<%BANNER%>
HIDE
 Cover
 Table of Contents
 La frase de hoy: Hampton Fancher...
 Articulo: Ciencia ficción cubana:...
 Cuento clásico: Los superjugetes...
 Cuento made in Cuba: Ternurachip,...
 El cartero siempre llama dos...
 ¿Cómo contactarnos?


DLOC USF



Disparo en Red
ALL VOLUMES CITATION SEARCH THUMBNAILS PDF VIEWER PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00103496/00002
 Material Information
Title: Disparo en Red
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Publisher: Disparo en Red
Place of Publication: Havana, Cuba
Creation Date: November 2004
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00103496:00002

Downloads

This item has the following downloads:

( PDF )


Table of Contents
    Cover
        Page 1
    Table of Contents
        Page 2
    La frase de hoy: Hampton Fancher y David Peoples
        Page 3
    Articulo: Ciencia ficción cubana: Problemática y supervivencia, Fabricio González Neira
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Cuento clásico: Los superjugetes duran todo el verano, Brian W. Aldiss
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Cuento made in Cuba: Ternurachip, Juan Abreu
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    El cartero siempre llama dos veces
        Page 22
    ¿Cómo contactarnos?
        Page 23
Full Text






HOY: 25 de Noviembre del 2004












|# DISPARO EN RED #1 NOV200 | |

|# FAZN ELECTRONICO | |
| DE CINI FICIO |# |# # ## #
| # Y FATAI | |## # # #





DISPAR EN RED: Boei elcrnc de cini-ic y fantasia.

De ~ ~ ~# freueci qunea oalet rts












JorgeIN Enrique Lage















0. CONTENIDOS:





1.La frase de hoy: Hampton Fancher y David Peoples.

2.Articulo: Ciencia ficci6n cubana: Problematica y supervivencia, Fabricio

Gonzalez Neira.

3.Cuento clasico: Los superjugetes duran todo el verano, Brian W. Aldiss.

4.Cuento made in Cuba: Ternurachip, Juan Abreu.

5.El carter siempre llama dos veces.

6. EC6mo contactarnos?















1. LA FRASE DE HOY:



He visto cosas que ustedes no creerian. Naves de ataque incendiadas en el brazo

de Ori6n. He visto rayos C brillando en la oscuridad a las puertas de

Tannhauser. Todos esos moments se perderan en el tiempo, como lagrimas en la

lluvia. Es hora de morir.

Blade Runner

gui6n de Hampton Fancher y David Peoples

basada en una novela de Phillip K. Dick













2.ARTICULO: Ciencia ficci6n cubana: Problematica y supervivencia


Autor: Fabricio Gonzalez Neira



La of aparece en Cuba por primera vez en los aos sesenta. Desde entonces, un

nutrido numero de autores dedicados a cultivar este genero ha logrado publicar

sus libros en los que si a veces no sobra la calidad, nunca falta el entusiasmo.

Con la crisis del papel y sus consecuencias, la of se ha visto duramente

afectada. Sin embargo, ante la necesidad de buscar en el extranjero mercado para

este tipo de literature, se ha vuelto imprescindible un analisis racional y

profundo sobre 10 que de este genero se ha producido en Cuba. En estas
cuartillas, pretendemos sugerir algunas ideas que pudieran tener en cuenta

aquellos que acometan la tarea de hacer la exegesis de la of escrita en Cuba.

El periodo que sigui6 al triunfo de la Revoluci6n se destac6 por su

efervescencia cultural. Por estos aos, se publican libros como: El siglo de las

luces, de Alejo Carpentier; Paradiso, de Lezama Lima; Condenados de Condado, de

Norberto Fuentes; Los pasos en la hierba, de Heras Le6n; Los aos duros, de

Jesus Diaz; Los nios se despiden, de Pablo Armando Fernandez. El auge alcanzado

por la of a nivel international en la pasada decada -verdadera edad de oro del

genero- sumado a este boom cultural propici6 que aparecieran los tres primeros
libros cubanos de of.

De este primer periodo, Ilama la atenci6n en la of la calidad literaria y el

nivel imaginative de la generalidad de las obras. Aunque nos es impossible

explicar esta afirmaci6n en el escaso espacio que nos permiten estas paginas, no

dejaremos de mencionar las obras de algunos autores cuya lectura, creemos, basta

para reafirmar nuestro criterio. En primer lugar, Oscar Hurtado, recopilador de

la mejor y mas complete antologia del genero publicada en la isla y autor de Los

papeles de Valencia el mudo. Igualmente, Miguel Collazo describe dos libros

significativos: El fantastico libro de Oaj y El viaje.

En cuento es imprescindible mencionar a: "Un inesperado visitante", de Angel

Arango; "Retroceso", de Arnaldo Correa; "Las montaas, los barcos y los rios del
cielo", de German Pinella; "No me acaricies, venusino", de Juan Luis Herrero, y

"El pirotecnico Li-Shiao", de Manuel Herrera. Cabe sealar aqui la labor de

Virgilio Piera dentro de las vertientes del absurdo, la fantasia y la

fabulaci6n, que tambien cultivaron con exito otros autores.

Al principio de los a0s 70, la politica cultural cambi6 en busca de una

literature que permitiese al pueblo sentirse un protagonista mas inmediato de la

lucha por la nueva sociedad. Fueron aos durante los que se radicalize el

process revolucionario. Todo esto trajo como consecuencia lo que hoy se llama

"el quinquenio gris". Se promovi6 una literature la que se narraba de manera

epica distintas etapas de la lucha revolucionaria sin preocuparse por la calidad

estetica o argumental de las obras. No se public ningun libro de of escrito en











Cuba del 72 al7.

S610 en los ltimos aos de la decada del 70 hay un breve respiro, vuelve a

editarse of national y comienza lo que seria el segundo periodo de este genero

en Cuba. A pesar de que algunos autores de la primera etapa seguiran

escribiendo, ya sin la calidad que los caracterizaba, aparece una gran cantidad

de gente mas joyen que le dar a la of cubana soluciones y enfoques novedosos

aunque no siempre afortunados.

