Title: Instruccion general del día 16 de abril de 1895 en Guantánamo, para la campaña
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00100950/00001
 Material Information
Title: Instruccion general del día 16 de abril de 1895 en Guantánamo, para la campaña
Physical Description: 3 p. : ; 31 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Ejército Libertador
Moreno, José J
Publisher: El Ejército
Place of Publication: Cuba
Publication Date: 1895
 Subjects
Subject: Martial law -- Cuba   ( lcsh )
History -- Sources -- Cuba -- Revolutionj, 1895-1898   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba
 Notes
General Note: Caption title.
General Note: At head of title: Ejército de Operaciones de Cuba. E M G.`
General Note: At end of text: "El general de Brigada, Jefe de E.M.G., José J.-Moreno."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00100950
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 457271516

Full Text

EJERCITO DE OPERACIONES


DI CUBA

E M G
EMG






INSTRUCCION general del dia 16 de abril de 1895 en Guan-

tanamo, para la campaia.



El territories del Departamento de la provincial de Santiago de Cuba, se dividiri para nsl
operaciones de la guerra en tres distritos cada uno A cargo de un General de Division, que
tendra a sus inmedialas ordenes un general de Brigada.
Del mando de estos distritos quedaran encargados; del segundo, el Excmo. Sr. General
de Division D. Jose Lachambre; del primero, el Excmo. Sr. General de Divisi6n D. Juan
Salcedo y Mantilla de los Rios; y del tercero, el de igual clase Excmo. Sr. D. Alvaro Suarez
Valdcs, que tendrAn respectivamente i sus 6rdenes a los Excmos. Sres. Generales de Brigada
Don Braulio Ordofiez, D. Eederico Alonso Gasco y D. Ram6n Echagiie y Mendez do Vigo.
ler. Distrito: Comprende; la Jurisdicci6n de Santiago de Cuba desde la Uni6n del
Cauto y Contramaestre, siguiendo por ]a orilla izquierda del Cauto hasta Cayo del Rey, Mu-
lato, Caoba., orilla derecha del Mayari. hasta -su desembocadura, orilla del mar hasta Cabo
Maisi, costa Sur hasta Tabacal, Sierra del Cobre, origen del Contramaestre.
2 Distrito: Orilla izquierda del Cauto hasta su origen, Sierra del Cobre, Sevilla, costa
Sur hasta Cabo Cruz, costa Oeste hasta la desembocadura del Cauto.
Estos do.4 distritos, tienen comnn la parte entire Contramaestre y Cauto, por haber de-
mostrado la experiencia que las partidas tugitivas de Bayamo se vienen a refugiar a la orilla
izquierda del Cauto, y las de Cuba se acercan al Contramaestre.
3er. Distrito: Limite con Puerto-Principe, costa Norte hasta Mayari, curso de este rio,
Caoba, Mulato, Cayo del Rey, orilla derecha del Cauto.
Los limits que se marcan 6 estos distritos son inicamente para la persecuci6o ordinaria,
y res onsabilidad de los Generales; pero, cualquier column que tuviere conocimiento de que
a cuatro leguas dellt6rmino hubiese fuerzas insurrectas,,marchar4 hacia ellas procurando avisar
a su Jefe respective del movimiento que haga que no prolongara mas de tres dias a no ser en
circunstancias imprevistas, y como pudiera suceder que se encontrara con fuerzas del Ej6rcito
que anduviesen por la part en que ella opera, no se empefiara ningun combat sin que haya
precedido el grito de oViva l'spafia) para evitar las tristes colisiones que ha habido en algunos
casos.
Por el moment, se opera, en columns de una fuerza aproximada a la mayor partida que
recorra el terreno en que ellas maniobren.
Si el enemigo se encontrase en una posici6n inexpugnable o infranqueable por el frente,
se procurar4 dirigir el ataque marchando hacia uno de los flancos y evitando las dificultades
del terreno.
Si por la reunion de partidas rebeldes el nimero del enemigo no llegara Ai tres veces muis,
se le atacar4 siempre, pues yo no propondre para recompensa tan considerable a los que hayan
acometido hechos de armas favorable, como A los que tengan que retirarse ante un nuimero su-
perior de enemigos siempre que en la retirada se haya guardado orden y discipline, pues en
estas ocasiones es cuando se prueba no s6lo el valor colectivo de la fuerza sino el merito del
Jefe: dos veces en la gue4a pasada en ocasiones analogas gan6 a mis 6rdenes la corbata de San
Fernando el Batall6n de San Quintin y su Jefe la Cruz laureada.
En esta guerra en que las columns estan fuera de la vista del Jefe, suele haber notables
exageraciones sobre el niimero del en.emigo, sobre las bajas A e1 causadas y tenidas por nos-
otros, sobre la duraci6n del combat, sobre simuladas cargas a la bayoneta; exageraciones que
dan lugar a que se desconozca el verdadero estado de la guerra, a que se formen infundados
temores 6 esperanzas, y a que la direcci6n sea deficiente. Encargo a los Sres. Generales que no
me transmitan parte que crean se halle en estas condiciones sin rectificarlo y abrir una infor-







maci6n verbal inmediata, procediendo en caso de necesidad a procesar al autor por delito de
falsedad. Tambien les encargo vigilen severamente y comprueben las marchas que hacen las
columns, la longitud de ellas y su objetivo.
Como digo anteriormente, hoy no es convenient sefalar zonas de operaciones I las co:-
lumnas, pero siempre serL necesario establecer, antes de que lleguen las aguas, dep6sitos de
viveres y municiones en los siguientes puntos y en los demis que crean convenient los Co-
mandantes Generales.
ler. Distrito: Santiago de Cuba, Cobre, Palma-Soriano, Remanganaguas, Ram6n de
las Yaguas, Alto-Songo, Tiguabos, GuantAnamo, Yateras, Mayari-arriba, Sagua de Tianamo
y Baracoa.
2 Distrito: Mauzanillo, Bayamo, Cauto el Embarcadero, Baire, Vuelta grande, Vegui-
ta, Guisa y Guai 6 Vicana.
3er. Distrito: Guamo 6 Paso del Salado, Tunas, Minas 6 Dolores, Puerto Padre,
Maniab6n, Gibara, Holguin, San Andres, Mayari y Barajagna.
Si hubiera dificultades en situar el racionamiento en alguno de estos puntos y estuviera.
establecido en otros pr6ximos, los Sres. Comandantes Generales los establecerin en otros cer-
canos que crean convenientes.
Las fuerzas que vayan L establecer estos puestos, llevaran uitiles para hacer una trinchera
con foso, en forma de cuadrado de 30 metros de lado, dos de relieve,,con una banqueta, y dos
de profundidad el foso.
Se construiran cuatro barracones empleLndose gente'del campo que se pagaril en el acto,
procurando que las edificaciones sean seguras y los techos no dejen pasar el agua do las llu-
vias.
Uno de ellos sera para los Oficiales, otro para la tropa, otro :para los onfermos que ten-
gan las columns, hasta qie sean llevados los hospitals definitivos, y el cuarto para viveres
y municiones. Los tres primeros tendrin camastros de bejuco 6 .tabla para que el soldado no
est6 en el suelo, y a cada puesto se llevarin dos pipas vacias para que haya siempre agua po-
table, procurando sanearla seg6n las prescripciones que den losimedicos de los cuerpos.
Estos fuertes, no ie estableceran en los puntos en que haya easerfo utilizable al objeto in-
dicado y los uitiles se retirarAn i las Capitales de los distritos luego de terminadas las obras
quedando s6lo los indispensables para entretenimiento de las construccibnes.
La capitalidad de los distritos se estableceri; la del 1. en.Santiago de Cuba, la del 29 en
Bayamo y la del 39 en Holguin.
Se ha de procurar L toda costa, que el soldado tome caf4 por la maflana con quina 6 qui-
nina, presenciando el Oficial de semana el. cumplimiento de esta:.orden, y .me permit encar-
gar a todos los Sres. Oficiales hagan lo propio: Debiendo la tropa star abrigada a la puesta del
sol para evitar el relente de la noche.
Las columns, ademaisde los cartuchos de repuesto que puedan Ilevar en las aeRmilas
en las que no se cargard para operaciones ni camas ni equipajes, (dotalrn a cada soldado con
ciento diez cartuchos, no permitiendose que deshagan los paquetes para mejor colocaci6n en
los morrales y bolsas, pasindose revista cada dos dias para que el soldado tenga cuidado con
las perdidas.
En los dias de descanso de' la column, se ejercitari en el tiro al blanco, siempre que el
nfimero de cartuchos que gasten no reduzca los que les queden A menos de noventa y cinco, lo
cual no es probable porque en general los descansos deben tenerlos en los puntos de raciona-
miento.
Las fuerzas armadas con fusil Maiiser llevarAn ciento cincuenta cartuchos.
Los Sres. Oficiales no permitirin que on los combates se dispare sino a su voz, y casti-
garan severamente al soldado que tirase sus cartuchos 6 que hiciere fuego indebidamente, no
perdiendo de vista que el apresurarse gastar municiones sin necesidad puede traer la grave
dificultad al dia siguiente de que le falten en un combat empefiado, y yo exigire le response-
bilidad por la poca prevision.
En las marchas y en los descansos se observaran ;las prescripciones sanitarias que diere el
medico del batall6n, sin perder de vista que en esta.guerra el mayor nimero de bajas consiste
en la falta de precauci6u en la comida y en. elaseo, y en la poca higiene, cuidados que si
siempre son necesarios, lo son much mas en estos climas.
Los Jefes de las columns combatirin con energia al enemigo y aunque seria convenient
el procurar hacer prisioneros, tiene su lnmite esta conveniencia y este limited es no arriesgar la
vida del soldado.







En los partes de hechos de armas se pre3isarll bien el sitio d1 la a uei6n con referencia 'a
puntos conocidos en los mapas.
Terminada la acci6n por ningtin concept permitiri i los Jefes de las columns se remato il
un herido ni se ofenda at in prisioneroi De la suerte de oetos resolver5 yo, seguin los casos.
Si se cogiesen mujeres, mientras no se las deje en libertad en los poblados dormirAn por
la noche cerca del Jefe de la columina y se pondrl centinela que cuide de ellas y que tenga por
consigna que nadie se acerque, ni a ellas las permit separarse.
El delito de violencia y el de homicidio se castigarin con today la severidad de la orde-
nanza.
Los presentados seran puestos en libertad except los que tengan graduaci6n de Jefe y
los cabecillas, a los cuales se retendri press esperando mis 6rdenes: para poder resolver yo
segun los cases, se me dar' cuenta detallada sobre ellos, expresando los nombres, profesi6n ve-
cindad, graduaci6n, si tomaron parte en la otra insurrecci6n y si en esta guerra han cometido
alguna tropelfa.
Como la suerte de los prisioneros y de los presentados ha de ser muy distinta, encargo A
los Sres. Jefes de column me manifiesteu para cada uno las condiciones en que han sido
apresados 6 se han presentado.
El trato con los habitantes del campo y de los pueblos, ha de ser el que corresponde A la
nobleza del Ej6rcito Espafnol y i las conveniencias de la Patria: en ocasiones, en esta clase de
guerra, el maltrato 6 la indisciplina, dan lugar A la exacerbaci6n de ella.
Nada serA mas grato para mi que concluir pronto esta guerra, sin tener que dirigir ni
una reprensi6n a mis subordinados y antes por el contrario poder elevar al Gobierno propues-
tas de recompensas para aquellos que hayan tenido ocasi6n de distinguirse, y como los regla-
mentos actuales marcan terminos perentorios, los Jefes de column deberan Ilevar los Decre-
tos y Leyes que hay sobre la material para poderlos cumplimentar y que no dejen de obtener
los que la merezcan la debida recompensa por descuido 6 falta de f6rmula.-ARSENIO
MARTINEZ DE CAMPOS

Lo que de orden de S. E, se hace saber en este dia para conocimiento y
cumplimicnto.
HIl General de Brigada. Jefe do E, M. G .,
Jos6 J.-- Moreno.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs