• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Table of Contents
 Prologo
 Prologo del autor
 Introduccion historica
 Parte primera: Fundamentos cientificos...
 Parte segunda: Recientes investigaciones...
 Apendice primero: Los golfos del...
 Apendice segundo: Genesis y evolucion...
 Juicios de las revistas cientifcas...
 Back Matter
 Back Cover
 Spine






Group Title: huracanes en las Antillas
Title: Los Huracanes en las Antillas
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00100955/00001
 Material Information
Title: Los Huracanes en las Antillas
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Sarasola, Simón, 1871- ( Author, Primary )
del Amo, Bruno ( Editor )
Publisher: La Moderna Poesia
Libreria Cervantes
Place of Publication: Habana
Habana
Publication Date: 1928
Copyright Date: 1928
Edition: 2. ed., -- aumentada
 Record Information
Bibliographic ID: UF00100955
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 2924508
lccn - 38032459

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
        Front Matter 3
        Front Matter 4
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Prologo
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Prologo del autor
        Page 1
        Page 2
    Introduccion historica
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Parte primera: Fundamentos cientificos para la prevision de los huracanes
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Parte segunda: Recientes investigaciones en la prevision de las perturbaciones atmosfericas
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Apendice primero: Los golfos del norte de Mejico
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Apendice segundo: Genesis y evolucion del huracan del 20 de Octubre de 1926
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Juicios de las revistas cientifcas acerca de la obra "Los huracanes de las Antillas"
        Page 253
        Page 254
    Back Matter
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Back Cover
        Page 261
        Page 262
    Spine
        Page 263
Full Text













UJNIVERSeITY
OF FLORIDA
LIBRARIES



.1

RARLE BOOK










r- "' ~.;q-n~- ..; ' "'
':
-ii.; *; ;;; - ~:!i"
,.; I I~ - ;~ti:~


^?; --.
: ir- .. i":i '';'
r9' .r .-:iS
h-; ;; "'`-
.. i;..
,; ra .. .--
i. .~; :. :d.
.- .i
I .i :.I .- .;i
~ .1;
)1 ;"::!~:t 4;.i~, :: . 1.'
j'
r...
:r .~
1.:

.~Tt ~;-
' .--
''
.;"'=.; ::
-:~i
~c.
.: ..
,, i.

.~~:; Ii~s~i
;..., .ii
i
r.
~
~"r Ir-.
I
.~:
:; L:::
i -: ' :$

1 ,.'::;: ; -;
-i 'a'.
.r.
:li .: .."
`;'".. i
.?'*~i~L'.. I
'' ..r.
.13-. '''
.: ...,
; i -.r .
:~"~ ...
I ...i~ :.
;"
. ;
'i-~~

''?. * ':
":
s.
;.:
:`.'* .
-;


.i;
...,

Ic,.p. k" .
:d;

;; '


..r 5
'; :;



'! -"


i ,


~.::



-i iiake.sin PiIAR~:r
n --- -'' ;,

: ~Llr. a-F:iJi
~;..**;- .~: i. .
iZ~YIiP~ 'i;
I i
:.:. :~ : .....


















LOS HURACANES
EN LAS ANTILLAS

























LICENCTCIAS








DEL M. R. P. PROVINCIAL:

Imprimi Potest
Matriti, 17 Maji 192~8.
Enmanuel Sdache Robles, S. J.
Prarp. Proo. Toletance.





DEL OBISPADO DE MADRID-ALCALA:

Nikil obstat
Dr. G. Sancho Pradilla
Can. Lec. Censor.





IY>IMenisE
Dn. J. FRANCISCO MORIEN
Vlc. GEN.








SIMON SARASOLA, S. J.
1)IRECTOR DEL OBSERVATORIO NACIONAL DE SAN BARTOLOIEc, DE BOGOTB (COLOllBIA)





LOS HURACANES


EN LAS ANiiTI LLAS

PROLOGO DEL DR. JOS CARLOS MILLS
DIRECTOR DEL OBSEiRVATORIO NATIONAL DE CTJBA


Segunda edici6n, aumenltada con el Apndice
GENESIS Y EVOLUCIN DEL HURACAN DE: 20 DE
OCTUBRE DE 1926 Y CATALOG DE CICLONES
EN LA ISLA D>E CUBA D-E 1865 A Ig26
P>OR

M. GUTIEIRREZ LANZA, S. J.









M\'ADRID
BRUNO DESL AMIO. EDITOR
HABANA
< PI Y MIARGALL (OBISP'O), 135 AVENIDA DE ITALIA (GALIANO), 62
I 92 8












RAR~e tooKt




























































MADRID. IMPRENTA CLASICA ESPARIOLA. GLORIETA DE LA IGLESIAI 1. TELBFONO 30501




















INDICE



Paiginas


P>r6logo........ .......... . .... ... ... ... .. ....-** - -*-****
Pri>logo del autor ............ ... ....] ........................ 1
Introducei6n hist6rica........ .. . .. . ... ............... 8 .


PARTE PRIMERA

Fundamentos clentificos para la previsi6n
de los haracanes


CAPITULO I

OARACTERES GEINERIALES DEI LOS HURAIANEIS DEI LAS ANTILLAS

1. H~uracBn o eiel6n. -2. IVovimiento giratorio de las corrientes.
8. Anticiel6n.-4. Traslaci6n de los eielones.-5. Baja barome-
trica.-6. Pendiente barom8trica.-7. Lado manejable y peligroso.
Calma absolute relativa.-9. Area y extension del hurac8n.
10. Yelocidad de traslaci6n.-11. Resumen. Forma del cuerpo del
clel6n.- 12. Depresiones... . .. . ..................... - 13


CAPfTULO II

RAGIMEBN DE LOS VIENTOS EIN LA ISLA DE) CUBA Y SUS INMIEDIAOIONES

13. Vientos normales en los tr6picos y el Mar Caribe.-14. Circulaci6n
ordinaria en lat Habana y Cienfuegos.-15. Advertencias a los capi-
tanes de los barcos.-16. Tabla de Beaufort................ ...... 281









Psiginas


CAPITULO III

LA OBSElRVACION DE LAS NUBE~S

17. Clasificaei6n international de las nubes.-18. Advertencia sobre
los cirro-stratus y cirro-ciimultis.-19. Convergencia de Ias nubes.
Cirrus falsos............ .. . . . .. . . .......... 29



CAPITULO IV


MOVIMIEBNTO DE LAS ALTAS CORRIENTES DE LA ATM681FERA

20. Investigaciones en el Atl&ntico.-21. Observaciones en Cuba y sus
inmediaeiones.-22. Los contralisios. ................... ......... 40


CAPITULO V

LEY FUNDAMENTAL DE LA CIROULACIN CIOLNICA A DIVERSAS
ALTURALS

23. Descubrimiento de la ley. Vindicaci6n del' P. Vifies.-24, Exposi-
ei6n de la ley -25. Refutaci6n de G~arriot y Bigelow.-26. Opiniones
de otros autores.-27. Irreguilaridades en los vientos ............. 46



CAPITULO VI

DISTRIBUCIiN DE LA PRESIBIN ATMOSFARIGA EIN CUBA
Y EIL MABR CARIBBM

28. Altura normal del bar6rmetro y la vadiaci6n anual.-29. El baroci-
clon6metro del P. Algu6. Aplicaciones err6ness.-30. Variaei6n
diurna de las presiones y sus leyes. ................... ...... ..., 56


CAPiTULO VII

EIL BARi>METRO Y SUS REL.ACIONES OON LA DIsTANOIA AL VQRTICE
DEL CIOLC6N

81. R~eglas practices para determinar la distaneiaL.-82. P. Vines y
Krause. -88. Diversidad de cielones.-84i. Insuficiencria en algunos
easos.-35. Consecuencias prActicas........................ ... .. 65









Pilginas


CAPiTULO VIII

MOVIMIElNTOS DEL MAR EN LOS GIOLONElS. SU IMPORTANOIA EN LA~
PREVISIi)N

86. El oleaje y la ola del hurnedn.-87i. El oleaje a gfrandes distancias.
38. Confirmaci6ni de lo mismo on los tifones.-89. Direcei6n del
olenje.-40. Fuerza de las olas en algunos hurseanes............ 73


CAPITULO IX

SEINALE)S PREOURSORAs DEL CIOLO)N

41. Pretica de medio siglo.-42. Cirrus, areo eirroso y converg;en-
ciat de las nubes.-48. Descomposici6n de la lus. Halos solares.
44. Irregularidades on las birisas y el bar6metro.-45. Lluvias y
vientos.-46. Barra de huracsn. Sus fases............. .......... 8Q


CAPITULO X

ZONAS MAS FREOUELNTES DE1 LOS HURACANES

47. Los centros de acci6n de la atm6sfera y el desatrrollo de los cielones.
48. Cidlones de las Bahamas.-49. Idem del Mar Caribe. Trayee-
torias err6neas.-50. Idem del Sur de Cuba y Golfo de Honduras.
51. Idem del Golfo de M6jico. ...............-. ................... 91


CAPITULO XI

TRA8LAG~IN DEI LOS HURAOANE1S Y LEYESBI DE1 LAS REOCURVAB

52. Trayectoria de los cielones. 58. Oiclones que no recurvan.
54. Levesi generals. Su difcleulad.-55~. Rutas m8s frecuentadas.
56. Ejemplos de recurvas.-57I. Velocidad en la recurva.-58. MA~xi-
mum de actividad cicl6nica y la recurva.-59. HIip6tesis sobre la
mareha de los huracanes. ........................................ 100


CAPITULO XII

LA RADIOTELEGRAFiA EN LA PREVISIN DBI LOS HURAOANElS

60. Servicios meteorol6gicos.-61. Informaci6n del Weather Bureau.
62. La telegrafia sin hilos en el huracan de oetubre de 1924.......-. 111









Pginas


CAPITULO XIII

EJEMPLOS TIPICOS DE) GIOLONES

68. Ciclones tipicos en el mes de agosto y principios de septiembre.
64. Cielones de septiembre.-65. Ciciones de octubre.-66. Cielones
de noviembre......................... ........... .... ........ 118



CAPITULO XIV

NAYEGGAIQN PRACTICE EIN LA~S ANTILLAS DURANTE LA IDPOOA
DE LOS HURAOANES

67. De Cuba a Nueva York y Golfo de, MBjico.-68. De Cuba at Puerto
Rico.-69. Navegaci6n por el Canal de Yucatan al Mar Caribe.
70. Vapores de Europa con rumbo a Cuba o MBjico.-71~. Reglas
para maniobrar................................. ... ... .. 128



CAPITULO XV

IRREGtULARIDADES EN LOS HURACANES Y PERTURBAOIONES
POOO INTENSAS

72. Trayeetorias irregulares. -73. Cielones no bien organizados.
74. Oicl6n del Valbasera.-75. Perturbaciones del invierno y los
Nortes.-76. Los eielones de octubre de 1910 ................... .. 184



CAPITULO XVI

0BREl EL ORIGEBN, PROPAGATION Y DESAPARIGI6N DEI LOS OIOLONElS

77. Estado de la cuesti6n.-78. Catusas e6smicas.-79. Centros de acci6n
de la atm6sfera.-80. Teorias m8s aceptables.-81. Nuestra opi-
ni6n.-82. Propagaci6n y desapatrici6n del huracan ............... 143


CAPITULO XVII

FREOCUENOIA DE HURACANES EIN LAS ANTILLAs

88. Discrepancia entire los autores.-84i. Sus causas.-85. Frecuencia
de huraeanes.-86. Datos inexactos ................... .......... 150









Pginas

PARTE SEGUNDA

Recientes invrestigaciones en la preJisi6n de las perturbaciones
atmosfricas

CAPITULO XVIII

NUElVAS ORIENTAGIONES

87. Sistema actual.-88. Mapas sin6pticos. Sus deficiencias.-89. Es-
cuela de Nornegfa.-90. Nuevos m8todos. ................... ..... 157


CAPITULO XIX

MATODO DE GUITBERT

91. Fundament;o cientifico de la previsi6n.-92. El viento' y las varia-
eiones de la presi6n.-98. Reglas sobre los vientos converg~entes y
divergestes.-94. El principio de la menor resistencia en los hura-
canes.-95. Metodo mixto.-96. Advertencias sobre el m6todo..... 162



CAPiTULO XX

NUESBTRAS INVEJSTIGtACIONES SOBRE LAS VARIAGIONES BAROMAOTRICALS

97. Periodos en los fen6menos atmosfericos.-98. Inversi6n en las pre.
siones.-99. Comprobaci6n en los huracatnes de 1896-1924.-100. Ven-
tajas de prever el cambio de presiones.. ................... ....... 169


CAPITULO XXI

MILTODO DE VEROElLLI

101. El anMlisis arm6nico.-102. AnAlisis periodal.-103. Resultados.
104. Sintesis de los barogramas.-105. Juicio sobre el m8todo...... 178


CAPITULO XXII

EL PROBLEMA DE LA .PERIODICIDAD

106. El uso de los promedions.-107i. Advertencia de Marvin.-108. Cau-
sas de las variaciones barometricas ................... ........... 184









Pdginas


CAPiTULO XXIII

INVESTIGAGIONES SOBRE LA RADIACI6N SOLAR

109. Radiaci6n solar.-110. Relac:iones entire los cambios del tiempo y
la radiaei6n.-111. Dificultades,-112. Reeientes ensayos......... 190


CAPiTULO XXIV

LOS GICLONElS DED 80L Y DE NUESTRO PLANET

113. Las manchas y f8eulas solares.-114. Cielones en el Sol.-116. El
campo ningn6tico de las manchas y sus leyes.-116. Los huracanes
de las Antillas y la actividad solar.-117. M6todo de predicei6n por
los manehats.-118. Opiniones sobre este m8todo.-119. Los trabajos
de Nodon y Memery........... ............... ........... 196


APNDICE PRIMERO

Los G~olfos del Norte de M6jico....................... .......... .. 206


APNDICE SBGUNDO

Genesis y evoluei6n del huracAn del 20 de oetubre de 1926........... 209








XII

ra... Impossible parecta qu~e tan desaforado haracdn, que haQcia ga
colar techos y paertas, y derribaba segarlos edificios, puldiese aumen-
tar sus furerears. ; Vana ilusian! A las siete, era atin mayor; a las
ocho, ponia grima y espanto en los nimos mds valientes, que no
suponian en la natu~ralesza tan terrible demostracidn de su poder; las
rd~faas de viento, a esta hora, se sucedian sin el menor intervalo
entire ana y otra..., a las nueue..., habitrase creido que el mando
entero venia abajo. No hay palabras con que describir tan angus-
tioso moment. El sordo ra~ido de la ,mar, el horrible silbido del
viento qure parecta un prolongado quefido, de la humanidad entera,
o el crajido de los ejes del globo qute fallaban; el estrdpito aterrador
de los edificios que se desplomaban, el choquce de puertas yI venta-
nas y aimenas y te!jas y mil objetos que en el aire se desbarataban
anos contra otros a impulso del furioso elemento; el rechinamiento
sobre nulestras cabezas de los techos qule amenazaban seplultarnos,
la opaca claridad en qute nos uelamos enoueltos, el agua qute nos
inundaba, g, en medio de todo esto, los alaridos que de ues en cuan-
do parectan dominar tanto g tan horroroso raido, g ab>rirse paso
para liegar at trono del Eterno, todo, todo parecta presagiar la
disolucidn del mando... Mds atin: parecia demostrar que era lega-
do el moment supremo de esta disolucida... Hora terrible, pasada
la cual, padres, esposos, htfos, amantes, voloieron en torno los ojos
buscando las caras prendas de sus amores, les abrieron los brazos
y las recibleron en ellos, entire ahogados solouzos g anhelosa ale-
grta. Y cadntos jag! las encontraron exdnimes, o no pudieron ha-
Hlarlas porque las rainas, en mledio de las que estaban, la~s tenan
seputtadas...>
Suicesos como et descrito -han obligado a muchos clenti~ficos a
dedicar sus acticidades a la Meteorologia Tropical, entablando una
lucha sin fregua por arrancarle sus secretos a las hdrridas tormen-
tas tropicales; quizds en algrin caso, descuidando hasta sus mds
caros studios, que, oloidados, no han hzecho mds que contribuir con
otro dolor a esa inacabable batalla.
Es de notar qure a los ciciones de latitudes medics se les ha de-
dicado mds atencidn, han sido mejor estudiados que los ciciones
tropicales; naturalmente, ga que en esa sona se h~a desenouelto la
magor civ~ilizacidn. Todao[a no hace an siglo que elf fndador de la









XIIl

Cicionologiaz Tropical, William Redfield, publied su primer trabafo
sore estos meteoros tropicales; y en este lapso de tiempo se les ha
estudiado con mds o menos detenimiento en aquellas regaiones del
Globo en donde ellos sulrgen: en el Mar Caribe, en el Golfo de Md-
fico, en el Atidatico, por to comtin entire el Cabo V/erde y las Anti-
Hlas de Barlovento; en los Mares Meridional g Oriental de la China-
g/ regiones oecinas, hasta el Mar del Japdn, hacia el Este, en el
Ocdano Pacipfco; en el Golf'o de Bengala y Ocano Indiico, en las
inmediaciones de Madagascar, hacia el Este; en el Ocano Pact-
fco del Sur, Australia I/ las islas at Este de su parte Norte; g tam-
bidn en el Ocano Pac~ifco, hacia el Oeste, a par-tir del Golfo de
Tehuantepec, aproximadamente.
Los haracanes de las Antillas, que han conservado el nombre
que les dieran los abortlgenes, pertenecen a una zona de mds de
7.500 kildmetros en longitutd, y sobre urnos 2.000 kildmetros en la-
titud; zona de continuo trdnsito, particularmente desde que se abrie-
ra el famoso Canal de Panamd. El navegante no debe olvidar la
existence de los peligros, en esa faja, en la dpoca enz que pueden
surrgir los haracanes. Se supone, en efecto, que todo barco modern2o
paeda resistir al erTbate de cualquier haracdn; pero las pirdidas
que todavia se regaistran, amin die las angustiosas horas que se
sutfren, de modo claro demuestran los perjaicios de la temneridad, y
debieran ser razones saficientes para que et capitdn de an barco
hiciera siempre todo to humnanamente posible por eoitar el encaentro
de an haracda, sore todo en las peligrosas cercanias de las
costas.
Por to referido g/a, se comprenderd' qule, ademds del interns clen-
t~ifco, todo libro que trate de hauracanes, si se debe a la pluma de
an especialista en la mate~riat, como en el present caso, es obra
altamente hzumanitaria, ga que contribagye a difatndir los conoci-
mientos que se tienen de las tormentas de los Trdpicos.
El Rdo. P. Siman Sarasola es bien conocido en el mando clen-
ft;ico por sus studios e investigaciones sore los harracanes. Por
muchos aos en el antiguo Observatorio d'el Colegio de Belin, en
la Habana, siguid paso a paso la march de los distutrbios en la
atmsfera tropical; allE, en ese lugRar que hizo famoso el mds cdle-
bre de todos los meteorologistas que se dedicaron al studio de








XIV

.los haracanes, aquel genial Padre Benito V/ides, cugo nombre in-
mortal quedard unido siempre al del Obstreatorio de Belinz, g cuaa
tradician gloriosa han conservado g deben consercar siempre los
religiosos de la Compaia- de fesds. Alli prirnero, g mds tarde, en el
Observatorio de Monlserrat,- en ~ienfueg;os, aplied los estudio~s de
Villes y realize investigaciones propias. De ak. .que el lector puede
aprooecharse de to que it ofrece come producto de la experiencia
de muchos aRos.
Aquellos qtte hagan vivido en las Antillas g hagan leido bas-
tante sobre haracanes, ~pue~den comprender el peculiar estado de
nimo que to invade a uno en noches anteriores at paso de an hara-
edn, en medio del silendio interratmpido por algana rdfaga que pasa,
o por an chabascoqgue bruscamnzte se present g bruscamente cesa;
o en medio de una completa calma qure hace resaltar el continuto q
montono caer de la thovia en `el seno de an amblente sofocante; o
atin a oeces, f traicioneras tormentas!, en medio de noches claras,
serenas, brillantes las estr~ellas, que enga/2arian si no se taviese el
dato clerto de la existencia cercana del fatidico meteoro. En esos
casos es cuando el amante de la Meteorologia Tropical paede de-
cir, si lo siente de eras: go tambidn comprendo todo esto. On medio
~de la expectacidn natural, el temor, el deseo human de que se
aleje~ o se deshaga el haracdn, g el opuesto y vehemente deseo de
que se aproxime to mds posible para conocer otro ejemzplar mds
de esos organismos de tan extraordinazria potencia, el dnimo del
meteorologista se altera; sufre grandes emociones por la accide de
fuereas que estdn en pagna; g dulrante ese otro tormento para 1,
van pasando lay horas con much lentitud, los intervalos de tiempo
aparecen dolorosamente largos.
El P. Sarasola ha sentido todo eso. Las frases qule aparecen en
rnachos de sus escritos ast' to atestiguan. El ha comprendido al hu-
racdn y! quiere trasmitir at lector todo to qute de it sabe.
Murchos studios especiales se han publicado en espatZol sore el
nismo tema; pero otra obra modern dedicada exclusicamente a
los.huracanes de tas Antillas, en nuestro idioma, no la conocemos.
Es, pues, recomendable sul libro a los nacegantes que atraolesen
estas latitutdes; a los que habiten en las sonas afectadas por los
hatracanes, g, en general, a toda persona deseosa de conocer algo
















PROLOGO DEL AUTOR


Un libro acerca de los huracanles de las Antillas, didictico, mnas
no erizado de m'xmeros, tablas y teorias, gua seguro para los capi-
tanes de los trasattl8nticos, compendio de las reglas m8s acertadas
para evitar el peligro de caer en el v6rtice del ciel6ni; uin libro que
resuma la experiencia de medio siglo, abarqrue 10 antiguo y 10 mo-
derno y descubra ante el lector nuevos horizontes de investigaci6n,
no lo conocemnos en el idioma espailol.
Magistrales, sinz duda alguna, son las dos obras del principe de
la Meteorologia de las Antillas, R. P. Benito Viiles, S. J., a saber:
Apuntes relati'vos a los huracanes de las Antillas en sepfiemlbre y octubres
de 1875 y/ 76, y las Investigaciones r~elativas a la circulacian y traela-
cidn cicldnica; pero desde 1898, allo de su muerte, Gnada nos ense-
11an la mnultitud de observaciones, la experienlcia ajena y propia, y
los numerosos eiclones qrue han visitado las inlmediacionies de Cuba
y dems Anltilla~s?
Dedicados, duirante veinte ai~os, primnero en el Observatorio de
Beln de laz Habana, y despues al frente del de Montserrat en Cien-
fuegos, al studio y predicci6ni de los huracanes, recogimos muy
variados datos e hicimos investigaciones sobre el modo de mejo-
rar los pron6bsticos; pero, al trattar de ordenarlos, faimos 11amados
a Bogotb, parai tomnar la direcei6nl del Observatorio Nacional.
Interrumpido el trabatjo con la funidaci6nl del nuevo Observato-
rio de los Anldes y el Servicio Meteorol6gico de Colombia, fu8ros
impossible hasta abora reanzudar el studio sobre el predilecto tema
de los huracanes tropica~les.
Prop6nese dos fines este breve tratado: 1.0 Poner al alcance de
los navegantes una clara exposici6n del meeanismo del cicl6n, dis-
cutiendo determinadas regla.s y leyes para evitar el caer en sus ga-
rras. Esta ser la primera parte. En ella impossible prescindir de
los studios del P. Vinies.










Tendr6mloslos en cuenlta de un modo especial, sinl olvidar 1as en-
seilanzs de la experience propia, corrigiendo algunas ideas o 11a-
mzando la atenci6u hacia otros problemias qrue aquel distinguido me-
teor610go no pudo tratar.
El segundo finl, objeto de la segunlda parte, es presentar ante el
estudioso nuevos campos de ilvestig'aci6n..
Desde 1898 soni tan variados los trabajos, tanl sugestivas las
rutas emiprenldidas paraL resolver el intrinecado problema de la pre-
dicei6n1 del tiempo, que puede afirmarse se ha tomado la ofensiva
en toda lat linea.
A este prop6sito escribia el cAlebre atstr6nomno de Pa.ris G. Bi-
g;ourdanl: < si se ofrece atlguna probabilidad de soluci6n (1).
Resumiremlos brevemlento en esta segunda parte nuestrats pro-
pias investigaciones con las de otros meteor610gos, que han? escrito
acerca de la previsi6n de los cielonzes, 11Amense Bstos borrascais,
depresiones, bajas barom6tricas, etc...., incluyendo los iltimos
trabajos acerea de 1as relacionies entire la Fisica solar y la te-
rrestre.
Brevedad en las cuestiones te6ricas, sobriedad eni los datos, se
leeci6n en los ejemplos, exactitud en narrar lo observado personal-
mente, ha sido nuestro principal cuidado en la redacci6n. Pginas
y mis psginats 11enariamos con tablas, descripeionies de bura.canes,
teorias y especulaciones. Todo lo dejamos para no hacer pedregoso
el caminlo al lector, limitindonlos a lo inidispenlsable. Suponemos en
81 los conocimientos elementales de lats Ciencias Fisicas.
En1 otros escritores sobre los huracanes, hiay deficiencies qlue
arguyen falta, de experiencia o descuidto en nio consultar las mejo-
res fuentes. No existe todalvia un studio complete de las tra-yecto
rias; mas para nuestro objeto hay material suficiente, ni es nece-
sario tener delante las rutas seguidas per todos y eada uno de los
huracanes. El benvolo lector juzgard, si hemos acertado con nlues
tro finl.
S. SARASOLA, S. J.
BogotSL, julio, 19253.

(1) Essai d'Alstromiteorologie, par A. Nodon, Pr6face.

















INTRODUCCION HISTORICA

PRIMERS INVESTIGACIONES

A Redfield y Espy, en los Estados Unzidos, y al Coronel Reid enl
Inglaterra, debemos las primeras investigaciones sobre los huraca-
nes de las Antillas. Fij&ndose enl las oscilacionies bacrom6tricas y
el g~iro del vienlto en formia de remolino, despues de estudiar algu-
nos de los fen6menos observados en los eiclones, trazaron ellos va-
rias trayectorias y propusieron leyes acerca de 1as tempestades.
Piddingtonz pubrlied su libro The Sailor's Horn-Book for the Lazo
of Storms, con avisos litiles a los naveganites, el afio de 1851.
Imprimiase, en 1889, el N"\uevo Tratado de las tormentas y vientos
variables de Reid, traducido al espailol por el Brigadier de la Ar-
mrada senior Vizearronldo; y por el ailo de 1878, el senior don Ma-
niuel Villavienicio daba at la lui su.obra, con acertadas normas y
litiles reglas sobre los baguios o tifonzes de Filipinas.
No falt6 en la Isla de Cuba quien, hacia la mitad del siglo xlx,
iniciara con enltusiasmio oportunlas investigaciones por estudiar los
huracanes, que tiant~as desgrracias desenecadenaban sobre las Anti-
11as. Este fu6 Anldr6s Poey.
Hijo del edlebre nzaturalista cubanlo Felipe Poey, nlaci6 Anldr6s
el 15, de febrero de 1825. De sus trabajos por los studios meteoro-
16gicos t6canios decir algo, remritienido al lector, para otros detalles,
al articulo pub>licado por el seilor Millas en. el Boletin del Observato-
rio Nacional, mnarz~o 1922, de la Habana.
A los anhelos e inzvitaci6nl de Poey. por emiprender enl diversas
localidades de Cuba una series de observaciones, a~ll por los ailos
de 1849 y 1850, corresponldi6 el pais conz suma inditerencia. Dedi-
cabase con asiduidad a las observacionles del cielo, publicaba ar-
ticulos acerea de la coloraci6n y decoloraci6n de las estrellas, es-
cribi6 un Tratado de Meteorologia en 1885, que debe ser unia rareza








-4 -

bibliogrfica, articulos y memoriats sobre huracanes, temblores,
ete6tera, merecienido especial menci6n su catalogo: Table Ohronolo-
gique de quatrocents cyclones y la Bibliographie Oyclonique, editada en
Paris en 1866.
Present, enl 1855, a la Sociedad Meteorol6gica de Francia, uni
proyecto de Observatorio en la Habana. Despues de various trmi-
tes, el Capitn general de Cuba, senior Concha, aprob6> el proyecto
en 1856. Nomlbr6se Director al mismo sellor Poey, orden6sele que
visitara los Observatorios de las Antillas por una Real Orden, que
en su articulo 24 disponia se fundara tambi6n una Catedra de Me-
teorologia. EmipezAronse las classes el 14 de octubre de 1868. En
1869 qued6 cesante, y no sabemos qu6 sucedid con aquel Obser-
vatorio.
Tiene much raz6n el seilor Miillss al afirmar que dla obra mag-
na de Poey, aquella por la cual, como hemios dicho anteriormente,
sera siempre recordado, la constitute su labor de observaci6n y
clasificaci6n de las nubes>. Traslad6se a Paris; muri6 el 4 de enero
de 1919 en Vincennes.


TRADICIN DE SESENTA Y OCHO AOS

Fundaron en la Habana los RR. PP. Jesuitas del Colegio de Be-
16n su Observatorio privado en 1857. De sus primeros pa.sos, vici-
situdes y trabajos. escribi6 extensamente el R. P. Mariano Guti6-
rrez-Lanza, S. J.; bstanos inidicar aqui que, en 1870, to dirigia el
que habia de desentrailar, pocos ailos despu6s, las leyes m8s fun-
damentales de los huracanes de las Antillas: el R. P. Benito Vi-
fles, S. J. (1).
De 61 escribi6 Mr. Moore, siendo Jefe del Weather Bureauc, de
WBshington, que mis acierto que' ningi'm otro eientifico (Colli'er's Weekly, octubre
6, 1900).
Su primer trabajo fue, la 2Memoria de la march regular o periddi'-
ca e irreguclar del bardmetro en l~a Habana, desde 1858 a 1871, inclucsive;


(1) Apuntes histdricos acerca del Observatorio..., por el P. M. GutiBrrez-Lan-
sa, S. J.








-5-

los studios de los huracanes data.n desde 1875, cuando, con admi-
raci6n de los ha.bitantes de Cuba, hizo el P. Vifles los primeros pro-
n6sticos con maravilloso acierto. No existia servicio mieteorol6gico:
su genio observador descubri6 en las nubes el mleeanismo del ciel6n
y las sefaiaes precursoras. Desde esa 6poca, el Observatorio del
Colegio de Beln ha mantenido la tradici6n de la previsi6n de los
huracanes, estudiando las trayeetorias y publicando por espacio de
cincuenta aflos muy interesantes trabajos.
Con el excelente libro Apiuntes relatives a los huracanes de las An-
tillas, editado en 1877 por el P. Vines, el Practical Hints in regard to
West Indian Huirricanes, con que el Signal Offece de Washi'ngton did a
coniocer las leyes descubiertas en el Observatorio de Beln y las
notas que aparecieron enl los Pilot Charts de 1888 y 1889 acerca de
esos mismos trabajos, despert6se un interns extraordinario- entire
los mrarinlos. Ya no debia sorprenderlos ese enemigo tan temido de
los navegantes. Ferrel, WTaldo, Hann, Moignlo, Faura, A1gu6, ete6-
tera, etc., referianae en sus obras a las leyes de la circulaci6n ei-
cl6nica a diversas alturas, descubiertas en el Observatorio de Be-
16n; en especial a las sei1ales precursors deducidas del nefelismo
para la predicei6n de los huracanes. Tres dias antes de miorir firm
el P. Vifies, para enzviar al Conlgreso M~eteorol6gico de Chicag'o de
1898, su trabajo 11timo: Irnvestigaciones relativas a la circul7acidn y tras-
lacidn cidldnica, traducido al aleman por Bergholz y al ingl6s por el
Doctor C. F'inlay. Ms tarde, en 1898, di61o a conocer el WSeater
Burieau, comno publicaci6n nitmero 168 con el titulo de Investigati'ons
of the Oyclonic circulation and trianslatory movement of WYest Indi'an Ru-
rricanes. Conl una series no interrumpida de publicaciones, sobre
todo procuranido emiular aquellas famosas predicciones, que tanta
celebridad dieron a los meteor610gos de Bel6nl entire los Capitanes
de barcos de los Estados Uniidos, Espaila, Franlcia, etc., qlue nla-
vegawbanl por esos mnares, ha seguido aquel Observatorio privado
prestando sus servicios al comercio y a la navegaci6ni durante cin-
cuenzta aflos. Conservase viva todavia esa tradici6n gloriosa. Al
P. Vifies sucedi6Cel P. Gangoiti en Cuba; la confianza de sus habi-
tantes es complete; cuando se desean noticias de huracanes, el Co-
mercio y la M/arina acuden a aquel Observatorio.








6-



AROHIIVOS Y NOTAS DEL OBSERVATORIO DE BELN

No s610 enl datos y observaciones, sino en volumenes de notas y
articulos de asuntos mzeteorol6gicos publicados en la 6ipoca de los
huracanes es muy rico el archivo de ese Observatorio. Todo hura-
ccin de imiportazncia, desde 1875 a 1925, hia sido estudiado detenida-
mente. Las notas a la Prensa, en que se siguenl paso por patso las
evoluciones del ciel6n, forman muchos voh'2menes. Falta de perso-
nal y el excesivo trabajo ha imnpedido el reunic enz un studio dete-
nido todas las trayeotorias de los ciclones previstos y aniunciados
en esos cincuenta ailos. Existen, es verdad, en sus publicatciones,
muchisimos datos; raro ser- el huracain de imiportanzcia, cuya mar-
cha nlo se pueda traz~ar detalladamenlte conl las observaciones de
sus Anuarios; pero un trabajo de conjunto, donlde se anaiz~aran esos
datos, nlo ha sido possible por la raz6n dieba.
El Servicio Meteorol6gico del Observatorio de Bel6n, con obser-
vadores voluntarios y retribuidos en lats Antillas Menore.s, Puerto
Rico, Santo Domingo, Haiti, Jamaica, Cuba, Beliza, etc., fu6, du-
ranlte el transeurso de los aflos, mejorando y complementAndose,
gracias a las subvenciones del Alto Comercio de Cuba y: Compatifas
Navieras, que contribuan a pagar los gastos de los cableg~ramas.
Y i9qu6 decir del interns de los capitanes en prestar al Observatorio
todas las observacionles y datos, siempre que se trataba de hacer
lus al estudiar un temnporal ciol6nico? Esa, es una de las fuenltes de
sus detenidas investigaciones para trazar las trayectorias.
Los excelenites servicios prestados al ~Signal Service de los Esta-
dos Unidos, las eartas de su Jefe A. W. Greely al. P. Vin3es, la del
meteor610go MIr. Dunwoody, y el canje de cablegramas entire los
dos centros cientificos, son una prueba excelente del aprecio que
los meteor61ogos norteamzericanos hacian de los atvisos enviados en
la 6poca de los huracanes desde la Habana a Washington.
Los Jefes del Wteather Bureau que sucedieron al Signal Service,
Mr. M. W. Harringtonl y m8s tarde Mr. W. L. ~Moore, escribieron
enz varias ocasiones al Director del Observatorio, ya solicitando las
noticias de los eielones, ya agradeciendo los avisos oportunos en-
viados deade la Habana a Washington.








-7-

Pasamos por alto aquella series de manifestaciones de la Prenisa
de Cubat, de las Compafias Navieras, del alto comercio, de las per-
sonals m8s ilustres que vindicaron la labor humanlitaria del Obser-
vatorio, cuando alguien mal iniformadlo pretendid obscureeerla y
eeharla en el olvido.

OTRAS PUBLICACIONES SOBRE HURRICANES
No hablamnos aqui de los trcatados genra1P-.P lesd 1Meteorologia,

donde se resumien lats leyes de los huraeanes en breves paginas mas
o mienzos exactamente, muchas veces sin, citar a los verdaderos des-
cubridores, otras con inzexactitudes bastantes nlotables; el objeto de
estas lines es eehiar unza miratda general sobre otras publicaciones
dedicadas especialmente a los cielonles de las Antillas.
En? el Weather Bureaus de Washing`ton enconltramos a los sefiores
Garriot, Fassig, Bowie, Franikenfield, etc. Yal en folletos, ya en ar.
ticulos publicados enz el 1Monthly/ Weather Review, hani discutido y
analizado much de los temporates tropicales. Ultimiamnente,Mr. Mit-
chell, en el Suplemenito mlim. 24 de esa revista, hiizo un detenido
studio de los cicoloes, desde 1887 eni adelanite, trazanido sus tra-
yeetorias. Trabajo sini duda a.1guna importalnte, probablemente el
ms comnpleto de los conocidos enz cuanto al mimero de huracanes;
pero donde se echa de mienos a veces la falta de iniformatci6n, por
no haber tomlado el agua eni las mismas fuentes. N6tase que en oea-
siones ha seguido a Fatssig y Gatrriot. Eni el curso de niuestra expo-
sici6n haremos nlotar algunats de las deficienlcias observadas en? las
trayeetoria~s de los autores eitados.
De segunida mianio, y ms imnperfe.cto, es el milmero 19 de Geophy-
sical Mel~moirs, dado a lus enl 1922 por el Me~tteoolo2gical Office de Lon-
dres, donide Mrs. EiJ. V. Newnhamn resume los studios de otros a~cer-
ca de los huraeanies. El doctor Napier Shalw, Direct;or qlue fu6 del
iMeteorological Office, exponle eni la introducci6nl las mrodernas teorias
acerea del origen y desaparici6nl de los cielones.
En1 cuanto al studio de los hiuracanes de las Antillas, que es
una parte de esa, Memoria, su autora M\irs. Newnhan, no parece co-
nocer eni castellano las publicaciones dlel P. Vines y el Observato-
rio de Bel6n. Las traducciones y folletos de Fassig, Garriot y Bo-
vie han sido su base de informaci6n.








-9-

Somos admiradores de las investigaciones de M. Guilbert. Sin
duda, ha sido uno de los que ms ventajas han saeado del estudio
del nefelismo en la previsi6n de los temnporales en Francia. Mas
esto no quita el que concedamos al R. P. Viiles la prioridad en ser-
virse de las nubes para pronosticar los huracanes de 1as Antillas.
Leyendo su obra Ap~untes relatives a los huracanes de las Antillas, es-
crita en 1877, se convince uno de que el ojo avisor de su autor se
hatbia fijado ya en la sucesidn con que se presentan las nubes. V6ase
el capitulo III de su obra; el lector admirara la gradaci6n de las
diferentes classes de nubes que muchas veces suelen preceder a los
eielones, lo mismo que a las borrascas del Atlantico en Europa. El
P. Viiles observe esa gradaci6n por los ailos de 1875 y 1876.
Hacia el ailo de 1889, el senior Luis G. Carbonell estableei6, el
Servicio Meteorol6gfico para la Marina; mas cuando el Weather
Bureauc puso, en 1899, algunas estaciones en las Antillas, qued6 de
auxiliary en la Oficina Central de la Habana.
En 1905 cerr6se ata, quedando de Director del Observatorio
Nacional el sellor Carbonell hasta el ailo de 1921, en que muri6.
En1 la actualidad est6 al frente de ese Observatorio nuestro ami-
go el senior doctor Jos6 Carlos Mill&s.
Desde 1908, el nluevo Observatorio del Colegio de Montserrat,
enl Cienfuegos, dedic6se, en cuanto le permitian sus medios, a la
previsi6nl y studio de los huracanes. Evit6, con oportunos pron6s-
ticos, serious peligros a laz natvegaci6n por el mar del Sur, y 11ev6 la
tranquilidad a, los habitantes de la ciudad enl diversas ocasiones.
Sus observaciones y trabajos pueden verse en los Anales del Obser-
vatorio por espacio de doce o mis ailos.

RtESUMEN

Espy, Redfield, Reid y Poey, iniciaronl las inlvestigaciones de los
hurricanes de las Antillas.
Una tradici6nl gloriosa de sesenta y oeho ailos de observaciones
sin interrupeii6n, el descubrimiento de las leyes de la circulaci6n1
ciol6nica por el R. P. Benito Viiles, S.sJ.; cinlcuenta ailos de pre-
diociones hechas enl el Observatorio de Bel6n; singular aprecio de
esas prediocionies por el alto comercio de Cuba, Casas consignatal-








10 -

rias, Compailias de Seguros y capitanes de barcos de todas las nla-
eionialidades; un arsenal de datos en las publicaciones de ese Ob-
servatorio y sus archives, forman uni verdadero contrast con el
conoeimiienlto algo superficial de various autores qrue hanl escrito
acerca de los huracanles. GDesconocen 6stos los trabajos originales
publicados enl Cuba? GHan escudrifiado los datos y observaciones
de los Observatorios de Bel6n y Montserrat? Las deficiencies ano-
tadas por nosotros, nos indicarin que esas inivestigacionles han sido
poco profundlas a veces, sinz disminiiuir el merito de algunzos de los
escritores,





















PARTE PRIMERA

FUNDAMENTOS CIENTIFICOS PARA LA PREVISION
DE LOS HURACANES

















PART PRIMBRA

fundamentos cientificos para la previsin de los haracanes


CAPITULO I

CARACTERES GENERALS DE LOS HURACANES DE LAS ANTILLAS

1.-HuracAn o eiel6n.-2. Movimiento giratorio de las corrientes.-3. Antici-
el6n.-4. Traslaci6n de los eielones.-5. Baja barom6trica.-6. Pendiente ba-
rom8trica.-7i. Lado manejable y peligroso.-8. Calma absoluta relativa.-
9. Areat y extension del hurac&n. -10. Yeloeidad de traslaci6n.-11, Resumen.
Forma del cuerpo del eiel6n.-12. Depresiones.

1. Huracdn o cioldn.-Encierra esta palabra cicdan (del griego
xoxhoc) la idea de circulo; el uso vulgar la aplica a las temrpesta-
des tropicales o perturbaciones de la atm6isfera, conoeidas en las
Antillas con el nombre de huracanes. Depresiones, bajas barom6-
tricas, son denominaciones muy frecuentes en America y Europa
para indicar semejantes temporales de altas latituldes. Baguio o ti-
fones los 11aman en Filipinas y sus inmzediaciones; la diferenicia
que existe entire esa clase de tempestades es su mayor o menor in-
tensidad. El ci'cidn es un remolinlo atmosfdrico donde giran las corrien-
tes de aire alrededor de ulna bafa presidn cu~yo centro se Ilama edrti~ce.
Sus dos calracteres esenciales son: disminuci6n de la presi6n
atmosf6rica y la ciarculaci6n de los vientos.
Cuando la atm6sfera estit en calma, sin vientos ni corrientes de
ninguna clase, existe en sus capas perfect eqyuilibrio: se parece a
un lago de aguas tranquilas y sin movimiento. GQu6 sucederia si
en medio de ese lago se abriera un precipicio? Roto el equilibrio,
las aguas se precipitariani al abismo, se alteraria la tranquilidad
de toda la masa Ifqyuida; eiata, formuando remolinos, se lanz;aria a
11enar el vacio para restablecer la calma perturbada.









14 -

Algo pareeido sueede en la atm6sfera. Los vienltos suponen un
deseqruilibrio en el a~ire; en todo ciol6n o huracan existe un vacio
relative, una specie de abismo abierto enl la a.tm6sfera, adonlde
se lanza el aire para restablecer el equilibrio, dando origen a re-
molinos de proporeiones a veces extraordinarias.
Llamase edrtice el esjpacio central de ese remolino, hacia donde
convergen las corrientes. Si el aire no se escapara por alguna par-
te, el vacio se 11enaria pronto y quedaria en calma la atm6jsfera;
pero la duraci6n de los eiciones durante oeho o quince dias prueba
la persistencia del desequilibrio atmosf6rico, y, por consiguiente,
la salida o escape de las corrientes, elevindose en espiral, como
en los peqyueflos torbellinos de polvo y arena que vemos en los ca-
AiiiOS.
2. Movimriento giratorio de las corrientes.-El studio de 1as ob-
servaciones prueba hasta la evidenicia el carcter giratorio de las
corrientes bajas o vientos superficiales, a veces en una extension
de 800 a 500 o m8s mIillas. Tiene lugar la rotaci6n en el senti-
do E. N. W. S., o sea, enl sentido conztrario a las manecillas de un
reloj colocado sobre la mesa. Esto para el hemisferio Norte; en el
Sur, el giro de los vientos se verifica en sentido contrario. La figu-
ra 1.a indica este movimienlto de rota-

// ~~ci6n,tio cerea del minimum barom6-

L1Amanse 1sobaras en Meteorologia
las lines que unen las regions donde
la presi6n atmosf6rica es igual. Para
mayor claridad hemos supuesto que
son circulos, aunque rara ves tendrAn
esa forma, pues toman mAs bienz la
eliptica. Como todo ciol6n puede tener
Figura 1.8 una altura de seis, oeho o mrizs kil6-
El remolino c e:a d6el v6rtice del metros, ademisa de estudiar la direc-
oi6ni de los vienitos superficiales con-
viene tender en cuenta el movimiento de otras corrientes en las
diversas capas de la atm6sfera. GDe qu6 modo? Observando las
nubes. Corren 6stas, ya conservando, hasta cierta alttira, el car8c-
ter giratorio, ya saliendo divergentes enl las inmrediaciones del









15 -

v6rtice; y, comno veremos despues, al exponer las leyes de la circu-
laci6n? eiel6nica, un inteligente observador tendra siemipre enl ellas
excelentes medios. para averiguar la demzora del huracn. Las figu-
ras segunda y tercera danl una
N idea aproximada de la mareha
general de 1as corrienltes a di-
versas alturas.
8. Anticician.-Conl frecuen?-
cia se habla de aiiticiclones, y
4 & \ Lpor 10 miismno conviene aclarar
su significado. (Fig~. 4.a)
Los caracteres de oiel6n son:
bajas presiones, movimienlto gi-
ratorio de los vientos, humedad,
5 11uvia, etc. Por el contrario, los
Fig. 2.a Circulaci6n de los vientos superficiales del anticicl6n2; a) ba.r6metro alto;
b) rotaci6n del vienito en elmismo
sentido de las manlecillas de uni reloj, o sea E. S. W. N.; c) eielo
despejado, aunlque nlo siempre; d) tiempo seco. En? el mnar de las
Antillas y sus inlmediaciones, los
vienltos antieicl6nicos adquieren
bastante f!uerza, como diremnos
enl otra parte; en la costa Sur
de Cuba, las brisas ordiniarias
qluedanl a veces dominadas por Mi
vienztos del primer cua.drante,
Que a, les huraca.nes no acojmpa-
flan los anlticiolonies, comlo dice
Humlphreys, no siemipre es cierto.
4. Translacidn de los ciclo-
nes. Ademais del mlovimiento
giratorio, d6bese considerar su Fig. J.a Direcci6n de las nubes altas
muovimiento de traelaci6n. Del
origen, desarrollo y rutas, hablaremos en otro lugar; basta por
ahora notar que los huratcanes se traeladan? antes de la recurva,
de Oriente a Occidente; unas veces crusanido por el Norte de las
Antillas, otras por el Sur, recorriendo el mar Oaribe para salir al








16; -

golfo de M6jico. Este movimiienlto de traslaci6n no se ha de confunl-
dir con el giratorio de las corrientes, come algunos 10 hacenz; sonz dos
fen6menos may distintos.
5. Bafa barome'trica.-En toda el area dlel ciel6n bajani los ba-
r6metros; mias no con uniformidad. Obs6rvase que el descenso de
la presi6n desde la periferia al cenitro, es suave al principio, va
despu6s aumentanzdo hasta 11egar a las inmediaciones del centro,
donde la baja es rapida en un espacio relaltivamiente pequeflo. Asi,
por ejemplo, en el hurac8in del cuzando su v6rtice estatba al Sur, y no lejos de Oayo-Hueso, el $rea
perturbada se extendia hacia el Este, hasta la punta de Mlaisi o ms
allai. Los bar6metros de Santiago de Cubal, Santat Cruz del Sur y
Cienfuegos, en las costals del Sur de Cuba; Nuevitazs, Sagua, Carde-
nas y la Habana, al Norte de lat isla, habian tenido una baja baro-
m6trica moderada; pero entire CaLyo-Hueso y Sand-K(ey, la, diferen-
cia de las presiones era de mis de un milimetro por Cadat milla,
siendo por consiguiente muy notablle el desnivel barom6itrico entire
esos dos puntos tan cercanos. V6ase en la figure 19 la enorme baja
de la presi6n en el hurac8n de octubre de 1924.
Suelen distinguir aLlgunos autores
cuatro regiones o monas en el rea que
abarea todo el huracn, design8ndo-
j jI las con las cuatro primeras letras del
alfabeto. Asi, en el caso del ciol6n

\1 indicado, la mona A se extenderia,
aproximadamnente, deade Santiago de
Cuba a Nuevitas y Santa Crus del
Sur; la zona B, deade esos puntos
hasta 1las inmediaciones de Cienfue-
Fig. 4.8 gos; la C, desde esta ciudad hasta las
Anticid6n en el hernisferio3Norte cercanias del v6rtice, y, finalmente,
la monla D de O 10 millas del v6rtice.
6. Pendiente baromdirica.-La idea de la pendiente barom6trica,
tomaron1a los meteor610gos de la topogratia. LQu6 hacen los Inge-
nieros para determinar el valor de una cuesta o pendiente de an
camino? iMiden la altura entire los dos puntos, cuya pendiente quie-
ren averiguar, y la dividen por la distancia 'horiz~ontal- que los se-








17 -

para. Cuanldo, por ejemplo, se dice que laz pendiente de uni ferroca-
rril es de 2 por 100, enti6ndese que el desnivel de la via eni esos
100 metros, es de 2 metros. Podemos represenitar laz pendienlte por
el tri&ngulo rectingulo de la figura 5.a, donde tendremos que

tga=

La inlclinaci6n de la pendiente depend del Angulo a; es decir,
del grado de inclinaci6n qlue la hipotenusa 1 tiene con la base b.
Aplicando estas noeiones a, los
ecilones, definiremos la pendienl-
te barom6trica diciendo qlue es
la relaci6n que hay enltre la di-
ferenlcia de presiones en milimne-
tros, observada centre dos puntos Fig. 5.a Pendiente barornitrica
at mlismo tiempo y a la unidad
de distanicia; o con el P. Viiles: es el cociente de un quebrado cuyo
numerador es la diferencia de alturas ba;romdtricas reducidas, tomadas
simulltineamente en puntos situcados en an mismo radio del cidaon, ~y cuyco
denominador es la dista.ncia horizontal quce sep~ara dichos puntos.
En1 el conlvenzio inlternacionlal d~e Viena resolvi6se t.omar cormo
unidad de distanlcia la longitud de un anrco de 1.0 de la estera te-
rrestre, o sea 60 millas n8uticas, que equivalent a poeo mins de 111
kil6metros.
iMidese enz los mapas del tiempo la penzdiente sobre una perpen-
dioular a las isobaras, notando cuttnto bajani las presiones por cada
60 millas o 111 kil6metros. May important es su aplicaci6n al sis-
tema de predicci6n de M/. Guilbert, de que hablaremios eni otra par-
te; las relalcionies descubiertas enltre la fueraa del vienzto y lat penl-
diente merecenz especial estudic, por las interesantes aplicaciones
qlue de ellas se han hecho en los prou6sticos, funld8ndose en los ma-
pas sin6pticos del tiempo.
7. Lado manejable y peli~groso.-Los marines distinguen en el
iclc6n dos sonasi, a saber: lado o semicirculo manejable y peligroso.
Si el capitan del barco va navegando en la miisma direcei6n del
huracn, el lado peligroso estara a su derecha; el manejable, a la
izquierda~. No todos dan muchal importancia a esa division; pero los








18 -

vienltos del semricirculo derecho, por sumarse la velocidad de tras-
laci6n1 al movimienlto giratorio, deben ser mis fuertes; de aqui el
mayor peligro de este lado y el porque se 11amle peligroso. La ex-
periencia, aunque no siemzpre, confirm esta distinci6nl.
8. Calma absoluta y relatiZva.-En el v6rtice o minimun baro-
metrio el viento catsi cesat de sloplar, su velocidad es muy peqyuefia
o nula. L1Amase la regi6n de la calma absoluta. Al pasar por Cien-
fuegos el ciel6nl del 21 de octubre de 1895, el R. P. Mauricio Oruz
haefa las siguientes observacionles: la calma, que dur6 hasta las 12 h, 80 m; si bien fu6 interrumpida~
despues de media hora conl alguna.s r8tagas. El viento se inc:lin6
al Sur. A las doce, calmua complete. Aparece por unzos moments el
sol. A la una p. m. viento huracanado.>>
La calma nio siempre es comnpleta; entoulces su extension no
pasa de dos millas, aunque hay casos de 10 o 15. Muchas veces
Abrense los nlubes de tal modo que aparece el sol o las estrellas; es
lo que 11amnan los marines el ofo de la temp3estad. La calma relative
suele ser ms frecuente.
9. Area y extension del cialdn.-GQuB rea y extensi6ni abarcan
estas tormUentas del Mar de 1as Antillas? No se puede fijar un mis-
mo valor para todas; mas, si nos atenemos alas primleras indica-
ciones de las niubes y los vientos, tal como hemos observado en
muchas oca.siones, el Area se extiende con frecuencia deade el ex-
tremo oriental de la Isla de Sa~nto Domzingo hasta la longitud 82o lV.
de Greenwich. Las nubes son las que mejor indican la extension del
hurac8n. Dada la imiportancia que tiene para, los navegantes el sa-
ber: conocer los primeros indicios, seilalaremos mayor amplitud que
el P. Vines a los limnites del cuerpo de la tormenta. Exige 61 dos
condiciones para considerar al viento como sometido al influjo del
ciel6n:
1.a Q$ue sople como brisa fuerte arrafagada, y
2.a Que se conserve todavi(a sensiblemente tangente al disco gi-
ratorio.
Podiamos citatr numerosos casos que prueban no ser necesarias
esas dos condiciones para conocer la existencia del cicl6n y darse
cuenta del peligro, estando ya intern-ados en el areaG ciel6nica.
A veees, la poca f nerza de la brisa es la mejorI sel4al de encontrar-










19 -

se uno en la misma ruta, sin que todavia soplen vientos arrafa~gados.
En el ciol6n de 17 a 18 de octabre de 1906, diecis6is horas anltes de
pasar el v6rtice por las inmediaciones de la Habana, el viento era
flojo y no era arrafagado. Sin embargo, el enemigo estaba encima.
La ley de traelazci6n a la regi6n de la menor resistencia descubier-
ta por Guilbert contradice miuchas veces a la condici6n primera
del P. Viiles. En millas marinas el dimetro sers de 500 a 600 por
t6rminiro medio, en alg;unos eiclones mienos.
10. Vrelocidad de traelacidn.-Son miuy diversats las velocidades
de traslaci6n; impossible datr reglas universales. Se puede tomar
como media la de 14 a 20 millas por horat anltes de la recurva. Los
de octubre son de ordinlario mias lentos; los de agosto mis r8pidos.
En las inmediaciones de la recurva disminuye la velocidad hasta
cuatro 0 seis millas.
11. Resumen. Forma del cuerp~o del ciddn.-Resumiendo, tenemos
que los elementos constitutivos del huracn son: a) un $rea de
baljas presiones en la atm6sfera, causa del desequilibrio e inestabi-
lidad en? sus diversas capas; b) vientos giratorios, que, arremolina-
dos, se precipitani a 11enar el vacio; c) pendiente baromtrica, sua-
ve a cierta distanciat del v6rtice, pero rpida y esearpada eni sus
inmediaciones; d) calm, absolute o relative en el centro.
Su forma ordinaria es mis bien eliptica que circular; el eje me-
nzor de la elipse es dle cineco d6cimas a ocho del eje mayor. Hallase
6ste situazdo aproximadamiente en el sentido de la trayectoria. El
semicirculo formado por una perpendicular a ella divide el eiel6n
en dos parties: anterior y posteriorl.
Hemos considerado, ademiLs del movimniento rotatorio, el de tras-
laci6n2; pero es conv'eniente aclarar algo mjs este punto para for-
mnarse ida exacta de 10 que es el remolino attmosf6rico que 11amamos
ciel6ni.
Como escribi6 acertadamenite el P. Viiles, y mas tarde el Jefe de
la Oficinia Meteorol6gica de Francia, M. Angot y otros autores, el
cicl6n no debe considerarse como una masa de aire en giro formando
cuerpo, y/ como si se moviera todo de una pieza a m.anera de rueda que
pueda empujarse como quiera y obedezea al impulso: el ciol6n es
mis bien un vacilo parcial, que se va propagando y reniovando en
la trayectoria, aspirando el aire de todos lados por la base, poni6n-









20 -

dole en movimiento giratorio y lanzanidole en corrientes divergen-
tes por la parte superior. < trica, describe Angot, es, en realidad, la propagaci6n de las varia-
ciones de la presi6n y no el transport de mat;eria> (1).
Que la causa fundamental de ciertas teorias insostenibles sea
la confusion de ideas sobre el mecanismo del c.iol6n, 10 reconocen
estos dos distinguidos meteor610gos. I)e esa confusion nace tam-
bi6n el hablar acerca de la traelaci6n de los huracanes, como de
ruedas o discos que giran y van de un punto a otro, detenidas aqui
y empujadas allB. No es unla masa de aire que gira y se arremolina
la que se tras1ada en bloque en determinada direcei6n: son, por el
contrario, masas de aire renovadas constantemente las que a su
ves entran en movimiento.
Estas corrientes bajas, qrue convergenl de todos lados al centre~
en forma de espirales, son ascendentes. Si nzo tuvieran salida, se
restableceria el equilibrio enl seguida; pero el hecho de la duraci6n
de los eiclones prueba que el aire sale, y como no puede salir por
los lados, ni por la superficie de la tierra, tienle necesariamen.te
qrue elevarse. GHasta qru6 altura? No parece que pase de algunos
kil6metros.
12. Depresiones.-En la navegaci6n es algo frecuente el enconi-
trarse con borraseas y tempestades, conocidas por los meteor610-
gos con el nombre de depresiones. Soni semejantes a los ciclones;.
pero, ordinariamente, de poca intensidad. La baja baromtrica es.
menor; la fuerza del viento no es tan grande, salvo algunas excep-
ciones en que adquieren toda la violencia de un huracn; los earac-
teres de esas tempestades de altas latitudes son mda benignos. Mu-
cho de 10 que expondremzos acerca de los huraeanes puede aplicar-
se tambin a esas depresiones; pero no entraremos en eiertos de-
talles, que puedenl verse en otros tratados de Meteorologia.







(1) Traite didm2. de Mieleorologie, pAg. 282.








22 -

calmas, que son much miis acentuadas (1) (V. figs. 6." y a&)
Estas conclusionles dan una idea general del regimen de los
vientos; pero eato no quita el que, durante algunos dias o tempo-
radas mas o menos largas, las corrientes vengan de ot;ros puntos,
por electo de los temporales de los Estados Unidos y tormlentas lo-
cales. Examinemos abora brevemente el regimen de las corrientes
areas en las costas de Cuba.
14. Circulacidn ordi~naria en la Habana y Cienfuegos. En Cuba
no son muchas las observaciones continues registradas en los ane-
mU6grafos; sin embargo, para determinar con bastante exactitud el
caracter dominant de los vientos, tanto en la costa Norte como en
la del Sur, los Observatorios de Bel6n y iVonitserrat, en Cienfuegos,
nos suministranl datos suficientes.
Una o dos observaciones al dia pueden dar resultantes poco
exactas; por eso prescindimos de otros datos que hemos visto pu-
blicados. Nuestros resultados se fulndan en la largas series de esos
dos Observatorios, dotados de aparatos registradores y situados al
Norte y Sur de Cuba.
Para la parte septentrional de la isla, pudese considerar como
viento normal el regimen observado en la Habana por mBs de se-
senta aflos, tal como 10 describe el P. Gruti6rrez Lanza en la 1Vemo-
ria presentada at Congreso Cientifico Pan-Americano de 1915, re-
unido en WAshington:
el del primer cuadrante, a lo cual conspiran juntamente la acci6n
de la brisa y la influencia de los atlisios, acercndose la resultante
media bastante hacia el Este en los mieses de verano, y, por el con-
trario, inclindndose ms hacia el Norte, en los de inviernlo. He aqui
el r6gimnen normal de los vientos enl los meses de calor.
,Nace el dia con calma o muy d6bil brisa terral del SE, De 7 a
8 a. m., la brisa de tierra del siegundo cuadrante salta al mar, o
primer cuadrante, con muy poca fuerza al principio; pero, a media

(1) Las figural 6.a y 7La, segin lqs mapas del Observatorio de Hamburgo,
indican el regimen de los vientos. Las flechas delgadas corresponden a vientos
moderados; las gruesas, a vientos fuertes; las de double trazo, a vientos violentos.
Las largas indican que lab direcei6n del viento es constant; las cortas, la diree-
ci6n dominate con algunas variaciones.









23 -

que avanza el dia, va arreciando por grados hasta despus de me-
diodia, en qrue aleanza unam velocidad media de cineo a oeho metros
180 150 170 90 60 33 0 30 0 0





















180 806 003

Fig.61Cruaind o vetse nr err

por seuno paa einar siism po rdshsala id

del so aa ug lS.ora vez, deL dod solatoalanoh
apeas ercptilemnte
>Lsmse ro gadnmeo eglrdd.Tmin uat








24 -

el dia sopla el viento, en general, del primer cuadrante, mas pr6-
ximo al Norte que en verano; y por las noches, con frecuencia per-
siste la mism: direeci6n, aunque mfis d6bil; pero, mis cominmente
tambien, por la noche se establece el terral del SE. muy d6bil. Du-
rante los meses de inzvierno hay no pocos periods de viento Sur,
producido por la aspiraci6n de los temporales de los Estados Uni-
dos, que hatcen el tiempo caluroso y pesado, y van, generalmente,
seguidos de otros periods de brisote, fuerte frio y anticiol6nico,
que se inicia del NW. y va rodando al N. y NE., 11amados en Cuba
Nortes de inaierno.
>>Cada uno de estos periods auele durar tres o cuatro dias de
Sur y otro tanto del lado Norte, y se repiten durante el invierno,
cuando por los Estados Unidos cruza alguna fuerte depresi6n hacia
el Atlntico, seguida de algrin fuerte anticiel6n, comno sueede con
frecuencia.
>Si el regimen dominant de los vientos es del primer cuadrante
euanto a su direcei6n, todavia lo es ms cuanito a su recorrido o
velocidad. Hablando de condiciones norma:les del tiempo, cuando
no intervene la influencia de alguna perturbaci6n ciel6nica, en los
meses de verano el recorrido total del dia le pertenece casi enitero
al primer cuadrante, y 9610 una pequeila fracci6n al segundo. Se-
gu~n hemos dicho, la brisa del mar, que sopla casi todo el dia, al-
canza de cineo a ooho metros por segundo, y la brisa de tierra, que
reina de noche y algunas de las primeras horas de la mafiana, es
tan debil, que los anem6metros apenas se mueven, y con much
frecuencia se paran del todo o estin irresolutos, parndose varias
veces en una sola revoluci6n. Las direceiones del tercero y cuarto
cuadrante son, generalmente, debidas a condiciones anormales del
tiemrpo, y por eso, cuando reina alguna de esas direceiones, suele
adquirir mis velocidad.>
Este regimen, tal como se ha registrado en el Observatorio de
Bel6n, nos parece bastanlte general en la costa Norte de Cuba, la
cual se halla somretida a la influencia de los axlisios y alas modifi-
caciones que las brisabs terrales producen en su direcei6n.
En las costas del Sur es algo diferente la direcei6ni normal de
1as corrientes bajas: el regimen de Cienfuegos creemlos aplicable a
todas ellas. Las observacionles registradas en el aniem6grafo de Ri-









25 -

chard, durante doce ailos, nos sirven de fundamento paLra lo que
vamos a decir.
Deade las once a. m., poco mas o menos, la brisa ordinaria vat






















ic20 SQ 60i Gji 30 ij '>
Fi.7. iua idn de los vino nJloyaot
pasando ~ de EtealSr yS., od efj uat a ad at

la~" pusadls1 inoe u l atrboaaoprubc6
atofric lehc aba ermo A ncee miz o








26 -

plar del primer cuadrante, o sea, del NE., la brisa terral; durante
la noche conlserva 6sta una velocidad moderada, que poco a poco
va disminuyenldo hasta despues de la salidia del sol. Las calmas o
velocidades pequeil~as tienen lugar a las horas de camnbio de brisa,
tanto por la mailana como por la tarde; pero eso de lcas horas nlo se
ha de tomar matematicamente, pues el cambio unla veces se anti-
cipa y otras se retrasa~.
LEs constant esa, marchai general de las brisas en Cienfuegos?
Desde abril hasta mediados de noviemnbre es la ordinatria; si pres-
cindimos de perturbacionles locales, originadas por Ias tronadas en
el verano, o de los ciclones. N6tase desde nioviembre aL marzo la
influencia de los nlortes de invierno, vientos atnticiol6nicos que so-
planz del Norte al NE. conl una; velocidad mayor qjue la de costumn-
bre, cuya duraci6n es a veces de various dias y hasta de semanias.
Desaparece en estas oeasiones la brisa del mnar aun durante el dia;
en general? los! anticicliones algo intenlsos borranl la brisa del tercer
cuadratnte en ]as costas del Sur.
>Por el contrario, las perturbaciones atmosfericas del golfo de Mdfico
la refuerzan; haGy oeasiones en que durante la, noche domina.n los
vientos del Sur al SW., impidiendo el terral ordiriario que sopla
del primer cuadrante.
15. Advertencias a los capitanes de los barcos.-Clonsiderada esta
march ordinaria de las corrientes como regimenl normal de la cos-
ta, las excepeiones, sobre todo en la 6poca de los huracanes, des-
pertaran el interns del observador.
Esto nuos 11eva por la mano a las siguientes advertencias:
1.a Si los cazpitanes, naveganido por las Bahamas o el mar Ca-
ribe, en los meses de agosto a octubre, inclusive, observan vientos
continues del NE. al Este, con bardmetro bajo la normal y con ten-
dencia al descenso, pueden, razonablemente, sospechar Ila existeni-
cia de algn centro de perturbaci6n. Enz esos meses, con vienltos del
primer cuadrante y veloeidades superiores a la ordinaria, estando
el bar6metro miUs bajo que la altura corresponldienite a la laltitud y
a la 6poca del ail.o, hay fundadats sospechas de lejanlo cid6n. Quizas
se hatlle en el extremlo oriental del mar Caribe, o lats inlmediaciones
de Puerto Rico o Santo Domingo.
2.a Supongamos qlue el capitan se enocuenltral en uno de los puer-








27 -

tos del Sur; por ejemuplo: Guantanamo, Santiago de Cuba, MIanza-
nillo o Cienfuegos. Por 10 dicho antes sbese qyue, la brisa ordina
ria, al mediodia y por la tarde, sopla en estos puntos y sus inme-
diaciones del Sur al SW. Si, recalando en alguno de esos puntos
poir los meses de agosto, septiemlbre y octubre, observa el capitan
vientos del NE. al Este durante las horas de la brisa del mar, con
bard metro bajo la normal y/ con tendencia a la baja, no debe salir del
puerto sin preguntar a los Observatorios de la Habana 0 Cienfuegos
sobre el estado del tiempo. Y no se fie con que el eielo est, despe
jado y la mar bastante tranquila; precisamente hemos observado
qrue el dfa y, sobre todo las noches, suelen ser magnificas en agosto
y septiembre, cuando el ciol6n se halla todavia hacia las inmedia-
ciones de Puerto Rico y Santo Domingo, o crusa por el Sur de Ja-
maica en direcei6n al eanlal de YucatBn. V6ase un ejemplo en el
capitulo XIII, cuando el cicoln de agosto de 1915.
Casos hemos visto y various en que, a pear del excelente tiem-
po, la precauci6n de pedir iniformes ha librado a los capitanes de
malos ratos. Enterronse de la situaci6n del enemigo porque la
irregularidad de: la brisa y la mareha del bar6metro les 11am6 la
atenci6n.
Sin embargo, no basta conocer la direcei6ni normal del vien-
to, porque enz esa 6poca suele haber algunos anticielones que
hacen desaparecer Ias brisas ordinarias; mias entonces el bard0metro
esid alto.
Ademas,los vienitos anticiol6naicos de julio y ag'osto vienen acom-
paiados de altas temperatures e impiden la formaci6n de 1as tur-
bonladas ordinlarias, salvo raras excepeiones.
17. Tabla de Beaufort.-Siendo muy litil el qrue los mlarinos
observenl conl todo cuidado la fuerza del viento en los temporales,
ponzemos a conztinuaci6n la escala de Beaufort, que es la m8s gev-
neral y la qrue esta, recomUendada, cuando nio se tienenl anem6-
metros para la observaci6n direct, tal como se hace en los Obser-
vatorios.









28 -




NIJMEROS CON QUE SE INDICA LA FUERZA D)EL VIENTO, SEGilN EL SISTEMA"
DEL ALMIRKANTE BEAUFORT

0. Indica calm.
Da la. fuerza suficiente para que un 1 a 2 villas.
1. entlin suicinte buque bien dispuesto, cifiendo en 8 a 4 millas.
para gobernar.... buena vela con todo.aparejo y mar 5 a 6 millas.
Ilana ande de. ................... .

2. Viento muy flojo.. Todo aparejo con sobr.es.
3. Viento flojo....... Gavias en un rizo y juanetes.
4. Viento bonancible. Gavias con dosrizos........
5. Viento fresquito... Da la fuerza necesaria Mayores y gavias con tres
6. Viento fresco... para que el buque rizos.
7. Viento freseach6n. pueda agriantar la Mayores y gavias con todos
8. Viento duro. ..... bolinaz. ..... los rizos.
9. Viento muy duro.. i Tri-nquete y gavias can todos
10. Viento borrascoso. los rizos.
11. Temporal.. .. .. .. Yelas de cuchillo de capar.

12. HluracAn. ................... ............. A palo seco.









29 -



CAPITULO III

LA OBSERVACIN DE LAS NUBES

17. Clasificaci6n international de las nubes.-18. Adverteneia sobre los Cirro-
stratus y Cirro-eximulos.-19. Convergencia de las nubes. Cirrus falsos.

17. C'laslificacidn internacional de las nubes.-Quien lea las des-
cripeiones y multiples clasificaciones de 1as nubes, deducira, estos
dos hechos: 1.0 Oierta unanimiidad en el modo de ordenar los gru-
pos y earacteres genierales de 1as mismas. 2.o Algo de discrepancia



























Fig. 8.a Cirrus (Rabas de gallo)

en los detalles. En la prjctica de la1 predicei6n de los huracanes,
el observador, despues de estudiar las formnas ordiniErias, debe
fijarse eni determiniiados -pormenores, relacionando una clase con
otrazs; en una palabra: debe observatr muy atentamente las formas









30 -

y caracteres del nlefelismro antes y despues del paso del cisoln.
Su importancia es grande, mayor de lo que se cree ordinatria-
mente; pero el tinlo en interpreterr las seales precursoras de la
aproximiaci6ni o alejamienito del temporal, adquierese con una mi-
nuciosa observaci6nl. De lo contrario, todo sonl vaguedades.
La forma, direcei6ni y altura de 1as nubes: he ahi los tres ele-
mentos mzuy tiles al marino y meteor610go para prever los hura-
canes. GPor que nio se traza su direcei6n en los mapas sin6pticos del
tiempo, a pesar de haberlo alconsejado los congress meteorol6gi-
cos? May de lamentar es que no se ponga en prctica esa recomen-
daci6n1, prueba dle que miuchos no aprecian su valor en los pron6s-
ticos. Despus de la guerra mundial vese mis interns en la obser-
vaci6n de las nubes.
Prescindiendo de minzuciosos detalles de algunos autores, vamos
a insertar la clasificaci6n international adoptada en Upsala enl
1894. Al escribir esta~s linleas, pideni algunlos su revisi6>n; pero los
cambios, si es qrue se introducen, no modificaran notablemente los
caracteres genlerales de esa nomenclatura.


CLASIFICACIN DE LAS NUBES ADOPTADA POR EL COM~ITF:
METEOROLGICO INTERNATIONAL

a) Formras divididas o fraceionadas mis frecuentes en tiemi-
po seco.
b) Formas extenididas a mianera de velo (tiempo 11uvioso).
A. Nubes superiores, altura media, 9.000 metros.
a) 1. Cirrus.
b) 2. Cirro-stratus.
B. Nubes intermedias, altura entire 3.000 y 7.000 metros.
a) 3. Cirro-ciimulos.
4. Alto edmulos.
b) 5. Alto-stratus.
C. Nubes inferiores, altura entire 1,000 y 2.000 metros.
a) 6. Strato ciimulus.
b) 7. Nimbus.
D. Nubes de 1as corrientes ascendentes diurnas.
8. Odmrulus; v6rtice at 1.800 metros; base, 1.400 metros.









31 -

9. Odmulo-nimUbus; v6rtice a 8.000 y 5.000 metros; base,
1.400 metros.
E. Niebla elevada.-
10. Stratus; a menos de 1.000 metros.

EXPLICACIONES

1. Cirrus (Ci.)-Nubes aislados o sueltas de' forima filam2entosa,
plumiformes, generalmente blancas; con frecuencia se disponen en
franjas que atraviesan buenaL parte de la b6veda celeste a manlera
de meridianos, las ouales, por un efecto de perspective, convergen
hacia uno o dos puntos opuestos del horizonlte (muchas veees los
Ci-S. y los Ci-Ou tomaln parte enl la formaci6>n de e.stas franjas).
Los mUarinos los 11aman rabos de gallo. (Fig. 8) (1).























Fi.9 irrostrtu
(1) lguas e ls vstasestn tmads dl fllet Clud orm de Wether
Bureau;E~~ deWahigtn








32 -

2. Cirr~o-str.atucs (Ci-S.).- Velo fino bilanquecino, ora exrtendido di-
fusamenlte, danldo at cielo un aLspecto blanquecino (11amado en est;e
caso Cigrro-nebula), ora mostrando mis o mlenos distintamenlte la es-
tructura de filamentos embrollatdos. Este velo da mnuchas veces ori-
gen a los halos de sol y luna. (Fig. 9).
8. Cirro-c,mulos (Oi-Cu.)-Oielo atborregatdo. Pequen"os vellones,
o copos blancos, o nubecillas redondeadas, sin sombras o conz sombras li-
geras, dispuestas en agrupaciones y fr'ecuentemente en hileras. (Fig. 10).
4. Alto-cmul~us (A-Ou.)-Gruesos vellonesi (vellones mzayores) blan-
cos o cenicientos, con patrtes somnbreadas, disp~uestos en grupos o en facjas,
a las veces tan contignos y aprletados, que se confunzden los hordes. Los
vollonles aislados son g`eneralmenlte de mayor volumnen y mas comz-
pactos, conlvirti6ndose en (S-Cu.) en mledio del grupo; en los bordes
forman bordes filamentosos que se conlviertenl en (Ci-Cu.), con fre-
euencia se presentanl en forma de fajas orienitadas o.n una o dos di-
reeciones. (Figs. 11 y 12).
(La desig;naci6n de Odmulo-eircus se ha supJrimiido por dar lugar
a confuZsiones.)
5. Alto-stratus (A-S).-Velo espeso, tupido, de color g~ris o azu-
lado, el cual en las cercanias del sol o de la luna present una par-
te mis brillante, y sinl ser causal de halos puede original coronasl
solares. Esta forma est sujeta a diferentes transformaciones se-
mejantes a los Cirro-stratus; con todo,. las medidats verificaldas en
Upsala, muestran que su altura es la mlitad menor.
(Se ha suprimido la designaci6n Strato-cirrus por e.ngendrar
confusion.)
6. Strato-czmulus (S-Cu.)-Gruesas masas globulares o rollos de
subes obscuras gue cubten con frecuencia el cielo, singularmente en in-
vierno, comcnicedndole a las neces u~na forma ondulada La~ capa de
Strato-cumulus no es generalmente muyr espesa, y a trav6s de los
intersticios se descubre el azul del cielo. Conocidas son todas las
transformaciones propias de esta forma, y la de los Alto-czlmulu~s.
Distinguense de los Nimbus por su aspect;o globular y ondeado, y
tamUbien porque no traen comuinmenzte 11uvias. (Fig. 18.)
7. Nimbus (N.)-Nube de 11uvia.-Capa espesa de nulbes obscuras,
sin forma determ~inada, de bordes franjeados, de donde se despirenden
genera2lmente lluvias o nieves pelrsistentes. Por las aberturas o interval








34 --

El verdatdero Czimulus preseintase con los Ifmites superior e inl-
ferior eniteramenlte deslindados. Soni con frecuenlcia los 04mulucs dis-
gregados por los vienitos fuertes, y las parties desprendidas estani
sujetas a continues camnbios. Pueden estas designarse con el nlom-
bre de Fracto-cUmulus.
9. 04mulo-nimbus (Cu-N.) Nubes de tormenta o turbonadaz;

















Fig.' J 11 Alociuu

nubes~ de chbso Cmatsmaa enbe u eelvnamne-'
ra d motans, d stores deyunues acopa4dasgenealmnte po
la '4 pat lta', d u vl ocotna4boa f amnos (asocirs) ye
la pate bja, e nues smejates losNimbs. D la arteinfero
se desrende ordiariamnte chbasco de aua o e nev, l












de los dchuales fota l'ossuctils falso-cirrus,* ora los mismos bordes s








35 -

rasgan y extienden en filamrentos a manera de cirrus, presentando
el aspect de vellones de lanla con los bordes deshilachados. Esta
Iltima formia conviene generalmente a las nubes de los aguaceros
de primavera.
La parte anterior de 1as nubes de tormienta, de grande exten-
si6u, con frecuencia se present en formua de un grande arco exten-
dido sobre una parte del cielo uniforinemente ms brillante. (Fi-
gura 14.)
10. Stratus. (S).-Niebla elevalda en calpas horizontales. Cuan-
do estas capas son rasgadas por el viento o por las cumbres de 1as
mionltailas en rfagas irregulares, se las puede distinguir con el
nombre de Fracto-stratus.
A continuaci6n ponemos la instrucci6n para observer las nubes,
discutida y aprobada en la tercera sesi6n del Congreso mneteorol6-
gico international de Upsala de 1894.
En cada observaci6n se determine y describe eni el registro o
formrulario:
1. La espiecie de nube, designada por las iniciales del nombre
de la nube, puede precisarse mis, indicanldo el mimero de la figure
del atlas que mins se acerea a la formna observada. P. ej., Ci. 8.
2. La di'receidn de donde vienen las nucbes. Estando inmoble por
algunzos segundos, facilmente se ~observar8 la march de las nubes
con relaci6n a un campanario o torre, o a un palo o asta levantada~
en sitio dlescubierto.
Si la march de ola nube es muy lenta, conviene apoyar la ca-
beza. No debenl observarse para esto sino las nubes pr6ximas al
cenlit, porque si se separan much de 61, la perspective puede in-
ducir al error. Conlvienle entonces emplear algdnl nef6scopo, acomo-
d~indose enl cada caso a las reglas dads para el ma;nejo del ins-
trumento que se emplea.
8. Punto de convergencia de las nubes supieri'ores. Estas nubes se
presentan con frecueneia en-forinia de franijas finas paralelas, las
cuales, por un efecto de- perspec~tiva, parece que emergen de un
punto del horizonte, punto en ~donde estas fajas, o la prolongaci6n
de su direeci6n, encuentran al hori:zonlte. Conviene indicar la posi
ci6n de este printo de la misma' manera que se naota la, dire@ci6g
del viento N., NE., etc.








36 -

4. Nubes onduladas. Sucede muchas veces qlue las nubes pre-
sentan estrias regoulares, paralelas y eqluidistantes, a manera de
las ondas en la superficie del agua. Asi se disponen- generalmente
los Cirro-edmulus, Strato-cimulus, etc.















t~~Fg 12..;2 AltoSi camulat
Esipranentr- laoinain eetsetra nua
ciones. Cunoaaee osssea itnos oos bev
enlsnbsgouaes o ei eetia ndsdreins
se3 notri ls dieeoe e o o itea.Cnine nl o
sible,,S hae sa 'srvaioe enls ria prxia lcei
par~a evta lo cosd espcia
5. Denida y poiind n ms ecrs snbsspro
resi toma co frcecal om evlomsomnsdnoqe

ele.ds sobre el hoione paeeu eu el lr r
Com esafrad ubset nrlaincnlsdersoe a
ro6tics cnvee otr









37 -

a)La densidad en esta forma:
0 = velo muy teniue e irregular.
1= tenue o fino, pero regular.
2 = > bastante tupido.
8 = > tupido.
4 = muy tupido y de color obscuro.

b) La direcei6n haeia donde el velo o masa parece m8s espesa.
NOTAS. Conviene aniotar todas las particularidades interesan-
tes, por ejemplo:
1. Los dias de verano todas Ias nlubes inferiores toman coni
frecueniaet formas particulares ms o mlenos semejanites a los en-
mulos. En este caso se anotar en la 1 co1lumna NOTAS: Str~atus o
Nimbus cumuliformzis.
2. Sucede a las veces que unl Climulus present a la superficie
inferior apezonada o maniel6nea. Esta forma se notary por medio
de la palabra Mlammato-czimulus.
8. Se anotara siempre si las nubes parecen estacionadas o si
tienen notable velocidad.
18. Advertencia sobre los cirr)o-stratus o cirr1o-cmulus --A esta cla-
sificaci6n convienie hacer unla advertenlcia -sobre la, altura de los Ci-
rro-stratus y Cirro-cumulus, que ha ocasioniado alguna discrepancia
enltre los autores. El P. Vii1es suponlia m$s altos a los Cirsro-czimuclus
qlue los Cirr)o stratus de la nlomienclatura iriternacional. Al verse con
esta dificultad, el P. A1gu6 (1) se hace esta pregunlta: iSertZ eqyuiva-
lente tal Cirr)o-strntu~s de P. Vines al Alto-stratu~s de la, nomenclaturaz
internacionlal? El no resuelve la ob;jeci6nl; pero nlo cabe duda algunla
de que los Cirr1o-stratus del P. VinTes nlo sonl los Alto-stratus. BastaL
comparar Ias descripciones. P>ara evitar conlfusionles, tnlgase pre-
senite 10 qjue sigue:
.o El P. Viiles en la Ley de la circulacian cicidnica, afirmua que
los Cirr1o-cme~los formal un anlgalo mlenlor que los C~irro-stratus, con
la demora del v6>rtice, pues supone que la altura de los primeros
es mayor qrue la de los segundos. Tenlia much cuidado en no conz-
fundir los Cirro-czimulos con? los Alto-cmulos, que en la forma se


(1) Ba9ulios o ciciones filipinoas, p. 158.









88 -

parecen entire si; pero aque110s soni much mais altos, menos fre-
cuentes y m8s earatcteristicos de los eiciones.
2.o El Director del Observaltorio de Bremenl, senior Bergholz,
en una miediana traducci6>n del folleto Investigaciones relatives, et-
e6tera, del P. Vines, 11ama Alto-stratus a los Cirr1o-stratus o velo ci-




























Fig. 13. Strato-citmulus

rroso del P. Villes. Es una lamentable confusion la del traductor.
Ni guard siempre la miisma denlominaci6n, pues enl otra parte al
Cirro-stratus le 11ama, Alto-cmulus. Solche escheinungen sind: Ci'rrus-
schleier, form an koncergenz der cirrus and Alto-cumulus; cuando el
original dice: Tales son el arco eirroso, la forma y convergencia
de los cirrucs y cirro-stratucs>. Es lamentable este modo de traducir.
Ni los Alto-stratus, mzucho menos los Alto-czimulos se han de confun-
dir con los Cirro-stratu~s.
3.o En esto de la altura de las nubes hay cosas curiosas. Asi en








39 -

Manila y Blue Hill (cerea de Boston) los C2irro-stratus por t6rmino
medio son mBs altos que los Cirr'us, contra lo que indica la clasifi-
caci6n international.
19. Convergencia de las nucbes. Cirrus falsos.-La convergencia
de las nubes: he ahi una observaci6n important~ para el meteor6-
logo. Las superiores, muy en especial los Cirros y Cirro stratus,
pres6nltanse en forma de franjas, irradiando de un punto del hori
zonte. No diseutiremos si esta conlvergenciza es real o electo de
perspective, 10 til y practice es el observa~r d6nlde se halla el punl-
to de convergencia o radiaci6n, y si es constanlte. Los autores se
hanl fijado, sobre todo, en las nubes ms a-ltas; pero un atento obser-
vador niotar qrue tatmbien los e6mulos altos y bajos presentan una
especie de convergesncia eni algunas ocasiones, seilalando aproxi-
mIadamente la regi6ni en que diemora el ciol6n. Varios mieteorlogos
hablan dle cirrus, orientados en formats paralelas, que se extienden
y se prolongan en unla regi6n mauy extensan enl el cielo. En esta.s
franjas paralelas, aunlque no siempre saleni del v6rtice ciel6nico,
lo mas convenient es observer su direcei6n, porque la orientaci6n
no vemnos que guard relaci6nl alguna conl el ciol6n.
T6ngase, ademis, present, que las nubes de forma cirrosa, atun
en la poca de los huracanles, nio siempre son verdaderos Cirrus,
resultado de corrientes eiel6nicas: a veces son efecto de turbona-
das o lejanas 11uvias. Obs(?rvase en las regiones tropicales, que
del punto del horizonte donlde ha, habido f~uerte relampagueo durani-
to, la noche, viene a1dia siguiente una corriente elevada de Cirrusu~
y Cirr)o-stratus. Cosa parecidb sucede tambiein despu6s de abundan-
tes 11uvias en una determinlada comarea. La experieniciac ayuda a
saber distinguish entre los Cirrus ciel6niicos y los que nio lo sonl,
aunque no siempre es facil.









-- 40 ---



CAPITULO IV

MOVIMIENTOS DE LAS ALTAS CORRIENTES DE LA ATMSPERA

20. Investigaciones en el AtlBntico.-21. Observaciones en Cuba y sus inmedia-
eiones. 22. Los contralisios.

20. Investigqaciones en el Atlanti'co.-Llani6nos la atenci6n el leer
en la~ revista iiglesa Quar~terlyl Journal, January, 1925, p. 48, que
mieteor610gos taln distinguidos como M~'r. Na.pier Shaw y Walker,




















Fi.1.Cimlnmu-OsraoiodlEr


depusdetntsesrto cec d l iruac6 amsfrcae
elAlnio a ueoa era elscnrlsolscrin










tes poars ye ecutos sriales manifetar an srus dudnassob8re la exis








Al-

tencia de esos contralisios en la region intermredia entire el antici-
cl6n del Atlntico y del Ecuador.
Fue axioma general eni meteorologia el de los alisios y contrali-
sios. Pru6base la, existencia de los primeros por la experiencia;
pero no asi la de los segundos, fundada mis bien en las hip6tesis
de Halley, Thomzson, Ferrel, Dove y otros, que en datos constan-
tes y ciertos. No debia, pues, sorprendernos la duda de aquellos
meteor61ogos, sobre todo habiendolos precedido en ese modo de
pensar otros autores. GQu6 nos dicen Ias observaciones? He aqui
resumnidas las' de varias expediciones 11evadas a cabo en el AtlBn-
tico.
Hergesell, eni comipailia del Principe Alberto de M6nlaco, son-
de6 la atm6sfera desde Oporto hasta las Islas Azores; Dines obser-
v6 en las Barbados; mas las expediciones organizadas por Teisse-
rene de Bort, Rotch y Clayton, descrita eni los Anales de la Oficina
Meteorol6gica de Francia y limitadas a las inmediaciones de las
Canarias, Isla Verde y las Azores, son las que mejor investigaron
por medio de globos y cometas las condiciones de la atm6sfera a
diversas alturas.
De suma untilidad soni tatles studios en esta .poca, en qrue las
Compafiast~~ de navegaci6nz area crusani por las costas de Venezue-
la y Colomibia conz sus hlidroaviones y tratan de establecer servicio
continluo en toda esta region del Mar Caribe.
EnI el capitulo II vimos la influencia de los alisios del NE. Mas,
qu corrienltes reinan en las altas capas de la atmn6sfera, o sea,
sobre los alisios? Segin las observatcionzes de Hergesell y Teisserenec
de Bort, eni las inimediaciones de las Azores soplan los vientos su-
periores del WV. y eni latitudes miBs bajas del SE. y SW.
La conlstaniciai de unia corrienlte superior del SW., tal comlo se
describe eni algunos libros, nlo se conlfirmna con datos nuvmerosos y
exactos, a excepci6n1 de las regionles de Canzarias y Cabo Verde.
Mas arriba que las Azores registranse vientos del NWV., que pare-
cen azlimenltar el aniticiol6n del Atlantico.
Las observacionles del Pico de Tenerife indican una corrienlte
del SWI.; pero sonl poco niumerosas las de esas expediciones para
establecer leyes generals enl la circulaci6n atmosf6rica. La teoria
de Ferrel, quien suponia unra contracorriente del NW. sobre los









42 -

alisios, hasta 11egar a las inimediaciones del Polo, no se confirm
con datos observados eni el Atljntico. Veamos si en las regions
tropicales e inmediaciones del Ecuatdor encontramios o~bservaciones
en favor de esa hip6tesis.
21. Observaciones en Cuba y sus inmediaciones. --Dificilmente so
encontrar$ una series de observaciones tanz larga como la del Ob-
servatorio de Bel6n en la Habana. Mas de sesenta ailos en qhe de
dos en dos horas se ha observado la direcei6n, de 1as nubes es la
mejor base para, estudiar Ias altas corrientes de lat atm6lsfera. iL&s-
tima que diversos autores? al tratar de la circulaci6n general de
estas regionzes, ignoren por complete los traba jos de aquel Obser-
vatorio, a pesar de estar pulblicados! (1).
Ademas de los datos de la Habana, el Observatorio de Montse-
rrat de: Cienfuegos, en miis de doce ailos de observacionles, ha dade
tambien a conocer los caraceteres principles de las corrientes al
Sur de Cuba, enl los Aniales. GQue deducimos de estos trabajos?
En el capitulo II dimos a conocer la circulaci6n de 1as corrieni-
tes mis bajas. Tratindose de las intermedias y superiores manil-
festadas por las nubes, podemros conlcluir de un modo general que
en ellas influyen durante el invierno los centros eicl6nicos y an-
ticiel6nicos del continent norteatmericano, y en la. 6poca de los
huracanes, la circulaci6n peculiar de esa 6poca.
La direcei6n de los cirru~s es easi siempre efecto de los movi-
mientos de las perturbaciones atmosf6ricas, siendo muy de notar
el cambio que se produce en julio, precisamente al acercarse la
estatcion cilelnica.
Fi~j6se ya el P. Vines en el salto brusco de la corriente superior
que tenia lugar al aproximarse la 6poca de los huracanes, y 10 re-
lacionaba con la ley de las recurvas. < bia-a principios de octubre, la corriente superior se entabla en
la parte del E.,.y esta es la nica 6poca del ailo, sin excepci6n al-
guna en las observaciones que 11evo hechas, en qrue los cirrus vie-
nen de ese lado. Este hecho, si se relaciona con las trayeetorias de
los cielones, es muy significaltivo, pues precisamente en esa 6poca


(1) Exceptuamos el Lehrbuch de Hann-Suring, Altimat edici6n, donde se ven
algunos datos del folleto Las diferentes corrierstes..., por el P. Gangoiti, S. J.









48-

del ailo, si tiene que 11egar a la Habana algrin ciel6n, ha de venir-
nos necesariamente de la parte del E., puesto que tiene qrue re-
curvar al N. del tr6pico, y consiguientemente tenemos que reci-
birlo necesariamente en la primerat rama de so trayectoria. Por el
contrario, fuera de la 6poea dicha, en todo lo restante del ailo los
eielones que pasan por la Habana o sus inmediaciones vienen
todos, m8s o menos, de la parte del W/. y ninguno de la- parte
del E. (1).
No son notables las diterencias en la direcei6n de las corrientes
altas al N. y al S. de Cuba. Las depresionies del Golfo de M6ji-
co, S y SW. de los Estados Unidos se reflejan perfectamente du-
rante los meses de noviembre a mayo, inclusive,, en la direeci6n
de los cirrus y cirrostratus. Es cierto que los cirrus no salen tan di-
vergentes del centro de 1as depresiones comlo en los buracanes;
pero son mruy numerosos los casos en que, con sola su observaci6n1,
se puede anunciar la presencia de esas borrascas.
He aqrui la direcei6n media de los c~irrus y cirrIo-stratus en la Ha-
bana con los datos de 1892-1.902.

Ci. Ci-st.
Enero. .. ... .. .... S. 810 W~. S. 790 4,V
Febrero............. S. 880 4~~ S. go T;i
Marzo.............. N. 880 W. S. 890 TIV
Abril. .............. N. 890 W;. S. 890 W.
Mayo............... N. 880 Wi. S. 84o T/V
Junio ... ... .. .. .. .. N. 49. W. N. 840 W.
Julio. .. .. .. .. . ... N. 280 Wi~. N. 520 E.
Agoato.... .. .. .. .. N. 480 E. N. 54" E.
Septiembre. .. .. ... N. 270 E. N. 890 E.
Octubre. ........... N. 870 W\i. S. 810 4N
Noviembre.......... S. 770 W\i. S. 720 4iV
Diciemlbre. .. .. .. S. 800 WV. S. 730 4;r

En Cienfuegos la circulaci6n es muy semnejante; s61o queremos
hacer notar que, en varias ocasiones, observamios alli los cirrus anti-



(1) Investigaciones, etc., p. 37.









44 -

cidldnicos, de que diremos dos palabras al tratar de las seilales pre-
cursoras del eiel6n.
22. Los contrali'sios.-Las causes de los movimientos observados
a diversas alturas son la turbulenta circulaci6n de los eiclones,
tanto en el continent norteamericano como en el Atljntico y las
inmediaciones de la-Isla de Cubat. M'uestranos la observaci6n dia-
ria de muchos ailos c6mo varia la direcei6n de las nlubes con la
presencia de las depresiones. Por lo muenos hasta la altura de los
cirrus no se puede admitir la corriente de los contralisios, conti~nua
y constant, como lo exponen Angot y otros autores. Parecenos
err6neo el modo de inlterpretar las observaciones de los tr6picos
qrue se ve en la U1tima edici6ni del Lehrbuch de Meteorologie; Ilann-
Swi~ng, p. 480, cuando afirman que el contralisio se manifiesta en
Cuaba como corriente del SW. Esa corriente no es el conztralisio;
tal como entienden esos autores, d6bese su origen a los temporales
del Golfo de M6jico, Estados Unidos y costas del Pacifico, casi
siempre .
Los hechos nlo confirmanl esas afirmaciones.
Un articulo nuestro en la Revista lbdrica, nm. 498, p. 288, re-
producido tambin enl Monthly Weather Review y Meteorogische Zeits-
chrift, atnalizaba los datos del Ecuador, Bogot& y las Antillas,
acerca de la existencia del contralisio. Despu6es de dos ailos de
observaciones bihorarias en Bogota, podemos asegurar que las co-
rrientes sup~erriores manifestadlas por las nubes mdEs elevadas no favorecen
la teoria del contralisio supierior. Ni existen vientos constantes a la
altura de las nubes bajas intermedias y altas que soplan del SW.;
su direcei6n? mis ordinaria viene a ser del E. al SE., y cuando en
la 6poca de las 11uvias corren del W., d6sbese atribuir a fen6menos
o perturbaciones locales.
Por ser poco conocidos, vamos a reproducir algunos de los datos
de nuestro articulo, donde diseutiamos la existencia del conl
tralisio.
Segn interesantes observacionzes hechas enl Quito, Riobamba y
Pifo, transmitidas gracias at la asiduidad del R. P. Herbae, S. J., al
Director del Observatorio de Bel6nz de la Habana, los cirrus vienen
casi emelusivamente del NE. todo el aAo. Estas observacionies se hicie-
ron durante los ailos de 1908, 1909 y 1910, por dicho Padre.








45 -

Como distinguidos autores apelan a las corrientes manifestadas
por el humo de los volcanes para probar la existencia del contra-
lisio, los datos recogidos durante la erupei6n del Cotopaxi, en 1877,
de~jan ver que la corriente soplaba de Oriente a Occidente, y no
del SW., como exige la teoria. Otro tanito sucedi6 en 1907 y 1908:
el humo easi siempre era arrastrado por vientos del segundo cua-
drante.
Ultimamente hemos visto que algunas observaciones, en altu-
ras mayores que los cirrus, heehas por medio de globos, indican
vientos del SW, en el Oc6ano Pacifico. Seria interesante semejante
investigaci6n en estas regions pr6ximas al Ecuador, puesto que la
direeci6n de las nuibes m8s altas en Bogot no confirm la presen-
cia del contralisio.








47 -
Otro investigator Mr.r HTildebhrandsso~n, indict tambi6n la circu-

laci6n ciel6nica a diversas alturas por el allo de 1877, pues dice
que las corrienltes superiores respect de 1as inferiores en el hemis-
ferio Norte se desvian a la derecha; de miodo que si el vienito vienle
del Sur, las nubes mas bajas corrern por el Suroeste, y las m8s
altas, del Oeste.
Ninguno de estos autores trata de los hura~canes tropicales, ni
abarea la cuesti6n de lat circulaci6n ciol6nica en todo su conjunto,
ni con la claridad y profundidad con que lo hizo el autor de los
Ap3untes relati'vos a los hurricanes, por los ailos de 1875 y 1876.
Es verdad, que t;anto Ley comno Hildebra:ndsson, investigan las
relacionles entire las corrienltes altas y bajas de la atm6sfera; pero
el m6rito de exponerlas con precisi6n y aplicarlas a la predicei6n
de los cielones, d6bese al P. Viiles.
GQu decir entonces de algunos escritores que prescinlden por
comipleto de esas investigacionles? Tal nlos parece la nota presenta-
da a la Academia de Cienlcias de Paris, en la primiavera de 1920.
Danse alli algunas reglas sobre el modo de valerse. de, las nubes
mis altas para la predicci6n1 del tiempo, prescindiendo por comple-
to de los estuldios 11evados a. cabjo much anltes sobre la mismna ma-
teria. por otros meteorblogos. Hace miis de cinicuenlta ailos cono-
cianse todos esos descubrimienltos eni la Isla de Cuba: basta abrir
el libro Apuntes relativos a los huracazes dle 7as Antillas, para convenl-
cerse que laz aparici6n de los cirr1us, su formac, direceiora y conver-
gencia estabani expuestas admirablemenlte, parat ayudarse en la
predicci6ni de los cicoloes. Lea el lector el catp. III de esa obra, pB-
ginlas 243 y 244, y se convenceir de qlue todo 10 in-dicado en aque-
11& nlota a ]La Academ:ia estA enlccrrado, poco mas o menios, eni ese
libro y enl las comunlicacionles eniviadas a la prenlsa, de la Habania,
cuanldo los cicoloes de 1875 y 1876. Fue el P. Vines el primer me-
teor610go que descubri6 lats leyes de la circulaci6n oicl6nlica a di--
versa.s alturas; de 61 podemios deeir que se sirvi6 de 1as nubes,
como ningunlo lo habia hecho basta entouces, para predeeir los hu-
racanles de.1las Anltillas. Los escritores posteriores que han seguido
sus pasos, poco nuevo han descubierto. Hecha esta pequefia digre-
si6ni pasemos a exponer la ley arriba enunciada.
24. Exposicidn de la 2ley.-En1 el huracn el viento alluye hacia








48 -

el centro, formacndo espirales, siendo por consiguienite converg'ento
y no tangente alans isobnaras. De aqui dedujo Buys-Ballot; aqjuella
famosa regla para determzinar la situaci6n del temporal, que se
puede enunzciar del siguiente modo: si uno mira de frente al viento, el
centro de la depresin o cicdan se hallar, a la derecha y/ un poco atrs.
Esta es la famiosa ley de Buys-Ballot, que solamente tienle enl cuen-
ta las corrienites mais bajas; pero el genio del P. Viries la modified,
tomatndo en cuenta todas las corrientes susceptibles de observaci6nl
en las diversas capas atmosf6ricas. Es muy de tener en cuenta
que el viento experiment notables irregularidades y se halla suje-
to a influencias locales. Por eso es ms perfectat la ley del P. Vifies,
porque, como 61 dice, < verdadero valor, y en la gradaci6n de corrientes a diversas alturas
descubre y/ patenti~za el movimiento cioldnico en la atm0efera (1).

< Eseribia el PI. Vifes, qrue en Ila parte anterior de la tormenta, y
en general para vientos de la parte N. o sean los comprendidos en-
tre el E., N. y W. inclusive, las corrientes ciel6nicas se hallan sul-
jetas a las siguientes leyes particulares.

a) VIENTOS.
Los vientos, en general, son convergentes hacia el odrtice.-De suerte
que, si suponemos al observador de cara al viento, la direcei6n del
centro de la tormenta, o sea la demUora del v6rtice, formra con la di-
reeci6n del viento, y a la derecha del observador, un Augulo mayor
que uni recto, o mayor que ocho cuartas. El valor de eate Angulo es
variable y queda en, general comprendido entire ooho y doce cuar-
tas; es decir, que en algunos casos es poco mayor que ocho cuar-
tas, y si se exceptiian los easos ex.tremos, la mayor convergencia no
suele pasar de doce euartas.
En general, por consiguiente, se obtendr una primera aproxi-
maci6n no despreciable en la determuinaci6n de la demora del v6r-
tice, suponiendo a los vientos cicl6niicos una convergencia de dos
cuartas, o lo que es lo maismo, suponiendo qrue la demora del v6rti-

(1) Investigaciones, etc., p. 20.








49 -

ce formUa con lan direeci6n observada del viento un Anlgul0 de diei-
cuartas; de modo que, si por ejemplo, la direcei6n del viento es del
NE., se dira, que el v6rtice demora pr6ximamente al SSE.

b) NUBES BAJAS.

Las nubes bajas corr)en en direcciones prdwimamLente perp2endiculares
a la demora del edrti'ce.-Esta corriente intermedia ofrece miuchat
mcis regularidad que lat corriente inferior, y el Angulo -que forma
con la demiora del v6rtice es much miis constant, yr apenlas ofrece
variaciones sensibles una ves bien entalbladas las corrienltes eicl6-
nicas. De suerte que al esta corriente en la patrte anterior del ci-
cl6n, p'uede aplicrsele la ley de 1as tormentas, sinl notable error
en la generalidad de los catsos. La corriente intermediate, que abora,
consideramos, comprende los 06mulos bajos de color obscuro o
aplomado, los Strato-edmulos y los jirones de Stratus y Nimbus
que enl el inlterior de la tormenta correnl con gran veloeidad. Es de
notar que los Fracto-climulus menlos denisos y algo mins elevados
que se presentani en un principio, sueleni salir algo divergentes.

c) CUMULUS ALTOS, CIRRO-STRZATUS, CIRRO-CI'JMULUS.

Los czimuLlus altos, cirro-stratus densos y cirro-cumulus finos salen di~-
vergentes formando con la demora del edrtice nguclos agudos tanto me-
nores canto mis elevada es la corriente; es decir, que el AIngulo mUe-
nor lo forma la corrienlte de los cirr)o-cmulus, y el mayor, la de los
czimuLlus altos, quedando comprenidida entire .las dos la de los cirro-
strantus o velo cirrioso denzso.
Es de advertir qlue los Alg'ulos que estas corrienites formani en-
tre si y conl la demora del v6rtice, distani mIucho de ser constanltes,
depenidienzdo, al parecer, laz maiyor o menor separaci6n de dichas
corrientes y la regularidad conl que se hallani dispuestas, del grado de
organizasci6n de la tormenta y de la mayor o mienior altura y acti-
vidad de las corrientes. De mlanera que en aTn ciel6nl bien organiza-
do y de granl intensidad, lo mis ordinario es observer unla notable
regularidad en las corrientes, no s610 en cuanto al ordenl en que se
hallatn siempre dispuestas, sino tambi6n en c.uanto a la magnitude
de los angulos que separan unas de otras, y que en este caso suelen








50 -

formar, con la demora del v6rtice, un Angulo aproximado de seis
cuartas los cumulus altos; de cuatro, los cirro-stratus, y de dos, los
cirro-cUmulus.

d) claRUS.
Finalmente: los cirrus finos, que constituyen la mis elevada de
las corrientes sujetas a nuestra observaci6n, salen, por lo general,
completamente divergentes o en direceidn radical, formando con la demo-
ra del vrti'ce an ngulo cero o prdcticamente inapreciable.
Esta corriente es de 1as mins regulars y, en general, forma gn-
gulo recto con la de 1as nlubes bajas.
Resumiendo brevemente 10 dicho, tenemos que las corrienites
cicl6nicas que ofrecen mayor regularidad y la.s que mrejor indican
la demora, del v6rtice, son? las corrientes de los cirrus y la de 1as
nubes bajas. Laz corriente de los cirrus es la que debiera utilizarse
de preferencia desde 1as primeras inldicaciones de proximidad del
ciol6n, y cuando el v6rtice se halla todavia muy distant. En el in-
terior de la tormenta la corriente de las nubes bajas es la que prin-
cipalmente deber guiar at observador. A falta de cirrus, deberan
utilizarse las corrientes de los cirro-edmulus o cirro-stratus; y a
falta de nubes baj5as, las del viento y edmulos altos, teniendo siem-
pre en cuenta que sus indicaciones no son tan seguras, ni puedenl
dar, en general, tan buena aproximaci6n. En un eicl6n bien des-
arrollado J! de notable intensidad, tendremos, enz general y de, una
mnanera bastante aproximada, la siguiente gradaci6n y disposici6nz
de las corrientes: si el v6rtice del ciel6n esta. at SSE., los cirrus
corren del SSE.; los cirro-edimulus, del SE.; el velo cirroso denso,
del ESE.; los cimulus altos, del E.; las nubes bajas, del ENE., y el
viento, del NE.

B) PARTE POSTERIOR DE LA TORMlENTA
En la parte posterior de la formenta y, en general, para vientos de
la parte dlel Sur, o sea los compirendidos entire el E8E., 8. y WSW., se
observza, que todas las corrientes forman, en general, con la demLora del
vdrtice, d.ngulos may/ores que en el caso anterior, conservando, sin em-
bargo, entire si la mzisma gradacian. De manera que enl la parte pos-
terior de la tormzenlta las corrientes inferiores son, en general, mds









51' -

convergentes, y las superiores, menos divergentes que en la parte an-
terior.
Asi es que si el v6rtice, por ejemplo, demora al N;W., el viento
es del SSE. o 8.; las nubes bajats corren del S. o SSW.; los edmiulus
altos, del SW.; los cirro-stratus, del W., y los cirruis, del WNW.,
pr6ximamenite.
Segn Newnham, muchos escritores creen qrue esos cirrus flotan
sobre los e6mulo-nimbus y sonl falsos. Nada mriss absurdo. I)e segu-
ro esos escritores no han observado y experimentado un huracin
de las Anltillas.
Ademis de la experienciat de mieteor610gos tan acertados en sus
pron6sticos como los Padres Faura, Algu6 y Coronas, enl Filipinas;
Gangoiti y Gutierres Lanza, en Cubat, quienes se guiaban de 1as
corrientes y de los cirrus en sus previsionles, por nuestra experien-
cia, de veinte aflos en Cuba, podriamzos citatr numerosos casos en
que la atenta observaci6n de esas nubes fu6 uno de los mejores
mnedios para, descubrir y seguir la manrcha del ciol6n. Citemos
un easo.
Ouando el violent huracn del l8 de octubre de 1906, escribia-
mnos 10 siguienlte:
traordinario tenia el vienito del NE., y si se excepta la tenldencia
del bar6mnetro a bajar lenltamente, apenas aparecia*haber seilales
de huracin al SSWi. de la Habtana. Y no era atsi. Aqruellos cirrus
finos, de formlas claras y bienz definidas, qule a modo de abanico
ibanl extendi6ndose enl el firmiaienltoj, dispuestos en fajas orienta-
das comno brazos de unl rio a6reo que 11evaba enl su senlo las corrieni-
tes l.anaadas por el huracin; aquel foco conlvergente, de magnificat
esplendides, y de largal duraci6n; aqruella fijeza en la orienltaci6n
de los filamnentos; aqluel arco cirroso, calda vez mnas denso y fijo casi
duranlte todo el dia 16, sirvienldo de base a los cirrus que de alli
arrancabani; aquella conlvergencia, no s610 de las nubes mas eleva-
das, sino de los e6mulus altos y bajos; aquel halo solar que, como
corona de gloria, circund6 al sol durante todo el dia; en fin, todas
aquellas corrientes y fen6mlenos que faimos observanldo y anotando
con gran cuidado y eserupulosidad, como quien trata de seguir ]as
evolucionles del enemigo, que traidor se ocultaba en la agradable








52 -

brisa y apacible tiemipo, serious temores nos daban el 16, por la
mailana, de qlue un eid6nr iba preparndose para la recurva y pa.-
sar por nuestra Isla. Asi telegrafi6 esa mafiana a Washington el
P. Gangoiti y dijo al pblico: Es probable que se prepare para la
recurva al NE. del G~olfo de Honduras. En este caso, habr, de pa-
sar por nuestra Isla.> A las cuatro de la tarde del 16 di6 la vos
de alerta, pues el cirro no daba trazas de disolverse. En la noche
del 17 al 18 pas6 cerca de la Habana.

ClcL6N ALEJNDOSE AL NORTE DEL TRPICO.
>A media que se va alejando el ciel6n at Norte del tr6pico y
va conzvirtiendose en cicl6n de las latitudes medias, las corrientes
vani perdiendo su regularidad, aunque se conserve, en general, la
mismat gradaci6n. A1gunas veces, sin embargo, la corriente de los
cirrus ofrece grandes irregularidades; asi, por ejemplo, hallndose
el v6rtice del eicl6n al NW. o NNW. en los Estados del Golfo, la
corriente .de los cirrus salta, a veces, de repente al NE`. En este
easo, creo qrue la corriente observada es resultante de !as corrien-
tes superiores del eiel6n y de la corrienzte general superior, que en,
esa 6poca del ailo es de la parte del E.> (1).
25. Refuctacidn de Bigelow y Garriot.-Niegat M/r. Bigelow que
las corrientes mias altas sean divergentes en los ciolones, y 10 mis-
mo viene a a~firmar Mr. Garriot, del W~eather Bureau de Wshington.
Es de ver c6mo el primero da siempre en sus diagramas una con-
vergencia notable a las corrientes superiores. Si estos dos meteor6-
logos se limUitaran a sostenzer que las corrientes altas no tienen di-
recei6n radial o divergente en temporales de latitudes elevadas,
tal ves pasariamos por alto sus afirmaciones, aunque no las admi-
tirn meteor61og;os tan notables con Sprung, Angot, Hildebranzds-
son, etc. En los mismos Estados Unidos sostienen lo contrario, con
hechos positivos, Mr. Clayton y F. Odenbach, S. J.; pero aqu6llos
extienden su proposici6n a los huracanes tropicales, 10 cual es com-
pletamente err6neo. Observaciones de m8s de sesenlta aflos en la
Habana, y m8s de doce en C~ienfuegos, prueban todo lo contrario;
la refutaci6n publicada por el P. Gangoiti en el Apz~dadice a las ob-

(1) Inlvestigaciones, ete., p&g. 27.









58 -

servaciones hechas en Beldn en 1902, no ha sido contestada por ningu-
no de esos autores, y miucho menos se han podido traer datos con-
cretos que echen por tierra la ley del P. Vines.
Nadie niega que en alglin easo pueda venir la corriente de los
cirrus algo convergente; pero esto nada prueba, y solamente seria
como una excepci6n de la regla. GCuAtntos ca.sos pueden citar Bige-
10w y Garriot en su favor? iHan observado un solo huracn en el
mar de las Antillas? No queremos extendernos en citar ejemplos,
pues seriatmos interminables; pero si debemos consignar otras opi-
niones que confirman 10 dicho.
26. Opoiniones de otros autores.-En los tifonles de F`ilipinas y
Mar de China, donde se han aplicado con gran acierto las leyes del
P. Vifles, los Padres Faura y Algu6, en Manila, afirman todlo lo
contra.rio de los meteor610gos americanos, como puede verse en sus
obras cl8sicas. Tratando de las sei1ales precursoras del temporal,
escribia el P. Faura: del v6rtice y seguir sus diversos movimientos, es la observaci6n de
altos cirr)us, nubecillas de estructura muy finla, de color opalino
claro, que se presentanl en prolongadas plumas y conocidas entire
los marinlos conl el niomibre de rabos de gallo. La primera idea de
servirse de estas nzubes para la determinaci6n1 del v6rtice del tem-
poral es debida al P. Benito Vines, Director del Observatorio de la
Habaina, y, a nluestro miodo de ver, es una de las miayores conquis-
tas conseguidas en estos Iltimos ajios conl el studio de los fen6mire-
nzos meteorol6gicos (1). En multitud de casos aniotados en los Bo-
letinles del Observatorio de Manila puede comprobarse e6mo las
corrienltes superiores son divergentes enl los tifones.
Oigasmos al P. Algu6: < y al emierger se disponlen en? formias especiales, ya arborizAnidose,
y'a formia.nido estrials o franljas plumifiormes. La orienltaci6n de estas
estriasd o franijas y, sobre todo, el punlto de convergenlcia de las ar-
borizaciones, son precioso inldicio de cambio o traLstorno atmosf6ri-
co, conforme se haz dicho y probado en el capitulo I> (2). Reco-
mendanmos la lecture de los capitulos qrue el distinguido mete.or0lo-


(1) Sefiales precursoras de temporal.
(2) Baguios o cidlones filipinos, pAg. 155.








54 -

go dedica a esita.euesti6n; alli verk .euin infundadas son las afir-
mnaciones de Big'elow, Garriot y otros. El observador del Weather
Bucreau, Mr. Quin, opinaba que habia qlue modificar la ley del Padre
Viiles. No hay necesidad de tal modificaci6>n.
Con datos concretos refut6 el P. Gangoiti (1) a Mr. Garriot y
prob6 qrue Ias corrientes superiores son divergentes en el huracin.
Algiin que otro caso en contrario es excepei6n de la ley. En veinte
aios de experiencia en Cuba bemos visto comprobado el hecho de
la divergencia en.numerosisimos easos.
Vea el lector las observaciones de Cienfuegos y la Habana, que
estin en complete desacuerdo con los infundados asertos de Bigelow
y Garriot. Que haya alguna excepci6n, no 10 nlegamos; pero el he-
cho de la divergencia de las corrientes mAIs elevadas eni los hura-
canes bien organiziados es indiseutible eni Cuba.
27. h*regularidades en los vientos.-El viento ofrece notables
irregularidades por la influencia de las turbonadas o tronadas lo-
cales, ya tambi6n por la cercania de las maontailas u otros obst&cu-
los que impiden la libre circulaci6n. Por eso, al aplicar la ley que.
hemos enunciado, t6ngase present lo que sigue:
1.0 Estando el huracn lejos-dice el P. Viiles-, los vientos
cicl6nicos no estin todavia bien entablados; suele ser mayor su
convergeneia y se hallan, adems, sujetos a muchas irregularida-
des e influencias locales.
2.0 Al cruzar el temporal por el S. de Cienfuegos, el viento
sopla aqui de, ENE., pero se va inclinando al E. eni las horas de la
brisa ordinaria, que, como hemos dicho, suele venlir del S. al SW.
Con viento del NE. no se puedle precisar con toda exactited la de-
mora del del v6rtice, porque forma angulos muy diversos, segijn la
distaneia.
8.0 Los primeiros chubascos de la parte anterior del eicl6nl Ha-
man hacia la derecha al viento varia~s cuartas, hasta harcerlo di-
vergente en algunos casos. Asi, por ejemplo, con vientos del NE.
gira al E. y easi al SE. Con raz6n decia el P. Viiles: < levanta del extremio izquierdo de la barra y da la racha hacia fuera
como la turbonada; a.si es que el viento en el chubasco se 11amat

(1) Observaciones de Belin, ailo 1901. Apindice.








-55 -

hacia la derecha o hatcia la barra en cuatro, seis y algunas veces
hasta en oeho cuartas.>
4.o En las proximidades del v6rtice, segn va aumentando la
violencia del viento, la convergencia es menor; de modo que si so-
pla del NE., el centro estara, al SE. o ESE.
5.o Tambien las corrientes del SE, parecen tener menos con-
vergencia, como lo hemos observado varias veces; enl cambio, los
vientos del S. al SW., en la parte posterior, suelen ser muy conver-
gentes, y ordinariamente el viento arrafagado del S. es seal de
temporal al NW. o NNW.
Es evidence que las corrientes mi~s bajas ofrecen mUayores irre-
gularidades; por 10 mismo el miarino no debe contentarse con ano-
tar la direcei6n momientinea del viento, sino continuar observan-
dolo con freottencia.













CAPITULO VI

DISTRIBUCIN DE LA PR.E:SIi)N ATMOSFeRICA EN CUBA
Y EL MAR CARIBE

28. Altura normal del barometro y la variaci6n anual.-29. El barocielon6metro
del P. Algub. Aplicaciones err6neas.-80. Variaci6n diurna de las presiones,
y sus leyes.

28. Alturan normal del barametro y/ la variacidn anual.-Clon0eese
bastante bien la distribution de la presi6n atmosferica en el MRar
Caribe y sus inmediaciones, gracias a la.s-estaciones meteorol6gi-
cas de sus isla.s. Nada, mis imlportante para la previsi6n1 de los hu-
racanies, puesto que las eyes del bar6metro tienen, su funldamento
en el conocimiento de 1as presiones y las variaciones que 6stas ex-
perimentan enl los diferentes mneses del ailo.
dQui: se entiende por altura normal del batr6metro de una loca-
lidad? Diremnos, coni el P. A1gu, qule es la altura baromdtrica media
de la localidad correspondiente a cierto periodo dle tiempo, rIeducida al
nivel del mar ya 0, O centigrado, y corregida si se quiere del err~or (cons-
tante para cada locali'dad y diiferente para diversas latitudes) debido a
la gravedad (1). Error es muy lamentable. cuyo origen esta en cier-
tos libros de Fisica, at career que el bar6mnetro, al nivel del mar, ha
de marear 760.00 mm. en todas parties. Las gradua.cionles de algu-
nos aneroidies; mrejor dicho, las leyendas, son por eso mluy inexac-
tas: porque ni las 11uvias ni los vientos correspondent a las indica-
ciones de sus agujas.
Est6 bien averiguado que en los tr6picos del Norte y atts inme-
diaciones 1as presiones van disminuyendo segani se baja hacia el
Ecuador. Asi, por ejemplo, el bar6metro de la H-aba.na seilala or-
diniariamente una alturaz mayor que en Cienfuegos y Santia.go de
Cuba; en JamUaica, Swanl y Barranquilla,, alturas todavia mins ba-
jas que en la isla de Cuba. Esta ley general de disminuci6nz de la
presi6n es demasiado vaga; hay que concretarla mins a los diferen-

(1) Baguios y cid2ones..., pSLg. 29.









57 -

tes meses del ailo. A continuaci6n damos una idea de la distribu-
ci6n de 1as isobaras, sirvindonos de los datos publicados en el
Annulal Re-port U. 8. Weather Bureau, 1900-01, vol. II.
La isla de Ouba y, en general, todas las Antillas, estan bajo' la
infl8uencia de las altas presiones, cuyo maximum se halla en el
AtlAnltico atl ENE. Este centro de acci6n tiene sus alteraciones, que
se reflejan enz los bar6mretros. En el mes de enero la'isobara de! 764.5
est al N. de Cuba, y la mss baja de 759.5 abarea las costas de
Venezuelaz y Colombia. L;os fuertes anzticiciones del continent
norteamericano, en el invierno dejani sentir su acci6ni en todo el
Mar Caribe. Va disminuyenldo la presi6nl desde febrero a mayo; las
isobarars tomnan una direcei6n de SE. a NW.; la isobara 758.2 se
dirige desde Curazao al canal de Yucatn, y tiene lugar el primer
~minimum del ailo enl el mes de mayo.
H-ay una general subida de presiones en julio. Al NE. de la Ha-
baina se enisanicha el anticidl6n del Atlantico, que hatce subir los ba-
r6metros enl la Isla de Cuba; es el mdwimum secundario del afio. La
isobara 758.0 se extiende por el S. del Mar Caribe.
Desde agosto at octubre la altura media de la presi6n disminlu-
ye; el minimum primario del affo tienze lugar en las AntilZlas y el Mar
Caribe en octucbre. Las presionles mis bajas estan eni el Golfo de Honl-
durals yr a1 SW~. del Mlar Catribe.
H-e aqui las conclusionles que se refieren a 10 dicho:
1." Duranite el inlvierno, sobre todo en enero y febrero, domi-
nlan las presionles mas altas de todo el allo. Siempre existe en el
Mar Caribe una penldiente barom4ltrica de N. a S.
2.a Hay dos minimum de presiones enl los meses-de mlayo y oc-
tubre. De uni miodo especial, enl el mies de octubre se acentlia la
baja barom6trica enl el golfo de H-onlduras y al Sur de Cuba.
8.a Eni julio la1 tendenlcia de los bar6metros a subir es general.
Tendremnos, pues, qrue duranlte el allo hay dos mdw:imucm: uno en
enlero y otro enl julio, y dos minimum, uno en mayo y otro enl octu-
bre. Talnto el uno como el otro son funcionzes variables de la lati-
tud. A conltinuacidn ponemios Ias alturas mzedias del bar6metro de
varias localidades.








.59 -

Conviene aclarar esta~ tabla coni un ejemplo. Supongamos que
un barco, navegando por el Mar Caribe, se halla hacia el paralelo
200 enr el mes de septiembre. Segn el P. A1gue, la altura media
del bar6metro es 760.12 mm.; si baja a 755.90 es indicio de hallar-
se en el limite del ciol6n. I)ice asi en una de sus advertencias:
la de la mailana, baja al la altura seilalada en la tabla de arriba en
el mes correspondiente del aflo y el sitio de observaci6n, puede el
observador estar seguro de lat presencia de una perturbaci6n.at-
mosf6:rica; aunque nzo pueda predecir si el temporal pasiar por
aquel punto, a no ser que teniga conoeimiento de los movimientos
earacteristicos del bar6metro en aqruella regi6ni.
Juzgatmos qrue el autor d3e esta advertenlcia esta equivocado, al
sefialar comuo limited de cicl6n enltre los paralelos Oo 200 y 200 800
la altura de 755.90 mim. y 757.98.
En los meses de mayo, junio, septiemibre, octubre y principios
de noviembre, hay easos en que el bar6metro baja mas que ese li-
mite en Jamaica, la slal Swan y Cuba, sin que haya habido per-
turbaci6n atmUosf6rical. E I mite del ciol6n asignado por 61 es
inexacto.
Veamos algunos casos.
El dia 1." de junio de 1919 la miniiima del bar6mletro en Cien-
fuegos (lat. 2808') fu6 755.94; la media del dia sacada de ocho ob-
servaciones, 755.18. Segn el P. AlguB, la altura del limite del ci-
el6n correspondiente a ese mes, es de 756.92. Es decir, ese dia el
bar6metro estaba dos mnilimetros mis bajo que el limrite sei1alado
por el distinguido meteorlogo. Si un observador, con esos datos,
hubiese predicho unac perturbaci6ni atmosf6rica, siguienldo las indi-
calciones del P. Algu6, su predicci6n hulbiese sido err6nea; porque
esos descenlsos barom6itricos sinl miovimiento de traelaci6n1, ni vien-
tos ciol6nicos on qrue 1ats presiones bajan aun mas allat de los limi-
tes seilalados por el P. Algab, no merecen los honored de cicl6n, nii
siqruiera de moderada intenzsidad.
Otro ejemplo:
El dia 80 de septiembre de 1916, a las 6 a. m.,mLarcaba el bar6-
metro en Cienfuegos 756.84; la minima del dia fu6 '755.75, y la me-
dia, 756.88. Todas estas observaciones, segn la regla del P. Al-









60 -

g`u6, debieranl ser sefiales de cicl6n1. Sini embargo, nli ese dia, ni an-
tes, ni despues, hubo perturbaci6n atmosf6rica: el tiempo fu6 pro-
pio de la estaci6n, con sus turbona.das, brisas, etc...
Casi todos los ailos se podriani citar casos pareeidos en que no
se cumple la normla estableeida por el autor del barocidlondmetro
para el Atlntico. Las observaciones de Jamaica, la Isla de Swan y
Beliza, nos proporcionarian basta.ntes ejemplos. Bien estan aque-
11as normas y reglas para darI una idea aproximada de la march
del bar6metro, a veces sern tiles para el observador; pero esta-
blecer como reg~las seguras la altura Ifmite de cicl6n en la forms
en que 10 hace el P. A1gue, juzgamos que es expuesto a equivoca-
eiones y no esta conforme. conl los hechos, sobre todo en el mes de
octubre.
80. Variacian dizcrna. Bus leges.-Conocida ya la mareha ge-
nleral del bar6metro y las variaciones qrue experimuenta en los di-
ferenltes- meses del ailo, conviene estudiar sus alteracionles diarias;
pues, com-~o todos saben, el bar6metro sube y baja peri6dicamente
todos los dias. LQue importancia tiene este conocimiento de la va-
riaci6n diurna.? Sirve much para compararla, coni la altura me-
dia correspondiente del mnes y averiguar si la tendencia es a subir
o bajar.
El que lea un bar6metro cuatro veces al dia, a saber: a las 4a.m.,
10 a. m., 4 p. mn. y 10 p. m., observar por regla general en estas
regions que el bar6metro sube desde las 4 hasta las 10 de la ma-
ilana; luego empieza a bajar hasta las 4 de la tarde, para volver a
subir desde esa hora hasta las 10 de la noche; volviendo a bajar
otra ves hacia las 4 del amanecer.
LIAmanse estas variacionies ondas baromdtricas diurnas o mzareas;
su regularidad es muy grande en los paises tropicales, y aunque se
han desarrollado mucha.s teoriais e hip6tesis sobre su origen?, toda
viat desconiocemos las verdaderas causes.
En1 la atm6sfera ocurre aLlgo parecido a, lo que sucede enl el miar.
iQui6n ignora los mrovimienitos diar;ios de pleamlar y bajamnar a dis-
tintas horas del dia? Son fen6menos peri6dicos, cuyo conocimuiento
sirve para regular on algunos puntos la salida o entrada de las em-
barcaciones. De un modo pareeido la atm6sfera tiene tambin sus
mareas diarias; saberlas interpreter es muy important en la pre-








61 -

visi6n de los huracanes. En las figuras 15> y 16 esta indicada la
mareha diurna y annual del bar6metro en la Habana, deducida de
483 aflos de observaciones (1872-1914).
Aunque hemos seilalado lals horas de la subida y bajada baro-




/ 0 Smm.


















luga mateIticaet a esas II hors l tiep inicd arib es el I1 6












lesde asaltraioedia 1 Mrias diu el bar6metro.




1.a La voariacidn diurna tiene ucna doble oscilacidn; la alt24ra dle la











maana a eso de las 10 a. m72., es la' metwima del d'a' ordinariamente,
salvo algunas excepciones.
La altura que mzarca a eso de las 4 p. mn. suele ser, aunque no siem-
pre, la mi2nima del dia.
'2.a Esta oscilacidn o diferencia de alturas no tiene. siempre el mis-



Imm


















A i\I I IFig 16 MarcIha dirn de bar6metro II ~GJm


mo vaor aia e n lo different i inee de #o sied mayo en e in-60Z










einsbrmt icas ms Mabcajo.) ade brmer



3.a La latitud influyle tambidn en su calor; es mayor en latitudes
.bajas que.en las altas.









63 -

4.a EZ~n algunos puntos inflay/e en esta variacidn la altura sobre el
nivel d~el mar; asi, por ejemplo, en Mont Blanc la mdwima dEe la mailana
se retrasa y/ casi desaparece la minima de la, tarde.
A continuaci6n pondremos la oscilaci6n del bar6metro de dos
en dos horas; es decir, 10 que el bar6mnetro sube o baja por t6rmino
mnedio de dos en dos horas. Estin calculadas esas variaeionies, to-
mando el promiedio de 48 ailos de observaciones hechas en el Obser-
vatorio de Bel6n, y creemos aplicalbles coni bastante aproximaci6n
az esta~s regiones tropicales del Mar Caribe.


Variaciones baromtricas bihorarias para cada uno de los meses


AM AM AM Alv PM PM PM PM PM
De 4 a6DeGa 8De 8 a 10De0a12De 12 a2 De 2a 4 De4 a6 /De6a 8 De 8 a10
Horas
mm mm. mm. mm. mm. mm. mm. mm. mm

Enero. 0.41 0.98 0.49 1.00 0.89 0.18 0.38 0.68 0.35
Febr. 0.40 0.91 0.44 0.86 0.98 0.25 0.45 0.66 0.29
Mars. 0.40 0.79 0.25 0.81 0.86 0.S0 0.44 0.62 0.32
Abril. 0.46 0.58 0.21 0.64 0.83 0.35 0.41 0.53 0.89
Mayo. 0.41 0.47 0.19 0.56 0 .59 0.30 0.27 0.51 0.36
Junio. 0.40 0..551 0.18 0.48 0.58 0.28 0.28 0.45 0.37
Julio. 0.42 0.54 0.23 0.39 0.56 0.38 0).22 0.88 0.40
Agost. 0.45 0.54i 0.23 0.42 0.69 0.29 0.22 0.43 0.38
Sept. 0.:38 0.56i 0.24 0.63 0.79 0.91 0.34 0.55 0.40
Octub. 0.41 0.72 0.20 0.81 0).78 0.17 0.39 0.68 0.32
Nov. i0.44 0.80 0.32 0.93 0.86 0.06 0.41 0.64 0.24
Die. 0.40 0.88 0.35 1.00 0.91 0.12 0.45 0.64 0.24



Si se quiere saber lai subida o baljada del oar6mietro, o sea su
marea, de seis eai seis horas, la adjunta tablat dars al lector el pro-
mnedio de esas variacionles. Eu el siguiente capitulo tendrin su apli-
calci6ni prt'ctica para calcular las distancias al v6ttice del cicl6n.
Ouanldo las bajadas sobre todo superan a esas cantidades, y esos
descensos se acenitaia de uIn dia a otro, los observadores de las
Antillas deben estar muy alerta.










-- 64 --



Vadasciones baromtricas se>dhorarias para cada uno de los oneses


Subida Bajada Subida Bajada
AM AM PM PM PM AM
HRSDe 4 al0 De10 a 4 De 4al10 De10 a 4
Smm. mm. + mm. mm.


Enero.................. 1.88 2.07 1.41 1.08
Febrero.................- 1.75 2.09 1.40 1.08
M~a~rso.......... ......... 1.44 1.97 1.38 1.23
Abril ................... 1.25 1.82 1.83 1.07
Mayo................ ... 1.07 1.45 1.14 0.98
Junio..............,..... 1.08 1.29 1.10 0.94
Julio ................... 1.19 1.31.00 0.95
Agaosto..................I 1.22 1.40 1.08 1.06
Septienabre....... ......1 1.18 1.63 1.29 1.15
Octubre................ 1.33 1.76 1.39 1.04
Novienabre........ 1.56 1.85 1.29 1.01
Dicienabre....... 1.63 2.03 1.31.02








65 -



CA.PITULO VII

EL BARO)METRO Y SUS RELACIONES CON LA DISTANCIA AL VC)RTICE
DEL CICLON

81. Reglas prcticas para determiner la distancia.-82. P. Vifies y Krauss.,
33. Diversidad de eielones.-84. lInsuficiencia eni algunos easo.s.-35. Colise-
cuencias prcticas.

* 1. Reglas pr4ccticas para determinar la di.stancia. -Recomnenda-
mos especialmiente este capitulo a los Capitanes de los barcos..
El marino, aislado y sin otros datos meteorol6gicos que los pro-
pios, debe determinar la distancia aproximada del eidl6n. Por las
oboservaciones del viento, del 01eaje, de la direcei6ui de ias nubes,
etc6tera..., fija el punzto del horizonte hacia donlde se halla el ene-
migo. dQud rumbo lleva ese cician.9 iEstoyl lefos o cerica.9 Estas sern las
preguntas del capitin. Si estudia los calpitulos VIII y IX, no le sera,
tani dificil en miuchos casos deiterminlar lat trayeetoria mas probable
en aquella 6pocal del alio, calcular si hat recurvado o no, y fijar, por
consiguienlte, el rumibo probable del huracani.
Mlas, jc6mno sabra la distanlcia del barco al temUporal? El bar6-
metro, anotanldo frecuentemente sus variacionles, le ser sumamen-
te util, segAE vera, el lector enl los casos practices que vatmos a po-
nier; prescindimios ahora de otras observalciones, como sonl ia fuerza
del viento, la alterazci6n1 del mair, lal intenlsidad de las 11uvias, etc6-
tera..., que puedeni conlfirmar la.s nlormas deducidae de las variacio-
nes barom6etricas.
H'ay enl los balrcos, por 10 regular, bar6mnetros anleroides; rara
vedde mercurio o registradores; pero las inzdicaciones de los pri-
meros soni a veces inlexactas, porqlue nlo malrcanz la presi6>n verda-
dera. GSe quiere tender uni apacrato de confianzat? Nuestro consejo
seria que todos los aXos se comprobaran los aneroides con an bardmetro
de algun Observatorio; porque la elasticidad del metal sufre altera-
ciones, y con frecuencia ~no marea la altura verdadera, y si esta
comparaci6n se hiciera en algn Observatorio de Cuba, al emlpezar
la 6poca de los huracanles, serial mejor.








66 -

Para fijar la distanlcia del ciel6nl por medio de las variaciones
barom6tricas, vamos a suponer qrue el barco se balla en una de las
zonas siguientes: ZONA EXTERIOR LIMITED del cicldn, LEJANA, PRXIMA
o VORETICAL.
En el primer capitulo dijimos c6mo algunos autores conlsideran
diversas s;onas en el ciel6n, 11amandolas A, B, O y D; pero preferi-
mos usar la primera denominaci6n, porque 1as mismas palabras se
relieren a indicar las distancias. Al Capitan del barco le pedimos
para nuestro objeto: 1) El que tenga un buen bar6metro; 2) anote
1as observaciones con frecuencia; 8) sepa la altura aproximada de
las presiones en1 aquella latitud durante la 6poca cicl6nica; 4) co-
nozea, tambi6nl, las variaciones diurnas, tal como hemos expuesto
en el capitulo anterior, que 10 recomendamos de un modo especial,
porque es la base de todo 10 que vamos a decir.

ZONA EXTERIOR LIMITED.
IC6mo sabra, el marino, por medio de 1as observaciones del ba-
r6metro, qrue su barco se halla en la zonla limited?
Siempre suponemos atl Capitn por el Mar Caribe o las inmedia-
eiones de las Antillas; los fen6menos que observatra en es a ona,
serBn los sig;uientes: a) nulnca desaparecer$ la oscilaci6n diurna del
bar6metro; subirai 6ste a las horas de subida, aunqrue no tanto como
en dias normales; b) comparada la altura media de boy con la de
aver, ver el Capitn que Ias presiones tienden a bajar; la de hoy
sera inferior a la de aver, aproximatdamente enl un milimetro, o qui-
ass rmenos; c) la minima, de la tarde ser mas baja que la de la ma-
ana; d) el bar6metro estard un milimetro mis bajo que la media
del mes correspondiente, aunqrue en esto puede haber alguna ma-
yor variedad. Fifese, sobre todo, en la tendencia del bardmetro y/ en el
valor de las oscilaciones diucrnas. LA ZONA EXTERIOR O LIM~ITE tioeil
esas caracteristicas; elaro esta que la division de zonas es algo els-
tica; mas la experiencia enseila que ocurren en el bar6mretro pare-
cidas allteraciones a las indicada.s, cuandio todavia el eiel6n1 esta
muy lejos y a veces como estacjionario. LAS SUBIDAS DIURNAS NO
ALOANZAN de ordina;rio los valores indicad~os en el capitulo anterior
y las ba.jadas los superan. El radio del huracin no siemrpre es igual;
mas suponiendo que 11egue a tener unas 200 a 800 millas, la distani-









67 -

cia del barco al v6rtice en los limites seria esa cantidad. Varia bas-
tante de un ciol6ni a otro su dimetro, y no es facil dar una regla
segura.

ZONA LEJANA.
El bar6metro, al entrar el barco enl esta zona, present casi los
mnismos caracteres que en el caso anterior, pero mss pronunciados:
a) la oscilaci6n diurna no desaparece, es menor que la, normal, y, en
las horas de subida, 11ega al maximun antes de la hora ordina-
ria; b) la tendencia a bajar es mis clara que en el caso anterior, y
la altura media de un dia respect al anterior es inferior en un
milimetro o mis; c) la minima de la tatrde es cada ves mayor con
respect a la de la mailana.

ZONA PRXIM~A.
Si el baro' fuera acercndose directamente al eneuentro del
ciol6n; ya en esta eona, tanto el 01eaje comlo la fuerza del viento
y los chubascos, se dejarian sentir cada ves con mins fuerza. El
bar6metro presentarial poco mits o menos los siguientes caracte-
res: a)~ no desapareceria del todo el movimiento de ascenso a las
horas de la subida, pero su valor seria tanto menor cuanlto m8s
cerca estuviese del hurac8n; b) desde la hora del miximun hasta el
minimum iria bajando, aproximadamen.te, medio milimetro eada
hora o mas; este descenso iria aumentando, segn fuera el barco
acercandose al eicl6n; c) si en las horas de subida, en ves~ de subir,
baja., es sei1al de que el centro del eiel6ni y el barco se encontraran,
a nlo ser que ma.niobre acertadamiente el CalpitLn y huya del peli-
g;ro. En el caso de conitinua y rlipida bajal se acerca a la eona vor-
tical con bastante rapides.

ZONA VORTICAL.

a) Desaparece la oseilaci6n diurna; a las horas de subida sigue
bajando el bar6metro; b) eada hora baja un milimetro o mas, y
segn se acerea al v6rtice, este descenso aumenta hasta tres o cua-
tro milimetros por hora; c) en las inlmediacliones del v6rtice el des-
censo es rapidisimo.
Por los easos que vamos a citar, el lector podr hacerse cargo








68 -

de estas normias, que admiten eierta elasticidad. No se deben tomar
tan literalmente que en algunos cielones el bar6metro nio se separe
algo de ellas; nuestro intent es proporeionar al marino los miedios
mis a su alcance para evitar el caer en medio del peligro.
He aqui algunos ejemplos tomados de 1as observaciones hechas
en los Observatorios de Bel6n y Cienifuegos. La altura barom6trica
se refiere a la Habana. Los dos primeros refibrense a la zona pr6-
xima y vortical, y el tereero, a ciel6n algo lejano.
Ejemplo 1.0 Oicldn de octabre de 1906.-Pas6 muy cerea de la
Habana, por el E., en la noche del 17 de octubre. He aqui la mar-
cha del bar6metro en las horas de maxima y minima en los dias
16 y 17.

DiA 16 DA 17
4 a. m. 10 a. m. 4 p. m. 10 p. 4 a. m. 10 a. m. 4 p. m. 10 p. m.
755.7 756.8 754.8 755.2 754.2 753.8 749.7 738.9


Unas veintiocho horas antes de pasar el v6rtice, la oscilaci6n a
la hora de la subida en la tarde del dia 16 no 11eg6 a medio mil-
metro; y en la mailana del 17, a la hora de la milnima, estaba el
bar6metro mis alto que a las dies~ a. m., hora de la maxima; seilal'
de estar enl la zona pr6xima.
Ejemplo 2.0 Cicdan de se~ptiembre de 1894.-Pas6 por la misma
Habana el dia 24 por la tarde.

DiA 22 DiA 28 DIA 24
10 a.m. 10 p.m. 4 a. m. 10 a. m. 4 p. m. 10 p. m. 4 am. 10a. m. 4 p. m.
760.7 759.7 758.0 759.1 756.8 755.5 751.1 748.2 743.1


Como se ve por estos datos, el 28 por la mailana la oscilaci6n
diurna fu6 de mias de un milimetro; pero a la tarde desapareci6, y
como en el ejemplo anterior, a la hora de maxima de la noche, el
bar6metro estaba mis bajo que a las cuatro p. mn.
Ejemplo-8.0 Como cicl6n bastante lejano de la Habana, pode-
mos considerar el del 21 de octubre de 1895. Su centro pas6 por
CUienfuegos, ese dia, por la tarde.









69 -

DIA 19 DA 20

4 a. m. 10 a. m. 4 p.m., 10 p. m. 4 a. m. 10 a. m. 4 p. m. 10 p. m.
757.8 759.0 756.3 757.7 755.3 755.3 753.6 754.3

DIA 21

4 a. m. 10 a. m. 4 p. m.
751.5 751.8 750.0


N6tese la oscilatci6n fuerte que: hizo el bar6metro el dia 19 entire
la mAiximna de la mafiana y la minima de la tarde. El dia 20 no
desapareci6 por complete la marea diurna, si bien era muy d6bil,
lo mismno que al dia sig;uiente.
82. P. VirtesI y Krause.-No dejarsn de interesar al lector los
datos tomlados de la obra Apuntes, etc., del P. Vines, acerca cle 1as
relaciones entire la altura del bar6metro, la distancia al v6rtice y
la pendienite barom6trica. A continuaci6n ponemos la tabla referen-
te al hurac$n de octubre de 1876. En los huracanes de agosto y
septiembre, estos datos no siempre serian aplicables, o a lo ms,
como aproximados.

Distancia a1 v6rtice Altura barometrica Pendiente baro-
en millas correspondiente mtrica
300 755.2 1.9
340 758.3 2.0
180 751.8 1.8
Habana 120 749.5 5.0
90 747.0 9.8
60 742.1 17.8
30 733.2 10.6
0> 727.9
120 751.1 11.8
90 745.2 12.2
Cayo Hueso 60 739,1 14.2
30 732.0 4.6
0 729.7


El Profesor K(rauss, en su obrita Maritime Metdorologie, pg. 143,
dice 10 siguiente sobre este punto:
to y sus camzbios de direeci6n mis o menos r8pidos, y sobre todo,








'71 -

escrito sobre las relaciones entire el viento y la pendiente barom-
trica para fijar la distancia a que se halla el centro, todaviat nos
eneontramuos en que esas relaciones no nos pueden dar toda la se-
guridad que seria de desear. Hay bajas notables del bar6metro sin
vientos destructores, y, por el contrario, temporales que todo lo
arrasan con una baja moderada. Veamos algunos casos.
Dice el P. A1gu6 del tif6n? que se sinti6 a 27 de julio de 1896,
que, a pesar de haber seilalado el balr6mietro 716.80 mmii., no fue
mnuy destructor; en cambio, en el del 10 de nioviembre de 1890,
cuando baj6 a 748.84 mmin.? es decir, 28,54 mm. menos que enl el an-
terior, los vienitos fueron sulmamlente violentos. Por estos easos y
otros pareeidos, vese que la intenlsidad nlo depenlde del valor abso-
luto a qrue baja el bar6mretro, sino mais bienl de la mayor o mienlor
rapidez de esa baja, a lo largSo de los radios del huracin. Para
calcular, pues, la distancia valiendose de la pendienite, facilmente
se puede incurrir en errors. Por 10 mismno creemos que la baja
baromdtrica de hora en hora es medio mas seguro, sobre todo relacio-
nandola conz otras observaciones que la altura absolute conlsideradat
aisladalmente.
GDe qrue provienle esa incertidumbre? A varias causes podemos
atribuirla. No conocemios la format exacta y la intenlsidad del eicl6nl
enz muchas ocasionies, porque nlo hay datos suficienites en los temi-
porales que cruiani aL mucha distanceia por el mar.
Ademiis, estas temnpestades camibian a veces de extension; al
principio abalrcanl 100 a 200 miillas; pero luego su Area, vienle a ser
miuy dilatada; de mnodo que, lejos del cenatro, las penidienltes baro-
m6tricas sonl a veces muy suaves.
Es de conlsiderar tambi6n la velocidad de traslaci6n, que no es
lai miisma enl todos los huracanles, pues algunlos demoran various dias
sini tener apenas mnovimienito, mnientras que otros crusan los mares
con granz velocidad. Asi que, siendo de formas tan varia~das y de
proporciones tani desiguales, nio pudiendo limzitar bien las sonas,
dificil es establecer leyes fijas. La altura abrsoluta del bar6metro nlo
basta para determinar la distancia; es much mejor estudiar las va-
riaciones horarias.
Asi, por ejemplo, en el ciol6n de septiembre de 1875 tenemos
que, hallAlndose el v6rtice a una distancia de 180 millas niluticas,








72 -

la altura del bar6metro enl la Eabana era de 755.10 mm., mientras
qrue a esat miisma, distancia en Puerto del Portillo seilalaba 748.50
mnilimetros. Ese mismo eicl6n1, at distaneia de 60 millas, daba la
alturat de 750,90 mm. enl lat Habana, y en et Puerto, 745,90 mim.
Tomemos otro easo en que estas dif'erencias son mucho menores.
Asi, enl el huracanl de octubre de 1876, que pas6 por la Habana y
KIey West, at hallarse aL 120 mlillas de la capital, el bar6metro mYar-
caba, 749,50 mm., y enl Key West 751,10 mim. Al 11egar a una dis-
tanlcia de 80 maillas, los bar6metros de esos dos puntos no 11egabanl
a tener la. diferenciat de uni milimetro y la minima absoluta, at pa-
sar el v6rtice, fue de 727,90, y en, Key West de 729,70.
85. Consecuencias prdcticas.-GQub consecuencias se deben de-
ducir de 10 que :levatnos dicho?
1.a Que lat altura absolute del bar6metro nos dar a conocer la
existencia de u*n cicl6n; pero con datos aislados, sin poder estable-
cer comparaciones con otras observaciones, la determinaci6n de la
distancia tiene que ser algo general y vaga. El estudio de. las va-
riaciones horarias es much mas segaro.
2.a Es mnuy important, una ves que no se duda de la existen-
cia del cicl6ni, leer el bar6metro de dos en dos horas, o de hora en
hora, ~y comparar unlas alturas con. otras para determinlar la dis-
tanicia del centro.
3.a Si el descenso es lento, y las mareas ordinariats de la su-
bida por la mailana, a~ eso de las dies, o tambi6n de la noche se
alter-an poco, el marino puede considerarse en la ZONA LiMITE O
LEJANA del ciol6n.
4." Si eni las lectures horarias o bihorarias advierte el capitan
descenso rpido de dos o tres milimetros, es seIial de que va en-
trando enz la zona prdxima; si el descenso fuera todavia mayor enz
esos intervalos, seria evidence serial de qrue se va aproximanldo rai-
pidamiente al mismUo v6rtice del oicl6n.








78 -



CAPITULO VIII

MOVIMIENTOS DEL MAR EN LOS CICLONES.-SU IMPORTANICIA
EN LA PREVISIN

86. El oleaje y la ola del huracn.-37. El oleaje a grandes distaneias.-38. Con-
firmacion de lo mismo en los tifones.-89. Direeci6n del oleaje.-40 Fuerza
de las olas en algunos huracanes.

36. El oleafe y la ola del hu~racn.-El P. Vies, conocedor,
comio pocos, de los fen6menos observados en los cielones, habla de
la ola que acompaila a 6stos enl su movimiento de traslaci6n, de 1as
causes que le dan origen, de los desastrosos efectos sufridos al
chocar en las costas; pero dice poco acerca de su valor como sen~al
precursora para predecir la existencia y la direcei6n del huracn.
Nunca habiamos dado gran importancia al ese fen6meno desde este
punto de vista, hasta que en los ciclones de 1908 y 1909, el ruido
de las olas percibido elaramente en varies madrugadas desde el
Observatorio de Oienfueg~os, nos 11am6 Ja atenci6ni de un miodo ex-
tralordinario. Desde enltonces nos convencimos cujn importantes
eran eeas observacionles. Es una serial preciosa.
Sabiamos por los cablegramas la existencia de una perturba-
ci6n atmosf6rica may lejanat, el bar6metro apenas acusaba nove-
dad, por estar miuy lejos; mias las aguas del Mar Caribe, a unat dis-
tancia de cuaitrocientats mnillas del ciol6nl, empezaban a agitarse,
seilalanrdo con sus movimienltos algo abnormal. Un1 capitain reci6n
11egado atl puerto nlos asegur6 ser exacta la alteraci6n de las aguas.
Si se nos preguntea cuMl podria ser su valor como seal de pr"evi-
si6n, nio dudamos en7 afirmar que, para, un marino, el oleaje puede
tenier extraordinaria importancia. Debe, ante todo, distinguir, como
lo hace el P. Algu6, la OLA DEL HURACAN, DEL OLEAJE; 6ste se pro-
paga a grandes distancias y puede ser en muchas ocasiones exce-
lente senal precursora.
D6bese la ola del huracan a la acumulaci6n de las aguas que
acompailan al mismo v6rtice; mas el 01eaje irradia del centro, sie
extiende por el Oc6ano en todas direociones, va precediendo a








74 -

aqu811a. Entre los autores antiguos eneontramos referencias a la
ag'itaci6nl del maicr; pero sin distinguir la ola del oleafe; asi describe
el senior Villatvicenicio, hablando de los tifonles de Filipinas, que 6stos acomnpaila una elevaci6n considerable en las aguas del mnar,
qrue se 11ama ola del huracin y que debe ser producida por la mnis-
ma causa que original tan grand? descenso enl los bar6metros. Para
los marines, lo prctico es conocer el oleaje como serial de temipo-
ral, y por 10 mismo deben saber: 1) a que distaneiat se observan sus
primeros inldicios; 2) cual. es su direceii6n.
37. El oleafe a grandes distancias.-Es de notazr que enl el Mar
Caribe la influencia no es lat mismla cuando el eiel6n cruzat por
el N. de la Isla de Cuba. Entonces interp6nlese una extensa g ona
de tierra, 10 cual dificulta, niatulralmente, la agitaci6n de las ag~uas,
auinqu;e siemzpre sea algo mayor quie la ordinaria. En cambio, at
cruzar el huratcn por el Mar Catribe, se ha oido en varials oeasio-
nes con much claridad el rugido del mar enl las primeras horas de
la madrugada, cuando el cicl6nr demoraba eni las inmediaciones de
Jamaica o ms lejos. At pasar por el S. de Oienfuegos a unas 160
millas, el oleaje era much ms violent; cuando~ el eiel6ni de 1'7 de
septiembre de: 1909 asiolabat la provincia de Pinar del Rio, an barco
que intent salir del puerto de Cienfuegos, tuvo que volver atras
por la fuerte marejada.
En todo huracAn bien organizado que pase por el S. de la Isla,,
locs primeros indicios se notaran en las aguas del Miar Caribe, a
unas 250 o 800 mrillas; si pasa por el N., la influencia de la tierra y
la configuraci6n de las regions inmediatas seran un obstAculo;
pero todavia se dejar sentir mis o menos el choque de las aguas
en las costas del Sur. En alta mar la influencia se notary a 850 0
400 millas.
Mr. Cline, en un interesante studio sobre el 01eaje, conifirmna
estas mismras ideas (1). Refibrese al ciol6n del 11-14 de septiembre
de 1919, cuyas primeras seilales en Burrwood, G-alveston y Corpus
Christi se notaron en las aguas del mar, cuya subida y direcei6n1
anunlciaba la mareha del enemigo. El bar6metro estaba estacioina-
rio o bajaba muxy poco. Si en las costas se observa la rapidez de la

(1) M. Weather Review March, 1920.








75 -

subida del 01eaje anotando los pies o metros qlue sube; si ocurren
cambios, es decir, si la altura mayor del 01eaje se va deaviando a
la derecha o la izquierda, aconsejariamos a los observadores que
telegrafiaran estos da'tos a los Observatorios centrales.
En los puertos del Golfo de M6jico, Cuba y las Antillas es un
dato excelente el anota.r la direeci6n en qlue viene el olea;je. Mr. Cli-
ne da mlucha importancia a semiejantes observaciones, y estamos
completamenlte de acuerdo con 61.
88. Confir1macidn de 10 mis~mo en los tifones.-Este fen6mneno, que
tamzbien tiene lugar en los tifonles de Filipinas y Matr de Chinia, ha
recibido especial atenci6n y studio de los mieteor610gos Padres
A1gue y.Froe, Directores, respectivamnente, de los Observatorios
de Manila y Zi-Ka.-wei
Tanto enl el folleto The 11tyls Typhoon, como enl el ms receiente
2he thyp~hoon of july 28 1915, enlcontramos importanites datos sobre
la distancia a que se observe el olea.je en los dos tifonles. El capi-
t8n W. G. Legg'e del barco Yue-shucn, navegando cerca del Caznal de
Formosa, a una distanlcia de 400 maillas del v6rtice, observ6 el
oleaje coln mucha distinci6n en el tif6n de 28 de julio. Otros capita-
nes hacen hinlcapie eni esa observacion; qui6nes mis cerca, quieInes
m8s lejos, todos estin coniformnes enl seilalar el miovimiento de Ias
agua~s del miar como unlo de los primeros inidicios del tif6n. Por los
datos de seis observadores de los faros infirese que el 01eaje se
emipez6 a sentir a 285, 290 y hasta, 420 millas nauticas.
cResumiendo-escribe el P. Froe-, tenemos que, durante la
tormenta, considerada como el t;ipo promedio de los tifones, segi'
los datos azducidos, el oleaje originado enl el v6rtice se hlizo senltir
a una distanlcia de 285 a 420 mnillas (528 a 778 km.). Recordara, el
lector que` las distanoians mnayores se debeni a las observaciones
mejores, qlue lals mlis bajas fueroni hechas enl circunista.neias menos
ventajosas. En1 ves, de tomnar la media se puede decir~ ein mimeros
redondos que las 01as era.n perceptibles a 450 millas (880 a 885 ki-
16metros). T6ngase present que el pron6stico por el 01eaje prece-
dia en todas parties a las indicaciones del bar6mnetro, en muchos
casos, con bastantes horas de anlticipaci6n. No dejaremos, pues, de
recomendar una yez mis a los capitanes aislados enl el mar obser-
vaci6n tan important.








76 -

La subida y bajada de esa~s enorme's ma~sas de agua ejercen
una gran influencia en el Oc6ano, perturbado hasta una profundi-
dad granide; ese movimiento pendular, semejante al de una maz~a
movida por vapor, debe irradiar en todo el rededor del centro
granides onldas que pueden seilalar su mareha, si los islotes o eayos
no la desvian o deshacen. Semejante ola profunda y larga es ente-
ramente diferente de esas 01as superficiales que se deshacen a so-
ta'vento del viento y que se han observado a una distancia de 500
miillas o mins. En el tif6n de 28 de julio no fu6 tan grande, proba-
blemente, porque se interponia la cadena de islas de Loochoos y
Meiaco-Simaa, interpuesta entire el centro y nulestras costas.
89. Direceidn del oleafe.-La direcei6n que trae el oleaje debe
11amar la atenci6n del marinio. Casi todos estan conformes en
asegurar que viene del v6rtice, formando con la direeci6n del
viento un Augulo, aproximadamente, de 900. Entre los numerosos
easos que el Padre Froc cita en los folletos arriba indicados, n6ta-
se que estate ley se cumple bastante bien, aunque, a veces, no llegue
a former una abertura tan grande con la direcei6n del viento.
un accidente local, sino un hecho general y constant que atafle a
la constitution misma del cial6n.
>A lo largo de la costa de China, deade Foochow hasta Shangai,
en el Mar Amarillo y del Jap6n, no mrenos que en el S. de la, Corea
y frente a las islas de Goto, se observa el oleaje marcado desde el
centro a la distancia, por lo menos, de 500 millas, en todo el semi-
circulo de la parte anterior de la trayectoria.
LSe reproduce igual fen6meno en el semicirculo posterior del
huracln? Falta.n observaciones para asegurarlo; pero noJ cabe
duda alguna de que el fen6mneno tendra, lugar en toda la circunfe-
rencia del ciel6n.>
En la prActica, uno de los primeros indicios de temporal es el
01eaje que, como escribia el P. Vin.es, naria rapidez, y a grandes distancias, tanto, qyue la agitada mar de
fondo, sin causa atparente, y eni la costa, la fuerte mar de leva y
la creeidai del mar, que sobrevienlen despus, indi'can con much
anticipaci6n y a granldes distancias la existencia yi aproximaci6n
del huracan>>.








77 -

Asi, que nunea se recomendar 10 bastante al marino la atents
observaci6n del oleaje y su direcei6n, especialmente en la 6poca: y
regions expuestas a ciciones, teniendo cuidado de anotarla entire
los datos ordinarios. Olaro esta, que no debe mUirarse cualquier
agitaci6n del mar como seal de perturbaci6n lejana; pero si el
01eaje coincide con otros indicios, stos se corroboraran entire si y
darn soluci6n m8s complete a los dos problems del navega.nte, a
saber: ddnde est el peligro y/ cudl es su im~ortancia.
40. Fuerza de las olas en.algunos huracanes.-Hemos distiniguido
al principio la ola del huraccdu del oleafe, y conviene adlarar esta
idea, como lo hace el P. Vines: Las aguas acumnuladas bajo la in-
fluencia de estas dos causes forman la denominada ola del hurat-
cBin, ola piramidal o disforme, ouya cresta o v6rtice corresponde,
aproximadamente, al v6rtice del ciol6n. Esta inmensa ola acompa
fla siempre al meteoro en su movimiento de tras1aci6ni, y al ser
lanzadia contra la costa, hace su;bir las aguas a una altura extra-
ordinaria y algunas veces asomibrosa, causando terrible ~inunda-
eiones y sembrando por doqruier el espanto y la desolaci6n.>
En el edlebre ciel6n del Valbanera hizose notar de un modo es-
pecial esa ola en la ciudad de la Habana, rompiendo los muros del
Malec6n y arrastrando monolitos de concrete de various metros ed-
bicos de volumeni. Pueden verse los efectos producidos entonces enl
la nota publicada por el P. Gutierres Lanzaz. dCuM, es la ca;usa de,
esas profundas agitacionles del mnar? En primer lugar, d6bese tener
enl cuenlta la baja de las presiones, 10 cual hace que suban lats
aguas comno atspiradas por el vacio producido. Sin embargo, n'o es
6sta la Unica causa, pues la fuera de los vientos, empujanido las
aguals, ha de tender unia influenicia extraordinaria. Bien claramente
se observ6 el ellecto de las corrientes en ese mismro cicl6n1 del Val-
baneran; pues alquel vienito fuerte y constanlte, en direcei6n NW.,
fu6 una de las causas prinlcipales del 01eaje en la costa N. de
Cuba.
El huracan experimentado el 17 al 18 de agosto de 1879 por el
vapor Ciudad de Santander1, al volver de la Habana a Espaila, not6
las primeras seilates en el oleaje, a unas 400 millas de distancia.
He aqui c6mo lo describi6 el teniente de navio de primera clase
selfor La Rigadaz, en el peri6dico Diario de Oddiz. Las lectures del









78 -

bar6metro nos parecenl altas y, probablemenlte, el anieroide necesi-
taba alguna correcei6n.
de la tarde, con buen caria y sin la mas leve apariencia de mal
tiempo; a las veiniticuatro horas estabamos tanto avant;e con Jripi-
ter, punto eni que se considera desembocado el canal de Bahama.
Al anochecer del mnismo dia, o sea del 16 at 17, navegamos con
malr Hlana, viento bonancible del NE., cielo y horizontes acelaja-
dos, abundando los CIRRUs m'TMULUS, y el bar6metro a la altura
de 769,61 mm. Poco despues de anochecidO EM\PEZ6 A RECALAR MAR
SORDA DEL SE que, a media noche, era ya tormentosa, y FRESCO
EL VIENTO DEL NE.
Bar6metro, 7.67,07. Term6Smetro, 27,2 C. Amal~neci6 de mal cariz,
vienlto fresco, racheado de NE., MAR PICADA DE EL, Y GORDA.
DEL SE., horizontes frescos y el cielo oubierto de celajeria parda.
Bar6metro, 764 mmi. 58. Term6metro, 28,9. Durante la mailana
refresc6.el viento del NE. AUMENT LA MAR DEL SE., y Se hizo
muy sospeehoso el cariz. A medio dia del 17 estaba todo cerrado,
gara fina y violent, celajeria parda, baja, compactaz, y corriendo
velozmente en direcei6n al Oeste, viento frescach6n rachea.do
del NE. con tenldencia~ a rolar al E., MAR MUY GRUESA DEL SE. Y
MAREJADA DEL VIENTO, iGalor 80f00RDte y el ASPECT DEL CIELO Y
DE LA MAR, SINIESTRO E INEXPLICABLE. Bar6metro, '759; milime-
tros, 45. Termrilretro, 80,0 C.
Siguid arreciando el vienito; muy duro, a las cuatro de la tarde,
del NE i/, E., con MAR GRUEsA DE L Y MUY TORMENTOSA Y ARBO-
LADA DEL SE.: el bar6metro, que bajaba invariablemente, mareaba
at dicha hora 746 mm., 75, y 81,1 0.; el term6metro, dejndose
sentir el intenso calor; la celajeria, espesa, muy baja y amenazas-
dora; la garlia, gorda, y el horizonte, limitadisimo, a causa de la
cerraz6n. De cuatro a cinco, arreci6 aun ms, viento que 11eg6 a
soplar con furia inconzcebible; los espesos celajes tocaban a los
masteleros, la MAR REGALABA FURIOSA Y ARBOLADA DE DISTINTqS
DIREOCIONES, la cerraz6n era comipleta, con fortisima gartia; el ba.-
r6metro descendi6 durante esta hora, desde 746,75 hasta 728,89,
alltura que marcaba a las cinco, y el term6metro se elev6 a 82,2 0.
No podfa dudarse que el v6rtice del huracn se hallaba muy cerca,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs