<%BANNER%>

Crisol

Digital Library of the Caribbean
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00088

Material Information

Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: 06-2013

Subjects

Subjects / Keywords: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica

Notes

Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID: UF00101375:00098

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00088

Material Information

Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: 06-2013

Subjects

Subjects / Keywords: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica

Notes

Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID: UF00101375:00098


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

1El Dr. Carlos Quesada es un microbilogo que forma parte del grupo de investigacin del LIBA, coordinado por la Dra. Evelyn Rodrguez Cavallini (foto archivo ODI). 2La bacteria Clostridium difficile se cultiva en la cmara de anaerobiosis del LIBA (fotos archivo ODI). 1 2 Suplemento de Ciencia y Tecnologa1N 269 Junio 2013UCR apoya a la CCSS en estudio de Clostridium difcileLas infecciones intrahospitalarias representan un problema de gran importancia clnica, epidemiolgica y econmica debido a las altas tasas de morbilidad y mortalidad y a los altos costos que generan.Dra. Evelyn Rodrguez Cavallini Investigadora del Laboratorio de Investigacin en Bacteriologa Anaerobia (LIBA) de la Facultad de Microbiologa En un nmero cada vez mayor de pacientes hospitalizados alrededor del mundo, el Clostridium difficile causa cuadros de diarrea asociada a los antibiticos (DAA) o a colitis pseudomembranosa, algunos con desenlaces fatales. Es por ello que actualmente el es considerado el patgeno bacteriano que ms frecuentemente se asla como causante epidmico y endmico de estos cuadros en el mbito intrahospitalario en Costa Rica y el mundo. En varios hospitales de Canad, Estados Unidos y Europa se han documentado brotes inusualmente severos causados por cepas hiperproductoras de toxinas, como la cepa hipervirulenta o NAP1. Datos obtenidos desde 2004 en el Laboratorio de Investigacin en Bacteriologa Anaerobia (LIBA) de la Facultad de Microbiologa de la Universidad de Costa Rica (UCR), revelan que alrededor de un 30% de los casos de diarreas asociadas a los antibiticos estudiados en el Hospital San Juan de Dios, un 15% de los casos en el Hospital Nacional de Nios y un 24% en el Hospital Blanco Cervantes fueron causados por el El nmero de casos de infecciones por esta causa en hospitales de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) aument de 120 en 2008 a 855 en 2009. Resultados del ltimo broteDurante el ltimo brote, el LIBA, con apoyo del Laboratorio Nacional de Microbiologa de Canad, demostr que cerca de la mitad de esas infecciones en el Hospital San Juan de Dios fueron causadas por la cepa hipervirulenta o NAP1. Un porcentaje importante de la otra mitad de las infecciones fue causado por un grupo de cepas autctonas denominadas NAPCR, que se diferencia por sus caractersticas genotpicas y fenotpicas de las cepas NAP1. A partir de entonces, con nanciamiento del Fondo Especial del Consejo Nacional de Rectores (Conare), el apoyo de la Vicerrectora de Investigacin de la UCR y en cercana colaboracin con investigadores canadienses y brasileos, se ha documentado que las cepas NAPCR presentan una virulencia incrementada y un alto potencial epidmico, a pesar de que no son hiperproductoras de toxinas. Estas cepas autctonas causan una importante respuesta inamatoria, que no se da con cepas tradicionales, en el epitelio intestinal de ratones y una mortalidad en animales de experimentacin similar a la de las cepas NAP1. Otro dato de gran trascendencia es la multirresistencia a los antibiticos que comparten las cepas NAP1 y las NAPCR, caracterstica que las distingue de las cepas comunes y que complica su manejo teraputico. Todo este cuerpo de evidencia sugiere que la epidemiologa del en Costa Rica es de particular inters. Segn el Laboratorio Clnico del Hospital San Juan de Dios, las cepas que circulan en este momento no son NAP1, por lo que resulta vital determinar si los casos mortales que se estn presentando en la actualidad son causados por las cepas autctonas NAPCR o por cepas tradicionales. Aporte de la UCREsta conrmacin no puede ser llevada a cabo en los laboratorios de la CCSS, pero s en el Laboratorio de Investigacin en Bacteriologa Anaerobia (LIBA), de la Facultad de Microbiologa de la UCR. Tal y como se hizo en 2009, la UCR nuevamente ha manifestado a las autoridades del Hospital San Juan de Dios su compromiso social y su disposicin para colaborar ante estas emergencias. Hasta el momento se han recibido siete muestras de ese hospital, que ya se procesaron y a las que se les har el cultivo para obtener los aislamientos, las pruebas de sensibilidad a los antibiticos, las pruebas moleculares que detectan los genes relacionados con la produccin de toxinas y, nalmente, el estudio electrofortico en campo pulsante que permite obtener su huella gentica. Estas huellas son enviadas a Canad para que se les asigne la denominacin NAP, al compararlas con una base de datos que incluye los aislamientos de Canad, Estados Unidos y Costa Rica. Es hasta este momento cuando se sabr cul o cules variantes estn circulando en el citado hospital. Entre tanto, la ciudadana costarricense debe estar tranquila, pues las autoridades de los hospitales de la CCSS han tomado las medidas correspondientes para contener los casos que se han presentado recientemente en algunos de sus centros mdicos.Nuestras investigaciones continan y hemos optado por fondos de la Vicerrectora de Investigacin para fortalecer una red temtica alrededor del as como por fondos de Conare para continuar con la bsqueda de los posibles mecanismos que expliquen las diferencias y semejanzas entre las cepas NAP1, las NAPCR y las tradicionales. Esperamos con ello no solo contribuir con la atencin de un problema de relevancia nacional, si no tambin ubicar en alto el nombre y prestigio de la Universidad de Costa Rica a escala internacional.

PAGE 2

Mapa 1 Mapa 2 2N 269 junio 2013Dnde fue el temblor?Luego de que sucede un temblor, a menudo la ciudadana costarricense recibe informacin discrepante de las caractersticas del evento ssmico. Esto ha llevado a la prensa y a los usuarios a expresar su preocupacin y a exigir una respuesta nica y oficial, como pareciera lgico.Dr. Lepolt Linkimer Abarca Coordinador Red Sismolgica Nacional (RSN:UCR-ICE) lepolt.linkimer@ucr.ac.cr En este artculo se hace un repaso de las razones principales por las cuales ocurren estas discrepancias, divididas en los siguientes tres casos: 1. El mismo temblor tiene distintas localizaciones debido a que provienen de distintas redes ssmicas De ninguna manera es un asunto trivial. La localizacin de un sismo es uno de los problemas ms frecuentes en el quehacer sismolgico. Su estimacin depende de muchos factores, tales como el nmero de estaciones sismolgicas disponibles, su distribucin espacial en relacin con el epicentro, el grado de conocimiento que se tenga de la geologa en profundidad, la distancia de la estacin ms prxima al epicentro, la calidad de la seal de las estaciones, la habilidad del sismlogo para interpretarla y hasta el mtodo utilizado, que es una simplicacin de la realidad. Estos factores varan entre las redes, y esto explica las inconsistencias en la localizacin reportada por diferentes instituciones. Es importante sealar que las diferencias de algunos kilmetros son propias del proceso de localizacin y las incertidumbres asociadas, que en la mayora de los casos son irrelevantes desde el punto de vista de atencin de emergencias. La Sismologa instrumental se practica en Costa Rica de forma continua desde hace ya ms de 40 aos. Desde 1973, la Escuela Centroamericana de Geologa (ECG) de la Universidad de Costa Rica (UCR) cuenta con equipos sismolgicos y emite informacin luego de la ocurrencia de un sismo. A partir de 1982, la ECG, en conjunto con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), emite la informacin como Red Sismolgica Nacional (RSN: UCR-ICE). 2. El mismo temblor parece tener localizaciones diferentes debido a que se han utilizado distintos puntos de referencia geogrca El epicentro de un temblor suele reportarse con referencia a una localidad geogrca. Por ejemplo, la localizacin del sismo del 27 de mayo de 2013 fue para la RSNa km al suroeste de Sixaola. Esta misma localizacin pudo haberse referido a otras localidades; es decir, el mismo epicentro puede ser descrito por las siguientes localizaciones: km al suroeste de Changuinola de Panam, km al sureste del Valle de la Estrella de Limn y km al nornoreste de Sabalito de Coto Brus de Puntarenas. As, muchas veces distintas redes se reeren prcticamente al mismo punto pero desde localidades diferentes y eso puede generar confusin, especialmente en las zonas limtrofes entre provincias y pases o si el lector desconoce la geografa del pas. Asimismo, algunas redes sismolgicas reeren sus localizaciones a localidades geogrcas poco conocidas, lo que puede provocar confusin si no se observa la localizacin en un mapa. El mapa 2 ilustra el ejemplo del epicentro del sismo del 27 de mayo referido segn varias localidades. 3. El mismo temblor tiene distintas localizaciones debido a que se han realizado revisiones posteriores en la localizacin inicial Luego de la ocurrencia de un sismo, es comn que las localizaciones iniciales se revisen para mejorar su calidad. Por ejemplo, se pueden aadir datos de ms estaciones, utilizar diferentes criterios de calidad para el anlisis de la seal, cambiar el modelo de velocidades usado e inclusive el mtodo de localizacin. Algunas redes sismolgicas suelen reportar localizaciones automticas (hechas solamente por un programa de cmputo) como preliminares;luego son mejoradas y se comunican de nuevo a la poblacin poco despus de la difusin de la primera localizacin. Asimismo, se pueden realizar correcciones cuando se detectan errores y esta nueva localizacin tambin es difundida al pblico. Esta situacin implica que puede haber ms de una localizacin emitida por una misma institucin. Bajo este panorama, es poltica de la RSN dar a conocer nicamente una localizacin por sismo, la cual ya ha sido revisada por un sismlogo. Es de vital importancia que la prensa y los usuarios comprendan los factores que inuyen en las discrepancias en las localizaciones entre instituciones y dentro de una misma institucin. Solo si ambas partes (las redes que generan la informacin y los usuarios) comparten el mismo idioma, se puede ofrecer a los costarricenses una cobertura responsable de la actividad ssmica, tarea fundamental en este pas caracterizado por una sismicidad muy alta. De forma paralela, desde 1984 el Observatorio Vulcanolgico y Sismolgico de Costa Rica (Ovsicori) de la Universidad Nacional (UNA) realiza monitoreo ssmico. A partir de 2010 el Laboratorio de Ingeniera Ssmica (LIS) de la UCR tambin difunde la localizacin de los sismosluego de su ocurrencia. Adems, los pases vecinos cuentan con redes sismolgicas que ofrecen localizaciones de los eventos signicativos que suceden en las zonas fronterizas. En Nicaragua existe el Ineter y en Panam la red sismolgica de la Universidad de Panam (UPA) y el Observatorio Sismolgico del Occidente de Panam (OSOP). El Servicio Geolgico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en ingls) calcula localizaciones a nivel mundial para la mayora de los sismos de magnitudes superiores a 5,0 y en algunos casos tambin para sismos ms pequeos dentro del territorio de Costa Rica. De esta forma, en total, puede haber reportes de hasta seis redes distintas para un mismo sismo que ocurra en Costa Rica. El mapa muestra un ejemplo del sismo ocurrido el 27 de mayo de 2013 a las 3:41 a.m. en la zona fronteriza entre Costa Rica y Panam. Los smbolos muestran las diversas localizaciones reportadas por seis redes distintas poco tiempo despus sucedido el evento. Como se puede notar, la mayora de las localizaciones son muy similares en cuanto al epicentro, a la profundidad y a la estimacin de la magnitud. No hay forma de decidir cul es la localizacin correcta con slo mirar estos epicentros; para ello se requiere el conocimiento y el acceso a los numerosos parmetros tcnicos que hay detrs de cada localizacin (ver mapa 1).

PAGE 3

Estmago normal Gastritis no atrca Gastritis crnica atrca Metaplasia intestinal Adenocarcinoma gstricoPasos del desarrollo del adenocarcinoma gstrico Tomado de: www.gastrointestinalatlas.com Mediante la metodologa del ecoanlisis, que trata de alcanzar una visin ms holstica del desarrollo infantil, se busca responder a las dicultades detectadas en la educacin inicial (foto Rger Ruiz). 3N 269 Junio 2013Inisa encuentra factor de riesgo en cncer gstrico en Costa RicaPor primera vez, un estudio cientco desarrollado en una poblacin americana encuentra una asociacin positiva de las personas portadoras del alelo T (TT/CT) del polimorsmo gentico TNF-A-857 (factor de necrosis tumoral alfa) como un elemento de riesgo incrementado para cncer gstrico en Costa Rica. Lidiette Guerrero Portilla lidiette.guerrero@ucr.ac.cr La investigacin fue realizada por el Instituto de Investigaciones en Salud (Inisa) de la Universidad de Costa Rica (UCR), en colaboracin con el Instituto de Patologa Molecular e Inmunologa de la Universidad de Oporto, Portugal. Como investigadores participaron M.Sc. Wendy Malespn Bendaa, Dra. Vanessa Ramrez Mayorga, Dr. Clas Une, Licda. Silvia Molina Castro y Bach. Marianella Quesada Rodrguez, del Programa Epidemiologa del Cncer, del Inisa, as como el Dr. Warner Alpzar Alpzar, del Centro de Investigacin en Estructuras Microscpicas (Ciemic). No se conocen con exactitud todos los procesos involucrados en la aparicin del cncer gstrico; sin embargo, se sabe que participan tres factores: la infeccin con la bacteria Helicobacter pylori, las variantes genticas individuales que determinan la respuesta inmune a esta infeccin y los factores ambientales como la dieta y los estilos de vida. La mayora de las personas infectadas con H. pylori no presentan ningn sntoma. Sin embargo, de un 10 % a un 20 % de los infectados pueden desarrollar alguna patologa gstrica, como gastritis, lceras o cncer. Segn lo arm Malespn, la presencia de H. pylori en el estmago es un estmulo constante para el sistema inmunitario, que trata sin xito de eliminar la infeccin. La respuesta ante la bacteria es la inamacin del tejido por la alta produccin local de protenas pro inamatorias (como las analizadas en este estudio), cuyas consecuencias son la liberacin de radicales libres y lesiones en el tejido. El factor CagA, presente en alrededor del 50% de las cepas de H. pylori, es inyectado por la bacteria a las clulas epiteliales del estmago, lo cual provoca alteraciones en la estructura celular y aumento en la respuesta inamatoria. De todos los tipos de cncer, el gstrico es la segunda causa de muerte en el mundo, con cerca de 800 000 fallecidos al ao y con una incidencia anual de un milln de personas. Por incidencia de este tipo de cncer Costa Rica ocupa el lugar nmero 11 a escala global. Existe una variacin en la cantidad de casos nacionales por regiones, con una mayor incidencia en varios cantones de Cartago, Prez Zeledn y la zona de Los Santos. Cada ao fallecen por esta causa 750 costarricenses y se diagnostican con esa enfermedad unos 950 casos nuevos. Escudriando genesLa investigacin se realiz en una poblacin de 250 pacientes del Hospital Max Peralta de Cartago con casos de cncer gstrico, gastritis crnica, lceras duodenales y controles sanos, mediante exmenes de rayos X. Todas las personas fueron analizadas para los polimorsmos e los cuales estn relacionados con la inflamacin y no se haban estudiado antes en el pas. Asimismo, se estudiaron los niveles de pepsingenos I y II en suero, la presencia de la bacteria H. pylori y del factor de virulencia CagA. Lospepsingenos son proenzimas de la enzima digestiva pepsina y aumentan en el cuerpo cuando aparece la gastritis. Por esta razn, los investigadores miden su presencia para conocer el grado de avance de esta enfermedad, la cual puede progresar a gastritis atrfica y posteriormente a cncer gstrico. Con el estudio se concluye que la presencia del alelo T del polimorfismo TNF-A-857 aumenta tres veces el riesgo de desarrollar cncer gstrico cuando se compara con quienes no lo poseen. Esta variante gentica est relacionada con una mayor produccin de la protena TNFen la mucosa gstrica y genera inhibicin en la secrecin del cido gstrico; ambos factores provocan una mayor respuesta inamatoria ante la infeccin por H. pylori, y con ello un mayor dao y riesgo de cncer. Sin embargo, segn Malespn, no encontramos asociacin para ninguno de los otros polimorsmos (estudiados) con ninguna de las enfermedades (gstricas), solo para cncer gstrico. Los resultados revelados en la poblacin costarricense estudiada coinciden con lo encontrado en estudios similares pero en poblaciones japonesas e italianas, en las que el alelo T de TNF-A-857 result asociado con atroa en el antro del estmago, con lcera pptica y con cncer. Por el contrario, en China, la presencia de ese alelo es un factor que disminuye, en tres veces, la probabilidad de desarrollar linfoma MALT, un tipo de cncer relacionado tambin con la bacteria H.pylori. De acuerdo con la investigacin, todos los grupos analizados mostraron una alta prevalencia de H. pylori, cercana al 90%. La disminucin de la concentracin pepsingena I se relacion con cncer gstrico. Las alteraciones en estas sustancias gstricas son una indicacin de un problema de atroa en el estmago, ya que han comenzado a desaparecer las clulas que son las productoras del pepsingeno, explic Malespn. Los investigadores tambin compararon los resultados del estudio de cada gen incluido en este anlisis con los reportados en la literatura cientca. Por ejemplo, el estudio del gen IL-8-251A arroj datos muy similares a los hallados en Mxico, Brasil y Taiwn; los del TNF-A-308A fueron muy parecidos a los de Mxico y Honduras; los del TNF-A-857T dio frecuencias ms bajas que las obtenidas en Italia y Japn y ms altas que las reportadas en China; el del IFNGR1-56 logr frecuencias similares a las obtenidas en la poblacin portuguesa y el IL-6-174G, ms bajas que las brasileas.

PAGE 4

La investigadora Cynthia Orozco destac que la psicologa educativa puede acompaar y enriquecer una experiencia innovadora como la desarrollada en el Centro Infantil Laboratorio de la Sede de Occidente (foto Rger Ruiz). Mediante la metodologa del ecoanlisis, que trata de alcanzar una visin ms holstica del desarrollo infantil, se busca responder a las dicultades detectadas en la educacin inicial (foto Rger Ruiz). 4Crisol, publicacin mensual de la Ocina de Divulgacin e Informacin (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Semanario Universidad, edicin No. 1996 Editora: Patricia Blanco Picado. patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Diseo y diagramacin: Jos Pablo Porta, ODI. N 269 Junio 2013Centro infantil universitario impulsa innovacin educativaQue los nios no hagan filas, que la llamen por su nombre y que tengan la posibilidad de escoger algunas de las actividades que quieren hacer son parte de los cambios introducidos en su grupo de educacin preescolar.Grettel Rojas Vzquez grettel.rojas@ucr.ac.cr A pesar de sus dudas, la Licda. Noylin Vargas Muoz, docente del Centro Infantil Laboratorio Ermelinda Mora de la Sede de Occidente, de la Universidad de Costa Rica (UCR), decidi participar en una investigacin que afectara radicalmente su forma de trabajar. En 2011 y 2012, la educadora form parte del estudio Problematizacin en desarrollado por la M.Sc. Cynthia Orozco Castro, psicloga que en los ltimos aos se ha especializado en la metodologa denominada ecoanlisis. Se trata de un trabajo coparticipativo e interdisciplinario para responder a las dicultades detectadas en la educacin inicial. Esta es la segunda experiencia de este tipo que se lleva a cabo en el citado centro infantil universitario. La investigacin, que se efectu con un mismo grupo en los niveles I y II, fue un reto para la docente, quien tuvo que dejar atrs sus formas de enseanza y convertirse en una observadora minuciosa para poder responder a las necesidades de los infantes. Observacin, base para detectar necesidadesDe acuerdo con Orozco, con el ecoanlisis se trata de alcanzar una visin ms holstica del desarrollo infantil. El objetivo de esta metodologa es construir en conjunto con las docentes un modelo con ms atencin al proceso de desarrollo infantil, a todas sus necesidades y con una visin cultural consciente y crtica de qu es lo que estamos generando, arm. Para ello se elige un aspecto que se quiere problematizar, el cual es observado por la investigadora y por la docente, y se reflexiona sobre la coherencia entre los principios tericos del holismo en la educacin inicial y las prcticas reales. Orozco seal que por la naturalizacin de los fenmenos humanos, tenemos la tendencia a no reexionar sobre la forma en que las cosmovisiones y las metas de desarrollo estn implcitas en las acciones cotidianas.Es as como docente e investigadora, con base en la observacin de las necesidades de los nios y nias, preparan los diferentes ambientes en el aula. El trabajo se empez a realizar bajo la consigna de hacer un aporte para el desarrollo total de la personalidad. Para Vargas, el proceso fue muy difcil al principio porque hubo que cambiar hasta la forma de planear. Yo planeaba, antes, cada 15 das tomando en cuenta lo que yo crea que necesitaban los nios; y con este proyecto se planea cada mes y se toma como eje central las necesidades de todo el grupo. Agreg que tuvo que empezar a aplicar lo que saba de una forma diferente. La metodologa me dio una forma diferente de hacer las cosas que no se ensea en la universidad. Es lo mismo pero haciendo algunos cambios; lo mismo pero dndole un papel ms relevante a los nios; lo mismo pero la maestra es una facilitadora, no es quien manda, coment.Ambiente ms propicio para el aprendizajeTanto la investigadora como la docente aseguraron que gracias a la metodologa desarrollada se crea un ambiente de aprendizaje ms cercano a la realidad y ms respetuoso de las necesidades de los infantes. Vargas opin que un cambio en la manera de trabajar tiene efectos en el aprendizaje de los nios. Si usted tiene una forma ms libre, ms abierta, ms tranquila de trabajar, ellos tambin lo notan y lo sienten, expres.Para Orozco, lo anterior es un logro importante del proyecto por su impacto directo en el desarrollo de la poblacin infantil. Aadi que al concluir la investigacin, los niveles de coherencia entre lo terico y lo prctico aumentaron signicativamente. Los nios que participaron en el proyecto tienen mayores niveles de proactividad, son capaces de resolver sus problemas, no son pasivos y son ms independientes.Adems, se percibe un logro importante en la parte de la conanza bsica, son chicos que estn muy tranquilos emocionalmente, tienen una excelente disposicin al aprendizaje y mayores niveles de concentracin.La investigacin conrm que realmente puede ocurrir un cambio en las concepciones que tenemos de lo que es aprender, y eso inuye directamente en la forma en que un docente ejerce su rol y la forma en la que se relaciona con los nios. No es esa una educacin en la que yo digo y usted aprende, sino en la que generamos espacios para el aprendizaje, asegur Orozco. Entre tanto, Vargas destac que el ambiente en el aula es muy positivo, ya que ahora es ms tranquilo, ms pausado, se les ofrece la opcin de hacer las cosas, a ellos se les nota mayor concentracin, estn ms a gusto y aprenden ms porque hacen lo que les gusta. Los cambios se perciben en todo detall, desde la forma de hablar hasta la forma de preparar los ambientes. Eliminamos las consignas y los murales, el aula se decora con fotos de ellos trabajando, es una forma de favorecer el sentido de pertenencia, el respeto hacia el trabajo de otras personas y de la autoimagen, coment Vargas. Estos aspectos fortalecen el aprendizaje de los infantes y el trabajo que desarrollan los educadores, debido a que se trabaja ms a gusto y con menos estrs. Adems de los benecios mostrados en el proceso de enseanza-aprendizaje, el proyecto tambin mostr cmo la psicologa educativa puede acompaar y enriquecer una experiencia innovadora.El acompaamiento de la psicologa educativa en este proyecto es diferente, no est basado en la gura del psiclogo como el que atiende situaciones difciles, sino en que el rol es de acompaamiento curricular, tanto en la planicacin como en la creacin de posibilidades. Queremos hacer un cambio en la forma que concebimos la educacin, asegur Orozco. La investigadora indic que esta es la funcin que debe cumplir un centro infantil universitario, de emprender proyectos innovadores que combinen la investigacin, la docencia y la accin social, y que permitan mejorar los procesos educativos.