<%BANNER%>
HIDE
 Cover
 Table of Contents
 La frase de hoy: Kazunori Ito
 Articulo: El sueño de Darwin…:...
 Cuento clásico: La larga guardia,...
 Cuento made in Cuba: El ataque...
 Curiosidades: Armas de fuego y...
 Entrevista: Stanislaw Lem, El último...
 El cartero siempre llama dos veces,...
 ¿Cómo contactarnos?


DLOC USF



Disparo en Red
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PDF VIEWER PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00103496/00004
 Material Information
Title: Disparo en Red
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Publisher: Disparo en Red
Place of Publication: Havana, Cuba
Creation Date: December 2004
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00103496:00004

Downloads

This item has the following downloads:

( PDF )


Table of Contents
    Cover
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
    La frase de hoy: Kazunori Ito
        Page 3
    Articulo: El sueño de Darwin…: Ciencia Ficción y Evolución, Eduardo Gallego & Javier Redal
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Cuento clásico: La larga guardia, Robert A. Heinlein
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Cuento made in Cuba: El ataque del Mendieta manchado, Juan Pablo Noroña
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Curiosidades: Armas de fuego y guerreros, Cristobal Perez-Castejon Carpena
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Entrevista: Stanislaw Lem, El último genio de la ciencia ficción rompe su silencio, David Torres
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    El cartero siempre llama dos veces, Darkmota
        Page 56
        Page 57
    ¿Cómo contactarnos?
        Page 58
Full Text











## # ### ## ### ## # ### # #
# # # # # # # # # # # # # ## #
# # # ### ## ### ## # # ## # # #
# # # # # ### # # # # ##
## # ### # # # # # # ### # #


## ### ##
## # ##
## ## # #
## # ##
# # ### ##


DISPARO EN RED #3 DIC/2004

FANZINE ELECTRNICO
DE CIENCIA FICCION
Y FANTASIA









DISPARO EN RED: Boletn electrnico de ciencia-ficcin y fantasia.
De frecuencia quincenal y totalmente gratis.


Editores:
darthmota
Jartower


Colaboradores:
Taller de Creacin ESPIRAL de ciencia ficcin y fantasa.
Juan Pablo Noroa.
Jorge Enrique Lage.














0. CONTENIDOS:




1.La frase de hoy: Kazunori Ito.

2.Articulo:El sueo de Darwin...: Ciencia Ficcin y Evolucin, Eduardo Gallego &

Javier Redal.

3.Cuento clsico: La larga guardia, Robert A. Heinlein.

4.Cuento made in Cuba:El ataque del mendieta manchado, Juan Pablo Noroa.

5.Curiosidades. Armas de fuego y guerreros. Cristobal Perez-Castejon Carpena.

6.Entrevista:Stanislaw Lem, El ltimo genio de la ciencia ficcin rompe su

silencio,David Torres.

7.El carter siempre llama dos veces: Darkmota.

8.Cmo contactarnos?
















1. LA FRASE DE HOY:




No importa que tan fuertes podamos ser peleando,

un sistema donde todas las parties reaccionan de la misma manera

es un sistema con una falla terrible.

Al igual que en el individuo y toda forma de organizacin.

La superespecializacin es una muerte lenta.


Kazunori Ito.

Ghost in the Shell.

Historia original y Manga de Masamune Shirow.














2.ARTICULO: El sueo de Darwin...: Ciencia Ficcin y Evolucin.


Autores: Eduardo Gallego & Javier Redal

Publicado: 19/11/2003

tomado de:

http://www.bemonline.com/modules/wfsection/article.php?articleid=13




La evolucin consiste en el cambio a travs del tiempo que experimentan las

species vivientes a partir de unos antepasados comunes. Esto implica que todos

los series estn emparentados entire si, en mayor o menor grado... al menos

tratndose de la Tierra, el nico planet cuya biosfera conocemos ms o menos.

En estas pginas nos proponemos mostrar dos cosas: qu es la evolucin, y cmo

la han tratado los autores de ciencia ficcin.


1) La evolucin como hecho.-


La evolucin de los series vivos es un hecho, aceptado por los bilogos y

cualquier persona bien informada. Las pruebas que sustentan esta afirmacin son,

entire otras, el registro fsil, las semejanzas anatmicas entire organismos, las

similitudes del desarrollo embrionario, la presencia de rganos vestigiales o

rudimentos, la biogeografa (es decir, en la distribucin geogrfica de los

series vivos), y la bioqumica y la biologa molecular. Nada de esto tendra

sentido si se prescinde de la evolucin. Obviamente, nadie ha visto a una

especie transformarse en otra o dividirse en varias, un process que puede tardar

como mnimo various miles o incluso millones de aos; no obstante, la evidencia

de ello, insistimos, es abrumadora.


La mayor parte de las pruebas del hecho de la evolucin se basan en las rarezas

e imperfecciones presents en los series vivos. La perfeccin es sinnimo de

creacin inteligente, de diseo divino. Un smil podr aclararlo: en los idiomas

hay ejemplos de evolucin, como el castellano (descendiente del latn), y de

creacin, como el esperanto. ste es un idioma sin excepciones, fontico, donde

a cada letra le corresponde un sonido, polticamente correcto... en suma, sin

defects. En cambio, en el castellano podemos comprobar la existencia de

irregularidades, palabras que cambian de significado, o con various de ellos,

letras que suenan igual o que son mudas, incorrecciones... Todas ellas son el

reflejo de su historic evolutiva. Adems, se puede rastrear en el pasado y

trazar su parentesco con otras lenguas (cataln, italiano, francs, etc.), con

otras families lingsticas, etc. Si alguien estudia con un poco de detalle los

series vivos, se dar cuenta de que se parecen ms a un idioma como el castellano











que a otro diseado artificialmente.


Resulta paradjico: una de las pruebas? que los creacionistas exhiben en contra

de la evolucin es la perfeccin de los series vivos, su perfect adaptacin al

medio (la funcionalidad del ala de una gaviota, la increble complejidad del ojo

human, etc.). Sin embargo, en cuanto se mira con un poquito de atencin, y no

se queda uno en lo superficial, se evidencia que las species se apaan a base

de chapuzas, echando mano a lo que han heredado de sus ancestros y adaptndolo a

las nuevas circunstancias, a veces de forma bastante chocante. Seria equivalent

a emplear un objeto para un fin distinto al que fue concebido... y con xito

(por ejemplo, usar una lata de cerveza vaca a modo de maceta). Los series vivos

se las apaan as.


Un ejemplo de esto: en Hijos de la Eternidad, de Juan Miguel Aguilera y Javier

Redal, uno de los personajes descubre que los humans de Akasa-puspa han sufrido

manipulaciones genticas. Se basa en la presencia de molculas ?demasiado?

eficaces, que adems no encajan con el rbol evolutivo bioqumico (pues tambin

lo hay).


2) Lamarckismo y darwinismo.-


Compararemos las dos grandes teoras evolutivas del siglo XIX. Aunque son bien

distintas, much gente, cientficos inclusive, tienden a mezclar ideas de ambas,

y ello ha tenido su reflejo en los escritores de ciencia ficcin.


El conde de Lamarck (1744-1829), influenciado por las ideas de la Ilustracin,

pensaba que los series vivos representaban una progresin creciente de advance,

desde los microbios ms humildes hasta el ser human, en la cima del process (es

el concept de la escala de los series, tan arraigado en nuestra cultural: todas

las criaturas han sido puestas por Dios en una escala de complejidad creciente,

desde la ms humilde ameba hasta la cima, ocupada por el hombre, concretamente

varn y de raza blanca). A partir de ah, Lamarck propuso la primera teora de

la evolucin biolgica detallada, extensa y consistent:


- Los organismos evolucionan necesariamente a travs del tiempo en un process

que pasa de manera continue de formas ms simples a otras ms complejas (es

decir, los gusanos actuales acabarn originando en el future otros series ms

perfeccionados, al igual que nosotros descendemos de algn gusano que vivi en

un pasado remoto).


- Esta evolucin se explica mediante la herencia de los caracteres adquiridos.

Los series vivos se adaptan al ambiente que los rodea cambiando sus hbitos y

modificando sus rganos. El uso de un rgano o de un miembro lo refuerza,











mientras que el desuso lo ir eliminando gradualmente. Estos cambios minsculos

se transmitiran de padres a hijos, y al cabo de much tiempo, se obtendran

unos animals como las jirafas a partir de unos antepasados con el cuello ms

corto.


Un efecto temprano de estas ideas, que colearon hasta bien entrado el siglo XX

(Lysenko), es la obra de teatro de George Bernard Shaw Retorno a Matusaln,

aunque aqu parece tratarse ms bien de Lamarck pasado por Niesztche. En ella,

los superhumanos del ao 30.000 son inmortales porque sus antepasados decidieron

vivir eternamente, del mismo modo que las jirafas tienen el cuello largo porque

sus antepasados decidieron comerse las hojas ms altas de los rboles.


Posteriormente, diversos experiments demostraron que la teora lamarckiana

estaba equivocada. Los cambios en los padres no tienen por qu ser heredados por

los hijos: ningn beb nace con las orejas perforadas, aunque sus mamas se las

hayan perforado desde hace miles de aos... pero esto no resta valor a su gran

aportacin a la Ciencia. Lamarck llam la atencin sobre un hecho fundamental:

la adaptacin. Esto prepare el terreno para la revolucin darwiniana.


La publicacin en 1859 de El origen de las species, donde Darwin (1809-1882)

expona su teora de la evolucin, supuso una revolucin cultural, comparable a

los descubrimientos de Coprnico, Galileo o Newton. Estos cientficos

sustituyeron las explicaciones teolgicas y religiosas de los fenmenos

naturales por las cientficas. Darwin hizo lo mismo con el origen de los series

vivos, con una teora slida y apoyada por numerosas pruebas. Tard muchos aos

en decidirse a publicarla, y se vio obligado a ello porque Alfred Russell

Wallace (1823-1913) lleg a conclusions parecidas de forma independiente.


Se necesit valor para exponer en aquella poca una teora que pareca ir contra

el sentido comn. Los series vivos, en su perfeccin y complejidad, parecen haber

sido diseados, lo que implica la existencia de un Creador sabio. Darwin dio una

explicacin natural a esa complejidad, con lo que la Ciencia pudo estudiar en

profundidad algo que hasta entonces slo se poda comprender desde un punto de

vista religioso. Muchos creacionistas no le perdonaron a Darwin este golpe... y

siguen sin perdonarlo todava.


A diferencia de Lamarck, la teora de Darwin de la evolucin se basa en la

seleccin natural. Como todas las grandes ideas, es muy simple, y tal vez por

eso tan poderosa. Parte de los siguientes hechos, que cualquiera puede observer:


- Existe una gran variacin en la descendencia de los series vivos. De hecho,

cada individuo es nico, distinto a sus padres.

- Parte de esa variacin es heredable. Gracias a eso, los agricultores y










ganaderos han practicado la seleccin artificial de las plants y animals que

ms les convenan para obtener mejores frutos, ms carne, etc.

- Los series vivos son demasiado frtiles. Slo una pequea cantidad de sus

descendientes sobrevive. La mayora muere, ya que no hay recursos disponibles

para todos en la naturaleza.


A partir de estos hechos, Darwin extrajo una conclusion: los organismos con

variaciones que tiendan a incrementar su xito gozarn de ms posibilidades de

sobrevivir y tener hijos que los que carezcan de ellas. Es decir: habr una

seleccin natural de las variantes hereditarias beneficiosas, mientras que las

desfavorables sern eliminadas. Al cabo de millones de aos, eso puede suponer

la aparicin de nuevas species, ms adaptadas al medio en que viven; en suma,

la evolucin de unas species a partir de otras, incluida la humana.


3) La teora sinttica o modern de la evolucin.-


La teora de Darwin tena una important laguna, el origen de la diversidad

sobre la que actuaba la seleccin natural, que lgicamente tiende a reducirla.

Esta laguna se llen cuando se conocieron mejor los mecanismos de la herencia,

cosa que tuvo que esperar hasta los aos 20-30 del siglo XX, period en el que

se desarroll la Gentica clsica o mendeliana, que la Gentica molecular

enriqueci ms tarde. Estos descubrimientos dieron base a la llamada teora

sinttica de la evolucin. En ella, la diversidad se original por las mutaciones

y la recombinacin gentica.


Un inciso: mutacin (un cambio en el material hereditario) es un trmino acuado

a la vuelta de siglo por el bilogo holands Hugo de Vries. Las mutaciones

artificiales mediante radiaciones fueron estudiadas extensamente por Thomas Hunt

Morgan entire los aos 20-30, y dieron apoyo a la teora cromosmica de la

herencia. Incluso antes de desarrollarse la teora sinttica, algunos

investigadores las consideraron el origen de nuevas species.


Los autores de ciencia ficcin de la poca oyeron campanas, pero no saban

dnde, y se escribieron histories donde propinando a un fulano una dosis de

radiaciones, se converta en monstruo, cosa o superhombre, o las tres a la vez

(olvidando que la mutacin slo se manifiestara en la descendencia, si no era

recesiva). Ejemplo es El hombre que evolucion de Edmond Hamilton, donde el

sabio loco de turno se da una ducha de rayos csmicos y pasa por los estadios de

cachas guapsimo, enano cabezn, cerebro puro... y degenera a masa de

protoplasma viscoso.


Volviendo a la teora sinttica, debemos fijarnos en algo muy important: los

cambios, fuerza motriz de la evolucin, se deben a que el mecanismo de la











herencia biolgica no es del todo eficaz, y falla de vez en cuando de forma

aleatoria. Luego llegar la seleccin natural por parte del ambiente, y la Dama

de la Guadaa se llevar a los que se desenvuelvan mal. Pero, y esto es lo

important, slo se transmiten a los descendientes los cambios que ocurran en

los genes de las clulas reproductoras. Un carcter adquirido que no afecte a

esos genes (por ejemplo, un cuerpo Danone) no pasar a los hijos.


Especulemos un poco con lo dicho anteriormente. Por ejemplo, si admitimos que en

la evolucin la composicin gentica de una especie varia de una generacin a

otra gracias a la accin selective del medio, una poblacin de individuos

inmortales no puede evolucionar (siempre estarn los mismos, sin cambio

generacional). Una poblacin de individuos estriles tampoco; obviamente, la

especie se extinguira al morir el ltimo individuo. Si el mecanismo de la

herencia fuera perfect, sin errors de transmisin, tampoco habra evolucin.

Esto sucede, por ejemplo, en la series del Espacio Conocido de Larry Niven. Los

bandersnatch, animals de carne de los esclavistas, no evolucionan. La razn es

que no sufren mutaciones: fueron modificados mediante ingeniera gentica para

esto precisamente, por los tnuctipun, especie vasalla de los esclavistas.


Sigamos especulando. Si los caracteres adquiridos se heredaran, tendramos una

evolucin lamarckiana. Si el medio ambiente no seleccionara, tampoco habra

evolucin, slo cambios genticos aleatorios debido a mutaciones al azar. Los

escritores de ciencia ficcin tienden a dar por sentado que la evolucin en

otros planets ser tambin darwiniana. Ni que decir tiene que ello depend en

parte del mecanismo de la herencia, que no tiene por qu ser el mismo que en la

Tierra. Son contados los autores que han considerado una evolucin no

darwiniana; el nico ejemplo que hemos podido rastrear es un cuento de Brian

Stableford, El Ingeniero y el Verdugo (1975), donde present un asteroide con

una biosfera lamarckiana. Stableford es bilogo y professor, y se nota.


4) Derivaciones ms o menos viciadas del darwinismo.-


La teora de la evolucin por seleccin natural es bastante clara, pero no ha

sido bien comprendida, ni tan siquiera por muchos bilogos. Mezcladas con ella

hay varias ideas, no deducibles de lo expuesto anteriormente, y que sin duda son

aadidos de origen poltico o cultural. Hasta cierto punto es lgico: el

darwinismo, si se interpreta con todas sus consecuencias, deja al orgullo human

por los suelos.


Muchas de estas ideas extraas han sido recogidas por la ciencia ficcin. Es

normal, ya que los escritores no son bilogos evolucionistas; lo ms probable es

que hayan adquirido sus conocimientos sobre el tema en revistas de divulgacin,

que suelen caracterizarse por reflejar lo anecdtico y por su falta de rigor.










Por esto, no viene mal recapitular sobre lo que dice y lo que no dice la teora

de la evolucin por seleccin natural.


- Evolucin no es sinnimo de gradualismo, o de cambio ordenado.- Darwin fue

influido por el gradualismo de la Geologa de Lyell, tanto como por la sensacin

de orden que supuso el Imperio Britnico. Los cambios en la evolucin seran

lentos y graduales, solo visible tras enormes perodos de tiempo. Hoy a los

cientficos ya no les repugna tanto el admitir que el ritmo del cambio puede ser

much ms turbulento de lo que Darwin supuso. Por ejemplo, la teora de los

equilibrios intermitentes de Eldredge y Gould indica que la aparicin de nuevas

species puede darse de forma relativamente rpida en poblaciones aisladas, que

luego pueden acabar desplazando al resto de sus parientes.


- La evolucin no es teleolgica.- No hay finalidad ni direccin en el process

evolutivo. La supervivencia de las species depend de su adaptacin al medio,

pero ste sufre cambios imprevisibles, a menudo bruscos (deriva continental,

cambios climticos, impacts meteorticos, erupciones volcnicas, etc.). La

evolucin se parece much a la Historia: no es predecible, sino contingent. O,

por decirlo de otro modo, es como es, pero podra haber sido de cualquier otra

manera si el azar (o la ley de Murphy) as lo hubiera dictaminado.


La teleologa es un error muy comn en la ciencia ficcin y fuera de ella. Un

ejemplo es el clich pulp de los hombrecitos de cabeza gorda, en su double

version de humans superevolucionados del future o extraterrestres

superevolucionados (en este caso suelen ser de un bonito color verde). Los mejor

logrados los encontramos en las obras de H.G. Wells: en su famoso ensayo El

Hombre del ao 1.000.000 (1893) especula que los humans futuros sern cerebros

con manos, habiendo desaparecido los dems rganos a consecuencia del uso de

mquinas. Y en La guerra de los mundos, Wells elabor sus marcianos segn este

modelo. La base cientfica puede ser la fetalizacin humana (tcnicamente,

neotenia): los series humans somos, en cierto modo, bebs de mono aumentados de

tamao, pero conservando las proporciones corporales. Por tanto el prximo paso

de la evolucin sera ms fetalizacin. Bella teora, s, pero confiar en que la

evolucin se dirige necesariamente hacia algo es muy arriesgado, insistimos.


- La involucin no existe. La evolucin es irreversible: delfines y ballenas

descienden de mamferos terrestres que se adaptaron al mar, pero no recuperaron

las branquias ni otros rganos de los Peces. Su forma hidrodinmica no es

product de una regresin a pez. Es fcil ver por qu la evolucin no hace

march atrs: las mutaciones son totalmente aleatorias. Cada una de las species

que pueblan la Tierra es el product de miles de millones de tiradas de dados

genticas. Una inversion de la evolucin requerira que se repitieran hacia

atrs exactamente, lo que estadsticamente es de probablilidad casi nula.












Los ejemplos de degeneracin eran frecuentes en la ciencia ficcin primitive de

finales del siglo pasado o principios de ste. Razas degeneradas son las de La

mquina del tiempo, de H.G. Wells, el ya citado El hombre que evolucion, de

Edmond Hamilton, o la novela Hacedor de Estrellas (1937), de Olaf Stapledon,

donde se habla de ocasionales marchas atrs en el advance evolutivo. Se les puede

perdonar, ya que por entonces los mecanismos de la evolucin aun no estaban

claros. En cambio, en Invernculo, de Brian Aldiss (1962), se nos presentan

humans del lejano future, ms pequeos y ms estpidos que los actuales; pero

Aldiss tiene concepts de biologa un tanto confusos, por ejemplo, que los

animals de sangre fra viven en sitios fros, como present en un relato de

Starswarm. En esta misma coleccin tambin aparece Istino, un planet donde los

humans han degenerado: han perdido la homotermia y son de sangre fra.


Ya no tiene excusa alguna Paddy Chafesky en su novela adaptada al cine Altered

States (1978; la pelcula lleva en Espaa el alucinante ttulo de Viaje

Alucinante al Fondo de la Mente), inspirada en El Extrao Caso del Dr. Jekyll y

Mr. Hyde, de R.L. Stevenson (1886). En muchas obras, la involucin se ve ms

como degeneracin poltica y social: regreso al feudalismo o la edad de piedra

(cada de imperios galcticos, postatmicos, etc.). En la New Wave britnica de

los 70 se ve acompaada a menudo de involucin psicolgica e incluso fsica,

como El mundo sumergido, de J.G. Ballard, en el que se insina una regresin a

reptil. Pero esto no puede considerarse ciencia ficcin en sentido estricto,

sino ms bien alegora.


- El azar rige el process evolutivo.- El azar intervene en la evolucin en dos

niveles. Por un lado, las mutaciones, material prima de la variacin, son

aleatorias; pero hay otro aspect en el que la suerte juega un papel mayor del

que se crea. Ya se ha dicho que es el medio el que selecciona a los organismos

ms aptos (que no a los mejores); pues bien, el medio puede cambiar

drsticamente, de forma imprevisible, tanto que la seleccin natural puede

resultar impotente para evitar la extincin. El catastrofismo (existencia de

hecatombes masivas que han condicionado la historic de la Tierra), tan mal visto

en la poca victoriana y durante la mayor parte del siglo XX, est siendo

reivindicado por los hallazgos que muestran que la vida se ha visto sometida a

extinciones masivas y repentinas, tal vez relacionadas con impacts meteorticos

u otros cambios ambientales sbitos. La supervivencia de muchos linajes se debe

no slo a la seleccin natural, sino a la suerte. Por tanto, si la Historia se

volviera a repetir (o la evolucin sucediera en otro planeta, sus resultados

seran impredecibles y, con toda seguridad, muy distintos a los que podemos ver

en la Tierra.


Algunos autores han dado este paso y presentan universos alternatives, donde la










criaturas dominantes son no humans. Favoritos son los dinosaurios, como ejemplo

El tapiz de Malacia, de Brian Aldiss. La hiptesis del impact de asteroide que

extermin a los grandes reptiles ha dado aliento a otros, como la Triloga del

Edn de Harry Harrison (Al Oeste del Edn, Invierno en Edn, Regreso al Edn),

aunque las yilan no son descendientes de dinosaurios sino de mosasaurios, que

eran del grupo de los lagartos. En Orn, de Piers Anthony, segunda parte de la

Triloga del Omnvoro, present a Paleo, una Tierra paralela donde la criatura

inteligente es un ave, el Ornisapiens. Cosa rara, pocos autores consideran a los

primates como candidates, except en Al Otro lado del tiempo, de Keith Laumer,

donde una Tierra paralela aparece poblada por descendientes de australopitecos y

otros Homnidos.


- El ser human no es la cima de la evolucin.- De hecho, es absurdo hablar de

cimas, o de series ms o menos perfectos o evolucionados que otros; ya dijimos

que el concept de involucin, como retroceso evolutivo, tampoco tiene sentido.

Resulta difcil deshacerse del antropocentrismo (nosotros somos los mejores, y

por eso estamos arriba), o bien de la idea de que la evolucin tiende hacia

algo, concretamente hacia la perfeccin. Theilard de Chardin, por ejemplo,

opinaba que el fin de la evolucin era la aparicin de series cada vez ms

complejos y conscientes (conscientes de la existencia de Dios).


Se pueden encuadrar dentro de esta teologa ficcin las novelas y relatos de

entidades no corpreas, tan queridas en Star Trek. Es un concept basado en la

vieja dualidad del alma y el cuerpo: los series ms evolucionados, los ms altos

en la escala de la vida, seran los que han abandonado la carne pecadora: series

formados de energa. El ejemplo es de nuevo 2001: Una Odisea del espacio, de

Kubrick y Clarke, y El fin de la infancia (1953), de este ltimo, donde se

postula una relacin entire percepcin extrasensorial y vida no corprea. Tambin

en esta lnea figuran las histories de mentes colectivas, ya que los series no

corpreos tienden a unirse en una mente csmica. De nuevo hay que citar El fin

de la infancia (pero no siempre. En Ms que human (1953) y Violacin csmica

(1958) de Theodore Sturgeon, o el captulo final de Galaxias como granos de

arena (1959), de Brian Aldiss, la mente csmica se puede lograr siendo de carne

y hueso).


Quizs le mejor novela al respect sea Hacedor de estrellas, de Olaf Stapledon,

donde las mentes planetarias se fusionan en mentes galcticas, y stas en una

Mente Csmica (que, se insina, es Dios y crea el Universo, originando un

colosal bucle en el tiempo). Valdra la pena recorder aqu una casi olvidada

novela espaola: Los Mentales, de P.G.M. Calin (coleccin Infinitum de Ed.

Ferma). En esta novela, unos series de pensamiento puro, los Mentales, se dedican

a crear universos por capricho. Uno de estos, el nuestro, se rebela contra ellos

y trata de matarlos... La novela no es muy buena, parece escrita en colaboracin










por Olaf Stapledon, Theilard de Chardin y Mariano Ozores, pero es ambiciosa y

provocative. Vale la pena leerla si se encuentra.


Por desgracia, aunque result poco halagador, el sentido de la vida no es otro

que la autoperpetuacin, y los series vivos tratan de lograrlo mediante mltiples

estrategias. La inteligencia es slo una de tantas, y no precisamente la que ha

tenido ms xito. De hecho, la evolucin hacia la complejidad-consciencia, para

emplear el trmino theilardiano, slo se ha dado en unos cuantos linajes.


- El darwinismo social.- La sociedad, en general, se ha resistido a admitir

todas las implicaciones del darwinismo. En especial, se ha quedado con dos

imgenes equivocadas ya citadas: la evolucin tiene un sentido progresso hacia

la complejidad y la perfeccin) y el hombre es la cima de la evolucin. Mucho

ms peligrosa ha sido la aplicacin que hizo Herbert Spencer (1820-1903) del

darwinismo social (que el propio Darwin despreciaba, por lo injusto y peligroso

que poda llegar a ser). Populariz expresiones como supervivencia del ms apto,

y extendi el darwinismo a especulaciones sociales y metafsicas, que daaron

sin remedio la comprensin y aceptacin de la teora. Su idea ms perniciosa fue

extrapolar la lucha por la existencia a la economa y la sociedad, que para l

tena efectos beneficiosos. La idea tambin fue bienvenida por los polticos de

la poca (y sigue sindolo en los de ahora); aparte de convertir la sociedad en

un entorno despiadado, consider que la pobreza es algo inevitable: las

desigualdades sociales no se deben a injusticias, corruptelas o ambiciones

personales, sino a las leyes biolgicas. Esto tambin justifica la dominacin de

unas razas sobre otras (y, obviamente, la raza ms evolucionada es aqulla a la

que pertenece el investigator)


Mucho del evolucionismo recogido por los autores de ciencia ficcin es realmente

Spencer o Lamarck, no Darwin. Por ejemplo, en A Story of the Stone Age (1897),

de H.G. Wells, el Alba del Hombre empez con la invencin de un nuevo modelo de

garrote, como en 2001: Una Odisea del espacio (1968), de Stanley Kubrick y

Arthur C. Clarke, donde la cachiporra de hueso se transform en nave espacial en

el fundido ms largo de la historic del cine: cuatro millones de aos (como

saludable contrapeso a estas obras, recomendaramos la divertida novela de Roy

Lewis, El fin del Pleistoceno (1960), tambin traducida como Por qu me com a

mi padre). Esta mana de tratar de justificar ciertos comportamientos humans

basndose en leyes biolgicas, pero tomadas a contrapelo, no es rara. Aplicar

estas leyes a la sociedad humana, regida por principios culturales adems de

biolgicos, se antoja bastante arriesgado.


Y hasta poco respetuoso pues, como a buenos bilogos, nos repugna ver que se

toma el nombre de Darwin en vano.











5) Los errors ms grandes sobre evolucin en la ciencia ficcin.-


a. Superhombre


En la ciencia ficcin, este trmino tiene muy poco que ver con el concept del

padre de la criatura, F. Niestzche. Quizs el superhombre ms logrado sea Juan

Raro (1935), de Olaf Stapledon. En la mayora de los casos restantes, tienden al

modelo de mutante telpata: el paradigma es la novela Slan, de Alfred Elton Van

Vogt. La parapsicologa, basada en los experiments pseudocientficos de J. B.

Rhine, a los que John W. Campbell dio amplia difusin en Astounding, estableci

la relacin radiactividad = mutante = poderes mentales = salto evolutivo, que se

convirti casi en dogma en los aos 50, entire los autores de Campbell, sobre

todo cuando ste se entusiasm con la diantica. El fin de la infancia de Clarke

ya se ha citado al respect.


La existencia de la percepcin extrasensorial es bastante problemtica cuando se

la somete a pruebas rigurosas (el propio trmino carece de sentido: es como

respiracin extrapulmonar). Pero, aun suponiendo que existiera, no est nada

claro que proporcione una ventaja evolutiva a quien la lleva. Hoy en da ha

quedado relegada al comic, entire los innumerables vastagos de la Patrulla X y

otros series que an no han aprendido que los calzoncillos se llevan por dentro

del pantaln.


b. La Colonia Perdida


Un argument ahora ya no tan frecuente, pero que se dio en relatos de los aos

40-50, es que los humans son descendientes de colonos extraterrestres. La

version ms reciente es la novela Protector (1973), de Larry Niven. En algunas

de ellas, los humans son descendientes de dos aliengenas llamados (?oh,

sorpresa!) Adn y Eva. Es quizs la idea menos acceptable de todas. El Homo

sapiens encaja muy bien en el rbol evolutivo terrestre. La colonia perdida es

como sostener que los canguros son descendientes de ratones o que Cristbal

Coln era azteca.

Anotaremos el guio que se hace a esta hiptesis en Babylon 5, donde los

Centauri intentan hacer career a los terrestres que son una colonia perdida de

ellos. En realidad, el parecido con los humans es, como el de defines y peces,

un caso convergencia adaptativa (milagrosa, diramos). Pues, como veremos en el

episodio The Quality of Mercy, los Centauri presentan cierta peculiar diferencia

anatmica con los humans. Y no nos referimos precisamente al pelo.


c. Humanoides


La Taxonoma (clasificacin) aliengena es una material interesante, que escapa











de los limites de este articulo, el cual trata ms sobre el mecanismo de la

evolucin que sobre sus variopintos products. Pero los humanoides son tan

frecuentes en la ciencia ficcin televisiva y cinematogrfica que merecen un

comentario.


En cine o TV se dan dos imperativos: que el espectador pueda simpatizar con los

aliengenas, y que el aliengena debe ser interpretado por un actor human. En

Star Trek se trat de justificar esto en el episodio The Chase (La Nueva

Generacin): una raza benevolente extinta sembr el universe de ADN, y as se

obtuvieron humans, vulcanos, klingons, etc. Pero esto sigue siendo otro

despropsito; el azar rige la evolucin, tanto en el aspect de las mutaciones

como en el de la seleccin natural, y los resultados serian imprevisibles.


Lo ms probable es que la forma humanoide sea una rareza de la Tierra. Pero

aunque no lo fuera, nos result muy molesto que los aliengenas en TV tengan no

slo dos brazos, dos piernas y una cabeza, sino tambin uas humans, barbas,

dientes, orejas y hasta narices con dos agujeritos. La pelcula Enemigo Mo es

aqu honrosa excepcin.


En cine y TV, no slo los aliengenas son humanoides, sino que sienten atraccin

sexual por los humans (G'Kar en Babylon 5) y hasta tener descendencia frtil,

vulcano-humana (Spock en Star Trek clsico) o klingon-humana (B'Elana Torres en

Star Trek: Voyager). Los aliengenas ligones son, sin duda, el disparate mayor

de todos. Si ya es altamente improbable que la evolucin haya dado series

parecidos a nosotros en otros lugares del cosmos, el que exista compatibilidad

bioqumica result milagroso. A mayor abundamiento, tendra que haber

concordancia en la organizacin cellular (si ellos tienen clulas), nmero de

cromosomas, forma y tamao de los rganos reproductores, estmulos de atraccin

mutua... Actualmente, slo los que presumen de haber sido secuestrados por

tripulantes de OVNIS (las famosas abducciones), o novelas como Consecuencias

Naturales, de Elia Barcel, suponen que los aliengenas tienen pinta humanoide y

desean aparearse con nosotros.


Consideracin final


Convendra recorder cul es el criterio definitive de la Madre Naturaleza en

cuestiones de evolucin: el xito reproductive. Ni mutantes telpatas, ni mentes

colectivas, ni hombrecitos de cabeza gorda, ni series de energa, tienen

garantizado ms xito reproductive que los no telpatas, las mentes

individuals, los hombrecitos de cabeza pequea o los series de carne y hueso.


An peor: bien mirado, la mayor parte de los pobladores de la Tierra son

bacteria u hongos, estructuralmente muy simples pero con una tasa de










reproduccin altsima, y esa estrategia les va tan bien que probablemente

bailarn (o esporularn) sobre la tumba del Homo sapiens...


2003 Eduardo Gallego y Javier Redal


Eduardo Gallego es bilogo y escritor en colaboracin con Guillem Snchez (una

de las parejas de moda de la ciencia ficcin espaola). Juntos han publicado

varias novelas y relatos. Ha ganado various Premios Ignotus.


Javier Redal es bilogo. Junto a Juan Miguel Aguilera escribi libros como

"Mundos en el abismo", "Hijos de la Eternidad" "El refugio" y "En un vacio

insondable". Ha ganado various Premios Ignotus


Nota: Este articulo apareci en el nmero 52 de la revista BEM, de fecha Agosto

- Septiembre de 1996.












3.CUENTO:La larga guardia.


Autor: Robert A. Heinlein.




Nueve naves despegaron de Luna Base. Una vez en el espacio ocho de ellas

formaron un globo alrededor de la mas' pequea. Conservaron esta formacin

durante toda el camino hasta la Tierra.

La nave ms pequea ostentaba insignia de almirante; sin embargo, no haba

ningn ser viviente a bordo. No era siquiera una nave de pasajeros, sino algo

as como un insecto, una nave robot creada para transportar cargamento

radiactivo. En este viaje no llevaba mas que un cofre de plomo y un contador

Geiger que no estaba nunca inmvil.

De la editorial Despus de diez aos, film 38, 17 junio de 2009, Archivos del

N. Y. Times


I

Johnny Dahlquist ech una bocanada de humo contra el contador Geiger. Hizo una

mueca y prob de nuevo. Todo su cuerpo estaba ahora radiactivado. Incluso su

aliento, el humo de su cigarrillo poda hacer chirriar el contador.

Cunto tiempo llevaba all? El tiempo no cuenta much en la Luna. Dos das?

Tres? Una semana? Dej que su mente retrocediese en el tiempo; el ltimo

detalle claramente marcado en su recuerdo era cuando el official de guardia lo

haba mandado llamar, despus del desayuno.

- Teniente Dahlquist, a la orden del official de guardia...

El coronel Towers levant la vista.

-Ah, John Ezra! Sintese, Johnny. Un cigarrillo...?

Johnny se sent, intrigado pero halagado. Admiraba al coronel Towers por su

brillantez, sus facultades de dominio, su hoja de servicios. Johnny no tena

hoja de servicios; haba sido destinado a completar su doctorado en fsica

nuclear y hoy era el official bombardero ms joven de Luna Base.

El coronel quera hablar de poltica; Johnny estaba intrigado. Finalmente,

Towers haba ido al grano, no era seguro (dijo) dejar el control del mundo en

manos polticas; el poder deba ser ostentado por un grupo cientfico

seleccionado. En una palabra, el Patronato.

Johnny qued ms sorprendido que escandalizado. Como idea abstract, la opinion

de Towers pareca factible. La Sociedad de Naciones haba cerrado sus puertas;

qu poda impedir que las Naciones Unidas cerrasen tambin las suyas, llevando

as el mundo a una nueva guerra mundial?

- Y ya sabe usted lo que seria una nueva guerra, Johnny...

Johnny asinti. Towers dijo que celebraba que Johnny comprendiese la idea. El

official bombardero ms antiguo poda realizar el trabajo, pero era mejor











disponer de los dos especialistas. Johnny se incorpor con un gesto violent.

-Va usted a hacer algo sobre este punto? Haba credo que el coronel hablaba

slo por hablar.

- Nosotros no somos polticos dijo sonriendo.- No nos limitamos a hablar.

Nosotros actuamos.

-Cundo empieza esto? dijo Johnny a media voz.

Towers manipul un interruptor; Johnny qued sorprendido al or su propia voz;

despus identific la conversacin grabada con la que tuvo lugar en el

refectorio de oficiales jvenes. Una discusin poltica, lo recordaba, pero

haber sido espiado le molestaba.

Towers cerr el interruptor.

- Hemos obrado dijo -. Sabemos quin es de confianza y quin no. Tome usted a

Kelly... aadi sealando el altavoz -. Kelly, polticamente, no es de

confianza. Ha observado usted que no asisti al desayuno?

-Eh? Cre que estaba de guardia.

- Los das de guardia de Kelly han terminado. Oh, tranquilcese, no le ha

pasado nada!

-En qu lista estoy yo? pregunt Johnny despus de haber reflexionado -. De

confianza o de no confianza?

- Su nombre lleva un signo de interrogacin detraes. Pero he dicho siempre que

se poda confiar en usted. Le dirigi una sonrisa acogedora. No me

defraudar usted, eh, Johnny?

Dahlquist no respondi. Con voz seca, Towers prosigui:

- Vamos a ver; qu le parece a usted todo esto? Hable...

- Pues... si me lo pregunta, creo que esta tajada se les va a indigestar. Si

bien es verdad que Luna Base control la Tierra, Luna Base es a su vez un blanco

fcil para una nave. Una bomba y...

Towers cogi un impreso de telegrama y se lo tendi; Johnny pudo leer: TENGO SU

ROPA LIMPIA-ZACK.

- Esto quiere decir que todas las bombas del Trygve Lie han sido puestas fuera

de servicio. Tengo informes de todas las naves por las que debemos preocuparnos.

- Se levant. Piense en ello y vame despus de almorzar. El comandante Morgan

necesita su ayuda en seguida para cambiar las frecuencias de control de las

bombas.

-Las frecuencias de control?

- Naturalmente... No queremos que las bombas estallen antes de dar en el blanco.

-Cmo! Pero no dijo usted que se proponan evitar la guerra?

Towers hizo un gesto de descartar la idea.

- No habr guerra; slo una demostracin psicolgica, un par de ciudades sin

importancia... Un poco de derramamiento de sangre para salvar una guerra total.

Simple aritmtica.

Puso una mano sobre el hombro de Johnny.

- No trate usted de escabullirse o no seria usted official bombardero. Piense en











ello como en una operacin quirrgica. Y piense en su familiar.

Johnny Dahlquist haba estado pensando en su familiar.

- Por favor, coronel, quisiera ver al Comodoro.

- El Comodoro no est visible dijo Tower; frunciendo el ceo -. Como usted

sabe, hablo en su nombre. Vame usted de nuevo... despus del almuerzo.

El Comodoro no estaba visible, no..., el Comodoro estaba muerto. Pero esto

Johnny no lo sabia.

Dahlquist se dirigi de nuevo a la cantina de oficiales, compr cigarrillos, se

sent y encendi uno. Volvi a levantarse, aplast la punta y se encamin hacia

la compuerta Oeste de la Base. All se puso el traje del espacio y se dirigi al

jefe de compuerta.

-brame, Smitty!

El marino pareci sorprendido.

- No puedo dejar salir a nadie a la superficie sin orden del coronel Towers,

seor. No lo sabia usted?

-Oh, s! deme usted su libro de permisos. Dahlquist lo cogi, se redact un

permiso y lo firm por orden del coronel Towers. Ser mejor que llame usted

al official de guardia y lo compruebe aadi.

El jefe de compuerta mir el permiso extendido, se meti el libro en el bolsillo

y dijo:

-Oh, no, teniente! Su palabra basta.

-No quiere usted molestar al official de guardia, eh? No se lo censuro.

Se meti en la compuerta. Cerr la puerta interior y esper a que el aire

hubiese sido aspirado.

Ya en la superficie de la Luna, parpade bajo la luz y se apresur a ir hacia el

final de la pista de cohetes, donde esperaba un vehculo. Se meti en l, baj

la capota y apret el botn de puesta en march. El coche se elev hacia las

colinas, plane por encima de ellas y lleg a una llanura incrustada, de

cohetes-proyectiles, como velas en un pastel. Rpidamente se dirigi hacia un

segundo tnel a travs de nuevas colinas. Sinti malestar en el estmago debido

a la deceleracin, y el vehculo se detuvo en el arsenal subterrneo de bombas

atmicas.

Mientras Dahlquist se apeaba, conect su micrfono. El guardia de los trajes del

espacio que haba en la entrada se cuadr. Buenos das, Lpez dijo

Dahlquist, y se dirigi hacia la compuerta de aire. El guardia lo hizo

retroceder.

-Eh, nadie entra sin orden del official de guardia! Dej el fusil, busc en

sus bolsillos y sac un papel. Lalo, mi teniente.

- Yo mismo redact esta orden dijo Dahlqust, apartndole. Si la lee usted

bien ver que la ha interpretado mal.

- No s cmo, mi teniente.

Dahlquist le arranc el papel de las manos, lo ley y le seal una lnea.

-Lo ve? A excepcin de personas especficamente designadas por el official de










guardian. O sea los oficiales bombarderos, el mayor Morgan y yo.

El guardia pareca preocupado. Dahlquist prosigui.

-Maldita sea! Mrelo bien especficamente designadas, est bajo el Sala de

Bombas, Seguridad Reglas para la, de su reglamento. No me va usted a decir que

lo ha olvidado en el cuartel.

- Oh, no, mi teniente, lo tengo!

El guardia rebusc en su bolsillo. Dahlquist le devolvi la hoja; el guardia la

tom, vacilando, despus apoy su arma sobre la cadera, pas el papel a su mano

izquierda y se lo meti en el bolsillo con la derecha.

Dahlquist agarr el arma, la meti entire las piernas del guardia y tir de ella.

Despus la arroj a lo lejos, soltndola y se meti en la compuerta de aire.

Mientras cerraba la puerta vio al guardia tratando de ponerse en pie y agarrar

el arma. Cerr con mpetu la puerta exterior y sinti un temblor en sus dedos en

el moment en que un proyectil chocaba contra la puerta.

Se precipit hacia la puerta interior, abri la vlvula de aire, corri de nuevo

hasta la puerta exterior y apoy todo su peso sobre el picaporte. En el acto lo

sinti agitarse. El guardia trataba de levantarlo, el teniente apretaba hacia

abajo, con slo su escaso peso lunar para ayudarle. Lentamente el picaporte fue

levantndose ante sus ojos.

El aire del cuarto de bombas penetr a rfagas a travs de la vlvula de paso.

Dahlquist comenz a sentir su traje del espacio amoldarse a su cuerpo, a media

que la presin de la compuerta iba igualando la del interior del traje. Ces de

luchar y dej que el guardia levantase el picaporte. No tena importancia; trece

toneladas de presin de aire mantendran ahora la puerta cerrada.

Sujet la puerta interior del cuarto de bombas a fin de que no se cerrase de

golpe... Mientras estuviese abierta, la compuerta de aire no poda operar, nadie

poda entrar.

En la habitacin, ante l, se alineaban las bombas atmicas una para cada

cohete -, lo suficientemente espaciadas para alejar toda remota posibilidad de

reaccin espontnea. Eran los adminculos ms mortferos del universe con todo,

pero eran como sus hijos. Se haba interpuesto entire ellas y cualquiera que

quisiese destinarlas a un mal uso.

Pero ahora que se encontraba all, no tena plan alguno para aprovechar su

ventaja momentneamente. El micrfono de la pared cobr vida.

-Oiga, teniente! Qu es eso? Est usted loco? Dahlquist no contest. Que

Lpez siguiese en su confusion; necesitaban tiempo para decidir lo que deban

hacer. Y Johnny Dahlquist necesitaba tantos minutes como le fuese possible

aprovechar. Lpez sigui protestando. Finalmente se call.

Johnny haba obedecido al imperative impulso de no permitir que las bombas -

sus bombas! fuesen utilizadas para demostraciones sobre ciudades sin

importancia. Pero, qu hacer ahora? En fin, Towers no poda pasar por la

compuerta. Johnny seguira all sentado hasta que el infierno se helase.

No te dejes engaar, John Ezra! Towers puede entrar. Un potente explosive











contra la puerta exterior y el aire saldra como un huracn, nuestro Johnny

rodara por el suelo ensangrentado, con los pulmones reventados, y las bombas

seguiran all, inclumes. Estaban construidas para soportar el salto de la Luna

a la Tierra; el vacio no las afectara en lo ms mnimo.

Decidi permanecer en su traje del espacio; la descompresin explosive no lo

atraa S bien se miraba, prefera morir a una edad avanzada.

Towers podra hacer un agujero, dejar salir el aire y abrir sin tener que

destrozar la compuerta. O poda incluso hacer construir una nueva compuerta de

aire fuera de la vieja. No era probable, pensaba Johnny; un golpe de Estado

dependa de la rapidez Era casi seguro que Towers seguira el camino ms rpido,

la explosion. Y Lpez ya deba de estar llamando a la Base probablemente. Quince

minutes para vestirse y subir... Towers estara aqu, quiz eligiese incluso un

medio ms corto, y... bum!, el juego haba terminado.

Quince minutos...

En el espacio de quince minutes las bombas podan caer en manos de los

conspiradores; en quince minutes l tena que dejar las bombas inutilizadas.

Una bomba atmica no es ms que dos o ms fragments de metal fisionable como el

plutonio. Separados no son ms explosives que una libra de manteca; chocando uno

con otro, hacen explosion. Las complicaciones estriban en los dispositivos,

circuitos y espoletas utilizadas para hacerlos chocar de la forma exacta, en el

moment exacto y en el lugar requerido.

Estos circuitos, el cerebro de la bomba, se pueden destruir fcilmente, pero

la bomba en s es muy difcil de destruir a causa, precisamente, de su

sencillez. Johnny decidi destrozar los cerebros lo ms rpidamente possible.

Las nicas herramientas a mano eran muy sencillas, las empleadas para manejar

las bombas. Aparte del contador Geiger, el micrfono del circuit de transmisin

interior, una lnea de television con la base y las propias bombas, la estancia

estaba vaca.

Una bomba sobre la que haba que operar era llevada a otro sitio, no por miedo a

una explosion, sino para reducir la exposicin radiactiva del personal. El

material radiactivo de una bomba est encerrado en un tampn, en aquellas

bombas era de oro. El oro detiene las radiaciones alfa, beta y muchas de las

mortales gamma, pero no los neutrones.

Los sutiles neutrones venenosos que el plutonio suelta tienen que escapar, o se

produce una reaccin en cadena una explosion -. Lo habitacin estaba baada

por una lluvia invisible y casi imperceptible de neutrones. El lugar era

malsano; los reglamentos ordenaban permanecer en l el menor tiempo possible.

El contador Geiger seal radiaciones de fondo, rayos csmicos, vestigios de

radiactividad en la corteza de la Luna y una radiactividad secundaria satur la

habitacin con neutrones. Los neutrones libres tienen la desagradable

caracterstica de infectar cuanto tocan, convirtiendo en radiactivos tanto un

muro de cemento como un cuerpo human. Con el tiempo la habitacin tendra que

ser abandonada.











Dahlquist hizo girar un botn del contador Geiger; el instrument dej de

chasquear. Haba empleado un circuit supresor para cortar los ruidos de fondo

de las radiaciones al nivel que presentaban. Aquello le record en forma

desagradable el peligro de permanecer all. Sac la pelcula de exposicin

radiactiva que todo el personal de radiacin llevaba encima; era de tipo de

reaccin direct y estaba limpio cuando lleg. A la mitad, la pelcula estaba

cruzada por una lnea roja. El extremo ms sensible estaba ya ligeramente

ennegrecido. Tericamentel si el que la llevaba estaba expuesto a una cantidad

de radiactividad suficiente para ennegrecer el film en una semana hasta aquella

lnea como Johnny acababa de recordarlo, pato muerto.

Se quit el embarazoso traje del espacio; lo que necesitaba era rapidez. Hacer

el trabajo y rendirse; era mejor ser prisionero que retrasarse en un sitio

caluroso como aquel.

Encontr un. martillo en el armario de herramientas y empez a trabajar;

detenindose solamente para cerrar el contact del pick-up de television. La

primera bomba lo contrari. Comenz a aplastar la placa de proteccin del

cerebro y se detuvo, lleno de remordimiento, Toda su vida le haban gustado

los mecanismos delicados.

Cobr valor y sigui adelante; el cristal se quebraba, el metal cruja. Cambi

de humor; comenz a sentir el vergonzoso placer de la destruccin. Prosigui con

entusiasmo golpeando, destrozando, destruyendo...

Tan absorbido estaba en su trabajo que al principio no oy que lo llamaban por

su nombre.

- Dahlquist! Contsteme! Est usted aqu?

Se sec el sudor y mir la pantalla de la television. Las perturbadas facciones

de Towers aparecan en ella.

Johnny qued decepcionado al ver que slo haba destrozado seis hombres. Lo

pescaran antes de haber terminado. Oh, no, tena que terminar! Aprisa,

muchacho, aprisa!

-Diga, mi coronel, me llama usted?

-Ciertamente! Qu significa todo esto?

- Conecte usted el pickup, Johnny, no puedo verlo dijo Towers con una

expresin un poco ms tranquilizada -. Qu ruido es ese?

- Perdone, mi coronel...

El pick-up no funciona, debe de estar estropeado minti Johnny. Este ruido....

pues, para decirle la verdad, coronel, estaba arreglando las cosas de forma que

nadie pueda entrar aqu.

Towers tuvo un moment de vacilacin y prosigui con firmeza:

- Voy a suponer que est usted enfermo Y le mandar al Oficial Mdico, pero

quiero que salga usted inmediatamente de aqu. Es una orden, Johnny

- De moment no puedo, mi coronel respondi lentamente Johnny -. He venido

aqu a poner en obra mi decision y no he terminado todava. Me dijo usted que lo

viese despus del almuerzo.










- Quise decir que no se movies de sus habitaciones.

- Si, mi coronel. Pero pens que tena que montar la guardia al lado de las

bombas, en caso de que decidiese que estaba usted en un error.

- No es usted quien tiene que decidirlo, Johnny. Soy su superior. Ha jurado

usted obedecerme.

- S, mi coronel. Todo aquello era perder tiempo; el viejo zorro poda tener

un escuadrn en march ya. Pero jur conservar la paz tambin. Puede usted

venir aqu y hablar conmigo? No quisiera hacer una cosa mal hecha.

- Buena idea, Johnny dijo Towers sonriendo

-Espreme aqu!. Estoy seguro de que ver usted la luz.

Cerr la pantalla.

- Vaya se dijo Johnny -; estoy seguro de que me cree medio chiflado, pero

compete un error empu el martillo decidido a aprovechar los minutes ganados.

Se detuvo casi en el acto; se le ocurri la idea de que destrozar los cerebros

no era suficiente. No haba cerebros de recambio, pero s un bien provisto

almacn de electrnica. Morgan poda dotar las bombas de circuitos de control.

Cmo! tambin l poda... no era un buen trabajo, pero s eficaz. Maldita sea!

Tendra que destrozar las bombas tambin, y en diez minutes.

Maldita sea!

Desde luego, haba un camino. Conoca los circuitos de control, saba tambin

cmo dominarlos. Tomemos esta bomba; si quitaba la barra de seguridad,

desenganchaba el circuit de proximidad, acortaba la demora del circuit y

cortaba el circuit de remonta a mano, despus destornillando esto y alcanzando

all poda, con un mero alambre rgido, hacer estallar la bomba.

Y hacer saltar las dems bombas y todo el valle hacia el Reino del Porvenir.

Y John Dahlqust tambin. Esto era lo malo.

Hasta ahora haba estado haciendo lo que crea su deber, incluso el paso de

montar la bomba. Dispuesto a marcharse, las bombas parecan amenazadoras, a

punto de estallar. Se puso en pie, sudoroso.

Se pregunt si tendra valor. No quera flaquear, pero tema que flaqueara.

Busc en su bolsillo y sac una fotografa de Edith y el chiquillo.

- Angelito mo dijo -,. si salgo de sta, no tratar nunca ms de pasar con

luz roja. Bes la fotografa y la volvi a guardar. No haba ms que esperar.

Qu detendra a Towers? Johnny quera tener la seguridad de que Towers estaba

en el radio de explosion. Vaya situacin! El sentado all, dispuesto a

establecer el contact. Una idea se le ocurri; lo llev a una mejor; por qu

hacerse saltar... vivo?

Haba otra manera de conectar; un control muerto. Montar la instalacin de

forma que el ltimo paso, el que hara saltar la bomba, no se produjese mientras

l tuviese la mano apoyada en un botn, palanca o algo por el estilo. Si hacan

saltar la puerta, o lo mataban, o lo que fuese, la bomba estallara.

Mejor an, poda detenerlos con la amenaza; tarde o temprano vendra el socorro

- Jonnny tena la seguridad de que la mayora del Patronato no estaba metido en











esta conspiracin y entonces... Johnny regresara triunfante a casa! Qu

reunion! Dimitira y buscara un empleo educativo; seguira su camino.

Entre tanto iba trabajando. Electricidad? No, no tena tiempo. Hara una simple

conexin mecnica. La haba imaginado ya, pero no haba apenas empezado cuando

el altavoz lo llam:

-Johnny?

-Es usted, mi coronel?

Sus manos seguan trabajando.

Djeme entrar.

- Bien, m coronel, esto no estaba en lo convenido.

Dnde demonios habra algo tan til como una palanca larga?

- Entrar solo, Johnny, le doy mi palabra. Hablaremos cara a cara.

Su palabra!

- Podemos hablar a travs del micrfono, mi coronel.

Ah!, aqu estaba, una palanqueta colgada en el astillero.

- Johnny, le hago una advertencia. Djeme entrar o hago saltar la puerta.

Un alambre, necesitaba un alambre, muy largo y rgido. Arranc la antena de su

traje.

- No har usted eso, coronel, estropeara las bombas.

- El vacio no estropear las bombas, deje ya de poner obstculos.

- Ser mejor que consulate con el mayor Morgan. El vacio no estropear las

bombas? La descompresin explosive destrozar todos los circuitos.

El coronel no era un especialista en bombas; permaneci unos minutes callado.

Johnny sigui trabajando.

- Dahlquist prosigui Towers esto es una asquerosa mentira. He hablado con

Morgan. Tiene usted sesenta segundos para ponerse el traje del espacio si no lo

lleva ya. Voy a hacer saltar la puerta.

- No, no lo har usted dijo Johnny -. Ha odo usted hablar alguna vez de un

interruptor a hombre muerto? Es por medio de un contrapeso y un lazo.

-Eh!, qu quiere usted decir?

- He conectado la bomba diecisiete para ser disparada a mano. Pero he instalado

un dispositivo. No estallar mientras yo no suelte el alambre que tengo en la

mano. Pero si me ocurre algo... all va! Estn ustedes a quince metros del

centro de la. Explosion. Penselo bien.

Hubo un corto silencio.

- No le creo a usted.

-No? Pregnteselo a Morgan. l me creera. Puede inspeccionarlo a travs del

pick-up de la TV. Johnny at el cinturn de su traje del espacio al extremo de

la antena.

- Dijo usted que el pickup estaba estropeado.

- Por lo tanto, ment. Esta vez lo probar. Diga a Morgan que me llame.

El rostro del mayor Morgan apareci en la pantalla.

-Teniente Dahlquist?











- Yo mismo, Stinky. Espere un segundo.

Con gran cuidado, Johnny hizo el ltimo empalme mientras sostena el extremo de

la antena. Siempre cautelosamente cambi su presa sobre el cinturn, se sent en

el suelo, extendi un brazo y conect el pick-up de la TV.

-Puede verme, Stinky?

- Puedo verlo respondi Morgan secamente -. Qu tontera es sta?

- Una pequea sorpresa que he preparado.

Se lo explic. Los circuitos que haba cerrado, los que haban sido acortados,

en qu forma el mecanismo de frecuencia funcionara...

- Pero est usted haciendo un bluf asinti Morgan -. Estoy seguro de que no

ha desconectado usted el circuit K. No tiene usted entraas para hacerse

salar.

- Seguramente, no dijo Johnny riendo -. Pero esto es lo bonito del caso. Que

no puede estallar mientras yo est vivo. Si su grasiento jefe, el coronel

Towers, hace saltar la puerta, estoy muerto y la bomba estalla. Para m ser

igual, pero para l, no. Ser mejor que se lo diga.

Cort el circuit. Towers apareci al cabo de un moment en el micrfono.

-Dahlquist...?

- La escucho.

- No hay necesidad de que sacrifique usted su vida. Venga y ser retirado a paga

entera. Puede irse a casa con su familiar. Es una promesa.

-Deje usted a mi familiar tranquila! se enfureci Johnny.

- Piense usted en ellos, hombre.

-Cllese! Mtase en su agujero. Siento necesidad de rascarme y todo este

artefacto podra estallar.

Johnny se sent, sobresaltado. Se haba quedado dormido, su mano haba soltado

la antena y sinti un escalofro al pensar en ello.

-Debera desarmar la bomba y confiar en que no se atreviesen a sacarlo de all?

Pero el pescuezo de Towers estaba ya en juego y poda correr el riesgo. Si lo

haca y la bomba estaba desarmada, Johnny estara muerto y Towers se apoderara

de las bombas. No, haba llegado hasta all, no dejara que su hijita creciese

en una dictadura slo por haberse dormido un poco.

Oy el tictac del contador Geiger y record haber empleado el circuit supresor.

La radiactividad de la habitacin deba ir en aumento debido quizs al destrozo

de los cerebros; con toda seguridad, los circuitos estaran infectados,

estaban demasiado tiempo muy cerca del plutonio. Sac sus pelculas de control.

La zona negra se iba extendiendo hacia la lnea roja. Volvi a guardarlos y

dijo:

- Amigo mo, ser mejor que deshagas este empalme de muerte o pronto vas a

relucir como una esfera de reloj.

Era una figure retrica, los tejidos orgnicos infectados no relucen,

simplemente mueren, lentamente.

La pantalla de la TV se encendi y apareci el rostro de Towers.











-Dahlquist? Quiero hablar con usted.

-Vyase a paseo!

- Admitimos que nos tiene usted perplejos.

-Perplejos? Los tengo a ustedes parados...

- De moment. Me estoy arreglando para tener ms bombas...

- Embustero.

-...pero nos demora usted. Tengo una proposicin que hacerle.

- No interest.

- Espere. Cuando todo esto haya terminado, yo ser el jefe del Gobierno mundial.

Si cooper usted conmigo, a partir de ahora, le nombrar jefe de la

Administracin.

- Johnny le dijo lo que poda hacer con el cargo. Towers respondi:

- No sea usted estpido. Qu ganar usted muriendo?

- Towers, es usted un tipo asqueroso dijo Johnny -. Ha mencionado usted a mi

familiar; preferira cien veces verla muerta a vivir bajo el mando de un Napolen

de pacotilla como usted. Y ahora, lrguese, tengo algo que hacer.

Towers cerr.

Johnny sac nuevamente la pelcula; no pareca ms oscuro, pero le record que

el tiempo iba transcurriendo. Tena hambre y sed, y le era impossible permanecer

eternamente despierto. Se necesitaban cuatro das para venir de la Tierra; no

poda esperar auxilio antes. Y no durara cuatro das; una vez la zona negra

rebasase la lnea roja, era hombre muerto. Su nica salvacin era destrozar las

bombas dejndolas irreparables y salir, antes de que el film se hubiese

ennegrecido demasiado.

Pens en varas soluciones y volvi al trabajo.

Colg un peso de la antena y la sujet a un alambre.

Si Towers haca saltar la puerta, esperaba soltar el dispositivo de un tirn

antes de morir.

Haba un medio sencillo, pero arduo, de destrozar las bombas haciendo que fuese

absolutamente impossible repararlas en Luna Base. El corazn de cada una de ellas

estaba formado por dos hemisferios de plutonio con las superficies sumamente

pulimentadas y lisas, a fin de permitir un contact perfect en el moment del

choque. Todo lo que no fuese eso, evitara la reaccin en cadena, de la cual

dependa la explosion atmica.

Johnny comenz a desmontar una de las bombas. Tena que retirar cuatro lengetas

y despus romper el envoltorio de cristal del mecanismo interior. Conseguido

esto, la bomba se parta fcilmente. Finalmente tuvo delante de l dos

relucientes medias semi-bolas de un brillo perfect como el de un espejo.

Un golpe con el martillo y una de las dos mitades ya no era perfect. Otro golpe

y la segunda se rompi como el cristal; haba golpeado la estructura cristalina

en el sitio preciso.

Horas despus, muerto de cansancio, volvi a la bomba armada. Haciendo un

esfuerzo, con extremada cautela, la desarm. Pronto los dos plateados











hemisferios estuvieron fuera de uso tambin. Ya no quedaba en la habitacin

bomba aprovechable alguna, sino colosales fortunes en el ms valioso, ms

ponzooso y ms mortfero metal que en el mundo se conoca, desparramados por el

suelo. Johnny contempl aquel material de muerte.

- A tu traje y a salir de aqu, muchacho dijo en voz alta -. Me pregunto qu

va a decir Towers...

Se dirigi hacia el armario de las herramientas con intencin de colgar el

martillo. Al pasar delante del contador Geiger, ste se movi agitadamente.

El plutonio difcilmente afecta un contador Geiger; la infeccin secundaria del

plutonio, s. Johnny levant el martillo y lo acerc al contador. Este se agit

furiosamente. Lo arroj a lo lejos con fuerza y se dirigi hacia su traje.

Al pasar, el contador accion otra vez. Se par en seco.

Acerc una mano al contador. Su agitacin llego a una especie de vrtigo. Sin

moverse sac la pelcula de su bolsillo.

Era negra de punta a punta.

III

El plutonio, introducido en el cuerpo penetra rpidamente en la mdula de los

huesos. No hay nada a hacer; la vctima est lista. Los neutrones se esparcen

por todo el cuerpo, ionizando los tejidos. Transmutando los tomos en istopos

radiactivos, destruyendo y matando. La dosis fatal es increiblemente pequea;

una masa de una dcima parte de 'un grano de sal de mesa es ms que suficiente;

'una dosis suficientemente pequea para penetrar por el ms mnimo rasguo.

Durante el histrico Proyecto Manhattan, la inmediata y ampla amputacin fue

considerada como la nica media possible de urgencia.

Johnny saba todo esto, pero ya no le preocupaba. Estaba sentado en el suelo,

fumando un cigarrillo y pensando. Los acontecimientos de su ltima guardia

desfilaban por su cerebro.

Lanz una bocanada de humo al contador Geiger y sonri al orlo reaccionar en el

acto. Incluso su aliento estaba ya ahora caliente.. Carbono 14, supuso,

exhalado por su corriente sangunea en forma de anhdrido carbnico. No tena

importancia.

No haba ya ventaja alguna en rendirse, ni quera dar a Towers esta

satisfaccin; acabara aquella guardia all mismo. Por otra parte, manteniendo

el bluf de que una bomba estaba a punto de estallar, poda evitar que se

apoderasen de la material prima con la cual se fabrican bombas atmicas. Este

detalle poda tener importancia a la larga.

Acept sin sorpresa la idea de que no se senta desgraciado. Haba una cierta

dulzura en no tener ya preocupaciones de ninguna clase. Nada le dola, no se

senta inquieto, no tena hambre ya. Se senta fsicamente feliz y su mente

gozaba de paz. Estaba muerto; saba que estaba muerto; y, sin embargo, durante

algn tiempo sera an capaz de moverse y respirar, ver y sentir.

No senta siquiera la soledad. No estaba solo, haba camaradas con l, el

muchachito, aquel joven, el coronel Bowie, demasiado enfermo para moverse, pero











insistiendo en que lo transportasen a travs del cable, el moribundo capitn del

Chesapeake todava con el reto a la muerte en sus labios, Rodger Young, que se

asomaba a la penumbra. Se reunan en torno suyo en la sombra habitacin de las

bombas.

Y desde luego, estaba tambin Edith. Era la nica persona de cuya presencia se

daba cuenta. Johnny deseaba poder ver su cara con mayor claridad. Es taba

enfadada? O era feliz y se senta orgullosa?

Orgullosa, pero desgraciada.... ahora po4a verla mejor e incluso tocaba su

mano. Se la sujetaba con fuerza.

El cigarrillo le quem los dedos. Aspir una ltima bocanada, la lanz contra el

contador Geiger y apag la colilla. Era el ltimo cigarrillo que tena. Reuni

varias colillas y confeccion uno grueso con un trozo de papel que encontr en

su bolsillo. Lo encendi cuidadosamente y se ech a esperar que Edith apareciese

de nuevo. Se senta muy feliz.

Segua apoyado todava contra el envoltorio de la bomba, el ltimo de sus

cigarrillos apagado y fro a su lado, cuando el altavoz lo llam nuevamente.

-Johnny! Oiga, Johnny! Me oye? Aqu Kelly. Todo ha terminado. El Lafayette ha

aterrizado y Towers se ha levantado la tapa de los sesos. Johnny? Contsteme!

Cuando abrieron la puerta exterior, el primer hombre introdujo en la cmara un

contador Geiger sujeto en la punta de una larga prtiga. Se detuvo en el umbral

y retrocedi6 precipitadamente.

-Oiga, jefe! grit -. Ser mejor llamar un equipo especial. Y que traigan un

atad de plomo, adems.

Cuatro das necesit la pequea nave y su escolta en alcanzar la Tierra. Cuatro

das durante los cuales todos los habitantes de la Tierra esperaron su llegada.

Durante noventa y ocho horas todos los programs comerciales de la television

fueron. suprimidos; en su lugar se entonaron, por todas parties, cantos

funerarios, la Marcha de la Muerte, de Sal; el tema del Walhalla, Regreso al

Hogar; el canto de las Patrullas de rbitas de Aterrizaje.

Las nueve naves aterrizaron en el puerto de Chicago. Un tractor mvil sac el

atad .de la diminuta nave; sta fue aprovisionada de combustible y lanzada al

espacio con una trayectoria tal que no poda ser utilizada nunca ms para ningn

propsito.

El tractor se dirigi a. Illinois, de donde era oriundo el teniente Dahlquist,

mientras los cantos continuaban. All el atad fue colocado sobre un pedestal,

en el interior de una barrera que marcaba el limited de la zona de seguridad.

Marinos del espacio, las armas apuntando al suelo y la cabeza baja, montaban

guardia alrededor de ella; la muchedumbre se mantena fuera del circulo. Y los

cnticos continuaban.

Cuando hubo transcurrido un tiempo suficiente, despus, much despus de que las

flores se hubieron marchitado, el atad de plomo fue encerrado en un sepulcro de

mrmol, como puede verse todava hoy.

FIN












Robert A. Heinlein:Escritor norteamericano de ciencia-ficcin nacido en Butler

(Missouri). Estudi en la Universidad de Missouri y en la academia Naval de

Estados Unidos. Ms tarde estudi Fsica y Matemticas en UCLA. Tras abandonar

el ejrcito debido a una enfermedad y desempear various trabajos consigui

publicar su primer relato La lnea de la vida (1939). Entre sus primeras obras

destacamos, Sexta column (1941), El hombre que vendi la luna (1950), Amos de

tteres (1951), Las verdes colinas de la tierra (1951) y Hurfanos del espacio

(1951). Muchas de estas narraciones se recopilaron finalmente en Historia del

future (1967). Tambin escribi, Ciudadano de la galaxia (1957), Puerta al

verano (1957), Los hijos de Matusalem (1958), Tropas del espacio (1959),

Forastero en tierra extraa (1961), La luna es un cruel amante (1966), No temer

a ningn mal (1970), Tiempo para amar (1973), El nmero de la bestia (1980),

Viernes (1982), Job, una comedia de justicia (1984), El gato que atraviesa las

paredes (1985) y To sail beyond the sunset (1987). Sus relatos cortos Todos

vosotros zombies (1959) y Por sus propios medios (1941)

Heinlein es considerado como un buen narrador que acert a llenar sus relatos de

una equilibrada mezcla de various elements que los hacen tan amenos como

cientficamente impecables. Propugn, y practice, la necesidad de integrar las

particularidades cientficas de los relatos dentro de la lnea narrative, y no

descontextualizar las explicaciones necesarias mediante largas disertaciones.

Tambin introdujo temas nuevos en la ciencia-ficcin, como las relaciones entire

poltica y religion. Fue el primer autor que consigui ganarse la vida

exclusivamente escribiendo ciencia-ficcin. Falleci el 8 de Mayo de 1988, el

mismo ao que en una encuesta del fanzine Locus, se le consider el mejor

escritor de ciencia-ficcin de todos los tiempos, por delante de autores como

Isaac Asimov o Arthur C. Clarke












4. CUENTO MADE IN CUBA: El ataque del mendieta manchado.


Autor: Juan Pablo Noroa.




Get to know my spotted mendieta

Spiked collar, leather vest

What a killer, what a dog

Railwork Fest, CK del 2512 estndar


-Era mo! Yo lo vi primero!

-Pero yo lo tena marcado para blanco con dos balas I. Lo siento.

-Cirmo. Alguien tiene cargas Q?

-Shjov. Informen sobre todos los focos de resistencia al sistema tctico. Eso

es ya.

-Ling. Cirmo, ocho Q. Dnde te las pongo?

-Cirmo. Necesito que mates una pared. Escucho fluctuaciones de biocampo detrs.

-Ah va uno!A la cuenta de tres!

-Cuturier. Hazle huecos a esa cosa, para pasar un escner dentro. O no te

quedan P?

-Guriak. Personal, reduzcan las prestaciones de la armadura a gama segura. El

espectro EM est tranquilo. Mantnganlo as. Bajen las dopablicas hasta 100% de

sus capacidades mentales, vision frontal, sensors en rango de guardia.

-Est bien, Guriak, que descansen, pero que nadie se ponga cmodo todava.

Shjov. Pueden quedar.

-Mabibha. Demuelan algo, con precaucin. Los ms nuevos, no gasten DS contra

estructuras slidas, que para eso estn las MDG.

-Te gan!

-Tu madre. Veamos si con el prximo.

-No quedan prximos.

-Shjov. Esos que estn jugando, no crean que no escucho esa frecuencia.

Monitoreo todas las bandas, las tcticas y las tcnicas.

-Alguien ha visto al seor Hamada, o lo que quede de l? No vol complete,

verdad?

-Tucson. No me lo he encontrado, pero si lo hago, me lo cargo al hombro.

-Ling. Lo vi tropezando y cayendo al norte del complejo. Creo que est frito por

un PEM.

-Tucson. Yo lo vi tambin. Slo us los brazos y el paquete del pecho.

-Shjov. Cirmo, encuentre al seor Hamada, o aunque sea recupere su unidad de

control. Vale oro. Este modelo funcion. No se si fue mejor soft, mejores

actuadores o mejor carga, pero funcion.

-Enseguida, capitn. Cirmo.











-Tucson. Y bien que funcion. No hizo el nmero de kamikazearse contra una pieza

fija con toda la carga.

-Hombre, estoy feliz con l. Ling.




Soy como un gran cocodrilo, blindado, mortfero y sigiloso.

Hundo un sinnmero de filamentos en el terreno. Confiable. Parametrizo las

radiaciones y flujos del entorno. Mimetizable. Chequeo las manifestaciones de

los detectores activos del enemigo. Burlable. Acopio todas las lectures de datos

sobre el volume de perceptividad. Computable. Al final, el ordenador tctico

program trayectoria, camuflaje y contramedidas. Me atrevo a dar un paso y mi

brazo derecho se adelanta un poco. Entonces los podos se proyectan hacia abajo

y ondulan buscando suelo firme. Evaden biomasa frgil y sonora, y se clavan

fijamente en territorio de vigilancia perimetral kobold.




-Norwich. Tengo al hroe a vista. Qu hago?

-Shjov. Asegralo. Que no le pase nada. Hay alguien cerca de Norwich? Los

cuatro ms prximos que vayan con Norwich. Esos son... Ling, Tucson, Lenan,

Steveld. Cirmo, siguen vigentes sus rdenes.

-Arismendi. Capitn, qu hago con probables prisioneros.

-Shjov. No hay probables prisioneros. No tenemos rdenes de llevarnos ninguno

complete. Sin embargo, el departamento biolgico nos agradecera various kilos de

material neurolgico de capataces.

-Arismendi. Entonces mato lo que se mueva.

-Slo no les tires a la cabeza, si la tienen.

-Lenan. Capitn, estaba disponiendo de los panziduros y seoritos. Lo dejo?

-Shjov. Ya tiene sus rdenes, Lenan. Los que no tengan otras rdenes

especificas, maten a los bichos por Lenan.

-Arismendi. No estn muertos?

-Shijov. Arismendi, usted es el novato del ao, pero no por bueno, sino porque

al cabo del ao sigue siendo novato. Alguien tiene lectures de toda la

compaa?

-Guriak. Creo que yo, capitn. Tenemos 40% de bajas entire muertos y heridos,

pero todos recuperables. El Lzaro que peor lectura ofrece da un 60% de

posibilidad de recuperacin.

-Muy bueno. Shjov. Dentro de un mes esos chicos estarn pateando duro por la

brigada, y sern mejores soldados. Ahora, todos establezcan protocolo de enlace.

Odio esta fragmentacin en mi compaa.




Para detectarme ellos tienen, adems de lo elemental, micrometereologa,

microsismologa, radares de contrast, aspersores de trazas, sonares inerciales,











barrido slido, retculas de haces, seudoorganismos de diseo, y peridicas

descargas con diversos medios de alta energa. Ante tanto, opongo mi armadura de

intrusion profunda, con picoelementos de cobertura mimtica, servoactuadores de

control asistido, wartech antideteccin, software de tiempo real, sensors con

percepcin exacta, correlatores pre y postanlisis. Adems, las drogas blicas

sobredimensionan mi sistema nervioso, junto con el consciente, el subconsciente

y el paraconsciente, a varias veces su capacidad regular.






-Arismendi, cambia a la banda 6-T de Em-Com. Tucson.

-Me alegro enormemente de hablar con todos ustedes. Liva. Es muy bueno hablar.

Alguien se sabe un chiste?

-Norwich. Capitn, Hamada est al lado de un brazudo agonizante. Es un brazudo

muy grande. Hamada puede querer neutralizarlo.

-Arismendi. Qu sucede, Tucson?

-Tucson. No estn muertos, slo los grandes. Los peones y obreros grandes son

ms difciles de derribar, pero caen muertos. Los pequeos, los panziduros por

ejemplo, se inutilizan ms fcilmente, y parecen acabados, pero regeneran, y hay

que cascarlos en el suelo con laminares, como nueces.

-Shjov. Norwich, muvase rpido y selle a Hamada.

-Steveld. Liva, toma este. Qu le dijo Tucson a Arismendi en el bao? Voltate.

Y qu le respondi Arismendi? No me gusta de frente.

-Steveld, te voy a voltear en el bao, y te va a gustar.

-Cllense! No quiero a nadie perdiendo el tiempo en nada estpido! Los kobolds

aun pueden mandar una fuerza de castigo. Quiero que gasten toda la municin ABC

y NT en los sistemas de control y robticos. Todo debe estar podrido o comido de

nanobichos cuando nos vayamos de aqu. Shjov.

-Alto y claro, capitn.

-No sea lamebotas, Norwich. Simplemente haga lo que le ordeno.




Nosotros tenemos proyectiles Perforantes, NanoTech, Inteligentes, y No Letales,

y granadas de Pulso ElectroMagntico, de MicroDistorsin Gravitacional,

Qumicas, Dispersoras de Slidos, y Criognicas. Cuando todo eso se acabe, tanto

el can rpido como el tubo lanzador pueden pasar a rgimen de plasma, y adems

estn los cortadores laminares. De ellos, los brazudos estn armados de bombas

acidas, los quemainfiernos tienen lanzaplasmas, los panziduros usan pinzas

tesla, los seoritos disparan haces lser, las piezas fijas municin slida

polivalente, y los capataces andan con sables aguja.


...attack of the spotted mendieta











going on, going on, going on

attack of the spotted mendieta

harder on, harder on, harder on

-Cirmo, saca tu puetera msica de la banda comn!

-Lo siento, fue un error. Cirmo.

-Ling. Hey, Tucson, a mi tambin me gusta Railwork Fest. Mucho mejor que tu arte

digital.

-Liva. Esto est lleno de cadveres. Hemos hecho una carnicera. No me gustara

quedarme a verlo todo corromperse. Qu destrozo. Qu suerte que son ellos y no

nosotros. Bueno, ms que nuestra suerte, fue nuestro wartech.

-Tucson. Liva, no es nuestro wartech. Es de los bukets, y si nos lo pasaron es

por el Contrato.

-Liva. S es nuestro. Ellos nos dieron apenas los principios, nosotros

desarrollamos todo el equipamiento, con nuestras ideas.

-Cirmo. Liva, todos estamos contents de conversar tras 50 horas de silencio,

pero tendrs que conseguir temas ms interesantes.

-Hey, yo tambin soy fan a nuestro wartech. Ling. Incluso conozco al tipo que

dise la municin MDG. Ningn buket hubiera desarrollado esa aplicacin.

-Tucson. Ling, si sigues buscando discusin vas a encontrar problems conmigo.

-En cualquier moment, Tucson.

-Liva, Cirmo, Tucson, Ling, todos acaban de perder dos dosis de Alegra cada

uno. Shjov. No se habla de los bukets.

-Norwich. El seor Hamada est sellado. Misin cumplida, capitn.

-Normalice su maldita respiracin, Norwich, que va a poner nervioso a su Lzaro.

Shjov.

-Mabibha. Capitn, pase a T-7 de Em-Com.

-Guriak. Parte del personal est bajo de municin slida, capitn.

-Arismendi. Tengo casi slo proyectiles NL.

-Dgame que pasa, teniente.

-Aun tengo seales provenientes del nodo kobold. Todava emiten.

-Maldicin! Pueden estar solicitando una fuerza de rescate y recuperacin.

Este es su nodo de comunicaciones! Ordene que disparen algunas PEM para anular

la seal.

-Es Grav-Com, capitn.

-MDG, entonces! Quiero esa seal neutralizada. Hemos matado o destruido

todas sus instalaciones! No deben quedarles aparatos para emitir.

-Pueden ser capataces supervivientes, usando equipo porttil. Es difcil de

rastrear. Los capataces no emiten radiaciones fuertes.

-Te paso los cdigos para que utilices todos los sistemas de rastreo y anlisis

de todas las armaduras en enlace.


En todo permetro de vigilancia kobold existen reas interiores donde sus











detectores activos no funcionan para no afectar por saturacin de events a su

instalaciones semivivas, y los pasivos reduce la sensibilidad evitando

sobrecargar con datos de sus propios movimientos los sistemas de anlisis. Es su

mayor debilidad. Aqui relajamos nuestro camuflaje al punto de vernos entire

nosotros para olvidar la navegacin autnoma y no sentirnos solos. Aqui

descansamos. La tension me tenia crujiente y rgido, cada parte de mi cuerpo

compactada en adrenaline. Dentro de toda la cascara de tecnologa no soy ms

que un ser human.

Me salvarn las drogas de recuperacin y el mdulo de entretenimiento de mi

armadura.






-Ling. Cirmo, pasa a 5-T de Em-Com.

-Shjov. Escchenme, personal. Todo el que est por debajo del diez por ciento

de municin P, C, Q, DS, que pase a plasma y laminares.

-Ling, soy Cirmo. Qu quieres?

-Qu ms tienes de Railwork Fest?

-Los dos ltimos Ck.

-Eso incluye "Dismembered shoes"?

-Y "Attack of the spotted mendieta", "Oligarch", "Can't believe you still

alive", "Your pain, my plain", y "I've got better ammo now"

-Ponlos en esta banda, subtitulados.

-No sabes ingls? Y te gusta el aggression?

-No voy a aprender una lengua muerta slo para escuchar msica!

-Lenan. Capitn, qu hacemos con Hamada. Lo manejamos a alguna parte?

-Simplemente cudenlo con sus vidas. Preprenlo para recogida. Shjov.

-Cirmo, es Ling; una cosa ms. Tengo porno de estreno. Lo estuve viendo durante

el descanso y es realmente intransigente. Pasa la voz. Deja a Norwich y

Arismendi fuera. Lo transmitir en la recogida.

-Shjov. Que todo el personal est atento a posibles capataces vivos.

-Mabibha. Los capataces kobold son particularmente peligrosos cuando se ven

acorralados. No los subestimen porque slo tengan sables-aguja. Se mueven muy

rpido.




La primera seccin es de hombres, la segunda de mujeres. En cuarteles nos alojan

en barracas separadas pero contiguas; eso reduce el shock cultural sin impedir

la socializacin. Los sicometristas estructuran cada compaa con cuidado y

sutileza: siempre habr un tonto hilarante, un cobarde despreciable, un

erotmano disponible, un sicpata til, un guerrero solitario, un hroe

ejemplar, y un buen montn de gente gris de fondo.

Ahora nos alineamos por secciones para recibir instrucciones va C-Com,











transmisin en cdigo ptico de colors. Tras 50 horas, la primera comunicacin

con otro ser human es una orden.




-Capitn, los soldados al noroeste del complejo percibieron flujo de aire con

trazas trmicas de capataces vivos. Mabibha.

-Eso es seguro?

-Es slo lo que dice el viento, capitn.

-Entonces, que todo el mundo recobre su capacidad de datos y derive el 80% a la

termografa del aire. Chequeen tambin por odorimetra. Ellos deben estar

transpirando bastante.

-Agh... !

-Qu carajo fue eso!?

-Trale, trale!

-No agarro al cabrn! Puetero plasma!

-Qutate, Steveld!

-Dnde se fue? Agrrh...

-Quin cay!?

-Lenan cay, Ling cay! Norwich, somaricn!

-Va a por Hamada!

-Le di! Lo puse lento! Voy a cortarlo!

-Alguien que apoye a ese personal!

-Te cog, hijo de perra! Eres mo! Agh ...!

-Hay otro! Hay otro!

-Hablame, Cirmo!

-Estoy llegando! Los tengo en Apoyo Tctico, los veo desde Lenan!

-Tucson! Tucson!

-Le hizo algo a... Hamada... puso algo en Hamada... le puso...

-Fran al cabrn!










Cada manipulo se agrupa para armar los dirigibles de asalto. Un soldado lleva el

cuerpo, dos la qumica de inflarlo, otro ms el combustible, y el cabo la

propulsion. Devueltos al camuflaje total, los dirigibles nos llevaran cerca y

alto. Despus nos dejaramos caer, apenas frenados por las superficies de fibra

vegetal crecidas y guardadas en nuestras mochilas. Nos haran parecer hormigas

aferradas a hojas, pero por tierra era impossible no tropezar con algn artefacto

kobold. Por aire slo tuvimos que evadir una nube de artropoides cultivados, una

bomba de polvo y dos redes cautivas. Conservamos la sorpresa tctica. Cuando la

luminiscencia delatora de una nova de bolsillo nos forz a desensamblar, ya











estbamos en distancia.


-Todo el mundo pase a OS-Com! Infrasonidos, banda 4!

-Quin dispar ese PEM? Lo mato!

-El segundo cay, capitn! Arismendi, capitn!

-Arismendi, que rayos hiciste? Dnde est Norwich? Perd a Norwich!

-Lo capture, capitn!

-Lo capturaste? Y Hamada? Y los otros? No tengo banda de datos con este

puetero OS-Com!

-Aqu Tucson. Arismendi le dio con una rfaga de no letales. Espuma. Est todo

cubierto con espuma solidificada.

-Quin capture a quin?

-Abre Guriak. Arismendi, no voy a preguntar cmo rayos se te ocurri tirarle con

NL de dispersion.

-Slo me quedaban esos. Bueno, y unas cuantas C que se me acabaron antes de

darle.

-Cmo est Hamada, pregunt, maldicin! Y los otros? Qu rayos queda en pie,

carajo? Estoy dando rdenes aqu, montn de mulas!

-Es Cirmo. Estoy vivo de milagro. La PEM fue una bomba que el primer kobold le

puso a Hamada.

-Maldicin! Dnde est Norwich?!

-Norwich cay, capitn. Steveld aqu Lo tengo a vista. El kobold lo hiri con

un sable aguja. Literalmente se lo meti trasero arriba, desde atrs.

-Cmo tiene el espinazo?

-No tengo lectures de su Lzaro. Intentar enchufarme.

-Esa clase de herida los kobold la buscan para mayor dao del sistema nervioso.

Norwich puede morir sin vuelta atrs, si le llegaron al crneo.

-Lnea, Shjov. Tenemos dos bandas ultralargas de EM-COM ms o menos viables.

Cambien ya.




Veinte segundos antes de golpear el suelo dispar 8 cargas PEM. Arruinara sus

sistemas de apuntar al precio de convertir mi camuflaje en un arcoiris. Sala

ganando, y de todas formas mis retrocohetes desechables eran todo menos

discretos. Llegu arrasando una patrulla de panziduros con casi simultneas DS y

al instant me convert en el alma de la fiesta. Incrust una C en la cabeza de

un quemainfierno, vol una pieza fija, agujere un brazudo...aquello no tuvo

detalles hasta que no abrimos un hueco en la instalacin y entramos a matar.

Son mis juguetes quienes me hacen un mejor jugador.


Hey, estoy vivo. Ling. Me falta un brazo. Me voy a tumbar a superar esto.











-Lenan. Me faltan la mitad de las tripas, coo. Voy a dormir un rato.

-Steveld. Norwich est muerto, pero sobrevivir.

-Puedo arreglar eso.

-No se haga el gracioso, Tucson.

-Shjov. Actvense las ergoblicas de nuevo. Visin esfrica. Sensores a rango

tctico y por sistemas alternados. Abran los puertos de datos, ya los kobolds no

pueden hacernos guerra informtica. Analicen cada dato exterior.

-Mabibha. Capitn, localic la seal. Me quedan una MDG y algunas perforantes

para encargarme. Pero tambin clavar unas I en el emisor, para marcrselo a los

dems.

-Muy bien, teniente. Y dnde rayos est mi otro teniente?

-Guriak. Demoliendo, capitn.

-Buena actitud. Hganlo rpido, que voy a pedir la recogida ahora mismo.

Personal, quiero que todos los que no tengan misin especfica que lo contradiga

se organicen contra emboscadas. Dos kobolds me tumbaron cuatro unidades! Le

desconectar el Lzaro al prximo que se deje herir o matar!

-Guriak. Los proyectiles I reportan que no queda nada kobold con ms de 20% de

vitalidad, y va para abajo. Al menos, nada con un I clavado est por encima.

-Arismendi, teniente. El kobold est hacienda ruidos y muecas raras con los

huesos de la cara.

-Cirmo. Ahgalo. Cbrele la jeta con espuma.

-Arismendi. Respiran por la cabeza? No estoy seguro.

-Shjov. Necesitamos las cabezas de todos los capataces que la tengan entera.

Comiencen a llenar las mochilas. Pero slo hasta que junten cuatro kilos de

cerebro. Usen las municiones C en fuego indirecto para congelar las cabezas.

Rpido! Tenemos un Contrato que firmar con los bukets por este planet.




Las naves llegaron y cargaron a los vivos, a los cados y al botn. Antes de

marcharnos dibuj en una pared, usando mi sealizador con paleta de 65 millones

de colors y precision molecular, mi logotipo personal: un perrito mestizo de

pelo manchado, ladrando en postura desafiante. Lo hago tras todas las victorias.

Las victorias que le debemos a nuestro wartech. A estas alturas, no sirven las

armas que te da la madre naturaleza. Uno mismo debe hacerse las garras afiladas,

pieles mimticas y sentidos aguzados para competir con otras species por

planets y soles. Pero est bien. De cierta manera, es otra forma de

evolucionar.

Gracias a la destruccin de este nodo de comunicaciones ganamos la batalla de

este planet a los kobolds. Seremos nosotros, no ellos, quienes firmemos un

Contrato por la explotacin minera, a cambio de crdito y tecnologa buket. Con

cada mundo que conquistamos y ponemos bajo Contrato, nos hacemos ms fuertes.

Y por lo menos mientras dure esta guerra, lo dems quedar en el silencio.












-Cirmo, es Ling. Ests listo para la accin?

-Hombre, no te creo. Acabas de perder un brazo.

-Un brazo, no otra cosa. El kobold tuvo la decencia de dejarme hombre. No como a

Norwich. Ja!

-Est bien. Pasar la voz. Ah, y una cosa. No dejes a Arismendi fuera. El

muchacho dio la talla.

-Cierto. No se puede ser novato toda la vida. Siempre hay que mejorar, o si no,

te comen las fieras.

-Eso mismo deca mi madre querida. Oye, qu escena! Repite eso!

-Ya lo vers todo, ya lo vers todo...


FIN




Juan Pablo Noroa: Graduado de Letras en la Universidad de la Habana ha sido

incluido en la antologa Reino Eterno, Letras cubanas 1999.

La mayor parte de su obra se encuentra indita de la cual presentamos solo un

pequeo fragment.












5. CURIOSIDADES. ARMAS Y GUERREROS


Autores: Cristobal Perez-Castejon Carpena.


Una de las constantes de la humanidad es la guerra. Como bien deca A. C. Clarke

"desde el hacha de piedra hasta el cohete teledirigido es increble lo much que

ha progresado la tcnica... y lo poco que han variado las intenciones". La

ciencia ficcin, por supuesto, no es ajena a esta tendencia y muchos cuentos y

novelas del genero estn repletos de sofisticadas armas y sistemas de armamento.

Vamos a echar un breve vistazo a los ms interesantes.


ARMAS DE RADIACION Y ARMAS DE PARTICULAR


Hubo una poca en que hablar de ciencia ficcin estaba casi indisolublemente

unido, en la mente de muchos, a los hombrecillos verdes..... y a las pistolas de

rayos. En efecto, desde "La guerra de los mundos" de Wells, las variantes de las

pistolas de rayos tienden a infinito. En si misma, el arma de Wells es

sorprendentemente premonitoria: un proyector que genera un invisible rayo de

calor capaz de calcinar todo lo que se ponga a su alcance. Invisible, letal,

sofisticada.... buena parte del genero "pulp" adopto este arma casi como emblema

y como tal permaneci inalterado durante dcadas. Conforme avanzaba la

tecnologa, se le iban incorporando diferentes modificaciones: con el desarrollo

de la energa nuclear, el arma "trmica" paso a convertirse en una pistola

desintegradora, capaz de reducir la material a sus tomos primigenios. Una

evolucin paralela es la de las armas de partculas, capaces de expulsar letales

chorros de partculas atmicas para achicharrar cualquier cosa que se les ponga

por delante. Incluso se desarrollaron armas que funcionaban por energa solar,

como la que aparece en el magnifico relato "Algo Verde", de Fredric Brown. Pero

hubo que esperar hasta el advenimiento del lser para que las armas de "rayos"

tuviesen un cierto grado de verosimilitud. Desde entonces, las armas de luz se

han convertido en las reinas del cotarro: los lseres de diferentes pelajes se

han convertido en el armamento estndar de las tropas del future, compartiendo

su trono con las sempiternas armas de partculas como los blasters de "La guerra

de las galaxies" o los phasers de "Star Trek".


Por cierto, un element "curioso" de estas armas es su espectacularidad...

especialmente en el cine. En "La guerra de las galaxies", la batalla final

result un increble espectculo pico: la estrella de combat luchando contra

docenas de naves rebeldes en medio del resplandor de lseres de diferentes

colores.... que brillan "misteriosamente" en el vaco. La luz de un lser es

invisible a menos que exista un medio que la disperse y el vacio no cumple

precisamente con ese requisito. Adems, dado que la luz viaja a 300000 Km/seg,











resultan un poco increbles las secuencias de "rfagas" de rayos volando como

trazadoras entire las naves. Eso si, el resultado final es un espectculo

grandioso.... y raramente repetido. Este efecto esta much mejor conseguido en la

series de "Star Trek": los rayos del phaser principal de la nave no aparecen

"entrecortados", sino como una lnea recta instantnea, aunque siguen brillando

en la oscuridad. Realmente, si el rayo fuese un haz de partculas movindose a

velocidades relativistas seria possible verlo, pero eso es ya echarle much

imaginacin al tema.


Una batalla espacial infinitamente ms coherente es la batalla del Pico, que

aparece en la novela de A. C. Clarke "Claro de Tierra". En la misma se narra un

combat entire 3 naves y una base fija, utilizando diferentes sistemas de

armamento: haces ionicos (focalizables mediante campos electromagnticos) y

rayos de energa principalmente, aunque tambin se emplean missiles nucleares.

Los rayos son invisibles.... hasta que los impacts comienzan a fundir la

superficie lunar y el gas desprendido los hace visible. El relato es impecable,

y el arma secret utilizada por la fortaleza sumamente original: un chorro de

material incandescent extrado del ncleo del planet y contra el cual las naves

carecen de defense: un claro precursor de las armas de plasma. Cundo empez a

escribirse este relato?. 1941..... toda una proeza de anticipacin, para el que

era, indiscutiblemente, un maestro del genero.


Cuales son las tendencies a las que apunta el "mercado" de las armas de

energa?. Siguen un poco el ritmo de los tiempos. Por ejemplo, en "El aprendiz

de guerrero" y el resto de la series de Miles Vorkosigan, el arma pesada bsica

es el arco de plasma. En "La guerra interminable" aparece un can de taquiones,

que puede resultar un arma increblemente destructive: los taquiones viajan por

encima de la velocidad de la luz, pero al frenar, su energa tiende

exponencialmente a infinito: un impact de una de estas armas puede general un

agujero bastante desagradable.... En general, la literature tiende a seguir un

poco el desarrollo de la tecnologa: que se desarrolla la fsica del plasma

para temas de fusion nuclear?: se incluye el plasma como arma. La antimateria

esta de moda?. Se crea un can de antimateria y punto. Al paso que va la

tcnica, es evidence que el campo de las armas de energa no esta agotado... ni

much menos.


LAS ARMAS DE PROYECTILES


Parece mentira que un sistema de armamento como las armas de proyectiles, que

llevan utilizndose en este planet durante diez o veinte mil aos este tan

olvidado por el genero... pero es as. Parece existir un tab contra el empleo

de las armas de fuego en la ciencia ficcin, y los pocos autores que las nombran

lo hacen como un sistema de armamento desfasado y propio de pueblos primitivos.











Por eso result chocante una pelcula como "Aliens", en las que el armamento de

la infantera de marina espacial es bsicamente una evolucin sofisticada,

dotada de diferentes controls electrnicos, de las armas de fuego de hoy en

da. No utilizan cartucho, son ligeras, con una potencia de fuego increble... y

siguen siendo eficaces, aun frente a las negras pesadillas de los Aliens. Por

cierto, en la version "extendida" de esta misma pelcula aparece una especie de

ametralladora de tiro rpido controlada por un sensor de presencia: el

antecedente inmediato de este arma esta en el relato "Los hombres paradjicos",

de Charles Harness....


Otro arma de proyectiles sumamente interesante, y mas encuadrada en el mundo de

la ciencia ficcin es el rifle de agujas, desarrollado por Gordon R. Dickson en

"Dorsai" y el resto de novelas del ciclo del mismo nombre. En el mundo de

"Dorsai" las armas qumicas y de radiacin se pueden manipular remotamente. La

respuesta es el rifle de muelle, con un cargador de cinco mil agujas metlicas:

ligero, preciso y mortal. El rifle de agujas no basa su eficacia en un impact

de energa cintica, como un arma de proyectiles, sino en el binomio formado por

el poder de penetracin de la aguja (una flecha con cabeza monomolecular y filos

cortantes volando a velocidad supersnica, por ejemplo) y el nmero de

proyectiles por rfaga. Otra novela en la que tambin aparece el arma de agujas

es "El efecto practice", de David Brin: una pequea pistola que saca astillas

metlicas de un bloque a gran velocidad. Asimov tambin ha utilizado en alguna

de sus obras pistolas de este tipo...


Un relato en el que se hace un studio intensive de las armas de proyectiles

aplicadas a una batalla espacial es "Rosa Araa", de Bruce Sterling. En este

magnifico cuento aparecen caones magnticos (semejantes al can de plasma de

aluminio desarrollado para la SDI), proyectiles que al perforar una nave liberan

una substancia neurotoxica en su interior, una nube de cobre vaporizado para

destruir los sensors de las naves atacantes y proyectiles dotados de cabezas

nucleares para la generacin de EMP. Otro relato en el que aparece un fusil

electromagntico es "La maquina de Pymblikot", de Daniel Mares, en la que

aparece un arma de proyectiles... propulsados por una fuente de energa

elctrica recargable...


Rengln aparte en el tema de las armas de proyectiles merecen las armas

relativistas. Son armas de energa cintica. Solo que movindose cerca de la

velocidad de la luz, cualquier masa, por pequea que sea, se convierte en un

arma formidable. Adems son casi indetectables: si tenemos un radar, un objeto

que se mueva a "c" llegara casi al mismo tiempo que las ondas que delatan su

presencia. Por ultimo, estn prcticamente a salvo de cualquier tipo de

contramedidas. En "La guerra interminable" de Haldeman aparece este tipo de

armamento, as como en la saga de Chanur, de J.C. Cherryh: en este caso, la











energa cintica del proyectil era cedida por la propia nave al decelerar

despus de abandonar la velocidad de la luz.... Otro ejemplo de armamento

relativista, este de tipo defensive, aparece en la novela "Marea Estelar", de

David Brin. En un moment dado, la nave #Striker# se deshace de agua moviendose

a velocidades relativistas... lo que da lugar a una eficaz pantalla de

partculas en expansion volando casi a la velocidad de la luz y capaces de

vrselas con cualquier tipo de perseguidor....


No puede dejar de citarse en un studio de este tipo los missiles y el resto de

armas autopropulsadas. Dotados de todo tipo de cabezas de combat, explosives

qumicos o nucleares, los missiles son una constant en la literature del

genero... y el las pelculas, por cierto: tanto en "La guerra de las galaxies",

donde se utiliza un torpedo de protones para destruir la Estrella de la Muerte

como en "Star Trek" (por ejemplo en "Ese pas desconocido"), los torpedos son

parte fundamental del armamento de cualquier nave espacial. Otros cuento en el

que los missiles y sus cabezas de combat juegan un papel fundamental es

"Superioridad" de Clarke, y sobre todo el magnifico relato "Pjaros Lentos", de

lan Watson, en el que unas armas procedentes de una guerra entire dos

civilizaciones de otra dimension y otro tiempo amenazan convertir a la Tierra en

un campo de crteres vitrificados.....


Una variante muy interesante de misil es el cazador buscador antipersonal. En

"La guerra de la Paz", de Vernon Vinge aparece un proyectil disparado por un

arma tipo fusil, capaz de dar siempre en el blanco. En la pelcula "Runaway"

aparece tambin un proyectil tipo bala que una vez enganchado es capaz de dar la

vuelta a las esquinas detrs de su objetivo. Y en Dune se utiliza un pequesimo

misil armado con una aguja envenenada y dotado de un sensor de movimiento para

atentar contra la vida de Paul Atreides...


En cuanto a las cabezas de combat, la palma se la llevan, sin dudas las armas

nucleares. Sin embargo, la literature no deja de aportar curiosas variantes: por

ejemplo, Heinlein propone en "Tropas del espacio" la existencia de la llamada

"Bomba Nova", capaz de destruir todo un planet. En "Star Trek: en busca de

Spock" se muestra como el proyecto "Gnesis" un experiment para llevar la vida

a mundos yermos e inhspitos, puede ser susceptible de convertirse en un arma

terrible de destruccin masiva mientras que en "La nueva generacin" se

desarrolla un arma capaz de hacer estallar determinados tipos de soles....


Por ultimo, para cerrar el campo de las armas de proyectiles mencionar uno de

los mas "originales" jamas utilizados: las simples piedras. En efecto, un

meteorito del tamao de los que aparecen en "Armaggedon" o "Deep Impact" result

un arma formidable: con una energa de impact comparable a la de un arma

relativista, difciles de detectar dependiendo de la rbita de insercin, casi











imposibles de detener, econmicos y absolutamente destructivos: el arma

perfect, capaz de aniquilar toda la biosfera de un planet. Aparte de las

pelculas mencionadas, el meteorito como arma se utiliza tambin en la pelcula

"Tropas del Espacio" y "Marte Rojo", de Kim Stanley Robinson. Y por supuesto, en

el clsico "La luna es una cruel amante", de Heinlein, en la que un sistema de

transport de mercancas a travs de una catapulta lunar es hbilmente

reconvertido en un arma decisiva...


ARMAMENTO DEFENSIVE Y ARMADURAS


Existe un axioma en el tema del armamento que dice que el desarrollo de toda

arma lleva aparejado el desarrollo del escudo para protegerse de la misma... y

viceversa. Un perfect ejemplo de esto lo tenemos en "Dune", de Frank Herbert.

Toda la civilizacin de Dune esta construida en torno al escudo: impenetrable a

cualquier proyectil que supere una cierta velocidad, estalla al chocar contra un

lser, matando tanto al portador del escudo como al que hace fuego sobre el

mismo. Como consecuencia de esto, en un universe con armas de energa, lser y

nucleares se vuelve a la lucha a cuchillo clsica (eso si, con una particular

esgrima) y a un tipo de proyectiles especialmente sofisticados, como el misil

"cazador buscador" al que hemos hecho referencia mas arriba.


Otra obra en la que el empleo de campos defensivos acaba determinando el tipo de

armamento ofensivo utilizado es "La guerra interminable". Al final del libro, se

desarrolla un campo de xtasis impenetrable a cualquier tipo de energa y en el

cual no esta permitido ningn tipo de actividad elctrica o qumica. Penetrar en

el campo sin la proteccin adecuada es la muerte, y no puede utilizarse ningn

tipo de arma dentro del mismo. La solucin es evidence: se vuelve a la lucha con

espadas y venablos, excelentemente descrita por el autor.


Las posibilidades del campo de xtasis se explican magnficamente en un cuento

llamado "Aparato contra tendencia", de Cristopher Anvil. En el mismo se pasa de

un dispositivo para insonorizar casas, a un blindaje protector contra cualquier

tipo de impact pasando por un excelente sistema de armamento. En la misma lnea

tenemos "La guerra de la Paz" de Vernon Vingue, en la que se demuestra como un

campo de xtasis no solo es una excelente proteccin contra todo tipo de ataque

sino que incluso pueden utilizarse para viajar por el tiempo... y de esta forma

escapar de situaciones ciertamente comprometidas.


Mas prxima al mundo real tenemos a las armaduras de combat. Una armadura de

combat en el espacio debe ser una maquina extraordinariamente sofisticada: debe

proteger a su ocupante de un entorno hostile, debe protegerle frente al fuego

enemigo y suministrarle armamento, comunicaciones e informacin de su entorno.

Buen ejemplo de estas condiciones lo tenemos en las armaduras de Haldeman: ante











una perforacin, sellan el dao y mantienen con vida a su dueo frente a las mas

graves heridas. Algo parecido sucede con las de Bujold, solo que aqui existen

diferentes tipos de armaduras especializadas en base a las funciones

desempeadas por el ocupante de la misma: fuertemente blindadas las de

merodeador, blindaje mas ligero pero mas comunicaciones y control en las de

comando etc.


Pero la reina de las armaduras de combat es, sin duda, la desarrollada por

Heinlein en "Tropas del Espacio". Presentada en tres models bsicos (normal,

comando y merodeador), mezcla de tanque, avin, artillera infantera y

reconocimiento, cada soldado dotado de una de estas armaduras puede cubrir un

rea enorme, sembrando la mxima destruccin... y con unas razonables

posibilidades de supervivencia en entornos tremendamente hostiles. Dotadas de

radar, comunicaciones avanzadas, capacidad de vuelo, blindaje y un armamento que

va desde la simple granada de mano a un misil nuclear, continan siendo una de

las armas mas sofisticadas que han aparecido jamas en el mundo de la ciencia

ficcin: prueba de ello es lo notablemente bien que han envejecido en un libro

que fue escrito en 1959. Cualquiera que haya ledo el libro echa en falta en la

pelcula la presencia de estos sofisticados juguetitos......


Un recurso defensive ampliamente utilizado en el genero es la invisibilidad. El

ejemplo clsico es la nave "Ave de Presa" Klingon de Star Trek, susceptible de

eliminar la practice totalidad de sus emisiones electromagnticas de la

deteccin del enemigo... aunque con el punto dbil de tener que abandonar su

invisibilidad para disparar sus armas, lo que la hace vulnerable. Una variante

de esta nave, que aparece en "Ese pas desconocido" era capaz de hacer fuego con

sus torpedos mientras se mantena camuflada... lo que la converta en un arma

terrible (aunque afortunadamente tenia sus propios puntos dbiles).


La otra gran pelcula en la que se toca el tema de la invisibilidad como sistema

de armamento es, por supuesto, "Depredador". El cazador aliengena oculto en la

jungla con su traje invisible acechando a sus press humans es uno de los

grandes logros del cine del genero.


Para acabar este comentario sobre armas y estrategias defensivas, en "El juego

de Ender", la guerra contra la civilizacin de los insectores se desarrolla con

un continue tira y afloja de tcticas ofensivas... y sus correspondientes

estrategias destinadas a anularlas. En un ataque que se lleva a cabo a travs de

un frente de centenares de aos luz de anchura, y con un arma terrorfica

llamada "Pequeo Doctor" en juego (una variante de rayo desintegrador) el

enfrentamiento de Ender contra los insectores va pasando por todas las fases

posibles.... hasta el spectacular final, donde se destruye a toda la flota

aliengena junto con su mundo de origen...












ARMAS BIOLOGICAL Y QUIMICAS


La guerra biolgica y bacteriolgica tambin tiene un rancio abolengo en la

ciencia ficcin. El mismo Wells incluyo entire el armamento ofensivo de sus

marcianos un arma de guerra qumica, "el polvo negro", un siniestro antecedente

de lo que iba a suceder en los campos de batalla europeos pocos aos mas tarde.

En la novela "A cabeza descalza", Brian W Aldiss nos present un viaje por una

Europa desquiciada en la que las grandes ciudades han sido bombardeadas con

bombas de LSD. Y en "Congreso de Futurologia" Lem hace una magistral descripcin

del impact sobre la realidad que produce el empleo masivo de alucingenos en

una guerra del future ambientada en un pas centroamericano...


Por lo dems, la utilizacin de un ente biolgico para conquistar un planet

(como herramienta, mas que directamente) tiene un magnifico exponente en la

pelcula "Species", en la que una civilizacin extraterrestre enva, junto con

el regalo de una fuente de energa permanent, las especificaciones para la

creacin de una criatura... que al final no result ser lo que parece. En este

mismo sentido, aunque no presentado explcitamente como arma biolgica, tenemos

al monstruo de Alien: la biologa de este ente es tan sumamente extraa (el

hospedador muere durante el process reproductive, sus sistemas defensivos

resultan increbles, puede vivir en el espacio...) que despus de un profundo

anlisis es fcil llegar a la conclusion de que se trata de un ente artificial

destinado a ser utilizado como arma biolgica.... que es precisamente el uso que

pretenden darle la compaa propietaria del Nostromo y los militares que se

encuentran con la misma.


Una categora de armamento tambin muy de ficcin es el arma mental: en la edad

de oro, no eran raros los cuentos en los que los extraterrestres atacaban la

tierra simplemente con el poder del pensamiento de sus enormes cerebros.

Posteriormente, se ha introducido un nivel mas "tecnolgico" en el tema: por

ejemplo, los ltigos neurales o los disruptores neurales de la obra de Bujold,

cuyo principal efecto es la desorganizacin del sistema nervioso del afectado

seguido de la muerte... sin efectuar ningn tipo de destruccin sobre los

objetos. A este mismo tipo de arma neural pertenece la #vara de la muerte#

utilizada por Dan Simmons en "Hyperion" y que funcionaba interrumpiendo las

sinapsis de los afectados...


En la misma linea de armas mentales tenemos el formidable sistema de defense

planetaria planteado por Cordwainer Smith en "Los mnimos de mama Hitton".

Consiste bsicamente en una granja de visones en estado de letargo y un

proyector teleptico. Cuando se detecta la presencia de un intruso o un invasor,

se despierta a los visones y se les excita. A continuacin se proyecta el











tumulto de sus cientos de mentes asesinas contra la mente del intruso... que

result destruido por el impact. Otro ejemplo de arma biolgica desarrollado

por este autor, es el que aparece en "El crime y la gloria del comandante

Sudzal", en el que el citado comandante, al verse atacado por una extraa raza,

da un salto en el tiempo y liberal a sus gatos en una luna del sistema en el que

se encuentra..... con una mutacin para que evolucionen y una orden para que se

presented en el moment oportuno como aliados en su batalla. Heinlein utiliza

tambin un cuerpo de perros especiales, los K9, que forman una unidad simbitica

con sus dueos para misiones de reconocimiento y comando. El mismo concept es

explotado magistralmente por Harlan Hellison en su relato "Un muchacho y su

perro", donde aparece una raza de perros telpatas que comparten con la

humanidad un mundo devastado por una guerra nuclear....


Por ultimo, y de nuevo como aplicacin direct de las nuevas tecnologas,

tenemos el empleo de maquinas nanotecnologicas como armas defensivas... y

ofensivas. En "La era del Diamante", de Neal Stephenson contemplamos un mundo en

el que la nanotecnologia regular todos los aspects de la vida cotidiana. La zona

rica esta protegida por una barrera formada por billones de maquinas alineadas

en forma de cpula.... que informan de la presencia de intrusos o, en un moment

dado, pueden tomar la iniciativa para impedir su acceso. Adems, existe todo un

submundo microscpico en el que las diferentes nanomaquinas compiten por oscuros

intereses. Por ultimo, Stephenson nos propone el peor de los venenos: una

maquina susceptible de desarmar cualquier cosa en sus tomos primarios, tomo

por tomo y que adems lleva un "seguro de autodestruccin" incorporado en su

programacin es el arma ideal: silenciosa, terriblemente mortal y con pocas

posibilidades de acceder a un antidoto que garantice la supervivencia del ser

human infectado.


NAVES ESPACIALES


Que seria de la ciencia ficcin sin las naves espaciales?. Desde la "Aqueronte"

de "Claro de Tierra" a la "Rafael" de "Endymion", las naves de guerra han

evolucionado bastante. Todas tienen unas caractersticas mas o menos comunes:

pantallas protectoras contra armas energticas, torretas de armas lser y

missiles para defense de punto y capacidad de salto FTL. En principio, podemos

distinguir tres grandes families de naves:

1) La nave de exploracin. El paradigma de esta familiar son las naves de tipo

"Enterprise". Tienen una dotacin military y una dotacin cientfica y son naves

multiproposito: exploracin, investigacin cientfica y en su caso, element

disuasorio military. Estn discretamente armadas y no suelen disponer de un

complement de cazas: a todo lo mas, lanzaderas de desembarco. As mismo, su

complement de tropas de infantera es apenas suficiente para llevar a cabo

misiones policiacas: en ningn caso tiene fuerza como para controlar una











situation a nivel planetario ni armas pesadas.


2) La nave de dominacin de espacio profundo. Fuertemente blindada y artillada,

su misin es conseguir la superioridad espacial en una amplia rea. El ejemplo

tpico es el destructor Imperial de "La guerra de las Galaxias". Con capacidad

de bombardeo de la superficie planetaria, su artillera compuesta por docenas de

torretas de lseres pesados le hace un rival casi irresistible para naves de su

tamao. Adems, llevan como complement various escuadrones de cazas, que les

permit desarrollar misiones de interdiccin y bsqueda y destruccin sin

mayores problems. En el caso de los destructores imperiales de mayor tamao,

cuentan tambin con tropas de infantera y blindados como para desembarcar en la

superficie de un planet y establecer una cabeza de playa.


A esta categora pertenecen tambin las naves de "El aprendiz de guerrero", de

Bujold, con sus escuadrones de infantera con avanzadas armaduras de combat

(que eliminan la necesidad del apoyo blindado) y las naves de "Alas en la

oscuridad", de Fred Saberhagen, con sus cazas pilotados desde un entorno de

realidad virtual... o por personalidades sintticas, segn el caso. Por cierto,

el argument de este cuento (la nave military protegiendo a un convoy civil de un

implacable enemigo aliengena.... que adems result ser una inteligencia

mecnica) es idntico en todos los detalles al de "Galctica". Otra

curiosidad....


3) Transporte de tropas. Su misin consiste en desembarcar a la infantera y a

los blindados sobre el planet objetivo. Retienen una cierta capacidad de

combat espacio-espacio, pero su misin primordial es el ataque espacio-tierra.

Uno de los mejores ejemplos de este tipo de nave es la "Rodger Young", de

"Tropas del Espacio". Por cierto, el sistema de desembarco es absolutamente

genial: las cpsulas "disparadas" individualmente sobre la superficie del

planet no tienen parangn en la literature del genero. Tambin pertenecen a

esta categora, por ejemplo, las naves de "La guerra interminable" o la nave de

los marines de "Aliens"....




Una categora aparte merecen las superfortalezas... al estilo de la Estrella de

la Muerte, de "La guerra de las galaxies". Del tamao de una pequea luna, su

potencia de fuego permit reducir un planet a escombros... o enviar tropas

suficientes como para asegurarse el control de sus centros neurlgicos. El nico

defecto de este tipo de arma "disuasoria" es precisamente su tamao: ya en la

Segunda Guerra Mundial se demostr que un bombardeo no poda sobrevivir al

ataque de un caza decidido.... por muy artillado que fuera. La escolta de cazas

se demostr indispensable entonces como el destino de la estrella de la muerte

se encargo despus de corroborar....


















ROBOTS ,ORDENADORES Y CYBORGS


No todos los robots son tiernas almas asimovianas dispuestas a servir y a

venerar a sus amos humans. Los robots siempre han tenido un lado oscuro de

esclavitud al hombre. Y el lado mas oscuro de esa esclavitud ha sido el empleo

de los mismos como armas de guerra. En el relato "El alma del coronel 607" de

Gary Kilworth muestra un mundo en el que los robots pelean y mueren.... bajo la

aburrida mirada de los dioses de la guerra humans. En el impresionante relato

"Yo te hice", de Walter M. Miller contemplamos el caso de un robot military

encargado de una defense de permetro que se por una avera revuelve contra sus

amos y destruye a su creador.


La cobertura del robot military puede ser muy variada. En el fantstico relato de

Philip K. Dick "Impostor", un robot aliengena dotado con una bomba capaz de

volar medio planet es enviado a la Tierra para hacerse pasar por un determinado

individuo.... al que debe asesinar previamente. El Alcaudn de Simmons se mueve

como una sombra por el espacio y el tiempo... haciendo valer su condicin de

guerrero invencible capaz de destruir cualquier cosa que ose oponerse a sus

extraos designios...


Otra interesante variacin sobre el tema del robot asesino es la que propone

Dick en "La segunda variedad". Los robots construidos para la guerra evolucionan

por si mismos, pasando de estadio de la mina antipersonal a un sofisticado

engaabobos con apariencia humana. Pero en un moment de esa evolucin, los

robots decide que TODOS los humans son sus enemigos e inician su sistemtico

exterminio...


Y como no, el exterminador de humans por excelencia: "Terminator", basado en

cierto modo en el relato anterior. Un robot sin sentimientos, diseado para la

aniquilacin de la raza humana.... pero con aspect de hombre. "Terminator"

sirve tambin para introducir los relatos de ordenadores militares que se

rebelan contra sus creadores y destruyen a la humanidad: por ejemplo "Tengo boca

y no puedo gritar" de Harlan Hellison y "Armaja Das" de Haldeman.


No es possible terminar de hablar de soldados mecnicos sin nombrar a los cyborg:

mezcla de components mecnicos y biolgicos, en muchos relatos son los

autnticos "malos". En "Un da y una noche de Brahma", de Ralp Mylius, se nos

muestra como un hombre conectado a un supervideojuego puede acabar

convirtindose en algo muy muy peligroso..... Otros cyborg de muy malas pulgas











son los Borg de Star Trek: inteligencia colectiva, con una impresionante

capacidad de adaptacin a todas las posibles amenazas que se interponen en su

camino, su nico objetivo es la absorcion de cualquier raza sensible con la que

se encuentren. Los Borg poseen adems un arma fascinante: el viaje en el tiempo,

tal y como aparece en "Primer contacto, donde una nave Borg viaja al pasado...

para destruir a la humanidad modificando un moment critic de su historia....


Sin embargo, el mximo exponente de los hbridos hombre-maquina nos lo ofrece de

moment Haldeman en "Paz Interminable". Los "soldaditos" de este libro son

prcticamente el arma de infantera definitive. Robots gobernados por control

remoto, mediante tcnicas de realidad virtual, potentemente armados, dotados de

todo tipo de sensors y con una extraordinaria capacidad de movimiento.

Prcticamente indestructibles... mientras sus operadores humans reposan

tranquilamente en la sala de control, lejos del fuego real. Y adems, con la

ventaja de compartir los conocimientos y la informacin del entorno con todos

los miembros de pelotn mediante una conexin cerebral directa.... Un arma

impresionante, sin duda.


Una interesante variedad de hbrido son los humanss potenciados". El cyberpunk

cuenta con una amplia galera de personajes de estas caractersticas. En el

relato "Johnny Mnemnico", nos encontramos con una guardaespaldas con cuchillas

retrctiles en los dedos que se ha hecho modificar el sistema nervioso para

reducir su tiempo de reaccin... y con un asesino que, adems, lleva escondida

en su pulgar un arma terrible, tambin muy de ciencia ficcin: el hilo

monomolecular, capaz de cortar limpiamente cualquier substancia. El mismo tipo

de asesino ciberntico aparece en "La mirada de las Furias", de Javier Negrete,

en "Endymion", de Simmons y en la misma "Paz Interminable", de Haldeman. En "El

Cartero" de David Brin tambin aparecen humans "mejorados" artificialmente para

ser convertidos en poderosos guerreros: en este caso las mejoras son puramente

biolgicas.... aunque no por ello menos eficaces. Este esquema se repite en

"Mundo de Dioses", de Rafael Marin, en el que una raza de super hombres creados

para la guerra acaba por hacerse con el control de toda la humanidad...


Para terminar este apartado, vamos a hacer un breve repaso de un tipo de guerra

introducido solo recientemente en el mundo de la ciencia ficcin: la guerra

informtica. Los ordenadores se han introducido comparativamente de modo

reciente en el genero. Pero ya existen muchos relatos en los que se les utiliza

para la guerra. Uno de los mas interesantes es "El juego mas grande", de Thomas

F. Monteleone, en el que una civilizacin aliengena utiliza un juego de

ordenador de estrategia para preparar la invasion de nuestro planet. En la

misma lnea tenemos "Respuestas", de John Sladek. Y los clsicos "Neuromante" y

"Quemando Cromo" de Gibson, donde un pirata informtico de un future tenebroso

penetra en los sofisticados sistemas de seguridad informtica de una empresa a











travs de un enlace de realidad virtual......


CONCLUSION


Bueno, con esto finaliza este articulo. Esta claro que no estn contempladas

todas las posibilidades que se han presentado en el genero: simplemente son

demasiadas. Tampoco estn recogidos todos los excelentes relatos que de una

forma u otra tratan este tema, como por ejemplo "Arena", de Fredric Brown, en el

que un conflict con una civilizacin aliengena se resuelve en un combat

singular con las manos desnudas. No hemos hablado de los sables lser de "La

guerra de las galaxies" y de sus precedentes en otras obras de ficcin ni de

tantas otras armas exticas del genero. Ni de las batallas en el centro de la

galaxia descritas por Benford entire los humans y las miriapodas por un lado y

las inteligencias Mecs por otro... utilizando armamentos tan sofisticados como

una cuerda csmica. Sin embargo espero que todos estos temas que he tratado sean

de algn inters para alguien.... y que nadie se haya aburrido demasiado.


PS. En el articulo solo he recogido informacin de novelas, cuentos y

pelculas... dejando un poco de lado a los juegos de ordenador... y a los

cmics. No puedo dejar de recomendar en este punto la obra de Carlos Gimnez

"WWIII". Los relatos son magnficos.... y los sistemas de armamento implicados

en los mismos impresionantes. Por ejemplo, "Infante, Infante", con un soldado

con armadura de combat controlado de modo remoto, "Esplendor en la hierba", con

un particular tipo de tanque, "Sniper", una maquina francotirador, o "Puesto

avanzado", con unos cazas de espacio profundo bastante especiales.












6.ENTREVISTA.Stanislaw Lem, El ltimo genio de la ciencia ficcin rompe su

silencio.


por David Torres


extracto de la entrevista concedida a la revista El Cutural, de Espaa)




Volcado prcticamente en el ensayo desde finales de los ochenta, Lem no ha

dejado de escribir libros donde constantemente hurga, experiment y amplia los

limits del gnero. Libros como Provocacin, resea ficticia de la obra de un

antroplogo alemn, tambin ficticio, que vindica el Holocausto ("La Solucin

Final como forma de redencin" reza uno de los escalofriantes trabajos de

Aspernicus). Libros como El castillo, un texto autobiogrfico donde relata,

entire otras cosas, su aficin infantil por fabricar certificados y pasaportes de

pases imaginarios, y su buceo incansable por los manuales anatmicos de su

padre.


Mdico, psiclogo, professor de literature, miembro fundador de la Sociedad

Polaca de Astronutica, dueo de una cultural vastsima y de un sentido del humor

impagable, Stanislaw Lem es un escritor nico. Ningn poeta ha cantado como l

la soledad del hombre en el vacio trmulo de las estrellas. A comienzos de los

sesenta public una fabulosa tacada de novelas que lo colocaron de golpe a la

cabeza de la literature fantstica: Edn, Solaris, Retorno de las estrellas,

Memorias encontradas en una baera, El invencible.


Hoy confiesa que se siente solo, trabajando "en su propia galaxia", sobrepasado

ya por una realidad extraa que le result ms asombrosa que cualquiera de sus

ficciones. Durante su juventud Lem sufri la realidad aterradora de la invasion

alemana, l y su familiar escaparon de milagro del gueto de Lvov, casi todos sus

amigos terminaron sus das en los hornos de gas de Belzec. Y despus de la

guerra soport estoicamente la plida sombra del comunismo que hel Polonia

durante dcadas. Lem se defendi de aquellas pesadillas mediante la ficcin,

realista primero, fantstica despus.


Yo recordaba todo eso al estrechar la mano, frgil y pequea, del anciano que

nos reciba en el rellano de una casa de madera de dos pisos, en las afueras de

Cracovia. Acababa de salir del hospital la semana anterior. De hecho, sus

primeras palabras, despus del saludo, aludieron a su reciente enfermedad:

"Saben? La semana pasada todos pensaban que me iba a morir. Yo tambin, pero

era una sensacin muy agradable, sin dolor, no dola nada...".










Lem nos invita a pasar a un acogedor despacho donde un gran ventanal se extiende

hacia el crepsculo y la lenta danza de los copos de nieve. A su lado, slo

torres de libros, y en la casa, la compaa de cuatro pequeos perros que

merodean a sus anchas por las habitaciones, bajo la sombra solcita de su

esposa, Barbara. Durante unos instantes pierdo pie, me encuentro flotando dentro

de uno de sus libros, en un pasaje en el que Ijon Tichy (el pcaro cosmonauta de

Diarios de las estrellas) fuese a visitar a un sabio sideral en una remota

ciudad nevada. Lem sonre, entrelazando las manos sobre el regazo, y la

reminiscencia se esfuma. Delante de mi hay un anciano pequeo, fatigado, que

sigue escrutando el mundo a travs de sus gafas. Pero los gruesos cristales no

pueden ocultar el brillo, ni la bondad, que despiden sus grandes ojos

translcidos.




-Su primera novela, El hospital de la transfiguracin, es una obra realista,

ambientada en la Polonia invadida, en la que unos mdicos intentan salvar a los

enfermos mentales de un hospital de una ms que segura ejecucin a manos de los

nazis. Qu le hizo abandonar el realismo, la ficcin realista, en favor de la

literature fantstica?


-No s, simplemente el camino de mi vida lo decidi as, yo no lo haba

planeado. Por lo visto, sas eran las inclinaciones que tena, as eran mis

capacidades. No quera dedicarme a la literature poltica, porque escriba en

los peores tiempos del estalinismo, pero tampoco lo haba pensado para escaparme

de la realidad al cosmos. Sali as...


-Su ltima novela publicada hasta la fecha es Fiasco, hace ya casi veinte aos.

Ha abandonado definitivamente la ficcin?


-S, hace trece aos que no escribo ficcin.


-Por qu?


-Durante el estado de sitio en Polonia fui con mi familiar a Viena. All todava

segua escribiendo, pero cuando volvimos a Polonia, a la Polonia independiente -

eso fue hacia el ao 89 90- la literature fantstica simplemente me dej de

interesar, ya que la realidad misma me pareci bastante interesante. Ya no era

tan estril, tan vaca, tan falsa y tan totalitaria como antes. Todava sigo

escribiendo, artculos para varias revistas, ahora lo hago ms bien como

observador, comparto mis reflexiones respect al mundo contemporneo

comparndolo tambin con los tiempos de la guerra en Polonia. Creo que los

tiempos que estamos viviendo ahora son tan tormentosos que ya no vale la pena

dedicarse a la ciencia-ficcin, porque esto ya es ciencia-ficcin.












Qu piensa sobre los vuelos a Marte?


-Es un proyecto poltico, dictado por el deseo de Bush de repetir la maniobra de

Kennedy cuando apoy los viajes a la Luna. Sabemos que hasta ahora slo una de

cada cuatro misiones al Marte, sin tripulacin, llegaba a realizarse: tres de

cada cuatro fracasaban. Si los americanos piensan volar hacia Marte por cien mil

millones de dlares, teniendo en cuenta esas inevitable averas, tendrn que

disponer de cuatro veces esa cantidad, y el Congreso seguramente no lo

permitir. Adems, all en Marte no hay nada interesante: es un desierto, sin

aire ni agua. As que se trata de un proyecto puramente poltico.


-Gran parte de su produccin literaria tiene un profundo sentido del humor.

Cmo se le ocurri introducir un element tan alejado, en principio, de las

convenciones del gnero?


-Yo, sobre todo, escriba sobre cosas terrible, espantosas, virulentas, as que

haba que suavizarlo de alguna manera, mejorar el sabor. Lo que me sorprende

ahora, por ejemplo, es que cuando leo la literature joven polaca -la que me

mandan a mi casa en paquetes grandes- a los jvenes escritores de veinte,

treinta aos, no les encuentro nada de humor. Todo lo que escriben es tan

tremendamente serio... Por lo visto, cuando uno es joven siente la necesidad de

mostrarse muy serio.


-En los Diarios de las estrellas hay burlas encubiertas contra el sistema

comunista, y otros crticos han visto tambin una stira del capitalism en

Congress de futurologa.


-S, hay much de eso. Pero la principal dificultad consiste en escribir de tal

manera que los libros no se mueran cuando se mueren los sistemas. Sin duda hay

muchas cosas en mi obra que s han sobrevivido a esos choques tremendous, como la

cada del comunismo. Ahora la Unin Europea ha producido tambin profundos

cambios en la cultural polaca y europea. Pero si la mayor parte de mis libros han

conseguido sobrevivir, eso no ha sido porque yo lo hubiera planeado de antemano.

Yo simplemente escriba como poda. Cuando los libros son capaces de sobrevivir

al cambio radical del sistema eso quiere decir que hay en ellos algo que

sobrepasa la crtica poltica, algo que alude al hombre.


-Dijo hace aos en una entrevista que "el mercado literario ha matado la

literature".


-S, Harry Potter es como opio para las masas. Hoy en da, gran literature hay

muy poca. Tal vez Pynchon, Saul Bellow... Pero sos son nombres ya antiguos, y











de los nuevos hay muy pocos. Es ms fcil ser poeta, puesto que ahora para eso

no hace falta ni siquiera sentido.


-Qu opina de internet y de las nuevas tecnologas?


-Internet, como cada nueva tecnologa, tiene sus ventajas y desventajas. Si mi

secretario necesita ponerse en contact con mi representante en Hollywood lo

hace en cinco minutes. Pero a travs del correo electrnico nos llegan enormes

cantidades de basura y todava no existe ninguna manera eficaz de filtrarlo.

Para m el secretario es como un filtro de proteccin.


-Un filtro human, no tecnolgico.


-Si no fuera por l, me volvera loco! En internet tengo una pgina web polaca

y una americana, hay muchos chats, y yo no soy capaz de verlo todo, de leerlo

todo. Nadie dispone de tanto tiempo. Slo un nio se entusiasmara con una

montaa de chocolate.


-Como lector, cules son sus influencias?


-Ninguna.


-Me refiero a cuando empezaba a escribir.


-Dios mo! Yo empec en el 45, eso es ya prehistoria.


-Se ha hablado de Lem en relacin con Borges, Italo Calvino, Anthony Burgess o

Torrente Ballester. Se siente usted cmodo en esta compaa?


-Claro, y por qu no me iba a sentir cmodo? Cada uno trabaja en su galaxia.


-Hay otros maestros contemporneos, o no contemporneos, con los que se

sentira ms a gusto?


-Hoy en da no tengo relaciones profundas con otros escritores. La mayora de

los escritores con los que estaba en contact ya han muerto.


-Hay escritores, Borges por ejemplo, que traman laberintos y dejan entrever una

grieta, una solucin. Sin embargo, sus libros parecen laberintos perfectos,

impenetrables, sin salida. Laberintos no humans. Parafraseando a Borges: no

hechos por hombres ni destinados a que los descifren los hombres.


Cada uno construye los laberintos que sabe construir.












Son esos laberintos algo as como imgenes del caos?


-Nunca dira que todos los libros que he escrito durante tantos aos tienen un

solo significado. Cada uno va desarrollndose, y cuando cambia, todo alrededor

va cambiando tambin. Cincuenta aos escribiendo son muchos aos.


-Sin embargo, algunos pasajes de sus libros (por ejemplo, la batalla de El

invencible, algunas descripciones de Edn) tocan los limites del arte narrative.

Como narrador, usted se mete en terrenos donde no se ha metido nadie. Pienso en

la topografa del planet en Solaris...


-S, por eso siempre me han decepcionado las producciones cinematogrficas, la

ltima de Soderbergh o la de Tarkovski. En ninguna salieron esas visions mas.

Cada director es como un caballo que quiere llevar el carro en su direccin. Y

al final siempre sala un malentendido. Ya no me hace ilusin que hagan

adaptaciones cinematogrficas de mis obras. Tendra que haber afinitas, un

entendimiento, una unin spiritual entire el escritor y el director de cine,

para evitar esos malentendidos. La version americana me ha parecido muy mala. Yo

no quera que hicieran la pelcula, pero me convencieron de que deba dejar que

probaran una vez ms. Me decan que ese joven director americano lo iba a hacer

mej or.


-Hablando de malentendidos, qu le pas con Philip K. Dick?


-Aquello ocurri porque l en aquel moment estaba tomando muchos alucingenos.

Escrib un artculo sobre su obra y le invit a venir a Polonia, pero Dick pens

de repente que yo no exista, que haba algo as como un comit llamado Lem que

intentaba secuestrarle y que le deseaba todo lo peor... Dick estaba muy mal de

la cabeza.


-En aquel articulo ("Un visionario entire charlatanes") deca que Ubik le haba

gustado much.


-S, s, naturalmente.


-Hay otros libros de Dick, aparte de Ubik, que le gustaran?


-Era un escritor muy irregular, tena libros muy buenos y otros mediocres. Eso

dependa much de la cantidad de drogas que tomara.


Qu otros escritores de ciencia-ficcin le han interesado?











Dick me ha parecido el ms original de todos.


-Hubo una poca en la que su nombre estaba al lado de Bradbury y de Asimov, como

el contrapeso, digamos, de la ciencia-ficcin anglosajona. Cul fue su relacin

con Bradbury, con Clarke con Asimov?


-Ninguna. Creo que los rusos, los hermanos Arkadi y Boris Strugasky, han sido

mejores.


-En casi todas sus obras los series humans no pueden comprender a los series

extraterrestres, pero, al parecer, tampoco los series humans son capaces de

comprenderse entire si. Es la comunicacin impossible?


-No slo en mis libros, fjese en la poltica: el extremismo islmico contra el

mundo occidental, Europa contra Amrica... Los americanos en Iraq son como nios

en un desierto. De qu tipo de entendimiento podemos hablar? El mundo hoy es

muy cruel. Mire -me dice, ensendome la portada de una revista alemana donde

sale la fotografa de uno de los cadveres plastinados de Gunther von Hagens-,

fjese en este "doctor Muerte" que presume de hacer obras de arte con cadveres.


-Es curioso, porque usted en Un valor imaginario escribi un cuento, una resea

ficticia sobre un artist que expona obras de arte que, en realidad, eran

radiografas. La realidad siempre va ms all.


-S. Hay que esforzarse bastante para prever lo que puede traer la realidad.














7.EL CARTER SIEMPRE LLAMA DOS VECES.


Este sera el ltimo disparo del 2004 y me alegro de que pudieramos sobrevivir a

este ao.Como ya se habrn dado cuenta hemos incrementado el nmero de

secciones, lo cual creo que ha sido bien recibido. dado que continuaremos

aumentando el volume de informacin en cada voletn y atendiendo a las

sujerencias de muchos de nuestros colaboradores el primer nmero del disparo en

red del 2005 no vendr en el cuerpo del mensaje sino como attachment en format

rtf. creemos que este es el format ms compatible con los diversos procesadores

de texto de nuestros lectores. En caso de que alguien lo necesite en algn

format diferente por trabajar en linux o algo por el estilo, por favor hgamelo

saber.


Jorge Enrique lage nos sugiere que en la seccin del cuento made in Cuba

pongamos ms cuentos inditos de autores cubanos. En el nmero anterior el

cuento correspondi a Michel Encinosa Fu y pertenece al libro Sol Negro

publicado por extramuros en el 2000. Pero debido a lo pequeo de la tirada el

libro se ha vuelto algo raro de encontrar. De cualquier manera coincido en que

adems de mostrar al mundo nuestros autores ya publicados debemos mostrar lo que

se est produciendo en ciencia ficcin y fantasa aparte del mundo editorial. En

este nmero mostramos un cuento indito de Juan Pablo Noroa que en mi opinion

contrast muy bien con el cuento de la edad de oro de la CF de Robert Heinlein.

Trataremos pues de alternar lo publicado con lo indito, De acuerdo?


Bruno Henriquez nos pregunta la razn por la cual el boletn aparece como nmero

4 en el subject del mensaje mientras en el interior del mensaje el boletn

aparece como nmero 3. por donde empiezo? No se debe a un error nuestro, ni

est relacionado con los extraterrestres. Con la teora de la conspiracin

quizs pero no se trata de algo tan sofisticado como el verdadero nmero de

captulos de la series Star Treak. Resulta que cuando darkmota termin el primer

nmero de este boletn le puso el nmero cero pero Jartower, que fue quien lo

envi, le puso en el cuerpo el nmero uno. Nos dimos cuenta pero nos gust esa

diferencia pues a ciencia cierta no sabamos si lo correct era comenzar por el

cero o por el uno. Actualmente me parece que la numeracin correct debe

comenzar por el uno pues los nmeros ceros de los boletines casi siempre son de

propaganda y no tienen artculos como en nuestro caso. cada cual debe numerarlo

como prefiera pues de cualquier forma esto es ciencia ficcin. Si en algn

moment decidimos que los nmeros deben coincidir pues a alguno le parecer que

nos saltamos un boletn.

No se trata de un nmero fantasma ni nada por el estilo.











Feliz ao 2005

y que la Fuerza los acompae a todos.




Darkmota












8. COMO CONTACTARNOS?


Si tienes algn comentario, sugerencia o colaboracin escribenos a

darthmota@centro-onelio.cult.cu

jartower@centro-onelio.cult.cu

jartower74@yahoo.es

aceptamos cualquier colaboracin seria y desinteresada. Traten de ponerla en el

cuerpo del mensaje.


Advertencia: Los mensajes de direcciones desconocidas que contengan adjuntos

sern borrados.


Para suscribirte envanos un correo en blanco a:

disparoenred@centro-onelio.cult.cu

con la palabra "BOLETIN" en el asunto.


Para desincribirte envanos un correo en blanco a:

disparoenred@centro-onelio.cult.cu

con la frase "NO BOLETIN" en el asunto.