• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Legislacion del procedimiento de...
 Legislacion sobre patente...
 Legislacion sobre amnistias...
 Disposiciones fiscales de caracter...
 Sumario alfabetico
 Appendix
 Indice cronologico
 Legislacion del impuesto sobre...
 Legislacion del impuesto sobre...
 Sumario alfabetico
 Appendix
 Indice cronologico














Title: Legislación del Procedimiendo de Apremio
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00103312/00001
 Material Information
Title: Legislación del Procedimiendo de Apremio
Physical Description: Book
 Record Information
Bibliographic ID: UF00103312
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Table of Contents
    Legislacion del procedimiento de apremio
        Page A-1
        Page A-1a
        Page A-2
        Page A-2a
        Page A-3
        Page A-4
        Page A-5
        Page A-6
        Page A-7
        Page A-8
        Page A-9
        Page A-10
        Page A-11
        Page A-12
        Page A-13
        Page A-14
        Page A-15
        Page A-16
        Page A-17
        Page A-18
        Page A-19
        Page A-20
        Page A-21
        Page A-22
        Page A-23
        Page A-24
        Page A-25
        Page A-26
        Page A-27
        Page A-28
        Page A-29
        Page A-30
        Page A-31
        Page A-32
        Page A-33
        Page A-34
        Page A-35
        Page A-36
        Page A-37
        Page A-38
        Page A-39
        Page A-40
        Page A-41
        Page A-42
        Page A-43
        Page A-44
        Page A-45
        Page A-46
        Page A-47
        Page A-48
        Page A-49
        Page A-50
        Page A-51
        Page A-52
        Page A-53
        Page A-54
        Page A-55
        Page A-56
        Page A-57
        Page A-58
        Page A-59
        Page A-60
        Page A-61
        Page A-62
        Page A-63
        Page A-64
        Page A-65
        Page A-66
        Page A-67
        Page A-68
        Page A-69
        Page A-70
        Page A-71
        Page A-72
        Page A-73
        Page A-74
    Legislacion sobre patente unica
        Page A-71
        Page A-71a
        Page A-72
        Page A-72a
        Page A-73
        Page A-74
        Page A-75
        Page A-76
        Page A-77
        Page A-78
        Page A-79
        Page A-80
        Page A-81
        Page A-82
        Page A-83
        Page A-84
        Page A-85
        Page A-86
        Page A-87
        Page A-88
        Page A-89
        Page A-90
    Legislacion sobre amnistias fiscales
        Page A-91
        Page A-91a
        Page A-92
        Page A-92a
        Page A-93
        Page A-94
        Page A-95
        Page A-96
        Page A-97
        Page A-98
        Page A-99
        Page A-100
        Page A-101
        Page A-102
        Page A-103
        Page A-104
        Page A-105
        Page A-106
        Page A-107
        Page A-108
        Page A-109
        Page A-110
        Page A-111
        Page A-112
        Page A-113
        Page A-114
        Page A-115
        Page A-116
        Page A-117
        Page A-118
        Page A-119
        Page A-120
        Page A-121
        Page A-122
        Page A-123
        Page A-124
        Page A-125
        Page A-126
        Page A-127
        Page A-128
        Page A-129
        Page A-130
        Page A-131
        Page A-132
        Page A-133
        Page A-134
        Page A-135
        Page A-136
        Page A-137
        Page A-138
        Page A-139
        Page A-140
        Page A-141
        Page A-142
        Page A-143
        Page A-144
        Page A-145
        Page A-146
        Page A-147
        Page A-148
        Page A-149
        Page A-150
    Disposiciones fiscales de caracter general
        Page A-151
        Page A-151a
        Page A-152
        Page A-152a
        Page A-153
        Page A-154
        Page A-155
        Page A-156
        Page A-157
        Page A-158
        Page A-159
        Page A-160
        Page A-161
        Page A-162
        Page A-163
        Page A-164
        Page A-165
        Page A-166
        Page A-167
        Page A-168
        Page A-169
        Page A-170
        Page A-171
        Page A-172
        Page A-173
        Page A-174
        Page A-175
        Page A-176
        Page A-177
        Page A-178
        Page A-179
        Page A-180
        Page A-181
        Page A-182
        Page A-183
        Page A-184
        Page A-185
        Page A-186
        Page A-187
        Page A-188
        Page A-189
        Page A-190
        Page A-191
        Page A-192
        Page A-193
        Page A-194
        Page A-195
        Page A-196
        Page A-197
        Page A-198
        Page A-199
        Page A-200
        Page A-201
        Page A-202
        Page A-203
        Page A-204
        Page A-205
        Page A-206
        Page A-207
        Page A-208
        Page A-209
        Page A-210
        Page A-211
        Page A-212
    Sumario alfabetico
        Page A-213
        Page A-213a
        Page A-214
        Page A-215
        Page A-216
        Page A-217
        Page A-218
        Page A-219
        Page A-220
        Page A-221
        Page A-222
        Page A-223
        Page A-224
        Page A-225
        Page A-226
        Page A-227
        Page A-228
        Page A-229
        Page A-230
        Page A-231
        Page A-232
        Page A-233
        Page A-234
        Page A-235
        Page A-236
        Page A-237
        Page A-238
        Page A-239
        Page A-240
        Page A-241
        Page A-242
        Page A-243
        Page A-244
    Appendix
        Page A-245
        Page A-246
        Page A-247
        Page A-248
        Page A-249
        Page A-250
    Indice cronologico
        Page A-251
        Page A-252
        Page A-253
        Page A-254
        Page A-255
        Page A-256
        Page B-193
        Page B-194
        Page B-195
        Page B-196
        Page B-197
        Page B-198
        Page B-199
        Page B-200
        Page B-201
        Page B-202
        Page B-203
        Page B-204
    Legislacion del impuesto sobre la renta
        Page B-205
        Page B-206
        Page B-207
        Page B-208
        Page B-209
        Page B-210
        Page B-211
        Page B-212
        Page B-213
        Page B-214
        Page B-215
        Page B-216
        Page B-217
        Page B-218
        Page B-219
        Page B-220
        Page B-221
        Page B-222
        Page B-223
        Page B-224
        Page B-225
        Page B-226
        Page B-227
        Page B-228
        Page B-229
        Page B-230
        Page B-231
        Page B-232
        Page B-233
        Page B-234
        Page B-235
        Page B-236
        Page B-237
        Page B-238
        Page B-239
        Page B-240
        Page B-241
        Page B-242
        Page B-243
        Page B-244
        Page B-245
        Page B-246
        Page B-247
        Page B-248
        Page B-249
        Page B-250
        Page B-251
        Page B-252
        Page B-253
        Page B-254
        Page B-255
        Page B-256
        Page B-257
        Page B-258
        Page B-259
        Page B-260
        Page B-261
        Page B-262
        Page B-263
        Page B-264
        Page B-265
        Page B-266
        Page B-267
        Page B-268
        Page B-269
        Page B-270
        Page B-271
        Page B-272
        Page B-273
        Page B-274
        Page B-275
        Page B-276
        Page B-277
        Page B-278
        Page B-279
        Page B-280
        Page B-281
        Page B-282
        Page B-283
        Page B-284
        Page B-285
        Page B-286
        Page B-287
        Page B-288
        Page B-289
        Page B-290
        Page B-291
        Page B-292
        Page B-293
        Page B-294
        Page B-295
        Page B-296
        Page B-297
        Page B-298
        Page B-299
        Page B-300
        Page B-301
        Page B-302
    Legislacion del impuesto sobre articulos suntuarios
        Page B-303
        Page B-304
        Page B-305
        Page B-306
        Page B-307
        Page B-308
        Page B-309
        Page B-310
        Page B-311
        Page B-312
        Page B-313
        Page B-314
        Page B-315
        Page B-316
        Page B-317
        Page B-318
        Page B-319
        Page B-320
    Sumario alfabetico
        Page B-321
        Page B-322
        Page B-323
        Page B-324
        Page B-325
        Page B-326
        Page B-327
        Page B-328
        Page B-329
        Page B-330
        Page B-331
        Page B-332
        Page B-333
        Page B-334
        Page B-335
        Page B-336
        Page B-337
        Page B-338
        Page B-339
        Page B-340
        Page B-341
        Page B-342
        Page B-343
        Page B-344
        Page B-345
        Page B-346
        Page B-347
        Page B-348
        Page B-349
        Page B-350
        Page B-351
        Page B-352
        Page B-353
        Page B-354
        Page B-355
        Page B-356
        Page B-357
        Page B-358
        Page B-359
        Page B-360
        Page B-361
        Page B-362
        Page B-363
        Page B-364
        Page B-365
        Page B-366
        Page B-367
        Page B-368
        Page B-369
        Page B-370
        Page B-371
        Page B-372
        Page B-373
        Page B-374
        Page B-375
        Page B-376
        Page B-377
        Page B-378
        Page B-379
        Page B-380
        Page B-381
        Page B-382
        Page B-383
        Page B-384
        Page B-385
        Page B-386
        Page B-387
        Page B-388
        Page B-389
        Page B-390
        Page B-391
        Page B-392
        Page B-393
        Page B-394
        Page B-395
        Page B-396
        Page B-397
        Page B-398
        Page B-399
        Page B-400
        Page B-401
        Page B-402
        Page B-403
        Page B-404
        Page B-405
        Page B-406
        Page B-407
        Page B-408
        Page B-409
        Page B-410
        Page B-411
        Page B-412
        Page B-413
        Page B-414
        Page B-415
        Page B-416
    Appendix
        Page B-417
        Page B-418
        Page B-419
        Page B-420
    Indice cronologico
        Page B-421
        Page B-422
        Page B-423
        Page B-424
        Page B-425
        Page B-426
        Page B-427
        Page B-428
Full Text




















Legislaci6n
del
PROCEDIMIENTO DE APREMIO
























PROCEDIMIENTO
DE APREMIO











PROCEDIMIENTO DE APREMIO


INTRODUCTION

La Orden Militar 501, de 11 de diciembre de 1900
(Gac. de la Habana, del 12) estableci6 que los procedi-
mientos contra contribuyentes y otros responsables para la
cobranza de los descubiertos liquidados a favor de la
Hacienda P6blica, Ayuntamiento o entidad subrogada en
sus derechos, son puramente administrativos y se seguiran
por la via de apremio, con sujeci6n a las reglas que esta-
blece.
Por D. P. 908, de 1 de junior de 1928 (Gac. del 18,
copia corregida), se aprobo el Reglamento con sujeci6n al
cual se habria de obtener por Via de Apremio el ingreso
de las contribuciones debidas por el impuesto del 2% so-
bre intereses de Hipotecas, autorizado por el art. XVIII
de la Ley de 15 de julio de 1925, que qued6 derogado
por el art. 27 del Decreto 694 de 25 de mayo de 1933
al derogar todas las disposiciones relacionadas con los
arts. 63 a 85 del D. L. 1517 de 15 de julio de 1925
que deroga.
Por D. P. 1539, de 7 de Septiembre de 1928 (Gac.
del 18) se aprob6 el Reglamento para la Via de Apremio
Fiscal, que fue derogado por los arts. 86 y 87 del D. L.
113', de 31 de julio de 1935.
Hoy regular este Procedimiento el citado D. L. 113,
de 31 de julio de 1935, que se inserta complete, y que
vino a reglamentar al D. L. 40, de 27 de junior de 1935
(Gac. Ex. 115, del 28) que cre6 la Secci6n de Apre-
mios, adscripta a la Direcci6n General de Contabilidad





















4 PROCEDIMIENTO DE APREMIO

de la Secretaria de Hacienda, que no se inserta por su
caracter esencialmente administrative.
Por D. L. 773, de 4 de abril de 1936 (Gac. Ex.
100, del 8) se regular el Procedimiento de Apremio para
el cobro de los impuestos que correspondan a los Munici-
pios, que tampoco se inserta por quedar esa tributaci6n
fuera del alcance de esta obra.
El' resto de la legislaci6n vigente sobre Procedimiento
de Apremio Fiscal es el que se inserta a continuacion.












Ley de 6 de julio de 1928
(Gae. del e9)
APREMIO DE ADUANAS


Art. 24. Se concede jurisdicci6n a los sefiores Ad-
ministradores de Aduanas de la Republica para conocer
en los expedientes de apremio contra contribuyentes y otros
responsables por descubiertos liquidados a favor de la
Hacienda piblica seg6n las legislaciones de Aduanas y
de Puertos y las Leyes de Impuestos especiales, la liqui-
daci6n y cobranza de los cuales est6 atribuida reglamen-
tariamente a dichas Administraciones las que sustanciarin,
en su caso, la via de apremio hasta su fin, conforme a los
preceptos vigentes contenidos en la Orden numero quinien-
tos uno de mil novecientos (I), con las siguientes excep-
clones:
a) El t6rmino voluntario para el pago de dichos des-
cubiertos seri el que determine la legislaci6n y reglamen-
tos y en defecto de ello, el de quince dias; y el termino
entire los trimites de embargo y subasta seri el de quince
dias.
b) El embargo podri extenderse sobre los bienes que
aparezcan como de los deudores, siempre que no constase
fehacientemente que pertenecen a otra persona y esten bajo
la jurisdicci6n de Aduanas, la cual, en su caso, los reten-
drA sujetindolos al resultado del apremio, y
c) El tercer perito para la tasacion del bien embar-
gado se designari en el caso a que se contrae el Articu-








PROCEDIAMIENTO ]E APRIlMEO


lo XVII de la Orden quinientos uno de mil novecientos,
por el Secretario de Hacienda, 6nicamente cuando las
evaluaciones hechas por los dos peritos fueren cada una,
cantidad superior a diez mil pesos, y sera eficaz para pro-
cederse a la subasta, la tasaci6n conforme de dos de entire
los tres peritos designados. Si alguna de aquellas dos eva-
luaciones no excediere de diez mil pesos, tasarg el Admi-
nistrador de la Aduana entire los limits de las dos vafo-
raciones periciales.
V. art. 20 pirrf. 19 D. L. 113, de 31 de julio de 1935.
(1) Hoy con arreglo al D. L. 113, de 31 de julio de 1935.

Art. 25. Los Administradores de las Zonas y de los
Distritos Fiscales observarin en los procedimientos de apre-
mio de que conocieren conforme a la Orden quinientos uno
de mil novecientos, las modificaciones de sus preceptos a
que se contrae el apartado a) del Articulo anterior y pro-
veerin para la tasaci6n del bien embargado al deudor,
ajustindose al procedimiento sefialado en el apartado c)
del mismo Articulo.
Hoy D. L. 40, de 27 de junior de 1935 y D. L. 113, de 31
de julio de 1935.
Art. 26. Se deroga el Articulo XVIII de la Orden
quinientos uno de mil novecientos. El embargo de los
bienes de los contribuyentes morosos y de otros deudores
por descubiertos liquidados a favor de la Hacienda Pi-
blica, se proveera y practicari por los funcionarios a los
que se contraen los dos Articulos anteriores, seg6n el pro-
cedimiento prescripto por la Ley Hipotecaria o la de En-
juiciamiento Civil.
Las disposiciones de las Leyes Hipotecaria y de Enjui-
ciamiento Civil, vigentes, deberin aplicarse como supleto-
rias o complementarias de las contenidas por la Orden
quinientos uno de mil novecientos.








CTH. 17, DE 19 AGOS. 1930


Art. 27. El Poder Ejecutivo procederi en el tir-
mino de dos meses a dictar los Reglamentos para la eje-
cuci6n de la Orden quinientos uno de once de diciembre
de mil novecientos, relativamente a los impuestos del Es-
tado.
En cumplimiento de esta disposici6n se dict6 el Reglamen-
to contenido en el D. P. 1539, de 7 de septiembre de 1928
(Gac. del 18) que fu6 derogado por el art. 86 del D. L. 113,
de 31 de julio de 1935 que regular hoy el procedimiento de
apremio.
Art. 28. El Estado podra reclamar mediante terce-
ria de mejor derecho, en los casos legales, inmediatamente
que fuere notificado al interesado, o interesados la resolu-
ci6n de que procediere el cridito, siempre que aqu6lla
cause estado.

Circular 17, de 19 de agosto de 1930
(Gac. 3 de septiembre)
APREMIO CASO DE EMISION DE BONOS
HIPOTECARIOS
Primero: Que en los casos de emisiones de Bonos Hi-
potecarios en que no se haga efectivo el Impuesto del 2'%
establecido por el Art. XVIII de la Ley de 15 de julio
de 1925; se seguira el procedimiento de apremio contra
la renta, que en este caso la constituyen los intereses de
los bonos.
Segundo: Que en los casos en que esa renta no se haga
efectiva se procedera a embargar el credito hipotecario,
ya que este constitute el bien patrimonial del prestamista
deudor que es el bonista, y asi como a este le sirve de
garantia y lo ampara cuando no se realizan los pagos de
los intereses devengados tiene que ser por la propia causa
lo que garantice la efectividad del Impuesto; con mayor
motive siendo el bonista un contribuyente an6nimo.








PROCDIMAIENTO DE APREATO


Ley de 29 de enero de 1931
(Gac. Ex. 01 2 del mismo dia)
ENTRADA EN EL DOMICILIO
DEL CONTRIBUYENTE


CAPITULO VI

ENTRADA EN EL DOMICILIO DEL CONTRIBUYENTE
Art. 26. Los administradores fiscales, los ejecutores
o agents de apremios del Estado, la Provincia o el Mu-
nicipio y los administradores de aduanas, al 6nico y exclu-
sivo objeto de proceder al embargo y cumplimiento de las
disposiciones que regulan la via de apremio, podrAn pene-
trar de dia en el domicilio de los deudores del Estado, la
Provincia o el Municipio cuando istos fueren personas iu-
ridicas o se tratare del lugar en que estuviere establecido
cualquier comercio o industrial. Para poder penetrar en
el domicilio particular de una persona fisica sin su consen-
timiento, se exigiri el mandamiento judicial correspondiente
que expedirin los Jueces de Instrucci6n.
V. art. 73 D. L. 113, de 31 de julio de 1935.

Ley de 22 de enero de 1932
(Gac. Ex. wn9 2, drl 2,3)
SUBASTAS MENORES DE $ 500.00


CAPITULO XVII
DEL PROCEDIMIENTO SOBRE SUBASTAS MENORES
DE QUINIENTOS PESOS
Art. 1. En los casos en que la Administraci6n de
Hacienda tenga que acudir al remate de bienes muebles








LEY DE 22 ENE. 1932


o inmuebles como consecuencia de un procedimiento de
apremio y siempre que el valor de los bienes no exceda
de quinientos pesos, no sera necesario insertar los anuncios
de la subasta en la Gaceta Oficial ni en los diaries de la
localidad, bastando con que anuncie en puertas, salas o
corredores de las Oficinas subastadoras durante el termino
de diez dias hibiles, y se notifique personalmente al deudor
de la primera subasta; de cuyo hecho dari fe el Jefe de
la Oficina en acta que firmarin como testigos el Tesorero
y el Contador de la misma (1).
Igual procedimiento se seguira en las subastas de arren-
damiento de bienes inmuebles cuando su renta annual no
exceda de doscientos pesos.
Y si celebradas tres subastas, con intervalos de sesenta
dias entire ellas (2) no se presentaren postores que mejo-
rasen las ofertas se adjudicarin los bienes al que mejor
oferta hubiese hecho en la iltima, y si, a pesar de estas tres
subastas, no hubiese poster alguno, entonces el Adminis-
trador Fiscal o de Aduana podri venderlos al precio que
se ofreciese, cualquiera que sea 6ste, pero sometiendo antes
las condiciones de la venta a la aprobaci6n del Secretario
de Hacienda, sin cuyo requisite seri nula la enajenaci6n
que se haga y responsible de ella el funcionario que la
consinti6.
(1) V. art. 32 D. L. 113 de 31 de julio de 1935.
(2) V. Cir. 3, de 7 de enero de 1933.
Art. 2. Lo dispuesto en este Capitulo, regiri desde
la fecha de su publicaci6n en la Gaceta Oficial.


DISPOSICION FINAL
Art. 1. Se derogan todas las leyes, 6rdenes, decretos
y cualesquiera otras disposiciones, que sean incompatible
o que se opongan en todo o en parte a lo que se previene
en los Capitulos de esta Ley.









Art. 2. Lo dispuesto en el Articulo anterior regirg
desde su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Rep6-
blica.
Circular 3, de 7 de enero de 1933
(Gac. del 16)

TERMINOS EN LAS SUBASTAS MENORES
DE $ 500.00
Primero: Que en los trrmites de subasta de bienes mue-
bles o inmuebles cuyo valor sea menor de quinientos pesos
($ 500.00) se entienda que, el termino de sesenta dias a
que se refiere el pirrafo tercero del precepto aplicable, se
estimari siempre como el maximum de tiempo dentro del
cual han de efectuarse las tres subastas pertinentes y no
periods sucesivos de sesenta dias, entire cada uno de esos
actos, pues ello pugnaria con el espiritu de la Ley a mis
de ser incongruente e inarm6nico con la media fiscal que
se establece.
V. arts. 44, 45 D. L. 113, de 31 de julio de 1935.
Segundo: Que dado el caso previsto por el indicado
pirrafo tercero, si no hubiere postor alguno, entonces el
Administrador Fiscal o de Aduana podri venderlos al
precio que se ofreciese, cualquiera que sea 6ste, pero so-
metiendo antes las condiciones de la venta a la aprobaci6n
del Sr. Secretario de Hacienda, sin cuyo requisite seri
nula la enajenaci6n que se haga y responsible de ella el
funcionario que la consinti6.
Se llama la atenci6n especialmente de los sefiores Ad-
ministradores Fiscales y de Aduanas sobre el mis exact
cumplimiento de estos 61timos tramites a fin de evitar la
nulidad del procedimiento con sus naturales perjuicios y
responsabilidades.










Las ofertas o propuestas posteriores a la tercera subasta,
es decir, "las condiciones de venta" de los objetos embar-
gados en procedimiento de apremio, se someterAn a la apro-
baci6n de la Secretaria por mediaci6n de la Secci6n que
conozca del impuesto causante del debito, a la que remi-
tirg los antecedentes del caso la Administraci6n actuante,
siendo, por tanto, aquella la encargada de proponer, aten-
didas las conveniencias del Fisco, la aprobaci6n o el re-
chazo de la oferta, sin que esto se oponga, desde luego, a
que se formulen las consultas que en algunos casos pudie-
ran resultar necesarias prescindiendo del aspect economic
de la operaci6n en studio.
El filtimo parrafo qued6 asi redactado por la Cir. 37, de 4
de octubre de 1934 (Gac. 7 noviembre).

Decreto-Ley 113, de 31 de julio de 1935
(Gac. E.. 158, de 3 de af(osto)
PROCEDIMIENTO DE APREMIO
La Lel de 17 de diciembre de 1937 (Gac. dil 23), miodifiCe
los arls. 2, 10, 16, 42, 44, 45, 52, 54 y 83 de eslfe D)ereto-Ley.

CAPITULO I
CONCEPT DEL APREMIO Y FUNCIONARIOS
QUE LO TRAMITAN

Art. 1. El procedimiento de apremio, que es objeto
de este Decreto-Ley, sera exclusivamente administrative, y
es, por tanto, privativa la competencia de la Administraci6n
para entender y resolver en todas las incidencias de aquIl,
sin que los Tribunales ordinarios puedan admitir demand
alguna en esta material, a menos que se justifique haberse
agotado la via gubernativa, o que de acuerdo con este
Decreto-Ley, se hubiese sometido el conocimiento del asun-
to a la jurisdicci6n ordinaria.


1). 1, 113, D1,' :11 311L. 1915








PRnOCEDTXITEN'TO D)E APREMITO


Se cobrarin conforme a la tramitaci6n que este Decreto-
Ley establece, los adeudos que procedan de impuestos, con-
tribuciones, tasas, penalidades gubernativas que no se hagan
efectivas por procedimientos especiales, responsabilidades
pecuniarias, ya sean directs, subsidiaries o solidarias, o de
sueldos de empleados p6blicos cuyo pago corresponda a
personas o entidades particulares, o de otros descubiertos
liquidados a favor de la Hacienda Piblica, que no se
hayan originado de actos en que el Estado hubiese interve-
nido en su caracter de persona juridica, y sin perjuicio de
lo dispuesto en los Articulos ciento ochenta, ciento ochenta
y uno y ciento ochenta y dos de la Ley Orginica de los
Municipios y cincuenta y ocho y cincuenta y nueve de la
Ley Organica de las Provincias.
No obstante lo dispuesto en el pirrafo anterior, tambien
se cobrarin por los trimites de este Decreto-Ley, el precio
del arrendamiento de bienes del Estado, los reditos de cen-
sos constituidos a su favor y los intereses de las hipotecas
a que se contrae el Articulo ciento diecisiete de la Ley
Hipotecaria vigente.
Art. 2. Los expedientes de apremio sera tramitados
por los Administradores de las Zonas o Distritos Fiscales
o de Aduanas, bajo la direcci6n y fiscalizaci6n de la Sec-
ci6n de Apremios de la Secretaria de Hacienda (1).
Los Administradores darAn cuenta a la Seccion, dentro
de tercero dia, del inicio de los expedientes de apremio,
de los pagos que se efecttien por el deudor, o a su nombre,
y de los expedientes que se paralicen por insolvencia del
que deba pagar. Tambi6n remitiran a la Secci6n copia
literal de las diligencias de embargo que practiquen, de las
que hubieren intentado sin resultado positive, del edicto de
la subasta, en el mismo dia en que se sefiale y de cual-
quiera otra que la Secci6n crea oportuno solicitar (2).
Los Administradores serin responsables de cualquier
perjuicio que se origine al Fisco, por su falta de obser-








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


vancia de las formalidades que en este Decreto-Ley se
establecen, sin perjuicio de la penalidad administrative o
criminal que proceda.
El Jefe de la Secci6n de Apremios, podri, en cualquier
caso, ordenar la inspecci6n de los expedientes de apremio
y disponer la practice de las diligencias que estime proce-
dentes.
(1) Esta Secci6n fu6 creada por D. L. 40, de 27 de junio
de 1935; V. art. 24 de la Ley de 6 de julio de 1928.
(2) Este pirrafo segundo qued6 asi redactado por el ar-
ticulo 84 de la Ley de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
V. art. 29 y Dispos. Adicional 21 D. 120, de 17 de enero
de 1940.

Art. 3. Cuando la recaudaci6n de algin impuesto del
Estado este a cargo de los Municipios, se aplicarg el pro-
cedimiento de apremio establecido para el cobro de las con-
tribuciones municipales (I), y la Secci6n de Apremios
tendri facultades para inspeccionar los respectivos expe-
dientes y dar cuenta a quien corresponda de las irregulari-
dades que observe.
(1) Se halla regulado por D. L. 773, de 4 de abril de 1936
(Gac. Ex. n. 100, del 8).

CAPITULO II
DEL EMBARGO

Art. 4. Si el contribuyente, o la persona que se halle
en alguno de los otros casos del Articulo primero de este
Decreto-Ley, no satisfaciere su adeudo liquidado dentro
del t6rmino fijado por las Leyes o Reglamentos respectivos,
o en el de quince dias, en el caso de que la Ley o Regla-
mento aplicable no contuviere determinaci6n expresa del
plazo para el pago voluntario, el Administrador de la Zona
o del Distrito Fiscal, o el de la Aduana en su caso, en
cuya oficina debi6 haberse efectuado el pago, lo declarari,








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


en un solo acto, moroso e incurso en un recargo equivalent
al diez por ciento del valor del adeudo, y lo requeriri (1)
para que pague, y si no se hiciere inmediatamente, proce-
deri a embargarle bienes de su propiedad en proporci6n
bastante a cubrir el imported del principal, del recargo y del
valor alzado de los gastos y costas del procedimiento, los
cuales se calcularin prudencialmente por el Administrador,
pero en ning6n caso su estimado podri ser inferior a veinte
pesos.
Si el requerimiento de pago y l'a diligencia de embargo
se entendieren con personas distintas, se prevendra a la que
intervenga en la ultima, la obligaci6n en que esti de comu-
nicarlo al deudor o a su apoderado, bajo pena de multa,
conforme al Articulo sesenta y seis de este Decreto-Ley.
Si se paga el adeudo, el comisionado extender y entre-
gara al que pag6, un recibo provisional a nombre del deu-
dor, a cuya presentaci6n seri expedida la carta de pago
en la oficina correspondiente (2).
El comisionado de Apremios, deberi estar afianzado en
la cantidad de dos mil pesos (moneda official .
El imported del recargo, de que habla el pirrafo primero,
pasari a former parte del Fondo de Jubilaci6n de Funcio-
narios y Empleados Piblicos del Estado, la Provincia y
el Municipio, creado por la Ley de veintiocho de junior de
mil novecientos diecinueve, y tan pronto como se incurra
en dicho recargo, el Administrador lo comunicari a la Sec-
ci6n de Pensiones y Jubilaciones para que tome la debida
cuenta y raz6n.
V. art. 66 pirrf. 29 de este Decreto-Ley.
(1) V. art. 66 de este Decreto-Ley.
(2) V. art. 4 D. 107, de 20 de septiembre de 1935.
Art. 5. No obstante lo dispuesto en el Articulo pre-
cedente, podra decretarse el embargo preventive de bienes
del deudor, si existiere un descubierto liquidado a favor de








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


la Hacienda Publica, aunque no hubiere recaido resoluci6n
definitive, y siempre que concurriese, ademis, alguna de
las circunstancias siguientes:
Primera: Que el deudor no sea ciudadano cubano.
Segunda: Que no tenga domicilio conocido, o bienes
races, o un establecimiento agricola industrial o mercantil
en el lugar en que la deuda sea exigible.
Tercera: Que haya desaparecido de su domicilio o es-
tablecimiento sin dejar persona alguna al frente de 6l, con
poder bastante, y si la hubiere dejado que 6sta ignore su
residencia.
Cuarta: Que se oculte, o exista motive racional para
career que ocultara o malbaratara sus bienes en dafio de la
Hacienda Pulblica.
En el caso de embargos preventivos, no se incurrira en
recargo mientras no transcurra el tirmino seiialado en el
Articulo cuatro.

Art. 6. Al decretar el embargo, los Administradores
fiscales o de Aduanas tendran en cuenta el orden estable-
cido en el Articulo mil cuatrocientos cuarenta y cinco de
la Ley de Enjuiciamiento Civil, sin perjuicio de que pueda
alterarse dicho orden, cuando conviniere a los intereses de
Estado, para dar preferencia a los bienes de facil reali-
zacion.

Art. 7. El embargo se ejecutari por funcionario o
empleado designado por el Administrador, y sobre los bie-
nes que este sefiale o que el comisionado estimate verosi-
milmente que fueren del deudor, si el Administrador no
hubiere podido hacer la relaci6n previa o esta resultare
insuficiente o estuviere basada en supuestos err6neos; y si
resultare que dichos bienes estuvieren poseidos a titulo de
duefio por persona distinta de la designada y se exhibiere
document fehaciente que asi lo comprobare, de fecha an-








PROCEDIMITENTO DE APREMIO


terior a la primera notificaci6n del adeudo o descubierto,
no se practicari la diligencia en cuanto a dichos bienes.
El Administrador, el Jefe de la Secci6n de Apremios,
el Director General de Contabilidad, o el Secretario de
Hacienda, podri reiterar la orden de embargo, segin la
apreciaci6n que hiciere sobre la existencia de las circuns-
tancias exigidas en el parrafo anterior.
Art. 8. El Administrador dejara sin efecto el em-
bargo ejecutado o no practicari el que hubiere proveido
en cualquier moment en que el deudor pague el principal,
el recargo y los gastos y costas causados (1), y, en todo
caso, siempre que cualquiera persona ajena al procedimien-
to, probase con document fehaciente, y dentro del t6rmino
del articulo cincuenta y nueve, que los bienes le pertene-
cen, desde fecha anterior a la notificaci6n del adeudo o
descubierto; except en el caso de que los bienes estuvie-
sen especialmente sujetos por la Ley a responder preferen-
temente del adeudo exigido por el apremio.
Contra la denegatoria del Administrador a dejar sin
efecto el embargo, el tercero perjudicado podri establecer
demand de terceria conforme al Capitulo VI de este
Decreto-Ley.
(1) V. art. 23 de este Decreto-Ley.
Art. 9. Los Administradores de las Zonas o de los
Distritos Fiscales o de las Aduanas, no decretarin el em-
bargo de bienes que la legislaci6n vigente prohiba.

Art. 10. Cuando se trate de deudores que tengan
un negocio en producci6n, pero que no posean bienes de
valor apreciable o los que tuvieren fueren insuficientes a
cubrir las responsabilidades exigidas en el procedimiento,
o no fueren susceptibles de embargo por prohibici6n de la
Ley, y, en todo caso, siempre que la enajenaci6n de los
bienes o la paralizaci6n del negocio, pueda ser perjudicial







D. L. 113, D)E 31 JUL. 1935


a los interesse del Fisco, se constituira una administraci6n,
o nombrara un interventor, para que fiscalice la adminis-
traci6n del negocio, y vaya satisfaciendo con el product
del mismo, el cr6dito de la Hacienda Piblica. Si se asig-
nare retribuci6n al Administrador o Interventor, se hard
efectiva, en la fecha que se disponga, sobre los bienes del
deudor o sus frutos, y, en su oportunidad, se computarA
su ascendencia en las costas del procedimiento.
En el caso de este articulo se aplicara, hasta donde fue-
re possible. lo dispuesto para la administraci6n del abintes-
tato en la Ley de Enjuiciamiento Civil (1).
Los administradores fiscales fijarin la suma que el
Administrador o Interventor debera retirar peri6dicamente
para ir saldando el adeudo y que no podri ser inferior al
veinticinco por ciento de la entrada bruta del period de
que se trate. Cuando entienda que corresponda un tanto
por ciento inferior fijara el veinticinco por ciento y solici-
tari autorizaci6n de la Secci6n de Apremios para sefialar
el que a su juicio proceda.
Los interventores no necesitan prestar fianza para ga-
rantizar su gesti6n, pero cuando las entregas que haga el
deudor excedan de doscientos pesos, debera designarse para
recibirlas a un empleado afianzado.
Los dos filtimos parrafos fueron adicionados por Ley de
17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
(1) V. arts. 1004 a 1034, 1688 de dicha Ley.
Art. 11. Los bienes muebles embargados, se depo-
sitarin en poder de persona de responsabilidad, que podri
ser el mismo deudor y, en todo caso, se prevendri al de-
positario de la sanci6n que establece el articulo cuatrocien-
tos seis del C6digo Penal.
V. art. 9 D. 120, de 17 de enero de 1940.
Art. 12. Si se embargaren rentas, sueldos. pensions
o croditos realizables en el acto, se notificara el embargo









PROCEDIMIENTO DE APREMIO


al obligado a satisfacerlos, para que los haga efectivos en
la Administraci6n Fiscal o de Aduana correspondiente
hasta dejar extinguido, si fuere possible, el adeudo del
apremiado, el recargo legal y los gastos y costas del pro-
cedimiento.
En relaci6n con el embargo, hay que tener en cuenta las
disposiciones mAs principles en esta material que anotamos
a continuaci6n:
O. M. 168, de 17 mayo 1902 y D. P. 279, de 20 diciembre
1906: no son embargables los sueldos de los empleados pi-
blicos ni las pensions del Estado, la Provincia y el Muni-
cipio.
D. P. 2697, de 11 noviembre 1933. Tampoco lo son los
salaries de los obreros y empleados de empresas de Servicio
Pfiblico.
D. P. 2701, de 16 noviembre 1933. Los salaries de los
obreros y empleados son embargables en una d6cima parte
de la ascendencia. Las pensions a ellos concedidas no son
embargables.
D. P. 695, de 25 marzo 1936. No son embargables los
fondos depositados en la Caja Postal de Ahorros.
D. P. 116, de 9 enero 1934. No es embargable el derecho
del cesionario al lote cedido, ni las viviendas y construc-
ciones que en el mismo levante, ni las semillas, animals,
tiles de labranza, aperos, etc., aplicados al cultivo del lote
de terreno cedido por el Estado a los campesinos.
D. P. 1180, de 27 abril 1936. No se pueden embargar las
cantidades entregadas por el Estado a los contratistas de
Obras Pfblicas para atenciones de la obra en la cuantia
a que 6stas afecten.
Art. 1447, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Declara
inembargable el lecho cotidiano del deudor, su mujer e
hijos, las ropas de precise uso de los mismos y los instru-
mentos necesarios para el arte u oficio a que se dediquen.
Art. 261 del C6digo Notarial. No son embargables las
jubilaciones y pensions de los Notarios.
Art. 8 Ley Notarial. Ni los honorarioe de los Notarios.
Ley de 26 de marzo de 1929. Ni las jubilaciones y pen-
siones de los Registradores de la Propiedad.
Por el contrario, son embargables:
Los bienes, sueldos, pensions, jornales, salaries, gratifi-
caciones y remuneraciones de todas classes, aunque fuesen








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


inembargables, que perciba cualquiera de los c6nyuges, para
responder al pago de pensions: art. 24 de la Ley de Di-
vorcio, modificado por el art. 29, D. L. 739, de 4 diciem-
bre 1934.
Y cuando se trate de alimentos y pensions entire pa-
rientes: D. 741, de 4 de diciembre de 1934, art. 51 de la
Constituci6n.
Para todos los casos que anteceden t6nganse en cuenta
las disposiciones sobre Recurso de Amparo (0. 362, de 17
septiembre 1900).
Adem;s: art. 16, Ley de Contabilidad de 25 de junior de
1870 (inembargabilidad de los bienes del Estado). Art. 59,
Ley OrgAnica de las Provincias (ni los de la Provincia).
Art. 180 de la Ley Orginica de los Municipios (ni los del
Municipio). 0. 34 de 1902 y art. 1446 de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil (ni el material fijo y movil de ferrocarriles).
Art. 31, Ley de 8 enero 1937 (ni los bienes de la Universi-
dad de la Habana).

