<%BANNER%>

La Estetica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la Realidad o la Conciencia Intranquilizadora


PAGE 1

LA ESTETICA DE RODOLFO FOGWILL: NEGOCIAR CON LA REALIDAD O LA CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA By KARINA VAZQUEZ A THESIS PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF MASTER OF ARTS UNIVERSITY OF FLORIDA 2004

PAGE 2

Copyright 2004 by Karina Vzquez

PAGE 3

A Rosa Sale y Juan Carlos Vzquez, mis padres.

PAGE 4

iv ACKNOWLEDGMENTS I would like to express my gratitude to Dr. Andrs Avellaneda, my committee chair, for several reasons. His honesty, commitment and knowledge are a model that I hope to follow. His professional and personal engagement in the topic of my thesis encouraged me in every part of the writing process. I greatly appreciate his efforts an d support in developing my intellectual career. I am honored to have written my thesis under his direction and to continue my research with him. I also appreciate Dr. Efran Barradas comments and suggestions. His interest for the topic and his comments, a s well as his sense of humor, were very important to me. I also wish to thank two other Argentine friends and classmates, Natalia Jacovkis and Claudia Garca, for their collaboration. We discussed different aspects related to the topics I am interested in and this helped me a lot. Analola Santana and Kathy Navajas are also very special friends I met here, and I am happy to share with them all this process. Finally, I will always deeply appreciate the collaboration of those far from Gainesville, but close to my heart. Without my aunt Fatmy; my brother and his family; and my friends Martn, Adriana, Ania and Julieta, this work would not have been the same.

PAGE 5

v TABLE OF CONTENTS page ACKNOWLEDGMENTS ................................ ................................ ................................ .. iv ABSTRACT ................................ ................................ ................................ ........................ vi CHAPTER 1 INTRODUCCION: LA MALA CONCIENCIA COMO UNA CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA ................................ ................................ ............................ 1 2 UN DEBATE QUE VUELVE A INSTA LARSE: RELACION ENTRE LITERATURA Y REALIDAD SOCIAL POR QUE FOGWILL? ............................ 8 Uno, dos y tres: las novelas ................................ ................................ ........................ 17 Repliegue, autonoma y formas de autolegitimacin en la literatura a partir de la dictadura ................................ ................................ ................................ ................. 20 Todo cambia para que nada cambie? ................................ ................................ ........ 29 Un retorno al realismo ................................ ................................ ................................ 36 Recapitulando ................................ ................................ ................................ ............. 40 3 NADA CAMBIA PARA QUE TODO CAMBIE ................................ ...................... 44 Qu tipo de anlisis narrativo? ................................ ................................ .................. 47 Variaciones ................................ ................................ ................................ ................. 50 Recapitulando ................................ ................................ ................................ ............. 87 4 RASGOS DE UNA APUESTA REALISTA ................................ ............................. 93 El yollar de las voces ................................ ................................ ................................ .. 96 Confederacin de yoes ................................ ................................ .............................. 115 Puntos, rectas, curvas, y perspectivas ................................ ................................ ....... 131 Recapitulando ................................ ................................ ................................ ........... 135 5 CONCLUSIONES: Narrar, para reponer el sentido ................................ ................. 139 LIST OF REFERENCES ................................ ................................ ................................ 152 BIOGRAPHICAL SKETCH ................................ ................................ ........................... 155

PAGE 6

vi Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Master of Arts LA ESTETICA DE RODOLFO FOGWILL: NEGOCIAR CON LA REALIDAD O LA CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA By Karina Vzquez M ay 2004 Chair: Andrs Avellaneda Major Department: Romance Languages and Literatures Many important literary and cultural Argentine critics have noted that narrative modality has taken another course in Argentina since the mid nineties. According to the se critics, this change can be related to the different ways in which, during the last years, information concerning the repressive policies implemented by the last Argentine dictatorship (1976 1983) was processed by writers. This turn is identified as pa ssage from an indirect narrative modality to a direct one. The indirect modality (mainly characterized by the frequent use of allusion and ellipsis) gives way to a direct modality (in which both allusion and ellipsis are almost suppressed). This direct mo dality instead of requiring a reading based on deciphering allusions, requires a deciphering of the relationships that configure the reality presented in the symbolic universe of the novel. Although this change has been noted, it has not been explained. T he main purpose of this thesis is to analyze the mentioned narrative turn in three novels of the Argentine author Rodolfo Fogwill. In Vivir afuera (1998), La experiencia

PAGE 7

vii sensible (2001), and En otro orden de cosas (2001), Fogwills narrative appears to be placed in opposition to the literary system that emerged during the last dictatorship. This literary model is characterized by the use of allusion and ellipsis. Fogwills narrative presents an intense use of cultural codes, providing his narrative with a h igh spatial and temporal referentiality. In this sense, Fogwills three novels are an example of this turn in the narrative modality. This turn is analyzed at the level of the narrative strategies used. This analysis allows us to examine other changes and characterizations of the narrative forms. This analysis intends to offer a critical reflection about Fagwills literary style, his narrative proposal with regard to the reader, and his position in the Argentine literary corpus. As a final purpose, this th esis attempts to propose an analytical schema for further narrative analysis, mainly of those novels produced at the end of the nineties and during the present time.

PAGE 8

1 CHAPTER 1 INTRODUCCION: LA MAL A CONCIENCIA COMO UN A CONCIENCIA INTRANQUI LIZADORA E n Por qu Kafka? Poder, mala conciencia y literatura (1983), Martn Hopenhayn define la mala conciencia como tanto la conciencia de culpa como la confesin que el individuo se hace a s mismo de su propia esterilidad inherente. Pero esa confesin no le viene ex nihilo sino como parte del programa de sujecin del sistema dominante. La mala conciencia no es sino el punto de llegada de la represin, a saber, la sustitucin de la represin por la autorrepresin de la conciencia (16). Este concepto es p arte de la caracterizacin que hace Hopenhayn del tono de los personajes y las obras de Kafka. La autorrepresin de la conciencia, una vez narrada, se transforma en una feroz crtica al sistema a partir del cual esa conciencia ha sido conformada y al cual no se intenta transgredir. Un tono similar tienen Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001), y En otro orden de cosas (2001), del escritor argentino Rodolfo Fogwill (1941). Por su organizacin interna (desarrollo de temas, personajes, voces y est ructura), las novelas requieren un ejercicio de lectura en el cual es necesario descifrar un universo simblico caracterizado por la mala conciencia. Esta mala conciencia, una vez comprendida, genera intranquilidad en la conciencia del lector. Cuando la le ctura se realiza desde el mbito de la crtica literaria, la mala conciencia, o la conciencia intranquila, conducen a un planteo acerca de la relacin entre ficcin y realidad. Rodolfo Fogwill pertenece a la generacin de escritores argentinos para los qu e la literatura tiene una inevitable relacin con la realidad poltica y social. Uno de los rasgos

PAGE 9

2 ms sobresalientes de sus novelas es la alta referencialidad espacial y temporal de sus relatos. Sus novelas reafirman la idea de que la ficcin es una const ruccin originada en medio de los relatos que conforman la realidad social en la cual el autor ocupa un cierto lugar de enunciacin. La produccin literaria de Fogwill comienza hacia fines de la dcada del setenta con publicaciones de poesa y cuento princ ipalmente. Estos ltimos ocupan casi toda su produccin durante la dcada de los ochenta (a excepcin de Los Pichiciegos [1982]), reunidos en los volmenes: Mis muertos punk (1979), Msica japonesa (1982), Ejrcitos imaginarios (1983), y Pjaros de la cabe za (1985). A partir de la dcada del noventa su produccin comienza a orientarse hacia formas narrativas ms extensas como la novela, y ha publicado: La buena nueva (1990), Una plida historia de amor (1991), Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2 001), En otro orden de cosas (2001), y Urbana (2003). Una de las caractersticas ms notorias de su estilo es la abundante utilizacin de cdigos culturales en sus relatos, los cuales proveen una alta referencialidad a la narracin hacindola directa. Est a caracterstica es muy importante en el posicionamiento esttico del autor, respecto de otras obras que conforman el corpus literario desde principios de los ochenta hasta la actualidad. En la narrativa de Fogwill se da una combinacin de distintos nivele s del habla, cdigos culturales, marcas comerciales, personajes con actividades marginales, entre otros, que plantean un vnculo entre la realidad del universo simblico presentado en la novela, y la realidad desde la cual se lee. El espacio urbano es recu perado en un universo simblico en el que se plantean los vnculos entre el todo y las partes de ese universo, el pasado y el presente del mismo, y el transcurso del tiempo. La referencialidad espacio temporal de ese universo est

PAGE 10

3 fuertemente marcada por e lementos que van desde las marcas de cigarrillos, de ropa, autos, nombres de barrios, de perfumes, actitudes de consumo, formas de hablar, nombres de escritores, hasta la descripcin de algunos espacios institucionales como las Fuerzas Armadas y los hospit ales pblicos. Estas caractersticas de la narrativa de Fogwill contribuyen a que las novelas tengan un estilo directo, es decir, que no requieran de ejercicios de lectura basados en el desciframiento de alusiones. Desde la crtica se ha sealado que haci a mediados de los noventa se produjo un pasaje desde una modalidad narrativa indirecta, alusiva, hacia una directa. Miguel Dalmaroni es uno de estos crticos, quien observa este giro en la modalidad narrativa en novelas como Villa (1995) y Ni muerto has pe rdido tu nombre (2001), de Luis Gusmn, y tambin en Dos veces junio (2002), de Martn Kohan. El crtico asocia este cambio en la modalidad narrativa al proceso de elaboracin que se ha hecho en los ltimos aos acerca del terrorismo de Estado implementado por la ltima dictadura militar (1976 1983). Si bien este cambio en la modalidad narrativa ha sido sealado, no ha sido explicado en qu consiste y cmo se opera ese cambio. Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas son novelas en las que se observa una marcada ausencia del estilo alusivo y una fuerte presencia de la referencialidad. En estas novela existe una propuesta de lectura directa de temas como la relacin entre el todo y las partes, que es el caso de Vivir afuera de la rel acin entre el pasado y el presente, en el caso de La experiencia sensible y la transformacin de la identidad individual, como en En otro orden de cosas El objetivo principal de esta tesis es analizar el cambio en la modalidad narrativa en las tres no velas mencionadas. En qu consiste ese cambio, cmo funciona al interior

PAGE 11

4 de las novelas. cmo caracteriza a las tres novelas y cmo ofrece una marca de autor, y qu tipo de propuesta de lectura se plantea en este cambio, son los interrogantes a los que se intentar dar respuesta en este trabajo. El tipo de narrativa alusiva es predominante en el sistema literario inmediatamente anterior a estas tres novelas, y es resultado de la elaboracin de estrategias de resistencia que la literatura realiz a partir de la dictadura. Este sistema literario se ha convertido en un modelo para generaciones de escritores posteriores a la dictadura de 1976 1983. Respiracin artificial (1980), de Ricardo Piglia Ema, la cautiva (1981), de Cesar Aira, Nadie nada nunca (1981), d e Juan Jos Saer, son algunos ejemplos de este tipo de narrativa. La narrativa de Fogwill, por las caractersticas ya mencionadas, se ubica en un polo opuesto a esta narrativa, la cual se caracteriza por el uso recurrente de la alusin y el rechazo a lo re ferencial. En el primer captulo, Un debate que vuelve a instalarse: relacin entre literatura y realidad social. Por qu Fogwill?, se analizar el contexto literario previo a las novelas de Fogwill, el cual corresponde al momento en que irrumpe la l tima dictadura militar. Este captulo tiene cuatro secciones. En la primera de ellas, Uno, dos y tres: las novelas, se expondr un resmen del argumento de las novelas de Fogwill analizadas. En la segunda seccin, Repliegue, autonoma y formas de autole gitimacin en la literatura a partir de la dictadura, se analizar el contexto en el que surge el sistema literario en el cual predomina la alusin, y respecto del cual la narrativa de Fogwill representara un giro en la modalidad narrativa. En la tercera seccin, Todo cambia para que nada cambie?, se presentar y describir las estrategias narrativas que utiliza Fogwill en las tres novelas, las cuales se diferencian de las empleadas por la narrativa surgida durante la dictadura. Por ltimo, en la cuarta seccin, Un retorno al realismo, se

PAGE 12

5 demostrar que el cambio en la modalidad narrativa permite pensar en un retorno al realismo desde una nueva perspectiva. Por ltimo, en la seccin Recapitulando, se presentarn las conslusiones del captulo. En el segundo captulo, Nada cambia para que todo cambie, se analizar el modo en que se produce el giro en la modalidad narrativa. El anlisis formal de las estrategias narrativas, de los procedimientos de construccin del relato, su seleccin y combinacin, permitira caracterizar el cambio en la modalidad narrativa. Este captulo tiene tres secciones. En la primera Qu tipo de anlisis narrativo?, se expondr el mtodo de anlisis de los procedimientos de construccin del relato y de las estrategias narrat ivas. Una vez establecido el marco analtico, en la segunda seccin, Variaciones, se estudiar la forma en la que funcionan los procedimientos de construccin del relato en cada una de las estrategias narrativas. En la tercera seccin, Recapitulando, s e expondrn las conclusiones acerca de en qu consiste y cmo funciona el cambio en la modalidad narrativa. En el tercer captulo, Rasgos de una apuesta realista, se presentar un anlisis del cambio en la modalidad narrativa a partir del anlisis del d espliegue de las estrategias narrativas al interior de la novela. Para ello se analizarn las formas narrativas en las cuales stas se despliegan: voz narrativa, personajes y estructura. Este captulo tiene cuatro secciones. La primera, El yollar de las v oces, consiste en un anlisis narrativo que parte de la propuesta de Gerard Genette, en la cual el anlisis de la voz narrativa es el anlisis de la situacin narrativa. En la segunda seccin, Confederacin de yoes, se estudiarn los personajes siguiend o una caracterizacin de las funciones que tienen, la cual toma elementos tericos que parten de Todorov a Voloshinov. En la tercera,

PAGE 13

6 Puntos, rectas, curvas y perspectivas, se analiza la estructura de la narracin de acuerdo a la propuesta de Seymour Cha tman. Por ltimo, en la cuarta seccin, Recapitulando, se presentaran las conclusiones, las cuales derivan de del anlisis en conjunto de las formas narrativas, de los rasgos comunes en las novelas, y de aquellos especficos en cada una de ellas. En las conclusiones se resumen los puntos principales de cada uno de los captulos. Llama la atencin que en el mbito de los estudios acadmicos casi no existan anlisis de la obra de Roberto Fogwill. La falta de reflexin crtica sobre cmo se insertan sus obr as dentro del corpus literario argentino, y sobre las particularidades de su narrativa, pone de manifiesto la existencia de ciertas limitaciones y dificultades para analizar la relacin entre ficcin y realidad. Esto permite entrever que existe otro tipo d e dificultades que tienen que ver con el modo de encarar el anlisis de la relacin entre intelectual y realidad social en el debate en el campo intelectual, acadmico, poltico y cultural. Como multiplicidad de discursos, la crtica de ficcin cumple una funcin sintetizadora de ideas, ideologas, percepciones e interpretaciones que de la realidad se tiene desde el campo de la ficcin. La sntesis que ofrece la crtica de ficcin resuelve (o intenta resolver) las incertidumbres y ambigedades que plantea el discurso de ficcin. De este modo, la crtica reactualiza el debate intelectual en torno a los lmites que ella misma fija dentro del campo intelectual. La voz de la critica en este espacio recompone los vnculos entre los discursos de la ficcin liter aria y los discursos de la ficcin que conforman la realidad poltica y social en un determinado momento histrico. Esta recomposicin se encuentra determinada por caractersticas generacionales, cdigos

PAGE 14

7 culturales, marcos ideolgicos y polticos, y por la s condiciones socioeconmicas en las que surge. Si la crtica no se ha detenido en la obra de Fogwill no ser como resultado mismo de las ficciones que conforman la realidad social (ficticia) que el autor presenta? El objetivo ltimo de esta tesis es prop oner un camino de anlisis y de lectura de la obra de Fogwill que sirva como modelo de lectura y anlisis para la narrativa argentina producida desde mediados de la dcada del noventa. Es tambin una propuesta para retomar el debate en torno a las relacion es entre intelectual, ficcin y realidad en el campo de los estudios acadmicos.

PAGE 15

8 CHAPTER 2 UN DEBATE QUE VUELVE A INSTALARSE: RELAC IN ENTRE LITERATURA Y REALIDAD SOCIAL. POR QU FOGWILL? Pero no haba hecho la revolucin, ni la obra, ni la contra rrevolucin, ni haba ganado ni perdido esta guerra que acababa de dejar a todos perplejos. Estos hitos del tiempo lo haban hecho a l. Ahora era un intelectual: era su trabajo [] Tambin se oa decir la frase todo no se puede y en efecto, estas cosas parecan ms veraces cuando las miraba desde la perspectiva de un intelectual (Fogwill, En otro oden de cosas 194) Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y En otro orden de cosas (2001), de Rodolfo Fogwill, son tres ejemplos del cambio en el modo de narrar en la literatura argentina a partir de mediados de la dcada del noventa. 1 Estas novelas son resultado de un tipo de utilizacin de las estrategias narrativas distinta, y opuesta, al que se da, por ejemplo, en Respiracin artificial (1980), de Ricardo Piglia, la cual ha sido tomada como modelo paradigmtico de la narrativa posterior a la dictadura. Esta novela se caracteriza por el uso recurrente de las descripciones minuciosas y de las repeticiones acerca de algo que nunca es develado, pero sobre lo cual se ofrecen, de ese modo, distintos puntos de vista. El cambio en la modalidad narrativa se debe principalmente a un uso distinto de las estrategias narrativas, definidas como las modalidades que un autor utiliza en la elaboracin de un texto Las distintas modalidades indican la relacin bajo la cual se establece la correspondencia o no correspondencia entre los referentes extraliterarios y los referentes intraliterarios. Segn Bessire: la obra establece una correspondencia 1 Este cambio ha sido sealado por Miguel Dalmaroni en el artculo "Los nomb res del horror" ( http://www.bazaramericano.com/resenas/articulos/dalmaroni_horror.asp

PAGE 16

9 con los objetos o los individuos del mundo referencia, referente. La disposicin de este referente se puede definir de manera externa, interna o desplazada [] una ambivalencia: est la representacin del mundo y la representacin de manera interna a la obra (Bessire 356). Esta relacin entre referente externo y referente interno es una relacin de implicacin, es decir, una relacin entre opuestos. 2 En distintos momentos histricos la relacin de implicacin se establece a travs de modalidades y convenciones especf icas que son resultado de los modos particulares en que un autor construye su lugar de enunciacin dentro de un sistema de representaciones. Para Bessire; el sistema de las representaciones dibuja las variables de la representacin y hace de la obra la exgesis y la prosecusin de las mismas. La objetivacin vuelve enteramente a lo literario, y la obra emprende un juego de relaciones y designaciones de las relaciones mediante el artificio de las estrategias narrativas y mediante el sistema de obligacione s semnticas que definen agentes, acciones y descripciones. (361) De este modo, en la obra literaria hay una objetivacin de variables de la representacin 3 mediante el uso de estrategias narrativas. En Vivir afuera (1998), Wolff, uno de los personajes p rincipales, al regreso de una reunin con sus excompaeros del Liceo, observa cmo una pareja es detenida (Mariana y el Pichi, tambin personajes centrales), e interpreta la escena: 2 En este sentido, implicacin no quiere decir opuesto a la articulacin, sino, por el contrario, una instancia de la articulacin. 3 El trmino objetivacin se entiende aqu tal como lo ha planteado Bessiere en relacin a los textos realistas. Para el crtico hay un cambio en los textos realistas a partir del siglo XVII. De regirse est rictamente por la representacin guiada por la prevalencia de las descripciones que son tanto indicios de un lenguaje transparente como de exposicin de los objetos de saber (361), pasa a la certidumbre de lo real porque hay poder del sujeto de conoc imiento (361). De este modo se pasa de las percepciones de un individuo al conocimiento de los o varios individuos, por lo que para Bessiere el realismo no se distingue de un problema de objetivacin. La objetivacin es la misma de lo real en su divers idad [] no es objetivable ms que por un sistema de representacin que no deja de recomponerse [] Las diversas disposiciones que pone en accin la narracin, narrador homodiegtico, narrador heterodiegtico, puntos de vista, focalizacin, consisten en ro mper la unicidad primera de la perspectiva del realismo (361).

PAGE 17

10 por la ropa y los cortes de pelo reconoci en los trajeados a la clase de muchachos del interior recin egresados de la escuela de oficiales de la polica y los compar con la pareja detenida. La chica tena un cuerpo atractivo, resaltado por sus jeans Kenzo [] El hombre [] vesta una campera de cuero Mango y jeans oscuros, p osiblemente un par de UFO Gross [] Pensaba que si veinte aos atrs hubiera imaginado en esa pareja una historia de terrorismo, hace diez aos habra diagnosticado que se trataba de un taxi couple [] en estos tiempos en los que vena de hacer un negoci o de importacin de telas para jeans, descubra en ellos a un par de consumidores de ropa informal. Estuvo a punto de decir a sus compaeros ojal la cana no les afane toda la guita, as maana pueden venir al shopping. (32) La descripcin minuciosa, c omo la que se observa en el fragmento anterior, es una estrategia narrativa que ha sido muy usada en la literatura producida durante la ltima dictadura militar (1976 983), y contina siendo muy usada en el presente. Sin embargo, el tipo de descripciones minuciosas de la literatura producida a partir de la dictadura no inclua referencias temporales a travs de la mencin explcita de distintos momentos histricos, como tampoco a travs de la mencin a cdigos culturales y de consumo. Un ejemplo de esto pu ede observarse en Respiracin artificial (1980), de Ricardo Piglia, en la cual hay un abundante uso de la descripcin minuciosa y de las repeticiones, sin referencia especfica a cdigos culturales de la poca. La utilizacin reiterada de esta estrategia n o apunta a que el lector pueda percibir la certeza generada por la identificacin, sino a que pueda apreciar distintos puntos de vista o perspectivas. Por el contrario, en el fragmento citado de Vivir afuera se incluyen referencias temporales concretas (d iez, veinte aos atrs), cdigos culturales (una pareja de terroristas, un taxi couple y unos consumidores), y cdigos de consumo a travs de las marcas de ropa. El lector, entonces, puede identificar en la pareja a dos (de los tantos) jvenes que se viste n de acuerdo a las marcas ms publicitadas en los medios, accesibles para cierto estrato social de clase media alta, aunque la situacin de ellos no es de clase media, pues a esas

PAGE 18

11 horas se encuentran siendo detenidos en una ruta del Gran Buenos Aires. Se t rata de jvenes de clase baja que, a travs del consumo aspiran al ascenso social. La relacin de implicacin entre el referente externo y el referente interno en el texto se observa por el uso de determinadas estrategias narrativas. En el ejemplo anterior se trata de la descripcin minuciosa, pero su uso vara respecto del que le ha dado la literatura producida desde la ltima dictadura hasta mediados de los noventa. Cuando la relacin de implicacin entre el referente externo y el referente interno vara, se modifica la forma en que se utilizan los procedimientos de construccin del relato. Estos son convenciones que determinan el modo en que se relacionan las secuencias de proposiciones que conforman un relato, es decir, el modo en que se conforma el sist ema simblico literario, dando lugar a la relacin de implicacin entre el referente externo y el referente interno. Cuando se produce un cambio en las estrategias narrativas que un autor utiliza, quiere decir que se produce un cambio a nivel de los proced imientos de construccin del relato. Lo que cambia en el interior del discurso literario, y se refleja en el cambio en las estrategias narrativas, son los procedimientos de construccin del relato. Pueden cambiar las convenciones por las que se establecen ciertos procedimientos de construccin del relato, pero tambin puede cambiar slo el modo en que stos se combinan y se utilizan. En Vivir afuera los sueos que tiene Susi mientras duerme en un cuarto de hotel junto a su novio, el Pichi, es uno de los tan tos ejemplos en los que se observa un modo distinto de usar los procedimientos de construccin del relato. En los sueos de Susi se narra la forma en que trabajan grupos evanglicos en las zonas pobres y marginales del sur del Gran Buenos Aires. Los sueos de Susi dicen que:

PAGE 19

12 Los evanglicos la haban llamado para cubrirles otro sbado. Esa tarde, y hasta despus de la medinoche, Susi deba quedarse en el Hogar Evanglico, cuidando los chicos [] Eran todos hijos de mujeres que haban tomado vino adulterad o con txico y ella entendi que estaba insinuando que el culpable era el Pichi, que haba robado esas damajuanas en el laboratorio de la universidad. (54) Aqu, el relato dentro del relato (relato del sueo dentro del relato de Susi) se usa de un modo d iferente a como ha sido usado por la literatura producida desde la dictadura. El relato dentro del relato daba lugar a las repeticiones y a las descripciones minuciosas, a la vez que fragmentaba la narracin impidiendo la lectura de una totalidad. Este era un modo de distanciarse del mundo extraliterario, de la realidad poltica y social de la Argentina. Por el contrario, en el pasaje citado de Vivir afuera en relacin al sueo de Susi, el relato dentro del relato tiene conexin directa con personajes y re latos tambin de otros personajes. A travs del sueo de Susi comienzan a revelarse, para el lector, las conexiones del Pichi con grupos e instituciones que usufructan a los sectores sociales marginales y a excluidos. El sueo de Susi coincide con la hist oria que tiene con los evangelistas Mariana, la joven prostituta amiga del Pichi y de Susi. Mariana haba estado internada en una clnica de rehabilitacin de adictos perteneciente a los evanglicos, para hacer un trabajo encargado por dos policas. En es te caso, la ficcin representada en el sueo de Susi coincide con la realidad ficticia de la novela. De este modo, el relato dentro del relato posee una alta referencialidad dentro del texto que le permite plantear una relacin directa con el referente ext erno desde dentro de la novela. Entonces, se observa que el cambio en el modo de narrar es el resultado de un uso distinto de las estrategias narrativas; y el uso distinto de stas es a su vez resultado de variaciones en el modo en que se utilizan los proc edimientos de construccin del relato.

PAGE 20

13 Es precisamente por la forma que toma la relacin de implicacin entre referente externo y referente interno, que los relatos de Fogwill se diferencian notablemente del tipo de relatos que predominaron en la literatur a producida durante la ltima dictadura militar en Argentina (1976 1983). Un modelo de produccin literaria que continu en el perodo de consolidacin democrtica, y en el presente. Respiracin artificial se convirti en paradigma del tipo de estrategias empleadas como respuesta y resistencia a la dictadura. Para Piglia, su autor, La literatura elabora los materiales ideolgicos y polticos de un modo casi onrico, los transforma, los disfraza, los pone siempre en otro lugar [] Las relaciones de la lite ratura son siempre elpticas y cifradas (40). Otros ejemplos del tipo de literatura que recurre a estrategias narrativas como la alusin, la descripcin minuciosa y la repeticin, son Ema, la cautiva (1981), de Csar Aira, y Nada nadie nunca (1980), de Ju an Jos Saer. Para Daniel Balderston las novelas de Piglia y Gusmn exigen una lectura especficamente poltica, ya que hay en ellas indicaciones evidentes de que los elementos reprimidos tienen que ver con la Argentina del Proceso (178). En este sen tido, lo reprimido es aquello que se presenta como inenarrable, con la intencin de develar algo oculto, secreto, pero a lo cual no es posible acceder a travs de la certeza. Al respecto, Jorge Fornet plantea que Varios de los textos principales de Piglia estn estructurados de manera semejante: un protagonista cercano al autor [] se establece un contrapunto caracterolgico, situacional y verbal con otro personaje, sealado como enigmtico, que es quien en verdad concentra el inters dramtico y anecdtico de la narracin. El primero va, en principio, en busca de algo ms o menos definido pero el segundo logra distraer su atencin y lo fuerza a desentraar algn secreto. (349) Para revelar el secreto de su to, el personaje de Respiraci n artificial recur re a la teora literaria, generando de ese modo una teorizacin de la ficcin, y a la ficcionalizacin de

PAGE 21

14 la teora. De ese disgresiones, repeticiones y ruptura cronolgica bordean el tema oculto, pero no llegan a plantearlo de modo directo en el universo simblico. La relacin de implicacin entre referentes externos e internos se entiende como la interrelacin de los procedimientos de construccin del relato (referente interno) y el material extraliterario (referente externo). Esta relacin es la que dife rencia la propuesta narrativa de Fogwill respecto de las de la dictadura y postdictadura. La relacin de implicacin entre referentes caracteriza las estrategias narrativas de Fogwill y hace que en su ficcin se propongan visiones sobre temas como la iden tidad, la relacin entre el todo y las partes, la memoria y las prcticas sociales marginales. Sus visiones, que parten de un modo distinto de trabajar la relacin entre referentes externos e internos, pone en evidencia que el cambio en las modalidades nar rativas son resultado de un modo especfico de negociar con la realidad. Una negociacin que no se hace en los trminos de la literatura en s misma, sino en los trminos de la funcin de significacin que tiene la prctica escrituraria, la literatura, al ser sta un producto cultural y estar inserta en sistemas de interpretacin y de escritura ms amplios. Si las modalidades narrativas son el resultado de un modo especfico de negociar con la realidad, podra intepretarse la narrativa de Fogwill como una especie de vuelta al realismo? En este captulo se intentar demostrar por qu las novelas de Fogwill constituyen un cambio en el modo de narrar al hacer a un uso distinto de las estrategias narrativas empleadas por la literatura producida durante y la pos tdicatdura. En la primera seccin, Uno, dos y tres: las novelas, se presenta el argumento de cada una de las novelas. A esto le sigue la descripcin del contexto en el que la produccin literaria se hallaba inserta en el momento en que irrumpe el discurs o totalitario de la dictadura imponiendo

PAGE 22

15 nuevas coordenadas de produccin cultural, literaria y crtica. La descripcin de ese contexto ser hecha en la segunda seccin de este captulo, Repliegue, autonoma y formas de autolegitimacin en la literatura a partir de la dictadura. En la tercera seccin, Todo cambia para que nada cambie?, se enunciarn y se describirn las estrategias narrativas que utiliza Fogwill, 4 y se explicar en qu se diferencian de las empleadas por las narrativas surgidas durant e la dictadura y la postdictadura. Por ltimo, en la seccin Un retorno al realismo se demostrar que el cambio en la modalidad narrativa permite pensar en un regreso al realismo desde una perspectiva en la cual se replantea la relacin entre literatura y realidad social. Perspectiva que sugiere que hay un movimiento, un cambio de lugar de percepcin y de enunciacin que genera un cambio en el posicionamiento esttico. El posicionamiento esttico del escritor se define por la particular relacin que esta blece con el medio, a travs de sus posturas personales y a travs de sus obras. En Vivir afuera el narrador en tercera persona seala este posicionamiento al colocar la figura del escritor dentro de la trama y evidenciar la relacin entre escritor e infor mante (en este caso, los informantes son dos de los personjes de la novela, el Pichi y la Susi): El mircoles estaba el objetivo que utiliza el piso alto pero el local permaneci cerrado. En la vidriera Platygovsky exhibe obras presuntamente escritas por el objetivo que todas las tardes escribe y recibe visitas en el piso alto del local [.] Esto, por la informacin obtenida del librero, que revela que el otro utiliza el espacio cedido para escribir libros sobre la marginalidad y a esos efectos recibe con frecuencia la visita de informantes de personal de seguridad, a ex convictos de delitos comunes y subversin y a activistas que, supone, pertenecen al grupo Puerto Argentino [] Platygovsky asevera que el hombre cuyas seas particulares se adjuntan en el remito de la fecha, sera un ex Malvinas de extrema derecha, que, como el husped que utiliza el entrepiso, evoluciona hacia posturas 4 El modo en que las estrategias narrativas funcionan en cada una de las tres novelas de Fogwill ser analizado en detalle en el captulo segundo, donde se analizarn los procedimientos de co nstruccin del relato y las formas narrativas.

PAGE 23

16 prximas a grupos trotsquistas [] Se atribuye la relacin entre ambos a una data del ao ochenta y dos motivada por las i nvestigaciones que el objetivo realizaba a los fines de un libro sobre la guerra. (284 285) El cambio en la modalidad narrativa que se observa en las novelas Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas posiciona estticamente la narra tiva de Fogwill. En ellas el trazado de la identidad individual de los personajes es resultado de un ejercicio de lectura, tanto por parte del autor como por parte del lector, que requiere la identificacin de las prcticas socioculturales marginales que t uvieron lugar en el pasado reciente de la Argentina y durante la dcada del noventa. El consumo y trfico de drogas, las actividades polticas y econmicas al margen de las instituciones, y la prostitucin son prcticas sociales que se conectan entre s pa ra evidenciar que lo marginal en realidad no est tan al margen sino en connivencia con la cultura establecida y con instituciones sociales tradicionales: el Estado, la polica y las Fuerzas Armadas. Las prcticas marginales, entonces, comienzan a identifi carse como prcticas necesariamente insertas en la cultura de la sociedad en su conjunto. Los personajes, que pertenecen en las novelas a los mbitos definidos por las prcticas marginales y por su relacin con los objetos de consumo, se mueven en un unive rso simblico a partir del cual al lector le es posible comprender la relacin de interdependencia que las partes de una sociedad mantienen entre s, y con la historia como un todo. La lectura y anlisis de las tres novelas requiere de un contnuo ejercic io de identificacin de los cdigos culturales que establecen los puntos de contacto entre distintas prcticas sociales marginales, y de stas con las prcticas institucionales establecidas. La identificacin de los puntos de contacto, de los ideologemas, 5 permite 5 Se toma la definicin de Bajtn, para quien Cada producto ideolgico, y cuanto ste contiene de idealmente significativo, no se encuentra en el alma, ni en el mundo interior o el mundo abstracto de las

PAGE 24

17 entender la construccin de la identidad como resultado de un conjunto heterogneo de prcticas sociales que responden a una cultura de consumo. A continuacin, un resumen del argumento de las novelas que sern analizadas. Uno, dos y tres: las no velas En Vivir afuera (1998) se narran los encuentros que mantienen seis personajes en distintos lugares de la zona sur del Gran Buenos Aires y en la Capital Federal. Los encuentros tienen lugar en plena dcada menemista, 6 es decir, durante el apogeo de la s prcticas culturales que acompaaron a la aplicacin de las polticas neoliberales. Los relatos y dilogos que mantienen los personajes Wolff, Mariana, Sal, Diana, el Pichi y la Susi trazan un mapa discursivo cuyas delimitaciones son los encuentros que stos mantienen entre s y con los personajes secundarios. El lenguaje es el terreno predominante en el que estos encuentros se manifiestan. Se establece un cdigo comn entre la jerga de las zonas marginales, empobrecidas, vinculadas a las prcticas ilega les en connivencia con los sectores del poder poltico y policial, y el lenguaje de la clase media favorecida por las polticas neoliberales. Los seis personajes comparten cdigos culturales que estn dados principalmente por su relacin con los objetos de consumo. Wolff es un cincuentn con un hueco de treinta aos en la memoria. Tiene un pasado que, a pesar de sus variados intentos, no puede narrar, pero que se reconstruye cuando, en id eas y de los sentidos puros, sino que se plasma en el material ideolgico objetivamente accesible: en la palabra, en el gesto, en la combinacin de volmenes, lneas, colores, cuerpos vivientes, etc. Todo producto ideolgico (ideologema) es parte de la rea lidad social y material que rodea al hombre, es momento de su horizonte ideolgico materializado (48) 6 Se denomina aqu "dcada menemista" al perodo presidencial de Carlos Sal Menen, quien gan las elecciones como candidato del peronismo en 1989, y co ncluy su mandato en 1999, cuando gana las elecciones Fernando De La Ra, representante del otro partido mayoritario y opositor al peronismo, el radicalismo. El mandato presidencial de Menem estuvo caracterizado por propiciar el marco poltico y jurdico p ara la aplicacin de las polticas neoliberales delineadas para los pases latinoamericanos en el Consenso de Washignton en 1991. Estas polticas y algunos de sus rasgos y efectos sociales ms importantes han sido mencionadas en la introduccin de esta tes is.

PAGE 25

18 dilogo con otros personajes, stos le cuestionan su identidad (como Sa l), o cuando interpreta las actitudes de los otros, como al reflexionar sobre Mariana. Ella es la joven prostituta, adicta a las drogas y portadora de sida que le muestra que el hueco de treinta aos en su memoria se puede reconstruir e identificar desde e l presente: ella misma representa ese hueco en la memoria. Vivir afuera es una novela fragmentaria porque est construida con la interposicin de los relatos que los personajes van haciendo sobre sus historias, sus recuerdos, sus sueos y sus encuentros en el presente. Los distintos relatos permiten leer fragmentos de una sociedad que alberga a los personajes compartiendo prcticas sociales, culturales y econmicas al amparo de la vigilancia que se establece a travs del consumo, y a expensas de la mirada a tenta de un escritor. En La experiencia sensible (2001) se narra la historia de la familia Romano, una familia argentina que en el ao 1978 decide pasar un mes de vacaciones en un hotel de Las Vegas dejando atrs no slo un pas oprimido por el terrorismo de Estado implementado por la ltima dictadura militar (1976 1983), sino tambin el conjunto de preguntas sin respuestas que invadan a toda una generacin. El viaje a Las Vegas es un gesto que resume la actitud de quienes decidieron olvidar las cosas q ue sucedan en el pas. A los Romano slo les importaba ajustarse a las normas de consumo establecidas por los sectores de poder. El matrimonio, sus dos hijos pequeos y una niera adolescente se embarcan en una aventura donde, a travs de un narrador en t ercera persona, se pone en evidencia que entre pasado y presente existen ms lneas de continuidad que de ruptura. Las continuidades muestran que en el presente es posible reconocer los restos del pasado. La consigna de un personaje como Romano es que se h ace lo que se puede, y no ms. Una consigna que vale para sus vacaciones, y se hace extensiva para su vida pasada

PAGE 26

19 y para su futuro. El personaje sabe que todo hacer depende de un saber, y que un saber limitado por la especializacin implica tomar la decisi n de ignorar otros saberes. El saber es parte del ejercicio de lectura de esta novela, porque para saber es necesario tener memoria, cosa que el narrador deja en claro al plantearlo como uno de los temas de la novela: La ausencia de una palabra es en el mejor de los casos un instante vaco en la memoria. En el peor, un vaco en el saber. Pero el fracaso de una tentativa de encontrar o crear la palabra o la frase buscada es un vaco de poder (31). La distancia, en el espacio y el tiempo, que es el viaje q ue emprenden los Romano, es dejar de buscar esa palabra que devuelva el poder. Por el contrario, en En otro orden de cosas (2001) la decisin lleva a buscar la palabra: narrar, dice el autor, antes que decir Nada. Y se trata justamente de una novela que narra la biografa de un hombre, l, los diez aos de su vida que transcurren entre 1971 y 1982 en el pas que los Romano decidieron dejar, y olvidar, por un mes. No es una eleccin fcil contar un tramo especfico de una vida mucho ms comn y general de lo que se cree. En esta historia, nuevamente narrada en tercera persona, los nombres propios estn ausentes. Mientras que en Vivir afuera y La experiencia sensible los hbitos culturales y el consumo funcionan como puntos de encuentro entre los personaj es, en esta otra novela stos funcionan para caracterizar a l, un personaje annimo que, por sus hbitos culturales y de consumo, puede ser perfectamente identificable con un nosotros. El personaje pasa de tener una identidad colectiva, como la de lo s sesenta y setenta, a tener una identidad individualista, como la de los ochenta (y como ser tambin de los noventa). Pero esta identidad individualista no deja de construirse y edificarse sobre un colectivo que, a pesar de estar desarmado, quebrado, sin sentido, transformado,

PAGE 27

20 sigue siendo un colectivo. Ambas, la identidad colectiva y la individual, son resultado de una continua construccin de convenciones. A veces coinciden, otras no. Pero no dejan de estar en contacto e implicarse mutuamente. La identi dad, tema de esta novela, es una construccin que es resultado de la manipulacin colectiva e individual de la voluntad. Una manipulacin que se lleva a cabo a travs de maquinarias culturales que comienzan a funcionar con lo que la dictadura voluntariamen te ha dejado, y que prepara el terreno para las polticas neoliberales. Las maquinarias culturales funcionan como las mquinas de la poltica, y las reemplaza, tal como lo adelanta Romano a la distancia, desde Las Vegas. Repliegue, autonoma y formas de au tolegitimacin en la literatura a partir de la dictadura Para entender el conjunto de condiciones que permiten comprender el particular posicionamiento de la obra de Fogwill es necesario volver a revisar cierto estado de la cuestin en torno a la crtica su funcin y su relacin con la literatura y la realidad. De acuerdo a Sal Sosnowski, como resultado del impacto del Boom literario latinoamericano, de la crtica marxista y la revolucin cubana, se registra en los aos 60 un cambio en las condiciones d e produccin literaria y tambin en las condiciones de produccin de la crtica literaria. Desde otra perspectiva, Ricardo Piglia remarca la relativa importancia del boom y sus rasgos, y propone la necesidad de pensar en trminos de regiones. Partiendo d e esta propuesta de Piglia, en la Argentina de la dcada del 60 hay que tener en cuenta el peso de la relacin entre literatura y realidad social traducida en literatura y poltica en la produccin literaria, as como tambin tener en cuenta el peso de la relacin entre intelectuales y poltica en la produccin de crtica literaria y cultural. En el caso argentino se reconoce la impronta generacional de las reivindicaciones del

PAGE 28

21 peronismo. Como plantea Andrs Avellaneda: Si, repitiendo su estructura de sign ificacin bsica, la lnea antiperonista se extiende con cierto vigor cultural y literario por lo menos hasta comienzos de la dcada del sesenta, los escritores ms jvenes que comienzan a publicar sus primeros libros hacia 1960 y siguen por lo tanto inmed iatamente despus de los del 55, recogen con perplejidad esta confusa herencia de pasajes recprocos entre el sistema literario y el poltico ideolgico elaborado a partir de la experiencia del peronismo ( El habla de la ideologa 25). De este modo, la polarizacin en el campo poltico, social, cultural e ideolgico a que dio lugar el peronismo con la incorporacin de las masas y sectores populares a la arena poltica, se traduce en una tensin con los paradigmas literarios anteriores. En el contexto de los sesenta y setenta lo ideolgico aparece como un conjunto de valoraciones que rigen las correlaciones de fuerza. Lo ideolgico es resultado de la relacin que se da entre praxis social y poltica. Lo utpico, como horizonte ideolgico, aparece luego co mo una ideologa de lo posible y se materializa en los discursos y compromisos que ataen tanto a la produccin literaria como a la produccin crtica. De ah que las prcticas escriturarias, adems de contener los rasgos peculiares de la potica de un de terminado escritor, tambin respondan a las de un grupo de escritores y de crticos. Las prcticas escriturarias e interpretativas son regeneradoras del sentido al estar atravesadas por los procesos de significacin e institucin de valorizaciones ideolgi cas, estticas, culturales, polticas y sociales. Para Piglia, la produccin literaria y crtica argentina est menos influenciada por el boom que por las propias prcticas sociales que conforman la arena poltica, cultural y literarias de la regin.

PAGE 29

22 La narrativa que se impone en las dcadas del sesenta y setenta, hasta la dictadura, propone visiones totalizadoras del mundo rerefencial que son resultado de la relacin que la produccin escrituraria y crtica mantienen con las prcticas sociales. Las visio nes totalizadoras en la narrativa expresan la necesidad de fijar el significado de los referentes. No siempre se trata de un tipo de escritura que refleja el mundo real de un modo directo tratando de fijar el conjunto de valoraciones de ese mundo referenci al. Por ejemplo, en el caso de Osvaldo Lamborghini en El Fiord (1969), se trata de poner en tensin las relaciones de significacin entre los referentes extraliterarios a partir de la relacin de violencia entre los referentes del texto. En un fragmento el narrador dice: Desesperadamente El Loco se le subi encima a Carla Greta Tern. Vimos como l se sobaba el pito sin disimulo, asumiendo su acto ante los otros. El pito se fue irguiendo con lentitud: su parte inferior se puso tensa, dura, maciza, hasta c obrar la exacta forma del asta de un buey. Y arrasando entr en la sangrante vagina [] El Loco ya la coja a su manera, corcoveando encima de ella. (20) En este pasaje se puede observar que es la violencia que se despliega en el sistema simblico liter ario la que remite a una determinada interpretacin de la realidad poltica y social, marcada por la militancia y el alto grado de politizacin de la sociedad civil. La literatura, entonces, elabora y redefine simblicamente el conjunto de los horizontes i deolgicos que se relacionan con la praxis poltica, ideolgica y social. La implementacin del terrorismo de Estado llevada a cabo por la dictadura militar instalada en Argentina desde marzo de 1976 hasta diciembre de 1983 impone una separacin del mbit o de la produccin simblica literaria y la realidad social. De acuerdo a lo que plantea Beatriz Sarlo (35), durante la dictadura militar argentina hubo un proceso de creacin de un espacio ciertamente autnomo por parte de la prctica escrituraria como re spuesta de supervivencia al terror de Estado. Para Sarlo, en realidad,

PAGE 30

23 la creacin de este espacio autnomo por parte de las prcticas escriturarias no es algo nuevo, sino que sigue y respeta los lineamientos de la creacin artstica. La creacin del espac io autnomo en el cual se inaugura una nueva etapa del proceso de simbolizacin literaria es resultado de la poltica de censura y represin que la dictadura impuso a la sociedad civil. Es el modo en que, mediante mecanismos que coartan las libertades, se resuelve el grado de conflictividad que presentaba para los sectores de poder econmico una sociedad civil altamente politizada en condiciones de disputar el poder hegemnico. La dictadura militar resuelve algo que, para Juan Carlos Portantiero, se plantea como un sistema de vetos recprocos (162). El autor define este sistema como un empate sociopoltico, el cual ejerce un impacto sobre ...un sistema poltico dbil... y ...tiene que ver con las formas histricas de constitucin de los actores socia les y con su grado de representacin... (163). Para Portantiero ...la existencia de capacidad de veto de los actores sociales es lo que permite compensar en el plano poltico las desigualdades posicionales en la esfera de la apropiacin econmica [...] e l empate es un resultado histrico del proceso de democratizacin del poder... (163). Las polticas de represin de la dictadura instalada a partir de 1976 intentan revertir esta situacin recurriendo a tcnicas de implementacin del terror en el tejido s ocial. El objetivo era desarmar polticamente a esa sociedad civil quebrando los vnculos de solidaridad social que la estructuraban. La poltica sistemtica de tortura y desaparicin es el modo en que se resuelven las amenazas generadas por una sociedad a ltamente politizada. Es el modo en que se suprimen las diferencias culturales, ideolgicas y sociales que dan lugar a las diferencias polticas en el seno de la sociedad. A travs de las desapariciones, se generan huecos sociales que producen silencio y la interrupcin de las prcticas sociales, polticas,

PAGE 31

24 culturales e ideolgicas que tenan lugar en esa sociedad. De este modo, el terror altera el universo simblico que constitua el material que conformaba el mundo referencial, el conjunto de ficciones soc iales del cual se nutren las prcticas escriturarias. A su vez, stas retornan a un espacio autnomo de produccin simblica. Entonces, el mundo referencial externo, el mundo de las ficciones sociales, sufre una doble falta: la del conjunto de prcticas qu e conformaban la dinmica social, y la de la mirada del escritor, de un grupo de escritores y de un grupo de crticos. Y el espacio autnomo de las prcticas escriturarias padece tambin de una falta: la provocada por su alejamiento del mundo referencial e xterno. Pero tambin el retorno a la autonoma es el modo en que la literatura sobrevive al exterminio de las diferencias llevado a cabo por el terrorismo de Estado. Sarlo plantea esto diciendo: Considerada desde esta perspectiva, la literatura disea s u lugar en un proceso de simbolizacin y construye la particular relacin de autonoma heteronomia que es uno de los rasgos centrales de la prctica artstica, de su significacin social y su potencial de invencin y modelizacin. Especialmente en un pero do en donde se haba suprimido la heterogeneidad en nombre de la identidad, la literatura pareca en condiciones de proponer una restauracin de la diferencia y de la no identidad [] la literatura puede leerse como discurso crtico aunque adopte (o pr ecisamente porque adopta) la forma de la elipsis, la alusin y la figuracin como estrategias para el ejercicio de una perspectiva sobre la diferencia. (35) Este punto de vista sobre el movimiento de repliegue que se hace desde el mbito de la literatura es de gran utilidad para entender cmo literatura y crtica se distancian del mundo referencial a que da lugar la realidad social. El distanciamiento indica que existe una forma distinta de trabajar con el mundo referencial externo, la cual no permite visu alizar, por parte de la literatura y de la crtica, la transformacin de ese mundo

PAGE 32

25 referencial y la necesidad de un cambio en las formas de legitimacin social de la literatura. Durante la dictadura, la articulacin entre el mundo referencial externo y el mundo referencial literario estuvo caracterizada por una impronta reflexiva indirecta sobre la realidad. Al principio de este captulo las estrategias narrativas fueron definidas como las modalidades que un autor utiliza en la elaboracin de un texto, e i ndican la relacin de correspondencia o no correspondencia entre el referente externo y el referente interno. La relacin es producto de procesos de significacin y simbolizacin. A su vez, la significacin y simbolizacin literaria es resultado de los pro cedimientos de construccin del relato. En el caso de la literatura producida a partir de la dictadura, la reflexin indirecta sobre la realidad conforma su estrategia narrativa. Sarlo explica esta impronta del siguiente modo: Al debilitar la idea de una r elacin necesaria y nica entre el orden de lo representado y el orden de la representacin, los textos ms significativos desde este punto de vista reflexionan no slo sobre el orden de la representacin sino tambin sobre el orden de lo representado. Son en este sentido, ficciones interrogativas de lo real y autoconscientes de los medios y las formas de su interrogacin. La destruccin de las ilusiones organicistas que atribuan un nexo de necesidad entre el orden de los hechos y el orden de la represent acin, instala una pluralidad de nexos entre ambos niveles y, en consecuencia, diferentes regmenes de verdad literaria. (42) Desde el espacio de simbolizacin autnomo la literatura cuestiona las narrativas que proponen la sumisin a la totalidad y la su presin de la diferencia. Para Francine Masiello hay una honda preocupacin desde el campo de la narrativa por reordenar los discursos de resistencia. El reordenamiento que se propone es desde una perspectiva de alteridad. Para Masiello: La narrativa est evidentemente preocupada por la configuracin de las luchas intelectuales, y por el reordenamiento de mltiples discursos de resistencia desde

PAGE 33

26 una posicin de alteridad. Jean Lyotard ha observado que el postmodernismo se caracteriza por una falta de nar raciones dominantes (1984). Efectivamente, el caso argentino participa de esta experiencia en la medida en que desmantela narrativas dominantes y su lenguaje oficial concomitante. (23) El tono reflexivo que asume la literatura se evidencia al mostrar de sde la narracin literaria sus propios procesos de construccin. Un claro ejemplo de esto es la novela de Ricardo Piglia Respiracin artificial (1980), en la cual los personajes establecen discusiones acerca de la tradicin literaria argentina y se polariz an en defensores de Arlt y defensores de Borges. Estas discusiones conforman el propio marco referencial de la historia que se desarrolla y a la vez revelan elecciones en la propia elaboracin de esa ficcin. De este modo desarma las ilusiones realistas de la coherencia entre el orden de las representaciones de la realidad y el orden de las representaciones literarias. Sarlo se pregunta qu vincula a todos los textos escritos durante la dictadura en la Argentina y en el exilio, ms all de sus posicionamien tos ideolgicos y llega a la conclusin de que los puntos en comn son Por un lado, un grado de resistencia a pensar que la experiencia del ltimo perodo pueda confiarse a la representacin realista. Son textos que mantienen con ella una relacin a vece s distante, casi siempre oblicua y figurada en diferentes grados, desde la ms directa relacin metonmica hasta formas ms complicadas de la alegora y la metaforizacin (58). Durante la dictadura, entonces, se genera esta respuesta literaria que crea un contexto posible y dominante de elecciones literarias para las futuras generaciones, aquellas que irrumpirn con gran intensidad en los noventa. Lo harn bajo la modalidad narrativa predominante durante la dictadura y los primeros diez aos de consolidaci n democrtica (aproximadamente hasta 1995) pero en medio de otro contexto social, cultural, econmico y poltico.

PAGE 34

27 Andrs Avellaneda en Hablar y callar. Construyendo sentido en la democracia (1995) seala que por la muerte de las ideologas que pro clamara el postmodernismo [] el capital contestatario del intelectual argentino pareci ciertamente hipotecado a mediados de los ochenta [] Los ms jvenes los nacidos a fines de los cincuenta y durante los sesenta prefirieron casi mayoritariamente ma rcar la funcin del intelectual y el sentido de la literatura fuera de las exigencias de lo poltico social (36). Los escritores jvenes intensificaron de este modo la defensa de la puesta al desnudo de los recursos literarios como forma de evidenciar que en el texto literario no existe mediacin con la realidad. La nueva escritura manifiesta un absoluto rechazo de lo referencial y se dirige a s misma vaciando los gneros y teorizando sobre la ficcin desde la ficcin misma. La prctica escrituraria se caracteriza entonces por las tcnicas de la alusin que regulan el carcter explcito de lo dicho (Avellaneda 38). Desde una perspectiva similar, Mara Teresa Gramuglio, en Polticas del decir y formas de ficcin. Novelas de la dictadura militar (2002 ), percibe en la literatura de la dcada del 80 un tono de desconfianza de narrativas que tratan de fijar el sentido de los referentes para dar una completa percepcin de la totalidad. El no decir que plantea la alusin responde, entonces, a esta desconfia nza en la percepcin de la totalidad. Entre el mundo referencial externo y el mundo referencial literario se interpone la incertidumbre a que da lugar la alusin. Gramuglio plantea que en algunas de esas novelas [las escritas durante la dictadura] abunda ron procedimientos que hacan de la ambigedad y el enrarecimiento uno de los registros principales [] elaboraron narrativas oblicuas, alusivas, fragmentarias, que transformaban a directamente eludan las convenciones de la mmesis tradicional, propusiero n verdaderos ejercicios de desciframiento, de lectura entre lneas, para unos personajes dotados a veces de fuerte carga simblica y alegrica. (10)

PAGE 35

28 Esta incertidumbre, producto del rechazo por fijar el sentido de los referentes y por dar una completa pe rcepcin de la totalidad, es el carcter principal de las estrategias narrativas predominantes hasta mediados de la dcada del noventa. En este captulo se defini estrategias narrativas como las modalidades que un autor utiliza en la elaboracin de un t exto, e indican la relacin de correspondencia o no entre referente externo y referente interno. Y se observ tambin que el modo en que esta relacin se establece (a travs de los procedimientos de construccin del relato ) se vincula con el contexto en e l que la literatura genera su espacio de produccin simblica como resultado de las relaciones que se dan a nivel poltico, social, ideolgico y cultural. Es decir, la eleccin de la alusin como procedimiento de construccin de un relato en la elaboracin de una narracin es resultado de un modo de negociar con la historia y con la realidad. Hasta mediados de la dcada del noventa, esta modalidad se present como desplazamientos hacia estticas tambin fuertemente alusorias, presentadas como negociacione s inevitables con la historia de los discursos y no con la realidad (Avellaneda 38). Pero hay un cambio a partir de mediados de los noventa, que es sealado por Miguel Dalmaroni al trabajar sobre Villa (1995) y Ni muerto has perdido tu nombre (2001) de Lu is Gusmn. Dalmaroni identifica un pasaje desde la modalidad alusiva hacia una modalidad ms directa: Mara Teresa Gramuglio ha recordado en el nmero 74 de Punto de Vista que algunas de las ms significativas novelas argentinas escritas ms o menos dura nte el Proceso fueron ledas como poticas que se hacan cargo de semejante experiencia histrica mediante formas oblicuas, alusivas, fragmentarias que propusieron verdaderos ejercicios de desciframiento, de lecturas entre lneas. No parece aventurad o suponer que hacia mediados de los aos noventa, en cambio, surgen en la literatura argentina otros modos de narrar el pasado del terrorismo de Estado y sus efectos. (Dalmaroni 1)

PAGE 36

29 Dalmaroni seala de este modo un cambio en la modalidad narrativa respect o de la que, como se describi y caracteriz en este captulo, se estableci durante la dictadura y se intensific durante la transicin y consolidacin democrtica. Pero a mediados de los noventa comienza a hacerse sentir el impacto social de las poltica s neoliberales implementadas desde principios de la dcada. El contexto plantea fuertes diferencias en lo poltico, cultural y social, respecto del pasado inmediato, pero fuertes lneas de continuidad en lo econmico. Es en este contexto en el que se opera el cambio, y en el cual se enmarcan las novelas de Fogwill que mejor representan el cambio al que hace referencia Dalmaroni. En qu consiste el giro en la modalidad narrativa? Todo cambia para que nada cambie? Se ha sealado anteriormente que la inten cin de no fijar el sentido de los referentes es uno de los propsitos en la utilizacin de la alusin, con la que se evitan totalidad y certeza. La narrativa de Fogwill se opone a esta tradicin alusiva. No porque sus estrategias narrativas sean inditas, sino por un cambio en la modalidad que consiste en la forma en que los procedimientos de construccin del relato se combinan. Una combinacin que le permite especificar certezas y totalidades desde una perspectiva literaria opuesta a la ejercida en las do s dcadas anteriores, opuesta a las tcnicas del realismo tradicional. Ricardo Piglia en Respiracin artificial (1980), Csar Aira en Ema.La Cautiva (1982), y La Villa (2002), Juan Jos Saer en La mayor (1976), Nadie nada nunca (1983), y Glosa (1986), y S ergio Chejfec en El aire (1992), entre otros, pueden ser agrupados por el uso comn de un conjunto de estrategias narrativas que responden a la desconfianza en las totalizaciones y las certezas. Siguiendo a Mara Teresa Gramuglio en El lugar de Saer (198 6), es posible identificar estas estrategias narrativas como: el registro

PAGE 37

30 minucioso y reiterado de la percepcin, 7 el recuerdo y la conciencia del recuerdo; la concepcin de que el tiempo, el espacio, los seres y los objetos son realidades inasibles, y sl o es posible tomarlas a travs de instancias literarias; la intencin de no restituir los fragmentos de la totalidad; y el desarrollo de una no identidad como resultado de un ejercicio de lectura que exige el desciframiento. En Respiracin artificial (1980 ), la narracin gira en torno a algo oculto pero que se quiere decir, y slo es posible decirlo a travs del silencio. As, la narracin consiste tanto en lo que se dice como en lo que no se dice. Las cartas en esta narracin tienen un papel central porque es a travs de ellas que se plantean los silencios: hay discontinuidad, repeticin, mezcla de cartas. Pero es a travs de ellas que se puede rodear lo que se calla y se quiere decir. El personaje principal, Renzi, as lo dice: Cmo descifrar entonces e sas cartas? De qu modo comprender lo que enuncian? Estn en clave: encierran mensajes secretos. Porque eso son las cartas del porvenir: mensajes cifrados cuya clave nadie tiene (121) En Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas s e observa que las estrategias narrativas tienen los siguientes rasgos diferentes: un registro minucioso de datos y percepciones en el que ms que la repeticin abundan las coincidencias con los relatos de otros personajes; la ubicacin en el tiempo y los o bjetos de consumo son perfectamente identificables en el mundo referencial externo y no slo como una instancia literaria, sino tambin en el horizonte ideolgico que proyectan ms all del texto; una clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad ; y la posibilidad de construir una identidad, alguna en particular y en general, a travs de una lectura directa que no propone el esfuerzo de descifrar las alusiones. 7 Percepcin se entiende aqu como el modo en que los personajes interpretan los hechos que les suceden, as como tambin el contexto en el cual stos tienen lugar.

PAGE 38

31 Una novela como Vivir afuera abunda en relatos de distintos personajes que presentan p untos de coincidencia por el uso compartido de cdigos culturales, de ciertos hbitos de consumo y de ciertos recorridos urbanos que los hacen coincidir fsicamente. Los relatos de los distintos personajes se van sucediendo en un orden marcado por la coinc idencia que tienen entre s esos relatos. La sucesin de estos relatos va desplazando cada vez ms al narrador omnisciente para conformar una mirada total, colectiva, que no por serlo pierde su carcter fragmentario, individual. La lectura de esta sucesin permite reconocer rasgos de distintas identidades colectivas, como la que comparten el Pichi, Susi y Mariana en razn de su pertenencia a un cierto estrato social. Sal y Wolff, por ejemplo, presentan rasgos de una identidad colectiva pasada, que ha sido derrotada veinte aos antes del presente del relato. En Diana y sus amigas se reunen rasgos propios de la dcada menemista, mientras que en Wolff, Mariana, Sal, el Pichi y Susi, se hallan presentes de manera diferenciada slo algunos de esos rasgos. La id entidad es una construccin que es producto del tipo de lectura que exige la novela. Lo individual y lo colectivo no se anulan, sino que van teniendo distinto peso a travs de las coincidencias entre los relatos y de la concatenacin de stos en la narraci n. Los relatos y dilogos de la familia Romano, en La experiencia sensible muestran una vez ms que las coincidencias en las percepciones, ms que la repeticin de las mismas, son lo predominante en la narrativa de Fogwill. Pero en esta novela las coinc idencias no se dan solamente entre los relatos de los distintos personajes, sino entre sus recuerdos (el recuerdo de percepciones y dilogos pasados), y sus pensamientos presentes. Tambin se dan coincidencias entre el tiempo pasado, que es el presente de la historia narrada, y lo que est por venir, el futuro de la historia narrada, que es el presente

PAGE 39

3 2 de la lectura. La voz narrativa cuenta hacia fines de los 90 hechos ocurridos en 1978. Los pensamientos y percepciones que sobre el futuro tienen los perso najes de la historia que transcurre en 1978, coinciden con los hechos que conforman el presente de la lectura, 2001, que es la fecha de publicacin de la novela. Los objetos y hbitos de consumo, as como la forma de percibir la situacin de la Argentina d urante la dictadura, ms que nada el fin de sta, son identificables. Dentro del marco referencial que plantea la narracin, los hbitos y objetos de consumo coinciden en el relato del pasado, del presente y del futuro que los personajes vislumbran para s mismos. Al pensar en su futuro, Romano plantea la importancia de la cultura empresarial de espectculos cuando la poltica comience a funcionar, y presenta el conjunto de valores que mueve al consumo de la cultura. Son valores que no difieren en demas a de aquellos que estn presentes en l y su familia durante la estada en el hotel de Las Vegas, y de aquellos que sern privilegiados por la aplicacin de las polticas neoliberales durante los noventa. La restitucin de la totalidad se da por la persis tencia de los restos del pasado en el presente. El presente de la lectura es el futuro que vislumbran los personajes para s mismos en el momento en que se aproxima su retorno a la Argentina, una vez concluidas sus vacaciones en Las Vegas. El presente de la lectura reconstituye una totalidad a travs de la persistencia de percepciones, hbitos y objetos de consumo en el mundo referencial extraliterario. A diferencia de lo que sucede en Vivir afuera la voz narrativa en tercera persona no desaparece dando lugar a los relatos de los personajes. Esto brinda una cierta visin de totalidad, que se equilibra con una visin fragmentaria que aparece en la voz de Vernica, la niera. Este personaje va adquiriendo ms peso hacia el final de la novela y presenta

PAGE 40

33 otra visin frente a la que presenta la voz narrativa. Es en el personaje de Vernica donde la identidad aparece como una construccin de lo que Romano se plantea a s mismo y a sus colegas acerca de lo que suceder cuando la poltica comience a funcionar. Y l o que suceder es un poco ms de lo mismo pero bajo distintas polticas, esta vez, las polticas culturales y de espectculos. 8 La construccin de la identidad es el tema de En otro orden de cosas Predomina una voz narrativa en tercera persona en la desc ripcin biogrfica que abarca diez aos, de 1971 a 1982, en la vida de l, personaje que rene rasgos colectivos como la militancia poltica, la decepcin, la derrota y el cambio de rumbo ideolgico. Cada captulo es un ao en la vida de l, y en cada uno de ellos es posible observar rupturas y continuidades en la construccin de su identidad. La idea del amor en los setenta, retorna hacia el final del relato como la continuacin de alguna esencia perdida del personaje, y como un encuentro de ste con s u humanidad. La militancia poltica que, como centro de la vida social, da ciertas caractersticas especficas a las relaciones amorosas del personaje durante los setenta, se desvanece a medida que la narracin avanza, y es reemplazada por un tipo de vida social no centrada ya en lo pblico, sino ms en lo privado y en el mbito empresarial. El personaje se concentra en lo privado (cambio de casa, cambio de trabajo). Su trabajo se haba ido transformando, desde pen que manejaba mquinas a funcionario que d isea polticas culturales. En ese trayecto l comprende que las transformaciones de la empresa donde trabaja son las mismas que se dan afuera, en el pas, en el orden de 8 Durante gran parte de los ochenta, pero sobre todo a partir de la implementacin del modelo neoliberal en 1991, las polticas culturales adquieren, a travs de la cultura del espectculo, ms poder que las polticas sociales y pblicas. De hecho, dado que stas ltimas se han restringido como resutado del achicamiento del Estado, podra pr eguntarse si no han sido, en gran parte, reemplazadas por las polticas culturales y la cultura del espectculo. Un recorrido por los diez aos que transucrren desde 1991 hasta 2001, por una de las revistas culturales ms importantes de la Argentina, Punto de Vista permite observar la relacin entre polticas culturales y crtica intelectual en ese perodo.

PAGE 41

34 la poltica. Las coincidencias entre pasado y presente se manifiestan de distinta f orma en la historia personal y en la colectiva, pero no se excluyen entre s, sino que interactan en la construccin de la identidad del personaje. La voz narrativa se manifiesta en una continuidad lineal por medio de la cual es posible identificar cada u no de los cambios que implican la continuacin o ruptura de proyectos polticos e ideolgicos en ambos planos, el individual y el colectivo. Ao por ao se van trazando los hechos fundamentales de la vida de l, sin detallar demasiado en los acontecimien tos de la vida de los personajes secundarios. Una cierta totalidad se restituye al hacer este recorrido, pero sin abandonar lo individual, lo fragmentario, las partes de esa totalidad. De hecho, recorrer uno por uno los aos ms negros de la historia argen tina reciente puede conducir a explorar las zonas de comportamiento individual y colectivo. En las pginas finales el narrador dice: La revolucin se disipaba en el pasado como un mal recuerdo. Los revolucionarios inauguraban agencias de automviles, gomer as, bares. O hacan poltica, canjeando su historia pasada por las ddivas de los partidos que empezaban a reaparecer [] La guerra de las islas, aunque viniese a ocupar un espacio de una augurada convulsin que sumerge todo en el olvido, era un episodio menor. An si hubiese costado otros ocho mil muertos, el carcter farsesco que le impusieron los medios y el entusiasmo televisivo que gan el nimo de la poblacin la privaba de toda entidad histrica [] todo en el episodio estaba dispuesto para que la h istoria construyese un hito, su mito o instrumento pblico de persuasin para agregar voluntades a las fuerzas nacientes. (193) Por un lado, la imposibilidad de los excombatientes de constituirse en entidad histrica, y como consecuencia, la imposibilidad de que se les brinde reconocimiento en trminos histricos. Por otro lado, la negacin de una identidad que es el instrumento necesario para conformar la historia misma. La identidad, entonces, es una construccin a lo largo del tiempo, hecha por continui dades de ciertos aspectos de la sociedad y por rupturas de otros. Cada aspecto que se contina, o cada otro aspecto que se quiebra, muestra que hay un conjunto de identidades que quedan fuera de la historia para que otras puedan

PAGE 42

35 conformarse. La identidad e s una construccin hecha por continuidades y rupturas que indican movimientos de inclusin y exclusin de otras identidades. En cada una de las tres novelas las estrategias narrativas que utiliza el autor estn en interaccin. El registro minucioso de dat os y percepciones que conduce al lector a la identificacin de coincidencias; el tiempo y los objetos de consumo identificables que proyectan un horizonte ideolgico; la restitucin de fragmentos de la totalidad y la posibilidad de construccin de la ident idad, son estrategias que interactan a lo largo de cada una de las novelas. La interaccin es resultado de un ejercicio de lectura que ya no requiere el desciframiento de alusiones. Para lograr esto el autor apela a procedimientos de construccin del rela to que no son nuevos en s mismos, sino que son usos especficos de procedimientos de construccin del relato a los que el escritor recurre en funcin de las estrategias narrativas a las que quiere dar forma. Esos procedimientos de construccin del relato son los siguientes: el relato dentro del relato; la mezcla de estilos o niveles de expresin oral, de habla; el empleo de un discurso ligado a un verosmil realista; el uso de cdigos culturales; la narracin fragmentada; y la descripcin minuciosa. Las fo rmas narrativas (voces narrativas, personajes, estructura) son las instancias en las que operan los procedimientos de construccin del relato. Como se mencion al principio de este captulo, el modo en que los procedimientos de construccin del relato se c ombinan en cada una de las novelas, permite la interaccin entre las distintas estrategias narrativas. Esto ser analizado en detalle en el captulo siguiente. Miguel Dalmaroni seala que en Villa (1995) y Ni muerto has perdido tu nombre (2001), de Luis G usmn, se produce un giro en la estrategia narrativa, respecto de la que haba predominado desde la dictadura. Para el crtico los modos de narrar el pasado que

PAGE 43

36 surgen a mediados de los noventa seran resultado del modo en que ha sido tratado en la realida d social el tema del terrorismo de Estado, y de la cantidad de testimonios y declaraciones que han aportado gran cantidad de informacin sobre el funcionamiento de la represin. En el caso de la narrativa de Fogwill, el giro en la estrategia narrativa se d ebe no a una creacin de estrategias narrativas nuevas, sino a una seleccin y un montaje distintos de los procedimientos de construccin del relato. Las formas narrativas son las instancias en las que, a travs de los procedimientos de construccin del re lato, se da la articulacin entre el mundo referencial externo y el mundo referencial textual. Y aqu radica la principal caracterstica de la narrativa de Fogwill: el modo en que los distintos mundos referenciales se articulan. El pasaje de un modo de nar rativa alusiva 9 (dictadura y post dictadura) a un modo de narrativa ms referencial, significa que hay ms transparencia en el lenguaje? significa que se est retornando a una literatura de tipo realista? Un retorno al realismo En la seccin anterior s e demostr que la narrativa que propone Fogwill en las tres novelas analizadas es un claro ejemplo del planteo de Dalmaroni respecto del giro en la modalidad narrativa hacia mediados de la dcada del noventa. La narrativa alusiva, indirecta, llena de disgr esiones, cede lugar a la aparicin de una narrativa ms directa que promueve una lectura sin desciframiento de alusiones. Tambin se ha planteado que esta narrativa no consiste en la invencin de nuevas estrategias narrativas, sino en una seleccin y un us o diferente de las preexistentes. La interaccin de las estrategias narrativas resultado de la combinacin especfica de los procedimientos de construccin 9 Alusin como referencia implcita.

PAGE 44

37 del relato (una combinacin que depende del peso especfico de cada procedimiento para una estrategi a dada) es lo que permite una lectura directa. La relacin de implicancia entre referentes literarios y extraliterarios es resultado de la articulacin de los procedimientos de construccin del relato que da lugar a las formas narrativas. Por lo tanto, no es una transparencia en el lenguaje lo que permite pensar la narrativa de Fogwill como un retorno al realismo. Graciela Speranza analiza La experiencia sensible En otro orden de cosas y Urbana (2003), de Fogwill, y propone que estas tres novelas plantea n un retorno al realismo, pero desde otra perspectiva. La autora se pregunta: es posible ahora confiar en la transparencia del lenguaje? Si la ambicin realista se vuelve transfiguradora en qu consiste esa transfiguracin? Y en todo caso de qu habla mos cuando hablamos de realismo hoy? (57). Pero antes de coincidir o no con Speranza, hay que ver cmo ella define el realismo: Antes que nada, el realismo es para las artes, visuales y tambin para la literatura, una invitacin a mirar el mundo (58) Esa invitacin confa en la posibilidad de mirar el mundo en oposicin a la desconfianza en las totalidades que experimenta la narrativa escrita despus de la dictadura y que luego se proyecta como modelo de escritura y de reflexin sobre la literatura d esde la narrativa misma Hay en las novelas aqu analizadas una invitacin a mirar el mundo? La intencin de restituir la totalidad a partir de las partes o fragmentos de esa totalidad, sin anularlas como partes de un todo, la apelacin a los cdigos cultu rales y a las coincidencias, el trazado de la construccin y destruccin de una identidad, pueden ser ledos como una invitacin a mirar el mundo. Pero una invitacin que no parte de la transparencia del lenguaje. Si no

PAGE 45

38 se trata de un realismo que invita a mirar el mundo por medio del lenguaje, de qu realismo se trata?. Roman Jakobson parte de un punto que contradice, en cierto modo, la pretensin de transparencia del lenguaje. En ltima instancia, es el acto de narrar lo que produce la transparencia, pu es ella no es una caracterstica intrnseca del lenguaje. Es decir que es en el acto de narrar en donde se transparenta un sistema de relaciones, y el carcter relativo tanto de stas como del significado de las palabras. Jakobson toma como punto de partid a el carcter polismico de las palabras. Al situarse histricamente en los modos de interpretar el arte cuestiona la siguiente definicin de realismo: Es una corriente artstica que postul como objetivo reproducir la realidad con la mayor fidelidad posible, y que aspira al mximo de verosimilitud. Declaramos realistas las obras que nos parecen verosmiles, fieles a la realidad (84). Jakobson se pregunta a quin pertenece la aspiracin a la verosimilitud, si al autor, al lector, o a las lecturas que intentan filiar las obras a una tradicin. Como respuesta a esa pregunta resulta otra pregunta sobre la posibilidad y la legitimidad de plantearse la verosimilitud de un determinado tropos potico. Para el crtico nadie designar la ventana con la ayud a de la palabra puerta pero ello no significa que la palabra puerta tenga un solo sentido. No es posible identificar impunemente las distintas significaciones de la palabra realismo, lo mismo que no se puede confundir la accin de portar con la puerta d e la casa (91). Jakobson concluye as en la idea de que el realismo es una convencin, y de que no es posible identificar impunemente las distintas significaciones de la palabra realismo. Speranza, por su parte, plantea de la siguiente manera la posib ilidad de un realismo en la narrativa de Fogwill:

PAGE 46

39 las tres novelas ( Urbana [indita], La experiencia sensible [2001] y En otro orden de cosas [2001]) hablan de las posibilidades del realismo en la literatura argentina de hoy. Muy lejos de la ambicin real ista clsica de reflejar la realidad objetiva plasmando caracteres tpicos en circunstancias tpicas, cada una se impone una seleccin de la materia novelable, un cambio de escala, ya sea magnificando un espacio y una ancdota, minimizndolas, o combinan do ambas perspectivas en un espacio y una ancdota complejos, facetados, sin resignar por eso la representacin ilusionista de una superficie fluida. (61) El cambio en la modalidad narrativa que Dalmaroni indica, las posibilidades del realismo en las nove las de Fogwill que seala Speranza, y el carcter de convencin que otorga Jakobson al trmino realismo se toman como base de apoyo para definir aqu realismo. Se lo entiende como una relacin que se establece entre: a) un conjunto de convenciones esttica s que se posicionan dentro del corpus de convenciones estticas, y b) la percepcin e interpretacin de esas convenciones por parte de la crtica que interpreta los significados de esas convenciones. De este modo, desde una perspectiva crtica acostumbrada a la narrativa alusiva, la escritura de Fogwill podra entenderse como un tipo de narrativa realista por medio del lenguaje. Sin embargo, se ha demostrado anteriormente que no se trata de transparencia del lenguaje, sino de un modo de articular referentes La diferente forma de usar las estrategias narrativas a partir de un modo distinto de seleccionar y utilizar procedimientos de construccin del relato es lo que permite dejar de lado la alusin para dar lugar a formas ms directas de narracin y tambin de lectura. Formas que invitan a mirar el mundo, no por medio del lenguaje sino a partir de la identificacin y la comprensin de situaciones literarias que requirieron negociar (acordar, criticar y negar) con la realidad que se dio en el proceso de articu lacin de referentes externos al texto e internos. La narrativa de Fogwill es una propuesta de un tipo especfico de realismo. Un realismo que implica un ejercicio de

PAGE 47

40 lectura que hace un recorredo que va de la ficcin a la realidad, y no de la realidad a l a ficcin, como sera una propuesta basada en la transparencia del lenguaje. Recapitulando En este captulo se han analizado las caractersticas de la narrativa surgida en el contexto impuesto durante la ltima dictadura militar en la Argentina. Las caract ersticas dominantes son la elipsis y la alusin como estrategias narrativas. Se produce una literatura que, debido a las polticas de supresin de la diferencia cultural implementadas por el terrorismo de Estado, se ve forzada a alejarse del comentario d irecto sobre la realidad. Beatriz Sarlo plantea que al hacer esto la literatura recupera su autonoma, que es uno de los rasgos de toda prctica artstica. Desde el espacio que le brinda la autonoma y la utilizacin de las estrategias narrativas antes me ncionadas, la literatura produce un tipo de reflexin crtica que, una vez recuperada la democracia en 1983 va a servir de modelo para las nuevas generaciones de escritores. Fuera ya de las condiciones y exigencias polticas y sociales que existieron y mar caron la prctica escrituraria hasta mediados de la dcada del setenta, las nuevas prcticas literarias que surgen durante la dictadura se esfuerzan por demostrar que en el texto no existe una mediacin con la realidad. El rechazo por lo referencial, las t otalizaciones y el trazado de una identidad, aparece en un primer momento como rechazo hacia el realismo, en funcin de generar discursos de resistencia a la uniformidad del discurso totalitario que impone la dictadura. En las nuevas generaciones, como adv ierte Avellaneda, el rechazo a lo referencial es la base de una reflexin literaria que gira sobre la escritura misma, y que slo encuentra legitimacin en las exigencias impuestas por los procesos de escritura de un determinado sistema de valores esttic os.

PAGE 48

41 A partir de la identificacin que Mara Teresa Gramuglio hace de las estrategias narrativas que caracterizan a este tipo de literatura, se demostr cmo la narrativa que Fogwill produce a partir de mediados de los noventa, es un ejemplo del cambio en l a modalidad narrativa que seala Miguel Dalmaroni en su anlisis de la narrativa de Luis Gusmn. En su produccin reciente (desde mediados de los noventa) Fogwill no propone la introduccin de nuevas estrategias narrativas, sino un modo diferente de articu lar el mundo referencial externo y el mundo referencial intraliterario. En este captulo se defini a las estrategias narrativas como las modalidades que un autor utiliza en la elaboracin de un texto, e indican la relacin de correspondencia o no entre el referente externo y el referente interno. La relacin entre estos dos mundos referenciales es resultado de procesos de significacin y simbolizacin literaria. El autor utiliza los mismos procedimientos de construccin del relato, pero los utiliza de otro modo, caracterizando sus estrategias narrativas y distinguindolas del resto de los narradores de esa poca. Es una propuesta narrativa que genera un texto que ya no requiere lecturas descifradas, sino que necesita de lecturas directas, lecturas que apela n a un saber que existe en el mundo referencial externo. El mismo autor as lo plantea: Todo el mundo sabe, lo que pasa es que yo puedo organizar narrativamente ese saber. Un saber que es de contigidades lgicas, transformarlo en contigidades lxicas y temporales: armo una novela (citado por Speranza 45). Su narrativa permite vislumbrar la totalidad de lo real sin anular ni la especificidad ni la implicacin mutua, de las partes entre s y de las partes con la totalidad. Los relatos individuales trazan mltiples identidades, pero tambin trazan una identidad colectiva. El trazado se establece como un mapa a travs de los puntos de contacto entre los relatos de los personajes, los cuales conforman las partes. Y

PAGE 49

42 as, la totalidad se dibuja momentneamente como el resultado de esos contactos. Los puntos de contacto o coincidencia son la relacin que los personajes mantienen con los hbitos de consumo y con los objetos de consumo cultural. Los cdigos culturales aparecen en cada uno de los puntos de coinciden cia, tanto los que corresponden a un tiempo pasado, como los del presente y tambin el futuro. Entonces, la contigidad lgica de la realidad se revela en una contigidad lxica que permite observar las lneas de continuidad entre el presente y el pasado d e los relatos, y tambin de la historia argentina. En este captulo se ha propuesto la hiptesis de que la narrativa de Fogwill puede interpretarse como una apuesta a un nuevo realismo, que no acude al lenguaje como medio para expresar la realidad, sino qu e acude a una seleccin de procedimientos de construccin del relato que da lugar a una articulacin diferente entre referentes del texto externos e internos. No hay rechazo por lo referencial, sino un modo distinto de trabajar con su significacin. Tanto el modo que se basa en la elipsis y la alusin, como el modo que origina las novelas que se analizan en este trabajo, responden a modos especficos de negociar con la realidad (acordar, negar, criticar), que un individuo tiene, llmese escritor, y de los g rupos, corrientes, literarias y crticas en las que esta prctica se inscribe. En este sentido, el cambio en la modalidad narrativa, del cual las novelas que se analizan son un ejemplo, puede entenderse como un acercamiento a la realidad, desde la ficcin, acercamiento que pretende dar cuenta del estado de la negociacin social e individual entre realidad y ficcin. En el siguiente captulo se analizar cmo funcionan los procedimientos de construccin del relato y las formas narrativas que caracterizan las estrategias narrativas de Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas (2001). Se analizar el

PAGE 50

43 modo en que interactan las estrategias narrativas en cada una de las novelas y en las diferentes novelas entre s. Ambos anlisis permitirn comprender de un modo ms general la propuesta narrativa de Fogwill y los puntos especficos de distanciamiento y acercamiento respecto de otros sistemas literarios de la poca.

PAGE 51

44 CHAPTER 3 NADA CAMBIA PARA QUE TODO CAMBIE Probaste el xtasis? Nunca en mi vida vi. Ni siquiera s cmo es. Son pastillas, tambin puede venir en cpsulas pero casi seguro de que es algo que antes vena en polvo y se llamaba polvo de ngel. La fr mula es la misma: una anfeta. Vos lo probaste? No dijo l y vacil. Estaba a punto de decir que haba probado cosas semejantes cuando repar en que iba a repetir una escena recin representada. Esto se dijo sucede en los relatos de Millia: cosa d e viejos, repetir y repetir las mismas cosas con aparentes variaciones. (Fogwill, Vivir afuera 101) Como se mencion en el captulo anterior, en este se analizarn las estrategias narrativas que emplea Fogwill en Vivir afuera (1998), La experiencia sensi ble (2001) y En otro orden de cosas (2001). Se ha sealado que las estrategias narrativas que el autor utiliza no se basan en nuevos procedimientos de construccin del relato. Eso sera decir que sus novelas presentan un sistema literario nuevo por el tipo de elementos que lo componen. Lo que aqu se intenta demostrar es que el autor hace una seleccin y combinacin de los procedimientos de construccin del relato, distinta a la que tuvo lugar en el sistema literario anterior, o sea, en la literatura produc ida desde la ltima dictadura militar hasta mediados de los noventa. Lo que confiere un estilo distinto a la narrativa de Fogwill es la diferente combinacin de los procedimientos de construccin del relato. Como resultado de las diferentes combinaciones se da la preponderancia de unos procedimientos, y la ausencia de algunos de los que eran usuales en el sistema literario anterior. Los dilogos y los monlogos, el peso de la presencia del narrador, la fragmentariedad o no fragmentariedad

PAGE 52

45 de la narracin, y los temas, adquieren rasgos particulares de acuerdo a los procedimientos de construccin del relato utilizados y al modo en que stos son combinados. Los procedimientos que utiliza el autor son los siguientes: el relato dentro del relato; la mezcla de l os niveles de expresin, del habla, de los personajes; los relatos de alta carga referencial (o sea, no alegricos); la abundancia de cdigos culturales, es decir, la contigidad de los significados; 10 la narracin fragmentada; y la descripcin minuciosa si n repeticiones (sin narrar las mismas cosas con aparentes variaciones). La predominancia de estos procedimientos de construccin del relato hace que las formas narrativas (voz narrativa, personajes y estructura) adquieran caractersticas particulares. A tr avs de las formas narrativas, resultantes de la seleccin y combinacin de los procedimientos de construccin del relato, las estrategias narrativas se despliegan dentro de la novela. El objetivo de este captulo es entonces demostrar que el cambio en la modalidad narrativa que se observa en Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas se debe a una variacin en la seleccin de los procedimientos del construccin del relato y en la forma stos secombinan. Esta variacin es resultado de l a eleccin literaria que el 10 El concep to contigidad de los significados es utilizado siguiendo lo planteado por Todorov: "El empleo 'actual' de una palabra evoca sus empleos precedentes y de ese modo sus contextos precedentes [...] 'significaciones culturales'. Por ejemplo, las propiedades de un objeto se evocan cuando se menciona el nombre de ese objeto [...] el contexto evocado no es lingstico (contigidad de significantes) sino cultural (contigidad de significados) [...] O. Ducrot ha aislado una parte de esas significaciones dndoles el nombre de sobreentendidos : casos en el que e sentido suplementario nace de la existencia misma de la enunciacin [...] Este grupo de significaciones secundarias se ha llamado unas veces connotacin otras veces implicacin El predominio cuantitativo y cua litativo de un tipo de significacin suplementaria permite caracterizar un estilo..." (297)

PAGE 53

46 autor realiza, 11 y est condicionada no slo por sus preferencias personales, sino tambin por su grupo de pertenencia y el lugar de enunciacin que ocupan ambos. En el primer captulo se propuso que el giro en la modalidad narra tiva se debe al cambio en las estrategias narrativas que Fogwill utiliza en las tres novelas, y que son las siguientes: el registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entre los relatos de distintos personajes de una misma novela; la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos de consumo cultural, es decir, la identificacin de hbitos; la clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad; y la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa, resultado de la eliminacin de los enigmas planteados por la alusin. La especificidad de las estrategias narrativas es producto de la variacin en la seleccin de los procedimientos de construccin del relato y del modo en que stos se combinan. En la primera seccin de este captulo, Qu tipo de anlisis narrativo?, se expondr el mtodo de anlisis de los procedimientos de construccin del relato. Una vez establecido el marco analtico, en la segunda seccin, Variaciones, se observar cmo las variaciones en la seleccin y combinacin de los procedimientos de 11 La eleccin literaria es resultado de la relacin que un escritor mantiene con el medio en el que escribe. Esta relacin ser analizada en el captulo III cuando se analicen las diferencias entre la novela Respiracin artificial (1980), de Ricardo Piglia, como referente del paradigma literario de los ochenta, y Vivir afuera (1998), de Rodolfo Fogwill, como posible paradigma literario de los noventa. Se analizar la eleccin literaria como resultado del lugar de enunciacin que se se genera el propio escritor y la literatura como hecho social. De este modo se entiende el medioen el que el autor escribe, no slo como la realidad en la que se halla inserto, sino tambi n el conjunto de representaciones e interpretaciones que sobre esa realidad se hacen en varios campos, como el intelectual, el poltico, etc. De este modo, el conjunto de representaciones que el autor decide, elige tomar como material (mundo referencial ex terno) est determinado por sus interpretaciones, que se hallan en relacin dialgica con las interpretaciones del medio en el que escribre, es decir, elige de acuerdo a su lugar de enunciacin. En el captulo I se ha tomado la siguiente explicacin de las relaciones entre los sistemas de representaciones extraliterarios e intraliterarios, para definir qu es el lugar de enunciacin de un escritor: "...el sistema de representaciones dibuja variables de la representacin y hace de la obra exgesis y la prose cusin de las mismas. La objetivacin vuelve enteramente a lo literario, y la obra emprende un juego de relaciones y designaciones de las relaciones mediante el artificio de las estrategias narrativas y mediante el sistema de obligaciones semnticas que de finen agentes, acciones y descripciones..." (Bassiere 361).

PAGE 54

47 construccin del relato funcionan en cada una de las estrategias narrativas sealadas. Por ltimo en la seccin Recapitulando se presentarn las conclusiones: en qu consiste el cambi o narrativo en estas novelas de Fogwill y cmo funciona. Como resultado del predominio, ausencia y/o combinacin de los procedimientos de construccin del relato se produce una variacin en la combinacin, utilizacin y funcin de las formas narrativas re sultantes de los procedimientos de construccin del relato: voz narrativa; personajes y estructura. Es a travs de las formas narrativas que el conjunto de estrategias narrativas, es decir, el conjunto de convenciones y modalidades que un autor utiliza e indican la correspondencia o no con el mundo referencial, tiene lugar dentro de la narracin. La forma en que las diferentes estrategias narrativas se combinan, aumentan su presencia o ausencia, en las formas narrativas, ser el tema de anlisis del captu lo siguiente. Qu tipo de anlisis narrativo? Antes de comenzar con el desarrollo de las secciones mencionadas anteriormente es necesario presentar una breve explicacin acerca del tipo de anlisis narrativo con el que se pretende explicar el giro en la modalidad narrativa observado en Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas Para esto es necesario retomar las definiciones, ya establecidas en el captulo anterior, de los tres conceptos bsicos con los que se trabaja en este anlisi s narrativo. En primer lugar tenemos los procedimientos de construccin del relato, los cuales son convenciones que determinan el modo en que se relacionan las secuencias de proposiciones que conforman un relato. El modo en que se relacionan las secuencias de proposiciones determina el modo en que se confrma el sistema simblico literario, a travs de una relacin de implicacin entre el referente externo y el referente interno.

PAGE 55

48 Cuando se produce un cambio en las convenciones y/o combinaciones y funciones de los procedimientos de construccin del relato, ste se produce como resultado de un cambio en el interior del discurso literario que inmediatamente se observa como una variacin en el uso de las estrategias narrativas. En las novelas trabajadas aqu no se evidencia un cambio en las convenciones que d lugar a nuevos procedimientos de construccin del relato. Sin embargo, s se evidencia un cambio en las convenciones de combinacin y funcionamiento de los procedimientos de construccin del relato, lo cual da como resultado un cambio en las estrategias narrativas utilizadas y en el modo en que stas son utilizadas en la construccin de la novela. Los procedimientos de construccin del relato que varan por su seleccin y combinacin son: el relato dentro de l relato; la mezcla de estilos y niveles de expresin verbal; el empleo de versiones ligadas a un verosmil realista; la narracin fragmentada; la descripcin minuciosa, y el uso abundante de cdigos culturales. El modo en que se organiza en el texto lite rario una cierta referencialidad con temporalidad representada, un sistema simblico, depende de las convenciones que determinan el modo en que se construyen y relacionan las secuencias de proposiciones que conforman el relato; es decir que depende de lo s procedimientos de construccin de ste. Mieke Bal, en su propuesta de anlisis narratolgico, diferencia historia, una fbula presentada de una cierta manera dentro de un texto narrativo, de fbula, una serie de hechos que son causados o son experiment ados de modo lgico y cronolgico por los agentes que llevan a cabo las acciones. La autora propone: I shall henceforth refer to them as elements These elements are organized in a certain way into a story. Their arrangement in relation to one another is such that they can produce the effect desired, be this convincing, moving, disgusting, or aesthetic. Several processes are involved in ordering the various elements into a

PAGE 56

49 story [] In adition to the necessary relationships among actors, events, locations, and time, all of which were already in the layer of the fabula, other relationships (symbolic, allusive, etc.) may exist among the various elements. (84) De este modo la variabilidad con la que se combinan los procedimientos de construccin del relato i mprime caractersticas y efectos especficos en las formas narrativas, es decir, sobre la voz narrativa, los personajes y la estructura. Se ha definido como formas narrativas a las instancias en las que operan los procedimientos de construccin del relato. A travs de ellas se despliegan en la obra las modalidades y convenciones que el autor elige, las estrategias narrativas, las cuales indican la relacin de correspondencia o no con el mundo referencial externo. En las novelas analizadas, las estrategias n arrativas que se corresponden con un cambio en los procedimientos de construccin del relato y con la diferenciacin en las formas narrativas respecto de las utilizadas en la dcada de los ochenta y parte de los noventa, son, recordemos: el registro minuci oso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entre los relatos de distintos personajes de una misma novela; la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos de consumo cultural, es decir, la identificacin de hbitos; la clar a intencin de restituir fragmentos de la totalidad; y la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa, resultado de la eliminacin de los enigmas planteados por la alusin. En conclusin, el tipo de anlisis narrativo diseado para el anlisis del giro en la modalidad narrativa que se observa en las novelas Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas tiene como eje central la relacin determinante que para la construccin interna de una novela tienen los procedi mientos de construccin del relato. El modo en que stos se combinan otorga caractersticas especficas a la o las voces narrativas, los personajes y la estructura narrativa. A su vez, es a partir de la

PAGE 57

50 caracterizacin que asumen las formas narrativas que es posible para el autor desplegar ciertas estrategias narrativas que indican una cierta correspondencia, en trminos de una relacin de implicacin, entre el referente externo y el referente interno. Siguiendo la lgica del anlisis narrativo propuesto, en la siguiente seccin se analizarn los procedimientos de construccin del relato y sus combinaciones para cada una de las novelas. En la tercera, y ltima seccin, Recapitulando, se presentarn las conclusiones sobre el cambio en la modalidad narrativ a de acuerdo al modo en que se han combinado los procedimientos de construccin del relato para cada una de las estrategias narrativas. La combinacin de los preocedimientos de construccin del relato para cada una de las estrategias narrativas es diferent e en cada una de las novelas. En cada una de ellas se despliegan las cuatro estrategias narrativas, pero el modo en que lo hacen est determinado por la presencia en ellas de ciertos procedimientos de construccin del relato, y su combinacin. Variaciones El uso de cdigos culturales vinculados a los hbitos de consumo permite establecer una referencialidad temporal. A su vez, esto permite la identificacin, por parte del lector, de personajes, acciones y contextos ms all de lo que se encuentra explcit amente narrado. Sin embargo, en Vivir afuera la identificacin es explcita dentro de la novela. Wolff es uno de los personajes que ms provee informacin acerca de las transformaciones en los hbitos de consumo en correlacin con las transformaciones pol ticas y culturales de la Argentina de los ltimos treinta aos. Su capacidad de observacin de las transformaciones sociales, culturales y econmicas que dieron lugar a los comportamientos de quienes lo rodean, no proviene de una simple actitud de observa cin, sino de una intensa participacin en las actividades que promovieron esos

PAGE 58

51 cambios. Al comienzo de la novela, ya una voz narrativa en tercera persona adelanta el tipo de mirada de Wolff: Vuelve a mirar el velocmetro: la aguja marca ciento cincuenta kilmetros por hora. Debe ser menos [] piensa siempre exageran para que los que compran esta chatarra de Macri se sientan en el lmite del peligro, al filo del poder (21). El carcter fetiche de los objetos y hbitos de consumo se evidencia al enun ciarse la relacin entre consumo y poder, o, mejor dicho, ilusin de poder. Wolff enuncia esta relacin porque l mismo conoce los vnculos entre el consumo y el poder desde la perspectiva del inversor, del capitalista, de quien saca provecho en el consumo concreto de las mercancas y de la apariencia de poder. Una apariencia de poder que reemplaza el vaco poltico e ideolgico, y garantiza la rentabilidad de las inversiones. El personaje enuncia, y tambin anuncia, de modo casi premonitorio, lo que en el mbito de la realidad social del ao 2003 llevara a Mauricio Macri a postularse como candidato a intendente de la Ciudad de Buenos Aires, y conseguir una cantidad de votos que hizo tambalear al actual intendente, Anbal Ibarra. Wolff es consciente de qu e hubo un desplazamiento del poder y tiene perfectamente claro quienes han sido los beneficiados. En el trayecto de regreso de la reunin con sus ex compaeros del Liceo observa la detencin de una pareja, el Pichi y Mariana, e interpreta la escena del sig uiente modo: por la ropa y los cortes de pelo reconoci en los trajeados a la clase de muchachos del interior recin egresados de la escuela de oficiales de la polica y los compar con la pareja detenida. La chica tena un cuerpo atractivo, resaltado por sus jeans Kenzo [] el hombre [] vesta una campera de cuero Mango y jeans oscuros, posiblemente un par de UFO Gross [] pensaba que si veinte aos atrs hubiera imaginado en esa pareja una historia de terrorismo, hace diez aos habra diagnosticado que se trataba de una taxi couple [] en estos tiempos en los que vena de hacer un negocio de importacin de telas para jeans, descubra en ellos a un par de consumidores de ropa informal. Estuvo a punto de decir a sus

PAGE 59

52 acompaantes: ojal la cana no les af ane toda la guita, as maana pueden venir al shopping. (32) A travs de las marcas el narrador da lugar a la identificacin de cdigos culturales pertenecientes a tres dcadas: la de la militancia poltica de los setenta, la del fervor democrtico, con texto de la insercin de la Argentina en el mundo globalizado, de los ochenta, y por ltimo, las prcticas de consumo de esa sociedad globalizada de los noventa. As, Wolff, muestra una gran habilidad para contrastar el antes y el despus de la historia. Aquello que divide ambos momentos se presenta como un hueco en la memoria, el cual es repuesto por parte del lector, a travs de cdigos culturales que permiten la identificacin del lugar de enunciacin del personaje. En la multiplicidad de voces que co mponen la narracin en esta novela, la mayora de los personajes utilizan la descripcin de hbitos de consumo y culturales, lo cual permite, nuevamente, identificar estratos sociales y su comportamiento en el contexto en el cual todos ellos convergen cole ctiva e individualmente. Sal, un mdico que ha vivido fuera de la Argentina, y que continuamente intenta revisar el pasado para encontrar respuestas al estado de cosas del presente, observa la pronunciacin que tiene su novia de la palabra negocio: A h te volvi a salir la rusita de Belgrano (68); o en: Tseropositivo, pens l, y volvi a pensar en la pronunciacin de las tse cosas. Se imaginaba a Diana asistiendo a un curso de Calidad Total en el saln de convenciones del shopping, y a un psiclog o bronceado, con traje y corbata de ejecutivo, dictndoles una conferencia titulada Marketing y Pensamiento Positivo en el Proceso de Calidad Total. Imagin a una psicloga de nariz estandarizada por la ciruga esttica pronunciando la frmula tschoppintz enter. (69) La referencialidad espacio temporal a que da lugar el uso abundante de cdigos culturales y la descripcin de hbitos de consumo, confluyen hacia el final de la novela

PAGE 60

53 posibilitando al lector conectar la individualidad de los personajes con un determinado contexto colectivo. Los noventa aparecen entonces con los shoppings, la seguridad privada, las cmaras de vigilancia, las estadsticas de consumo, y el desarme poltico. Este ltimo es referido tanto por los personajes como por el narrador e n tercera persona. Una vez que cuatro de los personajes principales convergen en tiempo y espacio, el caf del hospital en el que trabaja Sul y en el cual Mariana se atiende, comienza un trayecto comn que tiene lugar bajo las cmaras de vigilancia del sh opping. La entrada al shopping ubicado en el barrio de Palermo es narrada por una voz en tercera persona que observa la situacin como la observan las cmaras de vigilancia. Desde esa ubicacin contrasta los hbitos de consumo de estos cuatro individuos co n los comportamientos habituales esperados: A ningn cliente del shopping, que por un momento se distrajera observando a estos cuatro que desembarcan del ascensor y parecen venir del estacionamiento del subsuelo, le llamara la atencin el grupo, ni llegar a a preguntarse las razones por las que, despus de mirar la bveda a lo alto, se dirigieron hacia las escaleras mecnicas para separarse [] Pero un personal entrenado y con meses de experiencia en la observacin del flujo de pblico, ante un grupo de ad ultos tan desparejo en edad [] slo puede suponer que son el frecuente conjunto de compaeros de oficina que sin mirar ni comprar se dirige directamente a los patios de comida [] Pero ninguno de ellos, ni las mujeres ni los hombres, parecen gente de ofic ina. (276) El contraste entre los hbitos del comn de la gente, y los de este grupo de cuatro personas da lugar a la descripcin de los mecanismos de vigilancia y su relacin directa con el marketing. Vigilancia, direccionamiento, y control del consumo, son las formas de direccionamiento y control de hbitos culturales y sociales que van ms all de la relacin de los individuos con las mercancas. A travs de la descripcin de los mecanismos de vigilancia realizada por un ojo entrenado en la vigilancia del flujo de pblico, se observa que el grupo de cuatro individuos no est fuera del alcance de las estadsticas que se

PAGE 61

54 conforman con la informacin provista por las cmaras. Ahora, una voz narrativa en primera persona narra lo que se observa a travs de l as cmaras de vigilancia, y describe el mecanismo; Desde la consola con el switch no se observa ms irregularidad que un cabeceo de la promotora de vigilancia del ala media dirigido a la cmara cetina de las escaleras mecnicas. De rutina, estn habilitada s siete pantallas parpadeando cada una siete segundos [] Treinta y cinco imgenes cada cincuenta segundos [] No se me escap la seal de la promotora. Parece que marcaba a los cuatro que dejaron el Fiat [] Una de las minas entr a un bao. La otra se qu eda frente a la vidriera de la ptica Fuks: debe estar esperndola. El canoso subi y fue directo al local de Travels: A averiguar pasajes, a cambiar plata o a pedir efectivo con una American Express? Mejor que se apure porque uno de estos das los de De fraudaciones y estafas entran, se llevan todo y le meten una faja de clausura judicial [] Al que vena con l no lo tengo: se nos vol. (278) Los cuatro individuos no coinciden exactamente con las interpretaciones que el ojo vigilante hace. Sin embarg o, en lo que s acierta ste es en el hecho de que los cuatro se ajustan a los parmetros de identificacin que tiene para la observacin de un flujo de personas que se comporta de un modo distinto al flujo de pblico consumidor. El comportamiento de estos individuos se diferencia del comportamiento colectivo, y eso es lo que importa al ojo vigilante, porque ese comportamiento, el relacionado al consumo, es el que sirve para las estadsticas. A pesar de que no consumen, su comportamiento se ajusta a los des vos estimados. Se trata del comportamiento del que no consume, pero igualmente es tolerado. El hecho de que los cuatro individuos posean individualidades, o subjetividades diversas y/o complementarias, no modifica el hecho de que colectivamente no se comp orten de acuerdo a lo esperado. Por eso, el ojo vigilante los asocia con los tpicos compaeros de trabajo que almuerzan en el shopping. Hubo, en algn tiempo pasado, un punto de la subjetividad en el cual lo individual y lo colectivo se potencializaban de un modo amenzante al sistema, pero eso ya no representa ningn

PAGE 62

55 peligro. Lo importante es que los hbitos de consumo, y de comportamiento social y cultural se ajusten a las curvas estadsticas. La voz en primera persona desnuda cierta parte del mecanismo; Siguiendo da a da la curva del rubro Varios, de la representacin real, en amarillo, o la desestacionalizada, que est en azul, vas a ver que las ventas no marcan cambios mes a mes, ni ao a ao, salvo la media estacional [] A Servicios ni lo mirs porq ue est inflado por las comisiones del banco y los cajeros automticos y, los ltimos meses, ms inflado todava por la oferta de telfonos celulares [] Lo ms estable es el flujo: flujo bruto de gente y flujo neto de operaciones. (278) La voz detrs de las cmaras de vigilancia ya lo haba adelantado: se trataba de un ojo entrenado en la observacin del flujo de pblico. Las ventas no han cambiado positivamente, sino ms bien todo lo contrario. Ms bien se trata de especulaciones financieras que no prov een de ganancias directas a los sectores directamente involucrados en el flujo de dinero y mercancas. Dnde est la ganancia entonces?. En una aparente contraposicin a la teora del valor y a la plusvala, la ganancia est representada por lo ms estab le. El flujo de gente y el flujo neto de operaciones obturan la visualizacin de los negocios que generan ganancia a ciertos sectores del poder econmico y poltico. Los sectores que ganan son los sectores que Wolff conoce bien, puesto que l participa d e esas ganancias. En Vivir afuera los hbitos de consumo y los cdigos culturales se suceden unos a otros dando lugar a una lectura entre lneas que pone en evidencia el modo en que todos los actos estn interconectados. As, mientras Mariana y Cecilia, p ertenecientes a distintos estratos sociales, pero unidas por la avidez del consumo, parten al shopping a gastarse en ropa el dinero regalado por Wolff, dinero proveniente del negocio de telas, ste y Sal se quedan escuchando el walkman de Mariana y las canciones del Pampa

PAGE 63

56 Irala. Las canciones se repiten y estn interrumpidas por la voz del Pichi relatando los negocios en los cuales participaban las mafias ms organizadas, los polticos, la polica y los delincuentes menores: No pareca un simulacro ni una grabacin en estudio: hablaban sobre una partida de autos que haban prometido para antes de las elecciones [] Sal no entenda la curiosidad de Wolff por esa charla redundante, de voces de gente grande, de lenguaje sencillo, que intercalaban palabras cercanas al lxico de Mariana, rockeras, de lunfardo lumpen, con frases hechas tomadas del repertorio nacionalista del pasado. (286) La conversacin es interrumpida por las canciones del Pampa Irala, la msica por la que en ese momento se lamenta la Sus i haberle prestado el walkman a Mariana. La letra de la cancin que interrumpe el dilogo que Wolff y Sal escuchan con atencin, ofrece, desde otro lenguaje y desde una perspectiva comercial que se dirige a un pblico popular, la misma visin que ofrec a la voz que relataba lo que observaban las cmaras de vigilancia, ese ojo entrenado a la observacin del flujo de pblico: Cada uno a su manera/todos vamos todos van/todos vamos todos van/como si algo sucediera./Vos y yo yo l y vos/cada uno a su maner a/somos tres y somos dos/y uno nunca estar afuera/Ni tu manera/ni su manera/ni mi manera/son diferentes a las de cualquiera (sic) (287). El uso abundante de cdigos culturales, como las marcas de ropa, los lugares comunes como el shopping ubicado en el barrio de Palermo, la marca de autos, revistas, cantantes, etc., y la descripcin de los hbitos de consumo, estn presentes a lo largo de toda la novela. Este procedimiento de construccin del relato es central en el uso de tres de las estrategias narrat ivas desplegadas en la novela. En primer lugar, el registro minucioso de datos y percepciones en el cual abundan las coincidencias entre los relatos de distintos personajes, est marcado por el uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo. Esto s son los puntos en los cuales los personajes coinciden y de los cuales

PAGE 64

57 ellos exponen su percepcin. En segundo lugar, este procedimiento de construccin del relato es central tambin en otra de las estrategias desplegadas en la novela: la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos de consumo cultural y de hbitos de consumo. La especificacin de marcas, lugares de encuentro, modos de hablar, de relacionarse con el dinero y con los objetos, permiten la identificacin del momento histrico en el cual ciertos hbitos han tenido lugar, y han formado parte de una concepcin de la identidad individual y colectiva. En este sentido, el uso abundante de cdigos culturales y la descripcin de hbitos de consumo, y la relacin que stos tienen con el co mportamiento individual y colectivo, hacen que Vivir afuera sea vista como una novela que claramente narra la Argentina de los noventa. Por ltimo, la tercera estrategia narrativa en la cual el uso abundante de cdigos culturales y de la descripcin de hb itos de consumo es central en el trazado de una identidad. A travs de marcas y de hbitos de consumo, se trazan recorridos individuales que, al coincidir, se proyectan tambin como recorridos colectivos. Desde la fascinacin de Mariana por ciertos objetos el conocimiento clnico de esos objetos por parte de Wolff, la circulacin de los mismos en los sectores marginales que evidencian el Pichi y la Susi, hasta el contraste entre objetos y hbitos nuevos con los de dcadas anteriores que hace Sal, es posib le para el lector establecer una identidad para los personajes de la novela, y trazar su horizonte ideolgico ms all de ella. En este sentido, el uso abundante de cdigos culturales y de la descripcin de hbitos de consumo en el despliegue de las tres e strategias narrativas mencionadas, hace que se genere un efecto de verosimilitud contrario a lo que sucede en otras narrativas. 12 12 Gerard Genette ve una inversin en la frontera que se establece entre lo que se nada y desde dnde se narra como una expansin de la "metalepsis", es decir, la doble temporalidad entre lo que se narra y la

PAGE 65

58 El empleo de versiones verosmiles es un procedimiento de construccin del relato que se encuentra presente en todas las estra tegias narrativas que despliega el autor en esta novela: en el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes; en la ubicacin en el tiempo y la identificacin de objetos y hbitos de consumo; en la intencin de restituir fragmentos de la tot alidad; y en la posibilidad de trazar una identidad. Las versiones ligadas a lo verosmil en los relatos de Wolff sustentan las percepciones que tiene sobre el presente, mientras que el pasado aparece como un hueco en su memoria en el momento que tiene q ue vincular ese pasado con su propia historia: Era domingo porque los domingos por la maana todos lean La Nacin y por la tarde El Correo que todava sacaba la Marina. Despus, los lunes alguien circulaba el huecograbado de La Prensa y ah revisaban los comentarios de los libros. Ya por entonces nadie sola comprar La Prensa El diario de Marina s, porque traa una pgina dedicada a denunciar a comunistas y trotsquistas [] el instante que los haba fijado en esa pgina vena a garantizar la persistenci a de un silencio que seguira envolvindolos eternamente. (17) Tambin es el caso de otro de los personajes principales, el Pichi. La narracin de sus percepciones est compuesta mayoritariamente de versiones con alta carga de verosimilitud. El objetivo d e esto es poner de manifiesto los puntos de contacto que tienen los sectores de poder poltico con las actividades marginales, as como la percepcin que desde la marginalidad misma se tiene del todo: Algo les debe estar pasando a todos No s por qu A l gordo le pasa algo parecido A muchos ms Al cura mismo le pasa algo parecido Les pasa igual a todos los que lo que miran narracin misma. Esta inversin genera una situacin de desafo de toda verosimilitud. Para el autor se trata de "...in defiance of verosimilitude a boundary that is precisely the narrating (or the performance) itself : a shifting but sacred frontier between two worlds, the world in which one tells, the world of which one tells. Whence the uneasiness Borges so well put his finger on: 'Such inversions suggest that the characters in a story can be readers or spectators, then we, their readers o r spectators, can be fititious'..." (236)

PAGE 66

59 televisin Tienen la tele delante de la cama y se duermen escuchando a Vovovich y al da siguiente todos amanecen hablando las mi smas cosas. Esto es poltica (sic) (130). El registro de datos y percepciones de los personajes sirven para conectar los relatos de los distintos personajes como partes de un todo. La percepcin de la trivializacin de la poltica y de que sta se ha tr ansformado en un simulacro est presente a lo largo de toda la novela. Por otro lado, en el mundo referencial externo, es un sentimiento que se va reforzando en la sociedad civil a lo largo de toda la dcada de los noventa y que tiene su expresin mayor en diciembre del 2001. La consigna que se vayan todos, dirigida a los polticos por la clase media y los sectores populares, por los ms progresistas, como por los ms tradicionales, es el reconocimiento que hizo la sociedad civil del vaco de representaci ones polticas por el que ha estado atravesando en la ltima dcada. Adems de la utilizacin de cdigos culturales y la descripcin de hbitos de consumo, la verosimilitud de las versiones del Pichi sirven para ubicar en el tiempo las percepciones que ti ene sobre la poltica, y que, una vez ms, establecen un horizonte ideolgico con las percepciones que en los espacios estraliterarios se tiene sobre la poltica: Transmitan escenas de una interpelacin de diputados al ministro de Economa: ver a los po lticos buscando cmara y notar el parecido entre los radicales, los peronistas y los de la zurda le haca simpatizar con el ministro (53). La comprensin del modo en que el Pichi entiende la poltica ayuda a entender su relacin con el consumo, puesto qu e para l, como para Mariana, el poder lo da la capacidad de consumir. En la reaccin que tienen los personajes de la novela cuando se encuentran frente a individuos que representan el tipo de individuos beneficiados o perjudicados por la

PAGE 67

60 poltica neolib eral, los relatos vinculados a lo verosmil sirven para trazar las conexiones que tienen las partes con el todo. Por ejemplo, es el caso de Sal, que frente a Diana, su pareja, interpreta todo el tiempo el discurso de sta como un reflejo de la clase socia l beneficiada por las polticas implementadas por el menemismo. Sal se encuentra frente a actitudes y discursos que inmediatamente traduce en ecuaciones que establecen equivalencias y ponen al descubierto el modo en que se compone y funciona la totalidad, el colectivo social del que todos forman parte. As, al estar desayunando una maana en el Dandy, a pocas mesas de distancia de Wolff y Mariana, traduce para s mismo la aparicin de una amiga de Diana: Con quin me confundi? haba empezado a habla r ella. / El proces: con la secretaria de un amigo con la novia de uno de la custodia de Fridman con una encuestadora de la Fundacin Macri con una supervisora de Guess con una bibliotecaria de Clarn Pero sus reflejos fueron, por segunda vez, ms eficac es: / Sos idntica a la gerente de una casa de cambios donde estuve el mircoles (71). Debido al empleo de versiones ligadas a lo verosmil, al mismo tiempo en que se establece la relacin entre el todo y las partes, es posible trazar una identidad que va de lo individual a lo colectivo sin perder el carcter fragmentario que tiene ese colectivo. El relato dentro del relato es otro de los procedimientos de construccin del relato que el autor utiliza para establecer las estrategias narrativas que estruc turan la novela. Hay dos estrategias en la que se da una presencia predominante del relato dentro del relato: en el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes; y en la intencin de restituir fragmentos de la totalidad. El relato de los su eos de Susi, la novia del Pichi, es un ejemplo del primer caso. A travs de los sueos de Susi el contexto de mafias que operan en la zona sur de la provincia de Buenos Aires se pone al descubierto.

PAGE 68

61 Ese es el contexto en el que el Pichi y Mariana se mueve n para obtener dinero y al cual Susi teme. Aunque conoce esa otra parte de la realidad social, Susi no puede pensar distinto del Pichi en relacin a la poltica: Si Susi se despertase le dira que el ministro es un asesino, que termin de entregar el pas y que trabaja para los yanquis y para los mafiosos de la economa, pero que se notaba que era un tipo verdadero y que laburaba. Los otros, que hablaban de los jubilados, del hambre en las provincias y de los sueldos de miseria eran chorros, mentirosos y n o servan para nada. El ministro siempre terminaba dejando la impresin de estar diciendo la verdad. (53) Este es el tipo de reflexiones sobre la realidad poltica paralelos a los relatos de sueos sobre sus trabajos para los evanglicos. En los sueos Su si narra su experiencia cuidando nios para los evanglicos mientras stos se ocupan de las tantas mafias en las que participan. Tambin los relatos que Mariana le hace a Wolff sobre sus trabajos para la polica en la granja de rehabilitacin de los evang licos, y cmo los primeros la engaaron, explica el sentimiento de rechazo que Mariana tiene hacia la polica y la desconfianza a toda intervencin de esta. El relato dentro del relato tiene la funcin de profundizar el registro minucioso de datos y percep ciones que tienen los personajes, y que son necesarios para entender las acciones de stos y el modo en que establecen puntos de contacto con otros personajes. La otra estrategia narrativa en la que el relato dentro del relato tiene un lugar de prepondera ncia es en la intencionalidad de restituir fragmentos de la totalidad. Los sueos de Susi, las descripciones de Mariana sobre sus trabajos para la polica, los relatos del Pichi sobre las plantaciones de marihuana en la zona sur de la provincia de Buenos A ires, a las que se suma el relato sobre los serenos de una fbrica abandonada que indica la intertextualidad con un cuento del autor, Help a l (1985), son relatos que se intercalan y disminuyen la presencia de una voz narrativa omnisciente. De este modo los

PAGE 69

62 relatos dentro del relato se presentan como discursos que dan cuenta de un cierto estado de las cosas a nivel colectivo. Estos relatos permiten establecer una narracin fragmentada, que es otro de los procedimientos de construccin del relato a los q ue apela el autor. No hay una voz narrativa que organice la narracin, sino que sta est organizada a travs de los fragmentos que son las voces de los distintos personajes. El modo en que estos fragmentos se intercalan no sigue una secuencia determinada, es decir, no hay una secuencia causa efecto directa en los eventos de la historia que justifique el orden en que van apareciendo los fragmentos a lo largo de la novela. Sin embargo, esto no impide que haya una total conexin entre todos los relatos, puest o que a travs del contenido de stos es que se establecen los puntos de contactos que permiten dibujar una totalidad. A travs de los fragmentos es posible observar individualidades, y a travs de la cadena de fragmentos es posible visualizar el modo en q ue se encuentran estas indivualidades dentro de un todo. Antes de pasar al anlisis de los procedimientos de construccin del relato en La experiencia sensible queda por analizar la mezcla de estilos y niveles verbales. Este procedimiento permite al auto r trazar una identidad de los personajes que va ms all de la narracin, estableciendo una clara referencialidad entre lo intraliterario y lo extraliterario. Por ejemplo, las expresiones del Pichi, evidencian un modo de lenguaje que est entre la jerga ma rginal y el lenguaje de los jvenes, y en el cual se reconoce una alta carga de agresividad, la cual est presente tambin en los medios televisivos y radiales: Pendeja de mierda, metete en tus cosas y metete la lengua en el orto!, o, Tiene la pudr icin total, para referir que Mariana tiene sida. Tambin el habla del

PAGE 70

63 Pichi, cuando se refiere a las transas de drogas que hace en otras zonas del Gran Buenos Aires: La coca, el cido, las pepas y las anfetas son una mierda, son drogas inglesas Que al go fuera ingls era lo peor que saba decir el Pichi. Ultimamente que estaba metindose en mejicaneadas por la zona norte, cuando apareca con plata o con droga para cambiar explicaba: Anoche reventamos a unos ingleses aunque jams hubiera ingleses para apretar, y aunque la mayora de los revendedores que apretaba fuesen villeros de San Isidro o de la zona de El Tigre, o bolivianitas petisas y deformadas que a lo ltimo que podran parecerse sera a un ingls. (36) Aparece as el tipo de habla vinculado a prcticas sociales marginales, pero que, como lo muestran los otros relatos de los personajes, estn estrechamente vinculadas con el poder y la poltica. Las reacciones de Sal hacia la realidad en la que se encuentra inmerso, aparecen en un habla que i roniza el habla de un sector social en particular: Y despus intentar explicarle a la cotorra. Mir. Tus objetivos no son subjetivos Son tan objetivos como los del doberman que un amanecer me confundi con un agresor negro y me inmoviliz la mueca, sin lastimarme [] Tus objetivos son muy objetivos Tan objetivos como el prepago de tu pap El tambin est preparado para atraparte, paralizarte, convencerte de que lo nico que pods hacer es someterte a sus fines (146). Desde otra perspectiva, Sal uti liza un cierto tipo de habla para poner en ridculo a la amiga de Diana, otra representante de los sectores favorecidos por las polticas neoliberales. En Vivir afuera los cdigos culturales y los hbitos de consumo sirven como puntos de contacto entre l os distintos personajes, describen la dinmica social de los noventa, y sealan lneas de continuidad y de ruptura entre el pasado de los setenta y el presente de los noventa. Como resultado de los encuentros y coincidencias de los personajes entre s, se traza un mapa de lo colectivo, de los fragmentos que lo componen.

PAGE 71

64 Contrariamente a este mapa de encuentros y coincidencias, en La experiencia sensible los hbitos de consumo y los cdigos culturales que conforman la dinmica social de los noventa son ident ificables a partir de una narracin que recoge una historia sucedida en un tiempo pasado, en el verano de 1978. Las lneas de continuidad y de ruptura entre la poltica que comenz a llevarse a cabo a partir de la ltima dictadura y la poltica neoliberal de los noventa, se trazan en una narracin en tercera persona concentrada en un grupo de personas unidas por vnculos familiares y por otros muy especficos, como los de trabajo. El desarrollo de la historia de las vacaciones de la familia Romano, es el r esultado de una cierta dinmica social que el narrador en tercera persona se encarga de presentar. De este modo, los hbitos de consumo y los cdigos culturales que van surgiendo de las prcticas sociales que definen, en la voz del narrador, a los personaj es de la novela, son las lneas de continuidad y ruptura con el presente de la lectura, 2001, que es la fecha de publicacin de la novela. El autor, advierte en la primera pgina, que l es el narrador, y que el texto original data de fines de los aos s etenta, pero que ahora, es decir, hacia fines de los noventa, vuelve a narrar la historia: Sucedi a fines de los aos setenta. Por entonces narrarlo era uno de los proyectos con menor sentido entre tantos que se podan concebir. El mundo y la ciudad en do nde todo ocurri estaban saturados de historias [] Nadie que se preciara de estar a tono con la poca apostaba al realismo, cada cual esperaba su turno para manifestar un refinado desprecio por la realidad y el tiempo de crear pareca demasiado valioso p ara perderlo preguntndose si ostentar tales nimos de moda no sera tambin un testimonio de la realidad [] Por azar esta obra no se perdi y ahora que vuelve a circular con el mismo nombre y un vago emblema de consagracin literaria, llega el momento de ponderar las diferencias entre el relato de lo que sucedi y la memoria de frases, palabras, ritmos y referencias evocadas por una crnica limitada a los acontecimientos del ao anterior: (sic) (7)

PAGE 72

65 De este modo, el autor asume su rol como narrador, y jus tifica un relato en el que abundan las seales de continuidad y/o ruptura entre pasado y presente. Las coincidencias entre los hbitos de consumo y los cdigos culturales producto de la poltica y la dinmica social impuesta por la dictadura, y de las reac ciones hacia ella, y los hbitos de consumo y cdigos culturales de los noventa, son resultado de la decisin del autor de mostrar que una cierta lgica social, poltica, econmica y cultural ya se estaba gestando en esa poca. Al narrar la expectativa de los hijos de Romano y Vernica, la niera, el narrador, que claramente en ese momento habla desde fines de los noventa, advierte: Pero, como dira la prensa de las postrimeras de los noventa, los jvenes manejan otros cdigos, y Vernica y los pequeo s Romano eran capaces de exprimir gotitas de felicidad a partir de cualquier retazo de esa escena invernal, nocturna [] O srdida, segn podra haber escrito otro: yo mismo (11) Los cdigos culturales y los hbitos de consumo permiten observar el com portamiento diferente que ante las situaciones de cambio tienen los padres, Mirtha y Dadi Romano, sus hijos de nueve y once aos, Magal y Chachi, y la niera de diez y seis aos, Vernica. La actitud del matrimonio en sus vacaciones es la de no saber qu sucede ni en su pas ante los cambios polticos, ni en sus hijos una vez que estos manifiestan una absoluta adaptacin al cambio constante. Horror y humillacin es lo que sienten los padres ante la versatilidad que presentan los nios y la joven niera, pe ro ante eso tambin deciden no pensar: Es claro que l y su mujer no estaban preparados para advertir que los nios, sin pensarlo, y Vernica, quiz intuyndolo pero sin urgencia por confirmar o desechar su eventual sospecha, haban optado por integrarse a un mundo que estaba abierto a todo abierto hasta a lo peor que pueda imaginarse pero que permaneca impenetrable para la tristeza o lo que fuera, eso que haba invadido el nimo de la pareja Romano. (17)

PAGE 73

66 Contrariamente a Wolff, de Vivir afuera que to do el tiempo interpreta las escenas y los individuos con que se encuentra, e intenta as llenar el vaco de treinta aos de su memoria, Romano elige no pensar, por lo tanto, no pone palabras y no interpreta. Ambos pareciera que sufren del mismo mal en dist intos momentos: La ausencia de una palabra en el mejor de los casos es un instante vaco en la memoria. En el peor, un vaco en el saber (30). Y Romano elige no saber, y por eso no puede percibir ni comprender el efecto del presente en el que vive sobre sus hijos: Pero el fracaso de una tentativa de encontrar o crear la palabra o la frase buscada es un vaco de poder. Un vaco de poder en el mbito de lo poltico, porque la ignorancia (consciente) de Romano es el complemento de los hbitos de consumo qu e la pareja, sus hijos, y Vernica adoptan. El poder que da el consumo, entonces, contrarresta la ausencia de saber, y a esa ausencia de saber le corresponden ciertos hbitos de consumo y cdigos culturales: Ese mundo solo exiga saber los tems estipulad os por el programa de estudios y los datos indispensables para la etiqueta social (31). Si lo que se da es un vaco de saber que conduce a un vaco de poder poltico para la sociedad civil (pues la sociedad de Romano vive en plena dictadura), en la cual el poder se manifiesta en los hbitos de consumo, lo que se requiere es entonces un saber que se refiera a los hbitos de consumo. Romano, como publicista, conoce esto muy bien, pero ese saber, como un saber especializado, lo inhabilita para trazar genera lizaciones. El narrador advierte la dinmica del saber de Romano en relacin con los hbitos de consumo, y su relacin con un todo que Romano advierte y prefiere ignorar, no sin cierta tristeza: Para l cada capricho de la moda tena su explicacin y los o rganizadores de seminarios y viajes de especializacin estaban dispuestos a brindarla a cualquiera

PAGE 74

67 que pagase la matrcula [] Aseguraba que aplicando las tcnicas que usan los publicitarios norteamericanos para imponer una bebida o un cosmtico, tarde o t emprano alguien llegara a dominar el mercado textil. (53) De hecho, el referente extraliterario del contexto de Romano en la ficcin, indicaba que, efectivamente, la industria haba sido uno de los sectores de la actividad econmica del pas que ms hab a sufrido la poltica econmica de corte liberal impuesta por el Ministro de Economa de la Junta Militar en el poder, Martnez de Hoz, un hombre de empresa. En el proceso de desmantelamiento de la industria nacional, en beneficio de la importacin y de lo s negocios financieros, la industria textil haba sido una de las ms daadas. Los hbitos de consumo que Romano encuentra en su mujer, son los que sustentan, desde el mbito del comportamiento social y cultural, el conjunto de transformaciones devastadora s en la estructura productiva y social. Romano ganaba dinero de modo sorprendente en las mquinas tragamonedas del hall del aeropuerto de Miami, del mismo modo en que se emita dinero en la Argentina de la poca de la plata dulce. Mientras, Mirtha Romano llevaba a cabo hbitos de consumo que se iran instalando en la sociedad cada vez con mayor fuerza: Hay Caaaalvin!, deca como si ignorara que esa cadena de ropa moderna deba tener cien locales en la ciudad [] Hay una promocin de Reeevlon y de un a marca nueva de tablas de skate! (56) La relacin con el dinero es una de las caractersticas del modo en que en esta novela se expresan los hbitos de consumo, brindando la posibilidad de establecer una clara relacin de referencialidad espacio tempo ral. Con un desparpajo que no logran percibir, los Romano se entregan al consumo: Por eso volvieron a llamar a la telefonista hispnica y pidieron una botella de Pommery. Ms tarde supo el precio: cien dlares, la mitad de lo que se pagaba por esa marca de moda en la vinera

PAGE 75

68 ms barata de su pas (72), o, Cunto cobraron, che? / No s, no me fijCreo que eran doscientos veinte, o dos cuarentaMenos de la mitad de lo que hubiera costado en el provincial de Mar del Plata (79). En medio de todo el consumo, sin embargo, Romano, no deja de percibir la posibilidad de que, as como ellos pueden observar el estado de su cuenta y lo que sucede en la habitacin de los nios y Vernica desde un televisor ubicado en su habitacin, ellos tambin puedan ser o bservados por otras cmaras. El narrador en tercera persona ofrece la interpretacin que Romano no hace: En un gran hotel, como en un banco o en cualquier empresa de magnitud, no hay necesidad ni posibilidades de distraer dinero para predisponer favorabl emente a las autoridades: la integracin entre la autoridad privada y el servicio pblico de control social parece servicio que en forma invisible y gratuita obtiene toda institucin que pese significativamente sobre la demanda de trabajo y la recaudacin impositiva (82). La ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos de consumo, una de las estrategias narrativas que despliega el autor, permite comprender, a travs de la utilizacin abundante de la descripcin de hbitos de consumo y cdigos culturales, el vnculo existente entre los dispositivos de seguridad, vigilancia, marketing, consumo, y poder. El autor, en vez de presentarlo a travs de la relacin entre todo y fragmentariedad, como sucede en Vivir afuera con las cmaras del shopping en esta oportunidad elige el espacio de la intimidad, la habitacin de un hotel, para poner de manifiesto ese vnculo y los procesos que conducen a l. El narrador explica con detalle cmo se establece el vnculo: Es admirable cmo en este tipo de empre ndimientos se identifican las metas institucionales de tener y brindar seguridad y orden con la meta empresaria de maximizar

PAGE 76

69 las ganancias (82). La profundidad de ese vnculo, es explicada, una vez ms por el narrador, en trminos de la diferenciacin y c lasificacin de la informacin til que pueden hacer los dispositivos de seguridad: Los dispositivos de seguridad, por su mero accionar, generan un capital de informacin que permite al hotel excluir a psicpatas, terroristas, jugadores especulativos [] Esos mismos datos relevados con tan diversas finalidades sirven a los expertos en marketing para pronosticar y estimular el consumo de los clientes, y para concebir nuevas oportunidades de negocios, ideando nuevos medios para transferir a la tesorera del hotel el dinero que los clientes puedan haber salvado de la voracidad de las mesas de juego. (83) Se comprende, entonces, que el Karina, el perfume que usa Vernica no sea un perfume identificado por los dispositivos de seguridad, control y marketing de la organizacin y no lleguen a computarlo entre sus objetivos de indagacin (83). Para eso, el autor ha elegido salirse de las marcas conocidas y proponer otra, un nombre propio, que indique que no es importante en el mercado de consumo. La ubicaci n en el tiempo y la identificacin de los objetos y hbitos de consumo es una de las estrategias narrativas en la que, como se ha observado, predomina el uso abundante de cdigos culturales y la descripcin de hbitos de consumo. Estos son los resultados de un proceso en el cual la relacin entre saber y poder adquiere nuevas caractersticas. El saber es especializado y requiere que no pueda ser integrado a otros pensamientos o saberes. Por eso, Romano puede saber todo lo relacionado al espectculo, y pue de percibir la capacidad de adaptacin de sus hijos a un contexto cambiante en el cual el poder se vende junto con las mercancas. Sin embargo, la ignorancia que el saber especializado le impone a Romano se evidencia en su dilogo con Critti, un viejo cono cido a quien encuentra en las mquinas tragamonedas de Las Vegas, y el cual contesta la incredulidad de Romano del siguiente modo: Y ustedes de qu se

PAGE 77

70 ocupan? / Produccin de espectculos Teatro, televisin, un poco de publicidad, eventos empresari os / Buen negocio Pronto va a reventar Mis socios en Italia invierten en estaciones y estudios de televisin y en pelculas Pierden Hace aos que no paran de perder y me aconsejan que trate de hacer lo mismo en Argentina / En la Argentina es muy di fcil / Pero hay que hacer la prueba Cuando arranque de nuevo la poltica / Poltica? Romano fingi una carcajada. / Ehh S. PolticaTodo llega a su debido tiempo Va a ver que no nos vamos a morir sin ver de nuevo a los polticos / Comits? Sindicatos? Mitines? ri sinceramente Romano. / Eh Algo as Parecido Pero con menos comits y menos quilombo Poltica como aqu, Amrica se refera a Estados Unidos Mejor organizada Por eso est bien que uno est en el negocio de producciones y estudios (129). De este modo, la otra estrategia narrativa que se despliega a travs del uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo es la intencionalidad de restituir fragmentos de la totalidad. Para esto, el autor no recurre a los cdig os culturales y a los hbitos de consumo como puntos de contacto que las partes mantienen conformando un todo, como en Vivir afuera En esta otra novela los presenta como resultado de un proceso, el cual es descripto por el narrador en tercera persona, en el cual la relacin entre saber y consumo es inversamente proporcional. Las versiones ligadas a lo verosmil es otro de los procedimientos de construccin del relato que es utilizado en cada una de las estrategias narrativas que se despliegan en la novel a. En ella, el registro minucioso de datos y percepciones ya no est caracterizado por las coincidencias entre distintos personajes de la novela, sino ms bien por ofrecer la descripcin del proceso por el cual el saber es reemplazado por el consumo. La

PAGE 78

71 de scripcin de ese proceso no se hace desde el origen del mismo, ni se concentra en la historia de vida de un personaje, como en En otro orden de cosas sino que se lo describe una vez que el proceso ya ha sido iniciado. La narracin de las vacaciones que lo s Romano hicieron en el verano de 1978 comienza una ao despus y las referencias al antes de esas vacaciones son intervenciones fragmentarias que hace el narrador. Por eso, hay una mezcla de versiones ligadas a lo verosmil que van desde un pasado no inme diato, pasando por el presente de la historia que se narra, hasta el futuro de la historia que es el presente de la narracin, es decir, fines de los noventa. Al narrar la historia de la mucama perfecta que recuerda Romano, se observa cmo el autor apela a una versin ligada a lo verosmil para dar cuenta de una versin generalizada en la sociedad que adjudica al resentimiento el motor principal de la relacin entre peronismo y clases populares. Romano recuerda la historia de la mucama santiaguea mientras observa la atmsfera argentina de un local de comidas cerca de Las Vegas. La mucama venida del interior que trabaja para una familia muy adinerada, probablemente una cabecita negra, eficaz por su obediencia y sumisin a destajo, termina ofrecindoles co mo cena al hijo del matrimonio: Por los aos cincuenta no haba familia antiperonista que dudase de la veracidad de cualquiera de las variaciones de este relato que la prensa nunca confirm, segn deca, a causa de la censura impuesta por el gobierno (6 1). En otra oportunidad, el autor utiliza relatos surgidos de los testimonios de ex detenidos desaparecidos que surgieron al amparo de los juicios a las juntas a mediados de los ochenta. El narrador introduce esos relatos para poner de manifiesto la otra cara de la realidad de Romano en pleno 1978, cuando sus empresas tambin eran blanco de

PAGE 79

72 escuchas telefnicas de los servicios: Parte de esas grabaciones fueron transcritas en un centro de detencin donde abundaban internos que preferan cumplir tareas de mecangrafos al tedio de permanecer tendidos en sus cuchetas mirando el cielorraso o los elsticos de tabla de la litera superior, a la espera de nuevos interrogatorios y traslados (33). Los interrogatorios y los traslados, a la luz de los testimonios, re cobran parte del significado funcional que tuvieron dentro de la represin sistemtica implementada por la dictadura. Las versiones ligadas a lo verosmil, como se ha mencionado al comenzar su anlisis, tambin se extienden al futuro de la historia de la n arracin, que es el presente de la lectura. Las vida de Chachi, el hijo de Romano, y su esposa no difieren en nada de lo que en los noventa ha tomado gran auge: los sectores pudientes eligen la vida a cierta distancia del centro urbano de Buenos Aires. Ant e la desigualdad social creciente, los sectores ms beneficiados de la poltica menemista optaron por los countries, como modo de hacerse menos visibles. La mujer de Chachi pasa la mayor parte del tiempo sola con las hijas en la vieja casa del country [ ] se jacta de mirar tres pelculas al da es la cliente principal del videoclub de Tortuguitas [] no quiere tener mucama [] y se pasa horas llevando y trayendo a sus nenas entre el country y la escuela, haciendo escalas en quintas, clubes y barrios pri vados donde vive sus compaeritas (123). El ejemplo anterior sirve para ejemplificar tambin cmo las versiones ligadas a lo verosmil sirven para dar cuenta de la ubicacin temporal y la identificacin de hbitos sociales y de consumo. La mujer de Chach i no se diferencia en nada de las mujeres (modelos, artistas, esposas de empresarios y polticos, etc.) que colmaron las revistas de actualidad en los noventa. Marcas de ropa, lugares de moda, marcas y modelos de autos, dietas y hasta colegios, fueron los objetos de consumo asociados a ese estilo de vida de

PAGE 80

73 los countries. Esta cara de la realidad de los Romano aos despus del viaje a Las Vegas, es un fragmento de la realidad social de los noventa, pero tambin un fragmento de un proceso que se inici en la Argentina de la ltima dictadura militar y continu durante la democracia. De eso parece tener idea el narrador quien, en una de sus intervenciones dice: Tras el boom econmico de posguerra y la disparatada occidentalizacin de las costumbres, los japone ses comenzaron a viajar a Las Vegas para jugar y profundizar su asimilacin a la cultura norteamericana [] desde los aos cincuenta, esposas y nios con pasaporte japons figuran en los planes de marketing de los grandes hoteles y, en las ltimas dcadas, pasajeros de nombre japons, pero procedentes de Brasil, Argentina, Per, Mjico. (103) Las versiones ligadas a lo verosmil restituyen una totalidad a travs del tiempo, es decir, la ubicacin de la historia narrada en un contexto histrico mayor. El trazado de una identidad es la estrategia narrativa de esta novela que se despliega bsicamente por la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil. No se trata de una identidad a partir de las coincidencias en los hbitos de los personajes, sino que s e trata de la identidad de stos en un cierto momento de sus vidas. Romano, es el hombre que eligi no mirar el pas que dejaba atrs al partir hacia Las Vegas en 1978, y que se dedica a la publicidad, y comienza a percibir el exitoso futuro de las poltic as de espectculos que entrarn en auge en los noventa. La generacin de sus hijos y la de Vernica, en quienes observa la capacidad de adaptarse a las condiciones cambiantes, ser la que se nutra de la nueva forma de hacer poltica ntimamente relacionada con la produccin de espectculos y el consumo. Las versiones ligadas a lo verosmil, entonces, sirven para trazar la identidad de ellos como resultado de las convenciones que se van imponiendo. La relacin entre el proceso que se describe en la novela y la identidad ya es

PAGE 81

74 anunciada en las primeras pginas: Igual que las personas, los Estados parecen reconocer que la identidad es una convencin (20). En La experiencia sensible opuestamente a lo que sucede en Vivir afuera el relato dentro del relato y la narracin fragmentada no son los procedimientos narrativos ms abundantes. A partir de la segunda mitad de la novela hay una irrupcin de la voz de Vernica, que es la nica que, aparte del narrador omnisciente, tiene voz. A pesar de esto, Vernica s lo expone sus impresiones sobre la experiencia en Las Vegas sin agregar ningn dato o perspectiva que sea consustancial a la historia narrada, sea a partir de una lectura directa o de un ejercicio de desciframiento. En el caso de la narracin fragmentada, las intromisiones del narrador tienen un objetivo manifiesto, es decir, hay una relacin de derivacin entre la historia narrada y el tipo de informacin que el narrador aporta. Contrariamente a lo que sucede en Vivir afuera en donde el empleo de cdigo s culturales y hbitos de consumo es central para marcar las coincidencias entre los personajes, es decir, para el registro minucioso de datos y percepciones coincidentes entre los personajes, en La experiencia sensible ese registro indica ms los procesos por los cuales se llega a ciertos hbitos de consumo. Por eso, el empleo abundante de cdigos culturales y la descripcin de los hbitos de consumo, como procedimiento de construccin del relato, no caracterizan tanto esa estrategia narrativa, sino ms bi en se hallan fuertemente presentes en la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los hbitos de consumo; en la intencin de restituir fragmentos de una totalidad, y en la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa.

PAGE 82

75 En el pr imero de los casos, se trata de los hbitos de consumo y los cdigos culturales que los Romano van aceptando como parte de un cierto tipo de poder, el del consumo, que indica que resignan un determinado tipo de saber. Las coincidencias no se trazan entre l os personajes tanto como se trazan entre la referencialidad espacio temporal de la narracin original en 1979, un ao despus de los hechos, y el momento en el que esa narracin es reeditada, hacia fines de los noventa. En el segundo caso, la restitucin d e una totalidad a partir de las partes se hace en la doble lnea de la narracin, la suma de aquella que transcurre hacia fines de los setenta y la que transcurre hacia fines de los noventa. La superposicin de ambas, dada por la permanencia y profundizaci n de los cdigos culturales y hbitos de consumo de fines del setenta presentes hacia fines de los noventa, permite la restitucin temporal (no espacial, como en Vivir afuera ) de las partes del todo. Por ltimo, es posible trazar una identidad a partir de la restitucin de las partes, que es la restitucin del pasado reciente y el presente, a travs de las intromisiones que hace el narrador que reedita la historia hacia el 2000. De este modo, es posible identificar el origen del conjunto de convenciones qu e van a formar una parte importante de la identidad colectiva de los noventa, caracterizada por el poder de consumo, y que son el conjunto de convenciones que Romano acepta y ve tambin en sus hijos. En En otro orden de cosas el empleo de cdigos cultural es y la descripcin de hbitos de consumo predominan en el despliegue del registro minucioso de datos y percepciones del personaje principal, l, y en la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los cdigos de consumo y culturales. En esta novela el narrador omnisciente hace un recorrido biogrfico por un tramo (1971 1982) de la vida del personaje principal, l. A diferencia de lo que sucede en Vivir afuera los cdigos

PAGE 83

76 culturales y los hbitos de consumo, no funcionan aqu para marcar las coinc idencias entre las partes que conforman el todo. Tampoco funcionan como en La experiencia sensible en la que stos se mostraban como resultados de la continuidad de un proceso que tuvo lugar desde la ltima dictadura hasta fines de los noventa. En En otro orden de cosas los cdigos culturales y los hbitos de consumo aparecen como instrumentos del proceso de transformacin de la sociedad argentina durante la ltima dictadura militar. Por eso, de las tres novelas, es la que tiene una estructura ms lineal, a travs de la cual es posible trazar de un modo constante, la interaccin de los cdigos culturales y hbitos de consumo con los efectos de la poltica represiva, pero tambin como instrumentos de la misma. La novela muestra que, al tratarse de elementos de la vida cultural se obtura la identificacin inmediata de stos como herramientas y resultados del desarme y derrota poltica de una generacin. Por eso, es necesaria la memoria, y el recorrido por ese tramo de vida de un sujeto nico, porque en ese re corrido y en ese sujeto est el retumbar del conjunto de convenciones que conformaron su identidad. Algo de esto adelanta el autor narrador antes de comenzar con la narracin de la historia de el: Sea una novela, un relato o un mero equvoco literario, la crnica que sigue sigue durante doce aos una penosa biografa, construida con la mezcla arbitraria de la biografa del autor, de otras que conoci y la del propio personaje (10). En esta novela, los cdigos culturales y hbitos de consumo, ya no apa recen como marcas de cosmticos, autos, cigarrillos, ropa, etc., sino que tienen otro tono al estar estrechamente vinculados a la poltica. Los cdigos culturales y los hbitos de consumo en las dos novelas anteriores aparecen en una sociedad fragmentada, como en Vivir afuera y en una sociedad en proceso de quiebre de sus vnculos de solidaridad social,

PAGE 84

77 como en La experiencia sensible Por el contrario, en En otro orden de cosas los cdigos culturales y los hbitos de consumo aparecen en medio de una socie dad altamente politizada en la que se confunden con las identidades polticas y el retumbar de esa sociedad altamente politizada. Hacia 1972, el personaje principal se pregunta qu tipo de afecto lo une a la mujer con la que pasa sus das encerrado en un d epartamento de Buenos Aires a la espera de las nuevas actividades que le mandara la organizacin. Compartir el modo de fumar, las preguntas, los pequeos movimientos cotidianos, entraa lo irracional de ese vnculo por el que se pregunta, y que al analizar en retrospectiva su vida, llega a equiparar con la irracionalidad con la cual explicara el hecho de que algunos de sus ex compaeros militantes se hubieran pasado a las filas de los servicios a partir de 1976. Una amalgama de ruidos compone el retumba r que el protagonista encuentra en cada punto de la ciudad en el que fija su mirada, su pensamiento: El peronismo, su interminable pero, su brbara amalgama de ruidos que por un instante brotan de un fondo gris para abultarse y titilar por otro instante tambin tuvo mucho que ver (17). Esa confusa amalgama, ese retumbar con efectos polticos, era el conjunto de convenciones que componan su identidad. Con la poltica represiva de la dictadura, el retumbar se transforma en silencio, contra el silenci o de la ciudad solo se oira el ruido del viento (37), y la identidad, esa amalgama por momentos confusa, se disuelve, se transforma en otra cosa, en lo que el proceso ha hecho de ella. Los cdigos culturales y los hbitos de consumo aparecen como los in strumentos del proceso, y tambin como sus efectos. Por eso en esta novela lo que importa ya no es tanto las coincidencias sino el principio y el final del la transformacin social, poltica, econmica

PAGE 85

78 y cultural a la que abren paso. La transformacin de l a identidad es parte de esas transformaciones: Ni el peronismo, ni el enervante pero de aquella espera de diecisiete aos. Porque era su propia vida ese gran pero, o porque su vida se haba vuelto una insistente disyuncin que titilaba y se abultaba po r un momento, y despus ascenda para dejarse flotar en la papa viscosa indiregirble de un orden aparente compuesto de rdenes, marchas y sacudones que acompaaban su flotar en la trama vidriosa donde volva a enredarse con ella como un punto final de to do. Punto de origen de ninguna cosa. (18) La identidad es, entonces, ese retumbar: Un retumbar: ellos estaban retumbando en la memoria. Eran memoria: se escuchaban. La bomba, el bombo, baba envolvente que despertaba a su llamado (39). En el contexto en el que la identidad individual se funde con la identidad colectiva, con el retumbar de la ciudad, la propaganda que incentiva el consumo puede esconder otros mensajes, o puede ser leda no solamente del modo sumiso que empuja al consumo compulsivo, como e l de Mirtha Romano. Para l al llegar al piso alto de la torre redonda, encontr un sobre con publicidad de una peletera, y al abrirlo reconoci en los ttulos del anuncio las claves del cifradoUn texto sobre las ventajas de comprar pieles durante el v erano para anticiparse a la moda de la temporada revel que la direccin le conceda una quincena librey que los compaeros de la cspide le deseaban un descanso revolucionario (47). Poder descifrar implica el desarrollo y entrenamiento de un cierto tipo de saber. Cuando ese saber es aniquilado, lo que queda es hacer caso omiso al mensaje que dice qu comprar. De este modo, al igual que en La experiencia sensible se traza una relacin inversamente proporcional entre saber y poder, y una relacin directame nte proporcional entre consumo y poder. En una sociedad altamente politizada la disputa por los espacios de poder por parte de distintos grupos, no permite que estas relaciones se establezcan de ese modo. Por eso, quebrar la

PAGE 86

79 percepcin que de la sociedad c omo un todo tienen sus miembros era uno de los objetivos, porque en ese momento, hacia 1974, para los miembros de la sociedad: la revolucin era un trabajo de las manos y el sentimiento de la totalidad era una experiencia familiar, tibia y nocturna, que se confunda con la afectuosa embriaguez del vino casero (49). Los cdigos culturales y los hbitos de consumo, como prcticas sociales, tenan lugar en otros espacios. El shopping que aparece como espacio de consumo diseado como lugar de entretenimie nto tanto en Vivir afuera como en La experiencia sensible en esta novela es precedido por la plaza: Las plazas se inundaban de gente. La revolucin flotaba en el viento y con una bocanada de aire puro de la plaza senta el pecho henchido por todo el retu mbar de vida unsona (50). El sentimiento de hacer la Historia se disuelve bajo la poltica represiva y la ruptura de los vnculos de solidaridad social. La militancia es para l un recuerdo en sepia, una imagen del pasado opacada por la necesidad de sobrevivir del presente. An as, l no pierde la percepcin de las cosas, de los objetos, del consumo de todo, de su tiempo, que comienzan a hacerlo a l: Por entonces, ya estaba convencido de que la mquina no era solo un instrumento de trabajo suyo so bre la obra, sino tambin el instrumento de un trabajo que la obra vena realizando sobre l, sobre s (94). A medida que el tiempo pasa, el silencio lo invade todo, hasta la capacidad de recordar, de fijar un punto en la memoria y de fijar la mirada en el presente. Es lo que reconoce en aquellos ex compaeros que, como l, han comenzado un proceso de adaptacin, el mismo que Romano reconoce con naturalidad en sus hijos y en la niera. El Pelado, el ex compaero, usa las mismas palabras de Critti para e xpresar el

PAGE 87

80 desplazamiento de la poltica por el consumo, para dar idea de que cuando la poltica retorne, sera un simulacro de poltica: Vos imaginate si un da llega a empezar de nuevo la poltica lo que podemos llegar a hacer! Cualquier repartici n oficial que viene, te compra veinte unidades y te salva un ao de trabajo / Pero, deca, hay que esperar: son cosas que llevan tiempo (119). Esperar el tiempo necesario para desarrollar cdigos culturales y hbitos de consumo adecuados a una creati vidad estratgica desde el mbito intelectual que responda a los intereses de rentabilidad de inversin en el pas. Este es el proceso en el cual l participa como un intelectual, en el diseo de polticas culturales que atiendan los intereses corporativo s de los grandes grupos econmicos que promueven infinitas cosas en disponibilidad. Ms de las calculables. Y se renuevan permanentemente y a una velocidad mayor que la esperada (125). El, como intelectual en el diseo de proyectos culturales auspicia dos por capitales europeos y norteamericanos, entiende que la cultura comenzaba a aparecen como un insumo necesario para llevar a cabo otros proyectos comerciales. El orden poltico quebrado con la represin, era visto como un caos amenzante desde los grup os de poder. Una vez quebrado ese orden, a travs de los productos de los proyectos culturales se impona el orden propicio para implementar las polticas pblicas que garantizaran los proyectos econmicos: un prrafo del resumen que enviaron a Espaad eca que la diferencia entre la cultura y los sindicatos era que estos abusaban del orden para imponer el caos, mientras que el arte y los espectculos usan el caos para producir un orden. Lo ms importante, acordaban todos, era que las cosas no se escapar an de las manos (161). De este modo, los cdigos culturales y la descripcin de los hbitos de consumo tienen una presencia predominante en dos de las estrategias que el autor despliega: en el

PAGE 88

81 registro minucioso de datos y percepciones de los personajes y en la ubicacin en el tiempo y la identificacin de objetos y hbitos de consumo. En el primer caso, como se ha mencionado antes, no se trata exclusivamente de coincidencias entre los personajes, que dan cuenta del modo en que las partes se encuentran en el todo, sino de la descripcin de un proceso desde principio a fin en el que la coincidencia es que cdigos culturales y hbitos de consumo son resultados y herramientas al mismo tiempo. En el segundo caso, cdigos y hbitos tienen una referencialidad espacio temporal directa, por lo que la identificacin no se dirige al trazado de una identidad colectiva que se disuelve. Se dirige ms bien a la lgica de esa disolucin, a travs de la identificacin de cdigos y hbitos como herramientas del proceso d e despolitizacin de la sociedad. Uno de los procedimientos de construccin del relato presente en todas las estrategias narrativas empleadas por el autor en esta novela es la descripcin minuciosa. Este procedimiento tiene gran importancia en esta novela porque se trata de la narracin del perodo de vida de un personaje, l, que va desde 1971 hasta 1982. La narracin biogrfica del personaje da cuenta del modo en el que se ha adaptado a las condiciones impuestas por los cambios polticos y sociales de la Argentina de la dcada del setenta y principios de los ochenta. La descripcin minuciosa de datos y percepciones que l tiene permiten trazar el modo en que su identidad se vio quebrada por la poltica represiva de la dictadura, as como el modo en qu e se recompone en medio de las imperceptibles polticas culturales. Coincidentemente, estas polticas estaban orientadas por los mismos objetivos para los cuales la represin represent un alivio en su momento. Describir con minuciosidad la poltica de los grupos econmicos vinculados a capitales extranjeros se hace imprescindible dentro de la novela, para entender la forma

PAGE 89

82 en que la poltica que requera del saber hacer poltica de las dcadas anteriores, requiere desde fines de los ochenta del saber planificar la cultura. Calles vacas y un viento sonoro es lo que el protagonista percibe en 1975 cuando decide abandonar su actividad militante. La represin ha impuesto el silencio y la vigilancia. Sin embargo, hay actividades que aumentan su intensid ad, como el sector de la construccin. El personaje, que se emplea en una compaa constructora que realiza autopistas, comienza a experimentar esa intensidad que lo llevar a otros saberes: Tres ingenieros, diez tcnicos, un empleado de capacitacin, las mucamas, el personal de la cocina y los choferes de la combi conviviran con ellos durante todo el adiestramiento. Un psiclogo, un mdico y los representantes de la fbrica de mquinas los visitaban casi todos los das (66). El narrador confirma esa p ercepcin: Por entonces, ya estaba convencido de que la mquina no era solo un instrumento de trabajo suyo sobre la obra, sino tambin el instrumento de un trabajo que la obra vena realizando sobre l, sobre s (94). Hacia 1978, la percepcin de que la obra estaba realizando un trabajo sobre l, la tiene directamente desde los sectores que invertan en la Argentina, a la espera de que la poltica retornara bajo otras formas: Al directorio le haba prometido una ceremonia de inauguracin simultnea del centenar de piedras, en la que autoridades del gobierno, diplomticos y figuras pblicas concurrentes quedaban comprometidas [] Los viejos se entusiasmaron con la idea: el fin de la obra estaba previsto para fines de 1983, tenan mucho tiempo por delante y, mientras tanto, el proyecto de paisajes y parquizacin servira para distraer la atencin o, como decan los masnicos, para enquilombar ms las cosas. (105) Otras formas de hacer poltica bajo la democracia. Formas distintas a las que, a travs de la descripcin minuciosa, se describen y permiten la ubicacin e identificacin de hbitos de consumo vigentes hasta mediados de la dcada del setenta. El consumo en el contexto

PAGE 90

83 de una sociedad altamente politizada, como la sociedad argentina de la dcada del setenta, adquiere otras connotaciones. Fumar, beber, viajar, tienen otros sentidos: Se multiplicaban las instrucciones: sala uno de bigotitos y campera azul que haba sealado un punto muy lejano en el mapa, llegaba otro de bigotitos trayndole las l laves de un Polara con una cita para esa misma tarde redactada en la clave de la oficialidad y al salir se cruzaba con dos chicas de jeans que lo reclamaban para apoyar a un piquete de emergencia (43). La sucesin de aos que arranca en 1971 y llega a 19 82 es una sucesin de detalles. Desde las actividades clandestinas de la militancia hasta las actividades laborales y sociales del personaje en su rol de planificador de polticas culturales al servicio de una consultora y de los grupos inversores extranje ros. Los fragmentos de la totalidad que se resituyen en la sucesin de detalles ponen de manifiesto un aspecto poltico central de la dictadura: el que tiene como objetivo un cambio cultural y social orientado hacia el consumo. La restitucin se produce en el orden de lo temporal, puesto que cada ao que se sucede, cada descripcin minuciosa, repone los eslabones consecutivos de una cierta estrategia poltica y econmica, y sus consecuencias sociales y culturales. El desplazamiento de lo poltico hacia la c ultura, y de la cultura hacia el consumo, se pone de manifiesto: Es evidente, le dijo al de Sistemas, que los gallegos tenan su parte de razn. El nunca habra imaginado que los viejos se entusiasmaran tanto con un proyecto sin ms promesa que nuevos ga stos para dar una vaga satisfaccin a los inversores. Deba haber algo en la cultura, quiz el enigma de tanta gente haciendo tantas cosas intiles a cambio de nada (157). Esta descripcin ya revela, hacia el final de la novela, en qu lo ha convertido l a obra a l. Es posible trazar una identidad individual, la de el como

PAGE 91

84 personaje, pero tambin es posible trazar una identidad colectiva. El, sin nombre, es lo que la mquina cultural a la que abre paso la dictadura, ha hecho de la mayora de los mie mbros de la sociedad. La cultura ordena y dentro de la diversidad (cultural) puede imponer un orden poltico de simulacro sin mucha diferenciacin poltica concreta. La cultura es un instrumento que allana el camino para la obtencin de rditos comerciales : El informe est sealando los folletos que de hoy en adelante debemos leer. Llaman a la carpeta Proyecto Cultural: esto no quiere decir que la cultura sea nuestro nuevo negocio, sino que ser un insumo indispensable para nuestro negocio (149). La po sibilidad de trazar una identidad ms all de la del personaje, al igual que las otras tres estrategias narrativas, se despliega utilizando versiones ligadas a lo verosmil. Desde los relatos que dan cuenta de la clandestinidad del personaje en el momento de su militancia, de los encuentros con ex compaeros de militancia, hasta los que cuentan su vida social y amorosa. Minuciosamente el narrador cuenta los avatares de los militares cuando la poltica represiva ya era un problema en el exterior para los sec tores de poder econmico: Ya no se oa comentar secuestros de revolucionarios, pero en el Estado creca el malhumor contra los que empezaban a desertar de sus filas [] haban precipitado la quiebra de un banco porque el dueo haba cambiado de bando en l as disputas entre sectores. Las aventuras del Almirante, intentando lanzar su propio partido poltico [] enervaban al ejrcito y a la aeronutica, donde no vean la necesidad de algo que, para ellos, era un retroceso en la historia. (152) Los hbitos po lticos de los sectores de poder son las estrategias cambiantes que van implementando esos sectores de poder para no perderlo. Desde otro lugar equidistante a ese poder, el Pelado, un ex compaero de la militancia, se ocupa de la compra venta de autos, que espera se fortalezca cuando retorne la democracia y pueda hacer negocios con las reparticiones pblicas. As, se restituye un todo que va desde las actividades de ex

PAGE 92

85 revolucionarios que se beneficiaran del amparo que la corrupcin brindar a diversos sect ores durante el auge del neoliberalismo, hasta la vida del propio personaje que encuentra cierta paz, esa lnea correcta en el amor de una mujer ms joven y en un hijo. Las versiones ligadas a lo verosmil permiten trazar as una identidad individual, la del personaje y la de aquellos que, a pesar de no haber sido desarrollados, en la historia contada, con la intensidad de el, al aparecer cercanos a lo verosmil, a lo que el lector puede rastrear en su memoria, son tambin identificables. La narracin lineal en vez de la utilizacin de fragmentos es el procedimiento de construccin del relato que caracteriza la intencionalidad de restitucin de los fragmentos de la totalidad. Por eso se trata de una narracin minuciosa que abarca un perodo determinado de la vida del personaje sin saltearse etapas. La linealidad en la narracin coincide con la linealidad temporal de los acontecimientos que conforman la narracin. Esto permite que en el todo que se narra, se pueda observar la lgica del proceso que opera en l a partir de 1975, cuando abandona la militancia. Aunque se trata de una narracin lineal, sin fragmentos de otras historias ni otras voces narrativas, s existen rupturas y continuidades, las cuales estn marcadas por la descripcin del modo en qu e l ha ido transformandose. Los niveles del habla es un procedimiento de construccin del relato que est directamente vinculado con la estrategia narrativa que posibilita trazar una identidad hacia el final de la novela. Los cambios polticos, sociales y culturales han impuesto otras formas de representacin: Record 1973 y los famosos retiros de revisin tctica tan parecidos a lo que en las corporaciones ahora llamaban jornadas de reflexin estratgica (140). Nuevos trminos se imponen al persona je en el proceso en que su identidad se va adaptando a las condiciones impuestas, pero que l ya comienza a

PAGE 93

86 reconocer como propias: Gallegos de mierda: no poda desprenderse del ritmo de los textos de aquella carpeta: ms opciones, ms velozmente renovada s. Nuevos, ms y mayores desafos para la creatividad estratgica. Las frases se referan a lo que algn prrafo llamaban la tonalidad de las ltimas dcadas del siglo (141). Un nuevo tono de poca que indica otras estrategias, como operar sobre las re presentaciones: una alternancia de poder civil entre dos partidos fuertes y una constelacin de grupos representativos de las preferencias y necesidades de las minoras. Ya haban empezado a presionar para que la agenda del proyecto cultural diese lugar a un seminario, a un coloquio o a algo, decan dedicado a la representacin (185). As, nuevas expresiones comienzan a tener lugar, expresiones que, desde el mbito extraliterario de la dcada de los noventa, son comunes en el habla de las compaas, en las academias educativas, en los medios de comunicacin masiva y entre los intelectuales. Las nuevas expresiones indican el aparente democrtico reemplazo de la violencia poltica por la democracia representativa: Subray la palabra persuaden porque se repeta varias veces en la carpeta. Pens que en la televisin espaola, o en algn seminario de ciencias polticas para inversores y ejecutivos, alguien habra iniciado la moda de usar el trmino. A veces persuadir sustitua al verbo convencer, otr as a la funcin de orientar a los dems, y algunas a obligar a pensar (126).

PAGE 94

87 Recapitulando En esta seccin se presentarn las conclusiones del anlisis previo. Para ello se intentar dar respuesta a la pregunta formulada al inicio de este ca ptulo: En qu consiste y cmo funciona el cambio narrativo en las tres novelas analizadas?. Para responder esta pregunta se ha analizado el modo en que se combinan y funcionan distintos procedimientos de construccin del relato en cada una de las estrate gias narrativas que se despliegan en las tres novelas. Cuatro son las estrategias narrativas desplegadas en cada una de las novelas: el registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entre los relatos de distintos personajes de una misma novela; la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos de consumo cultural, es decir, la identificacin de hbitos; la clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad; y la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa, resultado de la eliminacin de los enigmas planteados por la alusin. El modo en que cada una de estas estrategias narrativas se despliega al interior de las novelas est determinado por la seleccin y combinacin de ciertos procedim ientos de construccin del relato. Como ya se mencionara en el primer captulo, las estrategias narrativas son modalidades y convenciones que un autor utiliza en la construccin de la obra. Estas modalidades indican la relacin de correspondencia o no entr e el mundo simblico literario, es decir, el referente interno, y el referente externo. La correspondencia o no entre ambos referentes est dada por el conjunto de convenciones por el cual se construyen y relacionan las secuencias de preposiciones de un re lato, es decir, por el modo en que se organiza un cierto sistema literario. Cuando se

PAGE 95

88 advierte que hay un cambio en las estrategias narrativas, en realidad no se habla de la invencin de nuevas convenciones. Por el contrario, no hay invencin, sino una sel eccin y combinacin distinta de las convenciones en la construccin y modo de relacionar las secuencias de proposiciones de un relato. Es decir, cuando se habla de cambios en la modalidad narrativa, se habla de cambios al nivel de los procedimientos de co nstruccin del relato. En el anlisis realizado en la seccin Variaciones de este captulo se ha trabajado con los procedimientos de construccin del relato ms frecuentes en las novelas de Fogwill, los cuales definen su estilo literario. Tambin se ha trabajado con ellos puesto que algunos incluso son utilizados, de modo diferente, en las estrategias narrativas alusivas del sistema literario anterior a mediados de los noventa. Los procedimientos de construccin del relato combinados de forma variable en las estrategias narrativas utilizadas en las tres novelas son: el relato dentro del relato; la mezcla de estilos o niveles de expresin verbal; el empleo de versiones ligadas a un verosmil; la narracin fragmentada; la descripcin minuciosa; y el uso abu ndante de cdigos culturales. La combinacin de los procedimientos de construccin del relato no es la misma para cada una de las estrategias narrativas en cada una de las novelas. Las combinaciones son distintas a lo largo de las estrategias de una misma novela, as como son distintas en cada una de las novelas. En Vivir afuera se da una combinacin de procedimientos de construccin del relato en la que se observa una preponderancia del uso de cdigos culturales, del relato dentro del relato y de la narra cin fragmentada. El registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entre distintos personajes de una misma

PAGE 96

89 novela, es una estrategia que se despliega a travs del uso abundantes de cdigos culturales, del relato dentro del relato y del empleo de versiones ligadas a lo verosmil. En esta estrategia se observa que estos procedimientos de construccin del relato establecen los puntos de contacto en los cuales los personajes coinciden. Estos puntos de contacto conforman el conju nto de precepciones que los personajes tienen sobre la realidad en la que viven, que es el universo simblico de la novela. La ubicacin en el tiempo y la identificacin objetos y hbitos de consumo, es una estrategia narrativa fundamentalmente apoyada en los cdigos culturales y en las versiones ligadas a lo verosmil. Esto permite una clara referencialidad espacio temporal en el horizonte ideolgico proyectado por la novela, es decir, la dcada de los noventa. A partir de esta referencialidad espacio temp oral es posible identificar las partes dentro de un todo. Con esto tiene que ver la tercera de las estrategias narrativas, la clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad. En este caso, la narracin fragmentada, el relato dentro del relato, y el empleo de versiones ligadas a lo verosmil son los procedimientos de construccin del relato que caracterizan a esta estrategia narrativa. A travs de estos es posible ubicar las percepciones de cada uno de los personajes, diferenciarlas, pero tambin, a partir de los puntos de contacto entre los diversos relatos, es posible ubicarlos dentro del todo. As como es factible ubicar las partes dentro del todo, la posibilidad de observar a cada una de ellas de modo aislado, pero tomando en cuenta las conexiones entre s, es posible trazar una cierta caractarizacin del todo que las contiene. La posibilidad de trazar una identidad es la cuarta estrategia, y se despliega a lo largo de la novela a travs de la mezcla de distintos niveles verbales, el uso de cdigos culturales, y las versiones ligadas a lo verosmil. El trazado de una identidad es posible por la lectura

PAGE 97

90 directa que se propone a travs de la combinacin de estos tres procedimientos, que hacen que alusiones e instancias de desciframientos tengan una pr esencia casi nula. Sin embargo, es importante sealar que no se trata de una lectura de un texto mimtico, sino, por el contrario, la posibilidad de trazar una identidad es resultado del ejercicio de conexin entre las partes del todo, y a la vez, del arma do del todo a partir de las partes. En el caso de La experiencia sensible el registro minucioso de datos y percepciones est desplegado principalmente por el empleo de versiones ligadas a lo verosmil. Esto permite establecer claramente los puntos de con tacto de un proceso en el tiempo. Se trata del proceso que da lugar al reemplazo de la poltica por el consumo. Por eso, en la segunda estrategia, la ubicacin en el tiempo y la identificacin de cdigos y hbitos de consumo, la descripcin minuciosa, y el uso de cdigos culturales se suman al empleo de versiones ligadas a lo verosmil. Por medio de estos procedimientos de construccin del relato es posible visualizar en la novela las lneas de continuidad y de ruptura entre un pasado marcado por la dictadu ra militar, y un presente signado por las polticas signadas por el consumo y la espectacularidad. La clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad, tambin est basada en el empleo de versiones ligadas a lo verosmil y al uso de cdigos cultural es, as como otra de las estrategias, la posibilidad de trazar una identidad. En el primer caso se trata fundamentalmente de una conexin temtica entre la historia narrada, y las versiones verosmiles de otra informacin proporcionada por el narrador. Est o permite que la restitucin tenga un carcter explicativo. Explicar la persistencia del pasado en el presente, y la visualizacin del presente como apenas un gesto en el pasado. En el segundo caso, los cdigos culturales

PAGE 98

91 son los que propician la identific acin entre pasado y presente, en el primero como un gesto, en el segundo, como algo ya instalado. En En otro orden de cosas la descripcin minuciosa, el empleo de versiones ligadas a lo verosmil, y el uso de cdigos culturales, son tres procedimientos de construccin del relato que dan lugar al despliegue del registro minucioso de datos y percepciones de los personajes. A travs de estos procedimientos en el registro de datos y percepciones se captan las transformaciones en la identidad del personaje. L as transformaciones son resultado de un determinado accionar poltico, econmico, social y cultural que sobrepasa la voluntad del personaje. Es posible observar el modo en que su voluntad ha sido imperceptiblemente doblegada. En este sentido, las versiones ligadas a lo verosmil, la descripcin minuciosa, y los cdigos culturales son procedimientos de construccin del relato en los que se apoya la ubicacin en el tiempo y la identificacin de los objetos y hbitos de consumo, puesto que lo que se ha transfo rmado es tanto en contexto como el contenido de esos hbitos. El recorrido espacio temporal de esa transformacin en el conjunto de hbitos da cuenta de la transformacin en las convenciones que definen la identidad. Por esta razn, la intencionalidad de r estituir se apoya en una narracin de tipo lineal en vez de en una fragmentada, en el empleo de versiones ligadas a lo verosmil, y en la descripcin minuciosa. Tambin esta ltima, junto con las versiones ligadas a lo verosmil, y a la mezcla de niveles v erbales, permite la posibilidad de trazado de una identidad, que a diferencia de las otras dos novelas, no reconoce la autonoma que del todo tienen las partes, ni localiza las continuidades y rupturas solamente en el proceso social, cultural, poltico y e conmico en el que se

PAGE 99

92 encuentran los personajes, sino que las incorpora al proceso mismo de conformacin de la identidad. Se observa de este modo que las distintas formas de combinacin entre los procedimientos de construccin del relato, es lo que caract eriza y especifica a las estrategias narrativas en cada una de las novelas. A lo largo de este captulo se ha demostrado que es el conjunto de estas especificidades lo que constituye el cambio en la modalidad narrativa en estas tres novelas. Se trata de un tipo de narrativa en la que, en cada una de sus instancias de construccin interna de la novela, se eliminan las posibilidades de un lenguaje literario alusivo y de un mundo simblico sin referencias espacio temporales claras para el lector. Tambin se ha demostrado que la narrativa de estas tres novelas no es mimtica, sino que implica ejercicios de desciframiento y conexin pero no ya de un mundo simblico colmado de alusiones. Por ltimo, a partir de las diferenciaciones en las estrategias narrativas en cada una de las novelas, de su especificidad, se prepara el terreno para el prximo captulo en el que, tanto la especificidad de stas, como por sus rasgos comunes, se analizarn las formas narrativas a travs de las cuales se despliegan.

PAGE 100

93 CHAPTER 4 RASGOS DE UNA APUEST A REALISTA Haca aos que no lea novelas. Algunos de sus compaeros de colegio y otros que conoci en el 73 podran ser considerados intelectuales. Escriban notas y artculos. Uno haba publicado un libro. Las pocas veces qu e los encontr en los ltimos aos, hablaban con entusiasmo de becas y bibliotecas y de libros y de cursos o seminarios que se proponan integrar o dictar [] l no sera un intelectual. Tema de alguna manera al abismo cavado durante una dcada de ocupars e de otras cosas entre su vida y las de los que empezaba a identificar como intelectuales. Sera infranqueable, eso?. (Fogwill, En otro orden de cosas 145) En el captulo anterior se demostr que la seleccin y combinacin de procedimientos de construc cin del relato es un factor determinante en el carcter que tienen las estrategias narrativas que se despliegan en Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y En otro orden de cosas (2001). Se ha demostrado que en cada una de las estrategias nar rativas los procedimientos de construccin del relato se encuentran presentes con distinto peso y bajo combinaciones diversas. De ese modo, es posible entender el funcionamiento que cada uno de ellos tiene en la caracterizacin de las estrategias narrativa s que se despliegan en las novelas. Al caracterizar a las estrategias narrativas de acuerdo a la combinacin de procedimientos de construccin del relato se logr demostrar que cada una de ellas tiene un efecto distinto sobre las novelas. As, a partir de la diferenciacin de los rasgos, se pudo observar en detalle que, por ejemplo, el uso de versiones ligadas a lo verosmil tiene un peso diferente en cada una de las estrategias narrativas que se despliegan en cada novela. Por ejemplo, en Vivir afuera y En otro orden de coas las versiones ligadas a lo verosmil estn presentes en el registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entre los relatos

PAGE 101

94 de distintos personajes, en la ubicacin en el tiempo y la identificacin de hbi tos y objetos de consumo cultural, en la intencin de restituir fragmentos de la totalidad, y en la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa. Sin embargo, al estar combinadas de modo diferente con los otros procedimientos de cons truccin del relato, el efecto del empleo de versiones ligadas a lo verosmil tiene distintos efectos en ambas novelas. En la primera, las versiones ligadas a lo verosmil sirven para trazar las conexiones que tienen las partes con el todo, es decir, la co nexin entre los distintos relatos de los personajes. Esto permite trazar una identidad que va desde lo individual, las partes, hacia lo colectivo, el todo, sin perder el carcter fragmentario que tiene ese colectivo. En el caso de En otro orden de cosas las versiones ligadas a lo verosmil permiten trazar una identidad que va ms all del personaje. Al describir fragmentos de la vida de ste apelando a hechos verosmiles, como la clandestinidad del personaje durante su militancia, los encuentros con excom paeros, y las caractersticas de su vida social y amorosa, en relacin al efecto pblico exterior de la poltica represiva de la dictadura militar, traza un horizonte en el cual la identidad del personaje se funde con la Historia. De este modo permite tra zar el recorrido de la transformacin de una identidad individual con versiones extraliterarias que el lector puede rastrear en su memoria. Para sealar el modo en que las distintas combinaciones de los procedimientos de construccin del relato caracteri zan y especifican a las estrategias narrativas en cada una de las novelas se han elegido, a modo de ejemplo de lo analizado en el captulo anterior, dos novelas que se ubican en polos opuestos. En la primera hay una relacin entre la identidad del todo y l as partes que no deja de tener presente el carcter fragmentario de esa totalidad y la individualidad de las partes. Por el contrario, en la segunda se trata de

PAGE 102

95 una relacin entre la identidad del todo y la de un individuo en la que el proceso de transform acin de la identidad individual tiene vnculos de continuidad y ruptura con la identidad del todo. Si en el captulo anterior se han analizado las especificidades de las estrategias narrativas como resultado de la combinacin de los procedimientos de co nstruccin del relato, en este captulo se analizar, por el contrario, el patrn comn que las estrategias narrativas comparten. Esto permitir analizar el modo en que las estrategias narrativas se despliegan a travs de tres formas narrativas centrales: la voz narrativa, los personajes y la estructura. Ya en el captulo precedente se ha sealado que la narrativa desplegada en estas tres novelas conforma un cambio en la modalidad narrativa respecto de la predominante en el modelo literario anterior. Esto e s as porque en cada una de las instancias de la construccin interna de la novela se han eliminado las posibilidades de un lenguaje literario alusivo y de un mundo literario simblico sin referencias espacio temporales para el lector. Esto no es resultado de un ejercicio mimtico de escritura, sino todo lo contrario, es resultado de un conjunto de operaciones en la construccin narrativa en las cuales existe una propuesta de ejercicio de lectura diferente a la planteada por el modelo literario anterior. El objetivo de este captulo es analizar las formas narrativas a travs de las cuales se despliegan las estrategias narrativas en las novelas. Para esto se partir del patrn comn que comparten las estrategias narrativas que permite que en cada una de las formas narrativas se despliegue una, o dos, estrategias especficas, imprimiendo un sello particular a las voces narrativas, los personajes y la estructura de cada una de las novelas. Con este propsito el captulo se halla dividido en cuatro secciones. L a primera seccin,

PAGE 103

96 El yollar de las voces, consiste en un anlisis de las voces narrativas. Para esto se sigue el planteo de Gerard Genette, quien propone un anlisis de la situacin narrativa a partir de la referencia espacio temporal de las relaciones entre los enunciados. En Confederacin de yoes, segunda seccin, se analizarn los personajes siguiendo un esquema de caracterizacin y funciones de los mismos que toma elementos tericos diversos, desde Todorov a Voloshinov. La tercera seccin, Puntos, rectas, curvas, y perspectivas, se ocupa de la estructura de la narracin, para lo cual se ha partido de la definicin del trmino propuesta por Seymour Chatman. Por ltimo, en la seccin Recapitulando, se presentan las conclusiones del captulo, como resultado del anlisis de las tres secciones en conjunto. El yollar de las voces Como se mencion en la introduccin, el anlisis de la voz narrativa se basa en la propuesta de Gerard Genette, quien seala la importancia de la referencia espacio temporal, el aqu y ahora, en las relaciones entre los enunciados que conforman un relato. De este modo, el anlisis de la voz narrativa es el anlisis de la situacin de la narracin, ya que tiene en cuenta las relaciones entre el acto narrativo, los personajes, l as determinaciones o referencias espacio temporales y las relaciones con otras situaciones narrativas. Al tomar en cuenta estos factores que conforman la situacin de la narracin, el anlisis de la voz narrativa consiste en un anlisis de los elementos in volucrados en esa situacin. De acuerdo a Genette, esos elementos son: el tiempo de la narracin, el nivel narrativo y la persona. En los captulos anteriores se ha sealado que la seleccin y modo particular de combinacin de los procedimientos de const ruccin del relato caracterizan a las estrategias narrativas que se despliegan en la novela a travs de la voz narrativa, los

PAGE 104

97 personajes y la estructura. A su vez, si el anlisis de la voz narrativa es un anlisis de los elementos que conforman la situaci n de la narracin, cada uno de estos elementos va a estar caracterizado por la especificidad de las estrategias narrativas. En el captulo anterior se observ que tal especificidad es resultado del peso de un determinado procedimiento de construccin del r elato en una estrategia narrativa, y de su combinacin con otros procedimientos de construccin del relato. En el caso de las formas narrativas, importa no solamente el sello que tal especificidad pueda proveer a las voces, personajes y estructuras, sino t ambin el rasgo comn que las estrategias comparten en cada una de las formas narrativas para cada una de las novelas, lo cual otorga la posibilidad de trazar el estilo del autor, de su propuesta literaria y del tipo de lectura que requiere. De acuerdo a lo anterior, al analizar la voz narrativa en Vivir afuera es posible decir que esta es una novela en la cual la relacin entre el todo y las partes, su rasgo ms caracterstico, est dada por el uso intercalado de tiempos de narracin distintos. El tipo d e narracin subsecuente, que es el que se da en tiempo pasado y tiene mayor frecuencia en la narrativa, a pesar de que no es distintivo en esta novela, s existe en ella. Por ejemplo, tanto Wolff como el Pichi, Sal, Mariana y Susi, narran historias preced entes al momento de la narracin, las cuales funcionan como antecedentes explicativos de su actitud o de la situacin en la que se encuentran. Este tipo de situacin se combina con la narracin predictiva, narracin que, de acuerdo a Genette, es muy poco f recuente en la narrativa. Sin embargo, en esta novela hay un uso bastante habitual de este tipo de narracin. Por ejemplo, los sueos de Susi son predictivos en relacin a la instancia narrativa inmediatamente o no posterior. No es llamativo que los dos pe rsonajes que al final de la novela se revelan como los informantes del escritor, personaje que aparece

PAGE 105

98 hacia el final de la novela, sean el Pichi y la Susi, en quienes se identifica un tipo de narracin premonitoria. Es el caso de el Pichi, cuando le ent rega a Susi un cassette en el que grab cmo lo persiguen sectores del poder como la polica y agentes de la SIDE. 13 Estos queran apropiarse del negocio de las plantaciones de marihuana en la costanera sur. Este cassette es el que adems tiene las cancione s del Pampa Irala, por el cual Susi, en la casilla al costado de la ruta, lamenta habrselo prestado a Mariana. Este es el cassette que Mariana olvida en la casa de Wolff cuando se va al shopping con Cecilia, a gastar el dinero que les haba regalado Wolff Entre las canciones del Pampa Irala Wolff escucha las conversaciones que tienen el Pichi y Susi antes de cruzarlos en la ruta. As se revela no slo el carcter circular de la historia narrada, sino tambin que la historia que se narra es una historia qu e se repite. De esta historia no hay escapatoria, y de ella alguien ha tomado registro, el escritor que aparece hacia el final de la novela. Por otro lado, los sueos de Susi respecto de la granja evanglica adelantan la situacin que luego Mariana va a re latarle a Wolff. Le contar cmo trabaj para la polica de la provincia hacindose pasar por adicta en rehabilitacin en la granja de los evanglicos y describir la dinmica de stos. Los sueos de Susi son predictivos en relacin a la instancia narrativ a de Mariana, pues adelanta el carcter del comportamientos de los evanglicos, mientras que Mariana narrar su historia en tiempo pasado y con un carcter subsecuente, pues con ello explicar su actitud de odio hacia la polica. Esto pone de manifiesto qu e la situacin de la narracin es muchas veces resultado de la conexin entre distintas situaciones narrativas, las cuales no necesariamente deben ser reportadas por un narrador omnisciente. Las situaciones narrativas, al ser reportadas por distintos perso najes, pone 13 SIDE: Servicio de Inteligencia del Estado.

PAGE 106

99 de relieve el hecho de que en esta novela no es posible trazar una lnea unificadora de todos esos discursos. Otros dos tipos de narracin se dan en esta novela: la narracin simultnea y la interpolada. El primer caso es para Genette el ms sencillo puesto que hay una rigurosa simultaneidad entre la historia y la narracin de la historia. El nfasis puede estar puesto en la historia o en la narracin, pero en ambos casos se da un abundante uso del tiempo presente; pero cuando el nfasis est colocado en la narracin sta adquiere la forma de monlogo interior. En Vivir afuera hay un equilibrio entre ambos tipos de narracin, puesto que entre las narraciones subsecuentes, predictivas y simultneas, es posible encontrar reflexiones a modo de mon logo interior por parte de Sal. Por otro lado, un ejemplo de narracin simultnea ya se encuentra al principio de la novela, en la pgina 23, cuando Susi espera al Pichi y a Mariana en la casilla al costado de la ruta. Tambin, hacia el final de la novel a, la intervencin de las distintas voces narrativas que conforman esta novela se da bajo la forma del dilogo en tiempo presente. Al debilitarse la presencia del narrador omnisciente, la simultaneidad no se da entre la historia narrada y la narracin de l a historia, sino entre la historia que sucede y el acto de lectura de esa historia. De este modo es posible para el lector relacionarse con las partes, conformadas por las voces narrativas, y el todo en el cual esas voces confluyen. El segundo caso, el de la narracin interpolada, se refiere la narracin que se da entre dos momentos en los cuales una accin de la historia tiene lugar. En este sentido, como esta es una novela en la cual la voz del narrador omnisciente se va debilitando, la narracin interpol ada no es un tipo de narracin muy frecuente en la novela, salvo al principio en que las diversas historias de Wolff, Mariana, el Pichi, Susi y Sal, son introducidas a la narracin.

PAGE 107

100 El segundo elemento de importancia para analizar las voces narrativas es el nivel narrativo. De acuerdo a las descripciones que hace Genette (228), hay un nivel narrativo superior, el nivel diegtico, que se refiere a cualquier accin o hecho narrado. Tambin hay nivel narrativo inferior que se refiere al momento o acto de nar racin del evento. Existen cuatro tipos de relacin entre estos dos niveles narrativos: directa; indirecta; sin relacin; y metalepsis. 14 De estos tipos de relacin solo los dos primeros y el ltimo se encuentran presentes en la novela. Vivir afuera es una novela en la que se da una interpolacin entre una voz narrativa dbil en tercera persona y las voces de los personajes. Esto hace parecer a la novela como una interconexin de distintas narraciones que se vinculan por el carcter explicativo que unas tie nen de otras, por la relacin temtica, y por la doble temporalidad. En el primer caso, relacin directa, las narraciones en tercera persona, as como las de los personajes, tienen una referencialidad espacio temporal que explica la causalidad entre los he chos o acciones de la historia. As se explica la actitud de Mariana cuando se encuentra con Wolff. Se sabe que va a hacer tiempo al caf Dandy antes de ir a la consulta de control al hospital en el que la atiende Sal. Ella regresa de pasar la noche con u nos policas, y lleva en el walkman el cassette de Susi. En este se encuentran las canciones del Pampa Irala y las indicaciones que a Susi le ha dado el Pichi por si le pasa algo. Otra relacin de causalidad es la que se establece entre las conexiones de l Pichi con los dos serenos de la fbrica abandonada y la pregunta de uno de los ex compaeros del Liceo de Wolff en el auto que los traa de regreso de La Plata. La pregunta es sobre el 14 Con el trmino "me talepsis" Genette se refiere al tipo de relacin simultnea entre los dos niveles narrativos, el diegtico y el metadiegtico. La metalepsis indica una doble temporalidad dada por la historia narrada y el acto de narrar la historia (236)

PAGE 108

101 juicio de quiebra de la Textra, la fbrica abandonada, en la cual el Pichi ayud a los serenos a poner en marcha los motores para ver cmo debi haber sido la fbrica funcionando.. (42), puesto que haba quebrado en 1971. A su vez, estos serenos eran los que guardadan fierros y cosas robadas por el Pichi, y son los mismo s a los que en el auto en el que regresa Wolff alguien identifica como los dos serenos a los que el tribunal pagaba desde haca 23 aos. Tambin en el auto, se revela que a los serenos se les pagaba para cuidar las ruinas de la planta alrededor de las cual es haba un negocio de tierras vinculado a la construccin de una autopista. Cuando el tipo de conexin entre las narraciones y los actos narrativos es temtica, se trata de una narracin indirecta, el segundo caso sealado anteriormente. No se trata de u na relacin espacio temporal entre los dos niveles, sino de una relacin de contraste o de analoga. Estas relaciones influencian el nivel diegtico, el de las acciones narradas, pero no lo determinan. Un ejemplo de este tipo de relacin se encuentra en ca si todas las narraciones. Dado que uno de los procedimientos de construccin del relato que ms utiliza el autor en esta novela es el uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo, muchas de las actitudes de consumo de Diana, sus amigas, Cecilia y Mariana, influyen al nivel de la historia narrada porque intensifican el carcter comn de todos los personajes, que es el de consumidores. A su vez, esto se relaciona con la narracin en tercera persona del movimiento de circulacin de visitantes del shopping a travs de las cmaras de seguridad. En este sentido, los contrastes estaran marcados por el hecho de que el narrador cuenta algo que ha llamado la atencin de las cmaras de vigilancia: los cuatro individuos que descienden del Fiat e ingresan a l shopping con rutas precisas, contradicen el rumbo impreciso de quien deambula siguiendo la ruta impuesta por el

PAGE 109

102 deseo de consumo espontneo que mana de las vidrieras y de la lgica arquitectnica del shopping. 15 Este contraste, que en apariencia remarca l a particularidad de los personajes, sirve para resaltar el carcter que en realidad todos comparten: el consumo. Desde el nivel intradiegtico esto es influenciado, por ejemplo, cuando Mariana y Cecilia parten hacia el shopping con el dinero que les ha dad o Wolff, poniendo de relieve que a pesar del carcter heterogneo de las partes, el todo tiene cierta hegemoneidad, la que le otorga la actitud consumidora de los personajes. La ltima relacin es la de la doble temporalidad, en la cual la historia narrad a coincide con el acto de narrar. Esta coincidencia representa un lmite in defiance of verosimilitude aboundary that is precisely the narrating (or the performance) itself: a shifting but sacred frontier between two worlds, the world in which one tell s, the world of which one tells. Whence the uneasiness Borges so well put his finger on: Such inversions suggest that if the characters in a story can be readers or spectators, then we, their readers or spectators, can be fictitious. (Genette 236) El c arcter real que tiene la narracin est dado no slo por la seleccin de los procedimientos de construccin del relato seleccionados y su combinacin, sino tambin por el hecho de que se establece una dinmica entre el todo y las partes que intensifica la verosimilitud de los eventos narrados y la percepcin de que la historia no tiene fin, que evoluciona hacia ningn lado, sino que se repite como dentro de una matriz. 15 Es muy interesan te al respecto lo que plantea Beatriz Sarlo respecto del shopping: "El shopping, si es un buen shopping, responde a un ordenamiento total pero, al mismo tiempo, debe dar una idea de libre recorrido: se trata de la ordenada deriva del mercado. Quienes usan el shopping para entrar, llegar a un punto, comprar y salir inmediatamente, contradicen las funciones de su espacio [...] Es difcil perderse en un shopping precisamente por eso: no est hecho para encontrar un punto, y en consecuencia, en su espacio sin j erarquas, tambin es difcil saber si uno est pedido. El shopping no es un laberinto del que sea preciso buscar una salida; por el contrario [...] El shopping es una cpsula donde, si es posible no encontrar lo que se busca, es completamente imposible pe rderse [...] En el shopping no slo se anula el sentido de orientacin interna sino que desaparece por completo la geografa urbana [...] los shoppings cierran sus muros a las perspectivas exteriores. Como en los casinos de Las Vegas [...] el da y la noch e no se diferencian: el tiempo no pasa o el tiempo que pasa es tambin un tiempo sin cualidades" (17).

PAGE 110

103 En esta novela se reconocen dos posturas narrativas. En la primera se trata de una hi storia compuesta por los relatos de varios personajes, y en la segunda se trata de una historia contada por un narrador dbil que se ubica fuera de la historia. La tenue presencia del narrador indica que la historia ms que ser narrada se narra a s misma con las voces de los distintos personajes. En este sentido, no tiene gran utilidad la distincin entre un narrador heterodiegtico u homodiegtico. Uno de los efectos de la particular caracterizacin de las voces narrativas en esta novela es que el lector debe hacer un ejercicio de desciframiento, no ya de enigmas propuestos a travs de la alusin, sino de un universo simblico que se presenta como una realidad compleja y fragmentaria. Para lograr la eficacia del ejercicio de desciframiento que implica tod a lectura de ficcin, el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes es una estrategia central en el desarrollo de las voces narrativas de esta novela. A travs del uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo, del relato dentr o del relato, y del empleo de versiones ligadas a lo verosmil, es posible conectar, por analogas o discrepancias, los distintos momentos de la narracin, de la historia narrada, y de la historia narrada con la narracin. El relato dentro del relato permi te establecer distintos niveles narrativos, lo cual refuerza la percepcin de los eventos que los personajes tienen. Esto permite un alto grado de individualizacin de las voces de los personajes, pero tambin la relacin que estas voces tienen entre s co mo partes de un todo. La experiencia sensible es una novela en la cual desde el comienzo el autor indica al lector que la historia narrada fue escrita en el pasado, a fines de los aos setenta, pero que debido al desprecio por cualquier rasgo de realismo, no se public sino recin en

PAGE 111

104 2001. Se advierte al lector que en la historia narrada encontrar intervenciones del narrador omnisciente. En ningn momento se menciona que la escritura haya sido revisada, por lo que las intervenciones que el narrador hace, y que parecieran pertenecer al pasado, muchas de las cuales tienen proyeccin de futuro, juegan con la certeza que tienen algunas de sus presunciones acerca del contexto histrico cultural de los noventa. As, el futuro que el narrador omnisciente y los pe rsonajes trazan, es el presente desde el cual se lee la novela (y es el presente desde el cual el autor ha retomado la novela para su definitiva publicacin). Desde el pasado futuro presente que plantea la novela, las relaciones entre los tiempos de l a narracin permiten comprender el vnculo entre el pasado y el futuro de la historia narrada, al apelar al presente (de la lectura) que es un eje espacio temporal referencial para comprender ese vnculo. Opuesto a lo que sucede en Vivir afuera en esta no vela hay una predominancia ms clara de la narracin subsecuente y de la narracin predictiva, que de la narracin simultnea e interpolada. En el caso de la narracin subsecuente hay una fuerte determinacin del uso del tiempo pasado, pero con la prerroga tiva de que desde la primera pgina ya ha sido indicado el lapso de tiempo existente entre el momento en que se narra la historia (1979) y el momento en que la historia sucede. A esto debe sumarse el hecho de que el texto es casi un palimpsesto del mismo a utor. Esto indicara su clara voluntad de hacer aparecer en el mundo simblico de la novela una referencialidad externa confirmada por el presente (de la reescritura, publicacin y lectura). La conexin entre el pasado y el futuro en la novela, se explican por el presente de la lectura.

PAGE 112

105 La historia que se narra est fechada, ocurri en enero de 1978, durante el viaje de la familia Romano a Las Vegas. El matrimonio Romano hace ese viaje para plasmar una decisin: Sobre quien viaja, ese conjunto funciona co mo una advertencia cifrada acerca de la precariedad del vuelo, los riesgos del turismo moderno y el fondo de terror que est apenas un paso atrs de las remanidas vacaciones (12). La narracin comienza con una referencia temporal clara, enero de 1978, y con la descripcin de las percepciones de uno de los personajes Romano, resignado a la prdida de aquella frase en rabe, no estaba dispuesto a forzar su memoria ni a intentar una traduccin (10). Se narrar la percepcin de una realidad, la de los Roma no en 1978, entre Las Vegas y Buenos Aires. Una percepcin que se resiste a transformarse en saber, conciencia, y memoria. De este modo, el relato de los acontecimientos son un conjunto descriptivo de las impresiones de los Romano sobre el comportamiento d e sus hijos y de la niera que viajaba con ellos. El narrador conjuga esas impresiones con datos del presente del lector, los que aparecen en la novela bajo la forma de futuro: Pero, como dira la prensa de las postrimeras de los noventa, los jvenes ma nejan otros cdigos, y Vernica y los pequeos Romano eran capaces de exprimir gotitas de felicidad a partir de cualquier retazo de esa escena invernal, nocturna (11). Romano, a pesar de estar constantemente invadido por un sentimiento de tristeza, deci de no pensar. Acepta las convenciones que conforman la identidad de sus nios y la de Vernica, flanqueadas por el despilfarro de riqueza y por el terrorismo de Estado. Romano observa en ellos la capacidad de adaptarse a nuevas condiciones, ya hacia fines de los setenta, pero no puede relacionar esa capacidad con la certeza de futuro que tiene el creer que es posible ser todo; ellas sern modelos, animadoras, maestras por hobby,

PAGE 113

106 doctoras y periodistas; ellos futbolistas, msicos de rock, empresarios, pilo tos de prueba o eclogos, pero ninguno imaginar que por la mayor parte de su futuro sern uno y solo uno ms de todos los humanos que ya murieron (25). A pesar de no pensar o preguntarse el por qu del sentido de las cosas que suceden, Romano sabe de las posibilidades que brinda el poder de consumo: compensando tanta tolerancia al no saber, ese mundo impona el deber de poder todo (31). El narrador pone de manifiesto hacia el final de la novela el tiempo transcurrido entre la historia narrada y uno de los tantos momentos en los que el narrador interviene. Al hacer esto, el no saber de Romano aparece como una caracterstica que el narrador destaca en su lectura del presente: A cualquiera que visite por primera vez Las Vegas despus de cinco, diez o vei nte aos del paso de los Romano por el Paradise [] no lo asombrarn ms que al comn de los visitantes de esos aos mil novecientos setenta y siete y setenta y ocho. Esto es fcil de comprobar [] Tal el caso de Vernica, que pas por all en 1998 recorda ndo todo y burlndose de los comentarios y de las caprichosas interpolaciones del narrador. A distancia de dcadas [] salvo el nombre de algunas avenidas, todo era diferente [] y sin embargo todo segua siendo igual (94). La interpolacin entre la narr acin subsecuente y la narracin predictiva es puesta de manifiesto por el narrador, como en un acto de desafo de la lgica de la novela y de los personajes. Para Vernica casi todo era diferente, pero el narrador retruca reponiendo que todo era igual tam bin porque en esos veinte aos que haban pasado se haba profundizado la relacin indirecta entre saber y consumo, y la relacin directa entre consumo y poder. El tiempo haba pasado para algunos, como para Vernica, pero para otros, como el narrador, no haba tanta diferencia, o si la haba, no era ms que para

PAGE 114

107 reafirmar una relacin, la del poder con el consumo. A propsito de la coincidencia que existe entre los casinos de Las Vegas y los shoppings que invadieron el espacio urbano, Beatriz Sarlo seala que [a] diferencia de las cpsulas espaciales, los shoppings cierran sus muros a las perspectivas exteriores. Como en los casinos de Las Vegas (y los shoppings aprendieron mucho de Las Vegas), el da y la noche no se diferencian: el tiempo no pasa o el tiempo que pasa es tambin un tiempo sin cualidades (Sarlo 17). Los veinte aos transcurridos efectivamente haban pasado, pero las cualidades, los valores, el saber, haban sido reemplazados por los que impone el consumo. Este tiene la virtud de aparece r como la capacidad de adaptarse, pero en el transcurso se pierde la posibilidad de distinguir. Se cree, como Vernica, que las cosas son diferentes, pero no lo son si se tiene en cuenta que encubren continuidades, como la del poder, que es lo que s advie rte el narrador. En esta novela la relacin que se establece entre el nivel diegtico y el intradiegtico o metadiegtico es indirecta. Se trata de relaciones temticas ms que de relaciones explicatorias, puesto que lo que se quiere mostrar es que la con exin entre el pasado y el futuro de la historia. Esta conexin se confirma en el presente de la lectura, el cual contiene todas las certezas que en la historia narrada aparecen como analogas. Entre los sucesos de ambos niveles se dan relaciones de analog a o contraste, pero no de causalidad, puesto que no hay una relacin espacio temporal entre los dos niveles que permita trazar zonas de identificacin de esas relaciones entre ambos niveles. Por ejemplo, el narrador hace referencia al boom econmico de la postguerra; Tras el boom econmico de posguerra y la disparatada occidentalizacin de las costumbres, los japoneses comenzaron a viajar a Las Vegas para jugar y profundizar su asimilacin a la

PAGE 115

108 cultura norteamericana (103). Se establece as, una relacin temtica entre la asimilacin y la decisin de no pensar, de no saber, de Romano y la percepcin que ste tiene de la habilidad que tienen sus hijos y Vernica para adaptarse a los cambios del medio para consumir. La relacin temtica entre los dos nivel es narrativos tambin puede observarse cuando Romano, en la habitacin del hotel, reflexiona sobre la posibilidad de que las habitaciones estuvieran vigiladas desde las pantallas de los televisores. A esta percepcin el narrador agrega: Los dispositivos d e seguridad, por su mero accionar, generan un capital de informacin que permite al hotel excluir a psicpatas, terroristas, jugadores especulativos [] Esos mismos datos relevados con tan diversas finalidades sirven a los expertos en marketing para pronos ticar y estimular el consumo de los clientes, y para concebir nuevas oportunidades de negocios (83). A lo largo de la novela la narracin interpola el relato de los sucesos del viaje de los Romano con el saber del narrador. En las intervenciones que hace ste se puede observar la relacin contextual entre las nuevas estrategias en el mundo de la comercializacin y la vigilancia, y la situacin de Romano en la habitacin del hotel. Es posible observar as que en La experiencia sensible coexisten dos postu ras narrativas. Por un lado el narrador que cuenta la historia y est fuera de sta, pues el no particip en los hechos. Sin embargo, hay varias oportunidades a lo largo de la novela en las que el narrador manifiesta en primera persona sus impresiones sobr e la historia que narra y su ubicacin en un cierto contexto: Esa comedia termin. Romano, como todos los que lo sigamos, encontr la misma escenografa de la muerte (140), o: No s por qu cuento estas cosas. Todo sera distinto si las mirase desde la memoria de Magal o

PAGE 116

109 Chachi. Ambos viven an (122). Esto da lugar a dos tipos de narraciones: una con el narrador ausente de la historia que cuenta, y otra que tiene al narrador presente, pero desde el contexto en el que esta historia es narrada, desde e l presente desde el cual se lee. De este modo, retomando la frase de Borges que Genette cita para referirse a los lmites de verosimilitud que una novela puede plantear, en La experiencia sensible el hecho de que el narrador est presente en primera perso na, pero fuera de la historia que cuenta, hace posible que el lector pueda percibir esa relacin contextual como suya tambin. El lector puede ser tambin observador y narrador, y el narrador trasladarse al lugar del lector. El registro minucioso de datos y percepciones es la estrategia narrativa que se despliega tambin en esta novela a travs de la voz narrativa. Tanto en el nivel diegtico como en el metadiegtico, el empleo de versiones ligadas a lo verosmil es el procedimiento de construccin del rel ato que permite las relaciones temticas (indirectas) de analoga y contraste entre ambos niveles. La presencia de la verosimilitud en los relatos refuerza el hilo conductor entre la historia ocurrida en 1978 y el momento en el que la historia es publicada en 2001. El presente de la lectura, que es apenas posterior a las intervenciones del narrador, tiene un correlato con el futuro de los personajes en la historia narrada. Las identificaciones entre ambos niveles, diegtico y metadiegtico, permiten estable cer esta relacin de identificacin entre pasado y presente. De las tres novelas que se analizan en este trabajo, En otro orden de cosas es la que presenta un tratamiento de la voz narrativa ms tradicional. En esta novela ya no se encuentran voces y rela tos entremezclados pertenecientes a distintos personajes, como tampoco se encuentran intervenciones del narrador desde una referencialidad espacio

PAGE 117

110 temporal explcitamente distinta a la de la historia narrada. Por el contrario, en esta novela predomina la v oz narrativa en tercera persona en una narracin lineal, sin saltos entre distintos tiempos y espacios, de la biografa de l, el personaje de la novela. Repitiendo la mecnica del aviso al lector que el autor narrador hace en La experiencia sensible e n esta otra novela se le hace saber al lector otra vez que entre la historia y la narracin de la historia han transcurrido 21 aos. Porque han pasado 21 aos el autor pone de manifiesto, por un lado la necesidad de narrar esa historia, y por el otro lado, la posibilidad de narrar la historia. En enero de 2001 la narracin que constituye esta novela es una provocacin a la falta de dinamismo de la Historia (a la que el autor asocia con el auge de la novela histrica unos aos antes de la fecha citada). Con ese objetivo propone la narracin, a modo de crnica, de 12 (1971 1982) aos de la historia de l. El autor adelanta cmo se compone esa narracin, y de ese modo, la referencialidad del narrador omnisciente: Sea una novela, un relato o un mero equvoco literario, la crnica que sigue sigue durante doce aos una penosa biografa, construida con la mezcla arbitraria de la biografa del autor, de otras que conoci y la del propio personaje (12). Se predetermina de este modo el carcter centralizador, organ izativo y estructurador que tiene la voz narrativa en esta novela, en comparacin a las otras dos analizadas. Por el modo en el que se encuentra organizada la presentacin de la novela cada ao de la biografa es un captulo se desprende que se trata de una narracin subsecuente. La narracin en tiempo pasado se refiere tanto a los hechos o acciones del ao inmediatamente precedente, como al conjunto de los aos anteriores que escapan al punto en el que comienza la biografa, 1971. Esto es claro al inici o, pero una vez que la

PAGE 118

111 narracin avanza segn avanzan los aos, se produce una concentracin en la relacin de los hechos de un ao con el inmediatamente anterior. Al comienzo de la novela, la narracin se nutre de recuerdos del personaje. Recuerdos que l hace ya desde un tiempo distante, los doce aos transcurridos, o tal vez los 21 aos que adelanta el autor. Desde ese punto distante percibe un pasado oxidado en el que cualquier intento de comprensin cabal y completa, totalizadora y tranquilizante, ha ra el mismo ruido que hace una pieza de metal cuando se la intenta encastrar en una estructura oxidada: la cabeza ofuscada y la respiracin entorpecida por el esfuerzo, o por la rabia, persevera hurgando, tocando todo, volviendo a tocar todo otra vez m s, y volviendo a recorrer esos enigmas de metal hasta encontrarse con una pieza oxidada entre los dedos sin decidir dnde insertarla porque el motor es pura opacidad de acero y roa: una expresin mecnica de la derrota definitiva de toda su vida. (19) La intencin de focalizar, de concentrarse en el modo en que la historia ha operado sobre la identidad de l en esos 12 aos, se refuerza mediante el uso de la narracin subsecuente que, una vez llegado el ao 1975, pasar a ser una narracin causal, ms q ue una narracin subsecuente basada en el recuerdo. El autor comenta en el prefacio la convergencia entre su propia biografa, otras que conoci y el personaje. El narrador en tercera persona es el resultado de esta convergencia, sntesis de conocimiento, a partir del cual se narra y por el cual es posible narrar una historia. Y as parece manifestarlo el personaje a travs del narrador, puesto que narra del siguiente modo las percepciones del personaje en 1972: Escribir todo hasta obtener una desproporci n y trabajar sobre ella como los pintores miopes o hipermtropes trabajan a partir de su perspectiva defectuosa del mundo: se lo propuso desde el comienzo, sin saber que ms tarde descubrira su desproporcin y que despus, al recordarla, acabar descubri endo la desproporcin que era toda su vida (23). La

PAGE 119

112 focalizacin se logra con la narracin subsecuente ao por ao. Mientras se focaliza, se logra entender la desproporcin que el personaje percibe en su vida, pues se logra focalizar los efectos del conte xto histrico poltico, que es su realidad, sobre su identidad, lo que la obra (la construccin de una autopista) ha hecho de l. Un ejemplo de la narracin subsecuente basada en hechos que tuvieron lugar a partir de 1975, en donde comienza a profundizarse la focalizacin, es la narracin de las percepciones y acciones del personaje en 1979. En 1975 l pas de la militancia clandestina a una vida dentro de los parmetros de normalidad, y proteccin, impuestos por la represin sistemtica llevada a cabo po r la dictadura militar. Ese pasaje se realiza cuando decide emplearse en la empresa constructora que realiza las obras para una de las autopistas de Buenos Aires. Entonces, en 1979 tiene la percepcin de que la obra lo estaba haciendo a l, de un modo im perceptible, pero certero, se estaban transformando las convenciones de la identidad, y de ello ya no poda escapar: Despus encontr un artculo en el diario econmico, donde grficos y tablas estadsticas sobre el transporte naval indicaban que se haba registrado un fuerte incremento en el tonelaje medio de cargas: en poco tiempo el porte se haba duplicado y se haban automatizado la mayor parte de las operaciones (114). l percibe ese contexto mayor, macroeconmico, en el que sus decisiones tienen un peso radicalmente distinto, y opuesto, al que tenan en el pasado, en otro contexto. Los primeros rasgos de una cultura de consumo aparecen como cifras, estadsticas, y una heteroglosia que el personaje percibe: Saba que si comprase un auto, ahora que empezaban a llegar autos japoneses a precios razonables, pronto lo sabran sus jefes y los directores y eso le facilitara las cosas en el trabajo. Haba notado que a los que tenan

PAGE 120

113 autos y pequeos veleros o lanchas para esquiar se los consideraba mejor que a otros (115). Ese nuevo contexto que el personaje va descubriendo como eje organizador de su vida, es tambin organizador de sus sentimientos y de sus pensamientos: En un momento, se descubri imaginando que un automvil estacionado en el subsuel o de la torre e interactuando con campera de cuero y los suteres ingleses tejidos que haba comprado para las horas libres [] empezaba a irradiar un campo magntico positivo [] sinti una especie de bochorno y se prometi que nunca volvera a pensar en eso ni en Toyotas (116). A diferencia de Vivir afuera en la que coexisten distintos tiempos narrativos que se sostienen principalmente en las conexiones en el nivel metadiegtico que tienen los distintos relatos de las diferentes voces narrativas; y de La experiencia sensible en la que el nivel metadiegtico est conformado bsicamente por las intervenciones que el narrador hace; en En otro orden de cosas el nivel narrativo es esencialmente diegtico. En este nivel, tambin opuestamente a lo que sucede en las otras dos novelas, la relacin entre los hechos es directa y causal dentro de la historia que se narra. En este sentido, no hay intencin de desafiar modos convencionales de verosimilitud, ms bien hay una clara distincin entre la historia narrada y la narracin de la historia. Por tratarse de una narracin lineal en la que abundan la descripcin minuciosa, las versiones ligadas a lo verosmil, y los cdigos culturales, las estrategias narrativas que se despliegan en la voz narrativa de esta novela son el registro minucioso de datos y percepciones, como en las otras dos novelas, y la intencin de restituir fragmentos de la totalidad.

PAGE 121

114 Como se habr podido observar a lo largo de esta seccin, en las tres novelas el registro minucioso de datos y perce pciones es la estrategia narrativa comn que se despliega a travs de la voz narrativa. El procedimiento de construccin del relato comn presente en esta estrategia narrativa en las tres novelas es el empleo de versiones ligadas a lo verosmil. Esto permi te que las voces narrativas provean de informacin al lector sobre las caractersticas de los personajes, y que tambin el lector pueda establecer las conexiones entre los distintos relatos de los personajes y de ellos entre s. En el caso de Vivir afuera al combinarse con el relato dentro del relato y el uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo, posibilita un tipo de relacin temtica entre los niveles narrativos. En el caso de La experiencia sensible la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil es el procedimiento de construccin del relato fundamental en el despliegue del registro minucioso de datos y percepciones. En este caso, las versiones ligadas a lo verosmil se producen en los dos niveles narrativos, en la historia del viaje de los Romano a Las Vegas, y en las intervenciones que hace el narrador. De este modo, las versiones ligadas a lo verosmil forman parte de la relacin temtica entre el nivel diegtico y el metadiegtico, permitiendo establecer lneas de continuidad y ru ptura entre el pasado, que la historia contada y el presente de la narracin, que en realidad es el futuro de la historia y presente del lector a la vez. En el caso de En otro orden de cosas las versiones ligadas a lo verosmil sirven para recorrer un tra mo de la vida del personaje, y ver en ese recorrido lineal, cmo se llevaron a cabo transformaciones en su identidad y en las convenciones de la identidad en general. De este modo, en las tres novelas se observa una utilizacin comn y distintiva de las ve rsiones ligadas a lo verosmil. El resultado de esto es que tanto desde el

PAGE 122

115 perspectivismo que se observa en Vivir afuera como desde la unicidad de En otro orden de coas el universo simblico en cada una de las novelas plantea relaciones de continuidad y ruptura en y de ese universo simblico -; relaciones entre el todo y las partes, y el trazado de una identidad, en las que se establece un horizonte ideolgico, tanto dentro del universo simblico propuesto en la novela, como con el referente externo. En la siguiente seccin, dedicada al anlisis de los personajes, se profundizar en esta caracterstica de las novelas, la cual constituye la particular propuesta de realismo en la escritura de Fogwill. Confederacin de yoes En esta seccin se analizarn las caractersticas de los personajes principales de las tres novelas de acuerdo al rasgo comn que todos comparten: el despliegue de dos estrategias narrativas, la ubicacin en el tiempo y la identificacin de hbitos y objetos de consumo, y la intencionalida d de restituir fragmentos de la totalidad. Adems, ambas estrategias tienen en comn un procedimiento de construccin del relato, el empleo de versiones ligadas a lo verosmil. Se puede observar, entonces, que este procedimiento de construccin del relato es un patrn comn en para el despliegue de las estrategias narrativas en formas narrativas como la voz y los personajes. En tanto patrn comn ofrece especificidades en el estilo literario del autor de las novelas, mientras que combinado con otros procedi mientos de construccin del relato ofrece variaciones dentro del estilo mismo del autor. De este modo, es posible completar la caracterizacin de la apuesta realista que hace el autor en estas novelas, en las que no slo hay una seleccin y combinacin dif erente de procedimientos de construccin del relato, y estrategias narrativas, sino que hay una propuesta diferente de ejercicio de desciframiento, en la cual la estructura de los personajes tiene vital importancia.

PAGE 123

116 Para analizar al personaje se tienen en cuenta los siguientes aspectos: el anlisis proposicional; la caracterizacin de los personajes; el personaje como elemento temtico; la interrelacin dinmica entre el discurso que es referido y el discurso que refiere; y algunas caractersticas del pers onaje realista. En cuanto al anlisis proposicional se trata de determinar si el conjunto de los atributos predicados del sujeto en el transcurso de un relato es resultado de indicaciones explcitas del autor, de tipo retrato, o de indicaciones dirigidas al lector, quien deber hacer una tarea de reconstruccin del personaje con todas esas indicaciones (Todorov 261). En segundo lugar, la caracterizacin de los personajes puede ser directa o indirecta. En el primer caso el autor ofrece la caracterizacin, pero en el segundo caso el lector debe caracterizar al personaje a partir de las acciones o percepciones de ste. Todorov plantea que este tipo de caracterizacin puede darse por el uso de emblemas, es decir, a travs de un objeto que pertenece al perso naje, por la manera de vestirse o de hablar, y el lugar en el que vive y/o circula. De este modo, el lector reestablece al personaje a partir de seales distintivas en las cuales los detalles adquieren valor simblico (Todorov 264). El tercer elemento es la importancia temtica del personaje. De acuerdo a Bajtn (218) el personaje es un elemento temtico indispensable para el sistema simblico de la historia narrada. A travs de sus definiciones caracterolgicas y de su unidad, 16 el personaje puede desempe ar funciones estructurales. La interrelacin dinmica entre el 16 Entiendo aqu la unidad del personaje en el sentido en que Todorov plantea la relacin personaje/persona, en la cual debe darse un equilibrio entre los parecidos y diferencias entre los atributos predicados al sujeto. Las acciones de un personaje deben ser lo bastante distintas para justificar su mencin, pero tambin deben ser lo bastante parecidas para que se logre reconocer al personaje: "...el pareci do es el costo del personaje, la diferencia es su valor..." (Todorov 261). El autor menciona ejemplos de transgrsin de ese equilibrio en uno u otro sentido. Entre ellos menciona a Simbad, quien es siempre diferente, y a un personaje de Beckett, el cual es siempre parecido. (Todorv 261)

PAGE 124

117 discurso que refiere y el discurso referido es el cuarto elemento seleccionado para el anlisis de los personajes. El discurso que es referido es el discurso del personaje, mientras que el disc urso que refiere es el discurso del narrador. Entre ellos se establece una relacin dinmica que puede asumir dos formas: un estilo lineal, o un tipo de discurso con referencias pictricas (Voloshinov 149). En el caso del estilo lineal se da una construcci n del discurso referido a partir de la definicin estricta de los contornos externos. En este tipo de discurso no hay posibilidades de ni de ambigedades ni de interpretaciones diversas del enunciado. Se observar en esta seccin que En otro orden de cosa s es una novela en la cual el personaje se ajusta perferctamente a este tipo de interrelacin entre el discurso referido y el discurso que refiere. De este modo se colocar en un polo opuesto a Vivir afuera en la que se observa en los personajes una relac in de tipo pictrica entre el discurso referido y el discurso que refiere. En este caso, el contexto que refiere trata de quebrar la densidad propia del discurso referido, de disolverlo, de borrar sus lmites. Con esto logra establecerse en la narracin u na referencia pictrica del discurso referido, el que se individualiza. En el caso de Vivir afuera al tener diversos discursos referidos, los que se presentan casi sin intervencin de un narrador omnisciente, se observa una especie de fotografa de los r eferentes internos tan individualizada que da lugar al planteo de diversas facetas del enunciado (Voloshinov 149). Es decir, un alto grado de individualizacin conduce a un alto grado de perspectivismo, para lo cual es necesario que el contexto que refier e aparezca como una amenaza de quiebre del discurso referido. Por ltimo, para la caracterizacin del personaje realista se ha tomado el conjunto de atributos que Mara Teresa Gramuglio le otorga a este tipo de personaje en la narrativa

PAGE 125

118 de los noventa. Para la crtica, alguno personajes en la narrativa de los noventa, tendran rasgos realistas, como por ejemplo, segn la crtica, en Dos veces junio (2002), de Martn Kohen. Se trata de las siguientes caractersticas: el mantenimiento de un orden temporal causal; la precisin de nombres, tiempos y lugares; la estabilidad del punto narrativo; la eliminacin de ambigedades; y la construccin de un verosmil. Los personajes principales de Vivir afuera no son producto de una combinacin de atributos indicados explcitamente por el autor a travs de la voz narrativa. Ms bien, los mismos personajes se encargan de ofrecer descripciones acerca de los atributos de los otros personajes. En la seccin dedicada a la voz narrativa se ha sealado que esta novela las voc es de los personajes y la del dbil narrador omnisciente se encuentran intercaladas. A travs de la interpolacin de las voces narrativas aparecen las indicaciones acerca de los atributos de los personajes, ya sea a travs de ellos mismos, de otros persona jes, o del narrador. De este modo, el lector debe reconstruir a los personajes a partir de la combinacin de los atributos que le son presentados. Los cdigos culturales y hbitos de consumo, as como las versiones ligadas a lo verosmil son procedimiento s de construccin del relato a travs de los cuales se proporcionan los atributos de los personajes. Wolff, Mariana, el Pichi, Susi y Sal son caracterizados de modo indirecto a travs de sus percepciones y acciones, las que se convierten en seales distin tivas de cada uno a lo largo de toda la novela. La utilizacin de cdigos culturales y hbitos de consumo aparecen como lo que Todorov seala como emblemas. A travs de los objetos que pertenecen al personaje, o a travs de aquellos que consumo o desea c onsumir, por la manera de vestirse, de moverse y hablar, y por los lugares por los que circula, es posible trazar una caracterizacin del personaje, as como

PAGE 126

119 presumir sus posibles percepciones y acciones. En Vivir afuera Wolff da seales de su totalidad co mo individuo 17 al indicar desde el principio su particular modo de circular por la ciudad, sus actividades pasadas y del presente, y por su percepcin del modo de hablar de los dems. Es un exalumno del Liceo que se junta a cenar veinticinco aos despus co n sus excompaeros, con algunos de los cuales mantiene relaciones comerciales. Al regresar de la reunin, que tuvo lugar en La Plata, en un auto de la gobernacin al que califica como chatarra; para que los que compran esta chatarra de Macri se sientan en el lmite del peligro, al filo del poder (21), Wolff mismo indica que l est en una situacin de poder. La manera que tiene Wolff de percibir a los dems a travs de sus cdigos culturales y hbitos de consumo, reafirma su lugar de poder. Con solo o bservar a distancia la vestimenta de Mariana y del Pichi, Wolff pone a funcionar su saber. A partir de esto traza un recorrido de tres dcadas de las cuales la pareja podra ser representante: en los setenta una historia de terrorismo, en los ochenta una taxi couple, pero en los noventa, el presente de la historia narrada y de la narracin, se trataba de un par de consumidores de ropa informal ( Vivir afuera 32). El ojo capaz de observar esto pertenece a un hombre que acaba de hacer un negocio de importaci n de telas para ropa. El deseo de Wolff es que Mariana y el Pichi puedan seguir comprando ropa en el shopping. Y su 17 Elsa Drucaroff explica muy bien la relacin que mantienen autor textual, lector textual y personaje: "...Tiempos verbales, pronombres de lugar y tiempo, las expresiones de tiempo y espacio en pleno se miden desde el yo. Es decir que cuando, al hablar, postulo un t como simtrico a m, uno que escucha y por lo tanto puede responder (y ser as, l mismo, un yo), estoy postulando un igual, una subjetividad atrapada, como yo en sus coordenadas temporo espaciales, uno que es s emejante a m a quien yo obligo, cuando hablo, a mirar el mundo desde mi centro (para t 'ahora' es cuando yo no t hablo, etc.) y que se opone, conmigo, a l el ausente, el que no puede hablar (Drucaroff 87). As, partiendo de la relacin entre autor textual y lector textual pasa a la naturaleza del personaje: "...El autor es otro que crea a su hroe; el personaje est interiormente abierto al devenir, inconcluso, pero est exteriormente concluido, totalizado por la visin de su autor [...] Esta visi n totalizadora del autor est orientada, cargada de afectos y llamada por Bajtn 'mirada esttica'. Para poder crear artsticamente un personaje es necesario mirar as a otro imaginado..." (Drucaroff 90).

PAGE 127

120 deseo encuentra correspondencia porque tanto Mariana y Cecilia (la secretaria de Sal) salen corriendo a shopping con el dinero que Wolff l es regala; el Pichi y Susi desde el mundo de la marginalidad aspiran a la tranquilidad que da el poder de consumo, y Diana, la novia de Sal, defiende el consumo desde su lugar de propietaria de un local en un shopping. A travs de sus propias voces y de l a mirada calculadora de Wolff, los personajes deben ser reconstruidos por el lector. Por la coincidencia entre el modo de circular por distintos lugares de Buenos Aires, la manera de vestirse, de hablar, la msica que escuchan, y la manera de expresar sus deseos, del Pichi, Susi y Mariana, con Cecilia y Diana; y las coincidencias en algunas de sus reflexiones, pero sobre todo por el saber que ambos tienen, Wolff y Sal, se evidencia la importancia temtica de todos estos personajes. Los personajes, como ele mentos temticos, son indispensables para la organizacin simblica de la novela. A travs de sus atributos se muestra una visin totalizada, aunque tambin incompleta, de la realidad presente en la historia narrada. De este modo, el uso abundante de cdig os culturales y hbitos de consumo, as como las versiones ligadas a lo verosmil, conforman emblemas a travs de los cuales se presenta la realidad de ese sistema simblico. El modo en que los personajes se van presentando exige, por un lado, una tarea de reconstruccin de los personajes por parte del lector, y por otro lado, el montaje de esas seales como parte de la realidad representada en ese universo simblico. En el primer caso, por ejemplo, las distintas voces narrativas cuentan sus percepciones del medio en el que viven, de su propia experiencia (pasada y presente) y de aquellos con quienes se van encontrando (los otros personajes). Wolff describe a Mariana en el Dandy cuando sta va

PAGE 128

121 y vuelve del bao, y arriesga diversos estereotipos a los cuale s Mariana puede representar, o, por ejemplo Sal, cuando reflexiona sobre las percepciones que tiene de un tipo como Wolff, en el momento en que se encuentran en la cafetera del hospital. En el segundo caso se exige al lector un ejercicio de desciframient o y comprensin temtica para acceder al modo en que los personajes se encuentran frente a s mismos, frente a otros personajes, y ante la realidad en la que se encuentran. Por ejemplo, Mariana y Cecilia, dos polos opuestos, una vez que se encuentran inmed iatamente manifiestan su actitud compartida frente a la importancia del consumo. El equilibrio entre las acciones de los personajes que los diferencian y las que los asemejan, permite el desarrollo del tema central de la novela: la relacin entre las part es y el todo, una relacin que no altera el carcter fragmentario del todo, ni la individualidad de las partes. Los puntos de contacto entre las partes y el todo, como se ha demostrado en los captulos anteriores, se establecen por la utilizacin de cdigo s culturales y hbitos de consumo de los personajes. Cuando la utilizacin de stos se combina con el empleo de versiones ligadas a lo verosmil, tanto por parte del narrador omnisciente, como por las voces de los personajes, la interrelacin dinmica entr e el discurso que es referido y el discurso que refiere, se da una referencia pictrica del discurso. Los puntos de contacto son puentes entre las diversas voces narrativas. Las totalidades incompletas que cada una de estas voces representa entran en conta cto y dan lugar a un contexto en el que todo el tiempo es posible quebrar la densidad de los discursos referidos, es decir, de los discursos que dan cuenta de esas totalidades incompletas. As, por el alto grado de individualizacin del discurso referido, Vivir afuera se coloca en un extremo de la relacin dinmica entre el discurso referido y el discurso que refiere, respecto de las otras

PAGE 129

122 dos novelas. En Vivir afuera el discurso referido se individualiza, pero por los puntos de contacto entre los personaje s, es posible observar que los enunciados pueden tener distintas facetas. Los personajes de esta novela no siguen un orden de aparicin temporal causal en la historia narrada. Tampoco hay una estabilidad del punto narrativo, ya que hay una continua interp olacin de distintas voces narrativas. Sin embargo, s se dan otras caractersticas de un personaje realista tal como lo ha descripto Gramuglio. Hacia el final de esta seccin, se observar que stas son comunes a la mayora de los personajes de las tres n ovelas debido a que responden a un patrn comn dado por las dos estrategias narrativas mencionadas al principio del captulo (el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes y la intencin de restituir fragmentos de la totalidad), las que tienen en comn la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil como procedimiento de construccin del relato. De un modo distinto a lo que sucede en esta novela, en La experiencia sensible se ofrecen indicaciones directas acerca de los personajes. El m atrimonio Romano, sus hijos y Vernica, la niera, aparecen ante el lector a travs de indicaciones explcitas acerca de sus acciones y percepciones. Sin embargo, es el lector el encargado de terminar de unir el conjunto de estas. Dado que a las descripcio nes en tercera persona se agregan las intervenciones del narrador, a travs de las cuales expresa sus propias opiniones y percepciones, el retrato de los personajes por parte del lector se hace a medias con el narrador. Acerca de esto, el narrador adelanta la identidad es una convencin (20), y pasa a caracterizar a Romano como un apasionado por el queso y las setas [] haba encargado a un ebanista la rplica del aparador de teca y roble que apareci en la

PAGE 130

123 enciclopedia del vino (17), y produca u n par de espectculos infantiles [] Romano no era el tipo de personaje dispuesto a representarse el mal con la palabra (29); Romano, como toda su generacin y las que lo sucedan, haba sido educado bajo la consigna de que todo saber es especializ ado (31); atribuan a Romano una avidez y una capacidad de clculo exageradas [] Romano no sola bromear en el trabajo [] sin embargo, recurra a refranes y frases hechas cuando necesitaba atenuar la opacidad y la grisura en la que se desenvuelven lo s negocios (35). Estas indicaciones son seales distintivas que el narrador ofrece al lector para completar la caracterizacin del personaje. El hecho que la caracterizacin de los personajes se complete entre las descripciones en tercera persona, las opi niones del narrador y lo que el lector pueda caracterizar a partir de s, tiene gran importancia temtica. Como se ha demostrado en el captulo II, y en la primera seccin de este captulo, La experiencia sensible es una novela en la cual el eje central es la persistencia de elementos del pasado en el presente, as como elementos del presente ya se prefiguraban en ese pasado no tan lejano de 1978. La reconstruccin de los personajes por parte del lector se produce por la unin de atributos de los personajes que el narrador en tercera persona ofrece, a lo cual se suman las intervenciones del narrador. Aqu es muy importante el hecho de que las intervenciones provean versiones ligadas a lo verosmil del contexto econmico, social, cultural y poltico, tanto de la historia narrada, como del contexto desde el cual es narrada. Esto permite al lector trazar conexiones entre las caracterizaciones de los personajes con el contexto de la historia y el presentado por el narrador desde su lugar. Se establece entonces en la caracterizacin de los personajes un proceso de identificacin que tiene

PAGE 131

124 tres ejes: el pasado (la historia narrada), el futuro de la historia narrada, el presente de la narracin y de la lectura (que es el futuro de la historia narrada). De este modo, la caracterizacin de los personajes es relevante para el desarrollo del tema en la novela. Se ha sealado que en Vivir afuera la caracterizacin de los personajes se da a travs de una interrelacin dinmica entre el discurso que refiere y el discurso ref erido en la cual, dada la multiplicidad de voces narrativas, el contexto que refiere amenaza constantemente con desdibujar los contornos del contexto del discurso referido. De este modo se produce una individualizacin del discurso referido, el cual posibi lita observar distintas facetas de los enunciados. En el caso de La experiencia sensible tambin se observa una interrelacin entre el discurso referido y el discurso que refiere, pero no tan expuesta al borramiento de los contextos del discurso referido. Esto sucede porque el narrador omnisciente hace continuas intervenciones que ponen en evidencia la continuidad de rasgos del pasado en el futuro de la historia, que es presente de la lectura, y viceversa, es decir, certezas del presente, el futuro de la hi storia, que se vislumbran en el pasado. Estos comentarios infiltran el contexto del discurso referido con interpretaciones que, dado el grado de certeza que en presente adquirieron los rasgos del pasado, interpelan al lector a estar de acuerdo o no con ell as. De este modo, si bien el discurso de Romano se individualiza a travs de sus reflexiones y de dilogos, hay una construccin de los contornos de ese discurso que es interferida por el narrador. En una lnea de rupturas y continuidades estticas en la que se puede ubicar a estas obras, La experiencia sensible presenta la mayora de los rasgos sealados como caractersticos de un personaje realista en la literatura producida en los noventa. La caracterizacin del matrimonio Romano, sus hijos y la niera, sigue un orden temporal

PAGE 132

125 causal en la historia narrada. Tambin hay precisin de nombres, tiempos y lugares, tanto cuando se refiere a los detalles del viaje a Las Vegas en 1978, como a la situacin futura de Chachi y Magal, los hijos de Romano, quienes s on identificados con los cdigos culturales y los hbitos de consumo. En cuanto a la estabilidad del punto narrativo, al igual que en Vivir afuera si bien no ofrece el perspectivismo de sta, tampoco puede hablarse de un punto narrativo estable dado las i ntervenciones en primera persona del narrador. Este tipo de intervenciones, como ya se ha mencionado antes, tratan de dirigir la lectura, de interpelar al lector de un modo imperceptible. As, elimina la posibilidad de ambigedades, lo cual se refuerza al utilizar, tanto en la historia narrada, como en las intervenciones del narrador, versiones ligadas a lo verosmil. Como se observar a continuacin, estos rasgos se profundizan en En otro orden de cosas. Las indicaciones explcitas y directas, y su combin acin, de los atributos de los personajes son centrales en En otro orden de cosas El lector no tiene que hacer ningn trabajo de reconstruccin del personaje, pues cuenta con ella desde las primeras pginas. La utilizacin de emblemas, como los objetos de l cuarto en el que el personaje se mantiene en la clandestinidad, la manera de vestirse y hablar con sus compaeros de militancia, los lugares por los que se mueve, y finalmente el tipo de trabajo que obtiene una vez que se retira de la militancia, son se ales distintivas directas. La caracterizacin del personaje aborda el tema de la identidad poltica y las percepciones que el mismo tiene sobre su lugar en la militancia: El peronismo, su interminable pero, su brbara amalgama de ruidos que por un insta nte brotan de un fondo gris para abultarse y titilar por otro instante (17), o, Porque era su propia vida ese gran pero, o porque su vida se haba vuelto una insistente disyuncin que titilaba y se abultaba por un momento []

PAGE 133

126 de un orden aparente compu esto de rdenes, marchas y sacudones que acompaaban su flotar en la trama vidriosa donde volva a enredarse con ella como un punto final de todo. Punto de origen de ninguna cosa (18). Tanto los hbitos como las percepciones, y pensamientos del personaje formaban parte de una comunicacin compartida con otros, la cual flotaba entre las razones y las sin razones de su gran pero: Mirar cmo movan las manos y un poco las cabezas al hablar los ayudaba a reconocer lo que siempre estaban repitiendo [] mien tras corran las palabras por los espacios libres de la pieza, vea subir el humo, sabiendo que ella estara siguiendo con sus sentidos las mismas frases, el mismo humo, una percepcin mutua: una especie de sincrona entre los dos (20). Este tipo de carac terizacin que el narrador hace de los personajes se refuerza por el carcter repetitivo de las acciones que describe: pasaban horas diferentes y repetan las mismas cosas. El humo, siempre cambiante, terminaba parecindole el mismo [..] y empezaban sus charlas bajo el humo, mientras lejos habra gente leyendo, interpretando msica, manejando camiones, fabricando los mismos cigarrillo que fumaban y planificando el humo que miraban [] todas cosas colgantes y que tambin componan el mundo (20). La descri pcin del ritmo diario de l, el personaje, la serie de repeticiones, las cuales se insertaban en el pendulante ritmo de la historia, tienen gran importancia temtica en esta novela. A las descripciones iniciales, las que comienzan en el captulo corresp ondiente al ao 1971, sigue el cambio en la realidad histrica del universo simblico de la novela. Como resultado de esto, comienza la transformacin en la historia del personaje. Del retumbar que saltaba de las multitudes (la bomba, el bombo) quedara so lo el silencio que dara paso al viento que arrasara con todo y con todos: pero no

PAGE 134

127 bien las suelas absorbieron agua barrosa, contra el silencio de la ciudad solo se oira el ruido del viento [] en su memoria, seguiran sonando su voz y la de ella confu ndidas, mezclndose, volvindose pasado (37). Un viento que barre el aire, y el aire, La gente era aquel aire (50). El pasado del personaje es el preludio del cambio que se da en la realidad histrica de la novela. Cambio que ve su punto de inicio en el captulo sealado con el ao 1974, ao de la muerte de Pern, y del comienzo de la transformacin en la identidad del personaje: Ni poda amar con esa forma de amor. No lo senta (57). El entierro de ese pasado es el proceso de adaptacin a las nuevas condiciones polticas, sociales, econmicas y culturales que impone la dictadura. Las versiones ligadas a lo verosmil son de fundamental importancia en esta novela, puesto que en la descripcin del proceso de adquisicin de los nuevos hbitos de consumo y cdigos culturales que se estn instaurando son el eje temtico de la narracin. Los contrastes entre la caracterizacin del personaje antes de 1975, momento en que decide apartarse de la militancia, y el perodo que se inicia con la dictadura, son elem entos indispensables para el sistema simblico en el que se desarrolla la historia narrada. El tema central de la novela es cmo el personaje comienza a advertir el peso de las transformaciones culturales en la transformacin poltica, social y econmica. El tema comienza a ser central a partir del captulo que se refiere al ao 1975, captulo en el que el personaje mismo empieza a dar cuenta de la transformacin de las representaciones. Las polticas culturales desempean un rol fundamental en la instituci onalizacin de un cierto orden. A una sociedad civil altamente politizada le sigue una sociedad principalmente de consumidores, guiada por el deseo de consumir. De ello dan cuenta las transformaciones en los hbitos del personaje, y de la

PAGE 135

128 percepcin que s te tiene de las mismas. Hacia 1977, el narrador cuenta el convencimiento del personaje de que la mquina no era solo un instrumento de trabajo suyo sobre la obra, sino tambin el instrumento de un trabajo que la obra vena realizando sobre l, sobre s (94). La transformacin de s mismo est en correlacin con la transformacin del contexto. Esto queda en evidencia con la percepcin que tiene el personaje de los nuevos niveles de habla, o de expresiones verbales asociadas a la emergencia y acentuacin d e ciertas prcticas sociales: Ahora nadie usaba bochorno y en su reemplazo se deca vergenza ajena. Las jergas de la droga, la administracin de empresas y la psicologa invadan todos los mbitos. Era tan frecuente or bajn, trucho o zarpado en mbitos ajenos al submundo marginal como encontrar que un chofer de taxi hablara de sus objetivos en la vida o se manifestara paranoico [] La televisin, pensaba, deba ser responsable de esas modas del lenguaje (120). Tambin el personaje percibe la transformacin de las expresiones verbales en el momento en que piensa sobre el valor de las palabras al leer un informe de la compaa: Subray la palabra persuaden porque se repeta varias veces en la carpeta. Pens que en la televisin espaola, o en algn seminario de ciencias polticas para inversores y ejecutivos, alguien habra iniciado la moda de usar el trmino. A veces persuadir sustitua al verbo convencer, otras a la funcin de orientar a los dems, y algunas a obligar a pensar (1 26). Ya hacia el final de la novela, el narrador omnisciente se dirige ms directamente a la lgica de la transformacin que el personaje percibe que se opera sobre l mismo: Un prrafo del resumen que enviaron de Espaa: en sus palabras deca que la dif erencia entre la cultura y los sindicatos, era que estos abusaban del orden para imponer

PAGE 136

129 el caos, mientras que el arte y los espectculos usan el caos para producir el orden (161). Esto es un ejemplo del estilo lineal que tiene la relacin entre el discu rso referido (percepciones, pensamientos, dilogos del personaje) y el discurso que refiere (narrador). El narrador, a travs de la descripcin de las caractersticas del personaje refuerza los contornos externos bien definidos del discurso referido. Esto se hace contextualizando los dilogos y presentando al lector los pensamientos del personaje, sin ningn tipo de intervencin personal del narrador. Contrariamente a Vivir afuera y en La experiencia sensible esta otra novela se ubica en un polo opuesto re specto de la individualizacin del discurso referido. En En otro orden de cosas no hay posibilidad de perspectivismo ni sobre el personaje ni sobre el tema. De las tres novelas, es en En otro orden de cosas en la que ms se evidencian los rasgos del per sonaje realista. En l se observan el orden temporal causal, pues las transformaciones en la identidad del personaje responden a causas vinculadas con la sucesin de eventos en la historia narrada. En esta relacin, tambin se dan con precisin nombres, momentos, y lugares. Un ejemplo de esto es ya el hecho de que cada captulo pertenece a un ao de la biografa del personaje. A cada ao se le suman los nombres y lugares, como por ejemplo hacia 1972 una frase atribuida a Pern, la referencia concreta a l as plazas, los sindicatos, la clandestinidad, en pleno fervor por su regreso. Tambin el mundial de ftbol de 1978, que tuvo lugar en Argentina, la importacin, a partir de 1976, de autos Toyota, la construccin de autopistas y torres, el lenguaje y el uso de ciertos conceptos, como el de creatividad estratgica, los autos Fiat y la msica de Pink Floyd y Vangelis en radios y pasacassettes, son ejemplos de la precisin de nombres, lugares y momentos. Esta precisin ayuda a definir los contornos externos d el discurso referido, del

PAGE 137

130 discurso del personaje, el cual casi siempre es ofrecido por la voz del narrador omnisciente. As, se eliminan ambigedades posibles al no permitirse la individualizacin del discurso del personaje. A esto ltimo debe sumarse el h echo de que en esta novela hay una gran estabilidad del punto de vista narrativo, por lo cual la individualizacin y las ambigedades son prcticamente eliminadas. Como se ha observado en esta seccin, en los personajes de las tres novelas hay un despliegu e fundamental de dos estrategias narrativas: la ubicacin en el tiempo y la identificacin de hbitos y cdigos culturales, y la intencin de restituir fragmentos de la totalidad. Estas dos estrategias tienen en comn la utilizacin central de dos procedim ientos de construccin del relato: para la primera son comunes el empleo de cdigos culturales y hbitos de consumo, y la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil; mientras que para la segunda, el procedimiento de construccin del relato comn es la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil. A travs del anlisis de la caracterizacin de los personajes se ha mostrado que, por el despliegue de las estrategias narrativas a travs de estos dos procedimientos de construccin del relato, en las tres novelas los personajes siguen las pautas del realismo planteadas por Gramuglio. Sin embargo, las tres novelas se ubican en posiciones distintas respecto de la relacin dinmica entre el discurso referido y el discurso que refiere. En En otro orden de cosa s se respeta un estilo lineal en el cual los contornos externos del discurso referido se hallan bien definidos. De esto da cuenta la permanente presencia del narrador omnisciente y su estabilidad narrativa. Algo diferente es lo que sucede en Vivir afuera en la cual la presencia del narrador est debilitada al punto de casi desaparecer. Los enunciados de los personajes y las relaciones entre estos, al encontrarse fuertemente individualizados,

PAGE 138

131 ofrecen al lector la posibilidad de observar distintas facetas en ellos. Se produce en esta novela casi un efecto fotogrfico, un retrato, que el lector va reconstruyendo, el cual puede tener diversas facetas. En un punto intermedio entre estas dos novelas se ubica La experiencia sensible En esta novela hay intervencio nes explcitas del narrador con el objetivo de desestabilizar los contornos del contexto del discurso referido. Esto tiene el efecto de generar una situacin de complicidad o malestar en el lector, quien se halla expuesto a las opiniones del narrador desde un contexto de la narracin cercano al suyo. Puntos, rectas, curvas, y perspectivas En esta seccin se har un breve anlisis de la estructura narrativa de las novelas. Para ello se utiliza la definicin de estructura propuesta por Seymour Chatman. En est a definicin el autor plantea la idea de punto de vista del narrador. En el caso de las novelas analizadas se trata de un narrador omnisciente y no identificado, 18 quien conforma el acto de narrar not an act of perception but of presentation or represen tation, of transmiting story events and existents through words or images [] He is a component of the discourse: that is, of the mechanism by which the story world is rendered [] He resides in an order of time and place different from that occupied by th e characters, his is a different here and now (97). El narrador y los personajes representan distintos tipos de experiencias, por lo que es necesario distinguir entre dos puntos de vista, aquel que pertenece al narrador y aquel que pertenece al persona je. Como menciona Chatman (98), en el caso del punto de vista 18 Con no identificado se quiere decir que el narr ador no se presenta bajo ningn rtulo por el cual justifique la narracin. Es decir, no dice ni que es testigo de algo que narra, ni un escritor que juega en la escritura y entonces relata y se incluye en el relato. De todos modos, hay una excepcin, y es que en Vivir afuera hacia el final de la novela el Pichi y Susi van a ver a un escritor que suele nutrirse de informantes. Puede presumirse que la figura de este escritor est vinculada a la del narrador, pero en ningn momento es esclarecido.

PAGE 139

132 del narrador se refiere a actitudes psicolgicas, sociolgicas e ideolgicas que pueden asumir desde un tono neutral hasta uno cargada de valoraciones ideolgicas. El punto de vista puede estar presente en la narracin, es decir en el acto de narracin o en la historia narrada, de un modo explcito o implcito. Cuando el punto de vista es expuesto de modo explcito aparece a travs de comentarios y observaciones que el narrador introduce dentro d e la narracin. Estos comentarios pueden intercalarse a la historia narrada o pueden ser anteriores o posteriores, pero no estn dentro de la historia narrada. De todos modos, como adelanta Chatman Attitudes, of course are rooted in ideology, and the na rrator is as much a locus of ideology as anyone else, inside or outside the fiction. The ideology may or may not match that of the implied or real author. It might be argued that in a sufficiently broad definition, attitudes are all that narrator s point of view feasibly refers to (98). De este modo se entiende que el punto de vista del narrador puede encontrarse en el reporte que este hace de las actitudes de los personajes. Por eso, Chatman ofrece la distincin entre slant para referirse a las expresio nes explcitas o implcitas del autor y delimits the mental activity on this side of the discourse story, barrier (98), es decir, fuera de la historia narrada. El trmino filter el autor lo propone para capturing something of the mediating function of a characters consciousness [] as events are experienced from a space within the story world [] The story is narrated as if the narrator sat somwhere inside or just this side of a characters consciousness and strained all events through that character s sense of them [] the barrier, structurally, remains, whether the narrator continues to speak in his own voice or falls silent for long stretches or for the entire text (98).

PAGE 140

133 Tomando en cuenta lo anterior, y el hecho de que las tres novelas se ubican d e modo diferente en la relacin dinmica entre discurso referido y discurso que refiere, las tres novelas exponen de modo diferente el punto de vista del narrador y de los personajes. En primer lugar, al analizar el modo en que las estrategias narrativas s e despliegan a travs de diversas voces narrativas, en Vivir afuera se puede hablar de un perspectivismo. Cada personaje ofrece su punto de vista, pero este punto de vista no es sobre una historia particular acerca de la cual todas las voces de los persona jes confluyen. Por el contrario, la historia que se narra a travs de las voces de los personajes es un historia que se arma, mientras todas las voces narran, con los puntos de vista de los personajes. Estos puntos de vista son las percepciones, conocimien to o saber, emociones, acciones, experiencias que tienen y sienten los personajes. En esta novela hay una interpolacin de las voces narrativas de cada uno de los personajes, y una dbil presencia del narrador omnisciente, quien aparece claramente hacia el principio de la novela y hacia el final. El narrador omnisciente en esta novela se limita a intervenir para detallar descripciones, desde su punto de vista, como cuando describe al principio de la novela a los personajes. De todos modos las descripciones de estos luego son completadas por ellos mismos, como cuando Wolff describe a Mariana y el Pichi desde la ruta, o cuando profundiza en la apariencia de Mariana en el Dandy, o Sal reflexionando sobre Wolff. En narrador omnisciente no interviene exponiendo explcitamente sus puntos de vista, y de ese modo no interpela al lector. Es la historia narrada, que es la historia de las conexiones entre los relatos de cada uno de los personajes, la que interpela al lector. Sin embargo, as como no hay lecturas inocen tes, tampoco hay escrituras inocentes. Por eso, el hecho de que el narrador omnisciente regrese hacia el final de la novela para contar con detalles muy precisos el

PAGE 141

134 funcionamientos de las cmaras de vigilancia del shopping y su conexin con el mundo del ma rketing y las finanzas, a pesar del tono neutro, no explcito de ningn punto de vista, es la exposicin de un punto de vista muy particular. Precisamente la descripcin individualizada del principio ahora es vista por los ojos de las cmaras que detectan esas individualidad como un flujo de movimiento anormal dentro de lo esperado en un shopping. Sin embargo esos movimientos tambin estn calculados. Con esto, el narrador pone en evidencia desde su punto de vista, que hay una conexin entre el todo y las p artes, una conexin que el lector observa como resultado del desciframiento de las conexiones entre los discursos de los personajes. Como se ha mencionado en las dos secciones anteriores, en un polo opuesto a Vivir afuera se encuentra En otro orden de cosa s puesto que en esta novela al tratarse de una crnica biogrfica de 12 aos de la vida del personaje, con contornos muy bien definidos de su discurso, no hay ninguna posibilidad de perspectivismo. El narrador no interviene exponiendo su punto de vista, n i provee ya de informacin contextual que pudiera revelar desde qu lugar o postura respecto de la historia que cuenta narra. En este sentido, el narrador se limita a ofrecer las percepciones, acciones, experiencias del personaje, y a comentarlas en un ton o neutro, siempre en funcin de la relacin temporal causal que se establece en los hechos de la historia narrada. As es que el narrador, al ser el discurso que refiere, respeta los contornos establecidos para la definicin del discurso referido, que es e l discurso del personaje. En esta novela se est siempre del lado de la historia narrada, no como en Vivir afuera en la que se est en la historia narrada puesto que las distintas narraciones de los personajes hacen la historia.

PAGE 142

135 Ya en las dos secciones an teriores se mencion que La experiencia sensible es una novela en la cual los discursos referidos se encuentran interpolados con las intervenciones del narrador. Estas intervenciones muestran explcitamente el punto de vista del narrador, el cual tiene com o objetivo interpelar al lector. El narrador hace esto de modo explcito al relacionar, de un modo temtico (que es tambin una manera de ofrecer una explicacin), el discurso referido con su interpretacin de la realidad que se presenta en el universo sim blico de la historia narrada. As, el narrador relaciona, y explica, acciones, percepciones y actitudes de los personajes, a un contexto ms general. Ese contexto es presentado por sus interpretaciones y conocimientos de la realidad de la historia narrada Aqu hay un punto muy importante de destacar, y es que, no hay que olvidar que el narrador est en el futuro de la historia narrada, que es el presente de la lectura, por lo que sus interpretaciones de aquello que es la realidad de la historia, se hace d esde un presente compartido por el lector. El narrador tiene su interpretacin sobre la poltica, la cultural, la comercializacin, el mundo de los negocios y la economa mundial. Su interpretacin es una posibilidad entre las muchas que puede hacer el lec tor, por lo que ambos comparten un lugar de legitimidad en cuanto a la posibilidad de interpretar la historia narrada Recapitulando En este captulo se ha observado cmo los procedimientos de construccin del relato tales como el uso abundante de cdigos c ulturales y hbitos de consumo, y la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil conforman un rasgo comn, o un patrn en las estrategias narrativas que se despliegan a travs de las distintas formas narrativas. Para el caso de la voz narrativa se obse rv que la utilizacin de cdigos culturales y hbitos de consumo, y de versiones ligadas a lo verosmil son fundamentales en el

PAGE 143

136 funcionamientos de dos estrategias narrativas comunes a las voces narrativas de las tres novelas: para la ubicacin en el tiemp o y la identificacin de objetos y hbitos de consumo; y para el trazado de una identidad a partir de una lectura directa, sin ejercicios de desciframientos de enigmas alusivos. Respecto a esto ltimo, en este captulo se ha mostrado que la apuesta de lect ura de estas tres novelas no excluye los ejercicios de desciframiento. A travs del anlisis de los personajes, sobre todo de la relacin dinmica entre el discurso referido y el discurso que refiere, y de la relevancia temtica de los personajes, se ha de mostrado que el lector necesita hacer un ejercicio de desciframiento. Esto se observa claramente en el hecho de que a travs de los personajes se despliegan otras dos estrategias narrativas comunes a las tres novelas: la ubicacin en el tiempo y la identif icacin de objetos y hbitos de consumo; y la intencin de restituir fragmentos de la totalidad. Estas dos estrategias, como en el caso de las voces narrativas, tambin comparten un patrn comn en los procedimientos de construccin del relato. En esta opo rtunidad tambin se observa el uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo; y la utilizacin de versiones ligadas a lo verosmil. A travs de los personajes, y la estructura narrativa, como se observar en los prrafos siguientes, se manifiest a para el lector la posibilidad de construir un horizonte ideolgico para los personajes, resultado del ejercicio de desciframiento que proponen las novelas. En las tres novelas, tanto a partir de una relacin lineal, o pictrica, entre el discurso referi do y el discurso que refiere individualizada, como a partir de la estructura de las novelas, se propone al lector un ejercicio de desciframiento. El ejercicio implica la reconstruccin de una totalidad, como por ejemplo, en una unidad espacio temporal

PAGE 144

137 nic a, como es el caso de Vivir afuera en la cual todo sucede en Buenos Aires en apenas en un da). Otro ejemplo es reconstruccin de una totalidad en una unidad espacio temporal en la que predomina la variable espacial, como es el caso de La experiencia sens ible En la novela se plantea la continuidad del pasado en el presente entre dos polos fsicos, Las Vegas y Buenos Aires en 1978. La extrapolacin al presente se da fuera de la historia, en el aqu y ahora del narrador, y se propone como una interpretacin de la historia, en la cual la persistencia del pasado en el presente aparece en realidad como las proyecciones a futuro de los personajes y como el traslado de caractersticas de Las Vegas al lugar, Buenos Aires, al que regresarn y en el cual transcurrir su futuro. En el caso de En otro orden de cosas en la unidad espacio temporal predomina la variable temporal, puesto que la historia es la historia de la transformacin de la identidad del personaje en un perodo de 12 aos. De este modo, al restituir fr agmentos de la totalidad, se lleva a cabo un ejercicio de desciframiento que implica al lector el trazado de los horizontes ideolgicos de los personajes dentro del universo simblico de la novela. Esos horizontes ideolgicos son una forma de interpelar a la realidad propuesta en ese universo simblico de la novela; pero tambin, al tratarse justamente de horizontes ideolgicos, no dejan de implicar tambin una interpelacin al mundo extratextual, al mundo referencial externo. Esta es la propuesta realista de Fogwill en estas tres novelas. Una propuesta que requiere negociar con la realidad (la propuesta en el universo simblico de la novela) o la conciencia intranquilizadora (de negociar con el referente externo). En los ejercicios de desciframientos que pr oponen estas novelas la alusin es reemplazada por la mencin

PAGE 145

138 directa de las cosas, y sus relaciones a partir de los cdigos culturales, los hbitos de consumo, y las versiones verosmiles.

PAGE 146

139 CHAPTER 5 CONCLUSIONES: NARRAR PARA REPONER EL SE NTIDO La ausencia de una palabra en el mejor de los casos es un instante vaco en la memoria. En el peor, un vaco en el saber. Pero el fracaso de una tentativa de encontrar o crear la palabra o la frase b uscada es un vaco de poder. (Fogwill, La experiencia sensible 30 31) El cambio en la modalidad narrativa en la literatura argentina a partir de mediados de la dcada del 90, fue el punto de partida de esta tesis. Miguel Dalmaroni observ ese cambio en n ovelas como Villa (1995) y Ni muerto has perdido tu nombre (2001), de Miguel Gusmn, y tambin en Dos veces junio (2002), Martn Kohan. Un cambio que bsicamente ha sido identificado como el pasaje de una escritura alusiva a una directa, lo cual es resulta do del modo de procesar, durante los ltimos aos, la cuantiosa y variada informacin sobre la dictadura y el terrorismo de Estado. En comparacin a novelas como Respiracin artificial (1980), de Ricardo Piglia, paradigma de un modelo de escritura alusiva durante los ochenta y noventa, en la lectura de las novelas anteriormente mencionadas se comprueba un cambio en la modalidad narrativa. Sin embargo, a pesar de que el cambio haba sido sealado, el mismo no haba sido analizado. El objetivo de los captul os precedentes ha sido demostrar en qu consiste y cmo funciona el cambio en la modalidad narrativa en tres novelas de Rodolfo Fogwill, las cuales son un claro reemplazo de la escritura alusiva por una directa. En Vivir afuera (1998), La experiencia sensi ble (2001), y En otro orden de cosas (2001), se observ que el cambio en la modalidad narrativa es producto de un uso distinto de las estrategias narrativas. El modo particular en que un autor decide utilizar ciertas estrategias narrativas

PAGE 147

140 es resultado del grado de legitimidad que tengan esas estrategias en tanto convenciones especficas en la construccin de la ficcin. Esa legitimidad est dada por el posicionamiento del autor dentro de un grupo de pertenencia. En este sentido, el papel de la crtica y la teora literaria son fundamentales a la hora de validar el conjunto de convenciones a travs de las cuales se organiza el universo simblico de la ficcin. La valoracin y validacin de las convenciones o modalidades narrativas es una valoracin y legitim acin de las relaciones de implicacin entre el referente externo y el referente interno. Las estrategias narrativas son las modalidades o convenciones que un autor utiliza en la elaboracin de un texto, e indican la relacin de correspondencia o no corres pondencia entre los referentes extraliterarios y los referentes intraliterarios. De este modo, la valoracin y validacin de un cierto modo de utilizar las estrategias narrativas, es tambin una valoracin y validacin de la relacin entre literatura y rea lidad, entre ficcin y poltica. Al explicar en qu consiste y cmo funciona el cambio en la modalidad narrativa en estas tres novelas de Fogwill se ha pretendido ir ms all de una mera descripcin. El cambio en la modalidad narrativa que puede observars e en estas tres novelas indica no solo un pasaje de una modalidad alusiva hacia otra ms directa. Indica tambin un posicionamiento esttico del autor, que tiene que ver con su lugar de enunciacin y con su propuesta de lectura. Las novelas analizadas no s on resultado de una relacin mimtica entre ficcin y realidad a travs de la cual se proponga al lector descifrar la ficcin a travs de la realidad. Se trata de todo lo contrario, pues el lector debe descifrar una realidad que es presentada en la ficcin El ejercicio de desciframiento que el lector hace lo conduce al trazado de horizontes ideolgicos dentro del texto. En el trazado de estos

PAGE 148

141 horizontes ideolgicos dentro del texto se da un proceso de interpelacin de aquello que es presentado como realida d dentro del universo simblico literario. Por el modo en que la referencialidad espacio temporal est organizada en el universo simblico a travs de las estrategias narrativas la interpelacin de la realidad textual conduce a instancias en las que el lec tor debe interpelar el lugar desde el cual lee. En este proceso, la seleccin y combinacin de las estrategias narrativas, las cuales expresan la relacin de implicancia entre el referente externo y el referente interno, es determinante en la orientacin d el cambio en la modalidad narrativa. Para analizar el cambio en la modalidad narrativa, del cual las tres novelas de Fogwill son un ejemplo, se ha partido del hecho de que la modificacin en las estrategias narrativas que se despliegan en una novela es r esultado de una variacin en la seleccin y combinacin de los procedimientos de construccin del relato. Estos son convenciones que determinan el modo en que se relacionan las secuencias de proposiciones que conforman un relato. Las convenciones determina n el modo en que se constituye el sistema simblico intraliterario que da lugar a la relacin de implicacin entre referente interno y referente externo. Un cambio al nivel de las estrategias narrativas indica que hay un cambio al nivel de los procedimient os de construccin del relato. Esto no quiere decir que se produce un cambio en las convenciones por las que se establecen ciertos procedimientos de construccin del relato, sino que se produce un cambio en la seleccin y combinacin que el autor hace. Com o resultado se da una variacin en el despliegue y funcionamiento de las estrategias narrativas al interior de la novela. A travs del uso distintivo de los procedimientos de construccin del relato, y como consecuencia, del uso distintivo de las estrateg ias narrativas, en las novelas

PAGE 149

142 analizadas de Fogwill se resaltan y se ven de modo particular ciertos temas como la identidad, la relacin entre el todo y las partes, la memoria, y las prcticas sociales marginales. Como se mencion antes, esto es resultado de trabajar de un modo diferente la interrelacin entre referentes extraliterarios (material novelable) y los referentes intraliterarios (mundo simblico ficticio) a travs de los procedimientos de construccin del relato. Y es resultado, tambin, del lug ar de enunciacin del autor, desde el cual parte una propuesta de lectura. Podra interpretarse la propuesta de Fogwill como una vuelta al realismo? Esta es la pregunta que surge ms all del anlisis formal de las caractersticas del cambio narrativo, la cual puede proponer un punto de partida para el anlisis de la narrativa producida en Argentina desde fines de los noventa y en la actualidad. Para analizar el cambio en la modalidad narrativa del cual las novelas de Fogwill son un ejemplo, fue necesari o, en el captulo I, contextualizar respecto de qu tipo de modelo de produccin literaria se daba ese cambio en la modalidad narrativa. Se hizo un anlisis del contexto en el que la produccin literaria se hallaba en el momento en que irrumpe el discurso totalitario de la ltima dictadura militar (1976 1983), e impone, entre otras imposiciones, nuevas coordenadas de produccin cultural. La produccin literaria respondi a las nuevas condiciones sociales, polticas, culturales y econmicas, utilizando y com binando ciertas estrategias narrativas. Estas le permitieron expresarse momentos en los cuales decir, nombrar, y saber, eran equivalentes a peligrar, y tambin morir. Ese modelo literario que surge con la resistencia a la poltica de silencio y terror de l a dictadura marc el paradigma de escritura para las generaciones que siguieron, y se prolong fuertemente hasta mediados de la dcada del noventa. La relacin de

PAGE 150

143 implicacin entre el referente externo y el referente interno en las novelas de Fogwill que h an sido analizadas, es opuesta a la relacin que se dio en el modelo literario que surge en momentos de la dictadura. Se ha analizado en profundidad, en el captulo I, que este modelo se caracteriza por una reflexin indirecta sobre la realidad y, como ha sealado Beatriz Sarlo (35), produjo un discurso crtico justamente porque adoptaba la forma de la elipsis, la alusin y la figuracin como estrategias para el ejercicio de una perspectiva sobre la diferencia (35). Una diferencia que la dictadura suprim a a travs de la utilizacin sistemtica de la represin y el terror. Esta narrativa del perodo anterior a Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas se caracteriza por la reflexin indirecta sobre la realidad. Una reflexin que se ocupa tanto del mundo representado como de los procedimientos por los cuales se establece la representacin en s misma. Esto dio lugar, como propone una vez ms Sarlo (42), a la posibilidad de interrogar los modos de producir ficcin, y entonces, poder r echazar un nico rgimen de verdad literaria. Hasta el momento en que irrumpe la dictadura militar, se haba hecho hincapi en la correspondencia entre los hechos representados en la ficcin y los hechos en s. Hay que tener en cuenta, de todos modos, que eso no significaba necesariamente que todo referente externo deba ser directamente fijado y reforzado desde la ficcin a travs del referente interno. Sin embargo, s se esperaba una coherencia en la relacin entre el orden de las representaciones literar ias y el orden de las representaciones de la realidad. Una coherencia que conduca inevitablemente a la certeza de que es posible percibir totalidades. En el modelo literario que surge a partir de la dictadura, hay una absoluta discordancia respecto de lo anterior. Hay una manifiesta desconfianza en el estilo realista como modelo capaz de capturar la

PAGE 151

144 experiencia que se estaba dando en ese momento. Un momento que se caracterizaba por el quiebre de vnculos sociales y de experiencias colectivas, era poco prob able de ser capturado desde la certeza de la totalidad, sobre todo porque en la totalidad siempre hay contradicciones. Se abre paso, entonces, a un contexto de posibles elecciones literarias, aunque hasta mediados de los noventa, a pesar del cambio en el c ontexto histrico, el modelo alusivo sigui prevaleciendo. Andrs Avellaneda ha sealado que a mediados de los ochenta se haba profundizado en los escritores ms jvenes una literatura fuera de las exigencias de lo poltico social (36). En esta literat ura predomina la exposicin de los recursos literarios dentro del universo simblico de la ficcin. De este modo, de acuerdo a Avellaneda, se refuerza la concepcin de que no existe mediacin entre el texto literario y la realidad, y el rechazo por lo refe rencial. Esto se materializa en el frecuente empleo de tcnicas alusivas, que produce un tipo de narrativa que gira siempre en torno a un no decir, alrededor de algo que debe ser develado pero que se resiste. Mara Teresa Gramuglio ha sealado que este esp acio del no decir ha sido ocupado por la incertidumbre que expresa el rechazo a toda certeza, a toda posibilidad de percepcin completa de la totalidad. Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas se ubican en una narrativa opuesta a la anterior. La posibilidad de la alusin queda obturada por una modalidad directa. En ella, a travs del uso abundante de cdigos culturales, la descripcin minuciosa, y el empleo de versiones ligadas a lo verosmil, se propone un ejercicio de desciframie nto que conduce a trazar horizontes ideolgicos, los cuales implican certezas y percepcin de totalidad. Estos rasgos son distintivos en la narrativa desplegada en estas tres novelas respecto del modelo anterior. Los mismos son resultado

PAGE 152

145 del uso particular de las estrategias narrativas, las cuales a su vez, son resultado de la variacin en la seleccin y combinacin de los procedimientos de construccin del relato. En el captulo II se realiz un anlisis de las estrategias narrativas de acuerdo a la selec cin y combinacin de los procedimientos de construccin del relato. En cada estrategia narrativa, en cada una de las novelas, hay una combinacin diferente de los procedimientos de construccin del relato y una predominancia de unos sobre otros. Esto cara cteriza de un modo especfico el despliegue de las estrategias narrativas dentro de cada una de las novelas, acentuando las diferencias entre ellas, pero a la vez marcando el estilo del autor. Para el anlisis de los procedimientos de construccin del rel ato se tom como punto de partida el anlisis narratolgico de Mieke Bal (84). A partir de su propuesta de anlisis narrativo se tom como factor determinante en la construccin de la novela la relacin que se establece entre los procedimientos de construc cin del relato. Se analiz el despliegue de cuatro estrategias narrativas (el registro minucioso de datos y percepciones en el que no abunda la repeticin, sino la coincidencia de lo relatos de los personajes; la ubicacin en el tiempo y los objetos de co nsumo son identificables en el mundo referencial externo y no solamente como una instancia literaria; una clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad; y la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura directa) en cada una de las novelas, en funcin de la seleccin y combinacin en cada una de las estrategias de diferentes procedimientos de construccin del relato. A partir de este anlisis se ha mostrado que Vivir afuera es una novela en la cual el uso abundante de cdigos cultur ales y hbitos de consumo, el relato dentro del relato y

PAGE 153

146 la narracin fragmentada, son los procedimientos de construccin del relato con gran peso en las estrategias narrativas. A partir de estos procedimientos predominantes en las estrategias narrativas d esplegadas en esta novela, es posible establecer puntos de contacto entre los distintos personajes. Esto posibilita la reconstruccin de la relacin de los personajes con la totalidad en la que se hallan inmersos. A su vez, la narracin fragmentada preserv a el alto grado de individualizacin del discurso de los personajes, haciendo posible que la relacin entre el todo y las partes se establezca, pero sin diluir a las partes en el todo y eliminar la percepcin de ese todo como algo heterogneo y fragmentari o. La referencialidad espacial y temporal que proporciona el uso abundante de cdigos culturales es central en la ubicacin en el tiempo e identificacin de objetos y hbitos de consumo, ya que permite establecer los puntos de contacto entre los personajes y as trazar el mapa de esa totalidad en la que se encuentran inmersos. De este modo, la posibilidad de trazar una identidad no es resultado de la lectura de un texto mimtico, sino de un ejercicio de desciframiento de los distintos discursos presentados en esta novela, y de las relaciones entre ellos. Esto conduce a descifrar la realidad de ese universo simblico literario que es la novela, en la cual el todo y las partes se encuentran relacionados de distintos modos. Del anlisis de los procedimientos de construccin del relato en cada una de las estrategias narrativas, surge que en La experiencia sensible el empleo de versiones ligadas a lo verosmil es el procedimiento de construccin del relato preponderante en el registro minucioso de datos y perce pciones. Esta estrategia es central para establecer los puntos de contacto, no ya entre personajes, sino entre coordenadas espacio temporales. El tema de esta novela ya no es la relacin entre el todo y las partes en un momento y en un

PAGE 154

147 espacio determinado, como en Vivir afuera sino que se trata de la relacin entre el presente y el pasado. La novela da cuenta a travs de la descripcin minuciosa de datos y percepciones, y de versiones ligadas a lo verosmil, del proceso por el cual, en el universo simbl ico planteado como realidad, ocurre un reemplazo de la poltica por el consumo. De este modo, se ponen de manifiesto lneas de ruptura y continuidad entre el pasado de la historia que se narra, y el presente de la lectura. En otro orden de cosas es una no vela fuertemente marcada por la presencia central de versiones ligadas a lo verosmil en cada una de las estrategias narrativas. La referencialidad espacio temporal que proporciona el abundante uso de este procedimiento de construccin del relato, junto al empleo de la mezcla de niveles verbales y el uso de cdigos culturales, son centrales en el despliegue del registro minucioso de datos y percepciones y en la posibilidad de trazar una identidad. En esta novela el tema central es la transformacin de la id entidad del personaje, por lo que se trata de una narracin en la cual no se reconoce la autonoma de las partes respecto del todo, ni se localizan rupturas y continuidades. Se trata de una narracin en la cual tanto el todo y las partes, como las rupturas y continuidades estn vinculadas de un modo determinante en el proceso de construccin de la identidad. El conjunto de especificidades que los procedimientos de construccin del relato imprimen a las estrategias narrativas distingue a las novelas tanto e n conjunto como entre s. En las tres novelas hay una eliminacin de la alusin a travs de la fuerte presencia de referencias espacio temporales y culturales que conducen a revelar puntos de contacto, rupturas y continuidades, y transformaciones, que se d evelan como los horizontes ideolgicos de los personajes. Pero a su vez, en cada una de las novelas, la especificidad

PAGE 155

148 de las estrategias narrativas, hace que se traten diferentes temas, y se propongan perspectivas distintas para aquellos temas en comn. En el captulo III se ha trabajado en el patrn comn que tienen las estrategias narrativas, y que se refiere al uso comn de ciertos procedimientos de construccin del relato. De este modo, se ha analizado el despliegue de las estrategias narrativas en la s formas narrativas (voz, personajes y estructura) a partir de ese patrn. Por un lado, el patrn comn distingue, al formar parte de un conjunto ms amplio de combinaciones entre los procedimientos de construccin del relato, y de las estrategias narrativ as entre s, a las formas narrativas de cada una de las novelas. Por otro lado, ese patrn comn, es una caracterstica del estilo del autor. El uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consumo, y el empleo de versiones ligadas a lo verosmil, conf orman un rasgo comn en las estrategias narrativas que se despliegan en cada una de las formas narrativas. Siguiendo a Gerard Genette en el anlisis de las voces narrativas, se ha demostrado la relevancia de estos procedimientos de construccin del relato en la relacin que se establece en los niveles diegtico e intradiegtico de las novelas. La relacin entre estos niveles es temtica en Vivir afuera entre temtica y causa efecto en La experiencia sensible y explicativa a modo de causa efecto en En otro orden de cosas Esto permiti ubicar a las novelas respecto de las voces narrativas y de la relevancia que las mismas tienen en el desarrollo de los temas en cada una de ellas. De este modo, la relacin entre el todo y las partes, que es el tema en Vivir afuera se despliega a travs de la relacin temtica que mantienen los distintos niveles narrativos. Este tipo de relacin permite que se establezcan los puntos de contacto entre los discursos de los distintos personajes, y por ende la relacin entre el t odo y las partes, sin que ninguna de ambas se diluya en la otra.

PAGE 156

149 En el caso de La experiencia sensible la ambivalente relacin temtica y explicativa pone de manifiesto el papel de la voz de la narrador en esta novela. Una voz narrativa que ofrece sus prop ias opiniones sobre la historia que narra, y de ese modo interpela al lector a compartirla o distanciarse de ella. En un polo opuesto a Vivir afuera y a cierta distancia de La experiencia sensible En otro orden de cosas es una novela en la cual la transf ormacin de la identidad del personaje se despliega a travs de relaciones explicativas a modo de causa efecto entre los niveles narrativos. La importancia temtica de los personajes es uno de los puntos principales que se han demostrado en el captulo I II por medio del anlisis de procedimientos narrativos y estrategias narrativas desplegadas a travs de los personajes. Para ello se ha seguido un esquema de anlisis que toma diversos elementos tericos que van desde Todorov a Voloshinov. En los personaje s es central el despliegue de estrategias narrativas como la ubicacin en el tiempo y la identificacin de objetos y hbitos de consumo; y la clara intencin de restituir fragmentos de la totalidad. El uso abundante de cdigos culturales y hbitos de consu mo, y la utilizacin de versiones ligadas a lo versomil, nuevamente conforman un patrn comn en estas estrategias. En las tres novelas se pone de manifiesto la posibilidad de trazar un horizonte ideolgico para los personajes, el cual es resultado del ej ercicio de desciframiento de la realidad que se presenta en el universo simblico de las novelas. La estructura narrativa, distinta en cada una de las novelas, tambin apela al patrn comn formado por los cdigos culturales y hbitos de consumo, y la util izacin de versiones ligadas a lo verosmil. La posibilidad de trazar una identidad y la restitucin de los fragmentos de una totalidad son dos estrategias narrativas a partir de las cuales se concreta el trazado del horizonte ideolgico de los personajes.

PAGE 157

150 Volviendo a las primeras pginas de estas conclusiones, a travs del anlisis del cambio en la modalidad narrativa a partir del anlisis de los procedimientos de construccin del relato y las formas narrativas se ha demostrado que el cambio en la modalid ad narrativa est caracterizado por el tipo ejercicio de descriframiento presupuesto en las novelas. Este ejercicio conduce al trazado de un horizonte ideolgico de los personajes dentro de la realidad propuesta por el universo simblico de la novela. Como se ha demostrado, ese universo simblico posee una alta referencialidad espacial y temporal, la cual no es presentada como algo dado, sino que debe ser reconstruida por el lector desde la fragmentariedad de las voces, la relevancia temtica de los persona jes y la estructura narrativa. De este modo, debido a la referencialidad espacial y temporal, y a los efectos de reconstruccin de voces, personajes y estructura, el horizonte ideolgico que resulta del ejercicio de desciframiento que implica la lectura, e s tambin el resultado de un proceso de interpelacin, tanto de la realidad presentada en la novela como del lugar desde el cual se lee. Retomando el planteo de Avellaneda acerca de la literatura alusiva que cuestiona nicamente el discurso literario por fuera de las coordenadas sociales y polticas, el tipo de narrativa que proponen las tres novelas analizadas presentan la posibilidad de un cuestionamiento del lugar desde el cual se produce literatura y desde el cual se lee. Esta propuesta se manifiesta c omo una apuesta a un realismo respecto a la propuesta literaria surgida de la dictadura. Lo referencial no es rechazado, tampoco presentado como una certeza, o como la percepcin acabada del todo, sino interpelado en la ficcin al poner de manifiesto la re lacin entre procesos de significacin social. En esta propuesta la ficcin es un lente, uno posible entre otros, para poder ver, nombrar, saber y cuestionar la

PAGE 158

151 realidad. La apuesta realista de Fogwill es una apuesta en la que el ejercicio de desciframient o conduce al trazado de un horizonte ideolgico a travs del cual se apela a nombrar y a saber. En oposicin a la incertidumbre planteada por la alusin, esta narrativa no propone la bsqueda de la certeza de las cosas o de las percepciones, sino la certez a de la bsqueda de la palabra. Como plantea el narrador de En otro orden de cosas El saber no ocupa lugar, ri y anot que quien considera el saber como un sustantivo que nombra un objeto disponible se condena a la angustia de sentirse siempre ignorando algo. Pero saber tambin es un verbo en infinitivo y as no alude a lo que uno posee, sino a lo que puede hacer con el conocimiento (187). En la propuesta narrativa de Vivir afuera La experiencia sensible y En otro orden de cosas la totalidad no es lo dado a travs de la certeza, tampoco es lo imposible de nombrar y revelar a travs de la alusin, sino que es un momento de reconstruccin que hace el lector. Saber, en esta propuesta, es reponer el sentido.

PAGE 159

152 LIST OF REFERENCES Avellaneda, Andrs. El habla de la ideologa Buenos Aires: Editorial Sudamericana, 1983. --, Hablar y callar. Construyendo sentido en la democracia Hispamrica, revista de literatura 24:72 (1995 Dec): 27 38 Bajtn, Mijail. El mt odo formal en los estudios literarios Madrid: Alianza Universidad, 1994. Bal, Mieke. Narratology. Martin McMillan ed. The narrative reader New York: Routledge, 2000. 81 86 Balderston, Daniel. El significado latente en Respiracin artificial de Ricardo Piglia. Valoracin mltiple. Ricardo Piglia La Habana: Casa de las Amricas: 2000. --, Ficcin y poltica. La narrativa argentina durante el proceso militar Buenos Aires: Alianza Editorial, 1987. Bessire, Jean. Literatura y representacin. Mark Aug enot, Jean Bessire, Dowe Fokema y Eva Kushner, eds. Teora literaria Mxico: Siglo XXI, 1993. 356 375. Chatman, Seymour. Point of view. The Narrative Reader (Ed. Martin McQuillan). New York: Routledge, 2000. Dalmaroni, Miguel. Ni muerto has perdido tu nombre. Punto de Vista 74 (2002) Diciembre 2002 http://www.bazaramericano.com/resenas/articulos/dalmaroni_horror.asp Drucaroff, Elsa. Mijail Bajtn, la guerra de las culturas Buenos Aires: Editorial Almagesto, 1996. Fogwill, Rodolfo. En otro orden de cosas Madrid: Mondadori, 2001. --, La experiencia sensible Madrid: Mondadori, 2001. --, Vivir afuera Buenos Aires: Sudamericana, 1998. Fornet, Jorge. Un debate de p oticas. Las narraciones de Ricardo Piglia. Drucaroff,

PAGE 160

153 Elsa, comp. Historia crtica de la literatura argentina Buenos Aires: Emec Editores, 2000. 345 360. --, Valoracin Mltiple. Ricardo Piglia La Habana: Casa de las Amricas, 2000. Genette, Gerard. Narrative Discourse. An Essay in Method New York: Cornell University, 1980. Gramuglio, Mara Teresa. El lugar de Saer. Saer, Juan Jos: Juan Jos Saer por Juan Jos Saer Buenos Aires: Editorial Celtia, 1986. 261 299. --, Polticas del decir y formas de ficcin. Novelas de la dictadura militar. Punto de Vista 74 (2002): 9 14. Hopenhayn, Martn. Por qu Kafka? Poder, mala conciencia y literatura Buenos Aires: Paidos, 1983. Jakobson, Roman. El realismo artstico. Realismo mito, doctrina o tendenci a histrica? Buenos Aires: Ediciones Lunaria, 2002. 83 91. Lamborghini, Osvaldo. Novelas y cuentos Barcelona: Ediciones del Serbal, 1988. Masiello, Francine. La Argentina durante el Proceso: Las mltiples resistencias de la cultura. Balderston, Daniel 1 2 29. Piglia, Ricardo. Respiracin artificial (1980). La Habana: Editorial Casa de las Amricas, 2000. Portantiero, Juan Carlos. La produccin de un orden. Ensayos sobre la democracia entre el estado y la sociedad Buenos Aires: Ediciones Nueva Visin, 198 8. Sarlo, Beatriz: Escenas de la vida posmoderna. Intelectuales, arte y videocultura en la Argentina Buenos Aires: Espasa Calpe, 1994. --, Poltica, Ideologa y Figuracin Literaria. Balderston, Daneil 30 58. Sosnowski, Sal. Cartografa y crtica de las letras hispanoamericanas. Sal Sosnowski, ed. Lectura crtica de la literatura americana Caracas: Biblioteca Ayacucho, 1996. 9 88. Speranza, Graciela. Magias parciales del realismo. Milpalabras 2 (verano 2001): 57 64. --, Primera persona. Convers aciones con quince narradores argentinos Buenos Aires: Norma, 1995. Todorov, Tzvetan; Ducrot, Oswald. Diccionario enciclopdico de las ciencias del lenguaje Buenos Aires: Siglo Veintinuno Editores, 1975.

PAGE 161

154 Voloshinov, Valentn. El signo ideolgico y la fil osofa del lenguaje Buenos Aires: Ediciones Nueva Visin, 1976.

PAGE 162

155 BIOGRAPHICAL SKETCH Karina Vzquez was born in Buenos Aires, Argentina, in 1970. She got her BA degree in sociology at the University of Buenos Aires. After three years of teaching Changes in the world politic system, a course under the direction of Ale jandro Horowicz, at the University of Buenos Aires, she came to University of Florida to study literaure. At the present she is in the Spanish Literature PhD track at the Romance Languages and Literatures program, working under the direction of Dr. Andrs Avellaneda.


Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0004641/00001

Material Information

Title: La Estetica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la Realidad o la Conciencia Intranquilizadora
Physical Description: Mixed Material
Copyright Date: 2008

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0004641:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UFE0004641/00001

Material Information

Title: La Estetica de Rodolfo Fogwill: Negociar con la Realidad o la Conciencia Intranquilizadora
Physical Description: Mixed Material
Copyright Date: 2008

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UFE0004641:00001


This item has the following downloads:


Full Text











LA ESTETICA DE RODOLFO FOGWILL:
NEGOCIAR CON LA REALIDAD O LA CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA















By

KARINA VAZQUEZ


A THESIS PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL
OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILL1VENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF
IVASTER OF ARTS

UNIVERSITY OF FLORIDA


2004


































Copyright 2004

by

Karina Vazquez







































A Rosa Sale y Juan Carlos Vizquez, mis padres.
















ACKNOWLEDGMENTS

I would like to express my gratitude to Dr. Andres Avellaneda, my committee

chair, for several reasons. His honesty, commitment and knowledge are a model that I

hope to follow. His professional and personal engagement in the topic of my thesis

encouraged me in every part of the writing process. I greatly appreciate his efforts and

support in developing my intellectual career. I am honored to have written my thesis

under his direction and to continue my research with him. I also appreciate Dr. Efrain

Barradas' comments and suggestions. His interest for the topic and his comments, as well

as his sense of humor, were very important to me. I also wish to thank two other

Argentine friends and classmates, Natalia Jacovkis and Claudia Garcia, for their

collaboration. We discussed different aspects related to the topics I am interested in, and

this helped me a lot. Analola Santana and Kathy Navaj as are also very special friends I

met here, and I am happy to share with them all this process. Finally, I will always deeply

appreciate the collaboration of those far from Gainesville, but close to my heart. Without

my aunt Fatmy; my brother and his family; and my friends Martin, Adriana, Ania and

Julieta, this work would not have been the same.



















TABLE OF CONTENTS


page

ACKNOWLEDGMENT S ................. ................. iv.............

AB SRAT............... ..................v

CHAPTER


1 INTRODUCTION: LA MALA CONCIENCIA COMO UNA CONCIENCIA
INTRANQUILIZADORA ................. ...............1.................


2 UN DEBATE QUE VUELVE A INSTALARSE: RELACION ENTIRE
LITERATURE Y REALIDAD SOCIAL LPOR QUE FOGWILL? ............. ...............8


Uno, dos y tres: las novelas .............. ........... ... ........ ..... .......1
Repliegue, autonomia y formas de autolegitimacion en la literatura a partir de la
di ctadura .............. .. .... ...._ ......_ .............2
& Todo cambia para que nada cambie? .............. ...............29....
Un retorno al realismo .............. ...............36....
Recapitulando .............. ...............40....

3 NADA CAMBIA PARA QUE TODO CAMBIE ......____ ........_ ..............44


iQue tipo de analisis narrative? ........._.___......__....... ............4
Variaciones .............. ...............50....
Recapitulando .............. ...............87....

4 RASGOS DE UNA APUESTA REALISTA ...._ ................. .........._..__....93


El yollar de las voces .............. ...............96....
Confederaci6n de yoes ....._._ .................. ........_._ .........11
Puntos, rectas, curvas, y perspectives ....._ .....___ ........__ ............3
Recapitul and o .............. ............... 13 5...


5 CONCLUSIONES: Narrar, para reponer el sentido ................_ ................ ...._139

LIST OF REFERENCES .............. ...............152....


BIOGRAPHICAL SKETCH .............. ...............155....
















Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfdllment of the
Requirements for the Degree of Master of Arts

LA ESTETICA DE RODOLFO FOGWILL:
NEGOCIAR CON LA REALIDAD O LA CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA

By

Karina Vazquez

May 2004

Chair: Andres Avellaneda
Major Department: Romance Languages and Literatures

Many important literary and cultural Argentine critics have noted that narrative

modality has taken another course in Argentina since the mid nineties. According to these

critics, this change can be related to the different ways in which, during the last years,

information concerning the repressive policies implemented by the last Argentine

dictatorship (1976-1983) was processed by writers. This tumn is identified as passage

from an indirect narrative modality to a direct one. The indirect modality (mainly

characterized by the frequent use of allusion and ellipsis) gives way to a direct modality

(in which both allusion and ellipsis are almost suppressed). This direct modality instead

of requiring a reading based on deciphering allusions, requires a deciphering of the

relationships that configure the reality presented in the symbolic universe of the novel.

Although this change has been noted, it has not been explained.

The main purpose of this thesis is to analyze the mentioned narrative turn in three

novels of the Argentine author Rodolfo Fogwill. In Vivir afuera (1998), La experiencia










sensible (2001), and En otro orden de cosas (2001), Fogwill's narrative appears to be

placed in opposition to the literary system that emerged during the last dictatorship. This

literary model is characterized by the use of allusion and ellipsis. Fogwill's narrative

presents an intense use of cultural codes, providing his narrative with a high spatial and

temporal referentiality. In this sense, Fogwill's three novels are an example of this tumn in

the narrative modality. This tumn is analyzed at the level of the narrative strategies used.

This analysis allows us to examine other changes and characterizations of the narrative

forms.

This analysis intends to offer a critical reflection about Fagwill's literary style, his

narrative proposal with regard to the reader, and his position in the Argentine literary

corpus. As a final purpose, this thesis attempts to propose an analytical schema for further

narrative analysis, mainly of those novels produced at the end of the nineties and during

the present time.















CHAPTER 1
INTRODUCTION: LA MALA CONCIENCIA COMO UNA
CONCIENCIA INTRANQUILIZADORA

En i.Por que Kafka? Poder, mala conciencia y literature (1983), Martin

Hopenhayn defmne la mala conciencia como

...tanto la conciencia de culpa como la confesi~n que el individuo se hace a si
mismo de su propia esterilidad 'inherente'. Pero esa confesi6n no le viene ex
nihilo, sino como parte del program de sujeci6n del sistema dominant. La mala
conciencia no es sino el punto de Ilegada de la represi~n, a saber, la sustituci~n de
la represi6n por la autorrepresi6n de la conciencia (16).

Este concept es parte de la caracterizaci6n que hace Hopenhayn del tono de los

personajes y las obras de Kafka. La autorrepresi6n de la conciencia, una vez narrada, se

transform en una feroz critical al sistema a partir del cual esa conciencia ha sido

conformada y al cual no se intent transgredir. Un tono similar tienen Vivir afu~era

(1998), La experiencia sensible (2001), y En otro orden de cosas (2001), del escritor

argentino Rodolfo Fogwill (1941). Por su organizaci~n interna (desarrollo de temas,

personajes, voces y estructura), las novelas requieren un ejercicio de lectura en el cual es

necesario descifrar un universe simb61ico caracterizado por la mala conciencia. Esta mala

conciencia, una vez comprendida, genera intranquilidad en la conciencia del lector.

Cuando la lectura se realize desde el funbito de la critical literaria, la mala conciencia, o la

conciencia intranquila, conducen a un planteo acerca de la relaci6n entire ficci~n y

realidad.

Rodolfo Fogwill pertenece a la generaci6n de escritores argentinos para los que la

literatura tiene una inevitable relaci~n con la realidad political y social. Uno de los rasgos










mas sobresalientes de sus novelas es la alta referencialidad espacial y temporal de sus

relates. Sus novelas reafirman la idea de que la ficci~n es una construcci~n originada en

medio de los relates que conforman la realidad social en la cual el autor ocupa un cierto

lugar de enunciaci~n. La producci~n literaria de Fogwill comienza hacia fmnes de la

decada del setenta con publicaciones de poesia y cuento principalmente. Estos ultimos

ocupan casi toda su producci6n durante la decada de los ochenta (a excepci6n de Los

Pichiciegos [1982]), reunidos en los volumenes: Mis muertos punk (1979), Musica

japonesa (1982), Ejercitos imaginarios (1983), y Pajaros de la cabeza (1985). A partir de

la decada del noventa su producci6n comienza a orientarse hacia formas narrativas mas

extensas como la novela, y ha publicado: La buena nueva (1990), Una palida historic de

amor (1991), Vivir afu~era (1998), La experiencia sensible (2001), En otro orden de cosas

(2001), y Urbana (2003).

Una de las caracteristicas mas notorias de su estilo es la abundante utilizaci~n de

c6digos culturales en sus relates, los cuales proven una alta referencialidad a la

narraci~n haciendola direct. Esta caracteristica es muy important en el posicionamiento

estetico del autor, respect de otras obras que conforman el corpus literario desde

principios de los ochenta hasta la actualidad. En la narrative de Fogwill se da una

combinaci~n de distintos niveles del habla, c6digos culturales, marcas comerciales,

personajes con actividades marginales, entire otros, que plantean un vinculo entire la

realidad del universe simb61ico presentado en la novela, y la realidad desde la cual se lee.

El espacio urban es recuperado en un universe simb61ico en el que se plantean los

vinculos entire el todo y las parties de ese universe, el pasado y el present del mismo, y el

transcurso del tiempo. La referencialidad espacio-temporal de ese universe esta










fuertemente marcada por elements que van desde las marcas de cigarrillos, de ropa,

autos, nombres de barrios, de perfumes, actitudes de consume, formas de hablar, nombres

de escritores, hasta la descripci6n de algunos espacios institucionales como las Fuerzas

Armadas y los hospitals publicos.

Estas caracteristicas de la narrative de Fogwill contribuyen a que las novelas

tengan un estilo director, es decir, que no requieran de ejercicios de lectura basados en el

desciframiento de alusiones. Desde la critical se ha sefialado que hacia mediados de los

noventa se produjo un pasaje desde una modalidad narrative indirecta, alusiva, hacia una

direct. Miguel Dalmaroni es uno de estos critics, quien observa este giro en la

modalidad narrative en novelas como Villa (1995) y Ni muerto has perdido to nombre

(2001), de Luis Gusmin, y tambien en Dos veces junio (2002), de Martin Kohan. El

critic asocia este cambio en la modalidad narrative al process de elaboraci~n que se ha

hecho en los ultimos afios acerca del terrorism de Estado implementado por la ultima

dictadura military (1976-1983). Si bien este cambio en la modalidad narrative ha sido

sefialado, no ha sido explicado en que consiste y c6mo se opera ese cambio.

Vivir afu~era, La experiencia sensible, y En otro orden de cosas, son novelas en las

que se observa una marcada ausencia del estilo alusivo y una fuerte presencia de la

referencialidad. En estas novela existe una propuesta de lectura direct de temas como la

relaci6n entire el todo y las parties, que es el caso de Vivir afu~era, de la relaci~n entire el

pasado y el present, en el caso de La experiencia sensible, y la transformaci~n de la

identidad individual, como en En otro orden de cosas.

El objetivo principal de esta tesis es analizar el cambio en la modalidad narrative

en las tres novelas mencionadas. En que consiste ese cambio, cC~mo funciona al interior










de las novelas. cC~mo caracteriza a las tres novelas y c6mo ofrece una marca de autor, y

que tipo de propuesta de lectura se plantea en este cambio, son los interrogantes a los que

se intentara dar respuesta en este trabaj o. El tipo de narrative alusiva es predominante en

el sistema literario inmediatamente anterior a estas tres novelas, y es resultado de la

elaboraci~n de estrategias de resistencia que la literature realiz6 a partir de la dictadura.

Este sistema literario se ha convertido en un modelo para generaciones de escritores

posteriores a la dictadura de 1976-1983. RespiraciC~n artificial (1980), de Ricardo Piglia,

Ema, la cautiva (1981), de Cesar Aira, Nadie nada nunca (1981), de Juan Jose Saer, son

algunos ejemplos de este tipo de narrative. La narrative de Fogwill, por las caracteristicas

ya mencionadas, se ubica en un polo opuesto a esta narrative, la cual se caracteriza por el

uso recurrente de la alusi~n y el rechazo a lo referencial.

En el primer capitulo, "Un debate que vuelve a instalarse: relaci6n entire literatura

y realidad social. iPor que Fogwill?", se analizara el context literario previo a las

novelas de Fogwill, el cual corresponde al memento en que irrumpe la ultima dictadura

military. Este capitulo tiene cuatro secciones. En la primera de ellas, "Uno, dos y tres: las

novelas", se expondra un resumen del argument de las novelas de Fogwill analizadas.

En la segunda secci6n, "Repliegue, autonomia y formas de autolegitimaci~xn en la

literatura a partir de la dictadura", se analizara el context en el que surge el sistema

literario en el cual predomina la alusi6n, y respect del cual la narrative de Fogwill

representania un giro en la modalidad narrative. En la tercera secci6n, "iTodo cambia

para que nada cambie?, se presentara y describira las estrategias narrativas que utiliza

Fogwill en las tres novelas, las cuales se diferencian de las empleadas por la narrative

surgida durante la dictadura. Por ultimo, en la cuarta secci~n, "Un retomno al realismo", se










demostrara que el cambio en la modalidad narrative permit pensar en un retorno al

realismo desde una nueva perspective. Por ultimo, en la secci6n "Recapitulando", se

presentaran las conslusiones del capitulo.

En el segundo capitulo, "Nada cambia para que todo cambie", se analizara el

modo en que se produce el giro en la modalidad narrative. El analisis formal de las

estrategias narrativas, de los procedimientos de construcci6n del relate, su selecci~n y

combinaci~n, permitira caracterizar el cambio en la modalidad narrative. Este capitulo

tiene tres secciones. En la primera "iQue tipo de analisis narrative?", se expondra el

metodo de analisis de los procedimientos de construcci6n del relate y de las estrategias

narrativas. Una vez establecido el marco analitico, en la segunda secci~n, "Variaciones",

se eshtdiara la forma en la que funcionan los procedimientos de construcci~n del relate en

cada una de las estrategias narrativas. En la tercera secci6n, "Recapitulando", se

expondran las conclusions acerca de en que consiste y cC~mo funciona el cambio en la

modalidad narrative.

En el tercer capitulo, "Rasgos de una apuesta realista", se presentara un analisis

del cambio en la modalidad narrative a partir del analisis del despliegue de las estrategias

narrativas al interior de la novela. Para ello se analizaran las formas narrativas en las

cuales estas se despliegan: voz narrative, personajes y estructura. Este capitulo tiene

cuatro secciones. La primera, "El yollar de las voces", consiste en un analisis narrative

que parte de la propuesta de Gerard Genette, en la cual el analisis de la voz narrative es el

analisis de la situaci~n narrative. En la segunda secci~n, "ConfederaciC~n de yoes", se

eshtdiaran los personajes siguiendo una caracterizaci~n de las funciones que tienen, la

cual toma elements te~ricos que parten de Todorov a Voloshinov. En la tercera,










"Puntos, rectas, curvas y perspectives", se analiza la estructura de la narraci~n de acuerdo

a la propuesta de Seymour Chatman. Por ultimo, en la cuarta secci~n, "Recapitulando",

se presentaran las conclusions, las cuales derivan de del analisis en conjunto de las

formas narrativas, de los rasgos comunes en las novelas, y de aquellos especificos en

cada una de ellas. En las conclusions se resume los puntos principles de cada uno de

los capitulos.

Llama la atenci~n que en el ambito de los estudios academicos casi no existan

analisis de la obra de Roberto Fogwill. La falta de reflexi~n critical sobre cC~mo se insertan

sus obras dentro del corpus literario argentino, y sobre las particularidades de su

narrative, pone de manifiesto la existencia de ciertas limitaciones y dificultades para

analizar la relaci~n entire ficci6n y realidad. Esto permit entrever que existe otro tipo de

dificultades que tienen que ver con el modo de encarar el analisis de la relaci6n entire

intellectual y realidad social en el debate en el campo intelectual, academico, politico y

cultural.

Como multiplicidad de discursos, la critical de ficci6n cumple una fu~nci~xn

sintetizadora de ideas, ideologias, percepciones e interpretaciones que de la realidad se

tiene desde el campo de la ficci6n. La sintesis que ofrece la critical de ficci~n resuelve (o

intent resolver) las incertidumbres y ambigiiedades que plantea el discurso de ficci~n.

De este modo, la critical reactualiza el debate intellectual en torno a los limits que ella

misma fija dentro del campo intellectual. La voz de la criitica en este espacio recompone

los vinculos entire los discursos de la ficci~n literaria y los discursos de la ficci6n que

conforman la realidad political y social en un determinado memento hist~rico. Esta

recomposici6n se encuentra determinada por caracteristicas generacionales, c6digos









culturales, marcos ideol6gicos y politicos, y por las condiciones socioecon6micas en las

que surge. Si la critical no se ha detenido en la obra de Fogwill jno sera como resultado

mismo de las Hecciones que conforman la realidad social (ficticia) que el autor present?

El objetivo ultimo de esta tesis es proponer un camino de analisis y de lectura de la obra

de Fogwill que sirva como modelo de lectura y analisis para la narrative argentina

producida desde mediados de la decada del noventa. Es tambien una propuesta para

retomar el debate en torno a las relaciones entire intelectual, Hecci6n y realidad en el

campo de los studios academicos.















CHAPTER 2
UN DEBATE QUE VUELVE A INSTALARSE: RELACIOIN ENTIRE LITERATURE
Y REALIDAD SOCIAL. LPOR QUE FOGWILL?

...Pero no habia hecho la revoluci~n, ni la obra, ni la contrarrevoluci~n, ni habia
ganado ni perdido esta guerra que acababa de dejar a todos perplejos. Estos hitos
del tiempo lo habian hecho a el. Ahora era un intelectual: era su trabajo [...]
Tambien se oia decir la frase "todo no se puede" y en efecto, estas cosas parecian
mas veraces cuando las miraba desde la perspective de un intellectual (Fogwill, En
otro oden de cosas 194)

Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y En otro orden de cosas

(2001), de Rodolfo Fogwill, son tres ejemplos del cambio en el modo de narrar en la

literature argentina a partir de mediados de la decada del noventa.l Estas novelas son

resultado de un tipo de utilizaci6n de las estrategias narrativas distinta, y opuesta, al que

se da, por ejemplo, en RespiraciC~n artificial (1980), de Ricardo Piglia, la cual ha sido

tomada como modelo paradigmatico de la narrative posterior a la dictadura. Esta novela

se caracteriza por el uso recurrente de las descripciones minuciosas y de las repeticiones

acerca de algo que nunca es develado, pero sobre lo cual se ofrecen, de ese modo,

distintos puntos de vista.

El cambio en la modalidad narrative se debe principalmente a un uso distinto de

las estrategias narrativas, definidas como las modalidades que un autor utiliza en la

elaboraci6n de un texto. Las distintas modalidades indican la relaci~n bajo la cual se

establece la correspondencia o no correspondencia entire los referentes extraliterarios y

los referentes intraliterarios. Segu~n Bessiere: ..la obra establece una correspondencia


Este cambio ha sido sefialado por Miguel Dalmaroni en el articulo "Los nomb res del horror"
(http ://www.bazaramericano. com/resenas/articulos/dalmaroni~horror. asp










con los objetos o los individuos del mundo -referencia, referente. La disposici~n de este

referente se puede definir de manera extemna, intema o desplazada [...] una ambivalencia:

esta la representaci6n del mundo y la representaci~n de manera intema a la obra..."

(Bessiere 356). Esta relaci~n entire referente extemno y referente intemo es una relaci6n de

implicaci~,n, es decir, una relaci~,n entire opuestos.2

En distintos mementos histC~ricos la relaci6n de implicaci6n se establece a traves

de modalidades y convenciones especificas que son resultado de los modos particulares

en que un autor construye su lugar de enunciaci~n dentro de un sistema de

representaciones. Para Bessiere;

.. el sistema de las representaciones dibuj a las variables de la representaci~n y
hace de la obra la exegesis y la prosecusi6n de las mismas. La objetivaci6n vuelve
enteramente a lo literario, y la obra emprende un juego de relaciones y
designaciones de las relaciones mediante el artificio de las estrategias narrativas y
mediante el sistema de obligaciones semanticas que definen agents, acciones y
descripciones. ... (361)

De este modo, en la obra literaria hay una objetivaci~,n de variables de la representaci6n3

mediante el uso de estrategias narrativas. En Vivir afu~era (1998), Wolff, uno de los

personal es principles, al regreso de una reuni6n con sus excompafieros del Liceo,

observa cC~mo una parej a es detenida (Mlariana y el Pichi, tambien personajes centrales), e

interpreta la escena:


2 En este sentido, implicaci6n no quiere decir opuesto a la articulaci6n, sino, por el contrario, una instancia
de la articulaci6n.

3 El t~rmino "obj etivaci6n" se entiende aqui tal como lo ha planteado Bessiere en relaci6n a los textos
realistas. Para el critic hay un cambio en los textos realistas a partir del siglo XVII. De regirse
estrictamente por la representaci6n guiada por "...la prevalencia de las descripciones que son tanto indicios
de un lenguaj e transparent como de exposici6n de los objetos de saber... (361), pasa a la "... certidumbre
de lo real porque hay poder del suj eto de conocimiento... (361). De este modo se pasa de las percepciones
de un individuo al conocimiento de los o varios individuos, por lo que para Bessiere "... el realismo no se
distingue de un problema de obj etivaci6n. La obj etivaci6n es la misma de lo real en su diversidad [...]i no
es objetivable mas que por un sistema de representaci6n que no deja de recomponerse [...] Las diversas
disposiciones que pone en acci6n la narraci6n, narrador homodieg~tico, narrador heterodieg~tico, puntos de
vista, focalizaci6n, consistent en romper la unicidad primera de la perspective del realismo..." (361).










...por la ropa y los cortes de pelo reconoci6 en los traj eados a la clase de
muchachos del interior recien egresados de la escuela de oficiales de la policia y
los compar6 con la parej a detenida. La chica tenia un cuerpo atractivo, resaltado
por sus j eans Kenzo [...] El hombre [...] vestia una camera de cuero Mango y
jeans oscuros, posiblemente un par de UFO Gross [...] Pensaba que si veinte afios
atras hubiera imaginado en esa pareja una historic de terrorism, hace diez afios
habria diagnosticado que se trataba de un 'taxi couple' [...] en estos tiempos en
los que venia de hacer un negocio de importaci~n de telas para j eans, descubria en
ellos a un par de consumidores de ropa informal. Estuvo a punto de decir a sus
compafieros 'ojala' la cana no les afane toda la guita, asi mariana pueden venir al
shopping.... (32)

La descripci~n minuciosa, como la que se observa en el fragmento anterior, es una

estrategia narrative que ha sido muy usada en la literature producida durante la ultima

dictadura military (1976- 983), y continua siendo muy usada en el present. Sin embargo,

el tipo de descripciones minuciosas de la literature producida a partir de la dictadura no

incluia referencias temporales a traves de la menci~n explicit de distintos mementos

hist~ricos, como tampoco a traves de la menci6n a c6digos culturales y de consume. Un

ej emplo de esto puede observarse en RespiraciC~n artificial (1980), de Ricardo Piglia, en

la cual hay un abundante uso de la descripci~n minuciosa y de las repeticiones, sin

referencia especifica a c6digos culturales de la epoca. La utilizaci~n reiterada de esta

estrategia no apunta a que el lector pueda percibir la certeza generada por la

identificaci6n, sino a que pueda apreciar distintos puntos de vista o perspectives. Por el

contrario, en el fragmento citado de Vivir afu~era, se incluyen referencias temporales

concretas (diez, veinte afios atras), c6digos culturales (una parej a de terrorists, un taxi

couple y unos consumidores), y c6digos de consume a traves de las marcas de ropa. El

lector, entonces, puede identificar en la pareja a dos (de los tantos) j~venes que se visten

de acuerdo a las marcas mas publicitadas en los medios, accesibles para cierto estrato

social de clase media-alta, aunque la situaci6n de ellos no es de clase media, pues a esas









horas se encuentran siendo detenidos en una ruta del Gran Buenos Aires. Se trata de

j~venes de clase baja que, a traves del consume aspiran al ascenso social. La relaci6n de

implicaci~n entire el referente extemno y el referente intemo en el texto se observa por el

uso de determinadas estrategias narrativas. En el ejemplo anterior se trata de la

descripci~n minuciosa, pero su uso varia respect del que le ha dado la literature

producida desde la ultima dictadura hasta mediados de los noventa.

Cuando la relaci~n de implicaci6n entire el referente extemno y el referente intemo

varia, se modifica la forma en que se utilizan los procedimientos de construcci~n del

relate. Estos son convenciones que determinan el modo en que se relacionan las

secuencias de proposiciones que conforman un relate, es decir, el modo en que se

conforma el sistema simb61ico literario, dando lugar a la relaci~n de implicaci~n entire el

referente extemno y el referente intemo. Cuando se produce un cambio en las estrategias

narrativas que un autor utiliza, quiere decir que se produce un cambio a nivel de los

procedimientos de construcciC~n del relate. Lo que cambia en el interior del discurso

literario, y se refleja en el cambio en las estrategias narrativas, son los procedimientos de

construcciC~n del relate. Pueden cambiar las convenciones por las que se establecen

ciertos procedimientos de construcciC~n del relate, pero tambien puede cambiar s610 el

modo en que estos se combinan y se utilizan.

En Vivir afu~era los suefios que tiene Susi mientras duerme en un cuarto de hotel

junto a su novio, el Pichi, es uno de los tantos ejemplos en los que se observa un modo

distinto de usar los procedimientos de construcciC~n del relate. En los suefios de Susi se

narra la forma en que trabajan grupos evangelicos en las zonas pobres y marginales del

sur del Gran Buenos Aires. Los suefios de Susi dicen que:









.. Los evangelicos la habian Ilamado para cubrirles otro sabado. Esa tarde, y
hasta despues de la medinoche, Susi debia quedarse en el Hogar Evangelico,
cuidando los chicos [...] Eran todos hij os de mujeres que habian tomado vino
adulterado con t~xico y ella entendi6 que estaba insinuando que el culpable era el
Pichi, que habia robado esas damajuanas en el laboratorio de la universidad...
(54)

Aqui, el relate dentro del relate (relato del suefio dentro del relate de Susi) se usa de un

modo diferente a como ha sido usado por la literature producida desde la dictadura. El

relate dentro del relate daba lugar a las repeticiones y alas descripciones minuciosas, a la

vez que fragmentaba la narraci~n impidiendo la lectura de una totalidad. Este era un

modo de distanciarse del mundo extraliterario, de la realidad political y social de la

Argentina. Por el contrario, en el pasaje citado de Vivir afu~era, en relaci~n al suefio de

Susi, el relate dentro del relate tiene conexi6n direct con personajes y relates tambien de

otros personajes. A traves del suefio de Susi comienzan a revelarse, para el lector, las

conexiones del Pichi con grupos e instituciones que usufructuan a los sectors sociales

marginales y a excluidos. El suefio de Susi coincide con la historic que tiene con los

evangelistas Mariana, la joyen prostitute amiga del Pichi y de Susi. Mariana habia estado

internada en una clinic de rehabilitaci6n de adictos perteneciente a los evangelicos, para

hacer un trabajo encargado por dos policies. En este caso, la ficci6n representada en el

suefio de Susi coincide con la realidad ficticia de la novela. De este modo, el relate dentro

del relate posee una alta referencialidad dentro del texto que le permit plantear una

relaci~n direct con el referente externo desde dentro de la novela. Entonces, se observa

que el cambio en el modo de narrar es el resultado de un uso distinto de las estrategias

narrativas; y el uso distinto de estas es a su vez resultado de variaciones en el modo en

que se utilizan los procedimientos de construcci~n del relate.










Es precisamente por la forma que toma la relaci~n de implicaci6n entire referente

extemno y referente intemo, que los relates de Fogwill se diferencian notablemente del

tipo de relates que predominaron en la literatura producida durante la ultima dictadura

military en Argentina (1976-1983). Un modelo de producci6n literaria que continue en el

period de consolidaci6n democratic, y en el present. Respiraci6n artificial se convirti6

en paradigma del tipo de estrategias empleadas como respuesta y resistencia a la

dictadura. Para Piglia, su autor, "...La literatura elabora los materials ideol~gicos y

politicos de un modo casi onirico, los transform, los disfraza, los pone siempre en otro

lugar [...] Las relaciones de la literature son siempre elipticas y cifradas" (40). Otros

ejemplos del tipo de literature que recurre a estrategias narrativas como la alusi~n, la

descripci~n minuciosa y la repetici~n, son Ema, la cautiva (1981), de Cesar Aira, y Nada

nadie nunca (1980), de Juan Jose Saer. Para Daniel Balderston "...1as novelas de Piglia y

Gusman exigen una lectura especificamente political, ya que hay en ellas indicaciones

evidentes de que los elements reprimidos tienen que ver con la Argentina del

'Proceso'..." (178). En este sentido, 10 reprimido es aquello que se present como

inenarrable, con la intenci6n de develar algo oculto, secret, pero a lo cual no es possible

acceder a traves de la certeza. Al respect, Jorge Fomnet plantea que

Varies de los textos principles de Piglia estan estructurados de manera semej ante:
un protagonista cercano al autor [...] se establece un contrapunto caracterol6gico,
situacional y verbal con otro personaje, sefialado como enigmatico, que es quien en
verdad concentra el interns dramatico y anecd~tico de la narraci6n. El primero va,
en principio, en busca de algo mas o menos definido pero el segundo logra distraer
su atenci6n y lo fuerza a desentrafiar algu~n secreto.... (349)


Para revelar el secret de su tio, el personal e de RespiraciC~n artificial recurre a la teoria

literaria, generando de ese modo una teorizaci~n de la ficci~n, y a la ficcionalizaci~n de










la teoria. De ese disgresiones, repeticiones y ruptura cronol6gica bordean el tema oculto,

pero no llegan a plantearlo de modo director en el universe simb61ico.

La relaci~n de implicaci6n entire referentes extemnos e intemos se entiende como

la interrelaci~n de los procedimientos de construcci~n del relate (referente intemo) y el

material extraliterario (referente extemno). Esta relaci~n es la que diferencia la propuesta

narrative de Fogwill respect de las de la dictadura y postdictadura. La relaci6n de

implicaci~n entire referentes caracteriza las estrategias narrativas de Fogwill y hace que

en su ficci~n se propongan visions sobre temas como la idenutidad, la relaci6n entire el

todo y las parties, la memorial y las practicas sociales marginales. Sus visions, que parten

de un modo distinto de trabajar la relaci~n entire referentes extemnos e intemos, pone en

evidencia que el cambio en las modalidades narrativas son resultado de un modo

especifico de negociar con la realidad. Una negociaci~n que no se hace en los terminos de

la literatura en si misma, sino en los terminos de la fu~nci~n de significaci~n que tiene la

practica escrituraria, la literatura, al ser esta un product cultural y estar inserta en

sistemas de interpretaci6n y de escritura mas amplios. Si las modalidades narrativas son

el resultado de un modo especifico de negociar con la realidad, ipodria intepretarse la

narrative de Fogwill como una especie de vuelta al realismo?

En este capitulo se intentara demostrar por que las novelas de Fogwill constituyen

un cambio en el modo de narrar al hacer a un uso distinto de las estrategias narrativas

empleadas por la literatura producida durante y la postdicatdura. En la primera secci~n,

"Uno, dos y tres: las novelas", se present el argument de cada una de las novelas. A

esto le sigue la descripci~n del context en el que la producci6n literaria se hallaba

inserta en el memento en que irrumpe el discurso totalitario de la dictadura imponiendo










nuevas coordenadas de producci~n cultural, literaria y critical. La descripci~n de ese

context serit hecha en la segunda secci6n de este capitulo, "Repliegue, autonomia y

formas de autolegitimaci~n en la literature a partir de la dictadura". En la tercera secci~n,

"LTodo cambia para que nada cambie?", se enunciaran y se describiran las estrategias

narrativas que utiliza Fogwill,4 y se explicara en que se diferencian de las empleadas por

las narrativas surgidas durante la dictadura y la postdictadura. Por ultimo, en la secci~n

"Un retorno al realismo" se demostrara que el cambio en la modalidad narrative permit

pensar en un regreso al realismo desde una perspective en la cual se replantea la relaci~n

entire literatura y realidad social. Perspective que sugiere que hay un movimiento, un

cambio de lugar de percepci~n y de enunciaci~n que genera un cambio en el

posicionamiento estetico.

El posicionamiento estetico del escritor se define por la particular relaci~n que

establece con el medio, a traves de sus posturas personales y a traves de sus obras. En

Vivir afu~era el narrador en tercera persona sefiala este posicionamiento al colocar la

figure del escritor dentro de la trama y evidenciar la relaci6n entire escritor e informant

(en este caso, los informants son dos de los person es de la novela, el Pichi y la Susi):

...El miercoles estaba el objetivo que utiliza el piso alto pero el local permaneci6
cerrado. En la vidriera Platygovsky exhibe obras presuntamente escritas por el
objetivo que todas las tardes describe y recibe visits en el piso alto del local [....]
Esto, por la informaci6n obtenida del librero, que revela que el otro utiliza el
espacio cedido para escribir libros sobre la marginalidad y a esos efectos recibe
con frecuencia la visit de informants de personal de seguridad, a ex convictos
de delitos comunes y subversion y a activists que, supone, pertenecen al grupo
Puerto Argentino [...] Platygovsky asevera que el hombre cuyas sefias
particulares se adjuntan en el remito de la fecha, seria un ex Malvinas de extrema
derecha, que, como el huesped que utiliza el entrepiso, evoluciona hacia posturas


SEl modo en que las estrategias narrativas funcionan en cada una de las tres novelas de Fogwill sera
analizado en detalle en el capitulo segundo, donde se analizaran los procedimientos de construcci6n del
relate v las formas narrativas.










pr~ximas a grupos trotsquistas [...] Se atribuye la relaci~n entire ambos a una data
del afio ochenta y dos motivada por las investigaciones que el objetivo realizaba a
los fines de un libro sobre la guerra.... (284-285)

El cambio en la modalidad narrative que se observa en las novelas Vivir afuera, La

experiencia sensible y En otro orden de cosas posiciona esteticamente la narrative de

Fogwill. En ellas el trazado de la identidad individual de los personal es es resultado de un

ejercicio de lectura, tanto por parte del autor como por parte del lector, que require la

identificaci6n de las pr~cticas socioculturales marginales que tuvieron lugar en el pasado

reciente de la Argentina y durante la decada del noventa. El consume y trafico de drogas,

las actividades political y econ~micas al margen de las instituciones, y la prostituciC~n son

pr~cticas sociales que se conectan entire si para evidenciar que lo marginal en realidad no

esti tan al margen sino en connivencia con la cultural establecida y con instituciones

sociales tradicionales: el Estado, la policia y las Fuerzas Armadas. Las pr~cticas

marginales, entonces, comienzan a identificarse como pr~cticas necesariamente insertas

en la cultura de la sociedad en su conjunto. Los personal es, que pertenecen en las novelas

a los amnbitos definidos por las pr~cticas marginales y por su relaci6n con los objetos de

consume, se mueven en un universe simb61ico a partir del cual al lector le es possible

comprender la relaci~n de interdependencia que las parties de una sociedad mantienen

entire si, y con la historic como un todo.

La lectura y analisis de las tres novelas require de un continue ej ercicio de

identificaci6n de los c6digos culturales que establecen los puntos de contact entire

distintas pr~cticas sociales marginales, y de estas con las pr~cticas institucionales

establecidas. La identificaci6n de los puntos de contact, de los ideologemas, permit


5 Se toma la definici6n de Bajtin, para quien "Cada product ideol6gico, y cuanto este contiene de
'idealmente significativo', no se encuentra en el alma, ni en el mundo interior o el mundo abstract de las










entender la construcci6n de la identidad como resultado de un conjunto heterogeneo de

pr~cticas sociales que responded a una cultura de consume. A continuaci6n, un resume

del argument de las novelas que seran analizadas.

Uno, dos y tres: las novelas

En Vivir afu~era (1998) se narran los encuentros que mantienen seis personajes en

distintos lugares de la zona sur del Gran Buenos Aires y en la Capital Federal. Los

encuentros tienen lugar en plena decada menemista,6 es decir, durante el apogeo de las

pr~cticas culturales que acompafiaron a la aplicaci~n de las political neoliberales. Los

relates y didlogos que mantienen los personajes Wolff, Mariana, Saul, Diana, el Pichi y la

Susi trazan un mapa discursive cuyas delimitaciones son los encuentros que estos

mantienen entire si y con los personajes secundarios. El lenguaje es el terreno

predominante en el que estos encuentros se manifiestan. Se establece un c6digo comun

entire la jerga de las zonas marginales, empobrecidas, vinculadas a las pr~cticas ilegales

en connivencia con los sectors del poder politico y policial, y el lenguaje de la clase

media favorecida por las political neoliberales. Los seis personajes comparten c6digos

culturales que estin dados principalmente por su relaci6n con los objetos de consume.

Wolff es un cincuent~n con un hueco de treinta afios en la memorial. Tiene un pasado que,

a pesar de sus variados intentos, no puede narrar, pero que se reconstruye cuando, en

ideas y de los sentidos puros, sino que se plasma en el material ideol6gico objetivamente accessible: en la
palabra, en el gesto, en la combinaci6n de vol~imenes, lines, colors, cuerpos vivientes, etc. Todo product
ideol6gico (ideologema) es parte de la realidad social y material que rodea al hombre, es memento de su
horizonte ideol6gico materializado..." (48)

6 Se denomina aqui "decada menemista" al period presidential de Carlos Sa61l Menen, quien gan6 las
elecciones como candidate del peronismo en 1989, y concluy6 su mandate en 1999, cuando gana las
elecciones Fernando De La Rdia, representante del otro partido mayoritario y opositor al peronismo, el
radicalismo. El mandate presidential de Menem estuvo caracterizado por propiciar el marco politico y
juridico para la aplicaci6n de las political neoliberales delineadas para los paises latinoamericanos en el
Consenso de Washignton en 1991. Estas political y algunos de sus rasgos y efectos sociales mas
importantes han sido mencionadas en la introducci6n de esta tesis.










dialogo con otros personajes, estos le cuestionan su identidad (como Saul), o cuando

interpreta las actitudes de los otros, como al reflexionar sobre Mariana. Ella es la j oyen

prostituta, adicta a las drogas y portadora de sida que le muestra que el hueco de treinta

afios en su memorial se puede reconstruir e identificar desde el present: ella misma

represent ese hueco en la memorial. Vivir afu~era es una novela fragmentaria porque esta

construida con la interposici6n de los relates que los personal es van haciendo sobre sus

histories, sus recuerdos, sus suefios y sus encuentros en el present. Los distintos relates

permiten leer fragments de una sociedad que alberga a los personal es compartiendo

practicas sociales, culturales y econ6micas al amparo de la vigilancia que se establece a

traves del consume, y a expenses de la mirada atenta de un escritor.

En La experiencia sensible (2001) se narra la historic de la familiar Romano, una

familiar argentina que en el afio 1978 decide pasar un mes de vacaciones en un hotel de

Las Vegas dejando atras no s~do un pais oprimido por el terrorism de Estado

implementado por la ultima dictadura military (1976 1983), sino tambien el conjunto de

preguntas sin respuestas que invadian a toda una generaci6n. El viaje a Las Vegas es un

gesto que resume la actitud de quienes decidieron olvidar las cosas que sucedian en el

pais. A los Romano sblo les importaba ajustarse a las normas de consume establecidas

por los sectors de poder. El matrimonio, sus dos hijos pequefios y una nifiera adolescent

se embarcan en una aventura donde, a traves de un narrador en tercera persona, se pone

en evidencia que entire pasado y present existen mas lines de continuidad que de

ruptura. Las continuidades muestran que en el present es possible reconocer los restos del

pasado. La consigna de un personaje como Romano es que se hace lo que se puede, y no

mas. Una consigna que vale para sus vacaciones, y se hace extensive para su vida pasada










y para su future. El personaje sabe que todo hacer depend de un saber, y que un saber

limitado por la especializaci~n implica tomar la decision de ignorar otros saberes. El

saber es parte del ejercicio de lectura de esta novela, porque para saber es necesario tener

memorial, cosa que el narrador deja en claro al plantearlo como uno de los temas de la

novela: "La ausencia de una palabra es en el mejor de los casos un instant vacio en la

memorial. En el peor, un vacio en el saber. Pero el fracaso de una tentative de encontrar o

crear la palabra o la frase buscada es un vacio de poder" (31). La distancia, en el espacio

y el tiempo, que es el viaje que emprenden los Romano, es dejar de buscar esa palabra

que devuelva el poder.

Por el contrario, en En otro orden de cosas (2001) la decision Ileva a buscar la

palabra: narrar, dice el autor, antes que decir "Nada". Y se trata justamente de una novela

que narra la biografia de un hombre, "el", los diez afios de su vida que transcurren entire

1971 y 1982 en el pais que los Romano decidieron dejar, y olvidar, por un mes. No es

una elecci6n facil contar un tramo especifico de una vida much mas comun y general de

10 que se cree. En esta historic, nuevamente narrada en tercera persona, los nombres

propios estan ausentes. Mientras que en Vivir afu~era y La experiencia sensible los habitos

culturales y el consume funcionan como puntos de encuentro entire los personajes, en esta

otra novela estos funcionan para caracterizar a "el", un personaje an6nimo que, por sus

habitos culturales y de consume, puede ser perfectamente identificable con un

"nosotros". El personaje pasa de tener una identidad colectiva, como la de los sesenta y

setenta, a tener una identidad individualista, como la de los ochenta (y como sera tambien

de los noventa). Pero esta identidad individualista no deja de construirse y edificarse

sobre un colectivo que, a pesar de estar desarmado, quebrado, sin sentido, transformado,










sigue siendo un colectivo. Ambas, la identidad colectiva y la individual, son resultado de

una continue construcciC~n de convenciones. A veces coinciden, otras no. Pero no dejan

de estar en contact e implicarse mutuamente. La identidad, tema de esta novela, es una

construcci~n que es resultado de la manipulaci~n colectiva e individual de la voluntad.

Una manipulaci~n que se Ileva a cabo a traves de maquinarias culturales que comienzan a

funcionar con lo que la dictadura voluntariamente ha dej ado, y que prepare el terreno

para las political neoliberales. Las maquinarias culturales funcionan como las maquinas

de la political, y las reemplaza, tal como lo adelanta Romano a la distancia, desde Las

Vegas.

Repliegue, autonomia y formas de autolegitimaci6n en la literature a partir de la
dictadura

Para entender el conjunto de condiciones que permiten comprender el particular

posicionamiento de la obra de Fogwill es necesario volver a revisar cierto estado de la

cuesti~n en torno a la critical, su fu~nci~n y su relaci~n con la literatura y la realidad. De

acuerdo a Saul Sosnowski, como resultado del impact del Boom literario

latinoamericano, de la critical marxista y la revoluci~n cubana, se registra en los afios 60

un cambio en las condiciones de producci6n literaria y tambien en las condiciones de

producci~n de la critical literaria. Desde otra perspective, Ricardo Piglia remarca la

relative importancia del boom y sus rasgos, y propone la necesidad de pensar en terminos

de regionses. Partiendo de esta propuesta de Piglia, en la Argentina de la decada del 60

hay que tener en cuenta el peso de la relaci6n entire literature y realidad social traducida

en literatura y political en la producci~n literaria, asi como tambien tener en cuenta el peso

de la relaci6n entire intelectuales y political en la producci~n de critical literaria y cultural.

En el caso argentino se reconoce la impronta generacional de las reivindicaciones del










peronismo. Como plantea Andres Avellaneda: "Si, repitiendo su estructura de

significaci~n basica, la linea antiperonista se extiende con cierto vigor cultural y literario

por lo menos hasta comienzos de la decada del sesenta, los escritores mas j Cvenes que

comienzan a publicar sus primeros libros hacia 1960 y siguen por lo tanto

inmediatamente despues de los 'del 55', recogen con perplejidad esta confusa herencia de

pasajes reciprocos entire el sistema literario y el politico-ideol6gico elaborado a partir de

la experiencia del peronismo..." (El habla de la ideologia 25). De este modo, la

polarizaci~n en el campo politico, social, cultural e ideol~gico a que dio lugar el

peronismo con la incorporaci6n de las masas y sectors populares a la arena political, se

traduce en una tension con los paradigmas literarios anteriores.

En el context de los sesenta y setenta lo ideol6gico aparece como un conjunto de

valoraciones que rigen las correlaciones de fuerza. Lo ideol6gico es resultado de la

relaci~n que se da entire praxis social y political. Lo ut~pico, como horizonte ideol~gico,

aparece luego como una ideologia de lo possible y se materialize en los discursos y

compromises que atafien tanto a la producci6n literaria como a la producci~n critical. De

ahi que las pr~cticas escriturarias, ademis de contener los rasgos peculiares de la poetica

de un determinado escritor, tambien respondan a las de un grupo de escritores y de

critics. Las pr~cticas escriturarias e interpretativas son regeneradoras del sentido al estar

atravesadas por los process de significaci6n e instituci6n de valorizaciones ideol~gicas,

esteticas, culturales, political y sociales. Para Piglia, la producci~n literaria y critical

argentina esta menos influenciada por el boom que por las propias pr~cticas sociales que

conforman la arena political, cultural y literarias de la regi6n.










La narrative que se impone en las decadas del sesenta y setenta, hasta la dictadura,

propone visions totalizadoras del mundo rerefencial que son resultado de la relaci~n que

la producci~n escrituraria y critical mantienen con las practicas sociales. Las visions

totalizadoras en la narrative expresan la necesidad de fijar el significado de los referentes.

No siempre se trata de un tipo de escritura que reflej a el mundo real de un modo director

tratando de fij ar el conjunto de valoraciones de ese mundo referencial. Por ej emplo, en el

caso de Osvaldo Lamborghini en El Fiord (1969), se trata de poner en tensi6n las

relaciones de significaci~n entire los referentes extraliterarios a partir de la relaci6n de

violencia entire los referentes del texto. En un fragmnento el narrador dice:

.. Desesperadamente El Loco se le subi6 encima a Carla Greta TerC~n. Vimos
como el se sobaba el pito sin disimulo, asumiendo su acto ante los otros. El pito se
fue irguiendo con lentitud: su parte inferior se puso tensa, dura, maciza, hasta
cobrar la exacta forma del asta de un buey. Y arrasando entr6, en la sangrante
vagina [...] El Loco ya la cojia a su manera, corcoveando encima de ella.... (20)

En este pasaje se puede observer que es la violencia que se despliega en el sistema

simb61ico literario la que remite a una determinada interpretaci~n de la realidad political y

social, marcada por la militancia y el alto grado de politizaci~n de la sociedad civil. La

literatura, entonces, elabora y redefine simb61icamente el conjunto de los horizontes

ideol~gicos que se relacionan con la praxis political, ideol~gica y social.

La implementaci6n del terrorism de Estado llevada a cabo por la dictadura

military instalada en Argentina desde marzo de 1976 hasta diciembre de 1983 impone una

separaci~n del amnbito de la producci~n simb61ica literaria y la realidad social. De

acuerdo a lo que plantea Beatriz Sarlo (3 5), durante la dictadura military argentina hubo un

process de creaci6n de un espacio ciertamente aut6nomo por parte de la practica

escrituraria como respuesta de supervivencia al terror de Estado. Para Sarlo, en realidad,










la creaci~n de este espacio aut~nomo por parte de las practicas escriturarias no es algo

nuevo, sino que sigue y respeta los lineamientos de la creaci~n artistic. La creaci6n del

espacio aut~nomo en el cual se inaugura una nueva etapa del process de simbolizaci6n

literaria es resultado de la political de censura y represi~n que la dictadura impuso a la

sociedad civil. Es el modo en que, mediante mecanismos que coartan las libertades, se

resuelve el grado de conflictividad que presentaba para los sectors de poder econ6mico

una sociedad civil altamente politizada en condiciones de disputar el poder hegem~nico.

La dictadura military resuelve algo que, para Juan Carlos Portantiero, se plantea como un

"... sistema de vetos reciprocos..." (162). El autor define este sistema como un empate

sociopolitico, el cual ejerce un impact sobre "...un sistema politico debil..." y "...tiene

que ver con las formas hist~ricas de constituci6n de los actors sociales y con su grado de

representaci6n..." (163). Para Portantiero "...la existencia de capacidad de veto de los

actors sociales es lo que permit compensar en el plano politico las desigualdades

posicionales en la esfera de la apropiaci6n econ6mica [...] el empate es un resultado

hist6rico del process de democratizaci6n del poder..." (163). Las political de represi6n de

la dictadura instalada a partir de 1976 intentan revertir esta situaci6n recurriendo a

tecnicas de implementaci~n del terror en el tejido social. El objetivo era desarmar

politicamente a esa sociedad civil quebrando los vinculos de solidaridad social que la

estructuraban. La political sistematica de tortura y desaparici6n es el modo en que se

resuelven las amenazas generadas por una sociedad altamente politizada. Es el modo en

que se suprimen las diferencias culturales, ideol~gicas y sociales que dan lugar a las

diferencias political en el seno de la sociedad. A traves de las desapariciones, se general

huecos sociales que produce silencio y la interrupci6n de las practicas sociales, political,










culturales e ideol~gicas que tenian lugar en esa sociedad. De este modo, el terror altera el

universe simb61ico que constituia el material que conformaba el mundo referencial, el

conjunto de ficciones sociales del cual se nutren las practicas escriturarias. A su vez, estas

retomnan a un espacio aut~nomo de producci6n simb61ica. Entonces, el mundo referencial

extemno, el mundo de las ficciones sociales, sufre una double falta: la del conjunto de

practicas que conformaban la dinamica social, y la de la mirada del escritor, de un grupo

de escritores y de un grupo de critics. Y el espacio aut6nomo de las practicas

escriturarias padece tambien de una falta: la provocada por su alejamiento del mundo

referencial extemno.

Pero tambien el retomno a la autonomia es el modo en que la literatura sobrevive al

exterminio de las diferencias Ilevado a cabo por el terrorism de Estado. Sarlo plantea

esto diciendo:

...Considerada desde esta perspective, la literature disefia su lugar en un process
de simbolizaci~n y construye la particular relaci6n de autonomia-heteronomia que
es uno de los rasgos centrales de la practica artistic, de su significaci~n social y
su potential de invenci~n y modelizaci~n. Especialmente en un period en donde
se habia suprimido 'la heterogeneidad en nombre de la identidad', la literature
parecia en condiciones de proponer una 'restauraci6n' de la diferencia y de la no
identidad [...] la literatura puede leerse como discurso critic aunque adopted (o
precisamente porque adopta) la forma de la elipsis, la alusi~n y la figuraci6n
como estrategias para el ejercicio de una perspective sobre la diferencia. (35)

Este punto de vista sobre el movimiento de repliegue que se hace desde el ambito de la

literatura es de gran utilidad para entender c6mo literature y critical se distancian del

mundo referencial a que da lugar la realidad social. El distanciamiento indica que existe

una forma distinta de trabajar con el mundo referencial extemo, la cual no permit

visualizar, por parte de la literatura y de la critical, la transformaci6n de ese mundo










referencial y la necesidad de un cambio en las formas de legitimaci~n social de la

literature.

Durante la dictadura, la articulaci~n entire el mundo referencial extemno y el

mundo referencial literario estuvo caracterizada por una impronta reflexiva indirecta

sobre la realidad. Al principio de este capitulo las estrategias narrativas fueron definidas

como las modalidades que un autor utiliza en la elaboraci~n de un texto, e indican la

relaci6n de correspondencia o no correspondencia entire el referente extemno y el referente

intemo. La relaci6n es product de process de significaci~n y simbolizaci6n. A su vez,

la significaci~n y simbolizaci~n literaria es resultado de los procedimientos de

construcci~n del relate. En el caso de la literature producida a partir de la dictadura, la

reflexi~n indirecta sobre la realidad conforma su estrategia narrative. Sarlo explica esta

impronta del siguiente modo:

Al debilitar la idea de una relaci~n necesaria y unica entire el orden de lo
representado y el orden de la representaci6n, los textos mas significativos desde
este punto de vista reflexionan no s610 sobre el orden de la representaci~n sino
tambien sobre el orden de lo representado. Son, en este sentido, ficciones
interrogativas de lo real y autoconscientes de los medios y las formas de su
interrogaci~n. La destrucci~n de las ilusiones organicistas que atribuian un nexo
de necesidad entire el orden de los hechos y el orden de la representaci~n, instala
una pluralidad de nexos entire ambos niveles y, en consecuencia, diferentes
regimenes de verdad literaria. (42)

Desde el espacio de simbolizaci6n aut~nomo la literatura cuestiona las narrativas que

proponen la sumisi~n a la totalidad y la supresi6n de la diferencia. Para Francine

Masiello hay una honda preocupaci~n desde el campo de la narrative por reordenar los

discursos de resistencia. El reordenamiento que se propone es desde una perspective de

alteridad. Para Masiello:

...La narrative esta evidentemente preocupada por la configuraci6n de las luchas
intelectuales, y por el reordenamiento de multiples discursos de resistencia desde










una posici~n de alteridad. Jean Lyotard ha observado que el postmodernismo se
caracteriza por una 'falta de narraciones dominantes' (1984). Efectivamente, el
caso argentino participa de esta experiencia en la media en que desmantela
narrativas dominantes y su lenguaje official concomitante.... (23)

El tono reflexive que asume la literatura se evidencia al mostrar desde la narraci6n

literaria sus propios process de construcci~n. Un claro ejemplo de esto es la novela de

Ricardo Piglia RespiraciC~n artificial (1980), en la cual los personajes establecen

discusiones acerca de la tradici~n literaria argentina y se polarizan en defensores de Arlt

y defensores de Borges. Estas discusiones conforman el propio marco referencial de la

historic que se desarrolla y a la vez revelan elecciones en la propia elaboraci6n de esa

ficci6n. De este modo desarma las ilusiones realistas de la coherencia entire el orden de

las representaciones de la realidad y el orden de las representaciones literarias. Sarlo se

pregunta que vincula a todos los textos escritos durante la dictadura en la Argentina y en

el exilio, mas allay de sus posicionamientos ideol~gicos y Ilega a la conclusion de que los

puntos en comun son "...Por un lado, un grado de resistencia a pensar que la experiencia

del ultimo period pueda confiarse a la representaci~n realista. Son textos que mantienen

con ella una relaci6n a veces distant, casi siempre oblicua y figurada en diferentes

grades, desde la mas direct relaci6n metonimica hasta formas mas complicadas de la

alegoria y la metaforizaci~n" (58). Durante la dictadura, entonces, se genera esta

respuesta literaria que crea un context possible y dominant de elecciones literarias para

las futuras generaciones, aquellas que irrumpiran con gran intensidad en los noventa. Lo

haran bajo la modalidad narrative predominante durante la dictadura y los primeros diez

afios de consolidaci6n democratic (aproximadamente hasta 1995) pero en medio de otro

context social, cultural, econ~mico y politico.










Andres Avellaneda en "Hablar y callar. Construyendo sentido en la democracia"

(1995) sefiala que "... por la 'muerte de las ideologias' que proclamara el

postmodernismo [...] el capital contestatario del intellectual argentino pareci6 ciertamente

hipotecado a mediados de los ochenta [...] Los mas jC~venes -los nacidos a fines de los

cincuenta y durante los sesenta-, prefirieron casi mayoritariamente marcar la fu~nci~n del

intellectual y el sentido de la literatura fuera de las exigencias de lo politico-social..."

(36). Los escritores j~venes intensificaron de este modo la defense de la "puesta al

desnudo" de los recursos literarios como forma de evidenciar que en el texto literario no

existe mediaci~n con la realidad. La nueva escritura manifiesta un absolute rechazo de lo

referencial y se dirige a si misma vaciando los generos y teorizando sobre la ficci~n

desde la ficci6n misma. La practica escrituraria se caracteriza entonces por las tecnicas de

la alusi~n que "regulan el caracter explicit de 10 dicho" (Avellaneda 38). Desde una

perspective similar, Maria Teresa Gramuglio, en "Politicas del decir y formas de ficci6n.

Novelas de la dictadura militaf (2002), percibe en la literature de la decada del 80 un

tono de desconfianza de narrativas que tratan de fijar el sentido de los referentes para dar

una complete percepci~n de la totalidad. El no decir que plantea la alusi~n responded,

entonces, a esta desconfianza en la percepci6n de la totalidad. Entre el mundo referencial

extemo y el mundo referencial literario se interpone la incertidumbre a que da lugar la

alusi~n. Gramuglio plantea que

.. en algunas de esas novelas [1as escritas durante la dictadura] abundaron
procedimientos que hacian de la ambigiiedad y el enrarecimiento uno de los
registros principles [...] elaboraron narrativas oblicuas, alusivas, fragmentarias,
que transformaban a directamente eludian las convenciones de la mimesis
traditional, propusieron verdaderos ejercicios de desciframiento, de lectura entire
lines, para unos personal es dotados a veces de fuerte carga simb61ica y
aleg6rica. ... (10)










Esta incertidumbre, product del rechazo por fijar el sentido de los referentes y por dar

una complete percepci~n de la totalidad, es el caracter principal de las estrategias

narrativas predominantes hasta mediados de la decada del noventa.

En este capitulo se defini6 estrategias narrativas como las modalidades que un

autor utiliza en la elaboraci~n de un texto, e indican la relaci~n de correspondencia o no

entire referente externo y referente intemo. Y se observ6 tambien que el modo en que esta

relaci6n se establece (a traves de los procedimientos de construcci6n del relate) se

vincula con el context en el que la literatura genera su espacio de producci6n simb61ica

como resultado de las relaciones que se dan a nivel politico, social, ideol~gico y cultural.

Es decir, la elecci~n de la alusi~n como procedimiento de construcci~n de un relate en la

elaboraci6n de una narraci~n es resultado de un modo de negociar con la historic y con la

realidad. Hasta mediados de la decada del noventa, esta modalidad se present como

"...desplazamientos hacia esteticas tambien fuertemente alusorias, presentadas como

negociaciones inevitable con la historic de los discursos y no con la realidad"

(Avellaneda 38). Pero hay un cambio a partir de mediados de los noventa, que es

sefialado por Miguel Dalmaroni al trabajar sobre Villa (1995) y Ni muerto has perdido to

nombre (2001) de Luis Gusman. Dalmaroni identifica un pasaje desde la modalidad

alusiva hacia una modalidad mas direct:

...Maria Teresa Gramuglio ha recordado en el numero 74 de Punto de Vista que
algunas de las mas significativas novelas argentinas escritas mas o menos durante
el 'Proceso' fueron leidas como poeticas que se hacian cargo de semejante
experiencia hist~rica mediante formas "oblicuas, alusivas, fragmentarias" que
"propusieron verdaderos ejercicios de desciframiento, de lecturas entire liness.
No parece aventurado suponer que hacia mediados de los afios noventa, en
cambio, surgeon en la literature argentina otros modos de narrar el pasado del
terrorism de Estado y sus efectos.... (Dalmaroni 1)










Dalmaroni sefiala de este modo un cambio en la modalidad narrative respect de la que,

como se describi6 y caracteriz6 en este capitulo, se estableci6 durante la dictadura y se

intensific6 durante la transici6n y consolidaci6n democra-tica. Pero a mediados de los

noventa comienza a hacerse sentir el impact social de las political neoliberales

implementadas desde principios de la decada. El context plantea fuertes diferencias en

10 politico, cultural y social, respect del pasado inmediato, pero fuertes lines de

continuidad en lo econ6mico. Es en este context en el que se opera el cambio, y en el

cual se enmarcan las novelas de Fogwill que mejor representan el cambio al que hace

referencia Dalmaroni. iEn que consiste el giro en la modalidad narrative?

iTodo cambia para que nada cambie?

Se ha sefialado anteriormente que la intenci~n de no fijar el sentido de los

referentes es uno de los prop6sitos en la utilizaci6n de la alusi6n, con la que se evitan

totalidad y certeza. La narrative de Fogwill se opone a esta tradici6n alusiva. No porque

sus estrategias narrativas sean ineditas, sino por un cambio en la modalidad que consiste

en la forma en que los procedimientos de construcciC~n del relate se combinan. Una

combinaci~n que le permit especificar certezas y totalidades desde una perspective

literaria opuesta a la ejercida en las dos decadas anteriores, opuesta a las tecnicas del

realismo traditional.

Ricardo Piglia en RespiraciC~n artificial (1980), Cesar Aira en Ema.La Cautiva

(1982), y La Villa (2002), Juan Jose Saer en La mayor (1976), Nadie nada nunca (1983),

y Glosa (1986), y Sergio Chejfec en El aire (1992), entire otros, pueden ser agrupados por

el uso comun de un conjunto de estrategias narrativas que responded a la desconfianza en

las totalizaciones y las certezas. Siguiendo a Maria Teresa Gramuglio en "El lugar de

Saer" (1986), es possible identificar estas estrategias narrativas como: el registro










minucioso y reiterado de la percepciC~n,7 el recuerdo y la conciencia del recuerdo; la

concepci6n de que el tiempo, el espacio, los series y los objetos son realidades inasibles, y

s610 es possible tomarlas a traves de instancias literarias; la intenci6n de no restituir los

fragments de la totalidad; y el desarrollo de una no identidad como resultado de un

ejercicio de lectura que exige el desciframiento. En Respiraci6n artificial (1980), la

narraci6n gira en torno a algo oculto pero que se quiere decir, y s~do es possible decirlo a

traves del silencio. Asi, la narraci6n consiste tanto en lo que se dice como en lo que no se

dice. Las cartas en esta narraci~n tienen un papel central porque es a traves de ellas que

se plantean los silencios: hay discontinuidad, repetici6n, mezcla de cartas. Pero es a

traves de ellas que se puede rodear lo que se calla y se quiere decir. El personaje

principal, Renzi, asi lo dice: "...g CCmo descifrar entonces esas cartas? iDe que modo

comprender lo que enuncian? Estan en clave: encierran mensajes secrets. Porque eso

son las cartas del porvenir: mensajes cifrados cuya clave nadie tiene..." (121)

En Vivir afu~era, La experiencia sensible y En otro orden de cosas se observa que

las estrategias narrativas tienen los siguientes rasgos diferentes: un registro minucioso de

datos y percepciones en el que mas que la repetici6n abundan las coincidencias con los

relates de otros personajes; la ubicaci6n en el tiempo y los obj etos de consume son

perfectamente identificables en el mundo referencial externo y no sblo como una

instancia literaria, sino tambien en el horizonte ideol~gico que proyectan mas allay del

texto; una clara intenci6n de restituir fragments de la totalidad; y la posibilidad de

construir una identidad, alguna en particular y en general, a traves de una lectura direct

que no propone el esfuerzo de descifrar las alusiones.

SPercepci6n se entiende aqui como el modo en que los personages interpretan los hechos que les suceden,
asi como tambi~n el context en el cual 6stos tienen lugar.










Una novela como Vivir afu~era abunda en relates de distintos personal es que

presentan puntos de coincidencia por el uso compartido de c6digos culturales, de ciertos

habitos de consume y de ciertos recorridos urbanos que los hacen coincidir fisicamente.

Los relates de los distintos personal es se van sucediendo en un orden marcado por la

coincidencia que tienen entire si esos relates. La sucesi~n de estos relates va desplazando

cada vez mas al narrador omnisciente para conformar una mirada total, colectiva, que no

por serlo pierde su caracter fragmentario, individual. La lectura de esta sucesi~n permit

reconocer rasgos de distintas identidades colectivas, como la que comparten el Pichi, Susi

y Mariana en razC~n de su pertenencia a un cierto estrato social. Saul y Wolff, por

ej emplo, presentan rasgos de una identidad colectiva pasada, que ha sido derrotada veinte

afios antes del present del relate. En Diana y sus amigas se reunen rasgos propios de la

decada menemista, mientras que en Wolff, Mariana, Saul, el Pichi y Susi, se hallan

presents de manera diferenciada s6lo algunos de esos rasgos. La identidad es una

construcci~n que es product del tipo de lectura que exige la novela. Lo individual y lo

colectivo no se anulan, sino que van teniendo distinto peso a traves de las coincidencias

entire los relates y de la concatenaci~n de estos en la narraci~n.

Los relates y dialogos de la familiar Romano, en La experiencia sensible, muestran

una vez mas que las coincidencias en las percepciones, mas que la repetici6n de las

mismas, son 10 predominante en la narrative de Fogwill. Pero en esta novela las

coincidencias no se dan solamente entire los relates de los distintos personajes, sino entire

sus recuerdos (el recuerdo de percepciones y dialogos pasados), y sus pensamientos

presents. Tambien se dan coincidencias entire el tiempo pasado, que es el present de la

historic narrada, y lo que esta por venir, el future de la historic narrada, que es el present









de la lectura. La voz narrative cuenta hacia fines de los 90 hechos ocurridos en 1978. Los

pensamientos y percepciones que sobre el future tienen los personajes de la historic que

transcurre en 1978, coinciden con los hechos que conforman el present de la lectura,

2001, que es la fecha de publicaci6n de la novela. Los obj etos y habitos de consume, asi

como la forma de percibir la situaci~n de la Argentina durante la dictadura, mas que nada

el fin de esta, son identificables.

Dentro del marco referencial que plantea la narraci6n, los habitos y obj etos de

consume coinciden en el relate del pasado, del present y del future que los personajes

vislumbran para si mismos. Al pensar en su future, Romano plantea la importancia de la

cultura empresarial de espectaculos cuando la political "comience a fu~ncionaf ', y present

el conjunto de valores que mueve al consume de la cultura. Son valores que no difieren

en demasia de aquellos que estan presents en el y su familiar durante la estadia en el

hotel de Las Vegas, y de aquellos que seran privilegiados por la aplicaci6n de las

political neoliberales durante los noventa. La restituci~n de la totalidad se da por la

persistencia de los restos del pasado en el present. El present de la lectura es el future

que vislumbran los personajes para si mismos en el memento en que se aproxima su

retomno a la Argentina, una vez concluidas sus vacaciones en Las Vegas. El present de la

lectura reconstituye una totalidad a traves de la persistencia de percepciones, habitos y

objetos de consume en el mundo referencial extraliterario.

A diferencia de lo que sucede en Vivir afuera la voz narrative en tercera persona

no desaparece dando lugar a los relates de los personajes. Esto brinda una cierta visi6n de

totalidad, que se equilibra con una vision fragmentaria que aparece en la voz de VerC~nica,

la nifiera. Este personaje va adquiriendo mas peso hacia el final de la novela y present










otra visi6n frente a la que present la voz narrative. Es en el personaje de VerC~nica donde

la identidad aparece como una construcciC~n de lo que Romano se plantea a si mismo y a

sus colegas acerca de lo que sucedera cuando la political comience a funcionar. Y lo que

sucedera es un poco mas de lo mismo pero bajo distintas political, esta vez, las political

culturales y de especta.culos.8

La construcci~n de la identidad es el tema de En otro orden de cosas. Predomina

una voz narrative en tercera persona en la descripci6n biografica que abarca diez afios, de

1971 a 1982, en la vida de "el", personaje que reune rasgos colectivos como la militancia

political, la decepci6n, la derrota y el cambio de rumbo ideol6gico. Cada capitulo es un

afio en la vida de "el", y en cada uno de ellos es possible observer rupturas y continuidades

en la construcci~n de su identidad. La idea del amor en los setenta, retomna hacia el final

del relate como la continuaci6n de alguna esencia perdida del personal e, y como un

encuentro de este con su humanidad. La militancia political que, como centro de la vida

social, da ciertas caracteristicas especificas a las relaciones amorosas del personaje

durante los setenta, se desvanece a media que la narraci6n avanza, y es reemplazada por

un tipo de vida social no centrada ya en lo pilblico, sino mas en 10 privado y en el amnbito

empresarial. El personaje se concentra en 10 privado (cambio de casa, cambio de trabajo).

Su trabajo se habia ido transformando, desde peC~n que manej aba mitquinas a funcionario

que disefia political culturales. En ese trayecto "el" comprende que las transformaciones

de la empresa donde trabaja son las mismas que se dan afuera, en el pais, en el orden de

SDurante gran parte de los ochenta, pero sobre todo a partir de la implementaci6n del modelo neoliberal en
1991, las political culturales adquieren, a traves de la cultural del espectaculo, mas poder que las political
sociales y puiblicas. De hecho, dado que estas uiltimas se han restringido como resutado del achicamiento
del Estado, podria preguntarse si no han sido, en gran parte, reemplazadas por las political culturales y la
cultural del espectaculo. Un recorrido por los diez afios que transucrren desde 1991 hasta 2001, por una de
las revistas culturales mas importantes de la Argentina, Punto de Vista, permit observer la relaci6n entire
political culturales y critical intellectual en ese period.










la political. Las coincidencias entire pasado y present se manifiestan de distinta forma en

la historic personal y en la colectiva, pero no se excluyen entire si, sino que interactuan en

la construcci~n de la identidad del personal e. La voz narrative se manifiesta en una

continuidad lineal por medio de la cual es possible identificar cada uno de los cambios que

implican la continuaci~n o ruptura de proyectos politicos e ideol~gicos en ambos pianos,

el individual y el colectivo. Afio por afio se van trazando los hechos fundamentals de la

vida de "el", sin detallar demasiado en los acontecimientos de la vida de los personal es

secundarios. Una cierta totalidad se restituye al hacer este recorrido, pero sin abandonar

lo individual, lo fragmentario, las parties de esa totalidad. De hecho, recorrer uno por uno

los afios mas negros de la historic argentina reciente puede conducir a explorer las zonas

de comportamiento individual y colectivo. En las paginas finales el narrador dice:

La revoluci6n se disipaba en el pasado como un mal recuerdo. Los
revolucionarios inauguraban agencies de autom~viles, gomerias, bares. O hacian
political, canj eando su historic pasada por las dadivas de los partidos que
empezaban a reaparecer [...] La guerra de las islas, aunque viniese a ocupar un
espacio de una augurada convulsi6n que sumerge todo en el olvido, era un
episodio menor. Aun si hubiese costado otros ocho mil muertos, el caracter
farsesco que le impusieron los medios y el entusiasmo televisivo que gan6, el
animo de la poblaci~n la privaba de toda entidad hist~rica [...] todo en el episodio
estaba dispuesto para que la historic construyese un hito, su mito o instrument
publico de persuasi6n para agregar voluntades a las fuerzas nacientes. (193)

Por un lado, la imposibilidad de los excombatientes de constituirse en entidad histC~rica, y

como consecuencia, la imposibilidad de que se les brinde reconocimiento en terminos

histC~ricos. Por otro lado, la negaci6n de una identidad que es el instrument necesario

para conformar la historic misma. La identidad, entonces, es una construcci~n a lo largo

del tiempo, hecha por continuidades de ciertos aspects de la sociedad y por rupturas de

otros. Cada aspect que se continua, o cada otro aspect que se quiebra, muestra que hay

un conjunto de identidades que quedan fuera de la historic para que otras puedan









conformarse. La identidad es una construcci~n hecha por continuidades y rupturas que

indican movimientos de inclusion y exclusion de otras identidades.

En cada una de las tres novelas las estrategias narrativas que utiliza el autor estan

en interacci~n. El registro minucioso de datos y percepciones que conduce al lector a la

identificaci~n de coincidencias; el tiempo y los objetos de consume identificables que

proyectan un horizonte ideol6gico; la restituci~n de fragments de la totalidad y la

posibilidad de construcci~n de la identidad, son estrategias que interactuan a lo largo de

cada una de las novelas. La interacci6n es resultado de un ej ercicio de lectura que ya no

require el desciframiento de alusiones. Para lograr esto el autor apela a procedimientos

de construcci~n del relate que no son nuevos en si mismos, sino que son usos especificos

de procedimientos de construcci6n del relate a los que el escritor recurre en funci6n de

las estrategias narrativas a las que quiere dar forma. Esos procedimientos de construcci6n

del relate son los siguientes: el relate dentro del relate; la mezcla de estilos o niveles de

expresi~n oral, de habla; el empleo de un discurso ligado a un verosimil realista; el uso de

c6digos culturales; la narraci~n fragmentada; y la descripci~n minuciosa. Las formas

narrativas (voces narrativas, personajes, estructura) son las instancias en las que operan

los procedimientos de construcci6n del relate. Como se mencion6 al principio de este

capitulo, el modo en que los procedimientos de construcci6n del relate se combinan en

cada una de las novelas, permit la interacci~n entire las distintas estrategias narrativas.

Esto sera analizado en detalle en el capitulo siguiente.

Miguel Dalmaroni sefiala que en Villa (1995) y Ni muerto has perdido to nombre

(2001), de Luis Gusman, se produce un giro en la estrategia narrative, respect de la que

habia predominado desde la dictadura. Para el critic los modos de narrar el pasado que










surgeon a mediados de los noventa serian resultado del modo en que ha sido tratado en la

realidad social el tema del terrorism de Estado, y de la cantidad de testimonies y

declaraciones que han aportado gran cantidad de informaci~n sobre el funcionamiento de

la represi6n. En el caso de la narrative de Fogwill, el giro en la estrategia narrative se

debe no a una creaci~n de estrategias narrativas nuevas, sino a una selecci6n y un

montaje distintos de los procedimientos de construcciC~n del relate. Las formas narrativas

son las instancias en las que, a traves de los procedimientos de construcci~n del relate, se

da la articulaci6n entire el mundo referencial extemo y el mundo referencial textual. Y

aqui radica la principal caracteristica de la narrative de Fogwill: el modo en que los

distintos mundos referenciales se articulan. El pasaj e de un modo de narrative alusiva9

(dictadura y post dictadura) a un modo de narrative mas referencial, jsignifica que hay

mas transparencia en el lenguaj e? jsignifica que se esta retomnando a una literature de tipo

realista?

Un retorno al realismo

En la secci6n anterior se demostr6, que la narrative que propone Fogwill en las

tres novelas analizadas es un claro ejemplo del planteo de Dalmaroni respect del giro en

la modalidad narrative hacia mediados de la decada del noventa. La narrative alusiva,

indirecta, Ilena de disgresiones, cede lugar a la aparici6n de una narrative mas direct que

promueve una lectura sin desciframiento de alusiones. Tambien se ha planteado que esta

narrative no consiste en la invenci6n de nuevas estrategias narrativas, sino en una

selecci~n y un uso diferente de las preexistentes. La interacci6n de las estrategias

narrativas resultado de la combinaci~n especifica de los procedimientos de construcciC~n


9 Alusi6n como referencia implicita.










del relate (una combinaci6n que depend del peso especifico de cada procedimiento para

una estrategia dada) es lo que permit una lectura direct. La relaci~n de implicancia

entire referentes literarios y extraliterarios es resultado de la articulaci6n de los

procedimientos de construcci~n del relate que da lugar a las formas narrativas. Por lo

tanto, no es una transparencia en el lenguaje lo que permit pensar la narrative de Fogwill

como un retorno al realismo.

Graciela Speranza analiza La experiencia sensible, En otro orden de cosas y

Urbana (2003), de Fogwill, y propone que estas tres novelas plantean un retorno al

realismo, pero desde otra perspective. La autora se pregunta: "...jes possible ahora confiar

en la transparencia del lenguaje? Si la ambici~n realista se vuelve transfiguradora jen que

consiste esa transfiguraci~n? Y en todo caso ide que hablamos cuando hablamos de

realismo hoy?..." (57). Pero antes de coincidir o no con Speranza, hay que ver cC~mo ella

define el realismo: ..Antes que nada, el realismo es para las artes, visuales y tambien

para la literatura, una invitaci~n a mirar el mundo..." (58). Esa invitaci~n confla en la

posibilidad de mirar el mundo en oposici~n a la desconfianza en las totalidades que

experiment la narrative escrita despues de la dictadura y que luego se proyecta como

modelo de escritura y de reflexi6n sobre la literature desde la narrative misma iHay en

las novelas aqui analizadas una invitaci~n a mirar el mundo? La intenci~n de restituir la

totalidad a partir de las parties o fragments de esa totalidad, sin anularlas como parties de

un todo, la apelaci6n a los c6digos culturales y alas coincidencias, el trazado de la

construcci~n y destrucci~n de una identidad, pueden ser leidos como una invitaci~n a

mirar el mundo. Pero una invitaci6n que no parte de la transparencia del lenguaje. Si no










se trata de un realismo que invita a mirar el mundo por medio del lenguaje, ide que

realismo se trata?.

Roman Jakobson parte de un punto que contradice, en cierto modo, la pretensi6n

de transparencia del lenguaj e. En ultima instancia, es el acto de narrar lo que produce la

transparencia, pues ella no es una caracteristica intrinseca del lenguaj e. Es decir que es en

el acto de narrar en donde se transparent un sistema de relaciones, y el caracter relative

tanto de estas como del significado de las palabras. Jakobson toma como punto de partida

el caracter "polisemico" de las palabras. Al situarse hist~ricamente en los modos de

interpreter el arte cuestiona la siguiente definici~n de realismo: .. Es una corriente

artistic que postul6 como objetivo reproducir la realidad con la mayor fidelidad possible,

y que aspira al maximo de verosimilihtd. Declaramos realistas las obras que nos parecen

verosimiles, fieles a la realidad..." (84). Jakobson se pregunta a quin pertenece la

aspiraci~n a la verosimilitud, si al autor, al lector, o alas lecturas que intentan Eiliar las

obras a una tradici6n. Como respuesta a esa pregunta result otra pregunta sobre la

posibilidad y la legitimidad de plantearse la verosimilitud de un determinado tropos

portico. Para el critic "... nadie designara la ventana con la ayuda de la palabra puerta,

pero ello no significa que la palabra puerta tenga un solo sentido. No es possible

identificar impunemente las distintas significaciones de la palabra 'realismo', lo mismo

que no se puede confundir la acci~n de portar con la puerta de la casa..." (91). Jakobson

concluye asi en la idea de que el realismo es una "convenci6n", y de que no es possible

identificar impunemente las distintas signifieaciones de la palabra realismo.

Speranza, por su parte, plantea de la siguiente manera la posibilidad de un

realismo en la narrative de Fogwill:










..1las tres novelas (Urban [inedita], La experiencia sensible [2001] y En otro
orden de cosas [2001]) hablan de las posibilidades del realismo en la literatura
argentina de hoy. Muy lejos de la ambici~n realista clasica de reflejar la realidad
obj etiva plasmando "caracteres tipicos en circunstancias tipicas", cada una se
impone una selecci6n de la material novelable, un cambio de escala, ya sea
magnificando un espacio y una anecdota, minimizitndolas, o combinando ambas
perspectives en un espacio y una anecdota complejos, facetados, sin resignar por
eso la representaci~n ilusionista de una superficie fluida.... (61)
El cambio en la modalidad narrative que Dalmaroni indica, las posibilidades del

realismo en las novelas de Fogwill que sefiala Speranza, y el caracter de convenci~n que

otorga Jakobson al termino realismo se toman como base de apoyo para definir aqui

realismo. Se lo entiende como una relaci6n que se establece entire: a) un conjunto de

convenciones esteticas que se posicionan dentro del corpus de convenciones esteticas, y

b) la percepci6n e interpretaci6n de esas convenciones por parte de la critical que

interpreta los significados de esas convenciones. De este modo, desde una perspective

critical acostumbrada a la narrative alusiva, la escritura de Fogwill podria entenderse

como un tipo de narrative realista por medio del lenguaj e. Sin embargo, se ha demostrado

anteriormente que no se trata de transparencia del lenguaj e, sino de un modo de articular

referentes. La diferente forma de usar las estrategias narrativas a partir de un modo

distinto de seleccionar y utilizar procedimientos de construcci~n del relate es lo que

permit dejar de lado la alusi6n para dar lugar a formas mas directs de narraci~n y

tambien de lectura. Formas que invitan a mirar el mundo, no por medio del lenguaj e sino

a partir de la identificaci~n y la comprensi~n de situaciones literarias que requirieron

negociar (acordar, critical y negar) con la realidad que se dio en el process de

articulaci6n de referentes externos al texto e internos. La narrative de Fogwill es una

propuesta de un tipo especifico de realismo. Un realismo que implica un ej ercicio de










lectura que hace un recorredo que va de la ficci~n a la realidad, y no de la realidad a la

ficci~n, como seria una propuesta basada en la transparencia del lenguaj e.


Recapitulando

En este capitulo se han analizado las caracteristicas de la narrative surgida en el

context impuesto durante la ultima dictadura military en la Argentina. Las caracteristicas

dominantes son la elipsis y la alusi6n como estrategias narrativas. Se produce una

literature que, debido a las political de supresi6n de la diferencia cultural implementadas

por el terrorism de Estado, se ve forzada a alejarse del comentario director sobre la

realidad. Beatriz Sarlo plantea que al hacer esto la literatura recupera su autonomia, que

es uno de los rasgos de toda practica artistic. Desde el espacio que le brinda la

autonomia y la utilizaci6n de las estrategias narrativas antes mencionadas, la literature

produce un tipo de reflexi6n critical que, una vez recuperada la democracia en 1983 va a

servir de modelo para las nuevas generaciones de escritores. Fuera ya de las condiciones

y exigencias political y sociales que existieron y marcaron la practica escrituraria hasta

mediados de la decada del setenta, las nuevas practicas literarias que surgeon durante la

dictadura se esfuerzan por demostrar que en el texto no existe una mediaci~n con la

realidad. El rechazo por lo referencial, las totalizaciones y el trazado de una identidad,

aparece en un primer memento como rechazo hacia el realismo, en funcii6n de general

discursos de resistencia a la uniformidad del discurso totalitario que impone la dictadura.

En las nuevas generaciones, como advierte Avellaneda, el rechazo a lo referencial es la

base de una reflexi6n literaria que gira sobre la escritura misma, y que s61o encuentra

legitimaci6n en las exigencias impuestas por los process de escritura de un determinado

sistema de valores esteticos.










A partir de la identificaci~n que Maria Teresa Gramuglio hace de las estrategias

narrativas que caracterizan a este tipo de literature, se demostr6, c6mo la narrative que

Fogwill produce a partir de mediados de los noventa, es un ejemplo del cambio en la

modalidad narrative que sefiala Miguel Dalmaroni en su analisis de la narrative de Luis

Gusmin. En su producci6n reciente (desde mediados de los noventa) Fogwill no propone

la introducci~n de nuevas estrategias narrativas, sino un modo diferente de articular el

mundo referencial extemo y el mundo referencial intraliterario. En este capitulo se

defini6 a las estrategias narrativas como las modalidades que un autor utiliza en la

elaboraci6n de un texto, e indican la relaci6n de correspondencia o no entire el referente

externo y el referente intemo. La relaci~n entire estos dos mundos referenciales es

resultado de process de significaci~n y simbolizaci~n literaria. El autor utiliza los

mismos procedimientos de construcci6n del relate, pero los utiliza de otro modo,

caracterizando sus estrategias narrativas y distinguiendolas del resto de los narradores de

esa epoca. Es una propuesta narrative que genera un texto que ya no require lectures

descifradas, sino que necesita de lectures directs, lecturas que apelan a un saber que

existe en el mundo referencial extemno. El mismo autor asi lo plantea: "Todo el mundo

sabe, lo que pasa es que yo puedo organizer narrativamente ese saber. Un saber que es de

contiguiidades 16gicas, transformarlo en contigiiidades lexicas y temporales: armo una

novela" (citado por Speranza 45). Su narrative permit vislumbrar la totalidad de lo real

sin anular ni la especificidad ni la implicaci6n mutua, de las parties entire si y de las parties

con la totalidad. Los relates individuals trazan multiples identidades, pero tambien

trazan una identidad colectiva. El trazado se establece como un mapa a traves de los

puntos de contact entire los relates de los personajes, los cuales conforman las parties. Y










asi, la totalidad se dibuja momentaneamente como el resultado de esos contacts. Los

puntos de contact o coincidencia son la relaci~n que los personal es mantienen con los

habitos de consume y con los objetos de consume cultural. Los c6digos culturales

aparecen en cada uno de los puntos de coincidencia, tanto los que correspondent a un

tiempo pasado, como los del present y tambien el future. Entonces, la contiguiidad 16gica

de la realidad se revela en una contiguiidad lexica que permit observer las lines de

continuidad entire el present y el pasado de los relates, y tambien de la historic argentina.


En este capitulo se ha propuesto la hip~rtesis de que la narrative de Fogwill puede

interpretarse como una apuesta a un nuevo realismo, que no acude al lenguaj e como

medio para expresar la realidad, sino que acude a una selecci6n de procedimientos de

construcci6n del relate que da lugar a una articulaci~n diferente entire referentes del texto

externos e internos. No hay rechazo por lo referencial, sino un modo distinto de trabajar

con su significaci~n. Tanto el modo que se basa en la elipsis y la alusi~n, como el modo

que original las novelas que se analizan en este trabajo, responded a modos especificos de

negociar con la realidad (acordar, negar, critical), que un individuo tiene, Ilamnese

escritor, y de los grupos, corrientes, literarias y critics en las que esta practica se

inscribe. En este sentido, el cambio en la modalidad narrative, del cual las novelas que se

analizan son un ejemplo, puede entenderse como un acercamiento a la realidad, desde la

Sicci~n, acercamiento que pretend dar cuenta del estado de la negociaci6n social e

individual entire realidad y Hcci~n.


En el siguiente capitulo se analizara cC~mo funcionan los procedimientos de

construcci~n del relate y las formas narrativas que caracterizan las estrategias narrativas

de Vivir afu~era, La experiencia sensible y En otro orden de cosas (2001). Se analizara el










modo en que interact~an las estrategias narrativas en cada una de las novelas y en las

diferentes novelas entire si. Ambos analisis permitiran comprender de un modo mas

general la propuesta narrative de Fogwill y los puntos especificos de distanciamiento y

acercamiento respect de otros sistemas literarios de la epoca.














CHAPTER 3
NADA CAMBIA PARA QUE TODO CAMBIE

..- iProbaste el extasis? Nunca en mi vida vi. Ni siquiera se cC~mo es.
Son pastillas, tambien puede venir en capsulas pero casi seguro de que es algo que
antes venia en polvo y se Ilamaba 'polvo de angel'. La formula es la misma: una
anfeta.
iVos 10 probaste?
No... dijo el y vacil6.
Estaba a punto de decir que habia probado cosas semejantes cuando repar6, en que
iba a repetir una escena recien representada. Esto -se dijo- sucede en los relates de
Millia: cosa de viej os, repetir y repetir las mismas cosas con aparentes
vaniaciones. ..
(Fogwill, Vivir afuera 101)

Como se mencion6 en el capitulo anterior, en este se analizaran las estrategias

narrativas que emplea Fogwill en Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001) y

En otro orden de cosas (2001). Se ha sefialado que las estrategias narrativas que el autor

utiliza no se basan en nuevos procedimientos de construcci~n del relate. Eso seria decir

que sus novelas presentan un sistema literario nuevo por el tipo de elements que lo

componen. Lo que aqui se intent demostrar es que el autor hace una selecci6n y

combinaci~n de los procedimientos de construcci~n del relate, distinta a la que tavo lugar

en el sistema literario anterior, o sea, en la literature producida desde la ultima dictadura

military hasta mediados de los noventa.

Lo que confiere un estilo distinto a la narrative de Fogwill es la diferente

combinaci6n de los procedimientos de construcci~n del relate. Como resultado de las

diferentes combinaciones se da la preponderancia de unos procedimientos, y la ausencia

de algunos de los que eran usuales en el sistema literario anterior. Los dialogos y los

monblogos, el peso de la presencia del narrador, la fragmentariedad o no fragmentariedad










de la narraci6n, y los temas, adquieren rasgos particulares de acuerdo a los

procedimientos de construcci~n del relate utilizados y al modo en que estos son

combinados.

Los procedimientos que utiliza el autor son los siguientes: el relate dentro del

relate; la mezcla de los niveles de expresi6n, del habla, de los personajes; los relates de

alta carga referencial (o sea, no aleg6ricos); la abundancia de c6digos culturales, es decir,

la contiguiidad de los significados;lo la narraci~n fragmentada; y la descripci~n minuciosa

sin repeticiones (sin narrar las mismas cosas con aparentes variaciones). La

predominancia de estos procedimientos de construcciC~n del relate hace que las forms

narrativas (voz narrative, personajes y estructura) adquieran caracteristicas particulares.

A traves de las formas narrativas, resultantes de la selecci~n y combinaci~n de los

procedimientos de construcciC~n del relate, las estrategias narrativas se despliegan dentro

de la novela.

El objetivo de este capitulo es entonces demostrar que el cambio en la modalidad

narrative que se observa en Vivir afuera, La experiencia sensible y En otro orden de cosas

se debe a una variaci~n en la selecci6n de los procedimientos del construcciC~n del relate

y en la forma estos secombinan. Esta variaci6n es resultado de la elecci~n literaria que el







u' El concept contigiiidad de los n n,-I r;,,,, i. c es utilizado siguiendo lo planteado por Todorov: "El empleo
'actual' de una palabra evoca sus empleos precedentes y de ese modo sus contextos precedentes [...]
'significaciones culturales'. Por ejemplo, las propiedades de un obj eto se evocan cuando se menciona el
nombre de ese objeto [...] el context evocado no es linguiistico (contigniidad de significantes) sino cultural
(contigniidad de significados) [...] O. Ducrot ha aislado una parte de esas significaciones dandoles el
nombre de sobreentendidos: casos en el que e sentido suplementario nace de la existencia misma de la
enunciaci6n [...] Este grupo de significaciones secundarias se ha llamado unas reces connotacion, otras
reces implicacion. El predominio cuantitativo y cualitativo de un tipo de significaci6n suplementaria
permit caracterizar un estilo..." (297)










autor realiza,ll y esta condicionada no s~do por sus preferencias personales, sino tambien

por su grupo de pertenencia y el lugar de enunciaci~n que ocupan ambos. En el primer

capitulo se propuso que el giro en la modalidad narrative se debe al cambio en las

estrategias narrativas que Fogwill utiliza en las tres novelas, y que son las siguientes: el

registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entire los

relates de distintos personal es de una misma novela; la ubicaci~n en el tiempo y la

identificaci6n de los objetos de consume cultural, es decir, la identificaci~n de habitos; la

clara intenci~n de restituir fragments de la totalidad; y la posibilidad de trazar una

identidad a partir de una lectura direct, resultado de la eliminaci6n de los enigmas

planteados por la alusi6n. La especificidad de las estrategias narrativas es product de la

variaci6n en la selecci~n de los procedimientos de construcciC~n del relate y del modo en

que estos se combinan. En la primera secci6n de este capitulo, "iQue tipo de analisis

narrative?", se expondra el metodo de anitlisis de los procedimientos de construcci~n del

relate. Una vez establecido el marco analitico, en la segunda secci6n, "Variaciones", se

observara cC~mo las variaciones en la selecci~n y combinaci~n de los procedimientos de




'' La elecci6n literaria es resultado de la relaci6n que un escritor mantiene con el medio en el que describe.
Esta relaci6n sera analizada en el capitulo III cuando se analicen las diferencias entire la novela Respiraci6n
artificial (1980), de Ricardo Piglia, como referente del paradigma literario de los ochenta, y Vivir afuera
(1998), de Rodolfo Fogwill, como possible paradigma literario de los noventa. Se analizara la elecci6n
literaria como resultado del lugar de enunciaci6n que se se genera el propio escritor y la literature como
hecho social. De este modo se entiende el medioen el que el autor describe, no s61o como la realidad en la
que se halla inserto, sino tambien el conjunto de representaciones e interpretaciones que sobre esa realidad
se hacen en varies campos, como el intellectual, el politico, etc. De este modo, el conjunto de
representaciones que el autor decide, elige tomar como material (mundo referencial externo) esta
determinado por sus interpretaciones, que se hallan en relaci6n dial6gica con las interpretaciones del medio
en el que escribre, es decir, elige de acuerdo a su lugar de enunciaci6n. En el capitulo I se ha tomado la
siguiente explicaci6n de las relaciones entire los sistemas de representaciones extraliterarios e intraliterarios,
para definir que es el lugar de enunciaci6n de un escritor: "...el sistema de representaciones dibuj a variables
de la representaci6n y hace de la obra exegesis y la prosecusi6n de las mismas. La objetivaci6n vuelve
enteramente a lo literario, y la obra emprende un juego de relaciones y designaciones de las relaciones
mediante el artificio de las estrategias narrativas y mediante el sistema de obligaciones semanticas que
definen agents, acciones y descripcioones..." (Bassiere 361).










construcci6n del relate funcionan en cada una de las estrategias narrativas sefialadas. Por

uiltimo en la secci~n "Recapitulando" se presentaran las conclusions: en que consiste el

cambio narrative en estas novelas de Fogwill y c6mo funciona.

Como resultado del predominio, ausencia y/o combinaci6n de los procedimientos

de construcci~n del relate se produce una variaci~n en la combinaci~n, utilizaci6n y

fu~nci~n de las formas narrativas resultantes de los procedimientos de construcci~n del

relate: voz narrative; personajes y estructura. Es a traves de las formas narrativas que el

conjunto de estrategias narrativas, es decir, el conjunto de convenciones y modalidades

que un autor utiliza e indican la correspondencia o no con el mundo referencial, tiene

lugar dentro de la narraci~n. La forma en que las diferentes estrategias narrativas se

combinan, aumentan su presencia o ausencia, en las formas narrativas, sera el tema de

analisis del capitulo siguiente.

iQuC tipo de antilisis narrative?

Antes de comenzar con el desarrollo de las secciones mencionadas anteriormente

es necesario presentar una breve explicaci6n acerca del tipo de analisis narrative con el

que se pretend explicar el giro en la modalidad narrative observado en Vivir afu~era, La

_experiencia sensible, y En otro orden de cosas. Para esto es necesario retomar las

definiciones, ya establecidas en el capitulo anterior, de los tres concepts basicos con los

que se trabaja en este analisis narrative. En primer lugar tenemos los procedimientos de

construcci~n del relate, los cuales son convenciones que determinan el modo en que se

relacionan las secuencias de proposiciones que conforman un relate. El modo en que se

relacionan las secuencias de proposiciones determine el modo en que se confrma el

sistema simb61ico literario, a traves de una relaci~n de implicaci~n entire el referente

extemno y el referente intemo.










Cuando se produce un cambio en las convenciones y/o combinaciones y funciones

de los procedimientos de construcci6n del relate, este se produce como resultado de un

cambio en el interior del discurso literario que inmediatamente se observa como una

variaci~n en el uso de las estrategias narrativas. En las novelas trabaj adas aqui no se

evidencia un cambio en las convenciones que de lugar a nuevos procedimientos de

construcci~n del relate. Sin embargo, si se evidencia un cambio en las convenciones de

combinaci6n y funcionamiento de los procedimientos de construcci6n del relate, 10 cual

da como resultado un cambio en las estrategias narrativas utilizadas y en el modo en que

estas son utilizadas en la construcci~n de la novela. Los procedimientos de construcci6n

del relate que varian por su selecci6n y combinaci6n son: el relate dentro del relate; la

mezcla de estilos y niveles de expresi6n verbal; el empleo de versions ligadas a un

verosimil realista; la narraci6n fragmentada; la descripci~n minuciosa, y el uso abundante

de c6digos culturales. El modo en que se organize en el texto literario una cierta

"referencialidad con temporalidad representada", un sistema simb61ico, depend de las

convenciones que determinan el modo en que se construyen y relacionan las secuencias

de proposiciones que conforman el relate; es decir que depend de los procedimientos de

construcci6n de este.

Mieke Bal, en su propuesta de analisis narratol~gico, diferencia historica", una

fibula presentada de una cierta manera dentro de un texto narrative, de fibula, una series

de hechos que son causados o son experimentados de modo 16gico y cronol~gico por los

agents que Ilevan a cabo las acciones. La autora propone:

...I shall henceforth refer to them as elements. These elements are organized in a
certain way into a story. Their arrangement in relation to one another is such that
they can produce the effect desired, be this convincing, moving, disgusting, or
aesthetic. Several processes are involved in ordering the various elements into a










story [...] In addition to the necessary relationships among actors, events, locations,
and time, all of which were already in the layer of the fabula, other relationships
(symbolic, allusive, etc.) may exist among the various elements.... (84)

De este modo la variabilidad con la que se combinan los procedimientos de construcci~n

del relate imprime caracteristicas y efectos especificos en las formas narrativas, es decir,

sobre la voz narrative, los personal es y la estructura. Se ha definido como formas

narrativas a las instancias en las que operan los procedimientos de construcci6n del

relate. A traves de ellas se despliegan en la obra las modalidades y convenciones que el

autor elige, las estrategias narrativas, las cuales indican la relaci6n de correspondencia o

no con el mundo referencial externo. En las novelas analizadas, las estrategias narrativas

que se correspondent con un cambio en los procedimientos de construcci6n del relate y

con la diferenciaci~n en las formas narrativas respect de las utilizadas en la decada de

los ochenta y parte de los noventa, son, recordemos: el registro minucioso de datos y

percepciones en el que abundan las coincidencias entire los relates de distintos personajes

de una misma novela; la ubicaci6n en el tiempo y la identificaci6n de los objetos de

consume cultural, es decir, la identificaci~n de habitos; la clara intenci~n de restituir

fragments de la totalidad; y la posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura

direct, resultado de la eliminaci~n de los enigmas planteados por la alusi6n.

En conclusion, el tipo de analisis narrative disefiado para el analisis del giro en la

modalidad narrative que se observa en las novelas Vivir afu~era, La experiencia sensible,

y En otro orden de cosas, tiene como eje central la relaci~n determinante que para la

construcci~n interna de una novela tienen los procedimientos de construcci~n del relate.

El modo en que estos se combinan otorga caracteristicas especificas a la o las voces

narrativas, los personajes y la estructura narrative. A su vez, es a partir de la










caracterizaci6n que asumen las formas narrativas que es possible para el autor desplegar

ciertas estrategias narrativas que indican una cierta correspondencia, en terminos de una

relaci6n de implicaci~n, entire el referente extemno y el referente intemo.

Siguiendo la 16gica del analisis narrative propuesto, en la siguiente secci6n se

analizaran los procedimientos de construcci~n del relate y sus combinaciones para cada

una de las novelas. En la tercera, y ultima secci~n, "Recapitulando", se presentaran las

conclusions sobre el cambio en la modalidad narrative de acuerdo al modo en que se han

combinado los procedimientos de construcciC~n del relate para cada una de las estrategias

narrativas. La combinaci6n de los preocedimientos de construcci~n del relate para cada

una de las estrategias narrativas es diferente en cada una de las novelas. En cada una de

ellas se despliegan las cuatro estrategias narrativas, pero el modo en que lo hacen est8

determinado por la presencia en ellas de ciertos procedimientos de construcci~n del

relate, y su combinaci~n.

Variaciones

El uso de c6digos culturales vinculados a los hibitos de consume permit

establecer una referencialidad temporal. A su vez, esto permit la identificaci~n, por parte

del lector, de personajes, acciones y contextos mis allB de lo que se encuentra

explicitamente narrado. Sin embargo, en Vivir afu~era la identificaci~n es explicit dentro

de la novela. Wolff es uno de los personajes que mis provee informaci~n acerca de las

transformaciones en los hibitos de consume en correlaci6n con las transformaciones

political y culturales de la Argentina de los ultimos treinta afios. Su capacidad de

observaci~n de las transformaciones sociales, culturales y econ~micas que dieron lugar a

los comportamientos de quienes 10 rodean, no proviene de una simple actitud de

observaci~n, sino de una intense participaci6n en las actividades que promovieron esos










cambios. Al comienzo de la novela, ya una voz narrative en tercera persona adelanta el

tipo de mirada de Wolff: "...Vuelve a mirar el velocimetro: la aguja marca ciento

cincuenta kil6metros por hora. Debe ser menos [...] piensa siempre exageran para

que los que compran esta chatarra de Macri se sientan en el limited del peligro, al filo del

poder..." (21). El caracter fetiche de los objetos y habitos de consume se evidencia al

enunciarse la relaci6n entire consume y poder, o, mejor dicho, ilusi6n de poder. Wolff

enuncia esta relaci6n porque el mismo conoce los vinculos entire el consume y el poder

desde la perspective del inversor, del capitalist, de quien saca provecho en el consume

concrete de las mercancias y de la apariencia de poder. Una apariencia de poder que

reemplaza el vacio politico e ideol~gico, y garantiza la rentabilidad de las inversiones. El

personaje enuncia, y tambien anuncia, de modo casi premonitorio, lo que en el ambito de

la realidad social del afio 2003 Ilevaria a Mauricio Macri a postularse como candidate a

intendente de la Ciudad de Buenos Aires, y conseguir una cantidad de votos que hizo

tambalear al actual intendente, Anibal Ibarra.

Wolff es consciente de que hubo un desplazamiento del poder y tiene

perfectamente claro quienes han sido los beneficiados. En el trayecto de regreso de la

reuni6n con sus ex compafieros del Liceo observa la detenci6n de una parej a, el Pichi y

Mariana, e interpreta la escena del siguiente modo:

...por la ropa y los cortes de pelo reconoci6 en los traj eados a la clase de
muchachos del interior recien egresados de la escuela de oficiales de la policia y
los compar6 con la parej a detenida. La chica tenia un cuerpo atractivo, resaltado
por sus j eans Kenzo [...] el hombre [...] vestia una camera de cuero Mango y
jeans oscuros, posiblemente un par de UFO Gross [...] pensaba que si veinte afios
atras hubiera imaginado en esa pareja una historic de terrorism, hace diez afios
habria diagnosticado que se trataba de una 'taxi-couple' [...] en estos tiempos en
los que venia de hacer un negocio de importaci6n de telas para jeans, descubria en
ellos a un par de consumidores de ropa informal. Estuvo a punto de decir a sus










acompafiantes: 'ojala la cana no les afane toda la guita, asi mariana pueden venir
al shopping. ... (32)

A traves de las marcas el narrador da lugar a la identificaci6n de c6digos culturales

pertenecientes a tres decadas: la de la militancia political de los setenta, la del fervor

democritico, context de la inserci~n de la Argentina en el mundo globalizado, de los

ochenta, y por ultimo, las pr~cticas de consume de esa sociedad globalizada de los

noventa. Asi, Wolff, muestra una gran habilidad para contrastar el antes y el despues de

la historic. Aquello que divide ambos mementos se present como un hueco en la

memorial, el cual es repuesto por parte del lector, a traves de c6digos culturales que

permiten la identificaci~n del lugar de enunciaci~n del personaje.

En la multiplicidad de voces que componen la narraci~n en esta novela, la

mayoria de los personajes utilizan la descripci~n de hibitos de consume y culturales, lo

cual permit, nuevamente, identificar estratos sociales y su comportamiento en el

context en el cual todos ellos convergen colectiva e individualmente. Saul, un medico

que ha vivido fuera de la Argentina, y que continuamente intent reviser el pasado para

encontrar respuestas al estado de cosas del present, observa la pronunciaci6n que tiene

su novia de la palabra "negocio": ...Ahi te volvi6 a salir la rusita de Belgrano..." (68);

o en:

"Tseropositivo, pens, el, y volvi6 a pensar en la pronunciaci6n de las tse-cosas.
Se imaginaba a Diana asistiendo a un cursor de Calidad Total en el salC~n de
convenciones del shopping, y a un psic610go bronceado, con traje y corbata de
ejecutivo, dictindoles una conferencia titulada Marketing y Pensamiento Positivo
en el Proceso de Calidad Total. Imagin6 a una psic610oga de nariz estandarizada
por la cirugia estetica pronunciando la fC~rmula 'tschoppintzenter' .... (69)

La referencialidad espacio temporal a que da lugar el uso abundante de c6digos culturales

y la descripci~n de hibitos de consume, confluyen hacia el final de la novela










posibilitando al lector conectar la individualidad de los personajes con un determinado

context colectivo. Los noventa aparecen entonces con los shopping, la seguridad

privada, las camaras de vigilancia, las estadisticas de consume, y el desarme politico.

Este ultimo es referido tanto por los personal es como por el narrador en tercera persona.

Una vez que cuatro de los personajes principles convergen en tiempo y espacio, el cafe

del hospital en el que trabaja S~ul y en el cual Mariana se atiende, comienza un trayecto

comun que tiene lugar bajo las camnaras de vigilancia del shopping. La entrada al

shopping ubicado en el barrio de Palermo es narrada por una voz en tercera persona que

observa la situaci6n como la observan las camnaras de vigilancia. Desde esa ubicaci6n

contrast los hibitos de consume de estos cuatro individuos con los comportamientos

habituales esperados:

A ningu~n client del shopping, que por un memento se distrajera observando a
estos cuatro que desembarcan del ascensor y parecen venir del estacionamiento
del subsuelo, le Ilamaria la atenci~n el grupo, ni Ilegaria a preguntarse las razones
por las que, despues de mirar la b~veda a lo alto, se dirigieron hacia las escaleras
mechnicas para separarse [...] Pero un personal entrenado y con meses de
experiencia en la observaci6n del flujo de pu~blico, ante un grupo de adults tan
desparejo en edad [...] s610 puede suponer que son el frecuente conjunto de
compafieros de oficina que sin mirar ni comprar se dirige directamente a los
patios de comida [...] Pero ninguno de ellos, ni las muj eres ni los hombres,
parecen gene de oficina.... (276)

El contrast entire los hibitos del comun de la gene, y los de este grupo de cuatro

personas da lugar a la descripci~n de los mecanismos de vigilancia y su relaci6n direct

con el marketing. Vigilancia, direccionamiento, y control del consume, son las formas de

direccionamiento y control de hibitos culturales y sociales que van mis allB de la relaci6n

de los individuos con las mercancias. A traves de la descripci~n de los mecanismos de

vigilancia realizada por un ojo entrenado en la vigilancia del flujo de publico, se observa

que el grupo de cuatro individuos no est8 fuera del alcance de las estadisticas que se










conforman con la informaci~n provista por las camnaras. Ahora, una voz narrative en

primera persona narra lo que se observa a traves de las camnaras de vigilancia, y describe

el mecanismo;

Desde la consola con el switch no se observa mas irregularidad que un cabeceo de
la promotora de vigilancia del ala media dirigido a la camnara cetina de las
escaleras mecanicas. De retina, estin habilitadas siete pantallas parpadeando cada
una siete segundos [...] Treinta y cinco imigenes cada cincuenta segundos [...]
No se me escap6 la serial de la promotora. Parece que marcaba a los cuatro que
dejaron el Fiat [...] Una de las minas entr6 a un bafio. La otra se queda frente a la
vidriera de la 6~ptica Fuks: debe estar esperindola. El canoso subi6 y fue director al
local de Travel's: iA averiguar pasajes, a cambiar plata o a pedir efectivo con una
American Express? Mej or que se apure porque uno de estos dias los de
Defraudaciones y estafas entran, se Ilevan todo y le meten una faja de clausura
judicial [...] Al que venia con el no lo tengo: se nos vol6.... (278)

Los cuatro individuos no coinciden exactamente con las interpretaciones que el ojo

vigilante hace. Sin embargo, en lo que si acierta este es en el hecho de que los cuatro se

ajustan a los parimetros de identificaci6n que tiene para la observaci~n de un flujo de

personas que se comporta de un modo distinto al flujo de pu~blico consumidor. El

comportamiento de estos individuos se diferencia del comportamiento colectivo, y eso es

lo que importa al ojo vigilante, porque ese comportamiento, el relacionado al consume, es

el que sirve para las estadisticas. A pesar de que no consume, su comportamiento se

ajusta a los desvios estimados. Se trata del comportamiento del que no consume, pero

igualmente es tolerado. El hecho de que los cuatro individuos posean individualidades, o

subjetividades diversas y/o complementarias, no modifica el hecho de que colectivamente

no se comporten de acuerdo a lo esperado. Por eso, el ojo vigilante los asocia con los

tipicos compafieros de trabajo que almuerzan en el shopping. Hubo, en algthn tiempo

pasado, un punto de la subjetividad en el cual lo individual y lo colectivo se

potencializaban de un modo amenzante al sistema, pero eso ya no represent ningthn










peligro. Lo important es que los habitos de consume, y de comportamiento social y

cultural se ajusten a las curvas estadisticas. La voz en primera persona desnuda cierta

parte del mecanismo;

Siguiendo dia a dia la curva del rubro Varios, de la representaci~n real, en
amarillo, o la desestacionalizada, que esti en azul, vas a ver que las ventas no
marcan cambios mes a mes, ni afio a afio, salvo la media estacional [...] A
Servicios ni lo mires porque esti inflado por las comisiones del banco y los
caj eros automaticos y, los ultimos meses, mas inflado todavia por la oferta de
telefonos celulares [...] Lo mas stable es el flujo: fluj o bruto de gene y flujo
neto de operaciones.... (278)

La voz detras de las camaras de vigilancia ya lo habia adelantado: se trataba de un ojo

entrenado en la observaci6n del flujo de publico. Las ventas no han cambiado

positivamente, sino mas bien todo lo contrario. Mas bien se trata de especulaciones

financieras que no proven de ganancias directs a los sectors directamente involucrados

en el flujo de dinero y mercancias. iD6nde esta la ganancia entonces?. En una aparente

contraposici6n a la teoria del valor y a la plusvalia, la ganancia esta representada por "lo

mas stablee. El flujo de gene y el flujo neto de operaciones obturan la visualizaci6n de

los negocios que general ganancia a ciertos sectors del poder econ6mico y politico. Los

sectors que ganan son los sectors que Wolff conoce bien, puesto que el participa de

esas ganancias.

En Vivir afu~era los habitos de consume y los c6digos culturales se suceden unos a

otros dando lugar a una lectura entire lines que pone en evidencia el modo en que todos

los actos estan interconectados. Asi, mientras Mariana y Cecilia, pertenecientes a

distintos estratos sociales, pero unidas por la avidez del consume, parten al shopping a

gastarse en ropa el dinero regalado por Wolff, dinero proveniente del negocio de telas,

este y Saul se quedan escuchando el "walkman" de Mariana y las canciones del Pampa










Irala. Las canciones se repiten y estan interrumpidas por la voz del Pichi relatando los

negocios en los cuales participaban las mafias mas organizadas, los politicos, la policia y

los delincuentes menores:

...No parecia un simulacro ni una grabaci6n en estudio: hablaban sobre una
partida de autos que habian prometido para antes de las elecciones [...] Saul no
entendia la curiosidad de Wolff por esa charla redundante, de voces de gente
grande, de lenguaje sencillo, que intercalaban palabras cercanas al lexico de
Mariana, rockeras, de lunfardo lumpen, con frases hechas tomadas del repertorio
nacionalista del pasado.... (286)

La conversaci6n es interrumpida por las canciones del Pampa Irala, la musica por la que

en ese memento se lamenta la Susi haberle prestado el "walkman" a Mariana. La letra de

la canci6n que interrumpe el dialogo que Wolff y Saul escuchan con atenci~n, ofrece,

desde otro lenguaje y desde una perspective commercial que se dirige a un pu~blico popular,

la misma vision que ofrecia la voz que relataba lo que observaban las camaras de

vigilancia, ese ojo entrenado a la observaci6n del flujo de publico: .. Cada uno a su

manera/todos vamos todos van/todos vamos todos van/como si algo sucediera.n/os y yo

yo il y vos/cada uno a su manera/somos tres y somos dos/y uno nunca estara afuera/N~i tu

manera/ni su manera/ni mi manera/son diferentes a las de cualquiera..." (sic) (287).

El uso abundante de c6digos culturales, como las marcas de ropa, los lugares

comunes como el shopping ubicado en el barrio de Palermo, la marca de autos, revistas,

cantantes, etc., y la descripci6n de los habitos de consume, estan presents a lo largo de

toda la novela. Este procedimiento de construcci~n del relate es central en el uso de tres

de las estrategias narrativas desplegadas en la novela. En primer lugar, el registro

minucioso de datos y percepciones en el cual abundan las coincidencias entire los relates

de distintos personajes, esta marcado por el uso abundante de c6digos culturales y habitos

de consume. Estos son los puntos en los cuales los personal es coinciden y de los cuales










ellos exponen su percepci6n. En segundo lugar, este procedimiento de construcci~n del

relate es central tambien en otra de las estrategias desplegadas en la novela: la ubicaci6n

en el tiempo y la identificaci6n de los objetos de consume cultural y de hibitos de

consume. La especificaci~n de marcas, lugares de encuentro, modos de hablar, de

relacionarse con el dinero y con los objetos, permiten la identificaci6n del memento

histC~rico en el cual ciertos hibitos han tenido lugar, y han formado parte de una

concepci6n de la identidad individual y colectiva. En este sentido, el uso abundante de

c6digos culturales y la descripci6n de hibitos de consume, y la relaci6n que estos tienen

con el comportamiento individual y colectivo, hacen que Vivir afu~era sea vista como una

novela que claramente narra la Argentina de los noventa. Por ultimo, la tercera estrategia

narrative en la cual el uso abundante de c6digos culturales y de la descripci~n de hibitos

de consume es central en el trazado de una identidad. A traves de marcas y de hibitos de

consume, se trazan recorridos individuals que, al coincidir, se proyectan tambien como

recorridos colectivos. Desde la fascinaci~n de Mariana por ciertos objetos, el

conocimiento clinic de esos obj etos por parte de Wolff, la circulaci6n de los mismos en

los sectors marginales que evidencian el Pichi y la Susi, hasta el contrast entire objetos

y hibitos nuevos con los de decadas anteriores que hace Saul, es possible para el lector

establecer una identidad para los personajes de la novela, y trazar su horizonte ideol6gico

mis allB de ella. En este sentido, el uso abundante de c6digos culturales y de la

descripci6n de hibitos de consume en el despliegue de las tres estrategias narrativas

mencionadas, hace que se genere un efecto de verosimilitud contrario a lo que sucede en

otras narrativas.12



12 Gerard Genette ve una inversi6n en la frontera que se establece entire lo que se nada y desde d6nde se
narra como una expansion de la metalepsiss", es decir, la double temporalidad entire lo que se narra y la










El empleo de versions verosimiles es un procedimiento de construcci~n del

relate que se encuentra present en todas las estrategias narrativas que despliega el autor

en esta novela: en el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes; en la

ubicaci~n en el tiempo y la identificaci~n de objetos y hibitos de consume; en la

intenci~n de restituir fragments de la totalidad; y en la posibilidad de trazar una

identidad.

Las versions ligadas a lo verosimil en los relates de Wolff sustentan las

percepciones que tiene sobre el present, mientras que el pasado aparece como un hueco

en su memorial en el memento que tiene que vincular ese pasado con su propia historic:

Era domingo porque los domingos por la mariana todos leian La Nacion y por la
tarde El Correo que todavia sacaba la Marina. Despues, los lunes alguien
circulaba el huecograbado de La Prensa y ahi revisaban los comentarios de los
libros. Ya por entonces nadie solia comprar La Prensa. El diario de Marina si,
porque traia una pigina dedicada a denunciar a comunistas y trotsquistas [...] el
instant que los habia fijado en esa pigina venia a garantizar la persistencia de un
silencio que seguiria envolviendolos etemamente. (17)

Tambien es el caso de otro de los personajes principles, el Pichi. La narraci6n de sus

percepciones est8 compuesta mayoritariamente de versions con alta carga de

verosimilitud. El objetivo de esto es poner de manifiesto los puntos de contact que

tienen los sectors de poder politico con las actividades marginales, asi como la

percepci~n que desde la marginalidad misma se tiene del todo: "...Algo les debe estar

pasanndo a todos... No sd por qud ... Al gordo le pasa algo parecid'o... A muchos mas... Al

cura mismo le pasa algo parecid'o... Les pasa igual a todos los que lo que miran2



narraci6n misma. Esta inversi6n genera una situaci6n de desaffo de toda verosimilitud. Para el autor se trata
de "...in defiance of verosimilitude -a boundary that is precisely the narrating (or the performance) itself a
shifting but sacred frontier between two worlds, the world in which one tells, the world of which one tells.
Whence the uneasiness Borges so well put his finger on: 'Such inversions suggest that the characters in a
story can be readers or spectators, then we, their readers or spectators, can be fititious'..." (236)










television ... Tienen la tele delan2te de la ca~na y se duernzen escuchandoh~~~~~hhhhh~~~~ a Vovovich y al

dia siguiente todos anzanecen hablan2do la~s naisnzas cosa~s. Esto es politica... (sic)

(130). El registro de datos y percepciones de los personajes sirven para conectar los

relates de los distintos personajes como parties de un todo. La percepci6n de la

trivializaci~n de la political y de que esta se ha transformado en un simulacro esta

present a lo largo de toda la novela. Por otro lado, en el mundo referencial externo, es un

sentimiento que se va reforzando en la sociedad civil a lo largo de toda la decada de los

noventa y que tiene su expresi6n mayor en diciembre del 2001. La consigna "que se

vayan todos", dirigida a los politicos por la clase media y los sectors populares, por los

mas progresistas, como por los mas tradicionales, es el reconocimiento que hizo la

sociedad civil del vacio de representaciones political por el que ha estado atravesando en

la ultima decada.

Ademas de la utilizaci6n de c6digos culturales y la descripci~n de habitos de

consume, la verosimilitud de las versions del Pichi sirven para ubicar en el tiempo las

percepciones que tiene sobre la political, y que, una vez mas, establecen un horizonte

ideol6gico con las percepciones que en los espacios estraliterarios se tiene sobre la

political: .. Transmitian escenas de una interpelaci6n de diputados al ministry de

Economia: ver a los politicos buscando camnara y notar el parecido entire los radicales, los

peronistas y los de la zurda le hacia simpatizar con el ministry" (53). La comprensi6n del

modo en que el Pichi entiende la political ayuda a entender su relaci~n con el consume,

puesto que para el, como para Mariana, el poder 10 da la capacidad de consumer.

En la reacci6n que tienen los personal es de la novela cuando se encuentran frente

a individuos que representan el tipo de individuos beneficiados o perjudicados por la










political neoliberal, los relates vinculados a lo verosimil sirven para trazar las conexiones

que tienen las parties con el todo. Por ejemplo, es el caso de Saul, que frente a Diana, su

pareja, interpreta todo el tiempo el discurso de esta como un reflejo de la clase social

beneficiada por las political implementadas por el menemismo. Saul se encuentra frente a

actitudes y discursos que inmediatamente traduce en ecuaciones que establecen

equivalencias y ponen al descubierto el modo en que se compone y funciona la totalidad,

el colectivo social del que todos forman parte. Asi, al estar desayunando una mariana en

el Dandy, a pocas mesas de distancia de Wolff y Mariana, traduce para si mismo la

aparici~n de una amiga de Diana: .- iCon quin me confu~ndi6? -habia empezado a

hablar ella. / El process: con la secretaria de un amigo-con la novia de uno de la custodia

de Fridman-con una encuestadora de la Fundaci6n Macri-con una supervisor de Guess-

con una bibliotecaria de Clarin. Pero sus reflejos fueron, por segunda vez, mas eficaces: /

-Sos identica a la gerente de una casa de cambios donde estuve el miercoles..." (71).

Debido al empleo de versions ligadas a lo verosimil, al mismo tiempo en que se

establece la relaci~n entire el todo y las parties, es possible trazar una identidad que va de lo

individual a lo colectivo sin perder el caracter fragmentario que tiene ese colectivo.

El relate dentro del relate es otro de los procedimientos de construcci6n del relate

que el autor utiliza para establecer las estrategias narrativas que estructuran la novela.

Hay dos estrategias en la que se da una presencia predominante del relate dentro del

relate: en el registro minucioso de datos y percepciones de los personajes; y en la

intenci~n de restituir fragments de la totalidad. El relate de los suefios de Susi, la novia

del Pichi, es un ejemplo del primer caso. A traves de los suefios de Susi el context de

mafias que operan en la zona sur de la provincia de Buenos Aires se pone al descubierto.










Ese es el context en el que el Pichi y Mariana se mueven para obtener dinero y al cual

Susi teme. Aunque conoce esa otra parte de la realidad social, Susi no puede pensar

distinto del Pichi en relaci~n a la political:

Si Susi se despertase le diria que el ministry es un asesino, que termin6 de
entregar el pais y que trabaj a para los yanquis y para los mafiosos de la economic,
pero que se notaba que era un tipo verdadero y que laburaba. Los otros, que
hablaban de los jubilados, del hambre en las provincias y de los sueldos de
miseria eran chorros, mentirosos y no servian para nada. El ministry siempre
terminaba dej ando la impresi~n de estar diciendo la verdad. (53)

Este es el tipo de reflexiones sobre la realidad political paralelos a los relates de suefios

sobre sus trabajos para los evangelicos. En los suefios Susi narra su experiencia cuidando

nifios para los evangelicos mientras estos se ocupan de las tantas mafias en las que

participan. Tambien los relates que Mariana le hace a Wolff sobre sus trabajos para la

policia en la granja de rehabilitaci~n de los evangelicos, y c6mo los primeros la

engafiaron, explica el sentimiento de rechazo que Mariana tiene hacia la policia y la

desconfianza a toda intervenci~n de esta. El relate dentro del relate tiene la fu~nci~n de

profundizar el registro minucioso de datos y percepciones que tienen los personajes, y

que son necesarios para entender las acciones de estos y el modo en que establecen

puntos de contact con otros personajes.

La otra estrategia narrative en la que el relate dentro del relate tiene un lugar de

preponderancia es en la intencionalidad de restituir fragments de la totalidad. Los

suefios de Susi, las descripciones de Mariana sobre sus trabajos para la policia, los relates

del Pichi sobre las plantaciones de marihuana en la zona sur de la provincia de Buenos

Aires, a las que se suma el relate sobre los serenos de una fabrica abandonada que indica

la intertextualidad con un cuento del autor, "Help a el" (1985), son relates que se

intercalan y disminuyen la presencia de una voz narrative omnisciente. De este modo, los










relates dentro del relate se presentan como discursos que dan cuenta de un cierto estado

de las cosas a nivel colectivo. Estos relates permiten establecer una narraci6n

fragmentada, que es otro de los procedimientos de construcciC~n del relate a los que apela

el autor. No hay una voz narrative que organic la narraci~n, sino que esta esta

organizada a traves de los fragments que son las voces de los distintos personal es. El

modo en que estos fragments se intercalan no sigue una secuencia determinada, es decir,

no hay una secuencia causa-efecto direct en los events de la historic que justifique el

orden en que van apareciendo los fragments a lo largo de la novela. Sin embargo, esto

no impide que haya una total conexi6n entire todos los relates, puesto que a traves del

contenido de estos es que se establecen los puntos de contacts que permiten dibujar una

totalidad. A traves de los fragments es possible observer individualidades, y a traves de la

cadena de fragments es possible visualizar el modo en que se encuentran estas

indivualidades dentro de un todo.

Antes de pasar al analisis de los procedimientos de construcci~n del relate en La

_experiencia sensible, queda por analizar la mezcla de estilos y niveles verbales. Este

procedimiento permit al autor trazar una identidad de los personal es que va mas allay de

la narraci~n, estableciendo una clara referencialidad entire lo intraliterario y lo

extraliterario. Por ejemplo, las expresiones del Pichi, evidencian un modo de lenguaje

que esta entire la jerga marginal y el lenguaj e de los j~venes, y en el cual se reconoce una

alta carga de agresividad, la cual esta present tambien en los medios televisivos y

radiales: "... iPendej a de mierda, metete en tus cosas y metete la lengua en el orto!...", o,

"...-Tiene la pudrici6n total...", para referir que Mariana tiene sida. Tambien el habla del










Pichi, cuando se refiere a las transas de drogas que hace en otras zonas del Gran Buenos

Aires:

La coca, el acido, las pepas y las anfetas son una mierda, son drogas inglesas...
Que algo fuera ingles era lo peor que sabia decir el Pichi. Ultimamente que estaba
metiendose en mejicaneadas por la zona norte, cuando aparecia con plata o con
droga para cambiar explicaba: -Anoche reventamos a unos ingleses... -aunque
jams hubiera ingleses para apretar, y aunque la mayoria de los revendedores que
apretaba fuesen villeros de San Isidro o de la zona de El Tigre, o bolivianitas
petisas y deformadas que a lo ultimo que podrian parecerse seria a un ingles. (36)

Aparece asi el tipo de habla vinculado a practicas sociales marginales, pero que, como lo

muestran los otros relates de los personajes, estan estrechamente vinculadas con el poder

y la political. Las reacciones de Saul hacia la realidad en la que se encuentra inmerso,

aparecen en un habla que ironiza el habla de un sector social en particular: "Y despues

intentar explicarle a la cotorra. -Mira. Tus objetivos no son subjetivos... Son tan

objetivos como los del doberman que un amanecer me confundi6 con un agresor negro y

me inmoviliz6 la mufieca, sin lastimarme [...] Tus objetivos son muy objetivos... Tan

objetivos como el prepago de to papa... El tambien esta preparado para atraparte,

paralizarte, convencerte de que lo unico que pods hacer es someterte a sus fines..."

(146). Desde otra perspective, Saul utiliza un cierto tipo de habla para poner en ridicule a

la amiga de Diana, otra representante de los sectors favorecidos por las political

neoliberales.

En Vivir afu~era los c6digos culturales y los habitos de consume sirven como

puntos de contact entire los distintos personajes, described la dinamica social de los

noventa, y sefialan lines de continuidad y de ruptura entire el pasado de los setenta y el

present de los noventa. Como resultado de los encuentros y coincidencias de los

personajes entire si, se traza un mapa de lo colectivo, de los fragments que lo componen.










Contrariamente a este mapa de encuentros y coincidencias, en La experiencia sensible los

hibitos de consume y los c6digos culturales que conforman la dinamnica social de los

noventa son identificables a partir de una narraci6n que recoge una historic sucedida en

un tiempo pasado, en el verano de 1978.

Las lines de continuidad y de ruptura entire la political que comenz6 a llevarse a

cabo a partir de la ultima dictadura y la political neoliberal de los noventa, se trazan en

una narraci6n en tercera persona concentrada en un grupo de personas unidas por

vinculos familiares y por otros muy especificos, como los de trabajo. El desarrollo de la

historic de las vacaciones de la familiar Romano, es el resultado de una cierta dinamnica

social que el narrador en tercera persona se encarga de presentar. De este modo, los

hibitos de consume y los c6digos culturales que van surgiendo de las pr~cticas sociales

que definen, en la voz del narrador, a los personajes de la novela, son las lines de

continuidad y ruptura con el present de la lectura, 2001, que es la fecha de publicaci~n

de la novela.

El autor, advierte en la primera pigina, que el es el narrador, y que el texto

original data de fines de los afios setenta, pero que ahora, es decir, hacia fines de los

noventa, vuelve a narrar la historic:

Sucedid a fines de los alil, setenta. Por entonces narrarlo era uno de los
proyectos con menor sentido entire tantos que se podian2 concebir. El mundo y la
ciudad en donde todo ocurrid estaban saturados de histories [...] Nadie que se
preciara de estar a tono con la dpoca apostaba al realismo, cada cual esperaba
su turno para manifestar un refinado desprecio por la realidad y el tiempo de
crear parecia demasiado valioso para perderlo preguntdndose si ostentar tales
dnimos de moda no seria tamtttttttt~~~~~~~~~bidn un testimonio de la realidaddd[dddddddd~~~~~~ ...]PFor azar esta
obra no se perdid y ahora que vuelve a circular con el mismo nombre y un vago
emblema de consagracidn literaria, Ilega el memento de ponderar las diferencias
entire el relate de lo que sucedid y la memorial de fr~ases, palabras, ritmos y
referencias evocada por una crdnica limitadatttt~~~~~~tttttt a los acontecimientos del aio
anterior: ... (sic) (7)










De este modo, el autor asume su rol como narrador, y justifica un relate en el que

abundan las sefiales de continuidad y/o ruptura entire pasado y present. Las coincidencias

entire los hibitos de consume y los c6digos culturales product de la political y la

dinimica social impuesta por la dictadura, y de las reacciones hacia ella, y los hibitos de

consume y c6digos culturales de los noventa, son resultado de la decision del autor de

mostrar que una cierta 16gica social, political, econ6mica y cultural ya se estaba gestando

en esa epoca. Al narrar la expectativa de los hijos de Romano y VerC~nica, la nifiera, el

narrador, que claramente en ese memento habla desde fines de los noventa, advierte:

"Pero, como diria la prensa de las postrimerias de los noventa, 'los jCvenes manejan otros

c6digos', y VerC~nica y los pequefios Romano eran capaces de exprimir gotitas de

felicidad a partir de cualquier retazo de esa escena invernal, nocturna [...] O 's6rdida',

segu~n podria haber escrito otro: yo mismo..." (11)

Los c6digos culturales y los hibitos de consume permiten observer el

comportamiento diferente que ante las situaciones de cambio tienen los padres, Mirtha y

Dadi Romano, sus hijos de nueve y once afios, Magali y Chachi, y la nifiera de diez y seis

afios, VerC~nica. La actitud del matrimonio en sus vacaciones es la de no saber que sucede

ni en su pais ante los cambios politicos, ni en sus hijos una vez que estos manifiestan una

absolute adaptaci~n al cambio constant. Horror y humillaci~n es lo que sienten los

padres ante la versatilidad que presentan los nihios y la joyen nifiera, pero ante eso

tambien decide no pensar:

Es claro que el y su muj er no estaban preparados para advertir que los nifios, sin
pensarlo, y VerC~nica, quiz8 intuyendolo pero sin urgencia por confirmar o
desechar su eventual sospecha, habian optado por integrarse a un mundo que
estaba abierto a todo -abierto hasta a lo peor que pueda imaginarse-, pero que
permanecia impenetrable para la tristeza o lo que fuera, eso que habia invadido el
inimo de la parej a Romano. (17)










Contrariamente a Wolff, de Vivir afu~era, que todo el tiempo interpreta las escenas y los

individuos con que se encuentra, e intent asi Ilenar el vacio de treinta afios de su

memorial, Romano elige no pensar, por lo tanto, no pone palabras y no interpreta. Ambos

pareciera que sufren del mismo mal en distintos mementos: "La ausencia de una palabra

en el mejor de los casos es un instant vacio en la memorial. En el peor, un vacio en el

sabef (30). Y Romano elige no saber, y por eso no puede percibir ni comprender el

efecto del present en el que vive sobre sus hijos: "Pero el fracaso de una tentative de

encontrar o crear la palabra o la frase buscada es un vacio de poder'. Un vacio de poder

en el amnbito de lo politico, porque la ignorancia (consciente) de Romano es el

complement de los hibitos de consume que la pareja, sus hijos, y VerC~nica adoptan. El

poder que da el consume, entonces, contrarresta la ausencia de saber, y a esa ausencia de

saber le correspondent ciertos hibitos de consume y c6digos culturales: "Ese mundo solo

exigia saber los items estipulados por el program de estudios y los datos indispensables

para la etiqueta social..." (31).

Si lo que se da es un vacio de saber que conduce a un vacio de poder politico para

la sociedad civil (pues la sociedad de Romano vive en plena dictadura), en la cual el

poder se manifiesta en los hibitos de consume, lo que se require es entonces un saber

que se refiera a los hibitos de consume. Romano, como publicista, conoce esto muy bien,

pero ese saber, como un saber especializado, 10 inhabilita para trazar generalizaciones. El

narrador advierte la dinimica del saber de Romano en relaci6n con los hibitos de

consume, y su relaci~n con un todo que Romano advierte y prefiere ignorar, no sin cierta

tristeza:

Para el cada capricho de la moda tenia su explicaci~n y los organizadores de
seminaries y viajes de especializaci6n estaban dispuestos a brindarla a cualquiera










que pagase la matricula [...] Aseguraba que aplicando las tecnicas que usan los
publicitarios norteamericanos para imponer una bebida o un cosmetico, tarde o
temprano alguien Ilegaria a dominar el mercado textil. (53)

De hecho, el referente extraliterario del context de Romano en la ficci6n, indicaba que,

efectivamente, la industrial habia sido uno de los sectors de la actividad econ~mica del

pais que mis habia sufrido la political econ~mica de corte liberal impuesta por el Ministro

de Economia de la Junta Militar en el poder, Martinez de Hoz, un hombre de empresa. En

el process de desmantelamiento de la industrial national, en beneficio de la importaci6n y

de los negocios financieros, la industrial textil habia sido una de las mis dafiadas. Los

hibitos de consume que Romano encuentra en su mujer, son los que sustentan, desde el

Ambito del comportamiento social y cultural, el conjunto de transformaciones

devastadoras en la estructura productive y social.

Romano ganaba dinero de modo sorprendente en las miquinas tragamonedas del

hall del aeropuerto de Miami, del mismo modo en que se emitia dinero en la Argentina de

la epoca de la "plata dulce". Mientras, Mirtha Romano llevaba a cabo hibitos de

consume que se irian instalando en la sociedad cada vez con mayor fuerza: "' iHay

Caaaalvin!', decia como si ignorara que esa cadena de ropa modern debia tener cien

locales en la ciudad [...] 'iHay una promoci6n de Reeevlon y de una marca nueva de

tablas de skate...!'..." (56) La relaci6n con el dinero es una de las caracteristicas del

modo en que en esta novela se expresan los hibitos de consume, brindando la posibilidad

de establecer una clara relaci~n de referencialidad espacio temporal. Con un desparpaj o

que no logran percibir, los Romano se entregan al consume: ..Por eso volvieron a

llamar a la telefonista hispinica y pidieron una botella de Pommery. Mas tarde supo el

precio: cien d61ares, la mitad de lo que se pagaba por esa marca de moda en la vineria










mas barata de su pais..." (72), o, "...-iCuanto cobraron, che? / -No se, no me fije...Creo

que eran doscientos veinte, o dos cuarenta...Menos de la mitad de lo que hubiera costado

en el provincial de Mar del Plata..." (79).

En medio de todo el consume, sin embargo, Romano, no deja de percibir la

posibilidad de que, asi como ellos pueden observer el estado de su cuenta y lo que sucede

en la habitaci6n de los nihios y VerC~nica desde un televisor ubicado en su habitaci~n,

ellos tambien puedan ser observados por otras camaras. El narrador en tercera persona

ofrece la interpretaci~n que Romano no hace: ..En un gran hotel, como en un banco o

en cualquier empresa de magnitude, no hay necesidad ni posibilidades de distraer dinero

para predisponer favorablemente a las autoridades: la integraci6n entire la autoridad

privada y el servicio publico de control social parece servicio que en forma invisible y

gratuita obtiene toda instituci~n que pese significativamente sobre la demand de trabajo

y la recaudaci6n impositiva" (82).

La ubicaci~n en el tiempo y la identificaci6n de los objetos de consume, una de

las estrategias narrativas que despliega el autor, permit comprender, a traves de la

utilizaci~n abundante de la descripci6n de habitos de consume y c6digos culturales, el

vinculo existente entire los dispositivos de seguridad, vigilancia, marketing, consume, y

poder. El autor, en vez de presentarlo a traves de la relaci6n entire todo y fragmentariedad,

como sucede en Vivir afu~era con las camaras del "shopping", en esta oportunidad elige el

espacio de la intimidad, la habitaci6n de un hotel, para poner de manifiesto ese vinculo y

los process que conducen a el. El narrador explica con detalle c6mo se establece el

vinculo: "Es admirable c6mo en este tipo de emprendimientos se identifican las metas

institucionales de tener y brindar seguridad y orden con la meta empresaria de maximizar










las ganancias" (82). La profundidad de ese vinculo, es explicada, una vez mis por el

narrador, en terminos de la diferenciaci~n y clasificaci~n de la informaci~n util que

pueden hacer los dispositivos de seguridad:

Los dispositivos de seguridad, por su mero accionar, general un capital de
informaci~n que permit al hotel excluir a psic~patas, terrorists, jugadores
especulativos [...] Esos mismos datos relevados con tan diversas finalidades
sirven a los experts en marketing para pronosticar y estimular el consume de los
clients, y para concebir nuevas oportunidades de negocios, ideando nuevos
medios para transferir a la tesoreria del hotel el dinero que los clients puedan
haber salvado de la voracidad de las mesas de juego. (83)

Se comprende, entonces, que el Karina, el perfume que usa VerC~nica no sea un perfume

identificado por los dispositivos de "...seguridad, control y marketing de la

organizaci~n..." y no "...11eguen a computarlo entire sus objetivos de indagaci~n" (83).

Para eso, el autor ha elegido salirse de las marcas conocidas y proponer otra, un nombre

propio, que indique que no es important en el mercado de consume.

La ubicaci~n en el tiempo y la identificaci6n de los obj etos y hibitos de consume

es una de las estrategias narrativas en la que, como se ha observado, predomina el uso

abundante de c6digos culturales y la descripci~n de hibitos de consume. Estos son los

resultados de un process en el cual la relaci6n entire saber y poder adquiere nuevas

caracteristicas. El saber es especializado y require que no pueda ser integrado a otros

pensamientos o saberes. Por eso, Romano puede saber todo lo relacionado al especticulo,

y puede percibir la capacidad de adaptaci6n de sus hijos a un context cambiante en el

cual el poder se vende junto con las mercancias. Sin embargo, la ignorancia que el saber

especializado le impone a Romano se evidencia en su dialogo con Critti, un viejo

conocido a quien encuentra en las miquinas tragamonedas de Las Vegas, y el cual

contest la incredulidad de Romano del siguiente modo: -iY ustedes de que se










ocupan...? / Producci6n de especticulos... Teatro, television, un poco de publicidad,

events empresarios... / -Buen negocio... Pronto va a reventar... Mis socios en Italia

invierten en estaciones y estudios de television y en peliculas... Pierden... Hace afios que

no paran de perder y me aconsej an que trate de hacer lo mismo en Argentina... / -En la

Argentina es muy difieil... / -Pero hay que hacer la prueba... Cuando arranque de nuevo

la politica... / -iPolitica...? -Romano fingi6 una carcajada. / -Ehh... Si. Politica... Todo

llega a su debido tiempo... Va a ver que no nos vamos a morir sin ver de nuevo a los

politicos... / -iComites? iSindicatos? iMitines? -ri6 sinceramente Romano. / -Eh...

Algo asi... Parecido... Pero con menos comites y menos quilombo... Political como aqui,

America... -se referia a Estados Unidos -Mej or organizada... Por eso est8 bien que uno

este en el negocio de producciones y eshtdios..." (129).

De este modo, la otra estrategia narrative que se despliega a traves del uso

abundante de c6digos culturales y hibitos de consume es la intencionalidad de restituir

fragments de la totalidad. Para esto, el autor no recurre a los c6digos culturales y a los

hibitos de consume como puntos de contact que las parties mantienen conformando un

todo, como en Vivir afu~era. En esta otra novela los present como resultado de un

process, el cual es descripto por el narrador en tercera persona, en el cual la relaci~n

entire saber y consume es inversamente proporcional.

Las versions ligadas a lo verosimil es otro de los procedimientos de construcci~n

del relate que es utilizado en cada una de las estrategias narrativas que se despliegan en la

novela. En ella, el registro minucioso de datos y percepciones ya no est8 caracterizado

por las coincidencias entire distintos personal es de la novela, sino mis bien por ofrecer la

descripci6n del process por el cual el saber es reemplazado por el consume. La










descripci~n de ese process no se hace desde el origen del mismo, ni se concentra en la
historic de vida de un personaje, como en En otro orden de cosas, sino que se 10 describe


una vez que el process ya ha sido iniciado. La narraci6n de las vacaciones que los

Romano hicieron en el verano de 1978 comienza una afio despues y las referencias al

antes de esas vacaciones son intervenciones fragmentarias que hace el narrador. Por eso,

hay una mezcla de versions ligadas a lo verosimil que van desde un pasado no

inmediato, pasando por el present de la historic que se narra, hasta el future de la

historic que es el present de la narraci~n, es decir, fines de los noventa.

Al narrar la historic de la mucama perfecta que recuerda Romano, se observa

c6mo el autor apela a una version ligada a lo verosimil para dar cuenta de una version

generalizada en la sociedad que adjudica al resentimiento el motor principal de la

relaci6n entire peronismo y classes populares. Romano recuerda la historic de la mucama

santiaguefia mientras observa la atm6sfera argentina de un local de comidas cerca de Las

Vegas. La mucama venida del interior que trabaja para una familiar muy adinerada,

probablemente una "cabecita negra", eficaz por su obediencia y sumisi6n a destajo,

terminal ofreciendoles como cena al hijo del matrimonio: "...Por los afios cincuenta no

habia familiar antiperonista que dudase de la veracidad de cualquiera de las variaciones de

este relate que la prensa nunca confirm, segu~n decia, a causa de la censura impuesta por

el gobierno" (61).

En otra oportunidad, el autor utiliza relates surgidos de los testimonies de ex

detenidos desaparecidos que surgieron al amparo de los juicios a las juntas a mediados de

los ochenta. El narrador introduce esos relates para poner de manifiesto la otra cara de la

realidad de Romano en pleno 1978, cuando sus empresas tambien eran blanco de










escuchas telefC~nicas de los servicios: "Parte de esas grabaciones fueron transcritas en un

centro de detenci6n donde abundaban internos que preferian cumplir tareas de

mecan~grafos al tedio de permanecer tendidos en sus cuchetas mirando el cielorraso o los

elasticos de tabla de la litera superior, a la espera de nuevos interrogatories y traslados"

(33). Los interrogatories y los traslados, a la luz de los testimonies, recobran parte del

significado funcional que tuvieron dentro de la represi~n sistematica implementada por la

dictadura. Las versions ligadas a lo verosimil, como se ha mencionado al comenzar su

analisis, tambien se extienden al future de la historic de la narraci6n, que es el present de

la lectura. Las vida de Chachi, el hijo de Romano, y su esposa no difieren en nada de lo

que en los noventa ha tomado gran auge: los sectors pudientes eligen la vida a cierta

distancia del centro urban de Buenos Aires. Ante la desigualdad social creciente, los

sectors mas beneficiados de la political menemista optaron por los countries, como modo

de hacerse menos visible. La mujer de Chachi "...pasa la mayor parte del tiempo sola

con las hijas en la vieja casa del country [...] se jacta de mirar tres peliculas al dia -es la

client principal del videoclub de Tortuguitas- [...] no quiere tener mucama [...] y se

pasa horas llevando y trayendo a sus nenas entire el country y la escuela, haciendo escalas

en quintas, clubes y barrios privados donde vive sus compafieritas" (123).

El ejemplo anterior sirve para ejemplificar tambien cC~mo las versions ligadas a

lo verosimil sirven para dar cuenta de la ubicaci~n temporal y la identificaci~n de habitos

sociales y de consume. La mujer de Chachi no se diferencia en nada de las mujeres

modelso, artists, esposas de empresarios y politicos, etc.) que colmaron las revistas de

actualidad en los noventa. Marcas de ropa, lugares de moda, marcas y models de autos,

dietas y hasta colegios, fueron los objetos de consume asociados a ese estilo de vida de










los countries. Esta cara de la realidad de los Romano afios despues del viaj e a Las Vegas,

es un fragmento de la realidad social de los noventa, pero tambien un fragmento de un

process que se inici6 en la Argentina de la ultima dictadura military y continue durante la

democracia. De eso parece tener idea el narrador quien, en una de sus intervenciones

dice:

Tras el boom econ~mico de posguerra y la disparatada occidentalizaci~n de las
costumbres, los japoneses comenzaron a viajar a Las Vegas para jugar y
profundizar su asimilaci~n a la cultura norteamericana [...] desde los afios
cincuenta, esposas y nihios con pasaporte j apones figuran en los planes de
marketing de los grandes hotels y, en las ultimas decadas, pasaj eros de nombre
japones, pero procedentes de Brasil, Argentina, Peru, Mejico.... (103)

Las versions ligadas a lo verosimil restituyen una totalidad a traves del tiempo, es decir,

la ubicaci6n de la historic narrada en un context hist~rico mayor.

El trazado de una identidad es la estrategia narrative de esta novela que se

despliega basicamente por la utilizaci~n de versions ligadas a lo verosimil. No se trata

de una identidad a partir de las coincidencias en los habitos de los personal es, sino que se

trata de la identidad de estos en un cierto memento de sus vidas. Romano, es el hombre

que eligi6 no mirar el pais que dejaba atras al partir hacia Las Vegas en 1978, y que se

dedica a la publicidad, y comienza a percibir el exitoso future de las political de

espectaculos que entraran en auge en los noventa. La generaci6n de sus hijos y la de

VerC~nica, en quienes observa la capacidad de adaptarse a las condiciones cambiantes,

sera la que se nutra de la nueva forma de hacer political intimamente relacionada con la

producci6n de espectaculos y el consume. Las versions ligadas a lo verosimil, entonces,

sirven para trazar la identidad de ellos como resultado de las convenciones que se van

imponiendo. La relaci6n entire el process que se describe en la novela y la identidad ya es










anunciada en las primeras piginas: "Igual que las personas, los Estados parecen

reconocer que la identidad es una convenci~n..." (20).

En La experiencia sensible, opuestamente a lo que sucede en Vivir afuera, el

relate dentro del relate y la narraci6n fragmentada no son los procedimientos narratives

mis abundantes. A partir de la segunda mitad de la novela hay una irrupci~n de la voz de

VerC~nica, que es la unica que, aparte del narrador omnisciente, tiene voz. A pesar de esto,

VerC~nica s6lo expone sus impresiones sobre la experiencia en Las Vegas sin agregar

ningu~n dato o perspective que sea consustancial a la historic narrada, sea a partir de una

lectura direct o de un ejercicio de desciframiento. En el caso de la narraci~n

fragmentada, las intromisiones del narrador tienen un objetivo manifiesto, es decir, hay

una relaci~n de derivaci~n entire la historic narrada y el tipo de informaci~n que el

narrador aporta.

Contrariamente a lo que sucede en Vivir afu~era, en donde el empleo de c6digos

culturales y hibitos de consume es central para marcar las coincidencias entire los

personajes, es decir, para el registro minucioso de datos y percepciones coincidentes entire

los personal es, en La experiencia sensible ese registro indica mis los process por los

cuales se Ilega a ciertos hibitos de consume. Por eso, el empleo abundante de c6digos

culturales y la descripci6n de los hibitos de consume, como procedimiento de

construcci~n del relate, no caracterizan tanto esa estrategia narrative, sino mis bien se

hallan fu~ertemente presents en la ubicaci~n en el tiempo y la identificaci~n de los

hibitos de consume; en la intenci~n de restituir fragments de una totalidad, y en la

posibilidad de trazar una identidad a partir de una lectura direct.










En el primero de los casos, se trata de los hibitos de consume y los c6digos

culturales que los Romano van aceptando como parte de un cierto tipo de poder, el del

consume, que indica que resignan un determinado tipo de saber. Las coincidencias no se

trazan entire los personal es tanto como se trazan entire la referencialidad espacio temporal

de la narraci6n original en 1979, un afio despues de los hechos, y el memento en el que

esa narraci6n es reeditada, hacia fines de los noventa. En el segundo caso, la restituci~n

de una totalidad a partir de las parties se hace en la double linea de la narraci~n, la suma de

aquella que transcurre hacia fines de los setenta y la que transcurre hacia fines de los

noventa. La superposici6n de ambas, dada por la permanencia y profu~ndizaci~n de los

c6digos culturales y hibitos de consume de fines del setenta presents hacia fines de los

noventa, permit la restituci~n temporal (no espacial, como en Vivir afuera) de las parties

del todo. Por ultimo, es possible trazar una identidad a partir de la restituci~n de las parties,

que es la restituci~n del pasado reciente y el present, a traves de las intromisiones que

hace el narrador que reedita la historic hacia el 2000. De este modo, es possible identificar

el origen del conjunto de convenciones que van a former una parte important de la

identidad colectiva de los noventa, caracterizada por el poder de consume, y que son el

conjunto de convenciones que Romano acepta y ve tambien en sus hijos.

En En otro orden de cosas el empleo de c6digos culturales y la descripci6n de

hibitos de consume predominan en el despliegue del registro minucioso de datos y

percepciones del personaje principal, "el", y en la ubicaci6n en el tiempo y la

identificaci~n de los c6digos de consume y culturales. En esta novela el narrador

omnisciente hace un recorrido biogrifico por un tramo (1971 1982) de la vida del

personaje principal, "el". A diferencia de lo que sucede en Vivir afu~era, los c6digos










culturales y los habitos de consume, no funcionan aqui para marcar las coincidencias

entire las parties que conforman el todo. Tampoco funcionan como en La experiencia

sensible, en la que estos se mostraban como resultados de la continuidad de un process

que tavo lugar desde la ultima dictadura hasta fines de los noventa. En En otro orden de

cosas, los c6digos culturales y los habitos de consume aparecen como instruments del

process de transformaci6n de la sociedad argentina durante la ultima dictadura military.

Por eso, de las tres novelas, es la que tiene una estructura mas lineal, a traves de la cual es

possible trazar de un modo constant, la interacci6n de los c6digos culturales y habitos de

consume con los efectos de la political represiva, pero tambien como instruments de la

misma. La novela muestra que, al tratarse de elements de la vida cultural se obtura la

identificaci~n inmediata de estos como herramientas y resultados del desarme y derrota

political de una generaci~n. Por eso, es necesaria la memorial, y el recorrido por ese tramo

de vida de un sujeto unico, porque en ese recorrido y en ese sujeto esta el retumbar del

conjunto de convenciones que conformaron su identidad. Algo de esto adelanta el autor-

narrador antes de comenzar con la narraci6n de la historic de "el": "Sea una novela, un

relate o un mero equivoco literario, la cr~nica que sigue sigue durante doce afios una

penosa biografia, construida con la mezcla arbitraria de la biografia del autor, de otras

que conoci6 y la del propio personaje" (10).

En esta novela, los c6digos culturales y habitos de consume, ya no aparecen como

marcas de cosmeticos, autos, cigarrillos, ropa, etc., sino que tienen otro tono al estar

estrechamente vinculados a la political. Los c6digos culturales y los habitos de consume

en las dos novelas anteriores aparecen en una sociedad fragmentada, como en Vivir

afuera, y en una sociedad en process de quiebre de sus vinculos de solidaridad social,










como en La experiencia sensible. Por el contrario, en En otro orden de cosas los c6digos

culturales y los habitos de consume aparecen en medio de una sociedad altamente

politizada en la que se confunden con las identidades political y el retumbar de esa

sociedad altamente politizada. Hacia 1972, el personaje principal se pregunta que tipo de

afecto lo une a la mujer con la que pasa sus dias encerrado en un departamento de Buenos

Aires a la espera de las nuevas actividades que le mandara la organizaci~n. Compartir el

modo de fumar, las preguntas, los pequefios movimientos cotidianos, entrafia lo irracional

de ese vinculo por el que se pregunta, y que al analizar en retrospective su vida, Ilega a

equiparar con la irracionalidad con la cual explicaria el hecho de que algunos de sus ex

compafieros militants se hubieran pasado a las filas de los servicios a partir de 1976.

Una amalgama de ruidos compone el retumbar que el protagonista encuentra en

cada punto de la ciudad en el que fija su mirada, su pensamiento: "El peronismo, su

interminable 'pero', su barbara amalgama de ruidos que por un instant brotan de un

fondo gris para abultarse y titilar por otro instant, tambien twvo much que ver..." (17).

Esa confusa amalgama, ese retumbar con efectos politicos, era el conjunto de

convenciones que componian su identidad. Con la political represiva de la dictadura, el

retumbar se transform en silencio, "...contra el silencio de la ciudad solo se oiria el

ruido del viento..." (37), y la identidad, esa amalgama por mementos confusa, se

disuelve, se transform en otra cosa, en lo que el process ha hecho de ella. Los c6digos

culturales y los habitos de consume aparecen como los instruments del process, y

tambien como sus efectos. Por eso en esta novela lo que importa ya no es tanto las

coincidencias sino el principio y el final del la transformaci~n social, political, econ~mica










y cultural a la que abren paso. La transformaci6n de la identidad es parte de esas

transformaciones:

...Ni el peronismo, ni el enervante 'pero' de aquella espera de diecisiete afios.
Porque era su propia vida ese gran pero, o porque su vida se habia vuelto una
insistente disyunci~n que titilaba y se abultaba por un memento, y despues
ascendia para dej arse flotar en la papa viscosa -indiregirble- de un orden aparente
compuesto de 6rdenes, marchas y sacudones que acompafiaban su flotar en la
trama vidriosa donde volvia a enredarse con ella como un punto final de todo.
Punto de origen de ninguna cosa. (18)

La identidad es, entonces, ese retumbar: "Un retumbar: ellos estaban retumbando en la

memorial. Eran memorial: se escuchaban. La bomba, el bombo, baba envolvente que

despertaba a su Ilamado..." (39). En el context en el que la identidad individual se funde

con la identidad colectiva, con el retumbar de la ciudad, la propaganda que incentive el

consume puede esconder otros mensajes, o puede ser leida no solamente del modo

sumiso que empuj a al consume compulsive, como el de Mirtha Romano. Para el "...al

llegar al piso alto de la torre redonda, encontr6 un sobre con publicidad de una peleteria,

y al abrirlo reconoci6 en los titulos del anuncio las claves del cifrado...Un texto sobre las

ventajas de comprar pieles durante el verano para anticiparse a la moda de la temporada

revel6 que la direcei6n le concedia una quincena libre...y que los compafieros de la

cuspide le deseaban un descanso revolucionario" (47). Poder descifrar implica el

desarrollo y entrenamiento de un cierto tipo de saber. Cuando ese saber es aniquilado, 10

que queda es hacer caso omiso al mensaje que dice que comprar. De este modo, al igual

que en La experiencia sensible se traza una relaci6n inversamente proporcional entire

saber y poder, y una relaci~n directamente proporcional entire consume y poder. En una

sociedad altamente politizada la dispute por los espacios de poder por parte de distintos

grupos, no permit que estas relaciones se establezcan de ese modo. Por eso, quebrar la










percepci6n que de la sociedad como un todo tienen sus miembros era uno de los

objetivos, porque en ese memento, hacia 1974, para los miembros de la sociedad: .. la

revoluci~n era un trabajo de las mans y el sentimiento de la totalidad era una

experiencia familiar, tibia y noctuma, que se confundia con la afectuosa embriaguez del

vino casero" (49).

Los c6digos culturales y los habitos de consume, como practicas sociales, tenian

lugar en otros espacios. El shopping que aparece como espacio de consume disefiado

como lugar de entretenimiento tanto en Vivir afu~era como en La experiencia sensible, en

esta novela es precedido por la plaza: "Las plazas se inundaban de gente. La revoluci~n

flotaba en el viento y con una bocanada de aire puro de la plaza sentia el pecho henchido

por todo el retumbar de vida unisona" (50). El sentimiento de hacer la "Historia" se

disuelve bajo la political represiva y la ruptura de los vinculos de solidaridad social. La

militancia es para "el" un recuerdo en sepia, una imagen del pasado opacada por la

necesidad de sobrevivir del present. Aun asi, el no pierde la percepci6n de las cosas, de

los objetos, del consume de todo, de su tiempo, que comienzan a hacerlo a el: ..Por

entonces, ya estaba convencido de que la maquina no era solo un instrument de trabajo

suyo sobre la obra, sino tambien el instrument de un trabajo que la obra venia realizando

sobre el, sobre si" (94).

A media que el tiempo pasa, el silencio lo invade todo, hasta la capacidad de

recorder, de fijar un punto en la memorial y de fijar la mirada en el present. Es lo que

reconoce en aquellos ex compafieros que, como el, han comenzado un process de

adaptaci~n, el mismo que Romano reconoce con naturalidad en sus hijos y en la nifiera.

El "Pelado", el ex compafiero, usa las mismas palabras de Critti para expresar el










desplazamiento de la political por el consume, para dar idea de que cuando la political

retomne, seria un "simulacro" de political: "... j Vos imaginate si un dia llega a empezar de

nuevo la political lo que podemos Ilegar a hacer...!i Cualquier repartici~n official que

viene, te compra veinte unidades y te salva un afio de trabajo... / Pero, decia, hay que

esperar: son cosas que Ilevan tiempo... (119). Esperar el tiempo necesario para

desarrollar c6digos culturales y habitos de consume adecuados a una "creatividad

estrategica" desde el ambito intellectual que respond a los intereses de rentabilidad de

inversi6n en el pais. Este es el process en el cual el participa como un intelectual, en el

disefio de political culturales que atiendan los intereses corporativos de los grandes

grupos econ~micos que promueven "...infinitas cosas en disponibilidad. Mas de las

calculables. Y se renuevan permanentemente y a una velocidad mayor que la esperada"

(125). "El", como intelectual en el disefio de proyectos culturales auspiciados por

capitals europeos y norteamericanos, entiende que la cultura comenzaba a aparecen

como un insumo necesario para llevar a cabo otros proyectos comerciales. El orden

politico quebrado con la represi6n, era visto como un caos amenzante desde los grupos de

poder. Una vez quebrado ese orden, a traves de los products de los proyectos culturales

se imponia el orden propicio para implementar las political publicas que garantizarian los

proyectos econ6micos: ..un parrafo del resume que enviaron a Espafia...decia que la

diferencia entire la cultura y los sindicatos era que estos abusaban del orden para imponer

el caos, mientras que el arte y los espectaculos usan el caos para producer un orden. Lo

mas important, acordaban todos, era que las cosas no se escaparan de las mans" (161).

De este modo, los c6digos culturales y la descripci~n de los habitos de consume

tienen una presencia predominante en dos de las estrategias que el autor despliega: en el










registro minucioso de datos y percepciones de los personal es, y en la ubicaci~n en el

tiempo y la identificaci6n de objetos y hibitos de consume. En el primer caso, como se

ha mencionado antes, no se trata exclusivamente de coincidencias entire los personajes,

que dan cuenta del modo en que las parties se encuentran en el todo, sino de la descripci6n

de un process desde principio a fin en el que la coincidencia es que c6digos culturales y

hibitos de consume son resultados y herramientas al mismo tiempo. En el segundo caso,

c6digos y hibitos tienen una referencialidad espacio temporal direct, por lo que la

identificaci~n no se dirige al trazado de una identidad colectiva que se disuelve. Se dirige

mis bien a la 16gica de esa disoluci~n, a traves de la identificaci6n de c6digos y hibitos

como herramientas del process de despolitizaci~n de la sociedad.

Uno de los procedimientos de construcci~n del relate present en todas las

estrategias narrativas empleadas por el autor en esta novela es la descripci~n minuciosa.

Este procedimiento tiene gran importancia en esta novela porque se trata de la narraci6n

del period de vida de un personaje, "el", que va desde 1971 hasta 1982. La narraci6n

biogrifica del personaje da cuenta del modo en el que se ha adaptado a las condiciones

impuestas por los cambios politicos y sociales de la Argentina de la decada del setenta y

principios de los ochenta. La descripci6n minuciosa de datos y percepciones que "el"

tiene permiten trazar el modo en que su identidad se vio quebrada por la political

represiva de la dictadura, asi como el modo en que se recompone en medio de las

"imperceptibles" political culturales. Coincidentemente, estas political estaban

orientadas por los mismos obj etivos para los cuales la represi6n represents, un alivio en su

memento. Describir con minuciosidad la political de los grupos econ6micos vinculados a

capitals extranj eros se hace imprescindible dentro de la novela, para entender la forma










en que la political que requeria del "saber hacer political" de las decadas anteriores,

require desde fines de los ochenta del saber planificar la cultura.

Calles vacias y un viento sonoro es lo que el protagonista percibe en 1975 cuando

decide abandonar su actividad militant. La represi~n ha impuesto el silencio y la

vigilancia. Sin embargo, hay actividades que aumentan su intensidad, como el sector de

la construcci~n. El personaje, que se emplea en una compafiia constructora que realize

autopistas, comienza a experimentar esa intensidad que lo llevara a otros saberes: "Tres

ingenieros, diez tecnicos, un empleado de capacitaci6n, las mucamas, el personal de la

cocina y los choferes de la combi convivirian con ellos durante todo el adiestramiento.

Un psic610ogo, un medico y los representantes de la fabrica de maquinas los visitaban casi

todos los dias..." (66). El narrador confirm esa percepci6n: ..Por entonces, ya estaba

convencido de que la maquina no era solo un instrument de trabaj o suyo sobre la obra,

sino tambien el instrument de un trabajo que la obra venia realizando sobre el, sobre si"

(94). Hacia 1978, la percepci6n de que la obra estaba realizando un trabajo sobre el, la

tiene directamente desde los sectors que invertian en la Argentina, a la espera de que la

political retornara bajo otras formas:

Al directorio le habia prometido una ceremonia de inauguraci~n simultanea del
centenar de piedras, en la que autoridades del gobierno, diplomaticos y figures
publicas concurrentes quedaban comprometidas [...] Los viejos se entusiasmaron
con la idea: el fin de la obra estaba previsto para fines de 1983, tenian much
tiempo por delante y, mientras tanto, el proyecto de paisaj es y parquizaci~n
serviria para distraer la atenci6n o, como decian los mas6nicos, para 'enquilombar
mas las cosas'. (105)

Otras formas de hacer political bajo la democracia. Formas distintas a las que, a traves de

la descripci6n minuciosa, se described y permiten la ubicaci~n e identificaci6n de habitos

de consume vigentes hasta mediados de la decada del setenta. El consume en el context










de una sociedad altamente politizada, como la sociedad argentina de la decada del

setenta, adquiere otras connotaciones. Fumar, beber, viajar, tienen otros sentidos: "Se

multiplicaban las instrucciones: salia uno de bigotitos y camera azul que habia sefialado

un punto muy lejano en el mapa, Ilegaba otro de bigotitos trayendole las slaves de un

Polara con una cita para esa misma tarde redactada en la clave de la oficialidad y al salir

se cruzaba con dos chicas de j eans que lo reclamaban para apoyar a un piquete de

emergencia" (43).

La sucesi6n de afios que arranca en 1971 y Ilega a 1982 es una sucesi6n de

detalles. Desde las actividades clandestinas de la militancia hasta las actividades laborales

y sociales del personaje en su rol de planificador de political culturales al servicio de una

consultora y de los grupos inversores extranj eros. Los fragments de la totalidad que se

resituyen en la sucesi~n de detalles ponen de manifiesto un aspect politico central de la

dictadura: el que tiene como objetivo un cambio cultural y social orientado hacia el

consume. La restituciC~n se produce en el orden de lo temporal, puesto que cada afio que

se sucede, cada descripci6n minuciosa, repone los eslabones consecutivos de una cierta

estrategia political y econ~mica, y sus consecuencias sociales y culturales. El

desplazamiento de lo politico hacia la cultural, y de la cultura hacia el consume, se pone

de manifiesto: "Es evidence, le dijo al de Sistemas, que los gallegos tenian su parte de

razC~n. El nunca habria imaginado que los viejos se entusiasmarian tanto con un proyecto

sin mas promesa que nuevos gastos para dar una vaga satisfacci6n a los inversores. Debia

haber algo en la cultural, quiza el enigma de tanta gente haciendo tantas cosas inutiles a

cambio de nada..." (157). Esta descripci6n ya revela, hacia el final de la novela, en que

10 ha convertido la obra a "el". Es possible trazar una identidad individual, la de "el" como










personal e, pero tambien es possible trazar una identidad colectiva. "El", sin nombre, es lo

que la miquina cultural a la que abre paso la dictadura, ha hecho de la mayoria de los

miembros de la sociedad. La cultura ordena y dentro de la diversidad (cultural) puede

imponer un orden politico de simulacro sin much diferenciaci~n political concrete. La

cultural es un instrument que allana el camino para la obtenci~n de reditos comerciales:

"El informed esta sefialando los folletos que de hoy en adelante debemos leer. Llaman a la

carpeta 'Proyecto Cultural': esto no quiere decir que la cultural sea nuestro nuevo

negocio, sino que sera un insumo indispensable para nuestro negocio" (149).

La posibilidad de trazar una identidad mis allB de la del personaje, al igual que las

otras tres estrategias narrativas, se despliega utilizando versions ligadas a lo verosimil.

Desde los relates que dan cuenta de la clandestinidad del personaje en el memento de su

militancia, de los encuentros con ex compafieros de militancia, hasta los que cuentan su

vida social y amorosa. Mmnuciosamente el narrador cuenta los avatares de los militares

cuando la political represiva ya era un problema en el exterior para los sectors de poder

economico:

...Ya no se oia comentar secuestros de revolucionarios, pero en el Estado crecia el
malhumor contra los que empezaban a desertar de sus filas [...] habian
precipitado la quiebra de un banco porque el duefio habia cambiado de bando en
las disputes entire sectors. Las aventuras del Almirante, intentando lanzar su
propio partido politico [...] enervaban al ejercito y a la aeroniutica, donde no
veian la necesidad de algo que, para ellos, era un retroceso en la historia.... (152)

Los hibitos politicos de los sectors de poder son las estrategias cambiantes que van

implementando esos sectors de poder para no perderlo. Desde otro lugar equidistante a

ese poder, el Pelado, un ex compafiero de la militancia, se ocupa de la compra venta de

autos, que espera se fortalezca cuando retorne la democracia y pueda hacer negocios con

las reparticiones publicas. Asi, se restituye un todo que va desde las actividades de ex










revolucionarios que se beneficiaran del amparo que la corrupci~n brindara a diversos

sectors durante el auge del neoliberalismo, hasta la vida del propio personal e que

encuentra cierta 'paz', esa linea correct en el amor de una muj er mas j oyen y en un hijo.

Las versions ligadas a lo verosimil permiten trazar asi una identidad individual, la del

personaje y la de aquellos que, a pesar de no haber sido desarrollados, en la historic

contada, con la intensidad de "el", al aparecer cercanos a lo verosimil, a lo que el lector

puede rastrear en su memorial, son tambien identificables.

La narraci6n lineal en vez de la utilizaci~n de fr-agmentos es el procedimiento de

construcci~n del relate que caracteriza la intencionalidad de restituci~n de los fragments

de la totalidad. Por eso se trata de una narraci~n minuciosa que abarca un period

determinado de la vida del personaje sin saltearse etapas. La linealidad en la narraci~n

coincide con la linealidad temporal de los acontecimientos que conforman la narraci6n.

Esto permit que en el todo que se narra, se pueda observer la 16gica del process que

opera en "el" a partir de 1975, cuando abandon la militancia. Aunque se trata de una

narraci~n lineal, sin fragments de otras histories ni otras voces narrativas, si existen

rupturas y continuidades, las cuales estan marcadas por la descripci6n del modo en que

"el" ha ido transformandose. Los niveles del habla es un procedimiento de construcci~n

del relate que esta directamente vinculado con la estrategia narrative que posibilita trazar

una identidad hacia el final de la novela. Los cambios politicos, sociales y culturales han

impuesto otras formas de representaci~n: "Record6 1973 y los famosos retires de revision

tactica tan parecidos a lo que en las corporaciones ahora llamaban 'jomnadas de reflexi~n

estrategica'..." (140). Nuevos terminos se imponen al personaje en el process en que su

identidad se va adaptando a las condiciones impuestas, pero que el ya comienza a










reconocer como propias: "Gallegos de mierda: no podia desprenderse del ritmo de los

textos de aquella carpeta: mas opciones, mas velozmente renovadas. Nuevos, mas y

mayores desafios para la creatividad estrategica. Las frases se referian a lo que algu~n

parrafo llamaban 'la tonalidad' de las ultimas decadas del siglo..." (141). Un nuevo tono

de epoca que indica otras estrategias, como operar sobre las representaciones: ..una

alternancia de poder civil entire dos partidos fuertes y una constelaci~n de grupos

representatives de las preferencias y necesidades de las minorias. Ya habian empezado a

presionar para que la agenda del proyecto cultural diese lugar a un seminario, a un

coloquio -o 'a algo', decian- dedicado a la representaci~n" (185). Asi, nuevas

expresiones comienzan a tener lugar, expresiones que, desde el ambito extraliterario de la

decada de los noventa, son comunes en el habla de las compafiias, en las academias

educativas, en los medios de comunicaci6n masiva y entire los intelectuales. Las nuevas

expresiones indican el aparente democratic reemplazo de la violencia political por la

democracia representative: "Subray6 la palabra persuadee' porque se repetia varias

veces en la carpeta. Pens6 que en la television espafiola, o en algu~n seminario de ciencias

political para inversores y ejecutivos, alguien habria iniciado la moda de usar el termino.

A veces 'persuadir' sustituia al verbo 'convencer', otras a la fu~nci6n de orientar a los

demas, y algunas a 'obligar a pensar'..." (126).










Recapitulando

En esta secci6n se presentaran las conclusions del analisis previo. Para ello se

intentara dar respuesta a la pregunta formulada al inicio de este capitulo: iEn que consiste

y cC~mo funciona el cambio narrative en las tres novelas analizadas?. Para responder esta

pregunta se ha analizado el modo en que se combinan y funcionan distintos

procedimientos de construcci6n del relate en cada una de las estrategias narrativas que se

despliegan en las tres novelas.


Cuatro son las estrategias narrativas desplegadas en cada una de las novelas: el

registro minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entire los

relates de distintos personajes de una misma novela; la ubicaci~n en el tiempo y la

identificaci6n de los objetos de consume cultural, es decir, la identificaci~n de habitos; la

clara intenci~n de restituir fragments de la totalidad; y la posibilidad de trazar una

identidad a partir de una lectura direct, resultado de la eliminaci6n de los enigmas

planteados por la alusi6n.

El modo en que cada una de estas estrategias narrativas se despliega al interior de

las novelas esta determinado por la selecci~n y combinaci~n de ciertos procedimientos de

construcci6n del relate. Como ya se mencionara en el primer capitulo, las estrategias

narrativas son modalidades y convenciones que un autor utiliza en la construcci~n de la

obra. Estas modalidades indican la relaci6n de correspondencia o no entire el mundo

simb61ico literario, es decir, el referente intemo, y el referente extemno.

La correspondencia o no entire ambos referentes esta dada por el conjunto de

convenciones por el cual se construyen y relacionan las secuencias de preposiciones de

un relate, es decir, por el modo en que se organize un cierto sistema literario. Cuando se










advierte que hay un cambio en las estrategias narrativas, en realidad no se habla de la

invenci6n de nuevas convenciones. Por el contrario, no hay invenci~n, sino una selecci6n

y combinaci6n distinta de las convenciones en la construcci6n y modo de relacionar las

secuencias de proposiciones de un relate. Es decir, cuando se habla de cambios en la

modalidad narrative, se habla de cambios al nivel de los procedimientos de construcci~n

del relate.


En el analisis realizado en la secci6n "Variaciones" de este capitulo se ha

trabajado con los procedimientos de construcci6n del relate mas frecuentes en las novelas

de Fogwill, los cuales definen su estilo literario. Tambien se ha trabaj ado con ellos puesto

que algunos incluso son utilizados, de modo diferente, en las estrategias narrativas

alusivas del sistema literario anterior a mediados de los noventa. Los procedimientos de

construcci6n del relate combinados de forma variable en las estrategias narrativas

utilizadas en las tres novelas son: el relate dentro del relate; la mezcla de estilos o niveles

de expresi6n verbal; el empleo de versions ligadas a un verosimil; la narraci~n

fragmentada; la descripci6n minuciosa; y el uso abundante de c6digos culturales. La

combinaci6n de los procedimientos de construcci~n del relate no es la misma para cada

una de las estrategias narrativas en cada una de las novelas. Las combinaciones son

distintas a lo largo de las estrategias de una misma novela, asi como son distintas en cada

una de las novelas.

En Vivir afu~era se da una combinaci6n de procedimientos de construcci6n del

relate en la que se observa una preponderancia del uso de c6digos culturales, del relate

dentro del relate y de la narraci~n fragmentada. El registro minucioso de datos y

percepciones en el que abundan las coincidencias entire distintos personajes de una misma










novela, es una estrategia que se despliega a traves del uso abundantes de c6digos

culturales, del relate dentro del relate y del empleo de versions ligadas a lo verosimil.

En esta estrategia se observa que estos procedimientos de construcci6n del relate

establecen los puntos de contact en los cuales los personajes coinciden. Estos puntos de

contact conforman el conjulnto de precepciones que los personajes tienen sobre la

realidad en la que viven, que es el universe simb61ico de la novela. La ubicaci6n en el

tiempo y la identificaci~n objetos y habitos de consume, es una estrategia narrative

fundamentalmente apoyada en los c6digos culturales y en las versions ligadas a lo

verosimil. Esto permit una clara referencialidad espacio temporal en el horizonte

ideol6gico proyectado por la novela, es decir, la decada de los noventa. A partir de esta

referencialidad espacio temporal es possible identificar las parties dentro de un todo. Con

esto tiene que ver la tercera de las estrategias narrativas, la clara intenci6n de restituir

fragments de la totalidad. En este caso, la narraci6n fragmentada, el relate dentro del

relate, y el empleo de versions ligadas a lo verosimil son los procedimientos de

construcci6n del relate que caracterizan a esta estrategia narrative. A traves de estos es

possible ubicar las percepciones de cada uno de los personal es, diferenciarlas, pero

tambien, a partir de los puntos de contact entire los diversos relates, es possible ubicarlos

dentro del todo. Asi como es factible ubicar las parties dentro del todo, la posibilidad de

observer a cada una de ellas de modo aislado, pero tomando en cuenta las conexiones

entire si, es possible trazar una cierta caractarizaci~n del todo que las contiene. La

posibilidad de trazar una identidad es la cuarta estrategia, y se despliega a lo largo de la

novela a traves de la mezcla de distintos niveles verbales, el uso de c6digos culturales, y

las versions ligadas a lo verosimil. El trazado de una identidad es possible por la lectura










direct que se propone a traves de la combinaci6n de estos tres procedimientos, que

hacen que alusiones e instancias de desciframientos tengan una presencia casi nula. Sin

embargo, es important sefialar que no se trata de una lectura de un texto mimetico, sino,

por el contrario, la posibilidad de trazar una identidad es resultado del ejercicio de

conexi~n entire las parties del todo, y a la vez, del armado del todo a partir de las parties.

En el caso de La experiencia sensible, el registro minucioso de datos y

percepciones esta desplegado principalmente por el empleo de versions ligadas a lo

verosimil. Esto permit establecer claramente los puntos de contact de un process en el

tiempo. Se trata del process que da lugar al reemplazo de la political por el consume. Por

eso, en la segunda estrategia, la ubicaci~n en el tiempo y la identificaci~n de c6digos y

habitos de consume, la descripci~n minuciosa, y el uso de c6digos culturales se suman al

empleo de versions ligadas a lo verosimil. Por medio de estos procedimientos de

construcci~n del relate es possible visualizar en la novela las lines de continuidad y de

ruptura entire un pasado marcado por la dictadura military, y un present signado por las

political signadas por el consume y la espectacularidad. La clara intenci~n de restituir

fragments de la totalidad, tambien esta basada en el empleo de versions ligadas a lo

verosimil y al uso de c6digos culturales, asi como otra de las estrategias, la posibilidad de

trazar una identidad. En el primer caso se trata fundamentalmente de una conexi~n

tematica entire la historic narrada, y las versions verosimiles de otra informaci~n

proporcionada por el narrador. Esto permit que la restituci6n tenga un caracter

explicativo. Explicar la persistencia del pasado en el present, y la visualizaci~n del

present como apenas un gesto en el pasado. En el segundo caso, los c6digos culturales










son los que propician la identificaci6n entire pasado y present, en el primero como un

gesto, en el segundo, como algo ya instalado.

En En otro orden de cosas, la descripci~n minuciosa, el empleo de versions

ligadas a lo verosimil, y el uso de c6digos culturales, son tres procedimientos de

construcci~n del relate que dan lugar al despliegue del registro minucioso de datos y

percepciones de los personajes. A traves de estos procedimientos en el registro de datos y

percepciones se captain las transformaciones en la identidad del personaje. Las

transformaciones son resultado de un determinado accionar politico, econ6mico, social y

cultural que sobrepasa la voluntad del personaje. Es possible observer el modo en que su

voluntad ha sido imperceptiblemente doblegada. En este sentido, las versions ligadas a

lo verosimil, la descripci~n minuciosa, y los c6digos culturales son procedimientos de

construcci6n del relate en los que se apoya la ubicaci6n en el tiempo y la identificaci6n

de los objetos y habitos de consume, puesto que lo que se ha transformado es tanto en

context como el contenido de esos habitos. El recorrido espacio temporal de esa

transformaci~n en el conjunto de habitos da cuenta de la transformaci~n en las

convenciones que definen la identidad. Por esta razC~n, la intencionalidad de restituir se

apoya en una narraci6n de tipo lineal en vez de en una fragmentada, en el empleo de

versions ligadas a lo verosimil, y en la descripci~n minuciosa. Tambien esta ultima,

junto con las versions ligadas a lo verosimil, y a la mezcla de niveles verbales, permit

la posibilidad de trazado de una identidad, que a diferencia de las otras dos novelas, no

reconoce la autonomia que del todo tienen las parties, ni localiza las continuidades y

rupturas solamente en el process social, cultural, politico y econ~mico en el que se










encuentran los personajes, sino que las incorpora al process mismo de conformaci6n de

la identidad.

Se observa de este modo que las distintas formas de combinaci~n entire los

procedimientos de construcci6n del relate, es lo que caracteriza y especifica a las

estrategias narrativas en cada una de las novelas. A lo largo de este capitulo se ha

demostrado que es el conjunto de estas especificidades lo que constitute el cambio en la

modalidad narrative en estas tres novelas. Se trata de un tipo de narrative en la que, en

cada una de sus instancias de construcci~n interna de la novela, se eliminan las

posibilidades de un lenguaje literario alusivo y de un mundo simb61ico sin referencias

espacio temporales claras para el lector. Tambien se ha demostrado que la narrative de

estas tres novelas no es mimetica, sino que implica ej ercicios de desciframiento y

conexi~n pero no ya de un mundo simb61ico colmado de alusiones. Por ultimo, a partir de

las diferenciaciones en las estrategias narrativas en cada una de las novelas, de su

especificidad, se prepare el terreno para el pr~ximo capitulo en el que, tanto la

especificidad de estas, como por sus rasgos comunes, se analizaran las formas narrativas

a traves de las cuales se despliegan.















CHAPTER 4
RASGOS DE UNA APUESTA REALISTA

Hacia afios que no leia novelas. Algunos de sus compafieros de colegio y otros
que conoci6 en el 73 podrian ser considerados intelectuales. Escribian notas y
articulos. Uno habia publicado un libro. Las pocas veces que los encontr6, en los
ultimos afios, hablaban con entusiasmo de becas y bibliotecas y de libros y de
curses o seminaries que se proponian integrar o dictar [...] El no seria un
intellectual. Temia de alguna manera al abismo cavado durante una decada de
ocuparse de otras cosas entire su vida y las de los que empezaba a identificar como
intelectuales. iSeria infranqueable, eso?.
(Fogwill, En otro orden de cosas 145)

En el capitulo anterior se demostr6, que la selecci~n y combinaci~n de

procedimientos de construcciC~n del relate es un factor determinante en el caracter que

tienen las estrategias narrativas que se despliegan en Vivir afu~era (1998), La experiencia

sensible (2001) y En otro orden de cosas (2001). Se ha demostrado que en cada una de las

estrategias narrativas los procedimientos de construcci~n del relate se encuentran

presents con distinto peso y bajo combinaciones diversas. De ese modo, es possible

entender el funcionamiento que cada uno de ellos tiene en la caracterizaci~n de las

estrategias narrativas que se despliegan en las novelas. Al caracterizar a las estrategias

narrativas de acuerdo a la combinaci~n de procedimientos de construcciC~n del relate se

logr6, demostrar que cada una de ellas tiene un efecto distinto sobre las novelas. Asi, a

partir de la diferenciaci6n de los rasgos, se pudo observer en detalle que, por ejemplo, el

uso de versions ligadas a lo verosimil tiene un peso diferente en cada una de las

estrategias narrativas que se despliegan en cada novela. Por ej emplo, en Vivir afu~era y En

otro orden de coas las versions ligadas a lo verosimil estan presents en el registro

minucioso de datos y percepciones en el que abundan las coincidencias entire los relates