Crisol

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title:
Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title:
Revista crisol
Physical Description:
v. : col. ill. ; 28 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher:
Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication:
San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Costa Rica

Notes

Additional Physical Form:
Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation:
Began in 1996.
General Note:
Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note:
Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID:
UF00101375:00103


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1N 275 enero 2014 Llover ms o menos en la regin centroamericana a finales del presente siglo?, cules sern las reas ms secas y cules las ms hmedas?, aumentar la temperatura? Patricia Blanco Picado patricia.blancopicado@ucr.ac.crE l estado futuro del clima en la regin centroamericana y los cambios en los patrones hidrolgicos debido al calentamiento global son algunos de los aspectos analizados en el estudio Proyecciones hidrolgicas del cambio climtico en Amrica Central, efectuado por el Centro de Investigaciones Geofsicas (Cige) y la Escuela de Fsica de la Universidad de Costa Rica (UCR). Los investigadores determinaron diferencias signicativas entre subregiones del istmo, luego de haber analizado cuatro variables climticas: la precipitacin, la escorrenta, la sequa y la temperatura, durante el perodo 1950 al 2099. Como punto de partida se utilizaron 30 modelos numricos que simulan el clima global pasado y futuro, denominados Modelos de Circulacin General (GCM, por sus siglas en ingls), disponibles en las bases de datos del Panel Interguber namental de Cambio Climtico. Estas herramientas proporcionan datos de las variables climticas en diferentes escenarios y en condiciones determinadas; no obstante, tuvieron que ser ajustados a escalas ms nas para poder analizar sus particularidades climticas. Segn explic el Dr. Hugo Hidalgo Len, coordinador de la investigacin, la descripcin de Amrica Central en estos modelos est en una resolucin espacial muy gruesa, del orden de los 300 x 300 km, lo que no permite calcular ciertas variables meteorolgicas en esta pequea porcin de territorio. Por esa razn, hicieron un cambio de escala y la redujeron a una ms na de 50 x 50 km por medio de mtodos estadsticos. En el estudio se consideran las inuencias naturales sobre el clima, principalmente las solares y volcnicas, y las inuencias causadas por el ser humano, como es el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero en la atmsfera. En investigaciones anteriores, el Cige ha indagado acerca del impacto socioeconmico del cambio climtico en la regin centroamericana, y determin que la brecha social existente podra aumentar a nales del presente siglo como consecuencia de variaciones en el clima (Crisol No. 266, marzo 2013). Adems del Dr. Hidalgo, quien es hidrlogo, participaron en el estudio los fsicos Dr. Jorge Amador Asta y el Dr. Eric Alfaro Martnez, y la hidrloga M.Sc. Beatriz Quesada Montano. Tendencias futurasLos resultados del estudio muestran que las condiciones climticas en Amrica Central variarn, pero no de manera uniforme, ya que no sern las mismas en la parte norte y en la parte sur del istmo. En los pases del norte (Nicaragua, El Salvador, Honduras, Belice y Guatemala) se proyectan disminuciones de la lluvia entre el 5 % y el 10 % y de la escorrenta entre el 10 % y el 30 %. Adems, se prev un aumento en la temperatura de 3 C durante el perodo mencionado. Por esta razn, consideran los investigadores, en esta subregin la frecuencia de las sequas podra aumentar signicativamente en el futuro. Mientras tanto, en los pases del sur (Costa Rica y Panam) se proyecta una reduccin del 5 % en la precipitacin y del 10 % en la escorrenta, y el aumento en la temperatura ser de 4 grados centgrados, un grado ms que en el norte. Segn Hidalgo, los cambios hidrolgicos que se proyectan para la parte sur son paulatinos, no son tan fuertes como en la parte norte. Los investigadores tambin analizaron la escorrenta en San Jos y Tegucigalpa con base en datos histricos de 1948 al 2012. Vimos que a partir de 1980 la escorrenta ha venido decayendo y que ambas ciudades se estn haciendo ms secas, seal. El investigador agreg que estos resultados son consistentes con las proyecciones aportadas por los GCM y con varios estudios que sostienen que los efectos del cambio climtico han empezado a ser ms evidentes a partir de la dcada de los ochenta. Las diferencias registradas entre subregiones estn asociadas al desplazamiento hacia el sur del istmo de la Zona de Convergencia Inter Tropical (ZCIT), que es en donde se unen los vientos alisios provenientes del norte y los del sur y producen nubosidad y alta precipitacin. Esto signica que habr una disminucin de las lluvias en el norte de la regin, que ya de por s es ms seca que el sur. Esta ltima recibe la inuencia de otros sistemas de vientos que traen humedad, indic Hidalgo.Manejo adaptativoA criterio del Dr. Hidalgo, los datos muestran la urgencia de hacer un manejo adaptativo, con proyecciones de mediano plazo y polticas que se deben ejecutar a partir del comportamiento del clima y modicndolas si es necesario. Para el cientco, ya en el presente siglo la ciencia ha documentado las repercusiones del cambio climtico en la ecologa a causa del aumento de la temperatura. Es importante poner atencin a reas como como la agricultura, la seguridad alimentaria, la salud y la generacin hidroelctrica, entre otras. Tambin expres que la informacin debe ser transferida a los gobiernos y a los sectores sociales, para lo cual es necesario formar gestores que traduzcan la informacin de manera que sea aplicable y entendible para los tomadores de decisin. El estudio fue expuesto en el Foro Climtico que se lleva a cabo tres veces al ao en Amrica Central y se espera divulgarlo en instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadera (MAG). reas como la generacin de energa hidroelctrica podran resultar afectadas con los cambios climticos futuros (foto Jimmy Arriola, cortesa de Produccin Audiovisual ICE). Amrica Central ser ms seca y caliente en 2050

PAGE 2

2N 275 enero 2014 Es un pez tropical pequeo, de agua dulce y es popular en los acuarios caseros. Su material gentico tiene un 70 % de correspondencia con el de los seres humanos, por lo que es una herramienta muy valiosa para la ciencia. Ana Isabel Alvarado Chacn anaisabel@ucr.ac.crS e trata del pez cebra (Danio rerio), un animal que se une a los ratones de laboratorio y las moscas de fruta (Drosophila melanogaster), para ayudar a cientcos de todo el mundo a entender mejor los procesos biolgicos que estos organismos comparten con los seres humanos. En unos meses, este pez vivir en la Universidad de Costa Rica (UCR), segn lo explic la Dra. Mariana Delno Machn, biloga del desarrollo e investigadora de la Escuela de Biologa que impulsa la creacin del Laboratorio de pez cebra en esta unidad acadmica. En el laboratorioUn animalario de pez cebra (sitio en donde se tienen los animales dedicados a experimentacin) suele tener muchas peceras, cada una con hasta 50 individuos adultos, que pertenecen a una lnea de peces. Cada lnea comparte una caracterstica (una mutacin de inters para los cientcos, por ejemplo). Las lneas no se compran en la tienda de mascotas, sino que se utilizan peces cebra originados en laboratorios de produccin (especialmente en la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, y en la Universidad de Tbingen, Alemania). Esto asegura que los peces sean genticamente homogneos. Estas lneas limpias pueden ser modificadas en los laboratorios, al introducir una copia del gen que sea de inters para una investigacin. Los embriones se desarrollan idealmente a una temperatura estable de 28C, por lo que es necesario mantenerlos en una incubadora hasta que cumplan cinco das. Delno expresa que los adultos, en cambio, pueden vivir en el laboratorio sin necesidad de regulacin de la temperatura ambiental, por pertenecer a una especie tropical. Para empezar, en un laboratorio de pez cebra no es necesario contar con muchos recursos: se puede ser muy efectivo con pocos peces, arma la biloga. La investigadora plantea que la UCR puede comenzar con un par de peceras y aspirar a mantener en el futuro un animalario con 30 tanques pequeos. Adems, se puede recurrir a medidas que abaraten los costos, tal como lo han hecho laboratorios latinoamericanos, que han construido sus propios acuarios para ahorrarse el alto costo de adquirir los producidos por casas comerciales. Con el pez cebra se aplica la misma triada de reglas que se ha establecido en el mundo cientco para optimizar el uso de animales de experimentacin y que se conoce como las tres erres: reemplazar (los animales por otros mtodos, siempre que sea posible), reducir (el nmero de especmenes utilizados) y refinar (los protocolos de uso deberan ser estrictos y ptimos).En esto hace nfasis Delno: si vamos a empezar a utilizar este organismo vertebrado de manera consistente en Costa Rica, tenemos que desarrollar los estndares para asegurarnos que su uso sea el adecuado. En las peceras, las enfermedades son un riesgo latente y pueden signicar la muerte de miles de peces, lo que tiene a su vez un alto costo econmico y cientco. Como no hay tratamientos disponibles para estos males, los laboratorios se arman de estndares de limpieza muy estrictos y cuentan con espacios de cuarentena para evitar su propagacin. AplicacionesEl xito del pez cebra como animal de experimentacin es evidente. En 2012, se utiliz en casi 2000 artculos cientcos. Ya se complet el ensamblaje de su genoma y se consigui mejorar la eciencia de las tcnicas de transgnesis (transferencia de genes), lo que lo hace an ms interesante para la ciencia. Este pez presenta varias ventajas con respecto a otros animales. En la mosca de fruta es ms difcil extrapolar resultados con relevancia mdica para los humanos y los ratones son muy caros. En cambio, el pez cebra permite el uso de muchas herramientas moleculares sin un costo elevado, aduce Delno. El embrin de pez cebra, al ser transparente, permite observar todos los tejidos y las clulas en detalle con ayuda de un microscopio. Las tcnicas moleculares sirven para localizar a escala celular la actividad gentica de inters para los cientcos o de las protenas producidas por estos genes. De este modo, este organismo posibilita la visualizacin en tres dimensiones: qu genes se activan, dnde y cundo se desarrollan. El primer caso en el que el descubrimiento de un mutante precedi al descubrimiento de una enfermedad humana se dio en estudios con este pez, en el 2000. El pez tambin medi en el descubrimiento de la mutacin que causa en humanos la brodisplasia osicante progresiva, una enfermedad rara que genera la osicacin de msculos, tendones y ligamentos. Al existir ya una lnea de pez cebra con la mutacin, se pudo identicar un qumico con alto potencial teraputico. El pez cebra tambin es utilizado en ensayos de toxicidad y estudios sobre adiccin y estrs. Delfino espera que la comunidad universitaria descubra el potencial del pez como herramienta en la investigacin y que puedan desarrollarse proyectos con investigadores y estudiantes de la UCR. En Amrica Latina se est expandiendo la utilizacin del pez Cebra para efectos de investigacin y ya se cre la Red Latinoamericana de Pez Cebra, en la que participan Uruguay, Chile, Brasil, Argentina, Mxico, Colombia y Ecuador. La red ofrece apoyo en investigacin y becas estudiantiles para realizar cursos de entrenamiento en otros pases de la regin. El Laboratorio estar ubicado en la ampliacin de la Escuela de Biologa y los primeros acuarios se ubicarn en la Ciudad de la Investigacin. Pez cebra servir a ciencia universitaria

PAGE 3

3N 275 enero 2014 El ro San Juan ha estado en la agenda de las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua y, por supuesto, en la agenda de terceros Estados. Ambos Estados firmaron tempranamente el Tratado de Lmites Caas-Jerez; sin embargo, de manera recurrente se presentan desacuerdos en relacin con lo establecido por dicho tratado. Mag. Daniel Matul Romero Escuela de Ciencias PolticasE sta situacin de discordia los ha llevado a buscar soluciones, sea por la va bilateral, por la mediacin de un tercero o por medio de la va jurdica en el mbito de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Por lo general, se argumenta que la poltica exterior de Nicaragua recurre al conicto por el ro San Juan cada vez que hay elecciones o cada vez que se desea distraer las tensiones internas. El punto de vista que se plantea aqu sugiere que la poltica exterior de Nicaragua, en materia de fronteras, obedece a una estrategia racional en la que el derecho juega un rol ms importante que el uso de la fuerza. Una estrategia en la que la diplomacia tiene objetivos claros que se gestionan al ms alto nivel. Nicaragua posee una poltica de Estado en materia de fronteras. Mauricio Herdocia explica tal estrategia, al citar al poeta espaol, Rafael Alberti, cuando dice que hay puertas al mar que se abren con palabras. A nuestro juicio, esa es la estrategia de Nicaragua, los argumentos muy bien diseados, muy bien planicados, muy bien preparados, incluso, para aplicarse 20 o 30 aos despus. Un repaso lento y pausado de esta estrategia permite visibilizar acciones que no deben ser pasadas por alto. Primero, el uso de la fuerza como mecanismo para obtener victorias territoriales est descartado. Todas sus victorias en la Corte han sido mediante argumentos muy bien diseados. Segundo, la estrategia posee dos grandes vertientes, una global y otra distractora. En la global, existe continuidad y armonizacin de acciones desde la llegada de Violeta Barrios, Arnoldo Alemn, Enrique Bolaos y Daniel Ortega. En ella participan cancilleres, vicecancilleres, asesores y todo un universo de actores que son quienes disean la estrategia. En la parte distractora, operan actores que ejecutan acciones puntuales (Edn Pastora es un buen ejemplo) para distraer la atencin de los verdaderos intereses o confundir a sus vecinos. Tercero, las acciones de Nicaragua no obedecen, por tanto, a una agenda caprichosa, voltil o sujeta a los vaivenes internos, sino a una accin muy bien diseada, planicada y orquestada. No es cierto que Nicaragua se acuerde de sus fronteras cada vez que hay elecciones. Cuarto, cada accin est pensada en distraer o en sumar argumentos o sentar jurisprudencia que pueda ser utilizada posteriormente, ya sea en el corto o largo plazo. Quinto, la poltica exterior de Costa Rica debe considerar estos hechos y distinguir los verdaderos intereses de Nicaragua, para no responder a los distractores, sino a las acciones estratgicas que han hecho que ese pas gane dos juicios en la CIJ.El ro San JuanMauricio Herdocia seala lo siguiente: La existencia de una frontera debe ser contundente, indubitable y categrica, sin dejar margen a la duda ni a la inter pretacin, de lo que se desprende que una frontera mal delimitada o un acuerdo sujeto a interpretaciones siempre ser la mejor excusa para iniciar un reclamo territorial. Este es el caso del ro San Juan, en particular el rea dnde actualmente existe el diferendo. En ese sentido, el derecho se pone al servicio de una estrategia de poltica exterior cuyo principal objetivo es generar dudas para iniciar reclamos territoriales. Los triunfos de Nicaragua en la CIJ, tanto en el litigio con Honduras, como en el litigio con Colombia, hacen pensar que Nicaragua no est dejando sus acciones en materia de fronteras al calor de un proceso electoral. En este contexto, las alternativas de solucin lejos de acercar a los Estados los han separado an ms. Nicaragua y Costa Rica han vuelto a experimentar una escalada en el tono y sus acciones en relacin con lo establecido en el Tratado de Lmites y sus instrumentos conexos. Las ltimas tres administraciones de ambos pases: Alemn Montealegre, Bolaos Gayer y Ortega Saavedra de Nicaragua, y Rodrguez Echeverra, Pacheco de la Espriella y Arias Snchez de Costa Rica han buscado mecanismos para la solucin pacca de estas diferencias, pero el resultado siempre conduce a la separacin, el conicto y las amenazas a una escalada mayor. La CIJ ha sido el mecanismo pacco utilizado, pero sus resoluciones u ordenanzas no han sido el medio para resolver las diferencias. Durante la administracin de Chinchilla Miranda se elev el tono a niveles nunca vistos en las relaciones con Nicaragua. A pesar de las iniciativas emprendidas por la poltica exterior costarricense, pareciera que los resultados no arrojan una solucin denitiva. El pas envi efectivos de la Fuerza Pblica a la frontera, tractores a la margen derecha del ro San Juan y abogados a la CIJ y an no se logra un resultado positivo para sus intereses. En menos de siete aos se plantearon tres demandas diferentes sobre el tema del ro San Juan: por los derechos de navegacin, por el dragado y la incursin en territorio costarricense y por la denominada trocha fronteriza. De igual forma, la Corte dictamin cinco ordenanzas en torno a este caso: sobre la unin de ambos procedimientos en uno solo, sobre el rechazo de cuatro demandas reconvencionales presentadas por Nicaragua, sobre el rechazo para modicar la providencia del 8 de marzo de 2011 y sobre los dos caos descubiertos en setiembre de 2013, y sobre las medidas provisionales contra la trocha fronteriza por parte de Nicaragua. Esta situacin volvi a colocar a la gestin de la poltica exterior en el centro de la opinin pblica. Aunque el pas ha logrado triunfos importantes en la Corte y el Gobierno mejor su imagen, esto no debe tomarse como una solucin denitiva, pues las ordenanzas de la CIJ se reeren a coyunturas particulares y no a un fallo denitivo que de por cerradas las demandas planteadas. El xito de toda poltica exterior se reconoce por los resultados que ofrece, seala Stanley Hoffmann al plantear el estudio de la poltica entre las naciones. Costa Rica debe distinguir los resultados de corto plazo y de largo plazo en materia de poltica exterior y dar seales de que sus objetivos estn claramente denidos y que cuenta con los recursos para alcanzarlos, considerando que las relaciones con Nicaragua estn muy deterioradas y sin canales viables de comunicacin bilateral efectivos. Estrategia racional rige poltica exterior de Nicaragua 1 2

PAGE 4

4 Crisol, publicacin mensual de la Ocina de Divulgacin e Informacin (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Semanario Universidad, edicin No. 2023 Editora: Patricia Blanco Picado. patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Diseo y diagramacin: Jos Pablo Porta, ODI. N 275 enero 2014 Berrinches, llanto, gritos, pataletas, tristeza, desmotivacin y apata en preescolares son comportamientos frecuentes en el aula que generan frustracin en los infantes. En el pas es poca la formacin y las herramientas con las que los docentes cuentan para ayudar a los infantes e intervenir de forma asertiva ante estas situaciones. Mara Pea Bonilla maria.penabonilla@ucr.ac.crD esde edades tempranas, los nios experimentan situaciones que les representan un reto al llegar a un contexto educativo, donde tienen que ser independientes en ciertas situaciones, como por ejemplo, ponerse solos los zapatos y abrir los empaques de las galletas. Conscientes de este problema, cuatro estudiantes de la Escuela de Formacin Docente de la Universidad de Costa Rica (UCR) trabajaron en una propuesta para abordar de manera pedaggica la frustracin en nios y nias ante los conictos que se presentan en el aula, como parte de una investigacin para optar a la Licenciatura en Educacin Preescolar. El resultado de su investigacin es la Gua de intervencin pedaggica para el manejo de la frustracin, la cual las investigadoras denen como un recurso didctico para los docentes, adems de una opcin con estrategias que se pueden brindar a las familias de los nios y que se torna beneciosa para todos los elementos del sistema educativo: familia, escuela y sociedad. Las estudiantes Kathia Arrieta Prez, Ivannia Bulacar Bolaos, Tatiana Castillo Carmona, Tatiana Corrales Arce y Gabriela Jimnez Morales son las autoras de la gua. Ellas trabajan en diferentes centros educativos como docentes de educacin preescolar. En el estudio, definen la frustracin como un sentimiento de impulsividad que experimenta el infante ante un reto que no quiere o no puede abordar, ya sea en el mbito social o biolgico, y cuya incapacidad de superar le conduzca a una respuesta negativa para s mismo o para con los dems, y ello le impida continuar con su cotidianeidad dentro del ambiente educativo-integral.Una gua necesariaPara las investigadoras, la edad preescolar es una etapa decisiva de las personas, en la que se establecen las bases del desarrollo cognitivo, social y emocional de los nios, de gran importancia para su xito escolar futuro. As lo indica el Informe del Estado de la Educacin de 2010. Por lo tanto, la etapa preescolar es un momento clave para promover actitudes y habilidades fundamentales como la conanza, la curiosidad, el disfrute, el autocontrol, el razonamiento, la comunicacin, la convivencia y el desempeo en sociedad, agregaron. Asimismo, las educadoras destacaron que la atencin y la educacin en los primeros aos de vida constituyen un campo de estudio de inters creciente y un rea de importancia para las polticas pblicas. Esto se debe a varios fenmenos convergentes, entre otros al enfoque tico y jurdico desarrollado por la comunidad internacional en el marco de los derechos humanos. La acumulacin de evidencia cientca sobre la primera infancia ha dejado claro que antes de los siete aos de edad las personas forman su personalidad, enfatizaron las especialistas. En su criterio, hay urgencia de mejorar y ampliar la oferta en educacin preescolar, como una estrategia para garantizar el desarrollo ptimo de los nios en un perodo de la vida muy dinmico y de adquisicin de competencias lingsticas, conceptuales, sociales y afectivas. El Censo Nacional de Poblacin de 2011 registr 472 572 nios y nias de 0 a 6 aos (11 % de la poblacin nacional) y el 41,2 % de ellos vive en hogares cuyos miembros tienen baja escolaridad. A esto se suman los cambios en los hogares y una participacin laboral de las mujeres sin precedentes, muchas de ellas madres de nios y nias en edad preescolar. Esto genera una creciente demanda de opciones de atencin y educacin para estos infantes.Herramienta pedaggicaLa Gua de intervencin pedaggica para el manejo de la frustracin es pionera en el tratamiento del manejo pedaggico de la frustracin y constituye un recurso didctico para los docentes. Se trata del primer material de apoyo interdisciplinario y de intervencin que se produce en el pas. Para su elaboracin, la poblacin estudiada consisti en infantes de edades entre los tres a cuatro aos, as como un total de 20 docentes de educacin inicial que laboran en los Centros Infantiles de Atencin Integral (Cen-Cinai) y en centros privados de educacin preescolar. Las investigadoras tambin incor poraron conclusiones de observaciones obtenidas con nios y nias y de las entrevistas a docentes. La gua ofrece una serie de actividades para el abordaje por parte del educador de situaciones que se presentan ante momentos de frustracin dentro del ambiente educativo preescolar. Para las investigadoras, la intervencin del docente consiste en guiar para dar herramientas que le ayuden a que los nios y las nias alcancen el xito por s mismos, o a aminorar la ansiedad, redireccionar la actividad, poner en evidencia las fortalezas, buscar el empoderamiento. Las recomendaciones de las autoras fueron elaboradas a partir de consultas realizadas a especialistas en medicina peditrica, neurologa, psicologa, psicopedagoga y docencia. El manejo pedaggico de la frustracin en preescolaresLa frustracin puede ser positiva si se buscan soluciones asertivas y negativa si genera conductas agresivas o reprimidas. Los docentes le deben ayudar al nio o nia a canalizar positivamente sus emociones y a conocer sus opciones para reaccionar y las consecuencias de las mismas. se aborda de manera pedaggica en una gua elaborada por estudiantes de la Gua de intervencin pedaggica para el manejo de la frustracin.