<%BANNER%>

DLOC



Crisol
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00078
 Material Information
Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Running title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Creation Date: 2011
Frequency: semiannual
regular
 Subjects
Subjects / Keywords: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
serial   ( sobekcm )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X
System ID: UF00101375:00078

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 1

1 Crisol Noviembre 2011 Perfil geolgico del famoso yacimiento de hierro de Agalteca, Honduras, explotado desde el siglo XVI. Reformado del trabajo de Roberts & Irving de 1957, sobre los yacimientos minerales en Amrica Central. Siglos de tradicin minera El territorio centroamericano se ha construido en un ambiente geolgico ptimo para formar yacimientos minerales Gerardo J. Soto Gelogo y vulcanlogo Red Sismolgica Nacional (RSN: UCR-ICE) Suplemento de Ciencia y Tecnologa N 252 Noviembre 2011 P1 La minera en Amrica Central P2 y P3 Cmo las tortugas ayudan a un pueblo P4 La msica y su vnculo con la vida 1 Crisol Noviembre 2011 S ituado en un margen convergente de placas durante gran parte de su historia geolgica, en donde grandes volmenes de magma han estado involucrados, ha sido cuna para mltiples depsitos metlicos. De all la disponibilidad de los metales para su prospeccin y utilizacin. Echemos un vistazo a su situacin minera entre los siglos XVI y XIX. Si bien es cierto que los estudios y mapas geolgicos no fueron usados para la exploracin minera hasta el tardo siglo XIX, tambin es cierto que la minera metlica ya gozaba de una tradicin de centurias en la regin. Se haba iniciado en la poca precolombina, cuando la minera de oro, plata y cobre provey materia prima para la produccin de objetos ceremoniales y joyas. Vendra luego Coln, marcado por su obsesin por las riquezas de Cipango. En su bsqueda durante su cuarto viaje en 1502 por las costas de Amrica Central, fue testigo de las existencias de oro en Veraguas (costa caribe de Costa RicaPanam), que su hermano Bartolom investig con ms detalle en el istmo de Panam. Fue no ms el inicio de la bsqueda de minerales como un cataltico para la exploracin del territorio, en tanto que los metales eran importantes para el imperio espaol, con el fin de usarlos en la industria armamentista y en la acuacin de moned a. Minera de oro Los reportes ms tempranos de la minera hispnica en Amrica Central datan de principios del siglo XVI, con la explotacin de depsitos de oro aluvial en Panam y Honduras, seguidos del descubrimiento y explotacin de rocas con oro y plata, especialmente en Honduras. En la segunda mitad del siglo XVI ya haba minera de oro y plata en muchos sectores de Honduras y Guatemala. Tanto as que en el primer pas la minera lleg a ser la principal actividad econmica en ese siglo y conllev a la fundacin de la Alcalda Mayor de Minas de la Provincia de Honduras en 1601. De hecho, la produccin de plata en Honduras alcanz el 5% de toda la produccin de la Amrica espaola en el periodo colonial, lo cual incidi en una abundante acuacin de plata. Por su parte, en Panam varias minas fueron explotadas a pequea escala, mientras la mina Espritu Santo de Cana en el Darin fue un rico productor de oro hasta 1727. Durante la Conquista y la temprana Colonia, la minera fue ejecutada principalmente por esclavos indgenas y ms tarde por africanos, con el uso de tecnologas ibricas primitivas y algunas adoptadas de los amerindios. No solo oro y plata se explotaron durante la Colonia, sino que adems se extrajo cobre, plomo y de manera notoria hierro en Honduras, en el famoso yacimiento de Agalteca, desde 1568 y hasta pasada la mitad del siglo XIX. Igualmente, en Guatemala y El Salvador, en la zona fronteriza comn de Metapn en el siglo XVIII. Con la llegada de la vida independiente, los pases aprobaron sus diferentes leyes y decretos mineros. Por otra parte, la visita de naturalistas y gelogos forneos desde la dcada de 1840 impuso otro ritmo a las investigaciones geolgicas y mineras. Finalmente, la fiebre del oro en California en la dcada de 1870 y la consecuente construccin de caminos y ferrocarriles constituyeron el impulso final para la minera en la regin, que vio adems cmo muchos de los recursos mineros cambiaron de manos criollas a las de britnicos y estadounidenses. Valgan los ejemplos de Guatemala y El Salvador, donde importantes minas empezaron a explotarse en la dcada de 1860 o la rica Honduras, que a pesar del declive minero en el siglo XVIII tardo, para la dcada de 1880 tuvo una resurgencia, cuando recibi cerca del 55% de sus exportaciones de plata. En Nicaragua, la minera de importancia se inici en la dcada de 1850 y luego de la fiebre del oro de 1880 se transform en la principal actividad econmica. En Costa Rica, importantes descubrimientos aurferos se dieron en 1815 en los Montes del Aguacate y empezaron a crearse algunas fortunas que impulsaron la economa. Luego, en la dcada de 1880 se descubrieron yacimientos relevantes en Abangares, lo que condujo a otra etapa de fiebre minera. Sobre Panam hay datos ambiguos durante el siglo XIX y lo ms relevante fue que la otrora rica mina de Espritu Santo de Cana intent revivir, finalmente lo hizo en el ao 1900. Contribucin minera No obstante, los datos sobre la produccin minera (cantidad y dinero) colonial en Amrica Central son bastante imprecisos. Primero, porque muchos explotadores exageraron o disminuyeron la importancia de sus propiedades, dependiendo de la conveniencia poltica. Segundo, por el contrabando de metales hacia otros puertos no oficiales y, tercero, porque una parte importante del metal exportado a la pennsula ibrica yace en el fondo marino, llevado all por naufragios tormentosos o por el dao durante refriegas contra los piratas. Todo apunta a que la minera contribuy poco al bienestar econmico de Amrica Central entre los siglos XVI y XVIII, aunque en el siglo XIX le dio un empuje a las economas de Costa Rica, Honduras y Nicaragua. Ms bien, la riqueza minera contribuy a la de la Corona espaola durante la Colonia y luego a la de la oligarqua local y compaas forneas en el periodo posindependiente, con algunas excepciones. No poca razn tena Mario Benedetti al escribir su haiku: Fiebre de oro / y en las calles y campos / barro y mendigos. Por supuesto que durante estos siglos an no existan los conceptos de desarrollo sostenible, responsabilidad ambiental, rehabilitacin de sitios mineros y pautas de responsabilidad social para las compaas mineras, que procuraran minimizar y mitigar los efectos ambientales. No disponemos de estudios en relacin con el impacto ambiental en esta poca, aunque en vista de que no hubo grandes desarrollos mineros, no parecen haber grandes efectos ambientales residuales en la regin. Deberamos aprender del pasado para aplicarlo en el futuro, eso s. En octubre pasado, la prestigiosa revista Nature Geoscience public un editorial sobre el futuro minero de la humanidad, en particular sobre los yacimientos de aquellos metales estratgicos para industrias tecnolgicas, que requieren ms y mejor investigacin en el mundo. Las regulaciones sobre los impactos ecolgicos aceptables, as como los econmicos de las minas en sus pases huspedes, necesitan desarrollarse y vigilarse por la sociedad como un todo, dice el editorial. En sociedades que han mantenido la minera por siglos y cuyos territorios bien pudieran alojar yacimientos importantes, como es el caso de Amrica Central, parece pertinente y tendra sentido una investigacin minera lgica y cientficamente programada, con polticas coherentes en lugar de negativas a ultranza. Equipo minero en Abangares, Guanacaste (foto archivo ODI).

PAGE 2

N 252 Noviembre 2011 N 252 Noviembre 2011 2 Crisol Noviembre 2011 3 Crisol Noviembre 2011 P ara don Basilio Vega Figueroa, uno de los primeros pobladores de Ostional que luch por cambiar las cosas en su comunidad, antes de 1987 la vida era muy distinta. No haba carreteras ni puentes, solo bueyes y bestias. La comunidad estaba tomada por las autoridades armadas que venan a controlar el robo de huevos de tortuga y haba mucha pobreza. Por eso, esa fecha es memorable para los habitantes de este pueblo costero de Guanacaste, porque marc el inicio de una experiencia de desarrollo local que no solo ha contribuido a la conservacin de estos reptiles, sino que tambin ha trado beneficios sociales y econmicos a la poblacin. El proyecto de manejo del hbitat de las tortugas y el uso sostenible de los recursos naturales se ejecuta con la participacin de la comunidad y la accin coordinada de instituciones del Estado, entre estas la Universidad de Costa Rica (UCR). El resultado del trabajo conjunto ha permitido consolidar un modelo de aprovechamiento racional y comercializacin legal de huevos de tortuga lora, una de las cuatro especies de tortugas marinas que anidan en forma masiva en Ostional. El fenmeno de anidacin masiva de esta especie de tortuga se inici en 1959 y desde 1970 la Escuela de Biologa de la UCR investiga y mantiene un monitoreo constante en la zona, lo que permite contar con datos cientficos que respalden las decisiones relacionadas con la proteccin y el manejo de las tortugas. En el proceso ha habido obstculos, crticas y se han aprendido muchas lecciones. No obstante, ya varias generaciones de pobladores de Ostional han participado en esta iniciativa y aprendieron a valorar ms un recurso natural que desde siempre ha formado parte de sus vidas y que, por lo tanto, tiene un valor ms all de lo econmico. Primeras investigaciones Segn explic el M.Sc. Gerardo Chaves Cordero, coordinador de la Estacin Biolgica de Ostional Dr. Douglas Robinson Clark, de la UCR, este cientfico estadounidense fund el proyecto de investigacin y manejo de las tortugas marinas de Ostional. Douglas y Stephen E. Cornelius fueron los primeros en investigar hacia dnde van y de dnde vienen las tortugas. Marcaron 50 000 tortugas y encontraron que la mayora eran recapturadas en Ostional por los barcos camaroneros, entonces pensaron que hay una poblacin residente, coment Chaves. Tambin agreg ellos mostraron que las tortugas utilizan distintos corredores marinos en busca de alimento y se desplazan tanto hacia Mxico como hacia las islas Galpagos. Estos cientficos empezaron a observar y a recavar datos sobre la presencia masiva de tortugas en Ostional y la utilizacin de la playa para su reproduccin, lo que se conoce como arribada. La informacin sirvi para recomendar que la mejor forma de conservar el recurso es aplicando normas de manejo que involucren la recoleccin regulada de huevos por parte de los pobladores de Ostional. El manejo de huevos es parte del desarrollo sostenible en el sentido de que la comunidad le da el mantenimiento al hbitat de la tortuga y, a cambio, puede vender un porcentaje de huevos y recibir una retribucin econmica, ampli el herpetlogo. Uno de los aspectos que ha llamado la atencin de la comunidad cientfica es que el espacio en la playa es reducido para las miles de tortugas que anidan y, desde el punto de vista ecolgico, esto constituye un obstculo para los individuos que llegan a reproducirse a Ostional, asegur Chaves. Ha habido mucho inters por estudiar la cantidad de tortugas que utiliza la playa de Ostional para anidar, porque el espacio en la arena es la principal limitacin. Cada tortuga que llega, ponga o no ponga huevos, incide sobre otra dispuesta a poner huevos, expres. El investigador detall que en las reas de mayor anidacin pueden quedar hasta ms de diez nidos por metro cuadrado. Esto es importante porque las tortugas destruyen los nidos que otras han dejado y la mortalidad de huevos oscila entre un 20% y un 40%, detall, pero an as la densidad de nidos dejada en la playa es impresionante. La UCR, con la colaboracin de la Asociacin de Desarrollo Integral de Ostional (ADIO), ha desarrollado una metodologa de monitoreo para registrar datos sobre depredacin de tortugas, cantidad de tortugas que desovan, densidad de nidos, huevos no viables debido a hongos o bacterias, prdida de huevos en cada arribada y xito de eclosin o nacimientos. Uno de los resultados importantes es que el rea de anidacin masiva se ampli de un kilmetro a ms de siete kilmetros a partir de la dcada de los noventa. Poblacin sana A pesar del peligro de extincin en que se encuentran las poblaciones de tortugas marinas en el mundo, tambin hay playas con poblaciones muy saludables y, en Costa Rica, Ostional es una de ellas, asever Chaves. El especialista explic que existe una inconstancia en la colonizacin de diversas playas por parte de las tortugas, cuyas causas an no han sido muy estudiadas. En su criterio, hay un vaivn entre playas muy importantes para las arribadas de tortugas con otras en donde su presencia ha declinado o se ha extinguido. Por ejemplo, en nuestro pas las arribadas de playa Nancite decayeron y no se ha debido a la intervencin humana directa, lo mismo que la poblacin de la tortuga verde en playa Naranjo, aunque en ambos casos se trata de un parque nacional y de un sitio ubicado lejos de poblados, respectivamente. El abec del manejo El proyecto de conservacin de tortugas en Ostional es una iniciativa interinstitucional, en la que participan, adems de la comunidad, tres instituciones del Estado. La poblacin local, de forma organizada, es la ejecutora de cosechar los huevos y ponerlos en el mercado. Solo se recogen los huevos Basilio Vega, poblador de Ostional: Para m las tortugas son un tesoro para este pueblo y una ayuda econmica para solventar las pobrezas (foto Anel Kenjekeeva). producidos durante los primeros dos das de cada flota, como llaman a las arribadas, debido a que tienen cerca del 100% de probabilidades de ser destruidos por las mismas tortugas que continan llegando. Como bien lo describi Chaves, consumir un huevo de tortuga de Ostional no significa consumir una tortuga potencial, porque ese huevo iba a ser comido por los zopilotes o a terminar convertido en hongos o bacterias, menos en una tortuga. Las decisiones relacionadas con el proyecto se toman de forma colegiada en una comisin, en la cual estn representados todos los sectores. En esta instancia de coordinacin se toman las decisiones importantes y se hacen recomendaciones relacionadas con la administracin del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional; adems, se toman medidas con el fin de controlar y proteger los recursos de esta rea, indic Jos Pablo Baltodano, guardaparque y vecino de Ostional. Las instituciones involucradas estn a cargo de tareas especficas: la UCR se encarga del monitoreo de la poblacin de tortugas, el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) regula el comercio de huevos y el Ministerio del Ambiente, Energa y Telecomunicaciones (Minaet), por medio del Sistema Nacional de reas de Conservacin (Sinac), administra el Refugio. Benecio mutuo Existe consenso entre las partes de que el proyecto ha sido muy positivo. Se seala en primer lugar la existencia de una relacin de ayuda mutua entre la comunidad y las tortugas, ya que se protege a estos reptiles y, a la vez, los pobladores reciben un beneficio econmico con la venta de los huevos. Un porcentaje de las ganancias se dedica al desarrollo de obras comunales, ayudas sociales, becas y educacin ambiental. La gente realiza acciones de manejo de hbitat, entre estas la limpieza de la playa para facilitar la anidacin, labores de vigilancia y las mujeres cuidan a las tortugas recin nacidas de los distintos depredadores. Tambin, la comunidad tom la decisin de no colocar alumbrado pblico para no afectar a las tortugas y de ejercer control sobre el turismo masivo. Otras fortalezas del proyecto son el apoyo que se brinda a una comunidad rural que cada vez reclama mayor acceso a servicios pblicos y que la iniciativa es un ejemplo de sostenibilidad. Esto no significa que no haya presiones sobre Ostional. El hecho de que la tierra en esa zona sea muy codiciada por inversionistas extranjeros y nacionales para el desarrollo de diversos negocios es una especie de fantasma que est presente. A juicio del especialista de la UCR, se requieren polticas nacionales que definan claramente si el pas prefiere maximizar el uso de los recursos antes de apostar a la conservacin. Dependiendo de esas decisiones Ostional ser ms o menos vulnerable, concluy Chaves. Las tortugas de Ostional Las arribadas en Ostional Esta playa, ubicada en Santa Cruz de Guanacaste, es el sitio principal de reproduccin de la tortuga lora (L epidochelys olivacea) en el mundo. En promedio se producen 11 arribadas al ao. Una arribada es el desove simultneo y masivo de miles de tortugas. Las arribadas duran en promedio una semana. Entre 4000 y 400 000 tortugas por km2 anidan a lo largo de 7 km de playa. En octubre se produce la mayor arribada del ao. Llegan alrededor de 1 milln de tortugas a desovar. Las familias de Ostional extraen el 1% de los huevos que se producen en cada una de las arribadas. Adems, cada familia tiene derecho a 200 huevos para su consumo. Los huevos de tortuga procedentes de Ostional se comercializan legalmente en distintos puntos del Valle Central (foto Anel Kenjekeeva). La recoleccin de huevos se realiza durante los dos primeros das de cada arribada, lo que significa un 1% del total de huevos (foto Anel Kenjekeeva). Las mujeres cumplen diversas funciones en el proceso de recoleccin y comercializacin de huevos de tortuga, como es el empacado (foto Anel Kenjekeeva). Las tortugas marinas en Ostional forman parte de la vida de este pueblo. Su conservacin ha sido posible gracias a la accin conjunta de varias fuerzas sociales e institucionales, que desde hace casi 25 aos desarrollan un proyecto de uso sostenible de este recurso natural. (foto Anel Kenjekeeva).

PAGE 3

N 252 Noviembre 2011 4 Crisol Noviembre 2011 C omo seres musicales que somos, podemos hacer msica e interre lacionarla con los afectos, con las emociones y con las necesidades de expre sarnos y relacionarnos con las dems per sonas, segn expres la psicloga, espe cialista en musicoterapia y estudiante de clarinete, Mag. Karla Mara Abarca Molina. Abarca desarrolla una investigacin en la Escuela de Artes Musicales de la Uni versidad de Costa Rica (UCR) en torno al Diseo de un plan de aplicabilidad de la msica en la promocin de la adquisicin del lenguaje en la niez de 1 a 3 aos en condicin de orfandad en la que combina su formacin educativa, profesional y laboral. Este proyecto surgi debido a las dificultades de cuido y al maltrato que experimentan mu chos nios y nias, as como al incremento de los que pasan mucho tiempo en alberges del Patronato Nacional de la Infancia, Aldeas SOS o en otras entidades como los Cen-Cinai. Tambin responde a la necesidad de que la msica aporte en el proceso de adqui sicin del lenguaje y de otros vnculos en la niez durante la etapa de la prime ra infancia, periodo en el se desarrollan elementos fundamentales para la vida. Desarrollo del lenguaje La investigadora seal que durante la pri mera infancia, que llega hasta los seis o siete aos, el recin nacido desarrolla sus aspectos fsicos, psicoafectivos y sociales. En ese periodo se adquiere el lenguaje, se es tablecen vnculos con las dems personas y se forja lo que el nio o nia ser en adelante. Algunos estudios sobre el tema del desarrollo del lenguaje plantean que este es aprendido y no instintivo y que se adquiere conforme se acu mula la informacin proveniente del entorno. Desde la Msica tambin se ha profun dizado en los procesos de adquisicin de la informacin: cmo esta es proce sada y cmo es almacenada, qu se escu ch, qu se vivi en ese momento a ni vel musical y qu es la afectividad musical. Al respecto, mencion que en una de las teo rias de la musicoterapia se afirma que los as pectos meldicos tiene que ver con la parte puramente emocional. El canto de la madre podra no ser extremadamente lindo, pero mam lo hace con todo su afecto y eso hace que el nio sea sienta muy amado, manifest. Ese aspecto se conecta con el fsico. Si necesito energizar a una persona para que se sienta con tenta, motivada y activa, le digo que empiece a marchar. Es por eso que las bandas rtmicas del 15 de setiembre son tan importantes para los nios, porque hay un aspecto rtmico que es energizante y motivante, dijo la especialista. Msica y lenguaje Desde el vientre materno, el nio se habita a un entorno sonoro: el sonido que producen los intestinos, el corazn, la inhalacin y la exhala cin. Estos son los elementos sonoros que recor dar de los primeros momentos de gestacin. Segn explic Abarca, esa memoria pre natal se relaciona con la posnatal, cons tituida con los primeros sonidos que es cucha despus de su nacimiento y que tienen que ver con reconocer las voces de las personas ms cercanas y los dems rui dos provenientes del medio que lo rodea. Posteriormente, los bebs empiezan a descubrir los sonidos de su ambiente, que lue go reproducirn para recordarlos, y que sern fundamentales para el lenguaje. Entre el cuarto y el sexto mes de vida, el beb prefiere la voz de las personas que estn ms cercanas a l, presta mucha atencin a los sonidos agudos, es capaz de tranquilizarse al escuchar msica de ritmos bajos y responde a la voz humana con pequeos movimientos. Entre el stimo y el noveno mes comienza a emitir ciertas consonantes y slabas, a elegir objetos que producen sonidos que le resul tan agradables y canciones asociadas al mo vimiento, ya que est descubriendo cmo se mueven los brazos, las piernas y el movimien to de su cuerpo hacia atrs o hacia delante. Este proceso de descubrimiento podra estar ligado a un proceso musical, expres Abarca. A los diez meses es capaz de hacer msica con todo su cuerpo, descubre el juego con las manos las famosas tortillitas y ese sonido le genera gran diversin, prueba distintos soni dos asociados a la habilidad de la aprehensin de objetos y trata de repetir ciertos sonidos. Durante el primer ao de vida le gusta hacer lo que se denomina ritmos binarios (un dos, un dos) y acentos, utiliza melodas ascendentes y descendentes (donde la meloda ascendente es pregunta y la descendente es respuesta), descubre lo que es rpido y lo que es lento, empieza a coordinar palabra y movimiento y asocia la msica con el movimiento corporal. La habilidad de distinguir los sonidos y de desarrollar el canto se adquiere en tre los dos y los tres aos de edad, eta pa en la que el infante es capaz de cantar afinado de tres a cinco notas musicales. Canto materno Para Abarca, es muy necesario fomen tar el canto materno para el estableci miento del vnculo inicial de la comunicacin, lo cual le va a dar a la nia o nio una serie de herramientas lingsticas y le ayuda a estimular su capacidad auditiva. Sin embargo, indic, desde el punto de vis ta de la musicoterapia es conveniente pres tar atencin a las letras de las canciones de cuna, con el fin de que el mensaje que se le transmite le haga sentir una persona especial. Tambin es conveniente tomar en cuen ta cmo y dnde se canta, pues debe ser un momento especial, con expresiones de afecto y un ambiente de tranquilidad, y que el canto sea suave y sin gritar. Estos elementos le facilitarn la comunicacin cuando el nio sea una persona adulta. Como resultado de su experiencia de tra bajo con infantes que tienen problemas de lenguaje, la investigadora constat que el canto se vuelve una alternativa porque no hay temor, ya que ninguno de ellos sabe cantar, por lo cual es un proceso que lo adquieren juntos. Adems de que pueden de cir solo el principio o el final de una cancin y el grupo mismo marca la velocidad del canto. La parte emocional no se va a ver afec tada, sino potenciada, ya que las dificul tades estn asociadas a los aspectos psi coafectivos, expres la investigadora. La profesora Karla Abarca de la Escuela de Artes Musicales (foto Laura Rodrguez). Msica, un vnculo que nos une con la vida No importa si es cumbia, merengue, bolero, religioso o de cuna, y si no lo hace como socialmente se espera, el canto materno permite que el o la beb se sienta muy amada y desarrolle vnculos fundamentales para la vida. Mara Eugenia Fonseca Calvo maria.fonsecacalvo@ucr.ac.cr Del cuarto al sexto mes de vida, la nia o el nio ya es capaz de reproducir sonidos con un sonajero o un mvil (foto Laura Rodrguez). Nios que han sido expuestos a una gran cantidad de instrumentos durante su primera infancia, pueden reconocer el sonido de cada uno en su etapa adulta (foto Laura Rodrguez).