• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Title Page
 Index
 Main






Title: Informe sobre el censo de Cuba, 1899
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00102145/00001
 Material Information
Title: Informe sobre el censo de Cuba, 1899
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: United States -- War Dept. -- Cuban census office
Publisher: Imprenta del gobierno
Place of Publication: Washington
Publication Date: 1900
Copyright Date: 1900
 Record Information
Bibliographic ID: UF00102145
Volume ID: VID00001
Source Institution: Florida International University, College of Law
Holding Location: Florida International University, College of Law
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 1526891
lccn - 30017781

Table of Contents
    Frontispiece
        Frontispiece
    Title Page
        Page 2
    Index
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Main
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 20-1
        Page 20-2
        Page 21
        Page 22
        Page 22-1
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 26-1
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 44-1
        Page 45
        Page 46
        Page 46-1
        Page 47
        Page 48
        Page 48-1
        Page 49
        Page 50
        Page 50-1
        Page 51
        Page 52
        Page 52-1
        Page 53
        Page 54
        Page 54-1
        Page 55
        Page 56
        Page 56-1
        Page 57
        Page 58
        Page 58-1
        Page 59
        Page 60
        Page 60-1
        Page 61
        Page 62
        Page 62-1
        Page 63
        Page 64
        Page 64-1
        Page 65
        Page 66
        Page 66-1
        Page 67
        Page 68
        Page 68-1
        Page 69
        Page 70
        Page 70-1
        Page 71
        Page 72
        Page 72-1
        Page 73
        Page 74
        Page 74-1
        Page 74-2
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 78-1
        Page 79
        Page 80
        Page 80-1
        Page 81
        Page 82
        Page 82-1
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 88-1
        Page 89
        Page 90
        Page 90-1
        Page 91
        Page 92
        Page 92-1
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 102-1
        Page 103
        Page 104
        Page 104-1
        Page 105
        Page 106
        Page 106-1
        Page 107
        Page 108
        Page 108-1
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 120-1
        Page 121
        Page 122
        Page 122-1
        Page 123
        Page 124
        Page 124-1
        Page 124-2
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 128-1
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 132-1
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 140-1
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 156-1
        Page 157
        Page 158
        Page 158-1
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 162-1
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 166-1
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 170-1
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
Full Text









I i.

. al .










INPETOE DEL CES E UA
Agustf H.i~. Ageo PuroPicpMne Rso aaa aa enss ataod ua
Claudi Du aMtnzs unB.Jm nz SnaCaa.PdoPquro iardlRo

















flYIlCE.



Pggina.
Carta de envio del Director del Censo al Secretario de Guerra ........... .... 9
Proclama del Presidente autorizando el Censo.........~..... .......~.... 11
Organizaci6n del Censo .............~.~..................~...........~~. 11
Trabajo de enumeraci6n .......~~....~...~....~.....................~ 11
Geograffa..~...... ...~~..~...~.....................~.~.I.~..~.~.... ..... 17
Divisiones political ...............~~...~..~.....~..~.................. 17
Regiones litorales ~..................~..~..~............ ........ 18
Orograffa ........ .........~...~..... ~...~.....~.....~ .....~.............. 19
Sistemas de desagile ....~~~~.~.~.............~.. ...............~.. ..... 20
Riqueza mineral ..~~.~~._~.~~.......~.. __................ ............ 21
Clima ...~...~ ~~~..~..~.~.~.~.......................... .. 22
Flora.~.~....... .~~~~.~.~.~. ~ ..~..... ...................... --- - -- 23
Fauna~...... ...-...~~..~.........~...~..~...~.......~...............-- 24
Historia....~~.. ..~..~........ ..~~......~.~... ---- --- -- -- -- -- -- -- -.. 25
Descubrimiento de la isla .~~ .~........~.....~ ....~....~................ 25
Primera colonizaci6n de Cuba~~~......... .......~...~.... .............. 26
SColonizaci6n y gobierno primitivo..~...~...........~....~. .~..........-- 26
Causas que afectan el progress de Cuba ~ ....................~...~~....... 27
Restricciones y monopolio comerciales. .~... ..~..~.~............... 28
Derechos de exportaci6n 6 importaci6n ..~......................---. 30
Contrabando.........~ .~........... .... ...- -- --- -- -- - -.... 30
Sistema de contribuciones onerosas........~~...~.............~~~.... 31
Falta de facilidades bancarias .~..~.~....~~._ .................... 33
Las condiciones econ6micas mis bien que las polfticas son causa del
lento progress de la isla.~.~..~..........~.~.---------- .- -- - -- --. 34
fndole y administraci6n de los gobernadores de la isla ......~......~..... 34
Causas y efectos de las insurrecciones~~. .......................~ ------- 35
La intervenci6n de los Estados Unidos. .~....... ....~~~ ...........-- 42
Organizaci6n politica.~~..~.. ........~--.------------------ -------- ----. 46
Gobierno municipal ..~............ .....----- -- -- -- ------------ --. 48
Gobierno provincial ~..~~....~....-- ..-------------------- -------- 53
Gobierno insular............~....~..--------------- ----------------. 55
Antigua representaci6ni ante las Cortes Espaiolas.....-. ..~......... 59
Declaraci6n de las Repdblicas Cubanas .........~................... 59
Gobierno military de los Estados Unidos~...~...~... ...- ----- - -...... 59
Servcio judicial~........ ... ....--- - - --- -- --- -- -- -- -- -- -- -- 60
Historia. de la poblaci6n indfgena............... ..--- - -- --- - -- 9
Historia de la poblaci6n de color ...~...~.`..... -- -- - -- - -- - - -- - 72
Historia de la poblaci6n china ~~.~.~............- - -- -- -- ----- - -- -- 74
D)iscusi6n de las talblas.~.....~.. .......- - --- -- --- -- - -- -- --- --- -- -- -- 77
Poblaci6n total...-....-... ....- ----- ----- --- ----- ------------- ------ 77
Densidad de poblaci6n~....~.......- --------------- ---~-- --- ----- ------ 79
Poblaci6n urbana~..~........ ..-- --- --- -- -- -- -- -- -- --- - -- -- -- .. 81
Centro de poblaci6n .~~.....~..----------------------------... 83
Distribuci6n segin la altura.........--- -- --- --- ----- -- ----- ---. 86
Sexos.......~.......~.....--------------------------









4 NDICE.

Discusi6n de las tablas--Continiia. Pagina.
Edades..._~. ------~.~..~_ ----- ---- --...~............................ 90
Edades por provincias..~.o.. ..~..~.......................~........... 96
Edades seg6in sexos~..~.~..........._. __.~........ .~........~...~...... 98
Nacionalidad y razas ..~..~..~.~.~.... ~~.. ~ ~ ~ _~_.................. 102
Poblaci6n extranjera en las ciudades........ ~~~...~~...~........~...... 105
Cin ada fa .. ... ... .. ... ... .. ... ... .. ... ... .. ... ... .. 106
De la provincia de la HaLbana ...~..~~~..~~~~~.~.~.~~............... 109
De la ciudad de la IIabana.~~...~.................................~. 110
De Mlatanzas...~._.. ...........~..~..~.........................~.. 113
De Pinar del Rfo.~~.~~.~.~............~.~............~.~..~........ 114
De Puerto Principe~..~.-..........~.~...~...... ....~...~.. ........ 115
De Santa Clara...~~ .~.~....... .. ..~.~. ~ ~~~........... ..~......... 116
De Santiago de Cuba ....~.~.~ ~~......... ~ ~~~..~................ 117
Fa;milias ~...... ...... ~_.~... .. ....~.~..~. ~ --- --- --- --- ..~..... ........ 119
Estado conyugal.........~....~~............ -.~~~~~..~ .......... ...... 125
Casados~~...~~.........~~.~~.......................~~. ................ 126
Personas que viven juntas como marido y mujer por consentimiento mutuo. 139
Los viudos.~.........~......~.~.~....-.....- ............. 151
Los so1teros..... ~~......~..........~..--..~..~......................~~. 154
Instrucci6n ...........------------ -----------------... ................. 15
Asistencia & las escuelas-~.~.~ .~.~~.~.~ ------- ------- ............ .... 159
Grado de instrucci6n entire las personas mayores de 10 aflos de edad .......~. 181
Profesiones artes y oficios...---.............................~~.~~~~..._~ _.... 163
Condiciones higi6nicas de moradas y casas desocupadas.............~ _..~..... 176
Moradas y families - - - - - ...~..~..~.....- -................... 176
Fuente de abaste~cimiento de agua .....---...~~ ~.~.~__~_............... 180
Dep6sito de basuras .~~~.................~~.~.....,~~...~__............ 185
Sitema de letrina...~...~.~. ..~~..--...~~L....................~~~~..... 187


TABLAS DE POBLACIN.

I. Poblatci6n total segdn diferentes censor ...~_...._..~.~~~............ 189
II. Poblaci6n total por provincias en 1899, 1887, y 1861~..................~ 189
III. Poblaci6n total por t4rminos municipales en 1887- y 1899 .....~....... 190
IV. Poblaci6n total por barrios y por cindades .....~....~~....~.......... 191
V. Poblaci6n rural por t6rminos municipales con sus &reas y denaidatd ... 201
VI. Sexos, nacionalidad general colors, por provinciasytrminos munici- 0
cipales ~~~~..~...................................~_~._~......... 204~
VII. Proporci6n de poblaci6n, por sexos, naionalidad general y colors,
por t6rmiinos municipales .~~.. ................~~.................. 210 '
VIII. Grupos de sexos y edades, por tRrminos miunicipales._... ............. 212
IX. Razas, nacionalidad y sexos, y periods de cinco afios de edad. ~....... 218
X. Lugar de nacimiento, por provincias y t6rminos miunicipales ~..~........ 228
XI. Pafe de nacimiento, por razas, y por provincias y ciudades...~......... 230
XII. Cidadanfa, por provincias y t6rminos municipales ..~....~........... 235
XIII. Ciudadanfa, grado de instrucci6n y educaci6n, por provincias y trmi-
nos municipales..~-. .......................~...~.._~.~.~.~....... 238
XIV. Cindadanfa por edades, sexos, razas, y nacionalidad, por provincias y
ciudades....:- ~~.....~..~.... .....~ ~ ..~... ..................... 262
XV. Estatdo conyugal por provincias y t6rminos municipales. .........~... 309
XVI. Estado conyugal por razas, sexos, y naciona~lidad..._................. 312
XVII. Estado conyugal por razas, sexos, nacionalidad y edades, por provincial 31
y ciudades.......~...~.........~...~................... 31








fNDICE. 5

PIlginia.
XVIII. Prole ilegitima por provincias y ciudades .~..~......~.~..~...... 364
XIX. Asistencia B las escuelas, grado de instrucci6n y educaci6n supe-
rior, por provincias y t4rminos municipales .~....__.~.~....... 368
SXX. Grado de instruction, por edades, sexos, nacionalidad y razas, por
'3 ~provincias y ciudades.----.... _~..--....~_................~~~ 371
XXI. Asistencia A las escuelas, por meses, por sexos, razas, nacionialidad
y edades, por provincias y ciudades ..~.~...._~.....~..~...... 395
XXII. Instrucci6n superior, por edades, sexos, razas y nacionalidad, por
I provincias y ciudades .~...~..~..~... ...~...~..~............. 401
XXIII. Grupos de profesiones, por sexos, razasl y nacionalidad, por pro-
vincias y ciudades -------... .... ..........._~.~~. ~ _~......... 413
XXIV. Los miismos, por trminos municipales........ ~... ..._~........ 416
XXV. Grupos de profesiones por edades, sexos, ratzas y nacionialidadl, por
provincias y ciudades.~.............~...~......~.............. 448
SXXVI. Profesiones, por sexos, razas y nacionalidad, en toda la isla.~..... 47i2
.IXXVII. Profesiones, por edades y sexos en today la isla .................. 473
SXXVIII. Profesione, por, cindadanfa y sexos, en toda la isla..~............ 47i5
XXIX. Profesiones, por sexos y educaci6n en toda la isla ..........:.... 477
XXX. Profesiones, por sexros y estado conyugal en toda la isla....~...... 479
XXXI. Profesiones, por sexos y pafs natal en toda la isla ~.......~....... 481
XXXII. Profesiones, por provincias ~.~~.................~~.._............ 485
XXXIII. Profesiones especiales, por sexos, razas y nacionalidadl .._........ 486
XXXIV. Profesiones especiales, por edades, sexros y razas, por provincias. 490
XXXV. Profesiones especiales, por sexos y ciudladania, por provincias..... 494
XXXYVI. Profesiones especiales, por sexos instrucci6n, por provincias..... 499
XXXVII. Profesiones especiales, por sexos y estado coniyugal, por provincias. 504
XXXVIII. Profesiones especiales, por sexos y pae nlatal, por provinciais..... 509
XXXIX. Nmero y extension de las families, por provincias y trminos
municipales~.~_.....~~..~.~~.............................~~~~. 516
XL. Moradas y fakixilias, por provincias y t4rminosi muniicipales.~.....~. 521
XLI. Fuente de abastecimieuto de agua, por provincias y t6rmninos
municipales..~................~..~ .~.................~ ...... 523
XLII. Dep6sito de las basuras, por provincias y trminos municipales..... 526
XLIII. Sistema de letr:ina, por proviincias y t~irmiinos municipales ...~. ... 529
Historia de la Agricultura en Cuba ..~.~.~.~~.~.~.~~~~~.~.~...... ......... 532
El azcar ......~~....~~........... ....~...~....~...........~........... 533
El tabaco ~.~ ~~........ .~~.. ........ ... - .....~~.~ --- --- ---- --- .. . 544
El caf6 ..... ....... ...... ....... .......-------.............. 548
El cacao.~~....~.........~............ ...~..- -- --- -- -- --- -- ... .~-.~- 550
"1C Las frutas.. ...........~... ~ ~.. .. ...~~.. ...-- ------- ----------------- 550
Aperos agricolas inferiore!s ..~..~.~..~..... .. .................~... ~..... 550
Mal estado de los camiinos vecinatles.~.................................~.. 550
Orianza de ganado~......~.......~.......- -~ -.~............... ..--.... 550
Nmero de cafetales, ingenios de amicar y vegas, haciendas de ganado y
existencia de ganado.....~............. ....~~..................- ------ 551
Discusi6n de los resultados...~~-~.-......~~....................... 552
SExte~nsi6n de las fincas de cultivo ~.~.....~~.~~.~~...................... 553
Dominio de lasmismas ..~~ ......~~..--------- -------------------- ----. 557
Extensi6n de las fuicas..~......~ ~~~....----- ----- ----- ------ --........ 559
SProductos~..... .~~~~~.........----------------- ------------------ ------ 559
Tablas agricultural ........~~.~~....~~...--- -------- ---- -------- ---- ----- 564
XLIV. Areas de fincas .~~~........~.~..~.... ---- ----------------. 564
XL;V. Dominio, por razas y extetnsi6n de 1as fincas, ndmero.......... 567
XL~VI. Dominio, por razas y extension de las fineas, rea cultivada.... 568








o flfDICE.

Tablas de agricultura-ContinGa. PBgina.
XLVII. Products .~............................ ~~~~..~..._. .~..... 570
XYLVIII. Ingenios clasificados segn su rea ..~.........~.~.~........... 572
XLIX. Ingenios, ndmero y extensi6a media ...~.....~...~-........... 572
L. Vegas, clasificados segn su rea ~.~~~.~..~~.................. 572
LI. Vegas, ndmero y extension media....~.~..~..................~~ 572
LII. El ganado.~.~.~..~. ...~~~~...~.~.. ........................~ 573
Instrucci6n en Cuba~~~..~~..........~~~~...~. ........~..~.~...... ........ 577
La Real Universidad de la Habana ..~~..~......~~.~~.~~~............... 578
Las escuelas pdblica bajo el regimen espatio1~.~.~.~.~..~..~..~......... 578
Leyes y sistemas de escuelas .~.......~ ~~.~...............~~~..~~.~..... 589
Pensiones de maestros y maestros suplentes ~~~..~~.---~~... .~......... 596
Sueldos de maestros ..~~..~...~..............................~.......... 597
La ley sobre escuelas de 30 de junio de 1900 -_ - - -.~. -.. - -... - -..... 599
Program del institute de segunda ensefianza en 1900 _..~......~.~...... 614
Re~organizaci6n de la Universidad de la Habana ...~.~........~_~........ 619
Discusi6n acerca de 1as tablas..~ ......... .~.~ - - - - - -~~ -........... 632
TaEbles de escuelas-
LIII. Escuelas...~.~~~~.~ ~~~~~~~........................ -635
LIV. Alumnos .~.~...~~.~.. .....~~~.~..............~..~_........ 636

APNDICES.

I. )rdenes del Departamenito de la Guerra organizando el Censo....... 637
II. rdenes del Departamento de la Guerra nombrando los o~ficiales paga-
dores del Censo en Cuba..~~..........~~~.....~.~~_. ............ 841
III. Informe del Subdirector, el Br. 01msted.~.__.~_....~.....~~......... 641
Informes de los Inspectores:
IV. Provincia de la Habana, Seor Manuel Rasco..........~.............. 643
V. Provincia de Matanzas, Profesor Claudio Dumbs..~..~~_.. ..~....... 647
VI. Provincia de Pinar del Rfo, Senor Pedro Pequefio~.~.~........~...... 654
VII. Provincia de Puerto Principe, Senor Agustin H. Agilero .~.......... 656
VIII. Provincia de Santa Clara, Senor Juan Bautista Jiminez~ ...... ...... 863
IX. Provincia de Santiago de Cuba, Senor Sbas Meneses ...............~ 669
X. Informe del enumerador de la Cidnega. de Zapata, Sixto Agramonte.. 874
XI. Informe de la enumeraci6n de la costa norte de MaLtanzas ......... 8~~ 84
XII. Informe de la enumeradora Marfa Nunez de Villavicencio ...~....... 685
XIII. Lista de los enumeradores ~~.~..................................... 887
XIV. Contra.to con ia "< Tabulating Machine Company"............~ ..~ .... 715
XV. Lista de los gobernadores de Cuba..~~ ~.~~.~...~.............. ...... 718
XVI. Lista de los t4rminos municipa~les, con Tas fechasi de su organizaci6n 6
informed sobre cambios deade 1861 .~~...~~.~~.......~~........... 718
XVII. Informe sobre censos anteriores ~_ __.~___.....................~..... 722
XVIII. Nota sobre estatdistica de la vida .~~........................~....... 734
XIX. Articulo sobre la p>oblaci6n, tomado del Diccionario de Pezuela...... 747
XX. Bibliograffa....~~~........... ........................ 756
XXI. Informe sobre los gastos del censo...~.~.....~~...~.................. 759



















LIST DE ILU~STRAZCIONES.




MAPAS.
Pigina.
Mapa de Cuba ..~................................................ 18
Aumiento y diminuci6n de poblaci6n~....~.........~........~........._~...... 78
Densidad de la poblaci6n rural ~..~.......~........................~..._..... 80
Tamailo de las cindades ..........~..~.~.~... ~_.~.................... 82
Distribuci6n de los sexos ~~~~~~..... ~ ~~. ~~.~~..~...................... 88
Proporci6n de los habitants blancos nativos ~......~.~....................~. 102
Proporci6n de los habitantes extranjeros blancos .....~~~.~.~................ 104
Proporci6n de los habitantes de color ...........~........ ................~~.. 106
Proporci6n de los casados respect de la poblaci6n.... ...............~. .... 120
Proporci6n de los que viven juntos por consentimiento mutuo respect de la
poblaci6n total ...............~..~~~~.... .~~............................ 140

SProporci6n de los analfa;betos respect de la poblaci6n total~........... .~... 162
DIAGRAMAS.

Poblaci6n clasificada por sexos, razas y nacionalidad, por provincias.~....... 90
Poblaci6n por sexos y edades..................~~.~...........~...~.....~. .... 92
Ciudadania por lugatr de nacimiento y analfabetismo~...~. ..~.~~.~.......... 108
La ciudad de la Habana .~.~.~..............~.~..................~.......... 122
Extension de las families ................~............ ...~............. 124
Estado conyugal por razas, sexos y edades.~....~....................~....... 128
Estado conyugal porprovincias.~... ...........~.....~~.....~.........~...... 132
Analfabetismo por razas y nacionalidad~.~...........~.~... ...~............. 158
Analfabetismo por provincias .~~......~.................................~... 158
Profesiones por razas, edades y nacionalidad ~.~................. ....~....~.. 166
Profesiones por provincias ....~.~..~..~... ...~~...---- ---- ---- ---- ---- --.. 170
Nacimientos .~~..........~. ... ......... ....---- ---- ------ --- 737
Matrimonioe.~...... ~~..~.~....... ...~.......------------------------------ 789
Defunciones..~...~. ...~~........~~ .......~.. ~ .. -- -- - - --- -.......... 739

RlEPRODUCCIONES FOTOGRAFICAS.

Inspectorea del Oenso de Cuba .........~.. ----- ------ ------ ---- ------ ----
El Valle del Yumur ...~...~~................---- -------------- ----------- 20
Paisaje general de fincas del cultivo....~....~ ...~...----------------------... 20
SVista interior de la cueva de Bellamar, cerca de Matanzas...~.~. ............ 22
Ruinas de las minas de cobre en El Cobre y Sierra Maestre..~.~..-. ..~....... 26
El Arb'ol donde se rindieron los espatioles, cerca de la 10mia de San Jutn...... 44
Ciudad de la Habana.~~.......~.....- ---- ----------------------------- -----. 46
Oiudad de la Habana..~-~..~........--- ---- ---- -------------- ---- --------. 48
OCinda~d de Matanzas~.,.......... ...---------------------------. 50
Puente sobre el rfo Yumurf, Matanlzas ...~.... .~~.~.- ----- - -- - - -- - - --- 52
~Ciudad de Pinar del Rfo... ...............- -- ----- -- ------ -------- ------. 54








8 LISTA DE ILUSTRACIONES.


PAlgina.
Ciudad de PJuerto Principe._~._. .~~..........~~_.~...........~............. 56
Ciudad de Santa Clara.....~.~......................~~~~..........._........~ 58
Ciudad de Santiago de Cuba --..--..~.~~~....~.......................... 60
Entrada en la Bahfa de Cienfuegos .~~.~....~...~.................~....~. .... 62
Ciudad de Nuevitas..~~...~......~........... ~~~~~~~_.~..................... 64
Trinidad.. ~~ --- ---. ....... ~.. .~.................. ........... ..... ..~... 66
Ciudad de Sancti Spiritus.......__..._~~......~.. .........~~................ 6s
Ciudad de Baracoa y la entrada B su puerto .~.~..~~~.~.~~~..~.............. 70
Dimnas, a1dea en la provincia de Puiar del Rfo ...........~...-............... 72
Una familiar blanca nativa...~~....~.... .~........ ~............. ..~~....,_.... 74
Una familiar de color nativa...~.~... ...~...~....~.~. .. ................... 74
El arado nativo ~~~~- - - -..........--- ........................ 532
La operaci6n de arar con bueyes.~...~.....~...........~........~~..~.......... 532
Ingenio central y catiaveral, provincia de Santa Clara- - - -- - -......... 534
Corte y deshoje de la calls ---------- ------------ -----..................... 538
El trasporte de la caria de azucar al trapiche ......... .- - - - -.......... 538
Central Conchita, Matanzas....~. ~......~..~.....---- --........... 540
Interior del Central Caracas, Santa Clara-.. - ---. ............ _.~ .... 542
La plant del tabaco~~.......... ~.~~....~............~~~.._.. ------......... 544
Plantaci6n de posturas de tabaco .~~ .....-.......~.. -- -- -- -- ..... .~~..... 544
na vega----------------------------- --------------------....... .......~ 546
Secaderos de tabaco ..~...... -----------------...........~~~...~~~... 546
Escogida del tabaco y su emba~laje-.~~. ...~... ----- ----..- _...~......... 546
Colocaci6n del tabSaced Bh tercios...._. -._~.~...~ -~..~ - - ......... 548
Tren de tabaco .......~.,. ..........~ ..- -- -- -- -- -- -- ...............~ .._ 550
Exhibici6n de frutas. ~~...~...~........ - - -- - - -- - -- - -......... ..... 55
Listos para cortar las pifias y los plStanos ..~. ~....~....-~~~ -----........._ 554
Arboleda de palmas de coco---------------------------------------_.. .. ..... 556
U nipifial-------------------------------------------------... ............. 558~~~ ~ 55
Guardarraya de palmias reales, Matanzas..-~ -~...~... ............~_ 560
Modo de subir un palmo real.~.................. ~~..-------........ ....~~ 5~_~_ 62
Enlace del ganad~o.--------------------------------------------............ ~ 564
Edi~ficio tfpico de escuela municipal.- -....~.~.~ ------- ..~.............. 578
Escuela pdblica para niilas de Matanzas......~ -- -- -- --....... .~ -- ...... 582
Escuela municipal, M atazas--------------------.......-...... ...... 584
Alumnos del colegio "L Olavarriete"' de la Habana - -.. - -- -- ....~ .~...... 588
La~ Universidad de la Habana, vista de la Calle O'Reilly - - -- - - ..... 592
01ase en la galerfa del Colegio Real de la Habana............~~..........~.... 596
Colegio Madia L;ufa Dolorosa"' en la Habana~ ..... -~.. - ............ 602
E1 Real Colo~gio de Belen de~ la lla~bana -~~ -..~....~ ---- --- .....~~~~~~: 608
Inspector y enumeradores, H[abana...~....-----------.~ .........~~~~~~~~~~~~ 644
Inspector y enumeradores, Matanzas-...~~ -... _~...~ -_~ -~ ---- ---- ........ 648
Inspector e enumeradores, Pinar del Rio... -- -- -- -- -- -'.._.............. 654
Inspector y enueradores, P>uerto Principe - -- - -- - -- -- - -........ 656
Inspector y enumeradores, Santa Clara .- - -- - -- - -- -................ 664
Inspector y enumeradores, Santiago de Cuba.~...~~.... ------..~~.~........ 670
Enumeradoras, ciudlad de la Habana ------ ---------------- --..--.......... 674
Enumieradoras de la ciudad de Matanzas....,. -.~. __. ~ --- -- --- --- ....... 678
Enumeradora de la ciudad de C&rdenas ..,...--.~......-----....._........~~ 686
















CARTA DE ENVIO.


DEPARTAMZENTO DE LA rUERRA, CENSO DE CUBA,
W~Tashin~gton,, Agosto a5 de? 1900.
SEI;TOR: Tengo el honor de someter a la consideraci6n de ud el si-
guiente informe sobre el Censo de Cuba:
A principios de Julio de 1899, recibi instrucciones del H-onorable
Russell A. Alger, Secretario de la Guerra, para que preparase un memno-
randum para el Censo de la Isla de Cuba. En agfosto, inmediatamente
despus de su 11egada Washington, se someti6 este memorandum al
Director del Censo dle los Estados Unidos, General WY. R. Merriam;
al Subdirector, Dr. ]F. H. Wines, y al Sr. W~illiam C. Hunt, Jefe de
Estadistica. Despuds de consultar el Departamento de Guerra, se
resolvi6 que no era conveniente tomar un censo que comprendiese el
campo ordinario de inv~estigaci6n, en vista de las condiciones existentes,
y qlue las tablas debian limlitarse la poblaci6n, agriculture y educa-
ci6n, por ser estos los tres asuntos de mls imiportatncia; que debia
seguirse el plan general del censo de los Estados Unidos, y que fin
de aborrar tiempo, en seguida debian imprimirse tablas y otras
6rmiulas en blanco necesarias para efectuar la enumneratci6n de una
poblaci6n que se calculaba que ascendia 1,600,000 habitantes. El
costo que, seg6n cloulo, ocasionabsa Ila operaci6n de tomiar el censo,
sobre estat base, junto con una relaci6n de la cantidad desembolsada, se
encontrar en el Apindice XXI. Como quiera que el comitx, del cual
el Senador O. H. Platt es president, ha de publicar una relaci6n
detallatda de los expresados gastos, se omiten aqui fin de evitar una
repetici6n innecesaria.
En el expresado memorandum se propuso que el censo 10 tomasen
ciertos oficiales cubanos, con la ayuda de o~ficiales y sioldados del ejeroito
de los Estados Unidos, bajo la inspecei6n delZ Gobernadox General de
la Isla, pero como quiera que el censo se tomaba principalmiente & bene-
~ficio de los oubanos, y como la obra demiostraria en cierta, media su
capacidad para desempefiar un? deber civil imnportante, el Secretario de
la GTuerra resolvi6 que el empleo: de inspector y enumerador lo desemn-
pellasen finicamente cubanos, y que el trabajo de la enumeraci6n 10
hiciesen ellos exclusivamente, bajo la inspecei6n de un empleado de






10 INFORMdE 80BRE EL CENSO DE CUBA, 18991.

experiencia del censo de losl Estados Unidos, de manera qlue una vez
qrue se completase la enumeraci6n, resultase un censo de cubanos
tomado por cubanos.
Ninguna resoluci6n podia haber sido m8s atinada, y junto con la
proclama del Presidente, en la cual se declare que el censo era preci-
samente una media preliminar para el definitive establecimiento de un
sistemia efectivo de gobierno propio, venia it ser la primera, como en
verdad era la mis alta expresi6n de confianza por parte del Gobierno
de los Estados Unidos en la capacidad y patriotismo de los cubanos,
haciendo asi desapafecer todo sentimiento de sospecha en cuanto al
objeto de la enumeraci6n, y colocando el censo en seguida en rapport
con el pueblo. Centenares de hombres y mujeres inteligentes y dignos
de confianza ofrecieron voluntariamente sus servicios como enumera-
dores sin remuneraci6n, y las 6rdenes del Presidente tavieron una
buena acogida en toda la Isla.
De~ ninglin otro modo habiera podido tener lugar semejante miani-
festaci6n de buena voluntad y f6 en las intenciones de este Gobierno, y
el resultado obtenido demuestra el acierto de 1as mnedidas qrue se han
tornado. Por mis que es posible qrue se hayan cometido algunos
errors en la obra, y acaso sie hayan cometido algunas omisiones, no
debe olvidarse que esta es la primera tentative que los cubaLnos han
hecho para levantar un censo y que las difticultades con que necesaria-
menite se tropezaron han sido numnerosas, series y no fciles de vencer.
Pero sean cuales fueren los defects que tenga, es la opinion de!l
pueblo de Cuba y de los enouadradores experts y peritos estadisticos
que han tomado parte en la obra de compilar y analizar las cifras, que
11evan el sello de un trabajo hecho con conciencia, que el censo se
tom ritpidamente y con mayor exactitud de 10 que podia haberse
esperado, y que en eate particular puede comp~ararse ventaljosamente
con cualquier censo de los Estados Unidos.
Las medidas por miedio de las cuales pudo realizarse todo esto fue-
ron las siguientes: Se prep:~ar6 un oiloulo del costo probable del censo,
basado sobre la supuesta poblaci6n y el emipleo de cubanos como
inspectors y enumeradores; hizose un minucioso esitudio de la organi-
zaci6n necesaria en todos sus detalles, y la mejor manera de 11evar
ca;bo la obra, en armonia con la administraci6n general de la isla. Al
mismo tiempo se orden6 al Gobernador Militar de Cuba que nombrase
cubanos competentes como inspectors del censo por las seis provincias
de la Isla, y que les enviase Washington. Efectu6se esto, y su
11egada, el dia 17 de Agosto, el Dr. Wiines y el Sr. H~unt, de la Oiicina
del Censo de los Estados Unidos, y el Sr. Olmisted, del Department
of Labor," se hicieron cargo de ellos y durante dos semanasr se les
instruy6 cuidadosamente en ouanto sus deberes como inspectors,
con el fin de que ellos, su vez, se convirtiesen en instructoresl de los
enumeradores.







OARTA DE ENVO. 11

El dia 17 de Agosto se expidi6 la sigfuiente proclama del Presidente:

Al Peblode Cba:MaNsI6N EJECUTIVA, Agosto 17 de 1899.
El estado de desorganizaci6n en que se halla esa Isla por consecuencia de la guerra
y por la falta de una autorided genera1mente reconocidat, exceptuando la que ejerce
la administraci6n military interina de los Estados Unidos, ha hecho necesatrio que
despuds de la restauraci6n del 6rden y del restablecimiento patcifico de la industrial,
los Estados Unidos sigan dando su auxilio y direcei6n S los pasos sucesivos por los
cuales procederis al establecimiento de un sistema eficaz de gobierno propio.
Como un paso preliminary en el cumplimiento de este deber he dispuesto que se
forme un censo del pueblo de Cuba y he nombrado para los cargos de enumeradores
6 inspectors, competentes y desinteresados cindadanos de Cuba.
Es de importancia vital para el oportuno estab~lecimiiento de vuestro nuevo gobier-
no, que los datos que se requieren se faciliten con toda exactitud y con la abundan-
cia de detalles necesarios, y encargo que por todos los mnedios d vuestro alcance pres-
tis vuestra cooperaci6n A los funcionarios que he nombrado, para el fiel desemnpeflo
de sus deberes.
WILLIAM McKINLEY,

Como quiera que no habia lees de censos generals en Cuba, fu6
necesario expedir 6rdenes que hiciesen el efecto de leyes, organizar el
censo, definir los deberes de los empleados del censo, y las obligauciones
del pueblo con respect al mismo. En tal virtud, el dia 19 de Agoato
de 1899, se expidieron las 6rdenes del Ejecutivo necesariats (ApBndice
I) y el dia 23 se expidi61la 6rden nombratndo los oficiales pagadores
(Apindice ~II). Estas 6rdenes se enviaron al Gobenador Militatr de
Cuba para que se promulgasen tanto en ingls como en castellano.
Instruidos por complete en cuanto sus deberes, las disposiciones,
tablas y otras formulas en blanco para 11evar cabo el trabajo, y
habindoles advertido el Secretario de la Guerra la responsabilidad de
su empleo, los inspectors salieron para Cuba el 2 de Agosto, y el 27
les sigui6 el Subdirector del Censo con su personal.
Hasta aqui el trabajo del censo se habia limitado Washington.
Entonces se empez6 el trabajo de enumeraci6n que ofrecia muchas
dificultades.
LA ENUMERA~CI6N.

n~La enumneraci6n se efectu6 bajo la inmediata inspecei6n del1 subdi-
rector, Sr. Victor H. Olmsted, empleado de experiencia.de la oficinia
del censo de los Estados Unidos, quien desde el principio despleg6 las
condiciones intelectuales, morales y faicas necesarias para la realizaci6n
Scon 4xito de la obra. Gracias una benedictina paciencia, perseve-
rancia extraordinaria, actividad y tacto, pudo este aelfor captarse la
conflanza de los inspectors y enumeradores, instruirlos en cuanto
sus deberes y terminar con 4xito la obra, que en verdad constitufa una
tarea muy rdua para un extranjero y foratstero en la isla, puesto que
durante muchos ailos los hat~bitantes estaban acostumbrados considerar
como una misma, cosa el censo, la imposici6n de contribuciones y el








12 ZnFORMKE SJOBRE EL CENaiO DE CUIBA~, 1899.

servicio miilitair obligatorio. hac~ia el enial .iiempr"e babian tenido iuna
natural y macada averiiiin.
Al 8r. Olms.~ted eo le orden6 qlue eitableeiese eu oticina en la cinded
de Santai Clara. puinto qule se escogi6 como un centro geogrtico que
ofrecia las misA favorables condiciones de sa:nidad y de otro 6rden para
efectuar latobra. Su informie se include en el prPesente. (Ap4ndice III.)
La primierar media al org~anizar el trahajo de3 eiinumraci6n fu6 de
formari los dirt.ritos de enumieraci6n. y coni este tin era casi indispensa-
ble la oblenci6n de miapas de las. provincial y trmiinor miuniciparles.
Previendo eito, se le orden6 al G;oberundor Militar. el dia 3 de agosto.
quie pr'parase" los~ expresardos mapas, pero bnstai la liegadca del Sr. Olm-
st~ed la Habana,. el 31 de agoosto. no, se pmrogres muchio en este sen-
tido. En esa fec~ha. al tener conoc~imieuto: de que( l:as autoridades
miilitariesj en lat Hnaban no teniaiin mapas~ adlecuatdos?, t.elegrati6 d. las
autocridades miilitures, civiles y judiciales de toda~ la isrla. con el fin de
qlue le sumiinistrasen los maipaJ quie tuiesi~en. y mis~ tarde encontr6 un
mapa en la Secretairin d.e EJtad\o de C'uba quie se decia ser el nico de
Pu clase quie existia. el cual demiostrniba lor limites de los partidos
judliciales y t:irminor miunic'ipales.~ de enda~ provinicin, pero comio quiera
que dic;bo rmapa bacia miuchos anos qu e sobabia trazado. fu necesario
revisarlo.
Tain luiego comio as reunoieron todos los mia.pa que podian uitilizarse,
.se dleterminjaron el ndmnero> y limites de losr dist.ritos de enumieraci6n,
srujeto, sii~in embargo, I 10~Clos amios qule pudieran .ser necesarios despus
que los inspect.ores bublesen exyaminado el te.rreno. Esto fu6 un
traha;jo que ofrecia- graEndes dificultadeu.
El p8irrafe VIII de la brden para organizar el censo prescribia que
los limiites. de los divtritos de eonumeratci6ni debfan desc:ribirse miediante
divisiones c~iviles, rios, c~aminou, linderos pblicos y otras lineas que
podian diatingvuirse fticilmiente. Pero pronto se encont.r6 que, debido
g lus imipedfeedione. de los manpas, poca~ contianza podia deposita~rse en
suis represenutaciones. t.opogrtiticas., y que, exrcepto en asJ ciudades~, los~
limiite.i de las divisiones civiles mienoes,r no se indicabasn siemipre, y
enanido de indienhan, no se podian deteirminiar las linear, divisorias de
los9 suburbioo y barrios rurales, porque, como mis tarde se encontr6, so
bablan confuindido ev~identemente en anlgunas localidadea 6 bien estaban
situadasu en dos trminos miunic~ipales dist.intoe, y adn no se habian
arreglado las reclamaciones de las. autoridades locales respctivas.
A fin de. evitar la double enumieracibn. que de 10 que antecede podria
resuiltar, se resolvi6 indicatr las reas de loli distritos de enumerac~i6n
rurales y de los suburbios, que no podian definirse seg6n lo prescribian
lasr 6rdenes prescritas, designando el barrio 6 barrios que babian de
incluirFe en sus limites y da.ndo 6rdenes los enumeradores para que
inv-eatig~sasn si las peroonas y localidades que ellosi babian visitado
habian sidovisitada~s enumiera~das~antes~. v en caso atirmiativo. p:iaarlasJ
por alto. Tamibidn .qe le exigSi6 & (adn1 eniumerador qlue lija.se un aviso







caRTA DE ElfY~IO. 13

imipreso en todos los edificios qlue el viqitase. expresandito la fchn der
sui visita,. 10 cuial se bizo con el fin de queiz equivaliese R un resiguanrdo
m&s, contra la dole enumieraci6n.
Ya el 1:3 de se;ptiiembre la isla se babia dividido eni 1.315 disctritos
de enumeraci6nu. nIlli tarde .se eneontr6i necesiario aumnentair rstP
n(imiero R 1~i,ri, debiido al beebo do estar sumiamenite eaparlcida la
pob?~laci0n de lai isla, d las grades dlificuiltades dle comnunicncidu qlue
existfun en loJ distridiol ruirlesi,` y i laimporiitaniciai de completnir In
enumera8cin dentro> del tirnmpo, designedo pcr el P'reidel~nte.
Establee~ciide 10.5~ di.strito; de erinumeraci6n, se procedi6 ri fectuar el
nombraieiitntoi dc losy enumieradocrels. C'omo quiclra quie el va~lor dle lo``
datoe estndlisticos que' s;e bh:ian der rec~oger dlependa enteramnente de~
la fidelidadl i inteliglncia dei loi` enumeuradoresJ, sie rrc.omni'i d6 j los
inispectores quie ejerciieseni el maeyor cuidado nI efec~tuar Au elecesi>i6 y
se les mniiifert6l' quJ l 'Us ujeres 0 no estaa incapacitadas. para desemi-
periar erte servicio por raz6n de! su asxo. Nombrr:iiiroe pubs, cliento
cuarenta y dos3 mujPeres enumeradoras. lnas cales presta~ron excelenitesi
servicioli, yv dices~e quet peri vez primer en lai historic die Cuibai. sop les
concledi6 empleo p(iblicc, las maiijories.
A lin de prepairar R 10:.?( enumieradores para realizar su obrn y de
ev-itar. en cuanto era posible, los errores eni Ins relaciones, we! dieroni
I'rdenea :i uno 6 mis enumieradores en ca~da trmiiino municipal paran
que soa presentase al inspector para reeibir las debidas. instrucciones,r
co.nvirtindose ellos it soi vez en maeitrosI de. 10.9 otro>s enumaeradlores eni
el distrito. Hicidronlo ast reunindolor en cJase! r examinaindomninu-
closamente las. 6rdernes, tablas, etc.. y somet.iendo prueba .ui cono-
elmiiento mediante la. prepairaci6n pr:ictica de los documen~iritos, tal
comio le exigia en las disposiiones. Se lesl advirti6 at todos los
enumieraidores que en losA Casos0 de? analfabettismol duldoso, se< bbiat dle
exigir ri la perJona que babia de enumierarse, que leyese y escrihiese
en presencian del enumierador,. y esto se bizo haicta donde pudo det.ermii-
narsre medi:ite culidadosas. investigacrionesi.
Nomibrados los enumieradorea. R cada uno der ellos~ .,e leI di6> `u debida.
credenciail yv un equiipo complleto para efectuse el t rabnjo de la. enumiera-
ci6n. quedanodo entonc~es listo para p>onerse en c.amino. Alguinos de loi
enumieradores desitinados at los: dist.ritos rurailes3, y de losJ suiburbios,J
desemp>efiron sus~ debere~s con peligro do su< vt3idas y todos los enumera-
dores rurale.i He .iiometieroni ri graindes peligros persoonales ? priviaciones,
debido al estadlo de losJ caminiios, At los rios~. Inis llu\ia reinantesr y al
esta.do de ruiinn y eseaiez de p>oblaci6n quie se advertia en todo el pais.
(Desde el Apndice IV hiasta el XII.)
En el AinPdice XIII se ene~ontrarli una lita completn de losi enumie-
radore~ y eni lasJ reproduicc-ione s3 fot.ogritions~ se ene'ontrar:ini grupos de
los eiinumeradores c ton q-uien et director esturo cn contacto durante su
vinje de insp;lelcei6n, eni los miess de niovcliembr y diciemlhre.
Si r'esuilta.ne quie el ceni.`o .ser ha tomiiado, can exnefiituid. lo., cuban\io.i







1.4 INFORM:E 80BBE EL CENBO DE CUJBA, 1899.

relacionados con el miismo, tienen derecho ciertamente que se les
conceda la distinci6n de ser considerados comno los inteligentes y fieles
iniciadores en el cumplimiento de los deberes civiles, que jams se les
habian conflado.
El dia 10 de noviembre, el Director del Censo sali6 de Washington
en su viaje de inspecoin, fin de que pudiese determinal-, hasta donde
fuese possible, qud opinion habia formado el pueblo del trabajo de~l
censo; inspeccionar las oficinas del subdirector e inspectors; ver 4
interrogar a tantos enumeradores como fuese possible reunir en las
ciudades mayores; determinar qud era lo mejor que podia. hacerse con.
el material del censo; y para qu fecha podria termninarse el trabajo de
los dependientes, consiguiente al examen de las tablas~, y enviarse estasI
Wlashington.
Despus de consultar el asunto con el Sr. Olmsted, se resolvi6 dar
por termzinado el trabajo de enumeraci6n el 31 de diciembre, habidn-
dose eximido de sus deberes todos los cubanos que estuviesen relacio-
nados con el mismo esa misma fecha, salvo los inspectors, y que estos
61timnos, con sus tablas y el Sr. Olmsted y su personal, se emnbarcasen
de Cienfuegos para Washington el 6 de enero. Se crey6 convenient
Shaker que los inspectors volviesen W~ashington, B fin de que pudieseni
efectuar el recuento en general de la poblaci6n, y para que estuviesen
mano fin de explicar cualesquiera ambigiledades 6 defectosi que se
encontrasen en dichats tablas; paira que inspecoionasen la perforaci6n
de las tarjetas de 1as cuales habian de formarse las tablas, y para que
aprendiesen el metodo complete de manejar la estadistica. Cumpli6se
en su totalidad este program, y el Sr. Olmsted y sus comparteros, con
sus apuntes, 11egaron Washingfton el 15 de enero.
Los inspectors completaron v certificaron el recuento general de la
poblaci6n el 31 de enero, y el 10 de febrero se celebr6 un contrato
con la comnparlia denominada, "T'abulating Machine Company of Wash-
ington"> (Apindice XIV) y en seguida se comenz6 la obra de tatladrar
las tarjetas. Esta operaci6n se continue bajo la direcei6n de'Ilos
inspectores hasta su terminaci6n el 24 de marzo, y entire el lo y 10 de
abril retornaron ii sus hogares, habiendo completado su importante
obra con conciencia, pericia y 4xito complete. Sus informes se
someten. (Apindice IV hasta el IX inclusive.)
Como quiera que se ha mostrado un gran interns en cuanto & los
resultados del censo, se resolvi6 que no debia esperarse A la preparaci6n
del informed complete, sino publicar boletines del censo que contuviesen
ta~blas compendiadasi, junto con un breve anlisis de su contenido. El
primer boletin en ingls y en esparxol se public el 10 de mayo, y losi
otros ciertos intervalos hasta que se habian publicado y distribuido
tres de? ellos, habindose distribuido la edici6n inglesa en los Estados
Unidos y en Europa, y la edici6n espatiola en Cuba. Se compilaron
otras tablas que eran indispensables para decidir ciertas cuestiones







caRTA DE ENVio. 15

relacionadas con las elecoiones municipales en Cuba,y se eniviaron por
el correo al Gobernador Militar de la Isla el dia 14 do abril de 1900.
Los Sres. Henry Gannett, de la Oficina Geol6gica, y el Profesor
Walter F. W~illcox, emipleado de estadistica del Censo de los Esta~dos
Unidos, ambos muy conocidos en el mundo cienltifico y profundamente
versados en esta clase de trabajos, mne han ayudado en la preparaci6n
de estos boletines y en la del informed complete.
Ademas de unaS resefia de los censos anteriores de Cuba, Apindice
XVII, y del anlisis de 1as tablas que se bani de encontrar en este
informne, se ha creido conlveniente presentar una descripci6n de la isla,
y un hosquejo de la parte de su historia que se relaciona con. su
poblaci6n, estado econ6mico y gobierno. En el Apinldice XX se
encontrar una lista de los autores que se han consultado eni relaci6n
con dicho trabajo.
Los mapas, diag~ramas y vistas que ilustran el informne se escogieron
teniendo en cuenta nicamente su valor prctico 6 hist6rico. No se
pretendi6 hacer ningunla colecei6n general de producciones foto-
grficas., Las ciudades que se repres"entan son las capitalesl de las
provincias, 6 algunas otras, comio Baracoa, por ejemplo, que es una de
las ciudades ms antigfuas fundadas por los espaoles. Los paisajes
dan una idea de los rasgos topogri~ficos miis notables, a. saber, los
grandes centrales 6 zona de cultivo del atzcar de caiia, las miontnafia,
losl valles pintorescos y las cuevas. Las industriasL agricolas del
az'car, el tabaco, el cultivo de frutos y la crianiza do ganlado, se repre-
sentan en algunos de sus mis interesantes deta~lles, en tanto qule los
grupos de inspectores, enumeradores, y los grupos de famnilias, conisti-
tuyen tipos g~enuinos de cubaiios nativos, cuya lucha trgica y her6bica
por la libertad ha despertado el mis profundo interns en todo el
mundo civilizado.
De uated, respetuosamente,
J. P. SANGER, 928p80107o GmerT# ,
Director del Censo.
Al Honorable Eunu RooT,
&ocretario de la~ Guerra.








Antillas~ e~n cua to ugiil~~,iit.ad y al.sir d tS~~~i e enonesa J a~
Le primiera de: estas o1;sIpa abeS est Aci~c;ie~nta y 8uatio mi~llas--i~
Punta de Marlisi, extremidadI oriental dae Cixba.: r Esta .61tma eMgg:
ochenta. y cinco miUlls de six costa sur fort el 'oests Cuba estii a~~;
rada .por el -estrecho de Y'ucataln, que tieDe 130 minils de ancho, dk laj:
Peninsula de YI'catitia,' pei-thisciente d. MeriCio. .
Asi pues, desde el pznt'o de vFista :iniltar, la Isla de Cuba ocupi una:
posiciri estratirgica ...podef;osa ;p~or cuanto constitute' fiao ae Ipol~
decirlo asf, de la .entrade del G~olfo de M4xico por los canat2esMie la:
Florida, el estrecho de Muaisi hasta. el mar Caribe entire Cuba y fii
y el estrecho de Yuc~atahi,- que conects el Golfo de Mxico con
Caribe. La, primera y la fItimia de datas constituyen la fnailw
l Golfo de .MQxicoi que de esta manera, viene estar cip
dominadR porla, Isla de Cuba.
'La Il9esti& situada entre los mieridia~no 740 y 850e
wich, y entre- las paralelas. 190 y 40' y 230 y 33 8 l
la Pu nts de Ma~iid al este h'asta, el Cabo .do n tod~t? n~o io
.730 millas. Su ancho se difereneaco i G rt
parted, variandao deede 100) millas et I.e di 1 yiody d~p
ago de Cuba, has~ta 2S en los ,alredediofe8 .deile E bina.; Si(Ar:ea qdej ~
se describe mi8s detalladamente mdi .adela~nte, piede fijaLrse in 43 Od)~
millas enadradas, inclayendo la Isle. -de.Pintui yjrlos caosTp. -Pi~r Ed
.sigauiente es un poco maySor quie el Es~tado 'de Y~~Tidg is un tanto m
que el de Pennsylvania.
La costa del nortae e en su.mayor pairtemay iliebratda yro
en las provinicias de Matanz;as, ISanta plarta yPh'erto Principe :$let:
cundada de lines de islas y de foijrmaciones d~Ie ~ab, y el pa~~lo 1~
de las m mias es sumamerite' intricado.y .diffoil. iEst as iglai gn aba
y estin principalmer!ite. .cubiertas9 ie `bosqiues de ianghirim~. ycont exu
muy: pocos h~abita~ntest" i..
La coft~,s e-nuy beja.en Ili parte occidefifpl la :i i varirand.4i,
lomas dP~iee 100Q pies de altura esnRPinar ~de gl e~~~ l`e ddose
mente hAia, eleste. En:'lo alipd d res 1 ;45
de altu~[- 'Eii Sant g aC~T~~~~ insds"j: linjs ei

dose en ijno sce
:. La, co 81 sur.
tailossl d~~asd,
Maestro :~1a 16vansten
varioe ls ade pi n

- oeste, a ~";lo eg'it~,

baj a y oh
occd a, l






85* 86* 83o R2 81o 800~ 79~











I~ rc







"~~~~i CHAR iiE"U.;I,.: S. COS N GOEI URE

IdeRL~~~~ ~~~ se1 OSnmcpls- -- -
Fercriles~~h: ,,.,,,



o,~ e, .;






OEIOGRAFIA. 10:

on unia gr'ani expan".si6n que formal la Clit~nega de Zapa~ta, regi6nr eai
imrpeietrable, de 75 miillas de longitud, cuyo anchio adimsno a-ciride ;
30 miillas j.oi 0 menos, enibierta de la regetaci6n miis den.sa y Ilena:i de
Ilozanit y v`Ida trocpic.al. Denitro de los limites de. esta. cinega fui:
precisamiente quelos 1 cutRlbao se( culltaban y defendiani duranitc la
r iiidsieciente revolui6~in y en ella tuier.~ion soi hospital de enformoi,~ y

Al sur de la costs bay centenires do islac i;letasc ha:jar y- pantano-
sus c3~9 ubiertas de mianglares.
La miayor parter de Ilos puertos eiin ambas costas tiene unia formna
peculiar, y se usemlejal .sobre todlo li troneras con entlradas angojtas yd6
mjnenudo sinuoRas, qlue desemibocani on ensanichles lnchrllo'jos, entera-
m nente protegidos. Esta es la c~lase 4 indole? de los pulertos de~ la
Habana, Santingo de Cuba, C'ienf'uegos, G;uantinamo y ot.ros mienio
conocidos.
En su relieve la Isla de Cuba no consctit.uye uina unidlad orogr:ii6ca
sencilla, sino que presents una grann variicdad B i rregu laridad, quie bencci
Simiposible una descriipei6n y genieralizaci6n sencilla. ,La parte c~enitril
de lai isla,. incliuyendo las provincias de la Habana, blatanzais, Sanita
SClaray Puerto Principe. present uin pequenco reliev-e, pero c'onsiste
principalmiente de llaniiurn andnlantes; y va;lles poco profundoi, lean-
t.rindos:e en alguaoo puntor 6 uiina altura consid-erabile. Solo en la3 dos
extremida~des de la isiln, es decrir, en la Provrincia det Piniar del Rio al
oeste, y en la de Sajnitiago de Cuiba ril este, es quie la Isla pre entan
alguinos irasgoJ de reliev-e aprieciab>le. 6 bien acentundos. Por today lai
provincial, de Pinar del Rio se extiende un;a sierra 6 cordillera de lomas
un tanto hiacia el not.e do la lInea central de la provincia y ay prdxI>ci-
mamente paranlelai en cuanto la direce~i6n de la costa del norte. Eista
cordillera, que est6 bastante bien definida, se conoce por la Cordilleria
de los Org:anos y se destaea elin muchos puintos basta una altituid mayor
de 4,~000 pies, que tiene su punto ciilminante en el pan dle GuagibCion,
el cual tiene unai: alturau de 2,500 pies. Desde la ciiapide de esta cor-
dillera el terrieno desciende bacia el not.e y bacia e-l uriii baJta la
costa, en declives~ ondonadas, formaindo los declives bacia el Jiur, los
~celebrados terrenio del tabaco c~onocidos por Yuelta Abajo.
:Las prov-incias centrales de Cubta, la Habana, nlataunzas Santa ClaRra
y' Puerto Princ~ipe, consistent principalmiente de planiciev 6 valles:i cci-
E denitados, con varios valles de corrientes poco profundas. En In4
provincias de la Habana, MIatanzas y Sanitai Clara ectos valles estaanu,
antes de I la1t.ima rev.oluci6n, eni un estado de g-ran cultivo. eni tanto
qu91e en Puerto Princip>e en sui miayor parte 9e usian para la crianza de~
ganado. El Vaulle del Yumudir en Blatanzas, es uin miodelo de la ber-
mosa v bien cultivanda reg5i6n de esta parte de la isila.
La `Sierra de los: 6rganos vienie si termiionar n unia cordillera uni
.j tanto bacia el oeste de la Habann. mias puedlen seguirse buellas de la







20 INFORME SOB3RE EL CENSO. DE CUIBA, 1899.

misma por toda la parte central de las prov\'Iini.' de la Habana. Mu;-
tanzas y Sanitni Clara. y In parte; oc~cidenital de uierto Principe, en
form, de rlargas~ licinen d lotui:i 6 coliinr, queii no Ilegain a una granii
alturn y que ciliirndoni eta~~s exte~ilr ndia l~lanurnsi. Se ven al sur de lai
ciudad dela Habana on i:i pequ~ienn 1.nnu1i miontanosn; canJiocid:i por lasj
Te-tan, de MaRinage,~i y mdrs al este sc dli-isani In; Area~s de Canadi~ las~
E;caleras de JameIO y el Patn de Mlutanzas,.i justtamerite al sur de la.
ciiindd dec JlatanizasJ. Erte i1timecl`( Ico levnta i ann altura.n di: l,300 pies~
y sqirre de luminiioo faro' 6 Ios.marinos all& en lasY lejania,~i del Atln-
tic~o. En la parte oriieiital de In priov-iiin cia~ de Mtanzn estasj 10us~
desapartcen,. perio renparieceni e la dle Santa Clarai ?- tomaini la formna
de lineay de ciims ala~rgadnq y- e6spidesr lanoJ, y~ cl.moc- talei se extioni-
den haist.n penetrari en la pairte oc.cidentanl de la prov-inciai de Puerito>
Prinicipei.
En la parit.e .iuei de lai provoincia de Santa C:lara, bayun grpo de"I"
coclinas. redo~ndendan s quie ocupani uni dea entire Cienfuiegos. Triinidlad:
Sanncti Spirituis. Lai mis~ altu de estus, 6 sea la del Powierillo. tioneic uina
alturat de ',:00c: p.iei. Ent.re estusi loais ie encuenitrani miucli..s valles~
hermiosisimios.
La provincia de Sjantiagro de Cubha. sit.uanda al otro extremo de la Iila,
pres`~entai uni grand reliev-e. So supertfile results siiiumaenite irriegularn
por la existencia de cordilleasl altns. miontaoosas y eseapani> ,j uinebo-
roens lsiinras de una elevnci6n cons~iderab:i le. y valles mayi profundos,
algunas de ellas anbclurosa~, ot.ns angcoJtai y sJemejaudo barralncas.
El rnago orogrific~o predominante de- est.a pro\inc~ia, y ei er~ided de
toda la iala, 10 conJtituye la S-ierra buII-estre. que. prinicip>iando en el
Cabo Cruz al sur de blanza.nillo. se~ extienide bacia el esrte proxima-
mente pairalela 6 la coatan, desde la coal so levaliint abrupt.Ramente, basta
los alredledores de Santiago de Cuiba. En estR panrte conitiene muchios
puntos quie t.ienen unai alturn miayor de 5,000ii pies, y soi punto culmii-
nante vienie d. ser el Pico Turquino. que se dlic'e tener unai alturin de
8,3''0 pies. D)esde Santiag~o de Cuiba7 se ext.ienide hiasta el exctiremo
oriental de la Irlla, pero esr muebo iia aiccidenitedo tienie uina formna
quie se usemeja mi~is 6 unai plankiie. adv-irti4ndosre una? gran diminuiici6n
eni so altura. Estn parite de la cordilleral tienie oin iinomre distinto y se
conoce comio la Siierra del C'obre. C.onitienie muebcas eimRa llanaJ qule
tienieni obre poco mdsii 6 menos de 3,00i0 pie de altura, una de las
cuales, conocida por la Gran Piedrn, dicere que tiene uina alturni de
31,30:0 pies.
Al norte de la Sierrat Mauestre sea extiende e-l aneburoso y f4rtil valle
del Cauto, desdle mdsc allj del cual el pais se levanit.a graRdualment.e hjasta
uina atlta plankcie que ocuipai el interior de la pro\inciat, Ileganido ;i
una eleva.ei6n de 1,00!0 pies~ 6 mdrs, sobre lai i1unl se destRea la ciudtad
de Holguin. Ln parte orietntl deinc : prIov'iCnci. coniiste de unni: epciecli
de laberintfo dle lomias inteirriumpides. can al ltulras que vrninnii desde 1.i000i

































































EL VALLE DEL YUMURI.

























II






























PAISAJE GENERAL DE FINCAS DE CULTIVO.







RIQUvEZA MINERAL. 21

hasta 2,000 pies, en laLs cJuales se enouentran mluchos valles pequer~os y
f4rtiles.
La Isla, de Pinos, que tiene un rea die 840 millas cuadradas, consti-
tuye un trmino municipal de la provincia de la Habana. En realidad
constitute dos islas conectadas por una tira, de cinega, estando la parte
norte un ta~nto initerrumpida por 10mas, y siendo la parte sur baja,
11ana y arenosa.
Los rios de Cuba, aunque son numerosoos, son cortos, y muy pocos
de ellos tienen imiportancia desde el punt de vista de la nave!gaci6n.
ElUrio ms larg,o de la isla es el Cauto, que se extiende deade el interior
de la provincia de Santiago de Cuba y en las declives de la Sierra
Maestre, corriendo hitcia el oeste por' un anchoroso valle hasta su boca
en el Golfo de Buena Esperanza, tris un curso como de 150 millas.
Este~ rio es navegaable en buques die poco calado hasta Canto Embarca-
dero, una distatncia como de cincuenta millas mis arriba de su desemzbo-
cadura.
El pr6ximno rio de importancia para la navegaci6n es el de Sagua la,
Grande, que se extiende en la costa del norte de la isla, en la provincia,
de Santaz Clara. Este rio, que se desemboca en el mar cerca de la ciudad
de Sag~ua la Grande, es navegable hasta una distanoia de veinte millas
mis arriba de su desembocadura.
Hay otros rios navegables hasta unas ouantas mills mis all de sus
deseml~bocaduras, p;ero en la mayor parte de los casos s6lo son navega-
bles hasta, 10 (ue podria denominarse brazos de la mar. Considerando
la isla en conjunto, sus comunicaciones interiores, salvo lo largo de
sus costas, dependent casi por complete de sus pocas y malas carreteras
y sus contadas vias f4rreas.
RIQUEZA MINERAL.
La riqueza mineral de Cuba, hasta donde se ha desarrollado, es rela-
tivamente pequefia y no reviste gran imiportancia. El product prin-
cipal es el mineral de hierro que se encuentra en various puntos cerca,
de la base de la Sierra Maestre, entire Santiago de Cubal y Guantinamio.
El mineral consiste principalmnente de hematita, con clerta cantidad de
limonita, y se enouentra principalmnente en grandes masas cle gfrandes
rocas. Es fcil trabajarilo y de excelente calidad, puesto que contiene
como un 62 por oiento de hierro. Se han dado casos de descubrirse y
de exiplotarsae niiilnas de minerales en las rocas. Existen-tres compatilas
qulle pojeen estus iniinas, una. de las cuales, la Compania die Juragua, ha
explotaido y envia\ido una cantidad considerable de mineral, y casi todas
sus vrneiitsns .s han hecho los Estados Unidos. Hasyta tw5-i: el priod-
ucto de es~tal Comnpania se dice que ha sido un poco mds6 di! 3,000jl,000)l de?
toneladas. "Las operaciones de las otras dos compafifas haln consistido
prinicipahniiente oni el trabajo de desarollo, habniendo desembarcado.sblo
una: pequie:ia crantida;d de mninerial. Es evidence que la ltima guerra








22 INFORtME BOBRE~ EL CENSO DE OUBA, 1899.

puso fin las operaciones mineras, habiendo sido destruida una gran
patrte de la miaquiinaria, edificios, etc.
En los alrededores del Cobre, se conoce un dep6sito de core que se
dice ser esxtraord3i;iinariamnt.e! rico, halfini1dose ituado ,en la paire suri
de la, provinciai dle Santingo de Cuba, pero deadel1868 se han poiralizndo
los tratbajos miinei*os en dicho dep6sito.
Se batn denunc~ind\o otros dep6sitos en otras parted, de la isla, y aimn ese
probable que sie produzea una gran catntidad de esite metal.
El sa;falto se encuentra en various parajes, principalmiente en los atlre-
dedores de la c~iudad de Santa Clara, donde ae hau-eado durante muchosl
ailos en la fabric:aci6n de gas para el ailumbraido de la ciudad.
En 4pocas pasadas se bu extrado algun oro y' plata en la is.la, pero
dat;a no ha producido ninguno de estos me-~tatles durante muic~ho, aos.
EL OLMA

~El clim de la Isla de Cuba es relativamente sencillo en su indole, y
pucde describiirse brevemiente. I)ebido la forma larga y angosta de
la I.sln, suI grann extenai6n de la linea de laI costa y reducide ancho, tiene
principalmiente ui climan q.ue puiede de-nominarse insular, coni unai alta
temiperatuira~ media y- pocos grandos extremos de temiperatureti muchai
bumnedaid en la aitm6sfern v; abundantei lluvias.
Eni laE Habann, en la. costa deil niorte. la temiperaturan media anuail es
de 77 '. La variaici6ni do temiperaturai entre el1 promiedio del mes misi~
canliente y del m&6s fro esi de~ C; ill ;1 .seat solamente 11' La
t.empe?'raturan mis~ alta quet s~e ba: inidicando co la Habana ei de 100.6"
la tuds baRja 49:'.6'-. Es;ts temiperaturep miimasii no es ud aiiiltan que en
la.s ciudaldei del niorte de los Estudoj Unidos, pero la duraci6n de las
altas; temiperatuiras es mueblo mlayor en C'uba, r e;to explica las altals
temiperanturas miedias, perio sini emibarigo- de lai temiperatura altar y con-
t.ionuda por largo tiemi-po. el climai de la parte- norte de lai isla se tiemipla
por' los vientos2 geniera:les quer sop~lan con pequiefins variailnteJ duranite
todio el nile, y lasJ noclhes, tanto en el verano comio en el inv-ierno, soni
f res~Cas. La temperait uria anual media en la Habaina represe n ta bastin te
biei n la e la isla, siendo acaso uin poco miBs caliente en la costai del sur
y eni Tierra Adenitro quie en la costan del niorte. La variiaci6ni de tem-
perat.ura centre el vera~no y el invierio. tal v'ez no se diferencia miaterial-
mrente del dle la Habana en ninglini pun"to en "CS la cota,' per e el inteerior
esJ pr'obablemnitte oin poco maSor. El girado de humeidaid muediai ei Iin
Habana tiene uni promedio de 75 por eriento y peirmanece bastateiitI
uiniforme duranite todas lasJ poens del ailo. En el interiior, la humiedad
es~ un tanto mienor, pero apenasr se niota la diferencia.
El trmino miedio manual de lluviou en lal Habana, que se, obtienie de
InsJ obserraciones de muebcos n ijoS, es~ de cinciuetai y do puilgadna. Lo-
regi;tiro mniestran, eni alos diSttinto.., unali lluvin quie var.iad: e.de 40: 71
plaa.Eito recpresenita muyu pr6xinimamentoL I: la u\ias en las co.Atns






rall
r ~Y6~!P~I~iCII~PR'II~1W'c~#illplLl)~"y~ ~mrr.. :L

r r~,laC~Ea itlv6"~ r
... :I'

'i a

1
~







VlSTA lNTERlOR DE LA CVEVA DE BELLAMAR, CERCA DE MATANZAS.







FioRA. 28

del norte de la isla. En el interior y en la coata del sur es probable-
mente menor, por ms que no se han hecho obsl~erra-cioneiis. Esto es sin
duda mienor que en la costa del golf de los Estados Unidos y muy poco
maLyor que en las cinidades de la costa norte. En ouanto & la distri-
buci6n de las lluvias durante todo el affo, debemios hacer constar que
hay una, estaci6n 11uviosa y otra de sequfa, comenzatndo la primera en
el mes de may-o y extendidndose hasta el mes de ootubie, y durante
este tiempo se reciben las dos tererias parties de las 11uvias durante el
allo. L;as 11uvias caen durante una tercera parte de los dias de catda
affo, mas esto no represent de ningn modo la cantidad propor-
cional de lab estaci6n IIuviosa. Los dias por 10 general s;on claros hasta
las dies de la mianana, y desde esa hora hasta la noche, durante la esta-
ci6n 11uviosa, caen con frecuencia abundantes chubascos. Las noches
por lo general son claros.
Los vientos que predominan por toda la islaL son los norestes geierl~es
que soplan con gran tenacidad, pero rara vez con violencia. A la isla
la visitan de cuando en cuando, pero no0 con much, frecuencia, los hura-
canes. Estos se desatan sobre la costa, causa;ndo sus mayoress estratgos
en los alrededores y entouces pierden su violencia media que se
internal en la Isla.
En el invierino, cuando los vientos generals se extienden & una dis-
tancia mayor haoia el sur, la Isla con frecuencia se vB bajo la influencia
de vientos nortes mnuy fuertes, desde el norte hasta la zonla temzplada,
disminuyendo considerable y repentinamente la temiperatura en la
costa norte. Esto acontece durante los meses del invierno y siguen &
los recios temporales de los Estaidos Unidos, ouando lat temperature
des~ciende algu;inas~ veces 50 gra`dos, causando grandes estragos, porqlue
ne se toniain las medidas necesarias para resguardarse del frio en los
hogares cubanos.

Debido a la riquez~a del terreno, la temiperatura uniformne y h6mreda
y las abundates 11uvias, la Isla puede decirse que es un verdatdero
jardin, en el cual, por supuesto, abundan las flores, frutats deliciosas y
una gran variedad de legumbres. La naturaleza, sin cultivo, tiene un
ver~!dadero lujo de arboledas y bosques que ablo pueden atravesarse
con la ayuda del machete 6 lo largo de caminos 6 pasos hart cono-
cidos. Para dar una ligera idea de la gran variedad de su flora native,
baste? decir que se.han encontrade unts de 3,:350i plantas indigenas en la
Isla, ademnis de las ex6ticas. Comuprenden estas muchas species de
moiderns preciosas, comzo por ejemiplo 1a caoba, el ibano, el grana;dillo,
la maijagun. el cerdro,, el roble, la ceiba, lignum vita3, el pino y la palma,
dle lat coal hiay mis de treinta classes, entra las ouales se destaca pi'inci-
palmienlto l palma real, que es la niAs valiosa y til para los cubanos
Spobres,. puiesto que con sus hojas construyen sus albergues y con los
trouco.4 las pariede; de sus primitivas viviendas. En el interior, los







24 INFORMED SOBRE EL CENSO DE- OvUBA, 1899.

bosqlues se comiponen en gran parte del pino cubano, qrue produce
una mnadera excelente. Aunique ya se hai desmonitado unia graLn pate
de la Isla, para los fines del cultivo duraznte los Altimnos trescientos
aos, sin embargo se calcula que adin permaneceni 13 miillones de acres,
6 casi la mnitad de su Srea, oubiertos por sus virgenes bosques. Estas
iLreas se encuientran prinlcipalmente ein la parte oriental de la isla en
las provincias de Santiago de Cuba y Puerto Principe.
Sobre una vasta extension de terreno desmontado 6 cultivado se
enouentran pastos excelentes qlue, como la hierban del Paranii: y la Guinea,
crecen lozaniamente hasta unla altura de varios pies y~ se encuentraLn en
gran abundancia, proporcionando ma~gnifico pasto 1 todas ]as bestias.
LA F"AUNA.

La caza es mnuy abuindante en toda la isla. El venado, aunlque no es
natural de Cuba, se ha reproducido grandemenite en dichaL isla. Los
conejos tambirn abundan. El jabalf 6 cerdo z:ihapsi y el g~ato mionts
son sencillamnente aLnimales domsticos quie se conviertenz otrat vez en
Ssalvages. Estos son muy numerosos en todas parted de laL isla. Las
aves s-ilvestres, especialmente los patos y pichones, abundan much,
atravesando los primerosl los Estados del Sur durante el inviefrno, en
tanto que las segundas permanecen en la isla todo el a0. Las perdices,
codornices, patos silvestres y guinieas, tambidn silvestres, abundan
muchisimo, adem:is de? haber valrias species de paijaros de caza como
la perdiz, tojosa, palomas, rabiches, y los guanajos.
El nico anlimal qlue es caracteristicamente nativo es Ila jutia 6 hutia,
semiejante al rat6n en cuanto su apariencia, y de un nlegro que se pone
achocolatado con el tiempo y que crece hasta unas 10 6 18 puilgazdas sin
contar la cola. Por ms que se come la jutia, no es especialmente
sabrosa.
Cuba tiene mins de 200 species de pjaros nativos, incluyendo los
que ya se han mencionado como pjar'os de caza, muchos de los cuales
poseen el miis primoroso plumaje, pero los pjaros canoros: no abun-
dan entire ellos.
]En las localidades cengosas se encuentran cocodrilos y caimanes, y,
aunque aLlgunas veces estos 11egan adquirir un tamahlo enol'me, los
na;tivos apenas le hazcen caso.
Son muy comunes los camnaleones, las lagartijas, ranas y otros silu-
rios inofensivos de pequeno tamao, al paso que de cuando en cuando
se ven la iguana y otras varie!dades de gran tatmao de la especie de la
lagartija.
lMuy pocas son las variedades de culebras que existen eni Cuba.
Unas de estas, el maj, que tiene una longitud de 10~ r 14 pis, es uni
re;ptil semiidomistico, si es que puede usarse tal vocablo, puesto que
con mayor frecuencia se enouentra alrededor de los ranch~os 6 c~abaas,
casas de fincas de labor, y en las pequeiias aldeas, siendo sui puntofavo-







28 INF-ORM6E 80BRE EL OENSO DE C1UBA, 1899.

Santiago de Cuba hasta Baracoa, donde 11eg6 en la tarde del dia 27 de
noviembre. Desde alli se hizo la vela el dia 4 de diciembre hastala
Punta de Maisi, extremidadi oriental de la isla, y el siguiente dia
naveg6 hasta la isla de Santo Domingo.
El dia 3 de mayo de 1493, el Papa. Alejandro VI expidi6 una bula
concedidndole Fernando 4 Isabela todas las tierras ya descubiertas 6
que en lo sucesiyo se descubriesen en el Oceano Occidental, confirinando
asi por derecho divino toda la Cristiandad 10 que Col6n pretendia
haber de:scuibierto.
Despus de esta fecha Col6n volvi6 tres veces Cuba. En 1493,
durante su segundo viaje, naiveg6 por la costa del sur desde la Punta
de Maisi, hasta~Bataban6 y la Isla de Pinos, & donde 11eg6 el 13 de junio
de 1493, habiendo descubierto, entire tanto, la isla de Jamaica, que
visit6 & su paso de Santiatgo de! Cuba, al Cabo Cruz. Durante3 este
viaje Col6n visit Guant&namo, Trinidad y acaso Cienfuegos.
Duratnte su cuarto y illtimio viaje hizo escala en Cayo .Largo, hacia
la costa del sur de la provinicia de Santiago de Cuba, ein julio de 1502,
mieniti*as~ naviegatba hacis el1 continent y otra vez en mayo de 1503 al
retornar de aqul.
Des'de esta 4poca hasta que los espatioles la ocuparon permnanente-
mente, no parece que Cuba la visita;ron 6 menudo otros explri~oradore,
aunque en 1508 Sebasticn Ocampo, en cumplimziento de las 6i;denes de
Nicols de Ovando, g-obernador de Santo Doiningo, anunci que Cuba
era una isla, pero es probable que otros exploradores turieoni cono-
cimiento de este he6ho various allos antes. No parece, emipero, que la
isla fue objeto de especial atenci6n por- parte de las autoridados es-
patiols antes de 1511.
En dicho affo, Diego Col6n, almirantei de las Indias y Gobernador
de Santo Domiingo, envi6 al Capitn Diego Velasquez;, uno de los com-
pafieros de Col6n, exi su segundo viaje, parat que! subyugase y coloni-
zase & C:uba. Se hizo la vela con una fuerza de 300 hombres -de
Santo Domingo y desembarc6 cerca de la Punta de IMaiaf, na.vegando
desde atlli hasta Baracoa, donde as estableci6 la primera colonia en
1512. En 1514 Velazquez fund & Trinidad y Santiago de Cuba, en el
lado sur de la isla, fin. de facilitar la comunicaci6n con las colonies
espatiolas de Jamaica y de Tierra ~Firme, Sancti Spiritus, cerca de su
punto central, y Remiedios, Bayamao, Puerto Principe y San Orist6bal
de la Haanua. situada esta 1tim~a en 10 que en la actualidad se de-
nomina Bataiband. En -15i0 se le di6 este nombre & un pueblo que
babia en el-sitio que actualmeixte ocupa, HabanFa. Ese mismo affoele-
~rada Bairacou la categoria. de una ciudad y obispado, se declare desde
luego la capital. y continue si4ndolo -hasta 1522, 4poca en que tanto
Ina capital .como al obispado se traeladaron & Slantiago de Cuba. La
. Habana vino Q ser la, capital de la isla en 155q
i\ Al morir Fernando, el 23 de enero de 1516, DiegoVelazquez nombr6(














ii
i*,
:.

---i: i

~:i~~~Lr
I -i
. r; .

c*.
vi ,
,. FI! '
3 ~+' ;?
;~'"<~i
;o ;;9~
-z i: :

~'~.~~,] j..




























RVlNAS DE CAS MlNAS DE COBRE, EN EL COBRE Y SlERRA MAECTRE.







HISTORIC. z

Q la isla, Fernandina, en su honor. Despude se le 11am6 Santiago,
en honor del patrono de Espatia, pero volvi6se cambiar el nombre
por el de Ave Maria, en honor de la Virgen. Sin embargo, durante
todos los cambios oficiales, la Isla conserve su nombre nativo original.
Velizquez continue gobernarido la Isla como Teniente Gobernador
bajo lasj 6rdenes del Gobernador y Audiencia de Santo Domiingo hasta
su muerte, que ocurri6 en 1524. Truvo cinco sucesores en el empleo de
Teniente Gobernador. (~V4ase el Apndice rehttivo los gobernadores
de Cuba.) El primer Gobernador, Hernando de Soto, fu6 nombrado
en 1538f. Fud tumbiAn Teniente Gobernador de la Florida. El primer
Ca:pit:i n General fub Don Gabriel de Lujn, nombrado enl1581. .Durante
eite intervarlo la poblaci6n espatiola habia aumentado muy lentamente,
y s610 se habian fundado dos poblaciones mis, saber, Guanabacoa y
El Cobre, en 1555 y 1558 respectivamente, y trascurrieron mis de cien
affos antes de que? se fundase otra ciudad.
En el siiglo diezisiete s610 se fundaron dos pueblos de alguna intpor-
taniaA sber Maanzs ySanta Clatra, y durante el siglo dieziocho
ta610a se fundaro atnea 31uev. fes de esta 4poca, dicese que la poblac;i6n
de la Isla habia ascendido 275,000 habitantes, al paso que~ el desa-
rrollo de su riq(ueza apenas habia comenzado. En ve!rdad, dulrante
mauchos affoa despus de su colonizaci6n Cuba no era una colonia pro-
ductora de gran riqueza, y, por tanto, no era objeto de marcada solici-
tud ni protecei6n. Eln el plan general de colonizaci6n de la Antillas,
tanto Cuba como Jamaica fueron ocupadas para facilitar el comercio
coni las ricas colonies del conitinente, y mnientras aun era considerada
comzo una joyen colonia, a Cuba, como un centro 6 estaci6n de abaste-
cimientos le impusieron onerosas contribuoiones las numerosas expJedi-
ciones que salieron de la Isla entre los allos de 1512 y 1538.
Si se tie~nen en cuienta las mueb;as ventajas y recursos naturales de la
Isla, es evidence quie. 6 los cubanos no han descubierto sus grandes
oportu~nidades 6 que causas 'que no estatban en su poder dominar, han
retardado el aume~nto de la poblaci6n y el desalrrollo de los recursos
de la Isl1a. Parece que esta t1tima ha sido la verdadera causa.
Los products principales de la Isla y de los cuales depend mayor-
mente su riqueza son el azcar y el tabaco. L-a cosecha de azcar ms
grande, en 1894-95, ascendid 1,054,000 de toneladas; la coseebai mis
gSrande de tabaco (el miismio affo) ascendi6 como & 2,480,000 arrobas, 6
sea 62,000,000 libras; y su poblaci6n at~l empezar la 61tima gfuerra era
probablemente de 1,800,000 2,000,000 de almas. Personasi muy
peritas, de gran experiencia 4 ilustraci6n, opinan que la Isla hubiera
pedido producer fscilmente una cosecha de az6icar y de tabaco cinco
rece~ mayor01 y tener una pobla:ci6n de 5,000,000, si su admiinistratci6n
se bubbles~ distinguido por la aplicaci6n de otro sistema de gobierno.
No es eterto que, en la admiiniitraccii6n d e us colonies, Espatia con-
sFtitufa unai: mala excepci6n de la regla ~general del gobierno liberal y






28 INF-ORME: SOBRE EL CENSO DE CUBA, 1899.

generoso que otros paisies ejerceni oni su~ dependenlcias coloniales. En
realidad parece quie todos ellos haLbian1 esta~do dlominados, per unia in-
fliuencia andlogas desde el principio, si bieni los resuiltados erani natural-
mente diferentes, comno era de esrperarse, de gobiernos de distintos
origenies, f6rmulas y teorias. Parece haber prevalecido laL ideaL de que
los intereses politicos y econ6mnicos de las colonies debian siemnpre sub-
ordinarse 10si de la matdre patriaL por miis funestasL que fuesen las
consecuiencias, y si bien es verdad qlue en alguinos casos esta politica.
se alivi6 un tanlto con resultados mluy favorables, no es menos cierto
que Espaila sigui6i dicho sistema iniexorablemenito hasta el fin de su
suipremacia y dominiio sobre Cubal.
Adems del hecho de qjue Espatia s610 tenia, unl peq(uenio excedente de
poblaci6n del cual pudiese disponler on los9 primneros tiemrpos- de la his-
toria de Cuba, y qlue por virtud de la expulsion de los judios y de los
moros perdi6 una parte considerable y va~liosa de aquriilla, sus restric-
ciones comierciales, imnpuestas muyS al pr'incipio del period de su his-
toria colonial y continuiadas tenazmiente sin miodificaciones apreciables
ni esenciales durante casi tres siglos, explicatrian, oni cierta miedida, 01
lento aumento enl la poblaci6n y- procgreso dle Culba. Estas restricciones
parece qlue tuvieron sui origen en la Reatl cdula dlel 6 de miayo de: 1497,
por virtud de la cual se concedia al puerto de Sevilla cl privrilegio
exclusive de comerciar con las colonies. Al mismno tiemipo se estableci
la Casa de Contrataci6nl, 6 la cuasl so auitoriz6 pazra dictar el regflam;ento
de industrial y comercio, por mis qlue miis: tarde dicha Casa de Con-
trataci6n ejercia sius funciones bajo el domtinio general del Consejo de
Indias. Santo Domingo y Veran Cruz, mins tarde, fuoronl los inicos
puertos coloniales qlue estaban aultorizaLdos para comerciar con Sevilla.
En 1717 el monopolio commercial de Sevilla s;e tratspas6 por virtud de
un Real decre+o, al puerto de Cadiz eni EspatIa.
Mientras Santiago de Cuba fu laz capital de la Isla el comercio entire
Cuba, y los puertosl mencionados de la madre paLtria so limits j.dicha
capital, y cuando la capital se traslad6 la Habana, en 1552, esta ciudad
vin Ase elfiic puerto habilitado hasta 1778, salvo durante la ocu-
paci6n ing~lesa de la Isla de 1762-63, period eni que la Habana se declare
uin puerto libre. Por virtud del Real decreto del l2 dle octubre de 1778
se autoriz6 el comercio entire Santiago dle Cuba, Trinidad, Battaban6b y
otros puertos esparroles. Este privilegio se hizo extensivo :i Nuevitas
en 1784, B Matanzas en 1793, Caibaribn en 1794C y d Manzanillo y
Baracoa en 1803. Antes de esta poca puede decirse qlue los puertos
cubanos estaban virtualmente sujetos a, un embargo de la peor claisc
Ni auln entire los puertos del la H-abanai y Sevilla 6 Cdiz habia librec
comrunicaci6n, sino que todos los buques mercantes se reunSoan en flotas
de t;iempo en tiempo, y hacian el viaLje acompatiados de buqlues de guerr1a
espaffoles, en parte para resguardarse de los corsarios y pirates, pero
principalmente con el fin do imnpedir el comercio con otros pnlertos.
Estas restriccionles se rev8ocapron oni 165.






HISTORIA. 29

LLaS leyCs maItlnas'~I11 L que1 regulatbani 1l inrdustrir yi el comrriicio, prohi-
biani qlue idc so hiciese enltro las colonies, y hasta oni 1592a el comiercio
coni extranjeros I'micamointo so permiitia mIediante urna autorizaci6n
especial, y oni 1614 y oni li: 110g6 prohiibirse: l comnercio con extrani-
joros baLjo p~enaU de muncrto` yt laCOnfiScaci6nl do lal propiedad comipromne-
tida.
Par~ece qyue los tratados do aqunella pocal considerabani estasi prohi-
bicionocs comro procedentes y justas coni arreg~lo las proscripoiones del
comiercio international tal comno existia.ni on aqueil enitonces. Asi, pues,
por virtud de los: tratados de 1848 y 1714. celebrados enltro Espatia y
las Provincias HrolaLndesas, se azcord6 por1 las plates conitratanites abste-
nerse de comerciar eni los puertos y oni todaL lL ex;tensi6ni de la costa de
las Indias perteneienites d eaLdL unlo de( laY naciones contratanites. Ado-
mriis, por virtud del tratado de Madrid, celebrado enltre IniglLterrau y
EspaTa, se hicieron semiejantes conivenios, por misi que el Articulo 10
prescribia que en caso de qlue 11egazsen buques 6 los puertos prohibidos,
debido ii un arribso forzoso 6 por uni naufragio, deb:ian ser g~enerosa-
miento recibidos y permnitirseles qlue comiprasen provisionies e hicieson
las reparaciones niecesaLrias. Este privrilegio so rev\oc6 despuds por
virtud de Reales 6rdenies del 20 de enero y 15 do abril de 1784, las
cuales prescribian que no se permiitiera enitrar: A ningini bJugue perte-
neciente unia niaci6ni extranijera, afin1 cuanldo fuese conl 01 pretexto de
buscar refugio. La severidad do estas restricciones so miodific6 miiis
taLrde y, por Rteal 6rden del 8 dle enero de 1801 so aIbrieron losj puxertos
cubanos al comnercio de nacionies amig.s: y nieutrales.
En 1805, 1809, 1810 y 1812 so concedieron otros privilegios comier-
ciales, debido en granL1 manera1', sino del todo, /L la invasi6n francesal de
la Peninsula, y at efecto qrue esta, hizo en I:as posesiones espaffolats on
las Anitillas y enl Aminrica. Peiro estas conicesiones hiechas al comeircio
con las colonies espilolas fueron temporales, puesto que por Reales
6rdenes del 10 de enero, 17 de noviemnbre y 10 de julio do 1809 se
pr'ohibi6 el comnercio extranjero con puertos hispano-americatnos. Con-
tra estas restricciones del comeircio protestaroni los varios gobernado-
res coloniales espailoles, y especialmenite el Capitrin Generall dle C:uba,
basado en las niecesidadest do las coloniais y l imrposibilidad de qlue
Espatila puidiese satisfac.erlast. Habindose considerado favorablemiente
estos iniconivenienites por el Conlsejo dle Inldias, so extendi6 el comercio
c:on la Hahaina duranlte unr tirminiio do seis mieses.
Promuilgironse otros varios decretos y1 Reales 6rdenies relativos al
comercio coni Cuba y Ilas otras colom:as espaniolas durante el periodo
transcurrido de 1775 has~ta 1812, pero dichos decretos y 6rdenes no
liacen luz sobre este particular. Es evidence que Espila siempre soi
mostr6 opuesta d conceder franquicias comerciales 5 suxs colonies y
(Inicamnente 10 hizo duirante cierto tiemnpo cuaLndo B ellaL la obligaron
las necesidades; pero uina vez abiertosj sus puert;os cubaniou y establocido
de esa mianera el privilegio del comnercio extranjero, que eraL muy






30 INF!ORMi~E SOlBRE E:L CENSO DEf~ CUBA, 18'J9.

dificil revocar, la pr6xima media era sin duda restringirlo haLsta
donde fuese possible por mnedio de derechos, tonelatjo, derechos de
puerto y araniceles arbitrarios imnpuestos de tiemipo enl tiomipo de una
mnanera tal, que el comercio extranjero nlo daba, buenos resultados. Sin
entrar en detalles, puxede decirse qyue hasta 1824 los derechos sobroc el
comiercio extratnjero eran much mayor qyue los que so le imnponui an
las miercancias espatiolas, y si bien es ciorto qlue desde aquel ailo los
derechos eran menos restrictivos, sin embargo siempre fueron bas-
tante al~tos para obligar los cubanos A comiprar ti los comlerciantes
espatioles, qluienes, comio Espaa nio producia lo qlue reatlmento se
necesitaba, compraban los franceses, aLlemanes y americanos,- 6 B
otrosi pauses, 01evalido au los precious mnucho mins de 10 que hiubiera
sucedido bajo cualqluier otro sistema mnenos prohibitivo. En realidad,
hasta 1818 parece que Cuba no ha~bia tenido ningiin sistema de arancol.
En dicho affo se promnulg6 un arancel que fij6 los derechos sobre las
mercancias extranjeras en un 26a por ciento sobre aperosJ agricolas, y
en un 43 por ciento sobre el valor de las mercancias extranjeras. Este
arancel se modific6 eni 1820 y 1822, y los derechos se rebajaroni a un
20 por ciento sobre los aLperos agricolas, etc.,S yA un 37 por ciento sobre
el valor de los products inldustriales extranjeros. Sobre todas Jas
importaciones espatiolasl con arreglo ii esta clasificaci6n, los derechos eran
dos terceras parties menos. El arancel de 1824 era menios prohibitivo.
No satisfecha, a lo qule parece, con el arreglo hecho -para prohibit el
comercio extranjero 6 con la caultidad de derechos de aduana, en 18283
se establecieron derechos de exportaci6n sobre el azdcar y el caf, que
ya en aquella poca eran industries florecientes. El derecho sobre el
azcar era de a de un centavo por libra y sobre el caf de -I den cen --
tavo por libra. Si se exportaba en buques; extranjeros, se duplicabaL el
derecho sobre el azdcar, y sobre el cafe se aumentaLba & unl centavo por
libra. Con lij eras modificaciones estos derechos continuaron cobrindose
hasta el lo de agosto de 1891, poca en qlue, con arreglo al arancel
McK(inley, el Presidente Harrison proclam6l un convenio commercial
entire Espaila y los Estados Unidos, el cual hizo qlue Cuba pudiese buscar
su mercado mins cercano y natural. Eni un corto tiemnpo casi todo el
comercio de Cuba se traslad6 B los Estados Unidos y la isla 11eg6
gozar uIn grado de prosperidatd :' qrue jams habial alcanizado.
Pero terminado este convenio mnediante la~ ley de aralncel dle 1894, se
volvi6 a establecer Ila antigua prctica de derecho diferencial y especial
imponindole asi los cubanos el comercio conl Espaia. Parece que
no existe duda entire los jueces imparciales e inteligentes en c~uanto al
efecto perjudicial de este sistema en 01 aumento de la poblaci6n cubana
y en el progress material de la Isla, por cuanto ambos dependent en
gran parte de sus ventajas comerciales.
Otro de los males debidos al sistema y alZ cual se le atribuye ciertaL
t;olerancia por raz6n de los reverses y desastres que? ha sufrido lat marina
espatiola y causa de los cuales Espaila no podia proteger su comercio






H IsTORIA. 31

ni poner eni efecto estrieitamenite las disposicionies aIcrea: dlr comlercio,
as el contrabando que emnpez6 con las restriccioniej comierciales y
monopolios de Cuba y ha continuado hiastai laz fechal, siondo asi qlue Ila
caLntidad de las mercancias que se hani pasado dle contrabanido durante
miuchos allos iguala casi a la qlue se hai imiportado y exportado ctoni
aLrreglo n 1a ley. No hay g~ran diferenicia entire el contrab-anido ei n mayor
escala y la pirateria y filibusterismo, y bajo el nombro do filibuisteros
los contrabandistas franceses, holandeses, ingleses y amocricanios abun-
daban miucho en el mar Caribe y el Golfo de Mxico duranilte misi do
dos siglos, robando las flotas espatiolas y ataLcando ;ilas poblaciones
coloniales. Entre estos Itimos la victim principal fudc: Cuiba. Par-
jj tiendo de Santo Domningo, Jamanica, las Tortugas, y otras islas, y cayos,
es3tos pira&ta recorrian Ila Isla en toda su extension de sui costa, norte,
(?liental y del sur, imponiendo tributos, secuestrando ind~ividuos y
Ileviindose todo lo que necesitatban. En 1538 atacaron y qluemalron ii
la IHaLbana. En 15-44 atacaron & B3aracoa, iMataLnzas y la HaIsbana, 3 la.
c.ual volvieron a saquear y quemar. Eni1604I Gironi, uni piratta francs,
dlesembarc6 dos veces en Santiag~o de Cuba, habiendio cptur~do al1
MIorro, y en 1679 los filibusteros franceses volvieron :i enltrar en la
plrovincia. Los asaltos en mienor escala eran frecuentes, obligando al
i-apitn general & expedir unia 6rdeni para qlue todos los hiombres andu-
\-iesen armados y disponiendo que todas las personas se retirasen :: sus
biogares despueEs de ponerse el sol. Por el terror qlue inspiraba,~~i estos
p'iratas retatrdaroni un tanto el desaLrrollo de la agricultura, obliganido
al pueblo a reconcentrarse en las poblaciones en busca de protccei6.
Por otra parte, estimularon la construcci6n de fortificac:iones oni la
h-ahia de la Habana y eni otros puertos, las cuales algulnos affos despu8e
bicieron qlue dichos puertos se considerasen seguros y bien resguardados
de dichos asaltos.
Adems de las restricciones: al comiercio, las contribuicionles onerosas
,empre han prevalecido en toda la Isla de Cuiba comio colonia de
Espaiia. Aparte de los derechos de importaci6ni y exportaci6n, so imi-
p:usieron contribucionies sobre los bienes raices y miuebles y sobre? Ias
inidustrias yr el comercio de todas classes. TodLa profesi6n, arto i oficio
contribua su cuota, miientras que yaL enl 1638 se habia astalblecido la
contribuci6n del timbre y papel sellado onl todos los asanrtos judiciales
!- enl toda clase de instanicias y reclamiacionles presentadas 11 corporat-
ielones oficiales, y mins tarde sobre todals las cuentats. Estas conitribu-
Iclones se imponian en forma de sellos oni papel oficial y on el mnomento
le la ocupaci6n americanal el papel costabaL desde 35 centavos ha~sta
:i pesos el pliego. Sobre las escrituras, testamientos y otros documnentos
;emejantes, el papel costaba de 35 centavos $37.50 por pliego, segin
elI valor de la piropiedad de que so tratase. La omisi6ni del iuso, afin
I-uando fuese del papel mas birato, hacia que se incurriese en unamuniltaE
d-e.50 pesos.
Hiabia tamnbin una contribuci6n mIunicipal, dlenominadlo derecho de







32 INFL~ORM\E SOBIRE EL CENSO DE CUBA, 1899.

putialada. Este privilegio fu vendido por el ayuntamiento al mayor
postor, dando por resultado qlue se imipusiesen contribuciones sobre
todos los animalles beneficiados, ya, fuesen estos para el mercado ; pa:ra
el consumno particular, con un aumnento correspondiente en el precio de
la carne.
Otra contribution impuesta on 1528 y que so denomninaba derecho dlo
averia, exig~ia, el pago de 20 ducados ($;16) por cadaz persona, esolava 6
libre, que desembarcase en la Isla. En 1665 so, anmient6 esta contri-
buci6n a $22 y conitinub vigente hiasta 1765, dlemiorando asi la inmigra-
ci6n, y por consiguiente el aumento de poblaci6n, sobre todo de la clase
obrera.
El examen de estas contribucionies demiostrari desde luego su inidole
excesiva, arbitraria y contraria a la ciencia y c6mio contribuian a desa-
nimarP A los cubanos y convencerlos de que no debian comprar bienes
ni emprender en ninlguna emp~resa industrial que pudiese prestarles
utilidades y estimular el progress material de la Isla.
Las contribuciones sobre los bienes raices Ias calculaba el inspector
de contribuciones sobre la base de su capacidad rentistica 6 productivaL,
y variaban desde un 4 hasta un 12 por ciento. Igualmente se impuso
una contribuci6n municipal nominal de un 25 por ciento sobre los pro-
ductos liquidos callculados de todas las industries y el comercio, y sobre
la renta derivada de todas las profesiones, trabajos manuales 6 agen-
cias, percibiendo el recaudador un 6 por ciento de todas las contribu-
ciones impuestas. Mucho datio se hizo 10s cubanos al determinar
los valores imponibles y al efectuar la cobranza de las contribuciones
y dicese que el soborno en una, G otra formia constitua, la. fnica peti-
ci6n eficaz contra las mis, desearadas imnposiciones.
Hasta el affo de 1638, las contribuciones las cobraban funcionarios
de la1 Corona nombratdos por el Rey y sus cuentas las aprobaba la
audiencia de Santo Domiingo. En aquel affo se nombraron contadores
que ejercian una inspecei6n ~fiscal sobre los recaudadores de contribu-
ciones, hasta qlue, por virtud de una Real c4dula expedida el 31 de octu-
bre de 1764, se? cre6 la intendencia de la Habana, y la administraci6n
de contribuoiones se.efectuaba 10 mismo que en Espaa. Desde 1892
el Banco Espailol ha cobrado las contribuciones con arreglo uin coni-
trato de diez ailos, percibiendo el banco una comisi6n de un 5 por
cienito. Como el 18 por oiento de Ias contribuciones impuestas queda-
ban sin cobrar entire 1886 y 1897, y el deficit causatdo de esta mianera
se agreg6 ti la deuda cubana, causa universal de disgusto.'
Si & las contribuciones excesivas, al~tos aranceles y complete indife-
rencia en cuanto 1las necesidades de la Isla, se agrega la falta de fatcili-
2 Con arreglo los datos del tribunal de cuentas de la Habana, qlue alude el Sr.
La Sagra, Cuba recibi6 como situados ordinarios y extraordinarios, de M4xico, deade
1776 hasta 1788, 57,739,348 pesos fuertes y desde 1788 It 1806 la sumat de 50,411,158
peeos fuertes.







mIsTomA. 33

dades bancarias de todas classes y un sistemra de papel moneda que
dependfad enteramente del gobierno espatio1 y que lo afectaban todas
suis diticultades y trastornos financieros, tendremnos asi algunas de las
razones piorlas cuales el desarrollo econ6mico de Cuba haL sido- tatn
lento. "Todas sus gananciats industriales las absorbia Espaa que no
dejaLba ningfm sobrainte para efectuar la acumulaci6n del capital y el
progress material de la 1sla,"l que al parecer se cocn;idernab `como un
mionopolio del gobierno, cuya capacidad productora no se relacionaba
en mianera algunair Cain suml inite'eiei ondmiicos.~ Pljr consei~icuencin,,
d ieboi iintiiereses se subhordi iiinaban i n vari ab lem los ciales rara: vez estabani de nesuerd el resultado. No es exstraio, pues, quer: -se adataseltnF este i;toma en el
primer periodo de la coloniizaicidn esrpaiiln. To-dus; cilnes. de experi-
mientoj econcimiios, basados~ eni 1 quei onr la actuanlidad `e con.siderai
teorsus ec~on6muiern; aburdans, ro ein!'ayarn eni niquella 4pocan en los
paisesi euiropeoi on soi empen,io vanlo de ertimuiilai In priosperidad
nacional por med~iio dle m4~todos eit.ernmiente c~ontrariiios : Ine leue3
naturales. As i pues dluranite muebos^ ano miiamo quie 1 otin` colonies. el culltiro de 139 malter'ians pr'iima culti\ivnds
enri E;pana, in\ictiendo: n.st la teorin y prdection: haijo la I:uai: Ingla:terra.~
c desarrioll6 des~pubs susj inidustrias; mniiuf'nrturernsi o:i n la madrie patria,
coloniiz6 ~oni Cxito toid:i Ins pairte del glclhol: habiitabhle-. estableci sui
enormiie cometireio icolonal per el prcjiedimiiento myu! natural, de pagavr
equitatI\vamenite por~ laws materials primnin dc Jis coloniac coni
ianiu factuiras.
Ningini pais euriope-o e-staba eni c.onicionel mdsi propiciais que~ Espufia
parai estableeer2i bemejanite .sitemai duranitc el s;iglo XVI.I,puesato quie
Espan era;~ uni pni cs evecialmenite fabril. Lconi miotivec de lai expuil`ii
de los Illoro. sus f;ibri~ica ie arruionaro.n pedeirt.i~iiamnto:: la riquezai que
durannte loigo; anio3 ne~udia dle la; coloiin.:ia r nmbio de In; pr^iovisioes
quec se les envi\inban, pasarioni shoran ; susJ otrue: colonii`ia l. consecuenci:a
de su` miermadas indus~trins y sol valv\i6 poeo mieno: que oin iiralmnen de
dep6sito, de productos extranijevoj. Las! cinico .mextus pa .rts de lu` mier-
cancias fabir:iends u-sadas; en Ehpanai eini importada--, y on brevecl los
extrannjeros bacia n~ inii- mee dicimasi parite.s dlel c~omercio- con ius
coloniais eni ablertai v.iolac.i6 de la; lreie ezpanolaw.
Bieni puiede dleclirse quie oblturidrouse otros resujltaido igunliimente
de.sastriiojos eni low dendi.ic ramosc. del gol.,ierno colo.nial e.spanaol. Bajo
uina political tan poeo prov~isora: y ilega qule iIe mio.tr'6 indiferente bataRi
ls mis6 ordinariai. pree~nuciones ! quer anii muchilo despuis de que .se;( le ~
La p'rue~ba dt eto ts rl pe'sime~ e-tado dei los arnainosj puerte:s, lai carenciai
absolute dle facilidadesJ de- muellesi la faltai dic on abastee~imii ie~nt.deciuselo del n**ua
n las~ ciudadee, de elancas, callesp adeq, indispensabtles ri ti..a comnunidad y que ee establrcen miediante la inicintivai pULblica
o particular.
24663;J- 3~






34 INFORMB~E 80BRE EL OENSO I)E oUBA, 1899.

hubiesen advertido repjetidas veces que debfa adoptar otras medidas
acerca de la independencia politica y econ6mica de, Cuba, todo el siip-
tema del gobie~rno' y administraci6n cubana se` conserve tenasamente en -
manos de empleados esparroles, exclayindose por complete 10s cubanos
nativos, sustituyendo asi el gobierno propio con un goblerno que por
mis necesario que se considerase en los primieros periodos de la his-
toria~ de la Islal, con el trascuirso del tiempo se convirti6 en un objeto de
sospecha y de odio respe!cto de una gran mayoria de los oubanos, y
representante dicho sistema de un medio por el cual Epspata ejercia un
poder desp6tico s6bre ellos y se apropiaba la riqueza toda del pais.
No cabe la mienor duda de que estos sentimiientos hubiesen dado por
resultado una libertad politica y econ6mica mis amplia. Al principio
no se, aconsej6 la independencia politica en general. La autonomia
bajo la protecein de. Espatia fud el sistema de. gobierno mis avanzado
que osaron aspirar las classes industriales, y si ista se hubiese con-
cedido dies allos antes es mluy probable que Cuba habiera permanecido
siendo una colonia espatiola. El pueblo de Cuba estaba ms preocu-
pado en el aspect econ6mico que en el politico, pero en Cuba las cues-
tiones politicas y econ6micas se consi'deraban inseparatbles bajo el sis-
tema de gobierno colonial que prevalecia, y no habia ni que pensari
siquiera en consesiones econ6mnicas si haLbia de continuar la soberania
espatiola en Cuba y si por este? medio se habia en 10 mis minimo de
mermaLr la autoridad y preponderancia espatiola en dicha isla.
Nadie creis que el pueblo spelase las armas y si alguno lo crea, el
gobierno no parecia temerlo, en vista de la presencia siempre de -un
capitn general desp6tico que tenia su mando un ej6rcito regular y
marina, para imponer su autoridad, y todo el poder de! Eslpaila como
reserve. Ade[is, los cubanos habian dado evidentes y amnplias prueba~s
de su lealtad.
Pero los gobernantes de Cuba, por 10 regular indiferentes A sus verda-
deros intereses, parece .que estaban dispuestos poner prueba la
lealtad del pueblo aun mis all de los limites de la paciencia, y por
tanto d hacerle perder E`spatia la Isla que siempre se complacieron
denomiinar "siempre fiel. "
Deade el tie!mpo de Diego VelAzquez; en 1512, hasta el General
Adolfo JimiBnez Castellanos en 1898, Cuba tuvo l36 gobernantes. En
el Apindice se encontrar& una lista, de ellos y puede decirse que con
una docena de excepoiones no hicieron imada bacia el desarrollo de la
Isla 6 la pacificaci6n del pueblo, por mis que esta;ban investidos de omdn-
modos poderes deade 1825.. Un gran n6mero de ellos eran politicas,-
toro espatioles, -nombrados sin tener en cuents especialmente sus apti-
tudes especiales y s610 se tenia en cuenta la recompensa de servicios,
a;si personales como politicos, prestados al gobierno espatiol. Los recur-
sos de Cuba siempre pudo utilizarlos el partido de la mietr6poli que
estaba en e1-poder con tal ~fin, lo cual explica en cierta manera la uinani-







manBoRLu. 35

midad de la opinion espatiola en cuanto las concesiones politicas que
la isla se le haoian. Juzgibase necesario que su control 6 dominio
pe rmaneciese absolutamente en manos de los capitanes generals, repre-
sentantes genuinos del gobiernio de la muetr6poli; pero no cabe duda
de que si todos ellos hubiesen ejeroido su autoridad con la diebida
moderaci6n, y hubiesen aliviado las cargas 6 contribuoiones, y habiesen
asimismo hecho desaparecer 6 siquiera modificado muchas de las restric-
ciones mercantiles, estimulado las obras p'blicas, y haber hecho uso de
est a autoridad para aumentar la influencia de los cubanos en la adminis-
traci6n de la Isla, el dominio de 'Espatia hubiese podido continuar por
muchos affos, puesto que se hubiese podido evitar una gran parte de la
agritnei6n politioni 6 fomento revolucionario, y se hub~iese hasta oierto
punllto f ranui. en;do el oceano que separaba los cubanos hasta que mne-
d in nite es~tus y. a:t I.us influencias, un arreglo racional de la situaci6n econ6-
micar Whiie-lle d:adol como resultado la paz y la prosperidad del pueblo.
La primercin seriia oposici6n al gobierizo metropolitan fu ocasionada
per>' lai tentartiva;i del Ca;pitn General Vicente Roja, para, imponer el
m.uonopo:lil: dlel goblierno en el tabaco, decretado en 1717. Ocurrieroni
enitences varlosCi~ sangrientos motines y el tal Roja se vi6 obligado
retirarse~ temploralmente de la isla.
Sa~l to, In, re\ ul tas entire los negros, estimruladas, sin duda, por el Bxito
que" soL raza2; obtur\o sobre los: franceses en la isla vecina de Santo Domiingo
no~ Llhoic otins tenrtativas de insurrecei6n por parte de losJ cubanos
base~t la conspiraiici6n de 1823 proyectada por una sociedadsecreta
conoidacom Ls Slesde Blivr."Esta conspiraci6n fu4 iesul-
tado( de? la tenutativra del Capititn -General Vives, para poner en pric-
tican las ins.trucciones que recibiera de F-ernando VII, despuds de la
nbrogaci6nl de l c~onstituci6n liberal espatiola de 1812, y su objeto fux
queI il\.(-irds i'omo unat protest al restableeimaiento del absolutismo en
Cuba.,;; pero.'" :1 10 que parece, result un fracaso y no desmayaron en
su.i esfuer.lzos3 per, restablecer el antiguo 6rden de cosa~s. Dicha con-
s~piraci6n, fu4b de un car~icter grave y se extendi6 por toda la, isla,
pr"inicipnhnenl-ite en `Matanzas, y entire los revolucionarios se contazba el
poe I"lta cubano Ij1(.Joed Maria Heredia; pero el proyecto ~revolucionario fra-
cas6, y el jefe del- mnismo, Jos4 Francisco Ltemusi, asi.comio un gran
nmrlllcli di: conispiradores, fueron atrrestados y deportados. Obtilvose
iconiico resui;ltado lin grastn resentimiento contra el gobie~rno, ya, dato
auedli6 uni periodto de agfitaci6n y.demostraciones pdiblicas. En 189A
ei intentaroni frecuentes revueltas, pero fracasaron.
MIue~bo, mejor, hubierat sido para Espaia. si F'ernando VII hubiera
'~sucsndo alglin prot>\echo de todos estos aconteeimientos, y si el rey se
. ubliesc esiforzalo. por medio de medidas conciliatorias, para apaciguar
SebteJ maricadlo senitimiento de discordia. Pero ni 41 ni sus conse!jeros
.. n.iieron ver In- seriales de los tiempos, ni lo que estaba eaerito y
decretado. En 18525 se expidi6, con sieveridad cariacteristica, el Real







HISTORIC. 37

eselaritud, la discusi6n de las relacionies de ]Haiti, los asuntos de Cuba
y jPuerto Rico, la continuaci6n de la guerra. de Espariaz sobre las
colonies espatioles, y la doctrina, de IMonroe, la, cuial anunciaba, comoo
principio, que los E-taidos Unidos no podian ver con agrado la inte~r-
posici6n, con el objeto de oprimirlas, de los gobiernos establecidos en
este hemisferio, cuya independencia habia sido declarada y recono-
cida por .los Estados Unidos, 6 que ninguna naci6n 6 poder europeo
r~igiese en ningGn ot;ro concept su destino, y que no ~podia considerar
dicha- actituid sino comio una matnifestaci6n de enmistad hacia los
Estados Unidos.`
Si bieni los Estados Unidos ~sin duda simpatizaban con los ~fines del
congreso, lor debates que se suscitaron en el Senado y en la Crmara
de Reprejeiinitant inidienhani mnuy las claras el deseo de evitar toda
comiplic~aci6n clon Espana.: c: quien consideraban unla naci6n amiga, 6
initerv\enirii en l cue3ti6ni de; la esolavitud, y se crey6 que no era, pru-
dentel dircutic cuestiones- qjue podrian resultar embarazosas para los
Estadlor Unlido-s s~i eni el poi\evenir se les 11amaba resolved. Como re-
sultndo. 6 losr delcgado ameriicanos se les ooni~rieron poderes limiitados,
y~ eslto. iunido, 6 lai actituid consiervadora de los( Estados Unidos, fue
causa dle quie el expieresado. coqngreso no tuviese ningiin resultado
prdercico.
El aco ante` we babian enviado F'rancisco Agtiero y Manuel
Anidrds S~anichez. alferez tle e~jFreito colombiano, de C:uba los Estadosi
Uniidos ydj C'olomblia parn maniifestar;lesque debian intervenir. Orga-
niiz6s;e una r-xpezdici6,n eni Clolombia que, habia, de acaudillar el famoso
patriota colomibiano, S'im6nii Bolivar, mas el! fracaso del congress de
Panamb.R bizo que se abanidonnser el proyecto de expedici6n. Alvolver
los emisarios, i Cubaii fuerion arrestados, sometidos un process y
fusilados.
DespudsY de esvta teiintaiva;. en 1830, se proyeot6 otra revoluci6n
acaudi llada por li soc~iedudi denominada El Aguila Negra,"' fraternidad
mas6niica quie teniiia soi bas de operaceiones en M4xico y sucursales en
la Habanai y en variio?; puntoi die la Isla de Cuba. Dicha conspiraci6n
fracas y varios del loil consdpiradores fueron' sentenciados mnuerte,
habindosele conmuutaido despoils la pena por el Capitn General Vives
por presidio perptuo. E:l objeto de la conspiraci6n era la indepen-
dencia. de Cuba y- se eXpon1I3 (1omo1 pretexto la noticia de que se trataba
de ieder la Iila & In Griani Bretaina.
En 1836 se volv-io 6 establecer l]a constituci6n dei 1812 en. Espaa,
pero de ella no turo C.ub>a ning6 av beneficio. Al contrario, los diputados
quie Cubha en vi6,: In cOla onenc.i constitutional que tuvoluigar en Madrid
.f ueron extcluidos y por virtud de un Real decreto de 1837 la representa-
ci6n on C'ortes quec se babhia concedido 4 Cuba en 1834 se revoc6, y se
anunciO que Cuiba seria gobernada, en 10 9ucesiveo por ley~es especiales.
~.~Segn dicen los cubanoos dichas leyes jamhs se publicaroni. Desde esta







38 INFORM\E 80BRE EL OENSO DE CUBA, 1899.

4poca hasta 1847 ocurrieron various levantamientos 6 insurreociones en
algfunos puntos de Cuba, seg~uidos en aquel affo por una cotispiracin
revolucionaria oirgnizada por Narciso L6pez; cuyo objeto era libertar
la Isla 6 anexarla a los Estados Unidos. Se habia acordado hacer la
primera demostraci6n el dia 4 de julio en la ciudad de Cienfuegos,
pero el plan fu denunciado al Gobernador espatiol, y L6pez. y sus
compaileros se fugaron a los Esta.dos Unidos, donde en 1849 orga;niza-
ron una expedici6n filibuster, la cual no pudo salir causa de la vigi-
lancia, del Gobierno. En 1850 Narciso L6pez organiz6 una segunda
e~xpedici6n que logr6 salir de Nueva Orleans el 10 de mayo y desem-
barc6 con 600 hombres en Crdenas y atac6 la pequefia guarnici6n que
all habia. Parte de 6sta se rindi6 con el Gobernador Ceniti y la otra
pare se pas6 10s insurrectos. Como quierat que el levantamiento en
el cual habia conflado L6rpezl ro tuvo lugar, se volvi6 embarcari el
mismo dia yi logr6 escaparse Cayo H-ueso.
No habindose intimidado causa de este fracaso, orgatniz6 una ter-
cera expedici6n de 480 hombres eni 1851, que salieron de Nueva Orleans,
y desembarcaron el 12 de agosto en Playitas, cerca de Bahfa Honda,
unas 55 millas al oeste de la Habana. El Coronel Crittenden, de K(en-
tucky, con 150 homibres, formaba parte de la fuerza. Al desembarcar
L6pezi avanz6 hacia Los Pozos, habiendo dejado al Coronel Crittenden en
El MIorillo. .Al encontrar una fuerza espailola, al matndo del General
Enna, L6pez fu derrotado despuds de un refiido combat, dispersadas
sus fuerzasi y 41 y 50 de sus hombres fueron hechos prisioneros y con-
ducidos & la, H~abana, donde los fusilaron. Al pretender escaparse por
mar el Coronel Crittenden y su partida fueron capturados y fusilados
01 16 de septiembre en el Castillo de Atards.
El. mismo alio tuvo lugar otro levantamiento en Puerto Principe
acaudillaLdo por Joaquin de ~Agiero, pero el miovimniento fracas y 1 y
varios de sus compatteros fueron fusilados.
Poco tiempo despues de la tent~ativa de Agilero tuvo lugar la con-
spiraci6n de Vuelta. Abajo, que organiz6 Juan Gonzales Alvars en 1852.
Alvara ema un rico hacendado de la provincia de Pinar dlel Rio. A 61
se asociaron various otros cubanos promiinentes, entire ellos Francisco de
Frias, Conde de Pozos Dulces. Ests tentative de revoluci6n fu des-
cubierta y se redujeron prisi6n los principales conspiradores. Se les
someti6 un process y fueron slentenciados muerte, pero finalmente
se ]es deiterr6 bajo slentencia de prisi6n perpetual.
Enitretainto el club, Liberal de la Habana y la Junta Cubana de Nueva,
York.estaban levantando fondos y organiziando expediciones que habian
de ir Cuba. A1gunas de, datas salieron y en 1859 se hizo una tenta-
tivan de desembatriico en Nuevas Grandes. Pero estas expediciones no
lograron bacer nada salvo matntener vivo el es;p riti revolucionario.
Deqde esta feebun hastis el levan.tamniento de~ la revoluci6n de 1868 el
estado de los asuritos cubanos no parece haber mejorado. Las contribu-







H[ISTORIA. 3

ciones continuaban siendo excesivas y los derechos exhorbitantes,
Ilegatndo algunas veces una proporci6n de un 40 por ciento sobre el
valor de todas las importaciones, y tan diferenciales que prohibian casi
prcticamnente el comercio con cualquier otro pais excepto Espaa.
Eran muy frecuentes los levantamientos 4 insurrecoiones yr se efectua-
ron mnuchos fusilamientos. Entretanto los resultados de la guerra
civil en los Estados Unidos, y especialmente la abolici6n de la esolavitud,
anim6 los cubanos y les hizo concebir esperanzas de reformas liberals,
especialmente en el comercio y la industria de la Isla, pero no parece
haber hecho concesiones ningunas hasta 1865, 6poca en que por virtud de
un Real decreto del 25 de noviembre, Isjabela II nombr una comisi6n
para estudiar la cuesti6n de reformas en la adminisitriaci6n de Cuba. Sin
emibarg~o. undal ro obtnvo~ de ellat, por mis~ que proporcion una oportu-
nidaid ji lo? poc~o. delegados cubanos que se hallaban presents para
f'ormurn una;i idea dell nsunto. Los de!legados exigieron mis libertad
politio~n y econ6miicai. un goblerno insular consititucional, la libertad de
la prensa, el dered~t o de p>etici6;n y de asamblea, el privilegio de desem-
peanr. de;tinos,. y la. reprecsentnci6n en las Cortes. Hubiera sido much
minejor para' Espaia .i bubieile oldo esta~s quejas y peticiones y hubiese
b1 eeho alg(ini eqfuerrzo por temiarlas en consideracci6n, pero nada se hizo,
y la revoluci6n dei 1565i ccomenz6 en Yara, en la provincia de Puerto
Princlipe. Dieban revoluci6n concluy6 con el pacto del Zanj6n, celebrado
e21l 0 de febrero de 150;, y- YI1 mIsE ser'ios aspects se limzitaron & las
provinciasi de Santiago de Culba y Puerto Principe. No se libraron
c iom bate~ n i eneruen t ro; de consideraci6n por mis que ste hizo una guerra
cruel y- miuy intensan. Si bien lats bajas de la guerra fueron compara-
tiritvamenite peq uenas,. teniie ndo en cuenta la duraci6n de la guerra, muchas
fueron las miueirtes que ocurriieron por enfermedades, fusilamzientos,
y uuseeinatoq, y lasi tropns e`pa"ilolas sufrieron severamente causa de la
liebre namrilln. quie p.revleei6 siemipre en las ciudaLdes de la costa.
No pu'ede det.erminar;e can exactitud el resultatdo de la guerra de los
diez aosio en einanto- al progreso material de Cuba. La po"laci6n- de
lat i`la babia> numienitudo diez afios antes raz6n de un 17 por ciento
durante li gVuei.r ra duirante dies alios despus el aumento ablo
usiendiiS: 1 n ri po c.ienito. D)estruyronse un' gran nmero de vidas
y bic~ienidas, y se contranjo una denda enorme, en tanto que las con-
tribueiiones~ de todas clases.:.e triplicaron. Dicese que la guerrales cost
:i los comibatient.es $:300i:,000,00:,!0, que se le cargatron & la deuda de Cuba.
Por v;irtud del pascto del Zanj6n, Espatia acord6 recompensar las
eelamnacionies del Cubi concedidndole mayores privilegfios civiles,
p.oliticos y~ adminiistrautivos alI pueblo,' con el consiguiente olvido de! lo
>aado. y uina nmins~tia general & todos los que estaban sujetos & una
c~rausan por ofenisus political. Dicen los cubanos que estas promesas
jamis8 ie cumiplieron. y esito. lunido al hecho de quelas Corteis no pudieron
~!pasar la resolud6n quie concedia, la reforna, del gobierno de Cuba, y
i;i: L Comno tambihin al pueblo de Puerto Rico.







40 IN~FORM~E 0BRE EL OENSO DE CUBA, 1899.

que present6 el Ministro' de UltIramar, Sr. >laura, en 1894, se exponen
generalmente como las causes de la illtima guerra. Por otra pat*te
Espana siempre hta insistido en que ella ha. cumplido todas sus pro~mesas
y qrue & Cuba se le concedi6 an mis de lo que habia pedido 6 de 10 que
se habia estipulado en los articulos del precitado pacto. Asi pues, por
virtud de uni decreto del lo de miarzo de 1878, Cuba y Puierto. Iiico
se les concedi6 representaici6ni en las Cortes espatiolas, sobre la, ba;e de
sus re~spectiv-a pobinciones, y' bes leyes provinciales y miunicipales de
1817 promulgadas en Espatia Se hicieron extenisivas Cuiba. MIedlanLe
una proclama expedida el- 24 ~de miarzo de 1878, se conc.edi6 unia
amnistia complete todos, aiin !los desertores epatoles qlue abiahn
servido en el ejrcito de los revolucionarios; y el 23 de mayro de 1879~ s~e
pusieron en .prctica el C6digfo Penal~ de Es~paia y los reglamient.oc
para su aplicaci6n -en Cuba;- el 7 do abril de 1871. la Con;titud6in
espa tiola amplia y sin re~t ric~ciones se hizo extensive &' Cuba po Ia ley,
tal comro se enico'ntraba vigente en ~Espaa. En' 1885 la ley' espailola,
de Enj uiciumiiento Civil se hizo extensive Cuba. y el 31 de juilio de 1ij89
se puso en prctica en Cuba y Pue!rt~o Rico el- Obdigo C:ivil espaiol
promulgado .en 1888.
Despuds de examinar todas las pruebas, el estudiante de la, bistoria
cubana sin duda 11egar, la conclusion de que si bien el gobierno
espailol tenia derecho ticnicamente, al pretender haber promulgsedo
todas Tas leyes necesarias para.cumplir sus promiesas, por lo -general
estas jams se pusieron en prActica, y que de ~hecho> .1as condicioneci
political en Cuba permnanecieron pr&cticamente lo mismno que antes de
la guerraL~, por mis que in la apariencia habian mnejorado. mucho'
UTna baija ~muy considerable en el precio del azicar en: 1884 y la
abJolici6n final- de la esolavitud en 1887, adem&s de los trastoroos eco-
n6micos del pueblo y en uni6n de he opresi6n politica continuada, mnin-
tuvo vivo el sentimiento que di6 por resultado la guerra. L;os cuibanios
crelan quie ape;ar del pacto del'Zanj6n no eraEmn mAsque~ lefiadores.i y
agundores, y quie no tenian -voz ni voto eit el gobierno de lai Isla, y que
por conisiguiente Espata era la que reeibia los mayroes~ beneficios de
lai riqueza de C'uba. Y' asi parece quie acon teci .si ha de dar.ie cr4dito B
las siguienter cIfra.r tomaidnn de fuentes oticiale-: Desde 1893. R 18988
las rental pliblicasr de C:uba,. derivadas de los impuesutos exicesivoi,
altos dereelos~ y la loteri de la Habana. ascendieron :i un t.hrmino
medio de $24.i000.i,i:0 por ano. nunque babian sido muebio mayores eni
arios anterioreu y depending de lai.? exigencias tinancieras del gobierno

La mayor pairte de los Itrasternosa OCUTCrrIde en Cuba noso debeno tanto:1 las leyes
mismas como .1 la interpretac~i6n i4 imiposici6u det allas por lijs G'obernadoree que no
demostraban nmg~una simpatfa pe~r los naturalesj del paice.
Eo 1860, EP29,610),;:Z, in 1880i, $40),000i,000,! en 1882, $35,860,2"-16.77 Se suponia
que Cuba habla de coontrbuir can cualqluiera sumai que se le? exigiese?.







HISTORIA. 4.1

espaool. De esats cantidad $10,500,000 fueron j Espatia para pagar el
interks de la deruda cubana.; $12,000,000 se di~stribuyeron proporcio-
nalmente para el sostenimiento del ejrcito espatiol-oubano y la marina
y el niantenimiiento del gobierno cubano en todos sus raos, incluso la
iigefsia, y el resto, que era menos de $2,500,000, se concedi para obras
pibl iens, i nsitrucicide yi1 el gobierno general de Cuba, independienitemente
de los gaEstos municipales. Como quierat que las cantidades que anual-
mente se as~ignaonil en el presupuiesto cubano no eran suficientes para
cubrir los gastos y no se logr cobrtar todas. las contribuciones, los
d4ficit.s eran inevitables. Estos se caLrgaron ti la deuda cubana hasta
que en 1897, debido & estas causas yA otras, ascendi6 ii $400,000,000,
misi~ 6 menios, 6 sea una cantidad por capitaL de $283.54, 6 sea tres veces
mayo r que la, deudla por capital de Espana y much mayor que la deada
por capita de cualquiera otra naci6n europeaz.
Bajo yemnejante manejo econ6mico nio es de extraiar que se proyectase
otrau insurriecci6ni y que sigfuiese como una consecuencia la guerra dei
189i5 195b..
Los Estndos. Unidos aiempre habian demostrado cierto interns en los
asnliito`; de Cuba, y la cuesti6n de su anexi6n hatbia sido objeto de discu-
4i51n deadel 1825, ouando John Quincy Adamrs era Presidente, ~en parte,
segini se dice, para impedir que la Isla, pasas~e al dominio de oua1lquiera
ot.ia naci6n europea en violaci6n de la doctrina de Monroe y en pate
Scani el tini de extender el territorio de la esolavitud de los Estados
Unidlo-. Con este fin se comenz6 un movimiento popular en los Estados
del Sur durante la guerra mexicana de 1846.Doaiomstrd(e
1845)b ell Presidente Polk habia hecho proposiciones al gobierno espatio1
por conducoto del Ministro americano en Madrid que tenian por objeto
la complra de la Isla dte Cub~a.
Tamibibn, en 1?j34 las tirantes relaciones entire Espaila y los Estados
Unidlos debidlo la detencin del vapor americano Black: Warrior en el
puerto de la, Haibai;?na c~uado de hab~er infringido las eyes de atduana,
yv el registro de.varios buques americanos por cruceros espanoleI, di6
lugar al maniifiesto de Ostend redactado por los M~inistros americanos
y env~iado: Inglate~rra, Fratncia y Espatia, en el cua;l se declaraba que
;' la posesci6nl de la isla de Cuba por una pote~ncia extranjera era una
amienazai : la paz de los Estados Unidos y que se le propusiese h, Espatia
que ac~eptase $200,000,000 por su soberania sobre la Isla, 6 que de 10
ontrnario sele quitaria por la fuerz~a de las armas."' Finalmente, du-
rante lai guerra de los dies; affos, el Presidente Grant, al expreasarle su
creencin at g:obierno espailol de que finicamiente la independencia y
emanicipa.Ci6n podria resolver la cuesti6n cubatna y qlue la intervenici6n
podria acaso ser necesaria para terminar la guerra, repetidas veces le
ofreci6 loj buenos servicios de los Estados UJnidos para rest~ablecer la
pa z. En t.reltant o. en 1873 la capture del Firg~iniUus y el trgico f usi-
lamiento de 53 de sus pasaferos y tripulaci6n en la ciudatd de Santiago







42 INFORMED SOBRE EL DENSO DE CUBA, 1899.

de Cuba por 6rdeni del comnandante espailol casi produjo uni rompi-
mnienlto enitre aLmbos pauses, el cual se evit6 afortunadamnente por medio
de gestiones diplomticas.'
A media que la revoluci6n de 1895 adelanitaba, 01 pueblo de los
Estados Unidos demiostr6 una gTran simipatia por los cubanos, la cua~l
se reflej6 en el Congreso y di6 por resulta~do unat resoluci6n conjunta
de estrieta neutralidad, pero unida & una declaraci6n de qlue los Estados
Unidos manifestarian y ofrecerian sus buenos servicios & Espaa por
conduct del Presidente Cleveland, con el fin de terminar la guerra y
obtener la independencia de la Isla; pero esto no di6 resultado. Al
continuar la guerra produjo uin gran interns en los Estados Unidos, y
en 1896 tanto la convenci6n republican comio la democrtica pasaron
resUoluciones en las cuales expresaban simpatia por los cubanios y
exigian que el gobierno tomnase unia determinaci6n sobre el particular.
Aunqlue el Comit4 de Relaciones Extranjerats en el Senatdo del Con-
greso quinqualgisimo-cuarto present una resoluci6n el 21 de diciembre,
1896, reconociendo la Repblica de Cuba, jamia se somreti6 una dis-
cusi6n final. Entretatnto con much frecuencial se comunicaban al
gobierno informes de abusos 4 indignidades cometidas contra los
cindadatnos americanos en Cuba asi comio los terrible efectos de 14,
reconcentraci6n, los cuales informies siemre se publicaron en la prensa.
En mayo de 1897, el Congreso aprob6 una asignaci6n de $i50,000 paran
efectuar la compra de provisionies para los reconcentrados, puesto que
se le habia comunicado que muchos de ellos eran 6 se alegaba que era~tn
cindadanos almericanos. Environse dichas provisions con el permiso
de Espaila y se distribuyeron entire los reconcentrados, ya fuesen 6 no
amzericanos, y el Gobierno de los Estados Unidos pidib poco tiempo
despu6s la revocaci6n del decreto de reconcentraci6n, y la destituci6n
del Capitn General WVeyler. Si bien es verdiad que estas peticiones
fueron acogidas favorablemiente por parte de Espatia, era evidence que
poco se hacia, y como la guerra continuaba 10 mismo que antes, se crey6
convenient enviar un buque de guerra la Habana para la protecei6n
de los ciudadanos americanos. Escogi6se el Main2?e para prestar este
servicio, el oual se bizo 1la vela en el mes de enero, y poco tiempo des-
pus el1 Gobierno espailol envi6 el crucero Viscayqa la ciudad de Nueva
York en prueba de las amiistosas relaciones que entire ambas naciones
existian. En la noche del l5 de febrero, ocurri61la voladura dtel Maine,
y en ella dos oficiales y 264 mnarineros perdieron la vida. Los espatioles
;en seguida insistieron en que la explosion fu debida A un accident
1Los archivosJ del Departamento de Estatdo de los Estados Unidos muestran de una
maners terminante que apesar de series provocaciones, los Estados Unidos hasta la
reciente guerra siemipre habilln observado la mis estricta neutralidad hacia Espana
en todos los asuntos cubanos, y siempre estuvo dispuesta y lista para garantizar su
dominio de la Isla. Ni tampoco el Presidente de los Estadlos Unidos jamaas se per-
miti6 hacerles career A los cubanos que reconocerfa la beligerancia ni la independencia.






HISTORIA. 43

causadio por' negl2igencia y falta de discipline bordo del buque. El
Presidente convoc6 una junta dle oficiales de marina para que examinasen
las circunstancias del caso, y despus de una cuidadosa investigaci6n, que
dur6 miis de un mes, dicha junta inform que el bnuque habia sido volado
desde la parte exterior. La investigaci6nl hecha por los espatioles di6
por resultado un informed contrario. El Presidente present el informed
de la junta naval al Congfreso, y entretanto habia hecho el Pre~si-
dente los mayores esfuerzos para evittir la, guerra mediante la acci6n
diplomtica.
A.principios de abril se supo que Espatia habia propuesto los
insurrectos una suspension de hostilidades, i la cual seguirfas una capi-
tulaci6n y que habia asignado $600,000 para aliviar los, reconcenitrados,
pero que los caudillos insurrectos habian rechazado semejante propo-
sici6n. Como quiera qrue era evidence que la guerra continuaria, el
President envi6 un mnensaje al Congreso el 11 de aLbril pidiendo que se
le conicediese autoridad para terminar la guerra y para lograr en Cuba
el establecimiiento' de un gobierno stable que fuese capaz de mnantener
alli el 6rden y de cumnplir sus obligaciones internacionales. El 19 de
abril el Congreso pas6 resoluciones conjuntas, las cuales, despus de
relatar las condiciones existentes en Cuba, exigian qlue Espatia se
retirase de la Isla, y autorizaban al Presidente para que usase Ias
fuerz2as mnilitares y navales de los Estados Unidos para, poner en prAc-
tica dichas resoluciones.
Esto equivalia prcticamente unal declaraci6n de guerra y el 23 de
abril el Presidente expidi6 una proclama pidiendo l25,000 voluntarios,
el cual nmero se aument6 despuds 200,000, y el ejrcito regular se
aument6 hasta 60,000 hombres. El Conigreso en una declaraci6n formal
hecha el 30 de abril, declare que la guerra existia devde el 21 de abril.
El 24 de abril el Comodoro Dewey, comandante del escuadr6n asi-
tico, fu notificado por el Secretario de Marina que la guerra con
SEspaa habia comenizado, y que debia dirigirse ,las Islas F'ilipinas y
i4capturar 6 destruir. la 110ta espatiola. El 27 de abril sali6 de Hong-
11eg6 la entrada de la Bahia de Manila, en la cual al .siguiente dia
capture 6 destruy6 todos los buques de la expresada flota espatiola.
E1 14 de junio un ej4roito americano consistent de 15,000 hombres
bajo el mrando del General W. R. Shafter, sali6 del puerto de Tampa,
F Elorida, con destino 9. SaLntiago de Cuba, donde 11eg6 en'la mafiana.
del 20 de junio y e: lo y el 2 de julio tuvo lugar la batalla de San Juan,
que di6 por resultado la, derrota de las tropas espatiolas, y la ocupaci6n
de Santiagfo de Cuba.l En la miatana del 3 ae julio, la. flota espatiola,
bajo el mando del Almirante Cervera, intent escaparse de la bahe,
il Este combat~ incluye las operaciones que el General Lawton ilev6 S cabo en El
Caney el dia le de julio.







44 INFORMZE 0BBRE EL CENSO DEI CUBA, 1899.

pero fue interceptada por la flotaL americana, al1 mando del Capit&n
William T. Samipson, hanbiendo sido totalmente destruida. El 16 de
julio se firm una capitulaci6n en Santiago de Cuba, seguida por la
rendici6n formal de 1als fuerzas espailolas, y del distrito oriental de
Santiagfo de Cuiba, el 17 de juilio.
El 12 de agosto, se firm6b en Paris uni protocolo que prescribia la
suspension de hostilidades, yr el 10 de diciembre se firm6 en dlicha
capital un tratado de paLz entire los Estados Unidos y Espaa. El
President de los Estados Unidos 10 ratific6 el 6 de febrero de 1890, y
la Reinal Regente de EspaIa el 19 de marzo, y se proclam6 en Wash-
ington, D. C., el 11 de abril, terminalndo ast el illtimo acto de este
drama.
Al fin CubaL habia de ser libre coni la inica condici6n de que "es-ta-
bleciese un gobierno permanent y capaz de mantener el 6rden y
cumplir las obligaciones internacionales." Esta es la cuiesti6n que
Cuba tiene que resolver en el inmediato future.
Si bien es.verdad que la guerra de los diez aflos no dej6 de producir
sus desastrosos efectos y que afect6 profundamente el desarrollo eco-
n6mico dec Cubha, puede decirse que dichos desastres fueron insigni-
ficantes cmparados con los de la guerra de 1895 ri 1898, que dib por
resultado una gran diminuc6 depblc6 y del poder productor
de riqueza del .pas.. Bajo el titurlo de Agricultura, se present una
relaci6n aproximada de las prdidas en azcar, tabaco y ganado, pero
en terminos generales puede decirse que, haciendo un clculo mnoderado,
la poblaci6n de la Isla dismiinny6 un 12 por ciento y su riqueza las dos
terceras parties.
Como una prueba del abatimiento -financiero que prevalece en la isla,
la proporci6n de hipotecas establecidas sobre bienes races, seglin el1
clculo del Gobierno espailol, result interesante. Las hipotecas y los
censos se han tomado de los informnes que los registradores de la pro-
piedad han presentatdo al tesorero dle la Isla pars, el mes de enero de
1900, y so muestran en las siguientes tablas:
BIENES RAICES RURALES.

Prownan Valor de la pro- dud e Suma total de
pledad. tfeca;das.o censos.
Matbanzas......g..~:.............. 45:59.4, 977. 40 35, 754, 485. 88 9, 178, 964.43
Pina;r del Rio................... 28, 982, 950. 50 8, 080, 998. 31 4, 833,798. 36
Puer~to Prncipe ......:. ........1 3, 466,7'36. 90 2706, 196. 52 84795.10
Santa, ClaraL........ ............ 41, 838,395. 00 37,422 559. 71 345936.7i8
Santiago de Cuba..... 20,....... .... 701,166. 20 415946.40 18915. 72
Total .................... ................I 184,724,836.00 al06,897,249.32 1>25, 679,462.81

aM8 por clento, aproximadamente. b l4 por ciento, aproximadamen te.














L'
ipj
E
fl~
I r I,
.
1'













i~',






k,. r















~i


~ I"
j '
.-.-.
---
- -
"'"'
"~"""
: leP~-.--~IL~"C~JE'~LLCC~L~ -~IIi...
~LII.
















r-












EL ARBOL DONDE SE RlNDlERON LOS ESPANOLEC, CERCA DE Le, LOMA DE 9AN JVAN.






HISTORIC. 45
BIE:NES RAfCES URBANOS.

Provncia Vaor d la ro-du obdeSume total de
piedad' dteeaCdascenos
B abana .84... 804, 600. 00 $89, 522, 541. 98 $11 9, 842. 61
Maltanzas.---............. 17,704. 963.50 465574 791
Pmnar del Rio.... 3,278 783.80 640....... o,60.8 286~, 744 55
Puerto Principe ....... 2,428........ 446.00 61078. 83 38 35.40
Santa clara..-- 19,761........-... 472. 30 3,965,725.35 497 092.04l
Santingo de Cuba--- 10, 988, 944. 10 1,5444.9 20206.77
Total ......................... ....,........ 138,917,059.70 al00,729,948.51 b14, 608, 850. 48
a l9 por clento, aproximadamente. b l0 por clento, aproximadamente.

Al discutir estas proporciones no debe olvidarse que deade la ocu-
paci6n americana no ha habido una tasaci6n debida de los bienes raices,
y que las cifras que se c:itaLn son las que dieron los empleados espatioles
algin tiempo antes de dicha ocupaci6n.
El valor de los bienes raices es much mayor de 10 que se expresa
Sen las tablas, sobre todo tratindose de la propiedad urbana. Es pro-
bable que el monto de lois grav&nmenes sea tambidn mayor de 10 que se
.ha expresado. Es muy cierto que si la guerra hubiese continuado un
alio mis bajo las mismas condiciones, ca~si toda la poblaci6n rural de 188s
provincias centrales y occidentales hubiera sido exterminada, ast comgo
su riquieza agricola. Por consigfuiente, la intervenci6n americana no
pudo haber venido miis oportunamente, y losi cubanos tienen motivos
Spara estar muy satisfecho's torque la declaraci6n que el Presidente
MucK'inley hizo al Congreso el 11 de abril de 1898 de que la guerra
de Cuba tenia, que terminar, no se hizo en vano.
Una de las causes plincipales que con;tribuy6 & demorar la -pros-
peridad material de Cubat, ha sido la falta de interns y facilidades
educacionales. Durante cerca de tresi cientos allos no habia- prcti-
camente escuelas en la Isla.
En otro logar en este i~nforme se present una historia, de la educaci6n
en Cuba comio unat introducci6n al aindlisis de las tab~las sobre instrurc-
ci6n. En relaci6n con esto bastatr& decir que antes .de 1842 no
babia escuelas pblicas en Cuba. En dicbo allo. debido principalmnente
ri lo's esfuerzos de la Sociedatd Econ6miica. de la Habana y de otros
vecinos patriots de la isla, el Gobierno espatio1 hizo algunas asigna-
clones paras las escuelas pblicas. Pero si es que puede darsae algn
cridito las cifras signuienites, miuy poco fu6 lo que dichas escuelas
bicie!ron en pro de la educaci6n de las masas.
Segin el censo de 1861 halbia ;93,4841 blancos en Cuba, de los cuale.s
j55,097,~ 6 sea un 70 por' eiento, no sabian leer, y de los 80)3.046 persona.*
de color clasitincadas, 576,268t, 6 sea un 95 por ciento, no sabian leer.
Seg;n el censo de 1887 hbaba 1,102,889 personas blancas, de lats cuales
715,575, 6 sea uni 64~ por eiento, no sabian leer; yde lani 528,798d personas
de color 483,782, 6 sea un ST por eiento, no sabian leer. No pueden
obtenierse do.tos est.adisticor del grado de instrucci6n que existia en la






46 ":INFORM6E 0BRE EL CENSO D)E OUBA, 1899.

Isla en 1842, cuando se comenz6 el sistema de escuelas pblicas, pero el
estado de la, instrucci6n cerca de cincuenta alios despus da una idea
de la suficiencia de las escuelas y de su influencia en borrar una causa
potente de paralizaci6n. Un aumento de un 6 por ciento en el grado
de.instrucci6n de la poblaci6n blanca en veintiseis affos, demuestra que,
6 se daba, muy, poca imiportancia , la instrucci6n p6blica como un
medio. de adelanito 6 progreso general, 6 que no se tenia intenciones de
efectuar dicha mejora.
Despus de contemplar este cuad~ro d~e esta pisima administraci6nl, nos
referimos, al terminar, unos cuantos sucesos en la historic econ6mica
de Cuba de los cu~tta leseriv6 ventajas prA&cticas y duraderas~. La
primera en el 6rden cronol6gico fu8 la invasi6n y ocupaci6n de la Isla
por los ingleses en 1762, auxiliados por las tropas de las colonies anglo-
ame~ricanas. La Habana se rindi6 el 13 de ag~osto despus de un sitio
de dos meses. Los ingleses se apoderaron del pais hasta Matanzats
hasia el este, hasta la siguiente primavera, pocat en que mediante el
tratado de Paris (celebrado en febrero de 1763), que te:rmin6 la guerra
que: existia entire luglate!rra, F'rancia y Espaa, Cuba fu cedida otra
ves & Espatia en cambio por la Florida. Hasta esta 4poca la Habana
habia side el linico puerto habilitado desde que se habia vuelto la
capital de la Isla, en 1558, y hasta el comercio conl la Hatbana se limi-
tabaL estrictamente los puertos de Sevillat y Cdiz. Los inglese.s
abrieron este puerto en seguida al comercio extranjero y domstico,
haciendo asi desaparecer de un golpe todas las restricciones que la
habian incomunicado, y, aunque la ocupaci6n inglesa s610 dur6 seis
mieses, el beneficio que Cuba recibji6 fu8 permanent, puesto que
despuds de haberse vuelto ceder la Isla, Espatia se encontr6 que era
impossiblee restablecer por complete las antiguas restricciones comer-
ciales. La cesi6n de la Florida Inglaterra hizo que un gran nmero
de espatioles emigrasen & Cuba.
El pr6ximzo acontecimiento en el 6rden cronol6gfico, que por ms
infortunado que fuese paria Elspatia; fu6 beneficioso para Cuba, vino
ser en la revoluci6n en la, vecina Isla de Santo Domingo, la cesi6n
de dichaEIsla F'rancia en 1784 y la guerra de razar que se argui6
entre los franceses y los negfros y que continue intervalos durante
dies affos. Miles de colonos firanceses y espatioles emigraron Cuba,
donde ae establecieron principalmente en lasl provincias de Santiago
de Cubst y Puerto Principe, donde introdujeron el cultivo del caf4 y
contribuyeron material y considerablemiente la prosperidad agricola
de la Isla.
De atn&logsa manera, la cesi6in de la Luisiana los Estados UTnidos
en 1800 y de la Florida en 1819, y la revoluci6n de lasi colonies Sud
Americanas~ y' de 1Mxico, produjeron un notable aumento en la pobla-
ci6n de Cuba, 9 la, cual emigraron muchos espatioles leales para, refu-
glarse.
En verdad~, la lealtad dfe los espanoles & su gobierno y sus institucio-






G~OBIERNO. 41

nies, Jo dev\ocit j patri6tica hacia su pais, su invariable valor y su sumai-
si6,n eni todas~ las situaciones mis dificiles, son unos de los rasgos carac-
.; teristi .u antignio dominio sobre la mitad del globo conocido. Sin embargo,
miezeladj :o a estos rasgos caracteristicos, hallbase el sentimiento de
libeirtd personal y de la libertad politica heredada de antiguos privi-
legio; por lo:s cuales siempre han luchado. Estas cualidades, bajo las
influciiin, procgresivas del siglo XIX,. estaban destinadas establecer
repillicai. nin asi como en losi pasados siglos establecieron ellos impe-
flOS.3
GrOBIERNO.
El gob~.iernoi c de todas las colonies espatiolas, se efectuaba de acuerdo
coni la teoriai de que todo territorio nuevatmente descubierto pertenecia
: la 'coronn Enis bien que al Gobierno, y que todo dominio politico
yacia eni el R.ey, quien nombraba todos los Virreyes, Capitanes Gene-
rualsc y G;obeenadores.
C'uand: \'el;izquezl colonize Cuba, se ejerci6 esta supremacia por el
.t Consejo> de la, Indias. Las Cortes de C:astilla rara vez se reunieron, no
I er parn'' dictar presupuestos 6 previsiones para el Rey, y cada depen-
denciai de la aidministraci6n colonial, asi la civil como la miilitar, estaba
bajo la juriisdiicoi6n del Consejo, que nombraba todos los funcionarios
que nio ncrnbhratba el Rey. De esta manera todo el control del gobierno
se c~entraliz6, en el Consejo y el Rey, y el gobierno propio que se
de.`arroll6' eni 10s primeros periodos de las colonies inglesas, se hizo
aIprdeticamernte imiposible en las colonia~s espatiolas, sea cual fuere el
gra`do baslta donde ae haya extendido te6ricamente.
Unido 6 eitel control secular, y como una parte important del plan
Ide coloniizacri6n, hallbase el de la iglesia, y en toda expedici6n
foloniial hanbia abades, obispos, prelados, frailes 6 monjes, quienes,
aidemir de esltar miuy interesados en las ventajas miateriales de su 6rden
m~ediainte la aidquisici6n de terrenos, la erecei6n de iglesias, monas-
terios y Iconv~entos, se consagiraron con celo la conversion de los
naturale y N protegerlos en ouanto les fud possible contra la crueldad y
rapIacidad de: los invasores. Por otra parte es necesario conceder que,
si hieno es v-erdad que en la historic primitive de la Isla sus fines eran
al parecer beuvolos, el clero espatio1 ha insistido y se ha opuesto
ri~urosiamente la libertad de conciencia, la generalizaci6n de la
ins;trucci6n pblica, y todo esfuerzo por parte del pueblo para
es4tablever uina forma de gobierno propio. All& por el ario de 1857, la
propiedaid de- la iglesia en la Isla ascendia pr6ximamente $7,152,685
y el ajusrte de las reclamaciones de la iglesia constitute en la actuali-
d.d unoc: de los problems mis dificiles que hia de resolver el gobierno
ibsuilar.
El pI.nni espatiol de colonizaci6n en America, asi como las leyes que
rigeni las colonias, eran esenrcialmente romanas en su origen. Hasts, el
ailo dle 1621, las leyes de Espatia se aplicaban igualmente todas sius






48 INFORMYE 80BRE EL OENSO DE OCUBA, 1899.

colonies, per'O despuds' de aquella fecha- no sucedi6 asi, menos que atst
10 declaras~e el C'onsejo de Indias.
Las dispoiiciones, especiales, decretos, etc., modi-ficando la aplicaci6n
de estas leyes las colonies promulgando nuevas leyes, eraln muy
frecuentes y su compilaci6n en 1680 se public bajo el titulo de Leves
de Indias. Estas' y Tas Siete Paritidas, en lals cuales se basaban prin-
cipalmente, constituan el c6digo con arreglo al cual se gobernaron ass
colonias espatiolas.
Todas Iats colonial se fundatron prActicamiente bajo el mismo regimren.
Esto incluia e1presidio, el pueblo y la misi6n para obtener la conversion
y educaci6n de los Indios, situado generalmente alguna distancia de
los otros dos. El terreno consagrado s1l pueblo se extendia en forma
de un rectngulo. La plaza pilblica se trazaba entonces en el punto
ceritral, y despuds de aqu6l, las called del pueblo que 10 dividian en
cuadras. Los edificios pilblicos y la iglesia se edificaban alrededor de
la plaza que daba frente A ellos, ocupsindose el espacio restante con las
resideici.s: pai-ticuilarie Este es el platn de todas la.s cindades mis
antig:uns~ y poblaciones de Cuba. Se conflaba la guarnici6n military
lai protecei6ni del pueblo y de la misi6n eclesitatica, ast comio la conducts
de todns he ex`pediciones,; cualquiera que fuese el ~fin de las mismar~s.
Una vrez estabhleeido el inunicipio, la pr6xima media consistia-en la
explor.ci6niky pacificaci6n del pois y despues de eso la distribuci6n de
los bienes captura~tdos, inichtyevndo la tierra y los indigenas. Estos gene-
ralmiente se dividian entire los satellites espatioles- del jefe miilitar.,
entregndose 18, quintai pate de todo el oro y plata de los indio-s k los
empleados de rental de la Corona.
Asi cono. en la madre.patria, ~el municipio colonial constituia la uni-
dad politica local, y su gobietno as reconcentraba en un ayuntamiento
que se componia de acaldes y regidores. H[abia tambidn un algoiacil
me.yor y en }as cindades anzayores, un sindico procurador. Los ailcal-
des hnefan Ins veces de jueces y conocian de toda clase de juicios.
En la historia primitive: de las~ municipalidades espatiolas, datas se
goeienabalin -hasta cierto punt por si mismas y elegian sus alcaldes y
regidores. Con: la extension de la regia autoridad que sueedi6 & la
uni6n de la` provincias espatiolas, el domrinio de estos oficio sc slo tomb
la Coronai graidualmiente. y sellenaban por medio de un nombramiento,
vendidndonec al miayor pos;tor y mienudo se bacian hereditarios. Al
iniciarse formais de gobiernio mile liberales, desapareci6 este sistema y
f inalmiente volvieron estos cargos: a er electivos. Esto fu6 precisa-
miente lo que aconteei6 en las miunicipa~lidades oubatnas. Sin embargo,
nio todo los regoiores eraln escogidos de esta manera, puesto que algu-
nos erani elegidoe. Un R.eal decreto de 1558 relative dichas elec-
clioies, confieria el siufragio electoral k cuarents de los mayoresss con-
tribuyentes y A los que turiesen tituloii acadmicoi.
Los alcaldeJ eratn nombrados por el Gobernasdor General del sena






























Ids
---I;P'i-n-r~a s





















CIUDAD DE LA HABANA.






GIOBIERNO. 49

del Consejo. Este plan de gobierno continue con ligeros cambios
bas;ta el ario de 1812, epoca en que se modific6- un tanto, pero se resta-
bleci6' en 1814.
En 1850: :i enda mruniicipio se le concedi6 un Consejo que se componia
Sde on a lcailde, uni sindico y seis regidores, si la poblaci6n ascendia
5,00:0 baobitanites,. y dos tenientes de alcalde y dies regfidores silaR pobla-
ci6n.~aacenidhi 6 10),000. Hzose una excepoi6n de la Habana, li la cual
se le concedioni iete tenientes de alca;lde, cuatro sindicos y dies y seis
regidores. Todlos los regidorets, salvo aquellos ouyos nombramientos
erani- vitalicios. (' elegian en cada municipio por los mayores contri-
buy~enites, .iujeto jiemnpre la aprobaci6n del Gobernador General, y el
: nimero de los electores ema siempre dos 6 tres veces mayor que el
Sninmero, de regidores elteg;idos de esta manera, segiun que la poblaci6n
fuiese mayor!. 6 menor de 10,000. Las elecciones se celebraban anual-
miento y lo. cubanos aseveraban que, con arreg~lo este sistema, los
emipleos, geiiinerlmente los obtenian los espatioles, por mAs~que no repre-
sentabani nii unin q~uinta parte de la poblaci6n blanca de la Isla.
Coiin arreglo li la ley electoral de 20 de agosto de 1870, modificada
por la: del 16j de dliciemzbre de 1875, se concedi6 el derecho de sufragio
R los \ecinos; cabezas de familiar con casa abierta, con dos affos por
10 mienios do residencia fija en el t6rmino municipal, y que vinieran
paganndo por bienies propios la cuota, de cinco pesos con un also de ante-
rioridad 6 la formaci6n de Ias listas electora.les, 6 acreditaran ser
emipleados civiles del Estado, la Provincia 6 el Municipio en servicio
activ'o, cesainteci con haber por clasificaci6n, jubilados 6 retirados del
ejh rci to6a rmada; tambin los mayores de edad con dos atos por lo menos
de residencia en el trmino municipal, que justificaran su capacidad
professional 6 acad4mica por miedio de un `titulo official.
Las pruebas~ de poseer bienes 4 instrucci6n y de pagar una contribu-
.ci6n,. siemipre se consideraron condiciones tanto de los electores provin-
ciales comio mniliicipaleis hasta 1897, en que se concedi6 el sufragio
universal s6lo en las elecciones manicipales.
nlly- p)oca ait~oridad, especialmente en los asuntos fiscales, ae les
coiferia los ayuntamnientos, cuyos miembros desempeliaban una
diversidaid de deb.eres, y ast su existencia comzo sus actos pdblicos esta-
`tbaiin abolutnumente bajo el dolvinio del Gobernador General.
Por Real decreto promulgado en 1878, se hicieron,extensivas pro-
vis~ionalmiente : l Is la de Cuba, un tanto modificadas, las leyes org&ni-
cans miunicipales ye provinciales de la Peninsula. Con arreglo & estats
lveye, uni miuniicipio es la asociaci5n legal de! todas las personas que
eiden en iin teirmino municipal, representad~a por un concejo munici-
alcomoc orgvanismo econ6mico-administrativo, que funcious con el
omibre de ayuntamriento. lLos f4~rmiinos municipales pueden ser crea-
oainmentados, reducidos, ag~regados otros t4rminos municipales,
ta 6 purcialmiente, 6 suprimaidos por el Gobernador Militar dle la






50 INFORM~E 80BRE EL CENSO -DE CUBA, 1899.

Isla, como sucesor legal del antiguo Gobernador General. Correspon-
den hasta cierto punto los counties 6 township~s de los Estados Uni-
dos, y son circunstanoias precisas en todo tQrmino municipal que no
baje de 2,000 el nmero de sus habitantes, que te~nga un territorio
proporcionado su poblaci6n y que pueda sufragar los gastos munici-
pales obligatorios.
Los trmiinos municipales tienen superficies diferentes y todo tir-
mino municipal formna parte de un partido judicial y de una provincia
y no puede pertenecer distintas jurisdicciones de un mnismo 6rden.
La isla contiene seis provincias, treinta y uno partidos judiciatles y
ciento treinta y dos t4rminos municipales.
Para facilitar el servicio de la administraci6n, se divide cada termino
en distritos y los distritos en barrios, estando determinado su nnmero
por el nmero de residents en cada uno de dichos distritos. Para los
efectos administrativos, los distritos se dividen adems en colegios
electorales, y eatos en secciones.
En cuanto ha sido possible, los Ilmites de los barrios se han arreglado
de tal manera que tengan apr6ximamente la misma poblaci6n, pero
toidas las parties del distrito municipal han de former barrios, 6 estar
incluidas en alguno, sea su poblaci6n la que fuere.
De este modo,'la provincia de Matanzas tiene 24 trminos municipales
y 128 barrios, de manera, que la provincia entera est, comprendida
dentro de los. limites de~l t4rmino y de los barrios. La cabecers del
gobjierno municipal es la ciudad 6 poblaci6n principal del distrito por
donde emipieza la enumeraci6n de los distritos y barrios.
En todo tlrmino municipal hay un ayuntaLmiento y una junta mauni-
cipal. El gobierno del termino est encomendado al ayuntamiento,
bajo la inspecei6n del Gobernador dte la provincia y del Gobernador
Mlilitar de la Isla, y est compuesto de un alcalde, un niimero de te-
nientes, elegidos de entire los individuos del syuntamiento, y de regi-
dores.'
El censo de poblaci6n' determine el numero de concejales corre-
spondiente cada municipio, comio sigue: Hasta 500 habitantes, cinco;
de 501 & 800, seis; de.~801 1,000, siete; entire 1,000 yJ 10,000 se
aumenta un concejal por cada, mil residents, y entire 10,000 y 20,000
uno por cada dos mil, hasta que el ayuntamiiento 11egue al nUmero
mrximo de 30 concejales.
El nmero de tenientes se determine del mismo mzodo. Los trminos
mnunicipales que tengan menos de 800 habitantes no tienen tenientes de
alcalde; los de 800 1,000, uno*; de 1,000 & 6,000, dos; de 6,000
10,000, tres; de 10,000 & 18,000, cuatro; de 18,000 en adelante, cinco.
Hasta 800 habitantes tienen los tirminos municipales un district nada
mis, y los~ de 800 1,000,dos; y de ese nGmero en adelante el ndmero
'Esta ley estaba vige!nte cuando se tom6 el censo.
























-i..3
Ibl-.-~.- .. L. 4






I : st








"~~;~LiCIUDAD"y DE ATAZAS






GtOBIERNo. 51

de tenientes determiina el de los distritos. Cada teniienite tiene
su cargo un distrito como delegado del alcalde, ejecutando los deberes
admiinistrativos que el 1timo le encargue, pero no tiene atribuciones
independientes.
Los trminos municipales que tengan hasta 3,000 hab~itantes tienen
un colegio electoral; de 3,000 6,000, tres; de 6,000 10,000 cuatro;
de 10,000 18,000, cinco; de 18,000 en atdelante, seis.
El ayuntamiiento se elegia por los residents en el termino, que
tengan derecho electoral y se renuevan por mnitad de dos en dos allos,
saliendo en cada renovaci6n los concejales miBs antigfuos y dichos con-
cejales son reelegfibles. Las elecciones ordinaries se harn en la
primzera quincena del mes de mayo, y so proceder la elecei6n parcial
cuando, por lo menos medio affo antes de 1as elecoiones ordinarias,
ocurran vacantes que asciendan 1a tercera parte del nmero total de
concejales. Si las vacantes ocurriesen despuiis de aquella fecha, sern
cubiertas por los que el gobernador de la provincia design de entire
los individuos que en pocas anteriores hayan pertenecido al ayunta-
miento.
Conformne la ley, todIos los varones de 25 affos de edad y en pleno
goce de sus derechos civiles, y que hayan residido en el trmino muni-
cipal por dos ailos, pueden votar, siemipre que no estin inhabilitados
por haber sido condenados, por ser insolventes 6 quebrados, 6 contri-
buyentes contra quien se ha;ya expedido apremio, 6 que sean mendigos.
Los alcaldes y tenientes de alcalde se nomlbran por el gobernazdor
unilitar de entire los concejales a propuesta de las mismas corporaciones;
pero aunque conforme la ley los tenientes deben ser elegidos de entire
los conicejales, el goberniador military puede nombrar alcalde cualqluiera
persona, aunque no pertenezca al mnunicipio.
En cada barrio hay tamrbidn un alcalde nombrado por el alcalde
del t6rrmino municipal, el cual puede separarlo 6 removerlo libremente.
Dicho alcalde de barrio tiene bajo su custodia un registro pecuario y
e4 jerce las funciones administrativats que le delegue el teniente de
aElcalde en cuyo distrito est situado su barrio.
TCodo ayuntatmiento tiene un secretario cuyo nomnbramiiento corre-
sponde al gobernador de la isla, propuesta de la corpora~ci6n. Esta
Snombra tambien de entire sus individuos uno 6 mis procuradores
sindicos para representar' la corporaci6n en todos los juicios que debe
s ostener y para revisar y censurar todas las cuentas y presupuestos
locales. Despus que el ayuntamiento est constituido, los concejales
qlue no han sido nombrados para otros puestos en el ayuntamiento se
I laman regidores.
El alcalde y~ el secretario son los Anicos que disfrutan haber las
f'unciones del teniente de alcalde 6 sindicos y los cargos de concejales,
Sde vocales asociados y de alcaldes de barrio son gratuitos, obligatorios
Iy honorificos. El alcalde, los tenientes de alcalde y~ sindicos, tienen






52' INFORME SOBRE EL CENSO DE OUBA, 1899.

voz y voto, lo mismo que los individuos del aLyuntamiento, y los dos
primeros tienen la obligaci6n de votar sobre cada resoluci6n.
Los deberes y las responsabilidades del ayuntamiento son losq mismos
que correspondent dichats corporaciones: en los pauses europeos. El
alcalde es' el priesidente de la corporaci6n municipal y 11eva sui nombre
y representaci6n en todos los asuntos. Preside las sesiones culando el
gobernador de la provincia no asiste. Tiene voz y voto, y en cavo de
empate su voto es decisive; por consiguiente no hay division de
responsabilidad en asantos administrativos entire el alcalde y el aLyun-
tamiento, haciendo el ltimo todos los nombramientos y decidiendo
todos los asuntos de administraci6n, en cannto 10 sea possible, conforme
lats leyes y mientras lo permitani los gobernadores provinciales 4
insulares, delegando el trabajo de la administraci6n departmental en
juntas permanentes, de su seno, del mnodo y de la manera que juzgfuen
convieniente. Dichas juntas tienen los peritos necesarios y sustituyen
los numerosos departments y~ comisiones que correspondent los
gobiernos municipales en los Estados Unidos.
'Las sesiones de los ayuntamientos se deter-minan por dichas cor-
poraciones y no deben bajar de una por semana. Los individuos estin
obligados & concurrir-puntualmente 6 incurren en una mnulta. Ninfgin
alcalde, teniente, regidor, ni alcalde de bjarrio puede ausentarse del t4r-
mino municipal sin previa, licencia, como sig;ue: El alcalde necesyita
licencia del gobernador de la provincia y -si no nombrase un alcallde
interino, el teniente & quien corresponde, segdn su numeraci6n, reem-
plazar& & aqu61l durante su ausencia; los tenientes y regidores necesitan
licencia del ayuntatmiento y los alcaldes de barrio la del alcalde. El
gob;ernador de la provincia puede suspender al alcalde, los tenientes
de alcalde, y los regidores, asi como los acuerdos y resoluciones del
ayimtamiento, mrientras que el gobernador military puede remover cual-
quier individuo.del ayuntamiento y designer otros para remplazarlos,
y modifticar 6 anular sus acuerdos.
La junta municipal se compone del ayuntamiiento y de los vocales
asociados en nnmero igual al de concejales designados de entire los con-
tribuyentes del distrito, los ouales desemperian sus cargos durante el
affo econ6mico. Corresponden las juntasg municipals la revision y
censura de los presupuestos anuales de los gastos mniciiripales formados
por el ayuntamiento y establecer los arbitrios impuestos conforme
las leyes.
'Poi- Real decreto promiulgfado el dia 25 de noviembre de 1887, se
concedid. &las municipalidades el poder de dictar sus propias leyes,
relatives higiene, instrucci6n pblica, vias pblicas y fondos miunici-
pales, y nomibrar libremen.te y destituir sus propios empleados. Se
facuilt6 los syuntamientosl para que eligiesen sus alcaldes del seno de
sus concejales, y se dict6 10 procedente para obtener una representa-
ci6n de la .minoria en los ayuntamientos. Este decre;to no .se puso en
prctica debido ii la guerra,





i'rt2i"i~












i q;~
~
F` *
1~
i I I ~ (" 9

~I II ~_~~~ n~Lou*,
~L~r;,Ir; .Nil ii :: ~:::*:: :::~.~~~~ ~~~~~,A
r", ...' .~..1....'" I)
5~ IIL;
'

i~ii
.c,
.r
t'
~:1((--i;.cJnci- :'.
s~ ..: I
-L ij- i'
z~ ~I~4Yi~ *,-
~i~-5?~~:-. t
L
---
ic_ ii i-~F.`"



=;-.~~ - .i =__

PUENTE SOBRE EL RIO YVMVRI, MATANZAC.







G)OBIERNo. 53

El General Wood, Gobernador Ml~ilitar de Cuba, en marzo 24, 1900,
encarg6 las autoridades municipales de la Isrla, todo lo que se relaciona
con el sostenimiento del 6rden pdblico, el oumplimiento de laLs orde-
nanzas municipales, la admninistraci6n de la policia municipal, la reglat-
mentaci6n de los especticulos pblicos, y el autorizar las procesiones,
asambleas y reuniones pblicas dentro de sus respectivcos trminos, sin
intervenci6n alguna de parte de los gobernadores civiles.
For un decreto civil, expedido el dia 18 do abril de 1900, el Gober-
nador Militar de Cuba confiri6 las municipalidadtes el poder de elegir
sus alcaldes, concejales, tesoreros, jueces muinicipales y correccionales,
que ban de desempefiar e1 cargo durante un ailo. Este decreto prescribe
adems 10 conduicente ti la inscripci6ni electoral, la designaci6n de candi-
dlatos, los programs, la junta electoral, mithodo de protests, y penat-
lidades por toda clase de fraudes electorales.
Las condiciones indispensables del votante eni las elecciones mnunici-
pales se establecieron de la manera sigfniente:
1. Ser var6n natural de Cuba, 6 hijo de un natural de Cuba, nacido durante la
residencia temporal de sus padres en el extranjero; 6 espatiol qlue, con arreglo alasrtf-
I:ulo 9 del Tratado de Paris, no hubiese declarado su prop6sito de conservar su con-
dlici6n de e.spatio1, de acuerdlo con 10 dispuesto en decho articulo.
2. Tener ti lo menlos veintian aflos de edad el dia que precede al de la elecei6n.
3. Haber residido en el trmino municipal donde piensa votar, por lo menos,
dlurante treinta dias conisecutivos anlteriores al primer dia de inscripci6n y 11enar ade-
mis cua1quiera de las siguientes condiciones:
a. Saber leer y escribir.
b. Poseer bienes, inuebles 6 inmuebles, por valor de dos cientos cincuenta pesos,
moneda de los Estados Unidosi.
c. Haber servido en el ej6rcito cubano con anterioridad al 18 de julio de 1898, y
haber sido licenciado sin nota desfavorable, sea 6 no en este~ caso natural de Cuba.
Inca-pacicdades.-No podrn votar: los locos, los idiotats, los que
residan en, 6 estin sostenidos por instituciones de caridad, ni aquellos
que se enouentren cumpliendo penas de inhabilitaci6n 6 suspension del
derecho de sufragio, excepci6n hecha de los que hubieren sidio con-
denados ellas por delitos politicos.
EL GOBIERNO PROVINCIAL.

Con arreglo las leyes espaniolas, una provincia se compone de los
terminos municipales situados dentro de susI limnites. Hasta el dia 8 de
octubre de 1607, Cuba constituia una sola provincia, pero por un Real
decreto de la precitatda fecha, la Isla sie dividi6 en dos provincias, .
saber: la Oriental y la Occidental, cuyas cabeceras eran las ciudades de
Santiago de Cuiba y de la Habana, respectivamente.. El Gobernador
General residia en la Habana y se estableci6 un gobierno provincial en
SSantiago de Cuba. El Gobernador Gen~eral tenia inmediato mando de
.k la provincia Occidental, y de la Oriental por medio de su gobernador.
Esta continue siendo la division provincial de la Isla hasta el 17 de







54 INE'ORME SOBRE E~L CENSO DE CUBA, 1899.

julio de 182'7, fec~ha on qlue por uni Real decrieto so dlividi6 oni trcs:
departamnentos, saber: el Occidental, el Cenitral y el Oriental, con
sus capitals en la Habana, Trinidad y Santiago de Cuiba, respectiva-
mente.
Los departamentos se dividieroni ademia en terminos municipales,
de los cuales el Occidental tenia once, el Central quince, y el Oriental
ouatro. A cada departamento se nombr6 un teniente? gobernador,
un comandante general del ejrcito espatio1, y B los trminos muni-
cipales se asignaron oficiales subalternos. El Gobernador General
nombraba eatos oficiales y todos le eran directamente responsables de
la administraci6n en los asuntos civiles y militares dentro de las juris-
dicciones territoriales A.las cuales se les asignaba.
En 1850, A propuesta del Capitin General, el Departamento Central
se suprimi6 y las municipalidades de Puerto Principe, Nuevitals y Tri-
nidad se agreg:aron at Departamento Occidental. La parte occidental
ms distant de su territorio se incorpor6 al Departamento Oriental,
que en la actualidad constituye la provincia, de Santiago de Cuba.
Por Real decreto promulgado el dia 9 de junio de 1878, la Isla de
Cuba se dividi6 en las provincias de Pinar del Rio, Habana, Matanzas,
Santa Clara, Puerto Principe y Santiago de Cuba, con sus capitales
en las ciudades de los mismos nombres. El gobierno de una provincia
correspondia un gobernador, la diputaci6n provincial y la comi-
si6n provincial. El gobernador se nombraba y separaba por el Go-
bernador General y recibia un sueldo annual de $4,000 $8,000, oro
espatiol, segn la categoria de la provincia.
Lat diputaci6n provincial se componia de los dipatados elegidos por
los mismos electores de los ayuntamientos por un periodo de cuatro
ailos. El nmero de diputados se determinaba por el ndmzero de cole-
gIOsl electorales de la provincia, fijado por la delegaci6n provincial y
aprobado por el Gobernador General. Del mismo modo los partidos
judiciales de la province correspondia elegir doce diputados, mis 6
menos, segn que el nmero de diputados elegidos por los ayuntamien-
tos ascendiera mis 6 menos de veinte. Los cargos de dichos diputados
eran gratuitos.
Los vocales de la comisi6n provincial y su vicepresidente se nom-
braban por el Gobernador Generatl de entire los individuos de la dipu-
taci6n y se componia de cinco diputados, los cuales recibian un salario
de $1,200 $2,000, oro espailol, segun la categoria de la provincia. La
comisi6n se reunfa ordinariamente en noviembre y en abril y extra-
ordinariamente cuando lo exigian los asuntos de su cargo. La Comisi6ni
Permanente tenia la representaci6n de la diputaci6n provincial cuando
data no estaba reunida, y como cuerpo consultivo del gobernador, le
daba su dictamen cuando las leyes y los regflamentos 10 prescribian.
El gobernador, como jefe superior de la provincia y delegado del







GSOBIERNo. f55

Gobernador Generial, presidia la diputaci6n provincial y la Comiisi6n
Permatnente, actuanido en todos los asuntos como jefe superior de la
provincia. Le correspondia inspeccionar los acuerdos de la, diputaci6n
provincial y de los syuntamientos, dando cuenta. al Gobernador Generial
de los casos de omisi6n (1 oposici6n. Le correspondia cuidar del rden
pfiblico, cuyo fin las autoridades militares de la provincia estaban
bajo sus 6rdenes.
Correspondia la diputaci6n provincial el establecimiento y conser-
vaci6n de camiinos, puertos, canales de navegaci6n y de riego; estable-
cimientos de beneficencia 6 de instrucci6n, concursos, exposiciones, etc.,
y la administracin de los fondos provinciales. ]El secretario, el con-
tador y el depositario se nombraban por el gobernador de la provincia
j, pro'puesta de la diputaci6n.
Por un decreto de 1892, la Isla se dividi6 en tres regfiones bajo los
no:ur bres de Habana, Matanzas y Santiago de Cuba. Lat primera de
stas; comprendia las provincias de la Habana y Pinatr del Rio; ]la
.segunida, las de Matanzas y Santa Clara; y la tercera las de Santiago
de Culba y Puerto Principe. Las regiones esta.ban bajo el mnando de
gobernadores regionales que residian en las cindades de la Habana,
1\latanzas y Santiago de Cuba, respectivamiente, y al mismo tempo
erani gobernadores civiles de las provincias. Las provincias de Pinar
dlel Rio, Santa Clara y Puerto Principe tambidn tenian gobernadores
civiles ~que estaban bajo la autoridad de los gobernadores reg:~ionales.
Los gobernadores regionales tenian un gabinete consultivo, denomi-
nadto Consejo Regional, compuesto de cinoo miembros nombrados~ por
el G;obernador General de la Isla, al efectuarse el nombramiento delo~s
gobernadores regionales.
Los gobernatdores civiles de las provincias de Pinar del Rio, Santa
Clara y Puerto Principe tenian la misma autoridad que antes del
establecimiento de las regfiones.
Dicese que las regions se formaron con el fin de descentralizar la
aidministraci6n de la Isla, que siempre se habia efectuado en, la Habana;
pero no fu eate el resultatdo que se obtuvo, y el cambio solo airvi6 al
parecer, para producer nuevas complicaciones.
EL GOBIERNO INSULAR.
V;elzquez y sus sucesores, hasta la 4poca de De Soto (1538), eran
Te nientes Gobernadoresu, con poder limitado que ejercian bajo la inspec-
ci6n del Gobernador y la Audencia de Santo Domingo. De Soto fu
el primer Gobernador General y tuvo nueve sucesores con igual titulo,
basta 1581, Apoca en que Gatbriel de Luj&n fu nombrado Capitn Gene-
ral. ]Este titulo de Capitn General preivaleci6 hasta el fil del dominio
espailol, 6 sea durante un periodo de ouatro cientos y sies allos.
Si bien el Gobernador General, como representante de la Corona,
ea. el jefe civil, military y politico de la Isla, y de hecho ejercia lasl mis







56 INFiORM~E 80BRE EL CENSO D)E OUBA, 1899.

altas prerogativas ~del Gob;ierno, su autoridad en cuanto B los desem-
bolses estatba limiitada por el nombramiento director por la, Corona de
los funcionarios encargados de la recaudaci6n de las rentas pdblicas.
El estaba tambidn legal y te6ricamente bajo la jurisdicci6n de la Au-
diencia de Santo Domingo, la cual tenia autoridad, al presentarse una
quieja, examninar sus setos, 6 destituirle 41 y otros funcionarios, y
hacer nombramientos provisionales sujetos al fallo del Tribunal Su-
premo de Espania, al hacerse la correspondiente spelaci6n. En 1795
la Audiencia de Santo- Domingo se traslad6 la Provincia de Puerto
Principe, cuando dicha Isla fu cedida Francia.
Hasta 1556, con frecuencia se nombraban hombres civiles para gober-
nadores, pero las exigencias militares de la Isla ocasionadas por los
ataques de piratas y filibusteros, hicieron necesaria una modificaci6n
de esta politi~ca. Esto se efectu6 gradualmente desempefiando el cargo
de Gobernador General, tanto militares comio hombres civiles, hasta el
alio de 1716. A contar de esta fecha hasta 1898, el Gobernador Gene-
ral siempre fu un general de alto rango en el Ejrcito espatio1, y estatba
investido de todos los poderes civiles y militares.
No parece haber tenido lugar ningUn cambio de importanoia en el
Gobierno insular de Cuba hasta el affo de 1812, cuando Espatia vino &
ser una monarqufa constitutional y permanecib*si4ndolo haslta 1814,
4poca ~en que fue abrog;ada por Fernando. Este breve periodo de
gSobier'no constitutional no dej6 de ejercer cierta influencia libertadora
en Cuba y so efectu6 una division entire los poderes civiles y militares
del Gobernador General..
Por virtud de la abrog:aci6n de la Constituci6n de 1812, los Goberna-
dores de Cuba volvieron tomiar sus antigfuas prerogativas y se resta-
bleci6 por complete el sistema de centralizaci6n traditional del gobierno
espaol. :
Gracias A la revoluci6n de 1820, se restableci6 la constituci6n de 1812,
en -Espatia, pero volvi6 abandonarse en 1823.
Por Real decreto promulgado el 28 de mayo de 1825, se le confirieron
y concec~dieron al Gobernador General todas las facultades concedidas
los gobernadores de ciudades en estado de sitio."' Eate decreto no
se revoc6 jams y deade luego confiri6 facultades desp6ticas al Gober-
nador General de la Isla, de Cuba.
En 1836j se restableci6 la -constituci6n de 1812, pero sus prescrip-
ciones no se hicieron extensivas la Isla de Cuba, la cual habia, de con-
tinuar siendo gobernada bajo un sistema especiatl de decretos, 6rdenes,
etc.
Alol Gobernador General estaban asociados y formaban parte die la
administraci6n pdblica ~de la Isla, ciertats corporaciones y juntas espe-
ciales, como por ejemplo, de obras pblicas, sanidad, beneficencia
instrucci6n p6blica. Por Real decreto plroulgado. el l? de agosto d.e
1854, las funciones~ administrativas verdaderas de estas 3untas, etc., se
































I 9.




















CIUDAD DE PUERTO PRINCIPLE.







GSOBIERNO. 57

trasladaron al Gobernador General, y se dieclararon ser consejos con-
aiulti\os del Gobernador. En 1881 la Constituci6n de 1876 se hizo
exttensiia 6 la I~sla de Cuba, la cual en cierta medida modificaba las
facuiltaides conferidas al Gobernador General por el decreto de 1825.
Por la ley del l5 de marzo de 1895,1la administraci6n civil y el gobier
nio so re~organizaron y se concedi6 al Gobernador Genera;l un Consejo
d-e Admnisitraci6n que constaba de 30 concejales, de~ los cuales 15
erann nombraidos por la Corona y l5 se elegian por electores que tenian
el dereebo die sufragio para miembros de las asambleas provinciatles,
quie s~e eleg~ian al mnismo tiempo.
El thrmiino del destino de concejal era cuatro alios, declarndose
~esant.es la mitad de los concejeros cada dos aflos, y el destino se declare
ser gratuito y honorifico.
Por mni6r que al Consejo de Administraci6n se le coticedi6 autorid2ad
para pr'omover un expediente mediante una resoluci6n relative cual-
qluier asunito perteneciente al manejo 6 direcei6n debida de la, Isla, y si
bien s~e le ordenaba al Gobernador Gteneral qlue pusiera en efecto dichas
resolucionies, tambidn es oierto quietenia plenaanutoridad para suspender
su ejercui6n y para tomar las medidas que juzgase conivenientes, some-
tienido e-l asunto al Ministro de Ultra~mar. Tenia tambin autoridad
para" BLsusender el Consejo de Administraci6n despuds de oir al Consejo
de Autoridiades, y cualquier miembro, sin dicha audiencia, con tal
que queduse;in los concejales suficientes para former an quorum.
El Consejo de Autoridades consistia, del Obispo de la Habana 6 el
Arzobi.`po de Santiago de Cuba, el Comandante de la Armada, el
Gobernador Militar, el Presidente de la Audiencia de la Habana, el
Fiscal de lai audiencia, el Director de Hacienda y el Administrador de
la admiinist.raci6n local. E~ste era. puramente un consejo consultivo,
que s~~omet.a sus opinions en. forma de acuerdos, los ouales el Gobernador
General nio estaba obligfado & cumplir.
La ley de 1895 concedi6 una autonomia m&;s amplia los gobiernos
de i Ins pov'inciaEs y municipalidades, asi como la elecei6n de alcaldes y
concejales.
Por Real decreto del 25 de noviembre de 1897, se concedi6 & Cuba
uni Parlamnento `Insular, que se componia de dos cmaras, las cuales,
con el G;obernador General que representaba la madre patria, cons-
titiiinn el gobierno de~ la Isla. El Parlamento habia de consistir de
Jlos cuerpos que tuviesen iguales facuiltadea legislativas y qyue ae habian
dle conocer por Cmara de Representantes y Consejo de Administra-
c~i6n, comipanindose este Iltimo de 35 miembros, 18 de los cuales
elegidos por sufratgio, y 17 nombrados por la Corona a propuesta del
G;obernador General. Los representantes se designaban en uno pot
cadai i.5,000,i habitantes y se elegian por cineo affos, mientras que los
iinobraidos por la Corona eran vitalicios. El Parlamento Insular habia
de reunir;e~ anualmente, y si bien ae le concedia amplia autoridad para







58 INFORME SOBRE EL CENSO DE CUBA, 1899.

legislar en cuanto' se relacionase con la Isla, el veto del Capitin Ge-
neral era absoluto, y como de costumbre, teniat falcultades omnfmodas
para suspender la publicaci6n y ejecuci6n de las leyes, etc., hasta que
recibiese instrucciones de Madrid.
El decreto ordenaba laL formaci6n de un Gabinete compuesto de cinco
secretaries, saber: de Gracia, Justicia y Fomento; de Hacienda; de
Instrucci6n y Obras P6blicas; de Correos y Telgraf os; de Agricultura,
Industria y Comercio. El Gabinete se estableci6-el lo de enero de l898.
El decreto contenia ademins una modificaci6n del gobierno provincial y
municipal, y un nmero de otras medidas las cuales referimos el lector
si es que desea obtener una relaci6n mis detallada de sus prescripoiones.
Una de las ms importantes de estas conferia al gobiernio insular el
poder de dictar el arancel, que siempre fud una causa de graves tras-
tornos econou6micos bajo el regimen de gobierno metrapolitano.
Como quiera. que el pais estaba envuelto en una guerra, el cumpli-
miento de este decreto no se Ilev6 efecto salvo en cuanto la organi-
zaci6n del Parlamento y Gabinete, y acaso en cuanto algunas de sus
prescripoiones menos imnportantes. Las cmaras se inauguraron en el
mes. de mayo y las disolvi6 el Capitn General Blanco en octubre.
El Gabinete se aboli6 poco antes de tener lugar la ocupaci6n ameri-
cana, y de esta mnanera terming el gobierno auton6mico.
Al retirarse Esipatia el gobierno de la Isla vino como una consecuen-
cia de los 61timos acontecimientos & poder del Ejroito de los Estados
Unidos con arreglo las leyes de la guerra, y al efecto se nombr6 al
Mayor General John R. Brooke, Gobernatdor Militar. Tomz6 posesi6n
de su cargo el dia lo de enero de 1899, y en una 6rden para hacerle
saber al pueblo de la Islat las intenciones del Presidente de los Estados
Unidos, como Comandante en Jefe del Ej4rcito, expidi6 Ia siguiente
proclamia:
Al pueblo cubano :
Habiendo venido como representante del Presidente, para contimIar el prop6sito
humanitario por el cual mi pafs intervino, para poner trmino it la condici6n deplo-
rable en esta Isla, creo convenient decir, que el gobierno actual se propone dar
protecei6n at pueblo, seguridatd las personas y propiedades, restablecer la con-
fianza, alentando al pueblo para que vuelva & sus ocupaciones de paz, fomentando el
cultivo en los campos abanidonados, y el trifico comercial, mientras protege eficaz-
mente el ejercicio de todos los derechos civiles y religiosos. A este fin tiendo la
protecei6n del Gobierno de los Estados Unidos, y Bate.tomar& todas8 las medidats
necesarias para que se obtenga este objeto, y para ello ha de valerse de la adminis-
traci6zi civil, aunque data est4 bajo un poder military, en el interns y bien del pueblo
de Cuba, y de todos los que tengan derechos y propiedades.
Quedar& en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existentes antes de finalizar la
soberanfa espaflola, modific&ndose y cambi&ndose 6stos, de tiempo en tiempo, cuando
sea necesario, pars el mejor gobierno.
Se invita y ruega al~ pueblo de Cuba, sin tener en cue~nts opinions anteriores,
que preste su concurs para que prevalezca entire los habitantes de la Isla la mayor
Smoderaci6n, harmonia y cordura, siendo date el modo m&a eficaz, no s610 de cooperar























4 ----- s
T;L



T-a%~.~arCiSiC~iT~tli~'-~~
T.-

.CLi",y-



~it~-:
:i';P. .r~fd: ---: ~
C~i ~*~i,

C-
,L, ~w-~C~.~~i3
-
i` '~'c' -~-~-- IL. ~;ri :2-I
.. ; .i_YI..T-F-,"5~;~-?S~II~r-~


ClUDAD DE S~NTA CLARA.







GtOBIERNO. 59

A nuestros prop6sitos humiianitarios, sino tambi6:n de asegurar un gobi"erno bendv\olo y
pr6spero.
Le ser& siempre grato al Gobernador General de la Isla~ ponerse de acuerdo con
tod~iPI.'e 'los*1ie deseen 6 quieran consultarle, sobre asuntos de interds piblico.
El dia 11 de enero reform6i el Gabinete, con~flando la administraci6n
del goh'~ierino civil on una Secretaria de E;tndo y Gobernci6n, Secre-
taria de IIacienda, Secretaria de Justicia 6 Instrucci6n PGblica, y
s;ecrectaria de Agricultura, Comercio, Industriat y Obras Pblicas. El
G;eneranl Brooke efectu6 muchos cambios que tenfan por objeto la
miejor aidministraci6n del gobierno, y su sucesor, el General Wood, pero
el aleaic.e de este informed no han de permitir una, relaci6n detallada
de lo;: mismos. El objetivo principal ha sido conceder gradualmente
fi los cluhanos plenosi derechos civiles, adi comio todas las facultades del
gobiernlo propio local, municipal, provincial 4 insular, y efectuar este
cai n la mayor rapidez possible, 6 sea tan pronto como 10 permitan las
onidicione!s locales y las series obligaciones internacionales conitraidas
por el G;obierno de los Estados Unidos, -de proteger las vidas y las
propiedlades en la Isla con arreglo al Tratado de Paris.
LA~ REPRESENTACIbN DE CITBA EN LA8 CORTES E8PA TOLA8.
Por Reatl decreto promulgado en 1810, se concedi6 Cuba la repre-
senitnci6n en las Cortes. Environse dos diputados, uno de la H-a~bans
y el otroc: de Santiago de Cuba, quienes tomaron parte en la i*edacci6n
de la onistiuoi6n espatiola de 1812. Por virtud de la revocaci6n de
esta c-onstituoi6n en1 1814, ces6 la representaci6n, pero se restableci6j
en12.Volvi6 cesar en 1823 y no hubo mis representaci6n en las
Cocrres ba:sta 1734, fecha en que con arreglo un Real dereto de dicho
ailo. se vo.lvieron s permitir representantes.
Sin embargo, por Real decreto de 1837, se public un acuerdo de las
Corites de 1836, en el cual se ordenaba que las provincias de America
y; Asiai fuesen gobernadas y administraLdas con arregflo A las leyes
esp.ec~ialmente atdaptadas , las miismias, y que deade entouces cesasen de
s~er representadas en las Cortes.
Las leyes electorales de 1817--1879 volvieron dar & Cuba repre-
s~entaci6ni en las Cortes en la proporci6n de un diputado por cda
50:,000i: babitantes. Con. arreglo la ley eleetoral de 1892, Cuba envi6>
13: seinadores y 30 diputados A las Cortes espatiolast. Pero como quiera
qule la maiyoria de los diputados eran espatioles, los cubanos compren-
dieron que no estaban justa y debidamente representados en las Cortes.
LA8 REPOJBLICAS GUBANA8.
En Ciuba se ha proclamatdo la Repiiblica dos veces por. los revolu-
ceionariios, saber, durante la guerra de los dies allos,- y otra ves en.
1895, peroq ambos gobiernos resultaron ser provisionales y cisaron con
las revoluciones que los produjeron.







60 INFOR'ME 80BRE EL COEKSO DE OUTBA, 1899.

EL SERVICIO JU~DICIAL.
Unido intimamenfe al gobierno de Cuba estaba el poder judicial, y
como quiera que ninguna relaci6n de la administraci6n del gobierno
bajo el dominion espatio1 podria ser complete si no se hiciese referencia
los tribunales, presentaremos abora un breve bosquejo de los mismos.
La jurisdicoi6n del Gobierno espafiol sobre los f uncionarios de los tri-
bunales se ejerci6 por la Siecretaria de Gracia y Justicia, la cual, por
un decreto military del 11 de enero de 1899, se convirti6 en Secretaria
de Justicia Instrucci6n Pblica, y por virtud de un decreto del lo de
enero de 1900, pas6 ser la Secretaria de Justicia. Los deberes que
incumbent la Secretaria de Justicia son los qlue comnmente corres-
ponden dichas dependencias, pero en Cuba tiene tambin su cargo
la~ inspecci6n de los regfistros de la propiedad y el notariado, los
cuales se hard referencia ms adelante.
Los tribunales de Cuba eran eminentemente insulares, siendo asi
que los jueces se nombraban directamiente por el Gobierno 6 de una
manerat indirecta por medio de? sus funcionarios, y comiprendian cuatro
classes, 6 saber, los jueces miunicipales, los de primera instatncia
instrucci6n, las audiencias de Io crimiinal y las territoriales. Dichas
audiencias se redujeron. & tres por el decreto del 15 de junio de 1899,
concediendo todas las audiencias la miisma jurisdicci6n civil y crimi-
nal. Los jueces municipales se distribuyeron en los t4rminos mnunici-
pales, uno 6 mis en cada uno, y se nombraban por los presidents de
las atudiencias de un nmero de tres personas propuestas por los
jueces de primera instancia; de los partidos judiciales y desemperiaban
sus respectivos cargos durante dos alios. Al miismo tiempo se nom-
braba un siuplente que desempefiaba sus deberes, cuando causa de
enfermedad 6 por otro motivo, el juezs propietario no podia funcionar.
Los jueces municipales no reciben ningin sue!ldo ni gratificaci6n y
cobran al pdblico que necesita sus servicios, unos emolumentos que
est;n Tijados en un arancel vigente.
Tenian y aun tienen jurisdicci6n civil sobre todas las causes de
menor cuantia, y conoces de las demands de conciliaci6n;, y en
primrera instancia de los incidents de recusaci6n de los jueces
municipales; forman el -consejo de familiar para la guard de los
menores de edad 4 incapacitados, y adoptaLn las miedidas urgentes enl
asimtos que exigan inmiediata resoluci6n y no den tiempo para acudir
acl juez de -primera instancia, debiendo en seguida remiitir las diligen-
cias date, para que continue conociendo del asunto. En lo criminal
conocen de las faltas que son castigadas por la ley con penas de treinta
6 menos dias de arrest y 325 6 menos pesetas de multa. Practican
las: primeygas diligencias en todas clauses de causals criminals si fueren
m*gi~entes y no estuviere present el juez de instrucci6n. ,Ltos jueces
municipales tambidn 11evan los libros del registro civil, en que se

























L
;
*_r..; ; "



.~II

-
i:; --
~ '''









,;



















ClUDAD OE SANTlAGO DE GUBA.






GOBIERNO. 61

inscriben los actos que afectan el estado civil de las personaso, como
nacimientos, matrimonios y defunciones. En cada juzgado municipal
funcionas un fiscal y un fiscal suplente, nomibrados por el fiscal de la
audiencia territorial correspondiente. Tambidn tienen un secretario,
nombrado por el juez de primera instatncia 4 instrucci6n, y un alguacil.
Todos los funcionarios de estos juzgados cobran sus emolumnentos del
pt'"tblico segn un arancel vigente.
Exsiste un juez de primera instancia instrucci6n en cada poblaci6n
Ilanindira cabeza de partido judicial, y hay tantos jueces como partidos
(\ hame Gobierno"). Los nomnbra el Gobernador General y cuando
es~t:in imrpedidos de! funcionar se sustituyen con uno de los jueces
uiniiiiclipales del partido. Se les paga seglin su clasificaci6n, reciblendo
loI de la Habana, $4,500 por allo; los de las cindades de Puerto Principe
y Santiago de Cuba, $2,750; los de Matanzas, Cirdenas, Pinar del Rio,
Guanaiiljay, Santa Clara, C:ienfuegTos y Saguia la Grande, $2,250, y los
dell IBejucal, Guanabacoa, Gines, Jaruco, M/arianao, San Anltonio de
los, Bnitos, Marin, ~Alfonso XII, Col6n, Guane, San Crist6bal, San
Juanii dle los Remedios, Sancti Spiritus, Trinidad, Baracoa, Guantinamo,
Hellpiin y Manzanillo, $1,875 por afio.
Los jueces de primnera instancia conocen en 10 civil y decide en
I' i-imera, instancia toda clase de demiandas cuyo imported exceda de $200
- t on .,egunda y Iltima instancia, de las ap~elaciones quie se establescan
~ ....trai las dec~isiones de los jueces municipales; decide las cuestiones
doi c~omipetencia que se susciten entire jueces miunicipales de un mismo
par"tido judicial; conocen en primiera instalncia de los incidents sobre
rel(cusaciones de los jueces de primera instancia y en segunda instanoia
delc lo? de recusaci6n de jueces municipales. Conocen ademis de los
cocro ((L(119 y quiebi-as, y desemipeilan las: comisiones 6 prestan los auxi-
.liv; quLe les encomienden 6 pidan los tribunales superiores 6 de igual
I ntiegri:,a de otro partido.
Los,~ otros funcionarios de un juzgado de primera instancia constant
: de uin secretario, ountro escribanos, un medico y dos alguaciles. Los
creltarios se nombran por. los jueces~ de primeran instancia, al paso que
lo~ eJc:ribanos los nombra el Gobierno, s propuesta en terna de las
noidienbias. Los secretaries y los escribanos cobran los emolumentov
tijudos en un arancel prescrito por el Gobierno y los ouales los pagan
lo; litigfantes.
Anites de la ocupaci6n americana, existian tres audiencias de 10
riulinal y tres territoriales. Las audiencias de 10 crimiinal estaban
itualdas en Pinalr del Rio, Santa Clara y Puerto Principe, y cadai una
er coinponia de an Presidente y dos Magistrados. Estos funcionarios
los; inombra el Gobernador General y se les pagaba de la mnanera si-
guien te: el Presidente percibia $41,280 por alio y los Magistrados $3, 500.
Estos tribunales conocian en primera y 11nica instancia de todos los
dlelitos cometidos en la Isla, desdie el robo de una gallina hasta el ase-







62 INFORM~E SOBBE EL OENSO DE OUBA, 1899.

sinato, hasta que el General Wood estableei6 un juzgado de guardia,
por un decreto que 11eva la fecha de febrero lo de 1900, cuya relaci6n
se har ms adelante. Las audiencias de 10 criminal no ejercian juris-
dicci6n civil.
Los otros funcionarios de las audiencias de 10 criminal consistian de
un fiscal, un teniente fiscal, uni secretario, un subsecretario y dos
escribanos.
Las audiencias territoriales se establecieroni en las provincias de la
Habana, Matanzas y Sanitiag~o de Cuba y ejercian jurisdicci6n criminal
en las provincias donde se habian establecido y jurisdicci6n civil en losJ
territories asignados R las mismas. Por ejemplo, Ja audiencia de lat
Habana ejercia jurisdicci6n criminal en aquella provincia y jurisdicci6n
civil en la de Pinar del Rio y en la de la Habana; la audiencia territo-
rial de Matanzas ejercia jurisdioci6n criminal en aquella, provincia y
jurisdicci6n civil en las de Matanzas y Santat Clara; la audiencia terri-
torial de Santiago de Cuba ejercia jurisdicoi6n criminal en Ja provincia
de Santiago de Cuba y jurisdicci6n civil en las de Sjantiago y Puerto
Principe. Asi pues las audiencias territoriales tenian una sala de 10
criminal y una sala de lo civil. El Gobernador General nomibraba los
Magistrados en Consejo de Secretarios. El Presidente de la audiencia
de la Habana percibia un sueldo annual de $5,750, y los nueve Magistra-
dos, percibian $5,000. Los otros funcionarion~ del tribunal eran los
mlismos que los de las atudiencias crimiinales, con ia adici6n de un abogado
fiscal.
Por un decreto del -15 de junio de 1899, se concedi6 jurisdicci6n
civil y criminal las seis audiencias territoriales, dentro de las pro-
vincias donde se habian establecido. Ciertna funciones y deberes
admiinistrativos se le imipusieron tambin y los sud~:dos que antigua-
mente se pagabatn B los secretaries de las audiencias en patpel de reinte-
gro del Estatdo, se suprimieron tambin.
Los demis funcionarios con arreglo las leyes espatiolas, eran los
procuradores, quienes representaban las parties en las causes civiles asi
como en las criminals. Estos cargos, como otrosi, se explotaron anti-
guamente comno fuente de ingreso, confirindolos personas que paga-
ban por 41 un precio alzado, obligndose el Gobierno no aumentar el
nmero de dichos funcionarios. Se hizo obligatoria su intervenci6n
en la mayor parte de juicios, y se dej6 el monopolio de suls funciones j
un ndmero fijo de ellos en cada poblaci6n, todo en compensaci6n del
precio pagado. Otros funcionarios, aunque no judiciales, son Jos no-
tarios, los cuales estin autorizados para dar 4 de los contratos y dems
act;os extrajudiciales, conforme & la ley stobre la constituci6n del nota-
riado de 1862. Los procuradores en la actualidad los nombra el Se-
cretario de Justicia y su empleo ya no es obligatorio.
Si bien los abogados no son propiamente funcionarios pblicos,
tienen en Cuba algo de tales, pues las leyes exigfen como indispensable







64 INFORME 80BRE EL CENSO DE CUBA, 1899.

sin que se les hubiese formado cauisa en debida forma, y de los que
habian sido juzgados 9610 unos cuantos estaban cumpliendo su condena,
por mis que en algunos casos habiani transcurrido affos eniteros deade
que habian compatrecido ante el Tribunal.
Si la administraci6n impatrcial y rpida de justicia, es unl indicio
seguro de buen gobierno, fuerza es entonces reconocer que el Gobierno
de Cuba carecia de tal atributo.
C~omo conisecuencia 16gica de la evacuaci6n de Espatia de la Isla, se
estableci6 un tribunal supremo por un decreto del General Brooke,
que 11evaba fecha del 14 de abril de 1899, para conocer de causas y
apelaciones que, bajo el dominio espatio1, sie hubieran envtiado i Espaa
para su fallo.
Tiene el tribunal su asiento en la HabanaL y se compione de un presi-
dente, seis magistrados, un ~fiscal, dos tenientes fiscales, un Becretario,
dos escribanos y otros funcionarios subalternos.
El juzgado de policia, establecido por el General Ludlow, Goberna-
dor Militar de la Habana, por decreto del 6 de enero de 1899, consti-
tuye otro tribunal. En su informed at Gobernador iMilitar de la Isla,
el 10 de junio, al explicar su proceder, el General Ludlow dice 10
siguiente :
El articulo 220 de las leyes municipatles de poliefa de la Ha~ba~na, prescribe que la
imposici6n de multas por violaci6n de las ordenanzas municipales esta comprendida
dentro de la jurisdicci6n exclusive del gobierno municipal, el alcalde, los tenientes
de alcalde y los diputados 6 inspectors del servicio municipal.
Durante el periodo cuando la organizaci6n de la poliefa y la regulaci6n de los otros
asuntos municipales estaban en progress, y se verificaron various arrests por faltas,
por 10 regular de poca importancia, como por ejemplo borracheras y otras por el
estilo, cometidasl mayormente por los americanos, tanto soldados como paisanos,
nombr6 un funcionario de mi estado mayor como inspector de policia, concedidn-
dole ciertos poderes discrecionales con relaci6n al cuerpo de poliefa y sus m6todos, y el
debido cumplimiento de sus fines ejecutivos y discipl~inarios.
I)ebido la carencia de un local adecuado para prisioneros de tri&nsito, y con el fin
de facilitar la administralci6n de justicia, el inspector de poliefa estableci6 en el Vivac
un juzgado para conocer de causes, para despachar los casos de poliefa y fallar
sumariamente los que no exigfan la acci6n de los jueces municipales por delitos.
Con este fin, oldas las pruebas de cada. caso, se impusieron miultas 6 continuaci6n
de arrest alternativamente, al tipo de uni dia de arrest por una multa de peso
no satisfecha, estando este procedimiento en conformidad con los m6todos de los
juzgados de policia americanos, y tambidn pr&cticamnente con las leyes mnunicipales
de la Habana, a;unque por un procedimiento de menos rodeos y mnenos lento.
Los procedimientos habian demostrado surtir su efecto admirablemente y se han
reconocido como ventajosas y eficaces, S tal extremo que se ha pedido que se gene-
ralice esta prietica y se haga permanente en el despacho de los casos de poliefa.
Ha surgido cierta critica de dos fuentes, saber: los que por razones personales se
oponfan d la imnposici6n de penas por las infracciones de 1as leyes municipales y de
ciertas fuentes profesionales que encontraron que susl honorarios se disminufan
mediante el pronto y equita~tivo despacho de los casos de polidia. Sin embargo, estas
contenioniies rep.rresulaban Anicamente intereses personales y pecuniarios, opuestos
it los intereses pitblicos que ex~igan unat acci6n pronta y eficaz en los casos de polidfa.
















-P- -1- -326-
."4;Ci "' ;



i~. +, .. --
~~ rl'Iii
L
'y(spl$i~gL ;..C~c,
;I ~a ir~ FB=o-"~Ii~&I-,. -.nT;c~`~~irrr h -~ZCii~b~';*"'lt~i --"a It :~.-

~$1'~LI .i-.ulllLsb~.*ijlTC~_~r*;~JYL~e 1~4lj

C ~"~l~a
I
i*1








+: .





_;. u~-
~~-,-U~la
111
-~7.


-
~ '~- ~~
;~i -' ~ ~
xl.



ClUDAD DE NUEVITAS.







GOBIERNO. 65g
Por consecuencia encomiendo y someto B la consideraci6n del comandante de la
dlivisi6n, la redacci6n de un decreto que prescribe formalmente el estaiblecimniento de
juzgados de poliefs en la Hab~ana y en otros puntos, en el ndmero y con las estipula-
.ciones que se juzguen convenienites para el pronto y eficaz despacho de los arrests
de poliefa, tal como en la actualidad se efecta eni los Estados Unidos.
Si bien la, determinaci6n tomada por el General Ludlow no parece
haber merecido la aprobaci6n formal del General Brooke, el juzgado
continue tal comio se habia organizado y bajo la administraci6n del
Comandante W. L. Pitcher, del octavo de infanteria, que le sucedi6
al Comandante Evans, como inspector de poliefa, ha resultado ser de
un valor inestimable para refrenar y castigar el element de des6rden
en la.HRabana. Reconociendo su verdadero valor, el General W~ood, el
10 de abril, 10 continue formalmente por virtud de una 6rden de
aquella fecha, concedidndole jurisdicci6n en todas las faltas y todo
quebrantalmiento 6 alteraci6n de la patz, el process y castigo de
autores y editors de toda literature inmoral it obscenla, 6 de rela-
ciones falses, mlaliciosas 6 escandalosas, ya fuesen impresos it orales,
que propendiesen & dailar la reputaci6n 6 el crdito professional, official
6 particular en la comunidad. Los castigos qlue han de imiponerse no
han de exceder de una miulta de 30 pesos 6 un arresto de treinta
dias 6 amibos, y el juzgado tendria autoridad para, expedir 6rdenes de
arrest, para registros de domnicilios y citaciones, debiendo lats causes
ser orales y sumarias.
Por un decreto del 14 de abril, se modific6 Ila organizaci6n del
juzgado de policia de modo qlue todas las causes, salvo por injuries y
calumnias, se siguen por' un solo juez nomnbrado por el Gobernador
Military, y todas las demis causes enl las cuales, debido R la naturaleza
del delito debia imiponeise una pena matyor que una multa de 10 pesos
y dies dias de detenci6n, se sigueni en el tribunal en pleno, consistent
del president y dos magistrados escogidosi por elecei6n del seno de
los jueces mnunicipales de la Habanat.
Recientemenite este sistema de juzgados de policia hse aplicado &
toda la Isla, y conistituye sini duda una gran reform sobre los juzgados
municipales, que se hail sup~rimido del todo except en las poblaciones
principles de losl tirminos municipales. Los juecesi de policia y muni-
cipales se nombraLn en la actualidad por elecei6n.
Ademis del establecimiento de estos juzgados, hinse efectuado otros
cambios, y aun se intent bacer otros que tienen por objeto una admi
nisutraci6n de los juzgados y tribunales que est miis en harmonia con las
ideas americanas de justiciaL de las, que predominaban en la Isla hasta
abora. La principal barrera consiste en la ley de -enjuiciamiento
espailola, y la total carencia de tales recursos que como por ejemiplo el
recurso de habeas corpus, certiorari, etc., se emplean en este pais
como una prot;ecei6n la libertad personal y comno un element poderoso
contra varias clases de injusticias,
24668---5







66 INFORM.iE SOBRtE EL CENSO DE CUBA, 1899).

No cabe duda de qlue estos tiles camibios han de efectuarse, si nio se
anteponen al establecimiento de un gobierno libre hacia el cual se estil
haciendo un continuado y notable progress.

POBLACION.

DISEO DE LA TABLA Y MATODO DE ENCUADRACIC)N.
Si se comparase la tabla de la poblaci6ni que sie ha aLdoptado para el
Censo de Cuba con la tabla del ceniso undcimno de los Estados Unidos,
se encontrari que si bien son iguales en cuanto al disello general, se
diferencian eni cuanto al nmero de preguntas, y que esta 1tima es la.
mis comprehensible de las dos. Esto es may natural, y se debe al
estado comipleto y diverso de la poblaci6n de los Estados Unidos donde
ae hace necesario una investigaci6n mis extensa palra determninatr el
estado de la poblatci6n quer en Cuba, donde las industries del pueblo
son miuy limitadas y donde la gran mayoria de la poblaci6n es native.

















-. Itd- : ~ +n.. An. *


illS:~'iSL









,I
TRINIDAD.
A;C







POBLACION. o7

rlNm -1~10(3 I-m0103~i o-i ~3nr<3nr
e
~4 EI'C riP
sU,
ii ~;
9 o~,
E~_r<
9 DF
1 01
.~] c
S .s Qap
'.do .c: I,
s~ and
Om U as ~-,
~<3 C>
aA u-i
Ev:
~IopadnS LO

oi ; 14
~l!qasa aqi>S ,
W 8 *
O pil Im
a s ~aaI a(1i'6 IN
w ~sIousaoon
oma[* [a oa nIanasa
.,, u!Urrnls!nu ap sasal~
E a aa,ct
4
UFO
d30'
-~
o la a ~-0>
o o"~0"I

.E 1. oo
u
Ln a i~aa
oa
d dla o
oa~? uY;~
.F ~ 4. O ld B
cl ~,
S s
~3 dE ~d
o:i .toi mI~
." f~ ~a e~o!
O s! a ~qa sa::
1 d~' PI.o~; $1
Ei $'

t3'O Qaa 'opns~ P
a ; a-. -mriu o~olllli Ia ua pop~:
-Q , so-sarcr
a a
9e ~~ ,
a; O iil .oxaS ~
~~,~ a 5:
t3 doJ if ~>
N ia a Fc .10~03 lu, /
9~
't3 d
O O od
laUPa
5 c~ SJa, n
aOF~.P i+l
d EiO=~~
a, E,
'"jo ~>ciz
a,
sa 9",
~"s. o
~-c, oa ~aO`- O
d "V
"a~ti
O,,~d
o OE] ;ji oa B
BEj %a 'B)I8!hiBI pnlUaJa
.-`o ~,o asanbuaua~prp Ia ua E)
El'- 8!1!m~ej~ sl ap oIampN

i I 1.
"~l!s!r oi pnlaa~a as
anbnanap~g~auaolag
'O i~ -!pac)~os~sPolaao__~
i .BSU3
rB 'B[ ap o~a~py

t;t; allaO
~-rpin sliriw r-~uo~> alr .,,~,,,m,,
aa ~enn~~~n








o8 INF'ORKE SOBRCE EL CENSO DE CUIBA, 1899.

A finl de presentar los informes contenidos en las tablas de unaL manera
satisfactoria, se resolvi qlue taLblas complicadas serian necesarias; que
a ftin de ahorrar tiemnpo, 10 cual eraL muy important, la enicuadraci6n
debia verificarse mquina, y no mediante el antiguo sistemia do enoua-
draci6n ti mano.
Como quiera que Ias mitquinas electricas encuadradoras iniventadas
por el Sr. Herman Hollerith se habian usado con xito atl encuadrar el
undicimio censo de los Estados Unidos, y se habian de usar otraL vez en
el duodcimo, y como qluiera que se sabia que su sistemaL era exacto y
rpido, se adopt. EI Senor Hollerith describe la operaci6n de la mnanera
sig;uiente :
Primeramente, se estableci6 la poblaci6n de cadla distrito de enumeraci6n miediante
un c1culo aproximado, es decir, dos dependientes separados contaron el nximero de
personas anotadas en cada tabla y cuando dichas cuentas no conicordaban, se hacia
un tercer 6 cuarto recuento, 5 fin de determinar la poblaci6ni exacta de cada distrito
de enumeraci6n.
Entonces se preparaban tablas detalladas por medio del sistema de encuadraci6n el6c-
trica. Con este fin todos los datos necesarios relatives B cada persona se expresaban
por medio de agujeros hechos en ciertos lugares en una tarjeta por medio de un punz6n
de teela.
DiserZo dlel carida.

1 2 3 4 X X 1 2 B V012 SCunItA

5 6 8 D J 34 N 4 510 15 C P'REsp Pt Ast

1 2 3 4 B 1 5 6 M 1 8 20 21 25 30 IUI WI Ing Sni Ch Esp

5 6 7 8 2 i 3 7 3 Y Ch 35 40 4550 55 V SA Ir Nr Jp Cu

1 2 3 4 4 5 9 10 IJpI 6065 70 5 80 Un CA Sc Di OO Sus

5 6 7 8 6 7 511 16 In 85 9095100Unl MnX.Al OE IEx:

1 2 3 4 1 211 g J IEU Fr *Ii Un

5 67'8 1 Po X b5015l6 10 5 NGi LF A\

1 2 3 4 Po Mu Ae Si S8N SS c 6; 1 1 11 6 1 MI G B

5 6 7i 8 Ini Pt Alj No 0 NN d 7 2 17 12 7 2 IN H[ C

1 2 3 4 Ni Sq R 4 2 e 8 3 18 13 8 3 O ID

5 678 X XX X I 8 6fi94i*1 4 9 41 PK E


Si la notaci6n sie referfa 8 una persona blanca, se punzaba la letra B, que significaba
blanco, en tanto que se punzaba la letra N para significar niegro, 6 1V parat expresar
mnestizo, Ch para indicar chino, etc. Para los varones se punzaba la letra V y p~ara
las hemnbras la letra H. La ediad se anotaba punIzando un 0 para los mnenores de un
aflo, el 1, 2, 3, 6 4 para las edades respectivas, y el 5 para el grupo de 5 ii 9 aflos de
edad, etc. El estado conyugal se anotaba en la pr6xima division del carton. El







































-ir .



CpsIUDAD D ~iE SiANCTI~Fi ~ SPIRITUS







LA POBLACIC)N IND(GENA. 69

luigar de nacimiento se anotaba taladrando en otra division del cart6ni, Cui para Cuba,
Pr para Puerto Rico, Esp paraE Espana, It para Italia, Oc para otros pauses, etc. La
ciudadania se anotaba de unia manera andLloga. Para. cada profesin se hatcbia dos
agujeros segGn el ntimero asignado B la profesi6n dada en la correspondienlte clasifi-
catci6n de profesiones, taladrdlndose la NG para indicar los que no tenfatn niingunra
ocupaci6n lucrative. El grado de instrucci6n, asistencia g la escuela, educaci>n y coni-
diciones higienicas de Ias moraidas, exrtensi6n de Ias famnilias, etc., se anotabani de uina
mlanera semejante, taladrando las divisions respectivas del carton.
En la extremidad izqluierda se usaba uin espacio de cuatro hiileras de doce aguijeros
pa~ra anotar la provinicia, trmino municipal y distrito de enumleraci6n, at c:ual se
referfa el carton. Es ev:idente que la comnbinaci6n de los agujeros hiabia de ser la.
misma para todos los cartonles do un distrito dado, y esto se hacia por medio del saca-
bocados multiple.
Ademtis cada carton estaba provisto de un double mimero, uno de los cuales indicaba
la hoja del distrito de enumeraci6n especial, en el cual podfa encontrarse la aniota-
ci6n de la persona correspondiente, y el otro indicaba la lInea 6 personal especial d lat
cual se referfa el carton. Por medio de esta clase de agujeros y de estos mimieros,
podfa identificarse cua1qluiera del miill6n y medio de cartones correspondientes I la
poblaci6n de Cuba y- comnprobarse la correcci6n del taladro.
Entonces los cartones taladrados se pasaban por 1as mdquinas encuadradoras elc-
tricas. En esta mdLquina se dispone unIa series dte contadores que se operan electro-
magn6ticamiente, segtin las tablas qune se desee comrpilar en conexi6n elctrica con un
medio cerrador de circuit, reguilandose los circuitos establecidos 5 travs de dicho
medio por los agujeros quie hay en el cart6,n de aniotaci6n taladrado, el cual se coloca
en la plancha de cimienito de dicho medio de cierre de circuit.
Los cartones relatives d unl distrito de enlumeraci6n determinado se introductan uno
por uno eni la macquina eneuiadradora, que anotaba el miimero de? los varonies blanicos
nativos, los varones blanlcos extranjeros, los varones de color, las hembras blanicas
nativas, el miimero de los niacidos eni Ciba~, el dle los nacidos enl Espaia, cuiantos erani
mnenores de cinico aflos de edad, los dle 5> i 9 ailos de edaid, etc. La suma total de los
detalles de cada grupo dle hechos debfa ser igual a~l inmero total de cartones encua-
-drados, y por supuesto igual Ll la poblaci6n del distrito de enumneraci6n segn el cllculo
aproximado, sumninistra\ndo ast unla tercera comprobaci6n de la exactitud del conlteo.
A la vez~ que un eart6n opera los; contadores, abre un compartimniento dle la caja
surtidora, en la cual se colocaL cuando se: saca del medio cerrador de circuit. El
objeto de dicho surtido es disponer los cartones d fini de facilitar la encuadracin pos-
terior, por mnedio de la cual se obstenfan las tablas mins detalladas.
Encuadrandlo ast primeramente un grupo de datos y luego otro, con la disposici6n
6 arreglo intermedio de los cartones, se obtenfian las varias tablas.
La enlcuadraci6n de Ila poblaci6n se comenz6 el 2 de febrero y so
complete el 5 de julio, 10 cual constitute un hecho sin rivall eni cuanito
it la rapidez de la obra. La celeridad con que se efectu6 dicha obras
s610 puede igualarse con su exactitud, seglin lo han demnostrado las
varias pruebas qlue se ban hecho.

LA POLBLCIN INDIGENA.

La pob'laci6n de Cuba en lal fecha de su descubrimiento se calculaba
deade 200,000 hasta l,000,000 de indiosi. Esta Iltimna cifra fuB el calculo
del Padre Las Casas, que visit personalmente sius aldeas y siempre fai
su amigfo y protector.
Se encontr6 que los indios vivian contents y felices baujo cl mandoll~







70 INF'ORME SOBRE E[L OER~~SO DEi CUBA, 1899.

de nueve jefes inidepenldienites, cuyan formna de g~obierno era sanlcillisimal:,
siendo asi que sus 6rdenes se aceptabani comno ]eyes. Col6ni, Lasl Casas,
y Peter Martyr describen & 10s indigenas comio genite de uni carictcir
amistoso y tiernlo, que tenian unia creenciat senicilla, religious, y al
conitrario de algunlos de losi nativos de otras de las Anitillas, no cran
adictos al caniibalismio. En cuanto su fisico erani un tanto delgaldos,~
con rostros agradables; tenian exicelentes redes, anzuelos y equiipos do
pescar y vivian principalmnente del pescado, maniz y frutais. SuN
chozaLs Ias conservaban miuy limnpias y Ias construiian de la cortezat y
hojais de ]la palma real comno sonl las qlue en la actualidad .hiabitani los
cubanos pobres; y nio estatban situadas eni calls de a1'deas sino espar-
cidas irregfularmnente, tal comno se muestra eni el retrato de la aLldeaL de
Dimnas, eni la provincial de Finar del Rio, frente ,' la pjgina~ -~
Cultivabani el a1god6n, el mnaiz, losL boniatos, el tab~aco, la piia. y otros
tuibereulos indigenas y tenian una loza mIuy basta, y alguinas armas
bechas de piedra, pero carecianl de animailes domisiticos salvo el
perrio. Los espanloles introdujeron despus otros animales dominsticos,
ast como tambidn la n iaranja, el lim6ln, la cana do, azcar, etc.
La desaparici6n de los indios, sea cual fuere sui inAmero, se hat atri-
buido los comnbates y asesinatos qlue ocurrieron durante la explora-
cin y pacificaci6n de la Islaz por VelLzquez, y despus ii otr'as profe-
siones extraias, privraciones, enfermiedades, fusilamiientos debidos al
fanatismno religioso ydi la esolaLvitud, tanto extranljera como domEs-
tica. En las colonies esta 1timal tom6 la formia de repartimnientosz
y encomiendas, los cuales habiendo comnenzado con 1las concesiones de
tierras y la posesi6n temporal de los inldios paraz trabajar en las fincas
6 haciendals y en las minams, terming finalmente en la esclavitud de todaL
la, poblaci6n native.
Llamamos la atenci6n del lector hacia la historic denominatdai The
Spanish Conquest in America,> ~escrita por Sir Atrthur Helps, la
"Historia de la Indias"> por Las Casas, "The Discovery of America">
por el Profesor John Fiske, si desea encontrar unla descripci6ni
complete. de la esolavituid india bajo este sistema, y los efectos que
produjo en la poblaci6n. Estas autoridades estin de acuerdo eni
atribuir la desaparici6n complete de los indios, principalmente al des-
pilfarro, por decirlo as, de las vidas de nativos por los colonizadores
miediante todo genero de crueldades, opresi6n yr abandon, y la
introducci6n de la esolavitud negra como la consecuenciat direct de
ella.
Es justicia hacer constar que el g-obierno espatio1, si bien al prin-
cipio autorizi6 los repartimientos, encomliendas y la esclavitudi de todos
los indios antrop6fag~os 6 p>risioneros de guerra, tambin es cierto que
mis tardLe no escatim6 esfuerzos para aliviar los horroresl de la esola-
vitud india y finalmente para impedirla y abolirla. Estas mnedidas las
iniciaron y apoyaron sinceramente los mnonjes dominicanos y francis-
























































ClUDAD DE BARACOA Y LA ENTRADA A SU PUERTO.







72 INFOR~ME SOBRnE EL CE~NSO DE OUBA8, 1899).

Ia Ciinaga de Zapata di6 cuentaL de una m iujer india que viva con un
cubano de color. No cabe duda de que aun quedan algunos restos de
estos indios en Cuba, pero no se han encontrado huellas de indios cubanos
nativos en el curso de este censo y es casi seguro que no eixisten.
LA POBLACIN DE, COLOR.
La introducci6n de esolavos niegros en ltas Antillas comeniz6 algunos
anos antes del exterminio de los indios y fu e~stimnulada por el mismo.
Eni una carta de presentaci6n del Rey Ovando, Gobernador de Santo
D)omingo, en 1501, se prohibit que los judios, moros, y los nueva-
menlte convertidos fuesen las Anltillas; pero se, hizo unaL excepei6n
eni el caso de los negrosl esolavros a qluienes se les permiti6 ir, debiendo
los empleados de las rentas reales percibir el dlinero que se pagaba
por su entrada. Tambin en 1505, en una cart dirigida d Ovanldo, el
Rey Fernanido escribi6 10 siguiente: enviard mSls esolaLvos nlegros
seg6n usted 10 pide. Yo creo que irfin 100 cada vez."' Los espaiioles
estaban ya acostumbrados j la esolavitud negra, siendo ast qlue Portugal
habia efectuado la trata desde 1442. Habian descubierto la capacidad
que el negro tenia para, el trabajo, su paciencia y sumiisi6nl, y su
superioridad respect del indio occidental como obrero en las minas y
en los campos.
La primeraL licencia para inltroducir negros on lals Antillas laL expidi6~po;o:o"~:~ur
Carlos: V eni 1517, al Gobernador de Bresa, aodm e aaip
la introducci6n de 8,000 esolavos eni 8 anos, de los cuales 1,000 habian
de ir Cuba. Eni 1523 so le concedi6 un segunldo monopolio en los
mismos t6rmninos y para, el mnismio nimero de esclavos, pero esta licen-
cia fu8 revocada y se le expidi6 unra licencia para introducir 750 hom-
bres y 750 mujeresu, de los cuales 300 habian de ir a Cuba. EnI 1527 se
introdujeron en Cuba 1,000 negros y otra vez, enl 1528, se expidi6 una
licencia para introducir 4,000 negros en las Antillas.
En 1536 se concedi6 un mnonopolio para initroducir 4,000 varones y
1,000 hemzbras en las Anitillas, y otra vez, en l542, se concedi6 una licen-
cia para introducir 28,000, un aparte de los cuales clebia ir a Cuba, otra
Jamaica y otra B Santo Dominiigo. La introducci6n anuaLl en Salnto
Doming~o con arreglo lalicenciaL era comno de 2, 000 negr os, y un niimero
igual se introdujo de conitrabando. Uno de los capellanies del Rey que
viaj6 por la Isla de Santo Domingo en 1542, calculaba que habia 30,000)
esolavos neg~ros on la isla. Hasta el ao de 1763 el pueblo se ocupabal
calsi exclusivamlente en 1la crianlza de ganado, habindose introducido
muy pocos negros antes doc aqruella fecha, en la cual dicese que no
habia mis de 32,000 esclavos on las: Isla.
El nimero de esclavos introducidos entire 1521 y 1763 lo calcula
H -umboldt en 60,000, y en 1790 en 90,875. De 1790 ii 1820 la intro-
ducci6n de esolavos en la Habana, segA;n se muestra por las cifras dle lai
aduana, fu6 de 225,575, & los cuatles debe agregarse una cuarta pazrte de















-c I;~;
t ~zill""L ~ ~;- '~~;~&;i~c; "~I~-O","-lliJlri~L~
tIyr .biF
:
.r t--
~CLIi~ __ d ^i r ..*'
. --
i`'
. . ~ c -;;;
"~*'-~- i; " h i!
,J ~4~;~ - s ,
Iu:, ;
i ..
r
~~~ c
~SEPI!
.i
~L ..
s ~ IO ,-c
--air
r i-"~~.
_
- i -.
~r~FP~d- ~.. -c; bi. .
jii
9
ii
:,~" ~f.r:
--. rl ~.
i:
1. - ~- --`~*~m -~resimPrsiiR;i~Y~*: -i
`~:-
r- ~i;;;~a~%r~J~;'~iF*1i5~1~;~$~%cnl \
Ijlll~tV~i~ :.i ~! ;'
Di~iiS, ALDEA EN LA PROVlNClPI DE PiNAR DEL RIO


'1







LA POBLACION DE COLOR. 73

los que enitraron de contrabanldo, hiaciendo unl total entree 1521 1820 de
372,449. Entre esta fecha y el ao de 1853 se calculaqcue hubo2a71,659
esolavos introducidois por los mediosj legales y do contrabando, que hacen
un total de 644,108, una tercera parte de los cuales icran hembras.
De 1853 1880, 4poca en que la esolavitud so prohibit finialmente, se
introdujeron de contrabando 200,000 en la isla, que hacian uni total de
950,000 1,000,000.
No es nuestro prop6sito presentar una cuents detallada. do lai trata de
negros 6 de la esolavitud negra en la Isla. Si bion as verdad qlue fue
acompaada de todos los horrores de este comercio nefanido en otras
parties, las leyes para la protecei6n de esolavos eran extraordinariamente
humanitarias. Casi desde el principio los esclavos tonian derecho
comprar su libertad 6 cambiar de amos y much anites do abolirse la
esolavitud podian poseer bienes y contraer matrimionios. Como resul-
tado de estasi leyes la proporci6n de las personal libros de color
respecto de los esolavos siempre ha sido miuy grande. Mucho podrIa
escribirse de los esfuerzos hechos para abolir la trata africana en Cuba;
y baste consignar los principles hechos, para los finesi do este informed.
Por el tratado de Viena celebrado en 1815, del cual Es~patia era una
de las: parties contrata~ntes, se aboli6 la esolavitud. Por virtud de un
trastado celebrado con Inglaterra y firmado el 24 de sep~tiemibre de
1817, Espata convino en hacer cesar la trata do nlegros el 30 de mayo
de 1820, en consideraci6n de la suma de 400,000 libras. Ademtis el 28
de junio de 1835, se celebr6 otro tratatdo con Ingflaterra por virtud del
cuall se abolia la trata africana. Adems de estos tratados el Gobierno
espailol promulg6 various decretos y leyes despues do 1835 con el fin
de prohibir la trata de negfros y para efectuar la abolici6n de la esolavi-
tud. Sin embargo, apesar de estas medidas y de la active coopeiraci6n
de los cubanos nativos que estaban sinceramente opuestos B la esolavitud,
y apesar de las repetidas protests del Gobierno ingls, continiu6 tan
nefando negocio hasta 1880 con muy pocas interrupciones. La corres-
pondencia establecida entire Inglaterrat y Espatia explica ampliamente
la impotencia de Espana para imponer sus leyes y hacer cuimplir los
compromises que mediante los tratados habia contraido.
La abolici6n gradual de la esolavitud se comenlz6 con arre:glo lo
que se conoce por la ley 1Voret, sancionada por las Cortes espatiolas el
4 de julio de 18'70. La guerra civil en los Estados Unidos y la insu-
rreocion en Cuba desde l868 & 1878, precipit6, lo mismio que la le:y del 13
de febrero de 1880,1a abolici6n de la esclavitud. Sin embargo, continue
existiendo en a;lgunas parties lejanas de la Isla durante various affos
de;spus de dicha ley, aunque estaba ya generalmente: abolida el alio
de 1887.
IMas adelante en este informed se expresan el ndmero y grado de
instrucci6n, edades, sexos y profesiones de la poblaci6n de color ast
como las provincias en que abundan mis. Su estado duranto: muchos







74 INFORME 80BRE EL CENSO DE CUBA, 1899.
affo ha ido uch mejor que el de la poblaci6n de color de los Estatdos
I" del Sur 6 de cualquiera de Ias Antillas regidas por un poder extiranjero
y los priviletgios personales de quie disfrutabaln eran miucho mayores.
La~ poblaci6ni de color y la poblaci6n blanca de Cuba no han estado
separadas por una linea infranqueable como sucede en los Estados
Unidos, por mAs-ique fuera del jejroito cubano no ha habido 10 que
pudiera denominarse sociabilidad; pero en cuanto a todos los beneficios
pilblicos, ya fuesen eclesisticos, civiles 6 militares, han gozado casi de
la misma consideraci6n por part del Gobierno estpailol que los cubatnos
blancos.
No catbe duda de que la libre asocisci6n de los cubanos de color con
los cubanos blanco se debia en gran parte & la lucha comfin que sos-
tenian contra Espaa, y albecho de que la, ley no hacia distinciones entire
ellos. Los hombres de color representa~ba.n una gran proporci6n del
ej4rcito cubano 'de 1895 a,1898 y algunos de ellos, como Antonio Maceo,
11egatron & adquirir un alto rango.
i ~Por ms que la estadistica dIe Cuba muestra una proporci6n mayor de
criminales de color que blancos,la poblaci6n de color en various sentidos
es superior la poblaci6n de color de los Estados del Sur, por cuanto
tienen ms confianza en si miismios, son ms mnorigeratdos en sus hbitos,
son frugales e inteligentes, y desde la abolici6n de la esolavitud muestranl
Sun marcado deseo de poseer sus hogares, educar sus hijos, y me!jorar su
esttado en general. En ciertas classes de trabajos agricolas eran pre-
feridos cualquiera otra raza, y siempre que en Cuba se discuta la
I:cuesti6n de brazos los negros deben tomarse seriatmente en consideraci6n.
LOS HINrOS.
Si bien el niimero de chinos que en la actualidad existe en la Isla es
insignificante, y si bien es verdad que han dejado ya de 11amatr much la
ate!nci6n como una raza distinta, acaso no est4 exenrts de interns una
breve noticia de su aparici6n, aumiento, y desaparici6n.
Cuando se promulg6 la ley de 1845 por virtud de la cual se prohibia
la trata de esolavos, 1a Junta de FEoment~o de la Habalna aco rd6 e n viar un
agent China para contratar colonos chines. El primer buque car-
gado de chinos 11eg6 Cuba en 1847 bajo un contrato. Esl~te contrato
obliga~ba , los chinos seirvir durante uin t4rmiino d~e oeho allos. Comio
compensaci6n hatbian de percibir de 20 & 30 centavos por dia, libra y:
media de tasajo, y libra, y media de papas 11 otro alimento farinceo
y dos fluses de algod6n -anuales. B cada uno habia de suministrrsele
una frazada y asistencia m4dica.
Duriante variosallos la trata de chinos lang:uid~eci0; un 28 por ciento
del~ primer cargamento muri6 de los efectos de la travesia, cambio de
clima, alimentaci6n, el exrcesivo trabajo, y algunos de ellos se suicidaron,
cogrey e Ciac!yndo que despuds de la muerte volverian- milagrosamente sus
hogaes n Chna.El experimento hecho con la inmigraci6n china









I~I C
- .i i.r~ii~~l
::krE.r 0:i VX,
;
I
"' '~L
.I.

1 !
I I *I 1 I 1 I'r
. r
k

?I I I 11: ~
~rlSbBE~iddEi~*1F*(1-" ~" Eli~ss~'i~~~-~?";l~E .~ii


i-
i
i
i;

I II li









UNA FAMlLlA BLANCA NATIVE.













n;*- .v ....








; r s



di











UNA FMILI DE CLOR ATIV

~ r Le







LOS CHINOS. 75

halbiaL fr'Lacsado al parecer, pero on 18533 volvi6: & renovarse mIediante
la imnportaci6n de 5,150 chinos, de los cuales 843, 6 sea uni 19 por ciento,
murieron en el viaje.
El dia 22 de marzo de 1854, se expidi6 un Real decreto por virtud del
cual se promulgaban las disposicionles rela~tivas iL la imiportaci6ni y
gobierno de los colonos procedentes de Espatia, China y Yucatani. Pero
seglin advierte Lord Howden, ministry de Ing`laterra en Espatia, en una
carta que 11eva la fecha del 6: do octubre de 1854, dirigida al1 Sr. Pa-
checo, Ministro de Estado espailol, los contratos celebrados con arrie-
glo ii este decreto eran eqluivalentes ii unal esolavitud para los chinos,
puesto quie no se hacia miencionnnundeprooquhband
servir. El dia 6 de junio de 1860 se promulg6 otro Real decreto, por
virtud del cual se regulaba la importaci6n de, chiinos, y por mAssque se
dist6 evidentemente para protegfer 10s chinos de todoa~buso p>ersonal,
privaciones 6 crueldad, el pirrafo VII los hacia aprendices 6, 10 quie es
10 mismio, esolavos, eni tanto permaneciesen en ln9a, Isa i menos qlue
pudicesn libertarse ellos mnismos, y esto con arreglo Alans condicionies
antes expuestas era pricticamenite imiposible.
El diaL l0 de octubre de l864, so firm6 un tratado entree China y Esparia
en Tienitsini paran regular Ila emigraci6n entire ambos paises-, ast comio
para el emnpleo reciproco de silbditos de un estado por el otro. Los
articulos IV y X de este tratado permiitian & los chinos emibarcarse con
sus famnilias desde cualquier puerto abierto de China, mientrasl quie alntes
de esta pocaz el embarqjue se limiitaba al puerto de Macao. Todos losr
chinos desembarcaron en la Habana.
Los contratos qlue habian de celebrarse con arreglo este tratado
habian de comprender los siguientes pormienores:
1. La edad, sexro y lugar de nacimiento del colono.
2. El tiempo quie ha de durar el contrato.
3. Los salaries, la calidad y cantidad de alimentaci6n y los vestidos.
4. La obligaci6n de dar al colonio asistencia mdica en caso de enifermedad.
5. Si los salarios debeni suspenderse durante la enferm~edad del c:olonio por cual-
qluier causa que no sea el trabajo LL que se dedica 6 indepenidiente de la voluntad del
patr6ni.
6. Las horas de trabajo, y si el patron puede aumnentarlas hiaciendo unat reducci6ni
en otia rasvias.
7. La o>bligraci6n dlel colono de indemnizar al patron por horas dte trabajo perdidas
por falta del mismio colono.
8. La obligaci6ni de dlicho colono iL somieterse 5 la discipline de la. hacienda, taller
6 establecimienito en que trabaje.
9. Hay unia cl:iusuila conlcebida en estos tSrminos: Yo, N. N., consienito eni aceptar
el salario estipulado atrtis, aunqlue no ignoro que lo:: trabajadores lib.res y los esclavos
de la Islaz recibeni much mis, porque consider que esta diferencia estd compenisada
con otras ventajas que mIi patron mne ofrece segt'm se estipula en este contratto."
10. La firma del colono, si puiede escribir, y la del que lo contrata.
El tratatdo contenlia varias otras prescripciones, entire ellas el derecho
del colono comnprar su libertad, 6, en una palabra, redimirse. No
hay para que decir que no se pens6 que con arreglo d este tratado los







76j INFI!ORM.E SOBRE~ EL CENSO DE" CUBA, 1899.

conitratantes chinios initroducirian cuibanos en ChinaL, y por conlsiguiente
todos los trminos del contrato eran favorables all aLmo respect del
aprendiz. Por ejemplo, Jos trminos que especificabazn las horas de
trabajo, etc., 10 colocabanl absolutamlente bajo el poder del contratista,
quien, como quiera que.el inismo lleva~ba los registros, podia f:icilmente
hacer qlue el chino so conlvirtiese inidefectiblemientei en deudor sayo,
por el tiempo perdido, & tall extremio quie su libertad, por comnpra 6,
aun despus del vencimiento del tirminiio original, podia considerarse
casi imposible.
Como quiera qlue mnuchos de estos chinios se habian fugado, se expi-
dieron instrucciones pazra efectuar uxna n6mina: general de chinos en 31
de diciembre de 1868, yr otra vez el l3 de diciembre de 1871. Por virtud
de un Real decreto ex;pedido eni 1870, i los chin-os quie se habian libertado
despuBs de cumplir los tlrminos de sui con-trato, se les permiti6 perma-
necer en ]La Isla, enl tanlto quLe azntes del e.sto se les obligaba emigrar 6
a volverse j contratar.
Entre los arios de 18523 y 187?3 se emlbarcaron de ChinaL para, Cuba
132,435 chinos, de los cuaLles 3,973, 6 sea uni 13 por cienlto, miurieron
durante la travesia 6 poco tiemipo diespus dte su lleg~ada. Estas pBrdidas
unido al gran nimlero de pr6fug~os, el deseo qlue losc negrPoslibres demos-
traban por trabajar, la inmigraBci6n de otros chinios y la conltinuaci6n
de la trataL de esolavos, qlue patrecia prosperar apesar de lasL tentativas
qlue se hicieron para, interrumpirlaL, parecen haber puesto fin *, la
importaci6n de chinos, qyue ces6 finlalmiente eni 1873.
Por virtud de una convenci6n celebranda enltre China y Espatia, y que
se firm6 en Pekin el 17 de noviembre de- 1877, se suspendi6 la emigra-
ci6n de chinos con arreglo a, uni conitrato, segUn se alutorizaba en el
articulo X del tratado de 1864, y la introdiucci6n de chinos en Cuba 6
en cualquieras otra paLrte se declar6 libre y los stibditos chinos eni Cuba
habian de tratarse comno silbditos de la niaci6iin mis favorecida, permi-
ti6ndoles sallir de la Isla iL moinos que nio estuvieseni bajo una vigilancia
judicial. Acord6se igualmnente por parte de Espatia desterrar por su
cuenta y s costaL suya todos los chinios qlue anitiguamenite tenian una
profesi6n literaria 6 posici6ni official en China, asi comlo sus families, y
tambin todos los.a~ncianos que no pudieseni trabajar y las huerfanas
c:hinas.
Debido a la gran proporci6n de criminales entire los chiinos, el Cap~i-
tin G;eneral expidi6 un decreto el 15 de octubre de 1878, en el cual so
exigia a todos los chinos curyos contratosi hubiesen termninado qluel vol-
viesen 5 contratarse 6 sa~liesen de la Isla dentro de dos mneses.
Segfin el censo de 1861, el nimero de chinos ascendia a. 34,834, de los
cuales 57 era.n miujeres. En el 31 de diciemibre de 1877 habia 43,811
chinos. No puede determinarse con certezat si este es el nrmero miixi-
mo de chinos que ha habido en la Isla.
Su desaparici6n gradual se ha aztribuiido fi muchas causes, entire las







POBLACIN TOTAL. 17

cuales puede mlencionarse la supresi6n de la esolavitud negra, el gran
nimero do negros libros y cubanios de color que se mostraban deseosos
de trabajar, y su superioridad como obreros respecto de los chinos, los
bajos sueldos quie se les pagaban, el excesivo trabajo quxe se les imponia
y las frecuentes inlsurrecciones que perturbaron la Isla. Sea de esto lo
qlue fuere, es uin hecho qlue laz inlmigraci6nl chiina hanbia cosado prctica-
mento en 1873, y los pocos que en la actualidad perman~ecen- on lai Isla
son principalmnente aLnciaznos qlue se emnplean comno horticultores, lavani-
deros 6 jornaleros. El pequefo nimero de muxjeres comnparado coni
el nmero de hombres probablemente fu6 resultado de las restricciones
i que al principio no solamiente imipedian que las mujeres saliesen de
SChina, sino que desemlbarcasen en Cuba.

DISCUsI6N ACERCA DE LA POBLACI6N.
POBLACIN TOTAL.
La poblaci6n total de Cuba, incluso la Isla de Pinos y los cayos
vecinos, el 18i de octubre de 1899, era 1,572,797.'
El 1timo censo tomado baljo laL direcei6n de Espaiia fuB el de 1887.
La poblaci6n total seglin este censo atscendi6 & 1,631,687~. Es dudoso
si las cifras del mismo erani exactos, pero de todos miodos hay seguridad
de que el nrmero de habitanites no so exager6.
Al comiparar la poblaci6ni totaLl que resulta do estos dos censos, se ve
qlue la prdida sufrida duranite losj doce aios azscendi6 41 59,842, 6 sea el
3.6 por ciento de la poblaci6ni del affo do 1887. Esta prdida se puede
atribuir & Ta recienite guerran civil y al sistemra. do reconcentraci6n
empleado en ella, y los guarismios ci;tadosi no exprosan mits que una
parte de lat prdida debidaL 5 dichas causas. A juzgar por la historic
de la Isla, y por el exceso do los nacimiienitos sobre las defunciones
segn est i manifestado en los registros civiles, por defectuosos que
stos sean, es de creerse quei la poblaci6n anoment6 desde el affo de
1887 hasta el principio de la guerra, y que eni dicha Bpoca ascendia ii
poco menos del1,800, 000 habitantes. Es: probable, puesu, qlue las? p4rdidas
directs indirectas cauisadas por la, guerra y el sisteman de reconcen-
traci6n, incluso la diminiuci6n eni los inacimincitos, oni la inmnigraci6n
y el aumnento oni las defuniciones y eni la emigraci6n, ascendiesen il un
total aLproximnado de 200,000 almlas.
El primer censo de Cuiba, del cuasl tenemiios iniformes, se tom6 en 1774.
2 Todas 1as relaciones relativas li la poblaciin presenitadias eni este tomio se refieren
la organizaci6n de la Isla tal como existia en la fecha eni que so? tom6 el conso el116 de
octubre de 1899. H;inlse efectuiado muichos camnbios desde aquiella fecha en el miimero
y limites de los trminios muinicipales, pero es evidente quie seria imrposible modificar
las cifras del censuo dle modo qlue c:oncordaseni coni estos c:amibios. Dichlas modifica-
cionles puedlen efectuarse eni mtanito ;i la poblaciin total, pero seria imiposible tenerlas
en cuenta en lans clasificac:ionies de la poblaci6ni )or sexos, edlades, razas, estado con-
yugal, niacionalidad, etc., puesto qlue estos camnbios, por regla general, se han efectuadlo
considerando el barrio comio uina uniidad y las clasificaciones de la poblaci6n no se:
han electuado en esta clase de uinidadtes pequcielas.







78 INFORM.E SOBRE EL CENSO DE CUBA, 1899.

Tomronse otros en 1792, 1817, 1827, 1841, 1861, 1877, 1887. La
siguiente tabla muestra la poblaci6n que existia en cada uno de estos
censos, con el aumento absolute en periodos intermedios y la pro-
porci6n media de aumento por dcada:

Afio. Poblaci6n. IAumento aumento Aio Polcn.uenoamnt

1775....... 171, 620 ...1841............. 1,00, 624 303, 138 29
1792.. 272, 300 100, 680 31 1861...... ...... 1, 396, 530 388, 906 18
1 1 ...... 74 6 0 0 3 S7..... 1 0 2 12 61827 ............. 04486 132, 123 23 1887............. 1, 631, 687 122, 396 8

Se ver& que el aumento de poblaci6n entire 1774 y 1792 se efectu6 a
una proporci6n media de un 31 por ciento por decada. De 1792 1817,
que comprende un periodo de veintiomeco anos, la proporci6n de aumento
fu un 34 por ciento por dcada. En los dies anos transcurridos entire
1817 y 1827 la proporci6n fu de un 93 por ciento, y en los catorce aos
transcurridos entire 1827 y 1841 la proporci6n fu de un 29 por ciento.
Despubs desde 1841 A 1861 la proporci6n de aumiento disminuy6 re-
pentinamnente hasta un 18 por ciento por d4cada, y entire los arios
transcurridos de 1861 a 1887 todavia disminuy6 haLsta un 5 y un 8 por
ciento. La pequea proporci6n de aumento eni el period Altimamenite
miencionado fu debido sin duda en gran parte la guerra de los diez
aos que ocurri6 dentro de este period.
La proporci6n de aumento entire: el periodo traniscurrido de 1774
1841 podria compararse ventajosamente con las proporciones de aLumento
ocurridas en los Estadas Unidos, las cuales antes de 1870 vatriaPron de
desde un 32 ha~sta un 35 por ciento por dcada. Dichas proporciones
de aumento son miuy grandes y se enouentran por 10 comn 11nicamzente
en regions que estin poco pobladas,,donde la poblaci6n apenas tiene
necesidad de hacer grandes esfuerzos para obtener un modo de vivir.
Sin embargo, laL diminuci6n ri.pida y considerable en la proporci6n de
aumento despus de 1861 no explica de ningfuna manera el aumento en
densidad de poblaci6n, y las razones de ella deben buscarse entire causes
extraordinarias, tales como las epidemiias, guerra, etc.
La distribuci6pi de estas pirdidas en la. poblaci6n enitre 1887 y 1899
se exponen tambin en Ias siguientes relaciones: En la provincia de laL
Habana ocurri6 una perdida de 28 trminos y un aumento s610 en ocho.
En la de Matanzas ocurri6 una prdida en 20 trminos y unaL ganancia
en tres. En Pinar del Rio 17 trmiinos m;unicipales disminuyeron en
poblaci6n y s6lo tres aumentaron. En Santa Clara los nmeros per-
didos y ganados resultaron iguales, en tanto que en Puerto Principe y
Santiago de Cuba result un aumnento en cada trmino municipal.
Considerando los trminos mnunicipales de la Isla en conjunto, 719
perdieron en poblaci6n, en tanto qlue 47 aumentaron, siendo ast que


















c

;-Ii
,~....



(3
r
~-: ~
i

Xo- ~.




1~3;i j

,;iJ;3
I.

4
rr r--s-ts~M4-
4
r
;S
'4 i"l

i
c-

1 i ~i~r~araliga~B~~ ,
.,,,~,~


~



w
m z
o
3"
'L4
Oc-, )O
uo
W~iP
o
I D -o
QW"' f :
a~Z 11
ao ( o


D
-I o
4
m z
xms~i~a__ w
ui I
wl 4
oi ':iiF~'-Fn
O
V)
Z
W
O




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs