Crisol

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title:
Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title:
Revista crisol
Physical Description:
v. : col. ill. ; 28 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher:
Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication:
San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Costa Rica

Notes

Additional Physical Form:
Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation:
Began in 1996.
General Note:
Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note:
Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID:
UF00101375:00102


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1N 274 noviembre 2013 UCR evala efectividad de insecticidas contra Aedes aegyptiParticipacin comunitariaOtros aspectos analizados por los especialistas de la UCR son la participacin comunitaria en el control del mosquito y la evaluacin de grupos de mosquitos en las zonas urbanas. Nos hemos interesado, dijo Caldern, por ver cules son las diferentes especies que coexisten con el Aedes aegypti en Puntarenas y otras comunidades, con miras a alertar a las autoridades sobre la aparicin de especies exticas que eventualmente pudieran mediar en la aparicin de otras enfermedades. Por ejemplo, describieron la presencia de Aedes albopictus en la zona norte, tambin transmisor del dengue, y se mantienen alerta ante el posible ingreso del virus del Oeste del Nilo en zonas urbanas, transmitido por mosquitos del gnero Culex, como Culex quinquefasciatus.Control epidmicoPara Caldern y Troyo es necesario que las autoridades de salud, gestores municipales y la poblacin en general comprendan que es fundamental el papel de las personas en el control del vector y de la infeccin. Lo anterior debido a que el Aedes aegypti es antropoflico o se alimenta mayoritaria mente de sangre humana, y sinntropo, que vive ligado a las moradas humanas. El problema es que el ser humano puede responder bien en ciertas situaciones y en otras no. Segn Caldern, es probable que cuando hay epidemia las personas se preocupen, pero cuando baja el nmero de casos, olvidan el problema y las prioridades son otras, insisti Caldern. A esto se une que el pas cuenta con un sistema de vigilancia entomolgica dbil, carente de recursos e infraestructura y sin un laboratorio nacional de referencia. Adems, las personas que ejercen la vigilancia entomolgica tienen una capacitacin deciente desde el punto de vista tcnico. No quiero desmerecer el esfuerzo que hacen, pero muchas veces la falta de formacin los lleva a cometer errores, sobre los cuales, las autoridades de salud toman decisiones equivocadas, asegur el cientco. Durante aos, el LEM ha investigado y puesto a disposicin de las autoridades sanitarias del pas una serie de conocimientos recogidos en 20 artculos cientcos. Lamentablemente, esa infor macin generada con nes prcticos, no ha sido tomada en cuenta, coincidieron Troyo y Caldern. A su juicio, lo que queda es reforzar la prevencin y mejorar la vigilancia entomolgica y epidemiolgica para poder predecir los picos de incidencia de la infeccin. La Organizacin Mundial de la Salud no ha establecido parmetros sobre el nmero de casos que debera tener un pas para decir que el dengue est bajo control. Segn los registros histricos nacionales, en un buen ao el nmero ideal de casos debera ser menor a los 10 mil, concluyeron los expertos. La susceptibilidad y resistencia del Aedes aegypti a los insecticidas que se usan para controlar la densidad poblacional del mosquito son evaluadas por especialistas de la Universidad de Costa Rica (UCR) con el fin de saber si los qumicos que se utilizan en el pas son efectivos.Roco Marn Gonzlez rocio.marin@ucr.ac.crEste trabajo es desarrollado por el Dr. lger Caldern Arguedas, coordinador del proyecto, junto con la Dra. Adriana Troyo Rodrguez y el Dr. Adrin Avendao Lpez, del Laboratorio de Entomologa Mdica (LEM) de la Facultad de Microbiologa y del Centro de Investigacin en Enfermedades Tropicales (CIET). Segn explic Caldern, en 2012 iniciaron el anlisis de dos productos: Temephos, tambin conocido como Abate, y Deltametrina. El Abate, que es un insecticida adsor bido en partculas de arena, se aplica en ciertas concentraciones para matar las larvas del Aedes aegypti, transmisor del dengue, en criaderos que no pueden ser eliminados o drenados. La Deltametrina, es un insecticida que se diluye en solventes como kerosene, canfn o gasolina, con el que se fumigan los caseros, para matar mosquitos adultos. El grupo de investigacin decidi trabajar con esos productos porque son los que el Ministerio de Salud utilizaba, aunque recientemente cambi la Deltametrina por la Cipermetrina. Tras la colecta de larvas de Aedes aegypti en sitios donde hay una alta incidencia de dengue, como los cantones de Limn, Siquirres, Gucimo y Gupiles, iniciaron bioensayos en los cuales grupos de larvas son sometidos a diferentes concentraciones de insecticidas y se calcula lo que se conoce como concentracin letal 50%. La idea explic Caldern es obtener un radio de resistencia, comparando esa concentracin letal 50% para las cepas nacionales o silvestres, con la concentracin letal 50% de la cepa control, que en este caso es la denominada Rockefeller, originaria de Puerto Rico. Esa relacin, nos dice qu tan resistente es la cepa silvestre con respecto a la cepa control. Hasta el momento los especialistas han evaluado el Temephos y la Deltametrina con larvas colectadas en Gupiles y el Temephos, la Deltametrina y la Cipermetrina con las recogidas en Gucimo. Resta por analizar las muestras de Siquirres y Limn. Los primeros resultados indican que en ambas localidades el mosquito sigue mostrando sensibilidad al Temephos y la Deltametrina. Con la cepa de Gucimo encontramos una resistencia incipiente a la Cipermetrina, seal de alerta para el Ministerio de Salud, que debera ir cambiando ese producto, preferiblemente por uno de una familia diferente, ya que tanto la Deltametrina como la Cipermetrina, pertenecen al grupo de las piretrinas, recalc Caldern. Desde el ao 2000, el LEM ha estudiado el zancudo transmisor del dengue y ha generado informacin til para la toma de decisiones. Estas investigaciones permitieron comprender mejor los ambientes en los cuales las hembras depositan sus huevos (ovipostura) en La Carpio, donde se realizaron varias encuestas entomolgicas para poder hacer la caracterizacin de los sitios de multiplicacin. Un estudio similar se realiz en 2005 en el cantn central de Puntarenas, lugar donde se registraron los primeros casos de la enfermedad en el pas a nales de 1993. Adems, con imgenes satelitales, se desarrollaron herramientas que ayudaran en la ubicacin de criaderos y a prever la incidencia de la enfermedad, indic la Dra. Troyo. En un estudio paralelo, tambin se utilizaron variables como el efecto del fenmeno de El Nio, para poder predecir el inicio de las epidemias de dengue. Segn especialistas del Laboratorio de Entomologa Mdica de la UCR, la intervencin de las personas es fundamental para controlar las poblaciones de Aedes aegypti, transmisor del dengue (foto tomada de: http:www.fotosimagenes.orgaedes)

PAGE 2

2N 274 noviembre 2013 Edicio ms alto del pas es vigilado por ingenieros ssmicosEl Laboratorio de Ingeniera Ssmica (LIS) de la Universidad de Costa Rica coloc recientemente cinco acelergrafos en Torres del Paseo Coln, el edificio ms alto del pas, con el propsito de registrar desde el inicio de su vida til los movimientos laterales y su comportamiento ante un sismo fuerte.Elizabeth Rojas Arias elizabeth.rojas@ucr.ac.cr Torres del Paseo Coln es una estructura habitacional nueva ubicada en el centro de la ciudad capital, tiene 29 pisos y una azotea y mide 98 metros de altura. Los acelergrafos estn colocados en los pisos 0, 7, 15, 21 y 29 y otro de referencia en el colegio Mara Auxiliadora, ubicado a una cuadra de la torre. Los acelergrafos son aparatos digitales que permiten conocer la respuesta del inmueble en forma remota y computarizada a los movimientos norte-sur, este-oeste y vertical (arriba y abajo), cuando ocurre un temblor o una vibracin importante. Esa informacin se analiza y se publica en tiempo real en el nuevo sitio web del LIS (http://estructuras.lis. ucr.ac.cr). En este sitio el LIS planea mostrar los registros de eventos fuertes provenientes de acelergrafos ubicados en estructuras altas, como es el caso de dicha torre. El proyecto para colocar instrumentos de medicin ssmica en la torre de condominios es un plan piloto del LIS y se realiza mediante un convenio entre la UCR e Inversiones El Parque, empresa administradora del inmueble, el cual fue construido por la rma Ingenieros Estructurales Consultores Asociados (IECA). Segn explic el Dr. Aarn Moya Fernndez, sismlogo del LIS, con la tecnologa actual los acelergrafos estn siempre conectados a Internet y cuentan con un GPS que asigna la misma referencia del tiempo a cada aparato. Un sismo de magnitud 4 se registra en todos los equipos sin mayor problema. Adems, el dato es recopilado por el LIS en tiempo real y en un lapso de cinco minutos se puede consultar por medio de Internet los grcos (acelerogramas) y los datos acerca de la aceleracin mxima del edicio ante el sismo.Caractersticas del edificioAdems de ser el inmueble ms alto del pas, Torres del Paseo Coln es un edicio en su mayora de uso habitacional, pero tambin cuenta con oficinas y locales comerciales en la primera planta, lo que ocasiona que est ocupado durante el da y la noche y que el ujo de personas sea muy alto. El Dr. Vctor Schmidt Daz, ingeniero del LIS, considera que la torre es un edicio tpico en relacin con los que se estn construyendo en el centro de la capital. Esta es una de las razones por las que el LIS lo eligi para colocar los instrumentos de monitoreo, tal y como lo establece el Cdigo Ssmico para este tipo de construcciones. Asimismo, es un edicio que se ubica en el rea Metropolitana, la zona con mayor densidad de poblacin del pas y una estructura de concreto reforzado que corresponde a los materiales de uso ms comn en Costa Rica. Hasta el momento, los resultados del monitoreo del edicio en los ltimos sismos muestran que las amplitudes de los pisos superiores son mayores, y conforme van bajando son menores, en cuanto a aceleracin, velocidad y desplazamiento (ver ilustracin).Monitorear en tiempo realLa importancia de colocar acelergrafos en las edicaciones ahora que San Jos crece hacia arriba es precisamente para que los ingenieros a cargo de los proyectos puedan monitorear el comportamiento de sus obras en tiempo real y as ser capaces de inter pretar los datos y hacer los reforzamientos despus de un temblor, en caso necesario. Schmidt explic que una estructura enfrenta un nuevo temblor segn como haya sido afectada por el ltimo sismo fuerte y aadi que la nica manera de conocer ese deterioro es mediante el monitoreo. El sistema acelerogrco del edicio no signica que la estructura sea ni ms ni menos vulnerable, sino que los acelergrafos nos pueden indicar, mediante los estudios apropiados, la forma en que la estructura evoluciona con el tiempo ante las sacudidas ssmicas, aclar Moya. Schmidt agreg que cada estructura se comporta diferente: no se pueden extrapolar los resultados de una estructura a otra, porque la fundacin, los muros y el sistema estructural provocan que los comportamientos de estructuras en apariencia similares, sean diferentes. Para el especialista, cada estructura importante debera estar instrumentada, porque cada una proporciona resultados diferentes. Actualmente, un estudiante del Posgrado en Ingeniera de la UCR est realizando su tesis basndose en los datos del monitoreo de esta construccin, con el n de comparar el modelo inicial del edicio con los resultados del monitoreo. En su investigacin analizar el compor tamiento de los pilotes sobre los que est fundada la estructura. En su investigacin, el LIS se propone, adems de estudiar el comportamiento de la estructura, motivar a los dueos de otros inmuebles similares a invertir en la instrumentacin. Los especialistas del LIS explicaron que si una empresa constructora estuviera interesada en colocar acelergrafos en una edificacin nueva, lo ideal es que planiquen desde la etapa del diseo para bajar costos. Sin embargo, si el edicio ya est construido, tambin se pueden colocar equipos. El costo unitario de un acelergrafo ronda los $10 000. El LIS puede dar el servicio de asesora para la compra y la instalacin de los equipos y participar en el monitoreo. Para lograr un mejor resultado, los investigadores del LIS recomiendan colocar por los menos tres equipos: uno en el primer piso, otro en el ltimo piso y un tercero fuera del edicio, en una zona cercana, el cual servir como referencia. En el pas hay colocados 77 acelergrafos en sitios de la Cruz Roja, del Cuerpo de Bomberos de Costa Rica, hospitales, escuelas y colegios. Para conocer su localizacin se puede ingresar al sitio de Internet: http://www.lis.ucr.ac.cr bajo la seccin Estaciones. Los propietarios de edicios altos interesados en colocar acelergrafos, pueden tomar en cuenta que en San Jos hay varios equipos que les pueden servir de referencia: en la Facultad de Ingeniera de la UCR, en San Pedro de Montes de Oca, en el Teatro Nacional y en los Museos de la Plaza de la Cultura. Tambin hay otros equipos en La Sabana, en el Hospital Caldern Guardia, en el Colegio Mara Auxiliadora y en la Comisin Nacional de Prevencin de Riesgos y Atencin de Emergencias, en Pavas. del 5 de setiembre de ese ao. Se observa que en los pisos superiores la aceleracin acelergrafos en Torres del Paseo Coln, lo ante los sismos (foto Rafael Len).

PAGE 3

3N 274 noviembre 2013 Jvenes malecus luchan por revitalizar su lenguaUn proyecto del Trabajo Comunal se propone conservar nuestra diversidad lingsticaEduardo Muoz eduardo.munoz@ucr.ac.cr El origen del malecu se remonta a 5000 aos, una de nuestras lenguas autctonas en peligro de desaparecer ante el embate de una cultura que no la reconoce como parte de su patrimonio lingstico. De acuerdo a los estudios realizados por el lingista Dr. Adolfo Constenla Umaa, cuando los espaoles llegaron a Amrica se hablaban 23 lenguas de la familia chibchense, en un territorio que iba desde Honduras hasta la zona fronteriza de Venezuela y Colombia. De stas solo sobreviven unas 15. Para el siglo XVI en Costa Rica existan quince territorios con 11 lenguas distintas. Con el proceso de invasin y colonizacin inici la erradicacin para reemplazarlas por el castellano. La desaparicin ha continuado, al punto que el mapa lingstico costarricense muestra que deben tomarse acciones urgentes para que las siguientes generaciones conserven estas formas lingsticas milenarias. En medio de este panorama una iniciativa del profesor Carlos Snchez Avendao intenta revitalizar la herencia que nuestros antepasados nos legaron y que la mayora de la poblacin la considera ajena y nicamente relacionada con las poblaciones indgenas. El Trabajo Comunal-625 Diversidad Lingstica de Costa Rica fue creado hace un ao y desde ya muestra resultados ms que satisfactorios. Su objetivo es fortalecer la presencia de las lenguas autctonas de las comunidades bribris y malecus mediante microproyectos de revitalizacin en consulta con miembros de los respectivos pueblos, explic Snchez. Se unieron al profesor Snchez estudiantes de diversas carreras, quienes han confeccionado materiales didcticos y dado apoyo tcnico para la produccin de audiovisuales relacionados con la realidad de las comunidades, principalmente con la comunidad malecu, que habita en la zona norte de Alajuela. Como parte de la II Semana de Diver sidad Lingstica, celebrada del 4 al 8 de noviembre en la Facultad de Letras, los estudiantes presentaron uno de los proyectos que involucr a jvenes malecus para la difusin de dicho idioma mediante la msica. Segn Juan Pablo Guzmn Quirs, estudiante de canto y enseanza musical, este trabajo comunal est destinado para cambiar vidas y visiones del mundo en la educacin musical. Cualquier iniciativa de este tipo debe partir de la propia cultura malecu y aunque la fontica tradicional ha desaparecido se puede crear nuevas formas musicales. El canto favorece el aprendizaje, por eso es importante la creacin de piezas infan tiles que sean cantadas en las casas, la escolarizacin no es la va para revitalizar el malecu, asegur Guzmn Quirs durante la presentacin de resultados en la Sala Mara Clara Cullel de la Escuela de Artes Musicales. Para el profesor Snchez Avendao este proyecto musical tambin reviste otra arista poco discutida en Costa Rica. En nuestro pas solo las composiciones guanacastecas se consideran la msica nacional y se ignora la existencia de otras manifestaciones regionales. En cuanto a la msica indgena ha predominado un afn documentalista y etnogrco, pero que no ha incidido en el rescate de las mismas.Jvenes lderesAbraham Montiel Meja encabeza un movimiento musical entre los jvenes malecus para ensear la lengua heredada por sus abuelos. l compone e interpreta canciones con ritmos contemporneos e instrumentos no malecus. En el pasado, los cantos de su pueblo respondan a una necesidad espiritual y se acompaaban del tali, un tambor cilndrico hecho de cedro y piel de iguana. Estamos pobres en nuestra lengua, solo un 40% la habla y son personas mayores, asegur el msico. En la casa y la escuela se habla espaol y desde nios solo escucharon msica en idioma ingls. Quienes se comunican con su lengua materna es gracias a la enseanza de sus abuelos, porque sus padres no transmitieron esa herencia a la nueva generacin, cont Abraham Montiel Meja. Actualmente, el pueblo malecu vive en tres comunidades, llamadas palenques: Margarita, Tonjibe y El Sol, en los que habitan unas 400 personas. El contacto de los jvenes con su cultura es casi nulo, y muchos se resisten a hablar en malecu para evitar el rechazo social. En la escuela y ms en el colegio a los jvenes los discriminan si hablan en malecu, les dicen indios, come yuca, come tortugas o come iguanas. Aunque ahora algunos los enfrentan, la mayora prefiere hablar espaol, denunci Raquel Fonseca Marn, artesana que particip en la II Semana de la Diversidad Lingstica. En el marco de esa semana, el vestbulo de la Facultad de Letras fue el escenario para el joven compositor, una gran concurrencia aplaudi su trabajo. El amor y las preocupaciones ambientales son dos de los temas sobre los que escribe Abraham Montiel Meja, al ritmo de la balada pop y el calipso. l arma que el canto tradicional malecu es hermoso, pero reconoce que su generacin no sabe interpretarlo, ya que en el pasado era una tarea asignada a los ms ancianos de la comunidad y eran ellos quienes lo enseaban. Este es un primer paso para generar otros proyectos musicales. Los bribris esperan contar con la misma oportunidad que han tenido los jvenes malecus, han manifestado su vehemente inters para llevar historias poticas musicalizadas a la nueva generacin. Mientras tanto, Abraham Montiel Meja suea con grabar sus composiciones, compartirlas con el resto del pas y llevarlas fuera de nuestras fronteras. Luego, iniciar una nueva aventura, escribir poesa en malecu y contar nuevas historias en su propia lengua. Para contactar a los msicos puede escribirse al profesor Snchez al correo carlos.sanchezavendano@ucr.ac.cr, o llamando al telfono 2511-5103. Abraham Montiel Meja y Angie Campos Meja son parte de los jvenes malecus Raquel Fonseca Marn es parte de un grupo de artesanas que luchan por visibihistoria ancestral para defender su lengua y su cultura. (foto Anel Sancho) El tali es el instrumento usado en la msica tradicional malecu. (foto cortesa

PAGE 4

4 de reforma a la Ley de la Contratacin Administrativa, que tiene la intencin de que exista una sola plataforma electrnica para compras pblicas; sin embargo, permite que en la esfera del Poder Descentralizado se puedan tener otras plataformas digitales para estos efectos. Este proyecto no lo dice, pero la intencin del Poder Ejecutivo est a favor de Merk-link. Aade que dicho proyecto legislativo se pas a la comisin parlamentaria permanente de Gobierno y Administracin, y an no se sabe qu rumbo tomar.La investigacinEsta obra del Dr. Romero es producto de un proyectoque se registr en la Vicerrectora de Investigacin, presentado como una propuesta para optar por el Premio Cate drtico Humboldt 2010, promovido por el Servicio Alemn de Intercambio Acadmico (DAAD) y la UCR. La primera fase de esta investigacin se public en 2012 en una obra bajo el ttulo Derecho Internacional de las contrataciones pblicas electrnicas, la cual comprendi una presentacin del tema en Europa, Amrica Latina y Costa Rica. La segunda fase se centr en Costa Rica y consisti en la ampliacin y actualizacin del captulo cuarto del primer libro, acerca de la administracin pblica costarricense, como gestora de contratos administrativos. La publicacin reciente consta de seis captulos: Marco normativo, Documentacin administrativa del Ministerio de Hacienda y el ICE, Acciones de inconstitucionalidad, Informes de la Contralora General de la Repblica, Metodologa de la Organizacin Econmica para la Cooperacin y el Desarrollo (OECD) y Observaciones sobre el Sistema de Contrataciones Electrnicas Pblicas en la regin centroamericana y el Caribe. Adems, el libro contiene un glosario con algunos trminos propios acerca de la contratacin electrnica de la administracin pblica. En el prlogo, el Dr. Hugo Alfonso Muoz Quesada, catedrtico de la Facultad de Derecho de la UCR, plantea la interrogante de por qu no se han utilizado los instrumentos tecnolgicos en algunos mbitos fundamentales de la actividad administrativa del pas, y pone de ejemplo a la Caja Costa rricense de Seguro Social, en donde no se quiere emplear el expediente informtico en lugar del tradicional expediente fsico, debido a intereses de ciertos grupos.Ante los atrasos e ineciencia del sistema, se observa, adems, falta de voluntad poltica de los dirigentes ante esos obstculos en su aplicacin. Sin embargo, esa decisin poltica s existe para el campo de las contrataciones administrativas por medios electrnicos, concluye el Dr. Muoz. Crisol, publicacin mensual de la Ocina de Divulgacin e Informacin (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Semanario Universidad, edicin No. 2018 Editora: Patricia Blanco Picado. patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Diseo y diagramacin: Jos Pablo Porta, ODI. N 274 noviembre 2013La existencia de las plataformas digitales CompraRed y Mer-link para realizar las contrataciones electrnicas de la administracin pblica es cuestionada por el Dr. Jorge Enrique Romero Prez en su obra Contratacin electrnica del Estado. Costa Rica, publicada recientemente por la Editorial de la UCR.Mara Eugenia Fonseca Calvo mara.fonsecacalvo@ucr.ac.cr Costa Rica no ha logrado contar con una sola plataforma digital para la contratacin pblica, como la misma Contralora General de la Repblica lo ha indicado, arma el Dr. Romero, investigador y coor dinador del Doctorado en Derecho. La plataforma CompraRed es de carcter nacional, tiene cerca de 12 aos de operacin y est ubicada en el Ministerio de Hacienda, con el radio de accin en el Poder Ejecutivo; en tanto que Mer-link es de la empresa transnacional Samsung, de Corea del Sur, con dos aos de operacin, y est radicada en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE). Al respecto, Romero seala en su libro que al pas y al pueblo costarricense le convienen mucho ms la plataforma nacional de CompraRed, por ser gratuita para los usuarios de los sectores pblico y privado, y porque ha tenido un costo razonablemente bajo en ms de una dcada de operacin. Por lo cual, en su opinin, tiene que ser fortalecida y ampliada a todo el Estado costarricense. Mientras tanto, considera ilegtima e inconveniente a Mer-link, ya que las entidades pblicas compradoras pagan un monto o una suma ja mensual calculada sobre el monto del volumen o tipo de compra. Adems, menciona la incompetencia de una entidad autnoma como el ICE para realizar la regulacin de las contrataciones de la administracin pblica, con el soporte de la plataforma de la empresa coreana. Aparte de ello, se ha ocultado informacin acerca de los miles de millones que las instituciones descentralizadas han pagado en dos aos a Mer-link, asegura el autor de la publicacin. Para el jurista, no es nada conveniente que la plataforma de las compras del Estado est en manos de una transnacional coreana del Sur, como es Samsung. De manera que por razones de seguridad nacional se debe proteger la plataforma CompraRed. En este sentido, Romero indica que el 8 de abril de 2013 se present una propuesta Nueva obra analiza plataformas digitales para compras del Estado Portada libro del Dr. Jorge Plataformas digitales CompraRed y electrnicas de la administracin pblica.