• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Foreword
 Capitulo 1
 Capitulo 2
 Capitulo 3
 Capitulo 4
 Capitulo 5
 Capitulo 6
 Capitulo 7
 Capitulo 8
 Capitulo 9
 Documentos














Title: Los Atentados del Superintendent de Belice
CITATION PDF VIEWER THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00099036/00001
 Material Information
Title: Los Atentados del Superintendent de Belice
Physical Description: Book
Language: Spanish
Creator: Vega Bolanos, Andres
Publication Date: 1971
Copyright Date: 1971
 Record Information
Bibliographic ID: UF00099036
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.

Downloads

This item has the following downloads:

ASBelice ( PDF )


Table of Contents
    Front Cover
        Page 6
    Half Title
        Page 7
    Foreword
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Capitulo 1
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    Capitulo 2
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Capitulo 3
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Capitulo 4
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Capitulo 5
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Capitulo 6
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Capitulo 7
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
    Capitulo 8
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Capitulo 9
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    Documentos
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
Full Text









eP
e =
WA1 eEG




180384



l_..0S ATNAO
DEL

























DOCUMENTS PARA LA HISTORIC
DE NICARAGUA











PROLOGO


Los funcionarios nicaragenses a quienes correspondio defen-
der nuestros derechos territoriales en la decena que comienza
en 1840 habrn ledo muchas veces, y escuchado otras ms, lo
relative a un pacto de proteccin celebrado por el, o los jefes de
las tribus nmadas de la Costa de los Mosquitos y la corona
britnica, doscientos aos antes de uno cualquiera de los perodos
de la mencionada decena.

En documents del present volume se habla de tal pacto
y se reclama su aplicacin por los empleados britnicos a quienes
podran considerarse enviados a tantear la capacidad patritica
de los nicaragenses uniforms en negar los derechos que se
invocaron e insistir sosteniendo se defendera la integridad
y limites del Estado.

La fecha del supuesto pacto, 200 aos antes, o algo as de
aqul en que el Superintendente de Belice se introdujera caute-
losamente con el propsito de tomar posesin del puerto de San
Juan del Norte, agosto de 1841, debiera utilizarse para sub-
dividir un studio documentado, o, mejor dicho, incorporando
documents ntegros sobre la ambicionada Costa de Mosquitos
y de esa manera identificar lugares y restablecer nombres pri-
mitivos y conocer los de las personas que tanto pretendieron de
ios habitantes de aquella amplia region de Nicaragua, de los
extranjeros que influyen en la poltica de depredacin y, ser
lo mejor, de todos cuantos contribuyeron a la defense, opo-
nindose al enemigo poderoso.

El pormenor excluye la capacidad de suprimir, por lo que
sobra el explicando de que deben recogerse igualmente los mapas
y las numerosas pginas impresas a efecto de que, o de quienes
deban realizar el studio, sin omitir nada, dispongan de la tota-
lidad de los elements indispensables a la realizacin de una
obra estimada sustancialmente necesaria a los nicaragenses que
no cesan de estudiar, imperfectamente, cuanto all aconteciera.
Se debe el imperfectamente a la falta de much, de muchsimos
de los elements precisos para former juicio correct y a que no
se ha procedido a registrar cronolgicamente lo conocido, con







lo cual, adems de caerse en la confusion no se logra orientar
el trabajo destruyendo el dao de las repeticiones falsas,
o erradas.

Lo de antes de la supuesta fecha de los 200 aos anteriores
es digno de ser vigilado; dentro de ese perodo se engendran
males que an agobian a Nicaragua, interrumpiendo su desarrollo
y creando innumerables desaciertos que alguna vez habrn de
revisarse y rectificarse.

Lo de inmediatamente despus no cede en importancia; o es
ms important; uno de los directors del Archivo Nacional de
Espaa, de la poca en que ste dejara de funcionar en el edi-
ficio de la Biblioteca del Paseo de Recoletos, o de Calvo Sotelo,
explicaba que de poderse enlazar los documents que all se
guardaban y tratan de la enconada lucha de defense de los terri-
torios insulares y de tierra firme baados por las aguas del Mar
Caribe, o de las Antillas, podra rodearse, varias veces, el di-
metro de la tierra.

Esa inmensa pluralidad de documents hace falta al hombre
de gabinete y ms al apasionado que estudia buscando identi-
ficar la fina calidad de los que no cedieron defendiendo hasta
triunfar con las alas rotas y el corazn desvanecido y, adems,
el puesto principalsimo que, dentro de las filas de los inagota-
bles correspondera a los nicaragenses.

La lucha se inici en los escritorios abastecidos de la
poderosa nacin que fue Espaa, fortalecida en la capacidad
heroica de sus marines y soldados.

Los centroamericanos, herederos de la obligacin de persistir
luchando, se irguieron, se yerguen, es lo propio, con altivez,
provocando el desdn de los escogidos para agitar los propsitos
de continuar adelante; la desgracia de la desunin poltica
y otras circunstancias penosas fraccionan la resistencia, sin que
por esto decaigan los brazos que sealan el nico rumbo a seguir,
el del Este, el del privilegiado horizonte de donde proviene la
divina luz del Eclesiasts invocada por Rigoberto Cabezas.

En la lucha titnica no ceden los centroamericanos; menos
los nicaragenses; ignoramos quienes fueron los primeros de la
poca modern: somos tan pobres que no tenemos como pagar
una legacin a Espaa, explicaba en Washington el licenciado
Jernimo Carcache en 1849; a pesar de lo cual no se cedia; ni al
complicarse los problems.

Y conviene averiguar quienes tomaron la iniciativa frente
al peligro advertido por el Senador Emiliano Madriz en 1840;







o desde antes, cuando el almirante Cochran paseaba sus inten-
ciones desde Sonsonate al Realejo; o despus, cuando desde
Mxico se recomendara dilatar la frontera hasta el Istmo de
Panam y as evitar las calculaciones de los predominantes.

Slo estudiando con denonado inters lo que fue pasando,
sin alterar el orden cronolgico de los hechos y de los docu-
mentos se conseguira alcanzar conocimiento de la dispute
desigual en que el valor de Nicaragua no decay jams.

En los aos de 1841 y 1842 se frustaron los atentados pre-
parados por el Superintendente de Belice, reproducidos en el
de 1847 con toda la autoridad de los sellos y el de la fuerza
incontrolable.



No es complete este volume; ni ninguno de los dems ya
confeccionados con la intencin de reunir documents que al-
cancen hasta el fatidico ao de 1854; cuya publicacin tal vez
no result necesaria de conformidad con las ideologas del
moment.

Para arreglarlo he utilizado documents inditos y los pu-
blicados en libros, revistas y peridicos dificiles de conseguir,
cuya procedencia se identifica en cada lugar; y de la colabora-
cin de las personas mencionadas segn corresponde: M. Enrique
Chvez Zelaya, Omar Moncada, Luciano Cuadra.

La traduccin de los documents de la magnfica coleccin
"Correspondencia Diplomtica de los Estados Unidos", divulgada
con slo el apellido Manning, de su autor, correspondi al
competent polgrafo don Alfredo Rodrguez Moreira, ya falle-
cido. El doctor Leonardo Argello, sirviendo desde 1933 la
Secretara de Relaciones Exteriores inici el trabajo de former
el archivo de ese Ministerio destruido por el incendio que azot
a la abatida ciudad de Managua a partir del 31 de marzo
de 1931 con los documents que, tiles a la historic de Nicara-
gua, figuran en dicha important obra; desisti, en parte, al ser
informado de que una editorial argentina se interesara en pu-
blicarla en espaol.

El intent abarcaba former expedientes con lo que se fuera
recogiendo y de esa manera abastecer las archivadoras preparadas
de antemano. Bastante se hizo; cito el hecho para reconocer la
labor de aquel magnfico ciudadano y por haber utilizado copias
de various de esos documents cuando apenas iniciaba la forma-
cin de mi pequea biblioteca y raqutico archivo.






















Y basta; sin ser cierto; pues debo agradecimientos a dos
amigos cordiales: Mauricio Lacayo Pallais y Guillermo Espinal;
y a quienes citar en lo de adelante si acaso logro continuar
publicando.


Los documents cobijados bajo la designacin de Capttulo
-(desde el 1 al 9)- no tienen relacin inmediata con el motivo
de este volume; se incorporan pues resultan necesarios y se
citan constantemente al argumentar sobre la difcil controversial
que, a partir de 1841, dur ms de cien aos: ms de cien aos
de ltigo implacable.

ANDRRs VEGA BOLAOS

Abril de 1971.
















ALGO DE LO DEL PRINCIPIO

ANTES DE COMETERSE LOS DELITOS CONFABULADOS:
AROS DE 1840 1841

S* *


Directores Interinos del Estado:

DON PATRICIO RVAS
1839 1840
DON ToMs BALLADARES
1840
DON PATRICIO RIVAS
1840 1841


Secretario General:

DON PABLO CARVAJAL
LICENCIADO DON FRANCISCO CASTELN



Director Supremo
en el period legal de abril de 1841 a abril de 1843:

LICENCIADO DON PABLO BurTAGO

Secretario General
desde el 2 de abril de 1841:

BACHILLER DON SIMN OROZCO
fue sustituido interinamente por
DON PABLO CARVAJAL











CAPITULO 1


Se integra con el testamento otorgado por el rey de la
Mosquitia Roberto Carlos Federico el 25 de febrero
de 1840 y con la resolucin que dicho rey dict el
25 de mayo de 1841.

DOCUMENT No. 1
Testamento otorgado por el rey de la Mosquitia, Roberto
Carlos Federico, en Belice, el 25 de febrero de 1840. (De HIS-
TORIA DE LA COSTA DE MOSQUITOS, por Jos Dolores
Gmez, pginas 207 y 208; el prrafo final figure en un folleto
publicado por el Gobierno de la Gran Bretaa).


Yo, Roberto Carlos Federico, rey de la Nacin Mosquita,
teniendo present la incertidumbre de la vida humana, por este
declaro: que en el caso de Mi fallecimiento, es Mi voluntad
y placer que los negocios de Mi Reino continen en manos de
los comisionados por Mi nombre a propuesta de S. E. el coronel
Mac Donald superintendent de S. M. en Belice, para que por
ellos sean manejados, dirigidos y administrados, bajo la sancin
y aprobacin de dicho coronel Mac Donald, con las funciones
y facultades de Regente durante la menor edad de Mi heredero.
Y que todas y cada una de las determinaciones, adoptadas
y resueltas por dichos comisionados, en junta y en consejo reuni-
dos, rijan como leyes permanentes de Mi Reino, teniendo los
comisionados amplias facultades para reformarlas o variarlas en
lo venidero, como mejor convenga, salvo y except la que por
Mi voluntad expresa, comunicada por Mi a dichos comisionados,
establece que la Iglesia unida de Inglaterra e Irlanda sea para
siempre la religion establecida en la Nacin Mosquita.
Y nombro al dicho coronel Macdonald y a los dichos comi-
sionados tutores de mis hijos, que son los prncipes Jorge Gui-
llermo Clarence y Alejandro y a las princess Ins y Victoria;
ordenando al dicho coronel Macdonald y a los dichos comisio-
nados, como tutores, que hagan instruir a los dichos Mis hijos







ANDRES VEGA BOLANOS


en las doctrinas y discipline de la Iglesia Unida de Inglaterra
e Irlanda, y que los gastos de su manutencin y enseanza se
paguen de las rentas de la Nacin Mosquita.
En caso de la muerte de dicho coronel Macdonald, los dichos
comisionados como tutores y regents, acudirn al gobierno de
S.M. la reina de la Gran Bretaa para que llene la vacant
producida por su fallecimiento.
Item ms: en caso de fallecer alguno o ms de uno de
dichos comisionados, tutores y regents los que de ellos sobre-
vivan, en concurrencia con el dicho coronel Macdonald, o su
sucesor, aprobado segn dispone este instrument, tendrn liber-
tad, poder y autoridad para llenar aquella vacant.
Concedo tambin al dicho coronel Macdonald y a los dichos
comisionados la facultad de aumentar el nmero de stos, con-
forme les parezca convenient.
Al publicar y declarar esta Mi voluntad y Mi deseo, ruego
encarecidamente que la Excelentsima Majestad de la reina de
la Gran Bretaa continue prestando benignamente a Mis here-
deros y a Mi Nacin aquella proteccin que Mis antepasados
han recibido por tanto tiempo y que ha conservado la paz y la
tranquilidad de Mis dominios.
Dado bajo Mi mano y sell, en la casa de Gobierno de
Belice, el 25 de Febrero de 1840. R. C. FEDERICO, Rey
de la Nacin Mosquita.
En presencia de W. Marshall Macdonald J. Young
- W. Gontle Symons, Jueces del Tribunal Supremo de
Honduras.
Visada y atestada como copia fiel. Ja. Stanislaus Bell,
Comandante etc. N. Blewfields.
Debidamente registrado el 26 de Febrero de 1840. Fir-
mado: H. Symons, Registrador.
DOCUMENT No. 2
Resolucin del Rey de la Mosquitia, Roberto Carlos Fede-
rico, declarando nulas las concesiones territoriales otorgadas por
sus predecesores Cabo de Gracias a Dios, 23 de Mayo de 1841.
(De HISTORIC DE LA COSTA DE LOS MOSQUITOS, por
Jos Dolores Gdmez).

