• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Cover
 Front Cover
 Copyright
 Introduction
 Diagnóstico de los próximos Diez...
 Sobre el papel de las Universi...
 Algunas tendencias previsibles
 ¿Cómo podría la Universidad Católica...
 Sobre la esencia de la Universidad...
 Universidad, sector público y sector...
 Back Cover














Title: La educación dominicana en los próximos diez años : contribución a su estudio
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00103368/00001
 Material Information
Title: La educación dominicana en los próximos diez años : contribución a su estudio
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Núñez Collado, Agripino, Mons.
Publisher: Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra
Place of Publication: República Dominicana
Publication Date: 1983
 Record Information
Bibliographic ID: UF00103368
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Cover
        Cover
    Front Cover
        Page 1
    Copyright
        Page 2
    Introduction
        Page 3
    Diagnóstico de los próximos Diez años
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Sobre el papel de las Universidades
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
    Algunas tendencias previsibles
        Page 12
        Page 13
    ¿Cómo podría la Universidad Católica Madre y Maestra contribuir la ingente tarea que debemos afrontar todos?
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    Sobre la esencia de la Universidad Católica
        Page 20
    Universidad, sector público y sector privado
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Back Cover
        Page 24
Full Text






Monseor Agripino Nez Collado


LA EDUCATION DOMINICANA

EN LOS PROXIMOS DIEZ AOS:

CONTRIBUTION A SU STUDIO




Charla Pronunciada por el
Rector de la Universidad
Catlica .ladre y Alaestra
en el .lmuerzo lMensual de
la Canmara Americana de
Comercio.






UCMM


t.










Monseor Agripino Nez Collado


LA EDUCATION DOMINICANA

EN LOS PROXIMOS DIEZ AOS:

CONTRIBUTION A SU STUDIO




Charla Pronunciada por el
Rector de la Universidad
Catlica Madre y Maestra
en el Almuerzo Mensual de
la Cmara Americana de
Comercio.


UCMM











COLECCION DOCUMENTSO"


Director
Danilo de los Santos






























Universidad Catlica Madre y Maestra
Santiago de los Caballeros, Repdblica Dominicana, 1983.



























Quiero agradecer al Presidente de la Cmara Americana de
Comercio y a los miembros de su Consejo Directivo, la honrosa invi-
tacin que me formularon para que les hablara en esta reunion.

No es la primera vez que ocupo esta tribune y, Dios median-
te, espero que no sea la ltima. Las reuniones mensuales de la
Cmara Americana de Comercio se han convertido, como fue el
deseo de sus organizadores, en un foro important para la presenta-
cin inteligente de alternatives que contribuyan al examen de los
principles problems nacionales y para la bsqueda de soluciones
adecuadas a nuestra realidad.

La ltima vez que particip como orador en una de estas
sesiones habl de algo que creo conocer bien: de la Universidad
Catlica Madre y Maestra y de su colaboracin al desarrollo domini-
cano. Hoy volver a hablar de la Madre y Maestra, pero no vista
desde el prisma de su contribucin al desarrollo del pas en sus
veinte aos de vida, sino enfocada en prospective, es decir, vindola
en su proyeccin hacia el future y vislumbrando la contribucin
que puede hacer en el fortalecimiento de un mejor porvenir para
todos los dominicanos.











Diagnstico de los Prximos Diez Aos


Para hacer esto, tendremos primero que tratar de diagnosticar
lo que ser la Repblica en los prximos diez aos, -sin dejar de
reconocer el riesgo que represent intentar adelantarnos al tiempo-
para de ah extraer conclusions respect a la contribucin de las
instituciones de educacin superior y, especficamente, de la Madre
y Maestra, a esa realidad future. Con la finalidad de poner un tope
a esta tarea adivinatoria, hemos fijado el ao de 1992, fecha en que
se celebrar el Quinto Centenario del Descubrimiento de Amrica,
que nos da, adems, unos diez aos de plazo, tiempo suficiente para
poder ver mejor esta perspective.

El milagro del Descubrimiento ocurri en una poca similar a
sta, si se salvan las distancias temporales, y fue el fruto de un visio-
nario que no se arredr ante los enormes obstculos de tipo fsico y
cultural que amenazaban destruir su proyecto, iluminando nuevas
civilizaciones y fecundas tierras que, al ser conquistadas y coloniza-
das, se abocaron a una transformacin formidable desde el punto de
vista spiritual y, a una explotacin descuidada de sus recursos.

Este no es el moment de recriminar ni de hurgar en las
causes finales de esa realidad. Lo important es que Amrica Latina
est ah, impresionante en su riqueza y desoladora en su pobreza y
como dormitando en un sueo que anticipa un vigoroso despertar.

Desde que Coln puso sus pies en esta tierra en que eramos
unos doscientos mil, hasta 1935 cuando conseguimos nuestro
primer milln de habitantes, fuimos un pas rural.

Si las cosas siguen su curso actual, para el ao 1992 seremos
un pas casi urbano. Para esa fecha, la Repblica Dominicana ten-
dr unos siete millones de habitantes, de los cuales el 59 por ciento,
es decir, algo ms de cuatro millones, vivir en la zona urbana y el
41 por ciento, esto es, unos tres millones, vivir en la zona rural. De
ese total, la poblacin econmicamente active ser de casi tres











millones, de los cuales 1.75 millones estarn ubicados en la zona
urbana y 1.1 millones en la zona rural.

Para 1992 el 66 por ciento de la poblacin dominicana tendr
menos de 30 aos y la mitad de ese porcentaje estar entire los 15 y
los 29 aos.

Estos datos considerados aisladamente no parecen sorprender
a nadie, pero, si nos vamos 30 aos atrs, observaremos el dramtico
cambio que ha ocurrido en la poblacin dominicana.

En 1960 el porcentaje de la poblacin que viva en reas
urbanas era slo de un 30 por ciento. Quizs esto explica porqu
sobraban los alimentos.

Es evidence, que el nivel educational de la poblacin domini-
cana para 1992, deber ser mejor que el de la poblacin actual. Se
espera que los niveles de escolaridad mejoren, por lo menos, en la
proporcin en que cambiaron de 1960 a 1980. Para fines de ejem-
plo baste citar que mientras el 67 por ciento de nuestra poblacin
econmicamente active en 1960 era analfabeta o tena menos de
tres aos de educacin, en 1980 ese porcentaje era del 22.4 por
ciento, y mientras slo el 4.1 por ciento tena 10 aos o ms de
studios en 1960, ese total aument al 33.6 por ciento en 1980.
Este cambio, claramente, tiene much que ver con el inters de los
padres de familiar dominicanos de que sus hijos no corran la suerte
que ellos tuvieron.
Pero este fenmeno del inters creciente por los studios
universitarios, tiene tambin otros efectos sobre la realidad social.
Si contina la demand por studios, universitarios en las carreras
tradicionales que se ofrecen en el pas, para 1992 podramos encon-
trarnos con una demand de 400,000 estudiantes universitarios,
cifra que no ser possible tender y que, adems, es muy cuestiona-
ble que se deban destinar recursos para estudiantes univertarios en
reas que estarn saturadas. A manera de ejemplo, Colombia, con
28 millones de habitantes, en estos moments tiene menos de
400,000 estudiantes universitarios. No parece que el pas va a estar
en condiciones para 1992 de similar los graduados universitarios











que producirn las universidades, con el incremento de la escolari-
dad y el desarrollo de una conciencia cada vez ms creciente de la
necesidad de realizar studios universitarios. Estamos hablando de
unos 60,000 graduados universitarios en 10 aos, lo que significa
que habra que crear 6,000 empleos a nivel professional por ao.
Si hemos de juzgar por la historic creciente, parece punto menos
que impossible que el pas est en capacidad de hacerlo.

Estudiando la demand de mano de obra para 1992, nos
encontramos con que se requerirn unos 700,000 empleos en el sec-
tor terciario que incluye el gobierno, el comercio, el turismo y las
comunicaciones. Habr necesidad de otros 700,000 en el sector
primario: agriculture, ganadera, pesca, etc. y unos 200,000 en el
sector secundario o de las manufactures. A estos datos debe aa-
dirse que el porcentaje de desocupados parece que se mantendr,
en trminos relatives, ms o menos igual que las cifras actuales.
Si ello es as, habr que dar prioridad a carreras relacionadas con el
sector de los servicios (por ejemplo, el turismo, las comunicaciones),
a lo vocacional y a la agriculture y la tecnologa de alimentos, entire
otras.

A este cuadro dominicano se agrega lo que ciertamente
ocurrir en los pases industrializados del mundo en la prxima
dcada, esto es:
a) Expansin de la capacidad tecnolgica equivalent a una ter-
cera revolucin industrial;
b) Aumento en la mano de obra cesante, como consecuencia de
esa tercera revolucin industrial;
c) Establecimiento de barreras proteccionistas para combatir su
propio desempleo.

Lo cual implicara para los pases en desarrollo:
a) Reduccin de los ingresos en divisas a consecuencia de las li-
mitaciones a la exportacin;
b) Disminucin de los estandares de vida a causa de los menores
ingresos en divisas.










Sobre el Papel de la Universidades


No cabe dudas de que las universidades dominicanas tendrn
que adecuarse a esos nuevos tiempos, una de cuyas primeras mani-
festaciones ser la insuficiencia del ttulo acadmico traditional
para ganarse dignamente la subsistencia.

Qu pueden hacer las universidades para contribuir a la
solucin de la gran variedad de problems que nos trae el porvenir?

Entiendo que lo primero que se debe hacer es plantear el
papel de las universidades en sus justas dimensions. Las universi-
dades no pueden embarcarse directamente en la solucin de los
problems. Pero stas pueden y deben contribuir, en forma acad-
mica, a la bsqueda de alternatives razonables para la solucin de
los mismos.

De la universidad puede esperarse y sta debe hacerlo, inves-
tigacin, elevacin de los niveles culturales, formacin de los maes-
tros, de los cientficos y de los tcnicos que se necesitan y, sobre
todo, la creacin de un ambiente de discusin que contribuya al
desarrollo de la creatividad. Como expresaba Erroll Walton Barrow
"no se puede ser creative en un context no creative".

Esta no es solamente una labor de la universidad. Sin una
conciencia clara de los fines de la educacin para esa nueva sociedad
en los niveles primarios y medios, sin un adecuado uso de los sofis-
ticados medios de comunicacin para fomentar la creatividad, es
poco lo que pueden hacer las universidades. Como sabemos, los
niveles educativos anteriores, constituyen la base de la educacin
universitaria.

El papel del Estado como orientador y distribuidor de los
recursos, es vital para producer este cambio. Mientras se mantenga
la actual desproporcionalidad de las inversiones en la educacin
entire los pases desarrollados y no desarrollados, la esperanza de
mejorar se puede convertir en una utopa.











El problema cualitativo es an ms grave. Los fracasos esco-
lares son ms frecuentes en los pases en vas de desarrollo. Mien-
tras en Europa el 97 por ciento de los estudiantes llega al cuarto ao
de primaria, el promedio en Amrica Latina es de 56 por ciento,
cifra que es todava superior a la de la Repblica Dominicana.

Es preocupante lo que ocurre en la educacin dominicana en
sus primeros niveles. Los studios realizados acerca del rendimiento
en Matemtica, que se consider un indicador apropiado para medir
el rendimiento escolar como un todo, demuestran que si se analiza
solamente en trminos de horas de classes recibidas, los estudiantes
de nuestras escuelas pblicas tienen dos aos de atraso con relacin
a los de las escuelas privadas, atraso que se multiplica cuando se
mira el fenmeno en trminos de rendimiento, y que afecta todo el
sistema, y de manera direct a las universidades, las que deben
modificar sus planes de studios y los aos de escolaridad progra-
mados para una carrera, para adecuarlos a una realidad ante la cual
parecen impotentes.

Estoy convencido de que aunque el problema econmico es
un factor de much peso en la realidad educativa national a todos
los niveles, y de que es legftima la aspiracin de alcanzar metas de
mejoramiento en todos los rdenes, la actitud de muchos egresados
de nuestros centros de studios superiores es un indicador de que
el sistema adolece de fallas notables desde el punto de vista cualita-
tivo y en el orden de los valores.

Cmo se explica que profesionales recin graduados parez-
can no tener otra preocupacin que la de conseguir lo ms que pue-
dan en el menor tiempo possible y a veces sin importarle los medios?
Esto demand del sistema educativo un re-examen que conduzca a
descubrir los valores que dan sentido de direccin al hombre y a sus
acciones, reforzando y revitalizando las energas ntimas del ser
human, convencindolo de que es ms important ser ms que
tener ms.

Independientemente del modelo de organizacin social, una
universidad debe ser, ante todo, una institucin que dentro de un










determinado marco de valores personales y comunitarios, se dedi-
que a la bsqueda de la verdad y al estmulo de la creatividad al
servicio de todos.

Una universidad debe estar consciente de que no opera en el
vaco y de que debe adelantarse a los requerimientos de la sociedad.
La universidad como institucin debe buscar las vas a travs de las
cuales pueda realizar una contribucin ms efectiva al cumplimiento
de este propsito de acuerdo a su filosofa y capacidades.

Como es natural, la eficiencia del servicio que prestan las
universidades est relacionada con la calidad de los recursos huma-
nos y fsicos con que cuenten. Por ms buena voluntad que tengan
los dirigentes universitarios, si no hay laboratories adecuados, bi-
blioteca actualizada, profesores de Tiempo Completo especializados
en su rea y programs definidos de investigacin, no puede haber
una contribucin eficaz a la solucin de los problems.

Consider que los dirigentes universitarios en la Repblica
Dominicana tenemos una alta responsabilidad, que no debemos sos-
layar, en la bsqueda de respuestas a la variedad de interrogantes
que plantea el future de nuestro pas, en los prximos 10 aos, que.
no podr estar al margen de los formidable cambios que se opera-
rn en su contorno y a los cuales no podr hacer frente sin el
esfuerzo y la cooperacin de todos.

Es important advertir que en una tarea como la que ser ne-
cesario emprender, se necesita no solamente de la labor de las uni-
versidades, sino tambin, de fe, confianza y much vision del future
por parte del Estado Dominicano y del sector privado national
sobre la urgencia y necesidad de buscar esas respuestas. A este res-
pecto, quizs sea convenient recorder el alto valor de la decision
tomada por el Presidente Lincoln en 1862, quien ante la necesidad
de mejorar cualitativa y cuantitativamente la agriculture y la ciencia
en los Estados Unidos, firm un Acta para vender las tierras del
estado y financial un extensive program de investigacin en estas
reas. Desde entonces, los Estados Unidos son los lderes mundiales
en agriculture y en tecnologa.











La Repblica Dominicana necesita de much investigacin,
capacidad de decision y sentido de responsabilidad para adelahtar-
se al Siglo XXI, cuando tendremos que cubrir las necesidades de
una poblacin de aproximadamente 10 millones de dominicanos.

Asimismo, el sector privado national, por su parte, tiene
necesariamente que mejorar sus niveles de eficiencia y esto no
puede hacerlo sin una investigacin apropiada. Mientras sigamos
recibiendo "los beneficios de la obsolescencia" de los pases indus-
trializados, no podremos participar con xito en un mercado cada
da ms competitive, sobre todo, cuando parece que el dinero
barato es ya cosa del pasado.

La investigacin y los programs educativos en general, han
permitido a Japn competir en el mundo, a pesar de sus escasos re-
cursos naturales. Conscientes de esa realidad, los japoneses invir-
tieron en recursos humans, y hoy Japn no tiene analfabetos,
cuenta con algunas de las mejores universidades del mundo y dedica
el 3 por ciento de su Producto Nacional Bruto a la investigacin y
al desarrollo de la tecnologa apropiada, hecho que a juicio de
muchos entendidos es lo que ha permitido el llamado "Milagro
Japons".

Se podra pensar que lo de Japn es un caso excepcional. Sin
embargo, en la misma zona geogrfica se encuentra Taiwan, que con
casi 20 millones de habitantes y un territorio ms reducido que el
de la Repblica Dominicana, y no obstante ser el arroz parte impor-
tante de la dieta diaria, llegaron a convertirlo en uno de sus princi-
pales renglones de exportacin.

Como se sabe, actualmente la Repblica de China se consi-
dera que pas de la economa agrcola a la economa industrial, e
inclusive est compitiendo con Japn en muchos renglones tecno-
lgicos. Para muchos analistas, esto es una consecuencia de las
grandes inversiones que desde hace 40 aos el gobierno de China
est haciendo en la educacin.

Tenemos que convencernos de que sin recursos humans
debidamente capacitados y sin el desarrollo de una tecnologa apro-
10








piada a nuestra realidad y normada por nuestras aspiraciones, nunca
podremos ser eficientes y sin eficiencia es difcil competir con xi-
to. Por eso es de vital importancia la participacin del sector priva-
do, -como lo ha venido haciendo, y creemos que con voluntad de
continuar participando active y directamente- en la gran tarea del
diseo y realizacin del proyecto que nos ayude a enfrentar las
dificultades que asoman en el future.

La construccin de la nueva sociedad donde los series huma-
nos puedan lograr la realizacin de sus legtimas aspiraciones, tiene
que ser una responsabilidad compartida por todos. Volviendo la
mirada a los dos pauses asiticos sealados anteriormente, no hay
dudas de que los logros alcanzados por ellos se deben tambin a su
espritu de sacrificio, al apego a valores culturales y religiosos y a
una gran voluntad para trabajar sin mirar el reloj. Los recursos hu-
manos altamente capacitados constituyen la principal riqueza de
un pas.

Recurdese que Japn qued destruido por una guerra, y
aunque es cierto que recibi ayuda del exterior, poco hubiera logra-
do sino hubiese contado con el talent y la capacidad de su gente.
Se ha hablado y escrito much tambin del "Milagro Alemn", y al
igual que el Japn ese milagro se debi, en grandsima media, a
los alemanes que, segn me contara en 1967 un professor universita-
rio: "en el perodo de reconstruccin de Alemania matbamos el
hambre trabajando".
Como indicamos antes, no compete a las universidades la
solucin direct y total de los problems. Estas deben ser centros
generadores y creadores de iniciativas, ayudando a trazar pautas
orientadoras en los proyectos que contribuyan a determinar prio-
ridades. En otras palabras, tanto el sector pblico como el sector
privado deberan, en la ejecucin de, sus proyectos, aprovechar
mejor el caudal de capacidad y de experiencia de las instituciones
acadmicas, en la tarea comn de sacar el pas hacia adelante.

El reto a que debemos hacer frente parece claro. Los passes
desarrollados estn yendo "de products a servicios, de recursos
fsicos a recursos humans, de inversiones en maquinarias a inver-









siones en conocimiento, de capital intensive a conocimiento inten-
sivo y de una economa domstica a una economa global, es decir,
de una economa orientada a la produccin a una economa orien-
tada a la informacin y al servicio". Si es cierto que para 1992,
como indicamos al principio, el 88 por ciento de los empleos en el
pas, estarn en los sectors terciario y'primario, result evidence la
atencin que debe prestrsele cuanto antes.


Algunas Tendencias Previsibles

Haciendo un intent de diagnosticar la realidad de los pr-
ximos 10 aos nos atrevemos a sealar, an conscientes de lo deli-
cado que es escudriar el future, las siguientes tendencies:

1. Un aumento de la participacin del Estado en el sector de los
servicios y en la proteccin del productor y del consumidor;

2. Mejora de la eficiencia en la captacin de los impuestos di-
rectos y una menor dependencia de los impuestos de importa-
cin y de exportacin;

3. Aumento de los ingresos en divisas provenientes del turismo,
de la minera y de products no tradicionales;

4. Ampliacin de la cobertura en los servicios sociales, principal-
mente los relacionados con la calidad de la vida como.son los
de salud, educacin, y sistema de seguro social, ponindolos
en condiciones de tender a todos los ciudadanos, desde la
niez hasta los ltimos aos de la vida;

5. incremento de la productividad de la tierra y del sector in-
dustrial a travs del uso de tcnicas apropiadas y del mejora-
miento de los niveles educacionales de la poblacin;

6. Possible aumento de la delincuencia y de la criminalidad como
consecuencia del crecimiento poblacional, del aumento rela-
tivo del desempleo y de la crisis de los valores humans, par-
ticularmente dentro de la familiar. Dada la delicadeza de esta









tendencia, deseo recalcar la probabilidad de contrarrestarla
eficazmente a travs de programs de educacin ciudadana,
del desarrollo de los deportes, de las facilidades recreaciona-
les y del mejoramiento de los servicios de carcter social, te-
niendo en cuenta que la educacin no slo es responsabilidad
exclusive de la escuela o de la universidad, sino que es un pro-
ceso que se inicia en el vientre materno y terminal en el seno
de la tierra;

7. Possible insuficiencia del llano para la produccin agrcola,
debido al incremento de la demand de alimentos para la po-
blacin. Si fuera necesario utilizar nuestras desoladas monta-
as para esos fines, surgira el dilema actual de ecologa ver-
sus economy a;

8. Modificacin de la estructura de produccin agrcola del pas
en su rea socialmente ms delicada: el cultivo de la caa de
azcar. Parece inevitable, a la luz de una notable reduccin
del mercado del azcar, que en los prximos diez aos ser
preciso convertir parte de las reas caeras en zonas de otros
cultivos. Este es un aspect que necesita cuidadosos studios
conducentes a la toma de las decisions pertinentes que evi-
ten consecuencias negatives para los habitantes de las regions
cameras;

9, Mayor atencin a la educacin primaria y media, aun a costa
de los programs de alfabetizacin de adults. Si es cierto,
como sealan estadsticas de studios preliminares realizados,
que est ocurriendo.un aumento del porcentaje de analfabe-
tos en edad escolar, es un asunto grave y la solucin deber
estar entire las primeras prioridades;

10. Incremento de los programs de Educacin Continuada orien-
tados al mejoramiento de la eficiencia en el trabajo, a causa
de los cambios en los sectors productivos;
11. Desarrollo progresivo de una clara conciencia sobre los pro-
blemas relacionados con la forest. Esta es un rea que re-
querir de una atencin especial para conservar el equilibrio
ecolgico. Una explotacin sostenida de los recursos foresta-









les podra contribuir, adems a solucionar parte del problema
energtico a travs de recursos renovables, incluyendo las lla-
madas fincas de energa;

12. Modificacin de nuestros valores por importacin de patrons
de conduct forneos. Esta tendencia plantea el reto de crear
un estilo de vida ms acorde con nuestra idiosincracia, con
nuestros valores y nuestras reales posibilidades econmicas.

Cmo podra la Universidad Catlica Madre y Maestra Contribuir
a la Ingente Tarea que Debemos Afrontar Todos?
Creo que no es necesario que reitere aqu el compromise de
la Universidad Catlica con el desarrollo dominicano, ni que repita
los datos que demuestran fehacientemente la contribucin de la
Madre y Maestra a ese propsito; ah estn los esfuerzos realizados
y los logros alcanzado en sus "veinte aos abriendo caminos".

Desde hace algn tiempo consciente de los cambios que
asomaban en el horizonte, la Universidad comenz a autoanalizarse
y a realizar un esfuerzo prospective en procura de descubrir la con-
tribucin que podra ofrecer a los nuevos requerimientos del pals.
Ese aporte tiene que estar necesariamente vinculado al objetivo
fundamental de preparar profesionales capaces de general conoci-
mientos, de cultivar valores que los impulsen a emprender iniciati-
vas creadoras que, al mismo tiempo, permitan no slo su realizacin
personal y professional, sino tambin contribuir al fortalecimiento
de reas imprescindibles para el desarrollo national. Profesionales
capaces, en fin, de cambiar las tendencies actuales hacia models
ms autnticos de beneficio colectivo.

El logro de este objetivo requerir entire otros, de dos factors
que consider esenciales:

a) Una gran inversin en el talent dominicano con capacidad y
disposicin para capacitarse en esta tarea; y

b) Un ambiente favorable al cultivo de valores y al desarrollo de
la creatividad.











Estamos fortaleciendo las labores de investigacin y las
ciencias bsicas y las humanidades estn recibiendo una atencin
cada vez mayor, pues parece que la nica forma de que seamos
menos dependientes de los condicionantes externos es mediante la
preparacin del talent nativo, capaz de encontrar alternatives
tecnolgicas acordes con nuestras reales necesidades.

A muchos llamar la atencin que las humanidades aparezcan
junto con la tcnica. Sin embargo, desde hace algn tiempo, la
Federacin Internacional de Universidades Catlicas ha venido preo-
cupndose por la contribucin que las universidades podran hacer
para humanizar el advance tecnolgico, e inclusive dedic su Asam-
blea General de 1979 al studio de esta problemtica, diagnosti-
cando que: "es en el interior de las universidades donde los futuros
tcnicos adquirirn la formacin tica que les llevar ms tarde a
ponerse al servicio de aquellos que la necesiten... Gracias a este
aporte moral estos tcnicos podrn contribuir... a que los poderes
de direccin prosigan actividades tecnolgicas capaces de ayudar a
los pases ms desprovistos...".

En la reunin de Lovaina de 1979, se sealaron como pautas
a las universidades catlicas, former los tcnicos que permitan pro-
ducir una tecnologa realmente autnoma en la sociedad, ya sea a
travs de seleccin de tecnologa exterior adaptable a las necesida-
des locales o creando tecnologas propias; orientar sus centros de
investigacin hacia proyectos concretos en funcin de las necesida-
des nacionales y proporcionar a los estudiantes, de manera siste-
mtica, una doctrine que les ayude a aprehender lo mejor possible
los valores humans y a establecer su jerarqua, proporcionando
alternatives ms respetuosas del hombre que las ideologas que
sacan provecho de los models de crecimiento.

Dentro de este context la UCMM ha estructurado varias
iniciativas, algunas de las cuales ya estn en ejecucin y otras se
pondrn a funcionar en el future inmediato:

1. Programs de Postgrado, orientados a contribuir al mejora-
miento cualitativo de los profesionales dominicanos que les
permit adquirir el grado de Maestra, esto es, ponerlos en











condiciones de general conocimientos nuevos acordes a nues-
tra realidad. Como es natural, las universidades del mundo
no disean programs pensando en estudiantes extranjeros.
La permanencia de los estudiantes en nuestro pas, al tiempo
que constitute un ahorro de divisas, les permitir seguir vin-
culados con nuestra realidad.
A este respect, en el Recinto Santo Toms de Aquino ya
estamos ofreciendo programs a nivel de Maestra en Administra-
cin Pblica, Economa Aplicada, Economa Agrcola, en asuntos
Energticos y un Programa en Derecho Tributario. A partir de
agosto estaremos ofreciendo una Maestra en Administracin de
Empresas y otra en Educacin y se fortalecern de manera notable
los programs de Educacin Continuada. Como es lgico, estos
programs producirn no slo investigadores, sino que sern de gran
utilidad para el advance cientfico y tecnolgico de nuestro pas.

Las Maestras en Administracin de Empresas y Administra-
cin Pblica, estn orientadas al fortalecimiento de nuestra capaci-
dad gerencial tanto en el sector pblico como en el sector privado.
Los Programas de Economa Aplicada y Economa Agrcola preten-
den former un professional de alto nivel, acorde con nuestra realidad
socio-econmica con nfasis en la planificacin por proyectos. Los
Programs en Energa, muchos de cuyos cursos estn abiertos a
miembros de la comunidad como parte de la Educacin'Continua-
da, esperamos que contribuyan a mejorar la capacidad innovative y
gerencial en los campos de la energa y de los recursos naturales. El
Program de Postgrado en Educacin est orientado a las reas de
administracin, planificacin y evaluacin educativa.

Algunos preguntarn por los recursos con que se desarrollarn
estos programs, pues como es sabido, la educacin de alta calidad
es muy costosa. Me place informar que conversaciones que vena-
mos realizando con la Agencia Internacional para el Desarrollo
(AID), orientadas a buscar su respaldo a estas iniciativas, culmina-
ron con xito el verano pasado. La ejecucin de algunos de estos
programs, est prevista para un plazo de ocho aos, con un monto
ascendente a ms de trece millones de pesos, de los cuales la
Agencia Internacional para el Desarrollo participar con 7.9 millo-










nes y la Universidad con una contrapartida de 5.8 millones. Esta
contrapartida local, en parte, provendr de los propios recursos de
la Universidad y otra parte tendremos que buscarla en el sector
privado y con el Gobierno Nacional.


2. Fortalecimiento de las investigaciones, las ciencias bsicas y
las ciencias humans.

Por qu son importantes las ciencias bsicas? Estas son la
zapata del edificio professional que har possible al pas contar con
una generacin de cientficos que lo saque del subdesarrollo. Aun-
que sea reiterativo, si alguien tiene dudas de la importancia de
contar con recursos humans altamente calificados, vuelvo a citar el
ejemplo de Japn.

Los estudiosos del fenmeno japons concuerdan en que ese
pas no se hubiera recuperado de la destruccin material de la Se-
gunda Guerra, en la forma en que lo hizo, si no hubiese tenido los
recursos humans de alto nivel con que contaba. No es poco decir
que hoy en da Japn est graduando tres veces ms ingenieros
elctricos percpita que los Estados Unidos y este es uno de los
factors que, sin duda, explica la demand cada vez ms creciente
de sus products aun en los mismos Estados Unidos.

No debemos perder de vista que todos los pauses que han
logrado superar la ignorancia y el subdesarrollo en general, lo han
conseguido a base de grandes sacrificios, de much dedicacin al
trabajo, de un gran desarrollo del sentido de la responsabilidad y de
un disciplinado ejercicio de la libertad y nada de esto empieza en la
universidad. Comienza en al hogar y en los niveles elementales de la
educacin. Tengo la impresin de que en nuestro pas no le esta-
mos dando much importancia al fenmeno de la indisciplina esco-
lar, que, probablemente, es lo que trae como consecuencia la preo-
cupante resistencia al cumplimiento de normas generals racionales
que se observa en muchos sectors y niveles de la sociedad domi-
nicana, lo cual se refleja, de manera alarmante, en un aumento de
la delincuencia.










Afortunadamente, hay conciencia del peligro que implica el
aumento de la delincuencia y de la criminalidad en general para
toda la sociedad e inclusive para la economa. Uno de los sectors
que podran ser ms afectados es el turismo, en el cual el pas tiene
cifradas muchas esperanzas.

A propsito del turismo, como se sabe, en colaboracin con
el Banco Central de la Repblica, estamos preparando tcnicos en
reas de la hotelera y en estos moments se estn haciendo las
inversiones necesarias para que el program de Puerto Plata pueda
convertirse en un centro national de capacitacin para muchos
jvenes de ambos sexos que pueden encontrar en el turismo un
medio de prestar un servicio al pas y de ganarse dignamente su
sustento.

Simultneamente, en Santo Domingo estamos ofreciendo un
program a nivel gerencial que se ampliar a otras reas relacionadas
con el desarrollo turstico, pues, como ha dicho Dennis R. Craig "la
realidad del present es que sin turismo la economa del Caribe se
destruirla".