Art. 13. Si los bienes sobre los cuales se pretendiere
trabar embargo, estuvieren embargados por mandamiento
de otra Autoridad administrative o judicial, se procedera
a su reembargo, notificandoselo a la respective Autoridad.
El depositario nombrado por la autoridad que embargo
primero, seri designado para desempeiiar las mismas fun-
ciones al practicarse el nuevo embargo, sin que, en ningin
caso, pueda rehusar o renunciar el cargo, mientras estu-
viere desempefiando aqu6l para el cual fu6 nombrado an-
teriormente.
El duefio de los bienes, su apoderado, o la persona que
con cualquier caracter los tenga bajo su custodia o que
los administre, esta en la obligaci6n de declarar, bajo ju-
ramento, si aquillos estan libres o embargados a las re-
sultas de otro procedimiento.
No obstante lo consignado en el pirrafo precedent,
siempre que cualquiera Autoridad administrative o judicial,
inicie procedimiento cobratorio contra cualquiera persona
natural o juridica, que por su condici6n o por el negocio
que ejerza, fuera presumible que tuviera el caracter de








PROCEDIMIENTO DE APRhMIO


contribuyente o deudor del Estado, dara cuenta en el acto
de dicho embargo a la Administraci6n Fiscal en cuyo te-
rritorio radicaren el negocio o los bienes de la persona
afectada por el embargo, a fin de que dicha Administra-
ci6n procede de conformidad con el articulo siguiente.
Art. 14. En el caso del articulo anterior, el Admi-
nistrador dara cuenta, sin demora, a la Secci6n de Apre-
mios la cual si estimase que la simultaneidad de procedi-
mientos pudiera resultar en perjuicio del Fisco, propondri
al Secretario de Hacienda que se pasen los antecedentes
al de Justicia, para que por medio del Ministerio Fiscal,
se person como tercerista, en el juicio civil o procedimien-
to administrative, a nombre de la Administraci6n General
del Estado.
Si la Autoridad administrative que conozca del proce-
dimiento en que se interponga la terceria no reconociera
en el acto el derecho preferente del Estado, en el caso de
que se trate, se inhibira y remitiri sin dilaci6n, los antece-
dentes del asunto, al Juez que fuere competent, para que
proceda al emplazamiento dispuesto en el articulo sesenta
y tres de este Decreto-Ley. En este caso, no seri necesa-
ria la prestaci6n de fianza para la admisi6n de la terce-
ria, y el Estado continuari la via de apremio hasta cum-
plir lo procedente, seguin el Articulo sesenta y cinco.
Art. 15. Cuando por cualquier motive, se hubieren
omitido o no hubiera tiempo para cumplir las prescripcio-
nes de los dos articulos anteriores, la Autoridad adminis-
trativa o judicial que saque a subasta bienes, sobre los
cuales pretendiere cobrar alg6n adeudo la Hacienda Pi-
blica, expresari esta circunstancia en los edictos y publi-
caciones y, en ning6n caso, otorgari la escritura de venta
o dara posesi6n al adjudicatario, ni dispondri del product
del remate, sin antes notificar al funcionario del Estado a
quien correspond cobrar el adeudo, todo ello con parali-








D. L. 113, D1) '1 JUTTL. 193


zaci6n del procedimiento por un termino de nueve dias a
contar de la notificaci6n, durante el cual, el Estado, po-
dra ejercitar las acciones que estime convenientes para ha-
cer valer su derecho.

Art. 16. Si entire los bienes embargados figurase mo-
neda de curso legal, se ocupara en el acto y se llevari a
dep6sito por un t6rmino de quince dias, pasado el cual,
si estuviere firm el embargo, se aplicari por su orden, al
pago del principal, recargo y gastos y costas del procedi-
miento, previo el ingreso en firme, dejandose constancia
en el expediente de la carta de pago que se expida, todo
lo cual' se tendra en cuenta al practicarse la liquidacidn
del remate, a no ser que la cantidad ocupada, alcance a
cubrir el imported de lo adeudado por principal, recargo y
gastos y costas causados, en cuyo caso se hard pago una
vez que transcurran los quince dias, haciendose el ingreso
en firme de lo que corresponda al Estado, se liquidarin
las costas y gastos en la forma fijada en este Decreto-Ley
y el remanente, si lo hubiere, se pondri a la disposici6n
del deudor.
En los casos a que se refiere este articulo, tanto si el
ingreso fuera parcial o por el total de lo adeudado, se
realizari previo el cumplimiento de las formalidades que
exija la legislaci6n por que se rija el adeudo.
Este articulo qued6 asi redactado por el art. 86 de la Ley
de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
Art. 17. Si el embargo recayere sobre valores de co-
mercio endosables o sobre documents de cridito al porta-
dor, conforme a la enumeraci6n del articulo quinientos
cuarenta y siete del C6digo de Comercio, se hara su venta
por el agent o corredor que el Administrador design,
uniendose al expediente nota de la negociaci6n y una cer-
tificaci6n de dicho funcionario, en la que conste haberse
hecho aquella al cambio corriente en el dia de la venta.








PRO('EIMIINT() 1)IiTE APR1PAI()


Respect a los efectos que se coticen en la Bolsa, la
elecci6n del Administrador deberi recaer en uno de los
agents de la misma, y donde no los hubiere, en un Co-
rredor de Comercio.
Si en la demarcaci6n del Administrador que conociere
del apremio no hubiere Bolsa o Corredor de Comercio, se
remitirin los efectos cotizables al Administrador de la
Zona y Distrito Fiscal de Oriente de la Habana, para
su realizaci6n en la forma dispuesta.
Art. 18. Si los bienes embargados fueren inmuebles,
el Administrador Fiscal, o el de Aduana en su caso, li-
brara directamente al Registrador de la Propiedad que
corresponda, mandamiento por duplicado, con las forma-
lidades exigidas por la Ley Hipotecaria y el Reglamento
para su ejecuci6n, para obtener la debida anotaci6n del
embargo en el Libro de dicho Registro.
El Registrador de la Propiedad devolveri al Adminis-
trador, un ejemplar del mandamiento con la nota de ha-
berse cumplido el mismo, o con las objeciones que estime
procedentes.
Asimismo, se expediri mandamiento directamente al pro-
pio Registrador, para que libre y remita a la Administra-
ci6n, certificaci6n en relaci6n de los censos, hipotecas u
otros gravAmenes que pesen sobre el inmueble o de que
se halla libre de cargas.
Los Registradores no devengarin honorarios por las
anotaciones y certificaciones a que se refiere este articulo,
cuando el pago de los mismos corresponda al Estado y
este no sea el adjudicatario en el' remate; y si la expedi-
ci6n de la certificacion no se efectuare dentro del termino
que sefiala el articulo doscientos noventa y cinco de la Ley
Hipotecaria, podri el Administrador, el Jefe de la Secci6n
de Apremios, el Director General de Contabilidad, o el
Secretario de Hacienda, hacer uso directamente del dere-










cho que consagra el articulo doscientos noventa y seis de
la propia Ley.
V. art. 48 de este Decreto-Ley.
Art. 19. Si de la certificaci6n que expida el Regis-
trador de la Propiedad, resultare que sobre el inmueble
embargado pesa alg6n gravamen, se notificard inmedia-
tamente, a la persona a cuyo favor estuviere este consti-
tuido, la existencia de la via de apremio y el trimite en
que se encuentre, para que intervenga en el avalho y su-
basta si asi lo deseare, y si dicho acreedor se personare
en el procedimiento antes del avalho, tendri derecho a
nombrar a su costa un perito para que tome parte en el
justiprecio del inmueble.
Art. 20. Los Administradores decretarin la amplia-
ci6n del embargo siempre que apreciaren la insuficiencia
de que se hubiere trabado, y en todo caso, cuando se in-
terpusiere demand de terceria o los bienes primitivamente
embargados fueren reembargados por otra autoridad o ve-
rosimilmente estuvieren sujetos a responsabilidades prefe-
rentes. En caso de terceria, si con el nuevo embargo el
adeudo quedare debidamente garantizado, el Estado se
separari de la terceria y liberara los bienes objeto de ella.

Art. 21. Si la ampliaci6n del embargo se efectuare
despues de anunciada la subasta, se tramitari en pieza
separada, independientemente del embargo primitive, pero
si la ampliaci6n tuviere lugar antes de dicho anuncio, se
suspenders aquella hasta que se practique el aval6o de los
nuevos bienes embargados, y el apremio se continuari en
un solo expediente.
Fuera de lo dispuesto en el pirrafo anterior, los expe-
dientes seguidos contra el mismo deudor, podrin acumu-
larse en cualquier tiempo, si lo permitiere la indole de los


1). L~. 113, DE :11 JTTL. 1935








PRUOCE[MIENT() 1DE APREMr()


respectivos adeudos o descubiertos, y siempre que la acumu-
laci6n no implique demora en el procedimiento.

Art. 22. En el acto del embargo, se requerira al
deudor para que, dentro del termino de tres dias sefialado
en el articulo veinticuatro, present los tltulos de propie-
dad de los inmuebles o de constituci6n del derecho real
embargado, los cuales serin ocupados por el Comisionado
si se les exhibiesen o si los encontrase al practicar la dili-
gencia. Para el logro de la finalidad que este articulo
consagra, podri el Administrador ejercitar todos los apre-
mios que las leyes establecen.

Art. 23. Se dejara sin efecto el embargo y sobre-
seeri el apremio siempre que, en cualquier tiempo antes
de la adjudicaci6n definitive de los bienes, el deudor pa-
gue, o present persona que lo haga, el imported del prin-
cipal, el recargo y los gastos y costas del apremio (1).
Tambien podrin desembargarse bienes, previa la apro-
baci6n de la Secci6n de Apremios, a petici6n del deudor
si este ofreciere otros sobre los cuales pudiere trabarse em-
bargo y que fueren garantia suficiente a juicio de la Admi-
nistracion, y siempre que la sustituci6n pueda efectuarse
sin retroceder en el procedimiento y que el apremiado su-
frague, en el acto, los gastos que se ocasionen.
V. arts. 8, 42 de este Decreto-Ley.
(1) V. art. 52 de este Decreto-Ley.

CAPITULO III
DEL AVALUO DE BIENES Y DE SU DESEMBARGO

Art. 24. En el mismo acto de notificarse el' embar-
go se prevendrA al apremiado que dentro de tercero dia
puede designer a su costa, perito, si la intervenci6n de
este fuere necesaria para que proceda a la tasaci6n de








1). 11. 112~, DlI .11 it'll. I


los bienes embargados, y que si no lo hiciere y comunicare
a la Administraci6n, con la conformidad del designado,
dentro del plazo antedicho, se entendera que renuncia a
su derecho. Si el deudor hiciere el nombramiento en el
mismo moment de la notificaci6n, el Comisionado, lo con-
signara en la diligencia y se le hard saber en seguida al
designado con las prevenciones del pirrafo siguiente.
Dentro del mismo termino del parrafo que precede se
designara el perito de la Administraci6n, al que se notifi-
cari inmediatamente su nombramiento, previni6ndole que
debe comunicar su aceptaci6n dentro de las veinticuatro
horas siguientes, y que, si no lo hiciere, o rehusare el car-
go, se llevara a cabo, sin demora, la designaci6n de otro
perito. En la misma forma se procederi cuando el perito
designado por cualquiera de las parties fallezca, se inca-
pacite o renuncie.
A cada perito se notificari la designaci6n, nombre, di-
recci6n y aceptacion del de la otra parte, y a.todos se
hard saber lo que dispone el articulo siguiente.

Art. 25. La tasaci6n pericial se llevara a cabo pri-
vadamente y se comunicari por informed escrito al Admi-
nistrador correspondiente, dentro de cinco dias, a partir
de la ultima notificaci6n a que alude el iltimo pirrafo del
articulo anterior, si se tratare de bienes muebles, y de la
fecha en que se entregaren a los peritos los titulos relatives
al inmueble o derecho embargado o se les hiciere saber
que no existen o no estin a la disposici6n del Administra-
dor. La entrega de los titulos o la notificaci6n que pro-
ceda, deberi hacerla el Administrador tan pronto como
los titulos esten en su poder, o tenga conocimiento de que
no existen o no puede obtenerlos.
En el' acto de presentar su informed, los peritos lo rati-
ficaran y prestaran juramento sobre la certeza de su con-
tenido.








[PROCEDIN ENTO DE' APREMIO


El plazo seiialado en el pirrafo primer, podra ser pru-
dencialmente ampliado por el Administrador, pero en nin-
g6n caso, excederi de veinte dias.

Art. 26. Si el perito o peritos designados no practi-
caren y comunicaren la tasaci6n dentro del termino conce-
dido en el articulo que precede, podra estimarse que re-
nuncian sus cargos, y llevarse a cabo nueva designaci6n,
la que se notificari al deudor y acreedor preferente en
su caso, a los mismos efectos que se sefialan en el articulo
veinticuatro, todo ello sin menoscabo del derecho de la
Administraci6n para exigir a los peritos de responsabilidad
procedente, por el perjuicio que su negligencia hubiere
ocasionado al Fisco.

Art. 27. Seran nombrados peritos tasadores los que
tuvieren titulos para desempeiear el cargo, y residieren en
la circunscripci6n territorial de la Zona o Distrito Fiscal
o de Aduanas que conozca del apremio.
A falta de peritos profesionales, o si los nombrados
rehusaren o renunciaren sus cargos, podrin designarse per-
sonas de moralidad, competentes en la material de que se
trate, y que estin domiciliadas en la misma circunscripci6n.
Si el nombramiento del perito de la Administraci6n,
recayere en funcionario o empleado p6blico cuya funci6n
o labor official consista en prestar al Estado, la Provincia
o el Municipio, servicios iguales a aquellos en que consista
el peritaje, no podra el nombrado, renunciar la designa-
ci6n, ni cobrar derechos por su gesti6n, sin perjuicio de
los gastos y dietas que fueren procedentes.
La Circular 11, de 6 de noviembre de 1940 (Gac. Ex. nd-
mero 743, del 9) advierte a los Administradores Fiscales y
de Aduanas que pueden ser nombrados peritos tasadores los
Contadores graduados de las Escuelas Profesionales de Co-
mercio, ya que sus titulos los habilitan para desempefiar el
cargo de perito tasador al igual que los de Peritos Mercan-
tiles.








D. LL. 113, lDE :1 IUL. 1935


Art. 28. Si los peritos estuviesen de acuerdo, emiti-
ran un s6lo informed, pero si hubiere discordia entire ellos
dictaminaran separadamente y el Administrador podri
aceptar, bajo su responsabilidad, el dictamen que estime
oportuno, sin que ni el deudor ni los peritos puedan recu-
rrir contra este acuerdo, aunque si consignar su inconformi-
dad en el expediente, sin perjuicio, desde luego, de la fun-
ci6n fiscalizadora que compete a la Secci6n de Apremios.
Art. 29. Para el cobro de los peritajes se tomara
como base el valor de los bienes de acuerdo con la tarifa
siguiente:
Los primeros quinientos pesos ($ 500.00) . .. el 5' ,
Los siguientes quinientos pesos ($ 500.00) ... el 4%'
Los siguientes cuatro mil pesos ($ 4,000.00) el 3/
Los siguientes cinco mil pesos ($ 5,000.00) el 2%
Los siguientes diez mil pesos ($ 10,000.00) el I '
De los segundos veinte mil pesos en adelante
($ 20,000.00) ..................... el 3i%
Los derechos del perito designado por el deudor o por
un tercero, no se incluiran en los gastos y costas del pro-
cedimiento.
Art. 30. Si una vez practicado el avalio, siempre
que se trate de bienes muebles e inmuebles embargados
conjuntamente, resultare que el valor de los primeros es
suficiente a cubrir la cuantia del adeudo, el recargo, los
gastos y costas del procedimiento, y que no pesa sobre los
mismos ninguna otra responsabilidad, podra la Adminis-
traci6n, a instancia de parte interesada, decretar el des-
embargo de los segundos.
Tambi6n se procederi al desembargo, conforme al pi-
rrafo anterior, cuando discrecionalmente se estime que el
valor de los bienes embargados, result excesivo, en rela-
ci6n con las responsabilidades que se exijan al deudor,








PRO)CEIDIMIENT() DE APRENTO


y, en tal caso, si se trata de un inmueble, se intentari, a
ser possible, su division, para limitar el embargo a aquella
parte del mismo que baste a asegurar la ascendencia de
dicha responsabilidad, todo ello previa la aprobaci6n de
al Secci6n de Apremios.

CAPITULO IV
DE LA SUBASTA Y ADJUDICACIO-N DE BIENES

Art. 31. Dentro de los seis dias siguientes a la pre-
sentaci6n del informed pericial, el Administrador anunciari
la piblica subasta de los bienes muebles embargados por
termino de ocho dias y por medio de edictos que se inser-
tarin en un peri6dico de la localidad si lo hubiere, y, en
todo caso, se fijarin, durante el termino de referencia, en
la tablilla de anuncios de la oficina correspondiente.
Cuando se trate de la subasta de bienes inmuebles, se
procederi en la forma prescripta en el pirrafo anterior,
pero el termino de la misma seri de veinte dias y los edic-
tos se publicarin ademis, en la Gaceta Oficial de la Re-
p6blica, salvo lo dispuesto en el articulo siguiente.
Un ejemplar del peri6dico donde se hubiere publicado
el edicto, y otro de la Gaceta Oficial, en su caso, se uni-
ran al expediente de apremio.
El hecho de que las publicaciones se hagan con alg6n
retraso, no invalidari el trimite, siempre que el edicto est6
expuesto en la tablilla durante todo el t(rmino que corres-
ponda, seg6n la naturaleza de los bienes, y que entire la
inserci6n del edicto en el peri6dico que proceda, y el dia
senalado para la subasta, medien por lo menos, quince
dias en el caso de inmuebles y seis si se trata de bienes
muebles.
No obstante lo dispuesto en el parrafo primero de este
articulo, no podra dictarse providencia alguna anunciando








]). L. 113, DE 31 JUL. 1935


la celebraci6n de la subasta de inmuebles, sin que se haya
contestado por el Registrador de la Propiedad, el man-
damiento de anotaci6n preventive y expedido certificaci6n,
en la que se hagan constar las cargas o hipotecas que gra-
ven dichos inmuebles, el imported de las mismas, y el nom-
bre de las personas a cuyo favor estin constituidas, o que
sobre los inmuebles referidos no pesa carga alguna.

Art. 32. Cuando el valor de los bienes embargados
no exceda de quinientos pesos ($ 500.00) moneda official,
podri prescindirse de insertar los anuncios de la subasta
en los peri6dicos y en la Gaceta Oficial, a no ser que el
deudor u otra persona interesada en la subasta, sufrague
por su cuenta los gastos de publicaci6n.
V. Capt. XVII Ley 22 de enero de 1932.
Art. 33. Los bienes muebles y los inmuebles se su-
bastarin separadamente, a no ser que los primeros por su
uso o destiny, puedan considerarse como accesorios o com-
plementos de los segundos, en cuyo caso no se efectuari
la separaci6n.
Si los bienes muebles embargados fueren numerosos, o
de varias species, podran dividirse en lotes o por classes,
celebrindose el remate de cada uno separada y sucesiva-
mente, y del mismo modo podri procederse cuando se trate
de mas de una finca.

Art. 34. El edicto en que se anuncie la subasta con-
tendri:
a) El dia, la hora y sitio de remate.
b) La clase de los bienes y su relacidn con expression
de los gravimenes si los hubiere, y fueren conocidos.
c) La aclaraci6n de que se remataran en conjunto o
por lotes, classes o unidades.
d) Nombre del depositario.








PROCEDIAMIENTO DE APREMIO


e) Lugar donde se encuentren los bienes y horas en
que puedan ser examinados.
f) El imported del aval6o.
g) La declaraci6n de que la subasta se celebrara con-
forme a las prescripciones del articulo treinta y siete de
este Decreto-Ley.
h) La advertencia de que se cumplira, en sus respec-
tivos casos, lo dispuesto en los articulos cuarenta y dos y
cuarenta y tres del mismo Decreto-Ley.
i) La prevenci6n, en el caso de inmuebles, de que el
deudor tendra derecho al retracto que concede el articulo
cincuenta y cuatro.
j) Cualquier otro dato o aclaraci6n que el Adminis-
trador estime convenient.
Art. 35. Si durante el termino del anuncio de la su-
basta, el Administrador cesare temporal o definitivamente
en el ejercicio de su cargo, certificara esta circunstancia
y que el edicto ha estado fijado en la tablilla hasta el dia
en que dicho Administrador hubiere cesado en sus funcio-
nes y, en caso de imposiblidad por parte de 6ste, la cer-
tificaci6n sera suscrita por el empleado o funcionario a
quien reglamentariamente le corresponda sustituirlo, si le
constare haberse cumplido el requisite aludido y de no
constarle, se procederi a nueva fijaci6n de edictos y a las
publicaciones procedentes.
Art. 36. El dia sefialado para la subasta, y antes
de la celebraci6n del acto, el Administrador unira al ex-
pediente el edicto que hubiese estado fijado en la tablilla
de anuncios de su oficina, y certificarA al pie del mismo
que dicho edicto ha estado expuesto al p6blico durante
el t6rmino legal.
Art. 37. El ripo de la subasta lo determinarg el es-
timado de los gastos y costas, a no ser que existieren res-
ponsabilidades preferentes, que se especificarin, en cuyo








1). L. 113, DE 31 JUL. 1935


caso no se admitirin posturas que no cubran el imported
de las mismas, mis los gastos y costas del procedimiento:
y los que deseen tomar parte en el remate deberan consig-
nar previamente en la Administraci6n, el diez por ciento
(10%) en efectivo, del valor de la tasaci6n. Se excep-
t6a de esta obligaci6n la persona en cuyo favor estuviesen
constituidas las responsabilidades preferentes. Terminada
la subasta, se devolveran las cantidades consignadas, ex-
cepto la correspondiente al postor a quien se adjudiquen
los bienes subastados, la cual se retendra por el Adminis-
trador, como garantia y para computarla oportunamente
en el precio del remate.
Art. 38. El imported de las responsabilidades prefe-
rentes debera calcularse, en todo caso, para el dia en que
haya de celebrarse el remate.
Para determinar las responsabilidades preferentes, en los
casos de hipotecas, se sumara al principal el imported de
tres anualidades de intereses y las costas convenidas en el
contrato, sin perjuicio de aplicar, si procediere, lo dispues-
to en los pirrafos cuarto y quinto del articulo ciento se-
tenta y dos del Reglamento para la aplicaci6n de la Ley
Hipotecaria.
Art. 39. Despues de convocada la subasta, el expe-
diente de apremio estari en la oficina correspondiente, du-
rante las horas laborables, a disposici6n de las personas
que deseen examinarlo.
Art. 40. La subasta se celebrara en la oficina de la
Administraci6n de la Zona o Distrito Fiscal o de la Adua-
na, en su caso y seri dirigida por el Administrador, asis-
tido de los subalternos que el mismo design, a no ser que
el Jefe de la Secci6n de Apremios, el Director General
de Contabilidad o el Secretario de Hacienda, dentro de
sus respectivas atribuciones, dispusieren otra cosa en cuan-
to al lugar del acto y a la persona que deba dirigirlo.








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


Art. 4]. El acto de la subasta comenzari por la lec-
tura del edicto. Terminada la lectura, se invitari a los
licitadores para que hagan las correspondientes posturas,
y, una vez admitidas, se anunciarin en alta voz, lo mismo
que las mejoras que se vayan haciendo, y se dari fin,
cuando no haya quien mejore la iultima postura, despu6s
de la tercera invitaci6n por parte del Administrador. En
igualdad de circunstancias seran siempre preferidas: pri-
meramente, la oferta de la persona que el deudor present,
y, en segundo lugar, la de aquellos a cuyo favor estuvie-
ren constituidas las responsabilidades preferentes que pesen
sobre el inmueble subastado. Inmediatamente se anunciara
al piblico la cuantia de la oferta mis ventajosa y el nom-
bre del que la hubiere hecho, asi como los extremes con-
signados en el edicto que hubieren tenido lugar; de todo
lo cual se levantarA la correspondiente acta, que firmarin
los funcionarios y empleados que hubiesen intervenido en
el acto, la persona contra quien se siguiese el apremio, o
su apoderado, si una u otro estuviese present, y el mejor
postor.
Art. 42. Los bienes se adjudicarin provisionalmente,
al mejor poster, e inmediatamente se concederi y notifi-
cari al deudor, un plazo de cinco dias para que haga uso
si le conviniere, del derecho que le otorga el pirrafo pri-
mero del articulo 23 y siempre que pague un cinco por
ciento sobre el imported del principal' el cual se entregari
en concept de indemnizaci6n al postor que hubiere obte-
nido la adjudicaci6n provisional, apercibiendose al deudor
que de no hacerlo en la forma indicada, se procederi a la
adjudicaci6n definitive.
Cuando la postura aceptada provisionalmente en el acto
de la subasta, no alcance a cubrir la suma del adeudo, el
recargo, los gastos y costas y las responsabilidades prefe-
rentes, en su caso, se admitiri, tambi6n dentro del t6rmino







D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


de los cinco dias, y se notificara al mejor postor, cualquier
oferta que mejore dicha postura, siempre que venga acom-
pafiada del diez por ciento que fija el articulo 37 de este
Decreto-Ley, y si la notificaci6n se hiciere en los dos ilti-
mos dias del t6rmino, se entenderai ste prorrogado por dos
dias mas.
Transcurrido el t6rmino que concede el pirrafo ante-
rior, se hara la adjudicaci6n, al siguiente dia hibil, al que
hubiere ofrecido la suma mis elevada.
Este articulo qued6 asi redactado por el art. 87 de la Ley
de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).

Art. 43. Despues que los bienes se hubieren adjudi-
cado, con caracter definitive, se requerira al adjudicatario
para que dentro del t6rmino improrrogable de cinco dias,
ingrese el resto del precio ofrecido y se le prevendri que,
de no hacerlo asi o si por su culpa no se efectuare la venta,
se dejari sin efecto la adjudicaci6n y perdera como in-
demnizaci6n a la Hacienda public, el diez por ciento
(10' ) consignado, o una suma equivalent, si por tra-
tarse del acreedor preferente, se le hubiese eximido de
constituir dep6sito.
Si el precio del remate fuese inferior al diez por cien-
to (100 ), aludido en el pirrafo que antecede, se devol-
veri la diferencia al licitador que hubiese obtenido el
remate.

Art. 44. En cualquier moment, despues de celebra-
da la subasta y antes de la adjudicaci6n definitive, podri
el Secretario de Hacienda, sefialadamente si los bienes son
inmuebles (1), el Director General de Contabilidad, y el
Jefe de la Secci6n de Apremios o los Administradores Fis-
cales o de Aduanas, si se tratare de subasta de bienes
muebles, mejorar o igualar la postura mas ventajosa hasta








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


el valor del principal, el recargo y los gastos y costas cau-
sados, para obtener la adjudicaci6n de los bienes respec-
tivos a favor de'la Hacienda p6blica, si se estimase 6til
dicha adjudicaci6n.
Igualmente, podri usarse de la facultad expresada en
el pirrafo que precede, siempre que una subasta fuese
declarada desierta por falta de postores o cuando las pos-
turas formuladas no fueren admisibles.
En el caso de los dos pArrafos precedentes, si el Admi-
nistrador propusiere la adjudicaci6n, o consultare a la Su-
perioridad sobre la conveniencia de adjudicar al Estado
los bienes subastados, suspenders el remate hasta conocer
el acuerdo que recayere.
Cuando se adjudicare provisionalmente una subasta, el'
Administrador Fiscal o de Aduana lo informari telegri-
ficamente a la Secci6n de Apremios consignando el nom-
bre del poster y la cantidad por que se haya hecho la
adjudicaci6n provisional.
El filtimo pirrafo fu6 adicionado por el articulo 88 de la
Ley de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
V. Cir. 3, de 7 de enero de 1933.
(1) V. art. 46 de este Decreto-Ley.

Art. 45. Si la subasta se declarase desierta, y el Es-
tado no hiciere uso del derecho que le otorga el articulo
anterior, sera potestativo del Jefe de la Secci6n de Apre-
mios, del Director General o del Secretario de Hacienda,
con vista del interns fiscal, ordenar otra u otras subastas,
conforme a los trimites de la primera, o sobreseer el pro-
cedimiento, si el deudor no tuviere otros bienes sobre los
cuales pudiera hacerse efectivo el credito.
Este articulo qued6 asi redactado por el art. 89 de la Ley
de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


Art. 46. Si se tratare de la adjudicaci6a de bienes
inmuebles o de derechos reales constituidos sobre los mis-
mos, la venta se hara mediante escritura p6blica que otor-
gari el Administrador, en representaci6n del duefio del
inmueble o derecho, si este no compareciere espontaneamente
a otorgarla el dia que se sefiale, que sera el mis pr6ximo
possible, y seguidamente si el comprador lo solicitare, se
le entregarin los titulos correspondientes, que estuvieren en
poder del- Administrador y se le dara a conocer como
duefio a las personas que design. Cuando el Estado se
adjudique el inmueble o derecho, estari representado, en
el otorgamiento de la escritura, por el Jefe de la Secci6n
de Bienes del Estado (1), o por el funcionario o empleado
en quien 6ste delegue.
(1) V. art. 44 de este Decreto-Ley.
Art. 47. Si sobre el inmueble pesaren responsabili-
dades preferentes, el imported de 6stas se depositary en la
Administraci6n, a disposici6n de la persona a que ello
tuviere derecho y el remanente, si lo hubiere, se aplicari
sucesivamente al pago del principal, del recargo, y de los
gastos y costas. Si ain resultare alg6n sobrante se entre-
gari al apremiado, a no ser que, dicho sobrante, estuviere
embargado, por mandate de otra autoridad o que el deu-
dor tuviese otra obligaci6n pendiente con la Hacienda Pu-
blica, en cuyo caso se retendri a los efectos procedentes.
Art. 48. El precio del remate de los bienes muebles,
se aplicari, por su orden, al pago del principal, recargo,
gastos y .costas de la via de apremio, a no ser que, por
ejecutoria, se hubiere declarado otro credito preferente.
Si el product de los bienes del deudor no alcanzare a
cubrir el imported de los gastos y costas, 6stos serin sufra-
gados por el Estado, salvo lo dispuesto en los articulos
dieciocho y setenta y ocho, con cargo a las cantidades,
que al' efecto, se consignan en los presupuestos de la Na-








PROCEDIMIENTO DE APREML1O


cidn, y en la misma forma se procedera cuando el Estado
result el adjudicatario de los bienes.
V. art. 51 de este Decreto-Ley.

Art. 49. Si entire los bienes embargados hubiere al-
gunos que fueren de ficil descomposici6n (1) o capaces
de depreciarse, si no se lleva a cabo su rapida enajenaci6n,
o cuyo sostenimiento o custodia ocasionare gastos a la
Administraci6n, se procedera a su avaluo aproximado por
el Administrador, o la persona que 61 design bajo su res-
ponsabilidad, con intervenci6n del deudor, si lo deseare,
y se llevarg a cabo su venta inmediatamente en almoneda
p6blica (2), despu6s de anunciar 6sta, por lo menos con
veinticuatro horas de antelaci6n y por medio de edictos y
cedulones, que se fijaran en las oficinas p6blicas y otros
lugares concurridos de la localidad.
(1) V. art. 50 de este Decreto-Ley.
(2) V. art. 51 de este Decreto-Ley.
Art. 50. Se considerarin articulos de facil descom-
posici6n aqu6llos que sean susceptibles de inutilizarse, o
depreciarse, de manera notoria antes de que transcurra el
t6rmino que prudencialmente se require para su adjudi-
caci6n dentro del' expediente de apremio, tal como lo re-
gula este Decreto-Ley.
Art. 51. La cantidad que se obtenga de la venta en
p6blica almoneda, se ingresari en la Administracidn co-
rrespondiente y se aplicara al pago conforme a lo dispuesto
en el articulo cuarenta y ocho de este Decreto-Ley.
V. art. 49 de este Decreto-Ley.

Art. 52. Las costas y gastos del procedimiento de
apremio se tasarin por el Administrador, quien cuidara
de unir al expediente, las comunicaciones, cuentas o com-
probantes que los justifiquen. Se incluirin en ellos los









gastos de transport en que hubieren incurrido los Comi-
sionados de Apremios.
Este articulo qued6 asi redactado por el art. 90 de la Ley
de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
La Circular 7, de 2 de marzo de 1934 (Gac. del 10) acla-
raba que "los gastos y costas que se ocasionaren en el ex-
pediente de apremio son de cargo del ejecutado y nunca de
la Administraci6n que no tiene la obligaci6n de abonarlos,
y s61o puede hacerse efectivos en los bienes del deudor como
lo tiene declarado el Tribunal Supremo en su Sentencia de
4 de junior de 1906".

Art. 53. Practicada la tasaci6n de costas, se le dara
traslado al deudor, por tres dias, por si desea impugnarla
y transcurrido el termino sin haberse formulado la impug-
naci6n, el Administrador aprobar la tasaci6n; en caso
contrario, resolvera con vista de las alegaciones del deu-
dor, y contra lo que resuelva se dara el recurso de alzada,
sin que el recurrence venga obligado a ingresar cantidad
alguna.

Art. 54. Rematada una finca de conformidad con
este Decreto-Ley, queda al deudor desposeido, el derecho
de retracto para recuperarla, libre de nuevos gravamenes,
en un plazo de tres meses a partir del dia en que se hu-
biere formalizado la adjudicaci6n. En este caso, el con-
tribuyente desposeido satisfara a la persona, que a la saz6n
fuere duefia del inmueble, el imported total que hubiere pa-
gado el rematante, dentro del expediente de apremio res-
pectivo los gastos notariales, los de derechos reales y los
de inscripci6n en el Registro a nombre del rematante, y
los impuestos satisfechos hasta el dia, mis el 10'/( sobre
la suma total que arrojen las cantidades expresadas.
Si el propietario se negare a otorgar la escritura corres-
pondiente, podra el retrayente consignar la cantidad alu-
dida ante el Juez competent, y hacer valer su derecho,
por los tramites, que para los incidents, establece el Ti-








PRO('lI)IMIENTO ) E APRIEMIO


tulo Tercero, Libro Segundo de la Ley de Enjuiciamiento
Civil.
A los efectos de este articulo, se precisari siempre en
el acta de adjudicaci6n, o en la escritura de venta, el pre-
cio por que se enajena cada inmueble.
Este articulo qued6 asi redactado por la Ley de 17 de di-
ciembre de 1937 (Gac. del 22).
Art. 55. No podran tomar parte en la subasta por
si, ni por persona intermedia:
1) Los funcionarios y empleados de la Secretaria de
Hacienda y de sus dependencias.
2) Las personas a que, con las especificaciones de
cada caso, se refiere el articulo mil cuatrocientos cincuen-
ta y nueve del C6digo Civil.
La adjudicaci6n hecha a alguna de las personas com-
prendidas en las prohibiciones de este articulo, se anulara
de oficio por el Secretario de Hacienda, y los que la hu-
bieren decretado incurririn en la responsabilidad consi-
guiente, sin que el adjudicatorio tenga derecho a reclamar
la devoluci6n de lo que hubiere pagado.

CAPITULO V
DE LOS RECURSOS

Art. 56. Contra las providencias y resoluciones que
dicten los Administradores Fiscales o de Aduanas en el
procedimiento de apremio, se dari el recurso de alzada
para ante el Jefe de la Secci6n de Apremios, o el Direc-
tor General de Contabilidad o el Secretario de Hacienda,
segin la cuantia (1) por conduct del propio Adminis-
trador y dentro del termino de cinco dias.
La admisi6n del recurso no paralizari la march del
procedimiento, a no ser que, el recurrente asi lo solicite
e ingrese en el acto a dep6sito, en dinero o bonos de la








1). L. 11:1, DE 31 iJUL. 1U5 2 9

Rep6blica, el imported del adeudo, el recargo y el valor
alzado de los gastos y costas, en cuyo caso el expediente
de apremio se remitiri a la Secci6n.
Cuando por no haberse efectuado el dep6sito, continue
el procedimiento su curso durante la sustanciaci6n de la
alzada, no podri el recurrente, si aquilla se declara con
lugar, exigir responsabilidad alguna a la Hacienda Pu-
blica, por concept de dafios y perjuicios. En tal caso
se cumplira hasta donde fuere possible lo que disponga la
nueva resoluci6n.
Contra la negative del Administrador a admitir la al-
zada, cabe el recurso de queja (2), para ante el Jefe de la
Secci6n de Apremios, dentro de quinto dia, y contra lo
que este resuelva podri reproducirse la queja, tambien
dentro de quinto dia ante el Director General de Conta-
bilidad, contra cuya resoluci6n se dara dentro de igual tir-
mino, nueva queja para ante el Secretario de Hacienda.
(1) V. art. 75 pirrf. 29 de este Decreto-Ley y art. 54 D.
L. 23, de 27 de junio de 1935.
(2) V. Aptdo. 19, Cir. 67, de 18 de septiembre de 1941,
inserta en "Disposiciones Fiscales de Caracter General'.

Art. 57. El Jefe de la Secci6n de Apremios tendri
facultad para resolver dentro de los limits que a los Jefes
de Secciones asigna el articulo XXIX de la Ley de seis
de julio de mil novecientos veintiocho, tal como qued6 mo-
dificado por la Quinta Disposici6n General del Capitulo
D6cimo Cuarto de la Ley de veintinueve de enero de mil
novecientos treinta y uno, y por el Decreto-Ley nimero
veintitres de veintisiete de junio de mil novecientos treinta
y cinco, y contra su resoluci6n se dara el recurso de al-
zada para ante el Director General de Contabilidad, tam-
bi6n dentro de cinco dias, si se hubiere hecho el ingreso
a dep6sito a que se alude en el articulo precedent. Con-
tra lo que resuelva el' Director General, al sustanciar la
alzada, s61o se dara el recurso contencioso-administrativo..










El Director General de Contabilidad, resolveri las al-
zadas contra providencias o resoluciones de los Adminis-
tradores Fiscales o de Aduanas, cuando por la cuantia
del asunto result competent de acuerdo con la legislaci6n
arriba citada, y contra su resoluci6n cabe la alzada ante
el Secretario de Hacienda, dentro del termino y previo el
dep6sito de que habla el pirrafo primero de este articulo.
Los acuerdos del Secretario de Hacienda, s6lo son apela-
bles en via contencioso-administrativa.
Art. 58. Al sustanciar los recursos e incidents que
se interpongan en la via de apremio, ademis de resolver
sobre la cuestion planteada, debera el Jefe de la Secci6n
de Apremios, el Director General de Contabilidad o el
Secretario de Hacienda en sus respectivos casos, seiialar
los defects e infracciones de la tramitaci6n y determinar
si existe o no responsabilidad, contra los funcionarios o
empleados que hubieren intervenido en el procedimiento.
En caso afirmativo, deberi procederse a corregirlos disci-
plinariamente, conforme a lo que prescribe el articulo se-
tenta y seis de este Decreto-Ley.

CAPITULO VI
DE LAS TERCERiAS

Art. 59. Las tercerias podrin deducirse en cualquier
estado del procedimiento de apremio, pero si la terceria
fuere de dominion (I) no se admitird despues de adjudi-
cados los bienes con caracter definitive; y si fuere de me-
jor derecho (1), no seri admisible despues de haberse
ingresado en firme el precio del remate.
(1) V. art. 65 de este Decreto-Ley.
Art. 60. Cuando se present una terceria, el Admi-
nistrador correspondiente, elevari a la Secci6n de Apre-


111MUEDIMIENTO DE APRE1110










mios, dentro del termino de tres dias, el escrito en que se
formule y los documents y copias que se acompafien, ha-
ciendo notar la fecha de la presentaci6n y cualesquiera
otra circunstancia que estime important en relaci6n con la
resoluci6n que haya de dictarse. Para que la terceria sea
admisible, sera necesario que el que la interponga garan-
tice la indemnizaci6n de los perjuicios que pudieran cau-
sarse al Fisco mediante la prestaci6n de una fianza (I),
equivalent al cinco por ciento (5''/) del principal, re-
cargo y valor alzado de los gastos y costas, sin cuyo re-
quisito la admisidn se denegara de piano.
Las fianzas de que habla este Decreto-Ley se consti-
tuiran, bien en efectivo, en cheques certificados, en bonos
de la Rep6blica o en primera hipoteca sobre bienes in-
muebles o por p6lizas de compafifas autorizadas por la
Ley, para prestar este g6nero de garantias. Los Munici-
pios y las Provincias estan relevados de cumplir el requi-
sito de la fianza.
(1) V. art. 64 de este Decreto-Ley.
Art. 61. Resuelta por la Secci6n de Apremios, por
el Director General de Contabilidad o por el Secretario
de Hacienda, y notificada la reclamaci6n incidental, po-
dra el tercerista pedir, si no estuviese conforme con lo re-
suelto, y mientras no haya pasado la oportunidad que en
cada caso sefiala el articulo cincuenta y nueve, que el
asunto se someta al conocimiento de la jurisdicci6n ordi-
naria, y, al efecto, al formular su petici6n ampliara la
fianza prestada (1) hasta cubrir el imported del principal,
recargo y valor alzado de los gastos y costas.
(1) V. art. 64 de este Decreto-Ley.
Art. 62. Prestada la fianza y formulada la solici-
tud, de conformidad con el articulo anterior, el Adminis-
trador, dentwo de quinto dia, hart constar que ambos re-
quisitos se cumplieron, unira el escrito y documents anexos


1). L,. 11 DE si JrcrL. 191.,








T)(RErM1I:ENTO 1DE APRENIO


a sus antecedentes, y, despues de former pieza separada
con aquellos testimonios que sean indispensables para la
continuaci6n de apremio, elevara el expediente a la Secci6n.
Art. 63. Recibidos los antecedentes de la terceria en
la Secci6n de Apremios, el Jefe correspondiente, el Di-
rector General de Contabilidad o el Secretario en su caso,
si estuviese conforme con lo hecho por el Administrador,
lo remitira todo al Juzgado que result competent, segun
la Ley de Enjuiciamiento Civil, para que conforme a las
prescripciones de dicha Ley, proceda al emplazamiento del
tercerista, del apremiado y de la Administraci6n General
del Estado.
Si el actor no se personase ante la jurisdicci6n ordinaria
dentro del termino del emplazamiento, se le tendri por
desistido, a su perjuicio, de la terceria interpuesta. Al
tiempo de personarse debera el tercerista formalizar su
demand.
V. art. 14 de este Decreto-Ley.
Art. 64. La fianza respondera de los perjuicios que
se ocasionen al Estado por la interposici6n de la terceria,
cuando esta sea declarada sin lugar en todo o en parte,
y se liquidari por el Juez o Tribunal al decidir sobre la
cuesti6n planteada.
V. art. 60 de este Decreto-Ley.
Art. 65. Cuando sea de dominio la terceria, una vez
cumplido el trimite de avaluio, se suspenders el procedi-
miento de apremio, respect de los bienes a que se refiera,
hasta la decision de aquella.
Si fuere de mejor derecho, se continuari el procedi-
miento hasta realizar la venta de los bienes embargados, y
su imported quedara depositado en la Administraci6n co-
rrespondiente, a las results del fallo que se dicte por la
jurisdicci6n ordinaria.








D. L. 113, DE 31 JTTTL. 19.35


El apremio continuari con respect a los bienes no com-
prendidos en la terceria.
En cualesquiera de los casos de los pirrafos preceden-
tes, el Administrador dari cuenta al Juez que conozca de
la terceria, por conduct de la Secci6n de Apremios.
V. art. 59 de este Decreto-Ley.

CAPITULO VII (1)
DE LAS NOTIFICACIONES

Art. 66. Todas las providencias y resoluciones que
se dicten en el procedimiento de apremio, por el Admi-
nistrador se notificarin al interesado el mismo dia de su
fecha, o a mis tardar en el siguiente, y dentro de igual
t6rmino, a contar del recibo, se notificaran las que se re-
mitan por la Superioridad. Si por la much extension de
la providencia o resoluci6n, no fuere possible sacar las co-
pias para notificarla en el plazo antes expresado, se podri
dilatar su notificaci6n por el tiempo indispensable, sin que
en ninguin caso pueda exceder de cinco dias.
Despu6s de practicada la diligencia a que se refiere el
articulo cuatro de este Decreto-Ley, si el deudor no re-
sidiere en la misma localidad en que est6 la oficina fiscal
o aduanal que tramite el apremio, estari obligado a de-
signar una persona domiciliada en dicha localidad, con la
cual se entenderan todas las notificaciones posteriores, y
si no lo hiciere, seri notificado por medio de comunica-
ci6n y los t&rminos se contain desde la fecha de la re-
misi6n de 6sta.
Salvo las limitaciones especificadas en el parrafo ante-
rior, las notificaciones se le harin al deudor en su domi-
cilio, o en su caso, en el del apoderado habilitado al
efecto; si el que haya de ser notificado no fuese encon-
trado en su domicilio, se hard constar por cedula expresiva
de la fecha, hora, objeto, y circunstancias de la notifica-








PROCEbJM[1)] NI NTO D)E' API'REITO


ci6n, con entrega del oficio o document que contenga
integramente la copia de la resoluci6n o providencia, al
pariente mas cercano o, en su defecto, el familiar o criado
mayores de catorce afios que estuviesen en la habitaci6n
de quien deba ser notificado. Si no se encontrase a nadie,
se hari la notificaci6n al vecino mas pr6ximo que fuere
habido, y firmari la cddula la persona que reciba aquel
oficio, o dos testigos, o un policia o miembro de las fuer-
zas armadas, si aquella no supiere, no pudiere o no qui-
siere firmar.
Cuando la diligencia se entienda con otra persona que
no sea el interesado, se prevendri a aqu6lla que deberi
entregar a este la cedula o documents que reciba y, que
de no hacerlo, incurrira en una multa de tres a quince pe-
sos ($ 3.00 a $ 15.00), que le sera impuesta por el Juez
Correccional competent, y a cuyo imported se dara el mis-
mo destino que al recargo del diez por ciento (10'/), de
conformidad con el iltimo parrafo del articulo cuatro.
En el caso del pirrafo anterior, tambien se expondri
al public copia de la resoluci6n o providencia en la ta-
blilla de anuncios de la oficina correspondiente, donde
permanecera hasta que sea sustituida por la siguiente, y si
fuese la 61tima, hasta cinco dias despues de terminado el
procedimiento, todo lo cual se certificari por el Adminis-
trador, al unirse la copia al expediente.
(1) V. art. 70 de este Decreto-Ley.

Art. 67. Si no hubiere constancia del domicilio del
interesado, o este desapareciere, despues de iniciado el
apremio sin dejar apoderado que lo represent, se harin
las notificaciones en la forma prescripta en el parrafo quin-
to del articulo anterior, despu6s de cumplir lo dispuesto en
el articulo doscientos ochenta y dos de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil y en la misma forma se continuara, mien-
tras no conste aquella circunstancia de manera indubitada.








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


Art. 68. A los efectos de los dos articulos anterio-
res se considerara como domicilio del interesado el que por
manifestaci6n del mismo, o de su apoderado, aparezca
como tal en los antecedentes que obren en powder del Ad-
ministrador.
Art. 69. Las disposiciones de los tres articulos pre-
cedentes se observarin tambi6n en los casos de citaciones
y requerimientos.
Art. 70. Las prescripciones de este Capitulo se ob-
servaran inicamente, en relaci6n con el deudor, pero cuan-
do se rate de otras personas, se estara a lo que dispone
la Secci6n Tercera, Titulo VI del Libro Primero de la
Ley de Enjuiciamiento Civil.

CAPITULO VIII
DISPOSICIONES GENERALS
Art. 71. En cualquier moment en que result la
insolvencia del deudor, se paralizari el apremio, pero se
reanudara la tramitaci6n en el caso de que antes de la
prescripci6n de los derechos del Estado, aquel viniere a
mejor fortune.
El Administrador dara cuenta, sin demora, al Depar-
tamento de donde proceda el adeudo del resultado defi-
nitivo de la gesti6n cobratoria.
Art. 72. Los deudores podrin en todo tiempo, exa-
minar los expedientes de apremio contra ellos iniciados,
pero una vez efectuado el pago en firme, se considerari
extinguida la acci6n para establecer reclamaciones o re-
cursos, salvo el caso en que la Ley exija dicho ingreso en
firme para reclamar o recurrir.
Art. 73. Los empleados y funcionarios de la Admi-
nistraci6n, al s6lo efecto de cumplir las prescripciones de
este Decreto-Ley, serin considerados agents de la auto-








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


ridad, y podran penetrar de dia en los establecimientos y
oficinas en que deban ejercer las funciones de su cargo,
asi como en el domicilio legal de las personas juridicas;
pero, si una persona natural se opusiere a que el funcip-
nario o empleado entire en su domicilio, 6ste no podri ha-
cerlo sin el correspondiente mandamiento judicial.
V. art. 26, Capt. VI, Ley 29 de enero de 1931.
Art. 74. Toda enajenaci6n efectuada o gravamen
constituido por el deudor, en relacion con bienes o dere-
chos de su propiedad, despues de la primera notificaci6n
del adeudo o descubierto, se presumira como hecho en
fraude de la Hacienda Puiblica, si impidiera a 6sta, en
todo o en parte, asegurar las results del procedimiento;
y no sera obstaculo a la prictica del embargo como si
los bienes fueran del deudor y con desconocimiento del
gravamen.
El tercero perjudicado podri hacer valer su derecho
mediante la interposici6n de una terceria.
Art. 75. El Secretario de Hacienda podra disponer,
seg6n convenga, que los bienes muebles adjudicados a fa-
vor de la Hacienda Piblica, se vendan en cualquier forma
o se entreguen para su uso o consume a cualquier Depar-
tamento del Estado, o en 61timo t6rmino se repartan por el
Administrador y las Autoridades Municipales entire los
pobres de la localidad.
Tambien podri el Secretario de Hacienda, con la anuen-
cia del que deba recibirlos, ceder dichos bienes en pago
total o parcial de los gastos y costas que el apremio hu-
biese ocasionado.
V. arts. 10 y sigs. D. 120, de 17 de enero de 1940.
Art. 76. Sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley del
Servicio Civil y de cualquier responsabilidad de otra indole
que pudiera existir, el Director General de Contabilidad
tiene facultad para imponer a los Administradores Fiscales








D. L. 113, DE 31 JUL. 1935 47

o de Aduanas, y a sus subalternos, multas administrativas,
cuya cuantia fluctuari entire uno y cincuenta pesos ($1.00
y $50.00), por las negligencias e infracciones en que in-
currieren, en la tramitaci6n de los apremios. Contra la
imposici6n de dichas multas, puede interponerse el recurso
de alzada que autoriza este Decreto-Ley, sin necesidad de
ingreso, y tan pronto como la resoluci6n sea firme admi-
nistrativamente, se dari cuenta al Pagador correspondiente
para que proceda a deducir del sueldo del empleado o
funcionario multado, la ascendencia de la multa.
V. arts. 58 de este Decreto-Ley. 10, Ley 23 de junior
de 1938, insert en 'Disposiciones Fiscales de Caricter Ge-
neral".
Art. 77. Los Administradores Fiscales o de Adua-
nas, el Jefe de la Seccion de Apremios y el' Director Ge-
neral de Contabilidad formularin sus consultas relatives
a la sustanciaci6n de la via de apremio, directamente ante
la Secci6n de Consultoria de la Secretaria de Hacienda,
la cual las evacuara a la mayor brevedad possible, y con
preferencia a cualquier otro asunto.
Los administradores consultants suspenderan el proce-
dimiento de apremio en los siguientes casos:
Primero: Cuando el Jefe de la Secci6n de Consultoria
asi se lo indique o le pidiere la remisi6n del expedience
para evacuar la consult formulada.
Segundo: Cuando fuere impossible su continuaci6n sin
la previa evacuaci6n de la consult.
La Secci6n de Consultoria no sometera el informed que
emita al juicio de la Superioridad y remitira copia literal
del mismo, o de lo que resolviere, en relaci6n con la con-
sulta a la Secci6n de Apremios. El dictamen legal tiene
como finalidad ilustrar el criterio del consultant y en nada
merma su jurisdicci6n para resolver, con la responsabilidad
consiguiente.
V. art. 93, Ley de 17 de diciembre de 1937.








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


Art. 78. El Administrador que conozca del apremio
podra en todo tiempo, solicitar y obtener gratuita y directa-
mente de los Registradores de la Propiedad y Mercantiles
y Encargados de los Registros Pecuarios, cualquier certi-
ficaci6n o dato encaminado a acreditar la solvencia del
apremiado.
V. art. 48 de este Decreto-Ley.
Art. 79. Tan pronto como mediante el embargo u
otras disposiciones adoptadas en el procedimiento, quede
debidamente garantizado el cobro del adeudo y sus deri-
vados, podrin los Administradores admitir a los contri-
buyentes el pago de sus obligaciones corrientes. Fuera de
este caso, no podran los recaudadores hacer entrega al con-
tribuyente de un recibo posterior dejando al descubierto
otro anterior, y si lo hicieren, responderin con su fianza
de los perjuicios que, con tal motive, se causaren a la Ha-
cienda Puiblica.
Art. 80. Los dias de que se componen los terminos
serin siempre hibiles.
Art. 81. Los Administradores Fiscales y de Aduanas
y los Alcaldes cuando cobren impuestos del Estado, se
auxiliaran mutuamente para la prictica de todas las dili-
gencias que fueren necesarias conforme a las disposiciones
de este Decreto-Ley, y al efecto, cuando una diligencia
hubiere de ejecutarse fuera de la demarcaci6n del Adminis-
trador que la hubiese ordenado, podri este encomendarla
por medio de exhorto al Administrador Fiscal o de Adua-
nas, del lugar en que aquella deba practicarse. Esta fa-
cultad es puramente discrecional y no debera usarse de ella
cuando las oficinas respectivas radiquen en la misma ciudad
o el lugar de la diligencia esti mas cerca del Administra-
dor exhortante.
Art. 82. Los Administradores Fiscales o de Aduanas
no admitiran los escritos y documents en que se formulen







D. L. 113, DE 31 JUL. 1935


recursos con motive del procedimiento establecido por este
Decreto-Ley, o de los que se sigan conforme a la legisla-
ci6n anterior, si no vienen acompafiados de sus respectivas
copias.
Cuando el contenido de los escritos que se presented, no
tenga relaci6n especifica con la via de apremio, sino que
se refiera a la cuesti6n de fondo que hubiere dado origen
a dicho procedimiento, la Secci6n de Apremios, sin hacer
pronunciamiento alguno sobre el fondo de la cuesti6n, remi-
tira el asunto al departamento que legalmente tenga juris-
dicci6n para conocer de l1.
Art. 83. El Jefe de la Secci6n de Apremios y los
Jefes de los Negociados de Apremios y de Recursos e
Incidentes, deberin ser Letrados.
Este articulo qued6 asi redactado por el art. 92 de la Ley
de 17 de diciembre de 1937 (Gac. del 22).
Art. 84. Se autoriza al Presidente de la Repliblica
para que con vista del resultado que se derive de la apli-
caci6n de este Decreto-Ley, pueda alargar, acortar o en
cualquier forma modificar los tirminos que en el mismo se
sefialan.
Art. 8.5. Las disposiciones de la Ley de Enjuicia-
miento Civil y las de la Ley Hipotecaria y su Reglamento,
asi como las otras Leyes y Ordenes Militares que las
modifiquen, se consideraran como supletorias de este De-
creto-Ley.
Art. 86. Las prescripciones de este Decreto-Ley, re-
girin para las Aduanas en sustituci6n de las de la Orden
quinientos uno, de once de diciembre de mil novecientos,
y su Reglamento que actualmente se vienen aplicando (1)
pero no derogarin, ni modificarin los procedimientos espe-
ciales, para el cobro de adeudos, celebraci6n de subastas
y remates de mercancias que se vienen siguiendo en dichas
oficinas, de conformidad con las Ordenanzas de Aduanas,
IV 4








PROCEIIMIENTO DE APREMIO


circulares y disposiciones complementarias, las cuales con-
tinuarin en vigor, mientras no sean modificadas o deroga-
das por quien corresponda.
(1) Se refiere al Reglamento aprobado por D. P. 1539,
de 7 de septiembre de 1928, (Gac. del 18).

CAPITULO IX
DISPOSICION TRANSITORIA
Art. 87. La tramitaci6n establecida por este Decreto-
Ley, se aplicari a los expedientes que se inicien despues
de su vigencia. Los ya incoados se llevarin adelante hasta
su terminaci6n, por los trimites de la legislaci6n anterior,
a no ser que adn no se hubiese Ilegado al embargo de bienes,
en cuyo caso se procederi en seguida a practicar dicha
diligencia y hacer saber al apremiado, que queda incurso
en un recargo del diez por ciento sobre el imported del
adeudo, con cancelaci6n del recargo del cinco por ciento
que antes se hubiere acumulado al principal.
Llenado el requisite del parrafo anterior, continuari el
apremio conforme a las prescripciones de este Decreto-
Ley, que ademis se aplicari siempre en los casos de ter-
cerias que se planteen, despu6s de regir 6ste, aunque el
procedimiento se venga desenvolviendo conforme a la Or-
den quinientos uno, de once de diciembre de mil novecien-
tos y el Decreto Presidencial n6mero mil quinientos treinta
y nueve, de siete de septiembre de mil novecientos veinti-
ocho.
CAPITULO X
DISPOSICIONES FINALES
Art. 88. Se derogan todas las Leyes, Ordenes Mili-
tares, Decretos-Leyes, Decretos, Reglamentos, Circulares
y demis disposiciones vigentes, en cuanto se opongan a lo
que en este Decreto-Ley se establece.








1). 107, DE 20 SEPT. 1933


Los Municipios continuarin aplicando el mismo proce-
dimiento por que se rigen actualmente (1) en el cobro de
sus adeudos, sin perjuicio de cumplir lo que preceptua este
Decreto-Ley, especialmente en el caso de tercerias, en que
el Estado tuviere interns.
(1) Hoy regular ese procedimiento el D. L. 773, de 4 de
abril de 1936 (Gac. Ex. n9 100, del 8).
Art. 89. Este Decreto-Ley comenzara a regir a los
diez dias de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la
Rep6blica.

Decreto n 107, de 20 de septiembre de 1935
(Gac. Er. e -,32, de 2 (dc octubre)

INSPECTION EN LOS EXPEDIENTES
DE APREMIOS
Primero: Que sin perjuicio de lo que establecen los
Decretos-Leyes numeros 40 y 113, de 27 junio y 31 de
julio del corriente afio respectivamente, los Inspectores de
las distintas Direcciones Generales adscriptas a esta Secre-
taria, podrin actuar en los expedientes de apremio que se
tramiten en las diferentes Oficinas Fiscales, en la forma
determinada por el present Decreto.
Segundo: Los Inspectores a que se ha hecho referencia,
podrin diligenciar, cuando las necesidades del servicio lo
requieran, los expedientes de apremio que se encuentren en
tramitaci6n, ajustindose, desde luego, a las resoluciones
dictadas en los mismos y dentro de la demarcaci6n de las
Oficinas en que se encuentren prestando servicios.
Tercero: Cuando observaren anomalias e irregularida-
des en la tramitaci6n de los expedientes de apremio, le darin
cuenta a la Direcci6n General respective, la cual lo comu-
Lnicara a la Secci6n de Apremios, a sus efectos.








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


Cuarto: No obstante lo dispuesto en el articulo pre-
cedente, los Inspectores de las distintas Direcciones Gene-
rales, no podran efectuar los cobros que determine el pi-
rrafo Tercero del Articulo Cuarto del Decreto-Ley 11 3
ya citado, cuya funci6n es de la exclusive competencia de
los Comisionados de Apremios de las Oficinas Fiscales,
por ser funcionarios afianzados al efecto.
Quinto: Todo Departamento u oficina de la Secretaria
de Hacienda debera prestar, por medio de sus Inspectores
toda la cooperaci6n y auxilio que la Secci6n de Apremios,
por conduct del Director General de Contabilidad, soli-
cite para la fiscalizaci6n de los expedientes de apremio que
se tramitaren en las Aduanas, Zonas y Distritos Fiscales
de la Rep6blica.

