• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Itinerario terrestre de Saturnio...
 Libro I
 Libro II
 Libro III
 Testimonios sobre Huillca
 Index
 Back Matter
 Back Cover














Title: Huillca, habla un campesino peruano
CITATION DOWNLOADS THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101423/00001
 Material Information
Title: Huillca, habla un campesino peruano
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Huillca, Saturnino
Publisher: Casa de las Américas
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1974
Copyright Date: 1974
Edition: 1. ed.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00101423
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 1197840
lccn - 75562388

Downloads

This item has the following downloads:

processing ( INSTR )


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
        Front Cover 3
        Front Cover 4
    Front Matter
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Half Title
        Page 5
    Title Page
        Page 6
    Itinerario terrestre de Saturnio Huillca, fundador de sindicatos campesinos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Libro I
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Libro II
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Libro III
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Testimonios sobre Huillca
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Index
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Back Matter
        Page 223
        Page 224
    Back Cover
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
Full Text








cau







La unanimidad del jurado de testi-
monio del Premio Casa de las Am-
ricas 1974 se volc sobre la auten-
ticidad de un personaje real, Satur-
nino Huillca, gran actor director en
las luchas de su tierra, element
revelador del continent latinoame-
ricano, emocionante comunicador
de un legado que proviene de un
pueblo tradicionalmente marginado
en las letras y en el contact con
la sociedad.
HUILLCA: HABLA UN CAMPESINO
PERUANO, es el testimonio de un
contemporneo que es depositario
de tradiciones vivas y que se presta
para ser vehiculo de expresin para
su comunidad con el resto de la so-
ciedad, identidad que expresa las
luchas por la organizacin y la de-
fensa de quienes han sido secular-
mente explotados. El libro deja in-
tacto, acertadamente inacabado, lo
real, pero trasciende lo real-m-
gico, y hasta en el lenguaje se fun.
de lo que es tradicin, la intimidad
de un lenguaje propio y muchas ve-
ces cercado, y la necesaria trans-
cripcin que, en sus mayors acier-
tos, deja lugar a acercamientos cr-
ticos a la periferia de la sociedad



































) III







'e a
HUIL.CA






















































































































i~__ L_ _





-2 ,





1






























)













































Casa de las Amricas, 3ra. y G.
El Vedado, La Habana, Cuba.
Primera edicin. Junio de 1974,
Diseo de Umberto Pea.












HUILLCA:
HABLA UN CAMPESINO
PERUANO


premio testimonio 1974











HUILLCA:
HABLA UN CAMPESINO
PERUANO
Hugo Neira Samanez


CASA DE LAS AMERICAS















ITINERARIO TERRESTRE
DE SATURNINO HUILLCA,
FUNDADOR DE SINDICATOS CAMPESINOS

Saturnino Huilca nace en la hacienda Chhuru en
la provincial de Paucartambo, Departamento del Cusco.
Sure desde nio los maltratos y penalidades, habi-
tuales bajo la presin del sistema de hacienda. Huillca
no ir a la escuela y permanecer analfabeto toda su
vida. Ya de hombre recibe la noticia de que se bh
dictado una nueva ley que prohibe el trabajo impago
en las haciendas. Huillca abandon la hacienda y
viaja a la cereana ciudad del Cusco con el fin de ave-
riguar esa noticia. En el Cusco es atendido por la
Federacin de Trabajadores que agrupa a obreros ur-
banos, abogados de izquierda, y otras personas. Estos
le facilitan informacin y apoyo moral y econmico.
A su vuelta a Chhuru, Huillca inicia su carrera de










fundador de sindicatos rurales. Es preciso sealar que
esta figure jurdica del sindicato rural no exista en
el medio andino. Su trasposicin del medio obrero al
medio social rural es original e inmensamente revolu-
cionaria. La mayor parte de la vida de Huillca trans-
curre en Chhuru. Al parecer, esta hacienda haba sido
hasta hace poco comunidad. La actividad de Huillca
despierta oposicin, obviamente entire hacendados y
gamonales. As aparecen en su vida una series de
hombres siniestros que lo amedrentan y tratan incluso
de matarle. Estos hombres son Plcido Corrales,
Victor Saldvar y Manuel Cornejo. Existen los expe-
dientes que en el Palacio de Justicia del Cusco, desde
1949, se han venido accionando contra Saturnino
Huillca, usurpador de tierras. Acusado reiteradas
veces de actuar contrra la tranqilidad y el orden,
Huillca fue finalmente expulsado de la hacienda
Chhuru. El hacendado, no content con esto; le ten-
di un cerco econmico. En efecto, avisado por Cor-
nejo, los dems hacendados de la zona no recibieron
a Huillca en sus tierras. Saturnino se fii a. las mon-
taas con su familiar [mujer 'y cinco hijos]. Final-
mente fue recibido en la hacienda Ninamarca, pese
a las amenazas de Manuel Cornejo. Paralela a estas
luchas personales de Huillca en' el Cusco, en el Valle
de la Convencin se fue gestando un sindicalismo
original. Hubo un fuerte movimiento campesino -que
concurre a la formacin de la Federacin -Departa-
mental de Campesinos del Cusco, 1962.
Durante esos aos el Cusco aparece como un foco
rebelde. En abril de 1958 un poderoso paro obrero











sacude la zona. En 1961, con Emiliano Huamantica,
dirigente obrero y miembro del Partido Comunista,
el Cusco se alza contra la visit del Pedro Beltrn,
primer ministry, a quien le dan veinticuatro horas
para abandonar la ciudad. Huillca .aparece ligado a
todos estos acontecimientos y su relacin poltica con
dirigentes izquierdistas consta no slo en su propio
testimonio sino en los expedientes personales de la
zona. Huillca hall los moments culminates de su
vida en las luchas en Puno, en las luchas polticas
en el Cusco, en el moment de la invasion de tierras.
En efecto, durante las invasiones campesinas a
las grades haciendas de la zona andina, Saturnino
aparece en la cima de la ola invasora. Durante este
perodo decisive en la vida poltica peruana, [las in-
vasiones de tierra estn en la base del movimiento
guerrillero de 1965 y estn a su vez en la toma de
conciencia del ejrcito peruano frente al problema
social] trabaja como secretario de Disciplina de la
Federacin Departamental del campesinado del Cusco.
En esta directive existen dirigentes ya fogoneados
como Vladimiro Valer y Fausto Cornejo, quienes per-
manecern como camaradas de toda la vida de Huillca.
Hugo Blanco, entonces en prisin, aparece con un
cargo en esa directive. Cargo ms bien honorfico. Las
invasiones se realizan ms all de Blanco y en gran
media sin Blanco.
En febrero de 1964 se lleva a cabo la gran re-
dada. Huillca es llevado al Sepa,' donde permanec-


1 Presidio enclavado en la selva amaznica.










various meses. Liberado en 1965, va a Mesa Pelada a
entrevistarse con Luis de la Puente Uceda. El process
politico posterior a 1968 halla a este anciano dirigente
quechua en su puesto de combat. La Reforma Agraria
lo lleva a la presidencia de la Cooperativa de Nina-
marca. Huillca sigue siendo un hombre que vive de
la tierra. Contina hablando solamente quechua y ra-
zona como el legendario luchador rural que es. Al
visitar Lima en 1972 para denunciar fallas en la Re-
forma, descubre los pueblos jvenes o barriadas li-
meas y deja constancia de su rebelda ante esa miseria
social acumulada en las ciudades del Per. Huillca
visit Lima para gestionar adems la terminacin de
una escuela para nios en Ninamarca. A sus ochenta
aos Huillca es secretario de Disciplina de la Fede-
racin Departamental Tpac Amaru del Cusco. Es un
observador conciente y sagaz como lo prueban sus
opinions, no slo sobre el problema rural peruano,
sino sobre muchos otros aspects politicos y cultu-
rales. He aqu pues un testimonio invalorable para el
conocimiento de las luchas de las masas de la Amrica
Indgena.

H. N.

























LIBRO I
















INFANCIA


Mi padre me dej muy pequeo. Qued al amparo
de mi madre. Desde esa edad me desempeaba traba-
jando en la hacienda. Trabajaba bien. Cultivaba papas,
maz y cebada en una pequea fraccin de terreno.
En ese terrenito trabajaba para la hacienda. Pero sin
pago de ninguna clase. Yo no reciba dinero. Ni un
solo centavo. Adems, deba de venir a hacer el ser-
vicio de pongaje' por espacio de dos semanas a la
ciudad del Cusco. Por este concept me pagaban cua-
renta centavos. Viajaba al Cusco trayendo el ordeo
con nuestra carga de quesos, huevos, con bastante
carga. Carga de carneros. Era un viaje de cuatro das.
Dos de ida y dos de vuelta. Por todo esto nos pagaban
veinte centavos. Poco a poco fui creciendo, entrando
1 Servicio domstico gratuito que est obligado a prestar sema-
nalmente el colono, ya sea en la casa hacienda o en la casa del patrn.










en uso de razn. Entonces me daban el trabajo de
pastear. As toda la tropa de ovejas estuvo a mi cargo.
Mi mam y mi hermana pasteaban las ovejas de la
hacienda, unas cuatrocientas. Lo que yo haca era muy
poco. Y a veces iba al trabajo llevando mi coca y otras
veces no. As cuidaba el ganado del hacendado. De
toda esta situacin me acuerdo. Est en mi corazn.
















MATRIMONIO Y FORMACION
DEL PRIMER SINDICATO

Llegado a la edad de veinticinco aos, conoc a
mi mujer. Hacindome de ella y conviviendo marital-
mente, pasados seis aos me cas. Despus de ha-
berme casado me dieron el trabajo de vigilante de los
maizales. Teniendo que cuidar da y noche esas se-
menteras. A veces tena que caminar llevando los man-
dados de la hacienda. Y mi esposa tena la obligacin
de llevar la merienda a la chacra donde yo trabajaba.
En la hacienda nacieron mis hijos. Entonces estbamos
en manos del hacendado. Casi todos mis hijos han
sido mujeres. De todos ellos ahora existen tres mu-
jeres y dos varones. Siendo en total diez mis hijos.
Al comienzo, cuando conviva con mi mujer, se
aument el trabajo. Tenamos que trabajar conjunta-
mente, sin que nos dieran un centavo de retribucin.










Tan slo por el pedazo de terreno -maay'-, tra-
bajbamos semanas y semanas. Y todos los meses
completamente gratis para el hacendado. Por esta ra-
zn no poda contraer matrimonio con mi mujer por
estar sumido en la pobreza. Mis padres eran hombres
modestos que no contaban con recursos necesarios.
Con mi mujer aument el sufrimiento para m. Tena
que pastar el ganado vacuno. En ese lapso iban lle-
gando mis hijos a la pena y al sufrimiento. De esta
manera murieron algunos de mis hijos. Ahora estoy
viendo todo esto con much resentimiento contra los
hacendados. Porque nos han hecho trabajar sin com-
pasin. Porque ellos no consideraban si tena fuerza.
Si estaba alimentado o no. Lo important para ellos
era que yo trabajara an en esa situacin. Y me
arreaban como una bestia. Esta situacin la pasaba
conjuntamente con los colonos en el trabajo de la
chacra para el hacendado. A esto tenamos tambin el
trabajo con nuestros animals, vacas, caballos, y con
nuestras ovejas. El abono era para abonar las tierras
del hacendado. Y a pesar de todo este aporte de los
colonos, el dueo de la hacienda no estaba content.
Al extremo que tenamos que poner al servicio de la
hacienda nuestras sogas, costales y todo cuanto era
necesario. Igualmente las herramientas, palas, go-
ranas,2 rejas, que nos comprbamos para nuestro uso
personal. Tenamos que ponerlas a disposicin del
hacendado. De esta manera nuestras herramientas se
1 Prstamo..
2 Instrumentos para escardar. Escardillas.










acababan en el trabajo de la hacienda. Despus de la
cosecha toda la produccin, absolutamente toda, luego
de prepararla y limpiarla la trasladbamos al depsito.
De estos trabajos que realizbamos no nos daban ni
las gracias siquiera. Muy al contrario se portaban comoc
unos tiranos con much prepotencia. Y las gentes
que vivan en los arriendos, adems de trabajar te-
nan que llevar las cosechas hasta la ciudad del Cusco,
cargados con sus llamas, a pie. Estos products eran
bien pesados. Pero an con todo, de la merma nos
hacan cargos diciendo: Por qu faltan las papas... ?
Por qu falta este maz...? Por qu este chuno'
blanco? Seguramente que ustedes se lo han vendido.
As nos decan estos hacendados. Todas estas pe-
nurias hemos pasado en manos de los hacendados.
Tambin cuando yo pasteaba sus ovejas me han hecho
cargos. Como por aquellos lugares existen los zorros,
uno de ellos entr sigilosamente una noche, y se co-
mi un cordero. Aunque yo vigilaba, esto ocurri.
Este hecho trajo como consecuencia que el dueo de
la hacienda me dijera que haba degollado y vendido
su cordero. Despus de hacerme este cargo, me arre-
bat un cordero de mi propiedad. Y cuando le qui-
tbamos al zorro el cordero, a medio comer, tambin
nos deca que nosotros nos lo habamos degollado.
Castigndonos cruelmente a mi mujer y a m, el
hacendado.
Por todo este comportamiento del hacendado me
propuse, y form el Sindicato.
3 Papa curada o pasada al sol y al hielo.










Por todo esto estoy comentando, trayendo a mi
recuerdo los pasajes de mi vida. Adems recuerdo
con tristeza la muerte de mi hijo cuando estuve en
estas quejas con el patrn. Y el otro hijo muri
cuando hacia el Cusco yo caminaba a hacer los re-
clamos. Y solamente mi esposa hizo enterrar a ese
mi hijo difunto. Y otro de mis hijos estuvo en la
crcel. Y cuando mi mujer estuvo en estas andanzas,
a uno de mis menores hijos se lo llev el ro. Mien-
tras yo caminaba en los asuntos, mi mujer se en-
cargaba de mis hijos. Irene y Remigia fueron mis
hijas que murieron cuando yo estaba en los trmites
de las quejas. La muerte de mis hijas la atribuyo a
los hacendados. Porque ellos fueron los causantes.
Para el gasto del sepelio solamente mi mujer enfrent
la situacin. No s cmo, porque yo me encontraba
encarcelado, encerrado en la prisin. As, compaera
ma, mi vida, mi camino, un mar de lgrimas, para
morir llorando. Al recorder todos estos sufrimientos
y peripecias, percances, me dan ganas de llorar, mi
corazn se pone sensible y el corazn me duele de
angustia. El sufrimiento de mi mujer ha sido duro,
igualmente el de mis hijos que sin comer pasaron la
vida. Como usted sabe, los hijos de hambre piden
continuamente comida, piden pan y su mirada est
en ella. Por todo esto, compaero, tambin ahora
hago estos verdicos relatos sin faltar a la verdad...
Ahora, compaero nos toca descansar.
















DONDE HUILLCA CUENTA
DEL POR QU EL SINDICATO EN CHHURU

Bueno, ahora de la provincia de Paucartambo
debo decir soy de esa jurisdiccin. El sitio donde
antes viva es la jurisdiccin de Chhuru, la hacienda
de Chhuru. En esa hacienda he luchado con empeo,
luch bastante. Yo mismo en esa hacienda form el
Sindicato, porque los hacendados cometan muchos
abusos con los campesinos. Estos hacendados nos uti-
lizaban para el pastoreo de sus ganados, como son
sus vacas, sus corderos, sus cerdos, sus cabras, y des-
pus hacamos el pongaje en el Cusco. Tenamos que
llevar la carga ordinaria. Por eso, por eso justamente
organic el Sindicato. Estando nosotros en esa ha-
cienda tenamos que contribuir, por obligacin, con
una cabeza de cordero gratis para el hacendado. Te-
namos que cuidar los ganados del hacendado. Tanto










los varones como nuestras mujeres. Y tambin te-
namos que trabajar sus terrenos. De esta manera, ya
no tenamos tiempo para trabajar nuestros terrenitos.
Este gamonal fue Lenidas Saldvar. Su hijo era
Vctor Saldvar. Hctor Saldvar vive todava en la
actualidad en la ciudad del Cusco. Tiene el cargo de
Vocal de la Corte. Los Saldvar, esta familiar, eran
demasiado crueles, insoportables en la extension de
la palabra, estos hombres. En ese tiempo ellos te-
nan el poder comparado a Dios. A ellos tenamos
que servir inclinados, tratndolos con reverencia, con
la palabra Papay' y a su esposa Mamitay.2 Al extremo
que al caminar deberamos hacerlo con sumo cuidado,
sin hacer sonar much el piso. En el Cusco, cuando
estbamos al servicio de ellos, deba estar ya, a las
cuatro de la maana, debidamente aseada la casa, el
water, la cocina. Por todos estos servicios nos daban
un poquito de comida. Para llenar la necesidad, el
hambre, nos provean un poquito de chuo y unas
cuantas papitas. Ese era el nico alimento. Sola-
mente para vivir comamos. Por todas estas injus-
ticias, por todas estas miserias a que estbamos su-
jetos yo form el Sindicato. Entonces... tuve la suerte
de quemi padre muy pequeo me dejara, solamente
mi madre me cri. Desde muy pequeo entregu mi
vida al sufrimiento en la hacienda, al padecimiento.
S trabajar perfectamente con los bueyes aradores.

1 Frmula de respeto o afecto con que se utiliza la palabra padre.
La particular y significa mo.
2 Frmula de respect o afecto aplicada a la palabra madre,
mam.










Tambin surco la tierra para el sembro con el arado
de a pie, la chakitaclla. S trabajar el maz, las papas.
Pudiendo y no pudiendo trabaj en mi niez, com-
paero. Por eso compaero, incursion en el camino
del sindicalismo y me hice compaero. No era por
gusto. Pero en este difcil camino casi, fui derrotado.
Y por esta mi labor, el hacendado, los Saldvar, los
hacendados, tomaron represalias conmigo. En la pro-
vincia de Paucartambo estaba en aquel entonces de
juez el doctor Nolberto Frisancho. A este juez le
daban dinero, le pagaban. Aprovechndose de que
l era autoridad tramaron una accin judicial y sobre
m recay el lanzamiento, acusndome de que yo era
el hombre que encabezaba la sublevacin de la gente
que trabajaba en la hacienda, que yo enseaba a su
gente todo cuanto era en contra de l. Fue as que en
forma oculta me haban seguido el juicio de desahucio.
Ya en la etapa avanzada me lleg una notificacin.
En aquel entonces mi abogado era el doctor Fer-
dinad Cuadros. l me defendi pero me ganaron.
Tres personas fueron las que fuimos vctimas. A tres
hombres nos lanzaron, llevando todos nuestros en-
seres al pie del camino.
Recuerdo: Lorenzo Castillo era uno de ellos.
Ahora se encuentra en otra parte. Y el otro era Marn
Apaza, que en el interior de la jurisdiccin, en los
interiores de Ch'allabamba vive. Y Lorenzo Castillo,
vive en Wacapunco. Y yo que me encuentro en la
actualidad en Ninamarca. Ya no estamos en nuestra
ubicacin anterior. Pero nuestra lucha ha quedado
como antecedente. S, nos hicieron el lanzamiento.










Pero elevamos por esta injusticia, a la Inspeccin de
Trabajo y Asuntos Indgenas, nuestra queja. En ese
entonces estaba de autoridad de Asuntos Indgenas
el doctor Nicanor Dueas Ubaqui, en el Cusco. A l
elevamos nuestra queja. Despus vine a esta capital,
Lima, sin conocer. Mi retorno fue lamentable porque
apenas pude volver. En aquel entonces de juez estaba
en Abancay, Vctor Saldvar. Al fin lleg con las
mltiples notificaciones. Al vernos se rea de nos-
otros. Y nosotros intimidados solamos caminar. En
aquel entonces caminamos por espacio de nueve das.
En nueve das se lleg a la culminacin del compa-
rendo en el mes de julio. Exactamente terminamos
en la vspera de la fiesta del Patrn Santiago. Yo
haba formado el Sindicato, dentro de lo ms correct,
dentro de lo ms legal. Ellos por querer calumniarnos
nos sindicaron de comunistas. Este es el comentario
que incluso sostenan con las autoridades. Entonces
es claro que nosotros no habamos recibido dinero
de ningn pueblo ni de nadie. Ni tampoco podamos
viajar a algn sitio. Pero ellos nos sindicaban de esa
forma. E hicieron publicidad pintando en los cerros,
publicando en los peridicos, diciendo que estos los
agitadores, estos los comunistas, estos los que co-
rrompen a todas las gentes, estn agitando, diciendo
a nuestros hermanos que hablaban por el sufrimiento
de los campesinos. Afirmando eso de los que hemos
levantado la voz, por los hombres sin tierra. Con su
comentario ellos quisieron desviar el camino que nos
3 Est fiesta se lleva a cabo el 25 de julio.










habamos trazado. Por eso nosotros no debemos dar
importancia a todo lo que hacen, a todo lo que dicen.
'Todos los campesinos deben de meditar, sacar la
conclusion y tomar el buen camino. Nosotros te-
nemos que ayudar y poner todo esfuerzo para pro-
tegernos. Dicen, comentan que recibimos ayuda, di-
cen que somos comunistas. De mi persona dicen igual
cosa. Yo soy un hombre analfabeto. Cmo voy a
saber de esos menesteres? Cmo voy a saber, un
hombre que no habla castellano?
De los hombres como yo, si tomo la palabra,
levanto la voz diciendo: s hermanos, nos defende-
xenAos, defenderemos nuestras tierras, reivindica-
remos para que ya no haya sufrimiento, para que no
nos quiten nuestros terrenos, para que nuestros hijos
ya no caminen desnudos como nosotros. As les he
dicho. Adems les dije que nosotros estamos sobre
nuestras tierras. Las tierras no son de los ricos. La
tierra es de nosotros. S, compaero.
















DONDE SE HABLA DE GAMONALES
LLAMADOS CORRALES, CORNEJO
Y DE OTROS SUCESOS IMPORTANTES

Ahora compaero voy a decir cmo mis enemigos
me castigaban: en primer lugar el misti' Plcido Co-
rrales. En una oportunidad, en el moment en que
me encontraba en la estacin de Wancarani, Plcido
Corrales lleg en su carro y de inmediato, al verme,
baj del carro y sin decirme nada empez a agredirme
a patadas, puetazos. Despus me llev a la caseta
de su carro. A sus compaeros de viaje les deca
este es el indio comunista, este es el agitador,
me deca. En su carro me llev hasta Limaqpampa,
en el Cusco. All me entreg a un polica, el que me
condujo a la comisara de Saphi, todo mal herido.
1 Hombre blanco, miembro de la clase alta y media, gran pro-
pietario, gamonal. Literalmente es una quechuanizacin de mestizo.










All me denunci como a un agitador. Y tambin dijo
que yo era el que corrompa a los indios de su ha-
cienda. 1 les ensea a mis trabajadores para que
no trabajen, dijo en la comisara. Despus de esto
me llev nuevamente a Paucartambo. Ya en esta lo-
calidad me dieron libertad diciendo que no era cul-
pable y que me retirara, que Corrales sin culpa nin-
guna me haba llevado como para alertartne. Pero yo
me encontraba todo mal herido a consecuencia de los
golpes que Corrales me haba dado. Corrales me pa-
te, me dio golpes en la cara hasta que me:sac bas-
tante sangre de la nariz; me ba en sangre.-S... eso...
es 10 que les estoy contando, conforme indico.
Bueno, despus en otra oportunidad me encontr
con mi enemigo Manuel Cornejo en la jurisdiccin
de Muancan. Este misti vena del Cusco y yo tam-
bin de la misma manera sala del Cusco. Como
quiera que sent: sed, estuve bebiendo un :vasito de
chicha para calmarla. En esto de repente me agarr
y agredi en'forma tan despiadada que me maltrat
y me hiri y a consecuencia de los golpes todava
siento dolor en esta mi pierna, me desmay por los
golpes que me dio, abrindome heridas. Yo me de-
fenda al alcance de mis posibilidades. Pero este
gamonal era ms fuerte y corpulento y despus me
entreg a un polica dicindole que me encerrara. La
persona que intervino en esta situacin fue un fami-
liar de mi esposa, Rosendo Caylle. l dijo Por
que van a detener a mi to sin motivo alguno, muy
a pesar de estar tan mal herido y maltratado? En
esta forma tuvo que suplicar al polica para que me










pusiera en libertad. Pude salvarme porque de lo con-
trario me hubieran llevado a Paucartambo. En esta
forma, este mi enemigo me ba en sangre. Tambin
de un fuerte sopapo tir a mi mujer. Fuimos los dos
vctimas del abuso de este hombre. As nos hizo
cuando nos estbamos de viaje. A este enemigo no
puedo olvidar. En otra oportunidad me detuvieron,
y despus de estar detenido sal en libertad. Era un
da domingo de carnaval. Y nuevamente me maltrat,
tambin a mis hijos, dicindonos, este indio perro
ha vuelto a salir, y no tena que salir. Esto sucedi
en la tienda de Justino Matamoros. De ah es donde
me hizo llevar con su hijo. Luego, otra vez, fui a
hacer unas compras para mi cumpleaos a una tienda,
a proveerme de pancitos de azcar. Y en esos mo-
mentos me denunci a la polica y luego me condu-
jeron a Paucartambo. En aquel entonces estaba de
teniente Isidoro Carrillo, de Huancan. Este teniente
ya no me solt. El misti Cornejo le haba dado di-
nero a manos llenas al teniente. Fue el motivo para
que se interesara. Luego me llev a Paucartambo,
y en esta me entreg a un guardia civil. El guardian
me dijo: Carajo...!, so viejo comunista, no escar-
mientas con todo lo que te estamos haciendo, siempre
ests en tus andanzas, correteando, me dijo el po-
lica. Adems tu queja por gusto contra el misti
Cornejo, volvi a decirme. Los guardias tambin
me patearon. Me dieron de sopapos en la cara y
despus me encerraron en el calabozo. En estas cir-
cunstancias lleg mi mujer con la que no me dejaron
entrevistarme. En la noche misma me despacharon










a Urcos. Cuando mi esposa pregunt por m, le
dijeron que ya me haban enviado al Cusco muy tem-
prano. Y tambin ella fue vctima de los atropellos
y castigos que le dieron cuando fue a llevarme la co-
mida al calabozo. Me conducan por la plaza de San
Francisco en el Cusco comentando que haban cap-
turado a un guerrillero, refirindose as a mi persona.
En estas circunstancias mi mujer les dijo que por qu
tienen que estar llevndome de un sitio a otro sin
ser culpable de nada. A esto, los policas la amena-
zaron diciendo: So india no nos des clera! iFuera
de aqu...! En esa oportunidad me castigaron y me
quisieron colgar de los testes con una cadena, lo cual
no pudieron hacer. Fue cuando me colgaron de los
pies. Todo esto me hacan para que escarmentara.
No pude ni gritar. A tanta insistencia de ellos con las
preguntas que me hacan, no obtuvieron ninguna res-
puesta de mi parte. Al ver que yo no declaraba nada
me dieron libertad. Me tuvieron que soltar. En esta
forma los guardias cumplen la decision de los gamo-
nales. Lo que ellos ordenan. En cambio lo que no-
sotros reclamamos, informamos, no es escuchado por
los policas. Recin se han rendido. En la presiden-
cia de Juan Velasco, estos policas algo siquiera han
declinado. Y tan es as que en algo nos tratan de
ayudar. Yo con todas mis fuerzas quisiera doblegar
a estos policas que sirven solamente a los gamonales.
Estos policas son gamonales. Es por eso que nos
hacen sufrir tanto. En todo moment el polica apoya
al gamonal. El polica es polica del gamonal. Nunca
ha defendido al campesino. Al gamonal defiende. Al











gamonal apoya el guardia. Solo a l tiene much con-
sideracin. Tambin del mismo modo las autorida-
des defienden y apoyan al gamonal. As mismo los
mandones' tambin apoyan a estos gamonales. Los
mandones en algunos sitios ya estn desapareciendo.
Estos son los que infringen la ley. Especialmente son
enemigos de la ley. Rompen la ley, son enemigos
de la Reforma Agraria, del cooperativismo. Yo en
cambio con todo lo que he sufrido, no he echado atrs
ni tampoco he defraudado. Ni me he vendido. Y
sigo siendo lo que fui. Estoy relatando toda la ver-
dad. No lo que no ha sido. En cualquier caso yo
podra probar todo lo que estoy diciendo.














I Especie de sirvientes a rdenes del gobernador. Es utilizado
generalmente como mensajero o persona que inform a la comu-
nidad de las decisions del gobernador. Asmismo conmina a los
litigantes ante el juez, o a veces intent arrestar a personas a
quienes busca la policia, o lleva a los conscripts a la capital del
distrito.
















SOBRE LITIGIOS Y CARCELES.
HUILLCA CUENTA COMO LE PEGABAN
GAMONALES Y SUBPREFECTOS

En esta oportunidad se comprometi el seor
Saldvar mediante la suscripcin de un acta de con-
ciliacin. Sali, para el efecto una Resolucin en la
que se abola el trabajo gratuito. Esto es: el pongaje,
pastoreo de ganados, transport de carga, adems.
todo el trabajo por realizar deba ser remunerado.
El ao en que sucedi esto no me acuerdo. Bueno,
entonces con este arreglo pude volver a tomar po-
sesin de mi casa y del terreno que antes ocupbamos.
Asuntos Indgenas hizo recuperar mis derechos. En
este arreglo el patrn se comprometi a devolvernos.
nuestras casas y nuestros terrenos. Dicindonos: S,
vuestros terrenos y casas les devolver y los tres po-
drn regresar, nos dijo Saldvar. Tres fuimos las.










personas que regresamos a la hacienda. Los tres ante-
riormente habamos sido desalojados. Una vez es-
tando ya reubicados en nuestras casas y terrenos, de
parte del seor Saldvar retorn el odio hacia no-
sotros. Y nos dio al seor Alejandro Calero para que
trabajramos con l. El mencionado seor Calero
nos dijo que era dueo propietario y que deberamos
trabajar con l. A lo que nosotros nos negamos. E
inmediatamente regresamos al Cusco para hacer el
reclamo a Vctor Saldvar. Nos manifest que sola-
mente para que vea le ha encargado al seor Calero.
Le he dicho que solamente se encargue de ver. Por-
que yo no dispongo de tiempo, y dijo al mismo
tiempo que no dispona tampoco de tiempo para con-
versar ms. En esta oportunidad conseguimos tra-
bajar las ocho horas de trabajo, ms la propina de
un sol. En aquel tiempo todos los trabajos se reali-
zaban gratis y no nos pagaban ni un centavo. Desde
ese da pudimos trabajar solamente ocho horas.
El tener que dar gratis nuestro ganado se prohibit.
Se prohibit el que tuviramos que hacer otros tra-
bajos extras. Se prohibit. Fue en aquel entonces
cuando ped se nos proporcionara lampas, rejas, y
tambin que solamente se trabajara para la hacienda
das indicados.
Para el cumplimiento de estos acuerdos sali una
Resolucin que fue hecha por el doctor senador Ho-
norio Garca. En forma legal hizo respetar nuestros
derechos. Recin pudimos tener una mejor situacin.
Tambin nosotros en la forma como habamos arre-
glado dimos respuesta a Alejandro Calero. Y de re-










pente llegamos a saber que la hacienda Chhuru tena
que venderla. Esta noticia circulaba. Hctor Sald-
var la haba vendido al seor Corrales, dueo de la
hacienda Pasto Grande. Este lleg6 diciendo: Yo soy
el propietario, el dueo. Nosotros le dijimos a ese
seor que esta hacienda tena una Resolucin, nadie
puede venir a apropiarse, le dijimos. Nos respondi:
Yo la he comprado con mi dinero. En estas cir-
cunstancias empezaron a perseguirme. Comentando
que a un hombre disociador, de mala condicin, hay
que desalojarlo, decan. Ante esta situacin tuvimos
que viajar al Cusco a plantear nuestra queja a la pre-
fectura. Acompaado por el compaero Emiliano
Huamantica, y con algunos dirigentes ms de la Fede-
racin entramos a plantear nuestra queja. De ah me
enviaron a la provincia de Paucartambo a prestar
mi declaracin, rpidamente, me dijeron. En aquel
entonces me estaba defendiendo el doctor Oscar P-
rez, conocedor de la insolvent situacin. Me regal
cien soles para hacer el viaje. Adems me indic que
tena un secretario en Paucartambo a quien lo haba
defendido en varias oportunidades. conversar, me dijo. De ah regres al Cusco. En
Paucartambo me tomaron la declaracin. En esta
oportunidad me interrogaron: Por qu has deman-
dado a este seor? ~l ha comprado con su dinero
esta hacienda. T no eres dueo de estos terrenos.
T en cualquier moment puedes irte. Desocupar
estos terrenos, me dijeron. Compaero as es, as
ha sido mi sufrimiento, tan solo por el motivo de
haber formado el Sindicato en esas haciendas. En-










seguida el seor Plcido Corrales me hizo encarcelar.
En la crcel de Paucartambo permanec ocho meses.
Despus me dieron la libertad y volv al Cusco' des-
pus de ocho meses. Dos meses en el Cusco. Despus
de diez meses se llev a cabo la audiencia. Para esto,
trece hacendados plantearon la denuncia contra m.
Estos hacendados me denunciaron como un agitador
peligroso que estaba contra los hacendados. La audien-
cia en este asunto dur cinco das. En aquel entonces
la Corte superior de Justicia se encontraba en la calle
San Bernardo; Los hacendados eran Benancio Arce,
el propietario de la hacienda Wat'a; de Wancapunco.,
un.tal Guzmn; Nolberto Luna, dueo de la hacienda
Quea y despus de la hacienda Wat'opto;, el seor
Villagarca, otro dueo de la hacienda Mahuay, pampa
Vallenas; seguidamente el cura Hinojosa, dueo de
la Kuta toqlla; de Pitucancha el nombre del dueo
no recuerdo; de Paucartambo era Corrales. Ellos
fueron los que me denunciaron. Los hombres que
me acompaaban ya no eran los de antes. Y eran
nuevos los compaeros. -En la audiencia sal muy
apenado sin saber mi situacin. Porque era incg-
nita. Hay algunas audiencias que suspended y otras
siguen su curso. Mi defensor fue el doctor Cuadros
,quien puso todo su empeo por espacio de cinco das,
,en forma gratuita. No me cobr un solo centavo.
Yo soy un hombre, me dijo en la Federacin de
Choferes, y me sac absuelto. Despus de la audien-
cia, el seor fiscal me dijo que estaba sentenciado
por seis aos, y el doctor Cuadros al escuchar esto
mont en clera.










De juez estuvo el doctor Nolberto Frisancho, l
fue el que hizo todo en favor del hacendado. El juez
puso odos sordos. Y no cumpla con rectitud su
deber. Odiaba a los sindicatos. Nos deca: Estos
estn por mal camino. Son comunistas. Yo no
saba del comunismo. El doctor Frisancho fue el que
mand se me hiciera el lanzamiento as como la sen-
tencia. El lanzamiento me lo hicieron de acuerdo con
Saldvar. Como quiera que ambos eran jueces, tenan
continue comunicacin para tramar todo en contra
ma. Por estos motivos jams hubo justicia para m.
Nunca en ninguna parte encontr justicia. Los guar-
dias sindicndome que era comunista, me maltrataban
a puetazos, a patadas, sin compasin de ninguna
clase. Uno de estos guardias era Armando Golop;
de la Jurisdiccin de Lucre, Celestino Pantoja; otro
guardia de Chirur, Melquades. No se quin ms.
Esos guardias decan, a este viejo tenemos que ma-
tarlo. Cuando aquello yo no era viejo todava, estaba
en toda mi plenitud. Todo eso me hacan sin mo-
tivo de ninguna clase, por gusto. Me decan, es lo
contrario del hacendado. Me llevaron a la crcel de
Paucartambo. En la crcel no queran que me acer-
cara a los dems. No vas a conversar con ellos, me
decan. Y a ellos tambin les encargaban que no se
juntaron conmigo, dicindoles que Huillca les iba a
dar malos consejos. En una palabra, me prohibieron
el contact con los dems.
As estaba encarcelado. Mis compaeros llegaban
y llegaban, unos, otros, y no podan conseguir mi
libertad. Tambin el compaero Huamantica enviaba










telegramas. Mis compaeros, en.esa oportunidad, eran
muy frgiles. En medio de esto lleg el abogado, el
doctor Ferdinand Cuadros, a Paucartambo. Ah dijo:
Por qu Huillca est ac? Huillca reclama su de-
recho justo. Al ver la llegada del doctor Cuadros,
los policas en son de alarma comentaban que haba
llegado un comunista, y que queran detenerlo. A
esto el doctor Cuadros dijo: Que pasa! Y l, con
la autoridad que le caracteriza en el calabozo tramit
impartiendo directives para que los que peda viaja-
ran al Cusco.' El doctor Cuadros era todo un hombre
en su actitud frente a esta situacin. Despus de
hacer estas gestiones, se regres al Cusco; pero muy
a pesar de sus gestiones no pudo conseguir mi liber-
tad hasta el mes de abril. Qued clavado. Ya en
el mes de mayo consigui mi libertad. All en San
Bernardo, donde se encuentra la Corte, hice mi decla-
racin. Pero la hice sin faltar a la verdad, todo lo
que era cierto, sin aumentar ni disminuir, tal y como
fue mi declaracin ante el juez. De igual forma fue
mi declaracin en la Corte Superior. Una y otra vez,
una y otra vez, una y otra vez, me insistan en las
preguntas, dicindome que eso no era as, me decan;
pero yo les responda. No... no es as! No... esto
es falso!, yo les responda. Me decan: Faltas a
la verdad. Yo les repeta: No miento. Es la ver-
dad. Si es que faltara a la verdad no sera correcto.
Y por fin despus de la audiencia pude salir en
libertad.

3 Los press se encontraban con Huillca.










En ese lapso tena totalmente desgreados mis
cabellos, mis barbas tambin crecieron. En estado
lamentable me encontraba, cuando recin pude en-
contrarme con mis familiares. Llegu a mi tierra, a
mi casa. Recin me visitaron mis compaeros, los cam-
pesinos, a preguntar por m. Ya ha llegado el compa-
ero Huillca, decan. Tambin en esa oportunidad
vino un enemigo. Y al ver que la gente me visitaba,
este seor acus afirmando que nuevamente Huillca
estaba reuniendo a la gente. Otra vez haba otra de-
nuncia contra m. Inmediatamente me condujeron a
Paucartambo. En esta me interrogaron que si era
verdad por lo que me haban denunciado. Contest
que era completamente falso, que en aquella reunin
contaban que haba habido un terremoto y que casi
haban muerto, eso era lo que comentaban. Apenas
pudimos salvarnos, me dijeron. Pude al fin librarme
y despus me fui del Cusco hasta Huambutio. Como
quiera que estaba en toda la plenitud de mi juventud
pude llegar corriendo, esa era mi modalidad de andar.
De all sal de Huambutio al Cusco a las tres de la
tarde. En el Cusco estaban reunidos todos mis com-
paeros. Al verme, se pusieron contents. En cambio
mi mujer y mis hijos se encontraban llorando por mi
situacin. No saban donde estaba mi paradero. Fue-
ron a la comisara de Saphi pensando que estaba all
pero les dijeron que no me haban visto. La comi-
dita que me llevaron la vieron los guardias y les pre-
guntaron qu me traan. Al ver que era comida, la
regalaron a otros press. Todas estas cosas sucedie-
ron. Mi mujer llorando caminaba en su sufrimiento










preocupada por m. Si hubiera sido mujer de otra
condicin seguramente me habra dejado. Solo en
sus moments de clera me recriminaba dicindome:
Te pones a estas cosas, a estos caminos, sin que
podamos adelantar; por eso no tenemos ganado, por
esa causa no tenemos subsistencia y tampoco tenemos
dinero. Pero esto de la comodidad y la riqueza no
me importaba. Mi ideal no es otra cosa sino el que
mis hermanos, los campesinos, sigan adelante y en
mejores condiciones de vida. Despus de esto, a Edil-
berto Cceres le arrend Corrales. Y la dividieron
en dos parties, la hacienda Chhuru. Una parte para
Cceres y la otra para Corrales. Incluso los colonos
se dividieron en dos parties. De igual manera Edil-
berto Cceres empez a perseguirme, haciendo em-
borrachar a las autoridades, invitando a cerveza a los
guardias al suprefecto lo compr, y estos empezaron
a perseguirme y a la capture llegaron los guardian.
Deca que l era el dueo de una de las parties de
la hacienda. A lo que respond que la hacienda es-
taba en un arreglo con nosotros mediante una Reso-
lucin en que, incluso, estaba contemplado el horario
de trabajo de ocho horas. Entonces se neg a pa-
garnos el journal. Yo no tengo nada que ver, ustedes
tienen la obligacin de trabajar por el terreno que
comen. Esta hacienda me cuesta mi plata, nos dijo
y ustedes estn comiendo de mi plata. Lo que es
ustedes tienen el deber que cumplir. A lo que yo
dije que as no era segn la ley. l me respondi:
Hombre ignorante, de dnde sabes t? Has trado
eso de la ley, t un hombre analfabeto. Ests enga-










fiando aqu a las gentes, me dijo. Por estos en-
gaos que haces irs a la crcel. En la crcel mo-
rirs. Y yo le dije airoso: Bueno ir, pues la crcel
ya conozco. S lo que es la crcel. Ir por haber
luchado, no por haber robado. Ni tampoco por set
un hombre maoso. Bueno, entonces, despus me
calumnian diciendo que estaba acostumbrado a pedir
de la gente dinero a la fuerza, adems comestibles,
como son quesos, huevos. Lo que decan era com-
pletamente falso, nunca he hecho recolectar para m
ni quesos, ni huevos. Eso es mentira, les dije.
Nadie me ha dado dinero para las gestiones que
realizo. Me preguntaron: Y quin entonces pone
cl dinero para los gastos de viaje y otros? A esto
respond: Yo de mi bolsillo, con mi dinero me su-
frago los gastos. Tambin en el Cusco suelo ganar
cargando, o trabajando, y con este dinerito hago mis
gastos. Les dije: que de esta manera afronto mis
asuntos. Me preguntaron nuevamente: Por cunto
te defiende el abogado? A lo que respond: Mi
abogado me defiende gratis porque somos campe-
sinos. As contest. Porque el costo de vida no
era antes tan alto, era barato. Enseguida, me hizo
llevar preso. Esta vez me tuvieron apresado por es-
pacio de seis meses. Despus yo caminaba en Q'atga
y de repente me encontr nuevamente y me hizo llevar
con la polica, en.un carro hasta Ocongate. En esa
me hizo detener solo sin que nadie supiera. Ustedes
sabrn comprender; quin va a preguntar por m.
Haba un chofer moreno, y cuando yo vena cargado
con mi atadito, me llev hasta Urcos y all me hizo










encerrar otra vez en un sitio oscuro. Adems, como
detenido incomunicado, no estaba con los dems, sino
totalmente apartado. Ah pas la noche. De este
lugar me sacaron. De Urcos me enviaron al Cusco.
Me tuvieron ocho das preso. Detenido estuve. Des-
pus a Paucartambo me condujeron en condicin de
detenido en los das de la Semana Santa. Enseguida
me pasaron a la suprefectura por orden de esta, otra
vez me detienen. Luego, de repente me hizo llamar
el suprefecto con el teniente. Este suprefecto, ape-
llidado Bolaos, era de Lima, ahora tienes que
prestar tu declaracin sin faltar a la verdad, me
dijo. Yo deca: qu voy a declarar, qu he hecho,
qu culpa tengo? Sin motivo y sin culpabilidad me
estn trayendo aqu. Me estn despachando, dije.
A esto me agarraron a puetazos a patadas. El mismo
suprefecto me agredi sin compasin de ninguna clase,
hasta cansarse. Enseguida un allegado de Corrales,
cuyo nombre no recuerdo, trajo un palo de lea y con
esto me dio un palazo que me dej privado, sin hablar.
Esto sucedi el da Sbado de Gloria. El suprefecto
era limeo, y quechua no saba. Y era un borracho
empedernido. E incluso se meaba en la oficina. La
oficina apestaba horriblemente. Y se juntaba con
los hacendados a emborracharse. Despus de ha-
berme maltratado destrozndome la cara, y con el
cuerpo magullado, me encerraron en el calabozo sin
poder pronunciar una sola slaba. Por los golpes que
me dieron tena toda la cara amoratada.
















CAPTULO DONDE SE CUENTA CMO
EN AUSENCIA DE HUILLCA SE AGREDI
A SU ESPOSA

Despus de Saldivar, ms o menos en el ao
1948, mi mujer con su carcter indomable haca
frente a todo, a los guardias y dems personas.
Cuando estuve en la pampa Totorani para hacer el
traslado, enseguida lleg Cornejo, este misti dijo:
Yo soy hombre, este es el indio comunista, ahora
de todas maneras voy a desalojarlo, voy a botarlo,
as dijo. Para esto reuni a toda la gente. Si yo
no hubiera sido as, hubiera podido triunfar. Des-
pus Cornejo acudi a la polica, al juzgado. Adems
en la jurisdiccin de Huancan, reuni a las dems
gentes y les hizo emborrachar toda la noche para que
estos, a su vez, por su insinuacin fueran a mi casa
y robaran mis gallinas, mis corderos, mi vaquita. Ye










estaba perseguido. Por lo que haca buscar por los
cerros a mi mujer y a m. Por todas parties. En el
valle tengo un hijo de cuarenta aos, que en aquel
entonces estaba pequeo. En aquellas circunstancias
mi hijo, arriando mis ganaditos escape al cerro. Y
mi mujer, o sea su madre, se dirigi hacia el Cusco
para poner la queja respective. En cuanto a mi hijo,
lo alcanzaron y le quitaron los mejores corderos, los
ms grandes y buenos. Se aprovecharon cuanto pu-
dieron. El deseo de ellos fue terminar con todos
mis animalitos. Y as lo hicieron. Todas estas cosas
puse en manos de la autoridad, pero no llegu a al-
canzar justicia. Siempre me ganaron. Me derrotaron.
De la Federacin sacamos una cohiisin. De la Fe-
deracin de campesinos que ya se:haba formado, y
cuyo cabecilla era el compaero Gilberto Ziga de
la Federacin de Trabajadores. Cuando l trataba
de organizer, lleg de repente el compaero Agripino
y dio la noticia que la mujer de Huillca haba llegado.
Y la polica. insistentemente preguntaba: Dnde,
dnde est :ese indio?, decan. ;Dnde est, ca
rajo? A Francisco Willka y a Gilberto Ziga en
esa oportunidad los. maltraron en forma.:por dems
despiadada, los martirizaron. El castigo que les dieron
era comparable con los castigos. que sufri Tpac
Amaru. De esta manera los. estiraron.: A Ziga lo
arrastraron: por el suelo, Le rompieron.sus vestidos.
En aquel entonces tambin a mi mujer la hicieron
tiras. La patearon, Jla abofetearo.:. Le dieron de pu-
adas sin compasin de ninguna .clase, Vino el ha-
cendado con: toda;su gente:. Esto; hizo el hacendado,










patadas, puetes, patadas, puetes. Con todas sus
gentes. Este 'era Manuel Cornejo Perea. Agripino.
Tejada era uno de los amarillos que colabor con
el hacendado. Ese era un legtimo amarillo, Ese ama-
rillo fue el author de todos estos sinsabores, tanto para
m como para Gilberto Ziga. Hasta hoy le guard
rencor a este mal .hombre. Este fue el que le dijo
a Cornejo que pretenda matarme con una carabina.
Apenas pude escapar. Casi, casi logr su intent.
Tena que andar huyendo del hombre ese porque sus
intenciones eran:matarme. Como el ratn huye del
gato, de la misma manera tena que huir para sal-
varme. De esta manera, no poda ni siquiera dormir
en mi casa, porque repentinamente, poda llegar y
sorprenderme en cualquier moment. Por estas ra-
zones a Agripino .Tejada que era un mal hombre,
en ninguna oportunidad le he ayudado. Yo digo la
verdad no porque sin motivo le odie. Fue tal el odio.
Inclusive a mi mujer le haba maltratado patendole
sin consideracin de ninguna clase, abrindole muchas
heridas, casi rompindole sus huesos, casi hasta ma-
tarla. En aquel entonces yo estaba en la provincia
de Sicuani. Llorando amargamente lleg mi mujer.
Ella me dijo: Dnde andas?, a m casi me matan.
En esta oportunidad, el doctor Prez tambin nos
defendi. Pero como quiera que para nosotros no
haba justicia, casi me encierran nuevamente en el
calabozo. Manuel Cornejo, l mismo elaboraba los
recursos y con esto no daba paso a la efectividad de
nuestros reclamos. De esta manera las autoridades
no escuchaban nuestras quejas o peticiones. Tan es










as que ni en la Prefectura, ni en la Inspeccin de
Trabajo encontrbamos justicia. Tambin fuimos a
la Oficina de Reforma Agraria. El nombre del in-
geniero que estaba encargado no recuerdo. Pero a
este le dijo el tal Cornejo, que si le ayudas a Huillca,
te voy a iniciar un juicio por apoyar a ese indio.
En cambio el doctor Jos Tamayo se enfrent. Y
dijo: Si no es atendido este hombre yo abogar
por l y har cumplir la ley en cuanto se refiere a
la Reforma Agraria. Con estas aclaraciones que hizo
el doctor Tamayo, Cornejo y el funcionario de Re-
forma Agraria tuvieron que ceder en algo. Despus
nadie nos apoy. En el Cusco estaba el doctor Es-
tenio Pacheco. l fue el que asisti al comparendo,
a l tambin le haba dicho, y t quin eres. Pero
cuando le dijo que era abogado, recin le guard
cierta consideracin. As era, hombre muy malo. Y
as siempre ha sido, ahora tambin sigue correteando.
Pero ahora solo sus ojos pueden mirarme con ira. Ya
que me ha desalojado a Ninamarca. Me ha botado.
Ahora ya no puede hacer nada conmigo. La otra vez
al encontrarnos casi me peg. Y me dijo: Por
qu no me saludas?, debes saludarme. Y yo le dije:
Y por qu te voy a saludar? Y casi sostuvimos
una pelea cuerpo a cuerpo.
















CAPITULO DONDE HUILLCA NARRA
CMO ES UNA PRISIN PERUANA

En el calabozo vaco me tuvieron sin pan y sin
abrigo. Quin pues me va a dar algo? Nadie. Ab-
solutamente nadie. Muy al contrario me decan que
muera este indio. Nadie me dio nada para comer.
Adems una persona tiene que pasar la noche, tiene
que amanecerse sentadito. Nadie se compadece de
nadie y si uno amanece muerto, bien muerto est.
All una persona entra y si est herido, as herido
amanece, sin auxilio de ninguna clase. All una per-
sona ingresa con la decision de la vida o la muerte.
Los guardias a nadie tienen compasin, a nadie. A
ninguna persona. Al animal tal vez. Pero a la gente
no le tienen ninguna consideracin. Podran preferir
al perro, menos a la gente. Peor que al animal ven
a la gente. A los ricos, s. A los gamonales, s. A










los adinerados, solo a ellos les ayudan y les guardian
much consideracin. Porque ellos, los ricos, les in-
vitan a buena comida, les dan de beber bastante cer-
veza. A ellos se inclinan por las ddivas que reciben.
En cambio, a nosotros los campesinos nos recriminan
de las organizaciones sindicales que hacemos. En
cuanto se refiere a mi persona me decan: Para
qu te metes a hacer sindicatos... por qu haces todo
esto? Para que escarmientes de todo esto te te-
nemos as. Escarmentars...?, me dijeron. Pero
para mis adentros, en mi corazn, me deca que jams
podr escarmentar, jams podr dejar este camino.
De la misma manera a cualquier persona le contest
en mis adentros que jams podr abandonar el ca-
mino que he iniciado. Y le digol que ms an mi
rebelda se fortalecer.
















CAPTULO DONDE SE DICE CMO
LAS GENTES REVERENCIABAN
AL PATRON COMO A DIOS

Bueno, compaero, si, los que componan al sin-
dicato de mi pueblo lamentaron mi suerte y apenados
quedaron cuando estaba en la crcel. Todos comen-
taban: Cmo al secretario de nuestro sindicato
pueden encarcelar?, decan. Ellos venan del Cusco,
tambin a Paucartambo venan en aquel entonces.
Se portaban muy bien cuando nadie les daba malos
consejos... S, es cierto, me ayudaron en esos mo-
mentos de angustia, tambin velaron un poco pot
mi familiar. S, con algunos comestibles ayudaron.
Pero algunos todava no estaban organizados, recin
empezaban, y algunos comentaban: Al que hizo su
queja contra el patrn, lo han capturado. Y tam-
bin decan que estaba muy bien y se sentan satis-










fechos. Entonces fueron surgiendo las organizaciones
en todo el pueblo. En aquel entonces la organizacin
funcionaba en la jurisdiccin de Chhuru, en Pitu-
cancha, y tambin en Lauramarca. En Lauramarca
siempre hubo, y el dirigente era Manuel Quispe
Huillka. l era ya viejo, este hombre ya ha falle-
cido. Y siempre comentaba de hacer un sindicato.
Estos fueron los principles. Ya despus, cuando
las leyes presionaban y empezaron a surgir ms orga-
nizaciones, llegaban comisiones para la formacin de
ms sindicatos. Pero la gente en aquel entonces era
totalmente ignorante. Y todos estaban pendientes
de la orden del patrn. Y al patrn le guardaban una
profunda veneracin, casi como a Dios. Tan es as
que en la jurisdiccin de Anta, solo faltaba que
paseasen en hombros al patrn. Qu corazn podra-
mos tener para quejarnos al patrn, decan, cmo
vamos a quejarnos del patrn, el dueo de la tierra,
el dueo de la hacienda. Nosotros estamos viviendo
en la propiedad del patrn, nos beneficiamos con
el agua, con el pasto... As hablaban todos en favor
del patrn. A duras penas, pensando y dndose
cuenta de la realidad, abandonaron a poco a, poco
al patrn y se organizaron. As cuando ellos vieron
que en la crcel no me comieron, ni pudieron ma-
tarme ni doblegarme, que aunque me botaron supe
quedarme siempre en estos lares, con todo esto, se
dieron cuenta de la realidad y dijeron, este hombre
est en buen camino, est haciendo bien, y recin
pudieron dar crdito a mi lucha. Dnde est, qu
le hacen los hacendados, decan. Ellos pensaban:










los hacendados dijeron vamos a matarlo, vamos a
deportarle, pero de cualquier parte ha regresado, de la
crcel, ha regresado... Est bien la accin de Huillca,
comentaban, y recin se daban cuenta perfectamente y
tendan a organizarse. Y tambin desde luego recurren
ante m para hacerme algunas consultas: Cmo
vamos a hacer?, me preguntan... Cmo hemos
de caminar?, t ya sabes, me dicen. Y claro, con
mis conocimientos les guo, les digo en esta, en aquella
forma tienen que actuar. Tambin en el Cusco te-
nemos nuestros hermanos que pueden ayudarnos, les
manifiesto. Donde ellos les voy a llevar. Tambin
hay federaciones, abogados que por nosotros pueden
tomar la palabra y ayudarnos. En esta forma les
aconsejo cuando vienen, cuando no vienen. Cuando
estuve en el Cusco, llegaron en una comisin. Junto
con ellos yo tena que ir. De ninguna manera me
niego a ayudarles. Dejando incluso mis obligaciones,
dejando mi trabajo, me encamino con ellos para pres-
tarles cualquier ayuda. Porque en verdad les quiero.
Viendo adems el sufrimiento de mis hermanos los
campesinos, sintiendo que seguramente ellos como
yo estarn sufriendo, digo que bajo el mando de los
hacendados, padecemos chicoteados por ese infame
proceder de los patrons. Y es as que en esas orga-
nizaciones se registran toda clase de abusos por parte
de los hacendados. Y no es dable que nadie visit
a los hermanos campesinos. Todo estaba vigilado,
todo estaba visto: a quin ests llamando, a qu
hombre ests trayendo, les informaban por estas ra-
zones slo en medio de la noche poda visitarles,










y habindoles dado todas las instrucciones y direc-
tivas, esa misma noche regresaba. Algunas veces con
ellos nos reunamos. Otras les encargaba que me bus-
caran. De esta forma la gente pudo despertar del
letargo en que vivan. Antes nadie saba nada en
esos tiempos. La gente en aquel entonces dorma
en el regazo del patrn, todo el cuidado que tenan
era para el patrn; ahora s ya estn dejando de lado
al patrn, est ya cayendo al suelo. S...! Y todo
esto al ver que a m no pudieron hacerme nada. Por-
que los hacendados haban dicho a las gentes: Ve-
rn ustedes si Huillca, podr sobrevivir... l ha de
terminal en la miseria. Conjuntamente con su mujer
y sus hijos se ha de haber vendido. Se dan cuenta?,
no estoy vendido ni tampoco he muerto, ni nada me
ha pasado. Estoy bien y en las mismas condiciones,
en la misma situacin...! Siempre estoy hablando
y ahora con ms valenta. Hablo en las radios y ellos
escuchan. Y con esto mis compaeros campesinos se
sienten much ms alegres, y se admiran por mis inter-
venciones. As es, compaero. Todo esto, todo esto
estoy comentando sin faltar a la verdad. Lo que no
es cierto no, lo que es cierto s.
















DE LOS GAMONALES
ENEMIGOS DE HUILLCA

Con respect a mis detractors puedo mencionar
primeramente a Saldvar, a Corrales, despus Cceres
y sus empleados, con quienes tuve que pelear cuando
me pusieron a la crcel. La martirizacin a mi mujer,
la tuvieron perseguida. Le quitaban las pequeas co-
sechas que tenamos para el sustento. En esa estaba
el mayordomo Francisco Condori. Despus estuvo
Jos Baca. Ambos eran hombres malos, abusivos.
Unos verdugos. Despus, otro individuo de las mis-
mas caractersticas, uno que est ahora de agent mu-
nicipal, Benavente es su apellido. Ese dijo: Carajo,
a ese indio... Carajo, conmigo se va a ver ese indio
perro. A Huillca en Chhuru voy a sacarle la mugre.
Para eso soy chhuchu de Chumbibilcas. A todos
estos he logrado vencer. El que se me hizo difcil y










no he podido sacarle fue al hacendado. Pero al resto
a carrera limpia los he sacado. Pero con todo logr
desalojarlo siempre. De igual modo al encargado Ca-
lero tambin pude sacarlo. Este era Alejandro Calero.
De este modo, con muchos encargados de la hacienda
tuve mis reyertas. Este Calero era de Q'atqa. Con
todos estos he peleado. He librado una verdadera
batalla con los empleados, con los mandones, con
los contadores, con los soplones del hacendado. Con
todos estos he peleado. De igual manera mi mujer
tambin sola entrar en pelea. En conclusion, ambos
ramos vctimas de la insidia de estos seores. Mi
mujer es de un carcter muy fuerte y sin dilaciones
sola entrar en discusin con cualquiera. S, ella a
nadie tena miedo. Qu me vas a hacer? Yo soy
una mujer, les deca. Aqu yo vivo en el lugar
donde he nacido. Y no soy como ustedes, un advene-
dizo. Y sabe Dios dnde estarn ustedes. De dnde
sern ustedes. Y les deca: Mtenme si pueden.
Aqu estoy.
















HUILLCA Y SU MUJER.
CONVERSACIONES

Bueno, s, compaero. Cuando llegu a esta orga-
nizacin, mi mujer tena algunas veces una palabra
dulce de comprensin, y otras veces no... Y me recri-
minaba diciendo: Para qu te pones a estas cosas.
Por esta causa te encuentras en esta situacin. Ahora
en los valles est Zoylo Huillca, mi hijo: Yo no
s a que se ha puesto mi padres, deca. Y desde
que yo empec a luchar l se fue al valle. Por culpa
de mi padre tambin estoy comprometido y tambin
me quieren tomar preso. Por esta razn l ha aban-
donado este camino de organizaciones. Ms bien este,
mi ltimo hijo, me dice: Ya que te has trazado
este camino contina sin desmayar. Ahora en la
actualidad mi mujer me dice: Ya eres hombre viejo,
ya no debes mirar; si acaso mueres quin ha de velar










por nosotros, quin va ha hacernos respetar, quin
va ayudarnos... Solo ahora somos respetados. Cuando
mueras nadie nos va a respetar. Nos mirarn como
a cualquier cosa. Solo ahora te dicen compaero
Huillca... solo ahora te dicen que seguiste el buen
camino, que luchaste. Te dirn cuando mueras? Ni
se acordarn de ti. As es, esto sucede en todas
partes... S, por esas razones soy pobre, vivo en la
miseria y no tengo nada... y no dispongo de sufi-
ciente dinero para llevarles siquiera a mis hijos un
pan, un poco de azcar o alguna golosina. No tengo
dinero.
















HUILLCA
Y LOS CONGRESS CAMPESINOS

Mi palabra en los congress campesinos fue veraz
y contundente. De esta manera fui conocido por
todos y me tomaron fotografas, y mi palabra se ex-
tendi por todo el pueblo. En todo el Per, nuestra
patria, conocan mi actuacin y comentaban: qu
clase de hombre es. Algunos creyeron que era un
mestizo, otros un hombre bien educado. Nadie crea
que era un hombre analfabeto. Y as los que me co-
nocan decan: Ah, este ha sido! Por las emisoras
dijiste la palabra. La hemos escuchado, estamos ente-
rados. Cuando dirijo la palabra en cualquier sitio
acuden las gentes. El compaero Huillca est lla-
mando, tenemos que ir, dicen. El compaero
Huillca cuando llama es por algo veraz y con prove-
cho. Entonces, compaero, en el Cusco se llev a










cabo el Congreso con la asistencia de muchos, la Fe-
deracin Departamental de Campesinos se gest en
esa reunin.
En esa oportunidad fui director de debates, ubi-
cado en medio de todos ellos, con mi vestido nuevo,
as como este. Ah estuve sentado pues. Quisieron
nombrarme secretario general, pero en vista de que no
conoca la Ley no fue possible. Tampoco quise asumir
esa responsabilidad. Pero en mi persona recay el
cargo de secretario de discipline en el que permanezco.
Entonces muchas personas asumieron los cargos de
directors. As tenemos a Eduardo Sumire, elegido
secretario general. El Congreso dur unos cinco das.
Nos reunimos unas cuatrocientas personas. Llenamos
el Sindicato de Choferes, a pesar de ser grande ese
local. En el mes de .marzo que se avecina van a ser
once aos. S, compaero, once de cuando surgi la
Federacin Departamental, de cuando los campesinos
se volvieron trabajadores. Porque los trabajadores
hicieron nacer esta institucin, la Federacin Depar-
tamental de Campesinos. Justamente en el Cusco.
Con el Congreso la gente empez a reunirse. Yo
tambin empec a organizer. El empeo, el empuje
fue incontenible. Y los campesinos empezaron a mo-
vilizarse. Inclusive en la Plaza de Armas haba con-
centraciones. En estos tiempos se realizaban mtines.
En la Plaza de Armas se concentraban miles y miles
de campesinos, cada uno portando sus cartelones.
Qued pequeo el espacio de la Plaza de Armas. Ah
se denunci lo que en todos los pueblos, lo que en
todas las jurisdicciones ocurra con los campesinos.










Las concentraciones no las podamos hacer en la Fe-
deracin de Trabajadores, era muy pequea. Ah
vino ms bien Hugo Blanco. Ah conoc a ese hombre.
Era de ojos grandes. Con el doctor Estemio Pacheco
entr en polmica. Hablaban en castellano y no po-
da comprenderles. Pero como estaba de director de
debates, pregunt quin era. Es Hugo Blanco
respondieron-, es estudiante. As pudo nom-
brarlo el doctor Estemio Pacheco en la comisin de
Reforma Agraria. Despus se fue al Valle.' En ese
entonces no estbamos bien enterados. Estbamos
tomando conciencia. Todo era nuevo para nosotros.

















1 Valle de la Convencin.
















DE COMO CONOCE
A UN HACENDADO BUENO
QUE LO DEJA VIVIR EN NINAMARCA

Primeramente de Totorani sal a la pampa de An-
tayri. A un cerro pajonal. De all tuve que ubicarme
al otro lado del Cerro de Saylla, o sea detrs del
cerro. En Chhuru estaba un hombre llamado Carmen.
Este hombre vino por rdenes de Cornejo mientras
yo estaba en la ciudad del Cusco. Por orden de Cor-
nejo incendi mi corral de ovejas. A mi hijito menor
haba castigado. Lo haba azotado. Yo tena un ca-
ballo, y tambin a este, a mis gallinas y a mi gallo se
los haba llevado. Ese hombre cort la cola de mi
caballo. Todo esto me hizo este hombre terrible.
Despus, me fui a la jurisdiccin de K'isikancha,
frente a donde yo estaba. En ese lugar tuvimos que
alojarnos. Pero los habitantes de K'isikancha no pu-










dieron alojarnos,:me dijeron: Tendrs que conseguir
otro sitio para vivir. Nosotros no podemos recibirte
ni alojarte, dijeron. En esa region viv por el es-
pacio de dos aos, dando vueltas. En K'isikancha per-
manec dos aos. De all me vine a Ninamarca, done
haba un sindicato organizado. Y all se dieron cuenta
de cmo yo caminaba. Que de repente podran asal-
tarme y matarme. Y me dieron un pedazo de tierra
Entonces viv como human. Empec una vida nueva.
All el hacendado era Guillermo Dueas. l no
me dijo nada, pero all haba estado el tal Cornejo.
Para qu recibes a ese hombre?, le haba dicho
el hacendado. tierras, adems te har desalojar. Pero el misti
Dueas, no hizo caso al chisme de Cornejo. Y le
dijo: Yo s llamar a cualquier clase de gente. A
ti no te importa. Y casi le dio su paliza. Despus
de esto no tuvo deseos de decirle nada. :Si este misti
hubiera hecho odos a Cornejo, seguramente de este
lugar tambin me hubieran desalojado. Cornejo, se-
gn he podido saber, era dirigente de los apristas.
Y en una de sus asambleas haba solicitado: Si es
que pueden matar: eliminen a Hiullca, entonces voy
a ser hombre. Si no llego a eliminarlo, no ser hom-
bre, era su categrica expresin. Pero hasta este mo-
mento no pudo plasmar su vil aspiracin. De igual
manera los hacendados acordaron en sus reuniones no
recibirme en ninguna de las haciendas. Ni tampoco
en las comunidades. Exactamente no s de estos ha-
cendados. Al conversar con sus colonos me mani-
festaron que ellos haban escuchado comentar que en










ningn sitio me tenan que recibir, ni en las haciendas
ni en las comunidades. Estas reuniones se haban
hecho en la ciudad del Cusco. De esta manera ya en
Ninamarca puede ver con claridad mi situacin. Y me
present donde el dueo, el misti Dueas, conjunta-
mente con mi mujer. El misti nos pregunt que
cuntos hijos tenamos, cuntos ganaditos, y nos
dijo est bien vengan pues a trabajar. El mandn les
designar el terreno desde el mes de agosto. Nos
manifest que era un buen hombre, pero que si se
portaban mal, tambin corresponda de igual manera.
Ya recin me puse content. Ya recin estbamos
como humans. En el Sindicato de Ninamarca mi
cargo es de Reforma Agraria. Y en la Federacin
Departamental, secretario de Disciplina. As es, com-
paero. Yo tengo mi puesto, mi lucha. He sido
acreedor de los puestos que ostento. Si acaso, segn
mi lucha hubiera sido deficiente, no tendra ni me
hubieran dado ningn puesto. Por eso me siento
orgulloso.
















ACERCA DE GANADOS FLACOS
Y GANADOS GORDOS Y DEL POR QU
DE LAS OCUPACIONES DE TIERRAS

En Huarocondo, por ejemplo, ese ladrn de Julio
Silva detentaba los terrenos de la comunidad. Arria-
ban los ganados a la pampa de Kallankiray. En esa
pampa solamente los ganados, bien gordos, del ga-
monal pastaban. En cambio los de los campesinos,
en la pelada loma, donde no haba pasto. Los ganados
de los campesinos se criaban totalmente flacos. Ya
fueran burros, vacas o corderos. Cuando volvi a
manos de los campesinos las tierras de Kallankiray, en-
tonces ingresaron sus ganados a la pampa. Y en esta
oportunidad vinieron los de la guardia de asalto y
les dijeron a los campesinos: Indios, de inmediato
saquen sus ganados si es que no quieren morir con
nuestras balas en la cabeza. Tienen que sacar sus
ganados de esta pampa. Y los campesinos: Por










qu vamos a sacarlos? Nosotros hemos esperado la
voluntad del misti Silva todo el ao, hemos esperado
que nos devuelva nuestros terrenos y no nos los de-
vuelve.. Estos son de nosotros desde nuestros abuelos.
Despus este misti se ha adueado de nuestros terre-
nos y nos los ha quitado, nos los ha arrebatado. Por
eso nosotros no podemos entregarlos. Adems exis-
ten muchos papeles, ya en el Cusco ya en Lima, lo
que pusimos en conocimiento de las autoridades.
As les dijimos. Pasados tres das los mismos guardias
empezaron a desalojar nuestros ganados, y los campe-
sinos se oponan. Como consecuencia de esta situa-
cin muri una criatura y hubo muchos heridos y
muchos campesinos fueron arrestados. De igual ma-
nera tambin fue en Unuccora, en Pukachupa, en
Soltera.
El gamonal hizo traer a la guardia de asalto y el
gobierno tambin apoy. La Cmara de Diputados
orden la concurrencia de la guardia de asalto. De
la misma manera en T'iraccanchi barrieron con los
campesinos en la provincia de Calca. Y despus, en
la hacienda Mojo, en Pakur, hicieron lo mismo, con
la guardia de asalto. Nolberto Frisancho hizo matar
a una mujer. Esto fue por motivo del agua. O
sea, el agua que perteneca y que era para regar el
ayllu,' fueron a reclamar los campesinos. En esa
1 Unidad familiar, poltica y econmica, existente desde tiempo
inmemorial, y que los incas adoptaron o reorganizaron para utilizarla
como base de la organizacin imperial. Su principal vnculo se hallaba
en la propiedad comn de la tierra y la cooperacin colectiva en
las tareas de la produccin. Estas formas de vida supona la auto-
noma primaria del grupo y la solidaridad entire sus individuos.










oportunidad la guardia de asalto dio muerte a esa po-
bre mujer. Los guardian hacan fuego desde la casa
de la hacienda, como si fuera un cuartel. A los guar-
dias, los hacendados les ofrecan grandes comilonas,
degollaban el mejor ganado para invitarlos. Ellos
hacan fuego como si la gente furamos ganados o
perros. Tampoco el gobierno nunca dijo nada. En
esta forma, a los hombres que reclamaban sus tierras
los castigaban. De la misma manera dispersaron a
la gente en la pampa de Anta. Y solamente el ga-
nado del hacendado se criaba en las mejores condi-
ciones. Bien gordos, por cientos, por miles. En
cambio, el de los campesinos, all en la pelada loma,
comiendo el pastito que apenas creca. Y ni agua
se encontraba para que tomaran los animals que
flacos y esculidos apenas podan caminar. Todos
desnutridos. De igual manera sus corderitos, sus
burritos. Los campesinos vivan en la miseria. Mien-
tras que los ganados de los patrons se mantenan
relucientes por la gordura. Sus caballos para cabal-
gar, incomparables, por su esbeltez. Coman en un
hermoso pastizal. El patrn siempre fue el hombre
que disfrutaba de la mejor leche. Del mejor queso,
que tambin tena para vender. Pero esto no era
sino obra del mismo campesino, porque l era el que
trabajaba para tener al patrn en esa singular situa-
cin. Porque el que pasteaba el ganado, el que cui-
daba el pasto es el campesino. El patrn jams ha
cuidado sus ganados. El campesino pone todas sus
fuerzas, realize los trabajos y con este esfuerzo, con
este sacrificio, el patrn vive gordo. Bien alimen-










tado. Todo un caballero orgulloso, corpulento. De
igual manera su mujer, sus hijos.
En cambio la gente que para l trabaja, todos
unos esqueletos flacos, sirvindole. Trabajando para
l. Cuidando sus ganados, mal comido. Ojal en
buena hora, alcanzara para ellos siquiera un poco
de comida. Pero esto nunca suceda. Los patrons
coman en presencia de la gente. Pero jams les alcan-
zaban un pedacito de lo que coman, ni de lo que
tomaban. Y la gente tenamos que mirar con deseos.
Con ansias. Slo mirbamos. As fue en Anta, en
Chinchero y en todas las provincias. En aquel en-
ronces, en la organizacin campesina me dijeron, re-
cuerdo, que tenamos que apoderarnos de una vez
de nuestros terrenos y tambin de lo que estaba sem-
brado. Pero yo les dije que no. Que la tierra tena-
mos que recibir, pero que lo que estaba sembrado
que lo recogieran. Porque si obrbamos de inme-
diato, con violencia, podramos comprometernos. Nos
podran apresar y de esto se aprovecharan para abu-
sar, les dije. Y la gente podra retroceder en sus
acciones y podra ser motivo para que hubiese algo.
Despus de esto me vine. Cuando regres, luego de
esta conversacin, haba sucedido lo de la matanza.
Fue cuando yo no estaba. S, en Pucachuca hasta los
molinos haban luchado. Despuesito que yo me vine,
noms. Dice que Suyo, en aquel entonces, se puso
muy macho y tambin a l lo apresaron. Igual a Pau-
lino Huillca. Todos ellos se portaron valientes y en
esta refriega much gente result herida. Y muchos
murieron, y muchos resultaron heridos.










Yo soy campesino del Cusco y s perfectamente
que en las provincias escuchan mi voz, escuchan lo
que hablo. Estas personas se organizaron para crear
las federaciones y tambin los sindicatos. Y los diri-
gentes, con mi palabra, resultaron hombres que cum-
plen con su cometido. Porque les dije que la lucha
debe estar bien encaminada, la lucha debe estar bien
dirigida para alcanzar la libertad. Tal como yo saba,
les hablaba y al entrevistarme con ellos, me mani-
festaron: En esa forma estamos luchando, dan buen
resultado nuestras luchas. El hacendado nos ha en-
viado a la crcel pero en ella nos reunimos. Ellos
mismos me contaban: Los que formamos la Federa-
cin somos perseguidos. Nos han denunciado. Todo
esto nos contaban en la casa de la Federacin Depar-
tamental del Cusco, a la gente de la provincia de
Calca, Urubamba, de la provincia de Paucartambo que
es mi pueblo de Quispicanchis, tambin de Paruro.
S, por esto nos hemos visto encarcelados. Todo
esto por la organizacin que hicimos, me contaron.
De esta manera llegu a enterarme.
Ellos, como si fueran hermanos, se cuidan entire
ellos. Los campesinos, los obreros, entire ellos se
apoyan. Tal es as que en las asambleas se comentan
que unidos venceremos al enemigo. Los hermanos
obreros siempre ayudan en las gestiones a los cam-
pesinos. Si hay algn trmite tambin hacen los es-
critos. Van donde las autoridades en caso necesario.
A veces los campesinos piden ayuda cuando tal o cual
campesino se encuentra detenido, cuando es llamado
por algn motivo a los puestos de la guardia civil,










cuando estn en la crcel. En estos casos ellos se
renen y tratan de ayudarse en complete y franca co-
laboracin. Se reclaman y en cualquier caso se dan
la mano para poder salir de cualquier dificultad.
















HUILLCA CUENTA COMO
ERA EMILIANO HUAMANTICA
Y LA HISTORIC DE SU SEPELIO

Voy a contarte de Emiliano Huamantica, compa-
fiero mo. Estuvo en el Cusco antes de morir. Tan
es as que yo, antes de viajar a Lima le pregunt:
Compadre cundo vuelves? A lo que me con-
test rpidamente; Yo vuelvo, ya a mi vuelta el
asuntd de tu enemigo Manuel Cornejo arreglaremos.
Le conduje su maleta a la calle Tullumayu. Estas
fueron las ltimas palabras que conversamos y se fue
para nunca ms volver a la vida. Despus de esta
entrevista, me fui a Pitumarca a organizer. De alli
pas igualmente a organizer a Funo de Soltera. Emi-
liano Huamantica viaj al Congreso que se iba a rea-
lizar. El Congreso que realizaba la Construccin Civil
en Lima. Cuando estaba viajando el carro en el que










viajaba se volc, cayendo a una profundidad y arro-
jando al abismo a Emiliano Huamantica. Me lo en-
contr ya muerto. Al saber esta noticia, tuve que
correr rpidamente. Y encontr que ya lo estaban
velando en el local de los trabajadores de la fbrica
Huascar. En esa oportunidad le acompaamos hasta
su nicho. Para esto salieron todos, absolutamente
todos los compaeros, de su casa para acompaar a
Emiliano hasta su ltima morada. Este entierro fue
excepcional en la historic. Ningn hombre adineradc
ha podido tener esta clase de sepelio. Completamente
repleto de gente estuvo el entierro. No haba sitio
para caminar en el trayecto. Tan es as que el sepelio
sali del local donde se velabaa las diez de la ma-
ana y termin, o mejor dicho lleg a su nicho, a
las seis de la tarde. Cada cierto trecho los oradores to-
maron la palabra. S, es as. Innumerables los que
tomaron la palabra. Fue un entierro nunca visto. l
ya se fue a la tierra de Dios. l fue el hombre que
quiso entraablemente al pueblo, al campesino, a
todos los trabajadores. El corazn de Emiliano Hua-
mantica era inmenso porque a todos reparta su
afecto y con todos comparta. Un hombre sencillo
que quera en verdad al pueblo. Obra de l son las
Federaciones, los Sindicatos. Era muy gil para cum-
plir las comisiones que le eran encargadas. An de-
jando sus quehaceres, l cumpla con el mandato de
la Federacin. Por el bien de los campesinos nunca se
negaba. A l siempre por votacin le encargaban.
Que vaya l... Que vaya l, decan sus compaeros
en las asambleas. Siempre era el sindicado para las










representaciones. Esa fue la causa por la que perdi
la vida. Si as no hubiera sido seguramente en este
moment nos hubiera estado acompaando. Y en su
compaa estaramos haciendo nuestras gestiones. Con
ms experiencia, con ms saber, nos hubiera acom-
paado. Se fue pues content. Los que nos hemos
quedado nos encontramos todava en el camino del
sufrimiento. Pero ya el nuestro no es igual que antes.
Ya se est remediando la vida. Ahora ya podemos
hablar a voz en cuello. Ya no somos perseguidos
como antes, por ac, por all...
Huamantica tambin estuvo, en el Sepa, y en el
Frontn. Estuvo en todas las crceles. Y estuvo per-
seguido en todo moment. Por eso a su sepelio no
solo asistieron del Cusco sino de todos los pueblos.
Desde Lima vinieron a enterrarle, de los valleys, en
fin de todas parties. Al saber la muerte de Huaman-
tica, mi seora haba escuchado los comentarios de
los enemigos en la plaza de Q'atqa: dicen que ese
ladrn de Emiliano ha muerto. Al escuchar esta
version, mi esposa se sorprendi, se asust y lament
la muerte del compaero Emiliano. Ojal que la
noticia sea cierta, decan los gamonales, que co-
mentaban alegres, aplaudan su deceso. Ese fue el
comentario de alegra cuando muri. Eso fue de
parte de sus detractors, de parte de los ricos. Por
qu se alegraban de la muerte de Huamantica?
Porque a los campesinos les llevaba de la mano, a
los campesinos les hizo ver la realidad y cuando ellos
eran vilmente maltratados, explotados, los defenda
sin temer a nadie. Era un dirigente sin igual. Porque










las gestiones que haca era hasta conseguir lo que
perseguamos. Posiblemente con el tiempo los diri-
gentes se encaminen a la verdad y defiendan la causa
del campesino con verdadero tesn y como verda-
deros dirigentes. Quizs ahora los dirigentes no se
hayan imbuido, no se hayan preparado, con todo lo
que se prepare Emiliano Huamantica. Quizs no
hayan ledo como l ley. Es por eso que todava
no pueden orientarse por el verdadero camino. Se-
guramente no han estudiado lo que Huamantica
estudi. Es por eso que desde que el camarada Hua-
mantica desapareci, los dirigentes andan indiscrimi-
nadamente, caminan desunidos. Los dirigentes y
tambin los campesinos. l deca siempre que todos
debemos caminar como un solo cuerpo, como un
solo hombre. Los dirigentes de ahora no dicen eso.
Se miran con indiferencia, no se ayudan. Viven dis-
tanciados, con cierto rencor, con odio. Ah...! si l
hubiera estado vivo cmo hubiesen crecido las insti-
tuciones y hubiesen florecido Cusco, Lima, Arequipa.
Todos estos departamentos hubieran entrado en una
sola idea, con una sola fuerza. A algunos sitios no
ha llegado todava el sindicalismo. Por ejemplo en
Q'osipata no hay un solo sindicato. En la jurisdic-
cin de K'utu tampoco hay sindicato. Viven como ani-
males. Estn todava en manos del gamonal, en manos
de los ricos, dentro de esos montes. Con las primeras
gotas del conocimiento recin se estn organizando.
Recin estn despertando. Recin piensan algo estos,
nuestros hermanos.










El velorio de Huamantica se llev a cabo en la
esquina Limaqpampa. Ah est ubicada la casa de los
textiles. All se le vel en el segundo piso, en un
saln grande. No fue en ningn otro sitio. De all
al cementerio. La trayectoria fue por la puerta de la
fbrica hasta entrar a la avenida Pardo, hasta la
puerta de la crcel y de all al cementerio. En esa
oportunidad, todos los dirigentes asistieron. De la
Federacin de Quillabamba, de la Federacin de Tra-
bajadores. Y tambin, la del Campesino Departa-
mental, la Federacin de Choferes, la Federacin de
Estudiantes. Todos estos se reunieron. En lo que a
la gente se refiere era tambin indescriptible. Desde
las ventanas, en las calls, en las puertas una gran
multitude contempl como llevaban al adis a Emi-
liano Huamantica. En una palabra todo el Cusco se
moviliz para esa fecha.
Habl en la esquina de la calle Mrquez. Ahora
este nuestro compaero se est yendo, nos est de-
jando. No por que se haya ido vamos a estar con-
formes, en el silencio, sin accin. Debemos unirnos
ms y emprender la lucha con ms ahnco. Siguiendo
sus huellas y pisando en ellas, seremos ms fuertes
e invencibles. Esto fue lo que dije en aquel en-
tonces, cuando tom la palabra en el sepelio de Hua-
mantica. Estas palabras eran captadas y escuchadas
por un investigator. Y continue diciendo yo soy
un campesino, l era un trabajador de la fbrica, yo
voy a poner todas mis fuerzas para luchar de mejor
manera, dije en esa oportunidad. Qu habla este
indio...?? decan. Haban grabado mis palabras. La










vez que me tomaron preso me recordaron lo que dije
en el sepelio y me dijeron: Indio por qu hablaste
as? A ver, ahora habla, me maltrataron los inves-
tigadores. A lo que les respond que estaba en mi
derecho. Si todo eso dije en el sepelio, fue por un
dictado de mi corazn, al ver el gran trabajo a que
se haba impuesto. Por eso en mi derecho pronuncio
esas palabras y tambin porque era de mi conoci-
miento el sufrimiento de los campesinos. Soy un
hombre trabajador, sufrido, que trabaja el maz, las
papas, cebada, chuo. S arar con la yunta a pie, con
los ganados. Conozco toda clase de trabajos del agro.
Por eso habl en el sepelio, Yo de mejor manera
me encaminar en las luchas en vez de nuestro her-
mano que se va, dije exactamente en la esquinita
de la calle Mrquez. Muchos oradores habran ha-
blado. Eran muchsimos! El compaero Fauto Cor-
nejo habl en el parque de San Francisco. S, recuerdo
que l habl. El idioma quechua recin estaba apren-
diendo. Habl en el poco quechua que saba. No s
quienes ms hablaron. Recuerdo al doctor Cuadros.
Habl en la puerta del cementerio, con el ms pro-
fundo sentimiento. Se conmovi hasta derramar l-
grimas. Porque era tambin un hombre luchador. S,
ah llor.
El motivo de mi relacin con estos dirigentes del
Cusco fue la queja que entabl. Si acaso no se hu-
bieran producido estas quejas no hubiera llegado la
ocasin de conocer a estos dirigentes. Ni tampoco
hubiera sabido qu era la Federacin, qu era el Sin-
dicato, ni hubiera conocido a los dirigentes. El que me










empuj a este camino fue el rico. El hacendado
me empuj a ese camino. Este fue el motivo por el
que conoc a los dirigentes. Con ellos nos conocimos.
Con el compaero Emiliano me iba conociendo poco
a poco, poco a poco. De la misma forma como con-
tigo, compaero, nos estamos conociendo. Incluso
no conoca el nombre, compaeros. Despus llegu a
saber que se llamaba Emiliano Huamantica. Y lle-
gamos a cultivar la amistad. Fue hombre que hizo
las organizaciones y que estaba en comisiones. Iba
donde los campesinos. Entr a todos los valles, a
todos los pueblos. Su palabra era bien escuchada
porque hablaba con seguridad, sin equivocar, sin
desviar el camino. Por esto en su ltima morada
tambin me hice present. Pero si yo no hubiera
estado en el Cusco, si me hubiera encontrado en mi
pueblo no hubiera sabido de su muerte ni hubiera
podido acompaarlo. No hubiera podido tomar la
palabra. En el Cusco me encontraba en los asuntos
de reclamo porque fui desalojado de la hacienda. Si
no hubiera sido por este motivo hubiera estado en
mi pueblo. Si no hubiera sido molestado por el ha-
cendado y esas cosas no me hubieran acaecido, segu-
ramente no habra viajado al Cusco.


















DONDE HUILLCA
RECHAZA LOS CARGO
TRADICIONALES Y DESCUBRE
QUE SU HACIENDA HABA SIDO UN AYLLU

En estas comunidades existan los cargos.' Pero
una vez convertida la comunidad en hacienda, hubo
que tomar los cargos mayores como: el seor de las
exaltaciones, la mayordoma,2 en la navidad. Y en
los carnavales haba que tomar el cargo de alcalde.
Esos eran los cargos pesados porque haba que man-

1 Responsabilidad, deber cvico o social que una comunidad in-
digena encarga a uno de sus components, por lo general para solem-
nzar las fiestas religiosas. Pasar el cargo es cumplir con las obli-
gaciones inherentes.
2 Implica la administracin de tierras y capital cuyas rentas son
empleadas en el pago de la fiesta. Los mayordomos designados como
autoridades de las fiestas trabajan durante todo el ao para tener
el suficiente dinero para sufragar el gasto de las fiestas, a veces,
sumamente crecidos.










dar hacer las misas con el cura para los santos y vr-
genes. Y para esto haba que traer al cura. Y darle
por adelantado alimentacin. Para esto ponamos bo-
rregos, huevos, manteca, y otras cosas. Adems te-
namos que poner a los chicos3 al servicio del cura,
por un da. Por lo general eran los adolescents.
Existi todo eso. Y todo este servicio era gratuito.
Pero ahora ha desaparecido. Ha desaparecido todo
eso. Recin me he enterado que la comunidad haba
sido antes ayllu, porque hemos encontrado los ttulos
originales en donde dice ayllu, hijo de Hanac Chhuru.
Y siendo ayllu, la autoridad haba sido el teniente
gobernador Juan Quispe Tpac, del distrito de Cay-
cay. Todo eso de que era ayllu; reza en los papeles.
Luego pas al cura, el compare de los Saldvar, lla-
mado Ararte. l se meti en los terrenos del ayllu
y los convirti en hacienda. Los curatos son pues los
que han tenido las grades extensions de tierra. En
compadrazco con los Saldvar, el cura haba tomado
los terrenos. Y de esta manera, se convirtieron en
hacienda, los terrenos del ayllu. Pero segn los pa-
peles que poseemos, los terrenos de la hacienda
pertenecan al ayllu. Dichos papeles estamos reco-
giendo en la actualidad.
Por eso desde el da que form el Sindicato, han
ido desapareciendo los cargos que tenamos que
cumplir y dems obligaciones. Tampoco los curas nos
molestan. Ahora solamente la hacienda est invitando
3 Conocidos con el nombre de cura punco, porteros del cura.










al cura para las celebraciones de las misas, matrimo-
nios, bautizos...
Para pasar los cargo tenamos que vender ove-
jitas, vaquitas. De esta manera se empobreca total-
mente la gente. Por eso ahora ya nadie quiere hacer
los cargos. Hacindolos no podamos educar a los
hijos. El dinero que conseguamos era para poder
pagar, los cargos. Por eso han desaparecido y no los
queremos ms.
[El cargo es nuestro enemigo. Nada de verdad
tiene para nosotros. Todos hemos reflexionado. Y
.estn desapareciendo. No solamente aqu, sino tam-
bin en otros pueblos estn desapareciendo totalmente.
Los hacendados nos dicen todava que se hagan
los cargos. Dicen que hagamos las misas para el Seor
y la Virgen porque ellos son divinos. Pero nosotros
ya nos hemos dado cuenta. Por consiguiente ya no
le hacemos caso. Aunque en otras haciendas estn
obligando a la gente dicindoles que deben servir a
la Virgen y deben cumplir con los cargos. En todas
parties, habia capillas para hacer los cargos. All haba
que mandar hacer misa para los santos. Para ello
haba que traer al cura. Ahora con la desaparicin de
las obligaciones de los cargos estn cayndose las ca-
pillas en todas las haciendas. Los hacendados estn
desmantelando ahora los cuatro que all existan.
Estn sacando todo. Amenazan a la gente dicindoles
que la Virgen los va a castigar puesto que se han
negado hacer los cargos. De Huacapunco han trado
y estn trayendo todo. No s que es lo que van hacer
con eso. Tal vez lo pondrn en venta. Con lo que










estn haciendo estn cometiendo un robo a las ca-
pillas. Antes las hacan respetar, en cambio ahora las
roban ellos mismos. Bueno, esos cuadros antiguos
los debe recoger el Estado porque fueron de campe-
sinos y del pueblo. Y no de los hacendados. Porque
eso, no lo han trado los hacendados. Debe guardarse
para que lo conozcan todos y no tiene por qu haber
negocio. A cuantos cientos de miles de soles estarn
vendiendo esos cuadros antiguos. Poco a poco se los
estn llevando. Y para esto utilizan a los mismos
campesinos, todava pongos4 de ellos que no se dan
cuenta de lo que estn haciendo. Esto debe ver bien
el gobierno y luego recogerlo todo. No debe permi-
tirse eso porque significa un robo para negocio. As
es pues la vida de los ricos. Hasta se ponen a vender
a los santos.













4 Trabajador indgena obligado a servir gratuitamente en la casa
del patrn.
















DE COMO HUILLCA
FORMABA SINDICATOS
DURANTE LAS FIESTAS RELIGIOSAS

Ahora voy a relatar lo que he visto. He asistido
a la fiesta de la Virgen del Carmen cuando me di-
jeron que el diecisis de julio se festejaba esa fecha.
Fui con motivo de organizer el Sindicato. Llegu all
el quince de julio. A esta reunin asistieron de todos
los pueblos. Y ah tuve que manifestarles que te-
namos un Sindicato, que tenamos una Federacin
en el Cusco. Tuve adems que dirigir la reunin. En
esa oportunidad vi a los danzarines. En primer lugar
conoca a los Collas,' despus a los chunchos,' extran-

1 Perteneciente a la nacin de los collas. Nativos de la region
del Collao, donde antiguamente habitaron los collas. El Collao, pro-
vincia del imperio inca, situada hacia el sur se extenda a travs de la











jeros, y la Diablada.3 Despus la Danza de los pana-
deros, Chileno enemigo,4 Majeo, la Danza del cisne
y muchas otras ms. Bastantes danzarines, los mistis
del pueblo eran los que se encargaban de hacer el
cargo. All pues pude constatar la fiesta que por es-
pacio de ocho das se realize: la fiesta de la Virgen
del Carmen. Tuve que aprovechar esa oportunidad
para former el Sindicato. El Sindicato del mismo
pueblo. All convers con los campesinos de Q'eros,
con los de Collacancha, con los de Aesqal, de Llilli-
moqo, Unamarca, Waynapata, Tayajama, con todos
ellos. Tambin vinieron los de Chimur Bombo, de
esas latitudes. Les cont que de crearse el Sindicato
sera en favor de nosotros. Comuniquen. Vengan
todos. Comuniquen a los que no saben. A los de
Cutipata, Ikilpata, Laylu, Moqopata, Uskamarca,
Chaqllobamba, Manzayoq, Pachamachay. A todos
ellos, para que vengan y se haga el Sindicato. Yo

3 Danza de los Diablos. Se halla muy difundida en Per, pero es
en el Altiplano done alcanza toda su imponente fuerza. Son afamadas
sus mscaras de recargados adornos simblicos: lagartos, serpientes,
sapos, demonios, que envuelven y se deslizan por el rostro. Los perso-
najes principles son los caporales que llevan coronas y los diablos que
representan los pecados.
4 Afamada danza cusquea, original de la provincia de Paucar-
tambo. Represent a un grupo de arrieros y es esencialmente una
danza gremial, sin el ms mnimo signo que identifique a los perso-
najes como chilenos. Lo de enemigo es un simple agregado que re-
cuerda la Guerra del Pacfico. Esto ltimo, tampoco tiene que ver con
la danza.
meseta del Titicaca hasta Tucumn y hacia las tierras de Tarapac y
el norte de Chile.
2 Indgenas de la selva Amaznica. Danza cultivada en el Puno
y el Cusco, al son de pitos y tambores. En sus movimientos imita las
prcticas guerreras de los selvcolas.










mismo les avis para hacer el Sindicato. En la visit al
Sindicato de Ninabamba me encontr con Bartolom
Huillca. Me pregunt despus de un saludo: Cmo
ests hermano?. Les dije que se organizaran. l es-
tuvo de alcalde. Tambin en Ninabamba se organize
el Sindicato. Para hacer esta organizacin hemos ido
de viaje. Vi la fiesta de la Virgen del Carmen en
nuestra provincia. Yo vivo en una de las estancias
del distrito de Caycay, de la parcialidad de Huancan.
All vivo, all he visto la fiesta. Lo que cuento sin
faltar a la verdad. Es fiesta muy esperada. Dejan
todo lo que tienen que hacer para asistir a esa fiesta.
Tambin del sector de Sicuani va llegando gente.
Traen msica de arpas y violines, msicas especiales.
Tolo lo he podido observer con mis propios ojos,
todas las danzas. La danza que se sobrepone a todas
es la danza colla, la Chapaq colla. Ellos bailan muy
bonito. Igualmente sus vestidos son muy elegantes
y hermosos. A esta fiesta asisten las comunidades,
los feudatarios y todo el pueblo en general, se hacen
present en esa oportunidad. Tambin se hacen las
ferias en las que se venden ollas de aluminio, platos
y muchas cosas. Sii... todo llevan para vender. Y
durante sies das sale la Virgen. S, as sale la Virgen
hasta el da de la despedida. Los danzarines la acom-
paan desde el da de la vspera. Bailan hasta el ama-
necer. Y bailando acompaan la procesin. Igual el
seor cura, rezando, la acompaa despus de la misa.
















HUILLCA REMEMORA
LA VIDA DE LA HACIENDA

Bueno, compaero, la inconformidad de los cam-
pesinos eran con razn. La tierra era para el hacen-
dado. Y la familiar campesina era numerosa. Por eso
nos reunimos en asambleas. Dijimos: ya que las
tierras estn en manos de los hacendados por lo menos
debemos recibir algo para nuestro sostn, para poder
vivir. Si nosotros somos pobres y no tenemos dinero
es porque no tenemos tierras para trabajar. Sin tierras
no podemos tener ganados porque no hay donde
pastar. Solamente los ganados de los hacendados
estn bien comidos, bien gordos y en gran cantidad.
Por eso los hacendados tienen bastante dinero. Y
nosotros no tenemos donde amarrar un ganado por-
que no hay pasto para nuestros ganados. El agua para
ellos. El pasto para ellos. Con el pretexto que eran










sus tierras, hacan trabajar a los campesinos sin des-
canso, todos los das. Los hijos y las mujeres trabajan
tambin para el patrn. Viendo todas estas cosas,
los campesinos se reunieron en asambleas para que las
tierras pasasen a manos de los campesinos. Si acaso
recurramos a las autoridades para quejarnos, las auto-
ridades no ponan odos a nuestras quejas. Haremos
asambleas y acordaremos recuperar nuestras tierras,
decamos. As, seguramente tendremos siquiera ga-
nados, tendremos pastos, acaso recibiremos nuestras
tierras. Tierras para amarrar nuestros ganados. En
la Federacin estaban los dirigentes. Nadie los oblige
a que hicieran algo por los campesinos. Los campe-
sinos pensando bien, consultando con su corazn, se
encaminaron a reclamar sus tierras. Sobre esto di-
jeron los gamonales, los hacendados: Los campesinos
estn haciendo una invasion. Los campesinos nos han
invadido. Los que invadieron fueron los hacendados,
haciendo encerrar en las crceles a los campesinos y
quitndoles sus tierras. Cuando reclamamos estas
tierras, los gamonales dijeron que estbamos inva-
diendo sus tierras, que les estbamos quitando sus
haciendas. La gente no invadi. Los hacendados
fueron los que se apoderaron de las tierras sin tener
ttulos de propiedad. Incluso se apropiaron de las
tierras de la comunidad. Esas tierras de la comunidad
las estamos recuperando. Y, sobre todo, nosotros
trabajamos con nuestros ganados. Nuestros corderos
proporcionan el abono.
Para poner en claro todos estos asuntos hicimos
asambleas y nos reunimos, sin poder soportar estas










injusticias de parte del patrn. En tiempos antiguos
los jueces, las autoridades todas, eran en su genera-
lidad, de la casta de los gamonales. Casta de ricos,
casta de explotadores. En esos tiempos jams el cam-
pesino ganaba un solo juicio. El que ganaba siempre
era el gamonal, porque las autoridades, incluso los
guardias, estaban siempre a favor del gamonal. Al
ver estas cosas, decan: no hay justicia para nosotros
los pobres, en ninguna parte encontramos justicia.
Entonces, nosotros, nos haremos justicia. Los juicios
se prolongaban aos y aos. Todo el tiempo los cam-
pesinos estaban desnudos, vendan sus ganaditos. El
dinerito que conseguan trabajando era para sostener
el juicio. El juicio jams terminaba. Los fiscales, los
jueces de provincias, no hacan justicia. La Corte del
Cusco tampoco haca justicia. Decan, la hacienda es
del dueo. Por qu les quieren quitar?, ustedes no
son los dueos. El guardia civil, el vocal el fiscal, el
suprefecto, al menor aviso de los hacendados en-
viaban en breve tiempo a los policas para que a la
fuerza condujeran a los campesinos, hacindoles
quitar sus aves, sus ganados. Por todos estos motivos
la gente del campo pensaban: no importa, nosotros
nos haremos justicia aunque llegue la muerte. De-
bemos recoger adems como en cada comunidad, en
cada hacienda, la gente acuerda recibir los terrenos.
Y despus del acuerdo avisaban a la Federacin
mediante delegados que llegaban al Cusco para in-
formar a la asamblea. Primeramente transmitan los
dirigentes: Compaero, en tal o cual jurisdiccin
hemos acordado y estamos trayendo el document










firmado por todos y queremos que un delegado de
la Federacin nos acompae. Solamente nos ha
de acompaar porque el acuerdo ya est hecho,
manifestaban en la asamblea. No era como los ha-
cendados comentaban. Como decan los periodistas
contrarrevolucionarios, que solamente dos o tres co-
munistas estaban enseando, estaban agitando. Pero
de dnde van a poder hacer esto los campesinos?,
decan. Pero no era as. Los mismos campesinos en
sus asambleas acordaban. Haremos esto, decan. Y
de la Federacin Departamental de Campesinos, los
delegados slo acompaaban como autoridad. Y ayu-
daban solamente con su presencia. Cuando se pro-
duca el recibimiento de las tierras, ya al da siguiente
o al subsiguiente llegaba a ese sitio la guardia de
asalto. Y comenzaba la persecusin a los dirigentes
de la comunidad o del sindicato. El hacendado slo
denunciaba los nombres de los dirigentes, pero no
decan el tiempo de juicio que tenan. Deca es usur-
pacin. Es invasion. Y despus calumniaba, estos
indios quieren quitarme, violar a mis hijas, a mi
mujer. Quieren incendiar mi casa, se han llevado mi
ganado, se lo han comido en sus asambleas. Toda
clase de calumnias. Hicieron perseguir a los prin-
cipales dirigentes. Por eso justamente en esos aos
las crceles estaban llenas de detenidos. De igual
manera en las provincias y en la crcel central del
Cusco, en la Almudena. Por invasores, por dirigentes,
por ladrones de ganado, por violacin, por todas esas
infracciones estuvieron citados los campesinos.










De la Federacin vinieron a pedir una comisin.
Y despus iban al sitio indicado, en una delegacin.
Ellos, los delegados, solamente acompaaban. Por
esta compaa, los hacendados, dijeron todas las men-
tiras. Las autoridades les daban crditos como de la
boca de un santo, como de la boca de Dios. S, a
la gente que no era de su casta los vendieron. Decan
nos estn amenazando, nos golpean, no podemos lle-
gar ni a la puerta de la casa, tampoco nos dejan ver
a nuestros ganados. Faltando a la verdad, dijeron
estas cosas. Al recibir las autoridades estas denuncias
falsas, mandaban a los policas an por el aire, a de-
fender a los hacendados. El juez tambin enviaba re-
fuerzos. Capturen a esos hombres, estos son, aquellos
son, estos son los dirigentes, hay que encarcelarlos,
ordenaban. En la crcel los castigaban de la manera
ms cruel. Para que nunca ms reincidieran en su
propsito. Deben de escarmentar, decan. Entre las
autoridades y los gamonales se unan para herir a los
campesinos con castigos despiadados. An con todo
esto, an estando en la crcel y siendo vilmente cas-
tigados, los campesinos no se acobardaron. Las
calumnias les fortaleci. Y reflexionando decan:
Cundo hemos hecho estas cosas? Adems, la tierra
es de nosotros, y no de ellos. Tambin nos calum-
niaban. Este es comunista. Pero ninguno de estos
campesinos era comunista. Ellos no conocen qu es
el comunismo. Cmo poda saber un campesino de
esa poltica? Estos son agitadores, estos piden di-
nero a las gentes. Con ese dinero se encaminan, nos
decan. Pero no era as. Era un comentario mentiroso










de los hacendados, de los guardias, de las autoridades
que estaban en manos de los ricos. Los ricos les invi-
taban bastante cerveza, les preparaban comidas y
ofrecan ddivas. Por eso los policas salan a cap-
turar a los dirigentes que haban tenido que escon-
derse. Y encontrndolos, a varazos, a patadas los
traan, todos mal heridos, los hacan llegar dicin-
doles: Indio comunista! Por qu escapabas?
Dnde est ese agitador como t? A veces cuando
hablaban, los mataban a balazos. De esta manera
antes no hubo justicia porque la justicia estaba en
manos de los ricos. La crcel del Cusco rebasaba,
llena de hombres con sus mujeres e hijos a quienes
encarcelaban, diciendo: Con estos no se puede. Nos
estn arrebatando nuestras tierras, nuestras casas.
Esas son mis tierras, son mis casas. Esto decan.
Sin darse cuenta que estaban en la tierra de los cam-
pesinos, en la tierra de los comuneros. Y el pasto
tambin era de los campesinos. Por estas cosas los
campesinos, las comunidades, se encaminaron a tomar
sus acuerdos fundamentals. Y tambin vinieron a
la Federacin a pedir ayuda. Fue as. La Federacin
nunca se moviliz por dinero, sino por apoyar a los
campesinos. A veces cuando queran les daban un
plato de comida a los delegados de la Federacin.
Y a veces no.
A los visitantes que iban donde los campesinos,
los guardias los vigilaban con atencin, y si vean
algn extrao, decan: Quin es este hombre?
E inmediatamente le pedan sus documents. A la
credencial que portaban de la Federacin no le daban










importancia. Les deca: Esos ladrones de vuestra
condicin les envan. As fue. Todo era controlado
y ningn extrao poda caminar libremente en Si-
cuani, en Paucartambo, en Calca, en Quillabamba,
en Urubamba, en la jurisdiccin de Anta. En todas
parties hacan velar con la polica los intereses de los
gamonales.
















EL SEPA


Al Sepa fui en el ao de la redada. Adems, ha
sido la ltima vez que hubo redada, no? El cinco
de febrero de 1964. Ese ao fue. Esa vez me man-
daron al Sepa. A mi mujer, con mis hijos, les haban
desalojado. S, conjuntamente con mis ovejitas y va-
quitas. Y entonces, en la Loma de K'isikancha, tuve
que acondicionarme a la intemperie sin tener nada que
comer. Apenas consegua comprar algo para mante-
nerme. La ovejita que tena tuve que vender para
comprarme un poco de maz y un poco de habas
para el sustento de mis hijos. Ya estaba a punto de
pedir limosna a fin de no hacerle falta a mis hijos.
Y yo lamentando mi triste suerte, acongojado, ape-
nado, masticando mi coquita, sola caminar. Casi el
corazn se me revent de tanta desesperacin. As
de esta manera mi mujer, mis hijos estaban desam-










parados. S, as fue este Manuel Cornejo. Era para
m el hombre ms malvado de la tierra. Ahora tam-
bin este hombre Manuel Cornejo contina con este
infame proceder con los campesinos de esta hacienda
Chhuru. De esta manera tampoco el tal Agripino
Tejada no puede poner coto a esta situacin. Ms
bien comentan, entire Tejada y Cornejo, que si vol-
viera Huillca, seguramente nos desaloja ese miedo
tienen ellos. Pero su temor, ya no es fundado. Por-
que los campesinos que all viven no estn en con-
diciones de hacerlo. No estn preparados.
























LIBRO II
















COMO FUE LA REDADA
DEL SEPA. LA VIDA EN LA SELVA

Cuando tena la comisin de las federaciones, cum-
pliendo ese mandate recorra pueblo por pueblo. Por-
tando mi credencial. Bueno, cuando se llevaba a cabo
esa organizacin, de repente, se produce la redada,
all, en la Federacin de Cusco, en la calle Recoleta.
De pronto nos invadieron los guardias. En esa opor-
tunidad estbamos reunidos ms o menos doscientas
personas. Nos llevaron a la Seccin de Investigaciones
de la calle de Santa Catalina (PIP). En la Seccin de
Investigaciones pasamos la noche. Al da siguiente
nos llevaron a la comisara de Saphi. A todos en for-
macin. All estuvimos todo el da. O sea en la co-
misara. Nos pidieron a cada uno sus papeles, y a
los que tenamos nuestros documents nos dejaron
sin un solo document. De la comisara a la media










noche, once de la noche, nos llevaron al cuartel de
Huancaro. All nos depositaron. Seguidamente un in-
vestigador nos tom la declaracin. En lo que se re-
fiere a mi persona me interrogaron desde las cinco
de la tarde hasta las diez de la noche. Me pregun-
taron de todo. Como quiera que con un sano pro-
psito yo haca las cosas, tuve que decirles que s.
Yo camino a organizer por mandato de la Federa-
cin y nombrado por la asamblea. Cumplo lo que la
ley dice, lo que la Constitucin manda. La ley, la Cons-
titucin ordena la creacin y el funcionamiento de
los sindicatos, les dije. Declar. Con ciertos inter-
valos de descanso me preguntaban. Pero lo grave del
caso era que me pateaban continuamente. Entre dos,
tres investigadores me preguntaban insistentemente,
dicindome: Habla, habla! Y los golpes caan sin
descanso en mi cuerpo. Y yo a todo deca, no, no,
no. Y me decan este viejo comunista. Si no soy
comunista, de dnde voy a saber. As pasaban las
horas y yo no deca nada. Lleg las diez de la noche.
Mir el reloj. Me dijeron que me iban a enviar al
Sepa. Slo me dijeron: Ahora pues vas a ir a pe-
learte con la culebra. Eso slo me dijeron. Y des-
pus me llevaron a donde estaba detenido. Al con-
versar con mis compaeros y avisarles lo que me
haban dicho que iba a ir a pelear con la culebra,
me dijeron: Seguramente te van a mandar al Sepa.
Cuando se disponan a llevarme slo pude hacer un
encargo a mis compaeros de presidio: Ya ustedes
me harn el favor de ver a mis familiares. Dinero no










tengo, les dije. Llevando conmigo mi atadito pude
dar el encargo a mi hijo. Le dije: T te quedars
velando por tu mam, le recomend. l tambin
se qued solo. Y le dije: Seguramente t has de
venir conmigo tambin. Mi mujer no saba nada
de esto. Estaba en mi casa, en mi pueblo. En ese
moment nadie saba de m. Mi seora no saba.
Estaba en mi pueblo con mis ganados, mis cositas,
y el mes de febrero es un mes de lluvia torrencial.
Bueno, despus de esto me llevaron en el carro hasta
cl avin. Cerraron las puertas y rumbo a la selva.
Pero no cantamos el Himno Nacional. Siendo
preso por qu. Esa situacin dur un mes. Du-
rante un mes ms prorrogaron la suspension de ga-
rantas. As estuvimos. All haba un compaero de
la jurisdiccin del Cachimayo, Vicente Medrano. Le
llevaron al bao con un pretexto. Y desde ese mo-
mento hasta ahora no se sabe nada de l. Quiero
decir que lo mataron. Desapareci para siempre este
compaero. Otro compaero de Sicuani, al saber que
su sentencia era por much tiempo, l era de Flores,
por no soportar ms tiempo el Sepa, se arroj al ro.
Esto ocurri cuando ya yo haba salido de all. Yo
lo haba dejado todava vivo. Segn los comentarios
dicen que se cay al agua. Esto, repito, pas cuando
yo no estaba ya. En el Cusco supe esta fatal no-
ticia. Dos press politicos murieron en esa forma.
De esta manera los gobiernos se portaron con el
pueblo. Implantando esas leyes, dieron muerte a
muchos hombres. Bueno, despus de esto empez
la audiencia. En la audiencia empezaron a dar li-










bertad. A uno, a otro. En fin salan uno por uno.
En cambio para m no haba libertad. Cuando aca-
baron de salir todos los press politicos recin me
dieron libertad a m. Recin yo pude venirme del
Sepa. En todas las declaraciones no compromet a
nadie. Ni a los abogados, ni a los dirigentes. A
nadie, absolutamente a nadie. Mis declaraciones
fueron totalmente sanas y correctas. A nadie he acu-
sado, diciendo: t me has enseado, t me dijiste,
t me induciste, t me has llevado. A nadie acus.
Mi declaracin fue contundente. En cambio otros
delataron diciendo que fulano me dijo, sutano me
indujo, me ense, dijeron. Por esa causa hicimos
esto, aquello, decan. Por eso la mayora se que-
daron. Los que delataron, traicionaron la causa de
los trabajadores. Al doctor Vargas y a Pascual Mon-
tao les vendieron y actuaron contra ellos, acusn-
dolos. Boten al patrn, coman sus ganados, invadan
las tierras. Todo eso nos enseaban, decan los
traidores. Por esta razn, en el suelo les patearon a
estos dirigentes. Especialmente a Pascual Montao.
As fue, as ha sido. De esa manera ellos se ven-
dieron. De esto hay que cuidarse. Y hay que hacer
las cosas como un verdadero hombre.
















OPINIONS DE HUILLCA SOBRE QUINES
VAN A LAS PRISIONES EN EL PER
Y SOBRE QUINES DEBERAN IR

Bueno, compaero, por las organizaciones que
he realizado, ellos me han capturado dicindome,
este es el agitador. Sin comer y sin donde dormir.
Solamente dorma en el suelo descubierto. All nadie
me alcanzaba siquiera algo para comer. Y todava
reciba maltratos acusndome que yo era un viejo
comunista.
Lo mismo dentro de las crceles, los press me
odiaban. Luego me decan: A qu has entrado
aqu, so malagero? Este no es tu lugar. A lo que
yo mirndoles fijamente les contest: Yo no estoy
por robo como ustedes, sino estoy haciendo respe-
tar mis derechos, los derechos de todos los campe-
sinos. Y por eso estoy aqu. Ellos seguan comiendo










sus alimentos. Ninguno se compadeca por m, ms
bien me queran hacer pegar con los press. Pero
los press tuvieron un poco ms de respeto a mi
persona. Y los press decan, no le pegamos, est
luchando. Dentro de la crcel viven mal alimen-
tados en los calabozos. Hay un gran odio contra
los press. As tambin casi me pegan. As no ms
dorman en los rincones de la crcel. Tragando mi
propia saliva por falta de comida. El hambre me
devoraba. Y el corazn me dola demasiado por
hambre. Porque nada tena en el estmago. Lo
mismo era en los calabozos cuando estuve cerrado.
Nadie me vea. As noms miraba yo por las rejas.
Ni siquiera quien me compare un pan. Ni siquiera
me queran sacar para orinar. Y casi me orino dentro
del calabozo. Me decan: Quieres orinar? Mu-
rete, carajo, so viejo perro agitador! Dicindome
me pegaban los guardian. Dndome bofetadas y pu-
etazos, en el corazn. As casi me matan. Me de-
jaron inconciente. Luego dijeron: No importa que
este viejo agitador comunista se muera. As me
maltrataban dentro de las prisiones. As me hacan
llorar. Lo mismo a mis hijos. Por eso mi vida es
triste. Por lo que he hecho soy culpable, por haber
defendido a los campesinos como yo. Haber hablado
a favor de los campesinos es un delito para ellos.
Por eso me castigaron. En cambio no haba castigo
para el que robaba. Ni para los criminals. Esos
eran bien protegidos. Para los hijos de los gamo-
nales, que violaban a las mujeres y las hijas que




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs