observar los cambios en tiempo aparente. Este hecho just ifica que los grupos generacionales de este estudio se hayan formado tomando en cuenta la f echa especfica de llegada a los Estados Unidos de la primera y segunda generacin, e integr ando cada grupo participantes con edades especficas.

PAGE 35

35 2.2.3.1 El concepto de generacin en las ciencias sociales A continuacin se expone la definicin del c oncepto de generacin en las ciencias sociales. De acuerdo con The International Encyclopedia of the Social & Be havioral Sciences (2001), el trmino generacin tien e dos significados principales: In one of its senses, generation refers to a group of people who have lived through a time period together and have devel oped some kind of shared consciousness. Generation has been used even more commonly () in its genealog ical, kinship-related se nse, to refer to the relationship between parents and their children, these children and their children, and so on () Interest in generation has focused on four prim ary topics, pertaining to the ways people across cultures organize and envision social relationships, identities, and the processes of human socialcultural life (p. 6043). En referencia a los estudios de inmigr acin y generacin, Perlmann (2005) explica que discussions of immigration tend to ignore how [historical context] has shaped the characteristics of immigrant and ethnic generati ons (p.7). Segn el autor, la in migracin y las generaciones es un tema compartido por los dominios de la historia la sociologa, la ec onoma y la geografa, y las generalizaciones acerca de lo que es una segunda generacin son sumamente pobres y vagas. Perlmann tiene razn en el sentido de que existe mucha vaguedad en los estudios de sociolingstica a la hora de hablar y definir lo que constituye una generacin. Por tal razn, la delimitacin de las generaciones del presente est udio se bas en investigaciones previas tales como las de Gutirrez (1996), Silva-Corvaln (1994) y Torres (2002), quienes determinan la generacin de sus particip antes segn la edad y el lugar de nacimiento. Para Silva-Corvaln (1994), que trabaja con mexicanos en Los ngeles, el primer grupo incluye hablantes nacidos en Mxico que inmigr aron a los Estados Unidos despus de los once

PAGE 36

36 aos de edad; el siguiente grupo lo componen la s personas nacidas en Estados Unidos o los que llegaron de Mxico antes de lo s seis aos de edad; y el ltimo grupo est comprendido por las personas que nacieron en Estados Unidos y que tienen al menos un padre que cumple con las caractersticas del segundo grupo. De manera si milar, Gutirrez (1996) analiza el habla de mexicanos en Houston, y obtiene sus datos de hablantes perteneciente s a distintos grupos generacionales determinados por el nmero de aos que stos han esta do en contacto con el ingls. Su primera generacin est constituida po r hablantes nacidos en Mxico que emigraron a los Estados Unidos despus de los once aos de edad. La segunda, por hablantes nacidos en Estados Unidos o que emigraron a los Estados Uni dos desde Mxico antes de los 6 aos de edad, y que adems tienen un padre que rene las cara ctersticas de los hablantes de la primera generacin. Y la tercera generaci n est integrada por hablantes nacidos en los Estados Unidos cuyos padres son mexicanos y, por definicin, pert enecen a la segunda generacin. Por su parte, Torres (2002), quien se dedica a estudiar a los puertorriqueos de Brentwood, Nueva York, divide a sus hablantes de manera distinta, ya que toma en cuenta la edad del participante al momento de la entrevista, cosa que no fue tomada en cuenta ni por Silva-Corvaln (1994) ni por Gutirrez (1996). Torres clasifica como Grupo 1 (G1) a los que nacieron en Puerto Rico y llegaron a Estados Unidos en la adolescencia. Estos hablantes haban vivido en Brentwood casi toda su vida y se encontraban entre los 40 y 60 a os al momento de la entrevista. Los hablantes del Grupo 2 (G2), de edades comprendidas entre los 30 y 50 aos, llegaron a Nueva York antes de los 5 aos o nacieron en esa ciudad. Y los ha blantes del Grupo 3 (G3) son personas entre 20 y 25 aos, nacidas en Nueva York y dominantes del ingls. Como se ve por esta explicac in, los criterios para la divi sin de generaciones presentan algunos puntos en comn, as como difieren tambi n en otros. Por tanto, se podra decir que el

PAGE 37

37 concepto de generacin es flex ible y adaptable, y ser defini do en esta tesis doctoral siguiendo algunos parmetros utilizados por Gutirrez (1996) Silva-Corvaln (1994) y Torres (2002), pero con la particularidad de que cada grupo generacional corresponde r tambin a un grupo etario. Para una explicacin ms detallada de los participantes y la divisi n de los grupos en la presente tesis doctoral, ver Captulo 4: Metodologa. Escoger participantes que en edad cr onolgica correspondieran a una generacin determinada representa un aspecto clave de es te trabajo en cuanto a las proyecciones del mantenimiento del espaol en la ciudad de Miami ya que tal caracterstica podra arrojar evidencia sobre cambios en curso. Si, como se presupone, el contacto de lenguas estimula la aparicin de nuevas formas en la lengua secundar ia de los cubanoamericanos de Miami, entonces se pretende observar una interesant e gama de contrastes en la va riedad del espaol cubano en el rea de Miami en comparacin con el espaol cubano monolinge de la isla, e incluso en comparacin con el espaol de los monolinges que han vivido en esa ciudad durante dcadas. 2.2.3.2 La importancia de la edad en un estudio pragmtico El grado de distancia social y poder entre lo s hablantes determinan en gran medida la variacin de los actos de habla (Blum-Kulk a, House y Kasper 1989). Muchas veces las relaciones de poder y la distancia so cial se construyen y giran en base a la edad de los hablantes, variable que influye en mayor o menor medida, y segn la cultura, en las estrategias usadas al producir actos de habla. Segn Ar dila (2003), en mucha de la literatura relacionada con los pronombres de tratamiento, se afirma que los ha blantes suelen emplear el tratamiento formal para personas de rango superior o igual y cuando existe una relacin distante, mientras que el tratamiento familiar lo aplicaran a los interlocutores de rango social igual o inferior. Lo mismo dicen investigadores de la pragmtica como Blum-Kulka, Danet y Gherson (1985), quienes explican que en la sociedad israelita [it is] e xpected that indirection would be most frequent

PAGE 38

38 when relatively younger speakers ad dressed older ones, and there would be a greater use of direct request strategies both between peers and when older speakers addressed young ones (p.117). En la conclusin de su anlisis, los au tores aducen que las variables ms influyentes fueron el tipo de peticin, el pode r relativo del hablante y la edad relativa del oyente, pero que ni el sexo ni la distancia social re lativa entre los hablantes tuvier on mucho peso en la eleccin de las estrategias de la poblacin estudiada. Adems, la autora seala que en sociedades como la israelita se tiende en su mayora a usar la cortesa positiva (en trminos de Brown y Levinson 1978), o, en otras palabras, a ser ms solidario s (segn la terminologa de Scollon y Scollon 1983, la cual se expone ms adelante). Igual que el grado de distanci a social y poder entre los hablantes, el tipo de comunidad en que un hablante realice actos de habla y otros factores situacionales pueden ejercer mayor fuerza influencia en la eleccin de las estrategias disc ursivas. Por ello, este trabajo plantea que las normas pragmticas de los bilinges en los Estado s Unidos es mucho ms complejo, ya que estos hablantes se guan segn su pr opio sistema de normas lingsti cas y presentan niveles de competencia que varan de un individuo a otro. Tal situacin, sin duda, h ace difcil predecir el tipo de tratamiento que emplearn estos hablante s en un contexto dado. Es de esperar que el nivel de cortesa de los hablantes en este grupo se ver determinado por los niveles de competencia de cada emisor (Ardila 2003). Una in vestigacin como sta arroja, por tanto, luces sobre la incidencia de la variab le edad en la eleccin y uso de las estrategias pragmticas por parte de los bilinges. Finalmente, en los estudios de pragmtica, se ha determinado que la edad de los hablantes est significativamente asociada con la directividad en el tipo de acto de habla empleado. BlumKulka et al. (1989) aseguran que existe un cmulo de variables, entre ellas la edad, que inciden

PAGE 39

39 en las estrategias usadas para ha cer peticiones: Variance in the di rectness of requesting behavior () has been found to be affected by personal variables ( relative age of the speaker ()), type of request goal () setting (pri vate/public) and medium (oral/written), as well as by the social variables of relative distance and power (p. 4, nfasis aadido). En este estudio se tratar de determinar hasta qu punto la edad favorece ms el uso de ciertas estrategias de cortesa frente a otras. 2.2.4 La variable de gnero Eckert (1997) considera que: The tradition of large-scale survey methodology in the study of variation has left a gap between the linguistic data and th e social practice that yields these data. Many current beliefs ab out the role of gender in varia tion, therefore, are a result of substituting popular (and unpopular) be lief for social theory in the interpretation of patterns of sex correlation with variation (p. 212). Lo cual implica que atribuir ciertas conductas lingsticas a una muestra de hablantes agrupa dos segn su sexo biolg ico puede resultar en conclusiones errneas. En la soci olingstica, mucha de la litera tura que toma en cuenta las variables sociales de clase, edad y sexo (tam bin llamado errneamente gnero en algunos casos), en realidad hace una co rrelacin entre sexo como categora biolgica y las dems variables, sin analizar a profundi dad las verdaderas diferencias de gnero (entendiendo como gnero la construccin social en el habla4). El sexo, al igual que la edad, es una categora biolgica que tiene la funcin princi pal de marcar la diferencia de roles, normas y expectativas 4 En el presente captulo se alternar entre las palabras sexo y gnero segn sea el caso. Por ejemplo, si el estudio al que se hace referencia slo toma esta categora para diferenciar los grupos segn el aspecto biolgico, se hablar del sexo.

PAGE 40

40 en todas las sociedades5, pero son estos roles, normas y expectativas los que, a su vez, constituyen el gnero y ayudan a la construccin social del sexo. Debido a que el sexo es una variable fcilmen te observable y puede, en ocasiones, ser un indicador bsico del gnero, se sustituye fcilmen te la categora biolgica por la social. Es por ello que los investigadores, generalmente, hace n del gnero una variab le binaria y tienden a formular conclusiones acerca de unanalyzed notions about gender to interpret whatever sex correlations emerge in the data and not to cons ider gender where there are no sex correlations (Eckert 1997, p. 213). Tal como apunta Cameron (1992), en un campo tan controvertido como el de las investigaciones so bre la lengua y el gnero conflicting interpretations of the social world not surprisingly predispose us to find different things in women s linguistic behavior (p. 14). De hecho, en estudios basados en la observacin del comportamiento pragmtico en cuanto a peticiones directas de los hablante s de ciertas sociedades, como la israel, se ha determinado que su produccin de actos de habla puede verse afectad a por variables personal es, como la edad del hablante, pero no por su sexo (Blum-Kulka et al. 1989). Hay que acotar que este estudio probablemente padece de la misma debilidad, ya que el reclutamie nto y divisin de los participantes tambin se hizo basado en la cate gora binaria de los se xos femenino y masculino, sin tomar en cuenta otros gneros. Sin embargo, la intencin es la de observar el modo en que las mujeres y los hombres se proyectan socialmente a tr avs del lenguaje y con el uso de las distintas estrategias de cortesa. Se quiere comprobar si, como grupo, las mujeres exhiben ciertas caractersticas comunes que las distingan de los hombres y con qu fin usan determinadas estructuras y estrategias. 5 Eckert generaliza cuando dice que la categor a de sexo es un aspecto fundamental en la base de all societies (p.213), aspecto del que la investigadore disiente, puesto que en sociedades como la Yorb, en Nigeria, frica, el gnero no es un caracterstica que se refleje en la lengua ni en la sociedad. (Oyewumi, Oyeronke 1997).

PAGE 41

41 En su estudio de 1997, Zentella cuenta entre sus variables las del gnero y la edad, y explica que, si bien los nios puertorriqueos de Nueva York hablaban espaol con menos fluidez, gender alone could not determine the pr oficiency of individual children or accurately predict future language maintenance and loss (p .51). Sin embargo, Zentella s observa cierta correlacin entre el gnero y el nmero de manda tos recibidos por las mujeres desde la niez hasta la edad adulta: Gender roles are emphasi zed by having boys and girls participate in sexdifferentiated activities () Mara and Matthew [two siblings] would not be similarly exposed to all grammatical constituents ( ) there was so me evidence of genderand/or age-differentiated access to imperatives (p. 234). Ms adelante, la autora explica que si Matthew hubiera sido el hijo mayor, l tambin se habra visto obligado a atender las necesidades de su hermanita, ya que todos a los nios mayores se les ensea a compar tir, jugar y cuidar a sus hermanos pequeos. No obstante, la sola circunstancia de ser varn lo habra librado de recibir ms mandatos. Zentella argumenta que a girl with a younger brother is likely to hear such directives more often and for more years (p.234). Asimismo, la socializacin de los bilinges pue rtorriqueos en Nueva York juega un papel fundamental en el desarrollo de las estructuras lingsticas de dichos ha blantes. Zentella (2000) revela que los puertorriqueos de la clase trabajadora de El Bl oque, en Nueva York, no tienen la tendencia de criar a sus hijos en familias nucleares, aislados de los vecinos, sino que cuentan con el apoyo de sus familiares, amistades y vecinos (se interrelacionan a travs de lo que se denomina dense and multiplex network structures, p. 145). Por tal motivo los nios estn expuestos a una variada serie de patrones comuni cacionales, adems de los que aprenden en su propia casa all of which influe nce their language development (p. 145). Uno de los efectos de dicha socializacin es fcilmente observable en el habla de ambos gneros. Por ejemplo, en

PAGE 42

42 comunidades como la estudiada por Zentella (20 00) se espera que las mujeres nacidas en los Estados Unidos mantengan ms el espaol que los hombres, y que adems sean capaces de representarse a s mismas y a otros en ingls en los asuntos relaci onados con el papeleo burocrtico de las escuelas, hospita les, seguridad social, etc. Zentella asevera que often, as a result, girls are better bilinguals than their brothers (p. 151). En el mbito familiar, las nias y mujeres estn ms restringidas al hogar y a la autoridad de sus madres y se les otorga la responsabilidad de cuidar a los bebs y nios pequ eos, de asistir a misa, limpiar y lavar la ropa, entre otros quehaceres, y tambin se les permite ver telenovelas. Todo esto conlleva a que las mujeres se vean mucho ms expuestas al espa ol que los varones y hombres. Por todo lo anterior, parece importante consid erar la idea de que la constr uccin de los roles de gnero juegue tambin un papel importante en el desarro llo las estructuras prag mticas del espaol de los bilinges cubanoamericanos. En los estudios sobre bilingismo es peligro so afirmar que las diferencias biolgicas inciden en el comportamiento lingstico; ms bien la relacin entre lengua y gnero se debe considerar como un proceso de retroalimentacin: el gnero de los hablantes influye en la manera en que emplean la lengua, pero la lengua tambin influye en la construccin del gnero. El ttulo del artculo de Camer on (1992) resume, en parte, esta idea de manera elocuente: [It is] not the gender difference, but the difference gender makes (p. 13). Por ltimo, dentro del campo de la socioling stica, los estudios de gnero siguen siendo vistos con cierto escepticismo. De acuerdo con Eckert (1997): The examination of variation and socio economic class has been benefited from sociolinguists attention to a vast literature on class and critical analyses of the indices by which class membership is commonly determined. Th e study of gender and variation, on the other

PAGE 43

43 hand, has suffered from the fact that the amount of scientific attention given to gender over the years cannot begin to be compared w ith that given to class (p. 212). De ah que la presente tesi s doctoral sea de vi tal importancia, ya que combina en su anlisis una serie de factores, tanto tradicionales como no tradicionales, entre los que se cuenta la influencia de la lengua en la construccin del gnero. 2.2.4.1 La relacin del gnero con la comunicacin Segn Hardman y Taylor (2000) muchas de las reglas de la comunicacin se relacionan con el gnero, y todos los sistemas de com unicacin operan dentro de un sistema cultural. Ambos sistemas incluyen normas de pensamiento y de habla que los hablantes nativos conocen (se puede decir que intuitivamente) y que em plean sin darse cuenta y, a veces, sin siquiera saber que lo estn haciendo. Las re glas culturales sobre el gnero y la comunicacin rara vez se ensean de forma explcita y, como resultado, los hablantes son susceptibles, en gran parte de los casos, de aplicar las normas de gnero que re fieren a la comunicacin sin estar conscientes de ello. Por otro lado, las normas que involucran co mportamientos de gnero varan enormemente segn la cultura y, por tanto, son la fuente potenci al de muchas interpretaciones sobre la manera en que las transacciones comuni cativas deben llevarse a cabo. En general, la gente no se fija en la confeccin del gnero. Existen patrones de interaccin que los hablantes repiten sin pres tar mucha atencin, hasta que aparecen ciertos individuos o situaciones que requier en la alteracin de tales patr ones: In doing gender, what we see () are behaviors and la nguage. Habitual patterns and at titudes about behaviors and language are not visible, but quite strong. And the attitude s, feelings, and judgments about patterns of gendered behavior and values, powerfu lly affect communication (Hardman y Taylor 2000, p. 15).

PAGE 44

44 Segn las autoras otro concepto que ayuda a en tender la importancia del gnero en la creacin del significado son los esquemas cognitivos: A cognitive schema is a collection of organizing ideas or principles that play a major ro le in interpretations of subsequent perceptions and experiences (p. 16). En otras palabras, los esquemas cognitivos son modelos acerca del mundo y acerca de cmo debe ser el mundo, que se desarrollan en la mente de todos los hablantes mientras aprenden su propia cultura. Estos esquemas no son estticos, pero s son, por lo general, conservadores. Es decir que cuando se aprende nueva informacin sta tiende a asimilarse de manera que se ajuste a los esque mas preexistentes. La metfora de Togeby (1992) ejemplifica perfectamente la idea anterior: () if you take language as a bird cage, it is tr ue that the meaning and use of the individual words in the vocabulary together create an ideology or a world view characterized by apartheid and male monopoly, wh ich like the connected bars in the grid stops your mind from wandering where it will go (p.68). El peligro de poseer estos esquemas sobre el gnero y su impacto en la comunicacin es que las ideas preconcebidas sobre el ser humano in cluyen las creencias de que toda persona debe tener o representar un gnero u otro, y a consecuencia varias culturas imponen muchas restricciones sobre cmo debe expresarse y mani festarse el gnero. Por lo tanto estos esquemas enmarcan y se concentran en el gnero dent ro de ideologas que generan ciertos modos de pensamiento (Hardman y Taylor 2000). Por ej emplo, Seed (1998) aduce que en la sociedad colonial el patriarcado era la ideologa domin ante and served as the dominant metaphor for a variety of hierarchies that we re organized upon the principles of patrons and clients and cut across social and et hnic boundaries (p. 601). A lo cual, Aaron (2004) aade que en las socied ades occidentales, y en muchas culturas del mundo, el comportamiento de la mujer se ve mu cho ms estrictamente controlado que el de los hombres. Detrs de los esquema s cognitivos se esconden ideolog as que pueden ser opresoras.

PAGE 45

45 Collins (2002) explica que () words and ideas that masquerade a neutral or objective reality, while actually expressing the narrow interest of a dominant group, are called ideology (p. 157, nfasis aadido). Las ideolo gas, con la ayuda de la lengua, crean la realidad en la que vivimos y a poyan y mantienen las posiciones de poder y opresin dentro de la sociedad: Ideologies are closely linked to power, because the nature of the ideological assumptions embedded in particular conventions, and so th e nature of those conventions themselves, depends on the power relations which underlie the conventions; and because they are a means of legitimizing existing social relations and differences of power, simply through the recurrence of ordinary, familiar ways of behaving which take these relations and power differences for granted. Ideologies are closely linked to language, because using language is the commonest form of social behavior, and the form of social behavior where we rely most on common-sense assumptions. (Fairclough 1989, p. 2). Por tanto, la ideologa dominada por los es quemas del gnero est tan arraigada y tan internalizada en los hablantes que, junto con la comunicacin, puede actu ar como un arma de dominio y subyugacin contra los grupos menos favorecidos (entindase minoras, como mujeres, personas de color, inmigrantes, etc.)6. De ah que en muchas sociedades existan los denominados principios jerrquicos, los cuales son en s un esquema cognitivo que se refleja en lo social, y quiz uno de los factores ms influye ntes a la hora de construir el mundo en el que vivimos. Uno de los propsitos de este trabaj o es observar el comportamiento pragmtico de los gneros y determinar si en ello se crean o reflejan jerarquas de algn tipo. 2.2.4.2 Los principios jerrquicos y su relacin con el gnero En relacin a los estudios de gnero y lengua Togeby (1992) seala qu e, en los primeros estudios en el rea, las exp licaciones ms comunes ofrecidas por los lingistas pioneros en el tema aducan que las mujeres hablan del modo en que lo hacen because of their innate 6 Tickner (1992) declara que: In all states, women tend to be clustered at the bottom of the socioeconomic scales; in the Unite d States in the 1980s, 78 percent of all people living in poverty were women or children under eighteen (p.83).

PAGE 46

46 psychological characteristics (p. 66). Esta expl icacin est directamente relacionada con lo que se ha denominado androcentrismo (Hardman y Taylor 2000, p. 16) o pensamiento androcntrico. El androcentrismo proyecta al ho mbre o lo masculino como el estndar. Por lo tanto, todo lo que sea femenino es visto como una desviacin de la norma, incluyendo la manera de hablar de las mujeres (Hardman y Taylor 200 0). Esta visin es crucial en la construccin del gnero. Hardman (1993b) fue la primera en articular la relacin entre los princi pios jerrquicos y el gnero, en su trabajo sobre el pensamiento derivativo ( Derivational Thinking) Hardman demuestra que en la lengua inglesa subyacen tres postulados lingsticos que reflejan los patrones de pensamiento de los angloparlantes El concepto de los postulados lingsticos seek[s] to account for the way in which themes/c oncepts are manifested structurally across all the levels of a grammar within a given language and culture. (p. 42). Todas las lenguas poseen sus propios postulados, pero en ingls (y en muchas de las lenguas indoeuropeas) stos son: nmero ( number ), rango ( ranking ) y gnero segn el sexo (sex-based gender ). En el postulado de nmero, el singular es la forma base y el pl ural es la forma deriva da. El rango incluye los comparativos y los superlativos que, segn la autora son inevitables de usar en el ingls. En el postulado de gnero segn el sexo, el femenino es la forma derivada del masculino que es la base (Hardman 1993b). An no se han determinado cules son los postulados lingsticos del espaol, pero el slo hecho de considerar su existencia en las le nguas indoeuropeas puede proporcionar una visin ms amplia de la construccin jerrquica soci al que se crea con el uso de la lengua. De acuerdo con Sayers (2002) estos postulados son bsicos, en el sentido de que se marcan invariablemente en la morfologa flexiva y tamb in se les puede hallar lingsticamente en

PAGE 47

47 mltiples niveles. Su uso es tan poderoso que they also mark the underlying philosophical and ideological beliefs of the culture at large. (p. 21). Cuando esto s postulados interactan entre s se crea lo que Hardman (1993a) ha denominado co mo pensamiento derivativo. En ingls, el pensamiento derivativo relates not only to our construction of sex relati ons but () it gives us template for all human relations (p. 252, nfasis propio). En pocas palabras, el pensamiento derivativo crea, para las persona s cuya lengua est es tructurada as, una visin dicotmica del mundo que puede distorsionar la base de t odas las relaciones huma nas. Los postulados lingsticos contribuyen a je rarquizar a los seres humanos. El homb re blanco es la norma, y todas las dems personas (como las mujeres, los grupos oprimidos, etc.) son lo derivado. Estos grupos tambin se estructuran socialmente de acuerdo a construcciones lingsticas. El pensamiento derivativo puede crear una pirmide imaginaria en la cual las mujeres y las personas clasificadas como los otros conforman la base, y los hombr es, en especial, los hombres blancos, estn situados en la cspide (Sayers 2002). Esta idea es apoyada por Aaron (2 004), quien dice que los factores lingsticos must be considered as a f unctional tool that social ly position[s] individuals use in order to both express and create a particular social reality (p. 604). Si bien en teora, los habl antes nativos de cualquier le ngua deberan poseer completa fluidez y dominio de su lengua materna, rara ve z pueden explicar las regl as gramaticales y las estructuras de la misma (a menos que hayan re cibido instruccin o entrenamiento lingstico de algn tipo). Por ello, no es fcil pa ra el hablante comn detectar las trampas en las que puede caer gracias a la lengua, o las trampas que puede cr ear con el uso de la lengua. Sayers explica que [regarding the linguistics postulates] impercep tibility is one reason that sexist discourse is ubiquitous () (p.17). Por lo tanto, en una sociedad en la que el Pensamiento Derivativo

PAGE 48

48 domina la ideologa, algunas estructuras (las m s accesibles, como aquellas de la lengua), deben monitorearse de cerca, para evitar opresin, inigualdad y violencia. Se debe aclarar que el Pens amiento Derivativo es un concep to desarrollado y aplicado en estudios sobre el habla inglesa, por lo que se utilizar mucha cautela al aplicarlo a una lengua como la espaola. Lo que resulta fcilmente obs ervable en una lengua, no necesariamente es tan obvio en la otra. Por ello, el con cepto con el que se trabajar mayor mente es el de Negacin de la agencia, expuesto a continuacin. 2.2.4.3 El concepto de negacin de la age ncia y su relacin con la pragmtica Es importante introducir el con cepto de negacin de la agenci a ya que, si se estudia con cuidado, es posible detectarlo en las relaciones sociales construidas de manera vertical. En sociedades paternalistas, en especial en las de la civilizacin occidental, el comportamiento de las mujeres, por lo general, ha sido regulado y controlado mucho ms estrictamente que el de los hombres (Aaron 2004). Las personas en cuyas manos se concentra el poder en la sociedad han restringido la agencia (acciones) de las mujeres, as como de otros grupos oprimidos (personas de color y otras minoras). Russ (1997) fue la primera en proponer el concepto de negacin de la agencia ( Denial of Agency), el cual aplic en su estudio sobre mujeres en la literatura. Su trabajo muestra cmo se puede distorsionar y suprimir de forma enmascarad a la habilidad de las mujeres para producir o tener acceso a la literatura. El mismo argumento puede aplicarse a otras reas de la vida, incluyendo la lingstica. En la si guiente seccin se explicar de qu forma se suprime la agencia de las mujeres a travs del lenguaje. Con base en el concepto de negacin de la agencia, propongo que si las mujeres (o personas con poco poder) reciben rdenes (petici ones formuladas con el imperativo) ms a menudo que los hombres, dicha accin les niega agencia, ya que si alguien se comporta como un

PAGE 49

49 subordinado de cualquier tipo se le est negando el estatus de pe rsona adulta. Puesto que en el presente trabajo no se contabi liza si las mujeres reciben ms mandatos que los hombres (debido al tipo de metodologa), se buscar establecer si hay o no negacin de la agencia con el anlisis de las estrategias empleadas por ambos gnero s al emitir los pedidos. Hardman (1993a) aclara que some () discourse strategies [are] used by those thinking deriva tionally to keep women out of the subject/agent slot () (p. 255). En el caso de los hablantes cubanos y cubanoamericanos de Miami, esto sera observabl e en el caso de que las mujeres se muestren ms sumisas que los hombres de su propio grupo social al hacer pedidos, o si los hombres son ms impositivos al referirse a las mujeres, y es precisamente lo que esta tesis doctoral pretende esclarecer. La manera en que se determinar si existe o no negacin de la agencia entre estos hablantes ser a travs del anlisis de las es tructuras discursivas empl eadas tanto por mujeres como hombres al hacer peticiones. Se argumen ta que un pudor excesivo a imponerse frente al interlocutor y, por consiguiente un uso excesivo de estructuras aledaas al ncleo del acto de habla que evidencien dicho pudor son muestra de negacin de la agencia. Estudios previos realizados en la lengua inglesa muestran que la s mujeres an escuchan ms imperativos dirigidos a ellas (Sayers 2002), o se les interrumpe ms que a los hombres (Coates 2004). Por ello, si un hablante se siente en la cap acidad de producir enun ciados que contengan uno de los elementos mencionados, est creando e imponiendo un orden jer rquico. Si las mujeres, o los miembros de los sectores menos favorecidos, deben obedecer constantemente los mandatos de otros y responder a los directivos de hombres, o de muje res en posicin de poder, y adems ser sumisos a la hora de emitir un pedido, se les est colo cando en el fondo del orden social jerrquico. En otros grupos de inmigrantes hispanos, la cr eacin de jerarquas a travs de estructuras pragmticas tambin ha sido observada. En lneas anteriores se coment que, debido al proceso

PAGE 50

50 de socializacin de las nias y mujeres puertorri queas en Nueva York, Zentella (1997) detect cierta correlacin entre el gne ro y el nmero de mandatos recibidos por las nias desde la infancia hasta la edad adulta, y que adems las nias con hermanos menores eran ms susceptibles de recibir mandatos ms a menudo y durante muchos ms aos que los nios con hermanas y/o hermanos menores. Como sucede con cualquier otro acto de opresin, el ser el blanco constante de las rdenes de otro constitu ye una negacin de la agencia. En el presente estudio se busca establecer que en ciertos contexto s, las estructuras que rodeen el acto de habla (y no necesariamente el uso de imperativos) puede n crear jerarquas. Por ejemplo, si los hombres en posicin de poder usan ms coaccionadores qu e las mujeres que estn en la misma posicin de poder, se est en presencia de la negacin de la agencia. Igualmente si las mujeres ofrecen ms disculpas o hacen ms promesas de retornar el favor que los hombres, se estn presencia de una autonegacin de la agencia, y en ambos casos, este orden jerrquico se construye a travs de la lengua. La literatura sobre los actos de habla y cortesa revela que requests, orders, threats, suggestions and advice are examples of acts which represent a threat to n egative face since the speaker will be putting some pressure on the addre ssee to do or refrain from doing specific acts (Mrquez 2000, p. 13). Asimismo, se ha sealado que cada sociedad tiene sus propias normas de interaccin dentro de los dist intos contextos culturales (Mr quez 2000). Uno de los principales argumentos de este trabajo, as como el de autores como Garca (2002), es que en algunas reas del mundo hispano los actos de habla directos bald on-record (en forma de imperativo) no son intrnsecamente descorteses, sino que, ms bien, se les puede ver como actos de solidaridad. Ruzickov (1998) detect que las estrategias de cortesa negativas (tales como el evitar al interlocutor, ser deferente, formal y distante ) no son las estrategias predominantes en la

PAGE 51

51 interaccin social en la isla de Cuba. El sistema de cortesa cubano es uno de so lidaridad y, tal como la autora lo expone Cuban politeness sy stem is an approach-based (as opposed to avoidance based) system par excellence (p. 307). Cabe destacar que lo hallado por Ruzickov no implica automticamente que en el espaol de Cuba los oyentes no posean una imagen negativa, ni tampoco que sta sea irreconocible. Signi fica que su imagen negativa difiere en ciertos aspectos de la que Brown y Levinson (19 78) plantearon como universal. Por lo tanto, si dar y recibir mandatos en algunos lugares del mundo hispano no im plican en s un acto de subyugacin o jerarquizacin, se infi ere que algunas estructuras discur sivas que rodean al acto de habla, la falta o el exceso de atenuadores y el tipo de peticin en s pueden ocultar intenciones opresivas. Si las mujeres en Cuba y, por ende, las de primera generacin en Miami, poseen un sistema de cortesa ms solidario y las mujere s de segunda y/o tercera generacin presentan un cambio hacia un sistema deferencial, que no es t presente en los hombres de su misma generacin, entonces se arguye que estas generaciones exhiben el pensamiento derivativo propio del sistema anglo. En situaciones de relaciones verticales, un ha blante que tiene poder o autoridad sobre el oyente est ms propenso a emitir rdenes y a usar coaccionadores, lo cual crea opresin hacia el oyente. Una de las principales hiptesis de esta investigacin plantea que, si bien los imperativos simples no constituyen enunciados opresivos o jer rquicos en ciertas partes del mundo hispano, en especial, en la sociedad cubana de la isla el tipo de verbos utilizados y las secuencias discursivas que rodean a los actos de habla di rectivos, podran estar contribuyendo a suprimir la agencia de las mujeres. De la misma forma, se argumenta que si las mujeres son ms deferenciales al dirigir sus peticiones hacia los hombres, se puede estar ante un caso de auto negacin de la agencia.

PAGE 52

52 Despus de aos de opresin sist emtica, en que el comportamiento de las mujeres ha estado ms restringido y controlado que el de los hombres, es probable qu e las mujeres no slo estn sufriendo un proceso de negacin de la agencia, sino que adems ellas se la estn negando a s mismas. Una manera de mostrar sumisin a travs del lenguaje es con el uso de atenuadores ( hedges ) y otros elementos discursivos. Johnstone (2005) asevera que Several hedges like, yknow, I mean, I just think, uhindicate unsureness. [Therefore ] hedging can be seen as displaying [a] lack of institutional power (p. 114). Sin embargo, como lingistas es necesario considerar no slo el significado de los elemen tos presentes en el discurso, como palabras u oraciones, sino tambin el significad o total, el cdigo lingstico a tr avs del cual se construye la sociedad (Kramrae 1980). Es esencial mencionar que para el anlisis de los datos de la presen te disertacin doctoral ser necesario utilizar un enf oque distinto que, si bien esta r inspirado en las nociones de Hardman (1993a, 1993b, etc.) y Russ (1997) no imitar lo que se ha propuesto hasta ahora sobre la lengua inglesa, ya que, y es obvio mencionarlo, el espaol y el ingls presentan considerables diferencias fonolgicas, morfolgi cas, sintcticas y, claro est pragmticas. Hardman (1993b) advierte que los investigadores deben estar conscientes de qu e different languages provide different structural principles for their respective speakers (p .42). Sin embargo, a pesar de las diferencias entre la lengua espaola y la ingles a, las mujeres que observan un estilo de vida occidental han vivido bajo circunstancias muy si milares durante muchos aos. La hiptesis es que las mujeres con antepasados cubanos nacidas en los Estados Unidos, en comparacin con las mujeres nacidas en la isla de Cuba, presentar n una tendencia hacia el sistema de cortesa negativo observable en las estructuras lingsticas ms tpicas del ingls de los Estados Unidos

PAGE 53

53 (atenuadores, preguntas coda, insi nuaciones, etc.). Dicho fenme no se deber en gran parte, desde luego, a la influencia del ingls y de la sociedad en la que fueron criadas. 2.3 La comunidad de habla y el con cepto de competencia comunicativa La comunidad de habla, o el contexto en que se desenvuelve un hablante, es sin duda un factor a considerar en un anlisis lingstico de esta naturaleza. Gumperz y Hymes (1972) definen la comunidad de habla como a co mmunity sharing rules for the conduct and interpretation of speech, and rules for the interpretation of at least one linguistic variety. Both conditions are necessary (p. 54). Lo mismo acota Silva-Corvaln (2001), para quien los miembros de una comunidad de habla o de una red social comparten las regl as que regulan la conducta lingstica en diferentes s ituaciones (p. 7, nfasis propio). Silva-Corvaln menciona que en los estudios sobre las comunidades bilinges o de situaciones de lenguas en contact o, como es el caso de la pres ente investigacin, lo importante no slo es la identificacin de correlaciones so ciolingsticas sino tambin de los fenmenos caractersticos de dicha com unidad, tales como los cambios de cdigos, la simplificacin o prdida generacional de la lengua minoritaria y la convergencia gramatical de las lenguas en contacto. Por ello es important e estudiar la comunidad de ha bla de una manera amplia y comprehensiva, es decir, estratificando los grupos desde la generacin inmigrante hasta las generaciones posteriores, como los hijos y los nietos nacidos en el pas con una lengua dominante distinta. Esta inclusi n tiene como objetivo principal comparar ciertos aspectos del espaol de los bilinges (segn la edad, el sexo y el nivel de co mpetencia lingstica) con el de sus antepasados y responder as a interrogantes como: Qu aspect os del sistema del espaol de la segunda y tercera generacin s on diferentes de aqullos de la primera generacin? Qu aspectos del sistema han sido ms afectados por los cambios y qu factores intralingsticos

PAGE 54

54 motivan esta susceptibilidad? Qu procesos de cambio se pueden identificar: simplificacin, extensin, convergencia gramatical? (p. 51). Puesto que la situacin del bilinge en los Estados Unidos es sumamente compleja, es lgico inferir que estos hablantes presentarn una disparidad en su competencia en ambas lenguas. Asimismo, se debe tomar en cons ideracin que los niveles de competencia comunicativa variarn no slo de individuo a individuo, sino que estarn estrechamente relacionados con la comunidad de habla a la cual pertenezcan los bilinges. Segn Gumperz (1982), los estudios sociolingsticos de los ltimos aos han demostrado: () not only that all existing human communitie s are diverse at all levels of linguistic structure, but also that grammatical divers ity, multi-focality of linguistic symbols, and context dependence of interpretive processe s are essential compone nts of the signaling resources that members rely on to accomp lish their goals in everyday life. (p. 40). Zentella (1997) advierte que no se puede adjudicar el mantenimiento o prdida de la lengua a un solo factor, puesto que habra que analizar las condi ciones del bilinge a profundidad. Es de inferir incluso que el origen del grupo al que pertenece el bilinge puede ser un factor determinante en su deseo de mant ener o rechazar la lengua. Las tres grandes comunidades de inmigrantes hispanos reside nciadas en los Estados Unidos (entindase mexicanos, puertorriqueos y cubanos) son entre s bastante distintas, as como lo son sus actitudes respecto a la lengua de sus ancestros. A continuacin se elabora un poco sobre la situacin de las tres comunidades y cmo sus act itudes lingsticas han co ntribuido o han ido en detrimento del mantenimiento de la lengua espaola. 2.4 Los bilinges en los Estados Unidos y sus actitudes hacia el espaol La composicin demogrfica de la poblaci n hispana en los Estados Unidos est conformada principalmente por tres grande s grupos: el mexicanoamericano (66.9%), el puertorriqueo (8.6%) y el cubanoamericano (3.7 %) (U.S. Census Bureau. Annual Demographic

PAGE 55

55 Supplement to the March 2002. Current Population Survey). Los tres, ciertamente, tienen en comn la misma lengua, pero difieren en cuanto a origen, modo de incorporacin a la nacin americana y posicin socioeconmica y sociocultural (Sol 1979). En los casos en que las comunidades de inmigrantes hispanos estn formadas por individuos que provienen de zonas rurales o de sect ores de la clase obrera, y hablan una variedad no estndar del espaol, es posible que se obser ve lo que Silva-Corvaln llama un desajuste sociolingstico (p. 50). Dicho desajuste se producir entre los inmigrantes y sus descendientes si estos ltimos logran la movilidad social a niveles socioculturales medios y altos, ya que presentarn rasgos lingsticos no estndares en la lengua minoritaria. Sin embargo, la aparicin de un espaol no estndar no es algo que ata a nicamente a los bilinges, ni que comience estrictamente con los hablantes de espaol naci dos en los Estados Unidos. Valdes y GeoffrionVinci (1998) quienes dedicaron un est udio a la suficiencia del espao l de los hablantes chicanos, aducen que la situacin de desaju ste lingstico puede venir de la generacin anterior, es decir, de los hablantes monolinges nacidos en Mxico. Explican las autoras que no todos los hablantes de un dialecto (en este caso el espaol de Mxico) desarrollan repertorios lingsticos idn ticos. Los grupos de clase socioeconmica ms alta tienen, generalmente, acceso al lenguaje usado en un variado nmero de contextos (acadmico, religioso, administrativo) en los que la variedad alta o formal se emplea de manera estricta y prescriptiva. Por esta razn, los rasgos lingsticos propi os de tales variedades tienden a caracterizar, con el tiempo, el discurso de los grupos con ms poder econmico. Esto no sucede en las clases socioeconmicas ms bajas. En ot ras palabras, para los hablantes mexicanos de espaol, los efectos del poco o mucho acceso a cierto s contextos en los que se espera el uso de estilos y registros lings ticos elevados pueden interpretarse del siguiente modo: The linguistic

PAGE 56

56 repertoires of upper-middle class Mexicans contain a broad range of register s, including varieties appropriate for those situations () The repe rtoires of Mexican of lower-ranked groups, especially those who have had li ttle access to formal education, are much narrower in range (p. 475). Ms adelante Valdes y Geoffrion-Vinci arguyen que, en el contexto mexicano, esto sugiere que los hablantes de la variedad prestigi osa se embarcan en la tarea de distanciarse lingsticamente de sus compatriot as de las clases bajas a travs de la realizacin de ciertos esfuerzos (tanto conscientes como inconscientes) Por su parte, los miembros de las clases trabajadoras (sobre todo la primera generacin de estudiantes univers itarios) se esfuerzan conscientemente para adquirir la manera de habl ar caracterstica de los grupos a los que aspiran a pertenecer. Lo que ha sucedido en los Estados Unidos es que los descendientes de estos grupos de clases bajas han adquirido una forma del espaol que empez siendo limitada para sus padres en Mxico: Because in Mexico these speakers did not ha ve access to the range of situations and contexts in which formal high varieties of Span ish are used, their language is characterized by a somewhat narrower range of lexical and syntactic alternatives than it is the language of uppermiddle class speakers (). As a result, ma ny young people in bilingual communities may not acquire a full mastery of the registers and styl es characteristic of even ordinary Mexican monolinguals (Valdes y Geo ffrion-Vinci. 1998, p. 477). Este hecho est relacionado adems con las actitudes hacia la le ngua y el rechazo al mantenimiento del espaol. Algunos estudios sobr e bilingismo y bidialectalismo han revelado hechos importantes sobre las actitudes hacia la le ngua y los estereotipos li ngsticos: it has been shown that speakers regularly use dialect variab les as a basis for judgi ng their interlocutors social background, prestige and personality charac teristics (Gumperz y Hymes 1972, p. 12).

PAGE 57

57 Por su parte, Sol (1979) seala que el elemento comn de lo s tres grupos de inmigrantes, la lengua, es percibido de modo diferente por los tres grupos: para los dos primeros, el espaol es ms bien visto como un lazo espiritual y emoti vo que los vincula con sus antepasados. Para los cubanos y cubanoamericanos que viven en Estados Unidos la situacin es un tanto distinta. En lneas generales, los cubanos nacidos en Miam i no asocian el espaol con una desventaja econmica ni con las generaciones de sus antepasa dos; para ellos el espa ol es un vehculo que les da acceso a la dinmica de una cultura urbana que depende del poder econmico del mundo hispnico, y del poder social que pro duce el constante influjo de inmi grantes, visitantes y turistas en la ciudad de Miami (Lynch 2000). Asimismo Lynch y Klee (2005) argumentan que las actitudes lingsticas son una manife stacin de las actitudes sociales que entraman lo verbal con lo sociopoltico y lo econmico. Por esto, las actitudes de los cubanos en Miami hacia el espaol ofrecen algunas diferencias en comparacin c on las de los otros dos grupos mayoritarios de hispanos en los Estados Unidos. Debido a su bajo nivel socioeconmico, para el mexicanoamericano y el puertorriqueo (...) el ingls constituye un instrume nto indispensable en su lucha por el afianzamiento social (Sol 1979, p. 2), mientras que en Miami el espaol goza de bastante poder pol tico y econmico. De acuerdo con Shannon y Escamilla (1999), la mala situacin econmica de Mxico ha logrado que haya un constante fl ujo de inmigracin a los Estados Unidos durante todo el siglo XX y, aunque los mexicanos no sean aceptados en la sociedad estadounidense, se les sigue contratando para que trabajen ba jo la amenaza de deportacin. Una situacin similar la han experimentado los puertorriqueos que vienen a es te pas, quienes, a pesar de tener ciudadana estadounidense, estn tan marginados como los ot ros grupos de minoras en los Estados Unidos, entindase africanoamericanos, americanos nati vos y mexicanos (Zentella 2000). Es inevitable

PAGE 58

58 que todas estas actitudes se vean reflejadas tambin en un menosprecio hacia la lengua espaola que se ha transmitido a posteriores generaciones. Por tanto, los integrantes de estas nuevas generaciones no quieren sentirse aisl ados por hablar una lengua dist inta a la que se habla en los Estados Unidos. En muchos aspectos, el cas o de los cubanos que emigraron a los Estados Unidos al inicio de la revoluc in cubana ha sido distinto: The Cubans presence in Miami has an extrao rdinary importance. The rapid development achieved by the city is a feat th at has no precedent in the history of this country and has been called, in multiple occasions the Great Cuban Mi racle. For this reason, the exiles who came from the island after 1959 and ot hers who arrived later with th e same faith and hope must be proud of what they have achieved for themselves and for the community in general. (Portes y Stepick 1993, p.148) Adems de todo lo mencionado, vale la pena recordar que, si bien los cubanos en Miami han adquirido cierta comodidad financiera que los otros grupos de hispanohablantes residenciados en los Estados Unidos an estn pr ocurando alcanzar, gran parte de la suerte que han tenido se debe a que la revolucin comuni sta en Cuba hizo, inicialmente, que fuera la poblacin educada de la isla la que buscara refugio en tierras fl oridianas, donde fueron recibidos con los brazos abiertos por los enemigos del r gimen fidelista. No es ningn secreto que tal hecho, aunado al alto nivel de educacin formal de los primeros inmigrantes, les diera ventaja sobre los otros dos grupos hispanos ms signifi cativos del pas: a highly educated, highly skilled professionals () succeeded in exploiting to their advantage not only their skills but also their status as welcome allies of North Amer ican power groups (p. 172, Otheguy, Garca y Roca 2000).

PAGE 59

59 La condicin de exiliados polticos, ms la esperanza de volver a la patria nuevamente despus de terminado el rgimen opresor, logr que los cubanos se esforzaran arduamente en mantener la cultura y la lengua, con lo cual consiguieron que las ge neraciones posteriores nacieran y se criaran en un ambi ente bicultural y bilinge muy particular. Otheguy et al. (2000) aducen que los cubanos en Miami deben tambin parte de su xito al haber hecho caso omiso a la nocin de que assimilation and dispersion are the keys to su ccess. Instead, Cuban Americans have been able to use their adherence to the Spanish language and to the Miami-Dade area to create a relatively successful group with a neocultural identity in a United States context (p. 173, nfasis propio). Las decisione s de sus antepasados promovier on sin duda la creacin de un ambiente de vida nico para los hispanos del rea de Miami en tierras es tadounidenses. Tal como apuntan muy elocuentemente Othe guy et al. (2000), los cubanos de segunda y tercera generacin viven prcticamente aislados del resto del pas en la pennsula de la Florida, ya que tienen poco conocimiento sobre el uso de la lengua en c ontextos completamente monolinges: no conocen ni los contextos del ingls monolinge (que s es lo comn para otro s hispanos en otras regiones de los Estados Unidos) ni tampoco del espaol monolinge el cual es la norma en el pas de origen de sus antepasados. Young Cuban Americans thus ha ve little need to sp eak either solely in English or solely in Spanish (p. 177). Otheguy et al. (2000) tambin sealan que los cubanos nacidos en los Estados Unidos no tienen la ventaja de volver al pas de origen de sus antepasados con la f acilidad y la frecuencia con que podran hacerlo los mexicanoamericanos o los puertorriqueos, debido al papeleo e inseguridad poltica de la isla. Por tal razn, la situacin de bilingsimo de los cubanoamericanos es sumamente frgil y co mpleja. Los autores argumentan que The sociolinguistic context of Cuba n Americans is therefore diffe rent from that of Mexican

PAGE 60

60 Americans, Puerto Rican Americans, and other language minorities in the United States. This context reinforces and assures ma intenance of receptive bilingua l ability across generations yet weakens productive ability in Spanish (p. 177). Por tanto, la presente tesis docto ral ayudara a dilucidar en part e cul es la posicin de los cubanoamericanos en el continuo bilinge, y si es cierto que su situacin les ofrece ciertas ventajas sobre los otros dos grupos de bilinges en los Estados Unidos. 2.4.1 El mantenimiento del espaol en la comu nidad cubana y cubanoamericana de Miami. Observar si las normas pragmticas del espaol cubano (probadas anteriormente como positivas o de solidaridad) se mantienen o cambian generaci onalmente puede ser relevante para determinar si la comunidad cubanoamericana de Miami es t reteniendo o perdiendo el espaol. En el pasado, algunos autores como Sol (1979) plantearon que el espa ol sufrira un desplazamiento inevitable en el rea de Miami de no tomarse me didas educacionales estric tas: (...) el espaol difcilmente podr retenerse dentro de las gene raciones jvenes de cubano-americanos, a menos que la lengua ancestral se vea sustentada por la educacin formal y que la alternancia lingstica responda a un rgimen que imponga una diferenci acin funcional en el uso del espaol y del ingls. Sin ello no obstante la postura positiva qu e se asuma ante el espaolel ingls acabar por desplazarlo eventualmente (p. 9). La situacin del bilingismo en Miami, as co mo de cualquier lengua que est en contacto con otra de ms prestigio, fluct a dependiendo de las condiciones so ciales, creencias e ideologas de los hablantes. En su estudio de 1996, Lamber t y Taylor encontrar on que existen en Miami dos tendencias, cada una de las cu ales est estrechamente relacionada con el mantenimiento del espaol en la zona. Las madres de la clase trabajadora que particip aron en ese estudio se mostraron ms adeptas a la asimilacin que comi enza con la idea (y el reforzamiento de dicha

PAGE 61

61 idea) de que es necesario tener buen dominio de la lengua inglesa, ya que consideran que tener comando del ingls ayudar a sus hijos en su desa rrollo acadmico. La hiptesis de los autores es que las madres cubanoamericanas de clase social ms baja have oriented their children towards a subtractive form of bicultu ralism and bilingualism (p. 496). La clase media, sin embargo, mostr ms expectativas en cuanto al mantenimie nto de la herencia cultural y el orgullo por la lengua, lo cual condujo a las madres de esta clase socioeconmica a enfatizar el uso del espaol: These mothers appear to realize that the main tenance of solid Hispanic identity, along with English fluency, is necessary it [sic] their offs pring are to rise to occupational prominent in Miamis multi-ethnic community (p. 496). En fechas ms recientes, Otheguy et al. (2000) argumentan que la situacin del bilingismo en Miami es sumamente inestable de bido a la situacin nica en la que interactan los cubanoamericanos que viven en esa ciudad: For the most part, Cuban Americans interact bi lingually in a bilingual city where they can usually be understood regardless of the langua ge they use. Although their receptive bilingual ability may last longer intergenerationally than that of other Latino groups in the United States, their productive bilingual ability may indeed be even less stable than that of their Mexican American and Puerto Rican American counterparts (p. 176). Sin embargo, lo dicho por estos autores llega a ser contradictorio al compararlo con los datos empricos de Lamber y Taylor (1996) y L ynch (1999), quienes aducen que los cubanos de tercera generacin en Miami tienen mucha ms capacidad productiva que los Mexicanoamericanos de Los ngeles. Por ej emplo, el estudio de Lynch (1999), arroja resultados un poco ms positivos y alentadores. Por ejemplo, Lynch, al igual que Silva-Corvaln (1994), propone que la reduccin del uso del subjun tivo en el sistema verbal de los cubanos de

PAGE 62

62 segunda y tercera generacin no se debe al contacto con el ingls ni es un caso de interferencia o transferencia. El autor se ala que es un proceso interno, pr opio de la lengua espaola, y que la situacin de los bilinges que participaron en es e estudio no es muy distinta de la encontrada en otras regiones del mundo hispano: The vari ability observed among bilinguals comprising the present sample demonstrates that the case of Miami Cuban Spanish appears to be no exception within the universal framework of Worl d Spanish (Lynch 1999, p.180). Como ltimo sealamiento, Lynch propone que, si bien el subjun tivo en el espaol de los bilinges ha sufrido un proceso de simplificacin a nivel semntico en varios contextos, de todos los lugares en los Estados Unidos donde se habla espaol: Miami [has] the greatest potential for sustained Spanish language use in the coming decades, due to the citys dynamic social relationship with the Spanish-speaking World and the somewh at prestigious socioeconomic position and instrumental role which the language occupies in Miami (p. 190-1). La realidad social de Miami y el hecho de que el espaol sea la lengu a de gran parte de los inmigrantes que llegan a esta ciudad son factores clave que favorecen y es timulan continuamente el mantenimiento de la lengua espaola en esta zona de los Esta dos Unidos. Lynch (2000) adems aade que: At the new millennium, Miami meets all the criteria for being a bilingual metropolitan area, taking into consideration the number of speakers of English and Spanish there, the levels of bilingualism manifested, and the visibility, institutional and co mmercial support, and economic viability of both languages. Based on the presen t social trends and population projections, this bilingual reality is unlikely to change very much in the coming decades (p. 271). Si bien el espaol de los bili nges en Estados Unidos ha sido extensamente estudiado en el Suroeste (Gutirrez 1995; Silva-Corvaln 1994; Smead 2000; Toribio 2000) y en ciudades como Nueva York (Poplack 1980; Zentella 1997; Torres 2002), el espaol en Miami ha recibido menos

PAGE 63

63 atencin, y los contados autores dedicados a es te dialectos son princi palmente Sol (1979), Lambert y Taylor (1996) y Lynch (1999). Es importa nte mencionar que la gran mayora de los estudios variacionistas del espaol en contacto con el ingls en los Estados Unidos se han concentrado en los aspectos fonolgicos, morfol gicos y lxicos de la lengua, dejando de lado otras estructuras, como las discursivas y el sistema pragmtico de los bilinges. Estudiar las normas pragmticas del es paol de los cubanos y los bilinges cubanoamericanos que habitan en la ciudad de Miami contribuir, sin duda alguna, a conocer un poco ms y mejor la situacin lingstic a de esta comunidad de habla. 2.5 Recapitulacin del Captulo 2 En este captulo se present una expli cacin terica sobre la relacin entre la sociolingstica y la pragmtica y la relevancia de ambas reas en los estudios de lenguas en contacto. Tambin se incluy una seccin sobre la importancia del anlis is del discurso en un estudio como ste, ya que dicha disciplina puede ayudar a describir cmo los hablantes usan los enunciados para llevar a cabo ci ertas acciones, y a explicar cmo la variacin de estructuras discursivas influye en la interaccin social. Posteriormente se hizo una exploracin s obre la variable de generacin en la sociolingstica en general, su definicin en el rea de las ciencias sociales y su importancia dentro de un estudio pragmtico. De igual modo se habl sobre la variable de gnero y ciertos conceptos fundamentales para el anlisis de la misma, tales como el del pensamiento derivativo (Hardman 1993b) y la negacin de la agencia (Russ 1997). Asimismo, se incluy una seccin sobre lo s conceptos de comunidad de habla y competencia comunicativa, y cmo influyen esto s factores en las acti tudes hacia la lengua espaola en las distintas comuni dades bilinges de los Estados Unidos. A continuacin se mencionaron las particularidades de la comunidad bilinge de la ciudad de Miami y cmo difiere

PAGE 64

64 sta en cuanto al mantenimiento del espaol en ot ras reas del pas, en esp ecial el Suroeste y la ciudad de Nueva York.

PAGE 65

65 CAPTULO 3 ACTOS DE HABLA. CONSIDERACIONES TERICAS 3.1. Actos de habla. Introduccin El estudio de los actos de habla tiene su orig en en la tradicin britnica de lo que a menudo se denomina Filosofa del lenguaje corrien te (Ordinary Language Philosophy), cuyo principal exponente fue Austin ( 1962), junto con colaboradores co mo el investigador Searle (1969). El revolucionario trabajo de Austin How to do things with words (1962), publicado pstumamente, tuvo un enorme impacto en la f ilosofa del lenguaje y en la lingstica, especialmente en el rea de la pragmtica (Mey 2001). En su trabajo, Austin destaca por primera vez la idea de que la lengua no sirve slo pa ra describir las condiciones o cosas del mundo, sino para alcanzar objetivos. La necesidad de estudiar los actos de habla su rgi porque las teoras lingsticas hasta ese entonces formuladas aseveraban, desde un punto de vista muy simple, que el lenguaje humano no era ms que una combinacin de sonido y signifi cado (lo cual se puede observar en muchas gramticas descriptivas), o que la lengua se puede definir como un conjunto de oraciones correctas (pensamiento de los generativistas tran sformacionales) (Mey 2001) En el momento en que surgieron estas propuestas revolucionarias, los investigadores se ocupaban de estudiar oraciones declarativas y su validez con respecto a condici ones de verdad o falsedad (cf. Placencia y Bravo 2002), pero no se consideraba la lengua como un ente que fluye, o que est en constante cambio, y que produce actos de habl a. Sin embargo, algunos lingistas y filsofos del lenguaje definieron y clasificar on el acto de habla como una unidad especial, que representa a level distinct from the sentence, and not identifi able with any single por tion of other levels of

PAGE 66

66 grammar, nor with segments of any particular si ze defined in terms of other levels in grammar (Gumperz y Hymes 1972, p. 57), y decidier on como tal era necesario estudiarla. Fue as como se iniciaron las investigaciones en esta rea y se dio paso a la creacin de la teora de los actos de habla, cuyos fundament os, preceptos y fallas se describirn a profundidad en esta seccin, aparte de su relacin con la teor a de la cortesa, las implicaciones sociales y las diferencias interculturales. Es de rigor destacar que no es la intencin resumir en esta tesis doctoral los trabajos sobre actos de habla y cortesa realizados en las ltim as dos dcadas ya que, tal como sealan autores como Escandell Vidal (1995) sta es ya una labor imposible7 (p.35). En vez de resumir, quisiera concentrarme en detallar los aspectos ms importantes de trabajos especficos que sirvieron de base a la investigacin sobre los acto s de habla y cortesa en los ltimos aos y que siguen figurando como obras clave dentro de la literatura consu ltada hasta el presente en pragmtica. 3.2. La teora de los actos de habla 3.2.1 Orgenes Quiz la aseveracin ms contundente de Au stin (1962) que revoluc ion el rea de la pragmtica es la de to say something is to do something (p. 12, nfasis propio). Este filsofo hizo pensar, por primera vez, a los expertos en su rea (para quienes de cir algo era simplemente afirmar algo) en un aspecto novedoso de la lengua no considerado hasta el momento. Para Austin, esta corriente de pensamiento, aparen temente aceptada como natural, era no doubt unconscious, no doubt (...) wrong (p.12). Austin de sarroll la teora de los actos de habla porque estaba convencido de que decir algo con palabras tambin es cambiar algo en el mundo. 7 Menciona Escandell Vidal que, para la fecha en que sali su estudio, se haba publicado una bibliografa de 50 pginas y que recoga alrededor de mil ttulos, que es la de Dufon, Kasper, Takahashi y Yoshinaga en 1994.

PAGE 67

67 Fue Austin el primero en proponer la distincin entre los varios aspectos de los actos de habla (Mey 2001). Este autor determin que los ac tos de habla pueden ser de tres tipos: locutivo, ilocutivo y perlocutivo. El primero se refiere al significado de una proposicin, el segundo a la fuerza del enunciado, y el tercero a lo que se cons igue al producir el enunciado (Placencia y Bravo 2002). Hablando ms detalladamente, un acto lo cutivo es la simple ac tividad de decir algo sin tener motivos ulteriores. Si un hablante dice la frase hace fro sin implicar amenaza, promesa o deseo de que algo cambie a su alrededo r, est emitiendo un acto de habla locutivo. Si el hablante produce dicho acto de habla con intenciones de obtener algo de su(s) interlocutor(es) se dice que el acto de habla aca rrea fuerza ilocutiva; en otras palabras, existe fuerza ilocutiva en un acto de habla como hace fro si el hablante tiene la intencin de que alguien le preste un abrigo, por ejemplo, al decir estas palabras. Acotan adems Placencia y Bravo (2002) que la distincin entre un acto de habla locutivo y uno ilocutivo es clave en la cons ideracin de actos de habla indi rectos, o aquellos en los que no hay correspondencia directa entr e la proposicin y la fuerza de l enunciado. Por tanto, si una peticin se hace a travs de la formulacin de una pregunta o de una insinuacin, se considera que se est emitiendo un acto de habla indirecto. Por ltimo, el acto de habla tendr un efecto perlocutivo si el hablante logra que su interlocutor le ayude a c onseguir su objetivo, en este caso, prestarle un abrigo. Este ltimo aspecto depende so lamente de las condiciones particulares en que se emita el acto de habla y no es, en ningn caso, predecible (Mey 2001). Si bien el efecto perlocutivo es el ms inte resante de los tres (ya que podra indicar la motivacin de los hablantes para escoger ciertos ti pos de acto de habla, adems de destacar el papel del oyente en la interpreta cin del acto de habla) la fuerza ilocutiva es la que ms preocupa a los tericos (Mey 2001). En consecuencia, el trmino acto de habla se ha terminado por

PAGE 68

68 asociar exclusivamente con el segundo tipo, o la fuerza ilocutiva. La fuerza ilocutiva est implcita en la estructura del enunciado; por ello, la s preguntas sintcticas se usan de forma paradigmtica para pedir informacin, las oracione s afirmativas para hacer aseveraciones, y los imperativos para dar rdenes (Brown y Levins on 1978). Sin embargo, para que un acto de habla tenga verdadera fuerza ilocutiva (o para que c uente como un acto de habla) deben cumplirse ciertas condiciones que lo ayude n a realizarse como tal. Aust in denomin tales condiciones como condiciones de felicidad, ya que son necesa rias para que el acto de habla sea feliz o tenga xito y para evitar fallo s en la comprensin (o misfires ) (Mey 2001). Un enunciado debe presentar ciertos requisi tos para cumplir con tales condiciones de felicidad. Entindase por esto que el acto debe ser realizado por la persona adecuada y debe seguirse el procedimiento correcto de ejecuci n del acto. Segn Austin (1962), enunciados realizativos ( performatives ), como las apuestas o las promesas, son enunciados especiales que no slo se usan para decir cosas o para describir el estado de las cosas, sino para hacer cosas de forma activa. Los actos realizativos deben cumplir con las condiciones de felicidad para tener xito. De hecho, Ruzickov (1998) seala que Austin fue el primer terico en proponer que para que un acto de habla sea feliz debe darse a travs de un procedimiento convencional que produzca un efecto convencional. Por ejemplo, Brown y Levinson (1978, p. 137) mencionan que es claramente infeliz pedirle a alguien que cierre la puerta si el oyente est discapacitado, si la puerta ya est cerrada, o si est a punto de cerra rse sola. Otro ejemplo clsico sobre la felicidad de los actos de habla es el de un enunciado como Los declaro marido y mujer, el cual, para ser feliz, debe ser pronunciado por un sacerdote o una persona con la autoridad para efectuar matrimonios, en el momento que corresponde de acu erdo al protocolo de la ceremonia y con la bendicin correspondiente (Mey 2001; Placencia y Bravo 2002).

PAGE 69

69 Austin propuso clasificar los actos de habla de acuerdo a su fuer za ilocutiva. Segn l, los actos de habla se dividen en cinco grandes grupos que son los judicativos8, con los que se emite un juicio sobre algo; los ejercitativos con los que se ejercita pot estad, derecho o influencia; compromisorios, con los que el hablante se compromete a hacer algo o anuncia su intencin de hacer algo; comportativos, que estn relacionados con el comportamiento social; y expositivos, que ponen de manifiesto cmo las expresiones encajan en un argumento o conversacin (Austin 1962, Placencia y Bravo 2002). Otras clasificaciones se han hecho posteriormente a sta, pero fue Austin quien dio el primer paso en el di scernimiento de los tipos de acto de habla. Clasificadores como Austin arguyen que las r ealizaciones individuales de los actos de habla pueden estar entre 1.000 y 9.999, o incluso pasar de la s diez mil, segn la paciencia que se tenga para clasificarlos y hacer las distinciones necesarias. 3.2.2. Redefinicin de los actos de habla En su trabajo de 1969, Searle se encarg de re finar las premisas de Austin y tuvo un gran impacto en el campo de la lingstica cuando in tent sistematizar sus propuestas (cf. Ruczickov 1998). Segn el propio Searle (1969), Austin baptized (...) complete speech acts with the name of illocutionary acts (p.23) y por tanto l se ceira a tal terminologa. Sin embargo, en trabajos posteriores, Searle (1977) encuentra algunas fallas en la taxonoma sobre los actos de habla desarrollada por Austin, entr e ellas que no est concluida y que es a veces inconsistente (Mey 2001, p. 119), y por tal motivo decide fundar las bases para un mejor procedimiento clasificatorio. 8 Los nombres en ingls son veredictives, exercitives, comm issives, behavitives, expositves Existen dos grupos ms, pero no se mencionan ya que eran confusos hasta para el mismo Austin, quien pens que some fresh classification altogether is needed (Austin 1962, p. 151). Se ha decidido adoptar aqu las traducciones al espaol de Placencia y Bravo (2002) puesto que ya es una termi nologa utilizada en trabajos reconocidos.

PAGE 70

70 La definicin que Searle (1969) da a los acto s de habla es la sigui ente: the basic or minimal units of linguistic communication (p. 16). Asimismo, explica Searle que la unidad lingstica de la comunicacin no era, como se ha ba pensando todos esos aos, el smbolo, la palabra o la oracin, sino la pr oduccin de todos ellos combinados en la emisin de un acto de habla, el cual puede tener forma de afirmacin o pregunta y usarse para dar direcciones, pedir cosas, dar las gracias, etc. Algunos de los criterios propuestos por Searle que difieren de los de Austin son los siguientes (Mey 2001): El punto ilocutivo (o la fuerza del acto de habla segn la terminologa de Austin) Grado de adaptacin (o la manera en que el ac to de habla se adapta al mundo y el mundo al acto de habla) Estado sicolgico expresado (del hablante: una creencia se puede expresar como una afirmacin, una aseveracin, una observacin, etc.) Contenido (de lo que se tr ata el acto de habla) Al hacer la reclasificacin de los actos de habla, Searle decide nombrarlos y explicarlos de la siguiente forma: Representativos9: comprometen al hablante a la verd ad de la proposicin expresada (ej.: acertar o concluir) Directivos: que son intentos del hablante para hacer que el oyente haga algo (ej.: peticiones, etc.) Compromisorios: comprometen al hablante a realizar acciones en un futuro (ej.: promesas, amenazas, etc.) Expresivos : expresan un estado sicolgico (ej.: disculpas, agradecimientos, etc.) Declaraciones: que efectan cambios inmediatos en el estado actual de las cosas y tienden a elaborarse en instituciones extralingsticas (ej.: declarac iones de guerra, despidos de un empleo, etc.) 9 Los nombres que da Searle en ingls a los actos de habla son representatives, directives, commissives, expressives y declarations. Las traducciones en este caso son mas puesto que no encontr artculos en espaol que mencionaran los tipos de acto de habla tal como los divide Searle. Esta clasificacin aparece en su trabajo de 1976 (Mey 2001).

PAGE 71

71 Searle (1962) propone que cier tas condiciones deben darse para que un acto de habla cuente como tal. Para ello, define ciertas reglas derivadas de tales condiciones ya que, para l, los actos de habla se rigen por reglas. Dichas re glas corresponderan a la s llamadas condiciones de felicidad de Austin, y segn S earle, pueden clasificarse en preparatorias (o aquellas que se refieren a los prerrequisitos del mundo r eal en referencia a cada acto ilocutivo) de contenido preposicional (las que especifican las restricciones del contenido de la proposicin) y de sinceridad (las que establecen las creencias, sentimientos e intenciones necesarias en el hablante al emitir el acto de habla) Estas cinco reglas entran, a su v ez, en dos grandes categoras, que fueron denominadas por Searle reglas constitutivas y reguladores las cuales varan segn el tipo de acto de habla. El tipo de acto de habla que atae a la presente investig acin, la peticin, tiene como regla constitutiva que la persona que hace la peti cin debe querer que su interlocutor haga algo por ella. Sin embargo, esto no significa que los hablantes puedan pedir lo que deseen, cuando lo deseen, puesto que los reguladores indican que los que piden al go deben pedir cosas que sean posibles de lograr por el inte rlocutor y beneficiosas, de algn modo, para ellos mismos. Las reglas constitutivas y los reguladores no son fcilmente distinguibles, porque interactan entre s. Los reguladores definen las funciones de las reglas constitutivas, pero las reglas constitutivas determinan el peso que se les da a tales reglas en el ejercicio diario de las mismas (Mey 2001). Como elocuentemente apuntan Placencia y Bravo (2002), con la formulacin de estas condiciones y reglas, lo que Searle quera era describir el conocimiento de los hablantes sobre lo que es c onsiderado un acto de habla. Por ltimo, una de las contribuciones ms importa ntes de Searle fue el reconocimiento de que los actos de habla no son unidimensionale s, y de ah que algunos actos de habla sean

PAGE 72

72 considerados indirectos. Para este terico, los actos de habla indirectos son la combinacin de dos actos, uno principal o primario, que ser el acto ilocutivo, y uno secundario, que acarrea la forma y por el medio del cual acta el acto primario. Tal como expresa Mey, speech acts may be used in ways that have nothing, or not much, to do with what they really stand for (p. 111). Searle extiende la hiptesis so bre los actos de habla ilocutivos al decir que para obtener la interpretacin correcta de un acto de habla indirecto, el oyente debe reconstruir el significado del enunciado (Haverkate 1988). Ms adelante se ampliar ms en detalle el problema de la indirectividad. 3.2.3. Crticas a los modelos de Austin y Searle Ruzickov (1998) arguye que a pesar de que el concepto de los actos de habla es fundamental en la teora pragmtica, la acepta bilidad de los actos de habla como categora analtica ha sido reciente mente puesta en entredicho. Una de la s grandes crticas que se ha hecho a las teoras de Austin (1962) y Searle (1969) es haber dado por sentad a la relacin universal entre ciertos actos de habla, como las petici ones, y la cortesa. Es tos autores asocian las estrategias indirectas con lo ms corts sin to mar en cuenta factores sociales y culturales. Comentan Blum-Kulka, House y Kasper (1989) qu e speech acts have been claimed by some (Austin, 1962; Searle 1969, 1975) to operate by un iversal pragmatic principles, and claimed by others to vary in conceptualiz ation and verbalization across cu ltures and languages () (p. 1). Autores como Koike (1992) ponen ms peso en fact ores ntimamente relaci onados con la lengua, los cuales, sin duda, tienen influencia directa en la variacin pragmti ca; tales factores son sociedad y cultura. Koike afirma que: The pragmatic system is involved in the selec tion of linguistic options available to express the message in a particular way, according to the context of inte raction. Basic to the pragmatic system is a consideration of the effect the speaker wishes to convey via the message and how it is intended that the listene r understands it. Lingui stic options in the

PAGE 73

73 grammatical system are selected according to sociocultural expecta tions, such as those present in situations requiring the obser vance and rules of politeness. (p. 2). Los actos de habla no se producen aisladamen te en el pensamiento filosfico, sino en situaciones reales, y estn sust entados por una intencin (Mey 2001), y muchos investigadores ven como necesario ampliar con estudios empri cos las propuestas teri cas sobre los actos de habla. Blum-Kulka et al (1989) arguyen que las primeras teor as se fundaron principalmente en intuited data of isolated utterances (p. 3), pero que slo a travs de la observacin y el estudio de actos de habla reales se pue de lograr la conexin entre la s funciones comunicativas y los contextos en los que son producidos Por tanto, el modelo propuesto por Austin y Searle dio a los estudios de pragmtica una buena ba se para iniciar la reflexin s obre los actos de habla, pero no consider otros factores que, como se ha de mostrado en estudios posteriores (Blum-Kulka (1987); Blum-Kulka et. al (1989); Mrquez (2000); Garca (2002)), no pueden pasarse por alto en el anlisis de los actos de habla. 3.2.4. Las mximas de la conversacin Una de las contribuciones ms grandes en el cam po de la pragmtica la realiz el filsofo Grice, en 1975, quien formul el Principio de cooperacin y las Mxima s conversacionales de cantidad, calidad, relacin y manera10, los cuales se explican a continuacin. Grice formul tales mximas y principios asumiendo que el propsito principal de la conversacin es el intercambio efectivo de informacin (Mrquez 2000, p.6). Su enfoque consiste principalmente en un conjunto de fundament os racionales que el ha blante debe seguir si desea obtener una transmisin eficaz de informacin (Escandell Vidal 1996). Los postulados bsicos formulados por Grice ([1975], 1989) eran, segn sus propias palabras: 10 Los nombres de las mximas en ingls son Quantity Quality, Relation and Manner (Grice 1989, p. 26).

PAGE 74

74 (...) a rough general principal which participants [in a conve rsation] will be expected (ceteris paribus) to observe, namely: Make your conversational cont ribution such as is required, at the stage at which it occurs, by th e accepted purpose or di rection of the talk exchange in which you are engaged. One might la bel this the Cooperativ e Principle. (p. 26) Ms adelante, Grice explica que, bajo la presuposicin de que tal principio sea aceptable, se podran distinguir cuatro cate goras o mximas que, si se siguen darn, por lo general, los resultados esperados de acuerdo con el Pr incipio de cooperacin. Segn Grice ([1975], 1989, p. 26-7, mi traduccin), las mximas se describen de la siguiente manera: Cantidad : tiene que ver con la cantidad de informacin que se provee: 1 Haga su contribucin tan informativa co mo se requiera (para los propsitos del intercambio en cuestin). 2 No haga su contribucin ms informativa de lo que se requiere. (Segn Grice, esta submxima es discutible, ya que dar ms informacin de la re querida no viola el Principio de cooperacin, pero puede resultar confuso y el oyente puede pensar errneamente que el exceso de informacin tiene algn propsito. Po r tanto, admite Grice, esta submxima encajara mejor bajo la de Relacin, que tiene que ver con la relevancia). Calidad : en la que entra la sper mxima Intente decir cosas verdaderas con su contribucin, y las dos submximas: 1 No diga lo que cree que es falso. 2 No hable sobre lo que no tiene evidencia suficiente. Relacin : se observa una sola mxima que es sea relevante. Manera : que incluye la sper mxima sea transparen te, y tiene que ver no tanto con lo que se dice, sino con cmo se dice. Comprende las siguientes submximas: 1 Evite usar lenguaje confuso. 2 Evite la ambigedad. 3 Sea breve (evite la pr olijidad innecesaria). 4 Sea ordenada/o. Adems se le atribuye a Grice el concepto de las implicaturas conve rsacionales, que son tambin conocidas como actos de habla indire ctos, y estn ntimamente relacionadas con el Principio de cooperacin y las Mximas conversacionales. En su libro Logic and Conversation,

PAGE 75

75 Principio de cooperacin y las Mximas conversacionales. En su libro Logic and Conversation, Grice ([1975], 1989) menciona que las impli caturas conversacionales, o implicaturas no convencionales, estn conectadas con algunos ra sgos generales del discurso. Grice argumenta que los intercambios orales no consisten en una sucesin de enunciados aislados o desconectados, ya que no seran ra cionales si ste fuera el caso. Para el autor, tales intercambios son distintivamente (hasta cierto punto) esfu erzos cooperativos (p. 26), por lo cual las mximas conversacionales y las implicaturas conv ersacionales conectadas a ellos estn asociadas con los propsitos particulares que la conversacin y el in tercambio conversacional estn destinados a servir: el intercambio p timo de informacin (Grice [1975], 1989). Segn Haverkate (1988), Grice considers [conversational implicatures] exploitati ons of the different kinds of maxims underlying the general co-operat ive principle (p. 62). Para Grice, las implicaturas se pueden dar gracias a que exis ten mximas en la conversacin. Autores como Mulder (1993) apoyan la nocin de que s existe un esfuerzo cooperativo en tre los hablantes, ya que cada vez que se emite un enunciado que contie ne una implicatura, el hablante hace la presuposicin de que el oyente va a ser capaz de entender sus palabras: Las implicaturas conversaci onales son inferencias pragmticas generadas por la explotacin de la asuncin mutua de que tanto el hablante como el oyente se atienen a un principio de cooperacin y a las mximas que lo componen, la de calidad (veracidad), cantidad (informatividad), rel acin (pertinencia) y manera. Aunque a primera vista, el hablante descuid[e] una de las mximas, el oye nte, al interpretar el enunciado, se basar en la presuposicin de que el hablante se atie ne al principio de c ooperacin. (p. 189, pie de pgina). En recapitulacin, las implicaturas conversac ionales buscan explicar cmo el oyente comprende lo que el hablante quiere decir (ej.: lo implicado) a partir de lo dicho (ej.: del contenido proposicional del enunciado). En otra s palabras, con las imp licaturas, Grice usa un nivel adicional para describir el significado que un hablante busca comuni car. Por su parte, el

PAGE 76

76 Principio de cooperacin y las Mximas de la conversacin inte ntan explicar cmo el oyente llega al significado implicado (Placencia y Bravo 2002). El modelo de Grice ha sido exhaustivamente cr iticado por muchos tericos, principalmente Brown y Levinson (1978), por suge rir que las mximas se derivan de consideraciones generales de racionalidad, sin tomar en cuenta el factor hu mano. No obstante, la teora de Grice (1975) ha sido una de las ms influyentes en el desarrollo de los estudios de pragmtica, y est ntimamente relacionada con los conceptos de imagen y cort esa, los cuales se desarrollarn a continuacin. 3.3 Teora de la cortesa. Introduccin El uso de la cortesa est estrechamente rela cionado con el comportamiento en sociedad de los individuos, quienes determinan el estndar de lo que es corts y de lo que no lo es. A su vez, este estndar, en teora, es transmitido y adquirido a una edad temprana por todos los integrantes de la comunidad; en otras palabras, la cortesa se construye con la socializacin. Las normas y los valores colectivos, tales como la di stancia fsica que se guarda ante otras personas por comodidad, la deferencia hacia los anci anos, etc. han sido programados desde muy temprano en las vidas de los individuos (Mrqu ez, 2000). Cada comunidad establece sus propias reglas y se ha determinado que por ello la nocin de cortesa puede variar segn la sociedad en la que se viva (Blum-Kulka et. al 1989). Los primeros investigadores en sistematizar una teora lingstica s obre la cortesa fueron Brown y Levinson (1978). Sin embargo, la cortes a como norma social empez a observarse desde pocas muy tempranas (Mey 2001). La etimol oga de la palabra cortesa en espaol y francs es muy significativa, ya que deriva de corte, y tiene que ver con el comportamiento que adoptaban los caballeros ante el seor feudal. Tal etiqueta o comportamiento se observaba

PAGE 77

77 tanto en pblico como en privado y se convirti en un ideal a seguir por otras clases sociales (Mrquez 2000)11. A raz de la teora de los actos de habla, y de la propuesta de Grice (1975) sobre las Mximas conversacionales y el Principio de co operacin, se despierta en los aos 70 un gran inters en la conexin potencial entre la cortes a y el uso del lenguaj e indirecto (Placencia y Bravo 2002). En 1978, basndose en las similitudes de las estrategias ling sticas empleadas por hablantes de tres lenguas difere ntes, ingls, tamil y tzeltal, y observndolas tambin en otras lenguas, Brown y Levinson (1978) desarrollaron la te ora de la cortesa. Debido a los estudios y observaciones que estos tericos realizaron en varias lenguas, asum ieron la universalidad de la cortesa como factor regulador de los intercambios conversac ionales, lo cual ha generado innumerables crticas hasta el pr esente (cf. Mrquez 2000), so bre las cuales se comentar durante el transcurso de este trabajo doctoral. Brown y Levinson fundamentaron su teora en el concepto de face (o imagen, como se le llamar durante el desarrollo de la pres ente tesis doctoral) propuesto por Goffman en 1967, y plantearon que la imagen tiene dos aspectos: uno positivo y uno negativo. Adems, Brown y Levinson propusieron que ciertos actos de habla, como la s peticiones, que son las que se analizan en esta tesis, implican una amenaza a la imagen negativa y/o positiva tanto del oyente como del hablante. Teniendo en cuenta tales antecedentes y la complejidad del concepto de cortesa y su aplicabilidad universal, el presente estudio busca determinar si la noci n de cortesa que Brown 11 Tmese en cuenta que este es una concepto que slo aplica al mundo occidental, ya que en sociedades no occidentales, donde las cortes no son instituciones como necesariamente se les conoce en Europa (por ejemplo, en las lenguas Jaqi, de los Andes), el concepto o idea de cortesa podra provenir del mostrar respeto o respetar la mutua humanidad (Hardman 2 007, comunicacin personal).

PAGE 78

78 y Levinson plantean tiene validez en la comunidad cubana y cubanoamericana12 de Miami. En la prxima seccin se ampliarn con deta lle los conceptos aqu mencionados. 3.3.1 Teora de la cortesa. Brown y Levinson (1978) Mrquez (2000) menciona que algunos ter icos como Lakoff ( 1975) y Leech (1983) trataron de dar cuenta del fenmeno de la cortesa y, de hecho, hicieron impor tantes aportes en el rea de la pragmtica y los actos de habla basados en los princi pios conversaci onales de Grice (1975). Tanto Lakoff como Leech crearon sus propi as mximas y postulados sobre la cortesa, pero ninguno de los dos propuso un modelo que se ace rcara lo suficientemente a la realidad para adoptarlo como el definitivo. La teora que, hasta la fecha, sigu e siendo la ms coherente en la explicacin de la cortesa ling stica es la de Brown y Levins on (1978), ya que es considerada como un buen punto de partida para estudiar la relacin en tre la forma lingstica y las estructuras sociales (Placencia y Bravo 2002) Sin embargo, como ha sido aplicada a una numerosa cantidad de estudios empricos, es la que tambin ha sido sometida a mayor nmero de crticas por parte de los inve stigadores en pragmtica. Brown y Levinson partieron de la observaci n de las mximas conversacionales de Grice (1975) en relacin con la cortesa y encontraron que la mayora de los actos de habla que se producen en la conversacin natural no se producen de una manera tan brusca como lo sugiere Grice (es decir, la gente no se expresa siguiendo normas tan lim itativas), y aunque no descartan del todo su influencia en la com unicacin, Brown y Levinson argumentan que: One powerful and pervasive motive for not talking Maxime-wise is the desire to give some attention to face () Politeness is then a ma jor source of deviation from such rational efficiency, and is communicated precisely by th at deviation. But even in such departures from the Maxims, they remain in operation at a deeper level. [Because they are assumed] 12 Cabe recordar en este punto que, tal como se mencion en el Captulo 1, los cubanos son los hablantes de primera generacin o nacidos en la isla de Cuba, y los cubanoamericanos son los hijos de cubanos, nacidos en los Estados Unidos llegados antes de los 12 aos a este pas.

PAGE 79

79 to be in operation [the] addressees are forced to do the inferential work that establishes the underlying intended message (polite or other) source of the depart ure -in short, to find an implicature, i.e. an inference generated pr ecisely by this assumption (p. 100, nfasis propio). Para dar cuenta de algunos aspectos sistem ticos de la lengua y la comunicacin como una actividad racional y con propsito, Brown y Le vinson basaron su teora en lo que ellos denominaron Persona Modelo (MP Model Person ), la cual habla con fluidez una lengua natural (cualquiera), y a quien atribuyeron dos propiedades impor tantes: racionalidad e imagen. Los autores explican que: By rationa lity we mean (...) the availabi lity to our MP of a precisely definable mode of reasoning from ends to the m eans that will achieve those ends. By face we mean () our MP is endowed with two particular wants roughly, the want to be unimpeded and the want to be approved of in certain re spects (p.63). Como se ve, un concepto clave en la teora de Brown y Levinson es la idea de imagen, cuya interpretacin es hecha por los autores del concepto de face propuesto por Goffman en 1967, y del cual se dar cuenta a continuacin. 3.3.2 El concepto de Imagen Como se mencion en lneas anteriores, un conc epto importante que ayud a cimentar la teora de la cortesa es el de imagen. Se cree que este concepto deriva de las nociones occidentales de deferencia y co rtesa (Mey 2001) y se puede ver expresado en la voz popular de perder la imagen cuando se ha sido humillado o se est avergonzado (sobre todo en la cultura anglosajona en la cual es muy comn el di cho to lose face (Ruzickov 1998)). En la lingstica, dicho concepto fue introducido or iginalmente por Goffman, en 1967, quien define imagen como: The positive social value a person effectively claims for himself by the line others assume he has taken during a particular contact. Face is an image of self delineated in terms of approved social attribut es albeit an image that others may share, as when a person

PAGE 80

80 makes a good showing for his profession or re ligion by making a good showing of himself (p. 5). Para Goffman (1967), la comunicacin es un act o sujeto a reglas de conducta aunque, claramente, no siempre se rija por ellas. Sin emba rgo, aade el autor, en todas las sociedades, las reglas de conducta tienden a estar organizadas en cdigos que garantizan que cada individuo acte apropiadamente. Aunque tal postulado no se observe en todo momento en la vida real, por lo general, la cooperacin mutua entre los individuos para mantener la imagen del otro se basa en que su vulnerabilidad es conocida y reconocida por todos los miembros de la sociedad, y por ello people expect others to defend their face if it is threatened; however, defending ones own face can lead to threatening anothe rs face (Ruzickov 1998, p. 2). An te tal nocin, se deduce que el cuidar la imagen es la principal motivacin para la cooperacin entre los ha blantes. No obstante, es necesario agregar que lo que implica defender la imagen y las distintas estrategias a que se recurra para hacerlo, no son universales, de lo cual se hablar posteriormente en esta tesis doctoral. De all que el concepto de imagen var e de sociedad en sociedad, y est estrechamente relacionado con la lengua de los individuos. El trabajo de Goffman (1967) influenci el de Brown y Levinson (1978), quienes adems consideran que el concepto de imagen es bastan te frgil: face is something that is emotionally invested, and that can be lost, maintained, or en hanced, and must be constantly attended to in interaction (p. 66). Para estos dos tericos, los miembros adulto s de una sociedad se preocupan por la imagen de s mismos que presentan a los dems, y a su vez por lo que creen que los dems desean para salvaguardar su propia imagen. La imagen (o face ) podra tambin ser vista como una autoimagen pblica. De hecho, Brown y Le vinson destacan que el conocimiento de los miembros de una comunidad de la autoimagen pblica (o public self-image) crea cierta

PAGE 81

81 necesidad de cuidar tal imagen ante los otros durante la interaccin social. Dicha autoimagen es, segn los autores, universal (p. 67). Brown y Levinson distinguen dos tipos de imagen: la negativa y la positiva, los cuales definen de la siguiente forma: (a) Negative face : the basic claims to territories, personal pr eserves, rights to non-distracti on i.e. to freedom of action and freedom of imposition; (b) Positive face : the positive consistent self-image or personality(crucially including th e desire that this self-image be appreciated and approved of) claimed by interactants (p. 66). Segn la cita anterior, y haciendo referencia a Mey (2001), la imagen negativa defiende la inmunidad de una persona de la interferencia y la presin externa, mi entras que la positiva establece el estatus de una persona como ser aut nomo e independiente, y afirma su condicin de agente libre. Brown y Levinson (1978) argumenta n que slo es posible mantener la imagen gracias a las acciones de los dems, y que por ta nto a todo el mundo le interesa cooperar para cuidar la imagen del prjimo. Adems de tener imagen, los miembros adultos y competentes de una comunidad son agentes racionales, que esc ogern medios efectivos para lograr sus metas comunicativas lo ms satisfactoriamente posible (Mrquez 2000). 3.3.3 Actos amenazadores de la imagen pblica (o AAIP) De acuerdo con Brown y Levinson (1978), existe n ciertos tipos de actos (verbales y no verbales, aunque para efectos del presente trabaj o se har slo nfasis en los verbales) que intrnsecamente implican una amenaza a la imagen del hablante y del oyente, ya que por naturaleza van en contra de lo que es deseab le para mantener tal imagen. Brown y Levinson denominaron estos como Actos amenazadores de la imagen pblica, o AAIP13, y pueden 13 En ingls se denominan face-threatening acts, pero se ha adoptado la traduccin de Placencia y Bravo (2002).

PAGE 82

82 amenazar tanto la imagen negativa, como la positiva de ambos interlocutores14. Por ejemplo, las peticiones, las rdenes, las amenazas, entre otros, son actos que amenazan la imagen negativa del hablante, ya que ste est pres ionando al oyente a cumplir su voluntad. Obsrvese a continuacin el resumen de la explicacin de los actos de habla que amenazan la imagen negativa y positiva del hablante (adaptado de Brown y Levinson, 1978, p. 70-3, mi traduccin). AAIP (a la imagen negativa) (I) Actos que predicen una accin futura de l oyente y por tanto lo presionan para que realice (o le impiden que realice) la accin: (A) rdenes y peticiones, con los que el hablan te indica su deseo de que el oyente realice (o no realice) una accin. (B) Sugerencias y consejos, con los que el habl ante expresa la idea de que considera que el oyente debe realizar una accin. (C) Recordatorios, con las que el hablante i ndica al oyente que debe realizar una accin. (D) Amenazas, advertencias y retos, con los que el hablante indica que las acciones del oyente sern sancionadas a menos que lleve a cabo X accin. (II) Actos que predicen una accin positiva en el futuro del hablante hacia el oyente y presionan al oyente a aceptarlas o rechazarla s y posiblemente incurrir en una deuda: (A) Ofertas, con las que el ha blante indica su deseo de que el oyente se comprometa a querer que el hablante realice alguna accin a su favor (a la del oyente). (B) Promesas, con las que el hablante se compro mete a realizar una accin en el futuro que beneficie al oyente. (III) Actos que predicen el deseo del hablante hacia el oyente o hacia las posesiones del oyente, y que dan razones al oyente para pensar que ella o l deben proteger sus posesiones o drselas al hablante: (A) Cumplidos o halagos, o expresiones de e nvidia y admiracin, con las que el hablante indica que le gustara poseer algo que es del oyente. (B) Expresiones de emociones negativas fuer tes hacia el oyente, por ejemplo de odio, 14 Brown y Levinson aclaran que [there] is an overlap in this classificati on of FTAs (AAIP) because some FTAs intrinsically threaten both negative and positive face (e.g. complain ts, interruptions, threats, strong expressions of emotion, requests ()). (p.72).

PAGE 83

83 rabia, lascivia, etc., con las que el hablante indica que tien e posibles motivos para herir o daar al oyente y/o sus posesiones. AAIP (a la imagen positiva) (I) Actos que muestran una evaluacin negativ a del hablante de algunos aspectos de la imagen positiva del oyente: (A) Expresiones de desaprobacin, crticas ridiculizacin, quej as, reprimendas, acusaciones e insultos, con los que el hablan te indica que desaprue ba uno o ms de las preferencias, actos o caracter sticas personales del oyente. (B) Contradicciones, desacuerdos y retos, con los que el hablante indica que le parece que el oyente est equivocado o no est sie ndo razonable acerca de algn asunto y lo desaprueba. (II) Actos que muestran que al hablante no le importa la image n positiva del oyente: (A) Expresiones de emociones violentas y fu era de control, que pueden causar miedo y vergenza al oyente. (B) Irreverencia y mencin de temas tab, que indican que al hablante no le importan los valores del oyente (C) Traer malas noticias al oyente acerca de l mismo, o buenas notic ias (con ostentacin) sobre el hablante, con lo que el hablante muestra que es t dispuesto a perturbar al oyente y no le importan sus sentimientos. (D) Traer a colacin temas peligro sos o divisorios emocionalmente, con los que el hablante crea una atmsfera potencialmente peligrosa a la imagen. (E) La no cooperacin en una conversacin, como interrupciones en el turno de habla del interlocutor, no most rar atencin, etc. (F) El uso de trminos de tratamiento y ot ros indicadores de estatus, con los que el hablante puede identificar errneamente al oyente (de forma intencional o accidental) y ofenderlo o avergonzarlo. AAIP (a la imagen negativa y positiva) (I) Actos que amenazan principa lmente la imagen negativa: (A) Expresiones de gratitud, con las que el hablante acepta que hay una deuda y por lo tanto debe humillar su propia imagen (B) Aceptacin de las disculpas o agradecimiento s del interlocutor, con las que el hablante

PAGE 84

84 puede sentirse presionado a minimizar la deuda o trasgresi n del interlocutor. (C) Excusas, con las que el hablante muestr a que considera tener una buena razn para hacer (o no hacer) una accin que el oyente acaba de criticar. (D) Aceptar ofertas, con lo que el hablante est ob ligado a aceptar una deuda (E) Respuestas a una agresin del interlocut or (si el hablante finge no haberla notado anteriormente, puede sentirse incmodo; si es visible que la not, puede avergonzar al interlocutor). (II) Actos que afectan direct amente la imagen positiva: (A) Aceptar halagos, despus de lo cual el ha blante puede sentirse obligado a denigrar del objeto que ha sido halagado por el interlocutor o a halaga r al interlocutor a cambio. (B) Prdida del control emocional o fsico de su propio cuerpo, como tambalearse, caerse o emitir fluidos corporales. (C) Auto-humillacin, como actuar cobarde o tontamente o auto contradecirse. (D) Confesiones o admisin de culpabilidad, o la responsabi lidad de haber (o no) hecho una accin por ignorancia. (E) Muestra exacerbada de emocin, o no poder c ontrolar el propio llanto o las lgrimas. Como se observa por la descri pcin anterior, las rdenes y la s peticiones son ejemplos de actos de habla que amenazan la imagen negativa del hablante, ya que ste presiona al oyente para que realice (o no) una accin especfi ca. Adicionalmente, Brown y Levinson (1978) aseveran que el hablante evala el riesgo a perder su imagen de acuerdo a tres variables independientes y culturalmente sensibles. Di chas variables, que segn los autores son fundamentales para determinar el grado de co rtesa requerido en una situacin dada, son la distancia social (D) entre hablante y oyente, va riable en la que ambos estn situados en una escala de diferencia horizontal; el poder (P), que muestra la diferencia vertical entre los interlocutores; y el peso (R, de ranking ), que tiene que ver con el grado de imposicin que tienen ciertos actos de habla en determinadas culturas. Brown y Levinson establecen que la

PAGE 85

85 estrategia de cortesa (framework) esta sujeta a la distancia (D) que media entre hablante (S) y oyente (H), el poder (P) que media entre el oyente (H) y el hablante (S) y la amenaza intrnseca o peso (R) que conlleve el acto de habla en s. Es de rigor recordar que, para fines de la presente investigac in, se tomarn en cuenta otras variables, a saber, las ms estudiadas en la soci olingstica, como lo son la edad y el gnero. Como bien seala Ardila (2003) las tres variables de Brow n y Levinson no han sido las nicas que han servido a los estudios de cortesa; antes bien, los conjuntos de va riables han sido muchos y muy dispares (p. 4), por lo que en el presen te trabajo stas no ser n las nicas variables a tomar en cuenta. 3.3.4 Poder vs. solidaridad Las relaciones entre lengua, poder y distancia son clave en la presente tesis doctoral, puesto que resultara casi imposible estudiar la produccin de actos de habla en el vaco, al margen del contexto social. Muchos factores entran en juego al momento de la produccin de los actos de habla, y stos puede n ser analizados en sus distintas y muy complejas dimensiones. Las variables ms importantes durante el desarrollo de este trabajo son la distancia, el poder, el gnero y la generacin. En el Ca ptulo 2 se describen las variab les de gnero y generacin desde el punto de vista de la sociolingstica y en es ta seccin se describen a profundidad las variables de distancia y poder. Se sobreentiende que la vida humana es social, es decir, se desarrolla en contextos en los que existen comunidades de dist intos tipos y tamaos. Si bien, los humanos necesitan sentir pertenencia al grupo y mostrar, de algn modo, qu e tienen relaciones simtricas con los dems, es bien sabido que los miembros de una red so cial humana tienen distintas funciones y papeles dentro del grupo. Los grupos sociales por lo genera l se estratifican jer rquicamente en subgrupos altos y bajos en la escala del estatus y el poder (Jo hnstone 2005). La existencia de clases sociales

PAGE 86

86 en el mundo da pie a que se establezcan las llamada s relaciones verticales, la s cuales reflejan y se ven reflejadas a travs de la lengua. Cabe aco tar en este punto que, en ciertas sociedades, variables como la edad, la naturaleza de los interl ocutores, el contexto y el tema de conversacin pueden ser el motivo de que se produzcan las ll amadas relaciones verticales. Adems, dichas variables inciden enormemente en la inter accin entre los partic ipantes (Ardila 2003). En su momento, Austin (1962) asegur que la lengua no sirve slo para describir las condiciones o cosas del mundo, sino para alcanzar objetivos y hacer cosas. Esto compagina con la idea de que la lengua tambin sirve para acer car o distanciar a los seres humanos en lo que a poder se refiere. Segn Johnstone (2005), dos aspect os sociales que se crea n y se ven expresados en el discurso son el poder y la solidaridad, ya que los hablantes interactan en un doble proceso con su lengua: moldean la lengua segn su conveni encia, pero la lengua condiciona su discurso. De modo elocuente, Johnstone (2005) aclara que: in many ways peoples positions in the world are their positions in di scourse, since the power to shape th e world is, to a large degree, the power to shape how people talk about the world (p. 112). Al igual que Brown y Levinson (1978), Johns tone define poder como las relaciones interpersonales asimtricas, o en las que una pe rsona puede controlar a otra. Johnstone asegura que la nocin de solidaridad es simplemente la otra cara del poder en las relaciones humanas y tiene que ver con los aspectos relativamente simtricos de las relaciones humanas. Para el diseo de la presente investigacin, se seguirn los preceptos de Scollon y Scollon (2001), quienes afirman que existen tres sistemas de cortesa aplicados a las normas pragmticas (observadas en el mundo anglosaj n): jerarqua, deferencia y so lidaridad. Estos tres sistemas pueden observarse en variados contextos, y se ba san principalmente en las diferencias de poder

PAGE 87

87 (+P o P) y distancia (+ D o D) entre los participantes. A continuacin se explicarn y expondrn breves ejemplos de cada uno. Sistema de cortesa deferencial (-P, +D): En este sistema se considera que los particip antes de una conversacin son iguales o casi iguales, pero se tratan con ci erta distancia. Este sistema se caracteriza por ser 1) simtrico (-P), ya que los participantes consideran que ti enen el mismo nivel soci al; 2) distante (+D), ya que los hablantes utilizan estrategias que marcan independencia al comunicarse. Se puede encontrar cortesa deferencial en un sistema igua litario, ya que los participantes mantienen una distancia deferencial entre ellos. Segn Scollon y Scollon (2001) esto se observa, por ejemplo, en las relaciones de protocolo internacional o en las relaciones entre colegas profesionales. Sistema de cortesa de solidaridad (-P, -D): Se observa cuando no hay sentimientos de dife rencias de poder (-P) o distancia (-D) entre los participantes. Este sistema se caracteriza por ser 1) simtrico (-P), ya que los participantes consideran que se encuentran en una posici n de iguales; 2) cer cano (-D), ya que los participantes usan estrategias de solidaridad que implican proximidad. Este sistema se puede hallar, por ejemplo, entre hablantes que sienten similitud y cercana entre ellos. Para Scollon y Scollon se da solidaridad entre amigos ntimos o en las relaciones cercanas entre colegas. Sistema de cortesa segn la jerarqua (+P, +/-D): Hay un sistema de cortesa jerrquico cua ndo los hablantes reconocen y respetan las diferencias sociales que colocan a uno en una posicin superior y al otro en una de subordinacin. En este sistema se reconoce la dife rencia de estatus (+P), ya que las relaciones son asimtricas, y es de poca significacin que exis ta distancia entre los hablantes (por ello se escoge la designacin (+/-D). Los hablantes no utilizan las mismas estrategias cuando se

PAGE 88

88 comunican, ya que la persona en la posicin supe rior habla hacia abajo y usa estrategias de proximidad, y la persona subordi nada habla hacia arriba15 y utiliza estrategias de independencia. Este sistema se car acteriza por ser 1) asimtrico (+P), ya que los participantes consideran estar en posiciones social es distintas; 2) asimtrico en cuanto a estrategias, ya que la persona en posicin superior usa estrategias de pr oximidad, y la persona de estatus ms bajo usa estrategias de independencia. De acuerdo con los autores, se da este sistema entre jefe y empleado o en las relaciones de negocios, in stituciones gubernamentales y organizaciones educativas. Los autores recalcan que en algunas sociedades y en algunos perodos histricos, las diferencias de (+P) surgen cu ando hay diferencias de edad, se xo, riqueza, habilidad para cazar animales o divertir a la gente, educacin, fuerza fsica o belleza, abolengo familiar o color de ojos y piel. En resumen, dos de las estrategias son simtr icas: el sistema deferencial y el sistema de solidaridad; y uno de ellos es asimt rico: el sistema segn la jerarqua. En el sistema deferencial, los hablantes usan un balance o en gran medida la s estrategias de independencia. En el sistema de solidaridad, usan ms las es trategias de proximidad o cercan a. Y en el sistema segn la jerarqua, usan estrategias dife rentes segn su estatus. El mode lo de Scollon y Scollon (2001) ayudar, en gran medida, a explicar las diferencias encontradas en el anlisis segn el gnero y la generacin de los hablantes que part iciparon en el presente estudio. 3.3.5 Estrategias para evitar la amenaza a la imagen Brown y Levinson (1978) determinaron que exis ten dos grandes estrategias para hacer o evitar actos de amenaza a la imagen: las estrategias bald on-record (o imperativos simples), en las que doing an act baldly () involves doing it in the most direct, clear, unambiguous and 15 A falta de una traduccin conocida, se ha utilizado hablar hacia abajo y hablar hacia arriba, trminos que reflejan metafricamente la posicin del hablante segn su ubicacin en la escala jerrquica social.

PAGE 89

89 concise way possible (for example, for a reques t, saying Do X) (p. 74); y las estrategias offrecord, que expresan what a speaker wants or means to communicate, without doing so directly, so that the meaning is to some degree negotia ble (p.74).Una distincin ms clara la hace BlumKulka (1987), quien explica: The mode l posits a scale of directness from the on record pragmatically transparent ways of doing an act, to the off record, pragmatically opaque ways of doing it, via both negative and positive polit eness strategies (p.140, nfasis propio). A continuacin se muestra en la Figura 3.4 (adaptado de Brown y Levinson 1978, p.65, mi traduccin)16 el esquema de las cinco posibles estrat egias que permiten a los hablantes evitar o suavizar los actos de amenaza a la imagen (o AAIP). Como se ve, las cinco estrategias se ordenan segn el grado de cortes a empleado en cada una. Como se observa, el riesgo a perder la imagen aumenta de menor a mayor (estrategias 1 a 5), es decir que a mayor riesgo, mayor cortesa habr en la estrategia que se emplee17. Las estrategias on-record se realizan porque el hablante no siente el riesgo de perder la imagen (Mrquez 2000). Es decir, son actos de habla directos que se realizan sin consideracin a la imagen (o sin una accin remedial redressive action). Varios autores, entre ellos Le Pair (1996), coinciden en sea lar que la estrategia comunicativa ms directa de todas se reali za con la forma del imperativo. Al respecto, investigadores, como Mey (2001), acotan que los imperativos simples (bald imperatives) son esperables en casos en que las circunstancias fuerzan a los hablantes a usarlos, como cuando alguien encuentra una bomba en un carro y les grita a los pasajeros Salgan de ah inmediatamente!; o en situaciones familiares (psame la sal); o cuando se hacen peticiones 16 Reproducido con permiso de Cambridge University Press. Questions and Politeness: Strategies in social interaction, E.N. Goody (eds.). (Pag. 65) 17 Cabe enfatizar nuevamente que esta escala se aplica a cier tas sociedades occidentales, como la estadounidense y la inglesa, pero en otras como la espaola, ms directividad no siempre es sinnimo de menos cortesa (Le Pair 1996).

PAGE 90

90 que, de cierto modo, benefician al oyente (srvete otra copa de vino). Sin embargo, en la cultura anglosajona al menos, la cortesa reque rida en la conversacin hacen que sea incmodo usar imperativos, y por tanto se prefieren form as indirectas para expresar las necesidades ilocutivas (Mrquez 2000). Circunstancias que determinan la eleccin de las estrategias Menor Pocas 1. sin accin remedial on record 2. cortesa positiva Hacer el AAIP con accin remedial 3. cortesa negativa 4. off-record 5. No hacer el AAIP Muchas Mayor Grado estimado del riesgo de perder la imagen Figura 3.1 Estrategias principales de la cortes a segn el riesgo a perder la imagen. Las estrategias dos y tres estn clasificadas dentro de la di rectividad convencional. Cuando una accin se realiza on-record con una accin remedial es porque, de algn modo, se est considerando la imagen, tanto propia como del otro. Para Brown y Levinson, esta accin remedial toma una o dos formas, dependiendo de qu imagen se quiera sa lvaguardar (la positiva o la negativa). Por ello, los autores separan la co rtesa positiva de la ne gativa, aduciendo que la primera apunta ms bien a la auto imagen positiva del oyente. Este tipo de cortesa implica que el oyente es del agrado del hablante, y por tant o un AAIP no implica en general una evaluacin

PAGE 91

91 negativa de la imagen del oyente. La segunda form a, o cortesa negativa, apunta a satisfacer la imagen negativa del oyente y su deseo bsico de preservar su territo rio y autodeterminacin18. La cuarta estrategia, o off-record, se relaciona con la indirectividad no convencional y se realiza cuando existe un riesgo muy alto de perder la imagen. En este caso, se emplearn actos comunicativos ambiguos como las insinuaciones (o hints, en ingls, y tambin conocidas como indirectas en espaol), en las que el proceso de interpretacin de be ser realizado por el oyente. Weizman (1989) explica que una insinuaci n es an utterance which, under certain circumstances, may be interpreted as an indi rect request; but which, being inherently opaque, leaves the hearer uncertain as to the speakers intentions, and leav es the speaker the possibility to opt out (p.73). La quinta estrategia, o no hacer el AAIP, incluye casos en los que no se dice nada ya que el riesgo de perder la imagen es demasiado alto. Para efectos de este trabajo, se prestar atencin fundamentalmente a las cuatro primeras estrategias, que son las que se producen bajo la indirectividad convencional y no convencional, ya que la ltima es, por razones que no h ace falta explicar, imposible de analizar. A continuacin, se explicar el concepto de i ndirectividad y su relacin con las peticiones. 3.3.6 La indirectividad convencional Como ya se mencion, Brown y Levinson (1978) consideran que algunos actos de habla conllevan cierto grado de amenaza a la imagen de ambos interlocutores y, como explica Hernndez-Flores (2004), politeness thus consis ts of the linguistic strategies that speakers choose in order to avoid or to soften the facethreatening acts. (p.265). Ella encuentra que lo 18 Segn los trminos de Brown y Levinson (1987), las tres estrategias principales de la cortesa son: positive politeness (roughly, the expression of solidarity), negat ive politeness (roughly the expression of restraint) and off-record (politeness) (roughly, the expression of unequi vocal impositions) (p.2). Adems, arguyen que los usos de cada una estn ligados a factores sociales y, en especi al, a la relacin entre hablante y oyente y al contenido potencialmente ofensivo del mensaje.

PAGE 92

92 que Brown y Levinson proponen es que el uso de la cortesa est condicionado por la posibilidad de que haya una amenaza a la imagen. Segn Brown y Levinson (1978), entre otros, para evitar la amenaza a la imagen, los interlocutores emplean estrategias constituidas por actos de habla que hacen uso de un mayor grado de cortesa; dichos actos de habla se de nominan indirectos. Tal como Haverkate (1988) lo explica it has often been poi nted out that politeness is the ch ief motivation for speakers to express themselves indirectl y. La indirectividad (o indirectness en ingls) es una de las estrategias ms comunes en la comunicacin, y las nociones de indirectivid ad y cortesa juegan un papel muy importante en la negociacin de la im agen durante la realizacin de los actos de habla, en especial de las peticiones (Flix-B rasdefer 2005). Sin embar go, en este trabajo se cuestiona la nocin de indirectivid ad como factor indicador de cort esa y se apela a los trabajos consultados para rebatir que es una nocin cambiante que, como se ver, est determinada por la lengua y la cultura de los interlocutores. La indirectividad puede tomar dos formas: la indirectividad convencional y la noconvencional. Segn Blum-Kulka (1989), la indirectividad c onvencional se centra en las convenciones de la lengua, como el contenido proposicional (o significado literal) y las formas pragmalingsticas. Therefore, by using conven tional indirectness the speaker can mean to convey either a question or a reques t, or mean both () (p.44). Po r su parte, la indirectividad no convencional, que se asocia principalmente c on la ambigedad del significado de lo dicho por el hablante, contiene mltiple s interpretaciones y tiende a no ser especfica; se produce con enunciados pragmticamente vagos (Blum-Ku lka 1989). Un enunciado como hace fro se considera en ciertos contextos como una indirect a o una insinuacin, ya que puede significar una

PAGE 93

93 afirmacin (el hablante percibe y expresa que hace fro), o una peticin hacia el oyente (para que cierre la venta o encienda la calefaccin). Mulder (1993) argumenta que en el lenguaje coloquial, al calificar como indirecta la manera de decir una cosa, se da entender [sic] que uno no dice con claridad lo que quiere decir, que habla con rodeos o circunloquios. (p.183). Ms adelante, el autor afirma que los actos de habla indirectos son los que se enuncian usando cierta form a lingstica, pero tienen una funcin comunicativa distinta; es d ecir, su significado real no conc uerda con el sign ificado literal de las palabras con que se dice n. Si se observa el ej emplo clsico de la literatura sobre la cortesa: la oracin Can you pass the salt?, se ver que este enunciado representa un acto de habla indirecto, o una forma indirecta de hace r un pedido a alguien. Ntese que la forma lingstica con que se hace la petic in es, literalmente, una pregunta sobre la habilidad del oyente de realizar la accin. Sin embargo, el verdader o significado, la intencin del hablante al formularla, es la de pedirle al oyente que pase la sal. Como explica Haverkate (1988) this request is a typical instance of an indirect speech act, beca use the speaker performs two illocutionary acts at the same time: he/she exp licitly formulates a question, and, by implication, intends that question to be taken as a request.(p. 62). Para resumir, y siguiendo a Blum-Kulka ( 1989), se esquematiza el continuo en que se representan los tres niveles de indirectividad en los actos de habla a analizar en este estudio, la peticin de favores: El nivel ms directo, o explcito, que se obser va en peticiones sintcticamente marcadas con el imperativo, o con otros medios verbales similares.

PAGE 94

94 El nivel indirecto convenciona l, que se observa cuando el acto de habla se realiza en referencia a precondiciones cont extuales necesarias para su cu mplimiento. Se rige segn las convenciones de cada lengua. El nivel indirecto no convencional, que es el grupo de estrategias de final abierto, que realizan la peticin haciendo una referencia parc ial al objeto o elemento necesario para la implementacin del acto. En cuanto a la indirectividad y la cortesa, la conclusin ms resaltante a la que al parecer llegaron Brown y Levinson es que con el propsit o de minimizar la amenaza a la imagen (o evitar correr el riesgo de perder la imagen) exis tir en los hablantes que hacen peticiones una preferencia por la indirectivid ad con lo que buscar suavizar la interaccin conversacional (Flix-Brasdefer 2005). Brow n y Levinson apuntan que mientras menos confianza o familiaridad exista entre los hablantes, ms cort esa se dar entre los mismos (Mrquez 2000). Adems de esto, Brown y Levinson aseveraron ta mbin que indirectness increases degrees of politeness during the realization of a face-threatening act such as requests (Flix-Brasdefer, 2005, p.76). Tal aseveracin es apoyada por ot ro autor muy importante en el rea de investigacin sobre los actos de habla, Leech (1 983), quien reafirma las palabras de Brown y Levinson al decir que indirect i llocutions tend to be more polit e (a) because they increase the degree of optionality, and (b) because the more indirect an illocution is, the more diminished () its force tends to be (p. 108) Como se ve, en la sociedad anglohablante la atencin a la imagen negativa del interlocutor es fundame ntal (Curc 1998), y el uso de una mayor indirectividad implicar ms cortesa. Sin embargo, a pesar de que la hispanoamerican a es una cultura que sigue, hasta cierto punto, los patrones occidentales de vida, ste no siempre es el caso en cuanto a las normas de

PAGE 95

95 cortesa. Por tanto, el problema que, sin duda, no se puede dejar pasar por a lto en la realizacin de esta tesis, es el de la ex istencia (e influencia) de las di ferencias culturales en enunciados indirectos. Como muy elocuentemente lo seala Escandell Vidal (1996) hay un altsimo grado de variacin de una cultura a otra en lo que se re fiere a las formas y las estrategias utilizadas por los hablantes en la interaccin verbal (p. 9). Ms adelante, Escandell Vidal aclara que en culturas de lenguas eslavas, y tambin en las orie ntales, como la cultur a tailandesa, el enunciado Puede usted pasarme la sal? se entiende como una pregunta literal y no como una peticin corts, ya que plantea una interrogante sobre la capacidad del oyente de re alizar la accin o su deseo de colaborar con el inte rlocutor. Escandell Vida incluso afirma que un enunciado as no debera parecer extrao a un hisp anohablante, aunque, segn ella: a cualquier hablante de espaol, una secuenci a prcticamente sinnima desde el punto de vista composicional a Puede usted pasarme la sal?, como Es usted capaz de pasarme la sal?, le producira, seguramente, uno de los efectos antes descritos para otras culturas: o se sentira totalmente confu ndido o se sentira totalmen te incmodo (...) (p. 10). Es por ello que la conexin entre indirectiv idad y cortesa no es siempre tan clara ni tampoco tan absoluta y como resultado, no puede da rse por sentado que es universal. En otro de sus artculos, Escandell Vidal (1995) tambin se ala que dados los supuestos anteriores, la consecuencia ms natural y tambin la ms atra ctivaes la de rela cionar las nociones de <> y <>, y afirmar, por tanto, que los mecanismos de cortesa son universales (p.38). Sin embargo, como se ver ms adelante, existen en el mundo distintos modos de expresar cortesa que no necesariame nte implican indirectiv idad. Otros estudios posteriores realizados en distin tas lenguas y en distintos dial ectos del espaol, ste incluido, muestran que la teora original de Brown y Levinson (1978) deja de lado muchos factores importantes (como las variables sociales y cultura les), razn por la cual ha sido criticada como anglocntrica, tema que se ampliar un poco ms en el siguiente apartado.

PAGE 96

96 3.3.7 Crticas a la Teora de Brown y Levinson Sin duda que la teora de la cortesa propuesta por Brown y Levinson (1978) ha sido un gran aporte al campo de la pragmtica, y en el la se han cimentado muchos de los trabajos relacionados con los actos de habla. No obstante, hay varios aspect os dentro de este modelo que indican que, al contrario de lo que aseguraron sus creadores, no se cumple de manera universal. A pesar de esto, se debe aclarar que la validez de la universalid ad de la hiptesis misma como punto de partida bsico de investigacin no est en cuestionamiento (Mrquez 2000). Sin embargo, la opinin uniforme de varios investigadores, en tre ellos Ardila (2003), es que en efecto, la mayor de las fallas que la crt ica ha hallado al paradi gma de Brown y Levinson radica en su universalidad, que lo hace inapropiado para el cotejo transcultural (p.11). Placencia y Bravo (2002) explican cules son lo s principales puntos db iles de la teora: las crticas se fundamentan en que Brow n y Levinson presentan como universales conceptualizaciones tales como las de la imag en, los actos que la amenazan, e inclusive las mismas estrategias de cortesa, conceptuali zaciones que parecen funcionar adecuadamente para lenguas y culturas anglf onas fundamentalmente. (p.12) Como se mencion en lneas anteriores Brown y Levinson (1978) atribuyeron dos propiedades importantes a la Persona Modelo de su estudio: racionalidad e imagen. Adems, los preceptos importantes de su teora son, como apunta Escandell Vidal (1995), bsicamente dos: (1) que el comportamiento humano en general, y la comunicacin en particular, son racionales; y (2) que la relacin social puede representar una amenaza para la face de cada individuo (p. 35). Estos dos preceptos han sido, sin duda, los ms at acados de la teora de la cortesa, pues, as como seala Mrquez (2000): criticisms have mainly focused on the principle of rationality, the universality of face () the universality of their politeness strategies, the rigidity of the

PAGE 97

97 politeness scale in relation to their three sociol ogical variables, the negl ect of discourse and the absence of context (p. 16). Ms adelante, Mrquez seala que el dar por sentado que el concepto de imagen es universal, ha llevado a muchos estudiosos a referi rse a la teora de Brown y Levinson as having anglocentric bias or as unde rlying Western individualistic in teractional dynamics. (p. 19). Brown y Levinson no tomaron en cuenta sociedades en las que el concepto de imagen no est intrnsecamente ligado al indivi duo sino al grupo (como en las soci edades orientales) y donde el nfasis en la naturaleza estratgi ca de la cortesa en s pone de manifiesto el problema con la teora de la cortesa de estos autores. Se considera que la pe rspectiva de Brown y Levinson es individualista ya que el hablante y sus inte nciones constituyen el centro (Placencia y Bravo 2002). Se podran citar muchos ejemplos sobre c mo los conceptos de cortesa e imagen propuestos por Brown y Levinson no satisfacen los de las sociedades no anglosajonas; sin embargo, este trabajo se concentrar en los cas os estudiados hasta ah ora en el espaol, especficamente en las estrategias de cortesa usadas para hacer petici ones. Ms adelante, se citarn ejemplos que resaltan las diferencias en tre el espaol y otras lenguas, y tambin de algunas variedades de l espaol entre s. 3.4 El variacionismo y la pragmtica del mundo hispanoparlante Dentro de la lingstica hispnica, la vari acin dialectal ha goza do de mucha popularidad entre los investigadores, en especial en las reas de dialectologa y sociolingstica. Las reas que ofrecen gran inters para lo s lingistas son la descripcin de la variacin regional de Espaa e Hispanoamrica (Placencia 1998). Adems de esto, el deseo de mejorar la comunicacin y el entendimiento entre las culturas ha contribuido a fomentar la produccin de estudios encargados de los patrones de comunicacin en di ferentes grupos cultu rales (Garca 1992).

PAGE 98

98 Sin embargo, los estudios de variacionismo en los Estados Unidos parecen dejar de lado la variacin pragmtica en las comunidades hispanas residenciadas en el pa s. El estudio de la variacin pragmtica incluye el estudio del estilo conversacional o el es tilo comunicativo; es decir, es el estudio de los rasgos del habla de que se as ocian con ciertos grupos tnicos en particular (Placencia 1998). Hasta la fecha, los estudios ms prominentes sobre el espaol en los Estados Unidos se han concentrado principalm ente en otras reas de la lingstica que a grosso modo incluyen: el sistema verbal (SilvaCorvaln 1994, 2001, 2003; Snchez 1983; Lynch 1999); la variacin y la transfer encia lxicas (Smead 2000, Silva-Corvaln 2001); el cambio de cdigos (Poplack 1980; Zentella 1997; Smead 2000; Ardila 2005) e incluso los marcadores del discurso, que podran considerarse un rea de la pragmtica (Portols y Vzquez 2000; SilvaCorvaln 2001; Torres 2002; Lipski 2004). No obs tante, no se han tomado en cuenta los actos de habla, lo cual hace de la presente investigacin un estudio nico y pionero en el rea. Debido al auge que han cobrado ltimamente lo s estudios en actos de habla y cortesa dentro de la lingstica hispnica, es hora de emp ezar la tradicin de estu dios variacionistas que se concentren en las diferencias pragmticas que presentan los bilinges de origen hispano en los EE.UU. respecto a las generaciones de sus antepasa dos. Como un intento de lograr dar inicio a dicha tradicin, y como se ha mencionado anterior mente, la presente te sis doctoral tiene como objetivo central explorar la vari acin pragmtica de actos de ha bla como las peticiones en el espaol hablado en Miami, y determinar si el g nero y la generacin ejercen algn efecto sobre las estructuras discursivas de lo s hablantes de esta regin. A continuacin se presenta un recuento de los estudios ms resaltantes sobre los actos de habla, en especial peticiones, llevados a cabo en Espaa y Amrica Latina, incluyendo Cuba. Se

PAGE 99

99 dar cuenta de los hallazgos m s importantes, as como de la metodologa que han seguido los investigadores: Blum-Kulka (1989) y Blum-Kulka y House ( 1989) estudiaron y compararon los actos de habla de las peticiones en cuatro idiomas diferentes: el francs canad iense, el hebreo, el ingls, el australiano y el espaol argentino. En su artculo se plantea la controversia de si existe o no universalidad respecto a la indire ctividad convencional en el caso de las peticiones. Al plantearse la pregunta de cun universal es el fenmeno de la indirect ividad convencional Blum-Kulka (1989) encuentra que dicho planteamiento da lugar a que surjan otras tres preguntas fundamentales: (a) whether the category of conventional indi rectness is manifested universally, i.e., whether all languages exhibit a type of indirectness for reque sts which is distinct from other request types in the same ways, by shari ng the same set of basic properties; (b) the degree to which the particular manifestations of this category are similar to each other across languages, i.e., whether specific transl ation equivalents of conventional indirect strategies in one language retain their pragma tic peculiarities in another; and (c) whether conventional indirect strategies carry similar social meanings across different languages (p. 46). Blum-Kulka encontr que todas las lenguas estudiadas poseen un vasto inventario de peticiones directas e indirectas convenciona les y no convencionales. Sin embargo, las dos conclusiones principales de su estu dio fueron 1) que las subestrategias dentro de la indirectividad presentan un grado de variabilidad entre las lenguas estudiadas y, como resultado, los equivalentes pragmticos de las peticiones indir ectas convencionales escasamente se dan; y 2) que dichas lenguas difieren en su s preferencias por el uso de s ubcategoras especficas. En el estudio que sucede al trabajo de Blum-Kulka (1989), Blum-Kul ka y House (1989) encontraron que el espaol de Argentina, por ejemplo, presenta un continuo en la escala de indirectividad, con un 40% de estrategias bald on-record o imperativos simples (ejemplo limpi la cocina), un 60% de estrategias indirectas (ejemplo: podras ordenar la cocina, por favor?), dentro de las

PAGE 100

100 cuales, un 2% correspondi a la indirectividad no convencional (o insinuaciones). Si bien las autoras sealan que tales resultados deben ser confirmados con un corpus de datos ms elevado, there is evidence to suggest that they reliably reflect a general Spanish tr end for higher levels of directness than those acceptable in the English speaking world (p. 135). Tambin sobre el espaol el Cono Sur, y sigui endo el modelo sobre la clasificacin de estrategias de cortesa, Garca (1992) realiz un estudio sobre el comportamiento de los peruanos ante la posibilidad de efectuar una peti cin. Garca clasific las estrategias indirectas convencionales y no convencionales como deferencia les, ya que le permiten al oyente no sentirse coaccionado a dar cierto tipo de respuesta19. Las estrategias impositivas, por otra parte, son las que implican que el hablante asume que existe po ca distancia social entre l y su interlocutor. Para su estudio, Garca escogi 20 hablantes, 10 mujeres y 10 hombres, oriundos de Lima, Per, y todos hablantes nativos del espaol, quienes participaron en la dramatizacin de situaciones (metodologa a seguir ta mbin en el presente estudio) Garca encontr, que en el caso de los peruanos estudiados, stos mostraron una preferencia contunde nte por el uso de la cortesa negativa (o deferencial como la denomina la autora) en relacin a la expresin de camaradera (o cortesa positiva), tanto al hacer pe ticiones como al rechazarlas. Seala la autora que tales resultados in essence [reflect] the de sire not to impose (p.147). Asimismo, al hacer una comparacin entre los sexos, Garca no obs erv diferencias significativas, aunque s menciona la autora que las mujeres fueron ms de ferenciales al hacer la s peticiones y mucho ms an al negarse a cumplir con la peticin. Adem s, las mujeres fueron ms solidarias que los hombres al aceptar llevar a ca bo lo que se les solicitaba. 19 Tmese en cuenta que en el modelo de Brown y Levinson (1978), este tipo de estrategias son denominadas como cortesa negativa.

PAGE 101

101 Siguiendo con las sociedades andinas, Placenci a (1998) analiza las solicitudes de servicio en el espaol ecuatoriano y las compara con las del espaol peninsular, tomando en cuenta cuatro niveles diferentes: el grado de indirectividad de los hablante s, el grado de formalidad y deferencia expresados, y el de talle o completud de la solicitud. El objetivo de la autora era explorar la existencia y la na turaleza de las diferencias entre estas dos variedades, as como tambin el uso de los elementos paralingsticos y prosdicos utili zados en la expresin del acto de habla. Para tal fin, la autora analiz la s peticiones hechas por hablantes ecuatorianos y espaoles en el contexto partic ular de atencin y servicio al cliente. Como participantes, Placencia utiliz el habla espontnea de los recepc ionistas y los clientes de dos hospitales, uno en Madrid y en otro en Quito. La autora, quie n tom notas de los intercambios lingsticos, recogi un total de 163 instancias en Ecuador y 153 instancias en Espaa de peticiones de informacin, objetos o servicios. El anlisis de los datos recolectados arroj la existencia de marcadas diferencias entre las dos variedades a los distintos niveles ya menc ionados (grado de indirectividad empleado, grado de formalidad y deferencia, y grado de complet ud de la solicitud). Mencio na la autora que las diferencias encontradas presentan cierta vari abilidad y no se distinguen de modo rotundo. Asimismo, en sus conclusiones, encuentra que las formas indirectas se hallan en ambas variedades, pero que existen dife rencias en las estrategias emplead as para realizar cada una. Dichas estrategias se observan en los tiempos verb ales como, por ejemplo, el futuro, el cual fue utilizado solamente por los ecuatorianos para in dicar distanciamiento en el tiempo. Adems de ello, se observ un mayor grado de directividad po r parte de los espaoles ya que, por ejemplo, formas absolutamente directas como oiga fuer on usadas por los peninsulares pero jams utilizadas por los ecuatorianos Por otro lado, cuando los ecuatorianos produjeron formas

PAGE 102

102 directas, utilizaron mecanismos de mitigacin para atenuar sus enunciados. Al respecto, Placencia comenta: when more direct forms are used, other mechanisms, such as minimization of the imposition through the use of diminutive or conveyance of deference are employed in ES [Ecuadorian Spanish] (unlike PS [Peninsular Spanish]) (p.95). En cuanto al grado de deferencia y formalid ad, Placencia indica que estrategias de este tipo no se dan en el espaol peninsular en el contexto de atencin y se rvicio al cliente, pero s son comunes para los ecuatorianos, quienes logran crear formalidad con el uso del pronombre usted, el uso de ttulos de tratamientos, sal udos formales y elecciones lxicas especficas de verbos y expresiones formulaicas. Por su parte, los espaoles crean solid aridad con el uso del pronombre t, los saludos informales solos o combinados con saludos formales, un uso ms frecuente de peticiones elpticas y enunciados breves en la produ ccin de la peticin en s (con menos elementos). Por ltimo, en cuanto al grado de completud, Pl acencia encontr que las formas elpticas o abreviadas son mucho ms comunes en el espaol peninsular, y que en el contexto de atencin y servicio al cliente, tal ocurrenc ia indica la existencia de cort esa positiva. En conclusin, la autora plantea que lo hallado en su estudio sugi ere que existen diferencia s considerables en los actos de habla de las peticiones en tre el espaol peninsular y el espaol ecuatoriano, y esto puede ser indicador de diferencias a un nivel ms general y amplio, y no necesariamente limitado al campo de las peticiones. Otra sociedad que ha sido calificada como deferencial es la mexicana. En su extenso estudio de 2002, Curc y De Fina analizan las di ferencias entre las estrat egias de cortesa de mexicanos y espaoles, y utilizan sus resultados para plantear la discusin en referencia al modelo de Brown y Levinson (1987) y de sus implicaciones en ambas culturas.

PAGE 103

103 Las autoras comentan que entre los estereot ipos que existen en Mxico acerca de los espaoles est el de que son directos y frontales en sus in teracciones, y que no son lo suficientemente corteses (p. 107). Por su parte, los espaoles perciben a los mexicanos como excesivamente amables, muy indirectos e, incl uso, artificiales y fals os (p. 107). Aclaran las autoras que tales impresiones son, sin duda, idea s preconcebidas y que su explicacin escapa al alcance de su investigacin. Sin embargo, Curc y De Fina proponen como hiptesis que las diferentes percepciones en cuanto a estilos de interaccin de com unidades lingsticas y culturales especficas se deben, en parte, a concepciones diferentes en cuanto a la expresin de la cortesa verbal. Partiendo de las diferencias culturales entr e las dos comunidades en trminos de preservacin de la imagen, y observando su vinc ulacin con las divergenci as de sus estilos de interaccin, este estudio es suma mente relevante, ya que demues tra que en la cultura mexicana hay un gran inters por salvaguardar la imagen positiva del interlocutor (p. 109). Aclaran las autoras que los mexicanos, al parecer, valoran m s la reserva en cuanto a la expresin de las emociones negativas y presentan cierto hermetismo en la comunicacin de deseos y puntos de vista del individuo, en especial cuando contrastan con los deseos ajenos. Por otra parte, los espaoles se permiten expresar con mayor fac ilidad la expresin de los puntos de vista individuales sin poner mucha atencin a si esto los pone en contraposicin con sus interlocutores. Se observ que, en su estilo de interaccin, los espaoles tienden a valorar ms la espontaneidad y la libre expresin. Otro punto importante que destaca este est udio son los usos del imperativo en las estrategias de cortesa en accin. Curc y De Fina (2002) presupusieron que los mexicanos se inclinaran mucho ms que los espa oles a evitar la realizacin de peticiones usando imperativos

PAGE 104

104 no atenuados y acertaron en sus predicciones: los mexicanos evaluaron sistemticamente el uso de imperativos sin mitigadores como un fenme no mucho menos corts (p. 121). Adems del imperativo, las autoras exploraron el efecto en la percepcin de la cortesa que tiene un acto de habla con la misma fuerza ilocutiva pero efectuado con una forma interrogativa20, y los resultados mostraron que para ambos grupos, el us o de la pregunta se report como ms corts que el del imperativo, pero la diferencia entre las percepciones de cort esa asociadas con cada una de las posibles formas sintcticas tiende a ser mayor para los mexicanos que para los espaoles. Curc y De Fina tambin estudiaron la in teraccin entre la forma interrogativa y la negacin en las peticiones21, y hallaron que la negacin no afect las percepciones de cortesa de los mexicanos, pero s alter de forma considerable el juicio de los espaoles ya que para ellos, el enunciado con la negacin se vuelve mucho menos corts (p.125). Indican las autoras que esta diferencia puede tener dos explicaciones. Recordando a Brown y Levinson (1978), quienes sostienen que la cortesa consis te en comunicar que el hablante y el oyente colaboran entre s, una forma de mostrar tal colaboracin es tomando en cuenta los posibles deseos y necesidades del destinatario. Por tanto, si se hace una pregunta usando la neg acin, se indica que se toma en cuenta la posibilidad de recibir una respuesta negativa. Otra explicacin podra estar en que cuando se pregunta X, es porque hasta el mo mento el hablante asume que X es cierto. Como se ve, este estudio revela que en la ut ilizacin de estrategias de cortesa, las que van dirigidas a suavizar la amenaza a la imagen positiva o negativa del oyente tienen efectos 20 Por ejemplo: Oye, mueve tu co che por favor vs. Oye, mueves tu coche por favor? (p. 123). 21 Por ejemplo: Oye, mueves tu coche por favor? vs. Oye, no mueves tu coche por favor? (p.124-5).

PAGE 105

105 diferentes en los espaoles y mexicanos encu estados, los cuales conllevan a una conclusin resaltante, sobre la que las autoras expresan: [los] resultados permiten afirmar que la in terpretacin de significado pragmtico de determinadas formas lingsticas que se asocian tradicionalmente a ciertos tipos de cortesa est estrechamente vinculada a la importancia qu e se le da a estos tipos de cortesa en la comunidad lingstica en cuestin (p.131). Otro estudio que corrobora parcialmente los ha llazgos de Curc y De Fina (2002) es el de Flix-Brasdefer (2005), llevado a ca bo con estudiantes originarios de Mxico en una universidad estadounidense. Su investigacin revela que mientras ms distancia exista entre los interlocutores, ms probabilidades habr de que se haga una peticin de modo indirecto. Flix-Brasdefer observ que la indirectividad convencional ( off-record ) fue la estrategia ms utilizada en las situaciones en las que las variables de distancia y poder entre los interlocutores eran mayores, lo cu al, en la opinin del autor, a poya las observaciones de autores como Blum-Kulka (1987) de que al parecer s existe una relacin entr e la indirectividad convencional y la cortesa. Al menos en el est udio de Flix-Brasdefer, la s peticiones formuladas con indirectividad convencional au mentaron los niveles de cortesa deferencial y se usaron para expresar respeto y distancia entr e los interlocutores. El grupo de hablantes seleccionados para la investigacin us las formas del condicional, el imperfecto o el subjun tivo para efectuar la peticin indirecta; sin embargo, y contradici endo el modelo de Brown y Levinson (1978), quienes dicen que la indirectividad aumenta el grado de cortesa durante la realizacin de un acto de amenaza a la imagen como las peticiones, los resultados arrojados por este estudio muestran que las peticiones directas (o on-record ) dependen altamente de la situacin, y al parecer son el comportamiento esperado entre este grupo particular de hablantes, en un sistema de cortesa de solidaridad (o cortesa positiva = -Poder, -Distancia). El autor menciona que su investigacin es consistente con lo encontrado en culturas como la alemana y la polaca en las que la directividad

PAGE 106

106 no es considerada descorts, sino que se entie nde como una manera de expresar cercana y afiliacin. Una comparacin intercultural bastante inte resante fue realizada por Mrquez-Reiter, Rainey y Fulcher (2005), quienes exploran la percepcin de las peticiones indirectas convencionales. Las autoras emprendieron el proy ecto con la idea de prof undizar en lo hallado en estudios previos sobre peticiones, segn los cu ales, la indirectividad convencional parece ser la estrategia ms empleada en lenguas relacionadas y no relacionadas entre s. Para la realizacin del experimento, las au toras recurrieron a la dramatizacin de situaciones en espaol y en ingl s, con 32 hablantes nativos de ingls britnico y 23 hablantes nativos de espaol penins ular, todos estudiantes de la universid ad de Surrey. Al comparar las dos variedades se hall que hubo menos intentos de recurrir a la indirec tividad convencional por parte de los espaoles, pero no de los britnic os. Por ejemplo, los ingl eses produjeron actos de habla indirectos cuyo ncleo se caracterizaba por el uso de l condicional o actos de habla orientados hacia el hablante, destinados a suavizar el efecto impositivo en el oyente. Por su parte, los actos de habla indirectos de los espaoles fueron ms asertivos y se realizaron, en general, con el presente del indicativo o el condicional. Los espaoles rara vez emplearon mitigacin y sus actos de habla estuvieron or ientados hacia el oyente lo cu al, segn las autoras, impone la carga de la peticin en el oyente. Explica la autora que el uso de mayor directividad por parte de los espaoles se debe en parte a que their certainty level was based on their cultural expectations. (p.15). Es decir, para los espaoles entrevistados, cierta clase de favores son esperables dentro de la sociedad en que se mueven, y no representan tanta amenaza como para los britnicos. Esto, claro est, se vio refleja do en las estructuras lingsticas empleadas por ambos grupos a la hora de hacer peticiones formulaicas y mitigadas.

PAGE 107

107 Otro estudio que hace aportes en el rea de la pragmtica intercutlura l es el de Le Pair (1996), quien llev a cabo un estudio comparando hablantes nativos del espaol de Espaa y aprendices de espaol nacidos en Holanda. La te ora de Le Pair tambin reta la nocin de universalidad de Brown y Levins on, para quienes la presuposicin bsica reside en que actos de habla como rdenes y peticiones son intrnsecame nte descorteses. Para Le Pair, en espaol peticiones como: le importa apartar su coche ? entran dentro de la categora de peticin indirecta convencional, ya que pr eguntar por la disposicin del ha blante de llevar a cabo lo que se le solicita implica comunicar un pedido de manera indirecta. Si n embargo, el autor seala que utterances that contain a specification of the requ ested act and at the same time make an explicit reference to the interlocutor [like the utteran ce mentioned above] are the most direct requests (p. 654). Esto plantea, adems de un reto a la nocin de universalidad de Brown y Levinson (1978), la interrogante de si en el mundo hispano resulta en realid ad ms descorts utilizar este tipo de preguntas que un imperativo simple. Tal como lo dice Le Pair (1996), enunciados como el anterior (le importa apartar su coche?) no pueden ser considerados menos directos que enunciados como mueva su coche. En su experimento, Le Pair cont con la pa rticipacin de hablantes holandeses, por tanto no nativos del espaol, que haban tomado 3 aos de clases de espaol, y con hablantes nativos de Espaa. Casi todos eran estudiantes de edad es entre 20 y 25 aos y el 75% eran mujeres. A todos se les suministr el Discourse Completion Test22. En los resultados se observ que las estrategias directas constituyeron casi el doble en la muestra presentada por los hablantes nativos del espaol, y que los mismos presentaron un uso del imperativo tres veces mayor que el de los hablantes no nativos. 22 Ver Captulo 4 para una descripcin sobre el Discourse Completion Test.

PAGE 108

108 El autor explica que, al obtene r tales resultados, se podra co ncluir muy fcilmente que los espaoles son menos corteses que los holandeses, sin embargo, acl ara tambin que los niveles de indirectividad de los actos de habla que tradicionalmente se denominan indirectos dependen de cun convencionalizadas estn algunas expresiones del habla y que, por ell o, la variacin cultural (tanto en las formas lingsticas, las estrategias de interaccin y los sign ificados sociales que stas conllevan) influencia ta nto la nocin de indirectividad como su interpretacin. Es precisamente esto lo que contradi ce la generalizacin y la univer salidad de los principios de cortesa. Otra de las culturas con rasgos de solidarid ad es la caraquea. Ga rca (2002) revela resultados bastante distintos de los encontrados en Per por es ta misma autora, tal como se mencion en prrafos anteriores. En su artcul o, Garca comenta cmo llev a cabo un estudio pragmtico en Venezuela utilizando la partic ipacin de un grupo de 10 mujeres y 10 hombres venezolanos en la dramatizacin de dos situacio nes: solicitud de un servicio y respuesta a la solicitud de un servicio. Al solicitar un servicio, los ven ezolanos mostraron una ligera in clinacin hacia la cortesa de solidaridad, pero mantuvieron un balance (al que Garca llama saludable) entre la cortesa deferencial y la de solidarida d, con un 44% y 56% respectivament e. Si, tal como consideran Brown y Levinson (1978), hacer una solicitud pued e verse como una imposic in sobre la libertad de accin del oyente, esto debera provocar una mayor frecuencia de uso de estrategias deferenciales (o indirectas), lo cual no se obs erv en este estudio: los venezolanos fueron en general impositivos al hacer el pedido. Para Garca, esto slo muestra de que para los venezolanos el ser impositivo no es una caracter stica negativa, sino un elemento fundamental para mantener una relacin sa na con el interlocutor.

PAGE 109

109 En cuanto a diferencias de sexo, Garca in dica que mientras que las mujeres crearon un ambiente no impositivo al hacer su solicitud de un servicio, los hombres fueron a la vez deferenciales e impositivos (p. 70). Las mujeres mostraron ms balance en la expresin de deferencia y solidaridad, lo cual las llev a hacer solicitudes poco impositivas, ms cooperativas y, como consecuencia, menos confrontacionales (p.85). Los hombres, por el contrario, fueron ms directos, autoritarios y argum entativos con el interlocutor, a travs de ms estrategias de camaradera. Para responder a la solicitud de un servic io, Garca encontr que el 96% de sus estrategias apuntaban a la cortes a de solidaridad. Garca argume nta que dicho hallazgo no es de sorprender ya que responder a una solicitud no c onstituye ninguna imposicin en el interlocutor, sino en el hablante (p. 85). La autora seala asimismo que al responder a la solicitud de un servicio, los hablantes usaron una gran cantidad de estrategias que amenazaban ms la imagen de la interlocutora que la suya propia. En cuanto a los sexos, las mujeres enfatizaron ms la empata y cooperacin con el interlocutor; los hombres di eron respuestas ms compactas que las mujeres y usaron ms estrategias de negoc iacin e imposicin (como si se tratara de una transaccin de negocios (p. 86), Garca explica). En referencia a los estudios sobre el espaol de los monolinges en Cuba existe, a saber, uno solo: la tesis doctoral de Ruzickov (1998). Esta investig acin analiza a profundidad las estrategias de cortesa en los actos de habla pr oducidos por hablantes cuba nos al hacer peticiones y pedir disculpas. A Ruzickov le interesaba determinar cmo tales estrategias reflejaban las normas culturales relacionadas con el cuidado y defensa de la imagen. Para tal fin, la autora viaj a la isla de Cuba e hizo un tr abajo de observacin, pero sin tener en cuenta las variables sociolingsticas (como edad, clase social, nivel educacional, etc.).

PAGE 110

110 Una de las conclusiones primordiales de su estu dio es que en partes de la cultura hispnica la preocupacin principal es el mantenimiento de la imagen positiva, o la preservacin de una autoimagen pblica positiva, y no la proteccin del derecho bsico de los hablantes a no ver su territorio invadido, cosa que, de acuerdo a la hiptesis de Brown y Levinson (1978), es la preocupacin principal de los hablantes de habla inglesa. Ruzickov declara que: Some, if not all speech acts in Cuban Spanish (such as requests, orders, and compliments on which this thesis has focused), which were universally classified by Brown and Levinson as FTAs to the Hearers negative face, then have, under my hypothesis, a lesser potential to be threatening or perceived as such in this langu age-specific cultural setting (p. 305). Es decir que, segn palabras de Ruzickov ( 1998), si bien este tipo de acto de habla, supuestamente, invade la privacidad y el espacio del oyente, en la cultura cubana no se perciben de una manera tan trasgresora como Brown y Levinson lo hicieron pensar en su momento. Cabe destacar que lo hallado por Ruzickov no significa que en el espaol de Cuba los oyentes no posean una imagen negativa, ni tampoco que sta sea irreconocible. La autora aclara que se trata ms bien de un tipo de imagen distinta de la que propusieron Brown y Levinson en el ingls, la cual determinaron como universal. La diferencia entre esta ltima y la imagen que Ruzickov detect consiste en que las estrategias de cortesa negati vas (tales como el evitar al interlocutor, ser deferente, formal y distante) no son las estrategias pr edominantes ni en la etiqueta cubana y ni en la interaccin social en esa comunidad. Para Ruzickov el sistema de cortesa cubano es uno de solidaridad y sus resultados cuantitativos lo corroboran: sus participantes produjeron 78% de es trategias de cortesa positiva (o de solidarid ad) y un 22% de estrategias de cortesa negativa. En los Estados Unidos han sido escasos los trab ajos que se han realizado sobre la cortesa y, si bien, hay algunos que se basan en el anlis is de peticiones, los mismos se han hecho con personas de origen mexicano o puertorriqueo. Esto es, al menos, lo que seala Cashman

PAGE 111

111 (2006), quien dice adems que many [of these] studies have touched on issues of interest to the study of linguistics politeness without using any specific politeness frameworks or drawing any conclusions directly an d overtly related to linguistic polite ness (p. 136). En su artculo, Cashman (2006), hace un excelente resumen de estudios previos refe rentes al sistem a de cortesa de los bilinges, resumen que es pertinente de in cluir en la revisin terica del presente trabajo doctoral, y del cual se habla a co ntinuacin en las prximas lneas. Walters (1979) investig la adquisicin de la competencia pragmtica con 32 nios bilinges de espaol e ingls, 29 puertorriqueos y 3 de otras naci onalidades. A los nios se les presentaron cuatro situaciones en ingls y cuatro en espaol con di ferentes grados de formalidad. Los nios deban dramatizar la s situaciones con marionetas. Walte rs concluy que tanto las nias como los nios tendan a ser ms corteses en espa ol que en ingls, ya qu e de 248 peticiones en espaol que aparecieron en el corpus, 204 fueron consideradas como corteses y 44 como menos corteses por hablantes nativos. Sin embargo, en ingls, de las 206 peticiones estudiadas, slo 106 fueron consideradas como corteses y 144 se cl asificaron como menos co rteses. Walters (1979) atribuye esta diferencia entre ingls y espaol a la relativa falta de sufici encia en ingls de los bilinges. Utilizando la observacin natural en vez de da tos experimentales, Garca y Leone (1984) investigaron actos de habla directivos en la conversacin de dos nios bilinges mexicanoamericanos de segunda ge neracin oriundos de California Los investigadores hallaron que estos nios tendan a usar im perativos tanto en espaol como en ingls al dirigirse a otros nios, mientras que tendan a us ar estrategias indirectas con adultos en otras situaciones que exigan el uso de ms deferencia. Asimismo, se observ que la relacin de los informantes con

PAGE 112

112 sus interlocutores influa en su eleccin de estrategias pragm ticas. Uno de los nios era ms expresivo y asertivo en la escuel a, mientras que el otro lo era en casa con sus hermanos. En 1981, Valds estudi el uso del cambio de c digo para agravar o atenuar peticiones en las conversaciones espontneas de bilinges e quilibrados. Los datos se obtuvieron de las conversaciones de estudiantes universitarios me xicanoamericanos con sus amigos y conocidos. Se identificaron un total de 45 peticiones en el corpus, de las cuales 29 se realizaron usando cambio de cdigos y 16 se realizaron slo en ingl s o slo en espaol. Al analizar las peticiones con ocurrencias de cambio de cdigo, la autora identific dos patrones relacionados con las peticiones directas: patrn 1: Cambio de lengua A a lengua B para atenuar o agravar la peticin; patrn 2: Cambio de lengua A a lengua B despus de hacer una peticin inicial para atenuar. Asimismo, la autora identific dos patrones relaci onados con las peticiones indirectas: patrn 1: Cambio de lengua A a lengua B para introducir una peticin; patrn 2: Cambio de lengua A a lengua B para hacer la peticin en su totalidad. Valds concluy que el cambio de cdigos se usa estratgicamente en el corpus para atenuar o ag ravar las peticiones, y que es un factor an ms importante que el grado de directiv idad de la peticin. Adems, la autora aade que las anteriores no slo son estrategias que se usan para hacer petic iones, sino para una gran variedad de actos de habla. Zentella (1997) toca brevemente el tema de las peticiones en su libro so bre nias puertorriqueas en El Barrio, Nueva York. Analizando conversac iones espontneas, la autora hall que el cambio de cdigo, a menudo acompaado por cambios en la entonacin, era usado por estas nias como estrategia para mitigar o agravar las peticion es. Al igual que Valds (1981) Zentella (1997) concluy que, ms que el grado de directividad, es el contrast e de lenguas la estrategia ms

PAGE 113

113 relevante usada por estos bilinges. Zentella aduce adems que el nexo entre el cdigo lingstico y las variables de poder y solidaridad no pueden ser vistos como una dicotoma rgida. Por ltimo, Arellano (2000) examin las estrategias de peticin de cien agricultores mexicanoamericanos (50 mujeres y 50 hombres) en el Valle Centra l de California, utilizando el cuestionario de produccin (o Discourse Completion Task ). El estudio revel que tanto el grado de autoridad del hablante sobre el oyente como el nivel de imposicin influenciaron significativamente la seleccin de estrategias de los participantes. Por ejemplo, las estrategias indirectas y los atenuadores fueron usados con ms frecuencia en las situaciones en las que el oyente tena ms poder que el hablante. De i gual modo, las estrategias ms directas se seleccionaron ms en las situaciones en que el nivel de imposicin era menor. Para Arellano, tales hallazgos comprueban que s existe una conexin entre la in directividad y la cortesa. La autora se apoya en que, al sel eccionar las estructuras en el cuestionario, las que presentaban atenuacin eran escogidas con ms frecuencia qu e las que exhiban r denes directas (por ejemplo, dme un vaso de agua, por favor es una de las estructura con atenuacin que fue seleccionada ms veces que dme un vaso de agu a). De las estructuras si n atenuacin ofrecidas en el cuestionario, las que se escogieron c on ms frecuencia fueron las indirectas (o hints ), seguidas a continuacin por pregunt as o imperativos. Al analizar las estructuras atenuantes, el atenuador por favor ms el imperativo fue seleccionado con ms fr ecuencia, seguido por preguntas de s o no y las estr ucturas condicionales. Para la au tora, el hecho de que todas las estructuras con atenuadores exhibieran mayor frec uencia de ocurrencias que las estructuras sin atenuadores es muestra de que esa comunidad de mexicanoamericanos usa la atenuacin como una de sus estrategias principales para peticiones.

PAGE 114

114 3.5 Recapitulacin del Captulo 3 En este captulo se ha presentado una amplia re visin de la literatura en el rea de la pragmtica, incluyendo las bases tericas que su stentan esta rama de la lingstica y, en particular, los actos de habla. Se habl de los te ricos pioneros en el estudio de los actos de habla, tales como Austin (1962) y Searle (1969), y se incluy una explicacin completa de las mximas conversacionales de Grice (1975). Asimismo se enumeraron las principales crticas que los modelos de dichos tericos generaron en su momento. A continuacin se hizo una descripcin minuciosa de la Teora de la Cort esa, de Brown y Levinson (1978), y del complejo concepto de imagen, tanto del punto de vista de Goffman (1967) como de Brown y Levinson (1978). Se definieron tambin lo que son los acto s amenazadores la imagen pblica (AAIP), y lo que significan poder y solidaridad en referencia a los actos de habla, al mismo tiempo que se profundiz en la nocin de la indirectividad c ondicional. Adems, se incluy un apartado sobre las crticas hechas al modelo de Brown y Levinson. En la ltima seccin del captulo, se hizo una revisin sobre los estudios previos ms relevantes sobre las peticiones en la lengua espaola, pasando por estudios comparativos y transculturales, hasta legar a un es tudio realizado en la isla de Cuba (Ruzickov 1998), en el que se revela que la cultura cubana monolinge es primordialmente positiva, o de solidaridad. Por ltimo se habl de estudios previos realizados en los Estados Unidos con bilinges mexicanoamericanos y puertorriqueos, en los que de cierta forma se observan las relaciones de poder entre hablante y oyente expresa dos con atenuadores e indirectividad.

PAGE 115

115 CAPTULO 4 METODOLOGA 4.1 Introduccin En este captulo se describe y se justifica la metodologa u tilizada para llevar a cabo la investigacin. Asimismo, se habla del estudio preliminar realizado en la Universidad de Florida, el cual sirvi para tener una visin ms clar a sobre qu aspectos indagar ms a fondo e ir conociendo con antelacin el tipo de poblacin bilinge con la que se trabajara en la ciudad de Miami. Posteriormente, se describe la muestra de habl antes sobre la que se ba sa este estudio, el proceso de recoleccin de datos y el instrume nto. Adems se presentan aqu las situaciones planteadas a los treinta participantes seleccionado s para el estudio y se menciona brevemente el tipo de anlisis estadstico a uti lizar para conocer los resultados de la investigacin, cuyos datos se exponen en el Captulo 5. 4.2 Diseo de la investigacin En una gran parte de los trabajos consu ltados (Flix-Brasdefer 2002, Garca 2002, Garca 2005, Kasper 2004, Mrquez-Reiter, Rainey y Fulc her 2005) se emplea la dramatizacin de situaciones especficas, o una combinacin de va rios de los mtodos di sponibles, para obtener datos confiables. Flix-Brasdefer (2003) y Kasp er (2004) mencionan que hasta el momento los instrumentos ms comnmente empleados en el anlisis de actos de habla (entre hablantes nativos y no nativos de cualquier lengua da da) son los que se mencionan a continuacin: 1) Discurso natural y c onversacin dirigida 2) Dramatizacin de situaciones especficas (o role-playing ) 3) Cuestionarios de produc cin (tales como el Discourse Completion Test/Task ) 4) Protocolo de autoevaluacin oral

PAGE 116

116 A continuacin, se enumerarn las ventajas y desventajas de cada uno de los mtodos arriba mencionados. Seala FlixBrasdefer que, a pesar de la impor tancia de los datos naturales en la investigacin pragmtica, muy pocos estudios se valen de esta tcnica. Esto se debe principalmente a los largos perodos de tiempo que requieren los estudios de este tipo y, adems, porque se ha comprobado que el trabajo etnogrfi co de observacin no es tan eficiente como los otros mtodos para recoger eviden cia lingstica: Sufficient instan ces of cross-linguistically and cross-culturally comparable data are difficult to collect through observation of authentic conversation (Kasper y Dahl 1991, p. 245). Asimismo, Labov ([1972] 1991), investigador c onocido por su contribucin al desarrollo de las tcnicas para el estudio de la variacin ling stica y con la discipli na sociolingstica en general, menciona que para recoger datos confiabl es es indispensable hacer entrevistas grabadas: No matter what other methods may be used to obtain samples of speech (group sessions, anonymous observation) the only way to obtai n sufficient good data () is through an individual, tape-recorded interview (p. 209). Es evidente entonces que, tal como lo explica Flix-Brasdefer (2003), la gran desventaja de realizar un estudio ba sado nicamente en la observacin natural es que la ta rea de controlar variables soci olingsticas como edad, nivel educacional, grupo tnico y nivel de suficienci a de lengua se hace casi imposible para el investigador. Flix-Brasdefer apunta adems que los rasgos pragmticos como la cortesa, la mitigacin y la indirectividad no se observan en altas frecuencias si se utiliza este mtodo. A modo de ejemplo, en su estudio de observacin de actos de habla entre cubanos en La Habana, Ruzickov (1998) comenta que, puesto que los participantes de su estudio no estuvieron restringidos de ningn modo a las variables sociolingsticas a rriba mencionadas (ninguno de

PAGE 117

117 ellos llen cuestionarios con informacin person al), characteristics commonly found to be important in sociolinguistic research (...) had to be sacrificed (p. 80). Por su parte, la dramatizaci n de situaciones especficas (herramienta utilizada por Delgado 1994; Flix-Brasdefer 2003; Flix-Brasdefer 2005; Ga rca 1993; Garca 2002; y Mrquez-Reiter 2005) y los cues tionarios de produccin, o Discourse Completion Test/Task (utilizados por Blum-Kulka et al. 1989; Curc 1998; Curc y De Fina 2002; y Flix-Brasdefer 2003), presentan varias ventajas, no slo metodol gicas sino tambin tericas (Blum-Kulka et. al. 1989), entre ellas el poder toma r en cuenta las variables sociol ingsticas como la edad, la clase social, el nivel educativo, etc. Garca (2002) comenta que la dramatizacin de situaciones da la oportunidad a los participan tes de tener mximo control de su intercambio comunicativo, y Flix-Brasdefer (2003) aade que las dramatizaciones representan una aproximacin al discurso oral que permiten observar una amplia gama de rasgos pragmticos, tales como mitigacin e indirectividad. Por ltimo, el protocolo de autoevaluacin oral es una tcnica que ayuda a sustentar la investigacin pragmtica al examinar el proceso de pensamiento que siguen los participantes al producir los dilogos. Dice Flix -Brasdefer que tales protoc olos se deben llevar a cabo inmediatamente despus de la realizacin del dilogo o dramatizacin, por cuestin de memoria (p. 240), y consisten en pedir al participante su propia opinin ac erca de los enunciados que ha producido. Con esta prueba se tiene una mejor idea de lo que piensan los hablantes acerca de las estrategias y tcnicas que utiliza para hacer pedidos. Dado que la meta de esta inve stigacin era observar el uso de las estrategias pragmticas teniendo en cuenta variables soci olingsticas, se descart la ob servacin natural como la mera base de este trabajo y se us una combin acin de algunos de los mtodos anteriormente

PAGE 118

118 mencionados (dramatizacin de situaciones espe cficas, protocolo de autoevaluacin oral y observacin natural), lo cual permiti tener una visin ms comprehensiva del contexto social y comunicativo en el que se desenvuelven los hablantes del estudio. 4.2.1 Estudio preliminar en la Universidad de Florida. Para la realizacin del estudio preliminar, se entrevist a un to tal de 23 hablantes, entre los cuales se eligi un grupo de 10 personas, cinco hombres y cinco mujeres, que representaran caracterst icas homogneas, tales como tener una edad comprendida entre los 18 y los 22 aos. Todos los participantes eran estudiantes de la Universidad de Florida (UF), bilinges de espaol e i ngls, residenciados en Gainesville, provenientes de la ci udad de Miami. Para asegurar que todos tuvieran el mismo origen, se buscaron participantes que hubieran nacido en los Estados Unidos y se tom en cuenta que sus padres (o al menos uno de ellos) fuer an cubanos y que hubieran llegado a los Estados Unidos despus de los 18 aos. El instrument o metodolgico empleado pa ra llevar a cabo la recoleccin de datos fue una versin del Discourse-Completion Test El cuestionario, adems de recoger informacin sobre el perfil social de los participantes (edad, origen de los padres, nivel de educacin formal, etc.), present varias secc iones en las que el habl ante deba expresar la manera en que hara una peticin segn los distintos contextos descritos. Posteriormente, se analizaron lo s tipos de estrategias usados siguiendo la escala de BlumKulka et al. (1989), y se clasif icaron las peticiones pa rtiendo del ncleo del acto de habla. Las mujeres produjeron un enunciado directo y una peticin directa mitigada ( hedge performative ), mientras que los hombres produjeron un solo enunc iado directo (con el imperativo). Tambin se pudo observar que la mayora de los actos de habla (42% de las muje res, 47% de los hombres) se hicieron usando la estrategia de query preparatory orientada a tomar en cuenta la disponibilidad del oyente de realizar la accin, en este caso, prestar un objeto. Ejemplos de query preparatory

PAGE 119

119 incluyen enunciados con el verbo m odal poder en el presente de indicativo (me puede prestar X?); en el imperfecto de subjuntivo (me pudier as prestar X?); o con el condicional (me podras prestar X?). Adems, se observaron dos ocurrencias de query preparatory orientadas a no tomar en cuenta la disposicin del oyente a prestar el objeto (ej. : con el presente del indicativo en el ncleo del acto de habla me prestas X?). Estos casos, que son ms directos que los primeros, se observaron en el grupo de las mujere s. Las peticiones indirectas convencionales se realizaron en un 88% de los casos por el grupo total de hablantes estudiados, lo cual muestra una tendencia hacia la cortesa negativa. Despus de efectuar el anlisis de los datos obtenidos en es te estudio se determin que estos bilinges prefieren, en primer lugar, usar la indirectiv idad convencional al hacer la peticin de un favor, y en segundo lugar prefieren lo s enunciados directos (imperativos) y hedge performatives (o enunciados directos mitigados). Estos hablantes, al menos en papel, utilizaron las mismas normas pragmticas observadas en el ingls por Brown y Levinson (1978), o la cortesa negativa, para hacer la peticin de un fa vor. Al finalizar la inve stigacin se concluy que los hablantes estudiados presentaban un caso de transferencia de la norma pragmtica de la lengua ms dominante (ingls) a la lengua menos dominante (espaol)23. Tal como se menciona en el Captulo 1, Silva-Corvaln (2001) ar gumenta que una lengua exhibe transferencia lingstica cuando presenta diferencias o desv iaciones de la norma li ngstica monolinge que corresponden, en cambio, a estructuras existentes en la lengua de contac to (p. 269). Dados los resultados de este estudio preliminar, se consid er pertinente afirmar que esto fue lo que produjo 23 Se deduce que el ingls es la lengua dominante de estos bilinges porque, ms all de lo obvio (ser nativos de los Estados Unidos, donde la cultura es la anglosajona y la lengua mayoritaria el ingls), lo que se observ entre ellos en las reuniones de CASA (Cuban American Student Associatio n) y en el centro cultural de estudiantes hispanos (La Casita) es que no se comunicaron en espaol en ninguna in stancia en presencia de la i nvestigadora, excepto cuando la investigadora se diriga a ellos en espaol.

PAGE 120

120 el grupo de bilinges estudiados, ya que, segn la investigacin de Ruzickov 1998, la sociedad cubana monolinge no da preferencia a la co rtesa negativa al hacer peticiones. En base a este primer estudio piloto con es tudiantes bilinges en UF, el cual tuvo muchas limitaciones, se elabor el metdo y el instrume nto empleados para la presente investigacin. 4.3 La muestra y la recoleccin de datos Los hablantes que participaron en esta investig acin se escogieron a travs de un muestreo intencionado, segn factores como el sexo, la ed ad, el lugar de nacimiento y el lugar de residencia actual. La labor de reclutamiento de los participante s y las entrevistas se llevaron a cabo en la ciudad de Miami, a excepcin de cuatro entrevistas con hablantes de tercera generacin que eran estudiantes de UF en Gainesville, ya que fue ms fcil contactarlos en ese lugar. Una vez en Miami, a travs de una red so cial de amigos residenciados en la ciudad, y gracias a los contactos hechos previamente en Gainesville, se proced i a contactar a los participantes. A todos los participantes se les pregunt si estaran dispuestos a colaborar en un estudio lingstico, y se les aclar que el propsito del mismo era analizar la evolucin y el mantenimiento del espaol en las distintas generaciones de cubanos y cubanoamericanos residenciados en Miami. No se les especifi c detalladamente que se estaba buscando la produccin de ciertas formas (imper ativos, condicionales, etc.), pero dada la naturaleza de la metodologa (entrevista grabada), a algunos participantes se les t uvo que aclarar que el trabajo trataba sobre las peticiones y la manera en que los cubanos piden un favor, sin entrar en detalles sobre qu formas lingsticas especficas se espe raba de ellos. Al re specto, Silva-Corvaln (2001) indica que no se tiene que ocultar el objetivo general del estudio [ya que] el reconocimiento de que somos lingistas y estudiam os el habla, la manera como conversan las personas no conduce necesariamente a la distor sin de la manera de hablar (p. 41).

PAGE 121

121 Cada entrevista se efectu en la localid ad que cada participan te indic como ms conveniente, y las conversaciones se llevaron a cabo en el tono ms afable y espontneo posible, para evitar estresar a los entrevistados. Se le s recalc que su participacin era absolutamente voluntaria y se les pidi que leye ran y firmaran la hoja de consen timiento (consultar Apndice C) en la que se aseguraba que de ninguna manera se utilizara o revelara informacin que los participantes no desearan que fuera analizada y donde se aclaraba que se respetara su anonimato. Primero se les pidi rellenar los cuesti onarios sociolingsticos, en los cuales se les preguntaba sobre su informacin personal (com o nombre, edad, ao de llegada a EE.UU., profesin, etc.), la informacin sobre sus padres y sus abuelos maternos y paternos (lugar de origen en Cuba, profesin de los mismos, etc.), y por ltimo, si haban estudiado espaol en una escuela bilinge o en la escuela pblica y por cuntos aos. Posteriormente, hicieron las dramatizaciones de las situaciones y, por ltim o, todos los hablantes realizaron una prueba de autoevaluacin oral en la que tambin se les pidi a los hablantes bilinges que dramatizaran en ingls las situaciones que para ellos haban resu ltado ms difciles. El propsito de hacerlos dramatizar las situaciones en ingls era el de comparar posteriormente sus enunciados en ingls, y el tipo de cortesa exhibido en stos, con los del espaol. Los participantes no recibieron compensacin m onetaria pero, en la medida en que el tiempo y las circunstancias lo permitieron, se les of recieron galletas, chocolates o se les invit a un caf. Hardman & Hamano (1997) explican que es importante tener este tipo de detalles en cuenta a la hora de realizar una investigacin ya que, muchas veces, ser amable con los entrevistados (antes, durante y despus de la entr evista) aparte de relajar a los participantes, ayuda a obtener mejores datos: You may also find it useful to keep food and dr ink available for hospitalitys sake. You are not just snatching the information in the leas t amount of time. As you take a sip or offer

PAGE 122

122 some to your guest, it can reduce negative emotions and attitudes and bridge uncomfortable gasps accompanying the fi rst encounter of strangers (p. 3). Se recogieron, adems, datos a travs de la observacin natural, los cuales fueron obtenidos en su mayora en lugare s pblicos, como restaurantes y peluqueras, en los pasillos de edificios de apartamentos y hast a en algunas de las casas donde se realizaron las entrevistas, una vez que estas hubieron terminado. En el caso de los datos recogidos por observacin natural, slo se tom nota de los enunciados, es decir, lo s hablantes no se grabaron para evitar que los enunciados perdieran espontaneidad. El props ito de hacer observacin natural fue el de corroborar que el discurso obtenido con la drama tizacin de las situaciones fuera semejante al discurso real que se produce en el da a da. Los resultados ob tenidos con la observacin natural se discuten en el Captulo 5. Para la realizacin del estudio, se busc a ha blantes de distintas generaciones (primera, segunda y tercera), como se ha discutido en el Cap tulo 2. Se tom en cuen ta no slo el lugar de nacimiento (Cuba o Estados Unidos) y la edad en que llegaron a los Estados Unidos sino tambin la edad cronolgica. A diferencia del estudio de Silva-Corvaln ( 1994), en el presente estudio el uso del trmino generacin se correlaciona directamente con edad, puesto que as como se tom en cuenta la edad de llegada a los Estados Unidos, en especial de los hablantes de primera generacin, tambin se procur que los grupos subsiguientes corres pondieran en edad aparente a la de los hijos y nietos de los hablantes de pr imera generacin. As como se mencion en el Captulo 2, en este trabajo fue primordial es tablecer generacin y edad dentro de un mismo marco, ya que las caractersticas sociales y cu lturales que exhiben lo s inmigrantes cubanos durante las distintas oleadas de inmigracin a los Estados Unidos son sustancialmente distintas, cosa que, sin duda, se refleja en la lengua.

PAGE 123

123 Asimismo es importante destacar que, tal como ocurri en el estudi o de Silva-Corvaln (1994), la separacin de los partic ipantes en tres grupos generaci onales no necesariamente se correlaciona con tres grupos homogneos en cuanto a suficiencia en el espaol hablado: Indeed, because of their social histories, different sp eakers in Groups 2 and 3 have acquired different levels of fluency (p. 15). En la muestra aq u utilizada, algunos pa rticipantes de tercera generacin no presentaron mucha variacin de los de segunda en cuanto a suficiencia oral. En el prximo apartado, se describe el perfil soci olingstico de los 30 hablantes estudiados. 4.3.1 Participantes de primera generacin Como menciona Silva-Corvaln (2001), en es te primer grupo todos los individuos tienen como lengua dominante el espaol. Adems de presentar estas caractersticas, tambin se buscaron hablantes que sobrepasaran los 55 aos de edad, por las razones exlicadas arriba. La muestra en este primer grupo est comprendida por un total de diez hablantes, cinco mujeres (FP1, GG1, PR1, LR1, ZL1), y cinco hombres (J H1, OP1, EP1, MR1, JG1), que llegaron a la ciudad de Miami en la edad adulta. Entre las mujeres se cuentan los siguientes individuos: FP1 (74 aos ), quien lleg a los Estados Unidos en el ao 1980, a los 48 aos. Es am a de casa y asegur no hablar en absoluto el ingls. GG1 (75 aos) lleg a los Estados Unidos en 1967, a los 38 aos de edad, es ama de casa y no domina el ingls hablado, pero dijo que lo entiende todo y lo lee un poco. PR1 (71 aos) lleg a Miami en el ao 1970, a los 35 aos de eda d. Se desempe muchos aos como secretaria legal y afirm que, por tanto, tien e buen conocimiento del ingls ledo, y tambin a nivel oral y escrito. LR1 (79 aos) lleg a los 39 aos a Miami, donde vive desde el ao 1967. Es ama de casa y no posee dominio del ingls. Por ltimo, ZL1 (94 aos) es ama de casa, y lleg a Estados

PAGE 124

124 Unidos en el ao 1962, cuando tena 60 aos de edad. Dijo no tener ningn conocimiento de ingls24. En el grupo de los hombres se encuentran JH 1 (57 aos), de profesin peluquero. Lleg a Miami en 1969, a los 20 aos de edad y dice tene r conocimiento del ingls. OP1 (58 aos), es jefe de mantenimiento de un edificio y lleg a Miami en el ao 1995, a los 47 aos. Dijo que su conocimiento del ingls es regular (o sea, lo habla, lo entiende y lo lee a medias). EP1 (58 aos), quien es portero en la recepcin de un edificio, lleg a Miami en 1979 cuando tena 31 aos de edad, y manifest tener conocimientos bsicos del ingls. MR1 (82 aos) arrib a los Estados Unidos en 1962, cuando tena 38 aos. Es pint or y decorador y dijo ha blar el ingls bien, escribirlo un poco y entenderlo en un cien por ciento. Por lt imo, JG1 (85 aos) vino a Estados Unidos en el ao 1956, a la edad de 35 aos. Fu e supervisor de una ti enda por departamentos durante muchos aos y dijo dominar bi en el ingls a todos los niveles. 4.3.2. Participantes de segunda generacin El segundo grupo, o segunda generacin, estuvo comprendido por diez hablantes, cinco mujeres (RR2, MJ2, MR2, GB2, LK2) y cinco ho mbres (LJ2, JG2, AP2, EL2, RS2) entre 40 y 53 aos de edad. En este grupo se incluyeron a aquellos bilinges que nacieron en Cuba pero llegaron a Miami antes de la edad de 12 aos25, o que nacieron en los Estados Unidos de padres cubanos. A pesar de que todos estudiaron espa ol en algn momento de la escuela primaria, secundaria y/o superior ninguno de ellos asisti a escuelas bilinges. 24 Adems de las cinco participantes que se incluyeron en es te estudio, se entrevistaron dos participantes ms, OR1 y ME1, quienes fueron descartadas de la muestra por ser las ms jvenes (45 aos y 53 aos respectivamente), y tambin para tener una muestra proporcional en cuanto al nmero de hombres y mujeres. 25 Varios hablantes fueron descartados de la muestra por haber llegado a Miami a los 13 aos o despus. Slo AP2, quien inmigr a los Estados Unidos a los 13 aos, se consider dentro del grupo de segunda generacin. Este caso se explicar ms adelante con detalle, as como la razn para haberlo clasificado como hablante de segunda generacin y a su hijo (DP3) como de tercera.

PAGE 125

125 En el grupo de mujeres de segunda generacin se encuentran RR2 (42 aos), quien lleg a Miami en 1968, cuando tena 4 aos. Es gerente de una empresa y dijo haber estudiado espaol como lengua electiva en Florida International University (FIU). MJ2 (43 aos) es maestra de nios especiales, naci en los Estados Unidos y asegur no haber estudiado nunca el espaol en la escuela, aunque s en su casa, con su madr e, quien la ense a le erlo, escribirlo y, por supuesto, a hablarlo. MR2 (46 aos) vive en Miami desde el ao 1964, adonde lleg cuando tena 4 aos de edad. Trabaja en mercadeo y dijo haber estudiado al go de espaol en la secundaria, ya que su padre siem pre la urgi a mantener el es paol. GB2 (47 aos) lleg a Miami en 1961, a la edad de 2 aos. Es maestra de se gundo grado y dijo haber aprendido el espaol en casa, pero estudi la lengua formalmente en un curso de seis semanas en Espaa. LK2 (51 aos) lleg a los Estados Unidos en el ao 1960, cuando tena 5 aos. Se desempea como maestra de sexto grado y estudi espaol en la secundaria, y tambin en FIU26. Los hombres que comprenden la segunda gene racin son LJ2 (44 aos), quien lleg a Miami en 1962, cuando tena seis meses de edad. Es pastor de una iglesia y asegur nunca haber estudiado el espaol en la escu ela primaria o secundaria. Luego estn EL2, un analista financiero de 45 aos de edad que lleg a Estados Unidos en el ao 1968 a los 6 aos de edad, y cuyos dos padres son de La Habana; RS2, de 40 aos, quien n aci en Estados Unidos y trabaja en el rea de la salud; y JG2, un supervisor de la oficina pos tal de 43 aos de edad que tambin naci en Estados Unidos. AP2 (53 aos) vive en Miami desde 1966, adonde lleg justo antes de cumplir los 13 aos. A pesar de que este hablante arrib a los Estados Unidos al inicio de su adolescencia, para 26 Tambin se entrevist a MP2, esposa de AP2 y madre de DP3 (ver ms adelante), quien lleg a Miami en el ao 1969 a los 13 aos. Aunque usamos la informacin que nos dio sobre la dinmica del uso del espaol con su familia, se descart del estudio para no desequilibrar la muestra en cuanto a nmero de hombres y mujeres por grupo generacional, y adems porque lleg a los Estados Unidos en la adolescencia y dijo tener como lengua dominante el espaol.

PAGE 126

126 efectos de este estudio ha sido considerado como de segunda gene racin, y su hijo DP3, como de tercera generacin. Silva-Corvaln (1994) argumenta que, usualmente, se considera que la edad crtica en la que las estructuras de la lengua na tiva se adquieren firmemente es alrededor de los 11-12 aos. Sin embargo, Birdsong (1999) sugiere que critical period () is thought to be more gradual in offset and to allow for more variations in end-state attainment ( p. 2). Ciertos autores, entre ellos Prez-Firmat (1994), afirman que exis te una llamada generacin 1.5, o generacin uno y medio, un grupo que se caract eriza por estar entre la prim era y la segunda generacin de inmigrantes: Born in Cuba but made in the U.S.A., they belong to an intermediate immigrant generation whose members spent th eir childhood or adolescence abro ad but grew into adults in America. Because this group falls somewhere between the first and second immigrant generations () [they] ha[ve] labeled it th e .5 or one-and-a-half generation () While one-and-a-halfers may never feel entirely at ease in either [culture], they are capable of availing themselves of the resources lingu istic, artistic, commercia lthat both cultures have to offer. In some ways they are both first and second generation. (p. 5, nfasis propio). Despus de observar la interacci n entre AP2, su esposa y su h ijo, y de conversar con l acerca de sus actitudes hacia el espaol y lo que si gnifica para l ser cubano, se decidi que en el espectro de lo que es ser un one-and-a-halfe r, este hablante tiende ms a ser de segunda generacin que de primera. Al pr eguntrsele si para ser cubano es necesario hablar espaol, en busca de una respuesta que revelara su punto de vista acerca del mantenimiento de la lengua y la cultura cubana en los Estados Un idos, AP2 respondi lo siguiente: C: Ud. cree que para ser c ubano hay que hablar espaol? AP: Qu pregunta! Nunca haba pensado en es o (pausa). No, yo creo que para nacer en Cuba no hay que hablar es paol. Uno nace sin lenguaje. C: Exacto. Pero por ejemplo su hijo, que no lo habla mucho ya? AP: Bueno, pero mi hijo no es cubano, mi hijo es americano C: O sea, pero l tiene la cultura cubana. AP: S, pero l naci en este pas. Vaya yo, yo digo que una persona es de donde nace no? C: S.

PAGE 127

127 AP: l naci en Estados Unidos, l es americano, aunque sea descendiente de padres cubanos Prez-Firmat (1994) afirma que la segunda generacin de cubanoamericanos have been very resilient in retaining their parents and gran dparents culture. Nonetheless, with the graying of the one-and-a-halfers, Cuban America will undoubtedly cha nge complexion and lose some of its Cuban color (p. 17). Los comentarios de AP 2, el hecho de que en su casa el uso del espaol no haya sido consistente y la baja suficiencia en el espaol de su hij o, hacen pensar que este hablante presenta cierta aculturaci n, o la prdida de una cultura en favor de otra. Prez-Firmat (1994) argumenta que prefiere referirse al proceso que sufre la generacin 1.5 como biculturacin: In my usage, biculturation designates not only contact of cultures; in addition, it describes a situation where the two cultures achieve a balance that makes it difficult to determine which is the dominant and which is the subordinate culture (p. 6). Por todas las razones mencionadas, este hablante se consid er de segunda generacin y no de primera, a pesar de su alto nivel de suficiencia oral en espaol. 4.3.3 Participantes de tercera generacin El tercer grupo, constituido tambin por di ez hablantes, cinco mujeres (EL3, DZ3, KS3, LM3, LP3), y cinco hombres (DR3, AR3, DP3, GD3, AC 3), se conforma de personas nacidas en Miami y quienes tienen al menos un padre o una madre de segunda generacin. En este grupo se incluy a personas entre los 18 y los 28 aos de edad. Las mujeres son EL3 (18 aos), una estudiante de sicologa en UF cuyo padre lleg de Cuba en 1968 a los cuatro aos de edad. EL3 afirm haber estudiado espaol a travs de lecciones privadas y tambin dice que vivi c on su abuela paterna mucho tiempo. La madre de DZ3 (20 aos) lleg a los Estados Unidos en 1973, a los 8 aos. DZ3, quien se cri con un padrastro estadounidense, es estudiante de mate mticas en UF y dice que habla poco espaol en

PAGE 128

128 casa, aunque s lo usa para comunicarse con sus abuelos. KS3 (23 aos), de profesin fisilogo, creci junto a su abuela y un padre de primera generacin. Su madre, en cambio, lleg a los Estados Unidos en 1960, a los cuatro aos de edad. LM3 (24 aos) tiene el espaol como especializacin secundaria (minor ) y es maestra de segundo gra do en una escuela en Miami. Su madre lleg de Cuba en 1959, a los 12 aos de edad. El caso de LP3 (24 aos) es muy similar, puesto que su padre lleg de Cuba en 1969, a los 12 aos. LP3 tambin tiene el espaol como especializacin secundaria (minor) y en el momento de la investigacin haca la maestra en sicologa. Los hombres de la tercera gene racin son DR3 (21 aos), estu diante de medicina en UF, donde tambin estudi el espaol como lengua pa trimonial. Su madre lleg a los Estados Unidos en el ao 1967, a los 11 aos de edad. AR3, de 24 aos de edad, estudiante a tiempo completo en Florida International University (en Miami), es h ijo de MR2, mujer que se incluye en la muestra de hablantes de segunda generaci n. Su padre, quien no particip en el estudio, es un arquitecto que lleg a los Estados Unidos en 1965, a los 4 aos de edad. DP3 (26 aos) es el hijo de AP2 (hablante de la generacin 1.5 al cual se desc ribi en el apartado 4.3.2), y su madre tambin lleg a los Estados Unidos a la edad de 13 aos. DP3 es ingeniero y asegur haber estudiado el espaol en la escuela primaria. El padre de EL3 (28 aos) vino a los Estados Unidos con el llamado xodo de Pedro Pan27 a los 12 aos de edad, en el ao 1962. Su madre lleg en el ao 1958 a los 5 aos. EL3 es diseador industrial y afir m haber estudiado el espaol en la escuela primaria. Por ltimo se encuentra AC3, de 23 aos, quien es estudiante de maestra en Literatura Hispnica en UF y tiene un alto grado de escolari dad en espaol e ingls, ya que estudi cuatro 27 La Operacin Pedro Pan ocurri cuando un grupo de 14.048 nios de edades entre 1 ao y 18 aos fueron enviados por sus padres desde Cuba a los Estados Unidos por miedo a que el gobierno de Fidel Castro ejerciera la Patria Potestad de sus hijos. Tal xodo masivo de nios refugiados ocurri sistemticamente entre los aos 1960 y 1962 (Conde 1999).

PAGE 129

129 aos de espaol en la escuela se cundaria y obtuvo el ttulo de B.A. en espaol. Sus dos padres llegaron en el ao 1961, a la edad de 9 aos. 4.4 El instrumento 4.4.1 Las situaciones El instrumento principal para obtener la mues tra de habla de esta investigacin fue la dramatizacin de situaciones. Tales situaciones fueron pensadas y diseadas tomando en cuenta los tres sistemas de cortesa descritos por Sc ollon y Scollon (2001), quienes los aplicaron a las normas pragmticas observadas en el mundo anglos ajn: jerarqua, defe rencia y solidaridad. Estos tres sistemas pueden observarse en variados contextos, y se basan principalmente en las diferencias de poder (+P o P) y distanci a (+D o D) entre los participantes. Se decidi hacer un tro de situaciones a se r dramatizadas por todos los grupos con el propsito de estudiar la variacin pragmtica en tre las generaciones. El anlisis cualitativo presentado en el Captulo 5 se deriv primordi almente de estas primeras tres situaciones. Adems de estas tres situaciones respondidas por t odos los participantes se incluyeron otras tres que fueron distintas para cado grupo generacional. Estas ltimas tres situaciones, diferentes para cada grupo, fueron pensadas segn la edad de los participantes (por ejemplo, no se proporcionaron situaciones iguales a los jvenes de 18 a 29 aos, que a las personas mayores de 55 aos). Finalmente, dentro del cuerpo del anlis is tambin se incluyeron las dramatizaciones en ingls de algunos de los bilinges, ya que es te es un aspecto sumamente importante que ayuda a explicar y esclarecer si las pos ibles diferencias entre los grupos etarios estn relacionadas con la influencia del ingls. A continuacin se muestran las situaciones plantead as a los participantes. Primero se exponen las situaciones generales para todos los grupos etarios y segn el gnero, y posteriormente se encuentran las situaci ones especficas para cada grupo etario: Situaciones para la dramatizacin de todos los grupos (Mujeres)

PAGE 130

130 Sistema de cortesa deferencial (-Poder, +Distancia) Necesita ir al aeropuerto para recoger a unos familiares que vienen a visitar su casa por primera vez, pero su carro no enciende y no quiere llegar retrasada al aeropuerto. Se le ocurre que puede pedirle un aventn a su vecino, Carlos Gonzlez, a quien no conoce muy bien, pero con quien ha conversado varias veces en el ascensor y le parece muy amable Cmo le pide el aventn a su vecino? Sistema de cortesa de solid aridad (-Poder, -Distancia). Esta semana se vence el plazo para pagar una deuda, pero se da cuenta de que ya no tiene ms dinero en su cuenta de ahorros. Ud. recuerda que su comadre o su mejor amiga si empre le ha dicho que puede contar con ella para lo que necesite. Cmo le pedira el di nero que necesita a su comadre o mejor amiga? Sistema de cortesa segn la jerarqua (+Poder,+/-Distancia). Ud. est encargada de un proyecto importante para su comuni dad. Hctor Prez, alguien que tr abaja bajo su supervisin, es responsable de traer y organizar t odos los materiales que se necesitan para trabajar en el proyecto ese da, pero es tarde y Ud. se da cuenta de to dava no ha organizado nada. Cmo le pide Ud. a Hctor que empiece a orga nizar los materiales? Situaciones para la dramatizacin de todos los grupos (Hombres) Sistema de cortesa deferencial (-Poder, +Distancia). Necesita ir al aeropuerto para recoger a unos familiares que vienen a visitar su casa por primera vez, pero su carro no enciende y no quiere llegar retrasado al aeropuerto. Se le ocurre que puede pedirle un aventn a su vecina, Mara Garca, a quien no conoce muy bien, pero con quien ha conversado varias veces en el ascensor y le parece muy amable. C mo le pide el aventn a su vecina? Sistema de cortesa de solid aridad (-Poder, -Distancia). Esta semana se vence el plazo para pagar una deuda, pero se da cuenta de que ya no tiene ms dinero en su cuenta de ahorros. Ud. recuerda que su compadre o su mejor amigo siempre le ha dicho que puede contar con l

PAGE 131

131 para lo que necesite. Cmo le pedira el dine ro que necesita a su compadre o mejor amigo? Sistema de cortesa segn la jerarqua (+Poder, +/-Distancia). Ud. est encargado de un proyecto importante para su comunidad. Carmen Lpez, una persona que trabaja bajo su supervisin, es responsable de traer y organizar todos los mate riales que se necesitan para trabajar en el proyecto ese da, pero es tarde y Ud. se da cu enta de todava no ha organizado nada. Cmo le pide Ud. a Carmen que empiece a organizar los materiales? Situaciones para la dramatizacin del Grupo 1, hablantes de Primera Generacin (55+ aos) Sistema de cortesa deferencial (-Poder, +Distancia). Su carro se da en plena calle y Ud. necesita llamar al mecnico para que lo so corra, pero no tiene celular. Una persona muy amable se ha detenido para ver si puede ayudarle. Ud. no la/ lo conoce pero se le ocurre que le puede prestar su celular. Cmo le pide el celular a esa persona? Sistema de cortesa de solid aridad (-Poder, -Distancia). Se acerca la Navidad y Ud. ha pensado que no ser suficiente el dinero de la pensin para pagar por todos sus regalos. Por eso, decide llamar a uno de sus hermanos para pedirle que le preste el dinero que le falta. Qu le dice a su hermana o hermano para pedirle el dinero? Sistema de cortesa segn la jerarqua (+Poder, +/-Distancia). Usted est cenando, por primera vez, en un restaurante que le han recomendado todos sus amigos, y al probar la comida, se da cuenta de que su ensalada tiene demasiad a sal. Cmo le comunica a la mesera o mesero que le cambie la ensalada? Situaciones para la dramatizacin del Grupo 2, hablantes de Segunda Generacin (42-53 aos) Sistema de cortesa deferencial (-Poder, +Distancia). Trabaja en una oficina desde hace dos semanas. De pronto se da cuenta de que neces ita ausentarse por una hora de su trabajo, pero

PAGE 132

132 teme que su jefe se d cuenta. Cmo le pide a un compaera/o de trabajo que lo llame a su celular si su jefe pregunta por Ud.? Sistema de cortesa de solid aridad (-Poder, -Distancia). Necesita asistir a un evento de gala en su trabajo y sabe que su hermana/o recien temente se ha comprado un traje de fiesta (o un esmoquin) muy elegante. Usted y su hermana/o son de la misma talla y decide pedirle el traje prestado por una noche. Cmo le pide el traje a su hermana? Sistema de cortesa segn la jerarqua (+Poder, +/-Distancia). Usted es el jefe de su propia compaa y tiene varios empleados a su di sposicin. Todas las maanas, su secretaria le lleva el caf a su oficina, pero esta maana se le ha olvidado. Cmo le pi de a su secretaria que le lleve el caf? Situaciones para la dramatizacin de Grupo 3, hablantes de Tercera Generacin (18-28 aos) Sistema de cortesa deferencial (-Poder, +Distancia). No te ha ido muy bien este semestre en la escuela, y necesitas hacer un buen trabajo final para sacar la nota que quieres. Sin embargo, slo tienes dos das para terminar el trabajo y an no llevas hecha ni la mitad. Cmo le pides a tu profesora que te d ms tiempo para terminarlo? Sistema de cortesa de solid aridad (-Poder, -Distancia). Compartes el apartamento con un/a compaera/o de quien te has vuelto muy am iga/o. Esta semana, tus padres te han comprado un tiquete de avin para que vaya s a visitarlos, pero te toca limpiar el bao del apartamento que ambos comparten. Cmo le pides que limpie el bao por ti? Sistema de cortesa segn la jerarqua (+Poder, +/-Distancia). Hace una semana que empezaste como supervisor en un trabajo nuevo y casi no conoces a tus compaeros de trabajo, pero algunos de ellos viven en tu misma zona. Ay er tu carro se da y lo dejaste en el taller

PAGE 133

133 mecnico, y esta maana tomaste el autobs. Si n embargo, es tarde y ests muy cansado para tomar el autobs de vuelta a casa. Cmo le pide s a alguien de tu trabajo que te lleve a tu vecindario? 4.4.1.1 El gnero del oyente en las situaciones Los estudios consultados para la realizacin de esta investig acin (Curc 1998, Garca 1999, Ga rca 2002, Flix-Brasdefer 2003, Flix-Brasdefer 2005, Placencia 1998) no han co nsiderado el gnero del oyente que hipotticamente recibe la peticin. En referenc ia a su estudio Talking fom 9 to 5 (2006), Tannen afirma lo siguiente: No matter how high ly placed a woman was in the hierarchy, she received less deference than men in the same role. People seemed to fi nd women more accessible and less intimidating than men in similar positions (p. 77). Ya que una de las variables principales a tomar en cuenta en esta tesis doctor al es el gnero, para fi nes de este trabajo se decidi colocar nombres ficticios a la supuesta o el supuesto oyente para observar las diferencias producidas por las mujeres al h acer peticiones dirigidas a hombre s y viceversa. Suponiendo que para estos hablantes tiene alguna importancia el grado de jerarqu a entre hablante y oyente a la hora de hacer la peticin, se les pidi a las muje res participantes que form ularan sus peticiones a hombres en las situaciones 1 y 3, ya que en la situacin 1, la hablante ti ene menos poder que el oyente, y en la situacin 3 tiene ms poder. Lo mismo se le pidi a los hombres: en las situaciones 1 y 3 debieron formular sus peticiones a mujeres. El variar el gnero del supuesto oyente en la s situaciones a dramatizar arroja luz sobre la relacin entre el gnero de lo s interlocutores y la variaci n pragmtica en las interacciones socialmente verticales. De igual manera, tomar en cuenta tal dimensin proporciona al presente trabajo cierta distincin de los estudios previos en los que slo se explora el gnero de los hablantes mas no el de los oyentes.

PAGE 134

134 4.4.2 El cuestionario De la misma manera, se les hizo a los partic ipantes un cuestionario sociolingstico para obtener los datos referentes a la edad, el origen, la escolaridad y profesin actual o pasada de los mismos. Al final del cuestionario se les hizo algu nas preguntas a los partic ipantes para estimular la produccin de habla ms all de lo dicho en la dramatizacin de las situaciones. Por ejemplo, se buscaba saber si al pedir favor es importantes prefieren pedrs elos a una mujer o a un hombre, si usan los pronombres t o Ud. con desconoci dos, si les cuesta habl ar espaol y con quin lo hablan generalmente. Adems de ello, se les hizo preguntas sobre un futuro hipottico, con las que se buscaba la produccin de tiempos ve rbales ms complejos como el subjuntivo, el imperfecto y el condicional. La ra zn por la cual se incluyeron t odas estas preguntas es porque se buscaba obtener una muestra de habla ms amplia y, si se quiere, ms natural que la que se obtuvo con las situaciones a dramatizar, para as lograr determinar c on mayor precisin la suficiencia morfosintctica de lo s hablantes de segunda y tercera generacin. Para medir el nivel de suficiencia, se hizo lo s ugerido por Said-Mohand (2006), quien observa y tiene en cuenta los errores o violaciones en cuanto a la concordancia, la de nsidad lxica y la ca pacidad de elaborar oraciones complejas en espaol, considerando que error es todo aquello que difiera del espaol normativo. Los niveles de suficiencia de los pa rticipantes de segunda y tercera generacin se discuten a profundidad en el Captulo 5. El cues tionario suministrado a los participantes se puede consultar en la seccin de Apndices (A-B). 4.5 Anlisis 4.5.1 Identificacin de es trategias de cortesa A continuacin se explica qu elementos fueron to mados en cuenta para el anlisis de las estrategias de cortesa de los hablantes de la muestra y cmo se hizo la codificacin de las

PAGE 135

135 estrategias de cortesa segn la escala propuest a por Blum-Kulka et al (1989). Como se ha mencionado anteriormente, el ncleo del acto de habla (o head act), es la peticin propiamente dicha. Segn la escala para medir la (in)directiv idad del acto de habla propuesta por Blum-Kulka et al.( la cual se reproduce ab ajo en la Figura 4.1, adaptado de Blum-Kulka et al. 1989, p. 18, mi traduccin), los cinco primeros tipos se consid eran directos, los dos siguientes se incluyen dentro de la indirectividad convencional, y los dos ltimos tienen que ver con la indirectividad no convencional. Algunos de los nombres de las es trategias ya han sido tr aducidos anteriormente (cf. Garca 2002), sin embargo, en el presente trabajo se utiliz arn los nombres originales del ingls. En la Figura 4.1 se presenta n la traduccin de la definicin y los ejemplos en ingls dados por Blum-Kulka et al. (1989), ya que dichos ejemplos sirviero n de gua para clasificar las peticiones formuladas por los participantes del pr esente estudio, as como los cdigos asignados a cada estrategia. Debido a que las estrategias se clasificaban de ac uerdo al ncleo del acto de habla, es decir, el verbo propiamente dicho, si la estrategia nm ero uno (Mood Derivable) er a la que contena un verbo en la forma del imperativo, cada vez que ap areca un verbo en imperativo en la muestra se clasificaba bajo estrategia uno, Mood Derivable. Una vez localizadas y se paradas por categoras todas las estructuras, se procedi a intr oducirlas en un documento de Excel, donde se especificaron los siguientes aspectos: cdigo as ignado a cada hablante, situacin (1-6), gnero, generacin y tipo de estrategia usada segn la situacin. Para fac ilitar la codificacin de las estrategias de una forma ms rpida, las mismas se codificaron usando el n mero de la estrategia

PAGE 136

136 Nombre de la estrategiaCdigo Definicin Ejemplo (ingls) 1. Mood derivable (1MD) Enunciados en los que el modo gramatical del verbo indica la fuerza ilocutiva. Leave me alone.; Clean up that mess. 2. Performatives (2P) Enunciados en los que la fuerza ilocutiva est explcitamente expresada. I am asking you to clean up that mess. 3. Hedge performatives (3HP) Enunciados en los que la fuerza ilocutiva se ve modificada por un atenuador (o hedge ). I would like to ask you to give your presentation a week earlier. 4. Obligation statements (4OS) Enunciados que comprometen u obligan al hablante a realizar la accin. Youll have to move that car. 5. Want statements (5WS) Enunciados que destacan el deseo de que el oyente haga algo. I really wish youd stop bothering me. 6. Suggestory formulae (6SF) Enunciados que contienen una sugerencia. How about clearing up?. 7. Query preparatory (7QP) Enunciados con condiciones preparatorias y convencionalizadas en cualquier lengua especfica. Could you clear up that mess, please?; Would you mind moving your car?. 8. Strong hints (8SH) Enunciados que hacen referencia parcial al objeto o elemento necesario para la implementacin del acto. You have left the kitchen in a right mess. 9. Mild hints 9 (MH) Enunciados que no hacen referencia a la peticin, o a ninguno de sus elementos, pero que se interpretan como peticiones por el contexto. I am a nun (in response to a persistent hassle). Figura 4.1 Los nueve tipos de estrategia s en una escala de indirectividad (1-9) ms las iniciales de los nombres de cada una (ej.: la primera estrategia es Mood Derivable, por tanto su cdigo era 1MD). 4.5.2 Anlisis de las estructuras aledaas al ncleo del acto de habla En el anlisis de los actos de habla obteni dos en la muestra, adems del ncleo se contabilizaron las estructuras aled aas al ncleo. Flix -Brasdefer (2005) y va rios otros autores tales como Blum-Kulka et al. (1989), Curc y Defina (2002), y Garca (2002, 2005) consideran en la secuencia de la s peticiones todos los componentes que constituyen el acto. As, segn Blum-Kulka et al., the reque st sequence may include: alerte rs preposed supportive moves the request proper, or Head Act optionally elaborated w ith downgraders () or upgraders

PAGE 137

137 and postposed supportive moves () (p.17). Todos estos elementos se tomaron en cuenta para el presente anlisis. Los nombres de los mismos ya han sido traducidos al espaol por Garca (2002), y es dicha terminologa la qu e se utilizar en este trabajo. Los alertadores (o alerters ) incluyen frmulas de tratamie nto, como nombres y ttulos, y sirven para llamar la atencin del oyente. Los movimientos de apoyo (o supportive moves ), sirven para confirmar la disponibilidad del oyent e y son un intento de comprometer previamente al oyente; pueden estar se guidos de preparadores (o grounders ), o la justificacin de la peticin, o por promesas y amenazas. Juntos, todos estos elementos buscan persuadir al oyente de hacer algo. En cuanto a los movimientos de a poyo, los modificadores internos ( downgraders y upgraders ) tienen distintas funciones. Pueden servir como herramientas indicadoras (para sealar la fuerza pragmtica), y como herramientas sociopr agmticas (para afectar el impacto social del enunciado). En cuanto a su pa pel sociopragmtico, los mitigadores se usan para mitigar o suavizar el enunciado, y los coac cionadores se usan para enfa tizar el grado de coercin. A continuacin se ofrecen dos ejemplos sacados de la muestra en los que se observan algunos de estos elementos. ZL1 ( mujer) : Juan, ( alertador ) t me quieres hacer el favor ( movimiento de apoyo mitigador ) de ayudarme a ir a buscar esta familia que tengo que ir a buscar y no tengo quien me lleve ( preparador )? Me quisieras ( ncleo del acto de habla ) hacer el favor? OP1 ( hombre ): Buenos das, Mara, ( alertador ) eh, por favor ( mitigador ) necesito ver si Ud. me poda ayudar, eh... tengo un problema que, mira, tengo mis familiares que llegaron ahora y... tengo que ir a recoge rlos al aeropuerto ( preparador ). No tengo otra forma de resolver ( preparador ). Eh... si sera ( ncleo del acto de habla ) tan amable, le agradecera ( mitigador ). Los resultados del anlisis de las estructuras aledaas al ncleo del acto de habla se presentan en el Captulo 5.

PAGE 138

138 4.5.3 Cuantificacin de los datos y tests estadsticos Una vez terminada la recoleccin de los datos, se transcribieron las entrevistas y se hizo la clasificacin de los actos de ha bla (directos e indirectos) siguie ndo la escala propuesta por BlumKulka et. al (1989), y de las estructuras aledaas al acto de habla, tales como mitigadores, coaccionadores, alertadores y movimientos de apoyo. Todos los componentes de la peticin se introdujeron en Excel. Posteriormente se colo c el cdigo correspondie nte a la estrategia realizada por cada hablante en cada una de las si tuaciones (por ejemplo: Hablante: OP1, Sit. 1, estrategia: 3HP). En los Apndices (D a I) se exponen los datos producidos por cada grupo, con las estrategias divididas segn el grado de indirectivida d. Los cinco primeros tipos de estrategias (las ms directas) aparecen en un slo grupo, las estrategias 6 y 7 (las intermedias) en otro grupo, y los dos ltimos tipos (las ms indirectas) en ot ro, ya que es as como Blum-Kulka et. al (1989) delimitan el continuo de estrategia s ms directas a menos directas Posteriormente se efectu un anlisis estadstico con la distribucin pr obabilstica Chi cuadrado para determinar las diferencias significativas en la frecuencia de pr oduccin de estrategias directas e indirectas dentro de cada grupo generacional y por gnero. Los resultados de estos tests estadsticos se exponen en el Captulo 5. 4.5.4 Anlisis cualitativo Debido al tipo de metodologa empleado para la recoleccin de los da tos y por el tipo de unidad lingstica a analizar en este trabajo (el acto de habla), los datos obtenidos con esta investigacin ofrecen perspectivas ms claras sobre la situacin pragmalingstica de la comunidad de habla escogida si se analizan de forma cualitativa. Si bien es cierto que el anlisis cuantitativo muestra las diferencias numricamente significativas entre los grupos estudiados, slo a travs de un amplio anlisis del discurso, en el que se toman en cu enta todos y cada uno de los enunciados de los participantes, se puede deve lar las verdaderas difere ncias que existen entre

PAGE 139

139 los tres grupos generacionales y entre los gneros. Por ello, en el prximo ca ptulo se detallan minuciosamente los actos de habla producidos por lo s participantes y se interpreta lo exibido por cada grupo. 4.6 Recapitulacin del Captulo 4 En este captulo se ha descrito la metodologa usada en la presente investigacin, la cual estuvo constituida principalmente por la drama tizacin de situaciones hipotticas condicionadas por el poder, la distancia social y la posicin jerrquica de los hablan tes, para lo cual se sigui el modelo de Scollon y Scollon (2001), quienes afir man que existen tres sistemas de cortesa aplicados a las normas pragmticas. Previamente se describi a cada uno de los participantes del estudio, indicando su edad, el ao de llegada a los Estados Unidos, profesin, y caractersticas particulares. De la misma manera, se descri bi el estudio preliminar realizado en la Universidad de Florida, en el cual se concluy que los hablan tes bilinges de segunda generacin presentaban un caso de transferencia de la nor ma pragmtica de la lengua ms dominante (ingls) a la lengua menos dominante (espaol), ya que exhibieron el mismo tipo de cortesa pragmtica a la observada por Brown y Levinson (1978) en el m undo anglosajn, es decir, cortesa negativa o deferencial. Al final del captulo se indic el tipo de anlisis estadst ico utilizado para conocer las diferencias significativas en la frecuencia de pr oduccin de estrategias directas e indirectas dentro de cada grupo generaci onal y por gnero, y por ltimo se describi la dimensin cualitativa del trabajo, la cual se compone de un anlisis del discurso a profundidad.

PAGE 140

140 CAPTULO 5 ANLISIS Y DISCUSIN DE LOS RESULTADOS 5.1 Introduccin El presente es un captulo dedi cado al anlisis cuantitativo y cualitativo de lo encontrado a partir de la investig acin. Si bien los datos obtenidos en un estudio de esta naturaleza proporcionan una visin ms completa sobre la situacin lingstica del grupo estudiado al ser analizados cualitativamente, se decidi que incl uir un anlisis de tipo cu antitativo tambin sera til, ya que podra revelar si las diferencias en tre los grupos (generacionales y por gnero) son significativas numricamente hablando. Por tal raz n, se muestra en esta seccin los resultados del anlisis cuantitati vo, realizado estadstic amente con el mtodo paramtrico Chi cuadrado. En la segunda parte, se ofrece el anlisis cu alitativo de los resultados en el que se habla sobre los procesos de transferencia o puntos en comn con el ingls en las normas pragmticas y fenmenos lingsticos que exhi ben los hablantes de segunda y tercera generacin. Tambin se consideran diferencias condiciondas por el gnero. El anlisis cualitativo se bas principalmente en las respuestas obtenidas en las situaciones 1 a 3, ya que stas fueron comunes a todos los grupos etarios y a los dos gneros. A partir del an lisis cualitativo se derivarn las respuestas a las preguntas de inves tigacin planteadas al final del Captulo 2. 5.2 Resultados del anlisis cuantitativo 5.2.1. Anlisis cuantitativo de la s estrategias de cortesa Para saber si la tendencia de cada grupo era hacia la cortesa positiva (directa) o hacia la cortesa negativa (indirecta), se analiz aron los ncleos de acto de habla producidos por cada hablante segn la situacin. Vale acotar que, con el fin de visualizar me jor el nmero de estrategias directas e indirectas, convencionales y no convencionales, realizadas por cada grupo generacional y por gnero se fusionaron los cinco primeros tipos de estrategias en un slo grupo,

PAGE 141

141 los dos intermedios en otro, y los dos ltimos en otro grupo. Aparte de ser as como Blum-Kulka et. al (1989) delimitan el conti nuo de enunciados ms directos a menos directos, la cantidad de datos obtenidos en la muestra requera que se hi ciera esta fusin de tipos de estrategias para poderlas analizar de modo cuantitativo. Los re sultados obtenidos por ca da grupo generacional en cada situacin aparecen en los Apndices (D a I). Para el anlisis estadstico, se recurri a estudiar las cifras con la distribucin probabilstica Chi cuadrado, la cual permite medir la significancia de los datos en un anlisis tabular bivariado. Se decidi utili zar este mtodo para determinar si entre las tres generaciones o los gneros existan diferencia s numricamente significativas en cuanto a las estrategias de cortesa. Para cumplir con todos los parmetros y requerimientos del mtodo de Chi cuadrado se decidi fusionar los ltimos dos grupos de estrat egias, las indirectas convencionales y las indirectas no convencionales, (estrategias 6 a 9) en un solo grupo, dada la rara frecuencia de las ltimas en la muestra; por tanto todas se contaron como estrategias indirectas. En el total de la muestra se produjeron 179 enunciados, 60 por ca da generacin, y dentro de cada generacin cinco por cada gnero28. Con el nivel de significancia fijado en 0.05, se obtuvo un resultado significativo entre las generaciones 1 y 3, lo cual se determin de spus de hacer cuatro pruebas entre las distintas generaciones. A continuacin, en las tablas 5.1 y 5.2, se presenta el resultado de las dos pruebas llevadas a cabo para la variable de grupo generacional. De aqu en adelante, el asterisco significa que el valor de P result significativo (con un nivel predeterminado en 0.05 o menos). 28 En total se esperaban 180 enunciados, pero uno de los pa rticipantes se neg a hacer una de las dramatizaciones.

PAGE 142

142 Tabla 5.1 Diferencias generacionales en la s estrategias de cortesa. Prueba 1 ______________________________________________________________________________ Directas Indirectas Total ______________________________________________________________________________ Generacin 1 37 22 59 Generacin 2 30 30 60 Generacin 3 23 37 60 Total 90 89 179 ______________________________________________________________________________ Resultado de Chi cuadrado = 7.07* Tabla 5.2 Diferencias entre la s generaciones 1 y 3. Prueba 2 ______________________________________________________________________________ Directas Indirectas Total ______________________________________________________________________________ Generacin 1 37 22 59 Generacin 3 23 37 60 Total 60 59 119 ___________________________________________________________________________ ___ Resultado de Chi cuadrado = 7.07* En cuanto al gnero no se encontraron di ferencias significativas. En la tabla 5.3. A continuacin se exhiben los resultados de la prueba realizada con Chi cuadrado. Tabla 5.3 Diferencias de gnero en las estrategias de cortesa. ______________________________________________________________________________ Gnero Directas Indirectas Total _____________________________________________________________________________ Mujeres 44 46 90 Hombres 46 43 89 Total 90 89 179 ______________________________________________________________________________ Resultado de Chi cuadrado = 0.13 Como se observa por lo expuesto en las Tablas 5.1 y 5.2, los result ados muestran cierta similitud con lo encontrado en otras investigaciones empri cas, tales como la de Silva-Corvaln (1994) en Los ngeles y Lynch (1999) en Miami, en las que se afirma que existe inestabilidad lingstica con el paso de una generacin a otra y en diferentes contextos discursivos. Para complementar esta afirmacin se procedi a realizar un extenso anlisis cualitativo para esclarecer mejor cules

PAGE 143

143 fueron las diferencias entre los gr upos generacionales y para explorar las di ferencias entre los gneros en cuanto a las estrategia s y sistemas de cortesa, el cual se presenta a partir del punto 5.3. A continuacin se tratar la s estructuras aledaas al n cleo del acto de habla. 5.2.2 Anlisis cuantitativo de las estructura s aledaas al ncleo del acto de habla En las Figuras 5.1, 5.2 y 5.3 se presentan los nmeros totales de movimientos de apoyo producidos por la primera, segunda y tercera ge neracin. La Figura 5.1 indica que, en cuanto a mitigadores, las mujeres de primera generacin usaron un mayor nmero que los hombres, y a la vez produjeron slo un tercio de los alertadores que los hombres. En cuanto a los movimientos de apoyo anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla y a los coaccionadores, las mujeres y los hombres de esta generacin produjeron nmeros iguales. 17 9 77 7 22 3130 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Ocurrencias MitigadoresCoaccionadoresAlertadoresMovimientos de Apoyo (Prev. y Post.)GneroEstructuras aledaas al ncleo del acto de habla (Generacin 1) Mujeres Hombres Figura 5.1 Conteo de las estructuras aledaas al ncleo del acto de habla. Primera generacin La Figura 5.2, abajo, muestra que, en cuanto a mitigadores, las mujeres de segunda generacin usaron un mayor nmero que los hombre s, pero ambos gneros usaron un nmero parejo de coaccionadores, resultados que son id nticos a los obtenidos de los hablantes de primera generacin. Los hombres de segunda generacin produjeron ms alertadores que las

PAGE 144

144 mujeres, pero los hablantes de esta generaci n presentaron en total ms movimientos de apoyo que los participantes de la primera generaci n. Adems, se ve que las mujeres de segunda generacin produjeron muchos ms movimientos de apoyo que los hombres (71 occurrencias entre mujeres frente a 44 entre hablantes masculinos). 21 14 5 6 18 24 71 44 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Ocurrencias MitigadoresCoaccionadoresAlertadoresMovimientos de Apoyo (Prev. y Post.)GneroEstructuras aledaas al ncleo del acto de habla (Generacin 2) Mujeres Hombres Figura 5.2 Conteo de las estructuras aledaas al ncleo del acto de habla. Segunda generacin Por ltimo, la Figura 5.3, a continuacin, mu estra que las mujeres de la tercera generacin presentaron casi igual nmero de mitig adores y alertadores que los hombres de su generacin. Las mujeres de este grupo presenta ron considerablemente menos cooaccionadores que los hombres y, en cuanto a movimientos de a poyo anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla, se observ que los hombres produjeron ms que las mujeres.

PAGE 145

145 12 13 4 12 18 19 60 67 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Ocurrencias MitigadoresCoaccionadoresAlertadoresMovimientos de Apoyo (Prev. y Post.)GneroEstructuras aledaas al ncleo del acto de habla (Generacin 3) Mujeres Hombres Figura 5.3 Conteo de las estructuras aledaas al ncleo del acto de habla. Tercera generacin Para determinar si la frecuencia de movimi entos de apoyo era significativa al compararla entre las generaciones, se realiz un anlisis con la distribucin proba bilstica Chi cuadrado, con el nivel de significancia fijado en 0.05, pero no se obtuvieron resultados significativos, a pesar de que de los tres grupos, la tercera generacin es el que presenta ms movimientos de apoyo. Tabla 5.4 Uso de estructuras aledaas al nc leo del acto de habla segn la generacin ______________________________________________________________________________ Estructuras aledaas al ncleo ______________________________________________________________________________ Mitigadores Coaccionadores Alertadores Movimientos Total de apoyo ______________________________________________________________________________ Generacin 1 26 14 29 61 130 Generacin 2 35 11 42 115 203 Generacin 3 25 16 37 127 205 Total 86 41 108 303 538 ______________________________________________________________________________ Resultado de Chi-square = 10.32

PAGE 146

146 Por otro lado, el test de distribucin probabilstica Ch i cuadrado s dio resultados significativos al realizarlo entr e los gneros. Mientras que las mujeres presentaron mayor nmero de mitigadores y movimientos de apoyo, los hombres se destacaron por producir ms coaccionadores y alertadores, lo cual se puede observar en la Tabla 5.5. Tabla 5.5 Uso de estructuras aledaas al ncleo del acto de habla segn el gnero ______________________________________________________________________________ Estructuras aledaas al ncleo ______________________________________________________________________________ Mitigadores Coaccionadores Alertadores Movimientos Total de apoyo ______________________________________________________________________________ Mujeres 50 16 43 162 271 Hombres 36 25 65 141 267 Total 86 41 108 303 538 ______________________________________________________________________________ Resultado de Chi-square = 10. 16* Como se ha observado en estos primeros dos apartados del captulo, las pruebas estadsticas revelaron resultados in teresantes en cuanto a las diferencias de uso de las estrategias de cortesa por parte de los hablantes de primer a, segunda y tercera generacin, y en cuanto a las estructuras aledaas al ncleo del acto de habl a, entre las mujeres y los hombres. Son estas diferencias las que se destacan en la s eccin del anlisis cualitativo a continuacin. 5.3 Anlisis cualitativo y discusin El anlisis cualitativo enfoca los resultados de la dramatizacin de las tres primeras situaciones para observar la va riacin entre las generaciones de ntro un mismo marco contextual y tendr en cuenta las otras tres situaciones (situaciones 4 a 6) como apoyo para la discusin. 5.3.1 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablantes de primera generacin A continuacin se ofrece un anlisis cualit ativo a profundidad de lo observado en la dramatizacin de situaciones por los hablantes de primera generacin. Como se recordar, la

PAGE 147

147 situacin 1 est enmarcada dentro del sistema de cortesa deferencial segn lo propuesto por Scollon y Scollon (2001), ya que el hablante posee menos poder que el oyente y existe una relacin de distancia social en tre hablante y oyente. En las culturas anglosajonas, ha sido probado anteriormente que, en tales situaciones, el hablante tratar de sa lvaguardar su imagen negativa ante el oyente con la intencin de no imponer su voluntad ante ste ni tampoco presionarlo (Brown y Levinson 1978). En algunos dialectos del espaol, como en el peruano (Garca 1992) y el ecuatoriano (Placencia y Bravo 1998), los hablantes tambin tienden a ser deferenciales al hacer peticiones, pero se debe volver a mencionar aqu que en el estudio realizado por Ruzickov (1998) en Cuba se determin que los hablan tes en la isla prefieren la cortesa de solidaridad (o las estrategias de cortesa directas) al pedir favores. Por su parte, los datos de la presente investigacin revela n que las mujeres de primera generacin tienden a ser indirectas a travs del uso de los ver bos en el subjuntivo o en el imperfecto del subjuntivo, fenmeno que tamb in observ Flix-Brasdefer (2005). El autor afirma que los hablantes de su muestra usaron la s formas del condicional, el imperfecto y el subjuntivo para producir lo que l denomina a politeness effe ct (p. 70). Flix-Brasdefer comenta que esta modificacin interna del ncleo del acto de habla puede servir como una tctica que los hablantes usan para distanciarse del contenido de la propo sicin y del interlocutor. Tambin se detect que al ser directas, las muje res de primera generacin usaron un verbo en el presente ms el atenuador por favor para suaviz ar su pedido. Los dispositivos discursivos que contribuyeron a crear un efecto atenuant e se conocen como atenuadores ( hedges ) (Fraser 1980). Un mitigador (o atenuador) por excelencia en espaol son las palabras por favor, las cuales se usaron repetidamente entre hablantes de primera generacin y a veces como nico mitigador de la peticin.

PAGE 148

148 En los ejemplos (1), (2) (3) y (4), a continuacin, se detecta que, ciertamente, las mujeres tienden hacia la deferencia al hacer peticiones pu esto que no utilizan verbos en el imperativo, sino en el presente de indicativo o el imperfecto del subjuntivo. En el ejemplo (5) la hablante utiliza la estrategia 2, Performative, la cu al se ubica dentro de los tipos ms directos29: (1) GG1: Yo no tengo el carro, no me prende. Si me puede servir si no, tan amable (tipo 7QP) (2) LR1 : Se me rompi el carro y si no le fuer a inconveniente de lle varme al aeropuerto (tipo 7QP) (3) ZL1 : Juan, t me quieres hacer el favor de ay udarme a ir a buscar esta familia que tengo que ir a buscar y no tengo quien me lleve ? Me quisieras hacer el favor? (tipo 7QP) (4) FP1 : Tengo que ir al aeropuerto, pero que el carro no me funciona, si me pudiera hacer el favor de llevarme un momentico, o si me pres ta el carro, yo se lo cuido, sin problema. (tipo 7QP) (5) PR1: Le pido por favor que me d el ride hasta el aeropuerto (tipo 2P) Cabe destacar que los ejemplos (1) a (4) clasificados como i ndirectos convencionales segn la taxonoma de Blum-Kulka et. al (1989), denotan atenuador es, como por favor y otros movimientos de apoyo, los cuales son elementos que ayudan a moderar el impacto de dichas peticiones en el oyente. Segn Johnstone (2005), cuando un acto de habla amenaza la imagen pblica (AAIP) del hablante (tanto negativa co mo positiva), ste emplear estrategias para mitigar tal amenaza. Por ejemplo, dice Johnstone que algunas maneras de expresar mitigacin en la cortesa positiva son proclamar un terreno comn, usar marcadores de identificacin con el grupo, expresar aprobacin o compasin y compl acer los deseos, intereses y necesidades del oyente. Las estrategias de mitigacin de la co rtesa negativa son evitar hacer presuposiciones sobre el interlocutor (por ejemplo, Ud. est disponible ahora mismo para llevarme al aeropuerto), demostrar deseo de no imponer nada al oyente, ser indi recto, disculparse, minimizar la imposicin, y hacer preguntas en vez de afirmaciones. 29 Las partes subrayadas en los ejemplos indican el ncleo del acto de habla en la peticin.

PAGE 149

149 En efecto, en las dramatizaciones de la situac in 1, las cubanas de primera generacin de la muestra produjeron enunciados in directos, o de cortesa negativ a, pero con estrategias de cortesa positiva. Por ejemplo, GG1, en (1), usa una estrategia positiva cuando, al final de su peticin, expresa, si no, tan amab le, lo que es una insinuacin hacia el oyente de que no pasa nada si ste no le hace el favor, y que ella bien puede pedirle el favor a otra persona. De igual modo, en los enunciados de las otras tres particip antes se observa indirectividad a travs del verbo, pero las estrategias que utilizan corres ponden a la cortesa pos itiva. Por ejemplo, en (3) ZL1 hace la peticin en forma de pregunta, pero usa la cortesa positiva cuando pone absolutamente toda la responsabilidad en el oyente al preguntarle si ste quiere hacerle el favor de llevarla al aeropuerto, lo cual podra ser vist o como una manera de estrechar los nexos de confianza con el interlocutor, con quien en r ealidad no tiene ninguna relacin de proximidad, y comprometerlo al mismo tiempo a expresar lo que en realidad quiere hacer. Esta estrategia fue considerada como un mitigador, ya que suaviza el enunciado. FP1, en el ejemplo (4), utiliza el diminutivo un momentico, con lo cual mini miza el impacto de su peticin y ofrece una alternativa, ya que plantea que si el oyente no la puede llevar, que le preste el carro y que ella a cambio se compromete a cuidarlo. Agrega al final la frase sin problema, palabras que sirven como una especie de seguro destinadas a tranqu ilizar al oyente, implica ndo que la hablante es una persona responsable. En este caso, FP1 intenta proteger los intere ses del oyente para obtener de ste lo que necesita. Por ltimo, en el ejemplo (5), PR1, la ms directa de la s tres, atena la peticin con las palabras por favor. Sin embargo, durante la entrevista PR1 asegur lo siguiente: le explico la situaci n, y estoy segura que lo va a hacer, porque todos los vecinos de aqu nos llevamos muy bien, con lo cual asum e que, a pesar de estar pidiendo un favor grande prcticamente a un desconocido, ste la va a co mplacer slo por ser del vecindario. Con esta

PAGE 150

150 estrategia la hablante apela a la imagen positiva del oyente sin temor a estar invadiendo su derecho a la no imposicin. Aunque el ejemplo de LR1, en (2) muestre visos de cortesa negativa, en general las mujeres recurrieron a la cortesa positiva en estos enunciados. La tctica de LR1 es usar elementos paralingsticos, como el tono de voz y una frase inconclusa, para dar a entender al oyente que la decisin depende de l, que ste tiene la ltima palabra. Estos elementos hacen pensar que LR1 est cuidndose de no imponer su voluntad o necesidades ante las del oyente. En relacin a la situacin 2, en la que la distancia y el pode r entre hablante y oyente son iguales, las mujeres tendieron a ser ms directas que en la situacin 1, ya que utilizaron verbos en el presente pero con elementos de mitigacin (e strategia 2P, Performatives), tal como se ve en los ejemplos (6) y (7) abajo. Las otras dos peticiones en la situacin 2 correspondieron a las estrategias indirectas convenciona les, tal como en el ejemplo (8) donde el verbo en el imperfecto del subjuntivo busca convertir la peticin en algo ms remoto y quitarle peso. (6) FP1 : Me hace falta que me preste X cantidad, que... necesito comprar algo, pagar algo, y que no... vaya, se me acab el dinero, no tengo, y si fuera tan amable de prestrmelo que yo en cuanto lo tenga se lo pago, y se lo voy a agradecer toda la vida. ( 2P ) (7) LR1 : Bueno, fulana, necesito que me prestes este dinero hasta dentro de un mes o dos meses pagrtelo, porque, t sabes, no tengo mane ra ahora de cubrir ahora esta deuda. ( 2P ) (8) ZL1 : Mira, comadre, tengo que pagar esta deuda, y no tengo dinero. Si me hicieras el favor, me lo pudieras prestar? Si acaso yo te hago un papelito con una firma que te lo debo, por si acaso, y me lo puedes prestar, encantada de la vida. ( 7QP ) En general, las mujeres mostraron no sentir amenaza a su propia imagen ni a la de su interlocutora al pedir dinero (e n este caso se les pidi que im aginaran que el oyente era una mujer, quien era adems su comadre o su mejor amiga). A pesar de que pedir dinero es algo de mucho peso en culturas como la estadounidense y las hispanoamericanas, el impacto de dicha peticin se minimiz con explicaciones y promesas, como en ejemplos (6) y (8), para asegurar a

PAGE 151

151 la interlocutora que estara cont ribuyendo con algo importante y no al go banal, y que el dinero le sera devuelto lo ms pronto posible previo registro escrito de la transaccin en el ejemplo (8) En este ejemplo se vio la estrat egia de cortesa negativa ms extr ema usada en esta situacin, ya que la hablante proyect sumos deseos de querer dejar en claro sus intenciones de devolver el dinero. Por otro lado, obsrvese que en (7) a pesar de que la hablan te trat a su comadre de Ud., con lo cual se pensara que es taba imponiendo la distancia con ella, FP1 formul su pedido con el verbo necesitar, c on lo cual antepuso sus deseos e intereses a los de la oyente, y termin su pedido con una expresin de gratitud, car actersticas tpicas de la cortesa positiva (Brown y Levinson 1978). Probablemente en la cu ltura cubana el tener deudas con amistades, o el hecho de que las personas ms cercanas sepan que se est en una mala situacin financiera, implique un alto riesgo de amenaza a la imagen. En la situacin 3, en la que el sistema de cortesa se basa en la jerar qua, el hablante tiene ms poder que el oyente, y por ende la distanci a social entre ambos carece de importancia. En esta situacin, las mujeres usaron un 100% de es trategias directas, y ab solutamente todas las mujeres usaron coaccionadores, elementos que, como ya se mencion antes, sirven para enfatizar el grado de coercin hacia el oy ente. En la situacin 3, el oyent e imaginario era un hombre que trabajaba bajo la supervisin de la hablante. Los ejemplos (9), (10) y (11) son muestra de las estrategias usadas por las mujeres en esta situacin: (9) FP1 : Por favor, hay que tratar de empezar a trabajar en el proyecto... porque si no, cundo lo vamos a empezar? Por favor, empezarlo ya. ( 4OS ) (10) LR1 : Fulano, ya t llevas varias horas y no has rendido el, el trabajo, as que debes de ponerte a trabajar en forma. ( 4OS ) (11) ZL1 : Qu pasa?, que eso hay que terminarlo y no se ha ni empezado. ( 4OS ) En el ejemplo (9) la hablante us el atenuador por favor, pero a la vez presion al hablante usando la estrategia 4, Obligation Stat ement, y termin el e nunciado con un infinitivo

PAGE 152

152 en funcin de imperativo, empezarlo ya, el cual es, en este caso, un coaccionador. En el ejemplo (10), la funcin de coaccionador la cumple la frase ya t llevas varias horas y no has rendido el trabajo, con la cual la hablante dice directamente que les queda poco para terminar el proyecto y el empleado no ha dado lo mejor de s Adems, la expresin en forma indica que el oyente debe mejorar su produccin en el trabajo, ya que hasta ahora no se ha puesto a trabajar seriamente. En el ejemplo (11) la hablante inici el pedi do con una pregunta que puede entenderse ms bien como un reto, y no como una pregunta literal acerca de las condiciones del empleado o del trabajo; por otra parte, la peticin en s eso ha y que terminarlo y no se ha ni empezado lleva implcito el reproche de que el empleado no est cumpliendo con las funciones para las que fue contratado. Segn Brown y Levi nson (1978), las expresiones de desaprobacin y los retos son caractersticos de la cortesa posit iva. En este caso, la hablante us la tercera persona impersonal del verbo (hay que), lo que automticamente implica que no es ella la que ha incumplido con el proyecto, sino que el que no ha trabajado es el interlocutor. Ntese que ZL1 era la hablante de ms edad en toda la mues tra (94 aos), y fue quien formul las peticiones de manera indirecta en las situaci ones 1 (en la que tena cierta di stancia con el hablante), y 2, (en la que el valor del objeto que se peda era su mamente alto), pero cambi de tcnica y us la cortesa directa en la situacin 3 (en la que tena ms poder qu e el interlocutor). Sin embargo, a pesar de la indirectiv idad, sus enunciados se compensaron a travs del uso de estrategias positivas. Cabra la posibilidad de que las conductas lingsticas de esta mujer se rijan por lo que Silva-Corvaln (2001) llama un patrn mvil (p. 254) es decir, que la hablante pudo haber cambiado de un sistema pragmtico a otro con el paso del tiempo, por raz ones personales, y por ello refleja ms indirectividad que las otras hablantes. Como se ha visto, ella es la nica que

PAGE 153

153 muestra preferencia por la indirectividad en los verbos, que no toda la comunidad de su misma generacin. En general, lo observado anteriormente demues tra que el sistema de cortesa exhibido por las mujeres de primera generacin en una s ituacin de menos poder sigue siendo bastante directo. Se deduce que dentro de las normas sociales de la cultura cubana, este tipo de intercambio, en que la mujer debe pedir algo a un hombre, las hablantes no sienten su imagen comprometida frente al oyente, a pesar de tratar se de situaciones delicadas o que exigen mucho del interlocutor. Sin embargo, esto no implica que pedir favores les parezca un acto placentero. Al finalizar las dramatizaciones se realiz la prueba del protocolo de autoevaluacin oral, la cual consiste en pedir al participante su propia opi nin acerca de los enunciados que ha producido. Con esta prueba se tiene una mejor idea de lo que piensan los hablantes ac erca de las estrategias y tcnicas que utilizan para hacer pedidos. Para r ealizar la prueba se les pregunt si en la vida real hubieran dicho lo mismo, o si hubieran reaccionado de forma di stinta. Dos de las hablantes, GG1 y FP1, afirmaron categricamente que no les gusta ba pedir nada a nadie, que preferan buscarse las cosas por sus propios medios. FP1 afirm que: sea lavando una ropa, sea limpiando una casa, sea haciendo lo que sea, pe ro pedir es una cosa que no me gusta. Sin embargo, las otras tres participantes respondieron que pediran los favores exactamente como lo hicieron en la dramatizacin. Al preguntrseles a las participantes de esta generacin si preferan pedirles favores importantes a otras mujeres o a los hombres, las opiniones estuvieron di vididas. Por ejemplo, LR dijo preferir a sus amigas, GG1 opin que depende del favor y de la situacin, y FP1 dijo que no le pide favores a nadie.

PAGE 154

154 Como complemento del anlisis anterior, es menester mencionar que en el caso de las situaciones 4, 5 y 6, de las 15 respuestas obtenidas de las mujeres, diez fueron clasificadas como directas, cuatro como indirectas convencionales y una como indire cta no convencional, la cual se reproduce a continuacin. Ntese que la hablan te hace un enunciado que se clasifica como Strong Hint, debido a que menciona lo que n ecesita (un telfono celular) pero en ningn momento lo pide prestado al interlocutor: ( 25) ZL1: Bueno, le dira, seor, mire lo que me ha pasado. Qu cosa, no tengo celular ni tengo nada, si Ud. tiene celular y fuera tan amable, se lo iba a agradecer muchsimo, para hacer una llamada y ver cmo puedo resolver esto. Por su parte, los hombres cubanos de prim era generacin en Miami exhiben tambin un sistema de cortesa positivo cuando se encuen tran en una situacin de menos poder que el oyente, lo cual esta vez s fue observado no slo en el ncleo del acto de habla sino en las estrategias. En la situacin 1, sistema de cortes a deferencial (-Poder, +D istancia), los hombres mostraron una diferencia respecto a las mujeres, ya que usaron ms ncleos de acto de habla directos (4, tipos 1-5 fre nte a 1, tipos 6-7). Los part icipantes de los ejemplos (12) y (13), a continuacin, prefirieron usar la estrategia 2 (Performativ e), con la que, si bien se formula lo que se est pidiendo directamente, no se hace a travs de una orden o mandato. Ambos participantes eligieron explicar la situacin (movimiento de apoyo previo al acto de habla), pero ninguno de los dos prometi nada a cambio del favor, ni utili z el atenuador por fa vor. En el ejemplo (12) el hablante hasta se tom la libertad de form ular un alertador con la palabra chica, la cual es sumamente informal y denota que el interlocutor no percibe distancia con su interlocutora. El ejemplo (14), abajo el hablante s present atenuacin y justificacin de la peticin, y concluy con una expresin de agradecimien to, pero sigui siendo directo tanto en el ncleo del acto de habla como en las estrategias.

PAGE 155

155 (12) EP1 : Mira, yeme, chica, tengo sta y sta situ acin, me hace falta que me des una mano en esto ( 2P ) (13) MR1 : S, eh... tengo un familiar que regre... vien e y lo tengo que recoger en el aeropuerto, el carro mo est roto, me hace falta que me des un bueno, s... ( 2P ) (14) OP1 : Buenos das, Mara, eh, por favor, necesito ver si Ud. me poda ayudar, eh... tengo un problema que mira, tengo mis familiares que llega ron ahora y... tengo que ir a recogerlos al aeropuerto. No tengo otra forma de resolver. Eh.. si sera tan amable, le agradecera. ( 3HP ) En los ejemplos (15) y (16), abajo, se observan dos peticiones i ndirectas convencionales, lo cual se ve en el ncleo del acto de habl a: el verbo poder en el condicional y en el imperfecto. Adems, en (16) la formulacin de la peticin est hecha a modo de pregunta, estrategia de la cortesa negativa. Ntese que en este mismo ejemplo (16) el hablante formul la peticin con el pronombre de tratamiento Ud., pero ms adelante us el marc ador de discurso t sabes. Torres (2002) aduce que los marcadores de discurso pueden tener significado gramatical y discursivo, y por tanto son multifun cionales. El hablante del ejemplo (16) us el marcador de discurso para mostrar cercana con la oyente dentro de un contexto en el que, a la vez, estaba tratando de proyectar formalidad. Este uso pr agmtico del marcador t sabes ya ha sido observado por otros autores, como Said-Mohand (2006), quien menciona que el mismo puede servir para acortar la distancia con el interlocutor y mostrar solid aridad. Por otro lado, tanto en (14), (15) y (16) los hablantes hicieron uso del si condicional, elemento lxico que puede interpretarse como un intento de no querer comprome ter al oyente a los deseos del hablante, y de dejar la decisin en manos del oyente. (15) JG1 : Que si me podra hacer el fa vor de llevarme al aeropuerto porque pas que se me rompi el carro, y tengo que ir al aeropuerto. ( 7QP ) (16) JH1 : Cmo est, Mara? Mire, Mara, el carro no me enciende y tengo la necesidad de ir al aeropuerto. Me hace el favor que si Ud. me poda llevar o, t sabes, o me prestaba el carro para recoger a los familiares que estn all en el aeropuerto? ( 7QP )

PAGE 156

156 OP1 en el ejemplo (14) junto con JG1 del ejemplo (15) se resistieron al principio a hacer la peticin, y slo aceptaron hacerla previa aclaracin de que se trataba de una situacin hipottica, que no necesariamente significaba que les hubiera pasado a ellos o que les fuera a pasar. Ambos declararon que pref eriran llamar un taxi, o a un hermano, ya que ellos no pediran el carro prestado. La justificacin para ser indirect os en estos casos se debe quiz a que, en la dramatizacin, los hombres deban pe dir este favor a una mujer. Si bien en tres de los casos los hombres no mostraron preferenci a de gnero en el oyente, OP1 dijo lo siguiente: No creo que... que hay distincin en eso, pero generalmente cuando he pedido un favor se lo he pedido a un amigo mo. JG1 fue an ms categrico al afirmar que prefera pedirle favores a un hombre porque, en sus palabras: tengo ms confianza en l que en las mujeres. Las mujeres lo hablan todo. Johnstone (2005) argumenta que una manera en su opinin, necesaria, de actuar de los seres humanos respecto a los otros seres humanos es a travs de la categorizacin. La autora arguye que: We decide how to inte ract with others partly on th e basis of such categorizations: many people deal with women differently than with men (p. 129). Se deduce que la categorizacin y los esquemas mentales con los que viven estos hablante s les impiden aceptar que una mujer pueda solucionar, al igual que un hombre, un favor como el de la naturaleza que aqu se plantea. Este es un caso de negacin de la agencia que viene de l deseo de proteger la imagen frente al sexo opuesto, y mantener intactos los roles sociales que han sido predeterminados por las figuras de poder en las culturas occidentales e hispnicas. En la situacin 2, en la que la distancia y el pod er entre hablante y oyente eran iguales, los hombres usaron 4 estrategias directas (tipos 1-5) y una indirecta c onvencional (tipos 6-7). Si bien los ejemplos (17) y (18), abajo, muestran la misma estrategia (Performative), se observa que en (17) el hablante justific la peticin pero no el abor mucho al respecto. Sin embargo, concluy

PAGE 157

157 su enunciado con la promesa de pagar el dinero en 15 das. En (18) se ve que el hablante hizo un esfuerzo por mitigar la peticin a travs del uso de verbos en imperfecto, y ofreci una explicacin sobre por qu no ten a el dinero a su alcance. A diferencia de lo hecho por OP1, JH1 no mencion cundo estara en dispos icin de devolver el dinero. (17) OP1 : Juan, necesito un favor, compadre. Necesito que me prestes $200, $300 tengo que hacer un pago y no tengo dinero. Te lo doy dentro de 15 das, con toda seguridad. ( 2P ) (18) JH1 : Oye, tengo tremendo problema, no he p odido pagar este mes la deuda que tengo porque me di cuenta que no tengo mucho dinero ya, no me alcanzaba el dinero en el banco, entonces me haca falta que me hicieras un prstamo para el mes que viene. ( 2P ) En (19) abajo, el hablante JG1 intent ser indirect o al usar el verbo modal poder en el presente simple, fenmeno que Blum-Kulka et al. (1989) asocian c on la indirectividad convencional. Sin embargo, y a pesar de que el hablante previamente haba aclarado que le explico cul es el problema que hay, que tan pronto llegue el otro cheque entonces enseguida se le pagar, no utiliz ningn tipo de movimiento s de apoyo, como alertadores o preparadores, ni tampoco atenuadores, lo que deja abierta la pregunta de que si en este cas o el hablante quiso ser indirecto o si, por el contrario, con esta formulacin quiso ser incl uso ms directo que con el uso de un imperativo30. (19) JG1 : Me lo puede prestar o no? ( 7QP ) Como ya se dijo en lneas anteriores pedi r dinero es algo de mucho peso, pero los hombres de la muestra recurrieron mayormente a es trategias de tipo positivo para salvaguardar la propia imagen y, al igual que las mujeres, mi nimizaron el impacto de la peticin ofreciendo explicaciones, pero no fueron tan explcitos como las mujeres al hacer promesas de devolucin 30 Le Pair (1996) argumenta que peticiones del estilo Le im porta apartar su coche?, la s cuales son consideradas como indirectas convencionales porque inquieren sobre la disposicin del habl ante para llevar a cabo la accin, son en realidad las ms directas de todas, ya que especifican lo que se est pidien do y hacen una referencia explcita al interlocutor. El ejemplo (19) se clasifica como una peticin indirecta segn la literatura, pero cabra la posibilidad de que en un contexto dado, como en el caso de la relacin entre compadres o mejores amigos, el oyente la interprete como una peticin directa.

PAGE 158

158 del dinero. Al parecer, entre lo s hombres de esta generacin no implica una amenaza a la imagen pedirles dinero a los amigos o compadres, ya qu e muchos se sintieron ms relajados que con la situacin 1 y hasta bromearon al respecto. Por ejemplo, MR1 empez su formulacin con una broma, ponindose tambin en el lugar de su am igo: -T ests preocupado? S. Bueno, ahora vas a estar bien preocupado. No, no le voy a decir as (risas) Se lo pido a un amigo. Otras veces lo he hecho, y ms si es cerca, o a un pariente o a cualquiera. EP1 agreg lo siguiente antes de formular la peticin: Eso es fcil. Somos... entre amigos cubanos, es bien fcil. Usamos retrica. Con lo que quiere decir que se valen de un cdigo propio entendible por los otros miembros de su comunidad de habla para obtener lo que necesitan. Una de las razones por las que estos hablante s no muestran preocupacin de perder la imagen frente a los dems es quiz porque para la primera generacin de inmigrantes cubanos en los Estados Unidos las conexiones con la gente de su comunidad al inicio del exilio fueron fundamentales para la superviv encia econmica y social. Portes y Stepick (1993) explican que: Social networks were essential in effecting the rapid transformation of political militants into ethnic entrepreneurs () Language and co mmon culture provided Cubans with a basis for solidarity but by themselves were not e nough to create a level of mutual support stronger that that typical of many other immigrant communities. Rather, the common circumstance of exile and the common expe rience of successive political defeats had cemented a strong sense of we-ness among these refugees (p. 135). Adems de esta particularidad, hay que consid erar que la edad tambin es un factor que ayuda a la construccin y reconstruc cin de la imagen frente a los dems; es decir, con el paso del tiempo se va perdiendo (o ganando dependie ndo del individuo y del grupo social de ste) el pudor a imponer su opinin, deseos o inte reses ante las otras personas. Pasando a la situacin 3, en la que el sistema de cortesa estaba basado en la jerarqua, los hombres mostraron considerables diferencias frente a las mujeres, las cuales, como se recordar, usaron en un 100% de los casos las estrategias dir ectas. En esta situacin, en la que el hablante

PAGE 159

159 tena ms poder que la oyente, los cubanos de prim era generacin optaron por usar casi todas las estrategias de la escala propuesta por Blum-Kulka et al. (1989). De las cinco estrategias, tres correspondieron a los tipos 1-5, como se observa en los ejemplos (20) (21) y (22) a continuacin, una correspondi a los tipos 6-7, y otra a los tipos 8-9, estas ltimas dos reflejadas en los ejemplos (22) y (23) (20) OP1 : Buenas. Buenos das, Carmen Lpez, por fi n trajo los materiales para lo del trabajo? Bueno, necesitoeso es urgente. Ese trabajo estaba ya planifica do. Por favor, que no se te olvide traer los materiales pa pode r realizar el trabajo. (1D) (21) JH1 : Carmen, eh mira a ver, que estamos atra sados en el proyecto ste y, t sabes, y haca falta a ver si puedes, este, t sabes, c mo resolver el problema lo antes posible, para quedar bien con el proyecto a la comunidad. (2P) (22) EP1 : Mira... chica, yo te estoy observando que t ests teniendo problemas. Si t tienes algn problema en la familia o algo, dmelo, a ver si te puedo ayudar a resolverlo, pero si t no tienes ningn grave problema, t te tienes que poner las pilas, porque t sabes que esto es un pas de competencia y no se puede jugar con el trabajo. (4OS) En los ejemplos anteriores se observa que el uso de los mitigadores ha sido sustituido por el de coaccionadores, los cuales fueron empl eados por todos los hablantes de primera generacin. En el ejemplo (20), OP1 enfatiz que el trabajo era urgente, y en (21) JH1 expres que estaban atrasados en el proyecto. Este ltimo ejemplo en particular fue muy difcil de clasificar. Como se observa, el hablante utiliz varios verbos al mismo tiempo, entre ellos el verbo modal poder. Se decidi cl asificarlo como estrategia 2, ya que como se recordar por la explicacin sobre las estrategias, Blum-Kulka et al. (1989) aducen que los Performatives son utterances in which the naming of the illocuti onary force is modified by hedging expressions (I would like to ask you to give your presentation a week earlier than scheduled) (p. 18). En (21) el hablante nombr lo que era preciso que la oyente hiciera, pero modific su enunciado con mitigadores como a ver si, puedes, etc.

PAGE 160

160 EP1 en (22) fue un poco ms fuerte al decirle a su empleada que si no trabajaba de una manera ms eficiente no iba a tener xito en la sociedad estadounidense. No slo coaccion a la hablante para que se apresurara en el trab ajo, sino que adems le insinu que se estaba comportando de una manera poco eficaz en el trab ajo. Este ejemplo es sumamente particular: se clasific dentro de la estrateg ia 2, Perfomative, debido al ncleo del acto de habla, pero en realidad tambin podra ser considerada una insi nuacin suave (Mild Hint, estrategia 9), que son las peticiones en las que no se menciona ningn elemento relevant e a la proposicin, y la fuerza ilocutiva debe determinarse por el contexto (Ruzickov 2006). La frase t te tienes que poner las pilas es una expresin idiom tica que, dentro de este context o, podra tener el significado de ponte a trabajar o trabaja ms rpido, pero no necesariamente es un atenuante, ya que implicara que el hablante no est mostrando la suficiencia necesaria para cumplir su labor El ejemplo (23), abajo, presenta el mismo caso explicado en (19), en el que el hablante intent ser indirecto al usar el verbo modal poder en el pr esente simple. A pesar de que JG1 us la atenuacin por favor y la pregunta con el verbo poder no se puede decir que est siendo completamente indirecto, ya que la pregun ta en s implica un reto al oyente sobre su capacidad laboral. Al igual que (19) el ejemplo 23 refleja un a peticin indirecta segn la taxonoma de Blum-Kulka et. al (1989), pero bien puede interpretarse como una peticin directa. En el ejemplo (24), a pesar de que se trata de una pe ticin indirecta no convencional (o hint ), MR1 dej muy en claro que no estaba satisfecho con el progreso del trabajo y amenaz a la empleada con ser despedida por no cumplir con su parte del proyecto. (23) JG1 : Por favor, se puede resolver el asunto o no se puede resolver? ( 7QP ) (24) MR1 : Mira, pues, ya nada de lo que hemos habl ado ya queda en pie. Yo voy a buscar otra persona que se encargue del trabajo, porque lo que yo necesito es buena voluntad. ( 9MH )

PAGE 161

161 En cuanto a las situaciones 4 a 6, los hombres presentaron en unciados similares a los de las mujeres con ms ocurrencias di rectas que indirectas (8 ocurre ncias directas y 6 indirectas), pero hubo un caso en el que uno de los enunciado s no pudo ser contado como vlido dentro de la muestra, ya que el hablante evit el tema y termin por no hacer la dramatizacin (de la situacin 6, en la que deban pedirle a un mesero que les ca mbiara la ensalada). Lo s hombres de la primera generacin, al igual que las muje res, presentaron ms estrategia s directas (8 en total) que indirectas (6 en total). Brown y Levinson (1978) aseguran que pa ra evitar la amenaza a la imagen, los interlocutores emplean estrategias constituidas por actos de habla indirectos que muestran un mayor grado de cortesa. En algunas culturas, la s estrategias indirectas se consideran ms corteses porque denotan que el hablante est ha ciendo uso del tacto para comunicar sus deseos, pero Blum-Kulka (1989) seala que: conventional indirectness does not necessarily entail tact in all situations and in all cultures. A culture that has less standardized exp ectations in regard to appropriate behavior, while attr ibuting a positive value to comm unicate clarity in speech, might find the social meaning of conventional indirect ness () improper in situations that, from an emic point of view, do not call for indirectne ss (p. 67). Por ello, se gn lo observado en la muestra, mientras ms indirectos han sido los pa rticipantes, menos tacto han demostrado hacia la supuesta interlocutora, hasta el punto de posiblemente despedirla de l trabajo sin tratar de pedirle antes que mejore o que c ontine con el proyecto. El hecho de que al clasificar las estrategia s segn la escala de Bl um-Kulka et al. (1989) se presentaran ciertos casos que en el continuo eran indirectos (o de cortesa negativa), pero en los que a la vez se observara el empleo de estr ategias que correspondan a la cortesa positiva, corrobora lo hallado por Ruzickov (1998), quien aduce que: Cuba n speakers do not go out of

PAGE 162

162 their way to maintain social distance or to show that the addressees response is not going to be coerced (p. 307). Las herramientas de preferencia para mostrar solidaridad con el interlocutor fueron los movimientos de apoyo (anteriores y post eriores al ncleo del acto de habla), con los que se justificaba y prometa cuidar el carro o de volver el dinero a tiempo. Las estrategias en las que difirieron las mujeres de los hombres fueron los alertadores (7 las mujeres, 22 los hombres) y los mitigadores (17 las mujeres, 9 los hombres). Al parecer, los hombres prefirieron preparar a su interlocutor con alertadores en vez de in troducir el mensaje directamente, y las mujeres prefirieron suavizar su enunciado con atenuadore s, sin hacer necesariamente una introduccin al mismo. Al respecto hay que aclarar que la mitigacin es una estrategia utilizada para suavizar o reducir la fuerza del acto de habla, ya que su s efectos pueden no ser bien recibidos por el oyente (Fraser 1980). Sin embargo, el mismo autor ac lara que usar mitigacin no necesariamente implica ser ms corts: While mitigation involves a reduction in the unwelcome effect of what is done, politeness, on the other hand, depends on the extent to which the speaker has acted appropriately in that context (p. 343). Otros autores, como Holmes (1984), aducen que no hay que atribuirle mucho peso a esta estrategia ya que quiz se le ha prestado suma atencin dentro de las culturas de cortesa negativa. No obstante, segn lo que se deduce de los datos obtenidos de los cubanos de primera generacin, la mitigacin s parece ser sinnimo de cortesa. Por ejemplo, una de las hablantes, PR1 expres que para ella las palabras que se consideran como mitigadores son sinnimo de cortesa: A m me gusta en gene ral ser tratada con cort esa, no importa dnde est, si est en una iglesia, si est en un mdico, si est en un restaurante, si est donde est. Me gusta ser tratada con cortesa porque yo la doy, y yo la doy, yo di go por favor y gracias y perdone y lo

PAGE 163

163 siento y todo. Y yo creo que esa es una de las virtudes ms grandes que puede tener una persona, tener respeto hacia la otra persona. Mr quez (2000) asegura que: i t is true to say that every language provides its speakers with a vari ety of grammatical possibilities in order to mitigate the impact of a face th reat, it is also the case that the choice of these grammatical possibilities might also indicate intimacy (p. 36). Para los cubanos de primera generacin residenciados en Miami, estas posibilidades gramaticales consisten en la mitigacin con estrategias de cortesa positiva. En la muestra, incluso los enunciados que en tran en el extremo directo del continuo resultan ser tambin corteses gracias al uso de la mitigacin, al igual que los indirectos convencionales, mientras que los indirectos no convencionales parecen po rtar los mensajes de una forma menos corts. Los hablantes, en especial las mujeres, se valieron de mitigadores en los que buscaban identificacin con el oyente y/o buscaban mostrar consideracin hacia las necesidades e intereses del oyente. Las mujere s de esta generacin, a pesar de tener ms estrategias indirectas en las situaciones 1 y 2, y de usar ms mitigadores en el total de la muestra, resultaron ser ms directas que los hombres en la situacin 3, en la que adems usaron tantos coaccionadores como stos. Tanto en el grupo de los hombres como en el de las mujeres se produjo un enunciado indirecto no convencional (situ acin 3 y situacin 6), pero en cuanto al nmero de movimientos de apoyo anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla (explicaciones y promesas) los hombres no mostra ron diferencia con las mujeres de su misma generacin (30 frente a 31). Asimismo, a pesar de que fueron muy pocas (ejemplos (19)), (20), (22) ), algunas de las estrategias de mitigacin de los hombres tendieron hacia la cortesa negativa, ya que formularon las peticiones a m odo de pregunta, en vez de afirmaciones, y comenzaron algunos enunciados de modo indire cto, inquiriendo sobre el estado general del

PAGE 164

164 oyente. De todos los grupos generacionales, fu e ste en el que tanto mujeres como hombres exhibieron el mismo nmero de movimiento s de apoyo y de coaccionadores, lo que los caracteriza como el grupo ms ho mogneo de los tres en ese se ntido. Ni las mujeres ni los hombres sintieron la necesidad de dar ms explic aciones, justificaciones o de coaccionar ms que las personas del otro gnero para alcanzar su obj etivo (obtener un favor de l interlocutor), cosa que s cambia con las generacin sucesiva, tal como se expondr en las prximas secciones. En general, a travs de las dramatizacione s se vio reflejada bastante camaradera y confianza entre los hablantes de la primera generacin, tanto c on desconocidos como con amigos ntimos, por lo que se puede afirmar que, a pesa r de valerse en algunos casos de formulismos y convenciones para hacer el pedi do en s (por ejemplo, a travs del verbo poder, el cual no inquiere sobre la capacidad del oye nte de realizar la accin, sino que es una forma indirecta de pedir algo), estos hablantes fueron bastante directos en sus estrategias para hacer pedidos. En los casos en que se observaron enunciados indirect os, stos resultaron ser los ms descorteses. Johnstone (2005) mantiene que se recurre a estrateg ias de cortesa positiva para marcar igualdad y mitigar el impacto a la imagen, con lo que se podra concluir que las mujeres de la primera generacin usaron las estrategias de cortesa positiva para lo primero, y los hombres para lo segundo. 5.3.2 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablantes de segunda generacin En esta seccin se presenta el anlisis de las estrategias utilizadas por los hablantes de segunda generacin. En referencia a la situacin 1, sistema de cort esa deferencial, las mujeres de esta generacin mostraron ms ocurrencias de peticiones indirectas convencionales que las mujeres de primera generacin (5 peticiones indirect as frente a 4), pero no mostraron diferencia con respecto a los hombres de su propia generaci n. Se observa la indirectividad de las mujeres por los verbos en el imperf ecto del subjuntivo, ejemplos (26) y (27) y (30), y en el condicional

PAGE 165

165 (28) El ejemplo (29) muestra el verbo poder en el tiempo presente de indicativo, una estrategia indirecta (7, Query Preparatory ), y adems la peticin est formulada a modo de pregunta, la cual refleja una estr ategia de cortesa negativa. (26) GB2 : Ay, Carlos! Perdneme, pero tengo que pedirle un favor. Se me ha roto el carro y me estn esperando en el aeropuerto para buscarlos y quera saber si me pudiera hacer el gran favor de llevarme un momentico. ( 7QP ) (27) MJ2 : Carlos, tengo una situacin que tengo unos familiares que quieren venir. Ud. me hiciera el favor, por fa vor de llevarme a m ? Estamos cerca, nada ms fuera 15, 20 minutos. Yo te ayudo con la gasolina. ( 7QP ) (28) LK2 : Carlos, mira, tengo esta situacin que se me ha presentado, que el carro no me est encendiendo y, me gustara que Ud. me hiciera el gran favor de llevarme hasta el aeropuerto, que tengo que recoger a alguien. ( 7QP ) (29) MR2: Carlos, por favor, tengo una emengencia [sic ], el carro mo no me, no me prende. Por favor, me puedes hacer el fa vor de... prestarme su carro? O Ud. mismo me puede llevar al aeropuerto, porque de urgencia tengo que ir a bus car mis amistades, familia, que llegan de un viaje. ( 7QP ) (30) RR2 : Mire, Carlos, Ud. cree que U d. me pudiera hacer el favor de recoger cierta persona ? Me urge recogerla. La persona no tiene cmo llegar aqu, y entonces no tengo carro, mi esposo no me puede llevar, no tengo nadie que me pueda lle var, t crees que me pudieras recoger, me pudieras llevar a recoger el carro? ( 7QP ) No es de extraar que estas bilinges usen el imperfecto del subj untivo para expresar indirectividad, pues los hablantes de primera ge neracin, si bien lo emplearon pocas veces, lo utilizaron para hacer el pedido de forma indirecta (ejemplo (8) ). Las hablantes de segunda generacin que conforman la muestra no parecen presentar una simplificacin del sistema verbal en este caso, sino un conocimiento de la variac in del sistema verbal que caracteriza el habla cubana monolinge. El empleo del imperfecto de l subjuntivo (en lugar del condicional) para hacer pedidos sirve para crear el efecto corts que se describi en lneas anteriores. Vale acotar que en las variedades caribeas del espaol, el imperfecto del subjuntivo puede reemplazar el condicional en el discurso hi pottico. Lynch (1999) documenta esta tendencia entre cubanos residentes en Miami y Zentella (1997) la observa entre puertorriqueos en Nueva York. En una

PAGE 166

166 investigacin anterior (Gutirr ez-Rivas 2006), en el cual anali c el habla de una bilinge cubanoamericana de segunda generacin, encontr que la hablante sustitu a el condicional simple por el imperfecto del subjuntivo, pero no en toda s las instancias (por ejemplo no con verbos como gustar, con los que s us ms el condicional, como en (28) ). Tal variacin puede estar vinculada con la frecuencia c on que se usa un verbo determin ado en el habla cotidiana. Paralelamente, Silva-Corvaln (1986), Urrutia (1991) y La vandera (1975) han observado el reemplazo del imperfecto del subjuntivo por el condi cional simple en la prt asis de las oraciones condicionales en Covarrubias (Espaa), el Pas Vasco y Buenos Aires (Argentina) respectivamente. Lynch (1999) lo documenta en algunos casos en el habla de la tercera generacin de cubanos en Miami, pero nota qu e no se da entre los hablantes de primera generacin incluidos en su estudi o y lo atribuye a la simplificaci n del sistema verbal. Lavandera afirma que en Buenos Aires el uso del condi cional en protsis es un rasgo socialmente estigmatizado en la mayora de los contextos, y la Real Academia Espaola atribuye dicho fenmeno al uso vulgar del espaol del Pas Vasco, Burgos y Santander en Espaa. Algo ms que vale la pena dest acar es que varias de las hablantes del presente estudio sintieron una enorme aprehensin cuando se les pidi dramatizar la situacin 1. RR2, en (30), hizo cambio de cdigo al ingls para explicar c mo se senta al pensar que deba pedir un favor as, y hubo que aclarrsele que se trataba de situaciones meramente hipotticas, a lo que respondi: OK, because I dont think I would. I think I would prefer going to a family member or someone maybe, another neighbor thats closer to me, than someone Ive only seen several times, but if I need to go Uh, I guess I would just approach him, y luego de hacer tal aclaracin formul la peticin en espaol que se obser va en el ejemplo. El us o del ingls en este caso obviamente tiene una funcin metalingstica (cf. Zentella 1997), ya que lo usa para aclarar

PAGE 167

167 que no pedira tal cosa a una persona que no conociera bien antes de fo rmular la peticin en s en espaol. En general, se observ que, en la situacin 1, las hablan tes manifestaron ms indirectividad y tendencia a la cortesa negati va que las hablantes de primera generacin al formular el pedido, ya que emplearon ms pr eguntas, mitigadores y movimientos de apoyo. En cuanto a la situacin 2, en la que el pode r y la distancia son i guales, las mujeres de segunda generacin mostraron mayor tendencia haci a la cortesa positiva que en la situacin 1. Tngase en consideracin que las mujeres de la generacin anterior mostraron tambin tendencia hacia la cortesa positiva en es ta situacin, con 3 de 5 ocurrenc ias directas. En los ejemplos (31) y (32), a continuacin, se observa la manera en que las hablantes MJ2 y LK2 pidieron el dinero: (31) MJ2 : Por favor, si me lo prestas para pode r pagar la deuda que tengo esta semana y entonces yo te lo fuera a dar enseguida que llegara. ( 2P ) (32) LK2 : Ay, Mara, mira, mira lo que me ha pasado. T sabes que yo soy maestra y yo no trabajo en el verano y estamos un poco cortos, eh, eh... con respecto a la situacin econmica en este momento y... me da mucha pena, pero me has, t te has brindado en el pasado a ayudarme si se me presenta alguna situacin econmica difcil, y ahora se me ha presentado, y yo empiezo a cobrar en septiembre. Yo te agradecera mucho porque tengo un pago ahora que tengo que pendiente, que tengo que pagar y no tengo el dinero en este momento, si t me haras el gran favor de, eh, de prestarme el dinero hasta que yo comience a trabajar. T sabes que yo soy buena paga. ( 2P ) El ejemplo (32) muestra un abundante despliegue de al ertadores (Mara, mira, mira lo que me ha pasado), atenuadores (yo te agradecer a mucho), movimientos de apoyo anteriores (tengo un pago ahora que tengo que pendiente, que tengo que pagar y no tengo el dinero en este momento) e insinuaciones para asegurar a la interlocutora que estara prestndole el dinero a una persona de confianza (T sabes que yo soy buena paga). LK2 definitivamente trat de minimizar el impacto de la peticin con estas estr ategias de cortesa positiva en las que buscaba que su interlocutora reconociera que ambas compartan una amista d y se conocan bien la una a la otra. En general, los halagos se consideran estrategias de cortes a negativa, y en este contexto

PAGE 168

168 en particular, la hablante recurr i a halagarse a s misma como una manera de recordarle a la oyente que en otras ocasiones en que le ha prestado dinero LK2 ha sido puntual a la hora de devolverlo. Al preguntrsele a LK2 que pensara en todas las situac iones y evaluara cul fue el favor que se le hizo ms difcil de pedir, su respuesta fue: Ninguno. Yo no tengo pena para nada, pero eso viene con la edad tambin, si tengo que llamar a mi hermana, lo que sea. No me da pena y pa alante. Esta hablan te, aparte de ser muy desinhibida, senta que su edad le daba la ventaja de poder pedir cosas sin temor de arruinar su imagen frente a los dems. En el ejemplo (31), MJ2 se mostr ms cohibida, a pesar de utiliz ar el verbo en el presente de indicativo (elemento por el cual se clasific la peticin como directa). No obstante, la hablante introdujo un si condicional que en la situac in 1, un elemento lxico que, como ya se coment, puede interpretarse como un intento de no querer comprome ter al oyente a los deseos del hablante y de dejar la decisin en manos del oyente, rasgo de la cortesa negativa. Un caso similar ocurre en (33) abajo, ejemplo en el cual, a pesar de haberse clasificado como peticin directa por el ncleo del acto de habla, se observa el deseo de no im posicin sobre la oyente (estrategia de cortesa negativa) cuando la hablante dice qu e le da vergenza pedirle el dine ro. ste es un caso dentro de la muestra que, segn la teora, se clasifica como de cortesa positiva, pero tiene rasgos de negativa. Adems, la hablante no utiliz ningn tipo de movimiento de apoyo ni anterior ni posterior, rasgo que, como ya se determin an tes, se atribuye a la cortesa positiva. (33) GB2 : Me daba un poco de, de ver genza tener que pedirle este favor, pero, eh, estamos en una situacin difcil financiera, y eh, y s lo necesito por un momen por un, un tiempo su ayuda. ( 2P ) Asimismo, en los ejemplos (34) y (35), abajo, se observan otros casos ambiguos, en los que se detectan estrategias de cortesa positiv a insertadas dentro de peticiones con un ncleo negativo.

PAGE 169

169 (34) RR2: Mira, tengo este problema donde tengo que pa gar esta cuenta, eh, hoy es el ltimo da que lo puedo pagar, no tengo dinero, a lo mejor cobr o el viernes y el vierne s te doy el dinero para atrs. Me pudieras para poder pagar la cuenta? ( 7QP ) (35) MR2: Eh... tengo una diligencia impor tante y me falta este dine ro. Siempre he tratado de, de tener lo que necesito, pero en este momento, t sabes, estoy apretada, eh... con el dinero. Me puedes hacer el favor y, y como un prstamo, m e puedes darme prestado este dinero que me hace falta? Es por el momento y yo te pago a plazos o te pago de una vez en un mes, un mes y medio cuando yo pueda cobrar de nuevo, por favor. ( 7QP ) Ntese que en ambas situaciones, los movi mientos de apoyo, tanto anteriores como posteriores al ncleo del acto de habla, son abundantes (hay que re calcar, adems, que en el total general de la muestra, las mujeres de se gunda generacin produjeron casi el doble de movimientos de apoyo [71] que las mujeres de primera generacin [31]). Se observa de nuevo en (35) el uso del marcador de discurso t sabes, el cual surgi tambin entre las personas de primera generacin, y se estableci que uno de sus us os es el de acortar la distancia con el interlocutor. Asimismo, este grupo de mujeres insisten vehementemente en devolver cuanto antes el dinero a la oyente, ya que al parecer eso las ayuda a proteger su imagen frente a las personas ms cercanas, fenmeno que tambi n se observ con las mujeres de primera generacin. Se debe aadir que se ven en la muestra ra sgos lingsticos propios de los bilinges que viven en situacin de lenguas en contacto: un calco de tipo lxico-sintctico, el cual aparece en la expresin te doy el dinero para atrs Silva-Corvaln (2001, 2003) asegura que ciertos rasgos gramaticales se transfieren de una lengua a otra a nivel pragm tico-discursivo, pero slo aquellos que son compatibles con la estructu ra sintctica de la lengua que los recibe. Es decir, el grado de permeabilidad de la gramtica de una lengua, el es paol en este caso, depende de las estructuras paralelas que sta tenga con la otra. Explica Silva-Corvaln (2003) que algunas construcciones que parecen ser transferidas del ingls en realid ad no introducen una estructura gramatical nueva, pues la forma ya exista en la lengua receptora (ej.: llamar para atrs) pero con un significado

PAGE 170

170 mucho ms restringido. Usar la expresin para atrs es un calco que, segn la autora, es muy comn en el espaol de los Esta dos Unidos, ya que ha extendido su significado para incluir el significado de en respue sta o en retorno que back tiene en ingls. Por ltimo, se observ la duplicacin del pronombre de objet o indirecto en la frase me puedes dar me prestado este dinero que me hace falta?, la cual se tom como un simple error al azar, puesto que la hablante no volvi a producir un enunciado sim ilar en toda la entrevista. En general, en la situacin 2, las mujeres de segunda generacin, si bien directas en sus formulaciones, mostraron ms recato a travs de su s estrategias a la hora de pedir dinero a sus comadres o mejores amigas en comparacin c on las mujeres de primera generacin, quienes, como se recordar, no mostraron sentir amenaza a la imagen al hacer tal pedido. Probablemente la idea de perder la imagen de personas so lventes econmicamente frente a sus ms ntimos amigos les haga sentirse incmodas al hacer una peticin de este tipo. En la situacin 3, las mujeres de segunda ge neracin mostraron una tendencia hacia la cortesa positiva, con 4 ocurrencias de estrategias de los tipos 1-5 y una es trategia de los tipos 67. La nica ocurrencia de cortesa negativa se dio con el uso de la estrategia 6, Suggestory Formulae, la cual se encuentra en el ejemplo (36) a continuacin. (36) MR2 : He visto, t sabes, que has tenido, t sabes, cierto tiempo para empezar este proyecto que es importante y hay cierto tiempo eh... que se tiene. S, hay cierto tiempo que se tiene que terminar este proyecto, y veo que no has empeza do todava. Eh... estoy un poco preocupada, t sabes, que quizs no vayas a tener tiempo para te rminar este proyecto que es importante, es una cosa para la comunidad y muchas personas, t sabes, dependen de este proyecto que es importante para ellos. Eh... t ests capacitado para terminar este proyecto?, tienes alguna duda? Quiz no has empezado por eso. Si tienes al go de duda o dificultad o quizs necesitas ayuda pero te da miedo preguntar, po r favor, t sabes, me lo indicas para poder terminar este proyecto a tiempo, t sabes, porque es bien importante para nosotros. ( 6SF ) En su enunciado, MR2 aclar que estaba preocupada de que el empleado no hubiera empezado a trabajar, porque quiz tena dudas o preguntas acerca del trabajo, y adems le record que se trataba de una labor importante para la comunidad. La peticin per se de que el

PAGE 171

171 hablante comenzara a trabajar no se formul, si no que se asumi que si el oyente tena dudas o dificultades deba preguntar para as poner en marcha el trabajo. La estrategia 6, usada por MR2, es una de las estrategias indirectas dentro del continuo de las convencionales, pero no tiene la misma intensidad que una insinuacin (Ruzic kov 1998). Sin embargo, se observa un rasgo de cortesa positiva con el uso repe tido del marcador de discurso t sabes. Para Ruzickov (1998), quien califica como preguntas coda a lo que aqu se ha definido como ma rcadores de discurso (ej.: you know? o see what I mean? ), tales marcadores son un inte nto de invitar al oyente a participar en la conversacin, lo que implica una herramienta de solidaridad. Sin embargo, en este contexto, en el que una supervisora h ace un pedido a un subordinado, se observa que la intencin de la hablante con el marcador t sabes es ms bien la de buscar la comprensin del oyente. A pesar de que ella le es t recordando y pidiendo al oyente que cumpla con su deber, ste no debera sentirse molesto o apabullado por esto, si no darle la razn a la ha blante. En este caso, parece que el marcador de discurso es un mitig ador que ayuda a suavizar el impacto de la peticin y, tal como se discuti en prrafos anteri ores, la mitigacin es una de las expresiones de cortesa solidaria de los cubanos de primera generacin que tamb in reproducen los bilinges de segunda generacin. Dicha funcin es distinta a la que observa Ruzickov, aunque se trata tambin de una herramienta positiva que enmarca una peticin con ncleo negativo. Los ejemplos que siguen presentan los casos de peticiones directas de la situacin 3. En ellos se observa el uso de coaccionadores, en frases como estamos atrasados, necesitamos apurarnos y enseguida en (37) o me urge en (39) De igual modo se observan atenuadores como por favor y frases enteras como en (38) : Yo s que Ud. tiene bu enas intenciones, yo s cmo es la vida en Miami, que todo el mundo est extremadamente ocupad[o]. Estos elementos buscan mitigar el efecto de la peticin.

PAGE 172

172 (37) GB2 : Hctor, eh... estamos atrasados, necesitamos apurarnos, yo s... te lo ped antes, no s qu pas, pero necesito que ahora me hagas este trabajo ahora mismo. Enseguida. ( 2P ) (38) MJ2 : Hctor, por favor, eh, sabes que tenemos eh... la fecha en los prximos dos o tres das para cumplir con la comunidad y necesitamos term inar este proyecto. Es muy importante. Yo te agradezco mucho que en este momento nos pusiramo s a trabajar y a terminar el trabajo. Eh, por favor, necesito que hagas A, B, C. Las tres cosas que necesito que me hagas y, y completes el proyecto que tenemos que hacer. ( 2P ) (39) LK2 : Hctor, cmo ests? Es Livia. Mira, H ctor, t sabes que es te proyecto es algo importante, y yo estoy de verdad lo ms embulla da de poder trabajar c on Ud. Yo s que Ud. tiene buenas intenciones, yo s cmo es la vida en Miami, que todo el mundo est extremadamente ocupada, pero mire, le voy a decir la verdad, me estoy preocupando un poco, porque todava no, no ha podido presentar los material es y de verdad que ahora me urge que Ud. por favor, eh, eh... me traiga los materiales, porque ya la fecha se aproxima, y quiero saber de qu forma yo puedo facilitarle para que Ud. me traiga lo que me hace falta, porque as podemos seguir adelante con el proyecto. ( 2P ) En resumen, en la situacin 3, las mujeres fueron bastante directas a excepcin de la hablante MR2 del ejemplo (36). Al igual que las mujeres de prim era generacin, las bilinges de segunda generacin hicieron uso de los coaccionadores para pres ionar al oyente de hacer su trabajo y, en este sentido, se pue de decir que la diferencia de es trategias es mnima entre las dos generaciones. Sin embargo, como ya se mencion, al tomar en cuenta los movimientos de apoyo anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla, las mujeres de segunda generacin presentaron ms del doble que las mujeres de pr imera con un total de 71, y tambin presentaron ms mitigadores (aunque no muchos) que las mujeres de la generacin anterior (21 frente a 17). Si bien las mujeres de segunda generacin no pres entan grandes diferencias en comparacin con las de primera en cuanto a su sistema de co rtesa, el utilizar ms mitigadores podra ser un indicio de la influencia del sistema de cortesa del ingls, en el cual, como ya se ha mencionado, las peticiones implican un alto ri esgo para la imagen y, por tant o, pueden conducir al hablante a suavizar ms sus enunciados.

PAGE 173

173 Entre los hombres de la segunda generacin, se encontr que, en la situacin 1, fueron tan indirectos como las mujeres de su mismo gr upo, presentando 5 ocurrencias que entraron en los tipos 6-7 de la escala. As lo reflejan los ejemplos (41), (42) y (43) a continuacin: (41) JG2 : Seora Mara, por favor, tengo una urgencia, le pedira por favor que si era posible que si me prestara el auto para ir a buscar mis familiares yo se lo pagara de alguna manera, o se lo agradecera, no? en el alma, no? Por fa vor, que tengo la urgencia y si me haces el favor, you know se lo agradecera. ( 7QP ) (42) LJ2 : Mara, eh, mira, tengo un problemita, eh necesito ir al aeropuerto a recoger a un familiar que venga. Me pudiera prestar su carro para irlo a buscar al aeropuerto un momentico, por favor? ( 7QP ) (43) EL2 : Mara, disculpe y perdname, pero tengo una emergencia, y por favor, no se sienta mal si no puedas, pero si puede, me haras un gran favor. Necesito ir al aeropuerto en este momento, aqu en el aeropuerto de Miami. Tengo unos familiares que me estn llegando y el carro no me est funcionando en este mome nto. T me haras el favor de dejarme, por lo menos, y despus yo me ocupo de trae r de venir en un taxi? ( 7QP ) En todos estos ejemplos se us el atenuador por favor, repetidamente en algunos casos, como en (41) y (42) El ejemplo (41) es el nico entre la muestr a de segunda generacin en el que ocurre un marcador de discurso en ingls ( you know ). Tal como lo explica Silva-Corvaln (2001), los bilinges comnmente dan coherencia a su discurso en espaol con expresiones lxicas del ingls y, a medida que se desciend e en el continuo bilinge entre hablantes de segunda y tercera generacin, el uso de marcador es del discurso en espaol se hace menos frecuente. De acuerdo con la autora dichos hablantes usan expres iones fticas, de emotividad, y marcadores de discurso del ingls, tales como you know see well entre otros. Por su parte, Torres (2002) encuentra tambin que los hablantes que tienen ms dominio del espaol utilizan menos marcadores de discurso prestado s del ingls en su habl a que los que tienen el ingls como lengua dominante. Al respecto, Torr es aduce que en su estudio: The bilingual group [segunda generacin] more closely resemb les the English-dominant in usage, but in general, they have not incorporated English disc ourse markers in their speech to the degree that

PAGE 174

174 English dominant speakers have (p. 71). Al igua l que Silva-Corvaln (2001), Torres apunta que hay ms uso de marcadores en ingls a medida que hay menos suficiencia en espaol. El uso del marcador del ingls you know en este caso puede tener la funcin pragmtica de atenuar el mensaje y de crear conexin con un interlocutor con quien se tiene cier ta distancia. Como observ Snchez (1983) en su momento, la inserci n de frases y elementos del ingls en el espaol hablado en los Estados Unidos puede serv ir para crear solidaridad entre interlocutores bilinges. Por su parte, los ejemplos (42) y (43) muestran abundantes movimientos de apoyo previos al ncleo, como explicaciones y justificaciones, y en (42) aparece de nuevo el diminutivo un momentico estrategia que, como se vio con la primera generacin, se utiliza para minimizar el impacto de la peticin. Sin embargo, slo en el ejemplo (41) el hablante hizo la promesa de devolver el favor de alguna manera. Ntese que un fenmeno pareci do se observ en algunos hombres de primera generacin y se catalog como de cortesa negativa, ya que, tal como postulan Brown y Levinson (1978), a travs de las promesas el hablante se compromete a realizar una accin que beneficie al oyente en el futuro. En general, en la situacin 1 los hombres de segunda gener acin utilizaron estrategias de cortesa positiva para enmarcar un ncleo de acto de habla negativo. Se mostraron muy comprensivos con la oyente, y parecieron no sentir se tan cohibidos como lo s participantes de la primera generacin durante la dramatizacin de esta situacin. En la situacin 2, en la que la distancia y el poder entre hablante y oyente son iguales, los hombres de segunda generacin produjeron 4 actos de habla indirectos co nvencionales (tipos 67) y un acto de habla directo ( tipos 1-5). Esta cifra muestr a considerables diferencias con respecto a la obtenida de los hombres de prim era generacin, quienes pr odujeron un total de 4

PAGE 175

175 enunciados directos. A continuaci n se presentan algunos ejemplos en los que hombres de la segunda generacin usaron la indirectividad conv encional a travs del verbo poder en el imperfecto del subjuntivo para comunicar sus peticiones: (44) EL2 : Gabriel,penosamente te voy a pedir un fa vor. Mira, en este momento yo he pagado una cuenta y se me ha sobregirado la cuenta de ahorros. Son $100, a m me pagan el viernes. Por favor, si est a tu alcance me pudieras prestar $100 hasta el viernes para que esa cuenta no me sobregire? ( 7QP ) (45) JG2 : Mira, tengo este problema. No tengo, sencil lamente, no tengo el dinero ahora, y tengo este apuro y por favor, eh, si es posible a ver si me lo pudieras prestar hasta [x fecha]. ( 7QP ) (46) LJ2 : Um... (pausa larga) Eh... (pausa larga). Mi ra, tengo una, tengo una situacin y me da pena preguntarte, pero en este mes se me ha ap retado la cosa un poco y no tengo para pagar la, la deuda que tengo. Si me pudieras prestar, eh, y a fin de mes, cuando me llegue el cheque, yo le regreso el dinero? ( 7QP ) Ntese que en los ejemplos (44) y (46) los hablantes hicieron ciertas pausas y usaron rellenos de pausa, como eh y um, los cuales son, claramente en este contexto, expresiones de titubeo y reserva acerca de cmo formular el pe dido. En este caso, en que los hombres deban pedir dinero prestado a su compadre o mejor am igo, se mostraron escpticos y pensativos, y buscaron ordenar muy bien sus ideas antes de hacer la peticin. Por ello se observa que no slo el ncleo del acto de habla es indirecto, sino tambin las estrategias. En (44) y (46) se formul la peticin a modo de pregunta, lo cual como se recordar, es una es trategia por excelencia de la cortesa negativa. En el caso del hablante AP2 se sinti tan amenazado que se neg a dramatizar la situacin. La conversacin con AP2 durante la entrevista se desa rroll de la siguiente manera ( C es la presente autora): C : (Explica la situacin 2 a AP2 ) AP2 : Yo nunca hara eso. C : Hipotticamente. AP2 : No s, porque ya te digo, yo nun ca hara eso. Yo prefiero hacer el default en la cuenta que pedirle dinero a una persona. Pero... hasta ahor a nunca he tenido que hacerlo, y no sabra cmo hacerlo. C : No sabra como hacerlo?

PAGE 176

176 AP2 : No. C : Bueno, OK. (Pasa a explicar la situacin 3). Sin embargo, despus de haber terminado la entrevista, cuando se le pregunt qu situacin le haba resultado ms di fcil, contest que la del dinero, y en ese momento formul la peticin, la cual aparece abajo en el ejemplo (47) (47) ( Al finalizar las dramatizaciones) C : Cul situacin se le hizo ms difcil? AP2 : La del dinero. Yo, ya te digo, yo no sabra cmo pedir. Si t me dices, hipotticamente cmo lo hara, yo le dira, Mira, fulano, est oy corto de dinero, por fa vor, prstame el dinero que me hace falta.... ( 1MD ) Curiosamente, AP2 fue el nico hablante de segunda generacin que us una estrategia directa para pedir dinero en espa ol. Despus se le pidi que formul ara la peticin en ingls de la misma situacin que le haba parecido tan difcil de hacer en espaol, con el fin de observar si haca un cambio de estrategia o si, por el contrari o, exhiba el mismo tipo de cortesa en las dos lenguas. El resultado obtenido en ingls fue la indirectividad, usando la cortesa negativa, tal como se ve en el ejemplo (48) a continuacin: (48) AP2 : Ah, would you please lend me some money? Im short this month, and its very important to me. I will pay you back as soon as I can. En la situacin 2 se observ una diferencia contundente entre los participantes de la primera generacin y los de la segunda, no slo en los nmeros sino en las actitudes reflejadas por stos antes y durante la form ulacin del pedido. Como se record ar, los primeros se sintieron relajados, gastaron bromas al re specto y manifestaron que entre ellos, con sus amigos cubanos, era algo fcil pedir dinero. Por otro lado, como se ha demostrado con los ejemplos anteriores, para los ltimos result un acto amenazador, que los hizo sentirse incmodos de tan slo pensarlo. Fue esta es la causa de que usaran ms estrategias de tipo negativo. Lo ms probable es que la diferencia de edad entre ambos grupos provocara dicha diferencia, ya que se ha

PAGE 177

177 documentado en algunos estudios so bre variacionismo, como por ej emplo el de Labov (1967) del ingls en Nueva York y el de Lafford (1986) del espaol en Cartagen a, Colombia, que las generaciones ms jvenes y/o de edad mediana se preocupan ms por el pr estigio social en el plano lingstico. Lafford, quien estu dia la retencin de la /s/ im plosiva en espaol, seala que los jvenes se preocupan ms que sus padres o abuelos por retener /s/ [sic] debido a las condiciones sociales ambientales que les hacen ap reciar la sibilante, v. gr.: ms educacin, ms movilidad social y ms contacto con hablantes culto s que retienen la sibila nte (p. 74). Si bien se puede afirmar que Miami es una ciudad que vive econmicamente de su imagen (el turismo, las industrias cinemtica, televisi va y disquera, las tiendas y las compras, la importancia de la moda, las casas de los ricos y lo s famosos, etc.) y donde el dinero y las apariencias son de suma importancia en el sentido cultural (Lynch 2007, comunicacin personal), no debe extraar que los bilinges que se han criado en ella sientan la preocupacin de proteger la apariencia y salvaguardar la imagen frente a los dems en as untos como el financier o, incluso ante personas que les son cercanas. Es ms, a diferencia de lo s hablantes de primera generacin, los de segunda ejercen todava sus profesiones y ocupaciones, y buscan superarse econmicamente. En fin, pareciera natural que a ellos el dinero les pr eocupara ms que a sus padres, ya jubilados. En la situacin 3, sistema de cortesa basa do en la jerarqua, los hombres de segunda generacin mostraron 4 estrategia s directas, al igual que las mu jeres de su generacin. Entre estos hombres se observaron muy pocos coacciona dores (3 en total) y muchos intentos de identificacin con la oyente, fenmeno que no se dio en los hombres de la generacin anterior, quienes usaron estrategias indir ectas para comunicar malas noticias y opiniones desagradables. Los ejemplos (49), (50), (51), y (52) muestran los enunciados formula dos por los participantes en la situacin 3:

PAGE 178

178 (49) AP2 : Carmen, por favor, es muy importante, comienza a ordenar los materiales. (1MD) (50) EL2 : Carmen (pausa) Carmen, t conoces la mala cabeza que tengo. Y la he tenido ltimamente tan llena de proyectos que se me ha pasado algo sumamente importante, pero necesito que me ayudes. Carmen, por favor, tenemo s que completar este proyecto y se me olvid pedirte que fueses a buscar los materiales necesarios para poder completarlos. Yo s que t tienes una vida personal y que tienes tu familia, pero si me haces el gran favor y me vas al Office Depot un momentico y me lo recoges, te lo agradecera un milln de veces. ( 2P ) (51) JG2 : Carmen, lo siento mucho, pero Ud. tiene inmediatamente que empezar a hacer este trabajo y terminrmelo no hay opciones. Tiene que estar terminado y hay que terminarlo y si no, no se puede ir para la casa. Y si se va, tan amigos porque no, no, eh( 4OS ) La peticin en (49) se formula con un imperativo, lo que la convierte claramente en una peticin directa. El hablante usa el atenuador por favor y tambin el alterador Carmen, pero no utiliza otros movimientos de apoyo, como hacen los hablantes de los ejemplos (50) y (51) ; al contrario, utiliza un coaccionador: es muy importante, con el cual busca presionar a la interlocutora. En (50), EL2 elabora bastante y trata de ser considerado con la interlocutora cuando busca responsabilizarse a s mismo por el incumplimiento de un de ber que le corresponde a ella. Asimismo, busca atenuar an ms la petici n cuando agrega que yo s que t tienes una vida personal y que tienes tu familia, y te rmina formulando el pedido con un acto de habla directo. En el ejemplo (51) se observa el uso de otro coa ccionador: no hay opciones. Esta misma estrategia, como se recordar, fue empleada por todos los hablantes de primera generacin de la muestra, pero slo por tres hablantes de la segunda generacin. El ejemplo (52) a continuacin, muestra de nuevo una de las estr ategias que fueron utilizadas rara vez por los participantes de la muestra, la nmero 6, Suggestory Formulae. (52) LJ2 : Eh, mire, Carmen, estamos en, en una situac in que el proyecto se tiene que terminar y veo que... Ud. est un poquito atrasada. La pudier a ayudar para terminar o, o puede conseguir a alguien que la ayudara a terminar el proyecto ? ( 6SF ) Como se mencion antes, esta estrategia es indirecta porque no se formula ninguna peticin en concreto, sino que se sugiere el modo en que la oy ente podra llegar a hacer o a

PAGE 179

179 alcanzar los objetivos que el habl ante tiene en mente. Se podra entender el uso de veo que como un coaccionador, ya que el hablante le di o a entender a su interlocutora que haba estado observando su rendimiento en el trab ajo y que ella necesitaba mejorar. LJ2 hizo un intento de aproximacin con la oyente cuando se incluy como parte del problema (estamos en una situacin que el proyecto se tien e que terminar), y de la solu cin (La pudiera ayudar?). No hay que olvidar que los hombres de segunda generacin produjeron menos movimientos de apoyo que las mu jeres de su generacin (44 fr ente a 71), pero ms que los hombres de la generacin ante rior, quienes slo produjeron 30 en total. En general los participantes de la segunda generacin presentaro n mayor indirectividad en la formulacin de sus peticiones y estrategias que los hablantes de pr imera generacin. Sin embargo, a pesar de haber formulado ms peticiones en forma de pregunta que los individuos de la primera generacin (sobre todo con el verbo modal poder en el presente de indicativ o, el condicional y el imperfecto de subjuntivo), en ellos se sigue obse rvando el uso de estrateg ias de cortesa positiva en las situaciones en las que tie nen ms poder que el oyente. Las situaciones 4 a 6, adaptadas especfi camente a este grupo etario, revelaron exactamente lo mismo: ms tendencia de las mujere s hacia la indir ectividad (7 enunciados de 15) y, por parte de los hombres, ms tendencia hacia la directividad (10 enunciados de 15). Lo cual no mostr una diferencia significa tiva estadsticamente, ya que el total de enunciados directos e indirectos de ambos grupos fue equivalente en el total de la muestra: 30 y 30. A continuacin, se ofrecen algunos ejemplos en que las mujeres y los hombres emplearon la directividad y la indirectividad en estas situaciones. El ejemplo (53) sistema de cortesa de ferencial, situacin 4, muestra como la hablante GB2 le pidi a su colega, a quien casi no conoce, muy directamente que la llamara a su celular si el jefe preguntaba por e lla en horas de trabaj o. Para esta hablante,

PAGE 180

180 este tipo de pedidos no representa ni nguna amenaza. Por el contrario, para LJ2 un hombre, esta fue la situacin ms difcil de representar, e incl uso se neg al principi o a formular el pedido, aunque se le insisti en que slo se estaba ha blando hipotticamente. Finalmente, tal como se ve en (54) LJ2 hizo su pedido de modo indirecto, ya que la amenaza a la imagen en este caso era demasiado grande para (53) GB2: Necesito un favor, tengo que salir un momentic o, pero no quiero decir nada porque es algo rpido, pero si por casualid ad te preguntan algo de m, po r favor diles que, eh, que, slo diles que, que hablen conmigo, que yo vena en un segundito y me llamas pa decirme (54) LJ2: Mira, tengo que salir, tengo una, un, una urgenc ia, que necesito, eh, salir, pero no se lo puedo decir al jefe, me da pena. Me pudieras llamar al celular a ... y avisarme, eh, que el jefe est ah o no est ah ? En ambos casos, los pedidos se realizaron con bastantes movimientos de apoyo, como explicaciones, el mitigador por favor y alertadores. Sin embargo, GB2 fue al grano al decirle a su colega que la llamara, mientras que LJ2 mostr titubeo, resalt que le daba pena que su jefe se enterara y luego le pregunt a su colega si lo poda llamar al celular, estrategias todas tpicas de la cortesa negativa. Como los resultados no mostraron fuertes tende ncias hacia la cortesa negativa, pero tampoco hacia la positiva, se puede decir que se est en pr esencia de una generacin de transicin, ya que en su habla parece reflejarse el punto intermed io entre el sistema de cortesa empleado por los hablantes de primera generacin y el empleado por los de tercera. Recurdese que al considerar los resultados de modo global (Tabla 5.1) se ve que los hablantes de tercera generacin produjeron cifras comple tamente opuestas en cuanto a enunciados directos (primera = 37; tercera = 23) e indirectos (p rimera = 22; tercera = 37), lo cu al hace obvia la brecha entre la primera y la tercera generacin. Se puede afir mar que la segunda generacin representa la generacin de transicin entre abuelos y nietos, ya que pr esent un nmero parejo de estrategias directas e indirectas (15 y 15).

PAGE 181

181 Entre los elementos pragmalingsticos particulares de estos bilinges, uno que presenta especial inconsistencia en su discurso es el uso de los pronombres de tratamiento t y Ud.. Ardila (2003) seala que en una conversaci n cualquiera, hay variables que dependen del hablante y variables que dependen del oyente. Del hablante depende la ele ccin del registro, pero del oyente (en relacin al hablante) dependen la mayora: edad, sexo, nivel socioeconmico y cultural, etc.: en la eleccin de una frmula lin gstica, el emisor atiende fundamentalmente a variables que dependen del receptor (Ardila 2003, p. 5) El trato que se da al interlocutor puede depender, pues, de su nivel socioeconmico. Sin embargo, los cubanos que llegaron en las dcadas de los 60 y 70 a Miami y, en general, lo s que participaron en este estudio, pertenecen a la clase media y media alta, es decir, tienen todos el mismo estatus socioeconmico, y reflejan lo que Ardila (2003) llama la dif uminacin del poder y el estatus. Para el autor la encaminacin de las clases sociales hacia la uniformidad son el principal menoscabador del concepto de deferencia (p. 9). Es como si la clase social entre los hablantes no contara tanto como las diferencias de poder de accin entr e hablante y oyente (ntese que en este trabajo poder no necesariamente refiere a lo econmico). Cuando es tn en desventaja, los hablantes tratan de ensalzar a los oyentes a travs de una frmula de respeto co mo muestra de consideracin. Las mujeres de la muestra recurren a un uso pa rcial del pronombre Ud., en especial en la situacin 1, intercambiando tambin las formas verbales de segunda persona (t) y tercera persona (Ud.), en los ejemplos (28) (29) y (30). GB2 que, como se recordar, vivi en Costa Rica y Honduras, us Ud. en las situaciones 1 y 2 pe ro us t en la situacin en la que tena ms poder que el oyente. Lo ms seguro es que como el proceso de socializacin en espaol de esta hablante ocurri en pases donde el us tedeo predomina en el tratamiento familiar y

PAGE 182

182 afectivo31 y tambin de respeto, est utilizando la form a de Ud. para dirigirse tanto a las personas ms cercanas como a las de menos confianza. Al preguntrsele a GB2 si utilizaba t o Ud. con desconocidos, aleg que usaba Ud. en la medida de lo posible, y declar que: como cubana a veces se me va el t, pero no es ta ns que no es tan resp etuoso porque he vivido en otros pases, as que lo s, as que trato de usar Ud.. Un a observacin similar la hizo MJ2, quien confes que intenta comenzar las conversaci ones con Ud., tratando de aplicar la regla de que si es una persona mayor o desconocida se le trata de Ud., pero que termina usando t, porque es cubana: Empiezo con Ud. s. Empiezo con Ud.. y despus cuando en la conversacin a veces noto que digo t, y en tonces digo ay, tengo que decir Ud. porque no conozco la persona. Pero se me va el t, se me va el t. LK2, quien se ttulo de B.A. en espaol en Florida International University (Miami) tiene, sin em bargo, otra percepcin sobre el tema. Ella coment que siempre trata a las personas desconocidas de Ud., aunque al reflexionar se dio cuenta de que haba estado tratndome a m de t durante toda la entrevista. Observ que: Si es un muchachito yo le, le digo de t, pero vaya, si er a con, contigo, eh, no te voy a decir ahora de Ud., pero si yo noto que es un acento centroamericano, suramericano, yo s que ellos no estn tute ndose, entonces, probablem ente lo trate de Ud. Los hombres tambin presentaron uso intercal ado de los dos pronombres, pero se observ que usaron Ud. mucho ms que las mujeres en la situacin 3, en la cu al ellos estaban en posicin de poder. Mientras que la s mujeres buscaban acortar la di stancia con el interlocutor e identificarse con sus problemas por medio del uso del t, los hombres usaban Ud. para lograr el efecto contrario. JG2 explic que usa t para expr esar confianza y Ud. para las 31 Lipski (1996) explica que en Costa Rica, por ejemplo, se emplea el voseo, como en otra s partes de Centroamrica, aunque el uso de usted hasta entre amigos ntimos o miembros de la familia contrasta con la mayora de los dialectos de Amrica Central. En Honduras, se emplea exclus ivamente vos, pero en las clases trabajadoras y en zonas rurales predomina el usted. Observa Lipski que a los nios de esos grupos se les trata de usted cuando son pequeos, por lo que la forma respetuosa de tratamiento se aprende primero.

PAGE 183

183 personas que no conoce. Afirm que el t le pa rece un poco vulgar, pero es aceptable con los cubanos, entre uno, con confianza, con confianza, pero no se educa as, no se ensea, no?. EL2 quien estaba comprometido para casarse con una costarricense, asegur que usa el Ud. para mostrar respeto: A m me gusta que me tr aten a m me gusta tratar a la persona de la misma forma que me traten a m. Me gusta decir si no lo conozco, Ud., para que me trate con respeto, no?. Este hablante en particular, con quien convers varias veces durante mi estada en Miami, fue el que ms us el pronombre Ud., incluso conmigo, que soy menor, en un esfuerzo consciente por mostrarse respetuoso. Ardila (2003) apunta que una variable so ciopragmtica de contextualizacin de la cortesa se halla estrechamente relacionada a la calidad cvica, puest o que la cortesa es implcita al civismo, y, consecuentemente, la re misin a adoptar un tratam iento corts denota una carencia del cual civismo (p. 11) Los bilinges de la segunda ge neracin han adquirido en casa cierto conocimiento del uso del pronombre Ud., pero estudios como el de Lipski (1996) sealan que el ustedeo no es un rasgo lingstico predominante de la cultura cubana, tal como lo es en otras culturas hispnicas como la costar ricense, la hondurea, la me xicana o la colombiana. Lipski nota que: el espaol de Cuba emplea de modo uniforme t como pronombre familiar. En el uso actual, este tratamiento se extiende a las personas que se acaba de conocer en circunstancias donde el usted sera ms comn en otros dial ectos del espaol (p. 258). La socializacin, o adquisicin del civismo como lo llama Ardila, de los hablantes de segunda y tercera generacin ha ocurrido en los Estados Unidos, donde han re cibido toda la escolarizacin en ingls, lengua que consiste de un solo pr onombre de tratamiento para la segunda persona ( you ), y donde se usa ms ingls que espaol en contextos y do minios socialmente formales (e.g., la educacin formal, el gobierno, la prensa).

PAGE 184

184 Otro aspecto lingstico resaltan te de los bilinges de segunda generacin es el uso de los marcadores de discurso en espaol, ya que en el total general de la muestra slo se observ un prstamo de marcadores del ingls. Al respec to, Lipski (2005) indica que los elementos como so you know I mean but etc., que comnmente se insertan en el discurso de los bilinges al hablar casi exclusivamente en espaol, have not become lexicalized as part of the Spanish grammar of bilingual sp eakers (...) (p.14), pero aclara que no es descabellado pensar que algunos hablantes los usen exclusivamente en vez de sus equivalentes en espaol. Torres (2002) enfatiza que los bilinges no hacen prstamos de ma rcadores de discurso para llenar vacos lxicos y para los cuales existen equivalentes en la otra lengua. Adems, la autora considera que en algunos casos, los marcadores prestados pueden reemplazar a los marcadores de la primera lengua, pueden aparecer en combinacin de lo s de la primera lengua, o pueden estar en distribucin complementaria con los marcadores de la primera lengua. Sin embargo, en la muestra solamente un hablante de segunda generacin, en el ejemplo (41), insert el marcador del ingls, you know, dentro de su enunciado en espaol. Para recapitular, en la situacin 1, si bien la mayora de los ncleos de actos de habla fueron indirectos, los hombres de segunda generaci n utilizaron estrategias de cortesa positiva para hacer sus enunciados y no se mostraron ta n cohibidos como los de la primera generacin. Las mujeres mostraron un patrn de cortesa deferenc ial en los ncleos de los actos de habla, ya que, para ellas, implic mucho riesgo y amen aza a la imagen, pero se observ que usaron estrategias de los dos tipos. En cuanto a la situacin 2, mientras que las mujeres no mostraron va riacin en referencia a las mujeres de la generacin anterior, los ho mbres se diferenciaron. Para los hombres de primera generacin, debido a sus orgenes y circ unstancias socioeconmicas en sus primeros

PAGE 185

185 aos de llegada a los Estados Unidos, pedir dinero no era una cosa de tanto peso. Por otro lado, para los hombres de segunda generacin, quienes crecieron y se educaron en convivencia con personas de la cultura estadounidense, el pedir dinero implic todo un reto y una gran amenaza a su imagen pblica. Sin embargo, los hombres de es ta generacin difirieron de los de primera al asegurar que no les importara pedirle el dinero a una mujer, lo cual implicara que, de ser cierto lo que afirman estos bilinge s, ellos no niegan tanto la agencia de la mujer, ya que la consideran una igual. Por ejemplo, EL2 aleg lo siguiente: No creo que la preferencia es en el sexo, sino en el carcter de la persona. Y depende del ti po de favor. Hay favores que le puedo pedir a un compaero masculino, que no le puedo pedir a un compaero a una compaera femenina y viceversa. So no creo que depende del sexo, sino depe nde del carcter de la persona. Y AP2 quien, como se recordar, al principio se neg a hacer la dramatizacin de la situacin 2, asegur lo siguiente: Bueno, depende a la persona que me puede resolver eh... A lo mejor, a lo mejor est al alcance de un hombre, a lo mejor est al alcance de una mujer, pero... quin sepa, no?. Igualmente, cuatro de las cinco mujeres afirmaron tener la misma opinin. En cuanto a la situacin 3, las mujeres y los hombres mostraron el mismo nmero de peticiones indirectas convencionales, pero las mu jeres exhibieron ms uso de coaccionadores que los hombres. Otro aspecto interesante fue qu e en esta situacin los hombres de segunda generacin hicieron ms peticione s directas que los de primera. Las mujeres bilinges no mostraron mucha variacin frente a las mujere s de primera generacin, pero los hombres bilinges s se diferenciaron por ser ms di rectos que los hombres de primera generacin, quienes presentaron estrategias de todos los tipos tanto directas como indirectas convencionales y no convencionales.

PAGE 186

186 Se puede concluir que, en general, las mu jeres de la segunda generacin fueron menos directas que las mujeres de primera generaci n, pero no por mucho margen: las mujeres de primera generacin formularon en total 19 petici ones directas y 11 indirectas, y las de segunda generacin tuvieron igual nmero de peticiones directas e indir ectas: 15. Los hombres de esta generacin tampoco mostraron mucha ms tendencia hacia la indirectividad en comparacin con los hombres de la generacin anterior, ya que los hombres de primera generacin exhibieron un total de 18 peticiones directas y 11 indirectas, y los hombres de segunda generacin exhibieron igual nmero de peticiones directas e indirectas: 15. 5.3.3 Datos obtenidos por observacin natura l de hablantes de primera y segunda generacin Como refuerzo de la discusi n sobre las peticiones formuladas por hablantes de primera y segunda generacin, en este apartado se incluye n algunas observaciones de los datos obtenidos por observacin natural en la ciudad de Miam i. Cabe destacar que la observacin natural permiti captar datos de la interaccin en vi vo, los cuales sirven para comprobar que en contextos de la vida real otro s hablantes de esta misma comuni dad de habla producen enunciados similares a los obtenidos de los participantes de este estudio en la dram atizacin de situaciones imaginadas. Los ejemplos que aparecen a c ontinuacin fueron recolectados en centros comerciales, restaurantes de comida cubana, una peluquera administrada por cubanos, y en las casas donde fueron llevadas a cabo la s entrevistas. Hay que recalcar que para estas observaciones la variable social de generacin no fue posible de precisar, a excepcin de cuando los enunciados fueron producidos por hablantes que la entrevista dora conoca. El discurso de los ejemplos que aparecen a continuacin es de personas que no pertenecan siempre al grupo que particip voluntariamente en el estudio, y sus interacciones fueron considerad as parte del discurso pblico, por lo que sus enunciados fueron transcritos pero no grabados.

PAGE 187

187 (a) Ejemplos de peticiones directas : -En una cafetera, una cliente le dice a la empleada: Mira, hazme un favor, cbrate. -En un restaurante cubano, varios cl ientes de la tercera edad en una mesa le piden a la mesera: Dame dos pasteles, hazme el favor; Dame un sndwich de pollo; Quiero un pastelito de guayaba. -En la peluquera, el dueo a una empleada: [Fulana] acurdate que tenemos que hacer aquello. -En la misma peluquera, un amigo del dueo, conoci do de las empleadas, le dice a una de ellas: Mira [fulana], ven ac. Djame decirte una cosa : si ves un espejo redondo, as de este tamao, de aumento, lo escondes. Gurdamelo por que es como yo me saco las cejas. A la entrevistadora en la casa de una habl ante de segunda generacin, cuando iba a lavar un plato: Djelo ah. (b) Ejemplos de peticiones indirectas : -La misma hablante de segunda generacin (ejemplo dado en (a) ) al jardinero de su casa: Yo le agradezco muchsimo por su trabajo, y si Ud. me pudiera cortar esto (usa el imperfecto del subjuntivo para hacer el pedido, es trategia 7, Query Preparatory). -En la cafetera, una clienta le dice a la empleada: Seorita, Ud. se olvid del agua? (insinuacin para recordarle a la empleada que haba pedido un agua haca rato y que no se la haba dado). -A la entrevistadora esperando el ascensor en un edificio donde la mayora de los vecinos son cubanos de primera generacin, jubilados: Ya lleg el ascensor? (con el fin de que sostuviera el ascensor para subir en l). En efecto, los hablantes de primera generaci n no parecen sentir la necesidad de ser indirectos al hacer un pedido y recurren con fr ecuencia al uso del imperativo (ejemplos en (a) ),

PAGE 188

188 hecho que fue constatado por Ruzickov (1998) en la isla de Cuba: Cuban Spanish speakers are not restricted by concerns of sounding impolite when performing requests in the form of an imperative (p. 310). La hablante de segunda ge neracin, que no fue entrevistada en este estudio, emple ambas frmulas, lo que parece conf irmar que en la vida real estos hablantes s recurren a los dos sistemas (negativo y positivo) y por eso bien se les ha llamado aqu la generacin de transicin. El hecho de que esta hablante haya dirigido un enunciado directo a otra mujer, y un indirecto a un hombre que, adem s, era su empleado, puede estar relacionado con la diferencia de gnero en este ltimo cas o (cf. Zentella 1997). Puede ser que el trato recibido por las mujeres cubanas sea generalmente ms directo que el que reciben los hombres, pero este sera tema de otro estudio. Tambin exis te la posibilidad de que la hablante estuviera imponiendo distancia con su empleado al usar la indirectividad, y cercana con la entrevistadora, quien era una invitada en su casa. Ntese que tambin se obtuvo un enunciado indirecto no convencional ( hint ) de parte de un hombre de primera ge neracin, pero lo ms comn con estos hablantes fueron los enunciados directos. En fin, los datos obtenidos a travs de la observacin natural confirmaron las tendencias observadas entre hablantes de primera y segunda generacin al dramatizar las situaciones que constituan el presente anlisis. 5.3.4 Anlisis cualitativo de las peticiones de los hablantes de tercera generacin Para comenzar esta seccin, es importante reco rdar que el anlisis estadstico mostr que entre los hablantes de primera y de tercera gene racin s existen difere ncias significativas, las cuales se esclarecern a conti nuacin con el anlisis cualitativo. Las mujeres de esta generacin mostraron el ms alto nivel de indirectividad de toda la muestra (con 20 peticiones indirectas frente a 10 directas), lo cual se puede ver tant o en los ncleos de actos de habla como en las estrategias que emplearon para hacer los pedidos. En esta seccin tambin se incluirn ejemplos

PAGE 189

189 de dramatizaciones de las mismas situaciones en ingls para propsitos de comparacin, ya que estos datos pueden ayudar a explicar y esclarece r si las posibles dife rencias entre los grupos etarios estn relacionadas con la influencia del in gls. De ser as, se esperara encontrar muchas semejanzas estructurales entre las peticiones form uladas por los hablante s de tercera generacin en espaol y en ingls, esta ltima su lengua ms do minante y, en general, de uso ms frecuente. Al analizar la situacin 1, sistema de cortesa deferencial, se observ que cuatro de las cinco mujeres de la tercera generacin produjeron 4 peticiones indirectas convencionales, cifra igual a la de las mujeres de primera. El ejemplo (55) a continuacin, presen ta el nico caso de directividad, clasificado como tal segn el ncleo del acto de habla. A pesar de ello, como se observa, las estrategias s on de cortesa negativa. (55) DZ3 : Mira, seora, perdn, me da mucha pena, pero tengo unos familiares que me van a estar esperando en el aeropuerto y mi carro no enciende. Primero voy a chequear si mi carro tiene algo con la batera o algo pa arreglarlo. Por favor, si ti ene un chance para llevarme al aeropuerto. ( 2P ) En el ejemplo (55) la hablante elabor bastante c on todo tipo de movimientos de apoyo, como alertadores (Mira, seora), explicacione s (tengo unos familiares que me van a estar esperando, mi automvil no enci ende, etc.), atenuadores ( perdn, me da mucha pena, por favor) y, adems, se comprometi a hacer un ltimo esfuerzo por hacer funcionar su propio auto. Esta situ acin implic para DZ3 un altsimo grado de amenaza a la imagen, por lo que utiliz estrategias de tipo negativo, y aclar lo siguiente: Bueno, con ella, a ver, perdn, si no est ocupada, me da pena, porque a m me va a dar pena si ella no es familiar ma ni nada. DZ3 asegur adems que nunca le pedira a una v ecina o un vecino estadounidense un favor de esa naturaleza. En la entrevista posterior a la dramatizacin, la hablante coment: DZ3 : Me imagin preguntar a la vecina ma que es una americana que casi no me mira. A ella no le voy a pedir nada. Porque a veces yo le paso y les digo Hi hello pero ellos me mira mal a veces, y son ellos, son diferentes, pero estoy...

PAGE 190

190 C : Y si fuera un vecino, por ejemplo, como t lati no, que es latino, pero que Uds. siempre hablan en ingls. DZ3 : Bueno, igual, Im sorry, you know, to ask you this, do you have time? Yo tengo amigos que son americanos, que son mulatos, que son ne gros, lo que sea, pero vecinos mos no tengo amigos, donde vivo ahora. Ah tocarlos, decir lo mismo, Sorry, you know, Im sorry to bother you, but my car broke down, but I need to pick up... Would it be a problem? Are you busy right now? Lo mismo. Al igual que en espaol, en ingls DZ3 utiliz estrategias de tipo negativo y emple un verbo en el condicional, el cual, de acuerdo con Blum-Kulka et al. (1989), clasifica al acto de habla como indirecto, dentro de la categora 7, Query Preparatory. Sin embargo, ntese que en el ejemplo (55) el ncleo del acto de habl a consiste de un verbo en el tiempo presente, el cual convierte la peticin en directa (tipo 2, Performative), por lo que los dems elementos sirven para compensar la simplificacin inherente en su sistema verbal. Silva-Corvaln (1994) observ entre mexicanoamericanos de Los ngeles que lo s hablantes de tercera generacin mostraron muy bajas frecuencias de verbos en el condicion al e imperfecto del subj untivo (hay que acotar que este tiempo verbal fue muy utilizado por lo s hablantes de primera y segunda generacin de esta tesis para hacer las peticiones indirect as). Por su parte, Lynch (1999) encontr simplificacin del sistema verbal en el habla de cubanos de tercera generacin en Miami, pero observ una frecuencia de uso bastante ms alta del condicional y del im perfecto de subjuntivo que en Los ngeles, concluyendo que los ndice s de mantenimiento del espaol son ms altos entre los bilinges de Miami. Esto lo atribuy al mayor prestigio socio econmico que tiene el espaol en Miami y al uso ms amplio de esta lengua en los mbitos pblicos de la ciudad. La historia familiar de DZ3 podra explicar en parte su falta de competencia en este sentido, en comparacin con las otras cuatro hablantes de la muestra: la madre de DZ3 era cubana de segunda generacin, llegada a los Esta dos Unidos a los ocho aos de edad. Adems, su padre, tambin cubano de segunda ge neracin, nunca vivi en casa con ella; DZ3 se cri con

PAGE 191

191 su padrastro anglohablante, oriundo de los Es tados Unidos. Sus faltas de concordancia gramatical, densidad lxica y capacidad de elab orar oraciones complejas en espaol hacen concluir que de todas las hablan tes entrevistadas en este grupo, era ella la que menor nivel de suficiencia tiene en espaol. Esto se comprob no slo con la dramatizacin de situaciones sino con la entrevista sociolingsti ca. Para medir el nivel de sufi ciencia, se sigui lo hecho en investigaciones anteriores, como la de Said -Mohand (2006): observar y tener en cuenta los errores o violaciones a los tres aspectos menci onados anteriormente, considerando que error es todo aquello que difiera del es paol normativo. Por ejemplo, a los hablantes de todas las generaciones se les hicieron preguntas despus de realizar las dramatizaciones, y una de estas preguntas fue cuando pides favores importantes prefieres pedrselos a una mujer a un hombre?, la cual se hizo con el propsito de es timular la produccin de lxico y observar el uso de la concordancia a todos los niveles, adems del manejo de las formas verbales. Estudiosos como Zentella (1997) y Lynch (1998) afirman que un debilitamiento en el sistema verbal refleja tambin una disminucin en la capacidad de uso de otros aspectos del habla (entre ellos el lexical y el morfosintctico). Por ello, se pens que te ner una idea ms amplia del manejo de ciertos elementos gramaticales y de las formas verbales resultara til para determinar por qu los hablantes eran ms o menos asertivos en el ncleo del acto de habla al emitir los pedidos. Para esta pregunta, la respuesta de DZ3 fue la siguiente: DZ3 : No me importa. Me importa ms cmo lo conozco. Eso me importa ms. Uhm... no s. A veces, en este dramatizacin a veces las muchachas toman las cosas diferentes. Los mujeres, a veces si Ud. le diga Oh, mira, por fa vor, dame esto y esto, ellas se ponen catty No s, las experiencias mas. En la respuesta de DZ3 se nota la falta de concordancia adjetival (est e dramatizacin), el uso del subjuntivo en un contexto en el que se usara un indicativo en el espaol normativo (a

PAGE 192

192 veces si Ud. les di ga ), y el uso de prstamos lxicos del ingls ( catty ). Las respuestas de las hablantes de primera y segunda generacin muestr an oraciones sintcticam ente ms elaboradas en general, el uso del condicional y formas del subjuntivo, y concordancia normativa entre sustantivos y adjetivos. Comprense a c ontinuacin las respuestas ofrecidas por PR1 y MJ2 mujeres de primera y segunda generacin respec tivamente, que son mucho ms elaboradas y que reflejan amplio uso de verbos en el presente e imperf ecto del subjuntivo: FP1: Ahora yo te voy a decir algo: tengo 74 aos. Si yo te digo que en estos 74 aos yo nunca he pedido nada. Creo que lo que me falte de vi da, no lo voy a hacer tampoco. No me gusta... siempre fui muy... muy yo. Lo que me hiciera falta yo me lo buscaba. Sea lavando una ropa, sea limpiando una casa, sea haciendo lo que sea, pero pedir es una cosa que no me gusta. Nunca lo he hecho. Aunque te parezca raro. MJ2: [A] mujeres, porque casada po r 22 aos, si le voy a pregunt ar a un hombre es mi esposo, no me siento... Pero no tengo problema de preguntarl e a un hombre. Por ejemplo, si fuera mi jefe o algo, yo tengo que ir directo a l y yo fuera y le pregunto a l. Pero si estamos hablando de un problema que vaya a tener, en particular de mi familia o algo, yo fuera a una mujer. Creo que de respeto, sabes, no, no me siento cmoda ha blando con hombres. Mi esposo mejor. Al comparar a DZ3 con las dems mujeres de tercera generacin se observ que stas ltimas hicieron la concordancia adje tival y verbal ms a menudo y pudieron elaborar frases ms complejas, adems de presentar un lxico que se asemejaba ms al de los hablantes de segunda generacin. A continuacin, en (56) (57) y (58) se presentan las otra s peticiones indirectas producidas por mujeres de la tercera generacin. (56) LM3 : Carlos, por favor, mira, yo s que nosotro s no nos conocemos mucho, pero me parece que t eres un, una buena persona, y yo soy muy responsable. Le tengo un... que pedir un favor, tengo unos familiares que vienen al aeropuerto y necesito un carro porque el mo no prende, por favor, si me puedes prestar su carro te lo traigo, y si quieres un favor despus yo te, yo te lo hago, lo que, lo que quieras. ( 7QP ) (57) KS3 : Carlos, es posible que me puede llevar al aeropuerto a recoger mi familia, que se me rompi el carro, y ellos vienen por la primer a vez y tengo que estar ah a cualquier hora? Si tienes un chance, si me puedes llevar.... ( 7QP ) (58) LP3 : Ay, Carlos, es que tengo que ir al aeropue rto y, ah, el carro no me enciende, si Ud. puede llevarme o, quiz si me puede prestar el carro se lo traigo pa atrs. ( 7QP )

PAGE 193

193 En (56) la hablante utiliz las mismas estrategias que DZ3 (ejemplo (55) ): alertadores, mitigadores, halagos hacia su interlocutor y hacia ella misma (t eres una buena persona; yo soy muy responsable), explicaciones, y promesas de devolver el favor con lo que el hablante deseara, estrategias todas de la cortesa negativa. Explica Johnstone (2005) que si las disculpas y las explicaciones se producen en exceso, forman parte de la cortesa negativa. En el ejemplo (56) la hablante se disculp, marc la distancia con el interlocutor verbalmente (yo s que nosotros no nos conocemos mucho) y utiliz el si condicional, el cual implica un deseo de no imposicin de los intereses del hablante sobre lo s del oyente. Por otro lado, en los ejemplos (57) y (58), las hablantes dieron explicaciones de por qu necesitaban el favor, pero no elaboraron mucho ni utilizaron las tcnicas de la s otras dos hablantes. En el ejemplo (57), KS3 fue directo al grano al hacer la peticin, pero luego justific el por qu de la misma. La hablante formul la peticin en forma de pregunta y utiliz el si condicional para no imponer su voluntad sobre el oyente. Ntese que el verbo poder en el ejemplo (57) est conjugado en el presente de indicativo, cuando la norma prescriptiva indica qu e debera estar en el presente del subjuntivo. Lynch (1999) encontr que el subj untivo en el habla de cubanos de tercera generacin en Miami ha sufrido un proceso de simplificacin a nivel se mntico en varios contextos, como por ejemplo el de posibilidad. El autor en contr que los hablantes de la s generaciones 1y 2 demostraron preferencia por el subjuntivo al expresar posibilidad en clu sulas subordinadas (71% y 81% respectivamente), mientras que los de la generaci n 3 prefirieron el indica tivo en el 60% de los casos. En el ejemplo (58) LP3 utiliz el si condicional y el adverb io de probabilidad quiz para dar a entender que no presupon a que el oyente tuviera disponi bilidad para llevarla y que ella no quera coaccionarlo.

PAGE 194

194 Por ltimo, en el ejemplo (59) abajo, EL3 fue bastante lacnica, pero formul una pregunta y emple un verbo en el imperfecto del subjuntivo. Como se mencion en el Captulo 4, EL3 cuyo padre es cubano de segunda generacin, se cri en casa con su abuela y dijo haber tenido tutores privados de espaol lo cual puede haber contribuido a su alto nivel de suficiencia en esta lengua. (59) EL3 : Carlos, eh, mi carro, mi automvil no es t funcionando, me hicieras el favor de llevarme ? ( 7QP ) En la situacin 2, sistema de cortesa de so lidaridad, las mujeres de tercera generacin mostraron igualmente preferencia por la cortes a negativa, con 4 ocu rrencias de indirectas convencionales. Como se recordar, la primer a y la segunda generacin presentaron preferencia por las peticiones directas, y las mujeres de primer a generacin utilizaron estrategias de cortesa positiva en este caso. A continuacin se observan los ejemplos sacados de los datos para la situacin 2 de mujeres de tercera generacin. (60) DZ3 : Kika, otra vez, me da pena, pero mira, que tengo esto que tengo que pagar... la deuda, lo que sea, si me lo puede prestar y mira, me van a pagar esta semana y vamos a ver si con tiempo te pago, entre dos meses o lo que sea, si Ud. lo tiene ah..., pero si lo tiene sin usar, if you have it at hand, si me lo puede prestar para esto y yo te pago entre lo que sea el tiempo.... ( 7QP ) (61) LM3 : Lizzie, Lizzie, por favor! Tengo un probl ema, que tengo que pagar unas deudas y no tengo dinero, y yo s que su, t, t eres una buena amiga ma y... t sabes que yo te lo pago en, la semana que viene o cuando quieras, pero por favor si me lo puedes prestar te lo agradezco mucho. ( 7QP ) (62) KS3 : Jessica, nunca pens que tuvi era que hacer esto, pero tengo, tengo que pagar esta deuda, y si tienes el dinero y me lo puedes prestar y te lo presto devuelvo lo ms pronto posible para que no tenga que sacar un prstamo. ( 7QP ) En los ejemplos (60), (61) y (62) las hablantes se mostraron sumamente apenadas y buscaron dar la impresin a la oyente de que le estaban pidiendo el favor porque no tenan ms opcin. En los ejemplos (60) y (61) las hablantes exhibieron un amplio repertorio de movimientos de apoyo anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla, alertadores y

PAGE 195

195 mitigadores. DZ3 en (60) verbaliz sus sentimientos al deci r que se senta apenada, prometi pagar el dinero en un tiempo determin ado y recurri al uso del ingls ( if you have it at hand ) para repetir la condicin expresada previamente en es paol (si lo tiene sin usar) y clarificar su pedido. Zentella (1997) not entre nios puert orriqueos de Nueva York que este tipo de repeticin en ingls en un disc urso en espaol cumple el pr opsito pragmtico-discursivo de clarificar las intenciones del ha blante y de justificar en cier to sentido sus pedidos: Children learned to use translation for clarification w ithin their turn at speaking. A related focus on explanation and/or stress was present in the childrens efforts to account for a request (p. 96). Al respecto, Zentella afirm que: Access to two languages provided them with two ways to make their point, and they availed themselves of clarification/emphasis stra tegies to achieve their goal (p. 96). El uso del ingls de parte de DZ3 en el ejemplo (60) refleja tal estrategia identificada por Zentella (1997), a la vez que suaviza un poco la posible imposicin sobre el oyente (cf. Snchez 1983). Hay que recordar ta mbin que el uso de cambio de cdigo puede servir para establecer solidaridad entre dos interl ocutores bilinges, tal como argumenta Snchez (1983). Es ms, en este mismo ejemplo se puede observar un uso inconsistente de los pronombres de tratamiento t y U d., de lo cual se desprende que DZ3 para quien esta peticin implic una gran amenaza para su imag en, quera mostrar respeto hacia la oyente y deseo de que su pedido no fuera una imposicin. En (61), LM3 proyect una sensacin de urgencia y necesidad con la repeticin del alertador seguido del atenuador por favor y halag a su interlocutora, y a s misma, tal vez en un intento por parecer agradable frente a la oyente. Asimismo, prometi pagarle el dinero cuanto antes. Tambin utiliz el si condicional y el verbo modal poder en presente de indicativo, uso que puede reflejar la sobregeneralizacin de esta forma a expensas del condicional y del

PAGE 196

196 imperfecto de subjuntivo, pues estas ltimas form as suelen ser ms frecuentes en el habla de cubanos de primera y segunda generaci n en Miami (Lynch 1999). Igualmente, KS3 tambin hizo la peticin usando el si condicional y el verbo modal pode r en presente de indicativo, tal como se ve en el ejemplo (62) Esta hablante intent comunicar vergenza antes de hacer la peticin al usar un alertador (Je ssica), y decir nunca pens que t uviera que hacer esto, lo cual le da un carcter de gravedad y ur gencia al pedido. En el ejemplo (63) abajo, se ve como KS3 quien utiliz el verbo p oder en el tiempo presente en espaol, formul la misma peticin en ingls utilizando el auxiliar woul d, lo que crea ms indirectividad en el ncleo del acto de habla. (63) KS3 : Jess, I never thought th at I would have to do this, but, Im like in a real tough financial spot and if, like, you have the money and if its not gonna affect you at all, like, I, you know, it would really help me out if you could lend me this money so I dont have to take out a loan. But if you dont, its okay, Id pay you back as soon as I can, only if its not gonna cost you any, more financial stress. (7QP) Obsrvese el amplio repertorio de alerta dores, movimientos de apoyo, anteriores y posteriores al ncleo del acto de habla, justificaciones, muestras de consideracin y promesas que la hablante utiliz en ingls, adems de formular el pedido con el condicional would y could En vista de la simplificacin de su sist ema verbal en espaol y las repercusiones pragmtico-discursivas que sta tie ne, la hablante recurri a toda s las otras estrategias que poda en espaol, como movimientos de apoyo, para volver as su peticin en una de cortesa negativa y aferrarse a las normas de inter accin que ella perciba como ms correctas y adecuadas (i.e., de no imposicin). En el ejemplo (64) abajo, EL3 utiliz la cortesa negativa al salvaguardar su propia imagen diciendo que t sabes que yo nunca te pidi era dinero. En este ejemplo us dos verbos en el imperfecto del subjuntivo, te ndencia que se ver con frecuenc ia en otros ejemplos de esta misma hablante. El ejemplo (65) presenta la nica ocurrencia de una peticin directa entre las

PAGE 197

197 mujeres de tercera generacin, de tipo Performative, que fue una de las formas ms empleadas por las mujeres de primera generacin en la situacin 2. Ntese que LP3 tambin utiliz la interjeccin ay! ms un alertador para imprim ir carcter de urgencia a su pedido, e hizo la promesa de pagar el dinero la semana entrante. (64) EL3 : T sabes que yo nunca te pidiera dinero, y solamente una situacin que no tengo otra opcin, si me lo pudieras prestar y yo te lo devuelvo cuando pueda. ( 7QP ) (65) LP3 : Ay, Leanne! Necesito que me prestes un dinero que tengo una cuenta.... Yo te lo retorno cuando me paguen la prxima semana. ( 2P ) En el caso de la situacin 2, las mujeres de tercera generacin vieron su imagen sumamente amenazada al hacer los pedidos. Por ejemplo, EL3 manifest que le costaba mucho esfuerzo pedir dinero, que no le gustaba; KS3 coment que la situacin m s difcil para ella fue la de pedirle el dinero a su amiga, y que en la vida real les habra preguntado a sus padres primero, o habra pedido un prstamo en el banco. LP3 tambin asegur que el pedir dinero fue la situacin ms difcil de las tres, y aunque no dramatiz la s ituacin 2 en ingls durante la entrevista, coment que en ingls ella habra sido ms i ndirecta: Como ms slightly para que la mujer me lo hiciera, que no me de jara sin... sin cumplir el favor. Este comentario revela que la hablante senta miedo de no ver su pedido rea lizado si le peda el favor a la oyente muy directamente en ingls, pero en espaol hizo llegar su mensaje de forma directa, cumpliendo con las mismas normas de las dos generaciones anteri ores, en particular las de la primera. Como se recordar, las mujeres de segunda generacin, as como las de primera, mostraron tambin cierta aprehens in al hacer la dramatizacin de la situacin 2 en particular. No obstante, el nmero de peticiones directas producidas por ellas no vari mucho. Sin embargo, se observa una diferencia sustancial al comparar las mu jeres de tercera generacin con la generacin de sus madres y la de sus abuela s. En el continuo generacional se puede notar un

PAGE 198

198 cambio de actitud ante la necesidad de pedir favore s grandes, lo cual se ve reflejado en un mayor uso de estrategias indirectas y/o de ncleos de actos de habla indire ctos al hacer las peticiones. En la situacin 3, sistema de cortesa segn la jerarqua, las mujeres de tercera generacin no se diferenciaron mucho de las de primera ni de las de segunda, ya que tambin mostraron 4 ocurrencias de peticiones directas. Los ejemplos que siguen muestran las peticiones directas de las mujeres de tercera generacin. (66) EL3 : Ah, bueno, Hctor, tenemos que ponernos, y prestar atencin a lo que tenemos que estar haciendos [sic], as que si podemos terminar esto lo ms pronto posible. ( 40S ) (67) DZ3 : Mira, Ud., esto es muy importante y necesito que t me haga esto ( 2P ) En el ejemplo (66) EL3 formul la peticin a manera de obligacin, pero aparentemente dicha obligacin no slo incluy al oyente sino ta mbin a la misma hablante, ya que utiliz el plural mayesttico tenemos que. Cabe recordar que esta misma estrategia tambin se observ en los datos de segunda generacin, cuando los ha blantes formularon peticiones orientadas hacia la disponibilidad o capacidad del oyente de realizar el trabajo, incluyndose a s mismos dentro de la responsabilidad de tomar accin. EL3 cerr el enunciado con una clusula condicional inconclusa, la cual da a entender al hablante que es su responsabi lidad (y la de ella tambin) terminar el trabajo. No obstante, se mostr bast ante dispuesta a colaborar con l, lo cual se proyect con el uso de estrategias positivas. DZ3, en el ejemplo (67), comenz el enunciado con el alertador mira seguido del pronombre de tratamiento Ud., un aparente conf licto gramatical, pues Ud. requerira del uso de la forma mire segn la gramtica norma tiva. Se podra pensar que dicha falta de concordancia de persona en el ve rbo se debiera a la simplificacin del sistema verbal en el habla de DZ3 si no fuera por el hecho de que el mismo fe nmeno tambin se observara entre hablantes de primera y segunda generacin. Esta observacin conduce a pensar que, en esta variedad de

PAGE 199

199 espaol, mira funciona como un marcador discur sivo ms que un alertador; es decir, ha pasado de ser un imperativo a formar parte del lxico de los hablantes de toda la comunidad de habla. Cabe destacar que discourse markers and othe r metacommunicative strate gies are often thought of as belonging to shared sets of conventi onal options among which speakers choose and to which hearers turn as they inte rpret speakers utterances (Johns tone 2005, p. 208). En este caso sera difcil hacer la distincin entre la funcin del lexema mira como marcador de discurso y la funcin de mira como imperativo, pero lo que s es obvio es que se usa para introducir un tema o para explicar el porqu de un pedido, mu chas veces sin importar la forma de tratamiento personal (t o Ud.) empleada en el discurso. Adems, DZ3 utiliz un coaccionador, esto es muy importante, y una estrategia de tipo directo (2, Performative). Como ya se mencion antes, en comparacin c on las otras mujeres de su misma generacin, esta hablante exhibi un bajo nivel de suficiencia en espaol. Su peticin podra verse como descorts por carecer de elemen tos que la complementaran, adems de que el uso del coaccionador contribuye a que se percib a posiblemente como descorts. Sin embargo, durante la entrevista DZ3 explic que sta no haba sido su intencin con el supuesto oyente en la situacin 3: Le doy las cosas as y le preparo como una lista () le doy un to-do list con las cosas especficas, porque a veces la gente que son as, que no estn organizadas ni nada, hay que darlo las cosas como un beb... al paso. Y ya, no le voy a decir nada malo, porque es... si es la primera vez.. Si bien el est udio de Blum-Kulka et al. (1989) estuvo basado en aprendices de segundas lenguas, las autoras apuntan lo siguiente: even in fairly advanced language learners communicative acts regularly contain pragmatic erro rs, in that they fail to convey or comprehend the intended illocutionary point or politeness value () in specific situations, [such speakers] opt for higher levels of directness in requests than native speaker s and also use fewer syntactic

PAGE 200

200 downgraders (p. 26). En el caso de DZ3 quien slo tiene intercambi o ocasional en espaol con una madre de segunda generacin, la socializacin en esta lengua ha sido menor que la de las otras hablantes, quienes crecier on con los abuelos o recibieron al guna instruccin formal en esta lengua. Es claro en este caso que la socializacin juega un pape l de suma importancia en el desarrollo de las destrezas pragmticas que se requieren para manejarse adecuadamente en el contexto de la lengua meta. A pesar de sus aparentes limitaciones, DZ3 posee la competencia suficiente para hacer llegar su mensaje. En los ejemplos (68) y (69) se observan tambin peticione s directas con el uso de estrategias de cortesa negativas y positivas. (68) KS3 : Hctor, necesito que empieces a trabajar y organizar los materiales que van a estar llegar toda la gente y nada est hecho, so ponte a trabajar y lo que no puedas terminar, djame saber, para que yo te pueda ayudar. ( 2P ) (69) LP3 : Hctor, esto es muy importante, tenemos que terminar esto tenemos... no queda mucho tiempo. En qu te puedo ay udar? Si necesitas otra pers ona que te ayude para poder terminar esto, para que todo salga bien.... ( 40S ) En (68), KS3 expres la urgencia de que el empleado se pusie ra a trabajar dando una justificacin de pedirle tal cosa: van a llegar toda la gente y nada est hecho. Segn Brown y Levinson (1978), los recordatorios s on caractersticos de la cortesa negativa, pero la hablante compens esta estrategia con una de tipo posi tivo cuando le ofreci a yuda al oyente. En el enunciado de KS3 tambin apareci el marcador de discur so en ingls so, a respecto del cual Silva-Corvaln (2001) argumenta que es muy com n en el habla de los hispanos de todas las generaciones, y ha sido observado incluso en el habla de los in migrantes de primera generacin, quienes lo usan para sustituir las palabras as que. Said-Moh and (2006) documenta que el uso del marcador so aumenta con el paso de la segunda a la tercera generacin, reflejando una etapa de transicin entre un bilingismo ms equ ilibrado (en los sentidos social y psicolgico) y un bilingismo con ms predominio del ingls.

PAGE 201

201 Por su parte, en el ejemplo (69), LP3 recurri a estrategias de cortesa positiva cuando, al igual que lo vist o en el ejemplo (66) se incluy como una de las responsables de terminar el trabajo. En este ejemplo, la hablante tambin se ofreci a llevar al oyente a buscar los materiales y mostr consideracin hacia ste al ofrecerle ayuda personalmente o a travs de buscarle una persona para que lo asistiera. Este tipo de ofreci miento parece ser diferente a los planteados en los ejemplos de la situacin 2, en los que se notaban exacerbadas promesas por parte de las hablantes con el fin de no quedar mal frente a la oyente y convencerla de pr estarles el dinero. En el ejemplo (69) la hablante plante su ofrecimiento como una muestra de solidaridad para con el empleado. Otra estrategia de cortesa positiva, a la cual recurrieron en el 100% de los casos las hablantes de primera generacin, y en un nme ro casi igual las de segunda, fue la de los coaccionadores. LP3 formul la frase esto es importante pa ra coaccionar al oyente con el fin de cumplir su objetivo. De igual manera, en el ejemplo (70) LM3 utiliz los coaccionadores tenemos un problema y veo que todava no has... no estn los materiales del proyecto. Este tipo de coaccionadores tambin fue empleado por la segunda generacin (en los ejemplos (35) y (52) ), en cuyos casos el ncleo del acto de habla se encontr rodeado i gualmente de estrategias de tipo positivo. En (70) LM3 utiliz coaccionadores para darle a entender al oyente que lo estaba supervisando y que ste no estaba cumpliendo co n su labor. Se nota que la amenaza a la cara positiva de la hablante es mnima en este caso. LM3 tambin plante la posibilidad de ayudar al oyente cuando le dijo que ella lo poda llevar a buscar los materi ales si ste lo necesitaba. (70) LM3 : Eh... mira, Hctor, eh, tenemos un problem a que, eh, tenemos un lmite de tiempo y hay que terminar este proyecto y veo que no, todava no has... no estn los materiales del proyecto y los necesitamos mucho. Eh, si necesita s, yo te llevo, lo que necesitas, yo te lo hago, pero por favor si puedes traer los materiales para poder empezar pa que los clientes, o quien sea, estn contentos con el trabajo. ( 7QP )

PAGE 202

202 Hay que recalcar que en el total general de la muestra, las mujeres de tercera generacin produjeron el doble de movimientos de apoyo de la s mujeres de primera generacin (60 frente a 31), pero produjeron menos movimientos de apoyo que los hombres de su misma generacin, hecho que quiz se explica por el nivel de suficiencia de los ho mbres de su grupo. Como se ver a continuacin, los hombres de tercera generacin exhibieron niveles de suficiencia en general ms bajos que los de las mujeres, lo que provoca una aparente vuelta al sistema de solidaridad por falta de herramientas pragmalingsticas. La s mujeres, en general, no usaron tantos movimientos de apoyo para hacer el pedido, estrategia a la que s recurrieron los hombres para hacer llegar su mensaje. En muchos de los datos de los hombres de la tercera generacin se observaron elementos que, de acuerdo con las gramticas formales, seran incorrectos o inadecuados. El ms bajo nivel de suficiencia en espaol de estos participante s se caracteriz por falta de fluidez en algunas ocasiones, falta de concordancia verbal, adjetiv al y nominal, y problemas lxicos. Los hombres de tercera generacin presentar on gran diferencia con las mujeres de su misma generacin en este sentido, ya que stas presentaron una mues tra ms homognea que la de los hombres, hecho que podra explicarse en base a ms altos nivele s de escolaridad y educac in, tanto en ingls como en espaol, y tal vez a una mayor exposicin al espaol en el hogar entre la mayora de ellas. Segn Zentella (1997), la construccin de los roles de gnero juega un papel importante en la adquisicin y el uso de la lengua. Esta auto ra observ que los nios puertorriqueos de Nueva York no estuvieron expuestos a todos los constituye ntes gramaticales de la lengua en la misma medida, pues los roles de gnero se enfatizaban poniendo a las nias a participar en actividades distintas de las de los nios: Girls were more likely than thei r brothers to be expected to do things and be with people that resulted in greate r involvement with Spanish. Girls we re restricted to the house and/or

PAGE 203

203 mother of younger children, to run errands to the local bodegas, to attend religious services and rituals like nine evenings of pr aying the rosary for the deceased ( velorios ), and to be responsible for domestic du ties like cooking, cleaning, sewing washing dishes, and taking clothes to the laundromat. They also spen t regular hours in the company of Spanishdominant women watching the nightly novelas () Boys, on the other hand, could spend much more time outside of the house and off the block, away from Spanish As a result, boys usually spoke Spanish less fluently than their sisters. (Zentella 1997, p. 51) Zentella (1997) acota adems que el proceso de socializacin, el cual se realiza a travs del lenguaje, puede influir enormemente en la frec uencia y la forma de aspectos especficos del desarrollo gramatical de los nios. Desde lue go, habra que hacer una investigacin de ndole ms etnogrfica, ms extensa que la presente, para poder afirmar que el caso de los cubanoamericanos es similar al de los puertorri queos de Nueva York. No obstante, no se puede negar que existe la posibi lidad de que as sea. Al analizar los actos de habl a de los hombres de tercera ge neracin, se observ que en la situacin 1, sistema de cortesa deferencia l (-Poder, +Distancia), estos formularon ms peticiones directas que indirectas (3 frente a 2). Los ejemplos (71) y (72) a continuacin, presentan casos de peticiones directas mitigadas (estrategia 2, Performative). (71) DR3 : Bueno... estoy en un situacin muy difcil ahora y necesito un aventn porque yo tengo que recoger una familia, est en el aeropue rto y yo tengo que conocer a estas personas, es muy importante y, si en la futura t tienes que hacer algo y necesita ayuda, t puedes hablar conmigo y. ( 2P ) (72) EL3 : Seorita, el carro mo no suee y t puedes... quiero ir al aeropuerto ( 2P ) De los tres hablantes, DR3 en (71), es el que ms suficiencia demuestra tener en espaol. Como se observ en el Captulo 4, DR3 estudi espaol como lengua patrimonial en la Universidad de Florida (en Gainesville), pero a pe sar de ello no se diferenci considerablemente de EL3 y DP3 en cuanto a concordancia gramati cal y densidad lxica. Ntese que DR3 en (71) es directo porque el ncleo del ac to de habla de su peticin consis te en el verbo necesitar (i.e. la peticin no est orientada hacia los deseos del oyente sino los del hablante). Sin embargo,

PAGE 204

204 intent compensar con explicaciones y promesas de retornar el favor en el momento en que su oyente lo requiriera. Cabe sealar que durante la dramatizacin de situac iones y la entrevista, DR3 present fenmenos tpicos de hablantes de tercera generaci n en los Estados Unidos, como la confusin de marca de gnero, lo cual se observ en palabras como la futur a o la futuro, y un situacin. El ejemplo (72) presenta un caso similar, ya que el hablante ( EL3 ), por una aparente falta de recursos lingst icos, recurri a la ut ilizacin del verbo quere r en el presente, el cual se clasifica como mitigado por no ser un imperativo directo. Adems, EL3 cometi un error lxico y tambin morfolgico en este contexto al utilizar el verbo soar en el presente del subjuntivo, en lugar de enciende o prende. No formul ningn tipo de movimientos de apoyo ni mitigadores. Ofreci slo un alertador, el cual consisti en la frmula de tratamiento seorita, con la que quiso mostrar respeto hacia su interlocutora. Adems, EL3 fue bastante lacnico en la entrev ista en espaol. Al preguntarle qu situacin le haba parecido la ms dif cil contest: pa la casa ma. Un ride pa la casa. Al preguntarle si en la vi da real lo hubiera dicho igual, coment que: T sabes algo? No creo porque me da mucha pena. Por otro lado, al form ular la misma situacin en ingls, mostr una amplia gama de estrategias negativas, como la s que se ven a continuacin en el ejemplo (73) (73) EL3: Please, can you please you know, any favor that you need, I would do if you would let me, you know, if you would drop me out at my house You know, I have no car, its in the shop and if you could do that favor for me I would be extremely grateful. Como se ve en el ejemplo anterior, en ingls EL3 elabor con ms movimientos de apoyo, mitigadores y verbos auxiliares propios del ingls que crean la cortesa negativa ( would could etc.). El caso de este hablante plante a una disyuntiva intere sante: si bien es sumamente indirecto en ingls, en espaol es lo ms directo posible, con lo que, a pesar de todo, sigue la norma de las generaciones anteriores al usar el sistema de cortesa de solidaridad. Sin embargo, al ser tan directo como lo fue en el ejemplo (72) corre el riesgo de pasar por descorts,

PAGE 205

205 ya que es poco probable que un pedido formulado con la frase quiero ir al aeropuerto sea interpretado como una peticin y no como una orden. El ejemplo (74) del hablante DP3, representa un caso de petici n indirecta convencional. Como se recordar, DP3 es el hijo de AP2, al cual se describi en el Captulo 4 como miembro de la llamada generacin 1.5 pero que pres ent ms indicios de segunda que de primera generacin. Como se puede observar en el ejemplo, DP3 elabor su peticin con alertadores y explicaciones, y verbaliz la jus tificacin para pedir el favor a esa oyente en particular: Y t tienes un carro que est, t sabes, tiene suficien te espacio pa mi familia. El ejemplo sigue: (74) DP3 : Mara, yo tiene un problema, mi familia viene, ellos est n en el aeropuerto, mi carro no est funcionando, si, por favor, me puede dar... hacerme un favor y me lleva al aeropuerto a coger mi familia. Y t tienes un carro que est, t sabes, tiene suficiente espacio pa mi familia. T me puedes llevar? (7QP) De acuerdo con Brown y Levinson (1978) sta constituye una de las estrategias ambiguas que se enmarcan dentro de la cortesa posit iva y la cortesa negativa. En esta frase, DP3 utiliz el marcador de discurso t sabes en dos funciones: la de marcar la progresin narrativa, ya que la supuesta oyente no tendra modo de saber que su ca rro era suficientemente gr ande para traer a la familia del hablante del aeropuerto32, y la de establecer solidaridad con la oyente. Ntese que este hablante recurri mayormente a la cortesa negativa ya que enunci su pedido en forma de pregunta (estrategia tpica de la cortesa negativa) y utiliz el verbo modal poder en el presente de indicativo. DP3 indic que la situacin 1 le fue la ms dif cil, ya que, segn l, jams ira a su vecina a pedirle un favor de tal magnit ud. Coment que: Me parece que muchos de esos situaciones me est muy difcil, porque esas son cosas que a veces, yo no va a pensar as. Si yo tiene una 32 Al respecto, Said-Mohand (2006) dice que a veces, si el hablante a ade una informacin que supone no es consabida por el oyente, usa t sabes y seguidamente elabora m s su discurso (p.198).

PAGE 206

206 problema con el carro yo no va a preguntar a mi vecina, a mi, t sabes, a mi...mi vicina [sic] primero. Yo me pregunta, t sabes, mi familia, mi, mi, t sabes, mi amigos, primero. Entonces no me puedes, yo no puede ponerme en un, un situacin as, pero cmo yo va a hacer, o cmo yo me va a preguntar una mujer que no conoce muy bien. Me parece eso nunca me va a pasar. Y yo soy hombre y ella mujer, y ya va a tener como, t sabes, como, como un... En estos das eso nunca va a pasar, t sabes. Se repr oduce aqu la larga respuesta de DP3 por dos razones: la primera, para que se tenga una mejor idea del bajo nivel de suficien cia morfosintctica en espaol del hablante. Se observa la sobregenera lizacin de la morfologa verbal de la tercera persona del singular, ya que el ha blante conjuga casi todos sus ver bos en tercera persona, con la excepcin de algunos verbos muy frecuentes en el habla cotidiana, como ser, tener y poder. Debido a su alta frecuencia de uso, son lo s primeros verbos en ser adquiridos por los nios (cf. Silva-Corvaln 2003). La segunda razn es para resaltar la postura del hablante frente al hecho de tener que pedirle el fa vor a una mujer, lo cual para l sera tan absurda que dijo estar casi seguro de que nunca le podra pasar. Cabe recordar que JG1 un hablante de primera generaci n que se describi en prrafos anteriores, resalt tambin que para l resultar a muy difcil plantear pedidos a las mujeres, porque lo hablan todo. Este hecho es sugerente de la transmisin de actitudes y normas de pensamiento acerca de los roles de gnero de la primera generacin a la te rcera. Bien puede ser que, inconscientemente, DP3 haya adquirido de la generacin de su abuelo una norma cultural sobre el gnero que le impide aproximarse a la mujer a pedir tal favor, resistiendo as a concederle a ella la agencia que en realidad tiene. De igua l modo, cabe destacar que en el ejemplo (74) se observa que todas las estr ategias que el hablante emple son de la cortesa negativa: repetidas expresiones que indicaban duda y titubeo, e xpresin de distancia con su

PAGE 207

207 interlocutora, y uso del verbo en el condicional, con lo cual vuelve su pe ticin en una indirecta convencional. La amenaza a su imagen fue tal que al finalizar su enunciado en ingls, coment lo siguiente: I mean, I think the thing is I wouldnt even dare to ask. De nuevo, cabe pensar que el esquema cognitivo de DP3 est orientado hacia la exclusin de la mujer como una igual para propsitos de este tipo de favores. Pese a todo, DP3 demostr ser un hablante socioling sticamente competente en espaol porque hizo entender su mensaje pasando por encima de sus fallas en el plano morfosintctico. Vale la pena observar que al pedrsele que formul ara la misma peticin en ingls, la cual aparece en el ejemplo (75) DP3 tambin titube y us el marcador de discurso you know (igual que lo hizo en espaol con t sabes). Al comparar su pedido en ingls con el que realiz en espaol, se puede apreciar que fue incluso ms lacni co en inglssu lengua ms dominanteque en espaol (75) DP3: Im really, you know, could you ju st do me a really big favor you know? I know we really dont know each other, but I need, could you take me to the airport? A la luz de estas observaciones habra que cues tionar si la teora de cortesa de Brown y Levinson (1978) es en realidad sust entable en cuanto a universalidad en todos los dialectos de la lengua inglesa. Si bien el ingls ejerce una influencia pragmticodiscursiva sobre el espaol (tal como argumenta Silva-Corvaln 1994), no sera de scabellado plantear que tambin se diera el mismo proceso a la inversa, particularmente en Miami donde la mayora de la poblacin, segn los ltimos datos del censo, es hispana/latina y en ms del 60% de los hogares se indica hablar espaol. El ingls de los hispa nos de Miami podra constituir una variedad influenciada por las normas de interaccin de las variedades de espa ol originales de los inmigrantes de primera generacin. De ah que se diferenciara posibleme nte de la supuesta norma universal postulada

PAGE 208

208 por Brown y Levinson (cf. el est udio de Tannen 1984 al respecto). Sera muy interesante indagar al respecto en futuros proyectos sociolingstic os del ingls en el sur de la Florida. Los ejemplos (76) y (77), a continuacin, contienen igualmente un ncleo de acto de habla en el presente de indicativo (estrategia 2, Performative). El ncleo del acto de habla en (77) es con el verbo poder (estrate gia 7, Query Preparator y). Dejamos estos dos ejemplos para el final porque estos dos hablantes ( AC3 y AR3 ) fueron los hombres de tercera generacin que presentaron mejor dominio del espa ol durante las entrevistas. (76) AC3 : Mara, yo tengo unos familiares que vienen a visitarme por primera vez y me hace falta que me hace falta llegar al aeropuerto pero el carro no me arranca. Entonces, si t me haces ese favor, te lo agradecera. ( 2P ) (77) AR3 : Si me puedes llevar al aeropuerto que tengo familia que viene y mi carro no funciona. Si me puedes llevar, muchas gracias. ( 7QP ) AC3 utiliz, como casi todos los hombres de la muestra, un alertador y una explicacin para pedirle el favor a la oyente. Mitig su peticin al final con una expresin de gratitud, lo cual es propio de la cortesa positiva, y no se disc ulp ni prometi nada a cambio del favor, de modo muy parecido a los hombres de primera generacin. AR3 fue indirecto porque enunci la peticin con el verbo modal poder. Ntese, sin embargo, que no hizo la peticin a manera de pregunta, ni tampoco prometi nada a cambio del favor. AR3 emple el si condicional que, como qued establecido en pgina s anteriores, es un elemento l xico que puede interpretarse como un intento de no querer comprometer al oy ente frente a los deseos del hablante. Esta herramienta representa un lazo comn entre la s generaciones 2 y 3, quien es la utilizaron para proteger los deseos del oyente y re spetar la norma de no imponerse. Al igual que AC3, el hablante AR3 termin su peticin con una expresin de gratitud, una estrategia de cortesa positiva. Este hablante aclar en la prueba de autoevaluacin oral que en la vida real dara ms explicaciones, por lo que se podra concluir que, segn sus propias

PAGE 209

209 percepciones, tiende a la cortesa negativa en ingls. En la situacin 4, sistema de cortesa deferencial, en la que deba pe dirle a su profesor que le di era ms tiempo para terminar un trabajo, AR3 se expres de la siguiente manera en espaol y, ms tarde en la entrevista, en ingls: (78) AR3: Profesor, si puedo tener un poco ms tiempo, que... tengo algunos problemas familiar o de trabajo, y necesito un poco ms tiempo para resolver el trabajo y lo que me, que necesito en mi vida familiar. Si me puedes dar dos o tres das ms te lo agradezco, por favor, si me ayudas con eso. (79) AR3: Professor, I know that its late and that its, you know that theres two days left and that I need some more time whether its something, you know, I have a family problem or a problem at work. If I could have a few more, a few days extension Id be grateful. En el pedido en espaol de AR3 del ejemplo (78), se encuentran dos ncleos, uno positivo, que es el ncleo princi pal, y otro negativo, que es el ncleo de apoyo en el que el hablante intent redireccionar su pedido hacia uno menos impositivo. En i ngls, en el ejemplo (79) AR3 hizo exactamente lo mismo. En este caso no se puede afirmar concretamente que hubo transferencia del ingls, ya que las dos petici ones presentan estrategia s similares. Aunque el propio hablante considera que es ms indirect o en ingls y expres que su modo de hacer pedidos en espaol es bastante directo, en rea lidad present una combinacin de estrategias, fenmeno que se observ tambin en la s personas de segunda generacin. En cuanto a la situacin 2, en la que la di stancia y el poder entre hablante y oyente eran iguales, los hombres de tercera generacin presentaron un caso muy interesante, ya que mostraron directividad con el uso del verbo n ecesitar en el presente de indicativo, pero combinado con un segundo acto de habla en el que mostraron indirectividad. La divisin y clasificacin de estos enunciados se hizo sumame nte difcil, por lo que se decidi finalmente clasificar los cuatro primeros como directos por no contener preguntas en la formulacin y el ltimo como indirecto, puesto que se formul co mo una pregunta. A continuacin se muestran

PAGE 210

210 los cuatro ejemplos que fueron clasificados como directos en los datos de los hombres de tercera generacin para la situacin 2. (80) DR3 : Yo tengo un favor ahora. Necesito dinero porque yo tengo que pagar un duera [sic], y t sabes que voy a estudiar medicina y voy a tener mucho dinero en 10 aos, y si t tienes, t necesitas dinero, yo puedo darte en la futuro, pe ro ahora necesito dinero y es muy importante, entonces, s t puedes darme un poquito ....( 2P ) (81) DP3 : Oye, me da de lo ms pena, t sabes, yo tiene mucha pena, pero yo necesito un poquito dinero, yo tiene un, yo necesito pagar t sabes, yo tiene un pago que est viniendo, y si me puedes ayudar por favor, t sabes.( 2P ) (82) AC3 : Henry, estoy un poco apretado, no tengo dinero y necesito pagar necesito pagar una deuda y quiero saber si me prestas dinero ( 2P ) (83) AR3 : Mi amigo, estoy en una deuda, n ecesito el dinero para pagarlo si me lo puedes prestar por el momento yo te lo pago para atrs, como... sab es? Como amigos, si me puedes ayudar con eso. ( 2P ) DR3 en (80) comenz con la enunciacin de la peticin diciendo tengo un favor ahora, y a continuacin le dijo al supuesto oyent e lo que quera pedirle (necesito dinero), lo cual fue el motivo de clasificarla como estrateg ia 2 (Performative). Adems, el hablante aadi informacin sobre su presente y su futuro que in troduce con t sabes, que en este caso no es un marcador de discurso sino que literalmente si gnifica que el oyente ya conoce la informacin, con lo que se asienta que ambos comparten un lazo comn. Sin embargo, DR3 tambin us estrategias de cortesa negativa al ofrecer exp licaciones y dejar el enunciado inconcluso con una clusula condicional que dio a en tender que dejara que el oyente tuviera la ltima palabra. Al igual que DR3 en el ejemplo (81) DP3 verbaliz lo que l necesitaba sin considerar los deseos del oyente, estrategia tpica de la cortesa positiva, y luego de j el pedido inconcluso con una clusula condicional que contena el verbo modal poder en el presente de indicativo. Comenz con el alertador oye, y repiti dos veces que le daba mucha pena pedirle dinero prestado. Al final del pedido agreg el marcador de discurso t sabes, en espera de acortar la distancia con su oyente y buscar su comprensin. Tambin intent mitigar el enunciado con el atenuador por

PAGE 211

211 favor. El enunciado se calific como una petici n directa mitigada (estrategia 2) por presentar ms caractersticas de cortesa pos itiva que de negativa, pero no hay duda de que la combinacin de estrategias que presentan (80) y (81) vuelven estas dos peticiones en sumamente ambiguas. Los hablantes AC3 y AR3 en (82) y (83) respectivamente presentaron enunciados casi idnticos al usar alertadores, una justificacin y el ve rbo necesitar en el presente de indicativo como ncleo del primer acto de habla. Lue go formularon un segundo acto de habla al decir quiero saber si y o si me lo puedes prestar, con lo cual pasaron de la cortesa directa a la indirecta dentro del mismo enunciado. En fin, se observa tambin en estos dos casos una combinacin de estrategias negativas y positivas. En los ejemplos anteriores, a pesar de que los hablantes fueron directos, incluyeron tambin el uso de la cortesa negativa en lo s cuatro casos. Sin embargo, para ninguno de los cuatro sta se plante como una situacin difcil. Por el contrario, s lo fue para EL3 cuya peticin se reproduce en (84) abajo. Durante la entr evista, la actitud de EL3 frente a la peticin fue de suma amenaza a la imagen, mucho mayor que la que presentaron los otros cuatro hombres de su misma generacin. El pedido de EL3 fue clasificado como indirecto porque, a pesar de presentar tambin caractersticas que arriba se tomaron como directas (como el verbo necesitar en primera persona y el marcador de discurso sabes?), el ha blante termin el enunciado con una pregunta que contena el verbo modal poder como ncleo, lo cual lo vuelve indirecto. (84) EL3 : Carlos, mira, necesito dinero porque... (risa s) tengo una deda? Una deuda y necesito dinero. T puedes darme 50 pesos? ( 7QP ) Al momento de la dramatizacin de esta situ acin en particular, EL3 se ri nerviosamente y titube varias veces antes de formular el pedido. Estos rasgos paralingsticos se podran interpretar como una falta de seguridad de part e del hablante para expr esarse. Sin embargo, al preguntrsele si en la vida real hubiera dicho lo mismo, afirm lo siguiente, cambiando al ingls:

PAGE 212

212 EL3 : El dinero... s, y no, it doesnt matter, espe cially in English. Money for me is a more personal thing. No, I would suck it up. It doesn t matter, it doesnt matter. No, no, money for me C : Y a tu pap? EL3 : No, no puedo. Last time I asked my parents for money was in tenth grade, in high school. I cant. Even to pay for my college. I paid fo r my own college, and I cant. No puedo, no puedo, no puedo, no puedo. En este caso, EL3 se mostr sumamente lacnico en su enunciado, pero, como ya se mencion, la falta de herramientas lingsticas en espaol tal vez no le permiti ser tan indirecto como quiz hubiera sido en ingls. Sin embargo, en ingls el hablante probablemente habra recurrido a no hacer el pedido, ya que, como se recordar por la Figura 3.1, en el Captulo 3, Brown y Levinson (1978) propusieron que si la amenaza a la imagen es demasiado grande, es posible que el hablante no formule el acto de ha bla. En efecto, el habl ante no quiso, bajo ninguna circunstancia, formular el pedi do en ingls y hubo que pasar a la siguiente pregunta de la entrevista. En cuanto a la situacin 3, si stema de cortesa segn la jera rqua, los hombres de tercera generacin presentaron tendencia ha cia la cortesa positiva, con tres peticiones directas y dos indirectas. Sin embargo, dentro de sus enunciados se observ tambin cortesa negativa debido a las estrategias empleadas en la formulacin del acto de habla. Los ejemplos (85) (86) y (87) muestran las peticiones ms directas dentro del grupo de hombres de tercer a generacin para la situacin 3. (85) AC3 : Carmen, tenemos que tener esto preparado para esta tarde y necesitamos empezar, as que si, si puedes empezar a organizar, porque ya est llegando la hora, y tenemos que tener esto preparado para la tarde. As que, por favor, empieza a trabajar. ( 1MD ) (86) DP3 : Oye, pero Carmen, qu pas? T sabes, eso no puede ser, t sabes, y nosotros tenemos un proyecto, tenemos un deadline y nosotros necesita hacer, t sabes, hacer el trabajo y, por favor, t sabes, mucha gente est espera ndo por cualquier cosa que nosotros estamos haciendo y, t sabes, nosot ros necesita trabajar y, you know.... ( 2P )

PAGE 213

213 (87) DR3 : Carmen, t tienes que trabajar un poquito ms porque este proyecto es muy importante para m y para la comunidad y, es toy un poquito bravo ahora, porque t no ests trabajando nada. Si t puedes ayudarme un poquito... Id appreciate it ... Lo voy a apreciar muchsimo. Y si no, yo tengo que encontrar a alguien que pueda hacer el trabajo, porque ahora t ests un poquito preocupada y desorganizada. ( 4OS ) En el ejemplo (85) AC3, quien parece ser el hablante c on ms suficiencia lingstica de los cinco hombres de tercera generacin, utiliz las mismas herramientas discursivas que las mujeres de primera generacin y algunos de lo s hombres de segunda generacin, mas no de la primera, quienes en esta situac in usaron la indirectiv idad para comunicar noticias desagradables (como el despido o la cancelacin del contrato de la empleada). AC3 atenu el enunciado al emplear verbos en primera persona del plural ( tenemos, necesitamos), ya que se incluy a s mismo como parte de las labores que la oyente deba realizar. Tambin us el atenuador por favor antes de hacer el pedido. Si n embargo, el ncleo del acto de habla y las estrategias en s eran de cortesa positiva. El hablante DP3 por su parte, comenz la peticin en el ejemplo (86) con dos alertadores y la pregunta qu pas?, la cual qued establecida lneas atrs como un reto a la oyente y como estrategia de cortesa positiva. En este ejemplo, el hablante intercal el marcador de discurso t sabes del espaol con su equivalente del ingls, you know fenmeno que tambin observa Torres (2002) en el habla de bilinges puertorriqueos. Ambos marcadores en este caso son muestra de cortesa positiva. DR3 tambin present estrategias de tipo positivo en el ejemplo (87) e incluso utiliz varios coaccionadores, como este proyecto es muy importante para m y para la comunidad,estoy un poquito bravo ahora, t no ests trabajando nada, los cuales se asocian con la cortesa positiva. Parece que no teme daar su imagen expresando sus verdaderas emociones hacia la supuesta oyente. El hablante utiliz mitigadores para minimizar el impacto de su peticin, como el diminutivo un poquito en tienes que trabajar un poquito ms y ests un poquito preocupada, pero a la vez planteando coaccionadores, como en la frase ests un

PAGE 214

214 poquitodesorganizada. El hablante us la cortesa positiva al reprobar el comportamiento o actitud de la oyente. Tanto DR3 como DP3 recurrieron al cambio de cdigo para dar continuidad a su enunciado y comunicar el mens aje, fenmeno que describe Zentella (1997) y que ya se ha comentado en lneas anteriores. En los prximos dos ejemplos, (88) y (89), se observan las peticiones de tipo indirecto producidas por hombres de tercer a generacin en la situacin 3. AR3 utiliz alertadores, coaccionadores (ya estamos a la ltima hora) y e xpresiones de gratitud, estrategias tpicas de la cortesa positiva. Sin embargo, el ncleo del acto de habla es el ve rbo poder en el presente de indicativo seguido del si condicional, lo que vuelve la peti cin en una indirecta. El pedido de EL3 en el ejemplo (89) es el ms indirecto de todos, lo cual se puede explicar dada su tendencia a la indirectividad ya evidenciada en las si tuaciones anteriores. A pesar de su sistema morfosintctico y lxico ba stante reducido en espaol, EL3 logr hacer un pedido a modo de pregunta y ofreci adems una explicacin como movimiento de apoyo. Su capacidad en el plano pragmtico-discursivo parece superar sus lim itaciones en el plano morfosintctico, lo cual le permite elaborar peticiones de este tipo. (88) AR3 : Bueno, Carmen, ya estamos a la ltima hora, si me puedes ayudar echarme una mano para terminar este proyecto para la comunida d, lo agradezco. Por favor, aydame, necesito tu ayuda, no lo puedo hacer sin ti. ( 7QP ) (89) EL3 : Carmen, t puedes darme el proyecto? Lo necesito ahora. ( 7QP ) Para apoyar todo lo anterior, cabe menciona r que en las situaci ones 4 a 6 tanto las mujeres como los hombres de tercera generacin prefirieron la indirectividad, y ambos gneros mostraron igual nmero de estrat egias directas e indirectas (4 frente a 11). Por ejemplo, la situacin 4, sistema de cortesa de ferencial, present un dilema para muchos de los participantes, ya que algunos de ellos an eran estudiantes en la universidad y, por tal razn, la amenaza a la imagen frente a una figura de autoridad los c ondujo a hacer bastantes peticiones indirectas. A

PAGE 215

215 continuacin se ofrecen algunos ejemplos en los que se observa la manera en que los hablantes de tercera generacin construyeron su s pedidos en la situacin 4. En (90) y (91) se muestran los enunciados de una mujer, KS3 y de un hombre, AR3 respectivamente, pidiendo ms tiempo a su supuesto profesor para entregar el trabajo final para una clase. KS3 hizo el pedido a modo de pregunta y luego utiliz varios movimientos de apoyo, como las explicaciones y las promesas, culminando con una expresin de gratitud. Por su parte, AR3 aunque no hizo el pedido a travs de una pregunta, dio explicaciones, us mitiga dores y tambin concluy con una expresin de gratitud, tpica de la cortesa negativa. (90) KS3 : Es posible que puedo entregar el papel unos das tarde? Es que estoy trabajando mucho y he tenido mucho estrs este semestre. Si lo puedo entregar unos das ms tarde pa que yo pueda hacer un mejor trabajo, se lo agradecie... se lo agradezco. (91) AR3 : Profesor, si puedo tener un poco ms tiempo, que... tengo algunos problemas familiar o de trabajo, y necesito un poco ms tiempo, para resolver el trabajo y lo que me, que necesito en mi vida familiar. Si me puedes dar dos o tres das ms te lo agradezco, por favor, si me ayudas con eso. En resumen, se observ que los hombres de tercera generacin pr odujeron menos actos de habla directos que los hombres de primer a generacin (14 frente a 18) y, de hecho, la diferencia estadstica result ser significativa. El hecho de que los hombr es de tercera generacin eran menos directos que la generacin de su s abuelos quiz se deba a las condiciones socioculturales y el medio ambiente en los que se ha n relacionado los bilinges de tercera generacin. Si bien en algunos casos stos exhibieron un sist ema morfolgico, sintctico y lxico reducido, lograron transmitir su mensaje del modo en que les pareci socialmente ms apropiado: indirectamente. Tal vez lo ms interesante de los enunciados de los hablantes de te rcera generacin fue la manera en que combinaron dos ncleos de acto de habla, uno positivo y otro negativo, como si estuvieran debatindose entre un sistema y otro o hi cieran el esfuerzo de resolver el potencial

PAGE 216

216 conflicto entre las normas de interaccin (directa s) de sus abuelos y las normas ms comnmente aceptadas (indirectas) por la cultura angloparlante de los Estados Unidos (al menos fuera de Miami). Silva-Corvaln (1994) aplic los trminos acts of shifting (p. 169) a aquellos elementos que presentan las generaciones 2 y 3 que difieren de la norma de la primera generacin y acts of loyalty a las actitudes positivas que expresan hacia el espaol y sus intenciones de transmitir la lengu a a sus hijos y nietos. Enunciados como los que se han exhibido aqu de los bilinges cubanoamericanos bien pueden ser la muestra de ambos tipos de comportamiento trasladados al plano pragmtico: estos hablantes no evitaron mostrar a travs del habla que eran biculturales y que manejaban los dos sistemas. En ese sentido, son leales a sus antepasados y tambin a la cultura estadouni dense en la que les toc educarse. 5.4 Respuestas a las preguntas de investigacin Para finalizar el captulo, se contestar las pr eguntas de investigacin planteadas al final del Captulo 1, Introduccin al estudio. A continua cin se reproducen la s tres preguntas de investigacin y las resp uestas correspondientes. En respuesta a la pregunta 1, Cules son las normas y estrategias discursivas observadas entre cubanos de primera, segunda y tercera generacin en Miami en la expresin de cortesa al hacer peticiones? segn lo observado duran te el curso de esta investigacin, se concluye que las normas y estrat egias discursivas de los hablantes de primera y segunda generacin presentan una compleja combinacin de estructuras negativas y positivas dentro del acto de habla. Se detect que am bas generaciones tienden esencialmente hacia la cortesa positiva, fenmeno que constat Ruzi ckov (1998) entre hablantes monolinges en la isla de Cuba, con matices de cortesa negativa vi sibles principalmente en el ncleo del acto de habla. Al utilizar la escala de estrategia s propuesta por Blum-Kulka et al. (1989), algunos enunciados de los hablantes de primera generaci n recayeron en la parte indirecta del continuo

PAGE 217

217 por contener verbos en los tiempos del condici onal, del imperfecto o del subjuntivo, pero a su vez presentaron estrategias de cortesa positiva cuya funcin es la de marcar identificacin con el grupo. Asimismo, esta generacin mostr que los atenuadores (palabras como por favor, etc.) son elementos que ayudan a dar un efecto corts a los enunciados ms directos, a pesar de que autores como Fraser (1980) no consideren que su uso imprima ms cortesa al enunciado. Se pudo notar que la gran dife rencia entre las personas de primera generacin y las de segunda, quienes tambin mostraron un sistema sim ilar, fue la cautela y, si se quiere, la aprehensin al momento de form ular los pedidos por parte de la segunda generacin. Como se mencion, la situacin 2, en la que los hablantes deban pedir dinero, no represent una amenaza a la imagen para los hombres de primera generacin, pero los de segunda s se vieron amenazados al tener que hacer dicho pedido. En algunos casos incluso se negaron a formularlo. Este pudor a la hora de situarse en un contexto en el que se deb a recurrir a alguien en busca de ayuda econmica no lo parecen sentir las personas de primera generacin ya que el modo en que muchos de ellos lograron sobreviv ir y superarse durante los primeros aos de exilio en Miami se debi a la ayuda mutua que se prestaron entre coterrneos. La solidaridad entre los primeros exiliados que llegaron a Miami a re crear la sociedad que dejaron atrs se construy con la lengua y a la vez se reflej a travs de sta. Por ende se observa este fenme no con claridad en el sistema de cortesa netamente pos itivo manifestado en las peticione s de estos hablantes. Alberts (2006) arguye que la solidaridad entre los exiliados cubanos en Mi ami se debe al hecho en gran parte a los eventos que tuvieron que soportar cuando recin llegaron a suelo estadounidense. Alberts explica que: The Cubans who came to Miami through the Freedom Flights, for example, could count on the help of those w ho had migrated right after the Cuban revolution.

PAGE 218

218 Alternatively, ethnic solidarity can be an expr ession of belonging together due to shared experiences (p. 231). Esta solidaridad qued comprobada con el presente anlisis. En cuanto a los hablantes de segunda generaci n, quienes se criar on y se educaron en un contexto nico de bilingismo, en el que el ingl s era el idioma de la educacin formal y del gobierno, se comienza a vislumbrar una transicin hacia un sistema de cortesa negativa. ste no slo se observ algunas veces en los ncleos del acto de habla, sino tambin en las estrategias propias de la cortesa deferencia l, como el deseo de no imponer la voluntad del hablante sobre la del oyente, la exhaustiva elaboracin de expl icaciones y justificacione s, y un mayor nmero de pedidos realizados por medio de preguntas. Dichas caracter sticas fueron mucho menos frecuentes entre hablantes de primera generacin. Si bien al contabilizar las peticiones indirectas, las personas de segunda generacin presentar on un nmero ligeramente mayor que las de primera generacin, esto se debe a que a la hora de contarlas slo se tomaron en cuenta los ncleos de los actos de habla. Despus de analizar las estrategias aledaas, o estructuras que rodeaban al ncleo del acto de habla, se detect que la mayora (aunque no todas) eran positivas, por lo que sta puede ser llamada la generac in de transicin. Parecen proyectar cierta ambigedad en cuanto al sistema de cortesa que emplean: empiezan a ser indirectos desde el ncleo, lo cual se vio tambin en contados cas os en la primera gene racin, y abarcan algunas estructuras perifricas al ncleo, siempre dejando lugar para las estrategias positivas. Los hablantes de tercera genera cin presentaron un caso sumament e interesante y complejo ya que, si bien algunos de sus enuncia dos contenan ncleos de actos de habla positivos, la mayora de sus estrategias fueron negativas. Entre esta generacin y la primera se observ una diferencia estadsticamente significativa en cuanto las estr ategias de cortesa. Al realizar el anlisis cualitativo, se detect que la tendencia de los ha blantes de tercera genera cin de ser directos en

PAGE 219

219 el ncleo del acto de habla se deba a veces a un sistema verbal simplificado, en el cual predominaba el uso de verbos como poder y neces itar en el presente de indicativo. Aun as, tenan la competencia comunicativ a suficiente para elaborar estr ucturas aledaas al ncleo del acto de habla propias de la cortes a negativa, no slo en los sist emas de relaciones verticales, comprendidos en las situaciones 1, 3, 4 y 6, sino tambin en el sistema de solidaridad, comprendido en las situaciones 2 y 5. Al comparar sus enunciados en es paol con los pedidos que formularon en ingls, se observ que, aparte de usar los verbos auxilia res propios del ingls que crean la cortesa negativa desde el ncleo ( would could etc.), las estrategias para evitar daar la imagen eran bastante similares, tanto en espaol como en ingl s, por lo que se puede considerar que, en la formulacin de las petic iones, se da una tran sferencia de la norma pragmtica del ingls en el espaol de los bilinges de tercera generacin. Algunos autores como Mrquez (2005) son de la opinin de que tanto en espaol como en ingls la distancia so cial entre los interlocutores conduce al uso de la cortesa negativa: the less familiar the interlocutors are with each other th e more likely it is that their requests will be indirect (p. 7). Sin embargo, lo s datos del presente estudio demuestran que personas de la primera generacin de cubanos radicados en Miami y, para los efectos, la generacin de sus hijas e hijos (cubanoamericanos de segunda generacin ), son bastante directas al hacer pedidos, incluso en los casos en que no tienen una relacin de proximidad con sus interlocutores. En las sociedades anglosajonas, en las que se ha demostrado una preferencia contundente por la indirectividad al hacer petic iones (Blum-Kulka et al. 1989; Brown y Levinson 1978; Mrquez 2005, etc.), sta s es la norma y los hablantes de tercera ge neracin que participaron en el estudio exhibieron este ti po de cortesa al formular pedidos en espaol.

PAGE 220

220 En resumen, en el continuo de ms directiv idad a ms indirectivid ad los hablantes de primera generacin mostraron estar al princi pio del mismo, con ms ncleos directos y estrategias positivas. Los hablantes de segunda ge neracin parecieron situarse en el medio del continuo, con igual nmero de ncleos directos e indirectos. En el anl isis cualitativo de los hablantes de segunda generacin, stos demostrar on ser usuarios de un sistema de cortesa generalmente positiva, siguiendo los patrones de la primera generacin. Por ltimo, los hablantes de tercera generacin se ubicaron en la ltima fase del continuo en cuanto a las estrategias de cortesa, que fueron mayormente negativas. Como refuerzo del anlisis, se obtuvieron da tos a travs de la observacin natural que permitieron constatar que la naturaleza del sistema de cortesa de los cubanos es solidaria. La gran mayora de los hablantes observados emplearon imperativos, o peticiones bald-on record para hacer pedidos, y la nica ha blante de segunda generacin que pudo ser observada de cerca, sin hacer las dramatizaciones, utiliz los dos sist emas, lo que constata que la segunda generacin parece estar en proceso de transicin. En respuesta a la segunda pregunta de investigacin, Hay diferencias de gnero en la muestra que puedan ser indicadoras de despla zamiento de un sistema pragmtico a otro? Qu implicaciones sociales tendra tal desplazamiento? se concluye que, al considerar las cifras en conjunto, todas las mujeres del estudio presentaron ms actos de habla formulados de forma indirecta que los hombres, aunque por mrg enes insignificantes (l as mujeres emitieron 44 actos de habla directos y 46 indirectos, mientras que los hombres emitieron 46 directos y 43 indirectos). Estas cifras no mo straron ninguna significancia estad stica, pero al observar las diferencias cualitativamente, se revel que las mujeres de primera generacin fueron las que ms

PAGE 221

221 enunciados directos formularon, se guidas por las mujeres de la segunda generacin y, por ltimo, de las mujeres de tercera generacin. Las mujeres y los hombres de la primera generacin mostraron un nmero parejo de movimientos de apoyo, aunque se observ cierta te ndencia de las mujeres hacia la mitigacin. En el caso de las mujeres de la segunda generacin, stas aumentaron el nmero de movimientos de apoyo respecto a las mujeres de la generaci n anterior, y produjeron casi dos veces ms movimientos de apoyo que los hombres de su propia generacin. Se observ mayor verbosidad por parte de estas mujeres, quienes sintieron la necesidad de ofrecer ms explicaciones y hacer ms promesas en sus peticiones, pero no se obs erv una fuerte tendencia hacia la cortesa negativa tal como se esperaba. En vez de ello, se vio que usaron tambin estrategias positivas para con sus interlocutores. Las mujeres de tercera generacin, en cambio, fueron las ms indirectas en cuanto a las estrategias de cortesa ya que, como se recordar, fue a travs de estas estrategias que mostraron incluso ms pudor y amenaza a la imagen al expresar su deseo de no querer imponerse frente al oyente, dar ms rodeos, disculparse constantemente, ser excesivamente deferentes y hacer peticiones en forma de pregunta en vez de afirmaciones en todas las situaciones, incluso en las que ellas detentaban ms pode r. Para estas hablantes, el gnero del interlocutor no pareci influir tanto en sus estrateg ias como el tipo de favor que pedan. Por ejemplo, en la situacin 2, en la que deban pedir dinero prestado a su mejor amiga, muchas mujeres de la tercera generacin se sintieron amenazadas y recurrieron a la indirectividad tanto en el ncleo del acto de habla como en las estrategias de cortesa. Entre los hombres tanto de la primera ge neracin como de la segunda, se observ tambin mucho pudor en las situaciones 1 y 2, pe ro por razones distintas. A los hombres de primera generacin les pareci ms amenazante pedi rle el auto a una mujer que pedirle dinero a

PAGE 222

222 un compadre, quiz por el orgullo de no verse indefensos ante una mujer. En este caso, el gnero de la oyente s represent una amenaza muy fuerte a la imagen, pero a pesar de ello los hombres de primera generacin recurrieron en su mayora a actos de habla directos. A los hombres de segunda generacin, les pareci ms amenazante pe dir dinero a un compadre o mejor amigo que pedirle a una mujer que los llevar a al aeropuerto, debido quiz al gran valor que se le adjudica al dinero en una sociedad como la estadouni dense. Curiosamente, los hombres de segunda generacin mostraron ms indirectividad en las s ituaciones 1 y 2, a difere ncia de la generacin de sus padres, incluso cuando la situacin implic aba mayor amenaza a su imagen. En la situacin 3, en la que el hablante tena ms poder que la oyente, los hombres de primera generacin mostraron directividad, pero presentaron una estrat egia que rara vez se produjo en los datos, la cual no se esperaba obtener dado el tipo de me todologa empleado para el estudio. Se trat de una insinuacin (Mild Hint, tipo 9), una estrategia denominada no convencional y el tipo ms indirecto de toda la es cala. Una insinuacin es, por naturaleza un enunciado opaco tras el cual el hablante puede esconder su verdadera intencin al momento de hacer el pedido. Weizman (1989) aduce que alguien que hace una insinuacin trata de lograr que una accin ocurra, disfrutar de los resultados y negar haber hecho el pe dido. En el caso en que se produjo un Mild Hint, MR1 no slo no estaba imprimiendo ms cortesa a su en unciado, sino que lo usaba para comunicar una noticia muy desagradable en la que se insinuaba el despido de la empleada. De estos datos se desprendi que una mayor indirectividad por parte de los hombres de primera generacin implicaba menos tacto y menos consideracin ha cia la interlocutora, al punto de no querer pedirle a la misma que mejorara o continuara realizando su trabajo. Para los hombres de tercera generacin, tanto la situacin 1 como la 2 implicaron alto riesgo a la imagen y, a pesar de la directividad de los ncleos de sus peticiones, las estructuras

PAGE 223

223 aledaas al ncleo reflejaron estr ategias bastante indirectas, la s cuales consistieron en hacer preguntas y dar excesivas justificaciones para pedir los favores. En la situacin 3, en la que los hombres se vieron en un contexto de ms poder que su interlocutora, tanto los hombres de segunda como de tercera generacin emplearon la cortesa positiva a travs del uso de coaccionadores, imperativos y poca mitigacin. Respecto a las implicaciones sociales de t odo lo expuesto anteriormente, se puede postular que en las situaciones en que los hombres se negaron a formular un pedido, como el de la situacin 1, en la que deban pedirle a una mujer que los llevar a en su auto, se dio un caso de negacin de la agencia hacia la mujer. Si a lo s hombres de primera y tercera generacin les pareci imposible concebir la idea de que algn d a se pudieran ver en la necesidad de pedir un favor de tal naturaleza a una muje r, podra ser que consideraran a sta como incapaz de resolver problemas grandes. Desde el punto de vista de algunos de estos hombres, otro hombre, como sus hermanos u otro tipo de familiar masculino, o incluso un taxista, habra servido mejor el propsito de llevarlos al aeropuert o que una mujer. Se podra decir que esta posible negacin de la agencia de la mujer surgiera del deseo de proteger la imagen frente a ella, y mantener intactos los roles sociales que han sido predeterminados dur ante muchos aos. Puede haber en esto cierto matiz de pensamiento derivativo ( derivational thinking), ya que negar la posibilidad de que se pueda pedir un favor de tal natura leza a una mujer contribuye a mant ener el patrn mental de que las mujeres son siempre las que necesitan ayuda (ser rescatadas), y no los hombres, y que los hombres, para proyectarse como fuertes e i nvulnerables, no pueden aproximarse a una mujer en semejante desventaja. Parcece que la situaci n 1, la cual implicaba ms poder de parte de la mujer, era, en cierto sentido, motivo de dis gusto para algunos hombres de primera y tercera generacin, tal vez porque el hombre tradicionalmen te ha asumido el papel del que resuelve las

PAGE 224

224 situaciones difciles y, en particul ar, el que se encarga de asunto s referentes a los automviles. Sin embargo, cabe destacar que los escenarios es tuvieron predeterminados por las variables de poder, distancia y solidaridad, y que en las situaci ones de la vida real se podran hallar otros aspectos que no surgieron en esta investigacin. Tal como se coment en lneas anteriores, en la situacin 3, en la cual al igual que en la primera, los hombres deban pedi rle el favor una mujer y las muje res a un hombre, los hombres de las tres generaciones, as como las mujere s de la primera generacin, mostraron un mayor despliegue de estrategias de coercin, retos y desaprobacin para con su supuesto oyente. Sin embargo, este despliegue de coaccionadores no se debi a que el oyente fuera del sexo opuesto, sino a que en este caso los hablantes detentaban ms poder que su interlocutor/a. Una situacin similar fue documentada por Gutirrez-Rivas (2007) al analizar los actos de habla directivos en canciones y telenovelas transmitidas en los medi os de comunicacin social hispanos de los Estados Unidos. En el anlisis, se acot que: I n situations of vertical relationships, a speaker who has power or authority over the hearer is more prompt to issue ba ld on-record requests, creating oppression towards the hearer (p. 3). A pesar de haberse observado pudor en ciertos participantes al hacer pedidos de peso, la mayor razn para ser directos en una situacin de jerarquas es precisamente sa: la distribucin vertical del poder. En otras palabras, la variable de poder tiene ms peso e influye ms que el gnero del supuesto interlocutor en la fuerza ilocutiva del acto de habla. Las similitudes que las mujeres y los hombres de la primera generacin presentaron se pueden interpretar como un posible mecanismo de las mujeres para provocar un acercamiento con el interlocutor, lo cual no implica que necesariamente estn reflejando las mismas intenciones que los hombres al usar el mismo comportamiento lingstico de stos. En un

PAGE 225

225 estudio llevado a cabo en Panam Noriega (1995) encontr que a las mujeres entrevistadas no les pareca apropiado abogar por la igualdad de los sexos en todos los sentidos, ya que women are equal to men, yet they are very different ( p. 92), y que la liberacin femenina, tal como se concibe en los Estados Unidos, no es un concep to que aplique a la mujer panamea. En la interpretacin de los datos de mujeres cubanas de primera generacin de l presente estudio se podra estar tal vez ante un caso muy parecido: el concepto de l pensamiento derivativo del ingls no es del todo aplicable a este es tudio porque la realidad de la vi da que llevaron estas mujeres en Cuba y la vida que continuaron llevando en Miami limita y cambia el espectro de lo que son las relaciones jerrquicas. Para determinar si y cmo el pensamiento derivativo est presente en las peticiones formuladas por estos participantes habra que realizar ot ro tipo de estudio, antropolgico y etnogrfico. Lo que s constata la presente inves tigacin es el hecho de que las mujeres de primera generacin usaron las estrateg ias de cortesa positiva para marcar igualdad con el interlocutor, mientras que los hombres la s usaron para mitigar el impacto a la imagen tanto del interlocutor como de s mismo. En la segunda generacin se empez a notar un desequilibrio en cuanto al nmero de movimientos de apoyo, que ya para la tercera generacin mostr la ruptura con las normas ostentadas por las mujeres de primera generacin (quienes, como se record ar, se igualaron a los hombres en cuanto a estrategias de coercin y movimientos de apoyo). La tercera generacin de mujeres cubanoamericanas pareci respetar las no rmas propias del sistema de cortesa negativa ms caracterstico del ingls en Estados Uni dos, ya que tendieron a ser ms deferentes, disculparse ms y evitar ser direct as, incluso en situaciones en la s que ellas tenan ms poder. En este aspecto se diferenciar on significativamente de la generacin de sus abuelas.

PAGE 226

226 En respuesta a la pregunta tres, Se observa alguna influencia del sistema pragmtico del ingls (o cortesa negativa) en el espaol de los cubanoamericanos de segunda y tercera generacin? Si la hay, qu tipo de estructu ras lingsticas evidencian dicha influencia?, tal como se ha venido planteando a lo largo del presente trabajo, el sistema pragmtico del ingls tiene su base en la cortesa negativa, lo que im plica que en sociedades como la estadounidense, donde el ingls es la lengua dominante, los habl antes tendern a ser ms indirectos al formular un pedido. Mrquez (2000) sea la que: In both English and Spanish requests can be linguistically realized with imperatives, negati ve interrogatives and de claratives. In English direct imperatives are usually defined as appropr iate constructions for commands (), thus they are less appropriate or even unacceptable for making requests (p. 36). El hecho es que en la lengua inglesa, de acuerdo con Brown y Levins on (1978) y Leech (1983), entre otros, se perciben las formas directas como intrnseca mente amenazantes a la imagen, y de ah que las formas indirectas sean ms corteses en la mayora de las sociedades angloparlantes. Sin embargo, Mrquez (2000) aduce que en el espa ol de Montevideo (Uruguay), los verbos querer y necesitar se emplean con frecuencia al hacer peticiones, lo cual se observ tambin en el espaol de los cubanos y cubanoamericanos de Miami. Asimismo, la autora aade que requests of this sort may sound too direct a nd impolite to English speakers (p. 40). Se concluye que los cubanos de ter cera generacin en Miami, quienes se han criado y educado en el contexto de los Estados Unidos, complementaron su uso de los verbos querer y necesitar (que tambin fueron empleados por hablantes de primera y segunda generacin para hacer pedidos directos) con el propsito de lograr la in directividad que e llos perciban como caracterstica fundamental de una peticin socialmente apropiada.

PAGE 227

227 Para saber si las normas pragmticas del ingls se transferan al es paol de los bilinges, se observaron los tipos de verbos empleados por los hablantes y, en el caso de la tercera generacin, los tipos de estrateg ias y elementos discursivos empleados para crear un efecto de indirectividad, adems de una comparacin c on los mismos pedidos formulados por estos hablantes en ingls. Se detect transferencia de l ingls al espaol de los bilinges de segunda generacin (en contados casos), como los hablan tes que estaban en proceso de transicin, y al espaol de los de tercera genera cin, ya que sta fue la gener acin que ms exhibi estrategias tpicas de la cortesa negativa. Entre todos los hablante s de la primera y la tercera generacin las diferencias fueron estadsticamente significativas. Si bien los hablantes de tercera generacin fu eron a veces ms asertivos por usar verbos en el presente de indicativo en el ncleo de su s actos de habla, elabor aron estructuras aledaas tpicas de la cortesa negativ a (explicaciones y promesas en ex ceso con muestra exacerbada de deferencia) para lograr ser indirectos. Silva-Corv aln (1994) apunta que los bilinges se valen de ciertas estrategias para compensar la falta de elementos lingsticos que s tienen a su disposicin los hablantes monolinges. Tal como se plante al comienzo de este trabajo, se esperaba encontrar que los hablantes bilinge s en el estudio usaran estructu ras discursivas ms propias del ingls al formular peticiones en espaol con el fin de dar fuerza ilocutiva al acto de habla. Los hablantes de segunda generacin quisier on, al igual que los hablantes de primera generacin, crear un efecto de formalidad y di stancia a travs del uso del pronombre de tratamiento Ud.. Sin embargo, la falta de soci alizacin en un contex to monolinge los condujo a la inconsistencia en el empleo de los pronombr es formales e informales. Entre estos hablantes se pudo vislumbrar el comienzo del uso de mar cadores del discurso de l ingls, tales como you know pero con muy poca frecuencia, intercalados c on el uso copioso de t sabes. A travs del

PAGE 228

228 uso de estos marcadores los hablantes parecan inv itar a su oyente a partic ipar en la conversacin y, en algunos casos, pedir su comprensin. Tambin crearon efectos de cortesa a travs del uso de los marcadores, e incluso en los enunciados ms directos lograron acortar la brecha social con sus interlocutores al insertarlos en el discurso. Los hablantes de tercera generacin, por su parte, presentaron el mismo fenmeno, pero con los marca dores del ingls ya ms incorporados en el lxico. Asimismo, reflejaron ms inseguridad en algunos momentos, a travs de elementos lingsticos (como peticiones en forma de pregunt a) y paralingsticos (como risas nerviosas, tono de voz que expresara duda y titubeo, y empl eo de frases inconclusas). Adems, los hablantes de tercera generacin presentaron una caracterstica nica, que fue la de emitir dos ncleos de acto de habla, uno pos itivo, o principal, y otro nega tivo, o secundario, dentro de la misma peticin. Pareciera como si para ellos el hacer el pedido utilizando la cortesa positiva (con actos directos) no fuera suficiente y que quisi eran comunicar sus pedidos en espaol de una forma parecida (ms indirecta) a la que haban aprendido en ingls. Un uso que difiere del espaol normativo se podra asociar con la transculturacin. Tal como argumentan Otheguy, Garca y Roca (2000), bilingualism is in itself a transcultural experience and most of what transp ires linguistically has to do with this transculturation (p. 182, pie de pgina). Dicha transcultura cin se percibi en el presente estudio al nivel pragmtico, en cuanto a que los hablantes de te rcera generacin usaron la cortesa negativa, con la que estaban acostumbrados a socializar en muchos mbitos de sus vidas diarias, para comunicarse en espaol. Cabe recordar lo que afirma SilvaCorvaln (1994) respecto a la transferencia lingstica: It may be () defined as the incorp oration of language features from one language to another, with consequent rest ructuring of the subsystems invol ved (p. 4). De esto se puede concluir que los cubanoamericanos de tercera ge neracin presentan transferencias pragmticas,

PAGE 229

229 ya que aplican estrategias pragmticas propias de l ingls a la hora de formular peticiones en espaol. A pesar de que los hablantes de te rcera generacin presentaran una capacidad morfosintctica media o baja en algunos casos a nivel pragmtico-disc ursivo demostraron ser bastante competentes, logrando ha cer llegar un mensaje que, si bi en se enmarcaba dentro de un sistema de cortesa ms propio del ingls, er a perfectamente comprensible y socialmente adecuado. Por tanto, el presente estudio corr obora lo afirmado por Zentella (1997), quien observ que los bilinges: () know how to recast their message to make themselves understood, even in artificially constructed situations. The ability to circumve nt the differences between their Spanish and that of their elders, and to understand each ot hers eclectic departures from first generation norms was an important aspect of th eir communicative competence (p. 181). Por ltimo, a partir de esta investigacin ahora es posible saber que los contrastes generacionales en el habla no slo se producen en cuanto a los aspectos morfolgicos y sintcticos, sino tambin a nivel pragmtico. 5.5 Recapitulacin del Captulo 5 En la primera parte de este captulo se mostra ron los resultados del anlisis cuantitativo, los cuales revelaron diferencias estadsticamente significativas entre la primera y la tercera generacin, mas no entre los gneros. Sin embargo, s se hall significanci a estadstica entre los gneros al analizar las estructuras aled aas al ncleo del acto de habla. En la segunda parte, se ofreci un extens o anlisis cualitativo de los datos. Se describieron las normas pragmticas de la prim era generacin y seguidamente se detallaron las normas de las generaciones sucesivas. Se destacar on los procesos de transferencia del ingls en las normas pragmticas y fenme nos lingsticos que exhibieron los hablantes de segunda y tercera generacin.

PAGE 230

230 En el prximo captulo se ofrece una l tima recapitulacin comprehensiva de las observaciones hechas en el an lisis de la presente investigac in, as como una reflexin final sobre los resultados obtenidos.

PAGE 231

231 CAPTULO 6 CONCLUSIONES 6.1 Introduccin El presente estudio estuvo sustentado tericamen te en la sociolingstica y la pragmtica. Se puede considerar que es un estudio pionero debido a la falta de trabajos dedicados exclusivamente a analizar los actos de habla en tre hispanoparlantes de los Estados Unidos en general, y el sistema pragmtico de los inmigran tes monolinges de Cuba y de su descendencia en particular, tomando en cuenta variables soci ales. Uno de los grandes objetivos fue el de determinar cules eran las normas y estrategias discursivas de los cubanos de primera, segunda y tercera generacin en Miami en la expresin de cortesa al hacer peticiones, ya que no hay ningn trabajo sobre el tema, y el nico estudio realizado con la comunidad de habla cubana, llevado a cabo en la isla (Ruzickov 1998), no tom en cuenta el efecto de variables extralingsticas, tales como la edad o el gnero. El anlisis abarc aspectos cuantitativos y cualitativos de los datos, que fueron tomados de entrevistas en las cuales los particip antes dramatizaron una serie de situaciones predeterminadas, un cuestionario sociolings tico completado por todos, y tambin de la observacin natural. El anlisis cuantitativo se realiz para determinar si hablantes de tres generaciones de cubanos en Miami mostraban di ferencias numricamente significativas en cuanto a la (in)directividad al formular las peti ciones producidas entre ellos y las estrategias de cortesa empleadas para dicho propsito. Es de acotar que el anlisis cuantitativo revel significancia estadstica entre la primera y tercera generacin, en cuanto a las estrategias de cortesa, y tambin en cuanto a movimientos de apoyo segn los gneros. Posteriormente, a travs del anlisis cualitativo fue posible describi r, comparar e interpretar los actos de habla de los tres grupos tomando en cuen ta las variables sociales, para determinar hasta qu punto

PAGE 232

232 variaban sus sistemas pragmticos y explorar los posibles efectos del ingls en los sistemas de hablantes de segunda y tercera generacin. En el presente captulo se expondr un resumen de los re sultados obtenidos en la investigacin, con una ltima reflexin sobre las normas pragmticas observadas en los bilinges cubanoamericanos y su relacin con las variables de generacin y gnero. Asimismo, se hablar sobre las implicaciones pedaggicas que un estudio como ste deriva y sus posibles aplicaciones al saln de clase, tanto de ap rendices de segunda lengua como de hablantes de espaol como lengua patrimonial. Por ltimo, se mencionarn las limitaciones del presente estudio y se ofrecern algunas sugerencias para futu ras investigaciones en el rea. 6.2 Recapitulacin de los resultados obtenidos en la investigacin El propsito principal de realizar un anlisis como el presente fue el de observar y describir la variacin de un acto de habl a especfico, las peticiones, en un total de 30 hablantes: 10 cubanos nacidos en la isla de Cuba y llegados en su mayora a los Estados Unidos en las dcadas de los sesenta y setenta, y 20 hablantes cubanoa mericanos de segunda y te rcera generacin, todos residenciados en la ciudad de Miami, Florida. De la tercera generacin, todos haban nacido en suelo estadounidense y siempre haban vivido en ese pas. A continuacin se incluyen varios apartados en los que se discute el uso de las es trategias de cortesa usadas por las distintas generaciones, y segn el gnero, y se comenta s obre la influencia del sistema pragmtico del ingls en el sistema pragmtico del espaol de los bilinges que participaron en el estudio, as como de la relacin entre la suficiencia lingst ica de stos con su uso de ciertas estructuras discursivas. 6.2.1 Uso de las estrategias de cortesa segn las generaciones Para saber si las peticiones de los participantes tendan hacia la directividad o la indirectividad, se emple la escala de estr ategias propuesta por Blum-Kulka, House y Kasper

PAGE 233

233 (1989), la cual mide la (in)dire ctividad del acto de habla a pa rtir del ncleo (i.e., del verbo conjugado). Segn dicha escala, los verbos que indi can indirectividad son los que se conjugan en los tiempos del condicional, el imperfecto o el subjuntivo. Sin embargo, los actos de habla presentan una compleja serie de estructuras aledaas al ncleo que los vuelve unidades complejas, por lo cual su anlisis no puede lim itarse solamente a la observacin del ncleo. Una vez separadas dichas estructuras del ncleo, se descubri que los hablantes de la primera y la segunda generacin presentaron un sistema pragm tico sumamente rico, en el que un mismo acto de habla ofreca una combinacin de rasgos tanto de cortesa positiva como de cortesa negativa. No obstante, la tendencia general de estos habl antes (de primera y segunda generacin) fue hacia la cortesa positiva. Este fenmeno fue igualmente observado entre personas monolinges en la isla de Cuba, donde Ruzickov (1998) encontr que se daba una interaccin muy interesante entre las estrategias de cortesa positiva y negati va al hacer peticiones. La autora apunt que: Although it would be incorrect to dismiss the existence of negative/deference politeness strategies in performing () sp eech acts in Cuban Spanish () their incidence in the data is decidedly lower than that of positive/ solidarity politeness strategies. Moreover, deference strategies and markers never appear in requests alone. Thei r functionality seems to depend heavily on their comb ination and interaction with solidarity markers, which always tag the discourse as being simulta neously (although not al ways exclusively) positive polite (p. 311). La tercera generacin, en cambio, present una fuerte tendencia hacia la cortesa negativa, la cual se hizo ms palpable en las estrategias empleadas por ellos. De modo opuesto a lo que hacan sus antepasados, el grupo de la te rcera generacin pareca i nvertir los patrones con estrategias que escasamente eran empleadas po r sus antecesores. En estudios monolinges previos sobre variacionismo se ha documentado que se produce cierto cambio de actitud de una generacin a otra con respecto al prestigio relativo de ciertas va riantes (Lafford 1986). Por tanto, la generacin del hablante ju ega un papel a veces decisivo en la escogencia de ciertas modalidades de habla.

PAGE 234

234 Como se recordar, los hablantes del presen te estudio se buscaron con caractersticas muy especficas para que en edad cronolgica correspondieran a una generacin determinada (los de primera generacin sobrepasaban los 55 a os de edad, los de segunda generacin estaban entre 40 y 53 aos, y los tercera estaban entre 18 y 30 aos), teniendo en mente el objetivo de poder hacer proyecciones sobre la continuidad intergeneracional del sistema pragmtico del espaol en la ciudad de Miami y de arrojar luz sobre la variacin de esta variedad del espaol en contacto con otra lengua. En cuanto a ed ad, Silva-Corvaln (2001) explica que: La edad desempea un papel importante en la interaccin y en la organizacin del sistema social. La autoridad y el estatu s que se asigna a un individuo dependen en cierta medida de la edad del individuo. Adems, las reglas que co ntrolan la interaccin lingstica y ciertos rasgos del sistema lingstico inte rno son sensibles al factor soci al edad en cuanto a que el comportamiento lingstico y paralingstico (p or ejemplo gestos y tono de voz) de los hablantes vara segn la edad de estos y la edad de los interl ocutores. Es de esperar, por tanto, que ciertas variables ling sticas sean indicadores de diversos grupos etarios (p. 102). No obstante, la autora aclara ms adelante que esa relacin es me ramente probabilstica y no categrica y que, con mucha frecuencia, las di ferencias por grupo etario no son consecuencia del factor edad en s mismo si no de factores relacionados, por ej emplo, con la percepcin que el hablante tenga sobre las ventajas que puede obt ener usando ciertos elem entos lingsticos de prestigio en la comunidad. Es por ello que del siguiente estudio se concluye que ms que el prestigio que ciertas variables pue dan tener para ciertos grupos et arios, la edad, como variable desligada de la generacin, no fu e un factor decisivo en la eleccin de un sistema de cortesa u otro, sino ms bien la cantidad y capacidad de socializacin y educac in en lengua espaola, sobre todo en el caso de los bi linges de tercera generacin. Como bien se mencion en el Captulo 5, lo s hablantes de tercera generacin que usaban ms el espaol en casa con los padres, abuelos y parejas, y que haban estudiado el espaol formalmente, presentaban un sistema pragmtico m s similar al de sus antepasados de primera

PAGE 235

235 generacin que los que escasamen te interactuaban en esta le ngua. Adems, Zentella (1997) y Lynch (2000) aseguran que uno de los factores que contribuyen al mantenimiento de la lengua es la presencia de hablantes monoli nges de espaol en la red social Mientras ms inters y deseos de comunicarse en espaol con parientes ma yores y otras personas monolinges manifestaron tener los hablantes de tercera generacin, ms pa recido fue su sistema pragmtico a los hablantes de la primera generacin. Entre hablantes de la primera y la segunda gene racin se detect la diferencia de que los segundos mostraban ms cautela y aprehensin al momento de formular los pedidos y, por tal motivo, fueron considerados la generacin de tran sicin dentro del estudio. No hay que olvidar que estos hablantes se criaron y se educaron en un contexto nico de bilingismo. Los rasgos de cortesa negativa se vean algunas veces en los n cleos del acto de habla o en otras estrategias exhibidas en menor grado por lo s hablantes de primera generaci n (como el deseo de no imponer la voluntad del hablante sobre la del oyente, la exhaustiva elabor acin de explicaciones y justificaciones, y un mayor nmero de pedidos realizados por medio de preguntas). Es en hablantes de la tercera generacin que se nota una gran diferencia en la pragmtica de los participantes del estudio, pues exhibieron una marcada tendencia hacia la indirectividad en sus estrategias de cortesa. Se concluy que a pe sar de que los hablante s de tercera generacin presentaron en algunos casos una reducida comp etencia morfosintctica, a nivel discursivo lograron hacer llegar un mensaje perfectamente comprensible en espaol, pues posean la capacidad suficiente como para elaborar su discurso en las estructuras aleda as al ncleo para as poder crear el efecto de indir ectividad ms propio del sistema de cortesa comn en las sociedades angloparlantes. Resulta interesante recordar que el hablante que pareca tener ms suficiencia lingstica en espaol, AC3, y uno de los hablantes con menos suficiencia, EL3

PAGE 236

236 fueran los dos de tercera generacin que, en cuanto a estrategias, se asemejaron ms a los hablantes de primera y segunda generacin en refere ncia a la directividad,. Estos indicios son similares a lo hallado por Zente lla (1997) entre hablantes de El Barrio en Nueva York. Al respecto de la competencia comunicativa de los pa rticipantes de su estudi o etnogrfico, la autora comenta que: despite a number of shrinking and/or simplified forms, most of the Spanish they spoke met the prescriptivist norms, and they al so proved their communicative competence in other vital ways (p.182). En el cas o de los bilinges cubanoamerica nos de Miami, la suficiencia morfosintctica parece no implicar necesariame nte una falta de capacidad a nivel pragmticodiscursivo. Es decir, los hablante s de la presente muestra ten an la suficiente competencia comunicativa como para hacer llegar su mensaje y, en mayor parte, saban compensar su falta de control morfosintctico y lxico a travs de es trategias discursivas al formular sus pedidos. De igual modo, se comentaron los datos obtenidos a travs de la observacin natural, los cuales confirmaron que el sistema de cortes a de los hablantes de primera generacin es definitivamente positivo y que la segunda genera cin interacta con los dos, con lo cual la clasificacin de generacin de transicin se ra adecuada para estos ltimos hablantes. Se mencion adems que la importancia de la observacin natural radicaba en que permita tomar datos de la interaccin en el mundo real, sin esce narios prefabricados o anticipados, ya que la dramatizacin de roles es una buena metodologa pero siempre cabe la posibilidad de que los hablantes se comporten de modo distinto en una situacin de la vida real. Se lleg a la conclusin de que un problema que presentan algunos de los estudios en el rea de la pragmtica consiste en querer afirmar categricamente que los sistemas de cortesa de ciertas sociedades son netamente positivos o ne gativos, cuando en realidad son muchos los factores que entran en juego al emplear las norm as de cortesa, entre e llos la personalidad de

PAGE 237

237 cada individuo y su idiosincrasia. Las condici ones emocionales y el sistema de cortesa individual es algo que in fluir y provocar alteraciones en la s normas grupales. A pesar de que s se puedan observar tendencias colectivas haci a un lado u otro del c ontinuo, sera sumamente atrevido y difcil encasillar sociedades entera s como solidarias o deferentes, ya que siempre habr excepciones que c ontradigan lo afirmado. 6.2.2 Uso de las estrategias de cortesa segn el gnero Otro hallazgo importante de esta investigaci n est relacionado con las diferencias de gnero observadas en los datos. Ha y que recordar que en este trab ajo se consider el aspecto del gnero como el conjunto de roles, normas y ex pectativas que ayudan a la construccin social de la representacin del sexo. Si bien en este estudio el reclutamient o y la divisin por gnero de los participantes se hicieron siguie ndo la categora binaria de los sexos femenino y masculino, la intencin era observar el modo en que las mujeres y los hombres se proyectaban como tales en el mundo social usando distintas estrat egias de cortesa. Este trabajo no se encarg de considerar variaciones sociales sobre el con cepto de gnero, lo que puede se r una limitacin que se discutir ms adelante. Uno de los grandes objetivos era el de expl orar el posible desplazamiento del sistema pragmtico de los hablantes hacia uno de tipo negativo, ms caracterstico de las sociedades angloparlantes, y observar cul de los dos gnero s presentaba en mayor grado tal tendencia. El resultado fue que, si bien todas las mujeres del estudio presentaron ms act os de habla indirectos que los hombres, no fue por un margen contundent e. No obstante, estas diferencias estaban basadas en las cifras obtenidas al tomar en cuenta el ncleo del acto de habla y no las estrategias aledaas empleadas para hacer los pedidos. El an lisis realizado con la escala de Blum-Kulka et al. (1989) mostr ser insuficiente para clasificar a los hablantes como m s o menos directos en algunos casos, en los cuales el anlisis cualitativo fue much o ms esclarecedor.

PAGE 238

238 Entre las mujeres, los datos mostraron que, como era de esperarse por los antecedentes del estudio previo realizado en la isla de C uba por Ruzickov (1998), las de primera generacin fueron las que ms enunciados directos formular on seguidas por las mujeres de segunda y luego de tercera generacin. Al realizar el anlisis cualitativo de los enunciados se encontr que las mujeres recurran a la cortesa positiva para mar car igualdad con el interlocutor, mientas que los hombres la usaron para mitigar el impacto a la imag en tanto del interlocutor como de s mismo. Si bien ambos gneros en esta generacin most raron igual nmero de movimientos de apoyo, se observ cierta tendencia de las mujeres haci a la mitigacin, con ms atenuadores que los hombres. Las hablantes de se gunda generacin elaboraron sus pe ticiones con ms explicaciones y promesas, pero no se percibi en ellas una tr ansferencia de las normas pragmticas del ingls, sino ms bien un paralelismo con la primera generacin en cuanto al uso de estrategias positivas. En cambio, las mujeres de tercera generaci n mostraron la mayor tendencia hacia la indirectividad al manifestar deseos de no que rer imponerse al oyente, dar ms explicaciones y ofrecer ms disculpas, ser ms deferentes y hacer preguntas en vez de peticiones directas, incluso cuando ellas estaban en una posicin de ms poder. Los datos de los hombres difirieron de los de las mujeres, ya que los hombres de segunda generacin mostraron ms indirectividad en las situaciones 1 y 2, mientras que los hombres de primera generacin fueron bastan te directos, incluso cuando la situacin implicaba mayor amenaza a su imagen. En la situacin 3, los ha blantes de segunda generacin fueron en su mayora directos, pero entre los hablantes de primera generacin, a pesar de que todos mostraron directividad, hubo una ocurrencia de insinuacin (peticin indirecta no co nvencional). En esta situacin el hablante estaba en una posicin de ms poder que la oyente y, al enunciar la insinuacin, no slo no le imprimi ms cortesa a su enunciado, sino que, por el contrario, la

PAGE 239

239 us para comunicar que pensaba despedir a la empleada por no cumplir con su trabajo. Se concluy, entonces, que a mayor indirectividad po r parte de los hombres de primera generacin, menor tacto y consideracin se de mostraba hacia la inte rlocutora, al punto de no querer pedirle a la misma que mejorara o continuara realiza ndo la accin en cuestin. Sin embargo, a excepcin de la situacin 1, entre los hombres de primera generacin no se detect que el supuesto gnero de la o el oyente fuera un factor determinante en la escogencia de estrategias ms o menos directas. Por el contrario, el tipo de favor que estaban planteando y la detencin de ms o menos poder por parte de los participantes (de la pr imera y segunda generaci n) parecieron influir mucho ms en el uso de ciertas estrategias que el gnero del supuesto in terlocutor al que le hacan el pedido. Con todo esto se pone en entredicho la universalid ad de la teora de la cortesa (Brown y Levinson 1978), ya que su teora resulta inadecuada para dar cuenta de los fenmenos que pueden exhibir sociedades no anglohablantes. A unque uno de los postulados de dicha teora se basa en que para evitar la amenaza los hablantes recurrirn a la indirectividad cuando haya ms riesgo de perder la imagen ante el interlocutor los cubanos de primera generacin del presente estudio usaron la indirectivid ad en los casos en los que precisamente quisieron ser ms descorteses. Por su parte, los hombres de tercera gene racin presentaron un caso muy complejo, ya que, a pesar de haber exhibido enunciados c on ncleos directos, mostraron igualmente indirectividad en sus pedidos a travs de es trategias indirectas, que consistieron en hacer preguntas y dar excesivas justificaciones para pedir los favores, excepto en la situacin en la que los hablantes se vieron en un contexto de ms po der, ya que en ese caso emplearon la cortesa positiva a travs del uso de coaccionadores, imperativos y poca mitigacin.

PAGE 240

240 Se vio la posible negacin de la agencia haci a las mujeres cuando en la situacin 1 (en la que los hombres deban pedir y de pender de una mujer para resolver el problema), muchos de los hombres de las tres generaciones aseguraron, en la prueba de au toevaluacin oral, que les pareca inconcebible tener que pedirle tal favor a una mu jer. Para ellos, sus hermanos, cualquier otro familiar masculino, o incluso un taxista, habra servido mejor el propsito de llevarlos al aeropuerto que una mujer. Tal negacin de la agen cia podra reflejar el deseo de proteger su imagen de hombre frente a la mujer, y el es tatus de individuos (ms) fuertes, o sea, sin debilidades, dentro de la sociedad. 6.2.3 La influencia del sistema pragmtico del in gls en el sistema pragmtico del espaol de los bilinges y el factor de la suficiencia lingstica El ltimo aspecto sobre el que se bas el an lisis de esta tesis doctoral fue el de las estructuras lingsticas que evidencian influencia del sistema pragmtico del ingls en el sistema pragmtico del espaol de los cubanoamericanos bilinges de segunda y tercera generacin. Para tal fin se observaron cuidadosamente las fo rmas de los verbos empleadas y los tipos de estrategias y elementos discursivos que usaron to dos los participantes para crear un efecto de directividad o indirectividad. Como ya se ha afirmado, se de tect transferencia de algunas estructuras del ingls en el espaol de los bi linges de segunda generaci n como hablantes en proceso de transicin, y en el espaol de lo s de tercera generacin, con un gran nmero estrategias tpicas de la cortesa negativa. Por ello se determin que, a pesar de que los bilinges de tercera generacin fueron a veces ms asertivos por usar verbos en tiempos como el presente de indicativo, tuvieron la capacidad suficiente para elaborar estr ucturas aledaas que produjeran un efecto de indirectividad. Se vio, entre otras cosas, que los hablantes de segunda generacin quisieron crear efectos de cortesa, formalidad y distancia a travs del uso del pronombre de tratamiento Ud., pero la

PAGE 241

241 falta de socializacin en registros formales del es paol (la cubana es una sociedad tutesta) los condujo a la inconsistencia en el empleo de este pronombre. Asimismo, tambin empezaron a incorporar marcadores del disc urso del ingls, tales como you know pero con poca frecuencia, intercalados con marcadores del espaol, como t sabes, con los que buscaban invitar al oyente a participar en la conversacin o buscaban su comprensin. Valdra la pena incorporar, en futuras investigaciones, la funcin de los marcadores del discurso en el habla de los bilinges como parte del modelo de cortesa de los hablantes de espaol e ingls en las distintas comunidades de los Estados Unidos. Los hablantes de la tercera generacin usar on marcadores discursi vos del ingls ya incorporados en el lxico, y reflejaron ms inse guridad lingstica a travs de elementos tanto lingsticos como paralingsticos. En este grupo se dio una carac terstica nica, que fue la de emitir dos ncleos de acto de habla en una misma peticin: uno positivo, o principal, y otro negativo, o secundario, lo cual se tom como reflejo de su aparen te lealtad hacia las normas de interaccin de la genera cin de sus abuelos y, simultneamente, su preferencia hacia la cortesa negativa ms propia de la sociedad estadounidense de habla inglesa. Adems, los hablantes de la tercera generacin elaboraron generalmente ms movimientos de apoyo para dar ms fuerza a la peticin, y tal vez por considerar como insuficien te un acto directo tan conciso y breve. BlumKulka et al. (1989) observan una tendencia muy parecida entre aprendices de una segunda lengua, al explicar que: learners requests are realized systematic ally by longer utterances than those of native speakers. This trend is mani fested by the use of supportive moves (p. 26). Cabe destacar que algunos de los hablantes de tercera generacin que participaron en este estudio presentaron lo que Silva-Corvaln (1994) llama bilingismo cclico (o cyclic bilingualism, p. 11). En su estudio, Silva-Corvaln observ que, aunque la mayora de

PAGE 242

242 mexicanoamericanos de tercera generacin en Los ngeles no hablan el espaol con mucha fluidez por el reducido uso social que tiene esta lengua en sus vidas diarias, hay casos excepcionales de hablantes de tercera generacin que han adquiri do altos niveles de suficiencia en la lengua y que la usan frecuentemente. Tale s casos de bilingismo cclico muchas veces son el resultado de la inclusin de hablantes de primera generacin en las redes sociales de estos individuos. Por su parte, Lynch (2000) denomin a este mismo fenmeno como recontacto en el contexto de Miami. Segn sus observaciones, el autor comenta que: in cases where individual and family-level influences lead to language at trition, social-level influences can intervene and promote language use and language maintenance (p. 277). Es decir, existen casos en los que los hablantes de segunda y tercera generacin que adqui rieron ciertos aspectos del espaol que luego perdieron, o que slo adquirieron la lengua parcia lmente en la niez (cf. Silva-Corvaln 2003), logran establecer de adultos un contacto social con la lengua por distin tos medios y as siguen aumentando sus capacidades de expresin en la lengua. En el caso de las mujeres, DZ3, quien no estuvo expuesta muy al espaol con sus padr es, ambos de segunda ge neracin, ni recibi instruccin en espaol ms all de lo que estudi en la secundaria, en el momento de la presente investigacin tena un novio nica ragense con quien hablaba en espaol. Entre los hombres, AC3, DR3 y AR3 presentaron casos por excelencia de bilingismo cclico. AC3 hablaba un espaol fluido y normativo debido a su alto nivel de escolaridad, y DR3 y AR3, quienes no presentaron el alto nivel de suficiencia de AC3 haban reactivado su espaol a travs de clases para hablantes de espaol como lengua patrimonial el uno, y el otro gracia s a su profundo inters en la lengua y el uso con sus amistades y en el trabajo. Sin embargo, los otros dos hombres de tercera generacin exhibieron un lxi co reducido, falta de concorda ncia gramatical y frecuentes cambios de cdigo al ingls, al punto de no poder concluir la entrevista en espaol.

PAGE 243

243 Al ir conociendo a los distintos participante s de tercera generacin, se observ que las actitudes y motivaciones referentes al uso de la lengua de sus abuelo s eran factores que parecan influir en gran medida en el nivel de suficiencia que exhibieron. Por ejemplo, AR3, el hijo de MR2 hablante que se incluy en el grupo de mujeres de segunda generacin, asegur junto con su madre que su inters por el espaol haba sido muy grande de sde la niez. Los dos afirmaron que haba sido el deseo personal y familiar de mantener el espaol lo que los haba ayudado a adquirirlo en la niez y de seguir mejorando su espaol durante la vida adulta. Por el contrario, el hermano menor de AR3 quien no particip en la presente investigacin, nunca tuvo un inters personal en usar la lengua, adquiri el espaol parcialmente y de adulto se negaba a usarlo en pblico. Al preguntrsele a AR3 con quin hablaba espaol ste respondi que: Tengo una mejor amiga que tiene sus 40, que hablo con ella, mi mam, mi abuelo, en la calle, si veo que alguien prefiere el espaol, voy al espaol, porque yo s que mi es paol no es perfecto y prefiero practicarlo con ellos. El caso de AC3 result ser muy particular dentro de la muestra de hablantes de tercera generacin. AC3 era estudiante de maestra en literatura hispnica en la Universidad de Florida y su iden tificacin con la lengua y la cultu ra era tal que, al preguntrsele qu era lo que ms le costaba cuando hablaba espaol, afirm lo siguiente: A m me cuesta ms trabajo el ingls; me cuesta ms trabajo expr esarme, pedir las cosas. Prefiero hacerlo en espaol. Adems, dijo hablar espaol con su padre, sus dos abuelos y con su madre algunas veces, quien prefiere hablarle en ingls. AC3 asever que a l todo el mundo le hablaba en espaol hasta que empez a asistir a la escuela primaria, donde aprendi ingls. Si su inters y contacto con la lengua han sido tan acentuados, no cabe duda de que este hablante tender a utilizar las estrategias de cortesa positiva, ms frecuentes en la primera generacin en Miami y entre monolinges en Cuba.

PAGE 244

244 A raz de todo lo expuesto, no es de extra ar que los bilinges de tercera generacin, mucho ms que los de segunda, sufran de un proces o de transculturacin a nivel pragmtico, el cual se evidencia en su preferen cia por la cortesa negativa. La nocin de transculturacin es, si se quiere, idiosincrsica, y puede sobrepasar cual quier parmetro terico que intente encasillar la dinmica de la lengua bajo un patrn nico e inam ovible. Otheguy et al. ( 2000) son de la opinin de que mientras ms arraigados se vuelven lo s cubanos en la sociedad estadounidense, en especial en el sur de la Florid a, en el condado de Miami-Dade, su experiencia transcultural abre cada vez ms el paso a la creacin de una manera de ser original, distinta de sus races cubanas y de la cultura mayoritaria estadounidense. Segn ellos, esta mane ra de ser is expressed in more than simple Cuban Spanish or American Eng lish (p. 167). Los autores comentan haber documentado casos en los que hablantes cubanoam ericanos bilinges expresan sus ideas en ingls de modo distinto a como lo haran ha blantes monolinges del i ngls, y todo debido a la influencia del espaol. Por ejemplo, en un contexto familiar en el que los nios deben pedir permiso para levantarse de la mesa, un hablante monolinge de i ngls dira May I be excused? cuando es posible escuchar a un bilinge pregunta r Can I get up? (tra duccin literal de Me puedo levantar?). De igual modo, segn estos autores, expresiones idiomticas pertenecientes al espaol tambin pueden calcarse al ingls de los bilinges, como en el caso de Sabe a rayo cuando algo sabe muy mal (en ingls It tastes bad). Otheguy et al. afirman haber escuchado a los bilinges decir It tastes like thunder. Como se puede ver, los procesos de transferencia lingstica y transculturacin son bidireccionales, as que no puede ser vistos desde una sola perspectiva, ya que si una lengua A se ve afectad a por otra B, lo ms probable es que B tambin se vea afectada por A. Por tal razn, y para pr opsitos de este trabajo doctoral, fue sumamente til analizar tambin los pedidos de los hablante s bilinges de la tercera generacin en ingls.

PAGE 245

245 Otheguy et. al (2000) sealan que ya se ha comprobado que los calcos son la muestra de que existe un bilingismo estable y no necesariamente un desplazamiento de una lengua por otra. A pesar de que los hablantes de la tercera gene racin calcaron o transfir ieron normas del sistema pragmtico del ingls, las peticiones que fo rmularon en espaol fueron lingsticamente reconocibles desde un punto de vista monoli nge y resultaron ser socialmente adecuadas. Aunque exhibieron niveles de suficiencia morfosin tctica y lxica muy dispares en espaol, su entusiasmo e inters por adquirir la lengua, en ge neral, y la importancia social y econmica que se le brinda en el contexto de Miami pare cieron ser factores que los han conducido a seguir usndola (cf. Lynch 2000). Al respecto, Otheguy et al. afirman que: as gr adual but persistent transculturation and language shif t continue to mark the passag e of the generations among Cuban Americans, the ways of speaking of this bilingua l community become more distant from those of the monolingual communities that claim standard E nglish or standard Span ish as their linguistic norm (p. 184-5). Este tema merece la atencin de futuros estudios del espaol y del ingls en el sur de la Florida. 6.3 Implicaciones de la investigacin El presente trabajo deriv varias implicac iones que valen la pena sealar y comentar antes de ofrecer una conclusin final. En los prr afos siguientes, se habl ar sobre el uso que puede dar el pedagogo a un trabajo como ste en el aula de clase; la relacin entre esta investigacin y el estudio de otras lengua s en contacto en general y, por ltimo, las consecuencias de la aplicacin de teoras preexistentes al estudio de las estrategias de cortesa en el espaol de los bilinges.

PAGE 246

246 6.3.1 Implicaciones pedaggicas A continuacin se ofrece una reflexin sobre la utilidad de esta investigacin en cuanto a sus posibles aplicaciones a la ense anza del idioma tanto a apre ndices de espaol como segunda lengua como a hablantes de espaol como le ngua patrimonial en los Estados Unidos. Varios estudios, entre ellos el de Blum-K ulka (1982), han mencionado con anterioridad que existe una tendencia comn a pensar que la comunicacin efectiva depende de mucho ms que el dominio de las normas gramaticales, el lxico y la fonologa de la lengua o lenguas habladas en una comunidad de habla. En una segunda lengua, el panorama se complica, y puede resquebrajarse el flujo de la comunicacin si el conocimiento que se tiene de la lengua adquirida no es suficiente para interpretar los enunciados de los hablantes nativos. El gran problema hasta ahora es que, en algunos casos, se ha querido separar lo que es la estructura de la lengua del uso de la lengua en s, lo que trae como consecuenci a que los estudiantes dominen bien los aspectos fonolgicos, morfosintcticos y el lxico, pero fallen a la hora de interactuar con hablantes de la cultura meta. Si bien los aprendices pueden llev ar a cabo gran parte de la interaccin pragmtica utilizando formas convencionales transferidas de su propia lengua (como por ejemplo, indirectividad al hacer pedidos), las conve nciones de uso poco tienen que ver con el conocimiento aislado de la estr uctura de la lengua, ya que s tas estn condicionadas por la cultura en la cual se desenvuelven los hablan tes de dicha lengua. Ga rca (1996) arguye que: Communicating in a foreign la nguage requires understanding the linguistic strategies of its speakers as expressions of th eir frame of participation a nd underlying preferred politeness strategies in order to resp ond appropriately (p. 267). A dquirir la manera, social y lingsticamente, ms adecuada de interactuar en una segunda lengua no es una tarea que pueda lograrse en un semestre. No obstante, el proc eso de adquisicin podra verse facilitado por la instruccin en aspectos pragmticos de la lengua meta a partir de los primeros niveles de estudio,

PAGE 247

247 con ejercicios destinados a ensear la dinmica, o al menos ciertos elementos, de la cortesa en sociedades en las que se habla la lengua meta. La pragmtica, como ya se ha mencionado, es una rama reciente de la lingstica que puede ser de suma utilidad en la enseanza de una segunda lengua, ya que es un rea que presta atencin a las destrezas sociales de los apre ndices y, aunque suene poco modesto, puede ayudar al establecimiento de relaciones en las que am bas partes se entiendan, sobrepasando las barreras comunicacionales y culturales. Blum-Kulka et al. (1989) aducen que durante los aos setenta los estudios lingsticos se dedicaban en su mayora a desarrollar las destrezas consideradas como esenciales para el aprendiz, entindase el cono cimiento fonolgico, morfolgico y sintctico. Sin embargo, la adaptacin de las nociones de co mpetencia comunicativa en la enseanza de segundas lenguas hizo que fuera necesario extender el espectro de la inve stigacin para prestar atencin tambin al desarrollo de la pragmtica del aprendiz de segundas lenguas. Los actos de habla constituyen un aspecto de alta complejidad en la inte raccin entre forma y significado, cuyo estudio debe enfatizarse en la clase para que el estudian tado se comunique exitosamente con los hablantes nativos (Blum-Kulka 1982). Es evidente que la interferencia pragmti ca de los hablantes de segundas lenguas es un factor que puede influir sustancialmente en los malentendidos intercultu rales, por lo que el diseo de clases sobre las normas pragmticas debera incluirse dentro de los programas educativos de la lengua espaola. Cabe destacar que esta investigacin no tiene como propsito presentar un inventario completo de cmo de be disearse el componente pragmtico de una clase, sino atraer la atencin sobre la necesidad de este tipo de instruccin en los programas de enseanza del espaol como segunda lengua. Po r ello, a continuacin se ofrecen algunas sugerencias.

PAGE 248

248 Si por motivos del programa acadmico no es posible dedicarle una clase entera a esta materia, un mdulo con los aspectos y los hallazgos ms resaltantes en el rea, centrado en los pases con los que los estudiantes estadounidenses tienden a tener ms contacto, les sera de suma utilidad a la hora de realizar estudios en el extranjero o, simplemente, interactuar en la segunda lengua con los muchos millones de hisp anohablantes en los Estados Unidos. En la Florida, por ejemplo, las variedades del Caribe, Mxico y Centroamrica deberan destacarse en el aula de clase. Dado el hecho de que muchos de los estudiantes norteamericanos que realizan estudios en el extranjero lo hacen en Espa a, podra ser importante enfocar las normas de interaccin ms comunes de ese pas tambin. Siempre debe tomarse en cuenta que sociedades como las mencionadas se basan en sistemas de co rtesa distintos y que el objetivo del mdulo de pragmtica sera el de recalcar que en culturas co mo la mexicana o la andina, por ejemplo, los hablantes se sienten ms cmodos usando la defere ncia, con la cual se debe crear un efecto de distancia y respeto con los interl ocutores, y que en culturas como la cubana y la espaola, los hablantes prefieren un sistema de cortesa solidari o, en el cual la camarad era, la cooperacin y la intimidad resultan ser ms adecuadas. Otro punto que debe mencionarse es que la metodologa empelada para obtener los datos de la presente investigacinl a dramatizacin de situacionespue de servir como una excelente prctica para que el estudiantado vaya desarro llando sus capacidades lingst icas y, en especial, pragmticas. Garca (1996) explica que en su experi encia, y en la de otros autores como Olshtain y Cohen (1991), para incorporar lo s resultados de la investigaci n sociolingstica al saln de clase se deben seguir cinco pasos en la presentacin y prctica de los actos de habla (p. 271, mi traduccin): 1) la evaluacin di agnstica, para establecer el nivel de conocimiento de los estudiantes sobre el acto de ha bla que se quiere aprender; 2) la modelacin de dilogos,

PAGE 249

249 autnticos o simulados, para la comprensin audi tiva (que, de ser autnt icos, pueden provenir de los mismos datos obtenidos por el investigador); 3) la evaluacin de la situacin por parte de los estudiantes en los dilogos modelo, lo cual cont ribuye a ampliar su conoci miento sociocultural; 4) la dramatizacin de situaciones, lo cual ayuda al estudiante a practicar lo aprendido (se debe dar tiempo a los estudiantes para ensayar, presen tar y comentar las situaciones, mientras el profesor slo servir de asesor); y 5) evaluaci n y comentarios, discusi n y conclusin, aspectos muy importantes de la actividad, ya que es aqu que se le informa al estudiantado si su actividad comunicativa est influenciada por su entendimi ento y conocimiento del cdigo lingstico y por sus propias expectativas sobre cmo deben fo rmularse los actos de habla en cuestin. No obstante, Garca (1996) no limita la en seanza de actos de ha bla en el saln de segundas lenguas a los pasos arriba mencionados. An tes, la autora afirma que there are a number of ways in which instru ctors might apply in actual teac hing situations the results of sociolinguistic research on lingui stic behavior of a group of nativ e Spanish speakers (). Esto se puede hacer, claro est, no slo con actos de habla como las invitacione s y las peticiones, sino con otros que son tambin de gran valor cuando se interacta en la segunda lengua, entre ellos las disculpas, la peticin de permisos o auto rizaciones, halagos y cu mplidos, la peticin y ofrecimiento de consejos, etctera. Al enfocar la clase en este tipo de tareas comunicativas, se construye un programa multifuncional, en el que los estudiantes pueden mejorar la gramtica (posiblemente los tiempos verbales ms difciles de adquirir y dominar, como el imperativo, el condicional y el subjuntivo), y a la vez adquirir conocimiento y destreza respecto a las normas sociales en pases donde se ha bla la lengua meta. Gonzlez (2006) encuentra que todo profesor de lenguas extranjeras, por el simple hecho de tratar en sus clases un enfoque comunicativo-

PAGE 250

250 funcional, est tomando un enfoque pragmtico ( ) (p. 21). Como se puede ver, un rea est intrnsecamente vinculada a la otra. Es muy factible que como la pragmtica es una rama relativamente nueva de la lingstica, el profesorado no haya sentido la n ecesidad de incorporar su enseanza como parte del canon pedaggico. Sin embargo, es preciso lo grar que el aprendiz rompa con sus propios esquemas y que se familiarice con los cdigos ling sticos propios de sociedades en las que se habla la segunda lengua, para que pueda interact uar de una manera socialmente adecuada. Por ello, las clases dedicadas a esta rea, como apuntan Blum-Kulka et al. (1989), can and should form part of the content of foreign/second la nguage courses from the be ginning, but particularly at more advanced levels of instruction ( p. 27). Una visin comprehensiva y total sobre los distintos sistemas de cortesa a travs del mundo hispnico tien e el potencial de mejorar las relaciones entre hablantes y naci ones de lenguas distintas. En cuanto a los estudiantes de espaol como lengua patrimonial, el aprender sobre los distintos sistemas pragmticos de l espaol y el ingls, y dentro del mundo hispnico en s, podra traer mltiples beneficios. A los estudiantes que asis ten a las clases en busca de aprender ms, de mejorar su capacidad de produccin o de dominar registros ms formales del espaol, recibir instruccin en esta rea los ayuda ra a apreciar cmo son las re laciones interpersonales en los pases donde el espaol es el id ioma dominante y cmo difieren stas de las relaciones en la cultura mayoritaria de los Estados Unidos. Ha y que recordar que en Estados Unidos, y en California, el Suroeste y el sur de la Florida en part icular, el espaol es un idioma de suma importancia en los sectores empresarial, agrcola y de bienes y servicios, y el inmenso inters que demuestran los alumnos por aumentar su vocabulario y aprender mejor las normas del espaol hablado se debe, en gran parte, a sus intenciones de participar en un futuro en el

PAGE 251

251 intercambio comercial que este pas sostiene con Latinoamrica. Por tanto, en la clase, ciertas secciones deberan estar orientadas a la enseanz a de las normas de cortesa, lo cual se puede hacer comparando, analizando, e incluso observando fuera del saln de clase las normas de hablantes monolinges, as como las de sus pr opias familias (abuelos, padres, tos, etc.) Se recomienda al pedagogo tener suma cautela y preguntarse a s mismo el objetivo de ensear un mdulo o una clase como sta, ya qu e las variedades del espaol hablado en los Estados Unidos, tal como se ha visto en el presente trabajo, tambin reflejan un cdigo pragmtico propio. Se debe dejar en claro a lo s estudiantes que el propsito es ampliar su conocimiento de las normas de cortesa en otros lugares donde el espaol es la lengua predominante, y que la variedad que ellos hablan es igualmente vlida en su contexto social inmediato. Esto se debe hacer a la hora de in troducir el tema y de hacer comparaciones con el sistema pragmtico empleado o conocido por los b ilinges, para no desalent arlos en su objetivo de adquirir ms destreza en el idioma. Otheguy et al. (2000) destacan que: unless teachers become sufficiently sensitive and learn to embrace rather than reject the ways in which bilingual communities use their languages, and unless they can apply this sensitivity to develop the standard languages of school and to educate their bilingual charges, it is likely that bilingual learners will fail (p. 185). De modo semejante, Lynch (2003) afirma que, para las clases de espaol como lengua patrimonial: Our pedagogical methods and aims must aspire to develop our students fullest potential as United States speakers of Spanish, and not as Mexican or Cuban or Colombian speakers of Spanish. With this aspirati on, we move toward a broader social legitimization of Spanish in the United States, toward the linguistic and political empowerment of its speakers, and toward the global future of our nation (p. 43). Algunos profesores de espaol caen en la trampa de animar a sus es tudiantes bilinges a usar y mantener su propia

PAGE 252

252 variedad de espaol, pero a la hora de evaluarlos les exigen de mostrar un alto control de normas monolinges (cf. Valdes y Geoffrion-Vinci 1998), por lo que se recomienda que lo que se le diga al estudiantado vaya acorde con la manera de evaluarlo. La funcin de un sociolingista y, en especial, la de un instructor de idiomas, es la de describir e in formar, sin juzgar ni segregar a unos hablantes de otros a travs de la lengua y mucho menos a los propios estudiantes que acuden al especialista en busca de esclarecimiento de ideas. En resumen, la incorporacin de la enseanza de la pragmtica en el saln de clase rinde enormes beneficios a los aprendices, entre ellos, expandir sus horizontes inte lectuales, ampliar su conocimiento del mundo y ayudarlos a aceptar nuev as culturas. Gonzlez (2006) apunta que: La Pragmtica Intercultural proporcion a () el conocimiento de [las ] diferencias culturales y su repercusin en la lengua. Un trat amiento intercultural en la clas e proporcionar las herramientas necesarias para que los alumnos no sean objeto de prejuicios peyorativos y/o prototpicos (p. 21). En fin, estudios de esta natu raleza contribuyen a ampliar el conocimiento de la pragmtica y mejorar la habilidad del profesorado pa ra impartir enseanza sobre el tema. 6.3.2 Implicaciones en relacin al estudio de lenguas en contacto Como se recordar, en prrafos anteriores se estableci que dentro del mundo hispnico existen culturas que tienden o bien hacia la soli daridad o bien hacia la deferencia. Garca (1992) y Placencia (1998) encontraron que la sociedad peruana y la ecuatoriana mostraron alta tendencia hacia la deferencia al hacer peticiones, ya que los hablantes es tudiados evitaron usar formas absolutamente directas o se valan de mecanismos de mitigacin para atenuar sus enunciados directos. Esto podra estar estrechamente relacionado c on el hecho de que las culturas quechua y aymara son altamente deferenciales, por lo que se podra especular que existe una influencia pragmtica de estas lenguas en el espaol ha blado hoy en da en el Per (Hardman 2007,

PAGE 253

253 comunicacin personal). No sera errado establ ecer entonces un paralelismo entre los participantes del estudio de Garc a (1992) y Placencia (1998) con los participantes del presente estudio, ya que as como hoy en da se ve la in fluencia de las lenguas quechua y aymara en la pragmtica del espaol de los monolinges de es a zona, tambin se ha documentado con esta investigacin la influencia de la pragmtica del ingls en el espaol de los bilinges cubanoamericanos del rea de Miami. Tal como afirma Hardman (2007, comunicacin personal), los monolinges de espaol de quinta o sexta generacin en el Per se podran comparar con los bilinges de tercera generacin en Miami en cuanto al resultado de la s ituacin de contacto de lenguas. De igual modo, Caravedo (1996) apoya la nocin de que el bilingismo constituye un aspecto central en la configuracin del espao l peruano. Para la autora, el fenmeno del bilingismo no slo implica el conocimiento y uso de ms de una lengua, si no el tipo de sociedad formada tanto por estos individuos cuanto por aquellos que slo mane jan una lengua y que no tienen ningn conocimiento de ninguna de las len guas indgenas involucrada s en el proceso de contacto (p.494). Caravedo apunta tambin que c onsiderar el bilingismo en un sentido ms amplio logra que todas las vari edades lingsticas de una comu nidad se incluyan dentro de un mismo campo descriptivo. De esto modo, se obtiene una visin ms completa de las influencias de un sistema lingstico sobre otro que no est necesariamente restringido a los bilinges sino tambin a los monolinges. Todo esto remite nu evamente al concepto de transculturacin, ya que as como el espaol monolinge del Per co mparte rasgos con las lenguas indgenas de esa regin, el espaol de los cubanoa mericanos de tercera generacin tambin exhibe elementos que son propios de su otra lengua, el ingls. No est dems entonces concluir que su ingls no escapa tampoco de este intercambio de rasgos lingstic os. Los estudios subsiguientes realizados en

PAGE 254

254 este tema no debern limitarse ni camente al anlisis del espaol de las generaciones cuarta y quinta (en el caso de que esta lengua presentara un uso continuo c on el paso de las generaciones) sino que adems deben expandirse hacia el ingls de estos hablantes, quienes habrn tenido contacto con el espaol como pa rte de su bagaje cultural. Por ltimo, la implicacin ms importante que genera una investigacin como sta ha sido el esclarecer que el ingls s ejerce una influencia a ni vel pragmtico-discursivo en el espaol de los bilinges cubanoa mericanos en los Estados Uni dos. Conocer este nuevo aspecto del sistema lingstico de los bilinges abre la posibilidad a que nuevas dimensiones del estudio de lenguas en contacto sean tomadas en consid eracin, ya que hasta a hora han sido escasas las discusiones sobre la capacidad comunicativa de l bilinge fuera de los parmetros de la morfosintaxis. La nocin de competencia co municativa debera expandirse a los planos pragmtico y discursivo con el fin de ofrecer un di agnstico ms acertado acerca de la verdadera situacin lingstica de los bilinges en estos aspectos. 6.3.3 Implicaciones para el estudio de las estrat egias de cortesa en la lengua espaola La mayor implicacin que gener este estudio acerca del anlisis de actos de habla como las peticiones en espaol es que hasta ahora no existe un mtodo ideal para clasificar el enunciado como un todo, y no slo a travs del ncl eo. Es posible que en ingls la metodologa existente (Blum-Kulka et al. 1989) logre medir con suficiencia lo que es todo el acto de habla y determinar con claridad si es directo o indirecto, pero en espaol ste no es el caso. Como se vio en el Captulo 5, los enunciados se clasifi caron muchas veces como indirectos tomando en cuenta el ncleo, pero al anali zar las estructuras aledaas se ob serv que stas eran directas. Al recordar ejemplos como el (55) en el que DZ3 us estrategias mayormente negativas pero con un ncleo que, segn Blum-Kul ka et al., es positivo, se puede realmente clasificar este enunciado como de estrategia de cortesa direct a? Lo mismo sucedera con muchos otros casos,

PAGE 255

255 como por ejemplo el (78) en el que el enunciado de AR3 mostr dos ncleos y se debi decidir por uno u otro al hacer la clasif icacin. Otro ejemplo se ve en (85) caso que se clasific como indirecto por el ncleo, pero que a la luz del anlisis result ser directo por las estrategias de cortesa. Este es un aspecto que deber, en un futuro, ser sometido a revisin por parte de los investigadores para formular una metodologa ms precisa para el estudio de actos de habla en espaol. El problema est en que las teoras sobre la cortesa que han salido a la luz hasta ahora no logran considerar los actos de habla como even tos que ocurren dentro de un contexto, sino que los contempla aisladamente en el vaco. Watts (2003) afirma que todo apunta a pensar que los investigadores sobre el tema han enmarcado las nociones de cortesa lingstica dentro de los referentes culturales con los que estn ms familiarizados. Seala Watts que el modelo de Brown y Levinson (1978) retains the dyadic structure of speaker-hearer utterances so common to speech act theory without considering the wider imp lications of the rest of the verbal interaction or even some of the significant aspects of the local context of discourse production (p. 97). El autor llega a asegurar incluso que la teora de Brown y Levinson enfoca demasiado el tema de la proteccin de la imagen, lo cual en cierta forma limita el concepto de lo que es la cortesa. Asimismo, como se sabe, la teora de la co rtesa de Brown y Levinson ha sido ampliamente criticada por extender su universalidad a lenguas distintas de l ingls. Sin embargo, habra que plantear tambin la posibilidad de que no sea ni siquiera universal para todas las sociedades de habla inglesa, y mucho menos para sociedades en las que el ingls est en constante contacto con el espaol, como es el caso de los cubanos en Miam i. Por ello, al realizar estudios sobre el ingls de los bilinges y su sistema pragmtico, debe n considerarse ms de cerca las nociones de biculturacin y transcultur acin, propuestas por Prez-Fi rmat (1994) y Otheguy, Garca y

PAGE 256

256 Roca (2000) respectivamente, y acomodar la teor a acorde con la produccin pragmtica de los hablantes que participen en la investigacin. 6.4 Limitaciones de la investigacin y sugerencias para estudios futuros En esta seccin se tratarn la s limitaciones de la presente in vestigacin, ya que es de suma importancia que dichos aspectos sean retomados y mejorados en el futuro, bien sea por la autora o por futuros investigadores in teresados en el tema. Tambin se incluirn algunas sugerencias para emprender nuevas investigacion es relacionadas con el tema de la pragmtica del espaol en los Estados Unidos. En primer lugar, el presente trabajo tuvo dos limitaciones principales de tipo instrumental, relacionadas con el reclutamiento de los particip antes y el diseo de las entrevistas. Como se mencion en lneas anteriores, la seleccin de part icipantes segn la variable de gnero se hizo tomando en cuenta la categora biolgica binaria de mujer y hombre, puesto que la intencin era la de observar las peticiones formuladas por esto s dos gneros en el contexto pragmtico y ver cmo la construccin social y la proyeccin del g nero puede implicar ms o menos directividad o la predileccin por ciertas estructuras aled aas al ncleo del acto de habla. La segunda limitacin de tipo instrumental se encuentra en el g nero de los oyentes en las situaciones para la dramatizacin. Como se recordar, en las situaci ones 1 y 3, comunes a todos los participantes, y en las que el sistema de cortesa promueve las relaciones verticales (+ /poder), las mujeres deban pedir favores a los hombres, y los hombres a las mujeres. Se puede aventurar que, de haber impuesto un interlocutor diferente (i.e. de otro gnero), las petici ones tal vez se hubieran formulado de manera distinta. Por tal motivo, se recomienda que para futuros trabajos sobre el tema se considere la posibilidad de variar el gnero del supuesto oyente en una misma peticin o, ms interesante an, incluir a part icipantes lesbianas, gays e indi viduos que se consideren a s mismos como de otro gnero, para observar la s posibles diferencias de uso. El tema de la

PAGE 257

257 formulacin de pedidos podra arrojar mucha luz s obre los conceptos de je rarqua y poder social en los estudios de sociolingstica y anlisis de di scurso referentes al gne ro y la sexualidad, los cuales constituyen una nueva rea de investigac in bastante prometedora en trminos tericos (cf. Livia y Hall 1997). Otra limitacin de la investigacin tiene que ver con la considerac in de ms variables sociales, como la clase socioeconmica, la edad especfica del participante al momento de llegada a los Estados Unidos, y el nivel de educ acin formal en espaol y en ingls de cada participante. Aunque los particip antes del estudio presentaron caractersticas relativamente homogneas en cuanto a la clase socioeconmica, no se puede negar que el tener hablantes de primera generacin que llegaron a los Estados Un idos despus del ao 1980 crea una brecha en cuanto a modo de adaptacin a la nacin estadoun idense y condiciones de vida en la Cuba precastrista, que puede ejercer cierta influencia en la lengua. El nivel de educacin formal, en especial el de los hablantes de tercera generacin, fue un factor determinante en el nivel de suficiencia lingstica en espaol lo que puede haber desequilibra do un poco la muestra en este aspecto. De igual manera, el haber incluido par ticipantes que presentaban un bilingismo cclico junto con participantes con un sistema sustancial mente reducido en trminos lingsticos puede haber influido en los resultados. Por ltimo, si bien el no pertenecer a una com unidad en trminos sociales y tnicos trae ventajas muy claras en la inves tigacin sociolingstica, tambin trae desventajas de otra ndole, pues tiene un efecto psicolgico sobre los entrevis tados y puede influenciar su percepcin de los propsitos de la entrevista. Como la presente investigadora es oriunda de Venezuela, donde actualmente la situacin poltica y las relaci ones con Cuba se han estrechado de un modo que para algunos es favorable y para otros m uy sospechoso, algunos cubanos de la primera

PAGE 258

258 generacin se mostraron escpticos ante las exp licaciones de para qu se estaba llevando a cabo el trabajo. Algunos participantes salieron de la ha bitacin y se negaron a c onceder la entrevista, pensando tambin que quiz se les iba a preguntar sobre temas polticos o personales, dolorosos de tratar. Hay que resaltar, sin embargo, que la mayora de los hablantes de primera generacin, quienes han vivido bajo la sombra del exilio durante muchos aos, ofrecieron su ayuda con mucha amabilidad y dieron su consentimiento pa ra ser entrevistados una vez que entendieron que el propsito de la conversacin no era el de obtener informacin sobre su vida personal. Por todo lo explicado anteriormente, la s preguntas relacionadas con Fidel Castro y la vida en la isla fueron evitadas a toda costa durante los encuen tros con personas de primera generacin. En cuanto a las sugerencias para futuros trabajos sobre el tema, como ya se ha mencionado, los estudios sobre la pragmtica de los bilinges de los Estados Unidos son sumamente escasos y, aparte de ste, los que ex isten no han estado orient ados desde un principio a obtener datos sobre la cortesa en s, sino que han surgido de lo observado al hacer otro tipo de investigaciones. La principal recomendacin para el futuro ser a continuar con el anlisis del sistema pragmtico de los bilinges de otras vari edades de espaol en los Estados Unidos. En sociolingstica se ha documentado muy poc o de las realidades discursivas de los mexicanoamericanos, puertorriqueos y dominicanos radicados en este pas. Ser sumamente interesante comparar los resulta dos obtenidos de este estudio con los que surjan de futuras investigaciones sobre la expresi n de cortesa en grupos muy di versos en trminos sociales, culturales y econmicos. Un estudio comparati vo entre la pragmtica de los bilinges con hablantes monolinges que no haya n vivido en los Estados Uni dos tambin sera sumamente reveladora. Adems, estudiar dist intos tipos de actos de habla, no slo las peticiones, ayudara a ampliar el panorama sobre el sistema de cortesa de los bilinges.

PAGE 259

259 Otra sugerencia es la incorpor acin de otras metodologas en el anlisis de los actos de habla ya que, si bien la dramatizacin de situaci ones es una metodologa probada, bastante eficaz y que ofrece datos en relativamente menos tie mpo, una combinacin de dramatizaciones con una observacin natural ms de cerca de los mismos pa rticipantes sera ideal. Como ya se mencion, tambin hace falta en estudios futuros idear una metodologa ms adecuada para el anlisis de la (in)directividad de los actos de habla en espao l, pues la taxonoma de Blum-Kulka et al. (1989) presenta muchas limitaciones. Lo mismo sucede con la teora sobre los postulados lingsticos y el pensamiento derivativo. En la presente tesis s lo fue posible hacer especulacion es y paralelismos hasta cierto punto sobre lo exhibido por los hablantes cu banos y cubanoamericanos en relacin al pensamiento derivativo observable en la lengua inglesa. El hecho de no saber cules son los elementos lingsticos que en espaol hacen posib le la creacin de jerarquas y opresin de un grupo en referencia a otro enmascara e invisibili za estos hechos. Si se determinara con claridad cules son los postulados lingsticos de la lengu a espaola y se hiciera una investigacin sobre lo que crea el pensamiento derivativo en esta le ngua, se podran clarificar muchos aspectos que siguen pasando desapercibidos. Por ltimo, un estudio bastante interesante ser a el de observar los rasgos paralingsticos en la expresin de los actos de habla, tales como el tono de voz, la expresin facial, los gestos, y la risa o el enfado. Los rasgos paralingsticos constituyen una parte importante de la comunicacin y la expresin de deseos, pensamientos y necesidades, y tomarlos en consideracin en este tipo de estudios sera tambin muy valioso. En fin, esta tesis doctoral hace un aporte nuevo y significativo al rea de los estudios de lenguas en contacto y su relacin con la pragmtica, y de seguro ser el iniciador de una serie de

PAGE 260

260 investigaciones dedicadas a resolv er las incgnitas que an se tienen sobre el funcionamiento del discurso en interacciones entre personas hispan oparlantes radicadas en los Estados Unidos.

PAGE 261

261 APPENDIX A CUESTIONARIO SOCIOLINGSTICO. HA BLANTES DE PRIMERA GENERACIN Cdigo: _________ G1 Variacin pragmtica del espaol en Miami Carolina Gutirrez-Rivas Verano 2006 Nombre:__________________________________ Edad: _______ Sexo: F M e-mail:_________________________ Naci en Cuba SI o NO Si no, edad a la que lleg a Cuba__________ Profesin / oficio:______________________________ Ao en que lleg a EU: _______ Sabe hablar ingls? SI o NO Nivel escrito____________ hablado ____________ledo _____________ Preguntas a responder oralmente: 1. Cul de todas las situaciones se te hizo ms difcil?, por qu? 2. Cree que en una situacin de la vida real hubiera dicho lo mismo? 3. Cuando pide favores importantes, prefier e pedrselos a una mujer a un hombre? 4. Cuando anda por la calle y le pregunta algo a alguien que no conoce, usa t o Ud.? 5. Cmo hubiera dicho lo mismo en ingls? Hipotticamente hablando 1. Qu hara si se gana la lotera? 2. Qu opina del problema de inmigracin actual? 3. Ud. cree Miami sera igual si no hubieran venido los cubanos para ac?

PAGE 262

262 APPENDIX B CUESTIONARIO SOCIOLINGSTICO. HA BLANTES DE SEGUNDA Y TERCERA GENERACIN Cdigo: _________ GVariacin pragmtica del espaol en Miami Carolina Gutirrez-Rivas Verano 2006 Nombre:__________________________________ Edad: _______ Sexo: F M e-mail:_________________________ Profesin: ______________________________ Dnde naci tu madre o tutora? Regin de Cuba:__________________ Profesin / oficio de la madre:______________________________ Ao en que lleg a EU: _______ Edad:______ Dnde naci tu padre o tutor? Regin de Cuba:___________________ Profesin / oficio del padre:______________________________ Ao en que lleg a EU: _______ Edad:______ Pas dnde t naciste __________________ Si no naciste en los EU, a qu edad llegaste a EU?:______ De donde son tus abuelos maternos (si no son de Cuba, puedes poner del pas de donde son): Abuela:__________________ Abuelo:___________________ Viven aqu? SI NO Profesin / oficio de los abuelos maternos: Abuela:__________________ Abuelo:___________________ Indica la regin de Cuba de donde son tus abuelos paternos (si no son de Cuba, puedes poner del pas de donde son): Abuela:__________________ Abuelo:___________________ Viven aqu? SI NO Profesin / oficio de los abuelos paternos: Abuela:__________________ Abuelo:___________________ Estudiaste espaol en la escuela primaria / secundaria? SI o No Cuntos aos? ______ Sabes si era una escuela bilinge? SI o No Nombre: ___________________________________________ Preguntas a responder oralmente: 1. Cul de todas las situaciones se te hizo ms difcil?, por qu? 2. En una situacin de la vida real, lo hubieras dicho igual? 3. Cmo hubieras dicho lo mismo en ingls? 4. Cuando pides favores importantes, prefieres pedrselos a una mujer a un hombre? 5. Cuando andas por la calle y le preguntas algo a alguien que no conoces, usas t o Ud.? 6. Qu es lo que ms te cuesta cuando hablas espaol? 7. Con quin hablas espaol generalmente? Hipotticamente hablando 1. Qu haras si te ganas la lotera? 2. Qu crees que haran tus padres /abuelos si maana Fidel Castro sale del poder?

PAGE 263

263 APPENDIX C INFORMED CONSENT Protocol Title: Pragmatic Variation of Cubans and Cuban Americans Spanish in Miami. Effect of Gender and Generation in the Use of Discourse Structures. Please read this consent document carefully befo re you decide to partic ipate in this study. Purpose of the research study: The purpose of this project is to study your oral use of Spanish in your daily routine. What you will be asked to do in the study: First, you will complete a short questionnaire with your demographic information a nd about your language use. Second, you will participate with the researcher in a short, tape-recorded interv iew in Spanish. During the interview, you will be asked to read the role-play situa tion and to respond to it as you would in a natural conversation. Time required: Filling out the questionnaire will take between 15-20 minute s. Recording of the oral interviews will take between 20-35 minutes. Risks & Benefits: There are not anticipated risks to you by partic ipating in this study. We do not anticipate that you will benefit dir ectly by participating in this proj ect. However, by being part of the study, you will be contributing to our knowledge of the linguistic situation of Hispanic Bilinguals in Florida, as relevant to debate in the spheres of a cademic research and educational methodology for Native Speakers of Spanish in the U.S. Compensation: You will not receive any m onetary compensation for your collaboration Confidentiality: Your identity wi ll be kept confidential to the extent provided by law. Your information will be assigned a code number. Th e list connecting your name to this number will be kept in a locked file. Only the researcher and researchers advisor will have access to the audiotapes used in this project. The audiotapes will be kept in locked storage and will remain there indefinitely. When the study is completed a nd the data have been analyzed, the list will be destroyed Your name will not be used in any report. Voluntary participation: Your participation in this study is completely voluntary. Right to withdraw from the study: You have th e right to withdraw fr om the study at anytime without consequence. Whom to contact if you have questions about the study: Ms. Carolin a Gutierrez-Rivas, PhD Candidate in Spanish Linguist ics, Department of Romances Languages and Literatures, 170 Dauer Hall, PO Box 117405, 392 2016, caro74@ufl.edu Gillian Lord, Ph.D., Assistant Professor of Sp anish and Linguistics. Department of Romance Languages & Literatures, Un iversity of Florida, 170 Dauer Hall, PO Box 117405, (glord@rll.ufl.edu 392 2016 x 253) or Andrew Lynch, Ph.D. Asst. Professor of Spanish, University of Miami, (a.lynch@miami.edu or 305-803-8160). Whom to contact about your rights as a research pa rticipant in the study:

PAGE 264

264 UFIRB Office, Box 112250, University of Florid a, Gainesville, FL 32611-2250; phone # 352392-0433. Agreement: I have read the procedure described above. I voluntarily agree to participate in the procedur e and I have received a copy of this description. Participant (Name & Signature): ________________________________ Date:_________________ Principal Investigator: ____________________________________ Date: _________________

PAGE 265

265 APPENDIX D TIPOS DE PETICIONES DE LAS MUJERES DE PRIMERA GENERACIN Tabla D-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla D-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla D-3. Situacin 3 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 5 Tipos 6-7 0 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla D-4. Situacin 4 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 2 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 1 __________________________________________________________________________________

PAGE 266

266 Tabla D-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla D-6. Situacin 6 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 5 Tipos 6-7 0 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 267

267 APPENDIX E TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOMBRES DE PRIMERA GENERACIN Tabla E-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla E-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla E-3. Situacin 3 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 1 __________________________________________________________________________________ Tabla E-4. Situacin 4 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 2 Tipos 6-7 3 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla E-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 268

268 Tabla E-6. Situacin 6 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias* __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 2 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Hubo una respuesta invlida

PAGE 269

269 APPENDIX F TIPOS DE PETICIONES DE LAS MUJERES DE SEGUNDA GENERACIN Tabla F-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 0 Tipos 6-7 5 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla F-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla F-3. Situacin 3 (+P, +/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla F-4. Situacin 4 (-P,-+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla F-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 270

270 Tabla F-6. Situacin 6 (+P, +/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 5 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 271

271 APPENDIX G TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOMBRES DE SEGUNDA GENERACIN Tabla G-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 0 Tipos 6-7 5 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla G-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla G-3. Situacin 3 (+P, +/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla G-4. Situacin 4 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 1 __________________________________________________________________________________ Tabla G-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 272

272 Tabla G-6. Situacin 6 (+P, +/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 6-7 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 273

273 APPENDIX H TIPOS DE PETICIONES DE LAS MUJERES DE TERCERA GENERACIN Tabla H-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla H-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla H-3. Situacin 3 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 6-7 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla H-4. Situacin 4 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla H-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 2 Tipos 6-7 3 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 274

274 Tabla H-6. Situacin 6 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 6-7 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 275

275 APPENDIX I TIPOS DE PETICIONES DE LOS HOMBRES DE TERCERA GENERACIN Tabla I-1. Situacin 1 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 67 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla I-2. Situacin 2 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 67 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla I-3. Situacin 3 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 3 Tipos 67 2 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla I-4.Situacin 4 (-P,+D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 1 Tipos 67 4 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 276

276 Tabla I-5. Situacin 5 (-P,-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 4 Tipos 67 1 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________ Tabla I-6. Situacin 6 (+P,+/-D) __________________________________________________________________________________ Tipo Ocurrencias __________________________________________________________________________________ Tipos 1-5 2 Tipos 67 3 Tipos 8-9 0 __________________________________________________________________________________

PAGE 277

277 LIST OF REFERENCES Aaron, J. (2004). The gendered use of salirse in Mexican Spanish: Si me sala yo con las amigas, se enojaba Language in Society 33: 585-607. Aikio, M. (1992). Are women innovators in the shift to a second language? A case study of Reindeer Smi women and men. International Journal of the Sociology of Language 94: 43-61. Alba de Diego, V. (1995). La cortesa en la peticin de permiso. Dicenda. Cuadernos de Filologa Hispnica 13: 13-24. Alberts, H. (2006). Changes in et hnic solidarity in Cuban Miami. The Geographical Review 952: 231-248. Alfars, G. (2002). Miami Cuban Percep tions of Varieties of Spanish. En Handbook of Perceptual Dialectology D. Long y D. Preston (eds.), 2: 1-12. Amsterdan: John Benjamins. Ardila, A. (2003). Variables sociopragmticas de contextualizacin y niveles de concrecin de la cortesa en castellano e ingls. Sociedad y Discurso, Revista electrnica del Departamento de Espaol y Estudios Internacionales Instituto de Lenguas y Estudios Interculturales 3: 1-21. Universidad de Aalborg, Dinamarca. Ardila, A. (2005). Spanglish: an anglicized Spanish dialect. Hispanic Journal of Behavioral Sciences 27-1: 60-81. Arellano, S. (2000). A hierarchy of requests in California Spanish: are indirectness and mitigation polite?. En Research on Spanish in the United States, A. Roca (ed.), 319-332. Somerville, MA: Cascadilla Press. Birdsong, D. (ed.) (1999). Second Language Acquisition and Th e Critical Period Hypothesis Mahwah N.J.: Erlbaum. Blum-Kulka, S. (1982). Learning to say what you mean in a s econd language: a study of the speech act performance of learners of Hebrew as a second language. Applied Linguistics 3: 29-56. _____ (1987). Indirectness and politeness in requests: same or different? Journal of Pragmatics 11: 131-146. _____ (1989). Playing it safe: the role of conventionality in indirectness. En Cross-Cultural Pragmatics: Requests and Apologies, S. Blum-Kulka.; J. House y Kasper, G. (eds.), 37-70. Norwood, NJ: Ablex. _____; Danet, B.; y Gherson, R. (1985). The lan guage of requesting in Israeli society. En Language and Social Situations, J. Forgas (ed.), 113-141. New York: Springer.

PAGE 278

278 _____; House, J.; y Kasper, G. (eds.) (1989). Cross-Cultural Pragmatics: Requests and Apologies. Norwood, NJ: Ablex. Brown, P; y Levinson, S. (1978). Universals in language usage: polite ness phenomena. En Questions and Politeness: Strategies in Social Interaction E.N. Goody (ed.), 60-288. Cambridge: Cambridge University Press. Cameron, D. (1992a). Feminism & Linguistic Theory. New York: Pelgrave. _____ (1992b). Not the gender difference but the difference gender makesexplanation in research on sex and language. International Journal of the Sociology of Language 94: 1326. New York: Mouton Canavos, G. (1988). Probabilidad y Estadstica. Aplicaciones y Mtodos. Mxico: McGraw Hill. Caravedo, R. (1996). Variedades lingsticas en contacto: propuestas para una investigacin del espaol del Per. Signo y Sea 6: 493-511. Cashman, H. (2006). Bilingual la nguage practices in a dual languages immersion elementary school. En Proceedings of 4th International Symposium on Bilingualism, J. Cohen; K.T. McAlister; K. Rolstad y J. MacSwan (eds.), 497-505. Somerville, M.A: Cascadilla Press. Chomsky, N. (1957). Syntactic Structures. The Hague: Mouton. _____ (1965). Aspects of the Theory of Syntax. Cambridge, MA: MIT Press. Clave (2000). Diccionario de uso del espaol actual Madrid: SM. Coates, J. (2004). Women, Men and Language: A Sociolinguisti c Account of gender Differences in Language New York: Pearson Longman. Collins, J. (2002). Terrorism. En Collateral Language. Collins J. y Gloever R. (eds.), 155-174. New York University Press. Conde, Y.M. (1999). Operation Pedro Pan. The Untold Exodus of 14,048 Cuban Children New York: Rutledge. Curc, C. (1998). No me haras un favorcito?: Reflex iones en torno a la expr esin de la cortesa verbal en el espaol de Mxico y el espaol peninsular. En La Pragmtica Lingstica del Espaol: Recientes Desarrollos, H. Haverkate (ed.), 129171. Amsterdam, Rodopi. _____; y De Fina, A. (2002). Modo imperativo, neg acin y diminutivos en la expresin de la cortesa en espaol: el contra ste entre Mxico y Espaa. En Actos de habla y cortesa en espaol M.E. Placencia y D. Bravo (eds.), 105-140. Muenchen: Lincom Europa. Deuchar, M. (1988). A pragmatic account of womens use of standard speech. En Women in Their Communities, J. Coates y D. Cameron (eds.), 27-32. London: Longman.

PAGE 279

279 Delgado, V. (1994). Politeness in Language: Directive Speech Acts in U.S. English, and Colombian and Castilian Spanish. Unpublished doctoral dissertation. State University of New York at Stony Brook. Eckert, P. (1997). The whole woman: sex and gender difference in variation. En Sociolinguistics. A Reader and Coursebook, N. Coupland, y A. Jaworsky (eds.) 212-228. Basingstoke, Hampshire [England]: Macmillan Escandell-Vidal, M. (1995). Cortesa, formul as convencionales y estrategias indirectas. Revista Espaola de Lingstica 25, 1: 31-66. _____ (1996). Cortesa y relevancia. En La Pragmtica Lingstica del Espaol: Recientes Desarrollos Dilogos Hispnicos 22, H. Haverkate; G. Mulder. y Friale Maldonado, C. (eds), 7-24. Amsterdam: Rodopi. Flix-Brasdefer, J.C. (2003). Validity in data collection methods in pragmatic research. En Theory, Practice and Acquisition, P. Kempchinsky, y C.E. Pieros. (eds), 239-257. Somerville, MA: Cascadilla Press. _____ (2005). Indirectness and politen ess in Mexican requests. En Selected Proceedings of the 7th Hispanic Linguistic Symposiu m, D. Eddington (eds), 66-78. Somerville, MA: Cascadilla Press. Fraser, B. (1980). Conversational mitigation. Journal of Pragmatics 4: 341-350. _____ (1999). What are discourse markers?. Journal of Pragmatics 31-7: 931-952. Fairclough, Norman. (1989). Language and Power. London and New York: Longman. Garca, C. (1992). Refusing an invitation: a case of study of Peruvian style. Hispanic Linguistics 5:207-243. _____ (1995). Teaching speech act perfor mance: Declining an invitation. Hispania 79, 2: 267279. _____ (2002). La expresin de camaradera y solid aridad: cmo los vene zolanos solicitan un servicio y responden a la so licitud de un servicio. En Actos de Habla y Cortesa en Espaol M.E. Placencia y D. Bravo (eds), 55-88. Mnchen: Lincom Europa. Garca, M.E.; y Leone, E. (1984). The use of direc tives by two Hispanic ch ildren: an exploration of communicative competence. National Center of Bilingual Research Report Series 25. Goffman, E. (1967). Interaction Ritual: Essays on Face-to-Face Behavior New York: Anchor Books. Gonzlez, C. (2006). La pragmtica en la clase de ELE: el caso de la funcin comunicativa de los consejos. IDEAS Investigaciones y Es tudios Hispnicos Aplicados 3: 16-22 [http://www.ideas-hei lbronn.org/artic.htm]

PAGE 280

280 Grice, P. (1989). Logic and conversation. En Studies in the Ways of Words. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. Gumperz, J. (1982). Discourse Strategies. Cambridge: Cambridge University Press. _____ (1997). Communicative Competence En Sociolinguistics. A Reader and a Coursebook, N. Coupland y N. Jaworski (eds.), 39-48. London: MacMillan. _____; y Hymes, D. (1972) (ed.) Directions in Sociolingui stics; the Ethnography of Communication New York: Holt, Reinehart y Winston. Gutierrez, M. (1995). On the future of the future tens e in the Spanish of the Southwest. En Spanish in Four Continents: Studies in Language Contact and Bilingualism, C. SilvaCorvalan (ed.), 214-226. Washington, DC : Georgetown University Press. _____ (1996). Tendencias y alternancias en la ex pression de condicionalidad en el espaol hablado en Houston. Hispania 79: 567-577. Gutirrez-Rivas, C. (2006). Perf il sociolingstico de un bilin ge: Actitudes, uso y patrones lingsticos. LL Journal 1-1: 1-15. [http://ojs.gc.cuny.edu /index.php/lljournal/issue/view/7] _____ (2007). Directives th at create violence. IDEAS Investigaciones y Estudios Hispnicos Aplicados 4: 1-18 [http://www.ideas-heilbronn.org/edit.htm] Haverkate, H. (1976). Pragmatic an d linguistic aspects of the prepos itional infinitive in Spanish. Lingua 40: 223-245. _____ (1988). Politeness strategies in verbal in teraction: an analys is of directness and indirectness in speech acts. Semitica 71, 1/2: 59-71. Hardman, M.J. (1978). Andean ethnography: the ro le of language struct ure in observer bias. Semotica 71, 3/4: 339-372. _____ (1993a). Derivational thinking, or, w hy is equality so difficult?. En Seeking Understanding of Communication, Language and Gender, C. Valentine (ed.), 250-263. Fort Worth, TX: CyberSpace. _____ (1993b). Gender trough the levels. Women and Language 16, 2: 42-49. _____ (1996). The sexist circuits of language. The Humanist, March/April: 25-32. _____ (2003). A Language Sampler for Language & Perception. Workbook of Introductory Courses in Language and Culture. Andean Press. Qillq Imprenta. _____ (n.d.). Why we should say women and men unt il it doesnt matter any more. Women and Language 22:21, 1. _____; y Hamano, S. (1997). Language Structure Discovery Methods: A Field Manual. Gainesville, FL: Andean Press.

PAGE 281

281 _____ ; y Taylor, A. (2000). Hearing Many Voices Cresskill, NJ: Hampton Press. _____; y Taylor, A. (2004). War, language y gender. Special Issue of Women and Language 27:2. Held, G. (1992). Politeness in Linguistic Research. En Politeness in Language, R.D. Watts y K. Ehlich (eds.), 131-153. Berln: Mouton de Gruyter. Holmes, J. (1984). Modifying illocutionary force. Journal of Pragmatics 8: 345-365. International Encyclopedia of the Social & Behavioral Sciences, vol.: 9 (2001). N. Smelser y P. Baltes (eds). Amsterdam, New York, Elsevier. Johnstone, B. (2005). Discourse Anlisis. Malden, MA: Blackwell. Kasper. G.; y Dahl, M. (1991). Research methods in interlanguage pragmatics. Studies in Second Language Acquisition 13: 215-247. _____ (2004). Speech acts in (inter )action: repeated questions. Intercultural Pragmatics 1-1: 125-133. Koike, D. (1987). Code-switching in the bilingual Chicano narrative. Hispania 70: 148-154. Kramarae, C. (1980). Propietors of language. En Women and Language in Literature and Society, S. McConnell-Ginet; R. Borker y N. Furman (eds.), 58-68. New York: Praeger. Lafford, B. (1986). Valor diagnstico social del uso de ciertas vari antes de /s/ en el espaol de Cartagena, Colombia. En Estudios sobre la fonologa del espaol del Caribe, R. Nuez, J. Guitart.y I. Paz. (eds.), 53-47. Caracas: La casa de Bello. Lakoff, R. (1975). Language and Womans Place. New York: Harper & Row. Lambert, W.; y Taylor D. (1996). Languages in th e lives of ethnic minorities: Cuban American families in Miami. Applied Linguistics 17: 477-500. Labov, W. (1991). Sociolinguistic Patterns Philadelphia: University of Pennsylvania Press. Leech, G. (1983). Principles of Pragmatics. London; New York: Longman. Le Pair, R. (1996). Spanish request strategies: a cross-cultural analysis from an intercultural perspective. Language Sciences 18, 3-4: 651-670. Lipski, J. (1996). El espaol de Amrica. Madrid: Longman _____ (2005). Code-switching or borrowing? No s so no puedo decir, you know. Selected Proceedings of the Second Workshop on Spanish Sociolinguistics L. Sayahi y M. Westmoreland (eds.), 1-15. Somerville, MA: Cascadilla Proceedings Project.

PAGE 282

282 _____ (2004). Language and Womans Place: Text and Commentaries. (Revised and Expanded Edition). M. Bucholtz (ed.). New York: Oxford University Press. Livia, A.; y Hall, K. (1997) (eds.). Queerly Phrased: Language, gender, and sexuality New York: Oxford University Press. Lynch, A. (1998). Exploring turn at talk in Sp anish: native and nonnativ e speaker interactions. Spanish Applied Linguistics 2 : 199-228. _____ (1999). The Subjunctive in Miami Cuban Spanis h, Bilingualism, Contact, and Language Variability. Unpublished doctoral dissertation. University of Minnesota. _____ (2000). Spanish-speaking Miami in sociolingui stic perspective: bilingualism, recontact, and language maintenance among the Cuban-origin population. En Research on Spanish in the United States, A. Roca (ed.), 271-283. Somerville, MA: Cascadilla Press. _____ (2003). Toward a theory of heritage langua ge acquisition: Spanish in the United States. En Mi Lengua: Spanish as a Heritage Language in the United States, A. Roca y M.C. Colombi (eds.), 25-50. Washington, DC : Georgetown University Press. _____; y Klee, C. (2005). Estudio comparativo de actitudes hacia el espaol en los Estados Unidos: educacin, poltica y entorno social. Lingstica Espaola Actual, 27: 273-300. Mrquez-Reiter, R. (2000). Politeness theory. En Linguistic Politeness in Britain and Uruguay. Amsterdam: John Benjamins, 1-30. _____ (2000). Speech act theory and politeness. En Linguistic Politeness in Britain and Uruguay. Amsterdam: John Benjamins, 31-55. _____ (2002). A contrastive study of conventional indirectness in Spanish: evidence from Peninsular and Uruguayan Spanish. Pragmatics 12-2: 135-151. _____; y Placencia, M.E. (2004). Displaying closeness and respectful distance. En Current Trends in the Pragmatics of Spanish R. Mrquez-Reiter y M.E. Placencia (eds.), 121-157. Amsterdam: John Benjamins, 121-157. _____; Rainey, I.; y Fulcher, G. (2005). A co mparative study of certa inty and conventional indirectness: evidence from British English and Peninsular Spanish. Applied Linguistics 26, 1, Mar: 1-31 Mey, J. (2001). Pragmatics. An introduction Malden, MA: Blackwell. Mulder, G. (1993). Por qu no coges el telfono?. En Aproximaciones Pragmalingsticas del Espaol Haverkate, H. (ed.), 181-205. Amsterdam: Rodopi. Murillo, M. (2003). El polimorfismo en los pronom bres de tratamiento del habla payanesa. En Actas del Congreso Internacional Pronombres de segunda persona y formas de tratamiento en las lenguas de Europa. Instituto Cervantes de Pars.

PAGE 283

283 Noriega, M. (1985). Ethnography of Professional Panamani an Woman in the Capital City of Panama. Masters Thesis. University of Florida. Olshtain, E.; y Cohen, A.D. (1991). Teaching sp eech act behavior to nonnative speakers. En Teaching English as a Second Language or Foreign Language, M. Celce-Murcia (ed.), 154-165. New York: Newbury House. Oteguy, R., Garca, O.; y Roca, A. (2000). Sp eaking in Cuban. The language of Cuban Americans. En New Immigrants in the United States, S. McKay y S. Wong. (eds.), 165188. Cambridge: Cambridge University Press. Oyewumi, O. (1997). The Invention of Women. Making an Af rican Sense of Western Gender Discourse. Minnesota: University of Minnesota Press Perlmann, J. (2005). Italians Then, Mexicans Now. I mmigrant Origins and Second-Generation Progress, 1890 to 2000. New York: Russell Sage Foundation. Prez-Firmat, G. (1994). Life on the Hyphen. The Cuban American Way. Austin: University of Texas Press. Placencia, M.E. (1998). Pragmatic variation: Ecuadorian Spanish vs. Peninsular Spanish. Spanish Applied Linguistics 2: 71-106. _____; y Bravo, D. (2002). Actos de habla y cortesa en espaol Muenchen: Lincom Europa. Poplack, S. (1980). Sometimes Ill start a senten ce in Spanish y termino en espaol: toward a typology of code-switching. Linguistics 18, 581-618. Portes, A.; y Stepick, A. (1993). City on the Edge: The Tr ansformation of Miami. Berkeley: University of California Press, 89-107, 123-149. Portols, J.; y Vzquez, I. (2000). Mitigating or compensatory strategies in the expression of politeness in Spanish and E nglish: hombre/mujer as politeness discourse markers revisited. En Transcultural communication: Pragmalinguistic Aspects, P. Navarro Errasti (ed.), 219-226. Zaragoza: Anubar. Ruzickov, E. (1998). Face, Face Threatening Acts and Politeness in Cuban Spanish. Unpublished doctoral dissertation. University of Pittsburgh. _____ (2006). Customer requests in Cuban Spanis h: Realization patt erns and politeness strategies in service encounters. En Research on Politeness in the Spanish-Speaking World, M.E. Placencia y C. Garca (eds.), 213-241 Mahwah N.J.: Erlbaum. Said-Mohand, A. (2006). Estudio soci olingstico de los marcadores como, entonces y t sabes en el habla de bilinges estadounidenses. Unpubl ished doctoral dissertation. University of Florida.

PAGE 284

284 Snchez, R. (1983). Chicano Discourse: Socio-h istoric Perspectives. Rowley, M.A.: Newbuty House. Sayers, A. (2002). Language and the Manipulation of T een Womens Identity: Creating Deficiency, Subverting Agency and Deval uating Teen Womens Personhood on the Multiple Levels of Discourse in Teen Womens Magazines. Masters Thesis. University of Florida. Scollon, R.; y Scollon, S. (2001). Intercultural Communicatio n: A Discourse Approach Malden, MA: Blackwell. Searle, J. (1975). Indire ct speech acts. En Syntax and Semantics. Vol 3: Speech Acts, P. Cole y J. Morgan (eds.), 59-82. New York: Academic Press. Silva-Corvaln, C. (1986). The social profile of a syntactic variable : Three verb forms in Castile. Current issues in linguistic theory 53 279-92. _____ (1994). Language Contact and Change. Spanish in Los Angeles. Oxford: Clarendon Press. _____ (2001). Sociolingstica y pr agmtica del espaol. Washington D.C.: Georgetown University Press. _____ (2003). El espaol en Los ngele s: aspectos morfosintcticos. nsula 679-680: 67-91. Smead, R. (2000). Phrasal calques in Chicano Sp anish: linguistic or cu ltural innovation? En Research on Spanish in the United States, A. Roca (ed.), Somerville, MA: Cascadilla Press, 162-172 (edited volume). Sol, C. (1979). Seleccin idiomtica entre la nueva generacin de cubanoamericanos. The Bilingual Review/La Revi sta Bilinge 6: 1-10. Tannen, D. (1984). Conversational style: Anal yzing talk among friends. Westport, CT: Ablex Publishing. _____ (2006) You are wearing that? Understanding Mothers and Daughters in Conversation. New York: Ballantine Books. Tickner, J. A. (1992) Gender in International Relations; Feminist Perspectives on Achieving Global Security. New York: Columbia University Press. Togeby, O. (1992). Is there a separate womens language?. International J ournal of the Sociology of Language 94, 63-73. Toribio, A. (2000). Once upon a time en un lugar muy lejano... Spanish-English codeswitching accross fairy tale narratives. En Research on Spanish in the Unite d States. Linguistic Issues and Challenges A. Roca (ed.), 184-203. Somerville: Cascadilla Press.

PAGE 285

285 Torres, L. (2002). Bilingual discourse markers in Puerto Rican Spanish. Language in Society 31: 65-83. Valds, G. (1981). Codeswitching as a deliberate verbal strategy: a microanalysis of direct and indirect requests among bilingual Chicano speakers. En Latino Language and Commuicative Behavior, R.P. Durn (ed.), 95-107. Norwood, NJ: Ablex. _____ ; y Geoffrion-Vinci, M. (1998). Chicano Sp anish: The problem of the underdeveloped code in bilingual repertoires. Modern Language Journal 82, 473-501. Walters, J. (1979). Strategies for requesting in Spanish and English: structural similarities and pragmatic differences Language Learning 29, 277-293. Watts, R. (2003). Politeness. Cambridge: Cambridge University Press Weatherall, A. (2002) Gender, Language and Discourse. New York: Routledge Weizman, E. (1989). Requestive hints. En Cross-Cultural Pragmatics: Requests and Apologies, S. Blum-Kulka; J. House. y G. Kasper (eds.), 71-95. Norwood, NJ: Ablex. Zentella, A.C. (1997). Growing Up Bilingual: Puerto Rican Children in New York. Malden, MA: Blackwell.

PAGE 286

286 BIOGRAPHICAL SKETCH Carolina Gutirrez Rivas was born in Caracas, Venezuela, where she grew up and completed her college education. She earned her B.A in translation studies ( Licenciada en Traduccin ), specializing in English and Italian, from the Universidad Central de Venezuela in 1998. During her college years, she was an active contributor to the Modern Languages School literary magazine, where she started publishing her first poems and short stories. Before her graduation, she started working as an in-house translator for The HBO Company (Latin America Group) Caracas. She then traveled to Europe to study German for one trimester and returned home to continue working for HBO. In 2003, she received her M.A. in Spanish literatu re from Kansas State University, and then entered the program of Hispanic Linguistics at the department of Romance Languages and Literatures at the University of Florida. Throughout the years she has continued her contributions to the workshops and contests promoted by the Modern Languages School, Universidad Central de Venezuela, where she has served as a speaker and a judge. Upon completion of her Ph.D. program, Carolina will continue to work in the academic field as a Hispanic linguistics professor. Her main fields of study and research are sociolinguistics, pragmatics, and gender and language.