Ley de 17 de diciembre de 1937
(Gac. del .32)
PARALIZACION DEL PROCEDIMIENTO
DE APREMIO
Esta Ley mvodificd, en la formna que se insertan, los arts. 2,
10, 16, 42, 44, 45, 552, 54 y 83 del D. L. 113, de 31 de julio
de 1935.

Apartado 93. Fuera del caso en que el deudor ingre-
se a dep6sito la totalidad del principal, recargo y gastos y
costas o de que la Secci6n de Consultoria lo solicite confor-
me al articulo 77 del Decreto-Ley 113, de treinta y uno
de julio de 1935, no podri paralizarse la via de apremio
ni suspenderse ningun trimite, a no ser por resoluci6n fun-
dada del Secretario, por un tirmino improrrogable que no
excederi de treinta dias, transcurridos los cuales se consi-
derari revocada la resoluci6n y se reanudari la via de
apremio por el Administrador que conociere de ella, sin,
necesidad de nuevo aviso.








LEY D. 20 DI(. 19'in


Cualquiera otra suspension posterior debera efectuarse
mediante Decreto Presidencial a propuesta del Secretario
de Hacienda y previo dictamen favorable del Director
General de Consultoria, Apremios y Bienes del Estado.
El Decreto del Presidente deberi ser tambien fundado y
el t6rmino tampoco podri exceder de treinta dias, y una
vez transcurrido, implicara asimismo la revocaci6n de la
suspension con las demas consecuencias que en este Ar-
ticulo se sefialan.
Los procedimientos que estuvieren interrumpidos y que
no se hallaren en ninguno de los casos que especifica el
pArrafo anterior, se pondrin en march inmediatamente.

Apartado 137. Se derogan todas las leyes y demas
disposiciones vigentes en cuanto se opongan a lo dispuesto
en la present Ley, que empezari a regir desde el quince
de enero de mil novecientos treinta y ocho, y dado su inte-
ris social y evidence y la causa de utilidad p6blica que la
inspira, tiene efecto retroactive de conformidad con lo dis-
puesto en el Articulo trece de la Ley Constitucional de la
Republica.
Ley de 20 de diciembre de 1939
((Gac. 0i 455, dtl 1 ; copia corre-
.idla (ac. nQ 300, 16 marzo de 940)
CELEBRATION DE CONVENIOS
V. (ir. 3, de 22 de mayio de 1940; art. 79 D. P. 1639, de
19 de jiunio de 19.q, insert ste illtiino cn "Impuesto sobre
las Utilidades".

CAPITULO V
DE LOS CONVENIOS
Art. 1. Se deja sin efecto la prohibici6n de celebrar
convenios, contenida en el apartado n6mero noventa y cinco
de la Ley de 1 7 de diciembre de 1937, y, en consecuencia,










se autoriza la celebraci6n de dichos convenios con los deu-
dores, por concept de impuestos, contribuciones y r6ditos
de censos del Estado y de los Municipios de conformidad
con lo dispuesto en este Capitulo.
El aptdo. 95 de la citada Ley, que este articuloi deroga,
prohibia la celebraci6n de convenios con los deudores para
diferir los pagos, pero ese mismo apartado los autoriz6 ppr
una sola vez con arreglo a las normas que daban los aparta-
dos 96 y sigs. de dicha ley. El D. P. 92, de 14 de enero
de 1938 (Gac. del 21) aprob6 el Reglamento para la celebra-
ci6n de esos convenios autorizados por una sola vez; ese
Reglamento, dado su caricter transitorio, no tiene hoy apli-
caci6n.
Art. 2. El pago total se llevara a efecto en ocho
plazos mensuales y consecutivos, sin que en ningtn caso la
cantidad que se pague en un plazo sea inferior a la que
deba pagarse en el plazo siguiente.
En el acto de firmar el convenio, el deudor pagari la
suma correspondiente al primer plazo.
Por el mero hecho de celebrar el' convenio, se entenderi
que el deudor acepta la legitimidad del adeudo y que re-
nuncia a todo derecho a establecer reclamaciones o recursos
en relaci6n con el mismo.
Una vez celebrado el convenio, se suspenders el proce-
dimiento y no se reanudara mientras el deudor cumpla lo
convenido.
Art. 3. La falta de pago total o parcial de algunos
de los plazos en el dia sefialado, lleva implicita la resolu-
cion del convenio, y la Secretaria de Hacienda procedera
en el acto a iniciar o reanudar la via de apremio para el
cobro de aquella parte del' adeudo que ain no 'se hubiese
satisfecho.
Salvo el caso en que se hubiere trabado embargo sufi-
ciente sobre bienes del deudor, se exigira a este que preste
fianza para garantizar el cumplimiento del convenio.
V. art. 4 de este Capitulo.


PROC(nEDIMIENTO DE APREAMIO








LEY DE 20 DIC. 1939


Art. 4. En ning6n caso podrAn ser objeto de con-
venlo:
a) Los adeudos cuyo moment o termino voluntario
de pago, corresponda al aiio fiscal que esti decursando o
al inmediatamente anterior.
b) Los adeudos que, de conformidad con este Capitulo
hayan sido material de un convenio anterior, que se haya
resuelto por incumplimiento del deudor; y
c) Los adeudos cuyo imported se haya ingresado en
firme o a dep6sito en el Tesoro P6blico, aunque sea a los
efectos de algun recurso (1). En tales casos se continuari
el procedimiento hasta dictar la resoluci6n definitive que
proceda.
(1) V. art. 69 prrf. filt. de este Capitulo.
Art. 5. La concertaci6n del pago a plazos, en ningin
caso implicari la condonaci6n de recargos, multas o prin-
cipal de los impuestos, contribuciones o reditos, ni la de-
voluci6n de cantidades ingresadas en firme o a dep6sito.

Art. 6. La solicitud de convenio se presentarg al Ad-
ministrador de la oficina recaudadora en que correspond
hacer el pago del adeudo, quien tendra competencia para
resolver la cuesti6n y firmar el convenio, sin perjuicio de
la fiscalizaci6n y facultad revocatoria que podrin ejer-
citar los organismos centrales de la Secretaria de Hacienda,
en el caso de que el convenio se haya celebrado con viola-
ci6n de los preceptos que rigen la material.
Los convenios sobre contribuciones o impuestos del Es-
tado que recauden los Municipios, no se formalizarin
sin la previa aprobaci6n del organismo competent de la
Secretaria de Hacienda.
La solicitud se denegara de plano por el Administrador
o Alcalde en su caso, si el que la formula aparece debiendo
en la oficina de que se trate, por concept del mismo im-
puesto o contribuci6n, cantidades que debieron pagarse








PROCDAIIMIENTO DE. APREMTO


normalmente en el afio fiscal que este decursado, o en el
que inmediatamente le haya precedido.
V. art. 49 inc. c) de este Capitulo.
Art. 7. Los deudores podri satisfacer en los respec-
tivos plazos, o antes de que se cumplan, cantidades mayo-
res que las convenidas, sin que tales aumentos produzcan la
novaci6n del convenio.


DISPOSICIONES FINALES


Segunda. Se derogan las Leyes, Decretos-Leyes, Decre-
tos, Reglamentos y demis disposiciones legislativas o gu-
bernativas en la parte que se opongan al cumplimiento de
la present Ley.
Tercera. Esta Ley comenzari a regir desde su publi-
caci6n en la Gaceta Oficial de la Rep6blica, a no ser que
en la propia Ley se disponga otra cosa.

Decreto 120, de 17 de enero de 1940
(Gac. fde 20)
REGLAMENTO
par.. la Ocupaci6n, Custodia y Distribuci6n de los
Bienes Muebles Adjudicados al Estado

CAPITULO I
DE LA OCUPACION Y DEPOSITO DE LOS BIENES

Art. 1. La Direcci6n General del Servicio Central,
Pensiones y Jubilaciones, por medio del Negociado de
Material, Bienes y Cuentas de la Secci6n del Servicio Cen-
tral, tiene de conformidad con lo dispuesto en el apartado








]). 120, DE 17 ENE. 1940


73 de la Ley de 17 de diciembre de 1937, la obligaci6n
a custodiar, cuidar, conservar y distribuir los bienes mue-
bles que, provenientes de adjudicaciones hechas en proce-
dimientos de apremios, pasen a former parte del patrimonio
de la Hacienda P6blica.
Art. 2. Los Administradores de las Oficinas Fiscales
y Aduanales, tan pronto dicten resoluci6n adjudicando a
favor del Estado los bienes muebles embargados, objeto de
un procedimiento de apremio, darin cuenta dentro de ter-
cero dia a la expresada Direcci6n y a la Secci6n de Apre-
mios de la Direcci6n General de Consultoria, Apremios y
Bienes del Estado poniendo a la disposici6n de la Secre-
taria las pertenencias de que se trate. Con el escrito
oportuno se enviara copia autorizada del acta de adjudica-
ci6n que se ajustari al model que confeccione al efecto
la Direcci6n General de Consultoria, Apremios y Bienes
del Estado, consignandose el n6mero o n6meros del o los
expedientes respectivos; la ascendencia del adeudo, deta-
Ilando el principal, recargos y costas, y la de la tasaci6n;
la cantidad por la que se llev6 a efecto la adjudicaci6n;
el lugar donde se hallen los bienes y el nombre del depo-
sitario, relacionindose ademis los bienes adjudicados.
V. art. 29 p&rrf. 29 D. L. 113, de 31 de julio de 1935.

Art. 3. Recibido en el Negociado de Material, Bie-
nes y Cuentas de la Secci6n del Servicio Central, de la
Direcci6n General del Servicio Central, Pensiones y Jubi-
laciones el escrito con el que se acompaile la copia auto-
rizada del acta de adjudicaci6n, se radicari el expediente
respective y se propondri que se adopted cualquiera de las
medidas de que se trata seguidamente.

Art. 4. Si los bienes muebles se encontraren deposi-
tados en poder de particulares que residan en la Ciudad
de la Habana, se dispondri su mis urgente traslado al








PRO(1VE)IM1ENTO D)E APREAMIO


local que con este fin posee la Secretaria y su entrega al
Guarda Almac6n bajo cuya custodia quedaran hasta la
resoluci6n que en definitive se dicte. El expresado Guar-
da Almacen rendira mensualmente un informed de los bie-
nes que se hallen a su cuidado, ajustandose al modelo
que confeccione la Direcci6n General del Servicio Central,
Pensiones y Jubilaciones.
Art. 5. La recogida y traslado se realizari por el
funcionario o empleado que design la Direcci6n indicada,
quien podri reclamar del Administrador de la Oficina
Fiscal o Aduanal que corresponda que lo haga auxiliar
por un Comisionado o empleado del Negociado de Apre-
mios a fin de que 6ste identifique convenientemente los
bienes que fueron objeto del procedimiento y extienda,
ademis, el acta de ocupaci6n. El funcionario o empleado
a quien se encomiende esta gesti6n, si encontrare alguna
oposici6n por parte del depositario podri impetrar el auxi-
lio de la fuerza piblica.

Art. 6. Cuando los bienes se encontraren en poder de
particulares que residan en localidades del interior donde
radicaren oficinas fiscales o aduanales, se procederi por
las mismas, una vez efectuada la adjudicaci6n, al inme-
diato traslado de aquellos al lugar que ocupen dichas ofi-
cinas, donde quedarin al cuidado y custodia de los Ad-
ministradores respectivos, debiendo 6stos dar cuenta a la
Direcci6n General del Servicio Central, Pensiones y Jubi-
laciones con el acta que ha de levantarse.
V. art. 8 de este Decreto.

Art. 7. En aquellos casos en que los bienes se ha-
llaren en powder de personas que residan en localidades
donde no radiquen Oficinas Fiscales o Aduanales, la Di-
recci6n General del' Servicio Central, Pensiones y Jubila-
ciones demandarg el concurso de los respectivos Jefes de








D. 120. DE 17 ENE. 1910


Regimiento Militar al objeto de que por el Jefe del
Puesto de la Guardia Rural que corresponda, en interns
de la Hacienda Ptiblica, se auxilie al funcionario o em-
pleado de Apremios que design al efecto el Administrador
Fiscal o Aduanal para recoger y ocupar los expresados
bienes, trasladindolos y depositindolos en dicho Puesto,
si alli hubiere capacidad, a la disposici6n de la Secre-
taria de Hacienda. Al interesarse la cooperaci6n del
Ej6rcito, conjuntamente se dara la orden oportuna al Ad-
ministrador Fiscal o Aduanal a fin de que el Encargado
o un Comisionado del Negociado de Apremios y Bienes
del Estado por e1 designado, se person ante el Jefe del
Puesto para que este pueda auxiliarlo en la ocupaci6n y
dep6sito, siendo de cargo del Comisionado extender el acta
que ha de levantarse con la que el Administrador dara
cuenta a la antes indicada Direcci6n General. Correspon-
dera a esta 6ltima confeccionar el o los models que se
requieren para este diligenciamiento.
Art. 8. La mencionada Direcci6n General del Ser-
vicio Central, Pensiones y Jubilaciones podra interesar asi-
mismo la cooperaci6n del Ej6rcito en aquellos casos en
que, aun cuando se trate de bienes depositados en poder
de personas que residan en lugares donde radiquen oficinas
fiscales o aduanales, por la naturaleza de los mismos o
por las condiciones de capacidad de los locales donde se
encontraren establecidas estas ultimas, no pueda efectuarse
en ellas el dep6sito.

Art. 9. Cuando como resultado de las anteriores ges-
tiones se conociera que los bienes muebles de que se trate,
embargados en el procedimiento de apremio y depositados
en aquella oportunidad en powder del deudor o de tercera
persona (1), han desaparecido o se ha dispuesto de ellos
en cualquier forma, se procedera cuanto antes por el Ad-
ministrador Fiscal o Aduanal a denunciar el hecho al Juz-








PRO) DflIM IENTO DE APRENTTO


gado competent dando cuenta por la via mis ripida a la
Direcci6n General del Servicio Central, Pensiones y Jubi-
laciones a fin de que 6sta pueda proponer comunicarlo con
toda urgencia al Secretario de Justicia. Corresponde a este
6ltimo ordenar sin demora que el Ministerio Fiscal se per-
sone en la causa a nombre de la Administraci6n General
del Estado e interest la practice de cuantas diligencias
sean necesarias a fin de obtener tanto que el delito come-
tido sea debidamente sancionado, como que en definitive
puedan recuperarse los bienes o sea resarcida la Hacienda
PGblica del perjuicio sufrido.
(1) V. art. 11 D. L. 113, de 31 de julio de 1935.

CAPITULO II
DEL TRASPASO O VENTA DE LOS BIENES
ADJUDICADOS
Art. 10. Adoptadas las medidas de precauci6n de
que se trata anteriormente, la Direcci6n General del Ser-
vicio Central, Pensiones y Jubilaciones podri proponer que
se disponga de los bienes, seg6n convenga, en la forma y
modo que determine el Articulo 75 del Decreto-Ley 113
de 1935.
Art. 11. Cuando se decide entregarlos para su uso
o consume a cualquiera oficina o dependencia de la Se-
cretaria de Hacienda a la que puedan resultar de utilidad,
o en su defect, a cualquiera otra Secretaria del Despacho
o departamento del' Estado que necesite de los mismos, se
concederi un termino de quince dias para que se exprese
si se aceptan o no, transcurrido el cual se entenderi rehu-
sado el ofrecimiento.
Art. 12. Tan pronto como se reciba la aceptaci6n
del centro official, se procedera por la Direcci6n General
de referencia a proponer el traspaso de los bienes y acor-








D. 120, DE 17 ENE. 1940


dado que sea concedera un nuevo termino de diez dias
para que la persona encargada de recibir aquellos se per-
sone con esa finalidad ante el funcionario o empleado que
design para entregarlos el Director General antes citado
bien entendido que una vez decursado dicho plazo sin ve-
rificarse la recepcion se entenderi dejado sin efecto el
traspaso y se propondra lo que proceda. En todo caso la
entrega se llevara a efecto mediante acta.
Art. 13. En cualquier oportunidad y mientras no se
hubiere aprobado por el Secretario el traspaso de los bie-
nes, podra accederse por este, en uso de la amplia potes-
tad que le otorga el Articulo 75 del Decreto-Ley 113
de 1935, a la venta libre de los mismos.
V. art. 22 de este Decreto.
Art. 14. Cuando quien se interest por la adquisici6n
de los bienes en la forma antes indicada sea el propio deu-
dor moroso, su solicitud se tramitarai nicamente si justifica
haber pagado con anterioridad la diferencia entire el total
del adeudo y la cantidad por la que se hizo la adjudicaci6n.
La facultad que tiene el Secretario de Hacienda de ven-
der libremente los bienes, al deudor o a cualquiera otra
persona, no engendra derecho preferente alguno a favor de
aqu~l.
Art. 15. En la ciudad de La Habana las solicitudes
que se formulen en este sentido, sea quien fuere el promo-
vente, se presentarin por escrito ante la Direcci6n General
del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones acompaiian-
do indispensablemente y en calidad de dep6sito, mediante
cheque intervenido o giro postal, la cantidad que se ofrece
pagar, incluyendo los gastos que se hubieren ocasionado.
En las restantes localidades la petici6n se formulary por
conduct del Administrador Fiscal o aduanal respective,
quien hara el ingreso a dep6sito de la cantidad de que se
trate trasladando con urgencia a la antes mencionada Di-








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


recci6n General el escrito del solicitante para que la mis-
ma proponga lo pertinente. El Administrador acompaia-
ri en todo caso los comprobantes de los gastos de ocupa-
ci6n y dep6sito que se hubieren ocasionado, incluyendo las
dietas devengadas por el Encargado o Comisionado del
Negociado de Apremios, a fin de que si se resolviera fa-
vorablemente la petici6n se proceda, al mismo tiempo, a
aprobar las cuentas de referencia, ordenar su pago y el
ingreso en firme de la cantidad ofrecida. Contra las re-
soluciones que se dicten por el Secretario de Hacienda no
se dari recurso alguno.

CAPITULO III
DE LA VENTA EN ALMONEDA PUBLIC

Art. 16. Cuando se acuerde vender los bienes en al-
moneda public, se dari para ello especial comisi6n al
Administrador de la Zona, Distrito Fiscal o Aduana que
corresponda.
Art. 17. El Administrador, inmediatamente despues
de recibir la orden de Ilevar a efecto la almoneda p6blica,
sefialara fecha y hora para que esta se verifique en un
termino no mayor de diez dias y la hard anunciar por
edictos que se fijarin en los sitios p6blicos de costumbre,
enviandose una copia autorizada a la Direcci6n General
del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones. Cuando
esta ltima lo estime oportuno o el imported de la tasaci6n
sea superior a quinientos pesos, se dispondri que el anun-
cio se haga, ademas insertando el edicto en uno de los
peri6dicos de mayor circulaci6n en la localidad. Una y
otra publicaci6n se acreditari convenientemente.
Art. 18. La almoneda se efectuari en la Oficina de
la Administraci6n de la Zona, Distrito Fiscal o Aduana
y sera dirigida por el Administrador asistido del Jefe del








1). 120, DE 17 ENE. 1940


Negociado o encargado de Apremios y Bienes del Estado,
salvo los casos en que el Secretario, el Subsecretario o el
Director General del Servicio Central, Pensiones y Jubila-
ciones, dentro de sus respectivas atribuciones, dispusieran
otra cosa en cuanto al lugar del acto y la persona que
deba dirigirlo.
Art. 19. Se iniciara la almoneda haciendola anun-
ciar en alta voz por media de un empleado y leyendose
el edicto convocindola. Seguidamente se invitara a los
presents a que formulen libremente sus propuestas y si se
hicieran dos o mis se abriri puja a la lana hasta que
transcurrido un t6rmino prudencial se decide por el Admi-
nistrador o la persona que dirija la almoneda, la adjudi-
caci6n provisional a favor del poster que hubiere hecho la
oferta mas ventajosa para el Estado, qui6n vendra obligado
a ingresar a dep6sito en el acto y en la propia oficina el
imported de la cantidad ofrecida.
Art. 20. A reserve de enviar por correo dentro de
tercero dia el acta de la almoneda p6blica, el Administra-
dor informari telegraficamente en la propia fecha de su
celebraci6n, a la Direcci6n General del Servicio Central,
Pensiones y Jubilaciones el nombre del poster a quien se
adjudicaron provisionalmente los bienes, el imported de la
cantidad ofrecida y su ingreso a dep6sito, informando a la
vez la ascendencia de los gastos de traslado y de publica-
ci6n de edictos que se hubieren ocasionado, incluyendo las
dietas devengadas por el Encargado o Comisionado del
Negociado de Apremios. La Direcci6n indicada resolvera
con vista del despacho telegrafico o aguardando a la lle-
gada de los demis antecedentes, acerca de si debe o no
aprobarse la adjudicaci6n hecha provisionalmente y el pago
de los gastos ocasionados.
Art. 21. Aprobada la adjudicaci6n provisional se
comunicari lo resuelto al Administrador para que se noti-








PROCEDIMIENTO DE APREMIO


fique al interesado que se tiene por hecha en definitive la
venta de que se trata; se proceda, mediante acta, a entre-
gar los bienes vendidos; se paguen, con cargo a la suma
recibida a dep6sito, los gastos causados en la forma y modo
que hayan sido aprobados y, finalmente, para que una vez
hecha la correspondiente liquidaci6n ingrese en firme la
cantidad depositada, de todo lo cual informari en el mis
breve plazo a la Direcci6n General del Servicio Central,
Pensiones y Jubilaciones.

Art. 22. Cualquiera que sea el estado de esta trami-
taci6n, mientras no se hubiere aprobado el acta de la al-
moneda p6blica, podri accederse por el Secretario a la
venta libre (1) de los bienes a cualquier persona que
ofreciere por ellos una cantidad que mejore la oferta hecha
por el mejor postor. En la ciudad de la Habana, tales
solicitudes se presentarin por escrito ante la Direcci6n Ge-
neral del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones acom-
pafiando en calidad de dep6sito cheque intervenido o giro
postal por el' imported de la suma mejorada, requisite este sin
el que no seri tenida en cuenta la petici6n. En las res-
tantes localidades la solicitud se formulary ante el Admi-
nistrador Fiscal o Aduanal respective, acompafiando asi-
mismo el imported de la cantidad ofrecida que sera ingre-
sada a dep6sito. El Administrador con toda urgencia
trasladara la petici6n a la Direcci6n General del Servicio
Central, Pensiones y Jubilaciones para que 6sta proponga
lo pertinente. Contra la decision que adopted el Secretario
de Hacienda no se concede recurso alguno.
(1) V. art. 13 de este Decreto.

Art. 23. Satisfechos los gastos ocasionados y practi-
cada la liquidaci6n correspondiente, se hard el ingreso en
firme y se remitirin las cantidades respectivas a la Teso-
reria General de la Rep6blica.







D. 120, DE 17 ENE. 1940


CAPITULO IV
DISPOSICIONES ADICIONALES
Primera: Las cantidades que se recauden por la venta
libre o en almoneda se ingresaran en la Tesoreria General
en la cuenta de Miscelanea.
Segunda: Los Administradores de Zonas, Distritos Fis-
cales y Aduanas, continuaran remitiendo diariamente a la
Direcci6n General de Consultoria, Apremios y Bienes del
Estado (Secci6n de Apremios) y a la Direcci6n General
del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones (Secci6n de
Pensiones y Jubilaciones) los siguientes parties:
a) Relaci6n de expedientes de Apremios iniciados,
haciendo constar el n6mero correlativo de los mismos, ano
fiscal, concept del adeudo, nombre del contribuyente, im-
porte del principal, del recargo, de los gastos, el total y
observaciones.
b) Relaci6n de expedientes de Apremios cobrados,
detallando el nmmero de los mismos, aino fiscal, concept
del adeudo, nombre del contribuyente, imported del princi-
pal, del recargo, de los gastos, del total y observaciones.
c) Copia de todes las resoluciones que dicten cance-
lando los adeudos o en alguna forma modificando la cuan-
tia de los mismos.
Tercera: Al efectuar remesas a la Tesoreria General
de cantidades destinadas al Fondo del Retiro Civil em-
plearan el' modelo T. G. 27.
Cuarta: Los Secretarios de Hacienda, Defensa Nacio-
nal y de Justicia, quedan encargados del cumplimiento de
lo que en el present Decreto se dispone, en la parte que
a cada uno concierne.
Quinta: Las disposiciones de este Decreto comenzarin
a regir el dia primero de febrero del present afio.








PROCEDIMLENTO DE APREMIO


Circular 3, de 22 de mayo de 1940
(Garc. IS dif jlio)
UNIFORMIDAD EN LA CELEBRATION
Y TRAMITE DE LOS CONVENIOS
V. Capt. V, Lcy de 30 de dicicmbre dc 1939.
Como continuaci6n a la Circular que esta Direcci6n
General hubo de remitirle en 23 de enero del present ano
de 1940 con objeto de obtener uniformidad en la cele-
braci6n y trimite de los convenios que se efectien al am-
paro del Capitulo V de la Ley de 20 de diciembre de
1939, y a fin de evitar las anomalias que se vienen obser-
vando, por acuerdo dictado en 15 de mayo de este afio
de 1940, en el expediente n6mero 24 de 1940 C., se ha
dispuesto lo siguiente:
1 Los convenios deberin ajustarse al modelo que
acompaiiaba la Circular aludida.
29 Los dos ejemplares que se remitan al Negociado
de Zonas y Distritos Fiscales de esta Direcci6n General,
si no consignan la P6liza que haya garantizado el adeudo
que los motiva, se acompaiiaran con una copia de la dili-
gencia del embargo trabado al efecto.
39 S6lo se remitiran al Negociado de Zonas y Distri-
tos Fiscales los Convenios por adeudos relatives a impues-
tos de la competencia de esta Direcci6n General que no
hayan pasado a la via de apremio.
49 Los que se refieran a adeudos que se encuentran
ya en dicha via, se remitiran directamente a la Direcci6n
General de Consultoria, Apremios y Bienes del Esrado.
59 Peri6dicamente deberi comunicarse al Negociado
o Direcci6n mencionados, en su caso, los ingresos que va-
yan efectuindose en los plazos fijados o en su defect el
incumplimiento por parte del deudor.























CTR. :, DE 22 MAY. 1940 67

69 Se dara cuenta al Negociado de Zonas y Distritos
Fiscales que someteri la resoluci6n a la Secci6n respective,
de todos los incidents que se susciten en relaci6n con los
Convenios que conciernan a esta Direcci6n General.
Lo que se comunica para su conocimiento y el mas
estricto cumplimiento, advirtiendole que por el incumpli-
miento de lo dispuesto le pararan las responsabilidades
consiguientes.
















Procedimiento de Apremio


INDICE PIgs.

Introducci6n ....................................... 3
Ley de 6 de julio de 1928.-Apremnio de Aduanas..... 5
Cir. 17, de 19 de agosto de 1930.-Apremio caso de
emisi6n do bonos hipoteearios ................... 7
Lev de 29 de encro do 1931...
Capitulo Vt.-Entrada en el domicilio del contribu-
vente ..................................... ..... 8
Ley de 22 de enero de 1932.
Capitulo XVII.-Del Procedimiento sore Subastas
menores de $500.10 ............................. 8
(ir. 3, de 7 do enero do 1933.-Tlrminos on las subastas
m enore de $500.00 ............................. 10
1). L. 113, de 31 de julio de 1935.-Procediniiento de
A prem io ........................ ................. 11
Capitulo I.-Concepto del Apremnio y funcionarios que
lo tram itan ................................... 11
Capitulo It.- Del Embargo ...................... 13
Capitulo 111.-Del avaldo do bienos y de su desom-
bargo ................... .................... 24
Capitulo IV. De la subasta y adjudicacidn de bicnes. 28
Capitulo V.- De los recursos ..................... 38
Capitulo VI.- De las tercerias ................... 40
(apitnlo VII.- De las notificaciones .............. 43
Capitulo VII.-Disposicioniie Generales ........... 45
(apitulo IX.-Disposici6n Transitoria .............. 50
Capitulo X.- Disposiciones Finales ................ 50
1). 107, de 20 de septiombre de 1935.-Inspecei6n en los
expedientos de Apremio ......................... 51
Ley le 17 de diciemibre de 1937.-Paralizaci6n del Pro-
codimiento do Apremio .......................... 52
Ley de 20 de dicicmbre de 1939.-Celcbraci6n do Con-
venios .................................. ..... 53
Capitulo V.-De los convenios .................... 53
Disposiciones Finales ............................ 56


























70 PROCEDTMIENTO DE APREMIO

pks.

1). 120. de 17 de cnero de 1940.-Reglaniento para la
ocupaci6n, custodia y distribuci6n de los bienes mue-
bles adjudicados al Estado ....................... 56
Capitulo I.-De la ocupaci6n y dcp6sito de los bienes. 56
Capitulo II.-Del trasnaso o venta de los bienes ad-
judicados ...................................... 60
Capitulo III.-De la venta en almoncda pfblica..... 62
Capitulo IV.-Disposiciones adicionalcs ........... 65
Cir. 3, do 22 de marzo de 1940.-Uniformidad en la ce-
lebraci6n y triimite do los Convenios .............. 66












D. P. 1857, d(f 24 de junio de 1943
(Gac. del 28, p4g. 10979)

PROCEDIMIENTO DE APREMIO
Modifica los articulos 14, 15 v 22
del D. P. 120 de 1940
El D)crcto 120 de 1910 sc inscrla S C l 7 p4f/. 56.
Primero: El articulo 14 del Decreto n6mero 120, de
17 de enero de 1940, publicado en la "Gaceta Oficial"
del 20 de enero del propio afio, quedara redactado asi:
Art. 14. Cuando quien se interest por la adquisici6n
de los bienes en la forma antes indicada sea el propio
deudor moroso, su solicitud se tramitarA unicamente si
justifica haber pagado con anterioridad la diferencia entire
el total del adeudo y la cantidad por la cual se hizo la
adjudicaci6n.
Cumplido el requisite del parrafo anterior, podra el Mi-
nistro de Hacienda vender los bienes a su primitive dueio
-cualquiera que fuere el valor de los mismos- si tste
paga la suma por la cual se adjudicaron al Estado y cual-
quier gasto en que se hubiere incurrido en el traslado y
custodia de los mismos.
La facultad que tiene el Ministro de Hacienda de ven-
der libremente los bienes al deudor o a cualquiera otra
persona no engendra derecho preferente alguno a favor de
aquel.
Segundo: El articulo 15 del referido Decreto nu-
mero 120 de 1940, quedara redactado asi:








7-1B MODIFICACION AL 1. 1'. 120 DE 19410


Art. 15. Las solicitudes que se formulen en este sen-
tido, se presentaran por escrito dirigido a la Direcci6n Ge-
neral del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones, por
conduct del Administrador Fiscal o Aduanal respective;
acompaiiiindose con la instancia, indispensablemente y en
calidad de dep6sito, mediante efectivo, giro postal o cheque
intervenido, la cantidad que se ofrece pagar, incluyendo
los gastos que se hubieren ocasionado. Hecha una peti-
ci6n en la forma sefialada, el Administrador de la Oficina
Recaudadora de que se trate hara el ingreso a dep6sito de
la cantidad en cuesti6n, trasladando con urgencia el escrito
del solicitante a la antes mencionada Direcci6n General,
para que esta proponga lo pertinent. El Administrador
acompafiara, en todo caso, los comprobantes de los gastos
de ocupaci6n y dep6sito que se hubieren ocasionado, in-
cluyendo los de las dietas cevengadas por el Encargado o
Comisionado del Negociado de Apremios, a fin de que si
se resolviera favorablemente la petici6n, se proceda, al mis-
mo tiempo, a aprobar las cuentas de referencia, ordenar su
pago y el ingreso en firme de la cantidad ofrecida.
Contra las resoluciones que se dicten por el Ministro de
Hacienda no se dari recurso alguno.
Tercero: El articulo 22 del mencionado Decreto n6-
mero 120 de 1940, quedara redactado en la siguiente
forma:
Art. 22. Cualquiera que sea el estado de esta tra-
mitaci6n, mientras no se hubiere aprobado el acto de la
almoneda p6blica, podri accederse por el Ministro a la
venta libre de los bienes a cualquier persona que ofreciere
por ellos una cantidad que mejore la oferta hecha por el
mejor poster. Las solicitudes que en este sentido se formu-
len, se presentarin por escrito dirigido a la Direcci6n Ge-
neral del Servicio Central, Pensiones y Jubilaciones, por
conduct del Administrador Fiscal o Aduanal respective;














1). ]'. 1857, DE 24 JUN. 1948;


acompafiindose con la instancia, indispensablemente y en
calidad de dep6sito, mediante efectivo, giro postal o cheque
intervenido, la cantidad que se ofrece pagar, incluyendo
l's gastos que se hubieren ocasionado. Hecha una peti-
ci6n en la forma sefialada, el Administrador de la Oficina
Recaudadora de que se trate, harA el ingreso a dep6sito
de la cantidad en cuesti6n; trasladando con urgencia el
escrito del solicitante a la antes mencionada Direcci6n Ge-
neral, para que la misma proponga lo pertinente. En tal
ocasi6n -y si no se hubiere hecho antes- el Administra-
dor acompafiara los comprobantes acreditativos de los gastos
de ocupacion y dep6sito que se hubieren ocasionado, inclu-
yendo los de las dietas devengadas por el Encargado o
Comisionado del Negociado de Apremios, a fin de que si
se resolviera favorablemente la petici6n, se proceda al mis-
mo tiempo, a aprobar las cuentas de referencia, ordenar
su pago y el ingreso en firme de la cantidad ofrecida.
Contra las decisions que en estos casos adopted el Mi-
nistro de Hacienda, no se concede recurso alguno.
Ouarto: El Ministro de Hacienda queda encargado
del cumplimiento de lo que se dispone en el present Decreto,
el cual comenzari a regir desde su publicaci6n en la "Ga-
ceta Oficial" de la Rep6blica.


70-C



























Legislaci6n sobre
PATENTE UNICA
























PAT ENTE UNICA


















P A T E N T E U N I C A






INTRODUCTION

La Palente Unica fue creada por D. P. 3253, de 16 de
noviembre de 1937 (Gac. del 19) con objeto de obtener
una mejor fiscalizaci6n de los impuestos del Estado, dispo-
ni6ndose para ello una nueva inscripci6n de todos los con-
tribuyentes.
El D. P. 245, de 19 de febrero de 1938, reprodujo
el Decreto 3253 con algunas modificaciones sustituyendo,
por tanto integramente a aquella disposici6n.
Por ultimo, el D. P. 1827 de 30 de junio de 1942
prorrog6 por dos alios el tirmino concedido para renovar
las Patentes si bien dispuso que fueran presentadas todas
en las Administraciones Fiscales con objeto de marcarlas
con un gomigrafo.



















D. P. 245, de 19 de febrero de 1938
(Gac. del 10)
PATENTE UNICA

CAPITULO PRIMERO
DE LA PATENT lJNICA

Art. 1. Se establece la Patente Unica para identifi-
car a los contribuyentes del Estado, por los siguientes im-
puestos:
a) Utilidades;
b) Primas de Compafiias de Seguros y Fianzas;
c) Ventas y Entradas Brutas;
d) Ventas a Plazos;
e) Impuesto del Empr6stito de 35 Millones;
f) 3% sobre fletes, carga y pasajes;
g) Producci6n de azicar y molienda de cafia;
h) Plantas radiotelef6nicas trasmisoras;
i) 3'% sobre Dep6sitos de Compaiiras de Servicios
P6blicos;
j) $3.00 sobre pasajes de primera clase; y,
k) Cualquier otro impuesto del Estado establecido o
que se establezca y que estimare oportuno el Se-
cretario de Hacienda.

La Patente Unica sustituiri a las que actualmente se
expiden, en relaci6n con cualquiera de los Impuestos com-
prendidos en el pirrafo anterior, y en ella se hara constar









PATENTE UNICA


todos los Impuestos, a que el contribuyente venga obligado
a inscribirse, de acuerdo con las leyes que los establezcan.
V. arts. 14, parrf. 19, 26 parrf. 20, D. L. 393, de 8 de no-
viembre de 1935, inserto en "Impuesto sobre la Venta y
Entradas Brutas".

Art. 2. La Patente Unica debera contener necesaria-
mente los siguientes particulares:
1) Nombre del contribuyente;
2) Clase de negocio a que se dedica;
3) Relaci6n de los impuestos por los que deba tribu-
tar, y especificaciones correspondientes en el caso
de que el mismo impuesto tuviese various concepts
por los que deba pagarse;
4) Domicilio commercial;
5) Numero de orden de la Patente Unica;
6) Numero de la inscripci6n local;
7) Niumero del Registro parcial;
8) Sello de la Administraci6n Fiscal correspondien-
te; y,
9) Firma del Administrador.
V. art. 17 de este Decreto.

Art. 3. Cuando un contribuyente posea mis de un
establecimiento, fabrica, o industrial de distinto negocio, por
el que deba tributar independientemente, deberi proveerse
de Patente Unica, para cada negocio o establecimiento.
En los casos en que por un mismo negocio se tenga que
realizar el pago de los impuestos en distintas Administra-
ciones Fiscales, el contribuyente se inscribira y solicitara
la Patente Unica en el lugar done tenga su domicilio
legal, y la Administraci6n Fiscal que lo inscriba expedira
un certificado de acuerdo con el model aprobado por la
Secretaria de Hacienda, acreditando ese extreme, para que
sirva de constancia en la otra Oficina done tenga que
tributar por distinto concept.








D. P. 245, DE 19 FEB. 1938


Art. 4. Los obligados a satisfacer los impuestos a que
se hace referencia en el Articulo primero deberin solicitar
de la Administraci6n Fiscal correspondiente a su domicilio
como contribuyentes, dentro de los primeros diez dias de
dar comienzo a las operaciones sobre las cuales se imponen
los mismos, la expedici6n de la Patente Unica.
V. art. 14 de este Decreto.

Art. 5. Los contribuyentes por uno o mas impuestos
a los que se refiere el Articulo primero, que tuvieren ex-
pedidas a su favor Patente Unica, y, posteriormente deban
de tributar por impuestos no declarados en la misma (1),
o cuando dejaren de ser contribuyentes por alguno de ellos,
o cuando trasladen su establecimiento u oficina commercial,
industrial o de aniloga naturaleza a otro lugar dentro de
la demarcaci6n jurisdiccional de la Administraci6n Fis-
cal (2) en que estuvieren inscriptos, presentaran en dicha
Oficina, dentro de los cinco dias siguientes al inicio o cese
de esas operaciones, o al cambio de su domicilio en su
caso, la Patente Unica para que se hagan constar dichos
detalles, bajo la firma del Administrador y con el sell
de la Oficina, dandose cuenta, dentro de tercero dia, a la
Direcci6n General de Rentas e Impuestos, Secci6n de Con-
tabilidad.
V. art. 14 de este Decreto.
(1) V. art. 6 de este Decreto.
(2) V. art. 11 de este Decreto.
Art. 6. Los contribuyentes de uno o mas impuestos
que tuvieren expedidas a su favor Patente Unica y, pos-
teriormente dejaren de ser contribuyentes por todos ellos,
haran entrega de la misma a la Administraci6n Fiscal co-
rrespondiente a sus domicilios comerciales, solicitando la
baja como contribuyentes por dichos concepts.
V. art. 14 de este Decreto.








PATENT UNICA


Art. 7. La Patente Unica expedida a favor de cual-
quiera persona natural o juridica, no podra ser utilizada
por ninguna otra, aunque se establezca en el mismo lugar
y con el mismo negocio o fuere continuadora, sucesora o
causahabiente del anterior.
V. art. 14 de este Decreto.

Art. 8. En los casos de venta o traspaso, por cual-
quier concept, de establecimientos u oficinas comerciales,
industriales o de cualquier indole, la Patente Unica corres-
pondiente al anterior contribuyente, seri entregada en la
Administraci6n Fiscal del domicilio, dentro de los diez
dias siguientes al acto de la venta o traspaso, acompafiada
de un escrito, con su copia, en el que se solicitar, el cam-
bio de la Patente Unica. En dicha copia se fijarin nor
la Administraci6n Fiscal el curio de la Oficina y la fecha
de su presentaci6n devolvi6ndose al nuevo contribuyente
para que la conserve en su poder hasta que se le haga en-
trega de la Patente Unica que le correspond.
V. art. 14 de este Decreto.

Art. 9. Los contribuyentes a cuyo favor se haya
expedido la Patente Unica, quedan obligados a tenerla
permantemente en el lugar mas visible de la Oficina o es-
tablecimiento, de manera que su comprobaci6n o examen
no implique demora alguna.
V. art. 14 de este Decreto; 12 pArrf. 19 (final), 16 D. L.
393, de 8 de noviembre de 1935, inserto en "Impuesto sobre
la Venta y Entradas Brutas".

Art. 10. Todo contribuyente a quien se le perdiese,
extraviase, o deteriorase la Patente Unica expedida a su
favor, podra solicitar un duplicado de la misma, el que
le sera entregado por la Administraci6n Fiscal respective
con vista de la matriz que conservari en sus archives. La
copia del escrito en que solicit el duplicado, con el cuiio








D. P. 245, DE 1' FEB. 1938


de la Administraci6n Fiscal y la fecha de su presentaci6n,
sera conservada por el contribuyente hasta que se le hiciere
entrega de la Patente Unica solicitada.
En caso de deterioro, se devolvera la Patente deterio-
rada.
V. art. 14 de este Decreto.
Art. 11. Los contribuyentes que tuvieren expedidas
a su favor Patente Unica y trasladaren su establecimiento
commercial, industrial o de aniloga naturaleza fuera de la
circunscripci6n de la Administraci6n Fiscal que se la hu-
biere expedido, deberan devolverla, a mas tardar, el dia
siguiente a aquil en que se hubiese completado el traslado.
La Administraci6n tomara raz6n de la baja y entregara al
interesado una certificaci6n acreditativa de todos los par-
ticulares pertinentes a fin de facilitar la expedici6n de la
nueva Patente Unica por la Administraci6n Fiscal que
corresponda por raz6n del nuevo domicilio, y enviara copia
de dicha certificaci6n, dentro de tercero dia, a la Direcci6n
General de Rentas e Impuestos.
V. art. 5 de este Decreto.

Art. 12. Cuando alguin contribuyente amparado por
la Patente Unica, solicite su baja en los Registros corres-
pondientes, se efectuari la cancelaci6n de la inscripci6n,
dAndose cuenta en el mismo dia a los organismos encarga-
dos de la fiscalizacidn y cobranza de los impuestos com-
prendidos en la Patente, para que procedan a comprobar
si el contribuyente tiene adeudos pendientes o expedientes
en tramites de comprobaci6n, adoptAndose en caso afirma-
tivo, las medidas necesarias para asegurar los intereses del
Estado.
Art. 13. Dentro de los cinco dias siguientes a la
solicitud de nueva inscripci6n, los Administradores Fisca-
les deberin hacer entrega a los contribuyentes, de la Pa-








PATENT UNICA


tente Unica solicitada, incurriendo, caso de incumplimiento,
en la sanci6n que establece el Articulo XXI de este De-
creto.
CAPITULO SEGUNDO
PENALIDADS A LOS CONTRIBUYENTES
Art. 14. Los que no cumplieren lo dispuesto en los
Articulos IV, V, VI, VII, VIII, IX, XI y XXVIII de
este Decreto se entendera que obstaculizan la labor de la
Administraci6n y les serin aplicadas las sanciones conte-
nidas en el Articulo cuarenta de la Ley de 6 de julio de
1928, tal como qued6 redactado por el Articulo primero
del Capitulo XIX de la Ley de 22 de enero de 1932 (1).
V. art. 22 de este Decreto.
(1) Este precepto se :nserta en "Disposiciones Fiscales
de CarActer General".
Art. 15. La Administraci6n al aplicar las penalida-
des del Articulo anterior tendra siempre en cuenta la na-
turaleza y volume del negocio a que se dedicaren los
contribuyentes.
En los casos de reincidencia la penalidad sera aplicada
por el duplo de la impuesta anteriormente, sin que en nin-
gin caso, pueda exceder de un mil pesos.
V. art. 23 de este Decreto.

CAPITULO TERCERO
DEL REGISTRO GENERAL DE CONTRIBUYENTES
Art. 16. Se crea el Libro Registro General de Con-
tribuyentes del Estado, que estara a cargo de la Direcci6n
General de Rentas e Impuestos, Seccidn de Contabilidad.
Art. 17. El Libro Registro que se crea por el Ar-
ticulo anterior se formara con vista de las tarjetas que
todas las Administraciones Fiscales remitirin a la Direc-







D. P. 245, DE 19 FEB. 1938


ci6n General de Rentas e Impuestos, Secci6n de Contabi-
lidad, dentro de los tres dias siguientes a la expedici6n
de la Patente Unica.
Esas tarjetas, donde se consignaran los datos relaciona-
dos en el Articulo segurido de este Decreto, serin suminis-
tradas por la referida Direcci6n General.

Art. 18. El Libro Registro General de Contribuyen-
tes del Estado se llevara por orden numerico y correlativo
de contribuyentes, expresandose en columns los distintos
concepts tributables, y en notas marginales las bajas defi-
nitivas y modificaciones que se produzcan.

Art. 19. En las Administraciones Fiscales se llevari
un Registro Local de contribuyentes del Estado, que se
formari con la matriz de las Patentes Unicas expedidas,
debiendo hacerse un indice de dicha matriz, de manera
que sea mas ficil su comprobaci6n, sin perjuicio de la
obligaci6n que tienen todos los administradores Fiscales,
de Ilevar exactamente los Registros parciales de cada im-
puesto, de acuerdo con las disposiciones vigentes.
V. art. 7 D. P. 1827, de 30 de junio de 1942.

CAPITULO CUARTO
DISPOSICIONES GENERALS

Art. 20. Los Administradores Fiscales quedan obli-
gados a comunicar a la Direcci6n General de Rentas e
Impuestos, Secci6n de Contabilidad, dentro de tercero dia,
las modificaciones que se efecthen en relaci6n con la Pa-
tente Unica.

Art. 21. La inobservancia por los Administradores
Fiscales de las obligaciones contenidas en este Decreto, se
castigari con una multa que no excedera, en cada caso,








PATENT UNICA


de diez pesos por la primera vez, y de veinte y cinco pesos
en caso de reincidencia.
V. art. 22 pirrf. 20 de este Decreto.
Art. 22. Correspondera al Administrador Fiscal del
domicilio del contribuyente, la imposici6n de las mul-
tas (1) en que este incurriera por infracciones de este
Decreto, sin perjuicio del derecho que tiene el Secretario
de Hacienda, de reservarse el conocimiento de cualquier
asunto relacionado con este Decreto.
Seri de la competencia del Director General de Ren-
tas e Impuestos o del Secretario de Hacienda, si se reser-
vase este derecho, la imposici6n de multas por las infrac-
ciones que cometan los Administradores Fiscales (2), sin
menoscabo de la responsabilidad administrative o de cual-
quiera otra indole en que pudiera haber incurrido.
Las multas impuestas por los Administradores Fiscales,
son recurribles ante el Jefe de la Secci6n de Contabilidad,
dentro del t6rmino de quince dias y por conduct del pro-
pio Administrador y si fuesen confirmadas por este y el
infractor no las pagase dentro de los quince dias siguien-
tes a la notificaci6n, se procedera a su cobro por la via
de apremio.
En los casos en que la multa fuere impuesta por el Jefe
de la Secci6n de Contabilidad, se concedera recurso de al-
zada ante el Director General de Rentas e Impuestos, en
los terminos expresados en el pirrafo anterior.
Si la multa fuese impuesta por el Director General de
Rentas e Impuestos o por el Secretario de Hacienda, en
uso del derecho de reserve, se dara, en el primer caso,
recurso de alzada ante el Secretario, y en el segundo, re-
curso de reform ante el mismo funcionario, en los terminos
y con las demis formalidades y consecuencias consignadas
anteriormente.
(1) V. art. 14 de este Decreto.
(2) V. art. 21 de este Decreto.








D. P. 245, DE 19 FEB. 1938


Art. 23. Se entendera que hay reincidencia, cuando
al tiempo de cometerse una infracci6n, el responsible de
ella hubiese sido condenado por resoluci6n firme contra la
que no se hubiese interpuesto recurso contencioso-adminis-
trativo dentro del termino legal o en que, habiendose inter-
puesto, hubiese sido declarado sin lugar.

Art. 24. Las autoridades civiles, militares y policia
y los agents de cualquiera de ellas, estarin obligados a
dar cuenta a sus Jefes y 6stos a la Administraci6n Fiscal
de la circunscripci6n, de la carencia de la Patente Unica
en cualquier establecimiento u oficina commercial, industrial
o de aniloga naturaleza, a cuyo efecto, por la Secretaria
de Hacienda se enviarin al Secretario de Defensa Nacio-
nal un n6mero suficiente de models de la Patente Unica
para que proceda a repartirlos en los distintos Puestos Mi-
litares y Estaciones de Policia a fin de que dichos Mo-
delos sean generalmente conocidos.
Art. 25. La Direcci6n General de Rentas e Impues-
tos dispondri la impresi6n y distribuci6n de los talonarios
de Patentes y de cuantos libros y tarjetas fueren necesa-
rios y tomari cuantas medidas estimate oportunas para el
debido cumplimiento de lo dispuesto en este Decreto.

Art. 26. Todas las Administraciones Fiscales quedan
obligadas a cumplir exactamente las disposiciones legales
existentes sobre formaci6n de expedientes, a cuyo efecto
coserin y foliaran por orden de fecha todas las declara-
ciones, actas, solicitudes, recursos y escritos de todas cla-
ses que correspondan a cada uno de ellos.
Art. 27. El Modelo de la Patente Unica se reno-
vari cada cinco afios a partir del treinta de Junio de mil
novecientos cuarenta y dos (1) y durante los cuarenta y
cinco dias inmediatamente anteriores a la expiraci6n de








PATENT TJNICA


cada quinquenio, se solicitari por los contribuyentes res-
pectivos, la renovacidn de las inscripciones procediendose
con vista de ellas a confeccionar los nuevos Registros y a
sustituir las Patentes entregadas hasta esa fecha por otras
de nuevo disefio.
Dentro de los quince dias siguientes al comienzo de
cada quinquenio las Administraciones Fiscales estarin obli-
gadas a entregar a los respectivos contribuyentes las Pa-
tentes Unicas que hubieren solicitado quedando 6stos obli-
gados a devolver la vencida. De no devolverse la Patente
Unica, incurrira el contribuyente en una multa de cinco
a veinte y cinco pesos, de acuerdo con la naturaleza y vo-
lumen del negocio a que se medicare.
(1) V. art. 19 D. P. 1827, de 30 de junio de 1942, que
prorroga por dos ailos este termino.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Art. 28. Todos los contribuyentes del Estado por
cualquiera de los concepts especificados en el articulo
primero de este Decreto, aunque esten actualmente inscrip-
tos como tales contribuyentes, solicitarin la expedici6n de
la Patente Unica, en la Administraci6n Fiscal correspon-
diente a sus domicilios, antes del' dia quince de febrero de
mil novecientos treinta y ocho (1), a cuyo efecto presen-
taran declaraci6n jurada en la que se consignarin todos
los impuestos que deban de satisfacer, acompaiiando tan-
tas copias como impuestos declared, mis de dos copias que
se destinarin a los Registros de Contribuyentes. Las Pa-
tentes deberan ser expedidas dentro de los quince dias si-
guientes a la fecha de presen'aci6n de la solicitud y serin
validas hasta el treinta de junio de mil novecientos cuaren-
ta y dos, salvo los casos en que de acuerdo con este De-
creto, resulten invalidadas antes de dicha fecha.








D. P. 1827, DE 30 JUN. 1942


Las Patentes que est6n en poder de los contribuyentes
por inscripciones anteriores a la creacion de la que por
este Decreto se establece, seran entregadas en la Adminis-
traci6n Fiscal en el moment de solicitar la Patente Unica.
V. art. 14 de este Decreto.
(1) Este plazo fu6 ampliado por veinte dias a contar del
11 de abril para que soliciten la Patente Unica aquellos con-
tribuyentes que no la hubieren solicitado todavia: D. P. 711,
de 6 de abril de 1938 (Gac. del 11).

Art. 29. El Secretario de Hacienda y el Director
General de Rentas e Impuestos, dentro de sus respectivas
atribuciones quedan encargados del cumplimiento de este
Decreto y al efecto podran dictar cuantas disposiciones
complementarias estimaren oportunas.

Art. 30. Se derogan los Decretos Presidenciales y
Disposiciones de orden interior de los Secretarios de Des-
pacho y demis funcionarios del Poder Ejecutivo en cuanto
se opongan a lo dispuesto en este Decreto, que comenzara
a regir a partir de su publicaci6n en la Gaceta Oficial de
la Repilblica.


D. P. 1827, de 30 de junior de 1942
(G cu. W!' *102., idlc ", dr jtdio)

PRORROGA LA PATENTE UNICA

Primero: Prorrogar por un period de dos afios, que
vencera el 30 de junio de 1944, la vigencia de la Patente
Unica creada por el Decreto niimero 3253 de 16 de no-
viembre de 1937, modificado por el n6mero 245 de 19
de febrero de 1938.
V. art. 27 D. P. 245, de 19 de febrero de 1938.








PATENTE UNICA


Segundo: A ese efecto, todo contribuyente que con
cualquier caracter posea Patente Unica, esti obligado a
solicitar de la Administraci6n Fiscal de su domicilio, la
rehabilitaci6n de la misma dentro de un plazo que ven-
ceri el 31 de julio pr6ximo (1), debiendo suscribir la
correspondiente solicited acompafiando la Patente Unica
que con la nota correspondiente le seri devuelta a los efec-
tos del cumplimiento de todas las Disposiciones de los
Decretos n6meros 3253 y 245 citados.
(1) Este plazo fud prorrogado hasta el 31 de agosto in-
clusive de 1942, por D. P. 2190, de 10 de agosto de 1942 (Gac.
n9 486, del 13).
Tercero: Las solicitudes de dicha pr6rroga seran pre-
sentadas por duplicado, cuyos Modelos los facilitara la
Direcci6n General de Rentas e Impuestos por medio de
las Administraciones Fiscales, y los contribuyentes estarin
obligados a llenar todos los requisitos sefialados en las
mismas. Cada Administraci6n Fiscal retendri en su po-
der el duplicado con el cual tomara nota de la pr6rroga
en los Registros de la Patente Unica y cada parcial de
los distintos impuestos. El original lo remitiri dentro del
termino de veinticuatro horas siguientes a su presentaci6n
a la Direcci6n General de Rentas e Impuestos, Negociado
de Zonas y Distritos Fiscales, para que 6ste tome nota en
su registro y lo pase a las distintas Secciones para su de-
bida anotaci6n en los Registros correspondientes.
Cuarto: La Patente Unica sera habilitada para la pr6-
rroga, por cada Administraci6n Fiscal, imprimiendo debajo
de la palabra "UNICA" el gomigrafo que le seri en-
viado por la Direcci6n General de Rentas e Impuestos,
que dira: PRORROGADA HASTA 1944, con la fe-
cha del dia en que se prorrogue. Cuando se expida a
alg6n contribuyente una nueva Patente esta debe habili-
tarse con el mismo gomigrafo.








]). P. 1827, DE 30 JUN. 1942


Quinto: Toda Patente Unica que no sea renovada
sera considerada nula y por tanto el contribuyente resul-
tara dado de baja como tal en todos los Registros y se le
considerara que ejerce industrial o comercio clandestina-
mente.
Sexto: Quedan dados de baja todos los contribuyentes
que desde la vigencia de la Patente Unica, hayan solici-
tado dicha baja; sin perjuicio de los derechos del Estado
a exigir cualquier adeudo que hubiere quedado pendiente
o resultare de alguna comprobaci6n o fiscalizaci6n que se
ordenare, por lo cual las Administraciones Fiscales y las
Secciones correspondientes deberin eliminar de sus Regis-
tros a los contribuyentes que tengan solicitada su baja y
se encuentren en cualquier trimite. A partir de la vigen-
cia de este Decreto las bajas serin concedidas al ser soli-
citadas bajo juramento del contribuyente de no tener pen-
diente con el Estado ningun adeudo; pero sin perjuicio
de que se pueda investigar, comprobar, fiscalizar y exi-
gir al contribuyente responsible cualquier pago dejado de
efectuar mientras no este comprendido en la prescripci6n
vigente.
No se admitira ninguna solicitud de baja en las Ofi-
cinas Fiscales, si no se justifica por el contribuyente, con
las correspondientes Cartas de Pago o recibos de Exen-
ci6n de estar al corriente en sus obligaciones con el Fisco.
SUptimo: Los Libros Registros que disponen los Decre-
tos mencionados, se modificarAn en forma convenient para
incluir en ellos los impuestos creados con posterioridad al
19 de febrero de 1938, o seran adaptados de manera que
puedan Ilenar esas funciones.
V. art 19 D. P. 245, de 19 de febrero de 1938.
Octavo: La falta de cumplimiento de las Disposicio-
nes anteriores seri sancionada con las penalidades esta-




















88 PATENT UNICA

blecidas en el articulo XIV del Decreto nimero 245 de
febrero de 1938.
Noveno: El Ministro de Hacienda y el Director Ge-
neral de Rentas e Impuestos dentro de sus respectivas
atribuciones, quedan encargados del cumplimiento de este
Decreto, y al efecto, podran dictar cuantas Disposiciones
complementarias estimen oportuno.
D6cimo: Se derogan los Decretos Presidenciales y Dis-
posiciones de orden interior en cuanto se opongan a lo dis-
puesto en este Decreto que comenzarA a regir desde su
publicaci6n en la Gaceta Oficial.


























Patente Unica


INDICE
PAgs.
D. P. 245, de 1 de febrero de 1938.-Patent Tnica... 75
C;pitllo I.- De la Patente Unica ................. 75
Capitulo II.-Penalidades a los contribuyentes ..... 80
(apitulo III.-Del Registro General de contribuyen-
tes .............................. ........... 80
Capitulo IV.- Disposiciones Generales.............. Sl
Disposiciones Transitorias ........................ 84
1). P. 1827, de 30 de junio de 1942.-Pr6rrolga de la
I'ntento Unica ................................... 85




























Legislaci6n sobre
AMNISTIAS FISCALES







University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - Version 2.9.9 - mvs