Group Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Title: Crisol
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00051
 Material Information
Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Alternate Title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: September 2009
Frequency: semiannual
regular
 Subjects
Subject: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00101375
Volume ID: VID00051
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X

Downloads

This item has the following downloads:

PDF ( PDF )


Full Text



Biodi6sel de palma P1 l San Jos6, ciudad cautiva P2 0 Cancer de mama P3 0 Huelga bananera de 1934 P4



Sde a yN 20


-c *qh "
* -
"I; ma
~~~i~--a-


Ana Judith Sol6rzano Tinoco



El biocombustible obtenido del fruto de la palma africana es igual de
eficiente que algunos hidrocarburos (fotos M6nica BolaRos).


El biocombustible obtenido del fruto de la palma africana es igual de
eficiente que algunos derivados del petr6leo, pero con la ventaja de que es
seguro para el ambiente, poco volatil y ademas, producido en el pafs.

Esta es una de las conclusions de la tesis que realize la M.Sc. Giselle Lutz Cruz, graduada de
la Maestria Academica en Quimica de la Universidad de Costa Rica (UCR). La investigaci6n
se llev6 a cabo en el Laboratorio de Quimica Biorganica y en el Laboratorio de Investigaci6n
de la Secci6n de Quimica Industrial, ambos de la Escuela de Quimica de la UCR.
El studio indica que en Costa Rica ain no se han encontrado hidrocarburos en cantidades
comerciales, por lo que depend en un 100% de su importaci6n. En el 2007 el consume de hidro-
carburos fue superior a 4,8 millones de barriles y la tasa de crecimiento de la importaci6n fue de
5,6% con respect al 2006.
La M.Sc. Lutz consider que una via para reducir la importaci6n de combustibles f6siles es
aumentar la participaci6n de fuentes renovables de energia, lo que produciria beneficios tales
como seguridad de abastecimiento, diversificaci6n energetica, reactivaci6n de la actividad agri-
cola, aprovechamiento de los suelos menos fertiles y sostenibilidad social y ambiental.
En la parte experimental de la investigaci6n, se sintetiz6 biodiesel etilico obtenido de los
aceites de la palma africana y se realizaron studios de sus propiedades fisicas y quimicas para
establecer los usos alternatives que se le pueden dar al product.
Entre los resultados mas relevantes del studio, se obtuvo que este biodiesel, ademas de sus
caracteristicas como combustible, present buena calidad como material lubricante, fluido de
transmisi6n de energia mecanica y disolvente; tambien es capaz de reemplazar al aguarras, la
acetona, el polietileno y otras sustancias t6xicas.
Asimismo, se encontr6 que este product es menos volatil que el diesel de petr6leo, lo cual
es un beneficio significativo porque disminuye los riesgos de almacenamiento y trasiego, con la
consecuente protecci6n de la salud ocupacional de las personas involucradas en los process.
Otra ventaja del biodiesel sobre los combustibles f6siles es que se degrada mas fMcil y rapi-
damente que la mayoria de los hidrocarburos, lo cual genera beneficios ambientales.


Factibilidad econ6mica
La investigadora tambien realize un studio preliminary de factibilidad econ6mica de la pro-
ducci6n de biodiesel de palma, y encontr6 que la relaci6n costo-beneficio es muy buena, ya que
el precio es competitive con el del diesel y muchos otros derivados del petr6leo.
Lutz indic6 que este product sera cada vez mas competitive debido al aumento constant
de los precious de los combustibles f6siles. "Ademas, la ganancia econ6mica involucrada en el
beneficio ambiental que produce crece dia con dia", seral6.
Como parte de los objetivos finales de la tesis, se estableci6 contact con los sectors pro-
ductores de palma africana y aceite de palma en Costa Rica y con empresas relacionadas con la
utilizaci6n potential de biodiesel en el campo industrial; de ellos se obtuvo una respuesta muy
positive al planteamiento de producci6n y consume del product.


B I --PL" .* n
Como parte del studio, se sintetiz6 biodi4sel etflico obtenido de los aceites de la palma africana y se
analizaron sus propiedades ffsicas y qufmicas para establecer los usos alternatives que se le pueden dar al
product (foto cortesia del SEP).


1 Crisol


'Asl


-*


Crisol = 1


I




































El i1 . n .1 i r h,-i. i rT.. r l l..1 I -, r il r, d- I T,--1 1- 3, :Ir, ,- l I II I I
, .=. j ,,, I, I. I I I I. 1 J 1. l .- 311- 1 Ill 1l


j,- -i r II jlr, ]--1-1.d .I I 1 -.:. r. 1 .1 1-i 1 1 -- 1I

j.r-, 1,[:.11 .ii i- 1 [ 11h I .r .- riil I- i -I I



Aunque los medios de comunicacidn informan

cada cierto tiempo algunos con seriedad y otros

de forma sensacionalista sobre nuevos virus v

enfermedades que aparecen o retornan, lo cier-

to es que el cancer, aunque no se able much

sobre el, es uno de los principles problems de

salud piblica, tanto a escala international como

national.





. .i. n- tr "- '. I.1 .:-Tqi i -. -i .1 :.- i ri. in.Ji r i r I- :-. I,'.I.' .:
ill .:. I '.Ii _1 -, ,, I ,E r. i'.i l I. It .r':. i :. I i t i' I ll'r r l .r I I l r lr l,, I


*-. I i r l t l, l 'i. C ir, [ r. riT lr t iT *ii I i ri i l ti I ,, l l i l r nl r-



r u u. I, -i l l'r-. i ili i, I,1 iii lr i l,- : i. r ir -r 1 t- l ir .i it- r in r.ir i -
i'', -r'n r[ 11 i 1 i[-t r -i r.".



















-I -'-ij'-l I- I- I -ilu'l --r i -ii.. -i r luu11. irHi. Li H.tuu r l .i ll ill ri'
r.ut |I -it-r i. I -r I t III 1.i- l r-i: tr ii i T-ri 1i j lr II I-.i' -r i ri 1-
n ,,. ,il- F ,- _' ,-_' : n :, p r I 1,1 1,-.r,-.r 1 113,1 I .li 'j 1 1
lu.' ", [- r :i.ri- r 1,. .u I .- i, t I.ir.- t.,[ .i r [,.r T1 I r I. i IT l. I r .r

I.In i ,T r':i l. l ,I, I , :.- .i. P I'. r .1 I .lC I.
O rI 1 .... ,i I I 1.1 E ':, i1A 1-r i I i Ira, m v I =' P.. i-. r r l ri T.
E .:| ,Tl,.ili1.r .1T : [1,-T ,1 ., 1.: I I .IC P r J T l, ,.-1 ll r : J -l rT ,, -
r. i.,r I -n 1 I h 11h I .i..rr. .11.. HI l. r I ICD .:i:Tin.1 ,., lir i T 1
, JI: T l, ,1 .1 I:M .1,in l .1- .1'.T: .I 1ir .-.. ,1l. 1 1 .e1, ,. ., l' , 1 ,. J *,:.l r

,t -,, -.It| ( I T : 1. 1 r- 1. i1.13 1*|i .11 ,1,=.r,.. Lh , I ,, I't, T I l .: 11 ,I



.. r i IT I rT i. i r.. T li,, r -.., I, t- ,IT lt, ; .- Ij,, t .-
I .' T ri *- n .1 1 -i ,, "ni lri r *.IT I p I =r ,, .r T I.*- I h '- r,. .1
,*, t.T .l, *t, ,rt I. 1,1 *,:1.,,l l ,: .. ,''.ih .= ,,'' lTr -r.:. II= I r T .. , 1r 1,










Cancer, origen multifactorial

I E i,, ,,,p -r T:l r l [ l i t rT: I -t n rr,, I,,, r.IT- i]. ,:.t i ,-n r I- ,I -tr I


i -n _.ti'. l r.
E l I'r. O r l J ir-u l,. ,i .-l, .il,.. l in..: ...rI 1. ll..lr*. : ,l| T.'- 'II, tir 1 J

I l J,..r '[, 'r, [ i ri ,, 1.-'T '1.1 1 .il ii .i r, ''' .i [ir, i[n ,i h 1i '.- [,t r .. .ri i ':
,'lrlt I I ii '' IIi.- 'iri i It, l it:.i 3 i'ili i i r -l 1i i Tr lit
. lll i I 'ri- r i i l ill- l, i -i ilt i i l -' i I. tI- ,t i i r- it I i -

Sr fti i .i I.i ii i-rr I.. i .



I -'ln i i I t 1. 11 i I 1 3.l n i. i rn II 1r i.1.r1 [ a :. I. r I l i' r I i '-r
.i I,,-- ,1t 'r i j ...r i i -. r i ,t r l, t i' ri [ I,,r .. r rn iJ, I. r 1,r I .r i, If I.i<






I. i'il [i, ii. l i I r i ri, i l ; -: I .i I n.



t -r i .i .i.i 1 -li .1 rr *; r I 'f I i
.1 I r-i. i -r I ,i I, ., -:. -: .r n- Ii il i rI':.,r,-




ri. i in ilr- ,, l :r. < l ih 'i.r : ,,r'.i I tI rh it ri r;. ,I ,:. i II-r
r ,r, , I l I 111 A ,J It r ,., I,,v I i, I.: f-














I rii '. : rI i' ,. l -r-1 r i -. I t ~: l III r1r h. .-
rll il ,, r l ul' Irin. 1 v .ll,,rn; ,i I- i. i lil i r.i.' i i h -.i

in ri.-.- *. ,r, ,.- n -,I, -':. 1 -; ,r[: ':'. l 1 ,': fi nI , : In nl.Jl ,
i ,, ,, t, , -ll, J r l ,n I, 13l ,,, -z 3 .-. -z. IIt i 1 .1



.i I 111i 111t ,-i i 1 n-.. ~ 1 [ 1 1r i31
E r. i III.i li i l i .i il t- r| .r i r,"- i r- I --r .


r.i *- I le ..r in- .i 1, .r -i I I.- i'H
,i I 'll ll -r rc. Ij- ll I .I I



,1 I. li I. ri i.ii < 1 i t I.:. I,,, l,, r Iv^ ^

I i i .i I iii I fi i .1 > rl li r *-r



1I11 l I I Ir-i, l, i ,, : iJ.. -Tl .i .
... - 'n .
r .., JI. i. I r '. ,- I. .









rl,: '.'. i lll- ,rl r.i r t ,r l l ,r I-

I Itl. 1-r A1:,i I 1 --r. 1 3. ,. I i J l
lIi.fI r i ': l. .1J Il I- t. i r,= ti 1 -
.r* rI u i :i i .I 1. i.1i 1.if u




i1 r I- 1- ,, l. u I f'ril, I I.


Resultados

L [,,.,,I ,. t,.,l I,. IT l llll| rT ':. |.i r hI,. tl ,.i l t '='': ,'. l T 'I =..: h i, h ,, r, illi -
p, 'lr ,.I C r. O r t il ,I,. -t.'. .- i- it-.,
C ,ll l, l, r ,*I, I,,:. r-.: l.] l .1 :., T l T.:,| ,T l. ll:13 t -,. ,| r, .. ,]Ul.
I -i '- .1' i t I iii rinir i l I '--.ii i,,,,l l ri rri i'rre :.. ri i.: 1 ii i i in i III r
IT 1 : ill '. \ ,v I, r, r. r ,ii ..'r l .1 11-u i I-. i ril n l 4 i -1 l ir :..

I1I.il- ,i L- i t .e 1 ri -lttt 'lh.l .i h r- i t ..I e l l r'' .' -r Il 11.1111rr 1 'I-

[ li c1. l .:. -1': I irTr r ,i i I r''.n r n i'

i ,I -~iT~l i- t r I. i el ,. 1 I ,- ei t r .in 1r i -ii Ii r ,iil


I-., .i. ii. -i nli it .-i J,-. u trr.

[. ."''r pri I .I -1. iiiin L i T--, l .n r- -r .i Ir-, r.m t- nr- ''r, i,,-





nl i- T: .~.:l v.i ]U, I r; -lir r 1.' ,I ,r ii : n-.l ,,l n -tl Al lu : III 1 u -




L' r ri c i, r i' Ii' I, r ,-u r ,i r 1, -t iln' I 'i. tiia i I liiTlr -.:l rlt l rri i
,I t, 1,1 'l Ir, ,,t , 3 ,.[il,, I ,.. i l ,T A ,, ll .,



r I, ,,lit 1.:r tl t r I r .l ,1 1i- 1 .: -r1, i. I rt.: r I, iI.Ir r I

r -- .i I r i .1r l.i l r ir li lr' r r I .[1.1- i. r i j rT .. .I 1 i l I .


, ::: :. i 1


2 Crisol

































En el nambito mundial se promueve como un
pais de verdor y libertad; sin embargo, el aspect
claustrof6bico y de ciudad encierro que present
San Jose contradice esa imagen.

L as modificaciones realizadas en los ultimos anos en

la arquitectura de los barrios capitalinos con el fin de
garantizar su seguridad, la han transformado en lo que
hoy es: una ciudad cautiva.
El procedimiento mas empleado para ello es la elevaci6n
de los muros y el uso de las rejas, los cuales se convierten en
barreras, rompen el dialogo y hacen que las personas se sientan
press.
Ademas, han generado un nuevo modelo socioespacial, ca-
racterizado por el temor, la inseguridad, la falta de socializaci6n
y la desigualdad extrema.
Asi lo demuestra la Arq. Marlene llama Mora, en su tesis La
ciudad y los muros, imagen urbana, espacio segregado y objetos
delimitantes, presentada para optar al grado de Magister en
Artes de la Universidad de Costa Rica.
En ella examine el process de enrejado y amurallamiento
del espacio urban, que se ha generado en Costa Rica y prin-
cipalmente en el Area Metropolitana, en los iltimos 40 anos.
Tambi6n analiza experiencias de cerramiento en otras ciudades
de Am6rica Latina.
Su objetivo es caracterizar la actual configuraci6n e imagen
urbana del espacio residential de San Jos6, a partir del uso de
la reja y el muro, y sus repercusiones tanto en lo social, artistic
y cultural, como en la conformaci6n, segregaci6n y fragmenta-
ci6n del entorno fisico de la ciudad y sus habitantes.
Para ello eligi6 various sectors de la capital, partiendo del
centro y orientandose hacia el noroeste: el sector de la ciuda-
dela Zapote, el barrio Malaga en Sabanilla de Montes de Oca,
el condominio Montserrat en Moravia y algunos sectors de
Guayabos en Curridabat y de Mata de Platano en Goicoechea.
Tambi6n trat6 de contrastar entornos sociales y econ6micos
diversos, tradici6n o antiguedad del barrio, cierto grado de rura-
lidad, presencia dominant de la reja o el muro, y la opci6n de
barrio cerrado en condominio y sin 61.


-.. -
Hace algunos aios todavfa se podfan apreciar cercas vivas, construidas
con diferentes plants que daban un valor agregado al espacio urban.


El alambre tipo navaja estd asociado en el imaginario colectivo con los
campos de concentraci6n europeos.



Un cambio negative
Segin la Magistra llama, el uso de las rejas y de los muros
ha alterado el espacio urban y su imagen, pues antiguamente
los terrenos de las edificaciones se delimitaban en forma sutil
para demostrar el limited territorial y evitar el deterioro de las
areas verdes o jardines.
Para ello a veces se construia un pequeno muro s6lido de
ladrillo o transparent hecho de metales, cuya altura no sobre-
pasaba un metro ni se imponia sobre la construcci6n. De modo
que las casas eran visible en su totalidad, no tenian rejas en
puertas y ventanas y la comunicaci6n interior-exterior de los
espacios era fluida fisica y visualmente.
Tambien era frecuente encontrar las cercas vivas, caracteri-
zadas por el verde y las diferentes floraciones segin la especie
y la 6poca del ano.
Sin embargo, con el paso del tiempo las casas adoptaron
las rejas en puertas y ventanas, y el pequeno muro fue demoli-
do o sobre 61 instalada otra estructura diferente para completar
la altura necesaria.
Posteriormente, sobre las rejas metalicas se colocan exten-
siones con finales en forma de punta de lanza, con la intenci6n
expresa de agredir cualquier iniciativa de paso.
El process de urbanizaci6n segrega las grandes propieda-
des en fragments cada vez menores, con lo cual se establece
la contigiidad entire las edificaciones, afirma la investigadora.
Aparecen los muros s6lidos que se ubican en el limited de la
propiedad frente a la calle, lo cual genera cambios en la legis-
laci6n urbana para permitir su construcci6n.
Ademas, crecen las vallas en forma de portones metalicos
s6lidos, que se activan con electricidad, o como muros to-
talmente cerrados, elevados y construidos en su mayoria en
mamposteria.
Asimismo, se adopta el modelo de condominio cerrado como
forma de habitabilidad muy difundido en la actualidad, con lo
que se da una segregaci6n espacial tipo gueto o de pequena
ciudad amurallada dentro de la otra ciudad: la enrejada.


Arquitectura del miedo
De acuerdo con la llama, las rejas, muros y casetillas de
vigilancia reflejan en los habitantes de una ciudad un mensaje
claro de temor, inseguridad, segregaci6n y desconfianza.
Agrega que, segin el Informe Nacional de Desarrollo
Humano del 2005, desde hace various anos la sociedad cos-
tarricense tiene el temor como un rasgo cr6nico, y aunque re-
pudia la inseguridad por la agresi6n que conlleva, la acepta
fatalmente.


A media que ganan espacio el muro y el enrejado, van perdiendo va-
lor la arquitectura, el espacio publico y las relaciones interpersonales.



En este sentido, consider que los medios de comunicaci6n
incident en la percepci6n de la inseguridad ciudadana, debido a
la intense exposici6n a que estan sometidas las audiencias.
La tendencia al cerramiento de las areas residenciales en
el Area Metropolitana tambi6n esta present en otras ciuda-
des latinoamericanas, sobre todo en Brasil, Argentina, M6xico
y Chile, lo que revela la forma de construir la ciudad propia del
process de globalizaci6n, mediante la arquitectura del miedo y
de la violencia.
SegOn la investigadora, en ella hay una actitud defensive
y un temor hacia el otro, el espacio fisico se disminuye y se
amplian las distancias entire ricos y pobres.
Al mismo tiempo, se genera un enclaustramiento espacial
como respuesta a la bOsqueda de seguridad, lo cual, por el
contrario, incrementa la sensaci6n de miedo.
Esta situaci6n ha sido aprovechada por el mercadeo inmobi-
liario, con el argument del miedo como el valor mas preciado
de la oferta y la demand de la necesidad de habitar.
Por otra parte, segOn la opinion de vecinos, arquitectos y
artists que participaron en la investigaci6n, la imagen urbana
producida por los muros y las rejas evoca las carceles y los
espacios militares, sobre todo por la altura, la presencia del
alambre navaja, las cercas el6ctricas y los barrotes.
De manera que la ciudad es percibida de forma negative y
ajena a la tradici6n de pais pacifico. Se percibe como un cam-
po de guerra Ileno de objetos propios de esa condici6n: picos,
puntas de lanza, navajas y alarmas. Es una imagen cargada de
hostilidad y de violencia.
Mora se pregunta si "iestaremos encaminandonos a un pro-
ceso de medievalizaci6n?".


Crisol = 3































Emilia Prieto, Trabajadores bananeros (detalle). Trabajo, 18 de agosto de 1947, p. 6.



Al cumplirse 75 afos de la huelga bananera de 1934, conviene reflexionar
sobre curles fueron sus impacts en la sociedad costarricense, mas alli de
las reivindicaciones especificas planteadas por los trabajadores y de lo que
se logr6 tras la finalizaci6n de dicho conflict.


En el present articulo, se consideran tres aspects relacionados con esta problematica:
c6mo afect6 la huelga al Partido Comunista de Costa Rica (PCCR), c6mo incidi6 en la
acci6n del Estado y en la political electoral y que huellas dej6 en la memorial colectiva.


En bancarrota
A mediados de octubre de 1934, en una carta dirigida al Bur6 del Caribe, Manuel Mora se-
nalaba que el PCCR estaba practicamente en bancarrota. La huelga bananera, dado su alcance
y su duraci6n (se extendi6 entire el 9 de agosto y el 16 de setiembre), oblig6 a los comunistas
a emplear gran parte de sus recursos financieros para apoyar el movimiento en una escala que,
probablemente, no habian previsto al inicio.
Como resultado de lo anterior, various proyectos que el PCCR habia puesto en march o con-
sideraba iniciar en un future pr6ximo, debieron ser descartados. Uno de ellos fue la conversion
del semanario Trabajo en un diario. Igualmente, tras la huelga desaparecieron un resume de
Trabajo en ingles, que se distribuia gratuitamente entire la poblaci6n afrocaribeha asentada en
Lim6n, y una nueva publicaci6n, La vozsindical, con base en la cual los comunistas se proponian
impulsar una confederaci6n general de trabajadores.
Por iltimo, finalizada la huelga se extendi6 por el pais la presunci6n de que si el PCCR habia
logrado liderar a tantos trabajadores durante un conflict tan prolongado, contaba con la capaci-
dad y el apoyo para mejorar significativamente su desempeno electoral en los comicios de 1936.
De hecho, estas altas expectativas eran compartidas por los mismos comunistas, quienes creian
que en esas votaciones iban a elegir por lo menos 15 diputados.
Por razones que es necesario investigar mas a fondo, esas proyecciones no se cumplieron
y en 1936 los comunistas tuvieron un desempeno en las urnas inferior al que habian logrado
en 1934. Es mas, en la provincia de Lim6n el nOmero de votos a favor del PCCR se estanc6 o
disminuy6, dato que obliga a estudiar con mas detalle cuando y c6mo fue que los comunistas
consolidaron una base de apoyo electoral entire los trabajadores bananeros.


Anticomunismo reformista
Si bien durante la huelga distintos grupos solicitaron al gobierno de Ricardo Jimenez (1932-
1936) que procediera violent y fulminantemente contra los huelguistas, el president procur6
que el conflict se resolviera de forma negociada. Igualmente, como habia sido una constant
desde 1932, Jimenez defendi6 la legalidad del PCCR y su derecho a competir en las elecciones
costarricenses. Ademas, en uno de los moments decisivos de la huelga, Leo R. Sack, el
diplomatico a cargo de la sede de Estados Unidos en San Jose, rechaz6 la sugerencia del gerente


de la United Fruit Company para que el gobierno estadounidense interviniera de alguna forma
en el conflict.
Al defender la political de buena vecindad de su gobierno, Sack insisti6 en que la huelga de-
bia ser resuelta por los costarricenses. Se preserve asi el scenario establecido por el president
Jimenez y los dirigentes comunistas, orientado a la bOsqueda de una soluci6n negociada.
En tales circunstancias, la huelga, en vez de fortalecer corrientes anticomunistas identifi-
cadas con la represi6n de todo intent de cambio social, reforz6 a grupos de politicos e inte-
lectuales que mas bien consideraban la reform social como la mejor opci6n para enfrentar al
comunismo.
En este sentido, cabe citar lo indicado por el sacerdote Carlos Meneses en un articulo publi-
cado en el Eco Catdlico el 16 de setiembre de 1934:

"toca al Gobierno obligar a la United a pagar los mismos jornales que estan pagando los
bananeros del pais con todo y sus condiciones de ruina en que trabajan sin capital propio,
sometidos a las exigencias de la Compania frutera que les rechaza la mayor parte del
banano. Si los que estan en ruinas lo hacen, ipor que razones procede de manera distinta
la poderosa United?... el pais... espera verlo [al gobierno] en&rgico y decidido para obligar
a los poderosos a ponerse a tono con las necesidades de la Naci6n".

De esta manera, la huelga fortaleci6 un discurso que no s6lo justificaba, sino que exigia, la
intervenci6n del Estado para enfrentar los graves problems sociales del pais. Al posibilitar este
resultado y al fortalecer corrientes anticomunistas socialmente reformistas, la huelga contribuy6
a sentar algunas de las bases principles para lo que seria la reform social de inicios de la
decada de 1940.


Memoria
iC6mo ha sido recordada la huelga bananera de 1934? Hasta ahora, este es un tema que
ha tendido a ser dejado de lado por los investigadores, cuyos studios se han concentrado mas
en la reconstrucci6n del process hist6rico que en analizar el recuerdo y c6mo este ha cambiado
a lo largo del tiempo.
Un primer aspect que llama la atenci6n es que los comunistas, entire 1935 y 1948, parecen
no haberse interesado por desarrollar una tradici6n sistematica de conmemoraci6n de la huelga,
a diferencia de lo que ocurri6 con otros sucesos asociados con la historic del partido, como la
fundaci6n del peri6dico Trabajo, que fue celebrada casi todos los anos a partir de 1932.
Pese a lo anterior, debe reconocerse que con la publicaci6n de Mamita Yunai (1941), de
Carlos Luis Fallas, un testimonio excepcional del mundo bananero y sus conflicts alcanz6 una
posici6n prominent y permanent en la cultural costarricense. Tal vision, ademas, logr6 una
extraordinaria proyecci6n international, gracias a la difusi6n de la novela de Fallas, objeto de
numerosas ediciones europeas y americanas.
En segundo lugar, debe destacarse que la alianza de los comunistas con los calderonistas,
a inicios de la decada de 1940, tambien llev6 a algOn cambio en el recuerdo de la huelga. Pese
a que en 1934 la clerecia destac6 por sus ataques a los comunistas, en diciembre de 1943,
el eclesiastico Claudio Maria Volio, segOn un informed diplomatico estadounidense, manifestaba
su admiraci6n por la valentia, coraje e integridad mental de "los muchachos" comunistas que
tomaron parte en la huelga.
Finalmente, seria interesante que en futuras investigaciones se analice en que media el
recuerdo de la huelga de 1934 ha estado present en los conflicts sociales (especialmente
los bananeros) de la Costa Rica posterior a 1950 y cual ha sido la importancia hist6rica de ese
recuerdo.
En fin, conocer mejor las diversas dimensions de la huelga bananera es fundamental para
favorecer una apropiaci6n critical de ese event por parte de la ciudadania costarricense de ini-
cios del siglo XXI.


Crisol Setiembre 2009, No. 228. Semanario Universidad, edici6n No. 1823. Publicaci6n mensual de la Oficina de Divulgaci6n e Informaci6n (ODI) de la Universidad de Costa Rica.
Editora: Patricia Blanco Picado. Colaboraron en este nimero: Roxana Grillo Rosanfa y Maria Eugenia Fonseca Calvo, Periodistas.
Ana Judith Sol6rzano Tinoco, Sistema de Estudios de Posgrado (SEP). M.Sc. Ivan Molina Jimenez, catedrAtico de la Escuela de Historia.
Fotografia: Luis Alvarado y M6nica Bolanos. Disefio y Diagramaci6n: Thelma J. Carrera Castro.
Edificio administrative C. ler. Piso. E-mail: patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Sitio Web: http://www.odi.ucr.ac.cr Telefono: 2511-4796 Fax: 2511-5152


4 Crisol




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs