<%BANNER%>

Crisol

Digital Library of the Caribbean
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00088

Material Information

Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: 02-2013

Subjects

Subjects / Keywords: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica

Notes

Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID: UF00101375:00094

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00088

Material Information

Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: 02-2013

Subjects

Subjects / Keywords: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica

Notes

Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID: UF00101375:00094


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

El manual est disponible en: www.ceducar.info/CEDUCAR/recursos/ Qu es la educacional emocional?La educacin emocional es una innovacin educativa que responde a las necesidades sociales no atendidas en las materias acadmicas ordinarias. Su objetivo es el desarrollo de competencias emocionales: conciencia emocional, regulacin emocional, autogestin, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar. La importancia del desarrollo de competencias emocionales recae en el hecho de que estas influyen de forma positiva en los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la solucin de problemas, en otros aspectos, explicaron las investigadoras. Suplemento de Ciencia y Tecnologa1N 265 Febrero 2013La educacin emocional va a las aulasMara E. Pea Bonilla / maria.penabonilla@ucr.ac.crEl personal docente de enseanza primaria del pas necesita contar con las estrategias, habilidades, recursos y conocimientos para enfrentar adecuadamente las emociones que expresan sus estudiantes en el aula.Las respuestas de los docentes varan mucho dependiendo de la situacin y de la forma en que las nias y los nios experimenten las emociones en el aula. Sus reacciones son tambin producto de sus propias emociones ante las emociones emergentes de sus estudiantes. As se desprende del trabajo de las estudiantes Mnica Caldern Rodrguez, Gabriela Gonzlez Mora, Patricia Salazar Segnini y Stephanie Washburn Madrigal El papel docente ante las emociones de los nios y nias de tercer grado de las escuelas Manuel Mara Gutirrez y Salesiano Don Bosco: una propuesta de Educacin Emocional desde la Orientacin Educativa en el aula, para optar al grado de licenciatura en Orientacin. En el 2011 y 2012 estas cuatro jvenes de la Escuela de Orientacin y Educacin Especial, de la Facultad de Educacin de la Universidad de Costa Rica (UCR), investigaron el papel del docente ante las emociones que los estudiantes de educacin primaria manifiestan en el aula. Entre los resultados del estudio se destaca que los educadores consideraron que se debe incorporar a su trabajo de clase las emociones de sus alumnos. Sin embargo, tambin se subraya la escasez de formacin en esta materia, as como la necesidad de crear programas de capacitacin que contribuyan a una labor ms integral con el estudiantado. Gabriela Gonzlez resalt la importancia de fortalecer el rol docente en relacin con el desarrollo socioemocional de las nias y los nios de educacin primaria. Los maestros y maestras son quienes pasan la mayor parte del tiempo con las nias y los nios dentro de las aulas escolares, lo cual los convierte en modelos emocionales y modificadores cotidianos de conductas y expresiones de sus estudiantes.Las voces de estudiantes y docentesEsta investigacin naci desde la orientacin educativa, explic Patricia Salazar, pues el profesional en orientacin cumple una funcin asesora en las escuelas, al brindar temas y estrategias al personal docente que complementen su labor acadmicay social. Desde el punto de vista tericometodolgico, el estudio se realiz con un enfoque cualitativo y cuantitativo y parti de los conceptos tericos de la educacin emocional desarrollados sobre todo por Rafael Bisquerra, uno de sus principales exponentes, expresaron las investigadoras. Ellas aplicaron a los docentes dos instrumentos: un cuestionario con situaciones cotidianas en el aula y las emociones surgidas en torno a estas y un diario anecdtico o bitcora, en el cual los docentes recopilaban las experiencias vividas en la clase en cuanto a las emociones de los nios, al menos dos veces por semana, durante cuatro semanas. Conocimos el sentir de las nias y los nios de tercer grado por medio de un cuestionario con un diseo adecuado a sus edad, con preguntas cerradas sobre situaciones vividas en la escuela y cmo se sentan, puntualiz Stephanie Washburn. Adems, identificaron los conocimientos, habilidades, estrategias y recursos que el personal docente utiliza ante las emociones que manifiestan los alumnos en el aula. Lograron tambin una descripcin de las competencias emocionales, tanto del personal docente como de los nios, manifestadas en las clases de las dos escuelas investigadas en los cantones de Vsquez de Coronado y San Jos.Herramienta cotidianaEl estudio sirvi de base para la elaboracin de un manual para la Coordinacin Educativa y Cultural Centroamericana (CEEC/SICA), instancia que aglutina a los ministerios de Educacin del rea y Repblica Dominicana. El manual forma parte de un proyecto de innovacin educativa mediante el uso de las Tecnologas de la Informacin y la Comunicacin en la formacin docente y la incorporacin de aspectos socioemocionales en su formacin inicial. Aprendiendo sobre las emociones: un manual de educacin emocional es una herramienta til para los docentes, que complementa su labor cotidiana en las aulas y fortalece el tema de las emociones y cmo educarse en ellas.

PAGE 2

Los medicamentos pasan por ensayos clnicos que han examinado y aprobado sus cualidades (foto archivo ODI). Proceso de creacin de un frmacoHallazgo De 5000 a 10000 compuestos De 1 a 6 aos de estudio Etapa preclnica Se analizan 250 compuestos Ensayos clnicos Fase I: participan de 20 a 100 voluntarios Aprobacin Fase II: participan de 100 a 500 voluntarios Fase III: participan de 1000 a 5000 voluntarios De 6 a 7 aos de estudio Fase IV: La FDA rechaza o da visto bueno De 0,5 a 2 aosFuente: Federacin Internacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacuticas. 2N 265 Febrero 2013Acadmicos abogan por seguridad jurdica en ensayos clnicosOtto Salas Murillo otto.salasmurillo@ucr.ac.crLa investigacin biomdica busca elaborar y comercializar frmacos para diversos tratamientos mdicos y, como muchas otras reas de la ciencia, est en continua evolucin.Sin embargo, cada frmula que desarrollan las empresas farmacolgicas debe pasar por varios test, conocidos como ensayos clnicos, que incluye ponerlos a prueba en humanos con el fin de conocer sus resultados. Finalmente, se trata de obtener la aprobacin para utilizar el medicamento o puede ser rechazado. As, la creacin de un medicamento abarca varias pticas que lo convierten en un tema susceptible de controversia, pues los aspectos legales, ticos, cientficos y econmicos estn intrnsecamente ligados a la evolucin de la biomedicina. En Costa Rica existe un comit en el Ministerio de Salud que evala a los comits de biotica encargados de los ensayos que se realizan en el pas, a pesar de que todava no hay una ley que reglamente esta prctica.Proteccin de los pacientesEl aspecto tico es fundamental en la biomedicina, opin el Dr. Luis Fallas Lpez, director del Instituto de Investigaciones Filosficas de la Universidad de Costa Rica (UCR), para quien las personas que participan en las investigaciones clnicas son vulnerables, en mayor medida porque la medicacin existente hasta ese momento no alcanza para mejorar su salud. El acadmico destac que los pacientes involucrados en ensayos clnicos pueden alcanzar un nivel mucho mayor de conocimiento de su padecimiento, en el mejor de los casos. No obstante, son un eslabn en un proceso complejo de produccin, cuya funcin es la manufactura de un medicamento efectivo, aunque el proceso de prueba no sea 100 % seguro para las personas en las que es aplicado. En su criterio, la investigacin clnica tiene una gran cantidad de reglamentaciones especficas e indispensables, a las cuales se deben sumar elementos complementarios que se exigen en niveles ms generales, como el respeto a los derechos humanos y pautas internacionales como las declaraciones de Helsinki. Pero cuando se trata de un mbito ms cercano como el que se da en un consultorio, lo crucial est en el respeto a la autonoma del paciente por parte del mdico, asegur el investigador. La investigacin mdica requiere que el paciente firme un consentimiento infor mado previo, que le digan por ejemplo para qu va a recibir una medicina y que sepa cules son los beneficios y los riesgos, agreg el Dr. Pedro Len Azofeifa, bilogo y profesor jubilado de la UCR. Para el cientfico, una ley vendra a beneficiar tanto al paciente como al investigador, al brindar seguridad jurdica para ambas partes. Si las reglas no existieran estaramos entonces en el limbo e iramos en retroceso. La existencia de los comits de biotica responde a una necesidad histrica de proteger a los pacientes de investigaciones mdicas, consider Len, para resguardarlos de los mismos mdicos y garantizar que se les trate con decencia, con dignidad y que se les proporcione toda la informacin sobre los estudios a los que sern sometidos. Siempre existen posibilidades de abuso y por eso tienen que haber reglas claras que protejan al paciente y al mismo mdico, argument.Fases de pruebaCada frmula que sirve de base para un medicamento tiene que pasar por una serie de pruebas reconocidas internacionalmente y que son divulgadas en la seccin de ensayos clnicos (Clinical Trials Portal) en la pgina electrnica www.ifpma.org de la Federacin Inter nacional de Fabricantes y Asociaciones Farmacuticas (IFPMA, por sus siglas en ingls). La Agencia de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en ingls) es la que finalmente aprueba los resultados, esto incluye el visto bueno para su manufactura (ver cuadro). Segn publica la IFPMA, dicho proceso tiene un costo promedio estimado entre $800 millones a $1000 millones, cifras que incluyen nicamente las inversiones que se realizan durante las fases de produccin de sustancias farmacuticas. Al respecto, el Dr. Fernando Chaves Mora, decano de la Facultad de Microbiologa de la UCR, asegur que durante las cuatro fases de los ensayos clnicos el fabricante enva informacin a los mdicos en relacin con el producto que se est probando. Estos profesionales se convierten en reclutadores de los pacientes a quienes se les aplicarn las pruebas. Esto es lo que contratan las empresas, cada paciente tiene un precio y para que este procedimiento est a derecho debe existir una ley que los proteja con mecanismos de control adecuados, precis. Chaves destac que la estructura con que cuenta la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) es un tesoro para estos propsitos, ya que la gran mayora de la poblacin acude a los centros de salud, en donde se encuentran sus respectivos expedientes con informacin muy valiosa. En el mismo sentido, el Dr. Jos Miguel Esquivel Chinchilla, profesor jubilado de la Facultad de Microbiologa, explic que la metodologa del ensayo clnico no tiene ningn problema, es la mejor que existe, pero hay variables con las que se debe tener cuidado. En las fases de prueba la frmula no cura, el paciente contribuye y se le agradece su altruismo en beneficio de otras personas, pero afirmar que en esas fases la persona se cura es algo muy peligroso y totalmente irresponsable, agreg. Si se va a permitir que el pas participe en los ensayos clnicos, se deben aadir clusulas con las que nos beneficiemos de alguna manera. Por ejemplo, que la investigacin trate sobre algn problema de salud local, asever. La Comisin de Asuntos Sociales de la Asamblea Legislativa discuti un proyecto de ley para reglamentar las investigaciones biomdicas en el pas, el cual se encuentra haciendo fila en la agenda del plenario para su aprobacin. En el anlisis de la iniciativa particip una comisin de expertos con presencia de representantes de la UCR. Como antecedente sobre investigaciones mdicas, segn un artculo hecho por el profesor de la UCR ya fallecido, Dr. Alfonso Trejos Willis, y publicado en el Semanario Universidad N 754 del 28 de noviembre al 4 de diciembre de 1986, en 1962 se estableci en Costa Rica el Centro Internacional para la Investigacin y la Formacin Mdica (ICMRT, por sus siglas en ingls). Entre 1968 y 1969 fueron vacunados 15 766 nios con sustancias experimentales que combatan enfermedades como sarampin, rubeola, paperas, viruela y combinaciones de estas, adems, entre 1974 y 1975 un total de 34 000 costarricenses sirvieron para probar vacunas contra la influenza, afirma el Dr. Trejos Willis en su publicacin. En esta ltima prueba se usaron dos formulaciones con tres cepas diferentes del virus, una de las formulaciones haba sido retirada en Gran Bretaa por la casa fabricante ya que tena reacciones desfavorables y, a pesar de ello, el mismo lote de vacunas fue trado al pas y aplicado en dicho ensayo clnico, declar el Dr. Trejos Willis.

PAGE 3

3Estudio sobre peligros volcnicos Desarrollo en el Turrialba es posible, pero moderadoPatricia Blanco Picado patricia.blancopicado@ucr.ac.crEl desarrollo moderado en los alrededores del volcn Turrialba, que implique regulaciones en relacin con el uso del suelo, las actividades humanas y tursticas, propone un estudio de la Escuela Centroamericana de Geologa de la Universidad de Costa Rica (UCR).El Turrialba, como otros volcanes de Costa Rica, atrae por su belleza escnica, lo que a menudo nos hace olvidar los peligros que representa para la poblacin y la economa del pas. El aumento de la actividad de este volcn en las ltimas dcadas preocupa a autoridades y especialistas, razn por la cual la Comisin Nacional de Prevencin de Riesgos y Atencin de Emergencias (CNE) solicit a la UCR la elaboracin de un estudio detallado sobre los peligros volcnicos del Turrialba, a la vez que contiene propuestas sobre la utilizacin adecuada del suelo en las reas aledaas con el fin de mitigar el riesgo. La investigacin fue coordinada por el gelogo y vulcanlogo de la Red Sismolgica Nacional (RSN: UCR-ICE), Gerardo J. Soto, quien ha estudiado este volcn en los ltimos 25 aos; adems, particip la geloga y especialista en sistemas de informacin geogrfica, Linda Sjobhm. Qu est pasando en el Turrialba?Con base en las investigaciones existentes, Soto explic que se dieron cuenta que la desgasificacin del volcn proviene de un cuerpo magmtico, probablemente profundo. Lo que ayud a los gelogos a llegar a esta conclusin es la variacin en la composicin qumica de los gases. Si bien desde 1995 el volcn presenta una actividad ssmica y fumarlica intensa, con algunas explosiones freticas entre el 2010 y el 2012, todo parece indicar que el magma se podra encontrar a una profundidad aproximada de 4 a 6 km, expres Soto. El trabajo de Soto y Sjobhm consisti en la recopilacin de la informacin de la historia geolgica y volcnica del Turrialba, mucha de ella producida por la Escuela de Geologa desde los aos 80, para entender el comportamiento del volcn y con base en esto preparar una serie de mapas de los peligros volcnicos. No podemos hacer los estudios de amenaza si no conocemos el compor tamiento del volcn, lo que yo llamo la volcanalidad del Turrialba, coment Soto. La reconstruccin de los perodos evolutivos del volcn se centr en los ltimos 10 000 aos y una de las cosas que lograron determinar es que las mayores erupciones se repiten cada 600 a 800 aos. Las erupciones ms importantes han sido de lavas muy voluminosas, de varios kilmetros cbicos. En la composicin del cono se encuentran desde rocas poco explosivas hasta muy explosivas, con toda la gama en el medio, agreg. La erupcin ocurrida entre 1864 y 1866 fue similar a la del volcn Iraz de 1963 a 1965. Al respecto, Soto indic que el Turrialba erupt ceniza bsicamente por medio de explosiones no muy grandes que afectaron de dos a tres kilmetros a la redonda y que fueron barridas por los vientos hacia el Valle Central e incluso la ceniza lleg a Puntarenas.Novedosa metodologaUn aspecto novedoso de la investigacin es que se trabaj con sistemas de infor macin geogrfica y modelos matemticos con computadora, lo cual permiti a los investigadores plantear distintos escenarios acerca de cules reas seran las ms afectadas, dependiendo del tipo de erupcin, su tamao y el viento segn la estacin del ao. Esta metodologa es importante para analizar cul sera las distribucin de la ceniza en erupciones pequeas o medianas y erupciones muy grandes. Esto es novedoso, es la primera vez que se hace en Costa Rica, dijo Soto. A criterio del especialista, el hecho de conocer cules reas seran afectadas y de qu manera, posibilita saber cmo actuar en el momento que se inicie una erupcin. No obstante, an los cientficos no cuentan con herramientas para hacer una proyeccin exacta, ni siquiera aproximada, de la futura evolucin del volcn. Podra ser que el volcn permanezca estable durante mucho tiempo, con una desgasificacin a lo largo de aos o dcadas, seal el gelogo. Por este motivo, el inters tanto de la CNE como de la RSN, es que la poblacin costarricense conozca los resultados del estudio y aprenda a convivir con la amenaza volcnica. La investigacin est disponible en las ciberpginas de ambas instituciones (www.cne.go.cr y www.rsn.ucr.ac.cr). Tambin fue presentada a las comunidades y a la municipalidad de Turrialba. N 265 Febrero 2013 Principales peligros del Turrialba:1. Lluvia cida (mezcla de gases con la lluvia y neblina). 2. Cada balstica de rocas ((lanzamiento directo de rocas desde el crter). 3. Erupciones freticas (explosiones de gas). 4. Erupciones magmticas con columnas de ceniza que pueden alcanzar de 5 a 20 km de altura. 5. Flujos piroclsticos (flujos de rocas y cenizas calientes que descienden por las laderas). 6. Lahares (corrientes de lodo originadas por lluvias durante o despus de una erupcin).Recomendaciones sobre uso del suelo: Parque Nacional Volcn Turrialba: Esta rea comprende alrededor de 2 km. Se recomienda dedicar el suelo a la conservacin. No se recomienda la existencia de viviendas permanentes en esta zona, sino casas que alojen transitoriamente a las personas encargadas de atender las actividades productivas que se mantengan. De 2 km a 5 km: Esta rea aledaa al volcn se vera afectada dependiendo de la erupcin y de la poca del ao en que ocurra, por lo que se requiere un estudio sociolgico y econmico que evale los aspectos culturales, sociales y econmicos y sirva para determinar cules sectores se deberan dejar para bosque y cules para actividades productivas. Adems, deben existir planes de contingencia para cuando ocurra una emergencia. Turismo de bajo impacto: El estudio recomienda desarrollar un tipo de turismo de baja densidad, que regule el nmero de visitantes y ofrezca condiciones mnimas en caso de una evacuacin; poca infraestructura, mejores caminos y reas de visitacin transitoria, tales como miradores y senderos para cabalgatas y caminatas. Adems, propone la construccin de refugios para que las personas se guarezcan en caso de una explosin fretica, que son las menos predecibles. Tambin debe haber informacin disponible para los visitantes. Foto cortesa Gerardo Soto

PAGE 4

Na Seccin Hidrla o polar Seccin Hidrla o polar OH OH OH cido Clico: Natural Na Seccin Hidrla o polar Seccin Hidrla o polar OH OH cido desoxiclico: Natural Na OH OH Nuevos derivados sintticos R H N O Nuevo grupo Hidrfobo o no polar Los qumicos realizaron el prediseo molecular de los nuevos compuestos. Agregaron un nuevo grupo hidrfobo a los productos naturales de las sales biliares para obtener un derivado sinttico (foto: Rafael Len). 4Descubren potencial de compuestos qumicos para combatir bacterias Katzy Oneal Coto katzy.oneal@ucr.ac.crEl desarrollo de nuevas molculas se presenta como una estrategia para combatir la multiresistencia de las bacterias, un problema de salud pblica en Costa Rica.Nuevos compuestos creados en la Escuela de Qumica de la Universidad de Costa Rica (UCR) podran ser la clave para combatir bacterias de importancia clnica en el pas, causantes de enfermedades respiratorias agudas, diarrea y meningitis. Para hacer los compuestos qumicos, el Dr. Vctor Hugo Soto Tellini trabaja a partir de sales biliares, unas sustancias naturales que estn en el organismo humano y cumplen diversas funciones, como ayudar en la absorcin de las grasas y las vitaminas. Las sales biliares son reconocidas como molculas inteligentes por su capacidad de acomodarse y generar nuevas estructuras en disolucin. Por eso, explic Soto, decidimos modificarlas qumicamente, porque ya sabemos que ellas son capaces de generar estructuras ordenadas y eso a su vez puede traducirse en una actividad biolgica. Los compuestos que sintetizaron Soto y el Lic. Ariel Alfaro Vargas son derivados de las sales biliares (cido clico y desoxiclico) y tienen caractersticas hidrfobas, lo que les permite generar nuevos agregados en agua. Estas sustancias se preparan a partir de una secuencia de reacciones de nueve pasos. El producto final es una sal de un cido carboxlico. Actividad biolgicaCon la colaboracin del Laboratorio de Ensayos Biolgicos (LEBI) de la UCR, se estudi la actividad biolgica de los nuevos compuestos. La M.Sc. Ledis Reyes Moreno, quien realiz los estudios microbiolgicos, expres que desde el 2010 en el LEBI se ha monitoreado la actividad antimicrobiana o capacidad de estas sustancias para matar o inhibir el crecimiento de microbios. Se estudi principalmente su accin en cuatro bacterias de importancia clnica en Costa Rica: Escherichia coli ATCC 25922, Staphylococcus aureus ATCC 25923, Salmonella enteritidis ATCC013076 y Pseudomonas aeruginosa ATCC 27853. Para comprobar la actividad antimicrobiana, se determin la concentracin mnima de los derivados de sales biliares que inhiben el crecimiento de las cepas certificadas, las cuales fueron donadas por el Centro de Investigaciones en Enfermedades Tropicales (CIET), de la UCR. La microbiloga afirm que de los productos sintetizados, se ha logrado obtener la determinacin de la Concentracin Mnima Inhibitoria (CMI) con el compuesto identificado como 3Arcols-I. Este producto tiene una alta actividad biolgica contra Staphylococcus aureus ATCC 25923. Hemos visto una buena actividad antimicrobiana, antibactericida, contra este tipo de bacteria, lo cual tiene posibles beneficios en los mbitos hospitalario, ambiental e industrial, dijo Reyes. Al respecto, Soto opin que los resultados obtenidos por el LEBI son una buena noticia, pues los compuestos muestran una actividad biolgica muy importante. El siguiente paso es probar con las cepas superresistentes para determinar si los compuestos muestran actividad.Crisol, publicacin mensual de la Oficina de Divulgacin e Informacin (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Semanario Universidad, edicin No. 1976 Editora: Patricia Blanco Picado. patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Diseo y diagramacin: Jos Pablo Porta, ODI. N 265 Febrero 2013Segn las expectativas de los cientficos, estos compuestos de sales biliares tambin podran tener efectos significativos para combatir las bacterias de origen intrahospitalario, conocidas por su resistencia a los antibiticos o antimicrobianos existentes. Reyes asegur que la idea es estudiar esos productos de sales biliares para ver cmo se pueden atacar algunas bacterias multiresistentes, entre estas Pseudomona y Staphylococcus aureus. Para ello, agregarn algunas cepas de origen hospitalario a las bacterias que estn evaluando.Prximas etapasLa investigacin que se realiza en el LEBI se encuentra en la fase de monitoreo antifngico para estudiar la accin de dichos productos contra los hongos. En una segunda etapa, se desarrollar un modelo de cultivo celular que consiste en adquirir lneas celulares antitumorales de origen humano y permitir su crecimiento en condiciones controladas, para evaluar el posible efecto biolgico de los compuestos de sales biliares. Una tercera etapa, a mediano o largo plazo, se establecer un modelo animal para ver el comportamiento de estas sustancias en seres vivos, con el fin de evaluar aspectos de inocuidad y efectividad. El director del LEBI, M.Sc. Jorge Granados Ziga manifest que antes de llegar a esas etapas, un buen desenlace podra ser encontrar una aplicacin inmediata de esos productos para el control de infecciones intrahospitalarias, para limpieza de superficies en los hospitales. Con eso contribuiramos enormemente a un problema de salud y de infecciones intrahospitalarias detall. La sntesis de sales biliares y el estudio de su actividad biolgica es una lnea de investigacin en la que trabaja un equipo interdisciplinario de la UCR integrado por Soto y el Dr. Jorge Cabezas Pizarro, de la Escuela de Qumica; Luis Felipe Somarrivas de la Maestra en Ciencias Biomdicas, con el apoyo de estudiantes. Por parte del LEBI participan Granados y Reyes. Tambin forma parte del grupo Alex Horacio Gonzlez Murillo, de la Universidad Nacional, quien trabaja en el diseo molecular para unir antibiticos a sales biliares. Estos proyectos cuentan con el apoyo financiero de la Vicerrectora de Investigacin y del Consejo Nacional de Rectores (Conare). Combate a la multiresistencia