<%BANNER%>

Los Fulgores de la Desdicha: Requiem y Conjuro del Ensayo Argentino Contemporaneo (1983 to 2005)

HIDE
 Title Page
 Dedication
 Acknowledgement
 Table of Contents
 Abstract
 Introduction
 El llamado al "Orden": Los discursos...
 En busca del sujeto perdido
 La prision metafisica
 La Argentina del realismo...
 La barbarie de la civilización
 La posmodernidad contraataca
 Conclusiones
 References
 Biographical sketch
University of Florida Institutional Repository

PAGE 1

LOS FULGORES DE LA DESDICHA: RQUIEM Y CONJURO DEL ENSAYO ARGENTINO CONTEM PORNEO (1983-2005) By MIGUEL NGEL DE FEO A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2006

PAGE 2

Copyright 2006 by Miguel ngel De Feo

PAGE 3

A la memoria de mi querido padre, Juan De Feo (1924-1984 )

PAGE 4

iv ACKNOWLEDGMENTS I would like to express my deepest thanks to all the people who made this work possible, especially Dr. Andr s Avellaneda for being a wonderful advisor, guide, and mentor throughout my years as a doctoral candi date at the University of Florida. Dr. Avellaneda has been an invaluable counselor and inspiration. I woul d like to express my profound gratitude to Dr. Reynaldo J. Jimn ez, Dr. lvaro Flix Bolaos, and Sergio Vega for their helpful recommendations in my moments of doubt. I thank Dr. Geraldine Cleary Nichols, Dr. Efran Barradas, Dr. M ontserrat Als-Brun, Dr.Gillian Lord, and Dr. Martn Sorbille for being wonderful teachers an d mentors. Many thanks go to the staff of Department of Romance Language and Litera tures, specially Ann Elton, Sue Ollmann, Terry Lpez, and Tania Fleming. I thank Dr. Humberto Lpez Cruz from the University of Central Florida for aiding in every step of my career and for his priceless friendship during my years in college. I thank my moth er and my late father for their constant encouragement and enthusiasm.

PAGE 5

v TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS.................................................................................................iv ABSTRACT.....................................................................................................................vi ii CHAPTER 1 INTRODUCCIN........................................................................................................1 Marco general e hiptesis.............................................................................................1 Deslindes y objetivos....................................................................................................4 Breve resumen del ensayo argentino (1983-2005).......................................................9 2 EL LLAMADO AL ORDEN: LOS DISCURSOS ENSAYSTICOS DISCIPLINARIOS EN MARCO S AGUINIS Y ABEL POSSE...............................20 Introduccin................................................................................................................20 Marcos Aguinis...........................................................................................................25 Los orgenes de la tragedia..................................................................................25 La tradicin ibrica..............................................................................................35 El modelo est en el norte...................................................................................37 Del hidalgo espaol al chanta .............................................................................39 El sortilegio enmascarado....................................................................................42 El retorno a las re servas morales.........................................................................45 Abel Posse..................................................................................................................47 La anarqua es la amenaza...................................................................................47 El ser y la nada....................................................................................................54 La cruzada moral.................................................................................................60 La ciudad iletrada................................................................................................63 El pas Jardn-de-Infantes....................................................................................65 3 EN BUSCA DEL SUJETO PERDI DO: PRESENCIA-AUSENCIA DEL PUEBLO COMO SUJETO HISTRIC O EN LOS ENSAYOS DE MARA SEOANE Y TEMPO GIARDINELLI........................................................................68 Introduccin................................................................................................................68 Mara Seoane..............................................................................................................71 A la gran masa del pueblo...................................................................................71 La Argentina Potencia.........................................................................................75

PAGE 6

vi El dolor de ya no ser............................................................................................82 La patria cultural..................................................................................................87 Tempo Giardinelli.......................................................................................................88 El sainete argentino.............................................................................................88 La simulacin argentina......................................................................................94 El imperio de la globalizacin.............................................................................97 El principio esperanza.........................................................................................98 4 LA PRISIN METAFSICA: El CUER PO Y SU SOMBRA EN LA PROSA ENSAYSTICA DE VCTOR MASS UH Y ENRIQUE VALIENTE NOAILLES102 Introduccin..............................................................................................................102 Vctor Massuh...........................................................................................................107 Le mal argentin y le bien argentin...................................................................107 Las enfermedades del cuerpo y sus cirugas......................................................111 El darwinismo social.........................................................................................114 El arte como reconciliacin y trascendencia.....................................................117 La Patria: un sentimiento...................................................................................119 Enrique Valiente Noailles.........................................................................................120 El cuerpo y su sombra.......................................................................................120 El gran teatro Argentina....................................................................................122 La narcosis argentina.........................................................................................124 Los medios masivos de comuni cacin: la terapia en grupo..............................126 Las secuelas de la posmodernidad : dnde est el motor inmvil?..................129 5 LA ARGENTINA DEL REALISMO TRGICO: FANTASA Y ADOLESCENCIA EN LAS OBRAS ENSAYSTICAS DE MARIANO GRONDONA Y MARCO DENEVI........................................................................134 Introduccin..............................................................................................................134 Mariano Grondona....................................................................................................138 Las invariantes histricas arge ntinas: queja y escepticismo..............................138 Los golpes militares: los generales es peran en el banco de suplentes...............144 Considerados y des-considerados: el despotismo de la minora ilustrada.........149 El ltimo tren de los pases perifricos..............................................................153 La verncula megalomana................................................................................161 Marco Denevi...........................................................................................................167 Viaje al pas de los desvaros: la Republica de Trapalanda...............................167 Las formas de la adolescencia argentina...........................................................176 El juego del disimulo.........................................................................................182 Entre la aventura y el orden...............................................................................184 El legado y sus herederos..................................................................................187 Ms all del bien y del mal................................................................................189 6 LA BARBARIE DE LA CIVILIZACI N: VIOLENCIA Y APOCALIPSIS EN LAS OBRAS ENSAYSTICAS DE TOMS ELOY MARTNEZ Y NICOLS CASULLO................................................................................................................195

PAGE 7

vii Introduccin..............................................................................................................195 Toms Eloy Martnez...............................................................................................204 La barbarie disfrazada de civilizacin...............................................................204 Argentina viceversa...........................................................................................214 La herida narcisista............................................................................................216 Los hechizos de la necrofilia argentina.............................................................220 Nicols Casullo.........................................................................................................223 El sujeto menguante..........................................................................................223 Las tretas del olvido...........................................................................................228 El desierto de lo real..........................................................................................232 7 LA POSMODERNIDAD CONTRAATAC A: ANARQUA Y VITALISMO EN LOS ENSAYOS DE TOMS ABRAHA M Y ALEJANDRO ROZITCHNER......235 Introduccin..............................................................................................................235 Toms Abraham........................................................................................................239 Los itinerarios de las ruinas...............................................................................239 El relevo economicista y el self-made man criollo............................................244 Mi amigo: El Cuadrado.....................................................................................251 El pensamiento lento.........................................................................................254 Alejandro Rozitchner................................................................................................256 Un pas sadomasoquista....................................................................................256 El sentido comn de los argentinos...................................................................259 La voluntad de poder y el compromiso vital.....................................................261 8 CONCLUSIONES....................................................................................................266 LIST OF REFERENCES.................................................................................................274 BIOGRAPHICAL SKETCH...........................................................................................296

PAGE 8

viii Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy LOS FULGORES DE LA DESDICHA: RQUIEM Y CONJURO DEL ENSAYO ARGENTINO CONTEM PORNEO (1983-2005) By Miguel ngel De Feo December 2006 Chair: Andrs Avellaneda Major Department: Romance Languages The purpose of my dissertation is to map a nd scrutinize the concept of crisis from the perspective of discursive practices as it is reflected in the Argentinean essay from 1983 to 2005, and its implications in the (re)configuration of a new cultural landscape. The appropriation of the notion of crisis implie s an ideology of social control since these essays tend to engage in an historical narra tion about origins, causes, and solutions to current conditions that disclose a particular conception of life. I propose that the definition of crisis triggers new cultu ral battles to appropriate and legitimate distinctive hypothe ses in order to shape public opinion in times of highly contested and deeply conflicted debates over the interpretation of Argentinas unending instability. I define discursive practices as a deployment of a broad-spectrum of cultural criticism, public and private institutions, social performances, and patriotic rituals through which individuals (re)produced and (r e)experienced the world in the forms of values, practices, customs, myths, and beliefs.

PAGE 9

ix As crisis subverts the normal way of life of fixed identities and corrodes the ontological status of the subjec t, interior subjectivities are exposed to the whirlwind of unrelenting metamorphosis paralleling the sy stems economical, social, and political disintegration. As a consequence of these pr ocesses, a new cultural (re)foundation needs to be put in place in order to integrate bodies and minds to a new national imaginary. These essays interpellate reality from dissim ilar perspectives that range from traditional XIX century liberalism to postmodern theories. Although I focus my dissertation on the e ssays produced during the democratic period (1983-2005), I concentrate on the even ts of December of 2001, when a massive popular revolt expelled Fernando de la Ra from the presidency of Argentina, marking a turning point in the contempor ary history of the country. The appraisal of the term crisis emerged in these essays as an issu e fundamental to the delineation of national identity in conjunction with the countrys historical decadence, frustration, and final collapse in 2001.

PAGE 10

1 CAPTULO 1 INTRODUCCIN Marco general e hiptesis El objetivo de esta disertaci n es examinar de qu manera han circulado diferentes interpretaciones ensaysticas sobre la decadencia y la cris is argentina desde el perodo democrtico inaugurado en 1983 hasta el a o 2005. La hiptesis central de la interpretacin es que los diversos y mltiples ensayos escritos sobre tal tema acuciante expresan el deseo general de hallar un fundamento id entitario raigal, un padre primordial, una saga fundacional o un mito primigenio la presuncin de una metafsica de la sustancia o de la presencia, que defina al argentino y, a partir de all, construir un imaginario retrico sobre los orgenes, cau sas y desarrollos de la prolongada decadencia y de las recurrentes crisis argentinas acaecida s durante el siglo veinte y en los primeros aos del veintiuno. En muchos sentidos, este periodo del ensayo arge ntino repite ciertas caractersticas del que fue clebre en las d cadas del treinta y de l cuarenta del siglo veinte, como por ejemplo en los ensayos de Ezequiel Martnez Estrada. Los rasgos del reciente ensayo argentino, sin embargo, pres entan caractersticas propias que sern analizadas en detalle a lo largo de los captulos que desarrolla esta disertacin. El anhelo de los ensayistas aqu analiza dos parece ser, de acu erdo con la hiptesis arriba enunciada, una pasin por encontrar un suelo firme, una idiosincrasia fija o un arraigo inamovible de la identi dad nacional (una especie de Ding-an-sich argentina). El fundamento de esa pasin o impulso ( la passion du rel ) escriturario parece a su vez residir en cierta exigencia o demanda por hallar un suerte de referente centralizado,

PAGE 11

2 teleolgico, restrictivo, verti calista, esencialista, totaliza dor, polarizante y holista que, segn ser demostrado en la lectura de los text os, resulta, en definitiva, vacuo y ausente.1 La hiptesis de interpretaci n trabaja sobre la idea de un saber organizado a travs de la triada locucin-ilocucin-perlocuci n que tiende a acentuar las nociones de performatividad, teatralidad, espectculo y enmascaramiento del imaginario nacional,2 construido por los mecanismos del poder-saber que, desde las prcticas discursivas y de las industrias culturales, instauran una realidad y una defini cin escrituraria de la realidad que el poder-discurso normativiza y funda. Por lo tanto, el estudio aspira a des-su stantivizar, des-ontol ogizar, des-centrar y de-construir aquellas hiptesis que tienden a utilizar el discurso como instrumento de naturalizacin de eventos histr icos mediante metforas asoc iadas con la biologa, la 1 La ausencia de un referent e fijo, inexorable e inmvil no significa la negacin de la realidad. Como seala Mara Elena Arenas Cruz: Lo especfico de la construccin referencial o base semntica de los textos que se orientan por los principios del gnero argumentativo es que no constituyen una elab oracin imaginaria de estados, procesos y acciones, como sucede en las obras de ficcin, sino que su elementos proceden directamente de la realidad efectiva, por tanto, dependen de un modelo del mundo de lo verdadero (31). Precisamente, este mode lo del mundo de lo verdadero podra se inscripto dentro de la categora de opiniones ( doxa i), es decir, enunciados de validez subjetiva (Arenas Cruz 32). A las reflexione s de Arena Cruz se podra agregar que la validez subjetiva no instituye una validez ontolgica, sino a las contingencias y posibilidades del locus del enunciado dentro del comp lejo entramado de relaciones prescriptitas correspondientes a las variables de las situaci ones histricas, sociales, polticas y culturales. 2 Uno de los conceptos fundamentales trabajados por Liliana Weimberg sobre la definicin de ensayo como gnero es la noc in de interpretacin de una realidad o situacin. La interpretacin, segn la au tora, conduce a un concepto cercano al de versin, performance o acontecimiento artstico [nfasis en el original] (75). Es decir que el ensayo no se limita a la descripcin o mimesis de la realidad externa, sino que, tambin, abreva en la creacin de un imaginar io. Jaime Rest asocia el vocablo ensayo con el teatro. Dice Rest: No olvidemos, al resp ecto, lo que este vocablo significa para la gente de teatro: es lo opuesto a la presen tacin pblica y definitiva de un espectculo que se lleva a cabo en la intimidad del sujeto de forma espontnea (20).

PAGE 12

3 psicologa, la psiquiatra, el fatalismo tel rico, las utopas regresivas, el anticapitalismo romntico, el fetichismo del pensamiento uni polar, el determinismo histrico y los estereotipos nacionales consagrados como fatum inapelables e inexorables de lo dado; sea ste del presente inmediato o del pasado histrico. Los ensayos remiten a un complejo de actos propositivos y apropiativos, referidos a las capacidades en el uso de procedimientos re tricos basados en la eficacia apelativa y persuasiva de la palabra, y en la bsqued a de consenso en la formacin de la opinin pblica. Como afirman Ch. Perleman y L. Olbrechts-Tyteca en su Tratado de la argumentacin : Todas las sociedades, empero, tie nen inters por garantizar esta unanimidad, pues conocen su valor y su fuerza (109) debido a que [l]as instituciones que regulan las discusiones tienen importanc ia porque el pensamiento argumentativo y la accin que prepara o determina estn intimamente unidos (111). El imaginario desarrollado por los autore s estudiados aspira a establecer la importancia del poder-discurso como instrument o de cohesin social al identificar a sus interlocutores con una precisa visin del mundo. Es decir, el em isor interpela al receptor desde una posicin de poder que produce y reproduce las condiciones de actos performativos iterativos (rituales lenguajes, gestos, vocabular ios, liturgias, mitos, actos, ceremonias, discursos, espectculos, protesta s, etc.); comprometidos con la lgica de dominio y de la presencia enorme de los me dios masivos de difusin en la produccin, circulacin y distribucin de lxicos e imgenes, que propend en a la colonizacin de la

PAGE 13

4 subjetividad al configurar un universo hege mnico y, a la vez, instaurar potenciales agentes contestatarios a dicha hegemona.3 Los propietarios de la palabra, los in tegrantes de la c iudad letrada y los opinlogos profesionales contribuyen a la institucionalizacin de un discurso con el objetivo de disciplinar a la c onjunto societal fracturado, fr agmentado y atomizado por las polticas disociativas de la dcada de los noventa. Intentan asimismo encolumnar a la sociedad detrs de un proyecto abarcador pa ra comprender las causas de la decadencia y las crisis argentinas. La idea de crisis no puede entenderse a partir del referente exclusivamente econmico, sino que necesita de una justificacin ideolgica, expresada en regmenes discursivos que abren un cam po de lucha por conformar e imponer una particular visin de la realidad. Al respecto James OConnor puntualiza: class struggle does not take place within the productive circle o capital alone, or still less within the money and commodity circuits (e.g. wage struggle and struggle against inflation). Class struggle takes place within and against, cultural, ideological, state, and other imaginary a nd real structures within which capital organizes itself. (9) Deslindes y objetivos Las propuestas interpretativas que vertebran el trabajo son: 1) el concepto de crisis como proceso de ruptura, desmembramiento y di slocamiento; 2) la ideologa como factor aglutinador o sistematizador de ideas; 3) los usos retricos-semnticos como herramientas suasorias y cognitivas; 4) la nocin de ensayo como gnero argumentativo que indaga y construye un imaginario desde la perspectiva personal del sujeto emisor. A 3 De acuerdo a la perspectiva de Eduardo Gr ner: Cuando decimos, por lo tanto, que las relaciones de produccin (incluyendo la lucha de clases) son un criterio de inteligibilidad decisivo, descontamos que en dich as relaciones estn inscritas tambin las prcticas ideolgico-culturales que producen identidades im aginarias, sin las cuales, por otra parte, sera impensable el funcionamiento mismo de las relaciones de produccin (y por lo tanto de la formacin social correspondiente) [nfasis en el original] (Un gnero 83)

PAGE 14

5 fin de establecer parmetros de cada uno de los ejes enunciados previamente, puede ofrecerse el siguiente desli nde de cada uno de ellos: 1. El tpico de la crisis es una clave imprescindible en las interpretaci ones de la historia argentina del siglo veinte. La crisis general de diciembre de 2001 expuso con descarnada aspereza las profundas contradicci ones y conflictos de una sociedad que pareci haber entrado en bancarrota a partir del emblemtico golpe militar del 6 septiembre de 1930.4 Las operaciones de la crtica en saystica del per odo estudiado han instituido un campo u objeto el estudio de la crisis, que podra considerarse como un subgnero particular dentro del ensayo de la identidad nacional. Desde el recorte adoptado del denominado ensayo sobre la identidad nacional, se ha apelado al registro de opiniones desde diversas fuentes disciplinaria s: Massuh, Abraham, Rozitchner y Valiente Noailles son filsofos; Posse, Denevi, Giardinelli y Rozitchner son autores de libros de novelas y cuentos; Seoane y Martnez son peri odistas y autores de libros sobre historia argentina y novelas histricas respectiv amente; Grondona es abogado y periodista, Casullo es historiador de la cultura y las ideas; Aguinis es psiqui atra y novelista. No obstante sus diferentes especia lizaciones u oficios, los auto res estudiados comparten una comn inclinacin por expresar sus opinione s a travs del ensayo y el periodismo. 2. El estudio profundiza los acercamientos ideolgicos que los ensayistas han elaborado para dar respuestas a los desafos que su contex to nacional les plantea. Los ensayos seleccionados intentan apropiarse de un permetro id eolgico propio, articulando la defensa de una cosmovisin del mundo y de la vida ( Weltanschauung ) y la 4 Podra sostenerse que, mientras las crisis an teriores se reducan a un aspecto particular de la realidad argentina, por ejemplo el aspecto institucional (un golpe de Estado), la catstrofe de 2001 se confunde con todos los aspe ctos globales de una sociedad (Sebreli, Crtica 9).

PAGE 15

6 salvaguardia de intereses propios y ajenos. Al respecto, Carlos Reis5 afirma, el reconocimiento tcito o expreso de la dime nsin ideolgica de toda practica cultural (14). Los autores seleccionados representan a un amplio esp ectro de lneas ideolgicas; desde la ms rancia derecha ultramontana ha sta el anarquismo vitalista, pasando por el liberalismo, la izquierda per onista, la izquierda progresis ta no peronista, la derecha tradicional y el conservadurismo. 3. El trabajo propone examinar los recurs os retricos empleados, por ejemplo el empleo de metforas y alegoras como herramientas de conocimiento.6 Las prcticas discursivas del ensayo sern ledas no slo atendiendo a su contenido, sino tambin a la forma en que se construye un campo ideolgico de sde la palabra. Es decir, se atender en lo posible a dilucidar las formas implemen tadas en la construccin de un discurso sobre/de la crisis. Los usos de campos metaf ricos coligados a las ciencias naturales, a procesos psicolgicos e histric os, como factores determinantes de una forma de reflejar la complejidad de la sociedad argentina, s on el empleo de figuras de la construccin o metataxas (solecismos), figuras de signifi cacin o metasememas (met foras, alegoras, sincdoques, ironas, paradojas, emblemas ) y figuras del pensamiento (nfasis, hiprboles, prosopopeyas, apstrofes, comparaci ones, anttesis, perfrasis). Tambin, los ensayistas utilizan tcnicas re tricas a fin de estructurar el discurso, tales como los definidos por la ret rica clsica como la inventio (el elocutio el exemplum ), el exordio (la captatio benevolentiae ), la dispositio (la argumentatio la peroratio ), la elocutio (la 5 De la misma manera, Blas Matamoro sos tiene que la reproduccin de los modos de produccin econmicos y sociales se enlaza con lo s diferentes montajes y dispositivos de las diversas construcciones ideolgicas (Saber 27). 6 Ovidio Escalante considera que la metfora participa de este proceso de conocimiento, es un instrumento en este proceso y s u valor es ante t odo cognoscitivo (294).

PAGE 16

7 electio ) y la memoria Estas tcnicas argumentativas son convertidas en estratagemas taxativa de la competencia retrica del ensa yista a fin de alcanzar el consenso del auditorio (Marafioti 55). 4. El estudio revisa las re spuestas del ensayo argentino contemporneo al tema central de la crisis de identidad. Los ensayi stas han sido organizados alrededor de ejes temticos y se ha excluido la clasificaci n cronolgica generacional. Se revisar un corpus de doce ensayistas, los cuales han sido seleccionados de acuer do a los siguientes criterios: a) la notoriedad de los ensayistas para ordenar la opinin pblica, desde la manipulacin de los medios masivos de difusin tales como la publicacin de artculos en peridicos prestigiosos. Por ejemplo, Marcos Aguinis, Abel Posse, Alejandro Rozitchner. Toms Abraham, Alejandro Rozitchner y Vct or Massuh suelen publicar sus opiniones en el diario La Nacin mientras que Mariano Grondona y Enrique Valiente Noailles son columnistas semanales del mismo diario; Mar a Seoane publica regularmente en el diario Clarn y Mempo Giardinelli en Pgina /12 ; b) los autores son o fueron formadores de opinin desde la docencia univers itaria, tales son los casos de Abraham, Giardinelli, Grondona, Massuh, Valiente Noailles, Casullo y Aguinis; c) la presencia de los ensayistas en medios televisivos (Gr ondona) o radiofnicos (Rozitchner); d) los ensayistas son o fueron editores de revistas culturales o polticas: Abraham edit en los la revista La caja negra Nicols Casullo edita actualmen te la revista Pensamiento de los confines y Mariano Grondona edit la revista Visin y el mensuario Carta Poltica ; e) los autores tienen una exte nsa obra publicada y, en algunos casos, han gozado del xito editorial, tales como los ensayos de Ma ssuh, Grondona, Posse, Aguinis, Giardinelli y Seoane; f) los autores ocuparon puestos en el gobierno (Grondona, Massuh, Posse),

PAGE 17

8 fueron candidatos de partidos polticos (Gia rdinelli) o ocupan puestos jerrquicos en organismos de prensa (Seoane). Uno de los objetivos para selecciona r ensayistas es la visibilidad de los mismos como potenciales fo rmadores de la opini n pblica debido a la posibilidad de circulacin y distribucin de sus discursos ms all del campo cultural. En el captulo primero se analizarn los trabajos de Marcos Aguinis y Abel Posse desde la perspectiva de un determinismo hi strico sobre la interpretacin del legado hispnico y un llamado al orden mediante el disciplinamiento de los nuevos agentes contestatarios surgidos como consecuenci a de la implementacin de las polticas neoliberales de la dcada de los y el estallido social de diciembre de 2001. Aunque en el captulo segundo los ensayos de Mara Seoane y Mempo Giardinelli son analizados por su recurrencia al pasado, tambin se ver en ellos que el hilo argumentativo manifiesta una notoria predisposicin por combatir s ecuelas especficas del neoliberalismo globalizador, especialmente la prdida de la mi sin histrica de las masas argentinas. En estos ensayos, segn se ver en detalle, se apela a la necesidad de un agente o sujeto histrico capaz de redescubrir su potenci alidad transformadora basada en las solidaridades comunes, las experiencias colectivas y los legados pretritos. El captulo tercero estudia las propuestas de Vctor Massuh y Enrique Valiente Noailles, quienes introducen la exigencia de un basamento primordial que recupere el sentido perdido por falta del arraigo en los sentimientos de los valores de la patria (Massuh) o en el sentido dador de signifi cacin de un centro o motor inmvil (Valiente Noailles). Ambos autores se elevan hacia el pl ano metafsico mediante el empleo de una intuicin primaria y misteriosa sobre los valo res de la argentinidad. En cambio, en el captulo quinto se indaga las iniciativas de Mariano Grondona y Marco Denevi desde la

PAGE 18

9 perspectiva de erradicar el espejismo adoles cente de una sociedad que, an en las ms difciles circunstancias, opera ba jo el influjo de la fantasa de un destino de grandeza. Ambos autores recurren al expediente de an clar sus exhortaciones mediante el mandato de asumir la realidad. Al contrario de los ensayos de Massuh y Valiente Noailles, Grondona y Denevi plantean la tarea de alejarse de las en soaciones metafsicas y los espejismos ilusorios para recalar en la re ivindicacin de un sistema de libre mercado. El captulo sexto investiga los ensa yos de Nicols Casullo y Toms Eloy Martnez, quienes se pronuncian contra la barb arizacin de la historia por las violencias del mandato pretoriano del neoliberalismo imperial y las lgicas de los poderes masmediticos (Casullo) y la violencia inmane nte como rasgo constitutivo de la sociedad argentina (Martnez). Las violencias sufridas por un sistema depredador de identidades expresan la voluntad de ambos ensayistas de recuperar las es encias nacionales contra el nomadismo y las inestabilidades de la socied ad global. Por el contrario, los ensayos de Toms Abraham y Alejandro Rozitchner, a doptando los presupuestos del posmodernismo cultural, postulan las identidades nmades y el vitalismo creador. A pesar de enlazar un sesgo anarquista, los dos ensayistas, como en los otros autores, r eclaman un centro dador de sentido que ambos autores lo ubican en la mentalidad empresarial del tardocapitalismo globalizador como expresin de una voluntad de poder creativ a, aventurera y original. Breve resumen del ensayo argentino (1983-2005) Los acontecimientos de diciembre de 2001 han generado un espacio de produccin ensaystica debido a la demanda de un pblic o lector, vido de entender su situacin presente. Son significativas a este respecto la s declaraciones de Carlos Pazos, presidente de la Fundacin del Libro, institucin que or ganizo la 29na. Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, segn las estimaciones la venta de ensayos dedicados a entender la

PAGE 19

10 realidad actual argentina supera a todos los otros gneros literarios (1). Asimismo, de acuerdo a la crnica periodsti ca para el diario La Nacin de Buenos Aires, Susana Reinoso seala: La 29 Feria Internacional del libro, que cerrar sus puertas en menos de 48 horas, pasar a la historia cultural como la edicin en que los argentinos se abalanzaron sobre los ensayos que procuran ex plicar qu le pas al pas y hacia dnde vamos como sociedad en crisis (1). Aunque an no existen numerosos estudios que revisen el ensayo argentino desde la perspectiva de la idea de crisis, al menos tres obras se destacan por emprender este intento. Los libros de Graciela Scheines, Las metforas del fracaso (1993), y Francisco Delich, Metforas de la sociedad argentina (1986), articulan las lneas fundamentales de la ensaystica argentina con el concepto centr al de la declinacin nacional; el libro de Leonor Arias Saravia, La Arge ntina en clave de metfora (2000), en cambio, vincula la historia del ensayo argentino con la temti ca de la identidad y la idea de fracaso. Publicados antes de diciembre de 2001, estos estudios no pudieron, obviamente, incorporar en sus anlisis el aluvin de ensa yos que a partir de esa fecha han organizado su reflexin con el hecho puntual de un ep isodio que es concebido como corolario, resumen y balance histrico. El perodo 1983-2005 registra diversos mati ces en la produccin ensaystica sobre la indagacin de la identidad nacional co mo un tropo alegrico donde abrevan diversos escritores. Aunque no se pretende un examen exhaustivo de todos los ensayos publicados dentro del perodo 1983-2005, las corrientes ensaysticas podran ser expresadas mediante la siguiente sinopsis histrica: 1) el ensayo s obre las consecuencias de la Argentina post-dictadura; 2) el ensayo sobre la significacin del pero nismo; 3) el ensayo

PAGE 20

11 sobre los alcances de la vari able democrtica impulsada po r el gobierno del presidente Alfonsn: los juicios a las Juntas Militares que hab an gobernado al pas desde 1976 a 1983, las sublevaciones militares y la incontro lable espiral inflacionaria que alcanza su pico ms alto con la hiperinflacin de 1989; 4) las secuelas de la reestructuracin neoliberal impulsada por el pr esidente Menem entre 1989-1999; 5) el estallido social de diciembre de 2001 y sus corolarios. A par tir de estas delimitaciones, desde luego siempre arbitrarias debido a los flujos de una realidad siempre cambiante, el ensayo argentino de estas etapas se caracteriza por la voluntad de establecer ncleos cognitivos que expliquen las agudas y traumticas c ontradicciones en que opera la sociedad argentina. En el estudio de cada fase se pueden destacar las siguientes caractersticas: 1. La Argentina post-dictadura: Las secuelas del autodenominado Pro ceso de Reorganizacin Nacional promovieron el indito terrorismo de Estado, la lucha antisubversiva, la transformacin de la estructura econmica, el disciplinamiento de los sectores trabajadores y la alteracin de valores de la sociedad argentina. El en sayo de Santiago Kovadloff, Argentina, oscuro pas: ensayos sobre un tiempo de quebranto (1983), enfatiza la falta de una tradicin autnticamente republicana y democrtica que conduce a la Argentina del Proceso a un potrero de de desilusione s y calamidades vergonzosas (2 ). Es decir, el ao 1983, indica para varios ensayistas la necesidad de revalorizacin de la tica y la legalidad institucional como instrumentos a fin de prev enir la dolorosa experi encia legada por la dictadura militar. Jos Pablo Fe inmann pblico La sangre derramada (1998); un ensayo crtico de la militarizacin de la sociedad Argentina. Feinmann sostiene que la violencia es la negacin profunda del arte de la pol tica entendida como el arte humanista del

PAGE 21

12 entendimiento y del disenso entre las part es (40). Feinmann cr tica el vanguardismo militarista de las organizaciones armadas de lo s la traslacin de pautas militares a la poltica por Juan Domingo Pern (37-44) Franz Fanon, con su demencialismo nietzscheano (53), el vanguardismo armado argentino con su iluminismo vanguardista, solitario, aislado de las masas (53); la di ctadura militar del Proceso que inaugura la era de la planificacin racional y moderna de la Muerte (95) ; la teora del foco auspiciada por Ernesto Che Guevara como smbolo de la liberad mesinica, el aventurerismo romntico, del herosmo solitario, de la rebelin sin masas (87) y el voluntarismo revolucionario expresado en que el foco revolucionario no haba logrado crear nada (62). El ensayo de Carl os Gabetta, Todos somos subversivos (1983), se inscribe en el mismo tono de la poca: hay que echar de una vez por todas las bases de una democracia (19). El libro de Pablo Giussani, Mononeros: la soberbia armada (1984), analiza el fenmeno de la violencia poltica impulsada por el peronismo revolucionaroio como una forma de fascismo criollo. El tono general del ensayo de este perodo es la revalorizacin de las instituciones democrticas y republicana, pero a la vez la desilusin por las profundas consecuencias del terro rismo de Estado. Los ensayos de Massuh pueden ser situados en esta etapa. 2. La derrota del peronismo y sus secuelas: El peronismo, en el gobierno o fuera de el ha ejercido un profunda influencia en todos los aspectos de la vida argentina desde mediados del siglo XX hasta el presente. Las figuras emblemticas de Pern y Evita c oncitaron el apoyo de las masas argentinas desde su mito fundador el 17 de octubre de 1945. Sien embargo, este movimiento sufre un total descalabro en las elecc iones de 1983 por el partido de Ral Ricardo Alfonsn, la

PAGE 22

13 Unin Cvica Radical del Pueblo (UCR), que gana los comicios al peronismo que, hasta ese momento se consideraba expresin de la mayora absoluta del pueblo argentino. Algunos de los ensayos ms representativos que intenta desentraar el fenmeno peronista son: Pern o muerte (1986) de Silvia Sigal y Elis eo Vern, los cuales presentan un anlisis semiolgico de los dispositivos discursivos que enfrentaron a corrientes dentro del peronismo (el hist rico y la izquierda en los aos ) y los mecanismos enunciativos que impidieron a la izquierda peronista lograr insertarse en el movimiento peronista 22); Los deseos imaginarios del peronismo (1983) de Juan Jos Sebreli hace un recuento cr tico del peronismo como una forma ambigua de bonapartismo y fascismo. Sebreli intentara una des-m itologizacin del peronismo, adoptando un punto de vista de un marxismo sui generis ; La larga agona de la Argentina peronista (1994) de Tulio Halpern Donghi se ocupa de la evoluc in del primer peronismo hasta Menem. Para Halpern Donghi, la concepcin de Pern que reduca a la poltica a una tcnica para suscitar la obediencia (25), la cual priv a Pern como a sus adversarios el derecho de legitimarse mediante el voto popular; los dos to mos de Pern: entre la sangre y el tiempo. Lo inconciente y la poltica (2000) de Len Rozitchner hace un acercamiento desde la teora psicoanaltica. Roz itchner adopta la idea de que Pern traslad la guerra imaginaria a la poltica real (Pern 98) y que la forma poltica multitudinaria y bulliciosa, cuyo empuje tuvo que ser frenado por el mismo Pern y luego por el terror impune salidos de sus propios rangos (Del duelo 29). El ensayo de lvaro Abs, El postperonismo (1986), asume que la hegemona auto mtica del peronismo como fuerza mayoritaria del pueblo argentino entra en una profunda crisis de identidad vulnerada a partir del triunfo de Alfonsn en las elecc iones del 30 de octubre de 1983. Abs propone

PAGE 23

14 que: Mientras el peronismo no se plantee a s mismo hasta sus ltima consecuencias el tema de la democracia, permanecer ajeno a una de las claves de la conciencia social de la Argentina posdicatadura (87). La derro ta del peronismo en 1983 conduce a muchos ensayistas a elaborar una mi rada crtica sobre el peronismo, que en sus aos de proscripcin electoral (1 955-1973) y en el gobierno (1973-1976) haba gozado de la simpata de las capas medias, especialmente de la juventud; adems de la identificacin casi absoluta de la clase obrera que se haba mantenido incondicionalmente encolumnada detrs de las doctrinas del ld er, quien era casi venerado por las mismas debido a las leyes sociales de proteccin de las masas trabajadoras y de su inclusin dentro de los aparatos de poder que estimul Pern en su primer gobierno. 3. Las variables del gobierno de Alfonsn: El triunfo electoral de Alf onsn (re)significo la trasce ndencia de las instituciones democrticas. Alfonsn produjo un hecho indito en la Argentina: el presidente firm un decreto de enjuiciamiento a las Juntas Milita res y de todos los integrantes de las fuerzas de seguridad que haban partic ipado en la represin ilegal. Uno de los tpicos destacados en esta etapa es la revalorizacin de la memoria y de las experiencias personales de quienes haban sufrido el terrorismo de Es tado. Como en las otras etapas enunciadas previamente, el caudal de ensayos publicados en esta fase supera ampliamente cualquier aspiracin de hacer un balance total y comple to. Sin embargo, conviene destacar el libro testimonio-ensayo de Jacobo Timerman, fundador del diario La Opinin y reconocido periodista nacional e in ternacional, Preso sin nombre, celda sin nmero (1982), quien relata sus experiencias como detenido-desap arecido en varios cen tros clandestinos y, posteriormente, encarcelado-legalizado en in stituciones de seguridad. Aunque el libro fue

PAGE 24

15 publicado en Nueva York y en idioma ingl s en 1981, la obra tuvo amplia repercusin (en gran parte a la competencia retrica del au tor) en los aos no slo en Argentina, sino a nivel mundial debido a la notoriedad del autor que le otorg un valor adicional a su ensayo. Al tema del testimonio-ensayo sobre lo s aos de la dictadura, se agrega la temtica de la memoria y la justicia. Hugo Vezzeti en Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina (2002), recupera la memoria social en la medida en que no se trata slo de la recuperacin test imonial ni de las construcciones fijadas del pasado sino de una dimensin abierta a una pr ctica de una inteligencia (34). En el ensayo de Vezzeti se analizan, en tre otras muchas variables, el juicio a las Juntas, el informe de la Comisin Nacional sobre la Desaparicin de Pe rsonas (CONADEP), la degradacin del Estado, la criminalidad del P roceso, el papel de las organizaciones de defensa de los derechos humanos y las experien cias de la militancia poltica de los y En 1986, la Editorial Plus Ultra publica un libro de ensayos, Pensar la Argentina (1986) compilado por Jos Isaacson que incl uye a diversos escr itores (socilogos cientficos, filsofos, economistas, psiclogos ). El tono general del ensayo es reflexionar sobre la Argentina desde un pensamiento crtic o que incluya, tanto al racionalismo como la pasin por trasformar las estructuras autori tarias legadas por las tradiciones histricas. Otras de las temticas relevantes en es ta fase de la vida nacional son las discusiones sobre las consecuencias del proces o militar en el campo de la cultura. En los primeros das de diciembre de 1984, Sal Sosnowski logr reunir importantes figuras intelectuales de la vida cultural argentina (Beatriz Sarlo, No Jitrik, Hiplito Solari Yrigoyen, Lus Grgorich, Osvaldo Bayer, Jo rge Lafforgue, Adolfo Prieto, Toms Eloy Martnez, Jos Pablo Feinmann, etc.) en la Univ ersidad de Maryland a fi n de debatir las

PAGE 25

16 conductas de la sociedad argentina particul armente de ncleos intelectuales durante la dictadura y desde el retorno a las urnas, la capacidad de reconstruccin de la sociedad civil (Introduccin 9). Los ensayos fuer on compilados por Sosnowski en Represin y reconstruccin de una cultura: el caso argentino (1988), donde aparecen como ejes de discusin relevantes la problemtica del exilio, la memoria, la colaboracin de intelectuales con el rgimen militar, la concentracin econmica, la especulacin financiera y la redistribucin de l ingreso en favor de las clas es hegemnicas, la necesidad de defender las instituciones democrticas, y la violencia y el terror fueron algunos de los debates. Los ensayos pone en evidencia la complicidad de amplios sectores de la sociedad argentina con el Pro ceso; y, adems, la necesidad de revisar el pasado reciente como proceso de concientizacin sobre las nefastas consecuencias heredadas de la dictadura. Las temticas abordadas por los ensayistas pone de relieve el debate ms amplio que se registraba en Argentina dur ante los como un especie de catarsis colectiva sobre el proceso militar. El ensa yo de Marco Denevi se inscribe en la problemtica de este contexto. 4. El modelo neoliberal: El fracaso del gobierno de Alfonsn, debi do a sublevaciones militares, leyes que beneficiaban a ex-represores y la hiperi nflacin de 1989, pusieron al descubierto las profundas contradicciones de la sociedad argentina. La reestructuracin econmica emprendida por el presidente Menem en los 90 tuvo, al igual que las repercusiones de la dictadura militar, profundas consecuencias en la vida argentina. El desmantelamiento del Estado Benefactor y el giro hacia polticas ec onmicas alineadas bajo el ajuste neoliberal redundarn en la apertura del mercado, la privatizacin de empresas pblicas, la

PAGE 26

17 reduccin del dficit fiscal, la convertibilidad de la moneda naciona l con el dlar a un tipo de cambio fijado por ley y la reduccin de l gasto estatal tendrn como secuelas el drstico crecimiento de la pobreza, la exclus in, la corrupcin y el aumento de la deuda externa. El neoliberalismo fue acompaado por las nuevas modas intelectuales del posestructuralismo y, especialmente, el pos tmodernismo. Los ensayos publicados, entre otras tantas figuras, por B eatriz Sarlo, Eduardo Grner, Horacio Gonzlez, Miguel Bonasso, Ricardo Forster, Jos Pablo Fein mann, Jos Nun, Guillem o ODonnel, Silvina Walger, David Vias, Alejandro Kaufman, Os car del Barco, Oscar Tern, Juan Jos Sebreli, Nstor Garca Canclini, Rosendo Fr aga, Carlos Escud, Lus Alberto Romero, Martn Caparrs y Horacio Verbitsky anali zan, desde distintas perspectivas, el nuevo paradigma econmico-cultural surgido en la dca da de los El debate sobre el modelo econmico, la presencia omnipresente de lo s medios masivos de difusin, la formacin de nuevas formas identitarias, la farandulizac in de la poltica, el agotamiento de los grandes relatos de la modernidad, el de smantelamiento del Estado Benefactor, la desercin del Estado frente los problemas soci ales, el incremento de la corrupcin y la elevacin de los ndices de criminalidad. La sensacin de algunos ensayistas es el tono pattico sobre la prdida de identidades, tradiciones y experiencias comunitarias acumuladas como parte del repertorio de la i diosincrasia nacional en canje por el ms crudo economicismo, individualismo e inso lidaridad social. Las nuevas formas contestarias y las prcticas clientelistas de la poltica argentina contra el modelo neoliberal son estudiadas en los en sayos de Javier Auyero, La protesta (2002) y La poltica de los pobres (2001). En este contexto se ubican los trabajos de Nicols Casullo, Toms Eloy Martnez, Mara Seoane, Mempo Giardinelli y Mariano Grondona.

PAGE 27

18 5. El estallido social: El periodo, desde la asuncin del presiden te Fernando De la Ra hasta el ao 2005, tiene como referencia liminar el estallido soci al de los das 19 y 20 de diciembre de 2001 y sus colorarios. Los efectos recesivos y de flacionarios del modelo econmico aparecen en 1995 y, continan agravndose por el resto de la dcada, el nuevo gobierno es incapaz de frenar el desempleo, la pobreza, la marginal idad, la protesta social, el endeudamiento externo y otras variables econmico-sociales. El ensayo de la poca adopta, en general, un tono moralizante ante los valores perdidos por el im pacto de la nueva cultura globalizadora. Otro de los referentes capit ales es que los espejismos del pasado de grandeza y de la supuesta condena al xito de la Argentina se disuelven en el marco de una realidad altamente traumtica. El debate intelectual propone di versas miradas a la crisis de 2001. La reiv indicacin de las tradic iones e idiosincrasias argentinas debaten contra los que favorecen las bondades de la globalizacin. La fiebre consumista, la vulgarizacin de los valores ticos, la fragmentacin soci al, la indiferencia, y la desconfianza generalizada en la clase polti ca y en el rgimen republicano corresponde a un sector del campo cultural que podra subdiv idirse entre izquier da progresista y derecha tradicional Por ejemplo, los ensa yos de Lus Alberto Romero, La crisis argentina: una mirada al siglo XX (2003), Beatriz Sarlo, Tiempo presente. Notas sobre el cambio de una cultura (2003) y Francisco Delich, La crisis en la crisis (2002), quienes se enrolan dentro de una ideologa progresista; mientras que los ensayos de Mauricio Rojas, Historia de la crisis argentina (2001) y Mariano Grondona se ubicaran dentro del denominado liberalismo librecambista. Por ot ro lado, surge una corriente que pretende superar los maniquesmos que saturan la hist oria argentina entre derecha e izquierda,

PAGE 28

19 peronismo y antiperonismo, etc. Los trabajos de Toms Abraham y Alejandro Rozitchner apuntan en esta direccin que adopta muchas de las tesis del posmodernismo cultural y el neoliberalismo globalizador. Tambin, en esta s condiciones se ubican los trabajos de Marcos Aguinis, Enrique Valiente Noailles y Abel Posse.

PAGE 29

20 CAPTULO 2 EL LLAMADO AL ORDEN: LOS DISCURSOS ENSAYSTICOS DISCIPLINARIOS EN MA RCOS AGUINIS Y ABEL POSSE Sentimos que nos asfixiamos de ntro de ese laberinto en cuyas hondas cavernas estamos metidos hasta las verijas. Marcos Aguinis, El atroz encanto de ser argentinos (10) Estamos en el centro del eclipse. Abel Posse, El eclipse argentino (16) Introduccin Aunque ambos autores han cultivado gneros literarios diversos, el ejercicio del ensayo constituye una forma de estructurar un discurso sobre la crisis argentina desde una postura personal de inte rpretacin. El Yo en ambos se siente in terpelado por una realidad en pleno proceso de desinteg racin, acelerado a partir de las profundas consecuencias de diciembre de 2001. Agobia dos por una realidad por dems compleja, los dos autores acentan el aspecto discipli nario sobre los nuevos agentes sociales que surgen como resistencia a la implementacin de polticas ejecutadas desde el descalabro de la dictadura militar en 1983. Si el eje de lo s discursos de Marcos Aguinis en El atroz encanto de ser argentinos y de Abel Posse en El eclipse argentino. De la enfermedad colectiva al renacimiento remiten al fenmeno de 2001, no se hallan limitados por ste, sino que lo toman como punto de partida para examinar el estado democrtico a partir de 1983. A pesar de pertenecer a lneas ideolgicas opuestas, ambos convergen en la necesidad de un llamamiento al orden que implica la reivindicacin que compete al Estado de subordinar el cuerpo enfermo de la Nacin. Uno de los proyectos

PAGE 30

21 primordiales en el nuevo orde n internacional del capitalismo tardo es expresado en el mantenimiento del orden y garanta de la propiedad priv ada como ltima ratio legalista de la sociedad burguesa. Aguinis apuesta a un liberalismo decimonnico librecambista mientras que Posse adscribe a la concepcin de un capitalismo burocrtico autoritario. Aunque el Estado es considerado como eje ax ial en la contencin y represin de las fuerzas disidentes, tambin la recuperacin del Estado es considerada como factor primordial de transformacin. En Aguinis, el Estado y la sociedad civil son mbitos que deben mantener esferas independientes a fin de moderar el impacto del mismo en la sociedad civil; en Posse, en cambio, el Es tado es (re)configurado desde una postura verticalista donde los lazos entre Estado y soci edad civil se diluyen en una identificacin de uno y otro. Uno de los ejes centrales a que recurren am bos autores es al pasado como estrategia argumentativa de apelar a un determinismo tr gico a partir del cual quedaran definidos los males y vicios del presente. Aguinis pr opone ubicarse en un apar ato terico modelado por el liberalismo en la tradicin de Domingo Faustino Sarmiento, las ideas de la Generacin del la Ley N 1420, la Reforma Universitaria de 1918 y los ensayos de Ezequiel Martnez Estrada. Los modelos de A guinis son los pases anglosajones en cuales halla el respeto a la ley, la cultura del trabajo, la austerid ad de las costumbres y el empeo en la iniciativa i ndividual que contribuyen al pr ogreso econmico, la nivelacin social y la estabilidad poltica. En cambi o, la tradicin mediterrnea heredada de los espaoles habra configurado un modelo de so ciedad que facilita y elogia la picarda criolla, la soberbia, la vagancia, la ilegalidad, la irres ponsabilidad, el autoritarismo y la corrupcin emblematizados en personajes arquetipos como el hidalgo, el gaucho, el

PAGE 31

22 compadrito; en personalidades histricas como Pern, Evita y Menem; o en instituciones como el Estado clientelista y paternalista. De signo opuesto es la postura de Posse, qui en rescata la tradicin ibrica por la voluntad de poder reflejada en el conquistad or, el hidalgo o el caudillo. Posse propone una comunidad organizada segn principios co rporativos que inclui ra a sindicalistas, militares, empresarios y polticos en torno a un Estado fuerte capaz de llevar adelante un Proyecto Nacional. Mediante una prosa de co rte casi belicista acusa al mercantilismo globalizador, a los medios de comunicacin, a la democracia, a la juventud y a la izquierda de haber socavado la s tradiciones y la moral. Mientras la prosa de Ag uinis exhibe un tono mesura do, condescendiente y hasta irnico en demostrar los vicios nacion ales, Posse, al contrario, emplea un tono admonitorio y condenatorio contra todos los que juzga responsables por haber desechado la herencia patritica del s er nacional. Posse asume a veces la actitud de un cruzado fundamentalista en la tradicin de la civiliz acin occidental y cris tiana. La voluntad de poder, el querer ser, la aventura de crear y la necesidad de (re)fundar la Nacin son articulados en funcin de la identificacin de Nacin-Estado-Caudillo-Pueblo como ejes principales para una comunidad organizada donde impere el orden y desaparezca la anarqua social del presente. Por distintos caminos, Aguinis y Posse coin ciden en reestablecer el principio del orden ante el desafo de la nueva realidad post-2001. Ambos convergen en el uso de un aparato metafrico alineado con el imagin ario del cuerpo enfermo que debe ser sometido a una cura basada en el rigor di sciplinario. La escuela, la familia y las instituciones pblicas son las encargadas de rehabilitar dicho cuerpo. Instituciones

PAGE 32

23 contingentes a los cambios histricos s on legitimadas a travs de una concepcin naturalizada y orgnica de la historia, por lo tanto ajena al proceso inmanente del devenir temporal histrico. Para Aguinis, el tono benvolo de hilar su s propuestas podra tener la finalidad de establecer un modelo de persuasin basado en el dilogo amable con sus lectores, mientras que la prosa de Posse recurre a una estrategia apocalptica enmarcada en metforas espaciales al traducir la situaci n actual de la Argentina a la sensacin de caminar al borde del precipicio. La total disolucin de la Argentina estara a la vuelta de la esquina si no se implementan sus proposiciones. Otro de los conceptos en que coincide n ambos autores es a la necesidad de (re)fundar la Nacin mediante la (re)valorizac in de la tica al servicio de valores morales, para enfrentar las consecuencias de la amoralidad que campea desenvuelta en el espacio social argentino. La educacin asumira un rol fundamental en la (re)consolidacin y en la (re)construccin de los imaginarios nacionales fundados en un pasado de grandeza. La dosis moral que de be ser administrada al Paciente-CuerpoArgentina supone el despliegue de todo un re pertorio dedicado a las denuncias de la corrupcin, la impunidad y la prdida de valore s. Podra argumentarse que ambos autores bregan por encontrar un medio de aunar la sociedad en un proyecto homogneo, a un imaginario de pertenencia que convocara a todos ante el impacto disolvente de identidades como consecuencia de la fragme ntacin de los antiguos lazos de solidaridad por la irrupcin del neoliberalismo en la dcada del El acento en los valores ticos podra of iciar como un conjuro de las estructuras econmicas hacia la ilusin de solucionar la pobreza, la indigencia, el desempleo, la

PAGE 33

24 concentracin de poder econmico y la desiguald ad social mediante la infusin de una moralidad evangelizadora. Apelar a la moralidad sera una suerte de subterfugio escapista que encontrara amplia recepcin en los se ctores medios, quienes, adems, son los potenciales receptores de discursos sobre la necesidad de implantar un rgimen de saneamiento a travs de causas ticas. Asimismo, las concepciones de Aguinis y Posee podran ser encuadradas dentro de la defensa de la concepcin del mundo jude o, greco-romana, cristiana y occidental. La ausencia de pueblos nativos y del proletar iado urbano, el rechazo a las masas rurales simbolizada en la figurar arquetpica del ga ucho, y la revalorizacin de la familia con su centro en el padre y la escu ela podran asimismo apuntar a un desideratum de identificacin relacionado a los aparatos ideolgicos del Es tado. A pesar de las jeremiadas de Posse contra la globalizacin me rcantilista y la valoracin de una cultura basada en la idiosincrasia de lo nacional el proyecto parecera naufragar cuando invoca una esencia ontolgica que halla sus valores en los marcos de la herencia mediterrnea y en las ideas de los idelogos alemanes de la dcada del al asum ir la defensa de una cierta especificidad de la cultura latinoameri cana en general, y arge ntina en particular. Las propuestas de Aguinis y Posse tenderan a elaborar un discurso centrado en la homogeneidad, la unicidad y lo exclusivo de la especificidad de la crisis argentina. De all el maniquesmo de sujeto-objeto, enfe rmedad-cura, alma-cuerpo, que encuentra sus fuentes en la tradicin metafsica occidental Como sostiene Hugo Achgar: La mentada globalizacin financiera, pol tica, ciberntica y cultural presupone en su narrativa un perfil universal tanto en las so ciedades perifricas como en los sujetos subalternos pero ese simulacro de homogeneidadno logra borra r la compleja heterogeneidad del mundo

PAGE 34

25 real (854). Por lo tanto cabra superar el maniquesmo binario a travs de la problematizacin, de la tensin y dialctica de lo s contrarios, en una sntesis inacabada de comprensin de la complejidad de lo real. Marcos Aguinis Los orgenes de la tragedia En la construccin del imaginario de la crisis, Aguinis apela a un conjunto de ejes axiales como derrotero a fin de convalidar un proyecto que busca sus fuentes en el liberalismo decimonnico: la geografa y la hist oria. La tesis de Agui nis es recurrir a la geografa y a la historia a los ef ectos de hallar las races de la crisis argentina. El espacio geogrfico y el pasado histrico son los elem entos fundadores de una identidad nacional corrompida y atosigada por la Pampa y el gaucho. An cargamos defectosHorribles y gravosos defectosAlgunos han sido consolidad os por la geografa y la historia, seala el autor (33). El determinismo geogrfico y la herencia histrica son mecanismos que definen al llamado ser nacional. Este pesimi smo telrico e histrico hallar a paralelos en la clebre obra de Ezequiel Martnez Estrad a, Radiografa de la pampa donde la geografa es el foco central en la conformacin de un imag inario nacional: Era preciso resignarse y afincar; someterse a las leyes inertes de la tier ra (15). En el caso de Aguinis, parecera que la estrategia adoptada es naturalizar a la naturaleza, convirt indola en una esencia que se reproduce cclicamente como una sustancia mstica de la cual emana la maldicin de las crisis posteriores. Co mo afirma Blas Matamoro, l a creencia en una identidad nacional ligada a la tierra y a su espritu geolgico perten ece a las corrientes burguesas (39). Precisamente, el lenguaje sobre ese cuer po vaco o ese desierto de la Pampa debe ser modelado de acuerdo a las prerroga tivas ideolgicas del autor. El propio

PAGE 35

26 Sarmiento conjuraba el cuerpo de la Naci n como una ausencia: El mal que aqueja a la Repblica Argentina es la extensin: el de sierto la rodea por todas partes, y se le insina en las entraas (23) Tanto Sarmiento como Aguinis consideran a la Pampa como alegora amenazadora de los valores civi lizados a la cual debe someterse mediante la disciplina de la co lonizacin capitalista. El espacio se organiza en funcin de la oposicin entre sujeto-(ser humano)/objeto(la Pampa), centro-(Buenos Aires)/perif eria-(las provincias) como elementos fragmentados y dislocados segn las proposiciones de Aguinis. Sin embargo tal dicotoma presenta signos de un discurso ut ilitario y mecanicista, por lo tanto no dialctico, en la construccin de un imaginario nacional a fin de cons olidar una idea de Nacin unvoca y monolgica. El espacio es un a construccin que no se funda en-s y para-s, sino en su intera ccin con lo humano que lo hist oriza: The structure of organized space, indica Edward Soja, is not a separate structure with its autonomous laws of construction and transformationIt re presents, instead a dialectically defined component of the general relations of pr oductions (78). El esp acio es producido por Aguinis, en cambio, como una entidad ajena a la voluntad humana, como una sustancia supra-histrica y extraa a las relaciones so ciales, econmicas y polt icas especficas. Podra argirse que esta propuesta de un al ma geogrfica a la cual adhiere Aguinis podra rastrearse en un modelo que tiene su s orgenes en el binarismo cartesiano de sujeto-objeto, alma-cuerpo, o yo-otro que implica la jerarquizacin de uno de los dominios en detrimento del otro. El espaci o (la Pampa) es una metfora de exclusin donde ambos trminos (sujeto-obj eto) adquieren las caracters ticas de ontologas fijas e inmutables. Contra tal tipo de concepcin, Gast on Bachelard afirma: The dialectics of

PAGE 36

27 here and there are being promoted to the rank of an absolutism according to which these unfortunate adverbs of place are and wed with unsupervised powers of ontological determination [nfasis en el original] (212). Este fenmeno del espacio como determinante de una identidad singular provoca la aparicin de un personaje paradigmtico. No se debe olvidar, so stiene Aguinis el aporte del campo y la misteriosa pampa (57); el gaucho es el epifenmeno de la Pampa. La tragedia de la Argentina del presente ha y que buscarla en los orgenes, y los gauchos eran considerados productos de la paternidad irresponsable y adictos a la violacin de la ley (Aguinis 57). De esa misteriosa pa mpa, el gaucho representa los vicios pertinaces (Aguinis 36) de la Argentina actual: el individualismo, la violacin de la ley, la arrogancia, el autoritari smo, la soberbia, el paterna lismo y la actitud anrquica conforman una suerte de condici n del ser nacional. Es decir en el origen est inscripto el destino como una fatalidad omnmoda y, por lo tanto, irreducible a cualquier transformacin. Al contrario de los naciona listas del Centenario, que recurrieron al gaucho como una forma de un fetiche esttico de representacin naci onal, el significado del gaucho es para Aguinis la antitesis de l mito romntico. No es el buen salvaje a la manera de Jean-Jacques Rousseau sino todo lo contrario. El liberalismo cosmopolita al que adhiere Aguinis se expresa en su denunc ia del gaucho, mientras que los nacionalistas lo consideraban un producto ar quetpico de la argentinidad.1 1 Es precisamente en el ambiente convulsionado por el malestar de la s clases proletarias que un sector de la burguesa terrateniente inaugura y produce un imaginario discursivo de reivindicacin del indio y del gaucho. Sin embargo, tal canonizacin era puramente esttica y espiritual como contrapartida a las demandas de las masas de proletarias producto del aluvin inmigratori o. Podra afirmarse que entr e la hispanof ilia de los nacionalistas y la hisp anofobia de Aguinis habra coincidencias como, por ejemplo, considerar el ser nacional como producto biolgico del terruo, aunque las

PAGE 37

28 En Aguinis se percibe que el objeto ej erce un dominio sobre el sujeto que lo arrastra a una forma de ser. La Pampa infinita y abierta implica en la postura de Aguinis la idea de lo anrquico, de la violacin de la ley, de la sed de aventura indisciplinada del gaucho. No es casual que la colonizacin y domesticacin del espacio (el alambramiento de la propiedad) y del sujeto (reclutado en las levas militares) coincida con la introduccin del capitalismo a quienes se resista n a aceptar la propiedad de la tierra y el ganado (Aguinis 58). Para Aguinis, esa pampa indomable y subversiva deba ser sometida al disciplinamiento de las fuerzas del mercado capitalista de produccin la propiedad privada, y a los aparatos ideol gicos de represin para la imposicin de dicho sistema econmico: las fuerzas militares. La Pampa, adems, ejerce sobre Aguinis una fascinacin atribuible a lo que podra denominarse el imperio de lo abjecto, de lo que debe ser exorcizado y de las fuerzas del mal, y aqu aparecera en Aguinis la eroti zacin del espacio a trav s del gaucho, a quien se juzga como productos de la paternidad i rresponsable que subverta los principios de la familia (57). El espacio de la Pampa en el siglo XIX resulta un paradigma de la gratificacin sexual anrquica como posteri ormente sera caracterizada la ciudad (Lefebvre 310). El imperativo categrico de la moral burguesa es violado en la Pampa por el desenfreno sexual: El gaucho fue casi siempre guacho2El pequeo ya hecho hombre est condenado a repetir el trayect o de su annimo antecesor: prear a las chinas que encuentre, ms por el impulso de la cal entura que por el amor realDespus del valoraciones se hallen en las antpoda s. Ricardo Rojas, Leopoldo Lugones, Ricardo Giraldes y Manuel Glvez contribuyeron a esta forma de nacionalismo retrospectivo con su exaltacin del gaucho (Altamirano y Sarlo 71-75). 2 Segn el propio Aguinis el vocablo gaucho de riva de guacho que en la lengua quechua significa bastardo o h ijo de puta (57).

PAGE 38

29 placer no surga la responsabilidad, sino el deseo de marcharse y someter otros cuerpos. [nfasis en el original] (68) El imperio de la moralidad puritana, asct ica y pietista que propone Aguinis sucumbe ante la sistemtica violacin de las leyes morales. Las costumbres licenciosas de los habitantes de la Pampa necesitaban del ejercicio del poder que vendra a travs de la fuerza militar. No slo se debe domesticar el espacio, sino tambin a los habitantes de la Pampa mediante instituciones (e l hogar, la escuela, la polic a, el ejrcito) que produzcan una colonizacin de la subjetividad de acuer do a los patrones de la higiene social. La prosa de Aguinis da como resulta do un discurso monolgico y univoco, donde la voz del poder establece los cdigos que im piden la trasgresin, la ambigedad de las fronteras entre el alma y el cuerpo, lo carnavalesco y lo dialgico. Como afirman Peter Stallybrass y Allan White: The body cannot be thought separately from the social formation, symbolic topography, and the constitu tion of the subject (192). La exclusin y vilificacin del Otro (el gaucho, el compadrito, el piquetero)3 obedece a la necesidad de establecer barreras, fronteras y lmites a qui enes no pertenecen al circuito de la lgica del poder econmico, poltico y social establecido. Tambin el espacio urbano es conjurado en Aguinis como sucedneo de la Pampa. El gaucho se transforma en el compadrito que ser el alma del arrabal porteo.4 Para Aguinis, el compadrito [es ] un gaucho desmontado (60). 3 De cuerdo a la definicin de Jos Gobello y Marcelo Hctor Oliveri en su Diccionario de la crisis un piquetero es el integrante de un grupo de personas que se instalaen lugares crticos para el traslado de personas o vehculos, con el pr opsito de impedirlo (81). 4 En la obra de Aguinis no aparecen las cultu ras nativas de Argentina. La Historia para Aguinis se instaurara con la llegada de lo s espaoles. Estos pueblos sin historia no figuran en la agenda del autor.

PAGE 39

30 Segn sostiene Juan Jos Sebreli: A la inmigracin europea se agregaba la inmigracin interna; el avance del capitalismo en el campo provocaba la di solucin de la primitiva vida rural y arrojaba a las masas gauchescas a las re giones urbanas, donde se asentaban en esa zona limite entre la ciudad y el campo que se llamaban las orillas, en las que cohabitaban los trabajadores y los lmpenes, los lunfar dos o, como se los llama entonces, los compadritos. (Historia 283) Al igual que el gaucho, el compadrito : Conquista y someten a dos, tres o ms mujeres que trabajan para l (Aguinis 61). La ciudad es as ediada por este arquetipo. Es plausible considerar la fascinacin que ejer cen estos personajes marginales en el ensayo de Aguinis al convertirlos en representacin y smbolo de toda una Nacin. En la prosa de Aguinis los prototipos de la Argentina son personajes secundarios que definiran por una suerte de estrategia metonmica a toda la Argentina. Las masas argentinas y extranjeras (obreros industrial es, peones rurales) no convocan la atencin de Aguinis. La ausencia de las mismas es una indicacin de la inclinacin del autor por producir un relato a travs de la acentuacin de arquetipos que ms que a la historia pertenecen al gnero literario. Los imaginarios de una N acin se reduciran a c onos-fetiches siempre inalterables. La crtica que le hace Gr aciela Scheines a Martnez Estrada podra suministrar los elementos para una cr tica de Aguinis. Observa Scheines: Dentro de este planteo la historia arge ntina no existe como tal. En vez de una sucesin de acontecimientos inditos, de hechos importantes e irrepetibles, la historia nacional es una pantomima representada siempre por los mismos protagonistas luciendo disfraces diferentes, disimulando sus instintos fundamentales bajo la apariencia del clculo y la previsin. No hay historia. Cuanto ms un proceso circular que de semboca invariablemente en el punto de partida. [nfasis en el original] (75) Sin embargo, estos personajes-arquetipos estimulan a Aguinis a elaborar un discurso donde el disgusto y la atraccin pa receran encontrarse en el hechizo que ejercen por subvertir el sistema moral del pas. Esto implicara la necesidad de una vigilancia y

PAGE 40

31 disciplina constante que tienda a la purificacin del cu erpo social enfermo sobre estos sectores de la sociedad que trasgreden las normas de la sociedad burguesa en la poca de su expansin. Desde los tiempos bblicos, la ciudad ha sido condenada por la falta de rectitud moral de acuerdo a las normas del capitalismo del ahorro, la austeridad y la abstinencia sexual. (Merrfield 103). Aqu, como se ha sealado previamente en la relacin sujetoobjeto, Aguinis introduce la relacin binari a del alma-cuerpo como una relacin de jerarqua donde en el alma se depositan la moralidad, la unidad familiar y los altos intereses intelectuales e espirituales en oposic in a lo bajo, lo degr adante y lo repulsivo del cuerpo asociado a la relacin sexual no c odificada e institucionalizada por las normas jurdicas y morales. Como expresa Max Weber: The powerful tendency toward uniformity of life, which to-day so immens ely aids the capitalistic interests in the standardization of production, ha d its ideal foundation in the re pudiation of the idolatry of the flesh (169). El cuerpo y el deseo cuestiona n la moral puritana de la tica del trabajo y la austeridad en funcin de exaltar el homo economicus La propuesta de Aguinis podra ser interpreta da, adems de las huellas ideolgicas, en el uso del aparato alegrico y metafrico, c on la idea de que vivir es representar. Cada arquetipo (el gaucho, el compadre, el male vo) aparecera como encarnacin de una dispersin esquizoide: sujeto-objeto, alma-c uerpo. Sera posible argumentar que Aguinis utiliza los arquetipos a fin de establecer un pe rsonaje pendular que se agita entre diversas mscaras amenazadoras que sucesivamente se despliegan en el decurso histrico

PAGE 41

32 argentino. Desde el hidalgo espaol hasta el chanta ,5 estos personajes son edificados por el discurso fundado en rituales de repetic in e imitacin que conducen a una serie de sujetos marginales culturalmente construidos por el texto en prototipos del imaginario nacional, y cuyas acciones son repres entaciones que no remiten a un sujeto ontolgicamente fijado e inmutable como pr etendera Aguinis. En oposicin a la produccin del relato en la c onstruccin del imaginario nacional encarnado en estos personajes, el Yo es una ficcin que es inte rpelada por los aparatos institucionales a fin de ejercer la performatividad, la teatralid ad y el enmascaramiento de acuerdo a las prcticas ejercidas por los organismos de pode r de modelar conductas y respuestas. En el compadre, el compadrito, el compadrn y el malevo, Aguinis dedica su atencin no slo a las caractersticas de sus acciones, sino a la particular forma de ver, caminar y actuar. Por ejemplo, el compadre, Se contonea al caminar evocando al minu o Se bate a muerte si le miran la mujer, como en lo s dramas de Caldern (60). La alusin a Caldern y la descripcin de los personajes i ndicaran una esencia ausente. Ms bien se estara en presencia del princi pio de performatividad o de un happening al aire libre por donde circulan dichos personajes desde el esp acio rural al urbano. El teatro del mundo de Caldern se expresara en estos personajes-s mbolos que materializan en el efecto de una dinmica de poder, de modo tal que la mate ria de los cuerpos sea indisociable de las normas reguladoras que gobiernan su materi alizacin y la signifi cacin de aquellos efectos materiales (Butler, Cuerpos 19). Parecera, en la inic iativa (y de muchos otros 5 El slang chanta proviene del lunfardo porteo y significa de svergonzado, descarado, informal, incumplidor, insolvente moral o persona que contrae deudas con las que no cumple.

PAGE 42

33 ensayistas estudiados), el rol crucial que cumple la dimensin preformativa en la estucturacin del es pacio intersubjetivo. Asimismo, la forma de fumar y la parque dad en el hablar son ejemplos de un disfraz, de un enmascaramiento que, a su vez, es imitado por el compadrito en una proceso itinerante de repetic iones parodiadas en ese poder reiterativo del discurso para producir los fenmenos que regul a e impone (Butler, Cuerpos 19). La bsqueda obsesiva de Aguinis por hallar en los orgenes un sujeto centrado ontolgicamente resulta de concebir al individuo como un ente autnomo, de acuerdo con las concepciones cartesianas del siglo XVII. De estas premisas se infiere el alto valo r de la ideologa co mo constructora de identidades, aunque de maneras precarias y c onflictivas. Las formas discursivas alientan conductas performativas tanto en el pla no moral como el normativo. Como subraya Mara Elena Arena Cruz, la capacidad suasoria del ensayo puede entenderse como: el discurso argumentativo [que] no slo es tr aduccin de los pensamientos del autor presentados de determinada manera [mediant e el gnero ensaystico], sino tambin productor de las circunstancias exteriores; el sujeto del discurso es a la vez actor y espectador (378). De ninguna manera, el acto performativo del sujeto implica una actitud pasiva (una tabula rasa ) dispuesta a ser simplemente ex nihilo manipulada por los aparatos ideolgicos. Los hechos trgicos de diciembre de 2001 confirman la idea de una dialctica en la estructura de performatividad-resistencia El discurso implementado desde los rganos de poder pblico o privado no garantiza un sujeto pasivo, coherente, homogneo y dcil a las propuestas de los disp ositivo culturales, sino un sujeto preado

PAGE 43

34 por mltiples actos de adecuacin y resistenci a o, como argumentan Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, una proliferacin de cesuras y discontinuidades que pasan, a partir de entonces, a quebrantar la unida d de un discurso que se cons idera profundamente monista (45). El gaucho y el compadrito en los mrgenes de la ciudad letrada subvierten el orden dominante. El propio Aguini s concede que, por ejemplo, en los inicios el tango era danzado al principio por hombres solos (6 2-63). Aguinis admite que el tango en sus primeras pocas constitua un modo oblicuo de golpear a la sociedad alta y despectiva (63). Es decir que la subversin de las norma s mediante la parodia, la inversin o la sedicin de valores eran alternativas a la ley paterna que podra identificarse con el llamado al orden que esgrime Aguinis desde el poder de la escritura. ngel Rama sostiene que los intelectuales no slo sirven a un poder, sino que son dueos de un poder sostenido en la capacidad del ejer cicio de los lenguajes simblicos (31). De la misma manera, el factor histric o tiene una incidencia decisiva en la configuracin del presente. En funcin de ell o, Aguinis prefiere conc ebir la historia en forma oposicional. Existiran dos lneas en el proceso hist rico argentino: la lnea liberal y la lnea nacional [nfasis en el original] ( 29). Aunque el propio Aguinis consiente la ambigedad de ambas corrientes y la exigencia de una sntesis (30), el despliegue de la historia podr a ser asociado al concepto del eterno retorno. As, la historiografa propiciada por Aguinis se expresa en un even to primordial (la herencia histrica espaola) que (re)comienza y (re)config ura la cclica ordena cin de un pasado al convertirlo en un arquetipo mtico que es anti cipacin del futuro. Mircea Eliade asevera la impronta de este acto originario c onvirtindolo en mito: [T]he property of

PAGE 44

35 reproducing a primordial act como un ejemplo del mito en una sucesin de interminable de reiteraciones (90). Por ejemplo, la fieb re especulativa durante los gobiernos de Alfonsn y de Menem es la reproduccin de las antiguas adiciones al contrabando y al juego de azar durante la Colonia (Aguinis 34). De la misma manera que el chanta es aqul que venia del fondo de nuestra historia con aires de hidalgu a y cerebro de mosca (Aguinis 36). Esta concepcin de la historia es refuta da por Jean-Paul Sartre: Sin cambio no hay temporalidad, ya que el tiempo no puede hace r presa en lo permanente y lo idntico (201). Es decir que Aguinis adopta la concep cin de una historia donde es imposible la superacin de la herencia ancestral. La bsqueda de una sntesis entr e las lneas liberal y nacional es punto antagnico no resuelto. De igua l manera, el ttulo de la obra reclama la maleabilidad del autor para presentar la ambigedad irnica de la identidad argentina como atroz y encantadora, pero sin una sntesis superadora de ambos polos antagnicos. La tradicin ibrica Como se ha mencionado en el apartado ante rior, la tradicin ib rica es un factor liminar en la propuesta de Aguinis. Fiel a su s concepciones liberales, Aguinis expresa su desdn por la herencia espaola. Aguinis r ecurre a elementos opuestos para discernir los males de la Argentina: la ibrica (Espaa y Amrica Latina) y la noibrica (los pases anglosajones o escandinavos ). Para el autor: La tradicin ibrica contena elementos autoritarios, jerrquicos y conservadores. La no ibrica apostaba a la democracia, el progreso y los derechos individuales. La ibrica era fatalista, desdeaba el trab ajo fsico y consideraba a la Corona (el gobierno o el caudillo) fuente de todos los bienes. La no ibrica promova la iniciativa personal y las in stituciones republicanas. (28)

PAGE 45

36 Este patrimonio que se hunde en las huellas de l pasado actuara como determinante de la historia posterior. Parecera a doptar Aguinis una postura cons ustancial con el positivismo de la burguesa ilustrada porte a que a fines del siglo XIX ve en el pasado de Conquista y Colonizacin, la herencia gentica de los males futuros. Aguinis retoma las ideas sarmientinas de transformar los conflictos hi stricos hacindolos depender de causas que trascienden la historia, colocndolas en una entelequia que impid e toda capacidad de transformacin del ser humano. La idea de la here ncia hispnica como parte de la historia argentina y latinoamericana es un dispositivo que acta por medio de la apelacin a la metonimia al tomar un aspecto de la histor ia desplazndolo haci a todo su conjunto. Es decir, la parte por el todo de finira una estrategia suasoria dirigida a los sectores medios de la burguesa portea que ve en la Pampa y la tradicin ibrica asociados a todos los males de la Argentina. Este reduccionismo obedece a la tendencia de Aguinis a abrevar en las fuentes del pasado para conjurar la cr isis del presente como una estrategia textual que otorga prioridad a la neces idad histrica como condicin sine qua non irreversible. Buscar las fuentes en el pasa do histrico indicara un proyecto de relato en la lnea de causa-efecto que acta con el objeto de (re)forzar los imagin arios construidos desde el centro de la ciudad letrada. Para Aguinis, la herencia hispnica ha sido la fuente del individualismo irresponsable, el machismo, el autoritarismo, las estructuras verticales, el desprecio al trabajo, la cultura de la rent a contra la cultural del esfuer zo y el sentido equivoco de dignidad que fomenta la intransigencia. Este individualismo anrqui co y antisocial de tradicin hispnica tiende a desestabilizar, de sintegrar (Aguinis 43) La consecuencia de esta tendencia es el caos y la necesidad de l llamado al orden. As como la Pampa era

PAGE 46

37 cercada por los alambrados de la expansin cap italista y los gauchos estaban forzados a formar parte del ejrcito, la Argentina contem pornea, acotada por el derrumbe y el caos, necesit de los golpes militares. Al respecto, Aguinis asevera: Contra ese temido caos, durante demasiado tiempo aparecieron las Fu erzas Armadas como la nica institucin capaz de unir los pedazos en que estaba divi dido el pas. Lo mismo ocurri en las dems naciones de Amrica Latina (45). La relacin causa-efecto aparece nuevame nte en la prosa de Aguinis como estratagema de justificacin de los golpes militares. Estos traslados entre la herencia hispnica y la tendencia al individualismo an rquico debe ser confrontado mediante el respeto a la Constitucin y las leyes a las que, paradjicamente, Aguinis afirma invocar como medio de una sociedad civilizada. Por un lado, se enfa tiza la necesidad del orden y la justificacin de la intervencin militar en las sucesivas oleadas de conquistas al desierto; por otro se invoca el respeto a la ley. La apelacin a lo jurdico no es ms que el reverso de la voluntad de la clase dominante de ejercita r la violencia ideolgica o represiva para sostener la hegemona sobr e la clase dominada mediante los aparatos ideolgicos culturales y el ap arato represivo del Estado (A lthusser 116-17). Sin embargo, el dogmatismo de Aguinis del llamado al orde n de acuerdo al esquema caos-golpe militar result inoperante en la crisis del 2001. El modelo est en el norte Si el reduccionismo positivista y dogmtico de Aguinis descree de la tradicin hispnica por ser sta irremediablemente conduc tora al fracaso del imaginario del orden liberal, el modelo anglosajn, segn el auto r, es el espejo donde cada uno de los argentinos debe buscar su propia imagen. Estados Unidos y los pases de tradicin liberal promueven una cultura al servicio del trabaj o y del esfuerzo, lo cu al significa innovar,

PAGE 47

38 arriesgar, trabajar, disciplinar se (Aguinis 34). El autor parece ra expresar el sueo de la burguesa en su periodo de expa nsin, particularmente el de la Generacin del La imagen que seala con respecto a los pa ses de tradicin no hispana es la del colono norteamericano, vido por esparcir en su Conquista al Oeste una moral fundada en la austeridad, la entereza, la vida frugal y espartana. Todo ello ms que a una sociedad libre se parece a la vida de un cuartel, donde toda sublimacin de deseos es estrictamente controlada y vigilada. La salvacin vendra mediante la autoneg acin de los impulsos y el autocontrol que demanda una disciplina sujeta al ethos de la productividad. Es decir, Aguinis aboga por una regresin a un periodo de expansin del capitalismo donde la racionalidad econmica y los valores morales encontraban su expresin en la cultura protesta nte. Esta religiosidad de la eficiencia y el pragmatismo conduc a a elevar a un sujeto autnomo que es suficientemente impetuoso y enrgico como para controlarse a s mismo y a la vez controlar el medio ambiente. Es una propuest a de vida simple y ordinaria de burgus responsable, honesto, productivo y disciplinado. Pero, adems, la llamada de Aguinis to ma la frmula comtiana de Orden y Progreso como una teodicea capaz de solucionar todos los males (The Age Hobsbawn 284). Como advierte Daniel Bell the Protestant ethic and th e Puritan temper were codes that emphasized work, sobriety, frugality, sexua l restraint, and a forbidding attitude toward life (55). ste es el modelo que auspicia Aguinis que podra ser considerado regresivo en la medida que propende a la nostalgia de un para so perdido por la subversin de las mismas formas de produccin capitalista actuales que, al contrario de su perodo de austera acumulacin, hoy dichas fuerzas de produccin incrementan la

PAGE 48

39 expresin ldica del ser humano a travs del consumo, la recr eacin, la cultura, el arte y las relaciones persona les (Mandel 487). Esta aoranza, sin que lo advierta Aguini s, fue socavada por el propio capitalismo al auspiciar el hedonism o del consumo, la gratificacin in stantnea, la bsqueda de la experiencia intensa en el narc isismo y el exhibicionismo en un modo de perpetua autoinvencin. Como puntualiza T. J. Jackson Lears, The older morality embodied the producer culture of an industrializing, en trepreneurial society; the newer no morality embodied the consumer culture of a bureaucratic corporate state [nfasis en el original] (Preface xvi). Si apela a un sistema disciplinario para conjurar los efectos de la crisis en Argentina, el modelo postulado por Aguini s, por otra parte, cede a un modo de produccin caduco. La idea de estabilizar un modo de produccin que permanente genera y subvierte sus mismos postulados econmicos y ticos resulta una utopa regresiva. La fascinacin con la economa y la tica de las primeras colonias norteamericanas lleva a Aguinis a afirmar que all el sudor dignificab a y la holgazanera era objeto de unnime repudio; solo merecan respeto quienes trab ajaban duro y honestamente. Los colonos no esperaban nada gratis (208). En cambio en la Argentina el objetivo es no laburar6 (Aguinis 208). Del hidalgo espaol al chanta Los siguientes vicios pertinaces de la Argentina son diagnosticados por Aguinis como tpicos de la condicin argentina: 6 El vocablo laburar denota trabajar.

PAGE 49

40 Masoquismo atormentado (8); Desprecio por el trabajo (60) ; Individualismo verticalista y antisocial (43-44); Egosmo, soberbia y arrogancia (35-36); Pasividad (124); Inmadurez (228); Viveza criolla (81); Autoritarismo y fatalidad (42); Falta de respeto hacia los dems (37); Tendencia a mentir y a la estafa (36); Voracidad compradora y fiebre especulativa (35); In eficiencia, corrupcin, despilfarro (128) Impunidad (215); Tendencia a zafar (189);7 Facilismo y desidia (171); Clientelismo y asistencialismo (207); Exaltacin del Estado paternalista (123) Estas son algunas de las caractersticas que, segn Aguinis, definiran al ser nacional argentino. Para su ilustracin, Aguinis recurre a una galera de personajes que representaran a la Argentina: el gaucho, el compadre, el compadrito, el compadrn, el malevo y la paradigmtica figura de Carlos Gardel. Aguinis invoca a estos individuos-actores a fin de persuadir sobr e la rigor de su interpretacin de la condicin extraviada de ser naci onal. Para el autor, los modelos de la Argentina actual dejan de ser los prceres de la Independencia, quien es encarnaron en su momento la voluntad de proyeccin-identific acion del sueo de la Nacin tal como ocurra con las generaciones pasadas. A cons ecuencia de la expansi n de medios masivos de difusin, particularmente en la dcada del los modelos que emblematizan el cuerpo de la Nacin no son slo construidos a partir de la palabra escrita, como lo entenda Rama con respecto a la consolidaci n de los Estados Nacionales en el siglo XIX, sino que la proyeccin-identificacin ser a ejercida por la omnipresencia obsesiva de lo visual y la imagen antes que el texto y la letra en la formacin de un nuevo imaginario nacional. 7 Zafar significa desligarse de las obligaciones. Para Aguinis connota la idea de dispensarse de dific ultadeszafar es tamb in salvarse (189).

PAGE 50

41 En orden de definir el imag inario de Nacin, Aguinis sos tiene el carcter hbrido del mismo. La llegada de los espaoles y el aluvin inmigratorio consolid un mestizaje malsano. El tango, por ejemplo, es el resulta do de la desaparicin de la Pampa y el gaucho, y la aparicin del arrabal. Al ta ngo, Aguinis lo considera un fruto hbrido, resultado de mltiples cruzas humanas, arts ticas y emocionales. Por eso nos expresa: hbrida fue la Argentina desde que llegaron lo s espaoles, que eran, a su vez, hbridos (52). La hibridez coloca al sujeto en una zona de ambigedad que reclama el ser y el no ser al mismo tiempo. Por un lado, Aguinis invoca la hibridez como causa de la falta de autenticidad del ser argenti no preado de carencias ontolg icamente establecidas desde los orgenes. La necesidad de aparentar subraya la idea de la representacin como ambigedad y enmascaramiento. Gardel, se gn Aguinis, representaba un aura, un carisma identificado en su sonrisa que quer an los carenciados y que fue convertido en un santo laico. (72). Tambin seran conve rtidos en santos Juan Domingo Pern y Eva Pern, ellos tambin productos del mestizaje. La idea de la representacin explica la falta de autenticidad y de la constitucin del sujeto a travs de una operac in textual, como utopa regresiva al viejo poder de los letrados del siglo XIX. Si los argentinos viven en la mentira, el escepticismo y la estafa, es dable pensar que los rituales, por efecto de la repeticin, carecen de una realidad efectiva. Los aparatos ideolgi cos culturales interp elan a los sujetos y los convierten en fetiches garantizadores de un discurso que le gitime una determinad a ideologa (Althusser 141). Como idelogo del liberalismo y de las sanas costumbres, Aguinis rechaza la representacin, la gesticul acin o la actuacin en bsque da de una Argentina donde predomine la presencia de la honestidad, la ef iciencia, la solidaridad, la competitividad y

PAGE 51

42 el altruismo. Por ejemplo, en las Organi zaciones no Gubernamentales (ONG), Aguinis encuentra las esperanzas para un cambio: Cre en en ellos mismos, creen en su labor y aman acercarse a los dems. Por fin, tr ascienden el individualismo desconfiado y rencorosoEs el individualismo de la creacin, no de la demanda, no del control autoritario (252-53). De cuerdo con Aguinis, este voluntariado nacional, no se traba en la queja estril ni en la prot esta de los cmodos. No cortan rutas, no destrozan vidrieras, no llaman a huelgas polticas, no contaminan el aire con malas ondas, no bloquean el trnsito. Son los argentinos del progreso, no los de la destruccin irresponsable (252). Para Aguinis, an quedan las reservas mo rales (221) y las r eservas culturales (231) capaces de acabar con el hbito de poner la culpa afuera (230). Contra la protesta social por las condiciones econmicas, Aguinis reclama una reforma cultural y tica. La idea de las fuerzas morales como determinante en la solucin de la cr isis de diciembre de 2001 no es ms que una ilusin que ayuda a creer que la coyuntura econmica se resuelve con una refundacin moral cuando, al mismo mo mento, el proyecto de la globalizacin fragmenta y desestabiliza toda ti ca al servicio del bien comn. El sortilegio enmascarado Si la enumeracin de los males argentinos ocupa casi todos los captulos de la obra de Aguinis, estos males se ejemplifican en la Argentina moderna en la figura de Juan Domingo Pern, quien simboliza, para una franja de la Argentina adherida a las ideas del liberalismo econmico y las virtudes morales, el nefasto legado de la tradicin espaola, del gaucho, del mestizaje y de los vicios pertinaces que configuran la identidad argentina y latinoamericana. Muchas de las definiciones aportadas por Aguinis sobre la condicin del ser nacional son ejemplificadas por Pern, quien tena un estilo que combinaba tres

PAGE 52

43 elementos: su formacin castrense, la picard a del paisano y la ch abacanera del porteo (121). Pern vendra a represen tar los males del gaucho y el malevo, quienes desatan el desorden: Pern, desde Madrid, se haba cons agrado a conducir el desorden, indica Aguinis (113). La falta de apego a las nor mas y leyes es subvertida por estos mitos histricos. No es casual que Pern forme parte del folklore popular, como es Gardel: Igual que a Gardel, a Juan Pern se le perdon todo (Aguinis 106). Esta actitud responde a la persistencia de la impunidad frente a las leye s y la trasgresin cmplice del pueblo. Tambin Eva Pern es considerada, al igual que Pern, producto del mestizaje bastardo que se instal en las colonias ameri canas desde la llegada de los espaoles. Para Aguinis, Evita era bastarda, como bastar dos fueron millones de mestizos, el gaucho y Carlos Gardel y, a medias, el mismo Pern ( 121-22). Es decir que la postura de Aguinis no difiere de la concepcin que abreva en la explicacin gentica, donde la Historia es reducida a las formas en que se transmisin los genes. De estas posturas podra argumentarse la necesidad de la higiene social para instaurar el reino de la vi rtud por aquellos no contamina dos por el mestizaje hbrido que impera y determina el desenvolvimiento hi strico argentino. Evita, sostiene Beatriz Sarlo, construy su propio personaje (23): Eva era, a veces, glamor osa, brillante como las stars del celuloide; otro s veces, austera (La pasin 23).8 Es decir que estos personajes, ms que hechos histricos conc retos, expresaban la voluntad del pueblo argentino de vivir en el simulacro, donde act ores y espectadores se confundan en un 8 En una obra de juventud (aunque despus rene gara de la misma), Sebreli presenta las transformaciones de Evita al modo de diversas representaciones: la act riz, la Seora y la compaera Evita. Asimismo, Sebreli afirma sobre Evita: Esa he rona de melodrama barato, terminar siendo la protagonista de una tragedia clsica donde el papel del destino lo jugar la poltica (Eva 37).

PAGE 53

44 ambiente carnavalesco que socavaba el imperi o de la moral republi cana y la austeridad del patriciado terrateniente. De esa Argentina marginal, adems, surgir la idea de artificio: la transposicin de las fronteras entre ficcin y realidad y la fu sin de cultura popular y cultura refinada. As lo comprueba Aguinis al sostener que duran te el gobierno peroni sta se [i]nstaur un clima mgico (121) o que [e]l peronismo nun ca tendr buenos vnculos con la lgica, sino con la ilusin (131). Ta nto Pern como Evita contribuyer on a escenificar frente a la plebe una teatralidad donde los sueos y las creencias cumplir an un papel esencial en el imaginario colectivo. Era la forma kitsch del melodrama argentino. Mientras una gran mayora asista y alentaba la comedia que se desataba desde balcones y plazas, otro sector identificado con el de Aguinis presenciaba ab sorto el espectculo como una tragedia. Se haba desatado el frenes dioni siaco, la fantasa de la A rgentina Potencia donde los lmites entre razn y locura se haban convertido en un locus impreciso y ambiguo. Podra afirmase que el peronismo, tal cual lo concibe Aguinis, sera una forma del barroco latinoamericano o del realismo mgico al pretender convertir el pas en un gran teatro mediante la descontrolada presencia oficial en todos los s ectores de la vida. Adems, segn Aguinis, lo culto y lo popular se entrelazaban para degradar la cultura que desde la Generacin del haba guiado a la Argentina. En lo cultural, asegura Aguinis, se degrad la excelen cia. Lo nacional equivala al folklore. Se confunda el arte popular con el arte pobre ( 129). El templo de la cultura haba sido profanado, trasgredido y devaluado por la fiesta peronista. Desde la perspectiva de Aguinis, la apot eosis del espectculo llegara sin embargo ms tarde. Durante la presidencia de Mene m, quien convirti a la poltica en una

PAGE 54

45 representacin circense, y a la economa en despilfa rro y corrupcin, el comn denominador entre los dos grupos radicaba en que ambos crean estar asistiendo a una ficcin (Aguinis 133): Pern con sus sueos de la Argentina Potencia, y en Menem con la idea de haber ubicado a la Argentin a en el Primer Mundo. Tanto Pern como Menem simbolizaron los valores en que se maneja la sociedad argentina enunciados previamente. Era el retorno del pasado, pero esta vez con una venganza cruel. Los vicios de antigua data (Aguinis 207) se actualizaban tal cual haban si do personificados por los conquistadores, y luego lo s encomenderos, caudillos, patr ones, dirigentes sindicales y muchos polticos (Aguinis 210). Una vez m s, la historia es concebida como una repeticin del pasado donde los personajes-sm bolos cambian de papeles para escenificar una ausencia; un cuerpo vaco. En ambos [en Pern y en Menem] hubo fiesta, psicopata, culto de la personalidad, corr upcin, abusos, ineficacia, impunidad y doble discurso, seala Aguinis ( 132). Si la perspectiva de A guinis tramitara la condicin inautntica del ser arge ntino, la bsqueda atormentada del ser nacional se convertira en una incesante bsqueda de arraigo y des-exilio. El retorno a las reservas morales Como se ha esbozado previamente, Aguinis apela a las reservas morales a las que han acudido tanto gobiernos militares como civ iles. Para Aguinis: Lo que empuja hacia una determinada meta son los valores, las ac titudes y convicciones arraigadas (206). Con emocin esperanzada, Aguinis recuerda nostlgicamente: Hubo un tiempo en que nos enseaban el Himno Nacional, el Himno a la Bandera, la Marcha de San Lorenzo y el Himno a Sarmiento, en ese orden y sin opcin a rplica. Ambamos esos ritmos y melodas (139). Aguinis recurre a la aoranza de las marchas militares y a la imagen de la bandera, lo que acenta la importancia de lo visual y musical ms que la letra escrita en

PAGE 55

46 la fundacin de los imaginarios nacionale s. Los rituales de las celebraciones o conmemoraciones cumpliran el deber de interp elar a los ciudadanos a cumplir con la disciplina de proyeccin-identi ficacin con los mitos de la Nacin (gnero epidctico). En el mundo del capitalismo tardo, la invocaci n a los ritos de repeticin de ceremonias cumplira con la necesidad de estabilizar y solidificar conductas de identificacin con la Nacin. Public spectacle, afirma Diana Taylor, is a locus and mechanism of communal identity through collective imaginings that constitute nation as an imagined political community entity, forjada a partir de la compulsion a la repeticin [nfasis en el original] (Preface ix). La imposicin de los smbolos patrios obedece a establecer un vnculo que comprometa a los argentinos a una comunidad nacional integradora. La demanda al ritual de los smbolos nacionales se inscribira en la bsqueda por hallar los cimientos de una gran ausencia y un vaco de valores frente a las consecuencias del proceso globalizador. Marshall Berman concibe a la modernidad co mo un proceso sujeto a contradicciones: Ser modernos es encontrarnos en un entor no que nos promete aventuras, poder, alegra, crecimiento, transformacin de nosotros mismo y el mundo y que, al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que sabemos, todo lo que somos (1). Ante los conflictos actuales, Aguinis invo ca: Las reservas culturales no se han agotado. Conforman junto con los defectos nuestra fuente profunda (231). Insiste en la necesidad de volver a las bases (175) lo cual implica no olvidar que la primera y esencial escuela es el hogar (164). Hogar, Escuela y Patria integran esa fuente profunda donde se depositan las reservas culturales, morales y creati vas (Aguinis 14) para una (re)fundacin de la Argentina actual. Los medios son para Aguinis la imaginacin,

PAGE 56

47 iniciativa y coraje (238). Es te volver a las fuentes indicar a la soledad ontolgica de Aguinis por encontrar un fundamento en la vida simple del capitalismo liberal decimonnico. El apetito por restaurar las rese rvas morales estara teido de una utopa regresiva que consiste en pretender que el problema argentino se define en trminos morales. Como seala Garca Canclini, la Re pblica de la Virtud, auspiciada por Aguinis, se funda en un sistema donde la exclusi n es un componente de la modernizacin encargada al mercado (44). Abel Posse La anarqua es la amenaza Aguinis establece una historiografa de la Argentina basada en una dualidad antagnica fundada en la divisoria de dos lneas directrices: la liberal a la que l mismo pertenece y la nacional (29). Posse deci didamente podra ser encuadrado en esta ltima. A pesar de esta incompatibilida d, ambos autores postulan como modo de enfrentar la crisis la necesidad del llamamien to al orden y al disciplinamiento de los agentes contestatarios que surgen como resu ltado de los acontecimientos de diciembre de 2001. Tanto Aguinis como Posee presenta n un mundo asediado por los peligros del desborde y descenso en el caos a partir de esos sucesos. Ambos intentan (re)forzar la preeminenci a del espacio cultural como rplica a los signos de desestabilizacin del orden burgus an te la grave emergencia social, econmica y poltica que pareca destin ada a la total anarqua, a la consumacin de un mundo invertido. Las masas en las calles de las prin cipales ciudades de la Argentina; la feroz represin policial a los manifestantes de Plaza de Mayo; los cacerolazos nocturnos; la gente agolpada en las puertas de los bancos reclamando sus depsitos; la formacin de asambleas barriales al margen del control gubernamental y poltico; son consideradas

PAGE 57

48 como el advenimiento de un mundo incontrolado que contamina los valores otrora establecidos. Toda la estructura de valores se vea sacudida por diez aos de promesas incumplidas del neoliberalismo primermundista. En otro contexto, pero con las mismas repercusiones, Thomas Hobbes alertaba sigl os anteriores sobre los peligros cuando las convenciones sociales entran en el tnel um broso de la anarqua. Hobbes sostiene en Leviathan : Hereby it is manifest, that during the tim e men live without Power to keep them all in awe, they are in th at condition which is called Wa rre; and such Warre, as is of every man, against every manWhatso ever therefore is consequent to a time of Warre, where every man is Enemy to every man; the same is consequent to the time, wherein men live without othe r security, than what their own strength. (185-86) Esto se traduce en la idea de bellum omnium contra omnes la guerra de todos contra todos. Todo reclamo de justicia, tica y normatividad queda circunscrito, tomando las palabras de Richard Wolin to the prospect of a regression to a Hobbesian condition of nihilistic anarchism, in which power al one holds sway and, ultimately, might makes right (5-6). Los acontecimientos de dici embre de 2001 tienen como testigo a Posse, quien contempla azorado el desmoronamiento del consenso y la cohesin social mediados por las tradiciones y las costumbres ancestrales de la comunidad. La actitud de Posse parecera indicar los peligros de la an arqua tal cual haban sido proyectadas por Hobbes. Es una regresin al estado de naturaleza donde las normas hasta aqu consideradas naturales e inmutables se torn an cenizas. Si Hobbes recordaba a la Guerra Civil inglesa como la fuente de todas las ca lamidades, Posse recuerda la anarqua del

PAGE 58

49 ao 209 y los acontecimiento de diciembre de 2001 (26) como amenazantes fechas que ensombrecen el presente catico de la Argen tina actual. El uso de la memoria tanto en Aguinis como en Posse, adems de una estrat egia discursiva, consis te en atiborrar al lector con la carga histrica que comporta la idea de (re)pensa r la historia como herencia comn y, a la vez, como diagnstico del futuro. A partir de la desconsolada situacin provo cada por la crisis de 2001, la prosa de Posse es franqueada por un discurso donde abunda n las referencias a la inminencia de un Apocalipsis argentino si no se arbitran solu ciones de higiene so cial sobre el cuerpo enfermo de la Nacin. Posse afronta los male s argentinos desde un aparato metafrico pleno de referencias belicistas contra aquellos que han perm itido el caos y la anarqua. Aguinis y Posse coinciden en buscar en el pasado un modelo de causa-efecto como instrumento para afirmar que los males no s on de ahora, sino que se localizan en las entraas mismas de la historia argentina. Por ejemplo, a propsito del concepto de libertad: los argentinos, subraya Posse, d esde el gaucho en adelante, hemos vivido intoxicados de libertad (29). En la misma forma que lo hace Aguinis, Posse entiende la libertad como egosmo desencadenado. Nunca como deber y responsabilidad (29). Ms adelante insiste en la necesidad de disc utir el concepto de libertad como un eje 9 En febrero de 1820 la lucha entre federale s y unitarios cobr un nuevo impulso con el triunfo de los caudillos Estanislao Lpez y Francisco Ramrez, cuyas tropas federales vencieron en la batalla de Caada de Ce peda a las fuerzas del gobierno central. Los caudillos del interior provo caron el desmoronamiento de toda autoridad centralizada de las Provincias Unidas del Ro de la Plata [ posteriormente Repblica Argentina] al entrar victoriosos en Buenos Aires. El temor a las hordas federales se a dueo de Buenos Aires. Segn Mara Senz Quesada: En 1820 la volunta d de los pueblos del interior, encarnada en las lanzas de los jefes federales del L itoral [Lpez por la Provincia de Santa Fe y Francisco Ramrez por la Provincia de Entre Ros] derrot la autoridad del Directorio [autoridad suprema de todo el pas radicada en Buenos Aires] y al intento de Buenos Aires de organizar el Estado (257).

PAGE 59

50 fundamental para el reesta blecimiento del orden: Argentina es el pas que confunde la libertad con permisibilidad e indisciplina [nfasis en el original] (110). Las ideas de anarqua y permisividad (124) son constantemen te enfatizadas a lo largo de la obra como cdigos de una democracia boba que impide gobernar y consolidar poder (30), o que convierten a la democracia elector al en un cdigo de trnsito municipal (Posse 31). Las formas de la democracia liberal occident al son impugnadas en favor de un salvador mesinico que ejerza el poder absoluto en el marco de un estado corporativo. De all que recurra a una plyade de hombres fuertes desde De Gaulle a Mao pasando por Roca, Fujimori y el Che Guevara. Posse acude a las tradiciones del sigo XIX para conjurar los males del XXI: Sabemos que los caudillos son el espinazo de la verdadera Argentina, la real y, agrega, los argentinos somos visceralmente caudi llistas (150-51). En un pas poblado por caudillos, preferentemente militares, Posse establece una genealoga representativa: Queremos sentir en nosotros la sangre de Rosas y Facundo, de Roca y Sarmiento, de Yrigoyen y Pern [nfasis en el original] (76). En el caudillo se expresara una voluntad unnime, sin contradicciones y sin conflictos. La Nacin debe tener un criterio unitivo alrededor de un Estado fuerte y c on poder de decisin (Posse 215). Consolidar el poder del Esta do significa disciplinar las fuerzas disgregantes del Proyecto Nacional: la politiquera nacional (215), el humanismo jurdico (206), el esquema globalizador-mercantilista (31), la juventud estupidizada en los boliches y en las colas de los consulados ( 38), y la izquierda cipaya y audiovisual (Posse 25). Podra sugerirse que Posse se inspira en las ideas de Carl Schmitt quien afirma: A democracy

PAGE 60

51 demonstrates its political power by knowing how to refuse or keep at bay something foreign or dissimilar that thre atens its homogeneity (Crisis 9). La postura de Posse parecera insinuar que la consolidacin de un Estado tiene como objetivo fundamental garantizar el imperi o de la fuerza, el poder y, a travs de las fuerzas armadas y policiales, el mantenimie nto del orden pblico: La reconstruccin del poder del Estado para operar con coactividad y energa en la s ituacin de crisis, especialmente para garantizar el Orden Pb lico, indica el autor (22). Esta obsesin con el orden se puede relacionar con el temor de un sector de la burguesa a los desafos planteados por la crisis de 2001. Precisamente, uno de los idelogos y ej ecutores del golpe militar de 1976, el almirante Emilio Eduardo Massera, comparte, mutatis mutandis argumentos similares al sostener: Desgraciadamente, durante largos aos, el conjunto de la sociedad argentina fue corrodo por conceptos y conductas que la lle varon al borde del caos, la miseria y la autodisolucin (21).10 De all la perplejidad de Posse fr ente a la inseguridad de las calles por las [s]ombras dantescas de los cartonerosla bomba molotov en la mochila para 10 Emilio Eduardo Massera (1925-) fue designado Comandante en Jefe de la Armada en 1973 y miembro del la Junta Militar que acc edi al poder luego del golpe de 1976. Fue acusado de innumerables violac iones a los derechos humanos durante el juicio a que fue sometido en los aos Fue el jefe del centro clandestino inst alado en la Escuela Superior de Mecnica de la Armada (ESM A) desde donde desaparecieron miles de argentinos, la mayora arrojados al Ro de la Plata. De acuerdo con Dearriba, a fines de diciembre de 1973 y hasta la muerte de Pe rn en 1974, Massera so la ser invitado por Pern cada sbado para tomar un vermut: Mas sera observaba en esos encuentros al hombre al cual ntimamente quera imitar ( 55). Massera fue indulta do por el presidente Menem en 1990.

PAGE 61

52 quemar los sillones azules del Congreso o para patear impunemente la cara de aquel oficial de la Federal [nf asis en el original] (121).11 La necesidad del monopolio de la violenci a ejercida por el Es tado debera tener el fin de controlar y contener las actitudes sospech osas de subversin y reprimir la protesta social. Eduardo Grner afirma: El poder poltic o, pues, no es otra cosa que la violencia sancionada por el Estado que reclama su utilizacin exclusiva porque de esa exclusividad depende su propia existencia (Las formas 35). La existencia nacional como eje fundamental del mantenimiento del poder hege mnico de la clase dominante pasa a travs de la matriz de poder como funci n liminar del Estado a fin de imponer el orden, la disciplina y la jerarqua (Posse 199). El Estado guardara relaci n con la propuesta de Michel Foucault con respecto al panoptismo: La inspeccin funciona sin cesar. La mirada est por doquier en movimientopa ra que la obediencia del pueblo sea ms rpida y la autoridad de los magistrados ms absoluta (Vigilar 199). Es decir que la distancia entre el Estado y la sociedad civil re sulta ilusoria en el esquema de Posse; por el contrario, Posse identifica al Estado con la Nacin y a las masas con los caudillos de turno, lo cual torna ilusoria cualquier sa lvaguardia frente a un Estado omnipotente. Si disciplinar se convierte en uno de los ejes argumentales de Posse, las Fuerzas Armadas cumpliran un rol esencial en dicha tarea. No solamente como parte del modo corporativo de la sociedad estatament aria que propugna Posse, sino, tambin, como instrumento directo en la represin de los c onflictos sociales. Para ello, Posse despliega un mecanismo retrico que se nutre de me tforas asociadas a un campo semntico de corte militar: deber; servicio; sacrificio; voluntad de ser; pasin; coraje; amor a la Patria; 11 El trmino Federal alude a un agente de la Polica Federal Argentina, quien fue la encargada de reprimir las manifest aciones del 19 y 20 de diciembre de 2001.

PAGE 62

53 honrar las fibras sanas de la Nacin; reservas morales; fer vor nacional y patritico. En distintos captulos del ensa yo, Posse asume explcitamente la defensa de las FF.AA. porque estn, histricamente, en el centr o de la organizacin argentina (21). No es casual, por lo tanto, el elogio qu e le dedica al dictador Leonardo Fortunato Galtieri, que tuvo el coraje de actu ar por algo que cremos justo (102).12 De la misma manera, Posse justifica el golpe de Estado de 1976: Hoy, desmemoriados, resulta difcil recordar que nuestra explosin fue la de un pas sano y fuerte. Una reaccin honestamente patritica que dejaba en el plano secundario la ilegitimidad del constitucional del poder (101).13 La guerra exterior se convie rte en el relato de Posse en guerra interior contra aquellos que disienten de las premisas de la comunidad organizada, de la identificacin del Estado y la Nacin, y desafan el fetichismo de los prceres y los smbolos patrios. La guerra es la necesaria regeneracin que su strae al ser humano de su decadencia: 12 Leopoldo Fortunato Galtieri (1926-2003) fu e Comandante del II Cuerpo de Ejrcito (Zona 2). Organiz su propio centro clandesti no de detencin en la Quinta de Funes, cercana a la ciudad de Rosario, donde desapar ecieron miles de argentinos. Sus mismos camaradas de armas lo juzgaron por su actuacin en el desastre en la recuperacin de las islas Malvinas y lo condenaron a degradacin y fusilamiento. Posteriormente, la pena se redujo a doce aos de prisin. Durante el juicio a las Juntas Militare s, Galtieri fue hallado culpable de diversos delitos (sustraccin de menores, tort uras agravadas, secuestros, asesinatos, etc.). Tambin fue responsable de la Masacre de Margarita Beln de detenidos-desaparecidos en la Provincia del Chaco a quienes se les aplic la Ley de Fugas. Fue indultado por el presidente Menem en 1989. 13 El nfasis en el poder militar comporta la tutela de las Fuerzas Armadas sobre la sociedad civil. Tampoco es azaroso la invo cacin militarista y belicosa de Posse ya que fue embajador argentino durante los aos de l Proceso de Reorganizacin Nacional. La bravuconera de Posse se extie nde a [e]sa izquierdita vencid a, enana y televisiva que se entreg sin luchar, tira la piedra, huye y luego llora afuera (218). Segn relata Jos Pablo Feinmann: Toms Eloy Martnez le re proch [en un programa televisivo] a Abel Posse haber sido embajador en Venecia durante los aos tenebrosos de la dictadura militar de Videla (Galimba 387).

PAGE 63

54 De la barbarie primordial de la guerra nace la legitimidad de los fuertes, de los seoresLos vencidos, los mediocres, los dbiles no pueden alegar ningn derecho para administrar los recursos del mundo ni su destino. El rigor imperial consiste, por esencia, en devolver un mundo cansado a su base instintiva, brbara, nublada por la decadencia. Regenera la salud y la virt de la flbil especie humana. [nfasis en el original] (Posse 76) Esta apologa de la guerra no deja tener analogas con la Doctrina de Seguridad Nacional promulgada por el Proceso de Organizacin Nacional (1976-1983), que convirti a la Argentina en un campo de exterminio. La idea de un Estado enrgico basado en lo que l mismo denomina la matriz de poder implica la id ea de la supresin de todo disenso. En ese sentido conviene recordar la afirmacin de Schmitt: The political entity presupposes the real existence of an enemy (Concept 53). Tambin, Massera coincide con esta afirmacin cuando reclama: Necesitamos que nos posea un espritu de conquista, agresi vo y vital (51). Los militares argentinos parecieron cumplir con el mandato de Nietzsche: A declaration of war on the masses by higher men is needed! [nfasis en el original] (Will 458). El ser y la nada Uno de los dualismos excluyentes que postula Posse es el ser y la nada. La nada estara ejemplificada por la prdida de los valores de la comunidad nacional, la cual obedece a la ofensiva desatada a nivel planetario por el neoliberalismo y la apoteosis de los avances tecnolgicos. Occidente ha perd ido sus races catlic as y ha adoptado los patrones de inspiracin anglosajona basados en el modelo globa lizador-mercantilista (Posee 31). Para Posse este triunfo signific padecimientos y traiciones a la dignidad nacional (34) a cambio de esas moned itas de oro que Cavallo aseguraba como inexorable premio de nuestro ingreso a la globalizacin y a los cdigos del primermundismo (35).

PAGE 64

55 La nada es la apologa de las cosas y del consumo desenfrenado que conduce al nihilismo y a la falta de valores autnticos. Las polticas dentro del esquema del sistema no son ms que avances en el desierto, es la na da llena de cosas y de tarjetas de crdito, afirma Posse (158-59) y, cuya expresin ms acabada fue el peronismo de mercado instaurado por el menemismo en la dcada del 0 (Posse 166). La crisis espiritual de Occidente se re fleja en el relajamiento de los valores occidentales que una vez eran un faro para una autntica existencia: No nos damos cuenta de que se trata de una dimensin cultu ral, de una cada de valores y exigencias y que la economa y la poltica chatas no son ms que la expresin en una cada an ms profunda [nfasis en el original] (111). Los maestros del pensamiento que invoca Po sse para sustentar estas posturas de la declinacin occidental y la inautenticidad del ser humano contemporneo son Spengler, Heidegger, Mallea, Massuh y las proclamas de la Pastoral Social de la Iglesia Catlica argentina. El hombre-masa pr esenta todas las caractersti cas de la corrupcin de los valores espirituales frente al asalto nihilista del filistesmo burgus del mercado globalizado. Redescubrir las races en la metafsica del ser nacional entraa la lucha contra la generacin de la Nada (159) y la recuperacin del pasado brillante (Posse 83). sta bsqueda comportara la ilusin re trospectiva de convocar al pasado mediante la introspeccin intuit iva a fin de conjurar un presente amenazado por toda una panoplia de enemigos. Los adversarios de Posse son incontables y variados: la democracia inerte(55), la izquierda cipaya y audiovisu al y los llorones del exilio (25), la malsana anarqua con sonido de cacerolas golpeadas (17) el pragmatismo, la economa global-

PAGE 65

56 mercantilista de Occidente, la ideologa seudogarantista de los jueces de la etapa democrtica, los medios de comunicacin, el miserable humanismo (124), la permisividad criminal y el trasnochado im perialismo jurisdiccional del juez espaol Garzn (139). A diferencia de Aguinis, quien cultiva una prosa amable y, a veces, pardica e irnica, Posse practica una prosa de combate militar. Es el hidalgo del siglo XXI que se prepara para la nueva cruzad a de regenerar a los dscolos del mundo inautntico y superficial en el que moran. Habiendo absorbido fragmentos de la filo sofa de Nietzsche y Heidegeer, de la historia de Spengler y del jurista Schmitt, Posse percibe una lucha titnica entre la voluntad de ser (139) y la disolucin nacional (140). Hemos perdido, seala Posse, el sentido comunitario bsico que nos llevo a construir una gran nacin (14) y el fervor nacional y patritico [nfasis en el original] (111). De Spengler, Posse recoge la idea de la decadencia de Occidente la crisis de civilizacin en trminos de Posse (163) como un proceso irreversible: El sistema occidentales un agonizante que finge buena salud, pero que no convence, ni vence (155). De Nietzsche, Posse toma la tendencia aristocrtica de la nobleza de los seores, expresada en la necesidad del caudillo carismtico que se oponga a la moral de sumisin propia de las masas: Los seores, los ms fuertes existen para destruir y recrear y redisear los lm ites del mundo [nfasis en el original] (185). Es decir, la idea de coraje, energa, poder, aventura y dominacin requi ere que la voluntad nacional sea mediada por el Estado-Nacin corporativo. De Schmitt adopta Posse el concepto de sometimiento de las normas jurdicas al decisionismo polt ico del Estado (198). Para Posee: El Estado es el nexo de unin entre el pasado, el presente y el proyecto de una Nacin. Se lo presenta como un ente ad ministrativo un gestor de decadencias o

PAGE 66

57 dependencias y no como un instrumento fundamental de una comunidad en existencia Por eso, la democracia sin Estado, es un demos si timn, sin poder. [nfasis en el original] (195) Correspondera preguntar: quin encar nara ese poder? sera un caudillo legitimado por la aprobacin popular? Tal cual lo presenta Posse, el Estado, no sera ms que la entronizacin del caudillo, sea ste Rosas, Roca, Irigoyen o Pern? Es inevitable no advertir la resonancia del idelogo del fascis mo italiano, Giovanni Gentile: The State is the will of the nation writ large, and hence its intelligence. It ignores nothing, and it involves itself in ever ything (54). Para Schmitt, como para Posse, la idea de querer ser impli ca decisin que se nutre del cora je y la energa, lo cual segn Wolin podra ser denominado como un decisionismo existencialista (90). El acto que funda la norma es un hecho de poder. Es el ejercicio del pode r de decisin el que funda ex nihilo el derecho, sin que ste sea limitado por principios ticos. La prosa de Posse tambin est impre gnada de la filosofa de la vida o Lebensphilosophie de Bergson. El lan vital requiere la suficiente resolucin para trascender la mediocridad del burgus filisteo preocupado por el utilitarismo del inters y la acumulacin de capital por la evolucin creadora: Y ser imprescindible una nueva casta de polticos, llenos de determinaci n para poder cumplir con todo el poder instrumental del Estado el reclamo del demos siempre vital para sa lvarse de la infeccin nihilista mundializada [nfasis en el original] (158). Sin embargo, Heidegger es quien ocupa en el pensamiento de Posse una preponderancia esencial para el diagnstico de la crisis. La llamada Existenzphilosophie impugna al das Man sumergido en las miserias y ru tinas de lo cotidiano de una modernidad intrascendente, en la flojera de no querer ser [nfasis en el original] (Posse

PAGE 67

58 74). El rechazo al occidente mercantilista y tecnocrtico queda emblematizado en el nihilismo que se advierte en la frivolidad, la vacuidad y la insu lsez del mundo. En una obra previa, Argentina. El gran viraje Posse repite la idea de la voluntad de ser (16), la patriada de ser (36), la posibilidad de ser [nfasis en el origin al] (49), y la idea de encontrar los valores profundos en esa espir itualidad sumergida por la moda banal y la estupidizacin subcultural ( 64). Esta fascinacin por el ser y los valores profundos (nunca definidos con precisin) podra consid erarse en la lnea de un romanticismo anticapitalista. Posse apela a un aparato metafrico proclive a lo biolgico, particularmente a la geologa. La fibra pr ofunda del ser nacional debe aflorar en la superficie como un erupcin volcnica de la volu ntad de ser. Mientras que en Aguinis la individualidad es concebir a individuo como ente nico, Posse siguiendo a los romnticos, particularmente a los alemanes concibe como ente esencial la comunidad nacional, un ente colec tivo donde el individuo se ha lla supeditado al puebloVolk. El agotamiento de Occidente y de Ar gentina debe ser reemplazado por un sentimiento potico y espiritual de la Patria. De un amor y cuidado de la naturaleza. De proyeccin solidaria y religiosa (Posee 19). Es ta insistencia en enfatizar el precipicio, esta constante acentuacin de la anarqua, de la crisis de los valores, consigna al uso de una magnitud metafrica acotada por el inevita ble de sendero hacia el Apocalipsis si no se evitaran las profecas del autor. El perm anente uso de la hiprbole sera un efecto de esta estrategia de pers uadir a travs del impacto emocional. El combate contra el peligro de disolucin (147), la diso lucin nacional (140), la quie bra de valores (126), la penumbra moral (125) y el cami no de la africanizacin (33) son algunos de lo terrores que asolan el imaginario de Posee. Contra este dominio del virus de amoralidad

PAGE 68

59 occidental (32), Posse propone: Se requi ere adems una cultura de amor, de espiritualidad, y una dimensi n religiosa y potica que nos eleve de la chata visin positivista en un vuelo potico, de reconocimiento del fundamento de Nacin en el que debemos crecer (219). Para alcanzar dichas alturas, Posse plan tea la aventura y la energa creadora (141). La nada del presente slo podra supe rarse mediante la luci dez filosfica, vuelo potico y una dimensin sagrada (Posse 147). Po see confiesa su rechazo a la razn: La lgica nos aburre tanto como el profesor de lgica del Nacional.14 Es una ta en chancletas siempre calumniando a las delicias de la imaginacin (51). No slo se exhibe su desprecio a la razn, sino su prejuicio se xista de asociar a la mujer con el chisme. Mientras la gran mayora de la poblacin vive en estado de pobreza e indigencia, la propuesta de Posse no es prescribir medida s econmicas o social es, sino una cruzada religiosa. En todo caso, como el mismo auto r afirma: Lo econmico es una dimensin teolgica (145). Podra argumentarse que la propuesta de Posse se inscribe en el imaginario del Conquistador del siglo XVI: la cr uz y la espada. Si disciplinar la sociedad requiere el uso de la espada en la forma de un Estado poderoso, desde otro aspecto se necesita una superestructura ideolgica que d un sentido a la existencia: la Cruz. Para tal combate contra la hereja del poder corruptor del mercantilismo fenicio se necesita una convocatoria, casi mstica en torno a la concie ncia unitiva de devolver la Patria argentina a su destino de grandeza (Posse 214). Para tal empresa, Posse requiere una mi steriosa voluntad de ser (83). La reduccin a un mero acto de voluntad mstica revela su empeo de reducir el Estado14 Nacional alude al Colegio N acional de Buenos Aires, donde Posse curs sus estudios secundarios.

PAGE 69

60 Nacin a un cuerpo mstico, jerrquico y corpor ativista. La prdica de una conciencia unitiva del ser nacional implica la restauracin de los valores del hidalgo: el coraje, la energa, el sacrificio, la pa sin, el deber y el respeto que son las virtudes heroicas del patriciado militar. Los militares y las fuerzas del Estado, sostiene el autor, estn boicoteados aunque son la imprescindible cl ave constitucional del orden pblico y de la defensa nacional (71). La cruzada moral El aparato metafrico de Posse se funda en la necesidad de la h igiene social para lograr una Argentina vital y creadora. La Argentina es escenificada como un cuerpo enfermo. El vocablo enfermedad surca to da la prosa del autor: Lo que debemos afrontar prioritariamente es nuestra enfermedad [nfasis en el original] (26). La crisis exhum la enfermedad cultural (Posse 34) que padece el pas. Los enfermos deben ser curados mediante un proyecto de volver a cr eer para ser (Posse 38). Para ello se necesita una refundacin vital y reencontrar las fuerzas de voluntad nacional, de amor a la Patria, antes que la n ecrosis del tejido argentina s ea definitivo (Posse 38). Posse diagnostica a la manera de un mdico el cuerpo infectado por el nihilismo de la economa globalizante que ha convertido los sanos bienes culturales en un cuerpo moribundo. Las virtudes del seoro, la hidalgua y aristocracia del espritu caballeresco fueron corrompidas por la ofensiva mundi al economicista (136). Marx y Engels advierten que el triunfo de la burguesa has drowned the most heavenly ecstasies of religious fervor, of chivalrous enthusiasm, of philistine sentimentalism, in the icy water of egotistical calculation (Communist 37). La proposicin de Posse implica un retor no, no una superacin de las condiciones sociales actuales. Rehabilitar las condicione s idlicas de un paraso perdido de un pasado

PAGE 70

61 brillante, (Posse 83) como las presidencias de Roca o Pern, signifi cara adoptar la idea del refugio en el pasado como efecto de las tempestades desencadenadas por el neoliberalismo. Argentina, segn Posse, es un convaleciente delicado (211). Nada mejor que el mismo Posse para transmutarse, a la manera platnica, en un Rey-filsofo y expurgar los elementos malsanos que contribuye n al Paciente-CuerpoArgentina trocados en un pas a la deriva (Posse 212). Asimismo, en su empeo por una cruzada de higiene moral encuentra enemigos de todo tipo: la izquierda cipa ya y audiovisual (25), los medios masivos de comunicacin que crean un clima neurtico, de desilusi n anarquizante (94) o el imperialismo jurisdiccional del ju ez Garzn (Posse 139).15 Pero la izquierda adquiere para Posse una inquietante aprensin: Esa izquierdita vencida, enana y televisi va que se entreg sin luchar no puede ver estas cosas [el imperialismo de los tribunales transnaciona les], tiene un signo invariablemente cipayo, tira la piedra huye y luego llora afuera. Que los guerrilleros vencidos, fugitivos y hoy sobrevivientes quieren vengarse aparentando reclamar republicana justicia, es explicable en nuestra enferma argentina. (206) Resulta irnico que la ofensiva neoliberal haya entronizado a la izquierda en el control de los medios de comunicacin que fueron privatizados en la dcada del La bsqueda de Posse es establecer una sociedad virtuosa y otra criminal. Para Posse est claro que la contaminacin, inf iltracin o penetracin del cuer po de la Patria por agentes que no siguen las virtudes del terror jacobino que l pretende imponer, es una manera de exorcizar los fantasmas que lo acosan: la incertidumbre de la prdida de los valores 15 Posse se refiere al juez Baltasar Garzn (1955-), quien como juez de la Audiencia Nacional espaola reclam la extradicin de diversos militares y agentes de las fuerzas de seguridad por los secuestros y desaparicione s de ciudadanos espaol es y/o descendientes de espaoles radicados en la Argentina durante la dictadura militar.

PAGE 71

62 tradicionales convertidos en metforas biol gicas. El Otro biolgico es necesario para que se construya el Suj eto argentino; para ello se impone una prosa teida de autoritarismo represivo cont ra todos aquellos que no su scriban su modelo. Como considera Regina M. Schwartz: Identity fo rged against the Other inspires perpetual policing of its fragile borders (5). Efectivamente, la exigencia de control del Otro alude a la voluntad de homoge nizar, someter e higienizar la sociedad de lo no-idntico a lo idntico. La juventud es tambin estigmatizada por Posse: toda una juventud estupidizada en los boliches o en las cola s de los consulados (38).16 Hay un ideal recoleto, austero y modesto que busca la salvacin en la misin de redimir a los cados en la vida pecaminosa. As, a propsito de la juventud, Posse se dirige en primera persona a esos padres tolerantes y desaprensivos: Es el pas desopilante donde cientos de chicas y chic os de catorce aos estn echados esperando turno para la discotec a, tomando cerveza de gollete a las tres de la maana (Dnde cree usted, seor padre, que su hija va a ser embarazada o violada?Dnde cree usted, seor padre, que su hijo se va a iniciar en la droga?) [nfasis en el original] (110) Posse se convierte en custodio de la pureza virginal de la mujer para poner a salvo la salud de los jvenes contra la s drogas. Adems, amonesta a lo s padres por no ejercitar los preceptos de abstinencia alcohlica y continenci a social prescriptos por el ideal del buen cristiano. El derecho de contro lar, vigilar, juzgar y legitimar corresponde en primera instancia al padre de acuerdo a los precepto s patriarcales esbozados por Posse, pero el padre a quien reprende Posse parecera ser un padre castrado, in capaz de ejercer el 16 Boliche significa discoteca bailable.

PAGE 72

63 control a la manera de una mquina panptica. La sociedad predicada por Posse es una sociedad de mutuas vigilancias y sospechas. La sociedad virtuosa se opone a la compl acencia ante la criminalidad (Posse 42). Como en Aguinis, Posse acude al expediente de las rese rvas morales que podran ser emblematizadas en la Iglesia (43) o en el amor a la familia (Posse 142). La Iglesia Catlica haba sido, en tiempos de la dictad ura militar, un eficaz aliado del Proceso de Reorganizacin Nacional, especialmente de sde el Ministerio de Educacin, para establecer patrones fundados en la lnea de Dios, Patria y Hogar. El nacionalismo hispanfilo de Posse continuar a la tradicin de someter a una estricta vigilancia a la juventud mediante la formacin educativa. Asim ismo, la higiene moral y cvica, como en los tiempos del Proceso, halla en la estructura jerrquica de la familia una columna vertebral para la lucha contra actitudes que tienda a la de sintegracin de la jerarqua social (Novaro y Palermo 141). En tiempos de la democracia la Iglesia fue desplazada del ejercicio disciplinario que los idelogos del Proceso le haban encomendado. La libertad de expresin constituy un agravio para la jerarqua de la Iglesia, manifiesta Sebreli, quien agrega: Debe sealarse que la jerarqua catlica, tan complaciente con las dictaduras, hostig con saa a ambos gobernan tes democrticos [Ral Alfonsn y Carlos Menem] (Crtica 413-14). La ciudad iletrada El eclipse argentino se manifiesta en Buenos Aires como una ciudadela de la agudizacin de los males argentinos. La idea de ciudad sufre el rechazo de Posse por distintos senderos. Uno de los aspectos es id entificarla con la corr upcin: Buenos Aires ensalza como un valor la viveza, que no es ms que una hija bastarda de la inteligencia (Posse 29). Otra es identificarla con el s mbolo del caos y la anarqua como consecuencia

PAGE 73

64 de los hechos del 19 y 20 de diciembre de 2001 al enjuiciar al presiden te De la Ra por la falta de represin y porque prefiri la perm isividad a favor del delincuente en vez del mandato del orden pblico (Posse 55). Tambin padecemos hoy una izquierda urbana, opinadota, portea, refugiada en el peridico de turno (Posse 209). El propio Posse asume la primera persona pa ra afirmar: Desde mi balcn ola el hedor acre de los neumticos encendidos entre nubes de gases lacrimgenos. Saquearon y rompieron a hachazos los cajeros automticos y los ordenadores de los bancos (55).En esos das de furia y rebelin, Posse habra pensado en la tan temida anarqua del ao . Contra esta ciudad delincuencial, Posse invoca una vez ms a una metfora geolgica para rememorar nostlgicamente la ciudad de barrios profundos de calles desoladas y empedradas a la manera de un flneur romntico y decadentista. Pero el Buenos Aires actual es una solte rona resentida que no supo hacerse con los amantes ms interesantes (Posse 115). El pr ejuicio sexista y machista de comparar a Buenos Aires con una solterona exhibira el concepto del ideal de mujer que anima a Posse. Si la mujer no tiene hijos est sujeta a la burla social por haber desobedecido el orden natural impuesto por la doc trina de la fe catlica por la cual instruye a los seres humanos a multiplicarse (Santa Biblia Gen. 1.28). En Argentina. El Gran Viraje Posse identifica a Buenos Aires con lo inefable femenino (162). Adems, segn el autor, Buenos Aires fue el refugio de los bienpensantes en (112) y del odio de la clase media porte a contra Pern o la que toler los golpes militares (114). Sin embargo, la actitud de los habitantes de Buenos Aires fue ambivalente con respecto a lo enunciados de Posse. La Plaza de Mayo fue escenario de las multitudes que glorificaron a Uriburu, Pern, Leonardi, Videla, el mundial de ftbol

PAGE 74

65 (1978), Galtieri, la guerra de Ma lvinas (1982), Alfonsn y Menem.17 La fascinacinrechazo de la ciudad es en Posse parte del re pertorio metafrico asociado con la voluntad de establecer una moral de cuartel a travs de la higienizacin de sus elementos heterogneos. El pas Jardn-de-Infantes Aparte de los incisos de obediencia, disciplina y vigi lancia, Posse emplea las metforas de inmadurez o del pueblo-nio que de be ser aleccionado a travs de la prosa belicista que tie todo el text o. Posse utiliza diversas vas para increpar al pueblo argentino por su carcter inacabado. Por ejempl o cuando esgrime que los argentinos no tenemos experiencia histrica, o nos demora rnos en lo pequeo (208). Para apaciguar tales carencias infantiles, Posee confa en la necesidad del salva dor mesinico que se presenta en la forma del caudillo carismtic o capaz de echar a los mercaderes del templo. La idea que los argentinos somos visceral mente caudillistas (Posse 207) implica que el caudillo de turno se impone sobre la voluntad de la masa. Al respecto, Posse contina la tradicin de Niet zsche, quien sostiene: We have a different faith; to us the democratic movement is not only a form of decay of political organization but also a 17 El general Jos Flix Uriburu (1868-1932) fue el ejecutor del primer golpe de Estado en septiembre de 1930. El general Eduardo Leonardi (1896-1956) derroc al gobierno constitucional de Juan Domingo Pern (18951974). El general Jorge Rafael Videla (1925-) fue el presidente eleg ido por la Junta de Comandant es en Jefes de las Fuerzas Armadas, luego del golpe militar contra Mar a Estela Martnez de Pern, quien haba sucedido a su marido luego de su muerte. El general Leopoldo Fortunato Galtieri (19262003) fue presidente de facto desde 1981 ha sta 1982. Ral Ricardo Alfonsn (1927-) fue el primer presidente constitucional luego de la cada del gobierno de Proceso de Reorganizacin Nacional en 1983. Carlos Sal Menem (1930-) fue presidente constitucional por dos perodos hasta 1999. Desde 1930 a 1983, la historia argentina fue una contina sucesin de golpes, proclamas, motines, rebeliones y asonadas militares.

PAGE 75

66 form of decay, namely the diminution of man, making him medioc re and lowering his value (Beyond 307). De all el elogio a los siglos de vida estatamentaria de los espaoles como forma eficaz de depositar el poder en manos de un caudillo que asuma el control efectivo del conjunto de la poblacin a tr avs de un Estado poderoso (Posse 29). Incluso, Posse propone la militarizacin de la educacin me diante el servicio militar reeducativo como otro de las tantas formas de catequizar en los valores espirituales la frivolidad en que vive la juventud actual (219). Podra argumentarse que la identificacin de la sociedad con la corrupcin de normas obedece a la obligacin de una moral estricta y a un rgido imperativo superyoico. Cuando Posse se refiere a los conceptos de nacer y ser (183) implica la idea de inacabamiento. Los ar gentinos deben salir del vientre uterino y empearse en la voluntad de ser. No sola mente la Argentina, de acuerdo a Posse, es caracterizada de infantil: Poco a poco el C ontinente infantil, que no quiere nacer, se acerca a su parto, (173) y agrega: Latinoa mrica es una gran reserva espiritual y humana. Pero no lo cree, ni lo sabe (164). Adems, Posse adoptara la postura del Re y-filsofo que profetiza la necesaria refundacin vital de la Nacin (38). La id ea que fluira del pensamiento de Posse es que las masas son ontolgicamente deficientes, por lo cual necesitan una rgida dieta asctica bajo el mando frreo del caudillo. Es tas posturas lo acercan a la exigencia de postularse a s mismo como un simulacro de Rektorfhrer a la manera en que lo hizo su maestro Heidegger en 1933.18 Tambin podran buscarse antece dentes de esta postura en 18 Martn Heidegger asumi el rectorado de la Universidad de Friburgo pronunciando un discurso al que titulo La autoafirmacin de la universidad alemana donde afirmaba: Querer la esencia de la universidad alemana es querer la ciencia, en el sentido de querer

PAGE 76

67 el Ariel de Jos Enrique Rod, quien a travs de Prspero aleccionaba a la juventud sobre los peligros de la cantidad sobre la cualid ad: La multitud, la masa annima, no es nada por s misma. La multitud ser un instrument o de barbarie o civilizacin segn carezca o no del coeficiente de una al ta direccin moral (180).19 Podra interpretase la infantilizacin de toda una sociedad como una forma de proyectar una virilidad fantstica sobre todo el conjunto de la poblacin ante los asedios de grupos cuestionadores del orden social imperante e invo car la plenitud raigal de lo s imaginarios compartidos por toda la sociedad. la misin espiritual e histri ca del pueblo alemn como pueblo que se sabe a s mismo en su Estado (citado en Farias 211 ). Las palabras de Heidegger reflejan muchas de las ideas que Posse esboza en su obra. Tambin Platn predicaba en el libro V de La Repblica que philosophers bear kingl y rule in cities (157). 19 Aunque sin la prosapia de sus ilustres ant ecesores, Posse segn el relato de Miguel Bonasso era candidato a oficiar de Rey-filso fo del actual presidente Nstor Kirchner desde el Ministerio de Relaciones Exteriores Medios de prensa pretendan que Posse ocupase ese ministerio. Pero, como Platn a su regreso a Grecia despus de ser la eminencia gris del tirano de Siracusa, debi regresar de su puesto de embajador en Espaa sin las veleidades anticipada s (Posse, canciller de Fujimori 1).

PAGE 77

68 CAPTULO 3 EN BUSCA DEL SUJETO PERDIDO: PRESENCIA-AUSENCIA DEL PUEBLO COMO SUJETO HISTRICO EN LOS EN SAYOS DE MARA SEOANE Y TEMPO GIARDINELLI La relacin de los argentinos ri cos con el dinero fue avara y la de los pobres y clasmedi eros result, por lo menos, ingenua. Mara Seoane, Nosotros (238) Lo cierto es que los argen tinos vivimos en una sociedad en la que el dinero manda y pervierte. Mempo Giardinelli, El pas de las maravillas (263) Introduccin Los ensayos de Mara Seoane y Mempo Gi ardinelli podran ser abordados desde la perspectiva argumentada por Nicols Rosa, quien afirma que Una de las formas tpicas del ensayo argentino es el ensayo agonstico propio del polemos poltico: la discordia, la anttesis, el panfleto, la injuria, la diat riba, que se mezclan con sus contrarios; el panegrico, la adhesin, la demanda, etc. (23). Ambos autores recurren a una constelacin de procedimientos expresivos donde interacta el panegrico por la presencia de las masas argentina s y, por otra, la diatriba por la ausencia de las mismas en el desarrollo del proces o histrico nacional. En las obras de Seoane se percibe un a estrategia discursiva de adhesin incondicional a la presencia de los dos movimientos polticos mayoritarios de la Argentina contempornea. El radicalismo y el peronismo (especialmente ste ltimo) se constituyen como epicentros indiscutibles de las masas marginadas por las clases dirigentes tradicionales y sus aliados del capital financiero internacional. La lucha

PAGE 78

69 oligarqua-pueblo se instala en la prosa de Seoane como uno de los ejes meridianos de su argumentacin. Seoane utiliza un tono apelativo-persuasivo (acto ilocutorio) que se refleja en su predisposicin a sucumbir a la mitologa popular y a des-historizar las condiciones reales de la existencia econmicas, polticas o sociales mediante el expediente de la idolatra hacia el olimpo de estrellas popul ares. El tono pattico y sentimental para describir, por ejemplo, a figuras como Evita y el Che Guevara connotan una huella de mistificacin religiosa al situarlas en una suerte de Olimpo, negando la historicidad y devaluando la experiencia comn del tiempo histrico. En esta bsqueda-encuentro con las masas argentinas el denominado campo nacional y popular, Seoane sacraliza a personajes y hechos histricos pasando por alto la omnipresente influencia de los medios masivos de comunicacin en la construccin, circulacin y distribucin de los famosos por la industria cultural. Sin razn crtica y sin autocrtica, Seoane apela a un tipo de verdad revelada propio de la reflexin teolgica, y a una escatologa redentorista de la hist oria. As, convocar al receptor mediante la emocin, la conmiser acin y la moralizacin son parte de su repertorio para exponer lo srdido y el pecaminoso destierro de las masas ocurrido durante la fiesta menemista. Parecera que el vocabulario que emplea Seoane se tradujera en una bsqueda ad nauseam de lo Absoluto, cuando reiter a la ausencia de un centro donde poder afirmarse en tiempos de la crisis de 2001. El neoliberalismo econmico y el posmodernismo cultural son las fuentes luci ferinas y perversas que han provocado tanto la ausencia de los grandes relatos naciona les como la desmemoria por un pasado de grandeza; la vida en un eterno presente, superf icial y consumista; la privatizacin de la

PAGE 79

70 subjetividad colonizada por el imperio globalizador, la deste rritorializacin y la errancia de las identidades, la fugacidad de las amista des y solidaridades; el deslizamiento de los significados no sujetos a sus referentes. La reivindicacin del proyect o modernizador concebido dentro de los parmetros de la civilizacin occidental y cristiana acent a el vaco y la sensacin de prdida del ser nacional acosado por las nuevas oleadas del capital globalizador. Podr a afirmarse que la utopa retrospectiva de Seoane por encontrar un nuevo y mtico 17 de octubre de 1945 obedecera al empeo de recogerse en la interi oridad de la palabra escrita como consuelo y defensa de los embates del mundo brutal im puesto por el capitalismo salvaje a escala planetaria. El espectculo diario del sufrim iento humano en la Argentina la empuja hacia una prdica evangelizadora en un mundo ajeno a la trascendencia de valores morales. Giardinelli, aunque en lneas generales de sarrolla el mismo diagnstico sobre la realidad argentina, no vacila en ejercer sin re mordimientos la diatriba como arte y tcnica ensaystica de injuriar, maldecir y despotri car contra polticos, militares, economistas, sindicalistas, intelectuales y ciudadanos que han consentido u omitido que el pas se deslizara hacia la bancarrota de diciembr e de 2001. Haciendo gala de un estilo que ronda las cercanas del panfleto, Giardinelli arti cula una pirotecnia verbal de combate montada sobre un escenario por donde circulan una in cesante peregrinacin de lexemas como, por ejemplo, abismo (32), cloaca poltica ( 90), cretinos (185), careteo (148), contubernio (94), mafia (89), dinosaurios (69), la hecatombe de diciembre (29), cagatintas (23) o lacayos lo cales (16) para referirs e a la situacin presente. El estilo de Giardinelli se halla contam inado de las impurezas de la realidad que examina y que lo atraviesa desde principio hast a el fin, lo cual podra interpretarse como

PAGE 80

71 una estrategia discursiva para mantener al lector en consta nte tensin a fin de seducirlo con una propositio o enunciacin apoyada en una amp lificacin retrica de adjetivos, adverbios, verbos y sustantivos a fin de dramatizar por medio del tono emocional una diatriba Giardinelli (al contrario de la prosa aust era y doliente de Seoane) se nutre de un aparato retrico donde la mitologa de las masas populares (salvo en los acontecimientos de diciembre de 2001) se ha llan ausentes. La embriaguez de las masas en las calles propuesta por Seoane no encu entra en Giardinelli la misma recepcin. Como un tribuno de la plebe, Giardinelli se mueve en el uso de la primera persona para acentuar a travs de la palabra el acto ilocutorio del lenguaje en un dilogo imaginario con su auditorio para incitarlo a la accin; a romper lan zas con el contubernio de falsedades y engaos de la corporaci n poltica, sindical, militar, empresarial e imperial a fin de educar al ciudadano para que se organice en defens a del respeto a la ley, a la igualdad de oportunidades, al derecho de la salud y de la edu cacin, y a la defensa de una cultura del trabajo y del a horro. En muchos aspectos, Giar dinelli contina la tradicin de Sarmiento a quien reiv indica como el mejor de t odos (224) de educar al soberano, y prolonga las ideas del Iluminismo en su defensa de un sujeto racional, consciente y autnomo. Estas posturas colocan a Giardinelli en fran ca confrontacin con las propuestas predicadas por lo s cultores de la posmodernidad con sus premisas sobre el sujeto descentrado y el logocentrismo de la cultura occidental. Al contrario, Giardinelli reivindica la modernidad de le lumire francs y el Aufklrung alemn. Mara Seoane A la gran masa del pueblo Los instrumentos discursivos de la pros a ensaystica de Mara Seoane expresan diversas estratagemas retricas que definen una orientacin ideolgi ca aclimatada dentro

PAGE 81

72 del campo denominado nacional y popular. La re ivindicacin de la presencia-ausencia de las masas argentinas en el proceso histrico constituye para la autora un nudo liminar en la comprensin de la decadenci a y colapso de la Argentina. Si en el captulo precedente tanto Aguini s como Posse expresaban un discursividad basada en el rechazo y temor a la accin de las masas como sujeto histrico y, por el contrario, postulaban la necesidad de tute lar a las mismas, Seoane, desembozadamente, invertira semnticamente lo que en Agui nis y Posse se expresaba como signo negativo en positivo. El campo nacional y popular se convertira en un tropo alegrico para definir la autntica Argentina; y la particip acin activa de las masas constituira la va regia en la defensa de los valores de la patr ia, las tradiciones, la s costumbres, los modos de vida y las experiencias populares en oposicin a los sect ores dominantes (la oligarqua terrateniente) y sus aliados extranjeros (Gran Bretaa y los Estados Unidos). Las fuentes tericas que abonan el ca mpo nacional y popular encuentran en Seoane un origen en una organizacin cuyo principal motor era la comprensin del proceso de nacionalizacin de los tr abajadores y la cultura (Argentina 61). Arturo Jauretche, Ral Sacalabrini Ortiz, Homero Ma nzi seran los iniciadores de una corriente, segn la autora, nacionalista de izquierda (Argentina 62). Un heterogneo grupo vendra a expresar este campo nacional y popular de izquierda; Juan Domingo Pern, Evita, Che Guevara, Hiplito Yrigoyen, Carlos Gardel, Jos Hernndez y Enrique Santos Discpolo seran, entre muchos otros, los conos populares por excelencia de acuerdo a las propuestas de Seoane. La autora, adems, reconoce como emblemas de la

PAGE 82

73 argentinidad a talentos como los de Jorge Lus Borges, Astor Piazzola y tambin Diego Armando Maradona (Argentina 11).1 Esta amalgama heterognea es la porta dora de una legitimizacin de la Nacin como comunidad nacional a partir de la idealizacin de las masas como cuerpo mstico que transforma a los dolos populares en olimpos celestiale s, transfiguracin donde el periodismo cumple una funcin preponderante Podra sostenerse que estas formas de mestizaje o hibridacin de lo culto y lo popular caracteriza el empeo de las industrias culturales en establecer relaciones su puestamente igualitarias entre los sectores hegemnicos y subalternos por medio de la proyeccin-identificacin de las masas con la Nacin y a travs de mitos populares; sean stos productos del refinamiento intelectual del patriciado porteo (Borges) o de un cab ecita negra de Villa Fiorito (Maradona) convertido en dolo del ftbol.2 La fabricacin, de acuerdo a Benedict Anderson, de an imagined political community ocurre en la era de las industrias culturales durante un proceso en que la identidad nacional, es derivada de los conos creados por esas mismas industrias (6). La identidad colectiva, segn la propuesta de Seoane, se reducira a la reconciliacin de 1 Hugo E. Biagini identifica en tre los tericos de la izq uierda nacional a Arturo Jauretche, Rodolfo Puiggrs, Jorge Abelar do Ramos, Eduardo Artesano y Juan Jos Hernndez Arregui (292). 2 As se defini el propio Diego Armando Maradona (1960) en marzo de 1996 en una entrevista en la revista Gente : S soy un cabecita negra. C ul es el problema? S soy villero y en la villa donde viv a ahora tiene asfalto. Pero yo viv en el barro (citado por Sebreli, La era del fbol 122). Aade Sebreli, Sin em bargo, Maradona nunca volvi al barrio de la infancia, le re prochan sus antiguos vecinos de Fiorito (122). Cabecita negra se llam a los habitantes de las pr ovincias argentinas que migraban a Buenos Aires en busca de trabajo y se asentaban en viviendas llamadas villas miserias o viviendas muy precarias a partir de la crisis de 1929. La xe nofobia y el prejuicio racista y de clase de los sectores altos y medios por teos contra sus compatriotas expresaba el temor a la prdida del status frente a la crisis econmica por la invasin del proletariado rural en el circuito pr ivilegiado de la gran ciudad.

PAGE 83

74 opuestos (lo alto y lo bajo, lo hegemnico y lo subalterno, lo culto y lo popular) a los efectos de establecer la un idad del pueblo en una simbiosis nica y excluyente que atravesara todas las capas sociales, tnicas, religiosas y econmicas.3 El ser argentino sera, entonces, elevar lo pa rticular o nico de la cultura argentina descartando todo lo que pertenezca a la cultura gene ral o universal. La operacin Seoane consistira, por lo tanto, en exagerar los rasgos especficos de las tradiciones argentinas hacia una esfera irreducible a la cultura universal. Como e xpresa Terry Eagleton, The vision of classical nationalism was of a world made up of uni que, self-determining particulars known as nations, each of which would carve out its di stinctive path to self-realization (Idea 61). Seoane parecera indicar que la idea de Nacin se edifica a travs de la fetichizacin y mistificacin del imaginario so cial; producto ste, a su vez, de la poderosa influencia ejercida por los medios masivos de comunicacin en el mundo contemporneo. Avala la construccin de la identidad de la Argentina con lo naciona l y popular a travs de deportistas, intelectuales, compositores, polticos, militares y artistas, convirtiendo la Historia en un espectculo; diluyendo las contradicciones, oposiciones y luchas en la definicin de la idea de Nacin; y oculta ndo las condiciones social es de produccin del discurso en el marco del sistema capitalista (137-39). Como lo observa Blas Matamoro con respecto a la funcin de la prensa en la construccin de mitos, el periodismo olmpico de hoy se caracteriza por sincretizar todos estos sectores del Olimpo (31). De acuerdo a la ya clsica opinin de Claude L vi-Strauss, el mito es transmitido por la 3 A pesar de su implacable crtica al posmode rnismo cultural, Seoane adopta alguna de sus premisas. Por ejemplo, el mestizaje, ecl ecticismo y pastiche entre alta cultura y baja cultura o cultura popular es un reconocido rasgo introducido por la posmodernidad (Best y Kellner, The Postmodern 133). Linda Hutcheon afirma: Postmodernism is both academic and popular elitists and acce ssible (A Poetics 44).

PAGE 84

75 palabra (209); y el periodismo desempea un rol fundamental en la edificacin del mismo. De esta manera se podra equiparar la proposicin de derecha sobre la comunidad organizada hecha por Posse con la postulacin de izq uierda de Seoane cuando afirma que [l]o que haca felices a los argentinos era algo dis tinto de la cuenta corriente: su enorme satisfaccin con relacin a sus vnculos con la familia y los amigos, y su gran autoconfianza (Nosotros 252). La Argentina, dolos populares y famosos mediante, es construida por lazos familiares y de amistad en una comunidad organizada basada en las ficciones orie ntadoras iniciadas en el si glo XIX para darles a los individuos un sentimiento de nacin, comuni dad, identidad colectiv a y un destino comn nacional (Shumway 14-15). Ambos coinciden (Posse y Seoane) en denostar el filistesmo mercantilista de la burguesa y en exaltar la idea de lo nacional que en el imaginario de su construccin, como indica Benedict Anderson, tiene un firme componente religioso (10). La Argentina Potencia La presencia de las masas es proyectad a con el advenimiento de esos dos movimientos populares [radicalismo y pe ronismo para] construir una sociedad democrtica, autnoma respecto de los centros de poder y con un desarrollo ms armnico y equitativo, y que expresaron en su momento una cultura poltica de masas (Argentina 12). Sin embargo, para Seoane, el peronismo cal con mayor profundidad y perdur muchsimos aos como identidad poltica de los ms sumergidos en la escala social [nfasis en el original] (Argentina 12). La identificaci n de Seoane con los sumergidos es una de las trazas discursiva s de persuadir al recep tor y convencerlo de

PAGE 85

76 que la autora presta su voz a quienes carec en de ella, considerndose de esta manera como parte de una entelequia llamada pueblo. Seoane define la poca del primer peronismo (1945-1955) como pica de redefinicin de imaginario nacional a consecu encia del protagonismo de las masas en la vida histrica Argentina. Se gn el relato de Seoane el peronismo foment un vasto programa modernizador que inclua el impulso al desarrollo industr ial, la promulgacin de leyes de proteccin laboral la formacin de un mercado in terno, la nacionalizacin de los servicios pblicos y bancarios, la creac in de una vasta red de infraestructura hospitalaria, los planes de alfabetizacin, la redistribucin del ingr eso nacional hacia los sectores asalariados y despos edos, la participacin activa del sindicalismo en la vida nacional, la promocin de un empresariado n acional y, lo ms trascendente y profundo, la participacin de las masas en la vida nacional (Argentina 75). La propuesta del peronismo advierte la autora fue un tardo New Deal y constituy la vertebracin del Estado de Bienestar ms profundo de la Argentina y de Amrica del Sur (Argentina 75). Seoane intenta as establecer un correlato entre la presencia de las masas y la (re)fundacin de la Argentina (industrial; independiente de lo s centros de poder; Estado de Bienestar; justicia social) a partir de la inclusin de lo s sectores marginados a travs del peronismo.4 La prosa de Seoane se nutre de oposici ones smicas como oligarqua-pueblo, elitemasas, minora-mayora, clases altas-clases bajas, nacionalismo-extranjera, que permiten 4 En un reportaje con Martn Gra novsky para el matutino Pgina/12 en noviembre de 2003, el historiador Tulio Halper n Donghi afirma con irona la relacin de Pern con las masas argentinas: Despus Pern fue sofocado por el amor excesivo que le tena la clase obrera. Un abrazo del que trato de librar se toda su vida, si n lograrlo (Halper n Donghi entrevistado por Martn Granovsky 8).

PAGE 86

77 inferir la existencia de un campo naci onal y popular (representado por Pern y las masas) en lucha maniquea contra una elite diri gente tradicional aliada al imperialismo. La metfora de lo nacional y popular forma pa rte del repertorio suasorio basado en los impulsos emotivos y romnticos de una luch a del pueblo (expres in que en Seoane adquiere una connotacin holista, to talista y globalista) contra las clases hegemnicas. La presencia del pueblo alcanza su apoteosis cua ndo estall el 17 de octubre, fecha en que los trabajadores organizados y desorganizados se lanzaron a las calles para exigir la libertad de su lder (Seoane, Argentina 72).5 Para la autora: Ese 17 de octubre de 1945 parti la hist oria contempornea de la Argentina en un antes y un despus. Fue el momento mtico en que los trabajadores, ya argentinos ya hijos o nietos de inmigrantes, alumbraron la era de la Argentina de masas al ocupar por primera vez, de manera simblica la Plaza de Mayo, el centro de la poltica argentina a lo la rgo de la historia. [nf asis agregado] (Argentina 72) Despus de dcadas de vida impuesta por la legalidad de las clases hegemnicas, el 17 de octubre vino a alumbrar el momento mtico de la hi storia argentina de manera simblica a travs de la presencia de las masa s, para ser stas redimidas en la figura de Pern. Era la luz de la presencia de las ma sas contra la oscuridad de la ausencia de las mismas. La desolacin de las masas debido a la moral egosta y perversa de las clases dirigentes encontrara una es pecie de suspensin, de interru pcin de la vida rutinaria a modo de moratoria de la cotid ianeidad en ese 17 de oct ubre como forma de ansiada 5 El 12 de octubre de 1945, Pern fue oblig ado a renunciar a todos sus cargos pblicos (Vicepresidente de la Nacin, Ministro de Gue rra, y Secretario de Trabajo y Previsin) y trasladado en calidad de dete nido a la isla Martn Garca debido a la lucha entre las distintas facciones militares y civiles. Una masiva movilizacin popular en Plaza de Mayo exigi la libertad de Pern, quien, de sde los balcones de la casa de gobierno y ante una plaza oscura, a las doce de la noche, habl a sus simpatizantes (Gambini El poder 59).

PAGE 87

78 redencin (Marquard 360). Tambin, Ma riano Plotkin considera que: Las concentraciones tenan en muchos casos un carcter festivo-carn avalesco la gente danzaba y beba en las calles que se pr olong hasta el 18. En muchos aspectos los eventos del 17 y 18 de octubre implicaron una subversin temporal del orden social existente (92). La presencia masiva y espontnea de sectores marginados en la simblica plaza constitua un desafo al dominio ejerci do por los sectores dominantes. La ocupacin de un espacio ya era por s misma una forma de subvertir el lugar concedido a las masas populares las villas miserias en los suburbios del cono suburbano. Sin embargo, la actitud subversiva carnavalesca de las masas movilizadas fue rpidamente conjurada por el propio Pern. Segn Emilio De pola, el discurso de Pern ese 17 de octubre fue una mise-en-scne en el que Pern, en efect o, recomienda, pide, ordena, hace valer su autoridad con respecto a sus lid erados, con tanto mayor derecho cuanto que ha sido ungido por ellos como su caudillo y jefe (184).6 Para De pola, el hecho polt ico del 17 de octubre bajo la forma cristalizada de una escenificacin en la cual cada uno ha de permanecer en su lugar propio ; se trata si se quiere, de transformar el acontec imiento en espectculo [nfasis en el original] (185). En los aos subsiguientes hasta 1955, el 17 de octubre y el Primero de Mayo se 5 En su discurso del 17 de octubre, Per n seala que la huelga declarada por la Confederacin del Trabajo para el 18 de oc tubre deba ser un da de festejo y no de protesta, le indica a la multitud que debe desconcentrarse pacfi camente, y establece la hermandad entre el pueblo, el ejrcito y la polica. (De pola, 185). Los prrafos a que alude De pola sobre el disc urso pronunciado por Pern son: Y por nica vez, ya que nunca lo pude decir como secretario de Trab ajo y Previsin, les pi do que realicen un da de paro con que desean festejar la gloria de esta reunin de ho mbres de bien y de trabajoS que han anunciado movimientos de protesta. En este momento ya no existe ninguna causa para ello. Por eso les pido, como un hermano mayor, que retornen tranquilos a su trabajoque sea el cor onel Pern el vnculo de unin que haga indestructible la hermandad entre el Puebl o, el Ejrcito y la Polica (Pern 220-21).

PAGE 88

79 fueron convirtiendo en celebraciones altament e ritualizadas organizadas enteramente por el Estado centrada alrededor de Pern y la memoria de Eva (Plo tkin 129). Martnez Estrada alude a la idea de la Argentina como fi esta durante los aos peronistas, Pern les ofreci a su pueblo vacaciones o jubileo de l esfuerzo hebdomadarioLisa y llanamente le prometi trabajar el domingo y descansa r el resto de la semana (Qu es esto? 27).7 Seoane menciona una multitud de sentimientos religiosos y evangelizadores de redencin hacia los humildes po r parte de Pern y Evita. De acuerdo a Seoane, Evita realiz desde la Fundacin Eva Pern, dedi cada a la beneficencia, el otorgamiento de subsidios, el apoyo a instituciones de la niez y la donacin de mobiliario, vestimentas y otros productos de primera necesidad a los sectores ms desposedos. Durante aos, miles de familias argentinas conservaran la mquina de coser que les permiti abrir un taller, los juguetes de sus hijos, la ropa o los bienes para el hogar que Evita les dio (Argentina 74). Parecera afirmar Seoane que las masas, e xpulsadas del paraso de la historia por la oligarqua terrateniente a partir de la batalla de Caseros en 1852,8 vuelven para ser redimidas por Pern. Para Seoane, Pern des arroll los aspectos doctrinarios de su fuerza y las fundament en el cristianismo y el humanismo propios de la tradicin occidental (Argentina 74). No es de extra ar, indica Plotkin, que al principio la 7 La idea de trasgresin al orden constituido es considerado por Cristina Peri Rossi en su obra Fantasas erticas donde seala: El carnaval, una festividad que inicialmente duraba tres das y tres noches, es un ejemplo de esa tolerancia de la Iglesia, siempre y cuando sea ella quien controle su celebracin. La Iglesia auto rizaba durante esos tres das a pecar libremente para dar salida a los impulso s reprimidos, en vsperas de la tradicional Cuaresma, donde prohiba la ingestin de carne tanto como la relacin sexual. Primero el pecado, despus la penitencia (127). Lo mi smo podra argumentarse sobre el 17 de octubre de 1945. Primero la fiesta desde abaj o, despus la regulacin desde arriba por el hermano mayor. 8 El 3 de febrero de 1852 se produce la bata lla en el Palomar de Caseros donde se enfrentan el Ejercito Grande al mando de Ju sto Jos de Urquiza (1801-1870) y las tropas federales de Juan Manuel de Rosas (1793-1877). El triunfo de Urquiza puso fin a dcadas de gobierno rosista y el inicio de la llamada Organizacin Nacional mediante el dictado de la Constitucin de la Nacin Argentina en 1853.

PAGE 89

80 simbologa poltica peronista es tuviera ligada a la simbolog a catlica en la que buscaba legitimarse (123).9 En su obra Nosotros Seoane caracteriza a Evita guiada por una profunda sed de justicia social 31), quien se convirti en un mito nacional (32); y al Che Guevara lo beatifica como San Ernesto (36). Para Seoane, t anto Evita como el Che se encontraron en la idea de la redencin just iciera (Nosotros 38). Este milenarismo redentorista propuesto por Seoa ne tiene huellas de un lengua je apocalptico teido de religiosidad cristiana (Hobsbawm, Primitive 58-59). La percepcin de Seoane del pueblo es, co mo sugiere, Carlos Monsivis en su anlisis del concepto de pueblo en Amri ca Latina, el acervo del sentimentalismo, indefensin esencial y candor que hace las veces de sentido de la hist oria y del arte (19). La estrategia subyacente en las proposicione s de Seoane es apelar (a diferencia de Aguinis y Posse) a una visin de la Historia en que la so la presencia de las masas indicara la articulacin de un campo nacional y popular de acuerdo a ciertas concepciones elaboradas por los tericos (Art uro Jauretche, Ral Scalabrini Ortiz, John William Cooke, Julio Abelardo Ramos o Juan Jos Henndez Arregui) del nacionalismo de izquierda o la izquierda nacional. Una de las estrategias argumentativas que estructuran la prosa ensaystica de Mara Seoane es la instrumentalizacin del rela to histrico a partir de un enunciado con un fuerte acento periodstico; ste se halla expres ado en la simpleza o estilo directo de la 9 El golpe de Estado de 1943 estableci a trav s del ministro de Instruccin Pblica, el anti-semita Gustavo Martnez Z uvira (1883-1962), la enseanz a catlica en las escuelas pblicas. En las elecciones de 1946, el card enal Copello public una carta pastoral exhortando a la feligresa a no vot ar a partidos que impulsaran la separacin de la Iglesia y el Estado, lo cual significaba no votar por la Unin Democrtica que se opona a Pern. Una vez elegido presidente, Pern ratific la educacin catlica en las escuelas pblicas (Grassweller 178-79).

PAGE 90

81 narracin de los eventos histricos, el fac ilismo maniquesta, los usos abusivos de analogas, alegoras, metforas, paradojas, hi prboles o metonimias que procuran afirmar el potencial semntico de articular no ciones en el denominado campo nacional y popular. El resultado de este campo sem ntico es proyectar (al contrario de las proposiciones de Aguinis y Posse que escrib en desde la voz de mando de las clases dirigentes) el sentimiento, la simpata, la conmiseracin, la pasin, la indignacin o la caridad en nombre de los de abajo a lo s efectos de identifi carse con la propuesta evangelizadora, pseudorreligiosa de la auto ra. Quin puede sustraerse a los embates moralizantes de la escenificacin del dolor de una Nacin otrora rica sumida hoy en el hambre? As lo confiesa la autora: Se verifica en el pas una trgica para doja; la Argentina produce alimentos para darle de comer a una poblacin doce veces mayor que la propia, es decir, un tercio de la poblacin de China y casi toda la poblacin de Europa, excepto Rusia, y no obstante se encuentra atravesada por el hambre. Est claro, entonces, que al mundo le cueste entender cmo un pas tan rico pudo desembarrancarse en una crisis tan profunda. (Nosotros 217) La apelacin a la melancola retrospectiva (caracterstica del sentimentalismo y romanticismo exacerbado que practica Seoane ) de una Argentina identificada con la riqueza constituye en Seoane un tropo constante que descubre las fuentes en la emocin patritica de las generaciones precedentes y en la veneraci n de los fundadores de la grandeza argentina. Seoane convoca a la reconstruccin de la Argentina donde la dejaron sus abuelos (Argentina 204). Los argentinos actuales merecen en su opinin que se les reproche su falta de nacionalismo y patriotismo (Nosotros 21), que se les acuse de ser una sociedad que olvidaba su s tradiciones y que ya no hablaba de la memoria histrica ni poltica (Nosotros 74-75).

PAGE 91

82 Como contrapartida, Seoane destaca la excepcionalidad argentina: Decodificar la invencin de la Argentina, el magma so cial ms singular de Amrica Latina porque sus ciudadanos parecen no tener conciencia de que la Argentina fue una de las grandes invenciones de la modernidad (Nosotros 39) y cmo haban permitido que se le pusiera precio a las decisiones de Es tado para que la democracia fuera depredada por los poderosos (Saqueo 101). Seoane adopta una postura maternal (o paternalista) de inculpar mediante una concatenacin metonmi ca (o para expresarlo ms especficamente como sincdoque en tanto y en cuanto propende a una relacin cuan titativa de parte-todo) la predisposicin de los argent inos de hoy a olvidarse de la grandeza de su pasado. Es imposible denunciar a todos los argentinos por su falta de memoria histrica. El dolor de ya no ser La empresa de establecer un proyecto nacional como efecto del proceso modernizador emprendido por el peronismo a pa rtir de la industri alizacin, cultura de masas, equidad social, Estado de Bienestar, nacionalizacin de sectores importantes de la economa nacional e integracin de sectores marg inados en la vida activa de la Nacin, lleg a su fin en 1955. La presencia de las ma sas sufre con la cada de Pern en 1955, debido a una revuelta militar, un reflujo por parte de la accin persecutoria de la denominada Revolucin Libertadora.10 10 La llamada Revolucin Libertadora se in ici el 16 de septiembre de 1955 cuando el general Eduardo Leonardi (1896-1956) se puso al frente de la Escuela de Artillera en la Provincia de Crdoba y a la cu al se plegaron otras guarnicione s del interior del pas la de Cuyo, por ejemplo y la Marina de Guerra a travs de la Flota de Mar. De acuerdo a Senz Quesada: En tales circunstancias Per n present una renuncia que los generales de la guarnicin portea, todos ellos peronist as, optaron por aceptar a pesar que el texto resultaba poco claro. Al conocerse esta nove dad, una multitud se lanz a festejar el fin del peronismo en las calles, a pesar de la s lluvias torrenciales Entre tanto la CGT [Confederacin General del Trabajo], en act itud pasiva, ni siquier a declar la huelga general (567).

PAGE 92

83 Para Seoane, Con el derrocamiento de Pern llegaba su fi n el modelo de pas que planteaba una distribucin popular del ingres o y de las riquezas nacionale s sin antecedentes en la historia argentina, la part icipacin masiva de los trab ajadores y la intencin de lograr la independencia po ltica y econmica de las potencias internacionales. Arrasar con el modelo de pas, acabar c on la utopa distribuc ionista del peronismo fue, como lo certifica la hi storia, el verdadero motivo de la conspiracin de las grandes empresas y los dueos de la tier ra infatigablemente unidos, en el propsito, con los Estados Unidos. (Argentina 84) Sin embargo, para Seoane, el eje del colapso final en 2001 de Argentina se encuentra en la instauracin del Proceso: El estallido del modelo econmico impuesto a sangre y fuego por la dictadura de 1976 y c ontinuado por los gobiernos democrticos que le sucedieron, se produjo en diciembre de 2001 (Argentina 14). Este diagnstico lo repite Seoane en El saqueo de la Argentina donde escribe, en 1976, cuando la dictadura inici la matanza dirigida a reconvertir la Argentina industr ial, de masas, en un pas desindustrializado y fragmentado donde la di stribucin del ingreso es una de las ms desiguales del mundo (105). Seoane establece un correlato entre el golpe de 1976 y las polticas implementadas por Menem en la dcada de 1990. Parecera afirmar Seoane que las polticas del Proceso fueron un ensayo embri onario del asalto neoliberal de los donde Cavallo fue para Menem y la Argentina, lo que Martnez de Hoz fue para Videla y la dictadura (Argentina 178).11 El abuso de la comparatio de un gobierno militar 11 Domingo Felipe Cavallo (1946-) fue Ministro de Relaciones Exteriores y luego Ministro de Economa de Menem; tambin fue Ministro de Economa del presidente Fernando de la Ra en el 2001. Cavallo fue el autor de la Ley de Convertibilidad que estableci la paridad cambiaria fija del dlar y el peso a fi n de evitar la emisin de moneda por el Banco Central que no fuera re spalda por el dlar. Asimismo fue el impulsor de la masiva ola de privatizacione s del sector pblico de la economa y la apertura de la economa argentina a las i nversiones internacionales. Jos Alfredo Martnez de Hoz (1925-) fue Ministro de Economa de Videla de 1976 a 1981. Martnez de Hoz provoc entre 1976 y 1980 una cada del salario real del 40% y una especulacin

PAGE 93

84 terrorista y otro elegido democrticamente practicada por Seoane resulta exagerado. Ni Menem fue Videla ni Cava llo fue Martnez de Hoz. En su descripcin de los aos Seoane apela a un discurso repleto de imgenes asociadas con fuentes religiosas donde impe ra el lamento melanclico por el pasado industrial y moderno de mediados del siglo XX ante la cada de la Argentina frente al capitalismo salvaje (Nosotros 141), la globalizacin y la liquidacin final [por la cual] el gobierno de Menem vendi el patr imonio nacional a precio vil y en tiempo record (Argentina 13). La Argentina sufri un vaciamie nto de su ser nacional por la accin de su clase dirigente que se encolum n detrs de prcticas anticapitalistas y rentistas que se convirti en un chantaje de la burguesa argentina, de los empresarios nacionales y extranjeros, asocia dos al FMI, al Departamento de Estado y al Grupo de los 7 (G7) (Nosotros 174). Seoane sugiere que la globalizacin import la condicin posmoderna en los usos y costumbres de los argentinos en su obra Nosotros : el adis a los grandes relatos nacionales (58); la prdida de un destino histrico colect ivo (58); falta de los grandes relatos nacionales (59); la polti ca no pareci una pasin de multitudes (53); el imperio de las categoras de la fugacidad y de la descartabilidad (111); el nomadismo contemporneo (111); la cultura de l presente perpetuo (74); el fin de las utopas polticas para la constr uccin de sociedades ms solidarias (65); la prdida de significacin de movimientos como la Teolog a de la Liberacin, claramente inscritos en la doctrina del cambio social y la iglesia de los pobres (63); la pasin dejo de ser pblica para ser individual (51); el feroz co rte en la memoria histrica 41); el gran financiera colosal debido a la liberacin de las tasas de inters por parte del sistema bancario.

PAGE 94

85 vaciamiento ideolgico (34); el establecimien to de una sociedad fracturada(85); la atomizacin de la sociedad (94); la ilu sin fatdica del primermundismo (175); la conversin de las figuras de Evita y del Che en parte de la comercializacin y banalizacin de la cultura neoliberal que se expres en la extincin de la idea de redencin justiciera de ambos (38). Tanto Evita como el Che Guevara se transformaron en productos comerciales debido al avance del neoliberalismo y el irrefrenable proceso de globalizacin (27-28). En su ensayo Argentina Seoane sostiene que la dcada del padeci el brutal y ms absoluto descreimie nto de todos los ciudada nos en la poltica y en las instituciones (195). El anlisis de Seoane sobr e la realidad de la Argentin a actual se inscribira dentro de los confines culturales de la posmodern idad. De acuerdo a la definicin de Nicols Casullo la posmodernidad, apunta a sealar el agotamiento del proyect o de la modernidad en la dimensin de sus grandes relatos legitimadores. Asistir amos a la prdida de legitimidad de aquellas narraciones modernas que operar on en trminos de filosofas de la historia; concepcin de un devenir em ancipador de los hombres y de las sociedades, protagonismo del sujeto moderno como el lugar de enunciacin racional de la verdad y de la transparen cia de los sentidos de la realidad, visin del derrotero humano como un progreso inde clinable hacia la libertad, hacia la absoluta soberana de los pueblos y la justa igualdad de las riquezas. (Modernidad 21) En las proposiciones de Seoane con respecto a la Argentin a del se advertira la aoranza por un campo temtico inscrito en la modernidad, producto a su vez ella del Iluminismo del siglo XVIII, con su fe en la idea de progreso; el ideal de la razn como ltimo rbitro; el sustento sobre memoria hi strica colectiva y solidaria como basamento de la construccin de un imaginario comunita rio; el nfasis en una verdad unvoca y estable; la promocin de la racionalidad cientfico-tcnica; la primaca del significado-

PAGE 95

86 contenido frente al significante superficial y evanescente; la entronizacin del referente discursivo en oposicin a la multiplicidad de los juegos del lenguaje; el apoyo a un capitalismo con rostro humano de orient acin keynesiana el Estado de Bienestar; el aliento a la formacin de burguesas nacionale s y proteccin de la industria nacional; la consolidacin y defensa de los Estados Naci onales; la custodia de las identidades nacionales; la elevacin del Estado como ente regulador a la lgica del mercado; la configuracin de una cultura nacional moldeada en la experiencia hist rica particular. Es decir que Seoane recurre a la nostalgia de un pasado donde af errar su marco terico y, a la vez, admite la existencia de una realidad que contradice a ese pasado. La prdida del sentido de control (50) en los trajo como consecuencia la bsqueda desesperada de un centro (Nosotros 65). La Argentina se convirti en una sociedad del espectculo (26); en una fa rsa (52) debido a la lgica del mercado (Nosotros 229). De tales aproximaciones, podra inferirse que la Argentina de hoy es un vaco que modific la vida co tidiana de los argentinos y tran sform al pas real en un pas virtual cuya consecuencia s seran nefastas (Argentina 178). Los enunciados de Seoane apelan a un cuerpo ausente, una ilusin perversa (139) o una ilusin fabricada (Nosotros 11) por la omnipresencia de los medios de comunicacin social. No es, entonces, una coincidencia que el primer captulo de Nosotros lo titule Las mscaras de nosotros (11). La Argentina de la dcada menemista fue un simulacro, un artificio producto de la marea globalizadora de los centros de poder mundial. Las metforas utilizadas en su obra Argentina por Seoane para describir tal perodo son sensacin de orfandad (198); pa s saqueado por incapa ces, codiciosos e irresponsables (201); la idea de catstrofe que se abata s obre los argentinos (194); la

PAGE 96

87 impudicia y el exhibicionismo frvolo (195); ejrcitos de la crisis lanzados sobre la basura (200); el casamiento de Menem con la conductora y ex modelo chilena Cecilia Bolocco, quien se atrevi a posar en la tapa de una revista caracterizada como Eva Pern (202). Para Seoane es una afrenta el uso de la parodia, una de las formas tpicas del posmodernismo, para desautori zar las jerarquas establecidas en el Olimpo de los mitos nacionales, sean estos Evita, Che Guevara, Borg es y toda la panoplia de dolos y prceres nacionales instalados en el panten nacional. La patria cultural De acuerdo a Seoane, la muerte de los grandes relatos (Nosotros 184) provocara la inmadura relacin de los argentinos con la poltica, el pensamiento mgico (Nosotros 149) y la sociedad infantilizada (Nosotros 44) de las ltimas dcadas. Frente a los valores quebrados (Nosotros 143); el trauma patolgico de la sociedad en su relacin con el peronismo (Nosotros 78); el naufragio de toda una comunidad (Nosotros 49); el dolor de ya no ser (Nosotros 44); la sensacin de orfandad (Argentina 198) en una tierra de nadie (Argentina 187); Seoane considerara el espacio cultural como refugio y resistencia de la identidad nacional ante el acoso de la globalizacin neoliberal. La autora sostiene que la crisis prom ovi una voracidad cultural que tena que ver ms con la reafirmacin de la identid ad que con la diversin (Nosotros 255). El consumo de los bienes simblicos demostr ser una tabla de salvacin en las grandes catstrofes naciona les (Nosotros 256). Para Seoane, A pesar de la pobreza, a pesar de la decadencia, se sigue siendo el imaginario de los argentinos respecto a cmo el consumo de cultura es uno de los principales ba luartes de su identidad (Nosotros 256). En la

PAGE 97

88 cultura en general y las manifestaciones arts ticas en particular fu eron el lugar donde la Argentina resisti la disolucin de su iden tidad nacional, apunta la autora (Nosotros 55). Dicha resistencia cultural se materializ en el rock, el folclore, la cumbia villera y el tango (Nosotros 56). Resultara sumamente hipot tico considerar a la industria musical como forma de resistencia poltica ya que la misma forma parte integrante de la lgica del mercado. No ser a el refugio en el espacio cultural una forma ms de hipertrofia por escapar al pesimismo del presen te, a la impotencia poltica y al desencanto por la ausencia de las masas encarnadas en lo s grandes relatos de la historia nacional? La respuesta de Seoane en el anlisis de sus ensayos encontrara en la cultura una especie de barricada contra el posmodernismo cu ltural y el neoliberalismo econmico. La creencia que la cultura podra convertirse en un medio de lucha y combate seria apelar a un retorno a un idealismo abstracto. Es decir, la cultura obtiene la categora de ser un vehculo de salvacin frente a la ausencia de un sujeto histr ico. La idea de Seranee es un pesimismo melanclico y un anticapitalismo ro mntico que se consuela en el recuerdo del pasado de las masas en la plaza el 17 de octubre, por ejemplo desde una utopa retrospectiva incapaz de afirmar una visi n del mundo proyectada hacia el futuro de acuerdo a los desafos plan teados por el presente. Tempo Giardinelli El sainete argentino12 El libro de Giardinelli, Di atriba por la patria Apuntes para la disolucin de la Argentina lleva como epgrafe un texto de Bertolt Brecht, y otro de Jos Ortega y Gasset donde este autor alude al analfabetismo poltico de los argentinos como uno de los peores 12 El vocablo sainete hace referencia a una situacin jocosa, ridcula o grotesca.

PAGE 98

89 males que puede padecer un ciudadano. Parece ra que uno de los fines del ensayo de Giardinelli es aleccionar a su sujeto histrico (el pueblo argentino) sobre su funcin como agente del cambio social hacia una sociedad equitativa y progresista. Dicha ambicin pedaggica se expresa en la afirmacin que es ta sociedad vot re iteradamente por los menos durante los ltimos quince aos, pr opuestas polticas que solamente podan conducirla al abismo en que hoy se encuentr a (49). Al contrario de la propuesta de Seoane en la cual la presencia de las masas es un signo de progreso modernizador, Giardinelli no ahorra diatribas contra el pueblo: Mucho del desastre compete a los ciudadanos de a pie, como se dice, porque de alguna manera este pueblo consinti por omisin, comodidad, miedo, desconfianza, indol encia o desidia que lo saquearan como lo hicieron (49). Las constelaciones metaf ricas empleadas por Giardinelli se organizan en torno de la diatriba 13 como un instrumento discursi vo a efectos de censurar esa fauna de intiles que prolif er en la Argentina de las ltimas dcadas al amparo de legislaciones chicle, de peronismos can allas y radicalismos imbciles (73).14 El tono intransigente de Giar dinelli ilustra su voluntad de arremeter contra todos los que condujeron al desastre de diciembre de 2001: El radicalismo, el peronismo y el frepasismo han conducido al pas a este ab ismo que reinaugura violencias. Primero 13 De acuerdo al Diccionario de la Real Academia, el vocablo diatriba significa discurso o escrito violento e in jurioso contra alguien o algo. 14 Chicle significa goma de mascar. La c onnotacin a la que al ude el autor con legislacin chicle es a la promulgacin de leyes que amparan intereses particulares contra el beneficio general de la Nacin. Por radicalismo, Giardinelli se refiere a la Unin Cvica Radical (UCR); un partido fundado en 1891 como expresin de los sectores medios de la sociedad entre cuyos dirigentes ms importantes se hallan Bartolom Mitre (1821-1906), Leandro N. Alem (1844-1896), Hiplito Yrigoyen (1852-1933), Ricardo Balbn (1904-1981) y Ral Ri cardo Alfonsn (1927-).

PAGE 99

90 saquearon ellos al pas. Se menemizar on y entre todos lo fundieron (32).15 El autor no duda en instrumentar un tono apelativo-persua sivo recurriendo a vocablos que implican la vehemencia y dramatizacin a travs del us o pardico de comparar la democracia a un verdadero sainete como alegora de una qu ijotesca Pennsula Ba rataria (35), donde ha imperado la inmoralidad contumaz y la frivol idad del menemismo (21); el engao que es la permanente histeria electoral (96); la llana traicin del c ontubernio de polticos (88); el nimo de confabulacin, la estrategia del silencio, la negacin neurtica de la realidad, la proteccin mutua, el favor y el amiguismo (54); el comportamiento mafioso (95); las demonizaciones autoexculp antes que se expres an en la imputacin dirigida a quienes suelen se alar las propias culpas (78) ; el gatopardismo imperante (68) de los que fueron co-constructores de los caos maestros de la cloaca poltica (90); del robo a mansalva organizado entre el gobie rno y los banqueros (31-32). El proceso metafrico de Giardinelli alude a una sociedad inmoral, corrupta y falsa que es incapaz Hemos dado muestras de ser un pueblo bastante inmaduro (187) de asumir las responsabilidades de la hora actual. Otra variante del sainete argentino pertenece segn Giardinelli a la clase de dirigentes polticos : Frondizi traicion todo lo prometido (232) 16; Menem es un 15 Por frepasismo se alude a un movimien to poltico de disidentes peronistas, socialistas, democratacristianos, etc. denomin ado Frepaso (Frente Pa s Solidario) que junto con la UCR (Unin C vica Radical) formaron en 1997 la Alianza UCR-Frepaso. La Alianza gan las elecciones el 24 de octubre de 1999 con el binomio Fernando de la RaCarlos Alberto Chacho l varez contra la frmula de l peronismo Eduardo DuhaldeRamn Ortega. 16 Arturo Frondizi (1908-1995) fue presidente de la Argentina entre los aos 1958-1962 al ganar las elecciones con el peronismo proscrito por los militares que derrocaron a Pern como candidato de la Uni Cvica Radical Intransigente (UCRI) un desprendimiento de la Unin Cvica Radical Su poltica econmica fue conocida como desarrollismo y se caracteriz por la aper tura a las inversiones extranjeras y al

PAGE 100

91 virtuoso del guitarreo poltico, paladn del doble discurso (37) y del estilo cantinflesco (27); Fernando de la Ra es un pusilnime y un incapaz (23); Y ah est Eduardo Duhalde con sus escuadrones de punteros, tinterillos, manzaneras y aplaudidores de la Plaza del S a 50 pesos y bol sita de comida por cabeza [nfasis en el original] (123).17 Tampoco el peronismo despierta las simpatas del autor, El peronismo es una forma moderna de conservadurismo popu lista y esa esencia los pierde: pretenden ser modernos pero el tradicionalismo los ma niata (52-53). El di scurso peronista es esquizofrnico, Verdadera patologa que los hace decir una cosa y hacer siempre otra (52). Mientras que para Seoane el peronismo re presentaba la justicia social, la autarqua econmica y la autonoma frente a los dos bloques de poder mundial, en cambio, para Giardinelli el peronismo es sinnimo de una enfermedad; una patologa digna de un estudio psiquitrico. Podra in terpretarse las aseveraciones de Giardinelli sobre el doble desarrollo de las reservas petroleras, instalacin de plantas petroqumicas e hidroelctricas. Fue depuesto por un golpe militar el 29 de marzo de 1962. 17 Eduardo Duhalde (1941-) fue electo diputa do por la Provincia de Buenos Aires en 1987. Entre 1989 y 1991 fue vice-presidente de la Nacin durante la presidencia de Menem. En 1991 gan las elecciones de gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Fue electo senador por dicha provi ncia luego de perder las el ecciones de 1999 ante Fernando de la Ra. Como consecuencia de las peripeci as desencadenadas por los hechos del 19 y 20 de diciembre de 2001, Duhalde fue elegido pr esidente interino el 1 de enero de 2002 por la Asamblea Legislativa. El 25 de mayo de 2003 Duhalde entreg la presidencia a Nstor Kirchner (1950-). El trmino puntero se refiere a un militante poltico barrial que se dedica al clientelismo poltico mediante el uso discrecional en la distribucin de fondos pblicos entre la gente ms caren ciada para que vote por un determinado candidato. Segn Jos Gobello y Marcelo H ctor Olivieri, el vocablo manzanera significa: Seora o seorita que en algunas ju risdicciones de la provincia de Buenos Aires se ocupa de estudiar y atender las necesi dades de la comunidad (78). La Plaza del S fue un acto convocado para apoyar al pr esidente Duhalde an te las crticas y movilizaciones populares en su contra despu s de la debacle econmica de diciembre de 2001. Para Giardinelli, la Plaza del S fue un tpico acto peronista lleno de acarreados representando una megaproduccin cinematogrf ica y en el cual se pag 50 pesos ms una bolsita de alimentos por persona que asistiera (57).

PAGE 101

92 discurso de polticos y partidos como una forma de engao masivo en la cual la sociedad participa activamente en la simulacin e hipocresa imitando a los dirigentes. A fin de mantener despierta la atencin de l lector, Giardinelli no elude dirigirse a su supuesto auditorio en primera pers ona un procedimiento tpico del ensayo; asumiendo el carcter de un tribuno de la pleb e que desde la plataforma del escenario increpa, dialoga y exhorta a travs de una im pronta estilstica dram tica, controvertida y deliberativa. Giardinelli hace del ensayo un autntico genus deliberativum en oposicin al genus demostrativum empleado por Seoane como tcni ca argumentativa. Con respecto a los hechos de diciembre de 2001, por ejemplo, Giardinelli toma la primera persona como si su voz penetrara en el corazn del receptor-auditorio: Pero yo insistir, y ojala usted coincida en que ese movimiento espontneo fu e fabuloso, original y revolucionario [nfasis agregado] (71). Ms adelante, Giardi nelli emplea la misma estrategia de acortar la distancia con el lector acentuando el t ono emotivo, confesional y dialogal de su oratoria-prosa a efectos de suscitar la conciliatio benevolentiae o captacin de la benevolencia del destinatario. Pero, adems, se intenta desde el sujeto del enunciado una acto de adhesin) que el inte rlocutor coincida que el m ovimiento popular contra el presidente Fernando de la Ra fue un hecho valioso)18 por parte del receptor. Al referirse 18 Fernando de la Ra (1937-) desempeo divers os cargos electivos co mo candidato de la Unin Cvica Radical (UCR). En 1973 fue electo senador por la ciudad de Buenos Aires y en 1983 asumi como diputado, y en 1996 gan la s primeras elecciones a la jefatura de gobierno de la Ciudad Autnoma de Buenos Ai res por voto popular directo (en acuerdo a la reforma constitucional en 1994 de la Constitucin de 1853 que anteriormente estableca que el intendente de la capital era el egido directamente por el presidente). En 1999 gan las elecciones presidenciales como candidato de la Alianza UCR-Frepaso contra la frmula del Partido Justicialista (Peronista). Debido a la crisis econmica y financiera desatada en dici embre de 2001 y a la ola de pr otestas masivas, De la Ra estableci el Estado de sitio a fin de cont ener las manifestacione s populares contra la poltica econmica: el denominado cacerolazo . Los hechos luctuosos del 19 y 20 de

PAGE 102

93 a quienes condujeron al pas al precipicio y el abismo (17), Giardinelli entabla un dilogo directo con el receptor al afirmar, Mire, lo que estn buscando desde el poder, duhaldistas y menemistas, radicales y frepasis tas, banqueros y empresarios, sindicalistas y gures del establishment no es otra cosa que esto: quiere que usted baje los brazos y no acte (109). Es decir, el empleo de la pa labra no es un mero acto descriptivo de una situacin dada, sino un imperativo a actuar; a l a realizacin del acto en la terminologa de John L. Austin (49). Tambin, el uso del nosotros es otro de lo s recursos retricos a fin de persuadir al interlocutor para que soslaye cualquier tipo de arrogancia en el estilo de Giardinelli y adapte en consecuencia un tono dialogal condescendiente y modesto. Por ejemplo, Giardinelli sostiene, Y ya sabemos los arge ntinos que nuestra mayor dificultad acaso est en nosotros mismos (222). La impli cacin personal en el drama argentino se expresa en la utilizacin de la primera pe rsona del plural, Pero nosotros como pueblo no estamos exentos de culpa ante las desgracias sufridas (186). Es d ecir, el nosotros cumple una funcin de identificar al recep tor con las opiniones argumentativas de validez subjetiva ( dxai ), a pesar de que en realidad es el autor quien tiene el poder de la palabra aunque involucre a todos, incluso a l mismo. diciembre que dejaron a ms de treinta personas asesinadas en las cercanas de la Plaza de Mayo debido a la violenta y sangrienta represin policial, fueron algunos de los motivos que aceleraron su renuncia a la ms alta magistratura de la Nacin. El presidente provisional del senado, el sena dor por la Provincia de Misi ones Federico Ramn Puerta, asumi como presidente provi sional. Javier Auyero indica: Si bien inditos por su magnitud y sus consecuencias, los epis odios de diciembre de 2001deben ser enmarcados en los cambios que de la accin co lectiva ha sufrido en los ltimos tiempos en Argentina. Lejos de ser una explosin.D iciembre representa el punto lgido de un proceso de movilizacin popular que lleva casi una dcada (La protesta 11).

PAGE 103

94 Otro ejemplo del desplazamiento del yo al nosotros se mani fiesta al enunciar: Somos un pueblo autosuficiente, fanfarr n, indolente, necio y amante de las adulaciones, y sobre todo de las autoadul aciones (77). De all que Giardinelli se pregunte, Acaso nosotros, el pueblo, no he mos consentido infinidad de latrocinios, crmenes, autoritarismos, corruptelas y me ntiras desde, por lo menos, 1816? (77).19 Hay en Giardinelli una huella de elitismo nitezs chezano cuando considera a las masas: Y el rebao los sigue sin advertir que el desastre es estar como estamos y que esta poltica econmica es la nica culpable (65). Se percibe en la retrica de Giardinelli una actitud de docencia con respecto a los argentinos que viven en el permanente engao. La misin de Giardinelli parece iluminar el camino de la s masas de su extravo histrico hacia la autntica realizacin de los principios democrticos, igualitarios y progresistas. La simulacin argentina En un pas donde abundan el autoel ogio (184), el engao (96), el comportamiento mafioso (95), las trampas (67), los maestros del doble discurso (92), el fraude verbal, la di storsin y la mentira lisa y llan a (119) o los traidores a la patria (32) es de esperar que la industria nacional sea la simulacin; el parecer se convierte en ms importante que el ser. Para Giardinelli, El objeti vo de tanta hipocresa no es otro que el de confundir: cuando todo se mezcla, algo se oculta (121). De estas afirmaciones podra sospecharse una presencia barroca en la conducta de los argentinos, por su apego a los artificios, invenciones, apariencias y tramoyas tpicas del teatro barroco del Siglo de Oro espaol. La simulaci n, opina Giradinelli, el maquillaje, la 19 El 9 de julio de 1816 una asamblea constit uyente de representantes de las Provincias Unidas del Ro de la Plata reunidos en la ciudad de San Miguel de Tucumn declar la independencia oficial co n respecto a Espaa.

PAGE 104

95 apariencia, estn demasiado incorporadas a nuestra vida cotidiana, individual y socialmente (142). Si para Omar Calabrese una de las caracters ticas de la cultura contempornea es la desmesura como fruicin de una representacin [nfasis en el original] (75), para Giardinelli se debe buscar ser seriohabl ar con la verdad yexplicar con claridad (95), es decir, (re)afirmar una ont ologa del ser nacional en un pas donde el argentino medio ya no cree en los viejos paradigmas (68). Giardinelli verifica que el argentino hace de la apariencia externa una preocupacin central de su vi da. Lo que se muestra adquiere, en la vida colectiva, cada vez mayor peso y medida. Y esto es lo grav e: la dimensin que ha ido alcanzando la apariencia sobre la verdad (143). Hasta las masas se adheriran a desempear el rol: Las clases proletarias tambin votaron a Menem y sus candidatos cantinflescos una y otra vez (79); mientras gran pa rte de la clase media, por su parte, soport en silencio que torturaran y mataran a miles de sus miembrosY casi ningn argentino quiso ver, mientras suceda, que los muchachos de la Armada arrojaban desde sus aviones, atados con alambres, chicos y chicasa las a guas marrones del Ro de la Plata (79).20 Mirar 20 Giardinelli se refiere a los vuelos de la muerte que usualmente partan los das mircoles desde el sector militar del Aeroparque Metropolitano en la ciudad de Buenos Aires rumbo al Ro de la Plata. Los prisi oneros-desaparecidos esta ban alojados en la Escuela Superior de Mecnica de la Armada (ESMA) a lo s que previamente antes del vuelo se los convenca que iban a ser tr asladados a una prisin militar y se les administraba una vacuna el sedante pentotal para adormecerlos que en la lenguaje de los marinos se lo denominaba pentonaval para luego ser arrojados al Ro de la Plata. En la jerga de los grupos de secuestros, trasl ado o irse para arriba , significaba el uso de esta metodologa. Varios detenidosdesaparecidos que lograron ser liberadas reproducen las palabras del jefe de Inteligencia de la Armada en la ESMA y Jefe del GT 3.3/2, Grupo de Tareas dedicado a secuestros clandestino e integrado por marinos, el capitn de corbeta Jorge Eduardo Acosta (1941 -), quien sola decir en sus momentos de histeria, Aqu el que moleste se le pone un pentonaval y se va pa ra arriba (citado en Verbitsky, El vuelo 92). Segn Diana Taylor, The military spectacle made people pulls back in fear, denial, and tacit complicity with the show of forcePeople had to deny

PAGE 105

96 para otro lado y no ver la realidad es una forma de autoengao. Para Giardinelli, La simulacin exige siempre caretear. Pone rse una careta, una mscara como en un carnaval. El problema es que de tanto usarla el simulador acaba por desconocerse a s mismo. Deja de ser persona y se convierte en personaje [nfasis en el original] (143). La fusin del arte y la vida de Sebreli (Aventuras 278) y la idea de Giardinelli que cuando todo se mezcla, algo se oculta (121) coinciden en eliminar espacios, suprimir fronteras entre la verdad y la ficcin, entre la realidad y la ilusin. Estas proposiciones de Giardinelli, como en el caso de Seoane, indican una crtica a lo que se ha denominado la posmodernidad. De acuerdo a lo sealado por Seoane parafraseando el clebre poema de William Butler Yeats The Second Coming (1921) donde se dice Things fall apart; the cent er cannot hold; /Mere anarc hy is loosed upon the world (1033) en momentos de cris is lo que apremi fue la bsqueda desesperada de un centro (Seoane, Nosotros 65); en la temtica planteada po r Giardinelli, el centro es afirmar la realidad, la verdad y la tran sparencia del lenguaje eclipsado, opacado por medio de erasing firm distinction between re ality and artificiality (Best y Kellner, The Postmodern 13). Tambin es afirmar la identidad del sujeto como ente ntico racional capaz de conocer la verdad de s mismo y de la realidad exterior a travs del cogito ; esta what they sawAn those of the vicinity we re forced to notice, however much they pretend not to (Dissapearing 123). El ex-teniente de na vo Antonio Francisco Scilingo (1947-) admiti ante el periodista Horacio Verbitsky (1942-) que cada mircoles durante dos aos fueron arrojados al mar entre 1.500 a 2.000 personas Scilingo particip directamente en dos vuelos en que fueron arro jados entre 15 y 20 personas en cada vuelo por fuerzas pertenecientes a la Armada Argentina (Verbitsky, El vuelo 56). Scilingo fue condenado por crmenes de lesa humanida d y cumple sentencia de 640 aos en la prisin Alcal Meco impuesta por la S eccin Tercera de la Audiencia Nacional de Madrid por participar de la desaparicin de ciudadanos espaoles o descendientes de espaoles residentes en Argentina.

PAGE 106

97 postura de Giardinelli contradice la ilusin de la metafsica de la presencia sealada por Derrida como parte de la here ncia de la civilizacin occide ntal (Peretti della Rocca 31). El imperio de la globalizacin Si la posmodernidad puede concebirse desde el punto de vista de una superestructura cultural-ide olgica de las relaciones sociales y econmicas, la globalizacin tardocapitalista y neoliberal representan a su vez desafos a los pases perifricos. Para Giardinelli, El darwinismo social parece haber triunfado: el que ms resiste es el amo; el dbil desaparece. Y la capacidad de resistencia no necesariamente se rige por el saber, el conocimiento y la informacin verd aderos, sino por la capacidad de falsificacin. Que impide visualizar a quien te friega la vida. Quizs el principal problema que nos ha planteado la Globaliz acin a los perifricos (los que vivimos lejos de los Estados Unidos y de Europa ) es que falsifica todo y con eso impide ver claro; no se reconoce al que nos so mete, e ilusiona a muchos con la fantasa de que todos los beneficios del Primer Mundo tan envidiados por las gentes simples, tan lgicamente anhelados por los oprimidos alcanza rn finalmente a todos cuando seamos una Sociedad Global feliz y satisfecha. (62) Otra vez se propone en la prosa de Giardine lli las parejas smicas de verdad-falsedad, realidad-ilusin, certeza-engao. Uno de los objet ivos es precisamente mostrar la fantasa primermundista que se apoder de las clases di rigentes y de los dirigi dos en la dcada de 1990. El estallido social, econmico y poltico de diciembre de 2001 puso fin a las fantasas irradiadas desde los centros de pode r mundial y sus lacayos locales (16). Para Giardinelli, el golpe militar de 1976 es un punto de inflexin donde comenz el actual sistema de corrupcin ban caria e industrial (44). El modelo globalizador-neoliberal impuesto en la Argentina, de acuerdo al autor, tena como contrapartida el irrefrenable mpetu de imponerse como un necesidad absoluta. El peor dao que nos ha hecho la Globalizacin, apunta Giardinelli, es que ha sabido imponer en las masas la sensacin de que no hay alternativas ni escapatoria. Lo

PAGE 107

98 Global ha venido siendo presentado como inev itable y no necesariamente malo (63). La rebelin de Giardinelli contra el pensamiento nico es un combate contra la idea de fatalidad e inexorabilidad del decurso hi strico; o mejor cont ra la idea de la naturalizacin de los procesos histricos. Muchas de las preposic iones asociadas con la globalizacin declaran que los conceptos de territorialidad, sobe rana y nacin estn caducos (Giardinelli 64). Este sofisma ha se mbrado la falacia que es intil resistirse porque no hay otro camino [que] la disolu cin de las naciones preexistentes, [la] sustitucin de las lenguas na tivas por la lengua imperi alAntes eso se llamaba Colonizacin; ahora le dicen Globalizacin (Giardinelli 64). El principio esperanza A pesar de la diatriba contra los que llevaron a la Argentina a la decadencia acelerada y rpido subdesarrollo (18), Giardinelli intenta coadyuvar a la reinvencin de la esperanzabasada en el puro sentido co mn y en la elemental sabidura que se adquiri en los textos y en la vida decente (19). Giardinelli apela a la modestia coma marca lingstica a fin de evitar toda sosp echa de arrogancia, que podra perder la simpata del pblico (Arenas Cruz 195). Incl uso, Giardinelli agrega a fin de enfatizar su humildad frente a su receptor, Y soy un tipo comn que recibi la educacin pblica desde el jardn de infantes hasta la universidad, jams desempeo un cargo pblico, jams cobr un salario del estado nacional, pr ovincial y municipal (19). El libro lo escribe porque est harto de estafas y cinism o (Giardinelli 19). Es decir que el tono moralizante y la postura tica son los instrumentos para higienizar y purificar la poltica (Giardinelli 21). El autor postula las virtudes ticas como un paso esencial para la recuperacin de la Nacin.

PAGE 108

99 Pero Giardinelli no es un jacobino r eciclado como escr itor sino un girondino reformista: Slo vengo a sugerir que los que estn hartos se dispongan a terminar con su hartazgo. Que los que no aguantan, aguant en. Que los que se estn por ir, no se vayan. Que los cansados recuperen energas Que los vencidos aprendan a resistir. Todo eso y ms sin pedirle el voto a nadie y por la pura pasin de este suelo que habitamos y que no es mejor y peor que otrosSlo sucede que es el nuestro, el que alguna vez aprendimos a querer y el que va siendo hora de que convirtamos en un lugar donde se viva con digni dad, oportunidad y felicidad. (19) El acento imperativo y el tono de homila de Giardinelli reclaman el uso de la palabra como un arma en la caldera textual (16) de la batalla en el campo cultural. Giardinelli no ignora la capacidad instituyent e de la palabra escrita. La palabra es curativa, y Giardinelli es como un mdico que se dirige al semema Cuerpo-PacienteArgentina para administrarle el remedio que c onsiste en trabajo y esfuerzo, seriedad y honestidad, y sobre todo el cumplimiento de la palabra empeada y de las promesas electorales (22). Ante el sistema poltico mafioso de senadores carroeros (24), Giardinelli propone una alternativ a tica (68) porque la cris is de la Argentina es de naturaleza poltica y filosfica (29). Centra l al discurso de Giardinelli es la reivindicacin de la tica como panacea para la cura de todos los males argentinos. Tambin, Giardinelli se presenta asimismo como un continuador de las corrientes del Iluminismo europeo al afirmar: Se trata de im poner la fuerza de la razn, que siempre triunfa cuando las sociedades son ve rdaderamente libres para pensar y actuar (40). El reclamo del mandato del lgos en tiempos del pensiero debole lo scriptible la criture fminine o la jouissance es toda una audacia del auto r. De igual manera importa

PAGE 109

100 un riesgo elogiar, entre otros, a Mitre, Pellegrini o Roca21 por haber ellos organizado un territorio despoblado y por ha ber inventado el pas que te nemos y somos (223). Mitre, Pellegrini y Roca se han convert ido en la actualidad en btes noires de todo pensamiento enrolado en corrientes progresistas. Para Giardinelli, Sarmiento fue, en mi opinin, el mejor de todos. Se diga lo que se diga de l, fue un genio creador. Ningn es tadista ni dirigente argentino del siglo XX ha tenido la estatura de Sarmiento (224).22 Piensa Giardinelli que la sociedad argentina se suicid culturalmente en las ltimas dcadas del siglo XX, lo que acarre la crisis de valores que degrad a la sociedad arge ntina (185). En el apndice de su libro, reproduce algunos de los incisos del Man ifiesto Argentino donde se expone un programa poltico, econmico, social y cultu ral que tiene entre uno de sus ejes la promocin de la tica mediante la transparen cia de los funcionarios pblicos que deben ser sometidos a peridico control ciudadano ( 249). Y en su obra ante rior El pas de las maravillas Giardinelli sostiene la necesidad de limpiar el sistema de injusticia e impunidadpara la recuperacin tica de la soci edad (349). En la prosa de Giardinelli se percibe el esfuerzo de proporcionar un f undamento tico a la vida ciudadana, a efectos de eliminar los niveles de degradacin naci onal propios de los En ambas obras, el autor demanda la consolidacin de una repbli ca basada en principios morales que haga 21 Bartolom Mitre (1821-1906) fue presiden te de la Argentina desde 1862 hasta 1868; Carlos Enrique Jos Pellegrini (1846-1906) lo fue entre 1890 y 1892; Julio Argentino Roca (1843-1914) en dos oportunidades, de sde 1880 hasta 1886 y de 1898 a 1904. Estas tres figuras forman parte de la denominada Generacin del que impuls la modernizacin de la Argentina basada en el modelo agro-exportador y en una estrecha alianza con el capital ingls. 22 Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) fu e presidente argentino de 1868 a 1874. Fue el mximo promotor de la educacin popular mediante la promulgacin de la Ley 1420 de enseanza libre, gratuita y laica.

PAGE 110

101 posible la esperanza de alcanzar una so ciedad de autntico progreso, libertad, democracia, equidad y respeto a los ideales de los fundadores de la Nacin Argentina.

PAGE 111

102 CAPTULO 4 LA PRISIN METAFSICA: EL CUERPO Y SU SOMBRA EN LA PROSA ENSAYSTICA DE VCTOR MASS UH Y ENRIQUE VALIENTE NOAILLES Se trataba de una pasin enfermiza. Victor Massuh, La Argentina como sentimiento (10) El cuerpo de nuestra historia est a la deriva, ha cortado amarras con su sombra y navega a la deriva. Enrique Valiente Noailles, La metamorfosis argentina (18) Introduccin En los escritos de Vctor Massuh y Enri que Valiente Noaill es se privilegia un enfoque que abandona la indagacin histrica para concentrase en un territorio dominado por la metafsica que establece la dualidad entr e lo visible (el cuerpo) y lo invisible (el alma) de una conciencia escindida en dos pol os opuestos. Uno de los modos de conjurar la crisis argentina es a travs de la necesidad de una metafsica del ser nacional que trascienda las contradicciones, las luchas y los conflictos que emergen del contexto concreto de la realidad arge ntina actual. Tanto Massuh como Valiente Noailles intentan dicha trascendencia instrumentada a partir de la metafsica como uno de los senderos para alcanzar la solucin a los problemas naciona les. En ambos autores se percibira un repliegue hacia la subjetividad del sujeto frente a una realidad sofocada por la incertidumbre y el desaliento. El sentimiento patritico de Massuh se manifiesta mediante una estrategia metaforizadora que recurre a un variado campo de imgenes relacionadas con la biologa, la psicologa y la medicina. Este mecanismo de naturalizacin, donde los hechos sociales e histricos son objetivados a tr avs de la mediacin intuitiva se manifiesta en metforas

PAGE 112

103 de los campos mdicos o biolgicos. De esta manera surgen en el imaginario massuhniano representaciones biologizadas, ta les como la descomposicin del organismo social, la necesidad de crear anticuerpos, de fortalecer los msculos, la atrofia de los rganos, la hipertrofia multitudinaria y la realidad enfermiza. Podra advertirse en esta estrategia metaforizadora la necesidad de encontrar verdades que afirmen la fidelidad al terr uo en contraposicin con la complejidad de pensar la Argentina a partir de la razn crtica antes que el sentir introspectivo que intentara Massuh. En tiempos de crisis, an a quellos que afirman enarbolar los principios especulativos basados en la razn se refugi an en el sentimiento, abatidos ante la perplejidad de los desafos histricos. Massuh publica su obra en un momento muy especial de la vida argentina. En 1982, la s Fuerzas Armadas luego del desastre militar en la guerra de Malvinas inic ian el repliegue y la transici n hacia la democracia. El Proceso de Reorganizacin Nacional en pala bras del propio Massuh ha dejado una estela de desencanto frente a la sociedad debido a que los frutos han sido magros (138). En ese contexto se inscribira el lla mado de Massuh a la co rdura, a evitar los desbordes y las exageraciones propios del ejercicio templado en la meditacin solitaria antes que la exaltacin dionisaca (136) de las pasiones enfermizas que de manera pendular atraviesan la hist oria argentina. Massuh conc ibe Argentina en trminos espirituales, emocionales e intuitivos, exponie ndo una rgida oposicin binaria entre el cuerpo y el alma, el ser y la existencia, lo profano y lo sagrado. Los argentinos, segn Massuh, sucumben a los arrebatos del escep ticismo, el desarraigo, el populismo, la valoracin de lo europeo y la infidelidad a las races del pasado. Co rresponde al espritu

PAGE 113

104 establecer fronteras frente a la desmesura del ser argentino; marcar los lmites de los excesos en que suele caer la idiosincrasia nacional. En La argentina como sentimiento Massuh intenta superar las muchas antinomias de la Argentina mediante el sentimiento de am or por la patria. Este sentimiento sera un instrumento de refinada precisin a fin de calibrar la realidad que se hunde bajo la superficie de hechos puntuales. La operacin Massuh consiste por lo tanto en hallar en las sombras de un cuerpo agonizante el remedio vital para su salvacin. El impulso vital necesita trascender el cuerpo para encarnarse en el alma. El Cuerpo-Argentina debe ser inducido para su mejor interpretacin hacia una zona trascendente: el Alma-Argentina. En dicho espacio descuellan las verdades et ernas las tradicione s inmemoriales; los sentimientos por la patria; la s costumbres sencillas del pue blo humilde; el arraigo al terruo; las emociones puras y espontneas; el respeto de la natura leza como parte del alma humana; la celebracin de la vida recatada que el autor instituye como un movimiento del alma de eterno retorno en bs queda insaciable de valores superiores en contraposicin a la vida pr ofana del hombre contemporneo. La idea de patria es abordada por Massuh desde una perspectiva religiosa aunque el autor no deje de adoptar un registro metafrico asociado a la medici na, es decir, al mundo profano en que se empea en trascender. La metamorfosis argentina de Valiente Noailles propone tambin la dualidad de cuerpo-alma. Mientras que en Massuh el cuerpo y el alma corresponden a esferas autnomas mediadas por los bienes legados por la tradicin y la cultura, Valiente Noailles presenta al cuerpo y el alma confundidos, entremezclados y fusionados, en los en una superficie que ha borrado todo semb lante de los pares smicos de apariencia y

PAGE 114

105 profundidad, existencia y ser. Los valores tic os de una sociedad deben ser situados en ese reino invisible, en ese depsito de reser vas morales perdido por la accin triunfante del economicismo neoliberal y el posmodern ismo cultural. Segn Valiente Noailles, la falta de un distanciamiento entre lo visible y lo invisible, lo artif icial y lo profundo, y el cuerpo y el alma ha ocasionado que se tome por real lo que es puro artificio. El texto de Valiente Noailles establece la dicotoma entr e el cuerpo (lo visible) y su sombra (lo invisible) que podra trad ucirse en trminos de lo concie nte e inconsciente, lo superficial y lo profundo, la vigilia y el su eo, y la luz y la oscuridad. Para Valiente Noailles la Argentina sufri una metamorfosis profunda desde el golpe militar de 1976 hasta las postrimeras de la dcada de los Mientras que en los exista una clara asimetra entre la Argentin a visible y la invisible, en la dcada de los se fusionan ambos polos. En los podra establecerse la disparidad entre la superficie y lo profundo. Era la poca del doble discurso, de las oposiciones, de los maniquesmos. En esa Argentina invisible se consumaban los ms atroces atropellos a la dignidad humana y se erigan miles de campos de concentracin, mientras en la superficie se ofreca el espect culo de una sociedad respetuosa de los valores occidentales y cristianos. Sin embargo, segn Valiente Noailles en la dcada de los se produce una narcosis social que deriva en la obnub ilacin, el encandilamiento, la evasin, el entumecimiento, la esclerosis moral, el sopor, el adormecimiento y la anestesia de toda la sociedad al perderse el distanciamiento, la pe rspectiva, el punto de referencia y la lgica del sentido entre el Estado y la sociedad ci vil. Lo visible devora a lo invisible. Los actores y espectadores se confunden como en un drama barroco. En esta metamorfosis, el

PAGE 115

106 registro de lo cotidiano en manos de los medios masivos de difusin ha provocado la profusin de una cadena simulacros y de hipertextos virtuales. Tambin, como en Massuh, Valiente Noailles articula un campo metaforizador basado en la idea de que la sociedad es una persona que sufre divers os procesos clnicos, como por ejemplo la anestesia, el trance, la iner cia, el cansancio, la resignaci n, el sopor, el entumecimiento, la menopausia poltica, el adormecimiento, y la existencia de cuerpos narcotizados y atrofiados. Tampoco faltan metforas territor iales. Cuando Valiente Noailles habla de la falta de un punto de referencia, de un basament o afirma la prdida de un sentido dador de significacin que remite a una metfora espaci al. Precisamente, en el planteo de Valiente Noailles esta prdida de un horizonte, de una referencia o de un faro que ilumine el camino de la Argentina podra tener remini scencias religiosas. La aoranza de un basamento primordial (el motor inmvil aristotli co) frente a los datos de la realidad o la nostalgia por la trascendencia dentro del crudo economicismo y utilitarismo de los implicara una forma larvada de la b squeda de Dios. La globalizacin del tardocapitalismo contemporneo ha profana do los antiguos templos de la vida privada (sera lo invisible segn Valient e Noailles) mediante la incurs in insistente y totalizadora de los medios masivos de comunicacin en todos los aspectos de la vida cotidiana. La presencia omnipresente y omnisciente de la mass media ha colonizado hasta los ms ntimos y recnditos espacios de la subjetividad humana. Los seres humanos han perdido la libertad frente la administracin de todos los aspectos de la vida. El individuo se articula con la realidad a pa rtir de un campo significador que lo posiciona y lo limita (lo (re)significa) de acuerdo a una estructura manipulada por el dominio de la tcnica especializada apropiada por los medios masivos de comunicacin social. La visin

PAGE 116

107 trgica y pesimista de Valiente Noailles de la condicin humana sugiere la derrota del ser. Vctor Massuh Le mal argentin y le bien argentin El campo retrico que organiza Massuh se apoya en una serie de dicotomas donde el mal es enfrentado al bien. En la bsqueda de una identidad o de una definicin del ser nacional, Massuh recurre a un compendio de metforas asoc iadas a una sintomatologa psquica que se exteriorizan como en la neurosis obsesiva en compulsiones a la repeticin por establecer las causas de las fr ustraciones argentinas. Los argentinos estn condenados a preguntarse de forma constante el secreto del infort unio de la condicin argentina. La pasin enfermiza (10) el tono encarnizado y morbosamente autodestructivo (11), el amor intoxicado, descompuesto, turbio, trabajado por la desesperacin (10) y el diagnstico corrosivo (10) constituyen un rito macabro (10) de los cuales el mismo Massuh participa y que responde al modo de ser de los argentinos (Massuh 9). Un primer abordaje a los enunciados de Massuh indicara un fuerte apego a deslindar factores sociales, econmicos, poltic os y culturales a favor de la perspectiva psicolgica de un cuerpo: Argentina atravesada por lo macabro, lo enfermo, lo intoxicado y lo desesperado. Aunque Massuh admite habe r participado de este rito macabro, inmediatamente toma distancia del mismo pa ra presentar sus posturas desde un prudente espacio: Tratar, sostiene el autor, de pres entarlos [los males argentinos] bajo la forma de una discusin imaginaria (11). La dis cusin imaginaria de Massuh consigo mismo es una estrategia de presentar hechos punt uales de la historia nacional desde una perspectiva de distanciamiento frente a lo s mismos. A continuacin elabora un catlogo

PAGE 117

108 de los males argentinos y, como contrapartida, enumera las insuficiencias de los mismos a modo mostrar los males como bienes pero manteniendo los polos opuestos de una lucha entre el bien y el mal. La constelacin de males y bienes podran ser resumidas de la siguiente manera: Males: (signos de enfermedad o culpa) Extensin, vaco y despoblamiento (11) ; Atraso indgena, contrarreforma y antimodernidad espaola (11-12); Transculturacin e importacin de modelos forneos (13); rgimen colonial abstra cto y jerrquico (12-13); Relig in animada por un espritu sectario y militante (16); Liberalismo secular tirnico y depredador de los valores nobles de la religin (16); Deformacin y distorsi n del espritu religioso por obra de la intolerancia tanto de laicos como religio sos (34); Necesidad de intervencin de las Fuerzas Armadas en tiempos de desintegr acin nacional (47); Ausencia de un partido conservador vigoroso capaz de equilibrar el espectro poltico (18-20); Modelo econmico agro-exportador de los sectores dominantes, rechazo de la indust rializacin, y consumo suntuario de los sectores diri gentes y medios (20-21); Industr ia nacional sobreprotegida e incapaz de competir a nivel mundial (21); De sarraigo de los sectores medios de la sociedad (22); Clase media animada por una voraz motivacin consumista y dispendiosa (23-24); Inexistencia de una sociedad edu cada en los valores democrticos, obsecuencia frente al poder de turno y conversin de lo popular en multitud irracional (17-18). Bienes: (signos de salud)

PAGE 118

109 El Descubrimiento de Amrica fue un desaf o y una aventura del espritu intrpido de Espaa (32); El mestizaje promovi la originalidad y la formacin indita de nuevas maneras de pensar (32-33); La religin im puls un basamento confesional de vivencia intuitiva con lo sagrado (34); La interv encin de las Fuerzas Armadas impide la maduracin del ejercicio poltico y del desarrollo de la libertad ( 47); La expansin del empresariado nacional demuestra su osada de riesgo y aventura ( 36); Incorporacin de los inmigrantes a la vida nacional (39); La clase media es una barrera contra el despotismo (48); El alma popular tiene un c ontenido genuino que es desfigurado por el poder de los cuadillo populares que la usan en su propio beneficio(48). Los males argentinos que establece Mass uh se convertiran en bienes si los argentinos no aplicaran la desmesura en la percepcin de los mismos: Advirtase, formula Massuh, que los que se fueron sea lando como males exclusivos, no son sino virtudes que, por exceso, se convirtieron en de fectos (30). A partir de esta tipificacin Massuh intenta establecer la dicotom a entre lo falso y lo verdadero. Los modos en que se expresan las ese ncias de los argentinos no deben ser consideradas males en-s mismos, sino que son productos de la desmesura [que] es la forma del mal por excelencia: la prdida de la medida convierte a un trmino en su opuesto [nfasis en el origin al] (30). Sin embargo, tanto ma les como bienes dependen de un proceso metaforizador que est anclado en una lucha entre enfermedad y salud. Hay en Massuh una suerte de predisposicin sanita ria para purgar los males-enfermedades en bienes-saludables si el organismo recuperara la homeostasis natural. El Cuerpo-Argentina es regenerado evitando la cada en el ju icio global negativo (Massuh 68).

PAGE 119

110 La maniobra de Massuh consiste en (con) fundir las dicotomas o antagonismos en una sntesis integradora. Como seala Oscar Tern, S obre el fondo de esta noche integracionista donde todos los fenmenos hi stricos son albicelestesdesemboca en un nuevo altar de la patria (El error 4). Una de las urgenc ias de Massuh consistira en establecer una sntesis superadora de las vi ejas antinomias que han desgarrado el pas. Para Massuh en el panten de los hroes hay lugar para los linajes ms enfrentados: Moreno y Saavedra, Rosas y Sarmiento, Urqui za y Mitre, Yrigoyen y Lisandro de la Torre, Pern y Aramburu (153).1 La empresa de unir a los argentinos ms all de la historia en el reino trascendente de un pan ten nacional que desdi buja las diferencias y luchas por diversos proyectos de Nacin se ra un impulso metafsico por trascender el bien y el mal.2 1 Mariano Moreno (1778-1811) fue una de las figuras decisivas en la Revolucin del 25 de mayo de 1810 contra el Rey Fernando VII. Fue nombrado secretario general de la Primera Junta hasta ser removido por el presid ente de la misma Cornelio Saavedra (17611829) que representaba el ala conservadora de la junta contra la s ideas liberales de Moreno. Justo Jos de Urquiza (1801-1870), presidente de la Argentina entre 1854 y 1860, y Bartolom Mitre (1821-1906), pres idente entre 1862-1868, se enfrentaron en las batallas de Cepeda (1859) y Pavn (1861) a fin de encontrar una solucin militar a la hegemona de Buenos Aires como capital de la Argentina. Lisandr o de la Torre (18681939) fue uno de los personajes ms destacados de la Unin Cvica Radical (UCR). En 1897 abandona el partido por desacuerdos con Hiplito Yrigoyen (1852-1933), y en 1914 funda el Partido Demcrata Progresista (PDP) en oposicin a la candi datura de Yrigoyen a la presidencia en las elecciones de 1916. 2 En octubre de 1973, Jos Lpez Rega (19161989), secretario privado del matrimonio Juan Domingo Pern y Mara Estela Martnez de Pern, consejero personal y amigo de Pern, ministro de Bienestar Social, fundador del grupo paramilitar de extrema derecha Alianza Anticomunista Argentina la Triple A y su minence grise en la tercera presidencia de Pern, intent la construccin de un monume nto, donde pretenda alojar a todos los prceres argentinos en la bsqueda de la unidad nacional desde Juan Manuel de Rosas a Domingo Faustino Sarmiento. La co losal obra tendra una superficie de 80 metros de ancho, una profundidad equivalent e a 6 subsuelos y una altura similar a un edificio de 32 pisos. El edificio esta ra ubicado en la avenida Figueroa Alcorta y Pueyrredn, un lugar muy exclusivo de la ciuda d de Buenos Aires. El frontispicio del panten tendra grabada la siguiente leyenda : "Hermanados en la gloria, vigilamos los

PAGE 120

111 Las enfermedades del cuerpo y sus cirugas El campo metafrico trabaj ado por Massuh se presenta a travs de imgenes asociadas con la psicologa, la medicina y la biologa. El objetivo del autor es rescatar la parte sana de nuestra naturaleza (31) ante el ritual enfermizo (28) de diagnsticos globales, absolutos y excluyentes (Massuh 113 ). Para Massuh, el agotamiento del golpe militar de 1976 seala un giro del autoritarismo militar al juego democrtico que se ilustra con la imagen de un p aciente recuperado para que pueda respirar el aire fresco despus de su internacin.3 As lo afirma Massuh: El enfermo debe salir de su internaci n, liberarse de su condicin de postrado a cuya cabecera se suceden mdicos que dia gnostican sin acertar con el mal y recetan tratamientos, antibiticos e intervenciones que no hace sino agotar sus defensas naturales. Pues bien ni mdicos, ni en fermeros ni vigilancia. El cuerpo poltico argentino debe recobrar la libertad de sus movimientos, vivir al campo abierto la gimnasia de su bsqueda del poder, ejer citar sus msculos, quedar librado a s mismo para que genere sus anticuerpos y defensas: las propias fuerzas y no las drogas que le imponen, indicarn el camino de la salud. (47) Los mdicos-enfermeros-militares son incap aces o no aciertan a diagnosticar el tratamiento despus que la Universidad de saloj el veneno de su seno, las Fuerzas Armadas enfrentaron al terrorismo y la Igle sia Catlica dio un magnfico ejemplo de un llamado a la reconciliacin naci onal (41). El Cuerpo-Pacien te-Argentina debe valerse por sus propias fuerzas mediante la recuperacin democrti ca vivir al campo abierto y empearse en un proceso electoral ej ercitar sus msculos sin las presiones autoritarias mdicos; enfermeros; vigila ncia; drogas; recetas que lo conducirn a destinos de la patria. Que nadie utilice nuestro recuerdo para desunir a los argentinos". La obra nunca lleg a realizarse (citado en Maronesse 1) 3 Recurdese que el libro de Massuh fue publicado a fines de 1982, cuando el denominado Proceso de Reorganizacin Nacion al se hallaba en pleno repliegue luego de la derrota en la guerra de Malvinas. En 1992 la Editorial Sudamericana public la dcima edicin de la obra.

PAGE 121

112 reestablecer el camino de la salud y ge nerar un slido proceso de afianzamiento de los valores democrticos anticuerpos y defensas a fin de evitar una nueva internacin. La retrica de Mass uh convierte a los procesos hi strico-culturales en juicios derivados del campo mdico. La salida democrtica no es un valor abso luto. Al contrario, Con frecuencia las Fuerzas Armadas impidieron que la ciudadana sufriera las c onsecuencias de sus errores como una sancin saludable y correctiva (1 7). Para Massuh, la br usca entrada de los antibiticos, las cirugas de emergenci a son una necesidad natural cuando el organismo social se halla i nvadido por agentes patgenos que pretenden modificar el temple de nimo argentino purificado de sus toxinas circunstanciales (132). Las Fuerzas Armadas no solamente se constituyen en mdicos-cirujanos, vidos por salvar al paciente, sino que, a la vez, trascienden su accin tutelar para conve rtirse en una entidad metafsica o divina que desde lo alto no tiene otra intencin que ser portador de la droga salvadora ante el virus de la descomposici n nacional. As lo e nuncia Massuh: en la eventualidad del caos y la disolucin, las Fu erzas Armadas constituyen la ltima ratio, el supremo recurso de la salvacin [nfasis en el original] (49).4 4 Las afinidades con el discurso castrense y las complacencias marciales de Massuh no solamente se dirimen en el pl ano de las trascendencia metaf sica, sino tambin en el reino del lo profano al haber sido embajador en la UNESCO entre 1976 y 1983; miembro del Consejo Ejecutivo de la UNESCO en el perodo 1978-1983 y 1995-1999; Presidente del Consejo Ejecutivo de la UNESCO entre 1980 y 1983. Fue embajador en Blgica entre 1989 y 1995. El mximo representante educati vo en el exterior no poda desconocer lo que estaba ocurriendo en la Argentina durante la dictadura militar. No fue el nico intelectual, artista o cientfico que respal d a la dictadura; Jorge Lus Borges (18991996), Ernesto Sabato (1911-), Adolfo Bioy Casares (1914-1999), Leonardo Castellani (1899-1981) director de la revista catlica Criterio , Horacio Esteban Ratti (19321992) presidente de la Sociedad Argentin a de Escritores y Re n Favaloro (19232000) cardiocirujano de presti gio internacional participab an de almuerzos invitados por el general Videla en la Casa Rosada. Actualmente, Vctor Massuh es actualmente

PAGE 122

113 Massuh coincide, por ejemplo, con el golpi sta teniente coronel Aldo Rico que el golpe de Estado es el ltimo recurso de la Nacin (70).5 Con referencia a los postulados de Massuh, Jos Isaacson sostiene: En lugar de aproximarse a la sociedad argentina con los instrumentos que la empresa requiere [Massuh] prefiere un enfoque paramdico, antropomorfizando la realidad nacional y reduciendo trminos socioeconmicos y culturales a los que se corresponden con la sa lud y la enfermedad (18). El golpe militar podra ser interpretado como el ltimo acto de sacrificio operacin quirrgica por salvar al ser argentino de su s propios desvos. Lejos de la pretendida tolerancia por trascender las viejas dicotomas que desgar ran en dos campos opuestos a la Argentina unitarios y federales, peroni stas y antiperonistas, milita res y civiles, Massuh, como indica Tern, trata de eludir6 mediante el gesto simblico de la operacin quirrgica de acadmico de nmero sitial Domingo Faustino Sarmiento desde 24 de abril de 1997 de la Academia de Ciencias Morales y Polti cas. Es ilustrativo el co mentario de Sebreli con respecto a Sabato que podra extenders e a una larga lista de intelectuales que colaboraron con la dictadura militar, La enorme predisposicin al olvido de la sociedad civil y la hipocresa de la dirigencia polt ica permitieron que en 1984 Sabato se travistiera en hroe cvico y presidiera la CONADEP (C omisin Nacional sobre la Desaparicin de Personas) (Crtica 300-01). 5 El teniente coronel Aldo Rico (1943 -) encabez dos sublevaciones de oficiales intermedios del Ejrcito en 1987 y 1988 contra el gobierno constituci onal del presidente Ral Ricardo Alfonsn como protesta por los juicios de violaciones a los derechos humanos durante el rgimen militar. Rico acusaba a las jerarquas militares de haber abandonado a los cuadros medios del Ejrcito que haban participado en la lucha antisubersiva. Aunque las rebeliones fuer on sofocadas, el Congreso Nacional dict, a instancias del Poder Ejecutivo, la ley de Obediencia Debida que exima de responsabilidad jurdica a oficiales y jefes. Los Decretos de Indulto (1989) de Menem dejaron en libertad a Rico por causas re lacionadas a las sublevaciones protagonizadas durante el gobierno de Alfons n. En 1990, Rico fund el Movimiento por la Dignidad y la Independencia (MODIN) que obtuvo varios diputados en las elecciones de 1993. 6 La elisin del referente en la postura de Massuh constituye en el plano concreto las violaciones de los derechos humanos en tre 1976 y 1983. En esos aos de plomo alrededor de 30.000 personas desaparecieron de la Argentina sin que Massuh aluda a las mismas.

PAGE 123

114 las Fuerzas Armadas en 1976 el concreto desm embramiento de los cuerpos por dichas fuerzas en su afn de borrar en los planos te ricos y concretos cual quier disidencia (El error 5). El darwinismo social El poder-discurso de Massuh basado en la psicologa y en la biologa tiende a extraer del ser un deber ser que regule la s relaciones humanas. Es decir, de un juicio fctico se deduce un juicio axiolgico. Se gn Massuh, Si se quiere seguir siendo hombre debe nutrirse de su soledad, de su iniciativ a creadora, ejercitar la voluntad libre, el sentido de aventura y la bsqueda de la ca lidad ms alta (86-87). La soledad, la iniciativa creadora, la voluntad libr e y la calidad ms alta remitiran a un pensamiento asociado a la lucha por la vida y a la seleccin de los ms adaptados por alcanzar dicho ideal de ca lidad. Los argentinos, segn Massuh, deben responder a una firme voluntad argentina de diferenciacin si ngular, estilo propio, autonoma, seleccin cualitativa, autoestima, iniciativa personal y sentido del coraje y de la aventura (87). Estos postulados acercaran a Massuh a las filoso fas evolucionistas de la vida de Herbert Spencer, Friedrich Nietzsche, Henr Bergs on y William James, quienes acentan la idea de una constante lucha por la existencia a fin de ponderar la selecc in natural por medio de la iniciativa y el coraje indi vidual (Bochenski 122-140; Eagleton, Idea 234-261; Lamanna 50-57, 181-298; Izquie rdo 45-47; Jones 15-87; Vaze illes 25-47; Tarnas 383). Contra la pedagoga co lectivista (92) que diluye al individuo en la anomia de la multitud del rebao, Massuh propone una nueva valoracin del individuo entendido como iniciativa, libertad, calidad y seleccin (93).

PAGE 124

115 En una obra previa, La li bertad y la violencia Massuh declara: El individuo y su voluntad de diferenciaci n encarna el nico desafo contra este satnico [el colectivismo populista] pact o entre el rebao y el robot, entre la despersonalizacin y la impersonalidad de la mquina. El individuo es un grito de coraje capaz de clavarse en al corazn de la grey y despertarla, hacerla renacer a su autntica naturaleza comunitari a. Es un testimonio de crea tividad capaz de silenciar el zumbido montono de de la repeticin y quebrar los movimientos uniformes del robot humano. El individuo es una posibilidad vuelta c ontra la baba corrosiva y soolienta del rebao, estpidamente en el aplauso. (324) Massuh intentara escapar del mundo del capitalismo tecnocrtico y del colectivismo masificado mediante una tercera va. Al respecto, Georg Lukacs sostiene, A medida que la crisis se prolonga la c oncepcin de una tercera va gana cada vez ventaja en el plano socialA pesar de ser in directa la tercera v a es una apologa del capitalismo [nfasis en el original] (31-32). El campo semntico aludira a la distincin entre una elite dirigente seleccionada por su calidad e iniciativa personal y por otro el rebao que debe seguirla. Parecera que el discurso de Massuh se inscribe en la voluntad de poder por adquirir los ries gos de la aventura empresarial. La necesidad de la defensa de un indi vidualismo a ultranza no significara la convalidacin de una forma anrquica de la vi da. Entre las obligaciones de la libertad figura una tica de la res ponsabilidad. Cuando el exceso o la desmesura invaden el cuerpo social, las Fuerzas Armadas estn oblig adas a la tarea de evitar el caos. No olvidemos, argumenta Massuh, por otra parte, que ms de una vez el desorden social alcanz niveles crticos y la intervencin militar cont, en su momento, si bien no con un consenso expreso, s con un amplio consen timiento ciudadano (149). La teora de Massuh se nutrira de la idea del golpe militar permanente a fin de prevenir la disolucin interna (49). El golpe de Estado no tiene otro cometido que el de frenar los excesos de la propia sociedad civil.

PAGE 125

116 La tierra natal y sus misterios Una de las formas de escapar a la sole dad del individualismo aislado o de la desmesura del pueblo convertido en multitud es para Massuh la apelacin a los valores que arraigan al sujeto al suelo patrio (47) La fe debe radicarse en un suelo interior esencial, en napas ms profundas y entraables de la vida individual y colectivaLa fe despunta en la conciencia, atenta a sus sea les, a su espontaneidad misteriosa (54). Ese suelo patrio o esas napas prof undas se anudan por establecer fuertes races en la tierra, en la tradicin, la lengua o el paisaje (74) a fin de evitar el largo proceso del desarraigo argentino (71). A pesar del empleo sistemtico de lexemas relacionados con la botnica como plantar (73) sedimentacin (77), la fidelidad a la raz [nfasis en el original] (99) y la bs queda del arraigo, se r semilla, un dilogo con la tierra, los hombres y las circunstancias (118), Massuh considera este Cuerpo-PatriaArgentina un medio para saltar a la metafsica o el reino de las sombras que se esconden detrs de un cuerpo visible. Es cierto, ar gumenta Massuh, que el argentino tiene un natural impulso metafsico; esto es una vi rtud (113). Coincidira Massuh con Angel Ganivet al sostener ste que La actividad es piritual exteriorizada es un reflejo de la actividad ntima (141). El natural impul so metafsico de Massuh se enrazan hondamente en una tierra hecha de tradicin, sufrimientos y esperanzas (83). Tambin Jos Ortega y Gasset alude a encontrar bajo la superficialidad de la s cosas las napas ms profundas de la esencia de las mismas. Dice Ortega y Gasset: Los objetos materiales, por ejemplo, que vemos y tocamos tiene una tercera dimensin que constituye su profundidad (46).

PAGE 126

117 La profundidad en Massuh podra aludi r a los insondables misterios del irracionalismo; una intuicin pr imaria del contacto con las profundidades de lo telrico. En una de sus primeras obras, Amrica como inteligencia y pasin Massuh sostiene: Aceptacin de la barbarie porque ella es Amrica y toda creaci n, por lo tanto, debe venir desde su ncleo. Transformacin del hombre a oponerse all, aceptando sus fermentos irracionales, sus sueos msticos, tradiciones, primitivismo, resentimientos raciales, impulsos cont enidos, misterios telricos contactos culturales hostiles, y atendiendo, en fin al oscuro lenguaje de t odos estos caracteres inorgnicos de la historia hispanoa mericana. (citado en Sebreli, Asedio 302-03). Se tratara de recuperar una ontologa del ser argentino que escape a las escatologas de un futuro determinista marxismo, liberalismo, positivismo para dar paso a la libertad creadora que se funda en un acto personal; un decicionismo que revela al ser como acto que instituye su propia libertad de eleccin y su propio proyecto de futuro. En la gnesis de la decisin libre, afirma Massuh, el hombr e se debate solo y a la intemperie, con la muda compaa de su sombra. Nadi e puede decidir por l (Libertad 254). La sombra es el impulso metafsico prim ordial, primigenio y prstino que acerca al ser humano hacia sus napas profundas que es la libertad heroica o mstica a la autntica libertad del ser (Cat urelli 639). Para Massuh, El acto libre que instaura un orden humano tiene el carcter de un fiat creador y originario [nfasis en el original] (Libertad 253). Esta libertad espontnea, s ubjetiva y anrquic a se vive como desgarramiento y ruptura del misterio ontol gico de la libertad creadora (Libertad 251). Habra un camino de ida y vuelta hacia el orig en como manifestacin de retorno del alma a lo sagrado luego de su extra amiento en la historia profana. El arte como reconciliacin y trascendencia En la ltima parte de su ensayo, Massuh r econcilia las antinomi as que desgarran a la Argentina a travs de la consideracin de la patria como expresin de la pureza del

PAGE 127

118 sentimiento. El sentimiento se expresa en un estado de nimo indefinible (122-23). Dicho estado de nimo se hace patente en las voces de poetas, Leopoldo Lugones, B. Fernndez Moreno, Jorge Lus Borges y C. Nal Roxlo, anclados en un espacio sacralizado por Massuh. Ellos, destaca Massu h refirindose a los poetas mencionados, constituan islas bienaventuradas de la lengua, sagrados lugares de reconciliacin: aqu entraban los argentinos dispuestos a escuchar con recogimiento (123). Massuh impondra una liturgia donde los fieles comulgan en el templo de la palabra. Se tratara de superar los egosmos y las mezquindades de una sociedad dominada por el lucro hacia otra dominada por el rito trascendente. El arte es una puerta que conduce a la comunin espiritual con lo trascendente. El arte ofic iara como acto de purificacin terrenal del alma argentina. El campo de imgenes al que alude Ma ssuh podra entenderse a partir de una religiosidad del arte. El templo de los poeta s es una zona sagrada donde el profano entra para reconciliarse con la di vinidad del verbo. Se establece una frontera entre la vida mundana y la vida sagrada. La c oncepcin estetizante de la vida lart pour lart proclama la unidad y reconciliacin en esa zona sagrada donde re ina la intuicin del genio creador ms que la razn con un sistema de ritos y liturgias a fin de protegerse de la invasin profanadora de la sociedad de masas. Para Heidegger, el arte es un devenir y acontecer de la verdadLa verdad como alumbramiento y ocultacin del ente acontece al poetizarse (Arte 110). El arte descubre la verdad en el ente por medio de la poesa. La esencia del arte, afirma Heidegge r, es la Poesa. Pero la esencia de la Poesa es la verdad (Arte 114).

PAGE 128

119 La verdad del arte debe ser la educacin; el instrumento capaz de no slo afirmar un juicio moral bueno, sino tambin promover el refinamiento de la se nsibilidad para lo bello no slo lo bueno y que sirva para e l cultivo de la memoria colectiva (Massuh 124). La educacin sentimental que propone Ma ssuh equipara lo bello con lo bueno. La esttica deviene tica, y la contemplacin pa sa al efecto edifican te de la accin. La msica cumple el mismo objetivo: el canto ar gentino es un llamado al interior del pas para que descubra en sus labores simples y ac ciones ejemplares la autntica sabidura y la celebracin de la tierra y sus misterios. La dimensin telrica apareca, entonces, como la forma de mayor arraigo (Massuh 128-29). La propuesta de Massuh delatara una tipo de cultura-refugio cont ra la complejidad de la vida moderna y urbana donde predomina el desarraigo, producto de las ol eadas inmigratorias. Los poetas y el canto, Sintieron al pas ms puro. Por ellos apre ndimos que esta tierra nos perteneca y nosotros a ella, y que esta mutua pertenencia significaba un pacto sagrado, una fidelidad, un parentesco, un aire de familia (Massuh 133). Es decir, la verdad del ser nacional se descubre, como afirma Heidegger, a travs de la poesa como un mundo que est ms all de lo existente y habitual (Arte 110). La Patria: un sentimiento Para Massuh, el sentimiento de la patria es un acto ventral, enigmtico e inefable que escapa a toda racionalidad. Para Massuh, la idea de pensar la Argentina no conduce a la tierra prometida. Por el contrario, Cuando he querido convertir a mi pas en pensamiento casi siempre ca en la perplejid ad, en la sensacin de no comprenderlo, de vivir un esfuerzo insuficiente, inconcluso, frus trado (110). La intuic in de la Argentina a travs de un sentimiento sera una especie de acceso para aprehe nder un dilogo con la tierra, los hombres y las circ unstancias (118). Esta pos tura evoca, segn Tern, un

PAGE 129

120 discurso orteguiano (El erro r 4) donde se expone la idea cogito quia vivo (pienso porque existo), invirtiendo la frmula cartesiana de cogito ergo sum (pienso, luego existo). El sentimiento de la patria debe ser vivido antes que explicado. La aventura creadora (122), la meditacin so litaria (136), la decidida vo luntad de triunfo (139), y la aventura de la libertad (140) son las preposiciones donde se de positan el espritu creador de los argentinos (Massuh 139). El pe nsar puede desembocar en el peligro del escepticismo y la duda; la patria debe ser vi vida como una fe profunda que nace de un interior insondable y se objetiva, o al decir del propio Massuh busca arraigo, ser semilla, en el paisaje beatfico (129) o en las labores sencillas (128) mediante la accin creadora de la iniciativa individual. De esta manera, lo geogrfico y telrico es trascendido por una dimensin metafsica (1 29) en un profundo amor a lo concreto, a todo lo que vive (Massuh 157). La idea de la patria como un sentimiento se presentara como irreducible al pensamiento. La reflexi n crtica, de acuerdo a Isaacson, debe ser el camino para la superar la crisis (100). Enrique Valiente Noailles El cuerpo y su sombra Valiente Noailles se aproxima a la realid ad argentina tomando, como eje medulares de sus posturas, la dcada de los Sacudida por el brutal economicismo neoliberal, la corrupcin y la degradacin de los valores mo rales, la propuesta de Valiente Noailles intenta describir un contramovimiento, una zona de la realidad argentina que va contra la corriente visible de nuestra histor ia, zona que parece abordable desde un

PAGE 130

121 contramovimiento del lenguaje (11).7 Desde las primeras pginas de su ensayo, Valiente Noailles establece polos opuestos: lo visible y lo invisible; lo superficial y lo profundo; el cuerpo y su sombra. El proyecto que alienta Va liente Noailles es la necesidad de explorar una metafsica de la Argentina de estos aos, aque llo que est ms all de la fsica, como deca Aristteles; uno sentira le necesidad una narracin de los hechos ocultos (13). Sin embargo, el intento de Valiente Noailles de inte rpretar la realidad argentina a partir de Aristteles conduce a un camino sin salida, co mo lo demuestra el propio autor. La estrategia narrativa del autor parte de un nc leo metaforizador cuyos ejes son el CuerpoVisible-Cotidiano en oposic in a la Sombra-Invisible-Me tafsico. En el cuerpo se expresan en una lnea horizontal los hechos puntuales de corrupcin, de avasallamiento de la ley, los atropellos institucionales, el desp ojo material y el vaciamiento moral de toda una sociedad que los medios de co municacin enumeran diariamente. La sombra abandon su cuerpo en tanto sta es una sombra dadora de sentido y significacin. Es en esa sombra, afirma Valiente Noailles, donde se suscriben los pactos invisibles que hacemos los argentinos para permitir que en el cuerpo ocurran las cosas que ocurren (17). La postura de Valie nte Noailles coincidir a con la propuesta de Theodor W. Adorno sobre uno de los objetivos del ensayo como gnero: Por eso se estigmatiza como cosa ociosa el esfuerzo del sujeto en el ensayo por penetrar lo que se esconde como objetividad de la fachada: se le estigmatiza por puro miedo de la negatividad (El ensayo 12). Detrs de lo objetivo o la superficie se esconde lo 7 Valiente Noailles hace explcito en esta cita la eficacia del lenguaje como articulador de la conciencia con la realidad y el aspect o suasorio del mismo para la formacin de opinin.

PAGE 131

122 subjetivo y profundo que debe ser revelado y tr ado a la luz de la conciencia. Valiente Noailles advierte en su ensayo que no es siendo complacientes como podremos saltar a un orden social nuevo y ms solidario, no sin antes ensayar una crtica sin concesiones con nosotros mismos (10). Se podra afirmar que el sujeto del enunciado busca con su tono apelativo-persuasivo la simpata con el in terlocutor mediante el uso del nosotros a fin de romper con el distanciamiento y declarar que el ente del discurso es a la vez actor y espectador del drama argentino. La crtica sin concesiones desp ierta la benevolencia del lector y promete despejar el aire enrarecido de la degr adacin moral de la dcada menemista mediante el anlisis de una rea lidad que ha perdido toda simetra con su moral. El gran teatro Argentina El gobierno de Menem se traducira, de acu erdo a las premisas del autor, como un rechazo del realismo poltico que opera a ni vel superficial de los acontecimientos. Las dicotomas sujeto-objeto, causa-efect o, representante-representado, gobernantegobernado, bueno-malo, inocente-corrupto y ve rdadero-falso fueron mantenidas en los como un efecto de realidad vaciadas de todo contenido autntico. El sistema electoral, las acusaciones de corrupcin, la s sesiones parlamentarias, las medidas econmicas y las disputas polticas fueron conf inados a la experienci a superficial de la vida cotidiana administrada por los medios masivos de comunicacin. Las dicotomas perdieron todo sentido y se convirtieron en productos planos y superficiales de la realidad. Sin embargo, debajo de esta visibilidad del acontecer diario se iba produciendo una profunda metamorfosis en el im aginario colectivo. Para Vali ente Noailles la era Menem ha sido, y es, una disposicin colectiva vol untaria o involuntaria que ha operado en

PAGE 132

123 el plano profundo de la sociedad entera (24) Es en esa zona de las sombras donde se llevaba a cabo una siniestra operacin de v aciamiento de las normas y conductas de una sociedad civilizada. La obnub ilacin, el encandilamiento, la evasin, el entumecimiento, la esclerosis moral, el sopor, el adormeci miento y la anestesia frente a los conos exaltados por la sociedad provoca la prdida del distanciamiento, de la perspectiva, del punto de referencia y de la lgica del sentido entre las fronteras del Estado y la sociedad civil. El cambio de sentido operaba a nivel de lo profundo, de lo no visible o de la sombra donde se experimentaba un pacto de supr esin de las distancias entre la ficcin y la realidad, entre lo visible y lo invisible, y entre el cuer po y la sombra. La vida como teatro y el teatro como vida se unificaban de bido a que el escenario ha sido volado y la escena ha absorbido decididamente a los espectadores (Valiente Noailles 25-26). Pareciera indicar el autor que la prdida de un orden jerrquico y paterno de claras distinciones y ntidas fronteras ha sido reemplazada por el descentramiento del sujeto dentro del tero materno donde reina la am bigedad y confusin. La Ley del Padre ha sido violada y la jerarqua ordenadora y estruc turardora de la realidad desde arriba hacia abajo violentada como en un Carnaval. El or den ha sido alterado, y las consecuencias han creado las condiciones para la diseminacin infinita de significa ntes carentes de significados. Los personajes Menem o Maradona no interpretan a la sociedad es la sociedad quien interpreta a los personajes. Como sostiene Valiente Noailles, Menem no es un gran productor de signos con los que la gente se identifica: es el mueco de una sociedad que lo habl en forma ventrlocua para que produjera dichos signos. En definitiva, a tr avs de l, hemos puesto en juego una ventriloquia del poder : hemos hecho hablar y hemos sido ha blados por el texto redactado en

PAGE 133

124 nuestra sombra. Este cambio de senti do se expresa en Menem o Maradona como manifestaciones de hacer patente lo late nte. [nfasis en el original] (29) La construccin discursiva propuesta por Valiente Noailles se empea en destacar el empleo de la primera persona del plural que culmina con la responsabilidad colectiva (30). La fascinacin de la Argentina con Ma radona y Menem en los fue el producto del propio reflejo de los argentinos. Men em y Maradona, sostiene Valiente Noailles, son la superficie de absorcin de nuestra imagen, la zona de reflejo de nuestras prcticas y de nuestro estilo profundo (26). Los il citos cometidos por ambos fueron perdonados porque se los haba erigido en conos de t oda la sociedad. Sin embargo, esta postura podra se interpretada como una falacia ad populum (Copi 91; Bowell y Kempt 116). De la popularidad de Maradona y Menem no podra inferirse que sea verdadera la preposicin de la responsabil idad colectiva desde que muchos sectores de la sociedad se resisten a ser identifica dos con los conos mencionados La narcosis argentina El autor sostiene que la dcada de los 90 podra ser analizada desde la perspectiva de una narcosis generalizada.8 Vctima de esta narcosis, la sociedad argentina qued entumecida, paralizada, adormecida y ensimismad a en la visin de su propio reflejo. Para Valiente Noailles, El estado narctico conlle va una disminucin de la capacidad de 8 Valiente Noailles deriva el trmino narcosis del mito griego de Narciso. El mito alude a un joven que se enamor de su propia imagen reflejada en una fuente, al fondo de la cual se precipit intentando alcanzarla (Val iente Noailles 30). La palabra Narciso, en griego, significa narctico, narcotizado, narcosis Narciso es un embeleso con la propia imagen reflejada en el agua. No es la imagen en el sentido emprico de la palabra. La imagen es aquella que uno busca tener para otro. En trminos lacanianos, la imagen es una transformacin producida en el sujeto cuando asume una imagenEl ser humano se aliena inevitablemente en la imagen, a la que toma por su legitimo yo, como si el reflejo fuera un calco de sus ser (Magn de Cid y DAngelo 7). El mito de Narciso podra reducirse a la expres in yo soy otro o je est un autre

PAGE 134

125 respuesta. El sueo ha confinado nuestra ca pacidad crtica a un efect o invernadero (33). Desde la oposicin poltica al menemato tampoco no hubo respuesta porque ella misma habitaba esa zona fantasmagrica del sueo (Valiente Noailles 35). El texto de Enrique Valiente Noailles establece la bifurcacin entr e el cuerpo (lo visible) y su sombra (lo invisible) que podra interpre tarse en trminos de lo conciente e inconsciente, lo superficial y lo profundo, la vigilia y el su eo, y la luz y la oscuridad. Para Valiente Noailles, la Argentina sufri una metamorf osis profunda desde el golpe militar de 1976 hasta las postrimeras de la dcada de los 90. Mientras que en los exista una clara asimetra entre la Argentina visible y la invi sible, en la dcada de los se fusionan ambos polos. En los podra establecer se la disparidad entre la superficie y lo profundo: La rotacin del rgimen de visibilidad de los 70 a los fue brutal: con el gobierno militar se acentu el mximo grado de ocultamiento forzoso y violento (Valiente Noailles 102). Era la poca del doble discurso, de las opos iciones, de los maniquesmos. En esa Argentina invisible se consumab an los ms atroces atropellos a la dignidad humana y se erigan miles de campos de concentracin;9 mientras en la superficie se ofreca el espectculo de una sociedad respetuosa de los valores occidentales y cristianos. Como seala Pilar Calveiro: Siempre el poder muestra y esconde y se revela a s mismo tanto en lo que exhibe como en lo que oculta [nfasis en el original] (25). Esta asimetra se desmorona en la dcada de los La simetra anula las fronteras; y los argentinos se narcotizan en lo ms profundo de su intimidad. Valiente Noailles no escapa en acudir a un campo metafrico con imgenes tomadas de la 9 Segn Pilar Calveiro, Entre 1976 y 1982 func ionaron en la Argentina 340 campos de concentracin-exterminio distribuidos en todo el territori o nacional (29).

PAGE 135

126 biologa, la psiquiatra o la fsica. La Argentina es un cu erpo que padece el sopor (56), la menopausia poltica (91), la inercia (57), la hiper trofia (46), la anestesia colectiva (67), el cansancio (57), la evasin (45), el estado narctico colectivo (92), el sueo hipntico (38) las arterias obstruidas (5 6), la atrofia (45), el entumecimiento (31, 105), el trance colecti vo (67-68), la somnol encia poltica (46), la hipertrofia corporal (90) o el ador mecimiento (Valiente Noailles 31, 57, 103). Otro de los ejemplos donde opera esta mezcla de psicoanlisis y sustancias biolgicas lo ofrece el autor al describir la corrupcin. Para Valiente Noailles, la corrupcin est legitimada por su funcionalidad catrtica : su funcin sera la eliminacin de sustancias nocivas en nuestros organismos, por la va de su colocacin en la esfera colectiva [nfasis en el original] (62). Los medios masivos de comuni cacin: la terapia en grupo Las permanentes denuncias de corrupcin, de ilcitos y atropellos constitucionales los que eran ocultados o disimulados en pocas pasadas, hoy son absorbidos en la esfera pblica a travs de los medios masi vos de comunicacin. Y aunque entre el sueo y la vigilia haya un hiato, so stiene Valiente Noailles, por el cual se filtran restos diurnos y restos nocturnos en la noche y el da. Los medios de comunicacin tiene la tarea de proporcionarnos los re stos diurnos para que podamos s oar en paz [nfasis en el original] (58). En una sociedad donde escler osis moral y la desmemoria han provocado tal grado de impavidez frente a los ms cr udos actos de violacin de las leyes, la denuncia periodstica no logra a despertar la conciencia de la sociedad. Para Valiente Noailles, Los medios denuncian, pero en v ez de de producir un efecto de despertador, producen un efecto inverso, adormecedor: algui en se est ocupando de estas cosas por

PAGE 136

127 m (57). En los trminos propuestos por Va liente Noailles, el conflicto como un acto conciente es imposible. Abandonada la sociedad argentina al fatalis mo y al pesimismo de la identificacin con la era de Menem resulta imposible el cambio. La colonizacin de la subjetividad producida por las reglas inflexibles del econom icismo neoliberal impuesto no permite la liberacin debido a la accin narcotizadora que ha inmovilizado el Cuerpo-Argentina. La solucin para Valiente Noailles no es ya reflejar sino el de romper el reflejo romper el paralelismo entre las dos imgenes [nfasis en el original] (33). La sociedad informtica ha acentuado la idea de superficie mediante el proceso de desustancializacin de lo real. La imagen, convertida en una errancia de hipertextos vacos, ha provocado la anulacin de las perspectivas y de ause ncia de un punto de referenci a (Valiente Noailles 71). El orden, la medida, el desdoblamiento, la prof undidad han sido arrasada s por la luz de las superficies, la luz que no proviene de ni nguna lejanaLas imgenes no remite a una realidad ms all, sino a si mi smas (Valiente Noailles 72). El mundo para Valiente Noailles se habr a convertido en un teatro de sombras itinerantes y engaosas porque todo est siendo devorado por la superficie (72). En este mundo homogenizado por la imagen al igua l que en el mito de Narciso sera imposible concebir al Otro. Sera improbable que la sociedad, obnubilada y enceguecida, intentara una reflexin crtica para discurrir el velo de una realidad irreal y artificial. Este profundo pesimi smo y fatalismo lo expresa Va liente Noailles al sealar: Pero nosotros nos hemos liberado tant o de la ley como de los tiranos, arrodillndonos delante de nuestra propi a imagen e inaugurando otra forma de terrible tirana, la acaecida a Narciso: si metra de movimientos ante nuestra imagen, incapacidad de ser otra cosa que nosot ros mismos, crcel de estar condenados a producirnos simtricamente, crcel de no poder ver otro rostro que el nuestro en el espejo. (34)

PAGE 137

128 Esta constante produccin simtrica condu ce a un espejo infinito mediado por los medios masivos de difusin que lo convierte en des-realizacin de lo real; es un hipertexto como lo enunciara Jean Baudrilla rd, Be crossing into a space whose curvature is no longer that of the real, nor that of the truth, the era of simulation is inaugurated by a liquidation of all referentials (Simulacra 2). El montaje puesto en escena por la ilusin del economicismo primermundista ha disuelto lo real y lo ha reemplazado por una cadena de significantes sustitutos que han provocado la elisin de un centro; el elemento paterno el falo ha sido elidido, desplazado, dise minado, expurgado de su centro sujetador por una peregrinacin de hipertextos inestabl es, transitorios, efm eros y marcescibles pergeados por la mass media Este mundo fue profetizado en 1944 por Max Horkheimer y Theodor W. Adorno en su obra Dialectic of the Enlightenment : In view of the ideological truce, the conformism of the buyers and the effrontery of the producers who supply them prevail. The result is a constant reproduction of th e same thing (134). La percepcin de la homogenizacin y omnipotencia de los me dios masivos de comunicacin segn el planteo sostenido por Valiente Noailles siguie ndo muchas de la ideas de la Escuela de Frankfurt en la era de la globalizacin de los ha si do cuestionada desde distintos campos ideolgicos. Por ejemplo, Eliseo Vern sostiene: Todas las profecas que estuvieron asociada s a esta problemtica parten de esta hiptesis de homogenizacin En los aos y la Escuela de Frankfurt sin duda estuvo asociada fuertemente a esta hip tesis de que el proceso en curso era un proceso de creciente homogenizacinTodas esas profecas son falsas, errneas y lo que pas no fue tal. Las sociedades en las que vivimos actualmente son mucho ms complejas que la sociedad de los 70Los medios no vuelven a las sociedades ms homogneas, las vuelven ms compli cadas an. La evolucin nos lleva a sociedades ms complejas. (42-43).

PAGE 138

129 Las secuelas de la posmodernidad: dnde est el motor inmvil? La percepcin de la realidad argentina en los 0 tendra afinidades con las ideas expresadas por los idelogos de la posmode rnidad. La desaparicin de los opuestos, representante-representado; dlar oficia l-dlar paralelo; mercado oficial-mercado negro; Argentina real-Argentina nomina l, es percibida po r el autor como la sucesin acelerada de hechos ha hecho declinar el va lor de los hechos mismos en Argentina [nfasis en el original] (78). La prdida del juicio de valor del sujeto cartesiano sobre un objeto ha provocado la desaparicin de la esfera pblica y privada. Los medios de difusin han organizado la vida privada que antes se expresaba a trav s del disimulo, el ocultamiento o el anonimato; en los se impuso una feri a al aire libre, obs cena, superficial y transparente, donde lo pblico y lo colapsar on a favor del primero. As lo indicara el autor al expresar, Si obsceno es aquello que se muestra excesivamente aquello que ha salido de la escena, la nuest ra ha pasado a ser una forma de poltica-pornosomos una sociedad que ha alcanzado el clmax de la inmoralidad, y por eso, ningn acto de corrupcin que desfila ante si la excita (52). Para Valiente Noailles, Estamos en una poca poltica signada por la ausencia de polaridades y por la indistincin profunda, a la vez gobernada por la escala personal de esa indistincin: la indiferencia de muchos para con muchos ( 83). Este es el mundo descentrado de un sujeto poltico a la deriva. Es la realidad que exponen Ernesto Laclau y Chantal Mouffe: La representacin se constituye, por ta nto, no como un tipo definido de relacin, sino como el campo de una oscilacin ines table cuyos punto de fuga sono bien la liberalizacin de la ficcin a travs del corte de todo lazo entre representante y representado, o bien la desaparicin de la identidad separada de ambos a travs de su absorcin como momentos de una identi dad nicaLa categora de sujeto est

PAGE 139

130 penetrada por el mismo carcter pol smico, ambiguo e incompleto que la sobredeterminacin acuerda a toda identidad discursiva. (163-64) Contra este tipo de argumentacin simt rica, Valiente Noailles planteara una correspondencia asimtrica; sta es una di stancia temporal y espacial del sujeto con respecto a su objeto (la poltica). Lacalu y Mouffe consideran que la identidad es una construccin discursiva, y por eso virtual ms que esencial. Al contrario, para Valiente Noailles el descentramiento del sujeto ha estimulado su desaparicin en la ilusin del efecto Narciso. La ausencia de resistencia frente al poder poltic o expresado en Menem ha conducido, en opinin de Valiente Noaill es, a la desaparicin de los antagonismos, no por reconciliacin sino por disolucin de los extremos (116). Menem ha creado una era a su imagen y semejanza: mondica, ai slada, autista (Valie nte Noailles 115). De acuerdo con el autor, la sociedad argentina ha sufrido un proceso de fragmentacin que ha alterado la percepcin de la temporalidad. La entrada de las ideas del posmodernismo cultural contracara de la globalizacin neo liberal supondra a juicio del autor una alter acin profunda del tiempo. El tiempo lineal, sucesivo, secuencial, diacrnico y conti nuo otorga sentido referencial sobre la identidad humana. La ruptura de la temporalidad lineal, afirma Valiente Noailles, es a la vez madre de la disolucin de la identidad, ya que debe ha ber permanencia sobre una misma lnea para que haya identidad (141); agregando el au tor, La nocin de una temporalidad lineal sobre la cual se desarrollan lo s acontecimientos es la condicin sine qua non de la aparicin de un sentido, es decir, de un vector que se dirija de un punto a otro (145). Al contrario, la asimetr a temporal (143), el tiempo vivisecionado, segmentado (141) y el proceso de valorizacin de lo espa cial por sobre lo tem poral han producido la simultaneidad y no a la sucesin (Valiente Noailles 143). Desde esta perspectiva, la

PAGE 140

131 Argentina reciente es juzgada como una temporalidad con sbitas erupciones y con ausencias de actividad, que la aletargan. Hoy parece que habitamos un hiato, un aletargamiento, y no se ve humo sobre la cim a (Valiente Noailles 144). La temporalidad fragmentada producira una fractura con la trad icin, la memoria y la historia colectiva. La fisura, el quiebre y la hendidura en el decurso hist rico conduce a una sociedad incapaz de enlazar, vincular y encadenar cronolgicamente el sentido de su propia referencialidad con respecto a tradiciones, pr incipios y valores que conforman el sentido de identidad. El pasado otorgara una le gitmizacin a las conductas del presente. Tzevetan Todorov considera que entre la memoria y el olvido se establece una interaccin conflictiva ( 15-16). Para Todorov, La recuperacin del pasado es indispensable; lo cual no significa que el pasado deba regir el presente, sino que, al contrario, ste har del pasado el uso que prefiera (25). El pasado percibido como una concatenaci n de hechos causales constituira una necesidad de buscar un referente; un fundamento; una causa primera a un mundo convertido en espectculo incesante de im genes superficiales que anulan toda posibilidad de un referente; un patrn por donde encontrar no la contemplacin pasiva de la misma imagen, sino lo contrario: la posibil idad de la negacin. Para Valiente Noailles, Por real entiendo todas las categoras que nos dan la posibilidad de aprehensin de lo que aparece: las iden tidad, contradiccin, tiempo lineal, causa-efecto, etc.; a todas las hemos venido demoliendo sin piedad no con pi co y pala, sino con el desplazamiento sbito del sentido hacia nuestra sombra (188-89). Anular las categoras del entendimiento ha posibilitado que el imaginario social se presentara como el triunfo de la pantomima colectiva (Valiente Noailles 84). La

PAGE 141

132 realidad convertida en el esplendor de la simultaneidad en un espacio plano. El decenio menemista ha provocado un vaco de sentido (197), una desolacin (197), una tierra arrasada (198) y la sensaci n que los hechos perdieron toda remisin a un fundamento, a una causa primera, a un universo explic ativo, a una significacin en otro sitio (Valiente Noailles 179). El economicismo ne oliberal y la nueva cultura posmoderna condenan a la Argentina a una tierra arrasad a. Para el ensayista, los indultos de Menem constituyeron el puntapi inicial del juego de las superf icies puras, desligadas de un ms all (179).10 De los planteos de Valiente Noailles podra avizorarse la prd ida de un horizonte, de una referencia o de un faro que ilumine el camino de la Argentina; lo cual podra interpretarse con ciertas reminiscencias religiosas. La aoranza de un basamento primordial (el motor inmvil aristotlico) frente a los datos de la realidad o la nostalgia por la trascendencia dentro del crudo economic ismo y utilitarismo de los implicara una forma larvada de la bsqueda de Dios. As se desprendera de la afirmacin del autor 10 A partir del 7 de octubre de 1989, el presidente Menem co menz a firmar una serie de dictamines legales, decretos 1002, 1003, 1004 y 1005, que otorgaban el indulto a militares y civiles que se haban alzado cont ra el gobierno constitucional del presidente Ral Alfonsn. El 30 de diciembr e de 1990, decretos 2741, 2742 y 2743, Menem firm los ltimos decretos por el cuales se indultaba o perdonaba a los condenados, entre otros, a Jorge Rafael Videla, Eduardo Emilio Massera, Orlando Ramn Agosti, Roberto Eduardo Viola y Armando Lambruschini; sto s fueron los mximos responsables de la desaparicin de miles de argentinos. La Corte Suprema declar la invalidez e inconstitucionalidad de las leyes de Punto Fi nal y Obediencia Debi da (leyes N 23.492 y N 23.521) el 14 de junio de 2005 dictadas por el gobierno del presid ente Alfonsn; lo cual permite la reapertura de los juicios por lesa humanidad pe rpetrados durante el rgimen militar. A pesar de que diferentes encuestas e daban cuenta que un 75% de la ciudadana se opona a los indulto s, sin embargo, Menem sigui adelante con su plan de reconciliacin nacional. La denominada rec onciliacin nacional es un eufemismo en reemplazo para la lisa y llana impunidad a los violadores de los derechos humanos. En la poltica argentina, afirma Horacio Verbits ky, reconciliacin es la palabra cdigo por impunidad (Anacronismos 1)

PAGE 142

133 que, No hay Dios para nuestros acontecimien tos, y no esperamos una redencin para ellos (179). La bsqueda de un sentido al sinsentido de la realidad impresa por el tardocapitalismo contemporneo en la Arge ntina de los es un quiebre del orden metafsico (Valiente Noailles 204). El simulacr o, lo superficial, lo absurdo, el nihilismo, lo artificial, la fragmentacin, y la asim etra atemporal se han desplegado con tal virulencia que los viejos estatutos edificados por la metafsica se han derrumbado; y con ellos la idea de un sujeto racional, mora l y libre. La misma idea de hombre ha sido anulada de su sitial privile giado. As lo estima Michel F oucault, quien sostiene, El hombre es una invencin cuya fecha reciente muestra con toda facilidad la arqueologa de nuestro pensamiento. Y quiz tamb in su prximo fin (Orden 375). Valiente Noailles apunta a la restitucin del ser humano a su siti al perdido en la cont emplacin de su propia imagen. Superar la crisis argentina implica romp er el reflejo, la ilus in y la fantasa que aparece en la superficie y buscar la aut ntica realidad en la sombra del existir.

PAGE 143

134 CAPTULO 5 LA ARGENTINA DEL REALISMO TRGICO : FANTASA Y ADOLESCENCIA EN LAS OBRAS ENSAYSTICAS DE MARI ANO GRONDONA Y MARCO DENEVI Es que el lenguaje es un inst rumento poderoso de manipulacin y se lo puede falsificar con el fin de obtener de los dems determinadas conductas. Mariano Grondona, El postliberalismo (27) La peste son las palabras. Francisco Delich, Metfora s de la sociedad argentina (33) Introduccin Mariano Grondona y Marco Denevi vinculan como lneas de exp licacin la fantasa y la adolescencia de la sociedad argentina, incapaz de resolver sus problemas y, debido a tales caractersticas, enfrentar los desafos de una sociedad madura. Segn estos autores, un cierto realismo mgico habra impregnado todos los fundamentos sociales, culturales, polticos y econmicos ms profundos tanto de dirigentes como de los dirigidos en la produccin y circulacin de creen cias, ilusiones, esperanzas y fbulas tendientes a recrear un pasado de Nacin desarrollada, moderna, democrtica y capit alista. El derrumbe de la economa mundial el 29 de octubre 1929 y el pr imer golpe militar del 6 de septiembre de 1930 cancelaron definitivamente la idea de un progreso ininterrumpido y lineal hacia el paraso de tal realismo mgico, anunciado por de la elite criolla de la Generacin del Durante el resto del siglo XX y desde comien zos del XXI, la situacin Argentina se fue ensombreciendo, a veces a travs de signos im perceptibles, otras por medio de seales ms ostensibles, hacia una gradual declinaci n, con sus fulgores y estallidos en el horizonte de las crisis po lticas (golpes de Estado, gobiernos pseudodemocrticos, terrorismo de Estado. gobiernos militares); de las crisis econmicas (inflacin,

PAGE 144

135 hiperinflacin, dficit fiscales, deuda externa, desindustrializacin, desempleo, subempleo); de las crisis sociales (pobreza, indigencia, mortalidad infantil, marginalidad, exclusin); de las crisis culturales (analfabet ismo, analfabetismo funcional, crisis de la educacin pblica; de las crisis militares (sublevaciones de Semana Santa, intentos de golpes de Estado, conflicto con Chile, derrota en la guerra de Malv inas; la falta de garantas constitucionales (violaciones a los derechos humanos, desaparicin forzosa de personas, inseguridad pbli ca y jurdica) que condujeron a la Argentina a un tnel sombro. El realismo mgico se trastoc en realismo trgico. Todos los factores enunciados contribuyeron a (re)sig nificar la egolatr a argentina, concebida sta como un sueo de grandeza inevitable. Los das de diciembre de 2001 impusieron una fractura profunda al narcisismo argentino que vulner los cimientos de la fachada triunfal y opertica de los Del Paras o se expulsa al argentino ha cia la Historia, donde impera la fragilidad de todo sueo, donde impera la fragilidad e incertidumbre de todo sueo de predestinacin a la grandeza. A pesar del de scalabro de diciembre de 2001 el espejismo de la predestinacin a la gr andeza continu ejerciendo su vigorosa influencia. Sera que la pesadilla de confrontar la realidad n ecesitaba de un punto de fuga, una coartada de escape hacia el pasado, una utopa regresiva. Am bos autores intentan enfrentar la realidad apelando a campos metafricos organizados desde arriba hacia abajo, verticalmente; acudiendo a la auctoritas de su opinio a fin de lograr la benvolentia del interlocutor. Representan las voces de mando de la ciudad le trada que se preguntan el por qu de la persistencia de una quimera que hace tiempo dej de existir, pero en la cual todos siguen creyendo; una fe con una ristra pseudoreligiosa en la cual cada generacin de argentinos ha sido catequizada desde la infancia. Grondona y Denevi cohabitan un mismo espacio

PAGE 145

136 ensaystico: reconciliar hechos histricos con una impertur bable e inexcusable fatalidad de un destino conjugado por la triada gentica-biolgica-psi colgica. La sntesis del pensamiento de los autores es que vivir de una fantasa es propio de un pueblo inmaduro que se refugia en la idiotez y el infan tilismo. La Argentina es un esperpento de ciudadanos ingenuos montando un escenario de gest a heroica. Pero la tragedia heroica se transform en comedia grotesca (aunque plen a de melanclica y sdica teatralidad) de infantes incapaces de asumir las fuerzas histricas que impulsan la modernidad hacia la madurez de los pueblos. Al contrario, los argen tinos prefieren vivir en la autarqua de un mundo utpico construido como ideologa. Es la ideologa de l a predestinacin a la grandeza sobre la que se escenifica el espectculo de una comedia de ilusiones y fbulas. Grondona despliega su anlisis en torno a la incompetencia de los argentinos por descubrir las bondades del sistema capitalista. El estatismo, implantado en la dcada de los segn el autor fue la consecuencia de la complicid ad de los argentinos en construir mitos como, por ejemplo, el Estado Benefactor, que condujo a la Argentina a la declinacin y, finalmente, al colapso ec onmico de 1989. El vapuleo pedaggico de Grondona contra lo que consider a fantasas adolescentes del anticapitalismo se expresa sin eufemismos ni afectaciones ret ricas en el ttulo de su ob ra: La realidad. El despertar del sueo argentino Grondona encarna el Padre-Pedagogo que amonesta a sus compatriotas en un lenguaje adusto, seco, pr eciso y tosco las crueldades impuestas por un sistema que evita la libertad del desarro llo de las fuerzas del mercado. Personifica Grondona a un despertador de conciencias, a fin de administrar su credo a las almas perdidas a causa de los espejismos estatistas.

PAGE 146

137 Registra Grondona la importancia de las c ondiciones culturales que posibilitan el advenimiento del sistema capitalista debido a sus contactos con teric os de las escuelas liberales y conservadoras durante su paso por la Universidad de Harvard en la dcada del los En oposicin a la Escuela Austriaca, que acentuaba el desarrollo de la estructura econmica como vehculo para el posterior desenvolvimiento cultural, Grondona admite sus pecados juveniles de propici ar la base de la estructura econmica dentro del marco liberal-conservador sin interesarse por los fact ores culturales que posibilitan la formacin de una opinin pblica predispuesta a aceptar el sistema econmico capitalista. El ltimo Grondona rubrica la importancia de la praxis cultural co mo medio de alcanzar fines econmicos. Denevi despliega su ensayo sobre la identidad argentina como sinnimo de adolescencia colectiva. Como en Grondona con las fantasas infantiles de los argentinos, Denevi recorta un espacio que se dedica a diagnosticar la inmadurez nacional en oposicin a los pases tecnocrticos. La parejas smica Europa-Adulta/ArgentinaInmadura urde el discurso del autor, que refuerza su argumento adoptando taxonomas biolgicas y cdigos desvalorizadores de lo argentino. Lo vituperable de lo nacional se convierte en un fatum a fin de vehiculizar su ideol oga logocntrica y eurocntrica. Sin embargo, al contrario de Grondona, Dene vi critica la deshumanizacin de las sociedades tecnocrticas. El automatismo y lo s reflejos condicionado s de los habitantes de los pases empresarios conducen a erradi car las fibras artsticas del individuo. La libertad y la originalidad estn asociadas al espritu juvenil que solamente puede desplegarse en sociedades adolescentes como la Argentina. Por esta razn, y luego de que el personaje de Denevi (el husped-enamorado) resida seis aos en la Argentina, decide,

PAGE 147

138 paradjicamente y despus de tanto escarni o, adoptar dicha tierra como propia. El Europeo-Adulto-Husped se niega a s mism o y se convierte en un Argentino-InmaduroResidente. Es que la libertad est relaci onada, parecera indicar el autor, con las sociedades adolescentes y con su contracara: el mito del buen salvaje rousseauniano. Una ristra de arielismo de la supe rioridad latina y modernismo la Rubn Daro abona la prosa de Denevi contra el espritu fa risaico del vulgar filistesmo burgus. Mariano Grondona Las invariantes histricas ar gentinas: queja y escepticismo En su ensayo La realidad. El sueo del despertar argentino Grondona sita su discurso en los prolegmenos de la crisis de diciembre de 2001. A pesar de que el autor especula al considerar el devenir histrico de acuerdo a las formas que adquieren las estructuras econmicas y las condiciones cu lturales que se entretejen en ceida reciprocidad unas con otras, Gr ondona exalta, entre otras variab les de su obra, el aspecto psicolgico de los argentinos a efectos de resaltar uno de los tropos vernculos ms aludidos la queja, que es percibido como lo te taxativo de la s peculiaridades nacionales. Se establece, as, una complicid ad simblica entre emisor y receptor porque es previsible con la au toridad con la que en general se presenta [el emisor del enunciado que] determinar una predisposicin a aceptar a priori como vlidas las opiniones y razonamientos (Lo Cascio 71).1 Puede inferirse que la t cnica retrica del ensayo 1 La autoridad del emisor se refiere a la competencia apelativa-persuasiva que subordina el proceso argument ativo a la personalidad del es critor (Arenas Cruz 55). La recurrente ubicuidad de Grondona en las l timas dcadas (programas televisivos y radiofnicos, director de revi stas, columnista periodstico de importantes medios grficos, etc.) de la historia argentina se refleja, por ejemplo, en el comentario sobre Grondona de Toms Abraham, quien sostiene: El inter s por Grondona pertenece a la sintomatologa nacional. La frase de Lo viste anoche a Grondona? (Historias 157). Abraham se

PAGE 148

139 grondoniano se basa en una premisa que apela al argumento ad vericundium (o argumento por el respeto); es decir, se acude a la bona fide del autor por su notabilidad en el conocimiento de su campo especfico y, a la vez, se recurre a au toridades respetables en la materia al utilizar, por ejemplo, un personaje reconocido para tratar de obtener sostn para su afirmacin (Marafioti 77). Para Grondona el registro de la realidad pasa por imgenes metafricas asociadas al campo de la psicologa, tales como la frust racin (13), las plidas, el pesimismo (19) y la mala onda (11)2 que son todos sntomas de que nos sentimos en medio de un tnel sombro (11). La percepcin de desilu sin psicolgica generalizada, de acuerdo a la postura de Grondona, determina la conduc ta de los ciudadanos con respecto al imaginario pensado por la sociedad argentin a en todos sus aspectos. Los argentinos, sostiene Grondona, an cuando el nuevo optimis mo del Gobierno [del presidente De la Ra] fuese razonable, siguieron creyendo que todo ira mal, y actuaron de manera que todo fuera mal (21). Grondona elude los aspectos objetivos de una realidad y alude a una introspeccin subjetiva que se presta a una concepcin puramente de carcter voluntarista; moldear la realidad de acuerdo al estado de nim o particular de la poblacin. El autor expresa: El optimista termina por crear un futuro que le dar la razn. Lo mismo le sucede al pesimista. Cada uno a su manera consiguen acertar (21). Es decir, la cuestin de la crisis argentina se reduce a un planteamiento de carcter psicolgico que depende exclusivamente del optimismo o pesi mismo de la sociedad con relacin a sus refiere al programa televisivo Hora Clav e conducido por Grondona que se emite los domingos por el Canal 9 de Buenos Aires. 2 Mala onda o plida son vocablos coloqui ales utilizados generalmente por la juventud que son asociados a lo desagradable, a la desilusin o al malestar que provoca una persona o situacin.

PAGE 149

140 gobernantes. Grondona, adems, ignora entre su s consideraciones la accin psicolgica emprendida por los medios masivos de comunicacin en la formacin de la opinin pblica, hecho fundamental de la omnipresencia de la imagen-espectculo como referente en la construccin de identidades. Como sostie ne Robert Miklitsch, I n late capitalism [el cuerpo-identidad] is always mediated by the commodity or, more precisely, the commodity-sign economy (15). Como maniobra retrica, Grondona utiliza la primera persona del plural, el nosotros, comn en muchos ensayistas, co mo instrumento de eliminar la distancia entre el autor y el lector a fin de logr ar una identificacin de ambos. La eficacia persuasiva se funda en la complicidad esta blecida entre el enuncia dor y su auditorio a travs de las evidencias o datos comparti dos. En el caso de Grondona, podra, adems, interpretarse como un intento pendular de revelar y, a la vez, ocultar un proyecto suasorio. Grondona descubre la intencin de resp onsabilizar a toda la sociedad argentina por la situacin presente (argumentacin medi ante la amplificacin o generalizacin) y, al mismo tiempo, encubrir a los autnticos re sponsables las clases dirigentes y sus aliados internos y externos, quienes efec tivamente detentan los hilos del poder de decisin y gestin. No se trata de alentar la idea de un poder en las sombras, sino que los mismos se manifiestan explcitamente mediante reclamos puntuales a los gobiernos de turno: la Sociedad Rural Argentina (SRA), la Unin I ndustrial Argentina (UIA), la Asociacin de Bancos de Argentina (ABA), la Cmara Argentina de Comercio (CAC), la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BOL SAR), la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), la Asociacin del Ftbol Argenti no (AFA), la Asociacin de Abogados de Buenos Aires, (AABA), la As ociacin de Periodistas de Buenos Aires (ADEPA), el

PAGE 150

141 Fondo Monetario Internacional (FM I), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Confederacin General del Trabajo (CGT), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), etc. La concepcin de la responsabilidad co lectiva diseminara y disolvera la hiptesis de que si todos son los responsables, ninguno lo es efectivamente. En sus programas de opinlogo poltico en la te levisin, desde Tiempo Nuevo con su legendario conductor Bernardo Neustadt3 hasta su propio programa Hora Clave, Grondona utiliza el gora virtual para impartir sus saberes acadmicos que, a diferencia de los ofrecidos en sus clases en la Faculta d de Derecho de la Un iversidad de Buenos Aires y en los institutos militares, se vale, de acuerdo al tipo de auditorio, a metforas fciles, comprensibles; ir despacio y cer ca. Mariano cita a Aristteles, a Kant, a Nozick [nfasis en el original] (Rinesi 29). Frente a sus televidentes, Grondona acude a una actitud instructiva y benvola, que se expresa a travs de la claridad y la sencillez del mensaje. Adems, segn Toms Abraham, Grondona explota, en aras de la utilitas la conciliatio benevolentiae de sus potenciales interlocutores virt uales a fin de la formacin de opinin por va lgica (los usos de mtodos deductivos o inductivos) o em otiva (la conmiseracin cristiana por los excluidos o marginales). Dice Abraham, L a benevolencia [de parte de Grondona], de 3 Bernardo Neustadt (1925-) se convirti en uno de los conductores periodsticos ms influyentes de los medios de difusin en la Argentina. Sus comienzos en televisin fueron con el programa Tiempo Nuevo que se tr ansform en lder del periodismo poltico a nivel masivo y que se emiti semanalmente durante 30 aos. En radio Neustadt condujo los programas "En privado", "El clan del aire", "Belgrano Show ", "Nuevo da", "De vuelta", "Prohibido para homb res" y "Despertando con Be rnardo Neustadt". Carlos Ulanovsky dice: Probablemente no haya ha bido periodista argentino ms cuestionado por sus colegas debido a su volubilidad y su s elecciones que Bernar do Neustadt (Paren las rotativas (1970-2000) 209).

PAGE 151

142 ms est decirlo, es la actitud vertical en descenso que deri va de ganadores a perdedores (Historias 160). La situacin argentina en los finales de la dcada del dista mucho de ser una realidad de exultante jbilo como la que intenta imprimir Grondona al lector. Todo lo contrario. Segn datos del Inst ituto Nacional de Estadsti cas y Censos (INDEC) en octubre de 2002, la poblacin total viva en un 57.8 % y 27.5% por debajo de las lneas de pobreza e indigencia respectivamente (S caletta 1-2; Stang 1-3). Segn Francisco Delich en octubre de 2001, la desocupacin s uper el 18% y el Producto Bruto Interno (PBI) haba cado al 0.7% en el primer trimestre del 2000 (Crisis 23). El mal humor de los argentinos no sera una cuestin psic olgica sino histric a, producto de las condiciones objetivas de una re alidad empecinada a contrariar al ms optimista. La idea del nosotros como responsabilidad colectiva revela en Grondona una visin unanimista, holista y totalizadora (anmala en un autor que acenta con su prdica neoliberal la responsabilidad del individuo) que oculta los conflictos y luchas salvajes de intereses corporativos y sector iales entre las clases dirige ntes por establecer un bloque hegemnico que discipline al resto de la so ciedad, y la encolumne detrs de un proyecto poltico-econmico.4 4 La defensa del modelo neoliberal globalizador de Grondona que comprometi seriamente el situacin econmica de los pases latinoamericanos en la dcada de los y de la actual ofensiva de dicho modelo que requiere to increase labor-market flexibility, code words for lowering minimum wage and weakening worker protection de a acuerdo a Joseph E. Stiglitz (1943-) Profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York y Premio Nbel de Economa en el ao 2001, quien agrega como ejemplo que los pases escandinvos are highly integrated into the global economy; but they are highly successful economies that still provide strong so cial protections and make high levels of investments in people (18).

PAGE 152

143 La cultura de la queja (23), los mensajes negativos (24), el nimo destructivo (25) y el mal humor (11) de gobernantes y gobernados en la Argentina provienen, de acuerdo a Grondona, del miedo: Gobernantes y gobernados, afirma el autor, vivimos paralizados por el miedo. En lugar de desear que no vengan nuevos males, deberamos imaginar nuevos bienes por desear (27). La queja vendra convertirse en una peculiaridad del ser ontolgico de los argentinos; un destello in mvil y tieso que escapa a la historia y se transforma en una entelequia capaz de estar como seala Scheines, a punto de partir y nunca irse (151). Los argentinos son, segn la propuesta de Grondona, seres ciclotmicos que viven en la euforia optimista con la instauracin democrtica en 1983 y la postracin depresiva de la hiperinflacin en 1989, y en la prof unda y generalizada desaz n a partir de 1998 (32).5 El argentino coexiste entre la ilusin y la desesperanza, como un adolescente incapaz de asumir una actitud crtica y madura frente a la realidad. En todo caso, el ensayo de Grondona operara como un reloj de spertador, luego de una insufrible noche cargada de ensueos de felicidad exaltada y pesadillas amargas, Grondona vendra a despertar a esa Adolescente-Argentina de su condicin manaca-depresiva o, tambin, de una especie de bipolaridad psquica (Colma 93; McWilliams 227). 5 El 10 de diciembre de 1983 Ral Ricardo Alfonsn jura como primer mandatario, instaurando un rgimen democrtico-constituci onal luego de siete aos de dictadura militar. La hiperinflacin alude a una tasa inflacionaria cercana al 3.000 % anual durante la ltima etapa del gobierno alfonsinista. Alfons n debi adelantar las elecciones ante la ola de saqueos, protestas y caos econmi co; originalmente las elecciones estaban previstas para octubre de 1989. La inflacin en el mes de junio haba ascendido al 114% y en julio al 196%. (Romero, Argentina 246). El 8 de julio de 1989 jur como presidente de la Nacin Carlos Sal Menem. En 1991 se puso fin a la espiral inflacionaria mediante la Ley de Convertibilidad sancionada en abril de 1991, cuyo autor fue el ministro de Economa Domingo Felipe Cavallo.

PAGE 153

144 El antagonismo entre ilusin y realidad reve la la ambivalencia de estados anmicos de exageracin y prudencia en que se debate el pndulo psquico de los argentinos. Segn afirma Grondona en su obra La Argentina como vocacin En la Argentina pendular de las opciones extremas, se pas del golpe de Estado al mercado, de la proteccin absoluta a la apertura universal (64). La sintomatologa psquica de la sociedad argentina parece indicar, segn Grondona, una atraccin por los extremos. Los golpes militares: los generales esperan en el banco de suplentes La ambivalencia de estados de furor ra diante y de arrebato melanclico se manifiesta en una de las metforas a las que es adepto Grondona: el ftbol. Cuando el crecimiento del Producto Bruto Interno (P BI) arroj saldos negativos en el 2000, Grondona lo ilustra de la sigui ente forma: Los actores se agitan porque, en tanto el pblico ha dejado de aplaudir, algunos espectad ores lanzan silbidos y abucheos y otros, simplemente, se levantan y se van. La cris is poltica se ha vuelto ruidosa sobre el escenario porque responde a un signo prof undo: la desilusin de la platea (41). La situacin poltico-econmica es convert ida en un estadio de ftbol que, cuando el equipo del gobierno es incapaz de golear a su adversari o, cunde la desazn en la popular y la platea, quienes abandonan amargados el estadio, postrados por una insondable frustracin. Grondona ejemplifica la recurrencia de gobiernos democrticos seguidos por dictaduras militares. Para Gr ondona es natural que cuando los dbiles gobiernos constitucionales son incapaces de ganar el partido, la platea, adems de sufrir una aguda congoja, demande la presencia de algn general para poner orden ante la falta de direccin del equipo argentino. As lo enuncia Grondona: Acostumbrados como estaban a la ambivalencia institu cional de este sistema, era natural entonces que, cuando arreciaba alguna crisis en el gobierno constitu cional, los argentinos miraran al banco de

PAGE 154

145 suplentes al costado de la cancha poltica, pa ra seguir de cerca el precalentamiento de algn general [nfasis agregado] (45). La percepcin de Grondona se sustenta en la idea de la naturalidad de los argentinos por buscar la solu cin militar; la postura gr ondoniana significa una forma explcita de apologa del golpe de Estado porque as lo recl ama la sociedad argentina, de la cual es vocero privilegia do Grondona, quien la interpreta oratio obliqua , a travs del sentimiento de la plate a. Toms Abraham califica a Grondona de democareta (Historias 157). Para Abraham, un fascista es un liberal asustado, en este caso, por efecto de retorno, nuestro dem crata patricio [Grondona] es un fascista sosegado (Historias 182). Adems, en la Argentina nunca han faltado generales en el banco de suplentes. Desde luego que, otra vez, ha blar en nombre de todos l os argentinos resulta una desmesura de quien proclama, por lo menos en su libro La argentina como vocacin ser heredero de la tradicin aristotlica-tomist a del justo medio, del centro, del equilibrio (13).6 La idea de responsabilizar a toda una comunidad frente al poder omnmodo y al 6 Mariano Grondona tiene un largo historial de naturalizar como in evitables los golpes de Estado en la Argentina, interpretar los sent imientos golpistas de la platea y evitar el justo medio aristotlico. Grondona fue el autor del Comunicado N 150 el 23 de septiembre de 1962 que respaldaba a fraccin azul (nacionalista-l egalista) en lucha contra la camarilla colorada (liberal-an tiperonista) dentro del Ejrcito Argentino (Ulanovsky, Paren las rotativas (1920-1969 216; Lanata 235; Ma ssot 220; Mazzei 21; Vazeilles, Las ideas 84; Lewis 157). Durante el inte rinato (1962-1963) del presidente provisional Jos Mara Gu ido (1910-1975), Grondona se desempeo, luego del triunfo azul, como subsecretario de Interior en el ministerio del Interior a cargo de Rodolfo Martnez. Asimismo, previamente, Grondona se haba preparado intelectualmente en los aos en el Instituto de Es tudios Polticos de Madrid du rante la poca franquista. De regreso a la Argentina, Grondona tuvo activa participacin en la accin psicolgica a fin de deponer al presidente constitucional Dr. Arturo Umberto Illia (1900-1983) el 28 de junio de 1966 por el general (azul) Juan Carlos Ongana (1914-1995). Por esa poca, Grondona era profesor en la Escuela Superior de Guerra Naval y del In stituto Superior de

PAGE 155

146 control total (medios de comunicacin, total impunidad de los organismos de seguridad, Estado de sitio, suspensin de las garantas c onstitucionales, censura en todos los medios de difusin, listas negras de indeseables, control de todos los aparatos del Estado, terrorismo de Estado, normas jurdicas prohibiti vas, etc.) de las Fuerzas Armadas es una manera de no responsabilizar a ninguno.7 En cada uno de los golpes militares, desde 1930 Guerra. La accin psicolgica era orquest ada desde las revistas Primera Plana y Confirmado en las cuales Grondona era columnista. (Sebreli, Crtica 298-99). En 1955, Grondona fue integrante de un gr upo de estudiantes de la Facu ltad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aire s de los Comandos Revolucionarios Civiles que derrocaron al presidente constitucional Juan Domingo Pern (1895-1974): En el golpe de 1955, declara Grondona, yo fui golpi staEn 1966, con Illia, ayud a crear el golpe [el golpe para derrocar al presiden te] (citado en Ulanovsky, Paren las rotativas (1920-1969) 211). Grondona fue discpulo del furibundo religioso antisemita y anticomunista Julio Meinvielle (1905-1973). Durante el Proceso de Reorganizacin Nacional, Grondona apoy el terrorismo de Esta do como director general, desde 1978 a 1995 de la revista Visin financiada por el dictador nicaragense Anastasio Somoza Debayle (1925-1980); tambin lo hizo desde su mensuario Carta Poltica costeado por el magnate azucarero Francisco Piero Pach eco, desde sus columnas en el diario El Cronista Comercial donde firmaba con el seudnimo de Guicciardini, y desde un programa televisivo que comparta con Bern ardo Neustadt: Tiempo Nuevo. Grondona respaldaba a los militares argentinos en su cruzada inquisitorial contra la subversin aptrida y de defensa de los valores occide ntales y cristianos. Algunas de la columnas de Grondona, firmadas bajo el seudnimo de Guicciardini, se publican en: Grondona/Guicciardini: sus panoramas. (Bla ustein y Zubieta 587-614). Segn Cristin Buchrucker, Grondona fue un apologista del golpe de 1976 (14-15). El verstil Grondona fue, adems, asesor de la Fuerza Area. Redact a pedido del brigadier general Basilio Lami Dozo, integrante de la Junta Milita r un documento, Bases Polticas para la Reorganizacin Nacional con fecha 26 de julio de 1978. Como indica Sivak, el document result el nico programa de gobierno que Grondona hizo en su vida, con detalles de cmo debera ser la Argentina postaniquilamiento (177). 7 Grondona no es el nico en responsabilizar a la sociedad civil de apoyar tcitamente los golpes de Estado en la Argentina. Una larga li sta de intelectuales y periodistas desde la derecha ultramontana a la izquierda re volucionaria contribuyeron directa o indirectamente en preparar la accin psicol gica para derrocar a gobi ernos civiles. Hacer una lista de intelectuales y periodistas que apoyaron los golpes militares demandara varios volmenes. Por ejemplo, Osvaldo Ba yer (1927-) sostiene, Todo eso fue posible por la sociedad civil que los acompa y r ode con entusiasmo, o que guard silencio cmplice (Bayer 203). Entre los escritores que brindaron su apoyo explcito al rgimen de Jorge Rafael Videla (1925-), Bayer seala a Ernesto Sabato, Jorge Lus Borges, Lus Gregorich, Abelardo Castillo y Li liana Heker (223-27). Entre 1976 y 1983,

PAGE 156

147 hasta 1976, hubo responsables materiales e in telectuales que, como el caso de Grondona, colaboraron con nombre y apellido a avalar c onductas y procedimientos reidos con la tica de la defensa de la concepcin cr istiana y occidental que supuestamente pretendan defender.8 Como afirma Sebreli, La ideologa de los golpes militares no fue nunca obra de los propios militares sino de los intelectuales (Claroscuros 1). Las crisis institucionales no eran causadas por un inapelable cataclismo natural, segn lo sugiere Grondona, sino que eran fabr icadas por las acciones deliberadas de sectores golpistas desde sus usinas de desinformacin para cr ear las condiciones propicias para el golpe militar y evitar las expresiones de la mayora que, como Grondona, organizaban el escenario posible para el derrocamiento de algn gobierno constitucional.9 Eran operaciones militares precedidas por operaciones culturales. Las ofensivas represivas, tanto de gobiernos civi les como militares, no se remitan meramente al plano de la accin violenta directa, aunque no faltaran cuando fueran necesarias, sino que apelaron a toda clase de prcticas de accin ideo lgica para neutralizar al desaparecieron 89 periodistas en la Argentin a del Proceso (Baluste in y Zubieta 565-68). Grondona fue invitado por el presidente Vi dela a sus acostumbrados almuerzos con intelectuales, periodistas y personajes del mundo cultural y deportivo. Dice Sivak: Videla lo haba incluidoen la short list de los veinticinco peri odistas que recibi a dos meses de haber asaltado el poder (162). 8 En su mensuario Carta Poltica Grondona escribe en agosto de 1976: En el plano poltico el gobierno controla el territorio, brinda un nivel de seguridad antes inexistente y ha asestado golpes a la subversin, que, por su magnitud inducen al optimismo (citado en Blaustein y Zubieta 140). Grondona escribi en el nmero 76 de abril de 1980 de su Carta Poltica : El mecanismo de agitacin y propaganda del comunismo sovitico, va Cuba, estuvo detrs de la insurreccin en la Argentina. Le dimos su merecido (citado en Daz Bessone 44). 9 Sobre el silencio de la prensa durante el Proceso, segn lo expr esa Jerry W. Knudson, Although fear and indifference were undoubtedly part of the equation, most of the Argentine press remained silent out of ser se lf interest. They were shielding their own social and economic flanks, whether protec ting government advertising revenues or simply not wishing to disturb the social structure of which they were part (95).

PAGE 157

148 enemigo de turno. Tales prcticas fueron ap licadas a varios objetivos, tales como la familia, el trabajo y la escuela. Por ejemplo, el ejercicio de la censura constituy uno de los pilares liminares en la ofensiva de guerra psicolgica en el campo cultural a los efectos de preparar a la sociedad civil para los golpes de Estado. As lo afirma Andrs Avellaneda: Tanto los proyectos conservadores como los populistas, destinados o bien a restaurar el orden oligrquico o bien a estructurar el pode r, se desarrollaron con la participacin de las fuerzas armadas. Esta bsqueda de estructuras polticas estables ubicadas dentro del status quo, al enfr entarse con movimientos de oposicin ideolgica crecientes se tradujo en una coercin poltico-social que fue generando formas ms y ms elaboradas de cen sura intelectual y poltica (12).10 Grondona utiliza las metforas de la adoles cencia-inmadurez-fantasa (106), como signos ecumnicos en la produccin de golpes m ilitares en Argentina pero tambin como sntomas enfermos de la sociedad. En sus columnas dominicales en el matutino La Nacin pocos das despus de los acontecimiento s que llevaron al derrocamiento de De la Ra, Grondona seala, Los argentinos nos hemos caracterizado por exigir que el ideal se alcance de un solo golpeEl golpismo es pr opio de los pases adolescentes. Al esperar demasiado de cada cambio, el adolescente pasa de la ilusin a la frustr acin y de ella a la nueva ilusin (Un pas 1). 10 La experiencia personal de la censura, por ejemplo, es narrada por Pablo Jacovkis (1945-), licenciado y doctor en Ciencias Matem ticas, y actual Decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, quien afirma: O sea, yo poda separar mis intereses polticos, histricos y sociales de mi trabajo profesional, y eso en grado sumo.Y eso pese a episodios comprobados que si no fueran siniestros seran ridculos, como la prohibicin de usar libros que trataran sobre vectores (trmino matemtico usado en geometra), prohibicin dictada por la intervencin militar en Crdoba. O a episodios que nadie sabe si son ciertos o no, pero se non vero ben trovato, como el secuestro de La cuba electroltica por apologa de Cuba [nfasis en el original] (389-90).

PAGE 158

149 Considerados y des-considerados: el despotismo de la minora ilustrada Una sociedad democrtica, al fin de cuentas, era parte del idealismo de un humanismo anacrnico de intele ctuales resentidos. La lgica del banco de suplentes era la nica salida para corregir los desbordes de la mayora y afirmar la accin tutelar que ejercen las Fuerzas Armadas y las minoras ilustradas como depositarias de las reservas morales de la Nacin. Para Grondona, la felicidad no depende de la voluntad mayoritaria, tal como haba sido pregonada por los tericos de la soberana popular, sino que corresponde a las minoras ilustradas el trabajo de conduc ir los destinos de mayoras ignaras en la accin de gobierno. En su obra El postliberalismo Grondona, siguiendo la filosofa del derecho enunciada por Ronald Dworkin, postula que lo s des-considerados (los pobres) en los pases subdesarrollados tienen el voto, arma con el cual pueden expresarse; mientras los considerados (las clases dirigentes), quier en que se les respeten sus libertadescon la condicin de que tales sistemas no fueran confiscatorios de su propiedad o ventajas relativas, o que no fueran irrespetuosos de su privilegios sociales [nfasis en el original] (62-63). Las ventajas relativas son eufemismos de defensa de los prerrogativas que gozan por la desprot eccin de ser minoras y mecanismos de resguardos frente a una posib le invasin de irrespetuos os en el espacio de los considerados. En el planteo de Grondona, la mayora (el peronismo en este caso) es identificada con la felicidad por el solo hecho de votar. As lo seala Abraham: Porque si el Doctor [Gr ondona] puede llegar a demostrar que la felicidad del mayor nmero es un espejismo de felicidad, es decir que la mayora no siempre tiene razn, la democracia argentina tampoco puede ser el resu ltado de los votos peronistas, es decir estos espejismos de ciudadanos. Dios mo qu difcil es ser gorila! Hay que estudiar tanto! (Historias 167)

PAGE 159

150 Tambin, Grondona autoriza la tradicin de establecer la oposicin minoras cultas, racionales, educadas y civili zadas contra las masas inculta s, irracionales, ignorantes y brbaras en la tradicin sarmientina de Civ ilizacin o Barbarie. Mientras las primeras se caracterizan por la prudencia, las segunda s son presas frecuentes de sus arrebatos instintivos. Uno de los maestros, reconocidos por el propio autor, es Jos Ortega y Gasset,11 en quien Grondona encuentra el sust ento intelectual para exaltar la preeminencia de las minoras frente a las mayor as. Para Ortega y Gasset, Las minoras son individuos o grupos de indi viduos especialmente cualificados La masa es el conjunto de personas no cualificadas (39). De la mi sma manera, Jos Mara Ramos Meja, en su obra Las multitudes argentinas caracteriza a las muchedumbres como amantes ante todo de la sensacin violenta, del color vivo, de la msica ru idosaporque la multitud es sensual, arrebatada y llena de lujuria para el placer de los sentidos. No raciocina, siente. Es poco inteligente, razona mal, pero imagina mucho y deforme (55). Otra de las fuentes tericas de Grondona es Gustav e Le Bon, quien en su pionero estudio de las masas afirma: The very fact that crowds possess in common ordinary qua lities explains why the can never accomplish acts demanding a high degree of intelligenceIn crowds it is stupidity and no mother-wit th at is accumulated (29). Puede interpretarse que la dicotoma que establece Grondona entre considerados (el patriciado) y los des-considerados (los pl ebeyos), adems de establecer una relacin 11 Ortega y Gasset es una fuente insoslayable en muchos de los ensayos de Grondona. Por ejemplo, Grondona menciona al filsofo espaol en forma recurrente en varios de sus escritos (El despertar 205; El posliberalismo 63; Las condiciones 306; La Argentina 87). Desde su columna en el diario La Nacin Grondona le rindi ho menaje a Ortega y Gasset en el cincuentenario de la muerte del filsofo espaol por la impar influencia de Ortega en la Argentin a (La renovada 1)

PAGE 160

151 jerrquica y, por lo tanto de poder, sistem atiza un discurso donde las relaciones humanas se dividen entre ganadores y perd edores, vencedores y vencidos. Sostiene Abraham: As es que los des-considerados si s on respetuosos pueden llegar a obtener la benevolencia de los considerados. La dupla que se opone en trminos de consideracin tiene una nueva frmula aun ms sencilla de memorizar. En la sociedad hay ganadores y perdedores. En ms de una ocasin el Doctor [Grondona] recordar que no slo es un ganador sino que proviene de una familia de ganadores, porque a diferencia de la cultura sa jona que narra las aventuras de los self mademan l es un ganador latino, es decir un ganador que empez de arriba, algo as como un ganador de nacimiento. [nfasis en el original] (Historias 159) Este vnculo desigual inducira a pensar en la relacin hegeliana del amo y del esclavo. Los considerados son el sujeto, el ag ente de la historia que somete a los desconsiderados como objeto, como el Otro. El Yo del los considerados es la autoconciencia de ser en-s y para-s, mientr as que los des-considerados son dependientes de ser-otro.12 Sin los des-considerados no podran ex istir los considerados como sin los esclavos no podran existir los amos. Debajo de una relacin jurdica el respeto a las minoras, a la propiedad privada, a la i gualdad ante la ley, etc., se establece una relacin de poder. No existen relaciones i gualitarias, a pesar de que las garantas constitucionales establecen el principio de i gualdad ante la ley. S on relaciones desiguales fundadas en el principio de dominador y dominado. De esta relacin podra entresacarse la idea que la minora representa la ley; es la Ley del Padre que sujeta; es lo masculi no que proclama la superioridad de la prohibicin del pecado median te la racionalidad del dominio y la disciplina frente a los 12 Textualmente G. W. F. Hegel (1770-1831) dice: La autoconciencia es, en primer trmino, simple ser-para-s, igual a s mismo a travs de la exclusin de s de todo lo que es otro ; su esencia y objeto absoluto es para ella el yo ; y en esta inmediatez o en este ser de su ser-para-s es algo singular Lo que es otro para ella lo es como objeto no esencial, signado con el carcter de lo negativo [nfasis en el original] (Fenomenologa 169).

PAGE 161

152 instintos femeninos de las masas pecadoras, incestuosas, promiscuas y desenfrenadas; ellas representan lo ventral, lo oscuro; la pl ebe (los des-considerados ) se halla sumida en la vida instintiva frente a la espiritualidad pa tricia de las minoras (los considerados); es la lucha entre la razn y la pa sin; entre la civilizacin y la barbarie; entre lo apolneo y lo dionisiaco; entre el principio de realidad y el principio de placer; entre el dominador y dominado; entre lo alto y lo bajo. Gr ondona seala: Cuando decimos democracia capitalista, pues, significamos que el capitalismo le da a esa sociedad un dinamismo econmico cuyos excesos posibles los corrige el hecho que es democrtica; o al revs, la democracia le da a esa sociedad una prefer encia por los pobres, cuyos posibles excesos de irracionalidad econmica son corregidos por la democracia capitalista (El postliberalismo 65). Los des-considerados se benefician de lo cuantitativo el voto, mientras los considerados poseen lo cualitativo el esp ritu del patriciado, que los coloca en la cima de la escala social y, por lo tanto, en el ejercicio del mando. Sin embargo, cuando la democracia y el capitalismo se conjugar on en la figura de Menem para Grondona, Menem fue el fundador del segundo capitalismo argentino (15) en la dcada de los no fue, precisamente, la benevolencia de los considerados la caracterstica de aquella poca.13 Todo lo contrario, la dcada de los 14 expuso cruelmente el egosmo 13 En octubre del 2002 existan en la Repb lica Argentina un total de 20.8 millones de pobres y casi 10 millones de indigentes. En el Gran Buenos Aires ciudad de Buenos Aires y partidos del Conourbano la lnea de pobreza alcanzaba el 54.3 %, mientras que la indigencia llegaba al 24.7% de la poblacin segn los da tos oficiales del Instituto Nacional de Estadsticas y Censos (La pobreza en la Argentina 1-6). 14 Martn Caparrs hace el clculo de lo que sucede en un cuarto de hora en la Argentina del 2002, que es el tiempo que le insumira al interlocutor leer las cuatro pginas de su introduccin a su libro de entrevistas Qu pas En esos 15 minutos nacern en Argentina 21 chicos que le debern a los acreedores internaci onales 5,000 dlares cada uno,

PAGE 162

153 desconsiderador de los supuestos considerad os", facilitando que miles de argentinos pasaran al sector de desoc upados, pobres e indigentes. El ltimo tren de los pases perifricos Para Grondona, uno de los males que corro e a la Argentina es la falta de un sistema de mercado abierto y competitivo. El sueo de la autosuficiencia y el proteccionismo (128), el infie rno estatista (113), la preponderancia de la ideologa anticapitalista (110), el pes o de un Estado gigantesco, corr upto e ineficiente 109) y la economa cerrada e inflacionaria (107), que fu eron instaladas con el advenimiento del estatismo de Juan Domingo Pern (15-16) en 1945, contribuyeron a minar la fe del pueblo en el capitalismo (Grondona 111). La falta de un modelo de libre mercado produjo el estancamiento y la declinacin de la Argentina. Despus de renunciar, seala Grondona, gracias al tr auma hiperinflacionario de 198 9, a la va no capitalista del estatismo paternalista e inflacionario que nos haba caracterizado por dcadas, los argentinos estamos aprendiendo, trabajos a y dolorosamentecomo funciona ese capitalismo (111). Grondona recurre a una plyade de tericos del pensamiento aristotlico-tomista y liberal-c onservador para apoyar sus tesis (argumento por el respeto) mientras el producto per capita es de 2.900 dlares para t oda la poblacin. De esos 21 chicos, cada uno tiene la posibilidad en 35 de morir antes de cumplir los 15 aos. En esos 15 minutos, 12 mujeres habrn abortado de los cuales uno de los abortos ser fatal; se producirn 6 delitos contra las personas y 24 contra la propiedad y 60.000 argentinos estarn detrs de rejas; 26 argentinos se quedarn sin trabajo y 12 negocios cerrarn sus puertas para siempre; se producirn 4 acci dentes de trnsito; 3.800 habrn pasado por hospitales pblicos y unos cuantos formarn parte de los 130.000 HIV positivos. Pero el miedo no es sonso: en estos 15, relajando al lector, se habrn vendido 2.600 forros [dos por cada argentino], podemos imaginar a 1.300 argentinos que se estn equipando para un cuarto de hora ms caliente que el suyo, mi estimado; 3 compatriotas partirn a instalarse a otras tierras y 9 habrn muerto en este cuarto de hora (Caparrs, introduccin 7-14). Forros alude en el lenguaje coloquial de Argentina a los preservativos masculinos.

PAGE 163

154 acerca de las bondades de la sociedad jerr quica, la convergencia de fe y razn, la sociedad de mercado, la liberta d individual, el peligro estatis ta, el respeto a la propiedad privada y la necesidad de la competitividad.15 De todos ellos, Grondona extrae su partic ular concepcin del mundo que no es otra que una simbiosis entre capitalismo y fe cat lica. Grondona afirma: El da en que el liberalismo argentino pueda pr obar que sus races son tambin aristotlico-tomistas, va a desactivar la fuente de conflictos que hay entre catolicismo y liberalismo (Los pensadores de la libertad 168). Grondona evoca como matres a pense las virtudes aristotlico-tomistas, el liberalismo clsic o, el conservadurismo econmico, y la extrema derecha imperialista y polti ca. Para Grondona, Ronald Reagan fue la encarnacin (junto a Margaret Thatcher) de la ef iciencia y la moralidad (53).16 Grondona exalta las ideas de 15 Entre ellos, desfilan los nombres de Aristteles, Sa nto Toms de Aquino, Nicols Maquiavelo, John Locke, Adam Smith, John St uart Mill, Juan Bautista Alberdi, Max Weber, Max Scheler; Ludwig von Mises, Jos Ortega y Gasset, el papa Paulo VI, Karl Popper, Friedrich von Hayek, Robert Nozic k, Robert Dahl, John Rawls, Samuel P. Huntington y Michael E. Porter. En 1985, Grondona fue invitado a participar en un semestre como acadmico visitante en la Universidad de Harvard. Entre 1988 y 1989 volvi a la Universidad de Ha rvard como profesor visitant e donde imparti cursos sobre los valores morales y el desarrollo econmico. En Harvard, Grondona abandon su postura sobre la primaca de lo econmico (lo que l mismo denomina desarrollismo) para abocarse a los aspectos culturales que condicionan y posibilitan el desarrollo econmico del capitalismo (G rondona, Las condiciones 13-26). Parecera que Grondona sufri durante sus repetidas estancias en Harvard una epifana, una volte face del economicismo a ultranza y ortodoxo adquirido de la Escuela de Austria (Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek), y predicado por Grondona en sus primeras pocas, para luego pasar a convertirse en un culturalist a al modo de la Escuela Norteamericana (Robert Nozick, Robert Dahl, John Rawls, Samuel P. Huntington y Michael E. Porter). 16 Una de las primeras medidas de Reagan fue cut school lunch and food stamps (Cross 198). Segn Lizabeth Cohen, At the center piece of Reagans economic policies to counter inflation and stagna tion was a massive tax and nonprogressive reduction in marginal rates in 1981Alongside cuts in government spending the reduction or elimination of a Wide variety of entitle ment programs (legacies of the Kennedy and Jonson administration)Rather than seeking to draw. all Americans into an expansive mass consumption webReaganites promoted cap ital investment, concentrated wealth,

PAGE 164

155 competitividad, oportunidad, libertad e igualdad ante la ley. Sus visitas a Harvard lo pusieron en contacto con notables figur as del pensamiento liberal-conservador norteamericano. Segn Sivak, Ese ao [ 1985] Grondona fue acadmico visitante en Harvard. Ofreci breves seminarios, asisti a clases y trat a menudo con Huntington, Domnguez y otros profesores, como John Rawls y Robert Nozick.17 Comparando las diferencias en el desarrollo econmico de Corea del Sur y de la Repblica de Gana, Huntington admite la importanc ia central de la cultura en el adelanto econmico: Undoubtedly, many factors played a role, but it seemed to me that culture had to be a large of the explanation ( Foreword: Cultures Count xiii) ; tesis sta adoptada por Grondona a partir de esos aos. Incluso, Grondona publica en el libro, compilado por Lawrence H. Harrison y Samuel P. Hun tington, un artculo en ingls donde, especficamente, se refiere a su nueva postura con respecto a la im portancia del factor cultural en el desarrollo capitalista. U ndoubtedly, estipula Grondona, the intrinsic values indispensable for sust ained development, although non-economic, must no be antitax cut, and personal saving over consumption, with the assumption that prosperity would trickle down from new corporate and privat e wealth to ordinary American consumers. [nfasis en el original] (395). 17 Sivak se refiere a Samuel P. Huntington (1927 -), un profesor de cien cias polticas de la Universidad de Harvard, escribi un virulent o ataque a la inmigracin mexicana y a la supuesta amenaza a la identidad anglosajona. Enrique Krauze, direct or de la revista cultural Letras Libres refuta como racistas y alarmist as las posturas de Huntington (3032). Jorge I. Domnguez es profesor en el Departamento de Gobierno y miembro del comit ejecutivo del Centro de Estudios Lati no Americanos David Rockefeller de la Universidad de Harvard; Domnguez es un c ubano-americano que ha publicado diversos libros de poltica comparativa latinoamerican a y obras sobre el rgimen cubano. John Rawls (1921-2002) fue un filsofo, especializado en poltica y justicia. Fue profesor en la Universidad de Harvard, donde ense por ms de cuarenta aos en disciplinas relacionadas con filosofa pol tica y teora de gobierno. En 1971, Rawls public su magnun opus A Theory of Justice donde expone sus concepciones liberales sobre moralidad, justicia, poltica, equidad y libertad. Robert Nozick (1938-2002) es considerado uno de los ms importantes filso fos norteamericanos dentro de tendencias asociadas con el libertariniasmo y pragmatismo jurdico-filosfico.

PAGE 165

156 economic (41). Grondona divisara una alianza inevitable entre los valores protestantes (culto al trabajo, austerida d, frugalidad, respeto a la ley, respetabilidad victoriana, moralismo republicano, temperancia y disciplina) y el sistema capitalista (competitividad, explotacin y control eficiente de los recurs os naturales, libre mercado de oferta y demanda, mentalidad empresaria y racionalizacin de todos los aspectos de la vida: costo, regimentacin, clculo, comodificacin, reificacin y organizacin sistemtica de los seres humanos para la mxima eficac ia de la mano de obra). Las posturas de Grondona podran entenderse a partir de lo que David Harvey denomina flexible accumulation (156). Es decir, la aspir acin a la mxima ganancia, eficiencia, funcionalidad, pragmatismo y utilitarismo de acuerdo a las nuevas condiciones del mercado global. Los argentinos, parece indi car Grondona, al ser descendientes de una cultura mediterrnea y no anglosajona, estar an condenados a subir a l nico tren que hay o, simplemente lo pierden (127). La supuesta libertad del mercado deviene en la tirana del mercado donde impera el ms estricto autoritarismo. Una perspectiv a discordante a la de Grondona, la expone Ellen Meiksins Wood sobre el funcionamien to del sistema de librecambio. Para Wood, the distinctive and dominant characteris tic of the capitalist market is not opportunity or choice but, on the contrar y, compulsion. Material life and social reproduction in capitalism are universally me diated by the market, so that all the individuals must in one way or another enter into market relations in order to gain access to the means of life. This unique sy stem of market dependence means that the dictates of the capitalis t market its imperatives of competition, accumulation, profit-maximization, and increasing la bor-productivity re gulate not only economic transactions but social relations in general. As social relations among human beings are mediated by the process of commodity exchange. (7)

PAGE 166

157 La idea de Grondona de capitalismo es id entificada con los EE.UU. y, adems, es sinnimo con las ideas de libertad, justicia,18 equidad, democracia19 e igualdad constituye una de sus persistentes falacias. Por ejemplo, el pas ms rico del planeta, los Estados Unidos, es el que tiene el mayor porcentaje de inequidad social entre la concentracin de riqueza en una minora dentro de los pas es desarrollados (Bravin A2). Segn Kevin Phillips, por ejemplo, The nineties, in turn, broke all records. The ratio of the pay of corporate CEOs to the hourly wages of produc tion workers soared from 93 times that of workers in 1988 to 419 in 1999 (153). Para Grondona, al igual que en el caso de los golpes militares, la marcha hacia el progreso es inexorable e inevitable hacia un capitalismo de mercado. En el siglo XXI, sostiene Grondona, vuelve a haber slo una opcin (127). Mientras en el siglo XIX, la nica opcin para Arge ntina era aliarse al capital britnico, en el siglo XXI se 18 De acuerdo a un artculo firmado por Davi d Cole, la administracin del presidente Bush oblig a 80.000 inmigrantes rabes y musulm anes a ser registrados ante el (Federal Berau of Investigation (FB I). De todos ellos fueron entrevistados 8.000 y quedaron detenidos 5.000. Solamente en un caso, el de Richard Read (el llamado shoe bomber), fue el nico que fue sentencia do en the war on terror (15-18 ). Ms de 500 detenidos sin ningn tipo de proteccin legal se hallan encarcelados en Camp Delta, Guantnamo, Cuba y, en forma secreta el presidente au toriz todo tipo de vigilancia a cualquier individuo dentro de los Estados Unidos (Holtzman 13-18). Segn Lewis H. Lapham, The Presidents directive, a felony under th e 1978 Foreign Intelligence Security Act punishable by five years in prison an d $10,000.00 fine), also nullified the Fourth Amendments guarantee of protection against unreasonable search and seizure (33). Refirndose a las detenciones indefinidas de prisioneros en Guantanamo, Judith Butler esclarece, There is a reduction of these hum ans beings to animal status, where the animal is figured out of control, in need of total re strain (Precarious 78). 19 En las elecciones del 2000, la democracia fu e la primera vctima de la administracin de George W. Bush. Douglass Kellner dice: Finally, the Republicans ultimately called upon the US Supreme Court to block the tally ing of votes of undervotes mandated by the Florida Supreme Court and in effect to give the presidency to Bush, in one of the most brazen examples of judicial activism (Media Spectacle 19).

PAGE 167

158 impone la alianza con el capitalismo nort eamericano. Para apuntalar su hiptesis, Grondona recurre a la ficcin: Hizo bien la Argentina, hace bien Mxic o, en buscar el favoritismo del imperio? supongamos que los habitantes de un peque o pueblo quieren escapar de l en direccin de la gran ciudad. Por la est acin slo pasa un tren. Est dirigido por extranjeros antipticos. Los habitantes, tie ne acaso eleccin? En el siglo XIX slo haba un tren, britnico, parta hacia el desarrolloEs fcil objetar ahora a los fundadores de la Argentina moderna por su anglofilia. Es fcil inculpar a Mxico denorteamericanizacin. Pero la nica alternativa, en ambos casos, no ha sido tomar otro tren sino quedarse a vegetar en la estacin. [nfasis en el original] (127) A pesar de sus credenciales pluralistas y de mocrticas, Grondona se rige por la idea del pensamiento nico. No hay alternativa al or den del capitalismo. Solamente la fe y el optimismo en las fuerzas del capitalis mo conducirn a una era de progreso ininterrumpido. Quin querr vegetar senta do en el banco de una estacin de tren perdida en medio de la Pampa? Hay slo un tr en y, para el viajero que lo perdi, no hay otro remedio que su noble expectativa de esperanzada dicha que se produzca algn milagro y divise el tren del pr ogreso en el horizonte pampeano. Parecera que la metfora del desplazamie nto o del movimiento se asemeja a lo predicado por Michel Foucault cuando escrib e sobre la metfora de navegacin que podra ser interpretada a partir de la met fora utilizada por Grondona sobre el tren. Dice Foucault que dicha metfora supone l a idea, por supuesto, de un trayecto, un desplazamiento efectivo de un punto a otroi mplica que ese desplazamiento se dirija hacia cierta meta, que tenga un objetivo y es e objetivo es el puerto, el abra, en cuanto lugar seguro en donde se est al abrigo de todo (Hermenutica 243).

PAGE 168

159 El desplazamiento grondoniano se interpretara a efectos de enfatizar la velocidad e innovacin impresa en la produccin capitalista,20 secundada por la in iciativa individual y la competitividad, eliminar impuestos y rete nciones a la actividad industrial y agrcola, apertura del mercado y rebaja a las tasas arancelarias, flexibilizacin de las leyes laborales, achicar el Estado, y reducir el dficit fiscal. El puerto-estacin -abrigo sera conducido por capitn-maquinista automtico grac ias al libre juego de la oferta y la demanda, una especie de laissez-faire criollo que llegara a im plantar los beneficios del sistema capitalista para todos. La idea de Grondona coincidira con lo que Thomas Frank denomina market populism. Para Frank, la retrica del marke t populism es the general belief among opinion-makers that there is something natura l, something divine, something inherently democratic about the markets (15). La idea que subyace en Grondona es que cualquier persona puede formar parte del club de acomodados (o en lenguaje grondoniano considerados) y convertirse en millonario graci as a la democracia capitalista si se tiene una mentalidad optimista y empresarial. Pero el capitalismo real no es tal como lo expresa Grondona. Si el ideal del sistema capitalista para Grondona es los Estados Unidos, ste no es el rpido y mejor tren 20 En su obra American Vertigo Bernard-Henr Lvy cuenta una ancdota que capta la idea de la necesidad de movimi ento-velocidad como alegora del capitalismo eficientista en los Estados Unidos. En viaje hacia Chicago por la carretera interestatal N 94, Lvy y su conductor se encuentran con un severo congestionamiento de trnsito (38). Lvy seized by an strong [desire] to piss le indica a Tim, su chfer, de detenerse en la cuneta de la carretera (39). Inmedi atamente aparece un polica, quien le indica que it is forbidden to stop on highways, to hang around, to dawdle, and to piss (39). Lvy intuye que el polica is getting rea dy to book me for inappropriate behavior, for sexual display on a public highway, or in any cas e, for loitering with intent (40). El polica olvida las violaciones incurridas y le ordena a Lvy de to keep moving (40). Lvy concluye: Paranoia again? Security Obsession Or a much a much beeper anxiety, ingrained in the American ethos, when faced with the id ea that movement can not stop (40).

PAGE 169

160 que conducir a los argentinos a las Estaci n-Riqueza-Democracia. Segn Laura Penny, Between February 2001 and September 2003, Bu sh presided over th e loss of 2.7 million jobs. The numbers of Americans living in poverty also increased three years running [2001-2003] to almost 36 millions (43). El modelo de capitalismo norteamericano que tanto subyuga a Grondona debera verse con ms reparo y no con tanto beneplcito. Terry Eagleton afirma: The pioneer spirit was displaced rather than dissolved. The epic rapacity which subdues the land in the first place carried ou t in regular business. Probably no other people on earth use the word aggressive in such positive fashion, and no group outside the psychoanalytic circles is so fond of the word dream. Having no aristocracy to co-opt or decapitate, th e United States had to hand no ready-made heritage of hierarchy or st ability, which is one of seve ral reasons why its brand of capitalism was more visible lawless. [nfasis en el original] (Holly 66) Pero el ultimo tren al soado paraso de la (ir)racionalidad capitalista se trueca, como apunta Omar Acha, en una suerte de caja negra donde se produce una fusin alqumica no se sabe cmo de la que surgeel modo en el que esa virtuosa implicacin de una competencia en la que prim a el egosmo ms banal deriva finalmente en una formulacin genial que se presenta como la mejor de las posibles (191). Es decir, para la percepcin de Grondona, un sistema que se presenta como pensamiento nico del racionalismo econmico y se convie rte en una caja negra de un brutal irracionalismo. Como sostiene Sebreli, El antagonismo entre liberalismo y autoritari smo es falaz. La sociedad liberal no es, como pretenden los liberales nostlgicos, la inocente doncella salvajemente violada por la pandilla de totalitarios al doblar una esquina en los turbulentos aos treinta. La sociedad tradicional argentina, que fu e liberal, pero nunca democrtica, prepar y engendr la sociedad autoritaria que le sucede, porque la liber tad burguesa est fatalmente destinada a terminar en la ne gacin de toda libertad y el racionalismo liberal a terminar en el irracionalism o fascista, del mismo modo que la libre competencia est destinada a term inar en el monopolio. (La cuestin 223)

PAGE 170

161 La verncula megalomana Una de las posturas recurrentes en los ensa yos sobre la idiosincrasia argentina es la idea que los argentinos viven en un mundo de fantasa pergeado por antiguas grandezas. Fantasmas del pasado asolan la mentalidad de los argentinos del presente o, como sugiere Marx, No slo nos atormentan los vivos, sino los muertos (Prlogo xiv). Como adolescentes, los argentinos son incompeten tes de asumir la realidad y actuar en consecuencias. Por el contrario, los argentinos viven en un ensueo permanente del cual son inhbiles de despertar de su largo letar go onrico. Desde las clas es dirigentes a las clases ms humildes, todos repiten el mito de la riqueza y grandeza argentina. Como afirma Halperin Donghi, La prosperida d es el clima que se cree permanente de Argentina (Historia 258). La idea de la grandeza ar gentina se ha convertido en una ineludible tropologa de la ge ografa cultural argentina, donde proliferan toda clase de ensayos sobre la identidad nacional. El mito de la riqueza y grandeza argentina no es ms que una suerte de ingenium (Lausberg 435-36), propia de la creatividad o productividad de la fantasa de los arge ntinos. Desde todos los mbitos del campo cultural, la produccin de smbolos ha circulado ad infinitum en el montaje de una ontologa basada en la supuesta e inextinguible riqueza argentina. Sin embargo, los hechos del 19 y 20 de diciembre vinieron a poner fin a la concepcin de dicha riqueza que hasta entonces haba tenido la inexorable virtud de ser parte indiscutible del imaginario nacional ar gentino. El lamento, la desazn, el sinsentido y la sensacin de una prdida irreparable trastoc aquellas profecas de Dios es Argentino o Argentina Potencia que llega ron a ser parte del exultante narcisismo argentino (Ulanovsky, Cmo somos 83).

PAGE 171

162 Desde diversos sectores del campo cultural se han alzado voces contra el mito de la grandeza argentina. Para Rosendo Fraga, la sociedad argentina tendr que asumir que se escapa lo que un da fue realidad y que en las ltimas dcadas se transform en un sueo o mito (La crisis 15); James Neilson dice que la Argentina se las ha ingeniado para arruinarse de forma espectacular ( Un pas 17); Roberto Corts Conde afirma, Vivimos tiempos difciles. Se ha agregado un fracaso ms a los muchos que se han vivido en medio siglo de declinacin (Vale 192); Mario Rapaport seala, La terrible situacin que padece la Argentina, la ms grav e de su historia, plantea ms interrogantes que certezas (Interrogantes 115); Marcos Aguinis dice, Nada quedaba indemne ante el huracn de los argentinos rapiados, enga ados, abusados (En busca 33); Juan Jos Sebreli apunta, Lamentablemente, ese proceso largo y doloroso de cambio y democratizacin se interrumpi hacia fi nes de 2001 por el estallido de la crisis poltica, econmica, social y cultural ms gr ande de la historia argentina sin semejanza a la de ningn otro pas occidental [nf asis en el original] (La di fcil 25); Abel Posse, por su parte, sostiene, Somos un pas enfermo. (xodo 44); Federico Schuster sita a diciembre de 2001 como el final de un tiem po histrico, o al menos a un punto nodal de su historia (7). En Ricardo Forster se perc ibe la idea de un mito fundante que acarici sueos de una fantasa invariable. Dice Fors ter: Literalmente fuimos hijos de un mito que defini, desde el comienzo, la orientaci n de nuestro derrotero, clavando, all donde todava todo estaba por hacerse, la pualada de un riqueza fundacional que con el tiempo, se convertira en una herida envenenada (Argentina 43). Grondona tambin recurre a la idea del mito de la riqueza argentina: Al menos hasta hace poco tiempo, el mito de la rique za argentina fue compartido por todas las

PAGE 172

163 clases sociales (101). El problema, segn Grondona est en la obstina da persistencia de una fantasa (106). Como el mito de Na rciso, los argentinos se convirtieron en enamorados de s mismos, se volvieron narc isistas (Grondona 205). Pero la Argentina del 2000 todava, de acuerdo a la postura de Gr ondona, Vive, por ahora, en la tierra de nadie de una profunda cris is de identidad (132). El mito de Narciso no implica enamorarse de s mismo, sino de su imagen reflejada en el agua. Como sostiene Christopher La sch, The point of the story is not that Narcissus falls in love with himself but, si nce he fails to recognize his own reflection, that he lacks any conception of the diffe rence between himself and his surroundings (241). Los argentinos se enamoraron de una ilusin, de una fantasa, lo que los hace proclives a la prdida de confrontar la re alidad. La postura de Grondona parece subrayar, al contrario de la vieja olig arqua de la Generacin del 80 que tena claro cul era su visin real de la Argentina, la idea la pers istencia de un narcisis mo primario, tpico del perodo infantil. La herida al narcisismo argen tino ha dejado en aterradora intemperie el imaginario nacional; un vaco, una zozobr a, un fracaso, un trauma y un miedo al abandono de llegar a ese puertoestacin que abriga y proteg e del que habla Foucault, y da cobijo como el nio en el tero de la madre.21 La madre patria expuls a sus hijos 21 El almirante Emilio Eduardo Massera (1925), comandante en Jefe de la Armada Argentina y miembro de la Junta Militar que en 1976 derroc al gobierno constitucional de Mara Estela Martnez de Pern (1931-), e xplicaba, frente a un prestigioso auditorio de la Universidad del Salvador de Buenos Aires, que a principios del siglo XX, el espacio sagrado del fuero ntimo es agredido por Freud en su libro La interpretacin de los sueos [nfasis en el original] (86). Tambin el almirante consideraba que Karl Marx (1818-1883) y Albert Eisntein (1879-1955) fuer on precursores de la crisis del hombre occidental (86-87). Segn Mariano Plotkin durante el terrorismo de Estado desaparecieron entre 30 y 60 psiclogos. Beatri z Leonor Perosio (1947-), presidenta de la Asociacin de Psiclogos de Buenos Aires (A PBA) y de la Federacin de Psiclogos de la Repblica Argentina (FePRA) fue secues trada y llevada al campo clandestino de

PAGE 173

164 del Estado Benefactor y los someti a la brut al rapia de las fuer zas de un mercado que extingui las ilusiones con la hiperinflacin de 1989 y la bancarrota de 2001. Podra interpretarse las posturas de Grondona desde un delirio de autorreferencia. Muchas de las metforas sobre la Argentina, tales como D ios es Argentino o Argentina Potencia, podran traducirse en trminos psicolgicos como una omnipotencia flica y, al mismo tiempo, el miedo de castracin. La supremac a del machismo argentino podra ser el reverso del ascendiente del mito de la riqueza argentina. De acuerdo a un estudio de Fanny Mandelbaum, citada en un artculo de Andrew Graham-Yooll, Due to the crisis, people fuck much less (216). Como dice Graham-Yooll, But it is hard (sorry, no pun or reference intended) to imagine the Argen tine male admitting to such a shortcoming (ditto) or making light of an issue that has been vital to porteo societys fantasies about itself (216).22 A las interpretaciones socio-econmicas sobre la crisis, la interpretacin psicoanaltica puede agregar una comprens in acerca de la colonizacin de la subjetividad por el neoliberalismo y las re acciones frente a estos estmulos externos. Para Grondona, La fantasa es tan podero sa, empero, que al contemplar el nuevo espectculo de nuestra pobreza no la atribuimo s a que se ha instalado entre nosotros una nueva realidad, sino a algn accidente transitori o del que la mayora de los argentinos somos inocentes (208). La cultura del narcisis mo argentino tiene, entre otros orgenes, la exterminio El Vesubio por fuerzas del 1e r. Cuerpo de Ejrcito a cargo del general Guillermo Surez Mason (1924-2005). Dice Plotki n, Para los militares, cualquier teora que cuestionara la familia tradicional y los modelos sociales establecidos era un arma potencial en manos de la subversin (Freud 330). 22 Segn un informe de Liliana Moreno publicado en el matutino Clarn de Buenos Aires, las consultas de terapia en pareja aument aron un 40% en los ltimos tres aos (20012004). Dice Moreno: Aunque enmascarada detrs de otros temas, la falta de vida sexual afecta cada vez ms a las parejas porque la cada del deseo sexual masculino es impresionante (2).

PAGE 174

165 educacin patritica administrada desde la escuela, el servicio militar obligatorio 23 y los medios masivos de difusin que contaminaron a la sociedad con la fantasa del fetichismo de la supuesta grandeza nacional; la idolatra a los prceres; la reverencia a los guerreros de la Independencia; el culto a las vrgenes-gen eralas; el fanatismo a los smbolos patrios, el fetichismo de la Virgen de Lujn como santa patrona de la Ar gentina que tanto el nacionalismo de derecha como de izquierda supieron imponer a la sociedad civil, subordinada al autoritarismo y a las fantasas adolescentes para terminar en la matanza de 30.000 personas por el terrorismo de Estado y lo s miles de jvenes muertos en la guerra de Malvinas. La educacin patritica, como seala Carlos Escud, fue impuesta desde la asuncin como presidente del Consejo Naci onal de Educacin por Jos Mara Ramos Meja en 1908 (El fracaso 25). Subraya Escud: Pero Ramos Meja estaba apurado y 23 El da 31 de agosto de 1994 el presiden te Menem firm el decreto N 1537 y promulg en junio la Ley N 24.429 de Servicio Militar Voluntario por el cu al se pona fin al Servicio Militar Obligatorio instaurado en 1901 por una ley firmada por el entonces presidente Julio Argentino Roca (1843-1914) y su ministro de Guerra, el coronel Pablo Richieri, y su reemplazo por un sistema de voluntariado profesional (Romero, Breve historia 283). El motivo de la eliminacin de la conscripcin ob ligatoria de todo argentino que cumpliera los 18 aos fue debi do a lo acontecido en el Regimiento de Artillera N 161 de la localidad de Zapa la, Provincia de Neuqun, donde un soldado conscripto que cumpla con el Servicio Mili tar Obligatorio, un albail de apenas haba cumplido los 19 aos y de nombre Omar Carrasco (1975-1994), fue vctima de los maltratos de oficiales, subof iciales y soldados comunes a todos los que entraban al servicio militar en cualquiera de las Fuerzas Armadas que culmin con su muerte el 6 de marzo de 1994, luego de que fuera esta queado en pleno invierno patagnico y golpeado salvajemente, y el posterior encubrim iento por altos oficiales de la Inteligencia Militar del Ejrcito al ordenarse un suma rio militar. Sin embargo, despus de algunos aos, varios oficiales y soldados fueron conde nados y otros fueron pasados a retiro. Sobre el episodio Carrasco, apunta Sebr eli: El brutal asesinato de l conscripto Omar Carrasco sac a la luz la prctica de vejaciones pe rmanentes a que eran sometidos los jvenes soldadosMenem supo captar ese estado de nimo y suprimi la antigua institucin; dej as a las Fuerzas Armadas sin el inst rumento apto para manipular a la juventud, adoctrinarla en el nacionalismo, el autori tarismo y la subordinacin al poder militar (Crtica 411).

PAGE 175

166 crea adems que el maestro era una suerte de soldado que, ms all de los sentimientos e inclinaciones, deba ajustarse a la frrea disciplina y jerarqua: el mismo proceso educativo se consideraba regimentable. La educacin patritica no poda esperar (El fracaso 28). Uno de los resultados fue el elevamiento del homo patrioticus en las escuelas primarias de todo el pas mediante la adorac in a los smbolos de la patria (Escud, El fracaso 65). A pesar de los recurrentes desengaos y en me dio de la peor cris is de la historia argentina (diciembre 2001), el presidente Eduardo Duhalde afirmaba ante todos los miembros del Congreso Nacional al tomar el juramento como presid ente interino que La Argentina est condenada al x ito (citado en Seoane, Nosotros 19). Escud sostiene: Creo que el aullido nacionalista pr oduce un voluptuoso placer (Patologa 105).24 Uno de los instrumentos, esenciales en la cons truccin del imaginario nacional, es la persistencia en vastos sectores de la poblacin de una educaci n preparada para la idolatra, sean stas imgenes religiosas, pseudorreligiosas o monumentos de militares, stos ltimos empuando con gesto heroico sus sa bles al cielo de la patria infinita y montados en briosos corcel es, que pululan como hongos en casi todas las ciudades argentinas, grandes o pequeas, o en figur as polticas, deportiv as, culturales y del show business de la mass media donde los medios en la actualidad construyen sus propios 24 Escud seala que durante la crisis con Gran Bretaa, al de clarar sta la exclusividad de las 200 millas martimas sobre las islas Malvinas en octubre de 1986, muchos diputados asociaron el vocablo vendepatri a al de homosexualidad: Les hemos metido el dedo donde les duele y encima se los hemo s revuelto escuch decir a varios diputados argentinos. Esto nos induce a reflexionar so bre el vnculo posible entre sexualidad y los aullidos propios de nacionalismo humano (Patologa 105). La relacin entre el cuerpo y la cultura es explicada por Mario Margu lis, quien afirma, El cuerpo es vivido y percibido en funcin de la cu ltura. Cada cultura construye hi stricamente sus formas de percibir y relacionarse con el cuerpo; posee un caudal simb lico referido al cuerpo que da cuenta de procesos histricos y sociales conflictivos (Factores culturales 205).

PAGE 176

167 conos donde se entrecruzan el im aginario nacional fomentado por los medios con la idea de Nacin.25 Marco Denevi Viaje al pas de los desvaro s: la Republica de Trapalanda Una de las especificidades de la estructura ensaystica de Denevi en su ensayo La Repblica de Trapalanda es cederle la palabra a un pers onaje ficticio que tuviese ojos ms fros que los mos, menos enturbiados por el amor o, en estos momentos de prueba, por el dolor (9).26 Puede afirmarse que la estrategia narrativa de Denevi se nutre de un 25 Con respecto a los monumentos en Amr ica Latina, Hugo Achgar explica: El monumento en tanto materializacin de la me moriaes uno de los campos de batalla en que los distintos sujetos combaten en la c onstruccin de su proyecto en funcin de sus particulares memorias. En ese sentido, ope rara del mismo modo que operara la nacin es decir, como el espacio donde combaten por la hegemona distintos proyectos nacionales o regionales como lugar donde distintas memorias compiten por la hegemona (El lugar 140). En el caso ar gentino podra afirmarse si lugar a dudas que la construccin de la memoria por medio de la edificacin de monumentos, el combate fue decididamente ganado por los militares y el autoritarismo de sus aliados civiles sobre la sociedad argentina en su conjunto. Los militares no se conforman con tener su propio monumento, usualmente en una plaza frente al edificio municipal, sino tambin que sus nombres, siempre precedidos por el rango militar alcanzado, son impresos en infinidad de calles, avenidas, autopistas, ru tas nacionales, provinci ales o municipales, intendencias municipales ciudades, pueblos, pl azas, plazoletas y parques, etc. Sarmiento, por ejemplo, que fue un tpico intelectual y po ltico sin ningn tipo de inclinacin militar, no se conform con su carrera, sino que se hizo nombrar general y se visti con el traje de gala correspondiente a su jerarqua milita r del Ejrcito Grande de Urquiza en la derrota de Caseros del dictador Juan Ma nuel de Rosas. Tampoco Pern pudo escapar a esta cruzada, el territorio nacional del Chaco y la Provincia de la Pampa fueron rebautizados en 1952 con los nombres de Provincia Presidente Pern y Eva Pern respectivamente, lo mismo ocurri con la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires, que fue denominada Ciudad Eva Pern. 26 El libro de Denevi fue publicado en se ptiembre de 1989. Segn advierte el propio Denevi, el ensayo fue escrito entre noviembr e de 1988 a junio de 1989 (170). Ese ao, la Argentina haba conocido picos inflacionarios del 200% a 300% mens uales; en abril de ese ao la hiperinflacin trep al 193%. El gobierno de Alfonsn, ante la oleada de saqueos, conflictos y reclamos de sectores sindicales, industriales, financieros y agropecuarios, debi adelantar la fecha de las elecciones. En ese clima, anota Senz Quesada, de angustia por la crisis econmi ca, el 14 de mayo de 1989 se realizaron los

PAGE 177

168 tipo de meta-ensayo al e xplicar al lector la mise en scne en que se anudara el texto narrativo a fin de que ste tome nota de que se trata de una obra de ensaystica.27 El desdoblamiento de Denevi subvierte la id ea del ensayo en que las funciones del enunciador o agente que emite los signos li ngsticos que constituyen el texto, y las funciones de observador suelen estar fundidas en un solo ac tante (Arenas Cruz 386). La competencia retrica deneviana entraa adopt ar una perspectiva exterior a uno mismo, o sea, observarse desde el punto de vista de otro, aunque este otro sea observador y observado (Arenas Cruz 387). El extranjero es un europeo que vive en la era tecnotrnica y decide viajar a la Repblica Argentina, donde un oprobioso rgimen militar haba llegado a su fin y dado paso a la restauracin de la legalidad (15).28 De tal perspectiva, puede inferirse que comicios nacionales. Menem gan por el 47% (693). La referencia de Denevi a estos momentos de prueba podran aludir oblicua mente a las tensiones socio-econmicas de ese ao. Desde esta perspectiva, el yo biogrf ico de Denevi sugier e la presencia de un referente socio-histrico que se impone como hilo conductor a lo largo del texto: la ilusin de vivir en un pas de fantasas or ientada debido a la adolescencia del pueblo argentino. Como afirma Walter Mignolo, el contexto discursivo es crucial para la determinacin de la clase en la cual ste [ensay o] se inscribe (220). Es decir, el contexto de produccin y el contexto de recepcin se articulan a partir de una situacin dada. 27 En Un pas de novela (1988), Marcos Aguinis utiliz a la misma estrategia del desdoblamiento al ser invadido por su alter ego que se ha convertido en mi husped de plomo durante los fines de semanaEscribe sentado y de pie, abruma con preguntas y reflexionesEs el acompaante ideal para no dormir ni relajarse, sino para componer un libro. Que es su propsito (Un pas 13). 28 Denevi alude al perodo 1976-1983, conocido como los aos de plomo debido al terrorismo de Estado implantado por esos aos por la Junta Militar. Al contrario de innumerables personalidades de l campo cultural que, directa o indirectamente, prestaron su apoyo al Proceso de Re organizacin Nacional, Denevi fue uno de los escasos intelectuales que se manifest en contra del rgimen militar. En 1978 informa Lizaga public en Clarn [el matutino de mayor circulacin en Argentina] un texto singular y comprometido: La Argentina del silencio Un texto que pone en evidencia su coraje y su destreza para denunciar la Argentina silenciada [nfasis en el original] (Lizaga 81). Sin embargo, la postura de Dene vi tiene sus lmites. El autor secunda la idea de la teora de los dos demonios, es de cir, la idea instaurada por el informe de la

PAGE 178

169 Denevi establece una jerarqua entre la Eur opa desarrollada tecnotrnica y el pas sudamericano, desde el cual su amigo europe o que haba emigrado a Amrica aos atrs vuelve a Europa convertido, como tantos otro s, en emigrantes prsperos (13). La prctica articulada por Denevi es construir a partir de su Yo un radical Otro. La oposicin que establece Denevi puede resumirse en los siguientes trminos: Europa Padre Desarrollo Tecnocracia Racionalidad Argentina Madre Subdesarrollo Pastoral Irracionalidad Comisin Nacional de Desaparecidos (CONA DEP). creada por Decr eto-Ley 187/83 el 15 de diciembre de 1983 por el presidente constitucional Ral Ricardo Alfonsn a efectos de investigar las denuncias sobre la desaparici n de personas y violac in de los derechos humanos ocurridos durante el perodo del autodenominado Proces o de Reorganizacin Nacional. El informe final de la CONADEP, le fue entregado al presidente Alfonsn el 20 de septiembre de 1984 y llev como titulo Nunca Ms. Informe de la Comisin Nacional sobre la Desaparicin de Personas La primera oracin del prlogo al informe dice: Durante la dcada del la Argen tina fue convulsionada por un terror que provena tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda, fenmeno que ha ocurrido en muchos otros pases (Prlogo 7). Diversos analista s interpreta ron dicha oracin denominndola teora de los dos demonios por la cual implcitamente se justificaba el terrorismo de Estado y la Doctrin a de la Seguridad Naci onal ante el terror implantado por el terrorismo de izquierda. El supuesto terrorismo de izquierda no fue ms que un eufemismo para la implantacin de un sistema de eliminacin y persecucin a todo individuo calificado como subversivo por las autoridades militares. El alter ego de Denevi, el viajero-husped-enamorado, se hace ec o de la teora de los dos demonios al explicar: Los militares se han dado la mano con los terroristas en una misma locura de autoendiosamiento para lo cual todo horror es justo (82). Sobre el golpe militar de 1976, el forastero de Denevi seala: El 24 de marzo de 1976 la sociedad argentina lanz un suspiro de alivio o un suspiro de resignacin. Los militares se sintieron lo nicos fuertes en un sociedad dbil, los nicos puros en una sociedad impura (79). Aceptar estas posturas insinuara convalidar, como advierte Fr ancisco Delich, la idea de que [t]oda la sociedad es sospechosa, porque en ella anidan los agentes del mal, los subversivos y los corruptos (Metforas 37). La consecuencia es que s lo una operacin quirrgica poda curar al paciente (Delich, Metforas 37). El viajero-Denevi reprocha a la sociedad argentina su hipocresa con respecto a la accin de los militares en la autodenominada guerra sucia durante el juicio a que fueron sometidas a os ms tarde: Pero el tono de la sociedad argentina es ahora decididament e contrario a los antiguos fervores de la ciruga castrense, aclara el husped-enamorado (78).

PAGE 179

170 Estas proposiciones de Denevi apelan a un distante teln de fondo que logran constreirse en un desdoblamiento de carcter esquizoide: Europa: Padre Sujeto Masculino Conciencia del Yo Ley Orden Apolneo Luz Razn Mesura Lmite Colonizacin Independencia Historia Principio de Realidad Discurso normativo Ahorro Civilizacin Tiempo lineal Intelecto Mundo inteligible Luminosidad Falo Centro Cristianismo Superior Lucro Humanismo Eficiencia Prohibicin Espacio centrado y lineal Mundo distpico Amrica: Madre Objeto Femenina Conciencia para el Otro Indisciplina Caos Dionisio Noche Irracionalidad Frivolidad Trasgresin Subversin Dependencia Mito Principio de placer Discurso ertico Despilfarro Barbarie Tiempo circular Cuerpo Mundo sensible Oscuridad Castracin Periferia Paganismo Inferior Gasto Primitivismo Ocio Laxitud Espacio descentrado y elptico Mundo utpico Expresara el autor una postura eurocntrica y jerrquica de quien mira desde EuropaArriba hacia la Argentina-Abaj o. El argumento de Denevi cons iste en poner en evidencia que las relaciones del europeo no son de mu tua reciprocidad, sino de dominacin. Es el discurso del poder, donde la mirada del eu ropeo y el mirado argentino fija, sita u objetiviza al Otro en un marco de depende ncia. No son vnculos simtricos. Por el contrario, son relaciones desi guales fundadas en el princi pio de dominador y dominado. Como sostiene Scheines, las relaciones Europa-Amrica indican la distancia insalvable

PAGE 180

171 entre el observador y la cosa observada, la mi sma diferencia esencial que existe entre el hombre y Dios, entre lo huma no y lo sobrenatural (20). Ar gentina-Amrica es El Pas de Jauja, donde cualquiera puede ser un ricachn en pocos aos (Denevi 13). La posicin del autor sera aceptar la idea de Am rica como espacio propicio para edificar la utopa (Scheines 16) y la explotacin de sus recursos dentro del mercado mundial, traducidos en la emblemtica figura del dich oso ricachn que reto rna a su pueblo desde donde haba partido en condici ones miserables (Denevi 13). El funcionamiento de una maquinaria cu ltural europea ha emblematizado a Amrica como oportunidad de un desplazam iento diversas proyecciones mitolgicas como, por ejemplo, las obras, Utopa de Toms Moro, La imaginaria Ciudad del Sol de Tomaso Campanella y La Nueva Atlntida Francis Bacon que se inspiraban en el mundo americano (citadas en Sebreli, Asedio 295); o como sostiene Scheines, Amrica corporiza una ilusin (16) que es signifi cada entre diversas mitologas como, por ejemplo, la Ciudad de los Cesares, el Jardn del Edn, la Fuente de la Juventud la Siete Ciudades Encantadas, El Dorado, Tra palanda, la isla de las Siete Ciudades o el pas de las Amazonas (Scheines 13-17).29 29 Las mitologas sobre una ciudad perfect a ms all del Ocano Atlntico no son patrimonio de las utopas re nacentistas De acuerdo a Jos Antonio Maravall, en sus dilogos Timeo y Critias Platn (427-347 a.C.) presagia el mito de la Atlntida. Tambin, Sneca (4 a.C.-65 d.C.) en Medea sostiene la famosa profecasobre el futuro descubrimiento de la islas transocenicas y considera que la inocencia de una edad primitiva, en la cual los hombres ostentaban con poco y permanecan fieles a su pequeo rincn (439, 432-33). Tambin, Michel de Montaigne (1533-1592) hace referencia a Platn sobre la existencia de la Atlntid a en su ensayo De los canbales. Indica Montaigne: Platn dice que se contaba haber odo a los sacerdotes de Sais de Egipto que, antes del diluvio, haba enfrente de la boca del estrecho de Gibr altar una gran isla, llamada Atlntida, y mayor que t oda frica y Asia juntas (151).

PAGE 181

172 El mismo autor seala en la introduccin de su obra los orgenes del vocablo Trapalanda: Es un falso toponimio, informa De nevi, que invent no s quien con toda la intencin de insultar o mofarse (7). Pa ra Denevi, Trapalanda" vendra a ser, pues, un pas donde se habla mucho y se miente mu cho (7). La Repblica de Trapalanda es la Repblica Argentina, donde sus habitantes ha n pretendido vivir como si ya poblsemos la Utopa de nuestra ensoacione s y de nuestros discursos (8 ). En primera persona, el husped-enamorado de Denevi (13), calif ica a la Argentina como de una nueva Clquida del Velloncino de Oro (Denevi 13).30 En la concepcin de Denevi, la importanci a de fundar discursos ilusorios por parte de los adolescentes argentinos sobre una rea lidad inexistente se e xpresa como uno de sus referentes, debido a la herencia gentica; dice Denevi que la herencia gentica [espaoles e italianos]nos educ para que pusi ramos el culto de la palabra al servicio de fbulas y mitos (7). En principio, el andamiaje escritural de Denevi recorta un territorio figurativo relacionado con lo gentico-biolgico. La relacin entre adultos europeos y adol escentes argentinos es definida como un desfase biolgicode modo que la convivencia entre los adu ltos y los adolescentes est embebida de atraccin y repulsin (Denevi 20). Los argentinos son catalogados como inmaduros por ser un pueblo joven (64) que ti ene sus orgenes en la sociedad colonial que introdujo en el carcter argentino una es tructura de elementos revulsivos anlogos a la aparicin de la sexualidad gensica del pber (28) que la predisponen a la indisciplina, sin inducirle sub rosa (al revs de los Estados Unidos) a ningn clculo 30 En la mitologa griega, el vellocino de oro era la zalea del carnero alado Crisomallo Aparece en la historia de Jasn y los argonaut as, quienes partieron en su bsqueda para lograr que ste ocupase el trono. De esta forma, en versiones pos teriores de la historia se deca que el cordero era hijo del dios del mar Poseidn (Morford y Lenardon (399-412).

PAGE 182

173 utilitario [nfasis en original] (Denevi 129). De la misma manera que Grondona, Denevi r ecurre al expediente del mito de la vasta e inacabada grandeza argentina, pero ap elando a la fuente gentica, heredada de los espaoles e italianos: dos pueblos reacios al laconismo (Denevi 7).31 En una entrevista con Patricio Lizaga, Denevi vuelve a insistir en la herencia gentica como argumento liminar a fin de dilucidar las cara ctersticas del argentin o: Nuestros genes y nuestra educacin histri ca, afirma el viajero, nos han adiestrado en el desprecio a la ley o al menos en el manejo subjetivo, esp eculativo y ventajista de la ley [nfasis agregado] (95). Apelar a un ordo naturalis apunta a acentuar la gravitacin de sistemas de significacin disciplinarios y excluyentes basados en el estatuto inapelable de la materia.32 31 Puede colegirse de este juicio sobre el ornatus de la verba argentinorum un sesgo prejuicioso de parte de Denevi contra la tradicin mediterrnea europea que inmigr a la Argentina en oposicin al supuesto civism o lacnico de los pueblos de races anglosajones. Tanto Mariano Grondona como Abel Posse pretenderan afirmar su aristocracia criolla y patricia negando sus respectivas descendencias italianas. Los Grondona son de origen genovs por parte patern a; mientras que por rama materna, los Poggio, pertenecen a una familia de origen fl orentino. Porque pocos lo saban y menos an lo sospechaban, explica Sivak, que el refinado joven perfect amente podra haber sido llamado el Tano Grondona Poggio (34). El patriciado de Grondona deriva de su esposa Mara Elena Lynch, hija del estanciero pampeano Florencio Lynch, con quien se cas en 1956 (Sivak 46). Sobre Posse dice Migu el Bonasso: Ese podra ser el caso del actual embajador en Espaa, Abel Parentini Po sse, que suele firmar novelas sobre Evita y el Che, omitiendo el Parentini (Posse, cancill er de Fujimori 1). Es decir, una de las expresiones arraigadas en la Argentina es la tradicin de negar los orgenes, a veces ms que turbios, de muchos del elenco exclus ivo del patriciado terrateniente. El mismo husped-enamorado de Denevi expresa: Y, al igual que cualquier organismo delicado, la sociedad argentina finge una fanfarronera que en el fondo no es ms que una armadura pintada sobre la desnudez (42). 32 Las ideas de culturalizar la naturaleza o naturalizar la cultura tiene tambin sus lmites. Terry Eagleton dice: Meanings ca n mold physical responses, but they are constrained by them too. The adrenal glands of the poor are often larger than those of the rich, since the poor suffer more stress, but pove rty is not able to create adrenal glands where none exists. Such is the dialect ic of nature and culture (The Idea 87). Sebastiano

PAGE 183

174 Existe, adems, un acercamiento espacial y te mporal en la actitud de Denevi de relatar sus experiencias a trav s de los ojos de un extranjero. A fin de imponer un sesgo de objetividad, distanciamiento y legalidad a la accin escritural, el extranjero adquiere un poder (la palabra) que autori za enunciados significadores s obre las caractersticas del ser argentino como si stos fueran producto s de una objetividad ci entfica. Es decir, sobre el Cuerpo-Argentina se inscribe un dispositivo discursivo di sciplinario, donde el Padre-Europa establece topologas y taxonomas sobre la Adolescente-Argentina. En dicho caso, la articulacin esta blecida por Denevi desvela la autoridad del lenguaje como poder-saber, y el impacto de la visin ocular (en el sentido cultural) desde el lugar de enunciacin del discurso (Europa) que focaliza la mirada hacia el Otro-Amrica. Sobre la importancia del discurso como factor de construccin de engranaj es de dominacin que se imponen en la representacin de lo real John Frow anota, L anguage is no longer a secondary formation, an accretion superimposed on a naturally articulated reality, but rather it actively articulates our representations of reality (65). El husped confiesa que desde nio lea libros de aventu ras (13), de los cuales se apropiara para (re)escribirlos en el orden simblico del Cuerpo-Argentina. El viaje a Amrica est ceido a la idea de una aventura recobrada por la memoria. En ese sentido, afirma Mara Luisa Femenas, el cuerpo es el locus de las experiencias vividas concretamente el cuerpo no es el mero objeto de la ciencia, si no el cuerpo-sujeto en situacin [nfasis en el original] (Sobre sujeto 21). Adems de las los libros de aven tura, el Cuerpo-Argen tina est rotulado de Timpanaro sostiene: To maintain that, since the biological is always presented to us as mediated by the social, the biological is nothing and the social is everything, would once again be idealist sophistry [nfasis en el original] (45). La di ficultad se presenta cuando se explota la ciencia c on fines puramente ideolgicos.

PAGE 184

175 acuerdo a las experiencias vividas por el m sero jornalero, [que] ahora tena toda la apariencia de un ricachn (Denevi 13). Otro tanto ocurre desde la perspectiva de la mirada del extranjero hacia la Argentina. El husped afirma: La nueva Cl quida daba el espectculo (14) y Les he dedicado algo ms que la mirada del viajero, mucho ms que la ojeada del turista (17). La mirada del narrador es ambigua, conflic tiva, contradictoria; sita a la Argentina entrevista como un pas de posibilidades de ri queza, pero, a la vez, se le presenta como incomprensible por las recurrentes crisis que provocaban que miles de argentinos empezaron a hacer el viaje contrario, ven an a Europa en procura de mejor suerte (Denevi 14). Concretamente, el narrador puntualiza que tal cambio ocurri: Hasta promediar la presente centuria [poca per onista] la dorada reput acin de la Repblica Argentina se mantuvo firme. Despus, poco a poco, todo cambio (Denevi 14). El narrador impone (antes de viajar a la Ar gentina) una ambivalente visin ArgentinaRiqueza/Argentina-Pobreza que se emplaza desde la perspectiva de un supuesto centrismo ocular bifronte: observador domin ante del objeto o dominado por el objeto espectculo de la Argentina. Es decir, at raccin y rechazo se instalan como parejas opuestas que dominan la mirada sobre la Argentina. La ambicin del viajero no se tratara solamente de conocer a lo s argentinos sino imponer una visin gaze hegemnica, cmplice con las tecnologas del poder ocular imperial. Al respecto, Michel Foucault sostiene: The gaze that sees is the gaze that dominates (Birth 39). El narrador compara la historia argentina con la de su propio pas y concluye, La de m pas la supera no slo por siglos, tambin por el gnero de experiencias (29).

PAGE 185

176 El nico interlocutor argentino llamado el idiots (Denevi 27),33 de quien el husped es informado sobre la historia y las condiciones actuales del pas, es la palabra oficial de la cual depende el forastero; el idiots es la mediacin que (im)posibilita un acercamiento de la mirada que fueron ya establecidas a priori desde Europa; los cuentos del ricachn enlazados con los libros de aventuras que haba escrito el adolescente en 1920, cuando apenas tena doce aos, sobre el Cuerpo-Argentina, una taxonoma que la distingua y diferenciaba como un Otro (Den evi 13). Es a partir de estas instancias que el Cuerpo-Argentino va a ser mirado y es crito por medio de un mecanismo retrico que codifica, delimita, identifica, normaliza, nombra y autoriza al discurso-saber-poder del husped-enamorado con prcticas asocia das a categoras mdicas de un cuerpo que debe ser diagnosticado mediante la vigilancia. Las formas de la adolescencia argentina Si el sesgo ocular y el saber-poder son dos elementos que tiene como propsito organizar una relacin desigual y jerrquica, las consecuencias de esos mecanismos son instaurar un espacio metafrico en el cual lo s argentinos son calificados de adolescentes por el adulto-husped -narrador. Con expresin paterna lista, el narrador registra una pltora de imgenes asociadas a la adolescen cia argentina: Hay en los argentinos una especie de celibato que los conserva jvene s y, por lo tanto, incapaces de pilotear el Estado (31); Como todos los jvenes, no se si enten responsables de cmo est hecho el mundo; eh, al mundo lo hicieron los adultos (30); la sociedad argentina haba podido conservar un fuerte componente adolescente a tr avs de quinientos aos de historia (27); 33 La eleccin de Denevi de nombrar a su interl ocutor argentino el i diots ya es todo un smbolo de la representacin del husped asignada a la sociedad argentina. Si el idiots es la representacin simblica del conjunto de la sociedad ar gentina, es lcito suponer que toda la sociedad tambin ofrece las mismas caractersticas.

PAGE 186

177 El hecho ya no me llama la atencin: los jvenes no saben administrar su patrimonio (21); Pero era la sociedad argentina la que me daba esa impresin de haber cado en un mundo dominado por la adolesce ncia (20); los argentinos son como esos amigos que nos ganan el corazn y que al mismo tiempo nos sacan de quicio con sus ideas absurdas y con sus acciones imbciles (D enevi 9). Leonor Arias Saravia asevera, La metfora de este libro de Denevi, especficamente, func iona enmarcada en una actitud magisteril y hasta paternalista (572) Afirma el narrador, Hasta que comprend: me senta ni ms ni menos que como un adulto obligado a vivir en compaa de adolescente (Denevi 19). El autor recurre a la idea de la obligacin o carga de los europeos de civilizar a los argentinos. El adolescente necesita de un padre que lo proteja de los desbordes y lo eduque en la disciplina. Aunque cr itica los llamados errores 34 de los militares del Proceso de 34 El 28 de abril de 1983 la Junta militar aprob el Documento Final de la Lucha contra la Subversin y el Terrorismo, en cuya secc in Los principios y los procedimientos se incluye la siguiente cita: En este marco apocalptico, se cometieron errores que, como sucede en todo conflicto blico pudieron traspasar los lmites del respeto a los derechos humanos fundamentales, y que quedan sujetos al ju icio de Dios en cada consciencia y a la comprensin de los hombres (citado en Cara ballo, Charlier y Garulli 115). En verdad, los llamados errores fueron el uso sistem tico y planificado de todo tipo de vejaciones a la dignidad humana que incluan: torturas desapariciones, robo de bebes y sustraccin de menores de familias detenidas-desaparecidas, fusilamientos en masa, violaciones sexuales, masacres de prisioneros. aplicacin de la Ley de Fugas, construccin de centros clandestinos de detencin donde se alojaban a prisioneros en condiciones infrahumanas, fraguados enfrentamientos militares o po liciales contra supuestos subversivos, sustraccin de todo tipo propiedades in muebles de detenidos-desaparecidos, allanamientos ilegales, lanzamiento de personas vivas detenidas desde aviones militares en el Ro de la Plata, secues tros extorsivos, simulacros de fusilamientos, apropiacin de todo tipo de valores en allanamientos, operaci ones clandestinas de eliminacin y captura de disidentes en pases latinoamericanos (Plan Cndor), privaciones ilegitimas de la libertad, etc. El documento de la Junta Milita r recibi el repudio de todas organizaciones nacionales e internacionales de defensa de los derechos humanos y de todo el espectro de partidos polticos argentinos. Por ejemplo, la Comisin de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Polticas afirma Y no se cometieron errores en la represin.

PAGE 187

178 Reorganizacin Nacional que pretendenque no quedaba otro camino contra la violencia bestial que emplearon. Es en este punto donde la sociedad tiene derecho a ajustarles las cuentas (Denevi 82). El husp ed, sin embargo, admite que cada vez que la sociedad busc restaurar su salud, confi en los militares (Denevi 73). El lexema salud se asocia a la idea de un cuerpo enfermo que necesita ser curado mediante la ciruga a quienes se han depositado las reser vas morales de la Nacin. Pero, a la vez, critica a la sociedad civil que una dcad a atrs viva espantada por el terrorismo y rogaba que la defendiesen, ahor a les enrostrase, a quienes la haban defendido, la forma como lo haban hecho y los sometiera a juicio (Denevi 81). El padre debe ejercer una estricta tutela y vigilancia sobre el adolescente argentino. Delich seala: Caos para unos, desorden ruidoso para otros, el nuevo rgimen [implantado por el golpe militar del 24 de ma rzo de 1976] prefiri describirlo como una enfermedad, como expresin de males anti guos y profundos, perdurab les, que requeran cambios drsticos all mismo donde los males tenan origen (Metforas 29). El viajero registra un cambio de actitud de la socied ad argentina en 1989 con respecto a 1976. El forastero explica: Pero el t ono de la sociedad argentina es ahora decididamente contrario a los antiguos fervores por la cirug a castrense (Denevi 78). Los extravos antidemocrticos de la sociedad argentina han conducido a los golpes militares (Denevi 77). La Argentina parece condenada a un eter no retorno de gobiernos civiles dbiles y dictaduras militares fuertes debido a la fatali dad intrnseca, inmanent e y congnita de los extravos antidemocrticos de los argentinos. El rgimen militar, afirma el viajero, se postulaba como una especie de ayuno impuesto a un enfermo como una operacin de sta fue perfectamente estructurada y orga nizada segn un plan prefijado (citado en Duhalde 90).

PAGE 188

179 limpieza de un Poder colmado de roa por los polticos. La ciudadana crea lo mismo [nfasis agregado] (Denevi 76). El paciente ya tena su evaluacin por la junta de mdicos; as lo expresa Delich, Sociedad y economa ya tenan su diagnstico, el mal haba sido detectado (felizmente) a tiempo pe ro su gravedad era extrema y slo una operacin quirrgica poda cura r al paciente (37) y una plyade de cirujanosterapeutascomienza a aislar radicalmente al pacienteSeparar, aislar, para luego aniquilar. A quines? A todos, porque no se sabe quienes son: la sociedad en su conjunto es sospechosa no tanto porque la so ciedad se confunda con el mal, sino porque la sociedad est enferma, guarda el mal (Metforas 39). El viajero se siente como un padre dentro la Clquida endeudada y arruinada (15) en un mudo dominado por la adolescencia (Denevi 20). El viajero intuye rpidamente que su misin es asumir un rol, un papel; as lo explicita, Quera ser, para ellos [los adolescentes argentinos], un buen viejo que los ama y que los comprende, y que si es necesario les propinar el bofetn que Ty ltyl aoraba de su abuelo (Denevi 20). Establecida la metfora de la adolescencia, el forastero explica las formas que adquiere la adolescencia argentina. Las mismas pueden ser resumidas en la siguiente sinopsis: Expresiones de la adolescen cia colectiva argentina: (19, 23, 25, 27, 29, 35; 41, 48, 49, 53 85, 107, 109, 129, 131) Fantasas : Mito a la predestinacin de la Repblica Argentina a la grandeza: (87, 88, 90, 91, 93, 96, 99) Sociedades tiernas (41); Pueblos inmaduros (63); Pueblo joven (64); Charlatanera (41); Irresponsabilidad (30); Sociedad artstica (54);

PAGE 189

180 Arrogancia (20); Reticencia al trabajo (35); Impostura (59); Petulancia (41); Insolidaridad (94); Realidad fantaseada y quimerizada (8); Labia enredadora (52); Exculpacin de e rrores (47); Artes del disimulo (16); Fanfarrones (41); Vivir en d a domingo (89); Maquillar (39); Narcisismo juvenil (44); Improvisaciones (38); Esconder (39); Machismo (60); Acciones imbciles (19) ; Falsa esfinge que hoy los aterra (16); Vivacidad (91); Actividades para sitarias (36); Hipocresa (39); Inteligencia deforme (94); Despilfarro en juegos y ocios (90); Fingir (43); Sed de afecto (44); Desorden del adoles cente (66); Parecer democrticos (57); Sadismo de la burocracia (119) Impuni dad (98) Simulacin piadosa (110) Esgrima mental y verbal (92); Fiestas de la oratoria y de actores dramticos (108); Soborno (119); Juego electoral ( 118); Infinitas mscaras (126); Ventajistas (6); Mentalidad traviesa, pcara y lista (120); Incapaces de reflexionar (88); Inmadurez (131); Evasin de impuestos (119); Falta de respeto (124); Pas hiperblico (127); Organizacin poltica: Egosmo de Buenos Aires (95) Explotacin de las ci udades al campo (87) Rgimen unitario (70) Buenos Aires: ciudad del sndrome adolescente (115) Inexistencia de federalismo ( 123); Capitalismo liberal (101) Monopolio de Buenos Aires (124)

PAGE 190

181 Falta de respeto a las instituciones (124) La burocracia es un ejrcito de ocupacin (118) Economa informal o clandestina (119) Formas maduras de la Argentina: Sociedades cientficas (86) Pases empresarios (86) Labor agrcola (87) Disciplina, paciencia y tenacidad (103) Inmigracin europea-Procuradores (103) Masoquismo del trabajo (102) Sacrificio, ahorro y frugalidad (102) Necesidad de un Padre: Juan Domingo Pern, hroe mtico y Robin Hood en el Poder (64, 67) Clima catico de insubordinacin juvenil (67) Ambientacin celebratoria (67) Subordinar todos los poder es a su Poder (67) Pern el Joven: El facttum de la fiesta y de la msica festiva (107, 110) La nueva jugarreta del adolescente colectivo es el peronismo (107) Pern: Gran Repartidor de la Riqueza (107) Los aos de Pern el Joven alentaron la fbula de la rique za infinita (110) Pern es el Gran Taumaturgo (113) Golpes militares: La sociedad busca restaura su salud po r medio de los golpes militares (73)

PAGE 191

182 Necesidad de la disciplina, el honor y el coraje (75) Los golpes militares contaron con el beneplcito de la sociedad civil (76) Los militares fueron derivaron de los extravos antidemocrticos del pas (77) La sociedad argentina impuls su fer vor por las cirugas castrenses (78) Los regmenes militares contribuyeron a arruinar a la Argentina (68) El juego del disimulo Como queda dicho en la seccin anterior el husped-enamorado intuye que los argentinos son proclives a vivir de mitos, ilusiones, fbulas, quimeras, ficciones y leyendas a causa de su adolescencia colectiv a, una de las cuales, el mito de la predestinacin a la grandeza (Denevi 88), se ha instalado como una absurda y perversa negacin de la realid ad (Denevi 90). El narrador ha aprendido, en sus seis aos de residencia en el pas (116), a adoptar una dramatis personae debido a los gustos de los argentinos por el drama pattico ( 147), la exaltacin teat ralera (145), el histrionismo (141), las fbulas alentadas por Pern el Joven (110), las nfulas de actores dramticos que los nativos pretenden representar (108), la impostura (59), la habilidad para adoptar las apariencias de acuerdo a una situaci n determinada (42), fingir a travs de una aceitada fanfarroner a (42) y tratar de maquillarse o esconderse detrs de la hipocresa (Denevi 39). Los modos en que se despliega la teatra lidad son diversos, pero todos tiene un origen comn: la eficacia de la vivacidad mental (Denevi 91).35 Los argentinos, admite el viajero, han podio pulimentar y agud izar las armas de la inteligencia debido a que la gentica les proporci on la base: descienden en lnea directa de las ramas 35 La vivacidad mental es otra de las ta ntas formas de mentar la viveza criolla.

PAGE 192

183 europeas del gran tronco blanco con predom inio de las latinas, alabadas desde antiguo por la finura de sus prendas intelectuales (D enevi 91). La eficacia de la viveza mental se muestra en la performance de la socied ad, como si sta fuera un gran teatro. Al respecto, Diana Taylor seala : Theatricality strives for e fficaciousness, not authenticity (The Archive 13). Y, la viveza criolla, no se ha visto mellada por trabajos embrutecedores. Por el contrario, a lo menos en las grandes ciudades pudo limarse uas y dientes en esos oficios urbanos que practican la esgrima verb al y mental (Denevi 92). El peregrino comprueba: Cuidaban la aparienc ia hasta el atildamiento (Denevi 52). Mientras el locus classicus de la modernidad era la transparencia del lenguaje, la objetividad de la verdad y el racionalismo humanista, el forastero constata, azorado, que los adolescentes argentinos son siempre l biles y cambiantes (94), ocultos detrs mscaras infinitas (126) y desplegando una labia enredadora (Denevi 52). El lxico practicado por la adolescencia colectiv a evidencia algn engao, alguna matufia que hace del mismo un instrumento de teatralidad social antes que de comunicacin franca y cristalina (Denevi 52). Algunos ejemplos de la verba argentinorum pueden ser expresados en las siguientes formas de histrioni smo: desconfianza hacia los otros (53); declamar a los cuatro vientos la fbula de la predestinacin a la grandeza y, mientras tanto, chuparles el jugo a las circunstancias de cada da ( 96); exagerar cualqu ier desgracia hasta convertirla en una tragedia nunca antes sufrida por la humanidad (109); el soborno y la evasin de impuestos (119); la bsqueda de juicio apocalptico s y excluyentes que siempre quiere ver confirmados sus ideales ab solutos (154); el gatopardismo de los polticos (156); la maleabilidad y plasticidad (47); la astucia y la frivolidad (52); las

PAGE 193

184 arbitrariedades y frustracione s (54); la necesidad obsesiv a de ser reconocidos por los visitantes (Denevi 43). Como opina James Neilson, parece que los argentinos sufren de un perversidad silenciosa como si los i nquietara la posibilidad de que alguien descubriera la impostura, como si todo fu era una actuacin destinada a impresionar a otros (El fin 21). Entre la aventura y el orden El visitante-viajero emprende un ntida di stincin entre el vigoroso componente adolescente (129) los arge ntinos y los obreros y cap itales europeos (130) los inmigrantes, que producira una eclosin que asombrara al mundo (130), colocando a la Argentina desde el ltimo tercio del siglo XIX y el primero del siglo XX en el sptimo lugar del ranking entre los pases ms desarrollados del planeta (Denevi 103). Surge una dialctica entre el adolescente argentino y los inmigrantes, llamados estos ltimos procuradores por el viajero (103), que proporcion las bases materiales para el denominado milagro argentino (Denevi 99). La Argentina de hoy [1989], inmersa en una profunda crisis econmica, social, poltica y financiera, debe optar entre la av entura y el orden. Si elige el orden, ay, es porque ha dejado de ser joven y se incorpora al mundo de los suizos. Y si elige la aventura, ay, se autocondenar a la pobr eza (Denevi 117). El campeonato de velocidad en el crecimiento de las economas nacionale s, admite el visita nte, donde alguna vez obtuvo el sptimo lugar, toma en cuenta datos estadsticos tales como el ingreso per capita el producto bruto interno, el saldo de la balanza comercial y no s que otros ms (Denevi 15). El husped se refier e al impulso desarrollista de la Generacin del y a la adopcin del sistema de libre cambio a fin de p roveerse de capitales y de trabajadores y dar el formidable estirn econmico que pasmaba al mundo entero: un capitalismo

PAGE 194

185 liberal (Denevi 101). Era la implementacin del famoso dictum de Augusto Comte: Orden y Progreso (Denevi 99). El visitante ar gumenta, La clase ilustrada de entonces entendi que la energa nacional que haba que inyectar en el proceso de evolucin la proporcionara el capitalismo, el nico sistem a de eficacia ya proba da en el resto del mundo (Denevi 100). Introduce el viajero una bifurcacin entre anfitriones (adolescen tes argentinos) y los huspedes (extranjeros) que parten de una premisa de carcter eurocntrica. Los adolescentes argentinos son incapaces de a doptar la maldicin admica del sudor del trabajo (Denevi 103). Al contrario, ellos s e reservaron para s los trabajos ms deportivos (como la explotacin ganadera), las profesiones liberales, los oficios de intermediacin de la riqueza, la sinecura de la burocracia estatal, la jugarreta de la especulacin, el juego apasionante de la polt ica (incluidos los albor otos de comit) y, por supuesto, toda la infinita gama de la picaresca (Denevi 103). El narrador reprocha a la sociedad argent ina su ntima reticencia al trabajo (35) y su sutileza mental para ingenirselas par a que el trabajo sea un juego, o parezca un juego, o conserve un elemento ldico (Denev i 35). Evitar la maldicin admica (103) de parte de los adolescentes-argentinos inspir el gusto por las actividades parasitarias o que, eludiendo el esfuerzo fsico, dependen ente ramente del ingenio mental y el artilugio verbal (Denevi 36). Atribuye el narrador, por ejemplo, la locuacidad verbal de los adolescentes argentinos a la herencia biolgica. El visitant e afirma: Si la programacin gentica la mayora desciende de espaol es e italianos los hizo locuaces, la adolescencia no los invita al laconismo (Den evi 40). La idea de avalar una determinada peculiaridad recurriendo a la gentica depende de una act itud de naturalizar un hecho

PAGE 195

186 cultural. En oposicin a las sociedades angl osajonas identificadas como sociedades cientfico-reflexivas, los pue blos de herencia mediterrne a son destacadas como grupos por sus cualidades artsticas, expresados en el despilfarro verborrgi co en la utilizacin del lenguaje. Era una sociedad artstica en opos icin a la sociedad ci entfica instaurada en los grandes pases-empresarios (Denevi 54). Los habitantes de la Argentina adol escente, especialmente aqullos que se concentraron en los grandes centros urbanos, se dedicaron a los ocios, a los juegos, a los placeres gratuitos, a la s travesuras, a las pi cardas, a las pltic as errabundas y a las fanfarronadas y pendencias de la edad del pavo (Denevi 87-88). El husped comprueba: Las enormes suman que gastan [los argenti nos] en juegos y en ocios que no provienen slo del bolsillo de los ricos [y] siempr e que han podido han tirado la casa por la ventanaaun en medio de la crisis econmi ca (Denevi 90). El dia gnstico del narrador sobre un estancamiento en el proceso e volutivo de maduracin de los argentinos implica vehiculizar un campo semntico que connota una enfermedad la falta de maduracin de ristres psicolgicos (Arias Saravia 572). Este reduccionismo genticopsicolgico se perfilacomo un rasgo clave en la conducta de los argentinos (Arias Saravia 573). Al contrario, los procuradores asumier on la maldicin admica de sudar la gota gorda de sol a sol (Denevi 103). Ello s realizaron los trabajos ms tristes y rutinariosactividades tenaces, pacientes, di sciplinadas y aburridas (Denevi 103). La inmigracin europea contrarrest el fuerte co mponente adolescente de la sociedad local (102) con una mano de obra adiestrada en el masoquismo del trabajo, en las previsiones del ahorro, en la valoracin del sacrificio po r encima de los goces, en la exaltacin del

PAGE 196

187 negocio y en la depreciacin del ocio (Denevi 102). Por ejemplo, La sombra laboriosidad del agricultor, escribe el visitant e, doblado sobre la tie rra y esclavo de las leyes naturales, iba a quedar reserv ada a los inmigrantes (Denevi 87). El legado y sus herederos La formidable evolucin econmica de 1880 a 1930 coloc a la Argentina segn el dato del forastero en el sptimo pas del mundo. El narrador exp lica este fenmeno: Los economistas no se dejan guiar por mito s sino por datos contantes y sonantes. Fueron esos hombres nada fantasiosos los que certificaron la portentosa realidad; en el trmino de apenas dos generaciones, un pas semibuclico, semisalvaje, hasta entonces detenido en el siglo XVIII, pas a codearse de igual a igual con las naciones ms encumbradas de Europa e hi zo all el papel de galn joven y adinerado, cortejado por todo el mundo. La predestinacin a la grandeza haba comenzado a cumplirse. (Denevi 99) El milagro argentino instituy el mito de la predestinacin a la grandeza asociado posteriormente, al mito de la Arg entina Potencia (Denev i 100). El sndrome de la adolescencia colectiva vuelve a as omar con el surgimiento del peronismo, particularmente durante la era de Pern el Joven.36 Declara el invitado: La nueva jugarreta de la adolescencia colectiva se llama peronismo (Denevi 107). El legado de dos generaciones fue dilapidado por el Gran Distribuidor de la Riqueza (109) mediante el sometimiento de todas las voluntades a la suya [Pern], para lo cual amplific los poderes del Poder en su manos y las consecu encias no tardaron en hacerse sentir: el 36 La era de Pern el Joven alude a los a os 1945-1952; poca de las grandes reformas sociales y econmicas del primer peronismo. Po r el contrario, Pern el Viejo apunta a los aos que van desde el regreso definitivo de Pern el 20 de junio de 1973 hasta su muerte el 1ro. de julio de 1974. Pern haba asumido por tercera ve z la presidencia el 12 de octubre de 1973, luego de ganar por amplia ma yora las elecciones del 23 de septiembre de 1973. Segn la opinin de James Neilson, En cuanto lleg Pern [1973] se puso a hablar como un conservador responsable. Ex igi mucho respeto por la ley y mucho trabajo. Pero ya era tarde para apagar el incendio alentado por tantas esperanzas contradictorias (El fin 218).

PAGE 197

188 Estado creci y desde entonces no ha dejado de crecer porque ningn gobernante, incluidos los sucesores democr ticos de Pern, no se resigna n a despojarse de los poderes que encuentra ya instalados en el Poder (Denevi 114). El aumento de la burocracia durante cuarenta aos de estatismo creci a ritmos exorbitantes (Denevi 117). Segn manifiesta el narrador, La burocracia es una especie de ejrcito de ocupacin del pas, integrado por algo ms de dos millones de pe rsonas (en una nacin con un poco ms de treinta millones de habitantes). La proporcin es escalofriante: de cada quince argentinos, uno es empleado del Estado nacional, de algn Estado provincial o de algn municipio (Denevi 118-19). Los herederos traicionaron el legado al conve rtir la realidad objetiva en una ilusin el mito a la predestinacin a la grand eza (Denevi 99) sobre la cual elaboraron el artilugio de vivir en un su eo eterno. Dice el husped: Los argentinos estn acostumbrados a vivir como los herederos unive rsales de una fortuna que la muerte del presente les transferir. Esa cita con la prosperidad les convirti el tiempo en las perpetuas vsperas de un futuro vent uroso, amenazadas por toda clase de entretenimientos y dilapidaciones a cuenta de la herencia (Denevi 90). Los herederos demostraron su inmadurez para continuar la obra de los procuradores. El viajero indica: Y estos hijos no tuvieron dotes de buenos admi nistradores de la fortuna amasada por sus progenitores. El espectculo que brindan no es otro que el de una generacin inmadura que llora y patalea sobre la obr a de su propia incompetencia para seguir los pasos de los inmigrantes (Denevi 131). La idea de i rresponsabilidad alude, de acuerdo al estudio de Arias Saravia, a los campos de imgenes propios de la psicologa y la biologa, acordes con la alegora vert ebradota del texto (576).

PAGE 198

189 La metfora de la adolescencia-inmadur ez no responde a la accin unilateral de un escritor, sino que satisface una demanda social Al respecto Delich sostiene: La metfora opera entonces como un principio de organi zacin de la identidad colectiva, como referente social capaz de explicar y simultneam ente de desarmar una conciencia distinta de la situacin (Metforas 30). El persistente anclaje en el mito de la riqueza argentina (Grondona, El despertar 209) o en la predestinacin de la Argentina a la grandeza (Denevi 99-100) construye un ideologema a part ir del cual se produce un orden simblico que disfraza-disimula una puest a en escena donde las identida des se fundan a travs del mito fetichista de la grandeza argentina. Otro husped-viajero de la Argentina de los V. S. Naipaul, dice: But the land has b een despoiled of most its precious myth, the myth of wealth, wealth once so great (102). Ms all del bien y del mal Uno de los procedimientos argumentativos de Denevi es posicionarse como sujeto privilegiado que se destaca por la ambige dad y la tensin. Al contrario de Grondona, Denevi no ahorra escarnios en criticar a los llamados pases-empresarios o las sociedades industriales (Denevi 54). Estados Unidos y Europa padecen la automatizacin y la deshumanizacin debi do a la tecnologa robotizada que reduce un mnimo el marco de las experiencias psq uicas compartidas vis vis (Denevi 53). El mundo tecnocrtico que se vive en Europa i nduce al narrador a que deteste la rutina (16), maldiga la velocidad con que hoy se viaja (16),37 y la fiebre consumista y estar sentados cuatro horas frente al televisin y cuatro horas manipulado juegos mecnicos 37 Cmparese las observaciones de su vista a los EE.UU. de Bernard-Henr Lvy en la sobre el concepto de velocidad (to keep moving; movement can not stop) con las reflexiones de Denevi.

PAGE 199

190 (Denevi 165). El husped-enamorado lamenta que la civilizacin [europea] se halle dominada por el lucro ms despiadado. Es una civilizacin acromeglica que ya no tiene la nocin de la medida del hombre (164) y la automatizacin nos ha inoculado un bacilo que ataca nuestra libertad (Denev i 165). Contina el viajero explicando: La obsesin por el puro rendimiento econm ico y las tensiones impuestas por la competitividad nos enloquecen. Plantas y animales son sometidos a manipulaciones genticas, los vacunos atiborrados de hormonas exhalan gas metano en la respiracin y sus excrementos envenenan la tierra. Los industriales han empezando a eliminar el descanso dominical para que turnos rotativos de obreros trabajen los fines de semana y as la produccin no se interrumpa un so lo da. La naturaleza va agostndose o degenerando de os artific ios creado por el hombre. (Denevi 164) La postura de Denevi es la reivindicacin de una utopa regresiv a: contrarrestar al capitalismo monopolista globalizador y alen tar las primeras et apas del capitalismo decimonnico, corporizado en el laissez faire y de struggle for life segn la seleccin natural (Denevi 114). Exalta el narrador al hombre-individuo c ontra el hombre-colec tivo (168) porque el secreto de la poltica est en permitir que el egosmo de cada uno y de cada hombre en particular lo beneficie a l y no perjudique a los dems (D enevi 168). El autor intenta la vuelta al valor de las artesan as, el valor de la creatividad personal y de la imaginacin que es siempre individualy no segn la medida de la multituddonde la hominidad queda diluida en la masificacin, en el anonimato (Denevi 169). El designio de Denevi es la vuelta h a desarmar las grandes concentraciones urbanas (169) y volver a las pequea s ciudadesmunicipioscasasfbricas talleresusinasenergticasteatrostem plos, de modo que cada ser humano no se vea despojado de su condicin de unidad del sistema (Denevi 169). La proclama de Denevi es volver a la natu raleza y rechazar la civili zacin-industrial-tecnocrtica. Refirindose a las utopas norteamericanas de l siglo XIX que bien podran aplicarse a las

PAGE 200

191 posturas de Denevi, Leo Marx explica: Most important is the sense of the machine as a sudden, shocking intruder upon fantasy of idyllic satisfaction. It invariably is associated with crude, masculine aggressiveness in contrast with the tender, feminine, and submissive attitudes traditionally attached to the landscape (29). Las proposiciones de Denevi implican situarse ms all del cap italismo monoplico globalizador que irrumpe de manera implacable, colonizando la naturale za y, an la subjetividad individual, mediante el desalojo del homo natura a l a civilizacin del homo ciberneticus (Denevi 167), lo cual acercara a Denevi a la s proposiciones de Heidegger por haber abandonado Occidente la cuestin primordial del Ser, debido a la exaltacin del materialismo tecnolgico, lo cual ha conducido a la falta de significa do de la vida en las sociedades altamente industrializadas. Heid egger indica: Everywh ere we remain unfree and chained to technology, whether we passiona tely affirm it or deny it (The Question 4). Al mismo tiempo, el narrador-husped elogia al sistema capitalista liberal como el ms apropiado para el desarrollo de las fuer zas productivas, tal cual lo haba consumado la Generacin del a la cual el husp ed pondera por su sentido de oportunidad. En poco tiempo, expresa el husped, la econom a argentina dio un salto espectacular Haba que ser ciego y sordo para desperdici ar una coyuntura tan beneficiosa para la Nacin (Denevi 102). Fue el momento propicio, la hora adecuada del bloque hegemnico encabezado por la clase terrateniente de h acendados de la pampa hmeda asociada al capital britnico. Al respecto, el narrador de clara: De haber sido ma ntenido en toda su pureza ortodoxa, el capitalismo liberal, que ya haba acumulado ingentes riquezas en la clase alta y derramado otras tantas por las la deras de la clase media, la ms numerosa y

PAGE 201

192 prspera de Amrica del Sur, habra llegado a la llanura del proletariado para incorporarla al proceso de bienestar general (Denevi 106). Al contrario de la fe teolgica de Grondona en el sistema tardocapitalista, Denevi, a travs de su alter ego, el husped-enamorado, crtica a los liberales por exigir, generacin tras generacin, paciencia a los pobres y excl uidos del sistema que, despus de un siglo de dictada la Constitucin de 1853, el cincuent a por ciento de la poblacin vegetaba en la pobreza, esto es, estaba preparado para renegar del liberalismo puro, a medias o bastardeado, y aplaudir la implantacin de cualquier otro sistema que no le pidiese paciencia (Denevi 106). Pern fue la respuesta. El peronismo, sea la el narrador, no brot de ningn desquicio sino de una mala distribucin de la riquezaTodo su ideario, si se lo despoja de hojarasca retoricista, se reduce a eso: ampliar el nmero de comensales en el banquete comn (Denevi 107). Denevi, al igual que Giardinelli, intenta repr esentar en su discurso al hombre de a pie, al ciudadano comn, al hombre de la calle o el habitante ordinario que sufre del ejrcito [burocrtico estatal] mal humorado y desganado que se venga de sus frustraciones mediante el sadismo (119), de cuarenta aos de estatismo justiciero (114) y de noventa aos de liberalismo puro o a medias que ambos cosecharon que la mitad de la poblacin siga viviendo en la pobr eza (114), de la falta de respeto con que son tratados los pobres en los hospitales pblic os desmantelados, de las escuelas mseras, de las calamidades del transporte pblico, de los planes de vivienda oficiales, de los medios de diversin de nfima calidad o de la informacin de los medios sea tergiversada o escamoteada (Denevi 125). Todo esto implic a, observa el viajero, una falta de respeto hacia el ciudadano pobre de dinero o pobre de poder (Den evi 126). Hasta los

PAGE 202

193 polticos ejercitan el desprecio hacia las clases populares: Pero a los polticos, insiste el husped-narrador, se les trasluce la falta de respeto por los p obres de poder o de dinero cuando les hacen creer que las ilusiones ms quimricas, que los sueos ms irrealizables son anticipaciones de una realid ad inminente, proyectos de la razn, preparativos de una paraso a punto de abrir su puertas (Denevi 125). Desde el Estado burocrtico autoritario se agobia con toda clase de gabelas a los hombres sin Poder (Denevi 124). Por ejemplo, el visitante dice: Yo no poda creer que esas largas filas de personas a la intemper ie eran para abonar lo s impuestos: supuse que mendigaban algn favor (Denevi 124). Es el mismo Denevi quien se pone a la intemperie para articular su personal perspectiva de distanciamiento viajero objetivo y acercamiento viajero subjetivo a los efectos de apostar a ambos polos de la contradiccin: reivindicar el capitalismo y, a la vez, combatir sus consecuencias. El interlocutor puede participar de ambas opiniones, sin decidirs e por ninguna. O, tal vez, el autor pretenda ejercer una actitud suasoria, deja ndo en libertad al inte rlocutor para que el decida por s mismo, lo cual es otra manera de provocar la conciliatio benevolentiae del auditorio. Como sostiene Colin Murray Turb ayne: Language is th e conventional use of signs not only and not chiefly to communicate information but also to arouse emotion and direct action (105-06). Estas tensiones develan una inquietud del autor que condena a los pases empresariales (54) a favor de las socieda des artsticas a fin de [p]reservar la imaginacin contra la automatizacin (169). Des pus de seis aos de observar (167), el husped reconoce en los argentinos a un pueblo artistaDejo de ser husped y me confundo con los millones de argentinos que cam inan por la calle y se preguntan por su

PAGE 203

194 destino y por el destino de la Clquida del Vellocino de Oro (Den evi 170). El viajero explica el motivo: He decido quedarme a vivi r en esta tierra donde mi mucha edad ha encontrado una fuente de renovacin para sus energas (Denevi 17). En sus Lecciones sobre la filoso fa de la historia universal Hegel explica que la razn hace que las pasiones obren por ella (9 7). El hombre hace la historia por medio de las pasiones sin saber que la est haciendo. A esto Hegel lo llama el ardid de la razn [nfasis en el original] (97). Parafraseando a Hegel, el ardid de la razn ha provocado por una suerte de dialctica que el viajer o impulsado por la pasin a la que llama imaginacin (169), renovaci n (168) o energas (168) de un pueblo artstico (Denevi 170) decida adoptar, contra todo lo que se opona, las mismas caractersticas de un pueblo adolescente. Confundirse con ese pueblo signifi ca adquirir todos los males antes desquiciados y denostados.

PAGE 204

195 CAPTULO 6 LA BARBARIE DE LA CIVILIZACIN: VIOLENCIA Y APOCALIPSIS EN LAS OBRAS ENSAYSTICAS DE TOMS ELOY MARTNEZ Y NICOLS CASULLO Ahora el pas baila un tango pattico en el confn del globo terrqueo: avanza un paso, re trocede dos, y luego gira sin ton ni son. Toms Eloy Martnez, Rquiem por un pas perdido (53) Uno conquista una tremenda capacidad para sentir muchas veces que la Argentina es un acabado compendio de mierda. Nicols Casullo, Sobre la marcha (126) Introduccin Las temticas abordadas por ambos ensayistas identifican la obstinada persistencia de un substrato irracional que se disfraza con formas civilizadoras de la modernidad de Occidente. En anttesis al clebre dictum hegeliano de que: Lo que es racional es real, y lo que es real es racional (Principios 59), Toms Eloy Martnez y Nicols Casullo desmienten la idea de una racionalidad inmane nte a la historia como pretendan muchas de las filosofas de la historia elaboradas durante el siglo XIX.1 Las finalidades de la filosofa de la Ilustracin caducan frente a los genocidios, arbitrar iedades, ilegalidades, matanzas, desapariciones, destierros, mise rias, excluidos y depredaciones de la 1 La cuestin del destino como duelo incesante para Hegel no es contemplar las ruinas de lo inmediato, sino negarlas: La evolucin no es, afirma Hegel, pues, un mero producirse, inocente y pacfica, como en la vida orgnica, sino un duro y enojoso trabajo contra s mismo (Lecciones 129). Adems de Hegel, pueden citarse, entre otros importantes pensadores que contribuyer on a establecer signif icativos legados historiogrficos en el siglo XIX, a: Jules Michelet (1798-1874), Leopold von Ranke (1795-1886), Auguste Comte (1795-1857), Ka rl Marx (1818-1883), Georg Simmel (1858-1908), Max Weber (1864-1920), Wilhelm Dilthey (1833-1911), Wilhelm Wildelband (1848-1915), Johann Gustav Droysen (1808-1884), John Bagnell Bury (1861-1927) y Theodor Mommsen (1817-1903).

PAGE 205

196 modernizacin tardocapitalis ta en los siglos XX y XXI.2 Detrs del frontispicio de civilizacin, progreso, modernizacin, liberta d e igualdad se enmascaran las fuerzas oscuras de la irracionalidad impenitente, de la violencia reincident e. El regreso de lo reprimido a travs de Mito que se pensab a extinguido por la Razn ilustrada atesta los paisajes argentinos con sus cadencias de frecuentados fulgores de barbarizaciones perversas que se hacen patentes y explcita s en la cotidianeidad de un mundo que ha perdido su sentido, a pesar de todas las en telequias nutridas y suministradas por los centros de poder mundial y sus versiones of iciosas imperiales y locales, continen innovando con tcnicas argumentativas m s sofisticadas sobre el derrotero resplandeciente de la marcha de la historia hacia el progreso, el bien estar y la tolerancia. La cultura contempornea, segn las posturas adoptadas por ambos ensayistas, cancela todo discurso asociado al proyecto moderno. El telos de la historia se manifiesta para ambos autores como un texto que debe ser ledo desde la perspectiva de un sinfn de injusticias y salvajismos. El tono pico-elegico de las dicursividad es argumentativas adoptadas por diversos ensayistas previamente analizados Aguini s y Posse, por ejemplo de apelar a la restitucin de un pasado de gra ndeza adquiere en las lecturas de Martnez y Casullo un matiz claramente trgico-apocalptico. En el presente de la sociedad global y del tardocapitalismo neoliberal se instalan las huellas del nihilismo y cinismo con sus fnebres relmpagos en medio de las ruinas de toda clase de barb aridades: la destruccin 2 Uno de los ejemplos clsicos de de la dial ctica de la modernidad que se trasforma en su contrario es el emblemtico campo de exterminio de Auschwitz como smbolo siniestro de la razn instrumental aplicada a la extermino de seres humanos en cantidades industriales mediante el uso de la ciencia utilizada como tecnolog a de la muerte. La clebre frase de Theodor W. Adorno que To write poetry alte r Auschwitz is barbaric es un ejemplo de la dialctica de la m odernidad (Cultural Criticism 34).

PAGE 206

197 del medio ambiente; la presencia de una multitud infinita de desocupados y subocupados; la marginalizacin y exclusin de millones de personas en estado de pobreza e indigencia absolutas; las masas de hambr eados de inmigrantes ilegales que pugnan por eludir las vigilantes fronteras de los pases centrales y acceder a una vida digna en Europa o Estados Unidos; la explotacin brutal de la corporaciones multinacionales en los pases dependientes; las cclicas crisis econmicas y sus consecuencias nefastas motivadas por la implantacin de proyectos neoliberales; la expansin de la brech a entre naciones ricas y pobres; las guerras punitivas de los centinelas mundiales del orden tardocapitalista; la violencia sdica de los nuevas formas de terr orismos fundamentalistas; la reaparicin en el sistema sanitario de viejas y nuevas enfermedades; el acceso a la tecnologa de armas nucleares por un mayor nmero de naciones; la degradacin de la vida en las grandes metrpolis; la fiebre consumista alimentada por las lgicas massmediticas y las nuevas tcnicas de marketing ; y el incremento exorbitante de las deudas externas de los pueblos del Tercer Mundo hacia los organismos de cr dito mundial conforman un calidoscopio de una historia que muestra la cont racara del proyecto de la m odernidad con su fe optimista hacia el progreso y el bienestar del ser humano.3 3 La ambivalencia del proyecto moderno in spira su propia neg acin. La racionalidad inmanente al devenir histrico desenmascara su propia irracionalidad. La Historia se convierte en Mito y la emancipacin del ser humano se trastoca en su propio sojuzgamiento. Noami Schor afirma, Follo wing Max Horkheimer and Theodor Adorno, Enlightenment leads to Auschwitz; after Au schwitz, the Enlightenment is a bankrupt, discredited, blighted dialectic (15). El texto Berman captur a el espritu de la poca moderna con las contradicciones y ambigedade s. Sostiene Berman: Ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos promet e aventuras, poder alegra, crecimiento, transformacin de nosotros y el mundo y que al mismo tiempo, amenaza con destruir todo lo que sabemos, todo lo que somos (1). Ms adelante, Berman afirma: Como resultado de todo esto, nos encontramos hoy en medio de una edad moderna que ha perdido el contacto con las races de su propia modernidad (3).

PAGE 207

198 En Rquiem por un pas perdido Martnez da cuenta de una historia argentina colmada de crueldades, autoritarismos y mata nzas incorporadas hasta en los ms mnimos intersticios de una subjetivid ad alienada, como consecuencia de un pasado autoritario que pesa como una espada de Damocles sobre la sociedad entera. Desde todos lo mbitos del quehacer institucional, cultural, econmico, educativo, eclesistico, poltico, militar, familiar, sindical y social se han inst rumentado medidas y mtodos desde donde se exhiben y se administran toda clase de viol encias y arbitrariedades, las cuales son compartidas tanto por las clases hegemnicas como por las clases subalternas. Las complicidades y los guios de ojo de toda una sociedad que intenta salvaguardarse mediante la tenaz jactancia de blandir su irresponsabilidad, narcisismo, hipocresa, cinismo, impunidad, escepticismo y amnesia las tpicas locuciones argentinas del Por algo ser, No te metas, Yo?arge ntino, Slvese quien pueda, Teneme pacienciao alguna vez te fall?, La Argentina es un pas muy rico, Qu los rboles no tapen y nos impidan ver el bosqu e, Los argentinos somos derechos y humanos, Tenemos que terminar con la vieja poltica, Hay que preservar las instituciones, No voy a hablar hasta que no se expida la Justicia, S robamos, que no se note, La pelota no dobla, Venimos de pocas nefastas, Yo no fui-nunca-supenada, Vos crees que Evita muri de cnce r?, Mejormejor no hablar, Yo te lo arreglo o Argentina, que bien se te ve sustentan un imaginario nacional habitado por ficciones autocomplacientes, simulacros si niestros y conductas infames. La visin de Martnez es concebida desde una disposicin pesimista e inexorable de la historia argentina.4 4 El pesimismo de Toms Eloy Martnez puede tener sus antecedente s en la condena a

PAGE 208

199 La escatologa histrica argentina est si gnada por la violencia, la impunidad y las arbitrariedades. La civilizacin no es la contra partida o la otra cara de la barbarie, la civilizacin es la barbarie. sta ltima a dquiere mltiples representaciones: el crimen, el autoritarismo, la impunidad, la corrupcin, la violencia, la pobreza, la exclusin o la desmemoria. La mala memoria, sostiene Martnez, es una epidemia frecuente entre los argentinos (Ascenso 151). Tambin para Casullo la barbarie es el nc leo central de las lgi cas civilizatorias de los centros de poder mundial y de las l gicas massmediticas que promueven la cancelacin del sujeto pensado por la modernid ad clsica. El manda to, impuesto por la economa de libre mercado y la colonizacin de la conciencia, disciplin an la subjetividad individual y el entramado de la intersubj etividad social desde una ideologa que promueve toda clase de violencias: un sujeto sin memoria y narcotizado por las imgenes de una vida en eterno presente sin races y sin historia. Pa ra Casullo, la cultura y la barbarie son conjugadas en el mismo plano a travs de los dispositivos comunicacionales de la industrializacin cu ltural que intoxican con su poder todas las fronteras del individuo. En ambos autores, el sujeto moderno resulta obturado, derogado, borrado. muerte impuesta por la Triple A (Alianza Ar gentina Anticomunista) que sufri l mismo y su familia, y su posterior exilio durante la dictadura militar. Dice Martnez: Al atardecer del 25 de abril de 1975, algunos ex-compaeros de la revista Panorama me llamaron por telfono para contarme que haba estallado una bomba la nzapanfletos en la esquina de Leandro N. Alem y Paraguay, y que los partes de guerra voladores, firmados por la Triple A, condenaban a muerte a vein te personas, a menos que abandonaran el pas en cuarenta y ocho horas. Mi nombre figurab a honrosamente a la cabeza de la lista [nfasis en el original] (Ascenso, triunfo 153). Martnez vivi exiliado en varios pases Venezuela, Francia, EE.UU desde 1975 a 1984. Nunca regres para instalarse definitivamente en la Argentina. Actualmente, Martnez es director del Programa de Estudios Latinoamericanos de la Univ ersidad de Rutgers en Nueva Jersey.

PAGE 209

200 El ttulo de su antologa de en sayos, Rquiem para un pas perdido revela el tono trgico y lbrego que adopta el autor. El vocablo rquiem alude a una composicin musical para difuntos. La Argentina es un cuerpo difunto, extinto; tambin un pas perdido, lo cual sugerira una Nacin desperdiciada, perjudic ada, arruinada, extraviada, malograda y desaparecida. El tejido metafrico que sustenta esta percepcin mortuoria es el empleo de locuciones asociadas con un destino descarriado y un estado de nimo socavado: el sistema est exnime (319); la desalentadora realidad (444); la ciega desconfianza en los valores morales y ticos (2 51); el pas de los anestesiados (247); el derrumbe de miles de empresas y la banc arrota del Estado (443); el tenaz pantano (333); el foso de arena y el estado de derrumbe (443); los residuos que apenas se vislumbran de antiguas glorias (133); el mi nu funerario en el que todos bailan (119); la condena a la inexistencia (90); el foso, la cada y el abismo en que se hunde todo lo urdido en otros tiempos (81); el a islamiento mental de una subjetividad atomizada y la persistencia de un pas vencido por diversos cataclismos (74); las ruinas que amontonan pretrit os vestigios de pocas desl umbrantes (73); el agujero negro que se expande da a da (53); el estado de fracaso percibido como inevitable (39); la frustracin cotidian a (31); el destino descoloca do advertido y transitado por toda la sociedad (Martnez 20). La prosa de Martnez intenta subrayar una modalidad y tono narrativo donde se entrecruzan el ensayo de vivencias pe rsonales y las miradas distantes sobre acontecimientos observados por un exilia do. Martnez adopta variantes discursivas basadas en un estilo espontneo, accesible y sencillo. El locus de enunciacin de Martnez es su propio Yo y sus experienci as directas o indirectas con los hechos

PAGE 210

201 narrados. El relato se articula a travs del exemplum personal, lo cual propende a la utilidad y la persuasin ( utilis ad persuademdum ) del destinatario de l discurso. Martnez hace uso extensivo de la indignatio con la intencin de conmove r al lector a travs del genus honestum a fin de despertar fuertes emocione s y adhesiones del destinatario. El tono apocalptico del campo retrico de Mart nez expresa un prof undo desencanto con el decurso extraviado de la historia nacional. En la historia ar gentina, el autor percibe la traza cclica de la violencia como ratio de la historia nacional. La violencia no es un medio, sino un fin en s mismo que hinca su s sostenes en la misma construccin del imaginario nacional. El texto argumentativo instrumentado por el autor se hace eco de este desencanto a travs de la utilizacin de lexemas asociados al abismo, a la cada y al precipicio. En el caso de Casullo, la predisposic in del relato adquiere en oposicin a Martnez todo el ornato ( ornatus ) discursivo con un intenso acento de nivel acadmico. La retrica de Casullo se inscribe en la voluntad de ejercer una autoridad ( auctoritas ) sobre el interlocutor desde una prosa decididamente erudita.5 Casullo se muestra 5 En cierto sentido esta proposicin se ve desmentida por el propio Casullo. En un breve artculo para el diario Pgina /12 Casullo reivindica al f tbol argentino como una manifestacin de una identidad nacional, una forma de cultura popular arraigada en Argentina y diferencindolo de lo que es el negocio transnaci onal y globalizado del Mundial [del Campeonato Mundial de Ft bol del 2006] Casullo ag rega: Yo disfruto viendo los partidos y lo dems lo abstraigo (Cultural y Popular 3). Casullo pareciera adoptar la frmula mgica de abstraer un de porte completamente massmediatizado y al servicio de los intereses de la lgica del cap ital. Adems, Casullo desecha aquella crtica que concibe al ftbol como una enajen acin y escapismo, y rechaza la lectura intelectual, historicista y abstracta, que no entienden lo que son las fiestas populares (Cultural 3). Podra decirs e que Casullo sera un representante del anti-intelectual intelectual. En Populismo: el regreso del fantasma, Casullo arremete contra el hegemonismo argumentativo reaccionario (1) de la izquierda y del sectarismo de las izquierdas clasistas, la religin del marxismo con sus clsicos text os cannicos (2) y, reivindica las formas de la cu ltura popular, de mitos patriti cos vencidos, de tradiciones

PAGE 211

202 impaciente con un lenguaje no ilustrado. El au tor es consustancial con las ideas de sus maestros de la Escuela de Frankfurt, part icularmente con las expresiones ideolgicas heredadas de Adorno, quien establ eca una divisin jerrquica en tre la alta cultura y la cultura de masas. Casullo reivindica la alta cultura frente a las lgicas impuestas por los medios de difusin. Las apreciaciones de Casullo sobre la s ituacin del mundo actual y de la Argentina expresan una densidad intele ctual de tono y argumentacin que coinciden con la alta cultura. La forma de expresin encuentra manifestacin en una discursividad letrada como referente inseparable de la prosa de Casullo. El ordo narratio de Casullo no se afinca en una predisposicin al delectare y movere aunque stos no sean abandonados del destinatar io, sino que apunta al polemos del dilogo acadmico, es decir que propende al genus deliberativum La diatriba ilustrada del au tor se ajusta a los contornos de un campo intelectual que renuncia deliberadamente a la facilidad de la exposicin. Casullo escribe desde y para la ciudad letrada, y espera su reconocimiento en lo s claustros universitari os y en las tertulias de intelectuales en algn caf de Buenos Aires.6 colectivas, de formas arraigas de la id entidad nacional para crear mitologas nacionales (3). La pretensin de venerar la s formas de la cultura popular implicara una actitud arcaizante y fetichista de idealizacin de las tradiciones colectivas. Entre estas tradiciones colectivas, siguiendo el pensam iento de Casullo, el pensamiento crtico debera aprobar las manifest aciones de la religiosidad popul ar como, por ejemplo, la adoracin de la Virgen de Lujn que forma parte primordial de los mitos patriticos vencidos (3). 6 Casullo es actualmente docente de la Univer sidad de Buenos Aires (Capital Federal) y de la Universidad de Quilmes (Provincia de Buenos Aires) y profes or de posgrado en las universidades de Crdoba (Provincia de Cr doba), Paran (Provincia de Entre Ros) y Mar del Plata (Provincia de Buenos Aires).

PAGE 212

203 Martnez, en cambio, escribe para el pblic o en general. Los ensayos de Martnez aparecen en los medios masivos de difusin el diario La Nacin de Buenos Aires, por ejemplo; mientras que los ensayos de Casullo se publican en revistas sofisticadas del medio intelectual la revista Pensamiento de los confines por ejemplo,7 que albergan una gran parte de la intelectualidad ar gentina e internacional ms prestigiosa.8 Casullo afirma: Nosotros seremos los ltimos repres entantes de una cultura culta, porque estamos en la Universidad, pero situados en el marco de una cultura massmeditica [nfasis en el original] (Cuadras 74).9 Aunque ambos ensayistas desarrollan en el plano de enunciacin estrategias suasoria s disimiles, Martnez y Casullo apuntan a un mismo objetivo: hacer explcito la presen cia de la violencia como un fin en s. 7 Casullo es director de la re vista Pensamiento de los confines 8 Desde luego que estos juicios no tratan de establecer distinciones axiolgicas entre uno y otro autor. Se trata de most rar, objetivamente, las diferencia s y los usos retricos que se emplean. 9 Irnicamente y por esas astucias de la r azn, un intelectual ilustrado como Casullo se incorpor al peronismo en su vertiente de iz quierda revolucionaria de ir hacia el pueblo durante las dcadas del compromiso militante de los y ; Martnez, que tiene sus orgenes intelectuales en las redacciones de peridicos y revistas de difusin masiva, no fue un cuadro militante, un intelectual orgn ico como Casullo; al contrario en su ensayos, Martnez descal ifica constantemente a Pern, a su movimiento y a su doctrina. Por ejemplo, Martnez acusa a Pern de ser un de los tantos impulsores del autoritarismo en la Argentina. Dice Martnez: Como figura central de la militarizacin impuesta a la sociedad argentina, Pern entroniz, desde el poder, muchos de los conceptos que haba aprendido y enseado en la Escuela Superior de Guerra. Una de sus ideas bsicas fue, como se sabe, la de la Nacin en armas, es decir, la preparacin para la guerra aun en tiempos de paz, poniendo todas las riquezas y energas del pas bajo la tutela de un conductor que deba surgir de las fuerzas armada s [nfasis en el original] (Pern). La conclusin de Martnez coincide con lo que expresa Liliana De Riz cuando sostiene: El movimiento peronista no era un partido. Orga nizado sobre la base del principio de la verticalidad las ordenes del jefe deben ser obedecidas haba logrado sobrevivir a todas las tentativas de hacerlo desaparecer de la escenagracias a la habilidad con que Pern manej su concepcin militar de la poltica (127). En cambio, Casullo se muestra esquivo en nomenclar al fundador Pern del movimiento al cual adhiri durante su juventud. En sus ensayos, escasamente aparece el nombre de Pern.

PAGE 213

204 Toms Eloy Martnez La barbarie disfrazada de civilizacin Uno de los argumentos capitales de Toms Eloy Martnez es desenmascarar el ritual violento, salvaje, sa ngriento y brbaro del desarrollo histrico de los pases hispanoamericanos en general y de la Argen tina en particular. La implacable crueldad, segn apunta el autor, se halla enquistada en todas las institucione s, clases, partidos polticos y asociaciones gremiales, sin ha blar del poder absoluto ejercido desde las Fuerzas Armadas y la Iglesia Catlica. Las dictaduras, sustenta Martnez, de Amrica Latina propusieron la creacin de sociedades educadas por el terror, la opresin y el castigo: una cultura paternalista edificada a tr avs de rdenes inapelables. Desobedecer, disentir, reclamar, eran culpas que se sancionaban con la muerte (212).10 El Estado, con 10 El propio autor debi sufrir las lecciones del disenso frente al poder totalitario, aun en tiempos de democracia formal como el ltim o gobierno democrtico antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. En tiempos del gobierno de Mara Estela Martnez de Pern, Toms Eloy Martnez tuvo que exiliarse al ser incluido en una lista de condenados a muerte por la Alianza Anticomunista Argentina (la denominada Triple A), un escuadrn de la muerte de ultra-derecha, creado y capitaneado por el ministro de Bienestar Social y comisario ge neral de la Polica Federal Argentina, Jos Lpez Rega, cuyos esbirros se dedicaban a asesinar a toda clase de disidentes del gobierno peronista. Lpez Rega fue secretario privado, consej ero ntimo y mano derecha del exiliado expresidente Juan Domingo Pern durante su os tracismo en Espaa y, posteriormente, la eminencia gris del tercer gobierno de Pern y de su sucesora Mara Estela Martnez de Pern. En 1986, Lpez Rega fue arrestado en los Estados Unidos y extraditado a la Argentina. Muri en la crcel mientras esperaba el juicio. Se le adjudica a la Triple A ms de dos mil delitos entre homicidios y atentados contra la oposicin. Sostiene Martnez: En 1974, Jos Lpez Rega el adivino [Lpez Rega, llamado El Brujo, cultivaba varios ritos esotricos] y alter ego se torn impopular. De un da para otro ascendi quince grados en la je rarqua policial era cabo y se hizo nombrar comisario en jefe, y fund una organizacin de terror: la Triple A; que extermin con rapidez a cientos de enemigos. Nunca se supo si Pe rn aprobaba o no esas hazaas, aunque sin duda las consenta (El sueo 69-70). Mara Jos Moyano re toma la misma postura de Martnez de que Pern toleraba a las banda s asesinas de la Triple A. Dice Moyano, Though it is true that the height of Triple A violence occurred after his death [Pern] in July 1974, Pern behavior after the Ezeiza mass acre indicates that he was fully aware of paramilitary activity and condone it (94). La Triple A se adjudic los asesinatos del

PAGE 214

205 su monopolio de la fuerza represiva, ha sido uno de los referentes en las violaciones de los derechos humanos y persecuciones a lo s disensos. Desde el propio Estado se implementaban polticas de viol encia contra la ciudadana. La historia argentina, a pesar de su afn por mostrarse al resto del mundo enmascarada en los velos de la modernidad a la europea, de hecho, se distingue por su violencia. Para Martnez, Las lecciones ances trales de la barbarie y el autoritarismo estn enquistadas en la Argentinas, disimu ladas bajo sutiles eufemismos (60). Por ejemplo, la violencia e impunidad se expresa n, entre otras formas, en la narracin y la enseanza de la historia que se originaron en el siglo XIX por los miembros de la burguesa ilustrada, quienes eran los propi etarios de la palabra, los educadores paternales de la enorme masa an alfabeta y brbara (Martnez 18). Los letrados de la ciudad concibieron en el siglo XIX un claro y distintivo lmite entre la civilizacin y la barbarie. Los relatos histricos canonizados como historia oficial de la Argentina escritos por Vicente Fidel Lpez, Ricar do Levene y Bartolom Mitre11 respondan a un proyecto poltico: el proyecto de convertir a la Argentina en un pas de cultura europea, hombres de raza blanca (Martnez 23). Ese proyecto se trasform en sacerdote, enrolado en la Teologa de la Li beracin, Carlos Mjica, el intelectual y abogado Silvio Frondizi, el diputado Rodolfo Or tega Pea, el abogado de presos polticos Alfredo Curuchet, el vice-gobernador de la Provincia de Crdoba Atilio Lpez y el dirigente sindical Tito Pierini. La Triple A hi zo volar la casa del rector de la Facultad de Farmacia y Bioqumica (UBA) y, posteriormente, rector normalizador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Ral Laguzzi, muriendo en el atentado su hijo de cinco meses; Laguzzi con su esposa se asilaron en la emba jada mexicana en Buenos Aires y lograron exiliarse en dicho pas (Osojnik, La indemn izacin 2); las Triple A atentaron, adems, contra la vida del diputado de la Unin Cvica Radical Hiplito Solari Irigoyen. Este cuerpo paramilitar fue fundado por Jos Lpez Rega, el teniente coronel Jorge Osinde y el comisario general Alberto Villar. 11 Vicente Fidel Lpez (1815-1903), Ricardo Levene (1885-1959) y Bartolom Mitre (1821-1906) se dedicaron a escribir libros sobre la historia nacional acuerdo a su proyecto de Nacin de las class dirigentes.

PAGE 215

206 una especie de simulacro, donde se reflejaba la burguesa agropecuaria de la pampa hmeda en su propio espejo de acuerdo a lo s dictados de los pases centrales. La modernidad significaba para la clase hegemnica sustituir los remanentes de barbarie y mimetizarse en el espejismo de las pautas propias de la civilizacin europea. Esto equivala, como asevera Martnez, a la pe rmanente actitud argentina [de] suprimir e ignorar la realidad (50). La omisin y supresin de la realidad, como sempiterna conducta de los argentinos, se remontan hast a los propios orgenes de la nacionalidad argentina. Segn Martnez, La Argentina fue fundada por ficciones (23). Martnez acude a una serie de ejemplos a efectos revelar ese permanente apego de los argentinos por la violencia a fin de demononizar, marginalizar, excluir y, posteriormente, aniquilar al Otro durante el ejercicio del poder por los gobiernos de turno.12 Los que se erigieron en civilizadores, apunta Martnez, rara vez emplearon 12 El trmino el Otro alude a las distin tas variaciones semnticas que ha adoptado aquello que se considera ambiguo, diferente o distante de las pautas normales establecidas por el proyecto de las clases dirigentes en sus distintas pocas. Los apelativos los indios, los gauchos ma los, los cabecitas negras (por las masas rurales llegadas a Buenos Aires en la dcada del ), los negros o la indiada (por las poblaciones pobres y marginales del cono subur bano), la chusma (por los seguidores del presidente Yrigoyen), los descamisados (por los adherentes al peronismo), los tanos (por los inmigrantes italianos, los gallego s (por inmigrantes espaoles), los zurdos (por los que pertenecan a la iz quierda), los rusos (por los j udos), los bolitas (por los bolivianos), los cartoneros (por quienes recogen cartones de las basuras para su posterior reventa) o los pi queteros (grupos de desempleados de bajos recursos econmicos que suelen bloquear el trnsito avenidas y rutas), son, entre muchas expresiones, las formas que a dopta el prejuicio racial en un pas que se mira a s mismo bajo el mito del crisol de razas. Por ejem plo, la poblacin juda debi sufrir los ataques del antisemitismo de muchos argentinos. Di ce Martnez: La Argentina lleva sobre sus espaldas una larga historia de espantos antisemitas (Rquiem 246). Recuerda Martnez a la Legin Cvica; al ministro de Instruccin Pblica Gusta vo Martnez Zuvira, nombrado por el golpe militar del 43; las organizaciones Tacuara y la Guardia Restauradora Nacionalista; y el atentado del 18 de julio de 1994 en la Asociacin de Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA) que dej un saldo de 84 muertos (el mayor atentado terrorista en la historia argen tina) y miles de heridos (Rquiem 246-47).

PAGE 216

207 otro recurso que la barbari e a fin de consagrar sus proy ectos (62). La barbarie se disfrazaba de civilizacin. Por ejemplo, anot a Martnez, las leva s organizadas para reclutar soldados para el Ejrcito en su lu cha contra los brbaros del siglo XIX y la exterminacin de los pobladores nativos por las diversas Conquista al Desierto (como las impulsadas por Juan Manuel de Rosas, Bartolom Mitre y Julio Argentino Roca), constituyeron lo que en la actualidad se denomina ethnic cleansing ; la violenta represin en la Semana Roja (62);13 los alevosos crmenes de obreros de La Forestal (62);14 los asesinatos de trabajadores en la Patagonia (62);15 la Semana Trgica de 1919 (62);16 el golpe de Estado de Uriburu el 6 de septiembre de 1930 (62);17 la doctrina impulsada por 13 La Semana Roja fueron desrdenes prota gonizados por obreros que, al celebrar el 1ro de mayo, fueron reprimidos salvajemente por el Jefe de Polica, coronel Ramn Lorenzo Falcn. Falcn morira poco tiempo de spus, vctima de un atentado del obrero anarquista Simn Radovitsky, indignado por la re presin sufrida por los trabajadores que se expresaban pacficamente. Radovitsky fue indultado por el presid ente Yrigoyen el 15 de abril de 1930 (Sebreli, La cuestin 229). 14 Las huelgas de obreros en La Forestal fueron un movimiento de trabajadores del quebracho en la estancia La Forestal, al norte de la Provincia de Santa Fe que, posteriormente, se extendi a varias provinc ias argentinas: Formosa, Chaco, y Entre Ros; las cuales fueron violentamente reprimidas (Romero, Argentina 71). 15 Entre 1921 y 1922 se realizan las huelgas de peones esquiladores de ovejas en las estancias de grandes terratenientes de la Pata gonia en las cuales son fusilados por orden del coronel Hctor Varela cientos de hue lguistas (Senz Quesada 464). La venganza obrera no tard en llegar. Destinado posteriorm ente en Buenos Aires, el coronel Varela fue asesinado por un obrero anarquista. 16 Entre el 6 y 13 de enero de 1919 se genera una huelga en la Capital Federal en los talleres metalrgicos Vasena. Al verse des bordada la polica, el presidente Yrigoyen acude al 2do. jefe de la 1ra. divisin del Ejrcito, general Dellepiane, acantonada en Campo de Mayo, quien reprimi violen tamente la protesta (Luna, Historia 267-72) 17 El golpe militar del general Jos Flix Ur iburu (1868-1932) marca un hito en la historia de los golpes militares al ser ste el primer derrocamiento de un presidente constitucional. Con un pequeo grupo de cadetes del Colegio M ilitar y tres escuadrones, el general Uriburu entr a la ciudad en automvil, de pi e. Desde los balcones de la Avenida Callao [cerca del Congreso Nacional] le arrojaron fl ores (Lanata 46). El golpe de Uriburu provoca la violenta represin de disidentes y el empleo de la tortura sistemtica con la creacin de la Jefatura de Orden Poltic o, que queda a cargo de Leopoldo Lugones (hijo),

PAGE 217

208 Pern de disciplinar al enemigo a cualquier precio de acuerdo a lo que l mismo explicaba en su libro Apuntes de historia militar (62) y a su idea de la Nacin en armas como un un conjunto de voluntades civiles alineadas frreamente del lder militar de turno (75), y la idea de que el Estado deba oponer a los violentos una violencia mayor (64);18 los proscriptos durante la tirana de Rosas (58);19 los exiliados de la diversas dictaduras del siglo XX; la muerte bajo apre mios ilegales del doctor Juan Ingalinella y las torturas sufridas por el estudiante comunist a Ernesto Bravo y el radical Jos Ovidio Zavala durante el primer peronismo (100);20 las sublevaciones contra Pern y el golpe de (1897-1971), quien introduce por primera vez el uso en las sesiones de tortura del pasaje de corriente elctrica a los detenidos (la picana) que se utilizaba para or ientar al ganado vacuno. Lugones torturaba en los stanos de la desaparecida Penitenciara Nacional de la Avenida Las Heras de la Cap ital Federal (Estrada 1). 18 De acuerdo al estudio pormenorizado de Len Rozitchner de la obra Apuntes de historia militar escrita por el entonces mayor Ju an Domingo Pern en 1932 como parte de sus clases en la Escuela Superior de Gue rra del Ejrcito Argentino. Pern contradice la idea del terico militar Carl von Clausewitz (1789-1831) de que las fuerzas militares tienen por objetivo la guerra exterior; para Pern, en cam bio, las Fuerzas Armadas tienen como propsito la guerra contra el enemigo interno (Del duelo 60), que se realiza a travs del encubrimiento de la guerra por medio de la poltica [nfasis en el original] (Rozitchner, Del duelo 26). Es decir, las tesis de Roz itchner articula las ideas del mayor Pern sobre dos ejes: la poltica es una guerr a y supresin del enem igo exterior por el enemigo poltico interno al que se debe aniqui lar debido al carcter dependiente del pas con respecto a las naciones de sarrollas, las cuales por su podero tienen a cargo como objetivo la guerra exterior (Del Duelo 60). Dice Rozitchner: Las condiciones que Pern describe en el campo de la guerra son a qullas que, atenuadas, disfrazadas y representadas, se desarrollar n luego en la poltica. La guerra dibuja desnudamente el orden de la realidad que la poltica trata de edulcorar, pero convergen y coinciden ambas en los momentos de peligro, cuando guerra y po ltica interior se unifican en la represin impune. Entonces aparece abiertamente para Pe rn su fundamento com n: el terror (Del duelo 84). 19 Durante la tirana (1829-1852) del hacenda do populista y conservador Juan Manuel de Rosas, importantes intelectuales argentinos (lo que se denomin la Generacin del ) debieron vivir en el exilio. 20 Como consecuencia del alzamiento militar y poste rior bombardeo de la Plaza de Mayo por aviones de la Marina de Guerra el 16 de junio de 1955 contra Pern, donde se produjeron centenares de muertos y heridos se promovieron detenciones desde el

PAGE 218

209 Eduardo Leonardo (122);21 los asesinatos de Juan Pablo Mestre y Mirta Misetich (86);22 gobierno peronista de dirigentes opositores en todo el pas; el medico pediatra y militante comunista Juan Ingalinella (1913-1955) fue a rrestado en junio de 1955 por orden de la Jefatura de la Polica de Rosario (Provincia de Santa Fe). Golpeado y torturado por la polica peronista, Ingalinella muri de un at aque al corazn debido a la aplicacin de corriente elctrica (el uso de la pic ana). Su cuerpo nunca apareci. Todas las investigaciones y testimonios apuntaban a un equipo de torturadores encabezado por dos jefes policiales: Francisco Lzon, titular de la seccin Leyes Esp eciales, y Flix Monzn, a cargo de Orden Social y Pblico en la prov incia de Santa Fe (Gambini, La obsecuencia 296). Monzn y Lzon pertenecan a la Al ianza Libertadora Nacionalista, una organizacin paramilitar con afinidades al peronismo, que explica la obstinada persecucin de dirigentes comuni stas (Gambini, La obsecuencia 297). El estudiante de qumica Ernesto Mario Bravo desapareci desd e el 17 de mayo hasta el 17 de junio. Bravo era un dirigente juvenil comunista. Fue llevado a la Seccin Especial de la Polica Federal (instalada en la calle Urquiza N 556 de la Capita l Federal), donde es torturado por el jefe de la Seccin Especial comi sario Cipriano Lombilla y su ayudante Jos Faustino Amoresano. El escribano radical Ju an Ovidio Zavala fue detenido y conducido al Departamento Central de polica el 13 de agosto de 1951 acusado de colaborar con una huelga ferroviaria.Zavala, escribe Gambini, f ue torturado en la comisara de Boulogne [Provincia de Buenos Aires] y qued encerrado en la crcel de Olmos hasta Octubre de 1952. Sus sesiones de picana elctrica seran re cogidas en una novela de Beatriz Guido y un libro de Ral Llamas (El poder total 290). La Seccin Especial haba sido creada en 1931 para perseguir a miembros de la Unin Cvica Radical durante el golpe de Estado de Jos Flix Uriburu (6 de septiembre de 1930) por su ministro del Interior Matas Snchez G. Sorondo. Leopoldo Lugones (hijo) era jefe de Orden Social y Poltico de la Seccin Especial, quien practicaba diversos m todos de tortura en los stanos de la Penitenciaria Nacional. Adems de Lombilla Amoresano y Lugones (hijo) se destacaron como eximios torturadores los hermanos Ju an Carlos y Lus Amadeo Cardoso. Como consecuencia del derrocamiento de Pern, Lo mbilla y Amoresano debieron pedir asilo en la embajada de Mxico y los hermanos Cardos o tuvieron que exiliarse en la embajada de Paraguay (Gambini, La obsecuencia 388-89). 21 Martnez alude a la sublevacin del genera l Benjamn Menndez el 27 de septiembre de 1951 por una pequea faccin del Ejrcito, protagonizada desde una de las mayores guarniciones militares: Campo de Mayo, en las cercanas de Buenos Aires. La sublevacin fracas y los insurrectos fueron arre stados y condenados a diversa penas; el otro intento de golpe de Es tado contra Pern ocurri el 16 de junio de 1955 cuando una escuadrilla de la aviacin naval bombarde la Casa de Gobierno con el objeto de matar a Pern. La sublevacin caus la muerte de cen tenares de civiles que transitaban por la Plaza de Mayo. La toma del Ministerio de Marina por los insurrectos tambin fracas. Pern, alertado por el ministro del Ejrcito Franklin Lucero, logr refugiarse en los stanos del Ministerio de Ejr cito. La ltima sublevacin oc urri el 16 de septiembre de 1955 y fue encabezada por el general Eduardo Leonardi, quien, junto a efectivos de la Armada Argentina, logra destituir a Pern.

PAGE 219

210 el secuestro y posterior fusilamiento de l ex-presidente provis ional Pedro Eugenio Aramburu (86);23 los crmenes y violaciones del jefe de polica de la Provincia de Buenos Aires, general Ramn J. Camps, quien orgul losamente [se atribuy] la responsabilidad por el exterminio de tres mil prisioneros (62);24 la violenta represi n del dictador Juan Carlos Ongana quien en una sola noche logr el milagr o de que las investigaciones cientficas retrocedieran medio siglo en lo que se llam La noche de los bastones 22 El abogado Juan Pablo Maestre fue muerto cuando trataba de huir y su esposa, Marta Misetich, secuestrada por un commando para polical en julio de 1971. El cuerpo de Misetich nunca apareci (Lipcovich 1-2). Am bos formaban parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, un grupo de afinidades id eolgicas con el per onismo revolucionario. El 30 de julio de 1970 las FAR irrumpiran ante la opinin pblica a partir de un operativo llevado a cabo en la ciudad bonaerense de Gar n. Entre sus miembros ms destacados se encuentran Carlos Olmedo, Juan Pablo M aestre, Francisco Ur ondo, Mirta Misetich, Arturo Lewinger, Juan Gasparini, Roberto Quieto y Raquel Gelin y Gustavo Stenfer. 23 El teniente general Pedro Eugenio Aram buru (1905-1970) fue uno de los inspiradores del derrocamiento del presidente co nstitucional Juan Domingo Pern en 1955. Reemplaza al general Eduardo Leonardi (1896-1956) como presidente de la llamada Revolucin Libertadora. El 9 de junio de 1956, el general Juan Jos Valle comand un levantamiento militar contra Aramburu a fin de restaurar al presidente Pern. El levantamiento de Valle fue sofocado inme diatamente. Quince militares y diecisiete civiles fueron fusilados sin debido proceso judicial. Valle, junto a otros militares fue fusilado en la Penitenciara Nacional. Muchos civiles fueron llevados a los basurales de la localidad bonaerense de Jos Len Sur ez y masacrados por la polica. Aramburu gobern desde 1955 hasta 1958. Con el pero nismo proscrito, Aramburu, convoc a elecciones 23 de febrero de 1958. Las elec ciones fueron ganadas por Arturo Frondizi (1998-1995) de la Unin Cvica Radical Intr ansigente (UCRI). Fr ondizi asume como presidente el 1 de mayo de 1958 y es derro cado el 29 de marzo de 1962. El 29 de mayo de 1970, Aramburu fue secuestrado por la organizacin revolucionaria peronista Montoneros (Comando Juan Jos Valle), quien lo someti a juicio bajo los cargos de profanar y desaparecer del cadver de Evita y de los fusilamientos de 1956. Fue condenado a muerte y su cuerpo apareci en la localidad de Timote, partido de Carlos Tejedor en la Provincia de Buenos Aires. 24 El general Ramn J. Camps (1927-1994) fue el jefe de la Polica de la Provincia de Buenos Aires desde abril de 1976 hasta di ciembre de 1977. Fue acusado de numerosos secuestros, torturas y asesinatos por la C mara Federal de Apelaciones de la Capital Federal y condenado a reclusi n por 25 aos. Fue indultado por el presidente Menem en 1990. De acuerdo a Marguerite Feitlowitz, Ca mps se atribua el asesinato de 5.000 detenidos (11).

PAGE 220

211 largos (63);25 el terror implantado en los aos 1974 y 1975 por el vicario presidencial Jos Lpez Rega (26, 63); el terrorismo de Estado instalado por el Proceso de Reorganizacin Nacional (133, 206); y la viol encia implantada por el general Bussi en Tucumn (214).26 Para Martnez, Los fraudes electo rales, los crmenes del Estado, la desaparicin de personas: todo lo que el P oder no admita como verdadero era ocultado (50). 25 El 29 julio de 1966, el presidente milita r Juan Carlos Ongana (1914-1995) quien haba asumido el poder mediante el golpe militar del 28 de junio de 1966, decreta la intervencin de las universidades naci onales que hasta ese momento gozaban de autonoma y gobierno tripartito debido a la Reforma Universitaria de 1918. En varios recintos de la Universidad de Buenos Aires, especialmente en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, los profesores y alum nos fueron aporreados y arrestados por la Guardia de Infantera de la Polica Fe deral. Para Ongana, las universidades representaban focos de accin comunista. In telectuales y acadmicos fueron despedidos de sus puestos de trabajo y la mayora se fue al exterior. (Rock 347; Lus Alberto Romero, Breve 170-71). De acuerdo a los datos apor tados por Mara Jos Moyano, dos mil personas fueron detenidas y treinta hospitaliza das ese da. El rector y ocho de los diez decanos de la Universidad de Buenos Aires anunciaron sus resignaciones. En la Facultad de Ciencia Exactas y Naturales, 184 prof esores presentaron inmediatamente sus renuncias. De las 8 universidades nacionale s, 5 rectores tambin dimitieron (19). 26 Antonio Domingo Bussi (1926-) fue puesto al mando del Operativo Independencia en diciembre de 1975 a fin de erradicar un foco de elementos guerrille ros en la Provincia de Tucumn. Dentro del teatro de operaci ones de su jurisdiccin, Bussi mont centros clandestinos de detencin, donde se torturaban y desaparecan a miles de argentinos. En 1987 fue beneficiado por la ley de Punto Fina l dictada por el Congr eso Nacional bajo el estmulo del presidente constitucional Ral Ricardo Alfonsn. En 1995, Bussi gan las elecciones para gobernador de la Provincia de Tucumn, en 1999 fue elegido diputado nacional por la provincia, pero el Congreso Nacional no le permiti asumir su banca por considerarlo moralmente inhabilitado por lo s crmenes de lesa humanidad y por tener cuentas bancarias en el exteri or no declaradas En el 2003, Bu ssi fue elegido intendente de la capital de la prov incia, San Miguel de Tucumn. No pudo asumir el cargo por haber sido encontrado culpable de peculado durante el ejercicio de la gobernacin de la provincia. Afirma Martnez: Escudado en ar gumento de fuego, Bussi logr en un ao y medio (1976-1977) el portento de enlutar a setecientas familias y amordazar a otras miles, limpiar la provincia de mendigos ab andonndolos en los pramos de Catamarca [Catamarca es una provincia argentina situada al noreste del pas], y reparar los cordones de las veredas con trabajadores escla vos arrebatados a las crceles (Rquiem 214).

PAGE 221

212 Abundan en la prosa de Martnez locucione s que tienden a escindi r los lmites entre la realidad y la ficcin; expresiones como encubrir (76); enmascarar (76); fingiendo (86, 88); enmascarndose (86); desidentificacin (87), ocultndolo (88), disfrazndolo (88), s imulacin (89, 90), ocultar (101); un pas de opereta (168); farsa (171) y simulando (232) atra viesan el registro de metforas para comprender la situacin ar gentina. Dice Martnez: Al cabo de medio siglo de autoritarismos casi ininterrumpidos, atrapados en una red de servidumbres con la que debamos convivir, juzgndonos unos a otros con dogmas creados por nuestras inseguridades (sobre todo, de la inseguridad que las dictaduras haban creado en nosotros), los argentinos por hacer de la representacin nuestro estilo de vida y por imaginarnos dentro de una realidad que no era la Realidad. (85) Para Martnez, La verdad es esquiva (237) y la im posicin autocrtica de un relato oficial habra de generar como cons ecuencia una historia donde el disimulo, la impostura, el disfraz, la performatividad, el ocultamiento, el artificio o el engao se articularn como parte del idiosincrasia de la Nacin. Cada vez que vuelvo a la Argentina despus de una larga ausencia, as evera Martnez, descubro que, debajo del pas de las apariencias, hay otro pas que antes no estaba (113). El caso paradigmtico, de acuerdo a la pr opuesta de Martnez, es el de Evita, 27 quien descubri que el personaje de su vi da era ella misma y lo represent con una conviccin magistral. Medio sigl o despus segua bajo las luce s de la historia con tanta fuerza que Hollywood invirti cien millones de dlares en contar sus desventuras (377). La dictadura de Videla trat de escamotear la realidad mediante el uso sistemtico de la 27 En Evita (1919-1952) se fusionan elementos en una combinacin desconocida, perfectamente adecuada para construir un personaje para un escenario tambin nuevo, como lo era la poltica de masas de la posguerra (Sarlo, La pasin 23).

PAGE 222

213 desaparicin, el ocultamiento o el doble discurso sobre la forzada eliminacin de personas. Para Martnez, Los militares argentinos que asaltaron el poder en 1976 trataron, en la medida de su mediocre imaginacin, que la Argentina civil se asemejara a la tumba y los objetos del emperador de la China. Para elaborar ese teatro se valieron de una servidumbre que amas el barro, model las figuras, les confiri en el horno su forma definitiva y se ocup de barrer los desperdicios. Un a vasta red de complicidades les permiti exterminar a los insumisos: chuparlos, desaparecerlos. Para cada verdugo se necesitan decenas de auxiliares ms o menos encubiertos, dispuestos a protegerlo cuando llegue el momento de la justicia porque slo ocultndolo, disfrazndolo o fingiendo actuar ellos mismos, los cmplices, como demcratas convencidos y convertidos, podrn tambin mantenerse impunes. (88) 28 Esa telaraa de complicidades con el poder irrestricto de los verdugos construy una sociedad donde imperaba toda clase de f ormas de simulacin en la poblacin (90). Para los argentinos existir dur ante los aos del Proceso se trastocaba en un no existir. Pareciera que la propuesta de Martnez es a puntar que la identidad surge como resultado de un acto preformativo prescripto por las prcticas regulatorias de un sistema de gobierno fundado en la violencia. El disciplinamiento compulsi vo de los cuerpos disconfor mes debe ser corregido mediante la cruzada purificadora de fantico s. Una pltora de valo res autoritarios se propag a todos los estamentos de la sociedad, la familia, la escuela, el trabajo, la amistad y el tiempo libre. El deseo a la obediencia y la subordinacin se pueden convertir en una representacin, un simulacro. Mart nez asevera, Rara vez somos ante la gente lo que de verdad somos. Nos representamos, de modo pa recido a como las ropas representa nuestro cuerpo (371). 28 En el lxico del terrorismo de Estado chupar alude a la accin de secuestrar personas por escuadrones de las fuerzas represivas y de saparecerlas en los cen tros clandestinos de detencin.

PAGE 223

214 Las propuestas de Martnez pueden estar as ociadas con una visin determinista y cclica de la historia en la que los acontecimientos se rep iten mediante representaciones; y a un reduccionismo de concebir los tiempos histricos como violencia. Las cosas, aclara Martnez, empezaron con el primer muer to; con esa violencia que nos contagio a todos el sentimiento de la amenaza (86). La violencia es un contagio que deriva de un pas enfermo (Martnez 133) de vivir en la inexistencia debido a los marcos establecidos por el terrorismo de Estado. Los que permanecieron en Argentina durante la ltima dictadura militar, estaban confinados en el anonimato, la simulacin, la vida de topo (Martnez 87). El autor pareciera aludi r a un orden biolgico al afincar sus planteamientos mediante las ideas de contagio y enfermedad. Martnez indica que el simulacro es una consta nte de la vida naci onal. Detrs de las mscaras existen los entretej idos del Poder Real que, desd e un vrtice superior, impone relaciones de violencia. La sociedad argent ina se estructura de acuerdo a un sistema de poder que se despliega a travs de las diversas formas que adopta la performatividad del individuo para someterse a ese poder, lo cual presupone otro poder: el poder del discurso que regula conductas, constri e cuerpos y codifica voluntades. La clase dirigente y sus aliados en la clase letrada utilizan el saber como poder. Martnez, observa que los argentinos simulamos un saber absoluto, a la manera de nuestros dictadores (74). Argentina viceversa En estas paradojas entre verdad y ficc in, esencia y aparie ncia, o realidad y falsedad, el lenguaje, en opinin del auto r, cumple la misin de enmascarar o encubrir con categoras semnticas (76) el agujero negro (53) de la autntica realidad mediante el abuso del lenguaje con impunidad (154). Segn Martnez, Se

PAGE 224

215 empieza con las impunidades del lenguaje, por af irmar con un labio lo que se borra con el otro (157). La memoria (la Historia) es apropiada por las clases dirigentes y sus amanuenses, los propietarios de la palabra, que define n una maquinaria interp elativa de acuerdo a sus propios intereses. Para Ricardo Forste r, el pasado se adapta, mejor dicho, es adaptado a las demandas oscurecedoras y fetic hizantes del present e (Lo usos 54) y donde las palabras descubren su ahuecamiento, el desgaste de su uso y su abuso en el discurrir de una historia c ubierta de opacidades y de e ngaos (Los usos 61). La impunidad del lenguaje encuentra en la retrica del peronismo un ejemplo que Martnez expone como emblemtico de la impor tancia del discurso. Mudar de piel a tiempo, arguye Martnez, es lo que ha salvado al peronismo de su extincin (47). Para el autor, Pern nunca quiso decir lo que d ijo, sino todo lo contrario. Expliqumoslo con ms claridad: todas las frases de Pern deben le erse al revs, como una foto en negativo (47). El presidente Menem admiti que s lo muy pocas veces la realidad haba coincidido con la ve rdad (Martnez 47). La historia del peronismo puede leerse como un modelo alegrico de toda la historia argentina que se empea en construi r un ideal con metforas de un pas que se niega a verse tal como es y, por lo tanto, no entiende porque le llueven los infortunios (Martnez 112). Es decir, se abre un clivaje en tre la oratoria y los hechos, propios de un pas construido sobre una larga maraa de fals as oficiales (225) y que la gente acepta como tal (Martnez 225). Por ejemplo, en los aos la Argen tina peronista de Menem convirti a las banderas histricas del movimiento en un espejismo, una ilusin que se veneraba en

PAGE 225

216 cada ritual de las efemrides peronistas. Me nem (re)semantiza y (re)articula los rituales peronistas, pero ahora como un simulacro. Para Martnez, A medida que el tiempo pasa, el presidente Carlos Menem se parece ms a Ronald Reagan. A los dos la gente les cree todo lo que dicen, aunque sea todo lo contrario de lo que dije ron el da ante rior (153). Para ambos presidentes, las palabras no se refieren a entidades objetivas. Suponen que son flatus voci meras declaraciones verbales. Las fras es que lanzan a los vientos pueden tener distintos y hasta opuestos sentidos, o pueden no tener ninguno (Martnez 153). Es el reino del revs en el cual la impunidad ha dejado de ser en la Argentina una catstrofe de la historia para convertirse en una costumbre (231) con un poblacin cmplice o insensible (Martnez 248). El pasado, la memoria y las experiencias de una comunidad solamente pueden suprimirse sino por la vi olencia, la ignoranci a o la destruccin material o simblica (Sarlo, Tiempo presente 159). La herida narcisista A pesar de la degradacin de la realidad por la simulacin, el ocultamiento y las mscaras a que sucumben los argentinos pa ra protegerse de la intemperie de las crueldades absurdas de sus gobernantes, in variablemente, la Realidad se presenta descarnada para golpear a las puertas de sus casas, de sus ciudades y de sus pueblos. Dice Martnez: Todos los actos de segregacin, todas las semillas de barbarie que se enquistaron entre nosotros fueron empobrecin donos hasta lo que somos: un pas con sueos de grandeza que cada dos por tres se golpea la frente contra el muro de la realidad (245). El argentino se rehsa a confrontar la rea lidad, a verla de frente. Al contrario, [n]adie quiere aceptar que hemos vivido, ciegos, junto a nidos de fanticos que aparentaban ser buenas personas, e ducadas y corteses (Martnez 203).

PAGE 226

217 La creencia de los argentinos en un supue sto futuro a la grandeza ha cimentado ilusiones (37, 112) y espejismos (55, 119, 419) de que [l]a decadencia argentina es uno de los ms extravagantes enigmas de nue stro siglo. Nadie entiende qu pudo pasarle a un pas que en 1928 era la sexta potenc ia econmica del mundo y que de pronto, en pocas dcadas, qued sepultado cerca del quincuagsimo lugar (Martnez, 34-35). La alegora del enigma argentino que en las pr eposiciones elaboradas por Martnez asedia a los argentinos; el enigma puede ser interpre tado como una herida narcisista al orgullo nacional. Los delirios de grandeza y la falta de inters por el mundo exterior forman parte de la megalomana argentina.29 La megalomana, afirma Freud, es caracterstica de estos estados [parafrnicos]. La libido sustrada del mundo exte rior ha sido aportada al yo surgiendo un estado al que podemos dar el nombre de narcisismo [nfasis en el original] (Introduccin al narcisismo 2018). La compulsin recurrente fetichizacin y la veneracin sacrosanta de los smbolos patrios contribuye a institucionalizar un narcisismo autoritario de cuartel. La es carapela, el escudo, el himno, la bandera, sostiene Manuela Fingueret aparecieron en tre 1810 y 1813, durante un perodo de conflictos y de guerras de Independencia en que se necesitaban identificaciones simblicas [cuya] reiteracin obsesivanecesita reafirmar su patriotismo a travs de nacionalismo de pacotilla (71-72). La Argentina, alega Ma rtnez, ha olvidado todo, sa lvo la grandeza que alguna vez tuvo. El recuerdo de esa gran deza la atormenta, la ciega (35-36). Segn Martnez, la 29 Segn un sondeo realizados en los aos 1981, 1982 y 1985 muestran que la mayora de la poblacin argentina cree que: (1) el mundo tiene mucho que aprender de la Argentina; (2) la Argentina no tiene que apre nder nada del mundo; (3) la Argentina es el pas ms importante de Amrica Latina; (4) en ningn pas se vive tan bien como en la Argentina; (5) la Argentina merece un lugar im portante en el mundo; y (6) los cientficos y profesionales argentinos son los mejore s del mundo (citado en Escud, Patologa 136).

PAGE 227

218 decadencia argentina comenz en 1946 con la llegada de Pern al poder. Toda una maana de aquel ao, Pern se pase entre lingo tes de oro en la Casa de la Moneda sin que le alcanzara la mirada pa ra abarcarlos a todos, porque los lingotes seguan entrando infatigablemente, por una boca de mrmol que copiaba la cabeza de una vaca. Casi enseguida comenz el declive (36). La demanda obsesiva por develar el enig ma argentino puede articularse como una falta o ausencia que reclama una bsqueda compensatoria mediante los espejismos de una nostalgia por una grandeza dilapidada. El enigma es el sntoma ( sinthome ) de lo Real;30 un vaco exnime, un clivaje yerto; un au sencia significadora que se resiste a la simbolizacin; el punto traumtico que siempre se yerra, pero que pese a ello siempre regresa, aunque intentemosmediante un conjunto de diferentes estrategias neutralizarlo, integrarlo al orde n simblico (iek, El sublime 103-04). Los posibles dispositivos para compensar lo Real e integrarlo al espacio de lo Simblico son esos retornos por definir la decadencia argentina que se aparecen como espectros fantasmticos mediante espejismo s, ilusiones o sueos de un futuro de esplendor. Es decir, la proyeccin de un d estino de grandeza, no es ms que hacer invisible la dimensin traumti ca del argentino. Para Martnez, la ilusin de que el pas es todava grande y ureo destella en toda s partes (55), lo cual contradice que la Argentina est de veras en la imaginaci n del mundo, no por el es plendor pregonado sino 30 El vocablo Real est tomado de los postulado s de la triada anal tica de Jacques Lacan (1901-1981), quien estableca una estructu ra intersubjetiva basada en lo Imaginario/Simblico/Real. Para Lacan lo Real no se refiere al mundo externo o emprico, sino a la vida psqui ca del individuo. En lo Real se encuentra el sntoma de lo excluido, del retorno, de lo imposible de alcan zar, del trauma, de lo vaciado de sentido, de llegar a la periferia del extremo, de la bsqueda perpetua de lo incognoscible (Assoun 89-95).

PAGE 228

219 por la miseria que fluye donde menos se la es pera (55) a pesar de los grandes avatares desarrollados por el ilusionismo primermundist a de Menem (331). En esa brecha, en ese pliegue puede afirmase que se instala el dese o infinito, pero imposible, de conjurar lo Real como espacio inalcanzable y redundante. La miseria, la desocupaci n, la indigencia, la impuni dad y la pobreza vinieron a desterrar del imaginario nacional la fbula de la grandeza argentina como una herida al narcisismo patolgico de los argentinos. Como sostiene Mart nez, Los argentinos somos propensos a la queja, a la desilusin, al desen canto rpido, como lo indican las letras de los tangos y la asombrosa demanda de psic oanalistas (289). En un artculo publicado para el diario La Nacin Martnez asevera: En Buenos Aires los miserables se multiplicaron hasta tal punto que casi no hay es quina de la ciudad donde no se tienda una mano suplicante. La miseria, que es una carencia, se ha convertido en un exceso (Paisajes en ruinas 1). Las ilusiones y desilu siones, las esperanzas y las desesperanzas, o las ficciones y la realidad parecen entrec ruzarse en cada esquina de la Argentina. Para Martnez, La historia siempre re gresa (193); todo vuelve (122) para exhibir la dura realidad de los tiempos pr esentes de que nunca seremos lo que creemos ser (31). La cada en el abismo (81), la cara visible de ese foso de arena en el que todos se hunden ms cuanto tratan de salir (443) y de contemplar las ruinas del festn de los aos menemistas (197), mientras, al mismo tiempo, los mendigos zumban como una letana de moscas alrededor de los restos de mendrugos en los latones de basura en cada rincn de la ciudad (Martnez 52). Del destino de grandeza al de pobreza, de la egolatra a la humillacin y del narcisismo al servilismo convergen para di sipar antiguas pedanteras que resultaron en

PAGE 229

220 otras formas pretenciosas de esquivar la r ealidad. Apunta Ulanovsky: El pas ex granero del mundo pasa hambre y la mitad de sus habita ntes se ubica en un escaln inferior a la pobreza. Los descendientes de extranjeros que llegaron a establecers e en esta tierrahoy regresan a su lugares de origen (Cmo somos 62). Los hechizos de la necrofilia argentina Si la historia argentina es concebida po r Martnez desde una perspectiva que, en forma latente o patente, se despliega a travs del poder de una violenci a vertical a la cual se acude como ritual mortuorio, la fruicin por la necrofilia ha sido consagrada, segn el autor, como una de las caractersticas de la identidad nacional. Para los necrfilos argentinos, la muerte justifica la vida. La muerte heroica se entrecruza con otros lenguajes autoritarios de la Argentina. Ot ros cdigos, otros patrones ensombrecen el carcter autoritario del argentino, como su reverencia homrica por el honor, la obediencia, el sacrificio, el valenta y el deber como part e de una campo socio-cultural donde se destacan las convulsiones de cruzadas purificadoras (18), los temblores de los golpes de barbarie (20), los sobresaltos pe ridicos del hbito del exilio (57), el trepidar incesante del le nguaje con impunidad (154) que implant una cultura paternalista edificada a travs de ordenes inapelables (Martnez 212). Las masacres, las matanzas, los fusilamientos, las persecuciones polticas, las torturas, las proscripciones, los exilios, los secuestros, los desaparecidos y los terrorismos de Estado crearon las condiciones para la produccin de una sociedad pasiva, pero tambin activa en ensalzar la violencia y, ms an, una sociedad que ha permitido que

PAGE 230

221 esos crmenes no podran haberse cometido si n el consentimiento y hasta la aprobacin entusiasta de casi toda la sociedad (Martnez 133).31 La inclinacin por la necrofilia se mani fiesta desde los remotos tiempos de la Conquista espaola. El primer fundador de Buenos Aires, don Pedro de Mendoza, orden el desangramiento de tres soldados que hab an asado y comido el cadver de otro soldado a causa de la hambruna que sufran en esos pajonales yermos, sin aves ni bestias que saciaran el hambre de los e xpedicionarios (Martnez 54). La historia argentina se nutre de un cons tante retorno de la necrofilia, donde lo nico que cambian son los personajes del drama. Otro de los ejemplos curiosos es que en la Argentina las grandes figuras de la historia patria son co nmemoradas en el aniversario de sus muertes, no de sus nacimientos (M artnez 54). El hbito funerario encuentra 31 Por ejemplo, Videla debi salir al balcn de la Casa de Gobierno ante las exigencias de una multitud luego del triunfo de la Sel eccin Juvenil argentina en Japn en 1978, mientras la Comisin Interamericana de De rechos Humanos de la Organizacin de Estados Americanos (OEA) tomaba declaracin indagatoria a las vct imas del terrorismo de Estado por la violacin sistemtica de lo s derechos humanos a pocas cuadras de la Casa de Gobierno. Previamente, el Campeona to Mundial de Ftbol organizado por la dictadura militar en 1978 no solamente fu e saludado por casi toda la poblacin, sino incluso por muchos intelectuales, como por ejemplo, Ernesto Saba to, Abelardo Castillo, Lus Gregorich, Martha Lynch y el profesor de filosofa Ju an Csar Colacilli de Muro. Agrega Sebreli: La sociedad argentina en todos sus sectores sociales y sus colores polticos, casi si excepcin dio unnimemente su aval a la dictadura celebrando el Mundial, como luego lo hara con la guerra de Malvinas. Se comprob una vez ms que las dictaduras militares desde 1930 han tenido en algn momento el apoyo de la sociedad civil, y no slo una elite de la clase alta sino de todas las clases. Las masas populares bajaron de Avellaneda y ot ros pueblos suburbanos en los mismos camiones de los tiempos de Pern, con los mismos bombos y los mismos cnticos. Se arrojaban flores a los coches policiales que secuestraban gente, algunos policas bajaban para sumarse al baile popular. A pocos metros del estadio de River estaba el campo de concentracin de la ESMA (Escuela Mecnica de la Armada). Pero claro, slo se oan los aullidos delirantes de la multitud festej ando los goles, no los gritos de los prisioneros torturados Sebreli, La era 195). Segn Sebreli, la muchedumbre en el estadio cantaba la Marcha de San Lorenzo (La era 200).

PAGE 231

222 variados ejemplos a travs de la historia argentina.32 El minu funerario (119) o la moda funeraria (117) fueron tambin caracte rsticas de la dcada de los Para Martnez, La necrofilia florececomo las gue rrasen los momentos de crisis nacional o dudas sobre el futuro. Permite invocar las grandezas del pasado y, aunque slo sea por algunas semanas, resucitar sus espejismos ( 119). El terrorismo de Estado ha provocado infinidad de debates sobre la indignidad y e normidad de los crmenes cometidos por el Estado dictatorial (133), pero tales debates han disimulado o soslayado el hecho de que en la vida cotidiana haba algo perverso, enfermo, y que esa perversin puede seguir ahora, larvada bajo otros signos (Martnez 133) Es decir, la necrofilia seria una forma de expiacin que es pautada por ciertos rituales. 32 Algunos de los ejemplos citados por el auto r son: el mantenimiento durante dos aos del cadver de Evita por Pern en el altillo en su casa de Puerta de Hierro (Madrid). Semanalmente, Isabelita, indica Martnez, suba al altillo para pein ar la cabellera yerta y frotaba un pauelo impregnado de agua de to ilette, mientras Lpez Rega, el adivino de Pern, intent transferir el alma de Evita al cuerpo de Isabel (55); las exequias por la muerte de Encarnacin Ezcurra (1795-1838), la esposa de Juan Manuel de Rosas (17931877), congreg a multitudes por tocar el fretro, lo cual provoc varias vctimas (116); el velatorio de Eva Pern convoc a seteci entos mil dolientes que aguardaron das enteros bajo la lluvia helada de Buenos Aires, con la esperanza de acercarse al cadver y tocarlo (116); los entierros de Hiplito Yrigoyen (1933), Carlos Gardel (1935) y del boxeador Ringo Bonavena (1976) fueron motivos para la concentracin de miles de personas para tocar los fretros (117); el robo de las manos de Pern en su tumba del cementerio de la Chacarita el 1ro. de julio de 1987; el traslado de lo s restos de uno de los precursores de la Organizacin Nacional, Juan Bautista Alberdi (1810-1884) a la plaza Independencia de su provincia natal, Tu cumn, en 1991 (117); la repatriacin de los restos desde el cementerio de Southampton en Inglaterra de Juan Manuel de Rosas en 1989 por el presidente Menem (117); los despojos del poeta nacional Leopoldo Lugones [1874-1938] fueron trasladados, con pompa y circunstancia, a la ciudad de Villa Mara en la Provincia de Crdoba, pero, a pe sar de que la ciudad tena el mismo nombre de su ciudad natal, Lugones yace ahora en un lugar equivocado (119); hubo un intento fracasado de trasladar los restos del genera l Jos de San Martn (1778-1850) desde la Catedral de Buenos Aires ha sta su ciudad de nacimiento: Yapey, en la Provincia de Corrientes; incluso se prete ndi el traslado de los padres de San Martn desde el cementerio de la Recoleta en Buenos Aires hasta la misma ciudad de su hijo (Martnez, Rquiem 118-19).

PAGE 232

223 Nicols Casullo El sujeto menguante Los procesos modernizadores operaron dent ro del paradigma de un sujeto centrado, autnomo, libre, universalidad, cartesiano, trascendente y raci onal. El proyecto moderno reclamaba la autonoma del arte, la concep cin de progreso inevita ble, la Historia concebida como emancipacin individual, el pr incipio de inteligibilidad de la cultura Occidental (Femenas, Judith 97), el principio de subjetiv idad (30) y el desarrollo del individuo que ya no puede ni quiere tomar sus criterios de orientacin de modelos de otras pocas (Habermas, Discurso 18). El (re)posicionamiento y la (re)significaci n del sujeto como ente racional dentro del proceso modernizador ofrece la novedosa eventualidad, de acuerdo a Ernst Cassirer, de que el hombre is not simply subject to th e forces of nature; he recognizes these forces and by his knowledge of them is Abel to gui de them toward a goal of his own choosing (214). Para uno de los mximos representantes del Aufklrung alemn, Immanuel Kant, La razn pura tiene que someterse a la crt ica en todas sus empresas. No puede oponerse a la libertad de esa crtica sin perjudicar se y sin despertar una sospecha que le es desfavorableSobre tal libertad se basa la mi sma existencia de la razn, la cual carece de autoridad dict atorial (Crtica 590). Es decir, para los filsofos de la modernidad, el sujeto logocentrico constitua un acotacin limin ar con el propsito de fundamentar una epistemologa cimentada en el hombre como su jeto dador de sentido (Barco 194) y que la racionalidad kantina es i nherent in the transcendent al subject (Callinicos 109).

PAGE 233

224 Desde una apoyatura epistmica en la Te ora Crtica elaborada por los pensadores asociados con el Institut fr Sozialforschung fundado por Flix J. Weil en 1923,33 como anexo de la Universidad de Frankfurt para la investigacin social, Nicols Casullo concibe la prdida del sujeto autnomo y lib re a causa de la misma dialctica del la Ilustracin. El sujeto pensante se ha convertido en objeto de su propio pensamiento, en objeto reificado, cosificado, alie nado o sojuzgado por esa misma Razn Instrumental que pretenda emanciparlo. Durante ms de dos sigl os, las promesas de las ideas iluministas y positivistas en Argentina se trocaron en su completa negacin. La esperanza argentina de una Nacin predestinada a la grandeza se transmut en su opuesto. La Argentina civilizada de principios de siglo XX fu e sacada salvajemente de su estadio de modernidad y llevada a desarticulacin, an acrona, desorden y cao s que nos sita cabalmente en una macabra antesala hacia ninguna parte, como escena detenida e indefinida: en el mero proceso de barbariz acin y catstrofe capita lista y sus agudizadas injusticias en una Argentina descua jada, vaciada econmicamente y con sus millonarios ejrcitos de nuevos pobres y mi serabilizados (Casullo, Relampagueos 15). El mismo mbito de la subjetividad humana, como fundamento ontolgicamente libre, ha sido colonizado, de acuerdo a Casu llo, por las fiebres del mercado mundial y sus flujos financieros (Subjetividad 10) y por la orgamasa de tecnosaberes bajo horma fundamentalista yanqui (Notas 12) de un pensamiento totalizado, unnime (Notas 13) en un mundo tecnoadministrado que muta y se nihiliza [nfasis en el 33 Entre los integrantes ms notorios de la Escuela de Frankfurt pueden destacarse: Walter Benjamn (1892-1940), Theodor W. Adorno (1903-1969), Herbert Marcuse (1898-1979), Max Horkheimer (1895-1973), Friedrich Pollock (1894-1970), Leo Lwenthal (1900-1973), Franz Neuman (19001954), Erich Fromm (1900-1980) y Jrgen Habermas (1929-).

PAGE 234

225 original] (Notas 18) mediante el mensa je massmeditico mundializado que todo lo abarca y lo licua (Este terrorismo). Ri cardo Forster afirma: El deshilachamiento de un sujeto que se crea poseedor de una pode rosa capacidad intel ectiva, capacidad que iba a permitirle ensanchar su hegemona hi strica ms all de todo lmite, devino la figura trgica de su aprisionamiento (W. Benjamn 172). La lgica masmeditica se ha cristalizado en una forma de pensar anestesiada, adormecida y obnubilada. La idea del individuo, sujeto y subjetividad libre e independiente, con sus derechos y legalidades abstractas es cuestionada por la irrupcin de los nuevos saberes organizados por la cultura posmoderna. Para Casullo, E l pas no vive una crisis, sino un colapso. Esto (re)significa todos los an lisisEntre otras co sas, ver hasta que punto la dcada de los noventa impuso como nunca una socied ad massmeditica que domina nuestra capacidad de entender el mundo (Cacerolazos 155). A fin de apuntar este cambio de prdida de la capacidad de resignificaci n del mundo, Casullo acenta una constelacin de paradigmas de una subjetividad menoscabada: la reflexin crtica (Cacerolazos 151, 152, 158); la tarea crtica; las prospectivas crticas (Los naufragios 51); la conciencia crtica (La cues tin 50); y la cultura crtica (El arte4), lo cual instituye un universo simblico donde priman la desvalorizacin y desprestigio de la capacidad crtica intelectual (Cacerolazos 152) y en la comprobacin cada vez ms evidente y naturalizada la pauperizacin del benemrito campo reflexivo occidental y tambin nacionalde la ciudad mediti ca-acadmica-letrada (La nueva 11). Si la idea de la modernidad kantiana se constitua como Raz n que se crtica sin piedad a s misma, el resultado del proceso modernizador ha devenido en su completa

PAGE 235

226 negacin. Casullo comparte con los miembros de la Escuela de Frankfurt la idea que la dialctica del Iluminismo ha engendrado sus propios aprendices de hechiceros. Para Casullo, El pas est podrido, lo massmeditico lo demuestra da a da (Cacerolazos 185), mientras que el inte lectual militante, comprometido con su circunstancial especificidad y su temporalidad epocal, aspira a una resistencia que no sea simplemente la indignacin, que no sea la denuncia a la que los argentinos estamos tan acostumbrados (Hacia? 189), sino una subjetividad pensante que deline una critica radicalen el contexto de las biopol ticas contemporneas recrudecidas desde los totalitarismos estatistas o las lgicas dictatoria les de mercados administradores de la vida (bios) (Subjetividades 9). El proyecto posmoderno pareciera, de acu erdo al autor, haber desvencijado todo punto de referencia, toda necesidad susten tadora, todo fondo de las cosas, temas y debates (Prefacio 13). La aspiracin de Casullo se entronca con la conviccin comn de que la historia tiene un sentido (Malia ndi 21). Casullo alient a el principio de la modernidad clsica que la Historia posee una comprensin inmanente. Ciertamente, la lucha por el sentido en el campo cultural contra la idea posmode rna del sinsentido de la Historia se constituye en uno de los refere ntes esenciales en la ideologa del autor. Los con su polticas de ajuste y su implacable economicismo, deshizo los restos de una figura-escritura intelectual que pudiese confrontar con esa lgica en vez de dejarse travestirpor ella (C asullo, Una temporada 16). Corresponde al intelectual comprometido, la Sartre, enfrentar el sistema de la total administracin del sujeto por las lgicas implementadas por los centros de poder mundial. La hegemona de los intereses del sistema de mercado posindustr ial y posmoderno debe ser impugnado por el

PAGE 236

227 intelectual crtico, particularmente en l a lucha por el sentido dentro del universo simblico. La dcada del en la Argentina y en el mundo enterr los restos del intelectual de las dcadas de los y que operaban a partir de una subjetividad crtica, reflexiva, disconforme, radical, impertinente y disidente con respect o a la lgica de lo dado, lo instituido, lo institucionalizado, lo na turalizado, lo oficial o lo ordenado por las telaraas de la compactacin massmeditica y las efmeras operatorias de lanzamiento de lo banalizado y omisin de lo que no se adecua al servilismo de sus reglas concentracionarias (Una temporada 17). Casullo niega la lgica de preposiciones que podran reducirse a una marca fundamental: la homologacin entre el pensamiento y los hechos; la identidad del concepto y la realidad; la concordancia entre el sujeto y el objeto. El intelectual sera el promot or de la dialctica negativa que reniega de todo principio de identidad entre el sujeto y el objeto. La identidad de la cosa con el sujeto es la falsedad misma (148) y la identidad se convierte en instancia de una doctrina de acomodacin (Adorno, Dialctica negativa 151). Para Casullo, Hay que revalorizar el momento de la subjetividad, porque es un l timo momento que nos queda (Vivir 90). El sujeto pensante y comprometido con su ti empo fragua una subjetividad acotada por la razn crtica que cuestiona lo dado. Es decir, el sujeto autnomo y libre de la alienacin escamotea la fetichizacin de su propia subjetividad convertida en objeto, en cosificacin, tpica de una conciencia reificadora. En contraste, el individuo de la actual cultura posmoderna es un sujeto menguante, menoscabado, mutilado. El importante dficit de esta conciencia con su herencia pensante, apunta Casullo, resulta hoy referencia fundamental para medir el

PAGE 237

228 empobrecimiento manifiesto que gua los curs os interpretativos s obre nuestro presente desde un punto de vista intelect ual (Las herencias 23) fren te a la instauracin de una unipoliraridad internacional (8 1) de consagracin de dicursiv idades canallas (82) y de la hibernacin acadmica (84) desde la hegemona armada (82) de los Estados Unidos como centinela burocrtico (89) y con sus soberbias fascistoides (El descubrimiento 96). Las tretas del olvido La impronta de la lgica massmeditica difundida a nivel pl anetario, el mundo unipolar (Subjetividades 10); la instantaneidad e hiperrealidad de las imgenes (La nueva 15); la violencia social que atemoriza a las gra ndes urbes (La nueva 16); el presente abrumado por enfoques culturales (Una crtica 16); la homologacin entre las cosas y el pensarlas ( Una crtica 17); la omnicomprensiva presencia en el mundo contemporneo del artefacto constructor de simulacros, orquestador de una permanente continuidad entre tecnodominio y tecnoa nlisis, donde hecho y mirada consienten aparecer al unsono como consumo y consuelo (Una crtica 18); el principio aceptado de que el esprituinvoluciona hacia el puro mundo de las ap ariencias, del como s, del entretenimiento, el maquillaje republicano, el k itsch legislativo ( Relampagueos 9); el debilitamiento de todo sentido de la r ealidad, en el testimonio inhumano de la cotidianeidad, en la abyeccin de un modelo econmico triunf ante electoralmente durante diez aos, donde se revela el nihilismo en su consumacin y se hace modalidad de vida (Relampagueos 11); y la idiomatizacin ficc ional-informativa de la realidad, (La nueva 17); que construyen un modelo de Realidad donde prima el imperio del nihilismo, el simulacro, la des-subjetivizaci n y la cosmtica como modalidades de la nueva contemporaneidad de la sociedad administrada.

PAGE 238

229 Casullo registra una actualidad que conspi ra contra las experiencias de vida pasadas, las memorias de hist orias pretritas, los rastros de costumbres antiguas, los hbitos transitados en otros tiempos y las prc ticas humanas de pocas anteriores que son silenciadas mediante las tretas del olvido impue stas por las lgicas del mercado y de los tcnicas de massmediatizacin a fin de amord azar la memoria, transfigurando a sta en un modo de experiencia subjetiv a de eterno presente, de supe rficialidad, de hiperrealidad, de virtualidad fantasmtica; una realidad franqueada por el significante flotante con su carga de simulacros, realidades virtuales y cultura de la imagen. El gobierno de Menem, por ejemplo, fantase con implementar deliberadamente la des-memorizacin como poltica de Estado. La era menemista, dice Fo rster, fue un esfuerzo por vaciar el pasado, por huir hacia adelante dejando atr s el lastre de otro pas que sera sistemticamente desmontado (Los usos 45).34 Otro de los ejemplos de desmemorizacin fue deliberadamente instituido por el Proceso de Reorganizacin Nacional, donde pareci conjugarsela es trategiaque en la desaparicin de los 34 Uno de los ejemplos ms elocuentes de impulsar la des-memoria fue el proyecto del presidente Menem de erigir en el predio de la Escuela Superior de Mecnica de la Armada (ESMA) uno de los centros clandes tinos donde desaparecieron alrededor de cinco mil personas un Monumento a la Reconciliacin Nacional, mediante la demolicin de todos los edificios que pertenec an a la ESMA, e inst alar una especie de parque temtico al estilo norteamericano. An te la frrea oposicin de los organismos defensores de derechos humanos el proyecto qued en el olvido. El 5 de agosto de 2004, el presidente Nstor Kirchner firm la Ley 1412 por el cual todas las instalaciones se convertirn en el Museo de la Memoria en el 2007. Previamente, al conmemorarse el 28 aniversario del gol pe militar de 1976 (24 de marzo de 2004), el presidente de la Nacin, Nstor Kirchner, y el jefe de Gobier no de la Ciudad Autnoma de Buenos Aires, Anbal Ibarra, firmaron un convenio por el cu al el Gobierno Naciona l ceda los terrenos de la ESMA al Gobierno de la Ciudad Au tnoma de Buenos Aires (GCBA) para la construccin de una espacio para la memori a en dicho predio. A propsito del acto de conmemoracin por la memoria en la ESMA por el presidente Kirchner y otras importantes personalidades, Casullo observa que ahora desde el gobierno una nueva altura de horizonte a nivel n acional, donde la justicia hi strica alcance una indita visibilidad para lo comunitario (Los peronismos y las Esmas 1).

PAGE 239

230 cuerpos se hizo desaparecer toda identidad de vida o de muerte, todo nombre, toda historia (Casullo, Una temporada 16). Casu llo observa como dato de la Argentina actual, la ausencia del espri tu de aquellas pocas en que ya no pueden como en otros tiempos de luchas populares fundar el centro utpico de lo nacional como futura clase histrica en el poder (Apunt es 72). El borramiento de la memoria popular colectiva y la imposicin de un discurso hegemnico ha sido el resorte privilegiado de los propietarios de las palabras que intentan suprimir sus propi as barbarizacines mediante el expediente de una historia tanto inmaculada como escolar. Many ruling classes, puntualiza Eagleton, has sought toe raise from historical memory the blood and squalor in which it was born (Capitalism 119). El argentino, argumenta el autor, trans ita pasajes y pocas inscripto dentro del entramado de la intrascendencia del estado ci vilizatorio massmeditico totalitario que lo condena a la des-biografa, al sitio del ausente [nfasis en el original] (Relampagueos 24), a una biografa colapsada (Relampague os 20), a una desculturizacin mortuoria y celebratoria a la vez, cadena s de malvivires que murieron diariamente una vida en los suburbios posmodernos con televisin en lo s maxiquioscos, redadas policiales, algunos pesos-dlares en el bolsillo y un ms all de la ley casi al alca nce de cualquier mano [nfasis en el original] (Relampagueos 20). Para Casullo, tanto la imposicin del neoliberalismo como la preponderancia de los medios masivos establecen una sociedad totalitaria soft o light El anlisis de Casullo con su metfora de un contemporaneidad totalitaria es un intento sigui endo los postulados de Adorno 35 de explicar los 35 Susan Buck-Morss crtica a Adorno desde una perspectiva marxista. Observa la autora: But Adorno statements about the subj ect were remarkably unconcerned with

PAGE 240

231 procesos histricos a partir de un nico para digma: la industria cu ltural que appears to be a monolithic mechanisms whose effects are omnipresent and inescapable (Suleiman 198). Santiago Gmez-Castro sost iene: que la crtica posm oderna no busca aniquilar el sujeto sino descentralizarlo [nfasis en el original] (38). La crisis Argentina irrumpe en el 2001 como un proces o de la desligitimidad de todo discurso (Casullo, Relampagueos 9). La des-culturizacin, la des-legitimidad y la des-biografa del sujeto lo convierten en un ente sin recuerdos, sin significados, sin identidades y sin historias; individuo aferrado a un descampado societal (Recuerdo 185) que lo expulsa en paral elo al desmantelamiento vital de antiguas modalidades, fraternidades, organizacione s del trabajo o sindicales (Casullo, Recuerdo 177). El autor propone la resistencia contra la s astucias del olvido y a la historia de espesura masmeditica. El autor articula un contra-poder que (re)s ite, (re)semantice y (re)signifique la memoria como (re)afirmaci n de un legado comparti do; una experiencia tensada de nuevas cargas semnticas y viv nciales que impida la disolucin de los sentidos comunitarios (La pregunta 240) y pueda acceder al secr eto de una filosofa nacional identitaria (Recuerdo 173). Casu llo considera un mandato [m]emorizar las seas de lo que polticamente muda (La pregunta 238) frente al imperio mundial masmeditico de la cadena de televisin nort eamericana CNN que se olvida que hay una historia, omite toda memoria (Cacerolazos 154). Como vulgarizacin fotocopiada de dicho poder, los programas de la televisi n argentina ofrecen la misma banalizacin e insignificancia, pero que arti culan modos ideolgicos poderoso s de interpelacin. Beatriz Sarlo rubrica la tendencia sobre la inci siva penetracin de lo s medios visuales, considerations of class origin or the particular subjects position within the social relations of production (The Origin 83).

PAGE 241

232 especialmente la televisin. Dice Sarlo: La sociedad vive en es tado de televisin (Escenas 87). La recuperacin de la memoria eclipsada por los medios de di fusin pasa por la recuperacin del el sujeto humano a travs de las experiencias comunes, pasadas y presentes que elaboran una memoria colectiv a. Como crtica a la sacralizacin de las pretritas experiencias colectivas de Ca sullo, Sarlo sostiene: Las ltimas dcadas dieron la impresin de que el imperio del pasa do se debilitaba frente al instante (los lugares comunes sobre la posmodernidad con sus operaciones de bor ramiento repican el duelo o celebran su disolucin del pasado) [nfasis en el original] (Tiempo pasado 11) y que: El pasado y la experiencia de los viej os ya no sirven como referencia para orientarse en el mundo moderno e iluminar el futuro de las j venes generaciones (Tiempo pasado 35). El desierto de lo real La idea de sujeto esbozada por Casullo se definira dentro de la imposicin del proyecto cultural posmoderno desde sus centros de irradiacin mundi al, particularmente desde los Estados Unidos. El vehculo que acta como correa de transmisin es la dominacin totalizadora del poder de la lgica massmeditica diseminadas a nivel planetario, cuyos contenidos son la difusin e imposicin de una ideologa asociada al neoliberalismo econmico. No es en absolu to casual, afirma Alfonso Berardinelli, creo, que el debate sobre la posmodernidad haya nacido en los Estados Unidos. La posmodernidad es de hecho la forma que la hegemona norteamericana ha dado a toda la cultura occidental despus de 1945 (217). Los EE.UU. impuls a [u]n modelo de vigilia permanente, de sospecha absoluta, de vigila ncia sin descuidos en donde las sociedades tendrn que uniformarse. Estaramos en una es pecie de estalinismo de mercado, como si

PAGE 242

233 frente al feroz estalinismo que cay en el 89 apareciera, irnicamente, otra forma de uniformidad (Casullo, Lgica 188). La ofensiva del mercado tardocapitalista opera tambin dentro de los universos simblicos que, como se ha dicho previamente, des-historiza al sujeto de su entorno, lo asla y fragmenta, lo abroquela en actit udes insolidarias, lo acosa en un ocano de incertidumbres y lo distancia de esa suerte de prdida casi definitiva de experiencia con lo real, si es que todava [el sujeto] existe detrs de la pantalla, de prdida de nosotros mismos (Las naufragios 62). El desierto de lo real es un un no lugar (18) y un sin nada [nfasis en el original] (Relampagueos 19). La falta de experiencias reales remiten la nadificacin general (Relampa gueos 16), de des-culturalizacin cultural (14), del desuso de la memoria (14), de s in seas de comarca (19) y del compromiso con los olvidados (La nueva 21). Como en el caso de Martnez, Casullo obs erva en la sociedad Argentina sigue siendo una sociedad tantica que se disuelve a s misma, que se aniquila a s misma [nfasis en el original] (198), donde la Arg entina confirma su capacidad desesperadora, su tanatismo (Hacia? 199). mediante la radicalizacin del nihilismo y la destructividad que se impregna a toda la sociedad; es deci r, arrasando las experiencias individuales y comunitarias que sostie ne la identidad de una sociedad. El desierto de lo real es el presente asumido como un simulacro de apariencias que borra toda posibilidad de establecer solid aridades comunes basadas en pretritas experiencia de conjunto colec tivo. La crtica de Casullo ap unta (re)significar lo Real dando cuenta de las ilusiones inscritas en el imaginario posmoderno de la contemporaneidad presente. La presencia de las lgicas implementadas por los medios

PAGE 243

234 masivos de difusin desmantela las identid ades, sagas y solidaridades mediante, por ejemplo, del televidente frente a la pantalla Es tal la importancia de los medios que Humberto Eco afirma: Today, a country belongs to a person who controls communications (135) Esta realidad desustantivada incondicionada, cosmtica, decorativa y sin referentes seala un quiebre profundo con respecto a los ideologemas de la modernidad. Por ejemplo, el tema de la modernidad como pro ceso de autoconciencia (49) del sujeto que se conoce y se reconoce en la modernidad [de] una cultura modeladora de ensueos y barbaries (Los naufragios 49) es suprimido por las lgicas de las mass media La dcada menemista es el referente ejemplifi cador para Casullo a fin de exponer con crudeza la omnipotencia de la hiperrrealidad virtual que envileci a toda una sociedad durante aos (Hacia 195).

PAGE 244

235 CAPTULO 7 LA POSMODERNIDAD CONTRAATACA: ANARQUA Y VITA LISMO EN LOS ENSAYOS DE TOMS ABRAHAM Y ALEJANDRO ROZITCHNER La Argentina est en un callejn con un paredn de horizonte. Toms Abraham, Pensamiento rpido (27) Nada dura para siempre. Alejandro Rozitchner, Ideas falsas (170) Introduccin Los ensayos de Toms Abraham y Aleja ndro Rozitchner vinculan estrategias retricas que pertenecen a un campo ideolgico que se desliza alrededor de ncleos donde el saber se identifica con el poder y el deseo con la creatividad. La cultura de la queja, el escepticismo, la negatividad el pesimismo el sentido comn, el convencionalismo, el tradicionalismo y la desesperanza deben ser exorcizadas del patrimonio identitario argentino. Los autores emprenden el derrotero de renovacin de las ideas culturales del presente mediante el e xpediente de superar e ignorar las antiguas aporas argentinas de unitarios y federales, porteos y provincianos oligarqua y masas, peronistas y antiperionistas, militares y civi les. Hartos de las eternas divisiones y bizantinas discusiones sobre el pasado que asedian el presente, Abraham y Rozitchner emprenden el itinerario de liquidacin y negacin de las vetustas ideologas omnicomprensivas de izquierda y derecha que corroen el poder del pensamiento de abrirse hacia nuevas fronter as de la realidad. Sin embargo, toda innovacin implica tambin un regreso, un retorno. Las ideas de Friederich Nietzsche (re)semantizadas por las filosofas Gilles Dele uze y Michel Foucault

PAGE 245

236 (adoptadas por Abraham) y Georges Bataille y Osho (recogidas por Rozitchner) son los instrumentos tericos que adquieren ambos es critores en su nueva lucha por renovar los envejecidas patrones del circuito cultural. Derrotar la mediocridad generalizada el sentido comn y buscar nuevas posibilidades de generar creatividad, originalid ad y curiosidad son la s tareas del presente, si la Argentina espera confrontar la decad encia. Abraham y Rozitchner manifiestan una prosa caracterizada por la im paciencia, el fastidio y la irritacin con relacin a los legados del pasado, a la memoria colectiva, a las implantadas costumbres y a los asentados maniquesmos de la historia ar gentina. Aunque ambos ensayistas no se pronuncien explcitamente en reivindicar o adop tar los ideales de la cultura posmoderna, podra interpretarse que los mismos se enco lumnaran detrs de esta corriente y del tardocapitalismo globalizador. Un sesgo de darwinismo social y de pragmatismo identificara los enunciados propuestos y e xpuestos por ambos autores que conducira a cancelar las ideas del proyecto de la modernidad clsica. No es accidental que Abraham y Rozitchner no se incluyan en alguna de la s teoras asociadas con la posmodernidad; ambos reniegan de adscribirse a todo sist ema de ideas por considerar toda formacin ideolgica como sinnima con el dogma tismo que se pretende expurgar. Los autores recurren a la idea de liberaci n de los deseos, la produccin de poderes afirmativos, la autonoma de los fluidos libidin ales, la lgica de las multiplicidades, el descentramiento de los sujetos, la emancipaci n frente al terrorismo represivo de sujetos fijos e inmviles, el cultivo de espri tus ldicos e innovadores, la exaltacin de micropolticas y el provecho de las fuerzas bi olgicas individuales. Estas iniciativas constituyen una crtica radical a los principio de la modernidad clsica. El humanismo,

PAGE 246

237 tanto de izquierda como de derecha, representa un obstculo para el despliegue de fuerzas biolgicas dinmicas de acuerdo a la volunt ad de poder del individuo. Un rictus de anarquismo radical se mezclara con las afirmaciones de los ensayistas. Las afirmaciones de Abraham y Rozitchner deberan ser contextualizadas con la emergencia de la ofensiva del capitalismo ne oliberal por medio de la impronta de la globalizacin a nivel planetario. El tardo capitalismo globalizador es el impulso por imponer una rgida economa de mercado y una feroz competencia que participara en ciertos aspectos de un radicalismo neoconser vador. Como afirma Terry Eagleton en su obra The Ilusions of Postmodernism : There is a similar sort of contradictions built into postmodernism, which is also both radical and conservative together. It is striking f eature of advance societies that they are both libertarian and author itarian, hedonistic and repressive, multiple and monolithic. And the reason for this is not hard to find. The logic of marketplace is one of pleasure and plurality, of the ephemeral and discontinuous, of some descentered network, of desire of which in dividuals seems the mere fleeting effects. Yet to hold all this potentia l anarchy in place requires st rong foundations and a firm political framework. (132) Precisamente, estas ambigedades, ambivale ncia y aporas se manifiestan en los supuestos ideolgicos de los autores. En el caso de Abraham, el modo de exposic in es la invectiva pardica contra los dogmatismos fosilizados. Abraham se situara, al igual que Rozitchner, ms all del bien y del mal; en un territorio donde la crtica se dirige tanto a las formas del liberalismo argentino como a las corrientes progresistas Al liberalismo, Abraham lo considera un autoritarismo conservador de la derecha trad icional argentina, mientras que a todo el espectro del progresismo argentino como part e de las almas bellas y de la buena conciencia que no es ms que el producto de la mala fe de quienes se pretenden mejores que sus adversarios de la derecha trad icional. El elemento suasorio de la prosa

PAGE 247

238 ensaystica estara dado por la insistente ap elacin a buscar ideas nuevas. La simpata del pblico y la fuerza de la pe rsuasin residiran en un cam bio radical con los modos tradicionales del pensar. En la misma ve rtiente podra enfila rse los ensayos de Rozitchner. Una de las caractersticas destacadas de la produccin de Abraham es la multiplicidad de temas sobre los cuales emite su opinin. Desde el anlisis de programas televisivos hasta el examen de la estrategia de la seleccin de ft bol argentina, pasando por el estudio sobre Cesar Ara, Ricardo Piglia, Gilles Deleuze, Jean-Paul Sastre, Vladimir Nobakov, Mary McCarthy y Hanna Arendt.1 Es que, de acuerdo al propio Abraham, el autor practica el pensamiento r pido, lo que significa que su filosofa est sujeta al pressing del tiempo. No tiene lapso grueso pa ra rumiar con pausa. La voracidad mal digerida es inevitable No es tiempo de seriedades y de digestiones bajo control. Nuestro medio intelectual est poblado de lo s que dicen que el verdadero pensamiento tiene la gloria de la posteridad (Prlogo 15). En el caso de Rozitchner, la prosa tambin apunta a interpelar a un imaginario receptor abierto a nuevas ideas. Su campo metafrico se nutre de metforas relacionas con el abandono de las ideas tradicionales, de la viejas maneras de ejercitar el pensamiento y cancelar la rmora de clich s que pueblan el catlogo del sentido comn argentino. El tango, la queja, la desconfianza, la indiferencia y la viveza criolla forman parte de una caterva de lexemas que deben ser abandonados de la vida argentina. Los 1 Los estudios de Abraham sobre Ricardo Pi glia y Cesar Aira aparecen en su obra Fricciones (2004); los de Gilles Deleuze y Jean-Paul Sartre en Pensadores bajos y otros escritos (1987), los de Vladimir Nobakov, Mary McCarthy y Hanna Arendt en Situaciones postales (2002).

PAGE 248

239 nuevos tiempos reclaman nuevas iniciativas de ejercitar la inteligencia. Construir nuevas alternativas de micropoder configura uno de los objetivos de la prd ica de Rozitchner. Toms Abraham Los itinerarios de las ruinas En su ensayo Por qu Argentina es Argentina?, Abraham define la crisis argentina como sinnimo de decadencia. La idea de decadencia involucra todas las esferas y estamentos de una Nacin, polt icas, sociales, econmicas, familiares, personales, educativas, empresariales, institu cionales, sanitarias, cu lturales, ticas, que marca con sus itinerarios heterogneos los signos de un eclipse, ocaso, retroceso o declinacin. El autor, utilizando un estilo ir nico, aduce: No quiero decir [sobre la crisis] terminal para no ser pattico, y porque la palabra terminal no le corresponde decirla a un ser humano, y menos a un argentino [nfasis en el original] (90). Las huellas de la crisis, para Abraham se sitan en 1960, cuando a partir esa fech a se genera proceso de destruccin que fue gastando no slo las reservas, sino tambin los amortiguadores (90). Abraham divide las fases de decadencia ar gentina en cuatro perodos: las crisis poltica (1960), la crisis econmica (1968), la crisis moral (1975-1976) y la crisis social (1997). El autor considera a Arturo Frondizi como la ltima promesa de modernizacin argentina de las ltimas cuatro dcadas.2 Frondizi dice el autor tuvo una visn. Un gesto de estadista. Propuso y sent las bases de la ltima modernizacin industrial (90-91). La 2 Arturo Frondizi (1908-1995) gobern la Argentina entre 1958 y 1962. Despus de 26 planteamientos militares y 6 intentos de golpe de Estado, Frondizi fue derrocado el 29 de marzo de 1962 y recluido en la isla Martn Garca. Al ser puesto en libertad form el Movimiento de Integracin y Desarrollo (MID). Sus ideas desarrollistas implicaban la reconversin de la Argentina de un pas ag ropecuario a otro de fuerte desarrollo industrial, especialmente en inversio nes en petroqumica y siderurgia.

PAGE 249

240 crisis econmica encuentra como presidente a un dictador militar, el teniente general Juan Carlos Ongana 3 que debe sufrir las consecuencias del Cordobazo.4 La crisis moral tiene como referente los aos 1975 y 1976. La presidenta, Mara Estela Martnez de Pern, hered de su esposo un movimiento sui generis 5 Muerto Pern, escribe Abraham, y ya desencadenado el terror, el golpe de Estado de 1976 lo institucionaliz. Comenz el terrorismo de Estado. Una mquina de torturas se instal en varios lugares 3 El teniente general Juan Carlos Ongana (1914-1995) asumi la presidencia el 29 de junio de 1966 luego del derrocamiento del pres idente constitucional Arturo Umberto Illia (1900-1983). Ongana, a su vez, fue derrocado por la Junta de Comanda ntes en Jefe el 8 de junio de 1970. El general de caballe ra Ongana haba llamado a su rgimen Revolucin Argentina y su productor milita r pretenda mimetizarse con el dictador espaol Generalsimo Francisco Franco ( 1892-1975), a quien mucho admiraba; adems, el cruzado de caballera apeteca estar en el poder supremo al menos 30 aos a fin de completar a cabalidad los objetivos de la R evolucin Argentina. De la destitucin de Ongana, apunta Abraham: Al despuntar el ao 1970, el Cruza do Mayor [Ongana] perciba cmo los muros del Escorial Rosa do [Casa de Gobierno; llamada tambin Casa Rosada; asiento del Poder Ej ecutivo Nacional] destilaban una melancola fastuosa de oropel, y, tras los vidrios de la ventana, se vea la Plaza de Mayo en la que tenues latigazos crdenos indicaban las vsperas. Era el ltimo da en el Escorial (Historias 81). 4 El Cordobazo fue un levantamiento popular en la ciudad de Crdoba el 29 de mayo de 1969. Obreros de los principales sindi catos automotrices y ferroviarios que protestaban fueron violentamente reprimidos por la polica con el saldo de un obrero mecnico muerto. Los estudiantes que se ha ban plegado a la huelga obrera ocuparon diversos edificios de los recint os universitarios. Obreros y est udiantes pretendan llegar al centro de la ciudad, quienes desbordaron a los efectivos policiales. Ante la situacin, escribe Alain Rouqui, se di o intervencin a las tropas. Entonces, se produjo un levantamiento masivo en toda la ciudad (285). El presidente Ongana debi utilizar a las Fuerzas Armadas para controlar la situ acin. El Cordobazo dej un saldo de 14 vctimas mortales. Fue el principio del fin pa ra el presidente Onga na. El Cordobazo, dice Abraham, fue el punto final para un gobierno que no encontraba una forma institucional para perpet uarse (Por qu? 91). 5 Del peronismo escribe Abraham: Es una olla en la que se mete de todo: los nazifascistas, la izquierda guerrillera, el populismo federal o regional, los mitmanos, y muchos esnobs que se sentan orgullosos de desfilar con proletarios. Pern era ms selectivo. Le sonrea a todo el mundo, daba palmaditas a todas las espaldas, pero su crculo ntimo era compacto y cerrado. Y er a el nico que tena un poder electivo. Me refiero a la esposa de Pern, un ser apoltico y ambicioso, que tena de padre espiritual al secretario de Pern, un siniestro astrlogo que combinaba de un modo criolla las figuras de Rasputn y Geri ng (Por qu? 91).

PAGE 250

241 del pas. Se mat, se viol y se secuestr duran te aos (92). La crisis social se sita en 1997. Son lo aos del proyecto neoliberal menemi sta. Se desat una crisis social aguda con una desocupacin policlasista enorme que detuvo el importante crecimiento del pas (91). La decadencia argentina descrita de los ltimos cuarenta aos son los significantes que remite a significados ms r ecnditos. Para Abraham, la Argentina no tiene una tradicin repub licana a la manera de los pases nrdicos y protestantes, o de otros pases que no son tan nrdi cos ni tan protestantes (92).6 Esta ausencia, Abraham la adjudica a vari os factores: el aluvin inmigratorio que necesita de varias generaciones para integras e a una sociedad democrtica y republicana; la ineptitud de la aristocraci a criolla y su menosprecio por la s masas; el fascismo cultural criollo que apoy a Franco y simpatiz con el Eje;7 la voladura de los edificios de la AMIA8 y la Embajada de Israel;9 la cruzada moral iniciada por Ongana con la caza criminal de subversivos [que] tiene el lugar y la funcin del hereje medieval, que no era culpable por sus actos, sino por su pensamie nto y que se ejecut en el Proceso de Reorganizacin Nacional (92); el genocidio provocado por el Pro ceso al proyectar 6 Ntese que muchos ensayistas Aguini s, Posse, Grondona, Denevi, por ejemplo hacen la misma distincin. 7 Por ejemplo, Abraham dice: No puede ser lo piola que somos. Parecemos Pern, que le declar la guerra al Eje des pus de que se rindiera (Cinc o mujeres 93). El vocablo piola significa en el lunfardo porteo vivo, despierto, abusador. 8 El 18 de julio de 1994 explot un coche-bomba frente a la sede de la Asociacin de Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA). Fue el mayor atentado terrorista en la historia argentina. Murieron 86 personas y ms de 300 pe rsona resultaron heridas por la explosin en pleno centro de Buenos Aires. Los res ponsables nunca fueron identificados y la causa contina abierta. 9 El 17 de julio de 1992 deton un explosivo es condido en una camioneta frente a la sede de la Embajada de Israel en Buenos Aires. La explosin caus la muerte de 27 personas y 350 heridos. Los ejecutores de la accin nunca fuer on apresados. El trmite judicial de la causa sigue en manos de la justicia.

PAGE 251

242 eliminar de la memoria colectiva las huella s de una cultura. De sus creencias, de su visin del mundo, de sus costumbres, de sus form as de sociabilidad en su defensa del Occidente occidental y cristiano que deriv en atroces actos de criminalidad [nfasis en el original] (93); las cruzadas de la Igle sia Catlica Argentina contra el nihilismo de los abortistas, o el ateismo de lo s nuevos asesinos de Dios (93);10 y las campaas protofascistas contra la juve ntud, las drogas, la situacin y de rechos de los detenidos, la libertad de la mujer, o la situacin de los inmigrantes de pases limtrofes (93). Otro de los itinerarios que c onducen a la ruina argentina es el incumplimiento de la ley. El principio de autoridad que emana de la ley est en permanente zona de riesgo porque nadie respeta las instituciones. Hay un nihilismo mortuorio y macabro en la Argentina. Nadie cree en na da en la Argentina, dice Abra ham, al tiempo que se piensa que todo es posible (94). Para Abraham, la prctica de la poltica se reduce a una serie de gestos teatrales (94) y los fracasos de las medidas econmicas se acrecientan para disimular el fracaso anterior (94). Es decir, por un lado Abraham comprueba un pesimismo nihilista, y por otro una ilusi n irracional esperanzada en la sociedad argentina. Los medios de informacin contribuyen a desprestigiar las instituciones republicanas mediante el periodismo amar illista, que es cinismo disfrazado cuando lo dicen quienes tambin han participado de la re pblica tal cual es y se ubican en el lugar del puro espectador. Es una actitud esteticist a cubierta de moralina (94). No es una coincidencia que las encuestas estimen que lo s miembros de la Iglesia y los periodistas 10 Segn Abraham, Las principales fuentes de ingresos del Vatica no se encuentran en nuestra regin, y el apoyo financiero que re cibe de grupos financ ieros y corporativos argentinos le es sustancial (bien vale una misa) (Por qu? 93).

PAGE 252

243 que aparecen en la televisin sean los ms crebles para la sociedad (94). En una Nacin que ha vivido cincuenta aos bajo regmenes militares o tutela armada es dable esperar que las instituciones se tambalea n, pues nunca han sido demasiado slidas en el pas (94). Una de las constantes del pens amiento de Abraham es el respaldo a las instituciones republicanas y el ataque a la permanente agitacin de la Iglesia por la defensa de los valores espiritu ales sobre los materiales, y a la palpitacin simulada de indignacin frente a la corrupcin de l sindicato amarillo de la prensa. En su obra La empresa de vivir Abraham encuentra otro punto de inflexin u otra ruptura histrica que surge como consecuencia de la cada del Muro de Berln en 1989 y de los acontecimientos de La Tablada (Provincia de Buenos Aires) 11 que, para Abraham, abren las puertas a un nuevo para digma histrico. Despus de 1989 nada es igual, afirma Abraham, ni en la Argentina ni en el mundo (17). Para el autor, La Tablada condecor con un bautismo de fuego la hiperinflacin (16) y [c]on la cada del Muro de Berln se inicia el futuro, el tiempo de los verbos empuja hacia delante (18). Abraham agrega: La flecha de la temporalidad histri ca despeg hacia un universo desconocido. Muertas las ideologas de progreso acompasado y de una civilizacin evolutiva, y muertas tambin las ideologas de l sentido de la histor ia hacia una redencin final, el tiempo que emerge es diasprico, disperso, incontrolable, inconmensurable (La empresa 18). 11 El 23 de enero de 1989, un grupo de 42 militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) intent ocupar el Regimiento Tercero de Infantera Mecanizada General Manuel Belgrano en la ciudad bonaerense de La Tablada. La tentativa de copamiento fracas y dej un saldo un saldo de 39 muer tos (28 atacantes, 11 militares y policas), 3 desaparecidos y 60 heridos. Tropas del Ejrci to Argentino y la Polica Bonaerense recuperaron el cuartel tras 30 horas de combate.

PAGE 253

244 Abraham instituye un circuito metaforizador pergeado por un tono apocalptico hacia las profundidades de lo desconocido. El espacio es des-territ orializado y el tiempo es fragmentado. Las ideas del grand rcit de la modernidad han sido superadas por un mundo anrquico (incontrolable) y toda refe rencia a lo real es sustituida por lo desconocido. Las ideas milenaristas de redencin final de la historia marxismo, cristianismo, liberalismo, etc. han sido reem plazadas por el [n]adie puede anticipar nada (Prlogo 16). La modernidad ha fracasado y el sin sentido de la historia nutre el decurso temporal. Siguiendo a Deleuze, Abraha m dice que la dimens in de infinito, sin origen ni fin, ni cerrazn, ni jerarqua, tie ne el tono paranoico del que no soporta la sujecin de las formas heredadas (Fricciones 140). El relevo economicista y el self-made man criollo Una de las caractersticas de los aos de la presidencia de Menem fue el tono frreamente economicista impuesto por el gobierno en todos los mbitos de la vida nacional. La economa desplaz a la poltica como eje de un nuevo paradigma. Afirma Abraham: La economa ha sido el factor cultural que ms ha daado la imagen de los polticos, ms que la moral. Generalmente se dice descreer de la clase poltica por razones morales, porque los polticos se venden, porque roban, porque mienten, y traicionan, porque slo les in teresa el poder. Sin embargo, creo que es la irrupcin de la dimensin de la economa la que de sprestigi con mayor conviccin la figura del poltico, porque lo convirti en un pers onaje impotente, intil. (La argentina 20) La impotencia, argumenta el autor, tena su s orgenes en el Plan de Convertibilidad establecido por el ministro de Economa, Ca vallo, que impeda de forma estricta la emisin de moneda sin respaldo del dlar,12 lo cual provoc que los polticos poco 12 Senz Quesada afirma: El ao 1989 cerr con la increble cifra de 3.079% de inflacin (699) y en haba llega do a 2.314% (703). Agrega la autora: La inflacin desapareci. Fue del 17% en 1992 y de scendi a valores nfimos en los aos

PAGE 254

245 tienen para decir y prometer (La convertib ilidad 31). El Plan de Convertibilidad, dice Abraham, eje del modelo econmico de l menemismo, hizo ca llar a los polticos hasta 1995 (La Argentina 20); y, agrega el autor, La globalizacin es irreversible salvo que se quiera amurar y arruinar al pas. Hoy modernizaci n es globalizacin, y modernizacin es civ ilizacin (La revolucin 48). Sin embargo, a partir de 1995, el modelo econmico comienza a mostrar sus as pectos desfavorables. A medida que el modelo comienza a resquebrarse aparecen lo s acusadores y acusados. Para el autor, [l]a culpa la tuvo el modelo poltico sosten ido en viejas instituc iones polticas que no permiti la instalacin de un modelo econmico moderno. (La Argentina 22). Tambin, Abraham encuentra a otros re sponsables que impiden construir un Estado serio, eficiente y terminar con la ve rsin demaggica de la democracia que quiere aprovechar sus virtudes pero nunca paga r un precio (61) y superar la visin pequeoburguesa de la democracia que siempre pr etende nivelar, igua lar y equiparar, con una culposa visin de la Justic ia que no entiende que la dignid ad de las personas consiste en superar su estado y no que vengan los co mpasivos a igualrselo (La encrucijada 61). Los gestores de la declin acin del Plan de Convertibil idad se congregan en una sociedad que no supo sacar sus conclusiones de la cada del Muro de Berln y del sistema centralizado de poder en las ma nos monoplicas del Esta do (Una sola 43). Estos gestores de la declinacin, de acuerdo al autor, conforman una pltora de variado pelaje: los cultivadores del el racionalismo melanclico (La encrucijada 57); los intelectuales que dan clase de poltica y denuncia (La casa 53); la sociedad siguientes. Gracias a las reformas se recuper la demanda y la actividad creci en el 8.8% anual de 1990 y 1994, verdadero record del siglo (704).

PAGE 255

246 prebendaria (Elogio 50); la declamacin setentista (45); la vecindad progresista (45); la congregacin sensible (Una sol a 45); el intelectual crtico (La convertibilidad 32); los intel ectuales progresistas (La lucha 35); el coro compacto de denunciantes, soldados heroicos del batall n de la tica (Poltica 41); y aquellos que se complacen con la jerga filosofante del iluminismo, el sopor ablico de los neokantianos, la dislexia repetitiva de la filosofa analtica, la lengua sociolgica de l 70, las letanas melancoprogresistas por los benjamines y los karlskrausses, el psicoanalismo lacanfilo, las poses verbal es de la crtica literaria marxistoide, [y] los microfoucaultitos de grupo de estudio. (Un mdico 103) Abraham, adems, coincide con el plante o de James Neilson, quien sostiene: El gran objetivo del gobierno de Menem y motivo de las privatizaciones y tambin de los realineamientos externos, era descender de las alturas emocionales de la retrica populista y volver a pisar tierra firme (El pas 258).13 Tambin, Vicente Massot concuerda con las posturas de Abraham y Ne ilson. Atribuir, escribe Massot, pues, efectos malficos a la convertibilidad; transf ormarla luego en modelo del neoliberalismo y finalmente hacerla responsable de nuestra decadencia, corrupcin y despilfarro es una falsedad (233). Para estos autores, la decadencia argentina tiene orgenes ms 13 Para Abraham, Neilson tiene un profundo y activo desprecio por la buena conciencia del progresismo y sus escribas (James Neilson 281). Las pa labras dedicadas a Neilson podran ser suscritas por el mismo Abraham. En el Prlogo a su obra Pensamiento rpido Abraham califica a Neilson como nuestro mejor analista poltico (13). James Neilson (1940-) es de origen ingls y se ra dic en la Argentina en 1966. Fue columnista del diario de lengua inglesa, publicado en la Capital Federal, Buenos Aires Herald Durante la dictadura del Pro ceso, el diario mantuvo una lnea de informacin sobre los desaparecidos, a diferencia de la mayora de los medios y de muchos periodistas (Ulanovsky, Paren las rotativas (1970-2000) 117). El director de l Buenos Aires Herald Robert Cox, debi exiliarse en 1979 ante las reiteradas amenazas de muerte a su familia. Tambin Neilson debi soportar amenazas y alla namientos de la redaccin del diario.

PAGE 256

247 profundos: el estatismo (Massot), el populismo (Neilson) y la cu ltura poltica de los progresistas bienpensantes (Abraham). La diatriba de Abraham contra la clase poltica y los intelectuales apela a un campo metafrico asociado a la de defensa de la globalizacin, la eficie ncia econmica y el sistema de libre mercado. En su obra La empresa de vivir Abraham rechaza los argumentos de que el sistema de libre concur rencia signifique una forma de darwinismo social. Dice Abraham: Las sociedades basadas en el sistema de libre competencia de todos contra todos pueden parecerles a muchos una guerra civil disfrazada sin otra consigna que la de vencer o morir. Pero es sta una visin demasiado apocalptica del problema. Una visin melanclica. El sistema que abre un espacio de competencia entre sus miembros puede mostrarse tambin como un sistema dinmico en el que nadie puede quedar dormido porque pierde terreno. Nos mantiene alertas. En un sistema as gana justamente aquel que ve una opor tunidad en donde otros no ven nada, slo un gesto cotidiano sin significadohay quienes perciben un espacio de creacin, una oportunidad para desarrollar un potenc ia. Coraje para pensar, rapidez para actuar y frialdad para decidir. (182) Analizando en La empresa de vivir a una serie de personajes multimillonarios Ray Kroc, Akio Morita, Lee Iaccocca, Henry Ford, Ladislao Biro, George Soros, Warren Buffet, Ted Turner, etc.14 que, desde su lugar humilde en la sociedad consiguieron, no 14 Ray Kroc (1902-1984) fue el f undador de la cadena de rest aurantes de comida rpida McDonalds en 1955; Akio Morita (1921-1999) fue el co-fundador de de la corporacin Sony. Junto a su socio, Maseru Ibuka, invent la radio a transist ores, aparatos de grabacin, las videograbador as y los televisores Trin iton; Lee Iacocca (1924-) reestructur la compaa Chrysler cuado sta se encontraba al bor de de la bancarrota. Durante su presidencia convirti a Chrysler en una de las industrias automotrices ms avanzadas de los EE.UU con la introduccin de nuevos y variados productos de la industria automotriz; Henry Ford (18631947) fue un industrial que fund en 1903 la Ford Motor Company. Introdujo la fabricacin de automviles en cadena en su planta de Detroit y adopt una organizacin cientfica de l trabajo de acuerdo a los postulados de Frederick W. Taylor (1856-1915); Ladislao Biro (1899-1985) naci en Hungra pero se radic en Argentina en 1943. Invent el bolg rafo o la birome; George Soros (1912-) es un importante especulador financiero e invers ionista que amas una gran fortuna con sus inversiones en la Bolsa de Valores de Nu eva York; Warren Buffet (1930-) es considerado el segundo millonario del mundo, despus del funda dor de Microsoft, Bill Gates. Hizo su

PAGE 257

248 solamente hacerse ricos y reconocidos, si no tambin revolucionar las formas de adquisicin de la ganancia y fundar empres as rentables. Abraham constata algunas peculiaridades de temperamentos que los expr esan: rapidez, previsibilidad, eficiencia, espritu ldico, enriquecimie nto imaginario (185), resentimiento (196), tradicin moral (204), audacia (220), distinguirse de la multitud (224), austeridad (239) y creador de valores (240). Para Abraham, el ideal es el empresario que arriesga y gana en la lucha por la competencia de todos contra t odos; una especie de reinvencin self-made man al estilo de las culturas protestantes. Lo dolos para el autor son los hombres que han surgido desde lugares inferiores y, por todas las caracter sticas enunciadas previamente, ellos, de acuerdo al autor, han modificado su situacin personal y triunfando en el mbito de la competencia capitalista. El ttulo de su obra, La empresa de vivir podra interpretarse mejor mediante la inversin del sintagma: viv ir es la empresa, que expresara mejor las posturas del autor.15 Como uno de sus mentores inte lectuales, Nietzsche, Abraham considera que vivir una vida de riesgo, mediante la competencia del mercado, favorece la seleccin de los mejores. El plan econmico de Abraham es la toma de medidas muy sencillas: despedir ms gente. Porque sobra personal del Estado, hay oquis,16 hay ausentismo, baja fortuna como inversionista y corredor de bolsa; Ted Turner (1938-) fue el fundador de importantes compaas de televisin como, por ejemplo, CNN (Cable News Network) en 1980 que revolucion los medios informativos, transmitiendo noticias las 24 horas al da. 15 Tampoco es una coincidencia el inters de Abraham por la empresa, ya que l mismo es un empresario textil. Hered de su pa dre, la compaa de hilos Tomasito. 16 Sobre el vocablo oqui dice el Diccionario de la crisis de Jos Gobelo y Marcelo Hctor Oliveri:Se llama as a la persona que figura en la nmina de los empleados pblicos y cobra el respectivo es tipendio sin ejercer ta rea alguna. [Puede tratarse, a veces, de personas sin existencia real, en cu yo caso el estipendio es recibido por algn

PAGE 258

249 productividad y una prdica muy fashion que dice que una sociedad funciona mal cuando se castiga a los triunfadores cobrndoles m s impuestos para alimentar a una caterva de parsitos al abrigo de la competencia (La casa 54). Los triunfadores se oponen a los perdedores, como los superhombres se c ontrapesan con el reb ao. Para Abraham, los hombres-empresarios-triunfadores son seres especiales en los que el comn de los mortales suea su sueo de gloria (La empresa 175). Estos ideologemas se nutren de la idea de una superioridad natural de los triunf adores; esto es puro y simple darwinismo social, al mejor estilo del neoliberalismo neoconservador promovido por la globalizacin. Todas las crticas y propuestas que hace Ab raham le surgieron de sus estudios en Francia en donde mis maestros me ensearon la filosofa del rizoma y la multiplicidad (Contra 81). Gilles Deleu ze y Michel Foucault son los ma estros que sostienen que las dos pulsiones bsicas del ser humano son el pode r y el deseo. La economa, de acuerdo al campo metafrico trabajado por Abraham, de riva de la voluntad de poder y del ser humano como mquina biolgica deseante.17 Parafraseando a su maestro Foucault, dice el autor, Se trata de hacer de la vida de cada uno de nosotros una obra de arte (174) y que el individuo trabaja sobre s mismo y tr ata de modelarse segn un ideal que lo haga mejor, ms bello y glorioso (La empresa 176). En la actualidad, de lo que se trata, para el autor, es de pensar la tica como una est tica (La empresa 176). Para Abraham, el empresario es el individuo que se modela a s mismo de acuerdo a sus ideales de belleza y gloria futura. Lamenta el autor que: Todo rasgo distintivo, cualqui er singularidad, son funcionario aprovechado. Alude al oqui, masa elaborada con papas y harina de trigo, que suele comerse ceremonialmente el 29 de cada mes, que es el da en que, para el imaginario popular, perciben sus habe res lo agentes del Estado]. (79) 17 Abraham estudi en Pars entre 1968 y 1972 bajo la tutela de Louis Allthusser y Michel Foucault.

PAGE 259

250 peligrosas para el mundo corporativo. Uno de los comentarios ms dainos que pueden hacerse sobre alguien es que es brillant e. Una persona que exhibe pblicamente su inteligencia es percibida como una amenaza para los otros. (La empresa 60). Los pensadores crticos y los espritus tolerantes es decir, los espritus del humanismo del siglo XIX les parecen a Ab raham una rmora de un pasado vetusto, y caduco que nada tiene que ofrecer a la tica de la ideologa empr esarial moderna. El capitalismo en plena revolucin informtica, sostiene Abraham en La empresa de vivir desecha todas las formas autoritarias de gestin, todo verticalismo (55). Sin embargo, el mercado capitalista es mediado por mtodos de compulsin y dependencia que intensifica la divisin en tre clases sociales. Como afirma Eduardo Grner, la secuela de polar izacin social, desocupacin, ma rginalizacin, empobrecimiento, barbarizacin, renovada violencia racial sexual y religiosa o lisos y llanos genocidios y etnocidios, que es el resultante hasta hoy del avance de la globalizacin incluso en dichas sociedades avanzadas, arroja una ominosa sombra de duda sobre el optimismo pos tmoderno en un prximo milenio de feliz coexistencia democrtica. [nfasis en el original] (Las formas 112) En La empresa de vivir es donde Abraham desarrolla la idea del destino capitalista como fatal e irremediable. El destino es in exorable, y la racionalid ad econmica se a la percepcin social se presen ta con la misma inexorabi lidad. La globalizacin es un trmino que se refiere a un mercado mundial que se interconecta mediante flujos nmades y cada vez ms veloces, y lo que queda afuera se marchita como tigre de papel (24). Lo que queda afuera son los millones de pobres e indigentes que expulsa el modelo neoliberal que se presenta como inexorable.

PAGE 260

251 Mi amigo: El Cuadrado18 Al contrario de muchos intelectuales que durante la dcada de los se empearon en criticar la frivolidad de los medios masivos de comunicacin como un de las tantas formas de escapismo o alienacin de la cultura moderna, Abraham no tiene ambages en declararse amigo/enemigo como todo buen amigo debe ser de la televisin, del Cuadrado. Despreciar a los medios masi vos de comunicacin, observa Abraham, denunciar la estupidez televisiva, defende r el verdadero pensamiento frente a las seducciones del mercado se estima una pos e interesante. Se considera as que a un intelectual talentoso slo le espera la glor ia y poco le vale la fama (Prlogo 15). Discierne a la televisin como un amigo: Distingo a la televisin con mi amistad, afirma el autor, por eso la llamo por su encarnacin, por la materializacin que le corresponde, y le digo: mi amigo El Cuadrado (Introduccin 15). Sarlo observa que la televisin parece una realizacin plena de la democracia [nfasis agregado] (Escenas 64). La televisin, de acuerdo a Sarlo ha reemplazado, por ejemplo, a las antiguas instituciones de transmis in de la cultura letrada la escuela, el partido poltico, la iglesia, la universidad, el diario, la revista; su pacto con el pblico, aclara Sarlo, se apoya en el basismo ideolgico [nfasis en el original] (Escenas 81). Es decir, en el mito del igual itarismo populista: la televisin comercial vive de un imaginario fuertemente nivelador e igualitarista (Escenas 82) y cumple con su misin de deseo anticultural de las masa s, ancladas en valores que remiten a formas solapadas de aparente comunicacin sencilla transparente, directa e igualitaria. 18 Desde octubre de 1995 hasta enero de 1998, Abraham escribi una columna mensual en la revista El amante del cine con el nombre de El AmantTV. Los ensayos escritos fueron reunidos posteriormente en el libro La aldea local

PAGE 261

252 Ariel Dorfman advierte en la indust ria cultural un pro ceso de progresiva infantilizacin. Dice Dorfman: Perhaps it is inevitable that the consumer should be treated as an infant, helpless and demandingPeople can be treated as ch ildren because they do not, in effect, control their own destiny. Even if the feel to be utterly free, they are objectively vulnerable and dependant, pa ssive in a world commanded by others, a world where the messagesthey swallow have originat ed in t other peoples minds. (145) Tambin Sebreli crtica a los medios de difusi n masiva, particularmente de la televisin, por su programacin superficial y pacata, c uyo nico objetivo era la mera evasin (235), el sensacionalismo amarillo (236) o porque las clases popularescarecen de la suficiente educacin para rechazar la program acin de baja calidad que le es destinada (Buenos Aires 241). Abraham se sita en las an tpodas de estas reflexiones. Para el autor, estas perspectivas pertenecen al andamiaje purita no (Intelectuales 201), a los que adornan con sus sermones democratizantes las al mas bellas porteas (281), al poder comunicacional apologtico (282) y a la hig iene episcopal (Mi encuentro 283), que poseen los animadores de las almas bellas de l recinto privilegiado de la ciudad letrada. Abraham aspira a que la seora que limpia pue da comprarse cuatro televisores para ver todos los canales del mundo Cablevisin para todo el mundo! (La ciudad 239). Esta especie de neopopulismo cultural es consus tancial con las teora s posmodernas de la hibridacin entre las culturas alta y baja. En Amrica Latina, los posmodernos encuentran un referente entre las tradici onales formas culturales con las culturas populares. In Latin America countries, indi ca Garca Canclini en su ensayo Cultural Reconversion, where numerous traditions coexist with varying forms of modernityHigh, popular, and mass art nour ish each other reciprocally (32).

PAGE 262

253 Un caso puntual entre la idea de esta ciudad letrada de reivindicar la alta cultura y la postura de Abraham de borrar todo tipo de divisin, y de promover el mestizaje de la alta y baja cultura es el ejemplo del pr ograma televisivo El ot ro lado conducido por Fabin Polosecki. Para Sebreli, el programa se parece al gnero de la novela negra con un esperpntico desfile de fracasados, prostitutas, ladrones, mendigos, drogadictos, el submundo de la noche y de las cloacas, cuyo conductor era l mismo un marginal que termin arrojndose al paso de un tren (Bue nos Aires 237). Para Abraham, en cambio, La televisin est de luto y los televidentes estamos de duelo. Muri Fabin Polosecki, se suicid (La muerte 149) y la televis in perdi con Polo [Polosecki] una buena parte de su alma infantil, la de quien pr eguntaba como preguntaban los chicos, con la misma curiosidad, la misma insistencia y el mismo placer por lo desconocido (La muerte 151). Abraham, adems, considera a Sebreli que su imaginacin sociolgica no es menos que nuestros cuentistas sociales y cuyo pensamiento inquisitorial puede exportarse barato (Mefisto 49). El autor considera que sin la televisin la vida es un convento (Y eso 55). Es decir, la vida cancelada de la vida, la inmov ilidad de lo inmutable. Pero, la televisin es parte de la globalizacin econmica que promueve la inestabilidad del crecimiento (14) la actualidad vertiginosa ( 13) y la agitacin permanente (Prlogo 14) en la que se insertan un tiempo discontinuo y fragment ado; donde el control remoto y el zapping se insertan como representaciones de un mundo efmero y fugaz que ofrecen navegar por infinitos canales y la sncopa del videoclip imponen un pestaeo ms acelerado (El Cuadrado 116). Por ejemplo, con el za pping podemos defendernos contra la

PAGE 263

254 manipulacin del medio (Introduccin 26) y evitar convertirnos en meros agentes pasivos. Con el control remoto y el zapping se pueden disear los collages o pastiches de la cultura posmoderna. Abraham ju stifica las lgicas massmediticas como instrumentos de liberacin. En oposicin a la cate rva de intelectual es crticos, Abraham expresa una de las formas ms significativas del pensamie nto posmoderno: el consumo globalizado de imgenes. En Amrica Latina, escribe Ga rca Canclini, se escuchan litrgicas lamentaciones sobre la americanizacin de l lenguaje y del consumo (Latinoamrica 55). El pensamiento lento Una de las manifestaciones de la crisis argentina es la existencia de una corporacin intelectual apegada a un discurs o pastoral (16) que propone una filosofa que cancela toda posibilidad a los hombre s en su lucha por la vida (Prlogo 16). Abraham califica a esta intelectualidad de ejer cer el pensamiento lento. El autor lo define de la siguiente manera: El pensamiento lento, el de las grandes averiguaciones, la disquisicin seria y acadmica, el ritmo pausado y silencioso del meditador se siente cmodo en los estudios histricos. Lo vemos en nuestro pas, donde el intele ctual arquetpico que haba militado por el futuro en los setenta, marca y remarca los circuitos de nuestro en profusos manuales sociolgicos y literarios. Aquellos intelectuales revolucionarios de ayer, hoy se ocupan de Mansilla, de Sarmiento, de Alberdi, de Macedonio, de Artl, de Ramos Meja, del positivismo argentino, de Jos Ingenieros, de los desages de la ciudad de Buenos Ai res en los finales del siglo XIX, de la Dcada Infame, de Forja y S calabrini Ortiz. Todo atrs, nada hoy, y menos que nada maana. (Prlogo 14) Estos intelectuales se niegan admitir que [n]o slo es el fin de los grandes relatos ni la afirmacin que todo lo slido se desvan ece en el aire, sino la poca envergadura del pensamiento lento (Prlogo 14). An se ha llan poblados de mundos de ayer (13), porque [l]a nostalgia es suave y teraputica (Prlogo 14).

PAGE 264

255 La historia que debe importar, de acuerdo al autor, es la presente. Dice Abraham: Hay quienes dicen que si no conocemos nuestra historia no podemos entender el presente. Es una ilusin, nuestra historia nos es ajena (14) po rque la historia no tiene un tiempo continuo, est fragmentado (Prlogo 14) y, agrega el autor, La historia que nos llega e importa es la que hemos vivido, depende de nuestro tiempo biolgico. Y para un saber del presente genera lmente alcanza (Prlogo 15). La globalizacin ha impuesto un ritmo acelerado al pensamiento. Segn Claudio Zeiger considera que el adjetivo rpido que acompaa al sustantivo pensamiento puede dinamitar la imagen clsica del fil sofo contemplativo (La velocidad 2). Zeiger observa que no se trata slo de re ivindicar un tiempo acelerado, [sino] de una polmica permanente con otros intelectuales que desdean la intervencin en los medios y creen que la televisin es slo una mquina de idiotizar (La velocidad 2). Las polticas pre-Menem, dice Abraham, son an acrnicas, la declamacin setentista se desvanece en el aire, los retornos a los textos fundadores, una diversin que se pretende solemne (Una sola 45). Igual que James Neilson, Abraham cons idera que los formadores de opinin pertenecen a la casta de los intelectuales, a nuestros sectores litrgicos y a las cofradas de comits (James Neilson 293). Es decir, los intelectuales, la Iglesia y el partido poltico forman el bloque hegemnico en la Ar gentina actual. Todas estas instituciones se caracterizan por promover el pensamiento lento. Para los intelectuales la universidad es el ltimo reducto del pensamiento lento y profundo (Abraham, Un mdico 103). ste es el circuito en que se despliegan los profesionales o los organizadores del saber en la Argentina. La universidad es el bastin

PAGE 265

256 de la ciudad letrada. Pero el mbito de circulacin del capital si mblico es ms amplio, segn confiesa el autor: Una serie de contra seas y un sistema de favores mutuos escribe un reparto de prestigios sabi amente custodiado. Ctedras un iversitarias, periodistas de suplementos culturales, funcionarios de secr etaras, diplomados a cargo de centros de cooperacin, animadores de vernissage destilan un vapor de conformismo y acartonamiento (El ensayo 1). Abraham apunta sus crticas a la izquie rda progresista Beatriz Sarlo, Horacio Veribtsky, Miguel Bonasso, Jos Pablo Fein mann, Oscar Tern, Jorge Dotti, Juan Jos Sebreli, etc., a quienes acusa de una de practicar una pureza [que es] un ideal hipcrita (Las bellas 1). En una polmica con Jos Pablo Feimann, Abraham acusa el progresismo que se esconde detrs de discurso moral de tipo alma bella que se pretende inocente al impugnar a los conservadores de fascistas u au toritarios. Dice Abraham, No son todos genocidas, como los progresistas son todos lact antes (Las bellas 1). Para Abraham, el discurso tico es [a]similar en lo que llama derecha a la espada es decir el crimen con la libertad de mercados como hace Fein mann, ni siquiera es sincero. Es una pose y [l]a mala fe disfrazada de pureza (Las bellas 2). Alejandro Rozitchner Un pas sadomasoquista El campo discursivo en que se sustenta el proyecto de Rozitchner es el culpar a la sociedad argentina por el corralito ment al que los argentinos ejercen de manera sadomasoquista. El miedo, angustia, pasivida d, reproche, visin miserable de la vida, idealismo alucinado y debilidad son manifestaciones de sntomas que este desastre es nuestra produccin y no algo que se nos haya venido de arriba (Argentina 17). La vida

PAGE 266

257 anmica de los argentinos est atiborrada del deseo por fracasar, cae r, frustrar y hundir todo lo que se pueda. El lema argentino podra interpretarse que cuanto peor, mejor. Pareciera afirmar el autor que las desgraci as del pas son obra de una sociedad que siente una poderosa atraccin hacia el fracaso (Argentina 13). La Argentina, de acuerdo a Rozitchner, es el pas del eterno fracaso por que cumplimos con el ideal de las letras de tango esa miserable filosofa de la vida , segn Rozitchner (13), desde donde se establecen pautas culturales que afirman: que la vida es dolor, que no se puede confiar en nadie, que ve canallez en todas las intenciones y en todos los actos, la que cr ee que el desencuentro es una verdad ms grande que el amor, o que el mejor amor es el que no se da, el que pudo haber sido, para la que el amor realizado es fastidio y decepcin. No tenemos reparos en sentir que todo es mentira, que el mundo es es encialmente engao e ilusin; cualquier ilusin esperanzada nos parece tonta o ingenua, y defendemos estas posiciones miserables como si fueran nuest ra tabla de salvacin. (Argentina 13-14) Las letras de tango, aclara Rozitchner, son un reflejo inmejorable para los argentinos mirarse a s mismos; es un espejo, un cristal, donde se desvelan el dedicado amor de los argentinos por la frustracin y la desconf ianza, el escepticismo, la resignacin, el sufrimiento, la abulia, el engao y la desesperanza que instituyen lexemas que construyen un ideologema que se empea en la produccin de las recurrentes crisis argentinas. Al respecto, Scheines sostiene: E n el tango, pues, el fracaso es una fatalidad insoslayable y no una posibilidad entre otras. Fatalidad a la que, o bien uno se entrega sin luchar, o bien uno lucha y se desangra hasta entender que uno es juguete de un destino fatal (16). La prosa de Rozitchner alude a la frustr acin, la desconfianza, la inmadurez y los delirios de sueos imposibles: la pie dra que nos hunde (14); la satisfaccin del fracaso (14); la costumbre que nos arrastra al fondo del ro (15); la sensacin del abismo que hoy nos tiene hipnotizados (13) ; el juego de la denuncia (95); la incapacidad e inmadurez de gene rar una actitud colectiva resp onsable (91); la sospecha

PAGE 267

258 sistemtica, la paranoia ilimitada, el sealamiento del mal afuera (69) y la denigracin constante de todo (69); la s formulaciones imposibles (51); y la imposibilidad de reconocer la realidad (Argentina 27) determinan un proceso de figuritivizacin de una psique enferma en tant o impronta raigal de inmadurez debido a la fatalidad de las tradiciones y del sentido co mn que postergan las potencialidades vitales de los sujetos de una comunidad. El autor adhiere a la variable que la construccin de la crisis es un estado anmico (Argentina 19).19 No es que estemos mal porque el pas no funciona, advierte Rozitchner, es que el pas no funciona porque estamos malNo es que estemos angustiados porque hay crisis, es que de tanto estar angusti ados, de tanto apostar a la angustia como verdad de la vida, slo sabemos engendrar crisis (Argentina 15). Los estados anmicos, pareciera afirmar Rozitc hner, determinan los procesos histricosociales que conducen a la crisis de dici embre de 2001. El catlogo de valores de la sociedad argentina queja, escepticismo, desc onfianza, etc. son negadores de la vida. En cambio, para Rozitchner, Los valores s on entidades vivas, animales, sustancias nunca quietas, sino en constante transformacin (Amor 271). A la moral negadora de la vida se le debe oponer, segn el autor, un c digo de valores basados en una moral del deseo o una moral del entusiasmo (Amor 279). La omisin de los procesos sociales, culturales, econmicos, militares y polticos en Rozitchner equivale a una des-historiz acin de la vida, o, como seala Perry Anderson, the randominization of history (In the Tracks 28). La historia es cancelada por medio de una reduccin a un proces o de angustias sadomasoquistas y a 19 Recurdese las similitudes entre las posturas de Grondona c on las de Rozitchner sobre la importancia sobre el estado anmico pa ra cambiar el futuro de una sociedad.

PAGE 268

259 sintomatologas del nimo de los argentinos. La reduccin de la complejidad de la vida a de un estado psquico es el producto de una filosofa indivi dualista; replegada sobre s misma y, de cuyas fuerzas psquicas depende n el fracaso o el triunfo de una Nacin. Rozitchner exigira un vitalismo militante que surge de las races biolgicas y psquicas de la vida misma. A los argentinos les tranqu iliza el fracaso; los confirma y los convence de darles la razn a los mayores, a los medios de comunicacin, al sentido comn (Rozitchner, Argentina 14). Fracasar, seala Rozitchner, e s adherir a una verdad trascendental que queremos ms en la medida en que ms nos haga sentir su rigor espantoso. Somos un pas sadomasoquista, que goza sufriendo, que se realiza no pudiendo (Argentina 14). Como los tericos del llamado postestructuralism o, Rozitchner considera al sentido comn como uno de los obstculos que impiden formas nuevas de desarrollo del pensamiento. Postructuralism, afirma James Williams, denies any founding value in common sense (162). El sentido comn de los argentinos Una de las manifestaciones de la Arg entina Impotencia es la recurrente apelacin, desde diversos mbitos de la socied ad civil, militar y eclesistica, al sentido comn, que no hace ms que bloquear el espr itu de la libertad, la creatividad, la curiosidad, la innovacin y la originalidad del sujeto. El sentido comn son barrotes que encarcelan la imaginacin. La misin actual del argentino, de acuerdo a la opinin de Rozitchner, es sobre todo di stanciarse del sentido comn, entendiendo que la forma promedio de las cosas est legtimamente ba jo sospecha, sobre todo en medio de esta catstrofe alimentada colectivamente (Argentina 20). En un ensayo posterior, Ideas falsas Rozitchner subraya una de las nociones es purias de los argentinos que es la de

PAGE 269

260 observar lo lugares comunes de la opinin pblica como posiciones en que la vida se atasca (17). Marcelo Percia coincide con Ro zitchner en denostar el sentido comn como fingida inexorabilidad de la naturaleza. Dice Percia: Sentido comn: no podemos liberarnos de esa infeccin El sentido comn es una interpretacin que tiene la poltica de decir que no es una interpretacin sino el reflejo natural del mundo Es una interpretacin que se autoriza en una interpretacin que se esconde El sentido comn es una interpretacin disfrazada de un hecho natural Y de evidencia. Una interpreta cin vestida de hecho primario, de hecho originario, de hecho puro Una interpretacin, tambin como las otras, disimulada detrs de una moral [nfasis en el original] (132) Para Rozitchner, como para Percia, esta r atados al sentido comn, sus valores y sus perspectivas (55) implica una percepcin de la vida como asunto inexorable, como un hecho natural, donde las generaciones pasada s, atadas al tango y al escepticismo se renen en torno al relato de fracasos, como una forma de socializar a partir de la impotencia (Argentina 58). Pareciera que Rozitchner advi rtiera en su id ea del sentido comn, una de las caractersticas de la idio sincrasia argentina que imposibilita cualquier alternativa de superacin. Dice Rozitchner: El sentido comn argentino, nue stra manera de enfocar las situaciones de dificultad nacional, no logra concebir con claridad los obstculos ni gene rar las capacidades colectivas que nos volveran capaces de superarlo. Nuestro sentido comn parece ms bien dedicarse al melodrama, a maltr atar y hacerse maltratar por otros, en una realidad caracterizada por la inmadur ez y la incapacidad de generar una actitud colectiva responsable. [nfasis en el original] (Argentina 91) La ontologizacin del sentido comn argent ino como ente inmvil y inalterable responde a la inmadurez de la sociedad argentin a, que utiliza el auto engao a travs del melodrama de la indignacin, el reclamo y la queja mediante el montaje cotidiano que se difunden por de los medios de comunicacin,20 y del estancamiento evolutivo. Liberarse del sentido comn significa abraza r las alternativas y las posibilidades del 20 Quejarse es lindo, dice Rozitchner, pero no sirve de nada (Argentina (33).

PAGE 270

261 futuro. La tcnica discursiva de Rozitchner es apelar a lo nuevo, esp ecialmente a partir de una cultura de lo juvenil que rechaz a la herencia legada por el pasado. La voluntad de poder y el compromiso vital Liberarse de las tradiciones que forma una especie de voluntad colectiva que convalida el sentido comn signifi ca desplegar la vitalidad de la vida; la voluntad de poder y la exaltacin del deseo. Para Roz itchner, la unidad mnima es la fuerza (Argentina 25). Tambin solicita el compromiso con la vida, lo cual requiere utilizar las palabras para generar visione s adems de conceptos (20) y la necesidad de hablar de creatividad (Argentina 21). Para el autor, Las realid ades se construyen (17) y el sentido no est dado por la existencia obj etiva, externa, sino que depende de una sensibilidad particular que se vuelve capaz de afirmarse y al hacerlo pone al mundo en torno de su sentido (Argentina 30). El desprecio por la realidad objetiva muestra la voluntad de un poder singular de crear su propia historia. La idea de voluntad de poder es hereda da de Nietzsche y el paradigma de la creatividad pertenece a Osho y a Donald Winnicott.21 El ejemplo de la aplicacin de esa voluntad de poder y de compro miso vital es emblematizada en la figura de Don Jos de San Martn,22 quien venciendo todos los obstculo s, construy la au toridad haciendo 21 Osho; su verdadero nombre era Bhagwa n Shree Rajneesh (1931-1990) desarrolla nuevos modelos de meditacin yoga que se propona liberal al indi vidua de la mente colectiva y celebrar la vida por medio de la libertad y la imaginacin; Doanald Winnicott (1896-1971) fue presidente de la British Psychoanalytical Society y se ocup del desarrollo del psiquismo infantil desde una i nvestigacin entre el mundo interno del nio y el medio ambiente en el proceso de maduracin del nio. 22 Jos Francisco de San Martn (1778-1850) es considerado en argentina el Padre de la Patria por sus campaas para liberar a Chile y Per del dominio colonial de Espaa. Venci a los espaoles en las batallas de Chacabuco (1817) y Maip (1818). En 1821 llega Lima y declara la independencia de Per el 28 de septiembre de 1821. Entre los das 26 y 27 de julio de 1822, San Martn se en trevista en Guayaquil con Simn Bolvar

PAGE 271

262 hincapi en lo que sta produce en los de ms e indicando la presencia de una gran voluntad (Argentina 43). Rozitchner incluye como una de las modalidades libertarias y creativas a la msica rock. Tambin, escrib e Rozitchner, hay otro grito de libertad dado en ingls que nosotros aprovechamos: el del rockEn el caso del rock no hay una patria que se haya liberado. La patria liberada es en es te caso personal (Argentina 49).23 Otra de las influencias en Rozitchner es Georges Bataille. 24 Para Rozitchner, la idea de intentar ser racionales, ordenados y bue nos (72) se enfrenta con el desequilibrio producido por la irracionalidad y l a violencia de la vida (Argentina 72). En las sociedades capitalistas, la organizacin so cietal no se rige solamente por el ethos productivo, til, racional y eficiente de los re cursos, sino tambin por la idea del gasto improductivo, del desperdicio como necesidad hi strica. Para Rozitchner, si furamos capaces de buena voluntad y control estaramos salvados del desastre (80), pero la accin polticaes la arena de la lucha y las fieras rugen en ella (Argentina 46). La (1783-1830), durante la cual San Ma rtn decide retirars e de la lucha, dejndola a cargo de Bolvar. San Martn fue declarado Director supremo y Capitn General del Ejrcito Libertador; Per lo nombr Pr otector del Per, Generalsimo de las Armas y Fundador de la Libertad. 23 Rozitchner tena una columna (hasta el 2004) en la Radio Rock & Pop que emite en el programa Cul es de Mario Pergolini. Adems, Rozitchner escribi una obra sobre el rock nacional. En la actualidad, Rozitchner tiene un programa de televisin de cable los das jueves a las 20 hs. que se llama Cie n volando. Tambin, Rozitchner es columnista del programa televisivo Hora Clave que conduce Mariano Grondona los domingos a la 23 hs. El multifactico Rozitchner ofrece, adems, charlas a empresarios sobre creatividad y estmulo. Entre las empresas se cuentan, entre otras, Coca Cola, Banco Ro, Wal-Mart, Carrefour, Gancia, Alto Shopping Pa lermo y otras. Rozitchner, por ejemplo, ensea que: Los que saben que ese avance de be estar sintonizado c on el deseo, con un querer algo, que no puede producirse por mera planificacin racional, que el ser humano es una fuerza nerviosa que slo alcanza a to car el eje profundo del sentido si se entrega a una bsqueda determinada por el entusiasmo (Cmo hacen los que ganan 1) 24 Gerges Bataille (1897-1962) se destac por sus escritos sobre el erotismo, la trasgresin, la muerte y el sacrificio humano.

PAGE 272

263 realidad, escribe Rozitchner, es siempre, lo ha sido y lo ser, lucha de poderes. As funciona una sociedad, as func iona la naturaleza (34) y a ceptar el padecimiento como algo inevitable (85) y tratar de negar el mito de obtener beneficios sin costo alguno es una falsa ilusin (Argentina 94). Nuevamente, aparecen en el campo discursivo de Rozitchner las ideas de inevitabilidad del destino, la necesidad del sacrificio, el desarrollo de la creatividad, la voluntad de poder, la lucha in dividual como motor de la historia y de naturalizar a la sociedad. Las propuestas de Rozitchner podran alinea rse con las ideas de la lgica del mercado capitalista. La competen cia de libre mercado se rige por la lucha por la vida, r los beneficios monetarios, el culto a los innovadores y la racionalizacin de todos los aspectos de la produccin. El compromiso vital podra ser asimilado a la filosofa de la evolucin creativa de Bergson que se despliega a travs del lan vital o impulso creador. Para Eric Matthews, la filosofa de Bergson es definida a partir de que la evolucin must be both more purposiveand also more creative, mo re productive of genuine novelty (33). La evolucin vital depende de la evolucin de la naturaleza, in cluso la humana. Subraya el compromiso vital del uomo singulare implica la desigualdad en los proceso evolutivos. De acuerdo a Perry Anderson, The best regi me will therefore reflect differences in human excellences, and be led by an appropriate elite (Spectrum 9) El compromiso vital es la construccin de poder, atendiendo a la filosofa de la vida que instituye la educacin de la voluntad de poder de realizarse de acuerdo al orden biolgico. El poder no es malo, af irma Rozitchner en Ideas falsas el poder es bueno. Lo que es malo es la debilidad, el no poder. Y creer que se trata de lograr que nadie tenga poder es tan errado como creer que se trata de nadie respire (134).

PAGE 273

264 No respirar indica no tener poder. El pode r en el mercado capitalista es un poder simblico y material que se une al xito. La id ea de que la justici a, dice Rozitchner, es la igualdad entre todos. No es cierto. La na turaleza produce seres dife rentes con distintos grados de capacidad y de fuerza. Justicia es re spetar la diferencia, que cada uno sea el que es y hacerlo dentro de unas reglas de juego que limiten los daos posibles (Ideas falsas (56-57). Para Rozitchner, la idea de la pe rsona que produce riqueza, que tiene xito y que triunfa debe ser emulada. Sin embargo, el re sentimiento de lasa masas hace que creamos que aquel que le va mejor que uno logr su situacin haciendo trampa (Ideas falsas 5657). Por ejemplo, los gobiernos populistas ser an una expresin del resentimiento contra aquellos que le va bien. Los gobiernos populistas, afirma Rozitchner, son ms sensibles a las dificultades que padecen los pobres y tambin los que ms pobres terminan generando. Para los gobiernos populistas los pobres son un recurso poltico que una preocupacin verdadera (Ideas falsas 57). Rozitchner seguira los predicados de Nietzsche. The slave revolt in morality, sostiene Nietzsche, begins when ressentiment itself becomes creative and gives birth to values: ressentiment of natures that are denied the true reaction, that of deeds, and comp ensate themselves with imaginary revenge (Genealogy 472). Parafraseando a Nietzsche, Rozitchn er manifiesta que el concepto de voluntad de poder [se opone a] la idea convenc ional del objetivo primordial de los seres vivostodo lo vivo desea crecer, incrementa r su poder, reinar sobre otras fuerzas (Amor 197). Como en el caso de Abraham, los inte lectuales humanistas y progresistas son vilipendiados por Rozitchner porque descono cen los hechos fundamentales de la

PAGE 274

265 realidad socialtales como la diferencia, el poder la exuberancia de la vida y el constante e inevitable desvo de las metas racionales que la realidad padece (Amor 90). Algunos ejemplos del recorte metafrico efectuado por Rozitchner puede ser definido a partir de las en tidades vivas (Ideas falsas 32); las experiencia que abran la sensibilidad (Ideas falsas 33), la mirada que sepa interv enir en esa lucha por el poder (Argentina 41); la libertad vital (Ideas falsas 54); el cultivo de las ideas del amor, bienestar, entusiasmo, satisfacc in [y] ganas de vivir (Amor 288); acentuar y subrayar la lucha por la vida, el poder y la satisfaccin personal puede ser entendido como una forma de legitimar las fuerzas del mercado del capita lismo; el cual es capaz de satisfacer todas las necesidades humanas. Sin embargo, la cr isis argentina de diciembre de 2001 expuso descarnada y cruelmente las falacias de todas las argumentaciones de Rozitchner.

PAGE 275

266 CAPTULO 8 CONCLUSIONES El anlisis de los ensayos precedentes arti cula una suerte de cartografa textual sobre una utopa desarmada por los fulgores de la desdicha. Estos fulgores representan las marcas, las huellas o las trazas de la desdic ha, la desventura y el fracaso de un proyecto de Nacin. No es el canto de cisne la Rubn Daro, quien no a horraba elogios en el reparto de bienes perlocutivos al cantar a la fulgurante, ostentosa, bulliciosa y resplandeciente Nacin de 1914, que se perfil aba como el ideal americano; y donde la bablica Buenos Aires era el emblema paradi gmtico de los efluvios poticos de la liturgia modernista. Ni Dario, ni los descendi entes de la Generacin del podran haber entrevisto el rquiem ejecutado entre las ba las de los acontecimientos de diciembre de 2001. En el presente argentino no predominan los sortilegios del M ilagro argentino o del Dios es argentino, sino que, por ejemplo, sus ensayistas declaman en sus discursos la impresin amarga y desdichada de sus infortunios y desgracias. El modelo del milagro de cmo desarro llarse precipitadamente se ha trocado en el milagro de cmo subdesarrollarse ar rebatadamente. Podra afirmarse que la Argentina se ha transformado a s misma de l realismo mgico al realismo trgico, cuyos fulgores resplandecen en las noches con las columnas de hambreados que hurgan en los latones de basura algn mendrugo para saciar el hartazgo de un pas siempre al borde del abismo. El espejismo de la Nueva Atlntida de principios del siglo XX se transfigurado en el ltimo de los crculos infernales poetizado por Dante a comienzos del siglo XXI.

PAGE 276

267 Uno de los tpicos liminares que se compr obado en el estudio de los ensayos es que el paraso perdido y anhelado se ha desvanec ido y slo los sueos compensatorios le aseguraran una prrroga a plazo fijo si se implementaran las ideas de los autores. Por ejemplo, algunos de los ensayistas resuelven el misterio del realismo trgico acudiendo a la idea de (re)fundacin de la Nacin. La fantasa de volver a empezar de nuevo podra ocultar un trauma primordi al o un estancamiento original irresuelto que se trata de parchar mediante la indulgenci a alucinatoria de negar el legado de las experiencias colectivas pretritas. Tanto Abraham como Rozitchner saturan sus escritos de un desembozado proyecto de radicalizacin y negacin del pasado, asumido desde la frmula de la denigracin del sentido comn, que debe ser impugnado a cualquier precio. Ambos autores, como se ha sealado en el captulo dedicado a los mismos, trazan una cartografa metafrica de revalorizacin del presente, de inst antaneidad y de lo simultneo montada sobre una delgada superficie temporal, donde el vitalismo creador e imaginativo irrumpen contra el discurso past oral(16) de los bienpe nsantes de la ciudad letrada que se caracteriza por el pensamien to lento (Abraham, Prlogo 16) y los que refutan la idea las experiencias que abran la sensibilidad (32) a las entidades vivas (Rozitchner, Ideas 33). Esta radicalizacin de la expe riencia del presente tambin se expresa en una intensificacin de un proyecto de futuro como creatividad y originalidad de nuevos modos de pensar la Argentina actu al. Es decir, el tiem po nace y muere en el mismo instante pero sin continuidad. Sin embargo, a pesar de subrayar ambos autores el entramado escurridizo del presente bajo la gida de la voluntad de poder, Abraham y Rozitchner recurren al ms rgido e inexorable economicismo globalizador y neolib eral como arista central y esencial

PAGE 277

268 por donde sostenerse. La celebracin de los fl ujos nmades de la produccin, circulacin y distribucin de personas, mercaderas e idea s a nivel planetario es la escenificacin fantasmtica de un relato a fin manipular h bilmente (por razn de la interpelacin ensaystica) el vaco central el agujero negro, a travs de las recetas de una supuesta (re)fundacin naciona l acoplada al neoliberalismo globalizador. El ser esencial del neoliberalismo, inevitable e inapelable, de acuerdo a la exposicin de Abraham y Rozitchner, no ex iste porque ha sido escamoteado o permanece disfrazado de teatralidad que finge o disimula una realidad inexis tente. Si todo es contingente y efmero en esta radicali zacin de la modernidad, segn Abraham y Rozitchner, es posible pensar que tal (re )fundacin economicista es, igualmente, una eventualidad sujeta al devenir temporal y, por lo ta nto, histrica. Lo que se comprueba en la prdica de ambos ensayistas es que lo que se presenta como levedad y fluidez de el tardocapitalismo, no es ms que un rictus de gr avedad y densidad de las rgidas leyes del mercado mundial; las cuales representan un reduccionismo del culto a la novedad vaca e insustancial, escenificada en el modelo del empresario aventurero, temerario, triunfador y emprendedor. El empresario, segn Abraham y Ro zitchner, es el Hombre Nuevo de la globalizacin. En esta misma corriente, aunque solivantando en otras fuentes ideolgicas, se sitan, por ejemplo, Grondona con su metfora del ltimo tren hacia el desarrollo en su obra El despertar (127) y Denevi con su capitalismo con semblante humano, con la misin de naturalizar y esencializar el sistema de libre cambio como ontologa primordial; lo que no es ms que una reproduc cin de un escenario travestido o vestido

PAGE 278

269 por los resplandores de las lgicas enunciativa s y masmediticas de los centros del poder hegemnico. Contra estas posturas, otros ensayistas arremeten con la reivindicacin del pasado como una tradicin que, apreciada o denos tada, acta desde los cielos sempiternos patriticos con una gravitacin dominante y un fatalismo determinista sobre el presente de la Argentina actual. Por ejemplo, para Aguinis, la herencia espaola tiene el significado de todo lo perverso heredado en la existencia de la Argentina actual; en cambio, para Posse, la herencia espaola es percibida como una saga formadora de caudillos (Roca, Yrigoyen, Pern) que ha fo rjado la matriz superior de la Argentina contempornea. Sea para denigrar el pasado (A guinis) o para ensalzarlo (Posse), ambos autores coinciden en el determinismo histr ico y la fatalidad del pretrito sobre el presente. Como se ha mostrado, las premisas de Aguinis y Posse corporizan la ausencia de lo real mediante la imposicin de patrim onios ilocutivos a fin de despertar en el receptor el narcisismo de lo nacional. A pe sar de la distancia ideolgica que separan a los dos ensayistas, ambos coinciden en invoc ar los smbolos patrios como una emocin espontnea e intiuitiva con el setimiento o canico del pasado histrico. En el captulo dedicado a Aguinis y Posse se ha comprobado la debilidad de l historicismo determinista. Es dable concluir, acudiendo a una estrategia de lo infundado, que la tradicin, la saga, la herencia y el legado forman un contuberni o de ncleos temticos que persigue la construccin de una geograf a patritica como medio de disciplinar arquetipos del pasado mediante, la emergencia de nuevas form as de resistencia y protesta conjuradas con los bienes patrimonial es del saldo histrico.

PAGE 279

270 Estos modos de pensar la realidad pr esente mediada por el pasado, tambin, se expresan Seoane, Grondona, Massuh, Valient e Noailles, Casullo y Martnez. Desde dismiles aspectos ideolgicos, estos autores coinciden en el rescate del pretrito. Seoane emplea un campo metafrico asociado con una pr axis redentorista lacrimgena de la Argentina del Estado Benefactor, particularment e con las obras sociales de Pern y Evita; Grondona apela al pasado para de clarar caduco el estatismo peronista; Massuh lo hace indagando a travs del sentimiento, las form as elementales y sencillas de los pueblos rurales, sepultados en mustios tiempos inmemo riales y en los ancestros simples que se expresan en el canto popular y la poesa que se transmite a cada nueva generacin como un misterio insondable que pertenece a la m s pura espiritualidad; Valiente Noailles busca encontrar, tambin, una Argentina pr e-1976, donde la sombra y el cuerpo se mantengan divididas, y reniega de las nuevas formas culturales que enfatizan una infinita cadena de significantes flotantes sustitutivos (sombras), donde todo est siendo devorado por la superfici e (72), que elide el signi ficado-contenido-realidadreferencialidad (cuerpo); Casullo invoca las experiencias colectivas contra el asedio de los medios masivos de difusin; Martnez reclama de la historia como elemento probatorio que es sinnimo con la violencia y la muerte. En estos autores se perciben huellas una utopa regresiva haci a un pasado que se utiliza para conjurar los demonios del presente. Tambin, los ensayistas presentan el concepto de inexorabilidad e inevitabilidad de la carga histrica como me todologa suasoria de establ ecer un puente inmediato con el lector a travs de alguna experiencia compartid a en el pasado. Es decir, el presente es reducido a categoras del pasado.

PAGE 280

271 Otra de las temticas abordadas por los ensayistas es recurrir a un plexo semntico donde abundan las metforas asociada s con la biologa, la psicologa, la psiquiatra, la botnica, el ftbol o la geologa, cuyos le xemas son analizados en los textos correspondientes. Por ejemplo, Mass uh y Valiente Noailles consideran a la Argentina como sinnimo de un cuerpo enfe rmo que debe ser curado de sus toxinas mediante cirugas; en el caso de Massuh, los golpes militares, como se ha visto, constituyen los anticuerpos necesarios pa ra contrarrestar el virus del caos y la disgregacin nacional, demandado la cru zada salvadora del temple argentino purificado de sus toxinas circ unstanciales (La Argentina 132); Valiente Noailles participa del mismo campo metafrico de ilu strar la enfermedad argentina por medio, por ejemplo, del estado narctico (33). Gr ondona reclama como espa cio metafrico el ftbol para aleccionar sobre el descontento de la platea y la necesidad de un general golpista haciendo pre-calentamiento en uno de los laterales del estadi o, listo para entrar al campo de juego e instalarse como nico jugador, aboliendo por decreto, frente a los azorados jugadores de ambas instituciones y aplaudido por algn tiempo por la platea y, hasta por la popular, todas las instituciones democrticas. In cluso, hasta los posmodernos Abraham y Rozitchner emplean la biologa para exaltar la natural voluntad de poder de los empresarios-triunfadores-emprendedores. Re currir a este recorte metafrico implica, como se ha explicitado previamente, una suer te de bsqueda de paradigmas inapelables e inevitables. Es decir, una inconmovibl e creencia teleolgica que los eventos o circunstancias forman parte de una categora in falible. El hilo que r ecorre los ensayos es el deber compulsivo por hallar el mito de una identidad fund adora, un padre primordial o

PAGE 281

272 una raz comn a la sociedad expresa la proyeccin de un narcisismo traumtico de un deseo alucinatorio. Es una fantasa que encubre el terror de los Real. El desamparo, la intemperie y la desol acin de la Argentina actual puede conducir al subterfugio de refugiarse en la histor ia, como tambin puede orientar a varios ensayistas a la bsqueda de un fundamento pr imordial y originario de la nacionalidad. Por ejemplo, Valiente Noailles se inclina por el motor inmvil aristotlico, que podra traducirse por el empeo por trascender el or den prosaico de lo cotidiano hacia un ente metafsico: Dios. Para Seonae, Casullo y Giar dinelli, la pesquisa se orienta hacia del agente histrico: el pueblo. La presencia de las masas incor poradas al juego democrtico por el radicalismo y, especialmente, por el peronismo, condujeron a una forma de Argentina donde primaba el populismo orga nicista la comunidad organizada como antdoto al principio individualista del mercado y del atomismo social. La ausencia de las masas, fragmentadas, desterritorializadas, nomanizadas y desmemoriadas de la dcada del contribuy a la prdida de las experien cias colectivas. Como contrapartida, los trabajos de Abraham y Rozitchner se apoyan en la dispersin y el nomadismo de la cultura contempornea, y al mpetu avasallador del neoliberalismo globalizador. Al igual que estos ltimos autores, Grondona se afirma en el sistema capitalista como nico camino al paraso terrenal. Como se expuest o en el estudio de los ensayos sobre la imperiosa necesidad de busca un centro dador de sentido en tiempos de profunda crisis de valores identitarios, los auto res, al ms querer afincar sus hiptesis en un suelo firme e inflexible, descubren o desvelan el carcter contingente, preformati vo o farsesco del ser nacional, como una construccin mediada por la ideologa que organiza saberes y prcticas interpelativas, con sus artificios, tramoyas, inve nciones de arquetipos, donde

PAGE 282

273 actores y espectadores se confunden en una gran espectculo al aire libre; en el gran teatro del mundo argentino. La dicotoma entre cultura latina-cultura anglosajona es favorecida en diferentes textos. Aguinis descuella en endilgar los mal es argentinos a la he rencia mediterrnea; Denevi establece el binarismo de pases em presarios y pases adolescentes, elogiando a los pases empresarios por su eficiencia y progreso, pero censurndolos por promover la deshumanizacin del hombre; Casullo, Seoane y Posse, hacindose eco del arielismo de Rod, redimen la experiencia latina contra las imposiciones imperiales de los pases desarrollados. Estos ensayistas intentan un gest o esteticista de distanciamiento contra la praxis mundana del puritanismo asctico y vulgar del filistesmo burgus-plebeyo. Se patentiza la persistencia en la ensaysti ca argentina estudiada la formacin de pares smicos, como, por ejemplo Civilizacin y Barbarie o Ariel y Calibn. El arielismo argentino se inspira en el es pritu aristocrtico y la nobleza del desinters legados por los ideales nobiliarios de la latinidad. Abraham y Rozitchner intentan superar binarismos, dicotomas y contradicciones, situndose en un ms all de las ideologas y de los grandes relatos. Sin embargo, tal aspiracin fracasa en su intento de propender a una especie de nihilismo anrquico, que es auspic iado por las formas del tardocapitalismo mundial, pero que al ser regidas por las le yes fundamentalistas del librecambio producen inevitablemente el efecto de un oximorn.

PAGE 283

274 LIST OF REFERENCES Abs, lvaro. El posperonismo Buenos Aires: Legasa, 1986. Abraham, Toms. Abraham, Toms. La Arge ntina del realismo trgico. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 19-24. ---. Las bellas almas: Abraham contra Feinmann. El amante de cine 17 junio 2006 < http://www.elamante.com.ar >. ---. La casa est en orden. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 53-56. ---. Cinco mujeres. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 93-98. ---. La ciudad de los cirujas. El misterio argentino Entrevistas de Pablo E. Chacn. Buenos Aires: El Ateneo, 2003. 223-43. ---. Contra el terror. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 77-86. ---. La convertibilidad, una novela pstuma de Frank Kafka. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 31-34. ---. El Cuadrado me agota, que vengan los Obispos. La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 108-17. ---. Elogio de la poltica. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 51-52. ---. La encrucijada. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 57-61. ---. Mi encuentro con Muhammad Al. La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 271-84. ---. El ensayo argentino. La pgina de Toms Abraham 19 junio 2006 < http://www.tomasabraham.com.ar >. ---. Y eso que tiene que ver? La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 55-60. ---. Fricciones Buenos Aires: Sudamericana, 2004. ---. Historias de la Argentina deseada 2da. ed. Buenos Aires: Sudamericana, 1995.

PAGE 284

275 ---. Intelectuales y tasas. La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 191-202. ---. Introduccin: diario de un ezquizo vidente argentino (DEA). La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 15-28. ---. La lucha de clases en el fin del milenio. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 35-36. ---. Un mdico por favor. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 103-12. ---. Mefisto se ofrece. La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. (46-51) ---. La muerte de Fabin Polosecki. La aldea local Buenos Aires: Eudeba, 1998. 149-55. ---. James Neilson, el loco del periodismo. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 281-95. ---. Poltica y traicin. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 4142. ---. Por qu la Argentina es la Argentina? Letras Libres febrero 2002: 90-94. ---. Prlogo. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 13-16. ---. La revolucin posible. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 47-50. ---. Situaciones postales Barcelona: Anagrama, 2002. ---. Una sola idea y prestada. Pensamiento rpido Buenos Aires: Sudamericana, 2001. 43-46. Acha, Omar. Carta abierta a Mariano Grondona. Interpretacin de una crisis argentina Buenos Aires: Ediciones del Institut o Movilizador de Fondos Cooperativos, 2003. Achgar, Hugo. El lugar de la memoria. A propsito de monume ntos. (Motivos y parntesis). Planetas sin boca. Escritos efmeros sobre arte, cultura y literatura Montevideo: Ediciones Trilce, 2004. 127-40. Adorno, Theodor W. Cultural Criticism and Society. Prisms 1969. 7ma. ed. Trad. Samuel y Sherry Weber. Cambridgte, MA: MIT, 18-34. ---. Dialctica negativa 1966. Trad. Jos Mara Ripalda. Ed. revisada Jess Aguirre. Madrid: Taurus, 1975. ---. El ensayo como forma. Notas de literatura Trad. Manuel Sacristn. Barcelona: Ariel, 1962. 9-36.

PAGE 285

276 Aguinis, Marcos. El atroz encanto de ser argentinos Buenos Aires: Planeta, 2001. ---. En busca del enemigo que es preciso vencer. Voces de la crisis Prlogo Federico Peltzer. Introduccin Alej andrina Torres Dubecq. Buenos: Aires Agn, 2003. 3238. ---. Un pas de novela. Viaje a la mentalidad de los argentinos 2da. ed. Buenos Aires: Planeta, 1988. Altamira, Csar. La guerra como el c ontrol de las multitudes. Dilogo sobre la globalizacin, la multitud y la experiencia argentina Antonio Negri et al. Buenos Aires: Paids, 2003. 72-84. Altamirano, y Beatriz Sarlo. Somos Nacin? Ensayos arge ntinos: de Sarmiento a la vanguardia Buenos Aires: Centro Ed itor de Amrica Latina, 1983. Anderson, Benedict. Imagined Communities. Re flections on the Origin and Spread of Nationalism 1983. Edicin revisada. 13ra. ed. London: Verso, 2003. Anderson, Perry. Spectrum. From Right to Left in the World of Ideas London: Verso, 2005. ---. In the Tracks of Historical Materialism Chicago: U of Chicago P, 1984. Arenas Cruz, Mara Elena. Hacia una teora general del ensayo. Construccin del texto ensaystico Cuenca, Espaa: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1997. Arias Saravia, Leonor. La Argentina en clav e de metfora. Un itinerario a travs del ensayo Buenos Aires: Corregidor, 2000. Assoun, Paul-Laurent. Lacan 2003. Trad. Irene Agoff. Buen os Aires: Amorrortu, 2004. Austin, John L. Cmo hacer cosas con las palabras: palabras y acciones 1962. Compilacin J. O. Urmson. Trad. Genaro R. Carri y Eduardo A. Rabossi. 2da. ed. Buenos Aires: Paids, 2003. Auyero, Javier. La poltica de los pobres. Las prcticas clientelistas del peronismo Buenos Aires: Manantial: 2001. ---. La protesta. Retratos de la beliger ancia popular en la Argentina democrtica Buenos Aires: Libros de Rojas/ Universidad de Buenos Aires, 2002. Avellaneda, Andrs. Censura, autor itarismo y cultura: Argentina 1960-1983 Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1986.

PAGE 286

277 Barco, Oscar del.La ilusin posmoderna. El debate modernidad-postmodernidad 2da. ed. ampliada y actualizada. Compilacin y prlogo Nicols Casullo. Buenos Aires: Retrica, 2004. 193-228. Baudrillard, Jean. Simulacra and Simulation 1981. Trad. Sheila Faria Glaser. Ann Arbor, MI: U of Michigan P, 2000. Bayer, Osvaldo. Pequeo recordatorio pa ra un pas sin memoria. Represin y reconstruccin de una cultura: el caso argentino Compilador Sal Sosnowski. Buenos Aires: Eudeba, 1988. 203-27. Biagini, Hugo E. Filosofa Americana e identidad. El conflictivo caso argentino Buenos Aires: Eudeba, 1989. Berardinelli, Alfonso. El fin de la posm odernidad. Pensamiento de los confines 7 (1999): 213-24. Berman, Marshall. Todo lo slido se desvan ece en el aire. La experiencia de la modernidad 1982. 4ta. ed. Trad. Andrea Morale s Vidal. Madrid: Siglo Veintiuno, 1991. Bertens, Hans. The Idea of the Postmodern. A History London: Routledge, 1996. Best, Steven, y Douglas Kellner. The Postmodern Turn New York: Guilford, 1997. Blaustein, Eduardo, y Martn Zubieta. Decam os ayer. La prensa argentina bajo el Proceso Buenos Aires: Colihue, 1998. Bochenski, I. M. La filosofa actual 1947. 7ma. reimpr. Trad. Eugenio maz. Mxico, D. F.: Fondo de Cultura Econmica, 1977. Bonasso, Miguel. Posee, el canciller de Fujimori. Pgina/12.Web 20 mayo 2003 < http://www.pagina12.com.ar >. Bowell, Tracy, y Gary Kempt. Critical Thinking. A Concise Guide London: Routledge, 2002. Bravin, Jess. Poor Nations Saw Living Sta ndards Decline in 1990 s. The Wall Street Journal 9 julio 2003: A2+. Buchrucker, Cristan. Interpretations of Peronism: Old Frameworks and New Perspectives. Peronism and Argentine Ed. James P. Brennan. Wilmington, DE: Scholarly Resources, 1998. 3-28. Buck-Morss, Susan. The Origin of Negativ e Dialectics. Theodor W. Adorno, Walter Benjamin, and the Frankfurt Institute New York: Free Press, 1977.

PAGE 287

278 Butler, Judith. Cuerpos que importan. Sobre los lmites materiales y discursivos del sexo 1993. Trad. Alcira Bixio. Bu enos Aires: Paids, 2002. ---. Precarious Life. The Powers of Mourning and Violence London: Verso, 2004. Calabrese, Omar. La era neobarroca Trad. Anna Giordano. 1987. 2da. ed. Madrid: Ctedra, 1994. Callinicos, Alex. Against Postmodernism. A Marxist Critique New York: St. Martin, 1989. Calveiro, Pilar. Poder y desaparicin. Los campos de concentracin en la Argentina Buenos Aires: Colihue, 1998. Caparrs, Martn, Que pas. Qu pas. In forme urgente sobre la argentina que viene 2da ed. Coordinacin periodstica Rodolfo G onzlez Arzac. Buenos Aires: Planeta, 2002. 7-14. Caraballo, Liliana, Charlier Noem, y Liliana Garulli. La dictadura. 1976-1983. Testimonios y documentos Buenos Aires: Oficina de Publicaciones del C. B. C., 1996. Castan, Adolfo. La ausencia ubicua de Mont aigne. Ideas para una historia del ensayo hispanoamericano. Vuelta Marzo 1992: 35-38. Castro-Gmez, Santiago. Crtica de la razn latinoamericana Barcelona: Puvill Libros, 1996. Casullo, Nicols. Antes el futuro signifi caba progreso, ahora significa temor. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 91-95. ---. Apuntes sobre historia, dominios y polti cas (viaje hacia el centro de la noche). Sociedad 20/21 (2002): 71-90. ---. El arte como lugar del pensamiento crtico. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 102-05. ----. Cacerolazos: ni sa cralizar ni consagrar. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 150-58. ---. Cuadras y cuadras de gente. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 65-86. ---. La cuestin del intelectual. Pensamiento de los confines 14 (2004): 49-60. ---. El cuidado del pensar un dilogo in terrumpido. Pensamiento de los confines 8 (2000): 31-39.

PAGE 288

279 ---. Una crtica para reencontrar la crtica. Modernidad y cultura crtica Buenos Aires: Paids, 1998. 15-41. --. Cultural y popul ar. Pgina/12.Web 18 junio 2006 < http://. ---. El curso de la historia. Sobre la ma rcha. Cultura y poltica en la Argentina 19842004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 159-74. ----. El descubrimiento del nuevo m undo. Pensamiento de los confines 12 (2003): 81107. ---. Exilio: tu cuerpo ah, tu alma all. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 106-27. ---. Hacia dnde vamos? Cmo leer la cris is en un mundo nuevo. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 186200. . Las herencias. Pensamiento de los confines 2 (2005): 7-24. ---. Los imaginarios del amo. Pensamiento de los confines 15 (2004): 45-53. ---. Lgica massmeditica y protesta: al borde del abismo. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 175-85. --. Modernidad, biografa del ensueo y la crisis (introduccin a un tema). El debate modernidad-posmodernidad 2da. ed. ampliada y actualizada. Compilacin y prlogo Nicols Casullo. Bue nos Aires: Retrica, 2004. 17-48. ---. Los naufragios de la crtica. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 57-64. ----. La negacin de lo invisible. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 96-98. ---. Notas al pie de pgina de un siglo. Pensamiento de los confines 7 (1999): 9-47. ---. Nuestra cultura es hija de Menem y Tarkovsky. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 20-26. ---. La nueva espiritualidad virtual. Pensamiento de los confines 6 (1999): 11-26. --. Populismo: el regreso del fantasma. Pgina/12.Web 28 mayo 2006 < http://www.pagina12.com.ar >. ---. Los peronismos y las Esmas. Pgina/12.Web 27 marzo 2004 < http://www.pagina12.com.ar >.

PAGE 289

280 ---. Prefacio a la segunda edicin amplia da y actualizada. El debate modernidadposmodernidad 2da. ed. ampliada y actualizada. Compilacin y prlogo Nicols Casullo. Buenos Aires: Retrica, 2004. 5-16. ---. La pregunta por el peronismo. Pensar entre pocas. Memoria, sujetos y crtica intelectual Buenos Aires: Norma, 2004. 233-95. ---. Prlogo. (mi texto de otro). Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 7-14. ---. Recuerdo y fuga de la historia nacional . Pensar entre pocas. Memoria, sujetos y crtica intelectual Buenos Aires: Norma, 2004. 169-87. ---. Relampagueos. Pensamiento de los confines 11 (2002): 9-30. --. Subjetividades en pena, cuerpos con historias. Pensamiento de los confines 16 (2003): 9-20. ---. Una temporada en las palabras. Pensamiento de los confines 3 (septiembre 1996): 13-31. ---. Este terrorismo no tiene nada que ver con la violencia revolucionaria. Sobre la marcha. Cultura y poltica en la Argentina 1984-2004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 134-49. ---. Vanguardias polticas de los sesenta y setenta: las marcas extinguidas. Pensar entre pocas. Memoria, sujetos y crtica intelectual Buenos Aires: Norma, 2004. 9123. ---. Vivir a contrapelo. Sobre la marc ha. Cultura y poltica en la Argentina 19842004 Buenos Aires: Colihue, 2004. 87-90. Caturelli, Alberto. Historia de la filosofa en la Argentina. 1600-2000 Buenos Aires: Ciudad Argentina-Universi dad del Salvador, 2001. Cohen, Lizabeth. A Consumers Republic. The Politics of Mass Consumption in Postwar America New York: Knopf, 2003. Cole, David. Are We Safer? The New York Review of Books 9 marzo 2006: 15-18. Colman, Andrew M. A Dictionary of Psychology Oxford, UK: Oxford UP, 2003. Comisin sobre la Desaparicin de Pe rsonas (CONADEP). Prlogo. Nunca ms. Informe de la Comisin sobre la Desaparicin de Personas 4ta. ed. Buenos Aires: Eudeba, 1984. 7-11. Copi, Irving M. Introduccin a la lgica 1953. 2da. reimpr. Trad. Nstor Alberto Mguez. Buenos Aires: Eudeba, 1998.

PAGE 290

281 Corts Conde, Roberto. Vale la pena ser argentino. Reinventar la Argentina. Reflexiones sobre la crisis Compilador Daniel Albert o Dessein. Buenos Aires: Sudamericana, 2003. 192-95. Cross, Gary. An All Consuming Society. Why Commercialism Won in Modern America New York: Columbia UP, 2003. De pola, Emilio. Ideologa y discurso populista 2da. ed. Buenos Aires: Folios Ediciones, 1983. Delich, Francisco. La crisis en la crisis. Estado, nacin, sociedad y mercados en la Argentina contempornea Buenos Aires: Eudeba, 2002. ---. Metforas de la sociedad argentina Buenos Aires: Sudamericana, 1986. Denevi, Marco. La Repblica de Trapalanda Buenos Aires: Corregidor, 1989. De Riz, Liliana. La poltica en suspenso 1966-1976 Buenos Aires: Paids, 2000. Diatriba. Diccionario de la Real Academia Espaola 22da. ed. 2001. Daz Bessone, Ramn Genaro. Guerra revol ucionaria en la Argentina (1959-1978) Buenos Aires: Fraterna, 1986. Dorfman, Ariel. The Infantilizing of Culture . American Media and Mass Culture: Left Perspectives Ed. Donald Lazere, Berkeley, CA: U of California P, 1987. 145-53. Duhalde, Eduardo Lus. El estado terrorista argentino Buenos Aires: Ediciones El Caballito, 1983. Eagleton, Terry. Capitalism and Form. New Left Review marzo/abril 2002: 119-31. ---. Holly Terror Oxford, UK: Oxford UP, 2005. ---. The Idea of Culture Oxford, UK: Blackwell, 2000. ---. The Ideology of the Aesthetic Oxford, UK: Blackwell, 1997. ---. The Ilusions of Postmodernism Oxford, UK: Blackwell, 1997. Eco, Humberto. Towards a Semiological Guer rilla Warfare. Travels in Hyperreality. Essays Trad. William Weaver. San Diego, CA: Harcourt, 1986. Escalante, Evodio. Las metforas de la crtica Mxico, D. F.: Joaqun Mortiz, 1998. Escud, Carlos. El fracaso del proyecto argentino. Educacin e ideologa Buenos Aires: Instituto Torcuato Di Te lla/Editorial Tesis, 1990.

PAGE 291

282 ---. Un pas no tan enigmtico. Voces de la crisis Prlogo Federico Peltzer. Introduccin Alejandrina Torres Dub ecq. Buenos Aires: Agn, 2003. 26-30. ---. Patologa del nacionalismo. El caso argentino Buenos Aires: Instituto Torcuato Di Tella/Editorial Tesis, 1987. Estrada, Socorro. La maldicin de los Lugones. Clarn 30 octubre 2004. < http://www.clarin.com >. Feinmann, Jos Pablo. Galimba. Escritos im prudentes. Argentina, el horizonte y el abismo Buenos Aires: Norma, 2002. 387-90. ---. La sangre derramada. Ensayos sobre la violencia poltica 1998. 3ra. ed. Buenos Aires: Ariel, 1999. Feitlowitz, Marguerite. A Lexicon of Terror. Argentine and the Legacies of Torture New York: Oxford UP, 1998. Femenas, Mara Luisa. Judith Butler: introduccin a su lectura Buenos Aires Catlogos, 2003. ---. Sobre sujeto y gnero. (Lecturas feministas desde Beauvoir a Butler) Buenos Aires: Catlogos, 2000. Fingueret, Manuela. Soberbias argentinas Buenos Aires: Emec, 2005. Forster, Ricardo. Argentina: ms all del desencanto. Pensamiento de los confines 11 (2002): 43-54. ---. Los usos de la memoria. Pensamiento de los confines 3 (1996): 53-61. ---. W. Bejamin-Theodor Adorno: el ensayo como filosofa Buenos Aires: Nueva Visin, 1991. Foucault, Michel. The Birth of the Clinic: Archaeology of Medical Perception Trad. A. M. Sheridan Smith. New York: Random, 1973. ---. La hermenutica del sujeto. Curso en el Collge de France (1981-1982 2da. ed. Ed. Fredric Gros. Direccin Franc is Ewald y Alessandro Fontana. Trad. Horacio Pons. Mxico, D. F.: Fondo de Cultura Econmica, 2002. ---. Las palabras y las cosas: una arqueologa de las ciencias humanas 1966. 2da. ed. Trad. Elisa Cecilia Frost. Bue nos Aires: Siglo Veintiuno, 2003. Fraga, Rosendo. La crisis argentina. Reinve ntar la Argentina. Reflexiones sobre la crisis Compilador Daniel Alberto Dessein. Buenos Aires: Sudamericana, 2003. 1316.

PAGE 292

283 Frank, Thomas. One Market Under God. Extrem e Capitalism, Market Populism, and the End of Economic Democracy New York: Doubleday, 2000. Freud, Sigmund. Introduccin al narcisism o. Obras Completas de Sigmund Freud 1914. Tomo XV. Trad. Lus Lpez-Balle steros. Ordenacin y revisin Jacobo Numhauser Tognola. Buenos Aires: Losada, 1977. 2017-033. Frow, John. Marxism and Literary History Cambridge, MA: Harvard UP, 1986. Gabetta, Carlos. Todos somos subversivos 1983. 1ra ed. 4ta. reimpr. Buenos Aires: Bruguera, 1984. Gambini, Hugo. Historia del peronismo. El poder total (1943-1951) Tomo I. Buenos Aires: Planeta, 1999. ---. Historia del peronismo. La obsecuencia (1952-1955) Tomo II. Buenos Aires: Planeta, 1999. Ganivet, Angel. Idearium espaol. Id earium espaol. El porvenir de Espaa 1896. Introd. Jos Lua Abelln. Madrid: Biblioteca Nueva, 1996. 36-152. Garca Canclini, Nstor. Cu ltural reconversin. On Edge. The Crisis of Contemporary Culture in Latin America Trad. Holly Staver. Eds. Ge orge Ydice, Jean Franco y Juan Flores. Minneapolis, MN : U of Minnesota P, 1992. 29-43. ---. Latinoamrica buscando lugar en este siglo Buenos Aires: Paids, 2002. Giardinelli, Mempo. Diatriba por la Patria. Apuntes sobre la disolucin de la Argentina Barcelona: Vergara, 2002. ---. El pas de las maravillas. Los argentinos en el fin del milenio Buenos Aires: Planeta, 1998. Giussani, Pablo. Montoneros: la soberbia armada Buenos Aires: Sudamericana/Planeta, 1984. Gobello, Jos, y Hctor Marcelo Ol iveri. Diccionario de la crisis Buenos Aires: Corregidor, 2002. Graham-Yooll, Andrew. Recession Blues. Index of Censorship 4 (2002): 216-23. Granovsky, Martn. Radiografa de un pas plebeyo. Pgina/12.Web 9 noviembre 2003 < http://www.pagina12.com.ar >. Grassweller, Robert D. Peron and the Enigmas of Argentina New York: Norton, 1987. Grondona, Mariano. La Argentina como vocaci n. Qu nos pide la Patria a los argentinos de hoy? Buenos Aires: Planeta, 1995.

PAGE 293

284 ---. Las condiciones culturales del desarro llo econmico. Hacia un teora del desarrollo Buenos Aires: Ariel/Planeta, 1999. ---. La corrupcin 2da. ed. Buenos Aires: Planeta, 1993. ---. A Cultural Typology of Economic Devel opment. Culture Matters. How Values Shape Human Progress Eds. Lawrence E. Harrison y Samuel P. Huntington. New York: Basic, 2000. 44-51. ---. Un pas entre la adolesce ncia y la madurez. La Nacin.Line 23 diciembre 2001 < http://www.lanacion.com.ar >. ---. Los pensadores de la libertad. De John Locke a Robert Nozick Buenos Aires: Sudamericana, 1986. ---. La realidad. El sueo del despertar argentino Buenos Aires: Planeta/La Nacin, 2001. ---. La renovada influencia de Ortega y Gasset. La Nacin.Line 8 octubre 2005 < http://www.lanacion.com.ar >. Grner, Eduardo. Las formas de la espada. Mise rias de la teora poltica de la violencia Buenos Aires: Colihue, 1997. ---. Un gnero culpable. La prctica de l ensayo: entredichos, preferencias e intromisiones Rosario, Arg.: Homo Sapiens, 1996. Habermas, Jrgen. El discurso filosfi co de la modernidasd (doce lecciones ). 1985. Trad. Manuel Jimnez Redondo. Buenos Aires, Taurus, 1989. Halpern Donghi, Tulio. Historia contempornea de Amrica latina 1967. 6ta. ed. 2da. reimpr. Buenos Aires: Alianza, 1998. ---. La larga agona de la Argentina peronista Buenos Aires: Ariel, 1994. Harvey, David. The Condition of Postmodernity. An Inquiry into the Origins of Cultural Change 1990. Reimpreso 1997. Malden, MA: Blackwell, 1997. Heidegger, Martn. Arte y poesa 1958. 4ta reimpr. Trad. y prlogo Samuel Ramos. Mxico, D F.: Fondo de Cultura Econmica, 1985. ---. The Question Concerning Technology. The Question Concerning Technology and Other Essays 1962. Tad. e introd. William Lovitt. New York: Harper & Row, 1977. 3-35.

PAGE 294

285 Hegel, G. W. F. Fenomenologa del espritu 1807. Segn el texto de la edicin de la Rheinish-Westflische Akademie der Wisse nschaft, Dusseldorf (1980), editada por Wolfgang Bonsiepen y Reinhard Heede. Trad., estudio y notas Alfredo Llanos. Buenos Aires: Rescate, 1991. ---. Lecciones sobre la filosofa de la historia universal 1837. Prlogo Jos Ortega y Gasset. Advertencia y trad. Jos Gaos. Madrid: Alianza, 1980. ---. Principios de la filosofa del der echo o derecho natural y ciencia poltica 1821. Trad. Juan Lus Vermal. 2da. ed. Barcelona: Edhasa. Hobsbawm, E. The Age of the Empire (1875-1914) 1987. New York: Vintage, 1989. ---. Primitive Rebels. Studies in Archaic Fo rms of Social Movement in the 19th and 20th Centuries New York: Norton, 1965. Holtzman, Elizabeth. The Impeachment of George W. Bush. The Nation 30 enero 2006: 13-18. Horkheimer, Max, y Theodor W. Ador no. Dialectic of the Enlightenment 1944. Trad. John Cumming. New York: Continuum, 1993. Huntington, Samuel P. Foreword: Culture C ounts. Culture Matters. How Values Shape Human Progress Eds. Lawrence E. Harrison y Samuel P. Huntington. New York: Basic, 2000. xiii-xvi. Hutcheon, Linda. A Poetics of Postm odernism. History. Theory. Fiction New York: Routledge, 1996. Isaaccson, Jos. La Argentina como pensamiento Buenos Aires: Marymar, 1983. ---, et al., Pensar la Argentina Director Jos Issacson. Bu enos Aires: Plus Ultra, 1986. Jacovkis, Pablo. La ciencia durante la dicta dura.Un golpe de libro s: represin de la cultura durante la ltima dictadura militar Eds. Hernn Invernizzi y Judith Gociol. Buenos Aires: Eudeba, 2002. 387-91. Jones, W. T. A History of Western Philo sophy. The Twentieth Century to Wittgenstein and Sartre 1952. 2da ed. revisada. Vol. 5. Forth Worth, TX: Harcourt Brace Jovanovich, 1980. Kant, Immanuel. Crtica de la razn pura 1781. Prlogo, traduccin, notas e ndices Pedro Ribas. 19na. ed. Madrid: Santillana, 2002. Kellner, Douglas. Media Spectacle and the Cr isis of Democracy. Terrorism, War, and Election Battles Boulder, CO: Paradigm, 2005.

PAGE 295

286 Knudson, Jerry W. Veil of Silence: The Ar gentine Press and the Dirty War, 1976-1983. Latin American Perspectives 24.6 (1997): 93-112. Kovadloff, Santiago. Argentina, oscuro pa s: ensayos sobre un tiempo de quebranto Buenos Aires: Torres Agero, 1983. Krauze, Enrique. Posdata a Huntington. Letras Libres Junio 2004: 30-32. Laclau, Ernesto, y Chantal Mouffe. Hegem ona y estrategia socialista. Hacia una radicalizacin de la democracia 1985. 2da ed. Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica, 2004. Lamanna, E. Paolo. Historia de la filosofa. La filosof a del siglo XX. Primera Parte 1963. Trad. Floreal Maza. Vol. V. Buenos Aires: Hachette, 1973. Lanata, Jorge. Argentinos. Siglo XX: desde Yrigoyen hasta la ca da de De la Ra Tomo 2. 6ta. ed. Buenos Aires: Ediciones B, 2005. Lapham, Lewis H. The Case for Impeachment. Why Can No Longer Afford George W. Bush? Harpers marzo 2006: 27-35. Lasch, Christopher. The Culture of Narcissism. American Life in the Age of Diminishing Expectations 1979. New York: Norton 1991. Lausberg, Heinrich. Manual de retrica lite raria. Fundamentos de la ciencia de la literatura Tomo II. 1960. Trad. Jos Prez Ri esco. 1ra. reimpresin. Madrid: Gredos, 1976. Le Bon, Gustave. The Crowds. A Study of Popular Mind 1895. 19na. ed. London: Ernest Benn Limited, 1952. Lvi-Strauss, Claude. Sructural Anthropology Trad. Claire Jacobson y Brooke Grundfest Schoepf. New York: Basic, 1963. Lvy, Bernard-Henr. American Vertigo. Tr aveling America in the Footsteps of Tocqueville New York: Radom, 2005. Lewis, Paul. The Right and the Military Rule, 1955-1983. The Argentina Right. Its History and Intellectual Orig ins, 1910-to the Present Eds. Sandra McGee Deutsch y Ronal H. Dolkart. Wilmington, DE: Scholarly Resources, 1993. 147-80. Lipcovich, Pedro. El valor y la piedad. Pgina/12.Web 18 junio 2006 < http://www.pagina12.com.ar >. Lo Cascio, Vincenzo. Gramtica de la argumentacin 1991. Trad. David Casacuberta. Madrid: Alianza, 1998.

PAGE 296

287 Lizaga, Patricio. Marco Denevi. La contradiccin argentina. Conversaciones con Marcos Aguinis, Hebe Clementi, Marco Denevi, Jos Lus de Imaz, Fermn Fvre, Vctor Massuh y Juan Jos Sebreli Buenos Aires: Emec, 1995. Lukacs, Georg. La crisis de la filosofa burguesa 1960. Trad. Alfredo Llanos. Buenos Aires: La Plyade, 1970. Luna, Flix. Los aos de prosperidad Buenos Aires: Planeta, 1997. Tomo 8 de Historia integral de la Argentina 10 Tomos. Buenos Aires: Planeta, 1997. Magn de Cid, Irene, y Mara Alejandr a DAngelo. El estadio del espejo Buenos Aires: Longseller, 2003. Maliandi, Ricardo. Dejar la posmodernidad. La tica frente al irracionalismo actual Buenos Aires: Almagesto, 1993. Mandel, Ernest. El capitalismo tardo 1972. Trad. Manuel Aguilar Mora con la colaboracin de Carlos Maroto. Ed. revisa da Jos Lus Gonzlez. Mxico, D. F.: Era, 1979. Marafioti, Roberto. Los patrones de la argumen tacin: la argumentacin en los clsicos y en el siglo XX Buenos Aires: Biblos, 2004. Maravall, Jos Antonio. Antiguos y Modernos. Visin de la historia y de la idea de progreso hasta el Renacimiento Madrid: Alianza, 1986. Margulis, Mario. Factores culturales en las prcticas anticonceptivas. Juventud, cultura, sexualidad: la dimensin cultu ral en la afectividad y la sexualidad de los jvenes de Buenos Aires Ed. Mario Margulis. Buenos Aires: Biblos, 2003. 199-214. Maronesse, Armando. El Altar de la Patr ia. Redaccin digital. Comunidad de Redactores 26 de julio 2005 < http://www.redactores.zoomblog.com >. Marquard, Odo. Una pequea filosofa de la fiesta. La fiesta. Una historia cultural desde la Antigedad hasta nuestros das Ed. Uwe Schultz. Trad. Jos Lus GilAirstu. Madrid: Alianza, 1988. 358-66. Martnez, Toms Eloy. Ascenso, triunfo, decaden cia y derrota de Jos Lpez Rega. Las memorias del General Buenos Aires: Planeta, 1996. 135-64. ---. Paisajes en ruinas. La Nacin.Line 27 noviembre 2000 < http://www.lanacion.com.ar >. ---. Pern y los nazis. Las memorias del General. Buenos Aires Planeta, 1996. 16594. ---. Rquiem por un pas perdido Buenos Aires: Aguilar, 2003.

PAGE 297

288 ---. El sueo argentino Ed. Carmen Perilla. Buenos Aires: Planeta, 1999. Martnez Estrada, Ezequiel. Qu es esto? Catilinaria 2da. ed. Buenos Aires: Lautaro, 1956. ---. Radiografa de la pampa Ed. y coordinador Leo Pollmann. Buenos Aires: Fondo de Cultura Econmica, 1993. Marx, Carlos. Prlogo a la primera edicin. El capital. Crtica de la economa poltica 1867. Vol. I. 8va. reimpr. Trad. Wenceslao Roces. Mxico, D. F.: Fondo de Cultura Econmica, 1973. xiii-xvi. Marx, Karl, y Frederick Engels. The Communist Manifesto. A Modern Edition 1848. Introd. Eric Hobsbawm. London: Verso, 1998. Marx, Leo. The Machine in the Garden. Tec hnology and the Pastoral Ideal in America London: Oxford UP, 1967. Massera, Emilio Eduardo. El camino a la democracia Caracas: El Cid Editor, Caracas, 1979. Massot, Vicente. La excepcionalidad ar gentina. Auge y ocaso de una Nacin Buenos Aires: Emec, 2005. Massuh, Vctor. La Argentina como sentimiento Buenos Aires: Sudamericana, 1982. ---. La libertad y la violencia 1968. 4ta. ed. Buenos Aires: Sudamericana, 1984. Matamoro, Blas. Saber y literatura. Por una epistemologa de la crtica literaria Madrid: Ediciones de la Torre, 1980. ---. Olimpo Buenos Aires: Corregidor, 1976. Matthews, Eric. Twentieth-Century French Philosophy New York: Oxford UP, 1996. Mattoni, Silvio. Las formas del ensayo en la Argentina de los aos Crdoba, Arg.: Editorial Universitas, 2003. Mazzei, Daniel H. Medios de comunicacin y golpismo. El derrocamiento de Illia (1966) Buenos Aires: Grupo Editor Universitario, 1997. McWilliams, Nancy. Psychoanalytic Diagnosis Understanding Personality Structure in the Clinical Process New York: Guilford, 1994. Mignolo, Walter. Textos, modelos y metforas Veracruz, Mx.: Universidad Veracruzana, 1984.

PAGE 298

289 Miklitsch, Robert. From Madonna to He gel: Towards A General Economy of Commodity Fetishism Albany, NY: State Universi ty of New York P, 1998. Monsivis, Carlos. Aires de familia Mxico, D. F.: Fondo de Cultura Econmica, 1996. Montaigne, Michel de. De los canbales. Ensayos Completos 1589. Tomo 1. Trad. Juan G. de Luaces. Notas prologales Emiliano M. Aguilera. Buenos Aires: Hyspamerica, 1984. 150-61. Moreno, Liliana. Terapia de pareja: las consulta s crecieron un 40% en tres aos. Tendencias: La crisis de 2001 cre nuevos conflictos y dispar los viejos. Clarn 7 abril 2004 < http://www.clarin.com >. Morford, Mar P. O., y Robert J. Lenardon. Classical Mythology 1971. 2da. ed. New York: Longman, 1977. Moyano, Mara Jos. Argentinas Lo st Patrol. Armed Struggle 1969-1979 New Haven, CT: Yale UP, 1995. Naipaul, V. S. The Return of Eva Peron, with The Killings in Trinidad New York: Knopf, 1980. Neilson, James. El fin de la quimera. Auge y ocaso de la Argentina populista Buenos Aires: Emec, 1991. ---. Un pas no tan enigmtico. Reinventar la Argentina. Reflexiones sobre la crisis Compilador Daniel Albert o Dessein. Buenos Aires: Sudamericana, 2003. 17-21. Nietzsche, Friedrich. On the Genealogy of Morals. A Polemic. Basic Writings of Nietzsche 1887. Trad. y ed., con comentar ios Walter Kaufmann. New York: Modern Library 437-599. ---. The Will to Power 1888. Ed. y trad. Walter Kauf mann. New York: Vintage, 1968. OConnor, James. The meaning of crisis: A Theoretical Introduction London: Blackwell, 1987. Ortega y Gasset, Jos. Meditaciones del Quijo te. Meditaciones del Quijote. Ideas sobre la novela 1914. 5ta ed. Madrid: Espasa-Calpe, 1985. 9-156. ---. La rebelin de las masas. (con un prlogo para franceses, un eplogo para ingleses y un apndice: dinmica del tiempo) .1937. 19na. ed. Madrid: Espasa-Calpe, 1972. Osojnik, Andrs. La indemnizacin. Pgina/12.Web 18 junio 2006 < http://www.pagina12.com.ar >. Pazos, Carlos. Feria: fin de fiestas. Pgina/12.Web 14 mayo 2003 < http://www.pagina12.com.ar >.

PAGE 299

290 Penny, Laura. Your Call Is Important To Us. The Truth about Bullshit New York: Crown, 2005. Percia, Marcelo. Noticias sobre el homb re del grabador. Ensayo y subjetividad Compilador Marcelo Percia. Bu enos Aires: Eudeba, 1998. 125-35. Perelman, Ch., y L. Olbrechts-Tyt eca. Tratado de la argumentacin 1988. Trad. Julia Sevilla Muz. Madrid: Gredos, 1989. Peretti della Rocca, Cristina de. Jacques Derrida: texto y contexto Prlogo Jacques Derrida. Barcelona: Anthropos, 1989. Peri Rossi, Cristina. Fantasas erticas Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 1991. Pern, Juan Domingo. Ante la multitud de tr abajadores reunida en Plaza de Mayo. 17 de octubre de 1945. Obras Completas Compilacin Eugenio Gmez de Mier. Tomo VII. Buenos Aires: Docencia, 1998. 219-21. Phillips, Kevin. Wealth and Democracy. A Political History of the American Rich New York: Broadway, 2002. Plotkin, Mariano. Freud en las pampas. Orgenes y desarrollo de una cultura psicoanaltica en la Argentina (1910-1983) 2001. Trad. Marcela Borinsky. Buenos Aires: Sudamericana, 2003. ---. Maana es San Pern. Propaganda, ritual es polticos y educacin en el rgimen peronista (1946-1955) Buenos Aires: Espasa Calpe/Ariel, 1994. La pobreza en la Argentina. Cambio Cultural 19 octubre 2002 < http://www.cambiocultural.com.ar >. Posse, Abel. xodo y renacimiento. Voces de la crisis Prlogo Federico Peltzer. Introduccin Alejandrina Torres Dub ecq. Buenos Aires: Agn, 2003. 44-47. Ramos Meja, Jos Mara. Las multitudes argentinas 1899. Estudio preliminar Jos Mara Bolao (hijo). Buenos Aires: Kraft, 1952. Rapaport, Mario. Interrogantes y certezas. Reinventar la Argentina. Reflexiones sobre la crisis Compilador Daniel Alberto Dessei n. Buenos Aires: Sudamericana, 2003. 115-18. Reinoso, Susana. En la Feria, la gente pide ms ensayos sobre la Argentina. La Nacin. Line 2 de mayo de 2003 < http://www.lanacion.com.ar >. Reis, Carlos. Para una semitica de la ideologa Trad. ngel Marcos de Dios. Madrid: Taurus, 1987.

PAGE 300

291 Rest, Jaime. El cuarto en el recoveco Buenos Aires: Centro Editor de Amrica Latina, 1982. Rico, Aldo. El desafo argentino. (Una propuesta para el ao 2000) Buenos Aires: Ediciones del Bicentenario, 1995. Rinesi, Eduardo. Mariano Buenos Aires: La Marca, 1992. Rock, David. Authoritarian Argentina. The Nationalist Movement, Its History and Its Impact Berkeley, CA: U of California P, 1993. Rojas, Mauricio. Historia de la crisis argentina Trad. Hernn Alberro. Buenos Aires: CADAL, 2003. Romero, Lus Alberto. Argentina. Una crnica total del siglo XX Buenos Aires: Aguilar, 2000. ---. Breve historia contempornea de la Argentina 1994. 2da. ed. Revisada y actualizada. Buenos Aires: Fondo de Cu ltura Econmica de Argentina, 2002. ---. La crisis argentina. Una mirada al siglo XX Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2003. Rosa, Nicols. La sinrazn del ensayo. Histor ia del ensayo argent ino: intervenciones, coaliciones, inferencias Ed. Nicols Rosa. Buenos Aires: Alianza, 2003. 13-87. Rouqui, Alain. Poder militar y sociedad poltica en la Argentina (1943-1973) 1978. Vol. II. Trad. Arturo Iglesias Echegaray. 2da. ed. Buenos Aires: Emec, 1982. Rozitchner, Alejandro. Amor y pas: manual de discusiones Buenos Aires: Sudamericana, 2005. ---. Argentina impotencia. De la produ ccin de crisis a la produccin de pas Buenos Aires: Libros del Zorzal, 2002. ---. Cmo hacen los que ganan. Alejandro Rozitchner 18 junio 2006. < http://www.bienvenidosami.com.ar >. ---. Ideas falsas. Moral para gente que quiere vivir bien Buenos Aires: Editorial del Nuevo Extremo, 2004. Rozitchner, Len. Pern: entre la sangre y el tiempo. Lo inco nciente en la poltica. Del duelo a la poltica: Freud y Clausewitz Tomo I. Buenos Aires: Catlogos, 1998. ---. Pern: entre la sangre y el tiempo. Lo in conciente y la poltica. De la guerra a la poltica Tomo II. Buenos Aires: Catlogos, 1998. Senz Quesada, Mara. La Argentin a. Historia del pas y su gente Buenos Aires: Sudamericana, 2001.

PAGE 301

292 Sarlo, Beatriz. Escenas de la vida posmoderna. Intelectuales, arte y video cultura en la Argentina Buenos Aires: Ariel, 1994. ---. Tiempo pasado: cultura de la memoria y giro subjetivo; una discusin Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2005. ---. Tiempo presente. Notas sobre el cambio de una cultura Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2003. Sarmiento, Domingo Faustino. F acundo o civilizaci n o barbarie 1845. Prlogo No Jitrik. Notas y cronologa Nora Dotori y Silvia Zanetti. Caracas: Ayacucho. 1977. Scaletta, Claudio. Como para no envidiarle la herencia a Lula . Pgina /12.Web 1 febrero 2003 < http://www.pagina12.com.ar >. Scheines, Graciela. Las metforas del fracas o. Desencuentros y utopas en la cultura argentina Buenos Aires: Sudamericana, 1993. Schor, Noami. French Feminism is Universa lism. Differences: A Journal of Feminist Cultural Studies 7 (1995): 15-33. Schuster, Federico. Presentacin. Sociedad 20/21 (2002): 7-13. Sebreli, Juan Jos. El asedio de la modernidad. Crtica del relativismo cultural 2da. ed. Buenos Aires: Sudamericana, 1991. . Las aventuras de la vanguardia. El arte moderno contra la modernidad Buenos Aires: Sudamericana, 2000. ---. Buenos Aires, ciudad en crisis. Buenos Aires: vida cotidiana y alienacin seguido de Buenos Aires, ciudad en crisis Buenos Aires: Sudamericana, 2003. 171-298. . Claroscuros de una poca al borde del abismo. La Nacin.Line 19 marzo 2006 < http://www.lanacion.com.ar >. ---. Crtica de las ideas polticas. Los orgenes de la crisis Buenos Aires: Sudamericana, 2002. ---. La cuestin juda en la Argentin a. La cuestin juda en la Argentina Textos compilados por Lus Franco. Buenos Aires: Tiempo Contemporneo, 1968. 223-55. --. Los deseos imaginarios del peronismo Buenos Aires: Legasa, 1983. ---. La difcil democracia. Voces de la crisis Prlogo Federico Peltzer. Introduccin Alejandrina Torres Dubecq. Bu enos Aires: Agn, 2003. 25-28. ----. La era del ftbol 2da. ed. Buenos Aires: Sudamericana, 1998.

PAGE 302

293 ---. Historia secreta de los homosexuales en Buenos Aires. Escritos sobre escritos, ciudades bajo ciudades (1950-1997) 2da. ed. Buenos Aires: Sudamericana: 1997. 275-370. ---. El pas de la crisis. Voces de la crisis Prlogo Federico Pe ltzer. Introduccin Alejandrina Torres Dubecq. Bu enos Aires: Agn, 2003. 67-72. Seoane, Mara. Argentina. El siglo del progreso y la oscuridad (1900-2002) Buenos Aires: Crtica, 2004. ---. Nosotros. Apuntes sobre pasiones, razone s y trampas de los argentinos entre dos siglos Buenos Aires: Sudamericana, 2005. ---. El saqueo de la Argentina Buenos Aires: Sudamericana, 2003. Shunway, Nicols. La invencin de la Argentina. Historia de una idea 1993. Trad. Csar Aira. 5ta. impr. Buenos Aires: Emec, 2002. Sigal, Silvia, y Eliseo Vern. Pern o muer te. Los fundamentos discursivos del fenmeno peronista Buenos Aires: Legasa, 1986. Sivak, Martn. El Doctor. Biografa no autorizada de Mariano Grondona Buenos Aires: Aguilar, 2005. Sosnowski, Sal. Introduccin. Represin y reconstruccin de una cultura: el caso argentino Compilador Sal Sosnowski. Buenos Aires: Eudeba, 1988. 7-15. Stang, Silvia. La pobreza afecta ya a casi 21 millones de personas. La Nacin.Line 1 febrero 2003 < http://www.lanacion.com.ar >. Stiglitz, Joseph E. A Progressive Response to Globalization. The Nation 29 marzo 2006: 18-20. Suleiman, Susan Rubin. Subversive Intent: Gender, Politics, and the Avant-Garde Cambridge, MA: Harvard UP, 1990. Tarnas, Richard. The Passion of Western Mind. Understanding the Ideas that Have Shaped Our World View New York: Ballantine, 1993. Taylor, Diana. Taylor, Diana. The Archiv e and the Repertoire. Performing Cultural Memory in the Americas Durham, NC: Duke UP, 2003. ---. Disappearing Acts. Spectacles of Ge nder and Nationalism in Argentinas Dirty War Durham, NC: Duke UP, 1997. ix-xvii. Tern, Oscar. El error Massuh. Punto de Vista 17 (1983): 4-6. Timerman, Jacobo. Preso sin nombre, celda sin nmero Barcelona: El Cid, 1982.

PAGE 303

294 Timpanaro, Sebastiano. On Materialism Trad. Lawrence Garner. London: NLB, 1975. Todorov, Tzevetan. Los abusos de la memoria Trad. Miguel Salazar. Barcelona; Paids, 2000. Ulanovsky, Carlos. Cmo somos. Trapitos argentinos al sol Buenos Aires: Sudamericana, 2003. ---. Paren las rotativas. Diarios, revistas y periodistas (1920-1969) Buenos Aires: Emec, 2005. ---. Paren las rotativas. Diarios, revistas y periodistas (1970-2000) Buenos Aires: Emec, 2005. Valiente Noailles, Enrique. La metamorfosis ar gentina. Una reflexin sobre la sociedad y la poltica de los Buenos Aires: Perfil, 1998. Vazeilles, Jos Gabriel. La basura cultural en las jergas de Nietzsche y Heidegger. Una introduccin al irracionalismo posmoderno Buenos Aires: Manuel Surez, 2004. ---. Las ideas autoritarias de Lugones a Grondona La ideologa oligrquica en el siglo XX Buenos Aires: Biblos, 2001. Vlez, Jaime Alberto. El ensayo: entre la aventura y el orden Bogot: Taurus, 2000. Verbitsky, Horacio. Anacronismos. Pgina/12.Web 18 junio 2006 < http://www.pagina12.com.ar >. ---. El vuelo. Arrojados al Atlntico desde aviones en vuelo Barcelona: Seix Barral, 1995. Vern, Eliseo. Los medios no vuelven a la s sociedades ms homogneas, las vuelven ms complejas. Revista Cadver Exquisito 3 (2003): 41-53. Vezzeti, Hugo. Pasado y presente. Guerra, dictadura y sociedad en la Argentina Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2002. Weimberg, Liliana. El ensayo, en tre el paraso y el infierno Mxico, D. F.: Fondo de Cultura Econmica, 2001. Weimberg de Magis, Liliana. Ensayo y simblica. II Coloquio Internacional. El ensayo Iberoamericano: perspectivas Mxico, D. F.: UNAM, 1995. 169-75. Williams, James. Understanding Poststructuralism Chesham, UK: Acumen, 2005. Wood, Ellen Meiksins. The Origin of Capitalism. A Longer View London: Verso, 2003.

PAGE 304

295 Yeats, William Butler. The Second Comi ng. Literature. Reading. Reaction. Writing Ed. Laurie G. Kirszner y St ephen R. Mandell. 3ra. ed. Fort Worth, TX: Harcourt, 1997. 1033. Zeiger, Claudio. La velocidad de las cosas. Pgina/12.Web 17 marzo 2002 < http://www.pagina12.com.ar >. iek, Slavoj. El espinoso sujeto. El centro ausente de la ontologa poltica 1999. Trad. Jorge Pitagorsky. Buenos Aires: Paids, 2001. ---. El sublime objeto de la ideologa 1989. Trad. Isabel Vericat Nez. Buenos Aires: Siglo Veintiuno, 2003.

PAGE 305

296 BIOGRAPHICAL SKETCH Miguel ngel De Feo was born in Buenos Ai res, Argentina. He attended Valencia Community College where he received his Asso ciate of Arts degree in 1997. He spent the remaining years pursuing his Bachelor of Arts degree at the University of Central Florida in Orlando, Florida, USA, where he obtained his Bachelor of Arts in History with a minor in Spanish. He was rewarded summa cum laude and received his diploma with the Medal of Honor as the highest GPA of the College of Liberal Arts a nd Sciences of the University of Central Florida in the co mmencement ceremony in August of 1999. He later pursued his Master of Arts degree in Sp anish at the University of Central Florida. Beginning in 2001, he continued his graduate studies at the doctoral level at the University of Florida in Gainesville, Florid a, USA. His major field of study is Latin American literature and cultu ral studies. He received a Doctor of Philosophy (Ph.D.) degree at the University of Florida in December of 2006


Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0016020/00001

Material Information

Title: Los Fulgores de la Desdicha: Requiem y Conjuro del Ensayo Argentino Contemporaneo (1983 to 2005)
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Creator: De Feo, Miguel Angel ( Dissertant )
Avellaneda, Andres ( Thesis advisor )
Jimenez, Reynaldo ( Reviewer )
Bolanos, Alvara Felix ( Reviewer )
Vega, Sergio ( Reviewer )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2006
Copyright Date: 2006

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages
Genre: bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract: The purpose of my dissertation is to map and scrutinize the concept of crisis from the perspective of discursive practices as it is reflected in the Argentinean essay from 1983 to 2005, and its implications in the (re)configuration of a new cultural landscape. The appropriation of the notion of crisis implies an ideology of social control since these essays tend to engage in an historical narration about origins, causes, and solutions to current conditions that disclose a particular conception of life. I propose that the definition of crisis triggers new cultural battles to appropriate and legitimate distinctive hypotheses in order to shape public opinion in times of highly contested and deeply conflicted debates over the interpretation of Argentina’s unending instability. I define discursive practices as a deployment of a broad-spectrum of cultural criticism, public and private institutions, social performances, and patriotic rituals through which individuals (re)produced and (re)experienced the world in the forms of values, practices, customs, myths, and beliefs. As crisis subverts the normal way of life of fixed identities and corrodes the ontological status of the subject, interior subjectivities are exposed to the whirlwind of unrelenting metamorphosis paralleling the system’s economical, social, and political disintegration. As a consequence of these processes, a new cultural (re)foundation needs to be put in place in order to integrate bodies and minds to a new national imaginary. These essays interpellate reality from dissimilar perspectives that range from traditional XIX century liberalism to postmodern theories. Although I focus my dissertation on the essays produced during the democratic period (1983-2005), I concentrate on the events of December of 2001, when a massive popular revolt expelled Fernando de la Rúa from the presidency of Argentina, marking a turning point in the contemporary history of the country. The appraisal of the term “crisis” emerged in these essays as an issue fundamental to the delineation of national identity in conjunction with the country’s historical decadence, frustration, and final collapse in 2001.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2006.
Bibliography: Includes biographical references.
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains ix 296 p.
General Note: Title from title page of document.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0016020:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0016020/00001

Material Information

Title: Los Fulgores de la Desdicha: Requiem y Conjuro del Ensayo Argentino Contemporaneo (1983 to 2005)
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Creator: De Feo, Miguel Angel ( Dissertant )
Avellaneda, Andres ( Thesis advisor )
Jimenez, Reynaldo ( Reviewer )
Bolanos, Alvara Felix ( Reviewer )
Vega, Sergio ( Reviewer )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2006
Copyright Date: 2006

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages
Genre: bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract: The purpose of my dissertation is to map and scrutinize the concept of crisis from the perspective of discursive practices as it is reflected in the Argentinean essay from 1983 to 2005, and its implications in the (re)configuration of a new cultural landscape. The appropriation of the notion of crisis implies an ideology of social control since these essays tend to engage in an historical narration about origins, causes, and solutions to current conditions that disclose a particular conception of life. I propose that the definition of crisis triggers new cultural battles to appropriate and legitimate distinctive hypotheses in order to shape public opinion in times of highly contested and deeply conflicted debates over the interpretation of Argentina’s unending instability. I define discursive practices as a deployment of a broad-spectrum of cultural criticism, public and private institutions, social performances, and patriotic rituals through which individuals (re)produced and (re)experienced the world in the forms of values, practices, customs, myths, and beliefs. As crisis subverts the normal way of life of fixed identities and corrodes the ontological status of the subject, interior subjectivities are exposed to the whirlwind of unrelenting metamorphosis paralleling the system’s economical, social, and political disintegration. As a consequence of these processes, a new cultural (re)foundation needs to be put in place in order to integrate bodies and minds to a new national imaginary. These essays interpellate reality from dissimilar perspectives that range from traditional XIX century liberalism to postmodern theories. Although I focus my dissertation on the essays produced during the democratic period (1983-2005), I concentrate on the events of December of 2001, when a massive popular revolt expelled Fernando de la Rúa from the presidency of Argentina, marking a turning point in the contemporary history of the country. The appraisal of the term “crisis” emerged in these essays as an issue fundamental to the delineation of national identity in conjunction with the country’s historical decadence, frustration, and final collapse in 2001.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2006.
Bibliography: Includes biographical references.
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains ix 296 p.
General Note: Title from title page of document.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0016020:00001


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Dedication
        Page iii
    Acknowledgement
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
    Abstract
        Page viii
        Page ix
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    El llamado al "Orden": Los discursos ensayisticos disciplinarios en Marcos Aguinis y Abel Posse
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
    En busca del sujeto perdido
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
    La prision metafisica
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    La Argentina del realismo tragico
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    La barbarie de la civilización
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    La posmodernidad contraataca
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
    Conclusiones
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
    References
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
    Biographical sketch
        Page 296
Full Text












LOS FULGORES DE LA DESDICHA: REQUIEM Y CONJURO DEL ENSAYO
ARGENTINO CONTEMPORANEO (1983-2005)














By

MIGUEL ANGEL DE FEO


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA


2006

































Copyright 2006

by

Miguel Angel De Feo

































A la memorial de mi querido padre, Juan De Feo (1924-1984)















ACKNOWLEDGMENTS

I would like to express my deepest thanks to all the people who made this work

possible, especially Dr. Andres Avellaneda for being a wonderful advisor, guide, and

mentor throughout my years as a doctoral candidate at the University of Florida. Dr.

Avellaneda has been an invaluable counselor and inspiration. I would like to express my

profound gratitude to Dr. Reynaldo J. Jimenez, Dr. Alvaro Felix Bolahos, and Sergio

Vega for their helpful recommendations in my moments of doubt. I thank Dr. Geraldine

Cleary Nichols, Dr. Efrain Barradas, Dr. Montserrat Alas-Brun, Dr.Gillian Lord, and Dr.

Martin Sorbille for being wonderful teachers and mentors. Many thanks go to the staff of

Department of Romance Language and Literatures, specially Ann Elton, Sue Ollmann,

Terry L6pez, and Tania Fleming. I thank Dr. Humberto L6pez Cruz from the University

of Central Florida for aiding in every step of my career and for his priceless friendship

during my years in college. I thank my mother and my late father for their constant

encouragement and enthusiasm.
















TABLE OF CONTENTS



A C K N O W L E D G M E N T S ................................................................................................. iv

ABSTRAC T ...................... .................................. ........... .... ........ viii

CHAPTER

1 IN TR O D U CCION ............................................. .. .. ....... ..... .............. .

M arco general e hip6tesis ........................................................... ..................
Deslindes y objetivos ................. ................ ........... .. .. .... ... ...... .4
Breve resume del ensayo argentino (1983-2005) .............. ...................... ...........9

2 EL LLAMADO AL "ORDEN": LOS DISCURSOS ENSAYISTICOS
DISCIPLINARIOS EN MARCOS AGUINIS Y ABEL POSSE.............................20

In tro d u c c i6 n .......................................................................................................... 2 0
M arcos A guinis .............................................................. .... ..... 25
Los origenes de la tragedia .................................................. ............... 25
L a tradici6n ib erica ........... ...... .................................. ................ .. .... ..... .. 3 5
El m odelo esta en el norte ............................................................................37
D el hidalgo espahol al chanta ........................................ ......... ............... 39
E l sortilegio enm ascarado......................................................... ............... 42
El retorno a las reserves morales ..................................................45
A b el P o sse ................................................................4 7
La anarquia es la amenaza....... ... ..... .............................. 47
E l ser y la n ad a ..............................................................54
La cruzada m oral .................................. .. ... ...... ...............60
La ciudad iletrada .................................. ... .. ..... ............ 63
El pais Jardin-de-Infantes ........................................................ ............... 65

3 EN BUSCA DEL SUJETO PERDIDO: PRESENCIA-AUSENCIA DEL
PUEBLO COMO SUJETO HISTORIC EN LOS ENSAYOS DE MARIA
SEOANE Y TEM PO GIARDINELLI............................................ .....................68

Introducci6n .............................................. ....... .......... ................68
M aria Seoane .......................................................................... 7 1
A la gran m asa del pueblo ............................................................................71
L a A rgentina Potencia ............................ ......... ......................... ............... 75









El dolor de ya no ser ............ .... ........... ......................... 82
L a patria cultural ......... .. ...... ....... .... ........ ...... ..... .............. 87
T em po G iardinelli.......... ..... ............................................................ .......... ....... 88
E l sainete argentino ....................... .. .................... .. .. ...... .... .. .... ...... 88
L a sim ulaci6n argentina ............................................ .............................. 94
El im perio de la globalizaci6n................................ ................... ...... ........ 97
E l p rin cip io esp eran za ........................................ ...................... .....................9 8

4 LA PRISON METAFISICA: El CUERPO Y SU SOMBRA EN LA PROSA
ENSAYISTICA DE VICTOR MASSUH Y ENRIQUE VALIENTE NOAILLES 102

Introducci6n ...................................................................... 102
V ictor M assu h ......................................................... ......................... 10 7
Le m al argentin y le bien argentin................................ ....................... 107
Las enfermedades del cuerpo y sus cirugias............... ................ ................111
El darw inism o social ................ ....................... .......... .... .......... .. .. 114
El arte com o reconciliaci6n y trascendencia .....................................................117
L a Patria: un sentim into ........................................................ ............. 119
Enrique V aliente N oailles ......................................................... ............... 20
E l cuerpo y su som bra ............................................... ............................ 120
El gran teatro A rgentina ............................................................................. 122
L a narcosis argentina ........................................................................................ 124
Los medios masivos de comunicaci6n: la terapia en grupo ...........................126
Las secuelas de la posmodemidad: id6nde esta el motor inm6vil? ..................129

5 LA ARGENTINA DEL REALISMO TRAGIC: FANTASIA Y
ADOLESCENCIA EN LAS OBRAS ENSAYISTICAS DE MARIANO
GRONDONA Y M ARCO DENEVI ......... .........................................................134

In tro d u c c i6 n ............................ ........... ...... .................... ................ 13 4
M ariano Grondona................ ....... .. .......................138
Las invariantes hist6ricas argentinas: queja y escepticismo..............................138
Los golpes militares: los generals esperan en el banco de suplentes.............144
Considerados y des-considerados: el despotismo de la minoria ilustrada .........149
El ultimo tren de los paises perifericos.......................................... 153
La vernacula megalomania...................... .... ........................... 161
M arco D enevi .......................... ... ... ...... .................... ................ 167
Viaje al pais de los desvarios: la Republica de Trapalanda.............................167
Las formas de la adolescencia argentina ............. ................... ....................176
El juego del disimulo................... ................................... 82
E ntre la aventura y el orden ................................................................... .. .... 184
El legado y sus herederos ............................................................................ 187
M as alli del bien y del m al ...................................... ......... .............. ... 189

6 LA BARBARIE DE LA CIVILIZATION: VIOLENCIA Y APOCALIPSIS EN
LAS OBRAS ENSAYISTICAS DE TOMAS ELOY MARTiNEZ Y NICOLAS
C A SU L L O ............. .. ... .. ............ ...................... ................ 195









Introducci6n ........................................... 195
Tom as Eloy M artinez .............. ...................................... ................ ............... 204
La barbarie disfrazada de civilizaci6n............... ......................... .................204
A rgentina viceversa ......... ............................ ....................... ............ 2 14
L a herida narcisista ............. .. ................................................................ 2 16
Los hechizos de la necrofilia argentina .................................. ............... 220
N ic o la s C a su llo ................................................................................................... 2 2 3
El sujeto m enguante .................................... ................... ....... 223
Las tretas del olvido............... ........ .... ............ .............. ............ 228
E l desierto de lo real ............................ ................................ .... ..... ...... 232

7 LA POSMODERNIDAD CONTRAATACA: ANARQUIA Y VITALISMO EN
LOS ENSAYOS DE TOMAS ABRAHAM Y ALEJANDRO ROZITCHNER......235

Introducci6n ..................................................... ................. 235
T om as A braham .......... .......................................................... ...... ....... ........ 239
Los itinerarios de las ruinas................................... ................... .... ........... 239
El relevo economicista y el self-made man criollo.........................................244
M i am igo: El Cuadrado ............................................................................... 251
El pensamiento lento ......................... .... .... ... .............. 254
Alejandro Rozitchner .................. ............................ .. .... ................. 256
U n pais sadom asoquista ............................................................................. 256
El sentido comun de los argentinos........ ...................................... 259
La voluntad de poder y el compromise vital..................................... .......... 261

8 CON CLU SIONES ............. .............................................. ............... 266

LIST OF REFEREN CES .................................................................... ............... 274

B IO G R A PH IC A L SK E T C H ........................................ ............................................296















Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

LOS FULGORES DE LA DESDICHA: REQUIEM Y CONJURO DEL ENSAYO
ARGENTINO CONTEMPORANEO (1983-2005)

By

Miguel Angel De Feo

December 2006

Chair: Andres Avellaneda
Major Department: Romance Languages

The purpose of my dissertation is to map and scrutinize the concept of crisis from

the perspective of discursive practices as it is reflected in the Argentinean essay from

1983 to 2005, and its implications in the (re)configuration of a new cultural landscape.

The appropriation of the notion of crisis implies an ideology of social control since these

essays tend to engage in an historical narration about origins, causes, and solutions to

current conditions that disclose a particular conception of life.

I propose that the definition of crisis triggers new cultural battles to appropriate

and legitimate distinctive hypotheses in order to shape public opinion in times of highly

contested and deeply conflicted debates over the interpretation of Argentina's unending

instability. I define discursive practices as a deployment of a broad-spectrum of cultural

criticism, public and private institutions, social performances, and patriotic rituals

through which individuals (re)produced and (re)experienced the world in the forms of

values, practices, customs, myths, and beliefs.









As crisis subverts the normal way of life of fixed identities and corrodes the

ontological status of the subject, interior subjectivities are exposed to the whirlwind of

unrelenting metamorphosis paralleling the system's economical, social, and political

disintegration. As a consequence of these processes, a new cultural (re)foundation needs

to be put in place in order to integrate bodies and minds to a new national imaginary.

These essays interpellate reality from dissimilar perspectives that range from traditional

XIX century liberalism to postmodern theories.

Although I focus my dissertation on the essays produced during the democratic

period (1983-2005), I concentrate on the events of December of 2001, when a massive

popular revolt expelled Fernando de la Rua from the presidency of Argentina, marking a

turning point in the contemporary history of the country. The appraisal of the term

"crisis" emerged in these essays as an issue fundamental to the delineation of national

identity in conjunction with the country's historical decadence, frustration, and final

collapse in 2001.














CAPITULO 1
INTRODUCTION

Marco general e hip6tesis

El objetivo de esta disertaci6n es examiner de que manera han circulado diferentes

interpretaciones ensayisticas sobre la decadencia y la crisis argentina desde el period

democratic inaugurado en 1983 hasta el afio 2005. La hip6tesis central de la

interpretaci6n es que los diversos y multiples ensayos escritos sobre tal tema acuciante

expresan el deseo general de hallar un fundamento identitario raigal, un padre primordial,

una saga fundacional o un mito primigenio -la presunci6n de una metafisica de la

sustancia o de la presencia-, que defina al argentino y, a partir de alli, construir un

imaginario ret6rico sobre los origenes, causes y desarrollos de la prolongada decadencia

y de las recurrentes crisis argentinas acaecidas durante el siglo veinte y en los primeros

afios del veintiuno. En muchos sentidos, este period del ensayo argentino repite ciertas

caracteristicas del que fue celebre en las decadas del treinta y del cuarenta del siglo

veinte, como por ejemplo en los ensayos de Ezequiel Martinez Estrada. Los rasgos del

reciente ensayo argentino, sin embargo, presentan caracteristicas propias que seran

analizadas en detalle a lo largo de los capitulos que desarrolla esta disertaci6n.

El anhelo de los ensayistas aqui analizados parece ser, de acuerdo con la hip6tesis

arriba enunciada, una pasi6n por encontrar un suelo firme, una idiosincrasia fija o un

arraigo inamovible de la identidad national (una especie de Ding-an-sich argentina). El

fundamento de esa pasi6n o impulse (lapassion du reel) escriturario parece a su vez

residir en cierta exigencia o demand por hallar un suerte de referente centralizado,









teleol6gico, restrictive, verticalista, esencialista, totalizador, polarizante y holista que,

segun sera demostrado en la lectura de los textos, result, en definitive, vacuo y ausente.1

La hip6tesis de interpretaci6n trabaja sobre la idea de un saber organizado a traves

de la triada locuci6n-ilocuci6n-perlocuci6n que tiende a acentuar las nociones de

performatividad, teatralidad, espectaculo y enmascaramiento del imaginario national,2

construido por los mecanismos del poder-saber que, desde las practices discursivas y de

las industries culturales, instauran una realidad y una definici6n escrituraria de la realidad

que el poder-discurso normativiza y funda.

Por lo tanto, el studio aspira a des-sustantivizar, des-ontologizar, des-centrar y

de-construir aquellas hip6tesis que tienden a utilizar el discurso como instrument de

naturalizaci6n de events hist6ricos mediante metaforas asociadas con la biologia, la



1 La ausencia de un referente fijo, inexorable e inm6vil no significa la negaci6n de la
realidad. Como sefiala Maria Elena Arenas Cruz: "Lo especifico de la construcci6n
referencial o base semantica de los textos que se orientan por los principios del genero
argumentative es que no constituyen una elaboraci6n imaginaria de estados, process y
acciones, como sucede en las obras de ficci6n, sino que su elements proceden
directamente de la realidad efectiva, por tanto, dependent de un modelo del mundo de lo
verdadero" (31). Precisamente, este "modelo del mundo de lo verdadero" podria se
inscripto dentro de la categoria de opinionss (doxai), es decir, enunciados de validez
subjetiva" (Arenas Cruz 32). A las reflexiones de Arena Cruz se podria agregar que la
"validez subjetiva" no institute una "validez" ontol6gica, sino a las contingencies y
posibilidades del locus del enunciado dentro del complejo entramado de relaciones
prescriptitas correspondientes a las variables de las situaciones hist6ricas, sociales,
political y culturales.

2 Uno de los concepts fundamentals trabajados por Liliana Weimberg sobre la
definici6n de ensayo como genero es la noci6n de interpretaci6n de una realidad o
situaci6n. La "interpretaci6n", segun la autora, "conduce a un concept cercano al de
version, performance o acontecimiento artistic" [enfasis en el original] (75). Es decir
que el ensayo no se limita a la descripci6n o mimesis de la realidad externa, sino que,
tambien, abreva en la creaci6n de un imaginario. Jaime Rest asocia el vocablo ensayo con
el teatro. Dice Rest: "No olvidemos, al respect, lo que este vocablo significa para la
gente de teatro: es lo opuesto a la presentaci6n public y definitive de un espectaculo"
que se lleva a cabo en la intimidad del sujeto de forma espontanea (20).









psicologia, la psiquiatria, el fatalismo telurico, las utopias regresivas, el anticapitalismo

romantico, el fetichismo del pensamiento unipolar, el determinismo hist6rico y los

estereotipos "nacionales" consagrados comofatum inapelables e inexorables de lo

"dado"; sea este del present inmediato o del pasado hist6rico.

Los ensayos remiten a un complejo de actos propositivos y apropiativos, referidos a

las capacidades en el uso de procedimientos ret6ricos basados en la eficacia apelativa y

persuasive de la palabra, y en la busqueda de consenso en la formaci6n de la opinion

public. Como afirman Ch. Perleman y L. Olbrechts-Tyteca en su Tratado de la

argumentaci6n: "Todas las sociedades, empero, tienen interest por garantizar esta

unanimidad, pues conocen su valor y su fuerza" (109) debido a que "[l]as instituciones

que regulan las discusiones tienen importancia porque el pensamiento argumentative y la

acci6n que prepare o determine estan intimamente unidos" (111).

El imaginario desarrollado por los autores estudiados aspira a establecer la

importancia del poder-discurso como instrument de cohesion social al identificar a sus

interlocutores con una precisa vision del mundo. Es decir, el emisor interpela al receptor

desde una posici6n de poder que produce y reproduce las condiciones de actos

performativos iterativos (rituales, lenguajes, gestos, vocabularios, liturgias, mitos, actos,

ceremonies, discursos, espectaculos, protests, etc.); comprometidos con la l6gica de

dominio y de la presencia enorme de los medios masivos de difusi6n en la producci6n,

circulaci6n y distribuci6n de lexicos e imagenes, que propenden a la colonizaci6n de la









subjetividad al configurar un universe hegem6nico y, a la vez, instaurar potenciales

agents contestatarios a dicha hegemonia.3

Los "propietarios de la palabra", los integrantes de la "ciudad letrada" y los

"opin6logos profesionales" contribuyen a la institucionalizaci6n de un discurso con el

objetivo de disciplinary a la conjunto societal fracturado, fragmentado y atomizado por las

political disociativas de la decada de los noventa. Intentan asimismo encolumnar a la

sociedad detras de un proyecto abarcador para comprender las causes de la decadencia y

las crisis argentinas. La idea de "crisis" no puede entenderse a partir del referente

exclusivamente econ6mico, sino que necesita de una justificaci6n ideol6gica, expresada

en regimenes discursivos que abren un campo de lucha por conformar e imponer una

particular vision de la realidad. Al respect James O'Connor puntualiza:

class struggle does not take place within the productive circle o capital alone, or
still less within the money and commodity circuits (e.g. wage struggle and struggle
against inflation). Class struggle takes place within and against, cultural,
ideological, state, and other imaginary and real structures within which capital
organizes itself. (9)

Deslindes y objetivos

Las propuestas interpretativas que vertebran el trabajo son: 1) el concept de crisis

como process de ruptura, desmembramiento y dislocamiento; 2) la ideologia como factor

aglutinador o sistematizador de ideas; 3) los usos ret6ricos-semanticos como

herramientas suasorias y cognitivas; 4) la noci6n de ensayo como genero argumentative

que indaga y construye un imaginario desde la perspective personal del sujeto emisor. A

3 De acuerdo a la perspective de Eduardo Griiner: "Cuando decimos, por lo tanto, que las
relaciones de producci6n (incluyendo la lucha de classes) son un criterio de inteligibilidad
decisive, descontamos que en dichas "relaciones" estan inscritas tambien las practices
ideol6gico-culturales que produce identidades imaginarias, sin las cuales, por otra parte,
seria impensable elfuncionamiento mismo de las relaciones de producci6n (y por lo tanto
de la formaci6n social correspondiente)" [enfasis en el original] (Un genero 83)









fin de establecer parametros de cada uno de los ejes enunciados previamente, puede

ofrecerse el siguiente deslinde de cada uno de ellos:

1. El t6pico de la crisis es una clave imprescindible en las interpretaciones de la

historic argentina del siglo veinte. La crisis general de diciembre de 2001 expuso con

descarnada aspereza las profundas contradicciones y conflicts de una sociedad que

pareci6 haber entrado en bancarrota a partir del emblematico golpe military del 6

septiembre de 1930.4 Las operaciones de la critical ensayistica del period estudiado han

instituido un campo u objeto -el studio de la crisis-, que podria considerarse como un

subgenero particular dentro del ensayo de la identidad national. Desde el recorte

adoptado del denominado ensayo sobre la identidad national, se ha apelado al registro de

opinions desde diversas fuentes disciplinarias: Massuh, Abraham, Rozitchner y Valiente

Noailles son fil6sofos; Posse, Denevi, Giardinelli y Rozitchner son autores de libros de

novelas y cuentos; Seoane y Martinez son periodistas y autores de libros sobre historic

argentina y novelas hist6ricas respectivamente; Grondona es abogado y periodista,

Casullo es historiador de la cultural y las ideas; Aguinis es psiquiatra y novelist. No

obstante sus diferentes especializaciones u oficios, los autores estudiados comparten una

comun inclinaci6n por expresar sus opinions a traves del ensayo y el periodismo.

2. El studio profundiza los acercamientos ideol6gicos que los ensayistas han

elaborado para dar respuestas a los desafios que su context national les plantea. Los

ensayos seleccionados intentan apropiarse de un perimetro ideol6gico propio, articulando

la defense de una cosmovisi6n del mundo y de la vida (Weltanschauung) y la

4 Podria sostenerse que, mientras las "crisis anteriores se reducian a un aspect particular
de la realidad argentina, por ejemplo el aspect institutional (un golpe de Estado), la
catastrofe de 2001 se confunde con todos los aspects globales de una sociedad" (Sebreli,
Critica 9).









salvaguardia de intereses propios y ajenos. Al respect, Carlos Reis5 afirma, "el

reconocimiento ticito o expreso de la dimension ideol6gica de toda practice cultural"

(14). Los autores seleccionados representan a un amplio espectro de lines ideol6gicas;

desde la mis rancia derecha ultramontana hasta el anarquismo vitalista, pasando por el

liberalism, la izquierda peronista, la izquierda progresista no peronista, la derecha

traditional y el conservadurismo.

3. El trabajo propone examiner los recursos ret6ricos empleados, por ejemplo el

empleo de metiforas y alegorias como herramientas de conocimiento.6 Las practices

discursivas del ensayo seran leidas no s6lo atendiendo a su contenido, sino tambien a la

forma en que se construye un campo ideol6gico desde la palabra. Es decir, se atendera en

lo possible a dilucidar las formas implementadas en la construcci6n de un discurso

sobre/de la crisis. Los usos de campos metaf6ricos coligados a las ciencias naturales, a

process psicol6gicos e hist6ricos, como factors determinantes de una forma de reflejar

la complejidad de la sociedad argentina, son el empleo de figures de la construcci6n o

metataxas (solecismos), figures de significaci6n o metasememas (metiforas, alegorias,

sinecdoques, ironias, paradojas, emblemas) y figures del pensamiento (enfasis,

hiperboles, prosopopeyas, ap6strofes, comparaciones, antitesis, perifrasis). Tambien, los

ensayistas utilizan tecnicas ret6ricas a fin de estructurar el discurso, tales como los

definidos por la ret6rica clasica como la inventio (el elocutio, el exemplum), el exordio (la

captatio benevolentiae), la dispositio (la argumentatio, la peroratio), la elocutio (la


5 De la misma manera, Bias Matamoro sostiene que la reproducci6n de los modos de
producci6n econ6micos y sociales se enlaza con los diferentes montajes y dispositivos de
"las diversas construcciones ideol6gicas" (Saber 27).
6 Ovidio Escalante consider que "la metifora participa de este process de conocimiento,
es un instrument en este process" y "su valor es ante todo cognoscitivo" (294).









election) y la memorial. Estas tecnicas argumentativas son convertidas en estratagemas

taxativa de la competencia ret6rica del ensayista a fin de "alcanzar el consenso del

auditorio" (Marafioti 55).

4. El studio revisa las respuestas del ensayo argentino contemporaneo al tema

central de la crisis de identidad. Los ensayistas han sido organizados alrededor de ejes

tematicos y se ha excluido la clasificaci6n cronol6gica generacional. Se revisara un

corpus de doce ensayistas, los cuales han sido seleccionados de acuerdo a los siguientes

criterios: a) la notoriedad de los ensayistas para ordenar la opinionn publica, desde la

manipulaci6n de los medios masivos de difusi6n tales como la publicaci6n de articulos en

peri6dicos prestigiosos. Por ejemplo, Marcos Aguinis, Abel Posse, Alejandro Rozitchner.

Tomas Abraham, Alejandro Rozitchner y Victor Massuh suelen publicar sus opinions en

el diario La Naci6n, mientras que Mariano Grondona y Enrique Valiente Noailles son

columnistas semanales del mismo diario; Maria Seoane public regularmente en el diario

Clarin y Mempo Giardinelli en Pagina /12; b) los autores son o fueron formadores de

opinion desde la docencia universitaria, tales son los casos de Abraham, Giardinelli,

Grondona, Massuh, Valiente Noailles, Casullo y Aguinis; c) la presencia de los

ensayistas en medios televisivos (Grondona) o radiof6nicos (Rozitchner); d) los

ensayistas son o fueron editors de revistas culturales o political: Abraham edit6 en los

'90 la revista La caja negra, Nicolas Casullo edita actualmente la revista Pensamiento de

los confines y Mariano Grondona edit6 la revista Visi6n y el mensuario Carta Politica; e)

los autores tienen una extensa obra publicada y, en algunos casos, han gozado del exito

editorial, tales como los ensayos de Massuh, Grondona, Posse, Aguinis, Giardinelli y

Seoane; f) los autores ocuparon puestos en el gobierno (Grondona, Massuh, Posse),









fueron candidates de partidos politicos (Giardinelli) o ocupan puestos jerarquicos en

organismos de prensa (Seoane). Uno de los objetivos para seleccionar ensayistas es la

visibilidad de los mismos como potenciales formadores de la opinionn public" debido a

la posibilidad de circulaci6n y distribuci6n de sus discursos mis alli del campo cultural.

En el capitulo primero se analizarin los trabajos de Marcos Aguinis y Abel Posse

desde la perspective de un determinismo hist6rico sobre la interpretaci6n del legado

hispinico y un llamado al "orden" mediante el disciplinamiento de los nuevos agents

contestatarios surgidos como consecuencia de la implementaci6n de las political

neoliberales de la decada de los '90 y el estallido social de diciembre de 2001. Aunque en

el capitulo segundo los ensayos de Maria Seoane y Mempo Giardinelli son analizados por

su recurrencia al pasado, tambien se vera en ellos que el hilo argumentative manifiesta

una notoria predisposici6n por combatir secuelas especificas del neoliberalismo

globalizador, especialmente la perdida de la misi6n hist6rica de las masas argentinas. En

estos ensayos, segun se vera en detalle, se apela a la necesidad de un agent o sujeto

hist6rico capaz de redescubrir su potencialidad transformadora basada en las

solidaridades comunes, las experiencias colectivas y los legados preteritos.

El capitulo tercero estudia las propuestas de Victor Massuh y Enrique Valiente

Noailles, quienes introduced la exigencia de un basamento primordial que recupere el

sentido perdido por falta del arraigo en los sentimientos de los valores de la patria

(Massuh) o en el sentido dador de significaci6n de un centroo" o motor inm6vil (Valiente

Noailles). Ambos autores se elevan hacia el plano metafisico mediante el empleo de una

intuici6n primaria y misteriosa sobre los valores de la argentinidad. En cambio, en el

capitulo quinto se indaga las iniciativas de Mariano Grondona y Marco Denevi desde la









perspective de erradicar el espejismo adolescent de una sociedad que, aun en las mas

dificiles circunstancias, opera bajo el influjo de la fantasia de un "destino de grandeza".

Ambos autores recurren al expediente de anclar sus exhortaciones mediante el mandate

de asumir la realidad. Al contrario de los ensayos de Massuh y Valiente Noailles,

Grondona y Denevi plantean la tarea de alejarse de las ensofiaciones metafisicas y los

espejismos ilusorios para recalar en la reivindicaci6n de un sistema de libre mercado.

El capitulo sexto investiga los ensayos de Nicolas Casullo y Tomas Eloy

Martinez, quienes se pronuncian contra la barbarizaci6n de la historic por las violencias

del mandate pretoriano del neoliberalismo imperial y las l6gicas de los poderes

masmediaticos (Casullo) y la violencia inmanente como rasgo constitutivo de la sociedad

argentina (Martinez). Las violencias sufridas por un sistema depredador de identidades

expresan la voluntad de ambos ensayistas de recuperar las esencias nacionales contra el

nomadismo y las inestabilidades de la sociedad global. Por el contrario, los ensayos de

Tomas Abraham y Alejandro Rozitchner, adoptando los presupuestos del posmodemismo

cultural, postulan las identidades n6mades y el vitalismo creador. A pesar de enlazar un

sesgo anarquista, los dos ensayistas, como en los otros autores, reclaman un centro dador

de sentido que ambos autores lo ubican en la mentalidad empresarial del tardocapitalismo

globalizador como expresi6n de una "voluntad de poder" creative, aventurera y original.

Breve resume del ensayo argentino (1983-2005)

Los acontecimientos de diciembre de 2001 han generado un espacio de producci6n

ensayistica debido a la demand de un public lector, avido de entender su situaci6n

present. Son significativas a este respect las declaraciones de Carlos Pazos, president

de la Fundaci6n del Libro, instituci6n que organize la 29na. Feria Internacional del Libro

de Buenos Aires, segun las estimaciones la venta de ensayos dedicados a entender la









realidad actual argentina supera a todos los otros generos literarios (1). Asimismo, de

acuerdo a la cr6nica periodistica para el diario La Naci6n de Buenos Aires, Susana

Reinoso sefiala: "La 29a Feria Internacional del libro, que cerrara sus puertas en menos de

48 horas, pasara a la historic cultural como la edici6n en que los argentinos se

abalanzaron sobre los ensayos que procuran explicar que le pas6 al pais y hacia d6nde

vamos como sociedad en crisis" (1).

Aunque aun no existen numerosos studios que revisen el ensayo argentino desde

la perspective de la idea de crisis, al menos tres obras se destacan por emprender este

intent. Los libros de Graciela Scheines, Las metiforas del fracaso (1993), y Francisco

Delich, Metiforas de la sociedad argentina (1986), articulan las lines fundamentals de

la ensayistica argentina con el concept central de la declinaci6n national; el libro de

Leonor Arias Saravia, La Argentina en clave de metifora (2000), en cambio, vincula la

historic del ensayo argentino con la temitica de la identidad y la idea de fracaso.

Publicados antes de diciembre de 2001, estos studios no pudieron, obviamente,

incorporar en sus analisis el aluvi6n de ensayos que a partir de esa fecha han organizado

su reflexi6n con el hecho puntual de un episodio que es concebido como corolario,

resume y balance hist6rico.

El period 1983-2005 registra diversos matices en la producci6n ensayistica sobre

la indagaci6n de la identidad national como un tropo aleg6rico donde abrevan diversos

escritores. Aunque no se pretend un examen exhaustive de todos los ensayos publicados

dentro del period 1983-2005, las corrientes ensayisticas podrian ser expresadas

mediante la siguiente sinopsis hist6rica: 1) el ensayo sobre las consecuencias de la

Argentina post-dictadura; 2) el ensayo sobre la significaci6n del peronismo; 3) el ensayo









sobre los alcances de la variable democritica impulsada por el gobierno del president

Alfonsin: los juicios a las Juntas Militares que habian gobernado al pais desde 1976 a

1983, las sublevaciones militares y la incontrolable espiral inflacionaria que alcanza su

pico mis alto con la hiperinflaci6n de 1989; 4) las secuelas de la reestructuraci6n

neoliberal impulsada por el president Menem entire 1989-1999; 5) el estallido social de

diciembre de 2001 y sus corolarios. A partir de estas delimitaciones, -desde luego

siempre arbitrarias debido a los flujos de una realidad siempre cambiante-, el ensayo

argentino de estas etapas se caracteriza por la voluntad de establecer nucleos cognitivos

que expliquen las agudas y traumiticas contradicciones en que opera la sociedad

argentina. En el studio de cada fase se pueden destacar las siguientes caracteristicas:

1. La Argentina post-dictadura:

Las secuelas del autodenominado "Proceso de Reorganizaci6n Nacional"

promovieron el inedito terrorism de Estado, la lucha antisubversiva, la transformaci6n

de la estructura econ6mica, el disciplinamiento de los sectors trabaj adores y la alteraci6n

de valores de la sociedad argentina. El ensayo de Santiago Kovadloff, Argentina, oscuro

pais: ensayos sobre un tiempo de quebranto (1983), enfatiza la falta de una tradici6n

autenticamente republican y democritica que conduce a la Argentina del "Proceso" a

"un potrero de de desilusiones y calamidades vergonzosas" (2). Es decir, el afio 1983,

indica para various ensayistas la necesidad de revalorizaci6n de la etica y la legalidad

institutional como instruments a fin de prevenir la dolorosa experiencia legada por la

dictadura military. Jose Pablo Feinmann piblico La sangre derramada (1998); un ensayo

critic de la militarizaci6n de la sociedad Argentina. Feinmann sostiene que "la violencia

es la negaci6n profunda del arte de la political entendida como el arte humanista del









entendimiento y del disenso entire las parties" (40). Feinmann critical el vanguardismo

militarista de las organizaciones armadas de los '70, la traslaci6n de pautas militares a la

political por Juan Domingo Per6n (37-44), Franz Fanon, "con su demencialismo

nietzscheano" (53), el vanguardismo armado argentino "con su iluminismo vanguardista,

solitario, aislado de las masas" (53); la dictadura military del "Proceso" que inaugura "la

era de la planificaci6n racional y modern de la Muerte" (95) ; la teoria del foco

auspiciada por Ernesto Che Guevara "como simbolo de la liberad mesianica, el

aventurerismo romantico, del heroismo solitario, de la rebeli6n sin masas" (87) y el

voluntarismo revolucionario expresado en que "el foco revolucionario no habia logrado

crear nada" (62). El ensayo de Carlos Gabetta, Todos somos subversivos (1983), se

inscribe en el mismo tono de la epoca: "hay que echar de una vez por todas las bases de

una democracia" (19). El libro de Pablo Giussani, Mononeros: la soberbia armada (1984),

analiza el fen6meno de la violencia political impulsada por el peronismo revolucionaroio

como una forma de fascismo criollo. El tono general del ensayo de este period es la

revalorizaci6n de las instituciones democraticas y republican, pero a la vez la desilusi6n

por las profundas consecuencias del terrorism de Estado. Los ensayos de Massuh

pueden ser situados en esta etapa.

2. La derrota del peronismo y sus secuelas:

El peronismo, en el gobiemo o fuera de el, ha ejercido un profunda influencia en

todos los aspects de la vida argentina desde mediados del siglo XX hasta el present.

Las figures emblematicas de Per6n y Evita concitaron el apoyo de las masas argentinas

desde su "mito fundador" el 17 de octubre de 1945. Sien embargo, este movimiento sufre

un total descalabro en las elecciones de 1983 por el partido de Raul Ricardo Alfonsin, la









Uni6n Civica Radical del Pueblo (UCR), que gana los comicios al peronismo que, hasta

ese moment se consideraba expresi6n de la mayoria absolute del pueblo argentino.

Algunos de los ensayos mas representatives que intent desentrafiar el fen6meno

peronista son: Per6n o muerte (1986) de Silvia Sigal y Eliseo Ver6n, los cuales presentan

un analisis semiol6gico de los dispositivos discursivos que enfrentaron a corrientes

dentro del peronismo (el "hist6rico" y la "izquierda" en los afios '70) y los mecanismos

enunciativos que impidieron a la "izquierda peronista" lograr "insertarse en el

movimiento peronista" 22); Los deseos imaginarios del peronismo (1983) de Juan Jose

Sebreli hace un recuento critic del peronismo como una forma ambigua de bonapartismo

y fascismo. Sebreli intentaria una des-mitologizaci6n del peronismo, adoptando un punto

de vista de un marxismo sui generis; La larga agonia de la Argentina peronista (1994) de

Tulio Halperin Donghi se ocupa de la evoluci6n del primer peronismo hasta Menem. Para

Halperin Donghi, la concepci6n de Per6n que reducia a la political "a una tecnica para

suscitar la obediencia" (25), la cual priv6 a Per6n como a sus adversaries el derecho de

legitimarse mediante el voto popular; los dos tomos de Per6n: entire la sangre v el tiempo.

Lo inconciente v la political (2000) de Le6n Rozitchner hace un acercamiento desde la

teoria psicoanalitica. Rozitchner adopta la idea de que Per6n traslad6 la "guerra

imaginaria a la political real" (Per6n 98) y que la formaa political multitudinaria y

bulliciosa, cuyo empuje tuvo que ser frenado por el mismo Per6n y luego por el terror

impune salidos de sus propios rangos" (Del duelo 29). El ensayo de Alvaro Ab6s, El

postperonismo (1986), asume que la hegemonia automatica del peronismo como fuerza

mayoritaria del pueblo argentino entra en una profunda crisis de identidad vulnerada a

partir del triunfo de Alfonsin en las elecciones del 30 de octubre de 1983. Ab6s propone









que: "Mientras el peronismo no se plantee a si mismo hasta sus ultima consecuencias el

tema de la democracia, permanecera ajeno a una de las claves de la conciencia social de

la Argentina posdicatadura" (87). La derrota del peronismo en 1983 conduce a muchos

ensayistas a elaborar una mirada critical sobre el peronismo, que en sus afios de

proscripci6n electoral (1955-1973) y en el gobierno (1973-1976) habia gozado de la

simpatia de las capas medias, especialmente de lajuventud; ademas de la identificaci6n

casi absolute de la clase obrera que se habia mantenido incondicionalmente encolumnada

detras de las doctrinas del lider, quien era casi venerado por las mismas debido a las leyes

sociales de protecci6n de las masas trabajadoras y de su inclusion dentro de los aparatos

de poder que estimul6 Per6n en su primer gobierno.

3. Las variables del gobierno de Alfonsin:

El triunfo electoral de Alfonsin (re)significo la trascendencia de las instituciones

democraticas. Alfonsin produjo un hecho inedito en la Argentina: el president firm un

decreto de enjuiciamiento a las Juntas Militares y de todos los integrantes de las fuerzas

de seguridad que habian participado en la represi6n illegal. Uno de los t6picos destacados

en esta etapa es la revalorizaci6n de la memorial y de las experiencias personales de

quienes habian sufrido el terrorism de Estado. Como en las otras etapas enunciadas

previamente, el caudal de ensayos publicados en esta fase supera ampliamente cualquier

aspiraci6n de hacer un balance total y complete. Sin embargo, conviene destacar el libro

testimonio-ensayo de Jacobo Timerman, fundador del diario La Opini6n y reconocido

periodista national e international, Preso sin nombre, celda sin numero (1982), quien

relata sus experiencias como detenido-desaparecido en various centros clandestinos y,

posteriormente, encarcelado-legalizado en instituciones de seguridad. Aunque el libro fue









publicado en Nueva York y en idioma ingles en 1981, la obra tuvo amplia repercusi6n

(en gran parte a la competencia ret6rica del autor) en los afios '80, no s6lo en Argentina,

sino a nivel mundial debido a la notoriedad del autor que le otorg6 un valor adicional a su

ensayo. Al tema del testimonio-ensayo sobre los afios de la dictadura, se agrega la

tematica de la memorial y lajusticia. Hugo Vezzeti en Pasado v present. Guerra,

dictadura v sociedad en la Argentina (2002), recupera la memorial social "en la media en

que no se trata s6lo de la recuperaci6n testimonial ni de las construcciones fijadas del

pasado sino de una dimension abierta a una practice de una inteligencia" (34). En el

ensayo de Vezzeti se analizan, entire otras muchas variables, el juicio a las Juntas, el

informed de la Comisi6n Nacional sobre la Desaparici6n de Personas (CONADEP), la

degradaci6n del Estado, la criminalidad del "Proceso", el papel de las organizaciones de

defense de los derechos humans y las experiencias de la militancia political de los '60 y

'70. En 1986, la Editorial Plus Ultra public un libro de ensayos, Pensar la Argentina,

(1986) compilado por Jose Isaacson que incluye a diversos escritores (soci6logos

cientificos, fil6sofos, economists, psic6logos). El tono general del ensayo es reflexionar

sobre la Argentina desde un pensamiento critic que incluya, tanto al racionalismo como

la pasi6n por trasformar las estructuras autoritarias legadas por las tradiciones hist6ricas.

Otras de las tematicas relevantes en esta fase de la vida national son las

discusiones sobre las consecuencias del process military en el campo de la cultural. En los

primeros dias de diciembre de 1984, Saul Sosnowski logr6 reunir importantes figures

intelectuales de la vida cultural argentina (Beatriz Sarlo, Noe Jitrik, Hip6lito Solari

Yrigoyen, Luis Grgorich, Osvaldo Bayer, Jorge Lafforgue, Adolfo Prieto, Tomas Eloy

Martinez, Jose Pablo Feinmann, etc.) en la Universidad de Maryland a fin de debatir "las









conductas de la sociedad argentina -particularmente de nucleos intelectuales- durante

la dictadura y desde el retorno a las urnas, la capacidad de reconstrucci6n de la sociedad

civil" ("Introducci6n" 9). Los ensayos fueron compilados por Sosnowski en Represi6n v

reconstrucci6n de una cultural: el caso argentino (1988), donde aparecen como ejes de

discusi6n relevantes la problematica del exilio, la memorial, la colaboraci6n de

intelectuales con el regimen military, la concentraci6n econ6mica, la especulaci6n

financiera y la redistribuci6n del ingreso en favor de las classes hegem6nicas, la necesidad

de defender las instituciones democraticas, y la violencia y el terror fueron algunos de los

debates. Los ensayos pone en evidencia la complicidad de amplios sectors de la

sociedad argentina con el "Proceso"; y, ademas, la necesidad de revisar el pasado reciente

como process de concientizaci6n sobre las nefastas consecuencias heredadas de la

dictadura. Las tematicas abordadas por los ensayistas pone de relieve el debate mas

amplio que se registraba en Argentina durante los '80, como un especie de catarsis

colectiva sobre el process military. El ensayo de Marco Denevi se inscribe en la

problematica de este context.

4. El modelo neoliberal:

El fracaso del gobierno de Alfonsin, debido a sublevaciones militares, leyes que

beneficiaban a ex-represores y la hiperinflaci6n de 1989, pusieron al descubierto las

profundas contradicciones de la sociedad argentina. La reestructuraci6n econ6mica

emprendida por el president Menem en los '90 tuvo, al igual que las repercusiones de la

dictadura military, profundas consecuencias en la vida argentina. El desmantelamiento del

Estado Benefactor y el giro hacia political econ6micas alineadas bajo el ajuste neoliberal

redundaran en la apertura del mercado, la privatizaci6n de empresas publicas, la









reducci6n del deficit fiscal, la convertibilidad de la moneda national con el d6lar a un

tipo de cambio fijado por ley y la reducci6n del gasto estatal tendran como secuelas el

drastico crecimiento de la pobreza, la exclusion, la corrupci6n y el aumento de la deuda

externa. El neoliberalismo fue acompaiado por las nuevas modas intelectuales del

posestructuralismo y, especialmente, el postmodernismo. Los ensayos publicados, entire

otras tantas figures, por Beatriz Sarlo, Eduardo Gruner, Horacio Gonzalez, Miguel

Bonasso, Ricardo Forster, Jose Pablo Feinmann, Jose Nun, Guillemo O'Donnel, Silvina

Walger, David Vifias, Alejandro Kaufman, Oscar del Barco, Oscar Teran, Juan Jose

Sebreli, Nestor Garcia Canclini, Rosendo Fraga, Carlos Escude, Luis Alberto Romero,

Martin Caparr6s y Horacio Verbitsky analizan, desde distintas perspectives, el nuevo

paradigma econ6mico-cultural surgido en la decada de los '90. El debate sobre el modelo

econ6mico, la presencia omnipresente de los medios masivos de difusi6n, la formaci6n

de nuevas formas identitarias, la farandulizaci6n de la political, el agotamiento de los

grandes relates de la modernidad, el desmantelamiento del Estado Benefactor, la

deserci6n del Estado frente los problems sociales, el incremento de la corrupci6n y la

elevaci6n de los indices de criminalidad. La sensaci6n de algunos ensayistas es el tono

patetico sobre la perdida de identidades, tradiciones y experiencias comunitarias

acumuladas como parte del repertorio de la "idiosincrasia national" en canje por el mas

crudo economicismo, individualism e insolidaridad social. Las nuevas formas

contestarias y las practices clientelistas de la political argentina contra el modelo

neoliberal son estudiadas en los ensayos de Javier Auyero, La protest (2002) y La

political de los pobres (2001). En este context se ubican los trabajos de Nicolas Casullo,

Tomas Eloy Martinez, Maria Seoane, Mempo Giardinelli y Mariano Grondona.









5. El estallido social:

El period, desde la asunci6n del president Fernando De la Rua hasta el afio 2005,

tiene como referencia liminar el estallido social de los dias 19 y 20 de diciembre de 2001

y sus colorarios. Los efectos recesivos y deflacionarios del modelo econ6mico aparecen

en 1995 y, continuan agravandose por el resto de la decada, el nuevo gobierno es incapaz

de frenar el desempleo, la pobreza, la marginalidad, la protest social, el endeudamiento

externo y otras variables econ6mico-sociales. El ensayo de la epoca adopta, en general,

un tono moralizante ante los valores perdidos por el impact de la nueva cultural

globalizadora. Otro de los referentes capitals es que los espejismos del pasado de

grandeza y de la supuesta condena al exito de la Argentina se disuelven en el marco de

una realidad altamente traumatica. El debate intellectual propone diversas miradas a la

crisis de 2001. La reivindicaci6n de las tradiciones e idiosincrasias argentinas debate

contra los que favorecen las bondades de la globalizaci6n. La fiebre consumista, la

vulgarizaci6n de los valores eticos, la fragmentaci6n social, la indiferencia, y la

desconfianza generalizada en la clase political y en el regimen republican corresponde a

un sector del campo cultural que podria subdividirse entire "izquierda progresista" y

"derecha traditional" Por ejemplo, los ensayos de Luis Alberto Romero, La crisis

argentina: una mirada al siglo XX, (2003), Beatriz Sarlo, Tiempo present. Notas sobre el

cambio de una cultural (2003) y Francisco Delich, La crisis en la crisis (2002), quienes se

enrolan dentro de una ideologia progresista; mientras que los ensayos de Mauricio Rojas,

Historia de la crisis argentina (2001) y Mariano Grondona se ubicarian dentro del

denominado liberalism librecambista. Por otro lado, surge una corriente que pretend

superar los maniqueismos que saturan la historic argentina entire derecha e izquierda,






19


peronismo y antiperonismo, etc. Los trabajos de Tomas Abraham y Alejandro Rozitchner

apuntan en esta direcci6n que adopta muchas de las tesis del posmodernismo cultural y el

neoliberalismo globalizador. Tambien, en estas condiciones se ubican los trabajos de

Marcos Aguinis, Enrique Valiente Noailles y Abel Posse.














CAPITULO 2
EL LLAMADO AL "ORDEN": LOS DISCURSOS ENSAYISTICOS
DISCIPLINARIOS EN MARCOS AGUINIS Y ABEL POSSE

Sentimos que nos asfixiamos dentro de ese laberinto en cuyas
hondas cavernas estamos metidos hasta las verij as.
Marcos Aguinis, El atroz encanto de ser argentinos (10)

Estamos en el centro del eclipse.
Abel Posse, El eclipse argentino (16)

Introducci6n

Aunque ambos autores han cultivado generos literarios diversos, el ejercicio del

ensayo constitute una forma de estructurar un discurso sobre la crisis argentina desde una

postura personal de interpretaci6n. El "Yo" en ambos se siente interpelado por una

realidad en pleno process de desintegraci6n, acelerado a partir de las profundas

consecuencias de diciembre de 2001. Agobiados por una realidad por demas compleja,

los dos autores acentuan el aspect disciplinario sobre los nuevos agents sociales que

surgeon como resistencia a la implementaci6n de political ejecutadas desde el descalabro

de la dictadura military en 1983. Si el eje de los discursos de Marcos Aguinis en El atroz

encanto de ser argentinos y de Abel Posse en El eclipse argentino. De la enfermedad

colectiva al renacimiento remiten al fen6meno de 2001, no se hallan limitados por este,

sino que lo toman como punto de partida para examiner el estado democratic a partir de

1983.

A pesar de pertenecer a lines ideol6gicas opuestas, ambos convergen en la

necesidad de un "llamamiento al orden" que implica la reivindicaci6n que compete al

Estado de subordinar el "cuerpo enfermo" de la Naci6n. Uno de los proyectos









primordiales en el nuevo orden intemacional del capitalism tardio es expresado en el

mantenimiento del orden y garantia de la propiedad privada como ultima ratio legalista

de la sociedad burguesa. Aguinis apuesta a un liberalism decimon6nico librecambista

mientras que Posse adscribe a la concepci6n de un capitalism burocratico autoritario.

Aunque el Estado es considerado como eje axial en la contenci6n y represi6n de las

fuerzas disidentes, tambien la recuperaci6n del Estado es considerada como factor

primordial de transformaci6n. En Aguinis, el Estado y la sociedad civil son ambitos que

deben mantener esferas independientes a fin de moderar el impact del mismo en la

sociedad civil; en Posse, en cambio, el Estado es (re)configurado desde una postura

verticalista donde los lazos entire Estado y sociedad civil se diluyen en una identificaci6n

de uno y otro.

Uno de los ejes centrales a que recurren ambos autores es al pasado como estrategia

argumentative de apelar a un determinismo tragico a partir del cual quedarian definidos

los males y vicios del present. Aguinis propone ubicarse en un aparato te6rico modelado

por el liberalism en la tradici6n de Domingo Faustino Sarmiento, las ideas de la

Generaci6n del '80, la Ley N 1420, la Reforma Universitaria de 1918 y los ensayos de

Ezequiel Martinez Estrada. Los models de Aguinis son los paises anglosajones en cuales

halla el respeto a la ley, la cultural del trabajo, la austeridad de las costumbres y el

empefio en la iniciativa individual que contribuyen al progress econ6mico, la nivelaci6n

social y la estabilidad political. En cambio, la tradici6n mediterranea heredada de los

espafioles habria configurado un modelo de sociedad que facility y elogia la picardia

criolla, la soberbia, la vagancia, la ilegalidad, la irresponsabilidad, el autoritarismo y la

corrupci6n emblematizados en personajes arquetipos como el hidalgo, el gaucho, el









compadrito; en personalidades hist6ricas como Per6n, Evita y Menem; o en instituciones

como el Estado clientelista y patemalista.

De signo opuesto es la postura de Posse, quien rescata la tradici6n iberica por la

voluntad de poder reflejada en el conquistador, el hidalgo o el caudillo. Posse propone

una comunidad organizada segun principios corporativos que incluiria a sindicalistas,

militares, empresarios y politicos en torno a un Estado fuerte capaz de Ilevar adelante un

Proyecto Nacional. Mediante una prosa de corte casi belicista acusa al mercantilismo

globalizador, a los medios de comunicaci6n, a la democracia, a lajuventud y a la

izquierda de haber socavado las tradiciones y la moral.

Mientras la prosa de Aguinis exhibe un tono mesurado, condescendiente y hasta

ir6nico en demostrar los vicios nacionales, Posse, al contrario, emplea un tono

admonitorio y condenatorio contra todos los que juzga responsables por haber desechado

la herencia patri6tica del "ser national". Posse asume a veces la actitud de un cruzado

fundamentalist en la tradici6n de la civilizaci6n occidental y cristiana. La voluntad de

poder, el querer ser, la aventura de crear y la necesidad de (re)fundar la Naci6n son

articulados en funci6n de la identificaci6n de Naci6n-Estado-Caudillo-Pueblo como ejes

principles para una comunidad organizada donde impere el orden y desaparezca la

anarquia social del present.

Por distintos caminos, Aguinis y Posse coinciden en reestablecer el principio del

orden ante el desafio de la nueva realidad post-2001. Ambos convergen en el uso de un

aparato metaf6rico alineado con el imaginario del "cuerpo enfermo" que debe ser

sometido a una "cura" basada en el rigor disciplinario. La escuela, la familiar y las

instituciones publicas son las encargadas de rehabilitar dicho cuerpo. Instituciones









contingentes a los cambios hist6ricos son legitimadas a traves de una concepci6n

naturalizada y organica de la historic, por lo tanto ajena al process inmanente del devenir

temporal hist6rico.

Para Aguinis, el tono benevolo de hilar sus propuestas podria tener la finalidad de

establecer un modelo de persuasion basado en el dialogo amable con sus lectores,

mientras que la prosa de Posse recurre a una estrategia apocaliptica enmarcada en

metaforas espaciales al traducir la situaci6n actual de la Argentina a la sensaci6n de

caminar al borde del precipicio. La total disoluci6n de la Argentina estaria a la vuelta de

la esquina si no se implementan sus proposiciones.

Otro de los concepts en que coinciden ambos autores es a la necesidad de

(re)fundar la Naci6n mediante la (re)valorizaci6n de la etica al servicio de valores

morales, para enfrentar las consecuencias de la amoralidad que campea desenvuelta en el

espacio social argentino. La educaci6n asumiria un rol fundamental en la

(re)consolidaci6n y en la (re)construcci6n de los imaginarios nacionales fundados en un

pasado de grandeza. La dosis moral que debe ser administrada al Paciente-Cuerpo-

Argentina supone el despliegue de todo un repertorio dedicado a las denuncias de la

corrupci6n, la impunidad y la perdida de valores. Podria argumentarse que ambos autores

began por encontrar un medio de aunar la sociedad en un proyecto homogeneo, a un

imaginario de pertenencia que convocara a todos ante el impact disolvente de

identidades como consecuencia de la fragmentaci6n de los antiguos lazos de solidaridad

por la irrupci6n del neoliberalismo en la decada del '90.

El acento en los valores eticos podria oficiar como un conjuro de las estructuras

econ6micas hacia la ilusi6n de solucionar la pobreza, la indigencia, el desempleo, la









concentraci6n de poder econ6mico y la desigualdad social mediante la infusion de una

moralidad evangelizadora. Apelar a la moralidad seria una suerte de subterfugio escapista

que encontraria amplia recepci6n en los sectors medios, quienes, ademas, son los

potenciales receptores de discursos sobre la necesidad de implantar un regimen de

saneamiento a traves de causes eticas.

Asimismo, las concepciones de Aguinis y Posee podrian ser encuadradas dentro de

la defense de la concepci6n del mundo judeo, greco-romana, cristiana y occidental. La

ausencia de pueblos natives y del proletariado urban, el rechazo a las masas rurales -

simbolizada en la figurar arquetipica del gaucho-, y la revalorizaci6n de la familiar con

su centro en el padre y la escuela podrian asimismo apuntar a un desideratum de

identificaci6n relacionado a los aparatos ideol6gicos del Estado. A pesar de las

jeremiadas de Posse contra la globalizaci6n mercantilista y la valoraci6n de una cultural

basada en la idiosincrasia de lo national, el proyecto pareceria naufragar cuando invoca

una esencia ontol6gica que halla sus valores en los marcos de la herencia mediterranea y

en las ideas de los ide6logos alemanes de la decada del '20 al asumir la defense de una

cierta especificidad de la cultural latinoamericana en general, y argentina en particular.

Las propuestas de Aguinis y Posse tenderian a elaborar un discurso centrado en la

homogeneidad, la unicidad y lo exclusive de la especificidad de la crisis argentina. De

alli el maniqueismo de sujeto-objeto, enfermedad-cura, alma-cuerpo, que encuentra sus

fuentes en la tradici6n metafisica occidental. Como sostiene Hugo Achugar: "La mentada

globalizaci6n -financiera, political, ciberntica y cultural- presupone en su narrative un

perfil universal tanto en las sociedades perifericas como en los sujetos subaltemos pero

ese simulacro de homogeneidad.. .no logra borrar la compleja heterogeneidad del mundo









real" (854). Por lo tanto cabria superar el maniqueismo binario a traves de la

problematizaci6n, de la tension y dialectica de los contrarios, en una sintesis inacabada de

comprensi6n de la complejidad de lo real.

Marcos Aguinis

Los origenes de la tragedia

En la construcci6n del imaginario de la crisis, Aguinis apela a un conjunto de ejes

axiales como derrotero a fin de convalidar un proyecto que busca sus fuentes en el

liberalism decimon6nico: la geografia y la historic. La tesis de Aguinis es recurrir a la

geografia y a la historic a los efectos de hallar las raices de la crisis argentina. El espacio

geografico y el pasado hist6rico son los elements fundadores de una identidad national

corrompida y atosigada por la Pampa y el gaucho. "Aun cargamos defectos... Horribles y

gravosos defectos... Algunos han sido consolidados por la geografia y la historic," sefiala

el autor (33).

El determinismo geografico y la herencia hist6rica son mecanismos que definen al

llamado ser national. Este pesimismo telurico e hist6rico hallaria paralelos en la celebre

obra de Ezequiel Martinez Estrada, Radiografia de la pampa, donde la geografia es el

foco central en la conformaci6n de un imaginario national: "Era precise resignarse y

afincar; someterse a las leyes inertes de la tierra" (15). En el caso de Aguinis, pareceria

que la estrategia adoptada es naturalizar a la naturaleza, convirtiendola en una esencia

que se reproduce ciclicamente como una sustancia mistica de la cual emana la maldici6n

de las crisis posteriores. Como afirma Blas Matamoro, "la creencia en una identidad

national ligada a la tierra y a su espiritu geol6gico" pertenece a las corrientes burguesas

(39). Precisamente, el lenguaje sobre ese "cuerpo vacio" o ese "desierto" de la Pampa

debe ser modelado de acuerdo a las prerrogativas ideol6gicas del autor. El propio









Sarmiento conjuraba el "cuerpo" de la Naci6n como una ausencia: "El mal que aqueja a

la Republica Argentina es la extension: el desierto la rodea por todas parties, y se le

insinua en las entrafias" (23). Tanto Sarmiento como Aguinis consideran a la Pampa

como alegoria amenazadora de los valores civilizados a la cual debe someterse mediante

la discipline de la colonizaci6n capitalist.

El espacio se organize en funci6n de la oposici6n entire sujeto-(ser humano)/objeto-

(la Pampa), centro-(Buenos Aires)/periferia-(las provincias) como elements

fragmentados y dislocados segun las proposiciones de Aguinis. Sin embargo tal

dicotomia present signos de un discurso utilitario y mecanicista, por lo tanto no

dialectico, en la construcci6n de un imaginario national a fin de consolidar una idea de

Naci6n univoca y monol6gica. El espacio es una construcci6n que no se funda en-si y

para-si, sino en su interacci6n con lo human que lo historiza: "The structure of

organized space", indica Edward Soja, "is not a separate structure with its autonomous

laws of construction and transformation... It represents, instead a dialectically defined

component of the general relations of productions" (78). El espacio es producido por

Aguinis, en cambio, como una entidad ajena a la voluntad humana, como una sustancia

supra-hist6rica y extrafia a las relaciones sociales, econ6micas y political especificas.

Podria argiirse que esta propuesta de un alma geografica a la cual adhiere Aguinis

podria rastrearse en un modelo que tiene sus origenes en el binarismo cartesiano de

sujeto-objeto, alma-cuerpo, o yo-otro que implica la jerarquizaci6n de uno de los

dominios en detrimento del otro. El espacio (la Pampa) es una metafora de exclusion

donde ambos terminos (sujeto-objeto) adquieren las caracteristicas de ontologias fijas e

inmutables. Contra tal tipo de concepci6n, Gaston Bachelard afirma: "The dialectics of









here and there are being promoted to the rank of an absolutism according to which these

unfortunate adverbs of place are and wed with unsupervised powers of ontological

determination" [enfasis en el original] (212).

Este fen6meno del espacio como determinante de una identidad singular provoca la

aparici6n de un personaje paradigmatico. "No se debe olvidar", sostiene Aguinis "el

aporte del campo y la misteriosa pampa" (57); el gaucho es el epifen6meno de la Pampa.

La tragedia de la Argentina del present hay que buscarla en los origenes, y los gauchos

eran considerados productss de la patemidad irresponsible y adictos a la violaci6n de la

ley" (Aguinis 57). De esa "misteriosa pampa", el gaucho represent los "vicios

pertinaces" (Aguinis 36) de la Argentina actual: el individualism, la violaci6n de la ley,

la arrogancia, el autoritarismo, la soberbia, el patemalismo y la actitud anarquica

conforman una suerte de "condici6n del ser national". Es decir en el origen esta inscripto

el destino como una fatalidad omnimoda y, por lo tanto, irreducible a cualquier

transformaci6n. Al contrario de los nacionalistas del Centenario, que recurrieron al

gaucho como una forma de un fetiche estetico de representaci6n national, el significado

del gaucho es para Aguinis la antitesis del mito romantico. No es el "buen salvaje" a la

manera de Jean-Jacques Rousseau sino todo lo contrario. El liberalism cosmopolita al

que adhiere Aguinis se expresa en su denuncia del gaucho, mientras que los nacionalistas

lo consideraban un product arquetipico de la argentinidad.1



1 Es precisamente en el ambiente convulsionado por el malestar de las classes proletarias
que un sector de la burguesia terrateniente inaugura y produce un imaginario discursivo
de reivindicaci6n del indio y del gaucho. Sin embargo, tal canonizaci6n era puramente
estetica y spiritual como contrapartida a las demands de las masas de proletarias
product del aluvi6n inmigratorio. Podria afirmarse que entire la hispanofilia de los
nacionalistas y la hispanofobia de Aguinis habria coincidencias como, por ejemplo,
considerar el "ser national" como product biol6gico del terruio, aunque las









En Aguinis se percibe que el objeto ejerce un dominio sobre el sujeto que lo

arrastra a una forma de ser. La Pampa infinita y abierta implica en la postura de Aguinis

la idea de lo anarquico, de la violaci6n de la ley, de la sed de aventura indisciplinada del

gaucho. No es casual que la colonizaci6n y domesticaci6n del espacio (el alambramiento

de la propiedad) y del sujeto (reclutado en las levas militares) coincide con la

introducci6n del capitalism a quienes se "resistian a aceptar la propiedad de la tierra y el

ganado" (Aguinis 58). Para Aguinis, esa pampa indomable y subversive debia ser

sometida al disciplinamiento de las fuerzas del mercado capitalist de producci6n -la

propiedad privada-, y a los aparatos ideol6gicos de represi6n para la imposici6n de

dicho sistema econ6mico: las fuerzas militares.

La Pampa, ademas, ejerce sobre Aguinis una fascinaci6n atribuible a lo que podria

denominarse el imperio de lo abjecto, de lo que debe ser exorcizado y de las fuerzas del

mal, y aqui apareceria en Aguinis la erotizaci6n del espacio a traves del gaucho, a quien

se juzga "como products de la paternidad irresponsible" que subvertia los principios de

la familiar (57). El espacio de la Pampa en el siglo XIX result un paradigma de la

gratificaci6n sexual anarquica como posteriormente seria caracterizada la ciudad

(Lefebvre 310). El imperative categ6rico de la moral burguesa es violado en la Pampa

por el desenfreno sexual:

El gaucho fue casi siempre guacho2...El pequefio ya hecho hombre esta
condenado a repetir el trayecto de su an6nimo antecesor: prefiar a las chinas que
encuentre, mas por el impulse de la calentura que por el amor real...Despues del


valoraciones se hallen en las antipodas. Ricardo Rojas, Leopoldo Lugones, Ricardo
Giuiraldes y Manuel Galvez contribuyeron a esta forma de nacionalismo retrospective con
su exaltaci6n del gaucho (Altamirano y Sarlo 71-75).
2 Segun el propio Aguinis el vocablo gaucho deriva de guacho que en la lengua quechua
significa bastardo o hijo de puta (57).









placer no surgia la responsabilidad, sino el deseo de marcharse y someter otros
cuerpos. [enfasis en el original] (68)

El imperio de la moralidad puritana, ascetica y pietista que propone Aguinis sucumbe

ante la sistematica violaci6n de las leyes morales. Las costumbres licenciosas de los

habitantes de la Pampa necesitaban del ejercicio del poder que vendria a traves de la

fuerza military. No s6lo se debe domesticar el espacio, sino tambien a los habitantes de la

Pampa mediante instituciones (el hogar, la escuela, la policia, el ejercito) que produzcan

una colonizaci6n de la subjetividad de acuerdo a los patrons de la "higiene social".

La prosa de Aguinis da como resultado un discurso monol6gico y univoco, donde

la voz del poder establece los c6digos que impiden la trasgresi6n, la ambiguedad de las

fronteras entire el alma y el cuerpo, lo carnavalesco y lo dial6gico. Como afirman Peter

Stallybrass y Allan White: "The body cannot be thought separately from the social

formation, symbolic topography, and the constitution of the subject" (192). La exclusion

y vilificaci6n del "Otro" (el gaucho, el compadrito, el piquetero)3 obedece a la necesidad

de establecer barreras, fronteras y limits a quienes no pertenecen al circuit de la l6gica

del poder econ6mico, politico y social establecido.

Tambien el espacio urban es conjurado en Aguinis como sucedaneo de la Pampa.

El gaucho se transform en el compadrito que sera el alma del arrabal portefio.4 Para

Aguinis, el compadrito "[es] un gaucho desmontado" (60).



3 De cuerdo a la definici6n de Jose Gobello y Marcelo Hector Oliveri en su Diccionario
de la crisis, un piquetero es el integrante de un grupo de personas "que se instala... en
lugares critics para el traslado de personas o vehiculos, con el prop6sito de impedirlo"
(81).
4 En la obra de Aguinis no aparecen las cultures nativas de Argentina. La Historia para
Aguinis se instauraria con la llegada de los espafioles. Estos pueblos "sin historic" no
figuran en la agenda del autor.









Segun sostiene Juan Jose Sebreli:

A la inmigraci6n europea se agregaba la inmigraci6n intema; el advance del
capitalism en el campo provocaba la disoluci6n de la primitive vida rural y
arrojaba a las masas gauchescas a las regions urbanas, donde se asentaban en esa
zona limited entire la ciudad y el campo que se Ilamaban las orillas, en las que
cohabitaban los trabaj adores y los lumpenes, los lunfardos o, como se los llama
entonces, los compadritos. ("Historia" 283)

Al igual que el gaucho, el compadrito: "Conquista y someten a dos, tres o mas

mujeres que trabajan para el" (Aguinis 61). La ciudad es asediada por este arquetipo. Es

plausible considerar la fascinaci6n que ejercen estos personajes marginales en el ensayo

de Aguinis al convertirlos en representaci6n y simbolo de toda una Naci6n. En la prosa

de Aguinis los prototipos de la Argentina son personajes secundarios que definirian por

una suerte de estrategia metonimica a toda la Argentina. Las masas argentinas y

extranjeras (obreros industriales, peones rurales) no convocan la atenci6n de Aguinis. La

ausencia de las mismas es una indicaci6n de la inclinaci6n del autor por producer un

relato a traves de la acentuaci6n de arquetipos que mas que a la historic pertenecen al

genero literario. Los imaginarios de una Naci6n se reducirian a iconos-fetiches siempre

inalterables. La critical que le hace Graciela Scheines a Martinez Estrada podria

suministrar los elements para una critical de Aguinis. Observa Scheines:

Dentro de este planteo la historic argentina no existe como tal. En vez de una
sucesi6n de acontecimientos ineditos, de hechos importantes e irrepetibles, la
historica' national es una pantomima representada siempre por los mismos
protagonistas luciendo disfraces diferentes, disimulando sus instintos
fundamentals bajo la apariencia del calculo y la previsi6n. No hay historic.
Cuanto mas un process circular que desemboca invariablemente en el punto de
partida. [enfasis en el original] (75)

Sin embargo, estos personajes-arquetipos estimulan a Aguinis a elaborar un

discurso donde el disgusto y la atracci6n parecerian encontrarse en el hechizo que ejercen

por subvertir el sistema moral del pais. Esto implicaria la necesidad de una vigilancia y









discipline constant que tienda a la "purificaci6n" del "cuerpo social enfermo" sobre

estos sectors de la sociedad que trasgreden las normas de la sociedad burguesa en la

epoca de su expansion.

Desde los tiempos biblicos, la ciudad ha sido condenada por la falta de rectitud

moral de acuerdo a las normas del capitalism del ahorro, la austeridad y la abstinencia

sexual. (Merrfield 103). Aqui, como se ha sefialado previamente en la relaci6n sujeto-

objeto, Aguinis introduce la relaci6n binaria del alma-cuerpo como una relaci6n de

jerarquia donde en el alma se depositan la moralidad, la unidad familiar y los altos

intereses intelectuales e espirituales en oposici6n a lo bajo, lo degradante y lo repulsivo

del cuerpo asociado a la relaci6n sexual no codificada e institucionalizada por las normas

juridicas y morales. Como expresa Max Weber: "The powerful tendency toward

uniformity of life, which to-day so immensely aids the capitalistic interests in the

standardization of production, had its ideal foundation in the repudiation of the idolatry of

the flesh" (169). El cuerpo y el deseo cuestionan la moral puritana de la etica del trabajo

y la austeridad en funci6n de exaltar el homo economics.

La propuesta de Aguinis podria ser interpretada, ademas de las huellas ideol6gicas,

en el uso del aparato aleg6rico y metaf6rico, con la idea de que vivir es representar. Cada

arquetipo (el gaucho, el compare, el malevo) apareceria como encarnaci6n de una

dispersion esquizoide: sujeto-objeto, alma-cuerpo. Seria possible argumentar que Aguinis

utiliza los arquetipos a fin de establecer un personaje pendular que se agita entire diversas

mascaras amenazadoras que sucesivamente se despliegan en el decurso hist6rico









argentino. Desde el hidalgo espahol hasta el chanta,5 estos personajes son edificados por

el discurso fundado en rituales de repetici6n e imitaci6n que conducen a una series de

sujetos marginales culturalmente construidos por el texto en prototipos del imaginario

national, y cuyas acciones son representaciones que no remiten a un sujeto

ontol6gicamente fijado e inmutable como pretenderia Aguinis. En oposici6n a la

producci6n del relato en la construcci6n del imaginario national encarnado en estos

personajes, el "Yo" es una ficci6n que es interpelada por los aparatos institucionales a fin

de ejercer la performatividad, la teatralidad y el enmascaramiento de acuerdo a las

practices ejercidas por los organismos de poder de modelar conductas y respuestas. En el

compare, el compadrito, el compadr6n y el malevo, Aguinis dedica su atenci6n no s6lo

a las caracteristicas de sus acciones, sino a la particular forma de ver, caminar y actuar.

Por ejemplo, el compare, "Se contonea al caminar evocando al minute" o "Se bate a

muerte si le miran la mujer, como en los dramas de Calder6n" (60). La alusi6n a

Calder6n y la descripci6n de los personajes indicarian una esencia ausente. Mas bien se

estaria en presencia del principio de performatividad o de un happening al aire libre por

donde circulan dichos personajes desde el espacio rural al urban. El teatro del mundo de

Calder6n se expresaria en estos personajes-simbolos que materializan en "el efecto de

una dinamica de poder, de modo tal que la material de los cuerpos sea indisociable de las

normas reguladoras que gobieman su materializaci6n y la significaci6n de aquellos

efectos materials" (Butler, Cuerpos 19). Pareceria, en la iniciativa (y de muchos otros





5 El slang "chanta" proviene del lunfardo portefio y significa desvergonzado, descarado,
informal, incumplidor, insolvente moral o persona que contrae deudas con las que no
cumple.









ensayistas estudiados), el rol crucial que cumple la dimension preformativa en la

estucturaci6n del espacio intersubjetivo.

Asimismo, la forma de fumar y la parquedad en el hablar son ejemplos de un

disfraz, de un enmascaramiento que, a su vez, es imitado por el compadrito en una

process itinerante de repeticiones parodiadas en "ese poder reiterativo del discurso para

producer los fen6menos que regular e impone" (Butler, Cuerpos 19). La busqueda

obsesiva de Aguinis por hallar en los origenes un sujeto centrado ontol6gicamente result

de concebir al individuo como un ente aut6nomo, de acuerdo con las concepciones

cartesianas del siglo XVII.

De estas premises se infiere el alto valor de la ideologia como constructora de

identidades, aunque de maneras precarias y conflictivas. Las formas discursivas alientan

conductas performativas tanto en el plano moral como el normativo. Como subraya

Maria Elena Arena Cruz, la capacidad suasoria del ensayo puede entenderse como: "el

discurso argumentative [que] no s6lo es traducci6n de los pensamientos del autor

presentados de determinada manera [mediante el genero ensayistico], sino tambien

productor de las circunstancias exteriores; el sujeto del discurso es a la vez actor y

espectador" (378).

De ninguna manera, el acto performativo del sujeto implica una actitud pasiva (una

tabula rasa) dispuesta a ser simplemente ex nihilo manipulada por los aparatos

ideol6gicos. Los hechos tragicos de diciembre de 2001 confirman la idea de una

dialectica en la estructura de performatividad-resistencia. El discurso implementado

desde los 6rganos de poder public o privado no garantiza un sujeto pasivo, coherente,

homogeneo y d6cil a las propuestas de los dispositivo culturales, sino un sujeto prefiado









por multiples actos de adecuaci6n y resistencia o, como argumentan Ernesto Laclau y

Chantal Mouffe, "una proliferaci6n de cesuras y discontinuidades que pasan, a partir de

entonces, a quebrantar la unidad de un discurso que se consider profundamente monista"

(45).

El gaucho y el compadrito en los margenes de la ciudad letrada subvierten el orden

dominant. El propio Aguinis concede que, por ejemplo, en los inicios el tango era

"danzado al principio por hombres solos" (62-63). Aguinis admite que el tango en sus

primeras epocas constituia un modo "oblicuo de golpear a la sociedad alta y despectiva"

(63). Es decir que la subversion de las normas mediante la parodia, la inversion o la

sedici6n de valores eran alternatives a la ley paterna que podria identificarse con el

llamado al orden que esgrime Aguinis desde el poder de la escritura. Angel Rama

sostiene que los intelectuales no "s6lo sirven a un poder, sino que son duefios de un

poder" sostenido en la capacidad del "ejercicio de los lenguajes simb6licos" (31).

De la misma manera, el factor hist6rico tiene una incidencia decisive en la

configuraci6n del present. En funci6n de ello, Aguinis prefiere concebir la historic en

forma oposicional. Existirian dos lines en el process hist6rico argentino: la "linea

liberal' y la linea nacionarl [enfasis en el original] (29). Aunque el propio Aguinis

consiente la ambiguedad de ambas corrientes y la exigencia de una sintesis (30), el

despliegue de la historic podria ser asociado al concept del eterno retorno. Asi, la

historiografia propiciada por Aguinis se expresa en un event primordial (la herencia

hist6rica espafiola) que (re)comienza y (re)configura la ciclica ordenaci6n de un pasado al

convertirlo en un arquetipo mitico que es anticipaci6n del future. Mircea Eliade asevera

la impronta de este acto originario convirtiendolo en mito: "[T]he property of









reproducing a primordial act" como un ejemplo del mito en una sucesi6n de interminable

de reiteraciones (90). Por ejemplo, la fiebre especulativa durante los gobiemos de

Alfonsin y de Menem es la reproducci6n de "las antiguas adiciones al contrabando y al

juego de azar" durante la Colonia (Aguinis 34). De la misma manera que el "chanta" es

aquel que "venia del fondo de nuestra historic con aires de hidalguia y cerebro de mosca"

(Aguinis 36).

Esta concepci6n de la historic es refutada por Jean-Paul Sartre: "Sin cambio no hay

temporalidad, ya que el tiempo no puede hacer presa en lo permanent y lo identico"

(201). Es decir que Aguinis adopta la concepci6n de una historic donde es impossible la

superaci6n de la herencia ancestral. La busqueda de una sintesis entire las lines liberal y

national es punto antag6nico no resuelto. De igual manera, el titulo de la obra reclama la

maleabilidad del autor para presentar la ambiguedad ir6nica de la identidad argentina

como "atroz y encantadora", pero sin una sintesis superadora de ambos polos

antagonicos.

La tradici6n ib6rica

Como se ha mencionado en el apartado anterior, la tradici6n iberica es un factor

liminar en la propuesta de Aguinis. Fiel a sus concepciones liberals, Aguinis expresa su

desden por la herencia espafiola. Aguinis recurre a elements opuestos para discemir los

males de la Argentina: la iberica (Espafia y America Latina) y la no-iberica (los paises

anglosajones o escandinavos). Para el autor:

La tradici6n iberica contenia elements autoritarios, jerarquicos y conservadores.
La no iberica apostaba a la democracia, el progress y los derechos individuals.
La iberica era fatalista, desdefiaba el trabajo fisico y consideraba a la Corona (el
gobierno o el caudillo) fuente de todos los bienes. La no iberica promovia la
iniciativa personal y las instituciones republicans. (28)









Este patrimonio que se hunde en las huellas del pasado actuaria como determinante de la

historic posterior. Pareceria adoptar Aguinis una postura consustancial con el positivismo

de la burguesia ilustrada portefia que a fines del siglo XIX ve, en el pasado de Conquista

y Colonizaci6n, la herencia genetica de los males futures. Aguinis retoma las ideas

sarmientinas de transformar los conflicts hist6ricos haciendolos defender de causes que

trascienden la historic, colocandolas en una entelequia que impide toda capacidad de

transformaci6n del ser human. La idea de la herencia hispanica como parte de la historic

argentina y latinoamericana es un dispositivo que actua por medio de la apelaci6n a la

metonimia al tomar un aspect de la historic desplazandolo hacia todo su conjunto. Es

decir, la parte por el todo definiria una estrategia suasoria dirigida a los sectors medios

de la burguesia portefia que ve en la Pampa y la tradici6n iberica asociados a todos los

males de la Argentina. Este reduccionismo obedece a la tendencia de Aguinis a abrevar

en las fuentes del pasado para conjurar la crisis del present como una estrategia textual

que otorga prioridad a la necesidad hist6rica como condici6n sine qua non irreversible.

Buscar las fuentes en el pasado hist6rico indicaria un proyecto de relato en la linea de

causa-efecto que actua con el objeto de (re)forzar los imaginarios construidos desde el

centro de la ciudad letrada.

Para Aguinis, la herencia hispanica ha sido la fuente del individualism

irresponsible, el machismo, el autoritarismo, las estructuras verticales, el desprecio al

trabajo, la cultural de la renta contra la cultural del esfuerzo y el sentido equivoco de

dignidad que fomenta la intransigencia. Este individualism anarquico y antisocial "de

tradici6n hispanica tiende a desestabilizar, desintegrar" (Aguinis 43). La consecuencia de

esta tendencia es el caos y la necesidad del llamado al orden. Asi como la Pampa era









cercada por los alambrados de la expansion capitalist y los gauchos estaban forzados a

former parte del ejercito, la Argentina contemporanea, acotada por el derrumbe y el caos,

necesit6 de los golpes militares. Al respect, Aguinis asevera: "Contra ese temido caos,

durante demasiado tiempo aparecieron las Fuerzas Armadas como la unica instituci6n

capaz de unir los pedazos en que estaba dividido el pais. Lo mismo ocurri6 en las demas

naciones de America Latina" (45).

La relaci6n causa-efecto aparece nuevamente en la prosa de Aguinis como

estratagema de justificaci6n de los golpes militares. Estos traslados entire la herencia

hispanica y la tendencia al individualism anarquico debe ser confrontado mediante el

respeto a la Constituci6n y las leyes a las que, parad6jicamente, Aguinis afirma invocar

como medio de una sociedad civilizada. Por un lado, se enfatiza la necesidad del orden y

lajustificaci6n de la intervenci6n military en las sucesivas oleadas de conquistas al

"desierto"; por otro se invoca el respeto a la ley. La apelaci6n a lo juridico no es mas que

el reverse de la voluntad de la clase dominant de ejercitar la violencia ideol6gica o

represiva para sostener la hegemonia sobre la clase dominada mediante los aparatos

ideol6gicos culturales y el aparato represivo del Estado (Althusser 116-17). Sin embargo,

el dogmatismo de Aguinis del llamado al orden de acuerdo al esquema caos-golpe military

result inoperante en la crisis del 2001.

El modelo estA en el norte

Si el reduccionismo positivista y dogmatico de Aguinis descree de la tradici6n

hispanica por ser esta irremediablemente conductor al fracaso del imaginario del orden

liberal, el modelo anglosaj6n, segun el autor, es el espejo donde cada uno de los

argentinos debe buscar su propia imagen. Estados Unidos y los paises de tradici6n liberal

promueven una cultural al servicio del trabajo y del esfuerzo, lo cual significa "innovar,









arriesgar, trabajar, disciplinarse" (Aguinis 34). El autor pareceria expresar el sueho de la

burguesia en su period de expansion, particularmente el de la Generaci6n del '80.

La imagen que sefiala con respect a los paises de tradici6n no hispana es la del

colono norteamericano, avido por esparcir en su Conquista al Oeste una moral fundada en

la austeridad, la entereza, la vida frugal y espartana. Todo ello mas que a una sociedad

libre se parece a la vida de un cuartel, donde toda sublimaci6n de deseos es estrictamente

controlada y vigilada.

La salvaci6n vendria mediante la autonegaci6n de los impulses y el autocontrol que

demand una discipline sujeta al ethos de la productividad. Es decir, Aguinis aboga por

una regresi6n a un period de expansion del capitalism donde la racionalidad econ6mica

y los valores morales encontraban su expresi6n en la cultural protestante. Esta religiosidad

de la eficiencia y el pragmatismo conducia a elevar a un sujeto aut6nomo que es

suficientemente impetuoso y energico como para controlarse a si mismo y a la vez

controlar el medio ambiente. Es una propuesta de vida simple y ordinaria de burgues

responsible, honest, productive y disciplinado.

Pero, ademas, la llamada de Aguinis toma la formula comtiana de Orden y

Progreso como una teodicea capaz de solucionar todos los males (The Age Hobsbawn

284). Como advierte Daniel Bell, "the Protestant ethic and the Puritan temper were codes

that emphasized work, sobriety, frugality, sexual restraint, and a forbidding attitude

toward life" (55). Este es el modelo que auspicia Aguinis que podria ser considerado

regresivo en la media que propende a la nostalgia de un paraiso perdido por la

subversion de las mismas formas de producci6n capitalist actuales que, al contrario de

su period de austera acumulaci6n, hoy dichas fuerzas de producci6n incrementan la









expresi6n ludica del ser human a traves "del consume, la recreaci6n, la cultural, el arte y

las relaciones personales" (Mandel 487).

Esta afioranza, sin que lo advierta Aguinis, fue socavada por el propio capitalism

al auspiciar el hedonismo del consume, la gratificaci6n instantanea, la busqueda de la

experiencia intense en el narcisismo y el exhibicionismo en un modo de perpetua auto-

invenci6n. Como puntualiza T. J. Jackson Lears, "The older morality embodied the

'producer culture' of an industrializing, entrepreneurial society; the newer no morality

embodied the 'consumer culture' of a bureaucratic corporate state" [enfasis en el original]

("Preface" xvi).

Si apela a un sistema disciplinario para conjurar los efectos de la crisis en

Argentina, el modelo postulado por Aguinis, por otra parte, cede a un modo de

producci6n caduco. La idea de estabilizar un modo de producci6n que permanent genera

y subvierte sus mismos postulados econ6micos y eticos result una utopia regresiva. La

fascinaci6n con la economic y la etica de las primeras colonies norteamericanas lleva a

Aguinis a afirmar que "alli el sudor dignificaba y la holgazaneria era objeto de unanime

repudio; solo merecian respeto quienes trabajaban duro y honestamente. Los colonos no

esperaban nada gratis" (208). En cambio en la Argentina "el objetivo es no laburar"6

(Aguinis 208).

Del hidalgo espaiiol al chanta

Los siguientes vicios pertinaces de la Argentina son diagnosticados por Aguinis

como tipicos de la condici6n argentina:


6 El vocablo "laburar" denota trabajar.









Masoquismo atormentado (8); Desprecio por el trabajo (60); Individualismo

verticalista y antisocial (43-44); Egoismo, soberbia y arrogancia (35-36); Pasividad

(124); Inmadurez (228); Viveza criolla (81); Autoritarismo y fatalidad (42); Falta de

respeto hacia los demas (37); Tendencia a mentir y a la estafa (36); Voracidad

compradora y fiebre especulativa (35); Ineficiencia, corrupci6n, despilfarro (128)

Impunidad (215); Tendencia a zafar (189);7 Facilismo y desidia (171); Clientelismo y

asistencialismo (207); Exaltaci6n del Estado paternalista (123)

Estas son algunas de las caracteristicas que, segun Aguinis, definirian al ser national

argentino. Para su ilustraci6n, Aguinis recurre a una galeria de personajes que

representarian a la Argentina: el gaucho, el compare, el compadrito, el compadr6n, el

malevo y la paradigmatica figure de Carlos Gardel.

Aguinis invoca a estos individuos-actores a fin de persuadir sobre la rigor de su

interpretaci6n de la condici6n extraviada de ser national. Para el autor, los models de la

Argentina actual dejan de ser los pr6ceres de la Independencia, quienes encarnaron en su

moment la voluntad de proyecci6n-identificacion del suefio de la Naci6n tal como

ocurria con las generaciones pasadas. A consecuencia de la expansion de medios masivos

de difusi6n, particularmente en la decada del '90, los models que emblematizan el

cuerpo de la Naci6n no son s6lo construidos a partir de la palabra escrita, como lo

entendia Rama con respect a la consolidaci6n de los Estados Nacionales en el siglo

XIX, sino que la proyecci6n-identificaci6n seria ejercida por la omnipresencia obsesiva

de lo visual y la imagen antes que el texto y la letra en la formaci6n de un nuevo

imaginario national.

7 "Zafar" significa desligarse de las obligaciones. Para Aguinis connota la idea de
dispensarse de "dificultades... zafar es tambien salvarse" (189).









En orden de definir el imaginario de Naci6n, Aguinis sostiene el caracter hibrido

del mismo. La llegada de los espafioles y el aluvi6n inmigratorio consolid6 un mestizaje

malsano. El tango, por ejemplo, es el resultado de la desaparici6n de la Pampa y el

gaucho, y la aparici6n del arrabal. Al tango, Aguinis lo consider "un fruto hibrido,

resultado de multiples cruzas humans, artisticas y emocionales. Por eso nos expresa:

hibrida fue la Argentina desde que llegaron los espafioles, que eran, a su vez, hibridos"

(52). La hibridez coloca al sujeto en una zona de ambiguedad que reclama el ser y el no

ser al mismo tiempo. Por un lado, Aguinis invoca la hibridez como causa de la falta de

autenticidad del ser argentino prefiado de carencias ontol6gicamente establecidas desde

los origenes. La necesidad de aparentar subraya la idea de la representaci6n como

ambigiiedad y enmascaramiento. "Gardel", segun Aguinis, "representaba un aura, un

carisma identificado en su sonrisa que "querian los carenciados" y que fue convertido en

un Santoo laico." (72). Tambien serian convertidos en santos Juan Domingo Per6n y Eva

Per6n, ellos tambien products del mestizaje.

La idea de la representaci6n explica la falta de autenticidad y de la constituci6n del

sujeto a traves de una operaci6n textual, como utopia regresiva al viejo poder de los

letrados del siglo XIX. Si los argentinos viven en la mentira, el escepticismo y la estafa,

es dable pensar que los rituales, por efecto de la repetici6n, carecen de una realidad

efectiva. Los aparatos ideol6gicos culturales interpelan a los sujetos y los convierten en

fetiches garantizadores de un discurso que legitime una determinada ideologia (Althusser

141). Como ide6logo del liberalism y de las sanas costumbres, Aguinis rechaza la

representaci6n, la gesticulaci6n o la actuaci6n en busqueda de una Argentina donde

predomine la presencia de la honestidad, la eficiencia, la solidaridad, la competitividad y









el altruismo. Por ejemplo, en las Organizaciones no Gubemamentales (ONG), Aguinis

encuentra las esperanzas para un cambio: "Creen en ellos mismos, creen en su labor y

aman acercarse a los demas. Por fin, trascienden el individualism desconfiado y

rencoroso...Es el individualism de la creaci6n, no de la demand, no del control

autoritario" (252-53). De cuerdo con Aguinis, este voluntariado national, "no se traba en

la queja esteril ni en la protest de los c6modos. No cortan rutas, no destrozan vidrieras,

no llaman a huelgas political, no contaminan el aire con malas ondas, no bloquean el

transito. Son los argentinos del progress, no los de la destrucci6n irresponsible" (252).

Para Aguinis, aun quedan "las reserves morales" (221) y las reservess culturales"

(231) capaces de "acabar con el habito de poner la culpa afuera" (230). Contra la protest

social por las condiciones econ6micas, Aguinis reclama una reform cultural y etica. La

idea de las fuerzas morales como determinante en la soluci6n de la crisis de diciembre de

2001 no es mas que una ilusi6n que ayuda a career que la coyuntura econ6mica se resuelve

con una refundaci6n moral cuando, al mismo moment, el proyecto de la globalizaci6n

fragmenta y desestabiliza toda etica al servicio del bien comun.

El sortilegio enmascarado

Si la enumeraci6n de los males argentinos ocupa casi todos los capitulos de la obra

de Aguinis, estos males se ejemplifican en la Argentina modern en la figure de Juan

Domingo Per6n, quien simboliza, para una franja de la Argentina adherida a las ideas del

liberalism econ6mico y las virtudes morales, el nefasto legado de la tradici6n espafiola,

del gaucho, del mestizaje y de los "vicios pertinaces" que configuran la identidad

argentina y latinoamericana.

Muchas de las definiciones aportadas por Aguinis sobre la condici6n del ser

national son ejemplificadas por Per6n, "quien tenia un estilo que combinaba tres









elements: su formaci6n castrense, la picardia del paisano y la chabacaneria del portefio"

(121). Per6n vendria a representar los males del gaucho y el malevo, quienes desatan el

desorden: "Per6n, desde Madrid, se habia consagrado a conducir el desorden," indica

Aguinis (113). La falta de apego a las normas y leyes es subvertida por estos mitos

hist6ricos. No es casual que Per6n forme parte del folklore popular, como es Gardel:

"Igual que a Gardel, a Juan Per6n se le perdon6 todo" (Aguinis 106). Esta actitud

responded a la persistencia de la impunidad frente a las leyes y la trasgresi6n c6mplice del

pueblo. Tambien Eva Per6n es considerada, al igual que Per6n, product del mestizaje

bastardo que se install en las colonies americanas desde la llegada de los espafioles. Para

Aguinis, "Evita era bastarda, como bastardos fueron millones de mestizos, el gaucho y

Carlos Gardel y, a medias, el mismo Per6n" (121-22). Es decir que la postura de Aguinis

no difiere de la concepci6n que abreva en la explicaci6n genetica, donde la Historia es

reducida a las formas en que se transmisi6n los genes.

De estas posturas podria argumentarse la necesidad de la higiene social para

instaurar el "reino de la virtud" por aquellos no contaminados por el mestizaje hibrido

que impera y determine el desenvolvimiento hist6rico argentino. "Evita", sostiene Beatriz

Sarlo, "construy6 su propio personaje" (23): "Eva era, a veces, glamorosa, brillante como

las stars del celuloide; otros veces, austera" (La pasi6n 23).8 Es decir que estos

personajes, mas que hechos hist6ricos concretos, expresaban la voluntad del pueblo

argentino de vivir en el simulacro, donde actors y espectadores se confundian en un



8 En una obra de juventud (aunque despues renegara de la misma), Sebreli present las
transformaciones de Evita al modo de diversas representaciones: la actriz, la Sefiora y la
compafiera Evita. Asimismo, Sebreli afirma sobre Evita: "Esa heroina de melodrama
barato, terminara siendo la protagonista de una tragedia clasica donde el papel del destino
lojugara la political" (Eva 37).









ambiente carnavalesco que socavaba el imperio de la moral republican y la austeridad

del patriciado terrateniente.

De esa Argentina marginal, ademis, surgird la idea de artificio: la transposici6n de

las fronteras entire ficci6n y realidad y la fusion de cultural popular y cultural refinada. Asi

lo comprueba Aguinis al sostener que durante el gobierno peronista se "[i]nstaur6 un

clima migico" (121) o que "[e]l peronismo nunca tendri buenos vinculos con la l6gica,

sino con la ilusi6n" (131). Tanto Per6n como Evita contribuyeron a escenificar frente a la

plebe una teatralidad donde los suefios y las creencias cumplirian un papel esencial en el

imaginario colectivo. Era la forma kitsch del melodrama argentino. Mientras una gran

mayoria asistia y alentaba la comedia que se desataba desde balcones y plazas, otro sector

identificado con el de Aguinis presenciaba absorto el espectaculo como una tragedia. Se

habia desatado el frenesi dionisiaco, la fantasia de la "Argentina Potencia" donde los

limits entire raz6n y locura se habian convertido en un locus impreciso y ambiguo.

Podria afirmase que el peronismo, tal cual lo concibe Aguinis, seria una forma del

barroco latinoamericano o del realismo migico al pretender convertir el pais en un gran

teatro mediante la descontrolada presencia official en todos los sectors de la vida.

Ademas, segun Aguinis, lo culto y lo popular se entrelazaban para degradar la cultural que

desde la Generaci6n del '80 habia guiado a la Argentina. "En lo cultural", asegura

Aguinis, "se degrad6 la excelencia. Lo national equivalia al folklore. Se confundia el arte

popular con el arte pobre" (129). El temple de la cultural habia sido profanado,

trasgredido y devaluado por la fiesta peronista.

Desde la perspective de Aguinis, la apoteosis del espectaculo llegaria sin embargo

mas tarde. Durante la presidencia de Menem, quien convirti6 a la political en una









representaci6n circense, y a la economic en despilfarro y corrupci6n, "el comun

denominador entire los dos grupos radicaba en que ambos creian estar asistiendo a una

ficci6n" (Aguinis 133): Per6n con sus suefios de la "Argentina Potencia", y en Menem

con la idea de haber ubicado a la Argentina en el "Primer Mundo". Tanto Per6n como

Menem simbolizaron los valores en que se maneja la sociedad argentina enunciados

previamente. Era el retorno del pasado, pero esta vez con una venganza cruel. Los "vicios

de antigua data" (Aguinis 207) se actualizaban tal cual habian sido personificados por

"los conquistadores, y luego los encomenderos, caudillos, patrons, dirigentes sindicales

y muchos politicos" (Aguinis 210). Una vez mis, la historic es concebida como una

repetici6n del pasado donde los personajes-simbolos cambian de papeles para escenificar

una ausencia; un cuerpo vacio. "En ambos [en Per6n y en Menem] hubo fiesta,

psicopatia, culto de la personalidad, corrupci6n, abusos, ineficacia, impunidad y double

discurso," sefiala Aguinis (132). Si la perspective de Aguinis tramitara la condici6n

inautentica del ser argentino, la busqueda atormentada del "ser national" se convertiria

en una incesante busqueda de arraigo y des-exilio.

El retorno a las reserves morales

Como se ha esbozado previamente, Aguinis apela a las reservess morales" a las que

han acudido tanto gobiemos militares como civiles. Para Aguinis: "Lo que empuja hacia

una determinada meta son los valores, las actitudes y convicciones arraigadas (206). Con

emoci6n esperanzada, Aguinis recuerda nostalgicamente: "Hubo un tiempo en que nos

ensefiaban el Himno Nacional, el Himno a la Bandera, la Marcha de San Lorenzo y el

Himno a Sarmiento, en ese orden y sin opci6n a replica. Amibamos esos ritmos y

melodies" (139). Aguinis recurre a la afioranza de las marchas militares y a la imagen de

la bandera, lo que acentua la importancia de lo visual y musical mas que la letra escrita en









la fundaci6n de los imaginarios nacionales. Los rituales de las celebraciones o

conmemoraciones cumplirian el deber de interpelar a los ciudadanos a cumplir con la

discipline de proyecci6n-identificaci6n con los mitos de la Naci6n (genero epidictico). En

el mundo del capitalism tardio, la invocaci6n a los ritos de repetici6n de ceremonies

cumpliria con la necesidad de estabilizar y solidificar conductas de identificaci6n con la

Naci6n. "Public spectacle", afirma Diana Taylor, "is a locus and mechanism of

communal identity through collective imaginings that constitute 'nation' as 'an imagined

political community' entity," forjada a partir de la compulsion a la repetici6n [enfasis en

el original] ("Preface" ix).

La imposici6n de los simbolos patriots obedece a establecer un vinculo que

comprometa a los argentinos a una comunidad national integradora. La demand al ritual

de los simbolos nacionales se inscribiria en la busqueda por hallar los cimientos de una

gran ausencia y un vacio de valores frente a las consecuencias del process globalizador.

Marshall Berman concibe a la modemidad como un process sujeto a contradicciones:

"Ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos promete aventuras, poder, alegria,

crecimiento, transformaci6n de nosotros mismo y el mundo y que, al mismo tiempo,

amenaza con destruir todo lo que tenemos, todo lo que sabemos, todo lo que somos" (1).

Ante los conflicts actuales, Aguinis invoca: "Las reserves culturales no se han

agotado. Conforman -junto con los defectos- nuestra fuente profunda" (231). Insiste

en la necesidad de "volver a las bases" (175), lo cual implica no olvidar que "la primera y

esencial escuela es el hogar" (164). Hogar, Escuela y Patria integran esa fuente profunda

donde se depositan "las reserves culturales, morales y creativas" (Aguinis 14) para una

(re)fundaci6n de la Argentina actual. Los medios son para Aguinis la "imaginaci6n,









iniciativa y coraje" (238). Este volver a las fuentes indicaria la soledad ontol6gica de

Aguinis por encontrar un fundamento en la vida simple del capitalism liberal

decimon6nico. El apetito por restaurar las reserves morales estaria tefiido de una utopia

regresiva que consiste en pretender que el problema argentino se define en terminos

morales. Como sefiala Garcia Canclini, la Republica de la Virtud, auspiciada por Aguinis,

se funda en un sistema "donde la exclusion es un component de la modemizaci6n

encargada al mercado" (44).

Abel Posse

La anarquia es la amenaza

Aguinis establece una historiografia de la Argentina basada en una dualidad

antag6nica fundada en la divisoria de dos lines directrices: la liberal -a la que el mismo

pertenece- y la national (29). Posse decididamente podria ser encuadrado en esta

ultima. A pesar de esta incompatibilidad, ambos autores postulan como modo de

enfrentar la crisis la necesidad del "llamamiento al orden" y al "disciplinamiento" de los

agents contestatarios que surgeon como resultado de los acontecimientos de diciembre de

2001. Tanto Aguinis como Posee presentan un mundo asediado por los peligros del

desborde y descenso en el caos a partir de esos sucesos.

Ambos intentan (re)forzar la preeminencia del espacio cultural como replica a los

signos de desestabilizaci6n del orden burgues ante la grave emergencia social, econ6mica

y political que parecia destinada a la total anarquia, a la consumaci6n de un mundo

invertido. Las masas en las calls de las principles ciudades de la Argentina; la feroz

represi6n policial a los manifestantes de Plaza de Mayo; los cacerolazos nocturnos; la

gente agolpada en las puertas de los bancos reclamando sus dep6sitos; la formaci6n de

asambleas barriales al margen del control gubemamental y politico; son consideradas









como el advenimiento de un mundo incontrolado que "contamina" los valores otrora

establecidos.

Toda la estructura de valores se veia sacudida por diez afios de promesas

incumplidas del neoliberalismo primermundista. En otro context, pero con las mismas

repercusiones, Thomas Hobbes alertaba siglos anteriores sobre los peligros cuando las

convenciones sociales entran en el tunel umbroso de la anarquia. Hobbes sostiene en

Leviathan:

Hereby it is manifest, that during the time men live without Power to keep them
all in awe, they are in that condition which is called Warre; and such Warre, as is
of every man, against every man...Whatsoever therefore is consequent to a
time of Warre, where every man is Enemy to every man; the same is consequent
to the time, wherein men live without other security, than what their own strength.
(185-86)

Esto se traduce en la idea de bellum omnium contra omnes, la guerra de todos contra

todos. Todo reclamo dejusticia, etica y normatividad queda circunscrito, tomando las

palabras de Richard Wolin "to the prospect of a regression to a Hobbesian condition of

nihilistic anarchism, in which power alone holds sway and, ultimately, might makes

right" (5-6). Los acontecimientos de diciembre de 2001 tienen como testigo a Posse,

quien contempla azorado el desmoronamiento del consenso y la cohesion social

mediados por las tradiciones y las costumbres ancestrales de la comunidad. La actitud de

Posse pareceria indicar los peligros de la anarquia tal cual habian sido proyectadas por

Hobbes. Es una regresi6n al estado de naturaleza donde las normas hasta aqui

consideradas naturales e inmutables se tornan cenizas. Si Hobbes recordaba a la Guerra

Civil inglesa como la fuente de todas las calamidades, Posse recuerda la "anarquia del









afio 20"9 y los acontecimiento de diciembre de 2001 (26) como amenazantes fechas que

ensombrecen el present ca6tico de la Argentina actual. El uso de la memorial -tanto en

Aguinis como en Posse-, ademas de una estrategia discursiva, consiste en atiborrar al

lector con la carga hist6rica que comporta la idea de (re)pensar la historic como herencia

comun y, a la vez, como diagn6stico del future.

A partir de la desconsolada situaci6n provocada por la crisis de 2001, la prosa de

Posse es franqueada por un discurso donde abundan las referencias a la inminencia de un

Apocalipsis argentino si no se arbitran soluciones de higiene social sobre el cuerpo

enfermo de la Naci6n. Posse afronta los males argentinos desde un aparato metaf6rico

pleno de referencias belicistas contra aquellos que han permitido el caos y la anarquia.

Aguinis y Posse coinciden en buscar en el pasado un modelo de causa-efecto como

instrument para afirmar que los males no son de ahora, sino que se localizan en las

entrafias mismas de la historic argentina. Por ejemplo, a prop6sito del concept de

libertad: los "argentinos", subraya Posse, "desde el gaucho en adelante, hemos vivido

intoxicados de libertad" (29). En la misma forma que lo hace Aguinis, Posse entiende la

libertad como "egoismo desencadenado. Nunca como deber y responsabilidad" (29). Mas

adelante insisted en la necesidad de discutir el concept de libertad como un eje



9 En febrero de 1820 la lucha entire federales y unitarios cobr6 un nuevo impulso con el
triunfo de los caudillos Estanislao L6pez y Francisco Ramirez, cuyas tropas federales
vencieron en la batalla de Cafiada de Cepeda a las fuerzas del gobierno central. Los
caudillos del interior provocaron el desmoronamiento de toda autoridad centralizada de
las Provincias Unidas del Rio de la Plata [posteriormente Republica Argentina] al entrar
victoriosos en Buenos Aires. El temor a las hordas federales se aduefio de Buenos Aires.
Segun Maria Saenz Quesada: "En 1820 la voluntad de los pueblos del interior, encarnada
en las lanzas de los jefes federales del Litoral [L6pez por la Provincia de Santa Fe y
Francisco Ramirez por la Provincia de Entre Rios] derrot6 la autoridad del Directorio
[autoridad supreme de todo el pais radicada en Buenos Aires] y al intent de Buenos
Aires de organizer el Estado" (257).









fundamental para el reestablecimiento del orden: "Argentina es elpais que confunde la

libertad con permisibilidad e indisciplina" [enfasis en el original] (110). Las ideas de

anarquia y permisividad (124) son constantemente enfatizadas a lo largo de la obra como

c6digos de "una democracia boba que impide gobernar y consolidar poder" (30), o que

convierten a la democracia electoral en un "c6digo de transito municipal" (Posse 31). Las

formas de la democracia liberal occidental son impugnadas en favor de un salvador

mesianico que ejerza el poder absolute en el marco de un estado corporativo. De alli que

recurra a una pleyade de "hombres fuertes", desde De Gaulle a Mao pasando por Roca,

Fujimori y el Che Guevara.

Posse acude a las tradiciones del sigo XIX para conjurar los males del XXI:

"Sabemos que los caudillos son el espinazo de la verdadera Argentina, la real" y, agrega,

los argentinos "somos visceralmente caudillistas" (150-51). En un pais poblado por

caudillos, preferentemente militares, Posse establece una genealogia representative:

"Queremos sentir en nosotros la sangre de Rosas y Facundo, de Roca y Sarmiento, de

Yrigoyen y Pe i ," [enfasis en el original] (76). En el caudillo se expresaria una voluntad

unanime, sin contradicciones y sin conflicts. La Naci6n debe tener "un criterio unitivo"

alrededor de un Estado fuerte y con poder de decision (Posse 215).

Consolidar el poder del Estado significa disciplinary las fuerzas disgregantes del

Proyecto Nacional: "la politiqueria national" (215), el "humanismojuridico" (206), el

"esquema globalizador-mercantilista" (31), la "juventud estupidizada en los boliches y en

las colas de los consulados" (38), y la "izquierda cipaya y audiovisual" (Posse 25). Podria

sugerirse que Posse se inspira en las ideas de Carl Schmitt quien afirma: "A democracy









demonstrates its political power by knowing how to refuse or keep at bay something

foreign or dissimilar that threatens its homogeneity" (Crisis 9).

La postura de Posse pareceria insinuar que la consolidaci6n de un Estado tiene

como objetivo fundamental garantizar el imperio de la fuerza, el poder y, a traves de las

fuerzas armadas y policiales, el mantenimiento del orden public: "La reconstrucci6n del

poder del Estado para operar con coactividad y energia en la situaci6n de crisis,

especialmente para garantizar el Orden Publico," indica el autor (22). Esta obsesi6n con

el orden se puede relacionar con el temor de un sector de la burguesia a los desafios

planteados por la crisis de 2001.

Precisamente, uno de los ide6logos y ejecutores del golpe military de 1976, el

almirante Emilio Eduardo Massera, compare, mutatis mutandis, arguments similares al

sostener: "Desgraciadamente, durante largos ahos, el conjunto de la sociedad argentina

fue corroido por concepts y conductas que la llevaron al borde del caos, la miseria y la

autodisoluci6n" (21).10 De alli la perplejidad de Posse frente a la inseguridad de las calls

por las "[s]ombras dantescas de los cartoneros...la bomba molotov en la mochila para








10 Emilio Eduardo Massera (1925-) fue designado Comandante en Jefe de la Armada en
1973 y miembro del la Junta Militar que accedi6 al poder luego del golpe de 1976. Fue
acusado de innumerables violaciones a los derechos humans durante el juicio a que fue
sometido en los afios '80. Fue el jefe del centro clandestine instalado en la Escuela
Superior de Mecanica de la Armada (ESMA) desde donde desaparecieron miles de
argentinos, la mayoria arrojados al Rio de la Plata. De acuerdo con Dearriba, a fines de
diciembre de 1973 y hasta la muerte de Per6n en 1974, Massera solia ser invitado por
Per6n cada sabado para tomar un vermut: "Massera observaba en esos encuentros al
hombre al cual intimamente queria imitar" (55). Massera fue indultado por el president
Menem en 1990.









quemar los sillones azules del Congreso o para patear impunemente la cara de aquel

official de la Federal" [enfasis en el original] (121).1

La necesidad del monopolio de la violencia ejercida por el Estado deberia tener el

fin de controlar y contener las actitudes sospechosas de subversion y reprimir la protest

social. Eduardo Griner afirma: "El poder politico, pues, no es otra cosa que la violencia

sancionada por el Estado que reclama su utilizaci6n exclusive porque de esa exclusividad

depend su propia existencia" (Las forms 35). La "existencia national" como eje

fundamental del mantenimiento del poder hegem6nico de la clase dominant pasa a

traves de "la matriz de poder" como funci6n liminar del Estado a fin de imponer el orden,

la discipline y la jerarquia (Posse 199). El Estado guardaria relaci6n con la propuesta de

Michel Foucault con respect al panoptismo: "La inspecci6n funciona sin cesar. La

mirada esta por doquier en movimiento... para que la obediencia del pueblo sea mas

rapida y la autoridad de los magistrados mas absolute" (Vigilar 199). Es decir que la

distancia entire el Estado y la sociedad civil result ilusoria en el esquema de Posse; por el

contrario, Posse identifica al Estado con la Naci6n y a las masas con los caudillos de

turno, lo cual torna ilusoria cualquier salvaguardia frente a un Estado omnipotente.

Si disciplinary se convierte en uno de los ejes argumentales de Posse, las Fuerzas

Armadas cumplirian un rol esencial en dicha tarea. No solamente como parte del modo

corporativo de la sociedad estatamentaria que propugna Posse, sino, tambien, como

instrument director en la represi6n de los conflicts sociales. Para ello, Posse despliega

un mecanismo ret6rico que se nutre de metaforas asociadas a un campo semantico de

corte military: deber; servicio; sacrificio; voluntad de ser; pasi6n; coraje; amor a la Patria;

11 El termino "Federal" alude a un agent de la Policia Federal Argentina, quien fue la
encargada de reprimir las manifestaciones del 19 y 20 de diciembre de 2001.









honrar las fibras sanas de la Naci6n; reserves morales; fervor national y patri6tico. En

distintos capitulos del ensayo, Posse asume explicitamente la defense de las FF.AA.

"porque estan, hist6ricamente, en el centro de la organizaci6n argentina" (21).

No es casual, por lo tanto, el elogio que le dedica al dictador Leonardo Fortunato

Galtieri, "que tuvo el coraje de actuar por algo que creimos just" (102).12 De la misma

manera, Posse justifica el golpe de Estado de 1976: "Hoy, desmemoriados, result dificil

recorder que nuestra explosion fue la de un pais sano y fuerte. Una reacci6n

honestamente patri6tica que dejaba en el plano secundario la ilegitimidad del

constitutional del poder" (101).13

La guerra exterior se convierte en el relato de Posse en guerra interior contra

aquellos que disienten de las premises de la comunidad organizada, de la identificaci6n

del Estado y la Naci6n, y desafian el fetichismo de los pr6ceres y los simbolos patriots. La

guerra es la necesaria regeneraci6n que sustrae al ser human de su decadencia:



12 Leopoldo Fortunato Galtieri (1926-2003) fue Comandante del II Cuerpo de Ejercito
(Zona 2). Organize su propio centro clandestine de detenci6n en la Quinta de Funes,
cercana a la ciudad de Rosario, donde desaparecieron miles de argentinos. Sus mismos
camaradas de armas lojuzgaron por su actuaci6n en el desastre en la recuperaci6n de las
islas Malvinas y lo condenaron a degradaci6n y fusilamiento. Posteriormente, la pena se
redujo a doce afios de prisi6n. Durante el juicio a las Juntas Militares, Galtieri fue hallado
culpable de diversos delitos (sustracci6n de menores, torturas agravadas, secuestros,
asesinatos, etc.). Tambien fue responsible de la "Masacre de Margarita Belen" de
detenidos-desaparecidos en la Provincia del Chaco a quienes se les aplic6 la Ley de
Fugas. Fue indultado por el president Menem en 1989.
13 El enfasis en el poder military comporta la tutela de las Fuerzas Armadas sobre la
sociedad civil. Tampoco es azaroso la invocaci6n militarista y belicosa de Posse ya que
fue embajador argentino durante los afios del "Proceso de Reorganizaci6n Nacional". La
bravuconeria de Posse se extiende a "[e]sa izquierdita vencida, enana y televisiva que se
entreg6 sin luchar, tira la piedra, huye y luego llora afuera" (218). Segun relata Jose
Pablo Feinmann: "Tomas Eloy Martinez le reproch6 [en un program televisivo] a Abel
Posse haber sido embajador en Venecia durante los afios tenebrosos" de la dictadura
military de Videla ("Galimba" 387).









De la barbarie primordial de la guerra nace la legitimidad de los fuertes, de los
'i, eI ... Los vencidos, los mediocres, los ddbiles no pueden alegar ningmin
derecho para administrar los recursos del mundo ni su destiny. El rigor imperial
consiste, por esencia, en devolver un mundo cansado a su base instintiva,
bdrbara, nubladapor la decadencia. Regenera la saludy la virtue de lafldbil
especie humana. [enfasis en el original] (Posse 76)

Esta apologia de la guerra no deja tener analogias con la "Doctrina de Seguridad

National" promulgada por el "Proceso de Organizaci6n Nacional" (1976-1983), que

convirti6 a la Argentina en un campo de exterminio. La idea de un Estado energico

basado en lo que el mismo denomina "la matriz de poder" implica la idea de la supresi6n

de todo disenso. En ese sentido conviene recorder la afirmaci6n de Schmitt: "The

political entity presupposes the real existence of an enemy" (Concept 53). Tambien,

Massera coincide con esta afirmaci6n cuando reclama: "Necesitamos que nos posea un

espiritu de conquista, agresivo y vital" (51). Los militares argentinos parecieron cumplir

con el mandate de Nietzsche: "A declaration of war on the masses by higher men is

needed!" [enfasis en el original] (Will 458).

El ser y la nada

Uno de los dualismos excluyentes que postula Posse es el ser y la nada. La nada

estaria ejemplificada por la perdida de los valores de la comunidad national, la cual

obedece a la ofensiva desatada a nivel planetario por el neoliberalismo y la apoteosis de

los avances tecnol6gicos. Occidente ha perdido sus raices cat6licas y ha adoptado los

patrons de inspiraci6n anglosajona basados en el "modelo globalizador-mercantilista"

(Posee 31). Para Posse este triunfo signific6 padecimientos y traiciones a la "dignidad

national" (34) a cambio "de esas moneditas de oro que Cavallo aseguraba como

inexorable premio de nuestro ingreso a la globalizaci6n y a los c6digos del

primermundismo" (35).









La "nada" es la apologia de las cosas y del consume desenfrenado que conduce al

nihilismo y a la falta de valores autenticos. "Las political dentro del esquema del sistema

no son mas que avances en el desierto, es la nada llena de cosas y de tarjetas de credito"

afirma Posse (158-59) y, cuya expresi6n mas acabada fue el "peronismo de mercado"

instaurado por el menemismo en la decada del '90 (Posse 166).

La crisis spiritual de Occidente se refleja en el relajamiento de los valores

occidentales que una vez eran un faro para una autentica existencia: "No nos damos

cuenta de que se trata de una dimension cultural, de una caida de valores y exigencias y

que la economiay lapolitica chatas no son mds que la expresi6n en una caida afun mas

profunda" [enfasis en el original] (111).

Los maestros del pensamiento que invoca Posse para sustentar estas posturas de la

declinaci6n occidental y la inautenticidad del ser human contemporaneo son Spengler,

Heidegger, Mallea, Massuh y las proclamas de la Pastoral Social de la Iglesia Cat6lica

argentina. El hombre-masa present todas las caracteristicas de la corrupci6n de los

valores espirituales frente al asalto nihilista del filisteismo burgues del mercado

globalizado. Redescubrir las raices en la metafisica del ser national entrafia la lucha

contra la "generaci6n de la Nada" (159) y la recuperaci6n del "pasado brillante" (Posse

83). Esta busqueda comportaria la ilusi6n retrospective de convocar al pasado mediante

la introspecci6n intuitiva a fin de conjurar un present amenazado por toda una panoplia

de enemigos.

Los adversaries de Posse son incontables y variados: "la democracia inerte"(55),

"la izquierda cipaya y audiovisual" y "los llorones del exilio" (25), "la malsana anarquia

con sonido de cacerolas golpeadas" (17), el pragmatismo, la economic global-









mercantilista de Occidente, la ideologia seudogarantista de los jueces de la etapa

democratic, los medios de comunicaci6n, "el miserable humanismo" (124), la

permisividad criminal y el "trasnochado imperialismo jurisdiccional" del juez espahol

Garz6n (139). A diferencia de Aguinis, quien cultiva una prosa amable y, a veces,

par6dica e ir6nica, Posse practice una prosa de combat military. Es el hidalgo del siglo

XXI que se prepare para la nueva cruzada de regenerar a los discolos del mundo

inautentico y superficial en el que moran.

Habiendo absorbido fragments de la filosofia de Nietzsche y Heidegeer, de la

historic de Spengler y del jurista Schmitt, Posse percibe una lucha titanica entire la

"voluntad de ser" (139) y la "disoluci6n national" (140). "Hemos perdido", sefiala Posse,

"el sentido comunitario basico que nos llevo a construir una gran naci6n" (14) y el

"fervor nacionalypatri6tico" [enfasis en el original] (111).

De Spengler, Posse recoge la idea de la decadencia de Occidente -la "crisis de

civilizaci6n" en terminos de Posse (163)- como un process irreversible: "El sistema

occidental... es un agonizante que finge buena salud, pero que no convince, ni vence"

(155). De Nietzsche, Posse toma la tendencia aristocratica de la nobleza de los sefiores,

expresada en la necesidad del caudillo carismatico que se oponga a la moral de sumisi6n

"propia" de las masas: "Los ,hl,, eI, los mdsfuertes existen para destruir y recrear y

rediseiar los limits del mundo" [enfasis en el original] (185). Es decir, la idea de coraje,

energia, poder, aventura y dominaci6n require que la voluntad national sea mediada por

el Estado-Naci6n corporativo. De Schmitt adopta Posse el concept de sometimiento de

las normas juridicas al decisionismo politico del Estado (198). Para Posee:

El Estado es el nexo de uni6n entire el pasado, el present y el proyecto de una
Naci6n. Se lo present como un ente administrative -un gestor de decadencias o









dependencias- y no como un instrument fundamental de una comunidad en
existencia. Por eso, la democracia sin Estado, es un demos si tim6n, sin poder.
[enfasis en el original] (195)

Corresponderia preguntar: iquien encamaria ese poder? ,seria un caudillo

legitimado por la aprobaci6n popular? Tal cual lo present Posse, el Estado, ,no seria

mas que la entronizaci6n del caudillo, sea este Rosas, Roca, Irigoyen o Per6n?

Es inevitable no advertir la resonancia del ide6logo del fascismo italiano, Giovanni

Gentile: "The State is the will of the nation writ large, and hence its intelligence. It

ignores nothing, and it involves itself in everything" (54). Para Schmitt, como para Posse,

la idea de "querer ser" implica decision que se nutre del coraje y la energia, lo cual

-segun Wolin- podria ser denominado como un decisionismo existencialista (90). El

acto que funda la norma es un hecho de poder. Es el ejercicio del poder de decision el que

funda ex nihilo el derecho, sin que este sea limitado por principios eticos.

La prosa de Posse tambien esta impregnada de la filosofia de la vida o

Lebensphilosophie de Bergson. El elan vital require la suficiente resoluci6n para

trascender la mediocridad del burgues filisteo preocupado por el utilitarismo del interest y

la acumulaci6n de capital por la evoluci6n creadora: "Y sera imprescindible una nueva

casta de politicos, llenos de determinaci6n para poder cumplir con todo el poder

instrumental del Estado el reclamo del demos, siempre vital para salvarse de la infecci6n

nihilista mundializada" [enfasis en el original] (158).

Sin embargo, Heidegger es quien ocupa en el pensamiento de Posse una

preponderancia esencial para el diagn6stico de la crisis. La llamada Existenzphilosophie

impugna al das Man sumergido en las miserias y rutinas de lo cotidiano de una

modernidad intrascendente, en "laflojera de no querer ser" [enfasis en el original] (Posse









74). El rechazo al occidente mercantilista y tecnocratico queda emblematizado en el

nihilismo que se advierte en la frivolidad, la vacuidad y la insulsez del mundo. En una

obra previa, Argentina. El gran viraje, Posse repite la idea de la "voluntad de ser" (16),

"la patriada de ser" (36), "laposibilidadde ser" [enfasis en el original] (49), y la idea de

encontrar los "valores profundos" en esa "espiritualidad sumergida por la moda banal y la

"estupidizaci6n subcultural" (64). Esta fascinaci6n por el ser y los valores profundos

(nunca definidos con precision) podria considerarse en la linea de un romanticismo

anticapitalista. Posse apela a un aparato metaf6rico proclive a lo biol6gico,

particularmente a la geologia. La "fibra profunda" del ser national debe aflorar en la

superficie como un erupci6n volcanica de la voluntad de ser. Mientras que en Aguinis la

individualidad es concebir a individuo como ente unico, Posse -siguiendo a los

romanticos, particularmente a los alemanes- concibe como ente esencial la comunidad

national, un ente colectivo donde el individuo se halla supeditado al pueblo-Volk.

El agotamiento de Occidente y de Argentina debe ser reemplazado por "un

sentimiento poetico y spiritual de la Patria. De un amor y cuidado de la naturaleza. De

proyecci6n solidaria y religiosa" (Posee 19). Esta insistencia en enfatizar el precipicio,

esta constant acentuaci6n de la anarquia, de la crisis de los valores, consigna al uso de

una magnitude metaf6rica acotada por el inevitable de sendero hacia el Apocalipsis si no

se evitaran las profecias del autor. El permanent uso de la hiperbole seria un efecto de

esta estrategia de persuadir a traves del impact emotional. El combat contra el "peligro

de disoluci6n" (147), "la disoluci6n national" (140), "la quiebra de valores" (126), "la

penumbra moral" (125) y "el camino de la africanizaci6n" (33) son algunos de lo terrores

que asolan el imaginario de Posee. Contra este dominio del "virus de amoralidad









occidental" (32), Posse propone: "Se require ademas una cultural de amor, de

espiritualidad, y una dimension religiosa y poetica que nos eleve de la chata vision

positivista en un vuelo poetico, de reconocimiento del fundamento de Naci6n en el que

debemos crecer" (219).

Para alcanzar dichas alturas, Posse plantea la "aventura y la energia creadora"

(141). La "nada" del present s6lo podria superarse mediante "la lucidez filos6fica, vuelo

poetico y una dimension sagrada" (Posse 147). Posee confiesa su rechazo a la raz6n: "La

l6gica nos aburre tanto como el professor de l6gica del Nacional.14 Es una tia en

chancletas siempre calumniando a las delicias de la imaginaci6n" (51). No s6lo se exhibe

su desprecio a la raz6n, sino su prejuicio sexista de asociar a la mujer con el chisme.

Mientras la gran mayoria de la poblaci6n vive en estado de pobreza e indigencia, la

propuesta de Posse no es prescribir medidas econ6micas o sociales, sino una cruzada

religiosa. En todo caso, como el mismo autor afirma: "Lo econ6mico es una dimension

teol6gica" (145). Podria argumentarse que la propuesta de Posse se inscribe en el

imaginario del Conquistador del siglo XVI: la cruz y la espada. Si disciplinary la sociedad

require el uso de la espada en la forma de un Estado poderoso, desde otro aspect se

necesita una superestructura ideol6gica que de un sentido a la existencia: la Cruz. Para tal

combat contra la herejia del poder corruptor del mercantilismo fenicio se necesita "una

convocatoria, casi mistica en torno a la conciencia unitiva de devolver la Patria argentina

a su destino de grandeza" (Posse 214).

Para tal empresa, Posse require "una misteriosa voluntad de ser" (83). La

reducci6n a un mero acto de voluntad mistica revela su empefio de reducir el Estado-

14 "Nacional" alude al Colegio Nacional de Buenos Aires, donde Posse curs6 sus studios
secundarios.









Naci6n a un cuerpo mistico, jerarquico y corporativista. La predica de una "conciencia

unitiva" del ser national implica la restauraci6n de los valores del hidalgo: el coraje, la

energia, el sacrificio, la pasi6n, el deber y el respeto que son las virtudes heroicas del

patriciado military. "Los militares y las fuerzas del Estado", sostiene el autor, "estan

boicoteados aunque son la imprescindible clave constitutional del orden public y de la

defense national" (71).

La cruzada moral

El aparato metaf6rico de Posse se funda en la necesidad de la "higiene social" para

lograr una Argentina vital y creadora. La Argentina es escenificada como un "cuerpo

enfermo". El vocablo enfermedad surca toda la prosa del autor: "Lo que debemos

afrontar prioritariamente es nuestra enfermedad [enfasis en el original]" (26). La crisis

exhum6 "la enfermedad cultural" (Posse 34) que padece el pais. Los enfermos deben ser

curados mediante un proyecto de "volver a career para ser" (Posse 38). Para ello se

necesita una "refundaci6n vital" y "reencontrar las fuerzas de voluntad national, de amor

a la Patria, antes que la necrosis del tejido argentina sea definitive" (Posse 38).

Posse diagnostic a la manera de un medico el cuerpo infectado por el nihilismo de

la economic globalizante que ha convertido los sanos bienes culturales en un cuerpo

moribundo. Las virtudes del sefiorio, la hidalguia y aristocracia del espiritu caballeresco

fueron corrompidas por "la ofensiva mundial economicista" (136). Marx y Engels

advierten que el triunfo de la burguesia "has drowned the most heavenly ecstasies of

religious fervor, of chivalrous enthusiasm, of philistine sentimentalism, in the icy water

of egotistical calculation" (Communist 37).

La proposici6n de Posse implica un retorno, no una superaci6n de las condiciones

sociales actuales. Rehabilitar las condiciones idilicas de un paraiso perdido de "un pasado









brillante," (Posse 83) como las presidencias de Roca o Per6n, significaria adoptar la idea

del refugio en el pasado como efecto de las tempestades desencadenadas por el

neoliberalismo. "Argentina", segun Posse, "es un convaleciente delicado" (211). Nada

mejor que el mismo Posse para transmutarse, a la manera plat6nica, en un Rey-fil6sofo y

expurgar los elements malsanos que contribuyen al Paciente-Cuerpo-Argentina trocados

en un pais a "la deriva" (Posse 212).

Asimismo, en su empefio por una cruzada de higiene moral encuentra enemigos de

todo tipo: la "izquierda cipaya y audiovisual" (25), los medios masivos de comunicaci6n

que crean "un clima neur6tico, de desilusi6n anarquizante" (94) o el "imperialismo

jurisdiccional" del juez Garz6n (Posse 139).15 Pero la "izquierda" adquiere para Posse

una inquietante aprension:

Esa izquierdita vencida, enana y televisiva que se entreg6 sin luchar no puede ver
estas cosas [el imperialismo de los tribunales transnacionales], tiene un signo
invariablemente cipayo, tira la piedra, huye y luego llora afuera. Que los
guerrilleros vencidos, fugitives y hoy sobrevivientes quieren vengarse
aparentando reclamar republican justicia, es explicable en nuestra enferma
argentina. (206)

Resulta ir6nico que la ofensiva neoliberal haya entronizado a la "izquierda" en el

control de los medios de comunicaci6n que fueron privatizados en la decada del '90. La

bisqueda de Posse es establecer una sociedad virtuosa y otra criminal. Para Posse esta

claro que la contaminaci6n, infiltraci6n o penetraci6n del cuerpo de la Patria por agents

que no siguen las virtudes del terror jacobino que el pretend imponer, es una manera de

exorcizar los fantasmas que lo acosan: la incertidumbre de la perdida de los valores


15 Posse se refiere al juez Baltasar Garz6n (1955-), quien como juez de la Audiencia
Nacional espafiola reclam6 la extradici6n de diversos militares y agents de las fuerzas de
seguridad por los secuestros y desapariciones de ciudadanos espafioles y/o descendientes
de espafioles radicados en la Argentina durante la dictadura military.









tradicionales convertidos en metaforas biol6gicas. El "Otro" biol6gico es "necesario"

para que se construya el "Sujeto" argentino; para ello se impone una prosa tefiida de

autoritarismo represivo contra todos aquellos que no suscriban su modelo. Como

consider Regina M. Schwartz: "Identity forged against the Other inspires perpetual

policing of its fragile borders" (5). Efectivamente, la exigencia de control del "Otro"

alude a la voluntad de homogenizar, someter e higienizar la sociedad de lo no-identico a

lo identico.

Lajuventud es tambien estigmatizada por Posse: "toda unajuventud estupidizada

en los boliches o en las colas de los consulados" (38).16 Hay un ideal recoleto, austero y

modesto que busca la salvaci6n en la misi6n de redimir a los caidos en la vida

pecaminosa. Asi, a prop6sito de lajuventud, Posse se dirige en primera persona a esos

padres tolerantes y desaprensivos:

Es elpais desopilante donde cientos de chicas y chicos de catorce a l, estdn
echados esperando turnopara la discoteca, tomando cerveza de gollete a las tres
de la mahana (D6nde cree usted, eiihr padre, que su hija va a ser embarazada
o violada? D6nde cree usted, eihr padre, que su hijo se va a iniciar en la
droga?). [enfasis en el original] (110)

Posse se convierte en custodio de la pureza virginal de la mujer para poner a salvo la

salud de los j6venes contra las drogas. Ademas, amonesta a los padres por no ejercitar los

preceptos de abstinencia alcoh6lica y continencia social prescriptos por el ideal del buen

cristiano. El derecho de controlar, vigilar, juzgar y legitimar corresponde en primera

instancia al padre -de acuerdo a los preceptos patriarcales esbozados por Posse-, pero

el padre a quien reprende Posse pareceria ser un padre castrado, incapaz de ejercer el


16 "Boliche" significa discoteca bailable.









control a la manera de una maquina pan6ptica. La sociedad predicada por Posse es una

sociedad de mutuas vigilancias y sospechas.

La sociedad virtuosa se opone a "la complacencia ante la criminalidad" (Posse 42).

Como en Aguinis, Posse acude al expediente de "las reserves morales" que podrian ser

emblematizadas en la Iglesia (43) o "en el amor a la familiar" (Posse 142). La Iglesia

Cat6lica habia sido, en tiempos de la dictadura military, un eficaz aliado del "Proceso de

Reorganizaci6n Nacional", especialmente desde el Ministerio de Educaci6n, para

establecer patrons fundados en la linea de Dios, Patria y Hogar. El nacionalismo

hispan6filo de Posse continuaria la tradici6n de someter a una estricta vigilancia a la

juventud mediante la formaci6n educativa. Asimismo, la higiene moral y civica, como en

los tiempos del "Proceso", halla en la estructura jerarquica de la familiar una column

vertebral para la lucha contra actitudes que tienda a la desintegraci6n de la jerarquia

social (Novaro y Palermo 141). En tiempos de la democracia la Iglesia fue desplazada del

ejercicio disciplinario que los ide6logos del "Proceso" le habian encomendado. "La

libertad de expresi6n constituy6 un agravio para la jerarquia de la Iglesia," manifiesta

Sebreli, quien agrega: "Debe sefialarse que lajerarquia cat6lica, tan complaciente con las

dictaduras, hostig6 con safia a ambos gobernantes democraticos" [Raul Alfonsin y Carlos

Menem] (Critica 413-14).

La ciudad iletrada

El "eclipse" argentino se manifiesta en Buenos Aires como una ciudadela de la

agudizaci6n de los males argentinos. La idea de ciudad sufre el rechazo de Posse por

distintos senderos. Uno de los aspects es identificarla con la corrupci6n: "Buenos Aires

ensalza como un valor la viveza, que no es mas que una hija bastarda de la inteligencia"

(Posse 29). Otra es identificarla con el simbolo del caos y la anarquia como consecuencia









de los hechos del 19 y 20 de diciembre de 2001 al enjuiciar al president De la Rua por la

falta de represi6n y porque "prefiri6 la permisividad a favor del delincuente en vez del

mandate del orden public" (Posse 55). Tambien "padecemos hoy una izquierda urbana,

opinadota, portefia, refugiada en el peri6dico de turno" (Posse 209).

El propio Posse asume la primera persona para afirmar: "Desde mi balc6n olia el

hedor acre de los neumaticos encendidos entire nubes de gases lacrim6genos. Saquearon y

rompieron a hachazos los cajeros automaticos y los ordenadores de los bancos" (55).En

esos dias de furia y rebeli6n, Posse habria pensado en la tan temida "anarquia del afio

'20". Contra esta ciudad delincuencial, Posse invoca una vez mas a una metafora

geol6gica para rememorar nostalgicamente la ciudad de barrios profundos de calls

desoladas y empedradas a la manera de unfldneur romantico y decadentista.

Pero el Buenos Aires actual "es una solterona resentida que no supo hacerse con los

amantes mas interesantes" (Posse 115). El prejuicio sexista y machista de comparar a

Buenos Aires con una "solterona" exhibiria el concept del ideal de mujer que anima a

Posse. Si la mujer no tiene hijos esta sujeta a la burla social por haber desobedecido el

orden natural impuesto por la doctrine de la fe cat6lica por la cual instruye a los series

humans a multiplicarse (Santa Biblia, Gen. 1.28). En Argentina. El Gran Viraje, Posse

identifica a Buenos Aires con "lo inefable femenino" (162).

Ademas, segun el autor, Buenos Aires fue el refugio de los "bienpensantes" en

"1810" (112) y del odio de la clase media portefia contra Per6n o la que toler6 los golpes

militares (114). Sin embargo, la actitud de los habitantes de Buenos Aires fue

ambivalente con respect a lo enunciados de Posse. La Plaza de Mayo fue scenario de

las multitudes que glorificaron a Uriburu, Per6n, Leonardi, Videla, el mundial de futbol









(1978), Galtieri, la guerra de Malvinas (1982), Alfonsin y Menem.17 La fascinaci6n-

rechazo de la ciudad es en Posse parte del repertorio metaf6rico asociado con la voluntad

de establecer una moral de cuartel a traves de la higienizaci6n de sus elements

heterogeneos.

El pais Jardin-de-Infantes

Aparte de los incisos de obediencia, discipline y vigilancia, Posse emplea las

metaforas de inmadurez o del pueblo-nifio que debe ser aleccionado a traves de la prosa

belicista que tifie todo el texto. Posse utiliza diversas vias para increpar al pueblo

argentino por su caracter inacabado. Por ejemplo cuando esgrime que "los argentinos no

tenemos experiencia hist6rica", o "nos demoramos en lo pequefio" (208). Para apaciguar

tales carencias infantiles, Posee confia en la necesidad del salvador mesianico que se

present en la forma del caudillo carismatico capaz de echar a los mercaderes del temple.

La idea que los argentinos somos "visceralmente caudillistas" (Posse 207) implica

que el caudillo de tumo se impone sobre la voluntad de la masa. Al respect, Posse

continue la tradici6n de Nietzsche, quien sostiene: "We have a different faith; to us the

democratic movement is not only a form of decay of political organization but also a





17 El general Jose Felix Uriburu (1868-1932) fue el ejecutor del primer golpe de Estado
en septiembre de 1930. El general Eduardo Leonardi (1896-1956) derroc6 al gobiemo
constitutional de Juan Domingo Per6n (1895-1974). El general Jorge Rafael Videla
(1925-) fue el president elegido por la Junta de Comandantes en Jefes de las Fuerzas
Armadas, luego del golpe military contra Maria Estela Martinez de Per6n, quien habia
sucedido a su marido luego de su muerte. El general Leopoldo Fortunato Galtieri (1926-
2003) fue president de facto desde 1981 hasta 1982. Raul Ricardo Alfonsin (1927-) fue
el primer president constitutional luego de la caida del gobiemo de "Proceso de
Reorganizaci6n Nacional" en 1983. Carlos Saul Menem (1930-) fue president
constitutional por dos periods hasta 1999. Desde 1930 a 1983, la historic argentina fue
una continue sucesi6n de golpes, proclamas, motines, rebeliones y asonadas militares.









form of decay, namely the diminution of man, making him mediocre and lowering his

value" (Beyond 307).

De alli el elogio a los siglos de vida estatamentaria de los espafioles como forma

eficaz de depositar el poder en manos de un caudillo que asuma el control efectivo del

conjunto de la poblaci6n a traves de un Estado poderoso (Posse 29). Incluso, Posse

propone la militarizaci6n de la educaci6n mediante el "servicio military reeducativo"

como otro de las tantas formas de catequizar en los valores espirituales la frivolidad en

que vive lajuventud actual (219). Podria argumentarse que la identificaci6n de la

sociedad con la corrupci6n de normas obedece a la obligaci6n de una moral estricta y a

un rigido imperative superyoico. Cuando Posse se refiere a los concepts de "nacer y ser"

(183) implica la idea de inacabamiento. Los argentinos deben salir del vientre uterino y

empefiarse en la voluntad de ser. No solamente la Argentina, de acuerdo a Posse, es

caracterizada de infantil: "Poco a poco el Continente infantil, que no quiere nacer, se

acerca a su parto," (173) y agrega: "Latinoamerica es una gran reserve spiritual y

humana. Pero no lo cree, ni lo sabe" (164).

Ademas, Posse adoptaria la postura del Rey-fil6sofo que profetiza la necesaria

"refundaci6n vital" de la Naci6n (38). La idea que fluiria del pensamiento de Posse es

que las masas son ontol6gicamente deficientes, por lo cual necesitan una rigida dieta

ascetica bajo el mando ferreo del caudillo. Estas posturas lo acercan a la exigencia de

postularse a si mismo como un simulacro de Rektorfihrer a la manera en que lo hizo su

maestro Heidegger en 1933.18 Tambien podrian buscarse antecedentes de esta postura en



18 Martin Heidegger asumi6 el rectorado de la Universidad de Friburgo pronunciando un
discurso al que titulo "La autoafirmaci6n de la universidad alemana" donde afirmaba:
"Querer la esencia de la universidad alemana es querer la ciencia, en el sentido de querer









el Ariel de Jose Enrique Rod6, quien a traves de Pr6spero aleccionaba a lajuventud sobre

los peligros de la cantidad sobre la cualidad: "La multitud, la masa an6nima, no es nada

por si misma. La multitud sera un instrument de barbarie o civilizaci6n segun carezca o

no del coeficiente de una alta direcci6n moral" (180).19 Podria interpretase la

infantilizaci6n de toda una sociedad como una forma de proyectar una virilidad fantastica

sobre todo el conjunto de la poblaci6n ante los asedios de grupos cuestionadores del

orden social imperante e invocar la plenitud raigal de los imaginarios compartidos por

toda la sociedad.


la misi6n spiritual e hist6rica del pueblo aleman como pueblo que se sabe a si mismo en
su Estado" (citado en Farias 211). Las palabras de Heidegger reflejan muchas de las ideas
que Posse esboza en su obra. Tambien Plat6n predicaba en el libro V de La Republica
que "philosophers bear kingly rule in cities" (157).
19 Aunque sin la prosapia de sus ilustres antecesores, Posse -segun el relato de Miguel
Bonasso- era candidate a oficiar de Rey-fil6sofo del actual president Nestor Kirchner
desde el Ministerio de Relaciones Exteriores. Medios de prensa pretendian que Posse
ocupase ese ministerio. Pero, como Plat6n a su regreso a Grecia despues de ser la
eminencia gris del tirano de Siracusa, debi6 regresar de su puesto de embajador en
Espafia sin las veleidades anticipadas (Posse, canciller de Fujimori" 1).














CAPITULO 3
EN BUSCA DEL SUJETO PERDIDO: PRESENCIA-AUSENCIA DEL PUEBLO
COMO SUJETO HISTORIC EN LOS ENSAYOS DE MARIA SEOANE Y TEMPO
GIARDINELLI

La relaci6n de los argentinos ricos con el dinero fue avara y
la de los pobres y clasmedieros result, por lo menos,
ingenua.
Maria Seoane, Nosotros (238)

Lo cierto es que los argentinos vivimos en una sociedad en
la que el dinero manda y pervierte.
Mempo Giardinelli, El pais de las maravillas (263)

Introducci6n

Los ensayos de Maria Seoane y Mempo Giardinelli podrian ser abordados desde la

perspective argumentada por Nicolas Rosa, quien afirma que "Una de las formas tipicas

del ensayo argentino es el ensayo agonistico propio del polemos politico: la discordia, la

antitesis, el panfleto, la injuria, la diatriba, que se mezclan con sus contrarios; el

panegirico, la adhesion, la demand, etc." (23). Ambos autores recurren a una

constelaci6n de procedimientos expresivos donde interactua el panegirico por la

presencia de las masas argentinas y, por otra, la diatriba por la ausencia de las mismas en

el desarrollo del process hist6rico national.

En las obras de Seoane se percibe una estrategia discursiva de adhesi6n

incondicional a la presencia de los dos movimientos politicos mayoritarios de la

Argentina contemporanea. El radicalismo y el peronismo (especialmente este ultimo) se

constituyen como epicentros indiscutibles de las masas marginadas por las classes

dirigentes tradicionales y sus aliados del capital financiero international. La lucha









oligarquia-pueblo se instala en la prosa de Seoane como uno de los ejes meridianos de su

argumentacion.

Seoane utiliza un tono apelativo-persuasivo (acto ilocutorio) que se refleja en su

predisposici6n a sucumbir a la mitologia popular y a des-historizar las condiciones reales

de la existencia -econ6micas, political o sociales- mediante el expediente de la

idolatria hacia el olimpo de estrellas populares. El tono patetico y sentimental para

describir, por ejemplo, a figures como Evita y el Che Guevara connotan una huella de

mistificaci6n religiosa al situarlas en una suerte de Olimpo, negando la historicidad y

devaluando la experiencia comun del tiempo hist6rico. En esta busqueda-encuentro con

las masas argentinas -el denominado Campoo national y popular"-, Seoane sacraliza a

personajes y hechos hist6ricos pasando por alto la omnipresente influencia de los medios

masivos de comunicaci6n en la construcci6n, circulaci6n y distribuci6n de los famosos

por la industrial cultural.

Sin raz6n critical y sin autocritica, Seoane apela a un tipo de verdad revelada propio

de la reflexi6n teol6gica, y a una escatologia redentorista de la historic. Asi, convocar al

receptor mediante la emoci6n, la conmiseraci6n y la moralizaci6n son parte de su

repertorio para exponer lo s6rdido y el pecaminoso destierro de las masas ocurrido

durante la fiesta menemista. Pareceria que el vocabulario que emplea Seoane se tradujera

en una busqueda adnauseam de lo Absoluto, cuando reitera la ausencia de un centro

donde poder afirmarse en tiempos de la crisis de 2001. El neoliberalismo econ6mico y el

posmodernismo cultural son las fuentes luciferinas y perversas que han provocado tanto

la ausencia de los grandes relates nacionales como la desmemoria por un pasado de

grandeza; la vida en un eterno present, superficial y consumista; la privatizaci6n de la









subjetividad colonizada por el imperio globalizador, la desterritorializaci6n y la errancia

de las identidades, la fugacidad de las amistades y solidaridades; el deslizamiento de los

significados no sujetos a sus referentes.

La reivindicaci6n del proyecto modemizador concebido dentro de los parametros

de la civilizaci6n occidental y cristiana acentua el vacio y la sensaci6n de perdida del "ser

national" acosado por las nuevas oleadas del capital globalizador. Podria afirmarse que la

utopia retrospective de Seoane por encontrar un nuevo y mitico 17 de octubre de 1945

obedeceria al empefio de recogerse en la interioridad de la palabra escrita como consuelo

y defense de los embates del mundo brutal impuesto por el capitalism salvaje a escala

planetaria. El espectaculo diario del sufrimiento human en la Argentina la empuja hacia

una predica evangelizadora en un mundo ajeno a la trascendencia de valores morales.

Giardinelli, aunque en lines generals desarrolla el mismo diagn6stico sobre la

realidad argentina, no vacila en ejercer sin remordimientos la diatriba como arte y tecnica

ensayistica de injuriar, maldecir y despotricar contra politicos, militares, economists,

sindicalistas, intelectuales y ciudadanos que han consentido u omitido que el pais se

deslizara hacia la bancarrota de diciembre de 2001. Haciendo gala de un estilo que ronda

las cercanias del panfleto, Giardinelli articula una pirotecnia verbal de combat montada

sobre un scenario por donde circulan una incesante peregrinaci6n de lexemas como, por

ejemplo, "abismo" (32), cloacaa political" (90), "cretinos" (185), "careteo" (148),

"contubemio" (94), "mafia" (89), "dinosaurios" (69), "la hecatombe de diciembre" (29),

"cagatintas" (23) o "lacayos locales" (16) para referirse a la situaci6n present.

El estilo de Giardinelli se halla contaminado de las impurezas de la realidad que

examine y que lo atraviesa desde principio hasta el fin, lo cual podria interpretarse como









una estrategia discursiva para mantener al lector en constant tension a fin de seducirlo

con unapropositio o enunciaci6n apoyada en una amplificaci6n ret6rica de adjetivos,

adverbios, verbos y sustantivos a fin de dramatizar por medio del tono emotional una

"diatriba". Giardinelli (al contrario de la prosa austera y doliente de Seoane) se nutre de

un aparato ret6rico donde la mitologia de las masas populares (salvo en los

acontecimientos de diciembre de 2001) se hallan ausentes. La embriaguez de las masas

en las calls propuesta por Seoane no encuentra en Giardinelli la misma reception.

Como un tribune de la plebe, Giardinelli se mueve en el uso de la primera persona

para acentuar a traves de la palabra el acto ilocutorio del lenguaje en un dialogo

imaginario con su auditorio para incitarlo a la acci6n; a romper lanzas con el contubernio

de falsedades y engafios de la corporaci6n political, sindical, military, empresarial e

imperial a fin de educar al ciudadano para que se organic en defense del respeto a la ley,

a la igualdad de oportunidades, al derecho de la salud y de la educaci6n, y a la defense de

una cultural del trabajo y del ahorro. En muchos aspects, Giardinelli continue la tradici6n

de Sarmiento -a quien reivindica como "el mejor de todos" (224)- de "educar al

soberano", y prolonga las ideas del Iluminismo en su defense de un sujeto racional,

consciente y aut6nomo. Estas posturas colocan a Giardinelli en franca confrontaci6n con

las propuestas predicadas por los cultores de la posmodernidad, con sus premises sobre el

sujeto descentrado y el logocentrismo de la cultural occidental. Al contrario, Giardinelli

reivindica la modernidad de le lumiere frances y el Aufkldrung aleman.

Maria Seoane

A la gran masa del pueblo

Los instruments discursivos de la prosa ensayistica de Maria Seoane expresan

diversas estratagemas ret6ricas que definen una orientaci6n ideol6gica aclimatada dentro









del campo denominado nationall y popular". La reivindicaci6n de la presencia-ausencia

de las masas argentinas en el process hist6rico constitute para la autora un nudo liminar

en la comprensi6n de la decadencia y colapso de la Argentina.

Si en el capitulo precedent tanto Aguinis como Posse expresaban un discursividad

basada en el rechazo y temor a la acci6n de las masas como sujeto hist6rico y, por el

contrario, postulaban la necesidad de tutelar a las mismas, Seoane, desembozadamente,

invertiria semanticamente lo que en Aguinis y Posse se expresaba como signo negative

en positive. El Campoo national y popular" se convertiria en un tropo aleg6rico para

definir la autentica Argentina; y la participaci6n active de las masas constituiria la via

regia en la defense de los valores de la patria, las tradiciones, las costumbres, los modos

de vida y las experiencias populares en oposici6n a los sectors dominantes (la oligarquia

terrateniente) y sus aliados extranjeros (Gran Bretafia y los Estados Unidos).

Las fuentes te6ricas que abonan el Campoo national y popular" encuentran en

Seoane un origen en "una organizaci6n cuyo principal motor era la comprensi6n del

process de nacionalizaci6n de los trabajadores y la cultural" (Argentina 61). Arturo

Jauretche, Raul Sacalabrini Ortiz, Homero Manzi serian los iniciadores de una corriente,

-segun la autora-, "nacionalista de izquierda" (Argentina 62). Un heterogeneo grupo

vendria a expresar este Campoo national y popular de izquierda"; Juan Domingo Per6n,

Evita, Che Guevara, Hip6lito Yrigoyen, Carlos Gardel, Jose Hernandez y Enrique Santos

Discepolo serian, entire muchos otros, los iconos populares por excelencia de acuerdo a

las propuestas de Seoane. La autora, ademas, reconoce como emblemas de la









argentinidad a talentss como los de Jorge Luis Borges, Astor Piazzola y tambien Diego

Armando Maradona" (Argentina 11).1

Esta amalgama heterogenea es la portadora de una legitimizaci6n de la Naci6n

como "comunidad national" a partir de la idealizaci6n de las masas como cuerpo mistico

que transform a los idolos populares en olimpos celestiales, transfiguraci6n donde el

periodismo cumple una funci6n preponderante. Podria sostenerse que estas formas de

"mestizaje" o "hibridaci6n" de lo culto y lo popular caracteriza el empefio de las

industries culturales en establecer relaciones supuestamente igualitarias entire los sectors

hegem6nicos y subalternos por medio de la proyecci6n-identificaci6n de las masas con la

Naci6n y a traves de mitos populares; sean estos products del refinamiento intellectual

del patriciado portefio (Borges) o de un "cabecita negra" de Villa Fiorito (Maradona)

convertido en idolo del futbol.2

La fabricaci6n, de acuerdo a Benedict Anderson, de "an imagined political

community" ocurre en la era de las industries culturales durante un process en que la

identidad national, es derivada de los iconos creados por esas mismas industries (6). La

identidad colectiva, segun la propuesta de Seoane, se reduciria a la reconciliaci6n de

1 Hugo E. Biagini identifica entire los te6ricos de la "izquierda national" a Arturo
Jauretche, Rodolfo Puiggr6s, Jorge Abelardo Ramos, Eduardo Artesano y Juan Jose
Hernandez Arregui (292).
2 Asi se defini6 el propio Diego Armando Maradona (1960) en marzo de 1996 en una
entrevista en la revista Gente: "Si soy un cabecita negra. iCual es el problema? Si soy
villero y en la villa donde vivia ahora tiene asfalto. Pero yo vivi en el barro" (citado por
Sebreli, La era del fubol 122). Afiade Sebreli, "Sin embargo, Maradona nunca volvi6 al
barrio de la infancia, le reprochan sus antiguos vecinos de Fiorito" (122). "Cabecita
negra" se llam6 a los habitantes de las provincias argentinas que migraban a Buenos
Aires en busca de trabajo y se asentaban en viviendas llamadas "villas miserias" o
viviendas muy precarias a partir de la crisis de 1929. La xenofobia y el prejuicio racist y
de clase de los sectors altos y medios portefios contra sus compatriotas expresaba el
temor a la perdida del status frente a la crisis econ6mica por la invasionn" del
proletariado rural en el circuit privilegiado de la gran ciudad.









opuestos (lo alto y lo bajo, lo hegem6nico y lo subalterno, lo culto y lo popular) a los

efectos de establecer la unidad del pueblo en una simbiosis unica y excluyente que

atravesaria todas las capas sociales, etnicas, religiosas y econ6micas.3 El "ser argentino"

seria, entonces, elevar lo particular o unico de la cultural argentina descartando todo lo

que pertenezca a la cultural general o universal. La "operaci6n" Seoane consistiria, por lo

tanto, en exagerar los rasgos especificos de las tradiciones argentinas hacia una esfera

irreducible a la cultural universal. Como expresa Terry Eagleton, "The vision of classical

nationalism was of a world made up of unique, self-determining particulars known as

nations, each of which would carve out its distinctive path to self-realization" (Idea 61).

Seoane pareceria indicar que la idea de Naci6n se edifica a traves de la

fetichizaci6n y mistificaci6n del imaginario social; product este, a su vez, de la poderosa

influencia ejercida por los medios masivos de comunicaci6n en el mundo contemporaneo.

Avala la construcci6n de la identidad de la Argentina con lo nationall y popular" a traves

de deportistas, intelectuales, compositores, politicos, militares y artists, convirtiendo la

Historia en un espectaculo; diluyendo las contradicciones, oposiciones y luchas en la

definici6n de la idea de Naci6n; y ocultando las condiciones sociales de producci6n del

discurso en el marco del sistema capitalist (137-39). Como lo observa Blas Matamoro

con respect a la funci6n de la prensa en la construcci6n de mitos, "el periodismo

olimpico de hoy se caracteriza por sincretizar todos estos sectors del Olimpo" (31). De

acuerdo a la ya clasica opinion de Claude Levi-Strauss, el mito es transmitido por la



3 A pesar de su implacable critical al posmodemismo cultural, Seoane adopta alguna de
sus premises. Por ejemplo, el "mestizaje", "eclecticismo" y "pastiche" entire Altaa cultural"
y "baja cultural" o culturala popular" es un reconocido rasgo introducido por la
posmodernidad (Best y Kellner, The Postmodern 133). Linda Hutcheon afirma:
"Postmodernism is both academic and popular, elitists and accessible" (A Poetics 44).









palabra (209); y el periodismo desempefia un rol fundamental en la edificaci6n del

mismo.

De esta manera se podria equiparar la proposici6n de "derecha" sobre la

"comunidad organizada" hecha por Posse con la postulaci6n de "izquierda" de Seoane

cuando afirma que "[l]o que hacia felices a los argentinos era algo distinto de la cuenta

corriente: su enorme satisfacci6n con relaci6n a sus vinculos con la familiar y los amigos,

y su gran autoconfianza" (Nosotros 252). La Argentina, idolos populares y famosos

mediante, es construida por lazos familiares y de amistad en una comunidad organizada

basada en las "ficciones orientadoras" iniciadas en el siglo XIX para "darles a los

individuos un sentimiento de naci6n, comunidad, identidad colectiva y un destino comun

national" (Shumway 14-15). Ambos coinciden (Posse y Seoane) en denostar el

filisteismo mercantilista de la burguesia y en exaltar la idea de lo nationall" que en el

imaginario de su construcci6n, -como indica Benedict Anderson-, tiene un firme

component religioso (10).

La Argentina Potencia

La presencia de las masas es proyectada con el advenimiento de "esos dos

movimientos populares [radicalismo y peronismo para] construir una sociedad

democratic, aut6noma respect de los centros de poder y con un desarrollo mas

arm6nico y equitativo", y que "expresaron en su moment una cultural political de masas"

(Argentina 12). Sin embargo, para Seoane, "el peronismo 'cal6' con mayor profundidad y

perdur6 muchisimos afios como identidad political de los mas sumergidos en la escala

social" [enfasis en el original] (Argentina 12). La identificaci6n de Seoane con los

"sumergidos" es una de las trazas discursivas de persuadir al receptor y convencerlo de









que la autora presta su voz a quienes carecen de ella, considerandose de esta manera

como parte de una entelequia llamada "pueblo".

Seoane define la epoca del primer peronismo (1945-1955) como epica de

redefinici6n de imaginario national a consecuencia del protagonismo de las masas en la

vida hist6rica Argentina. Segun el relato de Seoane el peronismo foment un vasto

program modernizador que incluia el impulso al desarrollo industrial, la promulgaci6n

de leyes de protecci6n laboral, la formaci6n de un mercado interno, la nacionalizaci6n de

los servicios publicos y bancarios, la creaci6n de una vasta red de infraestructura

hospitalaria, los planes de alfabetizaci6n, la redistribuci6n del ingreso national hacia los

sectors asalariados y desposeidos, la participaci6n active del sindicalismo en la vida

national, la promoci6n de un empresariado national y, lo mas trascendente y profundo, la

participaci6n de las masas en la vida national (Argentina 75). La propuesta del

peronismo -advierte la autora- fue "un tardio New Deal y constituy6 la vertebraci6n

del Estado de Bienestar mas profundo de la Argentina y de America del Sur" (Argentina

75). Seoane intent asi establecer un correlate entire la presencia de las masas y la

(re)fundaci6n de la Argentina (industrial; independiente de los centros de poder; Estado

de Bienestar; justicia social) a partir de la inclusion de los sectors marginados a traves

del peronismo.4

La prosa de Seoane se nutre de oposiciones semicas como oligarquia-pueblo, elite-

masas, minoria-mayoria, classes altas-clases bajas, nacionalismo-extranjeria, que permiten



4 En un reportaje con Martin Granovsky para el matutino Pagina/12 en noviembre de
2003, el historiador Tulio Halperin Donghi afirma con ironia la relaci6n de Per6n con las
masas argentinas: "Despues Per6n fue sofocado por el amor excesivo que le tenia la clase
obrera. Un abrazo del que trato de librarse toda su vida, sin lograrlo" (Halperin Donghi
entrevistado por Martin Granovsky 8).









inferir la existencia de un campo nationall y popular" (representado por Per6n y las

masas) en lucha maniquea contra una elite dirigente traditional aliada al imperialismo. La

metafora de lo nationall y popular" forma parte del repertorio suasorio basado en los

impulses emotivos y romanticos de una lucha del "pueblo" (expresi6n que en Seoane

adquiere una connotaci6n holista, totalista y globalista) contra las classes hegem6nicas. La

presencia del pueblo alcanza su apoteosis cuando "estall6 el 17 de octubre, fecha en que

los trabaj adores organizados y desorganizados se lanzaron a las calls para exigir la

libertad de su lider" (Seoane, Argentina 72).5 Para la autora:

Ese 17 de octubre de 1945 parti6 la historic contemporanea de la Argentina en un
antes y un despues. Fue el moment mitico en que los trabaj adores, ya argentinos,
ya hijos o nietos de inmigrantes, alumbraron la era de la Argentina de masas al
ocupar por primera vez, de manera simb6lica, la Plaza de Mayo, el centro de la
political argentina a lo largo de la historic. [enfasis agregado] (Argentina 72)

Despues de decadas de vida impuesta por la legalidad de las classes hegem6nicas, el

17 de octubre vino a "alumbrar" el momento mitico" de la historic argentina de "manera

simb6lica" a traves de la presencia de las masas, para ser estas redimidas en la figure de

Per6n. Era la "luz" de la presencia de las masas contra la "oscuridad" de la ausencia de

las mismas.

La desolaci6n de las masas debido a la moral egoista y perverse de las classes

dirigentes encontraria "una especie de suspension, de interrupci6n de la vida rutinaria a

modo de moratoria de la cotidianeidad" en ese 17 de octubre como forma de ansiada



5 El 12 de octubre de 1945, Per6n fue obligado a renunciar a todos sus cargos publicos
(Vicepresidente de la Naci6n, Ministro de Guerra, y Secretario de Trabajo y Previsi6n) y
trasladado en calidad de detenido a la isla Martin Garcia debido a la lucha entire las
distintas facciones militares y civiles. Una masiva movilizaci6n popular en Plaza de
Mayo exigi6 la libertad de Per6n, quien, desde los balcones de la casa de gobierno y
"ante una plaza oscura, a las doce de la noche," habl6 a sus simpatizantes (Gambini El
powder 59).









redenci6n (Marquard 360). Tambien, Mariano Plotkin consider que: "Las

concentraciones tenian en muchos casos un character festivo-camavalesco -la gente

danzaba y bebia en las calles- que se prolong hasta el 18. En muchos aspects los

events del 17 y 18 de octubre implicaron una subversion temporal del orden social

existente" (92). La presencia masiva y espontanea de sectors marginados en la simb6lica

plaza constituia un desafio al dominio ejercido por los sectors dominantes. La ocupaci6n

de un espacio ya era por si misma una forma de subvertir el lugar concedido a las masas

populares -las "villas miserias"- en los suburbios del cono suburban. Sin embargo, la

actitud subversive -"camavalesca"- de las masas movilizadas fue rapidamente

conjurada por el propio Per6n. Segun Emilio De Ipola, el discurso de Per6n ese 17 de

octubre fue una mise-en-scene, en el que "Per6n, en efecto, recomienda, pide, ordena,

hace valer su autoridad con respect a sus liderados, con tanto mayor derecho cuanto que

ha sido ungido por ellos como su caudillo y jefe" (184).6

Para De Ipola, "el hecho politico del 17 de octubre bajo la forma cristalizada de una

escenificaci6n en la cual cada uno ha de permanecer en su lugar propio; se trata si se

quiere, de transformer el acontecimiento en espectdculo" [enfasis en el original] (185).

En los afios subsiguientes hasta 1955, el 17 de octubre -y el Primero de Mayo- se


5 En su discurso del 17 de octubre, Per6n sefiala que la huelga declarada por la
Confederaci6n del Trabajo para el 18 de octubre debia ser un dia de festejo y no de
protest, le indica a la multitud que debe desconcentrarse pacificamente, y establece la
hermandad entire el pueblo, el ejercito y la policia. (De Ipola, 185). Los parrafos a que
alude De Ipola sobre el discurso pronunciado por Per6n son: "Y por unica vez, ya que
nunca lo pude decir como secretario de Trabajo y Previsi6n, les pido que realicen un dia
de paro con que desean festejar la gloria de esta reunion de hombres de bien y de
trabajo... Se que han anunciado movimientos de protest. En este moment ya no existe
ninguna causa para ello. Por eso les pido, como un hermano mayor, que retomen
tranquilos a su trabajo.. .que sea el coronel Per6n el vinculo de uni6n que haga
indestructible la hermandad entire el Pueblo, el Ejercito y la Policia" (Per6n 220-21).









fueron convirtiendo en "celebraciones altamente ritualizadas organizadas enteramente por

el Estado -centrada alrededor de Per6n y la memorial de Eva" (Plotkin 129). Martinez

Estrada alude a la idea de la Argentina como fiesta durante los afios peronistas, "Per6n les

ofreci6 a su pueblo vacaciones o jubileo del esfuerzo hebdomadario...Lisa y llanamente

le prometi6 trabajar el domingo y descansar el resto de la semana" (iQue es esto? 27).

Seoane menciona una multitud de sentimientos religiosos y evangelizadores de

redenci6n hacia los humildes por parte de Per6n y Evita. De acuerdo a Seoane, Evita

realize desde la Fundaci6n Eva Per6n, dedicada a la beneficencia, el otorgamiento
de subsidies, el apoyo a instituciones de la nifiez y la donaci6n de mobiliario,
vestimentas y otros products de primera necesidad a los sectors mas desposeidos.
Durante afos, miles de families argentinas conservarian la maquina de coser que
les permiti6 abrir un taller, los juguetes de sus hijos, la ropa o los bienes para el
hogar que Evita les dio" (Argentina 74).

Pareceria afirmar Seoane que las masas, expulsadas del paraiso de la historic por la

oligarquia terrateniente a partir de la batalla de Caseros en 1852,8 vuelven para ser

redimidas por Per6n. Para Seoane, Per6n "desarroll6 los aspects doctrinarios de su

fuerza y las fundament6 en el cristianismo y el humanismo propios de la tradici6n

occidental" (Argentina 74). "No es de extrafiar", indica Plotkin, "que al principio la


7 La idea de trasgresi6n al orden constituido es considerado por Cristina Peri Rossi en su
obra Fantasias er6ticas, donde sefiala: "El carnaval, una festividad que inicialmente
duraba tres dias y tres noches, es un ejemplo de esa tolerancia de la Iglesia, siempre y
cuando sea ella quien control su celebraci6n. La Iglesia autorizaba durante esos tres dias
a pecar libremente para dar salida a los impulses reprimidos, en visperas de la traditional
Cuaresma, donde prohibia la ingesti6n de care tanto como la relaci6n sexual. Primero el
pecado, despues la penitencia" (127). Lo mismo podria argumentarse sobre el 17 de
octubre de 1945. Primero la fiesta desde abajo, despues la regulaci6n desde arriba por el
"hermano mayor".

8 El 3 de febrero de 1852 se produce la batalla en el Palomar de Caseros donde se
enfrentan el Ejercito Grande al mando de Justo Jose de Urquiza (1801-1870) y las tropas
federales de Juan Manuel de Rosas (1793-1877). El triunfo de Urquiza puso fin a decadas
de gobierno rosista y el inicio de la llamada Organizaci6n Nacional mediante el dictado
de la Constituci6n de la Naci6n Argentina en 1853.









simbologia political peronista estuviera ligada a la simbologia cat6lica en la que buscaba

legitimarse" (123).9 En su obra Nosotros, Seoane caracteriza a Evita guiada por una

profundaa sed de justicia social" 31), quien "se convirti6 en un mito national" (32); y al

Che Guevara lo beatifica como "San Ernesto" (36). Para Seoane, "tanto Evita como el

Che se encontraron en la idea de la redenci6n justiciera" (Nosotros 38). Este milenarismo

redentorista propuesto por Seoane tiene huellas de un lenguaje apocaliptico tefiido de

religiosidad cristiana (Hobsbawm, Primitive 58-59).

La percepci6n de Seoane del pueblo es, como sugiere, Carlos Monsivais en su

analisis del concept de pueblo en America Latina, "el acervo del sentimentalismo,

indefensi6n esencial y candor que hace las veces de sentido de la historic y del arte" (19).

La estrategia subyacente en las proposiciones de Seoane es apelar (a diferencia de

Aguinis y Posse) a una vision de la Historia en que la sola presencia de las masas

indicaria la articulaci6n de un campo national y popular de acuerdo a ciertas

concepciones elaboradas por los te6ricos (Arturo Jauretche, Raul Scalabrini Ortiz, John

William Cooke, Julio Abelardo Ramos o Juan Jose Henandez Arregui) del "nacionalismo

de izquierda o "la izquierda national".

Una de las estrategias argumentativas que estructuran la prosa ensayistica de Maria

Seoane es la instrumentalizaci6n del relato hist6rico a partir de un enunciado con un

fuerte acento periodistico; este se halla expresado en la simpleza o estilo director de la



9 El golpe de Estado de 1943 estableci6 a traves del ministry de Instrucci6n Publica, el
anti-semita Gustavo Martinez Zuviria (1883-1962), la ensefianza cat6lica en las escuelas
publicas. En las elecciones de 1946, el cardenal Copello public una carta pastoral
exhortando a la feligresia a no votar a partidos que impulsaran la separaci6n de la Iglesia
y el Estado, lo cual significaba no votar por la Uni6n Democratica que se oponia a Per6n.
Una vez elegido president, Per6n ratific6 la educaci6n cat6lica en las escuelas publicas
(Grassweller 178-79).









narraci6n de los events hist6ricos, el facilismo maniqueista, los usos abusivos de

analogias, alegorias, metaforas, paradojas, hiperboles o metonimias que procuran afirmar

el potential semantico de articular nociones en el denominado Campoo national y

popular". El resultado de este campo semantico es proyectar (al contrario de las

proposiciones de Aguinis y Posse que escriben desde la voz de mando de las classes

dirigentes) el sentimiento, la simpatia, la conmiseraci6n, la pasi6n, la indignaci6n o la

caridad en nombre de los de "abajo" a los efectos de identificarse con la propuesta

evangelizadora, pseudorreligiosa de la autora. ,Quien puede sustraerse a los embates

moralizantes de la escenificaci6n del dolor de una Naci6n otrora rica sumida hoy en el

hambre? Asi lo confiesa la autora:

Se verifica en el pais una tragica paradoja; la Argentina produce alimentos para
darle de comer a una poblaci6n doce veces mayor que la propia, es decir, un tercio
de la poblaci6n de China y casi toda la poblaci6n de Europa, except Rusia, y no
obstante se encuentra atravesada por el hambre. Esta claro, entonces, que al mundo
le cueste entender c6mo un pais tan rico pudo desembarrancarse en una crisis tan
profunda. (Nosotros 217)

La apelaci6n a la melancolia retrospective (caracteristica del sentimentalismo y

romanticismo exacerbado que practice Seoane) de una Argentina identificada con la

riqueza constitute en Seoane un tropo constant que descubre las fuentes en la emoci6n

patri6tica de las generaciones precedentes y en la veneraci6n de los fundadores de la

"grandeza" argentina. Seoane convoca a la reconstrucci6n de la Argentina "donde la

"dejaron sus abuelos" (Argentina 204). Los argentinos actuales merecen en su opinion

que se les reproche "su falta de nacionalismo y patriotism" (Nosotros 21), que se les

acuse de ser una "sociedad que olvidaba sus tradiciones" y que "ya no hablaba de la

memorial hist6rica ni political" (Nosotros 74-75).









Como contrapartida, Seoane destaca la "excepcionalidad" argentina: "Decodificar

la invenci6n de la Argentina, el magma social mas singular de America Latina" porque

sus ciudadanos "parecen no tener conciencia de que la Argentina fue una de las grandes

invenciones de la modemidad" (Nosotros 39) y "c6mo habian permitido que se le pusiera

precio a las decisions de Estado para que la democracia fuera depredada por los

poderosos" (Saqueo 101). Seoane adopta una postura maternal (o paternalista) de

inculpar mediante una concatenaci6n metonimica (o para expresarlo mas especificamente

como sinecdoque en tanto y en cuanto propende a una relaci6n cuantitativa de parte-todo)

la predisposici6n de los argentinos de hoy a olvidarse de la "grandeza" de su pasado. Es

impossible denunciar a "todos" los argentinos por su falta de memorial hist6rica.

El dolor de ya no ser

La empresa de establecer un proyecto national como efecto del process

modernizador emprendido por el peronismo a partir de la industrializaci6n, cultural de

masas, equidad social, Estado de Bienestar, nacionalizaci6n de sectors importantes de la

economic national e integraci6n de sectors marginados en la vida active de la Naci6n,

lleg6 a su fin en 1955. La presencia de las masas sufre con la caida de Per6n en 1955,

debido a una revuelta military, un reflujo por parte de la acci6n persecutoria de la

denominada "Revoluci6n Libertadora".10


10 La llamada "Revoluci6n Libertadora" se inici6 el 16 de septiembre de 1955 cuando el
general Eduardo Leonardi (1896-1956) se puso al frente de la Escuela de Artilleria en la
Provincia de C6rdoba y a la cual se plegaron otras guamiciones del interior del pais -la
de Cuyo, por ejemplo- y la Marina de Guerra a traves de la Flota de Mar. De acuerdo a
Saenz Quesada: "En tales circunstancias Per6n present una renuncia que los generals
de la guarnici6n portefia, todos ellos peronistas, optaron por aceptar a pesar que el texto
resultaba poco claro. Al conocerse esta novedad, una multitud se lanz6 a festejar el fin
del peronismo en las calls, a pesar de las lluvias torrenciales. Entre tanto la CGT
[Confederaci6n General del Trabajo], en actitud pasiva, ni siquiera declare la huelga
general" (567).









Para Seoane,

Con el derrocamiento de Per6n Ilegaba su fin el modelo de pais que planteaba una
distribuci6n popular del ingreso y de las riquezas nacionales sin antecedentes en la
historic argentina, la participaci6n masiva de los trabaj adores y la intenci6n de
lograr la independencia political y econ6mica de las potencias internacionales.
Arrasar con el modelo de pais, acabar con la utopia distribucionista del peronismo
fue, como lo certifica la historic, el verdadero motivo de la conspiraci6n de las
grandes empresas y los duefios de la tierra infatigablemente unidos, en el prop6sito,
con los Estados Unidos. (Argentina 84)

Sin embargo, para Seoane, el eje del colapso final en 2001 de Argentina se

encuentra en la instauraci6n del Proceso: "El estallido del modelo econ6mico impuesto a

sangre y fuego por la dictadura de 1976 y continuado por los gobiernos democraticos que

le sucedieron, se produjo en diciembre de 2001" (Argentina 14). Este diagn6stico lo

repite Seoane en El saqueo de la Argentina, donde describe, "en 1976, cuando la dictadura

inici6 la matanza dirigida a reconvertir la Argentina industrial, de masas, en un pais

desindustrializado y fragmentado donde la distribuci6n del ingreso es una de las mas

desiguales del mundo" (105).

Seoane establece un correlato entire el golpe de 1976 y las political

implementadas por Menem en la decada de 1990. Pareceria afirmar Seoane que las

political del "Proceso" fueron un ensayo embrionario del asalto neoliberal de los '90,

donde "Cavallo fue para Menem y la Argentina, lo que Martinez de Hoz fue para Videla

y la dictadura" (Argentina 178).11 El abuso de la comparatio de un gobierno military


11 Domingo Felipe Cavallo (1946-) fue Ministro de Relaciones Exteriores y luego
Ministro de Economia de Menem; tambien fue Ministro de Economia del president
Fernando de la Rua en el 2001. Cavallo fue el autor de la "Ley de Convertibilidad" que
estableci6 la paridad cambiaria fija del d6lar y el peso a fin de evitar la emisi6n de
moneda por el Banco Central que no fuera respalda por el d6lar. Asimismo fue el
impulsor de la masiva ola de privatizaciones del sector public de la economic y la
apertura de la economic argentina a las inversiones intemacionales. Jose Alfredo
Martinez de Hoz (1925-) fue Ministro de Economia de Videla de 1976 a 1981. Martinez
de Hoz provoc6 entire 1976 y 1980 una caida del salario real del 40% y una especulaci6n









terrorist y otro elegido democriticamente practicada por Seoane result exagerado. Ni

Menem fue Videla ni Cavallo fue Martinez de Hoz.

En su descripci6n de los afios '90, Seoane apela a un discurso repleto de imigenes

asociadas con fuentes religiosas donde impera el lamento melanc6lico por el pasado

industrial y modern de mediados del siglo XX ante la "caida" de la Argentina frente al

capitalismo salvaje" (Nosotros 141), la "globalizaci6n" y la "liquidaci6n final [por la

cual] el gobierno de Menem vendi6 el patrimonio national a precio vil y en tiempo

record" (Argentina 13). La Argentina sufri6 un "vaciamiento" de su "ser national" por la

acci6n de su clase dirigente que se encolumn6 detris de practicess anticapitalistas y

rentistas" que se convirti6 en un "chantaje de la burguesia argentina, de los empresarios

nacionales y extranjeros, asociados al FMI, al Departamento de Estado y al Grupo de los

7 (G7)" (Nosotros 174).

Seoane sugiere que la globalizaci6n import la condici6n posmoderna en los usos y

costumbres de los argentinos en su obra Nosotros: "el adi6s a los grandes relatos

nacionales" (58); "la perdida de un destino hist6rico colectivo" (58); "falta de los

grandes relates nacionales" (59); "la political no pareci6 una pasi6n de multitudes" (53);

el imperio de las categoriess de la fugacidad y de la descartabilidad" (111); el

"nomadismo contemporineo" (111); la culturala del present perpetuo" (74); "el fin de las

utopias political para la construcci6n de sociedades mis solidarias" (65); la "perdida de

significaci6n de movimientos como la Teologia de la Liberaci6n, claramente inscritos en

la doctrine del cambio social y la iglesia de los pobres" (63); la pasi6n "dejo de ser

public para ser individual" (51); el "feroz corte en la memorial hist6rica" 41); el grann

financiera colosal debido a la liberaci6n de las tasas de interest por parte del sistema
bancario.









vaciamiento ideol6gico" (34); el establecimiento de "una sociedad fracturada"(85); la

"atomizaci6n de la sociedad" (94); la "ilusi6n fatidica del primermundismo" (175); la

conversion de las figures de Evita y del Che en parte de la comercializaci6n y

banalizaci6n de la cultural neoliberal que se express en la extinci6n de la "idea de

redenci6n justiciera" de ambos (38). Tanto Evita como el Che Guevara se transformaron

en products comerciales debido al advancee del neoliberalismo y el irrefrenable process

de globalizaci6n" (27-28). En su ensayo Argentina, Seoane sostiene que la decada del '90

padeci6 "el brutal y mas absolute descreimiento de todos los ciudadanos en la political y

en las instituciones" (195).

El analisis de Seoane sobre la realidad de la Argentina actual se inscribiria dentro

de los confines culturales de la posmodernidad. De acuerdo a la definici6n de Nicolas

Casullo la posmodernidad,

apunta a sefialar el agotamiento del proyecto de la modernidad en la dimension de
sus grandes relates legitimadores. Asistiriamos a la perdida de legitimidad de
aquellas narraciones modemas que operaron en terminos de filosofias de la
historic; concepci6n de un devenir emancipador de los hombres y de las
sociedades, protagonismo del sujeto modemo como el lugar de enunciaci6n
racional de la verdad y de la transparencia de los sentidos de la realidad, vision
del derrotero human como un progress indeclinable hacia la libertad, hacia la
absolute soberania de los pueblos y lajusta igualdad de las riquezas.
("Modemidad" 21)

En las proposiciones de Seoane con respect a la Argentina del '90 se advertiria la

afioranza por un campo tematico inscrito en la modemidad, product a su vez ella del

Iluminismo del siglo XVIII, con su fe en la idea de progress; el ideal de la raz6n como

ultimo arbitro; el sustento sobre memorial hist6rica colectiva y solidaria como basamento

de la construcci6n de un imaginario comunitario; el enfasis en una verdad univoca y

stable; la promoci6n de la racionalidad cientifico-tecnica; la primacia del significado-









contenido frente al significant superficial y evanescente; la entronizaci6n del referente

discursivo en oposici6n a la multiplicidad de los juegos del lenguaje; el apoyo a un

capitalism "con rostro human" de orientaci6n keynesiana -el Estado de Bienestar-;

el aliento a la formaci6n de burguesias nacionales y protecci6n de la industrial national; la

consolidaci6n y defense de los Estados Nacionales; la custodia de las identidades

nacionales; la elevaci6n del Estado como ente regulador a la "l6gica del mercado"; la

configuraci6n de una cultural national moldeada en la experiencia hist6rica particular. Es

decir que Seoane recurre a la nostalgia de un pasado donde aferrar su marco te6rico y, a

la vez, admite la existencia de una realidad que contradice a ese pasado.

La "perdida del sentido de control" (50) en los '90 trajo como consecuencia "la

busqueda desesperada de un centro" (Nosotros 65). La Argentina "se convirti6 en una

sociedad del espectaculo" (26); "en una farsa" (52) debido a la "l6gica del mercado"

(Nosotros 229). De tales aproximaciones, podria inferirse que la Argentina de hoy es un

vacio "que modific6 la vida cotidiana de los argentinos y transform al pais real en un

pais virtual cuya consecuencias serian nefastas" (Argentina 178). Los enunciados de

Seoane apelan a un cuerpo ausente, "una ilusi6n perverse" (139) o "una ilusi6n

fabricada" (Nosotros 11) por la omnipresencia de los medios de comunicaci6n social. No

es, entonces, una coincidencia que el primer capitulo de Nosotros lo title "Las mascaras

de nosotros" (11). La Argentina de la decada menemista fue un simulacro, un artificio

product de la marea globalizadora de los centros de poder mundial.

Las metaforas utilizadas en su obra Argentina por Seoane para describir tal period

son "sensaci6n de orfandad" (198); "pais saqueado por incapaces, codiciosos e

irresponsables" (201); "la idea de catastrofe que se abatia sobre los argentinos" (194); "la









impudicia y el exhibicionismo frivolo" (195); "ejercitos de la crisis lanzados sobre la

basura" (200); el casamiento de Menem "con la conductor y ex modelo chilena Cecilia

Bolocco, quien se atrevi6 a posar en la tapa de una revista caracterizada como Eva Per6n"

(202). Para Seoane es una afrenta el uso de la parodia, una de las formas tipicas del

posmodernismo, para desautorizar las jerarquias establecidas en el Olimpo de los mitos

nacionales, sean estos Evita, Che Guevara, Borges y toda la panoplia de idolos y pr6ceres

nacionales instalados en el pante6n national.

La patria cultural

De acuerdo a Seoane, "la muerte de los grandes relates" (Nosotros 184) provocaria

"la inmadura relaci6n de los argentinos con la political el "pensamiento magico"

(Nosotros 149) y la "sociedad infantilizada" (Nosotros 44) de las ultimas decadas. Frente

a los "valores quebrados" (Nosotros 143); el "trauma patol6gico" de la sociedad en su

relaci6n con el peronismo (Nosotros 78); el "naufragio" de toda una comunidad

(Nosotros 49); el "dolor de ya no ser" (Nosotros 44); la "sensaci6n de orfandad"

(Argentina 198) en una "tierra de nadie" (Argentina 187); Seoane consideraria el espacio

cultural como refugio y resistencia de la identidad national ante el acoso de la

globalizaci6n neoliberal.

La autora sostiene que la crisis "promovi6 una voracidad cultural que tenia que ver

mas con la reafirmaci6n de la identidad que con la diversion" (Nosotros 255). El

consume de los bienes simb6licos "demostr6 ser una tabla de salvaci6n en las grandes

catastrofes nacionales" (Nosotros 256). Para Seoane, "A pesar de la pobreza, a pesar de la

decadencia, ese sigue siendo el imaginario de los argentinos respect a c6mo el consume

de cultural es uno de los principles baluartes de su identidad" (Nosotros 256). En "la









cultural en general y las manifestaciones artisticas en particular fueron el lugar donde la

Argentina resisti6 la disoluci6n de su identidad national," apunta la autora (Nosotros 55).

Dicha "resistencia cultural" se materialize en "el rock, el folclore, la cumbia villera

y el tango" (Nosotros 56). Resultaria sumamente hipotetico considerar a la industrial

musical como forma de resistencia political ya que la misma forma parte integrante de la

"l6gica del mercado". ,No seria el refugio en el espacio cultural una forma mas de

hipertrofia por escapar al pesimismo del present, a la impotencia political y al desencanto

por la ausencia de las masas encarnadas en los "grandes relates" de la historic national?

La respuesta de Seoane en el analisis de sus ensayos encontraria en la cultural una especie

de barricada contra el posmodernismo cultural y el neoliberalismo econ6mico. La

creencia que la cultural podria convertirse en un medio de lucha y combat seria apelar a

un retorno a un idealismo abstract. Es decir, la cultural obtiene la categoria de ser un

vehiculo de salvaci6n frente a la ausencia de un sujeto hist6rico. La idea de Seranee es un

pesimismo melanc6lico y un anticapitalismo romantico que se consuela en el recuerdo

del pasado de las masas en la plaza -el 17 de octubre, por ejemplo- desde una utopia

retrospective incapaz de afirmar una vision del mundo proyectada hacia el future de

acuerdo a los desafios planteados por el present.

Tempo Giardinelli

El sainete argentino12

El libro de Giardinelli, Diatriba por la patria Apuntes para la disoluci6n de la

Argentina, lleva como epigrafe un texto de Bertolt Brecht, y otro de Jose Ortega y Gasset

donde este autor alude al analfabetismo politico de los argentinos como uno de los peores


12 El vocablo sainete hace referencia a una situaci6n jocosa, ridicule o grotesca.









males que puede padecer un ciudadano. Pareceria que uno de los fines del ensayo de

Giardinelli es aleccionar a su sujeto hist6rico (el pueblo argentino) sobre su funci6n como

agent del cambio social hacia una sociedad equitativa y progresista. Dicha ambici6n

pedag6gica se expresa en la afirmaci6n que "esta sociedad vot6 reiteradamente por los

menos durante los ultimos quince ahos, propuestas political que solamente podian

conducirla al abismo en que hoy se encuentra" (49). Al contrario de la propuesta de

Seoane en la cual la presencia de las masas es un signo de progress modernizador,

Giardinelli no ahorra "diatribas" contra el pueblo: "Mucho del desastre compete a los

ciudadanos de a pie, como se dice, porque de alguna manera este pueblo consinti6 -por

omisi6n, comodidad, miedo, desconfianza, indolencia o desidia- que lo saquearan como

lo hicieron" (49). Las constelaciones metaf6ricas empleadas por Giardinelli se organizan

en torno de la "diatriba" 13 como un instrument discursivo a efectos de censurar esa

"fauna de inutiles que prolifer6 en la Argentina de las ultimas decadas al amparo de

legislaciones chicle, de peronismos canallas y radicalismos imbeciles" (73).14

El tono intransigente de Giardinelli ilustra su voluntad de arremeter contra todos

los que condujeron al desastre de diciembre de 2001: "El radicalismo, el peronismo y el

frepasismo han conducido al pais a este abismo que reinaugura violencias. Primero




13 De acuerdo al Diccionario de la Real Academia, el vocablo "diatriba" significa
discurso o escrito violent e injurioso contra alguien o algo.
14 Chicle significa goma de mascar. La connotaci6n a la que alude el autor con
"legislaci6n chicle" es a la promulgaci6n de leyes que amparan intereses particulars
contra el beneficio general de la Naci6n. Por "radicalismo", Giardinelli se refiere a la
Uni6n Civica Radical (UCR); un partido fundado en 1891 como expresi6n de los sectors
medios de la sociedad entire cuyos dirigentes mas importantes se hallan Bartolome Mitre
(1821-1906), Leandro N. Alem (1844-1896), Hip6lito Yrigoyen (1852-1933), Ricardo
Balbin (1904-1981) y Raul Ricardo Alfonsin (1927-).









saquearon ellos al pais. Se menemizaron y entire todos lo fundieron" (32).15 El autor no

duda en instrumentar un tono apelativo-persuasivo recurriendo a vocablos que implican

la vehemencia y dramatizaci6n a traves del uso par6dico de comparar la democracia a un

verdadero sainete como alegoria de una quijotesca "Peninsula Barataria" (35), donde ha

imperado "la inmoralidad contumaz y la frivolidad del menemismo" (21); el "engafio que

es la permanent histeria electoral" (96); la "llana traici6n" del contubemio de politicos

(88); el "animo de confabulaci6n, la estrategia del silencio, la negaci6n neur6tica de la

realidad, la protecci6n mutua, el favor y el amiguismo" (54); el "comportamiento

mafioso" (95); las "demonizaciones autoexculpantes" que se expresan en la imputaci6n

dirigida a quienes suelen sefialar las propias culpas (78); el "gatopardismo imperante"

(68) de los que "fueron co-constructores de los carios maestros de la cloaca political" (90);

del "robo a mansalva organizado entire el gobiemo y los banqueros" (31-32). El process

metaf6rico de Giardinelli alude a una sociedad inmoral, corrupt y falsa que es incapaz

-"Hemos dado muestras de ser un pueblo bastante inmaduro" (187)- de asumir las

responsabilidades de la hora actual.

Otra variante del sainete argentino pertenece segun Giardinelli a la clase de

dirigentes politicos: "Frondizi traicion6 todo lo prometido" (232) 16; Menem es "un


15 Por "frepasismo" se alude a un movimiento politico de disidentes peronistas,
socialists, democratacristianos, etc. denominado Frepaso (Frente Pais Solidario) que
junto con la UCR (Uni6n Civica Radical) formaron en 1997 la Alianza UCR-Frepaso. La
Alianza gan6 las elecciones el 24 de octubre de 1999 con el binomio Fernando de la Rua-
Carlos Alberto "Chacho" Alvarez contra la formula del peronismo Eduardo Duhalde-
Ram6n Ortega.
16 Arturo Frondizi (1908-1995) fue president de la Argentina entire los afios 1958-1962
al ganar las elecciones -con el peronismo proscrito por los militares que derrocaron a
Per6n- como candidate de la Uni6 Civica Radical Intransigente (UCRI) -un
desprendimiento de la Uni6n Civica Radical. Su political econ6mica fue conocida como
"desarrollismo" y se caracteriz6 por la apertura a las inversiones extranj eras y al









virtuoso del guitarreo politico", "paladin del double discurso" (37) y del "estilo

cantinflesco" (27); Fernando de la Rua es "un pusilanime" y "un incapaz" (23); "Y ahi

esta Eduardo Duhalde con sus escuadrones de punteros, tinterillos, manzaneras y

aplaudidores de la 'Plaza del Si' a 50 pesos y bolsita de comida por cabeza" [enfasis en el

original] (123).17 Tampoco el peronismo despierta las simpatias del autor, "El peronismo

es una forma modern de conservadurismo populista y esa esencia los pierde: pretenden

ser modernos pero el tradicionalismo los maniata" (52-53). El discurso peronista es

esquizofrenico, "Verdadera patologia que los hace decir una cosa y hacer siempre otra"

(52). Mientras que para Seoane el peronismo representaba lajusticia social, la autarquia

econ6mica y la autonomia frente a los dos bloques de poder mundial, en cambio, para

Giardinelli el peronismo es sin6nimo de una enfermedad; una patologia digna de un

studio psiquiatrico. Podria interpretarse las aseveraciones de Giardinelli sobre el doublee



desarrollo de las reserves petroleras, instalaci6n de plants petroquimicas e
hidroelectricas. Fue depuesto por un golpe military el 29 de marzo de 1962.
17 Eduardo Duhalde (1941-) fue electo diputado por la Provincia de Buenos Aires en
1987. Entre 1989 y 1991 fue vice-presidente de la Naci6n durante la presidencia de
Menem. En 1991 gan6 las elecciones de gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Fue
electo senador por dicha provincia luego de perder las elecciones de 1999 ante Fernando
de la Rua. Como consecuencia de las peripecias desencadenadas por los hechos del 19 y
20 de diciembre de 2001, Duhalde fue elegido president interino el 1 de enero de 2002
por la Asamblea Legislativa. El 25 de mayo de 2003 Duhalde entreg6 la presidencia a
Nestor Kirchner (1950-). El termino "puntero" se refiere a un militant politico barrial
que se dedica al clientelismo politico mediante el uso discrecional en la distribuci6n de
fondos publicos entire la gente mas carenciada para que vote por un determinado
candidate. Segun Jose Gobello y Marcelo Hector Olivieri, el vocablo "manzanera"
significa: "Sefiora o sefiorita que en algunas jurisdicciones de la provincia de Buenos
Aires se ocupa de estudiar y tender las necesidades de la comunidad" (78). La "Plaza del
Si" fue un acto convocado para apoyar al president Duhalde ante las critics y
movilizaciones populares en su contra despues de la debacle econ6mica de diciembre de
2001. Para Giardinelli, la "Plaza del Si" fue "un tipico acto peronista lleno de acarreados
representando una megaproducci6n cinematografica" y en el cual "se pag6 50 pesos mas
una bolsita de alimentos por persona que asistiera" (57).