Otra rea de importancia y que tiene relacin con el turismo
es la Artesana. Para contribuir a elevar el nivel de los programs
que se ofrecen actualmente en esta rama, la Universidad iniciar un
Program de Artesana con el objetivo de former profesionales con
capacidad para rescatar y orientar diseos y estilos de artesana en
un ambiente creative.

El Departamento de Artes Aplicadas se ocupar de entrenar
personal en las reas de Artes Grficas, Madera, Cermica y Orfebre-
ra, algunas de las cuales no se estn atendiendo en el pas.

Como sabemos, hay un gran potential para el desarrollo de
la Artesana en el rea de los metales y del tallado de piedras.

En lo que a recursos naturales se refiere, nuestro Departa-
mento en esa rea del conocimiento, no slo est formando pro-
fesionales para las necesidades del sector minero y forestal, sino
que est danco los pasos, en estrecha colaboracin con el Gobierno










Dominicano, para un amplio program de investigacin y un banco
de datos que aglutine toda la informacin sobre los recursos de
nuestos subsuelo.


Adems de estos programs, estamos desarrollando tres
centros dedicados a ampliar la contribucin de la Universidad al
desarrollo cientfico-tecnolgico del pas en tres reas de vital im-
portancia. Ya est dando frutos el Centro de Estudios Energticos
y Recursos Naturales que est terminando una Minicentral Hidro-
elctrica en Janey, Municipio de Jnico, que esperamos sirva de
modelo a programs de electrificacin rural. Estamos iniciando un
centro orientado a la produccin de materials de construccin de
bajo costo que contribuya al abaratamientb de la vivienda domini-
cana en beneficio de las grandes mayoras, y ya se encuentra en ope-
racin el Centro de Biologa Humana y Experimental, de alta im-
portancia en las Ciencias de la Salud.


El desarrollo tecnolgico del mundo en que estamos viviendo,
particularmente los asombrosos adelantos en el rea de la Inform-
tica, son una realidad que se nos echa encima y a la que ningn pas
puede estar ajeno. Aparte de la carrera que ya estamos ofreciendo
y que forma Ingenieros de Sistemas y Computacin, todos los nue-
vos programs tendrn un contenido important en ciencias de la
Informacin y estarn apoyados en los equipos correspondientes
para el adiestramiento adecuado en el rea de la comunicacin
electrnica.


No se vaya a pensar que esta es una moda occidental o que
estamos aceptando la penetracin de patrons de pases ms desa-
rrollados. Justamente la semana pasada, en una reunin internacio-
nal, me enter que en China Continental actualmente la educacin
superior tiene prioridad nmero uno y que en ese pas slo el Banco
Mundial est participando en tres programs que superan los 100
millones de dlares cada uno, dirigidos al desarrollo de la ciencia de
la computacin, de la enseanza vocacionai y de la enseanza de
postgrado.











Sobre la Esencia de la Universidad Catlica


Junto a todos estos ofrecimientos, orientados a la capacita-
cin de nuestros recursos humans, tanto en carreras y a niveles que
no estn siendo atendidos, como en el mejoramiento cualitativo a
travs de Programas de Postgrado y de Educacin Continuada, la
Universidad cre, conjuntamente con la Conferencia del Episcopado
Dominicano,, el Centro Merio para la Creatividad Cristiana
(CEMECRI), cuya finalidad principal es ser un foro para la discu-
sin de los problems del hombre modern a la luz del pensamiento
cristiano.

En un mundo en que el hombre es victima, por diversas razo-
nes, de la angustia y de la inseguridad, una universidad como la
nuestra, tiene que tratar, de acuerdo a su naturaleza de institucin
acadmica, de ofrecer la oportunidad a los components de su co-
munidad de encontrar respuestas a las grandes interrogantes de la
vida, particularmente a las dos preguntas bsicas que todo hombre,
en algn moment de su vida, se ha hecho:

1. Cul es el significado y el sentido de su existencia, de sus
acciones y actividades en el drama que se desarrolla en el es-
cenario de este mundo? Y

2. Cul es el significado y el sentido de la sociedad que estamos
construyendo?
La bsqueda de este equilibrio entire la tcnica y el humanis-
mo cristiano, entire lo material y lo spiritual, es tambin responsa-
bilidad de la universidad catlica. Debemos intentar, en el context
de una filosoffa de formacin integral del hombre, contribuir a pre-
parar un professional que, mientras es capaz de ganarse dignamente
el pan con el sudor de su frente, tambin es capaz de pensar en los
dems y ganarse la gloria del cielo a base de su entrega generosa al
bien comn, ayudando a construir una sociedad ms just.

Por eso la universidad catlica tiene la obligacin de ser una
verdadera universidad y algo ms. Y esta nota distintiva deben










darla los miembros de su Comunidad Acadmica, especialmente sus
profesores y su personal administrative, pues "nada determine tanto
la calidad de una universidad como la caracterstica de la gente que
ensea en ella".


Universidad, Sector Pblico y Sector Privado

Se ha dicho que "slo cuando el gobierno, la industrial, los
grupos cvicos y las universidades combinan sus esfuerzos puede
lograrse una evolucin efectiva hacia el cambio socio-econmico".


Creo que en nuestro pas se dan las condiciones ideales para
esta unin de esfuerzos que se require para conjurar los problems
y adelantarnos en la bsqueda de las soluciones de lo que nos de-
para el future. Es evidence que hay una apertura de parte del
Gobierno y una conciencia de la necesidad de contar con la colabo-
racin del sector privado. Al mismo tiempo, ste ha estado tambin
dando en los ltimos aos demostraciones palpables de no ser ajeno
a las preocupaciones y a los esfuerzos que se hacen para enfrentar
los problems del pas participando activamente en el desarrollo, y
a travs de la inversion, demostrando confianza en los destinos de
la nacion. Asimismo contrjbuye a arrojar luz sobre nuestras dificul-
tades a travs de seminarios y encuentros, de los cuales estas reu-
niones mensuales de la Cmara Americana de Comercio constituyen
uno de los mejores ejemplos.

Estoy seguro de que todos los que estamos aqu sabemos que
aunque tenemos una tierra prdiga, de gran potential, el desarrollo
del pas no ser possible sin recursos humans. Como ha dicho un
ilustre professor, "para el bienestar de sus pueblos, en el mundo
competitive actual, las naciones deben explotar todos sus recursos,
desde los hidrocarburos y minerales de su subsuelo, la agriculture y
Ja ganadera de sus campos, y la energa de sus ros, de sus vientos o
de su sol, hasta la inteligencia de sus habitantes. Esto ltimo en gra-
do superlativo. La inteligencia Se encuentra repartida entire todos
los habitantes, pero necesita ser cuidada y protegida para que se de-
sarrolle plenamente... La educacin es, precisamente, el arte de


, 21










cuidar el desarrollo de la inteligencia y los pueblos de hoy, si no
tienen la inteligencia desarrollada y preparada para aprovechar la
modern tecnologa y no estn capacitados para absorber las
novedades que en este aspect surgeon diariamente, quedarn cada
vez ms retrasados, por ms riquezas naturales que contenga su
suelo o por ms energas que puedan sacar de sus ros".


Una tarea como la que tenemos por delante requerir de
estmulos y de esfuerzos de todos los sectors. El Estado debe pro-
piciar la comprensin del process de innovaciones y de los sectors
que lo favorecen o lo paralizan, y establecer, con la ayuda de las
universidades, redes de informacin para la industrial, los planifi-
cadores y los investigadores, con miras a aprovechar de la manera
ms eficiente las posibilidades del desarrollo tecnolgico.

Es deber del Estado, adems, adoptar polticas fiscales que
faciliten la introduccin de mtodos y tcnicas nuevas y que apoyen
la investigacin fundamental y aplicada, estimulando la innovacin
y los rendimientos de calidad. Al mismo tiempo, debe tomar medi-
das que aseguren el empleo, a travs de una adecuada planificacin
de la mano de obra, y adoptar de manera clara una poltica de
administracin de los recursos con que contamos.

En el caso del sector privado, adems de los esfuerzos que
est haciendo para contribuir al desarrollo del pas, entendemos que
debe dedicar ms atencin y ms recursos, a colaborar con los pro-
gramas de educacin superior, sobre todo, en reas especficas, con
investigaciones que contribuyan a un mayor rendimiento de sus
propias empresas y a la capacitacin de su personal.

No es ocioso recorder que en los Estados Unidos el sector
privado contribute con casi la mitad de los presupuestos de las uni-
versidades privadas y esto lo hacen no slo como un acto de filan-
tropa, sino tambin, porque estn conscientes de que una universi-
dad libre de presiones econmicas es la mayor garanta de excelen-
cia acadmica y factor que contribute al fortalecimiento de la
democracia y de la libertad en la sociedad.










La Universidad Catlica Madre y Maestra ha tenido el privile-
gio de gozar del respaldo del Estado Dominicano, de organismos
internacionales, de gobiernos amigos de la Repblica Dominicana,
de algunas fundaciones y tambin del sector privado national.
Como se sabe, la buena educacin necesita muchos recursos econ-
micos. Para apoyar los programs de los prximos diez aos y que
no estn incluidos dentros del plan que seal que ser financiado
en parte con recursos de la Agencia Internacional para el Desarrollo
(AID), estamos gestionando una nueva participacin del Banco
Interamericano de Desarrollo, que esperamos se materializar en los
prximos meses. Sin embargo, este ambicioso program requerir
de una contrapartida local que slo ser possible obtener del sector
privado dominicano.

Confiamos en que, como ha sucedido hasta ahora, encontra-
remos abiertas las puertas de la generosidad del empresario domi-
nicano que est consciente de que, la buena educacin, aunque
costosa, es much ms barata que la ignorancia.

La Repblica Dominicana, nuestra Patria, es una realidad
robusta, permanent e inmortal, pero necesita que hagamos mayo-
res esfuerzos para preparar adecuadamente a sus hijos y as poner-
nos en condiciones de aprovechar inteligente y eficientemente
todo lo que ella, como madre generosa, nos ofrece.

El pas est comprometido a continuar la march empren-
dida por los caminos de la libertad y de la democracia para su
desarrollo integral, que se lograr cuando incorporemos a los que
todava estn sumidos en las tinieblas de la ignorancia a participar
del disfrute de los bienes materials y espirituales.

Estoy seguro de que el pas tierne potential y voluntad para
emprender con xito esta tarea que require del concurso de todos
los dominicanos de buena voluntad. Junto a ellos estar la Madre y
Maestra contribuyendo a mantener en alto, ondeando por siempre
con dignidad, nuestra bandera tricolor.

13 de abril de 1983.











































VERITAS ET SCIENTIA


_ (




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs