• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Frontispiece
 Unas palabras de sinceridad
 Dedication
 Al publico
 Al lector
 Al mayor general Emilio Nuñez
 Prologo
 De la manigua a la carcel
 Mi prision en el pueblo de...
 De Alquizar al morro
 En el morro
 Mi consejo de guerra
 A traves del oceano
 Desembarco en Santander
 En la carcel de Cadiz
 De Cadiz a Algeciras
 Llegada a Ceuta y ascension a la...
 Descripcion general de Ceuta
 Ceuta, penitenciaria y plaza...
 Los primeros meses de cautiver...
 Los trabajos forzosos
 A vida de los prisioneros cubanos...
 Auxilios recibidos de nuestros...
 Los castigos
 El alimentos de los forzados
 Juego y aguardiente
 Fugas
 Ausencia de todo principio...
 Enfermedades
 Estafadores celebres monederos...
 Conato de libertad
 Horrible situacion
 Aumento de trabajo y disminucion...
 En la cumbre del peligro....
 La libertad
 Relacion de los prisioneros de...
 Relacion de los que fallecieron...
 Relacion nominal de los reportados...
 Deportados por causas politicas...
 Back Matter
 Back Cover






Title: Prisioneros y deportados cubanos
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00100951/00001
 Material Information
Title: Prisioneros y deportados cubanos 1895-1898, en la guerra de independencia
Physical Description: 515 p., 2 l. : incl. illus. (ports.) ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Concepción y Hernández, Pablo de la
Publisher: Imprenta P. Fernández y ca.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1932
 Subjects
Subject: History -- Prisoners and prisons -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
Statement of Responsibility: por Pablo de la Concepción.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00100951
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 28187687

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Unas palabras de sinceridad
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Al publico
        Page 9
        Page 10
    Al lector
        Page 11
        Page 12
    Al mayor general Emilio Nuñez
        Page 13
        Page 14
    Prologo
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    De la manigua a la carcel
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Mi prision en el pueblo de Alquizar
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    De Alquizar al morro
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    En el morro
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Mi consejo de guerra
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    A traves del oceano
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Desembarco en Santander
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    En la carcel de Cadiz
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    De Cadiz a Algeciras
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Llegada a Ceuta y ascension a la montaña del acho
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Descripcion general de Ceuta
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Ceuta, penitenciaria y plaza fuerte
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Los primeros meses de cautiverio
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Los trabajos forzosos
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    A vida de los prisioneros cubanos en Ceuta
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    Auxilios recibidos de nuestros paisanos
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Los castigos
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
    El alimentos de los forzados
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Juego y aguardiente
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
    Fugas
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
    Ausencia de todo principio religioso
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Enfermedades
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    Estafadores celebres monederos falsos rodos en las galeras
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
    Conato de libertad
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
    Horrible situacion
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
    Aumento de trabajo y disminucion de rancho
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
    En la cumbre del peligro. La conjura
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    La libertad
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
    Relacion de los prisioneros de guerra que España confino en Ceuta hasta el 28 de octubre de 1898, en que fueron puestos en libertad a peticion de los comisionados norte-americanos de la paz
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
    Relacion de los que fallecieron en el hospital de Ceuta
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
    Relacion nominal de los reportados a chafarinas
        Page 507
        Page 508
    Deportados por causas politicas y enviados al castillo del acho en Ceuta 1895 a 1898
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
    Back Matter
        Page 513
        Page 514
    Back Cover
        Page 515
        Page 516
Full Text











ism) OUIDANol'
I~~s UIERRA DE INDEPENDENCE






PABLO. DE LA CONCEPCION








iI : 1932:











































DR. JOEATNOGOZLZLNZ
Deend enLa tiana, pe hbe peso u aln

energfas al : sr icio d-~~: Jae la ~Resluene t e imred
1896 fu®strao s domcilo pe lasautridaes spanlas
ocupndoe dcumnto coproeteore.i
Estuo inomuncad en a Jeatur dela Plici Seceta
hasta~ ~ ~ ~~~~~~~~~j el2 edcoms nqef&dprtd aalsp

siones ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~~:. deArcIead acdcld atn n5d

Octiare de mism ario
En ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~; 7 oNse besl6pr adi eai u lvd
a ~ ~ ~ I MAlga.M& tadefuJcoducdoa Cafrna deu6
a et o d lg l1 eDiim r e19,d nepr
mane iG at l2 eOtbed 19 nqel cdeo
elinutocano lGeealBano lg6aCua
En C ta s disingu6 po susgestonesenca inaa



a lorarque os risoeo uao ue rtdscm
talsper sem re btto la is a rspesa: :rmo
rebeldes a la Madre Patria pereo ens ofudaco o
presidiario esailsd cuec ms





















UNAS PALABRAS DE SINCERIDAD

El -bien que Pueda derivarse para
la Historia de Cuba de lan publicdacin
de este libro, se deber d a l incal'culoble
bondadd del Gobernador de Las Villas,
doctor Juadn Anztonio Vizquez Bello,
meritisimo defenzsor de las letras y de
la culture de su Provinzcia;

EL AUTOR.























DEDICATORIA

A la Sagrada Memori'a Ee los que
murieron en los campos dke batallra y
en las prisiones, o fueron fu~silados,
dando sus vidass por la Libertad.

EL AUTOR.


















AL P.UBLICO

Estans :narracones histricas- futeron is~critaS enZ el
layso -de tiempo que medid entire la' termzitzacianl de la
GC;i-F;ra de Inzdepeizd~encia y el aio de 1908, permanel
ciendo initdis. AIa~l\~, abora, for razones c/ine < nadid'


SuL asItor tlenici el proposito d~ enr2:egarl e~l maPnzl
crito ien el .Archivo -Nacionld para que sirv;iera sini-
carneit, li Ar~lra7 Hi'storia de Cuba enr Su dia, pero
muchowi~'7\ (Coinpadelros.ii de inlf-jllrio. y distZInguidos
mitinbroj de~l 1/;ri.to Liberta~dor, enztre ellos el Coro-
nze/ y (lterato Fran;cisco Sd pez Lei2a,- asZ -comzo- el
(--brillante escritor ye desapare~cido Manluel G ac~in
Gard f.rl azetor dlel prdlogo, le hanl betho variar de
opz7ini, aconseidndole su friblicar!(ida, enz los actuailed
'.- 'Inonestos, a pesar de la grair; crisZs ecozndmica quLe
.c'orfrblre,`l pzi;blico al sdrir el li:bro a la cirewqlacian,;
.en la segakridad"d-e 'que, la evoca.cion. d los cruenrtos
s w.rifi'os qute costG la Libertedi, ha de serviir inrdudan-
..ble;nente-~, parai; despertar en los corazo7;es6 de los hom-
bre d.~tyS Le la;n Slonei; aid actuatl, el -fuego' satgrdie. del
alfrirotino,llJ comno oti plreiosd-legado de los que- dieron7
SuAs v/ida for Ila Patrii, qu6e- ~elos hoy -disfrutae;

~EL AUTOR.


(Abr~il, 1932.}












AL:: LECTO

El~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~~. heddr beo eet ir n sor
dar i cooe lPel [b: o fr :.:-r p
ri:milsprlspiinrsd uraydbr







Muy lelsdeY nujestro'd inianE;o esi la idatlo de de
p 7/at:r odiot enr ~e los cuaio yii los que cornAr 't" rair~



y( odiaron- su .dlbertd fpor cuya razon, suplicamsos al
qu'~e. nos hJonre leyendo- estFe libro;, qu, j2t7,zgue los tris,
t.es sIesos cjue en I se relatani, comlo la coansecutenc~ia
I:url ! de la tempestad de pasiones- que lan gurerr des-
aid sobre la Tlsla, tenienrdo plesent~e qzie la mis~ herv-
'.-.mosa insignia quze Cuba puede pener en sus pendones, .
es la del sublizme -perdnol conr que~ ha vtratdo a sus
.ene!d~isigor despuds de~ ~termzinada la guerra.

::I~-.:-No nos anilzn a el deseo de of adEr av nadie, y` es
;I;. nuesiro firme piropa!/oI inzanltefer enz perfect olvido
:,i :la sofensais recibidas, cultivnvido ~fe;:i-oro.;J;wnicir los
Achiiuudfo lazos de frdirinidedX;l y amor qu2e boyg nos
u nrrr at la 'nacian~ de- nuestro orig a;l.


EL AutoR.


T (Enero, 1908~ii.)















AL M~AYrOR ~GENERAL EMILIOl NUREZ

A vos, palatdin inpsigne de las luchas por la liber`tad
de Ctbd; manztenedor ferviente de los sagorados lazos
que: unzen a. todos los qu~e getarCdan en sus corazones
ardiente veneracian por las cosas de la Pabtria, y ren
quien t~-odos los soldados de la libertad hemos ~visto
siempre nzuestro vnds anutorizado- defenrsor, acudo. re--
petuosamnente, solicitando dle vuestros r:obleIs senrti-
mzientos, vuestra~ vcdiosisimna proteccianz para Eeste libro,
que si bien estd desprovisto de arte literatrio, enztraia~
el laucdable propsito de que nzo quedenr doesconzocidos
los horribles sufrimnienztos que soportaron los que el
Destino arraned de las filats de la RevolucianI, para
:\sepzdcitrlos en laIs ?iegrcis prisiones de A4frica.

(Eviero,: 190 8.) E rrx


NoT..-La anterior inrvocdoidn fue' escrita en 1906 czani-
do am no h-,labia sucedido la, nunrca.bie~n. Ilorada desapari-
cids. del cauldillo que hizo posible el tsiriunfo de la Revolu-
cidsz cont sL ~inizgualable pericia al freste del Departamentdo
de Excpedicionzes, donde se carg6 de laureles, escaalando a la
categorian de Mayor Genzeral yJ mereciendo el aprecio do su
Patria.l
Y aunzque yja se fu de la tierra el Ge~ner-al, para former
en. la legidsl dEe los delsaparecid~os que s~iguesn amnando a
Guba con2 la somzbra de sus glorias, el auttor conzfla en. que
sol Bagra.da Memloria dard proteccidnl y ampar'o a este pobre
lizbro fan nzecesitado~ de patridfica y/ belz-ola acogidZa.

(Mt~ayo, 193.)










`te








: .-.PROLOGO.









El liZbro es una tribune: en _qze se exh~ibi; -nodlr\ta-
mnente cl pfrldolis;&ro,' y se da unt-aelocudyite- leceidn
ca los cuzbanlos de bioy de' lo- que ~fueron los heroics
lIberstadoyes, tanto los- qu~e ofrendabanz I Zlaida en la
MAn;iigna, H~eroica, como- los que en las fodllciones' '
a'.culiZZtEdabnla' castsa redentora y sos.~teniahr lat fe enz i`1
tlriunlfo de la Revolucidnz.
La lecture del libro recuerda .ese lbello y .emPocio-
nante 'poema que se Ilamna "Mis PRISIONrES), CSCrtRO
fpor el~ insignze literato. italiano Silvio Pellico.
Para qte el recuerdo sea mi~zs justificado, nIo flai-
recen en l, ComIo Ya difimzos, el odio Azi el rencor:
EEl. m~ismPo c-. f~iritu cristiano que Pal fita en MIS -PRI-
SSIGNEs"), palpita en la hermosa odisea del senior de la
Concepcian, del cuanl puedle dec~irse lo qzie describe el
trainc!n.f;r del -libro italianYo en el prefcio; "'Un
homzbre s pollllrrlld for espacio de diez a los debajo de
l os POlVOS DE VENECIA ')7 &t lOS Calabozos de Espiel-
belga, he referido sus dilatados suLfirihien-tos y malrti-
rioas, sin desplegar sus labios para quze!larse de unlos
fueces que le banz arrebalado tantos ailos de una avida
llenad ya de renaomibre. Todos los diads se esid viendo
que~l unreo vuelto a -respiradr el aire ya d isfrntelr: de
libertad, sacude el polvo de sus pies contra~ las pare-
des de lat circel, y al pisar el suelo -de su aLtria .despide
u~n grito de venlganza y mazldician: aquti, for el con-
trario, se we a iinr preso que han sabido emlplear el in-
,rfortunio en la educacian religiosa de- su corazn, por
maznera que izo. ha encontrado en los dias de su. re-
clutsin sino palabras de consuelo para sus semejacnltes,
y pztesto en lizbe;vtad, ~ruegos for su~s carceleros."



La. reminiscencia filosfica es plrocedZente, perti-
Sn.ente, porqute nin~Iguna de la Pdginas. del lib~ro del
patrfiiolar seffor de lad Concepcan, destila la hiel del









rencer a .pesar de los r,jdozenesl, sufri'dos, .ora al ser
he;cho itrisijnerorr, ora al ser: inii.rlad! -en. los inmnun-
dos calabozos de la fortalezade~~l Miorro.l
Hidalgula y nobleza de senztimientos respira el
libro en qu~e se conzdensanz hechSos que sonz timbres do B
aIlto Iiifino. de d e, 2 r,;idei patidtyica; sin apelar a
estucdiados retoques literarPios que~ pudieranz obscurecer
la realidad.
Libro -militar, estd inzspzrado en la frranqIueza de
soldado que desdefia los af~eites, las galanuzras del estilo,
Cosas que enrcajanz enl la obra .perfilada del literato y
no en el diario del camnpamento o en lan celda del- pri-
sionero, cuyo espizritu _fe;lll: f id latristeza del obscuro
y mzal aireado calabozo, en el qjue al penzetrar el cauti-
vo p~ierde la voluLntad y ha de someterse a la dura ~e
inzhumanra discipline -carcelar/ia.


1llibro emipieza con utna sentida y patri-ati dedi-
catoria a los caidos en nla homd?rica Eontienda; invo-
cacidn mI~leritisiman a los ann~imos heroes cuyos nzom-
' bres j> accionzes son patrimzonio del olvido; comezo
tiambidnl andlilrzim, eternamenzte desconMoc'idal la1ne -Ic
en que duerm7en? para siemplzre sinz quce los.arrutlle el
aroma11, de la oracidn, ni que sobre ellas -caigan otras
Sflores, qite las qzile pu~eda hjurtar el vienlto de la nzoche,
de los sardines, dEe los bosques y de lals crestas de las
,monitailas.
El priner ca lp!nllo, "DE LA MANIGUA A LA @R-
eEL", es u.na sen.cilla Iznarracidnr enz que con mandto firm~e
so describe el acto de .ser hecho' prisionzero el au~tor, y
lo lcurvrido en los accidenztes quce precedieron a la in-
f~ortunade accian de' guerra.
L]a condu~ccian zdel prisionlero al pueblo de- -Alqul-
~ zar: eE ll fvrr ina som~br~io que se observaba enz dichad
pobilacidn~ estd. tan bien tfrazado quze es un.la verdade-









rfterrfia. qcne enztristec`e el espiriltu ,de los q~ue
: .lcnc mos).\ aquellos dias :en que la- Reconrcentracidez
del camlpesiaos: en ~los ~poblados era la marcha a lalmds
horriblb inli.scrlri y/a la :l;inrk.; y la arrogancsa y/ !a
ordinarier 'de lal soldadesca, humillabandl la dignaidad-y
clr respetro alas fami~lias criZollas.
La permaneniciadeld entouzces joyen prisionero enz
Alquizar, es una pigina zimbresionanie de aquellos
dias, que boy se ducda de que el odio y lat inhum~lan.idad
puldierasn habrse efcynada.li tenido efecro evun ?tzpais
rlto:-, civilizado, a pocas hoaus de la ra~ : demzocraci-a
Irorteamllericana.
Aqcyuellos soldadZos y gu~erri2lleros qzIe `pisaron las
calls de Alquizar conio conquistadores de la Edad
Media, los vimos enl todos los' pueblos de3 Ccba, ~por-
qu1e el pais era n_l enzorme campalentfo en qule li;
m~~oral, la decezcia yi la humanridad estaban proscriptas.


Los dias iasados for el azator ei n lafortaleza del
Morro,. las escenMas quLe alli se vid obligadZo a presena-
Ciar, recu~erdan los emllocionzan~tes 'relatos qu2e -Silvi;o
Pellico Ba~ce en sut famloso libro ~"Mxs PRISIONES .
Aqutel solna de llatves y cerrojos, aqutellos -calabo-
zos en qure la dlugse avergSonzazb a de penlletrar par ano
ver a los irifelices patriota~s tratados, nIo comno homl-
bres, sino com~o COSAS, era unl hiiannlo a la liberrtad,
al sacrificio, a la bu.il.:.,'ui de todo'un pueblo qlue
se :ergula zpara alcarizar su emnztzcipacian, y seri uIna
estrella ~MZIs enZ l conzstelaGcianz de sociedades redimzi-
das for la espadda. 14/mablrrank, de Simanl T3da a.r!.
Los largos dias de las Pr~sionles enZ los calabozos de
lat for'taleza serdiay para temzplar los cora:zonles y para
pru~eha dZe energies szorles y de superiorIdad de caric-
tekr; d2valor y de mzor al idleal por cuyno triunfo se
peleaba en la ~MANIGUA HEROICA.








21.

iQuid z se aculerda b~oy de aqu~el;los patriolas qzi2e
en esas psrisionzes erann vejados, -tratados coni infamanjte
desprecio, y que en sus.inmzundas -y duras tarimcins eran
despertados apelnas el Sol esparcia sus ranyos dEe oro,
.para ser fusilados enz el foso anlcho -y hzinlzedo, o ser
condutcido alans bodegas del buquze qzie los baia.l -de
fradl:Irv a los calabozos de .Ceu~ta, y .!u i;r alli otro
manrtirologio, o dejar sus restos enz los cement~erios, sin
cruces, ni flores, ni oracione~s? ..



El embarqu?^p ze en el lanchn en que el auLtor conz
sus treinfat compaileros fu~eron anrrojdos comzo .fardos,
itzdiglna su~ d-escripcian y da una idea de la nzobleza dle
aqutellos -servidores del Gobiierno espailol, panra quzienes
el cu~bano no erad unl miemzbro de suc estirpe; pero queL
haI~bia qute castigar forqzce habia coml~etido, el horrvendto
delito de quserer tenrer u7na patrvia yi no resigna?rse a
segzilir sienzdo- esclavo.
En -el fondol -de las bodegans de los trasadntlticos,
aprisiolnados enr las ba~rrns, eran Ilevados los reos politi-
cos cuanl si fueranl granndes 'crimi;rnales de delitos
comuZZnes.
Al llegar an Espaila' se les in~troduzcia n los ca rlabo-
z'os anatibiginicos de lans ci'rceles for dondie dlebia pasar
la cordillera para ser lulego liev4dos a Centa~.
Enz esos calanbozos se les conrfun7dia con laI hez dez
los criminales q~ite sinrtidridose tam~bin espailoles, i'nju-
riaban~l groseramentrze a los cubanos, que tezianl qlue
conztribusir al pago dEe sut subistenMcia Y de: la gabela
qlite imfion.ian los -lrinalous quale PresiGE~2dan s galera~s.
SEse viacrucis, que suLbleva~ la conrcienciar, lo traza
con seretzidatd die pullso el: autor, quke PsdS for uL1na
I~odisea qule pu.ede -tener la satisfccin? de qu~e es para
1 unl timbnre glorioso de pantriola, ya qu-e todo eso 10
~sufrid for amrzQ y ~consecuenzcia a la Libertad~ de C,!be.










SLa descripcian de Geuta estd trazada jde ina wO
meaest~ra, con cl~arz'dad meridiana y ~estilo ameno: Es
Ln v>er'dadero panorama que day a cancer la clebre
ciudad donde los patriota~s cu~banos -pas:aron1 dians d
i ntienso dolor yi awargutras, y de tratatmientos ve-.
jamnosos;
Esa ciUda~d, donde se alzanl el Acho0 y 4tros If;ij-
cios eiz que la fanntasia del mal credo castigos que
Dantfe n/o ,fadbl: Ileva al grandoso Infiernlo, quze eter-
nzamlentie la Hucmanidad podrd' admirer en las grn?-
diosas pdg.inlas de "(La Div/inaZ Comedia".
La d scripcidn del Presidio; su organizancian.admi-
';\i;lri!n mili'tary ejecutiva,~ da utna idea dler-o qzie
es ese- antrFo, donde hubo zLm Jefe o Director,- Don
Remigio Alegret, qu~e por suL crueldad era temlido por
los I-; ca:,lliarie,;! y 'rl creaban castigos tan- inzhumanos,
quZE nZi ess la Chinia se utsan; qu~e siegzin cita el! autor
le valieron-el ser asesilnado por los diesesperados presos,
.rl0s arites del inrgreso enz el Presidio dle los deportadpus
y prisionzeros cutbanos, qute puedEen- decYir qu&e Centan
fuL Para ellos otra Siberia, donde el Idtigo cruzabal?
bdrlbaramlenzte sus espaldas cuanndolzo rendian? los trai
bakel dEesproporcionaddos que se les .;;~infor.:,r o -pro-
Festabanj del maltratamie~nto dadlo por 'los "cabos de
vara"n~ y sus. a1 \iliii s\!



Las pd'ginas.dedicadas a narrarTY el-~, no wantolf de. la
lZibefra,! en quel; parat si,inprl abandoluiba el I#orribl,
Presidio Para regresar a laC Patria libre, sonz un her-
nw-oso hirnino en qure -se desborda la alegria y la satis-
fac~cian de volver a la tierra- querida, a cuzya emanici-
pnacidn se -ofrendaron tnntos sacrificios, tanztos ~su-

Esas fig~irrs son utn .bello edatri-o~a la Patria; sin
oldres i pnceaJa .milaas.Estd'n escrkads con










la d n~ulce emrrocian dce un- corazdn sinzcero, leal y! fatrfid-l
tico, rebosanzte- de poesia. 'Se leez -con grado y delei-.
te .y provocanl la'grimazs en evocacidn' sentimvental.
Hay jenz ellas verdadera poesia y recucerdanz los ,Jolo~r;-
de los .rad sl(. proscriptos, los inspirados poets cucba-'
nos~ Heredia, Santazcilian, Zenea y el emllinente historia-
dor y polemrista ilimortal, DonZ Josi Autole.;; Saco, ~que


Comrzo apindice ti~ene el libro tres interesantisim~as
relaciones hisidricas: Una de los prisioneros de gise-
rra qu~e el "Gobierno coloniai;l conzfind en Catai. bal: ta
el 28 de Ocrtubrue de 1898, enz que. fuer)oiz pzuestos` en
libertadl a peticionl de los Comrisionados American;os
de la Paz: Una de los deportados a C7euta. Y la
otra, de los deportados a Chafarinas.
Esas 1relacionles puledenz servir en su dial como Idatos
histdricos de sutma iirnportan~cia.



El ilibro, qute hemzos leido con atezc`ian, deb'e ser
tami~birn leido for los cuban?1os a qulzienes el porvenzir
de la Patria libre. no les es inzdiferenzte. Conzforta el
almaz y el espiritu~ y estimnula al respeto,- ad;iniracianz y
gratitutd des todos los que, ora en- la MA.NIGUA HE~-
ROICA, ora en los lejanos presidios, escribieronl fel
.inbH;,ine Evanzgelio de la libertad de Cuba, sin? perder
fami~zds la fe enz sits ideales nzi mancillarlos co>i cobardes
Sc au~dicacrones!

MANUEL GARciA GARFALO.


(Sta. Clara, Julio 23, 193 0.)
































DR LRDOZYSY LOS

Delgao e a una evluionri e L Hbaadeic
todo ~ ~ ~ ~ + sutlnoyeegasal as el ibra es ara
porloqu ls getesde Gbirn Epaiotloseiaarn om
un trmendoenemio de os oresre deu ba
Detrad aprs6 e et, uvd f6al u jm
plopuo e ptrotsm iteviieno n l epatodelo
socorros~ ~~~I! qu eii el ut evlcoai aasscm
parits o piioeosd guerra lvad a bd o u
recrso patclrs amieal odcdnd qelsds
dichados
Fud pusoe iera ut onsscmaieo eds

tirr a Iegr CbaelGeerlBlanc qu imlan6 e Go
bierno~ Autn6mco











































SEADRJUNGULEROGOE







Insgn tib o y eolconro, uavd acn rd
por ompetola ausade a lberad d suPatiala Is
























mo odelo e ptro las.uad alietdd uPara a















































PABO D LACONEPIONYHNNE






Autol eetelbo


aret e o urodlEirioLbrtdr pr

ante de aer risoneo ne er sud6 dlRgmet
Calxt GrcadelaBrgaa ur e l znadeGuniar

y fu6 hecho pris ionro nacd eger e aea


"L Etrll"






















-8e


















cn~i11i/



















MAYOR GIENBAL JUAN RIUS RIVERA

E1 28 de marzo de 1897, fu herido y hecho prlsionero en
el combat de " el Mayor Gieneral Juan Rius R~ivera.
La acci6n se verific6 contra la column mandada por el
General espanfol Hernirndez de Velazco.
Conjuntamente con el Greneral Rius cay6 prisionero su
ayudante el Coronel de Estado Mayor Federico Bacallao.
El Mayor General Rius Rivera fu conducido a Espafla,
permaneciendo recluido en el Castillo de Monjut en Barce-
lona hasta ca terminaci6n, de la guerra.










E1 lugar escogido para campamento nio ofre-
cia, buenzas condicionies estratgicas.
La f~inea "'La Estrella", colonia del Central
"Pulido">, enclavada eni la zona de G-uanimar,
'del Trmino MIunicip-al de A1quizar, estabha cru-
zada por un? caminlo de hierro de via estrecha
que no funicioniaba, pero servia de camino mi'i-
tar a las' columnias espatiolas que dtiariamente
recorrian aqyuellos lugares.
Aquel dia, a pesar de su diafaniidad, fu tris-
tisimo y de fatales res;ultados para la causa de.
la Rev\oluei6ni.
Las airmas eubanias su~frieroni un revs tre-
mnendo.
A1gunos patriotas perdieroni su vida frent~e
al enemrigo; otros regaroni coni su sang=re el suelo
de la patrial oprimida, y el autor de estas pobres
narracionies perdid la mis valiosa condici6n? del
hombre: la libertad.

n A *

Al rom~per el alba las tiniieblas dle la noche,
la corneta ordend la marcha, y dejamnos el cami-
pamUento "La Luiisa", unas seis leguas al Sur dec
Giiiria de Melena, y despus de unia largal ma-r-
cha, acalmpamos a las tres de la tarde eni la fineaZ
"LLa ?Estrella", quedanido la retagualrdia m2ani-
dada police Tenienite PerpifiA, cub~riendo el ras-
tro, que era el lugar ms p~eligroso enl 1as marp-
chals y campamentos.
El Teniienite PerpifiAn, hiijo le tina buiena fa-
milia habaniera, era uni mulchachio de unlos veinl-
ticineco aIios, de edad, de color triguefio, regular
estatura, modat'es distinguidos y de un valor
personall rayalo~ en la temeridad.










A su mirada de Aguila nio pasabaz desaperei-
bido ni el mris pequefio detal1e.
En 1as marchas, eni los camp~amentos, dluran-
te 1as dificiles operacionies que se le conifiabanr,
siemnpre se le vea organlizando e inifundciendo va~-*
10r y respeto carifioso a sus sol'dados.
La disciplina era cualidlad qrue -brotabaL a
raudales de s11 carcter.
Sus 6rdenies se obedecian siemnpre: coni dCeseos
de sacrificio, y sus conisejos erani solicitados'por
sus superiores,.
La campafia de la inivasi6n donde tom6 par-
te eni cienl comb~ates, le habia dado fam~a de va-
liente, y esta cualidadl la confirm coni su~ muer te,
realizando uni echo hist6rico qlue seria una~ in-
mnensa ingratituc1 dejarlo en el 01vido,` y quie fu6~
referido por un sup~ervivienite de aqu~ella espani-
tosa tragedia eni quLe cay6 paral siempre el Gene-
ral Juan Brunro Zayas y todo su Estado Mayoyr.
Jr A. it

Ataeiado el campcamenlto general por varias
coliumnias eemiigas en combinaci6n, fu tanl te-
rrible la sorpresa, qlue rpidamente se. formaron
lineas de fuego eYi distintas direeciones, enta~-
blindose la pelea sin unidad de mando ni conz-
cier 0.
El Estadlo MBayor se vi6 elrruelto por el ene-
migo, qu-Le a bayonetazos 10 extermnin6 per com3-
pletlo en pocos mninutos.
M/ien3tras el aIcero ererneigo aIrrancaba la vida
a aquel grup.i~ o de esforzados libertadores, entire
los que cajrd tamb~in "Chucho" Planlas, el Te-
nienlte~ PerpIiifiAn, que con unz grupo do treinta
compsafiero peleaba separadamenite en otra di-









recei6n, dirigi6 unia arenga eniardecedora a aqu~el
pufiado de valienites, y eni earga~ de muLerte, s,e
la~nzaron? a reseatar el cadaver de su G~eneral, no
salienido de su loca emp3resa nii unlo solo c.on vida.
Aquel fue un suicidio si~ -ejemp~lo en? la
guerra.
Aquel grupo de heroes se siniti6 capaz de
luchar contra un ejreito ~entero. Huibierani te-
niido delanite todo el poderio de Espaila y hub.i~ie-
ranz obrado del mismo modo.
Estabani imp-ulsados por su amor a Cuba y
por el que senitian por sus, Jefes que ei1 aclqueilla
hora tristisima, colorabani con suL saig;re: la. auro-
ra de libertad, cuyos rayos ya asomiab.an por el
horizonite anitillanio.
iDeseanisad eni paz, heroes ignoradosi iNo
imp~orta que no se sepa d6nide estin vuesitros res-
tos! i Que a la ingrata genieraci6nl presente nada
le imported vuestro sacrificio,' es cosa qu~ie nlo le
resta importancia! La historic os hara honor y
justicia, y yo por este medio, evoco vuestro sa-
grado recuerdo y le rinldo m~i humiilde tributo de
admiraci6n.


Estlbamos incorp]orados a la columnia del
G~obernador Civil de la Provinicial, Coronel Aure-
lio Betanecourt, hombrie poco dado a las opera-
eionies activas, que tenia fama de cobarde, coni
cairencia absoluta de dotes militares, y que acab6
por huir para el extranjero, abandonandco el
campo de la Revoluci6ni sin autorizaci6n official.
A las cineo de la tarde 11eg6 a la guardia el
auxiliar ~de la misma, con la1 orden de qrue sali-
ramros de march cubjrienido el rastro, como de
costumb~re.









El cam~pamento se habia establecido en el
batey dle la finca, y al 11egar a este sitio, niotamos
por el rastro que la fuerza hiabia malrehado en
direcei6n Norte, por una serventiat que a unios
ochiocientos metros desemnbocaba eni uni callej6n,
coni cerecas, de piedra y coni monltes bajos a ambos
lados, qlue coirra de Este a Oeste.
Siiguiendo las huellas de la. caballeria, dobla-
mos al Este, y cuanido habiamos caminiado uni
regular trecho, olmos halcia delanite unias cuanitas
deseargas cerradas, seguidas de un? tiroteo irre-
gular que languidecia por mlomenitos, dejanido
oir el ruiido peculiar qlue producenl dos fuerzas
qlue chiocani cuerpo a cuerp~o, y se distinguid se-
guidamente unl tropel espanltoso prodlucido- por
la caballerial en retirada.
En direcei6n conitraria a la, que seguamos,
vimnos venir un bueni grupo de los nuestros, eni
actitud arrolladora, gritjindonzos. Ia triste nioti-
cia de que el grueso de la fuerza habia caidlo en
unia emrboscada; qjue los soldados espafioles hla-
blan disparado a boca de jarro sobre la column,
que -la vanguardia nio hacbia, sufrido nada porqrue
la. hbabin dejadlo pasar, y que los muertos y hieri.-
dos nio se habian podido retirar.
WA A

Comio la noche es~taba ya muy cerca, no eral
de temerse uLna p3ersecuci6n? por parte dlel enomri?-
g'o, dadal su costumbre cle pernoctar en 1as
poblacionles.
Esta circunstancia nos permiti6 deliberar en
aquel mlismo lugar sobre 10 quie debia hacer`se.
Ind~udablemenlte, el Estado Mayor habia co-
metido un? error tremendo ordenalndo la marniha
por aqluel callej6ni sini haberlo exploradio.









Es mins; la tropa espafiola habia estado emn-
boseada a mnenos de mil quinienitos miet.ros de
ntuestro campllamiento, y aunqcue es;tuvimios eni 1
el. tiempo estrietamienlte necesario para, almorza,z
L-se pudo muy bien haber dlescubierto la presenicia
del enemnigo, conl unla. simple exploraci6nz que se
]hub3iese practiecado.
Adiemis, fu una verdadera im~prudencia
marchiar a aquellal hora, coni direceii6n a la ruta
que diiariauenite recorrian 1as fuerzas espaf~iolas
enl su retirada. hacia Alquizar y Artemlisa, des-
pus de sus operaciones, por aquellos lu~.gares,.
donde so! empefiaban? en dlesbaratarl la organiza-
ci6ni dec los regimientos rinsurrectos.
Despubs dle -una ligera discusi6n? sobre 10 quLe
conveniaz hacer, triunif6 el criterio dle Perpifajn,
que se empefi6 en hiostilizar al eniemigo en su re-
tirada hacia la1 poblaci6ni.
Uni official oriental que tenia el mando de la
retagurardia en? segundo timino, obojet6 quLe: co-
mo medijda de conservaci6n? de niuestra peqluefia
fuerza, habida cuenta de qlue estbamos muni-
cionados a cineo tiros de armalc larga por cabeza,
debiamros mIarchiar hiacia la costa, procurando
adquiri r noticia~s cuanito antes del resto de la
fuierzal, haciendo aquella. mismira noche todo el
esfuerzo possible para recoger los heridos y
diispersos.
Pero PerpEifin hizo triuLnfar sus razones de
orden mnrilitar, y marchamos por unia vereda uni
poco miis al1 Nolrte, en el m3ismo1 sentido en? que
ibamos anltes.
S~alimros del monte y seguimos por el potrero
del Cristo, y oblicuanido a la derechia pasatmos
cerca de-l cementerio de Pulido, 11egando al poco
rato al cruzamienito del callej6nl del Encuero con
el camino generall de A1quizar a Gu~tanimiar.









Nueva deliberaci6n surgi6 alli sobre la dlirec-
ci6ni que debia seguirse para dar coni la columnia
erenemia eni su retirada.
La presencia de unl guiajiro quie trafa la direc-
ci6ni Sur a Norte, nlos puso sobre aviso, porqub
sus, adem-ianes nlos fueron? sospechosos.
Reconocido el guajiro, dijo qlue por el calle-
j6ni qyue algo mis adelante desemunbocaba eni el del
Enicuero, venia unia col-~ruma qu.e 1 no sabia si
era o nio espafiola.
Dichio esto se l'e retuvo, y P~erpiftin, can la,
movilidadl extrafia que le imprimia. la presencia
del enemigo, dlispuso las cosas de la siguiente
maneral.
-iAnlfrez!o- grit6-. iPoniga la fuerza
en linea de fuiego detrs de esat cerca, paral que
cubra mri retiralda si resultani ser los espafioles,
que yo voy .a reconocerlos!
Despus grit6 imperiosamente:
-iCoicepci6i, Sabald, Acevedo, seguidmie!
Rienda al brazo y con? la tercerola~ preparadaz
para disparar, avanizamlos a bueni trote por el
callej6n del Encuero, teniiendo a la, derechla unia
alta cerca de card6n? que impedia ver el camIpo
que se extendial dletrs de ella.
Cuanrdo faltabanl unos treinta metros part
11egar a2 la bifurcaci6n del callej6ni que segula-
mnos, se nos ech6 encima un pelot6n dle guerrille-
ros, que, sin hiacernos ;el hzonor del "iAl~to!'.', nos
eniviaron una. desearga qlue apag6 el que niosotros
le dimos.
-;EFuego! grit6 Perpiflin-, y los cuatro
disparos hicieron retroceder a los traidiores,
quienies, parindose de niuevo, atronlaron el espa-









cio con una nueva y formidable iesearg-a de sus
rlifles.
HIecha niuestra primnera desearga, ordien6 Per-
piiAn lat imperiosa retirada, coincidliendo nlues-
tra virada con? la segunda clesearga -de los gue-
rrilleros, que acertaron? a herir a Perpuifin en
una pierna, qucien escape en vertigmiosa carrera,
gracias a la ligereza dle suL bueni caballo.
Los otros dos compafeieos tuvieron tambirn
la suerte de eseapar en fuga precipitacla, g~racias
a quxe los; traidores debieron haberse repetido el
refrin dle que "vale mnlis un prjaro en? mano qu-~e
cienlto violanlo".

+ k A

En el reloj del tiemipo son6 la triste hiora die
m1i desgr:acia inmilensa, y tres proyectiles dieron_
eni tierra coni mi pobre penco, de cualidades muy
inferiores a1las de "Rociniante", en el mnomenlto
p-reciso en qlue 10 imnpulsaba tratanldo dle escazpari
con el pellejo que tanltas veces habia teniclo en?
peligrio.
Mi mala estrella hiizo quie el pobre, aiiniml.
me cayer-a sobre la piernia izquiiercl,! aprisionin-
domnelal conl tal fu~ierza de grazvedcad, que mle imn-
pidid incorporarme.
En la caida recib i un golpe en urn p6mulilo, dLel
que mnanaba s.angre en? abuniclancia, pero nlo lo
niot sinlo despus de estalr el n manos dlel enemigo.
La febril ,locura que se apocler6 de mi enl
aqyuellos, moments, mne impedia ra8onlar, y como
un? autrmiata, saqju el rev61ver a cluras peas, yi
al mis cercanlo cle los guerrilleros, qrue ya a pie
ae me echabat encima, mnachete en mnano, le diis-
par a qyuemarropa sin aleanzarlo.










Aqui.ella maniada de Loboss retrocedi6 unios
pasos, por instinto de conservaci6n?, pero seguros
de mni imp~otencial, se lanrzarion a exterminrmure.
Pero! Dios enz sux designios nio habia dlispues-
to que -mi existencia teirminara alli, y fu mis
fuerte sur~ voluntad que el impetu miilitar die la
columniia del G~eneral Arolas, comp~uesta dle mil
infanites y quinientos jinetes de tropat regular,
auxiliadla lpor la. potente' guerrilla "Hab~ana",
quLe la integraboan sesenta cubi~anos, dle los, cuales
ninguno tuvo el honor de 11egar a Cabo; los ofi-
ciales y clases que entonlces la mandabanl eran
todos pr-iocedentes de la troops regutlar dle ca-
ballleria.
Y fu esta circunlstanicia especial dle la orga-
nizaci6n? military qu~-e el G;eneral Arolas habia
dadlo a las fulerzas de su mianido, laz que mue arran-
c6 de 1,as garras de la mu~erte.
Conl la rapidlez dlel pensamuiento se 'interpuso
unl gallardo Sargento espaflol, enitre mi cuerpo
inutiiilacdo y- los aff'i~ladcos machetes cle los g~uerri-
11eros, quie ya en? alto el armna me tenian a unios
segundots dle la. mluerte.
-ieCobardes! -les dijo-. ; De ese modo nzo
se mata a un hlombre!
Rpidamnente qruitaron el caldver- dlel penco
de sobre mi doloridla pierna, y me registraPron
escrupulos,amirente.
Yaz on pie, et Sargenito, con -la bondadl de 1as
almas nlobles reflejada en suL rostro, se convenci6,
tocndlola. con suis dedos, de quei la herida de mi
cara no tenia imp3ortanicia, y coni su propio pa-
fluielo mne linil.pid la sazgre, dirigindome -pala-
brals consoladoras al rogarle que si habia de ser
sacrificaldo .aquella tarde, que fuera 1 eni per-
sona y no los guerrilleros, qluien mre diera la
mu.erte.







42.

-No sea usted cobalrde an~te su desgracia !
caminiie fueron? sus micas palabras.
Conducido ante el Tenienite jefe de la guerri-
11a, apenas p~ude distinguirle la cara, porque ya
c@bscurceca.
-i Teniente: nlo me deje eni poder de los
guerrilleros fu todo 10 que pudle aritcular
enr? aquel moment.
M/i agotamniento fisico 11egaba aL su grado mi1-
ximlo, y faltindomle 1as fuerzas cai al suelo casi
si sentido.
Entouices el Teniente orden6 qlue mye pulsieran
sobre un,1 ecaballo que tenian? alli sin mrontu~raz, y
st-indomie los pies por debaljo de la barriga del
~animral, dlispuse~ que me dieral ni mi ercerola, yv
en forma de trofeo, 11evando unri soldado el caba-
110 por la riendca,, y otro el extremo de la sogal
can que mie habian atado los pies, me hizo mrar-.
chzar ju~nto a la inlterminiable fila de infanteria,
que en dfirecei6ni del pueblo camiiisnab a, discre-
ci6n por la via estrecha del Cenitral "CPulido".
El dleseo del Tenienite era presentarme ~de
aquella manliera al G~eneral Arola.s, que marchza--
ba a la cabeza de la columina,.
.Cuandco pslasibaos junlto a unla.,de 1as co-ui
pafi?a.s de infanteria, unz Capitn quxe marhiab~a
a cabhallo, se acerc6 10 suficiente para cruzalrme
el rostro y lat espalda vatrias veces con la cuarta
quiie u-saha pa~ra arrealr el cuadrpedo.
-iT8enienlte !- grit-, jino permit que atro-
pelelena un prisioniero que est batjo su custodia .
iEntonices el Tenienteincrep6 al Capitin,
ameniazindole conl dar parte de; su mala acci6ni.
; El fl~gelador vir6 en redondo yT ocup6 su
puaesto eni la cabjeza de au comp~afia.









El Tenienlte trat6 enitouces de conivenicerme
de su irresponsabilidad en aquel aLcto de inijusti-
eia, expresjndose coni frases despectivas para el
CaLpitin, quie tani cobaldemenite habial desearga-
do su odlio sobre uni homb~re inidefeniso.*
i Que diferenicia enltre la dignisima conduct;a
dell Sargenito que me habia salvado la vida, y la
de aquel official, cuyas estrellas acalbaba ~de des-
hioulrar con? su vituperable prosceder, estando por
su giaduaci6ln obligado a pi'oceder correctamenz-
te eni toLdos los actors dle su vida, pues nio otra.
cosa les ensefaia en las academiias!
Pero no hiay duda die que la imperfeceidn
existed en todas 1as instituciones humanias, y al
ejrcito espafio1, cuya caracteristicaz es la mis
pura hidalguia, pertenecia aq~uel energilmeno,
indcignro de vestir el houiroso unliformle de official.
Tras penlosa mareha 11egamos a laz caLbeza de
la columnsna, y mi conductor, adioptanido una
solemnid8ad de m3a1eraZs y escogiendlo frases pro-
pias paraz el cas,o, me presenlt6 al GFenleal, hacirn-
dCole una ligera explicaci6ni de las circunlstancias
qlue habianki rodeado el acto de mi cairda en poder
dle 1as fuerzals a sui mandco.
El General mie triat6 con? cortesia, y al saber
que s610 teniia dlieciocho afios, me dlijo qu-Le debido.
a mi colrta eiad1, si me -prestaba a servir a Espa-
fia con buenas noticias relativas azlas fuerzas
insurrectas die la zona, que sirvierani palra exter-
minarla2s, podrial o;btener lat libertadl inmiiediata-
menlte.
A su~s primeras pregunztas respondi~ que conio-
efa muyLi poco lals fuierzas de la comrezira, porque
haefa s610 unos mleses quie operatba eni ella, y nada
podial decirle que le fuera iitil para sus opera-
cionies, y que con la dispersi6n de aqluel dia, tarde
volverian los insu~.rrectos ~a levanitar cabeza.















MI PRISlION

EN EL 'PUEBLO

DE ALQUIZAR


La proximiidad del pueblo de A1qu~izar, cuyas
luces teniamos a1 la vista, ocasioniaron uni com-
pleto ca~mbio enz mi nimo.
Mli mrenite, obscurecic1a por la serie de suce-
sos que me habiani enivuelto duranite el- dia, emi-
pez6 a1 fijar 1as ideas, y la tri.ste realidad se
present ante mis ojos coni perspectivas cle
mnuerte.
; A1quizar! Yo conoefa mu.cho aqu.el pueblo.
Yo hiabiz vivTiclo siemp~tre eni unia fjinea cle sus
cercam-as.
M\~e eiran coniociolos halsta sus ms eseondidlos
rincones. Alli tenia familiares y sabia que mu-
chos hlijos de aqjuel pueblo, ganiapa~nes del G-o-
bierno, se presentarian volunitariamnente para
acuisarmie de cuanto se les auztojara, porque mu~-
chos cle los qlue habiani saliclo a la revoluici6n enl
los primeros momlentos, se habian presentadlo,
hacienldo delacitines qlue sumrieron en la orfan-
dacd 1 amuchos hijos cle famlilias p~atriotals.
Yo habia, entrado eni aquel pueblo con? 1as
fuierzas clel G~eneral Miaceo, y recor`claba, toclas
1as perip~ecias de aquella? operaci6n? que habiac
humlilladio a los espaf'ioles, miuchios cle los cuales









me coniocian e ibanz a verme caballero de extrafia
figure, atado y cond-ucido como si se hubhiera
taratado de unl loco peligroso.
lIndudablemente, las autoridades espafiolas
esabrian aquella misma niochze que yo hiabia toma-
do palrte en la toma e inzcenidio de la bodeg~a de
Cuatro Caminlos, cerca de Sal Anltonio de los
Bafios, qrue se destruy6 porque la estalban forti-
ficanido, y a cuantas otras operacionies habia yo
asistido ~en aquella comarea.

Verdaderamente atribulado conl semejanites
ideas, enitramos lentamenlte a las nuevre de la nio-
chze, por una calle apenlas alumbhrada. por parpa-
d~eanltes luces de aceite que salianl de viejos faro-
les, y qlue conitribuiani a dar 10breguez al cuadro
de mi desgracia, que ya principialba a des-taearse
en el negro marco de aquellos tristes su~cesos.
En? abstracci6n momieztinea, vinlo -a mi menzte
el recuerdo del Nazareno cuiandlo-hizo su enltrazda
triunlfal en Jerusalin, senitado de laldo en un
burro, ha~llando a su paso palmas y flores, rodea-
do de las multitudes quie crean en su sait.a
palabraz.
Pero, i cuinta diferenicia !
El Salvadlor del Mundio fud volunltari. amenlte
a JeruLsalin, alegre y satisfech-o de powder cuim-
plir el mrandcato dle su Padre, muiriendo por nlos-
otros; rientras yo era conducidlo a1 la balval, ata-
dos los pies -por dcebajo de la2 barriga del animal,
. y mi muerte, quLe yo consideraba segura. dentro
de pocas horas, qluedlaria para siemprle en 01 olvi-
do, milentras.1a, del MArti.r del G61gota estj afin
enl la conciencia de todos los pueblos y ha sido
base y fundamlento de lat religion? qu-e se distinl-
gue con- el hombre de aquel grande hombre.









De esP,tos pensamienitos me sacaronz los inisul-
tos ~g-rseros- que me dirigian unos desocupados
desde una esquina.
-iA "~Los Pin~os"!o iA "P'Los Pinios" !- gri-
tabanl despus dle los inisu~ltos.
'-'Los Pinios" era un lugar de sacrificio.
Saliendo dle A1quizar por la linea del ferro-
carril cani direceiin a G~iiira de Mijelenal, como a
dos~ kil6metros de distanicia, de la primer de
dichias poblaciones, se levanitaban dos granides
pinos, a maniera de giganites columnas, unzo a
cada l.ado de la via, marcanido el lugar dlonde
tuvo su origen? una de esas anchas guardarrayas
tipicas de 1as grandces finecas.
Para la consxtrucci6n del terraplin del caminio
de hierrou, habiani practicaldo a ambo~s lados eni
aquel lugar, grandces, zanijas enz el terreno.
Aqjuel era el titrico luigar escogido por los
guerrilleros para sacrificar las victimnas de la
Revoluici6nr que les enltregaban las autoridades,
product de< 1as ms bajas delaeiones, o recogi-
das eni los camp~os, arrancadaus de sus pacificos
hogares, y acusadias de inisurrecei6nz.
Hacia pocos dias que se habia promulgado
el famoso decreto dlel G~eneral1 Weyler, porT el
que se conisideraba como inlsurrecto a ~todo el
que se enconitrase fuLera de las -poblacionies.
3El frinebre grito de "iA "Los Pinlos" coni
ellos!", lalnzado por aquellos simpatizadores de
mis penas, destac6 ante miis ojos el niegro coni-
torno de mi hzorrible suerte.
AA A

Doblamos una esqu~ina, y una aguda nzota de
la corneta de 6rdenies, qlue repercuti6 en mi alma
conl vib~raciones se detuiviera.









]Entouzces 11egaron junto a mii, fuertemzente
maniatados, unos doc.e prisionleros dLe color, do
avanzada edad, que la columnia habia recogido
en la costa aqruel mnismlo dia, sacindolos de sus
F anchos,, y que mils a retaguardia hibabian sido
coniduecidos comio yo a la poblaci6n,
Estibamios frente al cunartel de los volun-
tarios.
Alli fueronl 11egando las autoridades del pue-
blo, dlistinitos oficiales y miucho pilblico, que fu4
dispe'rsado por los soldados.
D)espus dle quitar-nos las ligaduras, enlce--
rralron? a mise comp~afieros en lugarn igniorado para
min, ~y me incomunicaron? en un? calabozo, vigilado~
de cerea por un? voluntario a bayonetan ca^lada.


EnvTuelto on? la mlayor obscuridad, mue tird eni
uni rinc6ni del calabozo, y con? la frente entire 1asd
manos, me entregu at la ms profundaL; me-
dita.ci6ni.
Por primiera. vez en? atquel agitado dia, acudi6
a mi mIente el recuerdlo de mi qjuerida madr!e,
aqjuella. vie;jecitaz de tez azpergaminada que me
hiabia einsefiado a 11amnar a Dios en_ mii auxilio
en los mnomentos dificiles de la vida,.

Y puede.s.creerlo, lector; pesto de rodillas
or largo rato con toda la fulerza de mi coraz6nl,
y uni comio bi~lsamio consolador, serendi mi espiri-
tu, y unxl ruida.l de lIgrimas rod6 por las m.eji.llas,
que alli, en? lal eseariamuiza finaiil de1c mii vida dco
guerrero, enriojeci6 Ja san.gre con? ani.i:a. plenac
de toda aflieci6n cobarde.
; Y s;figieron los recuierdos de 1as cosals
pasadas!









Yo hiabia sentido un fuerte tiroteo enl los
momentos en quLe cala prisjionero, en? la -direcei6n
del cruzamiekito de los caminaos, dIonide estaban
emb~oscados mis comipafieros.
Aquellos absnegados complafieros, shlabrians
caildo para siemp~re, pagandlo coni sus vidasz su
arrojo y temeridadl Posib~le era. Ningnim mon-
te cercanro podia protegerlos; las condicione.s del
terreno se prestaban para su exterminio. La.
columnsL espafiola era griandle, y sui operaci6n del
dia intensisima.
; Cuanta tristeza eni el coraz6ni de los qlue ha-
bian escapado con vida!
Con? toda segiridcadl me dariani por mIache-i
teado, dadlas 1as circunstaczias eni quie me haian~ai
dlejaldo centre los guerrilleros.
& Cinritos hiabia n muerto o caido heridos en
"La Estrella"P iTal1 vez eni el monte habia, he-
ridcos qlue morirfan?. por falta de asistencia!
Aqluello hzabia sido un dlesastre sin precedente.
i Seguiiria la calusa de.la Revoluci6ni y su pres-
tigio, conifiazdos a personas tan iniexpertas t


De tan tristes reflexiones me sac6 el chirrido
dlel cerrojo y los pasos aZcompasadlos de un pelo-
t6n dle soldiados quae formarioi? a. ambos ladlos die

SXalgaL el~ preso! grit6 unia vos agunar-
denltosa.
Rpidamlient e mie coloqu entire 1as dos filas,
dondle me esposaron por los dedos pulgares, y
condcuci6ndcome. hasta la calle, mie colocaroni a la
colal de unla cordlillera o cuierda dle presos, formal-
da por los quie yo habia visto alntes y otros.









-iEn? march! -ordend una voz, y la triste
comitiva se puso. en movimiento.
A aquella hora, doce de la noche, hiabia tras-
niochadorees que nios esperabanl para gritarnlos de
,1nuevo:
-iA~ "Los Pin1os"! A " Comio la calle que seguamos era la que coni-
duce al para~dero del ferrocarril, todos creimos
que efectivamenite' ib~amos para el.1ugar del
sacrifice.
A1gunios de aquellos pobres viejos inocenites,,
principiaroni a dar muLestras de abatimienito anlte
la idea de la muerte; pero yo les dli inimo indi-
cndoles qrue se fijlaran enl el imlportanite cletallle
Sde qlue los, que nos condcuciani no eiran guerrille-
ros, 10 que dab3a lugar a una gran esperanza, ya:
qlue el vilesficio de verdugos no lo ejerefan alli
sino los cubancos degeneraclos que, enl su afin do-
servilitsmo2, no habia acto innoble que no come-
tieranl sini el menor escrixpulo.
Al 11egar frenite a unal casa ~de buenz aspect,
dieroni alto a la mareha y nos introdu~jeron en el
patio de la misma, conduciendo clespus a suL
interior a toclos los, presos, menios a mi que me:
clejaron eni el patio enltre fusiles.
All reanud mis tristes reflextiones sobre
todo aquel sueeso.
& Existiria en? aquella casal algunla trampa
malldita por donide se desap~areceria para siem-
pre~ ?No era posib~le.
Estibamos rocleados p3or soldadios espafioles,
que venian a. Cubl~a eumplienldo suis leberes cle
militaries, y que no. s~e contagIiabanco CUlo1s vam?-
pirios del presupulesto, a quienies nadan les impor-
taba la honral ce su patriaE, y qule s610 atenchan
a su eznriquecimienito, coneulcanclo todo princi-
pio de m-oral y bueni gobierno si ello contribufa
a sus fi~nes de lucro.









Por fini me conidujeroni tambiln al interior de
aquella casa, colode se ofreci6 a mis ojos uni cua-
dro qlue jams se borrari cle mni imaginaci6n;
tal fu la impriesi6n? que me caus6.
FEomlando un semiefcrculo habiani colocadlo a
miis compl~afieros cle cautiverio alrecledor de una
mesa eni que habia muchios papeles y eni la cual
escribia.n unz Sargento y un Cabo, y ocupaba el
cenitro un official de alta graduiaci6n.
El official me pregunlt6 mis generales, las quLe
cli cori m?arcada alegria.
-aEst Vd. mu~y conitento Z- me pr-egunit6.
-S, senior le respondiC-; y debe usted ex-
plicarse mi alegrfa, sefoio official. Esto significa
la foirmaci6ni ce una cauLsa, y con e'lla ir para
La Habania, privando asi a los guerruilleros del
gusto dcl sacrificarme eni "Los Pinos".
-Eni La Habana puedenz fusilarle dijo al1
Bargenito.
-Es cierto -le respondi-; pero s,erj conl
arreglo a las -leyes.
-Est bien? clijo el oficial-; aIhoral se tra-
ta de quLe diga la vrerlad cle 10 qlue se le pregun-
te, y ser mejor para usteel que no mienta, por-
que- podr salirle muy cara la mienitira.
-Diga, jno ~es cierto que todos estos press
que estin presenltes pertenzeciani a la. inifanteria
de su palrtida, los~ quie tiraron sus alrmias enz el
monte al ser atacadlos, para pocler negar quLe son
insuirrectos Z
-No es cierto, sef~ior official -le repliqu-,
por la sencilla raz6ni de que enr mi fuierza no ha-
bia infanterial; todos dramos cle cabnalleria.
-~No miental recuerle 10 qlue se le dijo
anltes, go los conloce usted ?
-No, sfior; nzo los he visto nunca.









-No sea terco me dijo y piense qrue enl
este traznce puiede salvarle la verdad1, y le perju-
dica sumiamlent e la actitu~d cle negativa eni gie
se ha colocado.
(El j'efe de 1as operac5iones h~a dichio en? su par-
te, qjue los prisioneros negrios pertenleci.an a. la
infanteria, quLe lats, armas 1as habian tiradlo n el
monte, yT qule ousted, segrin p-ersonas qrue 10 cono-
cenl, era Capitjin de su p-artida. i& Qu dice us-
ted a esto Z
-Digo,.seflio official, quie basind.ome en qlue
ustedl mne ha aconsejado~ que d~iga la verdadt si
quiero salv\arme, mre veo complelidlo a dlecidle que
todo eso es falso. De mzi fuerza s610 ca yro pri-
sionero, y ninuguino dle esos hombllres pertenecian
a ella. EstaL es la verdad yT nada mis~$ puledo
decirle.
-Bu~-eno dijo-, ahora veremoc s si usted
niiega quie alguno die estos. pesos 10 conzoce a us-
ted-; y' dirigindiose ai uno le interrog6:
-Diga usted desdie cuinido conoce a este
testarudto.
__N'o le conozeo responidid el aladEido-;
nunlca 10 hie vis;to.
-%YT usted?2-interrog6 dir.ig:irndose a uni
pobire moreno setent6n-, gno lo conoceB
-Si, senior; unac vez pas6 por mi bujio, y mle
quit urna gavilla, de ta~baco -- dijo el inifeliz~.
-g Lo ve usted ? me arroj6 a la cara el ofi-
cial, 11eno de e61era-. Usted ha dichio mnentira -
se har constar en su proceso.
Pero yo me habia hiechio el prop6sito doe no
levantar mjs la vista del suielo, ni circci una
Ipalabra~ mas, y permanecri mdo e inm6lvil.










El oficiall interrog6 a1 um Teniente qrue se hia-
bia acercadio, si hiabia local en la iglesia para
nosotros, 'a lo que respondi6 negativamenlte.
-Entou~ces p6nzgalos eni el portal dle G6mezz
; y mu.chio ojo conl ellos!
A A

Prente a la Auditoria, qlue nio era otra la ofi-
cinal donde estbamos, existia una bodega pro-
piedad- de~ uni senior de ap~1ellido G6mrez, espafio1
41 y hombre de inifluenicia enitre los suyos.
A falta de creel, porqlue todos los locales, dis-
puestos para encerrar cubanos estabain aIbarro-
tadlos, nlos 11evaron al portal del sefoio G6mez,
donde esposadlos unios coni otros y rod~eadLos de
centinelals, pasamos, el resto de la nlochie tirados
en el suelo, conun frfo que hielaba los huesos y
sintiendco la nlostallgia de 1as du~.lzuras de la paja.
de cafia coni que, a falta de frazada, nos abriig-
bamos on la mlanigua.

*

El dia 21 amaneci6 en silenicio.
Ni uni soldado se veia, en la calle.
Todos los soldados y guerrilleros habian sa-
lido a operacionies imp3ortanites, segiin conversa-
ciones cogidas al vuelo enltre los marichait~es de
la .boiega, enitre los que pude descubrir a un mri
pariente, que me tenia ms miedo en aquellos
moments ~que un gato al agua hirvienldo.
Como la columna- anidaba eni operacionies, nlo
hubo rancho aquel dia,-y la noch-e con sus, tristes
lobregueces se nos ech6 eneimira, sin halber toma-
Sdo alimnento aIlguno en todo el dia.










Veinticuatro horas se comp~letalron a las cua-
tro de la tardle, desde mi 111timla comidia, uLnos
dorados trozos de fino calibre (carnei de puerco),
el g;rueso calibre era la dle vaca, coni uniios plta-
nios verdles forrajeados en la mareha; y estba-
mos ya muy enitrados en la nloche, impl~ortindo-
nios mucho el regreso de la. tropa espafiola qu~e
habia causado niuestra desgriacia. ; Asi camn-
bian 1as circunzstanecias!
Los centinielas me habiani dicho quie tan; pron-
to regresara la tropa se haria rancho y co-
meramos.
El piso de-lportal, que era de hormnig6nr, esta-
ba roto, presenitanido uni hoyo de tierra en unat
esquina, donde acumuilabani 1as barreduras para
recogerlas.
Mezeladas con la tierra hiabia particular. de
pani y gSallet;ca.
Coni muchio disimulo prinicipid a recoger alguL-
nias de aquiellas particulas, protegido por mi mis-
ma. somb~ra, pues la pobre 11amna de uni sucio fa-
rol estaba en el otro extremno del portal.
A111levarlas a laz boca, no sin atisbar al centi-
nela, not qrue Iste, conmrovido, volvia la cara del
otro lado, para ocultar queic me habia visto, y
sacando de un bolsillo un pedazo de galletal tra-
taba dle ocultarlo. Pero danldo u~n paseo hasta
cerea de mi, 10 dej6 caer con disimu.lo en el hoy'o
de dond8e yo es;taba extrayendto mnomentos antes
Ias par-ticulas alimenticials,-sin perder ni un mro-
mlento sue actitud de centinlela mnudo y dierech~o.
iBajo aqluel rudo aspect de soldlado, anida,-
ba uni coraz6ni genleroso, fuiente de sentimnientos
niobles, que jams dejan -de exteriorizarse por
quieni los posee, seal. cuales fuerenl las; circurs-
tanlcias de la vidlal












nII


DE ALQUIZAR

AL MORRO


Mie h:abia quedIado solo.

Miis comp~afieros de prisi6ni habiazn sido li-
b ertados.

ZA qlu se debia aqjuel acto humrianitario en?
aqjuellos; miomentos t

El Jefe de la column qlue los habia recogido
enz la costa, los acus6 de insurrectos y, sin em-
bargo, se les libertalba.

Yo no pulde coniocer la causal determiniait;e
dle so lib-ertadt, pero auni coniservo en mi pechio,
a pesari de los doce afios tranzscurridlos, la satis-
facci6nz inmenlsa que me produjo la posibilidlacl de
haber contribuido a su liberaci6ni con miis civi-
cas y peligrosas declaracionies.

it k*

Sigilosamente fui condcucido al tren military
que parti6 a las oeho dle la nlochze rumnbo a ILa
Hlabanaz, compues,to de dos catrros blilndados 11e-
nos cle tropal y prisioneros proced~entes de azs.
distintas prisiones provisionzales qlue habia enl el
pueblo, y various carros con carga y pasajeros.










Lenitamenite avanzibamos carrilera adelan-
te, comio quieni temie hallar eni su caminio sbitas
dificultades.
Al patsar por el sitio ya menlcioniado de "Los
' Pinlos", cerranido los ojos, me rep3resent a mi
miszmo tirado boca arriba en el fondio dle la horri-
b~le zanjal, exponiiendo al sol las heridas por doni-
de se me habi~a escapado la vida.
Pero nio, no era verdad. Yo ib3a alli, rodea-
do de soldados, rodanido hacia mi destino des-
coniocido.

Despus pasamos por los algarrobos de No-
vo, lugar muy conocido para min, porque alli era
donide un malquinista patriota, aprovech-anido la
obscuridad dlel bosqrue de algarrobos, qlue forma-
bani un largo pasaje cuIbierto de espesura, en-
volviendbo su miqjcuina en? negra nube die humno,
lanzaba a la cunetal paquetes de medicines, mu-
niicione;s, ete., que los comisioniados de la Revo~-
luci6ni en La Habania remitiani por su conductor
a los cub7anzos eni armas; paqluetes que eran reco-
gidos por parejas, emlboscadas alli al efecto.

J, A -

La mquina exploradora pals6 por aIquel lugar
sin dificultad alguna, pero al 11egar el convoy,
fu salutdado con? una desearga de fusileria.
El lector puiede imaginarse la confusing qlue
se form ei el trend .
Los soldados q~ue nios dabani custodia, ~fieles
a la disciplinla, no se movieroni dec sus puestosz;
pero el resto del personal, militates y paisanlos,
adqluirieroni la movilidad del que se ve en tranee
de escap~ar o morir.









La. esco1ta del treni, que ocupaba el primer
carro blindado, conltest6 el fuego coni deseargas
ensordeccedoras.
Los insurrectos, seg;uan baciendo fuego a dis-
creci6n, y la. mcquina pujaba roncamenite con*'
todla su fuierza de tracci6n, para venzcer rpidal-
menite en aIquel mnomento critic, los efectos re-
tardatarios del plano iniclinzado que represenit.a
la penldiente qu~e alli existe eni la via.
La mcquina exploradlora, que retrocedi6 des-
de mzuy lejos, venia haciendio fu~ego por desear-
gas a una gran distanicia del lugar de la acci6ni.
Aquello no pas6 de unl susto.
Los cub~anos deja2ron de tirar cuandio ya sus
proyect;iles no alcanzabanr suL objetivo.
El fuego de la esco1ta ces6 tambirn, y el
monstruo de acero, orgullos;o de su potenciali-
dad, y'a en? la hiorizonltal, se des1izaboa con velo-
cidad no~ acost.umlbradal.
Los rostros, lividos por u~nos mninutos, habian
recobradlo su color natural, y yTa nlo se oa, mis
que algunase blalsfemias lanzadas por los soldla-
dos en su conistante protest conltra el servicio
obligatorio qu-Le los arranicaba de los borazos de
sus madres paral traerlos al matadero cuboano.
En Gliiira de MJelenia engrosaroni la expedi-
ci6n con mris prisionieros, y aIsi sucesivamiento,
en? todos los, pueblos del trayecto fu aumentan-
do su nnunero.
La escolta encargada de la custodia dle lojs
prisionleros hasta entregarlos al Capitin G1enze-
ral, estaba comlpuesta por uni Primer .Teniiente
eni Jefe, uni Sargento, dos Cab~os y catorce
soldados.









Cuando estbamos ya cerca. de La IIabania,
parO el tren enl uni pueblo cuyo nombre no supe
distinguir, donide subieroni muchios militares at
ver a los prisioneros.
SUni Margentlo excesivamenite fornido, preguni-
t6 por mii a iun soldiado de la escolta, y al sefia-
larmie, aquel hombr6ni coni cara de barbaro mec
aplic6 con fuerza sobre mi dbil pecho la culatal
de su fuil8.
El grito dle dolor que me arranic6 hizo que el.
Jefe de la escolta, que estabal haiblanido en? la
plataforma conz otros militares, acudiera parau en-
terarse de 10 qlue pasaba, y al sab~er el atropello,
detuvo con voz de mranido al S:argento, qlue traZ-
taba de escurrir el bulto, y a presencia de todos,
le arranic6 10s galones, apostrofndole porP su ma.r-
la aIcci6n.
I AA

Aqup tella fatal~ exp-edici6n en? ferrocarril toed
a SU fIlR.
La estaci6ni de Cristina se present anite mijs
ojos, comro demostraci6nl plenia de qrue estjbamos
enl las pJuertas de la gran ciudad cuya tomaz esta-
bac en? los planes del Titjn VIacco, para aIcelerar
la conquista de la libertad.
iNos coniducirfanr en cocheS
Tall vez enl carritos de caballos o en ambulanz-
cias militares.
Si, asi serfa; -porque el trayecto era dLemasia-
do largo para recorrerlo a1 pie.
Nos bajaron del trend? y nlos ataron fuerto-
mente, por parejas quie uniieron? despus entire
si con resistenltes sogas, dejanido entire cadal una
s610 el eapacio necesario para uni paso corto.










Al ver aquella disposici6n de marcha, comn-
prendimos .que el vriaje eraL a pie ipor la~is lcalles
de la ciudad.
Anite semejanlte realidad, instinitivamenite le
dije al J'efe de la escolta que le temiamos al pcoi
pulacho de La Habana, a lo qrue me respondi5
que 1 no 10 temia, que nadie se acercaria, yv que
el quLe 10 hiciese seria pasado a bayonietazos.
Emprendimios la march.
Llegamos a los Cuatro Caminios, y al dloblar
por la calzada del Monite, se notaron 1as prime-
ras muestras die hostilidad.
De uno de los establecimienitos de 1as cuatr.o
esquiinas~ que formarin Monte y Belascoain, sali6
un hiomb.re corpulento, qluieni, manitenzirdose a
buenia distancia, principi6 a gritar con voz de
bajo: "iA 10s tibu~rones! iA los tibuoftes! iA
los tiburones con los traidores die la Patria!"
Tales gritos, que repiti6 inicesanitemnente hIas-
tal que 11legamos a Palacio, atrajeron uni pfiblico
inmeniso, quie griit6 con 41 eni coro dLe insultos,
hasta quie entramos eni la calle del Obispo, ioni-
de pasaron a vials de hechos.
Todaz la, dependencia del comercio de dichari
i-mportante calle (la. canlalla, de la camiseta) se
lanz6 sobre la cuierda dle presos,, cuya escoltax,
reducidal a la imipotencia, marchaba en tumult;o,
nio s si tra.tando o no dle evitar qlue nos fu;-
garamo>s.
La turbamulilta enifurecida, entire la que se
veia mlucha gente bien? trajeala,, ya nio griitaba
solamenite, pegaba muy duro coni palos, basto-
nes, escobas y amano limlpia.
M/uchos usaban sus extremidades iniferiores,
aplicindolas repetidamnente sobre nulestros dlolo-
ridos cuerp~os.









Otros, al paso de la maniifestaci6ni maca~bra,
lanizaban sobre aquel monit6n inlforme de press,
soldados y caniallas, palanganias de agua sucia,
papas, cebollas y cuanto enlconitrabani a manzo que
,pudliera herir y offender.
Conl los empellones se aflojaron 1as ligaduras.,
y muchas parejals andaban miedio sueltas.
A1gunos prisioneros, despus de ser separa~-
dos de la7 cuerda y golpea.dos fieramente, eran? de
niuevo em~npujados hacia el cenitro por los mismos
que eni ellos saciab~an su odio.
En medio de aquella tremenlda baral'mda, al-
cacmc a ver al Jefe de la escolta y le grit qu-Le
pusiera ordlen~, respondidndomie que no se podia
con el pxiblico.
Y el herefileo alutor del estribillo "'iA los ti-
burones con? los traidores de la Patria!", segula
repitindolo incanzsablemenlte, comlo quien cum-
ple una fatIdica conseigna, y 10 repiti6 unla y miil
veces, conl 10 que nuevos conitingentes de curio-
sos y malvados, en torrentes imirpetuosos, se des-
bordaban? por cada bocaealle.
Al pazsar por el caf "Europa", su duiefo eni-
tonaces, segimn pude aver~iguar cuando vinle de
Coutal en 1898, luch6 al brazo partidio coni la mu-.
chedumb~re, hasta que 11eg6 a min, qlue ocupabac
el extremo de la cuerda cyque, voluniitariamente
y medio suelto, seguia el imp-ulso de aquella mna-
rea humizana, qyue. crecia por momnentos.
Aquel. nuevo actor de la infalme tragedial, se.
me coloc6 detrits, y a mledida qlue me golpeaba
fuertemenite conz manlros y pies, me iba diciendo
con voz de truenlo: "; Mira para arriba! i; Mira
para aririba! iMira para arriba, mnambi!"
;Proboando a ver si dejaba de golpearme, obe-
deci, y' -entonces, dirigiendo con fulria sus pata-










zas en? direcei6nz de mis asenitaderas, me grit6 coni
voz que asustaba: "iEsa es la banidera de la Pa--
tria!" Paero nio dej6 de golp~earme coni rimpetul
de fiera.
Toda la calle estaba cubierta coni cortinias, de s
colors nlacioniales.
Un cubanlo se me acerc6 tamin4in, y despus
de preg~untarme de d6nide veniamos, se alej6
receloso.

AA A

Por fini 11egamos a la Plaza de Armas, y la,
guardlia diel Palacio (voluntarios), haciendo uso
de sus f:usiles, cogidos por la boca del cafi6n, hizo
unia dispersi6ni digna de elogio.
iY se oy6 a lo lejos c6mo languidicecia el sordo
murmullo de indignaci6n, p~roducidlo por aqyuella~
ola de mniserables, al ver el fracaso de sus per-
versas inltencionles!
AAA ~

Nos introdujeron en el patio, y el Jefe dle la
esco1ta, avergonzado de su impotencia, nos con-
t6, parai cereiora.rse de quie estahibaos completos,
y nos lig6 de nuevo rjpidamente.
Entonces vimnos descenider por las escaleras,
rodeado por sus ayudan~tes y gira n umero de
oficiales de alta gralduaci6n, al G-eneral Pando,
Segundo! Calbo a la saz6ni, quLien dlespus de ins-
peecionarnos, did 6rdenes -para que la mismia es-
colta, nos conidujera a la fortaleza del M~orro. ~
+ J,

G~rani timero de oficiales de distintas armras
habia invatdido los patios del Palacio, y muchas









personas vestidas de paisano habian acudido
.tamb~ii a la novediad.

Eni los lostros de todos se niotaba la alegrfa
.que experimenltabani ante la pruieba evidenite de
los rtesultados qrue ibani obteniendo con los planes
de camp~afa (reconlcenitraci6n) desarrollados por
el General Weyler.

Uni coronel bastante joven? para sui griadua-
ci6ni, se acerc6 a1 mi, preguntindome por la zona
de mni procedencia y nLombre del cabecilla con
qyuienl habia estado eni la manigua, y al contes-
tarle, protests de los niombores del Regimienito y
BrigadaL emp-leados por mi.

-iPa.rtidas de banldidos, ma1agredlecidos dle
la civilizaci6nl que les hemlos dlado, es 10 qune son
uxstet;1es enl el monte! dijo con tono amne-
nazador.

H~umildemnente baj la2 vista al suelo, resig-
niado a1 sufrir aquel inimereeidto inisulto, dlada mi
triste condici6ni de prisionlero m3aniiatadlo y abal-
tido porl mi suerte, y la de aquel militarote inca-
paz de e;cuaniimidad y misericordia.

Despus se m2e acered un senior bienl vestido,
coni traje nlegro y bomba de pelo, de pocai esta-
turif y algo~ barrig6n?, qluieni saeando unia carter
del bolsillo, prinicip~id a initerrogarme s,obre mli
procedenicia; pero eni aquel moment se acerc6
colrico uni oficial cle alta gralduaci6n, gritindlo-
le eni laz cara: "iLargo de aqlu! ;No nlecesital-
mos periodistas!
Cuando regress dLe Ceuta pude averiguar qu.e
aquel peroiodista era un reportero del p3ericdico
"'La Lucha", de apellido Ugarte.









Notanrdo que todo estaba dispuesto para p~ar-
tir, y que segin la ordeni dada, niuestra escoltaz'
seria aqjuella misma cuya impotenicia para librar-
nios del populacho era maniifiesta, dlije eni alta
voz queJ deseaba hablar con el G~enleral, dirigii&n-
dome a u1 gru~po de oficiatles quLe mne quedaba
cerca.
Unio de ellos, se me acerc6, preguntindome
por el niombre del Genieral coni quieni querial
hablalr.

-Clon el que ha dispuesto que salgamos de
aqui esco1tados por esos soldados -- le respodiz.
-Yo soyv su ayudanite; puede usted decir 10
que quieral.

-Lo qTue yo quiero decirle es que primero
me hiarin pedazos que sallir por mis pies .de este
lugar, sin que esa esco1ta sea cambiada por otra
capaz de evitar que el populacho enfurecido que
nos espera nios lance a la baha.

& Acaso ignora uLsted quLe nos han arrastradlo,
~inisultadlo y golpetido durante el recorrido quLe
hemos hechio por la1 ciudad?-le dije con
energia-. Esperamos qule ust;ed, sefoio official,
aunque! no sea msqcue por seguridad dle estos
press del G~obiernio, ordenie que una esco1ta mjs
fuerte nos coniduzea hasta el Morro.

Unas voces de mando siguieron a mis pala-
bras, y despus dle uLn rato dle espera, se oy6 lat
acompasadla mnarcha die un piquete dle Ordlen P1-
blico, quie ocup6 el zaguain de entrada, por dlondie
desfilamnos., con laz segu-ridad de qyue el blirbaro
aqluel d~cel terrible estribillo, quedaria dlefrauda-
do en sus dleseos de echarnos a1 los h~ambriientos
tiburones.









No obstante, algunos de los mis recalcitran-
tes, que estabani esperando nuiestra salida, osa-
ronl acercarse con los pufios eni alto, 10 suficiente
para rec~ibir los culatazos quLe les hicieron -em-
,prend~er la fuga.
Al 11egar. a la esqluina de la Cap~itania del
Puerto, un valiente se precipit6 sobre mi, bast6nl
en? alto, y me hiub~iera pegado si un senior con
autoridad, puesto que formaba parte de la escol-
ta, no 10 hlubiera detenidco, dindole en plenio ros-
tro unia pui~ada fenomenlal.
Ya en el mue'lle, respiramos con mis tran-
quilidad, porque estbamos entre militares.
La hzorda de la camiseta. nos habia perdido
de vista, y aunque nos acereibamUos por momen?-
tos a los tib~uiroes, el simple espesor de las tablacs
del bote y la necesidad que debian senitir aque-
110s milit;ares de cump~lir conz susi dleberes, nlos ale-
jaria de ellos, 10 suficiente para que su terrible
voracidad quiedara. paral satisfacerse muyJ pronlto
con victimas espafolas.
A1gu~nos mneses despus ocurri6 el terrible
hunxdimriento del "Sinchez Baredizteg;ui"~, en
que perdi6 la vida gran nlimero de prestigio~sas
personalidaldes del elemento mIilita.r diel Apos;
tadero.
A- i

Ei? dos botes atravesa.mos la entrada del
puierto y desembarcamnos en el lugear conoeido
por "LLos tres cafionles"
Requeridas de nluevo las ligaduracs ;y tomiada.s
todas las precauciones del caso, dieronl la ordeni
de marcha y la triste comitiva se movi6 cuesta
arribja coni la lentitud propia de cuerpos vacilani-












IV



EN EL MORRO


~A la voz de "I Alto!,,,," qeamsin6ils
muchios cayelRro al suelo inzvoluntariamencrte.

El Coronel Jefe .de laz Fortaleza se present$
anlte nosotros rodealdo de otros oficiales,.

Era un? military como de unros cincuenita aios
de edadl, de regular estatura, con? mdisculos de
atleta y caricter irritable, dlemiostrando en sux
mantiera de tratar a los press y subalternlos, su
avezamienito a la vida de catrcelero.

Hechati la distribuci6ni de los prisioneros por
calabozos., me destiinaron al ndmero 2, que estat-
ba a la izqluierda, bajo la b6vedia do enitrazda, des-
pus de~l arco que separabal a este calabozo y el
nrmero 1, de la, Saala de Conisejos y Cuar.to dte
Banderas, qu-~e quedan a izquierda y dierechza,
junnto ar lat puerta de enltrada.
A mzis compaf"ieros los encerrarion en las b6-
vedlas miimeros 1 y 2, qlue daban al patio priin-
cipal del castillo, y se divisabanr desde la1 venta-
na dle m1i calabozo.
A- A A

A las, cuatro de la madrugictada fu nuestro in-
greso enl aqluella vetusta fort~aleza, testigo mudo









a travs de los siglos, de hechos horripilantes,
que demulestran la. maldad de los hombres, y
otros dle verda.dero hierosmo, que perpetai an1.
memocriaz del espiritu mnilitari espafi-o1 en Amid-
. a, el quie, segm el ilustre Azorini, se fu de estas
regiones tropicazles con el (11tuimo cationiazo de la
escuadra amiericania en Sanitiag~o dle Cuba, trazs-
Jadanido su vieja y dorada po1trona a los pica-
chos de 1as eumbres -del Rif.

ti +a

El calabozo nfxmero 2 tenia unos oeho me?~-
toros de largo por cinco de ancho, y suL escasa veni-
tilaci6n se efectuaba ppo la balja y estrechat puer-
ta de en_tiada, y por la. ventanla. que daba al1 pa-
tio, tambin dle pequefias dlimenlsiones.
El piso de hormnig6ni con chinias p~elonaus (canl-
tos rodlados) al descubierto, estaba~ si.emlpre im-
pregnaudo dle humeladl.
En1 el centro, y en sentido lonigitudin~al, corria
unia pieza dle miadera duira, soportada por un pos-
te del mismnomaterial en? eaia. extremo, dlestina-
da a1 perchaz para el servicio dle los press.
Adosada a una de 1als pariedes existia. una ta-
rrima de madiera en plano iniclinadco, como de
cinico metros de anlcho, destina.lda a dormitorio.

La puerita se cerr6 conl estrdpito detrs de mi,
quedand'o envuelto en la mijs comp~tleta obs-
curidad.
Di clos o tres pasos y tropece con la dura
tarimna, donide me sent, restregjninoe los ojos~,
com~o quien sale dle ima hiorrilble pesadilla.
Poco apoco, a medic1a que mi men2; funcio-
niaba traltando de coordiniar 1as ideas, lals pupilals










se fueron acostiumlbrando a la obsciuridlad, y pu-
de percibi~ir la d6bil claridad que entraba por la
ventania tap~izada de gruesos hiierros en cruz.
Lenitamente, y sin producer el menior ruido,
record aqluel cuarto tenzebroso, para cerciorarmie
de si estaboa solo, o si hiabia de ser comp~afiero de
algini otrio ser dlesgraciado.
La -tarima estaba vacia, pero en? unzo de los
rincones distlingu uni bulto oboscuro, al cual mze
dirigi suspendienido la respiraci6n?.
Era~ uni dep6sito die madlera on foirma de conlo
trunecado, de bases paralelals (el clsico sambui-
110),` destinado a recoger 1as exoretas dle los
presos.
Alli se. depositab~an? 1as excretas directalmenl-
te, y serivia parla tranisportarlas cuandlo se 11e-
niaba.
Al toearlo con? el pie, salt, tropezanido cona
mis piernas,s, unza eniorme ralta, qjue bouscaba sui
sustento en? aqu.ellas obscuridades.
Camlinanldo sig~ilosalmente m~e acerqu a la
ventana y descubri a unl cenztiniela, que junito a1
ella permanecia silencioso eni su garita.
Enltouces retrocedi, semitranzquilo, yV me tir
eni la dlura tarimna, no tardanido en? dormnirme
profuindamente.
Los, extrafios gritos de "; Centinela', alerta!'',
"'IAlerta est!", cuyo eco retumb6c mu1iltiplicn-
dose enl aqcuellas cavernas de fortalleza medieval,
me volvieiron a la triste realidad de? mii situ~acidui.
Despert, p~ero los fuertes dlolores qlue sentia,
eni todlo el cuerpto mle tenian suLjeto a la tarima.
El recuerdo dl.e la 'fisoniomiaz de aquel etier-
gl6meno qu~e se emp3efi eni enisefiarmle la b`~ande-
ra espafiola, que en fonrma de pazlio inmr~enso cua-
bria la calle del Obispo, acudid a. mi memorial,
evocad~a por aquellos dolores.









El eatrepito que produLcia la tcropa con sus
marchais precursoras del relevo dle g.uardias,
aniunci6 la vida bulliciosal del niuevo dia.
Un1 Cabo, colorado comno un tomate mladuro,
cde pequefia estatura y agilidad de ardilla, se
subi6 por la reja de mi calabozo, y prinicipiando
por la parte superior, golp~e6 fuertemente con un
pesado trozo de cabilla cada uno de los balaus-
tres de la reja, para cerciorarse de la seguridad
de la prisi6ni.
Aquella operaci6n fud repetida eni todas 1as
rejas del castillo, languideciendo allj a distan-
cia el fatidico tin, tin, mfisica horrible con qu-Le
regalabsan niuestros oldos los inivisibles gen`rios del
mal.
Como a las siete de la1 mailania se a~bri6 estre-
pitosamnente la reja de mni calabozo, a cuyo ruido
salt de la tarima, vienido enltrar al mismio Cabo
y a dos soldados qlue esco1taban a dos hiombres
vestidos dle rusia, que por su mnodo de andar y
el ruido mnetlico que -produciani sus movimien-
tos, se aldivinaban los grpillos qlue 11evaban remia-
chadlos a los pies, y que se prolongabaln bacia la,
cintura, tapados con la ropa..
Aquellos hombres, que eran? presidiarios clel
Presidio Departamenital y hacian alli los trazba-
jos de ilmpieza, arirojaron sobre el suelo cuaztro
latas de agua, y enltregindome un piedazo de fra-
zada, unal lata vacia y una escoba, se retiraron
haciat la puerta, ordenndomne el Cabo qlue hiicie-
ra la limp~ieza del calabozo.
Area dificil fu para mi, dado mni estado de
s~alud1, haldear aquel aposento de suelo spero y
mIaloliente, recog;iendo el agua can la fra~zada
para, depositarla eni laz lata y en? el dep6sito
samitario.










Unia vez terminiado aquel trabajo, volvieron
los presidiarios -y se 11evaron el agula sucia, y yo
me tire de niuevo en? la talrima, continuandto la
lucha coni miis penisamientos.
3El principio de mi martirologio eraz demlasia-
dlo penoso palra mi temperamento dle muchiacho,
qui.e si fisicamnente posea f-ortalezai y: vigor, mii
alma carecia en? absolute del temple qlue adcqui-
ri6' despus en? la des.gracia.
A A A f

El cenitinela no me dlejaba azcercar a1 la reja
de la venltanac, pero az travs dle sus gruiesos ba-
rrotes, dlistingua las b6vedas que me quedabanz
enlfren-te, repletas dle prisioneros, entire los qlue
se distinigua uLno die los protagoniistas, del desas-
tre: de Ibarra. Era1 L6pez ColomaL, qlue se hiabia
agiganadio ante el pueblo oubanio conl propor-
ciones dc caudcillo, encaniaci6n del mis puro pal-
triotismIo, qlue senltad`o a la reja die aquellaz estre-
cha? prisi6ni, dlonde apenas cabiaz su coraz6ni d&
revolu~cionariio, demlostrabaL en la serenidad de
su rostro la abniegac;i6n y valentia de espiritul
con que sabia biacer frente a1las dlesdichias sin
cuento q~ue necesariamnente tenialn qrue derivarse
de 1as luchias por la libertadl.
A sui comipailero, el ilustre repiiblico Juazn
G~-ualberto G6mez, se o 10 abianl 11evadov yal para
Couta, dlonde estabal reeluido en? unl obscuro cala-
bozo del Acho, conisiderado comlo unii enemigo
peligrioso.
En ]a b6veda nimero 2 habia uni dlet;enido
de apellido Agiierno, dle aspect venerable, que
sali6 en lib>ertadi al poco tiemnpo, precisamnente el
mismo dia en que nui.estros, guardiianes dlesculbrie-
roni los preparativos dle unat furga qule estlbamos










combinanido para salvar a L6pez Coloma del
fusilamiento.
Y flotaba ent el amnbiente y todos 10` crefamosi
,como cierto, que el tal. Agiiero habia denzuncia-
do a las autoridades los preparativos de la fuga.
Acmparo Orbe, la- compailera de L6pez Colo-
ma, habia introducido los dias de visita, ocuiltas
en sus ro~pas,, algunas armas y hojas de seguetaL.
Todo fu ocup~ado y desde aquel momrento
recrudecieron sua maltrato niuestros guaridianes;
los ConsPejos de G~uerra funcioniabanz con? acelera-
ci6n?, y cada correo que salia de La Habana. coni-
ducia en sus bodegas gran nfimero de prisione-
ros y dep~ortados, ruml~bo a los, presidios afiricanos.
k A

Mli soledad dtur6 s610 diez, dias, ;l cabo de los
c~uales tuvo inigreso en la fortalezal mi p~rimler
compafiero de calabozo, no-mbrado Amnado ~Pe-
rez, procedenlte de Sierra Morenla.
Nuestros corazones se acercaroni por la afi-
nidad de nuestro infortunio, y yat no eiran mis
horas t;an amargas. Pero aquella cicrcunstancia
favorable a mni situaci6n, tuvo por consecuencia
un grave inconivenienite.
Comno ya forribamros un par, se nios imrpuiso
-el penoso trabajo de condc~ucir dliariamzente por
la mafiana y por la tarde, colocados elitre fusiles,
'el dep6sito de 1as excretas hasta unl lugatr eleva-.
~do de la fortaleza, por su parte Este, dondle en
plano inlcliniado existia, unia canal tallada en? la
roca, junto a un peqyuefo mruro, cuya cara exte-
rior daba al mar profunzdo.
Alli se vertia el coniteniido del dep6sito, qlue
coni violenciat caia eni la superficie azul del mzar,










donlde tremendous selacios golos~inreabani a~ flor de
agua con voracidad horri~pilanite.


Unla de aquellas nioches, 11enas de tristezas~ *
inifiniitas, eni que s610 el suspicro quejumb~roso de
algin prisionero desvelado, el fatidico silbido de
1as timidas lechzuzas o el vacilant'e grito regla-
mentario de los centinelas, alterabha el sileneio~
sepulerall de aqu-~el rec~into de dolor, omos el es-
trpito qjue producia uni pelot6n de soldados que
mrarchzabani por la b6veda de enitrada, proceden-
tes, del exterior.
Se de~tuvieroni frenlte al calabozo nmero 1, y
el ruido prodlucido por el chioque de los fusiles
sobre el suelo se confunidid cort el de los 1timos
pasos de la tropa, que procedi6 a qluitar rpida-
menlte 1as ligaduras de los brazos y esposas de
los dedos, a unl grupo de cineo prisionleros que
quedaron? sepultados eni la obscuridadL del ment-
eioadlo calabozo.
S&Quidnles serian tL
Suns amarguras formabani ya parte de las
niuestrals.
iEranl cineco mis en la lista interminable de
los qjue cafan? en estado de imp~otencia!
El h-ueco qlue ellos dejabanl ~en 1as filas del
ejereito de~c la, libertadl, se 11enaria, de niuevo, in-
dudablemenzte; pero enitristecia el alma ver e6mo
se 11enlaban las prisiones conl hombres fuertes ,
vigorosos, tiles y niecesarios para el servicio de;
la sanlta causa.
6 Quirnes serian a
El ecutiniela qjue se paseaba partiendo la dis~-
tanecia. entire los dos calabozos, hiacia impossible
toda comunicaci6ni con? ellos.










A la mafiana siguienite notamos, que eni la
b6veda nfunero 2 hiacian esfuerzos para distinl-
guir a Tos niuevos compafieros, atisbanido a tra-
vs de 1as rejas, que eranr visible unia de otra.
En una pequefifsima bala dle pa~pel lanzada
a la reja, de la galera nrmero 2 en un moment
propiexo para no0 ser v1istos por el ceintmnela, pre-
gunztamros si conoman a aqluellos comp~aneros,.
Al poco rato entr6 por la1 rejai del calabo0zo
el peqyuefio proyectcil, muensajero dei laz siguiente
contestaci6ni:
"Sonl los prisioneros dle la goleta expedlicio-
naria The Comp~etitor "
Pero no0 dabani sus nombilres.
The Comlpetitor era una goleta americanat
que sali6 de uno de los puertos del Continents~
cargadal de armas y rmuniicionles dlestinadals a las
fuerzas, de Poinarl del Rio.
Conducian la. expedici6n los- patriotas Alfre-
do Labordle y Teodoro MJasa, quienes tuvrieiron la
desgracia die caer en? poder de 1as; autoridadies
espafiolas junto con sus compafieos die travesia,
unos ciudazdanos ameriicanos, qrue fueroni puestos
enr libertad a1 petici6n? del c6nsul Lee; pero no
asi Labordle y Masa, qjuienles estuvietron? presos
en La Cabla fia hsta que principid el GCobiernzo
del Gfenieral Blanco.

k A A

A miediados del mies de Abril 11eg6 al M~iorro
unia gran cordlillera de prisioineros procedLentes
de Giiira de MIelena y La ,Salud, 11entindose por
comnpleto todos los calabozos.









S; e me habia resp3etado mi puesto en la tari-
ma, por ser el primero enl usarla, pero como en
ella s610 cabian ocho, el resto hasta cuarefita y
cineo d~ormia eni el suelo, pegados unios a otros,
respirando un aire viciado por la tranispiraci6ni
de los cuerpos ayunos de aseo, y los gases pesti-
lenites 3e: 1as excret-as, cuiyos dep6sitos erani ya
tres, y por mnucho cuidadlo que se tuviera al us,ar-
los, como parte del suelo, permanieciani mojaldos
por su exterior.
Los hiigienistas' recomienidan pa.ra los dormi-
torios, de ochlo a dliez metros cljbicos de aire puro
por persona; nosotros teniamos, alli para cadal
unio, unos cuLatro metros dle aire pestilente.
Las fi.ebres se desarrollaron de nn modo alar-
manite, y la viruela hizo su aparici6ni.
Diariamenite salia un miimero crecido de .eni-
fermos para el hospital de Sani Aimbrosio.
Otraz cordillera de press 11eg6 procedenite dte
Sani Antoniio de 1as Vegas.
D9e ellos dlestinlaron tres a mi calabozo, cuyos
nombres pasartm? a la eteirnidad eni mti memroria.
jIImposible olvidlarlos.!
iA1 marchiarse die este mundico, grabaron sui
recuerdo enl mi mIenite coni el buril d!el sacrificio!
Esteban Roriiguez, Jos Bacatllao y G~rego-
rio Rodriguez.
Con?.esos nomnbres figurabaln eni 1as filas del
Regimienzto H-abania, del 50 Cuerpo dle Ejrcito.
Eran naturrales de Ma2nagula y azl entrar en
dicho pueblo las fuierzals a qlue pertenecian ha-
bian tomado parte eni la acci6n que termindi? conz
la estrucci6ni por el fuego del menicionado
pueb~lo.









iEse lera -su crimentl No s610 eran inisurree- -
teos traidiores, a l`a madre patria, sinlo incenidiarios
por afiadidura, coni la agravanlte dle haber des-
truido a su pueblo natal.
Esteban? Rodriguez era el quinto de cineco
hermlanos, y todos ellos, coni su padlre a la cabe-
za, habianr abrazado la causa de Cuba y luchabanI
con 1as azrmas en la manio, en el RZegimienito Ha-
Ibana, mandado a la saz6n por el Brigadier Adol-
fo Castlillo.
De d7iecisiete affos de ~edad, alto y fornzido, te-
nia en la frente el sello de la abniegaci6nz.
De nioble mirar y verbosidad fcil y abundani-
te, se capt6 muy pronto la sim~patia y admiraci6ni
de todos sus compafieros de calaboz~o.
Las cosas de la Patria ocupabani conistanite-
miente su imaginaci6nl.
-E:s niecesario irnios de aqui diecia al oldo
a aquellos comp~aferos que le mereciamos mis
cconfianiza.
-Esta isituaci6ni decia es insostenible, y
entre mloriir de viruelas o de un? batlazo, prefieros
minl veces. la segunida forma.
Initentaremos poniernos al habla conl los clubs
revolucioniarios de La Habana, para que gestio-
neni la comilpra, de algfm official de los qlue pres-
tani aqui sus servicios, y eni el momenito oportuno~
asaltaremros el Cuerpo de Guard~ia` ydeslpus de
abrIir todas las galeras y calabozos, daiereos unz
henrmoso ejemplo de patriotism y sacrificio, ba-
tirndonos en? retiralda hacia la playa del Chivo.
Si caemnos en la jornada, no ser esa unia cosa
que asuste a ia.die, porque al salir paral el montei
ib3amos a bailar con la muerte.









-I'Oh! iM~/orir coni los ojos vendiados~ reci-
biendo el plomo por la espalda, es cosa qlue nio
puedlo concebir! iPriefiero mlorir a, bayonetazos,
aqu i mismo, luchando a brazo partido con los
soldados!
Observando que su desesperaci6n crecia por.
momenztos, le dije con? enltereza:
-Queroido Estebani: hioy nlo est tu n~imio
sereno comno otros dias, y nlo es 16gico que te dles-
~esp~er~es, porque eso agrava tu situaci6ni. Por-
quae ella es, dificil, estamiios obligadlos a ver 1als co-
sas a travs del prisma, de la recalidad, y rodean-
donos de pacienci.a, tratar de acumu~.lar energia
y entereza de carcter, para salir Jo mejor posi-
ble del terr-ible tranlce en. que estazmos, metidos.
Tengamos confianza en? Dios y rogumosle qtue
no nios abandione.
-jlM'adre mia, ruega a Dios por mi! dijo
pausadamlente, y se dirigi6 a un1 rinc6n del caz-
labozo0.
Profundos pensamlientos debieron haber ocu-
pado su mente, porquLe, recostado a la pared, per-
maneci6 inm6lvil por mis de quinlce miniutos, con
la cabezal enite 1as mnanos.
* Ak A

Jose Bacallato era un? hombrl~e de caricter
comlplet'amnente diferenlte al de Estoban?.
De estatura mzediana, su muscu~latura descu-
bria a prlimera vista la fuerza con qrue Natura
10 habia datadco, pero su caricter suiperficial lo
igualaba a uni mzuchiacho.
Au.nque suis veinticine~o afios dlebian capaci.
tarlo para penisar enl su situaci6ni, su esea1sa mien-
talidad nio se 10 permitia.









Sentado eni su puesto predilecto, junto a la
.reja del calabozo, pasaba los dias canitanido dci-
mas paztri6ticas.
* A

Gregorio Rodriguez ("LGoyo"), era unl her-
moso ejempllar dLe la razza negra.
Conl s610 diec-inuevse afios dle edadi, la ingenui- -
clad cle su carcter, propia de los, adolescents, 10
hacial comunllicativTo y locuaz.
No pen~saba much enl el trance porquie esta-
ba pasando, y sui coniversaci6n? versaba siempr~~e
sobre 1as cosas de la, guerra.
Segim decian susP compafieros, habia diado
pruebas de un valor espartanio en.10os camipos dle
la Revoluci6n?.
+ n

Estaboamlos enl los primleros dias dlel mes de
Milayo.
lMuchlas cordlillerais de priisioneros y dlepor-
tados h.abian saliclo conl destin-o a Coluta v Cha-
farinas, yrendo on? una de 1as piimeras, el ilustre
compla.lero Ju-an Guialberto G6mrez.
Por ser uni preso politico de verdaclera imu-
portancia se apresuraronl los espaflo1es a poner-
10 en buen recaudo, y terminanlYo su-i caui-s pre-
ci~itciadamente, 10 sepultaron en? la bodegfa de un
buqlue, enlcaminindole por el mrismo sendero cle
sufrimiiento que. recorri6 en la guierra clel 68.
A L6pez Coloma 10 habian trasladado yaz al
Hospital de Salln Ambrosio, y los Consejoa. ce
Guierra sumlarisimlos funcioniabanl sinl interrup?-
ci6n,, arrojando victimlas a montones a los sacri-









ficadores del PFoso cle los Laureles, cuyas desear-
gas se oian eni las, m~aariaas serenias, 11evanido el
espanito a los corazonzes de los que esperibamos
nZuestro turnio.
Una maaiana muy tempranio sacaroni del ca-
labozo a los tres com~pafieros Estebani Rodriguez,
Jos Baceallao y Gregorio Rodiriguez, para hacer-
los comparecern ante uni Consejo de G;uerral su-
marisimo, para juzgarlos junito conz otros com-
pafieros suyos.
Cuanido regresaronl, a las poca;s horas, trafani
el semblante demudado.
Habaian acumulado sobre ellos tremnenclas
acusacionies, sostenidas por los guerrilleros de su
pueblo y otras personas que espotineamente se
habiani presenitado para acusarlos.
Pero ellos nio habiani perclido la esperaniza de
salir bieni del Conisejo.
Habiani refutado las acusacionies, y esp~era-
bani poder demostrar en 1as sesionies sucesivasi,
que sus acusadores menitian, y que erani suis enie-
migos, personiales y politicos, por lo0 que el Coni-
sejo nio debia tomar en consxideraci6n sus acu-
saciones.
A las seis de la mafiania del cla siguienlte, con
grani sor"presa para todos, cuanido el mis com-
pleto silenecio reinaba en1 el castillo, se overonl los
pasos cle ul -pelot6n cle soldaldos qu.e, con? ruklo
iimp~onente, se dtetuvo fienite a niuestro calabozo.
Uni official que acompafia;ba al Comanzidante de
la fortaleza, 11am6 por lista a los tres comp~afie-
ros, notifica-ndoles que se les cam~biaba cle caz-
labozo.
A Jos Baeallao y a Gregorio los esposaronl
formanido pareja, y a Estebani de~treSs de sus com-









pafieros, formanldo las seis manios unla pifia fuer-
temenite unida coni esposas eni los dedos pulgares
y cadenillas enl las ufiwecas.
-iAdlelante! -orden6 el official, pero su vosr
fu apagada por 1as siguienztes, que salieroni as
mi pecho, 11eno de indignlaci6ni:
-;Valor, Estebjan! i Te es;trin enigafiando!
i Te vani a fusilar!
-iAdi6s para siempre compafieros!-dijo
volviendo el rostro enicenidido- como la girana, y
aqruellas fueroni sus imicas palab~ras. Los otros
dos nio proniunciaron nli unia sola.
'Y Ia arista del arco medianiero de aqiuella
higubre b6veda, ocult6 tras su negra proyeceii6n,
los, hacinados cuerpos de aqu~ellos tres soldados
de la libertad, que eranl arrastrados inlesperada?-
menite a la arena del sacrificio!
Uni a~mbienite de tristeza fu la caracteristica
de aquel dia fatal.
Nadiie podia exp~2licarse qlue sin? haberse ter-
n1jinado el Conzsejo de Gu-Lerra, sini habrseles nio-
tificado ~sentenicia alguna y sini haberse 11enado
en? fini las formallidades die la Ley, se metiera en
capilla a aqjuellos com~pafeieos para fu~.silarlos al
dia siguxiente.
iEsal era la1 fatal nioticia!
Se suipo por los mnismios soldados, alguno de
los cuales nzo temian hablalr conl nosotros, y has-
ta los ha~bia que protestab~an reservadamenite del
acto de crueldadl que ibani a cometer fusilanzdo a
menores de edad.
WA A

Eni la tardle del dia siguiiente, unii soldado ani-
daluz ya de pelo eni pecho y liberal h-a.sta la me-









dula, que estaba de centinela junto a la. reja del
calabozo, en unz momlen~to propicio mue di por la
mismat uinejemlplar de un periddcico qlue trafa
perfectamente oculto debajo del uLniformize.
SiOh- cru-el destino! Alli estalba lai clescripei6n
amp~lia y' detalllada del fusilamiento de nuestros
compaileros, clesde el momenlto cle su tras1ado
del M/orro a La Cabafia, su permanlencia enl Ca-
pilla, y coni todo lujorde cletalles, su conclucci6ni
anlte el cuadro sus 1timas palabras- e iniciden-
tes de la ejecuci6ni.
Jos y Gregorio se abatieron? desde los pri-
meros momientos de su enitraca en Capilla, nlo
admitieronl auxilios religiosos, se negaronr a to-
mar alimenitos v fu nlecesario condcucirlos: hasta
el cuac1ro.
FPor el contrario, Esteban asombr6i a suTs ene-
miigos por su serenidad cle espiritun, su firmeza
de carcter y el pleno dominzio de sus facultades.
Pud sumiamnente amlable con el salcer-dote que-
10 acompi~afi6 todo el tiemlpo que estuvo eni Clapi-
11a, dLurante el cual no cambi6 ni un miomecnto la
expresi6ni de su semiblante, reflejo fiel de la tran-
quilidLad con quLe daba su vida por Ja2 causa de,
la libertadcl e su patria.
Todo el dia 10 pas6 escribiendo.
Le rogaba a la alutora cle sus dias qjue no 110-
raral por su muerte, .y le decia qlue ~rs us tim:os
suspiros serian para ella. y que enl el cielo se
eneonltrarian. ; Oh dulce conlsuelo cle la religion !
Y le dedlicaba un? anillo comlo recuerldo de su
amnor naimenso.
La carta a su novial eral un mnenca.je do, amnor
postrero, en que la, invitaba paraI seguiirse amaln-
do cuand7co se reunlierani en 1as regions cele.stes,










dlondle reina el Todopodleroso, qjuieni sabria per-
dondrle 1as malas accionzes quie habia cometido
en este: mlundo, y terminiabal dedicndole u1na sor
tijal de brillantes como recuerdlo de sui amnor
eterno. *
A su padre le dledic6 el reloj deu oro y el. cinto
con? hebilla dIel m~ismo metal, y escibi6i por sepa-
radco a sus hermnano, por conduct de su mradlre,
cartas 11.enas; de amor y patriotismzo.
Po r 61timio, suiplied al sacerdote: que 10 des-
pidliera ce sus comp~tafieros y de sus conciudada-
nos en general.
T~om6 suis alimientos conz naturarlidac1 y en la
cantidadu de costumibre, y el mcdico certified5 que-
su pulso dlenunciazba unl caso extrLaordi;nario
de nlormalidlad fisiol6gica en? unr condienado a2
murerte.
Durmi6ii coni tranqcruili dadz y al dtespertarse a
las cinc dle la maaiana hiizo su seirvicio de azseo
matinal y tom6? Ccaf con perfectly tranquiilidad,
dlespuids del servicio religioso quae acept6 coni de-
vocion enstiana?.
Lis-to para ponzerse eni marcha palra el hingar
fatidlico, no admiti6 ayudICa alguna.
Conl paso firmne yT regull ar recori6`c el trayee-ic.
to y aunqcue le pusierion1 la vencla dc los~ trairdo-
res, tanltas vTeesi 10 puisieron? de espaldas so puiso
1 de fronte, mereciendio por fini el hon-or de re-
cibir en el peehio el plomuo que tr-oneh6 suL h~er-
mnosa vida.
















MIr CONSEJO

DE GUERRA


Los corazonies se oprimnieroni por el dolor.
Uni complete mnutismo fu la niotal salieite die
aquel diat.
SParal mi, el efecto de aquel golp~e fatal, fu
recoger como herencia de Esteban?, el com]pafie-
ro desaparecido, su idea obsesioniante de la fuga.
Esta, idea ocu~p6 mi menlte por com~pleto du.-
rante aquellat tarde y la noche, la qjue pas eni
un terrible insomniiio.
UnT~ v.olein bullia en mYi cerebro, y Ja sangre
hervia eni mis venias.
El mlovimiiento military de la fortaleza, inlicia-
do con la luzi del nulevo dia, me hizo camb~iar
de pensiamlientos alnte el desarrollo de niuevos
suecesos.
A las siete de la mzafiana me 11amaroni a la
reja, dlonde me vi eni presenlcia del Juez Inzstrue-
tor de mni causa, uni Comanidanite ya enztrado enl
afios y de noble aspect, que demostraba eni sus
maneras la imuperturbabilidad con qlue cumplia
los deberes de su cargo.
-i ~Muchacho t- me dijo-. Vas a ser juzga-
do ei Conisejo de G~uerra sumirarisimo y es niece-










sario que nomb~res defenisor, de acuerdlo conl 10
que establecen? 1as leyes.
Aqjui tienies unia listal de oficiales para qlue
Sescojas centre ellos el que te hia dte defender.
Coordlinandco un poco mir ideas le responidi:
-Sefior Comlandante: comno nio coniozco a niin-
guno de esos sefiores oficiales, mne veo imlposibi-
litado de hacer la elecei6ni. Ademis, niinguno dle
ellos ha dte ponler emp~efio en? hacerme 1u na ueina
defenisa. Si se me permnite zoibmbrar a un absoga-
do, malialna mnismio se personard en la causa, y
entonlces tendlr la seguridadc dl@e er diefendtido.
-E~so no puede ser- me re-plied-. Tienes
que elegir entire estos oficiales, y comlo no0 pode-
mos perder tiempro, tomac? el lipiz y hzas una cruzi
frente alI nomlbre que desees, pero pronlto.
-~Est bien, Comanmdante; haga ustedi mismuo
la marea.
-Te hie diicho que elijas replied conz ener-
gia, y me entreg6 el l-piz y la2 listai.
-Siondo azsi -10 dije martca remoso el qlue
ocupa el primrer lugar, que serA2 paral mi igual
que otro cua1lquiera.
-Te equivocas, muichachio; Jos militarles qlue
figuran en? esta lisitai dijo mnientras la tomnaba
de mnis manios son? todos hnonorables y cumpl~li-
dores de: su~s obligalcionies. Ese oficial que has
dlesignlado es un? Capitn die Artilleria destacado
en La Cabafia, que a sus grandes dotes dle inte-
lig;encial unie 1as miejores culalidales d.e hidalgula
y rectitud que pueden adtornar. a un miilitari; has
hiecho unia bitena elecei6n y los hechos to 10
confirmaincn. Estal tardle vendrAi a v8isitarte pa-
ra ponerse de aeuerdio contigo.









i Un moment, Comranidante! -le dije conl
mnarcadal tristeza.
-4 Q~u deseas3"
-Que si le es -posible, haga algo en mli favor.
Es el ruego qlue le clirijo en? hombre cle la autorat
de sus dias.
-Yo ver, yo ver, muchiacho fu su conl-
testaci6ni.
Las Itimias silabas de sus palacbras apenas
1las of, p~ero tenzgo la seguridaud cle que 1as apag6
la emoci6ni.
.

El corneta lanz6 al aire, y 1as onzdas trans;mi-
tieron, las notals ms alegres para c1 soldacio: lai
11amaca. a, ranicho.
Comlo ~todos los dias, initro'dujeron en? e~l cala-
bozo la1 c:ubeta circular qlue conztenia lals racionies
cle rancho de los reelusos.
El Cabo F-urriel hizo el reparto con precision?
matemtica, y desapalreeid tras la pesacla reja,
cuyos goznes rechinaron.
Aqruella operaci6n era recib~ida todos los ~dias
con marcada aleg~ria, pero aquiella, vez pas6 paral
mi cazsi clesapercibida.
No mie separ d cel rinc6ni donide, suidrco eni
mnis pensamientos, tratabsa de formlar mi plan cle
clefensa.
Si, era preciso clefendcerme.
Los, oficiales qlue -formaibanl los Consejos cle
Guerra, eran hombres.
Yo apelarisa alas fibras sensibles cle susco-
razones, y si eni ellos habia senitimienitos humia-









niitarios, era possible que se arpiadaran de mi; que
comlprenidierani que yo nio habia comretido ningin
crime, aunique halbia echo armas conitra el G~o-
bieirno qjue ellos defendia.n.
SLos tratadistas del mundo entero, 21no habian
reconocido el dlerecho de los pueblos a ser libresi
Y con arreglo a este printcipio, jno tenia el
pueblo cubanio derecho a ser libre
Y como raz6n de mayor fuerza, yo no habia,
hechzo nada ms que secunidar un movimiento re-
volucionario, organizadlo y reguilado por 'leyes
promulgadas por sus directores.
M~Iis actos en la Revoluci6n no se habian apar-
tado nii uni apice de 10 qlue esas, leyes establecian-.

Luego, yo nio era responisable nada ms que
.del acto inicial de h-abermue sumiado a los revo-
lucionarios, eni el supuesto de que la Revoluci6n
fuLera injusta y7 perjudiciatl.
Si; mi. causa, a mni manera de penisar, era de-
fenidible, y si el oficiatl desig~nado para defenlder-
mre se conicretaba a 11enar la formia, sin impor-
tarle quie mre fuisiltaran o no, yo me-defenderia.
g M[e oirian ?
iPermritiriani que yo desminiitiera conl razones
de peso, a los, guerrilleros de A1quizar qlue habian
venido p~ara asistir al Conisejor
Yo' los estaba vienido desde el dia anterior,
pasanido y repasanldo frente a mi reja, atisbando
coni cuLriosit;adi, y al distiniguinrme, me mirabani
coni eneonio, brillndoles los ojos, cuLal fieras que
veni de cerea su presa.
& De qlu me acusarian









el Conso!jo qu~e iba a decidir si me dejaban la
vida o si me la arranicalban.
Notanido que le initerceptaba el pas;o, mle prie-
gunlt6 rpidamenite:
-EEs usted el prisionero de apellido de la1
Conicepei6n?, procedenite de A1quizar?
-Yo soy, y mue aleg;ro muchio le: quie ustedt
hayat venido a verme alntes de comparecer anlte
el Conisejo le respondic palusadamzrente.
-Puede usted retirarse le dijo al1 Cabso lla-
vero que le acompafiaba-, porque necosito ha-
blar con este prisioniero duralnte un buen rato,
yo le avisard cuando terminle.
-Tendremos que obtener para ello el per-
miso del Comiandanite del castillo -objet6 el
Cabo.
-Est bien; vialo ustedl enz mi hombre y avi-
semve eii todo calso.
El Ca;bo se fu y nlo volvi6 mijs.



Tratando de ganar para mi causaz el coraz6ni
de aquel homnbre, 10 dlije mnostrando el mayor in-
terds por su persona, que lamenltaba muchio nio
poderle ofreceer un atsienlto en aquel inlmundo
calabozo, y qlue me perdonara el mnal rato que
astabal pasanido por mi culpa.
-DeBt nadat tiene usted quie excusarse me
dij-o-; yo tengo por costumubre de entrevistarme
con mis defendidos antes dle ir al Consejo, y con
mayor raz6nl eni el caso suyo, ya que: Ire avisaron
esta, tardie, por lo que mne es imnpos-ible estudiar
su causal, porque 1as sesiones dlel Consejo darin
prinlcipio alas siete die la1 mafianaiz.









----Muchio 10 sienlto, Capitln, porquie mi inica
esperanza es usted, y si nlo conioce la causa, le
falta la base de la defenisa; y le hablo asi porque
nio ha pasaldo por mi menlte la idea de que uisted~
rird al C!onsejo a cum~plir coni el formulismoa
official.

-E:st usted eni 10 cierto; tenigo el prop6sito
de defenderlo y cump-lir coni el deber que como
hombre me im-pone mi concienicia, y como mnilitar
el honorn de mi cargo. YT la mejor pruceba de 10
que le dligo, la ver uLsted en el hech-o de enconi-
trarme azqui reuniido con usted, a las, pocas horas
de haber sido designiado para defenzderle.

--i Que Dios 10 ilumine, Capitin! J E1 le d
la penetraci6n? suficiente palra comnprezidler mi
agradecimniento, y la conimiseraci6ni de que soy
digno! ; Quiera El darle tamb~ein ell vigor ieni-
tal niecesario paria lograr un poco de benievolenl-
cia palra mi de los sefiores del Consejo, eni quie,-
nies supongo el deseo de que me fus~ilen!

-No adelantemlos los hechzos, y vamlos a lo
que mjas le initeresa dijo con? calmai.
Haciendo anotaciones en? una libreta, me in-
terrog6 Iargamenite sobre los detalkls die mli caf-
da en poder dle 1as tropas, signiificindome qrue
mIe era de verdadero inzteres decirle la verdadi,
para poder preparar la refutaci6nl de 1as acu.sa-
ciones qulie lanizarian contra mi los gulerrilleros,
mercenarios, como los 11am6i coni sobrada raz6ni.

Despus de oirme con deteinimiento y hacer
inzfinidad de anotaciones, se des;pidid nzotable-
mente emocionado por mi Iltima stip3lica, dirigi-
da eni nombre del Salvador del Mundlo y del ser
a quienr 1 debia amar sobre todas 1as cosas.









G~ir6 la reja tanto hiacia fuera como 10 hzabia
hechio hazcia dent~ro al abrirse; choc6 rudamente
contra su marco, y el pesaLdo cerrojo, manejado
por mlano expert, deniunci6 conl su ruido pecu-
liar, seguiido dlel de su compaiera dte ojo de ace-
ro, qlue por unia noche ms estariamos separados
del miunzdo de los libres.
Aquella nioche la pas mis traniquilo. Mli
defensor mne habia dirigido frases de alienito, y
yo tenia la conivicci6n de que nio mentia.
Enz su rost.ro se descubria la sinceridad de
sus promesas.
"El h2aria 10 possible por arrancarmie de 1as
mallas del C6digo en cuanto a la 61ltima pena",
erani sus palabras, y tamzbin del alcance del fa-
moso batndo del Capitn G;eneral quie estaba des-
poblanldo Ja Isla.
Mis comp~aferos me miraban conl infiniita
comp~asm;on.
-Sefiores les dije-, nio hay que afligirse
por min Estoy hiacriendo todo esfuerzo por sad-
valr el pellejo, y no veis eni mi actitud la mjs
minimca cob'ardia. Mis siqilicas enternecedoras
dirigidas a mi defensor y mni fingido abatimnien-
to ante 1, forman parte dle 1mi plan1 de defense.
Si fracaso y la terrible senitenicia se formula; si-
la Pareal impia bate sus, negias alas sobre mi, y
me arralstra al sacrificio, yro, como Esteban, sa-
br mlorir coni la frenlte levantadia, y mni coraz6n
y pensamiento postrados ante el altar de la Pa-
tria esclava, para. ejemp~lo de .10s innumerables
que tendrn qjue caer para hacerla libre.
Tirado sobre la dura tarima mne sorp~rendi6
el nuevo dia, y -al desp~ertarme 1as notas dle la
diania qlue 1as bocas metlicas lanzaban al1 espa-
cio, recordamos con tristeza inrdescriptible los










toques die la. diania mambisa, qrue 11enabani de ale-
gra'los, corazones insurrectos, inculreindoles mis
fe eni sun triunfo y mayor entusiasmo para seguir
luchiando.
Pero, ; cuinta diferenicia en? el muedio!
IAlli eni la mianiigua, libres comro el pjaro
en la paraa, la diana tenia para niosotros dulzu-
ras ininritas!
iAlli, en? aquella jaula de homb~res, la diana
nlos torturaba el coraz6ni!
AAAj

A las siete y media fueroni por mri los solda-
dos de servicio en el Consejo, y conl ellos estaba
tambsir mi defensor, quien principi6 a hiablarmie
co'no.para dlarme Inimo, tan pronto sali dlel
calabozo.
Mie esposairon fu.ertemente y me condujeiron
ante el Consejo qu-e ya estaba reunido.
Imp"onente fu paral mi enl gradlo sumo el cua-
dlro qrue se ofreci6 a mnis ojos.
El C/onsejo 10 componiani catorce oficiales que
ocupabun asientos luijosos colocadtos eni semi-
circulo, cuya secanite era la pared, en enyo cen-
tro estaba la, pu~erta de entradla.
La pr~esidencia ocupaba el fondlo, y tenia de-
lante la mIesa diel S>ecretazrio.
Eni el centro del sal6n estaba el bsatquillo
destinado al reo, ya la dncerechal e izquierda, to-
maron asiento el dlefensor y el fiscal respecti-
vament;e.
H-abi~a oficiales dle todas 1als armlas, viejos ;y
j6venes, unos dLe rostro apacible. y mirar tra\n-
qruilo y otros cuyo sembl~lante revelalba a primercra
vista el mis feroz apalsionamienito.









La Presidencia la ocupaba uni Coronel Ayu-
danite del G~enleral W;eyler, alto y seco, de tez
apergamuinada y ojos que desp-edian fue~go.
APbierta la sesi6n, ley6 el Secretario mis. de-
claracionles, las que ratifigu enz todas sus parties.
~Preguntado si tenia algo qlue declarar, ma-
niifest que deseaba hiablar cuanido coniociera los
cargos- que se me hiaciani.
Entouices me leveron? todos los cargos, que
erani tremenidos.
Los guerrilleros~ de A1quizar aseguraban? que
yo era Capitin de la partida del tituladop G;ene-
ral Pedrio Diaz, a quieni hicieron figurer comio
Jefe de la fuerza derrotada, eni el fueg;o de "La
Estrellal", para darle mayor imp~ortancia a. la
operaci6n.
He acusabani de;haber hzechio fuiego enl el mo7-
menito de caer prisionero, coni el arma larga? y
conl el rnev61ver, que estabani alli sobre la mesa,
junto can el machete y el cuchiillo, qlue me ocu-
paronl tamnbirn.
Que eni el sombrero 11evaba pinitadas 1as es-
trellas qlue me distinguiasn. como CapitIn.
Que habia enitrado con Maceo en AIquizar en
los dia.s de la; inivasi6nl.
Que manidando unl pelot6ni de soldados insu-
irrectos ("De banididos, querria decir el testigo",
dijo- unl vocal dle lat izquierda) hatbia tiroteado
varias veces el pueblo de Giiira de M~elenia, se-
gfin confidencias que habiani adquirido.
Que habia tomado parte enl el combiate del
potrero del Cristo, donde habian muerto algu-
nos soldados y guerrilleros, y resultado muchos:
heridos.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs