Group Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Title: Crisol
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00101375/00031
 Material Information
Title: Crisol revista de ciencia y tecnología de la UCR
Uniform Title: Crisol (San José, Costa Rica : 1996)
Alternate Title: Revista crisol
Physical Description: v. : col. ill. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n
Universidad de Costa Rica -- Oficina de Divulgación e Información
Publisher: Oficina de Divulgacio´n e Informacio´n, Universidad de Costa Rica
Oficina de Divulgación e Información, Universidad de Costa Rica
Place of Publication: San Jose´, Costa Rica
San José, Costa Rica
Publication Date: February 2008
Frequency: semiannual
regular
 Subjects
Subject: Science -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Technology -- Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Periodicals -- Costa Rica   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Costa Rica
 Notes
Additional Physical Form: Also issued online and on CD-ROM.
Dates or Sequential Designation: Began in 1996.
General Note: Description based on: No. 13 (año 2005).
General Note: Monthly supplements are published between issues.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00101375
Volume ID: VID00031
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 61264193
lccn - 2005240822
issn - 1409-150X

Downloads

This item has the following downloads:

PDF ( PDF )


Full Text



* Red de clusters de computadoras P1 Nuevas variedades de zanahoria P2 El distrito dec6 de San Jose P3 Memorias de La Carpio P4


SuleenodeCincay emloi N 0 210 -ebr 2 00


Primera red de clusters

de computadoras hecha en casa

Patricia Blanco Picado



A un bajo costo y gracias a la cooperaci6n de diferentes unidades y
disciplines, la Universidad de Costa Rica (UCR) cuenta con su primera red
de clusters de computadoras, construida en este centro de educaci6n su-
perior para la aplicaci6n en diferentes campos cientificos y acad6micos.

Este esfuerzo institutional fue liderado por el Centro de Investigaciones Geofisicas (CIGEFI),
con la ayuda de un grupo de trabajo de 20 profesores y estudiantes de diferentes uni-
dades academicas, quienes contribuyeron en el process mediante discusiones, critics y
sugerencias para mejorar el diseno y en la etapa de ensamblaje de cada uno de los components
del cluster.
Las escuelas participantesfueron Ciencias de la Computaci6n e Informatica, Fisica, Ingenieria
El1ctrica, Matematica y el Centro de Informatica. Asimismo, el proyecto cont6 con el apoyo de
la Rectoria y las Vicerrectorias de Investigaci6n y Docencia.
El cluster informaticoes utilizado para realizar predicciones atmosfericas yen otras aplicaciones
relacionadas con el cambio climatico, detalla el director del CIGEFI, Dr. Jorge A. Amador Astua;
sin embargo, existen otros grupos de investigaci6n de la Universidad interesados en su uso.
Un cluster es un conjunto de computadoras conectadas que unen su poder informatico con
un objetivo comOn.
"Cuanto mas poder computacional se tenga, se pueden resolver problems mas complejos
en menos tiempo", explica el Dr. Amador.
El fisico y meteor6logo destaca el potential de esta herramienta tecnol6gica para su uso por
parte de otros cientificos y academicos de la UCR.
El proyecto del CIGEFI consiste en la fabricaci6n de dos clusters, bautizados Sibi-Ara y
Quebe, que en lengua Bribri y Cabecar significant Gran Dios Trueno y Arcoiris, respectivamente.
La inversion realizada en components fue de aproximadamente 052 millones ($100.000),
una decima parte de lo que habria costado si se hubiera encargado a la empresa privada.
La Dra. Yamileth Gonzalez Garcia, rectora de la UCR, expresa que "este proyecto demuestra
que en nuestro pais, y especificamente en la Universidad de Costa Rica, somos capaces de
conjuntar voluntades, de unir
sabres distintos, de poner
nuestras capacidades indivi-
duales al servicio de proyectos
Sacadimicos colectivos".
Los paises desarrollados
.... ., cuentan con tecnologias que
: permiten correr un modelo ge-
neral para conocer las condi-
ciones atmosfiricas en el orbe;
sin embargo, su radio de acci6n
no alcanza al territorio nacio-
nal con la resoluci6n espacial
adecuada.
De ahi la importancia de
ique gracias al CIGEFI, agrega
="t' Gonzilez, "podremos conocer
con seguridad lo que ocurrir
entire el cielo y la tierra costa-
rricenses, en un moment de
la historic cuando el cambio
La UCR cuenta con su primera red de clusters de computadoras, cons- climitico vaticina dificultades
truida en este centro acad6mico a un relativamente bajo costo, y que le para muchas personas en la
permitird al CIGEFI efectuar predicciones atmosf ricasy a otros grupos vida cotidiana".
realizar sus investigaciones.


El Dr. Jorge Amador, director del CIGEFI, explica a las autoridades universitarias las ventajas de contar con
una red de clusters de computadoras para su uso en diversos campos cientfficos y academicos.

Predicciones atmosf6ricas
Con la red de clusters, el CIGEFI ha participado en dos proyectos internacionales: uno
con la NASA de Estados Unidos (http://www.espo.nasa.gov/tc4/weather.php); y el otro con la
Administraci6n Nacional de la Atm6sfera y los Oceanos de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas
en ingles).
El CIGEFI le proporcion6 informaci6n a la NASA sobre el estado del tiempo, lo que le permiti6
a esta instituci6n planificar los vuelos de sus misiones al pais con el fin de estudiar la atm6sfera
durante la misi6n TC4 (Tropical Composition, Cloud and Climate Coupling).
Para ello, el cluster corre un complejo modelo atmosferico creado para predecir, con buena
exactitud, el estado del tiempo del pais y sus alrededores en las siguientes 48 horas.
Al introducir variables como humedad, precipitaci6n, temperature y velocidad de los vientos,
y mediante un sistema matematico, se obtiene como resultado un report cada tres horas que
posibilita conocer las condiciones atmosfericas e incluso prever posibles desastres.

Caracteristicas de la red de clusters
Sibi-Ard:
Consiste en un servidor de alta velocidad con:
Capacidad de almacenamiento de dos terabytes (un terabyte tiene un mill6n de
megabytes).
Dos procesadores AMD Opteron.
Cuatro gigabytes de memorial.
20 nodos interconectados por una red de dos conmutadores de 24 puertos de
alta velocidad. Cada nodo contiene dos procesadores AMD con dos gigabytes de
memorial distribuida, lo que da un total de 42 procesadores y 44 gigabytes de
memorial RAM.

Quebd:
Consiste en un servidor de alta velocidad con:
250 gigabytes en disco duro.
Dos procesadores AMD Opteron.
Dos gigabytes de memorial RAM.
Seis nodos interconectados por una red con un conmutador de 24 puertos de
alta velocidad. Cada nodo contiene procesadores AMD 64x2 (dual core) con 1,5
gigabytes de memorial compartida y un disco duro de 160 gigabytes.

En caso de que se interrumpa la luz electrica, la red esta protegida por grupos independientes
de UPS o baterias conectadas a un generador electrico automatico, con un tiempo de respuesta
de 25 segundos.
El enjambre de computadoras utiliza sistemas operatives de dominio poblico, que comoel Linux,
son abiertos, pueden ser mejorados y usan estandares para el intercambio de informaci6n.
La idea del CIGEFI es comunicar los diversos sistemas a traves de redes, lo que le permitiria
a 6ste y a otros centros academicos comunicarse entire si de forma muy rapida.


Crisol 1


I






Mejores


zanahorias,


nuevos


destinos

Roxana Grillo Rosanfa


Se espera obtener una variedad de zanahorias que le permit al agri-
cultor reducir costs y obtener ganancias.

En picadillos, ensaladas, encurtidos, queques
o panes, la zanahoria es un important alimento
de nuestra dieta. Pero mas alli de su presencia
en la mesa, la zanahoria gana terreno como pro-
ducto de exportaci6n..
Por ser considerado un "cultivo menor" (pequena area de
producci6n, consume escaso o localizado), la zanahoria
enfrent6 el desestimulo de la investigaci6n y el desarrollo
de tecnologia desde inicios de los anos 80.
Es por esto que la Estaci6n Experimental Agricola Fabio
Baudrit Moreno (EEAFBM), de la Universidad de Costa Rica
(UCR), y la Corporaci6n Horticola Nacional (CHN), conformada
por agricultores, trabajan de forma conjunta para incrementar
la producci6n y mejorar la tecnologia disponible de esta raiz.


Objetivos
La EEAFBM, como unidad academica de la Facultad de
Ciencias Agroalimentarias de la UCR, apoya esta investigaci6n
por medio del trabajo de tesis de licenciatura en Agronomia, del
estudiante Fernando Richmond Zumbado. El proyecto es dirigido
por el M.Sc. Carlos Mendez, y cuenta con la asesoria de la M.Sc.
Gerardina Umana, del Laboratorio Poscosecha del Centro de
Investigaciones Agricolas, de la UCR, y del Ing. Rodolfo Amador,
fitopat6logo y director de Desarrollo Agricola, de la CHN.
Segin indica el M.Sc.
Mendez, el proyecto "debe
identificar nuevas variedades
de zanahoria para consume
fresco y ademas seleccionar
materials que desde el pun- I
to de vista industrial sean
prometedores para ser utili-
zados en diversos process
agroindustriales como jugos,
pulpa, extracci6n de carote-
nos, etc."
Por su parte, Richmond
explica que el studio evalia El estudiante Fernando Richmond
12 variedades de zanaho- la de la EEAFBM; el productor M
ria que "fueron previamente Mendez comparten opinions so
seleccionados por la CHN
para cumplir con las necesi-
dades del mercado, por lo que incluye zanahorias que varian
segtn el tamano, con diferentes tipos en cuanto a tamano y
forma. Mediante este experiment se pretend encontrar una
variedad de zanahoria que tenga caracteristicas nuevas y que
ayude al productor a reducir los costs y a obtener mayores
ganancias".

Estudio agron6mico
El trabajo se desarrolla en tres etapas. En la primera se
realize la valoraci6n agron6mica de los cultivares en los cam-
pos, esto es "la evaluaci6n de la respuesta de los materials
(zanahorias) a plagas, enfermedades y rendimiento". Los culti-
vares son obtenidos a partir de selecci6n artificial con fines co-
merciales. El segundo paso es la evaluaci6n poscosecha de la
zanahoria, que incluye aspects como la capacidad de almace-
namiento en condiciones refrigeradas, "...si pueden durar 15,
22 dias o dos meses, por ejemplo, porque no sabemos curles
serAn las condiciones de manejo poscosecha en los mercados
de destino y es important conocer el comportamiento de los
diferentes materials en funci6n del tiempo. Asimismo, se eva-
10an variables como color, firmeza, grades brix (concentraci6n
de azicares), apariencia externa y presencia de enfermedades
poscosecha, entire otros",
aclara el professional.
Finalmente, la parte
agroindustrialfueanalizada en
el Centro de Investigaciones
en Tecnologia de Alimentos
(CITA), tambien de la UCR,
done se realize una carac-
terizaci6n basica para su pro-
cesamiento agroindustrial.


Apoyo a

agricultores
"La misi6n de la
Corporaci6n Horticola es con-
vertir al productor horticola en
un empresario competitive, y
nuestra vision es que el pro-
ductor sea visto como empre-
sario y no como 'campesinito'
descalzo incapaz de aplicar
las diferentes tecnologias",
enfatiza el Ing. Amador.


;
ar
br


Por el quehacer de la organizaci6n, el Ing. Amador afirma
que "vimos una gran posibilidad en products como zanaho-
ria, y detectamos que tenemos posibilidades de exportar al
Caribe".
Segin Amador, una de las grandes debilidades que debe
enfrentar la CHN es que la zanahoria ha sido un product com-
plementario en la alimentaci6n costarricense, y "al abrirse es-
tos mercados como Jamaica, Trinidad y Tobago y Guadalupe,
nos encontramos con la nece-
sidad de contar con material
genltico altamente producti-
S vo que se adapted bien a las
condiciones nuestras. De ahi
Sla decision del trabajo con la
UCR para seleccionar el ma-
terial genitico que mejor se
adapted al destino que tiene
este producto.
Por su part, el productor
Marvin Masis Masis, de Cot
arlo Gzidlez trabaao e Cartago, en cuyos terrenos
vin Masis y el investigator Carlos t se muesa satisfecho con
dto, se muestra satisfecho con
e la cosecha. el proyecto. "Es muy impor-
tante porque tenemos muchos
aios en que ninguna institu-
ci6n se habia acercado. Ha habido un divorcio de agricultores
con instituciones gubernamentales. El Ministerio de Agricultura
y Ganaderia brilla por su ausencia en la zona y los trabajos de
investigaci6n se han dejado de lado", comenta.
Masis aiade que "cuando sali6 este proyecto con la U yo
me abri y lo apoyi porque necesitamos investigar much sobre
la zanahoria. En el mercado tenemos uno o dos materials de
zanahoria muy buenos, pero iqu6 sucederia si no vuelven? No
tendriamos de done agarrarnos. Con este trabajo vamos a ver
una series de situaciones muy bonitas que a la postre nos va a
general ganancias a los agricultores, las casas comerciales y la
misma U enriquecer sus conocimientos".

Estudio future
La investigaci6n continuar con un studio de desarrollo
fenol6gico (diferentes etapas de desarrollo) y de andlisis de
crecimiento y absorci6n de nutrients con los cuatro mejores
cultivares seleccionados en este trabajo.
El nuevo studio dara las bases cientificas para desarrollar
una nueva estrategia de nutrici6n mineral para el cultivo de la
zanahoria, indica Mendez.


Fernando Richmond y el Ing. Rodolfo Amador evaluan el desarrollo de los cultivares. Foto: Carlos Mendez.


2 =Crisol
































El deterioro del patrimonio hist6rico-arquitect6nico se puede apreciar en el edificio del antiguo cine Gran Libano.




Barrio Mexico


el distrito deco de San Jose

Maria Eugenia Fonseca Calvo


Entre las ruinas de la capital, desafiando el
tiempo y el deterioro, se yerguen numerosas ca-
sas y edificios que nos hablan de una corrien-
te estetica y constructive que prevaleci6 en los
afos 30 y 40 del siglo pasado: el art dec6.

ero existe un rinc6n josefino que conserve la mayor can-
tidad de manifestaciones de esta expresi6n artistic,
realizada por reconocidos arquitectos y por empiricos
maestros de obras, es su sector noroeste, concretamente el
traditional Barrio Mexico.
En este barrio el art dec6 jug6 un papel determinante en su
conformaci6n, no solo arquitect6nica, sino tambien cultural y
estetica, por lo que existe la idea de declararlo como el distrito
dec6 de San Jose.
Asi lo expresa el director academico de la carrera de
Arquitectura de la Universidad Creativa, el Arq. Andres
Fernandez, en su ensayo Barrio Mdxico Art Deco (un barrio jo-
sefino de 1930 a 1950), publicado por el Programa de Rescate
y Revitalizaci6n del Patrimonio Cultural, de la Vicerrectoria de
Acci6n Social de la Universidad de Costa Rica.


La Escuela Rep0blica de Argentina, construida bajo la administraci6n
del president Ricardo Jimenez Oreamuno, constitute un verdadero
palacio art dec6.


En este trabajo, Fernandez examine el origen, influencia y
trascendencia en el ambito urban del art dec6, matizados con
su incorporaci6n, adaptaci6n y arraigo en lo local, y mas espe-
cificamente en Barrio Mexico.
Al respect senala que las obras art dec6 estan presents
en las capitals y principles ciudades de America, done brin-
dan su aire cosmopolita de modo individual o en conjunto, en
su centro o en su periferia, pero siempre con ese "buen gusto"
pequeno burgues que las distingui6. San Jose, y en especial
Barrio Mexico, tambien estuvieron en sintonia con las corrien-
tes esteticas del moment.


Tras sus huellas
SegOn el Arq. Fernandez, el art dec6 fue una expresi6n
plastica de origen europeo que apareci6 alrededor de 1914, al-
canz6 su consagraci6n en la Exposici6n Internacional de Artes
Decorativas en Paris en 1925, y se difundi6 rapidamente desde
ese continent y Estados Unidos por medio de las ferias inter-
nacionales y los medios de comunicaci6n y de transport.
Sus obras se proyectaron siempre como muy modernas y
dinamicas, tendiendo al diseho abstract, puro y limpio de las
lines rectas, del fino semicirculo o el acentuado zig-zag, y al uso
del color por el color mismo, aunque con predominio del "beis".
Fue reproducido arquitect6nicamente por miles de disena-
dores alrededor del mundo, en volOmenes y lines, rejas y porto-
nes, puertas y muretes, panos y cornisas de todos los tamanos
y dimensions, en las ciudades mas distintas y distantes.
Costa Rica no qued6 al margen de esa corriente, la cual
apareci6 a fines de los anos 20, favorecida por un auge cons-
tructivo impulsado por empresas nacionales y extranjeras y el
aporte de arquitectos y constructores europeos y nacionales,
quienes cultivaron las estilizadas lines del diseho art dec6 con
libertad y soltura, a la modest escala y capacidad de las nece-
sidades inmediatas del pais.


Un barrio dec6
De acuerdo con Fernandez, Barrio Mexico empez6 a formar-
se alrededor de 1910, en lo que eran potreros y cafetales pro-
piedad de varias personas, quienes decidieron juntarlos para
former un cuadrante. Este se fue loteando con habitantes del


Valle del Guarco, que huian tras el terremoto de Cartago y del
centro capitalino, mas denso y poblado.
En 1923 ya estaba consolidado el asentamiento, por lo que
se le nombr6 Mexico, en honor a ese pais del norte.
En esos anos, el Estado lo eligi6 para desarrollar uno de
los primeros proyectos de las denominadas "casas baratas",
con miras a aliviar la escasez y la presi6n social. Tambien los
propietarios privados comenzaron a construir pequenas vivien-
das de madera, a la vez que surgi6 una modest industrial y un
active mundo commercial.
Ademas, su cercania con el centro capitalino, su emplaza-
miento mirando hacia las montanas de Heredia, el clima sano
y las buenas gentes que vivian alli, lo hicieron apetecible para
otros sectors con mas recursos econ6micos y para numerosos
inmigrantes europeos.
En este sentido, Fernandez comenta que desde el punto de
vista territorial, el barrio empieza a delinearse en una esquina
aguda y Onica en San Jose, que forma la intersecci6n de las
calls 8 y 10 en el Paso de la Vaca, con un edificio commercial
de dos plants, de influencia art dec6 y ritmo neoclasico: el de
la Botica Solera, construido hacia finales de los anos 30.
Sin embargo, el eje y centro del barrio esta al costado sur
de la antigua plaza local, en un obelisco que ostenta una pla-
ca art dec6 que dice Barrio Mexico. Dentro de ese perimetro
fueron art dec6 edificios comerciales como el Bar Mexico y los
viejos cines Gran Libano y Col6n.
Tambien es dec6 propiamente, o con su influencia, la anti-
gua Canada Dry Cleaning o el Taller Nieto y Compania, de los
cuales queda apenas algin rastro, o el actual edificio de los
Laboratories Ancla.
Pero el verdadero palacio art dec6 esta representado por la
Escuela Repiblica de Argentina, construida en 1933, confor-
me al proyecto trazado por el Arq. Jose Maria Barrantes.
Esta expresi6n plastica tambien se nota en las muchas ca-
sas dec6 que ain sobreviven, aunque en la mayoria de los casos
han sido deformadas por intervenciones constructivas sin crite-
rio estetico o destruidas. El mas important conjunto domestico
lo constitute la cuadra ubicada entire avenidas 13 y 15 y calls
20 y 22, que se conserve en gran parte y en estado regular.
La presencia del art dec6 en este barrio continue hasta Ile-
gar a la Subestaci6n de Bomberos, construida en 1947, la cual
testimonia el declive del decorativismo propio de la tendencia.
En este sentido, el Arq. Fernandez senala que al igual
que el resto del patrimonio hist6rico-arquitect6nico de Barrio
Mexico, las manifestaciones art dec6 deberian ser protegidas,
pero para eso primeroo tienen que ser re-conocidas por sus
vecinos nuevos o viejos, asi como por las generaciones que
vengan a vivirlas, ademas de quienes queramos ir a verlas y
compartirlas con ellos: tambien son nuestras, de los josefinos
todos, de los costarricenses como herencia".


La antigua casa del Dr. Cazorla, construida por el arquitecto catalan
Luis Llach Llagostera, en 1938, forma parte del conjunto domestico art
dec6 ubicado entire avenidas 13 y 15 y calls 20 y 22 de la capital.


Crisol 3







Nuestras vidas en Carpio


Mario Alejandro De Le6n Urbina
Estudiante de Ensefanza de las


Matematicas en la Universidad de Costa Rica y habitante de La Carpio


Nuestras vidas en Carpio, aportes para una
historic popular es un libro product de una
investigaci6n del Instituto de Investigaciones
Sociales de la Universidad de Costa Rica, que
recoge las experiencias de vida de los vecinos
y vecinas de esta comunidad capitalina.
Ofrecemos la perspective de la poblaci6n joven,
en la voz de Mario Alejandro De Le6n, estudiante
universitario.

Nuestras vidas en Carpio puede considerarse como un
conjunto de histories, relatos personales en forma de
redacci6n, dibujos y entrevistas. Aqui ya no entran en
juego los rigores de un historiador que describe lo que los de-
mas quieren escuchar y ver, sino la multiplicidad de relatores
que described la construcci6n e identidad de una comunidad
marginal.
Si bien es cierto, los medios de comunicaci6n masivos
solo venden una efigie tergiversada de lo que es un "carpia-
no". El "carpiano" es un "delincuente", un "antisocial", un
"nica", "analfabeto", un "pobre" sin oportunidades ni esperan-
zas. Entonces, cuando le dices a x individuo que vaya hasta


El nuevo libro editado por el Instituto de Investigaciones Sociales es un
fotograffas sobre la vida en La Carpio.


La Carpio, este posiblemente
sienta incomodidad, porque
ha escuchado hablar de La
Carpio y al instant evoca
una imagen construida con
oraciones eufemisticas de lo
que es un "carpiano": por lo
general, sienten desprecio y
no miedo.
Pero esto no es lo mas
grave del asunto, sino que la
generalidad determine quie-
nes son los "carpianos". Esto
significa que los habitantes
de la comunidad carguen con
el estigma, con el imaginario
que no son: Ilega un tiempo
en el que ya se acostumbran
a sentirse "carpianos". Pero
surge una propuesta para que


: .





...
=~
.- , -
| /- ..., '-- ..






I? i^-'"")


nosotros (quienes se supone
no teniamos voz para decirle
a Costa Rica c6mo venimos hasta la isla del sufrimiento rodea-
da por un par de megacanerias) expresemos y digamos quienes
somos, c6mo vivimos, curles son nuestros suenos y gritar de
una vez por todas que la soga del paradigma nos aprieta dia-
riamente. (Cada comunidad deberia tener un libro en el cual
pudiesen todos sus habitantes colocar algin signo, indicio de
sus hazahas por mas nanometricas que puedan ser, porque la
comunidad esta formada por individuos y estos son la raz6n de
ser del conjunto).
Definitivamente, Nuestras vidas en Carpio hace crecer mi
orgullo, siento que no estamos solos y que existen series que se
interesan por nosotros, no solo para investigarnos como si fu6-
semos rara avis in terra y bichejos de laboratorio, sino como se-
res humans con todas las caracteristicas de un homo sapiens.
No esta demos decir que una imagen vale mas que mil pa-
lqhrqa: In- trqzn' de di,,ercns infants expresan muchas veces
:.iij':. .~I i -..i-: i, decimientos. Como caso particu-
lar vase la pagina 117 del li-
t.. bro, en la redacci6n de Jocelyn
aparece un coraz6n que Ilora,
pero su rostro es duro, simbolo
-. e que la tristeza es algo ruti-
nario, y que las Igrimas surgeon
" I' i -.C I por inercia, ya que la violencia
Sen La Carpio es algo "comOn"
y "cotidiano": "Yo espero que
., ustedes lean esto con much
S 'entusiasmo, la hice para que
S:' me entiendan, porque me han
dado una primera oportunidad

una carta. Yo espero que me
conjunto de memories, dibujos y elijan ygracias por la oportuni-
dad que me estin dando".


Discriminaci6n

La discriminaci6n vasee la pag. 154) se da dentro y fue-
ra de la comunidad: me aventuro a conjeturar que la mayoria
de los costarricenses que resident aqui, aunque sean "pobres"
dentro de la gran piramide de las injusticias capitalistas, po-
seen cierto "prestigio" por ser nacionales, y muchas veces en
los zafarranchos nocturnos salen a relucir los insultos "de por
si sos un paisa y nada tends que estar haciendo aqui", "ipor
que no te vas a tu basurero y nos dejAs en paz!", "nicas que
vienen a quitarnos el trabajo y solo sirven para robar y hacer
dano", etc.
La Carpio es la comunidad binacional mas grande en Costa
Rica vasee Presentaci6n), precisamente por esto tiende a con-
siderarse que sus habitantes son nicaraguenses en totalidad. Ni
que decir de los chistes racistas que circulan por los telefonos
celulares o los mentados programs de television, los cuales
presentan al piblico a un Daniel Ortega que balbucea "pagar6
con terrenos de La Carpio". Ademas, vase la Extra del saba-
do 31 de enero del 2004, precisamente el articulo de Hellen
Ziiiga cuando manifiesta, "pero la ley es la ley y se debia cum-
plir" ante el "Ah pu6, no me pueden hacer esto, tengo que ir a
trabajar o si no pierdo la chamba", y mas adelante el Ministro
de Seguridad Ptblica dice "solo cumplimos con nuestro tra-
bajo, la ley se hizo para respetarse y asi lo hicimos" y su gran
excusa fue la siguiente: "En ningin moment se trat6 de una
acci6n en contra de los ciudadanos nicaraguenses, sino de una
estrategia policial para prevenir y combatir la delincuencia en
comunidades tan conflictivas como lo es la Carpio".
Hago la invitaci6n para que se monten en este pequeno
bongo y naveguemos sobre el rio de las experiencias de los ver-
daderos carpianos: literature con came y hueso, pincelada con
cabellos de polvaredas y jalonazos de carretillos matutinos.


Crisol Febrero 2008, No 210. Publicaci6n mensual de la Oficina de Divulgaci6n e Informaci6n (ODI) de la Universidad de Costa Rica. Editora: Patricia Blanco Picado.
Colaboraron en este nimero: Patricia Blanco Picado, Roxana Grillo Rosanfa, Maria Eugenia Fonseca Calvo, Periodistas de la ODI.
Mario Alejandro De Le6n Urbina, estudiante de Ensenanza de las MatemAticas en la Universidad de Costa Rica y habitante de La Carpio.
Fotografia: Luis Alvarado Castro y M6nica Bolanos Mojica. Asistente de Fotografia: Omar Mena Valverde. Disefio y Diagramaci6n: ThelmaJ. Carrera Castro.
Edificio Administrativo C. ler. Piso. E-mail: patricia.blancopicado@ucr.ac.cr Sitio Web: http://www.odi.ucr.ac.cr Telefono: 207-4796 Fax: 207-5152


4 = Crisol




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs