Crisol

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title:
Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title:
Revista crisol
Physical Description:
v. : col. ill. ; 28 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher:
Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication:
San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Costa Rica

Notes

Additional Physical Form:
Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation:
Began in 1996.
General Note:
Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note:
Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID:
UF00101375:00104


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1N 276 febrero 2014 Sismlogos estudian sistema de fallas del sur de Cartago El estudio minucioso del sistema de fallas Agua Caliente y Navarro, en la zona sur de Cartago, ha arrojado informacin novedosa que permitir mejorar la estimacin de la amenaza ssmica en el Valle Central, la zona ms poblada del pas. Patricia Blanco Picado patricia.blancopicado@ucr.ac.crM ediante modernas tcnicas de trabajo en el campo, sismlogos del Centro de Investigaciones Geolgicas (CIG) y de la Red Sismolgica Nacional, de la Universidad de Costa Rica (UCR), han dedicado los ltimos tres aos a la actualizacin de los datos disponibles acerca de dichas fallas. Procuran conocer con mayor precisin el tamao, ubicacin e interaccin, as como la velocidad de movimiento y el potencial mximo de los sismos que pueden generar. Este trabajo lo realizan en conjunto con cientcos de las universidades espaolas Complutense de Madrid y Politcnica de Madrid, y con la colaboracin de profesionales del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). El proyecto se denomina Estudio de la tectnica activa del sistema de fallas de Agua Caliente y Navarro del Valle Central mediante tcnicas geodsicas y paleossmicas: contribucin para la mejora de la evaluacin de la amenaza ssmica. Cuenta con el financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnologa y Telecomunicaciones (Micitt) y del Consejo Nacional para Investigaciones Cientcas y Tecnolgicas (Conicit). El M.Sc. Walter Montero Pohly, coor dinador de la investigacin, resalt su importancia ante la necesidad de anar los datos en relacin con el comportamiento ssmico de la zona, en donde han ocurrido varios terremotos, entre ellos el del 4 de mayo de 1910, que destruy la ciudad de Cartago. Sismlogos de la UCR y de la Universidad Complutense de Madrid lograron determinar que la falla Agua Caliente origin el terremoto de Cartago de 1910, causante de mucha destruccin y de cientos de muertes (foto Laura Rodrguez). Nueva fallaUno de los resultados de la investigacin, explic Montero, es la identicacin de una nueva falla, denominada Tarraz, que se relaciona con la falla Navarro mediante una zona de depresin tectnica. En esta rea, a la que llaman Estructura Transtensiva de Estrella, conuyen otras fallas, como Ro Macho y Queber. Es una zona en proceso de hundimiento, que en los ltimos tres aos ha generado gran cantidad de sismos, indic el sismlogo. (Ver mapa). Cerca de esta depresin estn ubicados numerosos centros de poblacin, entre los ms importantes San Cristbal Norte, San Cristbal Sur, La Lucha y Frailes, de Desamparados, as como la Carretera Interamericana que comunica al centro con el sur del pas. De acuerdo con la longitud de las fallas, los gelogos pueden determinar cul es el potencial mximo de los sismos que estas puede generar. En esta zona, los temblores ocurridos en los ltimos aos han sido superciales, de hasta unos 10 km de profundidad, y con magnitudes que oscilan entre 2 y 4 grados. No obstante, la ciudad de Cartago se encuentra a alrededor de 10 km de distancia y un sismo con una magnitud mayor que las anteriores podra tener daos signicativos, manifest el especialista. Movimiento de las fallasMediante este proyecto estamos tratando de determinar la tasa de deslizamiento de las fallas, indic el M.Sc. Montero, para tratar de puntualizar cun rpido se mueven. Esta medicin se realiza mediante la tcnica de paleosismologa, que consiste en la realizacin de trincheras o zanjas en el terreno para observar los depsitos de material ms recientes desplazados en el sitio de la falla y fecharlos. As es como identican los ltimos terremotos generados por la falla. De esta manera, mediante una trinchera realizada en la localidad de Bermejo, en Coris de Cartago, los cientcos conr maron que la falla Agua Caliente origin el terremoto de 1910 y que caus muchos daos en esta ciudad. Ahora sabemos con total certeza que la falla Agua Caliente origin el terremoto de Cartago de 1910, arm Montero, pues se haba sugerido con base en el estudio de intensidades que provoc el anterior terremoto. Las mediciones tambin las efectan con ayuda de la Geodesia, que les prov equipos de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en ingls) para determinar con total precisin la ubicacin de una red de 13 estaciones en distintos puntos. Cada cierto tiempo visitan estos sitios y hacen mediciones, para luego estimar la tasa de deslizamiento de las fallas. Hace dos aos realizaron una medicin y acaban de terminar la segundaen las fallas Aguacaliente y Navarro, con el n de obtener datos que les sirva para calcular cuntos milmetros se movi una falla en un ao. Entre mayor sea el movimiento, ms amenaza ssmica presenta, dijo Montero. Adems de l, participan en el estudio el Lic. Wilfredo Rojas Quesada, Dr. Lepolt Linkimer Abarca y Dr. Oscar Lcke Snchez, de la UCR y de la RSN. De la Universidad Politcnica de Madrid forma parte la Dra. Alejandra Staller Vzquez, y de la Universidad Complutense de Madrid el Dr. Jos Jess Martnez Daz. Colaboran tambin el Lic. Francisco Valverde Caldern de la Universidad Nacional; y el Dr. Guillermo Alvarado Induni y el Ing. lvaro Climent Martn, del ICE. 0 5 kmF. OchomogoF. LaraF. CapelladesF. ParasoF. CachF. OrosiF. DurnF. TarrazF. JarisF. NavarroQuever F.Ro Macho F.F. AguacalienteV. Iraz SAN JOS PARASO CARTAGO Falla de rumbo Falla inferida Falla normal Falla inversa Ciudad Volcn Activo Sismos Micitt-Conicit-UCR.

PAGE 2

3 2 Alto del Cardal, un cacicazgo relevante en las faldas del Iraz Ubicado a menos de un kilmetro de lo que hoy es el Parque Nacional Iraz, con una visin panormica que les permita a sus habitantes tener control estratgico y poder social sobre otros territorios, el Alto del Cardal fue una pieza clave entre las sociedades cacicales de Costa Rica.Mara Eugenia Fonseca Calvo maria.fonsecacalvo@ucr.ac.crAunado a ello, la riqueza de sus suelos, por las constantes erupciones volcnicas del Iraz, y la cercana a fuentes de agua hicieron de este sitio arqueolgico un lugar ideal para vivir. As lo demuestra la Mag. Carolina Cavallini Morales en su tesis Alto del Cardal C-304 AC. Una sociedad compleja en las faldas del volcn Iraz, presentada en 2013 para optar al ttulo de Maestra Acadmica en Antropologa de la Univer sidad de Costa Rica (UCR). La investigadora estudi la sociedad cacical que se desarroll en el Cardal, desde la perspectiva del poder social, y el rol que pudo tener en la conformacin socio-poltica de los cacicazgos del sector oriental del Valle Central. Para ello realiz constantes visitas de reconocimiento con el n de contextualizar el entorno fsico, social y arqueolgico del lugar; hizo una revisin bibliogrca y entrevist a personas que residen en sus alrededores o que trabajan cerca. Tambin analiz la coleccin del Alto del Cardal resguardada por el Laboratorio de Arqueologa de la UCR, as como la coleccin arqueolgica en manos del Museo Etnolgico (Museum fr Vlkerkunde) de la ciudad de Viena, extrada en 1895 por el cnsul de Austria ante Costa Rica, Guido von Schrter. Adems, recolect en el sitio fragmentos de material cermico y ltico con caractersticas notorias que le permitieran una secuencia cronolgica del lugar, y recorri los senderos que comunicaban las tierras altas con las bajas. Cardal fue registrado oficialmente en 1968 por el arquelogo Lic. Carlos Aguilar Piedra, quien recuper materiales arqueolgicos de toda la secuencia cronolgica para el Valle Central. Este sitio era denominado Las Huacas y la primera mencin que se hace de l es en un documento de 1727 encontrado en el Archivo Nacional de Costa Rica. Era conocido por su riqueza arqueolgica desde pocas tempranas y por el saqueo constante de piezas del lugar, entre ellas la efectuada en 1895 en la que se extrajeron cerca de 1200 objetos. La primera referencia directa que se tiene de este sitio con el nombre de Alto del Cardal proviene del Prof. Jos Fidel Tristn, quien lo visit entre los aos 1913 y 1914. Posteriormente, Aguilar lo catalog formalmente con la sigla CAT-UCR. 45. La ocupacin de este sitio se dio desde la fase Pavas (300 a.C-300 d.C.) en lo que se ha reportado para el Valle Central. Un sitio especialSegn Cavallini, Alto del Cardal comprenda un rea de 44,09 hectreas y se situaba en varias colinas ubicadas estratgicamente a una altura que oscila entre los 2500 a los 2700 msnm, en donde en direccin norte se levanta el volcn Iraz y al sur el valle del Guarco. Su visin panormica de 2700 metros de altura sobre el valle favoreca el control visual que tena sobre otros territorios durante la poca precolombina. Aunque no es nico en la arqueologa costarricense, es considerado un sitio particular, con caractersticas sobresalientes como su ubicacin, bienes de intercambio y especializacin. El material arqueolgico encontrado en el Cardal guarda gran relacin con el de otros sitios. Un ejemplo de ello son las guras efectuadas en piedra, como los metates namente tallados, lpidas, cabezas de personajes, bases caladas, mesas y esculturas llamadas chacmool, lo mismo que el material cermico, que tambin est presente en Guayabo y Las Mercedes, sitios de la vertiente Atlntica. No obstante, tanto los materiales hallados en Cardal como los estudiados en Viena, son poco comunes en los contextos nacionales. Los colgantes de concha, las piezas de oro, la cermica fornea del Pacico norte y del Pacco sur del pas demuestran que esa sociedad cacical estaba en constante comunicacin y en busca de estos bienes. Por sus caractersticas, estos eran necesarios para demostrar el poder ideolgico, econmico y poltico al resto de la poblacin. La altitud y ubicacin de Cardal le permiti protegerse si era requerido y mantener un ujo de bienes de las tierras bajas del sur (valle del Guarco) hacia las tierras bajas del norte (Caribe) y viceversa, por medio del sendero que los comunicaba. Sus habitantes llevaban a cabo labores cotidianas como el acarreo de agua, la manufactura de bienes, el cuido de nios y el enterramiento de algn miembro de la comunidad cerca o dentro del asentamiento. Tambin hubo una lite que consumi los bienes y que control las acciones cercanas al sitio. De manera que el Alto del Cardal funcion como un cacicazgo con un territorio y otros sitios pequeos dentro de su territorio, que mantuvo relaciones con el Caribe, el fondo del valle y la regin de la Gran Nicoya, segn determin la investigadora. En vista de su importancia, la Mag. Cavallini considera conveniente realizar ms investigaciones acerca de este sitio, buscar otras rutas de comunicacin, analizar la coleccin de Viena desde otras perspectivas y examinar la evidencia arqueolgica que indique la presencia de una sociedad compleja. N 276 febrero 2014 N 276 febrero 2014 Investigan tintes de plantas y microorganismos para generar energa solar En la piel de un anfibio o en la pulpa de un caimito podra estar la clave para captar y producir energa solar.Katzy Oneal Coto katzy.oneal@ucr.ac.crAs lo plantea un equipo interdis ciplinario de investigadores de la Universidad de Costa Rica (UCR) que se dedica a la bsqueda de un material econmico y eciente capaz de captar la energa del sol para convertirla en electricidad, a partir de sustancias presentes en la naturaleza. Los cientcos realizan pruebas con ms de 40 tintes extrados de plantas y ms de 30 microorganismos provenientes de ranas, mariposas y hormigas del pas. Su objetivo principal es llegar a ensamblar celdas solares de tercera generacin, de bajo costo, y fotosensibilizadas con estas sustancias. Aunque en la actualidad se comer cializan en el pas paneles solares con tecnologa de primera y segunda generacin, estos siguen siendo muy poco accesibles para el consumidor debido al precio elevado, segn detall el Dr. Leslie Pineda Cedeo, coordinador del equipo de investigacin. De ah la importancia de buscar alter nativas para bajar el costo de produccin y de instalacin de dispositivos fotovoltaicos que generen energa de forma eciente. En este proyecto se articula el conocimiento de especialistas en qumica, biologa, biotecnologa y microbiologa de cuatro centros de investigacin de la UCR. Cada equipo est a cargo de una etapa diferente, que va desde la bsqueda de las materias primas y la extraccin de pigmentos hasta la optimizacin y el ensamble de las celdas solares. En las diferentes fases participan el Centro de Electroqumica y Qumica (Celeq), el Centro de Investigaciones en Productos Naturales (Ciprona), el Centro de Investigaciones en Estructuras Microscpicas (Ciemic) y el Centro de Investigacin en Biologa Celular y Molecular (CIBCM). El grupo est conformado por el Dr. Pineda, Bach. Andrea Soto Navarro y Bach. Natalie Flores Daz del Celeq; el Dr. Adrin Pinto Tomas, M.Sc. Catalina Murillo Cruz y Bach. Annette Vaglio Garro del Ciemic-CIBCM; y la Dra. Rosaura Romero Chacn, el Lic. Vctor Castro, el Bach. Daro Chinchilla y la estudiante Cabezas trofeo de este sitio que se encuentran en el Museo Etnolgico en Viena, Austria (foto Carolina Cavallini, 2012). Sociedades cacicalesEl territorio que hoy ocupa Costa Rica estaba habitado por diferentes cacicazgos antes y durante los primeros aos de la Conquista. Estos se encontraban organizados y mantenan relaciones y vnculos determinados, arm la Mag. Carolina Cavallini. La estructura arquitectnica de los centros cacicales principales era muy semejante a la de Guayabo, en Turrialba, y Agua Caliente, en Cartago, en las que predominaban viviendas redondas construidas sobre montculos de tierra y piedra con techos de paja, y la presencia de calzadas, escalinatas y plazas como sitios pblicos de reunin. Adems, exista una especializacin social en actividades como cestera, agricultura, pesca y artesana. Tambin se daba el intercambio, para lo cual se recorran largas distancias con el n de acceder a bienes suntuosos, ya que estos reejaban la importancia de las guras de poder.Celdas solaresLas celdas solares de tercera generacin fotosensibilizadas estn inspiradas en el proceso de fotosntesis de las plantas. Las celdas fotosensibilizadas con tintes estn compuestas por nanopartculas de un semiconductor, como dixido de titanio, sobre el cual se ancla un tinte. Este pigmento se encarga de atrapar los fotones del sol y as inicia todo el proceso de generacin de los electrones y con ello la produccin de electricidad. Lo novedoso de este proyecto es utilizar recursos naturales para celdas solares, considera el Bach. Chinchilla. Estamos intentando probar si existen pigmentos en la vegetacin y en los microorganismos de Costa Rica, que puedan ser utilizados en esas celdas de tercera generacin como sensibilizantes, dijo. El proyecto adems permite experimentar con este tipo de tecnologa, aprender cmo se ensamblan las celdas y cules deben ser los estndares mnimos para probar otras alternativas con extractos de plantas y de microorganismos. En el laboratorioPara obtener los tintes, los investigadores del Ciprona realizaron giras en todo el pas para identicar especies de ores, frutos o troncos que tengan savias bastante coloreadas como las simarubceas, conostegia, xalapensis, picagnea y otros conocidos comnmente como el caimito y la jamaica. Se recolectan las plantas y en el laboratorio se extraen varios pigmentos de cada una, los purican y se comprueba su solubilidad para proceder a probarlos. Han detectado algunos pigmentos que presentan niveles de eciencia aceptables y que se tomarn en cuenta para las siguientes etapas de la investigacin. Soto y Chinchilla explicaron que los niveles de eficiencia de los tintes extrados de plantas por lo general son bajos comparados con otras sustancias sintetizadas en laboratorios para este n. No obstante, a partir de los compuestos naturales se trabaja para mejorarlos. No pretendemos que uno de esos pigmentos sea denitivamente perfecto y eciente, sino que la naturaleza nos puede dar un molde para luego modicar la estructura y lograr una molcula novedosa, bastante buena para captar los fotones, arm Chinchilla. MicroorganismosAdems de los tintes de plantas, al proyecto se incorporaron pigmentos de microorganismos de una coleccin ubicada en el CIBCM y compuesta principalmente por cepas aisladas de muestras de ranas, mariposas y hormigas. En ese centro los cientficos favo recen la produccin de pigmentos de los microorganismos y los envan al Ciprona donde se extraen para pruebas de laboratorio en las celdas solares. Se ha trabajado con microoganismos aislados de ambientes poco comunes, como la piel de anbios, el intestino de larvas y hormigas. Adems, el equipo de investigacin trabaja en el aislamiento de microorganismos presentes en el suelo de reas con una alta incidencia de luz UV, como por ejemplo en las costas y zonas altas. Se parte de la premisa que estos microorganismos poseen tintes que absorben la luz y que los protegen contra la luz UV, para evaluar su aplicacin potencial en dispositivos fotovoltaicos de tercera generacin, detall la M.Sc. Murillo. El proyecto continuar este ao con tcnicas de modelado computacional, para mejorar las estructuras qumicas de los tintes ms prometedores. Si se observa que alguna estructura es realmente eciente, podra realizarse la sntesis o modicacin estructural del pigmento. La investigacin cuenta con el apoyo nanciero del Fondo Estatal para la Educacin Superior (FEES), la Vicerrectora de Investigacin de la UCR, el Celeq y el Ministerio de Ciencia, Tecnologa y Telecomunicaciones (Micitt). 1.A partir de microorganismos y plantas se obtienen tintes de diferentes coloraciones. Estos se aplican a las celdas solares (foto Anel Kenjekeeva). celdas solares fotosensibilizadas de tercera generacin. Los modelos de laboratorio Los investigadores realizan giras en coloreadas (foto Laura Rodrguez). 1 2

PAGE 3

4 Quesada, Escuela Moiss Coto Fernndez, Escuela de Aruba, Escuela Repblica de Panam, Escuela de Luzn, Escuela Balbanero Vargas, Escuela Abraham Paniagua, Escuela La Unin, Escuela Lder El Carmen, Escuela de Bebedero, Escuela de Poasito, Escuela de Veracruz, Escuela Puente Salas, Escuela San Luis Gonzaga, Escuela Ocial de Parrita y Escuela de Paquita. La Arq. Andrea Sancho Salas, quien participa en el estudio, explic que realizaron mediciones de las condiciones climticas durante las estaciones seca y la lluviosa, y una vez obtenidos los datos procedieron a establecer un promedio. A partir de las curvas de temperatura, humedad y su ubicacin en relacin con los rangos de confort se logr identicar las condiciones ambientales existentes en las aulas para luego plantear cmo mejorarlas. Luego se realizaron simulaciones digitales para modicar las condiciones y se procedi a analizar el comportamiento de las edicaciones. Utilizamos una metodologa basada en el biomonitoreo, el cual trabaja con las relaciones entre los elementos del clima y los edicios. Se emplea el registro de datos climticos, las caractersticas del inmueble y sus ocupantes, detall Sancho. Con los usuarios se realizaron encuestas para tener un registro de su percepcin.Variables a tomar en cuentaPara el Arq. Jos Al Porras Salazar, otro coordinador del proyecto, existen mltiples aspectos que resultan insuperables en la Arquitectura, como por ejemplo: entre ms pequea es la edicacin ms rpido se calienta el aire que est en su interior y entre ms grande, ms difcil es calentarlo. Adems, si la estructura es de metal, se calienta ms fcilmente, de ah que el LAT propone tcnicas termorreguladoras con espejos de agua y vegetacin para refrescar el interior de las escuelas, as como tcnicas de acumulacin de calor para zonas fras. La mayora de las edificaciones en Costa Rica mantiene la misma temperatura en el interior que la exterior, expres Porras. De ah que identicaron las condiciones naturales y, con ayuda de la estacin meteorolgica ms cercana, marcaron variables como la temperatura, iluminancia, cantidad de CO2 y ventilacin para conocer cmo se comportan las aulas. Muchas veces se adoptan decisiones arquitectnicas de otros pases que no se adecuan a la realidad climtica nuestra, dijo el arquitecto. Parte de las conclusiones a las que ha llegado el LAT son que todos los espacios en los centros educativos tienen que ser ventilados, iluminarlos adecuadamente y aprovechar la vegetacin para ltrar el polvo y lograr que el aire entre limpio a la edicacin. Un mejor ambiente interno se puede lograr mediante diversas tcnicas arquitectnicas, arm Porras, como el control climtico (vegetacin, rboles y fuentes de agua), las condiciones estructurales (paredes, techos y ventanas), y como ltima opcin, las condiciones mecnicas (aire acondicionado). El jerarca del MEP, Leonardo Garnier Rmolo, dijo que este aporte de la UCR ser tomado en cuenta e implementado en la agenda de desarrollo de la infraestructura educativa nacional, que agrupa tambin a los colegios. A su juicio, es necesario que el MEP tenga conocimiento sobre reas climticas, ubicacin, materiales y ventilacin de las aulas. Ahora pasamos de un Ministerio que solo pensaba en metros cuadrados de construccin a uno que piensa en un espacio con todas las condiciones idneas, manifest. El equipo de especialistas que participa en el proyecto lo completan los arquitectos Jorge Mndez Trejos y Esteban Zamora Barahona Crisol, publicacin mensual de la Ocina de Divulgacin e Informacin (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Semanario Universidad, edicin No. 2027 Editora: Patricia Blanco Picado. patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Diseo y diagramacin: Jos Pablo Porta, ODI. N 276 febrero 2014 Arquitectos propondrn mejoramiento de entorno escolar Hacer de las escuelas mejores sitios para aprender, con buena iluminacin, ventilacin y reas verdes, es el objetivo de un equipo de especialistas del Laboratorio de Arquitectura Tropical (LAT), de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Costa Rica (UCR), que desarroll un estudio para el Ministerio de Educacin Pblica (MEP). Otto Salas Murillo otto.salasmurillo@ucr.ac.crL a investigacin consisti en el anlisis bioclimtico de una muestra de 16 centros educativos nacionales y forma parte del proyecto Aprendizaje en las escuelas del Siglo XXI, que cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Segn coment la Arq. Eugenia Sols Umaa, una de las coordinadoras del estudio, se identicaron las condiciones ambientales de las aulas y su inuencia en la poblacin estudiantil, al ser este un componente importante en el proceso de formacin de los estudiantes. Este trabajo nos permiti investigar sobre arquitectura y clima en las escuelas, y aplicar nuestra metodologa en los espacios educativos escogidos. Es de gran impacto porque all crecen las futuras generaciones del pas, indic Sols. Mejor espacio educacionalLos criterios en los que se bas la escogencia de las escuelas fueron que estas se hayan construido en los ltimos cinco aos y que estn ubicadas en las Zonas de Vida de Leslie Holdridge identicadas en el territorio nacional. Dicha terminologa se refiere a un sistema de clasicacin ecolgica que toma en cuenta las variables de temperatura media, precipitacin total anual y altitud del lugar para identicar reas con condiciones especiales para la vida. Costa Rica tiene 12 zonas de vida y de ellas se seleccionaron ocho, dos centros educativos por cada una: Escuela Napolen Rafael Len).