• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Foreword
 Cronologia
 Intervenciones por orden crono...
 Index
 Back Matter
 Back Cover






Group Title: Fidel en Chile;
Title: Fidel en Chile
CITATION DOWNLOADS THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101429/00001
 Material Information
Title: Fidel en Chile
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Castro, Fidel, 1926-
Publisher: Empresa Editora Nacional Quimantu
Place of Publication: Bellavista, Chile
Edition: Ed. especial.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00101429
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 767934

Downloads

This item has the following downloads:

processing ( INSTR )


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Cronologia
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Intervenciones por orden cronologico
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Index
        Page 331
        Page 332
    Back Matter
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    Back Cover
        Page 337
        Page 338
Full Text


u


'~"
r.















MAC RIVER 261





NS'..... ... -a-6-
So 2,1.:
/Nu ~-7/f'



















FIDEL EN CHILE



El mensaje de liberacin de la Revolucin Cubana hace ya muchos aos
que traspas las fronteras de Amrica y del mundo.
Ahora sus propios dirigentes revolucionarios han pisado el continent y han
estrechado las manos de los pueblos.
Ha, correspondido a Chile, a su Gobierno Papular y a sus trabajadores,
abrir la brecha por la cual avanzarn las ideas de unin y libertad con que
soara ayer Bolvar, y que hoy convierten en realidad los pueblos de Chile y Cu-
ba.
Los trabajadores de la Empresa Editora Nacional QUIMANTU Ltda. se
han esforzado para entregar a todos 'los trabajadores de Chile la palabra y el
dilogo revolucionarios ,del Comandante Compaero Fidel Castro en este libro
complete, vibrant y combativo.





DELEGATION OFFICIAL DE LA REPUBLICAN SOCIALIST DE CUBA QUE
VISIT CHILE



COMPAERO COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ
COMPAERO COMANDANTE BELARMINO CASTILLA MAS
COMPAERO COMANDANTE PEDRO MIRET PRIETO
COMPAERO DOCTOR ARMANDO HART DAVALOS
COMPAERO COMANDANTE ARNALDO OCHOA SANCHEZ











CRONOLOGIA


La siguiente es una cronologa complete del viaje que el Primer Minis-
tro .de Cuba, Fidel Castro Ruz, real z a Chile. En ella se incluyen, natural-
mente, los aspects ms salientes de la visit y se obvian aspects pormenoriza-
dos de la misma. Se trata, en fin, de una gua para el lector y para que pueda
precisar bajo qu context fueron pronunciados los discursos que se incluyen en
este libro como as tambin sus conversaciones con estudiantes, obreros, campe-
sinos y otras fuerzas sociales del pas.
10 DE NOVIEMBRE: Todos los diarios anuncian con grandes titulares el
arribo del Primer Ministro y se ,dan amplios detalles de la recepcin que le
brindar el pueblo de Santiago. La llegada est programada para las 17 horas,
pero en las primeras horas de la tarde ya se advierte una intense movilizacin
general y miles de personas empiezan a tomar colocacin en las calls por las
cuales pasar la comitiva official.
En Pudahuel, mientras tanto, decenas de miles de .personas aguardan con
notoria expectacin. Al entrar en la zona chilena, Fidel Castro desde el avin
enva al Dr. Allende el siguiente mensaje: "Querido amigo: Acabo de cruzar
las fronteras de su patria. Volamos ya sobre territorio chileno. Dentro de dos
horas tendremos el honor de encontrarnos con usted y su pueblo. Permtame
expresarle la profunda emocin que para nosotros implica este instant y ha-
cerle llegar, desde los cielos de Chile, el fraternal y clido saludo de nuestro
pueblo y de nuestra delegacin".
Ya se sabe que el recibimiento fue estruendoso y multitudinario, que cientos
de miles de personas se abalanzaron a las calls para ver el paso de Fidel y su
comitiva: era la prueba ms palpable y definitive de que el pueblo chileno
rechazaba los infundios, exageraciones y mentiras que cotidianamente haban
elaborado -desde hace ms de 12 aos- las grandes agencies internacionales
y la "objetiva" prensa criolla, caja de resonancia de esas agencies.
"Qu gran recibimiento, Allende", coment el mismo Primer Ministro
cuando lleg a la sede de la Embajada de su pas. Y el Secretario de Interior,
Jos Toh, deca: "He presenciado una manifestacin sin precedentes en este
tipo de actos. Fue algo realmente impresionante". Por su parte el Embajador de
Cuba, Mario Garca Inchustegui, declaraba: "Este recibimiento demuestra cun
hondo ha calado la Revolucin Cubana en el pueblo chileno".
11 DE NOVIEMBRE: En las ltimas horas de la noche del 10 de noviem-
bre, y en los jardines de la Embajada, Fidel Castro mantuvo un breve dilogo
con un grupo de periodistas. Dijo: "Maana ir a La Moneda; es mi primera
obligacin. Luego pondr una ofrenda floral a vuestro padre de la patria, Ber-
nardo O'Higgins".
Segn el diario La Tercera, cerca de 700 periodistas -de los cuales 500
son extranjeros- siguen las alternatives del viaje del Primer Ministro.
La sola nota discordante la proporciona el Partido Nacional que entrega
una declaracin que en parte seala: "La traditional altivez y patriotism del
pueblo chileno no se avienen con la actitud de quienes se muestran ansiosos por
obtener la aprobacin del seor Castro a la labor de un ao de Gobierno de la
Unidad Popular". Claro que la altivez del pueblo haba quedado demostrada en
las calls de Santiago y no en la solitaria sala de sesiones del PN. En contrapo-
sicin con esa nota, el Partido Radical daba a conocer otra, en la quc se apunta-
ba: "A pocas horas de la llegada a Chile del Primer Ministro de Cuba, Coman-
dante Fidel Castro, el Partido Radical saluda en su persona al heroico pueblo
cubano".










A las 9.30 hrs. Fidel lleg a La Moneda para entrevistarse con el Dr. Allende.
Posteriormente se dirigi al monument a O'Higgins para rendir el homenaje
correspondiente. Al trmino del acto el pblico -que se haba juntado en una
cantidad impresionante- logr traspasar los cordones policiales y rodear a Fidel
que, literalmente, fue apretujado por la multitud.

HOMENAJE A MARTI
Por la tarde el Comandante Castro y su comitiva se dirigieron a la comuna
de San Miguel, en donde se levanta un monument al prcer cubano Jos Mart,
al que rindi honors. Tambin miles de personas de ese populoso sector dieron
una impresionante bienvenida al visitante. En ambos actos se le tributaron ho-
nores militares conforme a su rango.
Luego de finalizado el homenaje a Mart, el Primer Ministro se dirigi al
pueblo de San Miguel. En su corta alocucin dijo: "En el da de hoy nuestra
delegacin, en hermosos actos de unin y amistad entire nuestros dos pueblos, ha
rendido tributo a los prceres de nuestras respectivas patrias, a los que lucharon
por la independencia de Chile y a los que organizaron y llevaron adelante la lu-
cha por la independencia de Cuba".
Y luego agreg: "La historia de nuestra Amrica es larga. La lucha ha pro-
seguido y tendremos todava que luchar hasta que nuestros pueblos puedan
cumplir totalmente la obra de sus precursores". Y ms adelante, refirindose al
Comandante Ernesto Guevara, seal: "Ustedes, los vecinos de San Miguel,
han erigido el primer monument al Che. Al Che todos lo llevamos en lo ms
profundo de nuestros corazones".
Al margen de las conversaciones informales con los periodistas, fueron sas
las primeras palabras que oficialmente pronunci el Comandante Castro en
Chile. El mismo da 11 recibi al cuerpo diplomtico, con cuyos representantes
dialog por espacio de una hora con la espontaneidad que le es caracterstica.
12 DE NOVIEMBRE: Fidel vuela a Antofagasta, en donde se le tributa
una recepcin gigantesca. Mientras tanto, en Valparaso los regidores de la
Unidad Popular declaraban ciudadano ilustre a Fidel.
A su arribo a la ciudad nortina fue declarado husped de honor por el
Alcalde Germn Miric, quien lo recibi con estas palabra.: "Pisas tierra del
norte, escuela de revolucionarios, escuela de Elas Lafertte y de Luis Emilio
Recabarren. Recibe la llave de cobre de la ciudad y llvala a Cuba, como modest
retribucin por lo que has hecho junto a tu pueblo por la libertad de Amrica".
Emocionado por la explosion de alegra popular que precipitaba su presen-
cia, Fidel respondi: "Quiero darles sinceramente las gracias al Alcalde, a todos
ustedes. Es un inmenso honor el ttulo que me han dado. Llevar esa llave a
Cuba y tratar de ser un digno hijo de Antofagasta".
A las 16 horas el estadista cubano concurri a la Universidad de Chile para
dialogar con los estudiantes.
Ese mismo da el Canal 7 de TV daba a conocer una entrevista al Coman-
dante Castro que se haba realizado en la Embajada de Cuba. Ante las cmaras
agradeci la adhes:n que haba expresado el pueblo chileno a la reVolucin caribe-
a y dijo textualmente: "Vi cosas que no haba visto nunca: mujeres, hombres que
se abalanzaban, se ponan delante del auto en movimiento. Muchas veces tuvi-
mos que frenar bruscamente. Lo que ms me impresion -sigui diciendo-
fue ver mujeres con nios en brazos. Senta verdadera angustia. Eso demuestra
la pasin, el carcter de los chilenos",
13 DE NOVIEMBRE: A las ocho de la maana Fidel Castro se'dirigi a la
pampa salitrera para visitar Pedro de Valdivia y Mara Elena, en donde fue re-
cibido por miles de mineros, mujeres y nios. Como es'su costumbre, mantuvo










frecuentes conversaciones con ios trabajadores e inquiri detalles sobre las ta-
reas especficas que desarrollan. "La llegada a este punto -dijo en Pedro de
Valdivia-, por muchas razones, es cosa muy extraordinaria. Sentamos dentro
como si nos llevaran a un lugar de leyenda. Para nuestro pas, y para todo el
mundo, la tierra del salitre chileno es una tierra de leyenda".
En su recorrido por la zona se dio tiempo para visitar a grupos de pesca-
dores que habitan en las cercanas de Tocopilla, con quienes tambin mantuvo'
afectuosos dilogos y se interest por las diferentes variedades de peces y mariscos
del litoral chileno.
Sintetizando su paso por la pampa, el diario Clarn express: "Fidel habl
a los salitreros, que lo aplaudieron con extraordinario afecto y cario, acerca de
las grandes metas del future, sin odios, sin sectarismos y, sobre todo, con los ojos
abiertos hacia el porvenir".
Casi al anoohecer se realize en Mara Elena una concentracin de bien-
venida, durante la cual el hroe de Sierra Maestra mantuvo frecuentes intercam-
bios de opinions, con los mineros, a los que inst a producer ms, ya que ahora
s que el salitre era chileno.
La nota pintoresca de su paso por Mara Elena fue el improvisado partido
de bsquetbol que jug el Primer Ministro integrando un equipo de autor.dades
de la zona contra otro formado. por periodistas. Gan el equipo de Fidel por
13 puntos a 12. El .partido fue seguido con mayor inters que si se tratara de un
match entire estrellas del baloncesto. Cientos de fotografas dejaron constancia
del suceso y el Canal 13 de TV lo film ntegramente.
14 DE NOVIEMBRE: En la maana el Comandante Castro emprendi
rumbo hacia Chuquicamata, la mina de cobre a tajo abierto ms grande del
mundo.
Cerca de las dos de la tarde, y cuando se le dijo que era el moment de
ir a almorzar, respondi: "Esto es much ms importante, e imperturbable
continue su recorrido por el mineral. "Estoy impresionado por la tcnica, por
el desafo que supone para los chilenos actuar aqu --dijo a los periodistas-,
por el trabajo que desarrollan los compaeros". Durante toda la tarde, a pesar
del intenso calor, Fidel v:sit los lugares de faena de Chuqui. En muchos sec-
tores del mineral era possible ver letreros de bienvenida, en algunos de los cuales
se deca: "Hemos dcho basta al imperialism. Viva Allende, Viva Fidel".
En las ltimas horas de la tarde particip en una gran concentracin pbli-
ca realizada en la plaza del mineral, donde prcticamente se reuni todo el
pueblo para escuchar su palabra.
Durante la concentracin el Comandante Castro se refiri extensamente
a los problems del cobre y seal que la baja del precio del metal rojo en el
mercado international tiene una enorme incidencia en la economa chilena. "La
diferencia de precio en 675 mil toneladas -advirti- entire 72 centavos y 48
centavos es de aproximadamente 350 millones de dlares. Es decir, es un pro-
blema de precio que nosotros tambin tuvimos, porque somos productores de
azcar, y producimos millones de toneladas de azcar y tambin cada centavo
menos en el precio tambin lesiona nuestra economa".
Al trmino del acto los trabajadores obsequiaron una gran bandeja de cobre
al Primer Ministro.
15 DE NOVIEMBRE: El program official indicaba que Fidel debera llegar
a Iquique a 'las 11 de la maana, en avin, desde Calama, pero imprevistamente
decidi hacer el trayecto en automvil, para conocer de cerca algunas poblacio-
nes pampinas que, cada vez en menor nmero, an se encuentran diseminadas
por el desierto. Su parada ms important la tuvo en la Oficina Victoria, en
done convers con los mineros del salitre. Posteriormente se detuvo en la es-
tacin experimental agrcola de la CORFO, interesndose profundamente por la
labor que all se realize para la fertilizacin de una zona estril de la pampa.











Su arribo a Iquique, por lo tanto, slo se produjo en horas de la tarde y se
dirigi directamente a la Plaza de Armas de la ciudad, en donde anunci al pue-
blo que todos los actos que se deban realizar ese da quedaban postergados para
la maana siguiente. La razn de esa determinacin era poderosa: una fuerte gripe
aquejaba al Primer Ministro y, adems, senta los efectos del viaje que haba rea-
lizado por tierra y que dur mis de siete horas. No obstante, rato despus le
dijo al Intendente de Iquique, Alejandro Soria: "Quiero conocer la ciudad, quiero
ver el puerto,.los pescadores y conversar con ellos. Visitar el barco cubano Jagua
que se encuentra aqu y que d;cen que es espa". Tambin se inform sobre
Ral Choque, reciente -campen mundial de caza submarine y que es oriundo
de Iquique. En tono de broma dijo a los periodistas: "Gan el ttulo aqu, en
Cuba no la habra conseguido. Lo vamos a desafiar a que pesque en mi pas por-
que aqu sabe dnde se esconden los peces". Y aadi: "Ando resfriado, si no le
echo una competencia para ver si agarra un congrio".
Sin embargo, y a pesar de que los actos bficiales haban sido diferidos, Fidel
realzz mltiples actividades y en la noche asisti a una manifestacin que le
ofreci la Central Unica de Trabajadores en el Casino Municipal, en donde
departi con los dirigentes locales. Cerca ,de la una de la madrugada .dijo a los
periodistas que dara una conferencia de prensa, desafiando el cansancio y el cata-
rro que lo aquejaban. Durante ms de dos horas convers largamente con los
enviados especiales que hasta ese moment lo haban seguido a todas parties. "En
este encuentro entire chilenos y cubanos -seal a los periodistas- se ha de-
mostrado que la verdad puede siempre ms que la mentira, que la justicia pue-
de ms que la injusticia, que la razn puede mas que la sinrazn'.
16 DE NOVIEMBRE: La intense actividad desplegada en el norte hizo que
Fidel .postergara en 24 horas su arr.bo a Concepcin. En la maana del martes
16 visit la conservera Cavancha, en donde requiri pormenores de todo el proce-
so de envase de pescados y mariscos. Con posterioridad se dirigi al embarcadero
de la Compaa Pesquera Tarapac, en donde subi al barco Jagua, a bordo del
cual almorz. La tripulacin del Jagua, compuesta por 11 cubanos y 9 chilenos,
hizo una demostracin prctica de la pesca en alta mar. Todas esas maniobras
fueron presenciadas por el Primer Ministro con inusitado inters, al tiempo que
todos sus pasos eran captados por los periodistas que seguan al Jagua desde ,dos
goletas.
Por la noche -y tal como estaba programado- Fidel Castro asisti a una
concentracin en la Plaza Prat de Iquique. Al iniciar su intervencin el Coman-
dante pidi que se lo excusara por el retraso que haban experimcntado algunos
actos, pero que su intencin era conocer lo ms a fondo possible el norte chileno.
Al terminar su discurso, que fue interrumpido varias veces por cerradas ovaciones,
rindi n homenaje a Luis Emilio Recabarren, padre del movimiento obrero
chileno y que despleg una inmensa labor en el norte en pro de la organizacin
de la clase trabajadora.
Demostrando su enorme vitalidad Fidel volvi a jugar un partido de bs-
quetbol, que en cierta forma fue una revancha del anterior disputado en Mara
Elena.
17 DE NOVIEMBRE: A pesar de que haba dormido muy poco en los ltimos
tres das, el lder cubano se levant temprano para tomar el avin que lo tras-
ladara a Concepcin. En esa ciudad fue recibido por una impresionante multi-
tud en el aeropuerto y a lo largo de todas las calls por donde pas la comitiva.
Fidel tena enorme inters en visitar la usina de Huachipato. All lo espe-
raban ms de seis mil obreros.
Posteriormente, pasadas las 20 horas, y ante ms de 35 mil personas que
abarro~aban el Estadio Regional de Concepcin, en un acto sin precedentes en
esta ciudad, Fidel escuch las palabras del Ministro de Economa, Pedro Vusko-
vic, quien manifest la decision irrevocable del Gobierno Popular de acentuar










an ms las relaciones de amistad entire Chile y Cuba, concepts que el lder
isleo agradeci emocionado, sealando a la vez que su visit es un triunfo del
pueblo chileno y una demostracin palpable de la amistad y solidaridad entire los
dos pases.
18 DE NOVIEMBRE: A las 7 de la maana lleg Fidel al pique No 1,
llamado Carlos Cousio, de la carbonfera Lota-Schwager, internndose ms de
4 kilmetros en la mina, presenciando la ruda faena de los mineros, saliendo
a la superficie slo dos horas despus. "Siempre pens que iba a impresionarme
al conocer esto. No tengo palabras ahora", dijo cl gobernante cubano al obrero
Orlando Carrillo.
Minutes despus de las 9.30 horas se traslad a Playa Blanca, en donde lo
esperaban ms de 30 mil personas, en su mayora mineros, algunos de los cuales
recin salan de sus faenas nocturnas y evidenciaban en sus rostros y ropas la labor
que hasta hace pocos moments haban realizado. En su discurso Fidel record
que haban sido esos mineros los que declararon una huelga solidaria cuando la
CIA organize la invasion de Playa Girn el 17 de abril de 1961. Y express tex-
tualmente: "Ustedes declararon una huelga en apoyo .de" la Revolucin Cubana.
Pero eso no es todo: hubo 500 mineros que se inscribieron para ofrendar sus vi-
das por un pas lejano que no conocan, pero que queran defenderlo. Eso se
llama internacionalismo proletario".
Tal como estaba programado, el lder revolucionario se traslad hasta la
Universidad de Ce -cepcin, y durante ms de tres horas mantuvo un vivo dilogo
con los estudiantes de todas las tendencies polticas. "La palabra clave en una
revolucin -dijo en esa oportunidad- es sumar y sumar fuerzas". Tal como lo
haba hecho frente a los universitarios de Antofagasta, Fidel volvi a fustigar al
sectarismo como un verdadero flagelo que no slo impide la unidad del pueblo
sino dificulta el advance social, los cambios revolucionarios. "En Amrica Latina
tenemos que abrir las puertas para realizar una poltica de fuerzas que tomen
conciencia objetiva de la explotacin a que hemos sido sometidos", concluy.
19 DE NOVIEMBRE: El da anterior por la noche el gobernante caribeio
lleg a Puerto Montt, en donde se reencontr con el Dr. Allende, que tambin
viaj directamente a esa ciudad. Fidel y Allende fueron recibidos por una mul-
titud impresionante que los vitorearon sin pausa. En un acto celebrado en el
centro de la ciudad, Castro habl en forma breve, pues se encontraba notoria-
mente afnico. En el mismo mitin hizo uso de la palabra el Presidente
Allende, quien recalc los objetivos y el estilo de la revolucin chilena.
A las 10 de la maana ambos se dirigieron al muelle Angelm, en donde
se encontraba recalado el destructor "Almirante Riveros", que los llevara a Pun-
ta Arenas por la zona de los candles. Las 40 horas de navegacin fueron aprove-
chadas por ambos estadistas para conversar en forma privada, lejos de la curio-
sidad de los periodistas y del protocolo official.
20 DE NOVIEMBRE: El destructor "Riveros" sigue acercndose a Punta
Arenas, prximo punto -de arribo del Comandante Castro. El viaje es relativa-
mente tranquilo, salvo en la zona del Golfo de Penas, en donde se produce
contingencies previsibles.
21 DE NOVIEMBRE: Apenas llegado a Punta Arenas el lder cubano fuc
declarado husped ilustre de la ciudad y firm el Libro de Oro abierto para
'los visitantes de alto rango. Acompaado del Dr. Allende, y en un jeep, se di-
rigi a la Plaza -de Armas, en donde era esperado por una enorme multitud.
"Vivimos en una tierra tropical y nos trasladamos a un punto cercano a la An-
trtica", dijo Fidel.
Por la tarde se dirigi a la estancia Ro Verde, a unos 120 kilmetros de
Punta Arenas, en donde se impuso de las labores agrcolas y pecuarias que se










desarrollan en ese lugar. El Dr. Allende permaneci en Punta Arenas reunido con
autoridades locales.
22 DE NOVIEMBRE: Con una visit a Lanera Austral Fidel inici su se-
gundo da de recorrido por la provincia de Magallanes. Luego de interiorizarse
de todo el procesamiento lanar y en una libreta anot todos los datos estadsticos
de produccin que le entregaron los obreros. Como estaba programado, y a pesar
del mal tiempo, se traslad luego a Cerro Sombrero para recorrer las instalacio-
nes de la Empresa Nacional del Petrleo.
El mismo da tuvo un animoso dilogo con los estudiantes de la U. Tcnica
de Punta Arenas. Fue all donde dijo que el gobierno revolucionario chileno
haba hecho ms transformaciones bsicas que las que se haban operado en
Cuba en el mismo perodo. Respondi de esa manera a las inquietudes de algu-
nos universitarios que no aparecan lo suficientemente conformes con la actual
march del process de cambios en el pas.
En su discurso de despedida el gobernantc cubano express al pueblo maga-
llanico: "Estoy sinceramente impresionado de lo que he visto. Es una suerte
que la naturaleza haya sido prdiga con este pueblo tan magnfico".
23 DE NOVIEMBRE: Cerca de las 2 de la tarde regresaron a Santiago Fidel
y el Dr. Allende, luego de permanecer dos das en Punta Arenas. Pasadas las 18
horas el Primer Ministro concurri al Arzobispado, en donde mantuvo una cor-
dial entrevista con el Cardenal Silva Henrquez. La curia chilena entreg poste-
riormente una declaracin, la que en parte deca: "La conversacin (con Fidel)
se ha referido al papel ,de la Iglesia, como impulsora y animadora del process de
liberacin humana querida.,por el Evangelio y al resguardo de los derechos fun-
damentales de la conciencia religiosa".
A la salida de la eintrevista el Primer Ministro fue asediado por los perio-
distas, con quienes dialog- various minutes. Ante una pregunta de un correspon-
sal italiano que lo interrog si era rico, el lder cubano respondi: "iCmo no voy
a ser rico si vivo en el socialism! Ya ves t que nada he pagado. Vengo a Chile
y el viaje me sale gratis; voy a Antofagasta, gratis; voy al sur y nada me cuesta;
voy a La Moneda, y gratis. iC6mo no voy a ser ricol Ahora si t me preguntas
si tengo dinero, te voy a decir que no tengo un centavo; no manejo un diez".
24 DE NOVIEMBRE: El Ministro cubano se dirige a la mina de cobre El
Teniente, hacia el interior de Rancagua, en donde dialoga extensamente con los
trabajadores y recorre, adems, las instalaciones mineras. Al igual como lo haba
hecho en Chuquicamata, su inters fundamental se centra en el process produc-
tivo que all se realize. Luego de almorzar en el campamento se dirige hacia
otras zonas del extenso mineral.
Por la noche, y en el Estadio de El Teniente, en la ciudad de Rancagua,
habla a una impres.onante mullttud que se da c.ta en ese campo de juego. En
esa oportunidad fustiga duramente a la prensa reaccionaria que ha atacado de la
manera ms infame -afirma- las relaciones amistosas entire los pueblos de
Chile y Cuba.
25 DE NOVIEMBRE: En la maana se traslada hacia la provincia de Col-
chagua para conocer algunos asentamientos campesinos e interiorizarse de los
avances de la Reforma Agraria. Los trabajadores agrcolas de Santa Cruz, pueble-
cito cercano a San Fernando, le hacen various obsequios, entire ellos un poncho t-
picamente chileno. En Santa Cruz pronuncia un breve discurso de saludo a los
campesinos y despus de recorrer various centros de trabajo regresa a Santiago.
Cerca de las 19 horas llega al Teatro Municipal, en donde es proclamado hi-
jo ilustre de Santiago por el alcalde Ignacio Lagno. Tambin hace un discurso
en donde pone de relieve las relaciones amistosas que han alcanzado Cuba y
Chile, especialmente despus de la reanudacin de vnculos diplomticos, cultu-
rales y comerciales.










26 DE NOVIEMBRE: Se rene con los dirigentes de la Central Unica de
Trabajadores, con quienes dialoga en el curso. de un almuerzo de camaradera que
se realize en las afueras de Santiago. Fidel responded a las preguntas y a las in-
quietudes de los dirigentes mximos de la clase obrera chilena. El encuentro
se realize ante los representantes de diversos rganos periodsticos tanto naciona-
les como internacionales. "Para nuestro pas -aclara- tuvo un alto y emotivo
valor los hechos que determinaron el reconocimiento o el restablecimiento de las
relaciones oficiales entire Chile y Cuba. Si para ustedes tuvo la sensacin .de rea-
firmacin de su soberana y un acto soberanamente libre, para nosotros tuvo ese
valor profundo de un pueblo que vivi estas experiencias".
27 DE NOVIEMBRE: El fin de semana el lder revolucionario lo dedica a
descansar y a mastener conversaciones privadas con representantes de diversas
organizaciones sociales y polticas chilenas. Antes, no obstante, vista la Escuela
de Alta Montaa de Ro Blanco y la ciudad de Los Andes. En la montaa Fidel
Castro recorri una exposicin de equipo y materials, lo que le produjo gran cu-
riosidad, pues como l mismo lo dijo era la "primera vez que nos encontramos con
esto". Tamb'n mantuvo conversaciones con representantes 'del Ejrcito y no pude
visitar la mina de cobre Andina, a pesar de los requerimientos de los obreros,
pues no le alcanz el tiempo.
29 DE NOVIEMBRE: Por la maana el Primer Ministro habl ante los
representantes de la CEPAL, cuyos miembros lo recibieron en pleno. En un
largo discurso hizo una resea crtica de la economa latinoamericana, situando
su atencin en las relaciones de dependencia con el pas imperialista en que
se han desarrollado las actividades econmicas del continent.
Por la tarde, y conforme al program trazado, Fidel se reuni con ms de
25 mil mujeres en el Estadio Santa Laura, en donde haba sido convocado un
mitin para que las mujeres de Santiago escucharan las palabras de Fidel.
;0 DE NOVIEMBRE: Tal como va lo haba hecho con los estudiantes de An-
tofagasta, Concepcin, Punta Arenas, se reuni con los universitarios de Santiago
en la U. Tcnica del Estado, en done volvi a reiterar que el sectarismo era una
de las peores lacras de todo process revolucionario. Hizo hincapi en la necesidad
de sumar fuerzas para 'la revolucin y de llevar adelante el progress y el bienes-
tar social. Adems respondi una gran cantidad de preguntas que le hicieron los
estudiantes.
1" DE DICIEMBRE: Se dirige a la ciudad de Valparaso, para asistir a una
gran concentracin en la Plaza Sotomayor, en donde se rene una impresionante
multitud. Debido a que tiene mltiples compromises que tender, se ve obligado
a suspender una visit ms prolongada y pormenorizada al principal puerto chile-
0no.

2 DE DICIEMBRE: Se realize en el Estadio Nacional el acto de despedida
de Fidel Castro. En esos moments el pas vive un clima de inocultable tension
por las depredaciones que cometen elements fascistas organizados en la noche
y la madrugada del mircoles. Pese a lo anterior una gran multitud se da cita en
el estadio para escuchar las palabras .del Dr.'Allende y del propio Fidel, quien
en su intervencin, que dura ms de dos horas y media, recalca la necesidad de
elevar el nivel de conciencia social de las masas para afianzar el process revolu-
cionario chileno.
; DE DICIEMBRE: Ante ms de 300 periodistas se realize una conferencia
de prensa en la que el estadista cubano responded a las ms variadas preguntas.
Asisten a la misma representantes de 'diarios y revistas de Europa, Asia, Africa y
Amrica Latina. En uno de los moments de la conferencia -que se prolong por
espacio de tres horas- Fidel seala que el rol fundamental de los periodistas re-
volucionarios es ayudar a la toma de conciencia del pueblo de los principles pro-
blemas que plantea el process de cambios. "Los periodistas deben poner toda su










inteligencia en esos objetivos, denunciando a los reaccionarios y a los enemigos de
la revolucin".
4 DE DICIEMBRE: A las 10 de la mafiana el Comandante Castro inicia el
viaje de regreso a su pas. En el aeropuerto de Pudahuel es despedido por el Pre-
sidente Allende, autoridades mrlitares, ministros de Estado. Un emotivo y prolon-
gado abrazo une a ambos estadistas minutes antes de que el avin parta con des-
tino a Lima y Guayaquil. "Es muy fcil llegar, pero muy difcil irse", declara
Fidel a los periodistas.
Terminaba as el itinerario de un viaje histrico, que no slo signific el
estrechamiento de lazos entire los pueblos de Cuba y Chile, sino el fin del bloqueo
a la isla revolucionaria impuesto por Estados Unidos y sus tteres de la OEA.











INTERVENCIONES POR

ORDEN CRONOLOGICO:



DIALOGO DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
CON LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD DE CHIE EN ANTOFAGASTA
Antofagasta, 12 de noviembre de 1971.


COMANDANTE FIDEL CASTRO: Compaeros estudiantes: aqu real-
mente nadie tiene que dar la palabra. En todo caso la tendra que dar yo,
puesto que. para nosotros, para nuestra delegacin, constitute un encuentro
de un gran valor desde todos los ngulos (poltico, histrico y lo que ustedes
quieran llamarle). (Risas y aplausos.)
Eso s que me ha sorprendido. Muchas gracias. En todo caso, si ustedes
quieren excusarme algunos inconvenientes, les pedira en primer lugar que me
excusaran el haber tal vez tardado, extraviado, porque hay sin duda algunos
factors que han estado conspirando contra el recorrido. Y luego me van a dis-
culpar tambin que despus de casi 72 horas de intenso trabajo, no vamos a
regatear ni un tomo de energa aqu, y estamos dispuestos a hacer el esfuerzo
que sea necesario, pero bueno, y si no hubiera energa? El espritu hace
much, pero a ltima hora depend tambin de la material, no? Y la material
se puede agotar un poco...
En tercer lugar, no debemos ver este encuentro como un homenaje a na-
die, ni como un encuentro protocolar entire nosotros: si queremos que tenga
algn sentido debemos sencillamente conversar. Ser un cambio de impresio-
nes, en que yo les podr contestar todo lo que les puedo contestar. (Risas y
aplausos.)
Y por ltimo, ustedes tendrn que tener en cuenta mi especial situacin
de visitante en este especial pas. (Aplausos.) Yo siento que no podr com-
placerlos a todos, pues lgicamente tengo que ser cuidadoso. Me entienden?
Ustedes lo entienden.
Yo tratar de responderles todo lo que les pueda responder. No nos olvi-
demos que yo me siento aqu como si estuviera en una trampa. (Gritos.)
No, ustedes no! Pero ustedes piensan que yo p:enso que ustedes piensan ha-
cerme una trampa? (Risas.) No, nos referimos a todos aquellos que quisieran
realmente afectar la march del process revolucionario en Chile, en Cuba, en
Amrica Latina, en el mundo; los tramposos estn aqu; los tramposos pueden
estar entire los que pueden utilizar cualquier .palabra para traer el recuerdo del
chauvinismo, de la demagogia, en lo cual son en verdad bastante prcticos...
Bueno, veo un gran nmero de banderas. Me rocuerda los primeros
tiempos de la Revolucin Cubana. (Aplausos.) Conclusin: las conclusions las
sacan ustedes. (Risas y aplausos.)
Dejamos entonces la palabra entire los estudiantes.
MODERADOR: En primer lugar, va a hacer una pregunta Jorge Alvarado.
Compaero Fidel Castro, yo tengo entendido que los pases que son de-
pendientes, subdesarrollados, tienen tambin una superestructura dependiente
y en gran media alienante. Mi pregunta concrete es la siguiente: cmo Cuba
ha logrado nacionalizar su educacin? En Chile lo estamos logrando ahora, a
travs del Gobierno Popular, con la participacin de las bases y con congress










en los que participan Juntas de Vecinos, Centros de Madres, Colegios y me-
dios universitarios. Este es el camino que estamos siguiendo, pero en realidad
yo quiero saber, como todos mis compaeros de la Universidad de Chile, cul
ha sido en realidad el process que ha permitido a Cuba nacionalizar su edu-
cacin.

EL HOMBRE Y LA SOCIEDAD DEL FUTURE
lFidel: Bueno, en Cuba tenamos parte de la enseanza pblica, parte de
la enseanza privada; en determinados moments surgieron conflicts, y se lleg
a la decision de lo que se llam la nacionalizacin de la enseanza; pero fue
una situacin que estuvo determinada por condiciones concretas de nuestro pas.
Y en un moment dado se hizo la nacionalizacin. Esta fue la ley de la nacio-
nalizacin, en el sentido de que ahora la enseanza empezaba a ser impartida,
de que toda la enseanza era de carcter pblico y por lo tanto era de carcter
gratuito; desde luego, en nuestro pas, ste ha sido un -paso. Ulteriormente
fue necesario desarrollar realmente la enseanza, tanto la enseanza primaria
como la media, superior y universitaria. En la Universidad se hizo lo que se
llam la Reforma' Universitaria, pero realmente nosotros no insistimos en lo
que era la Reforma Universitaria. Qu dijimos? Que ella responda a 'la .deman-
da de una reform universitaria dentro de una sociedad burguesa. Eran viejas
aspiraciones de la universidad; estaba la autonoma, y estaban tambin *los pro-
fesores de tiempo complete. Cambi el aspect tambin en lo econmico, y
en fin, se hizo lo que se llam la Reforma Universitaria. Despus todo aquello
result insuficiente: cuando estbamos nosotros dando reform universitaria no
tenamos ni -la menor idea de cules seran las ideas, de cmo podramos o
conseguiramos nosotros la Universidad, hoy.
Los admiro a ustedes, sentimiento que reconocemos a los llamados traba-
jadores intelectuales del future, y nosotros lo que. queremos es que los trabaja-
dores intelectuales se parezcan a los otros trabajadores. (Aplausos.)
Nosotros no queremos que los egresados de las universidades se constitu-
yan en una lite intellectual divorciada de la realidad, de la vida: divorciada
del espritu de los obreros.
Cualquier problema se puede plantear porque todava los intelectuales son
una minora. Cuando los intelectuales son una minora las consecuencias son
obvias, son una especie de hechiceros de la tribu, son los mdicos, son los ma-
gos, son los que saben algo; en nuestro pas, por lo general, los mdicos son
elegidos alcaldes. Mucha gente, en mi opinion, tendra que presentarse. Esto
con perdn del Alcalde de Antofagasta. (R sas.) No slo los mdicos o los es-
tudiantes de ingeniera pueden ser alcaldes.
En realidad, los que han tenido el privilegio de contar con algunos cono-
cimientos, inmediatamente se enriquecan, se aburguesaban; ahora, cmo de-
be contemplar la sociedad del future el problema del studio? Cmo debe
contemplar la sociedad del future el problema de la formacin del hombre?
Se ha dicho que la sociedad ideal del future va a ser aquella en que desapa-
rezca la diferencia entire los trabajadores manuales y los trabajadores intelec-
tuales. (Aplausos.) Y que sencillamente todos sean trabajadores manuales y tra-
bajadores intelectuales. Se tratar acaso de una utopa? Qu hacemos con
unos hombres? Los condenamos toda la vida a ser intelectuales. Y qu hace-
mos con otros hombres? Los condenamos toda la vida a ser animals.
Unos tendrn que estar en las profundidades de la mina de carbn y de
cobre, trabajando fsicamente, y otros tendrn que estar todo el di encerrados,
trabajando con la inteligencia. Ambos sern desgraciados. No se concibe un
hombre slo intellectual, ni se podr concebir un hombre slo mquina. Y el
hombre ha sido, a lo largo de toda su historic, esencialmente m:iquina desde
el punto de vista fsico. La sociedad estuvo dividida en classes, dividida en dos
tipos de trabajadores.










En la sociedad del future, creemos que todo ser human debe tener la
posibilidad de desarrollar sus capacidades al mximo; sus capacidades mentales.
Pero para que ello sea possible, ser necesario tambin que todos los series huma-
nos participen con sus lrazos en la creacin de la- -;nuezas que el hombre ne-
cesita para vivir.
Pero estamos en una parte del trnsito. Los tiabajadores intelectuales son
una minora y seguirn siendo, durante much tiempo, una minora de la so-
ciedad; y es por eso que tenemos que hablar de lograr, cuando menos, que esos
trabajadores intelectuales se diferencien lo ms possible del clsico trabajador
intellectual, y puedan llevar en su nimo y en su conduct y en su vida, part
por lo menos de las virtudes de los obreros.

UNIVERSALIZACION DE LA ENSEANZA
Nosotros aspiramos en nuestro pas a universalizar la enseanza. Y lo va-
mos logrando. Por lo pronto, empezamos con la enseanza primaria. Actual-
mente, en nuestro pas, prcticamente toda la poblacin infantil est inscrita
en las escuelas. Toda la .poblacin infantil tiene escuelas. Toda la poblacin
infantil tiene maestros. Esto puede parecer una gran cosa. Sin embargo muchas
de nuestras escuelas son todava miserables edificaciones, y muchos de nuestros
maestros son todava improvisados educadores. Cuando la revolucin triunf,
habla en el pas 10.000 maestros sin escuelas, es decir, 10.000 maestros sin
aulas. Claro, la revolucin abri las puertas para el empleo de todos los maes-
tros, porque haba aproximadamente 700.000 u 800.000 nios que no tenan
maestros; pero era fcil hacer frente a esto en la ciudad. Lo difcil era llevar
.al maestro a las montaas, pero nuestras montaas no eran como estas mon-
'taas de ustedes; stas son montaas desrticas. Las montaas que son tropi-
cales estn pobladas. Los campesinos viven aislados a lo largo de todas estas
montaas. Lograr maestros para ensear en las montaas era muy difcil, por
eso surgieron los llamados maestros voluntarios; muchas veces eran estudiantes
que estaban dispuestos a inscribirse como maestros para ir a ensear a esos
lugares, y a pesar de que haba 10.000 maestros sin empleo fueron muy pocos
los maestros dispuestos de aquellos que estaban sin empleo a ir a ensear
a las montaas. Ah mismo se manifestaba ya una falta de formacin, una falta
de hbito de trabajo y de sacrificio: Tenamos un nutrido grupo de trabaja-
dores intelectuales que no estaban dispuestos a salir de las ciudades para ir
a ensear a las montaas. Este fue uno de nuestros primeros problems. En-
tonces, nosotros, una de las soluciones que ideamos fue organizer las escuelas
de maestros en las montaas; en plena montaa y en un campamento que
haba sido escuela de instruccin guerrillera organizamos la escuela de maestros.
Fuimos extremists en este sentido. Suspendimos todas las escuelas de maes-
tros de las ciudades, y (aplausos), y realmente fjense, realmente no lo hi-
cimos del todo bien. Fuimos idealistas, y cremos que bamos a tener suficien-
tes candidates en aquella escuela de maestros; pero el tiempo demostr que el.
nmero de maestros que necesitbamos era much mayor del que inicialmente
habamos imaginado. En nuestro pas no haba datos estadsticos acerca del
nmero total de nios. Y empezaron a inscribirse, los que estaban dentro de
la edad escolar v los que estaban un poco ms all de la edad escolar, pero
estaban en segundo o en tercer grado, o en cuarto grado...

LA CAMPAA DE ALFABETIZACION
Tal vez me falte sealar que uno de los primeros intentos que hicimos
fue el de alfabetizar; porque tenamos, se dice, un 30% de analfabetos o un 35.
Y se realize una campaa que yo creo que fue un gran esfuerzo de la nacin,
y sobre todo un gran esfuerzo de la juventud: ALFABETIZAR en un ao al
35% de analfabetos. Desde luego que nuestro idioma no es el idioma chino;
di hubiese sido un idioma difcil, ah habran podido pensar en ensearlo










ustedes en un ao, pero por lo menos leer y escribir en espaol se habra
podido ensear en un ao, y se hizo el esfuerzo, y se movilizaron 100 mil jve-
nes a lo largo y ancho del pas. Se produjeron todo tipo de hechos: casos de
ensear a personas ancianas, de 80, 85, 90 aos. Fue una gran campaa y se
logr, segn se dijo, alfabetizar a todos, y digo, segn se dijo, porque como
nosotros cremos que tenamos a todos alfabetizados, a cada rato hemos encon-
trado buenos nmeros de analfabetos, pero qu analfabetos? tstbamos min-
tiendo? No; hay algunos a los que se les olvid. (Risas.)
Ciertamente que se organizaron escuelas de seguimiento, de avances; y se
inscribieron cientos de miles de personas, porque se trataba entonces de llegar
al sexto grado como objetivo. Se hizo tambin un gran movimiento inte-
rior, pero ocurri una cosa, cuando despus vino el servic:o military u otro
tipo de organizaciones, como la column juvenile del centenario para trabajar en
las regions despobladas del pas. Qu bamos a ver? Que haba un nmero
de analfabetos respectable. iVaya, respetablel Es relative, eh? En nuestro pas
debe haber, en total, tal vez un 4 5% de analfabetos. Pero a eso llegbamos con
jvenes reclutados y haba un nmero ms -alto, o en la column juvenile, un
nmero ms alto, y qu ocurri cuahdo se hizo la campaa d Los que eran analfabetos tenan 11,, 15 aos y estaban fuera de la edad es-
colar. Cuando se hizo esa campaa haba muchos nios, de 8, 9, 10, 11, 12, 13,
que estaban fuera de la escuela porque fue al principio de la revolucin, en el
ao 61; precisamente, en medio de la campaa de alfabetizacin se produjo
la invasion de Girn.
Una de las cosas que nos dola a todos nosotros era que bamos a inte-
rrumpir aquella campaa. Dijimos: No; sera una derrota; sera una victoria
del enemigo si, entire otras cosas, nos obliga a suspender la campaa de alfa-
betizacin. Y se mantuvieron aunque estbamos en situacin de guerra. Todos
los jvenes enseando. Hay que decir que hubo herosmo, much herosmo por
parte de nuestra juventud, porque cuando estaban en las montaas enseando,
sobre todo en las montaas del centro del pas, haba cientos de b'andidos con-
trarrevolucionarios en las montaas, que cometan asesinatos de campesinos, de
obreros, e incluso hubo un caso, muy famoso, de un joven Manuel Astunso, que
estaba en una casa de campesinos enseando (porque los estudiantes se fueron
para casas aisladas, cada uno enseaba una familiar, o varias families) cuando
lleg un grupo de bandidos, los arrest, se los llev a un monte. (Cuando yo
les hablo a ustedes, de un monte, yo no s si tendrn ustedes idea de lo que
es un monte, igual que es muy difcil tener la idea de un desierto como ste,
me imagine que cuando yo les digo un monte...) Entonces se lo llevaron, lo
torturaron, lo mataron. Pero slo ,por ser alfabetizadorl Desarrollar una guerra
contra los alfabetizadores, la contrarrevolucin! A l, y, al campesino, despus
los ahorcaron. Propsito: sembrar el terror y obligar a'la familiar a llevarse a
los hijos. Claro, la revolucin respondi denunciando una enorme publicacin
popular: 200, 300, 400 mil personas desfilaron tras .el fretro de aquel estu-
diante asesinado y ninguna familiar mand a buscar a sus hijos. De veras que
aqulla fue una pgina realmente gloriosa de nuestra juventud, al principio de
la revolucin. Pero muchos muchachos, repito, no estaban en la categora de
analfabetos sino de escolares que no fueron a la escuela. Y todava aparece un
porcentaje de jvenes analfabetos en nuestro pas. Ahora nosotros estamos en
una etapa en que nuestras universidades no crecieron grandemente pero me-
joraron de calidad, y an nuestra masa estudiantil es reducida en la universidad,
a pesar de todas las facilidades. Razones: la revolucin misma; cuadros juveniles
que realizan tareas en organizaciones de masa, en organizaciones de trabajo; la
necesidad de la defense del pas, pues nosotros. hemos tenido la mala suerte
de contar con un vec:no .poderoso, a 90 millas de nuestra costa, constante-
mente amenazndonos; eso nos oblig a desarrollar al mximo nuestras fuerzas,
desarrollar al mximo los mecanismos defensivos del pas y se emplearon dece-
nas de miles de jvenes; y cuando la tcnica era ya una tcnica ms modern,










equipos much ms complicados, distintos tipos de armamentos, entire ellos ar-
mamento electrnico, armamento antiareo, la aviac!n, los radares, cohetes
tierra-aire, una series dt armamentos que requerirn conocimientos, lo mejor de
las universidades sali a former parte de las unidades que fue necesario orga-
nizar.
Luego otra series de actividades revolucionarias de todo tipo hicieron una
gran extraccin de jvenes de la enseanza media y tambin para la educacin
misma porque muchos estudiantes de la enseanza media pasaron a ser maestros
improvisados. Todo esto limit el nmero de graduados. Si se aade a eso la
circunstanc:a de que en nuestro pas haba un deficit de fuerza de trabajo gran-
de, ese deficit, a pesar de que cuando la revolucin triunfa haba algunos cien-
tos de miles de desempleados, se debe fundamentalmente al hecho de que
nuestra economa, nuestras divisas, se obtienen mediate 'la agriculture, circuns-
tancia histrica generada por la revolucin; dependencia de la caa de azcar
que nos obliga a 'trabajar, a emplear medio milln de trabajadores. iMedio
milln de trabajadores para obtener el 70% de las divisas que ustedes obtie-
nen con 30 40 mil obreros del cobre!
Y claro, con el triunfo de la revolucin, el ejrcito de la reserve de los
desempleados desapareci, la caa la cortaban aquellos que si no cortaban caa
se moran de hambre, cientos de miles de hombres que estn sin trabajo la
mitad del ao; y cuando llegaba la zafra iban all desesperadamente a hacer
cola a los caaverales. El pequeo agricultor tena que trabajar 12, 15, 16, 17
horas en la zafra y siempre cuando sta empezaba, no haba que organizer a
nadie para cortar caa. Adems la poblacin creca y haba unos 700 mil que
iban a la escuela primaria, y solamente un 5, un 10%, la minora, llegaba al
60 grado; quedaban otros cientos de miles completamente analfabetos que iban
a nitrir las filas de los que tenan que ir a hacer un trabajo bruto para ganarse
la vida. Las compaas imperialistas, propietarias de las centrales azucareras y de
las plantaciones de caa, mantuvieron esas condiciones en nuestro pas. El tra-
bajo del corte de caa en el trpico no es un trabajo fcil, nuestro clima es
caluroso, adems es hmedo. El trabajo del corte de caa es un trabajo duro.
La poblac:n aborigen de nuestro pas fue aniquilada realizando precisamente
este tipo de trabajo y trabajos en las minas. La caa fue la causa originaria
del 'resurgimiento del sistema esclavista en este continent! Con todo lo que
los europeos se consideraban fuertes y trabajadores, buscaron los obreros para la
caa haciendo caceras en Africa, llenando los barcos de africanos, llevndolos
encadenados para cortar la caa. Cuando la revolucin triunfa,, o mejor dicho
cuando triunfa la Guerra de Independencia y se instaura una semirrepblica, o
una repblica mediatizada, los problems los resolvieron con inmigraciones; pero
como creci .la poblacin, cuando la revolucin triunfa la caa la cortaban ya
los cubanos, y aun as sobraban hombres. Tales eran las condiciones de vida de
nuestro pueblo y los factors de presin social y econmica; presiones inhu-
manas para encontrar al hombre que cortara la caa.
Ahora, cuando la revolucin triunfa, con todas las alternatives, dej de
existir el cortador habitual; con todas las alternatives de la revolucin, no se
nutri ms de fuerzas de trabajo el sector caero. Muchos se hicieron, bueno,
de todo: se hicieron soldados, se hicieron operadores de equipos, se hicieron
constructores, pero era el trabajo marginal. Y eso determine en nuestro pas
que empezara a sufrir un fenmeno de escasez grande de brazos; eso afect a
toda la economa, y eso trajo como consecuencia una gran demand de jvenes
en casi todas las industries. Y nosotros tuvimos que tomar medidas, porque las
,fbricas, las fbricas estatales, reclutaban estudiantes, les daban un empleo. La
media que tomamos fue: "Prohibido el reclutamiento de estudiantes", y
cuando surga un casp de necesidad social, le dbamos un subsidio al estu-
diante, pero fue terminantemente prohibida la contratacin de estudiantes por
las empresas del estado. Este tipo de medidas tuvimos que tomarlo. Ahora las
medidas que tomamos son otras, pero sta fue la historic y por eso nuestras










universidades, aun hoy, no tienen un nmero crecido de estudiantes y es ino
de los problems que tenemos. Pero una enorme masa viene ahora que est
entrando, ya, en los niveles medios; por ejemplo, este ao tenemos 40.000 estu-
diantes de secundaria ms que el ao anterior. El ao que viene tendremos
*unos 50.000 ms, de manera que viene una enorme, gigantesca masa de la
primaria a la secundaria y a los niveles medios y en un moment dado nuestras
universidades crecern como la espuma. Ahora, cmo afrontamos nosotros este
problema del crecimiento de los estudiantes, de toda la juventud estudiando?,
cmo un pas pobre -no debemos olvidarnos de eso- puede aplicar la en-
seanza universal? La economa de nuestros pases estaba tan atrasada, era tan
poco productive, estaba tan deformada que hablar de educacin universal y
de salud pblica universal o de asistencia mdica universal era, prcticamente,
una utopia; cmo se concilian estas dos acepciones? Hacer que todos los jve-
nes estudien y hacerlo de manera que la economa del pas lo permit. Cmo
resolver esas contradicciones? Ese fue uno de los problems que se nos fueron
planteando a nosotros a lo largo de estos aos hasta encontrar soluciones que
-a nuestro juicio- van a resolver estos problems.
A nosotros nos parece que la educacin, realmente no porque los cubanos
vayamos a pretender que somos ms hbiles que los dems, sino porque la
necesidad nos oblig a buscar soluciones cuando nuestro pas se enfrent a
esta situacin de que hablbamos, la economa dependiente de un trabajo ma-
nual de muy poca productividad, la necesidad de defenders del imperialismo,
nos oblig a buscar soluciones a estas situaciones y hemos encontrado algunas
soluciones que -a nuestro juicio- van a constituir una innovacin, que deben
constituir una especie de revolucin en este campo de la educacin, y efectiva-
mente, nosotros marchamos hacia un concept: la combinacin del studio y
del trabajo en todos los niveles, en la secundaria, en la media superior y en la
universidad; y ya estamos haciendo escuelas primaries donde desde cuarto grado
empiezan a desarrollar tareas productivas.

QUE TODOS LOS OBREROS SE VUELVAN ESTUDIANTES
Y QUE TODOS LOS ESTUDIANTES SE VUELVAN OBREROS
Haba una asignatura que era educacin laboral, pero no pasaba de ser
,una asignatura. Ahora ya estamos pensando en desarrollar estas instituciones en
que el hbito del trabajo lo empezamos a crear desde la enseanza primaria y
creemos que, realmente, tendr su fruto el hecho de que nosotros lleguemos
a establecer estos principios de la combinacin del trabajo con el studio, den-
tro de todo el sistema educational. Nosotros corremos un riesgo y es el de una
revolucin socialist, la primera revolucin socialist de Amrica Latina. Pero
la revolucin cubana tiene sus riesgos, porque nosotros no descubrimos todos es-
tos fenmenos a tiempo, bien puede ocurrir que nosotros eduquemos una ju-
ventud burguesa, en que simplemente hayamos sustituido al hijo del rico -no
s si ustedes son hijos de ricos, me parece que no debe haber .muchos ricos
por ac-, pero en nuestro pas..., en realidad lo que quiero decir con esto
es que en una Universidad arribaban, realmente, no hijos de obreros sino de
sectors medios, sobre todo cuando tenamos una sola Universidad: la Universi-
dad de La Habana; y quin poda ir desde Oriente, desde Camagey a estudiar
a La Habana en una Universidad si su padre era un obrero? Ahora,' nosotros
corramos el riesgo de sustituir al pap por el Estado; antes era el pap el que
le pagaba todos los gastos al estudiante y despus era el Estado el .que pagaba
todos los gastos al estudiante y el estudiante era igual: much prdica revolu-
cionaria, much instruccin poltica, much adoctrinamiento, si ustedes quieren,
pero al fin y al cabo, el hombre no es, simplemente; la especulacin, las ideas
en abstract. Es su vida, sus hbitos, el quehacer de todos los das lo que hace
a un hombre. (Aplausos.)
Y estbamos corriendo el riesgo ese, que nosotros perdiramos los mejores
hbitos y las mejores virtudes de la clase obrera; porque saben lo que










cre las mejores virtudes de la clase obrera? La lucha, el sufrimiento, el sacri-
ficio. Creemos que el estado revolucionario debe velar por estas virtudes y seguir-
las desarrollando. Pero qu es educar, qu es educar? Es preparar al hombre, desde
que empieza a tener conciencia, para cumplir sus ms elementales deberes so-
ciales; para producer los bienes materials y los bienes espirituales que la socie-
dad necesita; y para producirlos por igual, con la misma obligacin todos. Y
acaso creen ustedes que una universidad puede superar a una fbrica como un
centro de educacin? Una universidad podr ser un magnfico centro de ense-
anza terica, incluso, puede llegar a ms (espero no comprometer al rector
con esto). Una universidad puede tener laboratories, centros de investigacin;
pero una universidad nunca podr educar a un hombre ms que una fbrica. Y
bien expresadas las cosas, la educacin debe ser la combinacin del centro de
trabajo y del centro de studios, combinar las fbricas con las Universidades, y
las Universidades con las fbricas, hacer que todos los obreros se vuelvan estu-
diantes y hacer que todos los estudiantes se vuelvan obreros. (Aplausos.)
Esos son a grandes rasgos nuestros concepts, no de la nacionalizacin de
la enseanza que es un paso de los primeros, sino de lo que pudiramos lla-
mar la revolucin de la enseanza. Claro que nosotros no hemos podido implan-
tar esto todava, pero nosotros tenemos hoy la seguridad de que lo vamos a lo-
grar, que vamos a ir a pasos rpidos en este sentido, de manera que no como
un concept de nacionalizacin sino como un concept de revolucin educacio-
nal en la sociedad que nosotros queremos desarrollar.
Perdonen.que yo haya sido tan extenso, ha sido un monlogo y no un di-
logo. (Aplausos.)

LA RUPTURA DEL BLOQUEO ECONOMIC IMPERIALIST
PRECUNTA: Compaero Fidel, cmo supera Cuba el bloqueo econmi-
co y tecnolgico impuesto por el imperialismo una vez que triunfa la revolu-
cin?
FIDEL: Bueno, el bloqueo econmico no lo hemos superado, lo estamos
superando. El bloqueo tecnolgico, y ste es uno de los problems serious, lo
estamos tambin tratando de superar. En defense podemos decir que un pas
como el nuestro, pequeo, de menos extension territorial que la provincia de
Antofagasta (creo que ustedes tienen algo ms de 120 mil kilmetros cuadra-
dos y Cuba tiene 111 mil kilmetros cuadrados. Esta cifra no es exacta, pero es
la que un professor de Geografa se le ocurri recorder a los estudiantes. (Risas
y aplausos.) Yo les dir que por lo .menos a m me sirvi para tener una idea
de la superficie del territorio; un pas que no tiene energa hidroelctrica, es
decir que no tiene grandes ros; un pas que no tiene carbn; un pas que no
tena acero; un pas que no tena madera; un pas que no tena industrial me-
cnica; un pas que dependia de un solo product fundamentalmente, cuyo
nico mercado era' Estados Unidos, se habra enfrentado a problems real-
mente muy difciles, tal vez insolubles, de no mediar una circunstancia, que
fue sencillamente la existencia del campo socialist. Ustedes nos podran pre-
guntar a nosotros: "Ustedes planificaron la ayuda del campo socialsta?". Y no-
sotros les diramos: no, nosotros no planificamos ninguna ayuda del campo so-
cialista. "Ustedes, cuando hicieron la revolucin y empezaron sus primeros
enfrentamientos con el imperialismo, estaban pensando recibir una ayuda ex-
terior?". Nosotros les diramos: no, nosotros no estbamos pensando nada de
eso. "Entonces, qu estaban pensando ustedes?". Pues nosotros, cuando sur-
gieron aquellas complicaciones, cuando surgieron aquellos problems, pensba-
mos que los imperialistas nos iban a invadir y en lo que estbamos pensando
era en armas, en acumular armas en las montaas, en prepararnos para la
guerra, y en prepararnos -si era necesario- -para morir. En definitive, en
aquella fase no haba ninguno de esos planes. Era un enfrentamiento apasiona-
do, violent, entire un movimiento revolucionario y el imperialismo del cual










habamos odo hablar por los libros, pero no lo conocamos bien. Tenamos un
conocimiento del imperialismo en abstract, cuando un da empezamos a des-
cubrir el imperialism en concrete, podramos decir que descubrimos en con-
creto el apoyo socialist. Hay que decir, yo tengo un ejemplo, que la situacin
cuando la revolucin cubana triunfa. . Yo a ustedes les 'digo que si triunfa
un mes antes, una hora antes, un minuto antes, un segundo antes, habra podi-
do ser aplastada. Aplastada significaba golpe. A pesar de que la mayora de los
que estbamos en aquella lucha habramos terminado igual que el polvo del
desierto de Antofagasta, en realidad nosotros preferamos terminar convertidos
en polvo, antes que ser sonietidos. Era una cuestin de preferencia. (Aplausos.)
Pero en el moment en que se produce el triunfo de la revolucin cubana,
la correlacin de fuerzas imper.alismo-socialismo no era simple.
El imperialismo, en esta correlacin de fuerzas, estaba... estaba superior.
Podramos decir realmente que desde un punto de vista objetivo la correlacin
de fuerzas favoreca al imperialismo, pero se iban acercando las fuerzas del
socialismo. Ahora: cmo a pesar de una correlacin de fuerzas desfavorable y
estando nosotros tan prximos a Estados Unidos, no pudieron aplastar a la
revolucin cubana? Ello se debi a que se dieron dos factors: la audacia de
los revolucionarios cubanos, y podramos decir tambin, la audacia de la Unin
Sovitica. Por qu? Yo les voy a citar un ejemplo: todo el petrleo que noso-
tros recibamos de EE. UU., todo, la Unin Sovitica produca en aquella
poca, ciento y pico de millones, ciento y tantos millones -me dijeron que
no dijera esa palabra. (Risas y aplausos.) Lamentablemente me acord un poco
tarde no? Esta produccin de petrleo, si ustedes la comparan con EE. UU.,
es insignificant; y sin embargo, con su flota de transportadores de petrleo, y
a pesar de eso, nos mandaron los 4 millones de toneladas de petrleo que
nosotros necesitbamos desde el moment que los americanos lo hicieron as y
nos cerraron el petrleo. Y cuando los americanos decidieron suprimir la cuota.
azucarera completamente, los :soviticos dijeron: "compramos el azcar"; lo
curioso es que llegaron y compraron el azcar, y eran los grandes productores
de azcar. Bueno, evidentemente, en 'la situacin de un pas que le suprimen
ciento por ciento el petrleo, y le suprimen ciento por ciento su mercado
qu habra podido hacer para salir victorioso?, qu alternative tena para la
victoria? La muerte. Por eso es que alguien un da dijo: Patria o Muerte!
Patria o Muerte! Y se qued esa consigna porque no era de verdad una con-
signa, sino una realidad reflejada, una realidad! como se organize la defense
de la revolucin en Cuba.
Pero adems, bueno, los imperialistas haban inventado algunas cosas, por
ejemplo, resolvan las cosas as: quita el petrleo, bueno, esto es suficiente para
que vaya abajo cualquier gobierno: le quitaron el combustible, le quitaron el
mercado, esto es suficiente para arruinar a cualquier pas y liquidarlo, pero
bueno, surgieron algunas posibilidades. Ellos empezaron la conspiracin, la in-
vasioncita, la historic aquella; "bueno", dijeron, "podemos aplicarles el reme-
dio de Guatemala"; inmediatamente actuaron por la CIA, por ejrcito merce-
nario, aviones, tanques y todo de lo que disponen. Nuestras primeras armas,
nosotros ni siquiera las habamos comprado en el campo socialist, las habamos
comprado en Blgica.
Y hemos comprado los fusiles FAL; al poco tiempo haba un convenio,
creo que eran unos 25.000 a 30.000 fusiles automticos. Y cuando un da es-
taban nuestros obreros descargando un barco, el barco "La Coubre" francs, est-
bamos nosotros en el edificio del INRA, un grupo de compaeros, se produce
una tremenda explosion que hizo retumbar el edificio aqul; cuando miramos,
una column enorme de humo. En el acto, instantneamente, me digo: ha
explotado el barco. Estaba transportando aquellas armas, estaban siendo de-
sembarcadas; barco lleno de granadas, de fusiles antitanque y antipersonal, de-










tonantes, miles de toneladas, miles de toneladas, no recuerdo, dos mil o 'tres
mil. Explot...
La carnicera que se produjo en aquel muelle fue espantosa. Se sucedieron
escenas de herosmo como en todas estas circunstancias; haba obreros del
puerto y soldados descargando el barco. Al producirse la primera explosion, otra
masa de obreros y soldados entra a tratar de sacar de entire el fuego a los heri-
dos y muertos. Y en ese moment se produce la segunda explos,n; perecieron
no menos de 80 obreros y soldados en aquel hecho. Fue una de las primeras
cosas que la CIA le hizo al pas. Bueno, aquel barco por qu haba explota-
do? Fue cargado en el puerto de Amberes, nosotros todava no sabamos en
concrete hasta qu grado los imperialistas eran dueos de Europa, de los puer-
tos. Como lo ms sencillo del mundo colocaron una bomba. No se necesitaba
una tecnologa avanzada para hacer explotar un barco. Ven? Cualquier agent
all, en los muelles o en las fbricas, en donde le diera la gana; al descargar
una caja explotaba, y explot el barco.
Cuntos barcos haban llegado de Europa? Cuatro o cinco cargamentos;
nosotros ramos bastante ingenuos: estbamos comprndole armas a un pas de
la OTAN. Por otro lado, estbamos tratando de comprar algunos caones, y
les compramos a los italianos. Seis caones, seis obuses del 20. Son lo mejor.
Llegaron las balas. Les compramos algunos proyectiles de mortero y empezaron
a llegar, primero las balas y despus no llegaron los caones. (Risas.) A decir
verdad, despus las mandamos a Argelia. Nosotros esperamos que hayan sido de
alguna utilidad por lo menos aquellas balas. Despus hubo necesidad de ayudar
a otros pueblos, pero me recuerdo yo de las balitas de mortero aquellas, y
las otras, que incluso no tenemos ni los caones.
Esta circunstancia nos muestra tratando de armarnos frente al imperialismo.
Despus bamos estudiando la realidad. Empezamos a recibir armamento so-
cialista. En los primeros moments, de Checoslovaquia y despus, armamento
sovitico; empezamos a recibir tanques; artillera de todos los tipos, armas anti-
areas, caones antitanques, fusiles de todos los tipos, millones de balas. Bue-
no, a mi me parece que desde la explosion del "La Coubre" hasta hoy, a nuestro
pas deben haber llegado much ms de mil barcos cargados de armas, much
ms de mil barcos. Nunca ms volvi a explotar ni una granada, nunca ms.
Es diferente, verdad? Ahora ellos estaban preparando su expedicin bajo
una herencia: Eisenhower; l hizo su plancito y dejaron eso organizado. En el
61 nosotros nos dbamos cuenta; pero los imperialists son tan zurros. Sabe
uno lo que van a hacer; nos dimos cuenta por sus declaraciones de lo que esta-
ban planeando; pero estaban llegando las armas soviticas, haba un program
de entrenamiento, haba un grupo de tcnicos enseando una batera antiarea,
haba otro grupo enseando los caones 75; otros estaban enseando los tanques
por all. Una batera, un program de entrenamiento que iba a durar un ao
y medio, poco a poco. Pero los caones haban llegado y nosotros veamos que
se acercaba la cosa y dijimos: bueno, un tcnico es siempre un tcnico. Ustedes
saben, los peritos son tcnicos y si los tcnicos dicen: bueno... esto hay que
hacerlo as..., lleva tanto tiempo y ms cuanto tiempo, compaero..., los par-
metros..., los programas... y nosotros veamos que los imperialistas se venan y
haba tal cantidad de caones y nadie los saba manejar y nosotros les dijimos
a los milicianos: Oiga amigo, ustedes los que estn aprendiendo por la maana
lo pueden ensear .por la tarde. S: reunimos gran nmero de obreros y les di-
jimos: bueno, los que quieren ir para los antiareos, para la artillera, etc. Orga-
nizamos todos los batallones y empezaron as: iban por la tarde a sus respectivos
lugares y lo que los otros haban estudiado por la maana se lo enseaban por
la tarde.

EL TRIUNFO REVOLUCIONARIO BE IRON
Los tcnicos se entusiasmaron y nos empezaron a ensear rpidamente.
Esto duro unas cuantas semanas. Cuando los invasores de Girn llegaron a










nuestro pas, tenamos ms de 1.000 bateras de caohes, con sus artilleros, en-
tre caones antiareos, ametralladoras antiareas, obuses pesados, tanques; real-
mente, todas esas armas, pero todava no tenamos aviacin. Pero nosotros ha-
bramos podido destruirles unas 10 expediciones como la de Girn. Cuando
atacaron por Girn, nosotros dijimos: bueno, vamos a ver cul ser la direccin
principal. Cuando vimos bajar los paracaidistas en Girn dijimos: la direccin
princ-pal es sa. Pero de todas manera el 80% de las fuerzas qued all en
La Habana, y una parte pequea de la tropa fue la que combati contra ellos
all. Y as fue como los imperialIstas no pudieron aplicar el remedio de Guate-
mala a nuestro pas. Les hicieron career a los mercenarios.. ., porque es increble
cmo la mentira, la propaganda de la reaccin acta sobre ellos mismos. Tay
un fenmeno de auto, no de autogestin sino de autosugestin en la mentalidad
reaccionaria. Toda aquella gente crea que los iban a recibir como libertadores.
Bueno, latifundistas, esbirros, todo tipo de escoria y de explotadores de todas
classes. Pero crean que iban all, con los yanquis detrs, y organizados por la
CIA, pues llegaron a career que eran unos libertadores. Ustedes se imaginan
eso? IIay que tener una imaginacin realmente frtil para eso. Y entonces, cre-
yeron adems que todo el pueblo iba detrs, creyeron eso, y as se produjo aque-
lla historic.
Pero si yo les contara aquellos aspects desde el punto de vista de los
abastecimientos fundamentals del pas, y desde el punto de vista del armamen-
to, como fue que nosotros pudimos enfrentarlos y por eso les explicaba ese fac-
tor; cuando la situacin o relacin de fuerzas, socialismo-impcrialismo, ett a
favor del imperialismo cuando se produce la derrota de Girn. Bueno, hl\
que ver cmo estaban los imperialistas! Estaban furiosos. No se resignaban a
aquello. Despus salieron montones de publicaciones de que ste tena la culpa,
de que el otro, que no metieron la aviacin yanqui. Nosotros tenemos la secuen-
cia de cmo se produjeron todos los acontecimientos, y la secuencia de cmo
se produjeron los hechos en la Casa Blanca. Pero la contraofensiva revoluciona-
ria iba ms rpido que las reuniones de la Casa Blanca.
El da que ellos dicen que si hubieran hecho un segundo ataque areo,
el da 17 de abril (hicieron el primero un da 15 y desembarcaron el 17), que
habran destruido los pocos aviones que nos quedaban, nosotros tenamos 8
aviones y 6 pilots. (Risas.) Y eran.aviones viejos: no tenan ni piezas de re-
puesto. Ellos haban destruido algunos aviones en el ataque anterior. Pero haibbia
una buena defense antiarea.
Pero los pilots de los aviones que quedaron en el amanecer del dia 17
estaban en el aire. Y llevaban una direccin: Cirn. Y un objetivo: los barcos
que estaban transportando ellos. Pero no habra habido aviones si hubieran he-
cho el famoso ataque. Porque los aviones hundieron .prcticamente toda la flota,
los 6 avioncitos, los 8 avioncitos. Y los 6 pilots adems hundieron prctica-
mente todos los barcos. Y despus que los barcos se hundieron, bueno, queda-
ron ellos. Entonces, cuando ellos dicen que hubieran podido resolver el proble-
ma mandando la avacin, ya no haba mercenaries. Porque se termin nc 78
horas realmente la lucha. Qu hubieran hecho sus aviones si no haba nadie en
tierra ya? Aquello les dej una cosa terrible, de irritacin, de odio. Pues emipe-
zaron a planear una invasion en grande. Ese realmente fue el origen de los
problems de la crisis de octubre. El estado de nimo y la intencin con que
ellos provocaron la crisis de octubre.

DEBILITAMIENTO DEL IMPERIALISMO
Ustedes ven que una situacin as en el 60, 61, 62 va a producer entonces
una especie de emparejamiento. Comprenden? Hoy la situacin es as: la co-
rrelacin de fuerzas, hoy, favorece al campo socialist frente al imperialist. Eso
de una manera objetiva. Pero no es que la favorezca slo en el campo, digamos,
de la fuerza propiamente; ambas parties son muy poderosas, y poseen armamento










de destruccin masiva. Pero no est slo el problema hoy da del armamen-
to, sino que est el problema social, el problema econmico y la debilidad que
entraa para Estados Unidos ser una sociedad de consumo. (Aplausos.) Un pas
quiet gasta mil millones de toneladas de petrleo, que es lo que creo que gaste,
si es que no gastan un poco ms. Un pas que no slo tiene que destruir todas
las reserves que tena de petrleo en su propio territorio, sino que tiene que
saquear adems al resto del mundo para mantener 100 150 millones de
automviles, que ha montado un aparato de gendarmera en todo el mundo;
gastos increbles por encima de cualquier economa, y arriba de todo eso, el
despilfarro ms increble. Es impossible en esas condiciones que pueda mante-
nerse -digamos- la correlacin de fuerzas. La URSS, por ejemplo, nos ayud
i nosotros cuando produca nada ms que ciento y tantos millones de toneladas
de petrleo. Ya debe estar como por trescientos. En el ao 75 tendr 500 mi-
llones de toneladas, ir creciendo toda la produccin de esos elements esencia-
les.
Hay que tener en cuenta que el imperialismo ha tenido que hacer, en estos
instantes, empleos de medidas drsticas de impuesio del 10%, con possible ele-
vacin al 15% de las importaciones; una crisis monetaria en el mundo que
ha afectado a los intereses de, prcticamente, todo el mundo. Para mantener
qu? Una economa de despilfarro. Desde el punto de vista econmico es dbil
ya el imperialismo. Prcticamente no est en condiciones de seguir ejerciendo
su papel de gendarme; tratar de seguirlo siendo, pero ya no tiene realmente
las fuerzas ni las posibilidades que tena hace 20 aos, 15 aos, hace -incluso-
10 aos para ejercer ese papel de gendarme. Y esta situacin, por eso ya la
correlacin de fuerzas ---campo socialist, campo imperialista- favorece y favo-
recer cada vez ms al campo socialist. Por eso nuestro pas pudo superar
sus problems de bloqueo econmico, tecnolgico y amenazas militares. Desde
luego, ha podido sobrevivir. Porque despus que se aprende a sobrevivir hay que
aprender otra cosa, hay que aprender otra cosa ms difcil: A vivir. Y vivir
es ms difcil que sobrevivir. Cuando decimos vivir lo decimos en el concept
desde cul es el future de un pas como el nuestro. O cul es el future de
nuestros pauses. Con la tecnologa modern, con la gran escala, con todas las
perspectives del mundo del maana, somos demasiado pequeos, demasiado
dbiles casi, pata poder vivir en el mundo del maana. Pero bueno, ya pode-
mos vivir o podemos sobrevivir, mejor dicho; tal vez algn da podamos
vivir. Mientras tanto, a la revolucin hay que ir dndole un mantenimiento.
Quienes crean que vamos a sacar de la nada o de la lmpara de Aladino o de
un sombrero, por formulas mgicas, las maravillas del mundo modern, si
ustedes quieren esas "maravillas" de la sociedad de consumo, que nadie lo espe-
re! Si creen que con el desarrollo de la revolucin vamos a ser un pas con
medio o un milln de automviles, y que sos fueran nuestros objetivos, qu
nadie lo esperel Prque eso es sencillamente una quimera. Ah, pero si nosotros
logramos darle una educacin fundamental a cada nio que nace en nuestro
pas y a cada nio que ya est en la edad primaria y lo llevamos a los niveles
medios, a los niveles superiores! Si nosotros resolvemos los problems de la
salud, si nosotros resplvemos los problems -digamos- de la vivienda en nues-
tro pas! Si nosotros quisiramos darle un automvil a cada trabajador, pues
as, no vamos a terminar. Si los imperialistas ya no pueden mantener eso. Hla-
bra que estar loco para proponerse como objetivo social tales cosas.

A NUESTRO PUEBLO NO LE DESEAMOS UN ANSIA DE CONSUME
Si le damos, por lo menos, unos cuantos mnibus a cada centro de
trabajo como estamos haciendo hoy para que ayuden al transport colectivo en
las zonas de trabajo para ir cuando llegan las vacaciones y llevar a los families
en las vacaciones, para llevar a los familiares a las playas y brindarles los medios
de acceso a los planes de vacaciones y a los centros de recreacin; si logramos
eso pueden tener la seguridad que estaremos logrando objetivos altamente apre-










ciados por nuestro pueblo. Porque a nuestro pueblo nosotros no le desatamos
el ansia del consumo porque -reemos que es un problema important que hay
que pensar. Y qu objetivo tendra para nuestra revolucin, pas pequeo, pas
subdesarrollado, pas pobre enfrentado a todas estas dificultades, que nosotros
tuviramos como motivacin de la sociedad cubana el ansia de consumo? Cree-
mos que se es un problema muy important. Nosotros sabemos los. objetivos
que vamos a lograr y les puedo asegurar que nosotros somos un pas donde la
revolucin est muy slida y que tiene un respaldo muy slido del pueblo, un
pueblo capaz de movilizarse, capaz de luchar, capaz de enfrentar cualquier pro-
blema.
No decimos que nuestra revolucin sea un modelo, entindase bien, no
decimos que carezcamos de defects, no decimos ni much menos que hayamos
dejado de cometer errors, no; pero que en los lineamientos esenciales, en la
estrategia, en la conduccin fundamental, la revolucin ha marchado por un
camino correct partiendo desde luego de nuestras condiciones. Qu ridculo
que nosotros vayamos a decir, bueno, hagan lo que hicimos nosotros! Pero hay
algunos que ha-n pretendido, soltando unos papelitos, que yo vena de maestro
aqu. No s si a alguien se le ocurri contratar los servicios mos, bueno, por
dos semanas o algo de eso; pero hasta ahora ninguna Universidad me ha ha-
blado de eso. (Aplausos.)
Nosotros simplemente podemos cambiar impresiones dentro de los lmi-
tes posibles con todos los estudiantes universitarios, y eso es lo que estamos
haciendo.
(Se produce un dilogo con los estudiantes que le hacen entrega a Fidel
de un aparato electrnico construido por ellos. Continan las preguntas.)
UN ESTUDIANTE: Mi primera pregunta es, compaero, que en el mes
de abril se realize un Congreso Nacional de Educacin en Cuba, donde se ana-
-lizaron el problema de Educacin Sexual, el problema de la delincuencia ju-
venil y otros problems ms. Cmo pretenden ustedes enfrentar el problema?
Esta es la pregunta. No hago otra pregunta, porque creo que la har el presi-
dente de la Universidad del Norte.

PRESIDENT DE LA UNIVERSIDAD DEL NORTE:
Quiero hacer una pregunta difcil y me parece tambin que difcil de con-
testar. Esta pregunta se refiere al hecho de que para la conquista del poder
de la clase trabajadora, de los explotados de cualquier pas, es necesario que
exista una posicin de vanguardia, que es lo que son los partidos revoluciona-
rios. Ahora, la pregunta va en este sentido, que creo que interest tanto a los
compaeros que tienen filiacin poltica como a aquellos otros compaeros, que
son la mayora, que no tienen filiacin poltica. La pregunta va en el sentido
de lo que nosotros llamamos sectarismo, que muchas veces se produce entire
compaeros de los propios partidos de izquierda. En este sentido la hago. La
pregunta fue entregada por escrito y cita hechos verdicos .producidos en la
propia revolucin cubana, es el caso de Lacalle y el caso de Escalante. Esta
es la pregunta. (Aplausos.)

LA LUCHA CONTRA EL COLONIAJE CULTURAL
FIDEL CASTRO: Bueno, creo que las dos preguntas son largas, pero no
creo que difciles de contestar. La primera que se hizo sobre el congress de
educacin y cultural: no s si ustedes tengan los materials de este congress.
No han llegado? Bueno, debo hacerlos llegar.
Consiste, en esencia, en el intent de resolver un problema superestruc-
tural. Porque nosotros sin darnos cuenta, inconscientemente, hemos ido cayen-
do en un process de colonizacin cultural. Entre las muchas armas, entire los
muchos medics, los muchos elements que el colonialismo y el imperialismo
han usado, est el coloniaje cultural. Trazan los patrons las pautas, prctica-










mente, del desarrollo cultural de nuestros pases, y nosotros hemos sido vcti-
mas de es. Por qu? Porque ellos son productores de las obras, de la lite-
ratura, del cine, de la msica, de todo, prcticamente.
Y muchas veces en nuestro pas, realmente ocurri en nuestro pas, que
se caa en una posicin de absolute subordinacin intellectual y cultural, a las
eminencias de Europa o de Estados Unidos. Yo no s hasta qu punto ustedes
pueden estar afectados por esos males, pero hay que tener en cuenta que el
reblandecimiento, la introduccin de hbitos individualistas, es una de las armas
esenciales que el imperialsmo usa contra los pueblos.
Hay algo en que el socialismo tiene que luchar, library una batalla muy
dura contra la reaccin y contra el imperialismo. El imperialismo, la sociedad
capitalist, implica el estmulo de todos los egosmos, .del individualism, de
los vicios; al hombre no hay precisamente que estimularle los instintos negati-
vos; todos sabemos los orgenes del hombre, al menos esperamos que en esta
Universidad todos sepan ms o menos los orgenes del hombre. No es difcil
despertar los apetitos, los instintos, los egosmos del hombre, no es difcil. Y
nosotros hemos tenido oportunidad de conocer esta experiencia. El hombre
debe ser educado. Nosotros lo decimos con estas palabras: El vicio es espon-
tneo, la virtud hay que cultivarla..En la competencia entire el socialismo y el
capitalism la diferencia est en que el socialismo est hablando del sacrificio,
de austeridad, de educacin, de control, mientras el imperialismo est siempre
hablando precisamente de todo eso: ofreciendo al hombre las ms fabulosas am-
biciones de tipo personal, ofrecindole todos los medios, es decir tratando in-
cesantemente de corromper al hombre. Qu le ofrece nuestro pas a la juven-
tud? Trabajo, studio, sacrificio, esfuerzo. Le est ofreciendo objetivos de tipo
superior, objetivos revolucionarios. Qu le ofrece el imperialismo? A Cuba
llegan decenas de miles de cartas de Estados Unidos de los individuos que
optaron por emigrar. No se sabe si es bueno, o es malo, es decir, los que se
fueron, pero les escriben cartas ensendoles fotografas: el automvil, tal cosa,
los placeres, las diversiones, les estn llenando la cabeza ofrecindoles todos
aquellos asuntos. Lo que la revolucin les ofrece por un lado, lo que el impe-
rial:smo les ofrece por el otro. La filosofa y la moral del imperialismo es la
filosofa y la moral de la corrupcin, del egosmo y el individualism; y sas
son poderosas armas de las que se vale en su lucha ideolgica contra la revo-
lucin. Es por eso que eri nuestro pas nosotros hemos tenido que vivir esa
experiencia, hemos tenido que plantear una lucha en todos los campos, en
definitive es una lucha ideolgica frente a lo que nosotros hemos calificado de
coloniaje cultural, porque nos introduced de contrabando todos los hbitos, to-
das las ambiciones y todas las deformaciones de la sociedad capitalist. Y es
por eso que nosotros hemos tenido que reunir a los maestros. Quines tenan
una actitud ms seria, mms combative frente a todos estos problems? Precisa-
mente los educadores, porque ellos estaban en la escuela, educando a los mu-
chachos todos los das, y tenan que enfrentarse a toda esa influencia de lo que
ellos llamaban los factors ambientales de la educacin. Esos factors venan
por la television, venan por el cine, venan otras veces por la casa.
Distintos tipos de problems, ah?, porque en el Congreso se discutieron
ampliamente todas estas cuestiones. Por ejemplo, hay padres que llegan a la
escuela, enojados con el maestro porque no le dieron una nota al muchacho,
porque no le dieron un punto. Esos problems se sentan, se palpaban, esta-
ban afectando el trabajo de los maestros, y desde luego nuestra educacin se
vea influida por todos esos factors de tipo externo. Esta fue la causa deque
se organizara este Congreso de Educacin y Cultura que a nuestro juicio es un
trabajo serio y profundo. Yo no s si en Chile la juventud estar en condiciones
de entender estos problems. Por lo menos, nosotros tuvimos necesidad de en-
frentarnos a esas dificultades o problems y hemos decidido desarrollar una po-
ltica en este sentido. Desde luego, nosotros pensamos entire otras cosas hacer
la ms amplia divulgacin de todos los valores culturales y espirituales de los










pueblos que son afines a nosotros. Les voy a poner un ejemplo: msica chi-
lena, prcticamente nadie conoca en Cuba, nadie; lah!, msica americana,
msica inglesa, francesa, msica italiana. Msica chilena, peruana, ecuatoriana,
latinoamericana? Ninguna!

QUEREMOS TRAZAR NUESTRO PROPIO CAMINO EN EL CAMPO DE LA
CULTURAL Y NO QUE NOS LO TRACEN DESDE PARIS O DESDE ROMA
Conocimientos de la literature revolucionaria de Amrica Latina? Nin-
guno!
Y desde luego, una series de desviaciones mezcladas en torno a esto. Es
un problemita bastante complejo, pero realmente se produjeron. Si.un libro era
revolucionario? Descartado!
Ese libro no hay que leerlo. Si un libro exhortaba al trabajo, al comba-
te, la lucha? Descartado! Ese libro no hay que leerlo. Si un Lbro se dedi-
caba a cualquier tema intrascendente, a cualquier fantasa, es ms: si era con-
trarrevolucionario? Ah, qu magnfico libro, qu gran cosa, qu gran libertad
de crtica, etc. etc.! Si un libro enalteca a los bandidos contrarrevolucionarios,
ah, iqu gran libro, qu gran libertadl En, defin.tiva, qu se pretenda con
eso? Era acaso la expresin de tina literature revolucionaria, era acaso la ex-
presin ideolgica de un pueblo en lucha decisive por su existencia, de un pue-
blo' en lucha decisive frente.'a un enemigo poderoso como es el caso de nuestro
pas? Podemos realmente gastarnos esos lujos, una educacin reblandeciente
de nuestro pueblo? Todos estos problems estaban implicados. Lamentablemen-
te por much que sean largos los monlogos, todos estos temas requeriran un
anlisis ms exhaustive, creo que requeriran no 2 horas de discusin aqu sino
un da o dos o -tres. Pero les explico en exfenso cules fueron los orgenes de
esto.
Ahora, nosotros decimos: bueno, por qu no hay premios a la literature
revolucionaria de Amrica Latina? Aparte de los premios de literature, por
qu no se premia la literature revolucionaria, por qu no se toma en cuenta?
Por qu no se hacen concursos sobre este tipo de problems? Por qu no se
hacen concursos sobre literature infantil? Por qu existiendo cientos de miles,
tal vez ms de un milln de maestros en Amrica Latina, no se consider al
maestro y al educador un trabajador intellectual? Por qu no se desarrolla la
literature o los libros de textos? Por qu no se hace un trabajo intellectual para
educar? Qu ocurre en el mundo por ejemplo con el cine? Cuntas pelculas
infantiles existen en el mundo? Pelculas para nis? Qu determine la pro-
duccin de pelculas de todo el mundo? El mercantilismo ms burdo, la bs-
queda de entradas de taquillas de ganancias.
Cuando precisamente en el Congreso de Cultura de La Habana se planted
el problema de que sera bueno disponer de pelculas, porque no es lo mismo
la mentalidad de un muchacho de 7, 8 6 10 aos, que la de personas de 30 de
40 aos. No son lo mismo los problems que tiene el adulto; Cuando se planted
por qu no se exhiban en la television ms pelculas para nios, cuando se
planted por qu no existan en los cines ms pelculas para nios (y por qu
no exista literature infantil). Se vio clarsimamente que en el mundo no se
producan ninguna de esqs cosas. Ni literature de niios, ni programs televisados
para nios, ni pelculas para nios, except desde luego la conocida literature
que nosotros recibamos del Norte, y que ustedes, saben que era una cosa com-
pletamente deformante.
Entonces, en todo este inmenso campo que son los pueblos subdesarrolla-
dos tienen que trabajar para el hombre, y no para explotar al hombre. Para
superar al hombre, y no para envilecer al hombre. Para hacerlo 'elevar en la es-
cala social y humana, por la nica va, porque ya la seleccin natural en la es-
pecie humana no existe ni puede existir, porque la seleccin natural fue resul-
tado de una ley biolgica, del imperio de las leyes ciegas de la naturaleza. Y el










hombre no tiene otro camino de superacin que su propia racionalidad, que
su propia cultural Acaso nuestros pueblos que tienen, como ningn otro, esos
problems por delante, que tienen como ningn otro esos problems de tipo
human que enfrentar y que resolverlos de una manera racional, tienen senci-
llamente que padccer todas las anomalas, todas las locuras, todos los dispara-
tes y todas las excrecencias de la sociedad capitalist que se manifiesta en mu-
chos de sus intelectuales?
Esa es la realidad. Y con esos problemss nos hemos enfrentado nosotros.
Y creemos que, tambin, todos esos problems tendrn que enfrentar ustedes
algn dia. Hay algunos problems, pero, por favor, no vayan a considerar la
revolucin cubana enemiga del amor, no la vayan a considerar .una revolucnn
oscurantista; nada de eso, lo que queremos es trazar nuestro propio camino en
el campo de la cultural y no que nos lo tracen desde Pars o desde Roma. Claro
que se nos ha acusado, entonces, de xenofobia cultural, pero son los recursos
que les quedan a algunas gentes que pretenden desde Pars, desde Roma y
desde Europa dar respuesta a los problems que tenemos todos los das en nues-
tros propios pueblos. Y uno realmente piensa que en este pas se pueden brindar
soluciones a los problems de Antofagasta. (Aplausos.)

SI LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS SE DIVIDEN, SERAN VENCIDAS
La cuestin del sectarismo. Ha existido. (Aplausos.) Iba a decir lo siguiente:
el problema del sectarismo ha existido, existe y existir en todos los process
revolucionarios. Creemos que es un gran mal, no hay dudas. Pero sera idea-
lismo puro pensar que estos problems no van a existir. Nuestro deber es com-
batir las manifestaciones del sectarismo, pero no debemos hacernos ilusiones
de que por ello vaya a desaparecer el sectarismo. Nosotros hemos reunido duras
experiencias en ese campo; lo vivimos en el process revolucionario, desde muy
al principio, desde que se empezaron a organizer los jvenes, los estudiantes
para la lucha, en Cuba. Y creo que en el xito de la revolucin cubana uno de
los factors (ya les mencion otros factors) podra decir que si nosotros no
hubiramos superado el sectarismo habra podido liquidar la revolucin. No
tener que esperar que surgieran el imperialismo, las invasiones, porque la pro-
pia revolucin se habra podido autodestruir. Yo no s qu tipo de problems
en el sectarismo .pueden tener ustedes, pero creo yo que ustedes, los chile-
nos, a pesar de todo son y tienen ms arte de coordinacin y de trabajo en
comn del que tenamos en Cuba. Yo creo, sinceramente, que ustedes tienen
un nivel ms alto de cultural poltica del que tena nuestro pas cuando comenz
la revolucin. Esa es la impresin que nosotros tenemos. Claro que algn da,
quizs dentro de 20 30 aos, puede que ustedes vayan encontrando la unifor-
midad de sus objetivos polticos y revolucionarios. En nuestro pas la fuerza de
la revolucin est en la unidad. La fuerza de la revolucin est en la unidad!
Claro que nosotros no pretendemos ni much menos que cada cual vaya a renun-
ciar a sus criterios, a sus ideas, a sus cosas, pero creemos que hay que tener con-
ciencia muy clara .de la importancia que tiene la unidad de las fuerzas revolu-
cionarias. No s si son los uruguayos que tienen una divisa para las elecciones
del 28 de noviembre y que dice que "un pueblo unido jams ser vencido".
Pudiera decirse tambin que si las fuerzas revolucionarias se dividen sern
vencidas. Las fuerzas revolucioarias unidas no podr vencerlas nada ni nadie.
Eso es lo que realmente puedo decir en relacin con estos problems, pero pien-
sen ustedes: nosotros hemos vivido sobre esa fiebre, todos hemos vivido esa fie-
bre. Adems sabemos que en estos problems est por delante una cosa: la
honradez, la pasin con que cada cual est defendiendo un criterio, una idea, un
punto de vista; hemos vivido todo eso.
Nosotros tenemos una organizacin que tuvo uno de los primeros sectaris-
mos que nosotros hubimos de enfrentar: fue el problema de la sierra y del lla-
no. Como se haba producido la lucha en las .montaas y se haba producido










la lucha en el llano, entonces estaba el sectarismo de la Sierra Maestra, dc los
que haban estado en las montaas, que miraban con cierto desdn y pretendan
convertir a Cuba en un especial mrito, en un especial factor de prepotencia.
Ese fue uno de los primeros sectarismos, porque dio la casualidad que los quc
habamos estado en las montaas ramos muy pocos; nuestro ejrcito rebelde
lleg a tener un mximo de 3.000 hombres y las batallas decisivas las libr con
300 hombres. Calculen, si nosotros hubiramos establecido una especie de secta
de los guerrilleros de las montaas, dnde habra .tenido cabida el resto del pas?
La historic de nuestro pas no la escribi un grupo de hombres: la ha escrito
realmente un pueblo entero. Qu ocurri al triunfo de nuestra revolucin?
La revolucin tena un gran apoyo, apoyo entusiasta, ahora un apoyo casi uni-
versal, pero una revolucin no puede tener un apoyo universal, eso es imposi-
ble en un pas dividido en classes, en un pas con intereses antagnicos irreconci-
liables de orden social. Ahora, sin embargo, cuando la revolucin triunfa, mu-
chas personas viraban contra el caudal de la revolucin. La revolucin tena una
fuerza enorme en el crdito del pueblo. Qu haca much gente? Obviamente
que cometa ibusos, actitudes sectarias por aqu, disparates por all, exceso de
la autoridad por otro lado, pufl no se sabe la cantidad de personas que en un
process revolucionario, cuando comienza, conspiran contra el apoyo y contra la
fuerza de la revolucin con los disparates que cometen.
Muchas veces decamos: bueno, en realidad, mientras menos particip una
persona en la revolucin ms descuidada es, y .ms son las cosas que hace que
debilitan una revolucin que ha costado tanto esfuerzo, tanto sacrificio, tanta
lucha. Mucha tente procedi, muchos compaeros procedieron de esta forma,
pero en realidad la revolucin fue nutriendo sus filas, fue ganando en profundi-
dad, en militancia y nosotros decamos que se produca este fenmeno: decree
en extension el apoyo a la revolucin, pero crece en profundidad.
De esta forma se fue escribiendo la historic en estos aos. Y no esta es-
crita todava toda la historic. Pero unos lucharon en la Sierra Maestra, otros sc
organizaron y lucharon contra los bandidos. Hubo un moment en que haba
bandidos hasta en la provincia de La Habana, haba bandidos en todas las pro-
vincias. Qu ocurri? Incesantemente desembarcaban, porque lo de Girn fue
una cosa spectacular. Cientos de veces los imperialists tiraron armas en para-
cadas sobre nuestro pas, cientos de veces introdujeron elements clandestina-
mente, estuvieron tratando por todos los medios de alentar las bandas contra-
rrevolucionarias durante aos. La lucha en nuestro pas contra los bandidos de
la CIA dur anos. Nosotros podemos decir lo siguiente: que murieron muchos
ms cubanos luchando contra las bandas de los que murieron en la guerra, en
la guerra revolucionaria por el derrocamiento de Batista.
Otros participaron en los combates de Girn; otros se movilizaron cuando
la crisis de octubre; un pueblo entero movilizado. En una situacin tensa, en
un peligro mortal con quin sabe cuntas armas nucleares apuntando contra
nuestro pas y aquellos obreros, aquellos campesinos, los jvenes, los estudian-
tes, el pueblo entero firme, sin ninguna vacilacin. Alguien podra negar que
ese pueblo est escribiendo una pgina en la historic?
As han transcurrido estos aos y la revolucin debe tener un objetivo:
ganar, sumar, fortalecerse. Nosotros creemos que sos son principios esenciales
que no pueden violarse. Lo creemos firmemente, no significa que no creamos
que esos.problemas no vayan a existir. Esos problems existirn. El problema
a que se refirieron aqu es una delacin. Una delacin fue el caso de un grupo
de compaeros estudiantes del directorio; uno de los miembros de la Organiza-
cin habi 'ido capturado, convertido en delator, delat a la polica a los estu-
diantes y los asesinaron. Lo que nadie saba, lo que se viene a descubrir ulte-
riormente, mucho tiempo despus.










SI LA REVOLUTION CUBANA NO HUBIESE SUPERADO
EL SECTARISMO, NO PODRIA HABER SEGUIDO AVANZANDO
Es verdad que los problems del sectarismo influyeron ah, puesto que cl
individuo sencillamente se hizo pasar por revolucionario, izquierdista, ms co-
munista que nadie y entonces eso impidi que ciertos elements de sospecha
pudieran permitir descubrir el papel que haba jugado en el asesinato de aquellos
compaeros. Cuando en ciertos moments hubo algunos indicios, entonces tam-
bin esas circunstancias, digamos, de orden sectario, dificultaron eso hasta que
se lleg realmente a tener evidencia y se procedi. El otro caso que menciona-
ron, el de Anibal Escalante, quien fue responsible del sectarismo que se. produjo
desde antes de la revolucin; porque Anbal Escalante haba introducido el sec-
tirismo dentro del Partido Comunista; es decir, fue un fenmeno, no podemo-s
llaunr de sectarismo, fue un fenmeno de ambicin personal, de intentos de
control del Partido, que lgicamente, desde luego, puede ser asociado a la po-
liti:a sectaria. Nosotros hemos definido el fenmeno sectario en nuestro .pas,
que es diferente de las condiciones de Chile. En nuestro pas los comunistas
estuvieron muy perseguidos, estaban como los cristianos en las catacumbas de
Roma. Era comunista, no le daban trabajo; era comunista, no le daban pasa-
porte; era comunista, no tena ninguna posibilidad; eran perseguidos, molesta-
dos incesantemente, sobre todo en la poca del Macarthismo. Yo me recuerdo
que todos desarrollamos una mentalidad, una especie de ,mentalidad de catacum-
bas, desconfianza de los dems y confianza nica y exclusivamente en los com-
paeros de militancia. Este fue un problema muy especfico y derivado de un
fenmeno objetivo de persecucin, de aislamiento. Porque la verdad que en nues-
tro pas desde el ao 45 hasta el ao 59, ser comunista era un mrito muy gran-
de: los jvenes, los miembros de la juventud comunista realmente, eran perse-
guidos, eran maltratados por todos los medios; por el Macarthismo y por today
aquella poltica que haba. Bueno, tambin tenan problems con la familiar. Si
yo les cuento a ustedes algo, ustedes no lo creen; pues bien, aun en aquella po-
ca, en el 55, llegaba uno a la universidad de Panam, de Venezucla, de cualquier
pas de Amrica Latina, y haba much ms antiimperialismo que en Cuba.
Les voy a hacer una pregunta: Cuntos estudiantes hay en estas tres uni-
versidades? Seis mnil. Cuntos estudiantes antiimperialistas hay en estas tres
universidades? Cuntos? Saben cuntos estudiantes antiimperialistas habia
en Cuba en el ao 48, en el .ao 50? Treinta estudiantes antiimperialistas, cn
quince mil estudiantes.
Esto fue antes del process de lucha contra Batista. La campaa reaccionarri
en Cuba haba penetrado de tal manera a travs de los medios de divulgacin
masiva: radio, television, prensa, revistas, cine, pero de tal manera y de tal
manera nuestra universidad era en 'aquella poca expresin, digamos, de un pri-
vilegio de classes; pero esto solo no lo explica, porque en muchos lugares hay
tambin universidades que son de jvenes de clase media y la mayora son anti-
imperialistas, tienen una posicin ideolgica en contradiccin con la propia po
sicin social; pero en nuestro pas la combinacin de los dos factors trajo conio
consecuencia esta circunstancia: haba treinta estudiantes antiimpcrialist-as, no
quiero decir treinta comunistas. Comunistas haba como' 15 16 militants de
la juventud comunista; es que nuestro pas en los aos 30 Haba tenido un
fuerte movimiento antiimperialista. Ese movimiento fue perdiendo fuerza. IHa
ba un Partido Comunista, era un Partido Comunista que tena influencia en
los obreros, un P. C. que tena fuerza en los obreros, que tena militancia, pero
sin embargo, en los medios universitarios, treinta estudiantes de 15 mil cran
antiimperialistas. Eso se reflejaba en cl resto del pas: de cada 100 personas.
habra unas 10 personas antiimperialistas. Desde el punto de vista del desarrollo
de la conciencia political, posiblemente nuestro pas era uno de los ms atrasa-
dos de toda la Amrica. Por eso tambin dije que si la revolucin traicionaba
today esa historic, porque los burgueses pensaban que, bueno, es la posicin de
los burgueses en nuestro pas, era la de pensar que all no podra haber ningu-










na revolucin social. iPues quin demonios poda imaginar la revolution social
en Cuba, a 90 millas de Estados Unidosl Los burgueses de nuestro' pas, desde
luego, eran unos burgueses muy acomodados, muy gastadores, muy despilfarra-
dores, no creemos que fueran muy inteligentes y vivan, adems, confiados cien-
to .por ciento en el podero de Estados Unidos; terratenientes, monopolistas es-
taban completamente convencidos que en Cuba sera impossible una revolucin
social. De manera que en nuestro pas las ideas no estaban tan desarrolladas
como estn ahora en Chile y todos estos fenmenos tuvieron lugar: Ahora, hay
que comprender la situacin de un partido marxista en un ambiente como ste.
16 comunistas entire 15 mil. Es impossible que eso no generara un sentimiento,
tendencies a desconfiar del que no fuera militant del partido. Ahora. fueron
los nicos sectarios? No.
El sectarismo estaba en todas parties, el sectarismo estaba en todas las
organizaciones; eso es una cosa que les digo aqu, una verdad histrica de que
este fenmeno desgraciadamente se desarroll. Fue la propia revolucin, el de-
sarrollo de la revolucin victoriosa, la que fue superando esos fenmenos y si no
los hubiera superado, desde luego, posiblemente no hubiera podido marchar
adelante la revolucin a .pesar de los dems factors. Eso se los digo a ustedes,
pero creo que ustedes van a tardar tiempo en entender eso. Quizs vayan un
da, poco a poco, llegando a conclusion acerca de los objetivos, pero eso s que
es un problema de ustedes, a m no me pregunten cmo y adems no me
afilien, quiero decir, no me inscriban en ninguna de las organizaciones. Por lo
cual todos van a quedar disgustados. Bien, es tan tarde ya, no?
Parece que nosotros tenemos que marcharnos. Tenemos otro acto ahora
de tipo popular. Espere usted, quera,decir algo, por favor. (Aplausos.)
Aqu piden que los invite a ustedes a la Plaza, pero, miren, a mi me
parecen que ustedes han tenido ya... (Gritos.)
Se van a aburrir all en la plaza. (Gritos y ovacin.)











DISCURSO DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
EN ANTOFAGASTk
12 de noviembre de 1971.


Autoridades civiles y militares, representantes de las organizaciones obreras
y sociales, estudiantes, chilenos de Antofagasta. (Vtores y aplausos.)
Nosotros vemos desde aqu el espectculo maravilloso del pueblo y de sus
banderas. Tambin as ocurre en nuestro pas; cuando el acto comienza las ban-
deras se pliegan para que todos puedan ver. Ya hemos visto las banderas; ahi
dice "El salitre es nuestro". Bien.
Ya hemos ledo todos los letreros, hemos visto todas las banderas, ahora
les rogamos plegarlas para que todos puedan participar del acto.
Un letrero que dIce "Reconquistamos nuestro salitre" ya todos lo hemos
visto. Ahora lo enrollamos. (Aplausos.) Muchas Gracias.
Bien, vamos a dejar las dos banderas. Dnde est la bandera chilena? Hay
que levantar una bandera chilena, aqu, en primer fila; vamos a avanzar hacia
la primera fila la bandera ch.lena. (Aplausos, gritos y vtores.) Muchas gracias.
Nosotros queremos sealar algo que recordaba hoy, algo que sealaba hoy el
alcalde de esta ciudad: que hoy precisamente 12 de noviembre se cumple el
primer aniversario del restablecimiento de las relaciones oficiales entire Chile y
Cuba. (Aplausos.)
Aquel hecho constituy para nuestro pueblo un motivo de profunda alegra
y de eterna gratitud. En aquella ocasin no habramos podido imaginarnos que
en el da de hoy, al cumplirse un ao, nos bamos a encontrar para conmemorar
esta fecha junto al pueblo chileno de Antofagasta. Nos quisieron desunir, nos
quisieron separar. (Gritos.) Nunca, como dicen ustedes, nunca habra podido
perdurar aquella anmala situacin, en que dos pueblos como el cubano y el
chileno pudiesen vivir alejados, apartados el uno del otro. Quisieron desunir a
dos pueblos que tienen vnculos histricos, a pueblos cuyas banderas tienen .prc-
ticamente los mismos colors. Cuando el pueblo chileno haba conquistado su
independencia, hace un siglo y medio, nuestra pequea isla era todava, y segui-
ra sindolo por muchas dcadas, una colonia. Cuando en 1868 comenz nues-
tra primera guerra de independencia que dur diez aos, la bandera que enar-
bolaron los combatientes, prcticamente, era una copia de la bandera chilena.
(Aplausos.)
Y cuando casi 30 aos ms tarde los cubanos iniciaron su nueva lucha por
la independencia y adoptaron esta definitive bandera, esta bandera segua te-
niendo los mismos colors que la bandera chilena. Y esta bandera, como la chi-
lena, es la bandera de una estrella, y en nuestra patria se le conoce como la
bandera de la estrella solitaria. Y ciertamente durante largas pocas de la his-
toria nuestra bandera fue una bandera de una estrella solitaria. En las luchas
por la independencia se enfrent nuestro pas a los ejrcitos coloniales durante
muchos aos, y cuando en 1895, a fines de siglo, se llevaba a cabo la ltima
batalla, en Chile libraban tambin su batalla por la soberana, por la conquista,
por la reconquista de sus recursos naturales, por la reconquista del salitre; y
factors exteriores intervenan en los destinos del pas para saquear las riquezas
de Chile. Cuando ms tarde nuestro pueblo, despus de larga lucha, esperaba
obtener su definitive independencia, no ocurri desgraciadamente as. Factores
exteriores, extraos a nuestra patria y con la ambicin de apoderarse de nuestro
suelo, intervinieron al final de la lucha y cierto es que nos dejaron la bandera,
cierto es que nos dejaron el himno, pero, prcticamente, fue lo nico que nos
dejaron. Se apoderaron de nuestras tierras, de nuestras mejores tierras, se apo-
deraron de nuestras minas, se apoderaron de nuestros- recursos naturales y con-










virtieron a nuestro ipas en una nueva colonial, en una nueva factora. Hasta que
en 1959, al final, pudo por primera vez ondear, de manera absolutamente libre
y soberana sobre nuestra patria, esa bandera. (Aplausos y gritos.)

LA ACCION IMPERIALISTA CONTRA EL PUEBLO CUBANO
Pero aqul era un mal ejemplo. Aquel deseo del pueblo cubano tena que
ser castigado. Y empezaron los intentos de aislamiento de Cuba: separar a
Cuba del resto de sus pueblos hermanos, dividirla, sepultarla en la calumnia y
la mentira, presentar a Cuba como algo diferente. Castigar a Cuba.
Tratar por todos los medios de engaar a los pueblos. Tratar por todos los
medios de destruir la comunicacin. Usar todos los recursos habidos y por ha-
ber para destruir en los pueblos hermanos el sentimiento de solidaridad hacia
Cuba. Por eso durante aos, de manera official, volvi nuestra bandera a ser la
bandera de la estrella sol:taria, hasta que un da, hace un ao, el pueblo chileno,
que nunca estuvo ajeno a la solidaridad con Cuba, que siempre, desde un prin-
cipio, express su solidaridad hacia la revolucin cubana, rompe esa especie de
bloqueo moral y a travs de su Gobierno, de su Presidente Salvador Allende
(aplausos), restablece las relaciones diplomticas con Cuba. Por eso, en das
recientes, un peridico chileno pudo escribir una bella frase: "Ahora las estre-
llas de las banderas de Cuba y de Chile no estn solas". (Aplausos y gritos.)
Un pueblo unido jams ser vencido! Un pueblo unido jams ser vencido!
(Gritos y aplausos.) Esta amistad, estos signos de amistad sabremos defender-
los. Esta amistad sabremos desarrollarla, y por eso nosotros les decimos a los
representantes del ,pueblo de Antofagasta que nosotros no venimos aqu a reci-
bir un homenaje. Nosotros venimos aqu a tributar un homenaje. Nosotros no
venimos aqu a recibir las gracias. Nosotros venimos aqu a expresar, en un da
como hoy, la gratitud de nuestro pueblo hacia el pueblo de Chile. (Aplausos
y gritos.)

LA RECIA UNION DE CUBA Y CHILE
El pblico grita: iCuba, Cuba, Cba, Chile te saluda! Cuba, Cuba, Cu-
ba, Chile te saluda!
Fidel responded: Chile, Chile, Chile, Cuba te saluda! Chile, Chile, Chi-
le, Cuba te saluda! (Aplausos, gritos, vtores.)
Fidel: Viv el cobre chileno!... (Viva), Viva el salitre chileno! (Viva)
Viva la revolucin chilena! (Viva.)
Alguien grita: Vivala caa de azcar!
Fidel: Realmente esta frase... (Gritos, vtores)... Yo creo... (Gritos:
Cuba s, yankees ro! Fidel, Allende, el pueblo est presented iFidel, Allende,
el pueblo los defiende!)
Yo les voy a decir algo, pues tengo la.impresin de que estos periodistas
que han venido hasta aqu deben haber hecho un esfuerzo grande. Debe haber
periodistas de Europa, de todos los pases de Amrica Latina. Periodistas de
EE.UU., periodistas de todas parties han viajado desde lejos. Hay tambin al-
gunos periodistas norteamericanos aqu. (Gritos.) No, pero tal vez cometemos
una injusticia. Tal vez los confundimos con otros. No hay que pensar, ni much
menos, que por el hecho de ser norteamericanos hayan de ser unos mentirosos.
Los mentirosos son los imperialistas ,por el hecho de ser imperialistas. Cual-
quiera puede ser mentiroso, pero no por el hecho de ser periodista tiene que ser
necesariamente un mentiroso. Yo, tengo la impresin de que el espritu preva-
leciente en este colectivo de periodistas -han visto la palabra colectivo de
periodistas?- ser tratar de reflejar lo ms possible todo 'lo que ustedes estn
viendo, o mejor d;r4n todo lo que ellos estn viendo. Adems les voy a decir
una cosa: ustedes creen que si la mentira hubiera podido separar a los pueblos
habra sido possible este acto de hoy? Qu demuestra este acto de hoy? (Gri-










tos.) Nos demuestra -no es lealmente para reflexionar?- que toda la men-
tira interesada, toda la mala fe, todas las campaas que se hicieron para separar
nuestros pueblos han sido destruidas, han sido deshechas. Cuntas cosas no se
escribieron, cuntas cos:s no se dijeron, y acaso pudicron engaarlos a ustedes?,
acaso pudieron destruir los lazos entire nuestros dos pueblos? Entonces, tene-
mos razones para sentirnos optimistas! (Gritos.) Tenemos razones para pensar
que otros pueblos tampoco podrn ser engaados. Tenemos razones para pen-
sar que los vnculos de hermandad entire nuestros pueblos prevalecern y triun-
farn, y que los lazos de solidaridad entire nuestros dos pueblos sern indestruc-
tibles, y que los lazos de solidaridad entire los pueblos de Amrica Latina harn
possible que se nos deje de considerar como pueblos atrasados, con .muestras de
desprecio y de explotacin.

DURA LUCHA DEL OBRERO EN EL NORTE CHILENO
Alguno de ustedes hace un instant habl de la caa. Alguien d jo: Viva
la caa de azcar! Una bella frase, pero sobre todo una bella frase aqu, en
Antofagasta. Cuando nosotros mirbamos estas montaas, la costa, y veamos
estos espacios, podamos apreciar hasta qu punto la naturaleza, el paisaje, es
diferente. Nuestro pas, en general, est cubierto de vegetacin. Campos de ca-
as a veces lucen tan extensos como estos desiertos. Nosotros no conocemos el
desierto. A nosotros nos impresiona mirar diariamente este paisaje, y nosotros
admiramos lo que ustedes han hecho en esta region. Nosotros admiramos el
esfuerzo que ustedes realizan aqu, enfrentados a una naturaleza dura y hostile,
que desconoce la lluv!a, que no conoce la vegetacin. Ustedes han edificado es-
tas ciudades: ustedes han desarrollado las industries, han desarrollado las minas
en medio del desierto, en medio de un clima adverso. No llueve, y adems hay
unos grandes cambios de temperature: al medioda hace calor de no s cunto,
y a las ocho de la noche -me di;eron los estudiantes- comienza el fro;
pero dicen adems que el fro comie:za con una gran puntualidad. Vamos a
ver si efectivamente a las ocho. de la noche comienza el fro. Desde luego, yo
tengo esperanzas de que ustedes no sientan fro; primero, porque se ve que to-
dos son gente curtida; segundo, porque se les ve que tienen una gran cantidad
de energa; tercero, porque estn unidos, y la unidad es buena incluso contra el
fro. (Aplausos, gritos.)
Nosotros, que no estamos acostumbrados a estos cambios, no estamos acos-
tumbrados a estos fros, hemos tenido que acudir a la ayuda de este poncho.
Lo nico es que es un poco finito. (Risas y aplausos.)
Alguien grita: iDjelo de recuerdo!
Lo dejo de recuerdo, seguro que lo dejo de recuerdo, con -mucho gusto. Es
de ustedes ya, pero si me lo prestan hasta .maana se lo voy a agradecer much.
Y les deca que a nosotros nos tiene impresionado este paisaje, y el gran
contrast entire la geografa de esta region de Chile y la de nuestro'pas. En
nuestro pas se cultiva caa de azcar, much caa de azcar, y vamos a cultivar
ms caa de azcar todava, de manera que por lo menos azcar los chilenos
pueden estar seguros de que no les faltar. (Aplausos y gritos.)
Adems de azcar tenemos barcos que pueden trasladar esta azcar, de
manera que si aqu no se puede cultivar caa de azcar, en Cuba se puede
cultivar caa de azcar, y los cubanos cuando cultiven las caas estarn pensan-
do que en part. esas caas son tambin de los chilenos. (Aplausos.)
Nosotros no ramos dueos de las mejores tierras del pas. Las caas tam-
poco eran nuestras. Con la revolucin, las caas todas se convirtieron en caas
cubanas, igual que ustedes han tenido que recuperar el salitre, igual que uste-
des han tenido que recuperar el cobre, igual que ustedes han ten do que recu-
perar el hierro. . (vtores, gritos), al igual que ustedes han tenido que recupe-
rar los bancos, al igual que ustedes han tenido que llevar al mximo la digni-

35










dad y la soberana de Chile, nosotros tuvimos que recuperar las caas, las cen-
trales azucareras, los ferrocarriles, las minas de nquel, los sistemas elctricos,
los sistemas de transport por ferrocarriles, los servicios de comunicaciones te-
lefnicas v las grandes industries para ponerlos al servicio del pas.
La naturaleza los dot a ustedes de grades recursos como el cobre. Chile
tiene las mayores reserves de cobre y Cuba tiene las mejores reserves de nquel.
De manera que cobre y nquel constituyen dos products importantsimos de
la economa mundial, y ahora el cobre pertenece a Chile, y el nquel pertenece
a Cuba. Si un da los chilenos en su desarrollo econmico necesitan nquel,
tendrn tambin asegurado el nquel cubano en cualquier circunstancia. (Aplau-
sos y grAtos.)

SOLIDARIDAD ECONOMICO-SOCIAL DE LA URSS
Nosotros hemos dicho, pblicamente, que se ha establecido un intercam-
bio commercial entire nuestros dos pases. De manera que nosotros enviamos a
Chile algunos de nuestros products y Chile enva otros products a Cuba. Pero
si es que en cualquier circunstancia, por cualquier razn, Chile no pudiera man-
dar nada a Cuba, no por eso dejara de recibir el azcar cubana. (Aplausos.)
La solidaridad fortalece a los pueblos, la solidaridad national fortaleci a
nuestra patria. Hoy nosotros les explicbamos a los estudiantes cul fue inicial-
mente la situacin de nuestro pas: todo el petrleo lo recibamos de EE.UU.;
toda el azcar, o la mayor parte, la vendamos en EE.UU., y cuando con mo-
tivo de la revolucin nos privaron del abastecimiento de petrleo, nos privaron
de los mercados, la solidaridad del campo socialist fue decisive. Nosotros con-
sumamos 4.000.000 de toneladas de petrleo y cuando nuestro pas estaba ame-
nazado de ser asfixiado por falta de combustible -ustedes se imaginan un
pas que no .produca nada de petrleo, absolutamente nada, y que todo lo que
se mova en ese pas era a base de petrleo, y nos dejaron sin una gota de pe-
trleo, lo que habra significado ese golpe para Cuba?-, en esas circunstancias,
nosotros recibimos 4.000.000 de toneladas de petrleo de la Unin Sovitica.
(Aplausos, gritos y vtores.)
Y cuando nos quitaron el mercado azucarero y nuestro pas se vea amena-
zado de la ruina econmica, la Unin Sovitica, que tena azcar y que produ-
ca azcar, adquiri todo el azcar que nosotros vendamos en el mercado que
habamos perdido, y de esa manera los golpes principles pudimos resistirlos.
Y cuando nuestro pueblo, virtualmente desarmado, era amenazado de agresin
military, y no tenamos ni con qu comprar las armas, tambin del campo socia-
lista recibimos todas las armas necesarias para defender nuestra Patria. (Aplau-
sos.)
En estas condiciones, nosotros sabemos muy bien lo que significa la soli-
daridad international. No fueron los nicos golpes. A nuestro pas trataron de
llevarle todos los tcnicos, los ingenieros, los obreros calificados. A nuestro pas
trataron de llevarle hasta los mdicos.

LOS MEDICOS Y LA REVOLUTION
Basta decir que cuando la revolucin triunf haba en Cuba aproximada-
mente 10 -mil mdicos, y se realize un esfuerzo especial para dejar al pas sin
mdicos, tratando de ofrecerles villas y castillos. Esos no eran cubanos, como
dice una compaera: Se puede concebir que dejar a un pas sin petrleo es un
crime; pero, adems, dejar a un pas sin mdicos es un crime y medio. Prcti-
camente, la mitad de los mdicos; lograron ablandar un 50%, pero no pu-
dieron ablandar el otro 50%. Y nos vimos enfrentados a la necesidad de de-
sarrollar programs especiales para former nuevos mdicos; y ya hoy da nuestro
pas cuenta con ms de 8 mil mdicos, y mdicos revolucionarios, que no estn
slo en la capital, sino que estn a lo largo y ancho del pas. Esa compaera










dice que les mandemos unos poquitos para ac. En realidad nosotros creemos
que en Chile hay mdicos y buenos mdicos, y estamos seguros de que el Go-
berno les mandar todos los que necesiten. Pero si se refieren a la disposicin
de nuestros mdicos, ustedes dan una voz y se les llena esto de mdicos cubanos.
A los cubanos se les hace necesario prestar su ayuda a un pas hermano; no hay
que .estarles convenciendo de que vayan, sino que hay que convencerlos de que
no pueden ir todos. Por eso en cualquier lugar o en cualquier circunstanca,
siempre se puede contar con ellos. Y ustedes, el pueblo chileno, puede contar
como nuestro propio pueblo con ellos, en nuestra opinion.
Y si nosotros no tenemos especialistas en otras cosas, que posiblemente ne-
cesiten ustedes, otros pases tienen esos especialistas. Y adems de los 8 mil
mdicos, tenemos mlces de estudiantes en la Escuela .de Medicina, y mdicos
que salen con una gran preparacin, porque comparten el studio en la Univer-
sidad con el trabajo en los hospitals. Antiguamente se graduaban mdicos en
nuestras Universidades, y se daba el caso de mdicos que eran Primeros Pre-
inmos en la Universidad y nunca haban visto un enfermo. Y peor an! Primer
premio en ciruga y nunca haban visto una operacin! En esas condiciones, se
imiaginan, cuando tenan que tender un enfermo a lo largo de los aos, los
que tenan amigos, los que tenan padrinos, podan ir aprendiendo. Sin embargo,
ahora nuestros mdicos desde que ingresan a la Universidad empiezan a prestar
servicios en los hospitals, y salen con una gran calidad. Esto nos ha permitido
ya, hoy dia, colocar la asistencia mdica en nuestro pas en niveles muy altos.
Nosotros .podemos decir que, por ejemplo, hace aos no existe un caso de polio-
mielitis en Cuba. Antiguamente cientos de personas moran de ttanos. Ahora
es muy raro que en nuestro pas alguna persona padezca de ttanos o de palu-
dismo. Esas enfermedades han sido errad cadas, y otras ms tambin. La mor-
talidad infantil ha disminuido considerablemente y adems una enfermedad
que siempre fue un flagelo en nuestro pas, la tuberculosis, est siendo virtual-
mente erradicada. Actualmente en nuestro pas muchos hospitals que eran de
tuberculosis ya se estn dedicando a otras actividades sanitarias. En nuestro
pas trabajan cien mil ciudadanos en los servicios mdicos, entire mdicos, en-
fermeras, auxiliares y personal que trabaja en los hospitals. En la educacin
trabajan 200 mil personas, de .manera que en nuestros servicios de educacin y
salud pblica trabajan 300 mil personas. Slo en esos servicios en nuestro pas.
No quiero hacer lo que llaman propaganda.

LA REVOLUTION, UNA CONQUISTA IRREVERSIBLE
Les contaba esto con relacin a los mdicos porque, incluso, trataron de
dejarnos sin mdicos y eso era muy doloroso. Todo el mundo sabe la angustia
de una familiar cuando se enferma un hijo, o un familiar allegado cualquiera.
La tragedia que eso significa, el dolor que eso significa, lo terrible que es tener
up familiar enfermo sin asistencia mdica. Nuestro pueblo se vio en la situa-
cin de afrontar este tipo de problems, de modo que nosotros hemos conocido
el precio de la libertad. Nosotros tambin hemos conocido el precio de la so-
berana, hemos conocido el precio de la revolucin. Hablamos en una ciudad
que ha sido baluarte del movim ento obrero, que ha sido baluarte de la lucha
por los intereses de la nacin chilena. Estamos en un pueblo que en este ins-
tante est jugando un rol decisive en el process chileno. Porque aqu estn las
minas fundamentals de cobre. Aqu est el salitre. No tienen hoy el precio
que tuvieron en el siglo pasado, pero juegan un papel important, y son todo
un smbolo de las luchas del pueblo chileno por su porvenir. Y el pueblo es
dueo de todo eso. Eso es sin duda una gran conquista, una conquista irrever-
sible. Pero eso tambin implica, necesariamente, esfuerzo. Los chilenos nueva-
mente tendrn que afrontar las consecuencias de la lucha de su legitimo dere-
cho de recuperar sus riquezas. Los chilenos sin duda tendrn que trabajar duro.
Sabemos de los esfuerzos y de los compromises de los obreros para aumentar
la produccin del saltre. Sabemos de los compromises de elevar la produccin










del cobre. Cuando un obrero me trajo un obsequio, un relieve en cobre -de
la mina de Chuquicamata-, yo lo salud y le dije que estaba buscando al otro
representante de los mineros para saludarlo, pero no lo encontraba por ninguna
parte. Y me dijo: "No, est cumpliendo all las areas de la produccin y por
eso no vino." Y sa es la actitud que corresponde a un nuevo obrero del cobre.
Esa es la actitud que corresponde a un obrero revolucionario. Los que se roba-
ron nuestras riquezas, los que se llevaron lo mejor de nuestro esfuerzo y de
nuestro sudor, no slo critical esos triunfos de nuestros pueblos: tratan adems
de sembrar el camino de dificultades. Trataron de crear obstculos de todo tipo.
Trataron, incluso, de corromper a los trabajadores. La esperanza de los enemi-
gos de nuestros pauses 'cuando triunfa la revolucin era que los obreros no sa-
bran manejar su economa. IClaro, porque tenan experiencia de muchos aos!
Los mejores especialistas, hombres de confianza de las empresas, se los llevaron.
Ellos decan: "Nunca ms van a poder recuperar los niveles de produccin, nun-
ca ms van a poder echar a andar esta fbrica".

USTEDES TIENEN LA OPORTUNIDAD EN SUS MANOS
Desde luego, no se deben menosprec'ar jams los conocimientos. Debemos
tomar en cuenta que en el manejo de estas industries en los niveles de prepa-
racin --obreros calificados, tcnicos revolucionarios y patriticos- no basta
la buena fe,. no basta la pasin revolucionaria. Hay que combinar eso con el
studio, con la superacin. Hay que unir Universidades y centros de trabajo.
Eso, hemos hecho nosotros cuando no tenamos tcnicos. Acudamos a los es-
tudiantes universitarios y les decamos: "Aydennos". No basta con que los es-
tudiantes universitarios ayuden a los obreros coi: sus conocimientos tcnicos.
Tienen que prestar su cooperacin para ayudar a superarse a los obreros, para
que los obreros adquieran ms calificacii y ms preparaci6n.
Los trabajadores chilenos tienen delante un gran porvenir, pero tambin
responsabilidades. En manos de los obreros que manejan los recursos funda-
mentales del pas est el porvenir de Chile. Y es por eso que nosotros, que
somos revolucionarios, que hemos vivido estas experiencias, tenemos algo que
decirles: es sencillamente que cuando el pueblo conquista el poder, cuando el
pueblo tiene el control de su destino, cuando el pueblo tiene el porvenir de
su pas en sus manos, no quiere, decir que ha conquistado el cielo. No. quiere
decir que ha conquistado el mundo, sino que ha conquistado la oportunidad
de empezar a crear el bienestar, la oportunidad de empezar a trabajar para el
porvenir. Qu habra sido de'Chile hoe. si desde el siglo pasado todas aquellas
fabulosas cantidades que salieron de Chile a travs del salitre hubieran perma-
necido en este pas, si hubiesen podido dedicarse al desarrollo del pas? Qu
habra sucedido si los miles de millones que salieron del cobre se hubiesen po-
dido invertir en el desarrollo de Chile? Chile sera sin duda hoy el pas de
ms desarrollo en toda la Amrica Latina. Chile sera hoy un pas de condi-
ciones de vida absolutamente diferentes. Chile sera un pas que no tendra que
envidiarle nada a ningn pas desarxollad de Europa. Claro est que las con-
diciones del pasado, claro est que en', as, c6tidic'ones en que vivamos en el
mundo del ayer -cuando las potencias colonialistas e imperialistas dictaban su
ley al mundo- nuestros pueblos, solos y pequeos, no ,podan sobrepasar el
complejo de difcult.ides. Ustedes lo ,pueden hoy. Ustedes tienen la oportnidad
en sus propias manos. Pero ser necesario, y hay que decirlo valientemente, lu-
char contra los vicios que los explotadores qu sieron introducir en el seno de las
masas trabajadoras. (Aplausos.)

IMPORTANCIA REVOLUCIONARIA DE EXPRESAR SIEMPRE LA VERDAD
Nosotros nos hemos reunido hoy con los estudiantes, y cuando los estudian-
tes nos hacen cualquier pregunta, nosotros con sinceridad absolute 'les respon-










demos. Nosotros no vamos a las Universidades a buscar el halago o el aplauso
de los estudiantes. Nuestro nico y gran deber como invitado, nuestro nico
deber como visitante, nuestro nico deber como amigo, nuestro nico deber
como revolucionarios, ser siempre decir con entera honradez nuestra opinion,
aunque esa opinion no coincide con el criterio de los dems. Eso no importa.
Lo important es ser consecuente y decir la verdad. Nosotros, conversando con
los estudiantes, les damos nuestras experiencias. Y les decamos nuestros con-
ceptos, tal como vemos nosotros que deben desarrollarse los futuros trabajado-
res intelectuales, cmo deben ser los futuros tcnicos.
Nosotros visitaremos pronto, en el da de maana, las minas de salitre.
Tendremos un inmenso placer de reunirnos, tambin, con los obreros del cobre.
SHablaremos con ellos, dialogaremos con ellos. Hay algo que nosotros siempre
tendremos present, y es decir la verdad. A los obreros les hablaremos con len-
guaje revolucionario, porque nosotros tenemos una experiencia: la inteligencia
y el corazn de los obreros siempre estn abiertos a la verdad. Siempre estn
abiertos al espritu revolucionario. Por algo la clase obrera, se ha dicho con toda
razn, es la clase revolucionaria de la sociedad contempornea, y la llamada a
conformar esa sociedad y la vanguardia de esa sociedad. (Aplausos.)
Nos reuniremos con los obreros, les explicaremos las experiencias de nues-
tra Patria. Les traeremos, les llevaremos la solidaridad de nuestro pueblo: Cuba.
Desde luego, que quede todo bien claro, que nosotros no hemos venido aqu,
como han dicho algunos, en pose de profesores. Porque cuando se iniciaba la
proximidad de la visit, much gente, muchos panfletos, reales para alguna gen-
te, decan: "Fidel no tiene nada que enseamos de esto n de lo otro", no tie-
nen que decimos nada de esto, porque no s de dnde demonios han sacado
que nosotros venamos aqu en plan de enseanza. Adems no s qu les vamos
a ensear nosotros a ustedes, si ustedes en este desierto han construido esta ri-
queza, han creado las bases del porvenir de la nacin chilena. Qu ppdemos
nosotros ensearles a ustedes? Si se tratara de caa, pues nosotros tal vez ten-
dramos muchas informaciones tcnicas que ofrecerles sobre caa. Sobre los pro-
blemas chilenos y acerca de la forma en que los chilenos deben resolver sus
problems, qu podemos ensearles nosotros?

SOLIDARIDAD REVOLUCIONARIA CHILENO-CUBANA
Nosotros traemos otra cosa, que se llama solidaridad. Nosotros traemos otra
cosa, que se llama amistad. Nosotros traemos una cosa que se llama hermandad
con los chilenos. Nosotros traemos una cosa que se llama confianza en vuestro
pueblo. Nosotros traemos el entusiasmo revolucionario, la fe revolucionaria y
a seguridad de que nuestros esfuerzos marcharn adelante, victoriosamente,
porque nosotros traemos a Chile 'el cario de nuestro pueblo. Un cario igual
al cario de ustedes hacia el pueblo cubano. La solidaridad de la revolucin cu-
bana hacia el pueblo chileno. La solidaridad de la revolucin cubana hacia el
pueblo chileno, hacia la revolucin chilena, de la misma forma que ustedes ex-
presaron siempre su cario y su solidaridad hacia la revolucin cubana. Eso es
lo que nosotros traemos y decirles a los chilenos que pueden y podrn contar
siempre con Cuba, y decirlo aqu, porque a veces nosotros hemos hablado en
nuestra Patria y las palabras han sido tergiversadas. A veces hemos dicho que
se puede contar con nuestros recursos cuando se necesiten y que se puede contar
con nuestra propia sangre cuando se necesite, y eso lo han tomado y lo han
tergiversado. Han 'tratado de insinuar que nosotros quisimos decir que necesi-
taban de esa Cuba. Porque el pueblo chileno y sus instituciones armadas no
eran. capaces de defender este pas. Semejante interpretacin, semejante conclu-
sin es mentirosa y falsa.
Cuando'nosotros decimos que el pueblo chileno puede contar con Cuba,
que puede contar hasta con nuestra propia sangre, no decimos sino lo que he-
mos dicho a los pueblos por los que sentimos inmenso cario, hacia los cuales
nosotros expresamos nuestra solidaridad. Y esta frase de que se puede contar










con la sanere nuestra, la primera vez que se pronunci, fue por el pueblo de
Vietnam. Un da se dijo por Vetnam: "Estamos dispuestos a dar hasta nues-
tra propia sangre". (Aplausos.) Los victnam:tas no han necesitado de nuestra
sangre. Ios vietnam tas han combatido. IIan labrado una de las mis gloriosas
pginas de la historic de la humanidad, una de las ms gloriosas luchas de un
pueblo por su soberana y su inde.pcndencia. Pero cundo ms nosotros cxpre
samos en esa forma nuestra solidaridad? Nunca jams! A nadie se le ocurri
pensar que nosotros creyramos que los vietnamitas no eran capaces para de-
fenderse! Aprovecho esta ocasin para explicar, para esclarecer nuestras pala-
bras, porque ocurren dos cosas: cuando hablamos en Cuba, no se sabe qu bar-
baridades se dicen fuera de nuestra Patria. Y cuando hablamos aqu tenemos
que hablar con un cuidado extraordinario, pues es nuestro ms elemental deber
para que nadie pueda andar diciendo depus que hacemos el papel de profe-
sores, que andamos inmiscuyndonos en los asuntos internos de la poltica chi-
lena. Por eso es que nosotros decamos en broma: "El nico que no tienc liber-
tad de express n aqu soy yo". Claro, hablando en trminos relatives; para ha-
blar con ustedes, trasmitirles estos pensamientos, hablar sobre ciestiones revolu-
cionarias, he tcn:do una enorme libertad; pero es una libertad autollmitada, cui-
dadosa, para que nadie pueda tomar una sola palabra, un solo punto, o una
sola coma para intrigar, para tratar de empaar nuestra hermosa amistad, para
tratar de obstaculizar nuestra sol.daridad y para tratar de perjudicar al process
revolucionario chileno. Nosotros, para finalizar, queremos expresarles nuestra
gratitud por el recibimiento, por el cario que ustedes a travs de vuestra dele-
gacin han expresado a nuestro pueblo. Queremos expresar nuestros sentimien-
tos a los trabajadores, a los estudiantes de Antofagasta, a las instituciones que
han venido a todas las reunions. Queremos expresar nuestro agradecimiento a
las autoridades militares. Queremos expresar nuestro agradecimiento a las auto-
ridades civiles de Antofagasta, de la ciudad y de la provincia, por el inmenso
honor que ha s:gnif.cado para nuestro pueblo este encuentro de hoy da. Muchas
Gracias. (Aplausos.) > 4










PALABRAS DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
EN LA PLAZA PEDRO DE VALDIVIA
13 de noviembre de 1971.


FIDEL CASTRO:
Para aprovechar el tiempo vamos a hacer un pequeo movimiento en
orden, entire *los obreros salitreros, todos muy disciplinados; lo van a demostrar.
Bueno, nosotros hemos querido que los nios suban ac a fin de que ustedes
los trabajadores puedan acercarse; pero todo. en orden, fjense bien, despacito y
sin correr, despacito y con orden, sin correr, no, no, sin correr, a ver... ustedes
qu hacen ahora? Sin correr, sin correr.
Bien. Ahora vamos a enarbolar las banderas; en efecto, la bandera chilena
la -podemos poner aqu en primera fila. Vamos a pasar la bandera a primera
fila y las otras banderas hay que bajarlas para que todos los trabajadores y los
vecinos puedan ver. Ya hemos visto los letreros... (Gritos y vtores.)
Alguien que ayude..., alguien que ayude.
MODERADOR:
Bueno, aqu vemos cmo Fidel Castro est consiguiendo algo inslito, que
es acercarse a la gente que estaba al otro lado de la plaza hasta este estrado,
.para conversar ms cerca con l. Se hizo con bastante orden. Y ahora est
hacienda bajar las banderas para que todo el pblico tenga opcin de mirarlo,
de observarlo y escucharlo as ms de cerca. El pblico sigue observando. Por
moments Fidel les hace seas para que despacio bajen los emblemas, y es eso
lo que estn haciendo aqu. El pblico, con bastante orden, se acerc hasta el
estrado mismo.
FIDEL CASTRO:
AUTORIDADES CIVILES Y MILITARES, TRABAJADORES SA-
LITREROS, VECINOS DE PEDRO DE VALDIVIA:
Nos habra gustado llegar un poco ms temprano... Algunas banderas van
a seguir dando motivos de protest, no hemos podido convencerlos; haban d-
cho que eran disciplinados, pero no lo estn demostrando. (Gritos; las banderas
bajan inmediatamente.)
Les deca que nos habra gustado llegar un poco ms temprano, para cum-
plir el program en las minas, ver las plants y despus reunirnos a conversar
con ustedes. Lamentablemente hemos llegado un poco tarde y no hemos visto
las minas, no hemos visto la plant trituradora, no hemos visto el process de
produccin del salitre, y lo nico que hemos podido ver es la Planta de Yodo.
De todas maneras, como nosotros no hemos tenido oportunidad de cono-
cer esas cosas, esperamos que conversando con ustedes..., son mineros los que
estn aqu, verdad? A ver, que levanten la mano los que son mineros; que le-
vanten la mano los que son obreros industriales de las minas. Son los mismos.
Bueno, en- primer lugar, veo all un letrero que dice: "Pedro de Valdivia,
600.000 toneladas de salitre". Qu quiere decir eso? Ah, el compromise quf
iliieron con el compaero Allende, con el Gobierno Popular. Y cuntas
toncladas produjeron el ao pasado? Cunto? Aqu, en Pedrc de Valdivia,
cunto produjeron el ao pasado?
Alguien dijo cuatrocientas ochenta mil en total. Cunto? No alcanzaron
a medio milln? Bueno, cmo es la cosa? Y lo poco interesados que podran
star ustedes en la produccin del ao pasado, que nadie se acuerda? Cuntr?
Ustedes tenan inters en producer much salitre el ao pasado, eh? No?
Y por qu (Voces.) Porque no era de ustedes? (Gritos.)










Bueno, y,este aotienen ustedes el propsito de producir 600.000 t9nela-
das. Aqu me dice el Administrador de la oficina... (Gritos y aplausos.)... Oi-
ga, me parece que lo quieren a usted aqu; as parece, un poquito. Pero por
qu lo quieren? A ver la razn por la que lo quieren. No ser que usted no exige
much? Cuando un administrator es popular, hay que preguntar por qu es
popular. Yo he conocido administradores que son populares porque son buen-
simos; a todo dicen que s, nunca discuten con nadie.
Y ste, qu caso es? Es el caso de un Administrador que se preocupa por-
que se cumpla el program, y adems es un compaero fraternal y tiene un
trato fraternal con los trabajadores, verdad? Bueno, compaero, cunto han
producido ya este ao?
-"Tenemos el 85% del program cumplido".
Tienen el 85%, pero quedan ,dos meses. Cuntas toneladas tienen prod.uc-
cidas?
-"480.000 toneladas".
480.000 toneladas tienen producidas ya?
-"Y estamos produciendo 45.000 toneladas por mes".
A ver... 45 y 45 son 90; 480 y 90 son 570; eso me da a m la cuenta de
570.000 toneladas, no? (Risas.) Oigan, van a quedar un poquito corticos...
-"No, no; es que el program terminal a fines de enero; el compromise
empieza despus del 20 de febrero, quedan tres meses para cumplirlo".

CUMPLIMIENTO DEL COMPROMISE DE PRODUCTION
Si les quedan tres meses y medio y ya tienen 470.000, entonces ustedes
van a sobre-cumplir.
"Vamos a tratar de cumplir nuestro program, nuestro program va con
el resto de la industrial .
Cunto va a producer Mara Elena?
(No se alcanza a or la respuesta .del Administrador.)
Ustedes son los nicos que podran lograr que se llegara al milln. Qu
produccin estn haciendo diaria, aproximadamente?
"1.600 toneladas".
Lo estn produciendo con el mismo nmero de trabajadores que el ao
anterior?
"Con el mismo nmero y tal vez un poco menos".
Estn un poco reducidas las planillas. Por qu?
"Personal que se ha ido a otras parties .
Cul es la capacidad potential de toda esta zona?
"700.000 que han hecho en otras oportunidades, cuando el equipo es-
taba much mejor".
Qu posibilidades de ampliacin tiene?
-"Bueno, todo depend de los precious del salitre en el mercado, yo creo
que con el mismo personal que tenemos, podramos aumentar notablemente los
programs. ."
Y los equipos tecnolgicos? Con qu recogen, con bulldozer, en las mi-

Administrador: Con pala mecnica, digamos, elctrica.
Fidel: De qu capacidad son las palas?
Administrador: De tres vardas cbicas.
Fidel: Qu carga? Camiones o vagones de ferrocarril?
Administrador: Vagones de ferrocarril.
Fidel: Cuntos vagones tienen?










Administrador: Alrededor de 500.
Fidel: Cunto carga cada vagn?
Administrador: 33 toneladas.
Fidel: Y cuntos viajes hacen por da?
Administrador: Tres viajes diarios, se cargan 1.100 carros por da.
Fidel: Ustedes tienen algunos carros que estn de baja?
Administrador: Algunos estn en reparacin.
Fidel: Cuntos trabajan todos los das?
Administrador: 520; 33.000 toneladas de salitre.
Fidel: Y tienen ms capacidad de carga. Dnde tienen limitaciones ahora,
en los molinos o en las palas mecnicas?
Administrador: En el molino.
Fidel: En qu consiste el molino? Porque no lo hemos visto...
Administrador: Bueno, en el molino nosotros tenemos tres secciones de
moliendas. La molienda ms grande, digamos, toma el caliche de alrededor de
un metro de dimetro y tamaos menores de un metro.
Fidel: Qu hace el molino? Triturarlo?
Administrador: Tritura y harnea el product.
Fidel: Eso, qu quiere decir?
Administrador: Lo pasa por un cedazo para eliminar lo ultrafino. Quita lo
muy fino, entonces el material de 1 a 2 centmetros va a...
Fidel: Quiere decir cernir; eso lo conocemos en Cuba como cerner. Son
muy costosos los molinos?
Administrador: S, son muy costosos.
Fidel: Qu quiere decir muy costosos? Cunto vale un molino?
Administrador: Alrededor de un milln doscientos mil escudos.
Fidel: No son caros, los molinos. S. ustedes tuvieran buen mercado no
sera difcil ampliar la produccin del salitre, verdad?
Administrador: No, no sera difcil.
Fidel: Las inversiones que tendran que hacer no son grandes...
Administrador: Digamos, yo al decir un milln dosc entos mil escudos, es-
toy hablando de un molino, pero nosotros tenemos varias unidades... (Gritos
del pblico.)
Fidel: Qu dicen?
Administrador: No se entiende... (Gritos y risas.)... Nosotros tenemos
varias unidades de molino, alrededor de 7 unidades; cada una debe costar
1.200.000 escudos, pero para una plant complete sera necesario invertir alre-
dedor de 250 millones de escudos, porque las instalaciones estn avaladas en
cerca de 100 millones de dlares.
Fidel: La plant total?
Adminlistrador: La plant total de Pedro de Valdivia. Si se tuviera que
construir ahora costara ms de 100 millones de dlares; entonces para hacer
cualquiera extension habra que hablar del orden de los 10 20 millones de
dlares para hacer una extension y subir la produccin.
Fidel: A cunto?
Administrador: A 12,21 escudos por dlar.
Fidel: No, yo digo la produccin a cunto; una inversin de 10 millones
para incrementar cunto?
Administrador: Para 120.000 toneladas.
Fidel: Es decir, cuyo valor es de unos cuatro millones de dlares, aparte
del yodo?










Administrador: Aparte del yodo.
Fidel: Cunto yodo van a producer? 1.600. toneladas?
Administrador: Nosotros este ao seguramente vamos a llegar muy cerca
de las 1.800 toneladas. El ao pasado hicimos 1.800.
Fidel: Cuando usted dice 100 millones de dlares, se refiere a equipos
importados o incluye, all los components de equipo que fabrican ustedes los
chilenos?
Administrador: Equipos importados, y gran parte de la obra del personal
que est aqu present.
Fidel: Y cuando usted dice 10 millones de dlares, se refiere a la inver-
sin total, no a la de divisas?
Administrador: Parte en divisas; el 50%.
Fidel: Tiene esperanzas de que el mercado aumente?
Administrador: Yo creo que s.

EL FUTURE COMMERCIAL DEL SALITRE
Fidel: Digamos... a nosotros no nos van a vender nada de salitre?
Administrador: Yo creo que con el recibimiento que usted ha tenido y el'
regalo que le ha dado a la gente que est aqu present, deberamos mandarle
unas toneladas gratis.
Fidel: Gracias. (Risas y aplausos.) Yo no aplaudo lo de "gratis", no, yo
aplaudo el gesto; gratis no puedo aceptar, a no ser que me den un saquito de
recuerdo...
Administrador: Le vamos a dar un saco para que pueda llevarlo.
Fidel: S, para que pueda llevarlo en el automvil.
Administrador: S, exactamente.
Fidel: Eso para m es de lo ms important; pero aparte de eso, alguna
vez tienen que vendemos un poquito de salitre, verdad?
Administrador: Cmo no, de preferencia.
Fidel: Y posibilidad de un mercado nuevo...
Administrador: Creemos que vamos a tener mercado, sobre todo en el gra-
do en que se usa en las industries, digamos no en la agriculture, sino ms que
nada en la industrial.
Fidel: Por qu en la agriculture no?
Administrador: Porque la competencia del salitre sinttico es muy grande,
y adems, tiene un poco ms de nitrgeno que el salitre nuestro.
Fidel: Pero el salitre vuestro tiene microelementos...
Administrador: S, el salitre nuestro tiene microelementos y agregados que
le hacemos nosotros aqu, que lo mejoran notablemente.
Fidel: Ya estn mejorando lo que tienen... Bien, y qu cantidad se pro-
duce de nitrato de sodio?, qu cantidad de magnesio? Y qu posibilidades
tienen de ampliar la produccin de nitrato-de magnesio? Es flexible o no es
flexible?
Administrador: Nitrato de magnesio, nosotros en este moment estamos
produciendo .para controlar el process de la plant de evaporacin solar. No he-
mos exportado todava.
Fidel: Y cunto de nitrato de potasio?
Admin:strador: Nitrato de potasio, nosotros..., toda la produccin de
Mara Elena, que ,debe ser de unas 200.000 toneladas al ao. Esa se convierte
en nitrato de potasio y se export.
Fidel: Dgame, esta plant podra producer nitrato de potasio?
Administrador: S, podra producirlo.










Fidel: Qu necesita para ello?
Administrador: Bueno, para producer nitrato de potasio nosotros debera-
mos comprar cloruro de potasio y convertir nuestro nitrato de sodio en nitrato
de potasio.
Fidel: No tiene potasio natural el caliche?
Administrador: El caliche tiene un cierto porcentaje, pero no es suficiente-
mente alto, digamos, para convertir todo el nitrato en salitre potsico.
Fidel: Correcto. Ms o menos de este 30% que tiene de potasio el ni-
trato de sodio, qu parte viene del caliche, y qu parte le introduced ustedes
con el cloruro de potasio?
Administrador: Nuestro nitrato de sodio natural tiene alrededor de un
6% de potasio; nosotros lo exportamos con 14% de potasio, o sea que lleva
un 8% extra.
Fidel: Entonces ustedes la mitad la sacan...
Administrador: Digamos, del process solar de la Oficina Mara Elena.
Fidel: Ustedes no han pensado, por ejemplo, que en la agriculture el ni-
trato de potasio tenga ms posibilidades que el propio nitrato de sodio?
Administrador: El nitrato de potasio, en la agriculture, tiene much me-
jor aceptacin, en el cultivo del tabaco y en alguna fruta ctrica.
Fidel: Ah, :pero usted se ha olvidado de la caa por complete! (Risas.)
Administrador: Voy a agregar la caa, entonces.
Fidel: Por qu no est 'la caa incluida ah? Por culpa de quin? (Risas
y voices ) Vea, le voy a pagar el saquito de nitrato... (Risas.)

IMPORTANCIA SQCIO-ECONOMICA DE 'LA PRODUCTION DE FERTILIZANTES
... Realmente nos interesaba muchsimo escuchar estos informes que nos
ha estado brindando el Administrador, pensando precisamente en hablar con
ustedes aqu, de qu posibilidades pudiera tener el propio comercio con nuestro
pas la cuestin del nitrato. Me parece que con motivo de los problems que
surgieron histricamente, tal vez haya un poco de pesimismo acerca de las posi-
bilidades que tenga esta industrial. Cierto que surgi la competencia del nitra-
to sinttico, pero parece ser que la cada fundamental se produjo a raz de la
Crisis de los aos 30, 32, 33; porque en el ao 1928, segn los datos estadsti-
cos, se produjeron 3 millones 195 mil toneladas de nitrato. Sin embargo, cinco
aos despus se haban producido 600 y tantas mil toneladas, es decir una ca-
da enorme, casi seis veces menos, cinco veces menos en cuatro o cinco aos.
As que fue la crisis mundial y posiblemente no se volvi a recuperar despus,
en que tuvieron otra cada grande, y la competencia que fue surgiendo progre-
sivamente. Pero desde nuestro punto de vista, no creemos que estn agotadas
las posibilidades de desarrollo ulterior de esta industrial. Es indiscutiblemente
que ustedes han comenzado muy bien, en el moment en que hicieron el com-
promiso de elevar la produccin a un milln de toneladas y si, adems, lo cum-
plen, lo habrn hecho mejor todava. Estamos conscientes de que si se logran
esos aumentos de produccin, con ciertos aumentos que se han pedido en el
precio del salitre y del yodo, lograramos para el pas un ingreso adicional de
unos 20 millones de dlares, que es, como se deca aqu, la inversin que habra
que hacer para aumentar 120.000 toneladas ms.
Si los obreros del salitre, con el mismo nmero, con el mismo personal,
pueden producer esta cantidad adicional, estarn haciendo realmente un aporte
important a la economa de su pas; porque para comprar ms maquinaria de
ms productividad, hace falta obtener recursos; y yo estoy seguro de que si us-
tedes logran eso, no habr la menor duda de que van a tener .posibilidades de
ir renovanado las instalaciones, las mquinas, por distintos equipos,. y podrn ir,
digamos, despus de nacionalizar la industrial, tienen la posibilidad de resucitar










la industrial, quizs de ponerla en condiciones superiores o muy superiores a las
que tienen hoy.
Hay que tener en cuenta lo siguiente: para nosotros, en primer lugar, la
llegada a este punto por muchas razones es una cosa extraordinariamente inte-
resante. Sentiamos dentro como si nos llevaran a un lugar -de leyenda. Para
nuestro pas y para todo el mundo, la tierra del salitre chileno es una tierra de
leyenda. Como deca aqu el representante de los trabajadores, fue la cuna del
movimiento obrero, la cuna de las luchas sociales; populares.
Fue adems la fuente de enormes recursos que infortunadamente no que-
daron en el pas. Porque ustedes han tenido el privilegio de contar con los ni-
cos yacimientos explotables en el mundo. Ustedes tuvieron ese privilegio; ste
es un lugar nico. Ahora piensen bien; si, por ejemplo, los fertilizantes se su-
primieran en el mundo, morira de hambre, prcticamente, la mitad de la hu-
manidad en cuestin de dos o tres aos..., treinta aos. Treinta aos sin fertili-
zantes, y se muere de hambre la mitad de la humanidad. No se concibe hoy la
alimentacin humana sin fertilizantes, y hay ya unos cuatro mil millones de
habitantes en el mundo; pero la poblacin sigue creciendo.
Dentro de treinta aos, el mundo tendr unos seis mil millones de habi-
tantes; la Amrica Latina sola deber tener unos 600 millones de habitantes.
Eso quiere decir que la Amrica Latina tendr una poblacin levemente supe-
rior a la de Estados Unidos. Dentro de 30 aos, las necesidades alimenticias
del mundo crecern extraordinariamente.
En un tiempo, este pas tuvo la nica fuente de fertilizantes del mundo.
Fue la poca de una verdadera danza de millones, que si hubieran permaneci-
do en. el pas, habran creado riquezas fabulosas, un desarrollo que nadie .es
capaz de imaginar para la nacin chilena. Y los chilenos lucharon, porque este
fue el hecho que produjo el desarrollo de su espritu de recuperacin, de con-
quista complete de sus prerrogativas soberanas; y el pueblo chileno empez as
a luchar hace cunto tiempo?, hace 70 aos, prcticamente. No recuper esa
riqueza; y ha venido a ser ahora cuando al fin ustedes pueden decir: es nuestro,
totalmente. Este recurso natural lo hemos recuperado.

IDENTIFICATION DE LOS OBREROS CON LOS INTERESES DE LA NACION
Es ste uno de los primeros fenmenos, tan interesantes, que hemos visto:
cmo ya ustedes se sienten identificados con el pas; cmo ustedes se sienten
identificados con la produccin; cmo sienten entusiasmo por producer ms sa-
litre, y por producer incluso con menos obreros que los que tenan anterior-
mente.
Qu cosa tan triste y tan dura estar trabajando en su propia- Patria y no
sentir inters por lo que se est produciendo! jQu cosa tan triste, vivir prcti-
camente peleado con el trabajo, peleado con la produccin! Esto es consecuen-
cia de la contradiccin entire la propiedad de esos recursos, y los hombres que
llevan a cabo esa produccin. Y al desaparecer esa contradiccin, ustedes se
sienten identificados ya con los intereses de la nacin chilena, se sienten total-
mente identificados con la Patria. Saben que cada esfuerzo que se haga no va
a enriquecer a nadie en particular, sino que ir a incrementar las ganancias
del pas, va a incrementar las riquezas para todo el pas, y va a incrementar las
posibilidades futuras de ustedes y de los hijos de ustedes.
Al desaparecer esa con'tradicci6n, se crean las condiciones ideals para una
march ininterrumpida del progress social. A nosotros nos ha agradado extraor-
dinariamente lo que aqu se ha manifestado con tanta claridad y ese entusias-
mo, porque es exactamente igual al que surgi en nuestro pas. Desde luego,
aqu se estn manifestando tambin las tradiciones de lucha de los obreros sa-
litreros, el patriotism de los obreros salitreros y de la identificacin del pro-










letariado del salitre con los intereses de toda la nacin chilena. Y eso se llama
conciencia proletaria. Eso se llama conciencia patritica. Eso se llama concien-
cia revolucionaria! (Aplausos.)
Nosotros no tenemos la menor duda de que surgirn para este product
grandes posibilidades. Y nos preguntbamos por qu, por ejemplo, se emplea
slo el nitrato de sodio, de un contenido de 16,3% -me parece- de nitrato.
El sodio no constitute un element fundamental, creo, en la agriculture, como
element necesario para las plants. En ocasiones, en algunos terrenos que son
cidos, para determinados cultivos, s conviene mezclar el nitrato con el sodio.
'Pero el potasio s es un element esencial a las plants; si usted traslada dos
toneladas de nitrato de sodio, est llevando 160 y tantos kilos de nitrgeno,
pero si lleva nitrato de potasio est trasladando casi 300 kilogramos de dos ele-
mentos muy tiles.
Algunos dirn: "tiene menos contenido de nitrgeno y el transport se en-
carece". Pero cuando ya se introduce adems del nitrgeno el potasio, enton-
ces est aplicando ya dos elements fundamentals y hay muchos cultivos donde
el incremento de produccin y de calidad requieren del potasio. Les vamos a
mencionar, adems de las manzanas y del tabaco, algunos otros. Por ejemplo:
la papa require potasio. El pltano require potasio. Muchos rboles frutales
requieren potasio. Casi todos los tubrculos requieren potasio. Y la caa de
azcar require potasio. De manera que los elements empleados pueden ser
muchos, pero los dos ms fundamentals para la caa de azcar son el nitrge-
no y el potasio.

POSIBILIDADES DE INCREMENTAR LA UTILIDAD DEL SALITRE
Y posiblemente en los mismos process tecnolgicos, ustedes pueden lo-
grar algn incremento. No s, pero se me ocurre que tal vez los tcnicos puedan
descubrir el modo de enriquecer los elements que el salitre contiene. No s si
existirn algunas posibilidades, pero ustedes algo han demostrado ya, porque
antes del traslado del potasio han descubierto la manera de utilizar parte del
potasio que traa el caliche, y enriquecerlo con cloruro de potasio. Si en algu-
nos casos, en vez de cloruros le agregan sulfuros, hay algunos cultivos que no
solamente requieren potasio, sino que interest la forma en que est ese potasio.
Por ejemplo el tabaco: para su calidad, por lo menos en nuestro pas, le con-
viene ms el potasio en forma de sulfato que en forma de cloruro. La papa,
cuando usa el potasio en forma de sulfato, es ms consistent que cuando lo
usa en forma de cloruro. Para la caa de azcar, da lo mismo que sea sulfato
o que sea cloruro.
Ahora, nosotros decimos que hay que estudiar las perspectives, las necesi-
dades de alimentacin de la humanidad, porque si hay cuatro millones de series
humans -segn las estadsticas-, la mitad pasa hambre, la mitad de esos
cuatro mil millones est subalimentada. Segn las estadsticas! Cules no sern
las necesidades de la humanidad cuando en vez de cuatro mil millones sean seis
mil millones?
Entonces nosotros creemos..., pero antes, otra cosa: muchos cultivos en
distintas parties del mundo necesitan el nitrato de Chile, por los microelemen-
tos que contiene. Por eso nosotros tenemos optimism de que esta industrial
tendr reales perspectives de renacer y desarrollarse ms en el future. Desde
luego, ser necesario que los tcnicos se esfuercen, buscando distintos tipos de
soluciones. Pero si les digo que, por ejemplo, para la caa de azcar una fr-
mula con 16% de nitrgeno y 14% de potasio, es una buena formula.
Pero han ocurrido algunas cosas dolorosas, algunas cosas tristes. Nosotros
hemos sido siempre un pas productor de caa de azcar y de azcar de caa.
Es decir, primero producimos la caa y despus el azcar. Originalmente, no-
sotros le vendiamos a Chile azcar, y le comprbamos distintos products. Se
interrumpi por disposicin ajena a la voluntad de los pueblos de Cuba y d1"











Chile el comercio entire nuestros dos pases. Nosotros ya tenamos las indus-
trias caeras, las centrales azucareras, todo eso lo tenamos. Entonces, qu
ocurri? Que se vio el pueblo chileno en la necesidad de hacer grandes inve--
siones para producer azcar de remolacha; y se vio nuestro pas, en un moment
dado, como consecuencia del desarrollo de la agriculture, en la necesidad de
empezar a establecer industries de nitrgeno.
Y as, mientras por un lado sembraban remolacha y construan centrales
azucareras de remolacha, nosotros, por otro lado, empezamos a construir fbri-
cas de nitrgeno. Hicimos una inversin de 40 millones de dlares en divisas,
y una inversin total de unos 80 millones de dlares, entire moneda national y
moneda extranjera, para producer nitrgeno. Y no slo eso. Nos vimos en la
necesidad de iniciar la construccin de una segunda plant de nitrgeno. Otra
gran inversin.

INTERCAMBIO COMERCIAl CUBANO-CHILENO
Ciertamente, de todas maneras, la cantidad de fertilizantes que nosotros
usamos o estamos en camino de usar, es superior a todo el nitrgeno contenido
en un milln de toneladas de saltre. Quiere decir esto que desde luego, noso-
tros hubiramos tenido de todas maneras que establecer una nueva industrial,
porque no bamos a llevar todo el salitre de Chile. Pero podramos haber sido
un buen client del salitre, y sobre todo, un buen client del nitrato de potasio.
Y nuestros barcos habran salido hacia Chile trayendo azcar, y habran podido
regresar llevando, adems de frijoles y otros products, nitrato de potasio. Esta
es la realidad, y ven ustedes que es dolorosa! (Aplausos.) Es doloroso cmo
afect los intereses de nuestros dos .pases, pues nos vimos obligados nosotros,
por un lado, a producer nitrgeno, y ustedes, por otro lado, a hacer un gran pro-
grama de industrial azucarera.
No quiere decir esto que ustedes fueran a importar toda la azcar de Cuba,
no. Pero no habran tenido necesidad de hacer un program tan grande y tan
costoso; lo habran podido resolver con lo que ya tenan invertido aqu, lo ha-
bran podido resolver con la misma fuerza humana y con los mismos equipos
que ya tenan aqu; no habran tenido que hacer esos enormes gastos adiciona-
les. De todas maneras, repito, es correct asegurar una parte de la produccin;
habra sido correct esto, sin duda. Porque no habran podido importar toda
la azcar desde el exterior, ni nosotros hubiramos podido, tal vez, cncontral
los medios para hacer ese intercambio.
No bamos tampoco a comprar todo el salitre. Pero s creemos, y muy en
concrete, en relacin con este centro de trabajo, que nosotros hubiramos podi-
do adquirir cantidades importantes de estos products. Incluso durante todos
estos aos. Nos vimos obligados a gastar decenas de millones de dlares en
Europa, comprando nitrgeno. Nos vimos obligados a hacer estos gastos y por
eso nos vimos en la necesidad de hacer las grandes inversiones que hemos hecho
en material para producer nitrgeno sinttico. Miren qu claro ejemplo del
disparate poltico! Miren qu claro ejemplo de medidas que son inicuas, de
medidas que van contra los intereses de los pueblos! Y vean cmo, precisamen-
te, a media que los pueblos se acercan y trabajan por intereses comunes, las
posibilidades de los pueblos aumentan en todos los rdenes.
Nos 'han querido tener divididos, debilitados y pobres, para explotarnos,
para manejarnos como juguetes. Esa ha sido la triste realidad histrica y de
todo corazn lo digo aqu entire los obreros del salitre, que a nosotros nos duele
que tales cosas hayan ocurrido.
De no haber mediado esas circunstancias, distinta hubiera sido nuestra po-
sicin con respect a la obtencin de nitratos. De todas maneras, nosotros estu-
diaremos su consumo. En qu forma? Pudiramos utilizar algunas cant dads
del salitre de Chile. del nitrato de potasio. Eso tenemos que estudiarlo. Ahora










les puedo -decir s que les vamos a pedir a nuestros tcnicos que estudien en
qu cultivos es convenient y econmico usar el salitre.
Pero hemos hablado del caso de Cuba. Cuntos otros pases habr en el
mundo que tienen una situacin similar al nuestro? Cuntos otros pases ha-
br en el mundo con los cules ustedes podrn hacer algn tipo de intercam-
bio? Digamos, por ejemplo, salitre por algunos products escasos; salitre por
care. .
Se sabe que en los pastos de gramneas el nitrgeno y el potasio son ele-
mentos esenciales; no en las leguminosas, no en la alfalfa ni en el trbol,
porque en general las leguminosas slo requieren potasio, ya que produce su
propio nitrgeno. Desde luego, ellas requieren fertilizantes sintticos.
Ese nitrgeno de las leguminosas le quit grandes hambres a la humani-
dad. Pero las gramneas, en camb o, no produce nitrgeno. Hay que aadrse-
lo; y tambin necesitan potasio. Pero con una experiencia que se ha hecho en
la alfalfa, se ha visto que la adicin de pequeas cantidades de nitrgeno a las
leguminosas ha aumentado la produccin. De manera que quin sabe cuntos
pases que tienen pastos podran aumentar las cantidades de care que produ-
cen, aadiendo a sus leguminosas nitrgeno y potasio. Y podran intercam-
biar con un pas como Chile la carne (para poner un ejemplo, pues se podran
poner muchos ms), la carne que es un product deficitario.
Porque ustedes tienen una ganadera reducida; el nmero de ganado bo-
vino de Chile es reducido. Sin embargo, otros pases que tienen enormes ex-
tensiones de pastos podran intensificar su produccin de carne utilizando ni-
trgeno y potasio.

LA DERROTA DEL IMPERIALISMO
Y no es slo el caso de esta industrial. Si van a otras, estoy seguro que pasa
igual; si van al vino, si van al cobre ....
Ahora Chile tiene su comercio con todos los pases del mundo. Y eso
es correct. No se puede conceptuar de otra manera que como cosa loca, cuando
a un pas le ocurre lo que nos ha ocurrido a nosotros. A veces sobraban produc-
tos y no haba mercados. Saben cul es el problema nuestro ahora? Que tene-
mos much ms mercado que products. Todo lo que nosotros pudiramos pro-
ducir, tiene mercado. Yo estoy seguro de que Chile no volver a conocer lo que
se llama superproduccin, exceso de product y falta de mercado, en la media
en que su comercio (como lo hacemos nosotros ahora) atienda a todos los pai-
ses del inundo.
Y quines son los inventories de esos disparates? Quines nos impusie-
ron esa amargura tan daina, que trae como resultado la pobreza, la miseria, la
falta de empleos? Quines nos impusieron a nosotros, por encima de la volun-
tad de nuestros pueblos, esas locuras? Pues el imperialismo.
Y para qu lo hicieron? Para explotarnos.
Y cmo lo hacan? Inventando todas las cosas habidas y por haber, hasta
que pareca un crime que a un pas socialist se le vendieran products.
Ayer nosotros les preguntamos a los obreros si estaban contents con la
plant de producer alambrn de. cobre, y decan: "Oiga, tenemos vendida la
produccin". Estn vendiendo a un pas socialist. Y nosotros les dijimos: apn-
tennos en la lista porque nosotros tambin necesitamos alambrn de cobre;
pngannos en! la lista. Nosotros tenemos una fbrica de alambre -no ala.m-
brn, sino alambre- para fusibles elctricos, y las necesidades son muy gran-
des; tenemos eso, no usavmos el alambrn como parte de las materials primas
y otros components. Y as hacemos el alambre que necesitamos, porque tene-
mos deficit.
As que es just comerciar con todos. Y lo mismo les pasa a los dems pa-
ses; quin sabe cuntos pases en el mundo van a necesitar cobre, y les puedan










dar cosas que los chilenos necesiten. Estoy seguro de que en la media que ustedes
avancen y analicen, encontrarn las posibilidades que este pas, con sus recursos
naturales, con su pueblo inteligente y trabajador, puede tener, de un .porvenir
extraordinario, en la media en que hagan las cosas que les convienen, 'las cosas
que les interesen, en la media en que no se dejen imponer contra sus intere-
ses y su voluntad ninguna poltica desde fuera, como desgraciadamente les ha
ocurrido a nuestros pueblos hasta hoy.
Desde fuera nos imponan determinadas polticas. Pero esos problems
nos han unido ms, porque no son slo nuestros.
Les deca que ustedes han empezado muy bien. Porque ustedes dijeron
vamos a empezar nuestra nacionalizacin tratando de producer ms". Hay una
experiencia que nosotros hemos vivido; los hombres crecen en medio de un sis-
tema de produccin que desarrolla la lucha individual, de cada hombre, los
egosmos de los hombres; un sistema de produccin que introduce muchos vi-
cios. Ahora, cuando se produce un cambio social, subsisten muchas de las viejas
maneras de pensar, muchos de los viejos hbitos, el problema. de la discipline
en el trabajo.

LA CONCIENCIA SOCIAL DEL TRABAJADOR
Pero cuando viene un nuevo sistema social, se tiene para los obreros much
ms consideracin, much ms respeto. Hay un tratamiento realmente human
cuando hay un sistema social en que los trabajadores son dueos de sus propios
recursos. Pero no dueos de cada centro en cuestin; sera absurdo que los obre-
ros de Pedro de Valdivia dijeran: "queremos ser los dueos Ye esta industrial .
Sera sustituir a los propietarios imperialistas por propietarios chilenos, pero no
por todo el pueblo chileno, sino nada ms que por los vecinos de Pedro de
Valdivia. Entonces, el resto de los chilenos .podra decir "Hay que nacionalizar
otra vez el cobre", porque todo Chile ha luchado para que el cobre sea de la
nacin chilena. iY tendra la nacin chilena que volver a empezar a darle a la
nacionalizacin!
Nosotros les decimos a los obreros, .partiendo de esta experiencia revolucio-
naria, y hablando aqu con el corazn, en nombre de nuestro pueblo, que no-
sotros no venimos aqu a hacer demagogia ni a halagar odos, ni a decir men-
tiras. Ningn revolucionario hace jams eso. Pero los reaccionarios se disfrazan
de muchas formas; los antiguos propietarios de estas minas se disfrazan de
muchas formas y hacen much demagogia; hay que tener cuidado, no sea que
se trate de despertar el egosmo de un ncleo. Tratarn por todos los medios
de despertar ahora, una vez que desapareci el antagonismo entire Chile y el
exterior, el antagonismo entire unos obreros de una fbrica y el resto de la
nacin. Hay que prestar odos sordos a los demagogos que no hablaron nunca
de nacionalizacin y ahora dicen: *"No, la industrial debe ser para el colectivo
de obreros que trabaja aqu".
No, porque eso estaria contra los intereses de la nacin. No, porque eso
estara contra los intereses de la clase obrera! (Aplausos.)
A los obreros del salitre, a los obreros chilenos: much conciencia; el arma
ms poderosa de los obreros es la conciencia. Durante demasiados siglos han
sido engaados los pueblos para que nos vengan con mentiras baratas, con esos
engaos. Y quienes se oponan ayer a la recuperacin'de las riquezas naciona-
les, ahora tratan de ver qu armar, qu inventar: "Qu hacemos? Vamos a di-
vidir esto en mil pedazos; vamos a decirles a aquellos que trabajan en esa fbri-
ca, que esa fbrica debe ser de ellos. A los del cobre vamos a decirles que esas
minas de cobre deben ser de ellos, y a los textiles que esas textileras deben ser
de ellos, y a los salitreros que esas salitreras deben ser de ellos. Despertar egos-
mos, tergiversar el engranaje de la mquina, crear miles de divisiones..."
Y nosotros creemos que frente a este tipo de canallas, a estos engaos, hay










que responder de otra forma: el salitre es de TODOS los chilenos, la industrial
textil es de TODOS los chilenos, el cobre es de TODOS los chilenos, y-todos
los recursos que son de la nacin, pertenecen a la nacin ENTERA, porquc
eso es lo que determine el inters y el deber de los obreros y de todo el pueblo
chileno. (Aplausos.)
Realmente, para nosotros ha sido una gran alegra, ha significado un enor-
me inters, ha sido una gran satisfaccin humana, haber podido visitar este lu-
gar, habernos encontrado con ustedes y ver adems su entusiasmo; ver su preocu-
pacin por levantar la produccin; ver el instinto revolucionario de esta magn-
fica clase trabajadora que hemos encontrado aqu.
,Queremos expresarles nuestro infinito agradecimiento. Queremos decirles
que si siempre nos interest el fertilizante, si siempre nos interest la historic
tcnica y la historic natural del salitre, desde hoy nos interesar much ms.
Y seguir pensando de qu manera nosotros, nuestros amigos u otras personas a
quienes podamos transmitir, podamos conocer las ventajas que tiene el usar el
salitre chileno, el nitrato de potasio o el nitrato de sodio, de manera que uste-
des nos piuedan considerar realmente a nosotros los cubanos como un defensor
ms del salitre chileno. (Aplausos.)
Quizs si nos extendemos en ms consideraciones se podra decir ms
acerca de este tema. No queremos hacerlo, para no ser demasiado extensos. Te-
nemos curiosidad de ver algunas cosas, y tenemos que reunirnos con los traba-
jadores de otras minas, y .por eso nosotros vamos a finalizar aqu este acto.

QUE VIVA CHILE! (Aplausos.)

QUE VIVA LA AMISTAD CHILENO-CUBANA! (Aplausos.)

jQUE VIVA LA REVOLUTION! (Ovacin.)










DISCURSO DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
EN El ESTADIO DE MARIA ELENA
13 de noviembre de 1971.



Autoridades civiles y militares; trabajadores de Mara Elena; vecinos de
Mara Elena. Tengo entendido que muchos de ustedes escucharon ipor radio
el acto de Pedro de Valdivia; fue as o no fue as? (Gritos contestan que s.).
Entonces no ser necesario que nosotros repitamos muchas de las ideas
que expresamos esta maana en aquella mina. Nosotros hemos tenido ahora por
la tarde la oportunidad de visitar ya el molino donde se empieza a procesar el
caliche'. Hemos tenido oportunidad de ver algunos de los vagones cargados y
tambin, a cierta distancia, el rea general de la Industria y tambin la plant
donde se process y sintetiza el nitrgeno con el potasio. Y ver, incluso, el .pro-
ducto final. A nosotros nos ha parecido realmente que este nitrato de potasio
tiene una gran calidad, una buena presentacin y creemos que ese product
puede presentarse, en cualquier parte del mundo, como un product de gran
calidad. Nos impresion, ciertamente, la conversacin con los obreros. Estuvi-
mos conversando con ellos en medio de esa eterna nube de polvo. Estuvimos
conversando acerca de su pasado, de sus luchas, de sus esfuerzos. Pudimos
apreciar que los trabajadores que realizan esta tarea emplean un .mximo de su
energa para lograr hacer marchar adelante esta industrial y me impresion sobre
todo su patriotism. Tienen ellos la preocupacin fundamental de hoy: la de
elevar la produccin en esta plant. El salitre chileno tiene una larga historic.
En el salitre chileno surgi el movimiento obrero. Los trabajadores de esta
region salitrera escribieron numerosas pginas en la historic de Chile para re-
clamar y luchar por la recuperacin de esos recursos naturales y para que esos
recursos naturales estuvieran al servicio de Chile. Nosotros examinamos hoy
algunas cifras de cuando fue la mxima produccin y veamos, por ejemplo, que
en 1928 se llegaron a producer ms de 3 millones de toneladas de salitre. No
s exactamente qu precio tendra en aquella poca, ,posiblemente pudiera ser
un precio de 25 30 dlares, pero pensamos que el valor real de aquellas
exportaciones sera ms o menos el equivalent de 300 millones de dlares hoy,
porque el dlar en aquella poca vala much ms que ahora. En aquella poca
cualquier cosa que, se iba a comprar vala la tercera parte de lo que vale ahora.
Cualquier cosa que se fuera a comprar en el mercado international. De manera
que si Chile reciba 80 100 millones de dlares en aquella poca, la produc-
cin total sera el equivalent hoy a unos 250 300 millones de dlares. Pero
prcticamente la inmensa mayora de esas riquezas se fue del pas. Y los chile-
nos durante much tiempo -anhelaron recuperar el salitre. Durante much tiem-
po.ucharon para que el salitre fuera chileno y el salitre hoy es chileno. El salitre
es del pueblo chileno. Ustedes tienen una responsabilidad muy grande; lo que
esperan los antiguos dueos de este salitre es que ustedes fracasen en la admi-
nistracin y en la march de esta industrial. Y sin duda que tendrn dificultades,
tienen -incluso-- dificultades hoy da.

VENCER DIFICULTADES
Segn los datos -que creo estn un poquito atrasados- en los prime-
ros 8 meses, segn el compromise, tenan que haber producido 133.450 tone-
ladas, y haban producido solamente 116.350, es decir, estaban en el 87,5%
del plan. Pero parece que ahora estn un poquito ms abajo, estn -si mal
no recuerdo- como en el 79% del compromise. As es que, a pesar de todo,
no se est cumpliendo el compromise que ustedes hicieron con cl Presidente.
50










Claro, estn enfrentando, algunas dificultades! En esta cuestin de las dificul-
tades hay que tener cuidado. Porque si uno les empieza a cechar la culpa a las
dificultades, cntonces-ya tiene una justificacin para no hacker el mximo esfuer-
zo. Pero parece ser -segn explican algunos tcnicos- que se han tenido algu-
nas dificultades en unas bombas dc amonaco, dicen unos; otros dicen que las
dificultades estaban en la mina. o estaban en el molino, o estaban en la plan-
ta. Bueno, yo creo que ustedes deben saber mejor que yo dnde estn las
dificultades. Existira el problema con alguna gra, pero yo creo, honradamente,
que nadie sibe con exactitud dnde estn las dificultades. Alguno de ustedes
lo sabe? (Gritos: Los yanquis!) Ya van a empezar a echarles toda la culpa a
los yanquis? (Risas.) Yo creo que ya tienen bastante con lo de atrs: las otras
culpas. En part, la culpa la pueden tener y en part no tener. Es indiscutible
que como la produccin industrial del sal'tre ha ido disminuyendo ao por ao,
como no surgan nuevos mercados, como no se llevaba a cabo una lucha para
ver que posibil'dadcs internacionales tenia este product, ocurrieron tales cosas,
como las que nosotros explicamos en el da de hoy en Pedro de Valdivia, con
relacin, por ejemplo, al comercio con Cuba.
Parece ser que no hubo nuevas inversiones; parece ser que no hubo nuevas
maquinarias; parece ser que fueron dejando envejecer estas mquinas. Porque
alguien nos dijo que en una ocasin haban llegado a producer como 300 mil
toneladas, no? Alguna vez llegaron a producer 300.000 toneladas. Alguien me
dijo que haban llegado a tener capacidad si no de 300-mil, de unas 280 mil
toneladas. Pero indiscutiblemente que no existiendo nueva inversion, nosotros
hemos tenido tambin estas experiencias. Nosotros liemos visto cmo ya algunas
industries estaban envejecidas y, lgicamente, todas las industries necesitan man-
tenimiento, necesitan renovacin o de lo contrario no se obtienen todas las
capacidades.

COMPROMISE DE PRODUCTION
Pero de todas maneras dicen que en este mismo estadio ustedes hicieron
un compromise con el Presidente, de que iban a producir... .Cunto dijeron
que iban a producer? (Gritos: Un milln). No, no. ustedes los de Mara Elena
(Gritos.) Pero nadie sabe? Cunto?...
UN MINERO CONTESTA. El compromise de las toneladas de salitre
para la Oficina Maria Elena eran 260 mil toneladas: en esto tenemos que consi-
derar el salitre pot-isico y el sulfato de sodio. Y en el yodo el compromise son
870 mil kilos anuales.
"Los rendimientos actuales, hasta el lo. de noviembre, son el 92 c en el
yodo y el 82% de la produccin en el salitre cl 65% en el sulfato de sodio.
Pero hay un factor a favor y es el siguiente: en el sulfato de sodio vamos a
lograr nosotros, respect al ao pasado, un 20% superior este ao: y en el
salitre potsico los ltimos 4 aos hemos producido alrededor de 115 a 120
mil toneladas anuales, y ahora con S meses llevamos alrededor de 117 mil to-
ncladas, o sea, hay una recuperacin.
FIDEL: Cules son los problems que tienen?
RESPUESTA: IHa diferentes problems. En general los principles son:
el envejecimiento de la maquinaria, algunas dificultades para obtener repuestos
a su debido tiempo, o sea, necesitamos hacker ms inversiones para modernizar
nuestras plants.
FIDEL: Lo que l dice es verdad; comparado con la produccin que tu-
vieron en los ltimos aos. han tenido un incremento notable. Pero yo lo que
me pregunto es que ustedes, que dijeron que iban a producer tanto y ms
cunto, qu van a hacker luego, y qu van a inventor, y qu medidas van a
tonmar para seguir elevando la produccin? Nosotros pensamos que ustedes sien-
te n i gran cirifio por esta zona S uni gran cario por este product. no es as?











(Gritos: S!) Los de Pedro de Valdivia decan que ellos ahora queran pro-
ducir ms. Ustedes dicen lo mismo? (Gritos: S!') Y no hay ninguna emu-
lacin entire esta fbrica y aqulla? Ustedes se piensan quedar detrs de los
trabajadores de Pedro de Valdivia? (Gritos: No!) Dganme una cosa, hablando
no del salitre sino de deportes, quin gana aqu en este estadio? quin? uste-
des? Ah!, y Tocopilla (Risas.)
En qu gana Tocopilla?... En qu? En pelota? Ah! Pero nosotros no
sabamos que ustedes tenan un equipo de pelota aqu. Ustedes tienen un
equipo de pelota? De Bisbol! Pero que yo hablo espaol, ustedes hablan
ingls! (Risas.) Bueno, seores: Bisboll (Gritos.) Cmo, que me invitan
a m a...? SII ya s que pas, y s que estn disgustados por all (Gritos:
No! No!)
FIDEL: S, s. (Vivas a Tocopilla.) Pero yo lo que creo... yo estoy pen-
sando que ustedes tienen mayora aqu en esta asamblea. (Se refiere a la gente
de Tocopilla.) (Tocopilla, Tocopilla -grita la gente.) Bueno, entonces que
levanten la mano los de Tocopilla. Bueno, que levanten la mano los de Mara
Elena. Pero dganme una'cosa, yo crea que los trabajadores de Mara Elena
eran ms entusiastas y cualquiera dira que haba ms gente de otro pueblo
aqu. Bueno, realmente, pasamos por all por Tocopilla, nos liabamos retrasado
en la salida. Nosotros nos detuvimos un minutito arriba. No haba nada, no
haba ni un altoparlante porttil; conversamos con algunos vecinos, saludamos
a la Gobernadora, saludamos al Alcalde. Yo no saba como era Tocopilla. No
lo saba. No saba que era tan grande.
(Algunos gritan que nadie les avis que Fidel pasara por Tocopilla.)
Bueno, entonces por qu no votamos en las prximas elecciones? Quin
es el culpable de todo esto? No le podemos echar la culpa a la Gobernadora:
no saba nada. No podemos echarle la culpa al Alcalde: no saba nada. A quin
echamos la culpa? (Gritos: A la radio!) A la Radio Tocopilla. Pero si nadie
le dijo nada a la radio de Tocopilla, cmo le vamos a 'echar la culpa? Ah!
Bueno, entonces, vamos a echarle la culpa. Hay que buscar alguien a quien
echarle la culpal! Vamos a echarle la culpa al protocolo y no votar por el pro-
tocolo en las prximas elecciones que tengamos aqul (Aplausos.)

CORDIALIDAD DEL PUEBLO

Bueno, en honor de la verdad, me voy a echar un poco la culpa tambin
yo; porque en el camino nosotros nos detuvimos 2 3 veces. Y nos ocurrieron
2 3 ancdotas. Primero, los compaeros que venan con nosotros nos dijeron
Ven -eso? Es una posada. iAhl, muy 'bien, vamos a verla. Nosotros empez-
bamos a sentir sed .por el desierto; entonces llegamos, bueno. Yo deca, no tiene
much tipo esto no? Pero entramos, .preguntamos Cunto la posada?
"No, sta no es una posada. Aqu vivimos nosotros, unos pescadores". Y eran
unos pescadores de almejas; haba como dos docenas de almejas, magnficas, una
merienda de almejas. Tocamos- almeja y media por cada uno de los primeros
que llegamos all. (Risas.)' Que por cierto eran de una extraordinaria calidad.
Ah nos averiguamos todo. Cunto vala la docena de almejas? A cmo eran?
Y creo que nosi dijeron que Eo 3. Segn la ltima... Cmo se llama? Esa
cosa que ustedes hacen todos los aos con los escudos. Segn el ltimo ndice
del costo .de la vida. Entonces, despus llegamos a otra parte. Pero "nos alegramos
much de ver aquello, aquel paisaje. Haba un hombre de verdad. Un chileno de
cuerpo y alma. Le quisimos regular algo y no tenamos nada. Pero entonces al-
guien saca una banderita de Cuba, chiquitita. Y le regala una banderita. Cmo
vamos nosotros a regular la banderita? Porque es una presuncin nuestra. Bueno,
pero el hombre dice: "No, no. No. Para nosotros es muy important la sa-
tisfaccin de que nos hayan visitado aqu". Era una respuesta bonita y hermosa.
Nosotros siempre le regalamos la banderita. Era lo nico que tenamos. Como










un smbolo no? porque yo deca que .era presuncin. Bueno.- porque siempre
uno no debe regular algo, si no se sabe si se desea o no. Verdad? Pero vimos
que aquel hombre dijo aquella frase.
Despus ms adelante. "Ah, nos dicen, sta s que es otra posada!" Enton-
ces, bueno. Por fin, sa se vea una casita mejor. Bajamos, entramos, saludamos.
Dicen: "No, sta no es una posada". "Nosotros no tenemos posada", dijo una
seora. Y entonces haba all un perro, y una oveja, y nosotros preguntamos:
"Bueno y este perro, qu come que est tan gordo? "Este come pescado".
Y esta oveja? "Esta come pastito. Come pastito por aqu". Pero mirbamos
.por todos los alrededores y no ve;amos una br;zna de nada. Yo llegu a pensar
que la oveja coma tambin pescado. (Risas.) Pero 'nos volvemos a encontrar con
otra persona maravillosa que era aquella seora. Le preguntbamos. Nos ex-
plic cmo pescaban, la clase de pesca. Contest todas las preguntas. Tena once
hijos, 4 5 estaban con el padre pescando; entonces despus fuimos all a donde
estaban pescando para comparar como era el pescado, y si se parecan a los de
nosotros. (Risas.) Porque el Pacfico ustedes saben que est lejos del Caribe
no? Y queramos ver. Bueno, nos encontramos con una cosa muy curiosa. Haba
un pescado que se llama... No, congrio no! Ellos tenan all una lista de
congrios pero el hombre que los recoge no haba ido a recogerlos.
Jurel, Jurel! Fuimos entonces y vimos a los.pescadores; y el jurel no era
igual, pero parecido al de Cuba que se llama jurel. Cabrilla: no era igual, pero
parecida a la de Cuba que se llama cabrilla. Sierra: no era igual, pero era parecida
a la de Cuba que se llama sierra. (Un minero grita: sos son :pescados revolu-
cionarios!)
S. Casi todos son revolucionarios, pero en la media en que nos ayuden
a mejorar el abastecimiento son muy revolucionarios los pescados. (Risas y
Aplausos.)
Tambin nos encontramos otra imagnfica persona. Realmente pasamos ratos,
minutes apurados, porque se pasaba la hora. Y entonces nos conseguimos tres
cabrillas. Realmente pedimos una y nos regalaron tres. Y por cierto que fuera de
tiempo la cocinaron y todo. Alguien nos dijo: "Ustedes saben que esta cabrilla
la vamos a hervir nosotros". Pero prepararon una sopa por all y la cabrilla,
fuera de tiempo, estaba consumida. Tena una afuera de uno de los automviles
que vena adelante, y yo vea aquella cabrilla, y deca: Qu pensar. la gente
de Tocopilla? Pensarn que esto es un exorcismo, una brujera, que nosotros ten-
gamos unos pescados aqu fuera. Esta es la historic de las cabrillas, pero .me
dijeron que aqu las cabrillas las llevan fuera en el automvil. Parece ser que
como ustedes tienen un clima tan maravilloso, pues no necesitan ni refrigerado-
res. (Risas.) Yo vena realmente preocupado, pero a pesar de todas esas cosas,
incluso llegamos hoy por la tarde, aqu, y estuvimos un minuto en la Casa de
visit, -la Casa del americano, no? Es la Casa del americano. (Gritos: era!)
Era. Pero miren qu casualidad. Yo dije: si hay una casa ah, es seguro que era
la del americano. Pues nos recordaba las casas de nuestro pas y todos los
centros azucareros, y en esos lugares la casa de visit es la casa del americano.
Llegamos a la casa del americano. Realmente es una casa acogedora. Areas
verdes, dtiles, pimientas, todos esos rboles que hay por ah. Es un oasis. All
no hay desierto. Pero bueno, si ahora es del pueblo, y por lo menos a los visi-
tantes los alojan ah, les voy a recomendar que la cuiden. Porque muchas veces
la casa del americano no la cuidan y despus se echa a perder; es una desgracia
no?, pero debamos precisamente cuidar las cosas ms, cuando empiezan a r:
tenecer al pas.

PRODUCTION PESQUERA
Y sobre todo lo que decamos de pescado revolucionario. Nosotros, conversan-
do con los obreros, les preguntbamos si ellos reciban pescado. Ellos decan que no
viene much pescado y que no era abundante en esta zona de Mara Elena por










lo menos. Y nosotros veamos que por otro lado all haba una cantidad de pes-
cado que estaba esperando que lo recogieran. A nosotros nos parece que esta
zona es una zona rica en pescado. Y una de las cosas que hicimos para ayudar a
resolve cl problema del abastecimiento en nuestro pas fue incrementar la pesca.
En nuestro pais se producan, en el triunfo de la revolucin, 25 mil toneladas
de pescado. Y actualmente se produce 180 mil toneladas de pescado. Aparte del
que se produce, se important algunas cantidades. Aparte de eso. Pero nos ha
ayudado much; ustedes tienen unos mares riqusinos en pesca. Ustedes tienen
una poblacin de cerca de 10 millones de habitantes, y tienen unos 4 millones
de cabezas de ganado. Nosotros con menos habitantes y mis cabezas de ganado,
incluso nos alcanza para el abastccimiento de carn. Yo creo que ayudara mu-
chsimo sin duda, a la dicta del pueblo chileno, si se desarrolla la produccin de
pescado. Si ustedes tienen esta facilidad aqu, que no se corrompen fcilmente
los products, es absurdo pensar que puede haber cualquier deficit de proteinsa,
teniendo las posibilidades de incrementar la alimentacin. En este sentido ten-
dran ustedes, de verdad, pescado revolucioario. Pero les voy a decir algo ms:
en nuestro pas hay algunos pescados contrarrevolucionarios. (Risas.) Por qu?
Yo le preguntaba a un pescador si nunca se enfermaba nadie si consuma esos
pescados. Porque en nuestro pas hay algunos pescados, entire ellos cl jurel. Al-
gunas veces, parece que consume alguna vegetacin marina. Y como resultado
de eso, las .personas se intoxican con algunos tipos de pescado. Sin embargo, yo
les pregunt a esas personas y dicen que no se conoce, en esta zona de Chile,
ningn pescado que produzca ningn tipo de intoxicacin. De manera que pa-
rece que no tienen la yerbita esa, la vegetacin marina esa, que es la causante
de esas toxinas en algunas species, en algunas species d pescado. Ustedes
tienen esa ventaja y pudieran ayudar mucho a la mejora de la alimentacin.
Pero por esa incursin marina que nosotros hicimos, se fue tardando el
tiempo. Por eso pasamos rpidamente por Tocopilla, para tratar de llegar a
tiempo, y no llegamos a tiempo; cuando habamos llegado a Pedro de Valdivia,
ni siquiera habamos podido ver las miles de otras cosas que queramos ver.

UN PARENTESIS DEPORTIVO
Aqu hemos podido ver un poquito ms. Y bien, en definitive, me voy a
llevar una muy buena impresin de esta industrial. Al llegar aqu vi estos campos
deportivos; parece que ustedes tienen campo de bsquet tambin. Ticnen equipo
de bsquet? Pero, campconatos tambin? Quines son los campeones? (Gritos:
ITocopilla!)
En balompi, quin gana? (Gritos: Tocopilla!)
Pero, cmo que Tocopilla gana en bsquct, en balompi, nc bisbol! Y
este estadio es slo de balompi o tienc bisbol aqu tambin?
Slo balompi. . y dnde juegan bisbol? (Voces y gritos quq explican
que no tienen cancha de bisbol.)
Eso no puede ser! Nosotros vamos entonces a ver si les damos alguna asis-
tencia tcnica aqu en bisbol para que les ganen en algo a los de Tocopilla. .
(Gritos: Tocopilla es campen national de bisbol!)
Qu Tocopilla es campen national en b:sbol? (Gritos: S!)
Y qu comen los de Tocopilla? Mucho pescado? (Gritos: Si!)
iPor eso el pescado no llega aqu! (Risas.)
Bueno, y ustedes no mandaron el equipo de bisbol a Cuba para el cam-
peonato mundial ahora? (Voces.)
Y hay algn deportista de Tocopilla en el equipo national? No o si?
(Gritos: Si!)
Ya me estn empezando a asustar, porque a lo mejor ganan el campeona-
to all tambin. (Risas.) Encima de haber ganado el campeonato de pesca sub-










marina Los de Iquique, a ver, son muy buenos pescadores? (Gritos: iSl)
iY qu les apostamos que si van a Cuba, pierden! (Gritos: No!)
Claro, porque ustedes conocen estos mares y conocen los pescados, lo cono-
cen todo. Pero cuando vayan a pescar en el Caribe no van a ganar, eh? Y us-
tedes, tienen equipo de pesca submarine tambin en Tocopilla? (Gritos: S!)
Entonces en qu ganan los de Mara Elena? (Voces: en ftbol.)
En ftbol... estas luces son para el ftbol de noche, no? (Voces: S!)
Y' esto aqu, tan lejos! De qu ancho es el campo?.... Estas para qu son?
O ustedes tienen *dos campos all? uno slo? A m me parece por lo menos,
demasiado ancho. Bueno, si ustedes quieren, nosotros en lo poco que podemos
ensearles algo es en bisbol. Podran ustedes, ya que se han envanec:do tanto
los de Toconilla, podran los de Mara Elena... (Voces)... les aseguro una
cosa: les ayudamos a organizer un equipo aqu, y le van a dar guerra a aquella
gente. Qu les parece? (Gritos: S!)
Otra pregunta que queremos hacerles: Ustedes aqu tienen escuelas secun-
darias, en Mara Elena? (Voces: S!)
Y en Pedro de Valdivia no? (No!)
Pero, y dnde estudian los jvenes de Valdivia? (Aqu!)
Y vienen ac? (S!)
Entonces, cul pueblo es ms grande? (Voces.)
Este es ms grande? (iS!)
Y cmo produce menos 'nitrato? (Varias voces explican.)
Nos dicen que el prximo ao van a tener un Liceo en Pedro de Valdivia.
(Un minero grita: no se necesita, compaero!)
Qu no se necesita? (Lo que se necesita es una escuela!)
Bueno, realmente pueden necesitar las dos cosas. Pueden necesitar la secun-
daria, el Liceo, o donde van los estudiantes despus del sexto grado, aqu en
Chile octavo grado. (Voces.)
Bueno, yo en esos problems no me meto. Arrglenlos ustedes aqu con el
Alcalde, con el Gobernador, con los Diputados y dems candidates de ustedes.
Pero si quieren algo de bisbol, de bsquet, de ftbol, de pesca y de todo eso;
si quieren les podemos ayudar en algn deported. Si ustedes aceptan, pero hasta
ahora ustedes no han demostrado ningn inters. Lo tienen, verdad? (Gritos:
Si!)

RESPONSABILIDADES EN LA INDUSTRIAL SALITRERA
Bien. Nosotros queremos decirles que pensamos que ustedes tienen delante
grandes responsabilidades. Tienen delante tareas que no son fciles. Tienen ahora
todos los problems relacionados con el mantenimiento de la industrial, las
piezas de repuestos, las cuestiones relacionadas con la produccin. Y lo mismo
que compiten en el deported, debieran competir tambin en las cuestiones rela-
cionadas con la produccin. Tener en cuenta lo que signific para Chile el lo-
grar algn da decir que el salitre por fin era chileno, y que ahora estn esas res-
ponsabilidades en manos de ustedes; tener la conciencia de hacer avanzar esta
industrial.
Nosotros les explicbamos que estbamos interesados en la produccin de
nitrato de potasio -posiblemente tenga muchos usos en muchos pases- y que
en nuestro pas bamos a estudiar la posibilidad de usar el nitrato de potasio.
A nosotros nos parece que las perspectives fundamentals no estn tanto en el
consumo interno de Chile como en la exportacin. Qu ocurre con el consume
interno? El nitrato es un product para usarlo en determinados cultivos, en de-
terminadas condiciones. Hay cultivos que necesitan nitrgeno en otra forma. A
veces, por ejemplo, si se quiere hacer un riego de nitrgeno foliar, se necesita
la urea; si uno va a hacer un regado por aspersin en el trigo, en algunos granos,

55










incluso en algunas leguminosas (los frijoles, los porotos), y va a hacker riego foliar
en los frutales (en los ctricos, los manzanos, las uvas), si va a hacer riego foliar
en el arroz, en muchos otros cultivos, no puede usar el nitrato porque al usar el
nitrato quemara las plants.
Por eso se ve que en el pas, a la vez que se usa una parte del nitrato
potsico o del nitrato de sodio, tienen que importar nitrgeno para determinados
usos en determinadas circunstancias. Por otro lado las distancias son grades; en-
tonces hay que embarcarlo, volverlo a desembarcar en otras zonas e iniciar el
traslado en grandes cantidades. Ahora, lo mismo que en Chile, en casi todos
los pases hay cultivos que necesitan tambin el nitrato y por lo tanto es con-
veniente buscar todos los mercados posibles. A nosotros nos parece que ha habi-
do, en los-ltimos aos, un estado -de nimo pesimista con respect a las pers-
pectivas del nitrato.
Y est por verse cules son todas sus posibilidades. A nosotros nos parece
que en el mercado exterior ya es ms sencillo; se lleva, a los puertos por ferro-
carril, se embarca a granel, y se trabaja en los pauses en que se nececite este
nitrato. Es possible que incluso en el mismo Chile, porque tienen necesidad
de nitrgeno en otra forma y necesitan de su Agricultura para satisfacer las
crecientes necesidades de la poblacin, necesitan nitrgeno en forma de urca, es
possible que incluso Chile algn da produzca algn nitrgeno sinttico.
Hay que entender .perfectamente bien que cada una de estas formulas de
fertilizantes tiene sus usos determinados. Nosotros entendemos que el consume
interno de Chile, actualmente, es de unas doscientas mil a doscientas cincuenta
mil toneladas. Desde luego, una agriculture desarrollada llevara much ms
fertilizante; en nuestro propio pas, la cantidad de nitrgeno que nosotros utili-
zaremos en los prximos aos es, prcticamente, el double del total de nitrgeno
contenido en un milln de toneladas de nitrato de sodio; el double, es decir, de
equivalent de dos millones de toneladas de nitrato de sodio. Es la cantidad de
nitrgeno que en nuestro pas se emplear en los aos futuros.

EL APROVECHAMIENTO DE LAS POSIBILIDADES
Ahora, nosotros tenemos, por ejemplo, en caa, aproximadamente, un mi-
lln cuatrocientas mil hectreas v la caa lleva bastante nitrgeno, pero, cosa
curiosa, tambin lleva potasio. El arroz lleva bastante nitrgeno. Los pastos lle-
van bastante nitrgeno; nosotros no tenemos las leguminosas naturales que tiene
Chile para la ganadera. Nuestro pas tropical es un pas donde la gramnea crece
much mejor y alimentamos al ganado, fundamentalmente, a base de gramneas;
es por eso que nuestro pas necesita much nitrgeno. Pero tambin la agriculture
chilena y sus pastos, esta agriculture, seguramente necesitar cada vez ms. No
creemos, que es bueno resolver todo el consume de 'nitrgeno a base del
nitrato y que necesitarn otras formas y que, incluso, posiblemente algn da
desarrollen algunas industries de este tipo; es possible que estn incluidas en los
planes de desarrollo del Gobierno -de la Unidad Popular.
Pero, nosotros creemos que no estn aprovechadas, todava, todas las posibi-
lidades y nosotros explicbamos hoy en P. de Valdivia, el caso de Cuba; cmo no-
sotros pudimos ser clients; cmo nosotros hubimos de gastar en los ltimos aiaos
decenas de millones de dlares en Europa, comprando nitrgeno; cmo, por otro
lado, Chile gast decenas de millones de dlires comprando azcar; cmo por
otro lado se vi en la necesidad de invertir decenas de millones de dlales para
incrementar la produccin azucarera; cuando tenia obreros desempleados: cuando
tena posibilidades de producer ese mismo nitrgeno que nosotros estbamos com-
prando en Europa. iEsas cosas han ocurrido! Tal vez nosotros si hubiramos
tenido garantizado un suministro de nitrato de potasio o de nitrato de sodio de
Chile, habramos programado .producciones inferiores de nitrato sinttico; sin
embargo, se perdieron esas posibilidades; pero no es un solo caso el de Cuba.
Nosotros.liemos ledo que ustedes estn vendiendo, tambin, nuevas cantidades










de nitrato a otros pases. Ustedes tienen la historic del azcar en nuestro
pas; estaba el problema de los mercados del azcar, que si se produca en tal
perodo no haba mercado; sin embargo, nuestro problema hoy es que today la
azcar que podamos producir -tiene mercado. Lo mismo que se produzcan 6, 7,
8, que 9, que 10, ya para nuestro pas no hay problems de mercado; est
pesando el bloqueo, est pesando que perdimos el mercado norteamericano done
vendamos el 80% -de nuestros products; lo perdimos, y a pesar de eso el mundo
tena suficientes necesidades de azcar y de otros products, de manera tal, que
nosotros vendemos el ciento por ciento de lo que producimos. Y si produjramos
un 50% ms, tendramos, tambin, mercado para todos los products. Si la
realidad ha demostrado eso, nosotros tambin creemos que Chile se puede bene-
ficiar ampliamente del comercio international y que en el future los problems
no sern de mercado, porque hay, adems, dos mercados en todos los products;
uno, es el mercado interno; ese mei.-ado interno es grande. Si no hay empleo
no hay mercado interno. Y luego, tambin, el mercado externo. Con el triunfo
de la revolucin en nuestro pas, el mercado interno se ampli extraordinaria-
mente. Fjense que nosotros habamos hecho un plan de produccin de huevos
de 60 millones mensuales y creamos que esa produccin, la produccin estatal,
abastecera las necesidades. Actualmente estamos produciendo ms de 120 mi-
llones mensuales, sin contar la produccin de pequeos agricultores, y no alcan-
za. Si todo el mundo est trabajando, si tienen dinero, todo lo que aparece por
cualquier lugar tiene client. De manera que nuestro mercado interno creci
extraordinariamente y el mercado externo, a pesar del bloqueo, existe en canti-
dades suficientes para todo lo que nosotros seamos capaces de producer. Por eso,
nosotros creemos que tal vez lo encuentren a este product que ha constituido
parte fundamental de la lucha de los trabajadores, parte fundamental de la his-
toria de los ltimos tiempos de Chile, que tenga perspectives grande o que,
por lo menos, tenga perspectives buenas de desarrollo. La naturaleza los dot a
ustedes de un recurso extraordinario. Nosotros decamos en P. de Valdivia que
ste era un lugar nico en el mundo. A Chile se le conoce por muchas cosas, pero
entire otras cosas se le conoce por el salitre. En todos los libros de qumica apa-
rece el salitre chileno; en todos los libros de agriculture y de tcnica agrcola
aparece el salitre chileno. Fue famoso y es famoso, son las nicas minas explo-
tadas existentes en el mundo y en este lugar desrtico por complete ustedes desa-
rrollaron estas industries, ustedes desarrollaron esta produccin, ustedes desarro-
llaron esta economa, hicieron grandes aportes al pas, es decir, lo que fue que-
dando en el pas -digamos los salaries, algunos impuestos- era lo que quedaba
en esta riqueza.
Pero por lo menos desarrollaban esta riqueza que ahora es de ustedes, por-
que en el salitre no hay slo una cuestin econmica; hay una cuestin hist-
rica, hay una cuestin 'moral, hay una cuestin de conciencia, y hay una cues-
tin revolucionaria; porque nosotros sabemos que en todo Chile se consider
que los trabajadores del salitre son trabajadores de una alta conciencia patri-
tica, de una alta conciencia national y de una alta conciencia revolucionaria.
(Aplausos.)
Es por eso que nosotros hemos tenido una infinita satisfaccin al llegar
aqu, al tener oportunidad de conversar con los obreros, al tener la opoytunidad
de saludarlos a ustedes y al tener la oportunidad de expresarles la solidaridad
y el cario de la Revolucin Cubana. (Aplausos.)
Como nos dicen que a esta hora empieza ya el fro, lo mejor es evitar res-
friados y daremos fin a este acto. Muchas gracias. (Aplausos.)











PALABRAS DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
ANTE LOS OBREROS DE CHUQUICAMATA
Chuquicamata, 14 de noviembre de 1971.


FIDEL CASTRO: Bueno, como no hace much sol, a ver, veo que ustedes
estn sin gorra y sin sombrero, pero estn bien.
Autoridades civiles y militares, representantes de las Organizaciones 'po-
lticas y Sociales, Obreros y Vecinos de Chuquicamata:
Yo le preguntaba hace unos minutes a un compaero dirigente, si yo de-
bera decir "Chuquicamata" o "Chuqui", que cmo preferan, y entonces l
me dijo: "Mejor decir Chuquicamata, porque creen que los que vienen de afue-
ra no saben pronunciar Chuquicamata". Pero despus veo que el dirigente de
'los obreros dijo Chuqui, y a m me -da la impresin de que Chuqui es una
palabra car'fiosa, y si es as, cuando yo desee hablar de este lugar, -dir "Chuqui".
De acuerdo? (Aplausos.)
A nosotros nos haban asustado con motivo de la visit a este punto; de
que est muy alto, de que est a tres mil metros, de que aqu el oxgeno no
abunda, en fin, y que hay algunos a quienes la altura les produce puna y se
desmavan, y el colmo seria que ahora la delegacin nuestra se fuera a desmayar.
(Risas.) Bueno, hemos hecho el esfuerzo por no desmayarnos. Ahora estaba
llegando la tarde y nosotros estbamos haciendo ejercicios de respiracin, respi-
rando profundo para captar todo el oxgeno que se pudiera, no fuera a ser que
el problema ocurriera aqu precisamente ahora en el acto. Pero afortunadamen-
te tengo un buen estado fsico; durante seis horas hemos recorrido las minas y
las instalaciones, y hasta ahora nos sentimos perfectamente bien. (Aplausos.)
Hay cosas que hacen ms dao que la falta de oxgeno -digo dao al
corazn- y hay emociones que realmente hacen dao, sobre todo porque son
muy fuertes. Nosotros sentamos hoy una emocin realmente profunda, cuando
escuchbamos los himnos de Chile y Cuba, en este punto, a tres mil metros de
altura, frente a este paisaje donde se puede percibir la obra de los chilenos
durante tantos aos, donde se pueden percibir estas llanuras, estas montaas,
este paisaje que ha sido testigo de los esfuerzos de ustedes y de sus antepasados,
durante tanto tiempo.
Para tener una idea de lo que han trabajado los obreros chilenos, basta
mirar este anfiteatro, de casi 400 metros de profundidad; nos da una idea de
cunto sudor, de cunto esfuerzo, de cunto sacrificio, de cunto trabajo, ao
por ao, mes por mes, da por da, para poder extraer incalculables cantidades
de cobre, de los recursos que la naturaleza brind generosamente al pueblo chi-
leno. Ahora se pueden ver grandes mquinas; se pueden ver palas que cargan
doce, trece yards cbicas; se pueden ver camiones que cargan cien toneladas;
pero pensamos en la poca en que no existan estas gras, ni estos camiones,
ni las modernas mquinas, y como el hombre comenz a construir estas terrazas,
y otros pueblos que en la antigedad hicieron grandes obras de las cuales se
sienten todava orgullosos...
Algunos hicieron grades templos, otros hicieron grandes carreteras, otros
construyeron pirmides; y esos pueblos se hicieron famosos por aquellas obras.
Algn da tambin, para la posterioridad quedarn, como un monument que
honrar a las generaciones que han trabajado en estas minas, las inmensas te-
rrazas que los trabajadores del cobre ha construido en este sitio. De manera
que ah tambin se ha estado edificando un monumentt: El monument del
trabajo, y como todo trabajo duro, del trabajo que exige inversin de energas,
inversin de sudores, inversion de vidas. En algunos sitios quedan algunos re-
cuerdos de los obreros que han muerto trabajando en el cobre; escarbando la










tierra durante decenas y decenas de aos, profundizando centenares de metros
en busca del cobre, hacia el norte, hacia el este y el oeste, hacia el sur y hcia
las profundidades de la tierra, sin que todava se sepa dnde terminal el cobre,
sin que todava se sepa su dimension; y parece ser que durante dcadas y d-
cadas de aos todava, ustedes los obreros del cobre continuarn extrayendo las
riquezas que la naturaleza les ha ofrecido.
Pero hay en estos instantes una nueva circunstancia que hace much ms
noble este esfuerzo, que hace much ms honorable este trabajo, que hace in-
finita.mente ms satisfactoria cada gota de sudor que se derrame, y es que
hoy ese cobre pertenece ipor entero a la nacin chilena. (Aplausos.)
Esas mquinas, esas instalaciones, cuyo costo fue infinitamente menor que
las cuantiosas sumas de todo el sudor de los obreros chilenos, que han marchado
fuera de Chile durante dcadas y dcadas de trabajo; esas instalaciones que
pertenecen hoy por entero a la nacin chilena, y todo lo que se consiga de ahora
en adelante, todo lo que se desarrolle en este centro minero, ser para servir por
entero a la nacin chilena.
Ustedes estn entire los ms grandes productores de cobre del mundo, y
posiblemente este centro sea el mayor productor. Esta inmensa mina, si no la
supera otra, ha de ser la ms grande del mundo.

LA PRODUCTION DE NIQUEL EN CUBA
A nosotros la naturaleza tambin nos dio recursos minerales. En nuestro
pas existen enormes reserves de nquel; en nuestro pas, se dice, existen las
mayores reserves de nquel del mundo; parece ser que en nuestro pas hay
tanto nquel. como hay cobre en Chile. Tambin nuestras minas de nquel son
a cielo abierto, pero claro, no hay que hacer estos bancos, estas gradas, estos
anfiteatros; y nosotros queramos hablar de las explotaciones de cielo abierto.
Nosotros nos imaginbamos a los chilenos extrayendo igual que hacemos
nosotros con el nquel, la arcilla o algo similar con contenido de cobre. Ahora
nos damos cuenta de que no es exactamente igual: ustedes buscan los yaci-
mientos desde arriba, a cielo abierto, pero haciendo terrazas, profundizando;
nosotros tenemos enormes extensions algo parecidas a las del salitre, y despus
de limpiar la capa vegetal, entonces se recoge tambin con bulldozers, con palas,
con camiones, y se transport a las instalaciones el mineral para ser procesado,
pero parece ser que el cobre es ms noble que el nquel. Quiero decir que el
nquel require inversiones mayores.
Tenemos much nquel, pero si se quieren producer, por ejemplo, 30.000
toneladas de nquel, de 30 a 40 mil toneladas de nquel, hay que gastar entire
ciento cincuenta y doscientos millones de dlares en instalaciones. Claro que el
precio del nquel es ms alto. En determinado moment, hace aos, el precio
del nquel alcanz hasta 5.000 dlares la tonelada. El precio normal es entire
2.000, 2.500 a 3.000 dlares, y los gastos que hay que hacer en inversiones son
mayores.
Nuestro pas as un da hubo de nacionalizar los yacimientos de nquel, y
fue necesario confrontar muchos problems de todo tipo; hay una plant de
produccin, que produca nquel en distintas condiciones; un product que tiene
un coeficiente elevado de nquel -no recuerdo exactamente si es 90 u 86%
de nquel-, porque todava no tenemos las instalaciones para producer nquel
metlico. La otra plant es ms modern y realize un process qumico que
produce el sulfuro de nquel; esta segunda plant no estaba terminada al triunfo
de la revolucin, y los ingenieros cubanos realizaron un gran esfuerzo, la ter-
minaron y la pusieron a producer. Esa es nuestra segunda instalacin. Nosotros
tratamos de establecer nuevas plants de produccin de nquel, pero es indis-
cutible que tenemos que hacer grandes gastos que no resultan fciles. Incluso
tenemos algunas dificultades para vender el nquel, porque los propietarios ha-
cen grandes presiones.










Los antiguos propietarios del nquel eran los mismos antiguos propietarios
de estas minas de cobre. Y tomaron medidas de todo tipo, e incluso tomaron
el acuerdo de que ningn acero que contuviera nquel cubano poda importarse
a Estados Unidos.
Entonces lleg el moment del cobre: en el mundo hay grandes necesida-
des de cobre, nadie podra convencer a nadie de que dejara de comprar cobre
chileno, porque la necesidad del cobre chileno es tan grande que nosotros no
tenemos la menor duda de que ustedes contarn con todo el mercado necesario
para el cobre. Pero, en fin, nosotros hemos pasado por todas estas duras expe-
riencias.

CONSECUENCIAS DE LAS FLUCTUACIONES DEL PRECIO DEL COBRE
Nosotros cuando venamos esta maana y nos dirigamos hacia este sitio,
tratbamos de analizar y pensar cul era la importancia que para Chile tena
el cobre, y cul era la importancia que para Chile tiene esta mina; nos dba-
mos cuenta de los precious del cobre, de la produccin national, de la produccin
de esta mina, de lo .que influye el cobre en la economa chilena, de cualquier
problema relacionado con los precious, relacionado con la produccin del cobre.
Veamos los precious que existieron el ao pasado. Los precious de este ao; y
sacbamos la cuenta, calculbamos que *con una produccin como la del ao
pasado, que fue, entire la grande, pequea y median minera, de unas 685.000
toneladas, y con una exportacin .de 676.000 toneladas, qu significaba para
la economa chilena un centavoo en el precio del cobre?
Sencillamente significaba, un centavo ms o un centavo menos, 14,6 mi-
llones de dlares. Un centavo menos en el precio, cada centavo menos en el
precio, significa 14,6 millones menos en divisas para la economa chilena. El
ao pasado, en un cierto moment, los precious alcanzaron niveles de hasta 72
centavos de dlar la libra; el promedio fue entire 65 y 70, si mal no recuerdo.
Sin embargo, este ao el precio est much ms bajo. Por estos mismos das,
el ao pasado, alcanz 72 centavos, y ahora est en 48 49 centavos. La dife-
rencia de precious, en 675.000 toneladas, entire 72 y 48 centavos, es aproximada-
mente 350.000.000 de dlares.
Estos problems de los precious no son ajenos a' nosotros, son tambin nues-
tros problems, porque somos productores de azcar y producimos millones de
toneladas de azcar y, tambin, cada centavo en el precio de la libra de azcar
significa para nosotros much, cada. centavo menos es una gran prdida.
Y uno se asombra realmente de estas fluctuaciones de los precious muchas
veces resultado de coyunturas, de acontecimientos internacionales, de maniobras,
de todo tipo de problems, e indiscutiblemente que eso es una cuestin que
merece reflexin.
Pero an a 48 centavos, a 50 centavos la libra, cada tonelada de cobre
significa 1.000 dlares para la economa chilena.

LA IMPORTANCIA DE LA PRODUCTION
Y segn la produccin de este centro minero, un da de prdida de pro-
duccin en esta mina significa un milln de dlares menos en divisas para la
economa chilena. Un milln de dlares significa cada da de produccin de
esta plant. Diez toneladas menos en 360 das con 3,6 millones de dlares
(teniendo en cuenta un precio de 50 centavos). Cien toneladas menos son
36 millones de dlares. Ahora, lo que un pas puede hacer con 36 millones en
divisas: se pueden traducir a muchas cosas; en cualquier cosa que se invierta,
baste decir que, por ejemplo, en un program de escuelas de secundaria bsica
(que nuestro pas tiene) nosotros pensamos construir escuelas en el campo y
ahora se piensa en 1.000 escuelas secundarias ms: escuelas tcnicas, que tie-










nen laboratories para que la enseanza pueda ser de mxima calidad. Hay
laboratories, de qumica, de fsica, de biologa. Cuesta cada escuela que tiene
sus laboratories con los proyectores de cine, y todo el material de la enseanza,
15.000 dlares.
Luego nuestro program para mil escuelas nos costaba en divisas, con
laboratories, quince millones de dlares, esto quieie decir que con 100.000 tone-
ladas menos de cobre que se produjeran en un ao, aqu significant recursos
suficientes para comprar los laboratories de 2.500 escuelas secundarias aproxi-
madamente, es decir los equipos tcnicos para dar una ptima enseanza a un
,milln doscientos cincuenta mil jvenes.
Una idea: nosotros tenemos, por ejemplo, una fbrica de zapatos plsticos
que tiene una capacidad de produccin de 100 millones de zapatos al ao. Esta
fbrica nos ha permitido dar en adicin a los zapatos de cuero el equivalent
a 1,2 pares de zapatos por persona. Bien: con 36 millones en divisas, se pueden
comprar en Chile 36 fbricas de este tipo que produciran, si se tiene la ma-
'teria prima, 360 millones de pares de zapatos. Si ustedes quieren convertir es-
ta cifra en algo, para ponerles un ejemplo, si quieren convertirla en ganado
y compraran vacas muy buenas, de calidad, capaces de producer 15 litros de
leche diarios, y si les costara una vaca 360 divisas (y se pueden adquirir por
menos precio), si las transportaran y las llevaran a los valles agrcolas con
pasto, ustedes podran comprar 100.000 vacas con 36 millones en divisas, y
poniendo 70 75 en produccin, ustedes podran sacar un milln de litros de
eche diaries. Con el ganado lechero que se puede importar con 36 millones
en divisas, significara medio litro de leche diario para dos millones de nios.
Es lo que produciran las vacas lecheras que pudieran comprarse con 36 millo-
nes en divisas, simplemente con la diferencia de produccin de cien toneladas
diarias de cobre.
Y hoy nosotros, cunto disfrutbamos, cuando, fuimos a ver, creo, la plant
de concentrados, y ya llevbamos muchas horas sin comer (porque hemos tenido
inconvenientes y ya se han venido suprimiendo almuerzos, unos cuantos almuer-
zos; no es que no alcance la comida, no; entindanme lo mejor possible, es que
no hay tiempo; desayunos muy ligeros y a la carrera), y el paisaje y todo eso
prcticamente han anulado las caloras que se han recibido y, por supuesto, el
agua, y necesitamos una punta de tragos, toma agua, toma agua..., pero cuando
bamos por all, por la plant de concentrados que ustedes tienen, sentamos que
la cosa iba ponindose dura, pero al llegar a una esquina vemos a tres obreros
con unos polvos de leche (yo no saba que era leche, slo vi unos polvos 'blan-
cos). Ellos, pues, nos invitaron de esa leche y como el calor de la pampa, las
alturas v las caminatas por las minas produce sed, bueno. pues almorzamos
la botella de leche, una leche buena, importada, y yo pensaba cuntos millones
se gastan en importarla. Ahora, qu 'maravilla si se les pudiera dar a dos millo-
nes de obreros, cada da, a la hora de la merienda o en la madrugada, una
botella de sas, como las que a nosotros nos ofrecieron, como 'las que algunos
obreros estn tomando.
Nosotros tenemos muchos obreros que 'trabajan en instituciones y en tra-
bajos duros, que estn tratando de incrementar las -metas propuestas por el
Gobierno. Y yo les aseguro a ustedes que dando a esos obreros una buena ali-
mnentacin, dndoles un cuarto de leche, eso ayuda al cumplimiento de las
metas y a la salud de los obreros. Es por eso que les explico a ustedes lo que
significant 100 toneladas de cobre, lo que significant para el pueblo chileno. Si
a veces aara comprender bien el valor de algo hay que reducirlo a otra cosa:
a escuelas, a hospitalss,.
Qu produce? Y eso en un ao. Estoy hablando de un ao. Si son diez
aos, multipliquen todo lo que he calculado aqu por diez. Porque diez aos,
si usted lo traduce a escuelas, ya no son 2.500. Ya son 25.000 escuelas. Ya no
es laboratorio para doce millones y medio de muchachos. Ya no son 100.000
vacas. son un milln de vacas...










Si ustedes traducen eso a transport, con 36 millones en divisas se pueden
comprar dos mil mnibus con aire acondicionado; ms de dos mil mnibus con
capacidad de trasladar cien mil personas, constantemente.

EL LASTRE
Nosotros acostumbramos analizar las cosas as, porque en todo lo que
se refiere a los recursos en divisas es bueno calcular cules de los muchos pro-
blemas que tenemos se pueden resolver con estas divisas. Si ustedes adems
consideran el .problema de las deudas exteriores, que se fueron acumulando
durante muchos aos, y el pago de intereses de esas deudas, se darn cuenta
dc la importancia que tiene para Chile cada tonelada de mineral, del valor que
tiene para el pueblo chileno cada tonelada de mineral.
Y nosotros veiamos hoy las instalaciones, los problems que existen. Haba-
mos odo hablar del problema del lastre. Qu ser el lastre?, pensbamos. Ha-
bamos ledo que aqu haba un lastre que no haban sacado. Nosotros el lastre
que conocemos, bueno, es el de los barcos, o un lastre que se usa en la corres-
pondencia. Pero no nos imaginbamos que este lastre eran unas lomas de ma-
terial que haba que transportar y no se transportaron. . Pero no entendamos
bien aquel problema, si es que lo haban dejado encima de done estaba el
mineral. Hasta que, por fin, hoy nos paramos delante del anfiteatro con un in-
geniero jefe de las:mirias; l les ha explicado a los periodistas y a nosotros en
qu consiste ese priblema. Y ah entendimos el problema del lastre.
Bueno, hay que ir profundizando, pero para ir profundizando hay que
tener espacio. Para tener espacio hay que ensanchar, para ensanchar hay que
sacar el material y echarlo done no existe mineral. Y nos deca adems: antes
haba reserve para trabajar en el mineral, para 18 meses. Sin embargo, cuando
las minas se nacionalizaron, quedaron reserves para seis meses, para menos de
seis meses. Y haba que extraer unos treinta millones de toneladas de lastre:
y que cada tonelada de lastre significaba el costo de un dlar.
As que a ver si traducen todo eso a las mismas cosas que traducamos
arfteriormente, y me dicen qu se puede hacer con treinta millones de dlares.
Eso es lo que hay que gastar ahora para poner a la mina en situacin normal,
porque los bancos o los taludes no pueden tener ms de 13, 15, 16 metros; y
hay hacia el oeste de la mina taludes que tienen ms de 30 metros; esto
constitute un problema serio, esto constitute un peligro para los obreros que
tienen que trabajar all. Esto obliga a la mina a contar con un nmero de
gras, de palas nuevas; la obliga a hacer gastos grandes en camiones para trans-
portar esta escoria; de manera que tienen que hacer ahora, como consecuencia
de eso, gastos de ms de 15 millones en divisas, para resolver la herencia que
les dejaron con la escoria, para levantar y ampliar la produccin, para trabajar
con seguridad y para resolver todos esos problems que hemos tenido oportuni-
dad de ver hoy. Nosotros creemos que todos esos problems se van a poder
resolver.
Hemos estado viendo todas las- instalaciones principles; lamentablemente
no ppdimos ir a los talleres -o a las plants, como les llaman ustedes-; he
estado en el equipo motorizado, he estado en el ferrocarril... Bueno, a nosotros
nos habra gustado verlo todo, saludar a los obreros, pero se acab el tiempo.
Vena el acto, se hablaba del fro, de la puna, de todos esos problems. Haba
que estar aqu con la mayor puntualidad, y no pudimos visitarlo todo. Pero vi-
sitamos much y vimos muy interesantes talleres. Los talleres de concentrado
-no pudimos ver los molinos, como les llaman ustedes-; vimos despus los ta-
lleres de fundicin, que son talleres importantsimos de esta industrial minera,
y los talleres de refinamiento, y los talleres de volteo... En fin, todos los pun-
tos fundamentals. All tuvimos oportunidad de conocer cmo una limitacin
del incremento de la produccin est en los convertidores, y los planes de acti-
var cada convertidor en su capacidad de 180 toneladas diarias a una capacidad










de 240 toneladas diarias; que los hornos de reverbero tienen capacidad suficien-
te para ampliar la produccin; que en la plant de concentracin tienen tam-
bin capacidades suficientes, de manera que con la ampliacin de los converti-
dores, y algunas otras tareas, algunas otras inversiones para elevar la capacidad
productive, podra producer esta mina 150.000 toneladas ms por ao.
Y fjense bien; no pensando en 62 centavos, pensando en 50 centavos la
libra, esta mina puede darle a Chile 150 millones en divisas ms por ao. Si
ustedes convierten esos 150 millones en lo que quieran -que tipo de escuelas,
que tipo de transportes, vacas, lo que quieran-, calculen y multipliquen por
cinco casi lo que nosotros sealbamos aqu, multipliquen por quince y pien-
sen cuntos beneficios ganara por ao la economa. Cuando muchas de las
cosas que se consume, muchas, en este mineral salen de aqu,
los insumos que se gastan no hay que importarlos. Desde luego, yo estoy
analizando a grandes rasgos; habra que calcular inversiones imaginarias, en al-
gunos ndices productivos, desde luego. Pero yo estoy hablando a grandes rasgos.
Pero pueden ustedes tener una idea: multipliquen esto por diez aos; multi-
pliquen 150 millones de divisas por 10 aos, y significant 1.500 millones. Calcu-
len lo que puede significar para la economa chilena elevar la produccin en
750 toneladas diarias -que es la produccin actual- a 1.050.. Se habla de
1.100, pero si no se puede llegar a 1.100, a 1.050, lo que significa para la eco-
noma chilena elevar la produccin a 1.050 toneladas. Llegar a mil cien tone-
ladas diarias, aprovechando en imuchos casos las capacidades ya existentes, y
produciendo relativamente pocas inversiones adicionales. Nosotros hemos estado
meditando, a media que marchbamos por los talleres, viendo lo que significa
el cobre para Chile. El cobre es realmente una bendicin de la naturaleza
para la nacin chilena. 'Lo era el salitre en otros tiempos, fuente de ingreso im-
portante.

EL DECISIVE PAPEL DEL COBRE
Hoy el cobre juega un papel decisive y se dice que hoy da el 33 ,por
ciento de las divisas que recibe Chile son de las minas de Chuquicarmata. El
treinta y tres por ciento. Y si la produccin se elevara a mil cincuenta toneladas
diarias, indiscutiblemente que se elevara tambin la produccin de divisas. Y
esas divisas el pas las necesita, porque ninguno de nuestros pases .puede produ-
cir todos los insumos. Ustedes por ejemplo necesitan estos camiones para sacar
la escoria; pero en Chile no se fabrican esos camiones. Tal vez se fabriquen
algunas piezas; estn pensando en fabricar las ruedas de esos camiones, qu"
valen 4.000 cada una, y segn parece las ruedas de esos camiones le cuestan al
pas un 'milln seiscientos mil dlares por ao. Claro que cuando la nacin chi-
lena pueda construir esas ruedas, ya empieza a ahorrarse una parte de ese gasto,
pues tiene que traer, desde luego, el caucho, algunos products, pero se ahorra
cientos de miles de dlares que se pueden invertir en otra cosa, para desarrollar
la economa del pas. Aumentar las fuentes de ejemplo para mejorar la situa-
cin de todos los trabajadores chilenos...
Ahora estos equipos hay que importarlos; cuando ustedes necesitan una
gra de 15 metros cbicos, de 15 yards cbicas, tienen que importarla; cuan-
do ustedes necesitan adquirir aviones para la lnea area, tienen que importar-
los; cuando ustedes necesitan adquirir locomotoras para el servicio de ferrocarril,
tienen que importarlas; cuando ustedes necesitan energa elctrica, tienen que
comprar grades centros generadores de energa...
Todo se mueve con electricidad; pero para que exista la electricidad tienen
que existir los centros generadores, y hay que gastar millones y millones en
divisas adquiriendo en el exterior esas plants, sin las cuales no se tendra elec-
tricidad, no se moveran esas mquinas ni se moveran los trenes elctricos, ni
se movera prcticamente nada. Y hay que invertir divisas.










Si se quiere..., hablbamos del transport. Y en el transport juega un
gran papel la marina -mercante. Habra sido interesante traducir 36 millones,
250 millones a barcos mercantes. A cuntos chilenos se les podra ofrecer em-
pleo con eso? Cuntos cientos de millones se ahorrara la nacin chilena trans-
portando sus products? Pero tienen que gastar dinero para que barcos de otros
pases los transporten...
Si se quiere aumentar la produccin de pescado, ustedes que tienen unos
inmensos mares, riqusimos en magnficos' peces... Si quisieran hacer una flota
pesquera para darles trabajo tambin a miles de chilenos, pues para eso necesitan
hacer grandes gastos. Y ste es el desarrollo econmico; el pas necesita muchas
industries, todos nuestros pases. Les estoy contando las cosas ,que a nosotros
nos suceden, y como nosotros analizamos cuando ahorramos algo. Y ahora exis-
ten programs de desarrollo. No programs de desarrollo para enriquecer a na-
die en particular,,programas de desarrollo para enriquecer a la nacin chilena,
programs de desarrollo para aumentar el empleo, para crear riquezas que sir-
van a todos los chilenos que estn muy lejos de tener satisfechas todas sus ne-
cesidades; necesitamos todava muchas escuelas, mucho material escolar para
much gente; necesitamos todava muchos hospitals, instruments mdicos, me-
dicinas, industries farmacuticas; estos pueblos necesitan viviendas, ciento de
miles de viviendas, millones de viviendas; nuestros pueblos necesitan comuni-
caciones; nuestros pueblos necesitan sistemas de riego, press, para elevar las
cantidades de alimentos, para elevar -el standard de vida del pueblo; nuestros
pueblos necesitan de todo, industries de todos los tipos, industries sintticas,
industries modernas, para marchar a la par con la civilizacin, para lograr el
ideal por el cual se han sacrificado todas las generaciones, el de *un destino me-
jor para el ser human.

LA PRODUCTION INDUSTRIAL O LA UNIDAD DE AMERICA LATINA
Y todo eso se produce con el trabajo. Un gran nmero de estos recursos
depend, precisamente, de los recursos exteriores que uno obtenga, porque cada
una de estas industries nuevas, cuando no se puede producer en el pas, hay
que adquirirla. Y si queremos tener una siderurgia, si queremos tener una in-
dustria que sea capaz de producer grandes mquinas, nuestro pases tienen que
hacer tambin "grandes inversiones y grandes gastos. Nosotros, que encontramos
nuestro pas subdesarrollado, tanto que no producamos ni el acero corrugado
para las construcciones, y la cantidad de ccmento que se produca era muy poca,
pues tenemos que establecer instalaciones industrials para producer acero para
construcciones, nuevas fbricas de cemento; nosotros no tenemos los grandes re-
cursos en madera que tienen ustedes. Nuestras construcciones .tienen que ser
eminentemente de cement y de acero. Hemos tenido que hacer muchas in-
versiones en todo eso. Todos nuestros pases necesitan hacer esas inversiones.
Hay un inconvenient: que nuestros pauses son pequeos. Qu ocurre?
Algunas de esas grandes industries requieren un gran mercado para que se pue-
*dan hacer; porque si ustedes quieren hacer, por ejemplo, grandes camiones de
servicio, ustedes dicen: pues lo que necesitamos por ao son diez, no tenemos
mercado, pero a media que se desarrollan los vnculos entire los pueblos lati-
noamericanos, en la media en que se desarrollan los vnculos econmicos -y
tendrn obligadamente, por ley de la historic y por el inters de nuestros pue-
blos que desarrollarse esos vnculos-, algn da en un pas latinoamericano habr
una gran fbrica de algo, que abastecer a todos los pases hermanos. Chile
puede hacer grandes industries en algunas ramas y abastecer a los dems pases,
venderles esos products; otras naciones pueden desarrollar otras ramas, y as
sucesivamente. Y entonces tendremos las posibilidades que tienen las grades
naciones.
Las grandes naciones pueden desarrollar grandes fbricas, porque tienen
mercado .interno, porque sus necesidades son muy grandes; saben que si ponen










una fbrica de turbines elctricas, en el .propio pas hay suficientes necesidades
de turbiness elctricas como para consumer toda la produccin de esa fbrica.
Pero asimismo tambin algn da Amrica Latina tendr que operar de
ese modo; tiene que vencer los enormes obstculos que tiene por delante, y
hacerlo con perspectives de future. E incluso, mientras esos tiempos lleguen,
tenemos grandes necesidades de inversin, para satisfacer las propias exigencias
internal.

HEROISMO DEL TRABAJADOR
Me he referido a estos puntos de vista, a estas ideas, porque ustedes son
los productores fundamentals de las divisas de la nacin chilena: ustedes juegan
un papel decisive en la economa de Chile; ustedes juegan un papel decisive
en el bienestar de Chile; ustedes juegan un papel decisive en el future de Chi-
le; lo que ustedes hacen, lo que ustedes produce, es fundamental para el pue-
blo y para la nacin chilena. Y nosotros estamos convencidos de que en la me-
dida en que los obreros de este centro comurendan, vean, interpreten, valoren
esa importancia, en esa misma media se esforzarn. En la misma media en
que tengan conciercia de este problema y lo tengan present, harn el mximo
esfuerzo para ayudar a consolidar la independencia aqu. Cada cosa tiene su
moment: cada process tiene su historic; cada process tiene su poca, su etapa
fundamental. Y nosotros hemos tenido distintos moments: de lucha, de com-
bate, el hero;smo en los combates de liberacin, el herosmo en los combates
por la defense de la Patria...
Pero hay otros herosmos: el herosmo del trabajo, ese herosmo de todos
los das, ese herosmo de los hombres que construyen algo. Ese es el herosmo
de quienes construyen el porvenir de su Patria. Y no es fcil esa tarea. No es
fcil -muchas veces que los hombres entiendan. Nosotros hemos conocido hom-
bres que tienen un gran valor para el combate, para dar la vida; son capaces
de ser hroes en un da, de darlo todo en un da. Pero nosotros predicamos el
herosmo de todos los das, el herosmo de esos obreros que abnegadamente, ca-
1adamente, tratan de dar el mximo y lo mejor por su pas.
En el da de hoy hemos visto cosas muy alentadoras en este centro. Estn
las minas all, v los obreros llenos de entusiasmo cargando los camiones con la
escoria del lastre, esos 30 millones que haban dejado all; obreros que de-
jaron el turno aver no mis de madruzada. Y hoy domingo, estaban all car-
gando escoria,' limpiando aquel lastre. Hemos visto magnficos obreros hoy, dan-
do un extraordinar:o ejemplo; ese ejemplo tan admirable del hombre que desin-
teresadamente vuelve aqu a cumplir un deber: "Voy all a ayudar a mi Patria;
voy all a barrer esa mala herencia que nos dejaron: voy all a defender esta
obra de tantas generaciones de chilenos; voy all a salvar esta obra histrica". Y
van all desinteresadamente, con un gran espritu, con la sonrisa en los labios.
Hemos conversado con muchos obreros, que nos han causado extraordinaria
impresin; obreros que han estado realizando un trabajo extra por su propia
cuenta, voluntariamente, desinteresadamente, all en las minas; obreros que es-
tn cumpliendo su turno reglamentario en los talleres, hemos conversado larga-
mente con ellos; hemos hecho cientos de preguntas, derivadas de la gran curio-
sidad que todo esto nos despierta. Y decimos que hemos aprendido ms en un
solo da sobre el cobre, que lo que se puede aprender en seis meses haciendo
un curso en una escuela.
En estas seis horas nosotros hemos preguntado incansablemente, incesan-
temente; hemos reunido muchos datos. Y en realidad, hemos podido apreciar
qu magnfica vida, qu extraordinarios recursos, qu buenas instalaciones tie-
nen; son instalaciones que hay que mantener, que hay que cuidar.
Qu buena organizacin tienen; es una organizacin que hay que cuidar.
Na debemos olvidar ningn detalle; la espontaneidad result un gran problema.

65










DISCIPLINE, FE Y SENTIDO DE RESPONSABILIDAD EN EL TRABAJO

No basta que algo sea just para que los problems se resuelvan por s
mismos; no basta que algo sea noble y bueno para que por s mismo march
bien.
Los antiguos propietarios de estas instalaciones, por sus propios intereses,
trataron de mantener una ptima organizacin en el flujo de la produccin,
trataron de mantener la mxima discipline y lo consiguieron por distintos
medios: a veces dando ms, a veces presionando, a veces con razones sicol.
gicas, premiando por aqu y por all, empleando todo tipo de artes y de manas.
Todo ello, para lograr mayor organizacin y mayor discipline.
Qu implica entonces cuando la nacin sustituye a los propietarios ex-
tranjeros, cuando estas minas y estos recursos pasan a manos de la nacin?
Pues hay que cuidar extraordinariamente todo lo que haya de bueno en
la organizacin. Hay que mantener las mquinas; hay que mantener la discipli-
na, porque si antes haba discipline para enriquecer al exterior y no a la Pa-
tria chilena, no a los trabajadores chilenos, no para el bienestar del pueblo
chileno, con much ms razn los obreros conscientes de su deber deben man-
tener y mejorar la organizacin, deben mantener y elevar la discipline en el
trabajo. (Aplausos.)
Porque si antes se haca sin ningn beneficio para la Patria y para el
pueblo, hoy todo el cobre que sale de ah es para servir al pueblo chileno, a la
nacin chilena. Por eso, con mayor razn debemos esforzamos.
Nosotros en estos trminos siempre les hablamos a nuestros compatriotas,
Ssiempre. Y les hemos dicho a veces lo siguiente: es ms fcil cambiar la es-
tructura de la sociedad que cambiar la propia conciencia del hombre. Se cam-
bian estructuras sociales, y esto cuesta a veces much trabajo; y si trabajo cuesta
cambiar estructuras, much ms trabajo cuesta cambiar los hbitos.
Hay un cambio, hay una situacin nueva. Derivada de largos aos de lucha,
de un largo conflict entire los intereses de la Patria y los intereses exteriores;
de un conflict entire los interests de la clase obrera y los intereses de los que
explotaban a los trabajadores.
Cuando las circunstancias cambian, cuando ese conflict desaparece, cuan-
do el inters de la clase obrera y de la nacin es el mismo interns de los tra-
bajadores de este centro, cuando es el mismo inters de la produccin y del
funcionamiento de este centro de trabajo, entonces hay que actuar de modo
que esos intereses marchen siempre juntos. Pero nosotros sabemos que no es
fcil. Sabemos que es difcil, que require paciencia.
No hay que impacientarse. No hay que perder la fe, ni much menos.
Nosotros tenomos una confianza infinite en los obreros, y sabemos cmo res-
ponden siempre, cmo comprenden sus deberes, porque, seores, un obrero es
un obrero. Y un obrero tiene que hacer esfuerzos muy duros en cualesquiera
circunstancias, con mquinas o sin mquinas. Si est en una de esas palas. Tiene
que pasar horas y horas en tension, haciendo un gran esfuerzo; si tiene que
marchar en uno de esos grandes camiones, aunque tenga timn elctrico, tiene
que marchar en uno de esos caminos, subiendo y bajando docenas de veces
para transportar los 'minerales; si los ponen en una gra o en uno de los ta-
lleres, tiene que estar con una enorme tension todo el da; si est en un con-
vertidor, en un horno de reverbero, en cualquier equipo, ste es un trabajo duro,
Es un trabajo de hombres.
Y esa condicin, esa lucha, ese esfuerzo, esa vida, es lo que da la esencia
al obrero. Es lo que da el espritu al obrero. Es lo que da la fortaleza al obrero.
Y ese obrero que sabe lo que es el trabajo, que sabe lo que es el sacrificio,
responded siempre a los intereses de la Patria; responded siempre a los interests










de su pueblo, y sabe estar a la vanguardia cuando su pas lo necesita, cuando
su clase lo necesita. (Aplausos.)
Y nuestra impresin, hablando con esos obreros en el da de hoy, hablando
con los trabajadores que tienen responsabilidades en la direccin de los talleres,
es una magnfica impresin. Por la forma en que trabajan, por su capacidad, por
su inteligencia, por su prparacin. Porque hemos visto cmo dominant la ma-
teria, cmo conocen y saben en qu consiste el problema. No creemos que el
camino sea fcil; no creemos que la march sea fcil. Ahora habr que ver cada
una de las piezas que hacen falta, habr que ver cada uno de los mantenimien-
tos y cmo se obtiene cada uno de los equipos. Hay que pensar, incluso, no-siem-
pre en lo ms fcil, sino en lo ms difcil. Si se piensa que todo va a ser fcil
y sencillo, que por un telegrama piden tal pieza, que la pieza la embarcan,
que la pieza llega, entonces se pueden sufrir desilusiones y se puden sufrir
problems. Nosotros acostumbramos hacer lo siguiente: .pensar siempre en la
variante ms difcil, y cuando uno piensa en la variante ms difcil, las fciles
no significant gran cosa. Siempre hay que estar preparados para los problems
ms difciles. La conciencia de los trabajadores habr alcanzado su grado ms
alto cuando sean capaces de trabajar como hombres libres much mejor que
cuando eran explotados. Eso es muy important.
Y nosotros, con respect a este tema de cmo debe funcionar la industrial
despus que ha pasado a ser de la nacin, a nuestros compatriotas les decimos
que la conciencia del pueblo y de los trabajadores habr, alcanzado su grado
ms alto cuando sean capaces de trabajar como hombres libres much mejor
de lo que trabajaban cuando eran hombres explotados y esclavizados. (Aplausos.)
El hombre necesita y necesitaba cada vez ms cobre. Ustedes tendrn
mercado para ese cobre. Nosotros no podemos ser un gran mercado para el co-
bre: somos un pas pequeo, no tenemos una industrial mecnica muy desarro-
llada, no tenemos industrial de procesar metales; pero siempre alguna cantidad
de cobre necesitamos. Tienen nuestras industries algunas producciones de alam-
bres elctricos; de verdad, nosotros vamos a ser pequeos clients, pero vamos
a ser clients de cobre. (Aplausos.)
Tenemos algunas pequeas reserves, pero no tenemos plants de fundicin;
no podemos fundir el cobre que sacamos. Por eso, algn mineral que nuestro
pas ha producido tradicionalmente lo ha exportado, pero no lo process. Por
ahora no tenemos apuro; les podemos comprar a ustedes alambrn y algunos
products de cobre para nuestras necesidades.
Tenemos nosotros tambin una fuerza de obreros del cobre en nuestro
pas. Una de las principles minitas -minitas porque nosotros pertenecemos
a la pequea minera- fjense que produce 4.000 toneladas al ao. (Risas.)
Pero saben, no son a cielo abierto, estn en una profundidad bajo. la tierra.
Esta minita estuvo parada ahora casi un ao; no vayan a pensar en una huelga,
no; no haba ninguna huelga. Al contrario: en esa vieja mina las condiciones
no eran seguras para los trabajadores. Esa mina tiene un pozo de 1.500 metros,
un pozo vertical que no estaba muy' seguro tampoco. Aquello est lleno de
huecos por todas parties, porque durante ms de un siglo han sacado mineral
de all. Y en esta mina se detuvo el trabajo para hacer ptimas las condiciones
all, y dar seguridad a los obreros: y ahora, a fin de ao comienza nuevamente
a trabajar. Y nuestros obreros del cobre son magnficos obreros, magnficos. De
un, gran espritu, de un gran entusiasmo; ellos ahora estn trabajando en la
reconstruccin de la mina. Constituyen, realmente la vanguardia obrera.
Los obreros mineros de Cuba son los obreros del nquel. Son obreros de
gran espritu de trabajo y hacen una contribucin important a la economa del
pas.
Naestras dos minas de nquel -no de cobre, porque nosotros en nquel
es en lo que somos un poquito fuertes- han producido 120. 130, 150 y hasta











200 millones en divisas. 200 millones en divisas para la economa national,
con el nquel.
Claro, con .el factor de dependencia de los precious ms altos o ms bajos.
Y nosotros les traemos a ustedes un saludo de nuestros mineros, en espe-
cial un saludo de los obreros del cobre de Matahambre, que es la mina de la
que les estbamos hablando, nuestra minita de Matahambre. El pueblo se llama
as, yo realmente no s .por qu ser, porque alguna vez habrn resuelto algunos
problems. Dicen que es una historic muy antigua, de antes de que existiera
la mina. Por aquellas zonas estn apareciendo algunas cantidades de zinc, de
plomo y de otros products. Esas son nuestras producciones. Y nosotros quere-
mos traerles a ustedes el saludo de nuestro pueblo. La solidaridad de nuestro
pueblo, el saludo de nuestros obreros mineros, y esperamos que ustedes hagan
contact con nuestros trabajadores. (Aplausos.) Que se desarrolle el contact
entire nuestros pueblos. Nosotros les prometemos que en cobre no les vamos
a hacer ninguna competencia. (Risas.)

DEPORTED Y EDUCATION FISICA
Ayer nosotros nos reunimos con los obreros del salitre, y ellos hablaban
de deported; nosotros ofrecimos la cooperacin en ese sentido, si requeran algu-
na. Porque, como ustedes saben, nuestro pas se ha desarrollado much en
deported; ya libramos batallas en las competencias internacionales frente a los
atletas de Estados Unidos; ya homos obtenido algunas grandes victorias en el
deported. Si sumamos el nmero de medallas que Cuba obtiene en los juegos
latinoamericanos, son ms que las que Estados Unidos obtiene en las competen-
cias internacionales. Antes, las competencias servan mas bien para desmoralizar
a nuestros pases, para producirles un complejo de inferioridad, un sentimiento
de que no servamos para nada. En cambio, ahora, incluso en inuchos deportees
que fueron inventados en Estados Unidos, nosotros somos campeones hoy dia.
Fjense que cosa: Cuba es campen mundial de bisbol. Oyeron? Mun-
dial! Hemos ganado el campeonato y somos ahora la sede del nuevo campeona-
to; bueno, pues Estados Unidos ni siquiera va al campeonato. Sabe que est
derrotado, no? (Aplausos.)
Inventaron el bisbol y ahora al campeonato mundial en Cuba no van;
inventaron el bsquet y el equipo cubano los derrot en bsqiiet. Inventaron el
boxeo y el equipo cubano les dio una paliza en boxeo. (Risas.) lHemos adquirido
y tenemos algunas escuelas donde estudian y se gradan 700 profesores fisicos
en distintos deportes. No tenemos much, es poco lo que podemos hacer. Pero
en Antofagasta vimos que tenan necesidad de algunos especialistas. Vamos a
discutir cmo se podran resolver esos problems, ya que nosotros podemos dar-
les algunas especialidades mdicas, en grupo de operacin: ello sera en oftal-
mologa, en distintas cosas, en alguna especialidad. .
En fin, ayudar en los problems del deported, atletismo, bsquet, bisbol.
En ftbol ni hablar, porque ya s que ustedes son maestros nuestros. Bien, y
ganaron en pesca submarine, no?
Nuestra cooperacin es modest, pero nosotros estamos para hacernos pre-
sentes, y con much gusto estamos d;spucstos a brindarla. Esta noche hablarc-
mos con los dirigentes, tal vez tengan interns en algunas de estas cos,.:, i en
todo caso, en aquello en que podamos cooperar, de todo corazn lo hacemos,
sobre todo si ello acerca, si ayuda a establecer vnculos.
Nos gustara que ustedes, repito, hicieran esos contacts y tambin algu-
nos interca.mbios. Entre obreros destacados, por ejemplo, de esta mina, obreros
que llanmaran al reconocimiento de los demns, por su esfuerzo por ayudar a la
produccin; seleccionar un grupo todos los aos para que visit nuestro pas, y
de la misma manera nosotros, all, a los obreros que se destacaron los manda-
ramos a hacer algunas visits ac, por estas minas. Y sobre todo a los obreros










de nuestras minitas, de nuestra pequea mineria del cobre, mandarlos a visitar
Chuquicamata. Ustedes se imaginan? (Aplausos.)
Estoy seguro de que para ellos ser un enorme placer todo esto, y por eso
nosotros lo proponemos, y le propondremos al Gobierno chileno la posibilidad
de que hagamos y desarrollemos este tipo de intercambio deportivo, cultural,
de obreros, de toda ndole.
Yo creo que ir ayudando a desarrollar el gran cario y la solidaridad que
hay entire nuestros dos pueblos. Ustedes pueden tener la seguridad de que esto de
la solidaridad no es cosa de palabras bonitas que se dicen, ni much menos.
Nosotros decimos solidaridad y lo decimos de verdad, y lo sentimos de verdad; y
as les decimos a los chilenos, al pueblo chileno, a los trabajadores chilenos,
que en cualquier moment y en cualquier circunstancia pueden contar con la
solidaridad total, absolute y desinteresada del pueblo de Cuba. Ustedes pueden
estar seguros de que eso es real, de que es objetivo, y de que el pueblo de
Chile puede contar con Cuba ciento por ciento, mil por mil, en cualquier cir-
cunstancia. (Aplausos.)
Los hechos valen ms que las palabras. Los sentimientos muchas veces no
se pueden expresar: se reflejan. El cario de ustedes hacia nuestro pas lo han
reflejado, lo han demostrado en sus actitudes, en su conduct. En sus gestos,
mejor que con ninguna otra palabra. De la misma manera, nosotros decimos
que con palabras no podemos expresar cules son estos sentimientos, pero los
hechos los demostrarn siempre. Muchas gracias! (Aplausos.)











DISCURSO DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANE FIDEL CASTRO RUZ,
EN LA PLAZA ARTURO PRAT DE IQUIQUE
Iquique; 16 de noviembre de 1971.



Autoridades civiles y militares, Representantes de las Organizaciones pol-
ticas y sociales, Queridos Trabajadores y Vecinos de Iquique:
En la tarde de ayer llegamos a esta ciudad. En el program se supona
que tendra lugar el acto de masas en la tarde, ayer. Realmente en estos progra-
mas, a pesar del esfuerzo, no fue possible llegar con anticipacin; por el camino
nos detuvimos en diversos lugares, entire ellos el pueblo de Victoria. Y en el
pueblo de Victoria nosotros pensbamos saludar en el camino a la gente, pero
ellos decan que tenan, tambin, en la plaza organizado *un desfile y un obrero
dijo que ellos tambin eran chilenos y que querian que los visitara. A nosotros
nos pareci este argument irrebatible. Cmo bamos a pasar por all y senci-
llamente porque se tratara de un pueblo ms pequeo no detenemos? Hicimos
el esfuerzo y nos detuvimos. Por estas raz6nes nos comunicaron que el radio
haba estado anunciando a distintas horas la llegada; tambin las actividades
de Chuquicamata haban sido intensas y a nuestra delegacin prcticamente
no le qued tempo para descansar. Fue sta la razn por que nosotros propusi-
mos que parte del program se realizara en el da de hoy y, en especial, este
acto de masas.
A nosotros nos pareca que cmo podamos comenzar con un acto de masas
si apenas llegbamos a esta ciudad. Nos parece que el contact, as con un acto
de esta ndole es much ms dbil, es much ms natural cuando el visitante
ha tenido la oportunidad de hacer algunos contacts con la ciudad.
Hoy nosotros hemos tratado, tambin, de vencer el program; yo creo
realmente que es el program el que nos ha ido venciendo a n9sotros. Hemos
podido visitar algunos centros de trabajo; hemos visitado, por ejemplo, el puerto,
las instalaciones de embarque de salitre; hemos visitado la fbrica conservera
de pescado, la fbrica de harina contigua a esa industrial, los astilleros; pudimos
al final de la tarde visitar la nueva fbrica de pilas; nos haban invitado.a mu-
chos otros 'lugares; los estudiantes queran que les hiciramos una visit; mu-
chos centros de trabajo nos pidieron tambin que los visitramos. Sin embargo,
ello result absolutamente impossible. Est programado tambin un encuentro
con los pescadores cubanos y el barco cubano est trabajando o va a comenzar
a trabajar junto con otros anteriores buques pesqueros en cooperacin con la
industrial conservera de aqu;- de Iquique. Adems se program un encuentro
con el campen mundial de pesca submarine, nuestro amigo Choque. Todo
esto dentro de un nmero determinado de horas.
A nosotros nos ha dolido much no haber tenido posibilidades de visitar
los dems centros. Las horas que pudimos invertir conversando con los obreros
han sido para nosotros de extraordinaria utilidad. Hemos podido apreciar algu-
nos aspects de la economa y del trabajo de ustedes. Hemos podido ver, por
ejemplo, en las fbricas conserveras, las circunstancias n que se desenvuelve el
trabajo. La capacidad establecida de esa industrial que trabaja, aprximadamen-
te, a un 30% de sus posibilidades. Esa industrial trabajando el 100% de sus
posibilidades, pues, producira mayor enipleo y producira para la economa
chilena much ms recurso. La razn fundamental es que no hay suficiente
material prima para mantener la produccin al mximo.
En este sentido hemos tratado de establecer una cooperacin entire nues-
tra flota pesquera y esta ciudad, este centro de elaboracin de pescado. Ya hay
un barco cubano que est pescando atn en la zona del Pacfico, para incremen-
tar la material prima para esta industrial; y"un segundo barco prximamente
tambin se pondr a trabajar para incrementar la material ;prima, igualmente.










UN ESFUERZO MANCOMUNADO
Este es un ejemplo de las tareas que el esfuerzo del pueblo, el esfuerzo
del movimiento revolucionario se tiene que enfrentar para poner al mximo
de capacidad de produccin esta industrial. Y es el campo donde los pases
hermanos debemos realizar alguna cooperacin en la media de nuestras fuer-
zas. No hay duda que en el campo de la pesca hay muchas posibilidades. No-
sotros decamos que Chile no slo ha tenido el privilegio del salitre y el privi-
legio del cobre, sino que tiene, tambin, el privilegio de mares muy ricos en
recursos naturales. Los peces estn ah, bastante cerca de la costa de Chile; los
trabajadores estn ah,.en ocasiones sin empleo, dispuestos a participar en las
actividades productivas; hacen falta las embarcaciones, hace falta la experien-
cia, pero al mismo tiempo vemos que ustedes tienen un astillero y hay en el
pas otro astillero que no est trabajando a plena capacidad de produccin to-
dava.
Nosotros hemos realizado un gran esfuerzo del desarrollo de la industrial
pesquera. En nuestro pas hace 10 aos se producan 25 mil toneladas de pes-
cado. Nosotros pescamos fundamentalmente para consumo human. En la ac-
tualidad en nuestro oas se produce 180 mil toneladas y, naturalmente, todo
este pescado es fundamentalmente para el consumo de la poblacin.Ahora
nosotros no tenamos la suerte de contar con ningn ast:llero; nosotros tenamos
algunos astilleros de madera; los barcos que nosotros poseemos hemos tenido
que importarlos, la inmensa mayora, del. exterior. Barcos de este tipo, como el
que est trabajando, los que estn trabajando en los mares de Chile, nosotros
tenemos que mportarlos de pases de Europa: no tenamos la suerte de contar
con astilleros capaces de construir barcos de acero y con el personal calificado
para llevar a cabo ese tipo de construcclones: tuvimos que importarlos. Aun
as, hemos desarrollado nuestra flota pesquera. Nuestr pas, a pesar de ser una
isla, estaba de espaldas al mar. La revolucin llev a cabo un esfuerzo para
desarrollar la flota mercante y, adems, la flota pesquera. Ya nuestra flota mer-
cante tiene aprximadamente cincuenta barcos de travesa.
Por eso, cuando nosotros tenemos noticias de que va a trabajar, junto a
tripulantes chilenos y junto al pueblo chileno, alguna embarcacin pesquera,
nosotros tenemos la seguridad de que esos cubanos que vienen ah, sabrn hacer
el mximo esfuerzo junto a los chilenos, y sabrn ganarse el respeto y la consi-
dcracin de los chilenos por su conduct y su actLtud. (Aplausos.)
Pero, quines son esos hombres? No son hijos de ricos, no son hijos de
millonarios, son hijos de famlias humildes del pueblo los que hoy tienen la
responsabilidad de -realizar esta funcin. Son muchos de ellos hijos de families
de pescadores, por eso nosotros estamos completamente seguros de que los tra-
bajadores del mar en Chile tienen magnficas perspectives en la media en
que se desarrolle la produccin pesquera y la flota pesquera de Chile. Nosotros
pensamos en las magnficas posibilidades que tiene el pueblo de Chile de me-
jorar su alimentacin mediante el desarrollo de la industrial pesquera y de las.
flotas pesqueras, alguien nos ha dicho que ya hay un consumo de 15.6 kilo-
gramos per cpita. Pero hay pases de Europa que consume 40 y hasta 50
kilogramos de pescado per cpita. Uno de los alimentos ms completos, .ms
digeribles, ms til al ser human son los alimentos del mar. Muchas veces la
salud, la prolongacin de la vida, dependent de una alimentacin balanceada, y
cuando se trabaja para el pueblo, y sa fue preocupacin esencial de la revolu-
cin, una cuestin- esencial es qu es lo que se debe hacer para que las condicio-
nes de vida del pueblo mejoren, para que la alimentacin de los nios, de los
obreros, de las madres, de los ancianos mejore. Vivimos en un mundo que
tiene grandes problems de alimentacin. Que consider que las dos terceras
parties de la humanidad estn deficientemente alimentadas. Cuando la natura-
leza le ha dado a un pas unos mares tan ricos en pescado como se los dio a
Chile, eso es realmente un gran privilegio.











GRANDES RECURSOS EN LOS MARES DE CHILE
Les explico esto porque ustedes tienen la condicin depuerto de mar. La
economa de esta comunidad, de Iquique, ha dependido, unas veces en otro
tiempo, del salitre, cuando se exportaban ms de 2 millones de toneladas de
salitre que se embarcaban por este punto. Lleg otro perodo en que vino la
pesca de la anchoveta y entonces se desarrollaron flotas, se construyeron im-
portantes industries, pero se produjeron tambin fenmenos naturales, como fue
la desaparicin de la anchoveta en determinado perodo. Nosotros nos recor-
damos que hace aos se hablaba much de la anchoveta, de la pesca en general,
para la produccin de la harina de pescado. Ms tarde llegaron noticias a Cuba
de que la anchoveta haba desaparecido, que se haba perdido en los ,mares. Con-
versando nosotros con obreros del puerto y hablando de las cosas de nuestro
pas, ellos se interesaban por la caa; nosotros les explicbamos cules eran nues-
tras dificultades y les decamos: miren las ventajas que ustedes tienen, tienen
una riqueza minera slida, en estas minas nunca llueve, jams se paraliza por
lluvia el flujo de extraccin de mineral. En estas minas de salitre nunca nin-
guna circunstancia de la naturaleza interrumpe la produccin. Les explicbamos
cmo en nuestro pas la agriculture y la caa de azcar, .principal rengln
de nuestra economa, dependan much del clima y cmo en los aos secos las
consecuencias eran series. En un ao seco, por ejemplo, la produccin poda
disminuir en un 30 y un 40%. Y para ponerles un ejemplo, les deca: mira, a
nosotros nos pasa como a ustedes con aquel problema, un ao malo de ancho-
veta hay poca produccin de pescado, y les deca, imagnense que la economa
de ustedes dependiera de las anchovetas; afortunadamente para ustedes la eco-
noma depend del cobre. La economa depend del salitre y slo en parte
depend de la produccin de harina de pescado, pero se desarroll una industrial.
Sin embargo, las posibilidades del mar no estn agotadas, ni much menos,
sobre todo las posibilidades de produccin para el consumo human. Segn las
informaciones, que van apareciendo, hay grandes recursos en los mares de Chi-
le para aumentar la produccin del pescado de consumo human. Y segn no-
sotros tenemos noticias de conversaciones con el Ministro de Tierras -que en el
future dicen que se llamar Ministerio del Mar, porque el Ministro de Tierras
es el que se ocupa de los asuntos del mar en Chile- nos explicaban los .planes
que tienen para establecer centros de distribucin de pescado, de crear flotas
refrigeradas para la distribucin del pescado y desarrollar la pesca. Nosotros
creemos que para la comunidad de Iquique eso ser una cosa muy til y muy
important. A nosotros nos parece que si se desarrollan las industries pesqueras,
tambin los astilleros podrn estar trabajando al mximo de produccin, y cree-
mos adems, que cuando se desarrolla la produccin del pescado para el con-
sumo human queda el subproducto que se emplea en la produccin de harina,
adems de la produccin de anchoveta, juntando los aos buenos con los aos
malos. Actualmente hay barcos grandes que hacen todo esto; pescan con grandes
redes, elaboran el pescado en el mar y produce la harina de pescado. Nuestro
pas no est en las proximidades de grandeza de reas pesqueras; a veces nues-
tros barcos estn pescando a 4 mil y 5 mil kilmetros. Y el pescado lo trasla-
damos en barcos refrigerados. Ustedes se imaginan lo que constitute el pri-
vilegio de tener aqu esas reas de pesca a unos cuantos cientos de kilmetros.
Lo que esto puede significar para ustedes. Nosotros visitamos tambin los puer-
tos, conversamos con los trabajadores, visitamos el embarcadero de salitre. Co-
mo les deca, habamos visitado las fbricas muy modernas de produccin de
pilas. Y cuando nosotros vemos las fbricas de pilas, digo: bueno, seguramente
podemos ser clients de los iquiqueos en esta material de las pilas, y cuando
pregunt: "Producen muchas pilas, pueden exportar pilas?". Entonces dijeron:
"No, tenemos una fbrica que va a producer dos millones de pilas mensuales,
pero necesitamos cuatro millones." Y dicen: "Bueno, tal vez al final vamos a
producer tres millones." De manera que nosotros estamos decididos a ser clien-










tes de los iquiqueos en material de pilas de linternas y de radios, pero se han
quedadoidesabastecidos completamente. (Aplausos.)

UN EJMPtLO DE DESARROLLO
Sin embargo, ayer pudimos apreciar lo que es una industrial de este tipo,
as es que realmente calculamos los millones de divisas que gasta el pas en
pilas y, desde luego, para hacer las pilas hay que importar una series de produc-
tos, pero cuando uno calcula lo que cuestan esos products y lo que cuesta
traer las pilas, posiblemente en esta industrial Chile se ahorre por lo menos dos
millones de dlares todos los aos, adems de dar empleo a ms de 100 tra-
bajadores, entire ellos muchas compaeras, muchas mujeres en cada turno. Es
decir, que aumenta el empleo, se ahorran las importaciones y se resuelven ne-
cesidades del pas. Este tipo de industries es un ejemplo de desarrollo.
Tenemos otro ejemplo: la fbrica de conservas; por cada lata de conserve
que se produce ah, el pas gasta casi un escudo en hojalata. De manera que
cuando ellos estn produciendo tres veces ms, tendrn que gastar tres veces
ms divisas en hojalata; pero Chile tiene una fbrica de acero. Una industrial
siderrgica, la de Huachipato. Claro, todava la industrial chilena no produce
latas tan bonitas como las latas importadas. Esta lata no viene estampada. La
lata que se importa de Estados Unidos viene ms bonita, una industrial ms
desarrollada, un estampado muy bonito; sin embargo, la lata chilena no tiene
ese estampado tan bon to, viene sin estampar, pero entonces los obreros, tam-
bin usan esas latas. Las usan y entonces les ponen las etiquetas, al fin y al
cabo si la lata es chilena y el papel de la etiqueta es chileno, debemos pensar
que no siempre lo bonito sea lo ms fundamental. De modo que nosotros le
dijimos a nuestro obrero: usted tiene que hacer un product de calidad y ha-
cerlo lo ms bonito possible siempre. No descuidar la presentacin, no descuidar
las formas, pero a veces desgraciadamente, los pases que son muy desarrollados
tienen much tcnica, produce artculos que nosotros no podemos producer;
nos interest la calidad. Pero ah tienen ustedes un buen ejemplo, si desarrollan
la flota pesquera tendrn much ms pescado; eso es muy bueno. Pero entonces,
a la vez si no desarrollan la industrial siderrgica, mientras ms pescado tengan,
ms divisas van a gastar por otro lado en la hojalata. Lo bueno es cuando el
pas, con su hierro, con su carbn, con sus altos hornos, con sus obreros, produce
a hojalata, con sus barcos produce su pescado. Con sus barcos, con sus obre-
ro. Y si los barcos se pueden construir en los astilleros chilenos con acero chi-
leno y con obreros chilenos, much mejor. Eso es precisamente desarrollo, es
es lo que determine que en el pas todos puedan trabajar, eso es lo que deter-
mina que las condiciones de vida mejoren.
Lo triste de nuestros pases es que habiendo tenido grandes recursos eco-
nmicos no nos dejaron desarrollarnos, impidieron nuestro desarrollo. En nues-
tro pas, por ejemplo, por qu no se desarrollaba esa industrial? Ah, porque
las mercancas extranjeras tenan preferencia! Porque las mercancas norteameri-
canas tenan exenciones de impuesto, y cmo poda surgir una industrial na-
o onal an en el capitalism, an en el capitalism? No digo' ya en el socialismo.
Cmo poda surgir una industrial national?, porque los products que venan
de all venan ya con mejor presentacin, los vendan ms baratos. De esta
manera nuestros pases no desarrollaban la industrial y se acostumbraban a im-
portarlo todo. De esa manera se fueron quedando atrasados nuestros pases.
Pero cuando llega la hora de los pueblos, cuando llega la hora de la revolucin,
de la justicia, llega la recuperacin de los recursos nacionales. De trabajar no
para intereses de poderosas compaas extranjeras, sino trabajar por el pueblo
y trabajar para el bienestar del pueblo. (Aplausos.)

LAS GRANDES GANANCIAS SE MARCHABAN
Por qu antes que hoy no se determinaba que se pusiera una industrial o
no? Ah!, porque una poderosa empresa deca: a m me conviene este negocio.

73










No pensaba en el pueblo, pensaba en su negocio; muchas veces, qu dejaba?,
el salario era lo nico que dejaba; y los huecos. Las grandes ganancias se mar-
chaban. Traan un dlar que traan una vez, se estaban llevando dlares toda
la vida. Estos dlares salan del sudor de los trabajadores. (Aplausos.) Cuando
llega la hora de los pueblos, entonces nos encontramos con todas esas limita-
ciones; necesitamos acero y no tenemos acero; necesitamos hojalata y no tene-
mos hojalata, necesitamos barcos y no tenemes acero para los barcos; ni tcnicos
ni ingenieros ni especialistas; necesitamos products qumicos para la preserva-
cin de los alimentos y no tenemos los products qumicos; necesitamos pro-
ductos qumicos para proteger la hojalata, para evitar la contaminacin del ali-
mento, pero el pas, entonces, no produce esos products qumicos, hay que
traerlos de aqu, de all, del otro lado; necesitamos una pintura para imprimir
la hojalata y no tenemos la pintura, ni la tcnica ni las mquinas para impri-
mir esa hojalata y nos vemos en esa situacin que casi todo hay que importarlo.
Ven ustedes las circunstancias? De que en todo el norte la leche que se con-
sume es una leche que viene de Holanda y vean ustedes que Holanda est
lejos; viene de Alemania, vean ustedes que Alemania est lejos, tiene que atra-
vesar el Atlntico, cruzar por el Canal de Panam y llegar hasta Chile, y desde
all viene una botella, con una tapa, con cristal de una vaca de un holands
que posiblemente a cien kilmetros de la costa se levant de madrugada y
'orde. (Aplausos.) Despus pas algn carro y la recogi; la llev a una in-
dustria, la esterilizaron, la envasaron en una botella que hicieron en una f-
brica de vidrio, la cargaron en un camin, la llevaron a un puerto, posible-
mente con unas grandes gras, muy mecanizadas, la cargaron y la metieron en
un barco, el barco zarp, cruz el Canal, lleg aqu, la desembarcaron en el
puerto, la llevaron para la tienda esa, cmo le llaman ustedes? La.. ., bueno,
supermercado no debe ser porque es grande ya; la pulpera, no? Bueno, la de-
sembarcaron aqu, la montaron en el tren, la llevaron a Chuquicamata y en-
tonces all se consume. Se imaginan cunto trabajo? No sera ms lgico
que esa vaca hubiera sido chilena, que ese ordeador hubiese sido chileno y que
el camionero, el carro, la caja, 'el estibador, el barco? Bueno, si hay que
importarla, importarla desde Puerto Montt o de Santiago de Chile; estn mu-
cho ms cerca. (Aplausos.) En el desierto no hay pasto y si en el desierto no
hay pasto, es porque no hay agua, pero quizs algn da haya agua; la ciencia
modern asiste posibilidades extraordinarias. Yo creo que hasta la de hacer llo-
ver, fjense, pero trasladan agua desde grandes distancias, hacen embalses. Algn
da cmpleando la energa nuclear se producir; se desalinizar cl agua del mar.
Recin hay posibilidades futuras para Chile, que tiene grandes recursos natu-
rales.
Todos los empleos debieran ser empleos chilenos. No estoy en contra del
comercio, ni much menos; hay, por ejemplo, cosas que no es fcil que un
pas las pueda hacer. Ningn pas podr producer todo lo que necesita. No,
pero hay muchos artculos que nosotros importamos como resultado del sub-
desarrollo, como resultado de las deformaciones dc nuestra economa. Es lgico
que muchas personas que no tengan trabajo estn paradas y que por otro lado
estamos importando cosas para las cuales existen recursos naturales, que pueden
desarrollarse y recursos humans que pueden aplicarse.
Desde luego, nosotros conversando con los obreros de la mina de Chuqui-
camata les explicbamos la leche que sc podra producer con 100 toneladas ns
de cobre diario. Sumando todo esto al ao y pensando en un cobre, no a 72
centavos sino a 50 centavos. Todas stas son cuestiones relacionadas con el de-
sarrollo y el porvenir ,del pas. Produccin significa que el pueblo tiene por
primera vez la oportunidad de trabajar para su future; revolucin significa que
cada cosa que se haga, se hace o se debe hacer sea para el beneficio del pueblo.
Pero las revoluciones no son fciles, nadie crea que 'las revoluciones son fciles.










QUE NADIE LE QUITARA SU SUDOR
Cuando nosotros quisimos hacer nuestra revolucin encontramos grande
obstculos, grandes dificultades. Por qu? Porque los que nos explotaban, los
que se llevaban el sudor de nuestros obreros, los que obtenan las ganancias
de nuestra azcar, de nuestro nquel, quisieron castigar, quisieron castigar a un
pas que no pretenda otra cosa que mejorar las condiciones de vida de'su pue-
lo, quisieron castigar a un pueblo que no pretenda otra cosa que trabajar,
construir su porvenir, sin quitarle nada a nadie, sin robarle nada a nadie. Lo
que se quiso castigar en nuestro pueblo fue su voluntad y su decision de pro-
clamarse en pueblo soberano, en pueblo libre, en pueblo decidido a recuperar
sus recursos naturales y en pueblo decidido a trabajar por su bienestar, a ganarse
la vida con el sudor de su frente, sin quitarle nada a nadie, pero no permitien-
do, tampoco, que nadie le quitara su sudor. (Aplausos.)
Prontamente se hizo todo lo possible para arruinar, se hizo todo lo possible
para entorpecer el trabajo revolucionario y a veces cuando nuestros jvenes de-
sarrollaban la campaa de alfabetizacin y los estudiantes se iban a los campos
y a las montaas a educar -porque nuestro pas no es como el Norte Grande,
nuestro pas es de un paisaje diferente, hay ciudades pero tambin. millones
de personas que viven aisladas en los campos- qu ocurri? Que a veces haba
elements armados en el extranjero, entrenados en el extranjero, pagados por
extranjeros, que se movan por los campos sembrando el terror.
Qu ocurri? Que a veces haba elements armados en el extranjero, en-
trenados en el extranjero, pagados por extranjeros, que se movan por los cam-
pos sembrando el terror.
Pienso: cmo acercamos nuestras relaciones? De qu forma? Vamos a
poner un ejemplo. Si ustedes tuvieran una gran fbrica de pilas, y fueran ca-
paces de producer pilas para ustedes y para Cuba, pues es much .ms econ-
mico que ustedes hicieran los' trmites de pilas y nosotros comprbamos las
pilas. Si 'ustedes van a hacer un astillero grande, y fueron capaces de construir
cien grandes barcos al ao, y darles trabajo a miles de chilenos, entonces, eso
slo se puede hacer si los dems pases de Amrica Latina les compran a uste-
des los barcos, Cuba y todos los dems pases. Si otro pas hace una fbrica
de aviones, slo puede hacer en el mundo de hoy, si otros pases de Amrica
Latina, pueden ser consumidores de esos products. Es decir, que para poder
poner la industrial modern, para salir del subdesarrollo, ya no se puede pensar
slo a escala national. Hay que pensar a escala del conjunto de los pases de
Amrica Latina. Ahora bien, nosotros no somos ilusos. Nosotros sonmosrevo-
lucionarios. Nosotros sabemos perfectamente bien que para que exista cualquier
posibilidad de verdadera cooperacin entire los pases de Amrica Latina, y que
sera la nica forma de sobrevivir en el mundo de maiana, ser necesario que
la poltica de todos nuestros pases est al servicio de los pueblos. Es impossible
pretender que sc puedan unir el aceite y el vinagre. (Aplausos.)

LA COOPERATION DE TODOS LOS PUEBLOS DE AMERICA LATINA
Por qu se pueden usar cooperaciones entire Chile y Cuba? Sencillamente
porque tanto nuestro pas, nuestro gobierno, como el pas y el Gobierno chile-
no estn preocupados de todas aquellas cosas que pueden interesar a los pue-
blos. Si nosotros pasamos por el salitre y decimos: Bueno, qu cosa tristel, aqu
los obreros del salitre preocupados de q porvenir tiene el salitre y nosotros
all, construyendo fbricas de nitrgeno. Por qu? Porque necesitamos el ni-
trgeno. Sin embargo, no podamos comprar salitre chileno y mientras tanto
gastbamos decenas de millones en Europa comprando nitrgeno. Y Chile gas-
taba decenas de millones comprando azcar, y nosotros no slo gastbamos di-
nero comprando nitrgeno, sino comprando nuevas industries, y Chile por otro
lado 'gastando decenas de millones para poner una industrial para producer az-
car.










Cunto ha costado todo esto a nuestros pueblos? Por qu? Quin nos
impuso eso, y por qu nos impusieron esa criminal poltica? Nosotros ponemos
un ejemplo. Pero qu posibilidades extraordinarias tendran nuestros pueblos,
todos nuestros pueblos sin excepcin, si supieran que tendran la cooperacin
de todos los dems pueblos hermanos de Amrica Latinal
Cualquiera de nuestros pases entonces podra desarrollar programs econ-
micos, coordinados con los dems pases, y eso abrira infinitas posibilidades a
nuestros pueblos. No digamos infinitas posibilidades, sino las nicas posbilida-
des del mundo de maana. Los forjadores de nuestras Patrias lucharon por una
Amrica unida, lucharon por la unin de nuestros pueblos, pero desgraciada-
mente lo que hicieron durante esos 150 aos, fue dividirnos, separaros, de-
bilitarnos, dividirnos para poder oprimirnos. Dividirnos para .poder absorbemos.
Dividirnos para poder destruinos. As, cuando los imperialistas agredieron a
nuestra patria, estaban agrediendo a un pequeo pas. Estaban ejerciendo today
su influencia sobre todos los dems pases. Utilizaron sus organizaciones colo-
niales para mantener a Cuba sola y aislada. Cuando ya los pueblos de Amrica
Latina en el siglo pasado haban conquistado su independencia sobre la colonia,
a nuestro pas le correspondi la dolorosa suerte de seguir sometid- al coloniaje
europeo durante casi 80 aos ms. Cuando despus de duras luchas, creamos
llegada la hora de enarbolar con toda razn una bandera y de entonar un himno
patritico. Aquella bandera y aquel himno, meros smbolos de un pas que tuvo
que aceptar la imposicin de una enmienda constitutional que daba derecho a
Estados Unidos a intervenir con sus fuerzas armadas en nuestro territorio cuan-
do le diera la gana, cuando al fin triunfa la revolucin ellos fueron lo sufi-
cientemente poderosos para mantener- a Cuba como un islote aislado.
Y cierto es que los pueblos con sus sentimientos y sus corazones acompa-
aron a Cuba. Pero qu podan hacer los pueblos si no eran dueos de su
propio destino! Qu podan hacer los pueblos si mientras los pueblos sentan
de una manera; los que dirigan a los pueblos actuaban de otras? Esas fueron
las causes por las cuales nuestro pequeo pas se tuvo que enfrentar solo y no
decimos solo, porque recibimos ayuda amplia y generosa, pero desgraciada-
mente esa ayuda amplia y generosa no nos lleg de los pueblos hermanos de
Amrica Latina. Esa ayuda amplia y generosa nos lleg de otros continents y
nos lleg de otros pueblos. Cuando decimos esto, no lo decimos jams como
reproche, porque nosotros sabemos que en el corazn de los pueblos de Amrica
Latina haba simpata hacia la revolucin y vean con simpata aquel pequeo
pas que se levantaba contra el poderoso coloso.
Esto lo sabemos nosotros. Pero cuando lo decimos hoy a titulo de ejemplo,
es simplemente para expresar que no somos ilusos y que para que haya polticas
al servicio de nuestros pueblos, para que haya poltica ser necesario que pue-
blos y gobiernos estn identificados en el mismo camino, que .pueblos y gobier-
nos marchen en defense de los mismos intereses. En dos palabras, que los
gobiernos represented a los pueblos! (Aplausos.)

TOMEN CADA VEZ MAS CONCIENCIA
Que los gobiernos represented los intereses de los pueblos y no cumplan
rdenes emanadas del imperialismo. Pero en fin, nosotros queremos que los
pueblos tomen conciencia. Y tomen cada vez ms conciencia. Nosotros creemos
que se vive una fase nueva, decisive en la historic de este continent. Nosotros
creemos que las manifestaciones de independencia son cada vez mayores. Que
las masas tomen conciencia de sus problems y que no estar lejano el da en
que el crculo de Gobiernos Populares se ample. Y no hay que desalentarse
por los reveses; no hay que desalentarse si en un moment dado o en up punto
dado se produce un retroceso. Nosotros como visitantes aqu tenemos el ele-
mental deber de ceir nuestra palabra a todas aquellas cuest ones que no pue-
.dan servir de pretexto para los enemigos de nuestros pueblos. Y por eso noso-










tros, cuando hablamos as, simplemente expoliemos nuestras ideas. No queremos
mencionar nombres, pero s decimos que no hay que desalentarse por reveses.
Todos esos reveses slo sern reveses pasajeros. La victoria, ms tarde o ms
temprano, ser de los pueblos. Nosotros estuvimos durante much tiempo solos,
solitos, pero no perdamos la confianza, no perdamos la fe. No nos desalen-
tbamos nunca. Hoy tenemos muchas menos razones para desalentarnos. Hoy
ampliamos el crculo de nuestras relaciones con un pueblo querido, con un pue-
blo valeroso. Se han ampliado extraordinariamente. Ya el crculo de nuestras
relaciones con el pueblo chileno ha alcanzado el ms alto grado que tuviera
jams en toda su historic. (Aplausos.)
Y eso significa much y podemos en nuestros dos pueblos, y nuestros dos
gobiernos, marchar por el camino de la cooperacin fraternal, por el camino
de la cooperacin que marque los intereses de nuestros dos pases, como ver-
daderos hermanos en todos los campos. De manera que por eso ustedes podrn
contar con nuestro pas y con nuestro .pueblo en la media de sus modestos
recursos, en las medidas de sus posibilidades.
La palabra hermano aqu tiene un sentido concrete y verdadero. La pala-
bra solidaridad aqu tiene un sentido concrete y verdadero. Mucho lamentamos
nosotros que lo que podamos hacer de cooperacin hacia el pueblo chileno sea
poco, como pas pequeo, subdesarrollado, con muchos problems como tene-
mos nosotros. Pero lo poco que est al alcance de nosotros, tengan la seguridad
los chilenos que podrn contarlo como cosa suya. (Aplausos.) Esos son los
sentimientos de nuestros pueblos, nadie pensar jams o tendr derecho a pen-
sar que ninguno de nosotros persiga otro inters, que persiga interests particu-
lares. Nosotros estamos completamente seguros de que ningn chleno podr
career, jams, a los calumniadores cuando digan que nosotros queremos los re-
cursos naturales de Chile.

A CUBA LE CONVENE LO QUE LE CONVENE A LOS
PUEBLOS HERMANOS DE AMERICA LATINA
Algo ms, nuestro pas defendi la tesis de las 200 millas. La tesis de las
200 miillas, a pesar de que no era una cuestin concrete nuestra. A pesar de
que las circunstancias de Cuba no son las de Chile. A pesar de que las
circunstancias de Cuba no son las de Chile. Y a pesar de que incluso,
en concrete, las 200 millas a nosotros nos perjudican, digamos a nosotros. Pero
sin embargo, no tuvimos n.nguna vacilacin en apoyar la tesis de las 200 mi-
llas de las aguas pesqueras. Tengan en cuenta que nosotros estamos al lado de
Estados Unidos, y que ellos dicen 200 villas. Nosotros caemos dentro de las
aguas pesqueras de Estados Unidos. As que con eso ustedes comprenden, ver-
dad? Cuando nosotros decimos en Estados Unidos tiencn 12 millas v de vez
en cuando nuestros barcos que estn a 30 los capturan y los llevan press. Por
eso les digo que la situacin nuestra es delicada. 'Pero, sin embargo, nosotros
no tuvimos la menor duda; ni la menor duda de apoyar la tesis de las 200
millas. Por qu? Porque sa es la poltica de Cuba, sa es la poltica de prin-
cipios internacionalistas en que se apoya nuestra Patria, sa es la conciencia
con la que se forma nuestro pueblo. No se pregunta qu es lo que le conviene
a Cuba, mira hacia el future y dice: qu es lo que les conviene a los pueblos
de Amrica Latina, porque lo que a Cuba le conviene es lo que les convenga
a nuestros pueblos hermanos de Amrica Latina. (Aplausos.)
En el pas nuestra posicin, nuestro pueblo est formado de otra manera
y mantiene y mantendr con firmeza invariable esa lnea. Esperamos que la
cooperacin entire Cuba y Chile se desarrolle y entire Cuba e Iquique tambin
se desarrolle, como parte que son ustedes de Chile. (Aplausos.)
Nosotros agradecemos infinitamente las atenciones que ustedes han tenido
para con nuestra delegacin. Nosotros les decimos de todo corazn que nos ha
impresionado esta ciudad, nos ha impresionado este puerto, nos han impresio-










nado estos paisajes, desde que se llega aqu, desde que se comienza abajar
por esas impresionantes montaas, desde que se tiene contact con la pobla-
cin de Iquique, desde que se tiene contact con el ocano, cuando se march
,por sus calls, cuando nos encontramos con sus hombres, cuando nos encon-
tramos con su pueblo. No olvidaremos las atenciones de ustedes, las emociones
que hemos recibido con ocasin de esta visit. Los homenajes que ustedes
han Tendido a nuestro pueblo. Hemos tenido ocasin de ver la obra de los que
lucharon, de los que convirtieron esta ciudad en baluarte y cuna del movimien-
to obrero y del movimiento popular chileno.

HOMENAJE A LUIS E. RECABARREN
Hemos tenido oportunidad de rendir profundo tributo, recordacin y agra-
decimiento a Luis Emilio Recabarren, que fue el fundador (aplausos) del Par-
tido Obrero, que despus se transform en el Partido. Comunista de Chile.
(Aplausos.)
A lo largo y ancho de este viaje por las tierras del Norte, a lo largo y ancho
de este Norte Grande, en los pueblos, en las minas, en todas parties, entire los
obreros, los estudiantes, los intelectuales y el pueblo todo, hemos visto con
cunto respeto y con cunto cario se recuerda su figure y se.agradece su obra.
Cuntos hombres lucharon, cuntos hombres cayeron, cuntos hombres dieron
su sudor y su vida por esta oportunidad de hoy, esta oportunidad que tiene el
pueblo chileno de trabajar para su future, de emprender este difcil camino;
entindase bien que la oportunidad no es la obra, que la oportunidad no es,
todava, el bienestar, el bienestar y la felicidad humans, nosotros no slo los
concebimos como bienes materialse, los concebimos como bienes materials,
pero los concebimos, tambin, y muy esencialmente, como bienes morales, co-
mo bienes espirituales.

FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR DE LA HUMANIDAD
Hay sociedades humans que han alcanzado grandes riquezas con el desa-
rollo tecnolgico, pero que estn moral y espiritualmente arruinadas. El bienes-
tar no es slo la conquista de los bienes en- que las necesidades materials se
satisfacen; eso es, en todo caso, una base. Bienestar es, tambin, el espritu
de nuestra tcnica humana. Bienestar es la hermandad v la amistad verdadera
entire los hombres. Bienestar es la salud humana. Bienestar es la conciencia
moral del hombre, entire los bienes que una revolucin puede llevar a la so-
ciedad humana; el ms alto de todos es aquel que permit que los hombres
estn unidos unos a otros, en que los hombres en vez de ser devoradores de
hombres se conviertan, definitivamente, en hermanos; se conviertan, definiti-
vamente, en series capaces de sentir el amor y capaces de sentir la necesidad-
de trabajar juntos, de sacrificarse por los dems. Una -de las cosas ms bellas
que han visto los visitantes de nuestro pas es el enorme cario human que
se ha producido en nuestro pueblo, el enorme cambio human; y ahora una
revolucin no se mide slo en piedras, no se mide slo en fbricas, se mide
en so; ,pero se miden esencialmente los factors morales y humans y a noso-
tros nos produce much satisfaccin cuando los visitantes pueden observer ese
sentido de fraternidad del inters que caracteriza a nuestro pueblo, resultado
de la educacin revolucionaria. Luchamos por constituir sociedades humans
justas, sociedades que realmente merezcan el nombre de humans. La explota-
cin del hombre por el hombre convirti la sociedad humana en una celda,
donde imperaba la ley del ms fuerte, del ms poderoso, del 'ms astuto, del
ms rico. Convirti la sociedad humana en un zoolgico.
La revolucin aspira a convertir las sociedades humanas en verdaderas so-
ciedades humans, y eso lo traducims nosotros en algn ejemplo y, en nues-
tro pas, alguien que da fuerzas tiene por hermanos a todos los dems compa-
triotas, tiene por padre y por madre a todos los dems compatriotas; si en










nuestra patria alguien se enferma y para salvar la vida de esa persona hubiera
que gastar lo que sea necesario, se gasta lo que sea necesario; si para salvar
ya no una vida, sino para salvar la vista de cualquier ciudadano, y es necesario
enviarlo a donde sea, a cualquier parte del mundo, este ciudadano no tiene
que ser hijo de millonarios, basta con que sea ciudadano de ese pas.
Basta con que sea human y tendr la posibilidad de que todos esos re-
cursos del pas se pongan a su disposicin y servicio. Esto como ejemplo de
solidaridad social; pero cuando un ciudadano cubano, un humilde pescador, un
humilde obrero ha sido secuestrado. por bandidos pirates al servicio del impe-
rialismo, o cuando ha sido arrestado o cuando se ha cometido con l alguna
injusticia, cmo reacciona nuestro pueblo? El pueblo entero, en esas circuns-
tancias, ha estado dispuesto a hacer lo necesario por salvar la vida de esos hom-
bres, puesto que somos todos hermanos; en nuestro pas por defender a un
revolucionario, por salvar a un revolucionario si todos los dems tienen que mo-
rir, estn dispuestos a perecer para defender a ese hermano, para defender a
este revolucionario. (Aplausos.)
En nuestro pas la Patria cobra una dimension ihuy alta, porque la Patria
no es sino esfuerzo, y es de todos. La bandera y el himno cobran una dimension
muy alta, porque la bandera y el himno son de todos. Eso es lo que significa
la revolucin; pero la revolucin no se ensea en los sentimientos nacionales;
en nuestra patria se levantan los valores nacionales, la cultural national. Revo-
lucin quiere decir que los sentimientos que se sienten hacia cada cubano
son capaces de transmitirse, tambin, hacia afuera, hacia los dems pueblos y,
en primer trmino a nuestros ptieblos hermanos. A la formacin de la conciencia
revolucionaria, internacionalista de nuestro pueblo, ha servido much la gran
leccin que hemos recibido. En los moments difciles, muy difciles, cuando
nos vino de otros pueblos la ayuda generosa.

RECONOCIMIENTO PARA EL PUEBLO DE IQUIQUE
Hemos hablado, hoy, de estos temas en Iquique. Cuando decamos que
nos llevaremos una impresin imborrable de todos, de la naturaleza, del pue-
blo, de los mares; incluso nos hicieron el gran honor de llevarnos unas horas
por las costas, de organizer un encuentro con el campen, de formalizar un
reto entire el equipo de Cuba y el equipo campen de Chile, para una compe-
tencia amistosa en Cuba, la segunda quincena de enero. A m me preguntaba
el alcalde si iba a competir, yo dije, no, yo no voy a competir con Choque,
pero yo voy a competir contigo. (Risas y Aplausos.) Debemos decir que el al-
calde se ha portado magnfica.mente bien, incluso, nos obsequi el trofeo que
les regalaron en el campeonato. Calculen lo que significa espiritualmente eso
para el Alcalde, el orgullo que l senta cuando Chile fue campen mundial
en la competencia de Iquique y campen de todos los ca.mpeones un iquiqueo
y l regal su trofeo. Yo le dije, bien, cuando vayas a Cuba te lo voy a devol-
ver (risas y aplausos), te lo voy a devolver si ganan, si ganan (risas), de todas
maneras yo creo que este trofeo va a ir y ver y volver, y ese trofeo va a estar via-
jando de un lado a otro; as es que se ha formalizado la conpetencia.
Tuvimos oportunidad de ver por primera vez en nuestras vidas los lobos
imarinos. Los habamos visto en pelculas, en postales, en fotografas, 'pero
nunca 'los habamos visto tan cerquita, de carne y hueso (risas,) en esas im-
ponentes montaas cubiertas de guano que parece nieve, y algo ms, un lobo
marino se encaram en 'una roca y all se azot con las rocas y cuando pasamos,
incluso, nos salud ('risas), se levant todo el mundo y dicen: "se va" y, no,
se puso muy erguido. Entonces, nosotros decamos: "Qu bien est organizado
el protocolo en Chile". (Risas y Aplausos). Han amaestrado un lobo de mar.
Todas estas cosas. Los compaeros de nuestra delegacin y todos nosotros pa-
recamos nios de 12 aos en las costas del Pacfico y as hemos pasado un
gran da tambin.










Al regresar tuvimos un moment de emocin al pasar por el punto donde
tuvo aquel singular y extraordinario acto de valor human, .protagonizado por
el capitn Arturo Prat (aplausos), que mereci, incluso, el reconocimiento de
su caballero e hidalgo adversario, el Almirante Grau, en aquella dolorosa lucha
entire pueblos hermanos. En nosotros, en este recorrido y en este viaje, nues-
tros sentimientos se encaminan hacia la elevacin de todo aquello que contri-
buya a la mayor amistad y hermandad entire nuestros pueblos y los dems
pueblos de Amrica Latina. Y nuestros pueblos han ido escribiendo su historic
a lo largo de duras y difciles luchas. A veces han luchado, pero el'futuro no
ser de luchas entire nuestros pueblos, ser de unin, pero siempre la historic
recoger, en todas las circunstancias, aquellos gestos que sirvieron como smbo-
los de la capacidad de sacrificio y ,del valor de los hombres y a este smbolo
rendimos tributos nosotros tambin en el da de hoy.
De este modo, con este acto terminal oficialmente el program. Tenemos
todava otros nuevos compromises ms informales. Resulta que por all por
Mara Elena al acabarse el acto, haba una cancha de bsquetbol, entonces
surgi improvisadamente, aunque el protocolo est bien organizado, todava no
est bien organizado como para organizer cosas improvisadas... Pero, bien, ha-
ba una cancha de bsquetbol, se produjeron all unas disputes y un partido
de bsquetbol entire periodistas y algunos miembros de la delegacin y de los
que nos acompaan. Los peridicos han sacado fotografas profusamente de
todo so, creo que alguien hizo negocio (risas), me contaron que hay una
fotografa en que andbamos nosotros por el suelo con una pelota. (Risas.) Al-
guien sac la foto y la vendi, dicen que en trescientos dlares (risas), y real-
mente lo que me preocupa no es que haya vendido la foto en 300 dlares, sino
que no me haya dado absolutamente ninguna comisin... (Risas.) Creo que
entire los dos tenemos derecho a percibir alguna ganancia; debi haberme da-
do por lo menos un vital (risas) y se hizo el negocio solo; si me hubiera dado
alguna parte yo hubiera podido dar alguna contribucin a algo, pero l me dio
'las fotografas. Pero hay otro peridico, se s que debe ser un peridico que
tiene una chispa terrible, y el colmo es que aparezco yo bailando una danza
con el Ministro de la Presidencia (risas), pero cmo, pues s seor, muy se
riemente dice: "Castro baila una danza con Surez", han sacado una fotografa
despus del juego, no s dnde y de verdad es que parece que estamos bailan-
do una danza (risas), el peridico "Clarin" pero desde luego declaro que no
nos vamos a querellar. El peridico "Clarn" es a.migo, siempre ha sido amigo
de Cuba, nosotros tambin nos hemos redo de todas esas bromas que ha dado,
pero lo que queremos decir es que est pendiente un micropartido con los pe-
riodistas, as es que se es uno de los nmeros que quedan. No los invitamos
verdaderamente porque son muchos y no van a caber por ah, pero si ustedes
quieren, pueden mandar una representacin. Todo el problema es que no tene-
mos refer; en Mara Elena arbitr un carabinero perfectamente bien. Algunos
lo acusaron de parcialidad, lo dicen algunos peridicos, y la verdad es que no
lo fue, arbitr con absolute imparcialidad, a pesar de que haba un Oficial de
Carabineros que estaba jugando en el equipo. (Risas.) As es que el problema
ms serio es conseguir un refer, si hay un refer, podemos proseguir la com-
petencia esta que tenemos con los periodistas, aqu en Iquique, porque all en
Mara Elena faltaba oxgeno, pero aqu estamos a orillas del mar y creemos que
los periodistas van a salir mal esta noche, si es que no sc han entrenado o no
han trado refuerzos. Eso es todo, un milln de gracias. (Aplausos.)










PALABRAS DEL PRIMER MINISTRY DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
ANTE LOS OBREROS DE HUACHIPATO
17 de noviembre de 1971.



Queridos obreros de la Siderurgia de Huachipato:
Me siento apesadumbrado de no haber podido visitar durante ms tiempo
la industrial; apenas hemos podido ver el Alto Horno nmero dos y despus la
segunda seccin de los hornos Martin; no hemos podido llegar a los talleres de
lam nados; no hemos .podido llegar a los talleres de mantenimiento, y prctica-
mente se nos ha quedado casi todo sin ver. Esas son las consecuencias de la
ambicin, cuando uno quiere hacer demasiadas cosas en poco tiempo. Eso me
ha ocurrido a m en la tarde de hoy. Las pocas posibilidades que tiene uno de
llegar a ver una industrial como sa y, sin embargo, apenas powder estar unos
minutes; no he tenido virtualmente tiempo de conversar con los trabajadores.
Me habra gustado cambiar impresiones, largamente, con ellos, pero de todas
formas he podido apreciar el nivel de produccin que han alcanzado en esta
industrial y, ms o menos, la composicin de la produccin y, tambin, los pla-
nes que tienen de ampliar esta siderurgia.
Desde luego, ademns de apesadumbrado por no haber podido verla toda,
me voy entristecido y defraudado, porque nosotros no vamos a poder comprarles
a .ustedes ni un metro cuadrado de acero laminado aqu. Yo digo que podemos
ser clients de Huachipato; pero no, parece que lo que Huachipato produce no
alcanza para el consumo national y, ademas, cuando amplen la industrial a
un milln de toneladas, tampoco alcanzar para el consumo national; entonces,
no hay manera de que nosotros podamos comprar ni un kilogramo de acero en
Huachipato. Esta industrial tiene ciertamente una gran importancia para su pas.
Ayer, nosotros, visitando el puerto pesquero de Iquique, nos encontrbamos con
el problema de la industrial aquella que no le alcanza la hojalata, y no le
alcanza la hojalata a pesar de que est al 30% de su capacidad instalada. Cuan-
do logren ponerla al 50, al 60, al 80%, entonces tendrn que gastar ms
hojalata. Ustedes han visto esa lata de atn que ha llegado desde all de Iqui-
que; seguramente que de vez en cuando una de esas latas llega por ac, verdad?
S o no?
Bueno, se gasta casi un escudo en hojalata. Y eso que pensando slo en
pescado; ponerse ahora a pensar en todos los cientos de diferentes tipos de
envases que llevan hojalata, leche condensada y alimentos, de todo tipo... Ah,
por cierto, que all important desde Estados Unidos una gran parte de la hoja-
lata para envasar el pescado, que viene con much estampado, y muchas cosas.
Ustedes no tienen todava la tcnica del estampado, pero ayer tuvimos
oportunidad de ver las latas que ya se hacen tambin con hojalata de Huachi-
pato; no tienen el estampado aquel, artstico, pero resuelve perfectamente bien
el problema y, entonces, al no poder poner el estampado al metal, lo que le
ponen es la etiqueta en el metal. Pero no tengo dudas de que, tambin, algn
da ustedes, esto no es una cosa urgente ni much menos, pero algn da
tambin ustedes tendrn las tcnicas, dominarn las tcnicas que les permiti-
rn hacer tambin hojalatas estampadas y todo eso cuando lo cons deren conve-
niente, como una cuestin de presentacin del product; pero all me daba
cuenta de lo que son los problems del subdesarrollo. El pas tiene que hacer
grades gastos de divisas, tenemos a veces la situacin del precio del cobre
que baja, los problems de la deuda exterior, y uno piensa que todo aumento
en la produccin de estas industries require inmediatamente gastos de moneda
exterior.
Por qu? Porque el pas no produce suficiente. Pero a pesar de todo y de que
a ustedes no les alcanza, ustedes comparados con nosotros son unos privilegiados
en material de s:derurgia. Nosotros no tenemos nada que se parezca a esta in-
dustria, a nosotros ni los imperialistas ni los capitalistas nos dejaron nada

81










de eso, as es que han tenido suerte. Ni una pulgada cuadrada de hojalata, ni
una pulgada cuadrada de laminado, de ningn tipo, nos dejaron a nosotros.

HOY DIA NO SE PUEDE CONCEBIR EL DESARROLLO SIN ACERO
Despus de la revolucin, nosotros pudimos iniciar la instalacin de deter-
minados hornos, como la seccin 2 de ustedes, que trabajan con hierro impor-
tado, y algunas chatarras; me imagine .que ustedes usan chatarras ah tambin,
aunque los pases subdesarrollados no tienen muchas chatarras, porque para
tener chatarras hay que haber tenido otras cosas antes: equipos, mquinas, acero
elaborado.
Tenemos una produccin de lingotes y una produccin de cabillas de acero
corrugado para las construcc:ones; es lo nico que hemos podido hacer hasta
ahora. Adems de eso, tenemos en proyecto un nuevo molino; nuestra micro-
siderurgia llegar a producer unas 300 mil toneladas de lingote y se va a dedicar
fundamentalmente a la produccin de acero para la construccin. Es decir, ca-
billas corrugadas y, tambin, acero de alto lmite elstico para la construccin
en los prefabricados, eso es por ahora todo lo que tenemos en perspective.
Ahora en nuestro pas se est levantando el equipo para completar los hor-
nos y para establecer el molino, para produce r el alambrn; y despus del alam-
brn viene otro process ulterior, donde no tenemos todava resuelto lo del equi-
pamiento, porque nosotros tenemos -igual que tienen todos- los problems
de los recursos con que poder comprar algunas de estas tecnologas.
Pero se ha hecho despus de la revolucin. No hay lo que se parezca a
un alto horno, nada; hay alguna cooperacin que est haciendo Corea con no-
sotros para un tipo de horno que nos permit producer algunas cantidades de
arrabio, o, ms bien, un product llamado semiacero, partiendo de nuestro mi-
neral, y que sirve para ahorrar chatarras; es decir, sustituye la chatarra, en parte
para la produccin de los aceros, al carbn en los hornos Martin. Estas son
nuestras ms inmediatas perspectives en material de siderurgia y nosotros apre-
ciamos much lo que significa para el desarrollo del pas todo lo que es la pro-
duccin de acero; pero, desgraciadamente, no tenemos carbn, nuestro hierro
est en forma de platerita, require un process especial de elaboracin.
No tenemos altos hornos, no tenemos trenes de laminados; cuando en
nuestro pas hay que hacer cualquier cosa, una carreta, una carretilla de mano,
cualquier cosa, hay que importar el acero de todos los calibres, desde la hojalata
hasta la gran masa de acero de distintas denominaciones. Y a m me deca el
jefe de operaciones de la fbrica que ustedes aqu hacen un gran nmero, una
variedad muy grande de distintos aceros. Nosotros, como tenemos que impor-
tarlo todo, a cada rato surge una necesidad y tenemos que usar 7, 8 tipos de
laminados diferentes, y se nos para la cosa, porque tenemos 6 y nos faltan ms
laminados, faltan por aqu, faltan por all.
Hoy da no se puede concebir el desarrollo sin aceros, lo mismo que para
construir, para hacer moldes, para hacer maquinarias, para hacer equipos agrco-
las, para hacer todo, solamente es possible a base de acero.
Nosotros tenemos algunas otras fundiciones en hornos elctricos para la
produccin de piezas de repuestos para los sectors azucareros, pero tampoco
somos un pas que tengamos, por ejemplo, much energa hidrulica. Los pases
que han podido disponer, como Suecia, de grandes cantidades de energa hidru-
lica y, por lo tanto, de gran cantidad de energa elctrica barata, han podido
dedicarse a los aceros especiales.
Nuestro pas tiene algunos recursos minerales; nosotros, por ejemplo, tene-
mos el hierro abundante aunque en forma de platerita; en forma de xido no
tenemos much, pero tenemos algo. Nosotros tenemos nquel, y es una de las
primeras reserves mundiales de nquel la que est en nuestro pas. Nosotros
tenemos cromo mezclado con el nquel, de manera que en el nquel hay: n-
quel, en pnrmer lugar; hierro, cromo, aluminio y .cobalto. Nosotros tambin te-
nemos todos esos minerales mezclados; no hemos podido desarrollar la explota-
cin de todo esto, pero nuestro pas tendra condiciones excepcionales. En todo










caso, teniendo las materials primas que son esenciales, se puede encarar la pro-
duccin, por ejemplo, de aceros especiales, pues cuando ustedes van a poner
un estanque en una industrial lctea, en una industrial alimenticia,.para tras-
portar cervezas (yo no s si la cerveza la transportan toda, ustedes, en botellas
o transportan tambin algunas en tanques); para esa distribucin se require
much acero inoxidable. El acero inoxidable se compoe fundamentalmente de
cromo y nquel, luego de hierro, y sos son minerales que abundan en nuestro
pas.
Sin duda que en la media en 'que las economas de nuestros pases se
desarrollen, en la mediaa en que niestras economas se puedan ir acercando y
se puedan ir integrando, entonces nosotros tendremos las posibilidades de ver-
dadero desarrollo en el future. Cuando nosotros preguntbamos si los rieles de
lneas no se producan, plantearon: "Bueno, los rieles declines requieren cos-
tosas inversiones y las necesidades de rieles de lneas de Chile nunca justifica-
ran establecer un tren. de laminados para rieles de ferrocarriles". De manera
que, tambin, en nuestros pases cada vez que necesitan rieles de ferrocarriles
tienen que ir a buscarlos a Europa, me imagine que stos los buscan en Japn
o los buscan en Estados Unidos. Esa es la situac n de nuestros pases, que no
tienen un mbito de mercado suficiente para establecer industries realmente
modernas y realmente en gran escala.

LIMITS ACTUALES DE PRODUCTION
Yo les preguntaba a ellos tambin, cunto acero, estn produciendo uste-
des por hombre? Ellos me decan: bueno, se estn produciendo 108 toneladas
de acero por hombre. Y yo les preguntaba, cunto producan en Estados Uni-
dos? Y se me contest que de acuerdo con el grado de especializacin alcanzado
hay algunas industries norteamericanas que produce hasta 300 toneladas por
hombre; y les pregunto, cuntas produce por hombre Japn? Dicen que una
barbaridad, porque ya estn proyectando plants siderrgicas hasta de 15 mi-
llones de toneladas de acero. Se imaginan la desventaja de nuestros' pases?
Mientras el pas que necesita ms recursos, el pas que se qued tonicamente
atrs, el pas ms pobre, produce 100 108 toneladas por hombre, el pas de-
sarrollado, el pas ms rico, entonces, produce cuatro veces o puede producer
cinco veces ms por hombre al ao.
Se dan cuenta de la diferencia? Cmo la diferencia esa se agranda? Entre
los pauses desarrollados y los pases que nos hemos quedado rezagados. O que
nos han dejado rezagados. Que es realmente como hay que decir las cosas. Que
nos han dejado rezagados. (Aplausos.)
Porque la poltica fue llevarse nuestros minerales; y que estuviramos all,
saca este mineral de aqu, saca el otro; obtener ellos material prima barata y
vender los products elaborados caro. Mantenernms ademis divididos para que
siempre furamos dbiles.'Para que nunca pudiramos realmente ocupar un lu-
gar decoroso en este mundo; sa es la realidad, con palabras bien claras y con
palabras bien sencillas.
Y estamos empezando casi de la nada; pero an as a nosotros nos emo-
ciona ver en el hermano pueblo chileno otra realdad, y aunque sean 108 to-
neladas por hombre, ya esa industrial tiene el proyecto de ampliarla, no tienen
que estar importando todos los laminados que necesita. No tienen que estar im-
portando much del acero que necesitan. Y en el future no tienen que importar
la hojalata que necesitan para su industrial alimenticia. Nos alienta eso.
Cuando estbamos en las minas de Chuquicamata, estbamos viendo aque-
llas maquinarias que estaban all, y pensbamos: Cmo se las arreglarn los
chilenos si tienen el tipo de problems como los que tuvimos nosotros? Que,
de repente, nos bloquearon, nos cerraron las ventas de mquinas y todo. Ah!
Pero si ustedes tienen industrial de acero, si tienen buenos talleres de mecnica,
hacen la inmensa mayora de los components de aquella industrial del cobre,
para que nada ni nadie pueda parar la industrial del cobre si vienen agresiones
de tipo econmico contra Ch le. Es decir que eso es una gran ventaja. Mejor
dicho, tienen magnficos obreros calificados en la industrial mecnica. Y me

83










explicaron que muchos de los components de aquella industrial del cobre se
fabrican aquii: y algunas de las piezas grades, algunas ,dc las piezas pesadas.
Claro! Ciundo se trata del transport de unos camiones gigantescos all, pues,
hay que importarlos. Y hasta la goma hay que importarla. Aunque ya est-in pen-
Ssando en producer las gomas, para ahorrarse como un milln y medio de dla-
res en esa question. Las gras grades t.encn que comprarlis, porque imaginense.
paises pequeos que necesitan tres gras por ao. Entonces tienen que ir a la
gran potenc.a econmica, que si tiene una gran industrial, y que las vende caras
a ms no poder. Ya ven que nosotros estamos viendo algunas mquinas. Y les
digo: estas mquinas cunto valen? Casi un milln de pesos. Si uno analiza,
calcula, y se pone a meditar, se da cuenta de que aquella mquina no puede cos-
tar ms de 250 mil dlares producirla. (Dije pesos, no? Pero esto del peso,
ihay que hablar en dlares que aunque est devaluado, por lo menos ha servido
de punto de referencia. Se dan cuenta? Aunque est en crisis el dlar hay que
tomarlo como medido, para tener una idea.) Decimos que esta mquina cuesta
un milln de dlares; de seguro, uno hace cuentas, lo que le cobran al pas con
piezas de repuesto y todas esas cosas y entonces result que no cuesta eso; ni
250 .mil, si calcula el acero que tiene, el trabajo invertido -esas son realida-
des-, y nos venden muchas de esas maquinarias a nuestros pases, a precio de
moniopolio, y encima de todo eso se ponen bravos. Les da la gana de amena-
/amios con que no nos mandan las piezas. Es una tremenda desgracia tener que
defender de ellos.

LAS SUCIAS MANIOBRAS DEL IMPERIALISMO
Por eso que si nosotros hablamos de revolucin cuando hablamos de in-
dependencia, cuando hablamos de patriotism, no slo nos referimos a la cues-
tin elemental de justicia social; ya el hombre ha ganado suficiente conciencia
para saber que la explotacin del hombre por el hombre tiene que acabarse. Nos
referimos entonces a la posibilidad de que una nacin pueda vivir.
,Y cmo viven los pases pequeos? Con prestados, de misericordia, sin
ninguna seguridad, expuestos a todo tipo de agresiones; sa es. la importancia
que tiene el desarrollo de los pases, sa es la importancia que tiene la produc-
cion de acero, sa es la importancia que tiene la unin de nuestros pueblos,
Osa es la importancia que tiene la unin de nuestros pases, porque a nosotros,
divididos, nos pueden hacer dao. Y nos hacen bastante, y nos tratan de aplas-
tar aunque no nos aplasten, porque a Cuba, solita all, no la pudieron aplastar
de ninguna manera. (Aplausos.)
Ahora hay que decir desde luego, que si a nosotros no nos aplastaron fue
porque recibimos un gran apoyo del campo socialist, principalmente de la
URSS. Que cuando nos falt el petrleo y nos falt todo, nos apoy, y nos per-
miti a nosotros resistir el bloqueo ms criminal que le hayan impuesto a un
pueblo. Porque nosotros no producamos ni un litro de petrleo prcticamente,
y consumiamos 4 m llones, y los recibamos todos de Estados Unidos, que nos
.compraba el azcar. Y de repente, nos quitaron el mercado del azcar v ade-
ms nos quitaron todo el petrleo. Ustedes se imaginan que a un pas lo'dejen
sin un litro de petrleo? Es volver a la era de la mula, del caballo, v bueno,
,creo que ni de la bicicleta; si le quitan a un pas el petrleo no puede andar
ni en bicicleta. Ibamos a volver a la poca de la calesa, del coche, a eso real-
mente nos quisieron reducir.
Por qu? Ah! Pequeo pas. "Ali, un pequeo pas, adems, vamos a fle-
varles todos los tcnicos; vamos a abrir las puertas aqu para tratar de crear
dentro una situacii de caos, para que todo el que sea dbil de carcter, el
que no sea suficientcmente patriota, se vaya"; porque el imperialismo siembra
la falta de patriotism, siembra el espritu de conformismo, siembra adems la
ilusin de la sociedad de consumo; siembra todas esas cosas.
Objetivo: liquidar en los hombres el sentimiento; liquidar en los hombres
el patriotism.










Para qu? Para que no haya resistencia a la penetracin; para que no haya
resistencia a los intereses de los grandes monopolies.

EL ACERCAMIENTO DE LOS PUEBLOS LATINOAMERICANOS
Y sa fue toda la historic que nos hicieron a nosotros, todos. Pero nosotros
estamos seguros de que en la -medida en que nuestros pueblos se acerquen, se com-
prendan, se unan, cooperen y luchen juntos -y se es un camino que desde
luego que no es n de hoy para maana, que es un camino arduo, un camino
largo, un camino difcil; sern necesarias, todava, muchas tomas de conciencia,
much comprensin y much divulgacin- entonces nuestros pases sern .ms
fuertes y tendrn un verdadero derecho a vivir en el mundo de maana. Nues-
tros antepasados, hace ms de 150 aos, empezaron la lucha por la independen-
cia: largo camino es el que hemos tenido que recorrer, larga historic de atro-
pellos, de abusos, de intervenciones, de explotacin de todo tipo. Largo camino,
pero nosotros creemos que las cosas estn empezando a enderezarse; nosotros
consideramos que los ltimos aos son aos de. un viraje histrico en este con-
tinente. Y con la revolucin cubana, en el moment en que se produce, en el
moment que com enza un pas a sacudirse de arriba el yugo imperialista. Pero
a sacudrselo de verdad. Pero la sacudida fue tan grande que no qued ni ras-
tros de yugo all. Esa es la realidad. (Risas y aplausos.)
Despus han sido un poco ms cautelosos, cuidadosos; pero cuidado con el
zorro, eh? El zorro, bueno, quiere sustituir la agresiv:dad y la ferocidad por
la astucia. Lo ha tratado de hacer, pero a nosotros nos descargaron todas sus
iras; sobre nosotros descargaron su furia. En realidad, qu consigu eron? Nada.
Trataron adems de. separarnos de nuestros hermanos; trataron de separaros
de los chilenos, y qu consiguieron? Nada. Si hay algo que tiene gran valor, co-
mo fin, es la actitud que ha tenido el pueblo chileno para con nuestro pueblo;
porque si es verdad que hemos'sufrido, si es verdad que hemos sufrido en nues-
tras propias carnes las agresiones, las injusticias y las persecuciones del imperia-
lismo, y an las sufrimos, entonces nosotros vemos que nuestros pueblos her-
manos, el hermano pueblo chileno, y por encima de todas las campaas de menti-
ras, de calumnias, de todas las increbles cosas con que quisieron deformar la
imagen de la revolucin, incluso hablando de los problemas.de Cuba. Cmo
no va a tener problems Cuba? Si un elefante le cae arriba a una hormiga es
lgico que la horm ga .pueda tener algunos problems. (Risas y aplausos.)
El elefante con el pie puesto sobre la hormiga y la hormiga no puede
moverse, la hormiga no puede caminar y el pie puesto arriba. Comprenden?
Esa ha sido la moral ruin del imperialismo en relacin con nuestro pas. Esa
es la verdad y la mentira. "Y esta hormiga es mala y hay que seguir con el
pie arriba de esta hormiga; pero el pie a m no me alcanza, vengan ms ele-
fantes a poner el pie sobre la hormiga, o ms, vengan las dems hormigas a
poner el pie sobre esta hormiga".
Eso es lo que les deca a los pases latinoamericanos: vengan tambin a
poner el pie sobre Cuba. Sin embargo, qu ha demostrado este encuentro en-
tre'nuestros dos pueblos al cabo de tantos.aos? iAh!, que hay una cosa que
es ms poderosa que la injusticia, algo much ms slido que today esa desver-
genza, y es el sentimiento de los pueblos, el instinto de los pueblos. Porque
si se dice: Por qu los chilenos dan esta muestra de afecto a Cuba? ;Es acaso
porque recibieron toneladas y toneladas y toneladas de propaganda? No. Si re-
cibieron toneladas y toneladas fue de propaganda contra Cuba. Y qu ha ocu-
rrido? Aqu lo tenemos: el instinto, las corrientes que comunican a los pueblos,
es lo que ha obrado ese milagro de la actitud de los chilenos hacia Cuba; es lo
que ha obrado ese .milagro en la tarde de hoy, ese increble, ese increble en-
jambre human, hormiguero human, y a ese hormiguero si que ningn elefante
le puede poner el pie encima. (Aplausos.) Y nosotros decamos: De dnde han
salido tantas personas? Es precisamente ese milagro, el instinto de los pueblos,
de la comunicacin de nuestros pueblos. Es por eso nosotros nos hemos sentido
muy emocionados, no por las personas que estamos aqu; los hombres pasamos,










los pueblos son los que permanecen; las ideas son las que permanecen; la h's-
toria es lo que permanece. Ninguno de nosotros nos sentimos personalmente
acreedores personalmente a ninguno de estos honors. Si nos sentimos represen-
tantes de un pueblo que ha luchado; si nos sentimos representantes de una cau-
sa y de una bandera revolucionaria, y en nombre de ese pueblo y de esa causa
y de esa bandera revolucionaria es que nosotros les damos a ustedes, a los
chilenos, y a ustedes en este instant, a los obreros siderrgicos, de todo co-
razn, nuestras ms sinceras gracias, nuestras ms emotivas gracias. (Aplausos.)
A la noche, y si ustedes tienen tiempo, pues con much gusto nos vemos
por all. Hasta luego.










PALABRAS DEL PRIMER MINISTRO DE CUBA, COMANDANTE FIDEL CASTRO RUZ,
ANTE LOS UNIVERSITARIOS DE CONCEPCION
17 de noviembre de 1971.


Universitarios, universitarios de Concepcin. Si plegamos las banderas fa-
cilitaramos mejor la visibilidad de todo; desde luego, me estoy refiriendo a un
plegamiento fsico de las banderas.
Al fin estamos aqu, en esta famosa Universidad de Concepcin; haba
muchas personas interesadas en este encuentro, al extremo de que, segn o de-
cir, algunos periodistas dijeron: nos vemos en Concepcin, nos vemos en Con-
cepcin y nos vemos en Concepcin. Hay muchos interesados en este encuentro,
no s por qu ser, no me imagine que piensen que aqu pudieran surgir pro-
blemas, cosas espectaculares. Mi impresin es que no. Lamentaramos much
que. esto los decepcionara, pero, hasta ahora, se va desenvolviendo bien este ac-
to. Por mi parte, yo no voy a pronunciar un discurso; cuando alguien dice un
discurso es indudable que necesite un poquito de tiempo para prepararlo. En
segundo lugar, va a decir algo que le interest al que habla y, en definitive, a
m me interest hablar de lo que les interest a ustedes. (Aplausos.)
Mis circunstancias al visitar este pas son circunstancias especiales; noso-
tro en nuestra Patria nos reunimos muy frecuentemente con los estudiantes,
pueden ser 5, pueden ser 10, pueden ser 50 o pueden ser 500, siempre son
improvisadas las reuniones. Los estud:antes preguntan millones de cosas, desde
luego; uno no sicmpre puede responder a todas las preguntas, algunas porque
no sabe y otras porque no debe. (Aplausos.)
En ocasiones algunos periodistas vigil'ban que yo llegara por la Uiversi-
dad y, claro, ustedes saben que en las conversaciones hay supreme soltura cuan-
do 'no se est hablando para el gran pblico, sino con un grupo de interlocuto-
res; uno habla con un poco de ms libertad. El concept de libertad siempre
ser relative, sobre todo para nosotros los que tenemos que asumir no slo, a
veces, funciones tericas, que tenemos que encontrar algunas soluciones tericas,
algunos problems sociales, sino que tenemos la tarea de darla y la responsabi-
lidad diaria y que nos impide actuar con la libertad de un catedrtico, de un
professor, de un escritor. Esos que no tienen responsabilidades altas que, a ve-
ces,:pueden afectar el inters o'a la seguridad de millones de personas, esos
son los nicos individuos.
No porque falte oxigeno en las pampas de all del salitre o porque falte
humedad en el Norte o haya demasiado fro o lluvia por el Sur, sino porque
es un peregrinar incesante sin descanso fsico ni mental y, a veces, un viajar
solitario, pero yo quisiera llegar a algunos en que los profesores entienden rpi-
damente, en unos minutes, la historic entera, por ejemplo, de Concepcin, N
no tener uno una cierta duda cuando se tienen que enfrentar estos problems,
pero en la realidad de la vida nos tenemos que enfrentar solidariamente a la
tarea del viajero, en estas circunstancias. Pero a pesar de todo, har lo possible
por satisfacer la .ctriosidad de ustedes o responder a cualquier pregunta; por
all me ensearon un program, ah lo tienen. Quien hizo un proyecto de pro-
grama, entonces deca, discurso del Rector, discurso de Emelco, entonces pre-
guntas, y preguntas y yo dije, pues preguntas y que vengan todas las preguntas.
'las planeadas y las que cualquiera hace por aadidura. As es que estoy a dis-
posicin de ustedes y que empiecen las preguntas. (Aplausos.)
Uno nunca acaba con los exmenes (risas), cuando cree que ser bueno
star en una Universidad, t.ene todos los das un examen. (Risas y aplausos.)
A ver, quin es el preguntn?
Moderador: Han llegado cuatro preguntas, de las cuales dos estn escritas.










La primera pcrtnecce a la Juventud Socialista; de acuerdo al program, quien
forniula la pregunta podr subir al estrado a fundamentarla y dispondr para
eso de tries minutes.

EL PROCESS REVOLUCIONARIO CHILENO
Voy a -proceder, entonces, a leer la pregunta de la Juventud Socialista; la
pregunta dice lo siguiente: "Se dice que este Gobierno es reformista y, por lo
tanto, no se trata de un Gobierno revolucionario. Considera ousted que nuestra
experiencia chilena es un camino revolucionario que nos llevar *a la patria socia-
lista?
Fidcl: Si yo digo que no, cmo me puedo quedar aqu.
Moderador: El Jefe de la Brigada Universitaria Socialista, Daro Villarroel,
pide. fundamental la pregunta.
Daro Villarroel: Compaeros y compaeras, para un estudiante universi-
tario, para un compaero que milita en una juventud, como la Juventud Socia-
lista, el honor ms grande, en este moment, es estar al lado del Comandante
Fidel Castro, el hroe legendario de la revolucin cubana. (Aplausos.)
Yo, compaeros, traigo primero, pritiero saludo al Comandante Fidel
Castro, lo saludo en nombre de la Juventud Socialista. Nuestra pregunta con-
creta es: pensamos y como revolucionarios creemos que estamos desarrollando
un process revolucionario y como juventud pensamos, tambin, que al igual que
en Cuba queremos integrarnos con nuestra inteligencia al process productive
national y con nuestros lazos -al igual que en Cuba- al trabajo concrete de
la revolucin chilena. Nosotros le preguntamos al Comandante Fidel, en este
process revolucionario que vive Chile, l -tal cual lo manifestara -qu erro-
res ve, qu errors son los fundamentals en el process que se est librando
en Chile, porque, compaeros, pensamos honestamente que cualquier process
revolucionario es lo suficientemente fuerte como para resistir las crticas y es
lo suficientemente fuerte como para, tambin, aclarar y conducir -mucho mejor
lo que se vaya diciendo en un process dialctico con los otros compaeros y con
compaeros que tienen la experiencia, como el Comandante Fidel Castro.
(Aplausos.)
Fidel: Como tengo un poquito de experiencia -segn dice el compae-
ro- podra tratar de responder esta difcil pregunta que me 'ha hecho, pero res-
pondindola como debo responderla.
Primero, yo quiero establecer una regla. Que cualquiera opinion que aqu
este alumno est examinando, cmo les dicen ustedes a los que estn exami-
nando?, examinados. ., son simples respuestas que no tienen el inters...
que no tienen obro valor que el inters en satisfacer una curiosidad, una opinion,
pero, por favor, les agradecera que nadie lo tomara por doctrine ni much me-
nos, y que no se tome ni siquiera como element en las polmicas, y en las
disquisiciones filosficas de todos.
En realidad yo no soy quien debe juzgar al Gobierno chileno, yo puedo
dar mi opinion sobre las cuestiones, si es un process reformista o si es un pro-
ceso revolucionario, pero les voy a decir una cosa: est muy bien lo que se dice
de discutir, no hay por qu tener miedo de discutirlo: correctsimo. Pero entire
ustedes, la discusin es entire ustedes, yo no tengo ninguna prerrogativa para
participar en este tipo de discusiones. Si ustedes me dicen que un da nosotros
formamos ya una comunidad, una comunidad del pas en que todos los proble-
mas nos conciernen a todos y tenemos el derecho a opinar, ese da nosotros
opinaremos, tambin, en cualquier discusin, pero en las actuales condiciones
nosotros podemos si queremos, cuando conversamos con chilenos, dar una opi-
nin de algo si nos la piden, exponer un criterio en un terreno de intimidad,
pero no pblicamente hacer luces sobre lo que est bien o est mal o sobre lo
que a nosotros nos parezcan errors; porque, en realidad, estaremos sembrando

88










un precedent y estaramos actuando absolutamente en contra de lo que se su-
pone son nuestros derechos. De manera que un anlisis de los errors y de los
aciertos del Gobierno yo no puedo hacerlo, eso es algo que les corresponde por
entero a los chilenos. (Aplausos.)

UN PROCESS REVOLUCIONARIO
Ahora -bien, si a m me dicen qu es lo que ha estado ocurriendo en Chlile
y, sinceramente, les dira que en Chile est ocurriendo un process revoluciona-
rio. (Aplausos.) Y nosotros, incluso, a nuestra revolucin la hemos llamado un
process, un process no es todava una revolucin, un process es un camino, un
process es una fase que se inicia y si en la pureza del concept lo debemos
caracterizar de alguna forma, hay que caracterizarlo como una fase revoluciona-
ria que se inicia. Hay que tener en cuenta las condiciones en que se desenvuel-
ve este process, con qu medios, con qu recursos, con qu fuerzas, qu corre-
lacin de fuerzas. No es nuestro process. Al triunfo de lo que nosotros.llama-
mos la revolucin, y esto fue motivo tcito de discusin de tipos. ,Porque un
dia se me ocurre decir que el 10 de enero haba sido el triunfo de la re-
belin, no el triunfo de una revolucin, y que slo al cabo -de muchos aos
todava hemos hablado del triunfo de la -revolucin, pero an hoy da nosotros
no podemos hablar de triunfo definitive de la revolucin en nuestro pas. De
manera que una declaracin puede estar, tambin un da definiendo, dije eso,
entonces se cre un enredo, porque todo el mundo deca: el lo de enero el
triunfo de la revolucin es el triunfo de la rebelin. Y aquello haba que expli-
carlo, no se entenda bien, hasta que un da dije: "Mire, vamos a ponemos de
acuerdo, porque tambin cuando triunfa la revolucin bolchevique, en tal fecha,
el triunfo de la revolucin bolchevique y el triunfo de la revolucin francesa y
el triunfo de tal y ms cual, y para que nos entendiramos hicimos el triunfo
de la revolucin, pero el 10 de enero no haba triunfado la revolucin, se haba
abierto un camino, se habra creado una posibilidad, se iniciaba un process, eso
es lo que ocurra en nuestro pas el lo de enero"; pero recuerden todos la can-
tidad de discusiones que ha habido en el mundo, a nosotros nos trataron y todo
el mundo nos interpretaba y nos juzgaba: "No, si es una revolucin antiimpe-
rialista; no, si es una revolucin pequeoburguesa de no s cunto"; esto era de
la revolucin cubana. Y la revolucin cubana haba hecho, incluso medidas
avanzadas y todava no se llamaba revolucin socialist, incluso no 'lo ramos.
Saben cundo se declara el carcter socialist de la revolucin? Se declara el
primero, es decir, el 16 de abril de 1961, al otro da del bombardeo, vsperas
del ataque de Fidel; fue la declaracin de un carcter, de un propsito. Ahora
si ustedes analizan todo lo que habamos hecho hasta ese da, todava no era
una revolucin socialist, todava no se le poda dar el carcter de una revo-
lucin socialist, era un advance, era un advance, pero si nuestro pueblo iba a
combatir porque se haba dicho que la revolucin haba sido traicionada, y
cuando nosotros fuimos a library nuestro pueblo fue a library su batalla contra
el imperialismo. Tras de la batalla se declararon los objetivos -de la revolucin
en que el pueblo combati y luch por aquellos objetivos.
Eso depend de cmo y en qu moment se analice la fase de la historic
de un pas. Al nio, ustedes no lo pueden llamar joven, no lo pueden llamar
hombre y much menos le pueden llamar abuelo, pero es possible que algn
da llegue a ser bisabuelo. La revolucin tiene distintas fases, nuestro progra-
ma en la lucha contra Batista no era un program socialist ni poda ser un pro-
grama socialist, realmente, porque los objetivos inmediatos de nuestra lucha
no eran todava ni podan ser objetivos socialists; habran rebajado el nivel de
conciencia poltica de la sociedad cubana en aquella fase. Habran rebajado el
nivel de las posibilidades de nuestro pueblo en aquella fase. Nuestro program,
cuando en Moncada, no era un program socialist, pero era el mximo de pro-
grama social y revolucionario que en aquel moment nuestro pueblo poda plan-
tearse.










Ahora, un camino de la revolucin significa, precisamente, el propsito de
ir aprovechando cada coyuntura y cada posibilidad de avanzar. Algunos de los
impugnadores de la revolucin cubana decan que haban sido engaados, no-
sotros les explicamos que un revolucionario verdaldero siempre busca el mxi-
mo de cambios sociales, pero buscar un mximo de cambio social no significa
que en cualquicr instant se pueda proponer ese mximo, sino que en determi-
nado instant v en consideracin al nivel de desarrollo de la conciencia de las
correlaciones' de fuerzas, se puede proponer un objetivo detorminoado, y una vez
logrado ese objetivo proponerse otro objetivo ms hacia adelante. El revolucio-
nario no tien compromisos de quedarse en el camino (aplausos), no tiene el
compromise de quedarse en el camino yv yo les digo que ya hoy en nuestro pais
hay cosas.que superman, como ambicin o como objetivo social, a 'las que nosotros
mismos habramos podido imaginarnos cuando ya nos considerbamos revolu-
cionarios La propia vida ha ido enseand a elevar los objetivos, a perfeccionar
nuestras ideas, nuestras concepciones y a marchar ms lejos y, sinceramente, no-
sotros creemos que el pueblo chileno se encuentra hoy en esa fase, se encuentra
hoy en esa etapa y sin dudas, para poner un ejemplo, la mera presencia nuestra
aqu, en esta ciudad y en esta Universidad, a pesar de la OEA, para poner un
ejemplo, del imperialismo, dce las condenas, de los aislamientos, no es un hecho
revolucionario?, habra sido possible esta visit sin estas condiciones en Chile,
habra sido possible la nacionalizacin del cobre en la forma en que se ha hecho?
De ninguna manera. Pensndolo muy objetivamente, creemos que en este pas
se ha iniciado un process revolucionario. (Aplausos.) Esa pregunta me la hicie-
ron en otros sitios y es la respuesta que nosotros hemos dado y es, sinceramente,
lo que queremos. (Vtores y aplausos.)

EL CRISTIANISMO Y LA REVOLUTION CUBANA
Locutor: A continuacin Martn Phillips en representacin de la Democra-
cia Cristiana Universitaria har una pregunta al Comandante Fidel Castro.
Pregunta: Comandante Fidel Castro, los cristianos en Amrica Latina des-
de hace muchsimos aos han comenzado una lucha frontal para liberar a su
pueblo de la 'dominacin del imperialismo norteamericano. Nosotros sabemos
que en Cuba los cristianos aportaron, lo mejor de ellos a la revolucin; ta.i>bin
sabemos que muchos de ellos la traicionaron. Antes de formularle la pregunta
quiero citar una frase del Che: "Djenme decirle a riesgo de parecer ridculo,
que el revolucionario verdadero est guiado por grades sentimientos de amor.
Todos, todos los das hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente
se transform en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo y de movi-
lizacin". Pero, Comandante, usted sabe que son muchos en Amrica Latina
los que repiten qucjumbrosamente que estos valores han sido traicionados en
Cuba, despus de la instauracin de un rgimen marxista; los ancianos han
sido relegados a un segundo plano o marginados de Cuba. Nosotros, los jve-
nes democratacristianos, queremos que usted nos diga cul fue la participacin
de los cristianos en Sierra Maestra, en los albores de la revolucin, y cul es hoy
la participacin de ellos, como cristianos y como cubanos, en la construccin del
socialismo. (Gritos y vtores.)
Fidel: Qu quiere decir eso de Puerto Montt?
Bueno, yo debo decirle que, en realidad, no puedo aceptar la afirmacin
as que aparece en el primer prrafo, de que los cristianos en Amrica Latina
desde hace muchsimos aos han comenzado una lucha frontal para liberar a
sus .pueblos de la dominacin del imperialismo norteamericano. (Aplausos.)
En este terreno, un poco ms en la cosa general, puedo hablar con toda
claridad, el movimiento de lucha de los cristianos en Aimrica Latina no data
de hace muchsimos aos, sino es ms bien un fenmeno reciente, es ms bien
un fenmeno reciente que nosotros apreciamos y saldamos v lo vemos comno
un acontecimiento altamente positive, pero es un fenmeno reciente. No pode-










mos decir que en Cuba los cristianos aportaron lo mejor de ellos a la revolucin.
Hay que decir qu'c los elements religiosos, los factors religiosos no jugaron
un rol como tal en el process revolucionario cubano o, digamos, en la fase de
la lucha por la conquista del poder (ruidos)... de la nacin, de apoyo al
movimiento revolucionario, entire los cuales, obviamente, estaban los cristianos
pero cstaban tambin los que no eran cristianos y estaba en general, la much-
sima mayora del pueblo; slo las capas groseramente reaccionarias apoyaban
al rgimen de Batista, una minora en un rgimen proimperialista, ciento por cien-
to, sostenido por instruments de represin. Ahora, hubo cristianos que ingresa-
ron aislada e independientemente, hubo sacerdotes que cooperaron. Incluso, a
nuestra tropa se present un sacerdote, el padre Sardia, fue, se uni y estuvo
en nuestra tropa meses enteros y nosotros le tenamos much respeto. All sc
presentaban los campesinos que queran que les bautizramos los hijos y el padre
Sardia los bautizaba y yo era el padrino (risas), as es que tengo muchos
ahijados en la Sierra Maestra. Pero esto no era una farsa, no, era una costumbre
de los campesinos el bautizar a los hijos, porque se era el tipo de cristianismo
que haba en nuestros campos. No pasaba de eso, no pasaba del hbito de bau-
tizar a los hijos. No reciban ninguna otra enseanza religiosa y ellos venan
con los hijos, la madre, como un gesto de confianza, de amistad hacia nosotros
y los rebeldes, pues sencillamente hemos sido padrinos de muchos campesinos
de la Sierra Maestra y el cura Sardia vena con nosotros. Desde luego no te-
na tiempo de darles el catecismo, slo el bautizo, as es que aparte de eso,
en nuestro pas no exista el tipo de cristianismo que existe en otros pases
latinoamericanos, por qu?, porque la religion se llama cristiana y, en ese sen-
tido, si nos encontramos con unos campesinos que eran de esos, no catlicos,
sino adventistas o de otras religiones, sinceramente, se portaron muy bien. No-
sotros decimos que con nosotros se port bien el cristianismo catlico y cristia-
no adventista, el espiritista, el que crea en las estrellas, en el sol, en la luna,
en los animals, en los demonios, en los buenos, en los malos y el que no crea
en nada. (Aplausos.) Esta es la realidad y tal fue y nos apoyaron, as es que
no poda sino enmarcarse dentro de ella, sino dentro de un fenmeno poltico
national.
En nuestro pas no exista el cristianismo en el sentido en que existe en
muchos pases latinoamricanos, porque la religion catlica no es una religion
popular. En qu sentido? Era fundamentalmente la religion de los ricos en
nuestro pas. (Aplausos.)
Hay otros pauses latinoamricanos en que la, religion catlica es tambin
religion de los pobres, y no se olviden que el cristianismo empez siendo la
religion de 'los esclavos y perseguidos de Roma. Algo parecido a lo que sufri
despus el comunismo.
Ahora bien. iPor qu? Porque la religion ms bien se predicaba a travs
de los colegios privados, que eran colegios de clase media y ,rica y slo por ex-
cepcin haba un pobrecito, le daban un puestecito en la escuela y lo ponan
a limpiar la escuela, en una especie de plustrabajo y algunas instituciones re-
ligiosas que hacan siempre caridad y hay que decir que, por otro lado, existan
en 'nuestro pas instituciones religiosas que estaban con los leprosos, con los en-
fermos, en actitudes de carcter human, que yo siempre he admirado, extraor-
dinariamente apreciable y admirable. Monjitas que se iban a trabajar con le-
prosos a ciertas instituciones y hacia estas religiosas siempre sent un gran res-
peto y una gran admiracin, porque significa desprendimiento, capacidad de
sacrificarse por los dems, en.nombre de una idea, de un sentimiento, de una
oreencia, de un principio, pero actuando consecuentemente con ese principio,
actuar consecuentemente con esa creencia; y otras trabajan en hospitals y en
trabajos duros, hay que decir que nosotros decimos que cualquiera de esas perso-
nas haciendo ese trabajo abnegado, peligroso, es 'lo que pudiramos considerar el
ideal de la conduct de un comunista, as es que al esclarecer unas cosas si
tiene para m esclarecer las otras...










LA RELIGION UTILIZADA COMO INSTRUMENT POLITICO
En esas actividades s cran beneficiados los pobres, los que no tenan irn
enfermero que los cuidara: esto es lo que era la situacin en nuestro pas. Ahora
surgeon conflicts que no eran religiosos entire la revolucin y la iglesia, sino
que entire la revolucin s los burgueses, los grades terratenientes, los grades
propietarios, porque cllos tenan la religion catlica, no practicaban la caridad
cristiana, pero se decan catlicos y, entonces, utilizaron el problema religioso
como un instrument, poltico de resistencia a la revolucin; hay que ser muyi
claro. Ellos fueron los que utilizaron la religion como instrument contra la re-
volucin, 'basndose en las circunstancias de que la clase afectada por la revolu-
cin tena su religion official, y acudi al procedimiento de usarla contra la re-
volucin v sos fueron los motivos de los conflicts de la revolucin v clementos
catlicos, con parte del clero y con parte de la iglesia. Pero nuestra revolucin
nunca se carateriz por el anticatolicismo, el anticristianismo y por ninguna
forma de antirreligiosidad, nuestra revolucin no se caracteriz nunca por nin-
guna antirreligiosidad. Es ms, a nosotros nos pareca que toda aquella gran
campaa obedeca al mecanismo para confundir a los pueblos 'latinoamericanos
tambin, es decir, .presentar ante toda la Amrica Latina, donde s haba pases
donde la religion catlica tena amplio carcter popular y utilizar toda esa le-
yenda y toda esa campaa contra el movimiento revolucionario en Amrica La-
tina y nosotros nos hemos cuidado much, siempre, de evitar en nuestro pas
cualquier forma de persecucin y de lucha antirreligiosa.
Es ms, la lnea que ha seguido la revolucin con los sacerdotes que han
estado implicados en hechos y faltas contrarrevolucionarias, ha sido, por lo ge-
neral, la de la generosidad. Hemos .preferido el sacrificio de la ejemplaridad a
los beneficios que poda sacar el imperialismo de su poltica de presentar a la
revolucin cubana contra la religion.
Bien, en un perodo ulterior, cuando ya realmente la burguesa de los im-
perialistas no tena nada que perder, en que ya dejaron de ser una fuerza so-
cial, esta cuestin religiosa y los conflicts que haban surgido en diha revolu-
cin se fueron apaciguando. En nuestro pas quedaron las iglesias, funcionan
libremente, en nuestro pas hay un colegio, un colegio de seminaristas, tambin
se forman religiosos y existe paz y armona. No obstante los intentos que de
cuando en cuando resurgen desde fuera, de alguna camipaa contrarrevoluciona-
ria apoyndose en' elements religiosos, hay que decir que esa paz se logr, por
un lado, por la actitud de la revolucin, por lo que explicbamos anteriormente
y por algunos dirigentes religiosos que tuvieron especial inters y cuidado en
buscar formulas de acercamiento y de solucin a los problems que haban sur-
gido en nuestro pas, de manera que la situacin es de paz y de armona.
Ahora bien, en los ltimos tiempos han ido surgiendo en 'Am'rica Latina,
en el seno del movimiento cristiano, corrientes revolucionarias, si quieren lla-
marlas corrientes progresistas, que van derivando hacia posiciones revoluciona-
rias y hay un gran nmero de sacerdotes y de religiosos que tienen una decidida
posicin en favor del process de liberacin de Amrica Latina.

LA REVOLUTION NECESITA LA UNION DE FUERZAS
Algunos son perseguidos, otros han muerto, como muri Camilo Torres
(aplausos) y en realidad si nosotros analizamos las cosas objetivamente, 'si ana-
lizamos el future de todo nuestro continent, nosotros debemos saber apreciar
en todo su valor la importancia que tiene esa toma de conciencia poltica, de
am:plias ,'masas cristianas en este continent, porque -permtanme decirles
algo- la revolucin es el arte de unir fuerzas, la revolucin es el arte de agluti-
nar fuerzas para library batallas decisivas contra el imperialismo. (Aplausos.)
Ninguna revolucin, ningn process se puede dar el lujo de excluir a ninguna
fuerza, menospreciar a ninguna fuerza, ninguna revolucin se puede dar el lujo
de excluir la palabra sumar, y uno de los factors que determine el xito de la










revolucin cubana, donde nosotros ramos un pequeo grupo, inicialmnentc, nii
pequeo grupo que en condiciones difciles llev a cabo la lucha, fue la political
de unir, unir, unir, sumar incesantemente. Y no era fcil, miren que nosotros
tena.mos grandes discusiones entire nosotros mismos, nosotros estaianos en la
Sierra. Llevbamos 18 meses de guerra y de guerra violent; sin embargo, en-
contramos en el seno de nuestra propia organizacin tendencies fuertes de tipo
exclusivistas; en algunas ocasiones los conservadores pareciamos los que estala-
mos en las montaas. Muchas veces nos pas eso, que parecamos conservadores,
a veces haba politicos que haban mantenido su linea contra la tesis nuestra,
en las condiciones de Cuba, entire elements que haban estado 'hacindole el
juego a la estrategia de Batista, de consolidar su poder mediante elecciones fran-
dulentas y nosotros mantenamos la tesis de la lucia armada. (Aplausos.) Y lle-
vbamos 18 meses de guerra, pero en determinado moment todas esas corrien-
tes se iban desmoronando. Gentes que durante much tiempo haban nmanteni-
do posiciones opuestas, queran pasarse a las posiciones que hab:mos defeni
do, y cul era la tesis nuestra?, que se sumen, que se sumen; con la tesis de
otros compaeros que no, que se les tiren las puertas a la cabeza, que no se su-
me; seor, si usted est defendiendo una tesis, una idea, un principio. el dia
que, incluso, los ms caracterizados voceros de la tesis contraria se pasan a sus
filas. estarn sealando que su tesis, su teora, su idea ha triunfacdo fortalecei
la revoluciu-n. (Aplausos.) Eln nuestro movimiento nosotros tenamoi s bast antes
discusiones, en honor a la \erdad. como tiene que pasar en todo. pero nosotirao
fuimos, dentro del movimiento, defensores de las tesis de la amplitul dce la
suma, de la suma de fuerzas.
Y asi fuimos creciendo, y fuimos creciendo. esco nos condujo a la victoria.
Si nosotros, un pequeo grupo, hubidramos realizado unia political al puertas ce-
rradas, nos habramos aislado, no habriamos triunfado jams, de la misma ma-
cnra que yo creo que en nuestro continent nosotros tenemos quec unir. nosotros
no podemos cerrar las puertas a nadic, nosotros ireliemos quce abri l de par en par
las puertas para que la lucha de liberacin de este continent cuIo principal
fenmeno es 'la opresin imperialist; igual que durante today aquella faise de la
luica nuestra en el derrocamiento de la opresin en intestro pas. en aquella
lucha la poltica fue de amplia unin \ aun despus frente a cada ino de los
objetivos, poltica de amplia unin. iEn Amrica Latina nosotros tenemos que
realizar una poltica de amplia unin con todas las fuerzas que toiene concien-
cia de la situacin objetiva de explotacion en que hai vivido nuestro continent
Que tomen conciencia. ., no lhay que esperar que sca una conciencnia vanlzad
o supcravanzada, o marxista, es una conciencia nacionalista, es positive. ULna
conciencia progresista es positive. Ojal estuviramos todos de acuerdo, por lo
menos en una cosa, en una cosa: en librarnos del imperialismo! Si todos nues-
tros pueblos estuviramos ya de-acuerdo en eso (aplasos). si todos los cristia-
nos, si todas las religions, si todos estu iramos de acuerdo cu que lha\ que libe-
rarse del iimperialismo como cosa findamecntail. va tendriamos ailo que nos ini-
ra a todos, un mismo objetivo esencial, pero no de poca mon:ta! Si todos cn
este continent hubiramos tomado conciencia de la neceasidald de luchar con-
tra cl imperialism, si furamos capaces de poner iii granite cde areni en cse
sentido, se seria un extraordinario paso de advance en la liberation de este conti-
nente. Desde ese punto de vista nosotros saludamoi s y vemos con simpata
apreciamos extraordinariamente el movimiento que se lha dclsarrollido en los iil-
timos aos en cl seno de los cristianos. Y consideramiii s quc tiene un1 gran 5 al3or
en el camino de la liberacin de nuestros pueblos, v en el camino de la licha re-
volucionaria, y este movimiento dec nos recibirlo con respeto, con satisfacciin,
y es nuestro deber de revolucionarics alentarlos, y isi de esta iiicra iiosotros
expresamos cul es nuestra posicin respect de lo que paso en C(ub:. v mnesitr
posicin respect a esta cuestin en el inbito latinoamericano.
Pregunta: Comandante, en represcntacin del niciimiento cal peasino ri
vohlionario, queremos invitarlo a la pro incia de Cautin. par qea cluno/ca illa










la lucha campcsina". (Aplausos.) Porque creemos que nuestro pueblo hermano
de Cuba no conocer bien el process de Chile si el compaero Comandante
no va a la provincia de Cautn a conocer cul es el objetivo del movimiento
campesino revolucionario. (Aplausos.)

PARTICIPATION DE LOS ESTUDIANTES EN LA
REVOLUTION CUBANA
A continuacin, un representante de las juventudes comunistas,'Anto-
nio Leal, le formular una pregunta al Comandante Fidel Castro.
Pregunta: Yo quiero a nombre de las Juventudes Comunistas de la Uni-
versidad de Concepcin formularle una pregunta muy concrete. Querido Co-
mandante, nosotros estamos convencidos de que lo ms decisive, para nuestro
pueblo, para los trabajadores, para Chile entero, es asegurar el xito, irreversi-
ble del Gobierno Popular. En este marco pensamos que es necesario, absoluta-
mente necesario, analizar cuidadosamente y estudiar profundamente las ricas
experiencias que la revolucin cubana nos deja. Yo quiero, querido Comandan-
te, Camarada 'Fidel Castro, plantear la siguiente pregunta: Nosotros estamos
empeados, hoy da en Chile, en colocar al movimiento estudiantil en su con-
junto, no un sector, a la inmensa mayora, junto a los obreros, a los campesinos,
a los trabajadores de nuestra Patria, para empujar el carro de la revolucin; que-
remos, Comandante, saber cul ha sido el aporte del movimiento estudiantil, de
la intelectualidad en su conjunto, al process revolucionario cubano, queremos
conocer cules fueron, cules son actualmente las tareas que en el terreno espe-
cfico el movimiento estudiantil emprende, pero tambin aquellas areas que
emprendi ayer, y que emprende hoy da, para erradicar totalmente el analfabe-
tismo de Cuba y para poder consolidar la gran tarea de la batalla -de 'la produc-
cin y el abastecimiento. Esa es nuestra pregunta y saludamos con corazn, con
ardiente compromise revolucionario, a nuestro querido Camarada Fidel Castro.
Fidel: Bueno, lo ms breve possible, los estudiantes jugaron un rol impor-
tante en la lucha contra Batista, a travs de movimientos de masas, mani-
festaciones que en ocasiones alcanzaron grado muy alto de herosmo. Desde
el primer momento en la Universidad, principalmente en la Universidad de
La Habana, se organize, se organizaron los focos de resistencia al golpe del
10 de marzo, y posteriormente fueron base los estudiantes de algunas organi-
zaciones, que participaron en las acciones armadas tales como el asalto al Pala-
cio Presidencial, y en la organizacin de un frente guerrillero en la zona central
de Cuba, de manera que se fueron creando las bases mediante las cuales las
relaciones de los 'estudia~tes con el movimiento -de la revolucin fueron muy
estrechas, y en nuestro pas, desde el principio han existido ptimas relaciones
entire el process revolucionario y los estudiantes. Hay que decir que los estu-
diantes dieron un apoyo a la revolucin desde el primer moment, y entonces
es curioso, porque en nuestra Universidad haba una composicin eminente-
mente burguesa, o de origen burgus, origen de clase media, los estudiantes de
nuestra universidad al principio de la revolucin no eran de origen obrero, y
no obstante, las contradicciones fueron mnimas, los factors subjetivos, es de-
cir de conciencia, prevalecieron en nuestra Universidad y se logr una unin
muy estrecha de obreros, campesinos y estudiantes, a lo largo de todo el proce-
so revolucionario. (Aplausos.) Los estudiantes juegan un rol decisive en la cam-
paa de alfabetizacin. 'Diez mil estudiantes se movieron en esa campaa, los
estudiantes realizaron un rol important frente a las agresiones imperialists.
Muchos estudiantes de ingeniera, de ingeniera elctrica, de ingeniera mecd
nica civil, constituyeron las primeras dotaciones de proyectiles tierra-aire, de
defense antiarea, y armamento elctronico modern, que nadie sin un nivel
de preparacin haba podido manejar; los estudiantes se enrolaron en nuestras
unidades de combat. Y desde luego, la composicin del estudiantado fue cada
da cambiando ms; se desarrollaron programs de superacin obrero campesi-










wi. facultades obreras, y hoy da en nuestra Universidad hay una composicin
.evidentemente de origen social humilde de trabajadores, de obreros, de campe-
sinos, con la enorme facilidad que tiene cualquier joven en nuestro pas, hoy
dia. para estudiar. En determinado moment de nuestro process revolucionario
ocurri ciert- descuido en el desarrollo de las organizaciones de masas. Hubo
una fase de nuestra revolucin en que se produjo un cierto languidecimiento
de las organizaciones de masas, incluso del partido, con que enfrentbamos de-
tenninadas tareas, cayeron prcticamente todos, en una situacin de compro-
metimiento con las actividades de desarrollo, con las actividades econmicas.
Ello nos oblig a nosotros a rectificar ese vicio, o ese problema que se haba
creado, y en los ltimos tiempos le hemos dado un enorme impulso al movi-
miento de .masas en nuestro pas. Saben ustedes perfectamente bien que noso-
tros tenemos un partido y el partido dirige la poltica de la revolucin, pero
que los instruments de revolucin de la direccin revolucionaria del partido
revolucionario son las organizaciones -de masas. Nosotros tenemos a todo el
pueblo organizado Todo el pueblo organizado! Las organizaciones obreras en
primer lugar, las organizaciones campesinas, las organizaciones de vecinos que
son los comits de defense de la revolucin. Organizacin que tiene ms de
3 millones de miembros, un obrero que puede ser miembro del sindicato, del
centro donde trabaja, y miembro del comit de defense del barrio donde vive.
Y si es mujer, puede ser miembro adems de la organizacin femenina, y si
es joven, puede ser adems miembro de la organizacin juvenile correspon-
diente. En nuestro pas la juventud es la escuela de formacin de los futuros
militants del partido. Ustedes saben que nosotros seleccionamos a los militan-
tes del partido, en las condiciones de Cuba, mediante asamblea, donde se es-
cogen los obreros ms abnegados, ms destacados, ms decididos, que muestran
su mejor espritu de clase. En las filas de la clase obrera, donde reclutamos
nosotros a'los militants de nuestro partido. Nosotros tenemos organizados a
los estudiantes totalmente. Si nuestro pas, que es un pas donde la masa estu-
diantil crece y crece, y crece, y se le han dedicado a la cuestin educacin
enormes recursos, tiene una gigantesca fuerza juvenile que es sin duda el future
de la Patria. Nuestro pas realize enormes esfuerzos en la educacin de 'la ju-
ventud y la juventud :participa en todo. En todo! En la defense, en el desa-
rrollo, en la produccin, en ,la zafra, en todo! Prcticamente, hasta los nios
en Cuba tienen sus organizaciones, y ahora les digo sinceramente, no les estoy
recomendando recetas y sera ridculo tanto de quien lo pretendiera, como de
quien nos lo importara. Las circunstancias en que se desarroll nuestra revolu-
cin son circunstancias especiales, nos situaron en una lucha. a vida o muerte.
tuvimos que defendernos muy duramente en esa lucha, se fueron creando los
instruments de defense y de desarrollo de revolucin y hoy tenemos un pue-
blo muy unido.

PELIGROS DE LA DIVISION DE FUERZAS
Cuando ustedes vayan a nuestro pas, no vern, es impossible ver, este tipo
de cosas que ven a lo largo y ancho de Chile, en el seno del movimiento popu-
lar y de las fuerzas de izquierda. Que es cierta fragmentacin de las fuerzas.
No digo que eso, de eso haya que culpar a nadie, sealo el fenmeno. Nosotros
hemos perdido un poco el hbito de presenciar este tipo de fenmenos, fen-
meno por lo dems muy interesante y de much colorido.
Para nuestra masa, y el Rector lo sabe, hay una multitude de 100 mil.
200 mil, medio milln de personas; ya todos nos hemos puesto de acuerdo en
los objetivos. Hemos. afortunadamente rebasado estas reas, como todas las fa-
ses: la niez, la adultez, la vejez y la muerte. Pero es mejor llegar a viejo; que
no llegar a serlo. Quiero decir con esto que muchas veces las revoluciones o
los process, las posibilidades revolucionarias sc frustran, porque los mismos re-
volucionarios se encargan de hacerlas fracasar, los mismos revolucionarios se en-
cargan de frustrarlas.










En nuestro pas, ni nosotros mismos sabamos que llegaramos a tener la
situacin que tenemos ahora, cuando la revolucin triunfa; aqulla, era una si-
tuacin compleja, pero muy concrete; el trabajo de unin que se hizo en Cuba
durantc aos fue cosa seria, y los problems que tuvimos al principio fueron
cosas series, cran cosas series.
Ahora, en otra fase de la historic de Cuba, las divisions en el seno del
movimiento revolucionario son mortales; mortales. Afortunadamente nosotros
hemos superado esta etapa. Ojal ustedes algn da la superen. Ojal desarro-
llen el supremo arte, y la supreme ciencia de llevar adelante el process de su
Patria, aun en medio de es-tas condiciones, y que sean capaces de salir victorio-
sos, a pesar 'de esos inconvenientes. Tal vez por esos mismos inconvenientes.
A m me parece realmente que en las sociedades en una fase se reflejan las
divisions inevitable de la sociedad de done surgeon, y al menos ustedes tienen
cuatro o cinco organizaciones, pero las juventudes americanas tienen 200 a 300.
A nuestro pas van brigadas diferentes, y a veces van miembros de 100
organizaciones diferentes, pero desde luego hay una cosa en que estn de acuer-
do; en ir a Cuba, 'en combatir lo de Vietnam. Son cosas en comn.
Ahora, sin duda que esa situacin de fragmentacin de fuerzas en la Socie-
dad americana obedece al tipo de sociedad donde se han formado, donde han
nacido, y a los problems que esa sociedad ha creado. Pero hoy en nuestro pas,
como les digo, como les decimos -y respondiendo a una pregunta- hay una
gran unidad en todos nosotros. Y nuestro movimiento es un movimiento sli-
do, disciplinado, con una fuerza tremenda, que participa.junto a los jvenes.
Porque nosotros tambin hemos tenido una march juvenile que no es estudian-
te, jvenes de 17, 18 a 20 aos; jvenes obreros, y este movimiento juvenile par-
ticipa de manera decidida en todo; la defense, la produccin, el desarrollo, la
batalla ideolgica. Y all la juventud juega ese papel. Nosotros sabemos que
aqu la juventud juega tambin un gran papel. No estoy ni much menos de-
limitando el papel ni el rol que juega la juventud chilena, slo explico cmo
es nuestra situacin y respondiendo a la pregunta de ustedes. (Aplausos.)
Moderador: Debo manifestar que hasta el moment estn inscritos: el
Sindicato de Empleados Subalternos de la Universidad y una pregunta del Mo-
vimiento Universitario de Izquierda, el MAPU, Frente de Trabajadores Revolu-
cionarios, Izquierda Cristiana, Juventud Nacional, Juventud Radical Revolucio-
nana.
Voy a proceder a leer la pregunta entregada por el Sindicato Profesional
de Empleados Particulares y Obreros Subalternos de la Universidad. Dice as:
'Compaero Comandante Fidel Castro Ruz; como usted se habr infor-
mado por el pueblo y los dirigentes de nuestro Gobierno, a un ao del Gobier-
no Popular en Chile se han cumplido las siguientes medidas sealadas en el
program de la Unidad Popular: se ha nacionalizado el cobre, el salitre, el hie-
rro, el carbn, el monopolio textil; el 65% de la banca privada ha pasado
a control del Estado; se han llevado a la prctica varias medidas de carcter
social, como el 1/2 litro de leche para nuestros hijos, por ejemplo. El,dar un
trato ms just a los ancianos: pension, jubilacin, pension de viudez, etc. 1El
prximo ao se terminar con el latifundo, etc. A juicio suyo, compaero Fidel,
cree usted que en base a esas realizaciones nuestro Gobierno Popular puede
ser sealado como un autntico Gobierno Popular y revolucionario, que abra
las puertas del socialismo a nuestra Patria?
FIDEL: Creo que esa pregunta est ms o menos contestada en el context
de la primera cuestin que se planted. Les cuento, se van a marchar los estu-
diantes, por la hora, por la cantidad de preguntas...
Moderador: Por ningn motivo se van a ir.
Fidel: Vamos a ver si podemos responder.










Moderador: En el orden de inscripcirn corresponde ahora al Movimiento
Universitario de Izquierda; Remigio Castro.

LAS TESIS DEL CHE GUEVARA EN LA
LUCHA ANTIIMPERIALISTA
Remigio Castro: Comandante, el Movimiento Revolucionario de Izquier-
da de esta Universidad, que ha sido un puntal en esta lucha revolucionaria del
movimiento estudiantil. Quiero consultarle su parecer, un breve anlisis general
acerca de la situacin de la lucha por la liberacin en Amrica Latina, y en
qu manera las tesis del Comandante Che Guevara, de la vietnamizacin de
Amrica Latina (el crear uno, dos, tres, muchos Vietnam), siguen vigentes
an.
Fidel: Mira, yo te voy a decir una cosa: creo que el imperialismo empi za
hoy da una fase de deterioro en su dominio en Amrica Latina. Es el iresul-
tado de una situacin objetiva. Pudiramos decir que en este continent los
factors subjetivos han estado por debajo de los factors objetivos, porque cau-
sas y factors objetivos hay suficientes para la revolucin, existen ims que los
necesarios, para que el movimiento revolucionario sea impulsado. En realidad
los factors subjetivos han estado subdesarrollados en relacin a los factors ob-
jetivos, pero es en tal manera crtica la situacin econmica y social de Amrica
Latina; son tan graves las contradicciones de nuestros pueblos con el imperia-
lismo, que las posibilidades y las variantes de conflict son mayores; esas con-
tradicciones son tantas que podemos decir que hoy da tenemos una situacin
diferente a la que tenamos en los aos 59, 60 y .61, cuando se iniciaron los
primeros pronunciamientos sobre la lucha revolucionaria armada.
Es decir, las condiciones no han cambiado de orden objetivo, sino que se
han agmvado. En el orden subjetivo, nuevas fuerzas y nuevos factors entran
en escena. Y nosotros ponamos el ejemplo del caso dc'-movimiento cristiano.
Pero nosotros podemos poner otro ejemplo, el caso del Gobierno military iperua-
no; no pretendemos que todos entiendan, o comprendan este problema, pero
nosbtros lo consideramos desde nuestro punto de vista poltico una manifesta-
cin de estas contradicciones objetivas que existent entire nuestros pueblos y el
imperialismo. Y que han determinado acontecimientos como los que estn ocu-
rriendo en el Per.
Es ,decir, que el imperialism est en crisis, y que sufre un deterioro cada
vez mayor, y las variables de lucha, las variables de lucha aumentan. 'No ha
cambiando absolutamente nad.a en sentido negative, en cuanto a las posibilida-
des revolucionarias de este continent, sino que se han producido fenmenos
de carcter positiveo. Nosotros estamos de visita en este pas, y considerando
y respetando las caractersticas especiales de este pas. y la poltica exterior de
este pas, hemnos evitado por todos los medios hacker manifestaciones en con-
creto en lo que se refiere a la lucha armada revolucionaria. 'Ese tipo de mani-
festacin, en cualquier circunstancia, con relacin al movimiento revolucionatrio,
va a ser en nuestro pas. Y eso se comprende perfectamente bien; pero s digo
que no ha habido ningn, cambio en sentido negative, y que s han tenido lu-
gar en el mbito de Amrica Latina, camnbios en sentido positive. Ahora mis-
mo est present el Frente Amplio en el Uruguay, que tiene las elecciones el
28 de noviembre; Frentc Amplio que est librando una batalla electoral, y en
el que est participando toda la izquierda. Todas las fuerzas de izquierda estn
participando en este Frente Amplio. Son situaciones, posibilidades que van sur-
giendo; en ocasiones han tratado de presentar a Cuba, o a la revolucin cubana,
o las tesis que sc han expuesto por la revolucin cubana, en un moment deter-
minado, en contradiccin con los fenmenos que estn ocurriendo en los pases
como Chilc, como Uruguay.
Nosotros recomendamos, a fin de que se vean cules eran las posiciones
de siempre, que se lea la primera y segunda Declaracin de La Habana; ah











est una posicin de la revolucin. (Aplausos.) Y cosa interesantc, cuando ese
movimiento cristiano, esa toma de conciencia del movimiento cristiano no exis-
ta todava, cuando no se haban manifestado fenmenos de tomas de conciencia
en sectors militares de Amrica Latina, en la Declaracin de La Habana se
seala con espritu amplio la necesidad de ganar y sumar fuerzas; y se 'hablaba
de necesidad de la unin con participacin de ms fuerzas; y se hablaba de
los cristianos; y se hablaba de los militares. Por eso es que nosotros.recomen-
damos, para refrescar algunas de estas cuestiones, que revisen esos documen-
tos, y les digo que nuestras posiciones y nuestras tesis, que eran las tesis del
Clie, siguen teniendo plcn;vigencia. (Aplausos.)
Claro que afortunadamente estamos en un moment de mayor advance, es-
tamos en un moment en que el dominio imperialista, el podero imperialista
se resquebraja, golpeado tremendamente por el heroico pueblo de Vietnam,
arruinado en sus finanzas con sus aventuras blicas, con la estafa de imprimir
sin media decenas de miles de millones de papeles verdes, que es lo mismo
que estafar con cheques sin fondo; debilitado por la lucha de los pueblos y
virtualmente arruinado, ha agudizado las contradicciones; nuestros pueblos se
.pueden beneficiary de una situacin much mejor de la que exista en 1959,
cuando triunf la revolucin cubana; en ese moment las fuerzas y el podero
poltico y military del imperialismo en el mundo eran tremendous, la fuerza y el
dominion del imperialism en Amrica Latina eran tremendous y sa no es la si-
tuacin de ho:.
De manera que tenemos que mirar con optimism el future y no existen
todas las posibilidades de hace 12 aos, sino que existen las que haba antes
y otras nuevas posibilidades que han ido surgiendo en esta fase.

EL PARTIDO UNICO EN LA REVOLUTION
Moderador: Fernando Robles, del MAPU.
Robles: Comandante Fidel Castro, nosotros' queremos formularle concreta-
mente una pregunta: es cuestin sabida la teora revolucionaria de que la clase
obrera y el pueblo necesitan de la organizacin de sus elements ms avanzados
para .poder construir el partido de la revolucin y poder por lo tanto a travs
de su accin arrastrar a las masas y llevarlas al poder y a la construccin del
socialismo. Nosotros queremos preguntarle si hoy en Amrica Latina, en las con-
diciones de desbarajuste y de debate imperialist, y de advance de los pueblos,
contina vigente la tesis del partido nico de la revolucin, o nuevas forms
de organizacin nacen y se ponen en el tapete de la lucha. Yo no puedo desa-
provechar esta oportunidad para expresar el saludo carioso y combatiente del
MAPU, al Comandante 'Fidel Castro. Es precisamente nuestro emblema color
verde oliva el que simboliza la unidad y la profunda solidaridad que une a
nuestro partido con la lucha revolucionaria del pueblo de Cuba.
Fidel Castro: Desde nuestro punto de vista hay una cosa que se llama
el ideal en nuestra vida, y otra cosa que se llama lo real. A veces tenemnos que
marchar con lo real y no con lo ideal. Muchas veces tenemos que no marchar
con lo perfect, sino que con lo que tenemos. Lo ideal en la poltica es la
unidad del criterio, la unidad de doctrine, la unidad de fuerzas, la unidad de
mando; como una guerra, ,porque una revolucin es eso, es como una guerra.
Fue muy difcil concebir la batalla, qu est en medio de la batalla, porque
hay diez mandos diferentes, diez criterios diferentes, diez doctrinas militants
diferentes. Y no es fcil. Lo ideal es la unidad.
Ahora eso es lo ideal; otra cosa es lo real, y creo que cada pas tiene que
acostumbrarse a ir librando su batalla en las condiciones en que se encuentra.
No tenemos unidad total, bueno, vamos a tener unidad en este criterio, y en
ste y en este otro. Hay que buscar una unidad de objetivos, unidad en deter-
minadas cuestiones, puesto que no se puede lograr el ideal de una unidad ab-
soluta en todo; ponerse de. acuerdo en una series de objetivos; el mando nico




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs