<%BANNER%>

Literatura testimonial indigena en Guatemala (1987-2001)

University of Florida Institutional Repository
xml version 1.0 encoding UTF-8
REPORT xmlns http:www.fcla.edudlsmddaitss xmlns:xsi http:www.w3.org2001XMLSchema-instance xsi:schemaLocation http:www.fcla.edudlsmddaitssdaitssReport.xsd
INGEST IEID E20110320_AAAACQ INGEST_TIME 2011-03-20T14:23:24Z PACKAGE UFE0009420_00001
AGREEMENT_INFO ACCOUNT UF PROJECT UFDC
FILES
FILE SIZE 122288 DFID F20110320_AABJME ORIGIN DEPOSITOR PATH garcia_c_Page_069.jp2 GLOBAL false PRESERVATION BIT MESSAGE_DIGEST ALGORITHM MD5
ddce84a18a49d587abe3c1835acde402
SHA-1
678120ce88a3a063fc12256b94855573bf945ab1
25744 F20110320_AABKOR garcia_c_Page_092thm.jpg
d72a11421409e0b6a978bf7b526d3fe5
5c2e1c40f83445ab8b78b00c742db67c1e814efe
50548 F20110320_AABJMF garcia_c_Page_071.pro
b24169e7982586beb210ed1e49fa8c32
a5f0dbed2bc31e4c3d0dc9a672440f0d94633c2b
19365 F20110320_AABKOS garcia_c_Page_095thm.jpg
c250369d4cda15bedac63f699e0930b2
bc456e71cddfaaa2ece19081c6b5f7c902a2acc7
1053954 F20110320_AABJMG garcia_c_Page_082.tif
383dc24f64e36d7287ac6f721f69fb8a
0d16e5f7c4c4983d92e5120a21a1cd6f26b56aa2
25153 F20110320_AABKOT garcia_c_Page_098thm.jpg
d9d253f7a29d49c265df790436659ac4
0e3166c809a9d33ed4d2fb3c2a1fae1c8fd3ee75
53937 F20110320_AABJMH garcia_c_Page_073.pro
bdf68324ae9ef3b5ffdb0e9f2aa4aebe
2fa7a1b56e13a0be2a1f27876f8a8a814ce5b168
25035 F20110320_AABKOU garcia_c_Page_099thm.jpg
b4020eb8eed8e5110702602e5c579ec6
575406f70bb76a934ca87aa0126a62be77759b6f
F20110320_AABJMI garcia_c_Page_054.tif
9e5944cb94ea8ad4cf049c4844143f4b
1a40edde9cbfb76d526a62d4629c405733eb5f69
9075 F20110320_AABJLT garcia_c_Page_037.pro
c453fbf89ee9a6f11740a6c2813ae75e
dae869b74a590fb6edc13259201906c35b3bf2d0
23913 F20110320_AABKOV garcia_c_Page_101thm.jpg
0910a433c1714d4c895a17dd1ca90d86
deb945f845d402eea8967a18719dd29582138a75
F20110320_AABJMJ garcia_c_Page_041.tif
2e5d3b4fccd0c7feb598111b5111d66c
3e64e1ea540d65b0c588d136e003afcb0a3437c2
108852 F20110320_AABJLU garcia_c_Page_022.jp2
86fef51a0915713836383713e6f745bd
6ef95f5a05e0f3295e10157112a857cf10a44ea0
25697 F20110320_AABKOW garcia_c_Page_102thm.jpg
cf0d5bd42e429faac5c40b0957021295
26b7f58e64c8afa46a7c07c0f53917b989151aea
118480 F20110320_AABJLV garcia_c_Page_027.jp2
4d12fd52a273a8aa51069544f7414451
d9e9cb9470eea2c5d4b1f4050362419ced699bdd
13247 F20110320_AABKOX garcia_c_Page_103thm.jpg
f5dd64859cb1894ab2ec44639d3e2371
3a4752f08a7a1ba89dd9e60197f367641874901c
25909 F20110320_AABJMK garcia_c_Page_077thm.jpg
49f136a827757634b0d536ed3a71b21c
aabd984feaf9c5213e91e8e2d7f9df1d363d8c01
222224 F20110320_AABJLW garcia_c_Page_106.jpg
443e465daa0ef45fc36e9019076fa737
7305848cf6d986a3d4c7d5b3fde243fccc227bc9
23104 F20110320_AABKOY garcia_c_Page_106thm.jpg
86a372e8e98a1c6661a1949d970e0d6a
a82cb577811597238299aa2a79bdc17af9380e95
79027 F20110320_AABJNA garcia_c_Page_089.QC.jpg
c49cbce1ad8785758885cebe4e5f83cb
d2837265f958f95b7cf38129253f7c5b1d23558c
57128 F20110320_AABJML garcia_c_Page_075.pro
3bad40ab0757e44c0e3cb1b76f956f39
127ccc0f60df9376224171d3ed290d42d7d6b95c
86533 F20110320_AABJLX garcia_c_Page_083.QC.jpg
f1b4443a76cab649f65998f996ce418e
423c9f705715a8c0e429b3aaf6cb7fe4e2ae5556
125648 F20110320_AABKOZ UFE0009420_00001.mets FULL
96ae8eef6d31ae473424a922c96a2387
5efed0c8696547cc169a4c017960946f0e3a2ab0
16636 F20110320_AABJNB garcia_c_Page_023thm.jpg
179d50d5294d5d38063dc26aaed73c2a
3d4ad238a15f5f88197d827139c0fb7953eda469
218471 F20110320_AABJMM garcia_c_Page_035.jpg
7e945b75117ea6e7138cf6090278f869
b4f37edf2af560c444fdd9f3587e50adcd56d571
54832 F20110320_AABJLY garcia_c_Page_001.jpg
cd06c857947cac77f6dd4b6ebee8e999
f05ada2cd7ad2d471387511c20836b3216617454
F20110320_AABJNC garcia_c_Page_079.tif
50ad9194664e5d6f0e51ea18e406dbac
e2fdfe2a321f70501250bf9602e6d27292268c27
1994 F20110320_AABJMN garcia_c_Page_088.txt
73ff9533e0a9de8f5847aa6ba29a7028
e22a926db07f03235f30bafa0daf3972120b17d1
2341 F20110320_AABJLZ garcia_c_Page_017.txt
1f4f1943fed901ffc1ae4382ec4ed863
9138b9b317e55ce2bb3819c3a711168c43ebe9cb
F20110320_AABJND garcia_c_Page_073.tif
2eeecfd27f219445f9982858ae450389
b367459fb62c93c73afce38d8426188b3507947f
2464 F20110320_AABJMO garcia_c_Page_046.txt
dfd5eb309e8a683d02d402a6e062e435
2d9589357bc30c1f0b212c3dbe6a40d76bfc9ea3
111814 F20110320_AABJNE garcia_c_Page_103.jpg
056f2fb8bdf8afec8cc0080dfc3f801b
351169cd3c2100b5c648947505175cd988609b04
2294 F20110320_AABJMP garcia_c_Page_047.txt
60d33f12bdd997679f7bd2b795fa6672
791bd6063e3de9a36a0d44e83bf65b0debadb2c9
76676 F20110320_AABJNF garcia_c_Page_079.jp2
3aa6b152df422b59556e37fac4916a43
90b6882b877dd560b17f82d6f902b5375385fc0b
F20110320_AABJMQ garcia_c_Page_039.tif
83f1fcb94dcedb7fbd02d8c812e1fdd5
5152e46a7bd6f6926b18f63bcfcf8ea1cf0d3c70
51916 F20110320_AABJNG garcia_c_Page_094.pro
ac18b1f9d583ab18ae650b829199b5dd
ff0ae1771686dd9d5b4cbd8f705db491cc833411
79160 F20110320_AABJMR garcia_c_Page_056.QC.jpg
1466b7f0cdb48967da48885801b828d6
784422dd2c9585442a7037470ac941cc1e6713a0
79676 F20110320_AABJNH garcia_c_Page_085.QC.jpg
ee587a0986cde1c41529b04daf9c679b
4c97d5066454dca778f0f36ccda01b053db6a97d
113368 F20110320_AABJMS garcia_c_Page_106.jp2
cb24b882e0866cdf5f3c7cb7fe6a632b
78ed1b0314dc35abb16f96a410ff5adbc8c047d9
21727 F20110320_AABJNI garcia_c_Page_006thm.jpg
465de27d5bc6797b2bfe86be2e05cd20
9875a4ea04f1eac7ed0ee9c3d5d2f46847ddf233
57144 F20110320_AABJMT garcia_c_Page_087.pro
791d6d17b8068ea757cce2c77d87d89b
d5cad845dfe016767cdba9767e683ddfbb6dd675
206841 F20110320_AABJNJ garcia_c_Page_015.jpg
f8af8436931b150126e57c34f163c023
5c2dbbc9f1fe3b02f9515d04f0a1d6b9d37ee966
80111 F20110320_AABJMU garcia_c_Page_039.QC.jpg
b63a6eb749022fa92e3427e975842839
681a5ce52b8367b5e650c1cdb6ab432462da4a40
149811 F20110320_AABJNK garcia_c_Page_091.jp2
08ee15b5bbd6404dfe51ab7a1aa5a1aa
b210dd571a05672f073ed9773ec3a9a2a9fee8d4
F20110320_AABJMV garcia_c_Page_012.tif
c17338d4d26c9b2e68c17b668c287314
978103c32fc970c0f300b22ed8f4b983d721e74e
247276 F20110320_AABJMW garcia_c_Page_049.jpg
46e900268c7261cca4c976e44bf2409d
3515599815e04b787a54c1d3243612c0199f4112
2023 F20110320_AABJNL garcia_c_Page_072.txt
f5310c84c8035ba64f81737906f10505
0bd651502cae366d841a0cc72715c883ecf0a6aa
213912 F20110320_AABJMX garcia_c_Page_036.jpg
99962b682501ea0b2dca36e0cbfdad69
d1120e1bc884c7cb4dde002c6c4281c7d0be3c81
F20110320_AABJOA garcia_c_Page_060.tif
0541fec24af04bc2f81de23ea14ed347
e7ac91b6ed8603498fc40a7cff3c71a74739bb30
F20110320_AABJNM garcia_c_Page_087.tif
6c91e15153c9396d3b4c90ff988a2b80
715236a6c2ee0fc8b5083f392b03449677815603
F20110320_AABJMY garcia_c_Page_058.tif
36409672062802e4f1183fdfabf42f0b
66d3d8a33ab9d192ed34fcc6a458181c11800be7
53335 F20110320_AABJOB garcia_c_Page_034.pro
f38b7f883372b2d8f8ec3fec6687489d
eb083a162eb7f6b21322c929bac372089dcabd46
49089 F20110320_AABJNN garcia_c_Page_060.pro
1f7f2dbc3e36f7ee6f24e33519044f38
bf678a21ec05a5943861abef45f1ae9b7d7c4c98
75257 F20110320_AABJMZ garcia_c_Page_098.QC.jpg
b4edcf06997d802b33fd38490eb2d836
ff100da8ac79a2b81a4287a317bc745753ea56d3
F20110320_AABJOC garcia_c_Page_008.tif
580888ece4e2194a1d28fa7c11d75745
07680aa6e216475008fe6a1576021f8f8ce3039a
123370 F20110320_AABJNO garcia_c_Page_081.jp2
a07a7844d8c71089ec64b92ddb1b6c83
41562f66193771c814acf061f6d822808a7a049d
F20110320_AABJOD garcia_c_Page_016.tif
fc55157ffc38b49e4d752177e4152374
7abfd18adc726b49b4fc9ec3a200391ca123e9c4
107820 F20110320_AABJNP garcia_c_Page_007.jp2
92298ccbc457c41055673cbff27e5e69
8c133b481b2bbae5b3aae291ab258564188dc5e6
25817 F20110320_AABJOE garcia_c_Page_082thm.jpg
e4abc6ec0785942ed3a564c95909dfb5
802aeeeae00351c2d70c8c74fb077aa4a667e5fe
126855 F20110320_AABJNQ garcia_c_Page_046.jp2
890ef630b406a1ea102cdcfe7c121b92
faf4ce628c29f74c2d7395126de7f4d415bcaed5
51232 F20110320_AABJOF garcia_c_Page_043.pro
211ac5e33011fb8a866d8a333631340f
6f99f9cdb23df471c50cf40b1fd11e45cd6c7356
F20110320_AABJNR garcia_c_Page_105.tif
1cbbcb5fbc40587e8405703b270661cb
b9b1b4aec19fa011d912a15788d71e7c8568b612
3229 F20110320_AABJOG garcia_c_Page_091.txt
5b6da209570cca8d1cb72768b2943a71
60e1bf0e0e76a43b28d9960d3c97f101b00bd3b8
232084 F20110320_AABJNS garcia_c_Page_017.jpg
424642419abc3fe18e58f6f4c421bacf
23638324e5ae2d9faea458cc7e261c5049a32b04
25951 F20110320_AABJOH garcia_c_Page_034thm.jpg
5c8f4597e7b0a8c922691c9fab911156
d7758356ec3230ea742d36f4eafdbe6e4b7fb9a7
F20110320_AABJNT garcia_c_Page_045.tif
ada0d99b5d713b08aba832b60172d44f
c3683964636b403182d1262ae67032e755c65d71
73416 F20110320_AABJOI garcia_c_Page_065.QC.jpg
4bdfdcf2708f3c27a710b26af49c173f
9d25fb2533e138b29a525d6485bde9fc42313db8
2672 F20110320_AABJNU garcia_c_Page_083.txt
6679c7a171093450c0f4431f05795a8b
d142a94ad5de60e9e79e28557d1cd03b6aba380f
25289 F20110320_AABJOJ garcia_c_Page_048thm.jpg
a59a80984085bdad4c6940737bc9e869
c446054901fe7a12cfb300c34a124b165a4006aa
102041 F20110320_AABJNV garcia_c_Page_104.jp2
18da4fb1d9d608ab31b395f0b5972d32
b8bb40b07d45d973d4f8ff03d9c16b77a01681cf
24539 F20110320_AABJOK garcia_c_Page_015thm.jpg
e3dd30bb21493a6a41d4408815bb9c6f
6aa4cfe30717c66b34737a15805f39c5c270eb5d
F20110320_AABJNW garcia_c_Page_036.tif
c3f6515d840732eae85a69ecdf3e8638
80977e7dba105535311baff8e15583ef06965440
72972 F20110320_AABJOL garcia_c_Page_057.QC.jpg
248731cc457f1e53c67b5e1f4f3e5203
1bd9a4d433bcb5069d91d736f3768565428cb176
52728 F20110320_AABJPA garcia_c_Page_077.pro
ebefb0495a79f77756ad956cc187dea5
69e1b4922b94930401b9dc7814c6c56f9e88a9c3
55510 F20110320_AABJNX garcia_c_Page_044.pro
d78675f147155dc9c83af1836a2294cd
244eabc378142c86b44ab7c67788e655e9ff466f
F20110320_AABJPB garcia_c_Page_102.tif
9b4efe2270a6a7c51dc8874a572cf90f
73b68bdab8bc7ee602383e05d9155e5c7da2d099
23870 F20110320_AABJOM garcia_c_Page_064thm.jpg
cb8c16a5b5e59e926507bda50f3684dd
fb2bc11c9ad3d0c1d7b012eab3b8c2dc7ffa1721
235214 F20110320_AABJNY garcia_c_Page_028.jpg
c150f08fe193e1b1fb3905ec07fcde7a
d9335ceedc9196768a61da948bc565379350ca42
83051 F20110320_AABJPC garcia_c_Page_047.QC.jpg
8dc02516c0e42c13326bccab0da9e611
f1aea5307b710b0c8f1f1458d660b6c684489ef7
44537 F20110320_AABJON garcia_c_Page_095.pro
0d3dd4cbfb73016cc13172e5ca3abc0e
bc1aecf85a070c7da6b39a6daf16b7a094d4daa2
67699 F20110320_AABJNZ garcia_c_Page_049.pro
1d364aa88939d8b2493521b9eb40a29d
3220c718d91a45ec3a92b48fdfa0e49aac593e19
109433 F20110320_AABJPD garcia_c_Page_015.jp2
470b51d2ff26f0f7b3340d12441d345b
75ead35194b2533e0aec726211a4e025d37f4590
52064 F20110320_AABJOO garcia_c_Page_053.pro
0cf2476ce417e18b192f68627f42500f
bdf90ce1432d734b03c18e71832cc6fb70754abc
26035 F20110320_AABJPE garcia_c_Page_046thm.jpg
e7ef637561aba500c3c881f487dfd333
fe41b624b9d1729ad6a2c774adff49580d06f9ad
79220 F20110320_AABJOP garcia_c_Page_055.QC.jpg
353190420b581b73b94ea64c88b8403d
07b3f1d31fde8347a75a9bec9c29f6c72e600203
102973 F20110320_AABJPF garcia_c_Page_096.jp2
58e1af0c563be8bafc1c559feba4b8a3
eb4b74cab1df1ab6ae683843a2dc923edcf609ec
34167 F20110320_AABJOQ garcia_c_Page_079.pro
2ff45854df71904c5550b3903fc212fc
e4e6512905e1d3789b9cabedb2376938e0f05fa3
24716 F20110320_AABJPG garcia_c_Page_047thm.jpg
6ad07c8baf595e101d266b70ea6c8fa2
3b9599587f869976f11b938e885f8532be64a40d
208554 F20110320_AABJOR garcia_c_Page_078.jpg
8180f45a4680222d250884dddc353064
5d5d9b485fa3b124badb40a3287caf359efdc2a8
1354 F20110320_AABJPH garcia_c_Page_079.txt
4fff4673b70381f446f99fa82bf48b41
ffe27acb7fed06c366fb8f735891177dde794e3c
24851 F20110320_AABJOS garcia_c_Page_100thm.jpg
dbe7f899de167a65e09be0ca87e9fd49
ddeb29022e2fbaab3685acb0a032605c5411eed4
2012 F20110320_AABJPI garcia_c_Page_013.txt
d6791394a5eb055320b22e55a583e2a6
f9060176afd7f1167a6364be9748eb817dee9b9f
F20110320_AABJOT garcia_c_Page_081.tif
ac0e3a21d024429ff0f7292a3fd9bd7d
663524e0ea7c95cd6fac534921a4caaf7b9b04bd
54145 F20110320_AABJPJ garcia_c_Page_076.pro
907d935380a3fd955855c4962a9a2b93
f5e51e85fc0f9ff5d5fb98db014f6d5f28953788
24534 F20110320_AABJOU garcia_c_Page_093thm.jpg
ed95ffd47c17faa2b14e76e4b658344e
1f8225aa9a16eae70f446e187f0a69fb7233c30b
53437 F20110320_AABJPK garcia_c_Page_093.pro
c85e2f4cb439ffd0e769202a453c0d3b
0e7d81c4ced39a0dc1f72a919f522de9e806f794
F20110320_AABJOV garcia_c_Page_038.tif
6b6ec1ec35653c4aa58779c570dff729
6b602f7987800156043bc3964fde5c06fdd623e9
1952 F20110320_AABJPL garcia_c_Page_104.txt
d00ffab6310a103fac42611d2dead2ec
1e074f958d4d0508f31d00905af2b1b970ba0de7
62047 F20110320_AABJOW garcia_c_Page_038.QC.jpg
432b8f7314ab3ea93665e4a34420865a
25de34f29b32620f87482a20ba0271f9a02a5ab8
F20110320_AABJPM garcia_c_Page_019.txt
02be946ebba6aaedb33a348a3c5eb0a1
fc2fed8e8542130181262d1841be0e7c856b2278
F20110320_AABJOX garcia_c_Page_065.tif
ce28e1464aad37054c7a29cc97507a65
b1c3ed698b650614993dc6716fd2ee88c6a0477c
75787 F20110320_AABJQA garcia_c_Page_007.QC.jpg
74962138e3d1aaf67bc2d778019fdc21
fcb01d981cdaf820d30e2d14298e8ad550336976
460 F20110320_AABJOY garcia_c_Page_001.txt
5d4bf32081f1889fbd35735d2533d80a
3c8914e696d310e8f0b4c268dae3bc76b4df5a82
83301 F20110320_AABJQB garcia_c_Page_081.QC.jpg
7cb43bf1399ebd1208eb73fd54be19ce
41e176d6ad4f12102e4006bb2d8ecf69117c72de
145764 F20110320_AABJPN garcia_c_Page_079.jpg
252287fb9e1397a522f7f8b8b15aea84
9753a7803928b9213b265d4c5e4306e150827ef5
25184 F20110320_AABJOZ garcia_c_Page_043thm.jpg
d0884e9f2bbba1fcdc3f30e11a04de54
152181f5664f2e8af0d83c28590e228643c7e040
25325 F20110320_AABJQC garcia_c_Page_061thm.jpg
776f7910389894239bfdf5b56084c7b9
0b15c1f2894c14704f5cbb33cbceafdfdd69c829
10397 F20110320_AABJPO garcia_c_Page_108.pro
f4ea2b955f511e99fba2d6025211d30c
6c1a16c06010a3f32b88c0eaba20c97a0d1435f6
102466 F20110320_AABJQD garcia_c_Page_058.jp2
cd003c3e1d37017c816ea47934075480
3368d6137193fe484b8bb4ebb2093db021b0b21e
F20110320_AABJPP garcia_c_Page_050.tif
e662290233886e80f531ac9f925bcd56
db69a11adceac2135343514aa1e384b8ddec6060
89621 F20110320_AABJQE garcia_c_Page_086.QC.jpg
7bdb4b2fcf9387b2c1e43831ff15e508
2c519ce4818e4441956e5a4c46a19d0ae918c259
F20110320_AABJPQ garcia_c_Page_020.tif
c4aff2862a407aca80c78c70a766a91c
12667d59b4ea4550088dac691af3ae74391700e4
F20110320_AABJQF garcia_c_Page_043.tif
491c743c420b55bf0697e952b78fee17
83d0687199bba9ad8028ebe7bd22dc1681e5ad8c
114811 F20110320_AABJPR garcia_c_Page_012.jp2
5a8d6cfa55b6f6e577af3f4d438e164c
990a5c928252d8844eb59841737f2d5528a75b44
21585 F20110320_AABJQG garcia_c_Page_024thm.jpg
4d5f34ff9fecf163e9c8185fae6895b9
a05b6c6d99a78b2dee632ea36e2f073dffef24eb
96485 F20110320_AABJPS garcia_c_Page_066.jp2
f0958b567be8ad4aede31e2658c08a96
1393c44db756cd96adf826f9e222d19624a44f43
F20110320_AABJQH garcia_c_Page_014.tif
d62e133c37802810073a09daba64d1a0
eb6d1ebc11738d8cc302823afbda886aba01bcdd
214084 F20110320_AABJPT garcia_c_Page_048.jpg
8061293fcd3786c13e3a207dbd628509
1aa49003476d4ab6b301b9f29d00e1aa82e09ca2
76972 F20110320_AABJQI garcia_c_Page_105.QC.jpg
d9a5f5a801355de2d6bdc563e0f18675
a853cc30a29ce2104753595ac8f935b5a73bf866
209472 F20110320_AABJPU garcia_c_Page_097.jpg
2d2ac173493dd03e5422628ae8845264
428937a932427fe36a80c4d4c42f8d9591c6b34e
204241 F20110320_AABJQJ garcia_c_Page_100.jpg
ea453cbe488f128b72a0b742fd26dbd2
f8ad1552a8cde344da01c2477431b2c3adab115f
53493 F20110320_AABJPV garcia_c_Page_062.pro
82d62e3c07f7638d915a1fed7bf6e3e5
75e098888dc9d4317c2fb106fee191f32f0ada0a
109 F20110320_AABJQK garcia_c_Page_002.txt
bcbf76f924bd4ae7ad2e7d1a815b2265
628695b9fe341b21613cdca27b5c4285e63065ce
112368 F20110320_AABJPW garcia_c_Page_005.jpg
c01a36183da8f2d6fdd57315254c814e
4c17f34a4a8fcdad195d30defee47d79c7da5217
51748 F20110320_AABJQL garcia_c_Page_055.pro
dab19ecb726ee2f1b764f0ddc553a33a
1d92d2d313fee5cc2d8b144216b5f2f8eb41e3cd
26103 F20110320_AABJPX garcia_c_Page_005.pro
6867f45631018a40245a334523e8ee2a
eea985bd0226f5f8738b4baa5122a8b8fd4446a1
F20110320_AABJRA garcia_c_Page_011.tif
d9990ae275d6b3888d07d1f0645b2124
d12e83dad6ec78ed302d0b02ce9b20a25b871dcf
87580 F20110320_AABJQM garcia_c_Page_063.QC.jpg
c588f8fbadb838bb27a888d039670c64
aea7e8878e970e7c4cd55cd0114d26dcf9179572
113450 F20110320_AABJPY garcia_c_Page_053.jp2
d9de8eabcdd949fc37533d77e1fcb55a
55263ec240ff6b41b6981a186dc3a1a9d4ef395d
2280 F20110320_AABJRB garcia_c_Page_075.txt
7396e86dca3e5de7323d0f308562845f
6d0c733662bfeff55948444606d754a8f0697ddd
121649 F20110320_AABJQN garcia_c_Page_051.jp2
ede462b35a3336e113a682668a6193b8
5c8eaab3f5a8e004230a440611408e795c8ca99c
6937 F20110320_AABJPZ garcia_c_Page_037thm.jpg
dbee2896786b9ed079ac54ef07023e88
9c672d07615401f8c79a17a8a0b9cf498068d211
43579 F20110320_AABJRC garcia_c_Page_005.QC.jpg
925d5b1e6d13d961c9e985857c4d4af1
4fcdd0d53fe824634308517f4610262bce607f11
25634 F20110320_AABJRD garcia_c_Page_090thm.jpg
9ec6481e54b1cfd594886b32fb57eed1
3ae35b92ca4a47688db370df44faad67fc40b3b3
233789 F20110320_AABJQO garcia_c_Page_070.jpg
26553912e069df5578a703457fceb3a2
09dae2077b8a06f8d2b63b612ee0ca5ac6b9ade1
82405 F20110320_AABJRE garcia_c_Page_073.QC.jpg
5a6f10f436ff713cdc7831cc603b37cf
132ea52bdb078228ea0a65881782d82689b4b422
50093 F20110320_AABJQP garcia_c_Page_056.pro
dab6da4cc8dc805d08c35365a71434e7
3b58b4a3f40187d5f81538d75bbbf67f42f08a5a
402 F20110320_AABJRF garcia_c_Page_037.txt
fac6f0fdaa5e178b2c01b39b517a4b03
a94bff496b988cd2b0a6820dacb770b2370ef0a1
112830 F20110320_AABJQQ garcia_c_Page_055.jp2
6a9e0cc3364b58d1c39b033b0188ef8e
11c8e1f1f88d8bd38b67f02ddff4f10fb6e4f9eb
1937 F20110320_AABJRG garcia_c_Page_060.txt
3e44391de5f96c9967f0e62ff837bd6c
5fa1d4bdb4aea3d4ba6004cf141afd4aac94e8a8
F20110320_AABJQR garcia_c_Page_032.tif
c01d7ef5d1098972ad9833655e60f54c
1a3e0817fd1217afd782797f95a0e9c08a12cec6
1051 F20110320_AABJRH garcia_c_Page_005.txt
37213f12f2cbf6661136852fc271b396
dfe996c5935f0b3f78b22f117f2c79b0c9014d48
47638 F20110320_AABJQS garcia_c_Page_018.pro
0c169b4d63b3e5c01c73f86d3ce325a3
3baba5f17599bca497da324f3b1bca5305cf08ad
59145 F20110320_AABJRI garcia_c_Page_047.pro
54eb8b037e1426be6fc50fca98536911
cf6626e72c038fb120e7c0f837622900725006a9
57860 F20110320_AABJQT garcia_c_Page_105.pro
a30728870464bffd40aa094a706f0066
04238acfc9da2074e129c54315379a4d1a0c1656
75997 F20110320_AABJRJ garcia_c_Page_054.QC.jpg
3dbd5b51bbe6609ddf271367b1936adb
9075f192505c1908ceea52e9ae7f392953e6ebff
F20110320_AABJQU garcia_c_Page_053.tif
66fcfff2abf61a542930831930eaea39
004fb910fabbe13870f1c2e5e529a59c943b20be
214185 F20110320_AABJRK garcia_c_Page_043.jpg
cbf98a9506fdd2eb0122be90aff130a2
a8cb477afd5007b9c2d601608d381cd2bd257875
25211 F20110320_AABJQV garcia_c_Page_085thm.jpg
b3b30db5f68f2ccdb574f09ba4aa3c40
fc0ba5b4fe6057b4313bf86f96aa03246531b173
44726 F20110320_AABJRL garcia_c_Page_003.pro
087c2579d4fc6f9a186e382eed077357
45366c81e8dee09af9cf00d494882c251d605051
2155 F20110320_AABJQW garcia_c_Page_039.txt
b2036fbe0bbe9bc1eba7d12efedfe733
58926f89b37e5879e49ba537dbaa6df205a690ed
23390 F20110320_AABJSA garcia_c_Page_096thm.jpg
78e95377c7b178b929f3de3dcf28b1d7
51ca15e184b4ac93541c196c6195599f4a8d96f6
242446 F20110320_AABJRM garcia_c_Page_102.jpg
14aad14bdac81a840627be4030d7ec99
89cbbf240ad2709c0946fcd906021996c9e9a773
24521 F20110320_AABJQX garcia_c_Page_036thm.jpg
cc267194494b6092bafa5b1c3e87869b
8032a45cad449a7554cab437f033d700560d1b14
61128 F20110320_AABJSB garcia_c_Page_081.pro
25f0120e28fbc1f3a98c0962554774e5
f99ab5221c61cb1cab79f6876343f890b477a6df
57168 F20110320_AABJRN garcia_c_Page_042.pro
a78b4061881b9cf3dc6f119fca647698
f8cd25204f85a46046549daa71403ba9778d8e68
78960 F20110320_AABJQY garcia_c_Page_009.QC.jpg
9202bda426979e005e8d784dfe30a4ee
f57c72c7cce482614784830fa087c3c3b6724552
80947 F20110320_AABJSC garcia_c_Page_019.QC.jpg
91fd8a83f3b7c22b2ca6d8f3171675f3
ca96edb101643e1564cd6ae5911b4abe08aad0fc
24276 F20110320_AABJRO garcia_c_Page_042thm.jpg
5d6b512521047b35b078ed7b5a5157d4
71cc5f5cf6352030e28fb40b1dc5d9e1ee13400b
51726 F20110320_AABJQZ garcia_c_Page_023.QC.jpg
baee126f2d21a4210839f5436e4101c5
6d247f720befdb9f758f0b7b8bf302edeb71814d
78348 F20110320_AABJSD garcia_c_Page_086.pro
34a54a15682b7aa2976d3b1bb44a56a1
66dea1e3c57f8b3a76634f50d17201c244849d47
88140 F20110320_AABJSE garcia_c_Page_050.QC.jpg
9bbd9bfb85eeef10682978e4ca16b2e9
b6d7013a402e4d111b57bd12b32e7fbf470e115a
18943 F20110320_AABJRP garcia_c_Page_001.QC.jpg
dfe7de1f4b12b211997acf1fbfcf7a75
7962135358f20bfb40fcab4c394cbe56a04ae8f3
83877 F20110320_AABJSF garcia_c_Page_067.QC.jpg
08c5159a82df619828e7466ef5761d35
d7cc46e656273afbd66e7b28c42327bb6947d138
75246 F20110320_AABJRQ garcia_c_Page_011.QC.jpg
47ec44636cc91a1ed60f7154b4a4aa1c
2b7e08c3364e6573bb8fd18196b2fbe998838c84
25162 F20110320_AABJSG garcia_c_Page_027thm.jpg
2e69de4c67debdefb231761beee10fce
f91c7c86eb79fa1da010ae0f894c55a4db11d735
2043 F20110320_AABJRR garcia_c_Page_045.txt
4592bb9306095561d8aead9970070ab5
77cf351e0ada6d73762f977809edc90a476e3a0c
F20110320_AABJSH garcia_c_Page_056.tif
d587f110c55cf9cef506103a09e7b9e6
8c8c07a9ce48c9d09028460230260e56ec5b8188
80566 F20110320_AABJRS garcia_c_Page_082.QC.jpg
39d4c05f92282a3710268bcbd7a00cf5
3041174a5cb13bfde33698d5d6752ba47d7e3847
191182 F20110320_AABJSI garcia_c_Page_080.jpg
7a0219cdd97d6e4e935027379ec1a34f
ecdb73c6b6d01106c6c3e3e8245ab6af9c97a8fb
55384 F20110320_AABJRT garcia_c_Page_025.pro
67f4b487866c4358648f47aa1a6bbc40
26d2f65eaed47fb9ffffbb092fdb101ae6621d2e
1958 F20110320_AABJSJ garcia_c_Page_022.txt
f2571723ccef2d79e65c2aa9aa2a3ee4
094e425d77555d31ab31e8cc4b183518870e5e8a
49631 F20110320_AABJRU garcia_c_Page_022.pro
c840330cd412fc80582c04ea2109dead
608ec22b9907e0888248aa331afa1b61f8b4df6f
120064 F20110320_AABJSK garcia_c_Page_075.jp2
d864d991068f6c11b258e11fdd3606b8
669bca5a74f516ed61e1231f736cd2380a83478d
123978 F20110320_AABJRV garcia_c_Page_070.jp2
d46783f01bad8e45185c6b27b7375114
ecc77c55c3ea180c104b16a766e1845902a6f63c
F20110320_AABJSL garcia_c_Page_062.tif
e6b3c8bed980251e24b54173012f48b8
532afbdd360ac7d0849c9154edebd3510cc572ee
120990 F20110320_AABJRW garcia_c_Page_017.jp2
1261870f26eaad6b6340a705e4245fc3
c84986ce760609c7d12c2e6a8015747a41ee321e
207111 F20110320_AABJSM garcia_c_Page_054.jpg
a2e0061be5edcbcada2f641e7149284d
16a335d9e59bb46f2d9b8ce6483e8bf6ecaefd59
110895 F20110320_AABJRX garcia_c_Page_098.jp2
eed1b799da94259e49fe43e500b9d0e6
f99c583b4813e21b94dd7aa43f5545c7eb67443b
220468 F20110320_AABJTA garcia_c_Page_009.jpg
fe2d209c35f1e5457b0ce18df54fd3ac
0a95243ec308f35d703659666baa18da58a89d52
1684 F20110320_AABJSN garcia_c_Page_004.txt
77e71b44ef9be0e6d98462d817350a1c
b38b4c115d689737e3356b0c8a428804a2cdbe98
F20110320_AABJRY garcia_c_Page_006.tif
fe4a8fd5692d085e4bda462bd445987d
51d8c6b8d7439175066c3d7136a3e5788aafc3bf
25863 F20110320_AABJTB garcia_c_Page_033thm.jpg
04a6f85667f5e44e68814d87b6270d2d
d40776cce35c5b5dcf111d05209fe3b59235b82d
42853 F20110320_AABJSO garcia_c_Page_103.QC.jpg
aa0a03bcf1938f13f416db96ce1a1e6e
281cceb92fb5325416e3908cc2d38231f92506af
79401 F20110320_AABJRZ garcia_c_Page_068.QC.jpg
857aecc1b8983b0c94ca8f3c376599b9
206dfb08741ccf62c10d977dc5a01eb99d112565
F20110320_AABJTC garcia_c_Page_088.tif
0cbc688e1297d97db7f6d8249de43b4a
1812b08f4ef15615d2e801808aa0cce15167880f
63909 F20110320_AABJSP garcia_c_Page_046.pro
902e3165d8308179482231d40a25df11
b8ae57e9321e6362b3b16f7cd701ee559c8a6477
116095 F20110320_AABJTD garcia_c_Page_035.jp2
feda2f2a2be9607e279aff98ae43aae4
2aa4ae8985c2d059d140bd18179d342cc8475239
F20110320_AABJTE garcia_c_Page_061.tif
9af0fdfb60c85ed4917e7f014b0211cb
7ce9c38d4b9ded402f821b191007306b9b5859e5
24825 F20110320_AABJSQ garcia_c_Page_056thm.jpg
e7bcf539bf4061784a27ba3b9986da5d
8c76d968a2ea7d1881503256bb307687c51ef8ae
11951 F20110320_AABJTF garcia_c_Page_107thm.jpg
6089f85634a5a064798810b2f45dbfea
71e180987bf47ca40ce3bab5a72507827efb2a71
223966 F20110320_AABJSR garcia_c_Page_042.jpg
de1c3d8adb4214bafb47a9585507f826
feebb054924f8c5fb52dc5afc03d6a693c4db8ca
140107 F20110320_AABJTG garcia_c_Page_063.jp2
a368b5532bbd4bb1ddd794fd39ed7bfd
5a59cdf29cfe92221f1e68f6a1607d68d2bdaffe
62901 F20110320_AABJSS garcia_c_Page_008.pro
2946b88e9dbe81d87466c82cfb958ac2
ed539f954f4c7a4ad1fa59a745c7a05e2bda61f4
52502 F20110320_AABJTH garcia_c_Page_082.pro
5fd37776a890695d9eff87e3a129cc4a
e745f152a70114d922afd36b826a1f84976833d8
F20110320_AABJST garcia_c_Page_108.tif
1481b0445002690164a3c2406d50d0d9
38cbb0ce62d20d0436b476bc76faf3f20b1eb698
F20110320_AABJTI garcia_c_Page_030.txt
88b7e187e41e8f3d487b8467de7cb5ca
1b893d5e06e2ad3cf05eb37ca2c9f5878c172a8b
77273 F20110320_AABJTJ garcia_c_Page_060.QC.jpg
a44daea8ed3a12388ac82376f5cdd8b2
7d310378553a5cadeedc5852138f61d57e8e3cb3
241550 F20110320_AABJSU garcia_c_Page_046.jpg
5cdae6f93eb817a18178280ba9142925
f309d26db01c40520e8a0e7a9b74d0fe935f62e8
213379 F20110320_AABJTK garcia_c_Page_021.jpg
a5e7eec864b1ed017a35b4847760b793
a6855809002a10eb10fd457708d0a1464a7a7741
1268 F20110320_AABJSV garcia_c_Page_023.txt
2c539d6027888cad977e2b4f66c6f7ba
ea9bec437cd3f91c7e5faac39f78a41a87c3946d
24118 F20110320_AABJTL garcia_c_Page_105thm.jpg
328c4488c284abade506bce8528d7285
70df8c5fbe2425c98ba05a0a8d1fa6207eb375da
250586 F20110320_AABJSW garcia_c_Page_083.jpg
568a690f6ded2c1e87324c00a895b465
507390b0e157d53afc886ade3ebfe2681c932aa7
8257 F20110320_AABJUA garcia_c_Page_001.pro
94ae7accca87196bb6ad12552faf3782
fd18f9284087a6f4b292f834155b59e76621a1c6
201281 F20110320_AABJTM garcia_c_Page_057.jpg
8431a7d1ab478c48be6355d96f61a3b9
dd43d34dd6a8880e40b6ae3e2f3d2d906d60ce12
1991 F20110320_AABJSX garcia_c_Page_026.txt
b88a00d47c0912a61b7cb9978e3d2b07
a01748254945779f4fe211074be20aa194b3a71a
216682 F20110320_AABJUB garcia_c_Page_012.jpg
ac1e8edbf197f5b97ced8795f3286abf
d04e65e18c36d8a1a941d5f00691e66abec5d121
24602 F20110320_AABJTN garcia_c_Page_016thm.jpg
0d615ff0f7a731bc182710b478f75c95
b656a9861f7ad62b51ca17cf487e30baf73eb602
2091 F20110320_AABJSY garcia_c_Page_034.txt
18fc50db038edc464bbc509ced04b5bc
669cff10ce6be6d2c4568d9285c3e5f9497e1f72
110420 F20110320_AABJUC garcia_c_Page_020.jp2
4d8f431a028579eef08d955a72af8d36
0725218c5d06e999b0ace337fb1b73f522fa966f
F20110320_AABJTO garcia_c_Page_034.tif
82ccd2cb5754070fcaf33eef800bbd05
fa65373451cadd21581ff74c78af15b8710383bf
2137 F20110320_AABJSZ garcia_c_Page_093.txt
6fdae56fff5de4a783fedcb2a6be1aa0
915b26ba275e58afc23a0f6963041662dcfaac34
2184 F20110320_AABJUD garcia_c_Page_089.txt
bb872aca7a03c30041e602506bbb54bd
218a6db5d34681a0999dab12f5ec205a3e98a6a6
1841 F20110320_AABJTP garcia_c_Page_006.txt
3c8dd1edb9eb658ef3eeb77e36384332
7118fdd3ee926944a42849a7ea8de570a610a18e
F20110320_AABJUE garcia_c_Page_055.tif
246b75310ddaeed330cc0896435afebc
2a6fd8aea15a57d6ad0e68b29f799f5080a222a9
24804 F20110320_AABJTQ garcia_c_Page_097thm.jpg
a5e67746930a35a71e4337ac3ae4e2eb
27b6334a30e906e9df4e282d18ff36ca68bfaa9a
203153 F20110320_AABJUF garcia_c_Page_064.jpg
216d50a05baf33c01055714950ef3c25
e76c1a49bdaf0395ecf4f6c5a0b69577ba36120c
7607 F20110320_AABJUG garcia_c_Page_108thm.jpg
1957889ce5a8c817e1259635d09b306d
cbd7bc6785d27db06098571e4129c3b7038cd676
26714 F20110320_AABJTR garcia_c_Page_086thm.jpg
835ef3626b113ec52724a7506ca07bc6
815a2c9a371c9894617f3711c5acc279b0cf25a6
2936 F20110320_AABKAA garcia_c_Page_050.txt
acd997076057b27ea57de7449b81df2b
5f2c25754c333604ed6487caa940d081e2052e1d
105661 F20110320_AABJUH garcia_c_Page_057.jp2
f8e51aceaf3e508f0878a111108f4503
10ab75fb8a18abb1eddbb07dafdd70324cc4a074
70077 F20110320_AABJTS garcia_c_Page_084.pro
125d6662ec7b964dd2d66ae942f6a18a
9decf671514647e578f7dcf123892fa1c92e8600
2369 F20110320_AABKAB garcia_c_Page_051.txt
dc9f481c90de696c839f34e255a160fb
326c5c842d0d64b3f15668dd3fe453ab88931e8c
121039 F20110320_AABJUI garcia_c_Page_107.jpg
731af327343ee6972513f6cea8fcc042
b41e4aea1abcc7511bda5d031edf9e4fc5efed1d
50666 F20110320_AABJTT garcia_c_Page_026.pro
098705a146584ed14f0951ddb7ed50ec
9b284d8a35cc1870e2cf53461210c16da6939595
1985 F20110320_AABKAC garcia_c_Page_052.txt
31e44bf95c2185e31e8444d94a15b63b
a4b5030fe300947f20e9c223db96c0ce92264f12
124942 F20110320_AABJUJ garcia_c_Page_067.jp2
b9ededb7d06fc26c66246bad1fabf702
1c444b88c0c2d6e60d2dcc354b9ae9806087f6a7
216654 F20110320_AABJTU garcia_c_Page_077.jpg
034177be2d6aa3aab60178b080ffeba9
63dc2535acf11682a5c3580aa971c645c97752b2
2041 F20110320_AABKAD garcia_c_Page_053.txt
e5174329647ba83220f3380684367d4c
5bcaaad8775712bef1d89ea28a447c077537c456
698098 F20110320_AABJUK garcia_c.pdf
29d3ba005788b850708130c488817389
c596893cc251c3b14b0c2823b6539ca3ebb39353
26363 F20110320_AABJTV garcia_c_Page_059thm.jpg
de96f2f43e8f10d0ef06f863a41ae1c0
a48ed757e1590fa65fd5796f6723fdad3db7093c
1949 F20110320_AABKAE garcia_c_Page_054.txt
929e7bb4fc9c726aa44dfba79ea324d5
8c4098b3a9486b18c6a2aa81bcb8b4272bf6af9d
279771 F20110320_AABJUL garcia_c_Page_091.jpg
04ffd04b9c29d90444420cdb0373f6b8
bfea232de9f40ef567e920164dee828f9b0629ad
48910 F20110320_AABJTW garcia_c_Page_100.pro
374352059b6e6d4f68af670048480106
f45c8e823f871ff32159b894b44a33397d21bcce
2035 F20110320_AABKAF garcia_c_Page_055.txt
159fcb46ce354caa38aa0c1057c1c93d
0a15bf1074935351e759d3428b02a1d2710921cb
46334 F20110320_AABJUM garcia_c_Page_058.pro
27f2a62d0a8c5cb7a8f2b7c47584220c
fb1984caeca7f3d92f64e6b5c82e4641802b8fee
F20110320_AABJTX garcia_c_Page_015.tif
51778ad8fb6030871651b4710b075070
e1f28602b5a9673d0d3913809927a05247b7d3a8
1967 F20110320_AABKAG garcia_c_Page_056.txt
6c8b2bc8d8825226869744f05ef68141
766005e07832508f24d0d3da61fc5d6939630c9a
26262 F20110320_AABJVA garcia_c_Page_073thm.jpg
af0b946c9a227462b8dda65f039c6ae3
316c00e973926ab9c181dce552e4cd90e50306df
F20110320_AABJUN garcia_c_Page_096.tif
b54c3bbb4fb17c940e9ebe359231e952
42540e92244566ed28ad8216810a28edf21f9c59
50423 F20110320_AABJTY garcia_c_Page_052.pro
e3b6149de84c32a81d48093b3afcfa3f
0c7888414247d6c962c2ca09dec78a537ab2d712
F20110320_AABKAH garcia_c_Page_057.txt
6e908b0a740480696c9fe69c75a8d65a
1aa95c8c4abd5c19f85b236a2a325a091298a447
2478 F20110320_AABJVB garcia_c_Page_102.txt
49efaec850553ff81cd9f5afe05b3633
4d8b6eb2d38c60be2b8b948187cfebcdf63bf9f5
1672 F20110320_AABJUO garcia_c_Page_038.txt
a2e08b992fa8eb701a6dd895649b7df8
494094083b4869cb41cc33f5abcce881527c344a
F20110320_AABJTZ garcia_c_Page_042.tif
f784b1f3e7caebab5fd4cb23e34947a2
7a8c33bb20645e24ac34c1b5c0b669098eae0b23
1835 F20110320_AABKAI garcia_c_Page_058.txt
a986d862b921131144371ffb4bcc7c08
b9b95c3a19ca62af211bf3c95e38495e5eeb6c08
1027 F20110320_AABJVC garcia_c_Page_107.txt
0c0ea0ac34a84a2531fdefd098c1d313
183c0457fbd2e1267d48cf4cae42bfebf369426a
59700 F20110320_AABJUP garcia_c_Page_017.pro
76dd3fb7e109773b20ce178cd5a756e2
3d24379086c8145ace9834b8493eba1a0aa0993a
2583 F20110320_AABKAJ garcia_c_Page_059.txt
da16ce9ee97e4578ac561b88d789332d
17951ca2caf3ef5bf82dd259c96c06a1b02032fd
25645 F20110320_AABJVD garcia_c_Page_039thm.jpg
e6a1190639b9a73b2ca91f745e8fc363
8526f36fb476e71c429a8d3c1e0ab9ad89406630
83149 F20110320_AABJUQ garcia_c_Page_076.QC.jpg
8189ecfd93739786859842ff45963374
a08c64fc59a370af126788503f326d073082674a
1966 F20110320_AABKAK garcia_c_Page_061.txt
64f6e11e411275710662af1291e98f12
6146b8736d7d186fe96fec411928ee05d4397a25
218808 F20110320_AABJVE garcia_c_Page_093.jpg
c0be6e362680314bc2365b377650fb5b
6f63e69b329dfe4257388bcbf65e7b38144a2e20
114925 F20110320_AABJUR garcia_c_Page_009.jp2
9ba2d1845123e868e6ec114fa1b7cc99
562ffde367b2434fc6070e00f75c361d3269416b
F20110320_AABKAL garcia_c_Page_062.txt
218c9091fa373a8ec0f099e1dba75635
18f2deb07259a839b2637151475467ef4ad2aef2
25630 F20110320_AABJVF garcia_c_Page_094thm.jpg
4f686489fcd7b0c882e8a85e81fcb991
2675ab0d281374bfd6939b915976a62489da1892
F20110320_AABKBA garcia_c_Page_080.txt
3ee8850caa78b9a16cfe8fa69cc3a2b9
dfee1d8b6a86bc158f5122d1f58975825edd2057
2935 F20110320_AABKAM garcia_c_Page_063.txt
16b2c3300d64289eb50903a297d3db19
8045c2e89d0a7162cbd78476db614146c92ddc09
F20110320_AABJVG garcia_c_Page_075.tif
cffd88dd340fafeed4ca1b67015afff9
fac8dba649246a8aa5575081cdaf855d148e5124
25256 F20110320_AABJUS garcia_c_Page_050thm.jpg
bb7f33fd6bae7c70fd13f8867f78ec31
4cc590db965117090497d23b0b22aae520296970
2365 F20110320_AABKBB garcia_c_Page_081.txt
826ed7177e94fa7842cf457fb8e53904
60c9e37339ec1542b773998acfb58e0b8ba2e0e0
1997 F20110320_AABKAN garcia_c_Page_064.txt
cd6954e9f8c4b04a26fca089edeb3ef7
264fb1be7e8648c75903fbc1eaea235a88aac6b9
53284 F20110320_AABJVH garcia_c_Page_012.pro
5df556f34e430b96170c21733834c8d5
29006f188012ab36ee6381e3fad712c2340e747f
25269 F20110320_AABJUT garcia_c_Page_014thm.jpg
6e26a82e6ad2bca4b74d9baad92d005c
fccc167cca16c45bcbd6c65de528badb482fed98
2058 F20110320_AABKBC garcia_c_Page_082.txt
a69950cda52bc6d0b97a44bc65cff26d
b15f0b3b525d9424ed9be029775e3281f9a746a0
1894 F20110320_AABKAO garcia_c_Page_065.txt
b5118c407eb4c827ff62f36b2c711d0b
1c77084a37d57a9863b682ad0b3fb6a6920c0fd0
109579 F20110320_AABJVI garcia_c_Page_010.jp2
20f89a92e1a1971fb65ba1d0379bba92
708fda8008093da171ef39fe27a9b9c63f761f08
23213 F20110320_AABJUU garcia_c_Page_037.jp2
8c8bdefec88650c76c9af05e5b5f6252
40caa14ec62b6effd81549be50974aa837b55cdc
1989 F20110320_AABKBD garcia_c_Page_085.txt
fe9507e0d3676fdde610d0cd25788640
07dbc8a82b1c64c583e91d6f9d759bd4d1a6ae25
1777 F20110320_AABKAP garcia_c_Page_066.txt
bb0d16f547173bd7a83a610c31dbda6c
fd7493e199ba27d6a708277529519580e78f9249
24983 F20110320_AABJVJ garcia_c_Page_072thm.jpg
93768ac81b5d64f0294574126dce8a69
c72399ed8a468f7c62a9d34b06bbb191833ed395
1972 F20110320_AABJUV garcia_c_Page_020.txt
61f0f12ddd9265b35774caa41cfe2044
b3af928457740818ea3e77096e6c5c75b31eb56b
3016 F20110320_AABKBE garcia_c_Page_086.txt
46c80c7322aacb9c8ffb9bbe85d8af31
78422b3b3c77d2b7320c7cf6d4bbafd02eab27ec
2455 F20110320_AABKAQ garcia_c_Page_067.txt
b007faaa5077c7d77955ee08afc6b1a0
ac82b642782e0dd260dcee68f533aa79f2545cc3
111240 F20110320_AABJVK garcia_c_Page_099.jp2
8007cc7e007bf13b1a5d3dd07346a5c6
8a30265a5ee454bbfd77578725a7c7a5f6e7584a
268443 F20110320_AABJUW garcia_c_Page_086.jpg
a63ffecc54046a75abc77693f64cd31b
4c521f161043c6683800a000955764a05f908044
2309 F20110320_AABKBF garcia_c_Page_087.txt
b9371242190ef44647a9dbc7acd10960
1994a542848fddc32dfbb9bda8e15717d7c7b0a2
F20110320_AABKAR garcia_c_Page_068.txt
e24465f8bff0055910460c3609668ad7
3236ff295e6d8e3bf0a4ae07b23ba490c814696a
107618 F20110320_AABJVL garcia_c_Page_011.jp2
5c60c25a55c690b6f6b8c4e0cc0f7d6c
efe61f63bec4d52dc50381d7777faf78dc533bd1
82235 F20110320_AABJUX garcia_c_Page_034.QC.jpg
12fa10cf03c962f5cd7967aad6a1a7a5
9a4f2ef38aee2b6277d8b45f1635e2734c5d221c
2199 F20110320_AABKBG garcia_c_Page_090.txt
030f9401d0395b2b80c1ef80123948fd
e9afb3436ceaa26d58ba65ed643a9a1cc4b86703
F20110320_AABJWA garcia_c_Page_067.tif
0a618c014f143869bb725960b645e62c
dbc095c54e4328d129772925c85dca38510cfe73
2327 F20110320_AABKAS garcia_c_Page_069.txt
4ebf786d5bdfcd7c618f211165ab93b6
251f5b422ac60db8ee8b9838baad8abaffb4c2df
112697 F20110320_AABJVM garcia_c_Page_062.jp2
fa1fcd403e32320564444c93283259c0
9eac4ead9c1be85dc565b24e106ee1e9ca79a833
2703 F20110320_AABJUY garcia_c_Page_084.txt
2a2ddcce86db32817dbfb4006941cf4e
4f3dc4b595e82a55939a4073cf23322d4ac5c964
2098 F20110320_AABKBH garcia_c_Page_092.txt
f4b525b72a09fe5a039b2281da0f0dbd
835e56a1b43cdfadad5007ba12c7c0c383a79544
61313 F20110320_AABJWB garcia_c_Page_051.pro
0cc594384c9882e8bb05a2166d883747
a026462928a6d4f1c795a2fc547efaa0b77fda6c
2370 F20110320_AABKAT garcia_c_Page_070.txt
59ee9ea661623b94e30a1e137bc5038b
439b1b19f2aa74646b92bfb729ebec9e9eb99203
223183 F20110320_AABJVN garcia_c_Page_076.jpg
897beef2b1215dfeb19ada2d582f8124
889e071fdee339639d8952c7ed1c455b8d10e30b
50991 F20110320_AABJUZ garcia_c_Page_099.pro
318399726e740600197161567c0807d7
4be02589c5643dc3391dc56747b8942d1b6920b2
2036 F20110320_AABKBI garcia_c_Page_094.txt
adefa2c8883ccbe80496f06b4eeed301
147a72ba0c09513979770524293fc17e0554e6f1
21526 F20110320_AABJWC garcia_c_Page_104thm.jpg
f00e8a9b3c36050229e76be5a272de1e
910f19bbb6aedd33715e4c6729b42cbdfd07ef94
1990 F20110320_AABKAU garcia_c_Page_071.txt
4b58dcab63f26922b88b9a5bc84d4e50
c68e7cf2d92e950c64f1d6063ce77f61d909c4f6
97559 F20110320_AABJVO garcia_c_Page_006.jp2
b052f89f0dc44f74cd383f7db16d7c7c
f3cedd9651cfbf735e57ec2c7a614f2f796501ae
1754 F20110320_AABKBJ garcia_c_Page_095.txt
3ba94c6dd189cfa8fd1f4b95ed913294
0c49ac57bda2ee5acc9a3fc6291bde2d244b1237
F20110320_AABJWD garcia_c_Page_069.tif
c7515542d02a0aa8a17d350708391dd7
9bbaea7f9f6db71d29c8bdf9f3ef8f768595dec7
2110 F20110320_AABKAV garcia_c_Page_073.txt
332026c85090a0dccb618de0081ec61d
7854d7ee0674a91b8f07f3e94e8863988e1c797f
F20110320_AABJVP garcia_c_Page_103.pro
cb2e882b672b624f971fd0a9d5106547
858329c7a792f8565216196b1a4462f235654701
F20110320_AABKBK garcia_c_Page_097.txt
9550ecaeca41cb981d11fbcdab460515
9aa7a8fb8a55d87f9adc20896690efaf0f551465
113901 F20110320_AABJWE garcia_c_Page_093.jp2
e37ada7288a6973fcb8303e01369c7a9
49fe75ea1fdb97ff47dea07fdc89bc6f9aab6f8c
2458 F20110320_AABKAW garcia_c_Page_074.txt
9c6584eabae73aeca5fb94c27d904faf
4175dcbe7bf6b5afd232b9b558fdcb7526cc5379
113021 F20110320_AABJVQ garcia_c_Page_048.jp2
2b92b3ff4c819698ead6e48891dc6b2d
b4dbf3f4d64aec56d07edfb39aec23cb0179403b
2008 F20110320_AABKBL garcia_c_Page_099.txt
da356640b99210665d6b1f442bee6fa2
5c336f2dc39a4a8181bfb080759ccb45ada795e7
175095 F20110320_AABJWF UFE0009420_00001.xml
4ab172681825ea3d97ba3c64e8174504
d0da0845faa6999baa919291ec11f0e138f34c84
2138 F20110320_AABKAX garcia_c_Page_076.txt
cf17816837f2b574fbc60f7575e3ab5f
320f018f5569c9b62684dc79a0c0b6ae362f4cfa
24920 F20110320_AABJVR garcia_c_Page_075thm.jpg
5a0e5537c8fd803aa58a0a687fd50549
643ffcced4694d236a1c38e3ae57d10d9b80ee08
1926 F20110320_AABKBM garcia_c_Page_100.txt
ebee60ce28c4ace984076569befb9ab4
1938502a4c5fbeafddbcac3cb83c538487b71a8e
2068 F20110320_AABKAY garcia_c_Page_077.txt
3586d4eb100265cc47cb9017e09fe95a
80809636c16be3a36e9f1ae9ad57b9d81437519c
130797 F20110320_AABJVS garcia_c_Page_084.jp2
2d4d78bb1654a235a36e2414097ee965
ea2c87a5c115b2ddb58ba2933fe0b27f7527c1a0
51881 F20110320_AABKCA garcia_c_Page_014.pro
b736c36aaaa3bde4669b991998f1e5b2
88d7cf07ab64c5902addecf86ad610023507c9a1
2077 F20110320_AABKBN garcia_c_Page_101.txt
884f96f7a32450ab81b233880309aca7
d46209c9df54d7cbfbb058098cb966fa7128eb22
1996 F20110320_AABKAZ garcia_c_Page_078.txt
e36f79c7d0ba980cc9e93ccda41ea0ea
3952a12e6b0e9418df675fe809c292f08b865624
50016 F20110320_AABKCB garcia_c_Page_015.pro
53cd863e7b5266c3d85d294171bea875
af3b29b737320b029d1520fe2106f93b1546195a
991 F20110320_AABKBO garcia_c_Page_103.txt
e60dcf1f6738e850d4bb762d9043ad4c
af6b9275eac1e72f497c5a3748665dbcd4480559
F20110320_AABJWI garcia_c_Page_001.tif
69192da8058b083d5b444251d219967d
a8264f4315cd67934f95fe30846b7479a8e30ca8
84603 F20110320_AABJVT garcia_c_Page_074.QC.jpg
4e6f16c31f6caacdd6f986b531ea40b9
9b54783cf9f978efeb1ad3c68df51268f52beb82
57290 F20110320_AABKCC garcia_c_Page_016.pro
3bfcfabc653fc0de7af779dac73d7ed5
dec725d4a963d084ce7a098f5adf175f8ec29bca
F20110320_AABKBP garcia_c_Page_105.txt
4dae9546c5f9f02e63eaef911d1becd4
9eefa417023c58928f28c0d1963dfd706263dda5
F20110320_AABJWJ garcia_c_Page_002.tif
916688c2232caa010c443d753fdf701c
418ba4e51f26cffe44db80652673274c770ffbfa
2007 F20110320_AABJVU garcia_c_Page_098.txt
45af7daa371168b44e7d0bbc7ace2913
a934ee4ec36f1810d9808e4210674a6db46741a7
51158 F20110320_AABKCD garcia_c_Page_019.pro
36a8439f71f20d4e0b2720ba9e257e5a
1f5bce979a0a59d82944ef6b9a09bf15f1c56b36
2177 F20110320_AABKBQ garcia_c_Page_106.txt
aedb3930226dc0b3f7993f83416cf180
8ef3c032169cc967433f9380b6814fee6474d0ad
25271604 F20110320_AABJWK garcia_c_Page_003.tif
8535801d22cee55571cedd2c63210271
bfda9bb3fd716f9f7e59117bd49a12da1656530b
85018 F20110320_AABJVV garcia_c_Page_070.QC.jpg
cceab2cf72e61f129c58c52dc3f6276b
1eb6e279c9b9e756f02cbd4816b18de12a796f7f
50265 F20110320_AABKCE garcia_c_Page_020.pro
bdda0007b700a4cee0b3ffaeaf306a6c
cf15b78d82fe251e05e678ae2ba5c85d2a1fea71
462 F20110320_AABKBR garcia_c_Page_108.txt
e8b1dc52782639c05c557ad3d6d7aab0
c995219007268f364cfba898b872800d31fbb802
F20110320_AABJWL garcia_c_Page_004.tif
8daedd02599f6e9bf3951caea7cbb6c3
0e1edd8eb00131fb10b12aa80cc2906d8a0b7ad5
122637 F20110320_AABJVW garcia_c_Page_028.jp2
055f4c8fd520bf89fc041f49e259ac64
16444b7fae3bf2168710dbd9de9c19b7e332aa2e
53563 F20110320_AABKCF garcia_c_Page_021.pro
f0f237c4315c8f84591d8d0e4dad8428
f847403deb24d4c06413b5d34e19feaf278358f8
F20110320_AABJXA garcia_c_Page_028.tif
332c08e7ff27b720e54ff31d94c567e7
40fe2a20c1cd08ad97595ded61318c8ae6de98cd
1148 F20110320_AABKBS garcia_c_Page_002.pro
419a16bbfe926e076e1b8f8096026505
bcfe7eccf86f56f8c526cb4ff59d2ede13c9c92a
F20110320_AABJWM garcia_c_Page_007.tif
05d146e112da858eaf28dff1ac9db409
39634ade3df3b07f8fb9bc5282e9567c625dbba9
49940 F20110320_AABJVX garcia_c_Page_061.pro
262234da5357564deaa2c00573b2a652
6874bea9d9a168a464747398711be30138a35531
31931 F20110320_AABKCG garcia_c_Page_023.pro
6aaba55fd2e3df09c15d1f573c33a79c
31ab2cb8fe2fed92d30c227bf2dc4f84e31e7a2a
F20110320_AABJXB garcia_c_Page_029.tif
d301901dead7c40a943644b19542374c
10e7058ca62fe7fab653cdbddb178f452b391f43
37806 F20110320_AABKBT garcia_c_Page_004.pro
2402bdf0c9c561cf1423604db4288af0
8033531de7440864208819de2d2eb9ec46478175
F20110320_AABJWN garcia_c_Page_009.tif
f02e7038afd659165916b9ce10cfc705
190b20cafe4a89098c2d7d8d61b1b0d100844181
81876 F20110320_AABJVY garcia_c_Page_033.QC.jpg
b4c4c11970098811e1b4b1b00e50e6ad
31444ecf0574cccb46be41b00d09a89bc864431b
45292 F20110320_AABKCH garcia_c_Page_024.pro
9b3566208a1546fa7a94b8f7171b436e
0c3b07d5dc38464012339513fdffde5bc0ff2dab
F20110320_AABJXC garcia_c_Page_030.tif
56aa1dfb6270a814eb7c8026613b8f72
74f357d83546f8e763b8308ddb0ffc24e59ad0de
43969 F20110320_AABKBU garcia_c_Page_006.pro
ae1c8244ef008aa7e76abf524bb81b23
89eb8d631f2c820b7bef06facae6f1fbd445422b
F20110320_AABJWO garcia_c_Page_010.tif
e04ea481270d7eee142d61926849dc62
754a5fd406728cad25765f0e170cabac2035642b
5584 F20110320_AABJVZ garcia_c_Page_002.jp2
75caafa1a94f6a0f91bf036697984f4a
74cef4c33ef9cb8d89c0a9a6902c305160960281
58337 F20110320_AABKCI garcia_c_Page_027.pro
feaad79ccf7e1ab330d66d5d924d2d8c
e5d9c336e94afed596d064a88c6c72df231ed863
F20110320_AABJXD garcia_c_Page_031.tif
6d25b2d93df7357d3333990ab978a30d
e962ee051cf9c2787d374e93dc4b2f4ddbf47a0a
49914 F20110320_AABKBV garcia_c_Page_007.pro
f0ce62134eaf31cd574514ee76c20deb
a22824b9886c1d26c46f42a85500a10ae1123ac8
F20110320_AABJWP garcia_c_Page_013.tif
9fc9dda06b45feec7f0c81591e75c04e
e72e7c5296406304300c77fc62f74ca92c3e924b
58634 F20110320_AABKCJ garcia_c_Page_028.pro
bea0928501e03e87d659d94b05e86b9a
ae46661bf4fcb277feab55aeeb996142d3111be3
F20110320_AABJXE garcia_c_Page_033.tif
c18c0f410fdc4b0e39eefcbfba419dde
44fcca36c89648c0a83d67d72f4f2134e18a36e0
58183 F20110320_AABKBW garcia_c_Page_009.pro
18a317773320666fe335ff98df4e8dee
26bde0939c1173cf85f86f768cb2cc81353e94cd
F20110320_AABJWQ garcia_c_Page_017.tif
55d4c27f2803403af16679f529b3881b
831099d9a71f36d9142cff266b9687bad27f869a
51314 F20110320_AABKCK garcia_c_Page_029.pro
bb817b8aee56ead2d9e5f178bc8c0193
a4c7c17b1a2cfcc4db806e05315039efae3368ed
F20110320_AABJXF garcia_c_Page_035.tif
06e01dda44b3ed3e1ff66d8d59fa3d88
dc6cba26b1fb9cbd02f1ef2a1d5f8fff4aff7eff
50266 F20110320_AABKBX garcia_c_Page_010.pro
978ab94d7b5f331441c1dd72da044c66
1a67d5b5dbe0bec0f92ffa2762b13217346951d8
F20110320_AABJWR garcia_c_Page_018.tif
912801daa7317c36e55b027b5848235a
6261a456289a76184ee3754b7d5d48fecf20ee3b
51044 F20110320_AABKCL garcia_c_Page_030.pro
b40c8c80cd6d6168b4c7a40ee0e633ac
bd47d7d021ac09d3c99e0b78385021925baf3866
F20110320_AABJXG garcia_c_Page_037.tif
b6bf02f64cdb921c869bd849af0a0c82
58335c4292a9418a7eee2c58839732ae92a1ec91
49703 F20110320_AABKBY garcia_c_Page_011.pro
6f340893c83c24fdb1e691ade6b484ca
17c45a69606d39cd1088ca5e83547820b2fba82a
F20110320_AABJWS garcia_c_Page_019.tif
2645f6827a5b3d0128dd8fc21691b656
d8fbc84582dbd218f2ab9ffb968265c40bfb422b
76553 F20110320_AABKDA garcia_c_Page_063.pro
e686ea945b1f458218e0aa469cffba70
0f454442e87f1a72ed976638705cd89d704a52c9
62597 F20110320_AABKCM garcia_c_Page_031.pro
405ed7c8ee5df1c2b1df13033e86c32d
93ef7ea7631f1eb88e68f36eef15f80c48c47888
F20110320_AABJXH garcia_c_Page_040.tif
4538fab50723488e903f075ac5e575b8
c44e407cf017fd72ab0664662bb33dd3efce6ea0
51145 F20110320_AABKBZ garcia_c_Page_013.pro
6302c7e0aa681e77865e89dbcaa09681
7911190db4503756ba800146a12eb7706ea6992f
F20110320_AABJWT garcia_c_Page_021.tif
d128ae4bba25a7dfc940d38318e70eb9
2e30c786eb78c9116cd14232f94acd181258b20b
50582 F20110320_AABKDB garcia_c_Page_064.pro
de8461aeaaef2a8e176b22d3831d4856
cb8e27045aec0bda9d2db5fd225cfceea434b6b7
41833 F20110320_AABKCN garcia_c_Page_032.pro
788de2fb94af8acc2ce25e43cb41271e
7dbf7ff1a37a2ffa9da881211398b89cb6666957
F20110320_AABJXI garcia_c_Page_044.tif
2de785a149e814cde10c3dd3b0985db7
796464320fbad81dbcf5df3137d8f22a555a6cbd
48056 F20110320_AABKDC garcia_c_Page_065.pro
fd0e3737783f343bd2b2eb6266d7aa3d
ab4f501b1c18fbc09d8928c937005d410a2a91d7
56218 F20110320_AABKCO garcia_c_Page_033.pro
012dbe6242eacf506a39732544911d54
2fd4d863da192e6f37de22275dfaf0f524021f6f
F20110320_AABJXJ garcia_c_Page_046.tif
b8d961d45312a4828e34d697d96c0436
0d1c672c76cc662ca02fdb02ed745e1f737847e8
F20110320_AABJWU garcia_c_Page_022.tif
78846a0ec9fb2f2a503cc01da6ffc095
e3d3d9969ef6b43aba499dae7c1186f4ee42df5c
43402 F20110320_AABKDD garcia_c_Page_066.pro
b3bb5eb0ba13b8631cf62b654de6948e
48d610c31076efab2474ac2e99a18b88be462b66
56601 F20110320_AABKCP garcia_c_Page_035.pro
b34f7b2bae6f3b3b4b83ababaf567017
64b839faabf626213dfe4685f8d7d1a035366218
F20110320_AABJXK garcia_c_Page_047.tif
55be16a26b6c9f6a5f68708838aec860
10b00b9af4636ac31e32d4ee3ec50b320f6c1faa
F20110320_AABJWV garcia_c_Page_023.tif
430a90b0dd46273111a9cb4124d63325
ef9a6d13432a032d73aa758fdeed8fcbfc8891ad
62002 F20110320_AABKDE garcia_c_Page_067.pro
5e46e6976f53c1319431825b93ee1e26
e0e55c1faa4ceb31b2ef3dc0165187b9c6b06cdc
53025 F20110320_AABKCQ garcia_c_Page_036.pro
ba060230d2167f4751c15d111587c111
b4b3f8578d0d1f8c5f678cebb55a00f99adc1949
F20110320_AABJXL garcia_c_Page_048.tif
def85c45d13f938894eb6622d06ffbe5
597f3f2080bb55e47f8f0abdb274b8c1a678629b
F20110320_AABJWW garcia_c_Page_024.tif
eb8697768666db613a6599c20140dc2c
ddb5357d45865b3de7aee2a6b70ea701d39d7cdf
51112 F20110320_AABKDF garcia_c_Page_068.pro
999c806baf9167ce070e0df8b2102e75
b86c9c457981db63232e3f0fe7da5ebcaabc761d
39560 F20110320_AABKCR garcia_c_Page_038.pro
5772e8abad839bf011f7978ccbd03b0c
6fcc174c37c9323893a2276beb313bea2f271efc
F20110320_AABJXM garcia_c_Page_049.tif
84f300b9760d105de0ce9a876e9b0bc2
1a789791da208b801141620019a298669f1acb00
F20110320_AABJWX garcia_c_Page_025.tif
cf587f5bf6e6cb06514023813b55c0fc
050b60bfaf02f677f45a0c18d4c1b639707d2624
60027 F20110320_AABKDG garcia_c_Page_069.pro
f37571bc73619a517ea3db48edf87409
93810555fc1814382e8b9b3423a1ed6d7fdcbb2d
F20110320_AABJYA garcia_c_Page_077.tif
c0197476d71487f63e863a9da7567bdd
3d9d39c748d32545e35304539221f77c9c8a7804
55202 F20110320_AABKCS garcia_c_Page_039.pro
5022d2fd80e93803b5a09497edf2a933
c09874c605a4322dca7996470ef9ec03788b283b
F20110320_AABJXN garcia_c_Page_051.tif
29f8e518d94247ab1d34be207f972767
fefa866718f14a3922ba081fccec9d65b890dec8
F20110320_AABJWY garcia_c_Page_026.tif
b0406a51d741883f8c92826423f6dd6b
74e341670b179bbe3d715d51aaec976a3408100f
61191 F20110320_AABKDH garcia_c_Page_070.pro
5316bcbd8c5b0f086e0ad6649520d710
efde081f4bbbe858ff7e85e05a5d3af0b3e3e3aa
F20110320_AABJYB garcia_c_Page_078.tif
c9af843be9f4e317864c12e6c17e7430
d9640affc77a0c5dced5508dbe8331cdb7909ef9
78148 F20110320_AABKCT garcia_c_Page_041.pro
1cb4f7efd072137720f49db17fb47827
70bda68127bcf48a921b4cdefc4676c6edb8bb2b
F20110320_AABJXO garcia_c_Page_052.tif
ce79b216b95031a12fd6e9ba62e10abe
881be950a412df7dd5ed18a1ffe53cc7f8b32f01
F20110320_AABJWZ garcia_c_Page_027.tif
b04d7d744a6df2670f69f6d60fdef444
8bd226e7885badb13bf5b2ac60e84170b86b3390
51592 F20110320_AABKDI garcia_c_Page_072.pro
0927b75f270e17edee082fb10a690895
4bc1374e6f7bea5ca9692a847b8d1d88bd454d23
F20110320_AABJYC garcia_c_Page_080.tif
6a4e61eea07d9481c9b79ab3a870b14c
0269973328cb39308538f35c8f7bbd69e51533e0
52057 F20110320_AABKCU garcia_c_Page_045.pro
0da224b89a6bcc00d4ade748d0269624
4f7e2fbab2b3363f62356b050b051d4817e2bcf2
F20110320_AABJXP garcia_c_Page_057.tif
79117dfc9e7076892017119f04237687
f6e0c7483221d92dde9317a8b8d17c1a9004a662
63637 F20110320_AABKDJ garcia_c_Page_074.pro
c963f878270afd959e354b435bf2406c
83949909a6ace8787b86d09592e34d7d9da9524b
F20110320_AABJYD garcia_c_Page_083.tif
c7bd0a7882f6b8cfe19b34154748a5a8
2b43116c46d4acecad85d7e9113be77276985373
50684 F20110320_AABKCV garcia_c_Page_048.pro
c1003147d06e6519789ae6967bfd796c
b37a28c532e5b85317f5b7047323015532d8bc0b
F20110320_AABJXQ garcia_c_Page_059.tif
14d10d1f5801096226974ed86d3c3847
80836bbc7f05dddc836cafa64d270fad565358e4
50700 F20110320_AABKDK garcia_c_Page_078.pro
2d0957b9ff0c5a966843972ef8a1e2bf
a0666c825f99b798d0b72c113d5ca47e2a8a3620
F20110320_AABJYE garcia_c_Page_084.tif
130bba1d2650d87fd32d4026910e1f3e
eed3dc41fda4f588bc4e3a3cc65e5b1cd2cf610d
76746 F20110320_AABKCW garcia_c_Page_050.pro
44ab6a85f53da82e936080f523e7830e
2b66179f7b9425819c8352ad11f3ceb2bee09f40
F20110320_AABJXR garcia_c_Page_063.tif
55f2df2c0e9fd51ad7d9226090291c63
16b67e3978f0671fc31c7598d232413dac7dfc7e
24963 F20110320_AABKEA garcia_c_Page_107.pro
69f7cf4cd77ddaacdcb8ccb71b02f95d
9202f99b40f2b8d3e1fbd055c88aea2f00ed1ec7
45244 F20110320_AABKDL garcia_c_Page_080.pro
448c3b5488c6e6c73c7922a620df23c3
311bd3c7d0ab4fa1a5d13600d34bab318225324f
F20110320_AABJYF garcia_c_Page_085.tif
bc49abbd5f4c195a95968aa50bebd6bd
ffd1ae43edd85641e45e3d7c37b7e4eadf48907a
49532 F20110320_AABKCX garcia_c_Page_054.pro
d23bc8968025da60d960af682b69d639
5bd7270aa048c35896664e1fad2b28d8dd43343a
69424 F20110320_AABKDM garcia_c_Page_083.pro
caab42acc78ecab9262610eb0c656243
10bf7b7609a84f0bf6a335283a01ff886876b86b
F20110320_AABJYG garcia_c_Page_086.tif
c1eb0a3850feccb4e2f0a60ae190c60a
b2c97c03019c8934d44adee494443d651f6536ea
49575 F20110320_AABKCY garcia_c_Page_057.pro
0a34c8a62ed14295b8a0ef4e4e579d01
2497777a8e937cda5a40e8eb728c7070d789ca8b
F20110320_AABJXS garcia_c_Page_064.tif
ce0c5ad6372887bdec7d2845c57e1e50
97475dae1e0bd547aa497379dd771d052ddf0cb0
14537 F20110320_AABKEB garcia_c_Page_002.jpg
d0dbcc95438fe805be1d184330f00c10
7005ccf2c84f10eb3a54b35e89426738df05da32
50501 F20110320_AABKDN garcia_c_Page_085.pro
e48e533150d1d6ef05773c78b2790c39
399e4ce26d7ea09d6e5a2736f26fdc134a66fca4
F20110320_AABJYH garcia_c_Page_089.tif
ba27269e6213fa8f27eb70ebc880cf37
8dc761fdab37dcedf500c723cf7faefcc76a356e
66351 F20110320_AABKCZ garcia_c_Page_059.pro
8869a7e0200b073dc12f95ae8d86e771
cada65462d7d6590d82d634f866f29ec7d4ba288
F20110320_AABJXT garcia_c_Page_066.tif
abdface67b6c171df95f51d3d3fd0e29
0554f0ff9bc0de2054fccd694513f6ccc4ad0e34
5828 F20110320_AABKEC garcia_c_Page_002.QC.jpg
0b954389e98898618282532546e306e5
bb27e2ec61c760ca862b2c08fa4cee890a48c175
50701 F20110320_AABKDO garcia_c_Page_088.pro
433da0be1d5f26a2b9bbe740c1b0456c
fcc0020f7df303a433ae5102a649cf57faab911a
F20110320_AABJYI garcia_c_Page_090.tif
e5903ccb5cfff22b56bbc1821186ea92
dc0f912911de90caa3f4ff992efb6ac9ec375b88
F20110320_AABJXU garcia_c_Page_068.tif
33809db51165327478ec04fc04d24b0f
5f27071b66c8841aa39114b31c6b2950d6f22dec
205150 F20110320_AABKED garcia_c_Page_003.jpg
082a0c63a959150f3724659354983ef9
e6dfb1985063103776ad823abe910f940e80c731
55982 F20110320_AABKDP garcia_c_Page_089.pro
698f1fda30ee9d754b11c9969d03b020
d8e5bd49b74cfbdf9d916e47c620295c2be01808
F20110320_AABJYJ garcia_c_Page_091.tif
aa7b950eddc123bf109f330309e64469
020b2d57d6f3d0ea9e5fa51f2b25f719ee5fda60
82120 F20110320_AABKEE garcia_c_Page_003.QC.jpg
bbe8a20ffe89b270497ec2caf4c701a0
79a14cf76d5f83b9c2bfd9814898c7ac12fcf3e9
56472 F20110320_AABKDQ garcia_c_Page_090.pro
a1029de254d2b04e0003d128dcb3dd8a
b7d6f4e96f0600cfbe27446e005aeffc8975d6d9
F20110320_AABJYK garcia_c_Page_092.tif
b289adfde0670e4d45db0adaff7f1bb7
19cd4be8f161fe463fe18efc5f287f6f64776093
F20110320_AABJXV garcia_c_Page_070.tif
f95287d36145970603280bf939070138
811adb7a2d94f1dfda2245e5364857f9507592cd
170559 F20110320_AABKEF garcia_c_Page_004.jpg
5fe6134c1644fce496855f5015dde517
15da8b93388578458c11f648554017c65a7aa074
83888 F20110320_AABKDR garcia_c_Page_091.pro
cc90d66d8c7ac15f2390f0eae7926147
7a308d4f1813985586a347c66615757119f35fae
F20110320_AABJYL garcia_c_Page_093.tif
919c0ba8173abf53c83777f97d447534
9c2842fc0765a4eb681358d0e5016c6288e40beb
F20110320_AABJXW garcia_c_Page_071.tif
5afe4f30af56a2acde3e51626bda3a0d
bd58586c718af4fa062b07b3df1f085f011c6935
59865 F20110320_AABKEG garcia_c_Page_004.QC.jpg
de1d734906980f8fb88cec4123112046
17035e2672ccf700f856677e170912d08d8ea644
2254 F20110320_AABJZA garcia_c_Page_009.txt
8b4939d67bb113af8da8e7ec8cf660b1
5e31ff28d659542aee11e0bc2a4698afaaaaacc8
53674 F20110320_AABKDS garcia_c_Page_092.pro
782672b0227c27f84b8484e6ccdb8720
ed2a65b3f3f65cf4f653824235b700d2e1165c19
F20110320_AABJYM garcia_c_Page_094.tif
d02cb5e9492c52739e80d32730327673
e397dd0b938dc7084be5441450e300651500f5e8
F20110320_AABJXX garcia_c_Page_072.tif
0d9a6e06818f26aaba17334bd4e8b4f9
c816721a11955a9bd1a1a21148ca5c38a5256231
189000 F20110320_AABKEH garcia_c_Page_006.jpg
608ff77836c61e3c1e486436841b30bf
8a9d8352540a3af859daa25b4619c0ffe11adcf6
1977 F20110320_AABJZB garcia_c_Page_010.txt
4d01d700f6e0aa3fe7745ea50c57b0b8
689f0e66c5aa372aade9e725cfb3d08012caeef0
47053 F20110320_AABKDT garcia_c_Page_096.pro
cbe0406986b122922607dcc2b05c31b9
2fe5c4413acec27341182bee10c9844b5db6fe36
F20110320_AABJYN garcia_c_Page_095.tif
25dd64d660866e48061a0386a7ed6f9a
d8a119c78328944625d4594a58f7870e17d5e607
F20110320_AABJXY garcia_c_Page_074.tif
385c8fe5db8bf170ebe1ed9007674732
134bc18196fbbf2bf26b966e6ec1f1a62d92b257
66537 F20110320_AABKEI garcia_c_Page_006.QC.jpg
0ed76fb54189a6d1a627a673352696fc
c1330c19b5459aa8ebb0decb187de057282219b3
1957 F20110320_AABJZC garcia_c_Page_011.txt
780184982a25dfe008088b25c2adbb41
71b1edd6f10ee6a184145e55a826f10332e311c5
50143 F20110320_AABKDU garcia_c_Page_097.pro
ab412ebb7957435d9bba8ef1198003f5
78600fc1feeb6a47270443f328bb8446f86445b7
F20110320_AABJYO garcia_c_Page_097.tif
21fb8d8dee8bea57feee9a8e6df92635
47c18782a545bf4ba7cadda6bc80116dd2e30797
F20110320_AABJXZ garcia_c_Page_076.tif
e9a0b22dceaef23aaaee7ecb62f67de2
6a713aa3766f970dcec9158084730c1f79041f49
207520 F20110320_AABKEJ garcia_c_Page_007.jpg
99c639df49f8d6bbb96fb0affc81c54c
6162e31c8dbb339943d7199d4c5dc4a4f8795441
2119 F20110320_AABJZD garcia_c_Page_012.txt
66a7e9e981c0de9997374cd61e3c9ea7
f67357101fb02975de274aeb970fa11598e1b66a
51109 F20110320_AABKDV garcia_c_Page_098.pro
e87ce884f2f08b85bc6c6976e02424fd
e4e5905735d18722b343d24bfe1080775acd10ba
F20110320_AABJYP garcia_c_Page_098.tif
f433dccacf1f25fb6047332f945c264a
87168db244c4abe26d910e25d5f3157173ca2fb0
231584 F20110320_AABKEK garcia_c_Page_008.jpg
b8123e028ff57db60b3fc25d483e4d4e
46adadd46821433d8588e5c79f4cc9c9ca1aed91
2042 F20110320_AABJZE garcia_c_Page_014.txt
61e37003f9fa0e12249de472a24a86b5
7a1daec7b6839bbd4826c038f0cd259fe0d4edd4
53032 F20110320_AABKDW garcia_c_Page_101.pro
2239691e1bf0cca4e6983c8af0dec6a3
8a8c79d063377c767d0b4f228ffc389c5d7db2f4
F20110320_AABJYQ garcia_c_Page_099.tif
5660448d80ed6453cfded52c546e38e8
7ca57fc95b6394943741c4a9991084abd9b13744
77263 F20110320_AABKEL garcia_c_Page_008.QC.jpg
3bacab40417dfcbbc5c4048727c5869e
e0c1cdc7cd19dfde42284c7e40d572ee86025653
F20110320_AABJZF garcia_c_Page_015.txt
c16f470bda5766d8950b563abf9de923
7581babaca217230eac0bbe080d460870d313414
64233 F20110320_AABKDX garcia_c_Page_102.pro
19e1f660b91bd5dcdaaadb583961c61c
3c8b041b1a60757526f97ba91f3d373eaf7f809b
F20110320_AABJYR garcia_c_Page_100.tif
b27fea9cebe44e9329410c5a7540de48
78eb4ffd9f318ee026d9ad908deca7e4dd853c29
215653 F20110320_AABKFA garcia_c_Page_019.jpg
8f0ee9c14b91e8995c98dc0831367fd4
eee05931fb720d9b43cd158802473d90715a2fad
209542 F20110320_AABKEM garcia_c_Page_010.jpg
a58768008ec68b48dc0f914371b8e8a8
a90331a6386094b3594195822dd1b9f979f51bc8
2233 F20110320_AABJZG garcia_c_Page_016.txt
83d864a88cb25fd700d86f0505252388
94a79e30d24386b0019700ec2a6e0e421f325502
47380 F20110320_AABKDY garcia_c_Page_104.pro
dc226a0251aa973dac32e73abc2a1c58
c200f28a978011efa3b6dbc5f7aa593932c449a7
F20110320_AABJYS garcia_c_Page_101.tif
380b68e91c1908d125318dd872fb80d0
5d6a5a3dfecbf399e38ce7a3ea5c933bf08c5653
210585 F20110320_AABKFB garcia_c_Page_020.jpg
fa70c4a08505ec88a5b863cc08592f4a
83b69ac3c3e63f64c9d9d0e52e7e658ad79e4a44
76874 F20110320_AABKEN garcia_c_Page_010.QC.jpg
971df4ce4c57a52fbc1636105d5dc3c5
bba7a6fbcb54ae83c9e6b4de518e0cc086162313
1884 F20110320_AABJZH garcia_c_Page_018.txt
e62431a759553684391b7865d7e8b74c
45cda3340536b9601502f4c47b1da5e1b9369b88
53283 F20110320_AABKDZ garcia_c_Page_106.pro
a7197b35b0d114a79d01b8033e93913c
f5c03118b20c31cc552ad135dda12ee4dedfcce3
F20110320_AABJYT garcia_c_Page_103.tif
52f0706405c345e1f307c64629dccdef
d149beec25f68b8bca1b5beed363409c9aafc057
204102 F20110320_AABKEO garcia_c_Page_011.jpg
c98caa1f25080aa2acf2c0ce1be2bc11
70767b71a36c234a0b5cdf8e72c4efbebcf2cd41
2094 F20110320_AABJZI garcia_c_Page_021.txt
a16ee095f5511dc280216717187a771e
d8a7cbb5dc4e7bfcd80b89f8c6ef5dae6da04d50
F20110320_AABJYU garcia_c_Page_104.tif
fd8b29af6b3d04a56c74459267adc728
164178d12a8d6b64cc0f75f5a260c7f6237aac2e
76456 F20110320_AABKFC garcia_c_Page_020.QC.jpg
a7b435ae3513b71302e5e2400b1383a5
3604445febec78ce6c65b6d7cac6d24cf076776b
1836 F20110320_AABJZJ garcia_c_Page_024.txt
2eff7c94ed4d78dfcf064247f8445aec
46f68e884df9af49eeb62d4e3be5515efbc463a6
F20110320_AABJYV garcia_c_Page_106.tif
8572cdbc46b0bcdf8805932021e77d7c
1e2bbf5ab0fb1bbc811e3ca39a9ef1a2c59a8112
78931 F20110320_AABKFD garcia_c_Page_021.QC.jpg
9a7040544d65f6b0713b619f25ee13b0
342a16ab5ceca3c3627dccb1e862cc9cfe8dbf00
80343 F20110320_AABKEP garcia_c_Page_012.QC.jpg
5962ccd1dee33b7dae4f996131863597
850755df793c7e0145016474dbc86fa228e203c6
2213 F20110320_AABJZK garcia_c_Page_025.txt
f807d422b44680bafd0fbcab27830590
6add833fdedda88761cb19ef045ee491b5922c43
204849 F20110320_AABKFE garcia_c_Page_022.jpg
1ca7682793896fa8cb25f509825a639e
f8f914f886b52e751b88492cc599ce150622d8d1
211125 F20110320_AABKEQ garcia_c_Page_013.jpg
d79d67cfa4422c2cfbe9cc1f0114df06
d7bde69654852db7ae71991070942586d2171ca1
2275 F20110320_AABJZL garcia_c_Page_027.txt
d4ba7d5bc0091313fa43c46c793890d0
f28c2868083555771520a20b1b00627c073823b3
F20110320_AABJYW garcia_c_Page_107.tif
26e36f845e63d7b3d855c5ef5e8a91a0
e051f457930d954d86175c34a2eb71eaf0b476e3
73833 F20110320_AABKFF garcia_c_Page_022.QC.jpg
cf6936378532227c5c075421a70bf40d
36235e82c8529d0298f52bd016ab84b246aea639
76600 F20110320_AABKER garcia_c_Page_013.QC.jpg
2bd2f369d24c0c6696e364f20e1808db
631ac4aadb408a07988e325470fdc95767a83578
F20110320_AABJZM garcia_c_Page_028.txt
dca9e5a014fd50205e1517639d0773fe
3841f5b73a292718379bcd7a6ac090263131f59d
1879 F20110320_AABJYX garcia_c_Page_003.txt
ea4e16639f8182247900b0c089c523ab
35c92b40112bea4c8d12a184de0a1c0e4bbb85a1
137515 F20110320_AABKFG garcia_c_Page_023.jpg
c1f537f15f44ab425d0c84010a6a2101
15b038950f3806693577dbf2bd7cedb748df42e1
214041 F20110320_AABKES garcia_c_Page_014.jpg
373702e3cc4de4d8775a8c83599a56bc
64eae272f7a18e6399ab5ff829e83158bdd25138
2025 F20110320_AABJZN garcia_c_Page_029.txt
3e9a1de2f5128660531b8b8f4b909818
ecaeee9c9f7074f6df8a2576a5014574e7332854
1964 F20110320_AABJYY garcia_c_Page_007.txt
e9309d2d4d236cff8c23f9c714921ccc
3d08469c79778da87df16e1cdf498bc565340519
189773 F20110320_AABKFH garcia_c_Page_024.jpg
70e625cffa90b555fe75e1545375086d
1f015f37894eab9a60478992b1398fbd6d7c4540
79984 F20110320_AABKET garcia_c_Page_014.QC.jpg
87772564f2be69c72564ad33e46f2da6
fee790f8c50dee0659ea298e5305dac0314402ca
2423 F20110320_AABJZO garcia_c_Page_031.txt
76f9ca35b2c28c3ca2a382c26ca0c53f
3177ec06e7f49d4b69ca24550fdfab7e9e58799f
2417 F20110320_AABJYZ garcia_c_Page_008.txt
38499766aefd30dfc1c8f9f62a5bd083
1eabeb47cbeeccf795433e30217776d6fd972a34
69230 F20110320_AABKFI garcia_c_Page_024.QC.jpg
2182bc7b00906b735546075ef28c3508
5bac18de9a2c357716b786a8a11a3b575ec5d76f
78550 F20110320_AABKEU garcia_c_Page_015.QC.jpg
9a63eb88683802012d9aa046c0f55da7
263e4e6b9d2060b3195d7657a1b513de6769df3e
1668 F20110320_AABJZP garcia_c_Page_032.txt
d2220b293250f77244a0eaa2a5dcfd66
939324260ea32d999c4866f0e0fe6f6ae278bb8c
224074 F20110320_AABKFJ garcia_c_Page_025.jpg
324e3c0b8e8c22ed4b7466ee4cb29856
461013bfb9da37138d0df5bce9f1d9c59c3c656c
224158 F20110320_AABKEV garcia_c_Page_016.jpg
246df87725df4932da711fcd4ffdbc85
af04a771857f68e2c7d451609cd30b251eb1ba55
2197 F20110320_AABJZQ garcia_c_Page_033.txt
a854d96451f1f35e6f23aeb46872dda7
fdd4e4b36c659aaed5d0fe20e391533f2478765f
80185 F20110320_AABKFK garcia_c_Page_025.QC.jpg
ab36ffeba73056d58e78840a87082c54
4397dd87182f1fb462c2b35edc4795fa40ca798d
82769 F20110320_AABKEW garcia_c_Page_016.QC.jpg
1b739c4f3034d77c696a94982be7dcd3
1e01d89df3a048203d79393bc4de94c3886eb35c
2208 F20110320_AABJZR garcia_c_Page_035.txt
d94e94987726959d9ac92f4af47ceeff
85ccb32cf008f107e99ac6e96c3769d4c056849e
81671 F20110320_AABKGA garcia_c_Page_035.QC.jpg
fd221cf6fd3c90ec98c9102cd85dcfde
f277293bf0964a4d6eebe0a33429726726dd1195
212259 F20110320_AABKFL garcia_c_Page_026.jpg
6919e44cc797c7f2ceabecd682817e8f
c8811e33f3dd9928ef08cb0e0ed8d40038c08fe1
78884 F20110320_AABKEX garcia_c_Page_017.QC.jpg
f3bafb1cdd6302f6f99d96840ccf22d4
761e4423e3e3ec1762350350688e85707346563c
2086 F20110320_AABJZS garcia_c_Page_036.txt
685431a7882d75e1bd68ddc68d223c60
80fbbb7e5be6c417197bcfdb99f12801501cab55
78834 F20110320_AABKGB garcia_c_Page_036.QC.jpg
f726bf24252b717c9f9b07a02f1345fd
64fe2e3c622cf2a2ad26e1b13199da86bef6c31f
78942 F20110320_AABKFM garcia_c_Page_026.QC.jpg
d3e5f0954d07921ec9eb726152f4d7cf
2467aacce57732aa0e10fde879731a1ecf1c3e0f
198420 F20110320_AABKEY garcia_c_Page_018.jpg
a15109c0c526bd2aeb5aa8d4f3f1edf5
906e17271e5cff393d28756504ef5259eee850cc
2003 F20110320_AABJZT garcia_c_Page_040.txt
84fecfc423ec8519ae98125f1a0ccbaf
31089a0d4af517d2e6b836d0bee299900040431f
44465 F20110320_AABKGC garcia_c_Page_037.jpg
7c5153519eed4a77083319c662dff9cd
94bb6a6336a860d9e1ede150653de68d96fab010
223374 F20110320_AABKFN garcia_c_Page_027.jpg
ee4611bd273736cbc1df9b5d7ec45b0f
a7a07927a2289430dadd7e65fb3e1af5bd4c25f2
72202 F20110320_AABKEZ garcia_c_Page_018.QC.jpg
308053196124998cef3b5e9f34060c13
00e6fb32be9d1cbaaf0f5d9cb6b6342d147a8b90
3043 F20110320_AABJZU garcia_c_Page_041.txt
ec991251ee0974301f2e8e7c447e0e3d
de8fa1f7675ba735417123f7a87c83238fae0919
80309 F20110320_AABKFO garcia_c_Page_027.QC.jpg
d627fb9a3daeadc860e9bf0bedde72c3
3411b5d4b51c7ada6cafadea73277ab78ea0fbfb
2222 F20110320_AABJZV garcia_c_Page_042.txt
d940d7c6b2465b3d988aa4c36be11bd7
4fc356bea56c6778c4019cbf4a6c8a2aaa919129
17884 F20110320_AABKGD garcia_c_Page_037.QC.jpg
c046dd9e5341a4f9db1b7ff35ae686a5
86ea82e7b1b3cbe91fc21f3e415130269b0a2f6c
82933 F20110320_AABKFP garcia_c_Page_028.QC.jpg
adb56b38982b8edecdbfd08eb23f2094
760857770c159d5a432781348689a65a047b8d4e
2011 F20110320_AABJZW garcia_c_Page_043.txt
b55d19f76e83f476a9246626341838b5
901b882f93ebdd3cf5702e6627de77c5adf8cb4d
176580 F20110320_AABKGE garcia_c_Page_038.jpg
70dc40cd3c71828efc466c5b686a8292
d604e23a0e69f90875d47d6a89a7986ea4d991c7
213387 F20110320_AABKFQ garcia_c_Page_029.jpg
107f5fe6d882efd52efb4379a149962a
62bf80629f857bbf2459d1f39f9579a7c77276d7
221936 F20110320_AABKGF garcia_c_Page_039.jpg
20e4810402b7534945d042d911023c19
d086b28d1a5162cba8b6ea71eefe9e7d683da666
78969 F20110320_AABKFR garcia_c_Page_029.QC.jpg
d0459a033f5de1b166739cf725c4ed44
f7370ff4e9173866248ca3715bfb941cb28e8997
2175 F20110320_AABJZX garcia_c_Page_044.txt
414c36bcb81de687c32855d63bfc2d9d
98425e574f5b1c2c5f5af34bb706df31fcf3aab2
210388 F20110320_AABKGG garcia_c_Page_040.jpg
831804fbf73d99436956aa01ce28558f
d2ad4e223e1022dadab75db1bf4c0f0a2db76705
211348 F20110320_AABKFS garcia_c_Page_030.jpg
f7cfb1b11acf1e96229858af5143d510
217795b9a86fedc36c89824d92058f4d147d8959
F20110320_AABJZY garcia_c_Page_048.txt
77124211567c37724ed9e3b07d86fcd3
c4254ad3f817c10be7089fc68f19c913dcbea46c
79721 F20110320_AABKGH garcia_c_Page_040.QC.jpg
65580ab7c7a22ddb45566963155df66d
fa4669eca622080a25859867ebb57076d7489aff
79261 F20110320_AABKFT garcia_c_Page_030.QC.jpg
23c155b1a471f9346ac615cb74fc3a2e
5d7ad942b7de4330522672de4b57d06a439ab768
2603 F20110320_AABJZZ garcia_c_Page_049.txt
93f4f443c4a4e4c736aebe24d6b8e306
5e5d04ed8976a3bd14cd149b14da21d713d3c4be
281394 F20110320_AABKGI garcia_c_Page_041.jpg
d3aa5813db18a3e2b3b549a6e3bfcc3d
813a17b643f2c48073a76cfd1927b9e7108cabf2
240784 F20110320_AABKFU garcia_c_Page_031.jpg
c40b84efa0d99d5379341bcd522616e9
70761407821ae73834bc1738746f14bbd75727e0
89715 F20110320_AABKGJ garcia_c_Page_041.QC.jpg
8e9a612a58bf843e4fe22e8f8c426fd8
e33df58140d02eb108e82728b9efe874066ee649
86610 F20110320_AABKFV garcia_c_Page_031.QC.jpg
362c54f21b1cd9dd9c312bc52622c396
e7e88c3d3d127faa3dfa6a561f9882bd004a0d17
81371 F20110320_AABKGK garcia_c_Page_042.QC.jpg
d9bb35aacf129766b822e39a14ce0cfe
18e35dbbbca82117c1f9c5e2f11a763f5005f51c
178734 F20110320_AABKFW garcia_c_Page_032.jpg
e6ac4bc17e49d5b3034ff856f25c1ab7
c4e1ccf719fcaa38bef8eca01c9f3c8501e3c351
78777 F20110320_AABKGL garcia_c_Page_043.QC.jpg
370090aecb6dc9e55b48f321c217662b
db801db983fec0652300aa84916011c91e9a00e6
66002 F20110320_AABKFX garcia_c_Page_032.QC.jpg
d365080da8ea1d961aa10a5a053892e3
44370621f91b6fa9a2d88d13f76b7364499978c8
81140 F20110320_AABKHA garcia_c_Page_053.QC.jpg
edde186e3ec9bd9a8dbb4144283d3713
88c927ed88a9f5431843d6a315da569b6944ee1f
224088 F20110320_AABKGM garcia_c_Page_044.jpg
ad1b2a366af54cb13fcffacfc9c88f54
f581e173b3c5fca703705af928428faa016d5d16
227061 F20110320_AABKFY garcia_c_Page_033.jpg
f0dfdd258687cf3fa51fc3de12b0392c
4c5827ad80e282ae855bb1316131f47842e70dca
214368 F20110320_AABKHB garcia_c_Page_055.jpg
daf4b2c3e886a5fa5371209343845f74
fc9e933e42a1d3b5a23c68d1ef91f6cc5b70075d
82387 F20110320_AABKGN garcia_c_Page_044.QC.jpg
a7c9dd99da6a31c7c4df56c96f42cbbc
ffe0c22b42a98ec5de218c00f4b5900323e0f8fd
219352 F20110320_AABKFZ garcia_c_Page_034.jpg
9895b25c48b368a063a095ae033a15ba
382f7c493d7cb75d481432ffd85ed720656db166
210695 F20110320_AABKHC garcia_c_Page_056.jpg
1cc48676af4402bc3266086a7d391ce9
72586b95beb2a349da1d2d1820f4051f5a85a1dc
215199 F20110320_AABKGO garcia_c_Page_045.jpg
e301cd674197687e1d3a4a84722d4f6e
e9cb3134cd00992309a81fb0ff935cc8f67c22e5
197476 F20110320_AABKHD garcia_c_Page_058.jpg
7148f29b0b0ff6b8743f4e73d632f93e
c2689f3b1523aa808f294631216dd22a07a91535
80475 F20110320_AABKGP garcia_c_Page_045.QC.jpg
bc9252ef26fb4e062a66c5af49abc171
3556b7e094447c112357213eabc8efc093ce720c
86538 F20110320_AABKGQ garcia_c_Page_046.QC.jpg
dd5479d0e6d190a498bfc44bd6c039a4
f0fe7789df71bf748a04ca4da1e457bdda949b35
73789 F20110320_AABKHE garcia_c_Page_058.QC.jpg
fcc35cd8514c02f7a1f3d99afea58f7b
18f6dc55802517714d395769aa36ce900f3b065e
227397 F20110320_AABKGR garcia_c_Page_047.jpg
be6c22b75decf6601d6bbcfbf79643e4
7f5887278c3d43303415320a64a325e0aa604e3e
243485 F20110320_AABKHF garcia_c_Page_059.jpg
b4afbaddc305d4df7e601db1b097619a
f3c180dbe733ebe6a533221086a92f089adbca2f
81219 F20110320_AABKGS garcia_c_Page_048.QC.jpg
c396108d9ff88751bf4f67502b4263d7
cbabedb12d100354d07e0327fa4f5cf533bcbfd4
81641 F20110320_AABKHG garcia_c_Page_059.QC.jpg
df33ea506f22bd1ba5e6529778478181
093f03f275103f9887fa51c7c9d1c08cfdf5545b
83486 F20110320_AABKGT garcia_c_Page_049.QC.jpg
f75786bd339b832722394499756450a8
1925951de82ad61f4006f65b4998924116f35819
206490 F20110320_AABKHH garcia_c_Page_060.jpg
78694e757d87d46fb618bf3c9b1df924
dd8a10847e1d432af59300cbcd50fd4301bcb2b4
266651 F20110320_AABKGU garcia_c_Page_050.jpg
7b85ea25c7e520e9eb276cfd04c00c99
149b249d4ce82d3cb65319ee7e5e0bb4b7aa89d7
205704 F20110320_AABKHI garcia_c_Page_061.jpg
c0ace06c20025c3cd97014a182e6b1a2
3fd0ee90690fe6552000497bee35e7da0ca63a61
232673 F20110320_AABKGV garcia_c_Page_051.jpg
b2edb0359ed8e0ef391d55f6bf86733d
7494116d16b486e395067be981c0c69916d46027
77177 F20110320_AABKHJ garcia_c_Page_061.QC.jpg
303d96162be48dbdd19b5d9d7f66e3ef
fd9223a87379591a06f179d2f5242d5e1560d234
81511 F20110320_AABKGW garcia_c_Page_051.QC.jpg
c7e3e0ef08c1576eb62a9d3b8725f07d
c52bdd862bc387bba02314c56fe94ae3a20d9aa3
214823 F20110320_AABKHK garcia_c_Page_062.jpg
2154c5afe846ff018d3a71b48d9dfdb5
0af82f32793031c7225c49997300b9720ddda58b
207973 F20110320_AABKGX garcia_c_Page_052.jpg
0a78d504abdf20e1fdebe407d3f39289
0dba43a21885538a39c30e37425d7e02e3cb30ba
238949 F20110320_AABKIA garcia_c_Page_074.jpg
610ec1993ae1d528fc63d33f38338b96
bd134085333e2c62ed5935c58518f7d43d5e8310
79663 F20110320_AABKHL garcia_c_Page_062.QC.jpg
22ef8b2e466d4a49e75387ffa9344b55
5f02022a93497271a302740b1fe6d0108c5a1217
77873 F20110320_AABKGY garcia_c_Page_052.QC.jpg
13e7033589da2d350527fb32997ce627
42f0cca0dda3f1d8dd41c33dc5c0f4de0659a8e7
235284 F20110320_AABKIB garcia_c_Page_075.jpg
bc0aa0c2db9715bc0f6d163171caf0d2
2bf81b53017b01a3cdeadd25e886757a52feb52c
267440 F20110320_AABKHM garcia_c_Page_063.jpg
ed8d07e4f188bcbc9a936961596f61d9
05782739b102780c11f86780553a284f2e43b9d5
218372 F20110320_AABKGZ garcia_c_Page_053.jpg
0572e8df5664b77e4e346820a8d9769b
8594d65cb1667a0b51e7f24dcba1a6a0f6bb93c8
82152 F20110320_AABKIC garcia_c_Page_075.QC.jpg
f1b73699d229cf6e5d721e33406c509f
64637580f39d0db657b03c9d25bc35b55d03d232
75312 F20110320_AABKHN garcia_c_Page_064.QC.jpg
475ce1da17bf58da97dcc59f5fb40921
4a3f66f17c0aef01eeb0f33cd479aaf3b3c684e6
80750 F20110320_AABKID garcia_c_Page_077.QC.jpg
1e618078b6bf7b9891d3a34b781c915e
f979082287b96a911ed258611e13154ce908dd89
201129 F20110320_AABKHO garcia_c_Page_065.jpg
ed6c39a7c732110ccbf7384aa3b660bb
b463e223d17f6f5f4143b38218e4937e5eddfe08
77354 F20110320_AABKIE garcia_c_Page_078.QC.jpg
a2d2bda4cd694266b57d500bc619bb2f
ba9182c9af22588b7f6c1a180d87a74c99db6a7f
182691 F20110320_AABKHP garcia_c_Page_066.jpg
00cf5365d5c7c942a31848693c450f80
1d92d43b7cd14e6eae91a9e3021949d787eba4a2
70108 F20110320_AABKHQ garcia_c_Page_066.QC.jpg
50f08f7fa87d6ec650dca920c4198582
259c7edcf24a3ed01fc3a4aa71b2247ff8efee4a
56255 F20110320_AABKIF garcia_c_Page_079.QC.jpg
8a1f9e4c25ee529ab7483e7a4030552c
fa4e1ec94840dcc2d207b58c8518c5e9e1887980
244392 F20110320_AABKHR garcia_c_Page_067.jpg
053cee98b2813216c78e2773c9d388b8
29b745bc588116b050e212053b8136c399f0449c
72113 F20110320_AABKIG garcia_c_Page_080.QC.jpg
66a799c12268dece194086bd0e42459f
4cfc89e920b24b6de6bbede272c5bfcb086660e8
213617 F20110320_AABKHS garcia_c_Page_068.jpg
43dec6dd93c379f7639a787c960c3999
5ad482ce0abbdaaf13a6c6a77df032c9d0ad4243
231988 F20110320_AABKIH garcia_c_Page_081.jpg
b15178ce5ebc6efcd3b17be6f7825cb7
9e4e2ec59048daeb24e52e5a19d9cf2cac5c5b1a
236749 F20110320_AABKHT garcia_c_Page_069.jpg
0319c38205bb728fbb4f1f3412076671
8dbec9ba678af51f346e42b2b58ce162e343471a
215585 F20110320_AABKII garcia_c_Page_082.jpg
118f268dd7535ac0ac47654c34270dc9
eb420223ca931e7f1f4d34895ae66b9e96b0883c
86404 F20110320_AABKHU garcia_c_Page_069.QC.jpg
6bbd353a4b1cbcd1e76922ac43e11b45
486ccb3c11400ade2d8c0b825f533e82d6abf45d
247148 F20110320_AABKIJ garcia_c_Page_084.jpg
38bf5e6ea1415446fc25f27101d0f6dd
bb8ff8d92112673371bb299b322f2f6cc31a28e3
208259 F20110320_AABKHV garcia_c_Page_071.jpg
27a83dd1e6368ff94e8bb38b5284874c
49d96e7c748a76e057f24c1784c9d49ed99c424d
83601 F20110320_AABKIK garcia_c_Page_084.QC.jpg
0ca0ff974718ab448b3e0697e460ca35
87c94f92c1383897923cc01127958e5292582e65
77843 F20110320_AABKHW garcia_c_Page_071.QC.jpg
9f92c3e8fb4db33ed2155f08b5486469
69c270d9b3616f8725549cd952c476d63beb3f1b
60680 F20110320_AABKJA garcia_c_Page_095.QC.jpg
4eafd61ce5ec3d29646430e51927442c
5017575042b37d19b14d826a0d0b0661d65a141e
209315 F20110320_AABKIL garcia_c_Page_085.jpg
f83f7abfe66650c1aadb3423ade143d2
6383e4e34fa31081fc007381b4ca406855b40fdd
211452 F20110320_AABKHX garcia_c_Page_072.jpg
d3842c74dedbed49dd477dbf24480760
90cf3183265ecf3cb8f887739747be232719c731
197347 F20110320_AABKJB garcia_c_Page_096.jpg
57b8132ad545deadba163dd8b49a40e9
dfad8008b0458a94b2cdb1c76c318a95a788857a
232488 F20110320_AABKIM garcia_c_Page_087.jpg
c046d6b0ed755f869de3d970fb2005c9
32d06d33593dc6e4bb9c10add60c0d4735294165
78696 F20110320_AABKHY garcia_c_Page_072.QC.jpg
2b15a7ca0602497bd17144d966ce3372
ae7d0c90f6413db9ead61bec8542c87da76d406f
73097 F20110320_AABKJC garcia_c_Page_096.QC.jpg
2771168f8167a0d1397d72108457d776
0e43911e9f16d3bb5741a19622b6e723a8cb4bc8
82816 F20110320_AABKIN garcia_c_Page_087.QC.jpg
4b139bd79e631ed45ab4024d6081ce81
d6c522fa56085e396f5a0783bfbedcfe2870edf6
219037 F20110320_AABKHZ garcia_c_Page_073.jpg
2fe8fe2773699b902dd19729810364e9
afefe435890833e37ebbf9a3b09a6dfae2202a68
77380 F20110320_AABKJD garcia_c_Page_097.QC.jpg
dfe36222e331142137d4485542635e42
efd4fb8600fb563655181a033c9306f7d0c97ca6
210930 F20110320_AABKIO garcia_c_Page_088.jpg
949f9e0c595ec32701cb0d54d5b38a77
cbc84c760e7adfaf493b6dfd4463966f6b200edc
211753 F20110320_AABKJE garcia_c_Page_098.jpg
13b518cade8f228383380cb47d14b811
4e40676d4cfbb310a65b853c76f8c8cdadd35ff1
77983 F20110320_AABKIP garcia_c_Page_088.QC.jpg
85a57bd7a68983215065c6d31f1d102f
bcd2666701b472d1f5b561e6128adf3141decb4a
211232 F20110320_AABKJF garcia_c_Page_099.jpg
d4ad6af0b99401222024bb57e3230dac
123ffe8d433fd92abfce771ea70aa148b3573dbb
219741 F20110320_AABKIQ garcia_c_Page_089.jpg
55bac63040c855218bd793ce8f19754c
87670fa837e019d21af33da1ea5b65380fdfd7b6
230406 F20110320_AABKIR garcia_c_Page_090.jpg
93897e67f56698810365df4729d14201
075febed5cfd30ae1dadb2d819c7c09929b715fb
79773 F20110320_AABKJG garcia_c_Page_099.QC.jpg
87e65a3427e64a0e7baca8d5ebe40dd2
6b943048e85bce68a80911eed52b6888fa50936d
85587 F20110320_AABKIS garcia_c_Page_090.QC.jpg
56be159c2c63d345808c7dd9f6c5625e
805c95e89ee5178baad1cc77459b0f1403924f79
76684 F20110320_AABKJH garcia_c_Page_100.QC.jpg
0a5f975312507fe514379f3cab29c22e
ced3434c861ea009749b8c80fa937222850e14d4
87455 F20110320_AABKIT garcia_c_Page_091.QC.jpg
21a1238bec643f7ea4571433c0918838
cfbfdef45dc50188597d69dacb7dd7cc36938ad6
207441 F20110320_AABKJI garcia_c_Page_101.jpg
b292181fb2b8553cc85c07d6e27d1728
38e44053a5940dc593ba117075a17c5562b7ddb4
220869 F20110320_AABKIU garcia_c_Page_092.jpg
016c89a13f27eb0a156d4fbb6c70815b
25af4cfb21f851fe5ffedfe72d440be7f8437b87
76636 F20110320_AABKJJ garcia_c_Page_101.QC.jpg
22a52e6e028aa43ebfe01473fa1c84d5
032dcd92ec06f9579f418d6bf152085cfe585162
81440 F20110320_AABKIV garcia_c_Page_092.QC.jpg
f658b3d8f37e34e686c3db79322216da
36e7adb1d777970e285623a6341d7ed765de15a1
85933 F20110320_AABKJK garcia_c_Page_102.QC.jpg
0b5ee8411c0f2f199042adf2768e4c3b
1d79b06489cb992901c8c94af4a42a9b13e1b6b8
79395 F20110320_AABKIW garcia_c_Page_093.QC.jpg
9418b3e731c11ecf8cc955fb17babab3
a05e869e62f74b2fd10ac84d0428d56f4efd25b3
199342 F20110320_AABKJL garcia_c_Page_104.jpg
917a05a116509c675b45da52f582a2c3
f810e4dd566ede6f1203b9b30c892d59cecbe62a
214870 F20110320_AABKIX garcia_c_Page_094.jpg
969b0e9a06d351ffa7669751bf3c68d8
fd2dd1cc37f58fd60d950dcedebd68cfe6efba94
105461 F20110320_AABKKA garcia_c_Page_018.jp2
e3ed33aa85952ba8a3e7551e6f19eb36
7686f3137e839fedce33bf0ad9f139b413df77e5
80528 F20110320_AABKIY garcia_c_Page_094.QC.jpg
c547cfa2395f3e3037663b325c7db37b
12a2e76a645fd5dbbdbc602144747624699a171c
114135 F20110320_AABKKB garcia_c_Page_019.jp2
a7e966c2597c937c7a4a497e78c9dfce
a4321e2af19d692ab9ac7584e5e0fc581e7b7691
68700 F20110320_AABKJM garcia_c_Page_104.QC.jpg
75f81165faf8ab441cfd2dab83f1a5bf
a48608aaf7dfd6f369fffef260be2596f79500da
171165 F20110320_AABKIZ garcia_c_Page_095.jpg
7acc740eff39db01b5704580435281ac
cdaf13dca986080aafe09ae67425e775d51eba05
112602 F20110320_AABKKC garcia_c_Page_021.jp2
61a753110266285854920a94db97f894
9198dbc18881aaedd4cb407698b59137b3668221
224570 F20110320_AABKJN garcia_c_Page_105.jpg
af843ff64898fa1988f63e41eab66d91
cf65eb846e74d3fe95d0a808a0d77969e4034299
72225 F20110320_AABKKD garcia_c_Page_023.jp2
f97bfb79e60f0f5a056d16f7f9cb33e0
d41aa4d3a1d3e562526a4741ba3eb8fe02398d49
74603 F20110320_AABKJO garcia_c_Page_106.QC.jpg
561ebb28a0fa61bf5a819cc62f046139
8af04745553602fd5f814a6f9b92fb88aa12234b
96902 F20110320_AABKKE garcia_c_Page_024.jp2
67d55eb1848488b7eeac81fbd91d18a0
b1449e4d4977d51c6c326526486bcd2138edd227
37888 F20110320_AABKJP garcia_c_Page_107.QC.jpg
ba87b54fa0a3c6e2e800ded99be4f0d6
834c3a407d3a6e9b05fe9a2ba87617c31a022ef0
117146 F20110320_AABKKF garcia_c_Page_025.jp2
56e6e8990a69120cef3e423c2a7d30c9
3929277aade7e0c5731687ec0de7961359405295
53811 F20110320_AABKJQ garcia_c_Page_108.jpg
3829b3a7cbdd7758b9a3a97dcf722c1f
2d6e0f4735ee17ea4481de1f451d21b2e6c6acb6
111180 F20110320_AABKKG garcia_c_Page_026.jp2
e4fdda78865deae762f48d0117ac3040
615e66793b95657be9cb400de5339aa71481d39b
20663 F20110320_AABKJR garcia_c_Page_108.QC.jpg
073fdb561d2799eada7f7bed7c7cc875
24a7f843a14cb41c136fc21723ce10f98f8e5c20
24318 F20110320_AABKJS garcia_c_Page_001.jp2
4fb692065bd56c228c0291262e7a5a62
4ea89deca291abf525268592e7509a6e3a92e63b
111603 F20110320_AABKKH garcia_c_Page_029.jp2
f43b0358cd3d7de39770dc42d61e5644
4b893729b710a35a2d97c24c133d6a6479e9659e
1051977 F20110320_AABKJT garcia_c_Page_003.jp2
c48a988c4f5f02120838a6e222983c0c
18bcf79a5bfed388e37e56a86264da80fef7c91d
111477 F20110320_AABKKI garcia_c_Page_030.jp2
b3a12ccac79332c6ee38a69301afe185
77c61f7398d4f9b63e0f534bf8a687c84824dedd
84910 F20110320_AABKJU garcia_c_Page_004.jp2
029ba8658e7b43a21a693373e6a8bdeb
b0b21c710b39b27bd4652af9b611cb7c7c3210d0
125827 F20110320_AABKKJ garcia_c_Page_031.jp2
a47d082bfbaf3fc400a3066cad05907c
656b45dd98b9b533876e9972404ecb45ed2d8602
59035 F20110320_AABKJV garcia_c_Page_005.jp2
38d3d00077b88f7e991235af1d4772a8
96c5797051d7318087e2bff4d89cf9442da763ef
92784 F20110320_AABKKK garcia_c_Page_032.jp2
f895d4881100be7a21908c85986d1db0
2a79e61b927f0e9e8c0da54a02d7e73aa42b7607
122537 F20110320_AABKJW garcia_c_Page_008.jp2
f3f516efbd0621c9e53dfcec82457ad4
b336f56a04ba67ed6f4a0c6b324bc1241aa4fd99
108621 F20110320_AABKLA garcia_c_Page_054.jp2
4bd13d2b8d2f2ba6d9346e002a24a3dd
7c25be482467751bf192dcde3924af5d3abbb2bf
117847 F20110320_AABKKL garcia_c_Page_033.jp2
c03bc4976f0e27fa479712fe7e0c545f
877e59b4d629132b1b7535d3a80e04d9a1fa4f7c
110293 F20110320_AABKJX garcia_c_Page_013.jp2
c49da59c6afbb8be66c08f2980f51c5a
10d1da30618efdca52b0fa325570ac89bcd9da8e
110940 F20110320_AABKLB garcia_c_Page_056.jp2
0ea5d8cf734e2154e30d4f65e3d858f2
f6bb7fcaccdb98e7b2339de3998d5270dfde1b14
115198 F20110320_AABKKM garcia_c_Page_034.jp2
da75a6ea6329f2c3a19a3d512c487234
559d6118e2854b2bc1a5a79b5dc0fb241d980002
112071 F20110320_AABKJY garcia_c_Page_014.jp2
c607cacd5b7515f8ac6fb43c99e546fa
f4201f2ad6af6efed8c507f7d9f07b45607b25e1
126790 F20110320_AABKLC garcia_c_Page_059.jp2
fd252c8726b8c5232049813adbcd0651
34827c25a1cdef15597a030dd747312c13c42f46
111870 F20110320_AABKKN garcia_c_Page_036.jp2
f4662b9de3f01243dbec1eb626c8ac43
998124ad5e6033fe2f4a5d9566e577f43db97a7b
118121 F20110320_AABKJZ garcia_c_Page_016.jp2
793724f009bb84b366e20bcefc5c92a8
786d1db1eb82e7488c04173b922d9dc644810a63
107773 F20110320_AABKLD garcia_c_Page_060.jp2
a7783f8200e2d132aeac6174c9880e92
819f28d376ffbfd2ffc539da472c2a5439b96a0d
88990 F20110320_AABKKO garcia_c_Page_038.jp2
c77033f93e763b40135d6223ce7112ed
f7c7c2a63c1714d27777096616a4aa01df148e95
108890 F20110320_AABKLE garcia_c_Page_061.jp2
71391ffc828bf0580c80b2a19f44169a
f5aa3e28a4851563cc1802bc787a5b488a6bf968
116174 F20110320_AABKKP garcia_c_Page_039.jp2
1e1174e82fa1dda70ea88727fd703663
1162eec74c0e8ea993bbe41f4dfeb61845a7596c
106652 F20110320_AABKLF garcia_c_Page_064.jp2
d74a1ed56415cb8a579896019ec8b608
e29d9ea63cd78aaafd4f2e6bbf362805e59798a5
110733 F20110320_AABKKQ garcia_c_Page_040.jp2
610fcf83c8154a02495c89ba9b5c9382
fed806bf4833819f83e01656594238f4bb513b82
105300 F20110320_AABKLG garcia_c_Page_065.jp2
3ac05397ad91e3b6d767a5b629386105
b66eda56d410ed3962aab556a69f9f5ea0540316
146071 F20110320_AABKKR garcia_c_Page_041.jp2
24119781a333547f20f3886b674ed8ed
318e22364040f526bba12a80e4f4b3d986e586ee
112087 F20110320_AABKLH garcia_c_Page_068.jp2
a849ff944fee2d965d7ddd0b80a1112f
e017ee12112ab048ee6bdf42947ad5ea51190c71
116965 F20110320_AABKKS garcia_c_Page_042.jp2
4ee0004388fd234403c4b3458df10f8e
114d2d74c6e4f42568671bf3f77121bafb3d3ab6
112711 F20110320_AABKKT garcia_c_Page_043.jp2
8c2a0bb0b03c6c3b6688b87a9f0b2b23
7426ccf2b07a5c3b9fbe512fe7aca73e265d591d
109742 F20110320_AABKLI garcia_c_Page_071.jp2
14fe6aac2aead0ec105c334d6e62dc89
2926c2170592da74ad24a2d762fe30274a94a831
116756 F20110320_AABKKU garcia_c_Page_044.jp2
b1d50c848932c08a65db2f6c90765968
f52d5d86907fa436cab8261ba45ad5a69317494f
110695 F20110320_AABKLJ garcia_c_Page_072.jp2
333f6dac936622404f44b184b40be4d1
8e188b74a78fb4bee5d06f041c3911a408049f60
113682 F20110320_AABKKV garcia_c_Page_045.jp2
209e745089c65f57f513873f3384ed7f
c0e1ea9aeb25889c33b0094633b883cc6abec544
114175 F20110320_AABKLK garcia_c_Page_073.jp2
5c30fdce4447cf55391220574664b898
485ac201ffe8162e893af2cfc816a758ae2d7b49
119526 F20110320_AABKKW garcia_c_Page_047.jp2
c9f99141ab2ca2f5f3d08bb24867ccb1
eba988613c60385a0ad92bbfea2878c711168df7
124238 F20110320_AABKLL garcia_c_Page_074.jp2
fa4fa480c5edd971fbcfaf871250d063
b96fd6f0d5c7aa6d937f84139dee394cc78eedf1
130582 F20110320_AABKKX garcia_c_Page_049.jp2
af71b78b5f48056e9af2ed7e14fd768e
613fb95653278aa85dba353ddd9a73b9ed1687b6
109757 F20110320_AABKMA garcia_c_Page_097.jp2
73ef1f1768faae9fb5cfc879ee5a624d
d5578e20f5ba67b16ec4f28c21b80b6396b92dac
117046 F20110320_AABKLM garcia_c_Page_076.jp2
c64225a9fe5d789fb2f3922fbd44a061
ea1d1b73fd1aade3b88a4c4e0375d1fd185411cb
140130 F20110320_AABKKY garcia_c_Page_050.jp2
bb354e6d92976749d0248fd30e72a604
dc58e06183a3103dac6dee990ceab6dfcd48c698
107145 F20110320_AABKMB garcia_c_Page_100.jp2
d8163347f154e7f36497a428c7c2553b
bc1e58e845488980480932216582f4b19dd8a7d4
112795 F20110320_AABKLN garcia_c_Page_077.jp2
648648187df2f25b4182d8747d67e001
007c7e4bbb0d04267c621062c592dac823e3b513
109611 F20110320_AABKKZ garcia_c_Page_052.jp2
f9ed90956f465a308a7536b1ae45b6aa
0925af488c1af842fd5853d01c560138ef2b141b
109977 F20110320_AABKMC garcia_c_Page_101.jp2
1f6961c6f2f10a516ff9a4c2f09729fd
9c57bb05eaf8892aa229411a8b43b7c87dbbd931
109815 F20110320_AABKLO garcia_c_Page_078.jp2
854f132a076d2adcfa4ce529349ef46b
ca3e349ae7b00e698570996c25b8e3003ba123fd
128717 F20110320_AABKMD garcia_c_Page_102.jp2
db971e0d27b5e58197e547c46363f8cd
c732507273cd14b73f157825c4ef1f803bee1036
100535 F20110320_AABKLP garcia_c_Page_080.jp2
3a842d640265d4d5c6f15b1d8a4ec3c7
ecc8e33c3e83c70fbaa2ee77214fbd4f652525ea
57609 F20110320_AABKME garcia_c_Page_103.jp2
9e89beb0a1fb65fca219c1e7f8451953
c7d6c2996fceaa9af85fe19cadf9b9a39f76fe2f
112354 F20110320_AABKLQ garcia_c_Page_082.jp2
d1371d15e08ab671e9a320e21f3d2219
f0344c92b0f7a937343597e71e1423fba0950248
122504 F20110320_AABKMF garcia_c_Page_105.jp2
8639c4f1158bfc344e9e2250a03cccd4
722a188ee07caad70d59146c3d25b3192d5849a5
132564 F20110320_AABKLR garcia_c_Page_083.jp2
4f6586439cf0c7778b5c6608e985e894
928258e34502164f336229ef37c888b211ce651f
56049 F20110320_AABKMG garcia_c_Page_107.jp2
efc524a812a7755f50f490e88fba2dae
c2280d99bac915e7c4df70f12831148e154ea610
109689 F20110320_AABKLS garcia_c_Page_085.jp2
a97b076011d277669752ccbf9c1c6b99
2c850862e41b668748957966c081046c40711424
26441 F20110320_AABKMH garcia_c_Page_108.jp2
5bf0f5d9839d15df78d07569a14192a9
50954768445d2d9c648e78278c01e6b4ac9e0027
142243 F20110320_AABKLT garcia_c_Page_086.jp2
304287ef93254b47b2c230c937a9f0bb
497336256d85141a39b83ba901a64a9ae022af44
7179 F20110320_AABKMI garcia_c_Page_001thm.jpg
3faa1bca70da4a64deadabb7270d8f79
b97e021efc2bb22e4676510cc6d2aa4416cd9748
119538 F20110320_AABKLU garcia_c_Page_087.jp2
e748eaad93d4ba211ac836230d0bb1d0
9c0ffbef6aa3f2edc3f0a51e3dfb74ef127b7842
108159 F20110320_AABKLV garcia_c_Page_088.jp2
a0402dc255e23aeb90c553fc1eca0b6c
1fcf8180985fe9ac0538730c552988286bb8d923
3064 F20110320_AABKMJ garcia_c_Page_002thm.jpg
920374079493b3bd8ab2cf37549bc440
a2786f32686fbf9f7fb6620c324c7acca1b78266
114324 F20110320_AABKLW garcia_c_Page_089.jp2
c12da8ddf66c2c24178fb6cf13380597
1dc655ee2b10c83a8532fddccf4035af3e3f3dc1
41453 F20110320_AABKMK garcia_c_Page_003thm.jpg
1f8ba9e694b8f7a5f129c9de70b45792
244c3b0ed06c0a039ab827f6b1c3c82e1cde089b
119201 F20110320_AABKLX garcia_c_Page_090.jp2
2f4f487daa58e5cff284f00975801bfd
8f48dcd2c5eda001c1b978ba45e4c52884e6d438
24762 F20110320_AABKNA garcia_c_Page_025thm.jpg
7a602b506f3284e79dfd68888c2218f1
8520d33fe0cde5951708cffee9f8bb7e1f4a6105
18781 F20110320_AABKML garcia_c_Page_004thm.jpg
c83cc70db97891b6bfbaec5ee97dbc7e
d9924de8374a7928096e9f32a4291d680504ed19
114774 F20110320_AABKLY garcia_c_Page_092.jp2
4c108923c60b1d3b8362c8b931248928
c7ff4ec7d412a7dff6ac1ebb4b62144f8092e620
25876 F20110320_AABKNB garcia_c_Page_026thm.jpg
2aef0827a7c18362fa4c255a1649f58c
7abec4223f872d903967c3a412f279653c0c003a
13280 F20110320_AABKMM garcia_c_Page_005thm.jpg
67df0560d6dce9d5b649116a0e3331ef
11595467226cde03d510012a2af6e2dce35f9c4a
113726 F20110320_AABKLZ garcia_c_Page_094.jp2
92d6c9dc9c1d754b31856cdd2bf71c4b
9ec29e8e04e29e14d921bf2d9f99d9206ff6b66c
25416 F20110320_AABKNC garcia_c_Page_028thm.jpg
6aac24b6a64730baef5db1f6f55bce06
e4d25d9e12f74527889701c1e85b877ac4ff64b2
24018 F20110320_AABKMN garcia_c_Page_007thm.jpg
d013f772573babf10d9e82617e5e8822
a44ced3f681e6ac791add78dfd6e7ab884088bdd
25543 F20110320_AABKND garcia_c_Page_029thm.jpg
5cacd2ad3aa7bc7b0f20e351d5a69ab9
4044334dbbb9f61030f71cdd8408842853768557
23458 F20110320_AABKMO garcia_c_Page_008thm.jpg
73cdf770a34109de8fcb7c2e0a3ebb0c
c59778f268ed69a2711c8a2ad75f07f998ea8568
25156 F20110320_AABKNE garcia_c_Page_030thm.jpg
62540fae217988e8219992db7411929c
732b2790b8134170ad22c4c10af00646d7cf1d52
24350 F20110320_AABKMP garcia_c_Page_009thm.jpg
94695240ca90ae5ae76cce593123f7b6
7407fb92a65485e3c88bd07a9df7fc2cf35d5036
26447 F20110320_AABKNF garcia_c_Page_031thm.jpg
3e942dad778e75e4e69c33736e1463a7
88d9bce61782f49b3bec14f9bc4bcea7e04b9942
24817 F20110320_AABKMQ garcia_c_Page_010thm.jpg
3bad0d6b4236195308cda5270931d54c
dd0098d3b581fdd6607f30c2af670036c011ec16
20700 F20110320_AABKNG garcia_c_Page_032thm.jpg
2800b0d4b68a94a47c72572254742a42
af94dc197776ba590c90e106f403b7a579b0ae3b
24352 F20110320_AABKMR garcia_c_Page_011thm.jpg
9a3bb4998c1a690186dd710e0127d703
924273e012dbf28c512be002aa3316b7dd43854e
24096 F20110320_AABKNH garcia_c_Page_035thm.jpg
43729f0f1867c69ce28afe76842c205a
06f0756928b5dc47d38e2d3d184757a08a08d2c8
25179 F20110320_AABKMS garcia_c_Page_012thm.jpg
762ec4028e49b244370c7c48ee8249d6
c2cb5dd4714013c6d26f4fb502600e5a868cbd94
19949 F20110320_AABKNI garcia_c_Page_038thm.jpg
ab32a448c6988ed6ecaabc5f4333811b
dda593fa83379fb04f6d6a22505f46fda2f14b69
25135 F20110320_AABKMT garcia_c_Page_013thm.jpg
b3b3ee99f602da0e47b2df82e7af7d6d
f974bf3fed8fb38036b3bb3de8b78198bf7f815b
25791 F20110320_AABKNJ garcia_c_Page_040thm.jpg
65ed4af6d08be3f736e91cf545215844
243d0ac0be16bb160385510263ea2ea198a68644
25272 F20110320_AABKMU garcia_c_Page_017thm.jpg
d8fc5152279d8b681e12855901a40819
44f1e8c448354de72e685148281b50c82331543a
23895 F20110320_AABKMV garcia_c_Page_018thm.jpg
855adc6cc8cacf34ffa82f0a92c50e48
9912f7741ed4e076ee2c08fcea2138b5a69d0bfd
26193 F20110320_AABKNK garcia_c_Page_041thm.jpg
bd44aaa1924d40eba4713f892b40f123
cc533d1b63616c87cd9354f8c85008a998992578
25788 F20110320_AABKMW garcia_c_Page_019thm.jpg
56457e8daae282d80a61de9499b6ea25
491af36d7b3621593756363c72a4576d9aedb8c3
24710 F20110320_AABKOA garcia_c_Page_067thm.jpg
33b268a1883d40a8fd1927e2aebf940c
2177f0bdf37e7780464cb4d75767503c339c4e5d
25941 F20110320_AABKNL garcia_c_Page_044thm.jpg
8ce3e1b02c0887303c0d8d577a105dd6
333ca42478c5aa91807c3a4883d8e3723539b2d9
25315 F20110320_AABKMX garcia_c_Page_020thm.jpg
7cb5c754ad6b975b03eaecd98e128821
3688a6bfdd6eace0f4d9170551c12dad7e2b0eb4
25523 F20110320_AABKOB garcia_c_Page_068thm.jpg
4188cd3719613b99ad61ef8a119e2ffb
df2d8d621d0dab936a4502ff5eea91984b3823e8
25560 F20110320_AABKNM garcia_c_Page_045thm.jpg
2fb000a1d892288ff349a446f871d38c
b07659b348d8bcb4c41f4bdbfd1effdb4fde9e18
25403 F20110320_AABKMY garcia_c_Page_021thm.jpg
b268ff0e133e841af60ca7d828fb0169
8697f3663b4cd9b86c42e929d8c64dbc424cae84
26269 F20110320_AABKOC garcia_c_Page_069thm.jpg
9b7b319bb1096b17d12e6efcb085b251
24712b8c9d960ceecd0f27367d6da582cd82ca3c
25361 F20110320_AABKNN garcia_c_Page_049thm.jpg
ab3bd134ebd07a08d1529213c9598c14
c66a34029f0b9b6c09bbc1b2c8fcbb6dc4dd6d3b
24039 F20110320_AABKMZ garcia_c_Page_022thm.jpg
0544c1246248b3e6cf648ee3ee0b2cb1
64e808b44f5404e65581c3c73ea935200904027a
24850 F20110320_AABKOD garcia_c_Page_070thm.jpg
d4a3947e4f3e2a3f991fee345eece3b5
1b58e849c03dfe0ae4dfe8eb8c6a62993e61737c
25263 F20110320_AABKNO garcia_c_Page_051thm.jpg
4c06edf5e871a265fdad22a41212b6b2
da49b8fd16df0961c809733f0733d2cecb6b7081
25423 F20110320_AABKOE garcia_c_Page_071thm.jpg
db23e8a19790e8393c2bb367fa825ef8
dcf96b4a0f982d58a68da91cc23cf3dea471792d
24460 F20110320_AABKNP garcia_c_Page_052thm.jpg
a9faa4625561d4008258c28a5ee04308
0f35be9b913a2aac23be4a8ca97c57993a044470
25578 F20110320_AABKOF garcia_c_Page_074thm.jpg
3f62606ac3c326a6edc6469a0cb8b6b4
e0b88eeca0e5ed8f27a968083ced42ea7b782651
25860 F20110320_AABKNQ garcia_c_Page_053thm.jpg
9175d4f6bf9b660819df48c06a9825b3
978774674d17a89059064df122ce4b1e5ca6a638
25394 F20110320_AABKOG garcia_c_Page_076thm.jpg
8fd417c05644bab28b24bb5d6caaabb7
658627562299dd8c62f47900aeb877e4c3fd0b33
23985 F20110320_AABKNR garcia_c_Page_054thm.jpg
5fbbe0fdbddcef31ec056569cdae4053
9f0fe7a69410947c8d2de53eade5cdadbdcc393a
24702 F20110320_AABKOH garcia_c_Page_078thm.jpg
d4958d4f2610ac36f43d68c4b48c064b
a8fc3c5504edfffbc4c5fc937f26758588cd0678
25484 F20110320_AABKNS garcia_c_Page_055thm.jpg
fab9f7156ecc9ed918024c6d376644e1
14c91a55a932bf7d3f2057bc8f0e1bb6d8a746d7
17897 F20110320_AABKOI garcia_c_Page_079thm.jpg
9c3f33501deee67aa4f354f0284541f8
2d579e45e6ba5b3668dc666af0042e268be7950c
23508 F20110320_AABKNT garcia_c_Page_057thm.jpg
8e4abeaa04ff7866e60a30820c55a87d
2fc03035217550823efd4b49e5dab80009dbede7
22352 F20110320_AABKOJ garcia_c_Page_080thm.jpg
d588065bfcd2b84270aabeb5e4db0d1a
cf540b00d2ba4fe9d43906e1651a9fc6fdd2af52
23224 F20110320_AABKNU garcia_c_Page_058thm.jpg
d44b6d2174a456ab6d9e8e887c86ecd2
768de40b3ccd85642008855715a23053642b32b4
24164 F20110320_AABKNV garcia_c_Page_060thm.jpg
ca1a9551c6e333524d6d6151b6dc9226
8ac27305e8effc6eaf399446db40636aba2ba8bf
25400 F20110320_AABKOK garcia_c_Page_081thm.jpg
c5c4884210f3ac77bf87ef4971a823aa
b8f51e36cdef11740cca9352a9bf866adc8ee48f
26059 F20110320_AABKNW garcia_c_Page_062thm.jpg
bdeee88fe5d52211daea21b72d51c718
d7c113e15a3b7903b5f9eb5ba186478114626544
26296 F20110320_AABKNX garcia_c_Page_063thm.jpg
3e9f2019e4e2c21f032e2d266c0e1108
c425fff016be2f3b2ec8474de7c328f94d6b2318
26151 F20110320_AABKOL garcia_c_Page_083thm.jpg
603f634b3a0c2fe31ab357f74a4e29b2
93c5eeb3a331dab4721482249e019efca59e65c6
23719 F20110320_AABKNY garcia_c_Page_065thm.jpg
a77810818c5855d2ddce2a06e2603b3a
250c42801e3f20c85e0429105e0a590536641069
25672 F20110320_AABKOM garcia_c_Page_084thm.jpg
099430f6363922baa52b7aa1f7ff18af
3bae58685e81c2f69aef45eb79dc7a45508ee2e2
22275 F20110320_AABKNZ garcia_c_Page_066thm.jpg
764f1f9f3aa2b850ae5303b96b3ae680
8eb75e5ae39b065f2b92096dc29977c0e85f51d4
92031 F20110320_AABJMA garcia_c_Page_095.jp2
75b647636d9704067d5a4cd78ab4133f
017a7b10600a63687419aeff9455367bdc5381ed
24615 F20110320_AABKON garcia_c_Page_087thm.jpg
e86934b39b64574f835932f329fdc18f
86bcaaa1f9f3af1097bd4a2da460383713abac96
F20110320_AABJMB garcia_c_Page_005.tif
c49e63fc787127083002acc0cfbee1b4
835e3fc4378d5c83c677d7cfafeb62132c5bdbf0
24613 F20110320_AABKOO garcia_c_Page_088thm.jpg
3d5fa40a7a925105e37b79f1d088189e
8efad8357fcc48512edf9c0c8d7432b1cbade773
51077 F20110320_AABJMC garcia_c_Page_040.pro
63c68da028b9cb1e60986c8a5f65ca05
bc75d9e0ea1432e3aae47214e08876d5f151ffc1
24790 F20110320_AABKOP garcia_c_Page_089thm.jpg
51cf0ba7c4c11226168baa2ee56a3a2f
ec73604ec90f70c8e8835fc50d87c44345e96dc9
1924 F20110320_AABJMD garcia_c_Page_096.txt
d2ddc9689f575ed0f6718671996db176
da94152c07df34591ce1b16a5ef05a9c0af85096
26880 F20110320_AABKOQ garcia_c_Page_091thm.jpg
225b6f935ebe533471c71cc65b01ab60
8b22233fd4eb481eabd41963752b975ebf76cc57



PAGE 1

LITERATURA TESTIMONI AL INDGENA EN GUATEMALA (1987-2001): VCTOR MONTEJO Y HUMBERTO AKABAL By CLAUDIA GARCA A THESIS PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLOR IDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF MASTER OF ARTS UNIVERSITY OF FLORIDA 2005

PAGE 2

Copyright 2005 by Claudia Garca

PAGE 3

iii TABLE OF CONTENTS page ABSTRACT....................................................................................................................... iv CHAPTER 1 INTRODUCCIN........................................................................................................1 Descripcin...................................................................................................................1 Apoyos tericos............................................................................................................7 Seleccin de las unidades de anlisis..........................................................................10 Contexto histrico-poltico (1980-2001)....................................................................12 2 LITERATURA TESTIMONIAL DE LA DCADA DEL OCHENTA....................19 3 CONTEXTO CULTURAL Y POLTICO DE LA PRODUCCIN DE AKABAL Y MONTEJO..............................................................................................................33 Movimiento maya, representatividad e iden tidad indgena: la produccin de Victor Montejo en su contexto cultural y poltico............................................................33 Campo literario en Guatemala durante la dcada del noventa: surgimiento y repercusin de la producci n de Humberto Akabal.............................................54 4 TESTIMONIO DE VCTOR MONTEJO..................................................................61 5 GRITO EN LA SOMBRA, DE HUMBERTO AKABAL........................................75 6 CONCLUSIONES......................................................................................................91 LIST OF REFERENCES...................................................................................................99 BIOGRAPHICAL SKETCH...........................................................................................103

PAGE 4

Abstract of Thesis Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Master of Arts LITERATURA TESTIMONIAL INDIGENA EN GUATEMALA (1987-2001): VICTOR MONTEJO Y HUMBERTO AKABAL By Claudia Garcia May 2005 Chair: Andrs Avellaneda Major Department: Romance Languages and Literatures The main purpose of this thesis is to analyze the production of two indigenous Mayan authors from Guatemala: Vctor Montejo and Humberto Akabal. Although they both write in their native Mayan language as well as in Spanish, the two texts examined in this thesis were originally written in Spanish. Those texts are Testimonio: muerte de una comunidad indgena en Guatemala (1987) by Montejo and Grito en la sombra (2001) by Akabal. Because both texts can be considered testimonial, this thesis also examines the evolution of testimonial literature in Guatemala in the period 1987-2001. Montejos Testimonio basically denounces the genocidal repressive action of the Guatemalan military against an indigenous community, conforming to a certain classic conception of testimony. However, his Testimonio displays the appropriation of Western literary strategies (like the use of suspense) to organize an indigenous testimonial narrative. From a cultural and political perspective, the indigenous Maya movement infuses his text with a broader social meaning. iv

PAGE 5

Akabals Grito en la sombra on the other hand, is a collection of narratives that, (mainly through a first person narrator) alternate rural, urban, and international settings. The texts display the persistence and survival of the indigenous identity in the global-economy circumstances of the 1950s. In these narratives, the indigenous subject is constructed as heterogeneous and migrant, both critical and able to adjust to changing market conditions. When we use fiction as a procedure, occasionally identifying the biographical author and discursive narrator, these narratives give a different kind of testimonial account. In short, Testimony and Grito en la sombra evolve from the politically based testimony (1987) to the culturally oriented account (2001). This evolution accompanies the transformations of Guatemala and its insertion in global economy; it also shows the use of Western literary strategies and fiction as valid procedures of a new Mayan literature in Spanish. v

PAGE 6

CHAPTER 1 INTRODUCCIN Descripcin Esta tesis analiza la produccin de dos autores indgenas guatemaltecos, Vctor Montejo (1951) y Humberto Akabal (1952). Ambos autores, siendo mayas, pertenecen, sin embargo, a diferentes etnias (Akabal es quich y Montejo, jakalteco); ambos escriben en lengua indgena y en espaol, y, proveniendo de orgenes humildes, en la actualidad son figuras reconocidas en el campo cultural guatemalteco y extra-guatemalteco. Akabal, poeta autodidacta, premiado en Guatemala y en el exterior (Europa y Japn), ha sido traducido a varios idiomas, y es considerado una de las voces emergentes de la nueva poesa indgena de expresin en castellano. Vctor Montejo, que antes de exiliarse a fines de los aos 80 trabajaba como maestro rural, obtuvo un doctorado en antropologa en los Estados Unidos, por lo que se encuentra en la privilegiada situacin del teorizador de frontera (indgena y antroplogo), con una doble insercin en la academia norteamericana y en el movimiento culturalista maya de Guatemala. De la produccin total de Montejo y de Akabal, en este trabajo tratar slo dos textos. Ambos pertenecen a la forma discursiva narrativa, y en ambos tiene primaca la funcin referencial del lenguaje. Del primero, examinar Testimonio: muerte de una comunidad indgena en Guatemala (1987, en ingls; 1993, espaol); y del segundo, una coleccin de relatos, Grito en la sombra (2001, espaol). Considerando la totalidad de la produccin de Montejo y de Akabal, vemos que la obra de ambos autores manifiesta una voluntad testimonial. Empleo aqu una acepcin del trmino testimonio no slo en el 1

PAGE 7

2 sentido de denuncia formulada en circunstancias de urgencia poltica (como es el caso del Testimonio de Montejo) sino tambin en otros sentidos concomitantes: testimonios de una vivencia cultural; de la preservacin de la memoria histrica de un pueblo; y del proceso de heterogeneidad y supervivencia de la identidad indgena en la Guatemala de los aos 90. Anima a estos textos su voluntad de darle visibilidad a lo indgena: esa intencin pragmtica se sobrepone o se entreteje con la esttica, determinando estrategias textuales que tienen como punto de partida la pluralidad lingstica de los destinatarios ideales de los textos. En ocasiones, como en las ediciones bilinges de la poesa de Akabal, o en Qanil: el hombre rayo de Montejo, stos van dirigidos a los indgenas para que escuchen los no-indgenas (similar a la tcnica del aparte en el teatro); o, dicho de otro modo, hablan a los no-indgenas para hacer or la voz de los indgenas. En otros casos, como la primera edicin de Testimonio en ingls, predomina la urgencia de la denuncia, de modo que el lector de habla inglesa, por su importancia coyuntural y poltica, se constituye en el primer receptor del texto. Catorce aos separan la publicacin de Testimonio de la de Grito en la sombra Dado que es posible visualizar estos textos como testimonios en el sentido ms abarcador del trmino, mi anlisis se propone examinar la evolucin de la produccin testimonial en ese lapso. Entre fines de la dcada del ochenta y los comienzos del nuevo milenio, la sociedad guatemalteca ha sufrido un cmulo de transformaciones polticas, sociales y econmicas. Fundamentalmente, el fin oficial de treinta y seis aos de guerra civil dio paso a una relativa estabilizacin democrtica, ms propicia para el florecimiento de tendencias neoliberales. Por otra parte, la coyuntura histrica de 1992, con la

PAGE 8

3 conmemoracin del quinto centenario de la llegada espaola a Amrica, favoreci el impulso y fortalecimiento del movimiento indgena. El primer captulo de esta tesis se retrotrae a los testimonios producidos en Guatemala a principios de los aos ochenta. Despus de explicitar las caractersticas del concepto testimonio (autenticidad, narracin de un testigo, urgencia poltica, discurso popular) y las ambigedades que ste conlleva (escritura/oralidad, intencin pragmtica/esttica, cuestionamiento del canon), examino el cannico texto de Mench-Burgos Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia (1983) a la luz de esas caractersticas y ambigedades. Con respecto a la trascendencia del texto, mi argumentacin explica su eficacia como debida parcialmente a la adecuacin del testimonio de Mench a modelos y definiciones previas. As se comprueba el papel crucial del receptor extra-guatemalteco en la produccin testimonial -ingerencia que ser tambin decisiva en la produccin de Akabal y Montejo durante la dcada de 1990--, y se hace posible definir al lector hegemnico de los textos testimoniales como lector extra-guatemalteco, especialmente norteamericano y europeo, hablante de castellano pero no de una lengua maya. 1 Si el lector hegemnico extranjero tiene un peso determinante en la produccin testimonial guatemalteca, indirectamente colabora para volver 1 Es pertinente vincular este fenmeno del lector extra-guatemalteco a quien se dirige la produccin testimonial con el que Sarah Hamilton y Edward Fischer observan al analizar los cultivos del altiplano aproximadamente en el mismo perodo (1987-2001). En su estudio, sealan la introduccin de cultivos no tradicionales, lo que les permite rastrear la interseccin de agricultura, etnicidad y condiciones de movilidad social. El pequeo campesino indgena que produce brcoli y arvejas para la exportacin, adecuando su producto a las especificaciones de calidad del consumidor extranjero, es una figura paralela al testimoniante que adecua su testimonio a las expectativas del lector extranjero, para que su denuncia sea eficaz. Ver Hamilton, Sarah y Fischer, Edward. Non-Traditional Agricultural Exports in Highland Guatemala: Understandings of Risk and Perceptions of Change. Latin American Research Review 38:3 (2003): 82-110.

PAGE 9

4 representativo en el plano poltico a un sujeto indgena (como Rigoberta Mench, en este caso). 2 El segundo captulo desarrolla la representatividad de Montejo y Akabal como productores de textos testimoniales, explicitando los contextos en que la prctica escrituraria de cada uno de ellos se desarrolla y adquiere significacin poltica. As, en una primera seccin, el captulo se centra en el movimiento maya, el cual sirve de trasfondo a la crtica que Montejo hace sobre la representatividad monoltica del testimonio de Mench. Para dar cuenta del movimiento maya, se traza sintticamente su historia, sus vinculaciones con el movimiento revolucionario en Guatemala, y el proceso que, culminando con los Acuerdos de Paz, explica la nueva participacin de los intelectuales mayas en las estructuras del Estado. Tal intervencin es fruto de transformaciones sociales y polticas, en las que la influencia del financiamiento internacional del proceso de paz cumple un papel significativo. La figura de Montejo cobra relevancia como intelectual y activista poltico en este momento, funcionario del actual gobiernoy no puede deslindarse de su insercin en la academia norteamericana; en tanto escritor, por el contrario, ocupa un espacio marginal en el campo literario guatemalteco. 3 Contrastando con este fenmeno, la figura literaria de Akabal surge en el interior de Guatemala a comienzos de los aos noventa y con el correr de la dcada adquiere progresiva repercusin nacional e internacional. En la segunda seccin de este 2 La nocin de lector hegemnico se define ms adelante (ver pgina 8). 3 Tomo esta nocin de Pierre Bourdieu. Bourdieu define el campo literario como a force-field acting on those who enter it, and acting in a differential manner according to the position they occupy there[I]t is a field of competitive struggles which tend to conserve or transform this force-field. And the positon-takings (works, political manifestos or demonstrations, and so on)arethe product and the stake of a permanent conflict. In other words, the generative and unifying principle of this system is the struggle itself ( The Rules 232).

PAGE 10

5 captulo, se da un panorama descriptivo e histrico del campo literario guatemalteco, que permite ubicar a Akabal en una posicin central desde la que ha cuestionado el canon, pero mantenindose al margen de toda intervencin poltica directa. Su voluntad de deslindar prctica escrituraria de una posible participacin en la esfera poltica es similar a la de otras dos figuras relevantes en el panorama literario actual de Guatemala: la ya consagrada de Rodrigo Rey Rosa (1958), y la emergente de Eduardo Halfon (1971). El tercer captulo plantea un anlisis de Testimonio de Montejo, en tanto testimonio de denuncia poltica. Mi argumentacin demuestra que en el texto se cuestiona la representatividad absoluta otorgada al testimonio de Rigoberta por medio de la eleccin de estrategias narrativas que alejan el Testimonio del modelo testimonial hegemnico. La figura de Vctor Montejo, como testimoniante, es la de un sujeto indgena que puede asumir su auto-representacin letrada, puesto que est en control tanto de los instrumentos lingsticos y narrativos como de los medios de interpretacin ideolgica de sus circunstancias. Adems, su lugar de enunciacin fronterizo (maestro, hablante de espaol y de una lengua maya) legitima su posibilidad de representar a otros sujetos indgenas que no hablan castellano. En el cuarto captulo se realiza un anlisis de Grito en la sombra de Akabal, en el cual interpreto la coleccin de relatos como testimonio de la heterogeneidad del sujeto indgena, en su proceso de adecuacin a las circunstancias polticas, sociales y econmicas de la dcada del noventa. Los textos, que plantean un juego con el pacto de lectura autobiogrfico, se inscriben en los lmites que separan el testimonio como narracin de acontecimientos verdaderos de la ficcin realista. Los relatos escenifican, adems, el carcter migrante del sujeto, que enuncia

PAGE 11

6 tanto desde los lugares tradicionales de la cultura indgena como desde los relacionados con la modernidad globalizada. En el ltimo captulo, se muestra cmo la evolucin de la produccin testimonial va de la esfera estrictamente poltica a otra ms ampliamente socio-cultural. Si en un texto de fines de la dcada del ochenta como Testimonio, los elementos determinantes que le confieren valor testimonial son la denuncia de la violacin de los derechos humanos, de la identidad del testigo y de la veracidad de los hechos, a comienzos del nuevo milenio, Grito en la sombra recurre al discurso de la ficcin para dar cuenta de los procesos de modernizacin, cambio y pervivencia de la identidad indgena. Adems, esta transicin hacia el testimonio cultural expresa una falta de inters en lo testimonial-poltico, agotamiento que responde a un conjunto de causas: cambio en las coyunturas polticas, saturacin de la temtica, procesamiento social del trauma de la guerra. Cabe preguntarse dnde se origina ese agotamiento, si proviene del campo guatemalteco -como reaccin frente al estereotipo de una Guatemala vinculada nicamente a la violacin de los derechos humanos--; o si el agotamiento es tambin resultado de una fluctuacin del inters del pblico internacional. Se observa en los textos de Akabal el predominio de una intencin esttica por encima de otras intenciones de ndole pragmtica, que subordinan el efecto literario a la eficacia de lo que se denuncia, como en el Testimonio de Montejo. Las intencionalidades divergentes que sealo para los textos de ambos autores son anlogas a los modos en que cada uno de ellos concibe su participacin en la esfera pblica. Montejo, partiendo de la denuncia de los aos ochenta, opta en la actualidad por participar polticamente, interviniendo en la maquinaria estatal para instrumentar los

PAGE 12

7 cambios desde dentro. Akabal, por el contrario, se mantiene al margen de toda actuacin poltica, implcitamente cuestionando la posibilidad de intervenir sin ser co-optado, o, incluso, cul debe ser la intervencin del intelectual en la esfera pblica. En esta posicin de atrincheramiento en su labor literaria encuentra eco por parte de Rey Rosa y Halfon, las otras dos figuras significativas de la narrativa actual guatemalteca. Apoyos tericos Con respecto al conjunto de herramientas conceptuales utilizadas en este trabajo, he preferido explicitar su definicin o el sentido en que las empleo a medida que tal mencin se hace pertinente. Este conjunto abarca, en primer lugar, las nociones de campo intelectual y campo cultural de Pierre Bourdieu, que permiten pensar estructuralmente, a propsito de Guatemala, el entorno en que se desarrolla la prctica escrituraria de Montejo y de Akabal como the space of positions and the space of position-takings (The Field 30). As, es posible organizar las mltiples informaciones ligadas a la actividad literaria de un medio social en trminos de su relacin con el poder poltico. Sin embargo, las formulaciones de Bourdieu son el resultado de observaciones referidas al contexto francs en donde, por cuestiones histrico-econmicas, el campo cultural es particularmente autnomo. Por lo tanto, no es posible aplicar estos conceptos mecnicamente a los fenmenos literarios y culturales de Guatemala, sino teniendo en cuenta las caractersticas estructurales de dependencia que este contexto plantea. Por otro lado, mis herramientas conceptuales incluyen las categoras de heterogeneidad y sujeto migrante de Antonio Cornejo Polar, que ayudan a reflexionar sobre una literatura que funciona en los bordes de sistemas culturales disonantes, a veces incompatibles entre s (Escribir 17), y, especialmente, sobre el sujeto latinoamericano que las produce. Reflexionando sobre la dificultad de asumir la heterogeneidad de ese sujeto, Cornejo

PAGE 13

8 Polar concluye que sta se debe a que introyectamos como nica legitimidad la imagen monoltica, fuerte e inmodificable del sujeto moderno (Escribir 21). En su reivindicacin de la heterogeneidad, se manifiesta la intencin de Cornejo Polar de desmitificar al sujeto monoltico, unidimensional y siempre orgulloso de su coherencia consigo mismo, al discurso armonioso de una voz nica a la que slo responden sus ecos y a las representaciones del mundo que lo fuerzan a girar constantemente sobre un mismo eje (Escribir 23). Tal desmitificacin, as como la reivindicacin de lo heterogneo, es pertinente al encarar el estudio de la produccin de Montejo y Akabal. Tambin ser empleada la nocin de teorizar de fronteras o desde los intersticios, de Walter Mignolo, una categoria que es til para describir el lugar de enunciacin de Vctor Montejo y la complejidad y contradicciones que ste conlleva. Otras nociones que sern utilizadas en esta tesis provienen del campo de la antropologa, como la de thick description de Clifford Geertz, y la de construccin de identidades. Con relacin a la descripcin densa, empleo el concepto para describir el espesor ideolgico de la mirada de Montejo en su testimonio. Tambin es fecunda la intuicin de Geertz acerca del anlisis cultural como intrnsecamente incompleto: worse than that, the more deeply it [cultural analysis] goes the less complete it is. It is a strange sciencein which to get somewhere with the matter at hand is to intensify the suspicionthat you are not quite getting it right (29). Con respecto a la concepcin de la identidad como una construccin, sta se hace pertinente al describir los modos en que la identidad indgena se inserta en el fluir de la modernidad. El segundo captulo incluye una breve discusin sobre el contraste entre esta nocin de la identidad y la de esencialismo estratgico que manejan los intelectuales

PAGE 14

9 mayas como parte de su proyecto cultural. La nocin constructivista de la identidad est en sintona con la categora de heterogeneidad; ambas proveen puertas de entrada para reflexionar sobre la dinmica de un mismo tipo de fenmenos, desde el campo de la cultura y desde el de la crtica literaria. Ser tambin utilizada la terminologa de los cdigos hermenutico, proairtico, smico, cultural y simblico, que Roland Barthes desarrolla en S/Z. Empleo estos trminos en los captulos tercero y cuarto, que tratan especficamente del anlisis de textos; tienen la ventaja de proponer una herramienta estructuralista y flexible a la vez para describir las caractersticas de la narracin. Las nociones de cultura vivida y cultura imaginada desarrolladas por Ricardo Kalimn para referirse a fenmenos discursivos y literarios, sern empleadas con tal sentido en el captulo cuarto. Sin embargo, encuentro esta distincin fecunda para pensar los modos en que se produce la asimilacin de lo forneo; esta otra acepcin, ms general y menos tcnica, es tambin utilizada en este trabajo. Por ltimo, las categoras de lector hegemnico y lector implcito son necesarias por las caractersticas del corpus textual seleccionado, que obligan a discriminar entre el lector implcito --aqul a quien van dirigidos los textos, que comparte una vivencia cultural y lingstica (hablante de espaol e incluso de una lengua indgena)--, y el lector hegemnico, es decir, el receptor privilegiado cuya atencin puede satisfacer las intencionalidades pragmticas del texto (como la denuncia de violaciones de los derechos humanos). El lector hegemnico se diferencia del implcito por su incidencia en la esfera del poder. Como ya explicit anteriormente, en el caso concreto de la produccin testimonial guatemalteca, el lector hegemnico es el receptor extra-guatemalteco, hablante o no del espaol, y mayoritariamente europeo o norteamericano. Captar la

PAGE 15

10 atencin de este lector fue parte de una estrategia para dar visibilidad internacional a los genocidios del ejrcito guatemalteco, y as fomentar una presin indirecta sobre el gobierno Seleccin de las unidades de anlisis Dada la importancia del lector extra-guatemalteco en la produccin testimonial, quiero abrir un espacio de autorreflexin sobre mi trabajo que d cuenta de la seleccin de las unidades de anlisis. La decisin de examinar Testimonio de Montejo y Grito en la sombra de Akabal puede verse, en trminos personales, como la interseccin de mi trayectoria con mi lugar de enunciacin en la Universidad de Florida, escribiendo una tesis de maestra. Es decir, la eleccin del primer texto hubiera sido improbable desde Guatemala por la escasa visibilidad que Montejo tiene como escritor en ese espacio; y la del texto de Akabal hubiera sido quizs menos evidente de no haber yo vivido previamente en el interior de Guatemala. Dicho en trminos menos personales, es posible entender la eleccin de estas unidades de anlisis como la interseccin de dos visiones que se proyectan sobre el campo literario guatemalteco: los fenmenos que se perciben desde la academia norteamericana no son los mismos que los que se perciben desde Guatemala. Estas lneas de visin intersectan en uno o ms puntos, pero en su trayectoria privilegian fenmenos no coincidentes. Con esto intento expresar que la seleccin de mis unidades de anlisis es el fruto de una negociacin entre esas dos lneas entrecruzadas. Mi estudio adolecer, necesariamente, de las limitaciones de esta visin bifocal: por un lado, nada puede sustituir la inmersin prolongada y cotidiana en un entorno social especfico para captar su espesor; por otro, siendo una tesis de maestra, este estudio est sujeto a condicionamientos acadmicos. Con estas reflexiones no pretendo des-legitimar mi

PAGE 16

11 propio trabajo sino ejercitar una mirada consciente y responsable (crtica), integrada a una tica de investigacin. A un nivel y una escala muy humildes, este anlisis forma parte de la ingerencia del lector hegemnico extra-guatemalteco. La cuestin que se me plantea al efectuar este estudio es cmo determinar la validez, la necesidad o la importancia de la seleccin de las unidades de anlisis de modo que sean representativas de una sociedad determinada, expresivas de las tensiones sociales autctonas, y no un reflejo de construcciones (destilaciones) acadmicas. Esta cuestin intersecta, adems, con otras, de ndole socio-poltica: al hecho de que buena parte de la literatura guatemalteca (como la de otros pases latinoamericanos) se haya escrito en el exilio, se suman las circunstancias de la emigracin y la globalizacin como fenmenos concretos de diseminacin poblacional. Algunos de los interrogantes que se disparan a partir de esta situacin incluyen la reflexin sobre el recorte de literatura guatemalteca (cmo tratar la categora de literatura nacional en el contexto de la globalizacin?); qu voces son representativas dentro de esa literatura (el espacio geogrfico de produccin literaria debe ser tomado en cuenta como determinante o no? de qu modo escribir en un espacio u otro permea el lugar de enunciacin? qu es ms determinante, la tensin hacia lo que se considera lector hegemnico o la intencin de dar cuenta de una cierta realidad social? basta haber nacido en Guatemala para producir literatura guatemalteca?); y, dentro de las voces representativas, cmo evaluar el impacto del juicio esttico del crtico, la calidad texto y su intencionalidad para hacerlo visible (o no). 4 4 Todas estas cuestiones podran discutirse a propsito de una resea de literatura maya guatemalteca presentada por R. Mckenna Brown, en el Primer Congreso de Literatura Indgena de Amrica, donde implcitamente-se considera que forma parte de la literatura maya todo texto escrito por un escritor maya, sin discriminar la intencionalidad del texto. As, consigna tanto una novela ( La otra cara de Gaspar Pedro

PAGE 17

12 Contexto histrico-poltico (1980-2001) En esta seccin sintetizar los acontecimientos polticos relevantes de la historia reciente de Guatemala, con el propsito de ubicar en una perspectiva histrica tanto los textos de Montejo y de Akabal como los anlisis que en esta tesis se desarrollan. En el perodo que nos ocupa pueden distinguirse tres etapas: (a) 1980-1986, el momento de mayor represin y violencia de la guerra; (b) 1986-1996, aos de la transicin y del proceso de paz y (c) 1997-2001, poca posterior a la firma de los Acuerdos de Paz. A principios de la dcada del ochenta, la movilizacin popular llega a su punto culminante, que coincide con el optimismo generado por el triunfo sandinista en Nicaragua y la fuerza del FMLN en El Salvador. Paralelamente, se desata una feroz represin de estado. En el altiplano, la violencia del ejrcito deja de ser personalizada y selectiva para dirigirse a comunidades enteras de forma indiscriminada, y, bajo el gobierno del general Efran Ros Montt (marzo de 1982 agosto de 1985), se hace sistemtica. Los datos estadsticos indican que, entre mediados de 1981 y 1983, cuatrocientas cuarenta aldeas fueron borradas del mapa; cerca de ciento cincuenta mil civiles fueron asesinados o desaparecidos, y hubo ms de un milln de desplazados. Los documentos de la Comisin de Esclarecimiento Histrico calculan que el saldo total de muertos y desaparecidos durante el conflicto super las doscientas mil personas. Las polticas genocidas buscaban no slo eliminar la base de apoyo a la guerrilla sino destruir la cultura, la identidad y las estructuras comunales de la poblacin indgena. Como parte Gonzlez) como textos sociolgico-polticos (por ejemplo, Discriminacin del pueblo maya en el ordenamiento jurdico de Guatemala de Miguel Curruchiche Gmez). Otros elementos que, siendo pertinentes en el recorte literatura maya, son mencionados sin sugerir la necesidad de un desarrollo crtico, son el apoyo extranjero a ciertas publicaciones y la importancia de las diversas editoriales. Un asunto fundamental pero ausente en la resea es el alto grado de analfabetismo de la poblacin indgena como variable a considerar en el desarrollo de la literatura maya.

PAGE 18

13 de las instituciones paramilitares y obligatorias, se instrumentaron las patrullas de autodefensa civil o PAC, y los polos de desarrollo. En las PAC participaron hasta un milln de campesinos (un cuarto de la poblacin adulta) con la misin de vigilar sus propias comunidades, y detectar elementos contrainsurgentes. Los polos de desarrollo fueron campos de reasentamiento rural forzados, en los que el ejrcito ejerca un control directo sobre la poblacin (Bastos 55-56; Jonas 62-65). En esos aos, tanto los lderes indgenas como diversos sectores del movimiento guerrillero, se dan a una intensa actividad de denuncia y de creacin de redes de solidaridad en foros internacionales. Hay contactos con organizaciones norteamericanas, giras europeas e incluso redaccin de documentos destinados a la solidaridad internacional (Bastos 73). Cuando los objetivos represivos del ejrcito fueron alcanzados (a fines del gobierno de Ros Montt), el gobierno inicia un proceso de retorno a una fachada democrtica. En 1985 se redacta una nueva Constitucin que contempla las garantas bsicas de los derechos ciudadanos, pero legaliza las PAC y los polos de desarrollo; a finales de ese ao se llama a elecciones, y por primera vez en quince aos se admiten candidatos civiles, excluda la izquierda. El gobierno del democristiano Vinicio Cerezo se convirti en la versin civil del Estado contrainsurgente (Jonas 66), con militares en reas estratgicas del gobierno y la continuacin espordica de los combates (Bastos 84). Sin embargo, en 1987 los presidentes centroamericanos firman un acuerdo que los compromete a abrir espacios hacia la solucin de las guerras civiles en sus respectivos pases. En Guatemala, la Iglesia Catlica se hace responsable de convocar a un dilogo nacional.

PAGE 19

14 Para Susanne Jonas, la principal caracterstica social de Guatemala en los aos ochenta (y los noventa) sigui siendo el aumento de concentracin de riqueza en medio de una pobreza generalizada (67): al final de la dcada de los ochenta, casi tres cuartas partes de la poblacin viva en extrema pobreza, es decir, sin recursos para acceder a una dieta bsica mnima (Jonas 68). La agudizacin de la crisis econmica y social impuls el resurgimiento de movimientos populares, entre los que se incluan grupos de derechos humanos (como la organizacin de esposas y madres de los desaparecidos, y la de viudas mayoritariamente indgenas). Es tambin importante mencionar las Comunidades de Poblacin en Resistencia (CPR), es decir, comunidades creadas por mayas que se resistieron a los planes de reubicacin y control del ejrcito y huyeron a las montaas. A fines de 1990, las CPR hacen pblica su presencia y ganan reconocimiento internacional, evidenciando la persistencia solapada de la guerra (Bastos 91). Paralelamente, tambin aparecen pblicamente organizaciones e intelectuales indgenas provenientes de ncleos acadmicos, que conforman lo que se conocer luego como movimiento maya. Este va ganando legitimidad en el entorno poltico, como la legalizacin de la Academia de Lenguas Mayas (Bastos 84-85), que tiene una importancia estratgica en las reivindicaciones tnico-culturales del movimiento. A partir de fines de 1990, comienzan las conversaciones serias para terminar la guerra, pese a que, segn Jonas, los gobiernos de Guatemala y de Estados Unidos procuraban sobre todo presionar polticamente a la guerrilla para que depusiera las armas en vez de enfocar las causas profundas del conflicto (75). A comienzos de 1994, en medio de una prolongada crisis institucional, surgen instancias civiles relativamente unificadas, y las organizaciones mayas se integran a ellas, siendo reconocidas como

PAGE 20

15 actores polticos. En ese mismo ao, la ONU asume el papel de mediadora en el proceso de paz, y se reconoce la capacidad de los sectores civiles de presentar propuestas: el Acuerdo de Identidad de los Pueblos Indgenas, firmado en 1995, forma parte de ellas. El Acuerdo es relevante porque considera el carcter multitnico, pluricultural y multilinge de la nacin guatemalteca, se reconocen y respetan los derechos de los pueblos indgenas y se admite la discriminacin a la que stos estn sometidos (Bastos 136). Para Manuela Cams y Santiago Bastos, el Acuerdo representa el triunfo de la terminologa del multiculturalismo, su entrada en el discurso oficial manejado por el Estado (139), adems de plantear la necesidad de reformar la Constitucin; segn Jonas, el Acuerdo, aunque no satisfaca todas las demandas de los movimientos indgenas [,] sent las bases para futuros logros (99). Un hecho decisivo en el proceso de paz fue el mensaje emitido por el Grupo Consultivo de Pases Donantes (Estados Unidos, Europa e insituciones financieras internacionales) anunciando que se retendran los principales financiamientos para Guatemala hasta que se firmara el acuerdo definitivo de paz y una reforma tributaria asegurara su financiacin interna. (Jonas 100). Con esto, los sectores empresarios modernizadores se implicaron ms en el proceso ya que los tema socio-econmicos estaban en la mesa de negociaciones. Simultneamente, el ao 1995 es el de la campaa electoral, donde se oponen el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), de corte populista y anti-empresarial y que impulsaba la inscripcin del general Ros Montt como presidenciable, y el Partido de Avanzada Nacional (PAN), como promotor del cambio econmico y del neoliberalismo civilizador (Bastos 142). 5 Por primera vez desde 1952 5 Ambos partidos siguen siendo cruciales en el panorama poltico de Guatemala.

PAGE 21

16 hay una opcin de partidos de izquierda en las elecciones, que finalmente gana el PAN. Durante su primer ao de gestin, el gobierno de Alvaro Arz da prioridad a la firma de la paz, que se concreta en diciembre de 1996. Se crea la Secretara de la Paz, cuyas funciones incluyen asesorar, cooperar y asegurar el cumplimiento de los Acuerdos, pero que nunca tuvo peso poltico ni fuerza presupuestaria (Bastos 169-170). 6 La implementacin de los Acuerdos fue problemtica y el financiamiento de la cooperacin externa constituy un punto central y conflictivo. En opinin de Bastos y Cams, que lo califican de descontrolado, este financiamiento apuntaba hacia la extrema dependencia de[l] proceso de pazinsostenible si no se produce una presin y financiamiento externo (Bastos 190). Finalmente, la implementacin de los acuerdos fracasa. En abril de 1998, fue asesinado el obispo Juan Gerardi, tres das despus que el Arzobispado presentara pblicamente el informe Recuperacin de la Memoria Histrica ; en mayo de 1999, se realiza una consulta popular que rechaza las reformas constitucionales previstas en el Acuerdo de Identidad de los Pueblos Indgenas. 7 A partir de la consulta, el gobierno y los partidos polticos se sienten liberados del proceso de paz y se abocan a la campaa electoral (Bastos 205). Con el triunfo del FRG, el gobierno de Alfonso Portillo asume la responsabilidad del Estado con los Acuerdos y se traza un nuevo calendario para su implementacin, pero en la prctica mantuvo siempre una actitud ambigua (Bastos 223). Una innovacin del gobierno de Portillo fue incorporar al Estado a funcionarios mayas, 6 Vctor Montejo se desempea actualmente al frente de la Secretara. 7 Slo un 12% de la poblacin empadronada participa en la votacin, y de este porcentaje, un 55% vota en contra de las reformas. Para un anlisis del resultado de la consulta, ver Bastos (206-211) y Warren, Kay. Voting Against Indigenous Rights In Guatemala: Lessons from the 1999 Referendum.

PAGE 22

17 en general intelectuales asociados al movimiento maya. (Bastos 224), con lo que se va creando un pequeo bloque de institucionalidad especfica maya dentro del Estado (Bastos 265). Estas instancias plantean una serie de cuestionamientos, porque si bien es evidente que los mayas son aprovechados como smbolos tnicos por el gobierno, por otra parte la participacin indgena en las estructuras de gobierno supone una oportunidad para introducir cambios. Jonas afirma que, en trminos generales, los Acuerdos de Paz sentaron las bases para el proyecto transnacional neoliberal en Guatemala, pero las lites guatemaltecas no funcionan de modo unificado y homogneo, y los sectores ms intolerantes presentaron resistencia para aceptar ese proyecto. Adems, segn Jonas, hay una incompatibilidad de fondo entre los Acuerdos y el neoliberalismo, de modo que la implementacin plena de algunos de ellos (como el socio-econmico, por ejemplo) entrara en conflicto con las polticas neoliberales (Jonas 418). Los ltimos aos de la dcada del noventa se caracterizan por una marcada crisis econmica, relacionada con el derrumbe de los precios del caf, y el resurgimiento de conflictos heredados de la guerra, como el levantamiento de las ex-PAC, por ejemplo. Estas circunstancias estimularon la emigracin hacia Estados Unidos de miles de guatemaltecos, cuyas remesas llegaron a ser la segunda fuente ms importante de divisas despus de las exportaciones de caf (Jonas 421). 8 En sntesis, esta introduccin al anlisis de Testimonio de Montejo y Grito en la sombra, de Akabal, ha trazado (a) un panorama sinttico del contenido de los prximos cuatro captulos. En ellos se examinar la produccin testimonial de Guatemala durante 8 Recientemente (2004), las remesas se convirtieron en la primera fuente de divisas, generando un desequilibrio financiero.

PAGE 23

18 la dcada del ochenta; el contexto histrico, poltico y cultural en que se inscribe la produccin de Montejo y de Akabal, as como una somera descripcin del campo literario guatemalteco; el anlisis especfico de Testimonio; y finalmente, un estudio sobre Grito en la sombra. (b) A continuacin, se han agrupado los apoyos tericos utilizados (campo literario; heterogeneidad y sujeto migrante; cultura vivida y cultura imaginada; thick description; nocin constructivista de la identidad; cdigos hermenutico, proairtico, smico, cultural y simblico; lector hegemnico y lector implcito). En cada caso, he sealado el aporte de estas herramientas crticas. (c) Una tercera seccin ha procurado dar cuenta de la seleccin de las unidades de anlisis de la tesis, reflexionando sobre sta como una manifestacin ms de la ingerencia del lector hegemnico extra-guatemalteco sobre fenmenos del campo literario guatemalteco. (d) En el cuarto apartado, por fin, se han resumido los acontecimientos socio-polticos ms importantes de las ltimas dos dcadas, lo que permitir poner en una perspectiva histrica tanto los textos de Montejo y de Akabal como las interpretaciones que sobre ellos se proponen

PAGE 24

19 CHAPTER 2 LITERATURA TESTIMONIAL DE LA DCADA DEL OCHENTA El propsito de este captulo es dar cuenta de la nocin de testimonio y hacer una lectura de la literatura testim onial de Guatemala que, a comienzos de los aos ochenta, precede la produccin de Vctor Montejo y Humber to Akabal. El anlisis se centrar en Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia (1983) de Elizabeth Burgos, y en otros dos testimonios contemporneos: Son of Tecn Umn (1981) de Ignacio Bizarro Ujpn y James Sexton, El ladino me jodi (1983) de Ernestina Sa ravia; el objetivo del anlisis es identificar las coordenadas gen ricas y textuales que enmarcan la prctica escrituraria de Montejo y Akabal.1 Tanto Testimonio del primero, como Grito en la sombra del segundo, pueden ser considerados literatura testimonial en se ntido amplio. De ellos, slo Testimonio constituye estrictamente una denuncia formul ada en tiempos de urgencia poltica, al narrar una matanza perpetrada por el ej rcito guatemalteco en una aldea de Huehuetenango. Los otros textos dan testim onio de una vivencia cultural, de la preservacin de la memoria histrica de un pueblo, y del proceso de heterogeneidad y supervivencia de la identidad indgena en la Guatemala de los aos noventa (Grito en la sombra ). Esto los ubica en un espacio fronter izo, en que las intenciones estticas y pragmticas que los animan los hacen oscilar en el terreno de la etnografa, la poesa, el relato y el ensayo. 1 Dentro de los lmites de la presente investigacin, los testimonios de Ignacio/ Sexton y de Saravia son los nicos que he identificado como anteriores o contemporneos con el de Mench-Burgos y a los que he tenido acceso.

PAGE 25

20 Tal lnea fronteriza entre la ficcin y la denuncia de hechos histricos verificables no estara alejada, segn Georg Gugelberger y Michael Kearney, de una novela como Things Fall Apart (1959) del africano Chinua Achebe, que ellos consideran el punto de partida de la literatura testimonial de las ltimas dcadas del siglo veinte (5), por sus esfuerzos correctivos de la Historia y su implcito cuestionamiento del canon. Sin embargo, distinguen el testimonio tanto del texto etnogrfico --en el que prima la fascinacin por lo tradicionalcomo del texto de la literatura del holocausto que tambin consigna atrocidades y violaciones a los derechos humanos--, por la importancia del elemento de concientizacin (9), que vincula el testimonio con una toma de conciencia poltica. Basndose en Miguel Barnet, Ambrosio Fornet, Roberto Gonzlez Echeverra y Nubya Casas, es decir en estudios que van desde fines de la dcada del sesenta hasta inicios de la del ochenta, George Ydice sintetiza la siguiente definicin de testimonio. [T]estimonial writing may be defined as an authentic narrative, told by a witness who is moved to narrate by the urgency of a situation (e.g. war, oppression, revolution, etc). Emphasizing popular, oral discourse, the witness portrays his or her own experience as an agent (rather than a representative) of a collective memory and identity. Truth is summoned in the cause of denouncing a present situation of exploitation and oppression or in exorcising and setting aright official history. (17) La adherencia al referente (o sea, la relevancia de lo autntico, la verdad del testimonio) as como el posicionamiento poltico-vital del sujeto que lo enuncia son elementos claves. Sin embargo, el testimonio plantea la contradiccin de ser una clase de escritura que es genricamente una forma oral (Gugelberger y Kearney 10), en los bordes entre la palabra escrita y hablada; a lo que se suma un uso del discurso narrativo que, sin renunciar a lo esttico, cuestiona las definiciones legitimadas por las instituciones dominantes (Ydice 19).

PAGE 26

21 Este panorama de las ambigedades que rodean el concepto de testimonio constituye el horizonte en que los textos de Akabal y Montejo se insertarn en la dcada del noventa. Sin embargo, es ineludible examinar la produccin del decenio anterior, y el modo en que el testimonio ahora cannico de Rigoberta Mench, Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia (1983), negocia esas expectativas y zonas de ambigedad. Quiero mostrar la adecuacin de su testimonio a definiciones y modelos previos, puntualizar las razones de su impacto, y consignar las diferencias que lo separan de otros textos testimoniales anteriores en el campo cultural guatemalteco, como Son of Tecn Umn (1981), de Ignacio Bizarro Ujpn y James Sexton, y El ladino me jodi (1983) de Ernestina Saravia. El testimonio de Mench fue recogido por la antroploga venezolana Elizabeth Burgos en Pars en 1982. En el Prlogo a la primera edicin, Burgos describe el proceso de transformacin de la palabra oral de Rigoberta en un texto escrito y enmarca el relato de Mench en los contextos mayores de la teora de la dependencia y la reivindicacin de los derechos indgenas. As, [l]a historia de su vida es ms un testimonio sobre la historia contempornea que sobre la de Guatemala (9), historia que es leda en trminos del dominio de los Estados Unidos sobre Amrica Latina, y la interaccin del colonialismo interno con el externo para instrumentar la opresin de pueblos enteros. Su historia es ejemplar, puesto que encarna la vida de todos los indios del continente americano (9), y hay en ella una voluntad manifiesta de ser parte activa de la historia (11), como queda claro por su participacin poltica en organizaciones de masas. Es decir, a travs de su Prlogo, Burgos orienta la lectura del texto para que su recepcin se adecue a las expectativas genricas del testimonio. Antes de leerla, sabemos

PAGE 27

22 que la voz de Rigoberta representa a todo un pueblo oprimido, el cual en este caso excede doblemente los lmites del estado-nacin, ya que su testimonio se vincula con el colonialismo latinoamericano y con la opresin a los pueblos indgenas. Esta adecuacin no es casual sino parte de una estrategia de edicin del texto, y est ntimamente ligada a su intencionalidad pragmtica: la necesidad poltica de dar a conocer, fuera de Guatemala, el genocidio que all se estaba llevando a cabo. Sin embargo, Elizabeth Burgos no estuvo sola en la tarea de mediacin del testimonio, pese a lo que se desprende del Prlogo, y a la poderosa imagen del otro yo contrapartida urbana, criolla, y letrada de la Rigoberta indgenaque construye para s, involucrando vicariamente a sus potenciales lectores. En 1999, a raz de la controversia desatada por el libro Rigoberta Mench and the Story of All Poor Guatemalans, de David Stoll 2 el escritor e historiador Arturo Taracena hizo pblica su participacin en la factura del texto, que abarc, segn lo formulado en una entrevista, desde acompaar a Mench a casa de Burgos mediatizando el encuentro con la mediadora-hasta decidir junto con ambas el esquema que seguira la grabacin. Posteriormente se encarg de dar coherencia gramatical al texto, de elaborar un glosario, y de dividir el documento en sus temas principales (Aceituno 85). Quiero destacar dos elementos de lo afirmado por Taracena en esta entrevista: primero, la decisin conciente de utilizar como modelo el testimonio de Domitila Chungara Si me permiten hablar Testimonio de Domitila, una mujer de las minas de 2 El objetivo de Stoll es demostrar los puntos en que Rigoberta se aparta o tergiversa la verdad de los hechos narrados en su testimonio, basndose en su trabajo de campo antropolgico. Su intento de desacreditar a Rigoberta y por ende a la izquierda y el movimiento indgena vinculado a ella, contemporneamente con la publicacin del informe del CEH, desat una fuerte controversia entre las alas de derecha y de izquierda en la academia norteamericana. Para un panorama completo, ver The Rigoberta Mench Controversy de Arturo Arias.

PAGE 28

23 Bolivia (1977), de Moema Viezzer (The model was Domitila Chungaras book. There its perfectly clear that the author is Domitila, and the person who did the interview, the introduction, the notes, explains her role very well. 86). En segundo lugar, la decisin doblemente estratgica de dejar su propia participacin en la oscuridad: esto garantizaba una mayor aproximacin al modelo textual, y por otra parte lo alejaba de su involucramiento en el EGP (Ejrcito Guerrillero de los Pobres), del cual Taracena era el representante europeo en ese momento. In our case, two of us did the interviewing, although by common agreement, my credits disappeared because of the role I played in the EGP and because of our desire that the book not be seen as hard-line propaganda, but rather as an attempt to present a testimony with literary quality. Rigobertas material and the quality of her narration gave us the possibility of putting together a really exceptional book. (86) El testimonio de Mench surge como vocero de una faccin de la izquierda guatemalteca que, en el contexto de la Guerra Fra de la dcada del ochenta, buscaba el apoyo de los movimientos de solidaridad europeos. El propio lenguaje de Rigoberta, al narrar su proceso de toma de conciencia poltica, da cuenta de su filiacin ideolgica (Burgos 142-145). El hecho de que tal filiacin haya pretendido ser atenuada por parte de los mediadores para darle mayor representatividad a su figura y por ende mayor visibilidad a la situacin que estaba denunciando, no invalida las denuncias ni las verdades que el texto expresa. 3 Sin embargo, explica la pugna de otros testimonios, como el de Montejo, por quebrar la representatividad falsamente monoltica del de Mench, y hacer un espacio para la complejidad de las voces y reclamos indgenas no asociados directamente con el sector popular de izquierda. Adems, aporta el rasgo diferencial del testimonio de Mench con relacin a los testimonios anteriores. 3 Los informes del Arzobispado ( Recuperacin de la Memoria Histrica ) y de la Comisin de Esclarecimiento Histrico, a fines de la dcada del noventa, ratifican la veracidad del testimonio de Mench sin dejar lugar a dudas.

PAGE 29

24 El problema que salta a la vista de inmediato es el de la representatividad del sujeto que enuncia el testimonio, y quin, en definitiva, est en condiciones de dirimirla. El inters principal de Burgos/Taracena por hacer caber el testimonio de Rigoberta dentro del modelo de Domitila es adecuar su texto a una expectativa de lectura, es decir, hacerlo ms eficazmente aceptable por ciertos lectores. En este caso, se trata de lectores extra-guatemaltecos: no slo porque su origen en cuanto texto se vincula con las giras de concientizacin y solidaridad en Europa, sino tambin porque su primera edicin fue en francs (Aceituno 87), y se convirti pronto en los Estados Unidos en un best-seller on college campuses where it has been consumed by distinctive audiences since it appeared (Warren, Telling Truths 203). Adems, el texto no lleg a circular pblicamente en Guatemala hasta la dcada del noventa. El testimonio de Mench est organizado constitutivamente en funcin de un lector privilegiado o hegemnico no guatemalteco, y en ello se cifra parte de su xito y canonizacin. Esto, que como veremos es significativo para la produccin de Akabal y Montejo en la dcada de los noventa, no constituye un rasgo exclusivo de su texto, sino una caracterstica que comparte con el relato de Ignacio Bizarro Ujpn. Son of Tecn Umn aparece en ingls, postulando un receptor privilegiado norteamericano pero sin precisar a qu clase de lector se dirige. La nota autobiogrfica sobre el editor, as como los datos aportados por la introduccin subrayan las caractersticas etnogrficas del trabajo, por lo que es vlido suponer un lector acadmico no especializado. Pero la contratapa, que presenta algunos hechos de la vida de Ignacio bajo un aspecto burdamente melodramtico (Abandoned at birth in an isolated, agrarian town, daily struggle to support a family, political intrigues of village life, calamitous

PAGE 30

25 effects of earthquakes) apunta a un pblico ms amplio, vido de una historia de vida segn los modelos de la industria cinematogrfica. La aparente incoherencia de lectores uno moderadamente acadmico, en el interior del libro, que merece los esfuerzos del antroplogo Sexton por extremar su transparencia metodolgica; otro enlatado y masivodeja entrever el sesgo ideolgico del trabajo y la importancia cifrada en la difusin del documento. Su arsenal de recursos antropolgicos estn puestos al servicio de la construccin de Ignacio como un indio sacrificado, honesto, trabajador, cuyo alcoholismo es justificable. A la vez, Sexton minimiza u obvia los aspectos que hacen de Ignacio un indio no slo ladinizado sino intermediario entre su comunidad tnica y de clase y las instancias del poder (ejrcito y finqueros), con las que colabora organizando cuadrillas de trabajadores para llevar a la costa, o interceptando indgenas para enganchar en el ejrcito. Si a su participacin (voluntaria y pagada) en el ejrcito y su trabajo como contratista de cuadrillas, se le suman sus tareas (tambin remuneradas) de asistente o informante de un antroplogo norteamericano, queda en evidencia la posibilidad de homologar esas tres instituciones el ejrcito, el capitalismo de las fincas, cierta academia norteamericanaque requieren como nexos a sujetos del tipo de Ignacio para su propio funcionamiento. En ese sentido no es inocente ni casual la reivindicacin de Tecn Umn, el prncipe kich que lance el caballo de Pedro de Alvarado tomando la parte por el todo, y pereci a causa de su error. La historia oficial de Guatemala, al igual que Sexton (3), hace de este indgena un hroe, actualmente repudiado y cuestionado por el revisionismo pan-maya. El elemento clave para Sexton es haber dado con un individuo apto para la funcin de enlace, tpica del indgena ladinizado que busca aliarse con las estructuras

PAGE 31

26 ladinas dominantes y as mejorar su condicin social a costa de otros indgenas. Ignacio habla espaol con fluidez y, adems, lo escribe: esto, extraordinario en las comunidades indgenas, es indispensable en el perfil del Ignacio intermediario, pero difcilmente lo hace representativo de un pueblo cuyas miserias se deben, en parte, a su falta de dominio lingstico. Al transparentar cndidamente la hostilidad, desconfianza y hasta persecusin de la que es objeto por parte de los otros indgenas de su pueblo, el propio texto de Ignacio cuestiona esa representatividad en mltiples instancias. Sin embargo, Sexton insiste en ella porque, como afirma al concluir el texto, [i]f change agents are to be effective in promoting solutions to social and economic problems, it is crucial to identify and understand the role of influential individuals such as Ignacio (240). Es decir, haciendo a Ignacio representativo de los mayas, Sexton est apoyando las soluciones que dejan intacto el status quo: para que el estado de cosas cambie, se necesitan, en definitiva, muchos ms indios dispuestos a colaborar con el sistema (lo que el estado liberal y ladino viene procurando desde el siglo XIX). Este sesgo ideolgico lo lleva a notorias incongruencias, de modo que su lectura de la autobiografa y diario de Ignacio es cuestionable cuando no francamente difcil de sostener. 4 Por otro lado, aunque publicado el 1981, el testimonio de Ignacio se refiere al perodo 1972-1977. Esos aos, que en la narracin de Rigoberta son los de su toma de conciencia poltica, el inicio de su participacin (y la de otros) en la lucha popular y la creacin del CUC (Burgos 146), aparecen depurados en el relato de Ignacio de todo tipo de agitacin, excepto la contienda electoral en la que l participa, a fuerza de altavoces, a 4 Sexton privilegia, por ejemplo, la importancia de la familia y la solidaridad comunitaria como uno de los ejes de la vida de Ignacio, un individuo que se alcoholiza sistemticamente y colabora con el ejrcito para cazar soldados. Por otra parte, hace un interpretacin del origen psicosomtico de las enfermedades de Ignacio (y de los indgenas en general) que obvia por completo las condiciones concretas y reales de la salud pblica en Guatemala, sobre todo en reas rurales como las que l investiga.

PAGE 32

27 favor del partido en el gobierno (y cuya corrupcin, en el nivel local, posteriormente denuncia). Marc Zimmerman, en Testimonio in Guatemala: Payeras, Rigoberta, and Beyond, hace una lectura del relato de Ignacio que vuelve al tema central de la representatividad. Cuestionando los esfuerzos de Sexton por construir un Ignacio representativo, Zimmerman opina que ste seems to best represent the more individualized, ladinoized Indians integrated in relatively privileged ways into the national system (39). Sin embargo, admite que si Rigoberta represents the potential consciousness of Guatemalan indians, Ignacio may well represent their real consciousness (40), en la medida en que ste ltimo encarna the non-revolutionary, antitraditional consciousness developing among and perhaps even beginning to dominate now among Indians in the years following the presidency of Efran Ros-Montt (40). Con esto, la discusin ha completado un crculo Rigoberta, entonces, no sera representativa, o no lo sera an--, a travs del cual Zimmerman esboza la desarticulacin de la idea monoltica de la representatividad. Deja tambin en evidencia que lo fundamental, para dirimir este tema, es el para quin cierto sujeto social (Rigoberta, Ignacio) es o no representativo en funcin de las alianzas ideolgico-polticas que con l se establecen. Por debajo de esta pugna de testimonios de signo contrario, desarrollada fuera de Guatemala, subyace la apropiacin de un discurso --consumido como representativo-para ser utilizado en la academia norteamericana o europea en el

PAGE 33

28 contexto de la Guerra Fra. 5 La definicin misma de testimonio, y en parte las razones del impacto del texto de Mench deben ser comprendidas en ese marco poltico. As, por ejemplo, la controversia movilizada por Stoll tratando de verificar, entre otros datos, el nivel educativo preciso de Rigoberta y su habilidad lingstica en espaol, supone lo que el texto de Ignacio prueba: un indgena que lo habla bien sirve para manipular a otros que no lo hablan. Es preciso sealar, en este punto, que tanto por parte de la izquierda como de la derecha hay una actitud intervencionista en los asuntos indgenas que implcitamente supone a los indgenas incapaces de su propia determinacin, y busca ganarlos para su propia causa. El inters de Sexton por mostrar a Ignacio como un indgena que, a causa de su castellanizacin, puede influir sobre otros acelerando la aceptacin del cambio, es paralelo al de Burgos por aseverar la inicial falta de dominio lingstico de Rigoberta. Esta se presenta como garanta de que su concientizacin poltica es fruto de una autntica conviccin de las bases campesinas, que encuentran en el movimiento popular el eco para sus reivindicaciones (y no al revs: que han sido manipuladas por la izquierda para sumarse a la guerrilla); la castellanizacin de Rigoberta tiene el sentido instrumental de servir de puente hacia el mundo exterior (Burgos 9), ms que del exterior hacia la comunidad indgena. La funcin determinante del pblico extra-guatemalteco en el xito de recepcin de su testimonio puede tambin ser abordada contrastndolo con El ladino me jodi de Ernestina Saravia. La orientacin ideolgica de este texto es acorde con la del de Mench, en el sentido de que es un alegato en contra de la discriminacin hacia el indgena y una denuncia de la insensibilidad e ignorancia antropolgica que domina el 5 Ver el artculo de Allen Carey-Webb Teaching, Testimony and Truth. Rigoberta Menchs Credibility in the North American Classroom y I, Rigoberta Mench and the Culture Wars de Mary Louise Pratt, para una discusin ms completa del tema.

PAGE 34

29 sistema judicial guatemalteco. El texto consta de un prlogo y dos partes, la segunda de las cuales El proceso--, se refiere a un autntico proceso penal en el que Saravia particip, a favor de la defensa, dando peritaje sobre un ritual indgena (Saravia 7). Tanto la primera parte --que narra la vida de Julin Tzul Tajivoy-como la intencin general del texto, estn subordinadas a la inclusin del material judicial de la segunda parte, la cual, desde un punto de vista tcnicamente narrativo, articula el cdigo hermenutico que sostiene el inters del relato. Sin embargo, el material de la primera parte es igualmente autntico, obtenido de conversaciones con los indgenas amigos, que me contaron sus cosas o me llevaron a sus ceremonias (7), y Saravia lo incorpora respetando su naturaleza dialgica original (Recog, en esas andanzas, bastantes grabaciones y, donde era adecuado, las transcrib para conservar sus propias expresiones 7). Reconstruye, as, la vida de un personaje ficticio, Julin, cuyo cuerpo textual es un collage de materiales provenientes de fuentes rastreables. Saravia, con encomiable tica profesional, seala la procedencia de los fragmentos con nombre y apellido, de modo que el conjunto es un texto fronterizo entre la ficcin, la narracin etnogrfica y el testimonio. Una pregunta se impone: por qu un texto de estas caractersticas no ha tenido mayor trascendencia? Quiero sealar dos posibles causas para responderla. En primer lugar, El ladino me jodi est escrito en castellano y publicado en Guatemala. Aunque en el prlogo Saravia hace aclaraciones dirigidas a un lector supuestamente no guatemalteco (por ejemplo, explica el uso especfico del verbo joder en Guatemala), se trata de una edicin de mil ejemplares en espaol que aparece en uno de los puntos lgidos de la represin de estado (1983). El texto denuncia la discriminacin de la sociedad ladina dominante en contra de los indgenas y las implicaciones que esto tiene en el sistema

PAGE 35

30 judicial, a la vez que articula informaciones y saberes sobre su cultura tradicional. O sea que despliega una denuncia directa con relacin a las estructuras judiciales, pero nula u oblicua --en el mejor de los casossobre las masacres y genocidios que se estaban llevando a cabo en ese mismo momento. Aunque ese silencio tiene motivos vlidos y relacionados con la necesidad de los intelectuales de preservar su vida en un estado de represin, lo cierto es que la denuncia resulta demasiado tibia e ineficaz para captar la atencin del gran pblico hablante de espaol fuera de Guatemala. De esto resulta que el lector privilegiado del texto es el guatemalteco --el mismo ladino del ttulo al que se procura educar y sensibilizar--, y su repercusin restringida a Guatemala. En segundo lugar, Saravia rehsa el modelo del testimonio, mantenindose ms prxima a la ficcin con elementos etnogrficos, y esto, pese a su trabajo con las variadas voces y registros que hace entrar en su texto, deja a ste en la encrucijada de la indefinicin genrica, cuya consecuencia es la incertidumbre de consumo (debe leerse como ficcin o como relato autntico?). En el caso de As me naci la conciencia la opcin fue clara y deliberada, generando, desde el punto de vista narrativo, una serie de decisiones concomitantes que potencian la eficacia del texto, entre ellas especialmente el privilegiamiento de la oralidad. Dar paso a la voz de Rigoberta, con su ritmo, su zigzagueo y su propia lgica, es literariamente un acierto que supera la preservacin de la expresin indgena, como en el texto de Saravia, acotada por la voz de un narrador heterogneo. 6 6 Uso la categora de heterogeneidad elaborada por Antonio Cornejo Polar: procesos de produccin discursiva en los que al menos una de sus instancias [difiere], en cuanto filiacin socio-tnico-cultural, de las otras (Mestizaje 370). La heterogeneidad permite leer los textos como espacios lingsticos en los que se complementan, solapan, intersectan o contienden discursos de muy variada procedencia, cada cual en busca de una hegemona semntica ( Escribir 17).

PAGE 36

31 Sintetizando las razones que explican el impacto del testimonio de Mench en la dcada del ochenta, su adecuacin al modelo de Domitila ya entonces cannico-es central. Esto implica haber visualizado claramente que se apuntaba a un receptor extra-guatemalteco abierto ideolgicamente al contenido del texto. En ste, la denuncia de atrocidades y violaciones a los derechos humanos tiene ms peso que el elemento etnogrfico, comn a otros testimonios: el relato del universo cultural indgena est subordinado a esa denuncia y a la articulacin de un proceso de toma de conciencia poltica, asumiendo, en la economa general del texto, la funcin de aligerar y equilibrar los contenidos. Por otra parte, el texto establece alianzas con el lector extra-guatemalteco especfico al que se dirige: as, se utiliz polticamente en contextos ms amplios, como la discusin sobre la discriminacin, el racismo y el respeto a la heterogeneidad multi-tnica generada en el interior de la academia de los Estados Unidos (las llamadas culture wars), y la reivindicacin de los derechos indgenas a nivel mundial. Por ltimo, est el valor intrnsecamente literario del texto mismo, la potencia de la voz de Rigoberta y su cualidad narrativa, trabajadas con destreza por los mediadores Burgos/ Taracena. 7 El testimonio de Mench logra balancear elementos dismiles, sosteniendo el inters de la lectura a travs de la fuerza de su voz narrativa; sta, al desplazarse por los espacios de la memoria personal y colectiva, articula un mundo frente al cual el lector es tanto el otrooccidental como el aliado ideolgico. A ese lector, seducido por lo extico y permeable a la solidaridad por sus propias convicciones, dirige el testimonio de Mench su urgencia persuasiva. El impacto y difusin del texto fuera de 7 En el sentido esttico de su valor literario, el texto de Sexton es decididamente pobre; el de Saravia, siendo un efuerzo notable, est por debajo de la calidad del de Mench.

PAGE 37

32 Guatemala son indicadores de que ste dio en el blanco esperado, permitiendo as verificar las caractersticas de lo que constituye el lector hegemnico de esta produccin textual: se trata de un receptor que habla espaol pero no una lengua indgena, y abarca especialmente al pblico extranjero, sobre todo norteamericano y europeo.

PAGE 38

CHAPTER 3 CONTEXTO CULTURAL Y POLTICO DE LA PRODUCCIN DE AKABAL Y MONTEJO En el primer captulo he procurado demostrar la importancia del lector hegemnico extra-guatemalteco en la gnesis de la produccin testimonial de la dcada del ochenta. Este captulo pretende rastrear la ingerencia de ese lector hegemnico en la produccin de Vctor Montejo y Humberto Akabal en el perodo 1987-2001, para lo cual ser preciso considerar dos cuestiones: (a) el desarrollo del movimiento maya como amplio marco de referencia en el que se inscribe la textualidad de Montejo; y (b) una descripcin del campo literario e intelectual de la Guatemala de los aos noventa, contexto en que la produccin de Akabal adquiere visibilidad. Movimiento maya, representatividad e identidad indgena: la produccin de Victor Montejo en su contexto cultural y poltico Esta seccin partir de un examen de la lectura revisionista que Vctor Montejo hace del testimonio de Mench, como introduccin al desarrollo del movimiento maya en Guatemala. A continuacin, expondr una sntesis de los objetivos, orgenes y dinmica histrica del movimiento. En tercer trmino, la discusin sobre el tema de la identidad, propuesta por algunos sectores dentro del movimiento, me permitir abordar el fenmeno del desajuste dialogal entre los centros acadmicos y las periferias. Por ltimo, pretendo dar cuenta de la posicin de Montejo en el campo intelectual guatemalteco, en su doble aspecto literario y poltico. 33

PAGE 39

34 En Truth, Human Rights and Representation: The Case of Rigoberta Mench, Montejo sintetiza su revisin crtica del testimonio de Mench. Su objetivo final ser relativizar la importancia de este ltimo, cuestionando el hecho de que se lo haya consumido fuera de Guatemala como absolutamente representativo de la identidad indgena. Su propio texto, sin embargo, est igualmente orientado a captar la atencin del receptor extranjero que consagrara a Rigoberta. De este modo, por debajo de los argumentos que esgrime contra la visibilidad monoltica del testimonio de Mench, queda planteada la cuestin de la dependencia que posee el campo intelectual guatemalteco respecto de las sanciones forneas. Dirimir la representatividad de un sujeto indgena u otro, aunque sta sea producto de una pugna interna, requiere ser refrendada por intelectuales extranjeros. La publicacin de un texto como The Rigoberta Mench Controversy donde se recoge el artculo de Montejo que me ocupar a continuacinmanifiesta claramente la importancia del pblico extranjero como receptor privilegiado de la produccin testimonial. Este texto, editado por el guatemalteco Arturo Arias, incluye los aportes de varias figuras del campo intelectual nacional (Dante Liano, Carolina Escobar Sart, Mario Roberto Morales, Luis Aceituno y Vctor Montejo entre otros) a un debate que, si bien gira alrededor de una cuestin guatemalteca, se lleva a cabo en la academia norteamericana, donde adquiere un vigor y una significacin de la que carece en el interior del pas. 1 A travs de sus opiniones informadas, los intelectuales guatemaltecos participan de modo ms o menos indirecto en ese mbito acadmico. Las cuestiones que 1 Luis Aceituno, escritor, crtico literario y periodista (director del suplemento cultural de elPeridico ), en una entrevista realizada en agosto, se refiere al debate entre Stoll y Mench como una discusin acadmica sin impacto en lo que pasa; a la gente no le importa, ac hay problemas que son mucho ms crudos, mucho ms reales (entrevista, agosto 2004).

PAGE 40

35 se discuten --quin es el individuo capaz de representar a los sujetos subalternizados? quin es representativo de la identidad indgena? cmo es posible definir esa misma identidad?determinan el triple objetivo de estos textos, que se proponen explicar, informar y persuadir. La colaboracin de Montejo a la controversia procura dar cuenta del espesor poltico y cultural de la cuestin indgena en Guatemala; as, complejiza la nocin de representatividad abordndola desde la perspectiva interna. Por un lado, cuestiona el uso de slogans revolucionarios marxistas en el texto, como el de conciencia de lucha, que implcitamente supone a los mayas not conscious of their situation but passive and opposed to change, as Marxist thought would assert (377). Por otro lado, seala el problema de la representatividad de Rigoberta quien, al estar identificada con el movimiento guerrillero, no poda ser representativa de los vastos sectores indgenas que did not care about the revolution andwere even afraid of both armed groups (378). El punto central de la argumentacin de Montejo es des-identificar la totalidad del movimiento maya del llamado movimiento popular de izquierda, orientado a la guerrilla y que cont con el apoyo de segmentos de la poblacin maya. La controversia misma es una pugna entre la izquierda poltica y acadmica que hizo de Rigoberta un cono esttico, y la extrema derecha que busca desacreditarla para destruir el movimiento: segn Montejo, esta pugna deja en evidencia la fragilidad de la guerrilla cuyos lderes did not want to hear about Maya culture and its diversity as a positive contribution to the guerrilla struggle (378) y evaluaban como ms estratgico presentar un vocero unificado y bajo control. As, la crtica de Montejo se inscribe dentro de los parmetros de lo que se conoce como el grupo culturalista de la intelectualidad maya, que, segn Arturo

PAGE 41

36 Taracena surgi como opuesto al movimiento revolucionario, considerando que la va revolucionaria era una va occidental (entrevista, agosto 2004). 2 En otros trminos, Montejo re-posiciona el testimonio y la representatividad de Mench, as como el debate Mench-Stoll, en las coordenadas de la discusin poltica interna de los indgenas guatemaltecos, es decir, en el marco del movimiento maya, dirigido por mayas y representado por mltiples voces (379): Here we have foreign anthropologists speaking for Mench and for the Maya. To engage in this kind of debate is to distance ourselves from the reality that indigenous people are living.We should help the Maya, and not just the politicized sectors...We should see this Mench-Stoll debate, as a problem not of the integrity of Mench, but of the revolutionary movement and its relationship with indigenous people. It is unfortunate that Mench started too late to remove herself from the guerrilla conditioning, because in the countryside, indigenous people still identify Mench with the guerrillas and that is why they doubt her leadership. (380) El elemento diferencial del artculo de Montejo con relacin a la mayora de las restantes colaboraciones, es su insistencia en discriminar el uso de este debate en el mbito acadmico norteamericano de la cuestin de fondo, o sea, el pueblo maya. Al preguntarse cul es el compromiso participativo de los intelectuales en la reparacin de los traumas de la guerra, Montejo hace una crtica de los juegos de lenguaje en que la academia puede tranformar asuntos de vida o muerte, como la representatividad y la identidad indgena en el contexto que nos ocupa. Es decir, lo diferencial de la posicin de Montejo es un efecto 2 Los culturalistas son el primer sector en asumirse como mayas en vez de indgenas, con las implicancias ideolgicas que veremosesto conlleva. Adems de los culturalistas y los revolucionarios, cuyas relaciones a lo largo de la historia del movimiento fueron ambiguas y hasta contradictorias (Bastos 281), existe en la actualidad, segn Taracena, el grupo de los pragmticos: un grupo de intelectuales indgenas jvenes, que no vivi la guerra y que por lo tanto no se defini por ninguna de las dos corrientes y s por su participacin dentro del Estado (entrevista, agosto 2004). Para Luis Aceituno, hay dos vertientes dentro del movimiento indgena: la cultural reivindicativa, surgida de la Academia (norteamericana y guatemalteca), sin relacin con las bases indgenas; y la de la reivindicacin de la tierra, en cuyos reclamos s estn involucradas las bases porque es un problema real y de sobreviviencia (entrevista, agosto 2004). Al respecto, quiero agregar que miembros de la CONIC (Coordinadora Nacional Indgena y Campesina), organizacin que encabeza estos reclamos, declinaron ser entrevistados alegando su desconocimiento del tema del movimiento maya.

PAGE 42

37 de su lugar de enunciacin, que corresponde a lo que Walter Mignolo denomina teorizacin brbara o epistemologa de frontera 3 Desde ese espacio fronterizo --intersticio informado donde intersectan su identidad tnica, su formacin de antroplogo, su participacin en la academia estadounidense, y su visibilidad en el campo intelectual y poltico de Guatemala--, Montejo consigue contextualizar, para el pblico no guatemalteco, la cuestin de la representatividad indgena dentro del panorama ms amplio del movimiento maya. En este punto creo necesario hacer dos consideraciones. La primera se refiere al uso del trmino maya: aunque ste ha ido extendindose cada vez ms para designar a la poblacin indgena guatemalteca, maya es una nocin con una fuerte carga poltica que un colectivo social asume como su definicin identitaria, con plena consciencia de sus connotaciones. Maya es una denominacin auto-otorgada, que remite a un pasado glorioso y se opone por lo tanto a la idea de subordinacin colonial, implcita en indio o indgena (Bastos 17-18). La segunda consideracin se vincula a la crtica concreta de Montejo hacia la guerrilla. Segn Bastos y Cams, el movimiento revolucionario ampla la visibilidad internacional del movimiento indgena (en sus reclamos econmicos y por el respeto a los derechos humanos), a la vez que deslegitimiza en el interior la reivindicacin identitaria y cultural de los indgenas. Por la misma presin de los indgenas incorporados al movimiento revolucionario, ste se flexibiliza aunque sin llegar a adaptar su agenda a las demandas tnicas. En conclusin, se genera una gran 3 Mignolo define la epistemologa de frontera como la posibilidadde teorizar desde el lmite (lmite visto como umbral y como zona liminal, como dos lados conectados por un puente, como una posicin geogrfica y epistemolgica); esto es, la posibilidad de tener tanto la formacin en teorizacin civilizada como la experiencia de alguien que vive y experimenta, incluyendo el entrenamiento en teorizacin civilizada, en comunidades que precisamente han sido subalternas (73).

PAGE 43

38 desconfianza de quienes no estn alineados con el movimiento revolucionario hacia quienes s lo estn, pues entienden que los intereses mayas son manipulados y utilizados, desvirtundolos. Pero unos y otros son igualmente indgenas y es difcil cuestionar a ninguno la legitimidad de su presencia, su discurso y sus intereses dentro del movimiento maya. Una legitimidad que se incrementa para los populares cuando van asumiendo los elementos bsicos del discurso mayanista (Bastos 282). Rastrear la historia del movimiento maya implica efectuar un seguimiento de las mltiples alianzas, posicionamientos coyunturales y divergencias que articulan la intrnseca heterogeneidad de la poblacin indgena y sus modalidades de organizacin. Los orgenes de este movimiento se remontan a mediados de la dcada de 1940 cuando, a partir de las reformas polticas del gobierno de Arvalo (1945-1951), los indgenas adquieren nuevos derechos como campesinos y comienzan a admitir la posibilidad del cambio social. Adrin Ins Chvez, considerado el padre del mayanismo, fue el primero en subrayar la importancia del estudio de las lenguas mayas para reforzar la identidad indgena y movilizar el activismo poltico (Fischer 90). En junio de 1945 se realiza la Primera Convencin de Maestros Indgenas de Guatemala en Cobn; all Chvez presenta un nuevo alfabeto para escribir el kiche que tiene la ventaja de poder utilizarse con todas las otras lenguas mayas. La importancia de poner los estudios lingsticos en el centro de atencin del movimiento es doble. Por un lado, representa un paso efectivo de parte de los mismos mayas hacia la superacin de las barreras comunicativas entre las diferentes etnias; por otro, el gesto problematiza el concepto de cultura nacional, constitutiva del estado guatemalteco, y que impone la exclusin lingstica, poltica y de derecho de los sectores mayoritarios de la poblacin indgena.

PAGE 44

39 El cuestionamiento explcito de una cultura nacional identificada plenamente con la cultura ladina urbana es uno de los ncleos conceptuales del movimiento maya (Warren, Pan-Maya 171). Este movimiento,consolidado a mediados de la dcada de 1980, rene a un grupo de profesionales e intelectuales mayas urbanos (acadmicos, cientficos sociales, lingistas, abogados, editores) que buscan el reconocimiento de la diversidad cultural, una mayor participacin poltica de los indgenas en la cultura nacional y una distribucin ms equitativa de los recursos econmicos y culturales (Warren, Indigenous 37). 4 La educacin y alfabetizacin en lenguas mayas son objetivos centrales del movimiento, cuyos cuestionamientos ms fuertes se dirigen contra el racismo inherente a la cultura ladina y contra las estructuras de pensamiento colonial cristianismo, marxismo y liberalismo-que les sirven de paradigmas. Para Taracena, el movimiento maya sigue siendo hasta la fecha un movimiento de lite y de activistas, que carece de una base social al no estar insertado en el campesino, el obrero o el artesano indgenas, y que cuenta con ms reconocimiento y apoyo en el exterior que en el interior, por la misma lgica del racismo guatemalteco y de las estructuras de poder (entrevista, agosto 2004). Sin embargo, este perfil de profesionales mayas, educados mayormente en Guatemala, y en ocasiones en el exterior, era casi inexistente en la dcada de 1970. Paradjicamente, el aporte de esas mismas estructuras coloniales (como el cristianismo, por ejemplo) permiti a sectores de la poblacin indgena acceder a nuevas instancias de participacin poltica y conciencia tnica. Kay Warren muestra cmo una maniobra anti-comunista como la introduccin de la Accin Catlica, por ejemplo, termina 4 Ironically, Pan-Mayanism is composed primarily of individuals for whom ethnic passing into the dominant mainstream to escape invidious racism and discrimination would be feasible, given that they are educated, fluent in Spanish, and economically mobile (Warren, Indigenous 11).

PAGE 45

40 convirtindose en un canal de concientizacin tnico-poltica. En las dcadas de 1940 y 1950 la Accin Catlica supuso un intento por des-politizar a las poblaciones indgenas empobrecidas para apartarlas de los posibles atractivos del comunismo. Sus miembros se oponan a las prcticas religiosas sincrticas, como la tradicional pertenencia a las cofradas, que los ladinos locales comprendan as a nonthreatening form of separatism (Warren, Indigeneous 181). De modo que, mientras los ladinos paradjicamente se alineaban con los tradicionalistas, los catequistas de la Accin Catlica re-politizaban el movimiento, legitimando a travs del lenguaje universalista la lucha contra la discriminacin tnica y la marginacin. As como la apuesta por la modernizacin que lleva a cabo la Accin Catlica permite explicar el nacimiento del movimiento maya, es crucial tambin el impulso de la Iglesia para capacitar y educar formalmente a generaciones de indgenas a partir de fines de los aos sesenta. Por otro lado, con la Teologa de la Liberacin, que acerc el discurso catlico a la opcin armada, un sector de la Iglesia cumpli un papel de mediacin entre el movimiento revolucionario y la poblacin indgena. Finalmente, en las dcadas del ochenta y el noventa, la Iglesia tuvo gran importancia en el proceso de paz (Bastos 287-88). Con este recuento a manera de ejemplo --que permite visualizar a la Iglesia en su dinmica histrica, incorporando posiciones diversas--, pretendo contextualizar el aporte de las estructuras de pensamiento que son percibidas como coloniales por el movimiento maya, pero que en verdad han resultado instrumentales en el proceso de toma de conciencia poltica. Una de las caractersticas del movimiento maya es la diversificacin de sus actividades y estrategias de participacin poltica. En palabras de Demetrio Cojt Cuxil, uno de sus lderes intelectuales, el movimiento rene actores (individuales, grupales,

PAGE 46

41 institucionales y colectivos) que accionan sin tener una sola cpula dirigencial, ni estn todos en la misma etapa (11); ms que una organizacin con estructura estable, el movimiento es una tendencia concretada de mil y una maneras, por diferentes actores, los que pueden estar asistidos por otros actores no necesariamente mayas[para] concretar la visin que tiene de la mayanidad y de las relaciones de igualdad que deben imperar entre mayas y no mayas (11-12). Esta situacin, que puede percibirse como proteica o elusiva, hace al movimiento, por una parte, permeable a influencias externas 5 y, por otra, lo hace abarcador de todos los sectores de la sociedad, de modo que su propia des-estructuracin tiende a reestructurar y a modificar los conceptos de Estado y Nacin (12). Cuando empieza a alcanzar cierta legitimidad en el entorno poltico (en el perodo 1986-1992), el movimiento introduce un discurso nuevo en Guatemala, que, basado en la Constitucin, habla de Pueblos y Derechos (Bastos 86). Pese a la dificultad de describir un movimiento de estas caractersticas, quiero sealar la coincidencia de sus actores en dos reas significativas: la educacin y el resurgimiento cultural, por un lado, y por otro, la lucha contra la discriminacin y por los derechos del pueblo maya. En el primer caso, resultan prioritarios proyectos como la revitalizacin lingstica, la alfabetizacin en lenguas mayas, la produccin de materiales escolares y libros de texto culturalmente incluyentes, as como la revitalizacin de las normas de liderazgo maya, sobre todo los concejos de ancianos, comadronas y sacerdotes (Warren, Indigenous 39). En el segundo caso, los objetivos del movimiento maya segn 5 Es pertinente sealar en este punto la importancia de la cooperacin internacional, que ha intervenido, desde 1986, como una constelacin de actores polticos en los procesos que han implicado a los mayas y el resto de la sociedad civil. En un momento inicial, cuando el Estado no era visto como interlocutor legtimo, el financiamiento externo lleg directamente a los grupos de base, promoviendo una onegeizacin de las organizaciones mayas (Bastos 295-96). Actualmente, predomina una visin muy crtica de algunos aspectos de la cooperacin internacional que no propici una cultura de continuidad y autosuficiencia (Luis Aceituno, entrevista, agosto 2004).

PAGE 47

42 formulaciones de Demetrio Cojt en la dcada del noventa-abarcan un triple reconocimiento: del pueblo maya como sujeto de derecho, de su derecho a autodeterminarse, y del pluralismo tnico. (a) El reconocimiento del pueblo 6 y grupo tnico maya como sujeto de derecho es bsico, ya que apunta en ltima instancia a una reforma de la Constitucin para que sta prescriba la igualdad entre los pueblos maya y ladino, dando fundamento a (b) su posibilidad de autodeterminarse. En el mbito jurdico internacional, el derecho a la Autodeterminacin de los Pueblos es el amparo legal por el que los mayas pueden disponer de su estatus poltico y su territorio. (c) El reconocimiento del pluralismo tnico sustentara la reestructuracin de la sociedad guatemalteca en trminos de igualdad, lo que garantizara la autonoma cultural de las comunidades tnicas y su relativa autonoma poltica (Cojt Cuxil 67-72). La realidad cotidiana de los indgenas en Guatemala contrasta dramticamente con los objetivos ltimos del movimiento maya, permitiendo calibrar su importancia programtica, es decir como formulacin de metas a alcanzar. Esta importancia programtica --que contina vigente en la actualidad (2004), en la conflictiva democracia guatemalteca--, debe ser comprendida en su adecuada dimensin poltica a mediados de la dcada del 1990, durante las negociaciones previas a la firma de los Acuerdos de Paz. Una vez ms es preciso traer a colacin la repercusin del testimonio Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia como el primer evento de una serie que culminar con el Premio Nobel de la Paz a Rigoberta. Este premio, que, inserto en la coyuntura 6 La Corte Internacional de Justicia, en una opinin consultiva, define Pueblo como [u]n grupo de personas que viven en un pas dado o localidad, que poseen una raza, religin, idioma y tradiciones propias y que estn unidas por la identidad de raza, religin, idioma y tradicin en un sentimiento de solidaridad, con el propsito de preservar sus tradiciones, de mantener su religin, de asegurar la instruccin de sus hijos de acuerdo con el espritu y las tradiciones de su raza y para darse asistencia mutua (Cojt Cuxil 71).

PAGE 48

43 ideolgica del ao 1992 y el quinto centenario de la llegada espaola a Amrica, atrae la atencin internacional a la temtica indgena y de derechos humanos, es aprovechada tanto por el movimiento popular como por el maya para ganar reconocimiento y participacin en las negociaciones de paz (Warren, Indigenous 53). Si bien como seala Warren, en el contexto del fin de la Guerra Fra y de los procesos de globalizacin, la lite econmica guatemalteca no tena ms opcin que ceder en el campo de los derechos humanos para no quedar excluda del nuevo diseo econmico internacional ( Indigenous 54), las negociaciones se estaban llevando a cabo en secreto en Europa y Mxico. Frente a esto, la Asamblea de la Sociedad Civil organiz discusiones con lderes de distintos sectores con el objetivo de crear propuestas alternativas, dando as cabida a los activistas del movimiento maya a travs de la Coordinadora de Organizaciones del Pueblo Maya de Guatemala (Warren, Indigenous 55): lo indgena, hasta ese momento, haba entrado en las negociaciones como tema; a partir de aqu, se considera a los mayas como actores, que presentan, a travs de su agrupacin en coordinadoras, una postura unificada frente al resto de la sociedad (Bastos 97). En la medida en el que el movimiento encontraba apoyo en las discusiones sobre derechos de los pueblos indgenas generadas en el marco de las Naciones Unidas, as como en la accin de ONGs europeas, puede decirse que la participacin de la izquierda y de los grupos indgenas en las negociaciones estuvieron tambin al amparo de los socios que la lite guatemalteca procuraba atraer, o de los que intentaba no alienarse. Como mencion anteriormente, el proyecto de nacin guatemalteca es uno de los puntos centrales del cuestionamiento maya; ese proyecto, que identifica la cultura nacional con la ladina o mestiza, excluye al pueblo y la cultura maya. Me interesa

PAGE 49

44 detenerme en el anlisis que Cojt Cuxil realiza de este colonialismo interno en Guatemala porque su argumentacin permite seguir con claridad las crticas que el movimiento maya hace a la izquierda. En primer trmino, describe la situacin de colonialismo a travs de sus indicadores econmicos, polticos, culturales e ideolgicos (25-36). 7 En su anlisis de estos ltimos, Cojt Cuxil seala la conceptualizacin que permea la clase media y alta ladinaan los activistas de izquierdaque visualiza al Maya como menor de edad o como subhombre y [evita] que se beneficie de las clusulas igualitarias de las mismas doctrinas que en teora apoyan (33). La puerilizacin del indgena, sin embargo, no es un fenmenos exclusivamente guatemalteco sino una estrategia del poder colonial, que lleg incluso a tener expresin jurdica, como en el caso de la constitucin de Colombia de 1886 (vigente hasta 1991), que nombraba explcitamente a los indgenas como menores de edad. 8 En segundo lugar, seala la misma brecha ideolgica entre la izquierda y el movimiento maya que ms arriba Montejo haba descrito con respecto a la representatividad de Rigoberta Mench, cuestionada por los indgenas por ser ms amiga de los extranjeros que de su propia gente (Montejo 388). La crtica concreta que Cojt Cuxil hace a la guerrilla marxista es que la revolucin ladina nunca pudo combinar o articular, de alguna manera, la lucha de 7 Define colonialismo interno como la relacin econmica y poltica entre una nacin del occidente y una subalterna no occidental, as como la situacin desigual basada en la explotacin econmica y en la discriminacin cultural de un Pueblo sobre otro (25). Ejemplos significativos de los indicadores que consigna son, en lo econmico, el promedio de Q. 2.50 que el Estado gasta por habitante de la regin del altiplano maya, para el ao 1976, frente al promedio de Q. 7.22 en la regin de oriente (predominantemente mestiza) y de Q. 28.27 en el rea metropolitana ladina y mestiza para el mismo ao. El grado de escolarizacin, para el ao 1988, indica un 70% de analfabetos en el total de poblacin maya frente al 30% de la poblacin ladina; por otra parte, ningn maya, excepto los pocos que asisten a escuelas atendidas por la Direccin General de Educacin Bilinge (DIGEBI), aprende a leer o escribir en su lengua materna en la escuela pblica (27-32). 8 Agradezco al Dr. Flix Bolaos el dato sobre la constitucin colombiana y la puerilizacin como prctica de subalternizacin.

PAGE 50

45 clases de los explotados guatemaltecos con la lucha de liberacin nacional del Pueblo Maya colonizado. Esta falta de articulacin fue una de las causas de su debilidad y fracaso (35). Bsicamente, cuando desde el movimiento maya se considera que la guerrrilla desestim o minimiz la discriminacin racial en contra de los indgenas, se contrapone el conflicto de clase ncleo interpretativo de la izquierdaal conflicto tnico y racial que es central en el mayanismo. Para Warren, la originalidad y heterodoxia del movimiento radica en que, al afirmar que la lucha de clases no es su marco de referencia unitario, [t]hey seek to build a cross-class movement a new sort of Maya solidaritythat would include middle-class professionals and business people as well as cultivators, students, teachers, development workers, and rural shopkeepers ( Indigenous 49). Adems, al denunciar el racismo que atraviesa la sociedad guatemalteca en todos sus niveles, los mayanistas incluyen en su crtica a las clases trabajadoras y campesinas ladinas, que son cmplices de las lites en la reproduccin de prejuicios raciales. Si bien el movimiento maya ha recibido las crticas de los sectores intelectuales ladinos y de la izquierda, a partir del proceso de paz, la brecha entre el mayanismo y la izquierda resulta menos infranqueable. 9 Muchos intelectuales de izquierda modificaron su 9 Entre las crticas, se ha acusado al movimiento de separatista, de promover la polarizacin tnica, de crear una falsa mayanidad que sera tanto ms inautntica en la medida en que borra las huellas de mestizaje e hibridacin con la cultura ladina. Por otro lado, como seal anteriormente a travs de la opinin de Taracena, se cuestiona su xito como movimiento social. Tanto Cojt Cuxil como Warren coinciden en que la oposicin al movimiento maya por parte de la clase media ladina expresa su resistencia a la movilidad socio-econmica de los mayas, en la medida en que stos ltimos estn compitiendo y desplazando a los ladinos. Un intelectual como Mario Roberto Morales, por ejemplo, utiliza el arsenal terico de los estudios culturales (asociados con la izquerda en la academia estadounidense) para deconstruir e invalidar el movimiento como una construccin de lite, que no representa a las masas de indgenas pobres, argumentando as a favor de los sectores de derecha en Guatemala. En efecto, si el resurgimiento cultural es una actuacin de los intelectuales mayas ladinizados para ampliar sus propios mercados, el mayanismo y los derechos indgenas son imposiciones forneas, y por lo tanto no hay una verdadera necesidad en el pas de examinar y transformar sus polticas e instituciones (Warren, Indigenous 41-44). Taracena, que coincide con Morales al describir a los culturalistas como un movimiento de lite, se opone a l en la medida en que

PAGE 51

46 perspectiva con respecto a la temtica indgena, apartndose de la idea de la asimilacin total como nico futuro posible para las comunidades indgenas, a la vez que los intelectuales mayas afinaron sus propios anlisis de clase, incluyendo el factor de la pobreza ladina como una cuestin ineludible (Warren, Indigenous 64). Tambin indicativo de estos cambios es el distanciamiento de Rigoberta Mench del sector popular a partir de 1993 y su aproximacin a otros sectores de la sociedad civil, dndoles mayor importancia a las demandas tnicas (Cojt Cuxil 113). En estos aos (1990-1993), el sector de los populares acepta el trmino Pueblo Maya, que implica legitimar la forma mayanista de ver lo tnico, y que, en contraste con la frmula de multiculturalidad, tiene consecuencias polticas importantes a la hora de gestionar la diversidad: el pueblo exige un reconocimiento que va ms all de la cultura (Bastos 108). Esto adquiere relevancia en el proceso de negociacin de los Acuerdos de Paz, cuando en 1995 se firma el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indgenas, que supone el reconocimiento oficial de la desigualdad tnica en Guatemala. Si los Acuerdos de Paz en conjunto son considerados como un gesto de refundacin nacional socialmente posibles pero polticamente inviables (Bastos 138)--, este acuerdo tiene la importancia de plantear reformas constitucionales para reformular la nacin. 10 Cuando en mayo de 1999 se realiza una consulta popular para Morales sostiene ideas de vaciamiento histrico (entrevista, agosto 2004); tambin critica al movimiento su construccin esencialista --que llama al olvido los siglos de resistencia, y soslaya la investigacin histrica seria, con la posibilidad de introducir nuevas peguntas desde una nueva sensibilidady su rechazo a constituir alianzas horizontalmente con los sectores no mayas, optando en vez por participar en el Estado (entrevista, agosto 2004). 10 Desde una perspectiva crtica de este acuerdo, Bastos y Cams sealan que [s]e reconoce el derecho del otro a su identidad mientras no se ponga en entredicho una identidad colectiva por adicin y no por distincinun intento de acomodar las demandas mayas sin cuestionar el marco de la nacin existente (Bastos 139-40).

PAGE 52

47 avalar estas reformas y la mayora de la poblacin se abstiene de votar, el proceso de paz resulta gravemente afectado, y queda en suspenso la implementacin de la mayora de los acuerdos. El resultado de la consulta seala una crisis de representacin en el movimiento maya, marcando el cierre de una etapa (Bastos 205): los partidos y el gobierno se focalizan en la prxima campaa electoral, en tanto que los mayas, sobre todo a nivel individual, disean nuevas estrategias de participacin, especialmente a travs de su incorporacin al Estado (Bastos 223). La importancia que el movimiento otorga a la preservacin de las lenguas mayas puede interpretarse como una decisin estratgica: el nfasis en los asuntos culturales le permite quedar fuera de la polarizacin izquierda-derecha del panorama poltico guatemalteco, y manifiesta una diplomacia inteligente y a largo plazo (Fischer 105). 11 El movimiento cifra en la identidad cultural las bases de su representatividad, que constituye a su vez el soporte de las reivindicaciones polticas, jurdicas y econmicas. Segn Edward Fischer, hay en el movimiento una posicin relativista y determinista en cuanto al idioma y la cultura, asegurando que nicamente hablando un idioma maya es posible entender la cultura maya y su forma de ver el mundo (99). Si en tanto grupo intelectual y acadmico, los mayanistas estn procurando re-apropiarse de los estudios mayas desde una perspectiva indgena a travs de la reinterpretacin de crnicas coloniales, de estudios antropolgicos y de anlisis sociales --como la misma produccin de Vctor Montejo atestigua--, queda claro que sustentan esa re-apropiacin en su nocin de identidad. Por lo tanto, es imprescindible en este punto discutir los elementos que intervienen en esa concepcin. 11 Para una discusin ms completa de las estrategias de lucha de los mayas, ver Cojt Cuxil (67-78).

PAGE 53

48 Cuando Cojt Cuxil dice que [e]l movimiento Mayanista es a la vez predominantemente conservador en el plano cultural y predominantemente innovador o revolucionario en el plano poltico y econmico (78), est expresando una nocin de la identidad cultural basada en un esencialismo estratgico afirmacin de una esencia que puede transformarse sin dejar de ser esencial--, y que comparte la mayora de los intelectuales mayas. Raxch (Demetrio Rodrguez Gualn) habla de la evolucin dinmica de la cultura de los pueblos, que cambia constantemente segn las condiciones favorables o desfavorables de su desarrollo, pero que, esencialmente, sigue siendo la misma (112). Vctor Montejo menciona el dinamismo de la cultura maya, que acomodando elementos del mundo exterior, ha asegurado su sobrevivencia (The Stones 211). Seala tambin cmo el movimiento maya procura desactivar la oposicin entre la glorificacin de la cultura maya clsica por parte de los ladinos y el desprecio social hacia los descendientes modernos de esos mismos mayas: en ese sentido, el bagaje cultural de las propias tradiciones constituye un elemento clave, la esencia misma de la identidad, que permite a los indgenas be proud of being Mayansandunderstand why Native cultures are distinct and unique on this earth (The Stones 213). Habra, entonces, ciertas continuidades en la cultura maya (cosmologa, lenguas, nociones distintivas del alma, la matemtica basada en el nmero veinte, el calendario, las creencias en seres que se transforman, etc), caractersticas que estn ms all del tiempo y que hacen a los mayas ser mayas, es decir expresan la esencia de la mayanidad. Segn Warren, los intelectuales mayas estn articulando un esencialismo nacionalista, en el que cifran a powerful rejection of the Ladino definition of Mayas as the negative or weaker other ( Indigenous 78), y que se relaciona tambin con la articulacin de un discurso de

PAGE 54

49 la resistencia maya al racismo y la dominacin. Taracena, por su parte, explica el esencialismo como una etapa logstica del proyecto de construccin de una identidad protonacional, que, desde el punto de vista histrico, da un salto hacia la utopa pre-hispnica: no se trata de una revalorizacin de los herederos de los mayas entre los siglos X y XV-sino de la utopa clsica (los constructores de pirmides, los lectores de escritura jeroglfica, los creadores del calendario, etc). Esto supone una ideologa descalificadora hacia esos herederos, concebidos como incapaces de mantener los grandes valores de la civilizacin: para Taracena, la reaccin del movimiento es simplemente soslayar en lugar de lanzar a explicar historiogrficamente (entrevista, agosto 2004), de ese modo cayendo en el esencialismo que impide demostrar que no hay un vaco histrico sino evolucin, y que la subalternidad es una construccin histrica en un determinado momento, pero no es un destino (entrevista, agosto 2004). Quiero sealar dos elementos que se desprenden de la argumentacin de los intelectuales mayas que acabo de desarrollar. Por un lado, este discurso de la identidad cultural maya plantea una re-significacin del esencialismo, que, adems de ser una estrategia de captacin de voluntades, refleja un autntico sentir tnico. Por otro lado, se pone de relieve un desfasaje entre los discursos que se elaboran en los centros como la academia estadounidense en este caso-y las periferias (aqu, el sector culturalista maya del campo intelectual guatemalteco). Cuando se produce un dilogo entre ambas instancias, ste resulta marcado por un desajuste conceptual, como si unos y otros, en apariencia discutiendo sobre lo mismo, estuvieran en verdad siguiendo carriles divergentes. Es posible ejemplificar este fenmeno a travs de la contraposicin del

PAGE 55

50 esencialismo estratgico y las perspectivas construccionistas de la etnicidad, exploradas por la academia estadounidense (Warren, Indigenous 77). El construccionimo concibe a la identidad como un collage of conflicting meanings, simultaneously advanced by different actors in social systems. In this process-oriented formulation, ethnicity becomes the practice, representation, negotiation, resistance, and appropiation of identity for all parties (Warren, Indigenous 72). Quiere decir que la formulacin de la identidad es un proceso dinmico a su vez regulado por restricciones econmicas, polticas y culturales que impiden que sea una opcin personal: por el contrario, la identidad surge de la interaccin de estereotipos mediticos, polticas sociales y la cultura nacional. Dicho en otros trminos, ser maya en Guatemala refleja lo que las poblaciones estn haciendo; no hay un maya esencial y nuclear sino in the face of discrimination, a complex, ever-changing self-authorship, which sometimes reweaves and sometimes rejects the past (Warren, Indigenous 74). Teniendo en cuenta esta concepcin construccionista de la identidad, resulta indicativa del desajuste dialogal antes mencionado una ancdota de Kay Warren sobre una conferencia que dio en Guatemala en 1989. Luego de la conferencia, que trataba acerca de la identidad indgena, los intelectuales mayas presentes expresaron cules eran sus expectativas de parte de los antroplogos norteamericanos, cuya funcin visualizaban como helping to identify continuities in Maya culture (Warren, Indigenous 74). Warren seala la irona de la situacin, en la medida en que se le peda que hiciera what I could not: be a cultural archeologist or ethnohistorian who finds continuities, and, whatever their current significance, argues that they are the Maya culture core. How odd, I thought at the time, that one would trust a North Americans judgement ( Indigenous 78). En la

PAGE 56

51 ancdota, lo revelador es, ms que el contraste de concepciones acerca de la identidad, el hecho de que los intelectuales mayas pidan explcitamente que sus perspectivas sean refrendadas por los intelectuales del centro. As como en The Rigoberta Mench Controversy veamos que dirimir la representatividad del sujeto del testimonio depende del lector hegemnico extra-guatemalteco que es el receptor privilegiado del texto, el relato de Warren permite concluir que incluso las formulaciones del movimiento maya sobre la identidad expresan una dependencia directa del campo intelectual estadounidense. La figura de Vctor Montejo como escritor es ms visible en el mbito de la academia estadounidense a causa de su insercin como antroplogo, que lo somete y condiciona a la actividad escrituraria--, que en Guatemala, donde las opiniones coinciden en que es prcticamente desconocido (Acevedo, Escobar Sart, entrevista, agosto 2004). Su falta de repercusin interna se explica, en parte, por haber publicado en ingls muchos de sus textos, y, en parte, porque siempre mantuvo una distancia de protagonismo. Para Escobar Sart, Montejo presenta una visin ms equilibrada del indgena en Guatemala, un mensaje slido y menos sesgado detrs de su propuesta (entrevista, agosto 2004). Esta adquiere mayor relevancia en el campo guatemalteco a travs de su labor poltica, al frente de la Secretara de la Paz del actual gobierno. Su participacin haba sido anunciada en su artculo The Multiplicity of Mayan Voices: Mayan Leadership and the Politics of Self-Representation, donde elabora una crtica del extremismo nacionalista (como el de Cojt en 1996), que, segn Montejo, radicaliza el movimiento en un momento en que es necesario favorecer las posiciones intermedias. En este texto, su propuesta es moderada, a favor de la construccin de una nacin-estado multicultural

PAGE 57

52 (134), que permita pensar el futuro de una manera ms realista, y en la que los intelectuales mayas puedan aceptar poder poltico (135). La Secretara de la Paz fue creada durante el gobierno de Arz para implementar los acuerdos, asegurando que los proyectos y polticas del ejecutivo fueran coherentes con stos. Para observadores crticos como Cojt, por ejemplo, la Secretara nunca ha tenido peso, y [s]u fuerza radicaba en formar parte del bloque progresista del gobiernoque tena que hacerse su lugar frente a las tendencias neoconservadoras del partido (Bastos 169-70). La participacin de Montejo en el gobierno refleja una tendencia o estrategia de lo que Taracena denomina el grupo de los pragmticos entre la intelectualidad maya, que apuestan a transformar el Estado desde dentro. 12 La presidencia de Alfonso Portillo abre las puertas de ciertas instancias estatales a la presencia indgena; y aunque trabajar desde dentro del gobierno tiene su costo, figuras como Demetrio Cojt u Otilia Lux, evalan la experiencia positivamente en trminos de aprendizaje. Desde el punto de vista de la actual gestin de Montejo al frente de la Secretara, hay coincidencia en que, por un lado, es demasiado pronto para evaluarla, en el contexto de un gobierno que tampoco est creando las condiciones para una participacin real (Anabella Acevedo, entrevista, agosto 2004), y que en ese sentido buscara la presencia de intelectuales mayas de notoriedad para mantener contenta a la comunidad internacional (Escobar Sart, entrevista, agosto 2004); y, por otro, Montejo tiende a evitar la estridencia publicitaria. 12 Taracena seala el hecho de que figuras como Montejo y Mench, antitticas en sus caminos polticos, se juntan en la coyuntura actual del gobierno de Oscar Berger (Montejo en la Secretara de la Paz y Mench como Embajadora).

PAGE 58

53 En sntesis, esta seccin ha desarrollado el contexto general del movimiento maya, marco ideolgico en el cual se inserta la revisin crtica que Montejo hace del testimonio de Mench. Para dar un panorama sinttico pero no simplificador de este movimiento, ha sido necesario remontarse a sus orgenes y trazar brevemente su historia, que se enlaza, a travs de alianzas, ambigedades y contradicciones, con la historia del movimiento revolucionario en Guatemala, expresndose en las vertientes culturalista y popular del movimiento maya. Las coyunturas que conducen a los Acuerdos de Paz y las transformaciones sociales y polticas que se producen a continuacin, sensibles a la influencia del financiamiento internacional, permiten explicar una nueva participacin de los mayas en las estructuras estatales, con el surgimiento de los intelectuales mayas pragmticos, que, alineados o no en las vertientes antes mencionadas, procuran introducir cambios desde dentro del Estado. Si bien la representatividad de este movimiento es cuestionada por lo que muchos consideran su falta de contacto con las bases indgenas, es en este marco donde la figura de Vctor Montejo adquiere relevancia como activista poltico. Su figura como escritor, cuya visibilidad es mucho ms limitada a los crculos acadmicos y dependiente de su insercin en los Estados Unidos, mantiene sin embargo una propuesta coherente con su participacin poltica. Por ltimo, esta seccin ha tambin desarrollado la cuestin de la falta de coincidencias o desajuste dialogal entre los planteos tericos del mbito acadmico estadounidense y el guatemalteco, reflexionando asimismo sobre la seleccin de las unidades de anlisis de este trabajo como otro ejemplo posible de ese desajuste.

PAGE 59

54 Campo literario en Guatemala durante la dcada del noventa: surgimiento y repercusin de la produccin de Humberto Akabal. 13 Contrastando con el escaso reconocimiento literario de Montejo en Guatemala, la figura de Humberto Akabal tiene una visibilidad indiscutida. Esta seccin procurar articular un breve repaso histrico que d cuenta de las condiciones de posibilidad de su surgimiento en la dcada del noventa, y de su afianzamiento y ubicacin en el campo literario a comienzos del nuevo milenio. Durante la dcada del ochenta, una generacin de escritores que haba comenzado a publicar a mediados de los aos setenta Marco Antonio Flores, Dante Liano, Arturo Arias, Frank Gallich--, y que estaba ligada a la Universidad de San Carlos, debe salir al exilio como consecuencia de la agudizacin de la violencia y la represin de estado. 14 Este exilio se ve como una toma de posicin poltica clara frente a la lucha armada, y de hecho los miembros de la generacin fueron etiquetados como los escritores de la guerra; quedarse en Guatemala fue visto como plegarse a la cultura oficial. 15 En este panorama, la figura de Mndez Vides, escritor un poco ms joven y sin vnculos polticos, que regresa a Guatemala despus de un corto perodo afuera, cumple la funcin de rearticular desde dentro el campo literario, dando apoyo a figuras emergentes como 13 La mayor parte del material utilizado en la elaboracin de esta seccin proviene de entrevistas realizadas en Guatemala en agosto de 2004. Debo agradecer la generosa colaboracin de Arturo Arias, Carolina Escobar Sart, Luis Aceituno y Anabella Acevedo. 14 Parte de las limitaciones de este trabajo incluye el uso no crtico de la categora generacin, que empleo en su acepcin coloquial para referirme a un grupo de escritores que comparten un contexto cultural e histrico. Ser necesario preguntarse, en otro momento, si, en tanto categora descriptiva de fenmenos especficamente literarios, esta nocin no queda demasiado atada a la posibilidad de ciertos actores (escritores o crticos de mayor reconocimiento) de adjudicar la pertenencia de otros actores (escritores) a una u otra generacin, articulando el campo segn una genealoga donde generacin ms joven implica menos una diferencia de aos que de repercusin. 15 Carolina Escobar Sart menciona el fenmeno de que las mujeres escritoras, a diferencia de los hombres, no se van al exilio (como Margarita Carrera o Ana Mara Rodas).

PAGE 60

55 Akabal, entre otros. Paulatinamente se produce el retorno permanente de Marco Antonio Flores, y ms tarde el de Mario Roberto Morales: aunque el resto de los escritores de la guerra optan por quedarse fuera, vuelven por primera vez al pas en 1988, cuando se realiza el primer Congreso de Escritores Centroamericanos. Este congreso tuvo importancia tanto en la formacin de un vnculo entre generaciones (los escritores de la guerra con los ms jvenes), como en las conexiones entre los de dentro y los de fuera, facilitando, adems, los intercambios entre autores de los diversos pases del rea. A principios de los aos noventa, y como parte del mismo inters coyuntural que haba generado Centroamrica en la dcada anterior, se organizan los Congresos Internacionales de Literatura Centroamericana (CILCA) el primero de los cuales tuvo lugar en Nicaragua--, que permiten el contacto entre jvenes escritores y ciertos sectores crticos del mbito acadmico, sobre todo el norteamericano y en menor medida el europeo. Esto contribuye a la proyeccin de la figura de Akabal, as como la de otros escritores centroamericanos. El CILCA, que se reuni en dos oportunidades en Guatemala, sigui realizndose posteriormente en Europa, con lo que se increment la participacin de crticos europeos pero se redujo la de los escritores jvenes. Uno de los efectos de estos congresos fue la creacin de Asociaciones de Escritores, que generan nuevas publicaciones donde se difunden autores reconocidos y se da tambin lugar a los nuevos. Paralelamente, el grupo culturalista del movimiento maya que, a travs de la Academia de las Lenguas Mayas, estaba trabajando en la sistematizacin lingstica y la creacin de diccionarios, constituye la Asociacin de Escritores Mayas: all se renen figuras de la nueva literatura maya (como Gaspar Pedro

PAGE 61

56 Gonzlez y Vctor Montejo), la cual busca, segn Arias, encontrar sus races en la tradicin clsica. La relativa estabilizacin del pas a partir de los Acuerdos de Paz, sumada a los efectos de la globalizacin, posibilita transformaciones en la industria editorial: no slo llega el grupo Santillana, por ejemplo, sino que aparecen editoriales nuevas, que, aunque en tirajes pequeos, publican autores nacionales, respondiendo al inters de un nuevo pblico consumidor de literatura guatemalteca. A este fenmeno se agrega la apertura de libreras que, con una modalidad de comercializacin modernizada, como El Pensativo o Sophos, difunden textos nacionales y extranjeros que haban estado largamente ausentes del panorama guatemalteco. Adems, la creacin de centros culturales integrados a nuevos espacios recreativos, de calles peatonales, tiende a reformular la concepcin urbanstica, acercando una propuesta ldico-comercial que favorece eventos culturales y literarios. Refirindose a esta nueva modalidad de participacin cultural que surge en los ltimos aos, y contrastndola con la de fines de la dcada anterior, Carolina Escobar Sart seala que sta es una poca de producir, de hacer; se transita entre unos y otros; no es como antes que haba grupos fijos y discipulados alrededor de ciertas figuras (entrevista, agosto 2004). Por otra parte, la dcada del noventa, es, como vimos, una etapa de florecimiento en el proceso de visibilidad de lo indgena. El surgimiento de la figura de Akabal se ve impulsado, en cierta forma, por este boom de lo indgena a nivel continental. Su difusin inicial en Guatemala se vincula con su relacin con Luis Alfredo Arango, a quien, segn Luis Aceituno, la propuesta esttica de Akabal le debe mucho (entrevista, agosto 2004). Dentro de los circuitos de difusin de literatura indgena en Amrica latina,

PAGE 62

57 el apoyo del mexicano Carlos Montemayor facilita la repercusin de su poesa, abrindole espacios internacionales. 16 En general, la crtica registra que la produccin de Akabal est bien posicionada en el discurso de los noventa, sin con esto-dejar de reconocer su valor literario. El Premio Nacional de Literatura Miguel Angel Asturias, que le fue otorgado en el 2003, es una evidente manifestacin social de ese reconocimiento. Sin embargo, Akabal, al rechazarlo, explicita tanto su cuestionamiento del canon como su forma de concebir la participacin poltica. Los motivos de la negativa de Akabal a recibir el premio se asocian con el nombre de Asturias, un escritor de muchos mritos [que] sin embargo escribi la tesis El problema social del indio, en donde ofende a los pueblos indgenas de Guatemala, de los cuales yo soy parte: as, pone en primer plano el racismo y la discriminacin, algo muy latente y sobre lo que no se ha reflexionado ni discutido abiertamente (Sandoval, 22 de enero 2004). Este rechazo, al igual que el de su nombramiento como Embajador de Turismo (porque [n]o soy representante de los comerciantes del Instituto Guatemalteco de Turismo [Revista D, 15 de agosto 2004]), debe entenderse como una negativa a participar en la maquinaria del Estado, y, en ese sentido, su postura es antittica a la de Montejo. Este, en un comentario sobre la decisin de Akabal, evita cuestionar el papel cannico de Asturias, y se refiere, por el contrario, a las diferencias entre sus textos literarios y acadmicos Asturias como literato es extraordinario pero la tesis es un documento que no debi ser publicado (Sandoval, 22 de enero 2004)--, desplazando el debate de lo que es el tema de fondo: la participacin 16 Cabe mencionar que, siguiendo una recomendacin de Montemayor, la Fundacin Novella (vinculada con la mayor fbrica de cemento de Guatemala) le otorga a Akabal una beca que le permite dedicarse a su literatura en los aos iniciales de su surgimiento.

PAGE 63

58 poltica del intelectual indgena y si sta es viable a travs de su integracin al Estado, sin ser cooptado por l. 17 En ese sentido, la posicin de Akabal, de no intervenir en la esfera pblica ms que por medio de su prctica escrituraria, es clara: coherentemente con ella, seala el paternalismo que perjudica las literaturas indgenas al no introducir criterios ms rigurosos de calidad, cuando por cargo de conciencia se apoyan publicaciones sin mayor cuidado (Sandoval, entrevista. 1 de febrero de 2004). Por otro lado, la postura de mantenerse al margen de la participacin poltica, autolimitndose al espacio de lo literario (implcitamente concebido ste como autnomo de lo poltico) es un punto de contacto con otras figuras (Rodrigo Rey Rosa, Eduardo Halfon) que surgen o adquieren notoriedad en el panorama de los aos noventa, y que, en otros aspectos, tienen una produccin totalmente alejada de la de Akabal. Luis Aceituno observa la importancia sociolgica de fenmenos literarios como el de Akabal y Rey Rosa, al provenir uno de una clase campesina indgena, y otro de las clases altas, y compartir espacios prominentes en el campo literario actual. Rey Rosa, que recibi y acept--el controvertido Premio Nacional Miguel Angel Asturias 2004, don, sin embargo, el dinero para crear un certamen que estimule la produccin literaria en lenguas mayas: su gesto, sin cuestionar abiertamente el canon ni su inclusin en l, se hace 17 Las reacciones de otros intelectuales no indgenas frente al rechazo de Akabal permiten observar, por un lado, la ansiedad por no desplazar la figura de Asturias de su lugar cannico, que, para algunos, es fundacional de la literatura guatemalteca (y sobre todo de la presencia de sta en el exterior). Por otro, la insistencia en contextualizar la tesis de Asturias en el momento histrico de su escritura, intenta minimizar o justificar por sus buenas intenciones-el hecho concreto de que sta es expresin del racismo y la discriminacin que permean la sociedad de la poca. La descripcin que Asturias hace de la apariencia fsica de los indgenas (Una fisonoma de suyo fea le dan: la nariz y la boca anchas, los labios gruesos, las comisuras hacia abajo, los pmulos salientes, el ojo oblicuo amortiguado, la frente estrecha y las orejas grandes y sencillas, con el lbulo adherido en muchos casos [21]) no est lejos de los procedimientos de animalizacin de Rafael Arvalo Martnez para referirse a la Guatemala no blanca en Las fieras del trpico (caballos, topos, cerdos, osos, toros o primates) ni de su descripcin de los rasgos indgenas (caras achatadasde frentes deprimidas y enormes maxilares [169]). Estos intentos de minimizacin, en mi opinin, slo confirman la observacin de Akabal acerca de la falta de reflexin profunda sobre el racismo en Guatemala.

PAGE 64

59 simblicamente solidario de voces como la de Akabal, que no admite su propia inclusin sin subvertir o al menos acercar la reflexin-a los supuestos raciales que lo sustentan. Por ltimo, es preciso sealar la importancia que la crtica actual coincide en atribuir a la figura literaria de Luis de Lin, escritor kakchiquel, maestro y activista poltico, desaparecido en 1984. Entre el conjunto de su obra, ntegramente en castellano, sobresale su novela El tiempo principia en Xibalb que fue escrita en la dcada del setenta, pero cuya versin completa se conoci veinte aos ms tarde. En el panorama de la produccin de escritores indgenas, Luis de Lin es percibido como un eslabn de enlace con la nueva literatura maya; sin embargo, la crtica subraya la fuerza expresiva y contestataria de su propuesta esttica como elementos distintivos de su escritura. Un reciente homenaje oficial a de Lin, con motivo del vigsimo aniversario de su desaparicin, permite calibrar su peso literario y la relevancia poltica de su figura en el campo intelectual contemporneo. 18 En sntesis, esta seccin ha rastreado la rearticulacin del campo literario desde fines de los aos ochenta, mostrando cmo un inters internacional en el rea centroamericana beneficia la emergencia de nuevos escritores que adquieren visibilidad en Europa y Estados Unidos. En la coyuntura especialmente propicia para la problemtica indgena de los aos noventa, que favorece el surgimiento y difusin de una nueva literatura maya, la figura literaria de Akabal resulta acorde con los discursos dominantes y est respaldada por una slida propuesta esttica. Estos elementos explican 18 El Estado reconoci pblicamente su responsabilidad en el asesinato de Luis de Lin, la Universidad de San Carlos le otorgar un Honoris Causa pstumo y su obra ser includa en el curriculum de estudios a nivel secundario.

PAGE 65

60 la progresiva repercusin que su produccin adquiere en Guatemala as como su proyeccin en el exterior. A modo de conclusin general, este captulo se ha ocupado de rastrear la ingerencia del lector hegemnico extra-guatemalteco en la produccin de literatura testimonial en sentido amplio, que constituye el centro de atencin de este trabajo. En un primer momento, fue necesario contextualizar la lectura crtica que Montejo hace del testimonio de Mench en los parmetros del movimiento maya, y, a la vez, desplegar los orgenes, importancia y vinculacin de este movimiento tanto con el movimiento revolucionario como con centros acadmicos y de cooperacin internacionales. La pertinencia de esta contextualizacin se har evidente en el prximo captulo, que propone un anlisis de Testimonio, de Montejo, cuya ubicacin marginal en el campo literario guatemalteco, as como su participacin en la esfera pblica han sido desarrolladas en estas pginas. En la segunda seccin de este captulo, se realiz un sinttico panorama del campo literario en la Guatemala de los aos noventa, para dar cuenta del surgimiento de la figura de Akabal y la repercusin alcanzada por su prctica escrituraria. Si bien, a diferencia del caso de Montejo (cuyas credenciales como escritor vienen ratificadas por la academia estadounidense), la insercin de Akabal en el campo literario tiene su origen en el interior de Guatemala, la influencia de la coyuntura internacional sensible a la cuestin indgena--, la presencia de la cooperacin externa, y el inters general de la crtica europea y norteamericana en la regin son factores que contribuyen a su difusin. En este sentido, se articula una vez ms la ingerencia del pblico hegemnico no guatemalteco como lector privilegiado de la produccin testimonial.

PAGE 66

CHAPTER 4 TESTIMONIO DE VCTOR MONTEJO El presente captulo se ocupar de analizar Testimonio de Vctor Montejo. Segn vimos en el captulo anterior, la produccin de Montejo est enmarcada por las reivindicaciones del movimiento maya, cuyo objetivo es revitalizar la cultura maya, y dar cabida a la multiplicidad de voces y expresiones mayas. En el segundo captulo tambin se discuti un artculo de Montejo, en el que se refiere al testimonio cannico de Rigoberta, criticando la representatividad monoltica que adquiri la voz de Mench frente a la comunidad internacional. Tal situacin convertirse en un cono esttico fue el resultado de una estrategia exitosa por parte de la izquierda con la que Mench estaba comprometida, pero tiene un efecto peligroso, segn Montejo: obturar la pluralidad de testimonios mayas no necesariamente asociados con la izquierda, pero con igual derecho a ser considerados representativos. La actividad escrituraria de Montejo se propone desestabilizar la representatividad absoluta del texto de Rigoberta de dos maneras: en primer trmino, a partir de su propio Testimonio (1987); en segundo lugar, a travs de su labor como antroplogo, recogiendo los testimonios de exiliados en los campos de refugiados de Mxico ( Voices from Exile [1999]). En el primer caso, el texto de Montejo parte de coordenadas ideolgicas y estticas diferentes de las de Burgos y Taracena en tanto mediadores del discurso oral de Rigoberta. En el segundo caso, Montejo asume plenamente su lugar de enunciacin como teorizador de frontera both a Maya researcher and a listener to the voices of those in 61

PAGE 67

62 exile (14) para participar en el proceso de interpretaciones polticas y representatividad del sujeto indgena. The process of cultural representation is seen in the camps, where Mayas are engaged in a constant struggle to make themselves visible in a world that works to dehumanize them and erase them from public view. Their struggles, which sometimes result in division and conflict, are exploited by those, both Mayas and nom-Mayas who wish to gain political advantage from their turmoil. Here my efforts as a Maya scholar are strongly directed toward the revitalization of Maya cultures, and this revitalization transcends much of the divisive fallout of living under difficult conditions. (14) La posicin que Montejo mantiene es la de observador comprometido, capaz de presentar al lector una perspectiva a la vez interna y externa del exilio, sin por ello ocultar el entramado de conflictos y divisiones que est por detrs: su identidad tnica le confiere el derecho a ejercer ms fcilmente una mirada crtica frente a su cultura; simultneamente, esa mirada tiene el espesor de lo que Montejo considera su doble identidad, the advantage of a Western education and a Maya upbringing (11). Estos elementos su particular lugar de enunciacin como teorizador de frontera y la voluntad de no ocultar o simplificar para uso externo la textura conflictiva del universo que describeson puntos de partida conscientes en Voices from Exile 1 y haban sido estructuralmente constitutivos en Testimonio redactado doce aos antes. Sin embargo, ninguno de estos dos textos consigue por s mismo desestabilizar la representatividad monoltica del de Mench, fundamentalmente porque son posteriores a l y carecieron del primer impacto que ste tuvo. Adems, como procur demostrar en el primer captulo, la eleccin del modelo genrico y las estrategias narrativas utilizadas en Me llamo 1 I am within the tradition of Maya intellectuals and scholars, advocates of pan-Mayanism, Maya cultural revival, and Maya self-representation (Warren 1997). In this work [ Voices from Exile ] I often take on the roles of informant and ethnographer at the same time. My task is to decolonize this Maya experience of exile and to write critically from my insider perspective about its causes and outcomes (Montejo, Voices 12-13).

PAGE 68

63 Rigoberta Mench se adecuaron exitosamente a las expectativas del lector hegemmico. Por el contrario, la apuesta poltica de Montejo est cifrada en la perseverancia de reiterar un mensaje (darle voz a la pluralidad de representaciones tnicas, por fuera de afiliaciones partidarias) de un modo literariamente eficaz, y en el doble espacio que su doble identidad le permite, al abrirle las puertas tanto del mbito acadmico norteamericano como del campo guatemalteco. La primera parte de este captulo se propone explorar los parmetros ideolgicos y estticos que animan el Testimonio de Montejo. Este texto narra los asesinatos cometidos por el ejrcito en una aldea del oeste de Huehetenango a comienzos de septiembre de 1982: los soldados llegan a Tzalala vistiendo un uniforme poco habitual, que confunde a los patrulleros civiles (miembros de la comunidad organizados militarmente por orden del ejrcito para detectar la presencia guerrillera). El ataque con garrotes y machetes de los patrulleros es respondido con una contraofensiva de ametralladoras por parte del ejrcito, quien trae, adems, una lista de supuestos guerrilleros. Una veintena de hombres son torturados y fusilados a la vista de la aldea. Montejo, el maestro rural, es acusado por uno de los jvenes torturados, y resulta tomado prisionero y maltratado: la fortuita llegada de otro grupo de oficiales evita su inminente fusilamiento; en la oscuridad lo trasladan a su aldea de origen, donde, despus de una pesadillesca noche en el destacamento, es liberado a condicin de convertirse en informante. El texto, redactado a inicios de 1983 en Mxico ( Voices 9), apareci en ingls en los Estados Unidos en 1987, cuando Montejo haba ya publicado algunos cuentos mayas y El Qanil en una edicin bilinge ingls-espaol. Matthew Restall, en una resea crtica de un texto posterior de Montejo ( The Bird Who Cleans the World and Other Mayan

PAGE 69

64 Fables) hace referencia tanto a su testimonio como al de Mench sealando la irona de que a new source genre (Maya literature in English) is being created to perpetuate Maya cultural integrity by Jakaltek and Quich individuals such as Montejo and Mench; their direct persecutors have forced them to live in and communicate through (and to) the very culture that to simplify a historically complex processhas provided indirect impetus to that persecution (157-158). Aludiendo a los Estados Unidos, Restall homogeniza bajo el trmino cultura procesos polticos y conflictos de poder que no admiten tal equiparacin (los grupos que dieron apoyo al ejrcito guatemalteco en la lucha contra la guerrilla no son homologables con los que se solidarizaron con los exiliados y refugiados); sin embargo, indirectamente subraya la ingerencia del lector extra-guatemalteco en el surgimiento de este tipo de literatura testimonial y de revitalizacin cultural. Los textos de Montejo, a pesar de que en teora se dirigen tambin a receptores indgenas (muchos de los cuales, adems de analfabetas, no hablan ni espaol ni ingls) 2 estn pensados en realidad para darle visibilidad a la problemtica maya frente al lector hegemnico no guatemalteco, como forma indirecta de hacer presin en Guatemala y ganar as reconocimiento interno. El Testimonio cuya primera edicin en castellano data de 1993--se caracteriza por mantener una fuerte tensin narrativa basada en la eficacia del suspenso, y controlada por el narrador en primera persona. Esta voz narrativa requiere ser leda en funcin del pacto autobiogrfico que la identifica con la persona fsica de Vctor Montejo, y es el pivote central del texto en tanto voz del testimoniante que asume su auto-representacin. Sin 2 En Voices from Exile Montejo afirma que this work is directed to two audiences: the Maya themselves, so that they have this document as a commemoration of their struggles; and the general Western community, academic and nonacademic, so that our work becomes relevant to and respectful of indigenous cultures (12). En mi opinin, invertir el orden de los receptores (la comunidad occidental primero, los indgenas despus) dara mejor cuenta de la situacin.

PAGE 70

65 embargo, la dedicatoria a los muchos miles de guatemaltecos muertos y desaparecidos durante la dcada de violencia (Dedicatoria) pone el testimonio individual en el contexto mayor de la resistencia indgena, abrindolo a su dimensin colectiva. Del mismo modo, la decisin de sustituir el verdadero nombre de la comunidad por un seudnimo con el fin de proteger a sus habitantes, simultneamente inscribe el texto en la tradicin del testimonio clsico y funciona como indicio de su urgencia poltica. Los aspectos textuales de Testimonio merecen ser analizados en algn detalle, ya que muestran una diferencia importante respecto del modelo genrico seguido en el texto de Mench. En ste, la labor de los mediadores Burgos y Taracena consisti en invisibilizar las huellas de su actividad escrituraria (seleccin, organizacin, montaje, revisin gramatical) para hacer audible la voz de Rigoberta como sujeto indgena. En el Testimonio por el contrario, Montejo se hace cargo de su propia representacin, partiendo de la base de su dominio oral y escrito del castellano: en un gesto de apropiacin de las convenciones literarias occidentales, su narracin sigue el modelo genrico de la novela policial con su triple eje de enigma, trama y cronologa precisa. Mi argumentacin se ocupar primero del nivel ideolgico, examinando los procedimientos que constituyen la mirada ideolgicamente consciente del narrador, y luego del narrativo-esttico; sin embargo, el anlisis ideolgico que, a travs de la voz narrativa, da coherencia crtica al texto cumple un papel secundario, subordinado a la interrelacin del enigma (cdigo hermenutico) y la trama (cdigo proairtico) 3 Es decir, el anlisis 3 Uso la terminologa de Roland Barthes para las nociones de cdigo hermenutico y cdigo proairtico. Segn Barthes, [l]inventaire du code hemneutique consistera a distinguer les diffrents termes (formels, au gr desquels une ngime se centre, se pose, se formule, puis se retarde et enfin se dvoileLes comportemants (termes du code proartique) sorganisent en squences diverses, que linventaire doit seulement jalonner;quiconque lit le texte rassemble certaines informations sous quelque nom gnrique dactions, et cest ce nom qui fait la squence (26).

PAGE 71

66 ideolgico se introduce en el texto a manera de comentario (31, 45-46, 55, 78), o a travs de la incorporacin del discurso directo (60, 78), por medio del cual la voz del narrador da paso a otras voces sociales. Como acabo de mencionar, el narrador del Testimonio se caracteriza por su mirada ideolgicamente consciente. A diferencia del texto de Mench, donde parte de lo que se narra es un proceso de toma de conciencia ideolgica, el testimonio de Montejo est articulado desde una pespectiva crtica, en la que es posible reconocer la presencia constitutiva del discurso cristiano: esta mirada, que manifiesta una simpata implcita a la guerrilla, se mantiene, sin embargo, claramente des-afiliada de la izquierda, y en condiciones de aportar una visin interpretativa ecunime de los procesos de estructuracin y funcionamiento del ejrcito. As, las huellas discursivas del imaginario catlico pueden rastrearse a lo largo de todo el texto (28, 38, 43, 46, 48, 51, 69, 70, 83, 85, 94, 96), y constituyen el mundo de la cultura vivida al mismo nivel que elementos provenientes de la etnicidad maya, como la importancia de que los restos mortales permanezcan en la tierra de los ancestros (43), la concepcin del ser humano como parte de la naturaleza (49) o el valor oracular de los sueos (87). Este sustrato ideolgico, que ana sincrticamente constituyentes culturales indgenas y catlicos, funciona como el marco de referencia ms ntimo de la experiencia que Montejo testimonia. As, por ejemplo, cuando ste interpreta [e]l hecho de que el helicptero se fuera sin llevarnos [como] un milagro. En esos momentos segu rezndole a la virgen, agradecindole sus favores (43), el discurso catlico modeliza la intepretacin de los acontecimientos. Por otro lado, Montejo dice ver en sueos a su hijo mayor de siete aos, quien me desat las manos amarradas y me condujo de la mano

PAGE 72

67 hacia afueracuando me di cuenta que el que me conduca ya no era mi hijo sino mi hermano menor a quien los soldados haban asesinado haca un aoy me sac del portn fuertemente custodiado, sin que nadie se diera cuenta (87): el alivio psicolgico del sueo proviene del valor oracular que se otorga a stos en la cultura maya, y supera el peso del elemento catlico, motivando en el narrador el cierre simblico de la Biblia que an estaba abierta sobre la cama (87). La simpata implcita hacia la guerrilla por parte del narrador testigo est asociada con su postura crtica frente al accionar del ejrcito, y sta a su vez con su lugar de enunciacin fronterizo. El Preludio que da inicio al texto especifica sus circunstancias de enunciacin, presentando a Montejo como maestro de la aldea, funcin que por un lado lo enraza en la comunidad y al mismo tiempo le designa un lugar aparte: Montejo pertenece y no pertenece a la comunidad, puede optar al menos en su imaginacinpor ser parte de la aldea (Hubo un momento en que pens retirarme de aquel lugar destrozado, pero luego, volv a recapacitar. Deba permanecer firme con aquella humilde gente que ahora era maltratada impunemente por el ejrcito de Guatemala [15]). Mientras conserva su posicin de observador (captulos primero a quinto), su compromiso con la comunidad es el resultado de una accin voluntaria: Para colaborar en la construccin de una carreteraotra vez cre necesario involucrarme en la poltica para conseguir alguna ayuda, pues los campesinoshaban decidido arreglar un tramo carretero con sus propias fuerzas, con piochas y azadones (2). Como se ve en este fragmento, su aporte a la comunidad reside en su lugar intersticial, su posibilidad de traducir y hablar a favor de los otros indgenas. Esta funcin fronteriza que mantendr al inicio, intercediendo y procurando aclarar el equvoco entre patrulleros y soldados (12;

PAGE 73

68 15-18), ser en gran medida el vehculo de su salvacin posterior --cuando la acusacin del joven Manuel lo transforme en vctima (captulo sexto)--, al asegurarle un tratamiento de mayor respeto por parte de los soldados, quienes no dejan de tratarlo de usted (65) y de profe (80). Adems de especificar las circunstancias de enunciacin de Montejo, el Preludio articula la visin crtica del narrador con relacin al contexto histrico en que el testimonio ha de insertarse. Este captulo inicial, organizado claramente en funcin de un lector hegemnico extra-guatemalteco 4 da cuenta de los acontecimientos recientes en la historia de Guatemala expresando un juicio triplemente crtico. Este juicio se refiere a las acciones genocidas del ejrcito (las huellas que [Ros Montt] dej en los pueblos indgenas con su ejrcito en 1982 son tan sanguinarias que pueden ser comparadas con las masacres que ocurrieron durante la invasin espaola de 1524 [3]); a la estrategia de destruccin cultural de Ros Montt (el ejrcito implant contra de la voluntad de los pueblos las llamadas patrullas civiles, destrozando as descaradamente, la tradicin de respeto y ayuda mutua [4]); y finalmente toma posicin frente a las verdaderas causas de la matanza de Tzalala: el da 9 de septiembre de 1982, los patrulleros civiles de Tzalala cayeron en una grave equivocacin al combatir contra el mismo ejrcito, pues los soldados llegaron vestidos de verde olivo para engaar a los patrulleros (5). El develamiento del equvoco como provocado ex-profeso por parte del ejrcito, por un lado conlleva, por contraste, una implcita simpata hacia los mtodos menos brutales de la guerrilla (Los guerrilleros a veces han pasado por la aldea y los que los han visto dicen que calzan botas de hule y que no le hacen este tipo de dao a la gente [24]); y, por otro, 4 Es preciso sealar, en este aspecto, la coincidencia con el papel que el lector hegemnico extra-guatemalteco tiene tambin en el testimonio de Mench.

PAGE 74

69 permite articular los motivos ms profundos de la violencia de los soldados: el saqueo (18), la violacin (19), la posibilidad de ascender segn la cantidad de guerrilleros (o indgenas) muertos (32). Sin embargo, uno de los rasgos ms salientes del narrador del Testimonio es su voluntad de no fijar la interpretacin de los acontecimientos en polaridades estancas. La dimensin ideolgica de su mirada se caracteriza por proponer una descripcin densa 5 : sta interpreta las acciones de los soldados en su doble aspecto de individuos y representantes de una institucin; introduce una lectura crtica del comportamiento de los indgenas en las aldeas, discriminando actos motivados por el miedo, de otros en los que la coyuntura poltica la violencia entre ejrcito y guerrilla-fue utilizada por los indgenas para saldar envidias y resentimientos individuales; y finalmente puede articular estas capas de significacin sin perder su perspectiva valorativa personal. En primer trmino, Montejo muestra al ejrcito como una institucin clasista que reproduce las jerarquas de la sociedad en general: [V]i que los dos oficiales del helicptero eran tipos de la llamada clase alta, privilegiada. Oficiales burgueses que diferan en todo, hasta del mismo tenienteEra evidente que aquellos ocupaban posiciones superiores, comparndolos con los soldados indgenas alienados, que como perros rabiosos destruan a su propia gente (45-46). En varias ocasiones el narrador retoma en sus comentarios el tema de la alienacin de los indgenas pertenecientes al ejrcito (15-16, 17, 48, 53, 55); sin embargo, combina su perspectiva de indgena no 5 Estoy utilizando la nocin de thick description de Clifford Geertz, que l desarrolla a propsito del objeto de la etnografa, sealando el parecido entre la labor del etngrafo y la del crtico literario. Para Geertz, thick description es a stratified hierarchy of meaningful structures (7); y el anlisis consiste en sorting out the structures of significationand determining their social ground and importWhat the ethnographer is in fact faced withis a multiplicity of complex conceptual structures, many of them superimposed upon or knotted into one another, which are at once strange, irregular, and inexplicit, and which he must contrive somehow first to grasp and then to render (9-10).

PAGE 75

70 alienado (que juzga el proceso de alienacin desde fuera) con la perspectiva de un amigo ex-militar que explica, con sus propias palabras, ese mismo proceso desde dentro: -Le lavan el coco a uno y nos predisponen de tal manera que hasta a nuestros mismos padres les podemos dar agua si as nos lo ordenan los jefes. Yo estuve tres aos en el cuartel y qu putas aprend? Nada; lo nico que le ensean a uno es matar, matar y matar. Y lo pisado es que uno no sabe por qu est matando. Slo porque a uno lo alimentan bien y tiene la sangre caliente, por eso uno quiere repartir plomo donde quiera. (78) Me interesa puntualizar, en el fragmento, la interaccin del re-condicionamiento ideolgico y la buena alimentacin: al introducir la voz de un ex-militar para observar la intimidad del proceso de alienacin, el texto rescata la conexin entre las carencias materiales (estructurales) de los indgenas y su maleabilidad ideolgica (superestructural). En el mismo sentido, el discurso directo de un soldado que no haba robado como los otros en el saqueo de Tzalala explica que los indgenas son incorporados al ejrcito con engaos, se les hace combatir a la guerrilla en contra de su voluntad, y la paga insuficiente les obliga a robar: Los altos oficiales nos dicen a nosotros los indgenas que debemos terminar con nuestra raza porque son los indgenas los que pueden triunfar con la revolucin (60). Al mostrar a los soldados indgenas como vctimas y victimarios, Montejo ofrece una descripcin compleja del ejrcito, la cual a su vez se integra con su visin crtica de la participacin de los mayas en el genocidio. Si el miedo, que haca demasiado obedientes a los hombres (31) y los haba impulsado, poco antes, a matar a garrotazos a dos vecinos (11) por cumplir las rdenes del teniente, puede ser justificado, la delacin, por el contrario, no tiene atenuantes: [C]ualquier persona poda condenar a muerte a cualquier persona, por envidias o rencillas personales. Los lenguazos y los chismes eran los ms temidos por las gentes. En otras palabras, vengarse de algn adversario, por problemas personales,

PAGE 76

71 era muy fcil. Bastaba con denunciarlo o levantar falso testimonio en su contra ante el destacamento, para quitarse de encima a cualquier individuo molesto. (28) Montejo, que pasa de observador a vctima como consecuencia de este tipo de acusacin infundada y vengativa (36), irnicamente salva su vida a cambio de proporcionar, l tambin, listas negras al ejrcito: sus estrategias para dilatar las denuncias (90, 95, 104), su conciencia tica (Yo s que denunciar es lo mismo que matar [90]), y su exilio casi inmediato pueden interpretarse como garantas de su negativa a colaborar con el sistema de delaciones. Paralelamente a sus sealamientos crticos, Montejo articula la narracin de la resistencia, tanto la propia (36, 45, 65-66, 68, 93) como la del pueblo, encarnado en ancianos (20, 76), mujeres (19, 26) y jvenes (29). La resistencia indgena, que consiste en mantener un cdigo de conducta digno frente a la denigracin de los soldados, est enfatizada por dos estrategias textuales: la animalizacin para referirse al ejrcito (gorila, perros rabiosos, ojos de lagartija, jabal rabioso, enjambre de avispas verdes y venenosas); y la reproduccin selectiva de las formas de habla popular. As, el narrador reproduce textualmente el mal castellano de un sargento, al comienzo del relato, deduciendo de sus dificultades lingsticas que era un indgena, de esos que han sido forzados a servir en el ejrcito (13); pero, por el contrario, elige un nivel de lengua educado para traducir el testimonio de la mujer que vio morir a su hijo (21-26). Esta seleccin de niveles conlleva una valoracin ideolgica que contrapone la figura del indgena alienado (desligado de su lengua maya y apenas balbuceante en castellano) a la del que permanece vinculado a su tradicin, cuya correccin gramatical va acompaada de penetracin crtica (25). Quiero referirme ahora al conjunto de opciones estticas que distancian el relato de Montejo del testimonio clsico. En primer lugar, se trata de un texto sin mediador: el

PAGE 77

72 testigo, letrado e ideolgicamente consciente, no necesita de intermediarios para vehiculizar su testimonio; puede, por el contrario, asumir el papel de mediador del testimonio de otros sujetos indgenas (Yo vi morir a mi hijo, La noche ms triste). En la mediacin de Burgos, las diferencias tnicas, culturales y de niveles de instruccin formal entre ella y Rigoberta crean un abismo que slo el compartir las tortillas de maz y los frijoles parece salvar; frente a esto, la mediacin de Montejo se presenta mucho ms fidedigna. An si, como seal ms arriba, su lugar de enunciacin es fronterizo --maestro rural, oriundo de otra comunidad--, las zonas de contacto entre Montejo y los otros sujetos indgenas son mltiples (lengua, etnicidad, nacionalidad). La presencia del discurso oral, principio constructivo del testimonio de Rigoberta, se mantiene en el texto de Montejo a travs del discurso directo, que incorpora las voces de otros testimoniantes indgenas y los soldados. Sin embargo, el texto no se construye a partir del hilo conductor de la oralidad sino de estrategias narrativas escriturarias: la fuerza del narrador en primera persona, el privilegiamiento de los cdigos hermenutico y proairtico para crear suspenso, y un manejo preciso del tiempo cronolgico en relacin con el cdigo hermenutico. La narracin est organizada alrededor de la primera persona; se trata del relato de un yo que mantiene la tensin narrativa mediante la interaccin de la secuencia de las acciones y el enigma. Una vez planteado el contexto de la situacin (Preludio), el ritmo de los acontecimientos no declina. El registro del tiempo cronolgico, acosador, subraya el increscendo de la tensin, en que las incgnitas --cmo y por qu el narrador se convierte en vctima? cmo evita ser fusilado? se escapa en el trayecto nocturno entre una aldea y otra o no? etcestn ntimamente ligadas con la serie de las acciones. Adems, la marcacin obsesiva del tiempo

PAGE 78

73 cronolgico occidental (tiempo reloj) cumple una funcin organizativa en el relato. Frente a la vivencia ms laxa del tiempo indgena, pautado por los ritmos solares (da-noche; ciclo de las estaciones y cosechas), este seguimiento temporal puede interpretarse o bien como otra huella de la apropiacin de convenciones occidentales, o bien como que el tiempo del testimonio, en tanto irrupcin de la violencia y la muerte, es un tiempo occidental, de destruccin de la temporalidad indgena. La narracin est fuertemente focalizada, siguiendo, en un nivel, la regla clsica de las tres unidades: unidad de accin (el ataque del ejrcito); unidad de tiempo (poco ms de veinticuatro horas); unidad de lugar (Tzalala). Sin embargo, en otro nivel, el texto fuga de la sumisin a las tres unidades: en tanto testimonio, se enfrenta al desafo de representar la voz del narrador-autor Montejo en primera persona as como la voz colectiva del sujeto indgena, dando cuenta de la dimensin plural, tnica e histrica de los sucesos. As, el foco de la narracin se ampla: una serie de parntesis analpticos retrotraen el tiempo del relato (centrado en el 9 de septiembre de 1982) a momentos anteriores, especialmente el 30 de agosto (11, 54-55), cuando la aldea es forzada a cometer su primer asesinato en conjunto; los comentarios y anlisis ideolgicos del narrador, ya mencionados, introducen denuncias de violaciones a los derechos humanos (12, 13, 16, 39, 59, 77, 94) en otros sitios; y el espacio se desplaza de Tzalala a la comunidad originaria de Montejo. En conclusin, el rasgo diferencial del Testimonio con relacin a lo que denomino testimonio clsico (Domitila, Rigoberta), est constitudo por la presencia de un sujeto indgena que asume su auto-representacin letrada, apropindose de convenciones literarias occidentales, ms prximas a la novela policial que al relato etnogrfico. La

PAGE 79

74 distancia de este texto con respecto a las definiciones de testimonio discutidas en el primer captulo hace resaltar la figura de un sujeto indgena que est en control, tanto de sus instrumentos narrativos y lingsticos como de los medios de interpretacin ideolgica de sus circunstancias. Sin excluir el discurso oral sino por el contrario asumiendo la representacin de otros sujetos indgenas que no hablan castellano, Montejo articula, a travs de su testimonio, una imagen menos menesterosa del indgena. En todo caso, el indgena que emerge de este relato est menos necesitado del aporte ladino o del de la izquierda para efectuar un proceso de toma de conciencia; simultneamente, la visin del mundo maya que presenta es menos idealizada y ms compleja. Su autobiografa y su condicin de maestro rural ( Voices 4-11) lo sealan claramente como sujeto fronterizo, lo que cuestionara la legitimidad de su testimonio para representar al indgena subalternizado, ese que construye Occidente como suma absoluta de carencias. Sin embargo, su lugar de enunciacin permite captar con mayor profundidad --ms que en un testimonio mediatizado, como el de Rigoberta--, los procesos de anlisis crticos, el reconocimiento de la alienacin de los indgenas, y la dinmica de sus posturas polticas.

PAGE 80

CHAPTER 5 GRITO EN LA SOMBRA, DE HUMBERTO AKABAL El presente captulo propone una lectura de Grito en la sombra (2001) como texto testimonial en sentido amplio. Esto implica entender las narraciones recogidas en el volumen como plasmacin de las heterogneas vivencias del sujeto indgena en su proceso de adecuacin al orden econmico globalizado durante los aos noventa. El captulo anterior procur demostrar que el Testimonio de Montejo se inscribe en la tradicin genrica testimonial desafiando las convenciones de los textos cannicos (oralidad, discurso mediado) y, sobre todo, construyendo un sujeto indgena ideolgicamente consciente que asume su auto-representacin letrada. Este captulo, en cambio, examina un conjunto de textos publicados catorce aos despus de Testimonio en circunstancias polticas y sociales muy diversas: aunque inscribindose dentro de la narrativa de ficcin, los textos en varias instancias problematizan los lmites de la categora ficcional a travs del narrador en primera persona, que admite o requiere --segn el caso ser ledo autobiogrficamente. Dentro de la coleccin de relatos, examinar ms detenidadmente De lengua en lengua, Grito en la sombra, El Picasso que me espant y Abuelo amarrado. El fin oficial de la guerra civil a travs de la firma de los Acuerdos de Paz (1996) y la presencia en Guatemala de la comunidad internacional marcan cambios en la sociedad guatemalteca que, a lo largo de la dcada del noventa, va ofreciendo mayores garantas de respeto a los derechos humanos, e intenta poner en prctica mecanismos de reparacin de la violencia (creacin de la Comisin de Esclarecimiento Histrico, publicacin del 75

PAGE 81

76 informe Guatemala Nunca Ms acciones judiciales en contra de los responsables de los genocidios). Asimismo, la cooperacin internacional, por medio de multiplicidad de ONGs que operan tanto en espacios urbanos como rurales, da impulso a agendas de reivindicacin de los derechos indgenas y de la mujer, y consolida programas de educacin y salud, reforzando, apoyando o motivando segn los casoslas acciones de las comunidades indgenas (Bastos 76-77). En este marco social y poltico surge la figura literaria de Humberto Akabal, que publica su primer poemario, El animalero en 1990, y va adquiriendo progresiva visibilidad en el campo literario con el correr de la dcada. De esta visibilidad dan cuenta tanto los premios y distinciones literarias otorgados en Guatemala y en el exterior, como la traduccin de su obra potica a numerosos idiomas. 1 Su reconocimiento como escritor, basado en la calidad de su obra, se conjuga con su identidad tnica en una coyuntura propicia. El espacio abierto por los movimientos indigenistas en general a nivel continental-y por el testimonio y la trayectoria de Rigoberta Mench, en el caso especfico de Guatemala; la conmemoracin de los quinientos aos del primer viaje de Coln a Amrica; y el inters de la comunidad internacional por garantizar la aplicacin de los Acuerdos de Paz son factores que contribuyen a explicar la acelerada difusin de la poesa de Akabal y la consolidacin de su figura como escritor. Grito en la sombra constituye la primera incursin de Akabal en la narrativa. A pesar de que con este texto explora una forma discursiva no potica, inusual en su 1 Entre las distinciones otorgadas en Guatemala, quiero destacar el diploma EMERETISSIMUM 1995, concedido por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos (USAC), organismo educativo estatal: en el caso de un escritor que se declara autodidacta y que reiteradamente se refiere al bajo nivel de su educacin formal (escuela primaria), el gesto de la USAC puede interpretarse no slo como una reparacin simblica sino, especialmente, como uno de inclusin en el campo intelectual. Con respecto a las traducciones, la obra de Akabal ha sido traducida al ingls, francs, alemn, italiano, japons, cataln, sueco y hebreo.

PAGE 82

77 prctica escrituraria, quiero sealar dos modos en que su poesa funciona como horizonte de lectura de los relatos. En primer trmino, y como parte de la estrategia de comercializacin del libro, la contratapa promete una cascada de imgenes en donde la poesa sigue estando presente con toda su luminosidad (Contratapa); sin embargo, se hace difcil hallar esa luminosidad potica en el uso que estas narraciones hacen del lenguaje. Si la poesa de Akabal est caracterizada por su precisin lingstica la cual le permite incluir formas del discurso oral e incrustacin de vocablos en kiche sin perder su cuidado por el detalle--, en Grito en la sombra la bsqueda discursiva tiene una orientacin diferente. En los textos hay un relajamiento o desalio voluntarios, que expresan tanto una exploracin de los lmites del gnero (se trata de cuentos? relatos? memorias?) como un ir al encuentro de la dimensin social del habla. Estos textos, ledos a la luz de su produccin potica anterior e incluso la narrativa de los prlogos, evidencian una reformulacin esttica en la que cobra primaca la intencin que ms arriba he denominado testimonial en sentido amplio, y que asegura el predominio de la funcin referencial del lenguaje su conexin con el referente socio-culturalpor sobre la funcin potica, del lenguaje vuelto sobre s mismo. En segundo trmino, la insistencia de la contratapa en la oralidad (fiel expresin de la oralidad de su autor, tradicin oral, antiguo y annimo narrador de historias de Momostenango), y en la vinculacin de los textos con el sujeto indgena tradicional (trae en sus lneas la memoria colectiva de sus ancestros, la concepcin del mundo y de la vida de sus abuelos) subraya la importancia que tienen, en el consumo de su poesa, las marcas de etnicidad de la voz potica. En este sentido, el inters suscitado por la obra de Akabal en los aos noventa est enrazado en su aspecto testimonial, el cual

PAGE 83

78 Grito en la sombra retoma y desarrolla. 2 As, el modo en que se construye el sujeto de la enunciacin seala, por una parte, un yo representativo de un nosotros colectivo y abarcador (Sea ste, un intento por continuar con la tradicin de mis mayores (3); coma las hojas de una mata que nosotros llamamos hierba de sal [10]). Por otra parte, el texto subraya las marcas de heterogeneidad del lector hegemnico con respecto al sujeto de la enunciacin: claramente se trata de un lector no includo en el nosotros indgena y a quien es preciso explicarle un mundo cultural. 3 Las declaraciones de Akabal externas al discurso de la ficcin reafirman su identidad tnica. A travs de datos que proporciona en entrevistas e incluso en los prlogos a sus volmenes de poesa, va definiendo su identidad en trminos socio-culturales y econmicos (todos los pobres tenemos una biografa que se dice en tres lneas [Sandoval, entrevista]), lo cual condiciona tambin la recepcin y el consumo de sus textos como testimonales. Los textos plantean un lector hegemnico no indgena y formalmente educado --heterogneo con relacin al sujeto de la enunciacinpara quien los rasgos de oralidad sern representativos del otro. Simultneamente, esos rasgos funcionan como elementos identificatorios con un segmento del pblico lector que, sin ser hegemnico, queda includo como lector implcito: La aparente sencillez es mi intencin de accesibilidad para toda persona [] y de alguna manera tiene muchsimo que ver el 2 Es inevitable mencionar aqu la interpretacin que Mario Roberto Morales, intelectual ladino, hace del mismo fenmeno, y que l ve nicamente en trminos de una hbil estrategia de mercadeo (Akabal es considerado como indio o "maya" "autntico" por el pater(mater)nalismo euronorteamericano y por la ladinidad "progre" local, y l ha aprendido a manejar muy bien su persona y su literatura en trminos de mercadeo [255]). Su argumentacin es deslegitimizadora tanto de la apariencia personal de Akabal como de sus textos, ensandose con ellos por su xito que considera turstico y que equipara a las artesanas producidas exclusivamente para ese mercado. Coincido con John Beverly, que en el prlogo a La articulacin de las diferencias de Morales subraya la perduracin en el texto de una ansiedad de clase (burguesa o pequeo burguesa) y de estamento (ladino-letrado) de ser desplazado por un sujeto popular-subalterno multiforme (19). 3 Para la definicin de lector hegemnico y lector implcito, que utilizo a continuacin, ver la Introduccin.

PAGE 84

79 hecho de no haber estado en la universidad porque de lo contrario se hubiera tecnificado mi lenguaje (Sandoval, entrevista). Desde el punto de vista del lector y del sujeto de la enunciacin, la oralidad en estos textos cumple un doble propsito de diferenciar/identificar. La oralidad diferencia al yo que enuncia del lector hegemnico; y, a travs de la identificacin con el sujeto de la enunciacin, capta a otra gama de lectores, ms prximos al nosotros de la subjetividad indgena. As construdo, el sujeto de la enunciacin se mueve, como en el caso de Montejo, en un lugar fronterizo o ms propiamente de trnsito: lugar lbil, mvil, su rastreo permite articular la condicin migrante como constitutiva de este sujeto y su produccin textual. 4 Grito en la sombra rene catorce narraciones que zigzaguean entre el referente rural guatemalteco y otro urbano europeo, articulando distintos niveles de heterogeneidad y evidenciando la tensin bsica entre lo que Kalimn llama cultura vivida y cultura imaginada. 5 El inters por organizar estos dos mundos en el interior de la propia identidad indgena, que plsticamente se adapta al influjo de la globalizacin, transparenta la necesidad del sujeto de dar cuenta de quin es, en instancias culturales notoriamente dismiles de las tradicionales. 4 Empleo la categora de discurso migrante elaborada por Antonio Cornejo Polar, como discurso radicalmente descentrado, en cuanto se construye alrededor de ejes varios y asimtricos, de alguna manera incompatibles y contradictorios de un modo no dialctico [] el desplazamiento migratorio duplica (o ms) el territorio del sujeto y le ofrece o lo condena a hablar desde ms de un lugar. Es un discurso doble o mltiplemente situado (Una heterogeneidad 841). Con respecto a la nocin de heterogeneidad que uso a continuacin, Cornejo Polar la define como procesos de produccin discursiva en los que al menos una de sus instancias [difiere], en cuanto filiacin socio-tnico-cultural, de las otras (Mestizaje 370). La heterogeneidad permite leer los textos como espacios lingsticos en los que se complementan, solapan, intersectan o contienden discursos de muy varia procedencia, cada cual en busca de una hegemona semntica ( Escribir 17). 5 Kalimn define cultura vivida como la relacin que se establece entre una comunidad y los factores que conforman sus literaturas homogneas; y cultura imaginada como la relacin entre una comunidad y los elementos extraos que definen la heterogeneidad, que participan de sus prcticas discursivas pero que se reconocen como ajenos (95).

PAGE 85

80 En mi lectura, la yuxtaposicin de mundos referenciales heterogneos funciona como principio constructivo del texto en tanto conjunto de narraciones, y manifiesta el descentramiento del discurso migrante. La yuxtaposicin despliega, adems, una serie de ncleos desde los que se construye dinmicamente la subjetividad indgena. Tales ncleos son, por ejemplo, la contraposicin del ambiente rural y el ambiente urbano, el sustrato folklrico, la capacidad de observacin crtica del medio social, la interlocucin o negociacin con el otro metropolitano, el contraste entre el tiempo de la infancia y el tiempo presente. Estos ncleos o ejes delimitan espacios textuales que expresan el triple trnsito del pueblo a la ciudad, de lo nacional a lo extranjero, y de la tradicin a la modernidad. Adems, estos espacios expresan situaciones de trnsito, entendido como transferencia de una visin crtica: del anlisis del entorno social propio (como en El predicador, Grito en la sombra o La lnea del tren) a la evaluacin del contexto globalizado (El Picasso que me espant, Abuelo amarrado). A travs de estos ejes, espacios textuales o situaciones, el sujeto indgena re-formula su capital cultural (apropindose de instrumentos culturales occidentales sin negar los tradicionales) para auto-comprenderse en un nuevo orden econmico, e ingresar a l en las circunstancias ms ventajosas posibles. Los textos de referente rural y de ambiente urbano estn intercalados. En los primeros alterna la voz narrativa en primera y tercera persona, mientras que en el segundo grupo predomina la primera persona, que juega con el elemento autobiogrfico, trazando la equivalencia narrador /autor. Desde el punto de vista temtico, en los primeros hay un predominio del elemento folklrico, mtico y animista, siendo algunos cuentos, como Salabachan o Rancho Viejo re-elaboraciones de relatos

PAGE 86

81 tradicionales. 6 Por su parte, los relatos de referente urbano desarrollan explcitamente la relacin dilectica entre la cultura alta europea y la indgena rural guatemalteca. Dos motivos recurrentes, el viaje y el mercado, dan continuidad temtica al conjunto de narraciones, creando un espacio textual comn que unifica los dos tipos de referentes. 7 Tanto el viaje, que se vincula semnticamente con la transicin y el trnsito, como el mercado, relacionado con el intercambio, son expresivos de la identidad tnica indgena en su doble aspecto tradicional y modernizado: desplazarse, entrar al mercado (e incluso desplazarse para ir al mercado) funcionan como puntos de contacto entre la subjetividad indgena tradicional y el sujeto globalizado. Ambos motivos, sin embargo, presentan variaciones segn los textos. En algunos casos, el viaje se refiere a un movimiento espacial concreto, como la salida de un pueblo a otro (Salabachan, Nicols Pedro, La cosa negra), el abandono del mundo rural hacia la ciudad y el extranjero (El Picasso que me espant, Abuelo amarrado), e incluso el deseo del viaje (El predicador). En otros casos, se trata del metafrico viaje de la locura (Grito en la sombra, Nicols Pedro). El mercado, por su parte, delimita un espacio donde lo 6 Kay B. Warren estudia en una comunidad del altiplano el resurgimiento de algunos ncleos narrativos folklricos (la llorona, los dueos de la noche o el dueo del cerro) durante el conflicto armado, y demuestra cmo la temtica de las identidades inestables que desarrollan ciertos motivos folklricos por ejemplo, la esposa que se levanta en mitad de la noche para transformarse en perro, unirse a una jaura salvaje y retornar al alba, exhausta, a su aspecto de mujer--se vincula con la angustia social provocada por la ruptura de los lazos de confianza entre los miembros de la misma comunidad, e incluso de una misma familia ( Indigenous 101-109). En ese sentido, Salabachan y Rancho Viejo plantean tanto la pervivencia de una tradicin cultural como su re-significacin, en el contexto de la represin, para canalizar problemticas que la subjetividad indgena, sobre todo en las reas rurales, no poda manifestar abiertamente. 7 Ambos motivos, juntos o por separado, aparecen en todas las narraciones excepto en dos (Entierro del diablo y La pregunta). Por otra parte, el tpico del mercado es caracterstico de la literatura indigenista, abarcando los motivos del viaje, el intercambio, el desplazamiento, y la negociacin de lenguas, culturas y mercancas. Este tpico est presente en toda la literatura de la serie indianista-indigenista-neoindigenista, expresando contactos histricamente distintos, como por ejemplo el sujeto premoderno, el sujeto de la modernizacin precapitalista y capitalista en sus varias etapas (nacional, internacional, capitalista, etc). Agradezco al doctor Andrs Avellaneda esta aclaracin.

PAGE 87

82 cntrico y lo perifrico entran en contacto, ya se trate de la feria en un pueblo cercano donde se comercializan los bienes de la comunidad (Salabachan, Abuelo amarrado), o de la tienda pueblerina donde se adquiere lo producido fuera (La barba, Nicols Pedro), como del mercado ilegal, callejero y efmero de los africanos en Pars (Abuelo amarrado), o, incluso, el museo que exhibe bienes culturales de las periferias (El Picasso que me espant, Abuelo amarrado). La intercalacin de mundos referenciales heterogneos se plantea en De lengua en lengua, relato-prlogo, a partir de la yuxtaposicin de dos instancias temporales (pasado/presente) en el plano del enunciado. Al llevar las iniciales H.A. a modo de firma, el texto exige que el narrador en primera persona sea ledo en trminos autobiogrficos, creando as el espacio de lo simultneamente literario y extraliterario, y proyectando al resto de la narraciones esta ambigedad sobre la interpretacin del yo. El relato despliega las circunstancias de enunciacin de la narracin originaria. Se da la palabra a otra voz narradora, la madre, que desde la oralidad enuncia un relato caracterizado por la distancia mnima entre lo referido y el referente. El eco de la tormenta se ahogaba entre los barrancos y la noche desapareca debajo del aguacero. En noches como esas, mam nos contaba algn cuento. El rbol que est detrs de la casa, es testigo de lo que les voy a contar A nosotros nos agarraba algo de miedo. Esa olla que est all, y sealaba la olla de barro que estaba detrs de m-, antes se volva gente, le salan ojos, orejas, y sacaba la lengua. Poco a poco yo me haca a un lado, sin dejar de escucharla y a la vez, alejndome de la olla. No te asusts, ahora ya no hace eso Y por qu no la rompieron para que dejara de asustar? Porque esa olla la hicieron los nawales de nuestros abuelos, si la rompemos hoy, maana amanece entera otra vez. (1-2) Oralidad y herencia cultural (pasado) --que en el relato aparecen coaguladas en la luz del fogn alrededor del cual la narracin se materializa-se contraponen al presente,

PAGE 88

83 regido por la luz elctrica (El tiempo ya no es como antes. Ya no tiene sentido contar esas cosas con luz elctrica [3]). El hecho de que sea un tipo de luz u otra la que otorgue sentido al relato al punto de determinar qu se narra y quin lo narra (Ahora te toca crear tus propios cuentos para contrselos a tus hijos [3]) apunta la cuestin problemtica de la pervivencia de la identidad cultural indgena en circunstancias regidas por la modernidad. El mandato de la madre implica el doble desafo de mantener una herencia cultural viva y permeable a los cambios sociales como requisito de su significacin. Grito en la sombra es el modo en que H.A. lleva a cabo el imperativo materno. En ese sentido, la disposicin sintctica de los relatos Grito en la sombra y Abuelo amarrado primero y ltimo de la coleccin propone un arco que entrelaza los motivos del viaje y el mercado en una estructura significativa mayor, que formula, desde la perspectiva indgena, una versin de la historia reciente de Guatemala. El metafrico viaje a la locura del protagonista nio de Grito en la sombra, testigo y vctima de la violencia intrafamiliar, se transforma, en Abuelo amarrado, en el viaje referencial concreto del narrador adulto a Pars, donde, en un museo, se reencuentra con smbolos claves de su tradicin indgena. Si la violencia intra-domstica, concentrada en el personaje del padre (Grito en la sombra), ocasiona la locura del nio, como una forma de olvido o ausencia, de esa falta de conciencia se despierta el narrador como adulto, y a travs del contacto con la madre que espera [t]al vez soando, tal vez recordando (8), consigue salir hacia el mundo exterior. Esta salida, sin embargo, no supone una prdida o rechazo del universo cultural indgena sino, por el contrario, una recuperacin de la tradicin de los ancestros (simbolizada en la mscara de Mam-ximn de Abuelo

PAGE 89

84 amarrado) y un aprendizaje del proceso de adaptacin y supervivencia de la identidad tnica en el orden econmico globalizado. Es posible leer en el mundo familiar representado en Grito en la sombra una metfora de la sociedad en general: el padre, como el estado represivo, es una figura deshumanizada y violenta (5), que implica un peligro concreto para los restantes miembros de la familia (5), y que incluso revierte esa violencia sobre s mismo en una apoteosis celebratoria, como subraya el gesto de arrancarse un diente flojo y carcajearse en una bocanada de sangre y espuma (8). Frente al padre-estado que, destruye a los dbiles y subalternos, se delinea la figura de la madre, asumiendo dos de las funciones arquetpicas maternas cuidar y limpiar--, y asegurando la continuidad entre el pasado de terror y el presente de una nueva conciencia. 8 Adems, al llenar el vaco de la amnesia del narrador, resulta intermediadora entre el padre y el hijo: el texto parece indicar que, para la subjetividad indgena que grita con su doble valencia de pedido de auxilio y de voz humana no articulada--, el sostn de la cultura tradicional (la madre) representa un recurso de interlocucin con el estado. Al final del relato, el padre cruel y asesino ha muerto. Su muerte deja abierta la posibilidad de un cambio, que puede verse como el proceso de aprendizaje e integracin al mercado global, en la coyuntura del nuevo milenio (Abuelo amarrado). En Abuelo amarrado, vuelve a privilegiarse el procedimiento de yuxtaposicin de instancias temporales (pasado/ presente). El narrador indgena ve en un museo de Pars la copia de la mscara perdida de Mam-ximon, de la que slo tena conocimiento a travs de 8 For Mayas, women are powerful metonymic representations of community because they are felt to be central to the continuity of Maya culture in their roles as the bearers of the next generation and the socializers of the children []. They stand for the essentialist construction of [] identity [] in the face of rapid social change (Warren, Indigenous 108)

PAGE 90

85 la tradicin oral, y oye una grabacin de voces hablando en kiche en un mercado. La rplica y la grabacin son representaciones que, en este contexto, no plantean la problemtica posmoderna del simulacro y el cuestionamiento de lo real. Por el contrario, le permiten al sujeto indgena migrante ver y tocar algo que hasta ese momento conoca slo de odas, y de ese modo puede acceder al mundo de su identidad tnica. A travs de la memoria, ese sujeto se reconecta con la tradicin oral (En las noches alrededor del brasero, los abuelos hablaban de los caminos del sol. [] Vino a mi memoria todo esto porque, casi transportado en un sueo, cre ver la mscara de la que hablaban los viejos [69]) y con el pasado individual (Record cuando acompaaba a mi pap a vender chamarras los das viernes a ese mercado [71]). Esta reconexin, que implica integrar conocimientos dispersos y alcanzar un nivel superior de la conciencia de s mismo (en el plano colectivo y personal), tiene como condicin de posibilidad el espacio del museo, alter ego del mercado (all, detrs de una vitrina: el mercado en miniatura [71]). Si en el museo globalizado del Primer Mundo se exhiben las periferias por su valor extico y cultural, el comentario final del narrador seala los usos que el sujeto perifrico migrante e hbrido puede hacer de tal despliegue: Los museos tambin son libros, uno ve los objetos y prcticamente est leyendo aos o siglos de historia (75). Se trata de un proceso de aprendizaje a travs del cual el sujeto indgena activamente se re-apropia de su bagaje cultural. En el contexto de la modernidad globalizada, debe ejercer su capacidad crtica para determinar si sus interlocutores son o no fiables (Los abuelos hablaban de una mscara bella [] Casi perd el aliento: sera sta la mscara que un da "desapareci" sin que nadie diera razn de ella? [74]); y de esta forma insertarse de modo ptimo en las nuevas circunstancias de intercambio. 9 En ese sentido, la figura del 9 Resulta significativo que el narrador, en dilogo consigo mismo, deslinde dos de las capas sincrticas

PAGE 91

86 narrador y sus interlocutoras francesas demarcan en el texto un espacio dialgico en el cual el indgena interacta con el otro europeo aqu, paradjicamente femineizadopreservando su dignidad, pese a su condicin de desigualdad y desventaja. 10 As, el narrador, obligado por el fro a aceptar un abrigo femenino, supera su incomodidad inicial y olvida lo de los trazos y los cortes y las pinzas para el busto(70), esbozando un gesto de auto-re-educacin de gnero. Este episodio sugiere un modo de acceder al mercado, que se contrapone al de los africanos exhibiendo curiosidades que ofrecan a los paseantes (75) y huyendo de la polica. El narrador observa la situacin sin explicitar comentarios, pero el texto subraya, a travs del contraste, dos modalidades en que el sujeto perifrico se inserta en los centros metropolitanos y establece un dilogo con ellos. 11 En el relato prlogo, la madre afirma que hasta los espantos se han ido con la modernizacin (3). Sin embargo, El Picasso que me espant elabora la migracin de subsumidas en Mam-ximon o Maximn, discriminando aqullos que no saben (74) y lo llaman por el ltimo apelativo, de quienes le atribuyen correctamente su identidad maya. Esta deidad, sin embargo, tiene cofradas en varios lugares del altiplano, y es singularmente compleja (representando a Judas Iscariote, Pedro de Alvarado, San Andrs, San Miguel, San Pedro y Mam, una divinidad de los antiguos mayas). Hay, adems, una connotacin poltica sugerida en el texto a partir de la mencin de Santiago Atitln, poblacin que protagoniz una protesta masiva en contra de los militares en 1990, y, que, a travs de un documento (El compromiso de Santiago Atitln) asumi su neutralidad frente a ambos bandos (Morales 44-45). Por otro lado, en la misma poblacin se lleva a cabo el culto a San Simn o Maximn, que es incluso mencionado en las guas tursticas (Stewart The Rough Guide 167, 192). 10 Por las limitaciones de este trabajo, no investigo en los relatos de Grito en la sombra las relaciones de gnero. Para hacerlo, habra que observar la construccin de gnero que proponen los textos con referente guatemalteco rural y urbano y contrastarla con la de las narraciones de referente urbano extranjero. Adems, sera pertinente tomar en cuenta la relacin entre el narrador en primera persona de estas ltimas y el otro europeo, segn se trate de un actante masculino o femenino, y qu tipo de interaccin se despliega en cada caso (seduccin, como en Abuelo amarrado; competencia, como en El Picasso que me espant, etc). 11 El otro europeo se contrapone, adems, al otro norteamericano. En El predicador, el Pastor de los Estados Unidos, se devela como nicamente interesado en lograr, por medio del engao, que los indgenas donen sus tierras para construir una iglesia evanglica (35): la promesa de educar al nio es solamente una mentira tctica, que genera en el narrador la ilusin del viaje y la continuacin de sus estudios. Aunque del europeo tambin se sospecha, como est insinuado en Abuelo amarrado, resulta un interlocutor ms confiable que el estadounidense.

PAGE 92

87 este motivo folklrico a otro locus, narrando el cruce de la cultura alta europea (la pintura de Picasso) con la cultura tradicional kiche (el arte del tejido). En un museo de Viena, Akabal descubre un detalle en un cuadro de Picasso que proviene del arte textil kiche, el tpico poncho pepenado. Como una araa peluda el escalofro camin sobre mi espalda. Me qued helado frente al cuadro (18): al igual que en el espanto tradicional, se trata de un conocimiento intuitivo, intelectual y corporal a la vez. Sin embargo, los interlocutores europeos de Akabal (una bella austriaca rubia de ojos azules[17], y el francs Paul, propietario de cuatro originales de Picasso [23]), no aceptan su intuicin como inmediatmente vlida. El texto se estructura, entonces, como una dilucidacin de ese enigma. Akabal necesita refrendar la verdad del espanto ante la mirada del otro que no reconoce en lo propio (el cuadro de Picasso) la presencia de lo otro (el poncho). En otras palabras, es necesario traducir a los cdigos cognoscitivos occidentales un conocimiento que es evidente desde la episteme indgena. As, poniendo en primer plano el cdigo hermenutico, el texto re-elabora la figura del narrador detective y da una coherencia ficcional a sus desplazamientos espaciales (superpuestos o fusionados con los viajes del autor dando conferencias informacin que est implcita en el texto). La trama detectivesca es el ncleo narrativo privilegiado por sobre una constelacin de otras mini-secuencias, que apuntan a la inadecuacin del narrador indgena en el espacio urbano europeo. As, el texto despliega las instancias heterogneas del sujeto indgena y construye un lugar desde donde ste puede enunciar a la par del interlocutor europeo (el tema de la tarde fue alredor de tejidos y tejedores. De pintura y pintores." 25), y ya no como un subordinado o protegido. Resolver un enigma de ndole cultural, aun nimio (Picasso, conoci o no los ponchos de Momostenango?) y que ocupa una esquina

PAGE 93

88 inferior (18) del lienzo implica no solo realizar un aporte a la cadena de produccin del conocimiento occidental sino validar el modo de producirlo frente al sujeto europeo que lo descalifica. Oye, Picasso tuvo muchas influencias, pero l nunca estuvo en Guatemala aunque puedo comprender tu emocin, t vienes lleno de tu entorno, de esa explosin de colores, y naturalmente esto te provoca confusiones Pero, este cuadro no es una explosin de colores ves? Marrn, azul y gris. Me refiero al dibujo, realmente estoy viendo el detalle de un poncho de Momostenango. (19) La descalificacin de la intuicin del narrador est asociada a una interpretacin clich de la cultura indgena (Guatemala = explosin de colores). El mismo personaje femenino que irrumpe en el texto hablando en kiche (17), es decir una experta europea en el tema, es por otro lado incapaz de ver sin el filtro del discurso estereotipado, e irnicamente, se necesita sealarle como a un nio el nombre de los colores. Hay por un lado un desajuste de la mirada europea que sin llegar a captar cabalmente la realidad indgena se autoconfiere el derecho de explicarla, y por otro lado la inadecuacin del indgena en el medio urbano europeo: stas son las dos lneas temticas complementarias que otorgan una perspectiva crtica al desarrollo de la trama hermenutica. Es decir, el proceso por el cual Akabal consigue demostrar la verdad de su intuicin plstica, es simultneamente uno de adecuacin y aprendizaje, que sigue la trayectoria de su mirada crtica frente al entorno europeo y su capacidad de adaptacin a l. Es en este nivel donde con ms evidencia se entretejen heterogeneidades, como la inclusin del kiche y el francs en el espacio textual en espaol, y la tensin de la voz narrativa entre saber y no saber desenvolverse en el ambiente europeo. Este fragmento, que es precisamente el nexo con la resolucin del enigma (que corrobora la intuicin indgena), tematiza de forma explcita su inadecuacin. El

PAGE 94

89 momento incmodo es una consecuencia directa de la seduccin de la ciudad europea sobre el kiche, que, de la ausencia de basura deduce errneamente una limpieza inexistente. Lo obvio, desde los parmetros de la percepcin cultural indgena, es que lo que no est a la vista simplemente no est; el texto narra la ampliacin del espesor de la cultura imaginada, proceso que es a la vez captacin de una diferencia, crtica de lo europeo y aprendizaje de un cdigo. La crtica apunta a la hipocresa del contexto europeo, que hace desaparecer la basura pero no el excremento sobre el que este sujeto est parado y que asume como parte de s (se lo lleva en sus zapatos). La reiteracin de cagada de chucho, bodoque de mierda, caca de perros insiste a travs de la sinonimia en el hecho de que la variedad o sofisticacin lxica no altera la identidad del referente. El malestar o incomodidad del narrador, lo mismo que su enojo (enfatizado a travs de la gradacin de las expresiones sinnimas) se relaciona con la toma de conciencia de la propia ingenuidad, y la necesidad de aprender a moverse en un entorno que se muestra como lo que no es. Ser apto en l no implica solamente conocer dnde est la esquina de la Rue Royale y la Place de la Concorde o tener un programa de actividades en Pars (22) sino saber dnde uno est parado. En sntesis, los relatos recogidos en Grito en la sombra dan cuenta de la subjetividad indgena en su proceso de adecuacin a las nuevas circunstancias polticas, sociales y econmicas que se perfilan en la sociedad guatemalteca durante la dcada del noventa. El texto, utilizando la yuxtaposicin como procedimiento privilegiado, despliega este proceso como una serie de espacios y tiempos simultneos que escenifican el carcter migrante del sujeto, y subraya la flexibilidad que le permite enunciar tanto desde lugares tradicionales como desde aquellos asociados con la modernidad globalizada. Esa

PAGE 95

90 adecuacin es un aprendizaje que involucra tres actividades. En primer trmino, implica revisar la historia reciente desde la propia perspectiva indgena para re-posicionarse como interlocutor con el estado, asumindose como sujeto adulto. En segundo lugar, supone discernir las estrategias ms convenientes para acceder al mercado globalizado, creando un producto competitivo y absorbiendo las consecuencias vivenciales que de esto se desprenden (viajar, dar conferencias, defender como vlida la episteme propia, estar incmodo, acceder al espacio cultural ajeno). 12 Por ltimo, requiere un ejercicio de elasticidad por parte del sujeto indgena para comprenderse a s mismo en la encrucijada del cambio, integrando nuevos datos al mapa de aquello que, pese a ser percibido como ajeno, el sujeto procura asimilar, y reformulando, a su vez, los postulados de la cultura vivida. As, sin negar la pervivencia del sustrato tradicional, o de ncleos problemticos conflictivos, estos relatos dejan ver un sujeto activo y crtico, que est en condiciones de escribir los propios cuentos, en vez de contarlos. En el proceso de escritura, integra instancias heterogneas, intercala universos referenciales, y despliega tiempos dismiles 12 Quiero sealar el paralelismo con la tendencia de los pequeos productores indgenas, en el altiplano, a dedicarse a cosechas no tradicionales, lo cual, segn un estudio llevado a cabo por Sarah Hamilton y Edward Fischer, es evaluado por los campesinos como positivo econmicamente and as an opportunity to use their lands and labor in ways that preserve community and reinforce key elements of their cultural heritage (82).

PAGE 96

CHAPTER 6 CONCLUSIONES Esta tesis ha abordado el estudio de dos textos de autores indgenas guatemaltecos, Testimonio (1987) de Vctor Montejo y Grito en la sombra (2001) de Humberto Akabal. Partiendo de una consideracin de ambos textos como testimoniales en sentido amplio, este trabajo se ha interesado en relacionarlos con el testimonio de Rigoberta Mench Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia (1983), por la ubicacin cannica de ste en la produccin testimonial guatemalteca. Sin embargo, el inters central ha sido observar la evolucin de tal produccin en el arco que va de fines de la dcada del ochenta a comienzos del nuevo milenio. Los captulos uno a cuatro han tratado sobre el anlisis especfico de Testimonio y de Grito en la sombra y sobre la puesta en perspectiva de ambos en el contexto histrico, poltico y cultural guatemalteco de las ltimas dos dcadas. De tal anlisis y contextualizacin es posible extraer las siguientes conclusiones: (a) Se constata una evolucin de la produccin testimonial, de la esfera estrictamente poltica a otra ms ampliamente socio-cultural. Evidentemente, este fenmeno guarda relacin con las diferentes coyunturas histricas que son el referente de cada texto: la realidad de extrema violencia de los inicios de la dcada del ochenta, que constituye el ncleo de la denuncia de Testimonio ha dado paso a una relativa estabilidad del sistema poltico y a la modernizacin globalizadora de fines del siglo XX. Grito en la sombra da cuenta del cambio y pervivencia de la identidad indgena en esos procesos de modernizacin recurriendo a la narrativa de ficcin. A diferencia del texto de Montejo, que cifra su valor testimonial en la identidad entre el narrador-testigo y el autor 91

PAGE 97

92 biogrfico, los relatos de Akabal plantean un juego con el pacto de lectura autobiogrfico, desplegando la heterogeneidad del sujeto indgena a travs de narraciones de ficcin. En ambos casos, y contrastando con el testimonio cannico de Rigoberta, estamos frente a sujetos indgenas que pueden asumir su auto-representacin letrada, en pleno control de los medios lingsticos, narrativos e ideolgico-crticos que les permiten articular tal auto-representacin con su entorno socio-cultural y poltico. (b) Esta evolucin arriba mencionada expresa tambin un agotamiento del inters social en el testimonio de denuncia. En mi opinin, tal agotamiento responde a un conjunto de causas, como el cambio en las coyunturas polticas y la saturacin temtica del pblico. Bastos y Cams observan que los indgenas han depuesto la actitud cuestionadora previa al proceso de paz y que nadie en el movimiento maya duda hoy de la legitimidad del Estado. Sin embargo, el reconocimiento oficial de la diversidad no es lo que se esperaba y hay un cierto rechazo en el pas al tema tnico, como si la sociedad lo considerara zanjado (Bastos 262). Cabe preguntarse de qu sectores de la sociedad provienen tanto ese rechazo como la falta de inters en la denuncia poltica, y hasta qu punto ambos pueden interpretarse como un modo de procesar el trauma social de la guerra. Por otra parte, tal agotamiento puede estar relacionado con una fluctuacin del inters del lector hegemnico extra-guatemalteco. El proceso de paz signific una estabilizacin poltica en el pas, suficiente para permitir su modernizacin y acceso a las coordenadas globalizadoras. Los productores literarios y culturales, ante la necesidad de ampliar su oferta por las nuevas condiciones del mercado, podran estar reaccionando contra una imagen estereotpica de Guatemala que la asocia nicamente con la violacin

PAGE 98

93 de los derechos humanos 1 : como temtica, la denuncia est gastada para el pblico interno y resulta restrictiva en el mercado internacional. (c) En las dos etapas de la produccin testimonial que estamos observando, se verifica la ingerencia del lector hegemnico extra-guatemalteco. Si por la coyuntura poltica de la guerra fue necesario captar la atencin del lector extranjero para ejercer presin interna en Guatemala, el involucramiento de la comunidad internacional a travs del financiamiento de la paz reafirm las lneas de continuidad de tal ingerencia. Por otra parte, la globalizacin, en Guatemala, se vincula con el fenmeno de la emigracin de amplios sectores poblacionales a los Estados Unidos. El peso econmico de estas comunidades binacionales incide tambin en la importancia del lector hegemnico extra-guatemalteco. (d) Con respecto a la ubicacin de Vctor Montejo y Humberto Akabal en el campo literario guatemalteco, queda claro que Montejo ocupa una posicin marginal como escritor, en tanto que Akabal es una figura consagrada. Entre los escritores que conforman el campo literario actual guatemalteco, sobresalen las voces de Rodrigo Rey Rosa y de Eduardo Halfon. Ambos, que provienen de las capas medias y altas, comparten con Akabal una postura de mantenerse al margen de toda intervencin poltica, visualizando su funcin e incidencia en el mbito de lo esttico-literario. Sin embargo, cuando Akabal rechaza el Premio Nacional Miguel Angel Asturias 2003, protagoniza un cuestionamiento del canon que toma como eje central la discriminacin y el racismo hacia los indgenas. La vigencia de tal cuestionamiento es retomada por Rodrigo Rey Rosa, ganador del mismo galardn en el 2004, cuando reinvierte el capital simblico y 1 La contrapartida de ese estereotipo es el de los afiches tursticos, que presentan a Guatemala como el pas de la eterna primavera, paraso maya, etc.

PAGE 99

94 material del Premio a favor de la promocin de las literaturas en lenguas indgenas. Por parte de Akabal hay tambin una crtica implcita de la participacin del intelectual en la esfera poltica, y en las estructuras del Estado. Su rechazo a aceptar cargos pblicos contrasta con la posicin de Montejo, que, coherente con su lnea de activismo poltico, participa en el gobierno actual al frente de la Secretara de la Paz. El dilema que se plantea es el de si la participacin en las estructuras estatales permitir instrumentar cambios desde dentro como lo conciben algunos intelectuales mayaso si el individuo resultar co-optado por el Estado. (e) En su origen, el concepto de testimonio est ligado a la posibilidad de dar voz a subjetividades sociales subalternizadas, es decir silenciadas por las estructuras de poder. Vimos cmo esa aspiracin de estar escuchando plenamente al sujeto subalterno es cuestionable, en el caso del testimonio de Rigoberta Mench, por dos factores fundamentales: primero, por asumir incorrectamente que la figura de Rigoberta tiene una representatividad monoltica, lo que implica homogeneizar las variadas voces y posiciones indgenas; y segundo, por la presencia de mediadores no indgenas en la produccin de su testimonio. Por su parte, Testimonio y Grito en la sombra presentan sujetos indgenas que asumen su auto-representacin, eliminando as el problema de la mediacin. Sin embargo, en tanto productores, Montejo y Akabal pertenecen a las capas medias e intelectuales de los sectores indgenas: si bien esto en s mismo no afecta la representatividad de su produccin testimonial, deja en pie la cuestin de si el testimonio, en cuanto tal, permite acceder a las producciones discursivas subalternas. Este cuestionamiento de la forma testimonial como vehculo de la subalternidad tiene su correlato en la representacin y legitimidad del movimiento maya. Bastos y

PAGE 100

95 Cams apuntan la cuestin problemtica de la hegemona de los kaqchikeles y kiches frente a los dems grupos lingsticos. Por una parte, sealan que al codificarse las caractersticas identitarias y culturales de la mayanidad (traje, lengua, religin), aquellos indgenas que no cumplen con una o varias de ellas, se preguntan somos mayas? (314). Por otra parte, las generaciones ms jvenes perciben la representatividad como una de las reglas del juego poltico occidental; este esquema occidental se contrapondra a otro autctono, definido por el consenso, la buena voluntad, la autoridad como servicio que es un elemento fundamental en la organizacin del pueblo maya (Bastos 315). La analoga que procuro subrayar es la siguiente: ni el movimiento maya alcanza a hablar por todos los indgenas de Guatemala, ni la insistencia en la categora de representatividad, por otro lado, posibilita el surgimiento de frmulas polticas alternativas, provenientes de moldes culturales que se han mantenido subalternizados. Del mismo modo, el cauce de la produccin testimonial no abarca, o no abarca totalmente, las producciones discursivas subalternas; stas quizs deban ser buscadas en otros espacios y circuitos. (f) En un artculo de fines de los aos setenta, Antonio Cornejo Polar reflexionaba sobre la novela indigenista como un gnero contradictorio. En ella se presenta una visin del mundo indgena desde el exterior, tanto por las caractersticas tnicas y socio-culturales de sus productores como por el hecho de que el indigenismo se ve forzado a modificar su referente para incorporarlo a una forma de conciencia que le es ajena (La novela indigenista 65), vale decir, el tiempo histrico de la novela. Simultneamente, sin embargo, las formas narrativas del referente indgena (cuentos, mitos) impregnan el

PAGE 101

96 proceso expresivo, obligndolo a obedecer, en parte al menos, sus exigencias (La novela indigenista 69). Vinculando la reflexin de Cornejo Polar con Testimonio y Grito en la sombra como casos de una nueva narrativa indgena en castellano, creo que es posible invertir los trminos de la contradiccin que l sealaba. Esta textualidad presenta una visin del mundo indgena desde dentro bsicamente porque sus productores son indgenasque encuentra su vehculo expresivo en la apropiacin de formas occidentales: stas incluyen la eleccin idiomtica 2 la presencia de una conciencia histrica del tiempo ( Testimonio es un excelente ejemplo de esto), el recurso a la organizacin novelstica ( Testimonio ), y el predominio del cdigo hermenutico, con lo que parecen privilegiarse las formas del subgnero narrativo policial. Tal predominio, perceptible en el texto de Montejo as como en varios de los relatos de Akabal 3 puede interpretarse como indicativo de la importancia de los procesos cognoscitivos en esta textualidad heterognea. Esta supone el esfuerzo de mostrar un mundo desde los moldes o patrones de otro, operacin anloga a la del detective que interpreta pistas para finalmente dotar de sentido a los fragmentos de una totalidad en principio descalabrada. A modo de conclusin general del captulo, es pertinente retornar al contexto poltico-social de Guatemala en la actualidad. En julio del 2004, un diario capitalino dirigido a los sectores progresistas de clase media y media alta, 4 iniciaba su edicin 2 Pienso que la decisin de escribir en castellano, adems de ser estratgica y una necesidad de mercado, expresa la heterogeneidad constitutiva de estos escritores en tanto sujetos indgenas. Escriben en castellano porque sta es su lengua (y no la lengua del otro), aunque el suyo sea otro uso del idioma, donde se filtran los sustratos de las lenguas indgenas nativas de cada uno de ellos. 3 El Picasso que me espant, La barba. 4 elPeridico.

PAGE 102

97 electrnica con una escalofriante portada, donde se consignaban los datos de la violencia cotidiana. Por ejemplo, ms de doscientos autobuses urbanos son asaltados por da; doscientas noventa y seis mujeres fueron asesinadas desde enero; se registraron 5.934 denuncias de violencia intrafamiliar en el perodo enero-abril; y se habran identificado unas doscientas cincuenta y cuatro clulas de maras o bandas organizadas, lo que equivale a unos 25.000 integrantes. Estos datos dan cuenta del pas actual: una sociedad donde la violencia, que Testimonio denunciaba a fines de los aos ochenta en el marco de la guerra contrainsurgente, se mantiene operativa y en estado de metstasis. La fragilidad del sistema judicial impide que se cancelen los efectos de la guerra civil. La figura del general Efran Ros Montt sigue impune: despus de desempear un papel central en el gobierno de Alfonso Portillo, y pese a que su candidatura presidencial fue declarada inconstitucional en la campaa del 2003, Ros Montt mantiene intacto su poder poltico en el actual gobierno de Oscar Berger. 5 Las esructuras represivas paramilitares han pasado a controlar el crimen organizado, como en otros pases latinoamericanos en su proceso de democratizacin. Una parte de esas estructuras paramilitares, los ex-PAC (Patrullas de Autodefensa Civil) exigen el pago a sus servicios durante la guerra. Se considera que un cuarto de la poblacin es ex-PAC o tiene vnculos con ellas (por lazos de familia, por ejemplo). El debate poltico que este pago genera en el Congreso est sometido a presin por la presencia de los ex-patrulleros en el Parlamento, que amenazan con represalias personales a los congresistas. 5 A mediados de este ao, el presidente Berger se desplaz personalmente a la casa de Ros Montt, donde ste cumpla arresto domiciliario, para discutir los trminos de la gobernabilidad. Sin el apoyo del general y su partido, el Frente Republicano Guatemalteco, se haca imposible conseguir la aprobacin del presupuesto, lo cual dejaba paralizada la gestin de gobierno de Berger. Como era esperable, la visita del mandatario al genocida desat un escndalo poltico, ya que en menos de un semestre, el presidente estaba traicionando las alianzas que lo haban llevado al poder. La ancota es elocuente del significado de la democracia guatemalteca y deja en evidencia quin tiene el poder.

PAGE 103

98 Evidentemente, el empeoramiento de las condiciones econmico-sociales, la inequidad y la exclusin coadyuvan para acrecentar la violencia. Dentro de este marco, los textos de Vctor Montejo y de Humberto Akabal aportan su propia descripcin de la complejidad guatemalteca. Leerlos como testimonio de la realidad de los ltimos quince aos, desde la perspectiva de la violencia del 2004, sugiere lneas de evolucin, involucin y continuidad. Si bien la escalada de violencia acenta una visin pesimista de los hechos, considerar estos textos como una manifestacin orgnica de la subjetividad indgena que se auto-representa constituye una opcin menos amarga. Testimonio y Grito en la sombra dan visibilidad a la realidad multitnica del pas, ejercitan una visin ideolgico-crtica de su entorno, y apuestan a la vitalidad y capacidad de adaptacin de los indgenas, celebrando la heterogeneidad constitutiva de estos actores sociales.

PAGE 104

LIST OF REFERENCES Aceituno, Luis. Arturo Taracena Breaks his Silence. The Rigoberta Mench Controversy. Ed. Arturo Arias. Minneapolis & London: University of Minnesota Press, 2001. 82-94. Akabal, Humberto. Grito en la sombra Guatemala: Libreras Artemis Edinter, S.A., 2001. Arvalo Martnez, Rafael. El hombre que pareca un caballo y otros cuentos. Guatemala: Centro Jos Pineda Ibarra, 1963.. Arias, Arturo, ed. The Rigoberta Mench Controversy Minneapolis & London: University of Minnesota Press, 2001. Asturias, Miguel Angel. Sociologa guatemateca: el problema social del indio. Tempe, Arizona: Arizona State University, 1977. Barthes, Roland. S-Z Paris: Editions du Suil, 1976. Bastos, Santiago y Manuela Cams. Entre el mecapal y el cielo. Desarrollo del movimiento maya en Guatemala. Guatemala: Cholsamaj, 2003. Beverly, John. Prlogo. La articulacin de las diferencias o el sndrome de Maximn. Los discursos literarios y polticos del debate intertnico en Guatemala, de Mario Roberto Morales. Guatemala: FLACSO, 1998. Bizarro Ujpn, Ignacio. Son of Tecn Umn. A Mayan Indian Tells His Life Story James Sexton, ed. Tucson: University of Arizona Press, 1981. Bourdieu, Pierre. The Field of Cultural Production: Essays on Art and Literature Cambridge: Polity Press, 1993. --------------------. The Rules of Art. Genesis and Structure of the Literary Field Stanford, CA: Stanford University Press, 1995. Burgos, Elizabeth. Me llamo Rigoberta Mench y as me naci la conciencia Barcelona: Seix Barral, 2000. Carey-Webb, Allen. Teaching, Testimony and Truth: Rigoberta Menchs Credibility in the North American Classroom. The Rigoberta Mench Controversy Ed. Arturo Arias. Minneapolis & London: University of Minnesota Press, 2001. 309-331. 99

PAGE 105

100 Cornejo Polar, Antonio. Mestizaje e hibridez: Los riesgos de las metforas. Apuntes. Revista Iberoamericana 180 (1997): 341-344. -----------. Una heterogeneidad no dialctica: sujeto y discurso migrantes en el Per moderno. Revista Iberoamericana 176-77 (1996): 837-844. -----------. Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literaturas andinas Lima: Editorial Horizonte, 1994. -----------. La novela indigenista: un gnero contradictorio. Texto crtico 14 (1979). 58-70. Cojt Cuxil, Demetrio. Ri MayaMoloj pa Iximulew. El movimiento maya (en Guatemala) Cholsamaj: Guatemala, 1997. Fischer, Edward. El cambio cultural inducido como una estrategia para el desarrollo socio-econmico: el movimiento maya en Guatemala. Rujotayixik ri Maya Banobal. Activismo cultural maya Eds. Edward Fischer y R.McKenna Brown. Cholsamaj: Guatemala, 1999. 83-110. Garca, Claudia. Entrevistas sobre el campo intelectual y literario guatemalteco. Transcripcin no publicada, 2004. Geertz, Clifford. The Interpretation of Cultures; Selected Essays New York: Basic Books, 1973. Gugelberger, Georg y Kearney, Michael. Voices for the Voiceless: Testimonial Literature in Latin America. Latin American Perspectives 70 (1991): 3-14. Hamilton, Sarah y Edward Fischer. Non-Traditional Agricultural Exports in Highland Guatemala: Understandings of Risk and Perceptions of Change. Latin American Research Review 38: 3 (2003): 82-110. Jonas, Susanne. De centauros y palomas: el proceso de paz guatemalteco Guatemala: FLACSO, 2000. Kalimn, Ricardo. Cultura imaginada y cultura vivida. Indigenismo en los Andes Centromeridionales. Revista de crtica literaria latinoamericana 42 (1995): 87-89. McKenna Brown, R. Una breve resea de la literatura maya guatemalteca post-Mench. Literatura indgena de Amrica. Primer Congreso Guatemala: Asociacin Cultural Beybal, 1999. 238-245. Mignolo, Walter. Globalizacin, procesos civilizatorios y la reubicacin de lenguas y culturas. Pensar (en) los intersticios. Teora y prctica de la crtica poscolonial Ed. Santiago Castro-Gmez et al. Bogot: Centro Editorial Javeriano, 1999. 55-74.

PAGE 106

101 Montejo, Vctor. The Multiplicity of Mayan Voices: Mayan Leadership and the Politics of Self-Representation. Indigenous Movements, Self-Representation and the State in Latin America Kay Warren and Jean Jackson, eds. Austin: University of Texas Press, 2002. 123-148. ------------. Truth, Human Rights, and Representation. The Rigoberta Mench Controversy Ed. Arturo Arias. Minneapolis: University of Minnesota Press, 2001. 372-391. ------------. Qanil: el hombre rayo. Koman Qanil: Yakuh Winaj Fundacin Yax te, 1999 ------------. The Stones Will Speak Again. Dreams of an Ah Tzib (Writer) in the Maya Land. Speaking for the Generations. Native Writers on Writing Ed. Simon J. Ortiz. Tucson: The University of Arizona Press, 1998. 196-216. ------------. Testimonio: muerte de una comunidad indgena en Guatemala Guatemala: Universidad de Guatemala, 1993. Morales, Mario Roberto. La articulacin de las diferencias o el sndrome de Maximn. Los discursos literariois y polticos del debate intertnico en Guatemala. Guatemala: FLACSO, 1998. Pratt, Mary Louise. I, Rigoberta Mench and the Culture Wars. The Rigoberta Mench Controversy Ed. Arturo Arias. Minneapolis & London: University of Minnesota Press, 2001. 29-48. Raxche (Demetrio Rodrguez Guajn). Cultura maya y polticas de desarrollo. Rujotayixik ri Maya Banobal. Activismo cultural maya Eds. Edward Fischer y R. McKenna Brown. Cholsamaj: Guatemala, 1999. 111-131. Restall, Matthew. Imagining the Maya: Sources and Scholarship. Ethnohistory: the Bulletin of the Ohio Valley Historic Indian Conference 42: 1 (1995 Winter): 151-158. Sandoval, Marta. Humberto Akabal rechaza Premio Nacional de Literatura. elPeridico Guatemala. 22 de enero 2004. --------------------. Entrevista con Humberto Akabal. elPeridico Guatemala. 1 de febrero 2004. Saravia E., Albertina. El ladino me jodi. Vida de un indgena Guatemala: Editorial Jos de Pineda Ibarra, 1983. Stewart, Ian. The Rough Guide to Guatemala Rough Guides, 2002.

PAGE 107

102 Warren, Kay B. Pan-Maya Activism in Guatemala. Contemporary Indigenous Movements in Latin America Eds. Erick Langer y Elena Muoz. Wilmington: Scholarly Resources Inc., 2003. 169-184. ---------. Voting Against Indigenous Rights In Guatemala. Indigenous Movements, Self-Representation and the State in Latin America Eds. Kay B. Warren and Jean Jackson. Austin: University of Texas Press, 2002. ---------.Telling Truths: Taking David Stoll and the Rigoberta Mench Expos Seriously. The Rigoberta Mench Controversy Ed. Arturo Arias. Minneapolis & London: University of Minnesota Press, 2001. ---------. Indigenous Movements and Their Critics. Pan-Maya Activism in Guatemala Princeton: Princeton University Press, 1998. Ydice, George. Testimonio and Postmodernism. Latin American Perspectives 70 (1991). 15-31. Zimmerman, Marc. Testimonio in Guatemala: Payeras, Rigoberta and Beyond. Latin American Pespectives 71 (1991). 22-48

PAGE 108

BIOGRAPHICAL SKETCH Claudia Garca was born in Argentina in 1962. She received her BA degree in Literature from the University of Buenos Aires. In 2002, she came to the University of Florida for a graduate program in Spanish, in the Department of Romance Languages and Literatures. At present, she is working on her Ph.D. (literature track) under the direction of Dr. Andrs Avellaneda. 103


Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0009420/00001

Material Information

Title: Literatura testimonial indigena en Guatemala (1987-2001) : Victor Montejo y Humberto Ak'abal
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Spanish
Creator: Garcia, Claudia ( Dissertant )
Avellaneda, Andres ( Thesis advisor )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2005
Copyright Date: 2005

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages and Literatures Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages and Literatures
Spatial Coverage: Guatemala

Notes

Abstract: The main purpose of this thesis is to analyze the production of two indigenous Mayan authors from Guatemala: Víctor Montejo and Humberto Ak’abal. Although they both write in their native Mayan language as well as in Spanish, the two texts examined in this thesis were originally written in Spanish. Those texts are Testimonio: muerte de una comunidad indígena en Guatemala (1987) by Montejo and Grito en la sombra (2001) by Ak’abal. Because both texts can be considered testimonial, this thesis also examines the evolution of testimonial literature in Guatemala in the period 1987-2001. Montejo’s Testimonio basically denounces the genocidal repressive action of the Guatemalan military against an indigenous community, conforming to a certain classic conception of testimony. However, his Testimonio displays the appropriation of Western literary strategies (like the use of suspense) to organize an indigenous testimonial narrative. From a cultural and political perspective, the indigenous Maya movement infuses his text with a broader social meaning. Ak’abal’s Grito en la sombra, on the other hand, is a collection of narratives that, (mainly through a first person narrator) alternate rural, urban, and international settings. The texts display the persistence and survival of the indigenous identity in the global-economy circumstances of the 1950’s. In these narratives, the indigenous subject is constructed as heterogeneous and migrant, both critical and able to adjust to changing market conditions. When we use fiction as a procedure, occasionally identifying the biographical author and discursive narrator, these narratives give a different kind of testimonial account. In short, Testimony and Grito en la sombra evolve from the politically based testimony (1987) to the culturally oriented account (2001). This evolution accompanies the transformations of Guatemala and its insertion in global economy; it also shows the use of Western literary strategies and fiction as valid procedures of a new Mayan literature in Spanish.
Thesis: Thesis (M.A.)--University of Florida, 2005.
Bibliography: Includes bibliographical references.
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains v 103 p.
General Note: Title from title page of document.
Language: Abstract in English; main document in Spanish.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0009420:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0009420/00001

Material Information

Title: Literatura testimonial indigena en Guatemala (1987-2001) : Victor Montejo y Humberto Ak'abal
Physical Description: Mixed Material
Language: English
Spanish
Creator: Garcia, Claudia ( Dissertant )
Avellaneda, Andres ( Thesis advisor )
Publisher: University of Florida
Place of Publication: Gainesville, Fla.
Publication Date: 2005
Copyright Date: 2005

Subjects

Subjects / Keywords: Romance Languages and Literatures Thesis, Ph.D.
Dissertations, Academic -- UF -- Romance Languages and Literatures
Spatial Coverage: Guatemala

Notes

Abstract: The main purpose of this thesis is to analyze the production of two indigenous Mayan authors from Guatemala: Víctor Montejo and Humberto Ak’abal. Although they both write in their native Mayan language as well as in Spanish, the two texts examined in this thesis were originally written in Spanish. Those texts are Testimonio: muerte de una comunidad indígena en Guatemala (1987) by Montejo and Grito en la sombra (2001) by Ak’abal. Because both texts can be considered testimonial, this thesis also examines the evolution of testimonial literature in Guatemala in the period 1987-2001. Montejo’s Testimonio basically denounces the genocidal repressive action of the Guatemalan military against an indigenous community, conforming to a certain classic conception of testimony. However, his Testimonio displays the appropriation of Western literary strategies (like the use of suspense) to organize an indigenous testimonial narrative. From a cultural and political perspective, the indigenous Maya movement infuses his text with a broader social meaning. Ak’abal’s Grito en la sombra, on the other hand, is a collection of narratives that, (mainly through a first person narrator) alternate rural, urban, and international settings. The texts display the persistence and survival of the indigenous identity in the global-economy circumstances of the 1950’s. In these narratives, the indigenous subject is constructed as heterogeneous and migrant, both critical and able to adjust to changing market conditions. When we use fiction as a procedure, occasionally identifying the biographical author and discursive narrator, these narratives give a different kind of testimonial account. In short, Testimony and Grito en la sombra evolve from the politically based testimony (1987) to the culturally oriented account (2001). This evolution accompanies the transformations of Guatemala and its insertion in global economy; it also shows the use of Western literary strategies and fiction as valid procedures of a new Mayan literature in Spanish.
Thesis: Thesis (M.A.)--University of Florida, 2005.
Bibliography: Includes bibliographical references.
General Note: Vita.
General Note: Document formatted into pages; contains v 103 p.
General Note: Title from title page of document.
Language: Abstract in English; main document in Spanish.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0009420:00001


This item has the following downloads:


Full Text












LITERATURE TESTIMONIAL INDIGENA EN GUATEMALA (1987-2001):
VICTOR MONTEJO Y HUMBERTO AK'ABAL
















By

CLAUDIA GARCIA


A THESIS PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
MASTER OF ARTS

UNIVERSITY OF FLORIDA


2005

































Copyright 2005

by

Claudia Garcia
















TABLE OF CONTENTS

page

A B ST R A C T .............................................. iv

CHAPTER

1 IN TR OD U CCION .................. ............................. .. ........... .............. .

D escripci6n .................................................................................................. ..............
A poyos te6ricos ...................................................... 7
Selecci6n de las unidades de an lisis...................................... ........................ 10
Contexto hist6rico-politico (1980-2001) ........ ................ ............... ............... .12

2 LITERATURE TESTIMONIAL DE LA DECADA DEL OCHENTA .................... 19

3 CONTEXT CULTURAL Y POLITICO DE LA PRODUCTION DE AK'ABAL
Y M ON TEJO ........... .. ....... ........................................................ ...... 33

Movimiento maya, representatividad e identidad indigena: la producci6n de Victor
M ontejo en su context cultural y politico ......... ........................... ....... ......33
Campo literario en Guatemala durante la decada del noventa: surgimiento y
repercusi6n de la producci6n de Humberto Ak'abal. .........................................54

4 TESTIM ONIO DE VICTOR M ONTEJO ...................................... ......................61

5 GRITO EN LA SOMBRA, DE HUMBERTO AK'ABAL ........................................75

6 CONCLUSIONES ................ ................................. ................. 91

LIST OF REFEREN CES ..................................................................... ............... 99

BIOGRAPHICAL SKETCH .............. ............ ............. 103















Abstract of Thesis Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the
Requirements for the Degree of Master of Arts

LITERATURE TESTIMONIAL INDIGENA EN GUATEMALA (1987-2001):
VICTOR MONTEJO Y HUMBERTO AK'ABAL

By

Claudia Garcia

May 2005

Chair: Andres Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures

The main purpose of this thesis is to analyze the production of two indigenous

Mayan authors from Guatemala: Victor Montejo and Humberto Ak'abal. Although they

both write in their native Mayan language as well as in Spanish, the two texts examined

in this thesis were originally written in Spanish. Those texts are Testimonio: muerte de

una comunidad indigena en Guatemala (1987) by Montejo and Grito en la sombra (2001)

by Ak'abal. Because both texts can be considered testimonial, this thesis also examines

the evolution of testimonial literature in Guatemala in the period 1987-2001.

Montejo's Testimonio basically denounces the genocidal repressive action of the

Guatemalan military against an indigenous community, conforming to a certain classic

conception of testimony. However, his Testimonio displays the appropriation of Western

literary strategies (like the use of suspense) to organize an indigenous testimonial

narrative. From a cultural and political perspective, the indigenous Maya movement

infuses his text with a broader social meaning.









Ak'abal's Grito en la sombra, on the other hand, is a collection of narratives that,

(mainly through a first person narrator) alternate rural, urban, and international settings.

The texts display the persistence and survival of the indigenous identity in the global-

economy circumstances of the 1950's. In these narratives, the indigenous subject is

constructed as heterogeneous and migrant, both critical and able to adjust to changing

market conditions. When we use fiction as a procedure, occasionally identifying the

biographical author and discursive narrator, these narratives give a different kind of

testimonial account.

In short, Testimony and Grito en la sombra evolve from the politically based

testimony (1987) to the culturally oriented account (2001). This evolution accompanies

the transformations of Guatemala and its insertion in global economy; it also shows the

use of Western literary strategies and fiction as valid procedures of a new Mayan

literature in Spanish.














CHAPTER 1
INTRODUCTION

Descripci6n

Esta tesis analiza la producci6n de dos autores indigenas guatemaltecos, Victor

Montejo (1951) y Humberto Ak'abal (1952). Ambos autores, siendo mayas, pertenecen,

sin embargo, a diferentes etnias (Ak'abal es quiche y Montejo, jakalteco); ambos escriben

en lengua indigena y en espahol, y, proveniendo de origenes humildes, en la actualidad

son figures reconocidas en el campo cultural guatemalteco y extra-guatemalteco.

Ak'abal, poeta autodidacta, premiado en Guatemala y en el exterior (Europa y Jap6n), ha

sido traducido a various idiomas, y es considerado una de las voces emergentes de la

nueva poesia indigena de expresi6n en castellano. Victor Montejo, que antes de exiliarse

a fines de los afios 80 trabajaba como maestro rural, obtuvo un doctorado en antropologia

en los Estados Unidos, por lo que se encuentra en la privilegiada situaci6n del "teorizador

de frontera" (indigena y antrop6logo), con una double inserci6n en la academia

norteamericana y en el movimiento culturalista maya de Guatemala.

De la producci6n total de Montejo y de Ak'abal, en este trabajo tratare s61o dos

textos. Ambos pertenecen a la forma discursiva narrative, y en ambos tiene primacia la

funci6n referencial del lenguaje. Del primero, examinar6 Testimonio: muerte de una

comunidad indigena en Guatemala (1987, en ingles; 1993, espafiol); y del segundo, una

colecci6n de relates, Grito en la sombra (2001, espafiol). Considerando la totalidad de la

producci6n de Montejo y de Ak'abal, vemos que la obra de ambos autores manifiesta una

voluntad testimonial. Empleo aqui una acepci6n del termino testimonio no s6lo en el









sentido de denuncia formulada en circunstancias de urgencia political (como es el caso del

Testimonio de Montejo) sino tambien en otros sentidos concomitantes: testimonios de

una vivencia cultural; de la preservaci6n de la memorial hist6rica de un pueblo; y del

process de heterogeneidad y supervivencia de la identidad indigena en la Guatemala de

los afios 90. Anima a estos textos su voluntad de darle visibilidad a lo indigena: esa

intenci6n pragmatica se sobrepone o se entreteje con la estetica, determinando estrategias

textuales que tienen como punto de partida la pluralidad linguistica de los destinatarios

ideales de los textos. En ocasiones, como en las ediciones bilingues de la poesia de

Ak'abal, o en Q'anil: el hombre rayo, de Montejo, estos van dirigidos a los indigenas

para que escuchen los no-indigenas (similar a la tecnica del aparte en el teatro); o, dicho

de otro modo, hablan a los no-indigenas para hacer oir la voz de los indigenas. En otros

casos, como la primera edici6n de Testimonio, en ingles, predomina la urgencia de la

denuncia, de modo que el lector de habla inglesa, por su importancia coyuntural y

political, se constitute en el primer receptor del texto.

Catorce afios separan la publicaci6n de Testimonio de la de Grito en la sombra.

Dado que es possible visualizar estos textos como testimonios en el sentido mas abarcador

del termino, mi analisis se propone examiner la evoluci6n de la producci6n testimonial en

ese lapso. Entre fines de la decada del ochenta y los comienzos del nuevo milenio, la

sociedad guatemalteca ha sufrido un cumulo de transformaciones political, sociales y

econ6micas. Fundamentalmente, el fin official de treinta y seis afios de guerra civil dio

paso a una relative estabilizaci6n democratic, mas propicia para el florecimiento de

tendencies neoliberales. Por otra parte, la coyuntura hist6rica de 1992, con la









conmemoraci6n del quinto centenario de la llegada espafiola a America, favoreci6 el

impulso y fortalecimiento del movimiento indigena.

El primer capitulo de esta tesis se retrotrae a los testimonies producidos en

Guatemala a principios de los afios ochenta. Despues de explicitar las caracteristicas del

concept "testimonio" (autenticidad, narraci6n de un testigo, urgencia political, discurso

popular) y las ambiguedades que este conlleva (escritura/oralidad, intenci6n

pragmatica/estetica, cuestionamiento del canon), examine el can6nico texto de Menchu-

Burgos Me llamo Rigoberta Menchu y asi me naci6 la conciencia (1983) a la luz de esas

caracteristicas y ambiguedades. Con respect a la trascendencia del texto, mi

argumentaci6n explica su eficacia como debida parcialmente a la adecuaci6n del

testimonio de Menchu a models y definiciones previas. Asi se comprueba el papel

crucial del receptor extra-guatemalteco en la producci6n testimonial -- ingerencia que

sera tambien decisive en la producci6n de Ak'abal y Montejo durante la decada de 1990--

, y se hace possible definir al lector hegem6nico de los textos testimonials como lector

extra-guatemalteco, especialmente norteamericano y europeo, hablante de castellano pero

no de una lengua maya.1 Si el lector hegem6nico extranjero tiene un peso determinant

en la producci6n testimonial guatemalteca, indirectamente colabora para volver





1 Es pertinente vincular este fen6meno del lector extra-guatemalteco a quien se dirige la producci6n
testimonial con el que Sarah Hamilton y Edward Fischer observan al analizar los cultivos del altiplano
aproximadamente en el mismo period (1987-2001). En su studio, sefialan la introducci6n de cultivos no
tradicionales, lo que les permit rastrear la intersecci6n de agriculture, etnicidad y condiciones de
movilidad social. El pequefio campesino indigena que produce br6coli y arvejas para la exportaci6n,
adecuando su product a las especificaciones de calidad del consumidor extranjero, es una figure paralela
al testimoniante que adecua su testimonio a las expectativas del lector extranjero, para que su denuncia sea
eficaz. Ver Hamilton, Sarah y Fischer, Edward. "Non-Traditional Agricultural Exports in Highland
Guatemala: Understandings of Risk and Perceptions of Change". Latin American Research Review 38:3
(2003): 82-110.









representative en el piano politico a un sujeto indigena (como Rigoberta Menchu, en este

caso).2

El segundo capitulo desarrolla la representatividad de Montejo y Ak'abal como

productores de textos testimonials, explicitando los contextos en que la practice

escrituraria de cada uno de ellos se desarrolla y adquiere significaci6n political. Asi, en

una primera secci6n, el capitulo se centra en el movimiento maya, el cual sirve de

trasfondo a la critical que Montejo hace sobre la representatividad monolitica del

testimonio de Menchu. Para dar cuenta del movimiento maya, se traza sinteticamente su

historic, sus vinculaciones con el movimiento revolucionario en Guatemala, y el process

que, culminando con los Acuerdos de Paz, explica la nueva participaci6n de los

intelectuales mayas en las estructuras del Estado. Tal intervenci6n es fruto de

transformaciones sociales y political, en las que la influencia del financiamiento

international del process de paz cumple un papel significativo. La figure de Montejo

cobra relevancia como intellectual y activist politico -en este moment, funcionario del

actual gobierno-y no puede deslindarse de su inserci6n en la academia norteamericana;

en tanto escritor, por el contrario, ocupa un espacio marginal en el campo literario

guatemalteco.3 Contrastando con este fen6meno, la figure literaria de Ak'abal surge en el

interior de Guatemala a comienzos de los afios noventa y con el correr de la decada

adquiere progresiva repercusi6n national e international. En la segunda secci6n de este


2 La noci6n de lector hegem6nico se define mis adelante (ver pigina 8).

3 Tomo esta noci6n de Pierre Bourdieu. Bourdieu define el campo literario como "a force-field acting on
those who enter it, and acting in a differential manner according to the position they occupy there... [I]t is a
field of competitive struggles which tend to conserve or transform this force-field. And the positon-takings
(works, political manifestos or demonstrations, and so on)...are...the product and the stake of a permanent
conflict. In other words, the generative and unifying principle of this 'system' is the struggle itself' (The
Rules 232).









capitulo, se da un panorama descriptive e hist6rico del campo literario guatemalteco, que

permit ubicar a Ak'abal en una posici6n central desde la que ha cuestionado el canon,

pero manteniendose al margen de toda intervenci6n political direct. Su voluntad de

deslindar practice escrituraria de una possible participaci6n en la esfera political es similar

a la de otras dos figures relevantes en el panorama literario actual de Guatemala: la ya

consagrada de Rodrigo Rey Rosa (1958), y la emergente de Eduardo Halfon (1971).

El tercer capitulo plantea un andlisis de Testimonio, de Montejo, en tanto

testimonio de denuncia political. Mi argumentaci6n demuestra que en el texto se cuestiona

la representatividad absolute otorgada al testimonio de Rigoberta por medio de la

elecci6n de estrategias narrativas que alejan el Testimonio del modelo testimonial

hegem6nico. La figure de Victor Montejo, como testimoniante, es la de un sujeto

indigena que puede asumir su auto-representaci6n letrada, puesto que esta en control

tanto de los instruments lingiisticos y narratives como de los medios de interpretaci6n

ideol6gica de sus circunstancias. Ademas, su lugar de enunciaci6n fronterizo (maestro,

hablante de espahol y de una lengua maya) legitima su posibilidad de representar a otros

sujetos indigenas que no hablan castellano. En el cuarto capitulo se realize un andlisis de

Grito en la sombra, de Ak'abal, en el cual interpreto la colecci6n de relates como

testimonio de la heterogeneidad del sujeto indigena, en su process de adecuaci6n a las

circunstancias political, sociales y econ6micas de la decada del noventa. Los textos, que

plantean unjuego con el pacto de lectura autobiografico, se inscriben en los limits que

separan el testimonio como narraci6n de acontecimientos verdaderos de la ficci6n

realista. Los relates escenifican, ademas, el character migrant del sujeto, que enuncia









tanto desde los lugares tradicionales de la cultural indigena como desde los relacionados

con la modernidad globalizada.

En el ultimo capitulo, se muestra c6mo la evoluci6n de la producci6n testimonial

va de la esfera estrictamente political a otra mas ampliamente socio-cultural. Si en un

texto de fines de la decada del ochenta como Testimonio, los elements determinantes

que le confieren valor testimonial son la denuncia de la violaci6n de los derechos

humans, de la identidad del testigo y de la veracidad de los hechos, a comienzos del

nuevo milenio, Grito en la sombra recurre al discurso de la ficci6n para dar cuenta de los

process de modernizaci6n, cambio y pervivencia de la identidad indigena. Ademas, esta

transici6n hacia el testimonio cultural expresa una falta de interest en lo testimonial-

politico, agotamiento que responded a un conjunto de causes: cambio en las coyunturas

political, saturaci6n de la tematica, procesamiento social del trauma de la guerra. Cabe

preguntarse d6nde se original ese agotamiento, si proviene del campo guatemalteco --

como reacci6n frente al estereotipo de una Guatemala vinculada unicamente a la

violaci6n de los derechos humanos--; o si el agotamiento es tambien resultado de una

fluctuaci6n del interest del public international. Se observa en los textos de Ak'abal el

predominio de una intenci6n estetica por encima de otras intenciones de indole

pragmatica, que subordinan el efecto literario a la eficacia de lo que se denuncia, como en

el Testimonio de Montejo.

Las intencionalidades divergentes que sefialo para los textos de ambos autores son

analogas a los modos en que cada uno de ellos concibe su participaci6n en la esfera

public. Montejo, partiendo de la denuncia de los afios ochenta, opta en la actualidad por

participar politicamente, interviniendo en la maquinaria estatal para instrumentar los









cambios desde dentro. Ak'abal, por el contrario, se mantiene al margen de toda actuaci6n

political, implicitamente cuestionando la posibilidad de intervenir sin ser co-optado, o,

incluso, cual debe ser la intervenci6n del intellectual en la esfera public. En esta posici6n

de atrincheramiento en su labor literaria encuentra eco por parte de Rey Rosa y Halfon,

las otras dos figures significativas de la narrative actual guatemalteca.

Apoyos te6ricos

Con respect al conjunto de herramientas conceptuales utilizadas en este trabajo, he

preferido explicitar su definici6n o el sentido en que las empleo a media que tal menci6n

se hace pertinente. Este conjunto abarca, en primer lugar, las nociones de campo

intellectual y campo cultural de Pierre Bourdieu, que permiten pensar estructuralmente, a

prop6sito de Guatemala, el entorno en que se desarrolla la practice escrituraria de

Montejo y de Ak'abal como "the space of positions and the space of position-takings"

(The Field 30). Asi, es possible organizer las multiples informaciones ligadas a la

actividad literaria de un medio social en terminos de su relaci6n con el poder politico. Sin

embargo, las formulaciones de Bourdieu son el resultado de observaciones referidas al

context frances en donde, por cuestiones hist6rico-econ6micas, el campo cultural es

particularmente aut6nomo. Por lo tanto, no es possible aplicar estos concepts

mecanicamente a los fen6menos literarios y culturales de Guatemala, sino teniendo en

cuenta las caracteristicas estructurales de dependencia que este context plantea. Por otro

lado, mis herramientas conceptuales incluyen las categories de heterogeneidad y sujeto

migrant de Antonio Corejo Polar, que ayudan a reflexionar sobre una literature que

"funciona en los bordes de sistemas culturales disonantes, a veces incompatible entire si"

(Escribir 17), y, especialmente, sobre el sujeto latinoamericano que las produce.

Reflexionando sobre la dificultad de asumir la heterogeneidad de ese sujeto, Cornejo









Polar concluye que esta se debe a que "introyectamos como unica legitimidad la imagen

monolitica, fuerte e inmodificable del sujeto modern" (Escribir 21). En su

reivindicaci6n de la heterogeneidad, se manifiesta la intenci6n de Cornejo Polar de

"desmitificar al sujeto monolitico, unidimensional y siempre orgulloso de su coherencia

consigo mismo, al discurso armonioso de una voz unica a la que s6lo responded sus ecos

y a las representaciones del mundo que lo fuerzan a girar constantemente sobre un mismo

eje" (Escribir 23). Tal desmitificaci6n, asi como la reivindicaci6n de lo heterogeneo, es

pertinente al encarar el studio de la producci6n de Montejo y Ak'abal. Tambien sera

empleada la noci6n de teorizar de fronteras o desde los intersticios, de Walter Mignolo,

una categoria que es util para describir el lugar de enunciaci6n de Victor Montejo y la

complejidad y contradicciones que este conlleva.

Otras nociones que seran utilizadas en esta tesis provienen del campo de la

antropologia, como la de "thick description" de Clifford Geertz, y la de construcci6n de

identidades. Con relaci6n a la "descripci6n densa", empleo el concept para describir el

espesor ideol6gico de la mirada de Montejo en su testimonio. Tambien es fecunda la

intuici6n de Geertz acerca del analisis cultural como intrinsecamente incomplete: "worse

than that, the more deeply it [cultural analysis] goes the less complete it is. It is a strange

science...in which to get somewhere with the matter at hand is to intensify the

suspicion...that you are not quite getting it right" (29).

Con respect a la concepci6n de la identidad como una construcci6n, esta se hace

pertinente al describir los modos en que la identidad indigena se inserta en el fluir de la

modernidad. El segundo capitulo incluye una breve discusi6n sobre el contrast entire esta

noci6n de la identidad y la de "esencialismo estrategico" que manejan los intelectuales









mayas como parte de su proyecto cultural. La noci6n constructivista de la identidad esta

en sintonia con la categoria de heterogeneidad; ambas proven puertas de entrada para

reflexionar sobre la dinamica de un mismo tipo de fen6menos, desde el campo de la

cultural y desde el de la critical literaria. Sera tambien utilizada la terminologia de los

c6digos hermeneutico, proairetico, semico, cultural y simb6lico, que Roland Barthes

desarrolla en S/Z. Empleo estos terminos en los capitulos tercero y cuarto, que tratan

especificamente del analisis de textos; tienen la ventaja de proponer una herramienta

estructuralista y flexible a la vez para describir las caracteristicas de la narraci6n.

Las nociones de cultural vivida y cultural imaginada desarrolladas por Ricardo

Kaliman para referirse a fen6menos discursivos y literarios, seran empleadas con tal

sentido en el capitulo cuarto. Sin embargo, encuentro esta distinci6n fecunda para pensar

los modos en que se produce la asimilaci6n de lo foraneo; esta otra acepci6n, mas general

y menos tecnica, es tambien utilizada en este trabajo.

Por ultimo, las categories de lector hegem6nico y lector implicito son necesarias

por las caracteristicas del corpus textual seleccionado, que obligan a discriminar entire el

lector implicito --aquel a quien van dirigidos los textos, que compare una vivencia

cultural y lingiistica (hablante de espahol e incluso de una lengua indigena)--, y el lector

hegem6nico, es decir, el receptor privilegiado cuya atenci6n puede satisfacer las

intencionalidades pragmaticas del texto (como la denuncia de violaciones de los derechos

humanss. El lector hegem6nico se diferencia del implicito por su incidencia en la esfera

del poder. Como ya explicit anteriormente, en el caso concrete de la producci6n

testimonial guatemalteca, el lector hegem6nico es el receptor extra-guatemalteco,

hablante o no del espahol, y mayoritariamente europeo o norteamericano. Captar la









atenci6n de este lector fue parte de una estrategia para dar visibilidad international a los

genocidios del ejercito guatemalteco, y asi fomentar una presi6n indirecta sobre el

gobierno

Selecci6n de las unidades de anAlisis

Dada la importancia del lector extra-guatemalteco en la producci6n testimonial,

quiero abrir un espacio de autorreflexi6n sobre mi trabajo que de cuenta de la selecci6n

de las unidades de analisis. La decision de examiner Testimonio, de Montejo y Grito en

la sombra, de Ak'abal puede verse, en terminos personales, como la intersecci6n de mi

trayectoria con mi lugar de enunciaci6n en la Universidad de Florida, escribiendo una

tesis de maestria. Es decir, la elecci6n del primer texto hubiera sido improbable desde

Guatemala por la escasa visibilidad que Montejo tiene como escritor en ese espacio; y la

del texto de Ak'abal hubiera sido quizas menos evidence de no haber yo vivido

previamente en el interior de Guatemala.

Dicho en terminos menos personales, es possible entender la elecci6n de estas

unidades de analisis como la intersecci6n de dos visions que se proyectan sobre el

campo literario guatemalteco: los fen6menos que se perciben desde la academia

norteamericana no son los mismos que los que se perciben desde Guatemala. Estas lines

de vision intersectan en uno o mas puntos, pero en su trayectoria privilegian fen6menos

no coincidentes. Con esto intent expresar que la selecci6n de mis unidades de analisis es

el fruto de una negociaci6n entire esas dos lines entrecruzadas. Mi studio adolecera,

necesariamente, de las limitaciones de esta vision bifocal: por un lado, nada puede

sustituir la inmersi6n prolongada y cotidiana en un entorno social especifico para captar

su espesor; por otro, siendo una tesis de maestria, este studio esta sujeto a

condicionamientos academicos. Con estas reflexiones no pretend des-legitimar mi









propio trabajo sino ejercitar una mirada consciente y responsible critical) integrada a

una etica de investigaci6n. A un nivel y una escala muy humildes, este analisis forma

parte de la ingerencia del lector hegem6nico extra-guatemalteco.

La cuesti6n que se me plantea al efectuar este studio es c6mo determinar la

validez, la necesidad o la importancia de la selecci6n de las unidades de analisis de modo

que sean representatives de una sociedad determinada, expresivas de las tensions

sociales aut6ctonas, y no un reflejo de construcciones (destilaciones) academicas. Esta

cuesti6n intersecta, ademas, con otras, de indole socio-politica: al hecho de que buena

parte de la literature guatemalteca (como la de otros paises latinoamericanos) se haya

escrito en el exilio, se suman las circunstancias de la emigraci6n y la globalizaci6n como

fen6menos concretos de diseminaci6n poblacional. Algunos de los interrogantes que se

disparan a partir de esta situaci6n incluyen la reflexi6n sobre el recorte de literaturea

guatemalteca" (,c6mo tratar la categoria de literature national en el context de la

globalizaci6n?); que voces son representatives dentro de esa literature (,el espacio

geografico de producci6n literaria debe ser torado en cuenta como determinante o no?

,de que modo escribir en un espacio u otro permea el lugar de enunciaci6n? ique es mis

determinante, la tension hacia lo que se consider lector hegem6nico o la intenci6n de dar

cuenta de una cierta realidad social? ibasta haber nacido en Guatemala para producer

literature guatemalteca?); y, dentro de las voces representatives, c6mo evaluar el impact

del juicio estetico del critic, la calidad texto y su intencionalidad para hacerlo visible (o

no).4



4 Todas estas cuestiones podrian discutirse a prop6sito de una resefia de literature maya guatemalteca
presentada por R. Mckenna Brown, en el Primer Congreso de Literatura Indigena de Am6rica, donde -
implicitamente-- se consider que forma parte de la literature maya todo texto escrito por un escritor maya,
sin discriminar la intencionalidad del texto. Asi, consigna tanto una novela (La otra cara, de Gaspar Pedro









Contexto hist6rico-politico (1980-2001)

En esta secci6n sintetizare los acontecimientos politicos relevantes de la historic

reciente de Guatemala, con el prop6sito de ubicar en una perspective hist6rica tanto los

textos de Montejo y de Ak'abal como los analisis que en esta tesis se desarrollan. En el

period que nos ocupa pueden distinguirse tres etapas: (a) 1980-1986, el moment de

mayor represi6n y violencia de la guerra; (b) 1986-1996, afos de la transici6n y del

process de paz y (c) 1997-2001, epoca posterior a la firma de los Acuerdos de Paz.

A principios de la decada del ochenta, la movilizaci6n popular llega a su punto

culminante, que coincide con el optimism generado por el triunfo sandinista en

Nicaragua y la fuerza del FMLN en El Salvador. Paralelamente, se desata una feroz

represi6n de estado. En el altiplano, la violencia del ejercito deja de ser personalizada y

selective para dirigirse a comunidades enteras de forma indiscriminada, y, bajo el

gobierno del general Efrain Rios Montt (marzo de 1982 agosto de 1985), se hace

sistematica. Los datos estadisticos indican que, entire mediados de 1981 y 1983,

cuatrocientas cuarenta aldeas fueron borradas del mapa; cerca de ciento cincuenta mil

civiles fueron asesinados o desaparecidos, y hubo mas de un mill6n de desplazados. Los

documents de la Comisi6n de Esclarecimiento Hist6rico calculan que el saldo total de

muertos y desaparecidos durante el conflict super las doscientas mil personas. Las

political genocidas buscaban no s6lo eliminar la base de apoyo a la guerrilla sino destruir

la cultural, la identidad y las estructuras comunales de la poblaci6n indigena. Como parte


Gonzalez) como textos sociol6gico-politicos (por ejemplo, Discriminaci6n del pueblo maya en el
ordenamiento juridico de Guatemala, de Miguel Curruchiche G6mez). Otros elements que, siendo
pertinentes en el recorte literaturea maya", son mencionados sin sugerir la necesidad de un desarrollo
critic, son el apoyo extranjero a ciertas publicaciones y la importancia de las diversas editoriales. Un
asunto fundamental pero ausente en la resefia es el alto grado de analfabetismo de la poblaci6n indigena
como variable a considerar en el desarrollo de la literature maya.









de las instituciones paramilitares y obligatorias, se instrumentaron las "patrullas de

autodefensa civil" o PAC, y los "polos de desarrollo". En las PAC participaron hasta un

mill6n de campesinos (un cuarto de la poblaci6n adulta) con la misi6n de vigilar sus

propias comunidades, y detectar elements contrainsurgentes. Los "polos de desarrollo"

fueron campos de reasentamiento rural forzados, en los que el ejercito ejercia un control

director sobre la poblaci6n (Bastos 55-56; Jonas 62-65).

En esos ahos, tanto los lideres indigenas como diversos sectors del movimiento

guerrillero, se dan a una intense actividad de denuncia y de creaci6n de redes de

solidaridad en foros internacionales. Hay contacts con organizaciones norteamericanas,

giras europeas e incluso redacci6n de documents destinados a la solidaridad

international (Bastos 73).

Cuando los objetivos represivos del ejercito fueron alcanzados (a fines del gobiemo

de Rios Montt), el gobiemo inicia un process de retorno a una fachada democratic. En

1985 se redacta una nueva Constituci6n que contempla las garantias basicas de los

derechos ciudadanos, pero legaliza las PAC y los "polos de desarrollo"; a finales de ese

afio se llama a elecciones, y por primera vez en quince afios se admiten candidates

civiles, excluida la izquierda. El gobierno del democristiano Vinicio Cerezo se convirti6

en "la version civil del Estado contrainsurgente" (Jonas 66), con militares en areas

estrategicas del gobiemo y la continuaci6n esporadica de los combates (Bastos 84). Sin

embargo, en 1987 los presidents centroamericanos firman un acuerdo que los

compromete a abrir espacios hacia la soluci6n de las guerras civiles en sus respectivos

paises. En Guatemala, la Iglesia Cat6lica se hace responsible de convocar a un dialogo

national.









Para Susanne Jonas, la "principal caracteristica social de Guatemala en los afios

ochenta (y los noventa) sigui6 siendo el aumento de concentraci6n de riqueza en medio

de una pobreza generalizada" (67): al final de la decada de los ochenta, casi tres cuartas

parties de la poblaci6n vivia en extrema pobreza, es decir, sin recursos para acceder a una

dieta basica minima (Jonas 68). La agudizaci6n de la crisis econ6mica y social impulse el

resurgimiento de movimientos populares, entire los que se incluian grupos de derechos

humans (como la organizaci6n de esposas y madres de los desaparecidos, y la de viudas

mayoritariamente indigenas). Es tambien important mencionar las Comunidades de

Poblaci6n en Resistencia (CPR), es decir, comunidades creadas por mayas que se

resistieron a los planes de reubicaci6n y control del ejercito y huyeron a las montafias. A

fines de 1990, las CPR hacen public su presencia y ganan reconocimiento international,

evidenciando "la persistencia solapada de la guerra" (Bastos 91). Paralelamente, tambien

aparecen publicamente organizaciones e intelectuales indigenas provenientes de nucleos

academicos, que conforman lo que se conocera luego como movimiento maya. Este va

ganando legitimidad en el entorno politico, como la legalizaci6n de la Academia de

Lenguas Mayas (Bastos 84-85), que tiene una importancia estrategica en las

reivindicaciones etnico-culturales del movimiento.

A partir de fines de 1990, comienzan las conversaciones series para terminar la

guerra, pese a que, segun Jonas, los gobiernos de Guatemala y de Estados Unidos

procuraban sobre todo presionar politicamente a la guerrilla para que depusiera las armas

en vez de enfocar las causes profundas del conflict (75). A comienzos de 1994, en

medio de una prolongada crisis institutional, surgeon instancias civiles relativamente

unificadas, y las organizaciones mayas se integran a ellas, siendo reconocidas como









actors politicos. En ese mismo afio, la ONU asume el papel de mediadora en el process

de paz, y se reconoce la capacidad de los sectors civiles de presentar propuestas: el

Acuerdo de Identidad de los Pueblos Indigenas, firmado en 1995, forma parte de ellas. El

Acuerdo es relevant porque consider el caracter multietnico, pluricultural y multilinguie

de la naci6n guatemalteca, se reconocen y respetan los derechos de los pueblos indigenas

y se admite la discriminaci6n a la que estos estan sometidos (Bastos 136). Para Manuela

Camus y Santiago Bastos, el Acuerdo representa el triunfo de la terminologia del

multiculturalism, su entrada en el discurso official manejado por el Estado" (139),

ademas de plantear la necesidad de reformar la Constituci6n; segun Jonas, el Acuerdo,

aunque no "satisfacia todas las demands de los movimientos indigenas [,] ... sent las

bases para futures logros" (99).

Un hecho decisive en el process de paz fue el mensaje emitido por el Grupo

Consultivo de Paises Donantes (Estados Unidos, Europa e insituciones financieras

internacionales) anunciando que se retendrian los principles financiamientos para

Guatemala hasta que se firmara el acuerdo definitive de paz y una reform tributaria

asegurara su financiaci6n intema. (Jonas 100). Con esto, los sectors empresarios

modernizadores se implicaron mas en el process ya que los tema socio-econ6micos

estaban en la mesa de negociaciones. Simultaneamente, el afio 1995 es el de la campafia

electoral, donde se oponen el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), de corte

populista y anti-empresarial y que impulsaba la inscripci6n del general Rios Montt como

presidenciable, y el Partido de Avanzada Nacional (PAN), "como promoter del cambio

econ6mico y del neoliberalismo civilizador" (Bastos 142).5 Por primera vez desde 1952


5 Ambos partidos siguen siendo cruciales en el panorama politico de Guatemala.









hay una opci6n de partidos de izquierda en las elecciones, que finalmente gana el PAN.

Durante su primer afio de gesti6n, el gobierno de Alvaro Arzu da prioridad a la firma de

la paz, que se concrete en diciembre de 1996. Se crea la Secretaria de la Paz, cuyas

funciones incluyen asesorar, cooperar y asegurar el cumplimiento de los Acuerdos, pero

que nunca tuvo peso politico ni fuerza presupuestaria (Bastos 169-170).6 La

implementaci6n de los Acuerdos fue problematica y el financiamiento de la cooperaci6n

externa constituy6 un punto central y conflictivo. En opinion de Bastos y Camus, que lo

califican de "descontrolado", este financiamiento apuntaba "hacia la extrema

dependencia de[l] process de paz...insostenible si no se produce una presi6n y

financiamiento externo" (Bastos 190).

Finalmente, la implementaci6n de los acuerdos fracasa. En abril de 1998, fue

asesinado el obispo Juan Gerardi, tres dias despues que el Arzobispado presentara

publicamente el informed Recuperaci6n de la Memoria Hist6rica; en mayo de 1999, se

realize una consult popular que rechaza las reforms constitucionales previstas en el

Acuerdo de Identidad de los Pueblos Indigenas.7 A partir de la consult, el gobierno y los

partidos politicos se sienten liberados del process de paz y se abocan a la campafia

electoral (Bastos 205). Con el triunfo del FRG, el gobierno de Alfonso Portillo asume la

responsabilidad del Estado con los Acuerdos y se traza un nuevo calendario para su

implementaci6n, pero en la practice mantuvo siempre una actitud ambigua (Bastos 223).

Una innovaci6n del gobierno de Portillo fue incorporar al Estado a funcionarios mayas,



6 Victor Montejo se desempefia actualmente al frente de la Secretaria.

7 S61o un 12% de la poblaci6n empadronada participa en la votaci6n, y de este porcentaje, un 55% vota en
contra de las reforms. Para un andlisis del resultado de la consult, ver Bastos (206-211) y Warren, Kay.
"Voting Against Indigenous Rights In Guatemala: Lessons from the 1999 Referendum".









en general intelectuales asociados al movimiento maya. (Bastos 224), con lo que se va

creando "un pequefio bloque de institucionalidad especifica maya dentro del Estado"

(Bastos 265). Estas instancias plantean una series de cuestionamientos, porque si bien es

evidence que los mayas son aprovechados como simbolos etnicos por el gobiemo, por

otra parte la participaci6n indigena en las estructuras de gobierno supone una oportunidad

para introducir cambios.

Jonas afirma que, en terminos generals, los Acuerdos de Paz sentaron las bases

para el proyecto transnacional neoliberal en Guatemala, pero las elites guatemaltecas no

funcionan de modo unificado y homogeneo, y los sectors mas intolerantes presentaron

resistencia para aceptar ese proyecto. Ademas, segun Jonas, hay una incompatibilidad de

fondo entire los Acuerdos y el neoliberalismo, de modo que la implementaci6n plena de

algunos de ellos (como el socio-econ6mico, por ejemplo) entraria en conflict con las

political neoliberales (Jonas 418).

Los ultimos afios de la decada del noventa se caracterizan por una marcada crisis

econ6mica, relacionada con el derrumbe de los precious del cafe, y el resurgimiento de

conflicts heredados de la guerra, como el levantamiento de las ex-PAC, por ejemplo.

Estas circunstancias estimularon la emigraci6n hacia Estados Unidos de miles de

guatemaltecos, cuyas remesas llegaron a ser la segunda fuente mas important de divisas

despues de las exportaciones de cafe (Jonas 421).8

En sintesis, esta introducci6n al analisis de Testimonio de Montejo y Grito en la

sombra, de Ak'abal, ha trazado (a) un panorama sintetico del contenido de los pr6ximos

cuatro capitulos. En ellos se examinara la producci6n testimonial de Guatemala durante

8 Recientemente (I '), las remesas se convirtieron en la primera fuente de divisas, generando un
desequilibrio financiero.









la decada del ochenta; el context hist6rico, politico y cultural en que se inscribe la

producci6n de Montejo y de Ak'abal, asi como una somera descripci6n del campo

literario guatemalteco; el analisis especifico de Testimonio; y finalmente, un studio

sobre Grito en la sombra. (b) A continuaci6n, se han agrupado los apoyos te6ricos

utilizados Campoo literario; heterogeneidad y sujeto migrant; cultural vivida y cultural

imaginada; "thick description"; noci6n constructivista de la identidad; c6digos

hermeneutico, proairetico, semico, cultural y simb6lico; lector hegem6nico y lector

implicito). En cada caso, he sefialado el aporte de estas herramientas critics. (c) Una

tercera secci6n ha procurado dar cuenta de la selecci6n de las unidades de analisis de la

tesis, reflexionando sobre esta como una manifestaci6n mas de la ingerencia del lector

hegem6nico extra-guatemalteco sobre fen6menos del campo literario guatemalteco. (d)

En el cuarto apartado, por fin, se han resumido los acontecimientos socio-politicos mas

importantes de las ultimas dos decadas, lo que permitira poner en una perspective

hist6rica tanto los textos de Montejo y de Ak'abal como las interpretaciones que sobre

ellos se proponen















CHAPTER 2
LITERATURE TESTIMONIAL DE LA DECADA DEL OCHENTA

El prop6sito de este capitulo es dar cuenta de la noci6n de testimonio y hacer una

lectura de la literature testimonial de Guatemala que, a comienzos de los afios ochenta,

precede la producci6n de Victor Montejo y Humberto Ak'abal. El analisis se centrara en

Me llamo Rigoberta Menchu v asi me naci6 la conciencia (1983) de Elizabeth Burgos, y

en otros dos testimonios contemporaneos: Son of Tecun Uman (1981) de Ignacio Bizarro

Ujpan y James Sexton, El ladino me jodi6 (1983) de Emestina Saravia; el objetivo del

analisis es identificar las coordenadas genericas y textuales que enmarcan la prictica

escrituraria de Montejo y Ak'abal.1

Tanto Testimonio, del primero, como Grito en la sombra, del segundo, pueden ser

considerados literature testimonial en sentido amplio. De ellos, s6lo Testimonio

constitute estrictamente una denuncia formulada en tiempos de urgencia political, al

narrar una matanza perpetrada por el ejercito guatemalteco en una aldea de

Huehuetenango. Los otros textos dan testimonio de una vivencia cultural, de la

preservaci6n de la memorial hist6rica de un pueblo, y del process de heterogeneidad y

supervivencia de la identidad indigena en la Guatemala de los afios noventa (Grito en la

sombra). Esto los ubica en un espacio fronterizo, en que las intenciones esteticas y

pragmaticas que los animan los hacen oscilar en el terreno de la etnografia, la poesia, el

relato y el ensayo.


1 Dentro de los limits de la present investigaci6n, los testimonios de Ignacio/ Sexton y de Saravia son los
finicos que he identificado como anteriores o contemporaneos con el de Menchfi-Burgos y a los que he
tenido acceso.









Tal linea fronteriza entire la ficci6n y la denuncia de hechos hist6ricos verificables

no estaria alejada, segun Georg Gugelberger y Michael Kearney, de una novela como

Things Fall Apart (1959) del africano Chinua Achebe, que ellos consideran el punto de

partida de la literature testimonial de las ultimas decadas del siglo veinte (5), por sus

esfuerzos correctivos de la Historia y su implicito cuestionamiento del canon. Sin

embargo, distinguen el testimonio tanto del texto etnografico --en el que prima la

fascinaci6n por lo tradicional-como del texto de la literature del holocaust -que

tambien consigna atrocidades y violaciones a los derechos humanos--, por la importancia

del element de "concientizaci6n" (9), que vincula el testimonio con una toma de

conciencia political.

Basandose en Miguel Barnet, Ambrosio Fornet, Roberto Gonzalez Echeverria y

Nubya Casas, es decir en studios que van desde fines de la decada del sesenta hasta

inicios de la del ochenta, George Yudice sintetiza la siguiente definici6n de testimonio.

[T]estimonial writing may be defined as an authentic narrative, told by a witness
who is moved to narrate by the urgency of a situation (e.g. war, oppression,
revolution, etc). Emphasizing popular, oral discourse, the witness portrays his or
her own experience as an agent (rather than a representative) of a collective
memory and identity. Truth is summoned in the cause of denouncing a present
situation of exploitation and oppression or in exorcising and setting aright official
history. (17)

La adherencia al referente (o sea, la relevancia de lo "autentico", la "verdad" del

testimonio) asi como el posicionamiento politico-vital del sujeto que lo enuncia son

elements claves. Sin embargo, el testimonio plantea la contradicci6n de ser una clase de

escritura que es genericamente una forma oral (Gugelberger y Kearney 10), en los bordes

entire la palabra escrita y hablada; a lo que se suma un uso del discurso narrative que, sin

renunciar a lo estetico, cuestiona las definiciones legitimadas por las instituciones

dominantes (Yudice 19).









Este panorama de las ambiguedades que rodean el concept de testimonio

constitute el horizonte en que los textos de Ak'abal y Montejo se insertaran en la decada

del noventa. Sin embargo, es ineludible examiner la producci6n del decenio anterior, y el

modo en que el testimonio ahora can6nico de Rigoberta Menchu, Me Ilamo Rigoberta

Menchu y asi me naci6 la conciencia (1983), negocia esas expectativas y zonas de

ambigtedad. Quiero mostrar la adecuaci6n de su testimonio a definiciones y models

previous, puntualizar las razones de su impact, y consignar las diferencias que lo separan

de otros textos testimonials anteriores en el campo cultural guatemalteco, como Son of

Tecun Uman (1981), de Ignacio Bizarro Ujpan y James Sexton, y El ladino me jodi6

(1983) de Ernestina Saravia.

El testimonio de Menchu fue recogido por la antrop6loga venezolana Elizabeth

Burgos en Paris en 1982. En el "Pr6logo a la primera edici6n", Burgos describe el

process de transformaci6n de la palabra oral de Rigoberta en un texto escrito y enmarca

el relato de Menchu en los contextos mayores de la teoria de la dependencia y la

reivindicaci6n de los derechos indigenas. Asi, "[l]a historic de su vida es mas un

testimonio sobre la historic contemporanea que sobre la de Guatemala" (9), historic que

es leida en terminos del dominio de los Estados Unidos sobre America Latina, y la

interacci6n del colonialismo interno con el externo para instrumentar la opresi6n de

pueblos enteros. Su historic es "ejemplar, puesto que encarna la vida de todos los indios

del continent americano" (9), y hay en ella "una voluntad manifiesta de ser parte active

de la historic" (11), como queda claro por su participaci6n political en organizaciones de

masas. Es decir, a traves de su "Pr6logo", Burgos orienta la lectura del texto para que su

recepci6n se adecue a las expectativas genericas del testimonio. Antes de leerla, sabemos









que la voz de Rigoberta represent a todo un pueblo oprimido, el cual en este caso excede

doblemente los limits del estado-naci6n, ya que su testimonio se vincula con el

colonialismo latinoamericano y con la opresi6n a los pueblos indigenas.

Esta adecuaci6n no es casual sino parte de una estrategia de edici6n del texto, y esta

intimamente ligada a su intencionalidad pragmatica: la necesidad political de dar a

conocer, fuera de Guatemala, el genocidio que alli se estaba llevando a cabo. Sin

embargo, Elizabeth Burgos no estuvo sola en la tarea de mediaci6n del testimonio, pese a

lo que se desprende del "Pr6logo", y a la poderosa imagen del "otro yo" -contrapartida

urbana, criolla, y letrada de la Rigoberta indigena-que construye para si, involucrando

vicariamente a sus potenciales lectores.

En 1999, a raiz de la controversial desatada por el libro Rigoberta Menchu and the

Story of All Poor Guatemalans, de David Stoll2, el escritor e historiador Arturo Taracena

hizo public su participaci6n en la factura del texto, que abarc6, segun lo formulado en

una entrevista, desde acompafiar a Menchu a casa de Burgos -mediatizando el encuentro

con la mediadora-- hasta decidir junto con ambas el esquema que seguiria la grabaci6n.

Posteriormente se encarg6 de dar coherencia gramatical al texto, de elaborar un glosario,

y de dividir el document en sus temas principles (Aceituno 85).

Quiero destacar dos elements de lo afirmado por Taracena en esta entrevista:

primero, la decision conciente de utilizar como modelo el testimonio de Domitila

Chungara "Si me permiten hablar..." Testimonio de Domitila, una mujer de las minas de



2 El objetivo de Stoll es demostrar los puntos en que Rigoberta se aparta o tergiversa la verdad de los
hechos narrados en su testimonio, basindose en su trabajo de campo antropol6gico. Su intent de
desacreditar a Rigoberta y por ende a la izquierda y el movimiento indigena vinculado a ella,
contemporineamente con la publicaci6n del informed del CEH, desat6 una fuerte controversial entire las alas
de derecha y de izquierda en la academia norteamericana. Para un panorama complete, ver The Rigoberta
Menchui Controversy, de Arturo Arias.









Bolivia (1977), de Moema Viezzer ("The model was Domitila Chungara's book. There

it's perfectly clear that the author is Domitila, and the person who did the interview, the

introduction, the notes, explains her role very well." 86). En segundo lugar, la decision

doblemente estrategica de dejar su propia participaci6n en la oscuridad: esto garantizaba

una mayor aproximaci6n al modelo textual, y por otra parte lo alejaba de su

involucramiento en el EGP (Ejercito Guerrillero de los Pobres), del cual Taracena era el

representante europeo en ese moment.

In our case, two of us did the interviewing, although by common agreement, my
credits disappeared because of the role I played in the EGP and because of our
desire that the book not be seen as hard-line propaganda, but rather as an attempt to
present a testimony with literary quality. Rigoberta's material and the quality of her
narration gave us the possibility of putting together a really exceptional book. (86)

El testimonio de Menchu surge como vocero de una facci6n de la izquierda guatemalteca

que, en el context de la Guerra Fria de la decada del ochenta, buscaba el apoyo de los

movimientos de solidaridad europeos. El propio lenguaje de Rigoberta, al narrar su

process de toma de conciencia political, da cuenta de su filiaci6n ideol6gica (Burgos 142-

145). El hecho de que tal filiaci6n haya pretendido ser atenuada por parte de los

mediadores para darle mayor representatividad a su figure y por ende mayor visibilidad a

la situaci6n que estaba denunciando, no invalida las denuncias ni las verdades que el

texto expresa.3 Sin embargo, explica la pugna de otros testimonios, como el de Montejo,

por quebrar la representatividad falsamente monolitica del de Menchu, y hacer un espacio

para la complejidad de las voces y reclamos indigenas no asociados directamente con el

sector popular de izquierda. Ademas, aporta el rasgo diferencial del testimonio de

Menchu con relaci6n a los testimonios anteriores.

3 Los informes del Arzobispado (Recuperaci6n de la Memoria Hist6rica) y de la Comisi6n de
Esclarecimiento Hist6rico, a fines de la d6cada del noventa, ratifican la veracidad del testimonio de
Menchfu sin dejar lugar a dudas.









El problema que salta a la vista de inmediato es el de la representatividad del

sujeto que enuncia el testimonio, y quien, en definitive, esta en condiciones de dirimirla.

El interest principal de Burgos/Taracena por hacer caber el testimonio de Rigoberta dentro

del modelo de Domitila es adecuar su texto a una expectativa de lectura, es decir, hacerlo

mas eficazmente acceptable por ciertos lectores. En este caso, se trata de lectores extra-

guatemaltecos: no s6lo porque su origen en cuanto texto se vincula con las giras de

concientizaci6n y solidaridad en Europa, sino tambien porque su primera edici6n fue en

frances (Aceituno 87), y se convirti6 pronto en los Estados Unidos en un "best-seller on

college campuses where it has been consumed by distinctive audiences since it appeared"

(Warren, "Telling Truths" 203). Ademas, el texto no lleg6 a circular publicamente en

Guatemala hasta la decada del noventa.

El testimonio de Menchu esta organizado constitutivamente en funci6n de un lector

privilegiado o hegem6nico no guatemalteco, y en ello se cifra parte de su exito y

canonizaci6n. Esto, que como veremos es significativo para la producci6n de Ak'abal y

Montejo en la decada de los noventa, no constitute un rasgo exclusive de su texto, sino

una caracteristica que compare con el relato de Ignacio Bizarro Ujpan.

Son of Tecun Uman aparece en ingles, postulando un receptor privilegiado

norteamericano pero sin precisar a que clase de lector se dirige. La nota autobiografica

sobre el editor, asi como los datos aportados por la introducci6n subrayan las

caracteristicas etnograficas del trabajo, por lo que es valido suponer un lector academic

no especializado. Pero la contratapa, que present algunos hechos de la vida de Ignacio

bajo un aspect burdamente melodramatico ("Abandoned at birth in an isolated, agrarian

town", "daily struggle to support a family", "political intrigues of village life, calamitous









effects of earthquakes") apunta a un public mis amplio, avido de una historic de vida

segun los models de la industrial cinematogrdfica.

La aparente incoherencia de lectores -uno moderadamente academic, en el

interior del libro, que merece los esfuerzos del antrop6logo Sexton por extremar su

transparencia metodol6gica; otro enlatado y masivo-deja entrever el sesgo ideol6gico

del trabajo y la importancia cifrada en la difusi6n del document. Su arsenal de recursos

antropol6gicos estin puestos al servicio de la construcci6n de Ignacio como un indio

sacrificado, honest, trabajador, cuyo alcoholism es justificable. A la vez, Sexton

minimize u obvia los aspects que hacen de Ignacio un indio no s6lo ladinizado sino

intermediario entire su comunidad etnica y de clase y las instancias del poder (ejercito y

finqueros), con las que colabora organizando cuadrillas de trabaj adores para llevar a la

costa, o interceptando indigenas para enganchar en el ejercito. Si a su participaci6n

(voluntaria y pagada) en el ejercito y su trabajo como contratista de cuadrillas, se le

suman sus tareas (tambien remuneradas) de asistente o informant de un antrop6logo

norteamericano, queda en evidencia la posibilidad de homologar esas tres instituciones -

el ejercito, el capitalism de las fincas, cierta academia norteamericana-que requieren

como nexos a sujetos del tipo de Ignacio para su propio funcionamiento. En ese sentido

no es inocente ni casual la reivindicaci6n de Tecun Uman, el principle kiche que lance el

caballo de Pedro de Alvarado tomando la parte por el todo, y pereci6 a causa de su error.

La historic official de Guatemala, al igual que Sexton (3), hace de este indigena un heroe,

actualmente repudiado y cuestionado por el revisionismo pan-maya.

El element clave para Sexton es haber dado con un individuo apto para la

funci6n de enlace, tipica del indigena ladinizado que busca aliarse con las estructuras









ladinas dominantes y asi mejorar su condici6n social a costa de otros indigenas. Ignacio

habla espahol con fluidez y, ademas, lo describe: esto, extraordinario en las comunidades

indigenas, es indispensable en el perfil del Ignacio intermediario, pero dificilmente lo

hace representative de un pueblo cuyas miserias se deben, en parte, a su falta de dominio

linguistico. Al transparentar candidamente la hostilidad, desconfianza y hasta persecusi6n

de la que es objeto por parte de los otros indigenas de su pueblo, el propio texto de

Ignacio cuestiona esa representatividad en multiples instancias. Sin embargo, Sexton

insisted en ella porque, como afirma al concluir el texto, "[i]f change agents are to be

effective in promoting solutions to social and economic problems..., it is crucial to

identify and understand the role of influential individuals such as Ignacio" (240). Es

decir, haciendo a Ignacio representative de los mayas, Sexton esta apoyando las

"soluciones" que dejan intacto el status quo: para que el estado de cosas cambie, se

necesitan, en definitive, muchos mas indios dispuestos a colaborar con el sistema (lo que

el estado liberal y ladino viene procurando desde el siglo XIX). Este sesgo ideol6gico lo

lleva a notorias incongruencias, de modo que su lectura de la autobiografia y diario de

Ignacio es questionable cuando no francamente dificil de sostener.4

Por otro lado, aunque publicado el 1981, el testimonio de Ignacio se refiere al

period 1972-1977. Esos afios, que en la narraci6n de Rigoberta son los de su toma de

conciencia political, el inicio de su participaci6n (y la de otros) en la lucha popular y la

creaci6n del CUC (Burgos 146), aparecen depurados en el relato de Ignacio de todo tipo

de agitaci6n, except la contienda electoral en la que el participa, a fuerza de altavoces, a


4 Sexton privilegia, por ejemplo, la importancia de la familiar y la solidaridad comunitaria como uno de los
ejes de la vida de Ignacio, un individuo que se alcoholiza sistemiticamente y colabora con el ej6rcito para
"cazar" soldados. Por otra parte, hace un interpretaci6n del origen psicosomitico de las enfermedades de
Ignacio (y de los indigenas en general) que obvia por complete las condiciones concretas y reales de la
salud pliblica en Guatemala, sobre todo en areas rurales como las que 61 investiga.









favor del partido en el gobierno (y cuya corrupci6n, en el nivel local, posteriormente

denuncia).

Marc Zimmerman, en "Testimonio in Guatemala: Payeras, Rigoberta, and

Beyond", hace una lectura del relato de Ignacio que vuelve al tema central de la

representatividad. Cuestionando los esfuerzos de Sexton por construir un Ignacio

representative, Zimmerman opina que este "seems to best represent the more

individualized, ladinoized Indians integrated in relatively privileged ways into the

national system" (39). Sin embargo, admite que si "Rigoberta represents 'the potential

consciousness' of Guatemalan indians, Ignacio may well represent their 'real

consciousness'" (40), en la media en que este ultimo encarna "the non-revolutionary,

antitraditional consciousness developing among and perhaps even beginning to dominate

now among Indians in the years following the presidency of Efrain Rios-Montt" (40).

Con esto, la discusi6n ha completado un circulo -Rigoberta, entonces, no seria

representative, o no lo seria aun--, a traves del cual Zimmerman esboza la desarticulaci6n

de la idea monolitica de la representatividad. Deja tambien en evidencia que lo

fundamental, para dirimir este tema, es el para quien cierto suj eto social (Rigoberta,

Ignacio) es o no representative en funci6n de las alianzas ideol6gico-politicas que con el

se establecen. Por debajo de esta pugna de testimonios de signo contrario, desarrollada

fuera de Guatemala, subyace la apropiaci6n de un discurso --consumido como

representativo-- para ser utilizado en la academia norteamericana o europea en el









context de la Guerra Fria.5 La definici6n misma de testimonio, y en parte las razones

del impact del texto de Menchu deben ser comprendidas en ese marco politico.

Asi, por ejemplo, la controversial movilizada por Stoll tratando de verificar, entire

otros datos, el nivel educativo precise de Rigoberta y su habilidad linguistica en espahol,

supone lo que el texto de Ignacio prueba: un indigena que lo habla bien sirve para

manipular a otros que no lo hablan. Es precise sefialar, en este punto, que tanto por parte

de la izquierda como de la derecha hay una actitud intervencionista en los asuntos

indigenas que implicitamente supone a los indigenas incapaces de su propia

determinaci6n, y busca ganarlos para su propia causa. El interest de Sexton por mostrar a

Ignacio como un indigena que, a causa de su castellanizaci6n, puede influir sobre otros

acelerando la aceptaci6n del cambio, es paralelo al de Burgos por aseverar la inicial falta

de dominio linguiistico de Rigoberta. Esta se present como garantia de que su

concientizaci6n political es fruto de una autentica convicci6n de las bases campesinas, que

encuentran en el movimiento popular el eco para sus reivindicaciones (y no al reves: que

han sido manipuladas por la izquierda para sumarse a la guerrilla); la castellanizaci6n de

Rigoberta tiene el sentido instrumental de servir de puente hacia el mundo exterior

(Burgos 9), mas que del exterior hacia la comunidad indigena.

La funci6n determinante del public extra-guatemalteco en el exito de recepci6n de

su testimonio puede tambien ser abordada contrastandolo con El ladino me jodi6, de

Emestina Saravia. La orientaci6n ideol6gica de este texto es acorde con la del de

Menchu, en el sentido de que es un alegato en contra de la discriminaci6n hacia el

indigena y una denuncia de la insensibilidad e ignorancia antropol6gica que domina el

5 Ver el articulo de Allen Carey-Webb "Teaching, Testimony and Truth. Rigoberta Menchf's Credibility in
the North American Classroom" y "I, Rigoberta Menchu and the 'Culture Wars'" de Mary Louise Pratt,
para una discusi6n mis complete del tema.









sistema judicial guatemalteco. El texto consta de un pr6logo y dos parties, la segunda de

las cuales -"El proceso"--, se refiere a un autentico process penal en el que Saravia

particip6, a favor de la defense, dando peritaje sobre un ritual indigena (Saravia 7). Tanto

la primera parte --que narra la vida de Julian Tzul Tajivoy-- como la intenci6n general

del texto, estan subordinadas a la inclusion del material judicial de la segunda parte, la

cual, desde un punto de vista tecnicamente narrative, articula el c6digo hermeneutico que

sostiene el interest del relato. Sin embargo, el material de la primera parte es igualmente

autentico, "obtenido de conversaciones con los indigenas amigos, que me contaron sus

cosas o me llevaron a sus ceremonies" (7), y Saravia lo incorpora respetando su

naturaleza dial6gica original ("Recogi, en esas andanzas, bastantes grabaciones y, donde

era adecuado, las transcribi para conservar sus propias expresiones" 7). Reconstruye, asi,

la vida de un personaje ficticio, Julian, cuyo cuerpo textual es un collage de materials

provenientes de fuentes rastreables. Saravia, con encomiable etica professional, sefiala la

procedencia de los fragments con nombre y apellido, de modo que el conjunto es un

texto fronterizo entire la ficci6n, la narraci6n etnografica y el testimonio.

Una pregunta se impone: ,por que un texto de estas caracteristicas no ha tenido

mayor trascendencia? Quiero sefialar dos posibles causes para responderla. En primer

lugar, El ladino me jodi6 esta escrito en castellano y publicado en Guatemala. Aunque en

el pr6logo Saravia hace aclaraciones dirigidas a un lector supuestamente no guatemalteco

(por ejemplo, explica el uso especifico del verbo "joder" en Guatemala), se trata de una

edici6n de mil ejemplares en espahol que aparece en uno de los puntos algidos de la

represi6n de estado (1983). El texto denuncia la discriminaci6n de la sociedad ladina

dominant en contra de los indigenas y las implicaciones que esto tiene en el sistema









judicial, a la vez que articula informaciones y saberes sobre su cultural traditional. O sea

que despliega una denuncia direct con relaci6n a las estructuras judiciales, pero nula u

oblicua --en el mejor de los casos-sobre las masacres y genocidios que se estaban

Ilevando a cabo en ese mismo moment. Aunque ese silencio tiene motives validos y

relacionados con la necesidad de los intelectuales de preservar su vida en un estado de

represi6n, lo cierto es que la denuncia result demasiado tibia e ineficaz para captar la

atenci6n del gran public hablante de espahol fuera de Guatemala. De esto result que el

lector privilegiado del texto es el guatemalteco --el mismo ladino del titulo al que se

procura educar y sensibilizar--, y su repercusi6n restringida a Guatemala.

En segundo lugar, Saravia rehusa el modelo del testimonio, manteniendose mas

pr6xima a la ficci6n con elements etnograficos, y esto, pese a su trabajo con las variadas

voces y registros que hace entrar en su texto, deja a este en la encrucijada de la

indefinici6n generica, cuya consecuencia es la incertidumbre de consume (,debe leerse

como ficci6n o como relato autentico?). En el caso de Asi me naci6 la conciencia, la

opci6n fue clara y deliberada, generando, desde el punto de vista narrative, una series de

decisions concomitantes que potencian la eficacia del texto, entire ellas especialmente el

privilegiamiento de la oralidad. Dar paso a la voz de Rigoberta, con su ritmo, su

zigzagueo y su propia 16gica, es literariamente un acierto que supera la preservaci6n de la

expresi6n indigena, como en el texto de Saravia, acotada por la voz de un narrador

heterogeneo.6




6 Uso la categoria de "heterogeneidad" elaborada por Antonio Corejo Polar: processs de producci6n
discursiva en los que al menos una de sus instancias [difiere], en cuanto filiaci6n socio-6tnico-cultural, de
las otras" ("Mestizaje" 370). La heterogeneidad permit "leer los textos como espacios lingiiisticos en los
que se complementan, solapan, intersectan o contienden discursos de muy variada procedencia, cada cual
enbusca de una hegemonia semantica" (Escribir 17).









Sintetizando las razones que explican el impact del testimonio de Menchu en la

decada del ochenta, su adecuaci6n al modelo de Domitila -ya entonces can6nico-- es

central. Esto implica haber visualizado claramente que se apuntaba a un receptor extra-

guatemalteco abierto ideol6gicamente al contenido del texto. En este, la denuncia de

atrocidades y violaciones a los derechos humans tiene mas peso que el element

etnografico, comun a otros testimonies: el relato del universe cultural indigena esta

subordinado a esa denuncia y a la articulaci6n de un process de toma de conciencia

political, asumiendo, en la economic general del texto, la funci6n de aligerar y equilibrar

los contenidos.

Por otra parte, el texto establece alianzas con el lector extra-guatemalteco

especifico al que se dirige: asi, se utilize politicamente en contextos mas amplios, como

la discusi6n sobre la discriminaci6n, el racism y el respeto a la heterogeneidad multi-

etnica generada en el interior de la academia de los Estados Unidos (las llamadas "culture

wars"), y la reivindicaci6n de los derechos indigenas a nivel mundial.

Por ultimo, esta el valor intrinsecamente literario del texto mismo, la potencia de la

voz de Rigoberta y su cualidad narrative, trabajadas con destreza por los mediadores

Burgos/ Taracena.7 El testimonio de Menchu logra balancear elements disimiles,

sosteniendo el interest de la lectura a traves de la fuerza de su voz narrative; esta, al

desplazarse por los espacios de la memorial personal y colectiva, articula un mundo frente

al cual el lector es tanto el "otro"occidental como el aliado ideol6gico. A ese lector,

seducido por lo ex6tico y permeable a la solidaridad por sus propias convicciones, dirige

el testimonio de Menchu su urgencia persuasive. El impact y difusi6n del texto fuera de


7 En el sentido est6tico de su valor literario, el texto de Sexton es decididamente pobre; el de Saravia,
siendo un efuerzo notable, esta por debajo de la calidad del de Menchi.






32


Guatemala son indicadores de que este dio en el blanco esperado, permitiendo asi

verificar las caracteristicas de lo que constitute el lector hegem6nico de esta production

textual: se trata de un receptor que habla espahol pero no una lengua indigena, y abarca

especialmente al public extranjero, sobre todo norteamericano y europeo.














CHAPTER 3
CONTEXT CULTURAL Y POLITICO DE LA PRODUCTION DE AK'ABAL Y
MONTEJO

En el primer capitulo he procurado demostrar la importancia del lector hegem6nico

extra-guatemalteco en la genesis de la producci6n testimonial de la decada del ochenta.

Este capitulo pretend rastrear la ingerencia de ese lector hegem6nico en la producci6n

de Victor Montejo y Humberto Ak'abal en el period 1987-2001, para lo cual sera

precise considerar dos cuestiones: (a) el desarrollo del movimiento maya como amplio

marco de referencia en el que se inscribe la textualidad de Montejo; y (b) una descripci6n

del campo literario e intellectual de la Guatemala de los afios noventa, context en que la

producci6n de Ak'abal adquiere visibilidad.

Movimiento maya, representatividad e identidad indigena: la producci6n de Victor
Montejo en su context cultural y politico

Esta secci6n partira de un examen de la lectura revisionista que Victor Montejo

hace del testimonio de Menchu, como introducci6n al desarrollo del movimiento maya en

Guatemala.

A continuaci6n, expondre una sintesis de los objetivos, origenes y dinamica

hist6rica del movimiento. En tercer termino, la discusi6n sobre el tema de la identidad,

propuesta por algunos sectors dentro del movimiento, me permitira abordar el fen6meno

del desajuste dialogal entire los centros academicos y las periferias. Por ultimo, pretend

dar cuenta de la posici6n de Montejo en el campo intellectual guatemalteco, en su double

aspect literario y politico.









En "Truth, Human Rights and Representation: The Case of Rigoberta Menchu",

Montejo sintetiza su revision critical del testimonio de Menchu. Su objetivo final sera

relativizar la importancia de este ultimo, cuestionando el hecho de que se lo haya

consumido fuera de Guatemala como absolutamente representative de la identidad

indigena. Su propio texto, sin embargo, esta igualmente orientado a captar la atenci6n del

receptor extranjero que consagrara a Rigoberta. De este modo, por debajo de los

arguments que esgrime contra la visibilidad monolitica del testimonio de Menchu,

queda planteada la cuesti6n de la dependencia que posee el campo intellectual

guatemalteco respect de las sanciones foraneas. Dirimir la representatividad de un sujeto

indigena u otro, aunque esta sea product de una pugna intema, require ser refrendada

por intelectuales extranjeros.

La publicaci6n de un texto como The Rigoberta Menchu Controversy -donde se

recoge el articulo de Montejo que me ocupara a continuaci6n-manifiesta claramente la

importancia del public extranjero como receptor privilegiado de la producci6n

testimonial. Este texto, editado por el guatemalteco Arturo Arias, incluye los aportes de

varias figures del campo intellectual national (Dante Liano, Carolina Escobar Sarti, Mario

Roberto Morales, Luis Aceituno y Victor Montejo entire otros) a un debate que, si bien

gira alrededor de una cuesti6n guatemalteca, se lleva a cabo en la academia

norteamericana, donde adquiere un vigor y una significaci6n de la que carece en el

interior del pais.1 A traves de sus opinions informadas, los intelectuales guatemaltecos

participan de modo mas o menos indirecto en ese ambito academic. Las cuestiones que


1 Luis Aceituno, escritor, critic literario y periodista (director del suplemento cultural de elPeri6dico), en
una entrevista realizada en agosto, se refiere al debate entire Stoll y Menchfu como "una discusi6n
acad6mica sin impact en lo que pasa; a la gente no le importa, ach hay problems que son much mis
crudos, much mis reales" (entrevista, agosto 2004).









se discuten --,quien es el individuo capaz de representar a los sujetos subalternizados?

,quien es representative de la identidad indigena? ,c6mo es possible definir esa misma

identidad?-determinan el triple objetivo de estos textos, que se proponen explicar,

informar y persuadir.

La colaboraci6n de Montejo a la controversial procura dar cuenta del espesor

politico y cultural de la cuesti6n indigena en Guatemala; asi, complejiza la noci6n de

representatividad abordandola desde la perspective intema. Por un lado, cuestiona el uso

de slogans revolucionarios marxistas en el texto, como el de conciencia de lucha, que

implicitamente supone a los mayas "not conscious of their situation but passive and

opposed to change, as Marxist thought would assert" (377). Por otro lado, sefiala el

problema de la representatividad de Rigoberta quien, al estar identificada con el

movimiento guerrillero, no podia ser representative de los vastos sectors indigenas que

"did not care about the revolution and...were even afraid of both armed groups" (378). El

punto central de la argumentaci6n de Montejo es des-identificar la totalidad del

movimiento maya del llamado movimiento popular de izquierda, orientado a la guerrilla

y que cont6 con el apoyo de segments de la poblaci6n maya. La controversial misma es

una pugna entire la izquierda political y academic que hizo de Rigoberta un icono

estatico, y la extrema derecha que busca desacreditarla para destruir el movimiento:

segun Montejo, esta pugna deja en evidencia la fragilidad de la guerrilla cuyos lideres

"did not want to hear about Maya culture and its diversity as a positive contribution to the

guerrilla struggle" (378) y evaluaban como mas estrategico presentar un vocero unificado

y bajo control. Asi, la critical de Montejo se inscribe dentro de los parametros de lo que se

conoce como el "grupo culturalista" de la intelectualidad maya, que, segun Arturo









Taracena surgi6 como "opuesto al movimiento revolucionario, considerando que la via

revolucionaria era una via occidental" (entrevista, agosto 2004).2

En otros terminos, Montejo re-posiciona el testimonio y la representatividad de

Menchu, asi como el debate Menchu-Stoll, en las coordenadas de la discusi6n political

internal de los indigenas guatemaltecos, es decir, en el marco del movimiento maya,

dirigido por mayas y representado por multiples voces (379):

Here we have foreign anthropologists speaking for Menchu and for the Maya. To
engage in this kind of debate is to distance ourselves from the reality that
indigenous people are living....We should help the Maya, and not just the
politicized sectors...We should see this Menchu-Stoll debate, as a problem not of
the integrity of Menchi, but of the revolutionary movement and its relationship
with indigenous people. It is unfortunate that Menchu started too late to remove
herself from the guerrilla conditioning, because in the countryside, indigenous
people still identify Menchu with the guerrillas and that is why they doubt her
leadership. (380)

El element diferencial del articulo de Montejo con relaci6n a la mayoria de las restantes

colaboraciones, es su insistencia en discriminar el uso de este debate en el ambito

academic norteamericano de la cuesti6n de fondo, o sea, el pueblo maya. Al preguntarse

cual es el compromise participativo de los intelectuales en la reparaci6n de los traumas de

la guerra, Montejo hace una critical de los juegos de lenguaje en que la academia puede

tranformar asuntos de vida o muerte, como la representatividad y la identidad indigena en

el context que nos ocupa. Es decir, lo diferencial de la posici6n de Montejo es un efecto

2 Los culturalistas son el primer sector en asumirse como mayas en vez de indigenas, con las implicancias
ideol6gicas que -veremos-esto conlleva. Ademis de los culturalistas y los revolucionarios, cuyas
relaciones a lo largo de la historic del movimiento fueron ambiguas y hasta contradictorias (Bastos 281),
existe en la actualidad, segun Taracena, el grupo de los pragmiticos: un grupo de intelectuales indigenas
j6venes, que no vivi6 la guerra y que por lo tanto no se defini6 por ninguna de las dos corrientes y si por su
participaci6n dentro del Estado (entrevista, agosto 2004). Para Luis Aceituno, hay dos vertientes dentro del
movimiento indigena: la cultural reivindicativa, surgida de la Academia (norteamericana y guatemalteca),
sin relaci6n con las bases indigenas; y la de la reivindicaci6n de la tierra, en cuyos reclamos si estin
involucradas las bases porque es un "problema real y de sobreviviencia" (entrevista, agosto 2004). Al
respect, quiero agregar que miembros de la CONIC (Coordinadora Nacional Indigena y Campesina),
organizaci6n que encabeza estos reclamos, declinaron ser entrevistados alegando su desconocimiento del
tema del "movimiento maya".









de su lugar de enunciaci6n, que corresponde a lo que Walter Mignolo denomina

"teorizaci6n barbara" o "epistemologia de frontera" 3. Desde ese espacio fronterizo --

intersticio informado donde intersectan su identidad etnica, su formaci6n de antrop6logo,

su participaci6n en la academia estadounidense, y su visibilidad en el campo intellectual y

politico de Guatemala--, Montejo consigue contextualizar, para el public no

guatemalteco, la cuesti6n de la representatividad indigena dentro del panorama mas

amplio del movimiento maya.

En este punto creo necesario hacer dos consideraciones. La primera se refiere al uso

del termino "maya": aunque este ha ido extendiendose cada vez mas para designer a la

poblaci6n indigena guatemalteca, "maya" es una noci6n con una fuerte carga political que

un colectivo social asume como su definici6n identitaria, con plena consciencia de sus

connotaciones. "Maya" es una denominaci6n auto-otorgada, que remite a un pasado

glorioso y se opone por lo tanto a la idea de subordinaci6n colonial, implicita en "indio"

o "indigena" (Bastos 17-18). La segunda consideraci6n se vincula a la critical concrete de

Montejo hacia la guerrilla. Segun Bastos y Camus, el movimiento revolucionario amplia

la visibilidad international del movimiento indigena (en sus reclamos econ6micos y por

el respeto a los derechos humanss, a la vez que deslegitimiza en el interior la

reivindicaci6n identitaria y cultural de los indigenas. Por la misma presi6n de los

indigenas incorporados al movimiento revolucionario, este se flexibiliza aunque sin llegar

a adaptar su agenda a las demands etnicas. En conclusion, se genera una gran



3 Mignolo define la epistemologia de frontera como "la posibilidad...de teorizar desde el limited limitede
visto como umbral y como zona liminal, como dos lados conectados por un puente, como una posici6n
geogrifica y epistemol6gica); esto es, la posibilidad de tener tanto la formaci6n en "teorizaci6n civilizada"
como la experiencia de alguien que vive y experiment, incluyendo el entrenamiento en "teorizaci6n
civilizada", en comunidades que precisamente han sido subalternas" (73).









desconfianza de quienes no estan alineados con el movimiento revolucionario hacia

quienes si lo estan, "pues entienden que los intereses mayas son manipulados y

utilizados, desvirtuandolos. Pero unos y otros son igualmente indigenas y es dificil

cuestionar a ninguno la legitimidad de su presencia, su discurso y sus intereses dentro del

movimiento maya. Una legitimidad que se incrementa para los "populares" cuando van

asumiendo los elements basicos del discurso mayanista" (Bastos 282).

Rastrear la historic del movimiento maya implica efectuar un seguimiento de las

multiples alianzas, posicionamientos coyunturales y divergencias que articulan la

intrinseca heterogeneidad de la poblaci6n indigena y sus modalidades de organizaci6n.

Los origenes de este movimiento se remontan a mediados de la decada de 1940 cuando, a

partir de las reforms political del gobierno de Arevalo (1945-1951), los indigenas

adquieren nuevos derechos como campesinos y comienzan a admitir la posibilidad del

cambio social. Adrian Ines Chavez, considerado el padre del mayanismo, fue el primero

en subrayar la importancia del studio de las lenguas mayas para reforzar la identidad

indigena y movilizar el activismo politico (Fischer 90). Enjunio de 1945 se realize la

Primera Convenci6n de Maestros Indigenas de Guatemala en Coban; alli Chavez present

un nuevo alfabeto para escribir el k'iche' que tiene la ventaja de poder utilizarse con

todas las otras lenguas mayas. La importancia de poner los studios linguisticos en el

centro de atenci6n del movimiento es double. Por un lado, represent un paso efectivo de

parte de los mismos mayas hacia la superaci6n de las barreras comunicativas entire las

diferentes etnias; por otro, el gesto problematiza el concept de culturala national",

constitutiva del estado guatemalteco, y que impone la exclusion linguiistica, political y de

derecho de los sectors mayoritarios de la poblaci6n indigena.









El cuestionamiento explicit de una cultural national identificada plenamente con la

cultural ladina urbana es uno de los nucleos conceptuales del movimiento maya (Warren,

"Pan-Maya" 171). Este movimiento,consolidado a mediados de la decada de 1980, reune

a un grupo de profesionales e intelectuales mayas urbanos (academicos, cientificos

sociales, linguistas, abogados, editors) que buscan el reconocimiento de la diversidad

cultural, una mayor participaci6n political de los indigenas en la cultural national y una

distribuci6n mas equitativa de los recursos econ6micos y culturales (Warren, Indigenous

37).4 La educaci6n y alfabetizaci6n en lenguas mayas son objetivos centrales del

movimiento, cuyos cuestionamientos mas fuertes se dirigen contra el racism inherente a

la cultural ladina y contra las estructuras de pensamiento colonial -cristianismo, marxismo

y liberalismo-- que les sirven de paradigmas. Para Taracena, el movimiento maya sigue

siendo hasta la fecha un movimiento de elite y de activists, que carece de una base social

al no estar insertado en el campesino, el obrero o el artesano indigenas, y que cuenta con

mas reconocimiento y apoyo en el exterior que en el interior, por la "misma l6gica del

racism guatemalteco y de las estructuras de poder" (entrevista, agosto 2004).

Sin embargo, este perfil de profesionales mayas, educados mayormente en

Guatemala, y en ocasiones en el exterior, era casi inexistente en la decada de 1970.

Parad6jicamente, el aporte de esas mismas "estructuras coloniales" (como el cristianismo,

por ejemplo) permiti6 a sectors de la poblaci6n indigena acceder a nuevas instancias de

participaci6n political y conciencia etnica. Kay Warren muestra c6mo una maniobra anti-

comunista como la introducci6n de la Acci6n Cat6lica, por ejemplo, terminal



4 "Ironically, Pan-Mayanism is composed primarily of individuals for whom ethnic passing into the
dominant mainstream to escape invidious racism and discrimination would be feasible, given that they are
educated, fluent in Spanish, and economically mobile" (Warren, Indigenous 11).









convirtiendose en un canal de concientizaci6n etnico-politica. En las decadas de 1940 y

1950 la Acci6n Cat6lica supuso un intent por des-politizar a las poblaciones indigenas

empobrecidas para apartarlas de los posibles atractivos del comunismo. Sus miembros se

oponian a las practices religiosas sincreticas, como la traditional pertenencia a las

cofradias, que los ladinos locales comprendian "as a nonthreatening form of separatism"

(Warren, Indigeneous 181). De modo que, mientras los ladinos parad6jicamente se

alineaban con los tradicionalistas, los catequistas de la Acci6n Cat6lica re-politizaban el

movimiento, legitimando a traves del lenguaje universalista la lucha contra la

discriminaci6n etnica y la marginaci6n. Asi como la apuesta por la "modernizaci6n" que

lleva a cabo la Acci6n Cat6lica permit explicar el nacimiento del movimiento maya, es

crucial tambien el impulse de la Iglesia para capacitar y educar formalmente a

generaciones de indigenas a partir de fines de los afios sesenta. Por otro lado, con la

Teologia de la Liberaci6n, que acerc6 el discurso cat6lico a la opci6n armada, un sector

de la Iglesia cumpli6 un papel de mediaci6n entire el movimiento revolucionario y la

poblaci6n indigena. Finalmente, en las decadas del ochenta y el noventa, la Iglesia tuvo

gran importancia en el process de paz (Bastos 287-88). Con este recuento a manera de

ejemplo --que permit visualizar a la Iglesia en su dinamica hist6rica, incorporando

posiciones diversas--, pretend contextualizar el aporte de las estructuras de pensamiento

que son percibidas como coloniales por el movimiento maya, pero que en verdad han

resultado instrumentales en el process de toma de conciencia political.

Una de las caracteristicas del movimiento maya es la diversificaci6n de sus

actividades y estrategias de participaci6n political. En palabras de Demetrio Cojti Cuxil,

uno de sus lideres intelectuales, el movimiento reune actors individualse, grupales,









institucionales y colectivos) que "accionan sin tener una sola cupula dirigencial, ni estan

todos en la misma etapa" (11); mas que una organizaci6n con estructura stable, el

movimiento es "una tendencia concretada de mil y una maneras, por diferentes actors,

los que pueden estar asistidos por otros actors no necesariamente mayas... [para]

concretar la vision que tiene de la mayanidad y de las relaciones de igualdad que deben

imperar entire mayas y no mayas" (11-12). Esta situaci6n, que puede percibirse como

proteica o elusiva, hace al movimiento, por una parte, permeable a influencias externas5,

y, por otra, lo hace abarcador de todos los sectors de la sociedad, de modo que su propia

des-estructuraci6n "tiende a reestructurar y a modificar los concepts de Estado y

Naci6n" (12). Cuando empieza a alcanzar cierta legitimidad en el entorno politico (en el

period 1986-1992), el movimiento introduce un discurso nuevo en Guatemala, que,

basado en la Constituci6n, habla de Pueblos y Derechos (Bastos 86).

Pese a la dificultad de describir un movimiento de estas caracteristicas, quiero

sefialar la coincidencia de sus actors en dos areas significativas: la educaci6n y el

resurgimiento cultural, por un lado, y por otro, la lucha contra la discriminaci6n y por los

derechos del pueblo maya. En el primer caso, resultan prioritarios proyectos como la

revitalizaci6n lingiuistica, la alfabetizaci6n en lenguas mayas, la producci6n de materials

escolares y libros de texto culturalmente incluyentes, asi como la revitalizaci6n de las

normas de liderazgo maya, sobre todo los concejos de ancianos, comadronas y sacerdotes

(Warren, Indigenous 39). En el segundo caso, los objetivos del movimiento maya -segun

5 Es pertinente sefialar en este punto la importancia de la cooperaci6n intemacional, que ha intervenido,
desde 1986, como una constelaci6n de actors politicos en los process que han implicado a los mayas y el
resto de la sociedad civil. En un moment inicial, cuando el Estado no era visto como interlocutor legitimo,
el financiamiento externo lleg6 directamente a los grupos de base, promoviendo una "onegeizaci6n" de las
organizaciones mayas (Bastos 295-96). Actualmente, predomina una vision muy critical de algunos
aspects de la cooperaci6n international que "no propici6 una cultural de continuidad y autosuficiencia"
(Luis Aceituno, entrevista, agosto 2004).









formulaciones de Demetrio Cojti en la decada del noventa-- abarcan un triple

reconocimiento: del pueblo maya como sujeto de derecho, de su derecho a

autodeterminarse, y del pluralismo etnico. (a) El reconocimiento del pueblo6 y grupo

etnico maya como sujeto de derecho es basico, ya que apunta en ultima instancia a una

reform de la Constituci6n para que esta prescribe la igualdad entire los pueblos maya y

ladino, dando fundamento a (b) su posibilidad de autodeterminarse. En el ambito juridico

international, el derecho a la Autodeterminaci6n de los Pueblos es el amparo legal por el

que los mayas pueden disponer de su status politico y su territorio. (c) El

reconocimiento del pluralismo etnico sustentaria la reestructuraci6n de la sociedad

guatemalteca en terminos de igualdad, lo que garantizaria la autonomia cultural de las

comunidades etnicas y su relative autonomia political (Cojti Cuxil 67-72).

La realidad cotidiana de los indigenas en Guatemala contrast dramaticamente con

los objetivos ultimos del movimiento maya, permitiendo calibrar su importancia

programatica, es decir como formulaci6n de metas a alcanzar. Esta importancia

programatica --que continue vigente en la actualidad (2004), en la conflictiva democracia

guatemalteca--, debe ser comprendida en su adecuada dimension political a mediados de

la decada del 1990, durante las negociaciones previas a la firma de los Acuerdos de Paz.

Una vez mas es precise traer a colaci6n la repercusi6n del testimonio Me llamo Rigoberta

Menchu y asi me naci6 la conciencia como el primer event de una series que culminara

con el Premio Nobel de la Paz a Rigoberta. Este premio, que, inserto en la coyuntura



6 La Corte Internacional de Justicia, en una opinion consultiva, define "Pueblo" como "[u]n grupo de
personas que viven en un pais dado o localidad, que poseen una raza, religion, idioma y tradiciones propias
y que estin unidas por la identidad de raza, religion, idioma y tradici6n en un sentimiento de solidaridad,
con el prop6sito de preservar sus tradiciones, de mantener su religion, de asegurar la instrucci6n de sus
hijos de acuerdo con el espiritu y las tradiciones de su raza y para darse asistencia mutua" (Cojti Cuxil 71).









ideol6gica del afio 1992 y el quinto centenario de la llegada espafiola a America, atrae la

atenci6n international a la tematica indigena y de derechos humans, es aprovechada

tanto por el movimiento popular como por el maya para ganar reconocimiento y

participaci6n en las negociaciones de paz (Warren, Indigenous 53). Si bien como sefiala

Warren, en el context del fin de la Guerra Fria y de los process de globalizaci6n, la

elite econ6mica guatemalteca no tenia mas opci6n que ceder en el campo de los derechos

humans para no quedar excluida del nuevo disefio econ6mico international (Indigenous

54), las negociaciones se estaban llevando a cabo en secret en Europa y Mexico. Frente

a esto, la Asamblea de la Sociedad Civil organize discusiones con lideres de distintos

sectors con el objetivo de crear propuestas alternatives, dando asi cabida a los activists

del movimiento maya a traves de la Coordinadora de Organizaciones del Pueblo Maya de

Guatemala (Warren, Indigenous 55): lo indigena, hasta ese moment, habia entrado en

las negociaciones como tema; a partir de aqui, se consider a los mayas como actors,

que presentan, a traves de su agrupaci6n en coordinadoras, una postura unificada frente al

resto de la sociedad (Bastos 97). En la media en el que el movimiento encontraba apoyo

en las discusiones sobre derechos de los pueblos indigenas generadas en el marco de las

Naciones Unidas, asi como en la acci6n de ONGs europeas, puede decirse que la

participaci6n de la izquierda y de los grupos indigenas en las negociaciones estuvieron

tambien al amparo de los socios que la elite guatemalteca procuraba atraer, o de los que

intentaba no alienarse.

Como mencione anteriormente, el proyecto de naci6n guatemalteca es uno de los

puntos centrales del cuestionamiento maya; ese proyecto, que identifica la cultural

national con la ladina o mestiza, excluye al pueblo y la cultural maya. Me interest









detenerme en el andlisis que Cojti Cuxil realize de este colonialismo interno en

Guatemala porque su argumentaci6n permit seguir con claridad las critics que el

movimiento maya hace a la izquierda. En primer termino, describe la situaci6n de

colonialismo a traves de sus indicadores econ6micos, politicos, culturales e ideol6gicos

(25-36). En su andlisis de estos ultimos, Cojti Cuxil sefiala la conceptualizaci6n que

permea la clase media y alta ladina-aun los activists de izquierda-que visualiza "al

Maya como menor de edad o como subhombre y [evita] que se beneficie de las cliusulas

igualitarias" de las mismas doctrinas que en teoria apoyan (33). La puerilizaci6n del

indigena, sin embargo, no es un fen6menos exclusivamente guatemalteco sino una

estrategia del poder colonial, que lleg6 incluso a tener expresin juridica, como en el caso

de la constituci6n de Colombia de 1886 (vigente hasta 1991), que nombraba

explicitamente a los indigenas como "menores de edad".8 En segundo lugar, sefiala la

misma brecha ideol6gica entire la izquierda y el movimiento maya que mis arriba

Montejo habia descrito con respect a la representatividad de Rigoberta Menchu,

cuestionada por los indigenas por ser "mis amiga de los extranjeros que de su propia

gente" (Montejo 388). La critical concrete que Cojti Cuxil hace a la guerrilla marxista es

que "la revoluci6n ladina nunca pudo combinar o articular, de alguna manera, la lucha de


SDefine colonialismo intemo como "la relaci6n econ6mica y political entire una naci6n del occidente y una
subaltema no occidental", asi como "la situaci6n desigual basada en la explotaci6n econ6mica y en la
discriminaci6n cultural de un Pueblo sobre otro" (25). Ejemplos significativos de los indicadores que
consigna son, en lo econ6mico, el promedio de Q. 2.50 que el Estado gasta por habitante de la region del
altiplano maya, para el afio 1976, frente al promedio de Q. 7.22 en la region de oriented (predominantemente
mestiza) y de Q. 28.27 en el area metropolitan ladina y mestiza para el mismo afio. El grado de
escolarizaci6n, para el afio 1988, indica un 70% de analfabetos en el total de poblaci6n maya frente al 30%
de la poblaci6n ladina; por otra parte, ningun maya, except los pocos que asisten a escuelas atendidas por
la Direcci6n General de Educaci6n Bilingiie (DIGEBI), aprende a leer o escribir en su lengua matema en la
escuela public (27-32).

8 Agradezco al Dr. Felix Bolafios el dato sobre la constituci6n colombiana y la puerilizaci6n como practice
de subalternizaci6n.










classes de los explotados guatemaltecos con la lucha de liberaci6n national del Pueblo

Maya colonizado. Esta falta de articulaci6n fue una de las causes de su debilidad y

fracaso" (35).

Basicamente, cuando desde el movimiento maya se consider que la guerrilla

desestim6 o minimize la discriminaci6n racial en contra de los indigenas, se contrapone

el conflict de clase -nucleo interpretative de la izquierda-al conflict etnico y racial

que es central en el mayanismo. Para Warren, la originalidad y heterodoxia del

movimiento radica en que, al afirmar que la lucha de classes no es su marco de referencia

unitario, theyhy seek to build a cross-class movement -a new sort of Maya solidarity-

that would include middle-class professionals and business people as well as cultivators,

students, teachers, development workers, and rural shopkeepers" (Indigenous 49).

Ademas, al denunciar el racism que atraviesa la sociedad guatemalteca en todos sus

niveles, los mayanistas incluyen en su critical a las classes trabajadoras y campesinas

ladinas, que son c6mplices de las elites en la reproducci6n de prejuicios raciales.

Si bien el movimiento maya ha recibido las critics de los sectors intelectuales

ladinos y de la izquierda, a partir del process de paz, la brecha entire el mayanismo y la

izquierda result menos infranqueable.9 Muchos intelectuales de izquierda modificaron su


9 Entre las critics, se ha acusado al movimiento de separatist, de promover la polarizaci6n 6tnica, de crear
una falsa "mayanidad" que seria tanto mis inaut6ntica en la media en que borra las huellas de mestizaje e
hibridaci6n con la cultural ladina. Por otro lado, como sefial anteriormente a trav6s de la opinion de
Taracena, se cuestiona su 6xito como movimiento social. Tanto Cojti Cuxil como Warren coinciden en que
la oposici6n al movimiento maya por parte de la clase media ladina expresa su resistencia a la movilidad
socio-econ6mica de los mayas, en la media en que 6stos filtimos estin compitiendo y desplazando a los
ladinos. Un intellectual como Mario Roberto Morales, por ejemplo, utiliza el arsenal te6rico de los studios
culturales (asociados con la izquerda en la academia estadounidense) para deconstruir e invalidar el
movimiento como una construcci6n de elite, que no represent a las masas de indigenas pobres,
argumentando asi a favor de los sectors de derecha en Guatemala. En efecto, si el "resurgimiento cultural"
es una actuaci6n de los intelectuales mayas ladinizados para ampliar sus propios mercados, el mayanismo y
los derechos indigenas son imposiciones forineas, y por lo tanto no hay una verdadera necesidad en el pais
de examiner y transformar sus political e instituciones (Warren, Indigenous 41-44). Taracena, que coincide
con Morales al describir a los culturalistas como un movimiento de l6ite, se opone a l1 en la media en que










perspective con respect a la tematica indigena, apartandose de la idea de la asimilaci6n

total como unico future possible para las comunidades indigenas, a la vez que los

intelectuales mayas afinaron sus propios analisis de clase, incluyendo el factor de la

pobreza ladina como una cuesti6n ineludible (Warren, Indigenous 64). Tambien

indicative de estos cambios es el distanciamiento de Rigoberta Menchu del sector popular

a partir de 1993 y su aproximaci6n a otros sectors de la sociedad civil, dandoles mayor

importancia a las demands etnicas (Cojti Cuxil 113).

En estos afios (1990-1993), el sector de los populares acepta el termino "Pueblo

Maya", que implica legitimar la forma mayanista de ver lo etnico, y que, en contrast con

la formula de multiculturalidad, "tiene consecuencias political importantes a la hora de

gestionar la diversidad: el 'pueblo' exige un reconocimiento que va mas alli de la

cultural" (Bastos 108). Esto adquiere relevancia en el process de negociaci6n de los

Acuerdos de Paz, cuando en 1995 se firma el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de los

Pueblos Indigenas, que supone el reconocimiento official de la desigualdad etnica en

Guatemala. Si los Acuerdos de Paz en conjunto son considerados como un gesto de

"refundaci6n national" -"socialmente posibles pero politicamente inviables" (Bastos

138)--, este acuerdo tiene la importancia de plantear reforms constitucionales para

reformular la naci6n.10 Cuando en mayo de 1999 se realize una consult popular para



Morales "sostiene ideas de vaciamiento hist6rico" (entrevista, agosto 2004); tambidn critical al movimiento
su construcci6n esencialista --que llama al olvido los siglos de resistencia, y soslaya la investigaci6n
hist6rica seria, con la posibilidad de introducir nuevas peguntas desde una nueva sensibilidad-y su
rechazo a constituir alianzas horizontalmente con los sectors no mayas, optando en vez por participar en el
Estado (entrevista, agosto 2004).

10 Desde una perspective critical de este acuerdo, Bastos y Camiis sefialan que "[s]e reconoce el derecho del
otro a su identidad mientras no se ponga en entredicho una identidad colectiva por adici6n y no por
distinci6n...un intent de acomodar las demands mayas sin cuestionar el marco de la naci6n existente"
(Bastos 139-40).









avalar estas reforms y la mayoria de la poblaci6n se abstiene de votar, el process de paz

result gravemente afectado, y queda en suspense la implementaci6n de la mayoria de los

acuerdos. El resultado de la consult sefiala una crisis de representaci6n en el movimiento

maya, marcando el cierre de una etapa (Bastos 205): los partidos y el gobiemo se

focalizan en la pr6xima campafia electoral, en tanto que los mayas, sobre todo a nivel

individual, disefian nuevas estrategias de participaci6n, especialmente a traves de su

incorporaci6n al Estado (Bastos 223).

La importancia que el movimiento otorga a la preservaci6n de las lenguas mayas

puede interpretarse como una decision estrategica: el enfasis en los asuntos culturales le

permit quedar fuera de la polarizaci6n izquierda-derecha del panorama politico

guatemalteco, y manifiesta una diplomacia inteligente y a largo plazo (Fischer 105).11 El

movimiento cifra en la identidad cultural las bases de su representatividad, que constitute

a su vez el soporte de las reivindicaciones political, juridicas y econ6micas. Segun

Edward Fischer, hay en el movimiento una posici6n relativista y determinista "en cuanto

al idioma y la cultural, asegurando que unicamente hablando un idioma maya es possible

entender la cultural maya y su forma de ver el mundo" (99). Si en tanto grupo intellectual y

academic, los mayanistas estan procurando re-apropiarse de los studios mayas desde

una perspective indigena a traves de la reinterpretaci6n de cr6nicas coloniales, de

studios antropol6gicos y de analisis sociales --como la misma producci6n de Victor

Montejo atestigua--, queda claro que sustentan esa re-apropiaci6n en su noci6n de

identidad. Por lo tanto, es imprescindible en este punto discutir los elements que

intervienen en esa concepcion.


1 Para una discusi6n mis complete de las "estrategias de lucha" de los mayas, ver Cojti Cuxil (67-78).









Cuando Cojti Cuxil dice que "[e]l movimiento Mayanista es a la vez

predominantemente conservador en el piano cultural y predominantemente innovador o

revolucionario en el piano politico y econ6mico" (78), esta expresando una noci6n de la

identidad cultural basada en un esencialismo estrategico -afirmaci6n de una "esencia"

que puede transformarse sin dejar de ser esencial--, y que compare la mayoria de los

intelectuales mayas. Raxche (Demetrio Rodriguez Gualan) habla de la evoluci6n

dinamica de la cultural de los pueblos, que cambia constantemente segun las condiciones

favorables o desfavorables de su desarrollo, pero que, esencialmente, "sigue siendo la

misma" (112). Victor Montejo menciona el dinamismo de la cultural maya, que

acomodando elements del mundo exterior, ha asegurado su sobrevivencia ("The Stones"

211). Sefiala tambien c6mo el movimiento maya procura desactivar la oposici6n entire la

glorificaci6n de la cultural maya clasica por parte de los ladinos y el desprecio social

hacia los descendientes modernos de esos mismos mayas: en ese sentido, el bagaje

cultural de las propias tradiciones constitute un element clave, la esencia misma de la

identidad, que permit a los indigenas "be proud of being Mayans... and.. .understand

why Native cultures are distinct and unique on this earth" ("The Stones" 213). Habria,

entonces, ciertas continuidades en la cultural maya (cosmologia, lenguas, nociones

distintivas del alma, la matematica basada en el numero veinte, el calendario, las

creencias en series que se transforman, etc), caracteristicas que estin mas alli del tiempo y

que hacen a los mayas ser mayas, es decir expresan la esencia de la mayanidad. Segun

Warren, los intelectuales mayas estan articulando un esencialismo nacionalista, en el que

cifran "a powerful rejection of the Ladino definition of Mayas as the negative or weaker

other" (Indigenous 78), y que se relaciona tambien con la articulaci6n de un discurso de









la resistencia maya al racism y la dominaci6n. Taracena, por su parte, explica el

esencialismo como una etapa logistica del proyecto de construcci6n de una identidad

protonacional, que, desde el punto de vista hist6rico, da un salto hacia la utopia pre-

hispanica: no se trata de una revalorizaci6n de los herederos de los mayas -entre los

siglos X y XV-- sino de la utopia clasica (los constructores de piramides, los lectores de

escritura jeroglifica, los creadores del calendario, etc). Esto supone una ideologia

descalificadora hacia esos herederos, concebidos como incapaces de mantener los

grandes valores de la civilizaci6n: para Taracena, "la reacci6n del movimiento es

simplemente soslayar en lugar de lanzar a explicar historiograficamente" (entrevista,

agosto 2004), de ese modo cayendo en el esencialismo que impide demostrar que no hay

un vacio hist6rico sino evoluci6n, y que "la subaltemidad es una construcci6n hist6rica

en un determinado moment, pero no es un destino" (entrevista, agosto 2004).

Quiero sefialar dos elements que se desprenden de la argumentaci6n de los

intelectuales mayas que acabo de desarrollar. Por un lado, este discurso de la identidad

cultural maya plantea una re-significaci6n del esencialismo, que, ademas de ser una

estrategia de captaci6n de voluntades, refleja un autentico sentir etnico. Por otro lado, se

pone de relieve un desfasaje entire los discursos que se elaboran en los centros -como la

academia estadounidense en este caso-- y las periferias (aqui, el sector culturalista maya

del campo intellectual guatemalteco). Cuando se produce un dialogo entire ambas

instancias, este result marcado por un desajuste conceptual, como si unos y otros, en

apariencia discutiendo sobre lo mismo, estuvieran en verdad siguiendo carries

divergentes. Es possible ejemplificar este fen6meno a traves de la contraposici6n del









esencialismo estrategico y las perspectives construccionistas de la etnicidad, exploradas

por la academia estadounidense (Warren, Indigenous 77).

El construccionimo concibe a la identidad como un "collage of conflicting

meanings, simultaneously advanced by different actors in social systems. In this process-

oriented formulation, ethnicity becomes the practice, representation, negotiation,

resistance, and appropiation of identity for all parties" (Warren, Indigenous 72). Quiere

decir que la formulaci6n de la identidad es un process dinamico a su vez regulado por

restricciones econ6micas, political y culturales que impiden que sea una opci6n personal:

por el contrario, la identidad surge de la interacci6n de estereotipos mediaticos, political

sociales y la cultural national. Dicho en otros terminos, ser maya en Guatemala refleja lo

que las poblaciones estan haciendo; no hay un maya esencial y nuclear sino "in the face

of discrimination, a complex, ever-changing self-authorship, which sometimes reweaves

and sometimes rejects the past" (Warren, Indigenous 74).

Teniendo en cuenta esta concepci6n construccionista de la identidad, result

indicative del desajuste dialogal antes mencionado una anecdota de Kay Warren sobre

una conferencia que dio en Guatemala en 1989. Luego de la conferencia, que trataba

acerca de la identidad indigena, los intelectuales mayas presents expresaron cuales eran

sus expectativas de parte de los antrop6logos norteamericanos, cuya funci6n visualizaban

como "helping to identify continuities in Maya culture" (Warren, Indigenous 74). Warren

sefiala la ironia de la situaci6n, en la media en que se le pedia que hiciera "what I could

not: be a cultural archeologist or ethnohistorian who finds continuities, and, whatever

their current significance, argues that they are the Maya culture core. How odd, I thought

at the time, that one would trust a North American's judgement" (Indigenous 78). En la









anecdota, lo revelador es, mas que el contrast de concepciones acerca de la identidad, el

hecho de que los intelectuales mayas pidan explicitamente que sus perspectives sean

refrendadas por los intelectuales del centro. Asi como en The Rigoberta Menchu

Controversy veiamos que dirimir la representatividad del sujeto del testimonio depend

del lector hegem6nico extra-guatemalteco que es el receptor privilegiado del texto, el

relato de Warren permit concluir que incluso las formulaciones del movimiento maya

sobre la identidad expresan una dependencia direct del campo intellectual

estadounidense.

La figure de Victor Montejo como escritor es mis visible en el ambito de la

academia estadounidense -a causa de su inserci6n como antrop6logo, que lo somete y

condiciona a la actividad escrituraria--, que en Guatemala, donde las opinions coinciden

en que es practicamente desconocido (Acevedo, Escobar Sarti, entrevista, agosto 2004).

Su falta de repercusi6n internal se explica, en parte, por haber publicado en ingles muchos

de sus textos, y, en parte, porque siempre mantuvo una distancia de protagonismo. Para

Escobar Sarti, Montejo present una vision mas equilibrada del indigena en Guatemala,

"un mensaje s6lido y menos sesgado detras de su propuesta" (entrevista, agosto 2004).

Esta adquiere mayor relevancia en el campo guatemalteco a traves de su labor political, al

frente de la Secretaria de la Paz del actual gobierno. Su participaci6n habia sido

anunciada en su articulo "The Multiplicity of Mayan Voices: Mayan Leadership and the

Politics of Self-Representation", donde elabora una critical del extremismo nacionalista

(como el de Cojti en 1996), que, segun Montejo, radicaliza el movimiento en un

moment en que es necesario favorecer las posiciones intermedias. En este texto, su

propuesta es moderada, a favor de la construcci6n de una naci6n-estado multicultural









(134), que permit pensar el future de una manera mas realista, y en la que los

intelectuales mayas puedan aceptar poder politico (135).

La Secretaria de la Paz fue creada durante el gobierno de Arzu para implementar

los acuerdos, asegurando que los proyectos y political del ejecutivo fueran coherentes

con estos. Para observadores critics como Cojti, por ejemplo, la Secretaria nunca ha

tenido peso, y "[s]u fuerza radicaba en former parte del bloque 'progresista' del

gobierno... que tenia que hacerse su lugar frente a las tendencies neoconservadoras del

partido" (Bastos 169-70). La participaci6n de Montejo en el gobierno refleja una

tendencia o estrategia de lo que Taracena denomina el grupo de los "pragmaticos" entire

la intelectualidad maya, que apuestan a transformar el Estado desde dentro.12 La

presidencia de Alfonso Portillo abre las puertas de ciertas instancias estatales a la

presencia indigena; y aunque trabajar desde dentro del gobierno tiene su costo, figures

como Demetrio Cojti u Otilia Lux, evaluan la experiencia positivamente en terminos de

aprendizaj e.

Desde el punto de vista de la actual gesti6n de Montejo al frente de la Secretaria,

hay coincidencia en que, por un lado, es demasiado pronto para evaluarla, en el context

de un gobierno que "tampoco esta creando las condiciones para una participaci6n real"

(Anabella Acevedo, entrevista, agosto 2004), y que en ese sentido buscaria la presencia

de intelectuales mayas de notoriedad "para mantener content a la comunidad

international" (Escobar Sarti, entrevista, agosto 2004); y, por otro, Montejo tiende a

evitar la estridencia publicitaria.


12 Taracena sefiala el hecho de que figures como Montejo y Menchf, antit6ticas en sus caminos politicos, se
juntan en la coyuntura actual del gobierno de Oscar Berger (Montejo en la Secretaria de la Paz y Menchiu
como Embajadora).









En sintesis, esta secci6n ha desarrollado el context general del movimiento maya,

marco ideol6gico en el cual se inserta la revision critical que Montejo hace del testimonio

de Menchu. Para dar un panorama sintetico pero no simplificador de este movimiento, ha

sido necesario remontarse a sus origenes y trazar brevemente su historic, que se enlaza, a

traves de alianzas, ambiguedades y contradicciones, con la historic del movimiento

revolucionario en Guatemala, expresandose en las vertientes culturalista y popular del

movimiento maya. Las coyunturas que conducen a los Acuerdos de Paz y las

transformaciones sociales y political que se produce a continuaci6n, sensibles a la

influencia del financiamiento intemacional, permiten explicar una nueva participaci6n de

los mayas en las estructuras estatales, con el surgimiento de los intelectuales mayas

pragmaticos, que, alineados o no en las vertientes antes mencionadas, procuran introducir

cambios desde dentro del Estado. Si bien la representatividad de este movimiento es

cuestionada por lo que muchos consideran su falta de contact con las bases indigenas, es

en este marco donde la figure de Victor Montejo adquiere relevancia como activist

politico. Su figure como escritor, cuya visibilidad es much mas limitada a los circulos

academicos y dependiente de su inserci6n en los Estados Unidos, mantiene sin embargo

una propuesta coherente con su participaci6n political. Por ultimo, esta secci6n ha tambien

desarrollado la cuesti6n de la falta de coincidencias o desajuste dialogal entire los planteos

te6ricos del ambito academic estadounidense y el guatemalteco, reflexionando asimismo

sobre la selecci6n de las unidades de analisis de este trabajo como otro ejemplo possible

de ese desajuste.










Campo literario en Guatemala durante la d6cada del noventa: surgimiento y
repercusi6n de la producci6n de Humberto Ak'abal.13

Contrastando con el escaso reconocimiento literario de Montejo en Guatemala, la

figure de Humberto Ak'abal tiene una visibilidad indiscutida. Esta secci6n procurara

articular un breve repaso hist6rico que de cuenta de las condiciones de posibilidad de su

surgimiento en la decada del noventa, y de su afianzamiento y ubicaci6n en el campo

literario a comienzos del nuevo milenio.

Durante la decada del ochenta, una generaci6n de escritores que habia comenzado a

publicar a mediados de los afios setenta -Marco Antonio Flores, Dante Liano, Arturo

Arias, Frank Gallich--, y que estaba ligada a la Universidad de San Carlos, debe salir al

exilio como consecuencia de la agudizaci6n de la violencia y la represi6n de estado.14

Este exilio se ve como una toma de posici6n political clara frente a la lucha armada, y de

hecho los miembros de la generaci6n fueron etiquetados como "los escritores de la

guerra"; quedarse en Guatemala fue visto como plegarse a la cultural official1 5 En este

panorama, la figure de Mendez Vides, escritor un poco mas joven y sin vinculos

politicos, que regresa a Guatemala despues de un corto period afuera, cumple la funci6n

de rearticular desde dentro el campo literario, dando apoyo a figures emergentes como



13 La mayor parte del material utilizado en la elaboraci6n de esta secci6n proviene de entrevistas realizadas
en Guatemala en agosto de 2004. Debo agradecer la generosa colaboraci6n de Arturo Arias, Carolina
Escobar Sarti, Luis Aceituno y Anabella Acevedo.

14 Parte de las limitaciones de este trabajo incluye el uso no critic de la categoria "generaci6n", que
empleo en su acepci6n coloquial para referirme a un grupo de escritores que comparten un context
cultural e hist6rico. Seri necesario preguntarse, en otro moment, si, en tanto categoria descriptive de
fen6menos especificamente literarios, esta noci6n no queda demasiado atada a la posibilidad de ciertos
actors (escritores o critics de mayor reconocimiento) de adjudicar la pertenencia de otros actors
(escritores) a una u otra generaci6n, articulando el campo segin una genealogia donde "generaci6n mis
joven" implica menos una diferencia de afios que de repercusi6n.

15 Carolina Escobar Sarti menciona el fen6meno de que las mujeres escritoras, a diferencia de los hombres,
no se van al exilio (como Margarita Carrera o Ana Maria Rodas).









Ak'abal, entire otros. Paulatinamente se produce el retorno permanent de Marco Antonio

Flores, y mas tarde el de Mario Roberto Morales: aunque el resto de los "escritores de la

guerra" optan por quedarse fuera, vuelven por primera vez al pais en 1988, cuando se

realize el primer Congreso de Escritores Centroamericanos. Este congress tuvo

importancia tanto en la formaci6n de un vinculo entire generaciones (los "escritores de la

guerra" con los mas j6venes), como en las conexiones entire los de dentro y los de fuera,

facilitando, ademas, los intercambios entire autores de los diversos paises del area.

A principios de los afios noventa, y como parte del mismo interest coyuntural que

habia generado Centroamerica en la decada anterior, se organizan los Congresos

Intemacionales de Literatura Centroamericana (CILCA) -el primero de los cuales tuvo

lugar en Nicaragua--, que permiten el contact entire j 6venes escritores y ciertos sectors

critics del ambito academic, sobre todo el norteamericano y en menor media el

europeo. Esto contribute a la proyecci6n de la figure de Ak'abal, asi como la de otros

escritores centroamericanos. El CILCA, que se reuni6 en dos oportunidades en

Guatemala, sigui6 realizandose posteriormente en Europa, con lo que se increment la

participaci6n de critics europeos pero se redujo la de los escritores jovenes.

Uno de los efectos de estos congress fue la creaci6n de Asociaciones de

Escritores, que general nuevas publicaciones donde se difunden autores reconocidos y se

da tambien lugar a los nuevos. Paralelamente, el grupo culturalista del movimiento maya

que, a traves de la Academia de las Lenguas Mayas, estaba trabajando en la

sistematizaci6n lingiuistica y la creaci6n de diccionarios, constitute la Asociaci6n de

Escritores Mayas: alli se reunen figures de la nueva literature maya (como Gaspar Pedro









Gonzalez y Victor Montejo), la cual busca, segun Arias, encontrar sus raices en la

tradici6n clasica.

La relative estabilizaci6n del pais a partir de los Acuerdos de Paz, sumada a los

efectos de la globalizaci6n, posibilita transformaciones en la industrial editorial: no s6lo

llega el grupo Santillana, por ejemplo, sino que aparecen editoriales nuevas, que, aunque

en tirajes pequefios, publican autores nacionales, respondiendo al interest de un nuevo

public consumidor de literature guatemalteca. A este fen6meno se agrega la apertura de

librerias que, con una modalidad de comercializaci6n modemizada, como El Pensativo o

Sophos, difunden textos nacionales y extranjeros que habian estado largamente ausentes

del panorama guatemalteco. Ademas, la creaci6n de centros culturales integrados a

nuevos espacios recreativos, de calls peatonales, tiende a reformular la concepci6n

urbanistica, acercando una propuesta ludico-comercial que favorece events culturales y

literarios. Refiriendose a esta nueva modalidad de participaci6n cultural que surge en los

ultimos afios, y contrastandola con la de fines de la decada anterior, Carolina Escobar

Sarti sefiala que "esta es una epoca de producer, de hacer; se transit entire unos y otros;

no es como antes que habia grupos fijos y 'discipulados' alrededor de ciertas figures"

(entrevista, agosto 2004).

Por otra parte, la decada del noventa, es, como vimos, una etapa de florecimiento

en el process de visibilidad de lo indigena. El surgimiento de la figure de Ak'abal se ve

impulsado, en cierta forma, por este "boom" de lo indigena a nivel continental. Su

difusi6n inicial en Guatemala se vincula con su relaci6n con Luis Alfredo Arango, a

quien, segun Luis Aceituno, "la propuesta estetica de Ak'abal le debe much" (entrevista,

agosto 2004). Dentro de los circuitos de difusi6n de literature indigena en America latina,









el apoyo del mexicano Carlos Montemayor facility la repercusi6n de su poesia,

abriendole espacios internacionales.16 En general, la critical registra que la producci6n de

Ak'abal esta bien posicionada en el discurso de los noventa, sin -con esto-- dejar de

reconocer su valor literario.

El Premio Nacional de Literatura Miguel Angel Asturias, que le fue otorgado en el

2003, es una evidence manifestaci6n social de ese reconocimiento. Sin embargo, Ak'abal,

al rechazarlo, explicit tanto su cuestionamiento del canon como su forma de concebir la

participaci6n political. Los motives de la negative de Ak'abal a recibir el premio se

asocian con el nombre de Asturias, "un escritor de muchos meritos [que] sin embargo

escribi6 la tesis Elproblema social del indio, en donde ofende a los pueblos indigenas de

Guatemala, de los cuales yo soy parte": asi, pone en primer plano el racism y la

discriminaci6n, "algo muy latente y sobre lo que no se ha reflexionado ni discutido

abiertamente" (Sandoval, 22 de enero 2004). Este rechazo, al igual que el de su

nombramiento como Embajador de Turismo (porque "[n]o soy representante de los

comerciantes del Instituto Guatemalteco de Turismo" [Revista D, 15 de agosto 2004]),

debe entenderse como una negative a participar en la maquinaria del Estado, y, en ese

sentido, su postura es antitetica a la de Montejo. Este, en un comentario sobre la decision

de Ak'abal, evita cuestionar el papel can6nico de Asturias, y se refiere, por el contrario, a

las diferencias entire sus textos literarios y academicos -Asturias "como literate es

extraordinario" pero "la tesis es un document que no debi6 ser publicado" (Sandoval, 22

de enero 2004)--, desplazando el debate de lo que es el tema de fondo: la participaci6n


16 Cabe mencionar que, siguiendo una recomendaci6n de Montemayor, la Fundaci6n Novella (vinculada
con la mayor fibrica de cemento de Guatemala) le otorga a Ak'abal una beca que le permit dedicarse a su
literature en los afios iniciales de su surgimiento.










political del intellectual indigena y si esta es viable a traves de su integraci6n al Estado, sin

ser cooptado por el.17 En ese sentido, la posici6n de Ak'abal, de no intervenir en la esfera

public mas que por medio de su practice escrituraria, es clara: coherentemente con ella,

sefiala el patemalismo que perjudica las literaturas indigenas al no introducir criterios

mas rigurosos de calidad, cuando "por cargo de conciencia se apoyan publicaciones sin

mayor cuidado" (Sandoval, entrevista. 1 de febrero de 2004).

Por otro lado, la postura de mantenerse al margen de la participaci6n political,

autolimitandose al espacio de lo literario (implicitamente concebido este como aut6nomo

de lo politico) es un punto de contact con otras figures (Rodrigo Rey Rosa, Eduardo

Halfon) que surgeon o adquieren notoriedad en el panorama de los afios noventa, y que, en

otros aspects, tienen una producci6n totalmente alejada de la de Ak'abal. Luis Aceituno

observa la importancia sociol6gica de fen6menos literarios como el de Ak'abal y Rey

Rosa, al provenir uno de una clase campesina indigena, y otro de las classes altas, y

compartir espacios prominentes en el campo literario actual. Rey Rosa, que recibi6 -y

acept6--el controvertido Premio Nacional Miguel Angel Asturias 2004, don6, sin

embargo, el dinero para crear un certamen que estimule la producci6n literaria en lenguas

mayas: su gesto, sin cuestionar abiertamente el canon ni su inclusion en el, se hace

1 Las reacciones de otros intelectuales no indigenas frente al rechazo de Ak'abal permiten observer, por un
lado, la ansiedad por no desplazar la figure de Asturias de su lugar can6nico, que, para algunos, es
fundacional de la literature guatemalteca (y sobre todo de la presencia de 6sta en el exterior). Por otro, la
insistencia en contextualizar la tesis de Asturias en el moment hist6rico de su escritura, intent minimizar
o justificar -por sus "buenas intenciones"-- el hecho concrete de que 6sta es expresi6n del racism y la
discriminaci6n que permean la sociedad de la 6poca. La descripci6n que Asturias hace de la apariencia
fisica de los indigenas ("Una fisonomia de suyo fea le dan: la nariz y la boca anchas, los labios gruesos, las
comisuras hacia abajo, los p6mulos salientes, el ojo oblicuo amortiguado, la frente estrecha y las orejas
grandes y sencillas, con el 16bulo adherido en muchos casos" [21]) no esta lejos de los procedimientos de
animalizaci6n de Rafael Ar6valo Martinez par referirse a la Guatemala no blanca en "Las fieras del
tr6pico" (caballos, topos, cerdos, osos, toros o primates) ni de su descripci6n de los rasgos indigenas
("caras achatadas...de frentes deprimidas y enormes maxilares" [169]). Estos intentos de minimizaci6n, en
mi opinion, s6lo confirman la observaci6n de Ak'abal acerca de la falta de reflexi6n profunda sobre el
racism en Guatemala.









simb6licamente solidario de voces como la de Ak'abal, que no admite su propia inclusion

sin subvertir -o al menos acercar la reflexi6n-- a los supuestos raciales que lo sustentan.

Por ultimo, es precise sefialar la importancia que la critical actual coincide en

atribuir a la figure literaria de Luis de Li6n, escritor kakchiquel, maestro y activist

politico, desaparecido en 1984. Entre el conjunto de su obra, integramente en castellano,

sobresale su novela El tiempo principia en Xibalba, que fue escrita en la decada del

setenta, pero cuya version complete se conoci6 veinte afios mas tarde. En el panorama de

la producci6n de escritores indigenas, Luis de Li6n es percibido como un eslab6n de

enlace con la nueva literature maya; sin embargo, la critical subraya la fuerza expresiva y

contestataria de su propuesta estetica como elements distintivos de su escritura. Un

reciente homenaje official a de Li6n, con motivo del vigesimo aniversario de su

desaparici6n, permit calibrar su peso literario y la relevancia political de su figure en el

campo intellectual contemporaneo.18

En sintesis, esta secci6n ha rastreado la rearticulaci6n del campo literario desde

fines de los afios ochenta, mostrando c6mo un interest intemacional en el area

centroamericana beneficia la emergencia de nuevos escritores que adquieren visibilidad

en Europa y Estados Unidos. En la coyuntura especialmente propicia para la

problematica indigena de los afios noventa, que favorece el surgimiento y difusi6n de una

nueva literature maya, la figure literaria de Ak'abal result acorde con los discursos

dominantes y esta respaldada por una s6lida propuesta estetica. Estos elements explican





18 El Estado reconoci6 pfiblicamente su responsabilidad en el asesinato de Luis de Li6n, la Universidad de
San Carlos le otorgard un Honoris Causa p6stumo y su obra sera incluida en el curriculum de studios a
nivel secundario.









la progresiva repercusi6n que su producci6n adquiere en Guatemala asi como su

proyecci6n en el exterior.

A modo de conclusion general, este capitulo se ha ocupado de rastrear la ingerencia

del lector hegem6nico extra-guatemalteco en la producci6n de literature testimonial en

sentido amplio, que constitute el centro de atenci6n de este trabajo. En un primer

moment, fue necesario contextualizar la lectura critical que Montejo hace del testimonio

de Menchu en los parametros del movimiento maya, y, a la vez, desplegar los origenes,

importancia y vinculaci6n de este movimiento tanto con el movimiento revolucionario

como con centros academicos y de cooperaci6n internacionales. La pertinencia de esta

contextualizaci6n se hard evidence en el pr6ximo capitulo, que propone un analisis de

Testimonio, de Montejo, cuya ubicaci6n marginal en el campo literario guatemalteco, asi

como su participaci6n en la esfera public han sido desarrolladas en estas paginas. En la

segunda secci6n de este capitulo, se realize un sintetico panorama del campo literario en

la Guatemala de los afios noventa, para dar cuenta del surgimiento de la figure de Ak'abal

y la repercusi6n alcanzada por su practice escrituraria. Si bien, a diferencia del caso de

Montejo (cuyas credenciales como escritor vienen ratificadas por la academia

estadounidense), la inserci6n de Ak'abal en el campo literario tiene su origen en el

interior de Guatemala, la influencia de la coyuntura international -sensible a la cuesti6n

indigena--, la presencia de la cooperaci6n externa, y el interest general de la critical

europea y norteamericana en la region son factors que contribuyen a su difusi6n. En este

sentido, se articula una vez mas la ingerencia del public hegem6nico no guatemalteco

como lector privilegiado de la producci6n testimonial.














CHAPTER 4
TESTIMONIO DE VICTOR MONTEJO

El present capitulo se ocupara de analizar Testimonio de Victor Montejo. Segun

vimos en el capitulo anterior, la producci6n de Montejo esta enmarcada por las

reivindicaciones del movimiento maya, cuyo objetivo es revitalizar la cultural maya, y dar

cabida a la multiplicidad de voces y expresiones mayas. En el segundo capitulo tambien

se discuti6 un articulo de Montejo, en el que se refiere al testimonio can6nico de

Rigoberta, criticando la representatividad monolitica que adquiri6 la voz de Menchu

frente a la comunidad international. Tal situaci6n -convertirse en un icono estatico- fue

el resultado de una estrategia exitosa por parte de la izquierda con la que Menchu estaba

comprometida, pero tiene un efecto peligroso, segun Montejo: obturar la pluralidad de

testimonies mayas no necesariamente asociados con la izquierda, pero con igual derecho

a ser considerados representatives.

La actividad escrituraria de Montejo se propone desestabilizar la representatividad

absolute del texto de Rigoberta de dos maneras: en primer termino, a partir de su propio

Testimonio (1987); en segundo lugar, a traves de su labor como antrop6logo, recogiendo

los testimonios de exiliados en los campos de refugiados de Mexico (Voices from Exile

[1999]). En el primer caso, el texto de Montejo parte de coordenadas ideol6gicas y

esteticas diferentes de las de Burgos y Taracena en tanto mediadores del discurso oral de

Rigoberta. En el segundo caso, Montejo asume plenamente su lugar de enunciaci6n como

teorizador de frontera -"both a Maya researcher and a listener to the voices of those in









exile" (14)- para participar en el process de interpretaciones political y

representatividad del sujeto indigena.

The process of cultural representation is seen in the camps, where Mayas are
engaged in a constant struggle to make themselves visible in a world that works to
dehumanize them and erase them from public view. Their struggles, which
sometimes result in division and conflict, are exploited by those, both Mayas and
nom-Mayas who wish to gain political advantage from their turmoil. Here my
efforts as a Maya scholar are strongly directed toward the revitalization of Maya
cultures, and this revitalization transcends much of the divisive fallout of living
under difficult conditions. (14)

La posici6n que Montejo mantiene es la de observador comprometido, capaz de presentar

al lector una perspective a la vez internal y externa del exilio, sin por ello ocultar el

entramado de conflicts y divisions que esta por detras: su identidad etnica le confiere el

derecho a ejercer mas facilmente una mirada critical frente a su cultural; simultaneamente,

esa mirada tiene el espesor de lo que Montejo consider su double identidad, "the

advantage of a Western education and a Maya upbringing" (11).

Estos elements -su particular lugar de enunciacion como teorizador de frontera y

la voluntad de no ocultar o simplificar para uso externo la textura conflictiva del universe

que describe-son puntos de partida conscientes en Voices from Exile,1 y habian sido

estructuralmente constitutivos en Testimonio, redactado doce afios antes. Sin embargo,

ninguno de estos dos textos consigue por si mismo desestabilizar la representatividad

monolitica del de Menchu, fundamentalmente porque son posteriores a el y carecieron

del primer impact que este tuvo. Ademas, como procure demostrar en el primer capitulo,

la elecci6n del modelo generico y las estrategias narrativas utilizadas en Me llamo



1 "I am within the tradition of Maya intellectuals and scholars, advocates of pan-Mayanism, Maya cultural
revival, and Maya self-representation (Warren 1997). In this work [Voices from Exile] I often take on the
roles of informant and ethnographer at the same time. My task is to decolonize this Maya experience of
exile and to write critically from my insider perspective about its causes and outcomes" (Montejo, Voices
12-13).









Rigoberta Menchu se adecuaron exitosamente a las expectativas del lector hegem6mico.

Por el contrario, la apuesta political de Montejo esta cifrada en la perseverancia de reiterar

un mensaje (darle voz a la pluralidad de representaciones etnicas, por fuera de

afiliaciones partidarias) de un modo literariamente eficaz, y en el double espacio que su

doublee identidad" le permit, al abrirle las puertas tanto del imbito academic

norteamericano como del campo guatemalteco.

La primera parte de este capitulo se propone explorer los parimetros ideol6gicos y

esteticos que animan el Testimonio de Montejo. Este texto narra los asesinatos cometidos

por el ejercito en una aldea del oeste de Huehetenango a comienzos de septiembre de

1982: los soldados llegan a Tzalala' vistiendo un uniform poco habitual, que confunde a

los patrulleros civiles (miembros de la comunidad organizados militarmente por orden

del ejercito para detectar la presencia guerrillera). El ataque con garrotes y machetes de

los patrulleros es respondido con una contraofensiva de ametralladoras por parte del

ejercito, quien trae, ademas, una lista de supuestos guerrilleros. Una veintena de hombres

son torturados y fusilados a la vista de la aldea. Montejo, el maestro rural, es acusado por

uno de los j venes torturados, y result tomado prisionero y maltratado: la fortuita

llegada de otro grupo de oficiales evita su inminente fusilamiento; en la oscuridad lo

trasladan a su aldea de origen, donde, despues de una pesadillesca noche en el

destacamento, es liberado a condici6n de convertirse en informant.

El texto, redactado a inicios de 1983 en Mexico (Voices 9), apareci6 en ingles en

los Estados Unidos en 1987, cuando Montejo habia ya publicado algunos cuentos mayas

y El Q'anil en una edici6n bilingue ingles-espahol. Matthew Restall, en una resefia critical

de un texto posterior de Montejo (The Bird Who Cleans the World and Other Mayan









Fables), hace referencia tanto a su testimonio como al de Menchu sefialando la ironia de

que "a new source genre (Maya literature in English) is being created to perpetuate Maya

cultural integrity by Jakaltek and Quiche individuals such as Montejo and Menchu...;

their direct persecutors have forced them to live in and communicate through (and to) the

very culture that -to simplify a historically complex process-has provided indirect

impetus to that persecution" (157-158). Aludiendo a los Estados Unidos, Restall

homogeniza bajo el termino cultural process politicos y conflicts de poder que no

admiten tal equiparaci6n (los grupos que dieron apoyo al ejercito guatemalteco en la

lucha contra la guerrilla no son homologables con los que se solidarizaron con los

exiliados y refugiados); sin embargo, indirectamente subraya la ingerencia del lector

extra-guatemalteco en el surgimiento de este tipo de literature testimonial y de

revitalizaci6n cultural. Los textos de Montejo, a pesar de que en teoria se dirigen tambien

a receptores indigenas (muchos de los cuales, ademis de analfabetas, no hablan ni

espahol ni ingles)2, estan pensados en realidad para darle visibilidad a la problemitica

maya frente al lector hegem6nico no guatemalteco, como forma indirecta de hacer

presi6n en Guatemala y ganar asi reconocimiento intemo.

El Testimonio -cuya primera edici6n en castellano data de 1993--se caracteriza por

mantener una fuerte tension narrative basada en la eficacia del suspense, y controlada por

el narrador en primera persona. Esta voz narrative require ser leida en funci6n del pacto

autobiogrdfico que la identifica con la persona fisica de Victor Montejo, y es el pivote

central del texto en tanto voz del testimoniante que asume su auto-representaci6n. Sin


2 En Voices from Exile, Montejo afirma que "this work is directed to two audiences: the Maya themselves,
so that they have this document as a commemoration of their struggles; and the general Western
community, academic and nonacademic, so that our work becomes relevant to and respectful of indigenous
cultures" (12). En mi opinion, invertir el orden de los receptores (la comunidad occidental primero, los
indigenas despu6s) daria mejor cuenta de la situaci6n.









embargo, la dedicatoria a "los muchos miles de guatemaltecos muertos y desaparecidos"

durante la decada de violencia (Dedicatoria) pone el testimonio individual en el context

mayor de la resistencia indigena, abriendolo a su dimension colectiva. Del mismo modo,

la decision de sustituir el verdadero nombre de la comunidad por un seud6nimo con el fin

de proteger a sus habitantes, simultineamente inscribe el texto en la tradici6n del

testimonio clasico y funciona como indicio de su urgencia political.

Los aspects textuales de Testimonio merecen ser analizados en algun detalle, ya

que muestran una diferencia important respect del modelo generico seguido en el texto

de Menchu. En este, la labor de los mediadores Burgos y Taracena consisti6 en

invisibilizar las huellas de su actividad escrituraria (selecci6n, organizaci6n, montaje,

revision gramatical) para hacer audible la voz de Rigoberta como sujeto indigena. En el

Testimonio, por el contrario, Montejo se hace cargo de su propia representaci6n,

partiendo de la base de su dominio oral y escrito del castellano: en un gesto de

apropiaci6n de las convenciones literarias occidentales, su narraci6n sigue el modelo

generico de la novela policial con su triple eje de enigma, trama y cronologia precisa. Mi

argumentaci6n se ocupara primero del nivel ideol6gico, examinando los procedimientos

que constituyen la mirada ideol6gicamente consciente del narrador, y luego del narrativo-

estetico; sin embargo, el analisis ideol6gico que, a traves de la voz narrative, da

coherencia critical al texto cumple un papel secundario, subordinado a la interrelaci6n del

enigma (c6digo hermeneutico) y la trama (c6digo proairetico)3. Es decir, el analisis



3 Uso la terminologia de Roland Barthes para las nociones de "c6digo hermendutico" y "c6digo
proair6tico". Segun Barthes, "[1]'inventaire du code hem6neutique consistera a distinguer les diffirents
terms (formels, au gr6 desquels une 6ngime se centre, se pose, se formule, puis se retarde et enfin se
d6voile...Les comportemants termss du code proair6tique) s'organisent en sequences diverse, que
l'inventaire doit seulement jalonner;...quiconque lit le texte rassemble certaines informations sous quelque
nom g6ndrique d'actions..., et c'est ce nom qui fait la sequence" (26).









ideol6gico se introduce en el texto a manera de comentario (31, 45-46, 55, 78), o a traves

de la incorporaci6n del discurso director (60, 78), por medio del cual la voz del narrador

da paso a otras voces sociales.

Como acabo de mencionar, el narrador del Testimonio se caracteriza por su mirada

ideol6gicamente consciente. A diferencia del texto de Menchu, donde parte de lo que se

narra es un process de toma de conciencia ideol6gica, el testimonio de Montejo esta

articulado desde una pespectiva critical, en la que es possible reconocer la presencia

constitutiva del discurso cristiano: esta mirada, que manifiesta una simpatia implicita a la

guerrilla, se mantiene, sin embargo, claramente des-afiliada de la izquierda, y en

condiciones de aportar una vision interpretativa ecuanime de los process de

estructuraci6n y funcionamiento del ejercito.

Asi, las huellas discursivas del imaginario cat6lico pueden rastrearse a lo largo de

todo el texto (28, 38, 43, 46, 48, 51, 69, 70, 83, 85, 94, 96), y constituyen el mundo de la

cultural vivida al mismo nivel que elements provenientes de la etnicidad maya, como la

importancia de que los restos mortales permanezcan en la tierra de los ancestros (43), la

concepci6n del ser human como parte de la naturaleza (49) o el valor oracular de los

sueios (87). Este sustrato ideol6gico, que auna sincreticamente constituyentes culturales

indigenas y cat6licos, funciona como el marco de referencia mas intimo de la experiencia

que Montejo testimonia. Asi, por ejemplo, cuando este interpreta "[e]l hecho de que el

helic6ptero se fuera sin llevarnos [como] un milagro. En esos moments segui rezandole

a la virgen, agradeciendole sus favors" (43), el discurso cat6lico modeliza la

intepretaci6n de los acontecimientos. Por otro lado, Montejo dice ver en suefios a su hijo

mayor de siete afios, quien "me desat6 las manos amarradas y me condujo de la mano









hacia afuera...cuando me di cuenta que el que me conducia ya no era mi hijo sino mi

hermano menor a quien los soldados habian asesinado hacia un afio...y me sac6 del

port6n fuertemente custodiado, sin que nadie se diera cuenta" (87): el alivio psicol6gico

del suefio proviene del valor oracular que se otorga a estos en la cultural maya, y supera el

peso del element cat6lico, motivando en el narrador el cierre simb6lico de "la Biblia que

aun estaba abierta sobre la cama" (87).

La simpatia implicita hacia la guerrilla por parte del narrador testigo esta asociada

con su postura critical frente al accionar del ejercito, y esta a su vez con su lugar de

enunciaci6n fronterizo. El "Preludio" que da inicio al texto especifica sus circunstancias

de enunciaci6n, presentando a Montejo como maestro de la aldea, funci6n que por un

lado lo enraiza en la comunidad y al mismo tiempo le design un lugar aparte: Montejo

pertenece y no pertenece a la comunidad, puede optar -al menos en su imaginaci6n-por

ser parte de la aldea ("Hubo un moment en que pense retirarme de aquel lugar

destrozado, pero luego, volvi a recapacitar. Debia permanecer fire con aquella humilde

gente que ahora era maltratada impunemente por el ejercito de Guatemala [15]").

Mientras conserve su posici6n de observador (capitulos primero a quinto), su

compromise con la comunidad es el resultado de una acci6n voluntaria: "Para colaborar

en la construcci6n de una carretera... otra vez crei necesario involucrarme en la political

para conseguir alguna ayuda, pues los campesinos.. .habian decidido arreglar un tramo

carretero con sus propias fuerzas, con piochas y azadones" (2). Como se ve en este

fragmento, su aporte a la comunidad reside en su lugar intersticial, su posibilidad de

traducir y hablar a favor de los otros indigenas. Esta funci6n fronteriza que mantendra al

inicio, intercediendo y procurando aclarar el equivoco entire patrulleros y soldados (12;









15-18), sera en gran media el vehiculo de su salvaci6n posterior --cuando la acusaci6n

del joven Manuel lo transform en victim (capitulo sexto)--, al asegurarle un tratamiento

de mayor respeto por parte de los soldados, quienes no dejan de tratarlo de "usted" (65) y

de "profe" (80).

Ademas de especificar las circunstancias de enunciaci6n de Montejo, el "Preludio"

articula la vision critical del narrador con relaci6n al context hist6rico en que el

testimonio ha de insertarse. Este capitulo initial, organizado claramente en funci6n de un

lector hegem6nico extra-guatemalteco4, da cuenta de los acontecimientos recientes en la

historic de Guatemala expresando un juicio triplemente critic. Este juicio se refiere a las

acciones genocidas del ejercito ("las huellas que [Rios Montt] dej6 en los pueblos

indigenas con su ejercito en 1982 son tan sanguinarias que pueden ser comparadas con

las masacres que ocurrieron durante la invasion espafiola de 1524" [3]); a la estrategia de

destrucci6n cultural de Rios Montt ("el ejercito implant contra de la voluntad de los

pueblos las llamadas 'patrullas civiles', destrozando asi descaradamente, la tradici6n de

respeto y ayuda mutua" [4]); y finalmente toma posici6n frente a las verdaderas causes de

la matanza de Tzalala': "el dia 9 de septiembre de 1982, los patrulleros civiles de Tzalala'

cayeron en una grave equivocaci6n al combatir contra el mismo ejercito, pues los

soldados llegaron vestidos de verde olivo para engafiar a los patrulleros" (5). El

develamiento del equivoco como provocado ex-profeso por parte del ejercito, por un lado

conlleva, por contrast, una implicita simpatia hacia los metodos menos brutales de la

guerrilla ("Los guerrilleros a veces han pasado por la aldea y los que los han visto dicen

que calzan botas de hule y que no le hacen este tipo de daho a la gente" [24]); y, por otro,


4 Es precise sefialar, en este aspect, la coincidencia con el papel que el lector hegem6nico extra-
guatemalteco tiene tambidn en el testimonio de Menchfi.









permit articular los motives mas profundos de la violencia de los soldados: el saqueo

(18), la violaci6n (19), la posibilidad de ascender segun la cantidad de "guerrilleros" (o

indigenas) muertos (32).

Sin embargo, uno de los rasgos mas salientes del narrador del Testimonio es su

voluntad de no fijar la interpretaci6n de los acontecimientos en polaridades estancas. La

dimension ideol6gica de su mirada se caracteriza por proponer una "descripci6n densa"5:

esta interpreta las acciones de los soldados en su double aspect de individuos y

representantes de una instituci6n; introduce una lectura critical del comportamiento de los

indigenas en las aldeas, discriminando actos motivados por el miedo, de otros en los que

la coyuntura political -la violencia entire ejercito y guerrilla-- fue utilizada por los

indigenas para saldar envidias y resentimientos individuals; y finalmente puede articular

estas capas de significaci6n sin perder su perspective valorativa personal.

En primer termino, Montejo muestra al ejercito como una instituci6n clasista que

reproduce lasjerarquias de la sociedad en general: "[V]i que los dos oficiales del

helic6ptero eran tipos de la llamada clase alta, privilegiada. Oficiales burgueses que

diferian en todo, hasta del mismo teniente...Era evidence que aquellos ocupaban

posiciones superiores, comparandolos con los soldados indigenas alienados, que como

perros rabiosos destruian a su propia gente" (45-46). En varias ocasiones el narrador

retoma en sus comentarios el tema de la alienaci6n de los indigenas pertenecientes al

ejercito (15-16, 17, 48, 53, 55); sin embargo, combine su perspective de indigena no


5 Estoy utilizando la noci6n de "thick description" de Clifford Geertz, que l1 desarrolla a prop6sito del
objeto de la etnografia, sefialando el parecido entire la labor del etn6grafo y la del critic literario. Para
Geertz, "thick description" es "a stratified hierarchy of meaningful structures" (7); y el andlisis consiste en
"sorting out the structures of signification...and determining their social ground and import...What the
ethnographer is in fact faced with...is a multiplicity of complex conceptual structures, many of them
superimposed upon or knotted into one another, which are at once strange, irregular, and inexplicit, and
which he must contrive somehow first to grasp and then to render" (9-10).









alienado (que juzga el process de alienaci6n "desde fuera") con la perspective de un

Amigoo ex-militar" que explica, con sus propias palabras, ese mismo process "desde

dentro":

-"Le lavan el coco a uno y nos predisponen de tal manera que hasta a nuestros
mismos padres les podemos 'dar agua' si asi nos lo ordenan los jefes. Yo estuve
tres afios en el cuartel iy que putas aprendi? Nada; lo unico que le ensefian a uno es
matar, matar y matar. Y lo pisado es que uno no sabe por que esta matando. S6lo
porque a uno lo alimentan bien y tiene la sangre caliente, por eso uno quiere
repartir plomo donde quiera." (78)

Me interest puntualizar, en el fragmento, la interacci6n del re-condicionamiento

ideol6gico y la buena alimentaci6n: al introducir la voz de un ex-militar para observer la

intimidad del process de alienaci6n, el texto rescata la conexi6n entire las carencias

materials (estructurales) de los indigenas y su maleabilidad ideol6gica

(superestructural). En el mismo sentido, el discurso director de un soldado "que no habia

robado como los otros" en el saqueo de Tzalala' explica que los indigenas son

incorporados al ejercito con engafios, se les hace combatir a la guerrilla en contra de su

voluntad, y la paga insuficiente les obliga a robar: "Los altos oficiales nos dicen a

nosotros los indigenas que debemos terminar con nuestra raza porque son los indigenas

los que pueden triunfar con la revoluci6n" (60). Al mostrar a los soldados indigenas

como victims y victimarios, Montejo ofrece una descripci6n compleja del ejercito, la

cual a su vez se integra con su vision critical de la participaci6n de los mayas en el

genocidio. Si el miedo, que "hacia demasiado obedientes a los hombres" (31) y los habia

impulsado, poco antes, a matar a garrotazos a dos vecinos (11) por cumplir las 6rdenes

del teniente, puede serjustificado, la delaci6n, por el contrario, no tiene atenuantes:

[C]ualquier persona podia condenar a muerte a cualquier persona, por envidias o
rencillas personales. Los "lenguazos" y los chismes eran los mas temidos por las
gentes. En otras palabras, vengarse de algun adversario, por problems personales,









era muy facil. Bastaba con denunciarlo o levantar falso testimonio en su contra ante
el destacamento, para quitarse de encima a cualquier individuo molesto. (28)

Montejo, que pasa de observador a victim como consecuencia de este tipo de acusaci6n

infundada y vengativa (36), ir6nicamente salva su vida a cambio de proporcionar, el

tambien, listas negras al ejercito: sus estrategias para dilatar las denuncias (90, 95, 104),

su conciencia etica ("Yo se que denunciar es lo mismo que matar" [90]), y su exilio casi

inmediato pueden interpretarse como garantias de su negative a colaborar con el sistema

de delaciones. Paralelamente a sus sefialamientos critics, Montejo articula la narraci6n

de la resistencia, tanto la propia (36, 45, 65-66, 68, 93) como la del pueblo, encarnado en

ancianos (20, 76), mujeres (19, 26) y j6venes (29). La resistencia indigena, que consiste

en mantener un c6digo de conduct digno frente a la denigraci6n de los soldados, esta

enfatizada por dos estrategias textuales: la animalizaci6n para referirse al ejercito

("gorila", "perros rabiosos", "ojos de lagartija", "jabali rabioso", "enjambre de avispas

verdes y venenosas"); y la reproducci6n selective de las formas de habla popular. Asi, el

narrador reproduce textualmente el mal castellano de un sargento, al comienzo del relato,

deduciendo de sus dificultades lingiisticas "que era un indigena, de esos que han sido

forzados a servir en el ejercito" (13); pero, por el contrario, elige un nivel de lengua

educado para traducir el testimonio de la mujer que vio morir a su hijo (21-26). Esta

selecci6n de niveles conlleva una valoraci6n ideol6gica que contrapone la figure del

indigena alienado (desligado de su lengua maya y apenas balbuceante en castellano) a la

del que permanece vinculado a su tradici6n, cuya correcci6n gramatical va acompafiada

de penetraci6n critical (25).

Quiero referirme ahora al conjunto de opciones esteticas que distancian el relato de

Montejo del testimonio clasico. En primer lugar, se trata de un texto sin mediador: el









testigo, letrado e ideol6gicamente consciente, no necesita de intermediaries para

vehiculizar su testimonio; puede, por el contrario, asumir el papel de mediador del

testimonio de otros sujetos indigenas ("Yo vi morir a mi hijo", "La noche mas triste"). En

la mediaci6n de Burgos, las diferencias etnicas, culturales y de niveles de instrucci6n

formal entire ella y Rigoberta crean un abismo que s6lo el compartir las tortillas de maiz y

los frijoles parece salvar; frente a esto, la mediaci6n de Montejo se present much mas

fidedigna. Aun si, como sefiale mas arriba, su lugar de enunciaci6n es fronterizo --

maestro rural, oriundo de otra comunidad--, las zonas de contact entire Montejo y los

otros sujetos indigenas son multiples (lengua, etnicidad, nacionalidad).

La presencia del discurso oral, principio constructive del testimonio de Rigoberta,

se mantiene en el texto de Montejo a traves del discurso director, que incorpora las voces

de otros testimoniantes indigenas y los soldados. Sin embargo, el texto no se construye a

partir del hilo conductor de la oralidad sino de estrategias narrativas escriturarias: la

fuerza del narrador en primera persona, el privilegiamiento de los c6digos hermeneutico

y proairetico para crear suspense, y un manejo precise del tiempo cronol6gico en relaci6n

con el c6digo hermeneutico. La narraci6n esta organizada alrededor de la primera

persona; se trata del relato de un yo que mantiene la tension narrative mediante la

interacci6n de la secuencia de las acciones y el enigma. Una vez planteado el context de

la situaci6n ("Preludio"), el ritmo de los acontecimientos no decline. El registro del

tiempo cronol6gico, acosador, subraya el increscendo de la tension, en que las inc6gnitas

--,c6mo y por que el narrador se convierte en victim? ,c6mo evita ser fusilado? ,se

escapa en el trayecto nocturno entire una aldea y otra o no? etc-estan intimamente

ligadas con la series de las acciones. Ademas, la marcaci6n obsesiva del tiempo









cronol6gico occidental (tiempo reloj) cumple una funci6n organizativa en el relato.

Frente a la vivencia mas laxa del tiempo indigena, pautado por los ritmos solares (dia-

noche; ciclo de las estaciones y cosechas), este seguimiento temporal puede interpretarse

o bien como otra huella de la apropiaci6n de convenciones occidentales, o bien como que

el tiempo del testimonio, en tanto irrupci6n de la violencia y la muerte, es un tiempo

occidental, de destrucci6n de la temporalidad indigena.

La narraci6n esta fuertemente focalizada, siguiendo, en un nivel, la regla clasica de

las tres unidades: unidad de acci6n (el ataque del ejercito); unidad de tiempo pocoo mas

de veinticuatro horas); unidad de lugar (Tzalala'). Sin embargo, en otro nivel, el texto

fuga de la sumisi6n a las tres unidades: en tanto testimonio, se enfrenta al desafio de

representar la voz del narrador-autor Montejo en primera persona asi como la voz

colectiva del sujeto indigena, dando cuenta de la dimension plural, etnica e hist6rica de

los sucesos. Asi, el foco de la narraci6n se amplia: una series de parentesis analepticos

retrotraen el tiempo del relato (centrado en el 9 de septiembre de 1982) a moments

anteriores, especialmente el 30 de agosto (11, 54-55), cuando la aldea es forzada a

cometer su primer asesinato en conjunto; los comentarios y analisis ideol6gicos del

narrador, ya mencionados, introduced denuncias de violaciones a los derechos humans

(12, 13, 16, 39, 59, 77, 94) en otros sitios; y el espacio se desplaza de Tzalala' a la

comunidad originaria de Montejo.

En conclusion, el rasgo diferencial del Testimonio con relaci6n a lo que denomino

testimonio clasico (Domitila, Rigoberta), esta constituido por la presencia de un sujeto

indigena que asume su auto-representaci6n letrada, apropiandose de convenciones

literarias occidentales, mas pr6ximas a la novela policial que al relato etnografico. La









distancia de este texto con respect a las definiciones de testimonio discutidas en el

primer capitulo hace resaltar la figure de un sujeto indigena que esta en control, tanto de

sus instruments narratives y linguiisticos como de los medios de interpretaci6n

ideol6gica de sus circunstancias. Sin excluir el discurso oral sino por el contrario

asumiendo la representaci6n de otros sujetos indigenas que no hablan castellano, Montejo

articula, a traves de su testimonio, una imagen menos menesterosa del indigena. En todo

caso, el indigena que emerge de este relato esta menos necesitado del aporte ladino o del

de la izquierda para efectuar un process de toma de conciencia; simultaneamente, la

vision del mundo maya que present es menos idealizada y mas compleja. Su

autobiografia y su condici6n de maestro rural (Voices 4-11) lo sefialan claramente como

sujeto fronterizo, lo que cuestionaria la legitimidad de su testimonio para representar al

indigena subalternizado, ese que construye Occidente como suma absolute de carencias.

Sin embargo, su lugar de enunciaci6n permit captar con mayor profundidad --mas que

en un testimonio mediatizado, como el de Rigoberta--, los process de analisis critics, el

reconocimiento de la alienaci6n de los indigenas, y la dinamica de sus posturas political.














CHAPTER 5
GRITO EN LA SOMBRA, DE HUMBERTO AK'ABAL

El present capitulo propone una lectura de Grito en la sombra (2001) como texto

testimonial en sentido amplio. Esto implica entender las narraciones recogidas en el

volume como plasmaci6n de las heterogeneas vivencias del sujeto indigena en su

process de adecuaci6n al orden econ6mico globalizado durante los afios noventa. El

capitulo anterior procur6 demostrar que el Testimonio de Montejo se inscribe en la

tradici6n generica testimonial desafiando las convenciones de los textos can6nicos

(oralidad, discurso mediado) y, sobre todo, construyendo un sujeto indigena

ideol6gicamente consciente que asume su auto-representaci6n letrada. Este capitulo, en

cambio, examine un conjunto de textos publicados catorce afios despues de Testimonio,

en circunstancias political y sociales muy diversas: aunque inscribiendose dentro de la

narrative de ficci6n, los textos en varias instancias problematizan los limits de la

categoria ficcional a traves del narrador en primera persona, que admite o require --

segun el caso- ser leido autobiograficamente. Dentro de la colecci6n de relates,

examinare mas detenidadmente "De lengua en lengua", "Grito en la sombra", "El Picasso

que me espant6" y "Abuelo amarrado".

El fin official de la guerra civil a traves de la firma de los Acuerdos de Paz (1996) y

la presencia en Guatemala de la comunidad intemacional marcan cambios en la sociedad

guatemalteca que, a lo largo de la decada del noventa, va ofreciendo mayores garantias de

respeto a los derechos humans, e intent poner en practice mecanismos de reparaci6n de

la violencia (creaci6n de la Comisi6n de Esclarecimiento Hist6rico, publicaci6n del









informed Guatemala Nunca Mas, acciones judiciales en contra de los responsables de los

genocidios). Asimismo, la cooperaci6n international, por medio de multiplicidad de

ONGs que operan tanto en espacios urbanos como rurales, da impulso a agendas de

reivindicaci6n de los derechos indigenas y de la mujer, y consolida programs de

educaci6n y salud, reforzando, apoyando o motivando -segun los casos-las acciones de

las comunidades indigenas (Bastos 76-77).

En este marco social y politico surge la figure literaria de Humberto Ak'abal, que

public su primer poemario, El animalero, en 1990, y va adquiriendo progresiva

visibilidad en el campo literario con el correr de la decada. De esta visibilidad dan cuenta

tanto los premios y distinciones literarias otorgados en Guatemala y en el exterior, como

la traducci6n de su obra poetica a numerosos idiomas.1 Su reconocimiento como escritor,

basado en la calidad de su obra, se conjuga con su identidad etnica en una coyuntura

propicia. El espacio abierto por los movimientos indigenistas en general -a nivel

continental-- y por el testimonio y la trayectoria de Rigoberta Menchu, en el caso

especifico de Guatemala; la conmemoraci6n de los quinientos afios del primer viaje de

Col6n a America; y el interest de la comunidad international por garantizar la aplicaci6n

de los Acuerdos de Paz son factors que contribuyen a explicar la acelerada difusi6n de la

poesia de Ak'abal y la consolidaci6n de su figure como escritor.

Grito en la sombra constitute la primera incursion de Ak'abal en la narrative. A

pesar de que con este texto explore una forma discursiva no poetica, inusual en su

1 Entre las distinciones otorgadas en Guatemala, quiero destacar el diploma "EMERETISSIMUM 1995",
concedido por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos (USAC), organismo educativo
estatal: en el caso de un escritor que se declara autodidacta y que reiteradamente se refiere al bajo nivel de
su educaci6n formal (escuela primaria), el gesto de la USAC puede interpretarse no s6lo como una
reparaci6n simb6lica sino, especialmente, como uno de inclusion en el campo intellectual. Con respect a
las traducciones, la obra de Ak'abal ha sido traducida al ingl6s, francs, alemnn, italiano, japonss, catalan,
sueco y hebreo.









practice escrituraria, quiero sefialar dos modos en que su poesia funciona como horizonte

de lectura de los relatos. En primer termino, y como parte de la estrategia de

comercializaci6n del libro, la contratapa promete una "cascada de imagenes en donde la

poesia sigue estando present con toda su luminosidad" (Contratapa); sin embargo, se

hace dificil hallar esa luminosidad poetica en el uso que estas narraciones hacen del

lenguaje. Si la poesia de Ak'abal esta caracterizada por su precision lingiuistica -la cual le

permit incluir formas del discurso oral e incrustaci6n de vocablos en k'iche' sin perder

su cuidado por el detalle--, en Grito en la sombra la busqueda discursiva tiene una

orientaci6n diferente. En los textos hay un relajamiento o desaliho voluntarios, que

expresan tanto una exploraci6n de los limits del genero (,se trata de cuentos? jrelatos?

memoriess?) como un ir al encuentro de la dimension social del habla. Estos textos,

leidos a la luz de su producci6n poetica anterior e incluso la narrative de los pr6logos,

evidencian una reformulaci6n estetica en la que cobra primacia la intenci6n que mas

arriba he denominado testimonial en sentido amplio, y que asegura el predominio de la

funci6n referencial del lenguaje -su conexi6n con el referente socio-cultural-por sobre

la funci6n poetica, del lenguaje vuelto sobre si mismo.

En segundo termino, la insistencia de la contratapa en la oralidad ("fiel expresi6n

de la oralidad de su autor", "tradici6n oral", "antiguo y an6nimo narrador de histories de

Momostenango"), y en la vinculaci6n de los textos con el sujeto indigena traditional

("trae en sus lines la memorial colectiva de sus ancestros", "la concepci6n del mundo y

de la vida de sus abuelos") subraya la importancia que tienen, en el consume de su

poesia, las marcas de etnicidad de la voz poetica. En este sentido, el interest suscitado por

la obra de Ak'abal en los afios noventa esta enraizado en su aspect testimonial, el cual










Grito en la sombra retoma y desarrolla.2 Asi, el modo en que se construye el sujeto de la

enunciaci6n sefiala, por una parte, un "yo" representative de un "nosotros" colectivo y

abarcador ("Sea este, un intent por continuar con la tradici6n de mis mayores" (3);

"comia las hojas de una mata que nosotros llamamos hierba de sal" [10]). Por otra parte,

el texto subraya las marcas de heterogeneidad del lector hegem6nico con respect al

sujeto de la enunciaci6n: claramente se trata de un lector no incluido en el "nosotros"

indigena y a quien es precise explicarle un mundo cultural.3 Las declaraciones de Ak'abal

externas al discurso de la ficci6n reafirman su identidad etnica. A traves de datos que

proporciona en entrevistas e incluso en los pr6logos a sus volumenes de poesia, va

definiendo su identidad en terminos socio-culturales y econ6micos ("todos los pobres

tenemos una biografia que se dice en tres lines" [Sandoval, entrevista]), lo cual

condiciona tambien la recepci6n y el consume de sus textos como testimonales.

Los textos plantean un lector hegem6nico no indigena y formalmente educado --

heterogeneo con relaci6n al sujeto de la enunciaci6n-para quien los rasgos de oralidad

seran representatives del "otro". Simultaneamente, esos rasgos funcionan como

elements identificatorios con un segment del public lector que, sin ser hegem6nico,

queda incluido como lector implicito: "La aparente sencillez es mi intenci6n de

accesibilidad para toda persona [...] y de alguna manera tiene muchisimo que ver el

2 Es inevitable mencionar aqui la interpretaci6n que Mario Roberto Morales, intellectual ladino, hace del
mismo fen6meno, y que 1l ve finicamente en t6rminos de una hibil estrategia de mercadeo ("Ak'abal es
considerado como indio o "maya" "aut6ntico" por el pater(mater)nalismo euronorteamericano y por la
ladinidad "progre" local, y l1 ha aprendido a manejar muy bien su persona y su literature en t6rminos de
mercadeo" [255]). Su argumentaci6n es deslegitimizadora tanto de la apariencia personal de Ak'abal como
de sus textos, ensafidndose con ellos por su 6xito que consider turistico y que equipara a las artesanias
producidas exclusivamente para ese mercado. Coincido con John Beverly, que en el pr6logo a La
articulaci6n de las diferencias de Morales subraya la perduraci6n en el texto de "una ansiedad de clase
(burguesa o pequefio burguesa) y de estamento (ladino-letrado) de ser desplazado por un sujeto popular-
subalterno multiforme" (19).

3 Para la definici6n de lector hegem6nico y lector implicito, que utilize a continuaci6n, ver la Introducci6n.










hecho de no haber estado en la universidad porque de lo contrario se hubiera tecnificado

mi lenguaje" (Sandoval, entrevista). Desde el punto de vista del lector y del sujeto de la

enunciaci6n, la oralidad en estos textos cumple un double prop6sito de

diferenciar/identificar. La oralidad diferencia al yo que enuncia del lector hegem6nico; y,

a traves de la identificaci6n con el sujeto de la enunciaci6n, capta a otra gama de lectores,

mas pr6ximos al "nosotros" de la subjetividad indigena. Asi construido, el sujeto de la

enunciaci6n se mueve, como en el caso de Montejo, en un lugar fronterizo o mas

propiamente de transito: lugar labil, m6vil, su rastreo permit articular la condici6n

migrant como constitutiva de este sujeto y su producci6n textual.4

Grito en la sombra reune catorce narraciones que zigzaguean entire el referente

rural guatemalteco y otro urban europeo, articulando distintos niveles de heterogeneidad

y evidenciando la tension basica entire lo que Kaliman llama culturala vivida y cultural

imaginada".5 El interest por organizer estos dos mundos en el interior de la propia

identidad indigena, que plisticamente se adapta al influjo de la globalizaci6n,

transparent la necesidad del sujeto de dar cuenta de quien es, en instancias culturales

notoriamente disimiles de las tradicionales.



4 Empleo la categoria de discurso migrant elaborada por Antonio Comejo Polar, como discurso
"radicalmente descentrado, en cuanto se construye alrededor de ejes various y asim6tricos, de alguna manera
incompatible y contradictorios de un modo no dial6ctico [...] el desplazamiento migratorio duplica (o
mis) el territorio del sujeto y le ofrece o lo condena a hablar desde mis de un lugar. Es un discurso double o
multiplemente situado" ("Una heterogeneidad" 841). Con respect a la noci6n de "heterogeneidad" que uso
a continuaci6n, Comejo Polar la define como processs de producci6n discursiva en los que al menos una
de sus instancias [difiere], en cuanto filiaci6n socio-6tnico-cultural, de las otras" ("Mestizaje" 370). La
heterogeneidad permit "leer los textos como espacios lingiiisticos en los que se complementan, solapan,
intersectan o contienden discursos de muy varia procedencia, cada cual en busca de una hegemonia
semantica" (Escribir 17).

5 Kalimin define cultural vivida como "la relaci6n que se establece entire una comunidad y los factors que
conforman sus literaturas homog6neas"; y cultural imaginada como "la relaci6n entire una comunidad y los
elements extrafios que definen la heterogeneidad, que participan de sus practices discursivas pero que se
reconocen como ajenos" (95).









En mi lectura, la yuxtaposici6n de mundos referenciales heterogeneos funciona

como principio constructive del texto en tanto conjunto de narraciones, y manifiesta el

descentramiento del discurso migrant. La yuxtaposici6n despliega, ademas, una series de

nucleos desde los que se construye dinamicamente la subjetividad indigena. Tales

nucleos son, por ejemplo, la contraposici6n del ambiente rural y el ambiente urban, el

sustrato folkl6rico, la capacidad de observaci6n critical del medio social, la interlocuci6n

o negociaci6n con el "otro" metropolitan, el contrast entire el tiempo de la infancia y el

tiempo present. Estos nucleos o ejes delimitan espacios textuales que expresan el triple

transito del pueblo a la ciudad, de lo national a lo extranjero, y de la tradici6n a la

modernidad. Ademas, estos espacios expresan situaciones de transito, entendido como

transferencia de una vision critical: del analisis del entorno social propio (como en "El

predicador", "Grito en la sombra" o "La linea del tren") a la evaluaci6n del context

globalizado ("El Picasso que me espant6", "Abuelo amarrado"). A traves de estos ejes,

espacios textuales o situaciones, el sujeto indigena re-formula su capital cultural

(apropiandose de instruments culturales occidentales sin negar los tradicionales) para

auto-comprenderse en un nuevo orden econ6mico, e ingresar a el en las circunstancias

mas ventajosas posibles.

Los textos de referente rural y de ambiente urban estan intercalados. En los

primeros alterna la voz narrative en primera y tercera persona, mientras que en el

segundo grupo predomina la primera persona, que juega con el element autobiografico,

trazando la equivalencia narrador /autor. Desde el punto de vista tematico, en los

primeros hay un predominio del element folkl6rico, mitico y animista, siendo algunos

cuentos, como "Salab'achan" o "Rancho Viejo" re-elaboraciones de relatos










tradicionales.6 Por su parte, los relates de referente urban desarrollan explicitamente la

relaci6n dialectica entire la cultural Altaa" europea y la "indigena" rural guatemalteca.

Dos motives recurrentes, el viaje y el mercado, dan continuidad tematica al

conjunto de narraciones, creando un espacio textual comun que unifica los dos tipos de

referentes.7 Tanto el viaje, que se vincula semanticamente con la transici6n y el transito,

como el mercado, relacionado con el intercambio, son expresivos de la identidad etnica

indigena en su double aspect traditional y modernizado: desplazarse, entrar al mercado (e

incluso desplazarse para ir al mercado) funcionan como puntos de contact entire la

subjetividad indigena traditional y el sujeto globalizado. Ambos motives, sin embargo,

presentan variaciones segun los textos. En algunos casos, el viaje se refiere a un

movimiento espacial concrete, como la salida de un pueblo a otro ("Salab'achan",

"Nicolas Pedro", "La cosa negra"), el abandon del mundo rural hacia la ciudad y el

extranjero ("El Picasso que me espant6", "Abuelo amarrado"), e incluso el deseo del

viaje ("El predicador"). En otros casos, se trata del metaf6rico viaje de la locura ("Grito

en la sombra", "Nicolas Pedro"). El mercado, por su parte, delimita un espacio donde lo


6 Kay B. Warren estudia en una comunidad del altiplano el resurgimiento de algunos nficleos narratives
folkl6ricos (la llorona, los duehos de la noche o el dueho del cerro) durante el conflict armado, y
demuestra c6mo la temitica de las identidades inestables que desarrollan ciertos motives folkl6ricos -por
ejemplo, la esposa que se levanta en mitad de la noche para transformarse en perro, unirse a unajauria
salvaje y retomar al alba, exhaust, a su aspect de mujer--se vincula con la angustia social provocada por
la ruptura de los lazos de confianza entire los miembros de la misma comunidad, e incluso de una misma
familiar (Indigenous 101-109). En ese sentido, "Salab'achan" y "Rancho Viejo" plantean tanto la
pervivencia de una tradici6n cultural como su re-significaci6n, en el context de la represi6n, para canalizar
problemiticas que la subjetividad indigena, sobre todo en las areas rurales, no podia manifestar
abiertamente.

7 Ambos motives, juntos o por separado, aparecen en todas las narraciones except en dos ("Entierro del
diablo" y "La pregunta"). Por otra parte, el t6pico del mercado es caracteristico de la literature indigenista,
abarcando los motives del viaje, el intercambio, el desplazamiento, y la negociaci6n de lenguas, cultures y
mercancias. Este t6pico esta present en toda la literature de la series indianista-indigenista-neoindigenista,
expresando contacts hist6ricamente distintos, como por ejemplo el sujeto premodemo, el sujeto de la
modernizaci6n precapitalista y capitalist en sus varias etapas nationall, intemacional, capitalist, etc).
Agradezco al doctor Andrds Avellaneda esta aclaraci6n.









centrico y lo periferico entran en contact, ya se trate de la feria en un pueblo cercano

donde se comercializan los bienes de la comunidad ("Salab'achan", "Abuelo amarrado"),

o de la tienda pueblerina donde se adquiere lo producido fuera ("La barba", "Nicolas

Pedro"), como del mercado illegal, callejero y efimero de los africanos en Paris ("Abuelo

amarrado"), o, incluso, el museo que exhibe bienes culturales de las periferias ("El

Picasso que me espant6", "Abuelo amarrado").

La intercalaci6n de mundos referenciales heterogeneos se plantea en "De lengua en

lengua", relato-pr6logo, a partir de la yuxtaposici6n de dos instancias temporales

(pasado/presente) en el plano del enunciado. Al llevar las iniciales "H.A." a modo de

firma, el texto exige que el narrador en primera persona sea leido en terminos

autobiograficos, creando asi el espacio de lo simultaneamente literario y extraliterario, y

proyectando al resto de la narraciones esta ambigtiedad sobre la interpretaci6n del yo. El

relato despliega las circunstancias de enunciaci6n de la narraci6n originaria. Se da la

palabra a otra voz narradora, la madre, que desde la oralidad enuncia un relato

caracterizado por la distancia minima entire lo referido y el referente.

El eco de la tormenta se ahogaba entire los barrancos y la noche desaparecia debajo
del aguacero.
En noches como esas, mama nos contaba algun cuento.
El arbol que esta detras de la casa, es testigo de lo que les voy a contar...
A nosotros nos agarraba algo de miedo.
Esa olla que esta alli, y sefialaba la olla de barro que estaba detras de mi-, antes
se volvia gente, le salian ojos, orejas, y sacaba la lengua.
Poco a poco yo me hacia a un lado, sin dejar de escucharla y a la vez, alejandome
de la olla.
No te asustes, ahora ya no hace eso...
,Y por que no la rompieron para que dejara de asustar?
Porque esa olla la hicieron los nawales de nuestros abuelos, si la rompemos hoy,
mariana amanece entera otra vez. (1-2)

Oralidad y herencia cultural (pasado) --que en el relato aparecen coaguladas en la

luz del fog6n alrededor del cual la narraci6n se materializa-- se contraponen al present,









regido por la luz electric ("- El tiempo ya no es como antes. Ya no tiene sentido contar

esas cosas con luz electric" [3]). El hecho de que sea un tipo de luz u otra la que otorgue

sentido al relato al punto de determinar que se narra y quien lo narra ("Ahora te toca crear

tus propios cuentos para contirselos a tus hijos" [3]) apunta la cuesti6n problemitica de

la pervivencia de la identidad cultural indigena en circunstancias regidas por la

modernidad. El mandate de la madre implica el double desafio de mantener una herencia

cultural viva y permeable a los cambios sociales como requisite de su significacion.

Grito en la sombra es el modo en que "H.A." lleva a cabo el imperative materno.

En ese sentido, la disposici6n sintactica de los relates "Grito en la sombra" y "Abuelo

amarrado" -primero y ultimo de la colecci6n- propone un arco que entrelaza los

motives del viaje y el mercado en una estructura significativa mayor, que formula, desde

la perspective indigena, una version de la historic reciente de Guatemala. El metaf6rico

viaje a la locura del protagonista nifio de "Grito en la sombra", testigo y victim de la

violencia intrafamiliar, se transform, en "Abuelo amarrado", en el viaje referencial

concrete del narrador adulto a Paris, donde, en un museo, se reencuentra con simbolos

claves de su tradici6n indigena. Si la violencia intra-domestica, concentrada en el

personaje del padre ("Grito en la sombra"), ocasiona la locura del nifio, como una forma

de olvido o ausencia, de esa falta de conciencia se despierta el narrador como adulto, y a

traves del contact con la madre que espera "[t]al vez sofiando, tal vez recordando" (8),

consigue salir hacia el mundo exterior. Esta salida, sin embargo, no supone una perdida o

rechazo del universe cultural indigena sino, por el contrario, una recuperaci6n de la

tradici6n de los ancestros (simbolizada en la mascara de Mam-xim6n de "Abuelo









amarrado") y un aprendizaje del process de adaptaci6n y supervivencia de la identidad

etnica en el orden econ6mico globalizado.

Es possible leer en el mundo familiar representado en "Grito en la sombra" una

metafora de la sociedad en general: el padre, como el estado represivo, es una figure

deshumanizada y violent (5), que implica un peligro concrete para los restantes

miembros de la familiar (5), y que incluso revierte esa violencia sobre si mismo en una

apoteosis celebratoria, como subraya el gesto de arrancarse un diente flojo y

"carcajearse" en una "bocanada de sangre y espuma" (8). Frente al padre-estado que,

destruye a los debiles y subalternos, se delinea la figure de la madre, asumiendo dos de

las funciones arquetipicas maternas -cuidar y limpiar--, y asegurando la continuidad entire

el pasado de terror y el present de una nueva conciencia.8 Ademas, al llenar el vacio de

la amnesia del narrador, result intermediadora entire el padre y el hijo: el texto parece

indicar que, para la subjetividad indigena que "grita" -con su double valencia de pedido de

auxilio y de voz humana no articulada--, el sosten de la cultural traditional (la madre)

represent un recurso de interlocuci6n con el estado. Al final del relato, el padre cruel y

asesino ha muerto. Su muerte deja abierta la posibilidad de un cambio, que puede verse

como el process de aprendizaje e integraci6n al mercado global, en la coyuntura del

nuevo milenio ("Abuelo amarrado").

En "Abuelo amarrado", vuelve a privilegiarse el procedimiento de yuxtaposici6n de

instancias temporales (pasado/ presente. El narrador indigena ve en un museo de Paris la

copia de la mascara perdida de Mam-ximon, de la que s6lo tenia conocimiento a traves de


8 "For Mayas, women are powerful metonymic representations of community because they are felt to be
central to the continuity of Maya culture in their roles as the bearers of the next generation and the
socializers of the children [...]. They stand for the essentialist construction of [...] identity [...] in the face
of rapid social change" (Warren, Indigenous 108)









la tradici6n oral, y oye una grabaci6n de voces hablando en k'iche' en un mercado. La

replica y la grabaci6n son representaciones que, en este context, no plantean la

problematica posmoderna del simulacro y el cuestionamiento de lo real. Por el contrario,

le permiten al sujeto indigena migrant very tocar algo que hasta ese moment conocia

s6lo de oidas, y de ese modo puede acceder al mundo de su identidad etnica. A traves de

la memorial, ese sujeto se reconecta con la tradici6n oral ("En las noches alrededor del

brasero, los abuelos hablaban de los caminos del sol. [...] Vino a mi memorial todo esto

porque, casi transportado en un suefio, crei ver la mascara de la que hablaban los viejos"

[69]) y con el pasado individual ("Recorde cuando acompafiaba a mi papa a vender

chamarras los dias viernes a ese mercado" [71]). Esta reconexi6n, que implica integrar

conocimientos dispersos y alcanzar un nivel superior de la conciencia de si mismo (en el

plano colectivo y personal), tiene como condici6n de posibilidad el espacio del museo,

alter ego del mercado ("alli, detras de una vitrina: el mercado en miniature" [71]). Si en el

museo globalizado del Primer Mundo se exhiben las periferias por su valor ex6tico y

"cultural", el comentario final del narrador sefiala los usos que el sujeto periferico

migrant e hibrido puede hacer de tal despliegue: "Los museos tambien son libros, uno ve

los objetos y practicamente esta leyendo afios o siglos de historic" (75). Se trata de un

process de aprendizaje a traves del cual el sujeto indigena activamente se re-apropia de

su bagaje cultural. En el context de la modernidad globalizada, debe ejercer su

capacidad critical para determinar si sus interlocutores son o no fiables ("Los abuelos

hablaban de una mascara bella [...] Casi perdi el aliento: 6seria esta la mascara que un dia

"desapareci6" sin que nadie diera raz6n de ella?" [74]); y de esta forma insertarse de

modo 6ptimo en las nuevas circunstancias de intercambio.9 En ese sentido, la figure del

9 Resulta significativo que el narrador, en diflogo consigo mismo, deslinde dos de las capas sincr6ticas










narrador y sus interlocutoras francesas demarcan en el texto un espacio dial6gico en el

cual el indigena interactua con el "otro" europeo -aqui, parad6jicamente femineizado-

preservando su dignidad, pese a su condici6n de desigualdad y desventaja.10 Asi, el

narrador, obligado por el frio a aceptar un abrigo femenino, supera su incomodidad

inicial y olvida "lo de los trazos y los cortes y las pinzas para el busto"(70), esbozando un

gesto de auto-re-educaci6n de genero. Este episodio sugiere un modo de acceder al

mercado, que se contrapone al de los africanos exhibiendo "curiosidades que ofrecian a

los paseantes" (75) y huyendo de la policia. El narrador observa la situaci6n sin explicitar

comentarios, pero el texto subraya, a traves del contrast, dos modalidades en que el

sujeto periferico se inserta en los centros metropolitanos y establece un dialogo con

ellos.11

En el relato pr6logo, la madre afirma que "hasta los espantos se han ido" con la

modernizaci6n (3). Sin embargo, "El Picasso que me espant6" elabora la migraci6n de

subsumidas en Mam-ximon o Maxim6n, discriminando aqudllos "que no saben" (74) y lo llaman por el
filtimo apelativo, de quienes le atribuyen correctamente su identidad maya. Esta deidad, sin embargo, tiene
cofradias en various lugares del altiplano, y es singularmente compleja (representando a Judas Iscariote,
Pedro de Alvarado, San Andr6s, San Miguel, San Pedro y Mam, una divinidad de los antiguos mayas).
Hay, ademis, una connotaci6n political sugerida en el texto a partir de la menci6n de Santiago Atitlin,
poblaci6n que protagoniz6 una protest masiva en contra de los militares en 1990, y, que, a trav6s de un
document ("El compromise de Santiago Atitlin") asumi6 su neutralidad frente a ambos bandos (Morales
44-45). Por otro lado, en la misma poblaci6n se lleva a cabo el culto a San Sim6n o Maxim6n, que es
incluso mencionado en las guias turisticas (Stewart The Rough Guide 167, 192).

10 Por las limitaciones de este trabajo, no investigo en los relates de Grito en la sombra las relaciones de
g6nero. Para hacerlo, habria que observer la construcci6n de g6nero que proponen los textos con referente
guatemalteco rural y urban y contrastarla con la de las narraciones de referente urban extranjero.
Ademis, seria pertinente tomar en cuenta la relaci6n entire el narrador en primera persona de estas uiltimas y
el "otro" europeo, segun se trate de un actante masculine o femenino, y qu6 tipo de interacci6n se despliega
en cada caso (seducci6n, como en "Abuelo amarrado"; competencia, como en "El Picasso que me espant6",
etc).

1 El "otro" europeo se contrapone, ademis, al "otro" norteamericano. En "El predicador", el Pastor de los
Estados Unidos, se devela como finicamente interesado en lograr, por medio del engafio, que los indigenas
donen sus tierras para construir una iglesia evang6lica (35): la promesa de educar al nifio es solamente una
mentira tactica, que genera en el narrador la ilusi6n del viaje y la continuaci6n de sus studios. Aunque del
europeo tambidn se sospecha, como esta insinuado en "Abuelo amarrado", result un interlocutor mis
confiable que el estadounidense.









este motivo folkl6rico a otro locus, narrando el cruce de la cultural alta europea (la pintura

de Picasso) con la cultural traditional k'iche' (el arte del tejido). En un museo de Viena,

Ak'abal descubre un detalle en un cuadro de Picasso que proviene del arte textil k'iche',

el tipico poncho pepenado. "Como una arafia peluda el escalofrio camin6 sobre mi

espalda. Me quede helado frente al cuadro" (18): al igual que en el "espanto" traditional,

se trata de un conocimiento intuitive, intellectual y corporal a la vez. Sin embargo, los

interlocutores europeos de Ak'abal (una "bella austriaca rubia de ojos azules"[17], y el

frances Paul, "propietario de cuatro originales" de Picasso [23]), no aceptan su intuici6n

como inmediatmente valida. El texto se estructura, entonces, como una dilucidaci6n de

ese enigma. Ak'abal necesita refrendar la verdad del espanto ante la mirada del otro que

no reconoce en lo propio (el cuadro de Picasso) la presencia de lo otro (el poncho). En

otras palabras, es necesario traducir a los c6digos cognoscitivos occidentales un

conocimiento que es evidence desde la episteme indigena. Asi, poniendo en primer plano

el c6digo hermeneutico, el texto re-elabora la figure del narrador detective y da una

coherencia ficcional a sus desplazamientos espaciales (superpuestos o fusionados con los

viajes del autor dando conferencias -informaci6n que esta implicita en el texto). La trama

detectivesca es el nucleo narrative privilegiado por sobre una constelaci6n de otras mini-

secuencias, que apuntan a la inadecuaci6n del narrador indigena en el espacio urban

europeo. Asi, el texto despliega las instancias heterogeneas del sujeto indigena y

construye un lugar desde donde este puede enunciar a la par del interlocutor europeo ("el

tema de la tarde fue alredor de tejidos y tejedores. De pintura y pintores." 25), y ya no

como un subordinado o protegido. Resolver un enigma de indole cultural, aun nimio

(Picasso, ,conoci6 o no los ponchos de Momostenango?) y que ocupa una "esquina









inferior" (18) del lienzo implica no solo realizar un aporte a la cadena de producci6n del

conocimiento occidental sino validar el modo de producirlo frente al sujeto europeo que

lo descalifica.

Oye, Picasso tuvo muchas influencias, pero el nunca estuvo en Guatemala
aunque puedo comprender tu emoci6n, tu vienes lleno de tu entorno, de esa
explosion de colors, y naturalmente esto te provoca confusiones...
Pero, este cuadro no es una explosionn de colors" ,ves? Marr6n, azul y gris.
Me refiero al dibujo, realmente estoy viendo el detalle de un poncho de
Momostenango. (19)

La descalificaci6n de la intuici6n del narrador esta asociada a una interpretaci6n

cliche de la cultural indigena (Guatemala = explosion de colorss. El mismo personaje

femenino que irrumpe en el texto hablando en k'iche' (17), es decir una expertt"

europea en el tema, es por otro lado incapaz de ver sin el filtro del discurso estereotipado,

e ir6nicamente, se necesita sefialarle como a un niho el nombre de los colors. Hay por un

lado un desajuste de la mirada europea que sin llegar a captar cabalmente la realidad

indigena se autoconfiere el derecho de explicarla, y por otro lado la inadecuaci6n del

indigena en el medio urban europeo: estas son las dos lines tematicas complementarias

que otorgan una perspective critical al desarrollo de la trama hermeneutica. Es decir, el

process por el cual Ak'abal consigue demostrar la verdad de su intuici6n plastic, es

simultaneamente uno de adecuaci6n y aprendizaje, que sigue la trayectoria de su mirada

critical frente al entorno europeo y su capacidad de adaptaci6n a el. Es en este nivel donde

con mas evidencia se entretejen heterogeneidades, como la inclusion del k'iche' y el

frances en el espacio textual en espahol, y la tension de la voz narrative entire saber y no

saber desenvolverse en el ambiente europeo.

Este fragmento, que es precisamente el nexo con la resoluci6n del enigma (que

corrobora la intuici6n indigena), tematiza de forma explicit su inadecuaci6n. El









momento inc6modo" es una consecuencia direct de la seducci6n de la ciudad europea

sobre el k'iche', que, de la ausencia de basura deduce err6neamente una limpieza

inexistente. Lo obvio, desde los parametros de la percepci6n cultural indigena, es que lo

que no esti a la vista simplemente no esta; el texto narra la ampliaci6n del espesor de la

cultural imaginada, process que es a la vez captaci6n de una diferencia, critical de lo

europeo y aprendizaje de un c6digo. La critical apunta a la hipocresia del context

europeo, que hace desaparecer la basura pero no el excremento sobre el que este sujeto

esti parade y que asume como parte de si (se lo lleva en sus zapatos). La reiteraci6n de

"cagada de chucho", "bodoque de mierda", "caca de perros" insisted a traves de la

sinonimia en el hecho de que la variedad o sofisticaci6n lexica no altera la identidad del

referente. El malestar o incomodidad del narrador, lo mismo que su enojo (enfatizado a

traves de la gradaci6n de las expresiones sin6nimas) se relaciona con la toma de

conciencia de la propia ingenuidad, y la necesidad de aprender a moverse en un entorno

que se muestra como lo que no es. Ser apto en el no implica solamente conocer d6nde

esti "la esquina de la Rue Royale y la Place de la Concorde" o tener un programm" de

actividades en Paris (22) sino saber d6nde uno esti parade.

En sintesis, los relates recogidos en Grito en la sombra dan cuenta de la

subjetividad indigena en su process de adecuaci6n a las nuevas circunstancias political,

sociales y econ6micas que se perfilan en la sociedad guatemalteca durante la decada del

noventa. El texto, utilizando la yuxtaposici6n como procedimiento privilegiado, despliega

este process como una series de espacios y tiempos simultineos que escenifican el

caracter migrant del sujeto, y subraya la flexibilidad que le permit enunciar tanto desde

lugares tradicionales como desde aquellos asociados con la modernidad globalizada. Esa









adecuaci6n es un aprendizaje que involucra tres actividades. En primer termino, implica

revisar la historic reciente desde la propia perspective indigena para re-posicionarse como

interlocutor con el estado, asumiendose como sujeto adulto. En segundo lugar, supone

discernir las estrategias mas convenientes para acceder al mercado globalizado, creando

un product competitive y absorbiendo las consecuencias vivenciales que de esto se

desprenden (viajar, dar conferencias, defender como valida la episteme propia, estar

incomodo, acceder al espacio cultural ajeno).12 Por ultimo, require un ejercicio de

elasticidad por parte del sujeto indigena para comprenderse a si mismo en la encrucijada

del cambio, integrando nuevos datos al mapa de aquello que, pese a ser percibido como

ajeno, el sujeto procura similar, y reformulando, a su vez, los postulados de la cultural

vivida. Asi, sin negar la pervivencia del sustrato traditional, o de nucleos problematicos

conflictivos, estos relates dejan ver un sujeto active y critic, que esta en condiciones de

escribir los propios cuentos, en vez de contarlos. En el process de escritura, integra

instancias heterogeneas, intercala universos referenciales, y despliega tiempos disimiles

















12 Quiero sefialar el paralelismo con la tendencia de los pequefios productores indigenas, en el altiplano, a
dedicarse a cosechas no tradicionales, lo cual, segin un studio llevado a cabo por Sarah Hamilton y
Edward Fischer, es evaluado por los campesinos como positive econ6micamente "and as an opportunity to
use their lands and labor in ways that preserve community and reinforce key elements of their cultural
heritage" (82).














CHAPTER 6
CONCLUSIONS

Esta tesis ha abordado el studio de dos textos de autores indigenas guatemaltecos,

Testimonio (1987) de Victor Montejo y Grito en la sombra (2001) de Humberto Ak'abal.

Partiendo de una consideraci6n de ambos textos como testimonials en sentido amplio,

este trabajo se ha interesado en relacionarlos con el testimonio de Rigoberta Menchu Me

Ilamo Rigoberta Menchi y asi me naci6 la conciencia (1983), por la ubicaci6n can6nica

de este en la producci6n testimonial guatemalteca. Sin embargo, el interest central ha sido

observer la evoluci6n de tal producci6n en el arco que va de fines de la decada del

ochenta a comienzos del nuevo milenio. Los capitulos uno a cuatro han tratado sobre el

analisis especifico de Testimonio y de Grito en la sombra y sobre la puesta en perspective

de ambos en el context hist6rico, politico y cultural guatemalteco de las ultimas dos

decadas. De tal analisis y contextualizaci6n es possible extraer las siguientes conclusions:

(a) Se constata una evoluci6n de la producci6n testimonial, de la esfera

estrictamente political a otra mas ampliamente socio-cultural. Evidentemente, este

fen6meno guard relaci6n con las diferentes coyunturas hist6ricas que son el referente de

cada texto: la realidad de extrema violencia de los inicios de la decada del ochenta, que

constitute el nucleo de la denuncia de Testimonio, ha dado paso a una relative estabilidad

del sistema politico y a la modernizaci6n globalizadora de fines del siglo XX. Grito en la

sombra da cuenta del cambio y pervivencia de la identidad indigena en esos process de

modernizaci6n recurriendo a la narrative de ficci6n. A diferencia del texto de Montejo,

que cifra su valor testimonial en la identidad entire el narrador-testigo y el autor









biografico, los relates de Ak'abal plantean un juego con el pacto de lectura

autobiografico, desplegando la heterogeneidad del sujeto indigena a traves de narraciones

de ficci6n. En ambos casos, y contrastando con el testimonio can6nico de Rigoberta,

estamos frente a sujetos indigenas que pueden asumir su auto-representaci6n letrada, en

pleno control de los medios lingiisticos, narratives e ideol6gico-criticos que les permiten

articular tal auto-representaci6n con su entorno socio-cultural y politico.

(b) Esta evoluci6n arriba mencionada expresa tambien un agotamiento del interest

social en el testimonio de denuncia. En mi opinion, tal agotamiento responded a un

conjunto de causes, como el cambio en las coyunturas political y la saturaci6n tematica

del public. Bastos y Camus observan que los indigenas han depuesto la actitud

cuestionadora previa al process de paz y que nadie en el movimiento maya duda hoy de

la legitimidad del Estado. Sin embargo, el reconocimiento official de la diversidad no es lo

que se esperaba y "hay un cierto rechazo en el pais al tema etnico", como si la sociedad

lo considerara zanjado (Bastos 262). Cabe preguntarse de que sectors de la sociedad

provienen tanto ese rechazo como la falta de interest en la denuncia political, y hasta que

punto ambos pueden interpretarse como un modo de procesar el trauma social de la

guerra. Por otra parte, tal agotamiento puede estar relacionado con una fluctuaci6n del

interest del lector hegem6nico extra-guatemalteco. El process de paz signific6 una

estabilizaci6n political en el pais, suficiente para permitir su modemizaci6n y acceso a las

coordenadas globalizadoras. Los productores literarios y culturales, ante la necesidad de

ampliar su oferta por las nuevas condiciones del mercado, podrian estar reaccionando

contra una imagen estereotipica de Guatemala que la asocia unicamente con la violaci6n









de los derechos humanss: como tematica, la denuncia esta gastada para el public

interno y result restrictive en el mercado international.

(c) En las dos etapas de la producci6n testimonial que estamos observando, se

verifica la ingerencia del lector hegem6nico extra-guatemalteco. Si por la coyuntura

political de la guerra fue necesario captar la atenci6n del lector extranjero para ejercer

presi6n internal en Guatemala, el involucramiento de la comunidad international a traves

del financiamiento de la paz reafirm6 las lines de continuidad de tal ingerencia. Por otra

parte, la globalizaci6n, en Guatemala, se vincula con el fen6meno de la emigraci6n de

amplios sectors poblacionales a los Estados Unidos. El peso econ6mico de estas

comunidades binacionales incide tambien en la importancia del lector hegem6nico extra-

guatemalteco.

(d) Con respect a la ubicaci6n de Victor Montejo y Humberto Ak'abal en el

campo literario guatemalteco, queda claro que Montejo ocupa una posici6n marginal

como escritor, en tanto que Ak'abal es una figure consagrada. Entre los escritores que

conforman el campo literario actual guatemalteco, sobresalen las voces de Rodrigo Rey

Rosa y de Eduardo Halfon. Ambos, que provienen de las capas medias y altas, comparten

con Ak'abal una postura de mantenerse al margen de toda intervenci6n political,

visualizando su funci6n e incidencia en el ambito de lo estetico-literario. Sin embargo,

cuando Ak'abal rechaza el Premio Nacional Miguel Angel Asturias 2003, protagoniza un

cuestionamiento del canon que toma como eje central la discriminaci6n y el racism

hacia los indigenas. La vigencia de tal cuestionamiento es retomada por Rodrigo Rey

Rosa, ganador del mismo galard6n en el 2004, cuando reinvierte el capital simb6lico y

1 La contrapartida de ese estereotipo es el de los afiches turisticos, que presentan a Guatemala como el pais
de la eterna primavera, paraiso maya, etc.









material del Premio a favor de la promoci6n de las literaturas en lenguas indigenas. Por

parte de Ak'abal hay tambien una critical implicita de la participaci6n del intellectual en la

esfera political, y en las estructuras del Estado. Su rechazo a aceptar cargos publicos

contrast con la posici6n de Montejo, que, coherente con su linea de activismo politico,

participa en el gobierno actual al frente de la Secretaria de la Paz. El dilema que se

plantea es el de si la participaci6n en las estructuras estatales permitira instrumentar

cambios desde dentro -como lo conciben algunos intelectuales mayas-o si el individuo

resultara co-optado por el Estado.

(e) En su origen, el concept de testimonio esta ligado a la posibilidad de dar voz a

subjetividades sociales subalternizadas, es decir silenciadas por las estructuras de poder.

Vimos c6mo esa aspiraci6n de estar escuchando plenamente al sujeto subaltemo es

questionable, en el caso del testimonio de Rigoberta Menchu, por dos factors

fundamentals: primero, por asumir incorrectamente que la figure de Rigoberta tiene una

representatividad monolitica, lo que implica homogeneizar las variadas voces y

posiciones indigenas; y segundo, por la presencia de mediadores no indigenas en la

producci6n de su testimonio. Por su parte, Testimonio y Grito en la sombra presentan

sujetos indigenas que asumen su auto-representaci6n, eliminando asi el problema de la

mediaci6n. Sin embargo, en tanto productores, Montejo y Ak'abal pertenecen a las capas

medias e intelectuales de los sectors indigenas: si bien esto en si mismo no afecta la

representatividad de su producci6n testimonial, deja en pie la cuesti6n de si el testimonio,

en cuanto tal, permit acceder a las producciones discursivas subalternas.

Este cuestionamiento de la forma testimonial como vehiculo de la subalternidad

tiene su correlato en la representaci6n y legitimidad del movimiento maya. Bastos y









Camus apuntan la cuesti6n problematica de la hegemonia de los kaqchikeles y k'iche's

frente a los demas grupos lingiisticos. Por una parte, sefialan que al codificarse las

caracteristicas identitarias y culturales de la "mayanidad" (traje, lengua, religion),

"aquellos indigenas que no cumplen con una o varias de ellas, se preguntan ,somos

mayas?" (314). Por otra parte, las generaciones mas j venes perciben la representatividad

como una de las reglas del juego politico occidental; este esquema occidental se

contrapondria a otro aut6ctono, definido por "el consenso, la buena voluntad, la autoridad

como servicio que es un element fundamental en la organizaci6n del pueblo maya"

(Bastos 315).

La analogia que procuro subrayar es la siguiente: ni el movimiento maya alcanza a

hablar por todos los indigenas de Guatemala, ni la insistencia en la categoria de

representatividad, por otro lado, posibilita el surgimiento de formulas political

alternatives, provenientes de moldes culturales que se han mantenido subaltemizados.

Del mismo modo, el cauce de la producci6n testimonial no abarca, o no abarca

totalmente, las producciones discursivas subaltemas; estas quizas deban ser buscadas en

otros espacios y circuitos.

(f) En un articulo de fines de los afios setenta, Antonio Cornejo Polar reflexionaba

sobre la novela indigenista como un genero contradictorio. En ella se present una vision

del mundo indigena desde el exterior, tanto por las caracteristicas etnicas y socio-

culturales de sus productores como por el hecho de que "el indigenismo se ve forzado a

modificar su referente para incorporarlo a una forma de conciencia que le es ajena" ("La

novela indigenista" 65), vale decir, el tiempo hist6rico de la novela. Simultaneamente, sin

embargo, las formas narrativas del referente indigena (cuentos, mitos) impregnan el