<%BANNER%>

Discursos Neofeministas en los Testimonios de Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y Maria T...

University of Florida Institutional Repository
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E20110404_AAAABC INGEST_TIME 2011-04-04T10:49:54Z PACKAGE UFE0013730_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES
FILE SIZE 70500 DFID F20110404_AAAWYH ORIGIN DEPOSITOR PATH parra_e_Page_159.pro GLOBAL false PRESERVATION BIT MESSAGE_DIGEST ALGORITHM MD5
889ed203801466542d6bf5bd204ebae0
SHA-1
9c3cadc9ffe58f06e78224554bd3b8b901e659ec
33636 F20110404_AAAXCX parra_e_Page_051.QC.jpg
870f9e060cd09f25ed7ec40982958193
44534c1b65564e708834c9e634e7234888abb60a
8410 F20110404_AAAXVA parra_e_Page_038thm.jpg
5307c35f7465a9b18d1d0e2225deb7ac
9b24b28e1b2fd65e764b4c6b29a8a4fb921e3bd8
54137 F20110404_AAAWYI parra_e_Page_161.pro
b82d45d56756aa75a8f03a4045cf6361
eea1f8102e1b410b5fe906092713775802feb5ce
7836 F20110404_AAAXVB parra_e_Page_039thm.jpg
9670e61dc0111c109a96aa988ed11427
3e853c73520ef313f7085dfa310d178835f5553e
51559 F20110404_AAAWYJ parra_e_Page_162.pro
c5041f8ec74bd8044301b9170159d49c
ab43951bca4aae1757634d32a470f4090dc1dd7a
103861 F20110404_AAAXCY parra_e_Page_052.jpg
71bbb152a71437c8ce75204331be30ef
708bd5d02ead4435a48b812ee47a5cee8019d738
8675 F20110404_AAAXVC parra_e_Page_040thm.jpg
55d1e9430a91e451ca828e5f835e9ceb
a09e029fdf386ff15ef30092d30353cd4a90cb99
49984 F20110404_AAAWYK parra_e_Page_163.pro
4a5581bf3136020b25b409bf1d439d37
bf104311adc104b81bb17c9d390e5aebc7ccb23d
30622 F20110404_AAAXCZ parra_e_Page_052.QC.jpg
64680167b0e96eac058fa50ae437eed1
50a077886d07188b9e5fa45f75425338dba8900f
7621 F20110404_AAAXVD parra_e_Page_041thm.jpg
1efc8a95a8a17f7f1842ad10c4036b7a
047bb4d4b02efcd736b1987d3308c771e0284fde
8423998 F20110404_AAAWLA parra_e_Page_131.tif
be1b2e3cf57400a152f61b6c890add6b
ac542e79daec8e1f28e9acbbcf53c8508ee8af60
51641 F20110404_AAAWYL parra_e_Page_165.pro
9abef704a20fd37aa974ac2d8eb6736b
414c9612325b0fd689a74539c33811e2518f428a
8054 F20110404_AAAXVE parra_e_Page_042thm.jpg
c01d2d5c7971235a34937e26e3212074
cc429c25af82e9459e830860c29ed67e34e19b63
F20110404_AAAWLB parra_e_Page_133.tif
8ab7def4d7fbe8a8cbcb2c08842f181f
e68a0bf71a5ba40b6119fc9cefe150386d6b0bb3
44429 F20110404_AAAWYM parra_e_Page_167.pro
56b42a0551124c396398d90d0ebbbb4f
4045fa953fd2c17b829e16f4c96ac88a178a1e86
7858 F20110404_AAAXVF parra_e_Page_043thm.jpg
ead2fbba75bb3f5e7721012d0845197f
589d6323dedd3fef0ecf7d6b54e837ee128dc6d9
50380 F20110404_AAAWYN parra_e_Page_168.pro
d77303744550d827ef9fb9bce315ae59
e4d47b7450587f10cf21011b7c5b487355a0acb5
7399 F20110404_AAAXVG parra_e_Page_047thm.jpg
b05c0145d0b1be5b7172cc2702533216
fa95d347685cee51a97a719f5a9ad2e976cc179e
F20110404_AAAWLC parra_e_Page_135.tif
3f153a285c804d0a6f415391f180176e
78f1d575186879d3783c257c28e0b377ddb767cb
56275 F20110404_AAAWYO parra_e_Page_170.pro
0d980ec9cd6ae1532c50962347a9e402
a1b3fb026d30d20f251f88e86f7777fbe20b7aff
7765 F20110404_AAAXVH parra_e_Page_048thm.jpg
35e83f0563008901d3f849e6d9e89157
532738457c24a5b1d14879378f875c9b49b910c3
F20110404_AAAWLD parra_e_Page_137.tif
c863e14d507afa9cbcfe75da2f9d7a63
c147d12d1cd24119c465df08fe4169e23aa8ac44
8136 F20110404_AAAXVI parra_e_Page_049thm.jpg
02130faab43f2d71febe5bdf3dff8f05
aa1329eb5eb13780aa21ae2da975d0ee72a53435
F20110404_AAAWLE parra_e_Page_138.tif
0b57ab99ba94ffffa646dc2e08273769
69793ad09ba6e1b6b68a4765ab4476b1dda09335
53336 F20110404_AAAWYP parra_e_Page_171.pro
e7cb6b631f4826fdfcf8309f858e0300
2b5661a1b2037b52e62e490a5ed3f27121a66cc6
7809 F20110404_AAAXVJ parra_e_Page_050thm.jpg
171203bfa47c0df1390bc20f8bb186b9
7371236e437651f1fa558d238bfb0c849c66085f
F20110404_AAAWLF parra_e_Page_140.tif
b748943bbb83aa63302fe20a3247b00b
c2d432fd86d2be9abe2a744c92d03a3f0f848a25
61855 F20110404_AAAWYQ parra_e_Page_172.pro
2b595219f0acd8a69f206d3fe6fcdd54
051babe18c78ec5e9d01e3f2b9ab9ae1bb41ed2e
8356 F20110404_AAAXVK parra_e_Page_051thm.jpg
5c742e3bf55ab8c9a771a902e928489f
9a291603e9d5e53409e8bdc41980cb84855676a8
F20110404_AAAWLG parra_e_Page_141.tif
01599d8f6cd61c242a9625ac7860cef6
7a607ba1575eabe3daa1af966ee108913a40d851
49057 F20110404_AAAWYR parra_e_Page_173.pro
6368537d4a743ac625ec5ebfdccf64f3
a767a87cffd2f83ee7b2bd5e0c8aa5987ced6350
F20110404_AAAWLH parra_e_Page_145.tif
b316b62f21cb091d822d4a75a63c8359
034cf3fc027b0439cfafdf2f9a31574b0b6c150c
95504 F20110404_AAAXIA parra_e_Page_144.jpg
9c3d9d947a56ba99d624ed923dcf775d
33ef17cd404137db158937da3a6c6beb8d129469
57140 F20110404_AAAWYS parra_e_Page_175.pro
cf37198e700c3a29ea9e6c9602030449
f56e569fb77595989cd9ca903b5d046cff4d006b
8315 F20110404_AAAXVL parra_e_Page_055thm.jpg
2598fc29e5e1a30b1ebed83b3b72e083
ba60299f6ed06a196b3a07edadc4d6425cffe7c8
F20110404_AAAWLI parra_e_Page_146.tif
229e5d04e6b9edd0ef118c585acf0eda
e613b6962a2303d97e50a0787867b5f0c487e9e5
31166 F20110404_AAAXIB parra_e_Page_144.QC.jpg
527c4800513e2c2faf5f7fae0816e69e
6e632a6c98a4552916715e2abf581e3304d8653d
52469 F20110404_AAAWYT parra_e_Page_179.pro
c19aa6feec4cc7401ef2bfe49ebe6ee6
764b1e4819ca2f3e8fd10dcd3f9d0e597a253c09
8402 F20110404_AAAXVM parra_e_Page_056thm.jpg
6e0620437a4fbfc0ee2c5d5205dcd607
4d12ef4a04fd80a621c8a354fadb79b23b433fb0
F20110404_AAAWLJ parra_e_Page_147.tif
cf90677e84112b356b3611dcb59d2db0
da7068658f7736e3b0c83ddce19d9724452248c0
105860 F20110404_AAAXIC parra_e_Page_145.jpg
5c84d4b33b5927d4c8326884151d772e
cd7519418903820987b03965bf093990a9ab8786
51226 F20110404_AAAWYU parra_e_Page_182.pro
11db3f5d0762a02b927ab9ccbcf18e38
407ec4e25a703d871df9cdb9963322e6620daba3
1671 F20110404_AAAXVN parra_e_Page_058thm.jpg
978d3fc5a9091eeefe3a9afad7421c19
697756a68eeaeff0e8cf7fea06ed012155377f6d
F20110404_AAAWLK parra_e_Page_149.tif
ea6b263261a454e68616d01e35bac50c
32b120bd48195fffca1ad03388e04cde8264a5df
34413 F20110404_AAAXID parra_e_Page_145.QC.jpg
6c09fed2a8d0121a4ee162b68b383f48
1b60a2f09e81d9f67cd55c25720ac825b85b253b
51864 F20110404_AAAWYV parra_e_Page_183.pro
3b3cf3ebe7e359c36d65bb9efd35abe4
4219a4a9451f44cf2f3941fcca604c19ceeb394b
6972 F20110404_AAAXVO parra_e_Page_059thm.jpg
a930b81c07a71f6edac2e1cbbd24edae
cbcaece1400425ce2cb22e745eaf40151de0d0fc
F20110404_AAAWLL parra_e_Page_151.tif
79a437f83f1631ca2d4ff9cc5d0f44dc
d352c5fc899c7c9a92fd4ffe16f5ff710dbee387
96411 F20110404_AAAXIE parra_e_Page_146.jpg
1d6a1ac33c789c46437d396e4a6aaf0f
02856ed06b5cc986d7b17650a33fce344b882d14
50361 F20110404_AAAWYW parra_e_Page_184.pro
d9efe774124a0e62573c9bd0d7638fbb
8682b9c623395c4749f51c0d0a519578fec55a72
7982 F20110404_AAAXVP parra_e_Page_060thm.jpg
a4164ede2c0fd103497e64abe0202b9f
be513ece6cfd69e2f577b3604f2a4a3f4882d6bc
F20110404_AAAWLM parra_e_Page_152.tif
20be38735dc001df4a19c56e7b40ab2b
d355807a07d5f309786676b8f8f82a064b8c3a9d
95857 F20110404_AAAXIF parra_e_Page_147.jpg
64301b871594fab48de344a7773a3c6b
3f6284c9b776445659a090abae06e3f29bf8f3cb
55306 F20110404_AAAWYX parra_e_Page_186.pro
a1594314612e52d34c0605a0a820685f
d540b4251ebdb1652e492a4443781f2b38f59e18
8234 F20110404_AAAXVQ parra_e_Page_061thm.jpg
0f47576b2fd1e3fa3008a868facf5e3a
2acc39ac321ac9ab0c41ee0aaa9f160f55273e7a
F20110404_AAAWLN parra_e_Page_154.tif
84b7e96374df7ab05ac7b4d9049ae76a
0a582636ff94ba8f307a33c57c23541ac4405af4
30846 F20110404_AAAXIG parra_e_Page_147.QC.jpg
4a1d4c7c074642e1b55e7ea78261a5f4
bfe9531c2867d4a5205d21e464b5c788e8abcee1
60345 F20110404_AAAWYY parra_e_Page_188.pro
88530d5a1cfcb2901bce36757679d249
8c50aa0c876a8dd1b57e1ad8a9634e518c924811
8328 F20110404_AAAXVR parra_e_Page_062thm.jpg
a907af52c12727c36cb8a30113171291
9c68554fe5b86f1d74500a98e5341b78cd58a588
F20110404_AAAWLO parra_e_Page_157.tif
75e55729f7f6e07ffb433bf8b677eae3
d127d6f26a610aa4c1e69063caa21b19d557dbbf
107123 F20110404_AAAXIH parra_e_Page_148.jpg
1e419b9f348f287b1a6e83417e97fb24
50ddaa29df8da830087a42c19202dc0052f94c5e
53908 F20110404_AAAWYZ parra_e_Page_189.pro
9269f2b97e6f515207420a5d42d28c95
1a241805a23246576c62d58a45e37e0ac20e0776
8439 F20110404_AAAXVS parra_e_Page_063thm.jpg
ce1e3b9b5812a1ab46d3f0421e342ec9
1d35ce6e3997c8c81823000428c549fdb5971d2a
F20110404_AAAWLP parra_e_Page_159.tif
a4812a5dc3612780efa943241cac5f12
624ba23fb53fe8674bad0eb37a85849fdd1be92a
32950 F20110404_AAAXII parra_e_Page_148.QC.jpg
2342a11548a463efd964dc596eceeb33
5c767917249970d1490b7b771b71339f4bd1b4e9
7336 F20110404_AAAXVT parra_e_Page_065thm.jpg
39f4d62801508bf95b9381943097f991
988dcead5b3d75952006baaff491849de0b26dc2
F20110404_AAAWLQ parra_e_Page_160.tif
48771054097062a18fab7eaf05f0ce65
06071052ee392b79a68ed323a7d23721eb5f1230
105210 F20110404_AAAXIJ parra_e_Page_149.jpg
2477823d8f1f54e30b079f284176b124
69aa72f42e8ec9d0da3b374ca3a603586fa56013
8623 F20110404_AAAXVU parra_e_Page_066thm.jpg
d60a46cdd0899ac66d40dfd0cd12dd40
c4e7a6aae330a33568f68b95e2b09e54a2f59ab2
F20110404_AAAWLR parra_e_Page_161.tif
fd33899ca30c5b11a012605d53b1f4ab
2266ddce1d11c3c19f3af36ec9296e9f99b9e9ae
33690 F20110404_AAAXIK parra_e_Page_149.QC.jpg
f373450727c3a3177d027562acad3661
d0fce164c8bbd03e653977b6921b0c79be63754d
8409 F20110404_AAAXVV parra_e_Page_067thm.jpg
068eea88e8bc548fe65b852c718468b6
ed601d5acbcb31bb820864357a15268b1b5e16cb
F20110404_AAAWLS parra_e_Page_162.tif
029f98197d2e34fbf092146cce6473a2
58ec94e3aa79d60e8eda05eaca7f0b42f696ccea
101458 F20110404_AAAXIL parra_e_Page_151.jpg
60a04e1f9e09e6d26065079110730e1b
46a3f36d0618ed3ba941428eb8bf0ab32c80cc4d
8393 F20110404_AAAXVW parra_e_Page_070thm.jpg
c98d49e3e9e0a4efd855524f7ee6ede9
801ba312f697b2a606a40f7c94836868e78028c3
F20110404_AAAWLT parra_e_Page_163.tif
f88bdba0c7e9debe603243755cda185f
439e2e600be907e1403519994804de936ebb606b
108387 F20110404_AAAXIM parra_e_Page_152.jpg
bca1fe346f34e333b39dd5c540d5a007
4b74669e64c25485e9dceacffd19726fae7a0327
8398 F20110404_AAAXVX parra_e_Page_071thm.jpg
a742651e01897f757a7cb5097c3f2353
6e9e3d6c4e580805f563e4db27ddad8fbcccba9f
F20110404_AAAWLU parra_e_Page_164.tif
040eb643b3e87003b19a1c05dea8e5ff
61584d5c22d01d30250115de1687903a7e5e4e9e
32613 F20110404_AAAXIN parra_e_Page_152.QC.jpg
13e8ebde4f890cad6d54ab5a822a35e5
f6dcca0d8e1cab259642e610a8ea6b53510a387c
7742 F20110404_AAAXVY parra_e_Page_072thm.jpg
54f372760193a8c27c96890840245256
15b2c4fd8821a5c6c7cba814273a91237c050604
F20110404_AAAWLV parra_e_Page_167.tif
95b9921ddb453b86471a19eaec9a50b0
0ee98021aeb39c925d93c41c47905a2b59547d89
104465 F20110404_AAAXIO parra_e_Page_153.jpg
317b9f2c20c547c89b7d7077ccaa8d52
a37c391048f588b158683234c42e6e0a9db848d5
7977 F20110404_AAAXVZ parra_e_Page_075thm.jpg
d9d03ca0465d062c17be804eedc02f67
28b82f9dd290d535a6d117d03d3cfc4edae9ce4e
F20110404_AAAWLW parra_e_Page_168.tif
f89bafbe935f4d335ab4ce17d89e7efb
95099800871c4f9dd32eb7faf93c1972b6b67872
32871 F20110404_AAAXIP parra_e_Page_153.QC.jpg
ea48e144af4a829b7deb31021bf15e87
efd9ce2e8fcda07dde53a17bddeb1559674967c9
F20110404_AAAWLX parra_e_Page_169.tif
aab0390b8d13c578ae12431e61f3f2a7
dc4a30ba1d140e0057fcfc8f3aa47a7ecd7d74de
28447 F20110404_AAAXIQ parra_e_Page_154.jpg
ca5814d51ca6c8e2d4bfa9cf08eb73c4
caa9c11b5dccafc56fd7fd7762bd8d0618be5cae
F20110404_AAAWLY parra_e_Page_170.tif
42e5a3ada0626eaa274eac4862a0a855
94471dcca110e7d0439b5df0d4f564db86c9b727
93948 F20110404_AAAXIR parra_e_Page_155.jpg
f538828e626c1bfd00ce83682a568110
ed905968667e5905387974447619f84310e2398c
F20110404_AAAWLZ parra_e_Page_172.tif
c67ad65df9b579b2d90bbe47d8644763
b318e9171079618d04caa244dd91e576ccd424c8
99897 F20110404_AAAXIS parra_e_Page_156.jpg
696eeb40c45e3a2868c8b77aa1baca22
9228ea17920edd7788b1121d52c30d0897ff1776
102123 F20110404_AAAXIT parra_e_Page_157.jpg
66d82f7ce5be65ae5ad1d4612e1ed2ba
a1b74046ef6365c46b094066f7111b262285caff
32733 F20110404_AAAXIU parra_e_Page_157.QC.jpg
a6ae9c1339467df3816b55e8e5e5583c
74c430a26567f05f5856f740c8549c8f32b6d466
1051953 F20110404_AAAVUA parra_e_Page_075.jp2
948d8aa2f3142021a61ab156a82cf5e1
7826145625771706cfce953c422499b2c82558af
85623 F20110404_AAAXIV parra_e_Page_158.jpg
b727e9203a07c4924d436e24434fc47f
f807cc6180128444bd952aceab5f3c4f34621063
50397 F20110404_AAAVUB parra_e_Page_061.pro
e54ef84eeb7c7abac67eeacc096d0ad0
34ed0b0421ff673d46719d9cc35f1b3b357279e6
26914 F20110404_AAAXIW parra_e_Page_158.QC.jpg
3c51168d26af04f70e08b9f855182d76
2ec4c9e666128982a4edb6e0fdae1e883da160d6
30653 F20110404_AAAVUC parra_e_Page_089.QC.jpg
4435c4c2a5e24d002c71b1f3ffba7218
d0e7ae39e3999dfa454cdc1c3f09729b4754f147
34574 F20110404_AAAXIX parra_e_Page_159.QC.jpg
a1dbef73a1a16206d86203e7b5e7114f
9a943a4ca6c3e5ff7ef084d7591da24bc8274742
85630 F20110404_AAAVUD parra_e_Page_019.jpg
303ba5f1aa436e258717e1d79c713754
e07b41ca720d76d6a1b76c342fec248da892c25a
102618 F20110404_AAAXIY parra_e_Page_160.jpg
ff3b34a59c4471830c4de72d78901611
ed038e4dd22febd1f90b92c159671b60a8063be2
2068 F20110404_AAAVUE parra_e_Page_149.txt
64d3f716f444e00da78b890bcbb0057b
0c4b2ffefdc02e8764df221725635a169e0bfadf
33039 F20110404_AAAXIZ parra_e_Page_160.QC.jpg
3a0fa94095d253067838ee5f71e6e29c
6212aa822eefbaf1ded1c81e21ed87e5e1bb2a69
2156 F20110404_AAAVUF parra_e_Page_194.txt
bf66ce0705730a15fe948085e64bc64a
40b9a4d54f0bc712d4ac9ec7258d0976da9e2da5
31149 F20110404_AAAVUG parra_e_Page_146.QC.jpg
9fe5ecd8e27e744ecac57baaa7408b27
e5d512c289dbd7698b2e2829ae67437809d5320f
F20110404_AAAVUH parra_e_Page_142.tif
31881f477a5672387918cb0773c82e24
d8dd0cdfc2873ed49800a42ce2a7b43555545c60
2034 F20110404_AAAWRA parra_e_Page_119.txt
516aef184a599b4a3eb9f397133b06ea
83bc436090992e789711c369b3a827d4d2395e99
8302 F20110404_AAAVUI parra_e_Page_189thm.jpg
b8c52ddc64e3702217cc7132f503c93e
a0639c0793feb4d5e52a79a2b298cf840f97edbd
2190 F20110404_AAAWRB parra_e_Page_123.txt
7dfc1a4544f8de1e6d74d75b14bf5a93
b0af49c5219f1704837eb1eeef1ac86742677c3a
F20110404_AAAVUJ parra_e_Page_136.tif
8eee544668d0843d07e341607773ec2a
963100615dd39097e57e76bdf3adcde87c377fed
2361 F20110404_AAAWRC parra_e_Page_124.txt
c1b10256cb225eb7078e1c7de6874e31
89974e3e14f6f9d10cf4aea8b4b5d1afc1e77233
7639 F20110404_AAAVUK parra_e_Page_146thm.jpg
f388f920b461de8a9ae349ab4c1e9eab
389a9ebcc4ea55da4ee5a53006ee70918cc3e5a4
2333 F20110404_AAAWRD parra_e_Page_126.txt
06155816d72980481167d9562e538fc4
af55f10e5a90a9f4d548c4afc5f414c173734fc7
F20110404_AAAVUL parra_e_Page_064.tif
e5265ba9cfd83f55a565edcbe456da91
b227c9e5663b94a99ad2d9124d6dccb5c8c7249d
F20110404_AAAWRE parra_e_Page_127.txt
ab0c57865ebb7078f0e9fca208b29fa6
51236e1cd2b7de595ae622d892344cf2a9c3ba31
2108 F20110404_AAAWRF parra_e_Page_128.txt
c9ae3d40ad3bf29c8f95485d99bcf100
c4f180b071006d13e923376b0036723b632106d1
55215 F20110404_AAAVUM parra_e_Page_097.pro
ed6f3ebfbe3a1e0233a501fe2771b0b2
bab62e6391c2e4575dedf29695d8790d356654da
2058 F20110404_AAAWRG parra_e_Page_129.txt
05cdd7fe1c6fc611aa67fa2bbf0e88c5
3dec69c002d72751bc9c0f674b0fa387f92a4bc3
1051954 F20110404_AAAXOA parra_e_Page_035.jp2
5c0ae192303b8345a34061fbfc23da18
f29f4ee237ec60334f725568ec7d32b12c729c2e
57550 F20110404_AAAVUN parra_e_Page_124.pro
002c8e71f5185f83789c5ae94f09473e
77dab87a56cfc63f5d2e13148b436bf7a15b9f8a
2194 F20110404_AAAWRH parra_e_Page_131.txt
2c91f6fb42b1667d15b7cda81c9fd629
65cbb59499a5d00739c962c9f0591485304e59f5
1051939 F20110404_AAAXOB parra_e_Page_037.jp2
c5c6778aea244ec03523717d761d77c6
b47aa8ccae014e865948c492390d9b6d2d988bac
105989 F20110404_AAAVUO parra_e_Page_132.jpg
3b142ef25bc87140fd7b1d057a4d3d2d
8b3b0fcb504b27a4b452bb5a372b3302403aa6dd
1051982 F20110404_AAAXOC parra_e_Page_038.jp2
d84a906a53fe8afb4f852cf9c5f9919d
00d015fefae44ca00d6ff5e960b8724b995df953
F20110404_AAAVUP parra_e_Page_200.tif
f86de3c101ca48cc9504449843632217
3c943ef0cbac76bbad33c7a194073d7d92674b1c
2079 F20110404_AAAWRI parra_e_Page_132.txt
dece7ae2d2a8c7a250f368e2fe716aac
d3ef1077d97b4ee21a0dd88003712c2641645a28
1051963 F20110404_AAAXOD parra_e_Page_039.jp2
5959db96d72cb45cdae87371cc8eec4c
e9ffed5c258b1eee436b792aedd6a9f4de6a7fb0
29277 F20110404_AAAVUQ parra_e_Page_007.QC.jpg
beef58851e43c83b5b329d7cde630d76
468f519a273193e30b80212c497746e0491fe4f0
2179 F20110404_AAAWRJ parra_e_Page_133.txt
f0094e3fd31926ef3eab41849cddb25b
b3fef42fbe5a03700a40d4ce0842ced67101ec46
3350 F20110404_AAAVUR parra_e_Page_214thm.jpg
b835fc38abb14fa8ef7bec37815d0978
34b798a89dc6942233481e07719e8f4b356f8cc2
1920 F20110404_AAAWRK parra_e_Page_136.txt
83da8d1be9955487876e32857394f2a7
08e5e128571f75067293555316b4846d27a74b31
1051984 F20110404_AAAXOE parra_e_Page_040.jp2
1319dc76e7b96281ceadfd5763cb0eb7
2d97bcb97a0a83866bbf48dc5d771e6879e22e39
2082 F20110404_AAAWEA parra_e_Page_094.txt
c0dff9ff9b7cfd813b02dbcbca8e09bc
784279711550caf2e33c1732ffbea05c0eedb2db
F20110404_AAAVUS parra_e_Page_089.tif
c6f62f9ef508348d5929e961bd26b5a4
91e023515401b93f9ef5716cc8488ae536cf431c
2232 F20110404_AAAWRL parra_e_Page_137.txt
893c3a7391c087efc55ccabd744b7e76
6f799182d4b0fac834c50943b44f29766ab0d9f4
1051966 F20110404_AAAXOF parra_e_Page_041.jp2
80df625b6bd852e7d628832397bd9e2d
55047db1342ae899d69a6cafb88ed99e3f55a71f
8351 F20110404_AAAWEB parra_e_Page_110thm.jpg
5cb5a88decf9850ebb179e47a3a1e9be
af6f3d493c215b41191e57d9af87fd609775e210
F20110404_AAAVUT parra_e_Page_153.tif
1c49cdbd8683e7e96c41173f96d361bf
00deff7ab2c4577ec601ab81656504891bac3124
1869 F20110404_AAAWRM parra_e_Page_138.txt
768f2ff8f0fbedab80ea5734528c589f
4181fc9b1a9d540fad5bf8dc7fcbc3124ca5df86
F20110404_AAAXOG parra_e_Page_042.jp2
0dae19b9b093a30881c04906b731846b
7d46c4930ee1597ff86b75ec59790d54c44aa73c
F20110404_AAAWEC parra_e_Page_171.tif
9779b4f0bd8c84de50a46005e50bb26f
129fd1ddde80333caf7975fbb308adf26deeccb8
19846 F20110404_AAAVUU parra_e_Page_010.QC.jpg
60ea47dd744c967fae37e84997c4f85a
3071b7ae241a2cc69b7ddb49e087ec3b16d06a64
2367 F20110404_AAAWRN parra_e_Page_140.txt
f14b67466857c93d054cef207e3056fa
82a30a7100dada9e1ca7a3f9bf113353d2e09a05
1051980 F20110404_AAAXOH parra_e_Page_044.jp2
fd4ae4ad76c1942a25c7d99ab16f4670
2ce81601e1335f487cfc8fa5efed6fa2c2d7462a
113565 F20110404_AAAWED parra_e_Page_092.jpg
c80e4aa814f525e94e02a78b586d0647
0daf870d5ec86718d9a91bdb49232b186edcf88b
8152 F20110404_AAAVUV parra_e_Page_117thm.jpg
0110c2d0deeb1d4b0f06089af6c6d4ed
ecc6e2384c169baaed87985a741fa04cb0181252
2037 F20110404_AAAWRO parra_e_Page_142.txt
f2aaa1264752d11839dff8423ee3f02d
d24f1dc27f972f14542d79abb632c1e7adbe8b25
F20110404_AAAXOI parra_e_Page_045.jp2
1b3ce548ac096c3e9dcee71acb958b80
735deb2272faf509fe7857cbb2d69c548f6be23e
103092 F20110404_AAAWEE parra_e_Page_028.jpg
1bf8edfed46719f34128d5d1ebeddf17
c6bfec39472f177849ee23975f43d5744902a296
1007123 F20110404_AAAVUW parra_e_Page_065.jp2
977bcdfd146dcfcf86266695c8b95a62
ecd2cc33859716daa6ccce461cef22022b81abab
2146 F20110404_AAAWRP parra_e_Page_145.txt
e66511d91ce236354529734129bf9345
69a11e99ae85656a404952039b35767bbfd784a3
F20110404_AAAXOJ parra_e_Page_046.jp2
bf4f1413b0d3d02a3609cab17c4d8e91
4db699950fe1dcd2d3044d33b690bbceadc9e330
8229 F20110404_AAAWEF parra_e_Page_153thm.jpg
f0a8676fb212ad2a0af08fa4410d557e
910990a8a3ba67cec2093ea736ad23fa54933245
F20110404_AAAVUX parra_e_Page_219.tif
56dc687d9d7c212f74f1050bb000e589
5b02300696fa4b9c52652e1c78aa8cc756ba4491
1872 F20110404_AAAWRQ parra_e_Page_146.txt
708b9e640bf5e9e1d62049f6896b1164
35d450019f61362905e23ea3b5f075cc54d83a7a
1051938 F20110404_AAAXOK parra_e_Page_047.jp2
aaf7a5b88c019624444be4f59cec8922
2d5fa70ae7add8dfa20269564e84e7ee0b00f4c7
29080 F20110404_AAAWEG parra_e_Page_135.QC.jpg
ed7e6c2bbfaf2ad79d545fd9310d525f
27e14735cafc3a711b4f6bfd44875c789cc74acc
F20110404_AAAVUY parra_e_Page_180.tif
ab51df432449a9d7a3d531f1f4ec39ba
0afb6240dc9e72917a32d754a0a3f565e8a38b51
1875 F20110404_AAAWRR parra_e_Page_147.txt
e37b98ad7d8f3810c0f934bc46e25065
1229a304edf867a2bd7041cbfe0dd05ea00d7eb8
1051985 F20110404_AAAXOL parra_e_Page_048.jp2
c876caf279ec6fb92629ede66b97d8e2
355245af07b689a67674dd5d368a7f43050d8da5
107446 F20110404_AAAWEH parra_e_Page_048.jpg
b8b5ce7d7037cf25df18bfa6e8883309
e0b99c010cd79d330c1e4a61cd229476cac200ad
31123 F20110404_AAAVUZ parra_e_Page_014.QC.jpg
fe1c44e447642478857f4319c7627249
2e9a28b62a45e66198539b540e2bfb71217b7d67
72205 F20110404_AAAXBA parra_e_Page_018.jpg
6c66032b54ca69fee52ab7c8c90cc10c
adce44f4e3b82dee47efc618d908f7614579f6d1
2097 F20110404_AAAWRS parra_e_Page_148.txt
32ad2079a5a095a10771b40810491d41
804ab71cf3d962df4d576fa5e5752edd71d5e85e
1051950 F20110404_AAAXOM parra_e_Page_049.jp2
cec804908ec450f01d7acfa496bbf7db
6d70205331eb2082739587f978109221e83919df
7905 F20110404_AAAWEI parra_e_Page_180thm.jpg
8d218f54d6fdd19303bdb4621815bf3d
1cac8fde368ca3033191e0109b68725673fd5ba0
23913 F20110404_AAAXBB parra_e_Page_018.QC.jpg
eb7bc7cdfeac05dbf8b161c8a202bf39
f27d3b218fb7a02caf8f7538439bf81fb6031901
1991 F20110404_AAAWRT parra_e_Page_151.txt
95ec61d9e8e642d097aff837e140cb49
6fd0f879dabf784371b86390d05a108d19d82d4a
1051972 F20110404_AAAXON parra_e_Page_050.jp2
4c468e12d82721e9145a47944e43c02d
a2a0671671bfd7819778dd1ac4fe0c8cb6c16ee5
2112 F20110404_AAAWEJ parra_e_Page_130.txt
7dfd4c0b98dcfb134ed271fc6c70b2c7
78706c8594c0b4fd5a5abdff37b6a5e7816f42e6
27357 F20110404_AAAXBC parra_e_Page_019.QC.jpg
ff6af7a0d0d8d8ced1fd21d710c12e40
b6f99f2b5dd4a6ccaa2eaa5280330f52a4f1de30
2062 F20110404_AAAWRU parra_e_Page_153.txt
c9383b74a5a1a5a162493bde605bd8ab
48c26e26e0aacc9b47417bcf2aa0fdc4930b3138
1051951 F20110404_AAAXOO parra_e_Page_051.jp2
eb124954002f89d76ab909a428c75568
c811135d885a595f1368dadd69911266a1b03ae2
F20110404_AAAWEK parra_e_Page_026.tif
053745f51c38fbf2d332101654ca2143
49c2c3c118e470d65c01feafc3c29b7e5675dc02
104928 F20110404_AAAXBD parra_e_Page_020.jpg
064fe3947b61561e34e9aff8bc89b29c
308f2fe8c4063951f8657dd1c504fc6488b4d50b
550 F20110404_AAAWRV parra_e_Page_154.txt
299844de92bda2557ca56c5c865e1c12
b0ffacc3ce6a4fde343a106c1627c29ca2fd2388
1051830 F20110404_AAAXOP parra_e_Page_052.jp2
7974cd1b9adad968c6f977ce34e38e36
d28561a5022127eaf9e9c9bd68ccd82eb850dcdc
111826 F20110404_AAAWEL parra_e_Page_084.jpg
7288359aac86f3dd35607e99753d3a85
ef75bb4f6bb755bf63baba4c2f0038a6b4f33a7a
34624 F20110404_AAAXBE parra_e_Page_020.QC.jpg
2ea073a2ba7ef2b5e98582dd74492a5e
e9e343396ce86d83c1dec64b7b49b29b444d239c
1847 F20110404_AAAWRW parra_e_Page_155.txt
721de4430aff88bf027f88d90c01a1bc
7ae765291b5d880b9ce7cafbd54e581b072d9742
1051959 F20110404_AAAXOQ parra_e_Page_053.jp2
6e4088fc081f8767bfcff2180541d1a1
1a20fbae759b69b18132feff671f7e56e3c34d20
46235 F20110404_AAAWEM parra_e_Page_017.pro
480420321845f817e7350a17058114f7
0d5c71f907a2d14618346cef1414f6095fea8fbd
F20110404_AAAXBF parra_e_Page_021.jpg
9b72312f08a023ff2034e2e2d2af77ad
2f02b06f5c6960002f826c78b61cd111aa4c95cf
1924 F20110404_AAAWRX parra_e_Page_156.txt
92f1d8e2609c9241c29c18c24174c80b
309f3355d86f9e385e1a3e048bc1dc90caa64970
1051915 F20110404_AAAXOR parra_e_Page_054.jp2
2b5a67d2692b2c9aee06dd9d7c47022f
fa56e6dbbf4272c5dd2e1c9f0bab1adb71a081bd
35546 F20110404_AAAWEN parra_e_Page_040.QC.jpg
e83f9d143204cf8fd5e8611939df2925
250a6e20c1f314bd4c3d4f0697da435ee7d784db
100002 F20110404_AAAXBG parra_e_Page_022.jpg
38fd1e0f11ebc7f12bf31366662a874c
4d9a3373d9314251591b15110a4ab93cab8b5add
2074 F20110404_AAAWRY parra_e_Page_157.txt
0cd3861178f44acc3759ba7b7cfaeeea
8ed9075fd3c3abc3f4b335c9533f37ba698b7cce
1051945 F20110404_AAAXOS parra_e_Page_055.jp2
eb3010b994e2f2494c1412e88fbc81a2
05734632b73a8da1ad3db518084919faa9ca8d15
2004 F20110404_AAAWEO parra_e_Page_120.txt
83e04d068afc6bc0fb3f7706f7aa2fd2
e57e09b32108b31e0d3b1fe3ddf3e9e0be3f6d40
31632 F20110404_AAAXBH parra_e_Page_022.QC.jpg
8f8be5dd3b77b6bd04c24ab80598cb8a
72ec09cbb3870c77cfba6c1b382010ddf5703e13
1672 F20110404_AAAWRZ parra_e_Page_158.txt
64986945b0ddfc482013ac5947516fcb
49bcc8150faf7f6e1420b85a1b6288e602211759
1044193 F20110404_AAAXOT parra_e_Page_057.jp2
916c88ff9fafc8676e41292355474749
c08adf8b5870ad10b45aa039f2a425e7bdb1794c
F20110404_AAAWEP parra_e_Page_198.tif
0f6edd39aaf210f7f5a7c923a0a2097c
30672af77c00f1837a38c27db6f53cf58e580dc9
101574 F20110404_AAAXBI parra_e_Page_025.jpg
23c73861560cb3c3f62048a7b329e896
077c2f83f9bc0c18097c65babff3e3a3c87b8a58
159137 F20110404_AAAXOU parra_e_Page_058.jp2
0d4500ec7a0be1ba9b61f7d000213efc
93900e100fc25aff472849fa4282503f915f80cd
103526 F20110404_AAAWEQ parra_e_Page_164.jpg
f20791ac03e08f9d8e277b59938a3f30
72ec1b3305275fc16c2d46b899a53d64f29659cd
33133 F20110404_AAAXBJ parra_e_Page_025.QC.jpg
146f5cc4edcb5f57fd4e7cd7e1652309
1b71703e6a5eb967ee500821c4df1a61dadd9734
963319 F20110404_AAAXOV parra_e_Page_059.jp2
375456ffba253180d680617771711027
614615b4ecd575b6ea5b2c51415439cd3fb04dae
50814 F20110404_AAAWER parra_e_Page_044.pro
259568aaa9fd05effa8663de5d5ab524
bd3cfd2c9c8fe27fde9eb30515192420f982df9c
102145 F20110404_AAAXBK parra_e_Page_026.jpg
81874b68b97745c2ea0cdb49e1469efb
2846b8167270ec9146c40429180a63883d40a13f
1051986 F20110404_AAAXOW parra_e_Page_060.jp2
12ce15667f0faf14b9d3ec620f0b3c5d
89e8b58a419300e2dda554d1fe3158f5bf9355f0
F20110404_AAAWES parra_e_Page_073.tif
31403bac916e378929b3af5699eff4b5
db06ceb9a5f0994a551cd4d2ba49c925676dde20
32298 F20110404_AAAXBL parra_e_Page_026.QC.jpg
0bbffcb67cea06d06b61572ed4cee4bb
48668fb35f87dce912bc6a3801142c5c5eb9b7db
F20110404_AAAXOX parra_e_Page_061.jp2
83e44d253f6798088c308e3288d9b795
2b8a2742296ebd042daecf349d944890fc979003
8677 F20110404_AAAWET parra_e_Page_225thm.jpg
5970ed4abb8c84c782009ca0dfff43b7
407225955fd55061f77e8573c21df2407bc8710b
101669 F20110404_AAAXBM parra_e_Page_027.jpg
c515ed809b565cdbd660f3947ff11a59
c43ab126e13ad9fbade5f358d9b711b219663ddc
1051935 F20110404_AAAXOY parra_e_Page_062.jp2
766806d9188f160e0b5ae3868ea26d23
f866d45bdbdc12e67f1dd52f435c81496010754a
16937 F20110404_AAAWEU parra_e_Page_003.jpg
8fd87fb3240f826577d2252634238d18
1d635434ed5a1c2c724ac1743bb7f3075f3d0bfb
32492 F20110404_AAAXBN parra_e_Page_027.QC.jpg
75bc4fb1355ce6d67a291e1f8a52ba31
495104d3c58bfc31feccdc1fcd17d83b794a992a
1051973 F20110404_AAAXOZ parra_e_Page_063.jp2
c9b4409991f0a2a59cf308b291b17d53
5a55abce14598303c1870dc60eb44ff90a19c9a5
33264 F20110404_AAAWEV parra_e_Page_021.QC.jpg
384c92462fe4638e4412b5eb35c92022
ab20b26f6729dcc7dea8d81e39cba01425d54451
32773 F20110404_AAAXBO parra_e_Page_028.QC.jpg
671aae00fad4c43bb55c0a54260e9e7f
3b0eaded7e1dffeb0a7c392b531997cc496162c4
2010 F20110404_AAAWEW parra_e_Page_198.txt
2b9b8d41f9eb11b75d565314fac079ae
e09c7dde3773511429d14e5c0192f2ef7a71dd0e
99016 F20110404_AAAXBP parra_e_Page_029.jpg
579642b33f99dba48f7526b3b495e821
ee17b9cd6e27223ebe44fd7b193525bd607ce9ff
64137 F20110404_AAAWEX parra_e_Page_227.jpg
f0a07413d3ef7acea3b1c3c946064724
b1635acd1b0f7347b28d8d59519a654d32e40d8d
54842 F20110404_AAAWXA parra_e_Page_116.pro
bd7d0b7a73559e57877298bd4d10f710
9cf41375de8ba442e6a9d6aefac6db3b8fada1ac
32169 F20110404_AAAXBQ parra_e_Page_029.QC.jpg
cfa2fca4f2419d5ea87e7f163c79aea3
bcd11072688d5860ab3a36459b62eec4d01929c9
F20110404_AAAWEY parra_e_Page_166.tif
6704b4a4d3abc3b8f9fdefb9d02fab87
4abf5b18be62f413799fe405d7c641acc9abc3e8
52422 F20110404_AAAWXB parra_e_Page_117.pro
5a623c6a370386647f9edb642609d1a4
4e48de5b3798c264a1559034cc691b712e340808
101483 F20110404_AAAXBR parra_e_Page_030.jpg
1d123af6ddf36cd0aa13e65aabdaa0b2
b6361c9dd9f7df280b31ff536c1b540ea63e94b7
32557 F20110404_AAAWEZ parra_e_Page_179.QC.jpg
c0ae98fdd94fc6bfddd0ac8b3fffec39
6bc0f9c417184ad3875357a660c5a197ad6cbf56
56315 F20110404_AAAWXC parra_e_Page_118.pro
fd6243af50dcb4facea3c9edd49eac14
3f0e10300169435579d329121088613ae44a6790
32960 F20110404_AAAXBS parra_e_Page_030.QC.jpg
e034218741391d2cf91320436a3cb0e3
0c4a0c588e319a4dda8d32d4731b3769ba25018d
51660 F20110404_AAAWXD parra_e_Page_119.pro
47fc7197271a75f315dcb3abcf45fc67
9bcab154e433c7f7a16a7b504a3a3b2d202c6e5b
111227 F20110404_AAAXBT parra_e_Page_031.jpg
cf5d79d5b002a2112f7789ffd92e8747
aff45a9d62ee278d1344acc2b080faed00ca1e99
50938 F20110404_AAAWXE parra_e_Page_120.pro
0426753562baa0fd85fb7020442e166f
cd55d94c62cab735dcf070af7800926523172804
35259 F20110404_AAAXBU parra_e_Page_031.QC.jpg
b093734907b432f9efcdefa00449bc5e
decd84a4120ab74807f64aec4a943899d3732150
51251 F20110404_AAAWXF parra_e_Page_121.pro
94203fe43a5813d6cf3a99d46cbb79b9
fb0263c43eaa93d31d04e761279023fa7b8283a7
121992 F20110404_AAAXBV parra_e_Page_032.jpg
3b5dcfaed527a8c7d337131f8f638ded
8342e5291c467a9577abb8c415dde7f8fc278e17
53893 F20110404_AAAWXG parra_e_Page_122.pro
cc1fc2e33e07c85a1a38e6dd971b7f87
74269d08c370d4a35ca59eb8815bc2679b17a4fe
35953 F20110404_AAAXBW parra_e_Page_032.QC.jpg
b6e0249197d2083489e38256f96bd97b
1a3fc3188c44733ad2a140a29ba3e18899690c03
55458 F20110404_AAAWXH parra_e_Page_123.pro
6aed74854d7d284ce5dcb59820d825c1
35deacd57a76c6efc70aad0ff12242b2b43cc66e
7167 F20110404_AAAXUA parra_e_Page_004thm.jpg
90853dfc363a8c1b5953ced2cb67a30e
9043557ae35c57b3d2cbe931330bbed4c657193f
49153 F20110404_AAAWXI parra_e_Page_125.pro
39b7c4eb4398a1da5d8a2bf18acadf88
a03753e9f6281216f23afeec04853a6c5d1e95dc
118012 F20110404_AAAXBX parra_e_Page_033.jpg
f84a8ab4b0e96880f9376fff0d9dd674
5092511a6ff7a30c96c9bb74630bb8e4419f59c6
3963 F20110404_AAAXUB parra_e_Page_005thm.jpg
2841afa4965683d8da46c5e10cf1883e
3a0a611efaa8a6b18a1fd01ec8fde65632d3d4fc
58061 F20110404_AAAWXJ parra_e_Page_126.pro
2227e396506987d6dfff3a922fb55f11
6d9110a63e0bbdf21847985888e7b943674f3f86
35363 F20110404_AAAXBY parra_e_Page_033.QC.jpg
26e1e43fd10da6d0585b0a2e63a0ddf4
1ab65736a761e0be88600b901e4237b7f766aa18
5019 F20110404_AAAXUC parra_e_Page_006thm.jpg
44495a74b40392f0071ec85881375849
e4968d51ce027a9efd41979ea838dbb069a200b7
51887 F20110404_AAAWXK parra_e_Page_127.pro
ab1adb4275349b42dfe2a186f5a6abd5
66660001561a01ceade8a2b34eb4cc4480298352
32507 F20110404_AAAXBZ parra_e_Page_035.QC.jpg
e2cd359018e9dca59467e893235d709d
8c2f14ce76769ef8c415afb9144d6f1895852fb3
6601 F20110404_AAAXUD parra_e_Page_009thm.jpg
f743e34ff0fc126fcdeef47a0404e575
db178dedf27c337ca79f3602dc15e2e493a0019c
F20110404_AAAWKA parra_e_Page_098.tif
b50c1c99749837cc7745d8b574b2a250
f995a08ae01b9e35f517d190caa70a2e7dc62f3d
52830 F20110404_AAAWXL parra_e_Page_128.pro
d67d3183faa31cabd768b5d474c99329
4d8b771c7059685f64950751b43a339c39c6f9b0
4880 F20110404_AAAXUE parra_e_Page_010thm.jpg
4d3c9162d15800ce230278c861a93670
ca08c462d188bbda616ebf1eb84becc22ff81a59
51848 F20110404_AAAWXM parra_e_Page_129.pro
a6b2abf6ff922bbfd6bc58c1814afaf8
0e3afe5b33d550d03452db05519fe71ea2601a2d
7670 F20110404_AAAXUF parra_e_Page_011thm.jpg
259cc19d2909fef5079aed7f21adb668
9ceeb3ddb1cc24637975aed2c6b79009064f07ab
F20110404_AAAWKB parra_e_Page_100.tif
39773d4564bf88d49cb7a683295423ca
b8df93898178b4ed0e62476919c0531148160557
52937 F20110404_AAAWXN parra_e_Page_130.pro
0fa1165c9e422a1c8e1e05da3634ab58
8a6e6cbe25514aee16df3dfab9f6d69d6f570b9e
8285 F20110404_AAAXUG parra_e_Page_012thm.jpg
939c49f5be505855bab999b6f4254ede
fb9cd4f5564859f04cf5cfe06b23f5899b43cbad
F20110404_AAAWKC parra_e_Page_101.tif
685077b2ea1927c4f514fe555b0a2a41
009fbc0b9fb72a70c465cbcc44c7337bbdf74dfc
7767 F20110404_AAAXUH parra_e_Page_014thm.jpg
940025df4d90735152454deab55320c0
0eaeaad7a990e1c5b0136de3c0344f16fa47f82a
F20110404_AAAWKD parra_e_Page_102.tif
ec1db5f89739e7a868d0cf9ed7fc59ca
fb2796d290b1b6673c961fd72c12cf9ab8a5804c
55518 F20110404_AAAWXO parra_e_Page_131.pro
4fba23bb33faae2175a06b99002f984d
c7e79c71ad05c97d71ddb75628c0706568a89e49
7879 F20110404_AAAXUI parra_e_Page_015thm.jpg
454166bd121a570b06f24abf9397fc40
3faa58fe8406c2497dc2514f6bf5029995b58f32
F20110404_AAAWKE parra_e_Page_105.tif
a1fe2e7e35ece2a71d943530dae165ca
7b9671a309d148e31cc124ed1538a57f2e6108c9
54664 F20110404_AAAWXP parra_e_Page_133.pro
c6757ed4a1ff9111cdb4c37c5f23b5fa
fbfd4aab8880c5aafd4c32c45c3fb9acd44543ef
8433 F20110404_AAAXUJ parra_e_Page_016thm.jpg
1c86a3e7cb91c06ce53082c6bebb69b8
1c734fa2214b9c4447c186760714cee97073a07b
F20110404_AAAWKF parra_e_Page_106.tif
2c3ae9a1cadf15032b09821a72b87c5b
cfc1318a4dd92122b84bea25caa497f15e2056e9
49274 F20110404_AAAWXQ parra_e_Page_134.pro
1e63045303124a99b530a0280f3b4db1
882611d7e1cd77337b984a2dac69ded3eed8a118
F20110404_AAAWKG parra_e_Page_107.tif
b1e855953bd828747c8352fe0372fbda
7628513cbaa7f82dc888ea83a26d6dc8e5be5b8f
47387 F20110404_AAAWXR parra_e_Page_135.pro
dda0a95ede944e6ae31c9089bf5421ff
4fc15e026ab2927db5082739b0ff80353d0c4f8d
5738 F20110404_AAAXUK parra_e_Page_018thm.jpg
a177c94629a52e99a68f9ac9bb4985e8
5df272335f445c3c34a98e41305a6913172e7aef
F20110404_AAAWKH parra_e_Page_108.tif
0c2e5574963b26a9557a9fc60531f5de
b2a086f096f44e598b0e93cab47d2d4776c5312b
105493 F20110404_AAAXHA parra_e_Page_127.jpg
8b78139cfc5cb202035bc14a091a8e9d
1857558db29a4825a083e969b344979cdb4e21d3
56218 F20110404_AAAWXS parra_e_Page_137.pro
d34937ca75afee504778cc8656340cab
edea6d0e1f2cd9afe4fd890307a363c14c267cf2
6827 F20110404_AAAXUL parra_e_Page_019thm.jpg
ba5f57090dd8595372264a95a86f9c5b
643bdf5c5743cd101cdd0f898a25d2ce4be04ca5
F20110404_AAAWKI parra_e_Page_109.tif
eb4eff273ced242247b9164201e068eb
f95bd72555c99d3e755d3e79bbcd6761593b5264
33941 F20110404_AAAXHB parra_e_Page_127.QC.jpg
c7d4e6225ad0c1af4a62ebdddc22fd62
b48933346f9c067ed3fa61069d003730066c42ff
46922 F20110404_AAAWXT parra_e_Page_138.pro
9e8c0df05631770e11cab6fdb635d7ac
e4bbf6f4a3bf5fc72e734c4c7819ebac2b72acb2
8022 F20110404_AAAXUM parra_e_Page_022thm.jpg
50cae5d9032690453c71f82acc3d950c
d0e154a2f28c2301df599fbd89fa14e8177fc29a
F20110404_AAAWKJ parra_e_Page_110.tif
4cb65a502504b356582b12506557bbcb
f506e4f21000f015cae9047ce69b64e64c4ddab8
107608 F20110404_AAAXHC parra_e_Page_128.jpg
b9eccd4db18578e61d26b8904f828277
4eed0adb28fab6aa467a5eeb0d2e9b30567df4de
50140 F20110404_AAAWXU parra_e_Page_139.pro
7e71411506fd8409b4d0cc69c0a48358
946582e6a5b02f7459909df273f036f1931acb95
F20110404_AAAXUN parra_e_Page_023thm.jpg
3c30e01ec539c31c10f40d74857ec145
f19bcd45605a95f615feb7a73fb8bd76b0c61094
F20110404_AAAWKK parra_e_Page_111.tif
b353b4161247e8dec7155ad14e6a5367
f9f84d75dc0b0a33738b170f8516234b09dd68a2
32798 F20110404_AAAXHD parra_e_Page_128.QC.jpg
51f960ae9c0553ac2aa4338ffdef5e8e
41ca36588a12f36fc81a7c9fc74c3145ac66f3a5
58667 F20110404_AAAWXV parra_e_Page_140.pro
e929b0fedf4207cf5c31e6e0775e04f2
41cc2b64a146da70470297c90bc1e957eff22439
7904 F20110404_AAAXUO parra_e_Page_024thm.jpg
74e4002c94df981943b82257ce77ce93
ccfa881cde241a8f52f812a6ff1cbfb5979ad694
F20110404_AAAWKL parra_e_Page_112.tif
17e48b888df603b6d2e501f1c3c30fa6
995d6491f55592006a3fb5600e09c89108570e7b
104658 F20110404_AAAXHE parra_e_Page_129.jpg
e0cc634c80cc0bf8f892ed749caacd2e
f8508f4021d7df38ceae82bd857cef3851064725
50357 F20110404_AAAWXW parra_e_Page_143.pro
11196fca7a881ccbe030c58cb2086dbd
a2489e852a587388959e0525df94736de4adaec4
8060 F20110404_AAAXUP parra_e_Page_025thm.jpg
752315bf057d569f6a981f43cc551e19
c358fe998ca946108a09cc9f56b3b5f4513a4fdc
F20110404_AAAWKM parra_e_Page_113.tif
64c410c70bc19fdc2b1b970c68908ef0
6ccc33164ddab89eacac5aadcd9f9451096eb25b
34726 F20110404_AAAXHF parra_e_Page_129.QC.jpg
8f1e7d7e24a87be59023dc8c7e0b33b1
9c289cd62ef0c44dc2b013e9d8b2954c18cb8296
47384 F20110404_AAAWXX parra_e_Page_146.pro
e19408d01b5e8b4489b5b9d299783b52
cc1a4a9fd11f19e0750f47f3d008643825c6b347
8062 F20110404_AAAXUQ parra_e_Page_026thm.jpg
fc47dccefcccb027462af3f4bb9858cc
27bbbbaae849f61891fe0bf4ed85d262cb44b4f7
F20110404_AAAWKN parra_e_Page_114.tif
692fd22eedc4796e0b9d799dbe88eefe
53430899fb3b9ce51f92422fa2ed3f9661ce49fc
106394 F20110404_AAAXHG parra_e_Page_130.jpg
23d7f622bbe95fc7954a65ead49a431f
77dc077d8887342eaed81573934088a98fadc748
47369 F20110404_AAAWXY parra_e_Page_147.pro
209f7e4b7ffab63fa1e13648e90f69db
0f8f6d10d13e407fcaa2ebb665f9a57c108daedd
7802 F20110404_AAAXUR parra_e_Page_027thm.jpg
6ec8427b37ca6336a669e14dfe3a4a4a
af73a8daebdc36710c0e1c51f09789753ea22ff9
F20110404_AAAWKO parra_e_Page_115.tif
0d8a93e71ce2e3aad12961d133bc179b
32432619284c21068f6ff5a8da4171822d61f49c
33892 F20110404_AAAXHH parra_e_Page_131.QC.jpg
8f6a1b3ef10a5e2e6435b4259ef98314
3e9b6a80c8a394da3f03b740ca4c66af9f1b5e46
52524 F20110404_AAAWXZ parra_e_Page_148.pro
7485915dcbe8dcf0ffc1c333c82c2904
e6d1095fc91f89ab9732e86b92d6c347ac4c1f6c
7930 F20110404_AAAXUS parra_e_Page_028thm.jpg
598080c285fb7d93f89efd888df79696
a96dce3d440946c707f6c2d05616faf792d17981
F20110404_AAAWKP parra_e_Page_116.tif
8ca8030cae2d4fbfc66e6500f94ffa23
b2d12c45d9eead029f4f481c8388b0e6a3ecffc1
109675 F20110404_AAAXHI parra_e_Page_133.jpg
23dcf0f051d47cd6c745f612feb1ece7
6d4c7e953b55a3aa0b1a4f5db83b30a8251053d2
7891 F20110404_AAAXUT parra_e_Page_030thm.jpg
c130d12bac4c85ac65871bbd2241b14d
ba0436dc8c90ff2fc0171625b5a0779930f30bc1
F20110404_AAAWKQ parra_e_Page_119.tif
215162d4ef58e9aef93f4778dde5696e
399ecf2eb3367c0f7844698d8d65209fae40b165
33654 F20110404_AAAXHJ parra_e_Page_133.QC.jpg
702f6fa185ad92e7411e8f9e4e9b1b25
70e1cd31e1f23c6e06024f676a6618520393000c
8526 F20110404_AAAXUU parra_e_Page_031thm.jpg
ce34ab9468adce62ca3a295d465a17e5
3082d3fd0a2f566a7ab9c2ef8e658b2f346f7911
F20110404_AAAWKR parra_e_Page_120.tif
62729c56ae9c15e43723142a664f681f
76efcbde4e82b9b451ae4fc0a00b12c92d6e9efe
98005 F20110404_AAAXHK parra_e_Page_134.jpg
307d8270f95825199b33edc37bccc17a
cb926382aa9dc3ad1673a41ad88449d203a6442f
8670 F20110404_AAAXUV parra_e_Page_032thm.jpg
d2bbd553844e5692b275f52bf8e04fcc
d4122dfcc3ce5ccaaff42d6e7c1b856b68ba0743
F20110404_AAAWKS parra_e_Page_121.tif
4f44f78440e97ae976251721658aa34e
046143d2fadd6ef4e8fb19b1aaa5361dc51d1605
95023 F20110404_AAAXHL parra_e_Page_135.jpg
e117cd333e52fa3bdf5b6293962e9111
c761b30377348eddf8798d135229fb8d4c7ef0b4
8575 F20110404_AAAXUW parra_e_Page_033thm.jpg
91c8a461155460dfa259ebbd28beb3ad
c5962868d32994b40fe8fa7bd2f17e255da9e832
F20110404_AAAWKT parra_e_Page_123.tif
7a3caadafc1ac65d20149ed2a7f95b40
2a188f3373fd5ccdea86dc2a5317fb4e96e2b5cf
98839 F20110404_AAAXHM parra_e_Page_136.jpg
60535eba3451071a3ac101f02c2c72e5
d28c72b7dccf72021cebdef20e501a7b83ae84ea
8281 F20110404_AAAXUX parra_e_Page_034thm.jpg
2d0c838b4531b8f9101c1d5e7138a2c7
375ed3b800eacd0d9a41c505852961bf672ddf8a
F20110404_AAAWKU parra_e_Page_124.tif
4e1b26807c15d82f1207352fdcedd098
356df007b5a5a149fae9c7cb9cf14402012eb2d9
107253 F20110404_AAAXHN parra_e_Page_137.jpg
6b5dda018870d7c0dd1e3eb9795f0428
25a1542917db8822c7dcf4c6b4b52fca0185ea08
F20110404_AAAXUY parra_e_Page_035thm.jpg
40980d2b8a6ef1e065e2f6bd43702106
2f775198f9295ae402b764f4b0ba1ba2051b59cd
F20110404_AAAWKV parra_e_Page_125.tif
5f0f13dfa2fef3c333e84adb86289bf3
1c3d1bc11e2cf7160748f9209e2f03b080b16440
34026 F20110404_AAAXHO parra_e_Page_137.QC.jpg
68f6e299647ced247883461c39653804
42efe3bdf9b3873f5b3163665ff8c6e22646dfb7
F20110404_AAAXUZ parra_e_Page_036thm.jpg
4ad499c1c3a7f723dda8727fef136f22
d56b7e67362f696ad560c2aa33404c839c038cd0
F20110404_AAAWKW parra_e_Page_126.tif
c732633d58b6d9a5fd999bb59cedf613
84eb1b8cdd7edbfec5fc219d513d212ff3bfcd1f
95734 F20110404_AAAXHP parra_e_Page_138.jpg
a5fd153fb580d5173a38d211da76fe6b
ef83b405228a9f8f0cefd13d46b5b67db98ab9a9
F20110404_AAAWKX parra_e_Page_127.tif
e552b7f658eb525a4266ad563342f860
17b096206390d5172e38bfc8789b296f51a4b1f6
31143 F20110404_AAAXHQ parra_e_Page_138.QC.jpg
017c8f9b356d62f48bc9ddfb4b938eb3
9047512be79f0e6919e3aa916da08b4a4c89d112
F20110404_AAAWKY parra_e_Page_128.tif
1a3ee75fd4f8833011a856ff991f885b
965c0d2ab526f2bf8407f77bb4c03aa7be6b19c8
97656 F20110404_AAAXHR parra_e_Page_139.jpg
2c79332fa5e366a7ebdbddad8e598785
bfdd7d60a7eea97697ef247aa6c4ee930e410c6a
F20110404_AAAWKZ parra_e_Page_129.tif
4c72654eaf3d504b46b105d0985ee978
d5cd7ef73a6e120f718f737af03f9544dcdf8a5c
31672 F20110404_AAAXHS parra_e_Page_139.QC.jpg
10f69bd026b9feaf20ba1f21aafc136a
ea6b7241ebe648d483865c8ec62ff91351ea4209
116273 F20110404_AAAXHT parra_e_Page_140.jpg
061dd8e8b6ab744c002be32e186ee3b4
64eacc9e421c51b654ef0180dab543a1e4c4030c
33211 F20110404_AAAXHU parra_e_Page_140.QC.jpg
5875a16ea4734e7905bafed7bc719246
fbb644140da970df32b101c84251cdd331745112
104595 F20110404_AAAVTA parra_e_Page_119.jpg
2e916427038f9d8af8541cb935fb0b1c
523e91c9a32e99bf3e7bf318a69e808ca9db0d04
114917 F20110404_AAAXHV parra_e_Page_141.jpg
3e5888c59486f9dc6db1bfcbaa23f23c
83ed82ae85f900fca25a34a57412bcea626b87f4
1943 F20110404_AAAVTB parra_e_Page_173.txt
77ff1b10ef4cf32980ae3f18a7ef3da8
eed7aa3bfc4f6be8a38421eca00fc1454e525372
33542 F20110404_AAAXHW parra_e_Page_141.QC.jpg
848ee73e6c6b4f81492edfe779add55a
8f138d6d9c45f4ea015e87d6cc634f538fd2c227
2340 F20110404_AAAVTC parra_e_Page_226.txt
e93149a488ed6099e6382efbccd3743b
1bb02ddec9b93a95314cf0f63f006aa8d0ed5a49
30524 F20110404_AAAXHX parra_e_Page_142.QC.jpg
1dd83b99b11d22d1beacc86a0b540b91
6a8da116e06a16280c139594a33369fbdcde9356
107789 F20110404_AAAVTD parra_e_Page_007.pro
4d06afe05ed2fd5a451facdaa56e21d1
0eb7f7e7d90fccd9dc19aab51a195570a278b71f
103350 F20110404_AAAXHY parra_e_Page_143.jpg
948491a400cc5624295be97539a85127
5b817c211e389ed0bb6be5dcb2df48eeb4392c7b
2221 F20110404_AAAVTE parra_e_Page_217.txt
b5aa5b29b161397678744f300188210b
a867e9e82619f2e6b91cf5329a9941377f287d55
34286 F20110404_AAAXHZ parra_e_Page_143.QC.jpg
eb843603b6597bbb01236a908ae0f987
e122cd0f55a1edc249489c3d3bad81c17f7d0ac7
30942 F20110404_AAAVTF parra_e_Page_199.QC.jpg
99de170dbef615b1cf9ee99b14238eef
f2aa2804f414ce1910396b08e94d82adb12850bd
53996 F20110404_AAAVTG parra_e_Page_222.pro
40cb6769a9019d4f9f696d8045430f27
7abc597bbb9c23aeedd88db1bfee84ac538261a8
54456 F20110404_AAAVTH parra_e_Page_049.pro
b127304f30858ea2182d157d4d390d01
307f20c8491a5bee8bbfdf69b6bfc360d946edbd
1944 F20110404_AAAWQA parra_e_Page_081.txt
59cfa437fbadc4488c907882990a4ea5
92292a1e2e5d9b0646232a28f121c9f28239837f
102057 F20110404_AAAVTI parra_e_Page_055.jpg
024256b6adf77b21a6e30691e6428977
5af1808213513f2cfa019da9ba66e59928d1c8bd
1927 F20110404_AAAWQB parra_e_Page_082.txt
64096fb5f8c101fd2e0101d2ac39f7c6
aef3b223f0557d3072fe6dbbe9d079b28e3aac02
32559 F20110404_AAAVTJ parra_e_Page_023.QC.jpg
04aef9922e21b20b4a8aaca388fdfdac
a6e0a55c691a8d655e528f5f207d2271de99fac3
2245 F20110404_AAAWQC parra_e_Page_084.txt
c7a0e5fdd0cb5e5266333f168e172dae
98b8ec7423267c0cc05788ca535c4bb0bb75712e
F20110404_AAAVTK parra_e_Page_044.tif
53b3522a7c739d323cfa55363f8960b3
7fa2fc9cef67c883342f2fc69bc4bb61da16eb98
1955 F20110404_AAAWQD parra_e_Page_085.txt
aac58f762759e928c0114c811b033a72
685d42b60533b954f23776f6c24bc858f254130d
F20110404_AAAWQE parra_e_Page_086.txt
94d18fab2f2c5fc428685541b0bc647c
460dcfa5cd2c6e52da6db0d270d9cd2e17878892
105558 F20110404_AAAVTL parra_e_Page_080.jpg
ac813119d655f97ea3d398d2a030a57d
b4cd5e311f657733a6cbc738272d40e01e243a5c
2405 F20110404_AAAWQF parra_e_Page_087.txt
261c834d2e392682959a40f4fba0c558
d30ed0511406ae3955921de7d137e40e1faef4e8
1051974 F20110404_AAAVTM parra_e_Page_126.jp2
93da1ad58c8b6c5c17132ac4218523ec
46c95a782068398eea5269ffdc7b3520865a8824
1846 F20110404_AAAWQG parra_e_Page_089.txt
58453dcfa868acecb1402c5bb568b925
f3fe0d7743c1618af1e9639684bf62365cf2cb3a
18649 F20110404_AAAXNA parra_e_Page_227.QC.jpg
6b36d341a1c00cfa3271baa6d00b1dc2
611d553d454032f49f30f49f1c4ed81c6afb2b0a
1989 F20110404_AAAVTN parra_e_Page_143.txt
6fa4c127a0a1d2c53444006bf1ebcd59
bdabe4070d5103b9eb128e054bc35e9387a2ce6d
22679 F20110404_AAAXNB parra_e_Page_228.jpg
403e507cc8e12c22ec4c2553541ccc54
94005d1dc963a1c63b5922aa5a78c5239a44b58e
F20110404_AAAVTO parra_e_Page_038.tif
31cff64b25cbe7fb2ad2878658ade8fb
7650ba609259facf8515ea4a5c077268f248ca68
1978 F20110404_AAAWQH parra_e_Page_090.txt
9f290467844bfa8dcaf0c175d2f810c8
da95882aef01d466fb006aaa40cb8aca9158600d
293149 F20110404_AAAXNC parra_e_Page_001.jp2
1fb55d8e05278174d71d1c947e78a57d
8ce3d8922ad2f674619a12467ff83a954cc1b52a
1051940 F20110404_AAAVTP parra_e_Page_212.jp2
085ff252974612fcd5e2a35f5aff8fdb
49f0ba601c8f000bf4b34eb99c2ccd05d807f411
1990 F20110404_AAAWQI parra_e_Page_093.txt
a678aa0c146e83326cb417dce874d5ab
520dcfa4bd9e333539d3b394a36bc156d271c533
49220 F20110404_AAAVTQ parra_e_Page_169.pro
1125227ce3d61c2541d33bebc3ca76c8
ae08004a6cf5c5c65c16f196e3d48c85d9a127fa
2227 F20110404_AAAWQJ parra_e_Page_095.txt
f0ac369dfca57c2a4621529a05e43a65
ffbc6e983bd86ee7770cde7368dd1a6b093b11d9
158358 F20110404_AAAXND parra_e_Page_003.jp2
206e3b0e0998d16d3a84f3e2875e0ea5
725cceebbf91d103e5b1898837aed58bebd47a2a
52352 F20110404_AAAVTR parra_e_Page_153.pro
23564a45b943af8575854f8c7f72ab73
a75dcfd2cc76cbc8171f9931c5641df3592f3fe9
2350 F20110404_AAAWQK parra_e_Page_098.txt
6db253b739a6b5d7b1707853faf2523b
c6cc1c236de8ad11d22b3108a160f5075a4edd3d
950772 F20110404_AAAXNE parra_e_Page_004.jp2
7030bba6c7a47de706452be30d1e21f5
b32f96e93c5a9fe141e68418aec3716162cccac2
1051969 F20110404_AAAWDA parra_e_Page_106.jp2
9a139fe954039eed4c07c0d8a1a88378
c26d55f9a0cf638da453ad0eb4f6cdbc83160797
63158 F20110404_AAAVTS parra_e_Page_205.jpg
f16dca1f3a0b722c11b1327091485af6
71c8eb0884e2581e60d9b41bbe31559231244db5
2012 F20110404_AAAWQL parra_e_Page_099.txt
ebf6ef7e6c3e44baa7c6cb51e4ceb298
843f9aa933cff092fd86a70308058de2233202f1
947545 F20110404_AAAXNF parra_e_Page_006.jp2
713d7dca3d68226bd05379c384a0e455
2dd1e38f527c413ee407894f79b70753c9111c76
1223 F20110404_AAAWDB parra_e_Page_227.txt
49d6cfe4cf24056d8e0829dc3260e56e
c38756073a0cd46a768ada212a65ca3e1f75536d
51676 F20110404_AAAVTT parra_e_Page_070.pro
2c3158ef5435549a3e7995f68bd32d84
2688bdd5fd2ebd09fb1319f209af89ee6051a0bf
F20110404_AAAWQM parra_e_Page_100.txt
5ffb17ea58bc06307a070f89c9540470
3886637f1863a5ace2b7156a1d38acdd666c71b0
1051946 F20110404_AAAXNG parra_e_Page_007.jp2
c714f4a4d40c600c573df60b94d24cf9
2dc29ae935a922150cff89bf326fe63ff08dac5b
58694 F20110404_AAAWDC parra_e_Page_105.pro
bdc99ecf5cd240279f6d37dd0c49a798
9b41f22c4600e44faaaabfa16780b72239d6c736
F20110404_AAAVTU parra_e_Page_165.tif
5ecf41b36fa18f4b7713e19bc782d15d
a2f38d9ceab388da65f81dc0bbe74fa69e4afeb4
199 F20110404_AAAWQN parra_e_Page_101.txt
68ccf101fc6bfa29c3bc3b465a561918
4fbb7a795ad721c64c43ad08b76c08bbbc994e48
378765 F20110404_AAAXNH parra_e_Page_008.jp2
8dfbeb00cefe00ebb31ce7e09a22c921
e8ac280b0c3556d591a3a9bc2476688de0d7a37b
F20110404_AAAWDD parra_e_Page_069thm.jpg
301586efc449ff3ddbc172367b1db1f8
b512a85e704e307f3904f0c65793e113fd465a37
103087 F20110404_AAAVTV parra_e_Page_070.jpg
cdf8852eaa7c23290f9eac8d4b27aebc
0653d4591f3d3b73868f86ce25e5365d59dc4afb
2222 F20110404_AAAWQO parra_e_Page_104.txt
a912c04e4224d25a786970c8c67a537e
e47fdaa50e470fe90543a574c908177f19927fa1
913277 F20110404_AAAXNI parra_e_Page_009.jp2
fbff3a8a268d1c296a9664993899288b
28b92dfe0b0ebbc89bf011606a1e0fd68679d218
8445 F20110404_AAAWDE parra_e_Page_074thm.jpg
5a5ff2e165e6f8079fa933cde6c8284c
0e50131b5c2b99368e95eb26f772102ee2244bdd
2133 F20110404_AAAVTW parra_e_Page_069.txt
6d3f5edde7ed11e7c7051a37f462aefc
96bdce4309917a1ddbca501df5d9f864f5d9ccc0
1892 F20110404_AAAWQP parra_e_Page_107.txt
8117c75f0902e483a0b27f7af8891d40
bbb109172aead51853fab1a463e23395b09f6529
F20110404_AAAXNJ parra_e_Page_012.jp2
7d37a94203c2082738316949e6d1f589
d64d21bf365b9c0476ee25bbcbcca02f12ed05ea
65978 F20110404_AAAWDF parra_e_Page_042.pro
acb721c6c7ac0ebfcfbddc4f9f880faf
a734c6187ef16716e5d1fd01688e4240d8e58353
50193 F20110404_AAAVTX parra_e_Page_191.pro
392378e551e2b25dc89d866ee56c815b
a54eee2ce03cee2999f689ed3a5e06302fa6beab
2523 F20110404_AAAWQQ parra_e_Page_108.txt
eaa364aa7805e5485bdee5b9005fd8ee
92f4a8f62c9d5e83572fd0e11f2b43b03f944227
F20110404_AAAXNK parra_e_Page_013.jp2
87a88df9ad1900446173264e06659118
956a4cf38c56efe4984ca2eb698bd13eab9d08bc
1070 F20110404_AAAWDG parra_e_Page_101thm.jpg
4a93929515ee288b423e3a04b4e5f571
16a0cca4d08c527fd1d9c05f6247337a69bab719
34395 F20110404_AAAVTY parra_e_Page_226.QC.jpg
acf85dca9418a53779d633ebcf7d19c7
b61c6e0163819c32a90ee2756fe77a410448d2db
2371 F20110404_AAAWQR parra_e_Page_109.txt
8c6264b3414c128f547a9c3be68af7ba
368bb0406d1167bed4b090cfd93174567da498bb
1051964 F20110404_AAAXNL parra_e_Page_014.jp2
dd70a4170f553ad536c7653ef1f1e28f
728c12564dbab9eabdef7db968ba73825ae758d6
7756 F20110404_AAAWDH parra_e_Page_046thm.jpg
5b865484156007b300204f6e393e7e4b
d155a035376eb1ec7b10784ecd95fb1ae5ffff77
8369 F20110404_AAAVTZ parra_e_Page_181thm.jpg
c1af4b05a6000d59571b5d98d11fd698
551a0639d1f5b7a0bdf8c8e653b6c03b1aae7e59
55431 F20110404_AAAXAA parra_e_Page_225.pro
612dbd387b3784ab9943ee5eed10da3b
4a6db9bb7cf7ec598dd52e38aac7eea67ae2e6d6
2024 F20110404_AAAWQS parra_e_Page_110.txt
c78b24ffaffb7ab07d2d9b2aae7e24a0
96fc8154e577eb63c4ca616e9c353dc4d56b5c50
1051965 F20110404_AAAXNM parra_e_Page_015.jp2
3693cb285061fa21e69a12ae096add99
9ea1b4910e98d47c81cd057ba070a8fc7ff476a2
F20110404_AAAWDI parra_e_Page_016.tif
bfa506ec1931b0676694cb9a5bd60628
86a7f070226ddda551719eebd1c9bdeb3ebca7d8
58266 F20110404_AAAXAB parra_e_Page_226.pro
d4ac0e83565da4f00980d4ab6632e2f2
4ce20903453e81af2486160ea83158c3072eaaf0
2006 F20110404_AAAWQT parra_e_Page_111.txt
1442ce9f4a33928448b1a14fa522a9d7
8ce90beaca966a68546182826e7ec6a81143c532
1051942 F20110404_AAAXNN parra_e_Page_016.jp2
210b2fcfdf23e9a7095ab5a585c1b30b
557336213529d9d64422a46a8b3980e771dead2d
48471 F20110404_AAAWDJ parra_e_Page_014.pro
b376eb6898c8bd0f60bc758d1be235f7
9393e0e5449225f96cf60c17e064ce6ee1c14f6f
29948 F20110404_AAAXAC parra_e_Page_227.pro
b532ba8ff5cf71c751115570c5f37237
42cc84bdad549aa5437e08ab63abb22b3d9c521e
1982 F20110404_AAAWQU parra_e_Page_112.txt
fca633ad17db60f82ecd39fc346c259f
9d1e92701efb1e57ff7537de9c0e02921d0f454d
1032648 F20110404_AAAXNO parra_e_Page_017.jp2
ce7789a4c26b9e8767ed6c53c58aa058
03c0ccace62fc47bb675320bb55690e2ae87d46c
F20110404_AAAWDK parra_e_Page_028.tif
9872984a62dbcd7efd685493fbe274f5
197064157da245a18c15feaf60f369c4ad98b3e3
9273 F20110404_AAAXAD parra_e_Page_228.pro
ecf84f6e282c12fa180ebb25e3a16c39
632de5851753a4664fdbdae51f6e6b9c6b67aa50
2304 F20110404_AAAWQV parra_e_Page_113.txt
d787ef08c3d97108335c4e3379f82209
1a0b2fb6c7ba2c55c3985fbf8032e4dc27fd9070
777609 F20110404_AAAXNP parra_e_Page_018.jp2
7815efe6c1c6b9f3cc93950eb3536e39
4e7ca0dba32e51f6427f7e45e983845944a01992
2046 F20110404_AAAWDL parra_e_Page_026.txt
963e5e8b3a25d17568d994cfb183c4d6
813ea77e381ae42705355f9a4062504bd34f2ec8
30894 F20110404_AAAXAE parra_e_Page_001.jpg
29f510a46c7e2c05d647662097d49bb0
f67731df76afbdd1467395def62997ea214fce60
2338 F20110404_AAAWQW parra_e_Page_114.txt
d737f7dba655b432aaf8388187510e9d
da55d7e8e3222adfb97491c2f2ca79efd5cdb7d4
927236 F20110404_AAAXNQ parra_e_Page_019.jp2
23e81b15e5e77967b58d3e7e1e1df88b
ccaa6ac17420ef48b51892a06504747beb6d1814
F20110404_AAAWDM parra_e_Page_074.jp2
a6c1d24a2c0e4e57036fe1bf8ca92a2f
724aaa95a823c4533d88cc3c444502d92b756df9
4886 F20110404_AAAXAF parra_e_Page_002.jpg
9087937e60e0f4ba27e3d1cd9e222aac
095cdc72de7665493112ac460f1b3d4a92fba36e
2175 F20110404_AAAWQX parra_e_Page_116.txt
2d613029c15243348372eac4b0c4b19c
d1f0ff361e3644086e0368bf80054835cb65be86
1051983 F20110404_AAAXNR parra_e_Page_022.jp2
9fdab5d1e9423f062fbf1b39c3730f2c
721f7dc20f450fbcc34bf190b240294a0149a1df
1051976 F20110404_AAAWDN parra_e_Page_152.jp2
fdeb7248f200662c0aa41ba9c7bbd264
e863c11326495df4fb6172d31094a1227d83934e
1657 F20110404_AAAXAG parra_e_Page_002.QC.jpg
26bd6591463e9bd872346b55fdfe85bb
d2cea09a337ef7d2f1762f239453f0a1179c19d9
2064 F20110404_AAAWQY parra_e_Page_117.txt
e198bc1ec08d21ca25e98a2d6dc7fe76
ca1ffe85a1ff9c225e1635e990a3a81a759cbada
1051978 F20110404_AAAXNS parra_e_Page_023.jp2
c3431342a7933e265b9e9fd732aa4d8c
089c1d525c19b648548b0eba0f5d8cd3887fec3f
F20110404_AAAWDO parra_e_Page_144.tif
2210e58a0257b7dea91a9a39ce6ba0f1
4b7d77dcfc40d08d343fddffa05dd65dadf132ec
4539 F20110404_AAAXAH parra_e_Page_003.QC.jpg
2c08b59a54c97588ed61d31f7c282318
2dc6b9d7db4031eb2b979aa25d015f0ddf43913c
2229 F20110404_AAAWQZ parra_e_Page_118.txt
93095ddd40e7c48ecd804ee88b6cf379
603e8971f58c5e635be62bc5a2956c038a73ec0d
F20110404_AAAXNT parra_e_Page_024.jp2
351aed7ccf0f0a4dc09195e5ed719daa
57772b1b78b886d78579ca6279a1ea13af1fa00c
8048 F20110404_AAAWDP parra_e_Page_068thm.jpg
10489ddaa0cc76074d25ec896a233b6a
59265aa3a3fe6a730d98d56b96b7bd60b91dabca
29284 F20110404_AAAXAI parra_e_Page_004.QC.jpg
1075fbecdb9458d62cd05a1809717f49
e48b2d0d2f329027f8c80abe86b4cd21cb143c27
1051968 F20110404_AAAXNU parra_e_Page_025.jp2
73bfe04f55be6f45ae28cd70e38658e1
1a0e6aca4208a49502deb117472bfc686fc9dad2
F20110404_AAAVZA parra_e_Page_031.jp2
be7afc79552c4e635247db68b0e7abcd
9821da71cccda4a6a31548f1aa9142fa7fdf6433
101879 F20110404_AAAWDQ parra_e_Page_051.jpg
be876ab2dc4c065b2c8f70a10ca1bd85
92b0d7b37e750854436d36afb210f098a035a953
88438 F20110404_AAAXAJ parra_e_Page_006.jpg
aace68e1efe6afd67b3cd88eac432c77
ef5b0e324ce40002e73f4c92ba5f796337bde0c8
F20110404_AAAXNV parra_e_Page_026.jp2
491793855098e51998461a8be91089e6
496925cd769ff461b47a572c8664ffeb5ad7990b
F20110404_AAAVZB parra_e_Page_099.tif
677ca6d9e5e22906b70f59d5d8a14b9e
7c3b1cfde0da347dd4004e72dfbf980bf687f04f
F20110404_AAAWDR parra_e_Page_031.tif
91273b04ca8874c36354a5b7700dc8ef
8b349549aab17cc31e87b21dae67ff360e6f4ac2
128748 F20110404_AAAXAK parra_e_Page_007.jpg
d59a559cb97bca99e8864ee58ca60549
1b14d653f47e470a1d296167b205efda3c862511
F20110404_AAAXNW parra_e_Page_027.jp2
f3bbc02ba8403492ad8069dd0d10072a
fffa8f6a704f1245123a4109f24a9fa2ab867718
48620 F20110404_AAAVZC parra_e_Page_136.pro
874ef6de97dfbba6171c13d008f3cd20
f3bc1e0b8a6d31f0676ae45c513067b844708b5e
52862 F20110404_AAAWDS parra_e_Page_060.pro
1bb05f8ca688f9298edf333e421d2838
7867ef32ed3f32d7da80c5d764d293fcdef4c89f
10330 F20110404_AAAXAL parra_e_Page_008.QC.jpg
38fa1225ee54ef5cbc17b233dfceef34
1a9a85b5579ba689312aaaa84f5377f54549bd05
1051949 F20110404_AAAXNX parra_e_Page_028.jp2
bf4c504c00769f50f42694d5967c605e
c73e06c47e79a2dc7adbe457f70dc5a7996fb1ec
1051952 F20110404_AAAVZD parra_e_Page_196.jp2
76e07512f37ea288c3236b81f44d0e58
e13139581d08e61aa96e855c203a714ce9d8434e
100408 F20110404_AAAWDT parra_e_Page_043.jpg
fe1ed98b061d6653917867ae246379a2
fe81db9d3bb8a80ff7abc7585f8df48cc740373a
26142 F20110404_AAAXAM parra_e_Page_009.QC.jpg
fc143eb4b3b183d93d2d9b074c4769b0
d7e52314a7b1c65ee50f025d4cd7a87993593e92
F20110404_AAAXNY parra_e_Page_032.jp2
ebc55f174a1f4472dce0eb2e2f26a965
30a0cf70ebe3bff4bcc8815cf10b0362864eb966
20806 F20110404_AAAVZE parra_e_Page_006.QC.jpg
8817f32d11f47a093a522de62c30f135
25db705bcc2109ce54bace2a7e6a7b2cbc58cdd6
F20110404_AAAWDU parra_e_Page_156.tif
ceb317913fe42ab3f2cb3542557c07ab
a439bf05651c763ec73eb1861e2c8043be4cb30a
60987 F20110404_AAAXAN parra_e_Page_010.jpg
e212d7f973fc7be4cc4d630ad8a786d7
da38baaac4bb0a964cdd01471944e244ad0a21d8
F20110404_AAAXNZ parra_e_Page_033.jp2
818c3a40a1a7866ac69019bfc0a1ce3f
b38a91d76fc3d812da47157d633418458ec247f7
108610 F20110404_AAAVZF parra_e_Page_185.jpg
7860f0eee0a16cce9aa67a54324ecf40
2c99326d67926dcbc425d7f01294c58664d1a361
33171 F20110404_AAAWDV parra_e_Page_225.QC.jpg
a808bda1b6081c2dbafb4d6b4991648f
139bb6e208b919586fbb7f7c0af4727fb1b62bc6
112100 F20110404_AAAXAO parra_e_Page_011.jpg
f7b18054d7981ac5bfac71a63b39f38f
3c842ec98a8bb457d17236e47d541651aa989923
9556 F20110404_AAAVZG parra_e_Page_001.QC.jpg
c8844760a250856220e903d008d1a692
f5a979c2657ae83c8d6fae9abc84886c7b971106
59539 F20110404_AAAWDW parra_e_Page_141.pro
d3e86e025b0d2ffcfd6518fcfea2930d
e2b4d936a726606f57258e1073234c3966263ccc
32064 F20110404_AAAXAP parra_e_Page_011.QC.jpg
adf5c302e87cb2b2a8d313256b433760
2aacd30812878297d04d5b7b94a2c27a06abf92f
7705 F20110404_AAAVZH parra_e_Page_100thm.jpg
f7cc3781eba14857c7b9cbd42a57841b
109e8af6113d14f6dcb0eeb6f4bb779130286d05
2065 F20110404_AAAWDX parra_e_Page_091.txt
f2c2de06cfb59487888a235bde36ae55
cd29431641ac85e20b86d1498606267854c5074c
57162 F20110404_AAAWWA parra_e_Page_078.pro
15fb1c9819adf14220c556999b120d7b
b32c3443892d69cbb10b7bf99a9c13a6c2264c92
102459 F20110404_AAAXAQ parra_e_Page_012.jpg
2dc7eef9ff7e283fd7c1c556226f9d9a
f07d55059e899fcd0debc818803c06f7f99ce724
31576 F20110404_AAAVZI parra_e_Page_150.QC.jpg
d3922008c927b63ed918fc180a6c3523
e4ec6570c8ec15593ecc597a93235037fbcc81fb
109816 F20110404_AAAWDY parra_e_Page_131.jpg
803888986d4f043d1e098499fcd75b2e
7ae7726548a9f31f8983e50756940b0fa9a0c631
48466 F20110404_AAAWWB parra_e_Page_079.pro
cf9ed3a871462a4290fe3e1b8b958137
6ccd401d9df56d3ebdac12bd41f9a2478c429a2c
32591 F20110404_AAAXAR parra_e_Page_012.QC.jpg
3ad2ccf9b60726266f4190db3a90cb11
32f93a3536489729679260616e2a1cfee318c462
F20110404_AAAVZJ parra_e_Page_130.tif
8cb5699a836e386146f721913d492198
53692e7541c0f3fc86e16d92234cc507fb0ca48b
F20110404_AAAWDZ parra_e_Page_077.tif
a0286fb05fb719a023869cd03a4eeeba
11da8b2eaf3bd954d645dd1fccc648e565ed06c0
54593 F20110404_AAAWWC parra_e_Page_080.pro
38b388743d670300cd293495781cab44
dff3ca5474d094ffcfc15e38de57eb0d56a22155
101734 F20110404_AAAXAS parra_e_Page_013.jpg
c0011a014d2a09a8c821df43b8d5d271
83682cff6c91f2fd8e5d007e0ea990b5f4ff9fd8
34633 F20110404_AAAVZK parra_e_Page_182.QC.jpg
9b313a0205655ceac3f64a454176ee80
1033b52c6b1b9dde21bd0c5c5b78a1423109713c
47906 F20110404_AAAWWD parra_e_Page_082.pro
ee88d9655f20d8866bf90bab51bee0aa
310b5ccb51ffed2704e36b3b009a1ad8234d7ef0
97886 F20110404_AAAXAT parra_e_Page_014.jpg
48851ba52f512e0122fac3961bd7a5a0
d01d241f10b378a200306543857929e41b3fe540
94182 F20110404_AAAVZL parra_e_Page_215.jpg
6040495dfb294fb505395d695897dadb
679aa35167bb75d6e5cc1c081d0ab8ff55156493
53625 F20110404_AAAWWE parra_e_Page_083.pro
b397b86d6aeeb674f7ab588393174875
486c4592da6f42930bc19b3b50c73cb0a2ad85c6
99168 F20110404_AAAXAU parra_e_Page_015.jpg
4b7fe1172a2b8937a181df3906a9905d
39d47bc894bf8ef6e718f80f2e439ba67de9ce9c
70183 F20110404_AAAVZM parra_e_Page_106.pro
125f12222ef806c2a5fdd5cc6a04be75
ce4c5ac0d9dd18581f1c295a0cd5dfb5f1c765e0
56340 F20110404_AAAWWF parra_e_Page_084.pro
3891eaba5d4d438b643586d6781392db
7ef802b55057a24dcb4d982c50a0127f28676fac
32545 F20110404_AAAXAV parra_e_Page_015.QC.jpg
668f9c22d61cefe497778e8e47a20541
391489cd24b47c3970021e180e5abfc6333292bf
1051970 F20110404_AAAVZN parra_e_Page_078.jp2
7b2d986ed11614603867bdc6f62ec707
50edea393e2e4da93ce5a5b3385bb6d7e1e5d0e2
50892 F20110404_AAAWWG parra_e_Page_086.pro
4216877ee2314be3febc8f07d6df2f44
5f2e2b32cac092e69aadba29d2fd22e48ac3cb35
8217 F20110404_AAAVZO parra_e_Page_216thm.jpg
eba6b76c2f7fee9ba6a06286fe689922
b8512df72c24f947a270c9cfad0653330019ebac
62289 F20110404_AAAWWH parra_e_Page_087.pro
c36edc1ca2aa57f9ba468baa07b2dd01
bca5801b4fb2e8e73a2731fa031165472ee4a74a
104981 F20110404_AAAXAW parra_e_Page_016.jpg
18e663c948d1fdc578b330cc622d7a69
3378f912ac7f57ec26aee492adf7434700b8dfd8
1051885 F20110404_AAAXTA parra_e_Page_194.jp2
62ef73303ce3d30cac215dac1f9f1420
9156ccf39bea4160ee728accd067ebb34a2b902c
50418 F20110404_AAAVZP parra_e_Page_090.pro
af2aa399626b9a60534d5573eceed814
c17863c139873ab43df62b79038a7522b87bc51e
52510 F20110404_AAAWWI parra_e_Page_091.pro
17b41e2285874b7b2cccb594150c2723
75c212e8370b75508aa9e354ee24d5331adc79c6
33638 F20110404_AAAXAX parra_e_Page_016.QC.jpg
5955060e2bbafbc4dc3ba6ffa1bba3aa
ea3307a53fe3dbee980c728c5791175db1ab138b
F20110404_AAAXTB parra_e_Page_195.jp2
be50d321df8f7d00ec9928ed8732602d
30b8e1430702f849f120847b06ee1e7651a61f35
51446 F20110404_AAAVZQ parra_e_Page_160.pro
3bdb98cd78fb1f5c4fe15d2e1926f299
2c5961deccc8851c7d2832032157747943318b96
56093 F20110404_AAAWWJ parra_e_Page_092.pro
11dc235f157c2811464261bebbd531b1
9a988b27924276575996b5ab99a789d188c58ef1
94691 F20110404_AAAXAY parra_e_Page_017.jpg
025966b1113f6bdf364d34aa165de2bf
735bd53294ebce729d66a0885ddf6fc7d5179759
F20110404_AAAXTC parra_e_Page_198.jp2
0e46a69a4a76370688a5384d2820361b
9fc5586f52552260095f52c5e4f107d91c52a134
52223 F20110404_AAAWWK parra_e_Page_094.pro
bac21f44c6b1eb310a9ecbb7c18dc627
77bc5ba7050e0aa43d81a32291225db1edc3cfca
30838 F20110404_AAAXAZ parra_e_Page_017.QC.jpg
5f9b2f66a4b9535e315ee0fcaacf2407
4dcd1bfd62d846f16c80fccdc2c2b346711e5809
F20110404_AAAXTD parra_e_Page_199.jp2
aeeeb3d802938598091f8e87310e0218
4873150577db8e09f48259c76f28197eea0ea302
29774 F20110404_AAAVZR parra_e_Page_155.QC.jpg
f923058df4ae68bc0c9d81a9dd9d023f
54fe83f47e05717e8ca9cae40e828828c7f5a514
55773 F20110404_AAAWWL parra_e_Page_095.pro
5e2b68d3cab1dbc1ec037a5623cab571
e652b88b6430471af17d2d0b49b926afd3f72694
1051960 F20110404_AAAXTE parra_e_Page_200.jp2
e19ef8ba57ddfd77546f57399672187c
e0206868e1226d582506cf188bfad8e4bcd125db
F20110404_AAAWJA parra_e_Page_067.tif
729f66308919989c0e3b27136fe1b9d4
79c9f8e84de54fa0554f31498209e8afb94ad89d
8155 F20110404_AAAVZS parra_e_Page_139thm.jpg
60a64dc64ffe01c3f63f5e0d51f7ac42
a6cbf0aa32da8f432f2d3265a2318795ef1bf5bc
48119 F20110404_AAAWWM parra_e_Page_096.pro
83ed952f4e14a19613832c822df8b3c4
12af74785bea6167e7bae6a7a92e2c23968854b3
1051923 F20110404_AAAXTF parra_e_Page_201.jp2
5d31f8980fcfec5a4a8300b0fa857df7
c71485f9a3f0986932a4690a3e673bd7a4342521
F20110404_AAAWJB parra_e_Page_068.tif
501943c02c84c761e34fbf5ca1538460
833ac78e7d8227b9c44ef18186d7570319a35b73
2011 F20110404_AAAVZT parra_e_Page_121.txt
0137db797f83077ee9237251dd5b711b
e110980a135649e09780e1b12005b72903e36955
F20110404_AAAXTG parra_e_Page_202.jp2
185fe5dcb237afff0aaa18349b865ef4
980d6d00b7b62d26677e44b5600e6902d4a6910c
F20110404_AAAWJC parra_e_Page_069.tif
9719b941f1e8c65777424a12334fc060
f2817e14c8fd5c4cc00970de5e1d36bda90c2585
1051967 F20110404_AAAVZU parra_e_Page_136.jp2
1f539930486271ae1a1eaf86afa9adbb
9ef5065900e1a761911443d0313f9468fa819c3c
60528 F20110404_AAAWWN parra_e_Page_098.pro
21bb9066ea199d693a0818aa4d3c9c60
87ef830ab9cd63e0441bcfd4890e47bec66b9198
1051981 F20110404_AAAXTH parra_e_Page_203.jp2
7d765bcf0521f0ad650c9e28c61e0f9a
3a38deb7b3a1b5d5e925f39ea85321122d8d6f09
F20110404_AAAWJD parra_e_Page_070.tif
d0e226b8a20723fa14aab9c1240ec134
50e6a79220942865973c884bba0a82a4394a0911
F20110404_AAAVZV parra_e_Page_052.tif
ce2073f5f90ab7801f10f2590e58c594
ddab6902897b7cbd39d17665e2b05d24df90891e
51147 F20110404_AAAWWO parra_e_Page_099.pro
237c4261cfb9c80bdb50c6ed7022b2ef
da5fff18231ad39d04abff79f35e3e9280895a5c
1051962 F20110404_AAAXTI parra_e_Page_204.jp2
928d1a5c00d2433b9be33cd07a3752ab
52770e6469e951265afde0863914d991253cd232
F20110404_AAAWJE parra_e_Page_071.tif
b14c279d880b54379c46b3917b67d4b3
f1a36f0fb08e5ce25dd2c5eb710a2c49d0339d05
7221 F20110404_AAAVZW parra_e_Page_167thm.jpg
f668ef0ff58f58c1ba8f811f711a6032
528032c6d64e32768d0e400a9adfeedf86dfe248
3922 F20110404_AAAWWP parra_e_Page_101.pro
3a3ef29ef464aec098ecafb67d314fd1
3a8c10789342df0a352fb6531d85223a8ef06f43
F20110404_AAAWJF parra_e_Page_072.tif
07b37e68783431f0895b052413f306b5
05efbdc930288978b6cfd13dec1c963c36ce61f7
F20110404_AAAVZX parra_e_Page_215.jp2
30d33f62c4e681291c8fa40ea452b4f8
e1383df0c0678d286a026d1c460fe0a081273086
41937 F20110404_AAAWWQ parra_e_Page_102.pro
3f775bc85741a24a993d16a727c06e49
20c3ca50e37a834e68f4a9be89be6cf165213e1f
F20110404_AAAXTJ parra_e_Page_208.jp2
fa561f81104b472fbc13d662f5750126
4284b75df11dec1e9e414b21e382586459fefe73
F20110404_AAAWJG parra_e_Page_074.tif
a1d9b7a72ebf6c586860261ef96d2b17
31be976d4df6eef4c3fdcec299c19bf5d7174b75
1051934 F20110404_AAAVZY parra_e_Page_021.jp2
1387a065b55a642a15a0218049cca407
9ed786b9b07ab9bc8ce4e4ef24fc5330184d30ed
48637 F20110404_AAAWWR parra_e_Page_103.pro
b1dc67f8fa5085089e4341e4b5694daf
dc33f7947c69545db45d3651ba5e293552861eef
1051979 F20110404_AAAXTK parra_e_Page_209.jp2
3fd78bf0ccaa533deb64043c32a1bb90
043b0483b11cf1bba961ae5a5c587b0741ac14a6
F20110404_AAAWJH parra_e_Page_075.tif
a7622cc6b5cd951d6539801caf685406
5ad25744b2eaabaf30e14ca5237bc8858c55802e
8248 F20110404_AAAVZZ parra_e_Page_020thm.jpg
796e95c516b7d32d7fba3990755e7d44
1419c5c40bbdf681bdaaa449ec971c9ddd28483b
33355 F20110404_AAAXGA parra_e_Page_110.QC.jpg
7f7fbf8299a0ecfc0a3c04950710b573
f56c90fa093eae80d53970edc49a8c22882ea2f1
56896 F20110404_AAAWWS parra_e_Page_104.pro
0e076153ac0141587b3e292299bff582
886d2595736296ae8645c59fbfb2d6ab702e6c7b
1051943 F20110404_AAAXTL parra_e_Page_211.jp2
a3426cee841c36294d4404fa5c08f735
7a47626da53ab1c3227215738844252f64ed45da
F20110404_AAAWJI parra_e_Page_076.tif
72c013b5571c2c5154cdd26a520ea2f6
b8600fd73c5b613407eea908f4fa13760aa8bcdd
102726 F20110404_AAAXGB parra_e_Page_111.jpg
fa5607eac52e0d816e093632bbbbe74b
25c675e5f31293f0bf6e5c0305dec77648773b4a
47589 F20110404_AAAWWT parra_e_Page_107.pro
ef295a8c2b3b94e5fd53dfc9c09badc0
83656ea5d8833ebf36082953ecc2fa2af407ba72
368861 F20110404_AAAXTM parra_e_Page_214.jp2
b69282e220f927ee369aaa90e50b3b01
951f8abe21d90c84eec07d8333cd586e9eadc2d1
F20110404_AAAWJJ parra_e_Page_078.tif
80458c33036f56f60910a76efb1539e3
ee07215be933fd5680519b74f8f397cbb260062d
99254 F20110404_AAAXGC parra_e_Page_112.jpg
c8c0c546ade7bec034f5eb359d331eed
7675bc8227962d33cd7c3dfc1436feac6ddbd305
64205 F20110404_AAAWWU parra_e_Page_108.pro
ed8d6832c26a9f5657ad2fe05ccf92a0
e38ee05810e8332c222e7bb6d2f3871a8f6ab871
F20110404_AAAXTN parra_e_Page_216.jp2
1031912218c0daee07dc50bc193cf090
b7bb66c6c7ad05422318a1547b37456806b40b11
F20110404_AAAWJK parra_e_Page_079.tif
10324418d6163fd75f4a2e9becda08d6
72decf401ab423a546b1ca1c0b91d809576db726
114049 F20110404_AAAXGD parra_e_Page_113.jpg
202495e24ca14b9ca19da77732c2c8c7
a69966c617ca63acecef2741d5a73f3ac5d0d01a
61107 F20110404_AAAWWV parra_e_Page_109.pro
259c6b68e3d145aced70b7c507fa4e11
1335f9c30d48536fd149e81e82e5a7ee4abdf82f
F20110404_AAAXTO parra_e_Page_217.jp2
951dd4db1ee11c43cb8db7ee97e421c1
465fdf56218b8bec506eec0bc979cbed7770e46b
F20110404_AAAWJL parra_e_Page_080.tif
f09f67d87328d3c8492bfe343b2adc40
e1e97e626dc2db77fa8fa822a06cca289fdc2c52
35831 F20110404_AAAXGE parra_e_Page_113.QC.jpg
d9bf968ba2b5c51c611c07a8afff5345
0d492561a0510d2e82cbfac5d1e6550efe89273c
51580 F20110404_AAAWWW parra_e_Page_110.pro
8937a863b0aabf6b20b6fcd4fabddd92
1e72dfdce3af8cd68569f0e6ef80da02a394707f
F20110404_AAAXTP parra_e_Page_219.jp2
b5e8c0debd3bdcd5adeb481c0e3a242c
21f9cf04cf04e6887deb8f8c8db4912083da6458
F20110404_AAAWJM parra_e_Page_081.tif
b1f5ab04076c124fb10eb23f1f0f3708
e141fcae44271da253539ed9efc0cb68a48dc929
108672 F20110404_AAAXGF parra_e_Page_114.jpg
7f6b1a17928a1b0ed894ded22bdad5a0
66fc73f253fc20b842595a094cd3f2575eb81993
F20110404_AAAWWX parra_e_Page_111.pro
0f20420e2f9e6219d28d20d8ee912858
291cbe17af451a92ac12f8f7389df571b16c19d3
F20110404_AAAXTQ parra_e_Page_220.jp2
2ceb92c41d58177c01f86dd7e6201da5
70ca477ebacf171a26245fa4fe9a6e94318aca06
F20110404_AAAWJN parra_e_Page_082.tif
64f291c460755eee5b90b8d60a36b5ac
2f5f153dfdcfc84fb6db0f69bfef2ca38a003a65
32874 F20110404_AAAXGG parra_e_Page_114.QC.jpg
954cfa9853cdc0e84a3a6530fc8c6bb1
d241b1c65db81f1f43c023fc4b5ed29569d36441
49536 F20110404_AAAWWY parra_e_Page_112.pro
1312e421bfc0ab68b45515930e9b5d6c
4318461b2196a47feebdb8c4a40d465bf5ab5cba
F20110404_AAAXTR parra_e_Page_221.jp2
545510d66ecdd516dac89e200357ee60
3d9ee6de77a9aabec9913ca56e69ec1810b63e49
F20110404_AAAWJO parra_e_Page_083.tif
3b37db6b810276a4dcc7e60ab27c9f74
2fe9ead8d76c119d30e8b68d04b0bb62d547c570
105070 F20110404_AAAXGH parra_e_Page_115.jpg
5dd10d0ff6e13c495094c91f580da88e
cdc9aa53d711ef2ebe401c69373572ae75565380
53244 F20110404_AAAWWZ parra_e_Page_115.pro
c136b1fb03d5490c46e906e715fd2f60
3a23cd61ca4aa1778410fbab00324d8a96713273
F20110404_AAAXTS parra_e_Page_224.jp2
780f5bea241e6031ad704128b0f56564
054d3a10e9da3f618a2b614332a4fe16f6107ae0
F20110404_AAAWJP parra_e_Page_084.tif
8b6bbba7463e67a437a0f7852d1f8a02
3dd4b626a0a708211cda496a5c1bb865d93ac972
33173 F20110404_AAAXGI parra_e_Page_115.QC.jpg
0b71e4d9a4d48c60363b52a9ec39a340
e3d2245b10da28849e7aa6aebd1e5fc7fba6054c
F20110404_AAAXTT parra_e_Page_225.jp2
97491e2150e43bb53a1f54d5f595c859
4b17b994bc7c82a53178a4c66c6beb9e0fddd7ea
F20110404_AAAWJQ parra_e_Page_085.tif
df3a86c64b81038c9ade898560ff3c2e
1d2e452c781baedc3778228d5c00d98d7c959940
112490 F20110404_AAAXGJ parra_e_Page_116.jpg
66583540e77fb34463de719341f80fa8
19bc6c3f828b5d2850f6940fa7e64510a482e788
1051920 F20110404_AAAXTU parra_e_Page_226.jp2
530a3e87e834aea1a9231c79b4159ce9
a923ad46adc275218a551b9e860dd259468524d2
F20110404_AAAWJR parra_e_Page_087.tif
e89943215e630d01ab6332073cc159d0
97caf4bfc3c3934387690f8f2a66952eb936b2dd
35131 F20110404_AAAXGK parra_e_Page_116.QC.jpg
f726d0b4a789d6935ae4b11fbd3edb8d
dae72788af802944e472ec5fb284080e98651e2a
670435 F20110404_AAAXTV parra_e_Page_227.jp2
3b8a7ec07373e656e16cbb03bade2f2a
20b5fc7c3dde87d00d4421781f0bc95c8ec66f2a
F20110404_AAAWJS parra_e_Page_088.tif
73944a2a49c7069097a8b1ccb163b03f
c6e850c3f60c590839f3e5cec709ed0ff4e1b3f0
104490 F20110404_AAAXGL parra_e_Page_117.jpg
7a14d117382a9ec2edfa5ade7ab1e4d1
4bed8e1babaa927c4d6b7f1bdc5a7697b3c6f38e
218965 F20110404_AAAXTW parra_e_Page_228.jp2
c39ddbbc2a6033cc87d196bcc75964c7
26b3683f60c0b1440203d088d35e9b318ab00bf4
F20110404_AAAWJT parra_e_Page_091.tif
228c376f99b6319706e33a7b9456ea7a
291d734422fdb65d396836fdbbedb6898861b5e3
32633 F20110404_AAAXGM parra_e_Page_117.QC.jpg
19b4317a8f3081fd660e025e9c474756
c5f7667542923e2662138dd8338a657ca4a43d1e
2567 F20110404_AAAXTX parra_e_Page_001thm.jpg
d5bc0b4ff91a7700dfd61f5276be217b
1220c4c2a3fec8de43e6c4f14ddc0954e126754d
F20110404_AAAWJU parra_e_Page_092.tif
3b395524bd171bbb32e6dbcd977384c4
a5f0f876be51f53e1ff7f63044c6433e4bbd1055
112088 F20110404_AAAXGN parra_e_Page_118.jpg
a39e0175745d0c30f69bf65bdc143784
3c7364262b4189099de14efd2101e4a978c7afef
631 F20110404_AAAXTY parra_e_Page_002thm.jpg
51042d154a47c722fee5396950818290
7d2a447a78c330d6cfe42f5015fc3b983b07a2bb
F20110404_AAAWJV parra_e_Page_093.tif
52f6fcdfff3216a3bbcda737f6a9bd6e
6ed674d8ad72f06ef43a727eee117cb2dfba56e5
33408 F20110404_AAAXGO parra_e_Page_119.QC.jpg
3e6c661559e6ac9171197469bd88b7cc
9306d46c3ff22e40aad39984bf509b9e68bb58af
1337 F20110404_AAAXTZ parra_e_Page_003thm.jpg
c1e1a7ef71fc73e756af7a5630d96e8b
3c3057338c7920cc816d4a90a68f1c218b657067
F20110404_AAAWJW parra_e_Page_094.tif
07792e27928f435be2024580157a3812
5efdbf28f667ff11d0730d1cfbb323b7ff0e378e
104307 F20110404_AAAXGP parra_e_Page_120.jpg
7d7f9fa7055b2e722359b01f81f6e1d7
32946e2c2a434a10a195994d7c9eaeba80d2cdd0
F20110404_AAAWJX parra_e_Page_095.tif
eded3e7ca70cf4862b6e62ce945fbf1b
d80bf6bab874a9f10ed90d63df49ce2286dd1c2d
33212 F20110404_AAAXGQ parra_e_Page_120.QC.jpg
b1d5e70b05adefc0a3fbe5dd19097ab1
0154f43bf043ca48c6d19a438d5231fd9c3f6920
F20110404_AAAWJY parra_e_Page_096.tif
8a0ed710e0d9fbbff1f55fa1a3d64ee1
4aa8c5614fdfff91176f745127364339c790c048
103035 F20110404_AAAXGR parra_e_Page_121.jpg
d6a1dab82c4fd131800dc3baa56f365b
4558671758980802b4f018d6a1c47b1ba688b05c
F20110404_AAAWJZ parra_e_Page_097.tif
f0b249d9f1333d203e9be2d019df5e02
074f091ff0b7bd6fc968eb2e4f79b19bbcd662d1
33982 F20110404_AAAXGS parra_e_Page_121.QC.jpg
4a9039df0f3cd47120f6a0a611daf360
a83a8ce0017251c9e1d82a2859b7e6b65ed24dc9
109332 F20110404_AAAXGT parra_e_Page_122.jpg
eaa81b592c2daf88163a54022f8d9ee3
292ff05596f97ffe31017ae5a986e611b2b37ab0
110576 F20110404_AAAXGU parra_e_Page_123.jpg
5744d7d1c555b0ac0f6388507255759e
7ef56edcad9576a539c709613004cdf54ae6b3f6
67018 F20110404_AAAVSA parra_e_Page_166.pro
5ca50f8b7097aa2e8ce010207308b326
5ebf91073244cdc8689086c076e6ec595db9f3a8
32534 F20110404_AAAXGV parra_e_Page_124.QC.jpg
edf6601a619d75cda8ad7244f928e9d2
af49af9ec1d1cd2f12607769d56419a48f156645
F20110404_AAAVSB parra_e_Page_027.txt
24712de5bac898ea3f95c2e2aa1b0063
5f9902ecaca0af447f7d648ec52cb3567bc2b814
96889 F20110404_AAAXGW parra_e_Page_125.jpg
c79261be81df08fb2044c70c02ec1e9b
f43109ae3786cb6c965768985fee6dfeb42d2504
7814 F20110404_AAAVSC parra_e_Page_073thm.jpg
268afe9246ce63351776105ee3e51037
ba030991358bec529895da01c7f48654ba92be85
30614 F20110404_AAAXGX parra_e_Page_125.QC.jpg
0d168c5fc986c4e6fc1d75e8229a3b48
b5ef2244b19708fd0be3f72612b069a01af9813e
8519 F20110404_AAAXZA parra_e_Page_174thm.jpg
4b49be80f99bd50a1baee34ff3cf1955
2583b568715f1fcde6ab1cea55cb971a35141e64
32525 F20110404_AAAVSD parra_e_Page_203.QC.jpg
f184ef476908cca6711729cf84bd150a
c2aad21cf5aaca93382d6610201d6778a3c137d4
113758 F20110404_AAAXGY parra_e_Page_126.jpg
9a61a77add50d3d5def2705c3d4750e2
b361519df4e0e8b02e07d1fe0f23de66f9579b24
8134 F20110404_AAAXZB parra_e_Page_176thm.jpg
271ccac3a880029d7260cb9e795c0c55
0aa6c05d45b20d8a5c49cef7f557e3f8c987b251
48738 F20110404_AAAVSE parra_e_Page_156.pro
99437ae09509bf88156200da19e53451
a260ddad060c2576731f847b2b6f9206e7d3c5b8
34595 F20110404_AAAXGZ parra_e_Page_126.QC.jpg
e611e67dadd5dadd53e6ed3d01e27f91
12224ec4bd99d5960b67f7c3b5222995e98b6c4d
8437 F20110404_AAAXZC parra_e_Page_177thm.jpg
8d2268c59b0f27bb9d6259a4775fd6d8
c4582dc4fbd4ad60dacf95cae00461df1d8feef1
8101 F20110404_AAAVSF parra_e_Page_207thm.jpg
7d58257dd3de3c3fff51b793a12f35c0
153d99c04228613fb562d96ab638001c44d9a9d1
F20110404_AAAXZD parra_e_Page_178thm.jpg
eb927c9098d7375a8838d297b54914a0
c93aeeddddca066f3e92643dcf18c876bbd5625a
F20110404_AAAVSG parra_e_Page_189.jp2
c355fe1712f7cbb74a9ad4308510d028
2352ce13a5f87022037d38000251e7fc3ed48533
8086 F20110404_AAAXZE parra_e_Page_179thm.jpg
d067ad4f37b8cd88c21310e97b860756
b8ccd12bc786464c623cbe789739423ba79e307b
35469 F20110404_AAAVSH parra_e_Page_123.QC.jpg
307701586e6ad30c0d666f0f93bb37f9
1b4fe261dac058edefbe902bcbe67853ac37416a
2099 F20110404_AAAWPA parra_e_Page_046.txt
b94f98409aedc8097d587bdbcd2532d2
5d5416ff4e8f88e48a55f68d26902c0a7307c93b
8274 F20110404_AAAXZF parra_e_Page_182thm.jpg
8d13d90bcfe9856ea61a956e432165eb
dd0d5b0fa71db1a2454bd176def4d763f721be11
33283 F20110404_AAAVSI parra_e_Page_080.QC.jpg
afe7030f63b9a0c34c1862c072f94458
940851b2f3cea784549824550bf0239ad0a747bf
1953 F20110404_AAAWPB parra_e_Page_047.txt
7e5eb64498c30567523456be59269cc3
92a3025ceacd677cef80039f8296cce629753bb3
7900 F20110404_AAAXZG parra_e_Page_183thm.jpg
1a1c698e1941d9a6892a2ef48ffd1217
c966941b9fac716b58e17c4641615cb70588580c
8299 F20110404_AAAVSJ parra_e_Page_185thm.jpg
708c96e31fbc7186f8f6b367d2fc511f
759ea8eef6716590f2d39c94954df575d3e44d98
2172 F20110404_AAAWPC parra_e_Page_048.txt
e99902eb6584cf2b424a962220d603b4
a6c9b42670f13e9550a0d634dbdfbb282b08ba82
8347 F20110404_AAAXZH parra_e_Page_186thm.jpg
2fa6a4124dd30246ad4ebfdf4d1334a8
4972cf1a65886460f8b77b18995cc0b8a01b552f
2055 F20110404_AAAWPD parra_e_Page_050.txt
4c4ade1f54a5e1f798396a2f40ddb10d
6e228073dc4e41f3e67832339f1d3904454c1863
7857 F20110404_AAAXZI parra_e_Page_187thm.jpg
7186acceb608d771b46c88e4c6b131e1
3e97752536b4163e746eb09dd9cd27c8f40640fb
F20110404_AAAVSK parra_e_Page_210.tif
f96c8ae77ce7a3bbd4f33990c919aa31
54d12e0ae1d29289b0f985d57b6a1029837578a6
1975 F20110404_AAAWPE parra_e_Page_051.txt
765dc01640b3dae755f1f23ffa5ef7b4
69d044d13cd631a89a4673a3043c9180c7ffaf8e
8290 F20110404_AAAXZJ parra_e_Page_188thm.jpg
9c55625b0f4b521a842efc9b166f7549
d0a39e9dd971c1df5943209106ae9404f9c6a787
F20110404_AAAVSL parra_e_Page_206.jp2
97b39f2d4d495dbb5e79aa88df76c14a
7527f3a5ba4276bcfe8828e0c2ea45a0a4e7bcce
2104 F20110404_AAAWPF parra_e_Page_052.txt
5f5a86c493fceff910e75b8456f14785
d13bc0bb2207202ee703c5b8aa381e828159a07e
8453 F20110404_AAAXZK parra_e_Page_190thm.jpg
8b47b048f918927e8615a3740c12cfec
6d99bb85183a980bdfc0dd62d4e8b51418e29f9e
1921 F20110404_AAAVSM parra_e_Page_103.txt
ea0209fd5c0ae597f291e2332891cc13
17bd624674b7e2b1da91c92b5c57003181a6fc95
30626 F20110404_AAAXMA parra_e_Page_210.QC.jpg
1da035cb789dbae0d78faf4cb9846588
4118e43d81095079294b3e06021cef6b5a30c4ae
8359 F20110404_AAAXZL parra_e_Page_192thm.jpg
997ea3cd5bb312302448fe37b22db3bc
3159c9032a57f99589bce66043b859c4e7992bd4
F20110404_AAAVSN parra_e_Page_043.jp2
37aaabec9b837a70dc50ac9f4c6e5767
7d3f364785e9b45f315aee84db42f801783fca93
2096 F20110404_AAAWPG parra_e_Page_053.txt
675d314a0c7abc43e6d4341146cb76d3
f854d7455fac22d58d1f16777a3b6b2e19b6b04d
98996 F20110404_AAAXMB parra_e_Page_211.jpg
795ce0f9d929274d5c08d03a26bfbcb8
7f16c429a3fe1426a9a7137631889e0170301883
8085 F20110404_AAAXZM parra_e_Page_196thm.jpg
fb486fbf00a4e760e5ae1fa868d14081
335d126895eee028fc67ec7b996ed424509acddf
34314 F20110404_AAAVSO parra_e_Page_122.QC.jpg
32ed72c1a04021d3ca7a48735ea7e7cf
6767794d4480e946177a73ce9fe69a559623bfd2
1917 F20110404_AAAWPH parra_e_Page_054.txt
d11187c4c2139e951ad2841c7c7d1d02
7f174f5e512a353adc8124080ceb785fe5791170
8197 F20110404_AAAXZN parra_e_Page_197thm.jpg
ba738b67cf827fca0f8fe56ebc2272ab
6ddf4d6181e34096aa7cbe6457e7a9fe25839a50
F20110404_AAAVSP parra_e_Page_193.jp2
342a11518749e10cf0a28a0158cff023
a3ce0f5a16fc6605a4fdbd9a4595c1d028b85d1b
2035 F20110404_AAAWPI parra_e_Page_055.txt
ebd2921c687c6158f2593e5d943a3f55
e1eae4f156e9efa92209264adf4407d4b41bbe3c
32198 F20110404_AAAXMC parra_e_Page_211.QC.jpg
e7b1b6ac8c1fb61b099f5c5f89a17f43
f71bf1ef4df75b206eebc27aecf424ebaf34ea8d
7897 F20110404_AAAXZO parra_e_Page_199thm.jpg
4fc2ae6122947cb6f5ac97b80a855768
8d27c52bad6ff81c052a093e49f59b38ebea6a8f
33068 F20110404_AAAVSQ parra_e_Page_034.QC.jpg
ae97f83ebf8af4b59ada8c375b88a95b
349f44ce21b34dfaa2929810855274b1df6d08a3
2009 F20110404_AAAWPJ parra_e_Page_056.txt
a9b46472a2435333b3683db77ef408a8
29eeb53f22c23dbceaea09ab47658fa614652abe
96320 F20110404_AAAXMD parra_e_Page_212.jpg
20c662b0c0961bc76b664276b74cc941
2d8b9ebf87899a665a5104c95d32254db5dc3469
F20110404_AAAVSR parra_e_Page_206.txt
a0ada198d3dd8629910d518b9c99b566
328f68c3a9877edbd17b77bb11649c609c293613
1881 F20110404_AAAWPK parra_e_Page_057.txt
1a773000eb9d3be4d19c4a239c31a9b6
e0baa79d865a4444f8fcf75a1f560b7dc995c667
31127 F20110404_AAAXME parra_e_Page_212.QC.jpg
92a0a8e37ce8bd5ebdcf7ebda0f825f9
3449a59cc1364f3421b2d4616f6c69089dc8ddd8
7828 F20110404_AAAWCA parra_e_Page_044thm.jpg
a75f2148f4c928e1290d58cfa1805fcd
691b3426bb71751af76bff4192968dda158b6fb0
8220 F20110404_AAAXZP parra_e_Page_200thm.jpg
621d2b520f6e7c3c0f4714febae798bc
60891f13b9cb18892694b2f7e0049b627fdbe6af
20170 F20110404_AAAVSS parra_e_Page_205.QC.jpg
423d17da4ad73794b919e68729eb42d8
9dececd20b558027ac7d62a5477a760b1e74d25a
336 F20110404_AAAWPL parra_e_Page_058.txt
2a646a6c23197328ccc5ea163b4f488c
5d395a322a4f6d47f6a144247d1cae030b11bc6a
52245 F20110404_AAAXMF parra_e_Page_213.jpg
2e5822c6aebe9051ec8c055d7b9f3386
54a55a7b7813d3ebfe0198d3fd7019d20a3e710a
1910 F20110404_AAAWCB parra_e_Page_096.txt
2eac7137f2dd046bf2077f779dc3f6fc
3e5202e54d252be3b6929f9c306f4eb76fd4a300
8327 F20110404_AAAXZQ parra_e_Page_201thm.jpg
96b2ad38f6c4a8da5813075ec167958a
382da458a67f1c8425f7e31320c9e98443023f2e
29432 F20110404_AAAVST parra_e_Page_002.jp2
ed4608417535851a0aabb4f050651c84
201fd19d2cb9a63dc01ad2f39ea3b0d76be3b151
1807 F20110404_AAAWPM parra_e_Page_059.txt
66ff9c1b9daf39ffbb574149ac06fbd0
9c85550207c878bcac4e430032e5b209c438971f
16877 F20110404_AAAXMG parra_e_Page_213.QC.jpg
6ac8ce7e3fd2e01cbf7bbea4dbdc4d6c
b55c48b413998c3d2303ac2b3ded614730116127
29784 F20110404_AAAWCC parra_e_Page_082.QC.jpg
e7b360461d65ed33e85fce33313f7322
16dbb7d7dd3346e5a561a92e9405648473c817df
8293 F20110404_AAAXZR parra_e_Page_202thm.jpg
cfa73d669c68e75baa9be676504ab2c7
cdb6a5e0de978af616dc760225baea06e68dbba8
53547 F20110404_AAAVSU parra_e_Page_185.pro
862f68ffd673a353f7aca57d5a1335bf
c64c6629ee3bffa1e4f0836b7a02544a8064ea20
2116 F20110404_AAAWPN parra_e_Page_060.txt
a3a985a9ed0a1c1a579988cd48910dc4
51c55e8d3a9cce92d0f9a35ac55235c0472fd833
37412 F20110404_AAAXMH parra_e_Page_214.jpg
41dc8bee636eedbdb742d520353ceec8
1059df7b3904e9d2ac463f78911bda215fbb16a6
F20110404_AAAWCD parra_e_Page_047.tif
dfc938c7889b7a8e84682bf49640d314
6d131b900b509a05048819f8f3464074cb32256d
8160 F20110404_AAAXZS parra_e_Page_203thm.jpg
c3fb63dd9c26ffb53e408d0248774192
d8856d7f4d43f7558fbe8bd777e9853d00573a25
8291 F20110404_AAAVSV parra_e_Page_013thm.jpg
5b77929dac0e1dbfbd4656e63e495f38
0171ed910ec365136378d36fc22e064dfa913b2f
2394 F20110404_AAAWPO parra_e_Page_062.txt
946531177e84e892078b453e51a64211
d60f1600d4ed7284aa9824a5d7b2a04bd369b44e
12127 F20110404_AAAXMI parra_e_Page_214.QC.jpg
34fd40b187dae3bf5f7f2baecf96592a
00d469a5ffd84c51eaed5abc4bd38c792271844d
2158 F20110404_AAAWCE parra_e_Page_228thm.jpg
9acdfe9f30bbdbcc521d09ee86d5530d
5d2618a6fcb281dde63a1458ef1c2e5fdca6874f
7758 F20110404_AAAXZT parra_e_Page_204thm.jpg
8f76b2da35eb56396264e55c9d1bc07e
e755e3a8c4ea58e4b378e6b074ab9c0b34c1774d
100400 F20110404_AAAVSW parra_e_Page_041.jpg
38ea5b89f77357c38f85d017dc06a16e
c6c95e21028365cc4c7ca3e209f1e2df5849f034
2018 F20110404_AAAWPP parra_e_Page_063.txt
cd9276bdc0e1d321db6503b78c772f3b
ef2d8cabbf17691e94e6f18b89cfb4760827c906
27787 F20110404_AAAXMJ parra_e_Page_215.QC.jpg
6d2efc8fb7be7a9b872d2a9e62c2fc76
7dc30c33acff6f74ac4bde6a436f2304fcb633de
32342 F20110404_AAAWCF parra_e_Page_076.QC.jpg
367c57ed94bdb05e8b778f99c320aa3d
bc8975e988824efdc342dd06cd7d26ac07aadd3b
4977 F20110404_AAAXZU parra_e_Page_205thm.jpg
067e2dd24e1268b482c5e03475f2df61
6023e5a0635f66bad3a84b743653341b1bc54abd
32434 F20110404_AAAVSX parra_e_Page_151.QC.jpg
5f755187496b66e73f8c64e1b22ff3aa
cf0602270fcf5489a0fd6eab056122f70b98127e
2023 F20110404_AAAWPQ parra_e_Page_064.txt
88b218c9885d34778bbd04f0c194045a
0066fec6984583b5c39135d6fde13d9bdf40c218
33537 F20110404_AAAXMK parra_e_Page_216.QC.jpg
1369c55dfd93598970b4a6c91cf51211
142b4d586496867fd3a11197ab3866ec06e4b75c
49207 F20110404_AAAWCG parra_e_Page_176.pro
eb9d7f7cf095eff7f8a8224c3e4af979
78b094246cca7e9b3f1a6144984542e6e7b2ef2c
7671 F20110404_AAAXZV parra_e_Page_206thm.jpg
a9241824c64d9c139eb078d621711179
2b4dc23e81e304e96be9c83b460341289bfcfd38
34653 F20110404_AAAVSY parra_e_Page_132.QC.jpg
b04de80a9133281f41d95887f6606a93
e8d3164c73b97ffe077729d855c07b07b51218f3
1848 F20110404_AAAWPR parra_e_Page_065.txt
76b8ad64340e8d2937360e6ba40dc687
82a2ba17322affbc3a93537c7cc5437912cee904
115745 F20110404_AAAXML parra_e_Page_217.jpg
ae0ac653a9586c6457f166d3fd1c1db2
77b190f1b3413150a29eed6ee9221b079d3b9b0e
1986 F20110404_AAAWCH parra_e_Page_061.txt
a61aad1d04148ece8a4d551c2b26eb6a
754c1a988f599b1cdd5dc13437fcce36d0bc5136
7777 F20110404_AAAXZW parra_e_Page_208thm.jpg
ce10620d472745f7b2879cdd78c056b2
77cf69507d88a2f34b706be4e3e062f1f321aecf
8180 F20110404_AAAVSZ parra_e_Page_191thm.jpg
f7d32f163e5b89200d6c9755cf97cc5b
31b707402da111380abfbffbb464a2eaf5b2107f
2223 F20110404_AAAWPS parra_e_Page_067.txt
22574b6e83bff5a9eb3f3fc2012bc7f8
7455ce18ffba34f915210db4facadba433fca00e
114751 F20110404_AAAXMM parra_e_Page_218.jpg
c530a0b288e1b706a1e971a855316ef0
25d16671099977b4e690e402b851229600ed69f2
F20110404_AAAWCI parra_e_Page_149.jp2
fff65297af6e87c3e807ac722993585f
1c6f9586d8d52e9666ee44b4f50fb93070c35658
7909 F20110404_AAAXZX parra_e_Page_209thm.jpg
fbc2277cdee62d850db836d71b3b722f
5db3bdbd78e591575706c197c508b95d182fd27f
2002 F20110404_AAAWPT parra_e_Page_068.txt
59636e8e7da2c7546452924411d6cb9e
b576b5998e33dfbaec561b7d1f14e4365d459c6d
33640 F20110404_AAAXMN parra_e_Page_218.QC.jpg
a6d1237feb8eb5e103c0b9f29448dfba
33da8745317ba4661ec6a48f3f125ed3bbceeff8
98482 F20110404_AAAWCJ parra_e_Page_054.jpg
735f9accc055a7f904469d96a3ec7bc7
76f5d2a401387770c4ea69d117b24ae803bb859e
7822 F20110404_AAAXZY parra_e_Page_210thm.jpg
c738f045f837a358fa032c22bffc8666
42689f1be002f2ab26b050eb55ef44e264554ef1
1880 F20110404_AAAWPU parra_e_Page_072.txt
b81da17c221ee6fd6c904189d1d017dd
e5e7f6fba9f4c35417488d277e888e16b579439b
121918 F20110404_AAAXMO parra_e_Page_219.jpg
5e8cca7edecfb012c3a4a35f0954b5c0
5bcff294f452eb300e77a14a2d5c24708ca70cb1
F20110404_AAAWCK parra_e_Page_163.txt
16847b072407e7f4d7f1c9fd3ecc3754
2b5825addcae056da57fe3cfd7b5532327c29e64
F20110404_AAAXZZ parra_e_Page_211thm.jpg
89e1c63a7920ca8e841e4ff0ee972370
5589e9307da9c98cd5d4b4edffe310484546d22c
1958 F20110404_AAAWPV parra_e_Page_073.txt
bb11cf18afa56c9bc7352254618b01c0
165efb4358a4364b6c8ba6a3fe56f386cd471c61
35335 F20110404_AAAXMP parra_e_Page_219.QC.jpg
e4b62f8afa5b700e008143c05d5cb3aa
0c3227f3230397a81d55a2b921f46311d7e5ab65
31071 F20110404_AAAWCL parra_e_Page_193.QC.jpg
55b1a44fb82a0bdbbf52171e4bc0b9b5
77a27936aef5f5de0ec12a7969879ae0c8ffd8ec
2426 F20110404_AAAWPW parra_e_Page_074.txt
08d4d02a90d4b082aa8dfda852b07891
39afe1e5fc02ac848985ad69d6db5455cdb8a396
116312 F20110404_AAAXMQ parra_e_Page_220.jpg
05c9f2c622f8e5d423d245f8e1cd3403
f5e12b0661b91e39cb9e4fcb451b7a37cab7ddd7
F20110404_AAAWCM parra_e_Page_143.tif
57b66716b9d3ac7a3b1ff99dc38ee5d5
9c015b947b8276a0162c5996dde09672ec4534e8
2253 F20110404_AAAWPX parra_e_Page_078.txt
d910f6d78d512e1c47e75b0efbd5d1e3
7cb81128ad74676f7c7c4e1476f2bfb2dc54be74
34156 F20110404_AAAXMR parra_e_Page_220.QC.jpg
ce16082e27d84659fdd122ab595e99ad
5617761adb4fb08395f937e0d27a3bfbd8274505
F20110404_AAAWCN parra_e_Page_024.txt
6885ce2fa21f5cd96c3f28a889cc1feb
71df321659779ca96b9587730ffa73ba5bb2fae3
1936 F20110404_AAAWPY parra_e_Page_079.txt
20799493bca817936d623653f030d761
40c17273a39935dc0388a1b5930dd23f51c9bda6
107734 F20110404_AAAXMS parra_e_Page_221.jpg
8ac6e3589ba8e076fd3d5f209e1994b9
d9f6f568ed86e0f5594413309c9ca2b780711242
1973 F20110404_AAAWCO parra_e_Page_193.txt
589ea8796508d90c025e4aa321326e6e
5d95a7ef6f06da4989ccb2419249148506ba9b5b
2167 F20110404_AAAWPZ parra_e_Page_080.txt
c9a84e53581c1a0af7b438a9b4e5d86f
a7bcbeb53afb97c7ce3c0c3021a905325b63a5f4
32485 F20110404_AAAXMT parra_e_Page_221.QC.jpg
1382d7e5f6822ad40812554b5d1997bc
a1788c7dd3a521181ca3ba589d93e95cf5a19b74
F20110404_AAAWCP parra_e_Page_019.tif
19533a81ec94d058cc3e08899653f3dd
4bf448f452f62789f1fec84b970ce9d28193a2f8
111464 F20110404_AAAXMU parra_e_Page_222.jpg
9fa391bfcf4ddcd6d20ec02062846670
750b6a17fea59c5fcd5c41b90f2d08beebd2da50
46598 F20110404_AAAVYA parra_e_Page_089.pro
bd582cfe0b60bb731108dcf731bd8640
7bc468074e6e322c7d27b4b546e45f8a66c0a77c
56127 F20110404_AAAWCQ parra_e_Page_041.pro
fd58ee8aa506cc5f58951e39b3cb9594
06724cd5bbcb79de5829a9f1cf874ed1e034d29f
32681 F20110404_AAAXMV parra_e_Page_222.QC.jpg
e48bffc2cce7640ab1220e49421cd011
ebd2d348df272c23862d794660fa66211344b177
48802 F20110404_AAAVYB parra_e_Page_208.pro
0f318549c4f5d3c1dbe53b91d1e411f7
23022010f921408d181260cde7a2bf6ef6108e14
31736 F20110404_AAAWCR parra_e_Page_173.QC.jpg
2cf9f5f02440ce62c3b04fefb505e4ed
7bdd691f4cf594553044b61310f82ef75aa89dcd
118590 F20110404_AAAXMW parra_e_Page_223.jpg
d044a089a778b7e8ccb5e1fe3807e470
89db43046402f70baa766afd09ffdde1c7398efe
7943 F20110404_AAAVYC parra_e_Page_175thm.jpg
973bc841989f14575851b50b5b33f341
b1369960add45371ce32ea567b1ff87a45174688
52974 F20110404_AAAWCS parra_e_Page_132.pro
7ad8a1b2cfd249af9596823bf14b53e2
79068a03b4769bda5a176351763181d57fc92a09
34757 F20110404_AAAXMX parra_e_Page_223.QC.jpg
28b7bbdc29e6d746aaf00c24ca814e99
6d949c8c8328c6dc0e9166ebd3190f87b2e52881
1051971 F20110404_AAAVYD parra_e_Page_085.jp2
116b22fe293f4209273ee2335ffe3113
62fec7f4bbd87a11d0ca203651b4cc573f46cfbf
2027 F20110404_AAAWCT parra_e_Page_070.txt
fcb9178d4068e763d2cbeb208d2475af
f797e86f75f2285a5c6d0ae58983947a89bba1c2
31716 F20110404_AAAXMY parra_e_Page_224.QC.jpg
ae9869cac14b8be5e448bbb84744747d
ab3be661958b1a3e40bacd30de3fbed8b67e4da0
1051936 F20110404_AAAVYE parra_e_Page_011.jp2
b57c0c5954cfe3c74304c68943e4a499
cb436b5890e94b08dc8ad9fb5ad18666f25c8724
33864 F20110404_AAAWCU parra_e_Page_037.QC.jpg
eb4ff21a38943170f68ef94c131d8c3d
1085c44662862ce75d702219951437525adba57f
110442 F20110404_AAAXMZ parra_e_Page_225.jpg
075433d9b539c83e5d6740049879004a
37c0f62623f75c2797693b5c17d133e236c05d45
2138 F20110404_AAAVYF parra_e_Page_049.txt
135cbfd7869239196aaa3124d98c0b65
e9b8df7925df96b1217b4a350b67644d514020b2
F20110404_AAAWCV parra_e_Page_172.txt
f72faa903093003d71034853a972a473
6556cafd262c988411b518ec0640dcf0b5f8cf04
F20110404_AAAVYG parra_e_Page_148.tif
00cb166cf4ed916f2960be749ed59363
33cb3e2e4cd039445710b172c1c6e10a3651c384
F20110404_AAAWCW parra_e_Page_030.jp2
c03317720d1d5f1f97f051760dbb27e5
2f29f327c007053cae06dd0aa3b65f0d6f56f9db
2047 F20110404_AAAVYH parra_e_Page_034.txt
1676e4b0bbe6cd49e54824a740666e06
98981d9e2940270b80627030e40337a465351fc0
2056 F20110404_AAAWCX parra_e_Page_016.txt
a71ab83fcc3f64ad957c9933d660a41f
b8e949405642193b63804e101c374c86ca529a33
53668 F20110404_AAAWVA parra_e_Page_046.pro
8d70907a8c897d527c476e19e15a71b6
d366a675f2a50339d97cd07b96c30467d893c970
31424 F20110404_AAAVYI parra_e_Page_072.QC.jpg
8aa0e795ce8056f8e5a84a84ab51e895
033c0d4d11e5ecede40face1dac250972ac57bd4
2279 F20110404_AAAWCY parra_e_Page_105.txt
e2c7eb96b02b7bbde1a69e41cdf9a7ec
09196007208afff9138a91e30b02f0c6194388eb
49452 F20110404_AAAWVB parra_e_Page_047.pro
918b37ae65cd1f00f65ee28644446274
fa81da53fcd9831f2db45d2ba2b53750bde9364b
104619 F20110404_AAAVYJ parra_e_Page_124.jpg
c5b5e50fba5e13c221b04156c5e6d4be
9f3ec9596a8439bbd07ada2663a969214bdbba70
54707 F20110404_AAAWVC parra_e_Page_048.pro
6d3b22294f3b5a7822486b2a3ecf1d4e
27bd17993d6b85df5ca6c616e5286cf475fd608b
8336 F20110404_AAAVYK parra_e_Page_198thm.jpg
0d747552c8b58210f3bdb7fac81b6a60
d6e005090ac1a5bfa9091e48cdba1c7c54fc9a42
34793 F20110404_AAAWCZ parra_e_Page_067.QC.jpg
384d72973bf1488795febafdbb366e0b
35372e86b47be306d18da67d6c6212586ad2d650
52266 F20110404_AAAWVD parra_e_Page_050.pro
813e3bbcc8c3146ef9721e73ded952fa
3e3b9a9923aeb92260bdc00d87db83d8d28275cd
102117 F20110404_AAAVYL parra_e_Page_023.jpg
1a3ac91b027dce52b58744855cf2ae5b
69ecf563094715e7c56c549546cc033d103f3b99
50290 F20110404_AAAWVE parra_e_Page_051.pro
c5638043f6a68ffb4b1cc6796dc31395
62aca7372cdfb21075aa8f003ed285857b0f1042
110346 F20110404_AAAVYM parra_e_Page_224.jpg
22a982c8527b10b5d841c78d1a09e8ad
08e9f0a50e12bfa795096105bd764c3c0f97268e
52087 F20110404_AAAWVF parra_e_Page_052.pro
1f1d3124ff7af715d5987fa5e6c038c4
7d74d3f3070924324c67e6d6cd47ab652deb3438
8039 F20110404_AAAVYN parra_e_Page_136thm.jpg
9b62d72782113dd658836c32d60f2715
df2b5f2d51e080ecd9083591746a36268a31790e
52682 F20110404_AAAWVG parra_e_Page_053.pro
ce0aad2425d765a0e0b20d7bff74c99c
c0dcb2750a8923deba1e8f07e8d20e9d30f71c3a
1051863 F20110404_AAAXSA parra_e_Page_161.jp2
657772d060105e8988cdfcd679ad1347
2c41186a88c423c63ee379458d2e589189bdda9b
1190 F20110404_AAAVYO parra_e_Page_008.txt
a563edf05dbec788a166b2542684d9ed
67691c46f664ed89f06799f61271d4e1d1c0eecb
48398 F20110404_AAAWVH parra_e_Page_054.pro
1e3614284b2f58832c77d3ad97feb8e6
06dae248cc7da900f5a00485e72ba5db1bcf6ecc
F20110404_AAAVYP parra_e_Page_051.tif
f3b955b194ddc93e62e73efe773333e4
9a086c746a374834bcff74fc0e74114954614826
51228 F20110404_AAAWVI parra_e_Page_055.pro
a4e9d8cc104a3d0eb66652ee5900ea6f
3e8c8e66f7d468facde2ec47c1987dee4631dcf0
1051913 F20110404_AAAXSB parra_e_Page_162.jp2
e5bda99ea7ca45fe6c831c934d53d5aa
2702ee6b60d6205af0dce54dcd5597c78d38f0e0
51234 F20110404_AAAWVJ parra_e_Page_056.pro
d8539106cd5b7086ba548a59310cbd9f
3aafe2ffd740c851de015f0926b46cd4894f4d5a
1051944 F20110404_AAAXSC parra_e_Page_163.jp2
78d6dd1cea9733c1e12e731ffb0d9dbe
cb4e9f3f5855206bbf4a8930aecc67fab67109da
F20110404_AAAVYQ parra_e_Page_164.jp2
8546ab557060fb08dcf3813264e82532
785ae95953fd1c66fb5fb7192e1f7f9bbbe01da5
47626 F20110404_AAAWVK parra_e_Page_057.pro
d301462ee2355f34231d652ea8ff6970
c0a49b32a5e099a3ff1c4a339c69310140fe2b99
1051961 F20110404_AAAXSD parra_e_Page_165.jp2
846e00c227f41869c8c1b3d56dd2ccdf
565b809e5a49da91b5901c08163a1a2caeabf00e
118608 F20110404_AAAVYR parra_e_Page_159.jpg
4c6f67d657f6d92a6fbefb8187657a09
1c6ec33195242acc26a2f4fc068221602098d5cc
7202 F20110404_AAAWVL parra_e_Page_058.pro
75214baea95ff23d87d1c7f463205d6a
a0b43be1de561f1af125d991cd922ef52a390d15
F20110404_AAAXSE parra_e_Page_166.jp2
c86b63350eb870e9c3a1f22b8f189afe
235fc489c056fd76fa8fcfc9aae950e2a0051704
F20110404_AAAWIA parra_e_Page_029.tif
67946f89f2bb930a9698c740b89fd0bc
58fde155a8d55252a56f2d4d4e25a188c4e29f77
32981 F20110404_AAAVYS parra_e_Page_192.QC.jpg
0ab87767eea212b25129ab4ea3d00cf2
3503c14e1965095ee5da20d68f92eeb77fc47a0f
990915 F20110404_AAAXSF parra_e_Page_167.jp2
ade0c1b0faea021739ab6f43c76b6151
ac38de03ffe6712e43ed602ff740d256daa55d3c
F20110404_AAAWIB parra_e_Page_030.tif
c8bfa3b32b3a4ec6f0d304d0284faafe
b99c03cca8d1513162c7cf7d0b1ff9ff668289e9
34476 F20110404_AAAVYT parra_e_Page_098.QC.jpg
5901e9017c3bbd62ee0731819e0f203e
3520e0e1c069bbb6ebce6032b4500271b47ab975
61880 F20110404_AAAWVM parra_e_Page_062.pro
88374a649d52ebaf292bab9dbaba0335
7904641e3e328968d87cae62a37d596dd469ecde
1051947 F20110404_AAAXSG parra_e_Page_168.jp2
7ec8796618902c25cae4c7cb46aa808c
733b02bf70516cd7f554000604659dfb4013b6f7
F20110404_AAAWIC parra_e_Page_032.tif
9486ab45bd55a4786a6f0f1bebbb7498
426c9696c7ef7f9dd67a9650d4634d0e147e588d
8051 F20110404_AAAVYU parra_e_Page_037thm.jpg
33d70ac7c0c63ab5c8e3e592354790f1
8facd0c3d358e8682e3637242189e087557a3180
51282 F20110404_AAAWVN parra_e_Page_063.pro
41baafd9a72b04d3ee06c5715d2a8d80
09d7a252f9da34c5c7f18425fdbbbb981f360046
F20110404_AAAXSH parra_e_Page_170.jp2
6154a6217288e8dd0159cc98aa9fbac1
2e0f1d0a953bb50c792744220c3256f5b6d07898
F20110404_AAAWID parra_e_Page_033.tif
c86ed8f876e60b108ecf227d9b24ab35
3bdee8bfb75856236964263098976ef83738e7d6
113431 F20110404_AAAVYV parra_e_Page_216.jpg
d95c875aa51c264b2bf2b585a0a0b0cd
0333e23feb45d1b6f4f9999ec6818f8f677c9481
51200 F20110404_AAAWVO parra_e_Page_064.pro
a1a7e0cc46c663932135866ac5d02204
13b78a4d1e8f17a9e9c5ff48537bfdc858d62d2b
F20110404_AAAWIE parra_e_Page_034.tif
5b1225756001ba4e5cd818a82640c105
07bcbcfe433aee7d7b473029c4f0084adfe3089b
99653 F20110404_AAAVYW parra_e_Page_142.jpg
6428828b60151d08f91230d0ee018975
30f990270108dd727dcf9a8ae2f1d6e181aeab58
46067 F20110404_AAAWVP parra_e_Page_065.pro
59688690b95e760486a778a86b790ca7
3ec782c49a85f2440a9aa9d4b23394d024f8647a
F20110404_AAAXSI parra_e_Page_171.jp2
c544c5d2eef671eba481ed209fe5476b
f1c5aba4d05520eb522fc8c98f53f8895d580c41
F20110404_AAAWIF parra_e_Page_035.tif
a230275ee0a13253a3d875656e1b8bd4
24e6f4ab313dfa6cd7f3492768266a2aacab9261
46594 F20110404_AAAVYX parra_e_Page_100.pro
541eb30acf141c24ae510bf50b287b80
3b826463831d20e3e39c7e732268a5db6575c714
64261 F20110404_AAAWVQ parra_e_Page_066.pro
3bc60860e596db4c8ee142dd994f885a
6ca096fc353ba8470258b312e407757f496a1004
F20110404_AAAXSJ parra_e_Page_173.jp2
1a5177203502a066cc00cb2e7e76f8cd
313705975df593be1e7ba9608790adad9cfd9bbe
F20110404_AAAWIG parra_e_Page_036.tif
db3a6e4e0e9a8c6901b6d1b94adaf7c4
f28b1c042ab0c5ca6ca2e85094c26fd6355704e0
F20110404_AAAVYY parra_e_Page_064.jp2
b34846113c88f6a2767663f09c3ba006
a9d956f917fd84f87ea2cd5b7a01ca7db7d23d79
56017 F20110404_AAAWVR parra_e_Page_067.pro
8f0ae04b4b7895141fb2dc3b458cf7ec
ca6b14bc94162c480c5696a3d13f4cf4076552c2
F20110404_AAAXSK parra_e_Page_174.jp2
4571f2f6dc60126064802e1d0d2a2966
b1eb66be235c635e9ecd80bf39b3a2bc09324907
F20110404_AAAWIH parra_e_Page_037.tif
8eed010f7771f04f8215d9d2dd8d91cb
49563a06120f57e9b7af024365833699952f0962
8314 F20110404_AAAVYZ parra_e_Page_099thm.jpg
f600a4d5d1e9d04e0328c944e69ceb4b
3696cabef697ae0e2c503596eff22aac01213037
34939 F20110404_AAAXFA parra_e_Page_092.QC.jpg
b6773bff1bbf7cd1723631079c5d4e29
d9c92181b591789d847d15a5f931fdc9775da92b
50930 F20110404_AAAWVS parra_e_Page_068.pro
618a938acdcc3df37aa0290b9cdd99e6
881e22feea30b41cccccc8050d220de6604fd693
F20110404_AAAXSL parra_e_Page_175.jp2
7773b7f0595c3cdc3d34e95d195dbe99
c1f05fd6712c45e0fb7c85e9d1195d67bcddfdff
F20110404_AAAWII parra_e_Page_041.tif
bfcd76016b3d56b452fb01a4d8670fb2
a725f74a45b79dc2b37648ba8354488986ffad1c
104805 F20110404_AAAXFB parra_e_Page_093.jpg
6e227b802360bc206d1172df0d9a1962
42206d976cdd762fba1562927e2f80bbd22b7d46
54718 F20110404_AAAWVT parra_e_Page_069.pro
7981e237c9ba60ae0f61f2459d82cc48
ff05d2301408d5f48bdea29b69498d030744d845
F20110404_AAAXSM parra_e_Page_176.jp2
22e29a50a73bbe42aa84d7730cdc75a7
421765a9ed9da5328dbae462025ba41d19c5eb9f
F20110404_AAAWIJ parra_e_Page_042.tif
8018d69548847baee16b0eefc9ed359d
fea8bc72ac4fee88323d189df14de24c43f0a462
33655 F20110404_AAAXFC parra_e_Page_093.QC.jpg
5ef58c491c0423f644dfcf732e961629
332b6f474e7081493ee6b4a989e4d3181b7ddf5d
52045 F20110404_AAAWVU parra_e_Page_071.pro
99dfe0176fb9cc2145baf5dfe8aeb317
a1eb40efe37a3efb76bea2e0f7f0b89b05d7618d
F20110404_AAAXSN parra_e_Page_177.jp2
15385bc4aa53acd0c61dd5c97f702a9c
d74b501306dc46cd8265d50fa54e234b8f6ce850
F20110404_AAAWIK parra_e_Page_043.tif
b6b72b0a6e68f0a99860857053bc15b8
fc88b36b1e80c9405cdd1a1b8617c553a4b3e55f
104199 F20110404_AAAXFD parra_e_Page_094.jpg
b20abb8203739dda5362f7ac6ac778fe
753d43d5522db932b4762d85ed33f931ca6c9e4b
47613 F20110404_AAAWVV parra_e_Page_072.pro
26f090ce471e3ec52eb024331804cf93
ac82246be9b866b1decded46c0a500b6456bed1c
F20110404_AAAXSO parra_e_Page_178.jp2
5f7f3dc12631bd7b6639f5e6db87d68c
08d906c50f57403eb289d0196b8abfa0837ee601
F20110404_AAAWIL parra_e_Page_046.tif
5d21f0dee719183f8fcf5ef12d79a04e
9a445822590f295f60881365e75d3a6f609c6520
32904 F20110404_AAAXFE parra_e_Page_094.QC.jpg
88e29fb7a629a2498534829615044a9a
b066f9327ddd63caa9bb1fc24f18ef0e9fc75a4a
48960 F20110404_AAAWVW parra_e_Page_073.pro
f5ac36e93262696c4b7802c498d94368
5f0e0e32978a02e651ee77f1bcc28aa3bf536fb5
1051958 F20110404_AAAXSP parra_e_Page_179.jp2
4c9c34a8aa124410cab43a76d85ca8b3
faed5cc42aa2f4fc68c1ad8f9eee62ee99fb7ca7
F20110404_AAAWIM parra_e_Page_048.tif
f4aeffeca64c0a093f3c1eeb3398c1ad
88cc691be642b11f07385d1df3aab48a128d0938
33650 F20110404_AAAXFF parra_e_Page_095.QC.jpg
83aaef8e3b88aaf04303a38c1bf3c119
a44d352f8a77d062251a978c77446e663ca999fd
62805 F20110404_AAAWVX parra_e_Page_074.pro
b5d35c273281e9d85d3ce5fe1398a4bb
48aa69e536a08ec55df48f3e65747bee86c2b2e8
F20110404_AAAXSQ parra_e_Page_180.jp2
32d13a3a8d8d1a82e82c40cc1dc8f51e
e77ecbc2e055bcdbab9d3a7c311672da6d55a456
F20110404_AAAWIN parra_e_Page_049.tif
09e52c78169b1dca7760085232b3da8c
c6929c0c1bb9de0d7d242de6e4bb13581f020c78
95962 F20110404_AAAXFG parra_e_Page_096.jpg
5522808369a850cd242cf213bfea8afe
dcb69a23c570a72fd3bd4d4acfee541710e2197c
51323 F20110404_AAAWVY parra_e_Page_076.pro
f5d3e60cc5f113d2d2bfc4e859ef074b
a5d84b3c1af1f6850483d71b82bd1e9605a42e47
1051925 F20110404_AAAXSR parra_e_Page_181.jp2
1b07471228992e4f0654f16e09ba090e
855a7bab3a636d1774d99d4cdd3806ff1d696aec
F20110404_AAAWIO parra_e_Page_050.tif
d063b89577a8813762ea108bbc4e6c34
ed8dd5bdef3ccff4d94327a827893a90e163a5cf
30732 F20110404_AAAXFH parra_e_Page_096.QC.jpg
973b70bed07f582805097ba0a3d9b294
2662977f68ad521a55be6326b16568d4653d11b4
52293 F20110404_AAAWVZ parra_e_Page_077.pro
3ca27dcb7b2d6e23f886e140d08eb5c2
89a7963881cce032c81d1c21df57c11c223e53e7
F20110404_AAAXSS parra_e_Page_182.jp2
0b55a728b42b235e54028b0c8c098f33
c90f3c18e4e8d36320285ce826dc42ab32ce726d
F20110404_AAAWIP parra_e_Page_053.tif
a700a2e4132cd9b28fd61ed720fe21f8
6f221e3dd3282449030946ded2c6800d2b623c90
103488 F20110404_AAAXFI parra_e_Page_097.jpg
0a37a92737a871ac1aaf88a07c604ea3
c744fdfe08e6fa8689a192705363c37e1723dc2d
1051977 F20110404_AAAXST parra_e_Page_183.jp2
8525b16226c602701e68f62f5d8d8a88
2421791f677c363d74f5430859bcaf5c64a2e407
F20110404_AAAWIQ parra_e_Page_054.tif
494cc291620f983b62107994ac41edfd
296b55aec4fdd5d5d18dab4b30824e319d8b4ec1
111463 F20110404_AAAXFJ parra_e_Page_098.jpg
2b200dcf0b0adfc303449231b3c3ae94
af6cba4840c14b9583b1f0f170afffb83dec3859
F20110404_AAAXSU parra_e_Page_184.jp2
3d7206dc1e6cc5577de67223cda82094
95fe94bd5f0faf08bf7a1438ee4c8ab6074d2245
F20110404_AAAWIR parra_e_Page_055.tif
1a9b7b47ad94f080b70447bf8d9b82f3
514df166fc68da32ca4a8ff5855363d2cc6243fa
102108 F20110404_AAAXFK parra_e_Page_099.jpg
c501265c84c9626dee31776a3ca5249c
594ea60fc4efd191d747e1af34e87b374e46eb61
F20110404_AAAXSV parra_e_Page_186.jp2
591db646590f2666219c7c9b123b3206
ddc5c5c6944cc542e393f1558e2f432302748368
F20110404_AAAWIS parra_e_Page_057.tif
262ecaed31c9baab06fae3cf2b4ecfcb
290f1d8d938767a652d55bf1f0bc21a794f211fa
33380 F20110404_AAAXFL parra_e_Page_099.QC.jpg
176b340c52488c162fb24906afb8415f
e80a717d59bacfc8bce8143ebab4975e74d522a3
F20110404_AAAXSW parra_e_Page_187.jp2
2c502dcae4ade9dd00659a679f18b0fd
3cbf365348c343ae9de53aeaac5ab1d8a6054f2a
F20110404_AAAWIT parra_e_Page_058.tif
61985296b2bccc295f23b3557daf4570
582fc965525956c77de30709341ad0cd097f5bc6
94323 F20110404_AAAXFM parra_e_Page_100.jpg
54b83f56b44399902c44aae471cea08c
ed77beca89f974acb00387ca8b6cd75d1b87a266
F20110404_AAAXSX parra_e_Page_188.jp2
38c9de87bc7b4844b3deaba22c054a68
78b2af9b52d3e0164a278fc02f373021ca957ee0
F20110404_AAAWIU parra_e_Page_059.tif
15a75aaa2c8ede5e1f5b25e18f6f160c
602b0668596f006c87897a158ecb260de72a4d72
10723 F20110404_AAAXFN parra_e_Page_101.jpg
176af521b149b5617b23142a70f46152
120e4d03576518a42cda749a220dfef074598086
F20110404_AAAXSY parra_e_Page_191.jp2
b5c1b5e03ce812fcda44dfb3b6cf9189
9867a5c9e9a9a411b095267a1765d681f832cdad
F20110404_AAAWIV parra_e_Page_060.tif
f07eff971329df6b52b476e34382b39f
5b99dff2505c36832eb4655add1506140c2bb9e5
3984 F20110404_AAAXFO parra_e_Page_101.QC.jpg
cc73666b6ddeb6d408b17940c74e70dc
194f4f695ad8ee93d68fafb264bdeab00956c091
F20110404_AAAXSZ parra_e_Page_192.jp2
82bcccd979547b0ecaa973f9a7b6d973
afcf68625c3ee86eba8a73bf2c0aa5b3a39e210b
F20110404_AAAWIW parra_e_Page_061.tif
0c2d2619140d35205604070a9a0f770c
68f1541ca24b4a7c786c4409b842b02024cb818d
89083 F20110404_AAAXFP parra_e_Page_102.jpg
b1f3c4e3e5b5bcffbbffed39ec4f22d4
13c54b899439c78d3b3be3126bdd691881390ea4
F20110404_AAAWIX parra_e_Page_063.tif
c4eeb309bd692dc4bce82860acdf24ba
99e6551d6df97952f1833db1f71b86000daff826
28913 F20110404_AAAXFQ parra_e_Page_102.QC.jpg
57049670c53653f8149b8ec6100dcf97
059bf87f4913b6a2ac50faf2cd7df76b5307d610
F20110404_AAAWIY parra_e_Page_065.tif
0eb9d9b8321f1e4f132d8d55c3b0ee3b
290efa59cf18134406cf6bc46645389a0d8fe6f2
98362 F20110404_AAAXFR parra_e_Page_103.jpg
a5c92e818d3ecd5139d3714c067dd0de
02a4e3e02926bfc8ec54d4edb189471ab86b65e3
F20110404_AAAWIZ parra_e_Page_066.tif
cecdb2643c36f946a75d97d6a2229311
9508d6445945746fe7d00ce1ff32d4c8294b0745
107799 F20110404_AAAXFS parra_e_Page_104.jpg
a5a3a03777b64bc25c0408334b568a29
03d149e102796edabeb2f1a0489da0feecff3780
33829 F20110404_AAAXFT parra_e_Page_104.QC.jpg
3f9ccf59d449e4c2da78c899ce956e4c
543ba85b59bf343fd660310c55e59dec0490e92d
118943 F20110404_AAAXFU parra_e_Page_106.jpg
4671e7cdb1ddc3c285b8a040a912d04f
8e0789ab0e2fe939e2ba8130eee7e04cd90e12ce
2093 F20110404_AAAVRA parra_e_Page_179.txt
da8f61d9e9fc6136bc6c98e9ba93f7d1
7f8234a07cc7ac6b3b88a3e498085316bcfef4a0
35158 F20110404_AAAXFV parra_e_Page_106.QC.jpg
e6bc88979a760fdbe930e73559ebf3ae
6cef4dd7b84a15c9ecf5167294738d77b46a449a
8127 F20110404_AAAVRB parra_e_Page_064thm.jpg
cb5fd49dbb714f71482afc6bb60f4a63
82dccf19caf15f128566504d1dd47e81c1b5eccd
120070 F20110404_AAAXFW parra_e_Page_108.jpg
db19781d8b6fdfe9bab2b4aa5af153b9
28f07a7737d5c3bf5f0fd2eed018fd5bf5b61970
30833 F20110404_AAAVRC parra_e_Page_134.QC.jpg
563a71c176909372c17b6eba5757823b
466c532462cce7ab2bfa9064aebb0b7903cf6528
35781 F20110404_AAAXFX parra_e_Page_108.QC.jpg
bad0942c111002c28e9d2928bf44ee37
9e8319a8b76811302568008762fa2279cce575f8
7613 F20110404_AAAXYA parra_e_Page_142thm.jpg
bddf793b2750a0e3fc2b4451e0be2f69
40c90824893ef9c9ca764dad59c0feae2747cecb
52748 F20110404_AAAVRD parra_e_Page_174.pro
bf0608c0283d2ddd706373def0db2669
7d437ce1144c7d709aeee7ad1a3df42d453e2680
108652 F20110404_AAAXFY parra_e_Page_109.jpg
aee51c5445f62730a1e36d4f378e7d8b
df7bfa7c3cb90bb61b83d05ad62d08c9e51098f7
8252 F20110404_AAAXYB parra_e_Page_143thm.jpg
142cf28642f653e8a8b20ca3047bea9a
bc952d27d36a333bb81244a13ea13bbce0d16a43
2134 F20110404_AAAVRE parra_e_Page_115.txt
dcfbee8e6a7b34a904f879505da7a3ab
1f3781d7cd484c7d074ba2cfbec994c0944024ed
103195 F20110404_AAAXFZ parra_e_Page_110.jpg
b6b420a34c71f31b9f24864c1088ea12
15898d596624cb7f665ee7e9704b215490c7377c
7537 F20110404_AAAXYC parra_e_Page_144thm.jpg
fc6a4a752b29307f74ad87470af1d876
0c883e1e779b0e53456ca4110dca79f6e6491dd2
F20110404_AAAVRF parra_e_Page_117.tif
cdf62b2697773c8d34ec6f805b29c831
8fa610ff910f33aff743c1a2de3c481692cd9bdf
8096 F20110404_AAAXYD parra_e_Page_145thm.jpg
53e1c01aa0e342dbd4b970f1923e8437
c396a8207a55647272e913e39b92f4a993c40203
F20110404_AAAVRG parra_e_Page_003.tif
11c4ae67ad437129162437221a7bc8e0
3d75e922aae4654d9125ad8f32d5e8195f51f87f
2630 F20110404_AAAWOA parra_e_Page_011.txt
b50209dfeab143b1f0e196cae3c004d4
767a62fe889d81d9cf04560063246ad78fb9b223
7778 F20110404_AAAXYE parra_e_Page_147thm.jpg
9d167c42e47305f5e81e3dba1e3f7bfc
09a4268af58954123d2de07b8d1bcd8feff61f39
6658 F20110404_AAAVRH parra_e_Page_007thm.jpg
4561411f314107452aaf02df124c23c8
c659baaa6e802d76b7a7c27542b65bbe13457175
F20110404_AAAWOB parra_e_Page_014.txt
d3c47d73635179befce98a1592729633
a27f01f6ac0849df050c249c77bf6e89556cfffb
8222 F20110404_AAAXYF parra_e_Page_148thm.jpg
6c5cd56524503cdb885f2313d4575e0c
a46fcb12bec0c4fea0086113016c711c64d93a02
33057 F20110404_AAAVRI parra_e_Page_112.QC.jpg
39c9cfb10261ae5d338769a2a8528874
188f86e786e224d3a13a743b23aa1823bdcc740a
1859 F20110404_AAAWOC parra_e_Page_015.txt
42aea761a011efaab470597810e06134
7f5b7419561e8cce5c8df167d556e3b08e537c13
8209 F20110404_AAAXYG parra_e_Page_149thm.jpg
86749cd42146405040dfe01f261ae8d2
cc37b531e68e73ecfac4835cd6e44a660364fd5d
1831 F20110404_AAAWOD parra_e_Page_017.txt
3528d635fd2017db669eda380115e92c
4cc1fa7a55642875880c29455f2452754cf3447a
7974 F20110404_AAAXYH parra_e_Page_150thm.jpg
e5f6130edefa30fb654e457a8c87c93c
237891bf1be61b9232cd25b56ff235e9dbe6b99c
16803 F20110404_AAAVRJ parra_e_Page_058.jpg
871fde87911a52f78c283a0f5b06f896
21591ef94195344752db7e8944af706571b5df9d
1394 F20110404_AAAWOE parra_e_Page_018.txt
f7efc1cc3e0cccbb2d5f1d549e857f4c
d4e9692e5973685e34943cc1fe1fdaaab7c1b7eb
8240 F20110404_AAAXYI parra_e_Page_151thm.jpg
88b2cf169d666400c2ccaf936a277e5c
586e6e51364e30aca6be632ecf5ea6417cc44c14
32483 F20110404_AAAVRK parra_e_Page_130.QC.jpg
6d8cd221463fdc1741edbeb798e1971a
4b5ee0c56ffd0b988e4a573a66f47b3eeb599e97
F20110404_AAAXYJ parra_e_Page_152thm.jpg
2e521bc875e428054ecc8d63285f3120
7b82d5e74e4b5b48583ac213c91350db7cc213fb
31389 F20110404_AAAVRL parra_e_Page_103.QC.jpg
52313bc1752142447a9f4291d674686b
f9d12900341e5fd5cf983c186dcd9c2df209fe48
1729 F20110404_AAAWOF parra_e_Page_019.txt
530f063f89887a85ffb7c3b9991bf879
f297c26d3a4f8a58542c0e20f55fa8a64a93c6d3
2416 F20110404_AAAXYK parra_e_Page_154thm.jpg
c5dc20821e1b01ac4fed274b73fa0159
8053b65eba6627b74c94dea77009bfced5925fc3
F20110404_AAAVRM parra_e_Page_071.txt
25ab8971ac045a07f83aa4c09595a4f7
81072c291e7c1da2b466ba441d4830c4969e75c1
2071 F20110404_AAAWOG parra_e_Page_020.txt
965e45aa2876b2c0ee0115a7b97da660
f868e2c09b77ddde1b3e3f8461b9683dd13cb94c
98133 F20110404_AAAXLA parra_e_Page_193.jpg
b0625d532ce7f69488cbbb2ff9e338ca
189de432a2729ea73451df666b4e9a3f66982a50
7402 F20110404_AAAXYL parra_e_Page_155thm.jpg
4f4d7d69e045c4319030e3da8c743657
3cd1b534cfaaf6b4e5dc6e3f5235265572660b79
33402 F20110404_AAAVRN parra_e_Page_063.QC.jpg
1ed7303a2d00811d02c7ebb424cbd44e
2c2b7a6c38ffee0f31543d296c378fa6af1ee456
2022 F20110404_AAAWOH parra_e_Page_021.txt
96457e8f3184f0f024dc12bc9ccca239
cc15b4cf6f2501d3021aba4dd9b1382514dd613b
8018 F20110404_AAAXYM parra_e_Page_156thm.jpg
997cec614eed299b222aa15b7ac30486
94c7c2728f994037e12c558b553f4e9ec6160f9f
1051975 F20110404_AAAVRO parra_e_Page_067.jp2
9fab482bb801938f03a08b0954f226c2
e855c2b3bfe2834ad475ab215ddacafba5d3fe4b
F20110404_AAAWOI parra_e_Page_022.txt
8a929f0a09d2a1fa9b25fd73826d7848
eac12bbac896f8cba0a67050382858920b314898
103813 F20110404_AAAXLB parra_e_Page_194.jpg
e93b3e17ccda7d8a9b5b8922abc4286d
e931eb00abfa11fa94ee522e56fa8f90d012deba
6567 F20110404_AAAXYN parra_e_Page_158thm.jpg
ac114368a501d70317cb83a8d3331887
6524903570e453a3edcc99cbe13c1371bab74277
F20110404_AAAVRP parra_e_Page_186.txt
eb571dcd34c42a9e8b9b141a243dff32
a77c732eafac499841fbdf0107d22a197bdabaa9
F20110404_AAAWOJ parra_e_Page_023.txt
fad9c2d59a6e9cd74ac3da44ca61c9b0
0d189a6a1ce5bec0eec4b30bc4c1d52ab5a2bd0b
109345 F20110404_AAAXLC parra_e_Page_195.jpg
39f446215c4daae8b92fadd47dbbde29
fa9df215954003576f9573cea741b91d1e97569d
1051932 F20110404_AAAVRQ parra_e_Page_207.jp2
8b73e73bcb59c235e1d1e2cc5645471e
7197fd267867a189d9956d0c6f573abe52a6717e
34388 F20110404_AAAXLD parra_e_Page_195.QC.jpg
9ce1a75b29ebb14c8d0b531804d1ab29
568c68a69121d5c0ab557d768c28b7cef9687d0f
8480 F20110404_AAAXYO parra_e_Page_159thm.jpg
daf28940a987caa85a2afaf4ac9ae670
c08422fddfca04756fb8c637fc5a2bd0e6cae0d1
667039 F20110404_AAAVRR parra_e_Page_205.jp2
d12ffb924f7bc12ffefad8b652e76df4
a7793547052be5da3c17350278c666120dca7453
2059 F20110404_AAAWOK parra_e_Page_028.txt
b2688923cfb45cb9faad62acd3ca857c
9dc36bb0d290d9dabd54c4ef9c06934715161b4a
104884 F20110404_AAAXLE parra_e_Page_196.jpg
aa25acb43e4c155511a096163338d6c1
2266c19461df5214078c43f6840a8f21c95a048d
7683 F20110404_AAAWBA parra_e_Page_057thm.jpg
a56c4a389857aa5b6a55a56e4c558148
d53575df9102f45c7b02bfb839de88cc1e3ed6c7
8379 F20110404_AAAXYP parra_e_Page_162thm.jpg
97a1e0d0965a88e168ec876a05bdac88
34dc76d07cfae14fbe3f8b0d0f17aaf7c716589d
F20110404_AAAVRS parra_e_Page_139.txt
bb95a6212098be9ff1655f73a93e3c13
36b1dbe1324662474e3bb2801d50bd079e5f56cd
1932 F20110404_AAAWOL parra_e_Page_029.txt
6eee2023b05854c5154d9e215e957263
36ce8e642c2cfe9c0aa64600f10418ea9f0f77a3
32670 F20110404_AAAXLF parra_e_Page_196.QC.jpg
7b5d073e17287dbf7af370206dacd37e
8432541c8b65e235d9c568738a2749534a3cb9df
31936 F20110404_AAAWBB parra_e_Page_194.QC.jpg
5b00062f845859bbc4e3338965456306
74602efb1c19392cd04d04be59e61cdf9051ff51
8237 F20110404_AAAXYQ parra_e_Page_163thm.jpg
a8b306d06c8d01f6567353dd71e8673e
bcd495caad5f15bf34a102c14e3a96144dd63612
2383 F20110404_AAAVRT parra_e_Page_219.txt
ee082714881cbd4b7a87e6b7c61a8500
55c52aacfc906bd517aec32d40932798779438ba
2290 F20110404_AAAWOM parra_e_Page_031.txt
b06f65d03df0b961d093a2c9b363a846
f5adfdf32ca18729be3e954bff9804f986ecb8c7
33824 F20110404_AAAXLG parra_e_Page_197.QC.jpg
e3c0b79281b05def808351ef5b2a1e4a
6b3a4e3121eb2e492e2dd21553e4df82d05adf16
F20110404_AAAWBC parra_e_Page_182.tif
6597bf95aa70225525e16828321946a5
5bca92c9e1f518b83b1a2855d4774eac424d6a1f
8360 F20110404_AAAXYR parra_e_Page_164thm.jpg
3e45e8fe2524e9d3824b9b0f5de6e4bc
db85168319d979435affde909aca11507c1b1341
50580 F20110404_AAAVRU parra_e_Page_202.pro
be983950da5252f1139564a98e353013
042736ff0716549ed49ef2be93c0ef7c3e8beecb
2829 F20110404_AAAWON parra_e_Page_032.txt
d26c437c0e47165b07a097476423e7dd
f4c261f1ac4f640f6ac4087249176749caff2b61
32253 F20110404_AAAXLH parra_e_Page_198.QC.jpg
4fc127c790495c6b16918132f1bd4d34
8c38806216f2eccc853a162ab233906181706902
34674 F20110404_AAAWBD parra_e_Page_201.QC.jpg
ddc13ac6dfa504e566b1d4c8b7cfb454
f8f2e833fc9a71040c65b02bc10cca6d5a0da8c0
7718 F20110404_AAAXYS parra_e_Page_165thm.jpg
592fc2ab8497c08255697c0546024e97
28d33b60d2a1f6e78be1aa1a63727a2c751e30b6
8200 F20110404_AAAVRV parra_e_Page_094thm.jpg
caa8b45897496c0630f94582e2ea9974
cd79c6b24f8b9ba14cfe9e364015a4887c30b1aa
2365 F20110404_AAAWOO parra_e_Page_033.txt
2c93f801d876529569384f9c78e2f200
385a137feedda520587e893f1217ddd622078331
97563 F20110404_AAAXLI parra_e_Page_199.jpg
23969e884154a90853551b0afdc0babb
66d61cd86f71a782e408fd971cf9dcaa6d2a0ceb
41923 F20110404_AAAWBE parra_e_Page_004.pro
277bef2d2d755061d0ce6f441fa564c5
2d61a01458f13004d764269c2c88e0c00070e339
8119 F20110404_AAAXYT parra_e_Page_166thm.jpg
31b7c0164641d954fb9e4eae76292c8d
687cecabe9afd415f9c17aca1c8626b4c0a36e56
109978 F20110404_AAAVRW parra_e_Page_095.jpg
e9c3cf7867edfbe319322ea04e1f175a
f9d568473b5597ce9d77467438802f1804eb0a73
1971 F20110404_AAAWOP parra_e_Page_035.txt
6762a8e8a30009ede23627c70ca90619
e3d97e76e1f0b54da69874c6198b3daf24a91bb6
101585 F20110404_AAAXLJ parra_e_Page_200.jpg
5ed764ef6f8594847f63e5710177eab1
f0b7b5416f62223a34a1ed9a1205e4aa94a4b046
2164 F20110404_AAAWBF parra_e_Page_097.txt
a89dd06fe43a792f9de6028aa1255ab2
a3367b1e8a92be0d8852112686b6f611aedcd7c5
8154 F20110404_AAAXYU parra_e_Page_168thm.jpg
b541ac772ab497d2c79a34b740c0efb0
06cea314123a48863f0b6ad15bcbfcb66e251cd8
30101 F20110404_AAAVRX parra_e_Page_100.QC.jpg
e7dad8ef347ef8d61e9c85edf36af941
81902459fee15b8d4f6094c5d75ef49f987b7916
2132 F20110404_AAAWOQ parra_e_Page_036.txt
024939d7b20c029a6951d3039d6c3bcc
c6e78eb15de45205617b408a0144af04d0d4f1ae
32616 F20110404_AAAXLK parra_e_Page_200.QC.jpg
34a9923554f64742776229473cec6367
331342c84acab0184dbaf5a510fec71123fc3e0f
8145 F20110404_AAAWBG parra_e_Page_184thm.jpg
61d4834ca11db014d36505ffb2fd1f46
20025ba38a93358eec42ceea068cb6c44146aa7f
7734 F20110404_AAAXYV parra_e_Page_169thm.jpg
39f4639bcc87c1368c7df254707657a2
823838d3075fff9f83a2d81c799641cae1aa8e23
1954 F20110404_AAAVRY parra_e_Page_176.txt
1574d30583faa85c6c12e2757a883389
73a2acce22f5bfa63d09a3079eb76ebcc6df14d3
2013 F20110404_AAAWOR parra_e_Page_037.txt
0f397eccfe0745295379fddb2b6d155e
1e4d134865c97ccb6643ef8d89b35718fcb45a8d
107788 F20110404_AAAXLL parra_e_Page_201.jpg
74c72e093ff5b581587094872101c1b5
166d0e579464a5dc6b70e89893d7f47aeef544ee
2650 F20110404_AAAWBH parra_e_Page_008thm.jpg
9e5441a3dc9e8919801c191f4b408348
907d0d919385d0a8f817c100a2fb751009d20b57
8416 F20110404_AAAXYW parra_e_Page_170thm.jpg
a2010dabccbab972ca1eb5deebebd684
69c6745881e80ef2d2a623ba76d75362c3416774
35109 F20110404_AAAVRZ parra_e_Page_188.QC.jpg
fa262b3143ee1707b37889e8e2621304
cc47e71320ee2c3709edf047c44f60f18c226280
2007 F20110404_AAAWOS parra_e_Page_038.txt
9b2aeb706dcd9bb572a947900ce23c4c
c64aa898ed6e51999304e345f084551ea58719b2
101239 F20110404_AAAXLM parra_e_Page_202.jpg
d3b5bd91cff65ce0c0cda8fc33e3e204
2b7d69c43a2deb14a36b14e7e2cbe87dd14c0899
F20110404_AAAWBI parra_e_Page_088.jp2
197540e85c23736035c00cbe7b87f7ef
7632c3fcd434d463af82d532a7d9946412b8c5eb
8170 F20110404_AAAXYX parra_e_Page_171thm.jpg
bfc447f51f7e8f8571a26e59754fae65
d5461011719ccdc19c832df0f2f46ac3cb1c47f6
2036 F20110404_AAAWOT parra_e_Page_039.txt
ccf899f06739862c08b65f6aa665b6a9
adf412f326d883531d33cd147a9a1a2935885c0e
33147 F20110404_AAAXLN parra_e_Page_202.QC.jpg
baf74d3d4b153572b22a684af15543de
ace1649787731c7215fc676ba82827c4f2e7664b
2689 F20110404_AAAWBJ parra_e_Page_106.txt
a112bd73cadba3110ba465bb469c149e
2e7e3edb0985737c9ccfff95af3f20ead3b78d4d
8421 F20110404_AAAXYY parra_e_Page_172thm.jpg
f74e08d81e559a7fe5c81b959b297df9
0800ba026885390b23ff203545c561910eac7005
2762 F20110404_AAAWOU parra_e_Page_040.txt
a89c37c2accf94463e0faf0c72c9ee94
ad4ef01c92e90b877336b6c2f3fcbc8644a62034
99602 F20110404_AAAXLO parra_e_Page_203.jpg
07a9f6fa4adbe084f3fd0fafda669f18
cee35510998e19a7a1148f411f53022cb11c799c
33843 F20110404_AAAWBK parra_e_Page_038.QC.jpg
9523054bb797423c37c06d3316529054
c81046c10a27d08ee68a49a727974ae7c6ff6627
7937 F20110404_AAAXYZ parra_e_Page_173thm.jpg
4f4376e939c7643bd4fa065db4856dca
0a02ff7a025ed126375d08c555f9dd50b5bc0fdc
2189 F20110404_AAAWOV parra_e_Page_041.txt
85dadde4779f9a2b74e50e0dfed612ad
7f4370f35f2af708a158a3b995f937900977a21c
98224 F20110404_AAAXLP parra_e_Page_204.jpg
2477084d263f938aa3f25cb3828180fc
2c5b99e50effbc8696e31c1d3d8149cb8c090777
48326 F20110404_AAAWBL parra_e_Page_081.pro
b745d8fb0f5df8aa5407e6fa3500c559
b670e4f388c4f2e8a2a879478fc4a7b56103efb3
2554 F20110404_AAAWOW parra_e_Page_042.txt
14504836224af3bc1f3042a762517f7b
1cf3eb7a46a5cc2e7062789adc6cd8ad73d82e31
31731 F20110404_AAAXLQ parra_e_Page_204.QC.jpg
1feaee7e025e546d9f49f1547ffec6b2
6b84af317618cd9b617f9ce6aa0744bc7b1ea2e1
53137 F20110404_AAAWBM parra_e_Page_145.pro
1cf045db7439ae34e51a3f8b7b82ea70
08a2ea7a9cec45ca4d670f08c31729e285027045
2033 F20110404_AAAWOX parra_e_Page_043.txt
2056ce168c149f4655ce8c2806656271
fed05f670d05eaabeec9d1cfe98182635eaabd24
97064 F20110404_AAAXLR parra_e_Page_206.jpg
a3dc8d360f785e5897cb1a294640f2b9
1b4fd338d07937f9f7c0be8038e54d5316137c8c
57870 F20110404_AAAWBN parra_e_Page_113.pro
3a6993fb004bf857b61193360ef07881
9430d8f63c260d1b602f2ef9d4c688985fc7e775
F20110404_AAAWOY parra_e_Page_044.txt
7513f24bf48131a3a696b64c6fd8ed84
956ccbfe60f39384acef6a3d5c857567182b0888
31047 F20110404_AAAXLS parra_e_Page_206.QC.jpg
d40f183ada469bfa4369f25a7d5041e4
81ca0235491d1d14cb7e6adcff7d93c182f58683
39480 F20110404_AAAWBO parra_e_Page_008.jpg
353ed2ceb0ef5ed1a195090b4dafcf38
cad92833a94f609029a95b49072da589f8d85dbb
2029 F20110404_AAAWOZ parra_e_Page_045.txt
8a1429b1a09600aa91b7653c7cce09ce
a066ee3499754b0ec6a436c213899ea2aa78d8d2
101928 F20110404_AAAXLT parra_e_Page_207.jpg
2a53d0c86c878f292c0c59b821400fd0
b752b67401e859d5942a0582e333ef836d64058f
48834 F20110404_AAAWBP parra_e_Page_024.pro
029df6998e43a309d373c529c5be7232
b48b28e3b456b95a5df7af4eddd73a581e6a7493
33668 F20110404_AAAXLU parra_e_Page_207.QC.jpg
593a8a031a34ce1ef1e014e5a050236c
af10519a60056b9f08bfe3ed2e672fc7c8a09bf2
71631 F20110404_AAAVXA parra_e_Page_040.pro
977d91e4266ce6c0742125fa54b07e91
52cd0c27ef79048dc1dc3c227ed0d55b562babf7
2103 F20110404_AAAWBQ parra_e_Page_083.txt
a00cb459b3f33dcc6a006c68bbc66afe
60d909b7196a07d63a84a1d69a313f717944897a
97074 F20110404_AAAXLV parra_e_Page_208.jpg
2e17f9ce4b9c728f297de776351dea01
2996103175b8c91b8b72930510f78a7f7099fa16
F20110404_AAAVXB parra_e_Page_118.tif
ecfbee30913a5e60cf6be4abe8171498
36032ae3292a416595b2d11879251b1ca8b0f9f0
F20110404_AAAWBR parra_e_Page_190.jp2
95c3796b6746312be33fe8bb9c2c5ff4
2e268f946b489a369e8525e9a95a77d3f7a6b747
31287 F20110404_AAAXLW parra_e_Page_208.QC.jpg
ee0ef74873462a3bc2ee0902245ddf67
a736039c67babc0f69e34845d0b4f2ccf4eb139d
F20110404_AAAVXC parra_e_Page_142.pro
55452cc88b1274114d75cf7179a13d52
d54263a526b6c68aed3f97f7648118f11f094963
32767 F20110404_AAAWBS parra_e_Page_078.QC.jpg
cf61aca5630b0b25f7b39e409e721c32
064cdf395846cbeb8fd4a496b071902d78b0341f
99610 F20110404_AAAXLX parra_e_Page_209.jpg
2f0df178727c5f56ac7026593c508076
235a730aea0630378df8f28ffd9aeb9f402e5d65
F20110404_AAAVXD parra_e_Page_086.tif
ae88a89cfcf3095f3a5b44ad168ac214
36b5aaa0878473a58d61a9d46c418b5b52d052cd
1051941 F20110404_AAAWBT parra_e_Page_172.jp2
5f68d77ff9e7fb1fea41c5dc2240343d
680089eb4325e8bb5df00d6754903bd95d061410
31501 F20110404_AAAXLY parra_e_Page_209.QC.jpg
2b03b4bbf87408cf5eace1d2336690d9
b9d60e89e63218ed11b4858c314999890a67427a
31658 F20110404_AAAVXE parra_e_Page_107.QC.jpg
68c158ee02c39cd7b21b0f03a7decd40
90a8bbf449483e1728552a9c46e32dd0f2b90104
F20110404_AAAWBU parra_e_Page_062.tif
d88745480c1c74c2cac185c7f1da756f
34fea19b58625435f6a3028bc3f7149ad9dca40b
97387 F20110404_AAAXLZ parra_e_Page_210.jpg
df82ed7f8205466ede4fa6087f27feca
83d04f36f4ba5c66fa8eeac0ad19129cfdf46c1b
1856 F20110404_AAAVXF parra_e_Page_144.txt
e9e0ec0c844fa1d0a9be44225d5c997a
6587311db0899d655397895bde6121be99c0b4f1
53127 F20110404_AAAWBV parra_e_Page_181.pro
5c7b011bc9a797da62169b2ff807e86c
f7483f19536bf119aaa7e29634815e22c435b1e8
F20110404_AAAVXG parra_e_Page_090.tif
85ec334558e1b6d0beb2cd42a9b6325b
dd6032c20d84cf7698267dc3fc49d0180322143a
85329 F20110404_AAAWBW parra_e_Page_009.jpg
0bc6be82dfae0321b993818054157d41
89e142c1f58049413a885632924470f59754d551
F20110404_AAAVXH parra_e_Page_030.txt
0fa91e946597b2bb2d45d8c814c053e9
a5262e20e2d7a0995bfcab18702fded00804141c
8165 F20110404_AAAWBX parra_e_Page_029thm.jpg
9ac73269547cc341ac014973a41e738e
bc628a300d73cfd5f437dda95414fbaf58f96813
29186 F20110404_AAAWUA parra_e_Page_008.pro
c06cd5cff5a820e0ac474fe50128881e
8f6281ee7b4adf97a1429a9fc67feb3290c7f66b
F20110404_AAAVXI parra_e_Page_103.tif
2ecc49ebaf4032945ac02b7d7577d756
f42014c8b9e01ab8f87275f1fd6af8c78907b02b
39546 F20110404_AAAWUB parra_e_Page_009.pro
8f8bb7cdd69005d5b0985bfe0fcdeb81
218baf9cce842c3145b2e2e96cc492dd0c60b0c9
101317 F20110404_AAAVXJ parra_e_Page_150.jpg
dcb98975fd70c20955784c2919a81d02
48a550e5fb21608592becf532ecd62ccb9f5364c
2414 F20110404_AAAWBY parra_e_Page_141.txt
63c20c11e909bf11cd973fa54a2694a4
635ec5f7a3ea1a841d661c2ef3fe94aaee1ef09e
29040 F20110404_AAAWUC parra_e_Page_010.pro
5d9ae9a2700f4ec87da7af745c7db8f3
feb47ec66d6cb3a784248cb148352469a04a2291
59115 F20110404_AAAVXK parra_e_Page_031.pro
4cdb5f4ea1239a0a075c853a1b3142c1
09b9b45b204c399cc4ccd16020b9e3af92838762
F20110404_AAAWBZ parra_e_Page_155.tif
a54d1fff0ee04c7d501e8a82f1f70e9e
da747f399ca2d99168cd4d36a91dd90e01d20f7e
66767 F20110404_AAAWUD parra_e_Page_011.pro
4674e02ca14fd8b6e46f5f50e544dada
924b024babc353ab1c209937cf257cc1f492d2b7
33029 F20110404_AAAVXL parra_e_Page_111.QC.jpg
4cdc029d25a31bcc100f4e6b9375146e
cd2a849031eeb5e6d9a03d417130650394f700d8
51483 F20110404_AAAWUE parra_e_Page_012.pro
99a12da5eaf169a0f49b0348d4e0adfa
917250d6d358d1c742452aca203e6d360fd554ed
2159 F20110404_AAAVXM parra_e_Page_190.txt
cf4e4a487125129cbec377ba9f496859
67f3f75a0e732b88fa0213effbaedeb7db612bf2
50226 F20110404_AAAWUF parra_e_Page_013.pro
7111cc9cbcf9139711d933c23caea2ca
6fb61885154bb29af3d583044a248f3c83c12bc0
112959 F20110404_AAAVXN parra_e_Page_105.jpg
fcc946fb65a66691c44ecb977c24e978
13f53ad5a1c73800aab319a354bfb5dec8bcc60f
52302 F20110404_AAAWUG parra_e_Page_016.pro
980d0e81723ed418d073c9a5e9f90ed9
9c143cb92bd173ed0e14b43fa7fbff0c4e509f16
F20110404_AAAXRA parra_e_Page_131.jp2
10892a6ef7cc2f6234345e59aa92470b
fe539c2519121609a5876657dbeec976a007ddde
8572 F20110404_AAAVXO parra_e_Page_118thm.jpg
e27882a7e345652e33acd372798f2d1a
e5de9360b02ae53094952ca81c8f5ac3f0e53dcf
34831 F20110404_AAAWUH parra_e_Page_018.pro
b7de66172d86da2e653dacae83059787
7617890dcc6a95ce0cc3acd850aeabe3fbce13d1
F20110404_AAAXRB parra_e_Page_132.jp2
02a577e91895f1316bc49590143e38c8
bd587059fe8813d247fff8b1cb88325ed3b67a49
41424 F20110404_AAAWUI parra_e_Page_019.pro
62a25b2ac5440121ee075ee2c3d5934f
c77db38c61ccf4bfe33df66da6f477870727c208
F20110404_AAAXRC parra_e_Page_133.jp2
735c0f125d6f2ff6fd284cf0221914d0
eb38215eb6a3deb78d2c59571b5f34f0325a7c0d
2238 F20110404_AAAVXP parra_e_Page_092.txt
05e56ef2a14ffb6e0b282deec010e24e
e3fc943725c001628ed5fa94386bbaa919c73798
51988 F20110404_AAAWUJ parra_e_Page_020.pro
937a634774ffdb48ca079cbe3308f2e2
e04cc8bc0963ff45b02b2017452e7c3f2af957f1
1028916 F20110404_AAAXRD parra_e_Page_135.jp2
bef33bedc4fa7c0ca51f2b08316f09c7
ab0cfcfef0c2bd953caf9c186d2c245214de36b6
1999 F20110404_AAAVXQ parra_e_Page_025.txt
691f860b9a200d633fb8251493782abd
e2b048c4ef5d4bb80f06f23b63b2c2aa06b9d64e
51519 F20110404_AAAWUK parra_e_Page_021.pro
3011e8ddd0d5d2ca2a5e07e6a3461d29
35418f001f6cfd7e3459eb0bda117afb4703f2a4
F20110404_AAAXRE parra_e_Page_137.jp2
e556acb3354bc874c58a0c7e80d760fa
8bb354b801a752957be2c8d18cd4ba5a093db988
54752 F20110404_AAAVXR parra_e_Page_216.pro
dc543b93264a8167b0bc326bb97d94e7
01c6ba1f96b9c4b726f5fecddb5f11c9180e2fd6
1048383 F20110404_AAAXRF parra_e_Page_138.jp2
9e24de877a4e825637a7ed74bd6dccd2
70affe0d6b7282264d7e1d9b45a00aa826fc9d48
33549 F20110404_AAAWHA parra_e_Page_181.QC.jpg
10f3bc362462a6621abfda439f53157e
b90e7a4e61e227411663e99ddfed04c6551cbde0
45386 F20110404_AAAVXS parra_e_Page_005.jpg
7d5157e1d8ca33525197dbe167c7a4ca
11f06b0c464eae85a18ea398b4789b2f50fdfb84
49047 F20110404_AAAWUL parra_e_Page_022.pro
bc19e9d10c4d3d27ccb12393274565fb
0ba894498241061e923136b0b41f03f9a4776ca4
F20110404_AAAXRG parra_e_Page_139.jp2
7ffae97f6fc5852cbf79044e6fff9cce
6a50f364d1d39b357adf506691682501850bbedf
365485 F20110404_AAAWHB UFE0013730_00001.xml FULL
15bbfbaadb70368a988217d4d944a6c2
6a93f9880d03481b2e0cca9b05247c9e682b3cd7
BROKEN_LINK
parra_e_Page_001.tif
95183 F20110404_AAAVXT parra_e_Page_089.jpg
9c8c63e347d5fcc2f270c3e19a2b5502
9ac76ffa64af61f4375416995873aff3a09f9386
50545 F20110404_AAAWUM parra_e_Page_023.pro
9e0646381099562ff87a4084bff6fa17
ec06fa167ef89a25a9fef87f66eac6bcec1886d3
1913 F20110404_AAAVXU parra_e_Page_180.txt
2f40505226825dde4753a2de340eb86b
29bcc3b0b9d8baf29c378d0bdae49b3ab5ec7ed7
50732 F20110404_AAAWUN parra_e_Page_025.pro
a97d5f318922e16cbaf2382478c95be1
0c8f1ac3c34b627e3a0ed373b7d9d62db9319f82
F20110404_AAAXRH parra_e_Page_140.jp2
314f96bd87b5f4df0d0f41a00fc4561d
0b54580b010432090b177a304527e790ce3195dd
656957 F20110404_AAAVXV parra_e_Page_010.jp2
25fcb6ee266aab4cce5fcb39b125b9c7
aaef540e5b830135581b045d631ec9f1b4022b2e
51594 F20110404_AAAWUO parra_e_Page_026.pro
9e3183f4f81e85e6a77aa7753d500151
55f925b22039c084fe71dbabd1c709153827084c
F20110404_AAAXRI parra_e_Page_141.jp2
a57fc8dab6df3c83049337b2c74bbea2
ec9d075b2000414a92d67ac0e7512bae16631d78
F20110404_AAAWHE parra_e_Page_002.tif
fbd090a59b88878c2686c14cbbd0969e
d3586e7ad9facf967926e2838a4fc4758a73ea1a
2072 F20110404_AAAVXW parra_e_Page_077.txt
0a83291913c15729ffb1c571475aaaac
1b2d0cadec0d42ed7e34061b9a71b25d82585068
51579 F20110404_AAAWUP parra_e_Page_028.pro
fd234ff9eb1a4ce1c062498ab8413274
63ca2576aa64eb1f52d6620dc8a496fcb0667369
F20110404_AAAXRJ parra_e_Page_142.jp2
f48e3a47b5650a3905dd5b960fe0ea4c
df8765d0ed04b5ef298bccf5d428720b1167c093
F20110404_AAAWHF parra_e_Page_004.tif
ef1df833aa6e61faecdd3046825b4554
b5c8dead148b07dc81a499365c604f4845e44e8c
F20110404_AAAVXX parra_e_Page_076.txt
42bd7cd5d325e27946276a74d755b497
24b5a91e51910efc319b0ca6331e8406f57ba213
50890 F20110404_AAAWUQ parra_e_Page_030.pro
93cdf1c9b2d53cd3ecdc3ddb2a67db65
0ee8126fc274c29b27e8e9152841e5f19ed963ba
1051927 F20110404_AAAXRK parra_e_Page_143.jp2
711b3df9ead6b66930db0669cc1a72ca
2cbf68ebbe8c0761f2630db2633baaeabd13abc6
F20110404_AAAWHG parra_e_Page_005.tif
3e79f9cf100a9df89e0664c1b3bff159
97fc0547ff1de984cf615703ed1ee17d249a40dc
46837 F20110404_AAAVXY parra_e_Page_144.pro
73adfff372230bd4f27154e814cdcc80
3994983e3c2996041e2c004be47014f20f9fdb92
73288 F20110404_AAAWUR parra_e_Page_032.pro
c31133ccaee53d1e3b9508a46b587159
9f4c15ae326f759b0f2a564f825ab82011a4d410
1036957 F20110404_AAAXRL parra_e_Page_144.jp2
937a9dded2f9e90560bf06a7ee9a4d64
60df8e9f8e4256c2289fd2d3675b67af971a2489
F20110404_AAAWHH parra_e_Page_006.tif
26135515ec4d5ff48a5c8cc37339c236
8392208cd982246f1c16d303d4e140ac807aacd7
101527 F20110404_AAAVXZ parra_e_Page_075.jpg
6b6e538c04313cc6fc735c380642c58f
94646a9af517c4b694c5299880491129e14aaa02
95126 F20110404_AAAXEA parra_e_Page_072.jpg
3f19250f220ff31532bc5493bbc9380a
76d72c4faf3b87a8a5dfa003b5d9925782ad3a8c
59193 F20110404_AAAWUS parra_e_Page_033.pro
75652baef4eb2336a2c471ce9ec1cb4e
999c11748d3908a852287b463b1dad1c3de8ad31
F20110404_AAAWHI parra_e_Page_007.tif
be78775c76649a184cc6685d7f7f9874
c5d682d0f8122122c837baa0d5ffb40e2559d0cd
98712 F20110404_AAAXEB parra_e_Page_073.jpg
070fc9d9fe03f70c0cca78dacf40471d
fcc739cfb3a0f977e6c3bb2eed886ec11eef9cd4
52001 F20110404_AAAWUT parra_e_Page_034.pro
ca39a89cf869f3709b77b1e7d2dc0f87
95dae7057798468b26c8e67e268fba5fe4cdd462
1051908 F20110404_AAAXRM parra_e_Page_145.jp2
c0839e9cfab56da3597cf3a066865188
442361a834ee6c438567d63fa9c09accc7bea53f
F20110404_AAAWHJ parra_e_Page_008.tif
c785bfea9b995beba6c06f31095f1279
9604f1504f710edc18000ad33288ac28d0652bd3
32454 F20110404_AAAXEC parra_e_Page_073.QC.jpg
b4a8c715fde15018b669a34af1a8e0cc
03dcf6b27193c86aff544dce887f7f29feb6d4c7
50038 F20110404_AAAWUU parra_e_Page_035.pro
6e96569a52c88357117854a732ba6328
969c2d79671e2de4e40f745ecf660f654a410668
F20110404_AAAXRN parra_e_Page_146.jp2
2a41d5d14d46d65aa72e255746b5a996
c69ee489960fc93dbdcaedf1b6d0755a9760fe26
F20110404_AAAWHK parra_e_Page_009.tif
c3ba221f39a683b90a5c3168eb62efd9
fce675648e45079f3e0a3878ffe043441db1a204
33819 F20110404_AAAXED parra_e_Page_074.QC.jpg
af787829a1a27096d0723462796068ec
a3532e735486486227641fcadc99bf123a8def62
53441 F20110404_AAAWUV parra_e_Page_036.pro
cce98b1b53c0e02d020575d6268ff772
9e3b93ff0f9ee8fc24da6eeff17ef4b127c950f6
F20110404_AAAXRO parra_e_Page_147.jp2
eb988dda8f2add30099de3f41ee03328
a06631e27bd8c2f5a6cf9c4a64a8237e4e692575
F20110404_AAAWHL parra_e_Page_010.tif
a3d6bf223b044543a61e51e3a504940b
8c642d29337701abb4216dea3b1f6835dd3785bd
32734 F20110404_AAAXEE parra_e_Page_075.QC.jpg
b3c8f15beda6cf032ebb2f84e9216909
529a5945f2d5eab8441491fb6a98f381d0800809
51248 F20110404_AAAWUW parra_e_Page_037.pro
940716746b2b367a8e6ba2c86e9d0cc6
ebe31d385741bbd5a811183a659fd7716ad57aa8
F20110404_AAAXRP parra_e_Page_148.jp2
e1dbe9762fa1aecf8db4cc98c3c9bb35
f2018192b1b5a109cc79e3ee3f11e742b46b351b
F20110404_AAAWHM parra_e_Page_011.tif
e296ab09cec25a4b01bce7c7d669bc1b
d657b6c2362c363eb9cdf5b152a9167add5b9174
101019 F20110404_AAAXEF parra_e_Page_076.jpg
6892df73efc4b61e7144a145b2050f8d
7deece711e554ca783b5e25412665139a51f76c1
51179 F20110404_AAAWUX parra_e_Page_038.pro
9864b47b8cd032b74c2c4fe4bee49b12
615d16445f644a8fa7b3ab100274ca83ff2d92b3
F20110404_AAAXRQ parra_e_Page_150.jp2
a0ed3f75136f50836626051291c2244a
5c913cb876bde666c68ae0671bc6ceeaa0bebb2e
F20110404_AAAWHN parra_e_Page_012.tif
ba4461fab04f82b5689051ce39421aad
507d7f6b5cff3feae9cfb57c58bb57803139cde6
105442 F20110404_AAAXEG parra_e_Page_077.jpg
c906c60316f302e269f5e47b8fd441c4
999b7ac6e2d5d82bdd81e4839e0a02461d1a392e
51013 F20110404_AAAWUY parra_e_Page_039.pro
7679eff814e4c28ce443ee77c018bbbc
a33a565724812f28f92b1ce3c8394635f58b32a2
F20110404_AAAXRR parra_e_Page_151.jp2
c42735808033f5b8eb6aec60b497c3c1
83eb16d84bd208b76c89365b27a2717cd2e2d0e6
F20110404_AAAWHO parra_e_Page_013.tif
0ca68c1305df551390eb357ec4c9be6c
493a4c44d9aae7dfb52bc0a5ce0c941c3ef1678a
33691 F20110404_AAAXEH parra_e_Page_077.QC.jpg
2e5b4fa4fd99036f25b65624cebdbd56
cc1d68c23d8aa9dff3e9198d0246a2bddecae61f
50757 F20110404_AAAWUZ parra_e_Page_043.pro
c4c1c897a693e34200b61242d255aa22
4edc2636c8ea74a5ba5451aeffc2ee8a30fe4001
F20110404_AAAXRS parra_e_Page_153.jp2
50b601ddee631640d75d4f12909ef4fd
b8e588dec33a56a48296c068c11279bb6a4cf547
F20110404_AAAWHP parra_e_Page_014.tif
d7c8fe6745015361c831e9a49e68b4d5
6ffa422433d08f32b575399a3012d655bb7b9c5b
30183 F20110404_AAAXEI parra_e_Page_079.QC.jpg
692171e08b42b7e1bcac721fadd18a88
1523fc89623a6dfc6148d9cc46e8b31e6081b7bb
288075 F20110404_AAAXRT parra_e_Page_154.jp2
e951130dfdcee405c5fa22376d15ef57
f214d1c5072ae9c67aac5e0f2540614f5ec44206
F20110404_AAAWHQ parra_e_Page_015.tif
360d155a9bec8633430e670b98b44547
6054248323877ea1cdeff771087d1a334c9a421e
94776 F20110404_AAAXEJ parra_e_Page_081.jpg
1da94e96e947bd5d23508fd0b52c1941
6f92148272a3642d6fe8ba70e40fe37900324265
1012775 F20110404_AAAXRU parra_e_Page_155.jp2
571b1d83b2723a523bd8a01f0d2f5a51
bf81a6578350a8e8bbc925463ac585843a7883ff
F20110404_AAAWHR parra_e_Page_017.tif
84a9c1d3f89e06187d4728743deebc9a
a41464eaaa54f46a157361243b7c7cd002592399
30162 F20110404_AAAXEK parra_e_Page_081.QC.jpg
97406bd4f6451f52fb0c19c7a2a1f9a6
e9d9236f16c6e0c6caf9e3a29ba79be19c590a86
F20110404_AAAXRV parra_e_Page_156.jp2
b7ae9a67788368cc768d9f12f071a609
ab8807cde21a192b9d0ddca67b0ab2b9146d642c
F20110404_AAAWHS parra_e_Page_018.tif
23b2ab9aef04ba5e8ea4aad6fdae6712
b08ccb6bc4e4eab47f14e175feef308108133cad
98153 F20110404_AAAXEL parra_e_Page_082.jpg
ea735550df808381366129b5c72338c0
0c60e2cd5686b5d64f6671b5ad4ac553a5e47d79
F20110404_AAAXRW parra_e_Page_157.jp2
3a5d14c1977ea776a3f175728e45e42f
3ab589dd9d4ab5f5d83a63718204d9dde79ebe78
F20110404_AAAWHT parra_e_Page_020.tif
48d489cee7acecf86e43129b846d6a9b
faa5ecece5cc06d1b70b6bf682e969a77f54f6f9
34122 F20110404_AAAXEM parra_e_Page_083.QC.jpg
ae4f2143852a401cd7e1f6e2271972fb
fc59177ac80e9092090cfd690d39871fabb9a627
926695 F20110404_AAAXRX parra_e_Page_158.jp2
018b01dbf8daf6f9a571ea25ea778101
65cfe0d5c9168f13c16239f1471cb916daedbc10
F20110404_AAAWHU parra_e_Page_021.tif
7761357ddf5c2c3b252f237155a33f63
a29a10cb1baed4420d625691fb98daa984a98eba
34787 F20110404_AAAXEN parra_e_Page_084.QC.jpg
8b3cc27041c4520964270de701d9bfd9
44602b768c1eeb48365e59dba0f5544ae704472e
F20110404_AAAXRY parra_e_Page_159.jp2
eb47afc44f1170a1baeb51bfa0606940
095a7d8edaf3121dab75bbe22a643a00c151a1ce
F20110404_AAAWHV parra_e_Page_022.tif
5d41045823aa3289f7eb5773b0772d70
9286d3c21daed36c89f320782cb7b26cd9d9ff8f
98745 F20110404_AAAXEO parra_e_Page_085.jpg
319231fd87be2015ab15cc5156df876d
d7b1735bfbe273d51b4476c4273342aa77a9949c
F20110404_AAAXRZ parra_e_Page_160.jp2
c9333b95041e1158ffea8dcd017de114
6cdd8e3a9c5e50d8e49283789ba4718176194f80
F20110404_AAAWHW parra_e_Page_023.tif
5e029055da536ea214fac6b1be729013
b8ffed8557b1a763cddd4f0363668728c664471c
F20110404_AAAXEP parra_e_Page_085.QC.jpg
92c8461cb4f55def8cf96e9947a896de
6c2dc9c20678a74aea30f8cfa529f3ca832fa885
F20110404_AAAWHX parra_e_Page_024.tif
f05e53d07aad982a625ca34ed5e3fe1e
1263dc48dbacfeec080602bb8dd5da826b616076
103626 F20110404_AAAXEQ parra_e_Page_086.jpg
e59624ad9eff073ee06bb86f924d9f8f
a97e44649946fd173e73861fcfab691e38a126e2
F20110404_AAAWHY parra_e_Page_025.tif
85a29657dd51b37dd6625d9af66ded2b
7361725746d17f0a3d48eca8c48596452da66f9c
33418 F20110404_AAAXER parra_e_Page_086.QC.jpg
ae8073410a81b54ab5e023e09965835d
a532db9833d8cbdce78cc672d643e09573694b22
F20110404_AAAWHZ parra_e_Page_027.tif
9e068461c499f2be850ba581da88c05b
e87497f10d9d32b5a9f82118c14d5a79c706c55a
113291 F20110404_AAAXES parra_e_Page_087.jpg
bede1fd649fe61b8c87fbb8d35af65b7
b9fd9ce634e636c7c33f99607de1f973832b7d60
34935 F20110404_AAAXET parra_e_Page_087.QC.jpg
5ec0226d7cf7fdaed80fac49a64c141a
9cade32beaface478e865357d2b6228aecc4ccad
108001 F20110404_AAAXEU parra_e_Page_088.jpg
ff8c0b1a357c3dabe1a07e78b3bd0f1d
4b81fbc7a768c05d5c0c190fbe7be9aa6c5ce4b3
34084 F20110404_AAAXEV parra_e_Page_088.QC.jpg
f70d4be1f7fd9abc8ab0f62efd314935
a7827b48671aacca50e508eec6b7df7b714ea1c8
102293 F20110404_AAAXEW parra_e_Page_090.jpg
c676554f55cf1ed75817e4d51c46c10a
7e0753e27def5f5c4d39bfa1ce800b12022c7ac3
33245 F20110404_AAAXEX parra_e_Page_090.QC.jpg
abc1136935ffe8986bf38106f70c20d0
50d122198294449c9868bd5963cd72b0d95dccec
8249 F20110404_AAAXXA parra_e_Page_111thm.jpg
22eb8e334272d1e32996ea7c22e43da3
5b3182f369c340050887c416c52977a53b0b6fb2
106300 F20110404_AAAXEY parra_e_Page_091.jpg
1d103f565ab4dee3a3e0d5600382babb
38b162c7a55702ec516048b290ecbe33e89cdebc
8005 F20110404_AAAXXB parra_e_Page_112thm.jpg
18780d1c6983e989798951443d62b7e6
9b61953396159d23a50f94134657a41890ce666c
35000 F20110404_AAAXEZ parra_e_Page_091.QC.jpg
45de9ccf402caa4f8664c130fe757470
ccd6bdd56f1d96487211a23631fdf4ac849dce23
8430 F20110404_AAAXXC parra_e_Page_113thm.jpg
488c9c98cbde4965a32797215dcd280e
e78f132ffaa228290c0c87ecc46a87a5f9e0673d
8082 F20110404_AAAXXD parra_e_Page_114thm.jpg
be8809286079b8e473cb456069df22fd
1f575c56b047614b02ad85f845345f11de7cf00d
F20110404_AAAWNA parra_e_Page_208.tif
4aad1c01d54ebec9ad227318f121050b
42f188262a5b13da61e0493a958b71d8ed24b75d
8066 F20110404_AAAXXE parra_e_Page_115thm.jpg
b46a5fc3b47dc272cf70ae0ebf192b63
8ea9263b06f052d64f801289bc7c61149f4172b0
F20110404_AAAWNB parra_e_Page_209.tif
c6f8466bdbc7ec3168e89691d86413e3
2c877ed34a4eca9c7b0a948b1767c0e7bcd93203
8493 F20110404_AAAXXF parra_e_Page_116thm.jpg
ff39f6d0b3581f44eefad239e5b81d71
36f9725f11d7ba030a31f3c513d3e18fe165920d
F20110404_AAAWNC parra_e_Page_211.tif
292ef24c6bd6ab7fa557835a1832510c
199625f29432af64889d7e7d7dc9a13fb53497bc
8438 F20110404_AAAXXG parra_e_Page_119thm.jpg
e925bb48383edf91142040ee8d9ac9f7
5ff4e3ad01d8d010393847e04bbf6abc027bf246
F20110404_AAAWND parra_e_Page_212.tif
8c9521b20d020ffa583499960ca7c4d6
aa836bca64e4511278b0b184a0b58661ac00273f
8223 F20110404_AAAXXH parra_e_Page_120thm.jpg
5b4052fceca1715d104cd6947f3cc2f6
ed4554a4c9012921096b365ee6c2abde3c2b2259
8286 F20110404_AAAXXI parra_e_Page_121thm.jpg
6861685c54d763d497960c1e880d88cc
5d03762ade846b10e56d1b7b8dc3882ec64d575f
F20110404_AAAWNE parra_e_Page_213.tif
c1678faf24cb8bbfb3777867eed052c3
707e3f1546dfe295b955e3c79dbdfb0f405057f5
8157 F20110404_AAAXXJ parra_e_Page_122thm.jpg
72bd4bd0451c70e5fc412d50e1c8445c
103bf763629c68edb1902e414d3e974025863b3e
F20110404_AAAWNF parra_e_Page_214.tif
d5990f7d97942b5e3186fcfd53e9bf29
17273baae68e6470883741304a6311905aedbaff
8461 F20110404_AAAXXK parra_e_Page_123thm.jpg
764c77b183732a3ccf4cf8b043d8dd9e
85a53016b9c3dbb8708553dc6da82a9d2b121ec5
F20110404_AAAWNG parra_e_Page_215.tif
f16ddb709d52a3c6edf652ec71b5364c
9fa5d783d283e1ff843427bb3d309e350413cef4
7956 F20110404_AAAXXL parra_e_Page_124thm.jpg
5513d497931b547739c7203cb2f095a0
53c9ac7927c0148fb6d7ae82dc2ebc8cf051e462
F20110404_AAAWNH parra_e_Page_216.tif
3e4403c86faef4518a8aef76fca88c27
e3316301df3f56465354e5cb6f5be08b307df7f1
31803 F20110404_AAAXKA parra_e_Page_176.QC.jpg
a4e0fc0b04603f7db26b69f67e2b6fbf
eaba509f082549b21e2ddceb63ea3260a5168547
7959 F20110404_AAAXXM parra_e_Page_125thm.jpg
2f2a68097414fee7fe8e4938e0d86b60
bfe4566828c7a14ade8fec38c4de06ed2fa30351
F20110404_AAAWNI parra_e_Page_217.tif
0f2cabc6a1a6020da776f4b964ac3aa9
797c12b04307decda01c25c1ce52be6fc63569cf
112551 F20110404_AAAXKB parra_e_Page_177.jpg
99c376246761ce16c6504429bbaf0781
13ae0d2e8d551c94ba6ca8b943f9cffa6c19044b
F20110404_AAAWNJ parra_e_Page_218.tif
b76c9d29ee255b5acb52ba68e45417fe
677635e5f0b846be190b89d1bf5431c095349a8c
35711 F20110404_AAAXKC parra_e_Page_177.QC.jpg
ab417775a561ec20425ad9ecadf83683
82413de365d237d1c4437b16cb2e63b0d11c3612
F20110404_AAAXXN parra_e_Page_126thm.jpg
5d7dc22ab7cd47adf5a8bd12f27e4a4d
423380cf3ab7a640685dc0915bfb91929a4e9824
F20110404_AAAWNK parra_e_Page_221.tif
eaed4dd80c2823411fd2186cbc2d6d07
093151f715e592a819d2b2228a66d52398316c37
111175 F20110404_AAAXKD parra_e_Page_178.jpg
116b9c89dadd6859bb3acd9a481458f2
321d4d2ff5bf0ce28a0cd1d6fa814b8d77ad936a
8482 F20110404_AAAXXO parra_e_Page_127thm.jpg
60b6b076c64ea461187069aecc558f98
4efc7a4e780806e2cfbf837319adb9493445ff4e
F20110404_AAAWNL parra_e_Page_222.tif
b0d1616a491eaccb12e594f4ef9f3b12
37e65de5f3d55d5d0c09c61ff38c272b351375a1
33978 F20110404_AAAXKE parra_e_Page_178.QC.jpg
2386c1feaa1445e80113e91deb7308c5
d8e8573af8d1f070065cbf51c12c38bf42cb0095
49195 F20110404_AAAWAA parra_e_Page_193.pro
8c69e4e65eedea89c8053855ab4fc9b8
f391aa907ce9e8726b478cf407446712294bb42c
8326 F20110404_AAAXXP parra_e_Page_128thm.jpg
22a634e89fb53a7ef51f1aea274b40a0
41aae3a5beb03d3b0a48ec6c0ed376b298d9afa4
F20110404_AAAWNM parra_e_Page_223.tif
f6c244e59ad31a760cc2571d0815634d
d0e0b9e95c165996efd48bddef7c4b5a01732140
104395 F20110404_AAAXKF parra_e_Page_179.jpg
86d7fca3ab38440dda858d0e08855158
12db4fb8a195d1c19497fdfe09c7ccc209e58ae2
F20110404_AAAWAB parra_e_Page_195.tif
ea615b3502f7509d559a975573d995f5
07e6440e2c1ca6615c0ad3ee7fe7458c5d403c34
8580 F20110404_AAAXXQ parra_e_Page_129thm.jpg
70634768a4b3841efda76a7783caa828
b98b5798e3046d546d410501d005edf2a9460b34
F20110404_AAAWNN parra_e_Page_224.tif
1f9c3fc35cb33408455c674fb674b5a3
503de6d3a040ea5f554bd3d7c9a530765d8119b3
98207 F20110404_AAAXKG parra_e_Page_180.jpg
b5dc2f76c655ebd32ee44b46cf3d7496
cc1de02ac31ee64ca27b9ee2e4d45292d28bcfde
111622 F20110404_AAAWAC parra_e_Page_062.jpg
003c341f3b298fb635143c406800bc3c
3a50e590f6c4a2b80c6abd3f51384c4bbf210265
7824 F20110404_AAAXXR parra_e_Page_130thm.jpg
befb3e46c7f711b6e6dedd303d30719e
cf94b4308cd269003ce1cd1799730b4f4e671edb
F20110404_AAAWNO parra_e_Page_225.tif
c8f016e0a09495187e2af8c34e7a42f0
6e0f57d8f61545c883877181cc761a8df82cba9e
31718 F20110404_AAAXKH parra_e_Page_180.QC.jpg
08451a43c9e9e10755e73e53e87f8d17
264104f3024366c2a92fe45cd45b20c379db6f81
F20110404_AAAWAD parra_e_Page_207.tif
175e89b33707f441e3d1123b2efca8c7
9f1942583d4fd5c448cb3ee1c11ebdf3df64fc7e
8206 F20110404_AAAXXS parra_e_Page_131thm.jpg
32b92d72e4cf231171b9c786fb79637e
f4d034ac33007395a8fd13b7cf12cf2bac7c0ea5
F20110404_AAAWNP parra_e_Page_227.tif
de40122a4feeb63bb9684a7d59100fae
106def2047b529faeac263ba060d0c932447a2d6
105332 F20110404_AAAXKI parra_e_Page_181.jpg
4b7a507bb821f26b57f66786cbdde957
8ad553b422919a88ab827c99a404156f82dc6525
F20110404_AAAWAE parra_e_Page_020.jp2
d9ac1315b7092a073532b98cba569430
985759e273518811ab1b4214718072e474040d4b
8078 F20110404_AAAXXT parra_e_Page_133thm.jpg
2d673f050f533a9ea05f135ff6810a6f
dfe24cd9a057ae0eab9f8cd3746c62004137a680
F20110404_AAAWNQ parra_e_Page_228.tif
0a7cbed9647b5aee5e4e682c4938c506
09c6f6190292dd455545743e185883d8dcc264a6
103314 F20110404_AAAXKJ parra_e_Page_182.jpg
c91750795188bce8143d84c805c4f9ea
4ab4d9a0df0d4bb15c445dcacd550a0d58b49060
7934 F20110404_AAAWAF parra_e_Page_054thm.jpg
abd4611f32c91013d6bf975538c22398
11a035e59872bae689c2d3b17d9f77eb14477ed1
7984 F20110404_AAAXXU parra_e_Page_134thm.jpg
e165b0d4132b31a69dfa7c1bfe93c41e
a3288b74406adf077d0174c0afe4ea778c2b2c55
532 F20110404_AAAWNR parra_e_Page_001.txt
506e083182a713cb8cd3230cb1f9093b
baeb96b4cd2eae4cc96118f2b62cc860dabda8e7
104443 F20110404_AAAXKK parra_e_Page_183.jpg
2d625f5f0a62df0bacde3ad1a317a629
95f76bc6510062a96a33d89eff273b3c7c0f683f
1967 F20110404_AAAWAG parra_e_Page_134.txt
0e9def924f391c0fc1be84ad08a2eb80
a595267c15fb4559c108141cb362e5964f2d3c32
7391 F20110404_AAAXXV parra_e_Page_135thm.jpg
02f621543c21db6ea13fe53ad9b0ff66
79f6e4674a1974edc531283f6b3a8da71cec4f40
118 F20110404_AAAWNS parra_e_Page_002.txt
f385e7d3e82b20b88f94adc2f579944a
f2be72cb4c1597fd75a1f332088149932124c67b
32215 F20110404_AAAXKL parra_e_Page_183.QC.jpg
4baa1ec498610eb83facea65c3932644
6a582511ab4e35e91f7daeaba114105a6428402b
F20110404_AAAWAH parra_e_Page_029.jp2
651c53c6f8a78bbfcb15ebe122092839
5712533b9c229981c6e3779aebf612b8e3d7c604
8097 F20110404_AAAXXW parra_e_Page_137thm.jpg
7068fb696738240013dcb4ac81bf2c3e
9a917599322b3ebf19ff3d166d60b8895c729b06
373 F20110404_AAAWNT parra_e_Page_003.txt
79b4a9e8d80ce214cad8c803f48c05bf
79c6e43ae933ed520af01a6c8411559a5d5fafd0
101287 F20110404_AAAXKM parra_e_Page_184.jpg
8626df52b959e4539e3363d4c550a1f1
7bb941fcab2533dfb012362713f2605360be2122
98343 F20110404_AAAWAI parra_e_Page_024.jpg
6ab99c9d5ba167493b62c22a6b7c8781
9a6cdee524e20e6c8b342fb7f08ae43d82ec08cc
7774 F20110404_AAAXXX parra_e_Page_138thm.jpg
1826b72a8660eabe6a260b43232f0a1c
49c9fa4412e068929bde46fd5f2ce5bc460fd120
1696 F20110404_AAAWNU parra_e_Page_004.txt
9af1cb3f216ff47f3002c07b5be4247f
bbe26839cbba7a474f78036c2f4133f03d50b717
F20110404_AAAXKN parra_e_Page_184.QC.jpg
b13a4d2fefe6953a4ce7f73c148523a7
5a6abb6a4fcc326c7cb51386ea208fb625fdd4c9
123580 F20110404_AAAWAJ parra_e_Page_226.jpg
9e7339eec62325b498688310459e553a
04bf0321d50c92f85989e0cf4ed00c188d5411b9
8079 F20110404_AAAXXY parra_e_Page_140thm.jpg
827253ea8f59911aeab05c4acfedec0e
3066de177fa13df98cfc31915d5ae8f4316aa30e
819 F20110404_AAAWNV parra_e_Page_005.txt
cc8e333b98dca683bcefdc4043106a98
8e492bfb50d8bb651d7b09a6b01979ece4bf46c0
33434 F20110404_AAAXKO parra_e_Page_185.QC.jpg
8d75df8406ff86e4e092bc13c4a2f053
d3f3930799e98970e76ae5477c4802d65d2ff658
9594 F20110404_AAAWAK parra_e_Page_154.QC.jpg
73a4e2782885c09145b6d71f87ee22cd
524d35732ad07455124a05496e65f1150f423bb8
7892 F20110404_AAAXXZ parra_e_Page_141thm.jpg
31120e1c9f3173a2f43ba5c1a34a5364
ea0c2252fecf4979b5e02e2301ae3a9c8392e33a
109961 F20110404_AAAXKP parra_e_Page_186.jpg
510a05433ffafd4b2d6ad9d9fabcf5c9
6bc464a3b796e3a20de33c952dd3069d89ed17b7
34802 F20110404_AAAWAL parra_e_Page_118.QC.jpg
888691a5402dd17230a85613915e0262
ab791ee6b5562f5cf59fcc92f5c5c5395f2b61cf
3302 F20110404_AAAWNW parra_e_Page_006.txt
790ae9e16e176f02ba47803c4a835e92
802af99aea37b68143e3ddefd42bca961455567d
34432 F20110404_AAAXKQ parra_e_Page_186.QC.jpg
f2354eb5ebd1bcd925ab109cee1781f8
43c8f67a6bd5d05728db25d193358e0d27d2300b
2181 F20110404_AAAWAM parra_e_Page_152.txt
37cd4914e598fdfa4fbf14a4103a973d
d92da90fe07ca79b467c01d1203fd5296734c28a
4413 F20110404_AAAWNX parra_e_Page_007.txt
ec7c9ec21dba09d52d4a210599919e04
42787f5bc1afa2662d04d5290e6c4d5586c06acd
100536 F20110404_AAAXKR parra_e_Page_187.jpg
0c95187d279619e196f01154468ff3c7
9bf06dd64131e1947922d90e04fd7e83d3b83e08
105581 F20110404_AAAWAN parra_e_Page_083.jpg
c713148d79c2398ed4df9147f03ed377
570cdf0755e227feeeecbc421382e8c3607565f9
1747 F20110404_AAAWNY parra_e_Page_009.txt
1c7cac4241265242aa28b52eabd33ecb
2812dab0aa8667a49324a1724b3b872c5c7b85e6
31334 F20110404_AAAXKS parra_e_Page_187.QC.jpg
944bfcd72dbd5801ddc1c0a4d8f9c2c3
1f858126a2f91ca191c9736d9fff738e008645a6
2131 F20110404_AAAWAO parra_e_Page_088.txt
ec824a2fd5ac8a07a2e2b9a3ef8e71b0
185c2eb6a30c7546c8ab66fd3adfa83ea9dd4d33
1152 F20110404_AAAWNZ parra_e_Page_010.txt
340c9fda5457aeb27e50598288ca6a39
091e0134543a8011df709a93b2c2f1f2b732ec4c
118795 F20110404_AAAXKT parra_e_Page_188.jpg
28975ed8132a8461c542992cfb3021c2
eef60a6a74c7e4c7633690f3d2a95d2e9d51649d
F20110404_AAAWAP parra_e_Page_040.tif
e6ce6da7ca4bcdeab2e055ac6c63485f
3a9fe1872ce2b74952a9b55f1a546a073a8a983d
108591 F20110404_AAAXKU parra_e_Page_189.jpg
a13c3b0ed0de194f6e17e451877b4e9c
20a102f57c2f8cc0555cc7512fed7af6d199cd89
43537 F20110404_AAAVWA parra_e_Page_059.pro
19839692f7036c1abf228a2c84d0f3c5
2953ef1b7fa1f868e09a8717a83e7e55655a9950
8334 F20110404_AAAWAQ parra_e_Page_021thm.jpg
cb57cab4e3e668bd5c17232553270fe2
6ab59e603b1412251c12740192ec8a9e956a955b
33775 F20110404_AAAXKV parra_e_Page_189.QC.jpg
bfa9f519007482889ab9190282b43585
9f78de4bed7b35354c3f9b0ccb9cec281676dee2
F20110404_AAAVWB parra_e_Page_077.jp2
d1b0a3fe9e9d3bc9bf2c11460b9e14d0
ea938aff8336eeb910a4ca6fe72de5af48cb8e4b
7541 F20110404_AAAWAR parra_e_Page_215thm.jpg
29ef666f13affa79fa810379509150c6
5c4ca5ef16c91379b8b36a60d43a716cd29801a2
106899 F20110404_AAAXKW parra_e_Page_190.jpg
339a4b4804e2363c62a8e1e306ec7884
2c0eb5a6617fbbf5804e78af9fc65e1242aeed58
F20110404_AAAVWC parra_e_Page_220.tif
42e2786333ca31314702d1335dcd9318
6b2bee1077463c5298ea34fbe66062d9be05e2d6
2067 F20110404_AAAWAS parra_e_Page_183.txt
f6eecb1a63d5137cc5297a4bbbd34f4f
4bd139fd070203818dfb36c076c5e89d07a2162e
33257 F20110404_AAAXKX parra_e_Page_190.QC.jpg
f1b1b8e77711ccb4cf7528f9d4c23bf5
884cb0a5779a790e899fc03d3cc170dcef21ddd8
F20110404_AAAVWD parra_e_Page_135.txt
8854625f402c015bb507e418cb0d433b
81bb06848feb549815611cc172c66c4cfccdfd60
35487 F20110404_AAAWAT parra_e_Page_105.QC.jpg
dfa95493d562e2dee2794fa7d04486cd
9aee2b3c24c89c94c29116f1ca87b95336b04775
101670 F20110404_AAAXKY parra_e_Page_191.jpg
ca8bfa6f047cc12a455d67ba1984c204
450b248bc4b4a855cb10516f2c516a5556dbc1bc
104985 F20110404_AAAVWE parra_e_Page_071.jpg
4dcd00f41d8359e87181e9110af47774
bf9302264b1ff50fdaefe81f0be11fdaab817a59
49510 F20110404_AAAWAU parra_e_Page_085.pro
8d11c3d38daa98eef45c8e60518fe074
4b5088ddf241fca36a15b60ad2187431e7ab2af7
103225 F20110404_AAAXKZ parra_e_Page_192.jpg
23c63630698e2cb597cfca8c9bc1b08e
b4d0051e7c66925de253e80abf84624efa3aca45
107889 F20110404_AAAVWF parra_e_Page_197.jpg
2075b659addf75e4fd9ceaabcc320d56
14adfe6e361b8442b5e377b7ed2a80d14b9e3b59
8388 F20110404_AAAWAV parra_e_Page_098thm.jpg
1c3dba350e4da63c5888b2399eda08d2
f8ee9cf4946fef51638dad2f204fee07db74c3de
F20110404_AAAVWG parra_e_Page_127.jp2
83441a6d56f92485e244da6b6ab565a8
9b6b6ea4c8ca5a198cca30657c168955944c77c3
47092 F20110404_AAAWAW parra_e_Page_015.pro
c06df89ae2795c6bd3ef9c49b05dec2a
0f7085296cb2eee5a0bf1c59332174d7ff796494
8084 F20110404_AAAVWH parra_e_Page_045thm.jpg
8d69479f827853b904e92204857774bf
0da20bced3a18dbb3689fa67c8ee3e3598c484f8
F20110404_AAAWTA parra_e_Page_200.txt
0940ac7261b4a68a8784b72cf4e9f69c
3d794c55573010f6fa5e182335a998a7d62ddc15
8055 F20110404_AAAVWI parra_e_Page_078thm.jpg
c53f6e151bfee8cb9bf01f1d9b5be129
5f210787a6e332027cdcbb3b3549a223bd286d4b
8648 F20110404_AAAWAX parra_e_Page_132thm.jpg
a1c0bfe19e715be94d8a4b77d7a9831a
4a1ed860f4bf92fb148e05352dfeb3dffabfba97
2101 F20110404_AAAWTB parra_e_Page_201.txt
e7b69f866772553c1d586e05296c6bf4
01aa2f7a5185ac9d68830b88bd1331f6e0a06af5
32250 F20110404_AAAVWJ parra_e_Page_045.QC.jpg
9ec1f107876efc8e9fedf7270e4f437b
8d770d2a07b66b174e3dcc0bc1a71fb3fbcbc8ab
52209 F20110404_AAAWAY parra_e_Page_075.pro
3f4c668b46ba2101517d10556b72c880
cb6e45b21c98eeedd3b254140b4eda0568c3ffb0
F20110404_AAAWTC parra_e_Page_202.txt
e9dfd233ea2d8e810b94ccce5cf968ba
488579d39324fe1e4c15b9fd511a98d9d318df1f
7476 F20110404_AAAVWK parra_e_Page_017thm.jpg
a253baeb7ce94d7b0ad5ff99e1e06d80
8fe9189fc95025a74b971617c98f26c036af4c7e
F20110404_AAAWAZ parra_e_Page_139.tif
886557887753a84cfcee075115a7b318
591ed0011c2315e706b82cc798755f1a648c4314
1984 F20110404_AAAWTD parra_e_Page_203.txt
a0d4fbd15385e34f55686c004f89a87a
604af2e4fe7f0784e239cfc19fdd318eca7ea64a
87588 F20110404_AAAVWL parra_e_Page_004.jpg
481c608ac6bc68254e256838709fca81
344a2ad9bd0de17e1a163f9a1a2e2adb5011aedc
F20110404_AAAWTE parra_e_Page_204.txt
d556cd9088736bbfbc46d7c0eded3040
42dfc19cd3c6fb6d6ab02a24b2d47cbc3e5908d5
F20110404_AAAVWM parra_e_Page_150.txt
3de8b87d6772395ddfdf5ebdbe6c1ac1
694be19fce5f550c4d2ce9eee446da0193a40f2e
1195 F20110404_AAAWTF parra_e_Page_205.txt
a533a300119a62290579056abc137697
d178c2a3d3c4fa17f1ead9e6201343c441c95451
59141 F20110404_AAAVWN parra_e_Page_114.pro
0f8a1874775787e9e17c19385927ba77
d8f5d23e176f8383649acbbaa5d661dc3ad24147
F20110404_AAAWTG parra_e_Page_207.txt
e26ccb35e0d5f1e20293d4c0bb6eed56
c010c4ac083d5eecae818cafad794dcab5c823d2
88428 F20110404_AAAXQA parra_e_Page_101.jp2
298d911f8a809d582ea75e445820deef
75d792cfd146d8104d351946f7373a9a4bbcb07e
1929 F20110404_AAAWTH parra_e_Page_208.txt
98403557ca48edf4e0e72282b8fcd07e
20c8f60bff5055bbcd9f05168cd1bf45edc30b8c
959982 F20110404_AAAXQB parra_e_Page_102.jp2
bd077df450f78b45fa2a2da9c6c60840
ee2ab1ad5b706e5f56d3c53c69587b0c32b9b18c
31779 F20110404_AAAVWO parra_e_Page_156.QC.jpg
1454023526c96d9a2659291a0128c763
9ecdf296842d5ad62189850c121e56f391195868
1947 F20110404_AAAWTI parra_e_Page_209.txt
8680075cb0ea9010d32a51ba1b8cebf3
afa24174e5266a2ac754da73904569459c1acef0
F20110404_AAAXQC parra_e_Page_103.jp2
232fec1d04b38a7f9cfe031dc065a08a
d0b3a9fd651cd16f5322c8853759e04ebdd63806
101067 F20110404_AAAVWP parra_e_Page_035.jpg
5b3e1379d34bfd4eaee86ccb31adc84d
3ebd26940f7b8af4e4fb96d406bdbf907abb2fb6
1931 F20110404_AAAWTJ parra_e_Page_211.txt
1472c8c7516add7f5a65d1b3113e4575
e1e2852696a20e209323e3b41c37e7e879d5e45c
F20110404_AAAXQD parra_e_Page_104.jp2
3953beaeb2ff65a4d03785b10df7ed0a
872dfec37c0dcf88cbb414e58ed24b10acc018e0
F20110404_AAAVWQ parra_e_Page_161.txt
a42643c9078e52c6547e7312ce82d7f6
0767c358c1c6e2ef1e499b686bb9a4404fb6377c
F20110404_AAAXQE parra_e_Page_105.jp2
04a6f1aa40a973d58d1e111af7bbc229
b9ba3a7a61f11342d0d606b997e627993de89488
F20110404_AAAVWR parra_e_Page_169.jp2
bdc28867bbe56f3195580abd2a21c466
7ffc2f082d403fefb97721503f02bf25da6a528e
F20110404_AAAWTK parra_e_Page_212.txt
907413ee1a1519dd4f9e477746e361c9
75720a0e2021d032d950c43f37f18c3bae783edd
1051856 F20110404_AAAXQF parra_e_Page_107.jp2
e3d9dfb00aadce7dd4566d0fb3fc1e72
f225da97eedaef1c802241e89fb4b4f87f2eda40
56501 F20110404_AAAWGA parra_e_Page_178.pro
a40b181cc2d9ed1ce4875c0f3b21a8c6
1783c1ad0ac42006f169f4a3df33398ab647e2a8
2272 F20110404_AAAVWS parra_e_Page_220.txt
4d519a1cfbe3ced89a1aa286e73c96b3
bebe6d23a70a8bfde302039d40a9cd47d45d3a5f
1718 F20110404_AAAWTL parra_e_Page_213.txt
d789f5de5dc74301f483b56bee9f4d92
5f5fe11ff3673d37058986aba3683fe8fe9a7ca1
33300 F20110404_AAAWGB parra_e_Page_097.QC.jpg
7de4ea896a0e0a49188e7aeb4572de44
d0e2224afffc55a7ebc94a74a5baeed9fe6ce42b
8405 F20110404_AAAVWT parra_e_Page_160thm.jpg
dd03c5fa9466327578cbd22b9be8c821
5739804dcf17c3a7a352ba5f9b0665c74b74ccd9
641 F20110404_AAAWTM parra_e_Page_214.txt
7598bd647c4d1548ed3c5f05c2af98f9
b196a09ec2ac6f3a9c644b26e91ce71852d1906b
F20110404_AAAXQG parra_e_Page_108.jp2
5da4827cf57e0e0b8fbc4d582f917bca
c8378bc64788a24b9caeccaf3aa56e118985daa0
1051917 F20110404_AAAWGC parra_e_Page_056.jp2
7f69c14b5c3488f79fb22cb2771a62e5
59830c7ba66fb1dbed051fc62ff6a3cc09386030
F20110404_AAAVWU parra_e_Page_223.jp2
924e26972b3bc48de76b3cc468db666c
9b22872a00a7de498e99366c4a85079a927d5bda
1930 F20110404_AAAWTN parra_e_Page_215.txt
62a5bcf4a39696c96a4824108c6ce040
9d22e1e13cdfc42717fbef11c01fef9f28777081
F20110404_AAAXQH parra_e_Page_109.jp2
06a4a5c6053a9aba4ebb1e75f957fe03
9edd3d8b82920f79867d77dbc09b7f328178206b
F20110404_AAAWGD parra_e_Page_045.tif
9cac6c35bca3c5657b9d07603e4f8770
77d48c8aadeba3410dda9194c247866d78ff4b64
F20110404_AAAVWV parra_e_Page_158.tif
de2839c496496e72274bb957f2eceb56
99a032fff14c5c4c2a4a8f9e27316cbde7fdb4c4
2195 F20110404_AAAWTO parra_e_Page_216.txt
3f7cbba3670749d10b15753dfbad89be
28d22ecb28096c13fd76565d2c238c0c53174f1f
F20110404_AAAXQI parra_e_Page_110.jp2
981ae60682203e8e864b06b1d1ab14eb
9fb07bf3754f70d4f1260a1cf200f3ce39741902
96553 F20110404_AAAWGE parra_e_Page_107.jpg
a2be2e31f6fb4ad82c666282fb90d944
37dad88cfd0f052b0ef97af2fb2177c004de4779
F20110404_AAAVWW parra_e_Page_090.jp2
ed5f38b287a9aeb2ea548e6209c919af
917f39fca8d9d586006d4f45f1bf18be70652d09
F20110404_AAAWTP parra_e_Page_218.txt
a6b9b26265246d336bac619f531ebb2f
fb76fe1a1387f474f6845b0f0de8fd0e266e9832
F20110404_AAAXQJ parra_e_Page_111.jp2
bdcd9b6ea28fe8614ee246cb7cedc4f4
d775f2318d948f1122fb99fe17ac0dac9e8eb5d7
F20110404_AAAWGF parra_e_Page_174.tif
40a18d704b5615054feccd4a554bbd76
6b227386a9f3faeda1c609027900cd7aae366aad
F20110404_AAAVWX parra_e_Page_122.tif
72432c69eb9681659e7f6ab3ee87537a
d4473912f883296ab9e1fb677951ea8700f295f3
2242 F20110404_AAAWTQ parra_e_Page_221.txt
4ac21e1289ffb50602c61d4c45fb952f
de90667150bbcf3f88ed1bc4e2e081accb25412b
F20110404_AAAXQK parra_e_Page_112.jp2
10375a0c0593c28ab64ec60795809189
163022908dbf7a438d8a024a7ec48a521f696f3d
31230 F20110404_AAAWGG parra_e_Page_191.QC.jpg
64ba1c6d2b9114622ef409353124d43f
be9aee641bd1b7dce0c4b0ea33975a530a998ffc
8129 F20110404_AAAVWY parra_e_Page_157thm.jpg
798be2afdf30a52a08e9246895cd3bb4
7a496cc097a695d47d34ca94eb65beb0778faee2
2177 F20110404_AAAWTR parra_e_Page_222.txt
73bf3852d82218eb2f10e862388c3d56
2fb4a2f16795a09fd207d312f533d3ea51874984
F20110404_AAAXQL parra_e_Page_113.jp2
2dc409c438aad2716bca52b54c62b20f
6fd1a24f4b3089cc0bc915b79731717e6de9a62d
102503 F20110404_AAAWGH parra_e_Page_064.jpg
954236075a29d2743392738617a148c5
a59e509cb7b97defe28400c2ca405d7cc4268f86
469622 F20110404_AAAVWZ parra_e_Page_005.jp2
a01d4b8eceb862df3a75fb1d62a539f1
479cf9185d58c75587b9bee8555cb0ed8f307130
103586 F20110404_AAAXDA parra_e_Page_053.jpg
e2b28fb459c86f9efe776be4bf03096e
ec77224d975468e1812e4ea095cf0246dc8feef5
2205 F20110404_AAAWTS parra_e_Page_223.txt
ea013ac645ff55af80a49e95635e2607
f40792bf1f1bd2da0717e37fb8fe65f60b8eddbe
F20110404_AAAXQM parra_e_Page_114.jp2
98a2a3e39c3ba5ee535a2f9d1def0e1c
6ce361a4fcf544982e4b64532206ce2de969ed8a
78224 F20110404_AAAWGI parra_e_Page_006.pro
b5078a4f0119010a85be589a227a5803
963b6d22b68131f3860e24a2fd23105e8cada8a8
34766 F20110404_AAAXDB parra_e_Page_053.QC.jpg
5e973836d2d0a0a241a5ddc400e9e442
f7528d6ed7b25089e0ea972dd6cbcebe1e5dd7b9
2123 F20110404_AAAWTT parra_e_Page_224.txt
ca50f9520caae7e4b203cbf5ee18a3ec
c3cb666e0073bf4f6d650055a91fa8fd13374e51
F20110404_AAAXQN parra_e_Page_115.jp2
731875016bd6dee9ff3aaf83245605af
7c81951e2bd0be6295138183ce1e1a1673ebe496
32764 F20110404_AAAWGJ parra_e_Page_024.QC.jpg
aa323941c90f4d92cb609d7548517aa1
6c39515f6f15ddb788dd612c3f9686efc22f342c
32006 F20110404_AAAXDC parra_e_Page_054.QC.jpg
50a82efd1ccacd473e105346a3c2a4e4
648e0e47d2d8f460b5bb7c61b35b8736bd0fc526
2280 F20110404_AAAWTU parra_e_Page_225.txt
c6cc85cb57d538cedc5e057812142561
dadf10202d7b3f45d24236bd70cb078d5fc35cfa
F20110404_AAAXQO parra_e_Page_116.jp2
246347a373513cf59dc06845cb81c445
78c1dc64529d344a501a7fce6817d7d1adbffb39
F20110404_AAAWGK parra_e_Page_226.tif
34d2620da09361dcd59f9296620d799f
7e97f560327b77a88e14ff231f8e4198cf314755
33708 F20110404_AAAXDD parra_e_Page_055.QC.jpg
bff9e29ab0bd1169077ddf8aead2e40b
5a6fa3a94cfaf81b4756cbc7b6417046ece72a65
418 F20110404_AAAWTV parra_e_Page_228.txt
ce21163f7f06adac7c18bf3571cd6b32
1f8b9025ff7f73385a62cb64037124dc44bb30a3
F20110404_AAAXQP parra_e_Page_118.jp2
9bed21d8b5097dcc0444597ac0c62d7b
1389fd535de7bc68069c26622e6671102fa7304e
48973 F20110404_AAAWGL parra_e_Page_029.pro
3939413d96018909076bd2d646bfc47a
0247a6182253d5a254512ff4ce5991f4a4ce8d72
102276 F20110404_AAAXDE parra_e_Page_056.jpg
bad91c97eacec5bfcb4e6bd8a691562e
e44550e1e5797c13803ded571da2200289f8d1cc
10037 F20110404_AAAWTW parra_e_Page_001.pro
d098126eb495c9aab1a43713360706cc
b4f464231ac5853ac0f567c46f135044bc71876f
F20110404_AAAXQQ parra_e_Page_119.jp2
9ed1312d69536a09773cfab3868dfd2f
951ab8b578c7cc4284698252c3afc6ddd63b5d66
48527 F20110404_AAAWGM parra_e_Page_180.pro
de86994edf1af1ae3712ec752c5d2a7e
a70ee8db358442bc8bda8731a807e311f957fd7c
F20110404_AAAXDF parra_e_Page_056.QC.jpg
e65a7f1573695882446dd502300870b2
d12a2bc04d0b8efbee5d2d8ee0f29899f7f2d884
1277 F20110404_AAAWTX parra_e_Page_002.pro
e160c749b5d7ac225718145de38d3dbe
3829b8b6c2ce71435f12981c99d32e404f85add0
F20110404_AAAXQR parra_e_Page_120.jp2
d7d9f5e78ff263f0988b6f764bf8beae
e57940102318215232b156bcf282bd6aa0d376be
F20110404_AAAWGN parra_e_Page_013.txt
609d96fc15b70f4be86d91b6ed0730d1
2e6321895dd4828ce10552cc206e9e9ed6c5058a
96047 F20110404_AAAXDG parra_e_Page_057.jpg
6aa666b518dadce9d9b4d4370b10217c
2189b2ccde77b1d950c3d62ecfe365aea3a841f6
7324 F20110404_AAAWTY parra_e_Page_003.pro
08fa82106f0ecc878632515bc1519265
c6e4206f64bb96e879073224dcf1f9c2a9a8ceb6
F20110404_AAAXQS parra_e_Page_121.jp2
982375daabd0b844e6a2f6a1f4321b2f
8fb850f45b0a725930a7008532303c6f98a93d0f
F20110404_AAAWGO parra_e_Page_104.tif
e2ccd9c49a25da3325434b5f9fb90b0a
3316fa8dc9bb5abd68faaab623dc8dff92968c5a
30502 F20110404_AAAXDH parra_e_Page_057.QC.jpg
9a7fd645e6a99422929fd04fdd44badb
518e60d646f12a4c6088ed94bc82b3c895087bb9
20441 F20110404_AAAWTZ parra_e_Page_005.pro
502bffe58baa52346772591c9b9186fa
eaaef5c2f94bd2750f7e979abe8f791dc5ed5334
7688 F20110404_AAAYAA parra_e_Page_212thm.jpg
09189d6cfd583de00ca885b8494df906
858cc19535d749cea9220bb97f661c7097f55dda
F20110404_AAAXQT parra_e_Page_122.jp2
c59ca03d4a206ae7a89f5905047dcff9
c0c46937d7e3e07f3a0f46b2bec8afc756532dd2
33052 F20110404_AAAWGP parra_e_Page_070.QC.jpg
c8095e3a45f0bb95873ecf69d110ad0d
b73e6adae5e9a3cee0d2ce5a4a249c4da6de36fd
5982 F20110404_AAAXDI parra_e_Page_058.QC.jpg
7084121daa3db71ceae8448a065bb3fd
a24d6ee15debdf084d3919d4b3872b38b9c03ef1
4676 F20110404_AAAYAB parra_e_Page_213thm.jpg
31b1378be9c88d9accc6a62657a51de4
13ba53f18f5930d1e36b01dd51be1277f5f20ec5
F20110404_AAAXQU parra_e_Page_123.jp2
653f9a6410a8f6481f72ed4d064824d5
46540504d690d66bb68566d102404e6895b67e05
2212 F20110404_AAAWGQ parra_e_Page_177.txt
0326fb852929ddd349e9298577d0a50f
5ee64afe4aa568c8ed2bf8dac4e416d36a689035
89876 F20110404_AAAXDJ parra_e_Page_059.jpg
226c828c01fa0c4ed27d9efaf8076535
1260773e69ec0c8805a6a92e41c41942f9f079b8
8392 F20110404_AAAYAC parra_e_Page_217thm.jpg
50f50928fc37bbfb44984e5576569806
520a3fa7bcd498a035c552a0f11e6e2d5a0d6292
1051782 F20110404_AAAXQV parra_e_Page_124.jp2
7180c78a39caf7eec85fb9b93410cf71
0f6dd8b2e21f9acf1c3af9471f991865312d8cc4
F20110404_AAAWGR parra_e_Page_132.tif
6a58a7790c7abbf5ab62013d0fc75551
e2a361ce53cc997d74bdb66a2ff958f2f2b6efca
28768 F20110404_AAAXDK parra_e_Page_059.QC.jpg
1e258a84da65677d650f1e85aced0ce5
8b43fa6e4858faec4b9403abed6f828ada5b4b79
8499 F20110404_AAAYAD parra_e_Page_218thm.jpg
ccaded3aa586ce52fc8fbcb19a795998
659e9053d25f7b265af97f27b4109725f9c17736
F20110404_AAAXQW parra_e_Page_125.jp2
2112124246b377442050eacf5b550f95
90d5cf4766816a079cc8dd204bacef28de30f178
1784 F20110404_AAAWGS parra_e_Page_102.txt
a26db8f95a7c9dbf65211cf541ca693d
a573f4a55f50de3c2361fa1192dee5ed6ad63ad3
104190 F20110404_AAAXDL parra_e_Page_060.jpg
94d6785544aeb7376ec71953ae370db2
e96869a61cb5c3337f10318bbf2b82d3d231a4fa
8837 F20110404_AAAYAE parra_e_Page_219thm.jpg
9dd2cae8aa2d74e9d39a4c6768f1cd0e
26a57177ba06681bf307f3459005d9fd25d32062
F20110404_AAAXQX parra_e_Page_128.jp2
ba3520ed0c43100db36169601500f473
435863f9f458e9456c96c064348370188df2430e
2137 F20110404_AAAWGT parra_e_Page_122.txt
9018a823e7f23ed104c5ed6519828edd
bd7ef38b55562b4e5454c2533bc122a93e01f07c
32034 F20110404_AAAXDM parra_e_Page_060.QC.jpg
cbbe09bda3b11600dd661c4585fc296a
1556f363aff5fb6b5ed7345ffb9ba81b60b1c937
8542 F20110404_AAAYAF parra_e_Page_220thm.jpg
e54e58753c3b06d3feaf48b664da89dc
a2d4385e5dd956dcc2016a7c47d5d474b32021e3
33220 F20110404_AAAWGU parra_e_Page_109.QC.jpg
4f35548e62d36251f2be6f0b7a021c73
f01995e6d85f242cf9d3e6d2257cf6b8143154ef
99924 F20110404_AAAXDN parra_e_Page_061.jpg
1d34b2be6453c3c2617b3fc59b4cafd0
b36ac48b214066811e3545f2d99e94aef99761e3
8598 F20110404_AAAYAG parra_e_Page_221thm.jpg
f8ecd86e17c6ad8f1d8f6361064dcba2
d8a8c16ff2b538a7d7ce5dc2bdeb915e0c59a93c
F20110404_AAAXQY parra_e_Page_129.jp2
bc649d4fb3635ce7e139baceac8d6238
d7d5751de576db70372a504194a3bf3a4307f6ca
53659 F20110404_AAAWGV parra_e_Page_088.pro
3991d03f26e7598c892678f1533f06b9
c7b2f62c620c59a4240871b5901a230b5d90f863
33382 F20110404_AAAXDO parra_e_Page_061.QC.jpg
0e9f2c5d00d999dae9ec4302e5d4d8f8
4dbb9069147bb5b8016d671529974d4d4c6e1ffd
8133 F20110404_AAAYAH parra_e_Page_222thm.jpg
8b0f76dc0b3903a4f6dfa0a3d640504a
b4a5f23db370556a68cfc550ef884e13b4c558e1
F20110404_AAAXQZ parra_e_Page_130.jp2
10d3fec7963ef9f2e37d8c033d6c6cf5
d96dc403abef37f5cbc6d10f3f0b77ef6044e5ab
2025 F20110404_AAAWGW parra_e_Page_012.txt
90d785a3982d6858922673774aa7fe14
f44b87675ffbed2c19b8b17441a4807174879076
32943 F20110404_AAAXDP parra_e_Page_064.QC.jpg
dde71e1e92d2725ffdf2b38d0f7de7b1
1e4b51abcee7164367a01b7708ce82d5c32fb393
8579 F20110404_AAAYAI parra_e_Page_223thm.jpg
e143fb6bb4ccfee0ce57827a44041d18
f869148744f8b9dcc83637ca133579f65b68710e
F20110404_AAAWGX parra_e_Page_222.jp2
c23eb5f4cb84b308f42aa215c08608d0
e6452ba5c583d80a018a6c3ba7ee1fe23c6479ba
54208 F20110404_AAAWZA parra_e_Page_190.pro
4030f6e0113098c0487b9a68b38589bf
9460cc885819656cdcea49da31304a56886472ea
92352 F20110404_AAAXDQ parra_e_Page_065.jpg
be45384c0c457fc313411eea94738572
27daa8ace2b57294f5fdacc37002afb1e60f666d
F20110404_AAAYAJ parra_e_Page_224thm.jpg
b94766a325e66b82275b7be65854319f
f167a9b642c2e4ae7f9bf84621c00ce158a40362
F20110404_AAAWGY parra_e_Page_210.txt
48d2ca6e9095ae217310045e90d1757e
d8d489e7f252d4b6d164d21cffc8b3ea0fe20930
51005 F20110404_AAAWZB parra_e_Page_192.pro
e8e8c356cca344a212738a09f39a91e8
3b213ba2b931a16d98651c264f9799f3f9641083
30075 F20110404_AAAXDR parra_e_Page_065.QC.jpg
7bc2a2f89750880ea372fffdb3b12b6e
f32fc52595a5d5d3c035971d2fc788de9034848b
8486 F20110404_AAAYAK parra_e_Page_226thm.jpg
0c3fb9f9b3286c315958fc3b7e87799f
8f1bc0ddaf16074669aca68487bef981fea1bc9c
2436 F20110404_AAAWGZ parra_e_Page_188.txt
fe9660526c63a55c960de446171a3400
a10950928cd4f74248386e9b93983f83fbe30aaa
55312 F20110404_AAAWZC parra_e_Page_194.pro
7683855c9e92c0131999b6d0acf3067a
f4089575470cbfe96fee718c3ba632a74a3c03a0
125232 F20110404_AAAXDS parra_e_Page_066.jpg
95daf5c7e6f42d04aeef458e26586562
945792695eb7686e4a26b94847bf552d047dac96
4627 F20110404_AAAYAL parra_e_Page_227thm.jpg
6b34615b7589b43406afbb987b992acc
2763d67e93e2beeea93aeafb2155ff8c53e61a82
51355 F20110404_AAAWZD parra_e_Page_196.pro
61bcbfc2be8f031f081f64b3e13e222e
e997237f9e4114eef472ad53d0fb762ac7f0167b
36558 F20110404_AAAXDT parra_e_Page_066.QC.jpg
f11b01bb1253edfc7ec267d2a2fd8702
a18f685bd42f2726e6add97807706772cb14fb67
756272 F20110404_AAAYAM parra_e.pdf
ff666b567b019bc389d83e683be1edb2
de75f4e904c306b92a3e63d85e6363c423cbf4c3
54081 F20110404_AAAWZE parra_e_Page_197.pro
6d4bdef8f40b897857e5e667a2da7a6e
9caf1e50e020d08613bba7bc62741d0ac1f4a553
111830 F20110404_AAAXDU parra_e_Page_067.jpg
be232209c035879dab2f3576559ad0cf
75e812b52a4910df4cb7bb8cc201c439f78bbc51
265899 F20110404_AAAYAN UFE0013730_00001.mets
dc14d809df7b699b7025b9af7ff25607
b456e9a03e6718e2bfe5ccdefe9512744300771f
parra_e_Page_001.tif
49371 F20110404_AAAWZF parra_e_Page_199.pro
e7e61c946efbd539947a4f05931ca048
4be85688b7b8dd62130126fb169592093dc5806b
101086 F20110404_AAAXDV parra_e_Page_068.jpg
a66cbe30ab4e0102b221f5184b6aaaea
5de994e97c11909ff43701af769ce6764d817f60
50616 F20110404_AAAWZG parra_e_Page_200.pro
2987c962b6e2965bce480f8ab98cd78f
4cee8b4789f5a59e09e3bb205011c0b6f656b4b0
33862 F20110404_AAAXDW parra_e_Page_068.QC.jpg
8db058082a2d806b0a839335da94b6a6
c101a87c372dfbc1015716527339d86453040f26
50271 F20110404_AAAWZH parra_e_Page_203.pro
976d3661f6c937fabd3a834a3cf2ddbc
eb7a4c7943aaf39b0d7e6d170238610e6ba78f4a
102531 F20110404_AAAXDX parra_e_Page_069.jpg
b1f55d2663556fa44cd461e7a0da53e4
7bf7cdbaaa915ada7dcf5359cbd83cd6be4ec5f5
8017 F20110404_AAAXWA parra_e_Page_076thm.jpg
e266ede3455212c9193da7b9436e1bac
eaa353c5783e9f4b660ad77e11dc529285f49075
48616 F20110404_AAAWZI parra_e_Page_204.pro
df7b0f37fd267a5fe75911ee3b5e6106
f7a2e78bca02ef518a729da4930df6c073cfb307
33455 F20110404_AAAXDY parra_e_Page_069.QC.jpg
5c4fdb7c9849bd7ba7e6e44cedfbaa8d
ba7a8ebd8b17850482eb705eb6e3504fc364b24b
8400 F20110404_AAAXWB parra_e_Page_077thm.jpg
647faabb51c5554a87715359566cfefa
c06ce53ab3fd242c23ea5249ff260d13d20e1ab3
30158 F20110404_AAAWZJ parra_e_Page_205.pro
5e1d8e03471ec4e1839c9cd9b8a3bdf3
2065a19098f8e318041735af7c2788b42c0fd5fb
7789 F20110404_AAAXWC parra_e_Page_079thm.jpg
6fc91fefb7f1e40e677789674fa69a5c
fafd1833c8f7de26e10492ad02ea7408e032abb7
47491 F20110404_AAAWZK parra_e_Page_206.pro
45183c2af6f0a38f3e740ba9882ce9aa
e955daae540eff737689ece96c209bff1c005133
33719 F20110404_AAAXDZ parra_e_Page_071.QC.jpg
bcde8bbf66d05be55955c0d04ba41368
2ba52bfcd3ff68724e1e70ecc0b85d9d4edc1091
F20110404_AAAXWD parra_e_Page_080thm.jpg
758e7fb5286dae22585d4ab3839a1a02
f16b48581a21d4c17de04b7c1eee952a6c46129c
F20110404_AAAWMA parra_e_Page_173.tif
034ba3fb450d8fd3c0f842a1e313f484
9818c512723edf567c0967cee89cc31859dc20d8
50722 F20110404_AAAWZL parra_e_Page_207.pro
e3132c5ae599836cc5b8f289d72cae36
bc070ebfdf838c1a5376dd553d0877ba3a2a90a6
7748 F20110404_AAAXWE parra_e_Page_081thm.jpg
02d28884d3029089e7b3d67099d98630
a03760f65b46912bd3973248d4275804b1f66d8c
F20110404_AAAWMB parra_e_Page_175.tif
25eae269ddf432c033543dc808bd5e49
0ccc94ae41a29fb519d651e4ce79fd053bbadff6
49286 F20110404_AAAWZM parra_e_Page_209.pro
f341e996bfe50804cda5d4a3f1c2fe2a
6b55055a53ad9966b65d32806fd32b2d0a8d6b3a
7265 F20110404_AAAXWF parra_e_Page_082thm.jpg
43de35e1b4ba16f40d604c5df6334225
657c8cfb30784fde8cbb3239324d12930f216a68
F20110404_AAAWMC parra_e_Page_176.tif
2978e2765f350ff3c0791989fb962226
dfec403de45c27531f4bb06f26d8eccd6fe60d32
48277 F20110404_AAAWZN parra_e_Page_210.pro
633449394161501708fd5fdbbe080540
2c60569608cfc61e93b3a0e1bf07ec9e9961ee0d
8271 F20110404_AAAXWG parra_e_Page_083thm.jpg
9d0be4632dd619c4569fe91840149bdf
dad6d05e46db83fc8c0ada62fb7f6e80b3f75f93
49032 F20110404_AAAWZO parra_e_Page_211.pro
0ddd6ae2b818ffd928eb3563ec002b6f
65dbdd3497d2287213a9c0bc091930134dd56eeb
F20110404_AAAXWH parra_e_Page_084thm.jpg
d70bbb4ab4cba6cd0f6a036506c98097
a3cfc2428ba2f76a03a5d243d4d06c2e36a0072f
F20110404_AAAWMD parra_e_Page_177.tif
d56ed7e43eec065b3e0e60a4f3f5c085
3adff0b05a1c36a09bb49e9a94668c723ba17c3f
47789 F20110404_AAAWZP parra_e_Page_212.pro
f82da19f327cb99dc813a7ffbc2bbe89
cb5507e9d9efe4426f3fb786d9362f62c46dcda2
8339 F20110404_AAAXWI parra_e_Page_085thm.jpg
411ccc7cd88d55d4e73a80a8bd86e063
c6e356d20cb10a82256aeca2769345a2e9d81f76
F20110404_AAAWME parra_e_Page_178.tif
b2d8cdc33732c2d074aa905217ae4f16
375fe5975e7d1b317f748f244a151c912103ce2e
8272 F20110404_AAAXWJ parra_e_Page_086thm.jpg
9c6ceae75a5f4b9f5071eaa493e83cd5
3e264dc40a76ef3ff448a95a525fcc2566f7b586
F20110404_AAAWMF parra_e_Page_179.tif
6b0c9e314661f733b521a73b76c36841
11e1a82bb0de3a884bb6a6e716d6e5590d54353b
26185 F20110404_AAAWZQ parra_e_Page_213.pro
313c90235595e512ba967624a3fa2bd0
c6d635adb298d9d58e460e4ca81c69cbc48ac77c
8472 F20110404_AAAXWK parra_e_Page_087thm.jpg
c3f70396dc90735400de9208d2f9a3cd
0bd75500f98bc6f1f5e951e979a75218836aeaf1
F20110404_AAAWMG parra_e_Page_181.tif
f03ad0a51390e92e4f185678108ba3a6
b9d620536654c8470a676bf71d7afa03d68e9731
14182 F20110404_AAAWZR parra_e_Page_214.pro
cda903cfa642f852b65c8ffd0a257a4f
26d629dbefb7d62ee4f2dd8e16bd898c0a032ecb
8008 F20110404_AAAXWL parra_e_Page_089thm.jpg
27fef30035904ad7bcb0a604103a324c
986bb4664947ce469e94a88e41aa0cfa1b6396c0
F20110404_AAAWMH parra_e_Page_183.tif
9ebe0d39b7aff7b35f7da3c90aae8056
5730a3697493f9d6a4cc122e0277ad4905a0f701
106089 F20110404_AAAXJA parra_e_Page_161.jpg
18c0483561b6a3c1eff017546eec00d3
de5e27c8ee8fca46ec5bb3faff8da7113bcc353c
47171 F20110404_AAAWZS parra_e_Page_215.pro
c888a5039e77b50cb3854943e03dcdb4
edd97b1180707282ffe2b92e68eaef2d559fb3ab
F20110404_AAAWMI parra_e_Page_184.tif
33998901d1c3de6fceeae7b2d8fb84f9
4dcf0b7447c59f3225bc9f82d58fb6046fe1071b
34305 F20110404_AAAXJB parra_e_Page_161.QC.jpg
124867e16631e9f44cd7bc52a21b8d1f
9ea4daa6e9829bbe54be28b23d74dc741cd68c99
53574 F20110404_AAAWZT parra_e_Page_217.pro
1f46ebd8151fa7c5725cbf8b7dbb206d
7e49e5a52cf88edbfe418bc29e8d65bba2277422
8298 F20110404_AAAXWM parra_e_Page_090thm.jpg
4281117bd1ca31d1f8194c93ffa1dc6a
71a464771d2c03df24d4854fc93895bd3d9ddc15
F20110404_AAAWMJ parra_e_Page_185.tif
2ceded95a0828a35a6f6e3890520bffd
bc71ee3c0f8bcdf25ca70d406ef0736a7e10ba68
32714 F20110404_AAAXJC parra_e_Page_162.QC.jpg
e20feb92dcbc43435eb81ba3b3e5ec29
365cec87a007f9c31b63f92268728399cadf4b4a
54761 F20110404_AAAWZU parra_e_Page_218.pro
3888885e31da36dc1ac8be2466fff70c
825648a5ee665a5869fea2a980cbf98ff41b74c5
8556 F20110404_AAAXWN parra_e_Page_091thm.jpg
df667b50a361903cc6447d6fad5dd837
2460ed18fc7fa4e62b3a2edd0668e427baa8b107
F20110404_AAAWMK parra_e_Page_186.tif
c71b361e0e7646de5327cd4ced85672a
4c3f9fe40b08038309ef508f5c41d01696024f57
101054 F20110404_AAAXJD parra_e_Page_163.jpg
53205713fadf2e0855add21b38ae40c4
e91adc0312e35f1efb7fed8f8feed182bf0a15a5
59304 F20110404_AAAWZV parra_e_Page_219.pro
8520a8fb01e7fc36322f1b75893fb681
41798f94b1b611169f9168dc14a3c4993a2ed4a3
F20110404_AAAXWO parra_e_Page_092thm.jpg
aa04a57ecf4d65fdcec507aee1d405c2
5d63811204469cb1026823498adc56ba4a3c83ac
F20110404_AAAWML parra_e_Page_188.tif
2118aabcc12713a019c924cf1638829f
349401393a5d76d411ca2f7f1f84016a63c99a12
32629 F20110404_AAAXJE parra_e_Page_163.QC.jpg
2fae17a99aa6281fd0586fe8e6833b57
81cc1efdb162aa86f335e537d733d128978c85fa
56458 F20110404_AAAWZW parra_e_Page_220.pro
bfb53105c1252a9d02993e85a45e0898
06d6d0bce34ae73211995b1f0019e071987f3af3
8382 F20110404_AAAXWP parra_e_Page_093thm.jpg
a84544224dc1d2a34e7f15f67d3044e8
44555746c36d3e9dfcbf3f6cf5da0a444052fffe
F20110404_AAAWMM parra_e_Page_189.tif
764579d7fc6fcedbe9bad847a0bb08e4
ca9f242a557d9460b4d2f2747fd7ba502d1a406d
103110 F20110404_AAAXJF parra_e_Page_165.jpg
47cf52f95ccf7d2e554c16616a1738c4
3d3b7f91b8bf901bfb24d7036d9e8a87533df4c1
54568 F20110404_AAAWZX parra_e_Page_221.pro
2bb994961b3ea2f0e798d1f632d17cbf
18acb01919c853b8343656a0af744243c765d239
8106 F20110404_AAAXWQ parra_e_Page_095thm.jpg
077540843721ee7515528f61cd33b19c
183f625c224dfffee03ab33da17b2d3dd195c430
F20110404_AAAWMN parra_e_Page_190.tif
a9e533074241e1ac1fe9b069cfc8aa43
706e2a52e730ba2b65d853233c80cca4faa1be55
32237 F20110404_AAAXJG parra_e_Page_165.QC.jpg
07ce14ec227bb4d1f888f47128dc26d4
c5be4e1cd15246abe25d90b8f117474f2f6b3ab7
55002 F20110404_AAAWZY parra_e_Page_223.pro
e5080ad55f138d3d934d829fc8006621
2ce165b13e3c20e3a8ba38682e3a12111e8ae6d8
7851 F20110404_AAAXWR parra_e_Page_096thm.jpg
7e9721a985797b9f2358a5cae96987d7
70773c88159af091bdaf3a006142ebabcfc03db7
F20110404_AAAWMO parra_e_Page_191.tif
84df92c14bb9dcdd7dfc41b4582f09e4
beadf0a6abf0edb16f58d74f394d3a708ae6687b
116871 F20110404_AAAXJH parra_e_Page_166.jpg
9ae368ff8994eea9de74205d51e8501c
ad89e17c22ac4455b0f9aca20724df963f962342
51264 F20110404_AAAWZZ parra_e_Page_224.pro
9696e58ddc389516cd543ad116b1f307
69448ea6334b02b78efd20d7be97da91b3a48cf5
7839 F20110404_AAAXWS parra_e_Page_097thm.jpg
fb634c4a8f8b722f36820373dcc36456
4271623ba7e020e3888914be495e1d5aa8bfb422
F20110404_AAAWMP parra_e_Page_192.tif
35cd04898ae9d58a2b3d5d187c867ae4
41eebd1419f3cdcc379c074b27d3e5eb770aecc1
34143 F20110404_AAAXJI parra_e_Page_166.QC.jpg
eb6ae90b1cf2177ed44abb7b17796d21
52c789e9ed5c7bb56f85f624f918679a091ecffa
F20110404_AAAXWT parra_e_Page_103thm.jpg
048b3f91a1c5702b0dd3bd13fa697662
6a5b272f34c9106415e188670d4ee3bc9a3d8e54
F20110404_AAAWMQ parra_e_Page_193.tif
6c7909939e6542f7c386aa62181fff8a
0889315297719d7c0ac4b732b42fab00714a5dbd
91144 F20110404_AAAXJJ parra_e_Page_167.jpg
a5220f0eef6322b5d2e6de839bb5dc0e
ab43d8e98e6ca69b476883475314dc22dad4daf0
8166 F20110404_AAAXWU parra_e_Page_104thm.jpg
733fe67606e50674c63b2be4bd15ed38
7f12bd65833bf35b4f8c7be36ae89943fe5f203e
F20110404_AAAWMR parra_e_Page_194.tif
68533f5c4d6f7f2009e3211f9adade38
420240d9c5ed86f31a750603edd8e1c775cc02a7
29733 F20110404_AAAXJK parra_e_Page_167.QC.jpg
a97b6a77595a0e271b3e66bd7ec6fc56
e42e5dde1e71beb838576c3439575503ce3c54ce
8625 F20110404_AAAXWV parra_e_Page_105thm.jpg
38389044b73cb556072613c2872d1e4b
8e70ea13e7f8dc0cba6f6c8bc61dd5f46289b030
F20110404_AAAWMS parra_e_Page_196.tif
cd7c1cddf1d26f07743f65928325e351
7414361f2fa4e2bf5a08260d18b29f13b5bba301
100929 F20110404_AAAXJL parra_e_Page_168.jpg
80db502d14f4258a65837e648d452b4b
152555676384c86de64301a8e5385a0b355120b7
8355 F20110404_AAAXWW parra_e_Page_106thm.jpg
794b97806e3788d663d78f3f246f4a15
8a66b52828d7ad04e27c79d016325c3880489369
F20110404_AAAWMT parra_e_Page_197.tif
718fb5a3fbb7caed405778ec529470f1
612148bbb0f3d831f58eab26a62f742888b7db3d
31393 F20110404_AAAXJM parra_e_Page_168.QC.jpg
259424eb0a429f448214c1429f11a9a6
3057adaf55b991686ef1583478f14d76cb60ca0a
7925 F20110404_AAAXWX parra_e_Page_107thm.jpg
98455a18571a231090880ea17d1a675f
63256fb6c8b2427569702bb9c169723c90e0f546
F20110404_AAAWMU parra_e_Page_199.tif
c0b8416ebd6db5987f9389d3cd755870
3ba33d4f1c1888a7ca044d07afc6d13552b4147a
31153 F20110404_AAAXJN parra_e_Page_169.QC.jpg
fd5545ba03376664c54b97d89e2ddb18
ff8bd55b2ee7eb46da71afe245f928c6fbc57f8b
8507 F20110404_AAAXWY parra_e_Page_108thm.jpg
506c9dfc564c41c74161f65edbd5b168
0786d66168de41c8a022e56f38bbfa6315efdbbc
F20110404_AAAWMV parra_e_Page_201.tif
afc450c8a64299bec5d6daf2e826ec3d
4f14e52b75225c20c4d78f7b5dffd657ee4a01f1
111232 F20110404_AAAXJO parra_e_Page_170.jpg
9aa31d65bb355206d99ac20d99fc8efa
e114a3f5b1f9a5b14cc589534fd4c67e1dd93c42
8425 F20110404_AAAXWZ parra_e_Page_109thm.jpg
34ad08320c06e1052ad04f82251ed8f0
a8702f9a1fa77f2c47706ee04746b930a05792d8
F20110404_AAAWMW parra_e_Page_202.tif
eed9e703c31dc0dba0fc63b356e4a43f
6145bbbdd8c78e11b19ce50678754268adf09f0f
35057 F20110404_AAAXJP parra_e_Page_170.QC.jpg
2de14595efa5ae27483533fc9fe0c40e
59530e472dd5a71d770541995ff4d780d6c15158
F20110404_AAAWMX parra_e_Page_203.tif
9a433257478cfbd5dafea66ce2538ca6
01f4105053ed9e871e193567909f2c403feba3c3
105739 F20110404_AAAXJQ parra_e_Page_171.jpg
734e217c8b7655056b3522fe4ee91bfa
d5152397a1f1ef81c9bd81ff40c24ff83482abbd
F20110404_AAAWMY parra_e_Page_205.tif
da825f1066673a809ff89d694ad1df47
7b604228d5e266cec3f89ab24b7a06da83503dd9
33594 F20110404_AAAXJR parra_e_Page_171.QC.jpg
fc760dc6392ad35d28d5505ea708fb67
63fffb450a33ced6fca56481a6a4d0690c2aeb92
F20110404_AAAWMZ parra_e_Page_206.tif
fbde8dc353bb1634f98602dabb454cf5
2164ffed63d4d5d9df4a49434842827b8005e1da
113563 F20110404_AAAXJS parra_e_Page_172.jpg
2f1fc4ad07d570957a358dc18c80ff38
df7787e93be9cbf2a0488cdbff00c40f56255200
35227 F20110404_AAAXJT parra_e_Page_172.QC.jpg
029dc04fd194fc12649e08681cb768f3
06f6f6b7dd63313e9e0576e9007d5a83282fa624
99450 F20110404_AAAXJU parra_e_Page_173.jpg
3780d437378319cbd4967912838da987
086734a5a6bc61231c04f768ed623690c77533c7
F20110404_AAAVVA parra_e_Page_150.tif
673bc691bdb5565c7b0762c742529c64
537086b61f81d16f020153c3b8782577f511f5bb
105091 F20110404_AAAXJV parra_e_Page_174.jpg
4effb23dcc2c7f7503a911e6152f43a6
4266ff9f5b63030dc2ad4309a33473f7ccee8dd0
53273 F20110404_AAAVVB parra_e_Page_201.pro
08b1f98c4d699bf302cfa6f2fb409a86
88a604a9b70b5e617ebb3fb6b38d65c360ad3915
33904 F20110404_AAAXJW parra_e_Page_174.QC.jpg
8f96442c9a5b5dae6a20431c982824e2
1e70f92b245f60054349b3e2a18b4e1d3c9ef6b7
8343 F20110404_AAAVVC parra_e_Page_195thm.jpg
0741fe40cd2fb01b19cb2952a1744109
35fa49d5a17b2ce26beafa23b5be29557cdcf996
105294 F20110404_AAAXJX parra_e_Page_175.jpg
634fa02710172a0d4738d53a420957b3
e52e5edb4df43366e3ea4cde56a9778c6b220d7a
F20110404_AAAVVD parra_e_Page_091.jp2
282c43ae8ee38263ff8576a8564f83c3
a18638c26e69677d5256602184dd8299f4346697
32271 F20110404_AAAXJY parra_e_Page_175.QC.jpg
df008d0ec21485f2f79a640115a0911c
c98fc7a43e38a677e2a281474591a92ddcad1489
111482 F20110404_AAAVVE parra_e_Page_074.jpg
f3bdfffa86eff106fe4a85874631d70d
0b352d1384ef09d832e3a84447222e1809443df0
99791 F20110404_AAAXJZ parra_e_Page_176.jpg
12e82574533c23852cf714b4eefa524c
f2a7803b7b5b3183eaa24be1167351e3dd9cd9d2
103199 F20110404_AAAVVF parra_e_Page_198.jpg
c52ee486f2d14f2c508a8371ce8d7b94
03d3d5fec5bafd1aa36a4f4dbb44db027c047003
50520 F20110404_AAAVVG parra_e_Page_093.pro
24b6ada7c0823091c6390073fb8b3baf
5372f998f5e8cf2af1bbd5b6a92294ac48f0e304
F20110404_AAAVVH parra_e_Page_053thm.jpg
55df550d16820aa812c23484b7369ffa
295299788c2d2c36e7a6ce83f9b239ee2314ea9d
2740 F20110404_AAAWSA parra_e_Page_159.txt
64d151af20952575dc2c4b163632cebf
5bd038d342e31e7ec9282eacb6ad664609145fc6
51407 F20110404_AAAVVI parra_e_Page_164.pro
efcf2c033c131d3bb8f3b09ff24d0ea1
0d30f175c770efa41105aded81750188cacc0109
F20110404_AAAWSB parra_e_Page_160.txt
721007ae37e2e11993d69fea299ed908
816725049bb3ce09abbb9877ebb6ab28366c7fdd
7395 F20110404_AAAVVJ parra_e_Page_193thm.jpg
d73b1f7ed7e715b3c36dc39683095bc6
66df38badb25d4e6dc57ba9ff6d0c07f9eb6e337
F20110404_AAAWSC parra_e_Page_162.txt
697930cbf9b5d6ce1fc8b9c34272b5dd
f996ac90a79fb047298fcbfc57b5294a0bf02775
F20110404_AAAVVK parra_e_Page_039.tif
c25eef1b90885eeeaadfacb4fd5f48d8
66e0212accdb182e47c2f0f719213a0e4aa6f136
F20110404_AAAWSD parra_e_Page_164.txt
85f86ebb3aa763dfba42d0e0ba94a378
5cccab5e0dd77e6b9d908939c6ddbc011754c7e6
F20110404_AAAVVL parra_e_Page_056.tif
3b703f3503e11bb2b99c58f560a4a031
0bbcf24250bad62e270828cf6d8c86c8f6acf640
2077 F20110404_AAAWSE parra_e_Page_165.txt
fd5c19d033effd6e205531192e267126
a9f774ad35b9d0c8120260f1de6d0a3f732885a6
51441 F20110404_AAAVVM parra_e_Page_045.pro
e38bd6877e511c05617eafd45e8ff2a1
14f03cc4e568a2bcf4f424c04aa0a698dd251802
2635 F20110404_AAAWSF parra_e_Page_166.txt
4e6b648f6929362386a6bfea9b1b5338
da759a77e9e7c873588fe61f8fed2007f1f3c060
1767 F20110404_AAAWSG parra_e_Page_167.txt
9b3ef3378b9c6047579907c6ae9fdcb5
fae9aaf90ebdfd42e4df920d37d0f8e19612f36b
1051955 F20110404_AAAXPA parra_e_Page_066.jp2
c0dc2086e28299fd6ecce95312a756b6
da00ed4b6b263b38f8adf3c5dd2e3a866c79c60d
33111 F20110404_AAAVVN parra_e_Page_164.QC.jpg
4230db1139a7711b27c825ed6e1008f7
830fc34f0f6127b3b4a98015463d824f476f3b0f
2026 F20110404_AAAWSH parra_e_Page_168.txt
10a40c9c983e16e8144705b57cf8f049
fc69c40f05381424c83501082f89379c41ea9ac4
F20110404_AAAXPB parra_e_Page_068.jp2
1fd232c22e4e9b284b186e17f29edd13
ff5aeeb9dde19d81710ab372560f6e36e8074940
50434 F20110404_AAAVVO parra_e_Page_198.pro
1f8aa83b53090ac4e96808a465c4c4b9
0a9b8707ff6c2fc48dde080b61342cb3b1e252a3
1992 F20110404_AAAWSI parra_e_Page_169.txt
1c0efba940a611574fa5797c745fd2db
82afab8b1769288c7cb69814588c4e20dc8b2ba5
F20110404_AAAXPC parra_e_Page_069.jp2
232dc8428bd536d714aacd87f1891cfe
b3d2590b5b4849fd41bd3a5a5e3fd47b70d0126a
F20110404_AAAVVP parra_e_Page_034.jp2
1e0e571a10bdd1003780a2f89e9f4046
f01e97b333f1918f96ba2c50bcd1fa375d29942c
F20110404_AAAXPD parra_e_Page_070.jp2
69b8f44e478ef16b127e06adfc6db8a8
baf15415e7d633a9d01deccac8fc3e12807e5858
F20110404_AAAVVQ parra_e_Page_117.jp2
fa2fc3580a52af621fe2dd5d28550e4c
1a79d72b247a5f1ce05711e8f570f907b1e8c69c
F20110404_AAAWSJ parra_e_Page_170.txt
422f1a51c7d371fc4f2c1335d2fba2b0
3dc0245c175443ebe17988044e915e61974cbe15
1051957 F20110404_AAAXPE parra_e_Page_071.jp2
8d7aad7cad5147793d484ba01edb7d29
23060e050f8ebe8056dccf937ab2db1620f11a39
14610 F20110404_AAAVVR parra_e_Page_005.QC.jpg
9acad720345e88eb03a0eda65ca4b9cd
c8558a0f1a8fe84c4dd41548ebbb771675be079c
2094 F20110404_AAAWSK parra_e_Page_171.txt
fc87b1d97aff1af9bde12ec7c96be577
b8375834117af83dfcef7440124c31e63d7f5679
50162 F20110404_AAAWFA parra_e_Page_027.pro
2751cbcc33f6d042d367dd73290b3824
4b9ffc8e4929d27b36a16bfd66de35278c7e4725
7135 F20110404_AAAVVS parra_e_Page_102thm.jpg
4b27d9fd72cbf57a1f91e5afd5e15bdb
5e0b120445080b675c4236f4047a0ba8092f87b5
F20110404_AAAWSL parra_e_Page_174.txt
fb68d8c768e6a3eeb942b2e3c468ba56
b10f7d64c4276ce72e602e0ba2c6a1c9ce8dc736
1038865 F20110404_AAAXPF parra_e_Page_072.jp2
a1bec0ac9989b7b245a505b3f1364a6a
9c6ad07b399adb416387ae82fcf530954dc8e2f1
32248 F20110404_AAAWFB parra_e_Page_013.QC.jpg
b9d6954a4fb40d5120d659889947d718
6bd428d1325ed82930489ed6d4ddf8300ac862b1
97532 F20110404_AAAVVT parra_e_Page_169.jpg
ceaaec56b6c28dca00d8408bd0e390ad
fd5421c41cd19e3ac874eed08b5f598d228f39b3
2228 F20110404_AAAWSM parra_e_Page_175.txt
c09e9eae36861cb72519288e02832ca3
b1d2a6cb3714fa5654a578dce709a6ad67657041
F20110404_AAAXPG parra_e_Page_073.jp2
52b9ca2aabf8aa2ec2b1700d15506c91
125ba09f5eae4232e5d9586a0c92f975dc08a8c6
8208 F20110404_AAAWFC parra_e_Page_088thm.jpg
fba1283367451d37201e3b64b974eed5
b0c3acc9736c634e5b998553497848b29c3e3caa
7550 F20110404_AAAVVU parra_e_Page_052thm.jpg
4ac0f5b79f063a1af3c54305522c730a
db03c05927050adad8f0f3aa534b5592e45e24fc
F20110404_AAAWSN parra_e_Page_178.txt
5b9809431660177dfe414004d1f7dca9
29a370f17b5cc4898533853bac2ba8309c3832d2
F20110404_AAAXPH parra_e_Page_076.jp2
cc9afe9b3836664a642098b8d23993dd
0a3cb7ad3e9a8f13422959b2b5c7fc2ffd92a7e8
103754 F20110404_AAAWFD parra_e_Page_034.jpg
68cb72839b5ac0dd35fb020f6655366b
8b40bdb1e9ab74c3bc6cece9f99700abd14457db
458995 F20110404_AAAVVV parra_e_Page_213.jp2
4db772f61864a3dc62bc4a73cb9019f7
6a52cc59511b1782e709b1a2f96045f6a1b7f6a4
2109 F20110404_AAAWSO parra_e_Page_181.txt
e8d9cea1d2e50bac5808b80265d04eee
44bb0a4606050e37a541a2ed03e5a96375120d38
1051937 F20110404_AAAXPI parra_e_Page_079.jp2
95055cb8e33a3cc45bb70e3370f3b16c
7801f20554abf5fd3d1cc48f4c59a521c088d84d
51048 F20110404_AAAWFE parra_e_Page_187.pro
9bfa3cec4989e4a5df343683a3e58c7a
5226ac8f638bc4f0cbe03360478c9ae009adf3a7
F20110404_AAAVVW parra_e_Page_136.QC.jpg
09d60399e0cdf52ba2fa16a517ae71f3
a037d6a5f5c2a779bfc7004c8ec491eb276a5bda
2030 F20110404_AAAWSP parra_e_Page_182.txt
d83dc37eeb9c010866a3e9618af5d82c
3d76ae7750132be7403b871ab1b42519178409b1
F20110404_AAAXPJ parra_e_Page_080.jp2
d1874114d76fe94681e68bfda92439a8
1bb4964cfeb66c3b4679cbddc1c8c1d02d86698f
102149 F20110404_AAAWFF parra_e_Page_162.jpg
4cbb2c9f10563822eda536e9b9578089
c8a0248bb77bd6b96c9bbb316d3962e9e9c4efe5
2565 F20110404_AAAVVX parra_e_Page_066.txt
5effd23ed3e348645add6ce8c236e5c0
849fd4951f0f24b2f9c930eef66d32b25d1dad73
1985 F20110404_AAAWSQ parra_e_Page_184.txt
87d1eb47317ada057cb7b171824e3741
470765592a40ffe533c24f1169b36e706cf3fd87
F20110404_AAAXPK parra_e_Page_081.jp2
913b1577a8f7f6715cabce09a1a00ebb
00c6e5f391b9559778dd079f9b39329d64eeabd4
55010 F20110404_AAAWFG parra_e_Page_195.pro
7551afbf08a13687b806f7580aa8c3f9
d9307c2231704b8e50ce385c4009a948ee32d60d
33999 F20110404_AAAVVY parra_e_Page_062.QC.jpg
c68ebd844bfd231539b7b57d27695c5d
21a5aa25ca20f647091e94e619e4e5fad07e3b75
F20110404_AAAWSR parra_e_Page_185.txt
f6e24dcba459816dfe27b871a2300ad5
3cf489a889cf359a55307572f02a47bf5f4b0d67
1051930 F20110404_AAAXPL parra_e_Page_082.jp2
901f3c71c6eb9d3151f62c6182ffe1e0
807020d67fc97acf5b8ac7704f1cd579230dfa1b
1051896 F20110404_AAAWFH parra_e_Page_210.jp2
a231a06255759d039526a2762f98cc67
60ccc3a245c837ca2b28ff82b1a97c9ec0e37e7d
55982 F20110404_AAAVVZ parra_e_Page_177.pro
b2c252254f4d34c942f9a161a9ba5f4d
7d0cd1bff8cfd307ec6bc44a16610e07c24c5444
105587 F20110404_AAAXCA parra_e_Page_036.jpg
6bd768b646a9b0256c197dc67d4cbb80
fda69da60330be506f0ebb13988a747b7ba8e499
2040 F20110404_AAAWSS parra_e_Page_187.txt
e15c6257afa45d42d6c1b25767c369c4
92968da8bdc8b2f9b90741a46921aa47ca3ca4ba
F20110404_AAAXPM parra_e_Page_083.jp2
9a2d94c6c376ed6a6b1f9127af317e0d
52da3d542376136eab22283a599e61c7816a38f4
7159 F20110404_AAAWFI parra_e_Page_228.QC.jpg
b2dfbbffd05c98f66016e5c3e402d750
78d5f09d690782d30487a4449dca7989f16dff93
32571 F20110404_AAAXCB parra_e_Page_036.QC.jpg
d4f17fb04dd23ed84ed1c89e70ed0f7d
4cffc914392c8713d4fc9bd022242ff38523f19a
2147 F20110404_AAAWST parra_e_Page_189.txt
4c5003e4cdc9726ef901b9b5958179c0
5ce0c253cf04e433dace314fc08b0a6575d79f51
F20110404_AAAXPN parra_e_Page_084.jp2
a5aaba3b4c302f43f1d3513257b68c7d
5c7021bf41fa4b645a071260b8ef1f945ab20907
98508 F20110404_AAAWFJ parra_e_Page_079.jpg
3d3381ed5eb587160efd2550f64859e8
38182973123f74abdcbd5f71b859fe506edc3ae0
103913 F20110404_AAAXCC parra_e_Page_037.jpg
1a436a52ea40645a1a631993b44b9ba7
eff5a6e0fae4467cedffeb97e1796712dc0cdb73
F20110404_AAAWSU parra_e_Page_191.txt
8054324b9249dffe8aa8ccff98d9b860
df521dd7905f45d59eb7e36721377efbbc06cb57
1051907 F20110404_AAAXPO parra_e_Page_086.jp2
25128aeee3de48731bde894830659f02
4326b10319f2a6afc860529254da89dfd10e9ee8
F20110404_AAAWFK parra_e_Page_204.tif
5732d1c358579d72ce46e5449eade5dc
897f84580858809e856be126faeda3cec1fd3331
104356 F20110404_AAAXCD parra_e_Page_038.jpg
324c48adcb2bbeb10654335987a36dc5
a562ff063c17c1a1be5ee5144dca52a0f8cb2b99
F20110404_AAAWSV parra_e_Page_192.txt
dfb120a1c0f1bff7a76552c513bc8534
abbc6830778d9add2b2a6b79f9ca38d313387afb
F20110404_AAAXPP parra_e_Page_087.jp2
e37c9175416ed0f883377a3e52ca550a
c1da3801b152086029704d825312f83fdf5f9b47
1942 F20110404_AAAWFL parra_e_Page_125.txt
1eb6b52688c1ea54c55b3575cde92179
813d17200286d92913c289ceac1ee7be56aa2e38
103678 F20110404_AAAXCE parra_e_Page_039.jpg
4cae430a4c379bf2d99339822a224822
0f55e9e5f7487365b3aa9960c06539a9ce1dcfd8
2184 F20110404_AAAWSW parra_e_Page_195.txt
4b38fcdc331814b5f77fb1088fb65b24
9ae665eb4dc4f4bf4e32347b8f55d431f9a60ff0
1039216 F20110404_AAAXPQ parra_e_Page_089.jp2
e16cb077df096555d2972678113d44ca
34d25236e5b216fd8cc235cc0c6cbd8955919539
103181 F20110404_AAAWFM parra_e_Page_063.jpg
c10f88f5d24d2be06b32c5c34de2f124
3d075fb9799350b130abe9c9c54f7751127e4d6a
32940 F20110404_AAAXCF parra_e_Page_039.QC.jpg
4f6ec3b776784c15fba0c0702f1adfe5
a740c35bfdc4c46e26ea455b4e82cbce186b4221
F20110404_AAAWSX parra_e_Page_196.txt
3c7f7094496831fa2ad50e350591ac9f
aa4c8f5ce34110264c7569c195afb946bb77764d
F20110404_AAAXPR parra_e_Page_092.jp2
d4663c0d4dba670fe61196a9c9480c03
186693491e96ae12fa18cdf3df769cbc0fa299e0
2044 F20110404_AAAWFN parra_e_Page_075.txt
2ab4eaa71bfd804002d9857624269bf4
7618d826efe7c909b1950105180f9f20f05b71dd
122879 F20110404_AAAXCG parra_e_Page_040.jpg
76944a795aaecb0130a184227c901717
617f2de59ddffe2920688a5131fe86dd80d2bfaf
2154 F20110404_AAAWSY parra_e_Page_197.txt
8aa38f79fe6f9e650adeea00846c3547
958d1432a5b2b752e93fb648452a42dce0358f2e
F20110404_AAAXPS parra_e_Page_093.jp2
c85234b7c2f489ac7fb0afa34feaf32b
262583731f5447334bbd876c92a4e86211e69a35
F20110404_AAAWFO parra_e_Page_036.jp2
c69f6c85b7368c0805edf8cdea2b0cb2
83dbb393a5f55f37c82f5cb6d239bf1ab51a1e4b
30561 F20110404_AAAXCH parra_e_Page_041.QC.jpg
5037722480dc85552a6ca1472799425e
deeaa88e488dbadeeee3bed42be412f8c448df5f
1961 F20110404_AAAWSZ parra_e_Page_199.txt
d3cc41d69f3886e9b6aa75e1b11064bb
a27dfe192fc201732b1be493b86a04c0cf7e7959
1051891 F20110404_AAAXPT parra_e_Page_094.jp2
fa6de205b8386902e3c45c16658c9ad5
d1022f6d623e4135381c50d10728ce9d70299e39
F20110404_AAAWFP parra_e_Page_187.tif
9bdf1ef23ed2aba42d7b6d35876de5f0
b1f004d17daa34e89f1c9f488f29ac3862f7ce23
112003 F20110404_AAAXCI parra_e_Page_042.jpg
725345a516ff566104870e17c0d16a19
54c695b49bfbe0cec6eb3b56941e99d68de663b6
F20110404_AAAXPU parra_e_Page_095.jp2
1c05f45e5918238cdf10fd5ffc7ad1a2
80030a1b0ce0541efa8afa6efe01459f4179359b
F20110404_AAAWFQ parra_e_Page_185.jp2
04517ffeff79cabc5bb49a8efdc1637b
8a87c7efed5f0f51ba2c82e9e5a8a1014ea4f679
F20110404_AAAXCJ parra_e_Page_042.QC.jpg
e9a817aa0387b0c77d1d5527bbbd4826
19d331c24b10fc1024f2453f2d5670504b38971c
F20110404_AAAXPV parra_e_Page_096.jp2
d6f0f572eb04346603d3cba5da5d49d6
5cbbd21634715587fafe1cfcb8105f29f7a8286d
51999 F20110404_AAAWFR parra_e_Page_149.pro
49c44f4e1f05871f58865235648d6d69
556d3b2ba709b3239646481947045bb6a0216ad3
30982 F20110404_AAAXCK parra_e_Page_043.QC.jpg
ebf3172ea1c5cfc79c11f7ff265c3a42
6b82ad49425126b693ed9862cf5b72ec6156c836
F20110404_AAAXPW parra_e_Page_097.jp2
ab305875d7e5b55e2cd71f6d94f1d7ff
b31f1e6132a1ba088f8b92814977326f030d009d
F20110404_AAAWFS parra_e_Page_134.tif
22ed974fb64132faab7565d2f0e11d9a
22a8eeb30d6e5f30ad5dd891ea62e6643f964b53
99302 F20110404_AAAXCL parra_e_Page_044.jpg
c40fe8b1e6c74d169725c58201f9ea88
f126633d0074a0d065a35c4959477f8473fe731a
F20110404_AAAXPX parra_e_Page_098.jp2
1cc12d774f1c221da80af20a8658c223
9cbac6a95b5992b5566fc71b5000bdff53db936b
F20110404_AAAWFT parra_e_Page_161thm.jpg
b1652686a7b515bd965a5b4b9bf004ce
cd1c6f94ea1058f3b076a5526cbf4f44cf956fad
32088 F20110404_AAAXCM parra_e_Page_044.QC.jpg
dc0617fa4e7044b8c0e27dbdf501b658
75c3beff56f5d06535687657ae8c8165ae560b6b
F20110404_AAAXPY parra_e_Page_099.jp2
e66c552b79daf8cb49d6bd4dd3af47d2
da0cee7173551eef503dc0ffc1e7945532667038
32864 F20110404_AAAWFU parra_e_Page_217.QC.jpg
8cd81e76440ab50a0f8593fabde61da6
df81d107d90018ca5734aba74cfdaab53529959e
102555 F20110404_AAAXCN parra_e_Page_045.jpg
5ba362a70ac0b11fe2c7598d8c505d25
0195fe471695f8e65702edac82754d44849840d3
1030302 F20110404_AAAXPZ parra_e_Page_100.jp2
654ed5bd21ce5806986ded3178d4cb28
4fe8778acb3295be661d9192d8f222d3b32c7d62
108408 F20110404_AAAWFV parra_e_Page_078.jpg
07b1bdc48a34dd712b2410754fccdc90
9c4e16f0b063d00b2a94eac588b7c90da6a72263
101615 F20110404_AAAXCO parra_e_Page_046.jpg
bab1484378d9b89e431976b353413d8e
186fc9ec1939aefd9163dc309abc969a6980b622
F20110404_AAAWFW parra_e_Page_194thm.jpg
cd19703d1206374070c9ec07f65a35a9
f223d018dfff02a7a1968729ae992885c1a97b4c
31262 F20110404_AAAXCP parra_e_Page_046.QC.jpg
fccc6536c8f7584f0593c05b5fb49717
75d6d9fc042751e70db5acc0e90bc930f8e1b7dd
1051931 F20110404_AAAWFX parra_e_Page_134.jp2
c0b54ce115cc85eda00e1cbb6fad9f2b
5f0dd641847fa2bba567e8d7001b9d07033c50bc
49724 F20110404_AAAWYA parra_e_Page_150.pro
1e7ee44a2f32ee72d2849df7f9c6f608
6ec270db4f79343fc43393b483e6699ab94bdd34
95197 F20110404_AAAXCQ parra_e_Page_047.jpg
447a8ce6c486da70a66f3089ebcc9a6a
9b232185c2e548ac3c7c618bbe99643db35d4e15
F20110404_AAAWFY parra_e_Page_218.jp2
db0793aab7820a862bf93a3c572483d9
ae0fc5f452c7776da46620af45d85b1581da4d38
50444 F20110404_AAAWYB parra_e_Page_151.pro
de0271b966f4452336a3ef3542e74cd4
a3336fddd72ac80de78e83647c975e936c23ec4c
30442 F20110404_AAAXCR parra_e_Page_047.QC.jpg
0f2a00a2b05ea385771e035a8f198fc2
b8f931d387d35a672235da9899a145fd88c353b7
F20110404_AAAWFZ parra_e_Page_197.jp2
f566b303f47342f7fa4ed0dde1f03de8
53020db6a90758591d33c2bd08f2304de680d291
54121 F20110404_AAAWYC parra_e_Page_152.pro
490b711e8291f17b97dec8d0ab962698
9d393a820c18f80dac7761e52990226aaea58f48
32040 F20110404_AAAXCS parra_e_Page_048.QC.jpg
51f7494d8ba6e12f7050f9b911b9651b
bc0cf47624875f631977c95b2a27dde1b9797348
12794 F20110404_AAAWYD parra_e_Page_154.pro
b6a6022a5783b23e7614ad181fb8dd28
32624e5a92911e09bb0ac68b3b4f22e24f520ba6
100432 F20110404_AAAXCT parra_e_Page_049.jpg
2744ccf667414f388e21908afae704ec
213193b9207493ca593046f92a0da5ba4adeb775
44971 F20110404_AAAWYE parra_e_Page_155.pro
4c4125c27e14e38a1bd61bd2efa92174
a0e9faa8d1b5db9de1ebd97a42c87e4e86127194
31245 F20110404_AAAXCU parra_e_Page_049.QC.jpg
f481b8670bfcb99bb83fac37d1c15356
df7e400585987cde29fd6dcffc70ad0b3bfdca54
51521 F20110404_AAAWYF parra_e_Page_157.pro
ef91fa15dcaaf8b6449758abd937c2d2
1b3253a0136464ad1c68f0c2692806fc0b7d8237
101666 F20110404_AAAXCV parra_e_Page_050.jpg
2c1e76c2b8b47ee0f9567f8666dd4872
92a060581055360b7f6b4758dcaa6704023ed32e
41172 F20110404_AAAWYG parra_e_Page_158.pro
32ad7aaf8adc82769be4d788bed67c58
b6bd7834627d8c89029ca3e7d9b87660081a4dda
31847 F20110404_AAAXCW parra_e_Page_050.QC.jpg
2fa841835a24b22e880720bcd0206c01
094fccb2ad66515a0705ff9503a05c9f4ec07e55



PAGE 1

DISCURSOS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS DE ELVIA ALVARADO, MARIA ELENA MOYANO, DOMITILA BA RRIOS DE CHUNGARA Y MARIA TERESA TULA, 1975-1995 By ERICKA HELENA PARRA A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2006

PAGE 2

Copyright 2006 by Ericka Helena Parra

PAGE 3

The actions of one woman can transform he r family, the community, society, and even the world. Therefore, what an even more powerful force for change can be realized when women unite in the cause of justice and a refusal to condone iniquity and corruption! Kaneko Ikeda

PAGE 4

ACKNOWLEDGMENTS My dissertation committee really is an example of the Many in Body, One in Mind. In particular, Dr. Andres Avellane da challenged me, since the beginning, to answer the question, what is new in womens testimonios? Dr. Flix Alvaro Bolaos encouraged me to face my doubts and take an intellectual position. Dr. Tace Hedrick exhorted me to give value to womens individual voices. I specia lly thank Dr. Reynaldo Jimnez who supported my writing process, co nstantly challenging my ideas to become more critical. I deeply thank all of them for helping me achieve my goal. I thank Robin Lewy and Fran Ricardo from the Womens Health Project, as they provided a space for me to carry out works hops about how women could write and edit testimonios Through these workshops, I experien ced how immigrant women talk about their personal experiences and their work in collaboration with other women. I learned that they are aware they can make a better life. I thank my mentors Dr. Adalberto Santan a, Dr. Sophia McClennen, and Dr. Susan Armstrong for being there to remind me of th e importance of womens voices. I thank my colleagues, Roger MacManus for all of his s upport since the beginni ng of the dissertation writing process, Dania Abreu for editing my wo rk and Erica Oshier for having those long discussions with me that helped me to refl ect on my own critical th inking. I also thank SGI (World Peace International Organization) members who were always there to listen to my voice about certain aspects of differe nt cultures, to embrace me in discussions iv

PAGE 5

about equality, and to help me achieve my goal of promoting dialogue between women of different cultural backgrounds. I specially thank my mother Mara Tllez Prez, because she taught me that a woman can do anything she wants and still feel proud of her origins. And I would like to thank my father, Pedro Parra Snchez, fo r fomenting the idea of how a woman can become something else beyond the binary good or bad woman. I profoundly thank Lisbeth, Marco, Patricia, Ricardo, Rodrigo, Ral and Javier for encouraging me during my struggles to commit to finishing my program. Finally, I thank my grandmothers, Emerenciana Parra who encouraged me to write stories, and Eloisa Prez whose resistance to rejected lite racy motivated me to pay attention to oral stories. v

PAGE 6

TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS .................................................................................................iv ABSTRACT .......................................................................................................................ix CAPTULO 1 INTRODUCCIN........................................................................................................1 2 FEMINISMOS LATINOAMERICANOS...................................................................9 A manera de introduccin .............................................................................................9 El neofeminismo: conceptos bsicos ..........................................................................10 El patriarcado .......................................................................................................14 Sobre el gnero ....................................................................................................15 La sexualidad-el cuerpo-la maternidad ...............................................................17 De lo pblico y lo privado...................................................................................18 Antecedentes: discursos sobre la igua ldad en las narrativas de mujeres ....................20 Igualdad por un espacio pblico en Respuesta a sor Filotea ...............................21 Discursos contestatarios de feministas europeas sobre la igualdad de los hombres ............................................................................................................25 El discurso latinoamericano del siglo XIX: reclamo por la igualdad de derechos ...........................................................................................................27 El caso peruano: espacio legal y pblico......................................................30 El caso hondureo: escribir era oficio de hombres ...................................34 Produccin de un pensamiento feminista sobr e la igualdad en el espacio pblico ....37 Per: mujeres en el APRA ...................................................................................38 Bolivia: problemas sociales y mujeres invisibles ................................................39 Honduras: la escritora como smbolo de la Madre Patria ................................39 El Salvador: activismo poltico y sexualidad ......................................................41 Representaciones neofeministas? ..............................................................................43 A manera de conclusin: en bsqueda de conexiones ................................................45 3 EL TESTIMONIO COMO NARRATIVA DE VIDA...............................................49 Narrativas de vida ( life writing) ..................................................................................49 La estrategia discursi va de la veracidad ..............................................................49 Posicionamiento del sujeto femenino ..................................................................51 Entre testimonios y otras narrativas de vida ...............................................................55 vi

PAGE 7

El testimonio como narrativa de vida ..................................................................55 Quin narra la historia de la vida? .....................................................................58 La epstola ....................................................................................................58 La autobiografa ...........................................................................................59 Las memorias ...............................................................................................62 El diario ........................................................................................................62 Conexiones con el testimonio ..............................................................................63 Testimonios de mujeres ..............................................................................................63 Antecedentes histricos: no existe un sujeto femenino ni a semejanza ...........63 Sobre la cuestin de la verdad .............................................................................65 El sujeto indgena no existe .................................................................................66 La manipulacin del testimonio oral ...................................................................66 La oralidad y su regi stro en la escritura ...............................................................69 Tiempo de revoluciones: los testimonios como espacios para los sin voz .............72 Denuncia al sistema patriarcal: en Lengua de Pjaro no hay mujeres ................77 Hasta no verte Jess mo : tomar las armas para tener autoridad? .....................79 De las armas a la conciencia: el sujeto femenino en el escenario .......................81 El sujeto femenino: polifona de voces y multiplicidad de formatos ..................83 Conclusiones: reflexiones s obre los testimonios de mujeres como narrativas de vida .........................................................................................................................86 4 DIALOGISMO EN EL TESTIMONIO: TESTIMONIANTES Y EDITORAS........92 Mujeres de la clase trabajadora: Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano ..................92 Testimonios de mujeres, para qu? .........................................................................102 La vida cotidiana de Elvia Alva rado en el contexto patriarcal ..........................102 Mara Elena Moyano y la crisis: lo domstico tambin es causa poltica .........106 Reconstruir discursos: el machismo en casa! ...................................................112 Romper el silencio: Clubes de Madres .....................................................................114 La produccin de testimonios: una historia a dos voces ...........................................119 Elvia Alvarado y Medea Benjamin por la tierra y la libertad ........................119 Mara Elena Moyano y Diana Miloslavich: nuevos formatos en los testimonios .....................................................................................................122 La traduccin al ingls: objet o de estudio para las editoras? ..................................125 Los testimonios colaborativos: las editoras en el escenario .....................................128 Auto/criticarse: el papel de las editoras .............................................................129 El compromiso de Medea Benjamin y Diana Miloslavich ................................133 Conclusin: la agencia de discursos .........................................................................135 5 IDEAS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS?........................................145 Introduccin: Si me permiten hablar . . ...............................................................145 Polifona de voces: feminismos ................................................................................147 Discurso contestatario: Ba rrios en la Tribuna de 1975 .............................................149 Mujeres no-representadas en el feminismo ..............................................................153 La negociacin: est bien soy feminista, pero . .! .................................................155 Ama de casa y comadres: sujetos femeninos? ........................................................159 vii

PAGE 8

Ama de Casa ......................................................................................................160 Co-madres ..........................................................................................................165 Intersecciones crticas: igualdad y maternidad .........................................................172 Igualdad .............................................................................................................173 La maternidad ....................................................................................................183 Conclusin: ms dobleces en el feminismo ..............................................................192 6 CONCLUSIONES: HACIA UN DI LOGO ENTRE FEMINISMOS?................196 ANEXO INDICES DE ANALFABETISMO EN LA S MUJERES DE LATINOAMERICA 1990..........................................................................................................................203 CLASIFICACIN DE LOS TES TIMONIOS MEDIATIZADOS .................................204 LIST OF REFERENCES .................................................................................................205 BIOGRAPHICAL SKETCH ...........................................................................................218 viii

PAGE 9

Abstract of Dissertation Pres ented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy DISCURSOS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS DE ELVIA ALVARADO, MARIA ELENA MOYANO, DOMITILA BA RRIOS DE CHUNGARA Y MARIA TERESA TULA, 1975-1995 By Ericka Helena Parra May 2006 Chair: Reynaldo Jimnez Major Department: Romance Languages and Literatures In my dissertation, Neofeminist Discourses in Womens Testimonios: Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barr ios de Chungara y Mara Teresa Tula, 1975-1995, I argue that working-cl ass Latin-American women insert their contestatory discourses in a feminist ideol ogy. In order to do this, they use the metaphor of the Mother in organizations such as CO-MADRES (El Salvador) or as Ama de Casa (Bolivia, Peru). I found that these women create an individual discursive se lf by which their individual and class experiences tell a collective story. In the testimonio genre the voiceless recount their versions of historical events. By its nature, the testimonio is a problematic genre; the veracity of its discourse a nd the potentially manipulative ro le of the editor are always questioned in contrast to other life writing narratives such as autobiography, memoir, diary, or Buildungsroman. The time period studied in this disse rtation, from 1975 to 1995, includes the Decade of Women (promoted by the United Nations), the First International Womens ix

PAGE 10

Conference, the Second Wave Feminism, and the rise of the Latin American guerrillas as an option to confront author itarian governments. My an alysis is comparative and thematically oriented, focusing on the testimonios of the Bolivian, Domitila Barrios de Chungara; the Salvadoran, Mara Teresa Tu la; the Honduran, Elvi a Alvarado; and the Peruvian, Mara Elena Moyano. I propose that these working class women elaborate an alternative feminist discourse: first, as a contestatory respons e to the Second Wave feminist Betty Friedan from a Marxist point of view; and second as a response to the discourse of the difference, from a gende r and class stand point of view. In my dissertations attempt these working class women and editors work on collaboration sharing the oral stories and wr iting them. The truth of the st ories is combined with the creation of the editors. Thus, my finding strongly suggests that testimonios are truly a collaborative effort that allows women to e ngage freely in an open dialogue and express their ideas about how they f eel and what they think a bout different feminisms. x

PAGE 11

CAPTULO 1 INTRODUCCIN En los testimonios de mujeres produci dos entre los aos 1975 y 1995, las mujeres de la clase trabajadora producen testimonios en los cuales narrar sus experiencias personales representa su agencia discursiva En este sentido, la boliviana Domitila Barrios de Chungara en Si me permiten hablar de1977, la hondurea Elvia Alvarado en Dont be afraid gringo de 1989, la salvadorea Mara Teresa Tula en Este es mi testimonio de 1993 y la peruana Mara Elena Moyano en Autobiography of Maria Elena Moyano de 2000 crean una relacin dialgica con las editoras brasilea Moema Viezzer, las estadounidenses Medea Benjamin y Ste phen Lynn, y la peruana Diana Miloslavich Tupac, respectivamente. 1 Mi argumento, entonces, consiste en demostrar que a travs de nombrar sus experiencias personales, en el espacio domstico y de expresar sus ideas y opiniones desde su posicionamiento como amas de casa, madres, comadres y campesinas se insertan en el discurso neofeminista 2 que a su vez da apertura a otros feminismos. En otras palabras, las testimoniantes usan los instrumentos del col onizador espaol y del 1 Estos son los aos de publicacin de los testimonios. Para el anlisis de este estudio enfatizar en los aos 1975-1995 en los cuales se elaboracin estos textos. 2 La palabra neofeminismo surgi de la idea de dar un nombre al movimiento de mujeres y feministas en Mxico. Las similitudes de objetivos con las feministas de los setenta son el papel de las mujeres en los espacios pblico y privado a partir de la especificidad de cada grupo y cultura, condiciones geogrficas, o bien, situacin poltica, econmica y poltica. Eli Bartra en Neofeminism in Mexico de 1982 ya haba propuesto el concepto en este pas para tener un dilogo con las feministas de esa dcada. Bartra explica, I use the term neofeminism instead of the usual refere nts to the second or new wave of feminism. I have not seen the terminology before, but it seems to have recommendable qualities of being both short and more attractive (1). En mi caso, dar un nombre a los dobleces del feminismo latinoamericano significa tener una identidad y a partir de sta iniciar un dilogo entre feminismos desde varias posiciones, creando una red de ideas, a partir de los objetivos, espacios geogrficos especficos y nombres que se derivan del feminismo. En este caso el dilogo entre feminismos se hace a partir de la toma de una posicin y agencia de un discurso. 1

PAGE 12

2 imperialismo: el testimonio y el feminismo pa ra contar sus historias y relacionarlas con otros feminismos. En este sentido se identifican dos lneas, la ideolgica y la literaria. En la primera se identifica el neofeminismo como un sistem a de ideas con el cual las mujeres de la clase media y trabajadora reflexionan sobre su posicionamiento en el espacio privado y pblico y, desde ste, cuestionan las relaciones de des/igualdad entre hombres y mujeres en el contexto patriarcal. El primer des/encu entro con feministas a nivel internacional en Latinoamrica se realiza en 1975 en el foro del Congreso Internacional sobre la Mujer, en Mxico. En la tribuna de ese evento, las re presentantes como Domitila tambin develan los abusos a los derechos humanos tanto de hombres como de mujeres. Los temas que se discuten son la violacin sexual, la violenci a domstica, el aborto y la opresin de las mujeres, aspectos que causan contrariedad entre las mujeres de la clase trabajadora. La segunda lnea de investigacin, se refi ere al testimonio como gnero literario que se inserta en las narrativas de vida (life writing). En este espacio se posiciona un sujeto femenino personal cuya estrategia poltica consiste en hacer una denuncia a partir de las experiencias personales que acont ecen en el espacio privado y pblico. En ocasiones ellas son testigos de la violenci a domstica a otras mujere s o del aborto como resultado de la falta de una educacin sexua l. Las testimoniantes narran lo que otras mujeres les han contado sobre situaciones fa miliares y, por lo tanto, se hacen portadoras de otras experiencias. Inician sus narraciones co n el relato de sus e xperiencias personales, desde su niez hasta el momento de su activ ismo. Ellas salen al espacio pblico debido a que sus esposos pasan la mayor parte del tiempo trabajando en las minas y en las plantaciones o porque fueron sometidos al encar celamiento por manifestarse en contra de

PAGE 13

3 las condiciones laborales. En esta agencia discursiva Domitila Barrios, Elvia Alvarado, Mara Teresa Tula y Mara Elena Moyano se autorrepresentan en un contexto especfico como el machismo y en condiciones de desigualdad entre hombres y mujeres fuera del hogar, especialmente en el espacio pblic o como representantes de organizaciones populares. En la creacin de los testimonios de mujere s, ellas retoman el formato y el discurso del colonizador con el cual reclaman la veracidad de las historias que cuentan. En ocasiones son testigos visuales y orales (los escuchan) debido a que como lderes de la vida real no se les ha tomado en cuenta como agentes de cambios. En los setenta, en un contexto de movimientos sociales y en los novent a, de acuerdos de paz, el debate sobre el testimonio yace en que este gnero ofrece el espacio para hacer una denuncia inmediata y dar voz a aquellos que no la han tenido. La pa rticularidad de los testimonios de mujeres en la dinmica de creacin de un texto testimonial consiste en hacer conexiones entre las editoras y las testimoniantes para tener acceso a hablar sobre su praxis dentro de sus contextos histricos, dando importa ncia a los relatos de mujeres. La discusin sobre la agen cia al discurso testimonial escrito, tanto de hombres como mujeres, ha dado origen a varias acepci ones. En un primer momento, los crticos al testimonio John Beverley, George Ydice, Je an Franco, Renato Oropeza, entre otros, buscan los orgenes en los textos coloniales como relaciones, cartas y diarios definen el testimonio como relato veraz, emitido en primera persona y legalizado por un escribano para dar fe de los hechos. En la dcada de los setenta, con el impacto ideolgico de la revolucin cubana emerge la propuesta de una escritura que represente a los marginados y a aquellos que no tienen voz, por lo cual se crea un espacio para la produccin de

PAGE 14

4 testimonios de mujeres. Georg M. Gugelberg en la Introduccin de The Real Thing de 1996 sintetiza la discusin en tres fases; en la primera, el te stimonio se origina en Cuba, luego Bolivia y despus en Centroamrica. En la segunda, se da una respuesta crtica desde los Estados Unidos, y surge una produccin de testimonios de mujeres. En la tercera fase se cuestiona la veracida d y la potica de solidaridad (5). Elzbeita Sklodowska en Testimonio hispanoamericano (1992) propone una genealoga sobre los diversos tipos de tes timonios entre los cuales se encuentran el documental y la novela-testimonio. Estos s ubgneros del testimonio tienen como punto de referencia al informante y coinciden con el uso de la entrevista para su elaboracin. En la metodologa que siguen, primero recopilan datos de los testimoniantes, utilizando la grabadora. Por ltimo, seleccionan los materi ales y organizan el texto cronolgicamente. En esta etapa, los editores consultan los archivos para efectivamente confirmar la veracidad de los hechos que los testim oniantes cuentan como escenario de las experiencias personales. La diferencia con la novela-testimonio consiste en que los editores de sta reconocen la ficcin como punto relevante. En este caso, la ficcin si gnifica la recreacin de situaciones y personajes. En contraste con el testimonio documental, en el cual slo se edita el formato de las entrevis tas, se organiza la informaci n en el texto testimonial y los testigos claman la veracidad de los h echos y los editores confirman esto como caracterstica del texto testimonial. En general, el testimonio documental y la novela-testimonio representan a los oprimidos, los marginados y a aquellos que tienen la urgencia de denunciar. Entre los textos de carcter etnolgico que contri buyen a elaborar una definicin sobre los

PAGE 15

5 testimonios como gnero literario se encuentran Juan Prez Jolote: Biografa de un tzotzil (1952) de Ricardo Pozas y The Children of Sanchez: Autobiography of a Mexican Family (1963) de Oscar Lewis, Cimarrn. Historia de un esclavo (1967) de Miguel Barnet. Cancin de Rachel (1969) del mismo autor, Lengua de pjaro. Comentarios reales (1971) de Nancy Morejn y Carmen Gonce. Hasta no verte Jess mo (1969) de Elena Poniatowska, quien con este texto pr opone el concepto de novela-testimonio. En la produccin de esta variante de testimonios, algunos escritores son testigos del momento histrico que denuncian, sin que el texto llegue a ser autobiog rfico. En otros casos, la produccin se hace desde el exilio, entre los cuales destacan, Operacin masacre (1972) de Rodolfo Walsh; Tejas verdes (1977) de Hernn Valds; Conversaciones al sur (1981) de Marta Traba; La montaa es algo ms que una estepa verde (1982) de Omar Cabezas; y Little School (1986) de Alicia Partnoy. Entre aquellos sin voz tambin se encuentran las mujeres de la clase trabajadora. En la creacin de los testimonios de mujeres se propone la colaboracin como variante de los testimonios anteriores. Las entrevistadas colabo ran en la edicin del texto y las versiones de las editoras sobre cada caso se exponen en la introduccin o en captulos anexos. Es as que Domitila Barrios de Chungara, Elvia Alvarado, Mara Teresa Tula y Mara Elena Moyano representan a una voz colectiva pero tambin elaboran un discurso de lo personal desde la perspectiva de las mujeres de la clase trabajadora en los espacios pblicos de Bolivia, El Salvador y Per, donde hay un impacto guerrillero y en Honduras, donde se gesta la contarrevol ucin, generando ms espacios para que las mujeres tomen una posicin activa.

PAGE 16

6 Las cuatro testimoniantes aqu consideradas participan en un discurso colectivo en el espacio pblico para manifestarse en c ontra de las polticas de sus respectivos gobiernos en el poder. Domitila Barrios desc ribe las condiciones de vida de los trabajadores mineros bolivianos y la participacin de las muje res en organizaciones, en el contexto de golpes militares y guerrillas desde los aos sesenta. Elvia Alvarado cuenta la vida de las campesinas hondureas en el c ontexto del gobierno militar de Osvaldo Lpez Arellano y la instalacin de bases militar es contrarrevolucionarias, entre 1972 y 1975. Mara Teresa Tula narra la vida cotidiana de las mujeres salvadoreas y su organizacin en grupos de mujeres para manifestarse en c ontra del abuso de los derechos humanos de la Junta Militar y la particip acin guerrillera en la guerra civil, a partir de 1979. Por ltimo, Mara Elena Moyano presenta la vida de los lugares marginados del Per y la violencia que se genera con el grupo guerri llero Sendero Luminoso en los aos noventa. A partir de las especificidade s de las lderes, cada una elabora un discurso propio dentro del contexto ideolgico de los aos se tenta a los noventa. Las testimoniantes se posicionan como sujetos personales y colec tivos para hacer una denuncia inmediata, propiciada por contextos polticos y sociales en crisis. Dividir este anlisis sobre los testimonios de mujeres y el neofeminismo en cuatro captulos. En el segundo, Feminismos latinoamericanos expondr los conceptos clave del neofeminismo: patriarcado, gnero, sexua lidad-cuerpo-maternidad y espacio pblico y privado. Despus revisar los an tecedentes al discurso de la igualdad en las narrativas de vida de mujeres debido a que la propuesta del neofeminismo es releer las historias de la vida hechas por mujeres a fin de autorrefl exionar, autocriticar y crear autoconciencia. En este intento se harn conexiones con las id eas de las feministas de los Estados Unidos

PAGE 17

7 y las propuestas de las escritor as latinoamericanas de los re spectivos pases en estudio para hacer notar que las mujeres de la cl ase trabajadora han estado presentes como imgenes literarias y metforas de la patria pero ausentes como sujetos. En el tercero, Testimonios en las narrativ as de vida, situar el testimonio en la literatura como narrativa de vida. Las lderes de la clase trabajadora tienen en el testimonio un espacio literario para relatar las experiencias e hi storias de su vida. Analizar cmo se autoriza un sujeto fe menino en las representaciones de las testimoniantes con el uso de la voz del yo co lectivo para referirse a lo personal y lo colectivo en los espacios privado y pblico. Por ltimo, comparar cmo se representa un sujeto femenino en los testimonios produc idos por mujeres. Usar como ejemplos, Lengua de pjaro de Carmen Gonce y Nancy Morejn, Hasta no verte Jess mo de Elena Poniatowska, Me llamo Rigoberta Menchu de Rigoberta Mench y Apuntes de una historia que no fue de Jacinta Escudos. En el cuarto, Discursos dialgicos: testimoniantes y editoras, analizar los testimonios de Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano en la construccin de un feminismo desde la praxis. Estos dos test imonios, a pesar de que Alvarado y Moyano rechazan identificarse como feministas (ni siquiera utilizan el trmino), constituyen una importante contribucin al deba te del discurso feminista contemporneo porque tratan sobre la mujer y sus problemas frente al m achismo. Por ello, marcar las diferencias y semejanzas entre las editoras extranjeras con ideas feministas y las testimoniantes. Comparar y contrastar la cons truccin social de la mujer y la participacin de la mujer en la organizacin de grupos de mujeres.

PAGE 18

8 En el quinto, Ideas neofeministas en los testimonios, buscar intersecciones entre los conceptos de iguald ad, maternidad, como referentes del feminismo en los testimonios de Domitila Barrios de Chungara y Mara Tere sa Tula sobre el proceso que las lleva a apropiarse del discurso oral en el espacio pblico y, despus, del escrito. Destacar tres ejes centrales: primero, la relacin entre la organizacin de las mujeres y la adquisicin del poder para emitir un discurso oral; se gundo, el uso del testimonio para apoyar las demandas de los trabajadores y el derecho de empleo para la mujer; tercero, la escritura de las historias de sus vidas como mecanismo para dialogar con las neofeministas de Estados Unidos, y con las mujeres de todo el mundo, como lo indica Mara Teresa Tula. Por ltimo, en la conclusin, Hacia un dilogo entre feminismos expondr las conexiones entre el discurso de las lderes y los discursos polticos del movimiento de liberacin y del marxismo para proponer sus feminismos. En este intento de dilogo las testimoniantes se agencian de conceptos fe ministas estadounidenses y del formato del testimonio que haba usado el colonizador es paol. Esto se logra a partir de la colaboracin con otras mujeres en la escritura de testimonios y en el debate sobre aquello sin nombre, el feminismo.

PAGE 19

CAPTULO 2 FEMINISMOS LATINOAMERICANOS A manera de introduccin Existe una falta de conexiones entre los diferentes discursos que las mujeres de las clases sociales media y trabajadora enunc ian, a pesar de que hay un espacio en el feminismo al cual convergen mujeres de difere ntes clases sociales, etnias y color. Sin embargo, un proyecto comn resulta ser la igualdad entre hombres y mujeres. Si bien los discursos testimonio de las lderes Domitila Barrios de Chungara, Elvia Alvarado, Mara Teresa Tula y Mara Elena Moyano niegan se r feministas, Mara Teresa Tula toma una posicin y desde su experiencia salvadore a define un feminismo indicando, s somos feministas porque luchamos por nuestros derechos. La diferencia para nosotros en El Salvador es que nuestra lucha como mujeres va a la par en nuestra lucha con el cambio en El Salvador. Nuestro feminismo no slo involucra el luchar por nosotras, sino por un cambio para todos. No podemos olvidar un si stema que nos oprime a todos nosotros (128). Tula al igual que Alvarado y Moyano denunc ian las diversas formas en que las polticas de gobiernos militares afectan a la s mujeres y que en sus casos las llevan a organizarse. Sus feminismos incluyen a los hombres y se relacionan con los movimientos sociales y las luchas por lo s derechos humanos. Barrios expone su lucha poltica en la Tribuna del Ao Internacional de la Mujer en 1975, en donde plant ea que los problemas de las mujeres se anan a la clase social y que existe un sistema de poder que controla las relaciones de clase. 9

PAGE 20

10 Desde la perspectiva terica, durante los aos ochenta y noventa la propuesta de la costarricense Eugenia Rodrguez en Movimien tos de mujeres, feminismo y sufragismo en Amrica Central, la peruana Virginia Vargas en Cmo cambiar al mundo sin perdernos y la italo-mexicana Francesca Gargallo en Y en el principio un orden que deshacer de 2002, entre otras, sobre los femi nismos latinoamericanos consiste en crear interrelaciones entre la teora y la prctica. Estas crticas latinoamericanas al feminismo reconocen que los feminismos estn ligados al quehacer poltico cuyo referente ha sido la igualdad entre hombres y mujeres. En el campo de la literatura, las crticas participan en la relectura de los textos a fin de poner en un primer plano la contribucin de las mujeres en el proyecto de igualdad y reflexionar sobre las causas de la desigualdad, el patriarcado, el gnero, la sexualidad, la maternidad, y el cu erpo tanto en el espacio pblico como en el privado. A partir de lo anterior, en este captulo se buscarn conexiones entre los conceptos tericos que discuten las fe ministas estadounidenses del New Feminism y las representaciones de las escrit oras latinoamericanas. En este marco de referencia, los discursos de las lderes se insertarn, en cap tulos posteriores, a fi n de crear un dilogo entre feminismos sobre las situaciones de las mujeres en el proyecto de igualdad. El neofeminismo: conceptos bsicos El primer problema con respecto a ser femi nista es la resistencia a una ideologa extranjera. En los intentos de establecer intersecciones con el New Feminism, Eli Bartra traduce este concepto y propone la palabr a neofeminismo. Sin embargo, este trmino connota subordinacin entre los espacios Es tados Unidos-Latinoamrica, siendo uno de los primeros obstculos para mantener un dilogo con las feministas estadounidenses. Por un lado, la feministas latinoamericanas problem atizan el neofeminismo como paradigma

PAGE 21

11 imperialista y como parte del neocolonialis mo ideolgico que viene de los Estados Unidos y de Europa, comparndolo con el expansionismo econmico y la injerencia poltica de los pases imperia listas en los del Tercer Mundo (Gargallo 143). Por otro lado, las crticas feministas estadounidenses, latin as, chicanas y de descendencia africana tambin cuestionan de qu modo las voces de mujeres desde mltiples espacios y culturas van a ser escuchadas y debaten cmo aplicar en el caso latinoamericano una propuesta especfica que ha surgido de un movimiento so cial en los Estados Unidos a otros grupos sociales en otros pases (Nicholson 2). Lo s puntos de vista anteriores proponen el problema de que no han existido las condicion es para dialogar entre las feministas angloamericanas y las latinoamericanas y en es os momentos se replantean las discusiones de estos feminismos desde la especificidad de las mujeres. En el proyecto de ir ms all de un discurso postcolonial o imperia lista y destacar la participacin de las mujeres, Bartra en T res dcadas de neofeminismo en Mxico de 2002, resume que el concepto neofeminismo se resignifica en Lati noamrica durante la dcada de los ochenta y se da apertura al de bate de temas que afectan las relaciones de gnero, tales como, patriarcado, sexualidad, cuerpo femenino y espacios pblico y privado .El neofeminismo, para este anlisis, ser identificado como el espacio discursivo donde dialogan diversos feminismos cuyas idea s dan continuidad a la discusin sobre los asuntos de las mujeres en la cultura latinoa mericana. Esta aproximacin tiene como fin analizar y cuestionar los diferentes roles se xuales, su significado y su funcin en las sociedades que han promovido la igualda d, especficamente en el caso boliviano, hondureo, salvadoreo, y peruano, y que hast a el momento slo se han limitado a mantener un orden social ms que a promove r cambios en los papeles tradicionales

PAGE 22

12 asignados a las mujeres. Particularmente, el contexto latinoamerica no ofrece apertura a las voces de mujeres de la clase trabajador a, generando un espacio pa ra el debate sobre sus representaciones como resultado de su participacin en los movimientos sociales. El neofeminismo surge como resultado del movimiento feminista en los Estados Unidos que se genera en los sesenta dent ro del contexto de movimientos sociales, estudiantiles y de derechos civiles. Como antecedentes histricos, dentro del movimiento feminista se originan diversas corrientes ideolgicas que dialogan con las diferentes teoras literarias, ya sean marxistas, estructu ralistas, psicoanalistas o culturales, pero no hay un dilogo entre feminismos. Dentro del movimiento feminista, cabe destacar, de manera general, que coexisten opiniones liber ales, radicales y socialistas cuyas demandas son los derechos de las mujeres. Los medios por los cuales se consiguen tales objetivos varan. Las liberales promueven el sufragio y la igualdad entre las mujeres y los hombres en el marco de las sociedades democrticas occidentales. No obstante, reconocen los derechos que brinda el Estado, reclaman que carecen de privilegios y de igualdad ciudadana con respecto a los hombres. Las feministas socialistas de influencia ma rxista, por otro lado, analizan la divisin de las clases sociales y el capitalismo por lo cual estudian la opresin de las mujeres y sus relaciones con respecto al pa triarcado. La corriente radica l dentro de esta lnea de pensamiento propone una revolucin feminista po r considerar (a las mujeres) una clase oprimida y seala que la estructura de domin acin en el mbito pblico y privado se debe al poder patriarcal, entendido como un sistema de dominacin masculina que determina la opresin y subordinacin de las mujeres (Sendn de Len 57). En suma, las diversas

PAGE 23

13 corrientes de feminismos coinciden con la desigual participacin de las mujeres en las sociedades patriarcales tanto en el espacio pblico como en el privado. Una de las representantes de la corrient e neofeminista en los Estados Unidos es Betty Friedan, feminista liberal, con quien Domitila Barrios de Chungara establece un debate sobre el papel de las mujeres latinoamericanas. Friedan plantea el problema desde otra perspectiva en la cual se refiere a las mujeres estadoun idenses de la clase media de origen anglosajn que despus de la posguerra regresan a sus hogares. En The Feminine Mystique publicado en 1963, analiza las entrevistas que realiza a 200 mujeres. Los resultados de stas y de sus testimonios registran que la insatisfaccin de las mujeres estadounidenses consigo mismas y su vida se debe a problemas personales como ansiedad, depresin y alcoholismo (24). Friedan, en su texto, discute sobre el probl ema que no tiene nombre, es decir, la manera en que se construye el ideal de las mujeres como amas de casa, y objeta que esta situacin no corresponde a ese momento hist rico del feminismo. Ella no ofrece un anlisis sobre el patriarcado en este texto pero s demuestra que la desigualdad de las mujeres con respecto a los hombres queda sin solucin a pesar de que ellas tienen educacin y empleo. En otras palabras, Frieda n propone la igualdad de oportunidades en el mbito jurdico y justifi ca que la causa de la falta de sta se debe a las pocas oportunidades y a las relaciones de produccin en el sistema cap italista. En este contexto de los aos sesenta, seala que el problema es poltico debido a que las mujeres se identifican como madres y esposas sin anali zar su situacin desd e la perspectiva de gnero por lo cual concluye que la mujer de ja de ser para complacer a los dems. La propuesta para un dilogo entre feminismos es la reflexionn sobre la vida domstica

PAGE 24

14 como un asunto poltico, cuyo anlisis requier e ser crtico ya que en algunos casos las mujeres tambin son cmplices y promotoras de las construcciones sociales dentro del sistema patriarcal. El patriarcado Con respecto al patriarcado, en el neofem inismo se rechaza la imposicin del poder de los hombres sobre las mujeres. Para la marxista Heidi Hartmann, el concepto refleja un conjunto de relaciones social es y jerrquicas entre los hom bres y lo define como, a set of social relations between men, whic h [has] a material base, and which, though hierarchical, establish[es] or create[s] interdependence a nd solidarity among men that enable them to dominate women (101). La solidaridad entre hombres rebasa clases sociales y grupos tnicos por lo cu al el problema consiste en cmo crear tambin una relacin solidaria entre mujeres. Carole Pateman, feminista inglesa, en su texto Sexual Contract publicado en 1988, coincide en que el patriarcado es la forma co mo los varones generan vida poltica a la vez que pactan los trminos y el control sobre las mujeres. El concep to de poltica para Pateman se refiere a las relaciones estructura das por el poder y las normas con las cuales un grupo controla a otro. Para las feministas radicales, el patriarcado denota un sistema social que se caracteriza por la dominacin del hombre sobre la mujer. Por ejemplo, Kate Millett en su texto Sexual Politics (1970) denota que la sociedad es patriarcal por el hecho de que las instituciones polticas, educativas, administ rativas se encuentran en manos de los hombres; y agrega que en la so ciedad patriarcal los hombres dominan a las mujeres y los viejos a los j venes. Judith Lorber en Paradoxes of gender (1994) confirma las acepciones anteriores al agregar que este paradigma es, "what men do that subordinates or explo its women (3).

PAGE 25

15 Para explicar las causas de esta dom inacin cabe reconsiderar la propuesta de Simone de Beauvoir quien desde la dcada de los cuarenta en su texto El segundo sexo discute que existe una falta de solidaridad entre mujeres porque viven dispersas y su accin no es ms que una accin simblica, y slo obtienen lo que los hombres les conceden. Esto ocasiona la desigualdad y desventajas sociales y econmicas, que se perpetan a travs de la educacin como un sistema que, del mismo modo, transmite las tradiciones creadas por el hombre. En consecu encia, la subordinacin de las mujeres es producto de una construccin soci al, es decir, de factores so ciales que condicionan a las mujeres y, desde luego, a los hombres tambin. En s, las definiciones coinciden en que los hombres, sin importar la clase social ni el grupo tnico, ejercen poder sobre las mujeres, mientras que ellas, segn Beauvoir no se ponen de acuerdo y, por ello, no identifican al opresor. En la relectura de las narrativas de vida se busca destacar la manera en qu las mujeres actan como sujetos en la dinmica de sujeto-receptor y viceversa. Al identificar el patriarcado como paradigma de dominacin tanto para hombres como para mujeres, la propuesta no slo consiste en analizar la nocin de patriarcado si no en autorreflexionar crticamente para tomar una posicin activa con respecto a los roles sociales de las mujeres en las relaciones de gnero y crear solidaridad entre ellas. Sobre el gnero La reflexin sobre las relaciones de poder entre hombres y mujeres converge en la discusin del concepto del gnero. Gayle Rubin en The Traffic of Women de 1975 propone la nocin de sistema de gnero en l ugar de patriarcado ya que este trmino no explica la situacin de las mujeres en soci edades especficas o en grupos sociales concretos. El trmino se ela bora contrario a las acepciones de los aos treinta cuando la

PAGE 26

16 palabra gnero se usaba como jerga mdica y psiquitrica. O bien, como en 1968, cuando se refera al gnero para i ndicar la conducta, los pensamient os y los sentimientos de los individuos, y sexo para denotar las diferencias biolgicas, segn lo expone Robert Stoller en su texto Sex and Gender Para la dcada de los setenta, la acepcin de gnero se refiere a la reciprocidad entre la posicin de lo s hombres y las mujeres. Se trata, luego, de describir las situaciones de ambos sujetos c on el fin de analizar la dicotoma pblica y privada, debido a la interconexin existente. El discurso neofeminista di stingue la diferencia entre sexos y los articula con la especificidad de cada marco cultural. Para la feminista espaola Ma risa Navarro en El androcentrismo en la historia. La mujer como sujeto invisiblede 1988, el objeto de inscribir a las mujeres en la historia imp lica necesariamente redefinir y ampliar nociones tradicionales de significado hi strico, para que puedan incluir tanto experiencias personales y subjetivas como las actividades pblicas y polticas ( 29). Las relaciones de gnero se analizan a partir de la construccin social, tanto de hombres como de mujeres, y de sus interacciones. El estudio de Judith Lorber en Paradoxes of gender se refiere al gnero como parte de las relaciones sociales que separan a las pers onas para diferenciarlas a partir de este status. Lorber hace una crtica al debate de esta palabra que ha sido estudiada para organizar la vida cotidiana a partir de roles sexuales sin explicar los papeles que las mujeres desempean en el trabajo de ntro de su contexto cultural. Lorber relaciona el gnero como una instituc in social ya que sus orgenes se encuentran en la cultura y no en la biologa y lo define as: Gender is a more general term encompassi ng all social relations that separate people into differentiated gende r statuses. I argue that inequality of the statuses of

PAGE 27

17 women and men was a historical development and that, as a feminist research from racial ethnic perspective has shown, there ar e cross-cutting racial and class statuses (3). Para ella, el gnero est a unado a las cuestiones de clase y etnia por lo cual la propuesta consiste en analizar la desigualdad y rech azar los papeles social es impuestos que se originan en la familia, entendida como institucin social. El anlisis del gnero como status social incluye a las mujeres de la clas e trabajadora, quienes explican su situacin en sociedades especficas. La sexualidad-el cuerpo-la maternidad Otro enfoque central del debate neofemin ista es aquel que se relaciona con el concepto de la sexualidad, entendida como el control del cuerpo de las mujeres por s mismas, y el conocimiento necesario para disfru tar de su sexualidad y tener hijos si as lo desean (Freedman 85). Las prcticas sexuales de los setenta se an alizan en torno a la idea que persista con respecto a que las mu jeres tenan una sexualidad pasiva y los hombres una sexualidad activa (Evans 152). Po r ello, las feministas convocan a la liberacin sexual y al derecho de las muje res a ser activas en las relaciones heterosexuales, proponiendo el uso de anticonceptivos y el derecho al aborto. Catharine Mackinnon en Reflexions on Sex Equality Under Law, publicado 1991, destaca que tambin estas medidas muestran una forma de poder que confirma la desigualdad del cuerpo de las mujeres. El tema de la sexualidad se ana al de la maternidad que desde la perspectiva tradicional ha sido un instrumento de repr oduccin patriarcal. Adrienne Rich en Of Woman Born publicado en 1976, coincide en que la in stitucin de la maternidad ha sido promovida por el patriarcado. Sin embargo, distingue, por un lado, que efectivamente es una forma de control y opresin de los hombres con respecto a las mujeres en contextos

PAGE 28

18 sociales y polticos y, por otro, reconoce que la experiencia de la maternidad resulta para algunas una fuente de placer y de poder. Shulamit Firestone en The Dialectic of Sex de 1979, agrega que el desarrollo de tecnologas re productoras es la forma para liberarlas de su papel tradicional y, por lo tanto, de la unidad familiar. Desde la perspectiva lesbiana y homosexual se hace una crtica al poder heterosexual y sus polticas sexuales. Kate Millett en Sexual Politics polemiza la marginacin de las lesbianas e critica la postu ra de la liberacin fe menina con slo lo heterosexual. As, adems de discutir la sexua lidad desde varias perspectivas a fin de que las mujeres tomen el control sobre su cuer po, Millet da apertura al debate sobre representaciones sexuales no autorizadas por el feminismo en el espacio pblico como la pornografa, y la violencia sexual femenina a mujeres, entre otros temas. Esta postura abre un espacio ms a otras voces de mujeres. De lo pblico y lo privado Con respecto a lo pblico y lo privado, que se ha venido mencionando en este anlisis, la crtica cuestiona el poder que tiene el patriarcado para designar dichos espacios. Al respecto Jane Freedman seala en el texto Feminismo: Unidad o conflicto? de 2004 que en la tradicin liberal, se considera la esfera privada como un mbito de libertad individual, donde el hombre no se halla constreido por el poder del Estado, mientras que en la tradicin conservadora es la es fera pblica la que se consid era como el mbito de la verdadera libertad, porque en ella el hombre realiza su verdadera humanidad mediante la ciudadana y la participacin activas. (47) Sin embargo, las mujeres de la clase trabaja dora permanecen fuera de la esfera pblica y se limitan a la familia, es decir, a cumplir el papel tradicional de esposa y madre. La mayora de las mujeres contina excluida del co ntrato social, es decir, de la igualdad de derechos civiles.

PAGE 29

19 Las feministas, en general, -sin descar tar que existen grupos que promueven la desaparicin de lo pblico y lo privado-, no pretenden abso lutizar ambos espacios. Ms bien, los mismos conceptos se van transfor mado y constituyen un elemento de constante cambio. Ellas destacan que exis ten relaciones de poder en el espacio privado sobre todo cuando hay violencia domstica, violaci n o aborto. Como solucin, proponen la negociacin de los lmites entre los espacios privados y pblicos para reconsiderarlos en el mbito social y poltico. En el espacio privado el de bate sobre el gnero se re interpreta como uno de los retos para valorar las diferencias de gnero y su origen en la vida personal. Al respecto, Eli Bartra en Neofeminism in Mxico 2001, indica que el espacio domstico y la opresin de la mujeres en ste se ana a las relaciones de poder en el sistema patriarcal. En este caso, los embarazos son un asunto personal que a su vez est n relacionados con la salud, la demografa, y el abor to, es decir, con polticas pb licas. La vida domstica se observa como el problema de la opresin del poder en la familia. Bartra concluye que el neofeminismo como ideologa se comprome te a buscar cambios sociales desde la organizacin familiar y a reflexionar sobre los diferentes roles de cada miembro en las relaciones de gnero. Los movimientos de mujeres en los casos de Bolivia, Honduras, El Salvador y Per emergen de la vertiente que promueve los derechos humanos entre la poblacin. Es a travs de la autorreflexin de sus historias que tanto mujeres como hombres reconocen la opresin que se genera en el espacio privado y en el pbl ico dentro del contexto del patriarcado. Las demandas del neofeminismo se dirigen hacia la representacin de la igualdad en varios mbitos desde una perspec tiva de gnero para re flexionar y explicar

PAGE 30

20 los diferentes papeles de las mujeres en sus respectivas sociedades y momentos histricos. Antecedentes: discursos sobre la igualdad en las narrativas de mujeres Ms all de clasificar situaciones y darl es el nombre de neofminismo, un punto de conexin es el tema de la des/igualdad. Sin embargo, cabe cuestionar, en qu espacios se representa, considerando las experiencias de las mujeres en los diferentes mbitos y momentos histricos? Es en la produccin cultural y en la literaria donde las escritoras elaboran un discurso que ha sido identificado como feminist a por debatir ideas que se insertan en los temas de la igualdad de der echos para las mujeres y que se representan en la escritura. sta se convierte en un instrume nto para salir al esp acio pblico y cuestionar los derechos entre hombres y mujeres en un contexto poltico determinado. La crtica literaria feminista en los oc henta propone hacer una relectura de los textos escritos por mujeres para analizar su perspectiva. De la misma manera las escritoras en las diferentes narr ativas de vida como la autobi ografa, las cartas, el diario y los testimonios sugieren temas, personaje s y discursos para reflexionar sobre su participacin en las construcciones sociales de las mujeres en el espacio privado y pblico, teniendo como referente el patriarcado. Existe una trayectoria de escritoras en los reinos de la Corona espaola que desde el siglo XVII reclaman co mo punto de partida la educacin para las mujeres. Para el caso de Bolivia, Honduras, El Salv ador y Per, la escasa produccin de narrativas de vida produce un silencio que no tie ne nada que ver con la estrategia para pensar, como lo indica sor Juana en Respuesta a sor Filotea sino ms bien refleja la existencia de un poder patriarcal. En este sen tido cabe indagar que esta ausencia lleva al siguiente problema, cmo explicar la invisibilidad de los papeles sociales de las

PAGE 31

21 bolivianas, hondureas, salvadoreas o peruanas ? Para identificar las causas, revisar la produccin temprana de textos escritos de mu jeres, como el de sor Juana y la madre Francisca Josefa del Castillo, que plantean la desigualdad de espacios para las mujeres en la educacin. Flora Tristn y Clorinda Matt o de Turner representan el poder de los hombres sobre las mujeres en el espacio doms tico y pblico. Es en el siglo XIX que las escritoras crean un sujeto femenino en sus textos autobiogrficos, por ejemplo Autobiografa y cartas de Gertrudis Gmez de Av ellaneda, publicado en 1902. A principios del siglo XX, Lucila Gamero de Medina en Blanca Olmedo (1903) busca definir su texto como narrativa de vida de mujeres. Posteriormente, a lo largo del siglo XX, surgen narrativas de vida en las cuales se elabora un discurso poltico y de denuncia desde el activismo poltico. Claudia Lars representa en Tierra de infancia (1958) la sexualidad y la trasgresin como una actividad ldica infantil. Por ltimo, Argentina Daz Lozano en Caoba y orqudeas de 1986 reinterpreta la maternidad como un acto de "femeneidad" ms que como una imagen de reproductora de hijos o hijas, segn lo expone la crtica marxista. Igualdad por un espacio pblico en Respuesta a sor Filotea 1 En s, el tema de la igualdad es un pr oyecto humanista que se ha representado en diferentes momentos de la historia de la l iteratura aunque se leg itima a partir del texto El contrato social de Jean Jacques Rousseau (1712-1793) publicado en 1762. Las escritoras al relatar sus experiencias personales crean discursos en los cuales existe y se produce una escritura en el espacio pblico. En las narraciones representan la desigualdad y 1 En el libro de profesiones del Convento de San Jernimo testifica que Juana de Asbaje es hija legitima de Don Pedro de Asbaje y Vargas M achuca y de Isabel Ramrez (Cruz, Obra Selecta 531). Nace en San Miguel Nepantla. Su fecha de nacimiento se cuestiona. Calleja supone que naci el 12 de noviembre de 1651. Sin embargo, Alberto G. Salceda y Guillermo Ramrez prueban que la fecha es del 2 de diciembre de 1648 debido a que los datos coinciden co n el testamento de la madre (Paz 97).

PAGE 32

22 promueven un cambio social. De este modo, a lteran el modelo patriarcal debido a que intentan romper el silencio y representan imgenes de mujeres. Como antecedentes al debate sobre la igualdad entre los hombres se encuentra el texto Respuesta a sor Filotea 2 de sor Juana Ins de la Cruz que surge como un temprano reclamo a ese espacio pblico para las mujeres durante el siglo XVII. 3 El argumento central expone el conflicto que ocasiona la confesin de so r Juana al obispo de Puebla, Manuel Fernndez de Santa Cruz. La dcima musa elabora otra in terpretacin sobre la fineza de la muerte de Cristo, causando cont roversia porque cont radice el sermn que ofrece en 1650, Antonio Vieira, de la Compaa de Jess en el Colegio de Lisboa. Vieira discute la idea de que compra Cristo cada pr esencia con la muerte en el Sacramento. Para ella Cristo compra la muerte con la presencia y no con la muerte; pues tiene la presencia por acordarnos su muerte (Cruz 17). 4 El dilema radica en que Vieira subraya que nadie puede igualar a Cristo; es decir, ni hombres ni mujeres. El sistema colonial novohispano no slo censu ra a la escritora por participar en el tema, sino que silencia a la mujer que intenta di scutir sobre la poltic a religiosa. De este 2 Sor Juana escribe Respuesta a Sor Filotea de la Cruz en 1691, tres meses despus de la publicacin de la Carta atenagrica Sin embargo, se publica en 1700 como ob ra pstuma. Forma parte de la Primera Edicin del volumen VIII (Madrid) Fama y obras pstumas El jesuita Diego Calleja apoya la publicacin. Respuesta a Sor Filotea est dirigida a su confesor en esos momentos, el obispo de Puebla, Manuel Fernndez de Santa Cruz, oponente de Nez de Miranda (Paz 90). 3 Entre los contemporneos peruanos de sor Juana se encuentran Juan del Valle Caviedes y Luis Antonio Oviedo Herrera y Rueda. Valle Caviedes, originario de Porcuna, en Diente de Parnaso (1689) describe a la musa como el mayor ingenio de estos siglos y la compara con Catalina de Erausto (1592-1650). Por su parte Oviedo Herrera, corregidor de Potos en 1668, le escribe a sor Juana el romance Elogio a la Dcima Musa (Chang-Rodrguez 174-184). 4 La Carta aparece sin fecha en el libro de Autodefensa espiritual de sor Juana de Aureliano Tapia Mndez, publicado en Monterrey, Nuevo Len, Mxico en 1981. Pertenece a la coleccin de varios informes del siglo XVIII de la Bib lioteca del Seminario de la Arquidi sis de Monterrey. La carta est dirigida a su confesor Antonio Nez de Miranda, quien se retira en la poca de discusin de Viera. Pedro Arellano lo substituye como confesor de Juana ( Obras selectas 638). Octavio Paz supone que este documento es un borrador del texto Respuesta a sor Filotea (633-634).

PAGE 33

23 modo, su estrategia es narrar s obre su vida y representar una voz femenina en el discurso religioso. Sor Juana logra cuestionar el posic ionamiento de la mujer en el sistema patriarcal, usando el discurso de las Sagradas Escrituras y reflexionando as, Bendito sea Dios que quiso que fuese hacia las letras y no hacia otro vicio [. .] Qu me habr costado resistir esto? (44). Con el uso de la retrica Ju ana de Asbaje, por un lado, se inserta en el discurso religio so cuya voluntad depende de un ser todopoderoso y, por otro, expone los motivos sobre su decisin para tomar los hbitos. Marlene Kadar indica que sor Juana utiliza el catolicismo para estructu rar una ideologa feminista (7). Es decir, expresa el poder de decisin sin te mor a las consecuencias divinas. En su texto autobiogrfico, el abora un discurso sobre la lib ertad para el estudio que, paradjicamente, encuentra en el convento, por lo que explica, Entrme religiosa, porque aunque conoca que tena estado de cosas (de las accesorias hablo, no de las formales), muchas repugnantes a mi genio, con todo, para la total negacin que tena al matr imonio era lo menos desproporcionado y lo ms decente que poda elegir en materia de seguridad que deseaba de mi salvacin; a cuyo primer respeto (como al fin ms impor tante) cedieron y sujetaron la cerviz todas las impertinencillas de mi genio, que eran de querer vivir sola; de no querer tener ocupacin obligatoria que embarazase la libertad de mi es tudio, ni rumor de comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros. (36) El convento es el lugar el cu al se contrapone al matrimonio, que como aqu se muestra es la institucin que le impide a la escritora tener un espacio para leer. Acepta que el convento es lo menos desproporcionado que puede elegir, es decir que desde otra perspectiva tiene el poder de eleccin dentro de sus propios lmites. Josefina Ludmer en Las tretas del dbil de 1985 indica que el si lencio significa la aceptacin plena del lugar del subalterno, as ignado socialmente debido a la accin de callar, de no decir, no saber (49). Sin em bargo, sor Juana crea un contradiscurso de denuncia a la imposicin de silenciar. Cont rario a la aceptacin que propone Ludmer,

PAGE 34

24 sor Juana utiliza la irona para referirse a la Iglesia como espacio para pensar porque predomina el silencio y favorece la escritura. A su vez, sugiere que callar es necesario para aprender ms y que esta institucin es el lugar ms a favor que en contra de las mujeres, pues manda que aprendan, y mientras aprenden, claro est que es necesario que callen (64). El convento se c onvierte en el lugar estratgic o para recibir ideas y pensar. Por ltimo, sor Juana no slo utiliza el convento como espacio para la produccin de pensamiento sino que reclama un lugar pa ra la escritura en el espacio pblico. Demuestra que la Iglesia consenta que al gunas mujeres expusieran sus escritos en ese espacio al citar nombres de mujeres prximas a su poca que participaban en la escritura. Incluso, refiere que esta instit ucin no haca distincin entre las santas y no santas (65). Menciona que no era la primera vez que le pr ohiban el estudio ya que, anteriormente, una prelada tambin haba hecho ese impe dimento, y con irona aclara que no pudo evitarlo. Sin mayores resultados sor Juana carece del privilegio de un espacio pblico para su escritura y, en su lugar, es silenciada. La imposicin del silencio se identifica en la historia de vida escrita por la madre Francisca Josefa del Castillo, quien vivi entre 1671 y 1742 en el Nuevo Reino de Granada. En el texto Mi vida (1690) publicado en 1813 de ca rcter confesional, del Castillo narra sobre sus sueos, emociones, te mores y su vida religi osa en el convento de Santa Clara. Se refiere a sus faltas, expresando sus miedos al castigo divino y su sed de arrepentimiento (Ballesteros 35). Relata s obre su vida como administradora de las finanzas de la comunidad y su cargo religi oso, abadesa del convent o, mantenindose en el espacio privado. Destaca que el hecho de sa ber leer y escribir er a un acto sospechoso y peligroso porque la escrit ura poda servir a las reli giosas eventualmente para

PAGE 35

25 comunicarse con el exterior (36). Asimismo, de scribe que la acusan de ensear la lectura y escritura a las novicias, y eso la avergenza porque es algo que no hi zo. En s, el acto de escribir es subversivo para las mujeres y, por lo tanto, estos text os que narran la vida son una manifestacin de la desigualdad en tre hombres y mujeres en el espacio pblico porque son censurados. Discursos contestatarios de feministas eu ropeas sobre la igualdad de los hombres Es durante el siglo XVIII, cuando las feministas europeas Olympe de Gouges (1748-1793) y Mary Wollstonecr aft (1759-1797) cuestionan y re visan las prcticas sobre la propuesta de la igualdad mientras que la s escritoras latinoamericanas como Gertrudis Gmez de Avellaneda en el XIX re-significan este concepto para insertarse en el proyecto humanista de la escritura como espacio publico. Esta discusin sobre la igualdad entre los hombres se legitima con El contrato social de Jean Jacob Rousseau. El texto es censurado en el momento posterior a su cr eacin, aunque, adquiere mayor recepcin durante el periodo 1783 y 1799, e insp ira la abolicin de la escl avitud en Francia, que se decreta en 1794. Asimismo, se legitiman las ideas de la repblica, la libertad e igualdad entre los hombres desde la Revolucin Fr ancesa, 1789. Esta idea se inserta en los planteamientos de la Ilustracin informados ante todo, por la nocin del poder de la razn frente al absolutismo. El liberalismo y la igualdad poltica son los principios claves para apoyar el argumento central en este texto. Las feministas de Gouges y Wollstonecr aft, sin embargo, identifican que el principio de la igualdad no representa a las mujeres por lo cual elaboran discursos contestatarios. El problema radica en que la tesi s sobre la igualdad se apoya en la idea de que el hombre es el sujeto del pacto. Rousseau en El contrato social establece que,

PAGE 36

26 el jefe es la imagen del padre, el pueblo, la de los hijos, y todos, habiendo nacido iguales y libres, no enajenan su libertad sino en cambio de su utilidad. Toda la diferencia consiste en que, en la familia, el amor paternal recompensa al padre de los cuidados que prodiga a sus hijos, en tanto que en el estado, es el placer del mando el que suple o sustituye ese amor que el jefe no siente por sus gobernados. (13) 5 La cita anterior demuestra que en ambos espacios, privado y pblico, los hombres son quienes ejercen el poder en este discurso ideo lgico. Ellos, desde una posicin patriarcal, son los responsables de transferir este discur so a la familia, como primera institucin, y, en seguida, al estado. Por ello, tienen a su cargo mantener el primer modelo de las sociedades polticas. Las mujeres, por el cont rario, son las producto ras biolgicas de los sujetos que darn con tinuidad al patriarcado, permaneci endo en el espacio privado sin obtener una agencia discursiva. De Gouges y Wollstonecraft coinciden en que existe un subtexto de desigualdad en la propuesta de Rousseau y que la educacin es el medio para que las mujeres participen en la igualdad de los derechos legislat ivos. De Gouges en su texto contestatario Declaracin de los derechos de la mujer y de la ciudadana [ Les droits da femme 1791] expone que El contrato no menciona los derechos de las mujeres. La escritora afirma que las mujeres por naturaleza son iguales a los hombres en su calidad de individuos y, en consecuencia, deberan tener los mismos derechos que ellos. 6 Problematiza la antitesis de la igualdad y propone dar un nuevo significado al lenguaje re volucionario que contina usando aspectos del patriarcado. De Gouges, en su obra de teatro Lesclavage Des Noirs (1786), incluye el tema de la igualdad entr e gneros sexuales, cuando indica que ambos 5 El nfasis es mo. 6 Se recomienda revisar este texto para ms informacin. Emma Clough, A study on Mary Wollstonecraft and the Rights of Women (London: Longmans, 1898).

PAGE 37

27 deben unirse para gozar de los mismos privileg ios. En esta obra, ella argumenta que el poder legislativo debera integrar a las mujere s y no slo atribuirles la virtud moral sino proponer su participacin en colaboracin con los hombres que para Rousseau esa posibilidad slo est en manos del padre y del gobernante. De Gouges profundiza en el problema y cuestiona el cmo las mujeres formar n parte de la iguald ad legislativa si no tienen educacin. Como respuesta, Mary Wollstonecr aft en su texto autobiogrfico Vindicacin de los derechos de la mujer propone, por un lado, la libertad pa ra tener derechos civiles y acceso a la educacin como derecho y priv ilegio para ambos sexos. Por otro, Wollstonecraft critica que aun existiendo la proclama de igualdad, las mujeres quedan subordinadas al hombre por ser consideradas inferiores a ste. Como propuesta las convoca a que se eduquen y, as, tener una vida racional y comprometerse con actividades que puedan sostenerlas econmicam ente, hacerlas independientes y visibles. De este modo, Wollstonecraft a partir de su experiencia personal, sugiere la educacin como un medio para su independencia ec onmica e intelectual (Ty 61). De Gouges y Wollstonecraft, en general, no nicamente cues tionan la idea de la igualdad entre los hombres debido a que las mujeres haban queda do fuera de este privilegio, sino tambin, las escritoras proponen que la educacin para ellas se debe retomar en las discusiones sobre la igualdad legislativa. El discurso latinoamericano del siglo XI X: reclamo por la igualdad de derechos Aunque la tesis de Rousseau causa conflicto entre las femi nistas europeas, el ideal sobre la igualdad de educacin es una estrateg ia para que las latinoamericanas participen en la escritura y en el espacio pblico. Surg en las primeras escuelas normales para mujeres en el siglo XIX debido a la influencia de las ideas liberales y de la Ilustracin,

PAGE 38

28 propuesta que no es bienvenida en los pases latinoamericanos. Una de las razones se debe al reclamo de las mujeres por el de recho a una educacin ms all del papel tradicional de madres y de esposas que se im parta en las escuelas de educacin bsica. Otra causa, es la exclusin en las polticas le gislativas, que como en el caso del Per, la constitucin de 1823 las excluye de esta reforma por no tener ciudadana, en otras palabras, por carecer de apoyo legislativo (Tambini). Las escritoras en su mayora emergen de las escuelas para maestras como el colegio de Educandas fundado por Simn Bolvar en El Cuzco, 1827, en Chile se cr ea en 1828 y en Argentina se establece la Escuela Normal para Seoritas en 1853 insp irada en las ideas de Faustino Sarmiento, entre otras. La primera univers idad latinoamericana que ofre ce educacin a las mujeres es la chilena en 1877, tres siglos despus de la creacin de la Real y Pontificia Universidad que se estableci en Mxico en 1550. Las escritoras reclaman la igualdad de derechos en el espacio pblico, entre las cuales se encuentran las argentinas Juana Manso, Eduarda Mansilla de Garca y Rosa Guerra y la cubana Gertrudis Gmez de Av ellaneda. La experiencia personal de Gmez de Avellaneda en 1853 es no haber sido aceptada para ingresar en la Real Academia Espaola porque en los estatutos se prohiba la matrcula a las mujeres. De este modo, el derecho pblico de las mujeres para consegui r la independencia intelectual y moral y tener acceso a la alfabetizacin se convierte en una demanda social de la escritora. Pues aunque Gmez de Avellaneda tiene un espacio pa ra la escritura en los peridicos de la poca usa el nombre de su hermano como pseudnimo. As demuestra que este espacio va ms all de lo privado, sin llegar a ser pblico para otras mujeres debido al contexto ideolgico. En ese momento de la Ilustraci n, Espaa ya haba empezado a participar en

PAGE 39

29 el reordenamiento de las estructuras sociales de Europa a partir del siglo XVIII y se promovan poco a poco cambios en la diferenciacin sexual (Kirkpatrick 12). Las experiencias personales de Gmez de Avellaneda salen al espacio pblico. Autobiografa y cartas es la correspondencia que mantie ne con su destinatario Ignacio Cepeda entre 1839 y 1847. Propone un gnero literario hbrido, que hoy pertenece al campo amplio de la ficcin, que se interconecta con la autobiografa, la carta y la ficcin. Su propuesta es crear una voz del yo que autorrepresente a la mujer que incursiona en la escritura. Comparte con los lectores las cartas que le enva a Ignacio Cepeda, su enamorado. Describe sus reacciones, emoc iones, sentimientos de pasin y amor imposible a fin de representar un ambiente n timo y de continuidad al mismo tiempo que va construyendo un sujeto femenino intelectual. Por eso, sus cartas inician con un comentario que indica la continuacin del dilogo privado, por ejemplo, Hoy, mircoles, 6 de octubre. Recibo en cama todava tu contestacin a la ma de anoche, y veo en ella palabras y aun prrafos enteros que no puedo dejar un momento sin respuesta. Dices que hacindote entender que me parece de poco valer no espere yo jams que tu deduzcas la consecuencia de que te quiero. . (140) La conexin de esta cita con el gnero autobiogrfico tiene que ver con la narracin de s misma. En este sentido, Gmez de Avellane da representa un sujeto femenino que tiene una vida profesional, cuenta que escribe poemas para la prensa espaola y que est redactando Sab que publica en 1841. Al mismo tiempo, es e sujeto aora la vida cotidiana de una mujer comn. La estrategia de Gm ez de Avellaneda, al utilizar el gnero autobiogrfico, permite, asimismo, la c onstruccin de una voz del yo con mayor presencia en la representacin del sujeto femeni no intelectual, que retoma el discurso de la igualdad.

PAGE 40

30 El caso peruano: espacio legal y pblico En Per, las escritoras producen temas co tidianos para mostrar su lucha por el derecho a un espacio legal y pblico. Los siguien tes textos de Flora Tristn y de Clorinda Matto de Turner ejemplifican la forma como narran las mujeres en la especificidad de su contexto. El primero, de Flora Tristn (18031844), es autobiogrfico. Peregrinaciones de una paria se publica en Francia en 1835. 7 La feminista franco-peruana, asimismo, contina con la influencia de la Ilustracin, en un peri odo posterior a la Revolucin Francesa. Tristn describe la experiencia de su viaje a Arequipa, Per, y utiliza como leitmotiv su descontento por la desi gualdad legislativa que existe tanto para las francesas como para las peruanas. 8 Cuestiona el trato injusto de estas sociedades a las mujeres abandonadas por el marido o a las viudas, quien es carecen del derec ho al trabajo y son despojadas de los bienes materiales por los ex esposos. Para las sociedades francesa y peruana, Fe Revilla agrega en su texto crtico La paria peregrina de 1995 que las mujeres solas son mal vistas y mal tratadas a pesar de que se acuerda la sepa racin de la pareja (100). Tristn, desde el Per del siglo XIX, re flexiona sobre su experiencia en Francia, y aade: Supe, durante esos seis aos de aislamient o, todo lo que est condenada a sufrir la mujer separada de su marido en medio de una sociedad que, por las ms absurdas de las contradicciones, ha conservado viejos prejuicios contra las mujeres 7 Flora Tristn pertenece a la generacin de la litera tura peruana 1792-1806 al igual que los escritores Felipe Pardo y Manuel Ascencio Se gura, representantes del costumbrismo peruano (Varillas 139). 8 El objetivo del movimiento de Flora Tristn se inserta en una sociedad ms justa e igualitaria. Su actividad retoma la idea de El contrato social de Rousseau, los seres humanos nacen libres, iguales y con los mismos derechos. Sus ideas feministas cuestionan los conflictos de la lucha de clases, en el contexto del socialismo utpico. En 1843 escribe su obra Feminismo y Utopa. Unin Obrera expone ideas premarxistas. Se manifiesta en contra de la violencia fsi ca y psquica de su esposo la cual se justifica en el cdigo napolenico prescriban la eterna minora de ed ad de la mujer casada. Viaja a Per para reclamar la herencia de su padre y de su experiencia escribe el texto de carcter autobiogrfico, Peregrinaciones de una Paria (1883), en el cual denuncia las distintas manifestaciones de exclusin social de la sociedad de Arequipa. El crtico peruano Alberto Varillas la describe como agitadora poltica y social (127).

PAGE 41

31 colocadas en esta posicin, despus de haber abolido el divorcio y hecho casi imposible la separacin de cuerpos (22). 9 La experiencia personal de Tr istn expone la desigualdad de las mujeres en la vida legislativa. Ella es hija natural y una mu jer separada, lo cual le impide gozar de privilegios econmicos como la herencia de su padre en Arequipa, y tener un matrimonio reconocido por la ley. En cons ecuencia, no recibe proteccin de sta porque es mujer divorciada. La narradora contra sta las diferencias legislativas y la vida cotidiana entre europeas y limeas a partir de la especi ficidad de cada una. Tristn, al igual que Rousseau, identifica que la inteligencia no se desarrolla sino por sus fuerzas naturales; y, sugiere que tanto las mujeres de Europa como las de Lima tambin cuentan con ese privilegio. Compara que las primeras desde su infancia son esclavas de las leyes, de las costumbres, de los hbitos, de los prejuicios, de las modas, de todo en fin. . La mujer de Lima, en todas las situaciones de su vida, es siempre ella (280). La escritora ofrece una perspectiva sobre la cultura limea al analizar la saya con la que se cubren los rostros las mujeres, y en vez de tomar esta costumbre como un impedimento a su vida independiente, describe que la funci n de cubrirse los rostros con la saya les da libertad de salir al espacio pblico y ser ellas mismas (280). 10 En este sentido, el concepto de libertad en el espacio pblico difi ere segn la especificidad cultural. 9 El nfasis es mo. 10 Chang-Rodrguez, al respecto, menciona que hubo prohibiciones contra ese hbito de las limeas. Entre esas leyes se encuentran la emit ida en 1624 por Diego Fernndez de Crdoba, Marqus de Guadalczar y virrey del Per entre 1620 y 1628. Desde 1583 el concilio limeo censur la costumbre. Asimismo, menciona que en Espaa se impidi que las mujeres se cubrieran el rostro segn la ley emitida por Felipe II en 1586, por lo cual se imponan multas y castigos. No obstante la moda perdura hasta el siglo XIX, como lo estipula Flora Tristn (Chang-Rodrguez 145).

PAGE 42

32 En el segundo texto, Herencia de1895, Clorinda Matto Turner (1852-1909) ejemplifica la forma como na rran las mujeres en una novela. 11 Si bien, ste no es una narrativa de vida, el texto por s mismo ejemplifica la censura en el espacio pblico de la escritora por tratar el tema de l abuso de poder de la Iglesia. 12 En esos momentos, el clero no se percata de la descripcin de la intim idad en los personajes femeninos que la narradora describe brevemente. Matto de Turner indica que retrata la r ealidad. Los personajes femeninos reflejan un acondicionamiento surgido del estatuto patriarcal y reciben influencias de las corrientes literarias de la poca, como el naturalismo. Sabine Schlickers atribuye que la aportacin de la escritora al feminismo es el tratamiento que le da al tema tab de la sexualidad como resultado de una herencia fatal de sangre (264). Schlickers, con esta frase, recicla la perspectiva de las voces masculinas en Herencia que por un lado, se refieren a la transmisin de pasiones de madre a hija, que se ejemplifica en la sensualidad de Camila Aguilera. Para los personajes masc ulinos, Camila hereda lo fatal de Nieves, su madre (39). La protagonista experimenta deseos sexuales por Aquilino que culminan con un embarazo, por lo cual se tienen que casar. El matrim onio, en la novela, impera 11 Clorinda Matto de Turner sale de Arequipa, Lima, para exiliarse en Chile, durante el gobierno de Nicols de Pirola, en 1895, momento en que su texto es censurado. En 1908, viaja a Europa y regresa a Argentina donde muere. Su vida poltica a diferencia de su produccin literaria no sigue la misma lnea porque su escritura es censurada. Matto de Turner persevera en el objetivo de promover la educacin para la mujer dentro del contexto de la poca. En esos momentos las mujeres aprendan a leer y a escribir cartas personales, as como los diferentes quehaceres del hogar, tal como lo retrata en su texto Aves sin nido (1899). 12 Matto de Turner es la primera editora latinoamericana de un diario y redactora del El Per Ilustrado revista poltico-cultural del pas. Como consecuencia, el arzobispo de Lima la excomulga por sus ideas polticas que critican a la oligarqua y proclama los der echos de las mujeres. El grupo opositor a las ideas polticas de Matto incendia su casa, causando que salg a para Argentina. La escritora lleva a la prctica poltica los reclamos de una educacin para la mujer (Varillas y Chang-Rodriguez.)

PAGE 43

33 como un modelo social impuesto tanto para la clase alta como para la baja, representadas por Camila y Margarita, hija adoptiva de la familia Marn. Sin embargo, Schlickers ofrece poca aten cin a la narradora quien desde otra perspectiva describe las pasiones de los pers onajes femeninos y regi stra las reacciones y deseos sexuales de Margarita y Camila. La primera protagonista cumple con el modelo tradicional y su pasin es discre ta. Su inocencia est simbolizada en la cruz de gata que su medio hermano Manuel le haba dado y c on quien no realiz su idilio. La narradora describe que Margarita, al recordar su pasado, siente una gran pasin, que, abandonando los sueos erticos de la nie z, se inicia en las realidades de la materia, inclinando la fantasa a la clas ificacin de las formas del sexo opuesto y despertando fuertemente la curiosidad, em anacin de la ignorancia. (Matto de Turner 116) En ese momento, Margarita se da cuenta de que est enamorada de Ernesto Casa-Alta, su actual pretendiente, con quien finalmente se casa. Su atraccin fsica hacia el personaje la hace sentir curiosidad que no manifiesta abiertamente sino que irrumpe en llanto debido a que en este ambiente social las mujeres deben mantener discrecin en cuanto a su sexualidad. La narradora compara las sensaciones erticas de Margarita con la experiencia de Camila cuando est besando a Aquilino Merlo, quien despertaba en ella los sentidos, sensaciones y deseos que no podra nombrar, pero que sacudan su organismo con el poder de una pila Volta (81). El resultado de la pasin de Camila la conduce a tener relaciones sexuales que la narradora expresa nuevamente con la metfora de la fuerza Volta para indicar la ma gnitud de su pasin que, en ella deja vibrando toda la naturaleza al impulso de una ansiedad insaciable, que no es propiamente la ansiedad corporal sino la accin de la entrega absoluta que se

PAGE 44

34 ha hecho de todos los fluidos nerviosos en el momento de la dicha sin nombre de entregarse al ser amado (180). 13 A causa de la naturaleza de la mujer, Cam ila expulsa fluidos, es decir, que llega al orgasmo y se mantiene en silencio. Aquilino en esos momentos le promete que se casar con ella. Para l, la solucin a tal falta soci al es el matrimonio. Sin embargo, esta escena es ms bien la descripcin de la narradora sobre la intimida d, ofreciendo un espacio para que las mujeres narren sobre s mismas y sus pasiones ms que ser analizadas desde la perspectiva de los personajes masculinos. El caso hondureo: escribir era oficio de hombres El caso hondureo no es muy diferente de l peruano, pues, asimismo, carece de produccin de narrativas de vida en el siglo XIX, hechas por mujeres. Hasta el momento slo se ha registrado el texto Blanca Olmedo publicado en 1903, de Lucila Gamero de Medina. 14 La autora define con una nota introducto ria que se trata del estudio de la vida real. Utiliza el formato del diario, al que llama Memorando de Blanca y en el cual escribe los dilogos con el fin de crear el ambiente de ficci n. Blanca, el personaje, llama al texto Libro ntimo en el cu al escribe por las noches (137). La crtica hondurea Helen Umaa menciona que la produccin de la escritora no se inscribe en ninguna escuela ya que escrib ir era un oficio de hombres (22). Umaa hace caso omiso a los detalles de la escritura de Gamero y coincide con el crtico Jos Francisco Martnez en que la produccin de text os de mujeres, en esos momentos, recibe la influencia de la Ilustracin y del Roman ticismo, sin profundizar en los instrumentos 13 El nfasis es mo. 14 Lucila Gamero de Medina (18731964) produce entre otros textos: Adriana y Margarita (1897) y Pginas del corazn (1897), Ada (1912), Betina (1941), Amor extico (1954), La secretaria (1954), El dolor de amar (1951).

PAGE 45

35 narrativos (242). Este indicador demuestra que Gamero de Me dina no se inserta en una corriente literaria porque narra sobre las experiencias de la vida y utiliza los diferentes formatos, cartas, autobiografa, y novela. Es decir, su texto tiene matices hbridos. La posicin de Umaa lleva a la pregunt a, por qu las mujeres se mantienen invisibles? Uno de los problemas de la construccin de un yo femenino es la ausencia de modelo segn lo menciona la escritora Vict oria Ocampo en su artculo La mujer y la expresin, publicado en 1936. Las funciones que desempean las mujeres les han sido asignadas por el patriarcado. En The Sex Which Is Not One 1985, asimismo, la feminista francesa Luce Irigaray indica que las mujeres, socialmente, son objetos para y entre los hombres, y slo pueden imitar un lenguaje que ellas no han producido, por lo cual, permanecen amorfas, sufriendo de pulsione s sin representantes o representaciones posibles. Esta ausencia de imgenes femeninas ha sido a su vez el catalizador para que las escritoras emitan sus discursos a favor de los derechos de las mujeres dentro del sistema patriarcal. Lucila Gamero de Medina partic ipa en organizaciones cvicas, sociales y culturales, nacionales y extranjeras. Gamero, como activista, reivindi ca los derechos de las mujeres en Honduras. Promueve la secu larizacin de la vida en general, la diversificacin productiva, y la actualizacin cultural y ed ucativa aunque sus ideas se insertan en el proyecto liberal y de unidad centroamericana inspiradas por Francisco Morazn El texto autobiogrfico de ficcin Blanca Olmedo tiene como argumento central denunciar el comportamiento de los sacerdotes. 15 Blanca, el personaje central, se agencia 15 Maureen E. Shea en su artculo Blanca Olmedo: el amor ertico como al egora nacional hondurea sita la novela de Gamero que se publica en 1900 como fundacional para el caso de Honduras que durante

PAGE 46

36 del discurso poltico del moment o para describirse a s misma a lo largo de la narracin. En el espacio pblico se considera una libre pensadora y rechaza la confesin a intermediarios de Dios (58). En el espaci o privado, describe su cuerpo cuando se est vistiendo para ir a la fies ta que ofreca Micaela Bur gos de Moreno en honor al cumpleaos de su hijo Gustavo. Blanca le pi de a Mercedes, la doncella, que le ayude a vestirse, y cuenta: Quitme parte de la r opa que tena puesta, y apareci casi al descubierto mi busto inmaculado, mi pec ho ebrneo, sonrosado y terso; mis brazos redondos, de carnes apretadas, suaves [. .] (91). Continan los comentarios sobre el vestido de Blanca, mientras que ella repres enta el silencio con los puntos suspensivos, dando espacio para experimentar la sensua lidad de su cuerpo desde una perspectiva contemplativa. As, Blanca participa en la definicin del texto aunque, brevemente, ofrece como indicador feminista la descripcin de su cuerpo. En sntesis, aun cuando las representaciones sobre las mu jeres en estos casos de estudio son escasas, existe un compromiso entre las escritoras Fl ora Tristn, Matto de Turner y Lucila Gamero que son activistas. La lnea poltica y la escritura de sus discursos y narrativas no diverg en entre s porque denuncian en sus historias de vida la falta de apoyo legislativo a las mujeres en las instituciones civiles y religiosas. Sin embargo, las descripciones sobre el cuerpo y la sexualidad de las imgenes de mujeres, en el caso de Tristn y Gamero estn a cargo de la narradora y son mnimas en el el siglo XIX no adquiri una identidad nacional debido a los conflictos socio-econmicos y polticos entre liberales y conservadores. Shea confirma que la novela consiste en el memorndum de Blanca, es decir, su diario personal, que comienza el 6 de nero de 1900 (3-39). Asimismo, la novela ofrece un retrato perspicaz y trgico de la sociedad hondurea a fines del siglo diecinueve, esperanzas para el siglo veinte (3-43).

PAGE 47

37 personaje de Blanca, quien se contempla pasi vamente, en silencio, en contraste con la narradora de la novela Herencia Produccin de un pensamiento feminista sobre la igualdad en el espacio pblico La produccin de textos sobre un pensam iento feminista permite la reflexin sobre la interpretacin del mundo a partir de la experiencia de las mu jeres. Las escritoras de la primera mitad del siglo XX en Per, Bolivia Honduras y El Salva dor son activistas y participan en los discursos de denuncia contra los gobiernos militares y la inestabilidad poltica que, de algn modo, son contextos que limitan la produccin literaria sobre las representaciones de las mujeres. El marco poltico influye en el compromiso de los escritores, en general, con respecto a los pr oblemas sociales. Las narrativas de escritoras latinoamericanas aunque se insertan en las di ferentes corrientes literarias, su produccin recibe influencia de su activismo poltico y sus discursos literarios son un instrumento de denuncia social. Aun cuando se expone una ausencia de pr oduccin de textos, las escritoras, como la peruana Madga Portal, escriben ensa yos con un pensamiento feminista. Las salvadoreas cuestionan el papel de la mate rnidad y tratan temas sobre la sexualidad mientras que las escritoras bolivianas repres entan los problemas indgenas, y las poetas hondureas simbolizan la imagen de la patria. 16 Es decir que se crean varias imgenes de las mujeres en diversos espacios literarios segn la apertura poltica que existe en cada momento histrico. 16 Ente otras productoras de ensayos y literatura con ideas feministas se encuentran las chilenas Gabriela Mistral y Amanda Labarca, las argentinas Alfonsina Storni y Victoria Ocampo, la uruguaya Juana de Ibarbouru,, la cubana Mariblanca Sabas Alom, la venezolana Teresa de la Parra, y la mexicana Rosario Castellanos.

PAGE 48

38 Per: mujeres en el APRA En el caso del Per, el di scurso de Magda Portal, Quines traicionaron al pueblo? publicado en 1950, declara su conviccin por lo s ideales democrticos y la redencin social del pueblo peruano (7). Los destin atarios son los apristas, la juventud y las mujeres. La fundadora del Partido Aprist a Peruano, en 1930, regresa a Per en 1945, despus de haber sido desterrada por el dictador Manuel Pra do Ugarteche (1939-45 y 1956-62). En esos momentos, el Partido la nombra Subsecretaria aunque no llega a desempear el cargo debido a que existen de sacuerdos entre los lderes, ocasionando la divisin del partido en 1948. Portal ofrece un testimonio sobre su experiencia como lder aprista y su posicionamiento con respecto a la separacin del partido en el Tribunal de Potao. El discurso poltico de la escrit ora se inserta en las ideas democrticas y en los movimientos de izquierda, destacando el anti -imperialismo, la reivindicacin de la libertad, la justicia social y los derechos del pueblo, incluyendo a los hombres y las mujeres humildes (13). El conflicto interno en el APRA cuestiona el derecho cvico de las mujeres que, a diferencia de los hombres, no tienen derecho al voto poltico a los 18 aos sino hasta los 25. 17 La crtica de Portal hacia el partido se debe a la deslealtad para la mujer aprista ya que existe un Comando Femenino al interior de l partido (22). Irni camente cuestiona si de este modo, el Partido del Pueblo recompensaba ms de 20 aos de leal adhesin de la mujer que no hizo diferencias de ed ad ni sexo para luchar por la conquista de la libertad, de la justicia y de la democr acia para todos los peruanos; que sufri privaciones de toda ndole, prisiones y persecuciones al igual que el hombre y soport con estoico 17 En la regin andina y centroamericana el movimiento de mujeres contina con la proclama sobre la igualdad legislativa entre hombres y mujeres. El derecho al voto se gana en El Salvador en 1950; en Bolivia, 1952; en Honduras,1955, y en Per, 1979 (Joni Seager).

PAGE 49

39 valor, los largos aos de miseria y de abandono en que la sumi la lucha aprista (22-23). 18 Este discurso muestra la participacin y la ex clusin de las mujeres en las demandas de justicia social e igualdad. Si bien ellas quedan relegadas, el reclamo poltico consiste en alcanzar la libertad y justicia en un contexto democrtico e igualitario. Bolivia: problemas sociales y mujeres invisibles Los temas narrativos de mujeres y sobr e ellas son invisibl es en contraste con el discurso de los indgenas y su problemtica social, que se representa en un primer plano. La produccin se hace sobre los contextos hi stricos como la guerra civil de 1949, la revolucin de l954 y la vida cotidiana duran te los gobiernos militares. A partir de la dcada de los sesenta, la literatura adquiere un giro de denuncia social y representa temas referentes a la explotacin de la clase minera entre los cuales se encuentran las novelas Pueblo enfermo (1915) y Raza de Bronce (1919), de Alcides Arguedas e ntimas (1913), de Adela Zamudio. 19 Honduras: la escritora como s mbolo de la Madre Patria En Honduras, se representa la mujer como madre de la patria. Su imagen tampoco se representa en las narrativas debido a que reflejan problemas sociales, en un primer plano, como el analfabetismo y la pobreza. Entre algunas escritoras que refieren un espacio para los problemas de las mujeres se encuentran Paca Navas y Argentina Daz Lozano. 20 Las escritoras, como Mercedes Lanez de Blanco, simbolizan la maternidad sin 18 El nfasis con bastardillas es mo. 19 Ver las historias sobre literatura boliviana de Castan y Cceres. 20 Argentina Daz Lozano (1912), periodista del diar io guatemaltecoEl imparcial y del hondureo La hora. Como escritora su obra literaria recibe influencia de las corrientes literarias del realismo regional. En sus temas existe una bsqueda descriptiva de la na turaleza y de los hondureos. Entre sus novelas se encuentran Peregrinaje (1942), Luz en la senda (1935), Mayapn (1950), 40 das en la vida de una mujer

PAGE 50

40 la intencin de crear un discur so que cuestione su posicin con respecto al patriarcado. La imagen de la madre sigue siendo el equivalente a la patria. Jos Gonzlez en su Diccionario de literatos hondureos de 1997 hace una resea sobre las escritoras como imagen nacional sin destacar las aportaciones de las escritoras como feministas. Este crtico menciona que Lanez de Blanco es electa Madre de Honduras en 1950, sin considerar que esta poet a se considera una de las precursoras del feminismo en ese pas. La poeta participa activamente en la Conferencia Panamericana de Mujeres que se celebra en Baltimore, lo s Estados Unidos en 1922 y representa a las hondureas en la Asamblea de la Comisin Inte ramericana de Mujeres en Buenos Aires. Helen Umaa arguye que aun cuando la produc cin narrativa est circunscrita en la ideologa patriarcal, se debe reconocer el valo r de la escritura de mujeres porque se trata de una mujer perteneciente a una sociedad no slo patriarcal sino machista (166). Umaa identifica al machismo como una vertiente del patriarcado, sin embargo, no define ninguno de los conceptos. La novela de Paca Navas de Miralda, 21 Barro (1951), por otro lado, trata sutilmente la violacin de las mujeres, adems de re ferirse en un primer plano a los problemas sociales, polticos y econmicos en el cont exto de las plantaciones bananeras de Honduras. El personaje de Carmen se dese nvuelve en el espacio privado, ya que es seducida y abandonada, aunque posteriorment e Remigio se casa para dignificar su (1956), novelas histricas, Tenemos que vivir (1961), Fuego en la ciudad (1966), un libro de crnicas Sandalias sobre Europa (1961), Aqu viene un hombre (1968), biografa del guatemalteco Clemente Marroqun Rojas que fue propuesta por el Crculo de escritores guatemalteco para el premio Nobel de Literatura (Jos Martnez 314-315). 21 Publica Ritmos criollos en 1947, y dirige la revista La voz Atlntida en La Ceiba, Honduras.

PAGE 51

41 nombre, perdonndole a ella su desliz sin reflexionar que ella ha sido vctima de violacin sexual. El Salvador: activismo poltico y sexualidad En contraste con El Salvador, la escritora Lilian Jimnez, en el mbito diplomtico durante la dcada de los treint a, participa en la Federacin Internacional Democrtica de Mujeres en Viena, donde cuestiona las acci ones militares en contra de los derechos humanos (Duarte 53). En los aos treinta, las escritoras promueven activamente la igualdad legislativa. Tal es el caso de Prudencia Ayala, qui en pide su inscripcin como ciudadana de San Salvador y se postula como candidata a la presidencia. Como activista, en su artculo Mi feminismo cuestiona el papel de las mujeres como instrumentos de placer y mquinas reproducto ras y publica el texto Payaso literario en combate en 1928 (Duarte 28). La escritora Matilde Lp ez, de igual modo, se suscribe en la Asociacin de Mujeres Universitarias (1967 y 1975) y en la Frat ernidad de Mujeres Salvadoreas (1969). En estas organizaciones pr omueven la solidaridad y la fraternidad entre mujeres, sin un activismo que promueva cambios sociales profundos en el sistema poltico del momento. En el Buildungsroman Tierra de infancia publicado en 1958, se narran los temas del cuerpo y de la sexualidad. La escritora sa lvadorea Claudia Lars describe a personas y hechos desde la perspectiva de una nia. En breves captulos resea las aventuras que tuvo con la persona a la que le dedica el captulo, sin menci onar el nombre. Lars no slo utiliza la voz del yo sino tamb in las voces en tercera persona para describir a sus amigos y familiares. Eduardo Maryorga en la in troduccin indica que este libro no provocar ninguna polmica en los crculos literarios. No plantea ni siquiera rozalos graves problemas polticos sociales que preocupan al mundo (13). Sin embargo, la memoria

PAGE 52

42 selectiva de Lars elige el momento cua ndo Carmen era nia narrando su experiencia personal, Y ah me orinaba sin pizca de vergenza, encima de las asustadas hormigas que se metan debajo de los terrones o se agarra ban con desesperacin a los tallos de la yerba. Entonces me pona a pensar qu e yo era el mismo Dios, puesto que poda destruir a muchas criaturas en un segundo, ahogndolas con el diluvio que sala de mi cuerpo. Esta orgullosa idea me infunda poder. (Lars 52) Ella tiene poder y goza por el hecho de sabe rlo. Adems, hace la analoga de su diluvio con el causado por Dios. En este sentido, no existe tal inocencia como lo argumenta Mayorga sino una representacin de poder a partir del cuerpo de una nia. Adems, Carmen juega a las transgresiones sexuales, y un da les dice a sus amigos que su verdadero nombre es Rodrigo y agrega: Yo no soy una nia como ustedes creen. Soy un varn. . Me llamo Rodrigo, porque ese nombre me puso el Padre Lemus el da que me bautiz. El abuelo quera que me llamara Carmen, por darle gusto a la abuela y como l manda en esta casa y hace siempre lo que le d la gana, dispuso que me pusiera ropa de mujer y me cambiaron el nombre. (Lars 56) Los nios que la escuchan no creen sus palabras y la interrogan a lo que Carmen siempre tiene una respuesta. El abuelo es descrito como el representa nte patriarcal de la familia y por lo tanto ordena y es obe decido. La nia hace valer su s derechos y siempre est dispuesta a tomar absoluta posesin de su propiedad (72). Slo tiene pena cuando una nia muy bien vestida, de Sonsonete, El Salv ador, la observa mientras da vueltas en la bicicleta. Las apariencias de ambas s on distintas. Carmen entonces indica, Rpidamente compar el desorden de mi cabello con sus suaves rizos, mi sucio pantaln de dril con su preci oso vestido, mi aspecto amuchachado y rstico con su gracia de casi seorita y tuve que admitir que me senta avergonzada de mi persona. (126)

PAGE 53

43 Carmen despus de esta experiencia pasa a la curiosidad y es as como se acerca a la nueva vecina que ser su gran amiga e inspir acin para Lars, la poeta. La imagen es de una chica que tiene un lugar en el espacio pblico en contraste c on otras jvenes. Los temas de estas narrativas de principios de siglo, en general, son la solidaridad, el compromiso con la militancia revolucionari a, los problemas sociales, y la bsqueda de nuevas expresiones, dando apertura a las voces de mujeres representadas por ellas mismas. Para los aos sesenta, por un lado, la inestabilidad poltica impide la produccin literaria en Bolivia, Honduras, El Salvador y Per. Por otro, este ambiente poltico influye en el compromiso de los escritores hacia los problemas sociales que se generan durante gobiernos militares y dictaduras. A su vez, la universidad, como centro de confluencias culturales y polticas, tambin pasa por la censura, persistiendo la idea del compromiso de los escritores. Entre otras expon entes, se encuentra Claribel Alegra, de nacionalidad salvadoreo-nicara gense, quien denuncia la explotacin de los enclaves cafetaleros en el contexto de la censura a la universidad y del exilio. La narrativa testimonial se produce en el mbito de la guerra civil y que se publican varios textos cotexto narrados por las escrit oras que son testigos y cuenta n sus experiencias de vida. Representaciones neofeministas? El espacio privado asimismo se hace pblico con la produccin de narrativas de vida de mujeres de diversos mbitos sociales y polticos. El crtic o salvadoreo Gallegos Valds arguye en la dcada de los ochenta que la participacin de la mujer en la escritura es una aventura, y una inquietud que ya no es meramente subjetiva de la mujer aislada de su pequeo mundo hogareo, sino que ahora se vuelca, con nueva y mejor preparacin del presente tan complejo, al lado del hom bre, considerado como compaero en la responsabilidad de la aventura vital (286).

PAGE 54

44 En contraste con las ideas del neofemin ismo que subrayan la importancia del espacio privado de las mujeres, Valds muestra en esta cita la idea de fraternidad con los hombres minimizando el espacio privado co mo slo un pequeo mundo hogareo. Este espacio no tiene valor en comparacin con la aven tura de la escritura, si no se toma en cuenta la importancia de las escrituras hech as por las mujeres. Como resultado de este tipo de opiniones, el tema de l espacio privado y la vida domstica adquieren importancia entre las escritoras, hacie ndo conexiones con la propuesta neofeminista de que lo personal es pblico. El papel de las mujeres en el hogar adquiere importancia en la narrativa y se narran temas sobre la intimidad que salen hacia el espacio pblico, como en Caoba y orqudeas publicado en 1986. Argentina Daz, en esta au tobiografa de ficcin, reproduce el modelo patriarcal que se ejemplifica con el he cho de tener un esposo ideal, el matrimonio perfecto y un papel en las labores domsti cas. La escritora crea un personaje femenino, Leonor Milla, que se opone al papel tradicional de la mujer y rechaza el desliz de su esposo, Felipe Melgar. Ella idealiza la desc ripcin del marido cuando ste confiesa sus faltas en una carta, dirigida a la ta de Le onor, y le pide que interceda por l, ya que Leonor lo ha abandonado y se mantiene fi rme en su determinacin de no regresar. Leonor elabora un discurso sobr e la igualdad en la pareja ya que el hecho de tener un hijo es una prueba para ella, de la feme nidad y para l, de la masculinidad (93). Ella es una madre, ama de casa y una mujer inteligente y apasiona da. La narradora la describe como mujer activa en la sexualidad: Cuando el cuer po de una mujer inteligente y sensible aprende a vibrar y compartir el placer sexual, se integra todo su ser, se

PAGE 55

45 agudizan sus sentidos y se vuelve como lira ejecutada con maestra [. .]. Leonor se senta orgullosa de poder dar tanto placer al amado y de ser capaz de compartirlo (57). La narradora hace una conexin entre la experiencia personal de Leonor y las compaas bananeras para quienes trabaja don Antonio, su padre, desde Nueva Orlens. La ta, por el contrario, se opone a la influenc ia de ideas extranjeras. Ambos personajes, el padre y la ta, simbolizan la lucha entre liberales y conservadores, intereses econmicos externos e internos. La denuncia de Caoba y orqudeas sobre el capital extranjero en las compaas bananeras se crea a partir de la perspectiva de una mujer de la clase social alta. Las representaciones sobre las experiencias personales de las escritoras activistas continan narrndose en la escritura testim onial. Por un lado, Ana Guadalupe Martnez denuncia el momento que vive cuando fue torturada en Crceles clandestinas en El Salvador publicado en 1976. La escritora asimismo pa rticipa en la activid ad poltica, y al separarse el Frente Nacional ella propone integrar su propio Pa rtido Democrtico. Por otro lado, Jacinta Escudos produce un testim onio utilizando las diferentes formas de escritura de vida como las cartas, las memo rias y los testimonios para narrar su vida ntima y su contexto poltico. Ella tambi n se considera testigo de los hechos que denuncia en Apuntes de una historia de amor que no fue (1987). A manera de conclusin: en bsqueda de conexiones Ahora bien, si una rama del feminismo lu cha por los derechos de igualdad entre mujeres y hombres, de qu manera hacer conexiones con los conceptos tericos del patriarcado, de gnero y de espacio? Desde la persp ectiva de las neofeministas estadounidenses, la desigualdad de derechos se explica a partir de an alizar las relaciones de dominacin que se ejercen en el patria rcado. En este sentido, cabe distinguir las

PAGE 56

46 diferencias entre gneros sexuale s y articularlas a la especifi cidad de cada cultura para comprender sus interacciones y construcciones sociales. Los conceptos de maternidad, sexualidad y cuerpo se reinterpretan en los textos literarios segn la especificidad de cada pas, Per, Bolivia, Honduras y El Salvador La propuesta neofeminista consiste en analizar estas representacione s en el espacio privado y pb lico. De este modo, desde la perspectiva de los varios feminismos se pr opone hacer una autorreflexin y crtica sobre los temas que se narran y sobre cmo los representan las mujeres. Las narraciones de las escritoras latinoamericanas, antes mencionadas, y las ausencias de narrativas de vida escritas por mujeres se identifican con las causas sociales y polticas de cada pas en estudio. En resumen, las representaciones de pe rsonajes, narradoras y escritoras en los espacios pblicos y privados se ubican en el marco del patriarcado y representan desde la experiencia personal las relaciones de des/iguald ad entre hombres y mujeres. Es decir, en primera instancia la educacin para las mujeres persiste como una de las demandas a fin de dar solucin a sus problemas, en ambos espacios. Este reclamo en la escritura latinoamericana surge desde el siglo XVII, cuando aparece Respuesta a sor Filotea y contina hacindose en el siglo XIX. Como por ejemplo, la novela Aves sin nido (1899) expone que la educacin significa prepararse para ser amas de casa. En el siglo XX, las universidades se cierran. Jacinta Escudos da testimonio de cmo la guerra civil salvadorea ocasiona que se clausuren la s universidades, aun cuando slo tienen acceso las clases media y alta. Los indgenas y la clase trabajadora son representados en las novelas, en general, como imgenes en silenc io. En este sentido, el marco de referencia patriarcal es un sistema poltico que mantiene el poder no slo en las relaciones de gnero

PAGE 57

47 sino tambin entre las clases sociales, tal co mo lo menciona la crtica estadounidense Judith Lorber. En segunda instancia, cabe rescatar la idea de que la escritura es un instrumento de denuncia sobre la desigualdad de derechos legislativos y de gnero ms que asumir que se trata de un oficio de hombres. Con respecto a los derechos legislativos, Peregrinaciones de una paria (1835) expone las desventaja s de una mujer divorciada e hija ilegtima que carece de pr oteccin legal tanto de las leye s de Francia como de Per. Las escritoras europeas, en esos moment os, tambin participan en discursos contestatarios a la igualdad de los hombres, originalmente propuesta a partir de Rousseau. Magda Portal, entre otras escritoras, cuestiona su posicionamiento desigual como lder y mujer en la poltica interna de l APRA y por medio de la escritura manifiesta estas fallas. En s, el tema de la educacin converge en la escritura como un espacio para una autorreflexin sobre los papeles de las mujeres que explique la desigualdad entre los hombres y las mujeres. En las narraciones de vida que se han h echo desde el siglo XVII y en los intentos por participar en lo pblico, a partir de la escritura, los temas desde las experiencias personales son narrados por ellas mismas. Las historias contadas en memorias, autobiografas de ficcin, diarios y testimonios han ido moldeando un espacio en la literatura, que se inserta en un amplio concepto llamado narrativas de vida ( life writing ). El espacio literario es, del mismo modo que el neofeminismo, un lugar de discusin, crtica y denuncia de ideas sobre los diferentes papeles sociales de las mujeres que claman derechos a la par del hombre. La igua ldad resulta ser el tema que persiste como un punto de conexin entre feminismos.

PAGE 58

48 En el captulo 3, El testimonio como na rrativa de vida se mostrar cmo las mujeres de la clase trabajadora, asimismo, cuentan sobre sus historias a partir de una agencia discursiva en los testimonios, creando un espacio de igualdad en las narrativas de vida.

PAGE 59

CAPTULO 3 EL TESTIMONIO COMO NARRATIVA DE VIDA Narrativas de vida ( life writing) En los testimonios, al igual que en otras na rrativas de vida, se representa un sujeto femenino que narra las experien cias personales y las legiti ma. La crtica canadiense, Marlene Kadar, sugiere que el concepto life writing agrupa estas narrativas en las cuales las mujeres, al igual que los hombres, cuenta n sus experiencias pe rsonales y cotidianas. Desde la perspectiva de los estudios culturale s en este gnero narrativo se incorpora la vida que ha sido contada por la gente ordinaria, debido a que ha sido silenciada, o ha permanecido al margen de un discurso hegemnico. En el testimonio se reclama la veracidad de los hechos que se cuentan situndolos en un ambiente histrico desigual y colectivo. El discurso testimonio de las mujeres de la clase trabajadora por un lado, f unciona como instrumento del colonizador espaol y, por otro, es una forma de liberacin para aquello s que no tienen voz, en el contexto de los movimientos sociales del siglo veinte. El testimonio resulta, ent onces, un instrumento literario que se propone liberar la voz, e nunciando un discurso ve raz en contra de un sistema econmico y poltic o desde una posicin activa. La estrategia discursiva de la veracidad La discusin con respecto a la veracidad di stingue el testimonio de otras narrativas de vida, como la epstola, la autobiografa, la memoria y el di ario, entre otros. En cuanto a este tema, el historiador y filsofo esta dounidense John Fiske en Culture, Ideology, Interpellation de 1998 alude que desde una pe rspectiva estructuralis ta la realidad se 49

PAGE 60

50 comprende a travs del lenguaje o de los sistem as culturales de significado, por lo que la idea de una verdad objetiva es imposible (306). La verdad que se reclama en el testimonio, entonces, se entiende en trminos de cmo se hace, por quin y en qu momento se produce. Miguel en The Docu mentary Novel de 1981 coincide con la representacin del lenguaje oral como prueba para dar ve racidad a la narracin de hechos histricos significativos pa ra los lectores y para los que dan su testimonio. Hyden White en The Fictions of Fa ctual Representation, publicado en 1978, desde el nivel narrativo indica que la veracidad en la historia y la ficci n en la literatura usan las mismas formas discursivas y de es critura (121). Ambos re presentan la imagen verbal de la realidad slo que el novelista lo hace con tcnicas figurativas y el historiador con el registro de eventos que coinciden con los hechos (122). En el discurso testimonio se aplica una combinacin de ambas tcnicas, generando un texto hbrido. Marta Traba, crtica y escritora argen tina, aunque no se refiere al caso del testimonio sino del escritor, destaca que la ve rdad es una operacin que transforma el texto a partir de la manipulaci n que el autor hace al organi zar la historia y seleccionar los recuerdos. Traba sita, . .el trabajo del escritor entre los fragmentos de un m undo que se da a su alrededor sin ninguna unidad ni coherencia; y [agrega] reconozco su capacidad para pensar un sistema o una solucin artificial capaz de organizar el caos, depende de cul sea su actitud, pero en todo caso sometindolo a una operacin transformadora, lo que indica un enfriamiento y una distancia con respecto a los materiales que dispone. (22) Para ella, aun cuando el escrit or o la escritora organizan la informacin de los materiales se genera la dialctica de la manipulacin de l texto, que por un lado significa organizar y, por otro dejar enfriar y alejarse para no contaminar el texto y crear un ambiente ms objetivo.

PAGE 61

51 La propuesta de la veracidad se retoma en el concepto de las narrativas de vida en las cuales se establece una relacin entre el texto que se produce y el mundo que lo rodea, es decir, las circunstancias hi stricas y el contexto cultu ral en que se elaboran las narrativas de vida como escenarios de la hist oria que se cuenta. Elizabeth Cohen advierte que: "Culture defines the words, the gestur es, the units of meaning, the patterns of arrangement, through which people among them writers, package their experiences both for themselves in consciousness and memory and for others in text" (86). En otras palabras, la cultura le da forma al texto que se produce como memoria, autobiografa, o testimonio. Este doble sentido permite, en algunos casos, que las narrati vas de vida se aproximen a la vida real debi do al carcter de veracidad como se cuentan los hechos. La crtica chilena Alicia Salomone en Modernidad en otro tono (2004) expone la hibridez del concepto de narrativa de vida como gnero, pues resu lta ambiguo, limtrofe, entre la ficcin y la realidad, entre lo pblico y lo privado (5). Esta s narrativas, en general, se articulan con los proyectos cotidianos de vida, las historias de familia y sus relaciones tanto en el espacio privado como en el pblico. Las voces femeninas cuentan sus historias de vida y crean un espacio pa ra el posicionamiento de un sujeto femenino como agente del discurso. Posicionamiento del sujeto femenino El posicionamiento es, en otras palabras la toma de accin del sujeto femenino en el discurso-testimonio. Es decir, el sujeto femenino toma conciencia porque identifica su problema y est dispuesto a insertarse en un discurso. Sin embargo, cabe preguntar, de qu modo toma una posicin el sujeto fe menino en las narrativas de vida? y, cmo influye el contexto histrico en la agenci a discursiva? En s, el sujeto femenino se

PAGE 62

52 posiciona para enunciar un discurso con el cual exhorta a las mujere s a reflexionar sobre su papel en el contexto de las sociedades patriarcales. Con respect o al testimonio, Linda Craft en Novels of Testimony and Resistance from Central America de 1997, argumenta que los testigos hablan en nombre de una comunidad ms que de lo personal, pero reconoce que el acceso a la palabra escrita da au toridad al sujeto que cuenta la historia, en este caso a las mujeres de la clase trabajadora. Linda Alcoff, desde la perspectiva de los es tudios culturales, resignifica el trmino de sujeto como posicionalidad. La crtica postestructuralista confirma que para llegar a ese posicionamiento se toma en cuenta un momento histrico determinado cuyas prcticas y discursos determinan a ese sujeto, el cual tendra, sin embargo la posibilidad de plantearse una poltica de la identidad, una toma de posic in que le permite al sujeto la accin sobre esas prcticas y discursos que la determinan (27). En este caso, un sujeto activo con conciencia polti ca es quien toma una posicin y se responsabiliza de un discurso (as como lo hacen las escritoras en el captulo anterior). En la discusin sobre el testimonio desde la perspectiva postcolonial surge otro anlisis. El Grupo de Estudi os Subalternos de Latinoam rica en 1992, se refiere al posicionamiento como un espacio fsico. John Beverley en Testimonio: on the politics of truth explica que el sujeto subalterno, del mi smo modo, se mueve desde el margen hacia el centro, no slo para interpre tar el mundo sino para cambiarlo. 1 Para que esto ocurra, 1 En el diccionario, la palabra subalterno significa persona de rango inferior. Antonio Gramsci, adopta el concepto subalterno para referirse a aquellos grupos so ciales que estn sujetos a las clases en el poder (Gramsci 52). En la dcada de los ochenta, Gayatri Spivak cuestiona si la mujer subalterna puede hablar. Llega a la conclusin de que no puede porque es una sombra y es doblemente excluida (Spivak 104). El Grupo de Estudios Subalternos de Latinoamrica en 1992 propone el concepto sujeto de la praxis como subalterno (Rabasa ix). Para este grupo, la palabra subalterno es un trmino que incluye la emergencia de subjetividades, como nios de la calle, mujeres, estudiantes y despojados (Rabasa viii).

PAGE 63

53 Beverley propone un sujeto activo que se mueve del espacio margen hacia el centro, en la relacin subalternidad-hegemonia. El propsito de l subalterno es narrar las experiencias de un sujeto [subalterno] con el propsito de denunciar y transformar un pasado-presente de marginalidad y explotacin para que ste no se repita y/o cambie (Garca 12). Es en ese momento que el subalterno agencia un discurso que en Latinoamrica, segn Beverley en Testimonio. : permitted a move beyond dependency theory, which was the economic base so to speak, of the account of a cultural dynamics and agency (xii). El crtico Oropeza Prado ofrece un punto de vista discursivo. En El discurso testimonio y otros ensayos publicado en 2001 analiza de cer ca el discurso que produce el sujeto y lo identifica con la voz del yo. El crtico mexica no seala que en general el discurso abarca la enunciacin que supone un interlocutor ( yo) y un oyente (t) y, de algn modo, la intencin del yo es influir en la voz de t (44). Oropeza Prado ejemplifica que en el discurso-testimonio am bas voces (yo-t) tienen la posibilidad de enunciar un discurso de manera dialgica. Por un lado, esta relacin se manifiesta en el multiforme discurso oral y, por otro, en una cantidad de escritos que reproducen la forma del discurso oral (44). La relacin dial gica tambin se identifica en las diferentes formas de narrativas de vida. Cristina Rodrguez agrega con respecto al di scurso que ste es la propia voz de los que siempre han permanecido en el silencio y qu e ahora, despus de aos de resistencia, optan por hablar. Su intencin al hablar no es destacarse como individuos sino ser portavoces de los oprimidos, los desaparecidos los encarcelados sin nombre (370). Esta definicin se relaciona con la s definiciones del posicionamiento del sujeto y del sujeto subalterno, adems de destacar la funcin de l sujeto portavoz de los sin nombre.

PAGE 64

54 La crtica al testimonio, en general, coin cide en que existe un sujeto subalterno, y en que la funcin del discurso tiene como fin emitir una voz por lo cual el sujeto requiere tomar una posicin en el discurso testimonio y salir del espacio de margen para moverse al centro. Beverley y Oropeza contribuyen a la especificidad de un sujeto femenino que elabora un discurso. Por su part e, las testimoniantes producen, al igual que los sujetos de otras narrativas de vida, las estructura s especficas de emplazamiento, categoras y creencias que disputan significados y emite n relaciones sociales de poder histrica y culturalmente particulares, construidas y susceptibles de cambios (Salomone 1). En los diversos formatos de las narrativ as de vida, las escritoras proponen el posicionamiento en el cual un sujeto y un objeto femeninos participan en la relacin discursiva como emisora y receptora. El suje to femenino que se produce en este espacio, en primer lugar, trata los temas que tienen que ver con los conflictos sociales desde la perspectiva de gnero y represen ta el discurso de tradicin pa triarcal presente aun en sus narraciones de la vida cotidiana de los testimonios de mujeres. La toma de posicin del sujeto se complica por la forma en que el sujeto agencia un discurso. En algunos casos, el discurso de l sujeto femenino parodia los discursos masculinos, lo cual Ludmer identifica como las tretas del dbil. En otros, el sujeto femenino hace un desdoblamiento discursivo que crea conflicto con la autoridad y representa la fragmentacin de l discurso. Otra propuesta es el dilogo entre diferentes narradores, y desde diversos espacios como se ver en el testimonio de Jacinta Escudos. De este modo, a partir de la autorreflexin y de la bsqueda de una identidad propia de las mujeres, ellas id entifican, representan y reflexiona n sobre los problemas producidos en los discursos de las sociedades patriarcales.

PAGE 65

55 Entre testimonios y otras narrativas de vida El testimonio como narrativa de vida A fines de los sesenta, las escritoras pa rticipan como mediatizadoras en la elaboracin de testimonios y contribuyen a que el sujeto femenino tome una posicin discursiva, considerando los diferentes contexto s en los cuales se desarrollan las historias. Al igual que la produccin de testimonios de ho mbres, las mujeres son testigos de la vida real y ofrecen su propia versin de los hechos, reclamando la veracidad de sus experiencias. Alrededor de la vida que se cuenta, se incorp ora el contexto histrico del momento tal y como lo hacen las escritoras de otras narrativas de vida. La especificidad de los testimonios de mujeres es ofrecer un es pacio para el posicion amiento de un sujeto femenino que no slo sea colectivo sino tambi n individual. Ellas se autorepresentan en el espacio pblico y privado. El testimonio como narrativa de vida se centra en lo cotidiano de las mujeres, concentrndose en la especificidad del g nero sexual, el cuerpo de la mujer, la maternidad, el matrimonio, y la familia, entre otros temas. Desde la perspectiva literaria, el testimonio constituye un espacio, igualmente literario, en el cual los testimoniantes incluyen las representaciones culturales de hombres y mujeres que les permiten a los lectores reflexionar sobre las construcciones so ciales articuladas a la cuestin de gnero sexual. Los testimonios orales registran en la escritura a aquellos que no tienen acceso a una educacin formal, pero que tambin cont ribuyen al conocimiento de experiencias culturales. Elizabeth Cohen en su artculo Court Testim ony from the Past destaca la importancia de los testimonios co mo narrativas de vida porque,

PAGE 66

56 The expansive scope of life writing can provide the theoretical frame for the exploration of these texts that, while preser ved in written words, were in some real sense not written at all. Th ese are the records of oral testimony of various sorts; they are valuable because they allow us to read the self not only of the literate, but also of some members of the majority of humanity, past as well as present, who could not write. For those who seek to unde rstand the lives and the minds of people neither elite nor dominant, and, in particul ar, of women, this notion that validates unconventional texts is especially welcome. (87) Esta crtica canadiense sugiere, en general, que los testimonios son los textos provenientes de varias fuentes que incluyen la oralidad como re gistro y que, en particular, sirven como el vehculo idneo para la voz y el posicionamiento de la mujer no letrada. Estos espacios, orales y escritos, informan y dan validez a las historias orales. Si bien Cohen destaca que las narrativas de vida son el espacio para explicar las historias de la humanidad who could not write, no explica que las causas se deben a la imposicin de otro tipo de escritura, ni ta mpoco cmo la escritura ha sido usada como smbolo de poder, ni a los ndices de analfabetismo en las mujeres (ver Anexo A). Por otro lado, la importancia de los testim onios mediatizados (entre el lector y los testimoniantes y elaborados por editores) consiste en la elaboracin de un discurso que implcita o explcitamente informa las razone s de la exclusin de aquellos que no tienen voz. En el proyecto de elaboracin de testimonios, Elizabeth Cohen integra la participacin del lector a su an terior definicin y destaca la importancia de leer sobre lo personal, incorporando en estos textos un di alogismo que remite a lo colectivo. John Beverley y Marc Zimmerman proponen una definicin, que retoma una serie de caractersticas que la crtica al testimonio ha considerado en el debate y, entre la cual, destacan que es una novela que doc umenta un hecho de la realidad. The general form of the testimonio is a novel or novel-length narra tive, told in the first-person by a narrator which is also th e actual protagonist or witness of the events she or he recounts. The unit of narra tion is usually a life or a significant life episode (e.g., the experience of being a pr isoner). Since in ma ny cases the narrator

PAGE 67

57 is someone who is either f unctionally illiterate or, if literate, not a professional writer or intellectual, the production of a testimonio generally involves the recording and/or transcripti on and editing of an oral acc ount by an interlocutor who is a journalist, writer, or social activist. (173) Los testigos de un hecho real cuentan su pe rspectiva sobre lo que estn viviendo porque han sido protagonistas de un evento hist rico relacionado con la lucha por la supervivencia, la represin, la pobreza, la subalternidad y la explotacin. Al narrar sobre su vida o un episodio de sta a un entrevistador /a ya estn denunciando la falta de acceso a una educacin formal y, por lo tanto, la impos icin de otras formas de escritura y, a su vez, se denuncia el poco acceso que las clas es trabajadoras tienen a la alfabetizacin. Con respecto al uso del lenguaje, Kadar agrega que en las narrativas de vida se crea un espacio en el cual: The result has been that life writing is the playground for new relationships both within and w ithout the text, and most importa nt, it is the site of new languages and new grammars, sometimes blen ded non-white languages (152). Es decir, que en las narrativas de vida se ofrece el re gistro de otras lenguas y dialectos a pesar de que en algunos casos estas voces no tienen acce so a una escritura grfica, como ejemplo de esto se analizar posteriormente el caso de Guamn Poma quien desde el siglo XVII utiliza esta tcnica. Tanto en el discurso oral como en el escrito, en los testimonios se logra captar el lenguaje coloquial y cotidiano, creando un ambiente personal. Cabe agregar que aun cuando en las narra ciones orales de las mujeres y de los hombres se representa el lengua je coloquial y de la vida co tidiana, en los testimonios el editor lo adapta o lo manipula. Es as como la literatura testimonial representa a los sectores marginados, ignorados hasta ese momento, y da apertura a las literaturas heterogneas, sin eliminar las expresiones lingsticas ni la or alidad (Achgar LXI). Tomando en cuenta ambas definiciones, de sde la posicin del lector y desde la

PAGE 68

58 produccin del testimonio, se crea un esp acio en las narra tivas de vida ( life writing) para voces no representadas y para la voz del yo que denuncia la veracida d de un evento y que est dirigido a informar a los lectores. Quin narra la historia de la vida? El sujeto femenino adquiere autoridad para contar su vida en los formatos de las narrativas de vida. En Discerning the Subject de 1988, Paul Smith propone hacer una distincin entre los trminos sujeto y agencia. Este crtico feminist a indica que el sujeto ha funcionado dentro de las estructuras de conocimiento, y seala que ha habido una falta de autorreflexin disciplinaria po r lo cual el sujeto tiene que discernir, lo cual significa to disclose and dismantle it (x). Es decir, asumir responsabilidad por lo heredado y dar apertura a la agencia de nuevos sujetos ( xxx). Al respecto Oropeza Prado propone que el sujeto del testimonio se posiciona como emisor y oyente de un discurso. La epstola La carta, por ejemplo, genera un espacio para ese sujeto ya que mantiene una relacin dialgica que se produce entre las voces de los emisores y los destinatarios. El sujeto femenino como emisor de la epstola ya sea real o fictic io, recrea un discurso veraz con el uso de la retrica. En este am biente se produce una supuesta naturalidad que es similar a la comunicacin entre dos pers onas que estn en diferentes espacios (Bueno Lpez 11). Un ejemplo lo es Autobiografa y cartas (1902) de Gmez de Avellaneda, quien logra producir un espacio para el sujeto femenino intelectual. Ignacio Cepeda es el lector explcito en esta rela cin dialgica. En s, el lector del discurso epistolar est condicionado por la imaginacin del remitente que al narrar o describir un hecho o un estado de nimo proyecta sus anhelo s, su ideologa o sus deseos reprimidos sobre la comunicacin escrita. La voz del t, destinataria, recibe un mensaje, que se

PAGE 69

59 elabora entre amigos, simulando una comunicaci n privada que ofrece el mensaje con el supuesto interlocutor. En este caso la acci n comunicativa sigue el modelo que antes propone Oropeza Prado. Sylvia Molloy en Acto de presencia. La escritura autobiogrfica en Hispanoamrica (1996), por el contrario, indica que en el caso del sujeto femenino no existe una voz del yo que sea interlocutora y que produzca una crisis en el contexto de la Ilustracin europea. Ms bien se trata de una voz del yo que escribe en un vaco sin ser escuchada. Esto se ana al tema del amor que es la tradicin epistolar que se asocia con la mujer y la vida privada. En este vaco, Sidone Smith, crtica de las narrativas de vida opina que las cartas producidas por mujeres han sido un medio para identificarse con otras como colectividad. En el caso latinoamericano, desde el siglo XVII, el texto epistolar de sor Juana, Respuesta a sor Filotea, ejemplifica la idea de Smith en la cual el sujeto femenino de conocimiento cuestiona el acceso de la mujer a la educacin pblica. Con el tema de la educacin sor Juana integra a la sociedad de aquel momento en su demanda de una educacin pblica y su acceso a la escritur a ms all de las labores domsticas. En ejemplos como este, el sujeto femenino se identifica con otras mujeres al hacer una demanda colectiva y usar la epstola. La autobiografa En la autobiografa, en general, la voz del yo es personal e ntima. 2 La historia se narra en primera persona y slo existe en el presente de la enuncia cin (Molloy 11). En este gnero literario, el sujeto femenino se ha calificado, en el romanticismo, como 2 Entre las escritoras que producen aut obiografas en el siglo XIX y principios del XX se encuentran las argentinas Delfina Bunge, Norah Lange, Mara Rosa Oliver, Mara de Villorino; la dominicana Salom Urea de Henrquez y la mexicana Mara Enriqueta. En Testimonios de carcter autobiogrfico, Victoria Ocampo produce un dilogo con Virginia Wolf sobre el derecho al voto en 1936 (Ballesteros 74-81).

PAGE 70

60 egocntrico y burgus. Sin embargo, esta narrativa de vida ha servido como un primer espacio en el cual las mujeres de la clase al ta escriben sus historias y sobre s mismas. Durante los noventa, Frederic Jameson, de sde una perspectiva postmoderna, en su artculo On Literary and Cultural Import-Substitution in the Third World de 1996 hace conexiones entre la autobiografa y el testimonio y explica que el sujeto que se crea en la autobiografa es un sujeto centrado y agrega: So autobiography constructs the personal subject and the illusion of a personal, a subjective, a private identity, by way of two illicit operations (181). El primer punto sobre lo pers onal se refiere a una alegora de la infancia que da origen del ego y el se gundo se trata de la ilusi n que se crea en la memoria. Sidone Smith define este con cepto (memoria) como aquellos actos de imaginacin y recuerdo, que son un juego de bs queda, eleccin, palabras e historias que sugieren aproximarse al pasado, pero nunca recobrarlo (45-6). Jameson no hace una distincin, para l ambas caracter sticas (la alegora y la infa ncia) convergen en la voz del yo que manifiesta el problema del ego burgus y cuestiona el anonimato que se ejemplifica en la produ ccin del testimonio. Desde otro ngulo, este crtico se refiere al sujeto del testimonio como un sujeto descentrado que representa a la masa sin cara, sin nombre, la personalidad vaca del caso sociolgico (127). Jameson alude que es ta masa no significa la prdida de nombre, sino de la multiplicacin de nombres propios que no son precisamente de los editores, transcriptores o traductores sino aquellos que son testigos. Por ltimo, este crtico establece una distincin entre autobiografa y testimonio en trminos del binomio primer mundo-tercer mundo, en donde el primer o es una ilusin que el segundo puede desmitificar. Jameson explica: Insofar as in the Western tradition this autobiographical

PAGE 71

61 paradigm tends to be read back into a gene ral metaphysics of human nature, we here have already a feature of Third World culture that may be helpful to us in demystifying our own social illusions (183). En este pr oceso desmitificador se produce una relacin dialgica entre los sujetos que surgen en ambos espacios. La perspectiva neofeminista, sin embar go, indica que el sujeto femenino que se produce en la autobiografa (despus de los ochenta) est representado desde la mirada de las mujeres que tienen acceso a la escritura. La autobiografa resulta una historia de lo personal, adems de representar a una colectiv idad descrita desde la perspectiva de las mujeres. Jameson, por el contrario, subraya que slo el testimonio se representa como un espacio para una voz colectiva a diferencia de la autobiografa que representa lo individual y no lo colectivo. Si n embargo, cabe insistir que en este traspaso de fronteras en el testimonio tambin se iden tifica un sujeto pe rsonal y colectivo. Kira Hall y Mary Bucholtz en su texto Gender Articulated. Language and Social Constructed Self (1995) proponen que el sujeto feme nino autobiogrfico no nicamente se identifica con las experiencias cotidianas, el cuerpo de la mujer y su posicionamiento, sino tambin descentraliza al sujeto burgu s y encuentra una voz que continuamente revisa su propio discurso. Cristina Senz de Tejada en La (re)construccin de la identidad femenina en la narrativa aut obiogrfica latinoa mericana, 1975-1985 (1998) discute que los personajes femeninos de estos textos [autobiogrficos] ms contemporneos se convierten en autoras de su hi storia y rescriben la identida d que les fue impuesta a partir de la combinacin de elementos procedentes de distintas pocas y tr adiciones culturales sin necesidad de reproducir las cnones de la tradicin masculina (7). En conclusin, el debate no slo contempla el espacio en el que se posiciona el suje to femenino, sino la voz

PAGE 72

62 del yo y la autorreflexin. Narrar sobre una id entidad personal y colectiva resulta una caracterstica que se identif ica en la autobiografa y en el testimonio desde una perspectiva de clase social. Las memorias La memoria o memoir forma parte del gnero de la narrativa de vida. Entre sus caractersticas particulares, tomando como ejemplo Las memorias de mam Blanca (1929) de Teresa de la Parra, se nota un he rmetismo en la narracin que presenta un ambiente de ficcin que se relaciona con la vida cotidiana que acont ece en el ambiente familiar de una plantacin. En las memorias los sujetos cuentan su vida entre lneas y su historia es parte de otra. Corbett apunta que the memoir legitimat es the telling of their own lives without demanding that they commit full di sclosure (257). Teresa de la Parra narra la vida de la infancia de cinco hermanas entre las que se encuentra Blanca Nieves, una mulata. Este personaje comunica sus experien cias o impresiones sobre otros eventos ms que sobre s misma. En este caso el sujeto femenino no se posiciona en el centr o sino que representa en los silencios como caracterstica femeni na, representado el contexto en que se produce. La memoria en las narrativas de vida se considera una forma comn que el sujeto usa como estrategia para ofrecer una perspectiva desde adentr o, y para crear un ambiente que le permite a la mujer re presentar los silencios (Corbett 258). El diario En el diario la voz del yo es personal e n tima. Se trata de un gnero donde se narra la vida cotidiana de la escr itora y los sucesos que ocurren a su alrededor y que pueden ser histricos. La forma y el contenido se adapta n a la conexin con el lector, considerando que a diferencia de la autobiografa, el diario remite al pasa do inmediato distante en que

PAGE 73

63 se produce la escritura. Por lo ge neral, interviene el factor so rpresa cuando la narracin se hace en el presente inmediato. En el diario de viaje de Peregrinaciones de una paria (1835) con la voz del yo relata las causas que la llevan al Per. El sujeto femenino recibe influencia del romanticismo en el moment o en que describe sus emociones y miedos durante su estancia en Lima, desde donde co mpara a la sociedad patriarcal con la de Arequipa desde una postura crtica para ambas sociedades. En este caso, el uso del sujeto romntico en el diario es menos directo y comprometedor. Conexiones con el testimonio En el testimonio como parte de las narra tivas de vida se identifica un sujeto femenino cuyas caractersticas son similares a la autobiografa, memoria, epstola, diario y Buildungsroman porque emiten un discurso personal y pblico. En la gama de narrativas de vida, las mujeres desde una multiplicidad de experiencias personales coinciden en relatar sus vidas cotidianas y ut ilizar la voz del yo como sujeto. Estas historias, como crtica, se articulan a los pr oyectos cotidianos de vi da, las historias de familia y sus relaciones. En el testimonio mediatizado por las editoras/es, las mujeres que no tienen una educacin formal reclaman ser pa rte de los discursos de denuncia sobre un evento histrico inmediato, usando la tcnica de la veracidad y creando un espacio para lo personal. Testimonios de mujeres Antecedentes histricos: no existe un sujeto femenino ni a semejanza Antes de discutir cmo se representa un su jeto femenino en los diferentes tipos de testimonios de mujeres cabe indicar que el testimonio es un espacio discursivo, que paradjicamente haba sido usado por los primer os colonizadores. Es decir, que se da una reapropiacin de los instrumentos del colonizador para contar su s historias de vida

PAGE 74

64 porque a su vez se representa la oralidad. Gustavo Garca en La literatura testimonial latinoamericana. (Re)presentacin y (auto) representacin del sujeto subalterno (2003) argumenta que a pesar de la distancia temporal los orgenes formal es e ideolgicos del testimonio contemporneo se encuentran en algunos escritos coloniales (72). Estos indicios exploran que el testimonio en la dcada de los sesenta se retoma como resultado de los movimientos sociales en Amrica Latin a ante la urgencia de denunciar dichos eventos. Las personas sin una educacin form al dan su testimonio, siguiendo el formato del testimonio mediatizado para denunciar lo s conflictos de esos momentos. De este modo, por un lado se apropian del formato del colonizador y, por otro, agencian un discurso para representarse a s mismos con la voz del yo. A diferencia de la produccin de testimonios de los sesenta, los testimonios de los colonizadores cuentan sus versiones mientras qu e las voces de las indias y de los indios, no se representan y, aqullos que aparecen slo son imgenes sin voz. 3 Los primeros textos informan a la Corona espaola sobre las riquezas que existen en el llamado Nuevo Mundo. En el discurso colonial se hacen enum eraciones de las riqueza s, entre las cuales se considera la mano de obra de los indios que se requera para explotar las minas y, posteriormente, las plantaciones. El testimonio ha sido usado por los colonizadores espaoles en el rea geogrfica que hoy se identifica como Amrica Latina. La produccin de los primeros textos, que 3 La palabra indio se usa desde que Cristbal Coln pens que haba llegado a la India. En un primer momento, The term Indian became important for its legal implications (many In dians had to pay tribute or provide labor services) and eventually began to be accepted by th e native peoples themselves (Langer vii). Indian hides the incredible diversity of Indi genous Peoples in Latin America (xvi). Asimismo, se utiliza como parte de un discurso contestatario en movimientos indgenas para mantener en la memoria la imposicin de una cultura sobre otra. En las conversaciones informales indio se utiliza como parte del lenguaje para referirse a los otros. En s, el significado de la palabra indio impone una violenta subordinacin de los indgenas hacia los colonizadores.

PAGE 75

65 generalizaron esta escritura desde 1492, da testimonio sobre los momentos histricos de la conquista y de la colonizac in. Durante los siglos XVI y XVII los escribanos informan y hacen cartas, memoriales, diarios e historia s en las cuales se incluyen sus testimonios en primera persona. Los textos que se emplean en este anlisis proponen como definicin del testimonio una narracin en primera pe rsona que se verifica para comprobar o justificar los hechos acontecidos y confirmados por va legal. Sobre la cuestin de la verdad La crtica cubana Carmen Ochando Aymerich en La memoria en el espejo de 1998 argumenta que el cronista de ese momento, en su urgencia por trasladar al papel la realidad circundante, subraya una bsqueda, en ocasiones obsesiva, de la verdad (53). Esta idea fija de contar la verdad de los hec hos se identifica en Car ta a Santangel, en la cual Cristbal Coln documenta su primer viaje y su llegada a Guanahan. 4 El remitente se refiere a la palabra testimonio como si nnimo de dar prueba material sobre las descripciones que hace sobre la flora y la fa una. En esta carta registra la informacin sobre la gente que habita, y reporta a la Co rona, indicando que: Otra isla me seguran que la Espaola, en que las personas no tienen ni ngn cabello. En sta ay oro sin cuento, y desta y de las otras traigo conmigo indios para testimonio (145). Despus de describir a los indios, Coln los presenta como prueba de sus descubrimientos ante los Reyes Catlicos. Los describe como mugeres por el hecho de tener el cabello largo y los representa arcaicos porque no utilizaban armas de fierro. En consecuencia, desde su perspectiva, los indios carecen del instrume nto de poder adems de ser afeminados. Estas 4 La Carta de Santangel tiene la fecha del 15 de febrer o de 1493. Cristbal Coln la dirige al escribano Luis de Santangel para informarle a los Reyes Catlicos sobre los descubrimientos que hasta ese momento haba hecho.

PAGE 76

66 imgenes se perpetan histricamente para indicar que lo femeni no es lo inferior, excluyendo no slo a los indios sino a las mujeres. El sujeto indgena no existe La voz del indio se silencia y en algunos casos como en los Diarios de Cristbal Coln se le considera criatura de Dios y el conquistador se define como protector de los indios (4). La justificacin para mantenerlos en silencio se conecta con el desconocimiento de los indios de la le ngua castellana y la imposicin de los conquistadores de la escritura a los ms priv ilegiados. Rodrguez Freyle expresa sorpresa al referir que ni entre sus naturales, naciones y moradores no se ha hallado ninguno que supiese leer ni escribir, ni aun tuviese letras ni caracteres con qu poderse entender, de donde podemos decir, que donde faltan letras fa ltan cronistas; y faltando esto falta la memoria de lo pasado (33). Es te argumento sobre la falta de una escritura similar a la del conquistador demuestra que ste ignora y no acepta que el indio tiene otra forma de escritura, en consecuencia, l opta por es cribir su historia e imponer su escritura. Rodrguez Freyle, a los setenta aos y desde una perspectiva paternalista, se autoriza a dar su testimonio de lo que otros vieron y oye ron y sobre lo que su memoria recuerda de la conquista. La manipulacin del testimonio oral La imposicin de una forma de escritura se justifica en la va legal, segn lo demuestra el documento elabora do el 15 de octubre de 1595 sobre la idolatra y la bsqueda del Santuario Grande de Iguaque. En este documento se da testimonio de que el conquistador tiene poder para obtener la in formacin, segn se anota en esta cita: The judge ordered his shirt removed and had him laid on his back, naked and tied firmly to two benches. Without further ti ghtening the cords, the judge then ordered water poured into his mouth and nostrils. After one jug of water had been poured

PAGE 77

67 on him, he was warned to tell the truth a nd immediately said that he had no shrine but that an Indian named Pirama had six figurines and should be called to testify. (43) En este caso la tortur a es una imagen que crea temor y la forma por la cual se obtiene la informacin que se deseaba escuchar. En este proceso mediatizado los indios, hombres, mujeres, principales y caciques hablan a travs del int rprete Cristbal de Sanabria quien se encuentra inspeccionando que los indios no tengan templos ni dolos. No further Indians testified in the openings proceedings and these were closed and the record signed by the judge, the notary, and the interpreter (40). Los espaoles demandan que los indios hablen con la verdad y si no lo hacen los torturan. Algunos, como Aguicha, quien habla por medio del intrprete Crist bal de Sanabria, testifica vo luntariamente ante el juez. Despus se dirigen a su choza y Aguicha entrega en una tela algunas esmeraldas pequeas. These were of such low quality that they were worthless (41). El intrprete describe los eventos, sin embargo, eso im pide que el indio comunique su propia perspectiva. Al ser silenciado, su forma de pens ar pasa por un filtro para ser interpretada desde la perspectiva del colonizador, qui en lo traduce a su lengua imponiendo un silencio. Desde la perspectiva militar, se le da importancia a la imagen del indio que ha sido vencido y se le obliga a dar su testimonio a travs de un intrprete que manipula, asimismo, la informacin. Vargas Machuca en su relato sobre la Milicia y descripcin de las Indias representa al indio como testigo, que significa alguien que presencia un acto. En otras palabras se representa al indio como una imagen pasiva. Estas voces tambin son silenciadas y media tizadas por la Iglesia. Vargas Machuca se refiere al escribano quien slo registra informacin sin tener autoridad, puesto que el conquistador y el cura son quienes la controlan. En este sentido,

PAGE 78

68 . el cura ir con ellos para ir toma ndo posesin de su iglesia y doctrina . y bautizando los seores y principales que pidieren el agua del santo bautismo, teniendo para esto su libro para asenta rlos . .; pidindolo por testimonio al escribano, para cuyo efecto ir nombrado por el cabildo. (28) El objetivo de la Iglesia al registrar los testimonios con da tos precisos es el de crear estadsticas sobre la fuerza de trabajo con la que cuentan. En este proyecto los conquistadores forman alianzas con los seores y principales para controlar la posesin de las tierras y de los colonizados, como mano de obra. Las historias y experiencias de los indios no son contadas desde su perspectiva. La imagen del indio se va identifica ndo como oprimido (Palafox 5). En Virtudes del indio Juan Palafox y Mendoza usa este trmino como sinnimo de ser callado y apto para cualquier labor manual. 5 Desde la perspectiva de Fray Pedro Simn todos los indios tienen caractersticas comunes porque lo ha experimentado en el trato que tiene con ellos (114). Juan de Palafox y Mendoza nicamen te destaca entre las virtudes del indio su actitud servicial que es la cualidad que se requiere en las minas y en el sistema econmico de haciendas. Palafox subraya que los indios tienen de strezas manuales que los hacen aptos para la construccin de ig lesias y la composicin de msica. Ms adelante, describe los conflictos que existan entre indios y mulatos y cmo los indios discurren muy bien en sus cabildos y con una muy natural agudeza sobre todo porque juzgan el delito del mulato bajo los principios religiosos. Sin embar go, este tipo de juicios slo se hace entre indios y mulatos. Palafox describe que el mulato tena 5 Juan de Palafox y Mendoza nace en 16 00. Hace sus estudios en superiores en las Universidades de Alcal y Salamanca. Es Obispo de Puebla y est a cargo de la construccin de la catedral de Puebla. Como Virrey y visitador general de la Nueva Espaa desempea su cargo en una poca de crisis. Su periodo episcopal comprende desde el ao de 1640 hasta 1655. 29 de octubre de 2004 < http://www.pue.upaep.mx/puebla/palafox.html >.

PAGE 79

69 malsimas costumbres, que andaba entre ellos como lobo entre las ovejas, hacindoles grandsimas veja ciones y molestias, porque ms de hurtarles cuanto poda de su pobreza, les molestaba y violaba las hijas y las mujeres, y cometa otros delitos insultos. (76) En esta cita, el mulato roba por sus condici ones de pobreza mientras que la imagen de la india es representada como doblemente oprimid a, por ser violada por el mulato y por no tener voz. La oralidad y su registro en la escritura Como antecedentes de la apropiacin de la escritura del colonizador en la regin andina (Per y Bolivia) se encuentra el texto de Guamn Poma de Ayala en Nueva cornica y buen gobierno (1615-1616), quien narra su pers pectiva de los hechos y los registra la importancia de la oralidad y de su lengua. Guamn Poma usa el gnero epistolar como instrumento para contarle su versin al rey Feli pe. Para esto, tiene testigos de vista adems de reclamar la veracidad de su historia al indicar, la dicha historia es muy uerdadera como conbiene al supgeto y pe rsonas de quien trata (5). La escritura refleja la forma en que se pronuncian las palabras Sara Castro-Klarn alude al respecto que Guamn Poma By his own account, he was present in all discussions, informaciones map makings, interroga tions, Inquisitorial trials, sermons, and civil trials going on in the Andes then" (159). De acuerdo con CastroKlarn, este texto demuestra el conocimient o que Guamn Poma tiene para elaborar textos en espaol. La crtica peruana, anota que: His own multi lingual, illustrated letter to the king attempts a total and globali zing response to most, if not all, the tactics and strategies of Toledo circle and those who prepare the way for tyrant (159). Es decir, denuncia las polticas de l gobierno virreinal, dando su punto de vista.

PAGE 80

70 En la relacin de cartas Nueva cornica y buen gobierno Guamn Poma explica la presencia y dominacin de los espaoles pe ro tambin describe la vida cotidiana. 6 Las mujeres aparecen como parte del grupo familiar y de una clase privilegiada como lo son las seoras de los principales (159). En el texto, Guamn Poma tambin ofrece su testimonio, utilizando la misma lengua y el mism o contexto filosfico y religioso de ese momento. El escritor describe los contrastes sobre la percepcin de los indios con respecto a la escritura del c onquistador; como ejemplo, Atahualp a se resiste a creer en el evangelio y en Dios porque adora al sol que nunca muere ni sus guacas y dioses [que] tambin tienen en su ley (146). Fray Vicen te le habla del eva ngelio a Atahualpa que replica diciendo segn narra Guamn Poma: dmelo a m, el libro, para que me lo diga Y as se lo dio y lo tom en las manos; comenz a hojear las hojas del dicho libro. Y dice el dicho Inca que, como no me lo dice, ni me habla a m el dicho libro, ha blando con grande majestad, sentado en su trono, y lo ech el dicho libro de las manos, el dicho Inca Atahualpa. (146) En esta cita, Guamn Poma de Ayala destaca la importancia de la oralidad, en contraste con el texto escrito que efectivamente no le dice nada y tampoco tiene significado. Al respecto en este informe u tiliza la escritura del coloni zador, pero tambin indica que existe otra forma de escritura, al insertar el quechua. Se refiere al registro de la memoria en las piedras cuando cuenta que Manco Inca se retira de Vilcabamba, y entonces, pide retratarse el dicho Manco Inca y a sus arma s en una pea grandsima para que fuese memoria (158). Es decir, representarse a s mismo en una piedra significa preservar la memoria para proyectarla hacia el futuro. En este caso coincide c on la descripcin de 6 El texto Nueva cornica y buen gobierno permaneci indito hasta 1908. Rolena Adorno realiza las primeras transcripciones. El texto tiene correspondencias de grafas y del lenguaje oral quechua al castellano.

PAGE 81

71 Rodrguez Freyle en que ambas culturas tienen como preocupacin preservar la memoria, slo que la manera que prevalece es la impuesta por los colonizadores espaoles. Por su parte, Guamn Poma en su crni ca tiene el poder de narrar en quechua y ejemplificar con grafas la versin oral sobre la apropiacin que hace Francisco Pizarro de la hacienda de Atahualpa Inca y de su mujer, la coya. Atahualpa cantaba, pero no deca, ray aragui aray araui sapra aucacho coya atihuanchic llazauanchicma coya suella asnoson amatac acuyraca cachuncho paracina m uequ payllamanta urmancam coya hinataccyia. [Un guerrero perverso nos ha aprisiona do, oh Colla, ha saquedonos, Reina, ahora moriremos; que nuestro infortunio no sea como una lluvia de lgrimas que por s sola cae; as tendra que suceder]. (Len-Portilla 148) En esta versin, Guamn Poma se agencia de la escritura y represen ta otra visin de la muerte de Atahualpa Inca. Asimismo, inserta la lengua quechua y la mezcla tanto en su estructura como en su vocabulario (Len Port illa 136). En la cita de arriba, existe un doble destinatario: el evidente, vale decir, las au toridades coloniales o metropolitanas a quienes iban dirigidas, y el implcito, o sea, los indios y mestizos alfabetizados capaces de identificarse con el punto de vista ofrecido por este disc urso reivindicatorio (ChangRodrguez 19). En los textos coloniales, dar testimoni o es informar a la Corona sobre las estrategias de conquista econmica, religios a y militar. La posicin de Guamn Poma, por el contrario, se manifiesta en contra de la forma en cmo ha sido escrita la historia peruana en las Ordenanzas por el virrey Francisco de Toledo (1515-1582), cuyo fin nico es regir al Per. Castro-Klarn explica la re lacin dialgica atemporal entre Toledo y el traductor peruano,

PAGE 82

72 Guamn Poma would not destroy the qui pu, but would agree with Toledo [about the need to keep a written record of ev ery transaction; in Guamn Pomas view, only the detailed archival record could keep the Spaniards from cheating on the Indians. Thus, both sides understood and s ought the manipulation of dimensions of writing as the engine of the law and as an instrument of power. (161) Es decir que Guamn Poma desde el siglo XVII se apropia de la escritura del colonizador para informar sobre su cultura, usndola como una estrategia y registrando la criollizacin del quechua en el castellano. La escritura es, entonces, un instrumento de poder. Tiempo de revoluciones: los testimonio s como espacios para los sin voz Si bien desde la perspect iva del conquistador los i ndios se representan como imgenes subordinadas y sin voz, Guamn Po ma usa las cartas de relacin para dar testimonio de su versin. En el siglo XX, se retoma el testimonio, instrumento del colonizador espaol, y se legitima en los m ovimientos revolucionarios. Los testimonios se retoman en los aos sesenta como espacio para que otras voces den su versin de la historia a partir de su posicionamiento como agentes. El testimoni o proporciona a los sin voz la oportunidad de afirmar, construir y proyectar una agenda cultural e ideolgica propia (Garca 140). Con el triunfo de la Re volucin Cubana se retoma el gnero del testimonio, instrumento del colonizador, para qu e, esta vez, las voces de los otros se representen. En el contexto de los movimiento s sociales y polticos de Amrica Latina en demanda de espacios democrticos y contra gobiernos autoritarios, el triunfo de las revoluciones cubana, en 1959, y nicaragense en 1979, no slo se crea un espacio para la agencia poltica sino tambin para la produccin de testimonios.

PAGE 83

73 Para Amrica Latina la Revolucin Cubana simboliza el foco dirigido hacia la liberacin del imperialismo econmico. 7 Esta idea fue teorizada por el escritor francs Rgis Debray en Revolucin en la revolucin? (1967) en el contexto de los movimientos guerrilleros. La experiencia gue rrillera cubana comienza a par tir del golpe de estado de Fulgencio Batista en 1952. En ese momento se organiza el movimiento guerrillero de julio en la Sierra Maestra que en 1959 derroca a Batista. El movimiento cuenta con la participacin de mujeres y lderes como Ce lia Snchez, Vilma Espn, entre otras y de quienes poco se habla, aun cuando partic iparon en la organizacin de comandos guerrilleros mientras Fidel Castro se encontraba en el exilio. Castro se dirige a Mxico, donde conoce al argentino Ernesto Ch Gu evara, y desde all organiza un ataque a Batista. Tomando como modelo el caso cubano, surgen grupos guerrilleros en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Mxic o, Venezuela, Bolivia, Per y Uruguay, en donde se gesta la guerrilla urbana. El ambiente literario en Cuba se identif ica con las vanguardias, posvanguardias y la generacin del 54. Chang-Rodrgue z se refiere a sta ltima como revolucionaria ya que propone una bsqueda de identidad nacional y ruptura con el colonialismo (133). En este mbito se consolida el compromiso polt ico del intelectual y se reflexiona sobre su papel en la sociedad latinoamericana. El cr tico argentino Sal Sosnowsky argumenta que el discurso testimonial se inicia como un co mpromiso en el contexto de la revolucin cubana y de las dictaduras (LX). Este discurso se inserta, por un lado, en los movimientos culturales que cuestionan los valores que los textos tradicionales han 7 Rgis Debray en Revolucin en la revolution ? (1967) propone la teora del foco en la cual la guerrilla funge como modelo hacia los diferentes movimientos revolucionarios que surgen en Amrica Latina. Rgis Debray fue uno de los cinco compa eros del Ch Guevara en Bolivia.

PAGE 84

74 propuesto y, por otro, en la discusin de a quellos que son calificados como el otro, dentro de los cuales se halla la mujer (Gil Iriarte 31). En estos discursos se propone la desarticulacin y critica de l discurso patriarcal. El gobierno revolucionario cubano identifi ca como otras voces, al negro y a la mujer. Tiene el propsito de que la versin no oficial sea narrada por las voces no representadas. En el discurso de Fidel Castro dirigido en 1961 a los intelectuales se propone como una de las tareas librar la incultura con la en seanza de la lectura y la escritura. Castro legitima este propsito al citar la experiencia de una mujer de 106 aos, Nosotros le propusimos que escribiera un libro. Haba sido esclava y nosotros queramos saber cmo un esclavo vio el mundo cuando era esclavo, cules fueron sus primeras impresiones de la vida, de su s amos, de sus compaeros. Creo que esta vieja puede escribir una cosa tan interesante co mo ninguno de nosotros podramos escribirla sobre su poca y es posible que en un ao se alfabetice y adems escriba un libro a los 106 aos. (30) De hecho, Miguel Barnet elige a un escla vo cimarrn para contar la versin del ltimo esclavo y elabora Cimarrn. Historia de un esclavo Es en 1969, cuando Casa de las Amricas institucionaliza el testimonio co mo gnero literario y le da una connotacin poltica que apoya el propsito del gobierno. Se define, en es e evento, el testimonio como un libro donde se document[a], de fuente directa, un aspecto de la realidad latinoamericana actual (Ga lich 124). A partir de ese momento, surge una produccin testimonial diversa tanto en Cuba como en Amrica Latina. Elzb ieta Sklodowska en Testimonio hispanoamericano (1992) propone una genealoga sobre los diversos tipos de testimonios entre los cuales se encuentr an los testimonios novelizados como el etnogrfico, socio-histrico y la novela-testimonio. (ver Anexo B) Estos testimonios tienen como punto de referencia al informante y coinciden con el uso de la entrevista para su elaboracin. En la metodologa que siguen los editores en la elaboracin y creacin de

PAGE 85

75 testimonios, primero recopilan datos de los testimoniantes, utili zando la grabadora. Despus, seleccionan los materiales y, por ltimo, organizan el texto cronolgicamente. Los editores consultan los archivos para ef ectivamente confirmar la veracidad de los hechos. La diferencia con la novela-testimonio consiste en que los editores de sta reconocen la ficcin como punto relevante. En este caso, la ficcin si gnifica la recreacin de situaciones y personajes; en contraste con el testimonio documental en el cual slo se edita el formato de las entrevis tas, se organiza la informacin en el texto testimonial y los testigos claman la veracidad de los hechos y los editores confirman esto. Entre los textos de carcter etnolgico que contribuyen a elaborar una definicin sobre los testimonios en la literatura se encuentran Juan Prez Jolote: Biografa de un tzotzil (1952) de Ricardo Pozas y The Children of Sanchez (1963) de Oscar Lewis. En ambos textos se destaca la importancia de la oralidad. Pozas contribuye con la descripcin etnogrfica de las costumbres, la vivienda y el uso de la voz del yo. Lewis destaca la importancia de la grabadora para registrar la oralidad de la clase baja, que carece de acceso a la educacin. Tanto Pozas como Lewis generan un espacio para el testimonio oral en el cual el sujeto de una comunidad marginal e indgena, que vive la pobreza del Mxico moderno, cuenta su historia. Desde la perspectiva litera ria, Miguel Barnet en Cimarrn. Historia de un esclavo (1967) y en Cancin de Rachel (1969) utiliza, asimismo, la grabadora para entrevistar a personas de la vida real. En Cimarrn indica que ha utilizado los recursos habituales de la investigacin etnolgica para crear un dil ogo vivo. Explica que le llev tiempo elaborar las preguntas y consultar libros de historia, ma pas, manuscritos y peridicos de la poca

PAGE 86

76 (9). Esteban Montejo, una persona de la vida real, es testigo de la historia de Cuba y cuenta su versin como representante de los que no tienen voz. En comparacin con Cancin de Rachel Barnet crea un personaje que es la sntesis de todas las coristas del teatro Alhambra, en Cuba. En este texto, el escritor indica en la introduccin que l tiene autoridad para contarle la hi storia a la testigo de ese mo mento histrico, puesto que la protagonista es ms bien una testigo que s lo forma parte del grupo de coristas. Rachel ofrece una versin ms como parte de una polifona. Si bien Barnet contribuye a la elaboracin de un concepto sobre el testimoni o, al informar que los testimoniantes son personas de la vida real y re presentantes de una poca hist rica, para l las mujeres no son portavoces de un discurso, ms bien, el escritor recupera la autoridad desde el momento en que investiga para hacer la en trevista y escoge la informacin para la creacin de los testimonios escritos. En la produccin de novela-testimonios, co existen diferentes modalidades y fines particulares. Desde la experi encia del exilio, por ejemplo, algunos escritores son testigos del momento histrico que denuncian, sin que el texto llegue a ser au tobiogrfico. Entre los escritores que producen testimonios en el exilio y que se posicionan como testigos, destacan, Operacin masacre (1972) de Rodolfo Walsh; Tejas verdes (1977) de Hernn Valds; Conversaciones al sur (1981) de Marta Traba; La montaa es algo ms que una estepa verde (1982) de Omar Cabezas; y Little School (1986) de Alicia Partnoy. Surgen tambin novelas testimonios de carcter etnolgic o, antropolgico y literario elaborados por escrit oras cubanas a partir de la dcada de los sesenta; por ejemplo, Maestra Voluntaria (1962), de Daura Olema Garca; Primeros recuerdos (1963), de Araceli Aguililla; Tania, la guerrillera inolvidable (1970), de Marta Rojas;

PAGE 87

77 Testimonios (1973), de Olga Alonso; El ao 61 (1981), de Dora Alonso. 8 Sin embargo, la crtica literaria cuestiona si en la creacin de estas novelas testimonio las voces de mujeres como parte del cometido de la Revol ucin Cubana logran efectivamente tener una posicin de sujeto en el discurso testimonio. Denuncia al sistema patriarcal: en Lengua de Pjaro no hay mujeres En primer lugar, cabe anotar que la produccin de testimonios elaborados por mujeres al igual que las narrativas de vida es poca sobre todo si se usa la tcnica de la entrevista. Este tipo de produccin se iden tifica como testimonio mediatizado por los editores, los escritores, los an troplogos, o bien, por los etnl ogos. Aun as, del silencio de las mujeres de la clase trabajadora surge un discurso de denuncia colectiva contra el patriarcado. En los intentos de crear espacios para otras voces la crt ica propone que en el discurso de los testimonios de mujeres no ex iste una voz individual sino colectiva; razn por la cual ellas se posicionan como sujeto femenino colectivo. En un primer momento los escritores reafirman su compromiso so cial y las escritoras se unen a ste. Nancy Morejn y Carmen Gonce producen el testimonio Lengua de pjaro. Comentarios reales en 1969 y lo publican en 1971. Retoman la tcnica de Barnet y recopilan las historias de varios informantes de Ncaro, Cuba. 9 Primero, hacen una encuesta sociolgica. Despus, seleccionan y elaboran los testimonios con lo s datos que recopilan en forma de diario. Utilizan, asimismo, la tcnica de la grab adora (Morejn y Gonce 25). Al igual que 8 Para ms informacin se sugiere ver el artculo de Catherine Davies. Women Writers in PostRevolutionary Cuba. A place in the Sun (New York: Zed Books, 1997). 9 Los informantes declaran que la planta procesadora de nquel se construye en Nicaro durante 1942. En ese momento la produccin de nquel es del 9% a nivel mundial. Enuncian que un ao despus el gobierno de los Estados Unidos cierra la planta y la reabre en 1951 en el contexto de la Guerra de Corea. La historia que se cuenta concluye en 1957 con el desembarco del Corynthia y la entrada de la guerrilla al pueblo. El gobierno revolucionario nacionaliza la planta en 1960 y el testimonio tiene como fin preservar la memoria colectiva (Morejn y Gonce 351-361).

PAGE 88

78 Barnet, recurren a los archivos y consultan documentos del Ejrcito Rebelde y de la dictadura de Fulgencio Batista para co rroborar la informacin y contrastarla. En este testimonio documental, las voces de los trabajadores tie nen un espacio para denunciar los abusos de autoridad y poder. El tema de la narracin es la vida de los trabajadores cubanos en las compaas nor teamericanas de nquel. Los informantes elaboran un discurso de de nuncia, usando el tema de la violacin sexual de los latifundistas a las hijas de campesinos y co mentan las causas sobre el hecho de que, la gente que vivi en la ci udad vio la miseria y un mont n de cosas pero no puede hacerse la menor idea, siquiera, de lo que cometan los latifundistas por estos lugares: desalojo, atropello, la violacin, un mayoral de aquellos violaba las hijas a los infelices campesinos. (102) El subtexto del discurso es la invasin a la propiedad de los habitantes de Ncaro y el abuso de poder de los latifundist as, representando la imagen de la mujer como objeto de violacin. Juan Palafox y Mendoza ya descri ba este suceso con imgenes similares durante el periodo de coloni zacin. Ellas, en los relato s masculinos, siguen pasivas mientras que los campesinos infelices slo causan compasin ms que cuestionar las causas de la explotaci n de los trabajadores. Morejn y Gonce muestran las causas de esta actitud que requiere de lectores activos y quedan convencidas de la necesidad de defender y mejorar el uso del testimonio oral para escribir la historia (35). Las escr itoras ofrecen un panorama del contexto socio-econmico para explicar que las mujeres de Nicaro se representan pasivas y en el espacio domstico porque no existen co mo clase trabajadora dentro de un sistema econmico que no requiere de su mano de obra. Las imgenes de mujeres entran en el discurso masculino como la esposa, la hija o la prostituta. Tal es la situacin de una de las entrevistadas que trabajaba como sirvienta y la mentaba, en el momento de la entrevista,

PAGE 89

79 ser madre sola, respondiendo, yo no tena hombre que me hiciera frente. Mis muchachitas yo las tena en la escuela porque si hubieran sido varones, pero hembras! (135). Las mujeres de estos testimonios repite n el paradigma de la sociedad patriarcal, aun cuando se posicionan como sujeto s para contar sus historias. En Lengua de pjaro las escritoras reafirman su compromiso con el pueblo y lo legitiman en el discurso revolucionario. Hay un acercamiento a la discusin en el testimonio para presentar la ausencia de las voces de las mujeres y de los hombres como problema de la marginalidad de un sistema econmico capitalista. Las mujeres forman parte de la especificidad del individuo y de la colectividad masa 10 No existe una autorreflexin desde una mirada de gnero. Hasta no verte Jess mo: tomar las armas para tener autoridad? Elena Poniatowska produce la novela testimonio Hasta no verte Jess mo, publicada en1969, contada por una mujer de la cl ase trabajadora que se considera basura debido a su condicin econmica, y que se describe as: Si yo tuviera dinero y bienes sera mexicana, pero como soy peor que la basura, pues no soy nada (218). Esta ltima frase demuestra la invisibilidad de las mujeres en la historia mexicana por razones econmicas. Poniatoswska se propone crear un espacio pa ra las mujeres como Jesusa y recurre a la misma tcnica del testimonio documenta l para producir una novela-testimonio. La escritora establece su funcin como creador a de una novela testimonio porque cambia el nombre de la informante, modifica el le nguaje para hacerlo ms popular y recrea al personaje. Ella comenta que graba las conve rsaciones con la protagonista, Jesusa 10 Ver discurso El hombre nuevode Ernesto Che Guevara.

PAGE 90

80 Palancares, cuyo nombre es Josefa Bohrquez (T ejeda). Jesusa le relata su vida en primera persona y describe sus experiencias co tidianas desde que tena cinco aos en el contexto de la Revolucin Mexi cana. El personaje testigo rec onstruye su vida pasada y la escritora la reorganiza en el presente, utilizando un lenguaje popular. Jesusa es representada como sujeto de un discurso histrico de la revol ucin mexicana para denunciar las pocas opciones que las mujeres de aquella poca tenan. Ella desde el espacio de sujeto femenino elabora un discur so que denuncia las condiciones de vida de las mujeres de la clase trabajadora. La voz de l yo describe las condici ones de vida de las mujeres zapotecas del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y las compara con las mestizas que participan en la Revolucin Mexicana. Como sujeto femenino destaca el poder econmico y la autoridad que las tehuanas ti enen sobre los hombres y otras mujeres, especialmente las hijas. Este sujeto tambin narra que la mujer es tratada como objeto sexual y de intercambio que se toma cuando el hombre as lo quiere. Se burla de las representaciones amorosas y romnticas que sita en su presen te e indica que en su pasado las situaciones eran diferentes. Describe aquella experien cia sexual de su juventud como un acto impuesto, sin su consentimiento y cuenta : Yo nunca me quit los pantalones, noms me los bajaba cuando l me ocupaba (86) Adems de ser objetivizada, en otro momento, el marido la golpea hasta que ella d ecide tomar un arma y se rebela contra l, usando el mismo instrumento con el cual pelean en la revolucin. Ella explica esta actitud como un acto salvaje que compara con el de una bestia para justificar por qu ya no sigui aceptando la violencia domstica, pero no se da cuenta del abuso de poder que Pedro ejerce sobre ella. Por el contrario, contina con l, acept a la potestad patriarcal del

PAGE 91

81 hombre como dueo de sus actos y de su liber tad puesto que la mujer debe obedecer las lneas de conducta sealadas por la moral y la sociedad (Snchez-Blake 102). La obediencia es un leitmotiv que el sujeto femenino re produce y que invita a un acto dialgico que conlleva a la reflexin. Al mismo tiempo que el sujeto femenino se describe como agente de poder, ste hace una crtica a las mujeres sumisas, sin da rse cuenta que la voz del yo tambin lo es. Le resulta ms fcil ser crtica de otras mujeres que seducen a su esposo que hacer una autocrtica. En sus reflexiones cuenta que es tas mujeres reciban dinero de Pedro para comer y vestir y en otros momentos recono ce que ella tampoco reciba dinero por su trabajo como niera. El discurso que se elabora se ana a la s condiciones de vida de las mujeres que no tenan opcione s de empleo. En el contex to en que los obregonistas, seguidores de lvaro Obregn, (presidente de Mxico entre 1920-1924) se unen al movimiento revolucionario en 1914, Jesusa se posiciona como una re volucionaria justa y le reporta a doa Adelina que, las trabajadoras que estn a su cargo ganan mejor salario porque ella se los subi (174). Al terminar la revolucin y en el mbito de la modernidad mexicana de los aos cincuenta, las mujeres pueden trabajar en las fbricas. Por ltimo, en esta novela-testimonio, el sujeto femenino asimismo se representa a partir de la oralidad, una tradicin que tiende a incluir la historia colectiva y, al igual que las otras narrativas de vida, la autocrtica. Cabe agrega r, que la opinin de Jesusa hacia s misma bien puede ser una treta del dbil que invita a la autorreflexin en las relaciones de gnero sexual, ms que tomar las armas para matar a Pedro. De las armas a la conciencia: el sujeto femenino en el escenario El posicionamiento del sujeto femenino en el texto Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia identifica que la lengua es su arma. El problema radica en la

PAGE 92

82 exclusin de los indgenas del idioma del espa ol y de la falta de educacin que va ms all del acto de escribir. Rigoberta Mench decide aprender el castellano ya que el desconocimiento de la lengua converge en el problema de la comunicacin: Eso es muy difcil para nosotros porque las barreras idiomticas no permiten el dilogo entre nosotros mismos, los indgenas. Slo entendemos a la gente de nuestra etnia o de nuest ro grupo, pues no hablamos el castellano y tampoco hablamos otras lenguas, entonces, eso precisamente, por ms que uno quisiera acercarse a otro grupo de gente, no permite pues, el dilogo. Y, nicamente, lo que hacamos en las fincas es seguir celebrando nuestras costumbres y todo, pero no nos entendemos. Es igual que si estuvir amos hablando con una gente extranjera (61). La lder campesina expone la posibilidad de un dilogo que no se ha logrado por la diversidad de lenguas y el problema de la falta de comunicacin al interior de Guatemala. Esta situacin la lleva a ser extranjera en su propia comunidad donde las costumbres ms que la lengua son puntos de unin. Ann Write, la traductora del testimonio al ingls, indica que Me nch has to learn the language of the culture which oppresses her in order to fight for her people and to help us to understand her own world (v iii). De hecho, Mench decide aprender el espaol cuando empieza a organizar a los miembros del Comit de Unidad Campesina (CUC) y desde este mbito pol tico adquiere conciencia. Su discurso se conecta con la teologa de la liberacin y el marxismo. Ti ene conexiones con el movimiento obrero y campesino. Desde la perspectiva poltica ella es una representante, que se distancia del papel tradicional de la mujer y decide no contraer matrimonio en esos momentos. El sujeto de este discurso-testimonio de scribe las condiciones de vida de la poblacin indgena en el contexto de Junt as y gobiernos militares debido a que los gobiernos reformistas de Juan Jos Arvalo (1945-51) y Jacobo Arbenz Guzmn (195154) fueron derrocados. Arturo Arias en Autor izing Ethnicized Subject s . . de 2001, lo

PAGE 93

83 llama sujeto tnico ya que son aquellos i ndividuos que se identifican con un grupo o comunidad que considera como suya y a quien se dirigen como others, as culturally distinct from other, more powerful groups inhabiting the same national space (75). Rigoberta Mench elabora un discur so a partir de su identidad y as participa en la organizacin de movimientos polticos como causa poltica. La posicin de la voz del yo como sujeto femenino representa el microcosmos de varios hombres y mujeres. Rigoberta Mench le cuenta su historia a Elisabeth BurgosDebray, usando la oralidad como reconocimient o de su identidad y cultura. Recurre a la memoria de eventos pasados y describe cmo las costumbres quich y ladinas (en Guatemala significa persona de origen angl o) construyen culturalmente ese sujeto femenino que se ejemplifica de la manera en que el sujeto descri be el papel de las mujeres en ambas culturas. En opinin de Bur gos-Debray en The Story of a Testimonio de 1999 indica que Rigoberta Mench cuenta su testimonio porque quiere ser reconocida, contar sus sufrimientos y ser escuchad a. Sin embargo, en el testimonio Mench argumenta qie el hecho de adquirir conciencia sobre su contexto la lleva a tomar una posicin. La crtica Wendy Woodrich argumenta que la tcnica literaria del uso de la voz del yo muestra rasgos autobiogrficos lo cual no slo permite ampliar las fronteras de las historias de vida hacia otros g neros, sino que el testimonio se convierte, a su vez, en un espacio en el cual el narr ador en primera persona expl ora el auto-descubrimiento e identidad desde un punto de vista de un acontecimiento significativo (25). El sujeto femenino: polifona de voces y multiplicidad de formatos El sujeto femenino va ms all de las front eras que se delimitan en un formato de la narrativa de vida. El sujeto es, asimismo, un trmino que se usa como una fuente de

PAGE 94

84 subjetividad que inscribe desde posiciones mltiples su conciencia sexual, racial, social, poltica y cultural los procesos de interre lacin consigo mismo y con la realidad circundante (Maz 13). En esta narrativa de vida el testimonio pasa a formar parte de un texto con mltiples formatos como el diario de vida y de sueos, la carta personal y documentos oficiales internos que informan sobr e la situacin poltica de El Salvador en el contexto de la guerra civil. Apuntes de una historia de amor que no fue (1987) de Jacinta Escudos, ya mencionado al final del cap tulo anterior, ejemplifica la convivencia de varios formatos narrativos: ca rta, diario, y testimonio. El te xto se presenta como carta, pero el metatexto narra la histor ia de la vida de la autora. En el segmento del diario, el sujeto femenino desde mltiples posicionamientos y desde una perspectiva subjetiva, denuncia la muerte del escritor salvadoreo Roque Dalton. Tiene un dilogo interno mi entras escucha la clase de hi storia sobre la llegada de los conquistadores a Amrica. Imagina que pregunta sobre el caso Dalton y que las monjas le contestan: Evita por dios! Que no preguntara locura s, que mejor se aprendiera la frmula qumica del azcar, que eso le iba a servir pa ra cuando fuera ama de casa, si ya me la puedo sor Teresita es C12 H22 O11 y la monja buenos pero no se preocupe por lo que pase afuera a usted no le afecta si no es mayor cosa. (14) En la respuesta imaginaria, las ciencias son m s tiles para la mujer. El subtexto indica que la educacin en las escuelas de monjas sigue perpetando los pa peles tradicionales de las mujeres, mientras que queda en el silencio la respuesta a la cau sa de la muerte de Roque Dalton. La denuncia de la violencia en el contex to de la guerra civil salvadorea (19791990) tambin es interna. En este caso, los recuerdos que le vienen a la memoria se entremezclan con la pasin que siente por su compaero desaparecido, El Pajarito. En sus

PAGE 95

85 recuerdos aparecen cuerpos torturados y estudiantes desaparecidos y se queda reflexionando: Te quiebran la vida, para se ntir tu respiracin acaricia ndo mi piel y yo all junto a vos, es pecado fornicar, all junto a vos, solos, es pecado, pecado, pecado. . te quiero, te amo, es pecado masturbarse o te ner pensamientos impuros, te amo, sed de vos, vos en m. .Deseos, te estn j odiendo, deseos, y no te das cuenta. (21) En el dilogo consigo misma y el uso de l verbo joder tienen una doble connotacin, la sexual y la poltica. Las voces interna y ex terna juegan con los significados de una manera subversiva. El diario, con respecto al tiempo, se inic ia con las horas esp ecficas y la narracin en el tiempo presente. La voz narrativa es impersonal y la narrador a tiene un destinatario implcito que representa con la voz del t. Los tiempos se identifican como el da y la noche. Los eventos que ocurren en el esp acio pblico, como las manifestaciones en contra del golpe de estado, se identifican con fechas oficiales, por ejemplo, de octubre de 1979 (39). En la seccin del diario sin fecha la narradora reflexiona sobre su participacin en la guerrilla cuando estudiaba en la universid ad. (62). En el captulo IV las entradas son mensuales e infrecuentes; con el silencio la narradora informa que Rafael, el Pajarito, ha desapa recido y Martina, el seudnimo de Paulina, la guerrillera muere. El contexto de la gue rra civil y la partic ipacin de los jvenes en la guerrilla pasan a formar parte de la vida cotidiana, y las diferentes voces comparten su intimidad y sus preocupaciones por la in seguridad ntima y poltica. En el segmento del testimonio, el sujeto femenino se distancia y critica a las mujeres que como ella, esperan el regreso del marido. Ay, pobres mujeres condenadas a su marido, un par de hijos, un hogar, un amante. . pobres mujeres confinadas a co cinas, supermercados, colegios de nios, cuartos de moteles, brazos de amantes pa sajeros (ninguno se va a quedar con vos). . pobres mujeres incapaces de valer por s mismas, incapaces de decir que ya no,

PAGE 96

86 que ya estuvo, pobres prisioneras del cls ico rol que nunca se atrevern a destruir. (38) Contina la narracin para que los lectores implcitos reflexionen sobre el papel tradicional de la mujer en el contexto guerrillero y concluye que est enamorada, como toda mujer, y por eso esperar a Rafael. El sujeto femenino mltiple slo se sita en el presente para tratar de apr ovecharlo ya que como todos lo s jvenes salvadoreos no tiene perspectivas futuras. Conclusiones: reflexiones sobre los testimon ios de mujeres como narrativas de vida En los testimonios como narrativas de vi da, las mujeres cuentan sus experiencias personales y las sitan en diferentes cont extos y espacios, generando un ambiente de veracidad de la historia que se cuenta. Son varios los instrumentos que ellas usan para elaborar un discurso y romper el silencio. En un primer mo mento, ellas continan con las tretas del dbil. Sin embargo, cuando tienen un espacio discursivo reciclan las ideas del patriarcado y, a su vez, hacen pa rtcipe al lector de sus refl exiones. Los sujetos femeninos en las diferentes narrativas, que he expuesto en este captulo, generan un ambiente de real a partir de su identidad que vara se gn cada caso. Mench, por un lado, mantiene su nombre para dar veracidad a su narraci n. La identidad secreta de Matilde en Apuntes de una historia tiene una funcin poltica, puesto que en el contexto de guerra civil el uso de pseudnimos representa la inseguridad que se ha ce paralela a la ficcin de la historia que se narra. Los sujetos, narradores y voces de los testimonios adquieren conciencia sobre las cuestiones polticas que las rodean, sin hacer un anlisis prof undo de los diferentes roles de las mujeres aun cuando establecen, en los ejemplos anteriores, que van a contar sus experiencias personales.

PAGE 97

87 El testimonio como narrativa de vida ofrece un lugar para el registro de historias orales. Aqullos que no saben leer ni escrib ir, y que dependen de un mediador que grabe sus palabras, las transcriba y las publique encuentran en el testimonio mediatizado un espacio en la escritura. Entre algunos crtic os al testimonio, Cristina Rodrguez seala que slo as esa voz ser escuchada y servir de instrumento de lucha para este pueblo (370). Para otros crticos del testimonio esta postura es cuestionable debido a tal mediatizacin. En los ejemplos anteriores, sobre las varias formas narrativas del testimonio, las representaciones del sujeto femenino han sido mujeres de la clase trabajadora que elaboran sus discursos a pa rtir del paradigma patriarcal cuya nica posibilidad para ser escuchadas es el registro de sus historia s en los testimonios escritos. La oralidad queda asentada en la escritura y a partir de las grabaciones de las historias, no obstante la postura de la cr tica, estas mujeres narran y elaboran discursos sobre sus experiencias personales y sus historias de vida. Los contextos reales crean el ambiente de la s historias. En el mbito institucional, el testimonio se retoma en el contexto revolucionario como parte del compromiso del intelectual hacia los pueblos la tinoamericanos. Esta discusin da pauta al debate tericoideolgico que se inserta en la hegemona institucional. Gramsci sugiere que stas se valen de la hegemona para c onvencer a otras clases social es de que sus intereses son primordiales (57). 11 La crtica al testimonio se legitima en el mbito de la crtica literaria de los ochenta. Por un lado, Casa de las Amr icas otorga el Premio Testimonio en 1983 a 11 El marxista Antonio Gramsci en Prisson Notebooks (1929-1935) retoma el trmino hegemona del vocabulario de la Tercera Internacional y distingue que el poder que ejerce una clase social sobre otra tambin se aplica a la poltica a travs de un sistema de alianzas. La hegemona significa poder cultural, moral e ideolgico sobre los grupos subordinados.

PAGE 98

88 la versin en espaol Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia 12 La editorial propone el testimonio como gnero l iterario para que las voc es no representadas hablen y cuenten sus historias a fin de se r escritas. Por otro, el texto en ingls I, Rigoberta Mench se incorpora en la lista de lecturas de la Universidad de Stanford y se cuestiona como gnero literario cuando John Beverley elige la traduccin en 1985 como paradigma para teorizar el testimonio. En consecuencia, el testimonio se institucionaliza a partir del concurso de Casa de las Amricas (1982) y por la Universidad de Stanford (1986). Los objetivos difieren en cuanto a la funcin de este gnero. El testimonio se define como un espacio en el cual las voces no represen tadas adquieren poder para contar sus experiencias personales. Con respecto a la veracidad, la definicin de Traba propone el distanciamiento del escritor. En el testimonio mediatizado que re clama ser veraz, la crtica cuestiona la historia que se narra. No oc urre as si se define como una novela-testimonio, por ejemplo el caso de Hasta no verte Dios mo de Poniatowska. Gustavo Garca se refiere a una combinacin en que la vida de los personajes re ales se ficcionaliza y se presenta dentro del escenario histrico mientras que Hyde n White cuestiona en Essays in Cultural Criticism la forma en que se narra la historia oficial versus la hi storia de la novela. La voz del yo se cuestiona como personal y se hace colectiva. Con ella se identifica un discurso enmarcado en los modelos culturales sobre quin hace la entrevista y quin responde. Sin embargo, los testimoniantes, en el proceso de contar su historia tambin 12 En el ao 1983, un jurado formado por Omar Cabezas, Tirso Canales, Fernando Prez y Eugenia Meyer concedi el Premio Testimonio Casa de las Amricas al texto Me llamo Rigoberta Mench elaborado por la etnloga Elizabeth Burgos Debray. En las Actas del Ju rado el objetivo es: Reconocer su valor testimonial ceido al gnero en que concurs; reconocer la pureza, la naturalidad del testimonio; la intensidad, la candidez y valor que tiene este testimonio y el ejemplo de tenacidad y coraje de la mujer guatemalteca en la lucha por la liberacin de un pueblo (Ochando 168).

PAGE 99

89 seleccionan la informacin y eligen los r ecuerdos que la memoria recuerda. Como agentes deciden qu es lo que deben hablar. En consecuencia, la manipulacin y la seleccin de datos no slo est a cargo de los escritores, ya sean editores o entrevistadores, sino tambin de los informantes. Para crear un efecto de veracidad que cambie la percepcin habitual de la literatura como algo ficticio o imaginario, se requiere de una colaboracin entre testimoniantes y editores (Beverley Anatoma 11). Arturo Arias en The Mench Controversy (2001) no muy convencido, analiza el problema de la verdad y la autenticidad del testimonio de Mench cuya voz es cuestionada por David Stoll. Arias en Authorizing Ethnicized S ubjects . . plantea el problema s obre, a quin creerle en este caso? Y, cmo valorar el testimonio de Me nch, si otras voces tienen su propia versin de la historia que se cuenta? (76). Juan Ra mn Duchesne arguye en Miguel Barnet y el testimonio como humanismo de 1987 que la en trevista est diseada con tcticas para hacer hablar al interlocutor, ms que para hablar con l (157). Miguel Barnet en La novela-testimonio: socioliteratura de 1969 co mpara el trabajo del escritor con el del productor de cine y lo llama gestor ya que su s tareas son similares, ambos se convierten en intermediarios, en el caso del testim onio entre el entrevistado y el lector de testimonios. El escritor cubano sugiere suprimir la voz del escritor, o bien, usarla menos, y con esta postura admite que la voz del escr itor est presente en el testimonio escrito. Carmen Ochando, por el contrario, argument a que el escritor o la escritora del testimonio desea superar la contradiccin de anular su voz, pero falla. Los intentos de crear un proceso de identificaci n esttico entre el personaje y el escritor no ocurren del mismo modo que se da entre el entrevistador y el entrevistado (127). En su lugar se crea

PAGE 100

90 un personaje que representa algo ms que un di scurso esttico o con matices literarios; esto significa tambin la posibilidad de se r representante (elegido por el entrevistador) de un grupo o clase social marginada (127). La propuesta de Ochando con respecto al texto testimonial, consiste en que los testimoniantes dejan de ser reales y se convierten en personaje de una narracin. Finalmente, ella co ncluye que aun as s on representantes de un grupo marginado, elegidos por el escritor y no por el grupo marginado al que representan. En otras palabras, el discurso testimonial se convierte en una interpretacin del editor o la editora; y, el entrevistado, en un re presentante de una colectividad elegido por el entrevistador. Hasta aqu Ochando y Duches ne problematizan el posicionamiento de los agentes en el discurso y se cues tiona la veracidad de la narracin. En efecto, el uso del sujeto personal y la ve racidad son tcnicas que se usan en la elaboracin del testimonio. El propsito es permitir la apertura de discursos heterogneos que co-existan ms all de ser objetos de estudio. Sin embargo y como antecedente al siguiente captulo, cabe cuesti onar si puede existir un trabaj o colaborativo entre mujeres lderes y editoras. Persiste un compromiso del escritor cuya funcin es organizar y compilar informacin. Al considerar esta divergencia de opin iones con respecto al papel del sujeto personal debido a las varias formas de el aboracin del testimonio, la propuesta del siguiente captulo Dialogismo en el testimonio: testimonian tes y editoras es profundizar en la discusin a partir de los casos esp ecficos de Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano y sugerir que ellas elaboran testimonios, como parte de una retrica de liberacin, y como

PAGE 101

91 una forma de afirmacin hacia la consecu cin de igualdad de derechos y el cuestionamiento de las estructuras patriarcales predominantes.

PAGE 102

CAPTULO 4 DIALOGISMO EN EL TESTIMONIO: TESTIMONIANTES Y EDITORAS Yuyachkani 1 Mujeres de la clase trabajadora: Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano Si bien las mujeres elaboran un discurso -testimonio, cmo hablan las mujeres de la clase trabajadora en los testimonios traduc idos al ingls? Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano, desde su posicionamiento como madres elaboran discursos en los cuales ellas tambin toman la palabra. En el te stimonio de la hondurea Elvia Alvarado Dont be Afraid Gringo (1987) y el testimonio-autobiografa de la peruana Mara Elena Moyano The Autobiography of Mara Elena Moyano. The Life and Death of a Peruvian Activist (1992), las madres se integran en organi zaciones y se apropian, por un lado, de los discursos sobre la pobreza de gobiernos militare s y neoliberales y, por otro, subvierten un espacio pblico en un contexto de censura y violencia, aceptando, en el caso de Alvarado, la traduccin de sus testimonios al ingls. En esta agencia discursiva se crea una relacin dialgica entre testimoniantes y editoras, en la cual unen sus voces para denunciar la intervencin estadounidense en Honduras y la violencia en Per como consecuencia de las polticas neoliberales. En s este argumento lleva a los problemas que se discutirn en este captulo, por qu la produccin de estos testimonios se hace hacia un pblico internacional y no interno? y de qu modo la s testimoniantes agencian un discurso que se crea con un doble filtro (la entr evista oral y la traduccin)? 1 Palabra quechua que significa estoy pensando, estoy recordando. 92

PAGE 103

93 El testimonio es un espacio en el cual a quellos sin voz cuentan su versin de los hechos. Las mujeres aunque tienen un espaci o en el mundo letrado requieren de otras voces para denunciar eventos histricos, o bien, darlos a conocer. En este caso las editoras buscan testigos de la vida real que apoyen sus denuncias para elaborar un discurso mltiple. De la relacin entre edito ras y testimoniantes surge un dilogo. Mikael Bakhtin en Discourse in the Novel escr ito en 1934-35 argumenta que cada grupo social habla su propio dialecto social (social dial ect) para expresar sus valores morales y su perspectiva ideolgica. Estos dialectos sociales se intersectan entre unos y otros de modo que se yuxtaponen mutuamente, se complement an, se contradicen y se interrelacionan dialgicamente (292). Para el caso de las editoras y testimoniantes la relacin dialgica ocurre entre ellas y sus resp ectivas sociedades y entre la voz del yo colectivo y la conciencia, que las testimoniantes nombran para percibir el yo interno. La voz del yo colectivo representa el trabajo colaborativo entre editoras y testimoniantes que en comn acuerdo elaboran una historia. Nora Domnguez analiza el doblez de los discursos feministas. La propuesta del dilogo en los testimonios se genera desde lo s espacios interior y exterior del texto. Domnguez explica el posicionamiento del sujeto en el discurso feminista con la metfora del doblez La crtica argumenta que el trabajo al interior y al ex terior de los estudios de gnero tiene una doble voz, que por un la do dialoga con los formatos literarios dominantes y, por otro, propone un cambio que los altera (1 95). La crtica argentina sugiere que el hecho de escribir sobre los mismos temas permite hacer visibles las representaciones de las mujeres que antes no se vean (203). Pa ra el caso de los

PAGE 104

94 testimonios en ingls elaborados por mujere s, tambin se apoya la visibilidad de las mujeres de la clase trabajadora. En esta relacin dialgica, hacia el exte rior, con los lectores estadounidenses y hondureos en el exilio, Don't be Afraid Gringo est organizado en catorce relatos que se inician con el espacio privado en el cual Alva rado narra su vida personal. La mayor parte de los relatos describe la e xperiencia personal de Alvarado de sde diferentes espacios en los cuales utiliza la polifona, es decir, una multiplicidad de voces. Los ttulos de su testimonio tienen como ejes semnticos la Iglesia, el papel de los militares, los sacerdotes, la vida de los campesinos, el mach ismo, la instauracin de las bases militares, la deficiencia de los programas de educacin hacia los campesinos, y la organizacin de las campesinas. En las ltimas historias, Alvarado convoca al lector estadounidense a tomar conciencia de que los campesinos hondureos no piden limosna sino un espacio donde vivir. 2 De manera general, su experiencia se sita en el sistema patriarcal. Al interior del texto-testimonio se re presentan dos narrativas de vida, la autobiografa y el testimoni o, de tal manera que una historia se cuenta. En The Autobiography desde dos ngulos, la primera secci n es una compilacin de los discursos que emite en los medios de comunicacin, es crita en formato testimonial. La segunda parte es una traduccin de la autobiografa incompleta En busca de la esperanza escrita por Mara Elena Moyano poco antes de mori r. Ambas forman un texto hbrido para representar el dilogo que exis te entre los testimonios reco pilados por la editora y la versin de la testimoniante en la autobiograf a, as como la mediatizacin de la editora 2 El 24 de marzo de 2004, Elvia ofreci una charla en University of Central Florida en Tallahassee, Estados Unidos, en donde su discurso se manifiesta en contra del neoliberalismo como causa de los problemas de la extrema pobreza y de las maquilas en San Diego. Elvia colabora con el Black Workers Movement, lidereado por Sarah White, quien representa a las trabajadoras del Mississipi.

PAGE 105

95 con respecto al lector. La informacin que la s editoras y las testimoniantes exponen en la introduccin y en el testimonio advierte la existencia de un discurso en el que varias voces informan sobre las actividades de la guerrilla y la crisis econmica de los ochenta que lleva a las mujeres a organizarse para re solver las necesidades inmediatas. En este sentido una multiplicidad de voces denuncia un mismo aspecto histrico. Los respectivos contextos de las experiencias de vida reflejan que aun cuando existe una especificidad con respecto a cada espacio geogrfico, las consecuencias de las polticas neoliberales afectan tambin a las mu jeres de la clase trabajadora sobre todo por el desconocimiento de sus derechos. En este pr oceso de aprendizaje s obre su historia y la participacin de las mujeres, la educacin persiste como instrumento. Don't be Afraid Gringo y The Autobiography coinciden en representar contextos que reflejan las consecuencias de las polticas econmicas ne oliberales en las mujeres de la clase trabajadora. Bakthin en Disc ourse in the Novel argumenta que el contexto define el significado de los discursos que exponen una multiplicidad de voces sociales y sus expresiones individuales. Alvarado desde su especificidad describe que en Honduras los gobiernos democrticos de Roberto Suazo Crdoba y Jos Simn Azcona Hoyo comienzan desde 1982 a aplicar es te modelo neoliberal para resolver la crisis econmica que haba legado el gobierno anterior a car go de la Junta de Gobierno (Meza 30-32). Mara Moyano, para el caso de Per, describe que durante la primera mitad de los ochenta, el gobierno de Fernando Belande Terry de Accin Popular (AP) implanta polticas liberales. 3 Durante el siguiente gobierno Aln Garca Prez del APRA (Alianza 3 Despus del gobierno militar del general Francisco Morales Bermdez, Belande Terry recibe al pas con una deuda exterior de 10.000 millones de dlares, un dficit presupuestario equivalente al 9% del PIB y una inflacin del 70%, se decan t por una poltica de subidas salariales moderadas y alzas en los precios de los alimentos bsicos y los combustibles hasta cuatro veces superiores. En 1983, se declara el estado de

PAGE 106

96 Popular Revolucionaria Americana), denuncia el modelo liberal de mercado, causando una crisis econmica, que trae como cons ecuencias el levantamiento de Sendero Luminoso. 4 En los noventa, con el triunfo de Alberto Fujimori se implanta el modelo econmico neoliberal (Schnwlder 73-102). Romn-Lagunas, con respecto al contex to, asienta que para el caso de Centroamrica no se encuentran mayores difere ncias de cmo ste afecta a los gneros sexuales, e indica para el caso de los testimonios que, Las historias y los anlisis que proveen las mujeres y los hombres son iguale s. No podemos decir que el sufrimiento sea ni ms ni menos, tampoco podemos decir qu e el nivel de protagonismo masculino y femenino sea desigual (105). Si bien las consecuencias de las polticas de gobierno afectan a hombres y mujeres, cabe agregar que las experiencias personales de mujeres son factores indispensables pa ra crear una voz protagonista, que ofrezca por s misma una perspectiva sobre los eventos histricos. El contexto especfico de cada testimoniante entonces, se convier te en el escenario de las narrativas en el cual las mujeres ta mbin son testigos. Sus historias tienen un espacio en el cual el problema de la edu cacin persiste porque la clase trabajadora an no tiene acceso a la escritura. ste es el gnero en el cual se registran las historias orales con emergencia, la suspensin de garantas y la pena de muerte para enfrentar el av ance guerrillero de Sendero Luminoso (Schnwlder 73-102). 4 Aln Garca propone una moratoria de seis meses en los pagos internacionales del Per; una devaluacin monetaria del 12% a partir de la fijacin del tipo oficial de cambio del sol con respecto a la nueva moneda, el inti (10.9 por dlar). Propone congelar los precios del petrleo y control de salarios mnimos. La moratoria es una medida que en los ochenta varios gobiernos latinoamericanos presentan al (Fondo Monetario Internacional (FMI). Por su parte el gobierno de Aln Garca expropia la compaa estadounidense Belco-Petroleum y aplica una poltica de resistencia contra el imperialismo. El cambio del inti (moneda nacional) es de 4.800 por un dlar en 1989. Estas medidas dan como resultado la interrupcin de crditos y, por lo tanto, el colapso econmico con una inflacin del 2.773% y la violencia que describe Mara Elena Moyano en su testimonio autobiografa. A fines de su gobierno participa en el Grupo Apoyo del Grupo Contadora para dar fin al conflicto guer rillero en Centroamrica y restablece relaciones con Estados Unidos para combatir el narcotrfico (ver Tello y Seligmann)

PAGE 107

97 la colaboracin de un/a editor/a. Algunos de es tos discursos narrativos tienen su origen en la exclusin de la clase trabajadora del me rcado laboral, producto de la crisis econmica de los ochenta que se genera en Amrica Latina. Para difundir los acontecimientos las mujere s se enfrentan al problema de la falta de educacin y al desconocimiento de su participacin en la hi storia. La propuesta de educacin para las mujeres sigue siendo una demanda que se ha expuesto desde el siglo XVII en Respuesta a sor Filotea de sor Juana Ins de la Cruz y se ha manifestado en las diferentes narrativas de vida, ya menci onadas en el captulo uno. Los testimonios mediatizados de mujeres, Rigoberta Menc h, Domitila Barrios, Elvia Alvarado, Mara Teresa Tula y Mara Elena Moyano al igual que Doris Tijerino en Somos millones . La vida de Doris Mara, combatiente nicaragense publicado en 1977, entre otros, denuncian la falta de educacin como un problema social que afecta a hombres y mujeres. Doris explica e identifica los problemas que los jvenes tienen para estudiar cuando los gobiernos que tambin emiten leyes en la regin centroamericana excluyen a los estudiantes pobres. La guerrillera nicaragens e menciona, en particular, el caso de los campesinos que no apoyan la educacin de sus hijos porque los requieren como mano de obra, y aunque no analiza los efectos de esta crisis en las mujeres, los representa. 5 Desde la experiencia pers onal, Alvarado relata en Dont be Afraid Gringo que pasa varios aos, desde la edad de siete hast a los doce, repitiendo el mismo segundo grado. Con el apoyo de la Iglesia, en los ochenta, Alvarado re-aprende a leer y a escribir en los 5 Se sugiere ver Our Voices. Our Lives. Stories of Women from Central America and the Caribbean de Margaret Randall

PAGE 108

98 cursos de alfabetizacin. 6 Las comunidades cristianas contribuyen en este proyecto desde la segunda mitad de los sesenta en Lati noamrica a partir del Segundo Concilio del Vaticano emitido por el Papa Paul VI. En este documento la Iglesia reconoce el derecho del pobre a participar en la i gualdad y la dignidad de los seres humanos, motivndolos a estudiar las sagradas escrituras. Como resu ltado, surgen grupos religiosos europeos y estadounidenses interesados en alfabetizar a lo s pobres del mundo. Estas ideas se insertan en la narrativa de la teologa de la liberacin. Jorge Gmez en su artculo Contextualizacin de la teologa de la liberac in en la narrativa ib eroamericana agrega que sta ofrece un espacio para el tr atamiento de los siguientes temas: la opcin de la iglesia por los pobres; el problema de la violencia y las distintas opciones que surgen en el seno de la iglesia; la toma de c onciencia del crculo vicioso que crea la relacin oprimido/opres or y la necesidad de un proceso de concientizacin que haga posible el surgimiento del hombre nuevo; la necesidad de una solucin social a travs de un pr oceso dialgico; la mujer y el pobre como smbolos del oprimido; el surgir de un pensamiento que reclama accin y, por ello mismo, cuestiona el papel del intelectual. (26) Considerando diferentes campos de estudio, existen intentos de hacer cambios en la educacin tradicional como medio para acabar con la pobreza y garantizar una mano de obra barata, sin profundizar en las causas de la desigualdad, en la que prevalecen las desventajas sociales y econmicas, sobre t odo entre hombres y mujeres y que an se siguen transmitiendo a partir de las tradiciones creadas por el patriarcado. El proyecto de educar a las mujeres contina dentro del m odelo religioso tradicional sobre todo para dejarlas que continen labora ndo en la vida domstica. La teologa de la liberacin se dirige ms a la toma de conciencia pa ra lograr un compromiso por la accin 6 En 1988, un ao despus de la publicacin del testimonio Dont be afraid gringo a nivel nacional el analfabetismo es mayor en las mujeres (42 por ciento) que en los hombres (39 por ciento) y mayor en la zona rural (52.6 por ciento) que en la ciudad (21.4 por ciento). Del total nacional de mujeres analfabetas el 74.5 por ciento vive en el rea rura l y el 25.5 por ciento se ubica en el rea urbana (Centeno y Dole).

PAGE 109

99 concientizadora y de liberacin social en los procesos revolu cionarios que a la reflexin del papel de las mujeres en la sociedad (Gmez 43). En este mbito, los Clubes de Madres se establecen en los lugares ms pobres, insertndose en los objetivos de los gobier nos latinoamericanos. Los Clubes se limitan a la enseanza de la lecto-escritura y la capac itacin de los trabajadores con una habilidad mnima para la vida diaria, sin la opcin de conocer sus derechos legislativos. Mara Elena Moyano en su autobiografa En busca de la esperanza describe que las causas son la falta de apoyo econmico y la escasez de em pleos impiden que haya opciones para que los estudiantes continen la universidad. Las lderes surgen de los cursos de cap acitacin que los Clubes ofrecen, donde se crea el espacio para la interaccin entr e mujeres. Ellas comienzan a organizarse independientemente y a organizar a otras muje res, manteniendo su papel de madres. Elvia Alvarado apunta que es as como las campesina s adquieren conciencia revolucionaria, discurso que hace eco a las propuestas del marxismo y el cristianismo inspirado en la teologa de la liberacin-. Alvarado y Moyano se agencian de la pa labra conciencia que ninguna de las dos define aunque ambas estn de acuerdo en que la educacin es el medio para adquirirla. 7 Alvarado retoma el tema de la educacin hacia las mujeres porque reconoce que es una opcin para obtener un mejor nivel social. En su testimonio, una mejor vida 7 Para el caso peruano, el gobierno de Alberto Fujimori crea en 1996 Promudeh (Ministerio de Promocin de la Mujer y del Desarrollo Humano), inspirado por la Conferencia de Beijing (1995). Fujimori est de acuerdo que la mujer debe tener un papel protagnico en la vida social y poltica, pero sobre todo en la lucha contra la pobreza. Durante su segundo gobierno reconoce la igua ldad de los hombres y las mujeres como parte del proyecto de moderni zacin. Por ltimo, destaca que: Graci as al Promudeh se pudo trabajar en la disminucin de la tasa de analfabetismo en el sexo femenino, la cual ya haba descendido del 18.3% al 7.8%; el objetivo era reducirla al 4%. Promudeh crea refugios temporales para proteger a la mujer que son vctimas de la violencia.(Fujimori, Promudeh).

PAGE 110

100 significa lograr una posicin en el mbito soci al que slo se adquiere con la propiedad de tierras que es su nico medio para vivir. El pr oblema de cmo lograr obtener el ttulo de propiedad de la tierra no se resuelve por que los campesinos no conocen sus derechos legislativos por falta de educacin. Sus dema ndas, en general, han sido ignoradas tanto por los gobiernos militares y los reformistas como por los neoliberales, quienes tampoco intentan oponerse a los grupos terratenientes. La tarea de Alvarado es organizar a los campesinos para recuperar las tierras que ha n ido perdiendo por no tener los medios para producirlas y por no conocer sus derechos Como solucin a este problema, las campesinas insisten en la tarea de educar a otras mujeres para tener voz en el mbito social, que no consiguen por no te ner los medios de produccin. La editora peruana Diana M iloslavich coincide con la propuesta de Elvia Alvarado sobre la educacin de las mujeres, pero se propone ir ms all de la lecto-escritura. Miloslavich explica en la introduccin de Autobiography que la subordinacin de las peruanas es producto de una construccin social. Es decir, de la forma en que el patriarcado las ha situado en la historia si n considerar sus perspectivas. A partir del desconocimiento de mujeres en la historia propone educar a los peruanos sobre la contribucin de ellas. De este modo, la ed itora retoma a las pr otagonistas que han apoyado un pensamiento feminista para mostrar que en la historia hay referencias sobre el papel de la mujer como sujeto activo. Entr e ellas se encuentra la feminista Virginia Vargas, quien en 1979 funda el Centro Flora Tristn para las Mujeres Peruanas. Esta organizacin fue nombrada en honor a la escr itora franco-peruana, mencionada ya en el captulo uno. La misin del Centro se inspir a en el pensamiento de Flora Tristn con respecto a los trabajadores que ella expone en su discurso Unin Obrera (1843). La

PAGE 111

101 escritora proclama, desde finales del siglo XI X, que la emancipacin de las mujeres se encuentra intrnsicamente relacionada con el levantamiento de los trabajadores. La lnea poltica del Centro Flora Tristn integra el movimiento de mujeres con el de los trabajadores. Esta organizacin ofrece un espa cio poltico para que ellas hagan visibles sus denuncias en los espacios pblicos, tales como, rechazar la viol encia y asegurar sus derechos reproductivos y sexuales. Miloslavich considera en su investigaci n a aquellas mujeres que no se llaman feministas como Magda Portal, la fundadora del APRA, quien vive exiliada en Mxico, pero que apoyan la lucha social y la justicia. El movimiento de Portal, como indica en su testimonio Quines traicionarion al pueblo? (1950) inclua a mujeres casadas, indgenas, esposos y maestros, sin hacer referencia a la s personas de origen africano. Entre otras organizaciones de mujeres que surgen en los aos cuarenta se encuentra Accin Femenina Peruana, en la que participan enfermeras, maestras, mujeres de la clase trabajadora y trabajadoras de los sindicat os. La composicin de esta organizacin tambin demuestra que los espacios para la s mujeres eran limitados. La editora sita a esta generacin de feministas como la prim era oleada latinoamericana. Para los setenta surgen movimientos de mujeres que retoma n ideas de lderes peruanas como el Movimiento Manuela Ramos, Mujeres en Luch a, Frente de Mujeres Socialista, y Accin para la Liberacin de la Mujer Peruana, entr e otros. As tanto en Honduras como en Per la agencia discursiva de estas mujeres de la clase trabajadora se consigue reclamando un lugar para recibir educacin sin diferencia de clase, ni de etnicida d. Desde la praxis de Alvarado y desde la perspectiva terica de M iloslavich, la propuesta consiste en incluir a las mujeres en la historia y, por ende, in cluir sus perspectivas sobre los hechos

PAGE 112

102 acontecidos. En este senti do persiste un dilogo atemporal entre mujeres en donde el feminismo es una opcin de vida para las mujeres (Fuente 3) Testimonios de mujeres, para qu? Los testimonios de mujeres, al igual que lo s de hombres, describen los conflictos de los pueblos y organizaciones que se manifiestan contra la opresin y como una denuncia a la violencia que se genera entre la guerri lla y las fuerzas militares. Las testimoniantes tambin incluyen en su experiencia personal los conflictos de clase social y etnia. La vida cotidiana de Elvia Alvarado en el contexto patriarcal En primer lugar las campesinas cuentan su vida desde la es pecificidad de los contextos, para denunciarlos. En el contexto ideolgico de los feminismos, en estos testimonios se despliegan varias ideas que cuestionan y exponen el papel de las mujeres y sus problemas. Una de stas se refiere a la esp ecificidad de los contex tos y, entre ellos, la vida cotidiana. La critica Mireia Aragay en su artculo, Feminismo y materialismo cultural: enemigos o cmplices? (2000) s ubraya la importancia del contexto para reivindicar la diferencia de gnero ya que desde una perspectiva del materialismo histrico deben tomarse en cuenta las diferenc ias histricas dentro de/entre los gneros (44). Desde el punto de vista de l individuo, la subjetividad se crea en las races histrica y material, es decir, est constituida por (sujeta a) las circuns tancias histricas y materiales en las cuales se ha lla inmerso [el individuo] (45). En el caso particular de Alvarado, ella el abora un discurso que est aunado a la instauracin de bases militares estad ounidenses en Honduras. La narrativa de Dont be Afraid Gringo comprende entre los aos 1944 y 1986, es decir, desde los ltimos aos de la dictadura del general Tiburcio Caras Andino (1933 -1948) y momento en que se

PAGE 113

103 instaura la United Fruit Company, compaa bananera de capital estadounidense, hasta los ochenta. Esta dcada se caracteriza por la eleccin de gobiernos civiles, aunque paradjicamente en ese momento se instauran las bases militares estadounidenses y se inicia el periodo contrarrevolucionario. El discurso de Alvarado se elabora paralelamente al contexto del movimiento campesino. La lder comienza con su vida pers onal, describiendo a su padre y a su madre y en seguida habla de ella. La narradora-personaje describe que en Honduras los gobiernos han sido inestables y el poder se ha disputado entre liber ales y conservadores. A lo largo de la historia de la vida de la protagonista, la poltica sigue una tradicin de gobiernos militares: populistas y reformistas. Alvarado informa en Dont be afraid gringo que la primera reforma agraria comienza en los sesenta durante el gobierno liberal de Ramn Villeda Morales, quien fue electo en 1957, We called him El Pajarito Pechito Rojo, Li ttle Robin Redbreast . was pretty liberal minded, and when he came to power there was more freedom for campesinos to organize and make their demands for land. In 1961 El Pajarito created the National Agrarian Institute, INA, to be in charge of distributing land . But of course the big landowners and th e banana companies Standard Fruit and the United Fruit were up in arms, because it meant they would lose a lot of land. . Then El Pajarito was kicked out by Oswaldo Lpez Arellano, a general. (67) El gobierno militar de Villeda Morales de corte reformista hace cambios superficiales porque depende de compaas ex tranjeras. En un momento de reflexin, Alvarado se da cuenta de que la Reforma Agraria no se cumple e invita al lector a explorar el poder que las corporaciones estadounidenses ejercen sobre los gobiernos hondureos aun cuando stos son militares. Al varado con la expresin oral, But of course . ., se dirige al lector activo con quien simula un dilogo sobre las polticas de gobierno. Si bien ella repite los cdigos adquiridos como liberal minded, y la familiaridad con la que los hondureos se diri gen a Lpez Arellano, es con esta expresin

PAGE 114

104 oral que la relacin dialgica no slo se da al interior de Honduras sino tambin al extranjero. Alvarado como dirigente campesina expropi a las propiedades que pertenecen a las terratenientes viudas Nicolasa y Consuelo Funes. La testimoniante explica en una entrevista que despus se traduce en Dont be afraid gringo La primera recuperacin en la que partic ip fue en una parcela propiedad de una viuda llamada Nicolasa. Ella era una gran latifundista que hered todo de su padre. []l era uno de los hombres que se volvieron ricos comprando alambre y cercando las tierras despus. Puso cercos, cercos y ms cercos donde qui[s]o y nunca invirti en comprar tierras. (55) 8 Aunque las extensiones de tie rra estn en manos de dos mujeres terratenientes, los campesinos no se benefician en nada. La cita muestra que el matriarcado no ofrece opciones a la clase trabajadora. El conflicto de clase social, en este caso, est unido al de gnero. Las mujeres con poder econmico tampoco estn dispuestas a apoyar el movimiento de campesinas que dirige Alvara do para recuperar las tierras expropiadas. Las polticas de los gobiernos civiles de Suazo Crdoba y de Azcona Hoyo tampoco apoyan a los campesinos. La lder reconoce que la llamada libertad de organizacin es una estrategia ineficaz ya que el gobierno, al igua l que el pueblo, est supeditado al poder de la Un ited Fruit Company, es decir, al capital extranjero. Posteriormente, Alvarado en su narracin resume otra etapa de despojo de tierras que esta vez tiene fines militares. La lder sintetiza cmo se da este proceso: First of all, they kicked a lot of campesino groups off their lands to make room for the bases. . Secondly, the bases only strengthen the Honduran military, and that means more 8 Esta cita se tom de un anexo del artculo Los campesinos: entre la zanahoria y el garrote (Benjamin 55-58). Este anexo fue tomado de las entrevistas para elaborar el testimonio Dont be Afraid Gringo El espaol aunque ha sido corregido mantiene el sentido de la oralidad, faltan acentos y la palabra quiso la escriben con z. Esta publicacin del CEDOH no pudo haber permitido tales faltas ortogrficas por ser un centro de investigacin.

PAGE 115

105 repression for us (109). En esta narracin, Alvarado tradu ce la instauracin de bases militares a represin. Ella comprende que contar esos momentos histricos la llevan a adquirir conciencia, es decir, a reflexionar so bre el papel de las mujeres y de los hombres sobre los sucesos ocurri dos a su alrededor. Georg Gugelberger y Michael Kearny en V oice for the Voiceless . ., publicado en 1991, aluden que el testimonio corrige y perm ite el espacio para las perspectivas del pueblo sobre su historia, es decir que el testimonio, fulfills a major mandate: to rewrite and to retell, to correct Latin American history and reality from the peoples perspectiv e . we cannot understand Latin America any longer without listening to the growi ng voices of those who speak through this new genre. (11) En este acto de volver a contar los sucesos se crean varias versiones que hacen eco a mltiples voces, que carecen de valor porque no son escuchadas. En el mbito de la vida diaria la interv encin militar forma parte de sta. Para los hondureos la cotidianeidad trascurre cerca a la base militar de Palmerota. Alvarado viaja cada da en autobs, en un primer momento sin entender por qu se han instalado las bases militares. Despus se da cuenta que esas son las causas de los despojos de tierras a los campesinos. La incomprensin de este fenmeno y los miedos de Alvarado demuestran que hay momentos de silencio y de reflexin sobre la historia hondurea y la vida cotidiana. Estas experiencias que ocurre n a diario se teorizan entre las feministas. Ana Jaiven Lau en Cuando hablan la s mujeres publicado en 2002, encuentra conexiones entre la experien cia cotidiana y la realidad colectiva, y tambin, entre esferas y actividades que los docume ntos no consignan. C ontar historias de vida se convierte en un proceso de histori zacin. No deja fuera a las mujeres de la historia sino que las introduce y les permite ser parte de el la, participar en igualdad de condiciones que los hombres. (192)

PAGE 116

106 En esta propuesta, una multiplicidad de voces cuenta otras versiones de la historia del pas. Las mujeres hondureas desde varios espacios sociales y geogrficos se manifiestan en contra de la intervencin militar, cu ando Estados Unidos instala bases militares contrarrevolucionarias y en los departamentos de Choluteca y El Paraso se establecen campamentos somocistas con apoyo de los gobiernos civiles de Suazo Crdoba y Azcona Hoyo (Bardini 35). Es as que en este contexto, el testimonio tambin funciona como instrumento de denuncia y compromiso social de las mujeres. Mara Elena Moyano y la crisis: lo domstico tambin es causa poltica El caso de Moyano en el Pe r no es diferente a la experiencia con los gobiernos militares y populistas de Honduras. Su experienci a personal la lleva a actuar en el espacio pblico, en donde los asuntos domsticos son pa rte de las polticas de gobiernos. Moyano nace en 1958 durante el gobierno de Manuel Prado Ugarteche, elegido por El APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana). Las condiciones de vida de su familia eran precarias. Moyano en su au tobiografa en espaol En busca de la esperanza no ofrece ms informacin sobre su infancia y con una presenta cin formal inicia la historia de su vida como si se tratara de un documento oficial: Mi nombre es Mara Elena Moyano Delga do. Nac el 29 de noviembre de 1958, en el Distrito de Barranco, Lima. Mis pa dres son Eugenia Delgado Cabrera y Hermgenes Moyano Lascano. Mis hermanos son siete: Rodolfo, Ral, Carlos, Narda, Eduardo y Martha. Soy casada, te ngo dos hijos. Actualmente slo me ocupo de mi casa y de mi organizacin. Vivo en el Sector 3, grupo 18, Mz P, Lote 15. Estudi hasta segundo ao de Sociologa. (1) Su autobiografa corresponde a la segunda pa rte del testimonio-aut obiografa. Empieza el relato con su identidad, de este modo, adquier e autoridad para contar su vida, la cual empieza con su nombre. El acto de nombrarse, en la cita de arriba, delimita la especificidad de su experiencia personal e identidad. Moyano no se describe como

PAGE 117

107 mulata, de descendencia africana. 9 Kristin Herzog en su investigacin Finding the voice (1993) subraya que la poblacin mulata peruana enfrenta la discriminacin racial y asume que Mara Elena Moyano vive la discrimi nacin, Being black herself she knew about discrimination (109). Sin embargo, la lde r no hace mencin a su origen ni a la discriminacin en sus discursos sino a su compromiso en el movimiento social en el cual la religin era imprescindible para la unidad del pueblo. Los asuntos de color y gnero no se tratan en los movimientos sociales. La narracin en primera persona muestra un carcter autobiogr fico pero tambin narra con la voz del nosotros c on la cual Moyano integra en su narrativa las propuestas de las mujeres y los hombres que apoyan su movimiento popular. La retrospectiva est mediatizada por la memoria y hace una constante reflexin sobre s misma como lder pero tambin se refiere como leitmotiv a la crisis econmica que se vive en Per. Moyano se representa como testigo de la violencia que ella denuncia y que la editora usa para testificar sobre las vivencias que Moyano ha observado y ha vivido. La lder describe su vida teniendo como marco de re ferencia sus experiencias escolares y los problemas que viven los jvenes para ingresar a la universidad. Ella cuenta que slo estudi dos aos de sociologa, y dej la un iversidad porque no tena para comprar los libros, aunque sus hermanos y su madre insistan en que ella continuara la universidad. Este sueo no se cumple porque ella decide trabajar para ayudar a su familia, puesto que en esos momentos sus hermanos se encuentran desempleados. Su vida como activista comienza durante los setenta, en el lugar donde trabaja como maestra. En ese espacio, ella particip a en la huelga que organizan los padres de 9 La poblacin de origen africano lle ga al Per en el siglo XVI y la cultura de influencia africana forma parte del encuentro entre tres mundos (Herzog 63).

PAGE 118

108 familia, y de donde, posteriormente, la despid en. Este evento que se sita durante el gobierno aprista de Aln Garca, es una manifestacin contra de las reformas econmicas que afectan a las clases populares. Moya no comenta en su autobiografa: Nos juntamos todas las familias de las tomas, planificamos minuto a minuto cmo tena que ser la retoma y [b]otar a los ap ros. Nos decan que tenan pistolas y cuchillos. Nosotros nos conseguimos palos . Ese da yo me encargaba de alcanzar piedras a los compaeros que tenan que desalojar a los amarillos. Recuerdo las movilizaciones, las bomb as lacrimgenas y los palos. (6) Botar a los apros es una manifestacin disc ursiva para representar la violencia como una respuesta colectiva a las pol ticas de gobierno que, a su ve z, se ven afectadas por la economa en crisis. En esos momentos, el rgimen de Aln Garca se rehsa a pagar la deuda y declara una moratoria. Al final de su periodo presidencial los resultados de esta poltica profundizan la crisis. Las peruanas de la clase trabajador a desempleada responden a la crisis, participando en las organizaciones populares Los comedores populares surgen en 1978 al mismo tiempo que se promueven las ollas co munes entre los oche nta y los noventa en Per y Chile. El programa Vaso de Leche es otra opcin que se aplica desde 1984, con el cual se ofrece diariamente un vaso de leche a tantos nios como fuera posible. En estos espacios, las mujeres trabajan colectivam ente y preparan la comida para 20 o 40 personas. Entre otras organizacione s se encuentra el grupo de las Arpilleras quienes con su arte se manifiestan en c ontra de la no violencia. Ella s tienen proyectos mdicos para las mujeres, jardines com unales y construccin de casas. Para Moyano estos grupos ofrecen un espacio para que las peruanas asuman sus responsabilidades y participen en la solucin de los problemas sociales ya que ah aprenden a organizarse y a trabajar unidas. Sin embargo, las mujeres aunque trabajan activamente en estos programas, no solucionan los problemas inmediatos en el contexto de la crisis econmica. Moyano,

PAGE 119

109 aunque no identifica el origen de stos, h ace un balance sobre la organizacin de las mujeres, al igual que Alvarado, y empieza a construir un espacio para practicar la democracia y desarrollar la habilid ad de las mujeres para ser l deres. En este sentido, ellas experimentan un aprendizaje en cuanto al lid erazgo y, con ello, se movilizaban en el espacio pblico. Maxine Molineux, con respecto al tema sobre estos programas para las latinoamericanas, agrega que la autoconfian za que les daba la ocupacin de estos nuevos espacios permita a las mujeres impugnar su su bordinacin en el hogar (275). Es as que los asuntos domsticos se interconectan c on las polticas de gobierno. En general, el activismo fuera del hogar no c onverge en la participacin de las mujeres en aquellos espacios polticos de stinados a los hombres. Las mujeres de la clase trabajadora continan enfrentando modelos familiares tr adicionales en el espacio domstico. A principios de los noventa Moyano coordi na la participacin de las mujeres a cargo de la Federacin Popular de Mujeres en Villa El Salvador, Per. Esta funcin, la hace protagonista de las historias que cuenta en su testimonio-autobiografa en que la voz del yo describe sus pensamientos con resp ecto a diversos asuntos polticos. La especificidad del contexto de Moyano es la violencia de Sendero Luminoso a la poblacin. Este grupo guerrillero surge en 1960 en las reas rurales y se desplaza a la ciudad. Inicialmente sus militantes formaban parte del Partido Comunista de Per que en 1964 se haba distanciado de la influencia de Mosc. Entre ellos se encuentran mestizos de la clase media baja de Lima who have no firm ethnic identity, [and] are treated like cholos sin considerar que cuentan con una educacin universitaria (Herzog 35). Abimael Guzmn Reynoso, profesor de filo sofa de la Universidad San Cristbal de Haumanga en Ayacucho, organiza la gue rrilla. Tambin se le conoce como el

PAGE 120

110 presidente Gonzalo, a cuya imagen se le rinde el culto de patriarca. Linda Seligmann en Between Reform and Revolution (1995), y Patricia Tello en Estudio diagnstico con mujeres del Cono Sur de Lima af ectadas por la violencia poltica (2003) describen el conflicto que causa la violencia. En Sendero prevalece la ideologa maosta y la violencia como tctica, especficamente, lanzar bom bas indiscriminadamente a aquellos que se oponen a sus objetivos, es decir, sin distinguir si se trata de hombres o mujeres, ricos o pobres, nacionales o extranjeros. Su propuest a consiste en instau rar un gobierno popular sin participacin de compaas de capita l extranjero, contraria a los gobiernos neoliberales. La idea de crear comunidades au tosuficientes se impone con la violencia y en este proyecto las mujeres tambin particip an. Sendero, a su vez, apoya programas que las benefician, de algn modo, por ejemplo, la a bolicin, la prostitucin, la delincuencia, la adiccin y la violencia domstica. Adem s, les ofrece puestos de liderazgo en los ataques que se realizan contra las polticas de gobierno. Es decir, adquieren las armas como instrumento de poder. Sendero, por otra parte, rechaza el femi nismo y lo define como una ideologa burguesa que se basa en la oposicin del hombre y la mujer, sin cuestionar la masculinizacin de las mujeres, ni el poder en el espacio pblico al formar parte de los cuadros guerrilleros. Moyano coincide con la po stura de la guerrilla de que el feminismo se considera una ideologa extranjera, sin re flexionar que el maosmo tambin lo es. Los actos de violencia de la guerrilla contra las lderes populares no se contemplan como problemas de gnero sexual sino como conflic tos ideolgicos nacionales y extranjeros. Para las peruanas los actos de violacin al cuerpo de la mujer son un arma usada como smbolo de poder. Milo slavich en la introduccin a Autobiography indica que en el

PAGE 121

111 informe de derechos humanos, emitido por Robi n Kira, las mujeres indgenas son las ms afectadas en contraste con las mestizas. Los senderistas aunque tie nen prohibido violar a las mujeres, en su lugar, las intimidan y en ocasiones las matan, through dead threats and the murders of key activists as warni ng to those who continued to work with organizations Sendero opposed (Miloslavich 14). Paradjicamente hasta 1991 en el cdigo penal de Per 1915, la violacin slo era un crimen en contra de las buenas costumbres y en contra del honor. These mean s that even today, when it is considering a crime against the right to chose a sexual pa rtner, a court is likely to take into consideration how honorable a woman was when she was raped. At the same time, the husbands honor is at stake (Herzog 98). Esta objetivizacin de las mujeres las motiva a organizarse sin llamarse feministas ya que pa ra los Senderistas, como se menciona antes, este concepto significa una conspiracin intern acional que tiene como fin distorsionar la revolucin propuesta por la guerrilla. Para Sendero, las mujeres que organizan a la comunidad son un obstculo. Moyano en un discurso los acusa de la muerte de una lder de Vaso de Leche en 1991,They killed Juana Lpez Len, a Vaso de Leche director. They tried to destroy one of the supplied centres of the Womens Federation of Villla El Salvador (71). La propuesta de Moyano consiste en crear patrols for our own de fense in every day life (72). Las cartas personales entre mujeres lderes circulan pa ra demostrar solidari dad entre ellas. Por ejemplo, Moyano le enva una a Emma Hilario en la que le escribe: I want to tell you that an attempt to kill you is an attempt to kill the poorest and neediest people. There is no name for what they have done(69). Para Moyano, los actos de violencia no tienen un espacio en el lenguaje. Es decir, no ex isten las palabras para nombrarlos.

PAGE 122

112 Reconstruir discursos: el machismo en casa! Despus de la muerte de Mara Elena Moyano, Diana Miloslavich se propone continuar con la denuncia de la violencia y de los problemas de seguridad que imperan en Per, reconstruyendo el testimonio de Moyano a pa rtir de entrevistas of recidas a la prensa y la televisin. En este caso, no slo los documentos escritos sino los orales exponen las vivencias y preocupaciones de las mujeres con respecto al machismo en espacio el domstico. Las editoras motivan a las test imoniantes a hablar sobre estos temas. Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano como activistas de organizaciones campesinas y populares identifican el machis mo como parte del patriarcado, entendido como el poder de los hombres sobre las mu jeres pero tambin como un sistema opresor hacia la clase trabajad ora. La hondurea describe el ambien te de su espacio privado y la violencia como una manifestacin de poder de l hombre hacia la mujer. Al narrar su experiencia y la de otras muje res identifica cmo los hombres manifiestan su poder en el espacio domstico y lo denomina machismo. Alvarado en su relato Taming Macho Ways en Dont be Afraid gringo define: Machismo is a historical problem. It goes back to the time of our greatgrandfathers, or our great-g reat grandfathers. In my mind it is connected to the problem of drinking. Drinking is mans wors t desease. When men drink, they fight with everyone. They hit th eir wives and children. They offend thier neighbors. They lose of sense of dignity. (54) La primera frase es una afirmacin con la cu al la lder inicia la discusin sobre el machismo y que responde enfticamente a una pregunta. Despus, la hondurea explica que el machismo tiene una conexin con el alcoholismo, momento en el cual el hombre demuestra su poder sobre la mujer. Entonces para ella es un problema social y de las mujeres. Su narracin contina con la de limitacin de espacios: los hombres existen generalmente fuera de la casa, mientras ta nto, las mujeres trabajan en el hogar. Sin

PAGE 123

113 embargo, anota que para las campesinas, la situacin es an peor porque algunos hombres no ayudan a la familia econmicamente ni colaboran con ellas. Es decir que ellas controlan la economa familiar sin reconocerlo pblicamente sino como vctimas del machismo. En este sentido, hombres y mujeres son los responsables de un cambio social. En su historia Taming the macho way, Alvarado argumenta, I know that changing the way men and wome n treat each other is a long process. But if we really want to build a new soci ety, we have to change the bad habits of the past. We cant build a new society if we are drunks, womanizers, or corrupt . I know there are many things I used to do that I dont do any more, now that I m more educated. (55) Ella sabe que eso suceder porque ella ha experimentado ser alcohlica y que por medio de la educacin ella ha logrado un cambio. La otra cara del machismo tambin es la causa de que los hombres tengan varias mujeres y de que ellas no los denuncien por temor y por no responsabilizarse. El machismo, en sntesis significa un problema en el cual hombres y mujeres deben tomar res ponsabilidad para evitarlo. Moyano tampoco se percata del poder patriar cal en su vida personal sino hasta que participa en una organizacin de mujeres en la cual ellas se apoyan unas a otras. Al respecto, Molyneux indica que la organizacin de mujeres en el espacio pblico converge en que la experiencia de solidaridad y liderazgo la s empoderaba (275). Moyano comenta que a partir de su experiencia como lder y del contacto con otras mujeres se da cuenta del papel de la mujer y su marginac in. Despus de una experiencia personal con su esposo, quien le demanda su presencia en el hogar y se queja de su activismo, ella reflexiona pensando, Comprend cun machista era mi marido y empezaron las peleas constantes para que l tambin asuma algunas tareas del hogar (4). Como lder trabaja ms que antes puesto que tiene que mantener los deberes del hogar debido a la desigualdad en el reparto de labores en la vida domstica. Felicity Nussbaum en The

PAGE 124

114 Politics of Subject de 1998 ar guye que el poder de las mujere s tambin se manifiesta en el lenguaje. Ellas al nombrar sus experien cias adquieren poder sobre el control del significado de las palabras y conceptos (164). As, Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano aunque denuncian un momento histrico, tambin elaboran un di scurso en el cual incorporan el machismo y reflexionan sobre ste como una de las causas de lo s problemas de las mujeres. Si bien no profundizan en la complejidad del sistema patriarcal, nombran el machismo y lo describen desde su cotidianeidad. Romper el silencio: Clubes de Madres slo las mujeres podemos ser madres Mara Elena Moyano Las protagonistas de la clase trabajador a retoman una identidad especfica en los discursos: ellas son madres. Para Alvarado y Moyano no fue el feminismo la ideologa que las lleva a romper el silencio, sino una organizacin no gubernamental, extranjera y religiosa, con matices de la teologa de la liberacin. Alva rado trabaja con el Club de Madres y, posteriormente, organiza a las campesi nas cuando la Iglesia les retira el apoyo econmico. Moyano es la lder de este Club en 1983 y participa en los programas de asistencia social como los comedores y el proyecto Vaso de Leche, reconocidos por la Organizacin Mundial de la Salud en los noventa. 10 De este modo, las madres ofrecen sus versiones que completan el marco del cont exto histrico, insert ndose en el discurso 10 En un discurso emitido desde Japn por Alberto Fujimori en octubre 2003 informa que: Es necesario hacer recordar que gracias a estas organizaciones populare s, mi Gobierno en su lu cha contra la desnutricin y la pobreza, redujo sustancialmente el nmero de desnutridos que en 1990 era de nada menos 9 millones 100 mil personas. Indiscutiblemente el Per tuvo el mejor resultado en la reduccin de la desnutricin a nivel mundial, segn estadsticas de la FAO. Desde el 2001 este proyecto est en crisis porque la PRONAA (Programa Nacional de Apoyo Alimentario) no ofrece ms presupuesto, trayendo como consecuencia la mala calidad de los alimentos y su manejo (Fujimori, Y los comedores).

PAGE 125

115 de la pobreza que promueven los gobiernos de ntro de las polticas econmicas desde los sesenta. En el testimonio la voz narrativa del nos otras representa la colaboracin entre madres. Esta imagen se retoma como un in strumento de organizaciones extranjeras no gubernamentales, como la organizacin re ligiosa CARITAS, para promover la solidaridad en tiempos de crisis, pero sobr e todo porque las madres son quienes estn a cargo de los hogares. 11 Moyano reclama el papel de la madre como una funcin de las mujeres sin insertarlo en las instituciones como la Iglesia o la patria. Tradicionalmente les ha correspondido a las madres cu idar a los hijos por lo cual el Club de Madres hace uso de esta imagen, y porque son un sujeto estrat gico en los movimientos sociales ya que no alteran el modelo de la familia como institucin. El Club de Madres surge como otro proyect o ms que se inserta en la Alianza para el Progreso. El lema que persiste es combatir la pobreza, el cu al se adapta al discurso de la poltica exterior de John F. Kennedy hacia Latinoamrica que se promueve a principios de los aos sesenta. Una dcada despus, la s teoras econmicas de desarrollo continan manejando la misma agenda a la cual se une n las organizaciones religiosas. Los Clubes perduran en el contexto de la crisis de los aos ochenta como una solucin a los problemas de salud. Tambin en estos grupos la s mujeres hablan sobre el cuidado de los hijos y las relaciones entre pa reja. En los talleres que ofrecen participan las mujeres desde su papel tradicional, prepar ando comida en comedores pblicos que comparten y venden 11 En una encuesta realizada en 1 988, en Honduras el porcentaje de hogares dirigidos por mujeres es de 20.6 por ciento a nivel nacional, que por zonas signifi ca el 17.8 por ciento rural y 26 por ciento urbano (Centeno y Dole 174).

PAGE 126

116 a precios econmicos -a los que no son miembrospara ayudar a la subsistencia de sus hogares, sin llegar a ser actoras de sus historias. Para la poltica de gobierno de los ochenta, la madre sigue siendo parte del discurso de la nacin. El presidente hondureo Su azo Crdova, por ejemplo, legitima en su discurso la imagen de la madre y la consag ra en el discurso del 25 de enero de 1985, a tres aos de su periodo pr esidencial. Desde una posici n patriarcal, Suazo Crdoba reconoce la participacin de la madre como ejemplo puesto que: Esa conducta y ese quehacer ejemplares, permiten abrigar que el futuro de nuestra Nacin es promisorio, porque encuentra en su principal base de sustentacin en el ser al que le ha tocado la trascendental misin de la procreacin en el ms excelso de los sentidos. (9) Tal y como ya lo anunciaba la escritora hondurea Lucila Gomero de Medina en Blanca Olmedo a principios del siglo XX, la mujer cont ina cumpliendo con el papel de la madre patria, cuya funcin es la de procrear hijos: los hroes de la nacin hondurea, y en los ochenta en el contexto de la instalacin de bases militares. Desde una perspectiva de la teologa de la liberacin feminista algunos grupos religiosos critican la postura de la Iglesia y el papel de aquellos que insisten en perpetuar el patriarcado. Kristin Herzog indica que, When the government asks Mothers Clubs to distribute food, it actually increases the caretaker burdens of the women and s ecures their uncritical support. When the church glorifies the role of mothers or of mothers work in the parish and at the same time opposes any artificial family planning, it increases the compulsion of many women to sacrifice themselves cont inually. It also intensifies the guilt feelings of women who are trying to break out the cycle of an uninterrupted bearing and nurturing of children or to separate themselves from an abusive husband. (132) De acuerdo con Herzog esta organizacin slo promueve como solucin inmediata que las lderes resuelvan las necesidades bsicas y continen con el papel de abnegadas y vctimas, sin embargo tambin es una estrategia para salir al espaci o pblico y participar

PAGE 127

117 activamente en la solucin de sus problemas. En un primer momento, las mujeres comienzan a hablar sobre sus historias y s obre sus asuntos personales como el control natal y la violencia domstica m s que cuestionar al patriarcado y el papel de la Iglesia. Despus, poco a poco se gesta subversivamente una madre activa que se contrapone a la propuesta tradicional de la madre pasiva, ce lestial e inmaculada. La imagen que el patriarcado ha representado no tiene voz, mientr as que en el Club de Madres las mujeres tienen un espacio que es el pivote para adquirir conciencia y sobrev ivir las condiciones socio-econmicas y polticas de ese momento. Es entonces que a las madres les corresponde aprender a leer, a escribir y a organizarse. En su posicionamiento como actoras tienen la tarea de reflexionar en el Club de Madres sobre la igualdad legislativa, hasta cierto punto. Es decir, sin cuestionar ni tomar accin en c ontra de los gobiernos. En el espacio domstico, Alvarado y Moyano se manifiestan en contra de su papel tradicional como madres. Mara Elena Moyano reapropia el concepto de la maternidad como una caracterstica especfica de las muje res y no como una metfora de la nacin. Ambas quedan embarazadas antes del matrimonio. Alvarado es madre desde los quince aos y atribuye su embarazo al desconoc imiento de anticonceptivos que en esos momentos no existan. Por su parte, Moyano aun que no ve en el matrimonio la solucin a su estado de maternidad, acepta ser madre. Heidi Hartman, mencionada en el captulo uno, argumenta que en las socied ades patriarcales la solida ridad entre hombres rebasa clases sociales y grupos tnico s para mantener el control s obre las mujeres. Sin embargo, considerando las situaciones de Alvarado y Moyano la solidaridad entre clases ocurre cuando la maternidad se encuentra en pelig ro puesto que las sociedades la reconocen siempre y cuando se haya legalizado el matrimonio. Cuando Alvarado y Moyano quedan

PAGE 128

118 embarazadas fuera de esta institucin los hombres de su familia se molestan y les reclaman el hecho de haberse burlado de ello s, considerando este hecho una ofensa al patriarcado. Las madres tradicionales como la de Moya no ven en el matrimonio de sus hijas la culminacin de los sueos que ellas no cumplie ron, mientras que la opinin de la madre de Alvarado no aparece en su testimonio. Pa ra los hermanos de Elvia Alvarado y Mara Elena Moyano, con respecto a la ausencia de lo s padres, la solucin a tal falta es golpear a las hermanas. Ella describe la escena familiar que ilustra la oposicin a su ideal. La lder narra en su autobiografa En busca de la esperanza de la siguiente manera: Mi madre me llora y me reprocha ese hij o. Me dijo que si ella no pudo casarse de blanco su hija tena que hacerlo; mis hermanos me queran matar a golpes. Mi hermano menor me martirizaba en mi cas a mientras estaba enferma. Nadie me perdonaba haber perdido el trabajo y de jado la universidad por una huelga que no tuvo frutos visibles. Me echaban en cara que yo haba sido utilizada por los polticos. Mientras estaba en cama me pr eguntaban: Dnde estn tus amigos ahora que vas a tener un hijo? (6) Como respuesta, Moyano no ve la solucin a su deseo de ser madre en el matrimonio, y se representa como vctima de la situacin. Desde su presente reflexiona que en ese momento Gustavo, luego su esposo, era tan pobre como ellos que no poda mantener un hogar ya que tena que ayudar a su hermana, quien tambin estaba embarazada. La pobreza se perpeta en el discurso de los es pacios pblico y privado que estn detrs de este mensaje de moralidad y sueos de boda. Si bien la conciencia de ser madres surge en los Clubes, Alvarado y Moyano reflexionan sobre su papel. Alvarado se da cuenta que esta organizacin las abandona porque ellas haban empezado a organizarse y eso no corresponda a sus intereses. Moyano advierte que debido a las condicione s de pobreza, la clas e trabajadora no goza

PAGE 129

119 del privilegio de la maternidad y reclama este rol para las mujeres tal y como lo indica en la vieta, ms que cumplir con la imagen de la Madre patria que pr omueve el gobierno. La produccin de testimonios: una historia a dos voces Como resultado del activismo social de Alvarado y Moyano sus voces comienzan a ser escuchadas por otras mujeres que tiene n acceso a una educacin formal. El activismo de ambas en los movimientos, campesino y popu lar, llama la atenci n a las editoras que, a su vez, apoyan de manera solidaria los movimientos de mujeres latinoamericanos. La editora estadounidense, Medea Benjamin, y la peruana, Dian a Miloslavich, en su inters por unirse a otras voces para que sus denuncia s sean escuchadas, re alizan trabajo de campo y contactan a las lderes. Las edito ras, por un lado, las eligen porque son representantes de un grupo; y las testimoni antes, por otro, buscan los medios para denunciar su lucha: Alvarado, desde una or ganizacin campesina y Moyano, desde una organizacin popular. En este caso, aun cuando la crtica al testimonio cuestiona el papel manipulador/mediador de los editores, los te stimonios de mujeres son una propuesta a un dilogo. El discurso-testimonio de stas resulta de la re lacin dialgica entre las testimoniantes activistas y las editoras. Elvia Alvarado y Medea Benjamin por la tierra y la libertad Dont be Afraid Gringo se inicia con una nota sobre la aceptacin de Alvarado para dar su testimonio. Est dirigida a Medea Be njamin y a aquellos que apoyan al pobre de Amrica Central. Despus la editora resume en la introduccin el contexto de los aos ochenta, usando datos y estadsticas. Benjamin analiza la situaci n poltica del gobierno de Suazo Crdoba y los momentos de ne gociacin de la contrarrevolucin. La editora define el testimonio como el espacio para que mujeres como la lder hondurea cuenten sus historias. Alvarado, por su parte, no confa en los textos, ni est

PAGE 130

120 convencida de que cambian la realidad tal como lo indica al final de su testimonio Dont be Afraid Gringo : I hate to offend you, but wont get anywhere by just writing and reading books. I know that books are important, and I hope this book will be important for the people who read it and say, Those p oor campesinos. What a nice book. That woman Elvia sounds like a nice woman. I imagine therell be others who say, That Elvia is foul-mouthed, uppity campesina. But the important thing is not what thinks of me; the important th ing is for you to do something. (146) La actitud de Alvarado hacia los libros recuerda el relato de Guamn Poma en Nueva coronica y buen gobierno (1615-1616) Para ellos, la oralidad es el medio de comunicarse a fin de tomar accin en la resolucin de sus pr oblemas. En los aos ochenta, la oralidad para la escritura hegemnica est relacionada con los altos ndices de analfabetismo y con el tema de la subalternidad. Alvarado al igual que Guamn Poma no estn convencidos de la importancia de los libros, puesto que no dicen nada a quien no tiene acceso a la escritura, pero, por otro lado, reconocen que para dar a conocer sus historias tienen que usar la escritura y el idioma de l colonizador. Con la voz del t o you el emisor se incluye tambin como receptor de estas historias y agente, tomando responsabilidad en la relacin dialgica de los di scursos que se elaboran. La editora investiga sobre el papel de las mujeres campesinas, por lo cual viaja a Honduras y despus de hacer varias entrev istas a campesinos, trabajadores, obreros, y sacerdotes elige a Alvarado, lder campesina. En este caso, surge una conexin con la crtica que hace Carmen Ochando en La memoria en el espejo. Aproximacin a la escritura testimonial y Juan Duchesne en Miguel Barnet y el testimonio como humanismo, citados en el cap tulo anterior, al indicar qu e el editor selecciona a la persona, surgiendo en este sentido un acto de manipulacin. No obstante, Benjamin usa

PAGE 131

121 estas tcnicas, la lder y la ed itora logran tener un dilogo en la cual sta asume el papel de oyente activa en la relacin discursiva. Benjamin narra que Alvarado tiene histor ias que contar y en el momento menos esperado, la lder le pide que saque su grabadora. En esta situacin, cabe cuestionar, por qu la insistencia de la lder en colaborar con la editora? A Medea Benjamin le llama la atencin el activismo de la testimoniante, exp licando que ella es representante de varias campesinas y campesinos. En este sentido, la editora en la narrativa del testimonio mantiene el posicionamiento de Alvarado como agente social. La editora la presenta desde una perspectiva poltica, pero tambin literaria. En la definicin de representar Gayatry Spvak en Can the Subaltern Speak ? argumenta que existen estas dos formas de representacin; ya sea, habl ar en nombre de alguien como en la poltica, o bien, actuar o re-presentar como en arte o filosofa. Benjamin, en la creacin del testimonio, representa a Alvarado como lder de un grupo que ya tiene un discurso elaborado sobre el movimiento campesino y que representa polticamente a este grupo. De este modo, esta persona de la vida real tiene un posic ionamiento en el discurso-testimonio. En este sentido, Alvarado colabora c on Benjamin porque la lder tiene una denuncia que hacer. Las entrevistas pasan a ser relatos contados por la hondurea y reinterpretados por Benjamin. Primero, stas fueron conducidas mientras ambas visitaban las organizaciones con las cuales la lder mantena dilogo. Medea Benjamin explica en la introduccin de Dont be Afraid Gringo, We hiked into the mountains to visit far-flung rural communities, and return again with the well known international photogra pher Susan Meiselas. We slept out in the cornfields and on the floor of campesi nos shacks. We visited womens groups, rural clinics, community sc hools, parish priests. We jumped government barricades to join a striking union. We marched in th e capital with campesinos in a massive demonstration against the c ontra presence. (xxiii)

PAGE 132

122 La editora acepta que mediatiza/manipula la s preguntas para hacer hablar a Alvarado, pero despus de ganar su confianza, la lde r era quien le peda que grabara. Benjamin reconoce que tena que aprender a escuchar desd e la otra parte del discurso (el oyente), que tambin tiene una funcin en el dilogo. La editora apoya el posicionamiento de Alvarado que se ejemplifica con el distanciamie nto de la editora, el cual refiere as: I was no longer the interviewer writing a book on Elvia. It was Elvi as book. It was her way of communicating with the wo rld (xxiii). Este proceso de concientizacin de poder en el dilogo resulta despus de una serie de entrevistas re alizadas en espaol que tuvo una duracin de treinta horas. En otro momento del trabajo colabora tivo, el papel de la editora es traducir y organi zar los relatos respetando el contenido y contribuyendo con su creatividad. La colectividad con el grupo representado se demuestra en la narrativa con la voz del nosotros de la siguiente cita de su histor ia: weve tried to ge t a piece of land for the poor campesinos to farm. But for the first time in my life I was tortured. Simply because I work for justice and speak the truth (13). La agente del discurso in icia el testimonio, con su versin personal. La verdad que Alva rado reclama sobre el movimiento campesino apoya la investigacin terica de Benjamin. Ambas, demuestran desde la prctica y la teora que la Reforma Agraria no ha beneficiado a los campesinos. Mara Elena Moyano y Diana Miloslavich: nuevos formatos en los testimonios Las alianzas polticas tambin se represen tan en el formato de los textos de las narrativas de vida. The Autobiography of Maria Elena Moyano tiene dos partes que dan testimonio de una versin desde dos espacios na rrativos: el testimonio y la autobiografa. El primero es una reconstruccin testimonial de Moyano, elaborada por Miloslavich. La editora da continuidad al proyecto incompleto de su amiga y agrega: I am including the

PAGE 133

123 autobiography exactly as she delivered it to me, because she wanted to have it published and because we have already been collaborat ed on the project (x). A diferencia de Alvarado, la editora es quien clama la ve racidad del testimonio, agregando que el contenido est intacto (cabe recordar que es un trabajo ps tumo). En la introduccin, Miloslavich resume sus investigaciones sobre la historia del movimiento de mujeres en Per, y argumenta la contribucin del movimi ento de Moyano al feminismo popular para as formar una alianza poltica. En el test imonio, la editora recopila las entrevistas grabadas en televisin y prensa y las transcribe, usando la primera y la tercera persona para prevenir al lector del momento en que la voz del yo toma la palabra. El formato es similar al de la autobiografa escrita por Moyano y la temtica del testimonio editado por Diana Miloslavich mimetiza la narrativa de la testimoniante y su postura con respecto a la violencia de Sendero Luminoso. Miloslavich y Moyano apoyan el trabajo colectivo. La lder en su testimonio tambin traducido al ingls indica, I think women have made significant indi vidual and collective gains. We see the high number of women who leave their homes to become involved in the community. Today there are thousands of l eaders in Villa El Salvador who direct several types of activities. Before, invol ved only with their own families, they overlooked their skills. Women are now de veloping their talents and creativity within their own communities, though their own organizations. In this respect, I think women have made a tremendous strides (43). La narrativa se inicia con la Fundacin de la Federacin Popular de Mujeres en 1983 en las cual las voces del nosotros y del yo se intercalan. Ella integra a las mujeres y sus familias, indicando que existen conflictos en las mismas a causa de la organizacin de mujeres en el espacio pblico. La primera part e est organizada en once historias cortas en las cuales se narra la vida de las muje res en las organizaciones y los problemas de

PAGE 134

124 violencia que enfrentan. La ltima coincide con el final inconcluso de su autobiografa, haciendo un llamado al activismo poltico en nombre de la democracia. La segunda parte de The Autobiography of Maria Elena Moyano es una autobiografa incompleta escrita en espaol por Moyano y que se titula En busca de la Esperanza Ella se representa, usando la voz del yo, como una nia inquieta que perteneca al grupo de las palomillas de la cl ase, siempre haciendo travesuras (1). La lder manifiesta sus emociones y expresa su s sentimientos de miedo cuando desalojan a su familia por no haber pagado la renta, y en el momento en que se encuentra apoyando la huelga en la escuela. Ella se identifica como cristiana y gradualmente se separa de la institucin religiosa, indicando que ha adquirido conciencia revoluc ionaria, sin hacer una crtica al papel de la muje r como servidora social (5). Los discursos de Moyano en su testimonio-autobiografa gradualmente se hacen autorreflexivos. Desde la vida adulta recu erda los acontecimientos que la motivan a participar activamente en organizaciones como dirigenta de un grupo de teatro y en el Club de Madres. A partir de su experiencia en la organizacin de madres subraya: Comenc a tomar conciencia sobre el papel de la mujer, la marginacin (4). Kristin Herzog afirma que tambin, Mara Elena believed with all her heart her community of Villa El Salvador and the possibilities for social cha nge. Her great concern was th e shaping of a Peruvian identity in which all races and classes, peas ants and city dwellers, live in solidarity. (109) En esta cita reafirma la actitud de Moya no en la vida pblica. El discurso de la solidaridad entre clases y grupos tnicos se universaliza toma do en cuenta los ideales de la teologa de la liberacin. Los sujetos que forman la identidad peruana, para ella,

PAGE 135

125 forman parte de todos los espacios sociales. en la cual las mujeres tambin son actoras polticas. La traduccin al ingls: objeto de estudio para las editoras? La traduccin de ambos testimonios, Dont be Afraid Gringo y The Autobiography al ingls es una caracterstica comn, toma ndo en cuenta que el objetivo de editoras y testimoniantes es denunciar y comunicar. En los discursos de Alvarado y Moyano aunque pasan por un doble filtro, el de la entrevista y el de la traduccin, persisten los mensajes de la demanda de tierras, la no intervenci n, la violencia y la accin de aprender/ensear a escuchar. Las traducciones y las public aciones, adems de ser para un pblico internacional, tambin estn ligadas a prot eger la vida de mujeres que dan sus testimonios. Las editoras se dirigen al pueblo de Es tados Unidos y al mundo, como pblico receptor, debido a que ellas denuncian la pol tica exterior intervencionista de este gobierno. Margaret Randall en su artculo R eclaiming voices. de 1991 hace una crtica a su gobierno e indica que, 12 Through a systematic campaign of dehumanizing the people in alien nations, our government can keep us feeling those people are other. Its one of the ways they perpetuate racism and keep us apart. If we hear those peoples real voices, there is always the risk that we will discove r we are not so different. (110) La periodista alude que entre los gobiernos como espacio hegemnico existe un temor por identificarse con el otro. Este sentimiento refuerza la relacin dialctica subalternidad-hegemona, por lo cual las edito ras tratan de escuchar desde su posicin de 12 Margaret Randall es, asimismo, escritora, fotgraf a, maestra y activista. Vivi en Mxico, Cuba y Nicaragua antes de establecerse en los Estados Unidos en 1984.

PAGE 136

126 oyentes en el discurso y gene rar un cambio en su papel como generadoras de un discurso en grupo. Dont be Afraid Gringo se publica en ingls porque es el resultado de un trabajo de campo de la editora Medea Benjamin. Alvarado no le habla a los hondureos porque ellos viven la presencia de bases militares, sino al pblico estadounidense para que sepan donde estn invertidos sus impuestos. La entr evista a Alvarado se realiza en espaol y despus de organizar el testimonio se traduc e al ingls con la intencin de que los lectores aprendan sobre la lucha campesina en Honduras. Para la publicacin del testimonio, la CNTC (Confederacin Nacional de Trabajadores Campesinos) mantiene sus reserv as por la seguridad pe rsonal de la lder debido a la violencia en el pas, de tal manera que Benjamin de acuerdo con la CNTC propone pedir el apoyo de organizaciones de derechos humanos. Alvarado toma la decisin de comunicar, aun cuando en un prim er momento se resista a dar informacin por considerar que un libro no era la solu cin a los problemas que enfrentaba el movimiento campesino. La lder reflexiona sobr e esto y acepta hacer una denuncia de lo que sucede en Honduras, tal como lo indica en el prefacio, a los lector es internacionales: But then I decided I couldnt pass up a chan ce to tell the world our story. Because our struggle is not a secret one, its an open one (xiii). Su determinacin es contarle al mundo desde otra ptica sobre la lucha cam pesina que ha perdurado en Honduras. The Autobiography es editada por Diana Miloslavich Tupac, miembro del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristn. En los novent a, la editora reconstruye el testimonio de Mara Elena Moyano, usando informacin de la autobiografa que la lder estaba escribiendo antes de morir y, de entrevista s que antes haba dado a los medios de

PAGE 137

127 comunicacin. El resultado es un testimonio pstumo, ya que Moyano fue asesinada en 1992, por el grupo Sendero Luminoso. La editora retoma la autobiografa incompleta de Moyano para dar testimonio de los problemas sociales que traen como consecuencia la violencia. Los objetivos de la traduccin al ingls, por un lado, son denunciar ante el mundo a Sendero Luminoso desde la perspectiva de la vida cotidiana; y por otro, mostrar cmo estos actos son causa y consecuencia de la pobreza, problemas educativos y nutricionales en un contexto de mocrtico que, asimismo, afec ta a las mujeres. Moyano indica en su testimonio, We are living a dirty war. In the name of democracy, women are being violated; community leaders are being, detained; en tire towns are being obliterated. One faction says it fights for the people but a ssassinates community leaders and imposes its ideas through force, using auth oritarian means of terror. (33) La denuncia de Moyano se ana a la de Alvarado ya que ni la dictadura, ni los gobiernos democrticos, ni los proyectos guerrilleros ha n tomado en cuenta la participacin de las mujeres como agentes histricos. Para las editor as la traduccin al ingl s es la manera de dar a conocer al mundo la situacin socio-polt ica que viven estos pases. Pero tambin ejemplifica la importancia de la mujer en la escritura y la transfor macin de la historia dirigida a un lector extranje ro. En el caso del Per, por ejemplo, Kristin Herzog en su texto Finding their voice menciona que la gente tiene miedo de hablar por temor a Sendero. Foreigners, who usually are the interviewe rs or transcribers of testimonios, are increasingly avoiding Peru on acount of th e volatile political situacion. Where even the upper-class literature by women is sti ll a rarity, the lack of voices from the grass roots is not surprising. (158) La poblacin est familiarizada con testificar en la corte, pero no hacia el extranjero, sobre los abusos que viven ya sea de la guerr illa o de los militares. En este sentido la traduccin al ingls y dirigida a los lectores extranjeros est ligada a la urgencia de

PAGE 138

128 denunciar los acontecimientos histricos desde la perspectiva de a quellos que los viven cotidianamente. Las versione s de los testimonios de Al varado y Moyano al ingls incluyen lo personal en el momento en que el las cuentan sus miedos en las experiencias de la vida diaria. A su vez, mantienen la voz colectiva para ex poner las consecuencias que sufren aquellas personas ordinarias en el espacio pblico a causa de las polticas de gobiernos. En consecuencia, la traduccin al ingls es otro medio para mantener una relacin dialgica con los lectores extranjeros y no con los comp atriotas ya que al interior existe la violencia que genera un ambiente de auto/censura. Los testimonios colaborativos: las editoras en el escenario Los testimonios colaborativos, entonces, se proponen como un medio para contar estas historias de vida de aquellos que no tienen acceso a una escritura formal. En estos casos particulares, Honduras y Per, se demu estra que el analfabe tismo y la pobreza son problemas sociales que afectan a las mujere s de la clase trabaj adora que tienen una historia que contar a un lector internacional. En este sentido el testimonio colaborativo, apoyado por editoras resulta ser el espacio para que mujeres como Alvarado y Moyano relaten sus experiencias personale s en contextos que reflejan dife rentes facetas de la crisis que trae consigo el neoliberalismo. La activista estadounidense Medea Benj amin y la peruana Diana Miloslavich apoyan las denuncias de estas lderes. Benjamin es economista, nutriciloga y activista. Sus investigaciones se realiz an sobre Amrica Latina, frica y Europa, y viaja a Honduras con el propsito de hacer justicia a los campesinos en el contexto del establecimiento de la Contra, bases milita res de los Estados Unidos en el pas

PAGE 139

129 centroamericano. 13 La editora tambin produce en 1988 el documental en espaol Elvia: The Fight for Land and Liberty, basado en Dont be Afraid Gringo El lema de tierra y libertad sigue haciendo eco al ideal del movimi ento campesino zapatista de principios del siglo veinte mexicano. Diana Miloslavich Tupac, la editora pe ruana y amiga de Moyano, es activista y colabora con Organizacin no Gubernamental ( ONG) Centro de la Mujer Peruana Flora Tristn. Miloslavich se distan cia del testimonio-autobiografa puesto que ambos textos denuncian la violencia hacia las mujeres lder es en el espacio p blico y en el caso particular del grupo guerrillero Sendero Luminoso. El papel de estas editoras le s permite explorar el tes timonio como un espacio para la colaboracin. En ocasiones, John Beverl ey en The Margin At The Center: On Testimonio se refiere a la hermandad o la fraternidad, conceptos que ms que colaboracin proponen una relaci n paternalista de las ed itoras extranje ras hacia las testimoniantes. En otros casos, la crtica indica que los obstculos a la colaboracin tienen un carcter esencialista en el cual la clase social y la nacionalidad marcan diferencias, Differences between writer and speaker (Nance 59). Sin embargo, la agencia del discurso y el control de represen tacin se da desde ambas partes, (desde la editora y desde la testimoniante). Auto/criticarse: el papel de las editoras El posicionamiento de las editoras como oyent es es una caracterstica esencial en el proceso colaborativo. El problema expuesto en los noventa por Gayatri Spivak en su 13 Medea Benjamin ha publicado entre otros libros, The Peace Corps and More: 114 Ways to Work Study and Travel in the Third World, Bridging the Global Gap: A Handbook to Linking Citizens of the First and Third Worlds Development That Works: Grassroots Solutions to Hunger and Poverty entre otros.

PAGE 140

130 artculo: Can the subaltern speak? propone otro acercamiento a la discusin, quin escucha esa voz que la crtica identifica co mo subalterna? Kristin Herzog hace una autocrtica al posicionamiento de las mujeres de origen anglosajn y asume que, As Western women, we cannot speak for them or represent them. They themselves have to speak and make their presence felt. That count then is the listening to voices that have usually been ignored and our naming of what we have heard with clear understanding that our own voice, our own interpretation, is necessarily mingled into our presentation of what we heard. I can neither speak for others nor can I present a pure voice of others. I can, however, speak with others and mingle my own witness with theirs, not comple ting merging both, but keeping them in dialogue, naming together with them the violence of war. (155-156) Para estas voces que no han tenido un lugar en el discurso acad mico, las editoras de testimonios se proponen escuchar a otras muje res de diferentes disciplinas, culturas, convicciones, y creencias. Tamb in este trabajo colaborativo es una tctica para que las editoras se hagan escuchar. Randall habla por las editoras e indica: we were bringing back our own voice. We learned to listen. We were unafraid to present our voices in all th eir unaltered richness, with respect for culture, with respect for wisdom even when that wisdom assumed forms as yet unnamed among us, with respect for language . A ne w evolving understanding of language has enabled us to hear our multiple voices and offer them (often in translation) to others. (106) La idea general de esta posicin autocrti ca hace eco a las propue stas del movimiento neofeminista de los ochenta que promueve la autorreflexin para revaluar el posicionamiento de las mujeres en las histor ias hechas por hombres, pero tambin para hacer un balance sobre cmo las mujeres, tanto estadounidenses como latinoamericanas, comienzan a escuchar sus voces y a jugar con sus propias reglas en el trabajo colaborativo [play by our own rules (105)]. Margaret Randall propone el activismo de las editoras y su compromiso para escucharse a s mismas y escuchar las voces de otras mujeres,

PAGE 141

131 We began to understand that our collective as well as our individual memories have been invaded, raped, erased. Recreating these memories has been an ongoing concern, taking place in many ways and in a number of disciplines. Listening to ourselves as well as to our grandmothers, mothers, sisters, and women of different histories, ethnicities, social classes, and cultures has be en important in the context of this changed vision (105). Esta propuesta se relaciona con el argumento de Elizabeth Cohen en Court Tetsimony from the Past (1992) para indicar que hay una multiplicidad de etnias, culturas y generaciones con quienes las mujeres de orig en anglosajn tienen que dialogar, incluso propone que las editoras tengan un dilogo in terno consigo mismas. En este acto dialgico surge una polifona de voc es dirigidas por las editoras. Otro acercamiento, para explicar el pape l de los editores de testimonios, es la simbiosis que se genera entre locutor-in terlocutor. Romn Lagunas comenta en su artculo Testimonio femenino centroamericano que: Si bien es cierto que la f uncin partidista de los intermediarios es fundamental a la literatura testimonial medi atizada (aqu estamos refirindosos a la relacin simbitica de locutor e interlocutor), tambi n es cierto que los estudiosos y crticos de este tipo de literatura estamos obliga dos a examinar, no slo los hechos y las experiencias del protagonista, sino tambi n el control autorial ejercido sobre la materia narrada. Slo acercndonos a esta literatura de tal manera, es decir, formando otra relacin simbitica entre nosotros y los autores, podrn stos cumplir su propsito de dejar hablar a personas representativas de un grupo victimizado. (Romn Lagunas107) El problema de esta propuesta consiste en que cada una de las partes se suma a la otra ms que tener su espacio y ser independien te en la enunciacin de discursos. La propuesta de esta relacin simbitica se asemej a a la de dependencia que es precisamente la posicin que se cuestiona con respecto a las editoras. No se trata de crear una relacin paternalista sino reflexionar sobre el papel de las mujere s para traspasar el binomio discursivo hegemona-subalternidad que crtic os como Jean Franco representan en la

PAGE 142

132 siguiente analoga: novela asocia da con el patriarcado y la or alidad con la subalternidad (110). En las relaciones hegemnicas la accin de escuchar no resulta ta rea fcil porque se da poca importancia a las mujeres como tes tigos: Herzog indica que para el caso peruano, It remains, therefore, a challenge to lis ten to Andean womens own testimonies and those of their descendants . . (144). En el acto de escuchar las editoras Benjamin y Miloslavich valoran las versiones de aquellas que han sido testigos y que tienen otra versin. El lenguaje, en esta cita, est lig ado al espacio y al lugar que adquieren significado en los diferentes contextos. Por medio de ste, surge una multiplicidad de voces entre las cuales la oyente se incluye, us ando la voz del nosotro s/as que se construye a partir del concepto de mu jeres y de la inclusin de los hombres que no tienen acceso a una escritura. El papel de los editores, en gene ral, consiste tambin en traducir a otros (en este caso a los lectores) las hi storias de aquellos a quienes es cuchan a fin de participar en una relacin dialgica entre te stimoniantes y lectores, respetan do la especificidad de cada uno. Esta propuesta de trabajo en colabor acin con Alvarado y Moyano tiene como resultados nuevos compromisos para elabor ar discursos. Desde otra perspectiva, Margaret Randall cuenta su experiencia como editora, indicando que en el proceso de elaboracin de testimonios tanto editoras como testimoniantes comprendieron que, it may not be desirable, or even possible fo r us to do this alon e, assuming the role of unique or only scribe. Sometimes we worked collectively, attempting to free ourselves of the competitiveness so prevalent among our male colleagues. At times we felt it particularly important to in volve the informant, facilitating to the protagonist the role of writer and/or analyst rather than guarding that jealously for ourselves. (107)

PAGE 143

133 Benjamin y Miloslavich aluden que tanto la entrevistadora como la editora son los vehculos de las informantes y, por lo tant o, tienen como compromiso colaborar en la recuperacin de sus voces. En este proyecto, pr imero se escuchan las historias orales que graban, y despus se discuten y se ana lizan los mensajes discursivos con las testimoniantes para llegar a un acuerdo en la escritura de los testimonios. Entre otras escritoras que trabajan test imonios y creatividad se encuentran la brasilea Moema Viezzer, la venezolana El isabeth Burgos-Debray, la mexicana Elena Poniatowska, la cubana Nancy Morejn y Carm en Gonce, la francesa Laurette Sjourn, la peruana Diana Miloslavich Tupac y la s estadounidenses Karen Wald y Medea Benjamin, Stephen Lynn. Cada una desde diferentes acercamientos intenta colaborar en la creacin de un espacio para que las muje res de la clase trabajadora cuenten sus historias y a partir de es te proceso, aprender a escucharse a s mismas tambin. El compromiso de Medea Benjamin y Diana Miloslavich En este compromiso las editoras Benjamin y Miloslavich, asimismo, reflexionan sobre su participacin en los discursos de Alvarado y Moyano. Las editoras tambin buscan un espacio para promover discursos de denuncia, usando la escritura como arma. Ellas asumen tambin la responsabilidad de escuchar las experiencias de las testimoniantes porque contribuyen a la formacin del sujeto femenino que se centra en el descubrimiento de la propia identidad de la s mujeres para generar cambios tanto en la esfera privada como en la pblica, que a difere ncia de la tesis de Mi llet, lo personal se hace pblico, en las experiencias de Alvara do y Moyano lo personal y lo poltico estn interconectados. En el testimonio colaborativo, las editoras y las testimoniantes presentan un sujeto colectivo cuya denuncia se enmarca en un mo mento histrico. Medea Benjamin denuncia

PAGE 144

134 la intervencin de Estados Unidos en los pases centroamericanos. Miloslavich propone condenar el asesinato de activistas por el grupo guerrillero Sendero Luminoso, que posteriormente causa la muerte de Moya no. Los testimonios de Alvarado y Moyano hacen un llamado urgente para dar a conocer lo s acontencimientos histricos inmediatos. En este sentido, las editoras reclaman ap render sobre el papel de las mujeres en Latinoamrica e informar a lectores internacionales las experiencias personales que narran las mujeres de la clase trabajadora en los testimonios como los problemas con la violencia en el hogar y en el espacio pblico, como la tortura y el asesinato a lderes. Para denunciar este problema soci al se requiere la partic ipacin de las editoras y las testimoniantes, puesto que dan a conocer que el tema de la violencia en Per, por ejemplo, no slo se presenta como un sntom a del patriarcado, ni nico de un gnero literario o de un espacio especfico. La viol encia es una de las respuestas que tanto hombres como mujeres usan para apoyar a la s guerrillas y, paradj icamente, con el uso de esta tctica se intenta dar fin a las crisis econmica y poltica de este pas. Con respecto a la organizacin de los test imonios, las editoras han facilitado la funcin o el papel protagnico femenino en la lucha porque el enfoque de las historias tiene el fin de escuchar a aquellas voces c uyas versiones no han sido consideradas. En el testimonio colaborativo, por un lado, se hace una denuncia sobre un hecho inmediato, ejemplo de ello, la muerte de Moyano. Por oto lado, la voz del nosotras es apoyado por las editoras y las mujeres del grupo al que pertenecen Alvarado y Moyano, en tanto que el yo ejemplifica el posicionamiento de las lderes en el escenario pblico.

PAGE 145

135 Por ltimo y de acuerdo con la crtica Vic ky Romn-Lagunas, ella en su artculo Testimonio femenino centroamericano sugiere que el estudio de este gnero literario es una perspectiva ms de un mismo evento, es la visin de una histor ia o realidad que proporciona un autor desde su propia perspectiva. Se supone que esta visin diferente complementar otras versiones sobre ciertos hechos o eventos ya publi cados. A fin de cuentas la historia presentada es una obra testimonial, ocupa una posicin prominente. La divulgacin de los hechos es ms importante que el estilo y gnero narrativo utilizados. (99) Agrega que el lector se da cu enta de que hay una intervencin estilstica de los editores y coincide con el papel social del testimonio y como una versin ms de las historias no contadas (Fernndez, Seplveda y Jelin). Las editoras, en este sentido, cumplen el objetivo de apoyar la elaboracin y creatividad en los testimoni os colaborativos. As en el testimonio las editoras forman junto con Al varado y Moyano su propia versin de los hechos desde la teora y la praxis. Conclusin: la agencia de discursos Desde el doblez Alvarado y Moyano, adems de ser representantes polticas, son agentes de un discurso contra la pobreza y la violencia. Desde su papel como madres repiensan, recuerdan ( yuyachkani ) y critican los discursos prop uestos por las instituciones no/gubernamentales. Como testigos de momentos histricos agencian discursos oficiales como el de la reforma agraria y la pobreza, dndoles otro significado. George Ydice en Testimonio and Posmodernism confirma que en la cultura popular y en el discurso oral, los testigos representan su experiencias personales como agentes de una memoria colectiva y de una identidad (44). En este cometido elaboran discursos con los temas de la igualdad de derechos y la conciencia de las mujeres en los testimonios colaborativos. Con respecto a la igualdad, las mujeres reapropian la imagen de la madr e como actoras para resolver los problemas

PAGE 146

136 de la desigualdad. A ellas les corresponde romper el silencio y tomar accin para participar en la solucin de problemas de nutricin, violencia, educacin y conocimiento de aquellos derechos jurdico s que tratan sobre la igualdad entre ciudadanos. Las madres comienzan a reencontrase en proyectos propuestos por organizaciones como el Club de Madres y los proyectos de gobierno entre los que estn los comedores populares. En otro mbito, la igualdad se reclama en la elaboracin de testimonios colaborativos para los cuales las editoras el igen a las testimoniantes que son lderes y representantes de una organizacin popular es decir que son protagonistas de sus historias y son ellas quienes aceptan contar sus historias. Alvarado y Moyano adems de ser mujeres ordinarias y sensibles que tienen temores y no aceptan ser representantes en un primer momento, emiten discursos orales en el espacio pblico. Es en ese espacio donde las editoras las conocen y expresan su inters en registrar sus historias en la escritura. La propuesta del trabajo colaborativo entre mujeres propone un sujeto colectivo. De este modo, Alvarado usa la voz del nosotros y retoma la informacin del discurso de gobierno con respecto a la Reforma Agraria, mientras Moyano incluye con el nosotros a las madres de familias. Las lderes, en un primer momento, usan la oralidad y sus discursos reclaman la igualdad, por lo cual ganan simpatizantes que apoyan sus propuestas y demandas de trabajo, alimentos y vivienda. Como resultado de su activismo, ellas son elegidas por otras mujeres, posicionndose as como representantes de organizaciones. La praxis de ellas coincide con la especificida d de estos grupos que buscan ser representados. Desde el activismo po ltico se da una conexin entre la teora y

PAGE 147

137 la prctica. Estas interconexiones son las que se crean en el trabajo colaborativo que existe entre las testimoniantes y las editoras. Las testimoniantes con la voz del yo se repr esentan a s mismas y hacen visibles la imagen de las madres de la clase trabajadora. Ellas se hacen portadoras de otras historias orales e inscriben sus experiencias, sus deseos, y su perspectiva sobre los hechos histricos en un discurso. La idea de autorre presentarse con la voz del yo converge en la creacin de un sujeto femenino con autoridad para contar su vida. Paul Smith, critico feminista, propone replantear el trmino suje to y dar apertura a la agencia de nuevos sujetos (103-108). Marlene Kadar agrega que el testimonio como narrativa de vida llega a ser un gnero original que hace un comentario crtico sobre el yo (12). Al respecto, tanto Alvarado como Moyano reafirman que ella s tienen que tomar responsabilidad y participar en los cambios sociales. Desde la perspectiva de gnero, Al varado y Moyano reflexionan sobre la desigualdad entre hombres y mujeres ya que ap renden sobre su papel social en los Clubes de Madres. Ellas comienzan a analizar su imagen como madres y como esposas, considerando sus experiencias personales. Al considerar este esfuerzo, la contribucin de estos testimonios al debate del discurso femi nista contemporneo permite tratar el tema de las mujeres de la clase trabajadora y sus problemas con respecto al machismo y al patriarcado. Alvarado ejemplifica con su experiencia personal el tema de la igualdad de derechos que los campesinos y campesinas desc onocen por falta de educacin. Desde el espacio pblico, las mujeres de la clase tr abajadora aprenden sobre las relaciones de desigualdad en el hogar. Alvarado y Moyano explican el proceso de la agencia de

PAGE 148

138 discursos y los problemas personales que tienen para hacerlo. Toman accin sobre su papel como madres para manifestarse en el espacio pblico. Alvara do decide participar en el Club de Madres que promueve la Igle sia catlica. En su historia The Church Opened Our Eyes, y posteriormente descri be que estas reuni ones le gustan porque, It was a chance to get togeth er with other women and ta lk about the problems we had in common like how to keep our children fed and our husbands sober. We learned that we had rights just like men di d. We learned that we had to stop being passive and start sticking up for our rights. (11) Tanto Alvarado como las mujeres del Club de Madres comparten una historia comn que se desarrolla en el espacio do mstico, en el cual enfrentan las consecuencias de las crisis del sistema econmico como la falta de alimen tacin y alcoholismo. Ella, al describir en sus reuniones las situaciones econmicas y el abuso del poder del hombre que se manifiesta en la violencia, se da cuenta de que las mujeres tienen derechos al igual que los hombres. Alvarado indica que los derechos de igualdad se apre nden, pero que debido a la falta de educacin no tienen idea de cul es sean estos. Cuando la lder proclama su decisin para participar en la organizacin de mujeres, su esposo no est de acuerdo, indicndole que su espacio es el hogar al cu al perteneca. La respuesta del marido se inserta en la posicin tradicional del patria rcado y despus de discusiones y peleas, l abandona el hogar. Alvarado se auto-descubre a s misma como un sujeto valioso y se describe de la siguiente manera, I was more independent, too, since I ha d my own group on friends. And my work in the club made feel impor tant; it made me feel like I really had something to contribute to the community. (12) La idea de que las mujeres tengan su propio es pacio y se sientan tiles en la comunidad significa que existe una igualdad para e xpresar sus ideas. Este proceso para las

PAGE 149

139 campesinas es difcil en un primer moment o porque les daba pe na hablar de sus experiencias como mujeres. La organizacin de mujeres las responsab iliza a colaborar en la solucin de los problemas sociales que han estado a cargo de los hombres. En Honduras, hasta ese momento no haba organizaciones de mujeres. Alvarado cuenta que: It was a completely new idea (14). Sin embargo para los hombres este concepto de reunir grupos de mujeres aun cuando est auspiciado por la Iglesia se conecta con el comunismo. Es as que para el esposo ella era comunista, trmino que en esos momentos persista como discurso de los gobiernos militares ms que la comprensin y la prctica de esta ideologa. La separacin de Alvarado de su marido no es bien vista por sus compaeras del Club de Madres. Ellas no aceptan que una mujer viva sola y justifican esta posicin con el placer ya que le dicen: Its not good to deny your body that plesasure (15). Los comentarios ntimos de sus compaeras le permiten a Alvarado a reconocer que es adulta y que puede an atraer a los hombres, aunque de bido a sus fracasos sentimentales, en ese momento, reflexiona sobre su situacin: I realize that I could never again live w ith a man who didnt share my values, who didnt have the same Christian principles, who didnt have the same devotion to the campesino struggle. The struggle is my life, and I could only share my bed with a man who shared the other part s of my life as well. (16) Ella reconoce que los lderes campesinos, al igual que los dems hombres en la comunidad, les impiden a sus esposas ser activ istas y participar en los asuntos de la comunidad. En tanto que para ellas, la s mujeres no pueden vivir sin hombres. Alvarado, al igual que Moyano, participa en los programas de alfabetizacin y organizacin que la Iglesia patrocinaba. Ella asume los principios religiosos aunque posteriormente reflexiona sobre el papel de esta institucin en el momento en que llama

PAGE 150

140 comunistas a las organizaciones de mujeres y les retira apoyo. La lder campesina repite la pregunta que Benjamin, la editora, le hace para hacer hablar a la testimoniante, y le responde usando la retrica, Why? They said there was no more money, but we dont think thats what happened. We think they were afraid of how far wed gone . They wanted us to grow vegetables on the tiny plots around our houses, but they didnt want us to question why we didnt have enough to feed ourselves. (16) Alvarado le atribuye a la estr ategia de cuestionar lo que lleva a su grupo de mujeres campesinas a darse cuenta de la divisin de cl ases sociales en las cuales las campesinas son el ltimo eslabn, Because not only are we exploited by other classes, but by men as well (17). Es en esos momentos en que la Iglesia las abandona Alvarado reconoce que las mujeres pueden organizarse. En 1977, Alvarado organiza a las mujeres qu e haban formado parte de los Clubes de Madres que dirigan 36 mujeres y fo rman la Federacin Hondurea de Mujeres Campesinas (FEHMUC). Entre otras organiz aciones surgen Mujeres Campesinas, Grupo Catlico de Mujeres Campesinas. En esos mo mentos, an no sobresale una identidad de gnero sino que se reivindica una lucha popul ar en las diferentes ligas femeninas campesinas, comits femeninos contra la caresta de la vida, comit s femeninos contra la guerra, clubes de madres, etc., coordinando nuestras actividades con la direccin revolucionaria de los partidos de clase obrera (Centeno y Dole 68). Alvarado y su organizacin representan a mujeres y a hombres teniendo en cuenta que existen condiciones desiguales en el hogar, pero en el espacio pblico tienen que trabajar juntos por la iguald ad de derechos. Como repres entante de un grupo de hombres y mujeres, que luchan por la propiedad de la tierra, elabora un discurso que aprende en la

PAGE 151

141 Iglesia. A partir del momento en que se separa de esta institu cin ella decide representar a las campesinas. Por otro lado, Moyano como activista se refiere a la manera en cmo adquiere conciencia revolucionaria por participar en hue lgas. Para la guerrilla, an despus de su muerte, ella representaba al imperialismo, mientras que para la guerrilla enuncia que no estaba en contra de los programas como Va so de Leche o las cocinas comunales sino en contra de aquellos que defend an al viejo aparato del esta do con la explotacin y la pobreza. Para Moyano su activismo era una re spuesta para el cambio. No crea que tan slo con ideologas se fuera a conseguir ste sino con empleo, mejores salarios, alimentos y permitiendo a la gente gobernarse por s mism a en lugar de cederle el gobierno a la elite o dndole armas a Sendero. Para lograrlo, es necesario adquirir conciencia. En otro discurso Moyano hace pblico que las mujeres participan en un primer momento en los asuntos de supervivencia y como resultado, they have acquired high levels of political and personal consciousness about human rights and about machismo, the especially grave societal problem that women in Peru face. Yes, women have won many of their rights (38). El concepto de conciencia revolucionaria se interconecta con el de derechos humanos y se define como un instrumento para identificar al machismo. Otra forma de demostrar la conciencia de clase es la solidaridad con la cual, Moyano indica, we learned about solidarity, a qu ality native to Villa El Salvador, that enables us to fight together . represent th e step-by-step construc tion of a new society (39). El ideal de una sociedad diferente se adquiere con la contribucin de la sociedad peruana, no tan slo es la tarea de las mujere s, en este sentido tambin se requiere de un trabajo de colaboracin y de la organizacin de la gente. Tambin se discute la

PAGE 152

142 posibilidad de crear cooperativas dirigidas por las mujeres como protagonistas de esa nueva sociedad. Moyano como lder de Vaso de Leche acepta que este espacio es ideal para el objetivo concientizador entre mujeres porque: Nobody believes in the capacity of women that we can lead programs and be in charge of administrative work. They [the men] imagine they [women] are going to make a mess of the receipts. In the be ginning, even the women asked, How are we going to do all this by ourselves? And t oday there are sixty thousand who benefit from the program. (45) Este proceso de concientizacin coincide con el aprendizaje de las habilidades de cada mujer y el desarrollo de su autoestima sobre todo cu ando tienen a su cargo la responsabilidad de dirigir. Esta experienci a lleva a Moyano a reflex ionar sobre el papel del pobre en el gobierno del pa s y su no-representacin. Ella confa en el proyecto de las cocinas populares porque primero se precisa de alimentar a los infantes. Sin embargo, sabe que con eso no es suficiente para salir de la crisis. Para lograr avanzar lo s peruanos deben reclamar sus derechos, ya que el abuso del poder se manifiesta en el machismo y el auto ritarismo. Moyano se refiere exclusivamente al caso de los propietarios que no respetan el trabajo de las organizaciones de mujeres, y agrega, Because of machismo, one cannot always do as one would like within local government. Some landmakers do not understa nd the role of women. We have to launch an intense and constant struggle with these landmakers and with the mayor to make them respect the ri ghts of organized women. We must do this not only to make them respect us but also to enable women to participate in each and every one of the decisions taken by the municipal government. (56) Esta cita se conecta con el mismo probl ema que los campesinos tienen en Honduras con respecto al despojo de tierras. El poder econmico en ambos casos subordina el papel de las mujeres en el espacio pblico como pr otagonistas en la toma de decisiones.

PAGE 153

143 Por ltimo, siguiendo la discusin paralela entre la propuesta del neofeminismo y las narrativas de vida, los testimonios de estas mujeres adquieren un espacio discursivo en el testimonio para hacerse visibles. Su disc urso se comienza a elaborar en los talleres y reuniones que ofrecen los Clubes de Madres. Desde un espacio del margen y desde el cual han sido invisibles, la Iglesia crea un lugar que las motiva a reflexionar y a responsabilizarse de sus situaciones. El contacto con la ideologa feminista en las testimoniantes tiene que ver con la relacin de ideas en diferent es niveles: primero, se les acusa de comunistas; segundo, Sendero se refiere a las feministas como traidoras, debido a la influe ncia de una ideologa extranjera. Por otro lado los clubes de madres las invitan a reflexionar sobre su vida. En consecuencia, la influencia de un llamado feminismo se escucha y se cuestiona. Las editoras como Diana Miloslav ich le dan el nombre de feminismo popular porque los discursos son elaborados por mujeres de la cl ase trabajadora a partir de sus experiencias personales en las cuales tambin incluyen a los hombres. Sin embargo, uno de los desafos que tienen las mujeres con respecto al feminismo es trabajar unidas para formar espacios a fin de formar una visin de gnero y un discurso consistente en el cual las mujeres se perciban desde la perspectiva de otras mujeres como lo indican las editoras. 14 Si bien la editora Diana Miloslavich inserta el activismo de Moyano en el feminismo popular, ni Alvara do, ni Moyano se autodenominan feministas, sus discursos estn orientados a temas sociales que se in sertan en los discursos socio-econmicos y campesinos. El compromiso de las editoras es t unido a la denuncia de la intervencin y la violencia cuyo agente discur sivo es la mujer de la clase trabajadora que ha sido mal 14 Ver el texto de Carol Andreas When Women Rebel. The Rise of Popular Feminism in Peru (Westport: Lawrence Hill &Co., 1985).

PAGE 154

144 representada en el espacio poltico y excesivamente repr esentada como mujer pobre, analfabeta y vctima. Escuchar en los testim onios colaborativos significa ir ms all de los lmites religiosos, culturales y po lticos para forjar un dilogo entre mujeres/feminismos que haga partcipe el discurso cotidiano y traspase la agencia subalterna. Al respecto, en el siguiente captulo el problema a resolver ser, cmo puede el feminismo explicar o ser un espacio para estas voces?

PAGE 155

CAPTULO 5 IDEAS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS? Introduccin: Si me permiten hablar . . Nombrar y resignificar las representaciones tr adicionales, entre estas las de ama de casa, madre, abre otra lnea al pensamiento neofeminista latinoamericano, como ya se expuso en el captulo uno. Si bien Do mitila Barrios de Chugara propone en Si me permiten hablar (1977) que los lectores lean su te stimonio de manera global, sin buscar un lineamiento terico sino a partir de su ex periencia, se identifican ideas feministas en la narrativa de su vida como lder de Amas de Casa. En comparacin, Mara Teresa Tula en Este es mi testimonio (1993) resignifica la palabra fe minista para autodefinirse desde su especificidad salvadorea y propone negocia r el concepto de igualdad de derechos entre hombres y mujeres. A partir de ambas posturas, surge el argumento de que no es suficiente llamarse feminista ni tampoco neofeminista para resolver los problemas de desigualdad en las relaciones de gnero, si no que es necesario in iciar un dilogo entre feminismos, usando el lenguaje ya existente. Para empezar, en los testimonios, editoras y testimoniantes, re flexionan sobre del papel de las mujeres de la cl ase trabajadora, resignificando las palabras machismo, madre y feminismo. Domitila Barrios de Chungara y Mara Teresa Tula se apropian de estos conceptos elaborados por el patriarcado, el primero como smbolo de poder, el segundo para dar continuidad al papel tradicional de la mujer en la reproduccin materna y simblica y el tercero como contra-discurs o del primero. En s, la propuesta en los testimonios es reflexionar sobre el papel de estas mujeres en cuanto a las relaciones de 145

PAGE 156

146 gnero. Las testimoniantes crean ms dobleces al tomar una posicin con respecto a las feministas estadounidenses. En este desdoblamiento de voces, los discursos en los feminismos que se generan no resuelven los problemas de desigualdad entre hombres y mujeres debido a la falta de un dilogo, si n embargo se nombran y resignifican los papeles tradicionales de las mujeres. Como evidencia de la incomunicacin entre mujeres, por un lado, y en las relaciones de gnero, por otro, el ttulo del testimonio Si me permiten hablar (1977) de la boliviana Barrios de Chungara, es un recurs o discursivo para hablar, mientras que Este es mi testimonio (1993) de la salvadorea Tula dema nda la atencin de los lectores. Las frases de los ttulos son estrategias retricas para reiterar las acciones de hablar y escuchar como prueba de una presencia de mujeres que adquieren voz propia. Para la crtica feminista Annette Kolodny en Dancing Through the Minefield (1980), el lenguaje es la base para resignificar las prcticas soci ales y los modos de pensar, desde los cuales se reconstruye la experiencia femenina y se codifican las relaciones de poder. En este caso las frases Si me permiten hablar y Este es mi testimonio imponen la urgencia de un dilogo para demostrar que las mujeres de la clase trabajadora desd e su vida cotidiana intentan resignificar sus experiencias y cues tionar su papel en las relaciones de poder. Para lograr un dilogo sobre estos pr oblemas, cabe hacer un repaso de las relaciones entre mujeres de la clase trab ajadora y las feministas estadounidenses y despus crear conexiones. En este captulo se demuestra, primero, que Barrios de Chungara elabora un discurso contestatario en la Tribuna de la mujer en 1975 y, segundo, que Mara Teresa Tula en los noventa se in serta en los discurso s de negociacin entre

PAGE 157

147 mujeres. Ambas usan los tropos de la madre y la comadre. Por ltimo, se expondrn las conexiones entre feminismos: la igualdad y la maternidad. Con respecto al dilogo en los testimonios Jorge Sanjins en su artculo Beyond Testimonial Discourse . . de 1996 argumen ta que el fundamento democrtico en la comunicacin es el dilogo sobre la prct ica y la accin. Este crtico destaca la importancia del trabajo de Ba rrios de Chungara porque precis amente expone el problema de la falta de comunicacin que existe entre los bolivianos y afirma que en el trabajo de Barrios, it is clear that only throu gh verbal communication can pe ople achieve a meaningful world in which they participate as intelligible and moral members. In a world that hinders this communication, and in which pe ople do not listen to one another, there may be decision, force, or brute politics, but there can be no social consensus. (255) En este sentido, el lenguaje adquiere un pa pel primordial en el dilogo para generar comunicacin ms que imposicin de ideas. Polifona de voces: feminismos Entre esa multiplicidad de voces se encuentran las mujeres de la clase trabajadora que subvierten la imagen de la madre. En los testimonios, Barrios y Tula plantean dos perspectivas: por un lado, Barrios en los setent a maneja el concepto de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, pero niega que exista sta (la igualdad) entre mujeres de la clase trabajadora y feministas extran jeras. Por otro lado, Tula en los noventa reconoce las diferencias entre feminismos, indicando: yo tena un poco de experiencia de or sobre esto por mi visita a Canad y ag rega en voz plural que en El Salvador no nos hacemos llamar feministas, pero s somo s feministas porque luchamos por nuestros derechos (128). No obstante, desde su posicin de madres bolivianas y salvadoreas, ambas mujeres reapropian y resignifican los t rminos de la igualdad y del feminismo, que

PAGE 158

148 resurgen en los feminismos latinoamericanos. Con ello, participan en una polifona que se inserta en los discursos femini stas estadounidenses y europeos. Willy Muoz en Polifona de la marginalidad argumenta que la escritora latinoamericana contempornea comienza a practicar una heterognea pluralidad discursiva a la vez que da prueba fehaci ente de que los discursos subalternos han descentralizado el feminismo esencialista al forzarlo a adoptar una postura ms a tono con las realidades e historias locales (45) Con respecto a los testimonios colombianos de mujeres que promueven la paz, Carmia Navia Velasco en Guerras y Paz en Colombia (2000) propone que ellas, trabajan por la paz en el mundo y en el pas, y ese trabajo lo proyectan, lo reconocen y explicitan en y desde su palabr a. Se trata, por supuesto, de palabras diversas, no podemos hablar de una pa labra nica o uniforme, una palabra femenina todo lo contrario, son puntos de vist a complementarios, a veces dismiles (158). As, tanto escritoras como crticas de testimonios est n de acuerdo en que surge una polifona de feminismos que representan la diversidad de voces en busca de un objetivo en comn: explicarse en y desde su palabra. Dicho de otra manera, las mujeres en los testimonios hablan y escuchan para logr ar un dilogo entre feminismos que desde diversas corrientes convergen en la agencia discursiva de las mujeres. Ahora bien, surge una pregunta para el cas o especfico del discurso testimonio de Barrios y Tula, cmo llega a ser el feminismo un espacio para estas voces?

PAGE 159

149 Discurso contestatario: Ba rrios en la Tribuna de 1975 1 El primer encuentro internacional entre femini stas y mujeres de la clase trabajadora realizado en 1975, en Mxico, es la ap ertura para un dilogo. La Conferencia Internacional de la Mujer resulta ser un lla mado para reflexionar sobre su papel desde diferentes mbitos sociales, discutiendo ideas que en muchos casos no se aplican a la especificidad geogrfica de cada pa s, ni de clase. Este evento se da en el contexto de la dcada internacional de la mujer propuesta por la Organizacin de las Naciones Unidas, los gobiernos y las organizaciones. Como resultado, se genera un espacio para los discursos elaborados por las muje res de varias clases sociales. 2 La Conferencia, en s, se divide en un binario ms: profesionales-activistas. La propuesta general se centra en tres objetivos: la igualdad plena de gnero y la eliminacin de la discriminacin por motivos de gnero; la integracin y participacin de la mujer en el desarrollo y la contribucin de la mujer a la paz mundial. Para lograr estas metas se propone dar asistencia a la educacin, emple o, participacin poltica, salud, vivienda y planificacin familiar. En primera instancia, se da especial atencin a la promocin de la igualdad de derechos para obtener lo s mismos recursos y oportunidades. 1 A partir de la Conferencia de la Mujer se inician despliegues feministas y conexiones con otras mujeres latinoamericanas. En la regin latinoamericana se r ealizan Encuentros como en Bogot (1981) y Lima (1983). En estos se proponen debates sobre el patriarcado a fin de teorizarlo. En Bertioga, Brasil (1985) se discute la subjetividad como un elemento fundamental para promover la participacin igualitaria entre mujeres. En Taxco, Mxico (1987), se cuestionan los mitos con los que se crean los espacios de las mujeres. En San Bernardo, Argentina (1990) en el contexto de la transicin a gobiernos democrticos se promueve el respeto a la diversidad y se hacen reflexiones con menos influencia ideolgica. La asistencia a los encuentros fue: Colombia 230 mujeres; Per, 650; Brasil, 700 y Mxico 1500, Argentina 3000. Asimismo se realiz el I Encuentro de Lesbiana s de Amrica Latina y del Caribe (Vargas 102). 2 El gobierno mexicano de Luis Eche verra lvarez (1970-1976) ofrece ese espacio geogrfico para que las mujeres hablen en la Primera Conferencia Internacional de la Mujer. De este modo, Echeverra intenta rescatar la imagen de gobierno democrtico y a favor de los derechos humanos, despus de haber participado en la represin al movimiento estudian til de 1968, cuando era Secretario de Gobernacin.

PAGE 160

150 El tema de la igualdad se retoma y se cuestiona con respecto a las relaciones de poder, siguiendo el modelo econmico binario de Primer y Tercer Mundo. Cristina Senz de Tejada argumenta que el plan que se el abora en la Conferencia no es ms que una manifestacin de esta nueva imagen de la Otredad puesto que se descubre en las Naciones Unidas la falta de educacin de las mujeres en varios pases del mundo (6). Las profesionales toman el liderazgo para educar a las Otras desde su posicin y con base a sus experiencias. Por otro lado, la crtica de Domitila Barrios se dirige a los modos en que estas medidas no se aplican a las mujeres de la clase trabajadora de Bolivia y cuestiona nuevamente la actitud de poder entre mujeres de diferentes clases sociales. Barrios presenta un caso especfico: las viudas de los mineros quedan sin ningn beneficio ni opciones de empleo; no existe otra manera de participar en los proyectos internacionales cuando las mujeres son despojadas de su vivienda por no tener un esposo; es decir, por no tener el apoyo de un smbolo pa triarcal. Al considerar esta especificidad, Barrios no est de acuerdo con el uso global de l concepto de mujer, en el cual los intereses de las mujeres de la clase trabajador a no se reflejan en la propue sta de las Naciones Unidas (Senz 6). En Si me permiten hablar Barrios declara que se opone a la propuesta de Friedan por ser planteamientos sobre todo feminist as con los que no estn de acuerdo las latinoamericanas puesto que no resuelven a lgunos problemas fundamentales (224). 3 Betty Friedan en The Feminine Mystique (1963) cita su Plan M undial. En ste sugiere que cada mujer escuche su propia voz interi or para encontrar su identidad (376). 3 Domitila Barrios cuenta en Si me permiten hablar que su participacin en la Tribuna del Ao Internacional de la Mujer se debe a que en 1974 una cineasta brasilea, cuyo nombre no menciona, la invit.

PAGE 161

151 Barrios identifica este plan, expuesto en la Conferencia Internacional, como un acto de la burguesa precisamente porque el la ha vivido una experiencia de lo personal en condiciones donde ni alimentos tienen porque los dueos de las minas no pagan los salarios justos. La Tribuna representa en el testimonio la s relaciones desiguales entre feministas y mujeres de la clase trabajadora. Ella describe que en la Tribuna, Friedan toma la actitud de empuje y provocacin, al declarar que la s mujeres latinoamericanas deben cambiar su actividad belicista porque eso refleja la manipulacin de los hombres. Friedan se refiere a la posicin de la dele gacin boliviana al indicarles que, solamente en poltica piensan e incluso ignoran por completo los asuntos femeninos (224). Paradjicamente, los asuntos femeninos y los asuntos polticos se relacionan con lo personal y lo pblico, ambos son los puntos de discusin entre la s mujeres de los movimientos sociales. La estrategia de Barrios es iniciar su movimiento en lo pblico para despus hablar de lo personal. As que arrebata la palabr a para responderle a Frie dan, porque no le ceden el micrfono. Cuando lo toma, dice: Perdonen ustedes que esta Tribuna yo la convierta en un mercado. Pero fui mencionada y tengo que defenderme. Miren que he sido invitada a la Tribuna para hablar sobre los derechos de la mujer . donde se reconoce a la mujer el derecho a participar, a organizarse . pero en la realidad no la aplica sino a la burguesa. (224) En este discurso contestatario, la narracin de Barrios pasa del nivel colectivo al plano personal. Ella insiste en us ar el discurso de clase social en el cual la igualdad no es un privilegio para la clase trabajadora. En ese momento, una mujer mexicana la interrumpe para decirle que precisamente ese es el tema: hablar de usted y de m. . de la mujer, pues (225). Sin embargo, las situaci ones de espacio y cont exto no se aplican a la realidad de Barrios. La liberacin de las mujeres bolivianas requiere de leyes y

PAGE 162

152 educacin, derechos que las mujeres de la clase media ya adquirieron. De hecho, estas mujeres han tenido la op ortunidad de elegir. Gustavo Garca en El suje to proletario femenino de Si me permiten hablar (2003) seala que Barrios antes de ser feminista es clasista, sin que por ello deje de ser lo primero (193). El discurso de la lder presenta las pa utas para un pensamiento de mujeres de la clase trabajadora. Logra crear es pacios para reflexionar sobre los papeles de las bolivianas en lo colectivo y lo personal, segn las diferentes s ituaciones. Ella incluye al hombre como trabajador, aunque su organizacin se inicia con las amas de casa como una forma de solidaridad hacia los trabajador es. La organizacin Amas de Casa demanda empleos y mejores salarios para las mujeres que logran laborar en las minas, teniendo como finalidad cambiar sus propias situaciones La paradoja consiste en que las mujeres que rodean a Barrios regresan a los roles de la familia y la casa, por lo cual la interseccin crtica converge en que an bajo diferentes situaciones, las mujeres no consiguen la liberacin del patriarcado ni tam poco reconocen la cultura patriarcal como problema personal sino instrumento poltico. Barrios sabe que existe el poder de los hom bres sobre las mujeres pero tambin est consciente de que lo apoya para lograr sus fine s. Ella define el mach ismo e indica que es un . . arma del imperialismo, como lo es el feminismo y conti na argumentando, que la lucha fundamental no es una lucha entre sexo s; es una lucha de la pareja. Y al hablar de la pareja, hablo yo tambin de los hijos, de los nietos, que tienen que integrarse, desde su condicin de clase, a la lucha por la liber acin. Yo creo que esto es primordial ahora (8). En esos aos la lucha por la liber acin era primordial, sin embargo, Barrios no explica qu significa liberacin para ella, ni cmo esta va a beneficiar a las mujeres y a la

PAGE 163

153 sociedad. En cuanto al machismo, se aleja del concepto por considerarlo parte del imperialismo, agregando modestamente: No es que yo acepte el machismo, no (8). No obstante niega su papel como cmplice sutil del machismo, se inserta en la discusin de este tema. Esta postura representa un sistema que oprime a las amas de casa. Como resultado de estos desacuerdos, la s feministas latinoamericanas replantean las bases epistemolgicas e integran tema s que critican y denuncian el poder del patriarcado, la marginacin de la mujer, y las diferencias y re laciones de poder que existen entre mujeres (Senz 7). Las latinoa mericanas reescriben su identidad y su perspectiva a partir de su ambiente histr ico, nombrndose protagonistas de sus historias para reinterpretar las tradiciones culturales, y creando es pacios para las mujeres de la clase trabajadora. Mujeres no-representadas en el feminismo Las acadmicas buscan espacios para las mujeres trabajadoras, puesto que no todas las mujeres estn representadas en el Plan de la Conferencia. No obstante, cabe preguntar, qu hacen las mujeres de la clase tr abajadora desde su especificidad? En Si me permiten hablar el relato En la tribuna del Ao Intern acional de la Mujer la lder denuncia la actitud de las mujeres de la clase media hacia la s situaciones sociales de las mujeres de la clase trabajadora, usando un di scurso contestatario con matices marxistas. La versin de Barrios se identifica con las lecturas de esta ideologa porque en ellas se ve reflejado su pensamiento. As que deja que la memoria rel acione la teora que ha escuchado de los universitarios con sus experiencias personales, describiendo que cu ando era nia haba soado: un mundo donde no iba a haber pobres y todos iban a tener que comer y que vestir (176). Despus, desde una versin de ad ulta se identifica como representante de la

PAGE 164

154 clase trabajadora minera y se resiste a tener un dilogo con las mujeres de la clase media, considerando a las feministas re presentantes del imperialismo. Para el caso de El Salvador Lynn Stephen, en el captulo 16 Las compaeras de Mara de Este es mi testimonio resume que a las salvadore as se les ha enseado que el feminismo equivale a odiar a los hombre s, lesbianismo y mentalidad burguesa (219). Por otro lado, plantea el conflicto de clase como un llamado urgente para la transformacin social con la cual, posteriormente, se resolver el conflicto de la subordinacin de la mujer. Esta idea se as ocia con dos planteamientos de Mary Alice Waters en Marxismo y Feminismo (1977). Ella argumenta, primero, que el marxismo seala el camino para conseguir la li beracin y, segundo, que las masas de mujeres podran romper las cadenas de la servidumbre domstica. En Si me permiten hablar Domitila Barrios promueve la liberacin de las mujeres latinoamericanas y denuncia entre otros tema s la actitud de las fe ministas hacia las situaciones sociales de las mujeres latinoame ricanas. La lder por s misma, perfila las diferencias entre los grupos de mujeres que re presentan a los gobiernos oficialmente y los que pertenecen a organizaciones independientes. En el primer grupo, sita a la delegacin boliviana, cuya perspectiva cons iste en que existe igualdad entre hombres y mujeres. En el segundo, Barrios toma parte, para hacer es cuchar su voz y la de aquellas que no la tienen, mostrando as la desigualdad entre mu jeres (220). La delegacin gubernamental, desde otra perspectiva, propone el concepto de igualdad sin incluir a la clase trabajadora que reclama una voz para denunciar los probl emas que estn aunados a las situaciones socio-econmicas. Cabe subrayar que antes de su discurso en la Tri buna, Barrios ya tena un discurso, influenciado por ideas marxistas en las cuales el feminismo no tiene espacio,

PAGE 165

155 en esos momentos. El reclamo constante es la igualdad y para cons eguirla las mujeres de la clase trabajadora deciden autorrepresentarse. La negociacin: est bien soy feminista, pero . .! Un ejemplo de lo que la cr tica al testimonio llama ventr iloquia puede ser el uso de la palabra feminista. Sin em bargo, Mara Teresa Tula en Este es mi testimonio y Domitila Barrios de Chungara en Si me permiten hablar adems de incorporar este concepto en su discurso, elaboran su propia definicin. El proceso no se impone sino que se negocia. En primer lugar, Barrios no se llama fe minista, aunque su discurso reflexivo y crtico hacia otros feminismos se inserta en la discusin de los derechos humanos. Nancy Miller en Getting Personal (1991) arguye que esta posicin de resistencia al feminismo se debe a una crisis de representatividad que se manifiesta como la imposibilidad de hablar como feminista, como representante de un movimi ento plural. La posicin de Barrios demuestra una lnea pol tica de resistencia en contra del imperialismo, segn lo dice en la Tribuna, Porque nuestra posicin no es una posicin como la de las feministas. Nosotras consideramos que nuestra liberacin consis te primeramente en llegar a que nuestro pas sea liberado para siempre del yugo del imperialismo y que un obrero como nosotros est en el poder y que las leyes, la educacin, todo sea controlado por l. Entonces s, vamos a tener ms condiciones para llegar a la liberacin completa, tambin en nuestra condicin de mujer. (42) El punto de conexin de Barrios con otros feminismos es la liberacin. El cmo lograrla difiere porque las causas que Barrios presenta estn en relacin con un sistema econmico. Es por eso que en esta cita hombre es la metonimia de humanidad. Ella hace hincapi en que la liberacin de la mujer no queda a un lado, por lo cual el apoyo a la lucha de los trabajadores es una tctica para crear un espacio para las mujeres como fin

PAGE 166

156 ltimo. Slo que en la historia de Boli via ese fin an no es reconocido por el patriarcado. 4 El espacio domstico pasa a ser otro punto de interseccin que el patriarcado promueve en los medios de comunicacin en Bolivia. La mujer se encuentra en un primer espacio, el hogar. Los testimonios de mujere s, en general, plantean que carecen de opciones porque no hay fuentes de trabajo para ellas y su situacin en la vida domstica es desigual con respecto al hombre. En el espacio pblico, por otro lado, la organizacin de las mujeres tampoco se reconoce durante el gobierno del general Ma nuel Barrientos Ortuo (1968-69), pero se considera un peligro, por lo cu al el presidente evita que el las continen en los asuntos polticos, justificando qu e las masacres contra los trabajadores se deben a que sus ideas reciben influencia comunista. Amas de Casa responde a estas medidas autoritarias con la primera manifestacin que realiza en cont ra de aquellos hombres que golpearon a sus esposas por apoyar a los mineros. Por la radi o, Barrios narra el evento ocurrido en 1973, unas cinco mil mujeres participaron. Y cuando volvieron a sus casas, muchos trabajadores les pegaron y les dijeron que ellas era amas de casa y que no tenan nada que ver con poltica y que su oblig acin era estar en la casa. Hasta que nosotras dijimos que bamos a hacer una crtica por la radio. (84) Los maridos se representan como los represores de las esposas. A otro nivel, los mineros son despedidos y los lderes del sindicato son exiliados. La explicacin que los militares dan al exilio confirma la postura del opresor al oprimido, indicando que los esposos 4 Con el reciente triunfo de Evo Morales, la periodista Mara Galindo describe la situacin actual de las mujeres La dignidad que reclama Evo al mundo no es la dignidad de las mujeres, es la dignidad de los pueblos indgenas y una con otra no son equivalentes. Una y otra dignidad aunque en la teora debieran ser dignidades paralelas, dignidades anlogas, dignidade s hermanas, en la prctica poltica es hoy una vez ms demostrable que patriarcalmente es posible reclamar una y negar la ot ra. Patriarcalmente es posible la fraternidad entre caballeros e indios cimentada en la innombrable servidumbre de las mujeres. Evo apela tambin a la "retrica de gnero" de los partidos neoliberales. Introduce una cuota mnima de mujeres en sus listas, cuota irrisoria por lo dems (De 15 diputados uninominales 1 sola mujer). < http://www.lafogata.org/06latino/latino2/bol_1-2.htm>

PAGE 167

157 merecen un castigo ya que permitieron que las esposas se prestaran a los intereses forneos (81). Ellos no aclaran que la repr esin es ejemplo para que otros hombres impidan la insubordinaron de las mujeres. Ba rrios, por su parte, reflexiona sobre las pocas oportunidades que hay para las trabaj adoras, y demuestra que estos problemas tambin se relacionan con lo personal sin darle el nombre de feminismo. En segundo lugar, Tula en Este es mi testimonio se sita en los discursos feministas de la diferencia y de los movimientos social es feministas en Latinoamrica. En Estados Unidos se promueven los conceptos polmicos de la segunda oleada, lo personal es poltico y la igualdad respetando la difere ncia. En Mxico se buscan conexiones con estas ideas y se propone un nombre: neofeminis mo. Mara Teresa Tula reinterpreta su papel con respecto a otras mujeres e incorpor a la palabra feminismo para debatir las experiencias que las mujeres en El Salvador viven. Tula, contrario a Barrios, presenta como propuesta la organizacin de las mujeres y el dilogo con las extranjeras para particip ar en las negociaciones con los hombres y evitar la continuidad de las estructuras patriarcales. Algunas veces, ella niega el feminismo como su ideologa, pero otras lo confirma en su discurso y sus acciones, ayudando a otras mujeres a mejorar sus situacio nes. De su propuesta se asume que a las hijas les corresponde romper la s cadenas de opresin de su momento histrico, as como de algn modo lo han hecho las mujeres que las antecedieron. La imagen de la abuela llega a ser el origen simblico de la cadena. El papel de las mujeres es el enlace cultural de una generacin con otra.

PAGE 168

158 Tula reconoce que ella es feminista, a partir de su especificidad salvadorea y de la clase trabajadora. Ella hace notar que en El Salvador existe una ideologa que es diferente y ofrece su propia definicin de fe minismo colectivo, sealando: . s somos feministas porque luchamos por nuestros derechos. La diferencia para nosotros en El Salvador es que nuestra lu cha como mujeres va a la par en nuestra lucha con el cambio en El Salvador. Nuestr o feminismo no slo involucra el luchar por nosotras, sino por un cambio para todos. No podemos olvidar un sistema que nos oprime a todos nosotros. (128) No obstante, para Tula el feminismo salv adoreo se distancia de otros feminismos debido a su colectividad al us ar el pronombre nosotros. El la incluye a los hombres en su discurso, argumentando que se separa del feminismo dominante de los Estados Unidos porque su lucha no slo incluye cambios para las mujeres sino para todos. La lder reflexiona sobre el oprimido pero no desde la especificidad de la opresin de las mujeres. Ella tampoco posee ms inform acin sobre el feminismo y lo sita como una ideologa extranjera sim ilar a la del imperialismo, del mismo modo que Barrios. Sin embargo, su posicin tambin es parte de una corriente feminista que expone la posicin de las feministas afroamericanas, las chi canas o las feministas del Tercer Mundo que tambin forman parte de los feminismos es tadounidenses que surgen a partir de los sesenta. La manera de cambiar las generaciones tr adicionales de las mu jeres es educndolas sobre su cuerpo y sus condiciones de vida para que ellas tomen accin y participen en sus propios cambios. Esta idea coin cide con las feministas del Tercer Mundo en la propuesta de solidaridad entre feminismos. La editora Lynn Stephen arguye que en los testimonios tambin se representan las voces de las mujeres indgenas, los pobres y la clase trabajadora.

PAGE 169

159 Tula critica las limitaciones de los salva doreos al reconocer los papeles de las mujeres en el periodo poltico e ideolgico revolucionario. En su relato sobre Los acuerdos de paz comenta, Yo creo que el rol de la mujer en el movimiento revolucionario es central. Aunque algunos hombres han ganado una conciencia ideolgica y poltica, ellos todava tienen un problema con el derecho de las mu jeres. Esto no es cierto en todos los hombres; muchos han sido solidarios con las mujeres. Pero otros, aunque sean revolucionarios tienen su s propias ideas. (190). Aun cuando ella no declara de manera genera l que existe un conflicto a causa de las relaciones de gnero entre los hombres y las mujeres, acepta que los derechos de las mujeres no han sido reconocidos. En este cas o, los hombres se mantienen leales a las ideas patriarcales a pesar de las ideologas revolucionarias. En tanto que a las mujeres les corresponde reconocer su papel en el movimien to dentro de las paradojas que se generan en sus discursos. Ama de casa y comadres: sujetos femeninos? En el subtexto de la explotacin de lo s trabajadores, las mujeres revisan el significado de las palabras que han explicado sus papeles en la sociedad como sujetos pasivos, por ejemplo el rol tradicional de la ama de casa y de la madre. Para ello, crean un metatexto al contar la historia conocida of icialmente. Ellas legitiman sus versiones de la verdad, dando lugar a varias verdades. Con respecto a esta discusin, Linda Hutcheon en Historiographic Metafiction: The Pastime of Past Time de 1988 arguye que en el posmodernismo se genera un espacio para vari as voces y por lo tanto para que cada una cuente la versin de su verdad (109). S ubraya que no existe una idea externa sino una autorreflexin (109). Las testimoniantes llaman a este proceso de autorreflexin: experiencias personales.

PAGE 170

160 La propuesta de Barrios y Tula consiste en que sus testimonios se escriban como legado testimonial y documento histrico que incluya la versin de las amas de casa y de las co-madres de la clase trabajadora. Usan estas metforas porque las mujeres no son representadas como sujetos sino a partir de sus roles tradicionales. Ambas lderes describen el contexto de la familia y cu estionan los sucesos de lo que acontece a su alrededor. Aun as, bajo la imagen de la madre, ellas logran ser portadoras de puntos de vista dismiles y complementarios al feminism o. En este caso, Amas de Casa y Comadres adquieren un nuevo significado, desde el cual se posiciona un sujeto femenino. Ama de Casa Domitila Barrios sale al espacio pblico desde su papel tradicional como ama de casa. En Si me permiten hablar en su relato Un da de la mujer minera comienza con su experiencia como ama de casa, Mi jornada empieza a las 4 de la maana, especialmente cuando mi compaero est en la primera punta. Entonces le prepar o el desayuno. Luego hay que preparar las salteas, porque yo hago unas cien cada da y las vendo en la calle . Luego hay que alistar a los que van a la escuela por la maana. Lue go lavar la ropa que deje enjuagada en la vspera . Entonces, as vivimos. As es nuestra jornada. Yo me acuesto generalmente a las doce de la noche . Bueno, pienso que todo esto muestra bien claro cmo al minero doblemente lo explotan, no? (34) Con esta pregunta retrica Barrios mantiene un dilogo con los lector es. En este relato describe su papel como ama de casa que adem s trabaja para ayudar con la economa del hogar. Su jornada ejemplifica la doble explotacin de una mu jer de las minas, puesto que trabaja vendiendo las salteas, adems de mantener las labores del hogar. Nancy Chodorow en The Reproduction of Mothering (1978) menciona que cultural y polticamente la esfera pblica domina la dom stica, es decir, que el hombre domina a la mujer. Esta imagen de ama de casa sin sala rio ubicada en el espacio privado, sale al espacio pblico cuando empieza a colaborar con el Comit de Amas de Casa. En esta

PAGE 171

161 organizacin las esposas toman accin en nombre de los mineros. El Comit se funda en 1961 en la comunidad minera Siglo XX pero contina dependiendo del sindicato y formando parte de la Federacin de Trabajadores Mineros. Las sesenta mujeres de este grupo se manifiestan contra las autoridades para liberar a sus esposos que estn en prisin por cuestionar las condiciones laborales de los mineros y re tomar sus derechos laborales. Cabe indicar que pedan eran el salario de tres meses que les adeudaban. En esa manifestacin, ocurrida en 1973 las mujeres se declaran en huelga de hambre por diez das en La Paz, Bolivia, a la cual se suman estudiantes, obreros y las barzolas del MNR (Movimiento Nacional Revol ucionario). Con respec to a la estrategia de la huelga de hambre, Sanjins agrega que she is not evoki ng a passive anorexia experience, but giving an added importance to undernourishment. In Domitilas narration hunger strikes become a part of poetics of non-violence (255). El propsito es crear solidaridad, proceso en el cual el cuerpo de la mujer en huelga de hambre simboliza una forma de comunicacin que se concretiza en el activismo poltico. Las mujeres buscan como modelos la particip acin de otras mujeres en la historia. Barrios retoma la imagen de Mara Barzola y, adems, la compara con las activistas contemporneas. Ella comenta: segn me contaron, Mara Barzola era una mujer del pueblo de Llallagua. En el 42, hubo una gran manifestacin para pedir aumento de salarios a los antiguos dueos de las minas, y ella estuvo a la cabeza con una bandera (78). Barrios la retoma como herona. El liderazgo de las esposas de los mineros es un fenmeno histrico, las mujeres se manifiestan y dirigen su lucha por alimentos y se oponen a la reduccin de salarios. 5 5 Sanjins en el documental-testimonio El coraje del pueblo (1972) representa los levantamientos de los mineros en diferentes momentos que culminan con la matanza de mineros. En diferentes contextos desde la

PAGE 172

162 En Si me permiten hablar Barrios da a conocer su hist oria, dividindola en tres partes. La narracin comienza con la historia de su pueblo, situando as la especificidad de los protagonistas en las minas bolivianas. La segunda parte se titula Su vida en la cual Barrios describe sus experiencias pers onales. Su historia ti ene un orden cronolgico que sigue una lnea paralela con los evento s histricos. Por ejemplo, su niez est relacionada con el activismo de su padre y c on el triunfo de la revolucin de 1952 de la que sale electo Vctor Paz Estenssoro. En este caso la im agen del padre es un modelo para el activismo de Barrios. La presencia de l es significativa y legitima el activismo de la lder. Durante su juventud, ella colabora con el Comit Amas de Casa y mantiene contacto con los dirigentes obr eros y estudiantiles de ideologa marxista. El discurso de Barrios se centra en los acontecimientos hi stricos y cambios de gobierno; y por ltimo, en su testimonio representa el panorama de las minas en 1976 despus de la huelga que los mineros realizaron en junio y julio. En la segunda edicin de Si me permiten hablar (1978) la editora inserta una nota con la cual Barrios justifica haber testific ado y contado la verda d. Para el caso de la narrativa testimonial se trata de crear un am biente de veracidad. Dante Liano en su artculo Sobre el testimonio y la literatura muestra cmo se logra este ambiente a partir de ordenar la sintaxis narrativa qu e demuestra la necesidad de tener una correspondencia entre hecho contado y hecho realmente ocurrido y el momento de contar con una tal combinacin de signos que produzcan el efecto de verdad. (211) Guerra Fra el enemigo silencioso es el comunismo. En ste se relata en estilo de reconstruccin de hechos cinco masacres cometidas contra la poblacin civil impune por el ejrcito, en un lenguaje cinematogrfico entre el documental y la denuncia, basado en los fundamentos de las culturas quechua y aymar. Los actores son los protagonistas de los sucesos luctuosos de la famosa masacre de San Juan de 1967, durante el gobierno de Barrientos. La pelcula incluye en su reparto a dirigentes mineros, como Domitila Barrios de Chungara, Vicente Verneros, Gilberto Bernal, Eusebio Gironda y Vctor Hugo Baspineiro. (Sanjins 1972)

PAGE 173

163 Barrios crea este ambiente al confirmar que ley el testimonio y est de acuerdo para que se siga publicando el libro as como est y que sirva realmente este aporte que hemos querido dar (5). En esta declaracin, la voz del nosotros incluye el papel de la editora. A la introduccin le sigue una entr evista entre Barrios y Moema Viezzer para justificar que ella ha contado la verdad. La lder propone una metodologa para leer el testimonio de manera global, como se indica al principio de este captulo. Ella seala: el testimonio, es un relato de mi experiencia (7). Sin embargo, ella sita su vida cotidiana en un ma rco histrico, en el cual el pueblo de ella, est peleando por su liberacin (13). Es decir, por salarios justos, alimentos y vivienda que hacen eco a las dema ndas de los trabajadores. Este discurso se dirige a un destinatario implcito, al pueblo boliviano pobre, y Barrios se propone representar la explotacin de los trabaja dores por el capital ex tranjero y hacer una denuncia a la tortura y la desa paricin de lderes obreros. Estos son los motivos por los cuales ella acepta que se escriba el libro. En su narrativa las protagonistas tambin pa rticipan en los momentos histricos de la Guerra del Chaco, entre Paraguay y Boliv ia (1932 y 1935). Al narrar los hechos desde la vida adulta describe la cotidianidad y las condicione s laborales de los mineros, teniendo en cuenta los gobiernos de Hern n Siles Suazo (1952 y 1956-60), Vctor Paz Estensoro, (1952-56 y 1960-64), la Junta Mi litar (1964-66), Ren Barrientos Ortuo (1966-69), Hugo Bzner Surez (1971-78). Los sa ltos histricos tienen que ver ms con la narracin de los eventos de los cuales la testimoniante fue testigo, y con los momentos histricos que legitimen su participacin, crean do una metahistoria en la cual las mujeres estn representadas.

PAGE 174

164 Barrios representa la par ticipacin de la experiencia femenina y cuestiona las relaciones de poder, por ejemplo, su papel de doblemente explotada que narra en forma masculina [. .] pienso que todo esto muestr a bien claro cmo al minero doblemente lo explotan, no? (34). Sin embargo, la editora no pone atencin a la ausencia de mujeres en las relaciones de trabajo, por el contrario se enfoca en justificar que la testimoniante no presenta un anlisis histrico de Bolivia ni del movimiento sindical minero o del Comit. Viezzer confirma en la seccin dedi cada Al lector que el la, [s]encillamente narra lo que ha vivido y lo que ha aprendido para continuar en la lucha que ha de llevar a la clase obrera y al movimiento popular a ser due os de su destino (3). Con la expresin, sencillamente Viezzer reitera la importa ncia de la cotidianeidad ms que el protagonismo de la testimoniantes en los asuntos polticos bolivianos y en el liderazgo de las mujeres. Barrios, por su parte, alude que el testimonio escrito es un instrumento de trabajo para los bolivianos. Si bien parece que queda pendiente cmo hacerles llegar el texto y qu minero lo leer, las mujeres de la clase trabajadora hacen acto de presencia al narrar su versin de los hechos. Barrios le informa a su pueblo que las mujeres tienen medios para dar a conocer su lucha y que la escritura de sus experiencias es la culminacin de su trabajo en la Tribuna de l Ao Internacional de la Mujer (13). En ese evento, Barrios y Moema Viezzer se conocen. La editora es educadora y sus proyectos de investigacin estn relaci onados con la educacin y la comunicacin populares. Si me permiten hablar es el resultado de las entrev istas conducidas que ella le hace a Barrios de Chungara. As, despus de gr abar y ordenar las historias, Viezzer indica que stas han sido revisadas con la testimoniante. En este trabajo colaborativo, la editora, por un lado, advierte que organiz los materiales, considerando tambin las

PAGE 175

165 conversaciones, discursos, participacione s, comentarios y dilogos con Barrios. La testimoniante, por otro, valora que su test imonio es un material que se devuelve a los bolivianos, a quienes les corresponde analizarlo y criticarlo. En otras palabras, desde el espacio pblico la ama de casa insiste en que su lector implcito es un pueblo especfico, a quien ella le cuenta su experiencia persona l, desde una posicin de sujeto del discurso. Co-madres 6 Las salvadoreas tambin se remiten a la metfora de la madre para clamar por los derechos humanos. La palabra co/madre deco nstruye y construye nue vos significados en cada una de sus siglas. El Comit de Madres de los Prisioneros Polticos reitera la participacin de las madres. El concepto de comadre, una palabra familiar, altera el significado para cuestionar al sistema patr iarcal, creando una alianza entre madres salvadoreas. De este modo, las madres y la s esposas se organizan para buscar a los desaparecidos en situaciones de movimientos ca mpesinos y dictaduras en Latinoamrica. Mara Teresa Tula en Este es mi testimonio comienza su historia con los acontecimientos sobre su origen en una familia de mujeres, Crec al lado de mi madre, mi abuela y parte de la familia de mi madre. Mi padre fue un hombre irresponsable, ya que tena dos mujeres (11). Ella crece influenciada por una lnea de mujeres. A este fenmeno la chicana Cherre Moraga lo llama la lnea de mujeres, la raz de nuestra familia porque los diversos aspectos de la cu ltura pasan de una generacin a otra sin ser cuestionados (xiv). 6 En 1977 los Comits de Madres de Desaparecidos pasan a formar parte de la historia salvadorea. Estas son organizaciones que protestan por la desaparicin de los hijos y esposos de los desaparecidos por las fuerzas armadas. En Argentina se encuentran las Ma dres de la Plaza de Mayo y en Guatemala Grupo de Apoyo Mutuo. Las salvadoreas usan vestidos negros, paoletas blancas y sandalias de plstico. En 1984, las madres de El Salvador son acusadas de cometer actos subversivos. Few of these women are educated, most cant read or write (Golden 108).

PAGE 176

166 Despus describe su participacin co mo miembro de CO-MADRES. Uno de los temas centrales del testimonio es la co laboracin entre mujeres que tambin se ejemplifica en la organizacin del texto. Las historias que Tula cuenta estn organizadas en 17 captulos. En el captulo 15, la cr tica estadounidense Kelley Ready analiza la historia econmica de la mujer en El Sa lvador. La editora Lynn Stephen sita el movimiento de Tula en un contexto de ot ras organizaciones de mujeres salvadoreas y analiza la situacin del testimonio de muje res. Stephen propone un anlisis de los testimonios desde el feminismo. Esta diversidad de textos compilados en Este es mi testimonio ejemplifica la polifona con que se cuenta un mismo evento desde varios campos de estudio. La postura feminista de Stephen, por otro lado, lleva a cuestionar el enfoque de los testimonios de mujeres. Por su parte, Barrios y Tula reflexionan e incorporan a sus narrativas de vida la palabra femini smo por el contacto con organizaciones internacionales. Doris Sommer explica que c on el uso del lenguaje desde una posicin marginal frente a los discursos existentes las testimoniantes adoptan cdigos para explicar su accin revolucionaria (315). Es travs del dilogo con feministas en los foros internacionales que las testimoniantes reflexionan sobre su papel en el movimiento y en el espacio domstico, sin embargo, ellas no explican con esta ideologa su accin revolucionaria. Tula, al igual que Barrios, comienza a contar su experiencia pers onal como una estrategia para dialogar con otras mujeres, y considera que sta puede ser similar a la de otras mujeres. La salvadorea al final de su testimonio cuenta: Tuve que contar mi vida porque hay mile s de mujeres como yo que estn contando sus vidas y viviendo una vida igual que la ma. Espero que este libro sirva de

PAGE 177

167 ejemplo, no de mi persona, sino de toda s las mujeres en el mundo que no tienen miedo de levantarse por s mismas y que son capaces de hacer cosas increbles cuando le ponen coco a esta idea. (250) El modelo a seguir no es una persona sino t odas las mujeres con poder, por otro lado con la voz del yo emite un discurso que tie ne como proyecto liberar a la mujer (Loureiro 12). No obstante, este movimiento internacional recuerda el fin ltimo del movimiento de los trabajadores, Tula confirma indicando: Yo quera c ontarle a la gente, nacional e internacionalmente, sobre mi vida: cmo una mujer se volvi activa polticamente porque perdi al esposo (250). La salvadorea se dirige a un destinatario especfico: las mujeres del mundo, contrario al movimiento de Barrios que se dirige a los trabajadores bolivianos. Tula confa en que las mujeres son portadoras de conocimiento, siempre y cuando tomen la decisin de hacerlo. Es decir, si le ponen coco a esta idea. En s, ella se define como parte de un grupo de mujeres a nivel internacional y su experiencia no es nica, por lo cual ellas de ben ser agentes portadoras de conocimiento. La lder tiene la idea de conve rtir la historia en un libro por lo que ella le propone a Lynn Stephen que en vez de realizar entrev istas mejor publique un texto (8). La editora elige el formato del testimonio, porque es el que mejor represen ta la vida de una persona [y] nunca se concluye. Siempre est en proces o y cambio as como la perspectiva de cada individuo sobre su propia vida y la forma en la cual quiere relatarla al mundo exterior (9). La editora, al igual que las anteriores, asienta que ste ha sido corregido, editado y organizado para evitar repeticiones. Desde lueg o, esta edicin se hace con el apoyo de Mara Teresa Tula para chequear y aprobar el manuscrito (9). Al final del testimonio, Stephen vuelve a reiterar que M ara ley, coment y sugiri cambios (240). La etnloga estadounidense Stephen, a diferencia de Viezzer, explica en la introduccin sus objetivos como investigadora y sus intereses en El Salvador desde una

PAGE 178

168 perspectiva acadmica. Su acercamiento al trab ajo de Tula busca comprender la situacin social, econmica y poltica de las lderes latinoamericanas. En el caso del testimonio de Tula, tanto la editora como la informante seleccionaron los materiales. La editora agrega que los testimonios de mujeres son el resulta do de la colaboracin en tre dos mujeres y el trabajo de equipo sin ninguna jerarqua o menor participacin en la investigacin y la escritura. Este es mi testimonio tambin se produce en el extranjero debido a que la testimoniante es una activista que mantiene contacto con organizaciones internacionales. Tula le cuenta a Lynn Stephen las historias que escucha y narra los eventos que presenci como testigo cuando participaba como miembro de la organizacin Co-madres en su pas. En esos momentos, 1991, se encontraba en Boston, Massachussets, en donde dio una conferencia como representante de esta orga nizacin para denunciar los asesinatos y las desapariciones de trabajadores de la zafr a y la situacin poltica de El Salvador. El activismo poltico de la lder comienza con la huelga de la plantaci n de azcar, en donde su esposo laboraba. Algunos trabajadores, incluyendo su marido, fueron torturados o desaparecidos. El resultado de esos ev entos empuja a Mara a pedir ayuda a esta organizacin, de este modo entra al espaci o pblico. Cuando es liberada despus de 18 meses en la prisin de Ilopango, y en el momento de recibir la amnista del presidente Jos Napolen Duarte (1984-1989), toma el micrfono, Then Maria Teresa denounced the Salva doran government for its violation of human rights, for supporting a military that had caused so much death and suffering. She couldnt be stopped. The pr esident and military attachs were helpless watching the press co rps combust into motion. Then Mara Tula left the stage and went to another woman cradling an infant. She returned with the baby held above her head saying to all presen t: Here by the grace of God is my son, Alejandro, born in Ilopango, the seed of violence, named for joy. Proof that good comes from suffering. (Golden 110)

PAGE 179

169 Su posicin poltica la lleva a ser vocera de esta organizaci n en Boston, aunque antes ya haba salido a Mxico en 1983, con la idea de construir solidaridad con El Salvador (119). Ella se mueve en un espacio en el cual la historia de su vida cotidiana corre paralela a la denuncia de la vi olacin de los derechos humanos. El periodo histrico que se narra en Este es mi testimonio comprende los aos de la guerra civil salvadorea, 1979 y 1992. El testimonio se produce despus de la firma de los Acuerdos de Paz en El Salvador con lo s que se da fin esta guerra. En 1979 Carlos Humberto Romero es derrocado po r la Junta Militar, dando inicio a la gue rra civil entre la Junta Militar y la guerrilla. Este conflicto o casiona la emigracin de salvadoreos a Costa Rica, mientras que a Nicaragua se gesta el golpe al dictador Anastasio Somoza. Este es mi testimonio tambin tiene un significado colectivo y se elabora una metahistoria a partir de la experiencia de las mujeres. La feminista peruana Virginia Vargas arguye que la vida cotidiana pue de, entonces, ser ente ndida dentro de un conjunto determinado de estructuras sociales slo en relacin a la estructura de poder (26). Las experiencias diaria s en el contexto arriba mencionado exponen el panorama social de las condiciones por las cuales el feminismo tie ne otra particularidad. Tula como agente de su momento histric o hace un balance de los resultados de la guerra civil y del nuevo gobierno demcratacristiano. En el relato, Aumenta la represin, muerte de Silvia Oln y Monseor Romero, ella comenta, Vivimos en crisis, tensi n y represin constante. Despus hubo un cambio en el gobierno. Duarte que haba sido elegido pres idente, se supona que era el gran hroe que iba a cambiar todo. La verdad es que era pura mierda. Perdi toda la dignidad cuando vendi la soberana del pueblo salvadoreo al gobierno estadounidense, no hubiramos tenido tantos aos de guerra. (88) 7 7 El subrayado es mo.

PAGE 180

170 El uso del lenguaje soez de Tula, subrayado en la cita de arriba, refleja el enojo del pueblo y la responsabilidad para promover la pa z, en la cual se requiere de un cambio en las polticas de gobierno y la participacin del pueblo ms que crear expectativas en un hroe, smbolo de la imagen del hombre. A su vez, la frase subrayada representa un lenguaje generalmente asociado a la jerga mascul ina, y en consecuencia, se identifica con el espacio pblico. Marjorie Agostin en M emoria, representacin e identidad (1995) agrega que en los testimonios de mujeres aparecen con gran dinamismo las mujeres hablando el lenguaje de los hombr es, que es el de la poltica y el de la calle (72). Moema Viezzer con respecto al lenguaje indica que el testimonio aporta a la literatura expresiones populares, creando un espacio para el lenguaje de mujer de pueblo con sus expresiones propias, sus localismos y sus construcciones gramaticales marcadas, a menudo, por el idioma . que aprendi desd e la niez (2). De cualquier modo, Tula no aprende este lenguaje de su padre, quien la haba abandonado, sino de su ambiente social y con ste se manifiesta en el espacio poltico. Tula viene de una generacin de mujeres que no saben leer ni escribir, y su abuela nunca fue a la escuela. Su mam se encuentra en la misma situacin. Ella aprende a leer y escribir porque la hija ilegitima de un po ltico del Partido de Conciliacin Nacional (PCN) le ensea. Tula deja la escuela a los 9 aos cuando su abuela se entera que este poltico abusaba sexualmente de las hijas de las sirvientas (16). As que la abuela y Tula emigran a la ciudad donde no ex isten oportunidades para que e lla vaya a la escuela. En esta situacin cotidiana la refe rencia al sexo, la poltica y la violencia representan signos que muestran el poder de un poltico.

PAGE 181

171 Para ella, los hombres y las mujeres son aliados en los movimientos sociales. A ellas les corresponde tomar responsabilidad en estos actos de negociacin, es decir, ser agentes de cambios. La activista menci ona una conversacin que tuvo con uno de los comandantes del FMLN, quien le manifiesta que el Frente est di spuesto a apoyar a las candidatas polticas que des een auto-proponerse. Mara Teresa Tula reconoce que los errores del pasado se deben tomar en cuenta para no cometerlos nuevamente, y sugiere una negociacin con el Frente. Su argumento se centra en que el movimiento de mujeres puede volverse un problema si no se integra al Frente (190). Por otro lado, ella crtica el papel de los revolucionarios que si bien generan espacios para las mujeres, siguen tratndolas como objetos y las mujeres tienen una voz que ellos no escuchan. Los resultados de las entrevistas con Ma ra Teresa demuestran que el testimonio ofrece el espacio no slo para que estas mujeres sin mejores opciones de educacin cuenten sus historias sino tambin para conc ientizar a aquellos estudiantes de que las mujeres salvadoreas son algo ms que slo mujeres oprimidas (Stephen Introduccin 6). Stephen ut iliza el concepto Tercer Mundo para indicar que su investigacin est dirigida a estudiantes es tadounidenses en su intento por cambiar esa percepcin. La editora cuenta que, A muchos estudiantes se les ha enseado que la intervencin comunista es la razn de las guerras en Centroamrica, que el pueblo es pobre porque tienen demasiados hijos, que las mujeres son oprimidas debi do al inevitable machismo que predomina en los hombres del Tercer Mundo. (6) Stephen se inserta en el disc urso de las feministas del Tercer Mundo para cuestionar y replantear las percepciones de los estudiantes (6). Al i gual que ellas se opone a las representaciones discursivas que describen a la mujer del Tercer Mundo como una persona que no tiene control sobre su propio cuerpo, analfabeta, atada a la familia, al

PAGE 182

172 trabajo domstico, ignorante y pobre, imagen que considera reductora (Segarra y Carab 82). La editora propone la colaboracin para elaborar el testimonio y busca re-significar el concepto econmico Tercer Mundo para el caso salvadoreo, repitiendo un discurso ya existente sobre el machismo como una causa de la opresin de las mujeres y de los pueblos marginados. Las explicaciones que ofrece la editora, a su vez, la llevan inconscientemente a usar los mismos conceptos para explicar las cond iciones de vida de las mujeres lderes. Stephen al no tener un le nguaje propio tambin se identifica con la polifona de la marginalidad. En suma, en los testimonios Barrios y Tula denuncian los abusos de los gobiernos autoritarios y las consecuencias de las pol ticas de gobierno con re specto a los asuntos laborales de los mineros y de los campesinos. El discurso de la mujer es ms concreto, al tener contacto con la cotidian eidad y con los problemas que hay que resolver da a da. Por el contrario, no atender polticamente a los problemas tradicionales de las mujeres o de la vida domstica significa abandonar a la sociedad (Camps 105). En otras palabras, desde los roles cotidianos las mujeres se organizan y toman la palabra para manifestarse en contra de un sistema patriarcal. Intersecciones crticas: igualdad y maternidad Como resultado del debate que se genera en la Tribuna entre mujeres de la clase media y de la clase trabajadora surgen vari as interpretaciones s obre los temas de la igualdad, el papel de la madre y cmo se intersectan estos temas en las ideas neofeministas. Estos conceptos se usan en vari os discursos, por lo cual Barrios argumenta que su lucha es diferente entre mujeres sobre todo porque las feministas hablan diferentes lenguajes. El planteamiento de es ta declaracin se ana a las discusiones de las feministas Chicanas/Latinas, Negras (B lack Feminists), y del Tercer Mundo, quienes

PAGE 183

173 plantean que adems de considerar el gnero femenino se deben considerar las diferencias tnicas, intelectuale s y de clase. Con respecto a la pluralidad, Virginia Vargas hace un anlisis retrospectivo del femini smo latinoamericano desde los noventa en Como cambiar al mundo sin perdernos (1992), argumentando que el movimiento feminista no slo es plural sino que tambin convive con la diversidad y la democracia, principios propuestos por la modernidad. De manera general, Vargas indica que el movimiento feminista latinoamericano tambin tiene una hist oria que incluye a las mujeres en general y se sintetiza as: la vertiente feminista propiamente dicha; la vertiente de las mujeres, cuya vida y compromiso vital transcurre en los espacios institucionales formalizados, tales como partidos, sindicatos y federaciones; y la vertiente de las mujeres populares o las que, desde su rol de madres o desde sus responsabilidades familiares, van conquistando su ciudadana y asumiendo una conciencia de su existencia como gnero subordinado. (92) Vargas analiza la pluralidad del movimi ento desde un espacio pblico y privado. Las mujeres son agentes de cambios en sus propios espacios y condiciones. En esta pluralidad la palabra feminista no es opuesta al movimien to de mujeres sino que forma parte de la diversidad, cuyo fin consiste en enfrentar a la cultura autoritaria. La propuesta de Vargas es reconocer la participacin de las mujeres en general, no obstante cabe, en este sentido, buscar conexiones entre las formas en que interp retan la igualdad y el papel de la madre desde el feminismo. Igualdad Uno de los objetivos de la Conferencia es conseguir la igualdad de derechos para las mujeres. Sin embargo, qu significa este concepto para Domitila Barrios? y cmo lo interpreta Mara Teresa Tula en los noventa? Barrios durante su infancia escucha la palabra igualdad de su padre. Ella describe que cuando era nia, la gente se compadeca

PAGE 184

174 de l por haber tenido hijas y le decan que las mujeres no servan para gran cosa. Su padre responda, que todas las mujeres tien en los mismos derechos que los hombres y que las mujeres podan hacer las hazaas que hacen los hombres (59). A pesar de que, el padre promueve un discurso de igualdad en tre la clase trabajador a, las condiciones de las mujeres en la familia son desiguales. La violencia contra las mujeres en la familia resulta de la situacin de la pobreza y el alcoholismo y una tctica discursiva con la cual ella legitima su movimiento. De este m odo, no ocasiona conflicto con la sociedad patriarcal en la que vive. En su vida adulta ella no expone la i gualdad como separacin, ni como oposicin a los hombres sino a un sistema econmico. Esta declaracin pr opone una definicin hbrida de la igualdad. Victoria Camps coincide con esta propuesta en El siglo de las mujeres (2000), en el cual define este con cepto como una apertura a mundos y a obligaciones que siempre estuvieron en espacios ocultos (39). La crtica argumenta que existe una dialctica entre la igualdad y la dife rencia en la que se de bate el discurso del gnero. Con ello se mezcla lo privado y lo pbl ico, la naturaleza y la cultura; es decir que no se debe renunciar a un extremo, o estar a favor del otro ni seguir identificando cada extremo con un solo gnero (92). En consecuencia, el concepto se vuelve hbrido y confuso. La igualdad resulta para las testimoni antes el reclamo de derechos legales como ciudadanas en los espacios privado y pblico. A su vez, ellas usan este concepto para mantener una cierta resist encia hacia el feminismo. La discusin sobre la des/igualdad entre mujeres se inicia en el percance entre la feminista estadounidense Betty Friedan y Barrios En su relato sobre la Conferencia, Barrios agrega que La Friedman [como la llama Barrios ] nos invit a seguirla. Pidi

PAGE 185

175 que nosotras dejramos nuestra actividad be licista, que estbamos siendo manejadas por los hombres, que solamente en polti ca pensbamos e incluso ignorbamos por completo los asuntos femeninos (224). En el contexto boliviano y a causa de la situacin poltica y econmica de las amas de casa de Siglo XX, los asuntos femeninos pasan a ser pblicos debido a la desigualdad de derechos en la vida cotidiana. Barrios insiste en la igualdad entre los bolivianos sin profundizar en las relaciones hombre-mujer. Por el contrario, las neofeministas in dican que la igualdad es una demanda que se hace como respuesta a la invisibilidad de las mujeres, sin tomar en cuenta la cuestin de clase sino de gnero. Entre mujeres los conflictos surgen con respecto al concepto de la igualdad que universaliza las experiencias sin considerar las diferencias. Barrios explica que, a partir de su experi encia en la Tribuna de la Mujer, ella arrebata la palabra para hacerse escuchar y de batir sobre la igualdad con la presidente de una delegacin mexicana, tiene usted algo semejante a mi situacin? Tengo yo algo semejante a su situacin de usted? Entonces, de qu igua ldad vamos a hablar entre nosotras? Si usted y yo no nos parecemos, si usted y yo somos tan diferentes? Nosotras no podemos, en este momento, ser iguales, a un como mujeres, no le parece? (225) Las respuestas a estas preguntas no quedan en la retrica, sino que convergen en la autorreflexin crtica de la audiencia en la Tribuna y de los lectores del testimonio sobre el tema de la igualdad entre mujeres, que se contina discutiendo en las subsecuentes Conferencias Internacionales de la Mujer. En la dialctica de la igualdad, Barrios argumenta en su testimonio que no se siente representada por la delegacin boliviana y agrega que su lucha es diferente. Las mujeres de la clase media mexicana no estn de acuer do con el discurso que Barrios elabora sobre la pobreza de los mineros, que tambin se inserta en el proyecto de la lucha contra

PAGE 186

176 la pobreza de los aos sesenta. En Si me permiten hablar, Barrios narra que en la mesa de debate Igualdad, paz y desarrollo de la Conf erencia de la Mujer una delegada mexicana le propone que tena que hablar sobre s misma y su vida personal. La lder boliviana, por su parte, comprende sus experiencias pers onales de manera colectiva. Doris Sommer propone en su artculo Ms all que una historia personal (1988) que el sujeto colectivo del testimonio: no va a ser resultado de una preferencia personal por parte del escritor que testifica. Es una traduccin de una actitud autobiogrfica hegemnica a un lenguaje colonizado que no equipara la identidad con el individualismo. Es por tanto un recordatorio de que la vida contina en los mrgenes del discurso occidental, y de que sigue perturbndolo y cuestionndolo. (301) La voz colectiva, entonces, no va ms all pa ra crear cambios puesto que slo representa el lenguaje hegemnico y las relaciones que se mantienen entre la voz del testimonio y la comunidad y entre los lectores a quienes se di rige la narradora-personaje. Barrios usa los cdigos que son referentes de la familia, la religin, y la poltica, es decir, de un grupo social especfico. El registro de la oralidad resulta una estrateg ia que explica, a su vez, la identidad colectiva. El testimonio representa de este modo un acontecimiento pblico (Sommer 311). Para Sanjins la narrativa oral es un modo de comunicacin popular que se encuentra free from ideological distortions that are inherent to military dictatorship or to bureaucratic authoritarianism y manifiesta que la oralidad de Barrios participa en la esfera proletaria como una forma de transg resin a la cultura bur guesa (256). Por otro lado, Sommer explica que el yo no nos anim a [a los lectores] a sentir el anhelo consecuente de ser (como) ella y a negar por tanto su especificidad y la nuestra. El testimonio produce complicidad (311). En suma la voz colectiva del sujeto en el testimonio tambin representa una variedad de papeles en las cuales los lectores pueden participar.

PAGE 187

177 La voz colectiva crea tambin complicidad con la editora quien a partir del conflicto se solidariza con Barrios. La Conferencia aunque marca lmites de tiempo, permite el primer contacto entre mujeres de di ferentes experiencias y mbitos culturales, econmicos y polticos. Por ejemplo, Moema Viezzer decide escribir el testimonio Si me permiten hablar despus de presenciar el conflic to entre Betty Friedan y Domitila Barrios. En este gnero se crea un espacio en el cual las editoras y las testimoniantes, en una voz colectiva, se proponen reflexionar so bre su accin poltica y social y criticarla, llenando vacos y constituyendo un instrumento de reflexin y orientacin, til a otras mujeres y hombres entregados a la causa de l pueblo en Bolivia y en otros pases, particularmente de Amrica Latina (2). Viezzer y Barrios coinciden en mantener una alianza entre mujeres y hombres en contra de la opresin del sistema. Sin em bargo, aunque ellas mencionan la idea de la autorreflexin no existe un dilogo entre mujeres, sino ms bien surgen discursos contestatarios en los cuales predomina la no-intervencin de ideo logas extranjeras. Domitila Barrios se identifica con las muje res trabajadoras y se solidariza con las latinoamericanas a quienes incluye en su discurso: Y dimos a conocer nuestros problemas comunes, en qu consista nuestra promocin, cmo vive la mayor parte de las mujeres. Tambin dijimos que, para nosotras, el trabajo primer o y principal no consiste en pelearnos con nuestros compaeros sino con ellos cambiar el si stema en que vivimos por un otro, donde hombres y mujeres tengamos derecho a la vida, al trabajo, a la organizacin. (221) 8 Ella promueve la lucha al lado de los ho mbres sin reconocer que existe, asimismo, un problema de comunicacin con ellos. En el conflicto entre las trabajadoras no estn 8 El subrayado es mo. Ejemplo del discurso oral de Domitila Barrios de Chungara.

PAGE 188

178 dispuestas a escuchar sino a emitir su voz. Para ellas, persiste la idea de que los problemas de los trabajadores estn rela cionados con la expl otacin capitalista. Barrios inserta a las mujeres en su m ovimiento como manifestacin contra el sistema capitalista. En el relato Un da de la mujer minera reivindica el papel de la mujer como agente social no slo en el hogar sino en el espacio pblico. Ella expresa la resistencia a la idea de que las mujeres deben quedarse en casa, Por esto es bien necesario que tengamos ideas claras de cmo es toda la situacin y desechar para siempre esta idea burguesa de que la mujer debe quedarse en el hogar y no meterse en otras cosas, en asuntos sindicales y polticos, por ejemplo. Porque, aunque est solamente en la casa, de todos modos est metida en todo el sistema de explotacin en que vive su co mpaero que trabaja en la mina o en la fbrica o en lo que sea, no es cierto? (36) La lder boliviana reconoce que el es pacio domstico donde las mujeres viven condiciones desiguales tambin es parte del sistema capitalista; es decir que refleja la situacin social de explot acin a las mujeres y reitera su compromiso social. La igualdad se sintetiza en la imagen de una mujer fuerte, pero no con respecto a sus derechos. Jorge Sanjins director del largometraje El coraje del pueblo (1971) comenta en una entrevista en 2003 que en Bolivia, Se escucha a la mujer. La mujer tiene un poder poltico enorme, aunque no lo manifieste pblicamente. Los jefes de la comunidad difcilmente van a tomar decisiones o emitir opiniones si no han consultado con sus esposas previamente. Eso es muy importante. . las mujeres mineras en el campo obrero, encuentran muy natural y muy justo el te ner voz y voto en las decisiones. . La mujer tiene un papel importantsimo, que viene, tambin, del nivel de participacin y del peso social que tienen dentro de las comunidades campesinas. (Mondaca) Sanjins coincide con Barrios en la repres entacin de las bolivianas como mujeres fuertes, sin embargo, a qu se debe la desigualdad de derech os en el mbito privado y pblico. Sanjins cita la fortalez a y el coraje de la mujer, pero no existe un anlisis para que esa forma de ser se manifieste en el es pacio poltico. Los problemas de la violencia

PAGE 189

179 domstica, la falta de educacin y trabajo para las mujeres no se resuelven con mostrar el poder de las mujeres, si sus denuncias son si lenciadas con la muerte, de qu manera pueden ellas ser feministas? Una solucin a la desigualdad es la solidaridad entre mujeres. Moema Viezzer indica que uno de los problemas son las c onstrucciones sociales de las mujeres que asumen sus papeles domsticos como algo natura l. Ms all de cuestionar las ideologas, las mujeres del Comit manifiestan desacuerdos con respecto a su participacin fuera del hogar. Viezzer en su artculo El Comit Amas de Casa (1979) argumenta que, The women have not always responded in a positive way to the committee. Unaware of the mechanisms of explo itation which the maintenance of the household labor represents as a means of reproductions of labor power, the majority of the women also were accustomed to considering the duty of household labor as exclusively their own and to accep t as natural womens condition as wife and mother. (82) La crtica de Viezzer a las amas de casa, en ge neral, se dirige a la falta de organizacin. Para la editora, las mujeres como construcci n social no han adquirido conciencia de su papel por lo cual corren el riesgo de perpetuarlo. Barri os confirma esta posicin, Nosotras, las mujeres fuimos criadas desde la cuna con la idea de que la mujer ha sido hecha solamente para la cocina y para cuidar a las wawas, que es incapaz de llevar tareas importantes y que no hay que permitirle meterse en poltica. Pero la necesidad nos hizo cambiar de vida (41). Al final de esta cita ella apunta que las amas de casa han tomado la accin y expone que algunas han recibido represalias en sus hogares: violencia, violacin y abandono. En general, Barrios dema nda la igualdad entre hombres y mujeres como tctica para enfrentar al imperialism o. Sin embargo, para las diferentes voces de mujeres de la clase media, el tema de la igualdad resulta ser hablar de la mujer sin tomar en cuenta las especificidades de clase social.

PAGE 190

180 En los noventa, Mara Teresa Tula demuestr a que para hablar sobre la igualdad se debe tomar en cuenta la especificidad de las mujeres en los asuntos femeninos. Ella explica que, la diferencia pa ra nosotros en El Salvador es que nuestra lucha como mujeres va a la par con nuestra lucha por el cambio en El Salvador (128). No usa la palabra hombre sino cambio social y se refiere a la igualdad y diferencias entre mujeres. Asimismo, se refiere a la igualdad considera ndo las diferencias. Para ella, las mujeres compartimos una historia comn pero toda s somos de diferente color y propone que aun cuando existen estas diferencias se resc ata el objetivo comn de una solidaridad internacional entre nosotras ( 128). En estas reflexiones sobr e el papel de las mujeres no se incluye al hombre. El concepto de la diferencia no se considera opuesto al de la igualdad aunque la crtica feminista latinoamericana al respecto arguye que el uso de este trmino en los setenta no validaba ni la especificidad ni la pluralidad, presuponiendo que la igualdad merece una explicacin ltima y universal que resulta la clave para la unidad interclasista y transcultural (Vargas 95). Es deci r, que en la igualdad se debe insertar la especificidad de las di ferentes culturas. Tula se hace portadora de las historias de ot ras mujeres, cuenta lo que escucha y lo que aprende de ellas. Por ejemplo, comenta: Empec a darme cuenta de ms y ms cosas que pasaban al escuchar los testimonios de otras mujeres. Ellas cont aban historias de sus hijos que se los llevaban heridos, que los sacaban de sus trabajos, y eran desaparecidos. Todas estas historias llegaban a mi mente y comenc a cambiar mi manera de pensar. Cmo es posible que suceda todo esto? Qu pa sa a nuestro alrededor? Las mujeres tambin me ayudaron a compre nder mi propia situacin. (58) La lder cuestiona y adquiere conciencia al escuchar las hi storias de otras mujeres. Su participacin en las diferentes situaciones de la vida cotidiana de ot ras mujeres la llevan a

PAGE 191

181 analizar su experiencia personal. Otras histor ias son un reflejo de su vida en la que cada salvadorea est contribuyendo a un cambio social. Tula se refiere a la desigualdad de derec hos que se manifiestan objetivamente en el tratamiento del cuerpo de la mujer que vive las consecuencias de la violacin como vctima de guerra. La testimoniante cuenta la s historias que escucha de otras mujeres que han sido presas polticas, tort uradas, o bien, que han sido vctimas de la violencia domstica y del aborto clandestino. Ella de sde su presente informa que existen los anticonceptivos, pero que stos les causan pr oblemas a las mujeres debido a que no se adaptan a la fisionoma de sus cuerpos. La s consecuencias desfavorables ocasionan el aborto. Para ella, estas fallas son el resulta do de una educacin sexual marginal y de la violacin al cuerpo de la mujer. La lder se posiciona como testigo no slo de lo que presencia sino tambin de lo que escucha, creando autoridad c on la voz del yo. Ella cuenta: Yo vi las cosas que ella tom para de shacerse del nio. Fue entonces que decidi usar unas pastillas de permanganato. Yo nun ca haba odo de estas pastillas. Ella las puso en su vagina en la maana y como a las dos o tres de la tarde comenz a abortar. (92) Ella decide narrar sobre el cuerpo de la mu jer-madre dentro de la especificidad del contexto salvadoreo durante la guerra civil. Desde esta e xperiencia, ella misma indica que en el momento en que qued embarazada y al igual que otras mujeres reflexiona: no sabamos cmo evitar ms hijos, y de todas maneras ya estaba embarazada. No sabamos nada sobre abortos (91). El acercamiento de las acadmicas de clas e media a las mujeres de la clase popular se propone como una tctica para dar fin a la pobreza que describe Tula ms que analizar la desigualdad de los derechos civiles. El enfoque de la propuesta neofeminista se

PAGE 192

182 concentra en la recuperacin de la vida cotid iana, lo cual lleva al trabajo colaborativo entre acadmicas y trabajadoras. A partir de las negociaciones con otras mujeres se crea una atmsfera en la cual no se percibe la participacin de ideas feministas como una influencia extranjera; en los noventa prevalece el discurso de las negociaciones de Paz en Centroamrica. En el anlisis de la cotidianeidad de las mujeres, persiste una reflexin a los modelos de comportamiento tradicionales que se promueve en el mbito de Co-madres. Tula en Este es mi testimonio en Luchas personales y polticas representa las conversaciones entre las mujeres de Co-madre s que cuestionan estos modos, Sos tan tonta que vas a dejar que tu viejo te mande? Las mujeres tenemos derecho de hacer lo que querramos, no slo lo que nuestros maridos nos manden hacer. No necesits permiso de l para todo lo que hags ( 72). Para Tula estos comentar ios le llevan a cuestionar su posicin desigual en el hogar y a cambiar sus actitudes. Ella expresa, Me di cuenta que yo haba cambiado. Mis perspectivas haban cambiado sobre todo de cmo vivamos antes. Ya no aceptaba que l tomara las decisiones sin consultarme. Pero an cuando platicbamos de estas cosas tena miedo (72) Esta actitud se debe a que el esposo la trata como su hija y llega a amenazarla con ab andonarla si ella contina participando en Co-madres.En este sentido, la igualdad en el espacio privado corre el riesgo de ser un asunto poltico cuando los esposos delatan a las esposas por participar en organizaciones. La mujer, al invadir el espacio pblico, recibe como castigo la tortura o la desaparicin. En general, las neofeministas coinciden c on las trabajadoras en que la unidad entre mujeres se construye considerando las difere ncias en las que se incluye a los hombres. Sin embargo, en la inversin de roles, la mujer llega a actuar como l. Tula representa

PAGE 193

183 esta situacin en Luchas pers onales y polticas cuando Rafael se queda sin empleo y l tiene que hacerse cargo del hogar. Ella relata, Ya le he pedido que no traiga a sus ami gos de mierda a la casa le gritaba-. Yo nunca traigo a extraos a la casa a caus ar problemas. Qu no ve que estoy cansada? Yo voy a trabajar y mi re en qu facha est la ca sa. Esto es una desgracia! Y se supone que usted es el encargado de cuidar a los nios. Cmo los va a cuidar si est borracho y tirado boca abajo all? Ah vamos a hablar de esto maana. Ahora usted no est para hablar. (76) Tula repite el mismo discurso del hombre, y como consecuencia su marido la golpea y le recuerda: ninguna mujer me habla as grit aba-. Y en esta casa mando yo (76). Esto demuestra que en ambos espacios las muje res no traspasan fcilmente su posicin subordinada, pero en algunos casos s logran una negociacin de posiciones. Por ejemplo, despus de tres meses de silencio, Tula y Ra fael consiguen formar una pareja con iguales derechos y solidaridad con el mismo movimiento. En general, el concepto de la igualdad de derechos adquiere varias versiones segn los espacios y tiempos. Ms que un concepto h brido como lo indica Camps, pasa a tener mltiples definiciones que van insertando nuevas formas de pensar y vivir en los foros internacionales. La maternidad El tema de la maternidad se propone en los testimonios como un acto subversivo a las construcciones de la madre como smbolo de pureza. Ms all del papel monoltico de las madres como productoras sociales y biolgi cas de hijos y hroes de la patria, las testimoniantes en sus organizaciones usan este tropo como recurso discursivo. Las madres no slo protegen la fragilidad de la vida, sino que al mismo tiempo, estimulan los cambios a fin de permitir la visibilidad desde una posicin que cuestione las

PAGE 194

184 construcciones patriarcales. E llas asumen la responsabilidad de su papel como madres y resignifican sus acciones. La especificidad de la maternidad no se c onsidera en el debate de la igualdad ya que ha sido un tema elaborado dentro del disc urso masculino. La maternidad se usa como smbolo del patriarcado para perpetuar su poder ms que como asunto particular que se relaciona con el cuerpo de las mujeres. Es ta metfora tambin ha generado varias definiciones. De manera general, la madre es un smbolo patriarc al que reproduce este sistema. Renny Golden en The Tour of Women (1991) agrega, It is Mothers who construct an ethic of life, not in words, but d eeds. Here is an ethos that defeats the ethos of state terrorism. And this ideological st ruggle for power takes place within crucial public space (108). El poder de la madre en el espacio p blico se subvierte. En la guerra civil salvadorea tambin coexiste la retrica de la madre como una imagen pasiva promovida por la Iglesia. Tal es el caso de Mons eor Oscar Romero, que aun cuando apoy los derechos humanos mantuvo a la madre en su pa pel tradicional. Tula cuenta que l las describe como: madres sufridas buscando a nu estros hijos y pidiendo a las autoridades del gobierno que los liberaran (57). 9 Las acciones de Co-madres apoyan esta actitud, a su vez, con esta imagen tradicional de la ma dre sufrida y vctima, que lo nico que busca es recuperar a sus hijos desa parecidos. Con esta actitud otra s madres salvadoreas les ofrecen comprensin y apoyo porque se identific an con el dolor de las madres de los 9 Monseor Romero desarroll de manera ms intensa su actividad religiosa, entre 1966 y 1980. Apoy el movimiento campesino en El Salvador (que se vio favorecido sin duda por el ejemplo de la revolucin cubana del 59) y mantuvo su compromiso con un sector de la Iglesia Catlica que apoyaba a los ms pobres. Participa en el Concilio del Vaticano II y la Conferencia de Obispos Latinoamericanos de Medelln de 1968.

PAGE 195

185 desaparecidos ms que con una postura de so lidaridad entre mujeres. Sin embargo, con esta imagen salen al espaci o de los hombres, The Moth ers have opened and held the space for survival and life continuance through a refusal to remain private in their grief, or to be driven into insignif icance and invisibility that is the traditional role for women (Golden 109). Barrios aunque logra salir al espacio pb lico como ama de casa, su papel como mujer adquiere varios significados en varios mbitos. Para algunos hombres ella no parece mujer, es una insubordinada o es poltic a. Al interior del sindicato, ella siente respeto porque es una mujer casada y lleva a sus hijos a las reuniones y manifestaciones. En otras palabras porque es una madre. Ba rrios cuenta que cuando ingresa al comit, Mis compaeros todos, sin excepcin me respetaron mi condicin de mujer casada y con hijos. All estbamos doce o trece en un cuarto . Y a nadie se le ocurri faltarme al respeto. Mi compaero saba que yo iba a estar en esta situacin, pero no desconfio de m. Y as pude estar yo pa rticipando en el Congreso a nombre del Comit, y llevando all nuestra palabra (85). La situacin que Barrios representa, confirma que para que su palabra salga al espacio pblico tiene que insertarse en la descripcin que hace antes Monseor Romero, representante de la Iglesia. Por lo tanto, cab e reflexionar y criticar la imagen de esta madre temerosa sentada al lado de sus hijo s, esperando el momento del Congreso para hablar sobre los asuntos del Comit. En otra s palabras, ella es una representante poltica que usa la imagen de madre. Pueden las madres ser sujetos femeni nos? La crtica feminista explica que no existe tal hibridez. La postura de Hlne Cixous lleva a reflexionar sobre este tema en los testimonios, y aunque no se refier e a ellos, trata el tema de la maternidad. Cixious desde una perspectiva pscicoanal tica en The Laugh of the Medusa (1976) seala que la madre como sujeto es una ilusin porque, Even if phallic mystification has generally

PAGE 196

186 contaminated good relationships, a woman, is ne ver far from mother (I mean outside her role functions: the mother: as nonname and as source of goods) (83). La madre entonces es un sujeto mudo que slo ase gura el poder masculino y los bordes de identidad masculina. Cixous aade que Because the economy of her drives is pr odigious, she cannot fail, in seizing the occasion to speak, to transform directly to indirectly all systems of exchange based on masculine thrift. Her libido will produce more radical effects of political and social change than some might like to think. (83) Entonces, las madres que participan en la s organizaciones y reclaman sus derechos no son sujetos porque quedan sin representa cin. Sin embargo, qu sucede cuando las madres y amas de casa resignifican estos ro les? Barrios desde una posicin de madre asume su compromiso social como mujer, uti lizando la metfora de la madre, sobre todo porque las mujeres se casan jvenes y asumen este papel desde temprana edad. La activista de Amas de Casa y su movimiento apoyan la lucha de los trabajadores por considerarla una estrategia que subvierte el modelo patriarc al, primero porque las madres salen al espacio pblico para defender sus de rechos y luego porque agencian un discurso que reclama los derechos de los trabajadores. La madre, entre otros roles, es la reproductora biolgica y de conocimiento. Adrienne Rich en Of Woman Born (1986) al respecto argumenta que las historias de las madres como experiencias de mujeres se deben situar en los contextos sociales especficos. Cada cultura crea sus propias imgenes, representaci ones o voces que, a su vez, reciben influencia de las relaciones de poder que imponen sus prcticas y discursos. Es decir, que los hombres-padres los transm iten a las mujeres-madres. En consecuencia, la madre se encarga de la reproduccin biolgi ca y el cuidado de los hijos, manteniendo su posicin subordinada.

PAGE 197

187 Barrios discute que la reproduccin es una forma de resistir la no-intervencin imperialista a Bolivia. Ella subraya que la s bolivianas aceptan su papel de reproductoras porque abstenerse a tener hijos no se aplica a la situacin de Bolivia Esta declaracin a su vez contradice la resolu cin de la Conferencia Inte rnacional para promover la planificacin familiar, a la cual Barrios se opone, anotando: Ya somos tan poquitos . Bolivia se va a quedar sin gente. Y entonces las riquezas de nuestro pas se van a quedar como un regalo para los que nos quieren controlar completamente, no? (222). En este caso, la situacin de la lder minera est co nectada con su posici n poltica ms que con la idea de reinventarse como mujer o como madre porque su especificidad no corresponde a la universalidad en de las propuestas de la Conf erencia. Por otro lado, estas posibles soluciones slo hacen eco a la tesis econmica de combatir la pobreza y a los pobres. Con el concepto de la maternida d, las bolivianas se ap ropian del discurso materno del patriarcado que tiene como pa pel primordial construir la nacin, produciendo ms hijos. Para Barrios la reproduccin biolgica es ideolgica. Ella alude que, en el papel primordial que juega la muje r como madre que tiene que forjar a los futuros ciudadanos, entonces, si ella no esta capacitada, ella va a forjar solamente ciudadanos mediocres, fciles de ser mane jados por el capita lista, por el patrn. Pero si ya est politizada, si ya tiene fo rmacin, desde la cuna forma a sus hijos con otras ideas y los hijos ya va n a ser otra cosa. (43) La lder acepta la responsabili dad de educar a sus hijos con conciencia desde su papel de madre. La madre se posiciona como suje to y propone sus condiciones, dentro de su situacin social en una cultu ra patriarcal (Zerilli 185). Barrios no rechaza su papel reproductor biolgico como madre, pero s el rol de reproduct ora ideolgica del patriarcado. Ella asume la res ponsabilidad de participar con conciencia en la educacin de los hijos.

PAGE 198

188 Nancy Chodorow en The Reproduction of Mothering (1978) argumenta que la maternidad da origen a la divisin del trabaj o y por lo tanto es el opuesto del feminismo en esos momentos de movimientos sociales Sin embargo, Chodorow plantea el siguiente problema, As a result, although womens mothering is of profound importance for family structure, for relations between the sexe s, for ideology about women, and for the sexual division of labor and sexual inequali ty, both inside the family and in the nonfamilial world, it is rarely analyzed . how do women today come to mother? (3). Este argumento permite reflexionar sobre el caso de las testimoni antes. La crtica feminista al marxismo Gayle Rubin en T hinking Sex menciona que ser madre se relaciona con el papel que la reduce al espa cio privado en el hogar y como productora de hijos (31). En The Traffic in Women, ella indica que dar a luz significa la reproduccin de la clase trabajadora, que est determinada por tres razones: por necesidades biolgicas del organismo huma no, por las condiciones fsicas del lugar donde vive y por la tradicin cu ltural (58). Sin embargo, Barrios est consciente de que la reproduccin es una estrategia de las amas de casa para resistir el expansionismo econmico desde su especificidad boliviana. Por otro lado, cabe analizar cmo la madre participa inconscientemente en las construcciones sociales de las hijas al repetir las costumbres. Tula en Este es mi testimonio se refiere a la manera en que las madres influyen en la educacin de las hijas debido a la ausencia de los padres quienes usualmente abandonan a la familia. Ella a los quince aos queda embarazada y la maternidad la convierte en una mujer indeseable (25). Las mujeres asumen la responsabilidad de los hijos. En su caso Josefina Tula, la abuela, asume el papel de madre. De este modo, en el proceso de la des-familiarizacin

PAGE 199

189 las abuelas participan en el cuidado de los hijos porque las madres abandonan a las hijas para formar una nueva vida con otro hombre. La educacin que Mara Tula recibe de la abuela es tradicional lo cual se observa en las actitudes de la vida diaria. La narradora-personaje se describe como una construccin social, desde que inicia el te stimonio con la fecha de nacimiento y la descripcin de su infancia. La forma de vestir es una de ellas, su abuela le ensea a comportarse como una nia. A ella se le prepara para su futuro papel de esposa y madre. La abuela misma vesta elegantes trajes indgenas con orgullo, nunca visti pantalones debido a sus creenci as religiosas y como una forma para manifestar su feminidad. Josefina Tula promueve esta cost umbre sin autocriticar sus ideas religiosas que son tambin una manifestacin ms de la hegemona cultural que ella en esos momentos internaliza y que, paradjicamente tambin reprime sus races culturales indgenas. La abuela no ve en la religin la imposicin patriarcal. Para Mara Tula, la forma de comportarse como nia la mo tivan a seguir el modelo de una mujer tradicional. El cdigo femenino de vestirse pasa de la abuela a la nieta y ejemplifica cmo la hegemona de valores culturales tambin se transfiere de una generacin a otra. El apellido de Tula, es un ejemplo de los indica dores culturales patria rcales que pasan de una generacin a otra en la ln ea de mujeres. Ese apellido pasa de la abuela a la madre y a su vez a la hija, ya que el padre est ausente. La construccin del gnero sexual, tambin se transfiere de una generacin a otra. Tula cuenta en su historia De la infancia a la maternidad: Mi abuela me deca cosas sobre lo que es ser nia. Yo no poda sentir la diferencia entre nios y nias. Ella me deca: Ust ed es una nia, usted tiene que portarse

PAGE 200

190 bien. Usted tiene que sentarse as con sus piernas juntas y bajar su vestidito bien abajo. (13) El tradicional estilo de vestir va codificando el gnero mientras la forma correcta de sentarse con las piernas cruzadas es una temprana manifestacin para controlar la sexualidad femenina. Desde la cotidianeidad Tula ilustra la discusin que surge en El Segundo Sexo de Simone de Beauvoir y What is a Woman de Toril Moi sobre la tesis de que el gnero es una construccin social. Tula, adems, muestra que su estilo de vestir se debe a la pobreza, incluso por el hecho de no tener zapatos ella no completa la imagen de mujer. La testimoniante representa as los problemas econmicos que afectan a las mujeres en lugar de cuestionar o reflexionar el por qu la sociedad las trata de manera diferente a los hombres. Tula busca la manera de no continuar con la misma forma de vida que su madre. La idea de liberarse del sistema patriarcal resulta inevitable porque en ocasiones las madres continan perpetundolo. La madre de ella vive la violencia dom stica y su marido la priva de su libertad encerrndola en la casa si n ir ms all de ese espacio. Cuando decide escapar sale de Izcalco a Santa Ana, una ciudad ms grande, llega a vivir con otro hombre como medida para resolver sus neces idades primordiales ms que enfrentar los obstculos. Mara Teresa Tula al proponerse ro mper esta lnea contradice la postura de Chodorow quien manifiesta que las madres perpetan estos modelos. Las formas de educacin en la familia, indica la crtica Victoria Camps, hacen difcil que la nia o la mujer pueda vers e como ciudadana libre e igual, que pueda constituir la perspectiva masculina que le ha n inculcado (64). En el caso de Barrios el padre es el portador de estos modos de edu cacin familiar, en tanto que la madre lo es para Tula. Es decir, no hay un modelo familiar tradicional. Chodorow indica que la

PAGE 201

191 reproduccin de las madres se hace cclica (7). Camps explica que esto se debe a que el papel de las mujeres educadoras no ha cam biado suficientemente de perspectiva y perpetan los estereotipos masculinos. [Ellas] [n]o lo saben, pero lo hacen (65). Mara Tula experimenta que cuando queda embarazada a los quince aos sin haberse casado, la madre no habla con ella sino que la golpea a diferencia del caso de la peruana Mara Elena Moyano que tiene que cumplir con el su eo de casarse de blanco. Tula describe que su madre la mira y le dice, Ven para ac que quiero plat icar con vos. Me agarr de la blusa. Ella saba porque haba tenido seis hijos . Ahora nos vas a decir la verdad dijo mi mam y recuerdo que me golpe bien fuerte. (19) La madre usa el pronombre indirecto nos para referirse al hijo y a ella. La reaccin del hermano es similar, le reclama que ella ha ro to las reglas sociales y eso la convierte en traidora, reclamndole, Nos has estado e ngaando dijo mi hermano mayor hemos sido vctimas tuyas (19). En esta cita se representa que aun cuando las mujeres estn a cargo de la reproduccin, ellas no tienen el pr ivilegio de la maternidad si sta no se cumple dentro de la institucin del matrimonio. Tula no tiene opcin para decidir si qui ere ser madre o no. La maternidad por un lado la convierte en una mu jer indeseable y, por otro, la obliga a crear su propio espacio familiar, siguiendo el modelo de la abuela-madre. Chodorow explica este fenmeno, Women, as mothers, produce daught ers with mothering capacities and the desire to mother. These capacities and needs grow out of the mother-daughter relationship (7). Por otro lado, Silvia Tubert en Figuras de la madre de 1994 propone la reconstruccin de los ideales e identidades para resituar la maternidad en relacin a la dimensin del deseo de la multiplicidad de deseos opuesta a una identidad que no puede ser sino mtica (10). Es decir, la mate rnidad ofrece una multiplicidad de aspectos

PAGE 202

192 que desmitifican el papel de la madre tradicional y ms que un sujeto mudo, Barrios y Tula toman accin y resignifican estas representaciones: ellas son madres que emiten discursos en el espacio pblico sobre lo que es ser mujer boliviana y salvadorea de la clase trabajadora. Conclusin: ms dobleces en el feminismo En sntesis, las mujeres de la clase trab ajadora ya han identificado los problemas que persisten en cada una de sus situaciones de igualdad, de maternidad, y con respecto al feminismo. Con Tula, en los noventa, se inic ian las intersecciones cr ticas para lograr un dilogo entre feminismos. Tanto Barrios como Tula demuestran que no existen condiciones para una poltica de lo personal sin tener en cuenta los problemas polticos del contexto de la clase tr abajadora latinoamericana. En general, logran crear una polifona a par tir de los discursos de los hombres y la adaptan para cuestionar sus cdigos. Ellas resi gnifican el lenguaje que legitima su lucha desde sus experiencias personales, por ejem plo, las palabras comadre, ama de casa y elaboran un significado poltico. A su vez, la recepcin de los discursos cambia segn los momentos histricos con los cu ales se mantiene un dilogo. En este caso las frases Si me permiten hablar o Este es mi testimonio adquieren nuevos si gnificados para los lectores de los sete nta y de los noventa. Los discursos de estas testimoniantes sobr e el feminismo existen y estn presentes en diferentes contextos. En los testimonios surge una apropiacin de la palabra feminista (como lenguaje del imperialismo) con la cual las testimoniantes buscan explicarse a s mismas el papel de las lderes desde un punto de vista de las mujeres. En el proceso de entrevistas, dilogo, reflexin y crtica se reinterpretan las ex periencias de las mujeres de la clase trabajadora. La escasez de empl eo para las mujeres les impide tener poder

PAGE 203

193 econmico, por lo cual cabe analizar, critic ar y autorreflexionar sobre su construccin social y cultural en las cuales participan otras mujeres. Willy Muoz, como lo indica al inicio del captulo, la pluralidad discursiva en los testimonios comprueba que los discursos suba lternos han descentral izado el feminismo. Esta multiplicidad de voces crea varios dobleces desde los cuales una polifona adopta y discute los diversos feminismos. Desde un dobl ez la clase trabaja dora a su vez produce varias voces que mantienen una relacin dialgi ca con las ideologas extranjeras. En el caso de los testimonios, stas se renuevan a partir de la relacin entre editoras y testimoniantes. A partir de la propuesta del doblez de Nora Domnguez, citada en el captulo tres, en el caso de los testimonios, el dilogo se genera desde los espacios interior y exterior del texto. Las testimoniantes crean un dilogo hacia el interior con las mujeres de sus respectivas organizaciones y otro hacia el ex terior del texto con el neofeminismo y, de este modo, proponen cambios desde su especificidad, alterando el modelo dominante. Domnguez sugiere que el hecho de escribir sobre los mismos temas permite hacer visibles las representaciones de las mujeres qu e antes no se vean (203). En este caso, las testimoniantes incorporan las palabras igua ldad y maternidad en sus discursos para demostrar que aunque usan las mismas pala bras persisten diferentes significados. La direccin que propone el feminismo lati noamericano es crear alianzas y pactos tomando en cuenta las tradiciones culturales y el contexto. Para est o, la situacin social de la mujer se interpreta desde varios pliegues, es decir, desde mltiples discursos. La idea de coalicin y dilogo entre feminism os tambin ha sido propuesta por varias escritoras. Entre ellas, Sara Catro-Klarn en La crtica literaria fe minista y la escritora

PAGE 204

194 en Amrica Latina de 1985 destaca que el ac ceso del poder a la mujer y la desaparicin del sexismo son puntos de unin con otros feminismos (15). La colaboracin entre mujeres requiere un compromiso para tomar una posicin como sujetos de un discurso y narrar una historia en la cual incluyan temas como el aborto, el cuerpo, la violacin y las construcciones sociales de las mujeres queda como testimonio. Los temas que incorporan son una nue va construccin de la mujer a partir de su sexualidad, tomando en cuenta las relaciones de gnero y la propuesta de insertarse en el dilogo con las feministas. Las abuelas y las madres participan en la construccin social de las mujeres para da r continuidad a las prcticas patriarcales. A las hijas les corresponde liberarse de stas formas con las que han sido educadas. Tula demuestra que ella es el resultado de una c onstruccin social impuesta por la abuela y la madre quienes han seguido la tradicin patriarcal por no tener educacin ni mejores oportunidades de empleo, pero tambin representa la participacin de la mujer como agente que colabora en la construccin de s misma. La solidaridad tiene que empezar entre las mujeres considerando las disyuntivas que surgen entre las clases sociales. Las muje res de la clase trabajadora no son un objeto de estudio ni un proyecto de caridad, como lo indica antes Barrios. A su vez, las mujeres de la clase trabajadora tampoco desconocen la importancia de su posicionamiento en la relacin de hegemona-subalternidad, sino ms bien son agentes sociales en la construccin de las mujeres desde su posicionamiento como madres, al subvertir este papel tradicional. Las ideas de igualdad y diferencia son parte de las propuestas de los diversos feminismos que surgen en espacios y condici ones especficas de cada momento histrico.

PAGE 205

195 Si bien en los aos setenta Barrios rechaza el feminismo por considerarlo una ideologa imperialista, en los noventa Tula inserta la palabra en su discurso con el cual crea despliegues al definirlo desde su especificidad salvadorea. En ambos testimonios, con el tropo de la madre se revala el activismo de las mujeres de la clase trabajadora y su papel en las relaciones de poder. El hecho de que Barrios y Betty Friedan no tuvieran un dilogo sino un debate no fue obstculo para que las estadounidens es intentaran otras formas para dialogar con las l deres de la clase trabajadora y viceversa porque entre ellas existe tambin una lnea feminista de la clase trabajadora. Por otro lado, si esta ideologa extranjera intenta imponerse, las lderes ha n demostrado que pueden discernir y asumir una responsabilidad crtica que se manifies ta en un primer momento por medio de la resistencia. Tula, a diferencia de la idea de resistencia de Barrios, propone una actitud negociadora entre mujeres. El dilogo entr e feministas no ha sido profundo, por lo cual no slo basta el poder de la palabra sino que debe haber un compromiso colectivo.

PAGE 206

CHAPTER 6 CONCLUSIONES: HACIA UN DI LOGO ENTRE FEMINISMOS? Se puede identificar una lnea feminista en los testimonios? A partir del anlisis de los captulos cuatro y cinco, las ideas de varios feminismos se tratan en los testimonios y se discute sobre el ser feminista, como identidad de las mujeres. En s, este debate resulta dialctico, por un lado el testimonio es un instrumento que ha sido usado por el colonizador espaol y, por otro, se retoma co mo espacio para los que no tienen voz. El feminismo como ideologa tiene dos vertient es dentro del discurso testimonio como texto: primero es considerado, por las testimoniantes, una forma ms del imperialismo y, segundo, surge la identidad feminista a partir de la especificidad salvad orea. Ms all de la resistencia, las mujeres de la clase trabaj adora en el testimonio logran una negociacin de significados de imgenes como la madre, comadre, o feminista. Ellas usan el testimono como instrumento de denuncia y como espacio para el posicionamiento de un sujeto femenino personal que denuncia desde el gnero femenino y reflexiona desde su papel tradicional en sus respectivas so ciedades para luego autodefinirse. Para crear conexiones entre ideas que convergen en el reclamo de la igualdad, en el captulo uno, Feminismos latinoamericanos, elaboro un marco literario sobre los formatos en los cuales las mujeres han expresado sus ideas. En la autobiografa, el testimonio, la memoria, y el diario, entre ot ros, las escritoras de estos cuatro pases, Honduras, El Salvador, Bolivia y Per, trat an temas sociales que reivindican la participacin igualitaria de las mujeres en la sociedad. Como antecedentes sor Juana Ins de la Cruz, del virreinato de la Nueva Espaa del siglo XVII en Respuesta a sor Filoleta 196

PAGE 207

197 reclama la participacin de las mujeres en la escritura y la educacin. En el siglo XIX, las escritoras peruanas Flora Tristn y Clorinda Matto de Turner denuncian la desigualdad de derechos para las mujeres, inspiradas por la propuesta de igualdad de la revolucin francesa. En pases como Honduras y El Salv ador, que obtienen una independencia tarda de la Unin Centroamericana, y en Bolivia surge la produccin de historias de vida en el siglo XX. En sta se narra la vida de las mu jeres en un contexto social y las experiencias personales. Si bien la produccin es limitada por razones polticas y econmicas, las narrativas de vida ilustran las representaci ones de las mujeres y los dilogos con las ideologas del momento que tratan el tema de la igualdad. En esta s representaciones las mujeres de la clase trabajadora son represen tadas como subordinadas. An as, se va generando un espacio para los temas de mujeres que las neofeministas en los setenta proponen como conceptos teric os: patriarcado, espacio (pri vado y pblico), maternidad e igualdad. En el captulo 3, El testimonio como narrativ a de vida, sito este gnero en el concepto de life writing que da espacio e importancia a la crtica y la reflexin. Aqu se analizan las narrativas desde los estudios de gnero (sexual). En stos se propone un muestrario de los varios formatos de te stimonios de mujeres. Como antecedentes, histricamente el testimonio, usado por lo s colonizadores espaoles, representa una ideologa patriarcal. En este sistema ni hombres ni mujeres, de la actual Latinoamrica, tienen voz. La escritura, como lo demuestr a Guamn Poma en el siglo XVII, es un instrumento para registrar la oralidad y las grafas quechuas. En el siglo XX en el contexto de los movimientos revolucionarios el testimonio llega a se r un espacio literario para que los sin voz cuenten su versin de los hechos desde su perspectiva. El

PAGE 208

198 testimonio entonces llega a ser un instrumento de denuncia tanto de escritores como de aqullos que no tienen acceso a la escritura contra los gobiernos autoritarios. Este gnero literario es una estrategia, tambin literaria, de las mujeres de la clase trabajadora en cuyas narraciones se da veracidad al posiciona rse como testigos de hechos que coinciden con la historia de cada pas en estudio. Las testimonian tes usan los tropos de la representacin, el lenguaje para resignificar las imgenes tradicionales de la madre y dan un nombre a sus experiencias de mujeres, como el machismo o el feminismo con las voces del yo personal y el colectivo. En este sentido, el testimonio, por un lado, se asemeja a otras narrativas de vida como la autobiografa, la cart a, la memoria o el Buildungsroman ya que la historia que se narra gira alrededor de las experiencias de una persona. Por otro lado, reclama la veracidad de la historia que se cuenta como una estrategia de cambios sociales y con el fin de lograr la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Para el anlisis de los cuatro testimonios, los he agrupado considerando las diferencias geogrficas, pero tomando en cu enta que los testimonios de Alvarado y Moyano son ejemplos claves para la discusin del papel de las editoras y traductoras. En el caso de Barrios y Tula, ambas tienen en su s discursos la palabra feminismo. Cmo se hace esta apropiacin? Por qu al final Tula acepta definirse a partir de su especificidad salvadorea? Las respuestas a estas preguntas se en cuentran, primero, en el captulo 4, Dialoguismo en el testimonio: testimoniantes y editoras, la creacin y la elaboracin de los testimonios ocasiona discusiones sobre la voz que habla, y el compromiso de las editoras. Ellas utilizan el instrumento del colonizador y lo readaptan en el trabajo

PAGE 209

199 colaborativo entre una editora extranjera, c on excepcin del caso peruano en el cual ambas son de la misma nacionalidad. El trab ajo colaborativo lleva al planteamiento de otro problema, tanto creativo como ideolgic o, que cuestiona si las editoras extranjeras hacen o no un papel de colonizadoras. Elvia Alvarado se muestra escptica con respecto a la publicacin del texto, pero concluye que es la nica manera para que el pueblo estadounidense sepa lo que est pasando en Honduras como consecuencia de la instalacin de bases militares. Para los hondureos las bases llegan a ser parte de las experiencias personales porque los campesi nos han sido despojados de sus tierras, primero por la clase alta y despus por los militares sin respetar la ley de la Reforma Agraria. Mara Elena Moyano quiere publicar su autobiografa pero es asesinada. La editora Diana Miroslavic h termina el proyecto, creando una na rrativa de vida en la cual la autobiografa testifica la veracidad del testimonio. Segundo, en el 5, Testimonios y Feminismos, la discusin centr al es ser o no ser feministas y qu significa la metfora de la madre en sus organizaciones. Esta estrategia se usa para salir al espacio pblico como representante y para autorepresentarse. El eje central del testimonio de Barrios es su expe riencia personal y su propuesta para que el pueblo boliviano haga algo y juzgue su propia historia. Mara Teresa Tula internacionaliza su testimonio como leccin de aprendizaje dirigida a las mujeres del mundo y se muestra negociadora con los diferentes grupos salvadoreos la guerrilla y los militares. En general, la aportacin de estos testimoni os, es la agencia de un discurso sobre lo personal y eso conduce a una identidad femini sta. Barrios y Tula toman una posicin, usando imgenes como smbolos de sus organizaciones populares aceptadas por el

PAGE 210

200 patriarcado como madre, ama de casa, or ganizacin popular, comadre y las resignifican como espacio pblico para las mujeres. Con s tas, las testimoniantes revelan que detrs de esos discursos que se enuncian en nombre de una voz colectiva existe la especificidad de una mujer que da el testimonio, tiene voz opina, representa, denuncia, y expresa sus miedos y necesidades personales desde la cotidianeidad. Para ello, las testimoniantes aceptan dar su versin de los hechos a editoras extranjeras puesto que las primeras no tienen el poder de la escrit ura y al interior existe la censura impuesta por los gobiernos autorita rios de Honduras, Bolivia, y el estado de violencia que se vive en El Salvador y Per. Las editora s proponen el testimonio como formato para estas narrativas de vida per o, como se demuestra aqu, las testimoniantes tuvieron la opcin de aceptar o rechazar la propuesta. En los testimonios las editoras tienen un espacio para los discursos acadmicos en la introduccin y en captulos anexos. En este sentido, las historias se narran a dos voces desde una perspectiva terica y otra desde la experiencia personal. Entre testimonios y feminismos pers isten los temas de la igualdad, patriarcado/machismo, espacio pblico y pr ivado y el cuerpo de la mujer que se representan en las diferentes narrativas pero que se encu entran incomunicados por las polticas de resistencia al imperialismo econ mico. En este sentido cabe atar cabos que expliquen cmo se elabora un pensamiento feminista con el disc urso de la igualdad en los testimonios. Sobre la igualdad se generan lneas de di scusin que se intercone ctan con los varios feminismos estadounidenses, afroamericano, chicano/a, latino/a, del Tercer Mundo y europeo, espaol, y francs e ingls. Primer o, Tula propone la igualdad a la par del

PAGE 211

201 hombre, Barrios sugiere la igualdad con el hombre pe ro la desigualdad con las feministas. En s prevalece el relcamo de la igualdad, pero el problema que persiste es cmo aplicarla respetando las diferencias cultu rales y los momentos histricos en los que surgen. El patriarcado se identifica en estos te stimonios como machismo que resulta un trmino que Alvarado y Moyano aprenden cuando entran al espacio pblico. Alvarado incorpora en su historia la palabra e identifi ca que el alcoholismo es una de las causas del machismo y la violencia domstica es una consecuencia. El machismo es un asunto personal que se reconoce como pblico. En comparacin con las feministas estadounidense el patriarcado es un problema que a las mujeres les toca resolever desde una posicin activa. En contraste, Alvara do, Moyano, Barrios y Tula reclaman que se tiene que trabajar al lado de los hombres. En otras palabras ellas demuestran que tienen conocimiento de que existe una relacin de poder entre hombres y mujeres, pero tambin estn concientes que las negociaciones con ellos es una estrategia. Primero hay que trabajar por la liberacin de sus pases del imperialismo y despus por los asuntos de las mujeres, tema que actualmente se discute. Esta postura caus problemas y desacuerdos en los setenta pero en los noventa Tula demuestra que la violencia y el cuerpo de la s mujeres son asuntos de mujeres y se tratan en los testimonios desde una perspectiva de salud. En mi relectura de stos, Alvarado, Barrios y Tula experimentan la tortura y Moya no la destruccin de su cuerpo. Las crticas como Herzog en el captulo Dialogismo en el testimonio: testimoniantes y editoras, analizan el tema de la violencia a las mujere s y sugieren que este problema no tiene nada que ver con el gnero sexual sino con los conflicto s contra ideologas extranjeras.

PAGE 212

202 Sendero Luminoso confirma que su poltica interna no se opone a organizaciones como Vaso de Leche o Comedores Pblicos sino al feminismo por ser una ideologa extranjera. Sendero se manifiesta en contra del femini smo y no ocurre lo mismo con respecto al maosmo. La paradoja del argumento de Sendero consiste en que la muerte de mujeres lderes es un asunto contra el cuerpo de la s mujeres como smbolo de imagen opositora. La violencia al cuerpo de las mujeres es un asunto poltico que se manifiesta en un espacio pblico y privado, por lo tanto tambin es un asunto feminista. Por ltimo, cul es la propuesta para un dilogo entre feminismos de las testimoniantes si cada vez se exponen las espe cificidades de clase, grupo tnico, etc? Estos dobleces derivan otras lneas de investigaci n que a su vez se manifiestan a nivel espitemolgico. Ms que el nombre se trat a de encontrar nuevas formas de cmo mantener un dilogo constante entre las muje res del mundo respetando las diferencias, culturas, creencias y reflexionando a su vez sobre las mismas para revaluarlas constantemente. En este propsito retomo la postura de Tula cuyas lectoras implcitas son las mujeres del mundo. Si bien en un primer momento propuse la palabra neofeminismo para tener un nombre, el neofeminismo pasa a ser un pliegue del feminismo en el que se insertan los testimonios de mujeres de la clase trabajadora. Considero que el nivel ontolgico tiene que proyectar el respeto a otras experiencias cu lturales. No hay que olvidar que las constantes rele cturas de las narrativas de vi da llevan a nuevas reflexiones y as moverse ms all de los binarios. Es decir, tomar una posicin activa desde el espacio propio para hacer escuchar la voz de las mujeres y participar activamente en el proyecto humanista de igualdad.

PAGE 213

ANEXO A INDICES DE ANALFABETISMO EN LA S MUJERES DE LATINOAMERICA 1990 LOS PASES EN ESTUDIO Pas Hombres Mujeres Bolivia 11 % 27% Honduras 32% 32% El Salvador 43% 36% Per 22% 8%. OTROS PAISES LATINOAMERICANOS Pas Hombres Mujeres Argentina 5% 5% Chile 6% 5% Colombia 12% 13% Costa Rica 6% 6% Cuba 4%, 4%, Ecuador 9% 13% Guatemala 39% 53% Mxico 9% 14% Nicaragua 36% 35% Panam 9% 10% Paraguay 9% 14% Repblica Dominicana 24% 23% Uruguay 4% 3% Venezuela 8% 9% Fuente: UN, The Worlas Women 1995; UNDP, Human Development Report 1995; in Joni Seager, The State ofWomen in the World Atlas. (New York: Penguin Group, 2000) 96-103. 203

PAGE 214

ANEXO B CLASIFICACIN DE LOS TES TIMONIOS MEDIATIZADOS PRE-TEXTOS DEL TESTIMONIO INMEDIATO TESTIMONIOS MEDIATOS Testimonios Inmediatos: testimonio legal diario memorias autobiografa Discursos no-ficticios biografa historia de vida (entrevistas) hitoriografa (oral) Testimonios novelizados testimonio noticiero etnogrfico y/o socio histrico Novelas testimoniales novela-testimonial novela pseudo-testomonial Fuente: Elzbieta Sklodowska, Testimonio hispanoamericano (New York: Peter Lang, 1992) 102. 204

PAGE 215

LIST OF REFERENCES Achgar, Hugo. Notas sobre el disc urso testimonial latinoamericano. La historia en la literatura iberoamericana Ed. Raquel Chang-Rodrguez. New York: Ed. del Norte, 1989: 279-294. Agosn, Marjorie. Memoria, representacin e identidad. El testimonio femenino como escritura contestataria Ed. Emma Seplveda Pulvir enti.. Santiago: Asterion, 1995. 69 -83. Alcoff, Linda. Feminismo cultural versus pos-estructur alismo. La crisis de la identidad en la teora feminista. Feminaria 2 (1989): 1-18. JSTOR 26 de noviembre < http://www.jstor.org.lp.hscl.ufl.edu/view/00979740/sp040053/04x0989a/0 >. Alvarado, Elvia. Dont be afraid gringo. A Hondurian Woman Speaks from the Heart Ed. y tr. Medea Benjamin. New York: Harper & Row, 1987. Andreas, Carol. When Women Rebel. The Rise of Popular Feminism in Peru Westport: Lawrence Hill & Co., 1985. Aragay, Mireia. Feminismo y materialismo cultural: enemigos o cmplices? Feminismo y crtica literaria Ed. Marta Segarra y Angeles Carab. Barcelona: Icaria, 2000. 43-69. Arias, Arturo. The Rigoberta Mench controversy Minneapolis: U of Minnesota P, 2001. ---. Authorizing Ethnicized Subjects: Rigoberta Mench abd the Performative Production of the Subaltern Self. Modern Language Association of America PMLA, 2001. 75 88. Bakhtin, Mikael. Disco urse in the Novel. The Dialogic Imagination Ed. Michael Holquist. New York: Routledge, 1995. 259-422. Ballesteros Rosas, Luisa. La escritora en la sociedad latinoamericana Santiago de Cali: Universidad del Valle, 1997. 1994. Bardini, Roberto. Conexin en Tegucigalpa. (El somocismo en Honduras) Puebla: UAP, 1982. Barnet, Miguel. The Documentary Novel. Cuban Studies/Estudios Cubanos Tr. Paul Bundy and Enrico-Mario Sant. 11 (1981), 19-32. 205

PAGE 216

206 ---. La novela-testimonio: socioliteratura. Comp. Ren Jara y Hernn Vidal. Testimonio y literatura Minneapolis: Institute for the Study of Ideologies and Literature, 1986. 280-302. ---. Cimarrn. Historia de un esclavo Madrid: Siruela, 1998. ---. Cancin de Rachel Mxico D.F.: Alfaguara, 1996. Bartra, Eli. Neofeminism in Mexico Durham: Duke UP, 2001. ---. Tres dcadas de neofeminismo en Mxico. Feminismo en Mxico, Ayer y hoy Ed. Eli Bartra y Ana Lau. Mxico, DF: UAM, 2002. Barrios de Chungara, Domitila. Si me permiten hablar. . Testimonio de Domitila una mujer de las minas de Bolvia Ed. Moema Viezzer. Mxico, DF: SXXI, 1998. Beauvoir, Simone de. El segundo sexo. Los hechos y los mitos. Tr. Alicia Martonell. Madrid: Ediciones Ctedra, 2002. Benjamn, Medea. Los campesinos: en tre la zanahoria y el garrote. HondurasEstados Unidos. Subordinacin y crisis Ed. Vctor Meza. Tegucigalpa: CEDOH, 1988. 3362. ---, ed. Introduccin. Dont be afraid gringo. A Hondurian Woman Speaks from the Heart En Alvarado. New York: Harper & Row, 1987. xv-xxv. Beverley, John. Anatoma del testimonio. Revista de crtica literaria latinoamericana 25 (1987): 7-16. ---. Testimonio: on the politics of truth. Minneapolis: University of Minnesota, 2004. ---. The Margin At The Center: On Testimonio. Against Literature Minneapolis: Minnesota UP, 1993. 69-86. Beverley, John, y Marc Zimmerman. Literature and Politics in Central American Revolutions Austin: U of Texas P, 1990. Bueno Lpez, Begoa. La epstola. Espaa: Universidad de Sevilla, 2000. Burgos-Debray, Elisabeth. The Story of a Testimonio (Accompanied by a rejoinder to David Stoll's response; translated by Robert Austin). Latin American Perspectives 26 (1999): 53-63. Cceres Romero, Adolfo. Nueva historia de la literatura boliviana. Literatura de la independencia y del siglo XX. Cochabamba: Los amigos del libro: 1995. Camps, Victoria. El siglo de las mujeres Madrid: Ctedra, 2000. Castaon Barrientos, Carlos. Literatura de Bolivia La Paz: Signo, 1990.

PAGE 217

207 Castillo, Francisca Josefa del. Mi vida. Bogot: Biblioteca de la Cultura Colombiana, 1942. Castro, Fidel. Palabras a los intelectuales La Habana: Ediciones Consejo Nacional de Cultura, 1961. Castro-Klarn, Sara. Historiography on th e Ground: The Toledo Circle and Guamn Poma. The Latin American Subaltern Studies Reader Ed. Illeana Rodrguez. Durham: Duke U, 2001.145-171. ---. La crtica literaria feminista y la escritora en Amrica Latina. La sartn por el mango. Encuentro de escrit oras latinoamericanas Ed. Patricia Elena Gonzlez y Eliana Ortega. Repblica Do minicana: Huracn, 1985. 27 46. Centeno C, Patricia y Blanca Dole Durn. Un movimiento de mujeres naciente: Honduras. Comp. Blanca Dole Durn. Movimiento de mujeres en Centroamrica Managua: CEM, 1997. 168-222. Chang-Rodrguez, Raquel. El discurso disidente: Ensayos de Literatura Colonial Peruana Lima: Pontificia Universidad Catlica del Per, 1991. Chodorow, Nancy. The Reproduction of Mothering. Ps ychoanalysis and Sociology of Gender Berkeley: U of California, 1978. Cixous, Hlne. The Laugh of the Medusa. The Women and Language Debate Ed. Camilla Roman, Suzanne Juhasz, y Cristanne Millar. New Jersey: Rutgers UP, 1994. 78-93. Clough, Emma Rauschenbusch. A study on Mary Wollstonecr aft and the Rights of Women. London: Longmans, 1898. Cohen, Elizabeth S. Court Testimony from the Past. Essays on Life Writing Toronto, Toronto UP, 1992. 83-93. Coln, Cristbal. C arta a Santangel. Textos y documentos completos. Relaciones de viajes, cartas y memoriales Ed. Consuelo Varela. Ma drid: Alianza Editorial 1982. 139-147. Corbett, Mary Jean. Literary Domesticity and Women Writers Subjectivities. Women, Autobiography, Theory. A Reader Ed. Sidone Smith and Julia Watson. Wisconsin: U of Wisconsin, 1998. 255-263. Craft, Linda J. Novels of Testimony and Resistance From Central America Gainesville: U of Florida P, 1997. Cruz, Juana, de la. Sor Juana Ins de la Cruz. Obra selecta Vol. 2. Caracas: Ayacucho, 1994.

PAGE 218

208 ---. Respuesta a sor Filotea de la Cruz Mxico, DF: Fontamara, 1998. Davis, Catherine. Contexts: Women Write rs in Post-revolutionary Cuba, 1959-1962. A place in the Sun New York: Zed Books, 1997. Debray, Rgis. Revolucin en la Revolucin ? Nicaragua: Editorial Sandino, 1967. Daz Lozano, Argentina. Caoba y orqudeas Guatemala: Canaltex, Ministerio de Educacin, 1986. Domnguez, Nora. Fbulas del gnero: sexo y es crituras en Amrica Latina Rosario, Argentina: Beatriz Viterbo Editora, 1998. Duarte de Romero, Refugio, Marisela lvarez Ferrufino, y Gloria Amelia Martnez de Figueroa, eds. Mujeres en la literatura salvadorea San Salvador: Imprenta Public, 1997. Duchesne, Juan Ramn. Miguel Barnet y el testimonio como humanismo. Revista de crtica literaria latinoamericana 26 (1987):155-160. Escudos, Jacinta. Apuntes de una historia de amor que no fue El Salvador: UCA Editores, 1987. Evans, Mary. Introduccin al pensamiento feminista contemporneo Tr. Rosala Pereda. Madrid: Minerva Ediciones, 1998. Fernndez Olmos, Margarita. El gnero test imonial: de inters para las feministas (y otros). Homines 5 (1981): 197-204 Firestone, Shulamit. The Dialectic of Sex: the case for the feminist revolution New York: Farrar, 2003. Fiske, John. Culture, Id eology, Interpellation. Literary Theory: An Anthology .Ed. Julie Rivkin and Michael Ryan. Oxford: Blackwell, 1998. 305-311. Francis, J. Michael. In the Service of God, I Order These Te mples of Idolatrous Worship Razed to the Ground. Extirpation of Idolatry and the Search for the Santuario Grande of Iguaque. Colonial Lives. Documents on Latin American History 15501850 Ed. Richard Boyer and Geoffrey S purling. New York, Oxford: Oxford UP, 2000. 39-53. Franco, Jean. Si me permiten hablar: La lucha en el poder interpretativo. Revista de crtica literaria latinoamericana 18 (1992): 109 116. Freedman, Jane. Feminismo: Unidad o conflicto? Tr. Jos Lpez Ballester. Madrid: Narca S.A., 2004. Friedan, Betty. The Feminine Mystique New York: Dell Publishing Co., 1964.

PAGE 219

209 Fuente, Nria de la, y Alma Odette Chachn. El feminismo una opcin de vida para las mujeres Guatemala: Nawal Wuj, 2001. Fujimori, Alberto. Promudeh: oportunidad pa ra la mujer peruana. 25 de sept. 2003. 5 de nov. de 2005 . ---. Y los comedores. 23 de octubre de 2003. 10 de nov. de 2005 . Galich, Manuel. Para una definicin del gnero testimonio. Casa de las Amricas 200 (1995):124-125. Galindo, Mara. Dicen sin vergenza que ha ganado el Poncho y la Corbata. La Fogata Enero 9 2006 < http://www.lafogata.org/06latino/latino2/bol_1-2.htm> Gallegos Valds, Luis. Panorama de la lite ratura salvadorea San Salvador: UCA, 1981. Gamero de Medina, Lucila. Blanca Olmedo Tegucigalpa: Guaymuras, 1982. Garca, Gustavo V. El sujeto proletario femenino de Si me permiten hablar . La literatura testimonial latinoamericana. (Re) presentacin y (auto) representacin del sujeto subalterno Madrid: Pliegos, 2003. 175-200. Gargallo, Francesca. El pensamient o feminista en Amrica Latina. Feminismos en Amrica Latina Ed. Edda Gaviola Artigas. Guatemala: FLACSO, 2001. 133-162. ---. Y en el principio, un orden que deshacer. Feminismos Latinoamericanos: retos y perspectivas Ed. Graciela Hierro. Mxico, DF: PUEG, 2002. 20-38. Gil Iriarte, Mara Luisa. Debe haber otro modo de ser humano y libre: el discurso feminista de Rosario Castellanos Huelva: Universidad de Huelva, 1997. Golden, Renny. The Hour of the Poor. The Hour of Women. Salvadoran Women Speak New York: Crossroad, 1991. Gmez de Avellaneda y Arteaga, Gertrudis. Autobiografa y cartas (hasta ahora inditas) Madrid, Imprenta Helnica, 1914. Gmez-Martnez, Jorge Luis, comp. Contextual izacin de la Teologa de la Liberacin en la narrativa Iberoamericana. Teologa y pensamiento de la liberacin Madrid: Milenio Ediciones, 1996. Gonzlez, Jos. Diccionario de litera tos hondureos. Tegucigalpa: Guaymuras, 1997. Gouges, Olympe de. Lesclavage Des Noirs. Translating Slavery: Gender and Race in French Women's Writing, 1783-1823. Ed. Doris Y. Kadish. Kent, Ohio Kent State UP, 1994. 232-265.

PAGE 220

210 Gramsci, Antonio. Selection from the Prison Notebooks. Ed. and tr. Hoare Quintn y Geoffrey N. Smith. New York: International Publishers, 1975. Guevara, Ernesto Ch. Obras completas Buenos Aires: Andrmeda, 2002. ---, ed. Introduction. The Real Thing. Testimonial Discourses and Latin America En Gugelberger. Durhman: Duke UP, 1996. 1-19. Gugelberger, Georg, and Michael Kearny. Voices for the Voiceless: Testimonial Literature in Latin America. Latin American Perspectives 18 (1991): 3-14. Hall, Kira, and Mary Bucholtz. Gender Articulated. Language and Social Constructed Self New York: Routledge, 1995. Hartmann, Heidi. The Unhappy Marriage of Marxism and Feminism. Towards a more progressive union . The Second Wave: A Reader in Feminist Theory Ed. Linda Nicholson. New York: Routledge, 1997. 97-122. Herzog, Kristin. Finding their voice. Peruvian Womens Testimonies of War Valle Forge: Trinity PI, 1993. Irigaray, Luce. The sex which is not one. New York: Cornell UP, 1985. Jameson, Frederic. On Literaty and Cultura l Impor-Substitution in the Third World. The case of Testimonios. The Real Thing. Testimonial Discourses and Latin America Ed. George M. Gugelberger. Durhman: Duke UP, 1996. 117-133. Jaiven Lau, Ana. Cuando hablan las mujeres. Debates en torno a una metodologa feminista Ed. Eli Bartra. Mxico, D.F.: PUEG, UAM, 2002. 185-197. Jelin, Elizabeth. Historia, memoria social y testimonio o la legitimidad de la palabra. Iberoamericana 1 (2001): 87-97 Kadar, Marlene, ed. Essays on Life Writing: From Genre to Critical Practice Toronto: Toronto UP, 1992. Kirkpatrick, Susan. Las romnticas: Women Writers a nd Subjectivity in Spain: 18351850 Berckley: California UP, 1989. Kolodny, Annette. Dancing Through the Minefi eld: Some Observations on the Theory, Practice, and Politics of a Feminist Literary Criticism. Feminismos Ed. Robin Warhol, y Dianne P. Herndl. N.J.: Rutgers UP, 1997. 171-191. Langer, Erick, and Elena Muoz. Contemporary indigenous movement .Wilmington, Del.: SR Books, 2003. Lars, Claudia. Tierra de Infancia San Salvador: Ministerio de Educacin, 1980.

PAGE 221

211 Len Portilla, Miguel. El reverso de la conquista. Re laciones aztecas, mayas e incas Mxico: Editorial Joaqun Motriz, 1964. Lewis, Oscar. The children of Snchez: au tobiography of a Mexican family New York: Vintage Books, 1963. Liano, Dante. Sobre el test imonio y la literatura. Murales, figuras y fronteras. Narrative e historia en el Caribe Ed. Rita Maeseneer. Madrid: Iberoamericana, 2003. 205217. Loureiro, Angel G., comp. y tr. Diferencias feministas. El gran desafo Madrid: Megazul-Endymion, 1994. 9-32. Lorber, Judith. Paradoxes of Gender. New Haven: Yale UP, 1994. Ludmer, Josefina. Las tretas del dbil. La sartn por el mango. Encuentro de escritoras latinoamericanas Ed. Patricia Elena Gonzlez y Eliana Ortega. Repblica Dominicana: Huracn, 1985. 47-54. Mackinnon, Catharine A. Reflexions on Sex Equality Under Law. American Feminist Thought. A Reader. Ed. Linda S. Kauffman. Cambridge: Blackwell Publishers, 1993. 367-424. Maz, Magdalena, y Luis H. Pea, comp. Modalidades del sujeto auto/bio/grfico femenino Nuevo Len: Coleccin Andamios 1, 1997. 199-209. Martnez, Jos Francisco. Literatura hondurea y su proceso generacional Tegucigalpa: Editorial Universitaria, 1987. Matto de Turner, Clorinda. Aves sin nido Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1994. --------. Herencia Lima: Instituto Nacional de Cultura, 1974. Medina Durn, Juan Antonio. Literatura hondurea Tegucigalpa: Universidad Pedaggica Nacional, 1993. Mench, Rigoberta. I, Rigoberta Mench, an In dian from Guatemala Ed. y tr. Elisabeth Burgos-Debray and Ann Wright. London: Verso, 1985. ---. Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia Ed. Elisabeth BurgosDebray. Barcelona: Seix Barral, 2000. Meza, Vctor. Los militares hondureos en la hora de Washington. HondurasEstados Unidos. Subordinacin y crisis Tegucigalpa: CEDOH, 1988. 1-32. Miller, Nancy. Getting Personal: Aut obiography as Cultural Criticism. Getting Personal: Feminist Occasions and Other Autobiographical Acts. New York: Routledge, 1991: 1-30.

PAGE 222

212 Millett, Kate. Sexual Politics Illionois: Copyrighted Material, 2000. Miloslavich Tpac, Diana, ed. Introduccin. Autobiography of Maria Elena Moyano En Moyano. Gainesville: U of Florida, 2000. 1-34. Moi, Toril. What is a woman? And Other Essays New York: Oxford UP, 1999. Molineux, Maxine. Movimientos de mujeres en Amrica Latina. Estudio terico comparado Tr. Jaqueline Cruz. Madrid: Ctedra, 2003. Molloy, Sylvia. Acto de presencia. La escritura autobiogrfica en Hispanoamrica. Mxico: Colegio de Mxico, FCE, 1996. Mondaca, Diego A. Entrevista con Jorge Sanjin s Cine pensado para la juventud. 21 de diciembre de 2003. < http://www.rebelion.org/cultura/031221cb.htm >. Moraga, Cherre. Loving in the War Years. Lo que nunca pas por sus labios Massachusetts: South End Press, 2000 Morejn, Nancy, y Carmen Gonce. Lengua de Pjaro. Comentarios reales La Habana: Instituto Cubano del Libro, 1971. Moyano, Mara Elena. En busca de la esperanza. 8 de mayo de 2002 < http://www.amigosdevilla.it/Malena_1.htm >. ---. Autobiography of Maria Elena Moyano Ed. y tr. Diana Miloslavich y Patricia S. Taylor. Gainesville: U of Florida, 2000. Muoz, Willy O. Polifona de la marginalidad: la narrativa de escritoras latinoamericanas Santiago: Editorial Cuarto Propio, 1999. Navarro, Marisa, ed. El androcen trismo en la historia. La mujer como sujeto invisible. Mujer y Realidad Social Bilbao: Universidad del Pas Vasco, 1988. 15-38. Navas de Miralda, Paca. Barro Tegucigalpa: Guaymuras, 1992. Nance, Kimberly. Let Us Say That Ther e Is a Human Being before Me Who Is Suffering: Empathy, Exotopy, And Ethics in the Reception of Latin American Collaborative Testimonio. Ed. Gary Saul Morson. Bakthin Ethics and Mechanics .Illinois: Northwestern UP, 2004. 57-73. Navia Velasco, Carmia. Guerras y Paz en Colombia. Las mujeres escriben La Habana: Fondo Editorial Casa de las Amricas, 2004. Nicholson, Linda, ed. Introduction. The Second Wave: A Reader in Feminist Theory By Nicholson. New York: Routledge, 1997. 1-5.

PAGE 223

213 Nussbaum, Felicity A. The Politics of Subjectivity and The Ideology of Gender. Women, Autobiography, Theory. A Reader Ed. Sidone Smith y Julia Watson.Wisconsin: U of Wisconsin, 1998. 160-167. Ochando Aymerich, Carmen. La memoria en el espejo. Aproximacin a la escritura testimonial Barcelona: Anthropos, 1998. Oropeza Prado, Renato. El discurso-testimonio y otros ensayos. Mxico: CDC y DL, UNAM, 2001. Palafox y Mendoza, Juan. Virtudes del Indio Madrid: Toms Minuesa de los Ros, 1893. Parra, Teresa de la. Memorias de Mam Blanca Madrid: Cooperacin Editorial, 2002. Pateman, Carole. Sexual Contract Stanford UP, 1988. Paz, Octavio. Sor Juana Ins de la Cruz o Las trampas de la fe Mxico: FCE, 1982. Poma de Ayala, Guamn. El primer nueva cornica y buen gobierno Ed. y tr. John Murra, Rolena Adorno y Jorge L. Urioste. Mxico, D.F.: Siglo XXI, 1980. Poniatowska, Elena. Hasta no verte Jess mo Mxico, D.F.: Era, 1998. Portal, Magda. Quines traicionaron al pueblo? Lima: Salas e Hijos, 1950. Pozas A., Ricardo. Juan Prez Jolote. Biografa de un tzotzil Mxico, D.F.: FCE, 1993. Rabasa, Jorge. Introduccin. Dispositio/n En Rabasa. U of Michigan 46 (1994): I-IX. Randall, Margaret. Reclaiming Voices: Notes on a New Female Practice on Journalism. Latin American Perspectives 18 (1991): 103113. -------. Our voices. Our Lives. Stories of Wo men from Central America and the Caribbean Monroe: Common Courage P, 1995. Ready, Kelley. A Feminist Reconstr uction of Parenthood Within Neoliberal Constraints: La Asociation de Madr es Demandantes in El Salvador. Radical women in Latin America: left and right University Park: Pe nnsylvania State UP, 2001. 165 -189. Revilla de Moncloa, Fe. La paria peregrina Lima: Universidad Catlica del Per, 1995. Rich, Adrienne. Of Woman Born. As Expe rience And Institution. New York: W.W. Norton, 1995. Rodrguez, Eugenia. Movimientos de mujeres, feminismo y sufragismo en Amrica Central (1900-1960). Feminismos Latinoamericanos: retos y perspectivas Ed. Graciela Hierro. DF: PUEG, 2002. 202-234.

PAGE 224

214 Rodrguez Freyle, Juan. El carnero Bogot: Ediciones Universales, 1995. Rodrguez, Mara Cristina El discurso-testimonio de Rigoberta Mench. Homines 17 (1994): 370-376. Rousseau, Jean-Jacques. El contrato social Chile: Hercilla, 1988. Romn-Lagunas, Vicky, ed. La literatura centroameri cana: Visiones y revisiones. Lewiston NY: Mellen, 1994. 157-68. Rubin, Gayle. Thinking Sex. American Feminist Thought. A Reader. Cambridge: Blackwell Publishers, 1993. 3-55. ---. The Traffic in Women. Notes on the Political Economy of Sex. Materialist Feminism. A Reader in Class, Difference, and Womens Lives Ed. Rosemary Hennessy. New York: Routledge, 1977. 2762. Senz de Tejada, Cristina. La (re)construccin de la identid ad femenina en la narrativa autobiogrfica lati noamericana, 1975-1985 New York: Peter Lang, 1998. Salomone, Alicia N, ed. Introduccin. Modernidad en otro tono: escritura de mujeres latinoamericanas, 1920-1950 En Salomone. Santiago: Editorial Cuarto Propio, 2004. Snchez Blake, Elvira Elizabeth. La inscripc in de la voz femenina en Latinoamrica: testimonio y ficcin de narradoras colombinas y mexicanas.. Diss. U of Michigan,1998. Sanjins, Javier. Beyond Testimonial Disc ourse. New Popular Trends in Bolivia. The Real Thing: Testimonial Di scourse and Latin America Ed. Georg M. Gugelberger. Durham: Duke UP, 1996. Schlickers, Sabine. El lado obscuro de la modernizac ion: Estudios sobre la novela naturalista hispanoamericana Madrid: Iberoamericana, 2003. Schnwlder, Gerd. Local Poltics and the Peruvian Left. Latin American Research Review 33 (1998): 73-102. Seager, Joni. The State of Women in the World Atlas. New York: Penguin Reference, 2000. Seligmann, Linda J. Between Reform and Revolution: Poli tical Struggles in the Peruvian Andes. 1969-1991 Stanford: Stanford UP, 1995. Segarra Marta, y ngels Carab, eds. Feminismo y crtica literaria. Barcelona: Icaria, 2000.

PAGE 225

215 Sendn de Len, Victoria. Marcar las diferencias. Discursos feministas ante un nuevo siglo Barcelona: Icaria, 2002. Seplveda Pulvirenti, Emma, y Joy Logan, ed. Introduccin. El testimonio femenino como escritura contestataria En Seplva. Santiago de Chile: Asterin, 1995. 11-22. Sklodowska, Elzbieta. Testimonio hispanoamericano New York: Peter Lang, 1992. Smith, Paul. Discerning the Subject. Minneapolis, U of Minnesota, 1988. Smith, Sidone. El sujeto [femenino] en la es cena crtica: la potic a, la poltica y las prcticas autobiogrficas. El gran desafio: feminismos, autobiografa y postmodernidad Comp. Angel G. Louerio. Ma drid: Megazul-Endymion, 1992. 3567. ---, y Julia Watson, eds. Situa ting Subjectivity in Womens Autobiographical Practices. Women, Autobiography, Theory. A Reader Wisconsin: U of Wisconsin, 1998. 352. Sommer, Doris. Ms que una mera historia personal : los testimonios de mujeres y el sujeto plural. Comp. y tr. Angel G. Loureiro. El gran desafo Madrid: MegazulEndymion, 1994. 295-329. Sosnowsky, Sal. Cartografa y crti ca de las letras hispanoamericanas. Lectura crtica de la literatura americana Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1996. IX-LXXXVII. Spivak, Gayatry. Can the Subaltern Speak? Colonial Discourse and Post-Colonial Theory. A Reader Ed. Patrick Williams y Laura Chisman. New York: Columbian UP, 1994. 66-111. Stephen, Lynn, ed. Introduccin. Este es mi testimonio. Luchadora Pro-derechos humanos de El Salvador En Tula. Boston: South End P., 1995. 1-10. Stoll, David. The Rigoberta Mench controversy Minneapolis: U of Minnesota P, 2001. Stoller, Robert. Sex and Gender New York: J. Aronson, 1974. Suazo Crdoba, Roberto. El deber cumplido Tegucigalpa: Ministerio de la Repblica de Honduras, 1986. Tabra, Roco. Masculinidad y Violencia en la Cultura Poltica Hondurea Tegucigalpa: CEDOH, 1995. Tambini del Valle Moiss. Las constituciones del Per: la Constitucin de 1979 Lima: Editora Atlntida, 1981. Tejeda, Armando. Entrevista con Elena Poniatowska. La Jornada Mxico D.F. 24 sept. 2003.

PAGE 226

216 Tello, Patricia, Carmen Aldana, y Amanda Franco. Estudio diagnstico con mujeres del Cono Sur de Lima afectadas por la viol encia poltica. Estudio de Mujeres de Pamplona y Villa El Salvador Lima: SUYASUN, 2003. Traba, Marta. Hiptesis s obre una escritura diferente. La sartn por el mango. Encuentro de Escritoras Latinoamericanas Ro Piedras: Huracn, 1985. 21-26. Tristn, Flora. Peregrinaciones de una paria. Chile: Studium, 1986. ---. Feminismo y Utopa Unin Obrera. Tr. Yolanda Ma rco. Mxico, DF: Fontamara, 1993. Tubert, Silvia, ed. Figuras de la madre Madrid: Ctedra, 1994. Tula, Mara Teresa. Este es mi testimonio. Luchadora Pro-derechos humanos de El Salvador Ed. Lynn Stephen. Boston: South End P., 1995. Ty, Eleanor. Autobiography in Wollstoncrafts Travelogue. Essays on Life Writing: From Genre to Critical Practice Ed. Marlene Kadar.Toronto: Toronto UP, 1992. 61-77. Umaa, Helen. Narradoras hondureas Tegucigalpa: Guymuras, 1990. Vargas, Gina. Los nuevos derroteros de los feminismos en lo global: Las disputas feministas por una globalizacin alternativa. Feminismos Latinoamericanos: retos y perspectivas Ed. Graciela Hierro. DF: PUEG, 2002. 339-432. Vargas Valente, Virginia. Como cambiar el mundo sin perdernos. El movimiento de mujeres en el Per y en Amrica Latina Lima: Ediciones Flora Tristn, 1992. Vargas Machuca, D. Bernardo de. Lib ro Cuarto de la Milicia Indiana. Milicia y descripcin de las Indias Vol.2. Madrid: Librera Vi ctoriano Surez, 1892. 734. Varillas Montenegro, Alberto. La literatura peruana del si glo XIX. Periodificacin y caracterizacin. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Catlica del Per, 1992. Viezzer, Moema. El Comit de Amas de Casa de Siglo XX: An Organizational Experience of Bolivian Women. Latin American Perspectives 22 (1979): 80-86. ---. Al lector. By Domitila Barrios de Chungara. Si me permiten hablar . . Testimonio de Domitila una mujer de las minas de Bolvia Mxico, DF: SXXI, 1998. 1-4. Waters, Mary Alice. Marxismo y Feminismo Barcelona: Fontamara, 1989. White, Hayden. Essays in Cultural Criticism. Tropics of Discourse Baltimore: Johns Hopkins UP, 1978. 81-100.

PAGE 227

217 ---. The Fictions of Factual Representation. Tropics of Discourse Baltimore: Johns Hopkins UP, 1978. 121-134. Wollstoncecraft, Mary. Vindicacin de los derechos de la mujer Tr. Carmen Martnez Gimeno. Madrid: Ediciones Ctedra, 2000. Woodrich, Wendy Z. Aspectos tericos de la autobiografa y el testimonio femenino hispanoamericano: las histor ias de vida de Jesusa Palancares y Rigoberta Mench. El testimonio femenino como escritura contestataria Ed. Seplveda Pulvirenti, Emma y Joy Logan. Santiago de Chile: Asterin, 1995. 23-52. Write, Ann. Translators Note. I, Rigoberta Mench, an In dian from Guatemala En Mench. Ed. y tr. Elisabeth Burgos-Deb ray, y Ann Write.London: Verso, 1985. Ydice, George. Testimonio and Posmodernism. The real thing. Testimonial discourse in Latin America Ed. Georg Gugelberger. Duke UP, 1996. 42-57. ---. Testimonio y concientizacin. Revista de crtica lit eraria latinoamericana 18 (1992): 207-227. Zerilli, Linda M.G. Un proces o sin sujeto: Simone de Beauvo ir y Julia Kristeva sobre la maternidad. Figuras de la madre Ed. Silvia Tubert. Madrid: Ctedra, 1996. 155188.

PAGE 228

BIOGRAPHICAL SKETCH Ericka Helena Parra finished her undergr aduate studies at Universidad Nacional Autnoma de Mxico (UNAM). At Illinois State University she obtained a Master of Arts in 2001. Her main research interests are cultural and gender studies, film, and life writings such us autobiographies, memoirs, diaries, Bildungsroman. 218


Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0013730/00001

Material Information

Title: Discursos Neofeministas en los Testimonios de Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y Maria Teresa Tula, 1975-1995
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Creator: Parra, Ericka Helena ( Dissertant )
Jimenez, Reynaldo ( Thesis advisor )
Avellaneda, Andres ( Reviewer )
Bolanos, Alvara Felix ( Reviewer )
Hedrick, Tace ( Reviewer )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2006
Copyright Date: 2006

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages and Literatures Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages and Literatures
Genre: bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract: In my dissertation, Neofeminist Discourses in Women’s Testimonios: Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y María Teresa Tula, 1975-1995, I argue that working-class Latin-American women insert their contestatory discourses in a feminist ideology. In order to do this, they use the metaphor of the Mother in organizations such as CO-MADRES (El Salvador) or as Ama de Casa (Bolivia, Peru). I found that these women create an individual discursive self by which their individual and class experiences tell a collective story. In the testimonio genre the voiceless recount their versions of historical events. By its nature, the testimonio is a problematic genre; the veracity of its discourse and the potentially manipulative role of the editor are always questioned in contrast to other life writing narratives such as autobiography, memoir, diary, or Buildungsroman. The time period studied in this dissertation, from 1975 to 1995, includes the Decade of Women (promoted by the United Nations), the First International Women’s Conference, the Second Wave Feminism, and the rise of the Latin American guerrillas as an option to confront authoritarian governments. My analysis is comparative and thematically oriented, focusing on the testimonios of the Bolivian, Domitila Barrios de Chungara; the Salvadoran, María Teresa Tula; the Honduran, Elvia Alvarado; and the Peruvian, María Elena Moyano. I propose that these working class women elaborate an alternative feminist discourse: first, as a contestatory response to the Second Wave feminist Betty Friedan from a Marxist point of view; and second as a response to the discourse of the difference, from a gender and class stand point of view. In my dissertation’s attempt these working class women and editors work on collaboration sharing the oral stories and writing them. The truth of the stories is combined with the creation of the editors. Thus, my finding strongly suggests that testimonios are truly a collaborative effort that allows women to engage freely in an open dialogue and express their ideas about how they feel and what they think about different feminisms.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2006.
Bibliography: Includes bibliographic references (p. 205-217).
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains x, 218 p.
General Note: Title from title page of document.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0013730:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0013730/00001

Material Information

Title: Discursos Neofeministas en los Testimonios de Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y Maria Teresa Tula, 1975-1995
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Creator: Parra, Ericka Helena ( Dissertant )
Jimenez, Reynaldo ( Thesis advisor )
Avellaneda, Andres ( Reviewer )
Bolanos, Alvara Felix ( Reviewer )
Hedrick, Tace ( Reviewer )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2006
Copyright Date: 2006

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages and Literatures Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages and Literatures
Genre: bibliography   ( marcgt )
theses   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Abstract: In my dissertation, Neofeminist Discourses in Women’s Testimonios: Elvia Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y María Teresa Tula, 1975-1995, I argue that working-class Latin-American women insert their contestatory discourses in a feminist ideology. In order to do this, they use the metaphor of the Mother in organizations such as CO-MADRES (El Salvador) or as Ama de Casa (Bolivia, Peru). I found that these women create an individual discursive self by which their individual and class experiences tell a collective story. In the testimonio genre the voiceless recount their versions of historical events. By its nature, the testimonio is a problematic genre; the veracity of its discourse and the potentially manipulative role of the editor are always questioned in contrast to other life writing narratives such as autobiography, memoir, diary, or Buildungsroman. The time period studied in this dissertation, from 1975 to 1995, includes the Decade of Women (promoted by the United Nations), the First International Women’s Conference, the Second Wave Feminism, and the rise of the Latin American guerrillas as an option to confront authoritarian governments. My analysis is comparative and thematically oriented, focusing on the testimonios of the Bolivian, Domitila Barrios de Chungara; the Salvadoran, María Teresa Tula; the Honduran, Elvia Alvarado; and the Peruvian, María Elena Moyano. I propose that these working class women elaborate an alternative feminist discourse: first, as a contestatory response to the Second Wave feminist Betty Friedan from a Marxist point of view; and second as a response to the discourse of the difference, from a gender and class stand point of view. In my dissertation’s attempt these working class women and editors work on collaboration sharing the oral stories and writing them. The truth of the stories is combined with the creation of the editors. Thus, my finding strongly suggests that testimonios are truly a collaborative effort that allows women to engage freely in an open dialogue and express their ideas about how they feel and what they think about different feminisms.
Thesis: Thesis (Ph.D.)--University of Florida, 2006.
Bibliography: Includes bibliographic references (p. 205-217).
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains x, 218 p.
General Note: Title from title page of document.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0013730:00001


This item has the following downloads:


Full Text












DISCURSOS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS DE ELVIA ALVARADO,
MARIA ELENA MOYANO, DOMITILA BARRIOS DE CHUNGARA Y MARIA
TERESA TULA, 1975-1995
















By

ERICKA HELENA PARRA


A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
DOCTOR OF PHILOSOPHY

UNIVERSITY OF FLORIDA


2006

































Copyright 2006

by

Ericka Helena Parra

































The actions of one woman can transform her family, the community, society, and even
the world. Therefore, what an even more powerful force for change can be realized when
women unite in the cause of justice and a refusal to condone iniquity and corruption!
Kaneko Ikeda















ACKNOWLEDGMENTS

My dissertation committee really is an example of the "Many in Body, One in

Mind." In particular, Dr. Andres Avellaneda challenged me, since the beginning, to

answer the question, what is new in women's testimonies? Dr. Felix Alvaro Bolahos

encouraged me to face my doubts and take an intellectual position. Dr. Tace Hedrick

exhorted me to give value to women's individual voices. I specially thank Dr. Reynaldo

Jimenez who supported my writing process, constantly challenging my ideas to become

more critical. I deeply thank all of them for helping me achieve my goal.

I thank Robin Lewy and Fran Ricardo from the Women's Health Project, as they

provided a space for me to carry out workshops about how women could write and edit

testimonies. Through these workshops, I experienced how immigrant women talk about

their personal experiences and their work in collaboration with other women. I learned

that they are aware they can make a better life.

I thank my mentors Dr. Adalberto Santana, Dr. Sophia McClennen, and Dr. Susan

Armstrong for being there to remind me of the importance of women's voices. I thank my

colleagues, Roger MacManus for all of his support since the beginning of the dissertation

writing process, Dania Abreu for editing my work and Erica Oshier for having those long

discussions with me that helped me to reflect on my own critical thinking. I also thank

SGI (World Peace International Organization) members who were always there to listen

to my voice about certain aspects of different cultures, to embrace me in discussions









about equality, and to help me achieve my goal of promoting dialogue between women of

different cultural backgrounds.

I specially thank my mother, Maria Tellez Perez, because she taught me that "a

woman can do anything she wants and still feel proud of her origins." And I would like to

thank my father, Pedro Parra Sanchez, for fomenting the idea of how a woman can

become something else beyond the binary "good or bad woman." I profoundly thank

Lisbeth, Marco, Patricia, Ricardo, Rodrigo, Raul and Javier for encouraging me during

my struggles to commit to finishing my program. Finally, I thank my grandmothers,

Emerenciana Parra who encouraged me to write stories, and Eloisa Perez whose

resistance to rejected literacy motivated me to pay attention to oral stories.
















TABLE OF CONTENTS

page

A C K N O W L E D G M E N T S ......... .................................................................................... iv

ABSTRACT ............... ................ ......... .............. ix

CAPITULO

1 IN T R O D U C C IO N .............................................................................. .................... 1

2 FEMINISMOS LATINOAMERICANOS ....................................... ...............9

A m an era de introdu cci6n ............................ ...........................................................9
El neofem inism o: concepts basicos.................................. ..................................... 10
E l p atriarcad o ................................................ ................ 14
S ob re el g en ero ................................................................................. 15
La sexualidad-el cuerpo-la matem idad .................................... ............... 17
D e lo public y lo privado ............................................................ ................... 18
Antecedentes: discursos sobre la igualdad en las narrativas de mujeres ..................20
Igualdad por un espacio public en Respuesta a sor Filotea...............................21
Discursos contestatarios de feministas europeas sobre la igualdad de los
hom bres ................. ............. ..... ..... ........... .................... ...... 25
El discurso latinoamericano del siglo XIX: reclamo por la igualdad de
derechos ........................................27
El caso peruano: espacio legal y publico................ ..................30
El caso hondurefio: escribir era "oficio de hombres".................................34
Producci6n de un pensamiento feminist sobre la igualdad en el espacio public ....37
Peru: m ujeres en el A PR A ............... ..... ....................... ............... .... 38
Bolivia: problems sociales y mujeres invisibles...............................................39
Honduras: la escritora como simbolo de la "Madre Patria"..............................39
El Salvador: activismo politico y sexualidad ............................................... 41
iRepresentaciones neofeministas?.......... .......... .......... ....... ........ ....... 43
A manera de conclusion: en busqueda de conexiones..............................................45

3 EL TESTIMONIO COMO NARRATIVA DE VIDA .................... ....... ............49

N arrativas de vida (life w riting).................................... ....................... ............... 49
La estrategia discursiva de la veracidad ................................... ............... ..49
Posicionamiento del sujeto femenino............... ........... .. ............ .............. 51
Entre testimonies y otras narrativas de vida...... .............. .............. .................. 55









El testim onio com o narrative de vida....................................... ............... 55
iQuien narra la historic de la vida? .......................................... ............... 58
L a e p isto la ..............................................................5 8
L a autobiografia .......................... ....... .. ..... ...............59
L as m em orias ........................................ ................... .. ...... 62
E l d ia rio .................................................................................................. 6 2
C onexiones con el testim onio........................................ .......................... 63
Testim onions de m ujeres ........................... ................................................63
Antecedentes hist6ricos: no existe un sujeto femenino "ni a semejanza". ..........63
Sobre la cuesti6n de la verdad .......................... ............. .............. 65
E l sujeto indigena no existe ........................................................................ .. ...66
La m anipulaci6n del testim onio oral ....................................... ............... 66
La oralidad y su registro en la escritura............... .. ................ 69
Tiempo de revoluciones: los testimonios como espacios para los "sin voz" .............72
Denuncia al sistema patriarcal: en Lengua de Pdjaro no hay mujeres...............77
Hasta no verte Jesuis mio: itomar las armas para tener autoridad? ...................79
De las armas a la conciencia: el sujeto femenino en el scenario ....................81
El sujeto femenino: polifonia de voces y multiplicidad de formatos .................83
Conclusiones: reflexiones sobre los testimonios de mujeres como narrativas de
v id a ............................................................................ 8 6

4 DIALOGISMO EN EL TESTIMONIO: TESTIMONIANTES Y EDITORS ........92

Mujeres de la clase trabajadora: Elvia Alvarado y Maria Elena Moyano ................92
Testim onios de m ujeres, ipara que? .................................................... ................. .102
La vida cotidiana de Elvia Alvarado en el context patriarcal..........................102
Maria Elena Moyano y la crisis: lo domestic tambien es causa politica.........106
Reconstruir discursos: iel m achism o en casa! .................................................. 112
Romper el silencio: Clubes de Madres ............ ................................ ...............114
La producci6n de testimonios: una historic a dos voces....................... ..............19
Elvia Alvarado y Medea Benjamin por la "tierra y la libertad"........................ 119
Maria Elena Moyano y Diana Miloslavich: nuevos formatos en los
testim onions ................. ........................................... ................ 122
La traducci6n al ingles: iobjeto de studio para las editoras?...............................125
Los testimonios colaborativos: las editors en el scenario ...................................128
A uto/criticarse: el papel de las editoras......................................... ...............129
El compromise de Medea Benjamin y Diana Miloslavich.............................133
Conclusion: la agencia de discursos ........................................ ...... ............... 135

5 LIDEAS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS?..................................... 145

Introducci6n: "Si me permiten hablar ." ...................................... ........... ..... 145
Polifonia de voices: feminismos ...... .................. ..................... .. .................147
Discurso contestatario: Barrios en la Tribuna de 1975............................................149
M ujeres no-representadas en el feminismo ............. ...................... ....................153
La negociaci6n: jesta bien soy feminist, pero .. ......................................155
Am a de casa y com adres: 6sujetos fem eninos? ....................................................... 159









A m a de C asa ......................................................160
Co-madres ....................................165
Intersecciones critics: igualdad y maternidad............................................. 172
Ig u a ld a d .................................................................................................... 1 7 3
L a m atern id ad ............................................................................ 18 3
Conclusion: m as dobleces en el fem inism o.............................................................192

6 CONCLUSIONS: LHACIA UN DIALOGO ENTIRE FEMINISMOS? ................196

ANEXO

INDICES DE ANALFABETISMO EN LAS MUJERES DE LATINOAMERICA
1 9 9 0 ............................................................................. 2 0 3

CLASIFICACION DE LOS TESTIMONIOS MEDIATIZADOS ..............................204

L IST O F R EFER EN C E S ............................... ......... ... ...... ......... .........................205

B IO G R A PH IC A L SK E T C H ........................................ ............................................218















Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

DISCURSOS NEOFEMINISTAS EN LOS TESTIMONIOS DE ELVIA ALVARADO,
MARIA ELENA MOYANO, DOMITILA BARRIOS DE CHUNGARA Y MARIA
TERESA TULA, 1975-1995

By

Ericka Helena Parra

May 2006

Chair: Reynaldo Jimenez
Major Department: Romance Languages and Literatures

In my dissertation, Neofeminist Discourses in Women's Testimonios: Elvia

Alvarado, Maria Elena Moyano, Domitila Barrios de Chungara y Maria Teresa Tula,

1975-1995, I argue that working-class Latin-American women insert their contestatory

discourses in a feminist ideology. In order to do this, they use the metaphor of the Mother

in organizations such as CO-MADRES (El Salvador) or as Ama de Casa (Bolivia, Peru).

I found that these women create an individual discursive self by which their individual

and class experiences tell a collective story. In the testimonio genre the voiceless recount

their versions of historical events. By its nature, the testimonio is a problematic genre; the

veracity of its discourse and the potentially manipulative role of the editor are always

questioned in contrast to other life writing narratives such as autobiography, memoir,

diary, or Buildungsroman.

The time period studied in this dissertation, from 1975 to 1995, includes the

Decade of Women (promoted by the United Nations), the First International Women's









Conference, the Second Wave Feminism, and the rise of the Latin American guerrillas as

an option to confront authoritarian governments. My analysis is comparative and

thematically oriented, focusing on the testimonies of the Bolivian, Domitila Barrios de

Chungara; the Salvadoran, Maria Teresa Tula; the Honduran, Elvia Alvarado; and the

Peruvian, Maria Elena Moyano. I propose that these working class women elaborate an

alternative feminist discourse: first, as a contestatory response to the Second Wave

feminist Betty Friedan from a Marxist point of view; and second as a response to the

discourse of the difference, from a gender and class stand point of view. In my

dissertation's attempt these working class women and editors work on collaboration

sharing the oral stories and writing them. The truth of the stories is combined with the

creation of the editors. Thus, my finding strongly suggests that testimonies are truly a

collaborative effort that allows women to engage freely in an open dialogue and express

their ideas about how they feel and what they think about different feminisms.















CAPITULO 1
INTRODUCTION

En los testimonios de mujeres producidos entire los afios 1975 y 1995, las mujeres

de la clase trabajadora produce testimonios en los cuales "narrar sus experiencias

personales" represent su agencia discursiva. En este sentido, la boliviana Domitila

Barrios de Chungara en Si me permiten hablar de1977, la hondurefia Elvia Alvarado en

Don't be afraid gringo de 1989, la salvadorefia Maria Teresa Tula en Este es mi

testimonio de 1993 y la peruana Maria Elena Moyano en Autobiography of Maria Elena

Moyano de 2000 crean una relaci6n dial6gica con las editors brasilefia Moema Viezzer,

las estadounidenses Medea Benjamin y Stephen Lynn, y la peruana Diana Miloslavich

Tupac, respectivamente.1 Mi argument, entonces, consiste en demostrar que a traves de

nombrar sus experiencias personales, en el espacio domestic y de expresar sus ideas y

opinions desde su posicionamiento como amas de casa, madres, comadres y campesinas

se insertan en el discurso neofeminista2 que a su vez da apertura a otros feminismos. En

otras palabras, las testimoniantes usan los instruments del colonizador espahol y del


1 Estos son los afios de publicaci6n de los testimonios. Para el anhlisis de este studio enfatizard en los afios
1975-1995 en los cuales se elaboraci6n estos textos.

2 La palabra neofeminismo surgi6 de la idea de dar un nombre al movimiento de mujeres y feministas en
M6xico. Las similitudes de objetivos con las feminists de los setenta son el papel de las mujeres en los
espacios public y privado a partir de la especificidad de cada grupo y cultural, condiciones geogrficas, o
bien, situaci6n political, econ6mica y political. Eli Bartra en Neofeminism in Mexico de 1982 ya habia
propuesto el concept en este pais para tener un dihlogo con las feminists de esa d6cada. Bartra explica, "I
use the term "neofeminism" instead of the usual referents to the "second" or Inc\" wave of feminism. I
have not seen the terminology before, but it seems to have recommendable qualities of being both short and
more attractive" (1). En mi caso, dar un nombre a los dobleces del feminismo latinoamericano significa
tener una identidad y a partir de 6sta iniciar un dialogo entire feminismos desde varias posiciones, creando
una red de ideas, a partir de los objetivos, espacios geogrnficos especificos y nombres que se derivan del
feminismo. En este caso el dialogo entire feminismos se hace a partir de la toma de una posici6n y agencia
de un discurso.









imperialismo: el testimonio y el feminismo para contar sus histories y relacionarlas con

otros feminismos.

En este sentido se identifican dos lines, la ideol6gica y la literaria. En la primera

se identifica el neofeminismo como un sistema de ideas con el cual las mujeres de la

clase media y trabajadora reflexionan sobre su posicionamiento en el espacio privado y

public y, desde este, cuestionan las relaciones de des/igualdad entire hombres y mujeres

en el context patriarcal. El primer des/encuentro con feministas a nivel intemacional en

Latinoamerica se realize en 1975 en el foro del Congreso Internacional sobre la Mujer, en

Mexico. En la tribune de ese event, las representantes como Domitila tambien develan

los abusos a los derechos humans tanto de hombres como de mujeres. Los temas que se

discuten son la violaci6n sexual, la violencia domestic, el aborto y la opresi6n de las

mujeres, aspects que causan contrariedad entire las mujeres de la clase trabajadora.

La segunda linea de investigaci6n, se refiere al testimonio como genero literario

que se inserta en las narrativas de vida (life writing). En este espacio se posiciona un

sujeto femenino personal cuya estrategia political consiste en hacer una denuncia a partir

de las experiencias personales que acontecen en el espacio privado y public. En

ocasiones ellas son testigos de la violencia domestic a otras mujeres o del aborto como

resultado de la falta de una educaci6n sexual. Las testimoniantes narran lo que otras

mujeres les han contado sobre situaciones familiares y, por lo tanto, se hacen portadoras

de otras experiencias. Inician sus narraciones con el relato de sus experiencias personales,

desde su nifiez hasta el moment de su activismo. Ellas salen al espacio public debido a

que sus esposos pasan la mayor parte del tiempo trabajando en las minas y en las

plantaciones o porque fueron sometidos al encarcelamiento por manifestarse en contra de









las condiciones laborales. En esta agencia discursiva Domitila Barrios, Elvia Alvarado,

Maria Teresa Tula y Maria Elena Moyano se autorrepresentan en un context especifico

como el machismo y en condiciones de desigualdad entire hombres y mujeres fuera del

hogar, especialmente en el espacio public como representantes de organizaciones

populares.

En la creaci6n de los testimonies de mujeres, ellas retoman el format y el discurso

del colonizador con el cual reclaman la veracidad de las histories que cuentan. En

ocasiones son testigos visuales y orales (los escuchan) debido a que como lideres de la

vida real no se les ha torado en cuenta como agents de cambios. En los setenta, en un

context de movimientos sociales y en los noventa, de acuerdos de paz, el debate sobre el

testimonio yace en que este genero ofrece el espacio para hacer una denuncia inmediata y

dar voz a aquellos que no la han tenido. La particularidad de los testimonies de mujeres

en la dinamica de creaci6n de un texto testimonial consiste en hacer conexiones entire las

editors y las testimoniantes para tener acceso a hablar sobre su praxis dentro de sus

contextos hist6ricos, dando importancia a los relates de mujeres.

La discusi6n sobre la agencia al discurso testimonial escrito, tanto de hombres

como mujeres, ha dado origen a varias acepciones. En un primer moment, los critics al

testimonio John Beverley, George Yudice, Jean Franco, Renato Oropeza, entire otros,

buscan los origenes en los textos coloniales como relaciones, cartas y diaries definen el

testimonio como relato veraz, emitido en primera persona y legalizado por un escribano

para dar fe de los hechos. En la decada de los setenta, con el impact ideol6gico de la

revoluci6n cubana emerge la propuesta de una escritura que represent a los marginados

y a aquellos que no tienen voz, por lo cual se crea un espacio para la producci6n de









testimonies de mujeres. Georg M. Gugelberg en la "Introducci6n" de The Real Thing de

1996 sintetiza la discusi6n en tres fases; en la primera, el testimonio se original en Cuba,

luego Bolivia y despues en Centroamerica. En la segunda, se da una respuesta critical

desde los Estados Unidos, y surge una producci6n de testimonies de mujeres. En la

tercera fase se cuestiona la veracidad y la poetica de solidaridad (5).

Elzbeita Sklodowska en Testimonio hispanoamericano (1992) propone una

genealogia sobre los diversos tipos de testimonies entire los cuales se encuentran el

documental y la novela-testimonio. Estos subgeneros del testimonio tienen como punto

de referencia al informant y coinciden con el uso de la entrevista para su elaboraci6n. En

la metodologia que siguen, primero recopilan datos de los testimoniantes, utilizando la

grabadora. Por ultimo, seleccionan los materials y organizan el texto cronol6gicamente.

En esta etapa, los editors consultant los archives para efectivamente confirmar la

veracidad de los hechos que los testimoniantes cuentan como scenario de las

experiencias personales.

La diferencia con la novela-testimonio consiste en que los editors de esta

reconocen la ficci6n como punto relevant. En este caso, la ficci6n significa la recreaci6n

de situaciones y personajes. En contrast con el testimonio documental, en el cual s6lo se

edita el format de las entrevistas, se organize la informaci6n en el texto testimonial y

los testigos claman la veracidad de los hechos y los editors confirman esto como

caracteristica del texto testimonial.

En general, el testimonio documental y la novela-testimonio representan a los

oprimidos, los marginados y a aquellos que tienen la urgencia de denunciar. Entre los

textos de caracter etnol6gico que contribuyen a elaborar una definici6n sobre los









testimonies como genero literario se encuentran Juan Perez Jolote: Biografia de un tzotzil

(1952) de Ricardo Pozas y The Children of Sanchez: Autobiography of a Mexican

Family (1963) de Oscar Lewis, Cimarr6n. Historia de un esclavo (1967) de Miguel

Barnet. Canci6n de Rachel (1969) del mismo autor, Lengua de pijaro. Comentarios

reales (1971) de Nancy Morej6n y Carmen Gonce. Hasta no verte Jesus mio (1969) de

Elena Poniatowska, quien con este texto propone el concept de novela-testimonio. En la

producci6n de esta variante de testimonies, algunos escritores son testigos del moment

hist6rico que denuncian, sin que el texto llegue a ser autobiogrifico. En otros casos, la

producci6n se hace desde el exilio, entire los cuales destacan, Operaci6n massacre (1972)

de Rodolfo Walsh; Tejas verdes (1977) de Hernin Valdes; Conversaciones al sur (1981)

de Marta Traba; La montafia es algo mas que una estepa verde (1982) de Omar Cabezas;

y Little School (1986) de Alicia Partnoy.

Entre aquellos sin voz tambien se encuentran las mujeres de la clase trabajadora. En

la creaci6n de los testimonios de mujeres se propone la colaboraci6n como variante de los

testimonies anteriores. Las entrevistadas colaboran en la edici6n del texto y las versions

de las editors sobre cada caso se exponen en la introducci6n o en capitulos anexos. Es

asi que Domitila Barrios de Chungara, Elvia Alvarado, Maria Teresa Tula y Maria Elena

Moyano representan a una voz colectiva pero tambien elaboran un discurso de lo

personal desde la perspective de las mujeres de la clase trabajadora en los espacios

publicos de Bolivia, El Salvador y Peru, donde hay un impact guerrillero y en Honduras,

donde se gesta la contarrevoluci6n, generando mis espacios para que las mujeres tomen

una posicion active.









Las cuatro testimoniantes aqui consideradas participan en un discurso colectivo en

el espacio public para manifestarse en contra de las political de sus respectivos

gobiernos en el poder. Domitila Barrios describe las condiciones de vida de los

trabaj adores mineros bolivianos y la participaci6n de las mujeres en organizaciones, en el

context de golpes militares y guerrillas desde los afios sesenta. Elvia Alvarado cuenta la

vida de las campesinas hondurefias en el context del gobierno military de Osvaldo L6pez

Arellano y la instalaci6n de bases militares contrarrevolucionarias, entire 1972 y 1975.

Maria Teresa Tula narra la vida cotidiana de las mujeres salvadorefias y su organizaci6n

en grupos de mujeres para manifestarse en contra del abuso de los derechos humans de

la Junta Military la participaci6n guerrillera en la guerra civil, a partir de 1979. Por

ultimo, Maria Elena Moyano present la vida de los lugares marginados del Peru y la

violencia que se genera con el grupo guerrillero Sendero Luminoso en los afios noventa.

A partir de las especificidades de las lideres, cada una elabora un discurso propio dentro

del context ideol6gico de los afios setenta a los noventa. Las testimoniantes se

posicionan como sujetos personales y colectivos para hacer una denuncia inmediata,

propiciada por contextos politicos y sociales en crisis.

Dividire este analisis sobre los testimonies de mujeres y el neofeminismo en cuatro

capitulos. En el segundo, "Feminismos latinoamericanos" expondre los concepts clave

del neofeminismo: patriarcado, genero, sexualidad-cuerpo-matemidad y espacio public

y privado. Despues revisare los antecedentes al discurso de la igualdad en las narrativas

de vida de mujeres debido a que la propuesta del neofeminismo es releer las histories de

la vida hechas por mujeres a fin de autorreflexionar, autocriticar y crear autoconciencia.

En este intent se haran conexiones con las ideas de las feministas de los Estados Unidos









y las propuestas de las escritoras latinoamericanas de los respectivos paises en studio

para hacer notar que las mujeres de la clase trabajadora han estado presents como

imagenes literarias y metaforas de la patria pero ausentes como sujetos.

En el tercero, "Testimonios en las narrativas de vida", situare el testimonio en la

literature como narrative de vida. Las lideres de la clase trabajadora tienen en el

testimonio un espacio literario para relatar las experiencias e histories de su vida.

Analizare c6mo se autoriza un sujeto femenino en las representaciones de las

testimoniantes con el uso de la voz del yo colectivo para referirse a lo personal y lo

colectivo en los espacios privado y public. Por ultimo, comparare c6mo se represent un

sujeto femenino en los testimonios producidos por mujeres. Usare como ejemplos,

Lengua de pajaro de Carmen Gonce y Nancy Morej6n, Hasta no verte Jesus mio de Elena

Poniatowska, Me llamo Rigoberta Menchu de Rigoberta Menchu y Apuntes de una

historic que no fue de Jacinta Escudos.

En el cuarto, "Discursos dial6gicos: testimoniantes y editorss, analizare los

testimonios de Elvia Alvarado y Maria Elena Moyano en la construcci6n de un

feminismo desde la praxis. Estos dos testimonios, a pesar de que Alvarado y Moyano

rechazan identificarse como feministas (ni siquiera utilizan el termino), constituyen una

important contribuci6n al debate del discurso feminist contemporaneo porque tratan

sobre la mujer y sus problems frente al machismo. Por ello, marcare las diferencias y

semejanzas entire las editors extranjeras con ideas feministas y las testimoniantes.

Comparare y contrastare la construcci6n social de la mujer y la participaci6n de la mujer

en la organizaci6n de grupos de mujeres.









En el quinto, "Ideas neofeministas en los testimonies", buscare intersecciones entire

los concepts de igualdad, maternidad, como referentes del feminismo en los testimonios

de Domitila Barrios de Chungara y Maria Teresa Tula sobre el process que las lleva a

apropiarse del discurso oral en el espacio public y, despues, del escrito. Destacare tres

ejes centrales: primero, la relaci6n entire la organizaci6n de las mujeres y la adquisici6n

del poder para emitir un discurso oral; segundo, el uso del testimonio para apoyar las

demands de los trabaj adores y el derecho de empleo para la mujer; tercero, la escritura

de las histories de sus vidas como mecanismo para dialogar con las neofeministas de

Estados Unidos, y con las mujeres de todo el mundo, como lo indica Maria Teresa Tula.

Por ultimo, en la conclusion, "Hacia un dialogo entire feminismos" expondre las

conexiones entire el discurso de las lideres y los discursos politicos del movimiento de

liberaci6n y del marxismo para proponer sus feminismos. En este intent de dialogo las

testimoniantes se agencian de concepts feministas estadounidenses y del format del

testimonio que habia usado el colonizador espahol. Esto se logra a partir de la

colaboraci6n con otras mujeres en la escritura de testimonies y en el debate sobre aquello

sin nombre, el feminismo.














CAPITULO 2
FEMINISMOS LATINOAMERICANOS

A manera de introducci6n

Existe una falta de conexiones entire los diferentes discursos que las mujeres de las

classes sociales media y trabajadora enuncian, a pesar de que hay un espacio en el

feminismo al cual convergen mujeres de diferentes classes sociales, etnias y color. Sin

embargo, un proyecto comun result ser la igualdad entire hombres y muj eres. Si bien los

discursos testimonio de las lideres Domitila Barrios de Chungara, Elvia Alvarado, Maria

Teresa Tula y Maria Elena Moyano niegan ser feministas, Maria Teresa Tula toma una

posici6n y desde su experiencia salvadorefia define un feminismo indicando, "si somos

feministas porque luchamos por nuestros derechos. La diferencia para nosotros en El

Salvador es que nuestra lucha como mujeres va a la par en nuestra lucha con el cambio en

El Salvador. Nuestro feminismo no solo involucra el luchar por nosotras, sino por un

cambio para todos. No podemos olvidar un sistema que nos prime a todos nosotros"

(128).

Tula al igual que Alvarado y Moyano denuncian las diversas formas en que las

political de gobiernos militares afectan a las mujeres y que en sus casos las llevan a

organizarse. Sus feminismos incluyen a los hombres y se relacionan con los movimientos

sociales y las luchas por los derechos humans. Barrios expone su lucha political en la

Tribuna del Afio Internacional de la Mujer en 1975, en donde plantea que los problems

de las mujeres se aunan a la clase social y que existe un sistema de poder que control las

relaciones de clase.









Desde la perspective te6rica, durante los afios ochenta y noventa la propuesta de la

costarricense Eugenia Rodriguez en "Movimientos de mujeres, feminismo y sufragismo

en America Central", la peruana Virginia Vargas en C6mo cambiar al mundo sin

perdernos y la italo-mexicana Francesca Gargallo en "Y en el principio un orden que

deshacer" de 2002, entire otras, sobre los feminismos latinoamericanos consiste en crear

interrelaciones entire la teoria y la practice. Estas critics latinoamericanas al feminismo

reconocen que los feminismos estan ligados al quehacer politico cuyo referente ha sido la

igualdad entire hombres y mujeres. En el campo de la literature, las critics participan en

la relectura de los textos a fin de poner en un primer plano la contribuci6n de las mujeres

en el proyecto de igualdad y reflexionar sobre las causes de la desigualdad, el patriarcado,

el genero, la sexualidad, la maternidad, y el cuerpo tanto en el espacio public como en el

privado.

A partir de lo anterior, en este capitulo se buscaran conexiones entire los concepts

te6ricos que discuten las feministas estadounidenses del New Feminism y las

representaciones de las escritoras latinoamericanas. En este marco de referencia, los

discursos de las lideres se insertaran, en capitulos posteriores, a fin de crear un dialogo

entire feminismos sobre las situaciones de las mujeres en el proyecto de igualdad.

El neofeminismo: concepts bAsicos

El primer problema con respect a ser feminist es la resistencia a una ideologia

extranj era. En los intentos de establecer intersecciones con el New Feminism, Eli Bartra

traduce este concept y propone la palabra neofeminismo. Sin embargo, este termino

connota subordinaci6n entire los espacios Estados Unidos-Latinoamerica, siendo uno de

los primeros obstaculos para mantener un dialogo con las feministas estadounidenses. Por

un lado, la feministas latinoamericanas problematizan el neofeminismo como paradigma









imperialista y como parte del neocolonialismo ideol6gico que viene de los Estados

Unidos y de Europa, comparandolo con el expansionismo econ6mico y la injerencia

political de los paises imperialistas en los del Tercer Mundo (Gargallo 143). Por otro lado,

las critics feministas estadounidenses, latinas, chicanas y de descendencia africana

tambien cuestionan de que modo las voces de mujeres desde multiples espacios y cultures

van a ser escuchadas y debate c6mo aplicar en el caso latinoamericano una propuesta

especifica que ha surgido de un movimiento social en los Estados Unidos a otros grupos

sociales en otros paises (Nicholson 2). Los puntos de vista anteriores proponen el

problema de que no han existido las condiciones para dialogar entire las feministas

angloamericanas y las latinoamericanas y en esos moments se replantean las discusiones

de estos feminismos desde la especificidad de las mujeres.

En el proyecto de ir mas alla de un discurso postcolonial o imperialista y destacar la

participaci6n de las mujeres, Bartra en "Tres decadas de neofeminismo en Mexico" de

2002, resume que el concept neofeminismo se resignifica en Latinoamerica durante la

decada de los ochenta y se da apertura al debate de temas que afectan las relaciones de

genero, tales como, patriarcado, sexualidad, cuerpo femenino y espacios public y

privado .El neofeminismo, para este analysis, sera identificado como el espacio discursivo

donde dialogan diversos feminismos cuyas ideas dan continuidad a la discusi6n sobre los

asuntos de las mujeres en la cultural latinoamericana. Esta aproximaci6n tiene como fin

analizar y cuestionar los diferentes roles sexuales, su significado y su funci6n en las

sociedades que han promovido la igualdad, especificamente en el caso boliviano,

hondurefio, salvadorefio, y peruano, y que hasta el moment s6lo se han limitado a

mantener un orden social mas que a promover cambios en los papeles tradicionales









asignados a las mujeres. Particularmente, el context latinoamericano ofrece apertura a

las voces de mujeres de la clase trabajadora, generando un espacio para el debate sobre

sus representaciones como resultado de su participaci6n en los movimientos sociales.

El neofeminismo surge como resultado del movimiento feminist en los Estados

Unidos que se genera en los sesenta dentro del context de movimientos sociales,

estudiantiles y de derechos civiles. Como antecedentes hist6ricos, dentro del movimiento

feminist se original diversas corrientes ideol6gicas que dialogan con las diferentes

teorias literarias, ya sean marxistas, estructuralistas, psicoanalistas o culturales, pero no

hay un dialogo entire feminismos. Dentro del movimiento feminist, cabe destacar, de

manera general, que coexisten opinions liberals, radicales y socialists cuyas demands

son los derechos de las mujeres. Los medios por los cuales se consiguen tales objetivos

varian. Las liberals promueven el sufragio y la igualdad entire las mujeres y los hombres

en el marco de las sociedades democraticas occidentales. No obstante, reconocen los

derechos que brinda el Estado, reclaman que carecen de privilegios y de igualdad

ciudadana con respect a los hombres.

Las feministas socialists de influencia marxista, por otro lado, analizan la division

de las classes sociales y el capitalism por lo cual estudian la opresi6n de las mujeres y sus

relaciones con respect al patriarcado. La corriente radical dentro de esta linea de

pensamiento propone una revoluci6n feminist por considerar (a las mujeres) una clase

oprimida y sefiala que la estructura de dominaci6n en el ambito public y privado se debe

al poder patriarcal, "entendido como un sistema de dominaci6n masculina que determine

la opresi6n y subordinaci6n de las mujeres" (Send6n de Le6n 57). En suma, las diversas









corrientes de feminismos coinciden con la desigual participaci6n de las mujeres en las

sociedades patriarcales tanto en el espacio public como en el privado.

Una de las representantes de la corriente neofeminista en los Estados Unidos es

Betty Friedan, feminist liberal, con quien Domitila Barrios de Chungara establece un

debate sobre el papel de las mujeres latinoamericanas. Friedan plantea el problema desde

otra perspective en la cual se refiere a las mujeres estadounidenses de la clase media de

origen anglosaj6n que despues de la posguerra regresan a sus hogares. En The Feminine

Mystique, publicado en 1963, analiza las entrevistas que realize a 200 mujeres. Los

resultados de estas y de sus testimonies registran que la insatisfacci6n de las mujeres

estadounidenses consigo mismas y su vida se debe a problems personales como

ansiedad, depresi6n y alcoholism (24).

Friedan, en su texto, discute sobre el problema que "no tiene nombre", es decir, la

manera en que se construye el ideal de las mujeres como amas de casa, y objeta que esta

situaci6n no corresponde a ese moment hist6rico del feminismo. Ella no ofrece un

analisis sobre el patriarcado en este texto pero si demuestra que la desigualdad de las

mujeres con respect a los hombres queda sin soluci6n a pesar de que ellas tienen

educaci6n y empleo. En otras palabras, Friedan propone la igualdad de oportunidades en

el ambito juridico y justifica que la causa de la falta de esta se debe a las pocas

oportunidades y a las relaciones de producci6n en el sistema capitalist. En este context

de los afios sesenta, sefiala que el problema es politico debido a que las mujeres se

identifican como madres y esposas sin analizar su situaci6n desde la perspective de

genero por lo cual concluye que la mujer deja de ser para complacer a los demas. La

propuesta para un dialogo entire feminismos es la reflexion6n sobre la vida domestic









como un asunto politico, cuyo analisis require ser critic ya que en algunos casos las

mujeres tambien son c6mplices y promotoras de las construcciones sociales dentro del

sistema patriarcal.

El patriarcado

Con respect al patriarcado, en el neofeminismo se rechaza la imposici6n del poder

de los hombres sobre las mujeres. Para la marxista Heidi Hartmann, el concept refleja

un conjunto de relaciones sociales yjerarquicas entire los hombres y lo define como, "a

set of social relations between men, which [has] a material base, and which, though

hierarchical, establishes] or creates] interdependence and solidarity among men that

enable them to dominate women" (101). La solidaridad entire hombres rebasa classes

sociales y grupos etnicos por lo cual el problema consiste en c6mo crear tambien una

relaci6n solidaria entire mujeres.

Carole Pateman, feminist inglesa, en su texto Sexual Contract, publicado en 1988,

coincide en que el patriarcado es la forma como los varones general vida political a la vez

que pactan los terminos y el control sobre las mujeres. El concept de political para

Pateman se refiere a las relaciones estructuradas por el poder y las normas con las cuales

un grupo control a otro. Para las feministas radicales, el patriarcado denota un sistema

social que se caracteriza por la dominaci6n del hombre sobre la mujer. Por ejemplo, Kate

Millett en su texto Sexual Politics (1970) denota que la sociedad es patriarcal por el

hecho de que las instituciones political, educativas, administrativas se encuentran en

manos de los hombres; y agrega que en la sociedad patriarcal los hombres dominant a las

mujeres y los viejos a los j6venes. Judith Lorber en Paradoxes of gender (1994) confirm

las acepciones anteriores al agregar que este paradigma es, "what men do that

subordinates or exploits women" (3).









Para explicar las causes de esta dominaci6n cabe reconsiderar la propuesta de

Simone de Beauvoir quien desde la decada de los cuarenta en su texto El segundo sexo

discute que existe una falta de solidaridad entire mujeres porque viven dispersas y su

acci6n no es mas que una acci6n simb6lica, y s6lo obtienen lo que los hombres les

conceden. Esto ocasiona la desigualdad y desventajas sociales y econ6micas, que se

perpetuan a traves de la educaci6n como un sistema que, del mismo modo, transmite las

tradiciones creadas por el hombre. En consecuencia, la subordinaci6n de las mujeres es

product de una construcci6n social, es decir, de factors sociales que condicionan a las

mujeres y, desde luego, a los hombres tambien. En si, las definiciones coinciden en que

los hombres, sin importar la clase social ni el grupo etnico, ejercen poder sobre las

mujeres, mientras que ellas, segun Beauvoir no se ponen de acuerdo y, por ello, no

identifican al opresor.

En la relectura de las narrativas de vida, se busca destacar la manera en que las

mujeres actuan como sujetos en la dinamica de sujeto-receptor y viceversa. Al identificar

el patriarcado como paradigma de dominaci6n tanto para hombres como para mujeres, la

propuesta no s6lo consiste en analizar la noci6n de patriarcado sino en autorreflexionar

criticamente para tomar una posici6n active con respect a los roles sociales de las

mujeres en las relaciones de genero y crear solidaridad entire ellas.

Sobre el g6nero

La reflexi6n sobre las relaciones de poder entire hombres y mujeres converge en la

discusi6n del concept del genero. Gayle Rubin en "The Traffic of Women" de 1975

propone la noci6n de sistema de genero en lugar de patriarcado ya que este termino no

explica la situaci6n de las mujeres en sociedades especificas o en grupos sociales

concretos. El termino se elabora contrario a las acepciones de los afios treinta cuando la









palabra genero se usaba como jerga medical y psiquiatrica. O bien, como en 1968, cuando

se referia al genero para indicar la conduct, los pensamientos y los sentimientos de los

individuos, y sexo para denotar las diferencias biol6gicas, segun lo expone Robert Stoller

en su texto Sex and Gender. Para la decada de los setenta, la acepci6n de genero se

refiere a la reciprocidad entire la posici6n de los hombres y las mujeres. Se trata, luego, de

describir las situaciones de ambos sujetos con el fin de analizar la dicotomia public y

privada, debido a la interconexi6n existente.

El discurso neofeminista distingue la diferencia entire sexos y los articula con la

especificidad de cada marco cultural. Para la feminist espafiola Marisa Navarro en "El

androcentrismo en la historic. La mujer como sujeto invisible"de 1988, el objeto de

"inscribir a las mujeres en la historic implica necesariamente redefinir y ampliar nociones

tradicionales de significado hist6rico, para que puedan incluir tanto experiencias

personales y subjetivas como las actividades publicas y political" (29). Las relaciones de

genero se analizan a partir de la construcci6n social, tanto de hombres como de mujeres,

y de sus interacciones.

El studio de Judith Lorber en Paradoxes of gender, se refiere al genero como part

de las relaciones sociales que separan a las personas para diferenciarlas a partir de este

status. Lorber hace una critical al debate de esta palabra que ha sido estudiada para

organizer la vida cotidiana a partir de roles sexuales sin explicar los papeles que las

mujeres desempefian en el trabajo dentro de su context cultural.

Lorber relaciona el genero como una instituci6n social ya que sus origenes se

encuentran en la cultural y no en la biologia y lo define asi:

Gender is a more general term encompassing all social relations that separate
people into differentiated gender statuses. I argue that inequality of the statuses of









women and men was a historical development and that, as a feminist research from
racial ethnic perspective has shown, there are cross-cutting racial and class statuses
(3).

Para ella, el genero esta aunado a las cuestiones de clase y etnia por lo cual la propuesta

consiste en analizar la desigualdad y rechazar los papeles sociales impuestos que se

original en la familiar, entendida como instituci6n social. El analisis del genero como

status social incluye a las mujeres de la clase trabajadora, quienes explican su situaci6n

en sociedades especificas.

La sexualidad-el cuerpo-la maternidad

Otro enfoque central del debate neofeminista es aquel que se relaciona con el

concept de la sexualidad, entendida como el control del cuerpo de las mujeres por si

mismas, y el conocimiento necesario "para disfrutar de su sexualidad y tener hijos si asi

lo desean" (Freedman 85). Las practices sexuales de los setenta se analizan en torno a la

idea que persistia con respect a que "las mujeres tenian una sexualidad pasiva y los

hombres una sexualidad active" (Evans 152). Por ello, las feministas convocan a la

liberaci6n sexual y al derecho de las mujeres a ser activas en las relaciones

heterosexuals, proponiendo el uso de anticonceptivos y el derecho al aborto. Catharine

Mackinnon en "Reflexions on Sex Equality Under Law," publicado 1991, destaca que

tambien estas medidas muestran una forma de poder que confirm la desigualdad del

cuerpo de las mujeres.

El tema de la sexualidad se auna al de la maternidad que desde la perspective

traditional ha sido un instrument de reproducci6n patriarcal. Adrienne Rich en Of

Woman Born, publicado en 1976, coincide en que la instituci6n de la maternidad ha sido

promovida por el patriarcado. Sin embargo, distingue, por un lado, que efectivamente es

una forma de control y opresi6n de los hombres con respect a las mujeres en contextos









sociales y politicos y, por otro, reconoce que la experiencia de la maternidad result para

algunas una fuente de placer y de poder. Shulamit Firestone en The Dialectic of Sex de

1979, agrega que el desarrollo de tecnologias reproductoras es la forma para liberarlas de

su papel traditional y, por lo tanto, de la unidad familiar.

Desde la perspective lesbian y homosexual se hace una critical al poder

heterosexual y sus political sexuales. Kate Millett en Sexual Politics polemiza la

marginaci6n de las lesbians e critical la postura de la liberaci6n femenina con s6lo lo

heterosexual. Asi, ademas de discutir la sexualidad desde varias perspectives a fin de que

las mujeres tomen el control sobre su cuerpo, Millet da apertura al debate sobre

representaciones sexuales no autorizadas por el feminismo en el espacio public como la

pornografia, y la violencia sexual femenina a mujeres, entire otros temas. Esta postura

abre un espacio mas a otras voces de mujeres.

De lo piublico y lo privado

Con respect a lo public y lo privado, que se ha venido mencionando en este

analisis, la critical cuestiona el poder que tiene el patriarcado para designer dichos

espacios. Al respect Jane Freedman sefiala en el texto Feminismo: ,.Unidad o conflict?

de 2004 que en la tradici6n liberal,

se consider la esfera privada como un ambito de libertad individual, donde el
hombre no se halla constrefiido por el poder del Estado, mientras que en la
tradici6n conservadora es la esfera public la que se consider como el ambito de la
verdadera libertad, porque en ella el hombre realize su verdadera humanidad
mediante la ciudadania y la participaci6n activas. (47)

Sin embargo, las mujeres de la clase trabajadora permanecen fuera de la esfera public y

se limitan a la familiar, es decir, a cumplir el papel traditional de esposa y madre. La

mayoria de las mujeres continue excluida del contrato social, es decir, de la igualdad de

derechos civiles.









Las feministas, en general, -sin descartar que existen grupos que promueven la

desaparici6n de lo public y lo privado-, no pretenden absolutizar ambos espacios. Mas

bien, los mismos concepts se van transformado y constituyen un element de constant

cambio. Ellas destacan que existen relaciones de poder en el espacio privado sobre todo

cuando hay violencia domestic, violaci6n o aborto. Como soluci6n, proponen la

negociaci6n de los limits entire los espacios privados y publicos para reconsiderarlos en

el ambito social y politico.

En el espacio privado el debate sobre el genero se reinterpreta como uno de los

retos para valorar las diferencias de genero y su origen en la vida personal. Al respect,

Eli Bartra en Neofeminism in Mexico, 2001, indica que el espacio domestic y la

opresi6n de la mujeres en este se auna a las relaciones de poder en el sistema patriarcal.

En este caso, los embarazos son un asunto personal que a su vez estan relacionados con la

salud, la demografia, y el aborto, es decir, con political publicas. La vida domestic se

observa como el problema de la opresi6n del poder en la familiar. Bartra concluye que el

neofeminismo como ideologia se compromete a buscar cambios sociales desde la

organizaci6n familiar y a reflexionar sobre los diferentes roles de cada miembro en las

relaciones de genero.

Los movimientos de mujeres en los casos de Bolivia, Honduras, El Salvador y Peru

emergen de la vertiente que promueve los derechos humans entire la poblaci6n. Es a

traves de la autorreflexi6n de sus histories que tanto mujeres como hombres reconocen la

opresi6n que se genera en el espacio privado y en el public dentro del context del

patriarcado. Las demands del neofeminismo se dirigen hacia la representaci6n de la

igualdad en various ambitos desde una perspective de genero para reflexionar y explicar









los diferentes papeles de las mujeres en sus respectivas sociedades y moments

hist6ricos.

Antecedentes: discursos sobre la igualdad en las narrativas de mujeres

Mas alli de clasificar situaciones y darles el nombre de neofminismo, un punto de

conexi6n es el tema de la des/igualdad. Sin embargo, cabe cuestionar, ten que espacios se

represent, considerando las experiencias de las mujeres en los diferentes ambitos y

moments hist6ricos? Es en la producci6n cultural y en la literaria donde las escritoras

elaboran un discurso que ha sido identificado como feminist por debatir ideas que se

insertan en los temas de la igualdad de derechos para las mujeres y que se representan en

la escritura. Esta se convierte en un instrument para salir al espacio public y cuestionar

los derechos entire hombres y mujeres en un context politico determinado.

La critical literaria feminist en los ochenta propone hacer una relectura de los

textos escritos por mujeres para analizar su perspective. De la misma manera las

escritoras en las diferentes narrativas de vida como la autobiografia, las cartas, el diario y

los testimonios sugieren temas, personajes y discursos para reflexionar sobre su

participaci6n en las construcciones sociales de las mujeres en el espacio privado y

public, teniendo como referente el patriarcado. Existe una trayectoria de escritoras en

los reinos de la Corona espafiola que desde el siglo XVII reclaman como punto de partida

la educaci6n para las mujeres.

Para el caso de Bolivia, Honduras, El Salvador y Peru, la escasa producci6n de

narrativas de vida produce un silencio que no tiene nada que ver con la estrategia para

pensar, como lo indica sor Juana en Respuesta a sor Filotea, sino mas bien refleja la

existencia de un poder patriarcal. En este sentido cabe indagar que esta ausencia lleva al

siguiente problema, ,c6mo explicar la invisibilidad de los papeles sociales de las









bolivianas, hondurefias, salvadorefias o peruanas? Para identificar las causes, revisare la

producci6n temprana de textos escritos de mujeres, como el de sor Juana y la madre

Francisca Josefa del Castillo, que plantean la desigualdad de espacios para las mujeres en

la educaci6n. Flora Tristan y Clorinda Matto de Turner representan el poder "de los

hombres sobre las mujeres" en el espacio domestic y public. Es en el siglo XIX que las

escritoras crean un sujeto femenino en sus textos autobiograficos, por ejemplo

Autobiografia y cartas de Gertrudis G6mez de Avellaneda, publicado en 1902. A

principios del siglo XX, Lucila Gamero de Medina en Blanca Olmedo (1903) busca

definir su texto como narrative de vida de mujeres. Posteriormente, a lo largo del siglo

XX, surgeon narrativas de vida en las cuales se elabora un discurso politico y de denuncia

desde el activismo politico. Claudia Lars represent en Tierra de infancia (1958) la

sexualidad y la trasgresi6n como una actividad ludica infantil. Por ultimo, Argentina Diaz

Lozano en Caoba y orquideas de 1986 reinterpreta la maternidad como un acto de

"femeneidad" mas que como una imagen de reproductora de hijos o hijas, segun lo

expone la critical marxista.

Igualdad por un espacio pfiblico en Respuesta a sor Filotea1

En si, el tema de la igualdad es un proyecto humanista que se ha representado en

diferentes moments de la historic de la literature aunque se legitima a partir del texto El

contrato social, de Jean Jacques Rousseau (1712-1793), publicado en 1762. Las escritoras

al relatar sus experiencias personales crean discursos en los cuales existe y se produce

una escritura en el espacio public. En las narraciones representan la desigualdad y


1En el libro de profesiones del Convento de San Jer6nimo testifica que Juana de Asbaje es "hija legitima
de Don Pedro de Asbaje y Vargas Machuca y de Isabel Ramirez" (Cruz, Obra Selecta 531). Nace en San
Miguel Nepantla. Su fecha de nacimiento se cuestiona. Calleja supone que naci6 el 12 de noviembre de
1651. Sin embargo, Alberto G. Salceda y Guillermo Ramirez prueban que la fecha es del 2 de diciembre
de 1648 debido a que los datos coinciden con el testamento de la madre (Paz 97).










promueven un cambio social. De este modo, alteran el modelo patriarcal debido a que

intentan romper el silencio y representan imagenes de mujeres.

Como antecedentes al debate sobre la igualdad entire los hombres se encuentra el

texto Respuesta a sor Filotea2 de sor Juana Ines de la Cruz que surge como un temprano

reclamo a ese espacio public para las mujeres durante el siglo XVII.3 El argument

central expone el conflict que ocasiona la confesi6n de sor Juana al obispo de Puebla,

Manuel Fernandez de Santa Cruz. La decima musa elabora otra interpretaci6n sobre la

fineza de la muerte de Cristo, causando controversial porque contradice el sermon que

ofrece en 1650, Antonio Vieira, de la Compafiia de Jesus en el Colegio de Lisboa. Vieira

discute la idea de que "compra Cristo cada presencia con la muerte en el Sacramento".

Para ella "Cristo compra la muerte con la presencia y no con la muerte; pues tiene la

presencia por acordarnos su muerte" (Cruz 17).4 El dilema radica en que Vieira subraya

que nadie puede igualar a Cristo; es decir, ni hombres ni mujeres.

El sistema colonial novohispano no s6lo censura a la escritora por participar en el

tema, sino que silencia a la mujer que intent discutir sobre la political religiosa. De este


2 Sor Juana describe Respuesta a Sor Filotea de la Cruz en 1691, tres meses despu6s de la publicaci6n de la
Carta atenag6rica. Sin embargo, se public en 1700 como obra p6stuma. Forma parte de la Primera
Edici6n del volume VIII (Madrid) Fama y obras p6stumas. El jesuita Diego Calleja apoya la publicaci6n.
Respuesta a Sor Filotea esta dirigida a su confesor en esos moments, el obispo de Puebla, Manuel
Fernmndez de Santa Cruz, oponente de Nufiez de Miranda (Paz 90).

3 Entre los contemporineos peruanos de sor Juana se encuentran Juan del Valle Caviedes y Luis Antonio
Oviedo Herrera y Rueda. Valle Caviedes, originario de Porcuna, en Diente de Parnaso (1689) describe a la
musa como "el mayor ingenio de estos siglos" y la compare con Catalina de Erausto (1592-1650). Por su
parte Oviedo Herrera, corregidor de Potosi en 1668, le describe a sor Juana el romance "Elogio a la D6cima
Musa" (Chang-Rodriguez 174-184).

4 "La Carta" aparece sin fecha en el libro de Autodefensa spiritual de sor Juana de Aureliano Tapia
M6ndez, publicado en Monterrey, Nuevo Le6n, M6xico en 1981. Pertenece a la colecci6n de various
informes del siglo XVIII de la Biblioteca del Seminario de la Arquidi6sis de Monterrey. "La carta" esta
dirigida a su confesor Antonio Nfiiez de Miranda, quien se retira en la 6poca de discusi6n de Viera. Pedro
Arellano lo substitute como confesor de Juana (Obras selects 638). Octavio Paz supone que este
document es unborrador del texto Respuesta a sor Filotea (633-634).









modo, su estrategia es narrar sobre su vida y representar una voz femenina en el discurso

religioso. Sor Juana logra cuestionar el posicionamiento de la mujer en el sistema

patriarcal, usando el discurso de las Sagradas Escrituras y reflexionando asi, "Bendito sea

Dios que quiso que fuese hacia las letras y no hacia otro vicio [. .] 6Que me habra

costado resistir esto?" (44). Con el uso de la ret6rica Juana de Asbaje, por un lado, se

inserta en el discurso religioso cuya voluntad depend de un ser todopoderoso y, por otro,

expone los motives sobre su decision para tomar los habitos. Marlene Kadar indica que

sor Juana utiliza el catolicismo para "estructurar una ideologia feminist" (7). Es decir,

expresa el poder de decision sin temor a las consecuencias divinas.

En su texto autobiografico, elabora un discurso sobre la libertad para el studio que,

parad6jicamente, encuentra en el convento, por lo que explica,

Entreme religiosa, porque aunque conocia que tenia estado de cosas (de las
accesorias hablo, no de las formales), muchas repugnantes a mi genio, con todo,
para la total negaci6n que tenia al matrimonio era lo menos desproporcionado y lo
mas decent que podia elegir en material de seguridad que deseaba de mi salvaci6n;
a cuyo primer respeto (como al fin mas important) cedieron y sujetaron la cerviz
todas las impertinencillas de mi genio, que eran de querer vivir sola; de no querer
tener ocupaci6n obligatoria que embarazase la libertad de mi studio, ni rumor de
comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros. (36)

El convento es el lugar el cual se contrapone al matrimonio, que como aqui se muestra es

la instituci6n que le impide a la escritora tener un espacio para leer. Acepta que el

convento es "lo menos desproporcionado" que puede elegir, es decir que desde otra

perspective tiene el poder de elecci6n dentro de sus propios limits.

Josefina Ludmer en "Las tretas del debil" de 1985 indica que el silencio significa la

"aceptaci6n plena del lugar del subalterno, asignado socialmente" debido a la acci6n de

callar, de no decir, no saber (49). Sin embargo, sor Juana crea un contradiscurso de

denuncia a la imposici6n de silenciar. Contrario a la "aceptaci6n" que propone Ludmer,









sor Juana utiliza la ironia para referirse a la Iglesia como espacio para pensar porque

predomina el silencio y favorece la escritura. A su vez, sugiere que callar es necesario

para aprender mas y que esta instituci6n es "el lugar mas a favor que en contra de las

mujeres, pues manda que aprendan, y mientras aprenden, claro esta que es necesario que

callen" (64). El convento se convierte en el lugar estrategico para recibir ideas y pensar.

Por ultimo, sor Juana no s6lo utiliza el convento como espacio para la producci6n

de pensamiento sino que reclama un lugar para la escritura en el espacio public.

Demuestra que la Iglesia consentia que algunas mujeres expusieran sus escritos en ese

espacio al citar nombres de mujeres pr6ximas a su epoca que participaban en la escritura.

Incluso, refiere que esta instituci6n no hacia distinci6n entire las "santas y no santas" (65).

Menciona que no era la primera vez que le prohibian el studio ya que, anteriormente,

una prelada tambien habia hecho ese impedimento, y con ironia aclara que no pudo

evitarlo. Sin mayores resultados sor Juana carece del privilegio de un espacio public

para su escritura y, en su lugar, es silenciada.

La imposici6n del silencio se identifica en la historic de vida escrita por la madre

Francisca Josefa del Castillo, quien vivi6 entire 1671 y 1742 en el Nuevo Reino de

Granada. En el texto Mi vida (1690) publicado en 1813 de character confesional, del

Castillo narra sobre sus sueios, emociones, temores y su vida religiosa en el convento de

Santa Clara. Se refiere a "sus faltas, expresando sus miedos al castigo divino y su sed de

arrepentimiento" (Ballesteros 35). Relata sobre su vida como administradora de las

finanzas de la comunidad y su cargo religioso, abadesa del convento, manteniendose en

el espacio privado. Destaca que el hecho de saber leer y escribir era un acto "sospechoso

y peligroso porque la escritura podia servir a las religiosas eventualmente para









comunicarse con el exterior" (36). Asimismo, describe que la acusan de enseiar la lectura

y escritura a las novicias, y eso la avergtienza porque es algo que no hizo. En si, el acto

de escribir es subversive para las mujeres y, por lo tanto, estos textos que narran la vida

son una manifestaci6n de la desigualdad entire hombres y mujeres en el espacio public

porque son censurados.

Discursos contestatarios de feministas europeas sobre la igualdad de los hombres

Es durante el siglo XVIII, cuando las feministas europeas Olympe de Gouges

(1748-1793) y Mary Wollstonecraft (1759-1797) cuestionan y revisan las practices sobre

la propuesta de la igualdad mientras que las escritoras latinoamericanas como Gertrudis

G6mez de Avellaneda en el XIX re-significan este concept para insertarse en el

proyecto humanista de la escritura como espacio public. Esta discusi6n sobre la igualdad

entire los hombres se legitima con El contrato social de Jean Jacob Rousseau. El texto es

censurado en el moment posterior a su creaci6n, aunque, adquiere mayor recepci6n

durante el period 1783 y 1799, e inspira la abolici6n de la esclavitud en Francia, que se

decreta en 1794. Asimismo, se legitiman las ideas de la republican, la libertad e igualdad

entire los hombres desde la Revoluci6n Francesa, 1789. Esta idea se inserta en los

planteamientos de la Ilustraci6n informados, ante todo, por la noci6n del poder de la

raz6n frente al absolutismo. El liberalism y la igualdad political son los principios claves

para apoyar el argument central en este texto.

Las feministas de Gouges y Wollstonecraft, sin embargo, identifican que el

principio de la igualdad no represent a las mujeres por lo cual elaboran discursos

contestatarios. El problema radica en que la tesis sobre la igualdad se apoya en la idea de

que el hombre es el sujeto del pacto. Rousseau en El contrato social establece que,









el jefe es la imagen del padre, el pueblo, la de los hijos, y todos, habiendo nacido
iguales y libres, no enajenan su libertad sino en cambio de su utilidad. Toda la
diferencia consiste en que, en la familiar, el amorpaternal recompensa alpadre de
los cuidados que prodiga a sus hijos, en tanto que en el estado, es elplacer del
mando el que suple o sustituye ese amor que eljefe no siente por sus gobernados.
(13)5

La cita anterior demuestra que en ambos espacios, privado y public, los hombres son

quienes ejercen el poder en este discurso ideol6gico. Ellos, desde una posici6n patriarcal,

son los responsables de transferir este discurso a la familiar, como primera instituci6n, y,

en seguida, al estado. Por ello, tienen a su cargo mantener el primer modelo de las

sociedades political. Las mujeres, por el contrario, son las productoras biol6gicas de los

sujetos que darn continuidad al patriarcado, permaneciendo en el espacio privado sin

obtener una agencia discursiva.

De Gouges y Wollstonecraft coinciden en que existe un subtexto de desigualdad en

la propuesta de Rousseau y que la educaci6n es el medio para que las mujeres participen

en la igualdad de los derechos legislativos. De Gouges en su texto contestatario

Declaraci6n de los derechos de la mujer y de la ciudadana [Les droits da femme, 1791]

expone que El contrato no menciona los derechos de las mujeres. La escritora afirma que

las mujeres por naturaleza son iguales a los hombres en su calidad de individuos y, en

consecuencia, deberian tener los mismos derechos que ellos.6 Problematiza la antitesis de

la igualdad y propone dar un nuevo significado al lenguaje revolucionario que continue

usando aspects del patriarcado. De Gouges, en su obra de teatro L'esclavage Des Noirs

(1786), incluye el tema de la igualdad entire generos sexuales, cuando indica que ambos


5 El 6nfasis es mio.
6 Se recomienda revisar este texto para mis informaci6n. Emma Clough, A study on Mary Wollstonecraft
and the Rights of Women (London: Longmans, 1898).









deben unirse para gozar de los mismos privilegios. En esta obra, ella argument que el

poder legislative deberia integrar a las mujeres y no s6lo atribuirles la virtud moral sino

proponer su participaci6n en colaboraci6n con los hombres, que para Rousseau esa

posibilidad s6lo esta en manos del padre y del gobernante. De Gouges profundiza en el

problema y cuestiona el c6mo las mujeres formaran parte de la igualdad legislative si no

tienen educaci6n.

Como respuesta, Mary Wollstonecraft en su texto autobiografico Vindicaci6n de

los derechos de la mujer, propone, por un lado, la libertad para tener derechos civiles y

acceso a la educaci6n como derecho y privilegio para ambos sexos. Por otro,

Wollstonecraft critical que aun existiendo la proclama de igualdad, las mujeres quedan

subordinadas al hombre por ser consideradas inferiores a este. Como propuesta las

convoca a que se eduquen y, asi, tener una vida racional y comprometerse con

actividades que puedan sostenerlas econ6micamente, hacerlas independientes y visible.

De este modo, Wollstonecraft a partir de su experiencia personal, sugiere la educaci6n

como un medio para su independencia econ6mica e intellectual (Ty 61). De Gouges y

Wollstonecraft, en general, no unicamente cuestionan la idea de la igualdad entire los

hombres debido a que las mujeres habian quedado fuera de este privilegio, sino tambien,

las escritoras proponen que la educaci6n para ellas se debe retomar en las discusiones

sobre la igualdad legislative.

El discurso latinoamericano del siglo XIX: reclamo por la igualdad de derechos

Aunque la tesis de Rousseau causa conflict entire las feministas europeas, el ideal

sobre la igualdad de educaci6n es una estrategia para que las latinoamericanas participen

en la escritura y en el espacio public. Surgen las primeras escuelas normales para

mujeres en el siglo XIX debido a la influencia de las ideas liberals y de la Ilustraci6n,









propuesta que no es bienvenida en los paises latinoamericanos. Una de las razones se

debe al reclamo de las mujeres por el derecho a una educaci6n mas alli del papel

traditional de madres y de esposas que se impartia en las escuelas de educaci6n basica.

Otra causa, es la exclusion en las political legislativas, que como en el caso del Peru, la

constituci6n de 1823 las excluye de esta reform por no tener ciudadania, en otras

palabras, por carecer de apoyo legislative (Tambini). Las escritoras en su mayoria

emergen de las escuelas para maestras como el colegio de Educandas fundado por Sim6n

Bolivar en El Cuzco, 1827, en Chile se crea en 1828 y en Argentina se establece la

Escuela Normal para Sefioritas en 1853 inspirada en las ideas de Faustino Sarmiento,

entire otras. La primera universidad latinoamericana que ofrece educaci6n a las mujeres es

la chilena en 1877, tres siglos despues de la creaci6n de la Real y Pontificia Universidad

que se estableci6 en Mexico en 1550.

Las escritoras reclaman la igualdad de derechos en el espacio public, entire las

cuales se encuentran las argentinas Juana Manso, Eduarda Mansilla de Garcia y Rosa

Guerra y la cubana Gertrudis G6mez de Avellaneda. La experiencia personal de G6mez

de Avellaneda en 1853 es no haber sido aceptada para ingresar en la Real Academia

Espafiola porque en los estatutos se prohibia la matricula a las mujeres. De este modo, el

derecho public de las mujeres para conseguir la independencia intellectual y moral y

tener acceso a la alfabetizaci6n se convierte en una demand social de la escritora. Pues

aunque G6mez de Avellaneda tiene un espacio para la escritura en los peri6dicos de la

epoca usa el nombre de su hermano como pseud6nimo. Asi demuestra que este espacio

va mas alli de lo privado, sin llegar a ser public para otras mujeres debido al context

ideol6gico. En ese moment de la Ilustraci6n, Espafia ya habia empezado a participar en









el reordenamiento de las estructuras sociales de Europa a partir del siglo XVIII y se

promovian poco a poco cambios en la diferenciaci6n sexual (Kirkpatrick 12).

Las experiencias personales de G6mez de Avellaneda salen al espacio public.

Autobiografia y cartas es la correspondencia que mantiene con su destinatario Ignacio

Cepeda entire 1839 y 1847. Propone un genero literario hibrido, que hoy pertenece al

campo amplio de la ficci6n, que se interconecta con la autobiografia, la carta y la ficci6n.

Su propuesta es crear una voz del yo que autorrepresente a la mujer que incursiona en la

escritura. Comparte con los lectores las cartas que le envia a Ignacio Cepeda, su

enamorado. Describe sus reacciones, emociones, sentimientos de pasi6n y amor

impossible a fin de representar un ambiente intimo y de continuidad al mismo tiempo que

va construyendo un sujeto femenino intellectual. Por eso, sus cartas inician con un

comentario que indica la continuaci6n del didlogo privado, por ejemplo,

Hoy, miercoles, 6 de octubre.

Recibo en cama todavia tu contestaci6n a la mia de anoche, y veo en ella palabras y
aun pirrafos enteros que no puedo dejar un moment sin respuesta. Dices que
haciendote entender que me parece de poco valer no espere yo jams que tu
deduzcas la consecuencia de que te quiero... (140)

La conexi6n de esta cita con el genero autobiogrifico tiene que ver con la narraci6n de si

misma. En este sentido, G6mez de Avellaneda represent un sujeto femenino que tiene

una vida professional, cuenta que describe poemas para la prensa espafiola y que esta

redactando Sab, que public en 1841. Al mismo tiempo, ese sujeto afiora la vida cotidiana

de una mujer comun. La estrategia de G6mez de Avellaneda, al utilizar el genero

autobiogrifico, permit, asimismo, la construcci6n de una voz del yo con mayor

presencia en la representaci6n del sujeto femenino intellectual, que retoma el discurso de

la igualdad.










El caso peruano: espacio legal y piiblico

En Peru, las escritoras produce temas cotidianos para mostrar su lucha por el

derecho a un espacio legal y public. Los siguientes textos de Flora Tristan y de Clorinda

Matto de Turner ejemplifican la forma como narran las mujeres en la especificidad de su

context. El primero, de Flora Tristan (1803- 1844), es autobiogrifico. Peregrinaciones

de una paria se public en Francia en 1835.7 La feminist franco-peruana, asimismo,

continue con la influencia de la Ilustraci6n, en un period posterior a la Revoluci6n

Francesa. Tristan describe la experiencia de su viaje a Arequipa, Peri, y utiliza como

leitmotiv su descontento por la desigualdad legislative que existe tanto para las francesas

como para las peruanas.8 Cuestiona el trato injusto de estas sociedades a las mujeres

abandonadas por el marido o a las viudas, quienes carecen del derecho al trabajo y son

despojadas de los bienes materials por los ex -esposos. Para las sociedades francesa y

peruana, Fe Revilla agrega en su texto critic La paria peregrina de 1995 que las mujeres

solas son "mal vistas y mal tratadas a pesar de que se acuerda la separaci6n de la pareja"

(100). Tristan, desde el Peri del siglo XIX, reflexiona sobre su experiencia en Francia, y

afiade:

Supe, durante esos seis afios de aislamiento, todo lo que esta condenada a sufrir la
mujer separada de su marido en medio de una sociedad que, por las mas absurdas
de las contradicciones, ha conservado viejos prejuicios contra las mujeres


7Flora Tristan pertenece a la generaci6n de la literature peruana 1792-1806 al igual que los escritores
Felipe Pardo y Manuel Ascencio Segura, representantes del costumbrismo peruano (Varillas 139).

8 El objetivo del movimiento de Flora Tristan se inserta en "una sociedad mis just e igualitaria". Su
actividad retoma la idea de El contrato social de Rousseau, "los series humans nacen libres, iguales y con
los mismos derechos". Sus ideas feministas cuestionan los conflicts de la lucha de classes, en el context
del socialismo ut6pico. En 1843 describe su obra Feminismo v Utopia. Uni6n Obrera expone ideas pre-
marxistas. Se manifiesta en contra de la violencia fisica y psiquica de su esposo la cual se justifica en el
"c6digo napole6nico prescribian la eterna minoria de edad de la mujer casada." Viaja a Peri para reclamar
la herencia de su padre y de su experiencia describe el texto de caricter autobiogrifico, Peregrinaciones de
una Paria (1883), en el cual denuncia las distintas manifestaciones de exclusion social de la sociedad de
Arequipa. El critic peruano Alberto Varillas la describe como "agitadora political y social (127).









colocadas en esta posici6n, despues de haber abolido el divorcio y hecho casi
impossible la separaci6n de cuerpos (22).9

La experiencia personal de Tristan expone la desigualdad de las mujeres en la vida

legislative. Ella es hija natural y una mujer separada, lo cual le impide gozar de

privilegios econ6micos como la herencia de su padre en Arequipa, y tener un matrimonio

reconocido por la ley. En consecuencia, no recibe protecci6n de esta porque es mujer

divorciada. La narradora contrast las diferencias legislativas y la vida cotidiana entire

europeas y limefias a partir de la especificidad de cada una. Tristan, al igual que

Rousseau, identifica que "la inteligencia no se desarrolla sino por sus fuerzas naturales";

y, sugiere que tanto las mujeres de Europa como las de Lima tambien cuentan con ese

privilegio. Compara que las primeras "desde su infancia son esclavas de las leyes, de las

costumbres, de los habitos, de los prejuicios, de las modas, de todo en fin... La mujer de

Lima, en todas las situaciones de su vida, es siempre ella" (280). La escritora ofrece una

perspective sobre la cultural limefia al analizar la saya con la que se cubren los rostros las

mujeres, y en vez de tomar esta costumbre como un impedimento a su vida

independiente, describe que la funci6n de cubrirse los rostros con la saya les da "libertad

de salir" al espacio public y ser ellas mismas (280). 10 En este sentido, el concept de

libertad en el espacio public difiere segun la especificidad cultural.







9 El 6nfasis es mio.

10 Chang-Rodriguez, al respect, menciona que hubo prohibiciones contra ese hdbito de las limefias. Entre
esas leyes se encuentran la emitida en 1624 por Diego Fernmndez de C6rdoba, Marqu6s de Guadalcazar y
virrey del Peni entire 1620 y 1628. Desde 1583 el concilio limefio censur6 la costumbre. Asimismo,
menciona que en Espafia se impidi6 que las mujeres se cubrieran el rostro segfin la ley emitida por Felipe II
en 1586, por lo cual se imponian multas y castigos. No obstante la moda perdura hasta el siglo XIX, como
lo estipula Flora Tristan (Chang-Rodriguez 145).










En el segundo texto, Herencia de1895, Clorinda Matto Turner (1852-1909)

ejemplifica la forma como narran las mujeres en una novela.11 Si bien, este no es una

narrative de vida, el texto por si mismo ejemplifica la censura en el espacio public de la

escritora por tratar el tema del abuso de poder de la Iglesia. 12 En esos moments, el clero

no se percata de la descripci6n de la intimidad en los personajes femeninos que la

narradora describe brevemente.

Matto de Turner indica que retrata la realidad. Los personajes femeninos reflejan

un acondicionamiento surgido del estatuto patriarcal y reciben influencias de las

corrientes literarias de la epoca, como el naturalismo. Sabine Schlickers atribuye que la

aportaci6n de la escritora al feminismo es el tratamiento que le da al "tema tabu de la

sexualidad" como resultado de "una herencia fatal de sangre" (264). Schlickers, con esta

frase, recicla la perspective de las voces masculinas en Herencia, que por un lado, se

refieren a la transmisi6n de pasiones de madre a hija, que se ejemplifica en la sensualidad

de Camila Aguilera. Para los personajes masculinos, Camila hereda "lo fatal" de Nieves,

su madre (39). La protagonista experiment deseos sexuales por Aquilino que culminan

con un embarazo, por lo cual se tienen que casar. El matrimonio, en la novela, impera




1 Clorinda Matto de Turner sale de Arequipa, Lima, para exiliarse en Chile, durante el gobierno de Nicolas
de Pi6rola, en 1895, moment en que su texto es censurado. En 1908, viaja a Europa y regresa a Argentina
donde muere. Su vida political a diferencia de su producci6n literaria no sigue la misma linea porque su
escritura es censurada. Matto de Turner persevera en el objetivo de promover la educaci6n para la mujer
dentro del context de la 6poca. En esos moments las mujeres aprendian a leer y a escribir cartas
personales, asi como los diferentes quehaceres del hogar, tal como lo retrata en su texto Aves sin nido
(1899).

12 Matto de Turner es la primera editor latinoamericana de un diario y redactora del El Peru Ilustrado,
revista politico-cultural del pais. Como consecuencia, el arzobispo de Lima la excomulga por sus ideas
political que critical a la oligarquia y proclama los derechos de las mujeres. El grupo opositor a las ideas
political de Matto incendia su casa, causando que salga para Argentina. La escritora lleva a la practice
political los reclamos de una educaci6n para la mujer (Varillas y Chang-Rodriguez.)









como un modelo social impuesto tanto para la clase alta como para la baja, representadas

por Camila y Margarita, hija adoptive de la familiar Marin.

Sin embargo, Schlickers ofrece poca atenci6n a la narradora quien desde otra

perspective describe las pasiones de los personajes femeninos y registra las reacciones y

deseos sexuales de Margarita y Camila. La primera protagonista cumple con el modelo

traditional y su pasi6n es discreta. Su inocencia esta simbolizada en la cruz de agata que

su medio hermano Manuel le habia dado y con quien no realize su idilio. La narradora

describe que Margarita, al recorder su pasado, siente una gran pasi6n, que,

abandonando los suefios er6ticos de la nifiez, se inicia en las realidades de la
material, inclinando la fantasia a la clasificaci6n de las formas del sexo opuesto y
despertando fuertemente la curiosidad, emanaci6n de la ignorancia. (Matto de
Turner 116)

En ese moment, Margarita se da cuenta de que esta enamorada de Ernesto Casa-Alta, su

actual pretendiente, con quien finalmente se casa. Su atracci6n fisica hacia el personaje la

hace sentir curiosidad que no manifiesta abiertamente sino que irrumpe en llanto debido a

que en este ambiente social las mujeres deben mantener discreci6n en cuanto a su

sexualidad.

La narradora compare las sensaciones er6ticas de Margarita con la experiencia de

Camila cuando esta besando a Aquilino Merlo, quien despertaba en ella "los sentidos,

sensaciones y deseos que no podria nombrar, pero que sacudian su organismo con el

poder de una pila Volta" (81). El resultado de la pasi6n de Camila la conduce a tener

relaciones sexuales que la narradora expresa nuevamente con la metafora de la fuerza

Volta para indicar la magnitude de su pasi6n que,

en ella deja vibrando toda la naturaleza al impulse de una ansiedad insaciable, que
no es propiamente la ansiedad corporal sino la acci6n de la entrega absolute que se









ha hecho de todos losfluidos nerviosos en el moment de la dicha sin nombre de
entregarse al ser amado (180).13

A causa de la naturaleza de la mujer, Camila expulsa fluidos, es decir, que Ilega al

orgasmo y se mantiene en silencio. Aquilino en esos moments le promete que se casara

con ella. Para el, la soluci6n a tal falta social es el matrimonio. Sin embargo, esta escena

es mas bien la descripci6n de la narradora sobre la intimidad, ofreciendo un espacio para

que las mujeres narren sobre si mismas y sus pasiones mas que ser analizadas desde la

perspective de los personajes masculinos.

El caso hondurefio: escribir era "oficio de hombres"

El caso hondurefio no es muy diferente del peruano, pues, asimismo, carece de

producci6n de narrativas de vida en el siglo XIX, hechas por mujeres. Hasta el moment

s6lo se ha registrado el texto Blanca Olmedo, publicado en 1903, de Lucila Gamero de

Medina. 14 La autora define con una nota introductoria que se trata del studioo de la vida

real". Utiliza el format del diario, al que llama "Memorando de Blanca" y en el cual

describe los dialogos con el fin de crear el ambiente de ficci6n. Blanca, el personaje, llama

al texto "Libro Intimo" en el cual describe por las noches (137).

La critical hondurefia Helen Umafia menciona que la producci6n de la escritora no

se inscribe en ninguna escuela ya que escribir era un "oficio de hombres" (22). Umafia

hace caso omiso a los detalles de la escritura de Gamero y coincide con el critic Jose

Francisco Martinez en que la producci6n de textos de mujeres, en esos moments, recibe

la influencia de la Ilustraci6n y del Romanticismo, "sin profundizar en los instruments

13 El 6nfasis es mio.

14 Lucila Gamero de Medina (1873- 1964) produce entire otros textos: Adriana y Margarita (1897) y
Piginas del coraz6n (1897), Aida (1912), Betina (1941), Amor ex6tico (1954), La secretariat (1954), El
dolor de amar (1951).









narratives" (242). Este indicador demuestra que Gamero de Medina no se inserta en una

corriente literaria porque narra sobre las experiencias de la vida y utiliza los diferentes

formatos, cartas, autobiografia, y novela. Es decir, su texto tiene matices hibridos.

La posici6n de Umafia lleva a la pregunta, ipor que las mujeres se mantienen

invisibles?" Uno de los problems de la construcci6n de un yo femenino es "la ausencia

de modelo" segun lo menciona la escritora Victoria Ocampo en su articulo "La mujer y la

expresi6n", publicado en 1936. Las funciones que desempefian las mujeres les han sido

asignadas por el patriarcado. En The Sex Which Is Not One, 1985, asimismo, la feminist

francesa Luce Irigaray indica que las mujeres, socialmente, son objetos para y entire los

hombres, y s6lo pueden imitar un lenguaje que ellas no han producido, por lo cual,

permanecen amorfas, sufriendo de pulsiones sin representantes o representaciones

posibles.

Esta ausencia de imagenes femeninas ha sido a su vez el catalizador para que las

escritoras emitan sus discursos a favor de los derechos de las mujeres dentro del sistema

patriarcal. Lucila Gamero de Medina participa en organizaciones civicas, sociales y

culturales, nacionales y extranjeras. Gamero, como activist, reivindica los derechos de

las mujeres en Honduras. Promueve la secularizaci6n de la vida en general, la

diversificaci6n productive, y la actualizaci6n cultural y educativa aunque sus ideas se

insertan en el proyecto liberal y de unidad centroamericana inspiradas por Francisco

Morazan.

El texto autobiografico de ficci6n Blanca Olmedo tiene como argument central

denunciar el comportamiento de los sacerdotes.15 Blanca, el personaje central, se agencia


15 Maureen E. Shea en su articulo "Blanca Olmedo: el amor er6tico como alegoria national hondurefia"
sitfia la novela de Gamero que se public en 1900 como fundacional para el caso de Honduras que durante









del discurso politico del moment para describirse a si misma a lo largo de la narraci6n.

En el espacio public se consider "una libre pensadora" y rechaza la confesi6n a

intermediaries de Dios (58). En el espacio privado, describe su cuerpo cuando se esti

vistiendo para ir a la fiesta que ofrecia Micaela Burgos de Moreno en honor al

cumpleafios de su hijo Gustavo. Blanca le pide a Mercedes, la doncella, que le ayude a

vestirse, y cuenta: "Quiteme parte de la ropa que tenia puesta, y apareci6 casi al

descubierto mi busto inmaculado, mi pecho ebrneo, sonrosado y terso; mis brazos

redondos, de carnes apretadas, suaves [.. .]" (91). Continuan los comentarios sobre el

vestido de Blanca, mientras que ella represent el silencio con los puntos suspensivos,

dando espacio para experimentar la sensualidad de su cuerpo desde una perspective

contemplative. Asi, Blanca participa en la definici6n del texto aunque, brevemente,

ofrece como indicador feminist la descripci6n de su cuerpo.

En sintesis, aun cuando las representaciones sobre las mujeres en estos casos de

studio son escasas, existe un compromise entire las escritoras Flora Tristan, Matto de

Turner y Lucila Gamero que son activists. La linea political y la escritura de sus

discursos y narrativas no divergen entire si porque denuncian en sus histories de vida la

falta de apoyo legislative a las mujeres en las instituciones civiles y religiosas. Sin

embargo, las descripciones sobre el cuerpo y la sexualidad de las imigenes de mujeres,

en el caso de Tristan y Gamero estin a cargo de la narradora y son minimas en el





el siglo XIX no adquiri6 una identidad national debido a los conflicts socio-econ6micos y politicos entire
liberals y conservadores. Shea confirm que la novela "consiste en el memorandum de Blanca, es decir,
su diario personal, que comienza el 6 de nero de 1900" (3-39). Asimismo, la novela ofrece un retrato
"perspicaz y trigico de la sociedad hondurefia a fines del siglo diecinueve, esperanzas para el siglo veinte"
(3-43).









personaje de Blanca, quien se contempla pasivamente, en silencio, en contrast con la

narradora de la novela Herencia.

Producci6n de un pensamiento feminist sobre la igualdad en el espacio piiblico

La producci6n de textos sobre un pensamiento feminist permit la reflexi6n sobre

la interpretaci6n del mundo a partir de la experiencia de las mujeres. Las escritoras de la

primera mitad del siglo XX en Peru, Bolivia, Honduras y El Salvador son activists y

participan en los discursos de denuncia contra los gobiernos militares y la inestabilidad

political que, de algun modo, son contextos que limitan la producci6n literaria sobre las

representaciones de las mujeres. El marco politico influye en el compromise de los

escritores, en general, con respect a los problems sociales. Las narrativas de escritoras

latinoamericanas aunque se insertan en las diferentes corrientes literarias, su producci6n

recibe influencia de su activismo politico y sus discursos literarios son un instrument de

denuncia social.

Aun cuando se expone una ausencia de producci6n de textos, las escritoras, como

la peruana Madga Portal, escriben ensayos con un pensamiento feminist. Las

salvadorefias cuestionan el papel de la matemidad y tratan temas sobre la sexualidad

mientras que las escritoras bolivianas representan los problems indigenas, y las poetas

hondurefias simbolizan la imagen de la patria. 16 Es decir que se crean varias imagenes de

las mujeres en diversos espacios literarios segun la apertura political que existe en cada

moment hist6rico.




16 Ente otras productoras de ensayos y literature con ideas feministas se encuentran las chilenas Gabriela
Mistral y Amanda Labarca, las argentinas Alfonsina Storni y Victoria Ocampo, la uruguaya Juana de
Ibarbouru,, la cubana Mariblanca Sabas AlomB, la venezolana Teresa de la Parra, y la mexicana Rosario
Castellanos.









Peru: mujeres en el APRA

En el caso del Pern, el discurso de Magda Portal, i.Quienes traicionaron al pueblo?,

publicado en 1950, declara su convicci6n por los ideales democraticos y "la redenci6n

social del pueblo peruano" (7). Los destinatarios son los apristas, lajuventud y las

mujeres. La fundadora del Partido Aprista Peruano, en 1930, regresa a Peri en 1945,

despues de haber sido desterrada por el dictador Manuel Prado Ugarteche (1939-45 y

1956-62). En esos moments, el Partido la nombra Subsecretaria aunque no llega a

desempefiar el cargo debido a que existen desacuerdos entire los lideres, ocasionando la

division del partido en 1948.

Portal ofrece un testimonio sobre su experiencia como lider aprista y su

posicionamiento con respect a la separaci6n del partido en el Tribunal de Potao. El

discurso politico de la escritora se inserta en las ideas democraticas y en los movimientos

de izquierda, destacando el anti-imperialismo, la reivindicaci6n de la libertad, lajusticia

social y los derechos del pueblo, incluyendo a los "hombres y las mujeres humildes" (13).

El conflict interno en el APRA cuestiona el derecho civico de las mujeres que, a

diferencia de los hombres, no tienen derecho al voto politico a los 18 afios sino hasta los

25.17 La critical de Portal hacia el partido se debe a la "deslealtad para la mujer aprista" ya

que existe un Comando Femenino al interior del partido (22). Ir6nicamente cuestiona si

de este modo,

el Partido del Pueblo recompensaba mas de 20 afios de leal adhesion de la mujer
que no hizo diferencias de edad ni sexo para luchar por la conquista de la libertad,
de lajusticia y de la democracia para todos los peruanos; que sufri privaciones de
toda indole, prisiones y persecuciones al igual que el hombre y soport6 con estoico



17 En la region andina y centroamericana el movimiento de mujeres continue con la proclama sobre la
igualdad legislative entire hombres y mujeres. El derecho al voto se gana en El Salvador en 1950; en
Bolivia, 1952; en Honduras,1955, y en Pern, 1979 (Joni Seager).









valor, los largos afios de miseria y de abandon en que la sumi6 la lucha aprista"
(22-23). 1

Este discurso muestra la participaci6n y la exclusion de las mujeres en las demands de

justicia social e igualdad. Si bien ellas quedan relegadas, el reclamo politico consiste en

alcanzar la libertad y justicia en un context democratic e igualitario.

Bolivia: problems sociales y mujeres invisibles

Los temas narratives de mujeres y sobre ellas son invisibles en contrast con el

discurso de los indigenas y su problematica social, que se represent en un primer piano.

La producci6n se hace sobre los contextos hist6ricos como la guerra civil de 1949, la

revoluci6n de 1954 y la vida cotidiana durante los gobiernos militares. A partir de la

decada de los sesenta, la literature adquiere un giro de denuncia social y represent temas

referentes a la explotaci6n de la clase minera, entire los cuales se encuentran las novelas

Pueblo enfermo (1915) y Raza de Bronce (1919), de Alcides Arguedas e Intimas (1913),

de Adela Zamudio.19

Honduras: la escritora como simbolo de la "Madre Patria"

En Honduras, se represent la mujer como madre de la patria. Su imagen tampoco

se represent en las narrativas debido a que reflejan problems sociales, en un primer

piano, como el analfabetismo y la pobreza. Entre algunas escritoras que refieren un

espacio para los problems de las mujeres se encuentran Paca Navas y Argentina Diaz

Lozano.20 Las escritoras, como Mercedes Lainez de Blanco, simbolizan la maternidad sin



18 El 6nfasis con bastardillas es mio.

19 Ver las histories sobre literature boliviana de Castafi6n y Caceres.
20 Argentina Diaz Lozano (1912), periodista del diario guatemalteco"El imparcial" y del hondurefio "La
hora". Como escritora su obra literaria recibe influencia de las corrientes literarias del realismo regional. En
sus temas existe una bfisqueda descriptive de la naturaleza y de los hondurefios. Entre sus novelas se
encuentran Peregrinaje (1942), Luz en la senda (1935), Mavapin (1950), 40 dias en la vida de una mujer









la intenci6n de crear un discurso que cuestione su posici6n con respect al patriarcado.

La imagen de la madre sigue siendo el equivalent a la patria.

Jose Gonzalez en su Diccionario de literatos hondurefios de 1997 hace una resefia

sobre las escritoras como imagen national sin destacar las aportaciones de las escritoras

como feministas. Este critic menciona que Lainez de Blanco es electa "Madre de

Honduras" en 1950, sin considerar que esta poeta se consider una de las precursoras del

feminismo en ese pais. La poeta participa activamente en la Conferencia Panamericana

de Mujeres que se celebra en Baltimore, los Estados Unidos en 1922 y represent a las

hondurefias en la Asamblea de la Comisi6n Interamericana de Mujeres en Buenos Aires.

Helen Umafia arguye que aun cuando la producci6n narrative esta circunscrita en la

ideologia patriarcal, se debe reconocer el valor de la escritura de mujeres porque se trata

de "una mujer perteneciente a una sociedad no s6lo patriarcal sino machista" (166).

Umafia identifica al machismo como una vertiente del patriarcado, sin embargo, no

define ninguno de los concepts.

La novela de Paca Navas de Miralda,21 Barro (1951), por otro lado, trata sutilmente

la violaci6n de las mujeres, ademas de referirse en un primer plano a los problems

sociales, politicos y econ6micos en el context de las plantaciones bananeras de

Honduras. El personaje de Carmen se desenvuelve en el espacio privado, ya que es

seducida y abandonada, aunque posteriormente Remigio se casa para dignificar su




(1956), novelas hist6ricas, Tenemos que vivir (1961), Fuego en la ciudad (1966), un libro de cr6nicas
Sandalias sobre Europa (1961), Aqui viene un hombre (1968), biografia del guatemalteco Clemente
Marroquin Rojas que fue propuesta por el Circulo de escritores guatemalteco para el premio Nobel de
Literature (Jos6 Martinez 314-315).
21 Public Ritmos criollos en 1947, y dirige la revista La voz Atlfntida en La Ceiba, Honduras.









nombre, perdonandole a ella su desliz sin reflexionar que ella ha sido victim de

violaci6n sexual.

El Salvador: activismo politico y sexualidad

En contrast con El Salvador, la escritora Lilian Jimenez, en el ambito diplomatico

durante la decada de los treinta, participa en la Federaci6n Intemacional Democratica de

Mujeres en Viena, donde cuestiona las acciones militares en contra de los derechos

humans (Duarte 53). En los afios treinta, las escritoras promueven activamente la

igualdad legislative. Tal es el caso de Prudencia Ayala, quien pide su inscripci6n como

ciudadana de San Salvador y se postula como candidate a la presidencia. Como activist,

en su articulo "Mi feminismo" cuestiona el papel de las mujeres como instruments de

placer y maquinas reproductoras y public "el texto Payaso literario en combat" en

1928" (Duarte 28). La escritora Matilde L6pez, de igual modo, se suscribe en la

Asociaci6n de Mujeres Universitarias (1967 y 1975) y en la Fraternidad de Mujeres

Salvadorefias (1969). En estas organizaciones promueven la solidaridad y la fraternidad

entire mujeres, sin un activismo que promueva cambios sociales profundos en el sistema

politico del moment.

En el Buildungsroman Tierra de infancia, publicado en 1958, se narran los temas

del cuerpo y de la sexualidad. La escritora salvadorefia Claudia Lars describe a personas

y hechos desde la perspective de una nifia. En breves capitulos resefia las aventuras que

tuvo con la persona a la que le dedica el capitulo, sin mencionar el nombre. Lars no s6lo

utiliza la voz del yo sino tambien las voces en tercera persona para describir a sus amigos

y familiares. Eduardo Maryorga en la introducci6n indica que este "libro no provocara

ninguna polemica en los circulos literarios. No plantea ni siquiera roza- los graves

problems politicos sociales que preocupan al mundo" (13). Sin embargo, la memorial









selective de Lars elige el moment cuando Carmen era nifia narrando su experiencia

personal,

Y ahi me orinaba sin pizca de vergtienza, encima de las asustadas hormigas que se
metian debajo de los terrones o se agarraban con desesperaci6n a los tallos de la
yerba. Entonces me ponia a pensar que yo era el mismo Dios, puesto que podia
destruir a muchas criaturas en un segundo, ahogandolas con el diluvio que salia de
mi cuerpo. Esta orgullosa idea me infundia poder. (Lars 52)

Ella tiene poder y goza por el hecho de saberlo. Ademas, hace la analogia de su diluvio

con el causado por Dios. En este sentido, no existe tal inocencia como lo argument

Mayorga sino una representaci6n de poder a partir del cuerpo de una nifia. Ademas,

Carmen juega a las transgresiones sexuales, y un dia les dice a sus amigos que su

verdadero nombre es Rodrigo y agrega:

Yo no soy una nifia como ustedes creen. Soy un var6n... Me llamo Rodrigo,
porque ese nombre me puso el Padre Lemus el dia que me bautiz6. El abuelo queria
que me llamara Carmen, por darle gusto a la abuela y como el manda en esta casa y
hace siempre lo que le de la gana, dispuso que me pusiera ropa de mujer y me
cambiaron el nombre. (Lars 56)

Los nifios que la escuchan no creen sus palabras y la interrogan a lo que Carmen siempre

tiene una respuesta. El abuelo es descrito como el representante patriarcal de la familiar y

por lo tanto ordena y es obedecido. La nifia hace valer sus derechos y siempre esta

dispuesta a tomar absolutea posesi6n" de su propiedad (72). S61o tiene pena cuando una

nifia muy bien vestida, de Sonsonete, El Salvador, la observa mientras da vueltas en la

bicicleta. Las apariencias de ambas son distintas. Carmen entonces indica,

Rapidamente compare el desorden de mi cabello con sus suaves rizos, mi sucio
pantal6n de dril con su precioso vestido, mi aspect amuchachado y rustico con su
gracia de casi sefiorita y tuve que admitir que me sentia avergonzada de mi persona.
(126)









Carmen despues de esta experiencia pasa a la curiosidad y es asi como se acerca a la

nueva vecina que sera su gran amiga e inspiraci6n para Lars, la poeta. La imagen es de

una chica que tiene un lugar en el espacio public en contrast con otras j6venes.

Los temas de estas narrativas de principios de siglo, en general, son la solidaridad,

el compromise con la militancia revolucionaria, los problems sociales, y la busqueda de

nuevas expresiones, dando apertura a las voces de mujeres representadas por ellas

mismas. Para los afios sesenta, por un lado, la inestabilidad political impide la producci6n

literaria en Bolivia, Honduras, El Salvador y Peru. Por otro, este ambiente politico

influye en el compromise de los escritores hacia los problems sociales que se general

durante gobiemos militares y dictaduras. A su vez, la universidad, como centro de

confluencias culturales y political, tambien pasa por la censura, persistiendo la idea del

compromise de los escritores. Entre otras exponentes, se encuentra Claribel Alegria, de

nacionalidad salvadorefio-nicaragtiense, quien denuncia la explotaci6n de los enclaves

cafetaleros en el context de la censura a la universidad y del exilio. La narrative

testimonial se produce en el ambito de la guerra civil y que se publican various textos

cotexto narrados por las escritoras que son testigos y cuentan sus experiencias de vida.

LRepresentaciones neofeministas?

El espacio privado asimismo se hace public con la producci6n de narrativas de

vida de mujeres de diversos ambitos sociales y politicos. El critic salvadorefio Gallegos

Valdes arguye en la decada de los ochenta que la participaci6n de la mujer en la escritura

es una aventura, y "una inquietud que ya no es meramente subjetiva de la mujer aislada

de su pequefio mundo hogarefio, sino que ahora se vuelca, con nueva y mejor preparaci6n

del present tan complejo, al lado del hombre, considerado como compafiero en la

responsabilidad de la aventura vital" (286).









En contrast con las ideas del neofeminismo que subrayan la importancia del

espacio privado de las mujeres, Valdes muestra en esta cita la idea de fraternidad con los

hombres minimizando el espacio privado como s6lo un "pequefio mundo hogareio". Este

espacio no tiene valor en comparaci6n con "la aventura" de la escritura, si no se toma en

cuenta la importancia de las escrituras hechas por las mujeres. Como resultado de este

tipo de opinions, el tema del espacio privado y la vida domestic adquieren importancia

entire las escritoras, haciendo conexiones con la propuesta neofeminista de que lo

personal es public.

El papel de las mujeres en el hogar adquiere importancia en la narrative y se narran

temas sobre la intimidad que salen hacia el espacio public, como en Caoba v orquideas

publicado en 1986. Argentina Diaz, en esta autobiografia de ficci6n, reproduce el modelo

patriarcal que se ejemplifica con el hecho de tener un esposo ideal, el matrimonio

perfect y un papel en las labores domesticas. La escritora crea un personaje femenino,

Leonor Milla, que se opone al papel traditional de la mujer y rechaza el desliz de su

esposo, Felipe Melgar. Ella idealiza la descripci6n del marido cuando este confiesa sus

faltas en una carta, dirigida a la tia de Leonor, y le pide que interceda por el, ya que

Leonor lo ha abandonado y se mantiene firme en su determinaci6n de no regresar.

Leonor elabora un discurso sobre la igualdad en la pareja ya que el hecho de tener

un hijo es una prueba para ella, de "la femenidad" y para el, de "la masculinidad" (93).

Ella es una madre, ama de casa y una mujer inteligente y apasionada. La narradora la

describe como mujer active en la sexualidad: "Cuando el cuerpo de una mujer inteligente

y sensible aprende a vibrar y compartir el placer sexual, se integra todo su ser, se









agudizan sus sentidos y se vuelve como lira ejecutada con maestria [. .]. Leonor se

sentia orgullosa de poder dar tanto placer al amado y de ser capaz de compartirlo" (57).

La narradora hace una conexi6n entire la experiencia personal de Leonor y las

compafiias bananeras para quienes trabaja don Antonio, su padre, desde Nueva Orleans.

La tia, por el contrario, se opone a la influencia de ideas extranjeras. Ambos personajes,

el padre y la tia, simbolizan la lucha entire liberals y conservadores, intereses

econ6micos externos e internos. La denuncia de Caoba y orquideas sobre el capital

extranjero en las compafiias bananeras se crea a partir de la perspective de una mujer de

la clase social alta.

Las representaciones sobre las experiencias personales de las escritoras activists

continuan narrandose en la escritura testimonial. Por un lado, Ana Guadalupe Martinez

denuncia el moment que vive cuando fue torturada en Carceles clandestinas en El

Salvador, publicado en 1976. La escritora asimismo participa en la actividad political, y al

separarse el Frente Nacional ella propone integrar su propio Partido Democratico. Por

otro lado, Jacinta Escudos produce un testimonio utilizando las diferentes formas de

escritura de vida como las cartas, las memories y los testimonios para narrar su vida

intima y su context politico. Ella tambien se consider testigo de los hechos que

denuncia en Apuntes de una historic de amor que no fue (1987).

A manera de conclusion: en bfisqueda de conexiones

Ahora bien, si una rama del feminismo lucha por los derechos de igualdad entire

mujeres y hombres, ide que manera hacer conexiones con los concepts te6ricos del

patriarcado, de genero y de espacio? Desde la perspective de las neofeministas

estadounidenses, la desigualdad de derechos se explica a partir de analizar las relaciones

de dominaci6n que se ejercen en el patriarcado. En este sentido, cabe distinguir las









diferencias entire generos sexuales y articularlas a la especificidad de cada cultural para

comprender sus interacciones y construcciones sociales. Los concepts de maternidad,

sexualidad y cuerpo se reinterpretan en los textos literarios segun la especificidad de cada

pais, Peru, Bolivia, Honduras y El Salvador. La propuesta neofeminista consiste en

analizar estas representaciones en el espacio privado y public. De este modo, desde la

perspective de los various feminismos se propone hacer una autorreflexi6n y critical sobre

los temas que se narran y sobre c6mo los representan las mujeres. Las narraciones de las

escritoras latinoamericanas, antes mencionadas, y las ausencias de narrativas de vida

escritas por mujeres se identifican con las causes sociales y political de cada pais en

studio.

En resume, las representaciones de personajes, narradoras y escritoras en los

espacios publicos y privados se ubican en el marco del patriarcado y representan desde la

experiencia personal las relaciones de des/igualdad entire hombres y mujeres. Es decir, en

primera instancia la educaci6n para las mujeres persiste como una de las demands a fin

de dar soluci6n a sus problems, en ambos espacios. Este reclamo en la escritura

latinoamericana surge desde el siglo XVII, cuando aparece Respuesta a sor Filotea y

continue haciendose en el siglo XIX. Como por ejemplo, la novela Ayes sin nido (1899)

expone que la educaci6n significa prepararse para ser amas de casa. En el siglo XX, las

universidades se cierran. Jacinta Escudos da testimonio de c6mo la guerra civil

salvadorefia ocasiona que se clausuren las universidades, aun cuando s6lo tienen acceso

las classes media y alta. Los indigenas y la clase trabajadora son representados en las

novelas, en general, como imagenes en silencio. En este sentido, el marco de referencia

patriarcal es un sistema politico que mantiene el poder no s6lo en las relaciones de genero









sino tambien entire las classes sociales, tal como lo menciona la critical estadounidense

Judith Lorber.

En segunda instancia, cabe rescatar la idea de que la escritura es un instrument de

denuncia sobre la desigualdad de derechos legislativos y de genero mas que asumir que

se trata de un "oficio de hombres". Con respect a los derechos legislativos,

Peregrinaciones de una paria (1835) expone las desventajas de una mujer divorciada e

hija ilegitima que carece de protecci6n legal tanto de las leyes de Francia como de Peru.

Las escritoras europeas, en esos moments, tambien participan en discursos

contestatarios a la igualdad de los hombres, originalmente propuesta a partir de Rousseau.

Magda Portal, entire otras escritoras, cuestiona su posicionamiento desigual como lider y

mujer en la political internal del APRA y por medio de la escritura manifiesta estas fallas.

En si, el tema de la educaci6n converge en la escritura como un espacio para una

autorreflexi6n sobre los papeles de las mujeres que explique la desigualdad entire los

hombres y las mujeres.

En las narraciones de vida que se han hecho desde el siglo XVII y en los intentos

por participar en lo public, a partir de la escritura, los temas desde las experiencias

personales son narrados por ellas mismas. Las histories contadas en memories,

autobiografias de ficci6n, diaries y testimonios han ido moldeando un espacio en la

literature, que se inserta en un amplio concept llamado narrativas de vida (life writing).

El espacio literario es, del mismo modo que el neofeminismo, un lugar de discusi6n,

critical y denuncia de ideas sobre los diferentes papeles sociales de las mujeres que

claman derechos "a la par del hombre". La igualdad result ser el tema que persiste como

un punto de conexi6n entire feminismos.






48


En el capitulo 3, "El testimonio como narrative de vida" se mostrara c6mo las

mujeres de la clase trabajadora, asimismo, cuentan sobre sus histories a partir de una

agencia discursiva en los testimonies, creando un espacio de igualdad en las narrativas de

vida.














CAPITULO 3
EL TESTIMONIO COMO NARRATIVE DE VIDA

Narrativas de vida (life writing)

En los testimonies, al igual que en otras narrativas de vida, se represent un sujeto

femenino que narra las experiencias personales y las legitima. La critical canadiense,

Marlene Kadar, sugiere que el concept life writing agrupa estas narrativas en las cuales

las mujeres, al igual que los hombres, cuentan sus experiencias personales y cotidianas.

Desde la perspective de los studios culturales en este genero narrative se incorpora la

vida que ha sido contada por la gente ordinaria, debido a que ha sido silenciada, o ha

permanecido al margen de un discurso hegem6nico.

En el testimonio se reclama la veracidad de los hechos que se cuentan situandolos

en un ambiente hist6rico desigual y colectivo. El discurso testimonio de las mujeres de la

clase trabajadora por un lado, funciona como instrument del colonizador espahol y, por

otro, es una forma de liberaci6n para aquellos que no tienen voz, en el context de los

movimientos sociales del siglo veinte. El testimonio result, entonces, un instrument

literario que se propone liberar la voz, enunciando un discurso veraz en contra de un

sistema econ6mico y politico desde una posici6n active.

La estrategia discursiva de la veracidad

La discusi6n con respect a la veracidad distingue el testimonio de otras narrativas

de vida, como la epistola, la autobiografia, la memorial y el diario, entire otros. En cuanto

a este tema, el historiador y fil6sofo estadounidense John Fiske en "Culture, Ideology,

Interpellation" de 1998 alude que desde una perspective estructuralista la realidad se









comprende a traves del lenguaje o de los sistemas culturales de significado, por lo que la

idea de una verdad objetiva es impossible (306). La verdad que se reclama en el

testimonio, entonces, se entiende en terminos de c6mo se hace, por quien y en que

moment se produce. Miguel en "The Documentary Novel" de 1981 coincide con la

representaci6n del lenguaje oral como prueba para dar veracidad a la narraci6n de hechos

hist6ricos significativos para los lectores y para los que dan su testimonio.

Hyden White en "The Fictions of Factual Representation", publicado en 1978,

desde el nivel narrative indica que la veracidad en la historic y la ficci6n en la literature

usan las mismas formas discursivas y de escritura (121). Ambos representan la imagen

verbal de la realidad s6lo que el novelist lo hace con tecnicas figurativas y el historiador

con el registro de events que coinciden con los hechos (122). En el discurso testimonio

se aplica una combinaci6n de ambas tecnicas, generando un texto hibrido.

Marta Traba, critical y escritora argentina, aunque no se refiere al caso del

testimonio sino del escritor, destaca que la verdad es una operaci6n que transform el

texto a partir de la manipulaci6n que el autor hace al organizer la historic y seleccionar

los recuerdos. Traba situa,

.el trabajo del escritor entire los fragments de un mundo que se da a su alrededor
sin ninguna unidad ni coherencia; y [agrega] reconozco su capacidad para pensar
un sistema o una soluci6n artificial capaz de organizer el caos, depend de cual sea
su actitud, pero en todo caso sometiendolo a una operaci6n transformadora, lo que
indica un enfriamiento y una distancia con respect a los materials que dispone.
(22)

Para ella, aun cuando el escritor o la escritora organizan la informaci6n de los materials

se genera la dialectica de la manipulaci6n del texto, que por un lado significa organizer y,

por otro "dejar enfriar" y alejarse para no contaminar el texto y crear un ambiente mas

objetivo.









La propuesta de la veracidad se retoma en el concept de las narrativas de vida en

las cuales se establece una relaci6n entire el texto que se produce y el mundo que lo rodea,

es decir, las circunstancias hist6ricas y el context cultural en que se elaboran las

narrativas de vida como escenarios de la historic que se cuenta. Elizabeth Cohen advierte

que: "Culture defines the words, the gestures, the units of meaning, the patterns of

arrangement, through which people among them writers, package their experiences both

for themselves in consciousness and memory and for others in text" (86). En otras

palabras, la cultural le da forma al texto que se produce como memorial, autobiografia, o

testimonio.

Este double sentido permit, en algunos casos, que las narrativas de vida se

aproximen a la vida real debido al caracter de veracidad como se cuentan los hechos. La

critical chilena Alicia Salomone en Modemidad en otro tono (2004) expone la hibridez

del concept de narrative de vida como genero, pues result "ambiguo, limitrofe, entire la

ficci6n y la realidad, entire lo public y lo privado" (5). Estas narrativas, en general, se

articulan con los proyectos cotidianos de vida, las histories de familiar y sus relaciones

tanto en el espacio privado como en el public. Las voces femeninas cuentan sus histories

de vida y crean un espacio para el posicionamiento de un sujeto femenino como agent

del discurso.

Posicionamiento del sujeto femenino

El posicionamiento es, en otras palabras, la "toma de acci6n" del sujeto femenino

en el discurso-testimonio. Es decir, el sujeto femenino toma conciencia porque identifica

su problema y esta dispuesto a insertarse en un discurso. Sin embargo, cabe preguntar,

,de que modo toma una posici6n el sujeto femenino en las narrativas de vida? y, 6c6mo

influye el context hist6rico en la agencia discursiva? En si, el sujeto femenino se









posiciona para enunciar un discurso con el cual exhorta a las mujeres a reflexionar sobre

su papel en el context de las sociedades patriarcales. Con respect al testimonio, Linda

Craft en Novels of Testimony and Resistance from Central America de 1997, argument

que los testigos hablan en nombre de una comunidad mas que de lo personal, pero

reconoce que el acceso a la palabra escrita da autoridad al sujeto que cuenta la historic, en

este caso a las mujeres de la clase trabajadora.

Linda Alcoff, desde la perspective de los studios culturales, resignifica el termino

de sujeto como "posicionalidad". La critical postestructuralista confirm que para llegar a

ese posicionamiento se toma en cuenta "un moment hist6rico determinado cuyas

practices y discursos determinan a ese sujeto, el cual tendria, sin embargo la posibilidad

de plantearse una politicala de la identidad", una toma de posici6n que le permit al sujeto

la acci6n sobre esas practices y discursos que la determinan (27). En este caso, un sujeto

active con conciencia political es quien toma una posici6n y se responsabiliza de un

discurso (asi como lo hacen las escritoras en el capitulo anterior).

En la discusi6n sobre el testimonio desde la perspective postcolonial surge otro

analisis. El Grupo de Estudios Subalternos de Latinoamerica en 1992, se refiere al

posicionamiento como un espacio fisico. John Beverley en Testimonio: on the politics of

truth explica que el sujeto subaltemo, del mismo modo, se mueve desde el margen hacia

el centro, no s6lo para interpreter el mundo sino para cambiarlo.1 Para que esto ocurra,


1 En el diccionario, la palabra subaltemo significa persona de rango inferior. Antonio Gramsci, adopta el
concept subaltemo para referirse a aquellos grupos sociales que estin sujetos a las classes en el poder
(Gramsci 52). En la d6cada de los ochenta, Gayatri Spivak cuestiona si la mujer subaltema puede hablar.
Llega a la conclusion de que no puede porque es una sombra y es doblemente excluida (Spivak 104). El
Grupo de Estudios Subaltemos de Latinoam6rica en 1992 propone el concept "sujeto de la praxis" como
subaltemo (Rabasa ix). Para este grupo, la palabra subaltemo es un t6rmino que incluye la emergencia de
subjetividades, como nifios de la calle, mujeres, estudiantes y despojados (Rabasa viii).









Beverley propone un sujeto active que se mueve del espacio margen hacia el centro, en la

relaci6n subalternidad-hegemonia. El prop6sito del subaltemo es narrar "las experiencias

de un sujeto [subalterno] con el prop6sito de denunciar y transformar un pasado-presente

de marginalidad y explotaci6n para que este no se repita y/o cambie" (Garcia 12). Es en

ese moment que el subalterno agencia un discurso que en Latinoamerica, segun

Beverley en Testimonio. :. "permitted a move beyond dependency theory, which was the

economic "base" so to speak, of the account of a cultural dynamics and agency" (xii).

El critic Oropeza Prado ofrece un punto de vista discursivo. En El discurso

testimonio y otros ensayos, publicado en 2001 analiza de cerca el discurso que produce el

sujeto y lo identifica con la voz del yo. El critic mexicano sefiala que en general el

discurso abarca la enunciaci6n que supone un interlocutor (yo) y un oyente (tfu) y, de

algun modo, "la intenci6n del yo es influir en la voz de tu" (44). Oropeza Prado

ejemplifica que en el discurso-testimonio ambas voces (yo-tu) tienen la posibilidad de

enunciar un discurso de manera dial6gica. Por un lado, esta relaci6n se manifiesta en el

multiforme discurso oral y, por otro, "en una cantidad de escritos que reproducen la

forma del discurso oral" (44). La relaci6n dial6gica tambien se identifica en las diferentes

formas de narrativas de vida.

Cristina Rodriguez agrega con respect al discurso que este "es la propia voz de los

que siempre han permanecido en el silencio y que ahora, despues de afios de resistencia,

optan por hablar. Su intenci6n al hablar no es destacarse como individuos sino ser

portavoces de los oprimidos, los desaparecidos, los encarcelados sin nombre" (370). Esta

definici6n se relaciona con las definiciones del posicionamiento del sujeto y del sujeto

subaltemo, ademas de destacar la funci6n del sujeto portavoz de los "sin nombre".









La critical al testimonio, en general, coincide en que existe un sujeto subalterno, y

en que la funci6n del discurso tiene como fin emitir una voz por lo cual el sujeto require

tomar una posici6n en el discurso testimonio y salir del espacio de margen para moverse

al centro. Beverley y Oropeza contribuyen a la especificidad de un sujeto femenino que

elabora un discurso. Por su parte, las testimoniantes produce, al igual que los sujetos de

otras narrativas de vida, "las estructuras especificas de emplazamiento, categories y

creencias que disputan significados y emiten relaciones sociales de poder hist6rica y

culturalmente particulares, construidas y susceptibles de cambios" (Salomone 1).

En los diversos formatos de las narrativas de vida, las escritoras proponen el

posicionamiento en el cual un sujeto y un objeto femeninos participan en la relaci6n

discursiva como emisora y receptora. El sujeto femenino que se produce en este espacio,

en primer lugar, trata los temas que tienen que ver con los conflicts sociales desde la

perspective de genero y represent el discurso de tradici6n patriarcal present aun en sus

narraciones de la vida cotidiana de los testimonios de mujeres.

La toma de posici6n del sujeto se complica por la forma en que el sujeto agencia un

discurso. En algunos casos, el discurso del sujeto femenino parodia los discursos

masculinos, lo cual Ludmer identifica como "las tretas del debil". En otros, el sujeto

femenino hace un desdoblamiento discursivo que crea conflict con la autoridad y

represent la fragmentaci6n del discurso. Otra propuesta es el dialogo entire diferentes

narradores, y desde diversos espacios como se vera en el testimonio de Jacinta Escudos.

De este modo, a partir de la autorreflexi6n y de la busqueda de una identidad propia de

las mujeres, ellas identifican, representan y reflexionan sobre los problems producidos

en los discursos de las sociedades patriarcales.









Entre testimonies y otras narrativas de vida

El testimonio como narrative de vida

A fines de los sesenta, las escritoras participan como mediatizadoras en la

elaboraci6n de testimonies y contribuyen a que el sujeto femenino tome una posici6n

discursiva, considerando los diferentes contextos en los cuales se desarrollan las histories.

Al igual que la producci6n de testimonies de hombres, las mujeres son testigos de la vida

real y ofrecen su propia version de los hechos, reclamando la veracidad de sus

experiencias. Alrededor de la vida que se cuenta, se incorpora el context hist6rico del

moment tal y como lo hacen las escritoras de otras narrativas de vida. La especificidad

de los testimonies de mujeres es ofrecer un espacio para el posicionamiento de un sujeto

femenino que no s6lo sea colectivo sino tambien individual. Ellas se autorepresentan en

el espacio public y privado.

El testimonio como narrative de vida se centra en lo cotidiano de las mujeres,

concentrandose en la especificidad del genero sexual, el cuerpo de la mujer, la

maternidad, el matrimonio, y la familiar, entire otros temas. Desde la perspective literaria,

el testimonio constitute un espacio, igualmente literario, en el cual los testimoniantes

incluyen las representaciones culturales de hombres y mujeres que les permiten a los

lectores reflexionar sobre las construcciones sociales articuladas a la cuesti6n de genero

sexual.

Los testimonies orales registran en la escritura a aquellos que no tienen acceso a

una educaci6n formal, pero que tambien contribuyen al conocimiento de experiencias

culturales. Elizabeth Cohen en su articulo "Court Testimony from the Past" destaca la

importancia de los testimonios como narrativas de vida porque,









The expansive scope of life writing can provide the theoretical frame for the
exploration of these texts that, while preserved in written words, were in some real
sense not written at all. These are the records of oral testimony of various sorts;
they are valuable because they allow us to 'read' the self not only of the literate, but
also of some members of the majority of humanity, past as well as present, who
could not write. For those who seek to understand the lives and the minds of people
neither elite nor dominant, and, in particular, of women, this notion that validates
unconventional texts is especially welcome. (87)

Esta critical canadiense sugiere, en general, que los testimonies son los textos

provenientes de varias fuentes que incluyen la oralidad como registro y que, en particular,

sirven como el vehiculo id6neo para la voz y el posicionamiento de la mujer no letrada.

Estos espacios, orales y escritos, informan y dan validez a las histories orales. Si bien

Cohen destaca que las narrativas de vida son el espacio para explicar las histories de la

humanidad 'who could not write', no explica que las causes se deben a la imposici6n de

otro tipo de escritura, ni tampoco c6mo la escritura ha sido usada como simbolo de poder,

ni a los indices de analfabetismo en las mujeres (ver Anexo A).

Por otro lado, la importancia de los testimonies mediatizados entiree el lector y los

testimoniantes y elaborados por editors) consiste en la elaboraci6n de un discurso que

implicita o explicitamente informa las razones de la exclusion de aquellos que no tienen

voz. En el proyecto de elaboraci6n de testimonios, Elizabeth Cohen integra la

participaci6n del lector a su anterior definici6n y destaca la importancia de leer sobre lo

personal, incorporando en estos textos un dialogismo que remite a lo colectivo. John

Beverley y Marc Zimmerman proponen una definici6n, que retoma una series de

caracteristicas que la critical al testimonio ha considerado en el debate y, entire la cual,

destacan que es una novela que document un hecho de la realidad.

The general form of the testimonio is a novel or novel-length narrative, told in the
first-person by a narrator which is also the actual protagonist or witness of the
events she or he recounts. The unit of narration is usually a life or a significant life
episode (e.g., the experience of being a prisoner). Since in many cases the narrator









is someone who is either functionally illiterate or, if literate, not a professional
writer or intellectual, the production of a testimonio generally involves the
recording and/or transcription and editing of an oral account by an interlocutor who
is a journalist, writer, or social activist. (173)

Los testigos de un hecho real cuentan su perspective sobre lo que estan viviendo porque

han sido protagonistas de un event hist6rico relacionado con la lucha por la

supervivencia, la represi6n, la pobreza, la subaltemidad y la explotaci6n. Al narrar sobre

su vida o un episodio de esta a un entrevistador/a ya estan denunciando la falta de acceso

a una educaci6n formal y, por lo tanto, la imposici6n de otras formas de escritura y, a su

vez, se denuncia el poco acceso que las classes trabajadoras tienen a la alfabetizacion.

Con respect al uso del lenguaje, Kadar agrega que en las narrativas de vida se crea

un espacio en el cual: "The result has been that life writing is the playground for new

relationships both within and without the text, and most important, it is the site of new

languages and new grammars, sometimes blended non-white languages" (152). Es decir,

que en las narrativas de vida se ofrece el registro de otras lenguas y dialectos a pesar de

que en algunos casos estas voces no tienen acceso a una escritura grafica, como ejemplo

de esto se analizara posteriormente el caso de Guaman Poma quien desde el siglo XVII

utiliza esta tecnica. Tanto en el discurso oral como en el escrito, en los testimonios se

logra captar el lenguaje coloquial y cotidiano, creando un ambiente personal.

Cabe agregar que aun cuando en las narraciones orales de las mujeres y de los

hombres se represent el lenguaje coloquial y de la vida cotidiana, en los testimonios el

editor lo adapta o lo manipula. Es asi como la literature testimonial represent a los

sectors marginados, ignorados hasta ese moment, y da apertura a las literaturas

heterogeneas, "sin eliminar las expresiones lingiuisticas ni la oralidad" (Achugar LXI).

Tomando en cuenta ambas definiciones, desde la posici6n del lector y desde la









producci6n del testimonio, se crea un espacio en las narrativas de vida (life writing) para

voces no representadas y para la voz del yo que denuncia la veracidad de un event y que

esta dirigido a informar a los lectores.

ZQui6n narra la historic de la vida?

El sujeto femenino adquiere autoridad para contar su vida en los formatos de las

narrativas de vida. En Discerning the Subject de 1988, Paul Smith propone hacer una

distinci6n entire los terminos sujeto y agencia. Este critic feminist indica que el sujeto

ha funcionado dentro de las estructuras de conocimiento, y sefiala que ha habido una falta

de autorreflexi6n disciplinaria por lo cual el sujeto tiene que discernir, lo cual significa

"to disclose and dismantle it" (x). Es decir, asumir responsabilidad por lo heredado y dar

apertura a la agencia de nuevos sujetos (xxx). Al respect Oropeza Prado propone que el

sujeto del testimonio se posiciona como emisor y oyente de un discurso.

La epistola

La carta, por ejemplo, genera un espacio para ese sujeto ya que mantiene una

relaci6n dial6gica que se produce entire las voces de los emisores y los destinatarios. El

sujeto femenino como emisor de la epistola, ya sea real o ficticio, recrea un discurso

veraz con el uso de la ret6rica. En este ambiente se produce una supuesta naturalidad que

es similar a "la comunicaci6n entire dos personas que estan en diferentes espacios"

(Bueno L6pez 11). Un ejemplo lo es Autobiografia v cartas (1902) de G6mez de

Avellaneda, quien logra producer un espacio para el sujeto femenino intellectual. Ignacio

Cepeda es el lector explicit en esta relaci6n dial6gica. En si, el lector del discurso

epistolar esta condicionado por la imaginaci6n del remitente que al narrar o describir un

hecho o un estado de animo proyecta sus anhelos, su ideologia o sus deseos reprimidos

sobre la comunicaci6n escrita. La voz del tu, destinataria, recibe un mensaje, que se









elabora entire amigos, simulando una comunicaci6n privada que ofrece el mensaje con el

supuesto interlocutor. En este caso la acci6n comunicativa sigue el modelo que antes

propone Oropeza Prado. Sylvia Molloy en Acto de presencia. La escritura autobiografica

en Hispanoamerica (1996), por el contrario, indica que en el caso del sujeto femenino no

existe una voz del yo que sea interlocutora y que produzca una crisis en el context de la

Ilustraci6n europea. Mas bien se trata de una voz del yo que describe en un vacio sin ser

escuchada. Esto se auna al tema del amor que es la tradici6n epistolar que se asocia con la

mujer y la vida privada.

En este vacio, Sidone Smith, critical de las narrativas de vida opina que las cartas

producidas por mujeres han sido un medio para identificarse con otras como colectividad.

En el caso latinoamericano, desde el siglo XVII, el texto epistolar de sor Juana,

Respuesta a sor Filotea, ejemplifica la idea de Smith en la cual el sujeto femenino de

conocimiento cuestiona el acceso de la mujer a la educaci6n public. Con el tema de la

educaci6n sor Juana integra a la sociedad de aquel moment en su demand de una

educaci6n public y su acceso a la escritura mas alli de las labores domesticas. En

ejemplos como este, el sujeto femenino se identifica con otras mujeres al hacer una

demand colectiva y usar la epistola.

La autobiografia

En la autobiografia, en general, la voz del yo es personal e intima.2 La historic se

narra en primera persona y s6lo "existe en el present de la enunciaci6n" (Molloy 11). En

este genero literario, el sujeto femenino se ha calificado, en el romanticismo, como


2 Entre las escritoras que produce autobiografias en el siglo XIX y principios del XX se encuentran las
argentinas Delfina Bunge, Norah Lange, Maria Rosa Oliver, Maria de Villorino; la dominicana Salom6
Urefia de Henriquez y la mexicana Maria Enriqueta. En Testimonios, de caricter autobiogrgfico, Victoria
Ocampo produce un dihlogo con Virginia Wolf sobre el derecho al voto en 1936 (Ballesteros 74-81).









egocentrico y burgues. Sin embargo, esta narrative de vida ha servido como un primer

espacio en el cual las mujeres de la clase alta escriben sus histories y sobre si mismas.

Durante los noventa, Frederic Jameson, desde una perspective postmoderna, en su

articulo "On Literary and Cultural Import-Substitution in the Third World" de 1996 hace

conexiones entire la autobiografia y el testimonio y explica que el sujeto que se crea en la

autobiografia es un "sujeto centrado" y agrega: "So autobiography constructs the

personal subject and the illusion of a personal, a subjective, a private identity, by way of

two illicit operations" (181). El primer punto sobre lo personal se refiere a una alegoria

de la infancia que da origen del ego y el segundo se trata de la ilusi6n que se crea en la

memorial. Sidone Smith define este concept memorial ) como aquellos actos de

imaginaci6n y recuerdo, que son unjuego de busqueda, elecci6n, palabras e histories que

sugieren aproximarse al pasado, pero nunca recobrarlo (45-6). Jameson no hace una

distinci6n, para el ambas caracteristicas (la alegoria y la infancia) convergen en la voz del

yo que manifiesta el problema del ego burgues y cuestiona el anonimato que se

ejemplifica en la producci6n del testimonio.

Desde otro angulo, este critic se refiere al sujeto del testimonio como "un sujeto

descentrado" que represent a "la masa sin cara, sin nombre, la personalidad vacia del

caso sociol6gico" (127). Jameson alude que esta masa no significa la perdida de nombre,

sino de la multiplicaci6n de nombres propios que no son precisamente de los editors,

transcriptores o traductores sino aquellos que son testigos. Por ultimo, este critic

establece una distinci6n entire autobiografia y testimonio en terminos del binomio primer

mundo-tercer mundo, en donde el primero es una ilusi6n que el segundo puede

desmitificar. Jameson explica: "Insofar as in the Western tradition this autobiographical









paradigm tends to be read back into a general metaphysics of human nature, we here have

already a feature of Third World culture that may be helpful to us in demystifying our

own social illusions" (183). En este process desmitificador se produce una relaci6n

dial6gica entire los sujetos que surgeon en ambos espacios.

La perspective neofeminista, sin embargo, indica que el sujeto femenino que se

produce en la autobiografia (despues de los ochenta) esta representado desde la mirada de

las mujeres que tienen acceso a la escritura. La autobiografia result una historic de lo

personal, ademas de representar a una colectividad descrita desde la perspective de las

mujeres. Jameson, por el contrario, subraya que s6lo el testimonio se represent como un

espacio para una voz colectiva a diferencia de la autobiografia que represent lo

individual y no lo colectivo. Sin embargo, cabe insistir que en este traspaso de fronteras

en el testimonio tambien se identifica un sujeto personal y colectivo.

Kira Hall y Mary Bucholtz en su texto Gender Articulated. Language and Social

Constructed Self (1995) proponen que el sujeto femenino autobiografico no unicamente

se identifica con las experiencias cotidianas, el cuerpo de la mujer y su posicionamiento,

sino tambien descentraliza al sujeto burgues y encuentra una voz que continuamente

revisa su propio discurso. Cristina Saenz de Tejada en La (re)construcci6n de la identidad

femenina en la narrative autobiografica latinoamericana, 1975-1985 (1998) discute que

los "personajes femeninos de estos textos [autobiograficos] mas contemporaneos se

convierten en autoras de su historic y rescriben la identidad que les fue impuesta a partir

de la combinaci6n de elements procedentes de distintas epocas y tradiciones culturales

sin necesidad de reproducir las canones de la tradici6n masculina" (7). En conclusion, el

debate no s6lo contempla el espacio en el que se posiciona el sujeto femenino, sino la voz









del yo y la autorreflexi6n. Narrar sobre una identidad personal y colectiva result una

caracteristica que se identifica en la autobiografia y en el testimonio desde una

perspective de clase social.

Las memories

La memorial o memoir forma parte del genero de la narrative de vida. Entre sus

caracteristicas particulares, tomando como ejemplo Las memories de mama Blanca

(1929) de Teresa de la Parra, se nota un hermetismo en la narraci6n que present un

ambiente de ficci6n que se relaciona con la vida cotidiana que acontece en el ambiente

familiar de una plantaci6n.

En las memories los sujetos cuentan su vida entire lines y su historic es parte de

otra. Corbett apunta que "the memoir legitimates the telling of their own lives without

demanding that they commit full disclosure" (257). Teresa de la Parra narra la vida de la

infancia de cinco hermanas entire las que se encuentra Blanca Nieves, una mulata. Este

personaje comunica sus experiencias o impresiones sobre otros events mas que sobre si

misma. En este caso el sujeto femenino no se posiciona en el centro sino que represent

en los silencios como caracteristica femenina, representado el context en que se

produce. La memorial en las narrativas de vida se consider una forma comun que el

sujeto usa como estrategia para ofrecer una perspective desde adentro, y para crear un

ambiente que le permit a la mujer representar los silencios (Corbett 258).

El diario

En el diario la voz del yo es personal e intima. Se trata de un genero donde se narra

la vida cotidiana de la escritora y los sucesos que ocurren a su alrededor y que pueden ser

hist6ricos. La forma y el contenido se adaptan a la conexi6n con el lector, considerando

que a diferencia de la autobiografia, el diario remite al pasado inmediato distant en que









se produce la escritura. Por lo general, intervene el factor sorpresa cuando la narraci6n se

hace en el present inmediato. En el diario de viaje de Peregrinaciones de una paria

(1835) con la voz del yo relata las causes que la llevan al Peru. El sujeto femenino recibe

influencia del romanticismo en el moment en que describe sus emociones y miedos

durante su estancia en Lima, desde donde compare a la sociedad patriarcal con la de

Arequipa desde una postura critical para ambas sociedades. En este caso, el uso del sujeto

romantico en el diario es menos director y comprometedor.

Conexiones con el testimonio

En el testimonio como parte de las narrativas de vida se identifica un sujeto

femenino cuyas caracteristicas son similares a la autobiografia, memorial, epistola, diario

y Buildungsroman porque emiten un discurso personal y public. En la gama de

narrativas de vida, las mujeres desde una multiplicidad de experiencias personales

coinciden en relatar sus vidas cotidianas y utilizar la voz del yo como sujeto. Estas

histories, como critical, se articulan a los proyectos cotidianos de vida, las histories de

familiar y sus relaciones. En el testimonio mediatizado por las editoras/es, las mujeres que

no tienen una educaci6n formal reclaman ser parte de los discursos de denuncia sobre un

event hist6rico inmediato, usando la tecnica de la veracidad y creando un espacio para

lo personal.

Testimonios de mujeres

Antecedentes hist6ricos: no existe un sujeto femenino "ni a semejanza"

Antes de discutir c6mo se represent un sujeto femenino en los diferentes tipos de

testimonies de mujeres cabe indicar que el testimonio es un espacio discursivo, que

parad6jicamente habia sido usado por los primeros colonizadores. Es decir, que se da una

reapropiaci6n de los instruments del colonizador para contar sus histories de vida









porque a su vez se represent la oralidad. Gustavo Garcia en La literature testimonial

latinoamericana. (Re)presentaci6n y (auto) representaci6n del sujeto subaltemo (2003)

argument que a pesar de la distancia temporal "los origenes formales e ideol6gicos" del

testimonio contemporineo se encuentran en algunos escritos coloniales (72). Estos

indicios exploran que el testimonio en la decada de los sesenta se retoma como resultado

de los movimientos sociales en America Latina ante la urgencia de denunciar dichos

events. Las personas sin una educaci6n formal dan su testimonio, siguiendo el format

del testimonio mediatizado para denunciar los conflicts de esos moments. De este

modo, por un lado se apropian del format del colonizador y, por otro, agencian un

discurso para representarse a si mismos con la voz del yo.

A diferencia de la producci6n de testimonies de los sesenta, los testimonies de los

colonizadores cuentan sus versions mientras que las voces de las indias y de los indios,

no se representan y, aquellos que aparecen s6lo son imagenes sin voz.3 Los primeros

textos informan a la Corona espafiola sobre las riquezas que existen en el llamado Nuevo

Mundo. En el discurso colonial se hacen enumeraciones de las riquezas, entire las cuales

se consider la mano de obra de los indios que se requeria para explotar las minas y,

posteriormente, las plantaciones.

El testimonio ha sido usado por los colonizadores espafioles en el area geogrifica

que hoy se identifica como America Latina. La producci6n de los primeros textos, que



3 La palabra "indio" se usa desde que Crist6bal Col6n pens6 que habia llegado a la India. En un primer
moment, "The term "Indian" became important for its legal implications (many Indians had to pay tribute
or provide labor services) and eventually began to be accepted by the native peoples themselves" (Langer
vii). "Indian" hides the incredible diversity of Indigenous Peoples in Latin America" (xvi). Asimismo, se
utiliza como parte de un discurso contestatario en movimientos indigenas para mantener en la memorial la
imposici6n de una cultural sobre otra. En las conversaciones informales "indio" se utiliza como parte del
lenguaje para referirse a los "otros". En si, el significado de la palabra "indio" impone una violent
subordinaci6n de los indigenas hacia los colonizadores.









generalizaron esta escritura desde 1492, da testimonio sobre los moments hist6ricos de

la conquista y de la colonizaci6n. Durante los siglos XVI y XVII los escribanos informan

y hacen cartas, memoriales, diaries e histories en las cuales se incluyen sus testimonios

en primera persona. Los textos que se emplean en este analisis proponen como definici6n

del testimonio una narraci6n en primera persona que se verifica para comprobar o

justificar los hechos acontecidos y confirmados por via legal.

Sobre la cuesti6n de la verdad

La critical cubana Carmen Ochando Aymerich en La memorial en el espejo de 1998

argument que el cronista de ese moment, "en su urgencia por trasladar al papel la

realidad circundante, subraya una busqueda, en ocasiones obsesiva, de la verdad" (53).

Esta idea fija de contar la verdad de los hechos se identifica en "Carta a Santangel", en la

cual Crist6bal Col6n document su primer viaje y su llegada a Guanahani.4 El remitente

se refiere a la palabra testimonio como sin6nimo de dar prueba material sobre las

descripciones que hace sobre la flora y la fauna. En esta carta registra la informaci6n

sobre la gente que habitat, y report a la Corona, indicando que: "Otra isla me seguran que

la Espafiola, en que las personas no tienen ningun cabello. En esta ay oro sin cuento, y

d'esta y de las otras traigo conmigo indios para testimonio" (145). Despues de describir a

los indios, Col6n los present como prueba de sus descubrimientos ante los Reyes

Cat6licos. Los describe "como mugeres" por el hecho de tener el cabello largo y los

represent arcaicos porque no utilizaban armas de "fierro". En consecuencia, desde su

perspective, los indios carecen del instrument de poder ademas de ser afeminados. Estas


4 La Carta de Santangel tiene la fecha del 15 de febrero de 1493. Crist6bal Col6n la dirige al escribano Luis
de Santangel para informarle a los Reyes Cat6licos sobre los descubrimientos que hasta ese moment
habia hecho.









imagenes se perpetuan hist6ricamente para indicar que lo "femenino" es lo inferior,

excluyendo no s6lo a los indios sino a las mujeres.

El sujeto indigena no existe

La voz del indio se silencia y en algunos casos como en los Diarios de Crist6bal

Col6n se le consider "criatura de Dios" y el conquistador se define como "protector de

los indios" (4). Lajustificaci6n para mantenerlos en silencio se conecta con el

desconocimiento de los indios de la lengua castellana y la imposici6n de los

conquistadores de la escritura a los mas privilegiados. Rodriguez Freyle expresa sorpresa

al referir que "ni entire sus naturales, naciones y moradores, no se ha hallado ninguno que

supiese leer ni escribir, ni aun tuviese letras ni caracteres con que poderse entender, de

donde podemos decir, que donde faltan letras faltan cronistas; y faltando esto falta la

memorial de lo pasado" (33). Este argument sobre la falta de una escritura similar a la

del conquistador demuestra que este ignora y no acepta que el indio tiene otra forma de

escritura, en consecuencia, el opta por escribir su historic e imponer su escritura.

Rodriguez Freyle, a los setenta afios y desde una perspective patemalista, se autoriza a

dar su testimonio de lo que otros vieron y oyeron y sobre lo que su memorial recuerda de

la conquista.

La manipulaci6n del testimonio oral

La imposici6n de una forma de escritura se justifica en la via legal, segun lo

demuestra el document elaborado el 15 de octubre de 1595 sobre la idolatria y la

busqueda del Santuario Grande de Iguaque. En este document se da testimonio de que el

conquistador tiene poder para obtener la informaci6n, segun se anota en esta cita:

The judge ordered his shirt removed and had him laid on his back, naked and tied
firmly to two benches. Without further tightening the cords, the judge then ordered
water poured into his mouth and nostrils. After one jug of water had been poured









on him, he was warned to tell the truth and immediately said that he had no shrine
but that an Indian named Pirama had six figurines and should be called to testify.
(43)

En este caso la tortura es una imagen que crea temor y la forma por la cual se obtiene la

informaci6n que se deseaba escuchar. En este process mediatizado los indios, hombres,

mujeres, principles y caciques hablan a traves del interprete Crist6bal de Sanabria quien

se encuentra inspeccionando que los indios no tengan templos ni idolos. "No further

Indians testified in the openings proceedings and these were closed and the record signed

by the judge, the notary, and the interpreter" (40). Los espafioles demandan que los indios

"hablen con la verdad" y si no lo hacen los torturan. Algunos, como Aguicha, quien habla

por medio del interprete Crist6bal de Sanabria, testifica voluntariamente ante el juez.

Despues se dirigen a su choza y Aguicha entrega en una tela algunas esmeraldas

pequefias. "These were of such low quality that they were worthless" (41). El interprete

describe los events, sin embargo, eso impide que el indio comunique su propia

perspective. Al ser silenciado, su forma de pensar pasa por un filtro para ser interpretada

desde la perspective del colonizador, quien lo traduce a su lengua imponiendo un

silencio.

Desde la perspective military, se le da importancia a la imagen del indio que ha sido

vencido y se le obliga a dar su testimonio a traves de un interprete que manipula,

asimismo, la informaci6n. Vargas Machuca en su relato sobre la Milicia y descripci6n de

las Indias represent al indio como testigo, que significa alguien que presencia un acto.

En otras palabras se represent al indio como una imagen pasiva.

Estas voces tambien son silenciadas y mediatizadas por la Iglesia. Vargas Machuca

se refiere al escribano quien s6lo registra informaci6n sin tener autoridad, puesto que el

conquistador y el cura son quienes la controlan. En este sentido,









... el cura ira con ellos para ir tomando posesi6n de su iglesia y doctrine ... y
bautizando a los sefiores y principles que pidieren el agua del santo bautismo,
teniendo para esto su libro para asentarlos .; pidiendolo por testimonio al
escribano, para cuyo efecto ira nombrado por el cabildo. (28)

El objetivo de la Iglesia al registrar los testimonies con datos precisos es el de crear

estadisticas sobre la fuerza de trabajo con la que cuentan. En este proyecto los

conquistadores forman alianzas con los sefiores y principles para controlar la posesi6n

de las tierras y de los colonizados, como mano de obra.

Las histories y experiencias de los indios no son contadas desde su perspective. La

imagen del indio se va identificando como "oprimido" (Palafox 5). En Virtudes del indio,

Juan Palafox y Mendoza usa este termino como sin6nimo de ser callado y apto para

cualquier labor manual.5 Desde la perspective de Fray Pedro Sim6n todos los indios

tienen caracteristicas comunes porque lo ha "experimentado en el trato" que tiene con

ellos (114). Juan de Palafox y Mendoza unicamente destaca entire las virtudes del indio su

actitud servicial que es la cualidad que se require en las minas y en el sistema

econ6mico de haciendas. Palafox subraya que los indios tienen destrezas manuales que

los hacen aptos para la construcci6n de iglesias y la composici6n de musica. Mas

adelante, describe los conflicts que existian entire indios y mulatos y c6mo los indios

"discurren muy bien en sus cabildos y con una muy natural agudeza" sobre todo porque

juzgan el delito del mulato bajo los principios religiosos. Sin embargo, este tipo dejuicios

s6lo se hace entire indios y mulatos. Palafox describe que el mulato tenia


Juan de Palafox y Mendoza nace en 1600. Hace sus studios en superiors en las Universidades de Alcala
y Salamanca. Es Obispo de Puebla y esta a cargo de la construcci6n de la cathedral de Puebla. Como Virrey
y visitador general de la Nueva Espafia desempefia su cargo en una 6poca de crisis. Su period episcopal
comprende desde el afio de 1640 hasta 1655. 29 de octubre de 2004
.









malisimas costumbres, que andaba entire ellos como lobo entire las ovejas,
haciendoles grandisimas vejaciones y molestias, porque a mas de hurtarles cuanto
podia de su pobreza, les molestaba y violaba las hijas y las mujeres, y cometia otros
delitos e insultos. (76)

En esta cita, el mulato roba por sus condiciones de pobreza mientras que la imagen de la

india es representada como doblemente oprimida, por ser violada por el mulato y por no

tener voz.

La oralidad y su registro en la escritura

Como antecedentes de la apropiaci6n de la escritura del colonizador en la region

andina (Peru y Bolivia) se encuentra el texto de Guaman Poma de Ayala en Nueva

cor6nica y buen gobiemo (1615-1616), quien narra su perspective de los hechos y los

registra la importancia de la oralidad y de su lengua. Guaman Poma usa el genero

epistolar como instrument para contarle su version al rey Felipe. Para esto, tiene testigos

de vista ademas de reclamar la veracidad de su historic al indicar, "la dicha historic es

muy uerdadera como conbiene al supgeto y personas de quien trata" (5). La escritura

refleja la forma en que se pronuncian las palabras

Sara Castro-Klaren alude al respect que Guaman Poma "By his own account, he

was present in all discussions, informaciones, map makings, interrogations, Inquisitorial

trials, sermons, and civil trials going on in the Andes then" (159). De acuerdo con Castro-

Klaren, este texto demuestra el conocimiento que Guaman Poma tiene para elaborar

textos en espahol. La critical peruana, anota que: "His own multilingual, "illustrated"

letter to the king attempts a total and globalizing response to most, if not all, the tactics

and strategies of Toledo circle and those who prepare the way for tyrant" (159). Es decir,

denuncia las political del gobiemo virreinal, dando su punto de vista.









En la relaci6n de cartas Nueva cor6nica y buen gobierno Guaman Poma explica la

presencia y dominaci6n de los espafioles pero tambien describe la vida cotidiana.6 Las

mujeres aparecen como parte del grupo familiar y de una clase privilegiada como lo son

las "sefioras de los principles" (159). En el texto, Guaman Poma tambien ofrece su

testimonio, utilizando la misma lengua y el mismo context filos6fico y religioso de ese

moment. El escritor describe los contrastes sobre la percepci6n de los indios con

respect a la escritura del conquistador; como ejemplo, Atahualpa se resisted a career en el

evangelio y en Dios porque adora "al sol que nunca muere ni sus guacas y dioses [que]

tambien tienen en su ley" (146). Fray Vicente le habla del evangelio a Atahualpa que

replica diciendo segun narra Guaman Poma:

damelo a mi, el libro, para que me lo diga. Y asi se lo dio y lo tom6 en las manos;
comenz6 a hojear las hojas del dicho libro. Y dice el dicho Inca que, como no me lo
dice, ni me habla a mi el dicho libro, hablando con grande majestad, sentado en su
trono, y lo ech6 el dicho libro de las manos, el dicho Inca Atahualpa. (146)

En esta cita, Guaman Poma de Ayala destaca la importancia de la oralidad, en contrast

con el texto escrito que efectivamente no le dice nada y tampoco tiene significado. Al

respect en este informed utiliza la escritura del colonizador, pero tambien indica que

existe otra forma de escritura, al insertar el quechua. Se refiere al registro de la memorial

en las piedras cuando cuenta que Manco Inca se retira de Vilcabamba, y entonces, pide

"retratarse el dicho Manco Inca y a sus armas en una pefia grandisima para que fuese

memorial" (158). Es decir, representarse a si mismo en una piedra significa preservar la

memorial para proyectarla hacia el future. En este caso coincide con la descripci6n de




6 El texto Nueva cor6nica y buen gobierno permaneci6 in6dito hasta 1908. Rolena Adorno realize las
primeras transcripciones. El texto tiene correspondencias de grafias y del lenguaje oral quechua al
castellano.









Rodriguez Freyle en que ambas cultures tienen como preocupaci6n preservar la memorial,

s6lo que la manera que prevalece es la impuesta por los colonizadores espafioles.

Por su parte, Guaman Poma en su cr6nica tiene el poder de narrar en quechua y

ejemplificar con grafias la version oral sobre la apropiaci6n que hace Francisco Pizarro

de la hacienda de Atahualpa Inca y de su mujer, la coya. Atahualpa cantaba, pero no

decia,

"ray aragui aray araui sapra aucacho coya atihuanchic llazauanchicma coya suella
asnoson amatac acuyra'ca cachuncho paracinam uequi payllamanta urmancam coya
hinataccyia".

[Un guerrero perverse nos ha aprisionado, oh Colla, ha saqueadonos, Reina, ahora
moriremos; que nuestro infortunio no sea como una lluvia de lagrimas que por si
sola cae; asi tendria que suceder]. (Le6n-Portilla 148)

En esta version, Guaman Poma se agencia de la escritura y represent otra vision de la

muerte de Atahualpa Inca. Asimismo, inserta la lengua quechua y la mezcla "tanto en su

estructura como en su vocabulario" (Le6n Portilla 136). En la cita de arriba, existe "un

double destinatario: el evidence, vale decir, las autoridades coloniales o metropolitanas a

quienes iban dirigidas, y el implicito, o sea, los indios y mestizos alfabetizados capaces

de identificarse con el punto de vista ofrecido por este discurso reivindicatorio" (Chang-

Rodriguez 19).

En los textos coloniales, dar testimonio es informar a la Corona sobre las

estrategias de conquista econ6mica, religiosa y military. La posici6n de Guaman Poma,

por el contrario, se manifiesta en contra de la forma en c6mo ha sido escrita la historic

peruana en las Ordenanzas por el virrey Francisco de Toledo (1515-1582), cuyo fin unico

es regir al Peru. Castro-Klaren explica la relaci6n dial6gica atemporal entire Toledo y el

traductor peruano,









Guaman Poma would not destroy the quipu, but would agree with Toledo [about
the need to keep a written record of every transaction; in Guaman Poma's view,
only the detailed archival record could keep the Spaniards from cheating on the
Indians. Thus, both sides understood and sought the manipulation of dimensions of
writing as the engine of the law and as an instrument of power. (161)

Es decir que Guaman Poma desde el siglo XVII se apropia de la escritura del colonizador

para informar sobre su cultural, usandola como una estrategia y registrando la

criollizaci6n del quechua en el castellano. La escritura es, entonces, un instrument de

poder.

Tiempo de revoluciones: los testimonios como espacios para los "sin voz"

Si bien desde la perspective del conquistador los indios se representan como

imagenes subordinadas y sin voz, Guaman Poma usa las cartas de relaci6n para dar

testimonio de su version. En el siglo XX, se retoma el testimonio, instrument del

colonizador espahol, y se legitima en los movimientos revolucionarios. Los testimonios

se retoman en los afios sesenta como espacio para que otras voces den su version de la

historic a partir de su posicionamiento como agents. El testimonio "proporciona a los

'sin voz' la oportunidad de afirmar, construir y proyectar una agenda cultural e ideol6gica

propia" (Garcia 140). Con el triunfo de la Revoluci6n Cubana se retoma el genero del

testimonio, instrument del colonizador, para que, esta vez, las voces de los otros se

represented. En el context de los movimientos sociales y politicos de America Latina en

demand de espacios democraticos y contra gobiemos autoritarios, el triunfo de las

revoluciones cubana, en 1959, y nicaragtiense en 1979, no s6lo se crea un espacio para la

agencia political sino tambien para la producci6n de testimonios.









Para America Latina la Revoluci6n Cubana simboliza "el foco" dirigido hacia la

liberaci6n del imperialismo econ6mico.7 Esta idea fue teorizada por el escritor frances

Regis Debray en ,.Revoluci6n en la revoluci6n? (1967) en el context de los movimientos

guerrilleros. La experiencia guerrillera cubana comienza a partir del golpe de estado de

Fulgencio Batista en 1952. En ese moment se organize el movimiento guerrillero "26 de

julio" en la Sierra Maestra que en 1959 derroca a Batista. El movimiento cuenta con la

participaci6n de mujeres y lideres como Celia Sanchez, Vilma Espin, entire otras y de

quienes poco se habla, aun cuando participaron en la organizaci6n de comandos

guerrilleros mientras Fidel Castro se encontraba en el exilio. Castro se dirige a Mexico,

donde conoce al argentino Ernesto "Che" Guevara, y desde alli organize un ataque a

Batista. Tomando como modelo el caso cubano, surgeon grupos guerrilleros en Guatemala,

El Salvador, Nicaragua, Mexico, Venezuela, Bolivia, Peru y Uruguay, en donde se gesta

la guerrilla urbana.

El ambiente literario en Cuba se identifica con las vanguardias, posvanguardias y la

generaci6n del 54. Chang-Rodriguez se refiere a esta ultima como "revolucionaria" ya

que propone una busqueda de identidad national y ruptura con el colonialismo (133). En

este ambito se consolida el compromise politico del intellectual y se reflexiona sobre su

papel en la sociedad latinoamericana. El critic argentino Saul Sosnowsky argument que

el discurso testimonial "se inicia como un compromise en el context de la revoluci6n

cubana y de las dictaduras" (LX). Este discurso se inserta, por un lado, en los

movimientos culturales que cuestionan los valores que los textos tradicionales han



7 Rgis Debray en Revoluci6n en la revolution? (1967) propone la teoria del "foco" en la cual la guerrilla
funge como modelo hacia los diferentes movimientos revolucionarios que surgeon en Amdrica Latina. Regis
Debray fue uno de los cinco compafieros del Ch6 Guevara en Bolivia.









propuesto y, por otro, en la discusi6n de aquellos que son calificados "como el otro,

dentro de los cuales se halla la mujer" (Gil Iriarte 31). En estos discursos se propone la

desarticulaci6n y critical del discurso patriarcal.

El gobierno revolucionario cubano identifica como otras voces, al negro y a la

mujer. Tiene el prop6sito de que la version no official sea narrada por las voces no

representadas. En el discurso de Fidel Castro dirigido en 1961 a los intelectuales se

propone como una de las tareas library la "incultura" con la ensefianza de la lectura y la

escritura. Castro legitima este prop6sito al citar la experiencia de una mujer de 106 ahos,

Nosotros le propusimos que escribiera un libro. Habia sido esclava y nosotros
queriamos saber c6mo un esclavo vio el mundo cuando era esclavo, cuales fueron
sus primeras impresiones de la vida, de sus amos, de sus compafieros. Creo que esta
vieja puede escribir una cosa tan interesante como ninguno de nosotros podriamos
escribirla sobre su epoca y es possible que en un afio se alfabetice y ademas escriba
un libro a los 106 afios. (30)

De hecho, Miguel Barnet elige a un esclavo cimarr6n para contar la version del

ultimo esclavo y elabora Cimarr6n. Historia de un esclavo. Es en 1969, cuando Casa de

las Americas institucionaliza el testimonio como genero literario y le da una connotaci6n

political que apoya el prop6sito del gobierno. Se define, en ese event, el testimonio como

"un libro donde se document[a], de fuente direct, un aspect de la realidad

latinoamericana actual" (Galich 124). A partir de ese moment, surge una producci6n

testimonial diverse tanto en Cuba como en America Latina. Elzbieta Sklodowska en

Testimonio hispanoamericano (1992) propone una genealogia sobre los diversos tipos de

testimonios entire los cuales se encuentran los testimonios novelizados como el

etnografico, socio-hist6rico y la novela-testimonio. (ver Anexo B) Estos testimonios

tienen como punto de referencia al informant y coinciden con el uso de la entrevista para

su elaboraci6n. En la metodologia que siguen los editors en la elaboraci6n y creaci6n de









testimonies, primero recopilan datos de los testimoniantes, utilizando la grabadora.

Despues, seleccionan los materials y, por ultimo, organizan el texto cronol6gicamente.

Los editors consultant los archives para efectivamente confirmar la veracidad de los

hechos.

La diferencia con la novela-testimonio consiste en que los editors de esta

reconocen la ficci6n como punto relevant. En este caso, la ficci6n significa la recreaci6n

de situaciones y personajes; en contrast con el testimonio documental en el cual s6lo se

edita el format de las entrevistas, se organize la informaci6n en el texto testimonial y los

testigos claman la veracidad de los hechos y los editors confirman esto.

Entre los textos de character etnol6gico que contribuyen a elaborar una definici6n

sobre los testimonies en la literature se encuentran Juan Perez Jolote: Biografia de un

tzotzil (1952) de Ricardo Pozas y The Children of Sanchez (1963) de Oscar Lewis. En

ambos textos se destaca la importancia de la oralidad. Pozas contribute con la

descripci6n etnografica de las costumbres, la vivienda y el uso de la voz del yo. Lewis

destaca la importancia de la grabadora para registrar la oralidad de la clase baja, que

carece de acceso a la educaci6n. Tanto Pozas como Lewis general un espacio para el

testimonio oral en el cual el sujeto de una comunidad marginal e indigena, que vive la

pobreza del Mexico modern, cuenta su historic.

Desde la perspective literaria, Miguel Barnet en Cimarr6n. Historia de un esclavo

(1967) y en Canci6n de Rachel (1969) utiliza, asimismo, la grabadora para entrevistar a

personas de la vida real. En Cimarr6n indica que ha utilizado los recursos habituales de la

investigaci6n etnol6gica para crear un dialogo vivo. Explica que le llev6 tiempo elaborar

las preguntas y consultar libros de historic, mapas, manuscritos y peri6dicos de la epoca









(9). Esteban Montejo, una persona de la vida real, es testigo de la historic de Cuba y

cuenta su version como representante de los que no tienen voz. En comparaci6n con

Canci6n de Rachel, Barnet crea un personaje que es la sintesis de todas las coristas del

teatro Alhambra, en Cuba. En este texto, el escritor indica en la introducci6n que el tiene

autoridad para contarle la historic a la testigo de ese moment hist6rico, puesto que la

protagonista es mas bien una testigo que s6lo forma parte del grupo de coristas. Rachel

ofrece una version mas como parte de una polifonia. Si bien Barnet contribute a la

elaboraci6n de un concept sobre el testimonio, al informar que los testimoniantes son

personas de la vida real y representantes de una epoca hist6rica, para el las mujeres no

son portavoces de un discurso, mas bien, el escritor recupera la autoridad desde el

moment en que investiga para hacer la entrevista y escoge la informaci6n para la

creaci6n de los testimonios escritos.

En la producci6n de novela-testimonios, coexisten diferentes modalidades y fines

particulares. Desde la experiencia del exilio, por ejemplo, algunos escritores son testigos

del moment hist6rico que denuncian, sin que el texto llegue a ser autobiografico. Entre

los escritores que produce testimonios en el exilio y que se posicionan como testigos,

destacan, Operaci6n massacre (1972) de Rodolfo Walsh; Tejas verdes (1977) de Hemrnn

Valdes; Conversaciones al sur (1981) de Marta Traba; La montafia es algo mas que una

estepa verde (1982) de Omar Cabezas; y Little School (1986) de Alicia Partnoy.

Surgen tambien novelas testimonios de caracter etnol6gico, antropol6gico y

literario elaborados por escritoras cubanas a partir de la decada de los sesenta; por

ejemplo, Maestra Voluntaria (1962), de Daura Olema Garcia; Primeros recuerdos (1963),

de Araceli Aguililla; Tania, la guerrillera inolvidable (1970), de Marta Rojas;









Testimonios (1973), de Olga Alonso; El afio 61, (1981), de Dora Alonso.8 Sin embargo,

la critical literaria cuestiona si en la creaci6n de estas novelas testimonio las voces de

mujeres como parte del cometido de la Revoluci6n Cubana logran efectivamente tener

una posici6n de sujeto en el discurso testimonio.

Denuncia al sistema patriarcal: en Lengua de Pdjaro no hay mujeres

En primer lugar, cabe anotar que la producci6n de testimonies elaborados por

mujeres al igual que las narrativas de vida es poca sobre todo si se usa la tecnica de la

entrevista. Este tipo de producci6n se identifica como testimonio mediatizado por los

editors, los escritores, los antrop6logos, o bien, por los etn6logos. Aun asi, del silencio

de las mujeres de la clase trabajadora surge un discurso de denuncia colectiva contra el

patriarcado. En los intentos de crear espacios para otras voces la critical propone que en el

discurso de los testimonios de mujeres no existe una voz individual sino colectiva; raz6n

por la cual ellas se posicionan como sujeto femenino colectivo. En un primer moment

los escritores reafirman su compromise social y las escritoras se unen a este. Nancy

Morej6n y Carmen Gonce produce el testimonio Lengua de pajaro. Comentarios reales

en 1969 y lo publican en 1971. Retoman la tecnica de Barnet y recopilan las histories de

various informants de Nicaro, Cuba.9 Primero, hacen una encuesta sociol6gica. Despues,

seleccionan y elaboran los testimonios con los datos que recopilan en forma de diario.

Utilizan, asimismo, la tecnica de la grabadora (Morej6n y Gonce 25). Al igual que


8 Para mis informaci6n se sugiere ver el articulo de Catherine Davies. "Women Writers in Post-
Revolutionary Cuba." A place in the Sun (New York: Zed Books, 1997).

9 Los informants declaran que la plant procesadora de niquel se construye en Nicaro durante 1942. En ese
moment la producci6n de niquel es del 9% a nivel mundial. Enuncian que un afio despu6s el gobierno de
los Estados Unidos cierra la plant y la reabre en 1951 en el context de la Guerra de Corea. La historic que
se cuenta concluye en 1957 con el desembarco del Corynthia y la entrada de la guerrilla al pueblo. El
gobierno revolucionario nacionaliza la plant en 1960 y el testimonio tiene como fin preservar la memorial
colectiva (Morej6n y Gonce 351-361).









Barnet, recurren a los archives y consultant documents del Ejercito Rebelde y de la

dictadura de Fulgencio Batista para corroborar la informaci6n y contrastarla.

En este testimonio documental, las voces de los trabaj adores tienen un espacio para

denunciar los abusos de autoridad y poder. El tema de la narraci6n es la vida de los

trabaj adores cubanos en las compafiias norteamericanas de niquel. Los informants

elaboran un discurso de denuncia, usando el tema de la violaci6n sexual de los

latifundistas a las hijas de campesinos y comentan las causes sobre el hecho de que,

la gente que vivi6 en la ciudad vio la miseria y un mont6n de cosas pero no puede
hacerse la menor idea, siquiera, de lo que cometian los latifundistas por estos
lugares: desalojo, atropello, la violaci6n, un mayoral de aquellos violaba las hijas a
los infelices campesinos. (102)

El subtexto del discurso es la invasion a la propiedad de los habitantes de Nicaro y el

abuso de poder de los latifundistas, representando la imagen de la mujer como objeto de

violaci6n. Juan Palafox y Mendoza ya describia este suceso con imagenes similares

durante el period de colonizaci6n. Ellas, en los relates masculinos, siguen pasivas

mientras que los campesinos "infelices" s6lo causan compasi6n mas que cuestionar las

causes de la explotaci6n de los trabaj adores.

Morej6n y Gonce muestran las causes de esta actitud que require de lectores

activos y quedan "convencidas de la necesidad de defender y mejorar el uso del

testimonio oral para escribir la historic" (35). Las escritoras ofrecen un panorama del

context socio-econ6mico para explicar que las mujeres de Nicaro se representan pasivas

y en el espacio domestic porque no existen como clase trabajadora dentro de un sistema

econ6mico que no require de su mano de obra. Las imagenes de mujeres entran en el

discurso masculine como la esposa, la hija o la prostitute. Tal es la situaci6n de una de las

entrevistadas que trabajaba como sirvienta y lamentaba, en el moment de la entrevista,









ser madre sola, respondiendo, "yo no tenia hombre que me hiciera frente. Mis

muchachitas yo las tenia en la escuela porque si hubieran sido varones, ipero hembras!"

(135). Las mujeres de estos testimonies repiten el paradigma de la sociedad patriarcal,

aun cuando se posicionan como sujetos para contar sus histories.

En Lengua de pajaro las escritoras reafirman su compromise con el pueblo y lo

legitiman en el discurso revolucionario. Hay un acercamiento a la discusi6n en el

testimonio para presentar la ausencia de las voces de las mujeres y de los hombres como

problema de la marginalidad de un sistema econ6mico capitalist. Las mujeres forman

parte de la especificidad del individuo y de la colectividad masa.10 No existe una

autorreflexi6n desde una mirada de genero.

Hasta no verte Jestis mio: 4tomar las armas para tener autoridad?

Elena Poniatowska produce la novela testimonio Hasta no verte Jesus mio,

publicada en1969, contada por una mujer de la clase trabajadora que se consider basura

debido a su condici6n econ6mica, y que se describe asi: "Si yo tuviera dinero y bienes

seria mexicana, pero como soy peor que la basura, pues no soy nada" (218). Esta ultima

frase demuestra la invisibilidad de las mujeres en la historic mexicana por razones

economicas.

Poniatoswska se propone crear un espacio para las mujeres como Jesusa y recurre a

la misma tecnica del testimonio documental para producer una novela-testimonio. La

escritora establece su funci6n como creadora de una novela testimonio porque cambia el

nombre de la informant, modifica el lenguaje para hacerlo mas popular y recrea al

personaje. Ella comenta que graba las conversaciones con la protagonista, Jesusa


10 Ver discurso "El hombre nuevo"de Emesto "Che" Guevara.









Palancares, cuyo nombre es Josefa Boh6rquez (Tejeda). Jesusa le relata su vida en

primera persona y describe sus experiencias cotidianas desde que tenia cinco ahos en el

context de la Revoluci6n Mexicana. El personaje testigo reconstruye su vida pasada y la

escritora la reorganize en el present, utilizando un lenguaje popular. Jesusa es

representada como sujeto de un discurso hist6rico de la revoluci6n mexicana para

denunciar las pocas opciones que las mujeres de aquella epoca tenian. Ella desde el

espacio de sujeto femenino elabora un discurso que denuncia las condiciones de vida de

las mujeres de la clase trabajadora. La voz del yo describe las condiciones de vida de las

mujeres zapotecas del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y las compare con las mestizas que

participan en la Revoluci6n Mexicana. Como sujeto femenino destaca el poder

econ6mico y la autoridad que las tehuanas tienen sobre los hombres y otras mujeres,

especialmente las hijas.

Este sujeto tambien narra que la mujer es tratada como objeto sexual y de

intercambio que se toma cuando el hombre asi lo quiere. Se burla de las representaciones

amorosas y romanticas que situa en su present e indica que en su pasado las situaciones

eran diferentes. Describe aquella experiencia sexual de su juventud como un acto

impuesto, "sin su consentimiento" y cuenta: "Yo nunca me quite los pantalones, nomas

me los bajaba cuando el me ocupaba" (86). Ademas de ser objetivizada, en otro

moment, el marido la golpea hasta que ella decide tomar un arma y se rebela contra el,

usando el mismo instrument con el cual pelean en la revoluci6n. Ella explica esta actitud

como un acto salvaje que compare con el de una "bestia" parajustificar por que ya no

sigui6 aceptando la violencia domestic, pero no se da cuenta del abuso de poder que

Pedro ejerce sobre ella. Por el contrario, continue con el, "acepta la potestad patriarcal del









hombre como duefio de sus actos y de su libertad" puesto que "la mujer debe obedecer las

lines de conduct sefialadas por la moral y la sociedad" (Sanchez-Blake 102). La

obediencia es un leitmotiv que el sujeto femenino reproduce y que invita a un acto

dial6gico que conlleva a la reflexi6n.

Al mismo tiempo que el sujeto femenino se describe como agent de poder, este

hace una critical a las mujeres sumisas, sin darse cuenta que la voz del yo tambien lo es.

Le result mas facil ser critical de otras mujeres que seducen a su esposo que hacer una

autocritica. En sus reflexiones cuenta que estas mujeres recibian dinero de Pedro para

comer y vestir y en otros moments reconoce que ella tampoco recibia dinero por su

trabajo como nifiera. El discurso que se elabora se auna a las condiciones de vida de las

mujeres que no tenian opciones de empleo. En el context en que los obregonistas,

seguidores de Alvaro Obreg6n, presidente de Mexico entire 1920-1924) se unen al

movimiento revolucionario en 1914, Jesusa se posiciona como una revolucionariajusta y

le report a dofia Adelina que, las trabajadoras que estan a su cargo ganan mejor salario

porque ella se los subi6 (174). Al terminar la revoluci6n y en el ambito de la modernidad

mexicana de los afios cincuenta, las mujeres pueden trabajar en las fabricas. Por ultimo,

en esta novela-testimonio, el sujeto femenino asimismo se represent a partir de la

oralidad, una tradici6n que tiende a incluir la historic colectiva y, al igual que las otras

narrativas de vida, la autocritica. Cabe agregar, que la opinion de Jesusa hacia si misma

bien puede ser "una treta del debil" que invita a la autorreflexi6n en las relaciones de

genero sexual, mas que tomar las armas para matar a Pedro.

De las armas a la conciencia: el sujeto femenino en el scenario

El posicionamiento del sujeto femenino en el texto Me llamo Rigoberta Menchu v

asi me naci6 la conciencia identifica que la lengua es su arma. El problema radica en la









exclusion de los indigenas del idioma del espahol y de la falta de educaci6n que va mas

alli del acto de escribir. Rigoberta Menchu decide aprender el castellano ya que el

desconocimiento de la lengua converge en el problema de la comunicaci6n:

Eso es muy dificil para nosotros porque las barreras idiomaticas no permiten el
dialogo entire nosotros mismos, los indigenas. S6lo entendemos a la gente de
nuestra etnia o de nuestro grupo, pues no hablamos el castellano y tampoco
hablamos otras lenguas, entonces, eso precisamente, por mas que uno quisiera
acercarse a otro grupo de gente, no permit, pues, el dialogo. Y, unicamente, lo que
haciamos en las fincas es seguir celebrando nuestras costumbres y todo, pero no
nos entendemos. Es igual que si estuvieramos hablando con una gente extranj era
(61).

La lider campesina expone la posibilidad de un dialogo que no se ha logrado por la

diversidad de lenguas y el problema de la falta de comunicaci6n al interior de Guatemala.

Esta situaci6n la lleva a ser extranjera en su propia comunidad donde las costumbres mas

que la lengua son puntos de union.

Ann Write, la traductora del testimonio al ingles, indica que Menchu "has to learn

the language of the culture which oppresses her in order to fight for her people '- and to

help us to understand her own world" (viii). De hecho, Menchu decide aprender el

espahol cuando empieza a organizer a los miembros del Comite de Unidad Campesina

(CUC) y desde este ambito politico adquiere conciencia. Su discurso se conecta con la

teologia de la liberaci6n y el marxismo. Tiene conexiones con el movimiento obrero y

campesino. Desde la perspective political ella es una representante, que se distancia del

papel traditional de la mujer y decide no contraer matrimonio en esos moments.

El sujeto de este discurso-testimonio describe las condiciones de vida de la

poblaci6n indigena en el context de Juntas y gobiemos militares debido a que los

gobiernos reformistas de Juan Jose Arevalo (1945-51) y Jacobo Arbenz Guzman (1951-

54) fueron derrocados. Arturo Arias en "Autorizing Ethnicized Subjects .. ." de 2001, lo









llama sujeto etnico ya que son aquellos individuos que se identifican con un grupo o

comunidad que consider como suya y a quien se dirigen como "others, as culturally

distinct from other, more powerful groups inhabiting the same national space" (75).

Rigoberta Menchu elabora un discurso a partir de su identidad y asi participa en la

organizaci6n de movimientos politicos como causa political.

La posici6n de la voz del yo como sujeto femenino represent el microcosmos de

various hombres y mujeres. Rigoberta Menchu le cuenta su historic a Elisabeth Burgos-

Debray, usando la oralidad como reconocimiento de su identidad y cultural. Recurre a la

memorial de events pasados y describe c6mo las costumbres quiche y ladinas (en

Guatemala significa persona de origen anglo) construyen culturalmente ese sujeto

femenino que se ejemplifica de la manera en que el sujeto describe el papel de las

mujeres en ambas cultures. En opinion de Burgos-Debray en "The Story of a Testimonio"

de 1999 indica que Rigoberta Menchu cuenta su testimonio porque quiere ser reconocida,

contar sus sufrimientos y ser escuchada. Sin embargo, en el testimonio Menchu

argument qie el hecho de adquirir conciencia sobre su context la lleva a tomar una

posicion.

La critical Wendy Woodrich argument que la tecnica literaria del uso de la voz del

yo muestra rasgos autobiograficos lo cual no s6lo permit ampliar las fronteras de las

histories de vida hacia otros generos, sino que el testimonio se convierte, a su vez, en un

espacio en el cual el narrador en primera persona explore el auto-descubrimiento e

identidad "desde un punto de vista de un acontecimiento significativo" (25).

El sujeto femenino: polifonia de voces y multiplicidad de formats

El sujeto femenino va mas alli de las fronteras que se delimitan en un format de la

narrative de vida. El sujeto es, asimismo, un termino que se usa como una "fuente de









subjetividad que inscribe desde posiciones multiples su conciencia sexual, racial, social,

political y cultural los process de interrelaci6n consigo mismo y con la realidad

circundante" (Maiz 13). En esta narrative de vida el testimonio pasa a former parte de un

texto con multiples formatos como el diario de vida y de sueios, la carta personal y

documents oficiales interns que informan sobre la situaci6n political de El Salvador en

el context de la guerra civil. Apuntes de una historic de amor que no fue (1987) de

Jacinta Escudos, ya mencionado al final del capitulo anterior, ejemplifica la convivencia

de various formatos narratives: carta, diario, y testimonio. El texto se present como carta,

pero el metatexto narra la historic de la vida de la autora.

En el segment del diario, el sujeto femenino desde multiples posicionamientos y

desde una perspective subjetiva, denuncia la muerte del escritor salvadorefio Roque

Dalton. Tiene un dialogo intemo mientras escucha la clase de historic sobre la llegada de

los conquistadores a America. Imagina que pregunta sobre el caso Dalton y que las

monjas le contestan:

iEvita por dios! Que no preguntara locuras, que mejor se aprendiera la formula
quimica del azicar, que eso le iba a servir para cuando fuera ama de casa, si ya me
la puedo sor Teresita es C12 H22 011 y la monja buenos pero no se preocupe por
lo que pase afuera a usted no le afecta si no es mayor cosa. (14)

En la respuesta imaginaria, las ciencias son mas tiles para la mujer. El subtexto indica

que la educaci6n en las escuelas de monjas sigue perpetuando los papeles tradicionales de

las mujeres, mientras que queda en el silencio la respuesta a la causa de la muerte de

Roque Dalton.

La denuncia de la violencia en el context de la guerra civil salvadorefia (1979-

1990) tambien es intema. En este caso, los recuerdos que le vienen a la memorial se

entremezclan con la pasi6n que siente por su compafiero desaparecido, El Pajarito. En sus









recuerdos aparecen cuerpos torturados y estudiantes desaparecidos y se queda

reflexionando:

Te quiebran la vida, para sentir tu respiraci6n acariciando mi piel y yo alli junto a
vos, es pecado fornicar, alli junto a vos, solos, es pecado, pecado, pecado. .. te
quiero, te amo, es pecado masturbarse o tener pensamientos impuros, te amo, sed
de vos, vos en mi .Deseos, te estn jodiendo, deseos, y no te das cuenta. (21)

En el dialogo consigo misma y el uso del verbo joder tienen una double connotaci6n, la

sexual y la political. Las voces intema y external juegan con los significados de una

manera subversive.

El diario, con respect al tiempo, se inicia con las horas especificas y la narraci6n

en el tiempo present. La voz narrative es impersonal y la narradora tiene un destinatario

implicito que represent con la voz del tu. Los tiempos se identifican como el dia y la

noche. Los events que ocurren en el espacio public, como las manifestaciones en

contra del golpe de estado, se identifican con fechas oficiales, por ejemplo, "18 de

octubre de 1979" (39). En la secci6n del diario sin fecha la narradora reflexiona sobre su

participaci6n en la guerrilla cuando estudiaba en la universidad. (62). En el capitulo IV

las entradas son mensuales e infrecuentes; con el silencio la narradora informa que

Rafael, el Pajarito, ha desaparecido y Martina, el seud6nimo de Paulina, la guerrillera

muere. El context de la guerra civil y la participaci6n de los jovenes en la guerrilla

pasan a former parte de la vida cotidiana, y las diferentes voces comparten su intimidad y

sus preocupaciones por la inseguridad intima y political.

En el segment del testimonio, el sujeto femenino se distancia y critical a las

mujeres que como ella, esperan el regreso del marido.

Ay, pobres mujeres condenadas a su marido, un par de hijos, "un hogar", un
amante. .. pobres mujeres confinadas a cocinas, supermercados, colegios de nifios,
cuartos de moteles, brazos de amantes pasajeros (ninguno se va a quedar con vos). .
pobres mujeres incapaces de valer por si mismas, incapaces de decir que ya no,









que ya estuvo, pobres prisioneras del clasico rol que nunca se atreveran a destruir.
(38)

Continua la narraci6n para que los lectores implicitos reflexionen sobre el papel

traditional de la mujer en el context guerrillero y concluye que esta enamorada, como

toda mujer, y por eso esperara a Rafael. El sujeto femenino multiple s6lo se sitfa en el

present para tratar de aprovecharlo ya que como todos los j 6venes salvadorefios no tiene

perspectives futuras.

Conclusiones: reflexiones sobre los testimonies de mujeres como narrativas de vida

En los testimonies como narrativas de vida, las mujeres cuentan sus experiencias

personales y las sitfan en diferentes contextos y espacios, generando un ambiente de

veracidad de la historic que se cuenta. Son various los instruments que ellas usan para

elaborar un discurso y romper el silencio. En un primer moment, ellas continuan con las

"tretas del debil". Sin embargo, cuando tienen un espacio discursivo reciclan las ideas del

patriarcado y, a su vez, hacen participe al lector de sus reflexiones. Los sujetos femeninos

en las diferentes narrativas, que he expuesto en este capitulo, general un ambiente de real

a partir de su identidad que varia segun cada caso. Menchu, por un lado, mantiene su

nombre para dar veracidad a su narraci6n. La identidad secret de Matilde en Apuntes de

una historic tiene una funci6n political, puesto que en el context de guerra civil el uso de

pseud6nimos represent la inseguridad que se hace paralela a la ficci6n de la historic que

se narra. Los sujetos, narradores y voces de los testimonios adquieren conciencia sobre

las cuestiones political que las rodean, sin hacer un analisis profundo de los diferentes

roles de las mujeres aun cuando establecen, en los ejemplos anteriores, que van a contar

sus experiencias personales.









El testimonio como narrative de vida ofrece un lugar para el registro de histories

orales. Aquellos que no saben leer ni escribir, y que dependent de un mediador que grabe

sus palabras, las transcriba y las publique encuentran en el testimonio mediatizado un

espacio en la escritura. Entre algunos critics al testimonio, Cristina Rodriguez sefiala

que "s6lo asi esa voz sera escuchada y servira de instrument de lucha para este pueblo"

(370). Para otros critics del testimonio esta postura es questionable debido a tal

mediatizaci6n. En los ejemplos anteriores, sobre las varias formas narrativas del

testimonio, las representaciones del sujeto femenino han sido mujeres de la clase

trabajadora que elaboran sus discursos a partir del paradigma patriarcal cuya unica

posibilidad para ser escuchadas es el registro de sus histories en los testimonios escritos.

La oralidad queda asentada en la escritura y a partir de las grabaciones de las histories, no

obstante la postura de la critical, estas mujeres narran y elaboran discursos sobre sus

experiencias personales y sus histories de vida.

Los contextos reales crean el ambiente de las histories. En el ambito institutional,

el testimonio se retoma en el context revolucionario como parte del compromise del

intellectual hacia los pueblos latinoamericanos. Esta discusi6n da pauta al debate te6rico-

ideol6gico que se inserta en la hegemonia institutional. Gramsci sugiere que estas se

valen de la hegemonia para convencer a otras classes sociales de que sus intereses son

primordiales (57). 11 La critical al testimonio se legitima en el ambito de la critical literaria

de los ochenta. Por un lado, Casa de las Americas otorga el Premio Testimonio en 1983 a




1 El marxista Antonio Gramsci en Prisson Notebooks (1929-1935) retoma el t6rmino hegemonia del
vocabulario de la Tercera Internacional y distingue que el poder que ejerce una clase social sobre otra
tambidn se aplica a la political a trav6s de un sistema de alianzas. La hegemonia significa poder cultural,
moral e ideol6gico sobre los grupos subordinados.









la version en espahol Me Ilamo Rigoberta Menchu y asi me naci6 la conciencia.12 La

editorial propone el testimonio como genero literario para que las voces no representadas

hablen y cuenten sus histories a fin de ser escritas. Por otro, el texto en ingles I, Rigoberta

Menchu se incorpora en la lista de lectures de la Universidad de Stanford y se cuestiona

como genero literario cuando John Beverley elige la traducci6n en 1985 como paradigma

para teorizar el testimonio. En consecuencia, el testimonio se institucionaliza a partir del

concurso de Casa de las Americas (1982) y por la Universidad de Stanford (1986). Los

objetivos difieren en cuanto a la funci6n de este genero. El testimonio se define como un

espacio en el cual las voces no representadas adquieren poder para contar sus

experiencias personales.

Con respect a la veracidad, la definici6n de Traba propone el distanciamiento del

escritor. En el testimonio mediatizado que reclama ser veraz, la critical cuestiona la

historic que se narra. No ocurre asi si se define como una novela-testimonio, por ejemplo

el caso de Hasta no verte Dios mio de Poniatowska. Gustavo Garcia se refiere a una

combinaci6n en que la vida de los personajes reales se ficcionaliza y se present dentro

del scenario hist6rico mientras que Hyden White cuestiona en "Essays in Cultural

Criticism" la forma en que se narra la historic official versus la historic de la novela.

La voz del yo se cuestiona como personal y se hace colectiva. Con ella se identifica

un discurso enmarcado en los models culturales sobre quien hace la entrevista y quien

responded. Sin embargo, los testimoniantes, en el process de contar su historic tambien



12 En el afio 1983, unjurado formado por Omar Cabezas, Tirso Canales, Fernando P6rez y Eugenia Meyer
concedi6 el Premio Testimonio Casa de las Americas al texto Me llamo Rigoberta Menchfi elaborado por la
etn6loga Elizabeth Burgos Debray. En las Actas del Jurado el objetivo es: "Reconocer su valor testimonial
cefiido al g6nero en que concurs6; reconocer la pureza, la naturalidad del testimonio; la intensidad, la
candidez y valor que tiene este testimonio y el ejemplo de tenacidad y coraje de la mujer guatemalteca en la
lucha por la liberaci6n de un pueblo" (Ochando 168).









seleccionan la informaci6n y eligen los recuerdos que la memorial recuerda. Como

agents decide que es lo que deben hablar. En consecuencia, la manipulaci6n y la

selecci6n de datos no s6lo esta a cargo de los escritores, ya sean editors o

entrevistadores, sino tambien de los informants.

Para crear un "efecto de veracidad" que cambie "la percepci6n habitual de la

literature como algo ficticio o imaginario", se require de una colaboraci6n entire

testimoniantes y editors (Beverley "Anatomia" 11). Arturo Arias en The Menchu

Controversy (2001) no muy convencido, analiza el problema de la verdad y la

autenticidad del testimonio de Menchu cuya voz es cuestionada por David Stoll. Arias en

"Authorizing Ethnicized Subjects ." plantea el problema sobre, ,a quien creerle en este

caso? Y, ,c6mo valorar el testimonio de Menchu, si otras voces tienen su propia version

de la historic que se cuenta? (76). Juan Ram6n Duchesne arguye en "Miguel Barnet y el

testimonio como humanismo" de 1987 que la entrevista esta disefiada con tactics "para

hacer hablar al interlocutor, mas que para hablar con de' (157). Miguel Barnet en "La

novela-testimonio: socioliteratura" de 1969 compare el trabajo del escritor con el del

productor de cine y lo llama gestor ya que sus tareas son similares, ambos se convierten

en intermediaries, en el caso del testimonio entire el entrevistado y el lector de

testimonios. El escritor cubano sugiere suprimir la voz del escritor, o bien, usarla menos,

y con esta postura admite que la voz del escritor esta present en el testimonio escrito.

Carmen Ochando, por el contrario, argument que el escritor o la escritora del

testimonio desea superar la contradicci6n de anular su voz, pero falla. Los intentos de

"crear un process de identificaci6n estetico entire el personaje y el escritor no ocurren del

mismo modo que se da entire el entrevistador y el entrevistado" (127). En su lugar se crea









un personaje que represent algo mas que un discurso estetico o con matices literarios;

esto "significa tambien la posibilidad de ser representante (elegido por el entrevistador)

de un grupo o clase social marginada" (127). La propuesta de Ochando con respect al

texto testimonial, consiste en que los testimoniantes dejan de ser reales y se convierten en

personaje de una narraci6n. Finalmente, ella concluye que aun asi son representantes de

un grupo marginado, elegidos por el escritor y no por el grupo marginado al que

representan.

En otras palabras, el discurso testimonial se convierte en una interpretaci6n del

editor o la editor; y, el entrevistado, en un representante de una colectividad elegido por

el entrevistador. Hasta aqui Ochando y Duchesne problematizan el posicionamiento de

los agents en el discurso y se cuestiona la veracidad de la narraci6n.

En efecto, el uso del sujeto personal y la veracidad son tecnicas que se usan en la

elaboraci6n del testimonio. El prop6sito es permitir la apertura de discursos heterogeneos

que co-existan mas alli de ser objetos de studio. Sin embargo y como antecedente al

siguiente capitulo, cabe cuestionar si puede existir un trabajo colaborativo entire mujeres

lideres y editors. Persiste un compromise del escritor cuya funci6n es organizer y

compilar information.

Al considerar esta divergencia de opinions con respect al papel del sujeto

personal debido a las varias formas de elaboraci6n del testimonio, la propuesta del

siguiente capitulo "Dialogismo en el testimonio: testimoniantes y editors" es profundizar

en la discusi6n a partir de los casos especificos de Elvia Alvarado y Maria Elena Moyano

y sugerir que ellas elaboran testimonios, como parte de una ret6rica de liberaci6n, y como