Es tambien por estos a0s, especificamente en 1979, cuando se introduce el tema

de la of en dentro del concurso David, creandose el primer y mas important

premio literario para este genero en nuestro pais.

En 1981, la editorial Letras Cubanas public un libro que se convertiria en un

nefasto presagio para el resto de la decada. Expedici6n Uni6n Tierra, de Richard

Clenton Leonard, es una novela en la que el termino catastrofe literaria parece

no s610 justificable, sino tambien apetecible. En este libro, el autor desprecia

con la tranquilidad que brinda la ignorancia la ley de gravitaci6n universal, la

ley de la inercia y la del desarrollo social, por citar los mas evidentes

errors. Expedici6n Uni6n Tierra qued6 como el mejor ejemplo de todo lo que un

escritor no debe hacer. Pero las buenas lecciones, por 10 general, son

desaprovechadas.
Los escritores nacionales de of durante los 80 lograron abrir un espacio para

este genero. Aunque ningun destacado ensayista ni ninguna revista de prestigio

les dedic6 por eso unas lineas de aliento (1). Se reconoci6 en publico la

marginalidad del genero y se le mantuvo oportunamente marginado. Por estos aos

tambien se crearon la mayoria de los talleres literarios de of de la isla y

aparece el premio Juventud Tecnica concedido por la publicaci6n del mismo
nombre. No obstante, poco se hizo durante este "periodo de prosperidad". El

impulso de originalidad creadora de los 60 se habia perdido.

Los escritores mas conocidos de los 80, o al menos los mas publicados, son

Alberto Serret, Chely Lima, Daina Chaviano, F. Mond y Eduardo Barredo. Sin

embargo, aunque prolificos, no son escritores de primera fila. De Daina, su

mejor obra tal vez sea Un hada en el umbral de la Tierra; lo mas logrado de

Alberto y Chely esta en algunos cuentos de su libro Espacio abierto, mientras

que de F. Mond s610 merece mencionarse la novela D6nde esta mi Habana?.

Dos defects fundamentals marcan la of del decenio de los 80. En primer

termino, el panfletarismo present en algunas obras. Las trompetas que a coro

anunciaban desde esos libros el advenimiento de una Edad de Oro comunista,

trataron de derribar las murallas de las Jeric6 editoriales utilizando un

lenguaje caro a los funcionarios del gobierno. Los libros se poblaron de
ardientes alegatos sobre la nueva sociedad, de repetitivas comparaciones entire

los sistemas capitalist y socialist y de epicas narraciones sobre la lucha

contra el "enemigo" en el future. El problema no estaba en las ideas que

defendian los autores, sino en que esto trajo como consecuencia el

empobrecimiento de las tramas y la creaci6n de personajes con menos profundidad











psicol6gica que un c6mic.

El otro defecto de la of de la pasada decada es el descenso de la calidad

literaria de las obras en comparaci6n con la of de los sesenta. En los 80, la

mayor parte de los nuevos escritores que cultivan la of son aficionados; muchos

de ellos, personas con una formaci6n estrictamente cientifica. Eso, unido al

desconocimiento de las obras de los grandes de la literature latinoamericana

-lease Lezama, Borges, Carpentier, Cortazar, Vargas Llosa, Juan Rulfo,

etcetera-, y a la sola lectura de libros of vertidos al espaol de otros

idiomas, propici6 la proliferaci6n de un estilo que puede catalogarse como

"epao de traducciones". El "esao de traducciones" posee como rasgos mas

acusados un vocabulario limitado, el temor al barroquismo, a las oraciones

compuestas y a todo aquello que implique un conocimiento mas profundo del idioma

que el necesario para escribirlo y hablarlo con legibilidad.

No obstante, a pesar de todo 10 dicho, en estos aos se publicaron trabajos con

un mayor nivel literario e imaginative. Agustin de Rojas es el mejor novelist

de of que aparece en este decenio. Asi lo confirman sus novelas Espiral y Una

leyenda del future. Kappa 15, de Gregorio Ortega, es un libro cuyo argument se

emparenta con la Odisea y los Viajes de Simbad el marino, aunque le reste

calidad cierta pobreza estilistica. En cuento deben citarse: "El canto de los

dioses", de Julian Perez; "Criminales", de Eduardo del Llano; "Memorias de un

traductor simultaneo", de Alberto Soto, que es una divertida historic y result

agradable su estilo impregnado de una jocosa superficialidad. Por ultimo, el

libro de cuentos "Timshel", premio David del 88, de Jose Miguel Sanchez, es la

promesa de un joyen narrador con much imaginaci6n y un sorprendente dominio
tecnico.

En la actual decada de los 90, nada se conoce de los autores j6venes de cf. Esto

se debe fundamentalmente a la crisis editorial que atraviesa la isla, que ha

reducido las publicaciones anuales. El premio David desapareci6 y con el una de

las pocas oportunidades de publicar que tenian los escritores desconocidos. Los

talleres de of se habian desintegrado en la capital, y, aunque al parecer

vuelven a resurgir, habra que esperar antes de emitir un juicio sobre ellos.

Antes de pasar a analizar el problema de la supervivencia del genero en nuestro

pais, es preciso detenerse a examiner una cuesti6n que consideramos de suma

importancia: Lexiste o no una of cubana?

Para que exista la novela, dice Carpentier, es necesario asistir a la labor de

various novelistas, en distinto escalaf6n de edades, empeados en una labor

paralela, semejante o antag6nica, con esfuerzo continuado y una constant

experimentaci6n tecnica (2). Si aplicamos la definici6n de Carpentier a la
tematica que nos ocupa, nos vemos obligados a aceptar que la of "cubana" es s610

un mito. En realidad, los escritores cubanos se han limitado a copiar los

models literarios creados por la of anglosajona o en Europa del Este. Ademas de

que hablar de experimentaci6n tecnica dentro de la of national, salvo raras

excepciones que no han tenido consecuencias, es impossible.











Arriesgar una opinion sobre el future inmediato de la of escrita en Cuba es

intentar profetizar en un tiempo refractario a las pitonisas. Aun asi, algo
diremos.

Ante la carencia de papel que afronta el pais, la of se ha visto obligada a

explorer el mercado editorial para este genero que existe en Espaa y America

Latina. Sin embargo, contra el escritor cubano conspira la fatal costumbre de

ver como la mayor parte de su obra era aceptada sin demasiadas reserves por las

editoriales. No es asi en los pauses antes mencionados, donde primero el

escritor debe franquear la barrera del redactor de una revista professional o un

fanzine y luego, si su obra es meritoria o vende bien, Ilama la atenci6n de un

editor que, tal vez, se arriesgue a publicarle un libro. Aqui, aunque han

existido revistas dedicadas a la of -la mas notoria de estas fue Nova-, todas

desaparecieron tras los primeros nmeros. Y como nadie perdia con los libros

invendibles, continuaron imprimiendose obras que no merecian mejor destino que

la papelera.

Obligados como estan a competir en un pais extranjero y, por 10 tanto, extrao,

quizas sean los j6venes que comienzan ahora quienes mejor consigan adaptarse a

los nuevos requerimientos. Para ello, tendrn que enfrentarse a los defects

intrinsecos de nuestra of y al general desconocimiento de la of international de

los aos 80 y principio de los 90. Irremediablemente, apareceran libros

desfasados. Sirva para ejemplificar esto ltimo el hecho de que aunque el

cyberpunk en la actualidad se consider demode entire los escritores de of

extranjeros, ahora es que comienzan a escribirse los primeros timidos intentos

de este tipo de literature en nuestro pais.

Si la of cubana no podr salvarse de la extinci6n en las editoriales para

limitarse a sobrevivir en los cenaculos literarios o, por el contrario,

conseguir abrirse un espacio en Espaa y America Latina, an esta por verse.

Cabe esperar que sea 10 segundo y no lo primero. Para lograrlo, tendr que

despojarse de sus discursos politicos, aunque no necesariamente de su

orientaci6n ideol6gica, y adquirir un mayor nivel literario e imaginative. Todo

depend de los propios escritores cubanos y de su capacidad de adaptaci6n. Una

oportunidad para abrirnos un espacio en el exterior, adquirir una mayor

experiencia y profesionalismo, y, de paso, crear una of que pueda inscribirse

con propiedad dentro de las letras cubanas.


(1) Salvo la revista Letras Cubanas, que public dos numeros dedicados a la of y

en uno de ellos le dio bastante espacio a los escritores cubanos dedicados a

cultivar este genero.

(2) Tomado de Problematica de la actual novela latinoamericana de Alejo

Carpentier.


Fabricio Gonzalez Neira: La Habana, 1973, graduado de Filologia Hispanica. Ha

publicado cuentos en antologias (Horizontes Probables, Mexico) y revistas











(Artifex, Espaa) y ensayos en Axxon, revista digital argentina. Fue professor en

la Facultad de Filologia de la Universidad de La Habana y actualmente trabaja

como traductor para revistas espaolas.













3.CUENTO:Los Superjuguetes duran todo el Verano.


Autor: Brian W. Aldiss



(Nota: Este es el cuento en el que se bas6 el gui6n de la pelicula Inteligencia

Artificial de Steven Spielberg)



En el jardin de la seora Swinton siempre era verano. Los deliciosos

almendros se alzaban en el con un follaje perenne. M6nica Swinton cort6 una rosa

de color de azafran y se la mostr6 a David.

- No es preciosa? coment6David alz6 los ojos hacia su madre y sonri6 sin

responder. Tomando la flor, corrie con ella por el cesped y desapareci6 detras

de la perrera, donde permanecia almacenada la segadora robot, dispuesta para

cortar, barrer o cuidar el cesped en el moment que fuera necesario. La seora

Swinton permaneci6 inm6vil en su impecable sendero de gravilla de plstico.

La mujer habia intentado amar al peque0.

Cuando se decidi6 a seguir a David, le encontr6 en el patio haciendo flotar la

rosa en su pequea alberca poco profunda. El peque0, absorto con su flor, se

habia metido en el agua sin quitarse las sandalias.

-David, querido, por que has de ser siempre tan travieso? Entra en casa

enseguida y cmbiate los zapatos y los calcetines.

El nio entr6 en la casa sin protestar, meneando su cabecita de cabello

oscuro a la altura de las caderas de su madre. A sus tres aitos, no mostraba el

menor temor a la secadora ultras6nica de la cocina. Sin embargo, antes de que su

madre pudiera encontrar unas zapatillas de repuesto, David se escabull6 de la

cocina y desapareci6 en el silencio de la casa.

Probablemente, se dijo la madre, habria ido a buscar a Teddy.

M6nica Swinton, una mujer de veintinueve aos, silueta esbelta y ojos

suavemente radiantes, pas6 a la sala de estar y tom asiento cruzando las

piernas con elegancia. Al principio, permaneci6 sentada y pensativa; muy pronto,

s610 estaba sentada. El tiempo transcurri6 en torno de ella con la maniaca

lentitud que reserve a los nios, los locos y las esposas cuyos maridos estn

lejos de casa mejorando el mundo. Casi por reflejo, extendi6 la mano y cambi6 la

longitud de onda de las ventanas. El jardin se desvaneci6 y, en su lugar,

apareci6 junto a su mano izquierda el centro de la ciudad, Ileno de una multitud

abigarrada, vehiculos de transport y edificios (aunque mantuvo bajo el sonido).

La mujer permaneci6 sola. Un mundo superpoblado es el lugar ideal para estar a
solas.



Los directivos de Synthank estaban dando cuenta de un opiparo almuerzo para

celebrar el lanzamiento de su nuevo product. Algunos de ellos lucian las

mascaras faciales de plstico que tan de moda estaban. Todos los hombres estaban











lapiz y un papel. Por ltimo, dej6 de escribir y se puso a hacer rodar el lapiz

por la superficie inclinada de la tapa del pupitre.

-- Teddy! -- exclam6 de pronto.

Teddy estaba sobre la cama, apoyado en la pared bajo un libro con imagenes en

movimiento y un enorme soldado de plastico. El modelo fonol6gico de la voz de su

amo lo active y Teddy se sent erguido entire los juguetes.

-- Teddy, no se me ocurre que poner.

El osito salt de la cama y dio unos pasos rigidos por el cuarto hasta

agarrarse a las piernas del pequeo. David 10 levant y 10 install sobre el

pupitre.

-- Que has escrito hasta ahora?

-- He puesto... -- El peque0 sostuvo en alto la carta y la repas6 con una

mirada seria y penetrante --. He escrito, <
encuentres bien. Te quiero mucho...>>.

Se produjo un largo silencio hasta que el osito respondi6:

-- Suena muy bien. Ve abajo y daselo.

Otro largo silencio.

-- No esta bien. Mama no lo entendera.

En el interior del osito, un peque0 ordenador repas6 su program de

posibilidades.

-- Por que no lo vuelves a escribir con lapices de colors?

Al observer que David no respondia, el osito repiti6 su sugerencia:

-- Por que no lo vuelves a escribir con lapices de colors?

David tenia la vista fija en la ventana.

-- Sabes que estaba pensando, Teddy?C6mo puede uno distinguir las cosas reales

de las que no lo son?

El osito baraj6 sus alternatives.

-- Las cosas reales son buenas.

-- Me pregunto si el tiempo es bueno. No me parece que a mama le guste

demasiado el tiempo. El otro dia, hace un mont6n de dias, dijo que el tiempo

pasaba por ella. LEs real el tiempo, Teddy?

-- Los relojes marcan el paso del tiempo, los relojes son reales. Mama tiene

relojes, de modo que deben gustarle. Lleva un reloj en la mueca junto al dial.

David empez6 a dibujar un reactor de gran capacidad en el reverso de la

carta.

-- T y yo somos reales, Everdad Teddy?

Los ojos del osito contemplaron al chiquillo sin parpadear.

-- T y yo somos reales, David. -- El osito estaba especializado en

proporcionar consuelo.



M6nica deambul6 lentamente por la casa. Faltaba poco para que llegara el correo

de la tarde por el aparato. Marc6 el numero de la oficina de correos en el dial

que llevaba en la mueca, pero no obtuvo respuesta. Tendria que esperar unos











minutes mas.

Podia ocuparlos pintando un poco, o llamando a sus amigos, O esperando a que

Henry volviera a casa, o subiendo al piso de arriba para jugar con David...

Se dirigi6 al vestibulo y anduvo hasta el pie de las escaleras.

-- David!

No hubo respuesta. La mujer lo llam6 tres veces mas.

-- Teddy! -- exclam6 a continuaci6n en un tono de voz mas agudo.

-- Si, mama! -- Tras un instant de pausa, la cabecita de pelo dorado de Teddy
asom6 a lo alto de la escalera.

-- LEsta David en su cuarto, Teddy?

-- Ha salido al jardin, mama.

-- Ven aqui abajo, Teddy!

M6nica observe impasible la pequea figure peluda mientras descendia los

pelda0s uno a uno con sus patas cortas y rechonchas. Cuando el osito lleg6 al

pie de la escalera, la mujer lo levant del suelo y 10 condujo a la sala de

estar. Teddy permaneci6 inm6vil en sus brazos, contemplndola. La mujer pudo

apreciar la levisima vibraci6n de su motor.

-- Quedate aqui, Teddy. Quiero hablar contigo.

M6nica coloc6 al osito sobre una mesa y Teddy se qued6 alli como ella le habia

dicho, con los brazos extendidos y abiertos en el gesto eterno de un abrazo.

-- Teddy, te ha dicho David que me dijeras que ha salido al jardin? -- Los

circuitos del cerebro del juguete eran demasiado sencillos para saber mantener

una mentira.

-- Si, mama -- respondi6 finalmente.

-- De modo que me has engaado...

-- Si mama.

-- Deja de llamarme mama! Por que intent evitarme David? No tendr miedo de

mi, Everdad?

-- No. David te quiere much.

-- Por que no podemos comunicarnos entonces?
-- David est arriba.

La respuesta hizo que M6nica enmudeciera. Por que perdia el tiempo hablando con

aquella maquina? Por que no subia las escaleras, sencillamente, y estrechaba a

David entire sus brazos y hablaba con el como haria cualquier madre cari0sa con

su hijo querido? Escuch6 el silencio opresivo que reinaba en la casa, un

silencio que surgia de cada estancia con un matiz diferente. En el piso de

arriba, algo se estaba moviendo muy quedamente; era David, sin duda, intentando

esconderse de ella...



Henry Swinton estaba llegando al final de su discurso. Los invitados seguian

atentos a sus comentarios; los miembros de la Prensa, que llenaban dos paredes

de la sala de banquetes, tomaban nota tambien de sus palabras y le sacaban

fotografias de vez en cuando.











-- Nuestro sirviente sera, en muchos aspects, el product de un ordenador. Sin

los ordenadores, no habriamos podido profundizar en el studio de la complicada

bioquimica necesaria para conseguir una carne sintetica. El sirviente que hoy

presentamos sera tambien una extension del ordenador, pues contender en su

cabeza un ordenador microcomputerizado capaz de desenvolverse en casi cualquier

situaci6n que pueda encontrar en el hogar. Con algunas reserves, claro esta.

Este ultimo comentario fue acogido con risas, pues muchos de los presents

estaban al corriente del acalorado debate que se habia producido en la sala de

sesiones hasta adoptar la decision final de dejar al sirviente asexuado bajo su

impecable uniform.

-- Resulta triste observer que, pese a todos los triunfos de nuestra

civilizaci6n -- si, y tambien a pesar de los graves problems que original la

superpoblaci6n --, millones de personas padecen cada vez mas de soledad y

aislamiento. Nuestro sirviente sera para ellas una bendici6n; el responded

siempre y no se aburrir ni con la conversaci6n mas soporifera.

--Para el future tenemos en proyecto mas models, masculinos y femeninos -

;algunos de ellos sin las limitaciones de este primero, se 10 prometo! -, de un

dise0 mas avanzado: verdaderos series bioelectr6nicos que no solo posean sus

propios ordenadores, capaces de una programaci6n individual, sino que esten

integrados en la Red Mundial de Datos. De este modo, cualquiera podr disfrutar

en su propia casa del equivalent a un Einstein. Entonces, el aislamiento

personal quedara resuelto definitivamente.

Swinton volvi6 a su asiento entire aplausos entusiastas. Incluso el sirviente

sintetico, sentado a la mesa con un traje nada ostentoso, aplaudi6 satisfecho.



Con su carpeta escolar a rastras, David avanz6 pegado a la pared exterior de la

casa. Se encaram6 al banco ornamental situado bajo la ventana de la sala de

estar y se asom6 con cautela al interior.

Su madre estaba en medio de la estancia. Sus facciones eran vagas y su

inexpresividad asust6 al peque0; que la observe fascinado. Permaneci6 inm6vil,

y ella tambien. El tiempo debia haberse detenido, como lo habia hecho en el

jardin.

Por ultimo, la mujer se volvi6 y sali6 de la sala. David aguard6 unos

instantes y dio unos golpecitos en la ventana. Teddy mir6 a su alrededor, le

vio, salt de la mesa y se acerc6 a la ventana. Empleando sus zarpas, logr6
abrir esta finalmente.

Los dos se miraron.

-- No soy bueno, Teddy. ;Escapemonos!

-- David, eres un nio muy bueno. Y tu mama te quiere much.

El nio movi6 la cabeza lentamente, en gesto de negative.

-- Si me quiere, por que no puedo hablar con ella?

-- No seas tonto, David. Mama se siente sola. Por eso te tuvo.

-- Ella tiene a pap. Yo no tengo a nadie mas que a ti y me siento solo.











Teddy le dio un amistoso cachete en el rostro.

-- Si tan mal te sientes, sera mejor que acudas de nuevo al psiquiatra.

-- Ese viejo psiquiatra no me gusta. Me hace sentir como si no fuera real.

David ech6 a correr por el cesped. El osito se subi6 a la ventana y le

sigui6 tan deprisa como le permitian sus patas cortas y rechonchas.

M6nica Swinton estaba arriba, en el cuarto de juegos. Llam6 a su hijo una vez y

se qued6 alli indecisa. Todo estaba en silencio.

Sobre el pupitre habia various lapices de colors. Siguiendo un subito

impulso, la mujer se acerc6 al mueble y abri6 la tapa. En el interior habia

decenas de hojas de papel, muchas de ellas llenas con la torpe escritura de

David a lapiz, cada letra de un color distinto a la precedent. Ninguno de los

mensajes estaba terminado.

Mi mama querida, c6mo eres realmente, me quieres tanto como...?>>

Querida mama, os quiero much a ti y a papa y el sol esta brillando...>>

Querida queridisima mama, Teddy me esta ayudando a escribirte. Os

quiero much a ti y a Teddy...>>

Querida mama, yo soy tu unico hijo y te quiero tanto que a veces...>>

Mama querida, tu eres realmente mi mama y odio a Teddy...>>

Querida mama, adivina cuanto te quiero...>>

Querida mama, yo soy tu pequein y no Teddy y te quiero pero Teddy...>>

Querida mama, te escribo esta carta solo para decirte cuanto, cuantisimo... >>

M6nica dej6 caer las hojas de papel y rompi6 a llorar. Las letras, con sus

colors alegres e inexactos, se esparcieron por el suelo.



Henry Swinton tom el expreso de vuelta a casa de muy buen humor y dirigi6 de

vez en cuando la palabra al sirviente sintetico que le acompaaba en el viaje.

El sirviente le contest con cortesia y precision, aunque sus respuestas no

siempre venian al caso para una mentalidad humana.

Los Swinton vivian en uno de los bloques de casas mas opulentos de la

ciudad, a medio kil6metro sobre el nivel del suelo. Incrustado entire otras

viviendas, su piso no tenia ventanas al exterior. Nadie deseaba ver el mundo

exterior superpoblado. Henry abri6 la puerta colocandose ante el portero

automatico que le identificaba por su retina y penetr6 en la casa seguido por el

sirviente.

De inmediato, se vi6 rodeado por la grata ilusi6n de unos jardines en

perpetuo verano. Resultaba sorprendente como el Holograma Total podia crear

aquellos enormes espejismos en un espacio tan reducido. Detras de sus rosas y

glicinas quedaba la casa; el enga0 era complete: una mansion georgiana parecia
darle la bienvenida.

-- Que te parece? -- pregunt6 al sirviente.

-- A veces, las rosas padecen de puntos negros.

-- Estas tienen garantia de estar libres de imperfecciones.

-- Siempre es recomendable adquirir products con garantia, aunque cuesten











ligeramente mas.

-- Gracias por la informaci6n -- replica Henry seriamente. Las formas de vida

sintetica tenian menos de diez a0s de existencia y los viejos androides

mecanicos, menos de dieciseis; los defects de sus sistemas todavia estaban

siendo pulidos a0 tras a0.

Henry abri6 la puerta y llam6 a M6nica.

La mujer sali6 inmediatamente de la sala de estar y le ech6 los brazos al

cuello, besndole ardientemente las mejillas y los labios. A Henry le sorprendi6

la acogida. Al apartarse un poco para observer su rostro, advirti6 que M6nica

parecia irradiar luz y belleza. Hacia meses que no la veia tan excitada e,

instintivamente, la abraz6 con mas fuerza.

-- Que ha sucedido, querida?

-- Henry, Henry...! Oh, querido, estaba desesperada.... Pero acabo de

marcar el nmero del correo de la tarde y... ;N0 te 10 creeras! ;Oh, es tan

maravilloso!

-- Por el amor de dios, M6nica, Eque es eso tan maravilloso?

Henry alcanz6 a ver fugazmente el membrete de la copia fotosttica, an

hmeda al salir de la impresora, que la mujer tenia en la mano: Ministerio de

Poblaci6n. Not6 que su rostro palidecia, embargado de pronto por la emoci6n y la

esperanza.

-- Oh, M6nica...! ;N0 me digas que ha salido nuestro nmero!

-- Si, amor mio, si! ;Nos ha tocado la loteria de la paternidad de esta semana!

;Ahora podremos concebir un hijo inmediatamente!

Henry solt6 un grito de alegria y los dos se pusieron a bailar por la sala.

La presi6n demogrfica era tal que la reproducci6n tenia que quedar

estrictamente controlada. Para tener un hijo era necesario el permiso

gubernamental y la pareja llevaba cuatro a0s esperando aquel moment. Ahora, la

pareja express su felicidad con unas lagrimas incoherentes.

Por fin, contuvieron su emoci6n entire jadeos y se quedaron en medio de la

estancia riendose mutuamente de la felicidad que animaba sus rostros. Al bajar

del cuarto de David, M6nica habia pulsado en su dial la orden de que los

cristales opacos de las ventanas recobraran la transparencia, de modo que ahora

podia contemplar la panoramica del jardin al otro lado. Una luz solar artificial

baaba el cesped con un fulgor dorado... y David y Teddy aparecian alli fuera,

contemplando a la pareja.

Al ver sus rostros, Henry y su esposa se pusieron serious.

--Que haremos con ellos?--pregunt6 el hombre.

--Teddy no es problema. Funciona bien.

--David present algn defecto?

--Su centro de comunicaci6n verbal todavia present problems. Creo que

tendr que volver a la fbrica.

--Muy bien. Veremos que tal est antes de que nazca el nio. Y eso me

recuerda que...Tengo una sorpresa para ti;;una ayuda, just en el moment en que











resultar mas necesaria!Ven conmigo al vestibulo y te enseare lo que he traido.

Mientras los dos adults desaparecian de la sala, el nio y el osito se

sentaron bajo los rosales.

--Teddy...supongo que mama y papa son reales, Everdad?

--Haces unas preguntas de 10 mas ridiculas, David. Nadie sabe que significa de

verdad eso de "real". Vamos adentro.

--;Antes voy a coger otra rosa!

David cort6 una flor de color de rosa brillante y la llev6 consigo a la

casa. La colocaria en la almohada cuando se acostara. Su belleza y suavidad le

recordaban a mama.



Brian W. Aldiss (1925- ) Una de las figures cumbres de la ciencia-ficci6n

britnica durante la llamada edad de oro del genero. su primer cuento Registro

criminal (Criminal record), apareci6 en 1954, en la revista britnica Science

Fantasy. Su novela Non-Stop -en Estados Unidos se vendi6 como Starship y en

Espaa como Viaje sin termino- apareci6 en 1958. A esta le siguieron El lento

morir de la Tierra (1962), Los oscuros aos-luz (1964) y el cuento El arbol de

saliva que le vali6 un nebula en 1965. En 1960 se convirti6 en president de la

Asociaci6n Britanica de Ciencia-Ficci6n.














4. CUENTO MADE IN CUBA:



(En esta nueva secci6n les pondremos un cuento fantastico de un autor cubano sin

discriminaci6n de epoca, lugar donde haya sido escrito o si ha publicado o no.

Al final de cada cuento mostraremos una breve reseda del autor.)



Ternurachip


Autor: Juan Abreu



El rostro terso de Wendy se cubri6 de salpicaduras. Pequeas, minimas gotas de

sangre titilando sobre la piel plida. Inmaculada. Carnalidad virtual maxima.

Tridimensionalidad palpable en las figures trasmitidas. Lo que los experts

catalogan como efecto chips emocionados. Momento magico en que los chips

alcanzan sentimentalidad. Conseguible, a veces, en raras ocasiones, mediante

transplants de carne virtual a artists excepcionalmente dotados. Pero eso fue

despues.

Expresi6n pagina 38.

Exactamente el moment en que descubre a Peter Pan, sentado en la

alfombra, sollozando por la perdida de su sombra.

Nio... por que Iloras? Voz porosa. De papel impreso.

Su ya clsica pregunta daba por inaugurado el espectculo. Nadie recordaba

que sentido tenia el cuestionamiento en el personaje creado por Disney,
centuries atras. La pregunta significaba esperanza, reafirmaci6n de la

invencibilidad e inagotable capacidad de progress de la raza humana. Poesia

maxima de la Tecnologia y el Entretenimiento.

El publico enloqueci6. El anfiestudio (capacidad trescientos mil; lleno a

tope) reverberaba. Veinte mil millones de personas en China y otras tantas en

toda Tierra Firme, las colonies lunares y 10 que quedaba de Europa aplaudieron

alcanzadas por el arte del mas grande de los Poetas de la Iglesia de los Born

Again Serial Killers.
Pero eso fue antes.

El Cielo que protegia Mic City, la mas important megaurbe de Tierra

Firme, en la desembocadura del rio Hudson, retransmitia en vivo y en director la

funci6n. El Cielo era una burbuja formada por diversas capas de filtros adosados

a una aleaci6n de plsticos infinitos, que protegia a los habitantes de la isla

ciudad de los rayos envenenados del sol desnudo. Mares de ausencia de ozono en

la atm6sfera acribillada. El Cielo apoyaba sus patas de hormig6n y acero en el

espacio antes ocupado por Queens, Brooklyn, Hoboken, Jersey City; en el cenagoso

fondo de la bahia junto a la tambien techada Estatua de la Libertad.

Extremidades que se hundian en la tierra bajo la que palpitaban las ciudades











subterraneas que rodeaban la isla. El Cielo cubierto de pantallas de cristal

liquido, segmentado en parcelas a la disposici6n de poderosos anunciantes y de

las Corporaciones de Entretenimiento. Considerado la primera maravilla de la

civilizaci6n nacida con la Epoca del Reorden.

El Cielo esta vez no era un estallido de anuncios, msica, cuerpos y

chillidos diversos, sino que trasmitia en cadena. Nadie recordaba, desde las

Pestes Programadas para exterminar a pueblos decretados "inferiores, no

consumidores, no humans y eliminables" por la Convenci6n de Consumo y Salvaci6n

Mundial, un interns tan unanime de parte de las Corporaciones de

Entretenimiento.

S610 los partidos de la Liga de Dioses o la Gran Misa Anual Deportiva

superaban en audiencia los espectculos de Wendy, considerado universalmente
como una de las personalidades esteticomediticas mas reconocidas e influyentes

de la historic de la humanidad.

El animal pacia tranquilamente. Se desplazaba lento, mordisqueando los

jugosos tallos, moviendo a ratos la cola con gesto nervioso que hacia temblar la

piel del lomo en un repulsivo espasmo. Un observador superficial, podria haber

concluido que estaba en presencia de un animal virtual, igual que el resto del

studio que reproducia una pradera hinchada por la primavera, reluciente de

flores; pero todos los observadores sabian que no lo era. Esto habia sido

constatado por los severos controls de la Comisi6n Mundial de Entretenimiento.

Una instituci6n insobornable mas allay de toda duda. Ella habia certificado que

esa, que llena de sosiego masticaba hierba virtual, era la ltima cebra natural

de la especie (conservada en un zool6gico privado, comprada en una subasta de

antiguedades por la Corporaci6n Disney, y posteriormente donada por esta a la

Iglesia de los Born Again Serial Killers). Aunque la comprobaci6n official

resultaba innecesaria. Una inspecci6n cercana arrojaba imperfecciones (piel

daada por erupciones, un araazo junto al belfo, dentadura manchada e

irregular, una cicatriz en la oreja; el desagradable, rancio y caracteristico

olor de las bestias naturales) inimaginables en un animal virtual.

Wendy (tambien conocido como El Artista, El Ap6stol, y Master NumberOne

entire otros apelativos) apareci6 rodeado de ayudantes, entire el enorme estruendo

del Coro Planetario de Ni0s Ciegos (ceguera voluntaria que enriquecia el

talent musical) que acometia el Himno del ADN. El pblico sobrecogido observaba

conteniendo la respiraci6n. Se dio inicio a la ceremonia purificadora. Kiutty,

sacerdotisa e inseparable del Maestro (an no era Wendy pues la transformaci6n

estaba por ocurrir), 10 desnudaba. Mientras el resto preparaba el atuendo,

planchaba (delicioso detalle epocal) el antiguo traje blanco de escote y falda
adornados con encajes y disponia en un orden meticuloso el arma y el recipient

plateado en un extremo de la famosa mesa ceremonial, Kiutty erradicaba todos los

pelos del plido y frgil cuerpo de Wendy y cortaba el pene y los testiculos.

Miembros de carne virtual, eso se sabia, pero la operaci6n resultaba, de todas

formas, impresionante. La maquina depiladora correteaba, profiriendo griticos de











alegria, por el cuerpo de El Artista. De un diestro tajo la sacerdotisa deline6

los labios delicados y lampi0s del sexo de la nia. Braguitas perfumadas.

Crujir del vestido, brazos alzados. Talco. Coloc6 la cinta azul celeste, que

dej6 al descubierto las pequeas, delicadas, traslcidas orejas.

Kiutty retrocedi6 un paso. Hizo un gesto de aprobaci6n ladeando la cabeza.

Atuendo color turquesa profundo acribillado de agujeros ovalados por los que

resplandece la piel cobre chill6n. Chup6n al pez6n derecho. Pausa. Chup6n al

pez6n izquierdo.

Exclamaciones entrecortadas por el arrobo. Aplausos. Huracan de emociones.

Jadeos planetarios. Millones de nuevas solicitudes de manipulaci6n genetica de

lineas germinales en nias nonatas. Madres que desean hijas semejantes a Kiutty.

O parecidas a Wendy. Millones de solicitudes de clones efimeros y degradables de
Kiutty y Wendy, con fines de Entretenimiento Sexual.

Kiutty tenia senos antigravitacionales tipo chupete, cultivados; se los

succionaba mientras realizaba su tarea para delicia y admiraci6n de los

espectadores. Su traje los dejaba al descubierto. La autocomplacencia pblica

estaba muy de moda aunque se consideraba un poco snob en circulos intelectuales.

Uno de los ayudantes, de piel negra artificial, impecable y brillante,

Ilevaba el falo por fuera de su mono purpura, dentro de una funda amarilla que

terminaba a la altura de la boca. El glande emergia rosado a pocos centimetros

del rostro. A cada rato le pasaba la lengua. Cuarenta billones de series humans

suspiraban al unisono. Millones se sometian en las clinicas del Webland a

implants de penes virtuales estilo Longitud Chupable.

Cuando Wendy estuvo lista se encamin6 a la mesa que destacaba hermosa,

arcaica y metalica en el centro de la pradera florecida. Destilaba pureza. Las

abejas ronroneaban musicales, las mariposas revoloteaban centelleantes. El

vestido, vaporoso y delicado rozaba las puntas de la hmeda hierba. Medias de

algod6n, salpicadas de flores rosadas tejidas a mano; zapatos de charol.

Trajeron al animal.

Cuatro fornidos asistentes 10 pusieron patas arriba sobre la mesa. Primer

plano. ;Horror... sudaba! Clamor general. Asco. Temblor en las rayas blancas.

Temblor en las rayas negras. Wendy se ajust6 los guantes. Tom6 el cuchillo de

hoja lser e hizo un delicado gesto. La cabeza de la cebra cay6 dentro del

recipient plateado. Surtidores rojos siseando. La pradera ya no estaba. Suelo

de marmol continue. Que aumentaba el impact del espectaculo. El marmol seria

parcelado y vendido a prestigiosos Museos y coleccionistas que pujaban en ese

mismo instant en Sotheby's, la casa subastadora encargada del arte de Wendy.

El Coro Planetario de Ni0s Ciegos enton6 el Himno Planeta Virtual.

Aspersi6n. El rostro terso de Wendy se cubri6 de salpicaduras. Sonri6.

Primer plano. Extasis.

La cabeza de la cebra parpadeaba; borbotones de terror primitive en los

ojos; la lengua babosa asomando. Gruesa saliva colgando. Primer plano. Gritos
multitudinarios de horror. Chillidos histericos.











El cuerpo pataleaba; torso abombado. Ayudantes sujetando las temblorosas

extremidades. Primer plano.

Cuchillo lser trozando el abdomen del solipedo. Plano multiple. Piel que

se abre entraas que asoman; rostro de Wendy: belleza, equilibrio, pureza.

Entrega a La Causa Salvadora de la Virtualidad Total segun las Enseanzas del

Resucitado. ;Alabado sea! Plano simultaneo. Recipiente colmandose. Primer plano.

Cuajarones. Cuchillo ceremonial. Primer plano: mano armada. Cuartos traseros.
Cuartos delanteros. Ademanes misticos. Musicalidad. Patas cercenadas. Plano

multiple. Cuatro heridas boqueantes hediondas donde estuvieron las patas.

Circulo de hueso en el centro de la carne humeante.

Primer plano: rostro de Wendy. Mensaje: me sacrifice por ustedes, me

rebajo a esta hediondez por ustedes, hago poesia de esta suciedad, termino con

esta excrescencia evolutiva para que tengamos un mundo mejor, por nuestro Dios

Mic El Resucitado, ;alabado sea!, y por ustedes. ;Hermanos! Introduce los brazos

en la sanguinolencia y extrae los 6rganos. Est6mago, higado, intestinos.

Riones. Los exhibe en toda su natural, imperfecta, corrupt, mortal, goteante

realidad. Orina, excrementos. Detritos. Alaridos. Hedores.

Charcos de sangre dibujan sobre el marmol continue.

Ochenta billones de ojos espantados, asqueados. Ochenta billones de

expresiones avergonzadas de que alguna vez sus due0s tuvieran algo que ver con

aquella fuente creadora de podredumbre y gusanos.

Crecen cincuenta por ciento por minuto las ventas de cebras mascotas

virtuales. El modelo infantil de cuatro kilos y treinta centimetros de altura

con prado florecido perpetuo incluido se impone a sus contrincantes. Doscientos

millones de ejemplares de Virtual is Better, el mas reciente bestseller de El

Artista, se venden en un tiempo record de veinte minutes. Mil millones de

personas solicitan mudarse definitivamente para el Webland y abandonar el Viejo
Orden.

Wendy terminal el descuartizamiento. Como de costumbre en sus

presentaciones, un panel de te610gos se prepare para charlar a prop6sito de las

ventajas de la carne virtual y las humillantes, degradantes condiciones a la que

estuvo sometida la especie humana. Acompaada en su aventura evolutiva de

repugnantes e infecciosas species animals.

Ya limpio el scenario, desalojados e incinerados los despojos, regresa el

florecido prado las ritmicas abejas, las mariposas. Introducen, conducida por

una docena de nios danzantes, una cebra virtual eterna. Camina elastica,

esplendorosa. Ovaciones. Gritos histericos. Canticos. Llantos. Himno de la

Iglesia de los Born Again Serial Killers a cargo del Coro Planetario de Ni0s

Ciegos. Aplausos atronadores.

Plano multiple de los panelistas.

Un suspiro de alivio escapa de billones de gargantas: recorre las ruinas,

los continents devastados, los infinitos tneles, las ciudades subterraneas,

los mares envenenados, las islas basureros, las rutilantes megaurbes techadas,













5. EL CARTER SIEMPRE LLAMA DOS VECES.





Esta es una nueva secci6n de disparo en red para responder a los que nos

escriben y agradecer colaboraciones. Como se habran podido dar cuenta hay

secciones nuevas en este segundo numero, todas a petici6n del publico.

Pretendemos mostrar siempre un cuento de la edad de oro de la ciencia ficci6n y

un cuento cubano sin importar epoca 0 publicaci6n (Se aceptan colaboraciones) al

final de cada cuento o articulo mostramos un resume con datos del autor y si es

possible la forma de contactarle (direcci6n electr6nica). Por el moment

mantendremos este format pero estamos abiertos a cualquier opinion. A media

que tengamos material aadiremos mas secciones siempre que el format lo

permit.


Por favor, le rogamos a Juan Pablo Noroa que cuando le de el disparo trate de

que su dolor no le llegue con copia a todos los usuarios.


Muchas gracias a todos por leernos y considerar que estamos haciendo algo serio

por la ciencia ficci6n cubana.


Darkmota













6. LCOMO CONTACTARNOS?



Si tienes algun comentario, sugerencia o colaboraci6n escribenos a

darthmota@centro-onelio.cult.cu

jartower@centro-onelio.cult.cu

jartower74@yahoo.es

aceptamos cualquier colaboraci6n seria y desinteresada. Traten de ponerla en el

cuerpo del mensaje.



Advertencia: Los mensajes de direcciones desconocidas que contengan adjuntos

seran borrados.



Para suscribirte envianos un correo en blanco a:

disparoenred@centro-onelio.cult.cu

con la palabra "BOLETIN" en el asunto.



Para desincribirte envianos un correo en blanco a:

disparoenred@centro-onelio.cult.cu
con la frase "NO BOLETIN" en el asunto.