Por cuanto Nos y nuestro difunto predecessor Jorge Federico
hemos acostumbrado hacer cesiones de tierras en nuestros do-
minios a sbditos britnicos para los fines del cultivo y con la










LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


mira de promover la colonizacin de los ricos y frtiles terrenos
de nuestras costas, en virtud de cuyas concesiones various sbdi-
tos britnicos y compaas agrcolas han tomado posesin de
dichas tierras y empezado su colonizacin; y por cuanto acaba-
mos de recibir noticias de ciertos pretendientes a distintas tierras
de nuestros territories, en virtud de cesiones hechas por nuestros
predecesores, cuyas tierras no han sido cultivadas ni conservada
la posesin de ellas por agents, procuradores, etc., en un pero-
do de medio siglo y ms, trascurridos hasta el present, en que
los tenedores de nuestras cesiones y las de nuestro inmediato
predecessor acaban de hacer crecidos gastos para empezar la colo-
nizacin de dichas cesiones.
Por tanto, spase, para satisfaccin de los tenedores de
nuestras cesiones y las de nuestro predecessor Jorge Federico,
que anulamos y hacemos de ningn valor todas las concesiones
anteriores a las de nuestro inmediato predecessor, en virtud de
que todas las dichas cesiones anteriores han caducado, segn
las leyes de Inglaterra, por las cuales nos regimos absoluta-
mente en todo lo concerniente a bienes inmuebles, por cuanto no
se ha tomado posesin de dichas cesiones de tierras ni se las
ha reclamado a debido tiempo. Cabo de Gracias a Dios
a 23 de Mayo de 1841. ROBERTO CARLOS FEDERICO.











CAPITULO 2


Las proposiciones para pacificar Centro Amrica, formula-
das por el Gobierno Britnico en 1840.

DOCUMENT No. 1
Nota circular enviada de Guatemala, mayo 27 de 1840, por
el Cnsul de S. M. B. seor Federico Chatfield, con un pliego
de bases extractado de un despacho del Visconde Palmerston,
escrito ea Londres, el 2 de Marzo de 1840. Y la de respuesta
del Ministro de Nicaragua, don Pablo Carvajal. (Publicados
en el No. 2 de EL REDACTOR NICARAGUENSE, Len,
julio 28 de 1840: pginas 6 y 7).



Consulado General de S. M. B. en Centro Amrica.
Documentos Oficiales.
CIRCULAR.-Guatemala Mayo 27 de 1840. Al Seor Se-
cretario general del Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua
-Seor-Habiendo transmitido al Gobierno de S. M. B. copias
de la correspondencia que medi entire el Supremo Gobierno
del Estado de Nicaragua, i este Consulado en Nobiembre de 1835
sobre el punto de la mediacin i garantia britnica con la mira
de restablecer la paz entire los Estados i de cimentar la tranqui-
lidad en el pas, tengo el honor de incluir adjunto para el co-
nocimiento del Seor Director de Nicaragua un extract de un
oficio de S. E. el Visconde Palmerston, Principal Secretario en
el departamento de los negocios extrangeros de S. M. B., signifi-
cando los sentimientos del Gobierno Britnico sobre este asun-
to-Tengo el honor de ser de U., Seor Secretario General el
muy obediente servidor.-Federico Chatfield-Cnsul de S. M. B.
en Centro-amrica".
* *

Estracto de un Despacho del Visconde Palmerston al Cn-
sul de S. M. B. en Centro-amrica-Londres Marzo 2 de 1840-
He recibido la nota de U. n" 31 del ao pasado, en que dice que






LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


los gobiernos de Nicaragua, i Guatemala le haban manifestado:
que deseaban que el Gobierno de S. M. mediase entire los Es-
tados de la Unin Centro-americana para restablecer la paz en
Centro-amrica-El Gobierno Britnico tiene un gran inters por
el bien estar i prosperidad de Centro-america, i sentira el placer
mas sincero, pudiendo de cualquiera modo contribuir i consoli-
dar entire los various Estados de la Union, aquella paz interior
i armona que constituyen los fundamentos escenciales de la
prosperidad nacional-A este propocito el Gobierno de S. M.,
de la manera mas cordial, hara el oficio de mediador entire cual-
quiera de los Estados de la Union, siempre que su mediacion
fuese solicitada por ambas, o todos los Gobiernos interezados en
el asunto, i en cualquier event, yo tengo orden de autorizar
U. para emplear sus buenos oficios en su capacidad de Re-
presentante del Gobierno de S. M. B., con la mira de efectuar
una reconciliacin i acomodamiento sobre los puntos en disputa-
Con respect la question de garantia, es necesaria una expli-
cacin mas extensa que fije el sentido que se d esta palabra
en el caso present, para que el Gobierno de S. M. pueda con-
testar sobre este punto; pero desde luego U. puede significar
que el Gobierno de S. M. no est dispuesto entrar en ningun
compromise que pudiera obligar la gran Bretaa emplear
fuerzas en Centro-america, obrando de una manera contraria
los principios generals que le sirvan de gua en sus relaciones
con las otras Potencias.

DOCUMENT No. 2

Ministerio general del Gobierno Supremo del Estado de Nica-
ragua-Departamento de Relaciones. Casa del Gobierno. Len
Julio 27 de 1840. Al Seor Federico Chatfield Consul general de
8 M. B. en Centro-america. El infrascripto, Secretario general
d1 Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua, ha tenido la
Sde elevar al conocimiento del Supremo Director la respeta-
Scounicacin del Seor Consul general fechada en 27 de Mayo
i o, 1i el estracto adjunto del despacho del Seor Vizconde
hmterston principal Ministro de Estado en el departamento de
-ocos extrangeros de S. M. B., en el que espresandose los
Am mas ardientes que animan su Gobierno por el bien
r i prosperidad de Centro america, estaba dispuesto me-
Ir entire los Estados veligerantes para restablecer la paz en
I Bep blica, i dado ordenes al Seor Vizconde Palmerston
ya autorizar U. fin de que entablase sus buenos oficios
Scapacidad de Representante de S. M. B. para efectuar una
ram iliacion i acomodamiento sobre los puntos en dispute, ma-
P-lO ando al mismo tiempo que el Gobierno de S. M. B. no se
iprumeteria en grado, que fuese necesario emplear sus fuerzas


A.V.B. 2
























18 ANDRES VEGA BOLAOS

porque no le es dado obrar de una manera contraria los prin-
cipios que le sirven de guia en las relaciones con las otras
potencias.
El Supremo P. E. vista de los sentimientos filantropicos
del Gobierno de S. M. B. i poseido por ellos de la mas sincera
gratitud ha prevenido al infrascripto contestar al Seor Consul
General: que tan honrosos documents sern dados la luz pu-
blica i elevados, para lo que pueda convenir las Camaras Le-
gislativas en su proxima reunion.
El infrascripto tiene la satisfaccion de subscribirse del Seor
Consul General su atento servidor.-Pablo Carvajal.











CAPITULO 3

Documentos relatives a la protest del Comandante de la
corbeta francesa LA INDIANA, por el cobro de
contribuciones extraordinarias a los franceses; y en
los que se alude a la ocupacin, por los ingleses, de
algunos lugares del territorio del Estado; y al peligro
future. 1840.

DOCUMENT No. 1
Comunicacin del Comandante de la Corbeta francesa La
Indiana, Lecointe, Rada del Realejo, Septiembre 16 de 1840,
dirigida al seor Director Supremo del Estado, protestando por
;as contribuciones extraordinarias exigidas a los subditos france-
ss establecidos en l, pues ni stos, ni los por establecerse, sern
obligados a satisfacerlas. (Publicada en el No. 4 de EL RE-
DACTOR NICARAGUENSE: Len, 13 de octubre de 1840:
gmana 15).


COMUNICACION DIRIJIDA AL MINISTERIO GENERAL DEL GOBIERNO
DE ESTE ESTADO POR EL COMANDANTE DE LA CORVETA FRANCEZA
LA INDIANA

A bordo de la Corveta Francesa La Indiana-Rada del
P-alejo, Septiembre 16 de 1840. Seor Director Supremo
.. Estado.
El Seor Almirante Comandante en Gefe de las fuerzas
-..ales francezas estacionadas en el Occeano pacifico, sabiendo
Slos subditos franceses establecidos en este Estado, haban sido
-rweados contribuciones extraordinarias (emprestitos forzo-
*.a medidas enteramente contrarias los derechos de las Na-
-a s. i que no pueden tener lugar entire dos, que viven de buena
ebiigencia, me ha mandado visitar con la Corveta la Indiana,
i puertos de Centro Amrica, fin de informarme de un modo
tasi de las disposiciones, que se habian tomado en sus Estados
-"savamente los subditos del Rey de los Franceses, que en
.*r resident.







ANDRES VEGA BOLANOS


Tengo, pues, la honra de avisaroos, Sr. Director Supremo
del Estado, que nombre de dicho Almirante, que es encargado
de representar, i hacer respetar los intereses politicos, i comer-
ciales de la Francia, vengo suplicaros se digne manifestarme,
cuales son las disposiciones, que en este Estado se han tomado
cia los franceses, que en l existen, i pediros
1 Que los Franceses establecidos en el Estado de Nicara-
gua, i que no habiendose naturalizado subditos del mismo, han
sufrido las citadas contribuciones; sean indemnisados de los sa-
crificios que han sido obligados.
2" Que los Franceses establecidos, que se establescan en
este Estado (i que por su cualidad de extrangeros no tiene
opcion los empleos, favors del Gobierno) no se sujeten
en lo succesivo, semejantes medidas.
No dudo Sr. Director Supremo, que os servireis apreciar el
valor que se merecen los reclamos, que tengo el honor de diriji-
ros: que la naturalesa de mi mission no experimentar ninguna
dificultad; i que de ninguna manera turbar la buena armona,
que hasta la fecha siempre ha reinado entire este Estado i la
Francia, cuyos conatos tienden tanto conservar dicha armonia,
como proteger, i hacer respetar los derechos de sus subditos,
que viven en paises extrangeros.
Dignese aceptar, Sr. Director Supremo los sentimientos res-
petuosos con que tengo la honra de suscribirme, su muy humilde
servidor.-Lecointe.-Comandante de la Corveta la Indiana.
Post scriptum-No pudiendo esperar en el Realejo, la reso-
lucin de las Camaras, sobre los reclamos, que forman el objeto
de mi nota, tengo el honor de suplicaros, tengais la bondad, de
dirijirla lo mas pronto possible, al Sr. Almirante Comandante en
Gefe de las fuerzas navales francesas estacionadas en el Occeano
pacifico en Valparaiso, advirtiendole, que el Sr. Foster Consul
de S. M. B., est encargado de recibirla, i remitirla su destino.
DOCUMENT No. 2
Comunicacin de respuesta, Departamento de Relaciones del
Ministerio general del Gobierno Supremo del Estado, Lic. Fran-
cisco Castelln; Len, 18 de septiembre de 1840. (Publicada en
el No. 4 de EL REDACTOR NICARAGUENSE, Len,
13 de octubre de 1840: pginas 15 y 16).



Departamento de Relaciones. Casa de Gobierno. Leon
Septiembre 18 de 1840.-Al Sr. Comandante de la Corveta la
Indiana.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


He dado cuenta al Director Supremo del Estado con la
atenta comunicacin de U. datada el 16 del que rije, relativa-
mente informar: que el objeto de su mission es, el de imponerse
de una manera official sobre las medidas, que se hayan tomado
por este Gobierno, cerca de emprestitos forzosos exijidos los
subditos franceses que existen en el pas; solicitando que se
establezca de una manera clara i terminante, que los franceses,
que resident en el Estado, i no se hayan naturalizado, sean in-
demnizados de los sacrificios que hayan sido obligados, i que
rs establecidos, o que se establezcan, i por su cualidad de ex-
rangeros, no tengan opcion los empleos del Gobierno, sean
Sxentos en lo future de estas cargas.
En la expresada comunicacin manifiesta igualmente el de-
eo que U. tiene de que este negocio se le d la direccin
ccnveniente, fin de asegurar la buena armona, que existe, i ha
xitstido siempre entire la Francia i este Estado.
Tal es, Sr. Comandante, el sentimiento que anima al Di-
-ctor Supremo del Estado, que como el organo de la ley puede
,s'gurar U: que los franceses gozan, como todos los extran-
re -s. de todas las garantas que franquea la Constitucin, de
; t. tengo el honor de dirijir a U. un ejemplar, los hijos del
;i-s en tales terminos, que algunos de ellos, como el Sr. Pedro
.-ch aud han sido ocupados en comisiones honorificas, i de con-
-aza de este Gobierno. Aquel ha obtenido la de pasar la
-ropa negociar la canalizacin de los rios de San Juan,
Tipitapa, i la construccin de un camino de carruage desde
aib~~ ita hasta el Realejo, segun se informar U. por el Decreto,
j.t di la Asamblea Constituyente de este Estado, que tambien
-w o la honra de acompaarle.
El Sr. Luis Cheron ha merecido las consideraciones de las
,ozoridades i habitantes de Granada, en donde ha formado y
S~stablecimiento, i aun se ha encargado, ecxitacion de mu-
an padres de familiar, de la educacin de algunos nios de
iqrl vecindario.
El Sr. Martin Benard, i su familiar, estn radicados en el
uamo punto, ejercitan el comercio, i viven bajo la protection
u Ia leyes del pais les han brindado.
No hay pues un solo frances de los que resident en el Es-
as. que haya tenido un solo motivo de queja; lo menos el
Gobrno ignora que se les haya inferido agravio alguno, puesto
w no han ocurrido, como deban, deducirlo con el derecho
h l misma Constitucion les ha dispensado.
Por lo que respect emprestitos forzosos, el Gobierno tiene
Ji st~accion de decir, que ninguno de los extrangeros, i prin-







ANDRES VEGA BOLAOS


cipalmente ninguno de los subditos franceses se les ha exijido
cantidad alguna, sin que antes se haya asegurado su in-
demnizacin.
A estos los obligan las leyes del pais, porque hasta ahora
no se han celebrado tratado commercial, ni politico con ninguna
de las otras Naciones, en virtud del cual debieran arreglarse
estos negocios, i el Estado de Nicaragua es tan libre, Soberano
independiente en su administration, como lo son los que se
gobiernan bajo las leyes de su Magestad el Rey de los franceses.
Esta obligacion no se les ha exijido como innovacion hecha bajo
el sistema Federal, que ha adoptado la Repblica de Centro
Amrica: al tiempo de su emancipacion de la Peninsula que-
daron existentes las leyes, que habia expedido aquel Prncipe
sobre el particular; i algunas de estas obligan a las cargas ve-
cinales los extrangeros, que resident en el pas, i tienen tiendas
de vender al menudeo, algun establecimiento, i diez aos de
permanencia, o han sido casados con hijas del mismo pais; por
manera que los subditos franceses, de que se ha hecho referencia
especialmente estando comprehendidos en estas disposiciones,
que no ignoran, no pueden sustraerse de modo alguno de las
obligaciones contrahidas con una sociedad, que les dispensa toda
proteccin, i en la que se procuran con toda confianza su
felicidad.
Sin embargo U. apetece que las Camaras del Estados dicten
una media por la cual sean inhibidos los subditos franceses
de dar emprestitos, i aunque el Gobierno Supremo de quien
tengo la honra de ser organo por esta vez, no duda del character
national de que U. esta investido, ha creido indispensable, que
con el correspondiente Diploma, acredite su agencia acerca de
este Ministerio; porque de otra suerte no podria informar exac-
tamente a las Camaras sobre el asunto, que nos ocupa. Este
requisito es esencialisimo: en todas las Naciones se observa in-
violablemente; i el Director del Estado de Nicaragua se persua-
de, que el Sr. Comandante de la Indiana, que pertenece a una
de las Naciones mas ilustradas de la Europa; i que por lo mismo
debe estar al cabo de esta observacion, no rehusar la ostenta-
cion del document que me refiero.
Este es el resultado de las meditaciones del Ejecutivo,
en punto los informes, que tanto verbal, como por escrito, se
ha dignado U. emitir en orden su mission; i esto es lo que el
me ha prevenido poner en conocimiento de U., contestando su
citada comunicacion.
Tengo el double honor de ser de U., con el mas distinguido
aprecio. D. U. L.-Francisco Castellon.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


DOCUMENT No. 3

Remitido de felicitacin al Supremo Gobierno de Nicaragua
por la respuesta, la del No. 2, precedent, al comandante de la
corbeta francesa la Indiana. (Publicado en el No. 5 de EL
REDACTOR NICARAGUENSE, Len 18 de enero de 1841:
pginas 19 y 20).


Remitido:-CC. EE. Sirvanse UU. insertarme en su perio-
dico el articulo siguiente.
Felicitamos al Supremo Gobierno de Nicaragua, que con
dignidad ilustracion ha sabido representar los derechos politi-
-os del Estado, cerca de la exposicion del Comandante Fran-
ces de la Goleta Indiana, que sin acreditar su mission, ni tener
exatitud en los hechos, reclama actos incognitos para este Go-
bierno, de los cuales no hay constancia, que el supuesto ofen-
ido Frances Mr. Rouhaud; se haya quejado de ellos, como era
c.nsiguiente, al paso que la hay muy poderosa de que el Su-
;n mo Director lo ha honrado con una comision important,
xe actualmente desempea en Francia, y de la que sacar sin
,ida quantiosas utilidades.
Por nuestras leyes vigentes, el indicado Sr. Rouhaud, y cual-
n.ar otro extrangero, que se halle en su circunstancia, se reputa
m.ano con la facultad de disfrutar las ventajas y provechos,
ue brinda el pas, as como en la obligacion de soportar sus
-ras. Segun la ley 3" tit. II Lib. 6' de la Recopilacion, se
.iman transeuntes, los que no son vecinos, ni estan domiciliados.
Adquieren vecindario: 1', el extrangero que obtiene privi-
r de naturaleza: 2', El que nace en estos Reinos: 3', el que
c -rlos se convierte nuestra santa fe catolica: 4', el que te-
-,~ado medios, con que subsistir, establece en alguna parte su
ci6cilio: 6', el que pide, y obtiene vecindad en algun pueblo:
el que se casa con muger natural, habitante y domiciliada en
*s. y si no es la muger natural del Reino, por el mismo hecho
Shace del fuero y domicilio de su marido; 79, el que se arraiga,
mpraIndo y adquiriendo bienes races, y pocesiones: 8', el
w siendo official viene morar y ejercer oficios mecanicos,
StMoe tienda, en que venda por menor: 9', el que tiene oficio
dr cmnejo public honorfico, cargos de cualquier genero, que
*i pueden usar los naturales: 10', el que goza de los pastos
i omodidades, que son propias de los vecinos: 11', el que mora
6- afro con casa poblada en estos Reinos, y lo mismo en
*r los demas casos, en que conforme derecho comun, Reales
*r-a y leyes, adquiere naturaleza, o vecindad el extrangero,








ANDRIS VEMA BOLAOS


y que segun ellas esta obligado las mismas cargas, que los
naturales, por la legal razon de participar de sus utilidades;
siendo todos estos legitimamente naturales, y estando obligados
contribuir como ellos, distinguindose los transeuntes en la
exoneracion de oficios consejiles, depositarias, Receptorias, tute-
las, curaderias, custodia de panes, vias, montes, huespedes;
leva de milicias, y otras de igual calidad. Finalmente se pre-
viene en la ley, que de la contribution de Alcabales, y cientos
y nadie este libre, y que solo los transeuntes lo estn de las
demas cargas, pechos, servicios personales, con que se distin-
guen unos de otros; debiendo declararse por comprendidos todos
aquellos, en quienes concurran cualesquiera de las circunstancias,
que quedan expresadas.
Si este zeloso Ministerio hubiera en otras ocaciones desper-
tado la disposicion, que su lado dormia, en perjuicio de los
derechos de los hijos del pais, tiempo ha que se habria publicado
quienes son, no sus reputados vecinos, y por quienes los agen-
tes, o semi agents comerciales de los Gabinetes de afuera, po-
drian comedida y respetuosamente representar.
Pero nada se habia verificado hasta ahora, sin alcanzar nos-
otros el verdadero motivo de ello; y ya que esto se ofrece, per-
mitasenos preguntar, por qu nada se ha hecho, no acerca de
estrangeros naturalisados que no es asunto tan valioso, sino acer-
ca de la ocupacion injusta de nuestro territorio por los ingle-
ses, en los puntos Laguna de Perlas, Brufil y Costa del Norte:
este negocio es important, digase lo que se quiera; porque si
hoy guardamos un criminal silencio la vista de semejantes
arbitrariedades, maana se seguir seguramente la ocupacion
de la Boca de San Juan, y aun la del Realejo en el Sur.
No convenimos con los que desestiman este modo de pensar,
arguyendo nuestra debilidad: el debil tiene tambin derechos
naturales y de naciones, que oponer al fuerte: la Inglaterra ten-
dr la justicia de reconocerlos, si se reclaman como los reconosen
otros pueblos de Europa tan poderosos, como ella: y si esto no
vale, y si no nos oye, y si atroz injustamente nos vejare, en-
tonces levantaremos nuestra voz, clamando las Naciones del
mundo ilustrado contra las agresiones de un Gobierno extrangero,
que nos usurpa con tanta mas injusticia, cuanto es mas peli-
groso para la Europa misma su falso engrandecimiento, y su
funesto powder.
Nos atender por que los estremos de su equilibrio, los es-
tiende todos los puntos del Globo. El Nacional.











CAPITULO 4


El 20 de abril de 1839 el Superintendente de Belice ocup,
por la fuerza, naturalmente, la isla de Roatn, perte-
neciente al Estado de Honduras, dando principio, as,
a su active campaa de despojar el territorio de
Centro Amrica. Muchos documents comprobato-
rios podrn reunirse; entire ellos figuran los que se
trascriben a continuacin publicados en el No. 1 del
Tomo IV de la REVISTA DE LA ACADEMIA DE
GEOGRAFIA e HISTORIC DE NICARAGUA,
de 1942, copiados por don Lorenzo Prado del desapa-
recido Archivo Municipal de la ciudad de Len: p-
ginas 26, 27, 28, 32, 33, 34, 35 y 36. Se advierte que
el copista se refiere al "Legajo de Comunicaciones del
Gobierno de Guatemala". 1840.

1

RECLAMOS INGLESES PARA TODO CENTRO AMERICA

Traduccin. Casa de Gbno. Belice 25 de Septiembre de 1840.
Estimadisimo Sr. por el mismo conduct por el que esta llegar
a manos de V. E. se han remitido despachos del principal Srio.
de Estado de negocios extranjeros de S. M. B. a su cnsul en
'entro Amrica dando aquel official instrucciones relatives a los
.-clamos de sbditos Britnicos por compensacin de prdidas
y daos sufridos por ellos en Centro Amrica, durante las lti-
=as revoluciones y ordenndome despus de un cuidadoso exa-
imn en los casos de los diferentes reclamantes a demandar de
as autoridades del Gbno. de Centro Amrica un ajuste inme-
daato de cualquier compensation que se halle que justamente
w debe. Siento excesivamente que Mr. Chatfield no hubiese
permanecido en Guatemala y esperara la decision del Gbno.
Bntnico sobre las varias representaciones que de tiempo en
tampo haba hecho relatives a este asunto. Por el derecho que
-ntiendo han dado los salvadoreos, mandando el reintegro de







ANDRBS VEGA BOLANOS


los prstamos forzosos que Mr. Chatfield sostena que fueron
ilegalmente exigidos de sbditos Britnicos, no puedo si no career
que si aquel official se hubiera puesto en comunicacin con V. E.
y los otros ilustrados miembros de su administracin, se hubiera
hecho un ajuste amigable de los reclamos y evitndose una refe-
rencia direct al Gbno. Britnico. Sin embargo, la decision del
Gbno. Britnico se ha dado y los oficiales encargados con la eje-
cucin del servicio no tienen mas que seguir sus instrucciones.
Yo estoy perfectamente satisfecho por mi conocimiento del ca-
rcter de V. E. y de la poltica liberal de sus coadjutores en
el Gbno. que un arreglo se efectuar que no disminuir la ar-
mona y buenos sentimientos que al present existen entire los
dos pauses. Yo he informado a Mr. Hall, quien creo est como
Vice Cnsul Britnico, que si esperimenta cualquier dificultad
despachar a Guatemala al Srio. del Gbno. de esta colonia a que
obre como un agent politico y si fuese convenient que este ofi-
cial vaya a la Capital de V. E. yo podr mejor por medio de
l manifestar a V. E. mis sentimientos respect a mis grandes
deseos de cimentar una mutua amistad entire la Gran Bretaa
y Centro Amrica expresar la eminente estimacin que personal-
mente tengo a V. E. Quedo con gran consideracin de V. E.
muy obediente Servidor y Amigo. A. Macdonald. Es copia.
Srio de Relaciones del Spmo. Gbno. del Estado de Guatemala.
Octubre 17 de 1840.
2

GUATEMALA OBSERVA LAS LEYES SOBRE RELACIONES EXTERIORES.
REMITE LA COMUNICACION DEL SUPER. DE BELICE

Este mismo legajo al folio 8. Al Sr. Srio. Gral. del Spmo.
Gbno. del Estado de Nicaragua. Guatemala, octubre 17 de 1840.
Por el ltimo correo de Isabal ha recibido el Presidente de este
Estado, del superintendent de Belice, la comunicacin que en
copia me hago el honor de acompaar a Ud. para conocimiento
de ese Gbno. El de Guatemala desde la disolucin del Gbno.
Gral. de la Repblica crey just y convenient a los intereses
de Centro Amrica observer las leyes generals con respect a las
relaciones exteriores y su conduct con los extranjeros residen-
tes y transentes en el Estado ha sido tan circunspecta que
tiene la satisfaccin de no haber dado mrito a reclamaciones,
que por una esperiencia dolorosa en la Amrica se ha visto como
siempre costosas, an cuando hayan podido rechazarse con justi-
cia y medios de defenza. La que hoy se hace trae un origen
de los procedimientos del Gral. Morazn, en los ltimos mo-
mentos de su oprecin y destructora administracin; y aunque
ya la Asamblea y Gbno. del Salvador han acordado lo conve-







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


niente con anticipacin para el amistoso arreglo en el particular,
es preciso considerar que los Estados todos estn en el caso de
ponerse de acuerdo a fin de fijar las bases bajo las cuales deban
sostenerse con perfect igualdad las relaciones exteriores. Asi lo
exige la seguridad e integridad del territorio de Centro Amrica;
y los intereses comunes de los Centro-Americanos, que de otra
suerte se vern expuestos; y an puede ser esto origen de que
se perturbe la paz y buena armonia que debe reinar entire los
Estados. Por esto es que es urgente la reunin de la Conven-
cin y que para ello se fije formalmente una poca determinada,
sin lo cual no es possible que pueda hacerse cosa alguna en ese
particular como la experiencia lo tiene demostrado: Por parte
de Guatemala se ha repetido que se concurrir al Salvador, tan
luego como se sepa positivamente que los Diputados de los otros
Estados estn en camino para dicho punto y ahora con este moti-
vo urgente y grave se reitera lo mismo, esperando de ese Gbno.
una contestacin positive, que no duda ser satisfactoria y ade-
cuada al important objeto de la present comunicacin. Tengo
-1 honor Sr. Srio. de suscribirme de Ud. Atto. s. s. B. Zecea.
Contstese la anterior nota fijndose el 1'. de Enero prximo
:-ra la reunin, a fin de que preste su ascenso a este respect.

3

-5 INGLESES QUIEREN ATENTAR CONTRA LA SOBERANIA DE CENTRO AMERICA.
NICARAGUA DEBE SER LA RESIDENCIA DEL EJECUTIVO

1840. El mismo legajo al folio 6. Ministerio de Relaciones
SGobernacin del Spmo. Gbno. del Estado del Salvador. Al Sr.
*;C. de Relaciones del S. G. del Estado de Guatemala. Casa
-l Spmo. Gbno. San Salvador Diciembre 4 de 1840. Por dis-
xmcin del Spmo. Jefe Provicional de este Estado tengo el
-rxar de adjuntar a Ud. copia certificada del parte que el Co-
-a=.dante de Omoa ha dado al Sr. President de Honduras y de
a nota que con tal motivo se ha dirigido por el Ministerio de mi
-uo al Spmo. Director de Nicaragua. Por los expresados do-
-aentos se impondr ese Spmo. Gbno. de los fundamentos que
ac an las vehementes sospechas de que la Nacin Britnica
a pesar de su civilizacin atenta contra la soberana e indepen-
as Centro-Americana y quiere hacemos retrogradar a los siglos
Sla oscuridad y de tinieblas en que no se conoca otro derecho
wm el brbaro de las conquistas. Por todo lo expuesto, el Jefe
P?~uional me ordena manifestar a Ud. que siendo el Estado de
%xa rarne la invasion caso que llegue a realizarse, creo que aquel
aOia ser el punto sealado para la residencia del Ejecutivo







ANDRES VEGA BOLAOS


Provisorio de la Nacin, que en esta fecha se propone y deseara
que ese Spmo. Gbno. fuese del mismo sentir y que proveyese
si fuese possible sobre este important objeto para que no sufra
demora la reunin de los individuos que han de componer el
Gbno. Gral. Quiera Ud. Sr. Ministro aceptar las protests del
aprecio y respeto con que me suscribo su atto. S. S. -Juan
Lindo.
4

EL SALVADOR PROPONE UN GOBIERNO NATIONAL PROVISIONALMENTE
PARA DEFENDERS DEL INGLES

La misma coleccin de Guatemala, folio 3. Guatemala Di-
ciembre 11 de 1840. Sr. Secretario de Relaciones del Spmo.
Gobierno del Estado de Nicaragua. Como el Spmo. Gobierno
del Estado del Salvador en vista de las noticias alarmantes que
corren en todos los estados y de los parties recibidos sobre la
invacin que se intent hacer por el Gobierno Ingls a nuestro
territorio, propone la media de organizer provicionalmente un
Gobierno Nacional; habindose dirigido al de este Estado en los
trminos que Ud. se servir ver por la copia que tengo la honra
de acompaarle, despus de examiner el medio propuesto, de
haber odo la opinion del Consejo Provicional del Gobierno
y la de otra junta convocada a este efecto, el Presidente se sirvi
dar la repuesta que tambin tengo el honor de acompaarle
en Copia. El Gobierno del Salvador en su citada, asegura que
esta misma media la propone a todos los Estados con el objeto
de que si logra el asentimiento de ellos, se ponga desde luego
en prctica; y para que el de Nicaragua sepa cual es la opinion
del de Guatemala sobre este asunto, ha dispuesto ponerla todo
en conocimiento de Ud. Srvase pues manifestarlo as al Spmo.
Director de ese Estado y admitir las reiteradas protests de mi
aprecio. B. Zecea.
5

GUATEMALA DEFENDER LA INTEGRIDAD DE C. A. Y ESTA ANUENTE A FORMER
UN GBNO. GENERAL "AD INTERIN" MIENTRAS SE ESTABLECE LEGALMENTE

La misma coleccin al folio 4. Sr. Srio. de Relaciones del
Spmo. Gobierno. Guatemala Diciembre 11 de 1840. He dado
cuenta al Presidente de este Estado con la muy atenta nota de
Ud. de 4 del corriente a la que ha tenido a bien acompaar
a Ud. copia certificada del parte que el Comandante de Omoa
dA al Gobierno de Honduras con fecha 2 del pasado y de la
comunicacin que con tal motivo dirigi al de Nicaragua.
Impuesto el Presidente de estos documents as como tambin
de la exitacin que se le hace relative al pronto establecimiento







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


de un Gobierno Gral. provisorio, no solo ha considerado por s
mismo el asunto con el inters que exige su gravedad, si n que
deseoso del mejor acierto ha consultado la resolucin que en tales
circunstancias debera adoptar y me ha ordenado ponerla en
conocimiento de ese Gobierno por el honrroso conduct de Ud.
manifestndolo franca y sinceramente los motivos que le asisten
para apoyarla: Motivos que no duda que sern justamente apre-
ciados. Es adjunta una copia impresa de la comunicacin que
este Gobierno ha recibido ltimamente del Sr. Super Intendente
de Belice, datada el 11 del pasado, los trminos en que est
concebida parecen star en su sentido no conforme a la que
se expresa en la parte de Omoa; sin embargo, este Gobierno est
muy lejos de aventurar un juicio decisive y deja al buen sentido
y prudencia del de ese Estado former el que crea ms fundado.
Lo que si tengo rden express de asegurar tanto a ese Gobierno
como al de los otros Estados es que el de Guatemala en el event
de que cualquiera de ellos fuese invadido, acudir a su defense,
cooperando a ella de cuantos modos le sea possible, y empleando
cuantos esfuerzos estn a su alcanze; por que consider como el
primero y ms important de los interests comunes el conservar
la independencia integridad del territorio Centro Americano.
El President de este Estado, acorde con el voto de la Asamblea
'onstituyente, siempre ha deseado vivamente la organizacin de
un Gobierno Gral. por que as lo exije la necesidad y la comn
rcmveniencia. Teniendo en consideracin esta necesidad y con-
.eniencia la misma Asamblea autoriz expresamente a sus De-
-a ados a la Convencin para establecer un Gobierno Gral. Pro-
* orio y para mejor inteligencia del de ese Estado copiare lite-
-almente el Art. 64 de las instrucciones. "Si los delegados del
Estado conferenciando con los otros de los otros Estados encon-
:-aren en ellos disposicin para que se organic un Gobierno
:-ovisorio, estn autorizados al efecto como tambin para con-
..rrir al nombramiento de la persona o personas que hayan de
xpponer dicho Gobierno Provisorio, y para fijarle desde luego
s atribuciones como a una autoridad puramente delegada ad
-'terin". Es tal la amplitud de esta autorizacin que ella parece
Pae llena por un medio legitimo, y el nico adoptable bajo un
*rimen popular, los deseos que manifiesta ese Gobierno res-
pcto al loable fin que se propone en su comunicacin. Cual-
uaer otro medio que no tenga origen de la autoridad constitu-
?Trte. sobre no ser legitimo, pondra al pas en mayores difi-
.aitades y establecera como principio legal un acto de hecho,
raa consecuencias serian siempre ruinosas. Adems si se or-
aicuzara de hecho un Gobierno Provisorio sin preceder una auto-
rmacin dimanada expresamente de las legislatures de los Esta-
A. nos expondramos a que no fuera reconocido como legtimo;
en tal caso lejos de adelantar alguna cosa nos colocaramos




















30 ANDRES VEGA BOLAOS

en una posicin poltica ms complicada y difcil que la en que
nos hallamos. Ese Gobierno puede estar muy seguro, de que
por parte de este no habr ms que deferencia a todo cuanto
pueda contribuir al bien comn de todos los Estados y que si
ahora no est de acuerdo en el medio propuesto; lo est substan-
cialmente en cuanto al fin. El Presidente observa como regla
invariable de su conduct, el sujetarse extrictamente a ejercer las
atribuciones que le estn designadas por ley; y como no le est
conferida la de prestar el asentimiento que Ud. indica en su
nota, todo lo que cabe en la rbita de sus facultades es asegurar,
que si los delegados de los otros Estados concurriesen para con-
gregarse, los de este irn oportunamente a llenar sus deberes
y con una recomendacin muy particular para tender de toda
preferencia a la organizacin de un Gobierno Gral. Provisorio
que pueda satisfacer a los objetos que Ud. menciona. De rden
del Sr. President me hago el honor de decirlo a Ud. en con-
testacin a su apreciable nota de 4 del corriente ya citada. Soy
de Ud. con el mayor afecto su muy Att. S. S. B. Zecefia. Se-
cretario de Relaciones del Spmo. Gno. del Estado. Guatemala,
Diciembre 11 de 1840.











CAPITULO 5

.-wumentos relatives a la protest del Cnsul Britnico
por el cobro de exacciones pecuniarias a los sbditos
de aquel Imperio residents en Nicaragua. 1840.

DOCUMENT No. 1
Comunicacin del Vice Cnsul de S. M. B. don Guillermo
;--. al Ministerio General del Gobierno Supremo del Estado,
. ,:emala: octubre 23 de 1840, protestando por las exacciones
r-.rnarias hechas a los sbditos britnicos y pidiendo se le
m r7ne sobre la tramitacin de las que estaban pendientes.
Pwlicada en el No. 7 de EL REDACTOR NICARAGUEN-


Ministerio general del Gobierno Supremo del Estado de
ar~agua.
Consulado Britnico. Guatemala Octubre 23 de 1840. Al
5Ar Secretario general del Supremo Gobierno del Estado de
Mwtragua. Seor.
Por la Corveta de guerra de S. M. B. "Comus" que h
iedo la entrada del Puerto de Omoa h recibido ordenes
a Gobierno de S. M. para dirijirme U. sobre varias quejas
tba por various subditos Britanicos, respect exacciones
m--rias hechas ellos en varias epocas por las autoridades
6 a Repblica.
Tan luego como yo tenga en mi poder los particulares de
a m redamos, yo me har el honor de presentarlos al Supremo
Coim de ese Estado, no dudando un moment su favorable
dhw ~ en mandar hacer una just remuneracion, i que pe-
-ub de la justicia de ellos no permitir ninguna demora en

Cuao las ordenes que tengo del Gobierno de S. M. son re-
am~g unicamente que tan luego como dichos reclamos sean
Sumw:* que se espera que ese Supremo Gobierno se servir







ANDRES VEGA BOLAOS


hacer pagar las parties reclamantes de una manera propia,
pues que el deber del Gobierno de S. M. es el de proteger i ver
que se haga justicia los subditos Britanicos, i que con estas
miras se habian dado ordenes las fuerzas navales de S. M. en
las Indias Occidentales, i en el Pacifico de apoyar sus justos
reclamos, i que se mantenga por este Consulado comunicacion
con aquellos gefes sobre este asunto.
Yo me apresuro poner todo en el conocimiento de ese
Supremo Gobierno, manifestndole al mismo tiempo: que estoy
persuadido que por la ilustracion que caracterisa las perso-
nas que estn al frente de esa administration, que sabrn pe-
netrarse que en nada deben estos insidentes influir para alterar
la buena inteligencia que debe reinar entire los dos paises.
Como hay igualmente various reclamos que presentar al Go-
bierno General de la Union Centro-americana que al present
parece disuelta. Debo suplicar al Seor Secretario del Go-
bierno de Nicaragua se sirva informarme que plan se propone
tocante ellos, i en que manera se piensa puedan terminarse.
Tengo ordenes de comunicar inmediatamente con el Coman-
dante de dicho Buque de guerra el resultado, de estos reclamos,
sobre lo cual solo aguardo la contestacin de ese Supremo
Gobierno.
Sirvase U. seor Ministro de ponerlo en conocimiento de
ese Supremo Gobierno i recibir las seguridades de mi atencion
i respeto.
Tengo el honor de ser de U. Seor Secretario muy atento
i obediente servidor.-Guillermo Hall-Vice-Consul.
Conforme.-Leon, Diciembre 15 de 1840.-Castellon.


DOCUMENT No. 2

Comunicacin de respuesta del. Ministro general del Su-
premo Gobierno del Estado, Lic. don Francisco Castelln, Len,
15 de diciembre de 1840. (Publicada en el No. 7 de EL
REDACTOR NICARAGUENSE, Len 18 de enero de 1841:
pginas 27 y 28).

Ministerio general del Supremo Gobierno del Estado de
Nicaragua. Departamento de Relaciones.-Leon Diciembre 15
de 1840. Al Sr. Vice-Consul de su Magestad Britanica Gui-
llermo Hall.






LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


Se hA impuesto el Director Supremo de este Estado de la
muy estimable comunicacin de U. fecha 23 del ultimo Octubre
,que lleg hasta el 14 del present) en la cual se sirve impar-
tirme la llegada de la Corveta de S. M. B. "Comus" al Puerto
ae Omoa, manifestando haber recibido ordenes de su Gobierno
pa dirijir este varias quejas hechas por algunos subditos
i~tanicos, respect exacciones pecuniarias que les han sido
Mjidas en diferentes pocas por las autoridades de esta Repu-
i que con el objeto de apoyarlas se hn dado ordenes
hs fuerzas navales que estacionan en las costas del Pacifico
Indias Occidentales.
Desea U. por otra parte informarse sobre el plan que se
e este Gobierno tocante los reclamos que debe presentar
de la Union Centro americana que actualmente parece di-
; i la manera en que se piensa puedan terminar aquellos.
Mi Gobierno tiene la particular satisfaction de contestar
por mi conduct, que aunque al present no sabe cuales
las quejas que hayan hecho los subditos Britanicos las
*ades del Estado, ni menos que se hayan desoido sus jus-
etenciones, puede asegurar U. "que sern atendidos los
que Ud. dirija en uso de las instrucciones que ha reci-
de su Soberano; porque en Nicaragua jamas se han vio-
los principios del derecho de gentes, respect la protec-
i garantias que se han ofrecido los extrangeros residen-
su territorio.
han hallado hospitalidad sin limits, amistad, conside-
sociales, i riqueza, aun en medio de los desacuerdos
que han hecho vasilar toda la Republica Centro-
; i por lo mismo parece que respetandose asi la justicia
que intervenir la fuerza que U. anuncia tener ordenes
los enunciados reclamos.
Somitir decir U. para que arregle sus operaciones que
do est vigente la ley 3'. tit. II, Libro 6" de la novisima
en virtud de la cual se declaran vecinos todos los
que se casan con mugered naturales, habitantes i do-
en el pais, el que se arraiga comprando i adquiriendo
mices i pocesiones, el que siendo official viene morar
oficios mecanicos, tiene tiendas en que vender por
i otros muchos.
ley que regia en todos los dominios de Espaa que
muevas Republicas, no puede ser ignorada por su Ma-
S*ca, ni por algunos ingleses que se han establecido
an Nicaragua con hijas del pais, sin embargo de ha-
trado en las oscilaciones que traen con sigo las tran-


A.V.B. 3















ANDRES VEGA BOLAOS


siciones political; i con estos actos manifestaron de una manera
formal i positive su intencion de naturalizarse en el Estado, que
es lo que por el derecho de gentes se require para destruir la
natural presuncion de que el extrangero conserve el animo de
volver a su patria. En cuanto un hombre, dice un celebre es-
critor, ha pisado el suelo de un Imperio extrangero, con los pri-
meros pasos que d, jura respetar las leyes i el orden estable-
cido entire los que lo habitan, pues solo esta condition se les
han abierto las puertas.
Podr suceder que para en lo succesivo sea necesario esta-
blecer otros principios; pero para esto es tambin necesario que
proceda un tratado formal entire la Nacin Britanica i el Estado,
la Repblica, entire quienes no h habido hasta ahora ninguna
estipulacion, puesto que as lo exijen la libertad igualdad de
las Naciones entire si, aun cuando Centro-Amrica sea menos
fuerte que la Gran Bretaa, pues, segun dicen los autores "un
enano es tan hombre como un gigante, i una pequea Republica
no es menos un Estado Soberano que el Reyno mas poderoso".
Por lo que hace los reclamos que debia U. dirijir al Go-
bierno general de la Repblica que h desaparecido, cree mi
Gobierno que tratandose de reunir dentro de poco la Gran Con-
vencion Nacional, segun las medidas que al efecto se han to-
mado, ella ser la que puede terminar de una manera eficaz un
negocio que tanto influye en la consolidation de las relaciones
de Centro-Amrica i la Nacin Britnica.
Estos son los votos del Director Supremo de este Estado,
i al trasmitirlos U. le ruego que acepte con tan grata ocacion
la seguridad de los sentimientos de estimacion i de amistad con
que soy de Ud. atento servidor.-D. U. L.-Francisco Castellon.











CAPITULO 6


Habilitacin del puerto el COCO, en el departamento
y rio Segovia, en diciembre de 1840.

DOCUMENT No. 1
Proyecto presentado al conocimiento de la Asamblea Le-
-'lativa, por el Senador don Emiliano Madriz, a efecto de que
habilitara el puerto del Coco en el ro de Segovia; carece de
-'a. y se copia, tal como fue publicado en el No. 2 de EL RE-
i 'TOR NICARAGUENSE, Len, julio 28 de 1840, divi-
r'-do los prrafos como correspond gramaticalmente.


PROPOSICION:-Un individuo del Senado, (el Seor Ma-
as tiene preparada la proposicin relative la habilitacin
m rPuerto del coco que hemos creido digna de la luz publicada.
Cmara del Senado. Despues que en 821 Sacudimos el
-m- o dominio de la Metropoli i despues que en 824 declara-
e kbz representantes del pueblo: que Centro-america se halla-
ht acstituida en position de gobernarse por s, como Nacion
asiipeiente i Soberana, cay sobre los apoderados del pueblo
b imnsa obligacion de procurar su mejora, i darle aquella
d consiguiente al rango en que fu colocada: mas por
Solo hemos dado conocer nuestra invecilidad para
rn i muchas veces se han visto burladas las esperanzas
ih tracon. La riqueza no solo ha decaido, sino que ha sido
o el crdito public, contrayendo una deuda con
al paso que la domestic v en aumento hasta
de mas de cuatro millones de pesos entire una i otra.
individual ha desaparecido; i solo se v desolacin
por todas parties.
S Representantes del pueblo toca remediar tamaos
o poda realizarse solo por medio de una sabia apli-
Sis leyes los principios de la ciencia. La agriculture,
4 I el comercio, son las fuentes de las riqueza de las
lMm ja primera produce las materials simples, las segundas







ANDRES VEGA BOLAOS


las modifica, i el tercero lleva al mercado el sobrante para im-
portar aquellos frutos que la agriculture, industrial del pas no
produce aun. Luego es claro, que las leyes que protejen
aquellas son precisamente las que engrandecen las Naciones. Los
privilegios de los agricultores, la libertad de derechos sobre sus
products, i la prohivicion, recargo de derechos sobre los de
igual naturaleza del extrangero, forman la protection de este
ramo. Los premios para los artesanos que inventan una mejora,
i la prudencia en la permission de las importaciones de manufac-
turas, hacen la de la industrial fabril, asi como el comercio libre
con todas las Naciones, d la mercantil el impulso conve-
niente. Cuando se afirma, que el comercio del exterior es per-
judicial, se compete un error, asi como tambien se cae en el mismo
defecto, cuando se asegura que los frutos del extrangero enri-
quecen al Estado.
Todo lo verdadero se encuentra en el medio proporcionado.
Asi es que deja de ser perjudicial el comercio extrangero, si
la prudencia del Legislador hace que las introducciones se veri-
fiquen en razon inversa del aumento de la industrial del pais.
Asi se ha practicado en las Naciones civilizadas, como lo
trae Ganil en su diccionario de economia poltica. Entre nos-
otros se encuentran dos defects de consideration. 10 que las in-
troducciones del extrangero, i las esportaciones, no estan sujetas
a las reglas que prescriben los economists, i 2" que el comercio
est reducido muy pocas manos; de que result el monopolio.
En los Departamentos de Granada i Nicaragua, hay tres comer-
ciantes, i para los de Len i Segovia, solo pueden contarse dos:
es decir: que para ciento sesenta mil habitantes solo hay cinco
comerciantes. Podr ser mas espantozo el monopolio? Podr
producer el comercio todas las utilidades que debiera en favor del
Tesoro publico, y ser esta condition la que se requiera para
la felicidad del pueblo? De estas observaciones se deduce: que
el comercio extrangero, bien establecido, solo es perjudicial por-
que no es mayor.
Aumentandose el comercio, se aumentan los comerciantes,
i por consiguiente cesa el monopolio. El Estado de Nicaragua
posee la mejor ubicacion para dar al comercio una extencin
inmensa.
La posibilidad de abrir una comunicacin por el gran canal,
es incuestionable, i parece que solo existe esta posibilidad para
nuestra execracion por la indolencia con que hemos visto este
negocio. Los caminos entire las costas del Sur, i las del lago son
de la mayor comodidad para hacerles trancitables por lnea recta;
i por ltimo, nuestras radas i puertos, en todos los mas puntos







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


de uno i otro mar, son tan accesibles, que llegan Buques todos
los dias en todas direcciones. Con todo, no tenemos al Norte
mas que un Puerto que es el de San Juan: puerto que solo
puede servir para provecho de la mitad del Estado, como efec-
tivamente lo es, quedando el grande i rico Departamento de
Segobia como en olvido, sin embargo de tener uno de los mejores
puertos al Norte.
El rio de Segobia, en el Fuerte que llaman el Coco, pre-
senta esta oportunidad. Desde este punto se divide acia el in-
terior, mas bien recibe varias ramas de los rios de Estel,
que entra en las inmediaciones de Telpaneca: el llamado grande
de Ocotal: el del Jicaro, i el de Macarali, ros navegables, la
-nayor parte, aun durante el verano. Es decir: que este Puerto,
sresta la Segobia le ventaja de poder conducir por aguas las
-aercaderias de diversos puntos acia el del Coco, sin carecer de
,a comodidad de caminos regulars desde la Ciudad del Ocotal;
- mejores desde el mismo Puerto hasta la embocadura del cabo
de Gracias Dios.
El rio de Segobia tendr, desde el Coco Gracias, de cin-
cuenta sesenta leguas, que como se ha dicho, pueden andarse
pr tierra si se quiere. Por el rio se conducen partidas de ga-
do, bien por la ribera, bien en valsas, porque sus aguas casi
montales permiten una navegacion segura. Se gastan de cinco
eis dias para bajar; i de quince veinte para subir.
Este Puerto seria concurrido por la mitad de los habitantes
d Estado, por una parte de los de Honduras, i por algunos del
SUtador, tanto por la seguridad i bondad de los caminos, como
@ la mayor prontitud para realizar los negocios.
Habilitando el Puerto del Coco, se presentan desde luego
articulos de extraccion en el mismo Departamento de
cuyos articulos no tienen estimacin en el dia: 1' los
de toda especie: 2' las pieles: 3' los metales de cobre:
maderas: 5' los valsamos: 6' el cauchont ule: 7' el palo
:8' el ail etc. Los ganados i bestias mulares, cuya
es cuantiosa, tanto para el consumo entire los mismos
como para el transport a la Isla de Jamaica, pro-
grandes sumas beneficio de los Segobianos, princi-
si se atiende que por la seguridad de la venta, se
los costs de arro los Estados del Salvador i Gua-
solo si, es necesario prohivir la extraccion del ganado
porque el alhago del precio no nos condujese a la im-
de esterminar la especie.
Todos los Estados han procurado extender sus relaciones
tmtl.ib~- por medio de los Puerto en el da, que los tenian







ANDRES VEGA BOLAOS


durante el Gobierno Espaol: Costa-rica ha descubierto un
Puerto al Norte por sarapiqu, i mantiene su Gobierno una comi-
sion de ingenieros para mejorar el de Matina, i con el objeto de
allanar las dificultades que hacen accesibles la costa. Hondu-
ras ha hecho varias tentativas acia el mismo litoral del Atlantico;
i solo Nicaragua con mayores ventajas permanece con un solo
Puerto en cada costa, del mismo modo que lo estableci el mo-
nopolio del Gobierno Espaol. El abandon de sus riberas en el
Atlntico, nos ha traido un mal, que debe causar Centro-
amrica muy tristes consecuencias.
El Gabinete Ingls, haciendo del Kin Mosco un estafermo,
ha reconocido sus dominios, como independientes de la Rep-
blica: le ha puesto bajo su protection, i reclama su nombre
la inmunidad de sus subditos, la integridad de su territorio.
El Cabo de Gracias, que es donde verdaderamente conven-
dria establecer la administration del Puerto, se haya ocupado
por la Corte del Kin, Rey Mosco; i la Corte se compone de
ingleses principalmente.

Por qu no tiene Centro-amrica las relaciones convenien-
tes con aquellas Tribus?: muy lejos de esto, ni se conocen sus
costumbres, ni la topografa de su territorio: el Gabinete Ingles
lo conoce todo, cada dia aumenta sus especulaciones sobre la
Costa, i segun se sabe, han llegado quinientas families de arte-
sanos para colonizarse en Gracias. Esta circunstancia debe prin-
cipalmente llamar la atencin de los Legisladores para habilitar
cuanto antes el Puerto del Coco, pues este seria un medio de
entablar nuestras relaciones con el Mosco, i de darles toda pro-
teccion hasta hacerles conocer la miserable condition que los
han reducido bajo el titulo de protection.
Habilitado el Puerto restan dos cosas: 1' dar una ley es-
pecial para este comercio, en atencin que la Aduana no puede
establecerse sobre las aguas del Atlntico; por consiguiente no
tendrn lugar aquellas reglas que tienen relacin con el Buque,
como los derechos de tonelage, i anclage, visits de entradas
i salida, etc.
En el Coco solo habr que entenderse con los derechos
sobre los artculos que conduzcan la Lancha, Bongo o Bote,
i los de bodegage. Estos derechos deben calcularse de otra suer-
te que los que por razon del Buque han sufrido gastos en razon
de su arribo, como sucede en los otros Puertos. La 2a. es la
provision de lo necesario para el establecimiento : una Casa de
Aduana, Casa de Bodega, almacen: dos botes para los guar-
das, etc. Lo primero es objeto de un reglamento, i lo segundo
eccije que las Camaras faculten al Ejecutivo para abrir subscrip-







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


.naes, bien para contratar con particulares el establecimiento,
t(rciendo premios, i si fuere necesario, los mismo products
i Puerto por cierto tiempo. Sobre cuyos dos ltimos puntos
%wo proposition formal, para que U. S. se digne tomarla en con-
aderacion, pues ello me impele la obligacion en que como
Representante del pueblo me veo constituido bajo el mas tre-
r-ndo i augusto juramento.

DOCUMENT No. 2
Decreto Legislativo de 28 de diciembre de 1840, habilitando
puerto del Coco, en el Departamento de Segovia, sobre la
-argen del ro de tal nombre, el cual desagua en el mar de las
;ntillas por el Cabo de Gracias a Dios. (Publicado en la RE-
. OPILACION DE LEYES, DECRETOS Y ACUERDOS EJE-
'CTTIVOS DE LA REPUBLICAN DE NICARAGUA, por don
J.ss de la Rocha: pginas 441 y 442).

* *

tCRETO DE 28 DE DICIEMBRE DE 1840, HABILITANDO EL PUERTO DEL COCO
EN EL DEPARTAMENTO DE SEGOVIA

El Director del Estado de Nicaragua a sus habitantes.
Por cuanto la Asamblea lejislativa ha decretado lo siguiente.
El Senado i Cmara de representantes del Estado de Ni-
caragua, constituidos en Asamblea,

Decretan:

Art. 19 Se habilita el puerto del Coco en el rio de Segovia,
:;ue desagua en el mar de las Antillas, por el Cabo de Gracias
a Dios, para rejistro de los efectos que se importen i esporten
por l.

Art. 2' Los efectos que se esporten por l, no adeudarn
ningun derecho por el trmino de cuatro aos; i los que se in-
troduzcan pagarn la mitad de los detallados en el arancel
general de aduanas martimas por el mismo trmino, a escep-
cion del derecho de anclaje o tonelaje, que por ahora no se
cobrar.

Art. 3' El Receptor del distrito de Somoto ser por ahora
administrator del puerto, a quien se indemnizar su trabajo con
un diez por ciento sobre todo derecho de los que por esta lei
debe cobrar.







ANDRES VEGA BOLAOS


Art. 4" El Gobierno con informed del Prefecto respective
i de aquel Receptor, crear, situar i dotar cuando convenga,
el resguardo que sea necesario.
Art. 5' Se faculta al Gobierno para que de los primeros
products lquidos que se colecten en dicho puerto, disponga,
con los mejores datos, la construction de los edificios concer-
nientes a la administracin.
Art. 6' El Gobierno cuidar de que este decreto se im-
prima, publique i circle, i de que llegue a noticias de los ajen-
tes consulares que se hallen acreditados cerca de Centro-Amrica.
Sala de la Cmara del Senado.-Chinandega, setiembre 11
de 1840.-Pio Jos Castellon, V. P..-Emiliano Madriz, S. S.
-Fruto Chamorro, S. V. S.-Al Poder ejecutivo.-Sala de la
Cmara de representantes.-Chinandega, setiembre 21 de 1840.
-Miguel Ramon Morales, R. P.-Pablo Buitrago, R. S.-Pedro
Sols, R. V. S.-Secretara general del Supremo Gobierno.-
Len, setiembre 28 de 1840.-Vuelva al Senado.-Patricio Ri-
vas.-Ratificado constitucionalmente.-Sala de la Cmara del
Senado.-Chinandega, octubre 9 de 1840.-Pedro Aguirre, S. P.
-Emiliano Madriz, S. S.-Fruto Chamorro, S. S.-Ratificado
constitucionalmente. Sala de la Cmara de representantes. -
Leon, diciembre 21 de 1840.-Pedro Solis, R. P.-Pablo Buitra-
go, R. S.-Jos Mara Tercero, R. S.-Por tanto: ejectese.-
Len, diciembre 28 de 1840.-Patricio Rivas.-Al Secretario del
despacho general.
DOCUMENT No. 3
Mensaje del Director Supremo del Estado de Nicaragua don
Patricio Rivas: pondera el sistema republican; habla de haber
vetado el decreto de 28 de septiembre de 1840 por el cual se
habilit el puerto del Coco en el departamento de Segovia, y es
el que antecede y se ocupa extensamente, adems, del ramo de
instruccin pblica y de los fondos disponibles. Len, octu-
bre 20 de 1840. (Publicado en EL TIEMPO, de Guatemala,
de 24 de noviembre de 1840).
El Director del Estado de Nicaiagua a sus habitantes:
En el sistema republican todo poder viene del pueblo, y toda
ley debe emanar de su voluntad soberana. La accin del eje-
cutivo, cuando aquella se ha formado, es la de mandarla eje-
cutar si es benfica, negarle el pase, si le encontrase incon-
veniente, devolvindola la Cmara, de donde tuvo orijen, con
los fundamentos de su negative (artculo 17 de la Carta fun-
damental). El detenimiento y la reflexin, caracterizan el juicio
que se ha de former de la disposicin, y entonces el resultado
es imparcial y cierto.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


En los das de mi administracin, el Gobierno ha sabido
racer uso de esta facultad, con aquella dignidad y decoro que
won inherentes del alto poder que ejerce. Poco tiempo ha, que
-i Poder Legislativo emiti un decreto, habilitando al puerto del
oco en el departamento septentrional. En l se estableca la
-anquicia de derechos de exportacin, por 4 aos a los frutos
efectos del pas, sin escepcin de oro y la plata acuado, o en
-asta, ni de las piedras preciosas, que no pueden extraherse por
,- otros de la Repblica, sin pagar el uno por ciento, el primer
z-,tal y las piedras, y un tres por el segundo. Tambin se ba-
-ian los derechos de importacin por el mismo tiempo, un diez
:r ciento, es decir, la mitad de los que se pagan por los otros
1.,rtos; y probablemente el de San Juan del Norte, que es el
- sostiene hoy las atenciones del Estado, debera hacerse casi
-; oductivo, y dentro de poco tiempo, acaso no nos quedara,
-L. que la conviccin de habernos equivocado sin esperanzas de
m-. ,nnizar el erario de los perjuicios que habran de reportarle
-iscubrimiento de una nueva fuente, por donde deberan ex-
^- .~&- todas las substancias, que dan vida y ser Nicaragua.
:-ruadido de estos males, el Ejecutivo le neg su sancin;
-bria faltado sus deberes, y la confianza que le han depo-
;..a. los pueblos, si no lo hubiera as verificado.
HLi puesto el exequatur en otros decretos, que si no han sido
--- -rdamente benficos, en opinion del infrascripto, ningn
-- puede reporter al Estado su promulgacin. Entre ellos
1.t, d que ordena el establecimiento de juntas de instruccin
dos los departamentos, con facultades amplias d promo-
..-. disponiendo al efecto de los fondos de cada uno de ellos.
--, resultar de esto algn mal al Estado en general, al-
S-. partamento en particular? Sin embargo; algunos, que
:,. no han entrado en su examen, y tal vez mal prevenidos
'.r-- sta disposicin, slo por haber sido iniciada por los Re-
-w'r.-att's de Granada, quienes se nota el deseo de engran-
Sauella Ciudad, declaman contra ella, haciendo career al
r. ;- es perjudicial este departamento. Entrar dar las
-. o nes convenientes, fin de desvanecer las equivocacio-
.- se han concebido, en obsequio de la pblica tranquilidad,
..r de las Camaras que la emitieron y en vindicacin de
--;~aciones que se hacen al Gobierno, por haberla man-
S.-itar, suponindome invertido de afecciones, que son age-
~u; carcter.
-;-ciso recorder: que desde que se public la ley de
-.-r de 1836, no se cuenta con los fondos de instruccin
i Tar.namentos Oriental y Meridional, por que fueron des-
:s.q .medio claustro de Granada, y, por que los sobrantes
por la misma ley deban entrar la tesoreria del







ANDRES VEGA BOLAOS


fondo de Instruccin, que sostiene la Universidad, creada para
los de Occidente y Septentrion, jams han venido ella, soste-
nindose, por consiguiente, sus establecimientos literarios con
solo los fondos de estos ltimos departamentos.
El del Septentrion no ha introducido esta caja ms de
cincuenta pesos anuales, de cuyo ingreso nico la priva real-
mente la nueva ley; pero veamos ahora, si lo repone, y si esto
es con ventaja para este fondo de instruccin.
En vez de aquellos cincuenta pesos anuales, le debe ingresar
la novena parte del diezmo de este departamento, que ser de
quinientos pesos por lo menos sin perjuicio del aumento progre-
sivo que va teniendo la masa decimal, y he aqu un mil por
ciento de ganancia para el fondo de Len.
Fuera de esto, el departamento de Segovia, que al fin es una
seccin integrante del Estado, va tener en su seno algunos
recursos, con que sostener aunque sea dos 6 tres establecimien-
tos de instruccin primaria, que es tan precisa en los pueblos
que se rigen bajo el sistema popular, y cuya falta se deben
en su mayor parte los males que ha sufrido el Estado, desde
que se constituy libre e independiente. Segovia no haba te-
nido jams una proteccin semejante, y Segovia tendr que ser
reconocido la Representacin de 1840, que ha puesto la primer
base de su ilustracin.
El de Nicaragua tributary su gratitud la misma Represen-
tacin, pues en cierto modo le ha emancipado del de Granada,
quien much tiempo ha estado sujeto en esta parte.
Tambin se preciso recorder que el Colejio estaba abolido
por la citada ley de 28 de abril de 1836; y que por la nueva dis-
posicin se manda establecer con la vacant del Deanato, que-
dando por consiguiente en clase de honorario el que llegue
obtenerlo, y con su voto en el Cabildo Eclesistico.
Habrn ocho becas para nios pobres, razn de dos por
cada departamento designados por sus juntas; y como estos
Colejiales pueden hacer en la Catedral las veces de los aclitos,
los 400 pesos que se invierten en stos, quedan a beneficio del
Colejio.
Son estas las consideraciones que me determinaron san-
cionar la ley preindicada. Ella repone este fondo de instruc-
cin un deficit de 50 pesos al ao, con 500, y ms de la novena
parte del diezmo respective: ella establece el Colejio con
1,000 pesos, y ella abre la puerta de la ilustracin los pueblos,
ya para la carrera secular, ya para la eclesistica.


















LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE 43

La ley, pues, es benfica, y como tal debe recibirse, pu-
diendo indicarse las mejoras, de que sea susceptible al Gobierno,
en quien queda la direccin general de los establecimientos,
y que las sabr elevar al conocimiento del Poder Lejislativo
en su prxima reunin.-Patricio Rivas.











CAPITULO 7

Documentos sobre protest contra circulares oficiales del
Gobierno de El Salvador y lo afirmado en un mani-
fiesto del general Carrera; la formularon los seores
A. Macdonal y F. W. Carter. 1841.

DOCUMENT No. 1

COMUNICACIONES DEL EXTERIOR: prrafo explica-
tivo publicado en pginas 38 y 39 del No. 10 de EL REDAC-
TOR NICARAGUENSE y comunicacin suscrita en Estable-
cimiento de Belice, Honduras, 30 de enero de 1841, por los
Seores A. Macdonal, Superintendente de Su Majestad y F. W.
Carter, Capitn de la fragata de S. M. la Restal y dirigida a Su
Excelencia el Sr. don Mariano Rivera Paz, Presidente del Es-
tado de Guatemala, para protestar por varias circulares publi-
cadas en San Salvador y la proclama del general Carrera, en
las cuales se atribuian al Gobierno Ingls intenciones opuestas
a las de que realmente estaba animado. Len, 13 de abril
de 1841.


El Superintendent de Belice con nota de 5 del ltimo
Febrero diriji al Ministerio general del Gobierno de este Es-
tado una copia autorizada de la comunicacin que en 3o. de ene-
ro elev al de Guatemala nuestro aliado, cuyo tenor es como
sigue.
A su Exelencia el Sr. Don Mariano Rivera Paz Presidente
del Estado de Guatemala. Establecimiento de Belice. Hondu-
ras Enero 3o. de 1841. Exlentisimo Seor.

Tenemos en nuestro poder various papeles publicados en San
Salvador, que contienen circulares oficiales en que se atribuyen
al Gobierno Ingls intenciones diametralmente opuestas aquellas
de que realmente est animado, i habiendo llegado tambin
nuestras manos un manifiesto impreso bajo el nombre del Ge-
neral Carrera en que se expresan semejantes ideas, tenemos el
honor de dirijirnos V. E. i por su medio las diferentes auto-







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENTE DE BELICE


-dades de Centro America con el objeto de hacer ver la total
Altaa de fundamento que tienen tales rumors, i para asegurar
i V. E. que ellos solo emanan i son fomentados por algunos
'ujetos con miras bajas, i de personal interest.
Inglaterra con las ilimitadas colonies que actualmente posee,
con sus bastos recursos no aspira ocupar ni Centro-America,
n ningun otro territorio en esta parte del mundo, sino es
a aquellos que ya tiene adquiridos con derecho; i para hacer
eso mas evidence, los oficiales del Gobierno Britnico desean
Jevar adelante sus negociaciones sobre los reclamos que estn
rendientes con las autoridades Centroamericanas de una manera
auigable. En el moment que se termine un arreglo, los Buques
de S. M. regresarn sus respectivas escuadras.
Nos es sin embargo necesario ahora informar V. E. que
deseamos un arreglo inmediato de los pequeos reclamos; por-
que la demora que hemos dado lugar pudiera acaso ocacio-
-arnos el desagrado del Gobierno de S. M.
Exelentisimo Sr. Tenemos el honor de ser de V. E. muy obe-
dientes servidores. A. Macdonal, Superintendente de su Mages-
:ad.-F. W. Carter, Capitan de la Fragata de S. M. la Restal,
Official naval mas antiguo en el servicio de la Vahia de
Honduras.
DOCUMENT No. 2

Nota de respuesta del Ministro licenciado Castelln, escrita
'n Len, 3o. de marzo de 1841, en atencin a que le fue tras-
rrita el 5 de febrero anterior, aceptando las explicaciones y ha-
iendo ver las ocupaciones parciales en Cabo de Gracias a Dios,
Bluefields por la Boca del San Juan y Laguna de Perlas. Fue
publicada en el citado peridico, pginas 39 y 40.
Departamento de Relaciones -Casa de Gobierno. Leon
Marzo 3o. de 1841:-Al Exlentisimo Sr. Superintendent de
Belice.
Recibi i puse en conocimiento del Director Supremo de este
Estado la honorable Carta de V. E. fecha 5. de febrero ultimo
a la cual se sirve acompaar copia de la que en 27 de Enero
diriji al Seor Presidente de Guatemala, manifestando, que
cuanto se ha dicho en various documents oficiales de San Salva-
dor, i en la proclama del General Carrera de aquel Estado, ca-
rrve de exactitud respect que el Gobierno de S. M. B. prepare
una invasion la Republica con el pretesto de reclamos indem-
nizaciones, dando por razn de sus asertos que el Gabinete Bri-
tanico no pretend ni quiere usurparse la mas pequea parte del
territorio de Centro-America, porque la vez tiene grandes








.* . -ur-.. ; i r 1,: de derecho, i protestan-
W Eeene. w n &a -, que hayan de hacerse los
e a ab pr a~vravios inferidos sus nacionales,
O O & a ~nmanera propicia la armona i buena
qum htar r ziado siempre entire las dos Naciones.
SCc_.-rno ha visto con alta satisfaccion este acto de ga-
@a r..T-sta firmada por V. E. como un agent de S. M.
r. 1~ i, Stablecimiento. No era de esperarse otra cosa de la
:i;i:racion que caracteriza todos los actos del Gabinete Brita-
nico, respect los Gobiernos de la America Central, en donde
sus nacionales han sido siempre considerados en igualdad, no
solo con los demas extrangeros, sino tambien con los mismos in-
digenas, pues que en todos los Estados, i principalmente en Ni-
caragua gozan por su Carta fundamental de todas las garantias
que ella ofrece sus naturales; esta nobleza i generosidad no
puede ser esteril ante un Gobierno just i politico.
Pero, si hemos de hablar con franqueza dir V. E., nom-
bre del Supremo Director de este Estado "que si en los de
Guatemala i el Salvador se han publicado species que pueden
ser ofencivas al Gabinete de San James, es porque todos los
Americanos la par del character munifico i hospitalario que
los distingue, son zelosos de su libertad, i miran con descon-
fianza todos los actos de las potencias extrangeras acia nues-
tro Continente. Todos saben ya por la historic de la Nacion
Britanica que el Imperio de la India comenz por un mesquino
principio: l se form, como dijo hace pocos dias un honorable
Diputado en la Camara de los Comunes, hablando sobre la gue-
rra de la China, bajo el pretesto de comerciar, principiando por
establecer una Factora, en seguidas rodearon el Edificio de
muros, hicieron un foso, armaron sus operarios, aumentaron el
numero de Europos, establecieron una guarnicion, hicieron tra-
tados con las autoridades del pais, pronto descubrieron su im-
potencia, la guarnicion hizo una salida, se apoderaron de Arcot
i ganaron la Batalla de Plessy hasta lograr con la del Assuye
la pocesion de aquel Imperio. El Yudo i el Ganges dejaron
de ser sus limits, pasaron, segun el ingenio orador que me
refiero, el Hidaspes. Cabul i Candahar han sido testigos de la
march de los Ejercitos Britanicos, i el Asia Central tiembla
su presencia, i casi reconoce su dominio. Y no ser muy
natural que los Centro-americanos, observando lo que ha suce-
dido en aquellas regions, vean con sospecha la poltica del Go-
bierno de S. M. respect esta Seccion de la America? No se
han hecho y varias ocupaciones parciales de nuestro territorio
por el Cabo de Gracias Dios, embocadura del rio de Segovia,
Brufield por la Boca de San Juan i Laguna de Perlas? No
flota y la Bandera Inglesa en estos parajes sin consentimiento

















LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


expreso, pacto international pre-existente? Ah! No quisiera
presentar V. E. un cuadro en que se represent lo vivo la
contradiccion manifiesta de los principios, que segun V. E. mis-
ma profesa i sigue religiosamente el Gabinete de S. M. con los
hechos de que son testigos, no solo los naturales, sino tambin
Los viageros de otras regions que han visitado nuestras costas.
Quisiera el Supremo Director de Nicaragua evitar esta re-
Lacion tan sucinta de los sucesos que han dado lugar que por
la prenza se manifieste que el Gobierno Ingls tiene intenciones
de hostilizar nuestra Republica, cuando V. E. asegura que estos
rumores carecen de fundamento; pero y que la naturaleza del
regocio de que hablamos asi lo exije, permitame V. E. que tam-
nien le testifique, que mi Gobierno se halla, pesar de todo,
n la mejor disposicion, respect las relaciones de pas i buena
.nteligencia que h procurado cultivar con la Nacion Inglesa;
. que aunque por su parte no ha dado motivo reclamaciones,
itender las que dirijian sus nacionales, en cuanto sean jus-
*as, i conformes al derecho de las Naciones; las transaciones co-
nerciales, seguirn por su curso acostumbrado, i los Subditos
Britanicos continuarn gosando de todas las garantias que hasta
ihora se les ha dispensado con arreglo las leyes del Pais.
Tales son las rectas i sincras intenciones de mi Gobierno; i yo
-ne estimo dichoso de hallarme encargado de trasmitirlas V. E.,
* de tener con este motivo la oportunidad de significar V. E. la
iistinguida consideration con que soy su s. s. D. U. L. -
F rancisco Castellon.











CAPITULO 8


Documentos relatives a la RENTA DE TABACO en sus
relaciones transitorias con el Gobierno Britnico;
y al deber de parte del Estado de evitar la intromi-
sin extranjera. 1841.

DOCUMENT No. 1

Renta de tabaco. Informe publicado en el No. 7 de EL
REDACTOR NICARAGUENSE, Len, enero 18 de 1841, sus-
crito con las iniciales F. C., que correspondent a las del Lic. don
Francisco Castelln: pginas 26 y 27.


RENTA DE TABACOS

Hemos visto el estado de venta del de Costa-rica, presen-
tado la Intendencia general por el Sr. Juan Foster Vice
Consul Ingls, i agent de la casa prestamista de Londres, el
cual demuestra que en ocho meses once dias se hAn realisado
(44.900.) cuarenta i cuatro mil novecientos pesos, de lo que solo
cupo al Erario (4.338.) cuatro mil, trescientos treinta i ocho,
lo demas al contratista.
Jamas dejarmos de ostentar al public el perjuicio enorme
que h recibido en este negocio. El tabaco lo h comprado
dicho agent en aquel Estado de uno dos reales libra, i su-
poniendo otro real de gasto en ronducion, bodegaje, fletes etc.
result que tres reales es el summun que habr ascendido
este articulo en venta, cuyo calculo es demaciado favorable al
sujeto de quien se habla. De este modo tenemos que obligando
el Gobierno al Pueblo consumirlo seis reales libra, que es
el duplo de como podria obtenerlo en el libre trfico, se le
ha exijido un sacrificio pecuniario en el termino de ocho meses
once dias, igual (22.450 pesos) veinte i dos mil cuatrocien-
tos cincuenta pesos, por el ratero logro de (4.338.) cuatro mil
trecientos treinta y ocho, quedando de ganancia liquid al con-






LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


tratista (18,112) diez i ocho mil, ciento doce pesos en el tiempo
referido, sin incluir la venta del Istepeque.
El Sr. Canga Argelles en sus elements de hacienda dice:
"que el deber de un funcionario consiste en hacer que la Hacienda
public report la mayor utilidad possible con el menor sacrificio
possible de parte del Pueblo". Pero los nuestros llevaron en el
contrato celebrado con el Sr. Vice Consul, principios muy di-
versos, nada menos, que el de hacer que el Erario reciba el
ninimun possible, despues de haber exijido de parte del Pueblo
l mayor sacrificio possible; mas claro, que de (22.450. pesos)
-einte i dos mil cuatrocientos cincuenta pesos que ha exhibido
I Pueblo con los estancos de tabaco, tome solamente el Estado
4 338 pesos) cuatro mil trecientos treinta i ocho pesos, mien-
-as que el contratista envolsa (18.112) diez i ocho mil cien-
Sdoce.

Observese todava: que siendo extrangero el de la ganancia,
-.ca sta en dinero en efectivo, motivo porque se siente cada
ta mas la pobreza del pais, i la dificultad de los cambios. Si
r hijos del Estado hubiesen hecho este negocio hubieran tal
dejado mas logro al Tesoro, i hubieran sido mayores las
.-:idades, quedando en el pais, favoreciendo asi la riqueza i pros-
-rdad de ste, i facilitandose los cambios en el comercio, que
-cosa indispensable su fomento. Estas no son paradojas,
-* principios muy conocidos de economa, que nadie podr
c r. si es que h saludado siquiera los elements de esta
noza.

No se diga por esto que se pretend excluir de los negocios
r-angero, que ofresca utilidad general: se solicit solamente
Sbien de la Hacienda public sea el norte de nuestros
s en semejantes asuntos, i que bajo las mismas garantias,
rdades que ellos presten, se prefiera, como cosa muy na-
provechosa al Nicaragense, 6 Centro-amercano.-F. C.

DOCUMENT No. 2

que con el titulo de RENTA DE TABACOS, se pu-
--! No. 8 de EL REDACTOR NICARAGUENSE,
rro 13 de 1841: pgina 31.



:.-: hemos dicho acerca de esto en el numero anterior,
S-agerado, sino fuera que el Sr. Foster, agent de la
stamista de Londres, lo confirm con hechos positivos
.-,>den ser desmentidos. Tal es entire ellos el haber


A.V.B. 4







ANDRES VEGA BOLANOS


dirijido proposiciones al Director del Estado solicitando la con-
tinuacion del contrato, de que ya el public tiene conocimiento
por haberlas circulado impress en toda la Republica; i con el
mismo objeto nos hemos propuesto dar luz la contestacion que
se di al enunciado Sr. Foster por el Ministerio general del
Gobierno, dejando los pensadores la libertad de pronunciar el
juicio que se formen sobre una i otra pieza.

DOCUMENT No. 3

Nota de contestacin que el Ministro general del Supremo
Gobierno de Nicaragua, Lic. don Francisco Castellon, dirigi,
Len, 5 de noviembre de 1840, al Seor Vice Cnsul de S. M. B.,
negndose aceptar su propuesta formulada en comunicacin de
9 de septiembre de aquel ao -"9 del anteprximo"- y de que
se apliquen las utilidades de la renta al pago de la deuda bri-
tnica, alegando -"preciso es practicar antes la liquidacin
correspondiente"-. Esto mismo, practicar "la liquidacin corres-
pondiente", aleg el Seor Castelln el ao de 1849, encontrn-
dose en Londres encargado de defender los derechos ultrajados
de Nicaragua, segn consta en su correspondencia de aquel en-
tonces. Aquella nota ocupa lugar en las pginas 31 y 32 del
No. 8 de EL REDACTOR NICARAGUENSE, Len, 13 de fe-
brero de 1841.
Ministerio general del Supremo Gobierno del Estado de
Nicaragua. Departamento de Relaciones.-D. U. L.-Casa de
Gobierno. Leon Noviembre 5. de 1840. Sr. Vice Consul
de S. M. B.
He puesto en conocimiento de mi Gobierno la muy estima-
ble comunicacin de U. datada el 9 del anteproximo ella
adjuntas las proposiciones que U. hace efecto de ajustar una
negociacion sobre la renta de tabacos, con el fin de continuarlos,
expendiendo en el Estado, despues de que haya concluido el
period, en que le ha sido permitido para vender el que Costa
Rica ha dado U. en pago de la deuda extrangera. El se ha
impuesto de los pormenores que contiene; i aunque se encuentra
sin facultades para entrar en el negocio propuesto, animado del
deseo de vr solvente al Estado del credit que h reconocido
favor de la casa Barclay, quiere examiner los puntos que
se contreh la proposition de U. para ver si se allanan los in-
convenientes que se presentan, con el objeto de dar cuenta con el
resultado las Camaras, quienes toca resolver sobre el
particular.
Bien sabido es que por las leyes que hasta ahora riger, en
el pais (1)-La Ley 6a. tit. II. Lib. 6' de la Nov. Recop.-los







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


nsules i Vice Consules no tienen otro character que el de unos
ros agents, i protectores de las personas de su Nacion cuando
'en que solicitar justicia: i que por estas mismas leyes que
han sufrido alteracion alguna, es prohibido tanto unos, como
itros el comercio por mayor, por menor, bajo la pena de ser
tados, como otro cualquier individuo extrangero que haga
al comercio; i de que aqu es que si U. pretend por el
iculo 1' de su proyecto la facultad competent para tratar
i el Gobierno de Costa Rica el tabaco necesario para el con-
no annual del Estado, preciso es que en el caso de que se
ste un contrato sobre esto, renuncie U. los fueros que le
npeten, como tal Vice Consul de S. M.; porque de lo con-
rio el Gobierno encontrara siempre dificultades i embarazos,
a hacer efectivas las obligaciones, que U. v contraher en
acto en que admit la facultad que solicita. Esto es tanto
s indispensable, cuanto que aun los Ingleses que han perdido
la calidad de extrangeros en el Estado, ya por estar casados
i hijas del pais, yA por tener establecimientos, 6 arraigo en
cada paso reclaman la protection de su Soberano, ame-
cando la Independencia i libertad, que tan altamente aprecian
pueblos de Centro Amrica; i el Director Supremo no con-
itir en que se comprometa, ni la una, ni la otra en ningun
00.

De este modo tampoco podr permitir, "que el manejo de la
ita estuviese cargo de este Vice Consulado, i que los inte-
es del tabaco fuesen considerados, como propiedad inglesa, con
objeto de asegurar todos los interesados, como quiere U.
el art. 5'.
En Nicaragua son respetadas las propiedades de sus habi-
nes; i todas estn bajo la egida de la ley-El Gobierno no
ede dar mas garantias: la que solicita el Sr. Vice Consul no
ede admitirse sin descredito del Estado, i al consignarla, pare-
que se tiende la celada, en que han de caer estos desgraciados
blios, procurando que por cualquier event en que corran pe-
-, aquellos intereses, debido las vicisitudes polticas, que los
.a desde su emancipacion de la -Metropoli Espaola, el Go-
Tno Britnico tome medidas de retaliacion con respect esta
cion de la Amrica; i el mio quiere impedir que Nacion
-m a pueda ejercer en el pais una influencia daosa los
osres de Nicaragua.
Por la misma razon no puede deferirse la propuesta del
: 10', por la cual quiere U. que los caudales destinados al
np de la deuda extrangera que U. reclama, sean empleados por
Consul Britanico en frutos, i efectos del pais, i remitidos
Europa una casa de respetabilidad, nombrada por el Go-







ANDBES VEGA BOLANOS


bierno Britanico; i que su resultado todo fuera de gastos sea
abonado al Estado, i en descuento de la misma deuda.
El Gobierno ofrece hacer el pago de sta con la mayor reli-
giosidad; pero no por eso quiere sujetar este negocio la inter-
vencion de otra Potencia; i por lo mismo desear siempre que
l le quede la libre disposicion de los products para darles
el destino mas convenient al propio objeto que se propone el
Sr. Vice Consul.
Finalmente, para continuar el pago de esta deuda, preciso
es practicar antes la liquidacin correspondiente; i para ello el
Gobierno trata de hacerse de los datos necesarios; asi como de
que el Sr. Vice Consul acredite su personera para la casa
acreedora, para asegurar la solucin que pretend.
Con esto respond de orden del Director Supremo del Esta-
do, sus apreciables letras que me refiero, i al verificarlo me
doy el gusto de ratificarme atento servidor de U.-F. Castellon.

DOCUMENT No. 4

En relacin con los informes y comunicacin precedentes
cabe insertar los documents que se copian a continuacin; los
nueve primeros pertenecen a un antiguo expediente: NOTAS DEL
GOBIERNO DE COSTARRICA, DIRIGIDAS AL DE NICA-
RAGUA 1841, existente en nuestro destruido Archivo -destruido
de propsito- en abril de 1931, cuando la ciudad de Managua
acababa de ser abatida por el espantoso terremoto del 31 de marzo
del citado ao. El decreto ltimo se copia del No. 16 de EL
REDACTOR NICARAGUENSE, Len, febrero 2 de 1842.

-1-

Casa de Gobierno S. Jos Enero 2 de 1841.

Al S. Ministro de Relaciones del Supremo Gobierno del
Estado de Nicaragua.
Tuve la honra de elevar a conocimiento del Jefe Supremo
de este Estado la mui estimable comunicacin de U. fecha
2 de Diciembre ante prximo en que solicita se le diga cual es
el nmero de petacas de Tabaco y hasta la fecha se han entre-
gado al S. Juan Foster Vice Cnsul de S. M. B. en pago de la
part de deuda extranjera que reconoci Costa Rica, y cual es
lo que falta para completar esta.
El Jefe Supremo, refiriendo a esa solicitud me manda con-
testar a U. que desde el 15 de diciembre de 839 se di para este







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


Ministerio el conocimiento que se refiere, del que deduce estar
entregadas a aquella fecha novecientos noventainueve petacas
de tabaco, faltando solamente para cumplir el convenio celebrado
con el Consul Britnico mil y una, cuya remesa se ha verificado
-n el mes prximo anterior en nmero de mil.

Por lo que respect a los temores de su Gobierno de que
el Sr. Vice-Consul pudiera expender tabaco introducido de con-
trabando, al amparo del contrato que celebr con ese mismo
robierno en setiembre de 839, he recibido orden de informar
* U. que a juicio del Gobierno de Costa Rica es absolutamente
- moto el que se hagan introducciones clandestinas de aquel
Sruto en ese Estado, tanto por el much zelo que hay en ese;
;ura evitar las siembras y extracciones de contrabando, como
torque siendo prohibidas las ventas por maior, el precio de seis
'eales libra a que se vende en el pblico no alhaga a los
tspeculadores.

Sirvase manifestarlo as al Director Supremo de ese Estado,
Saceptar las respectivas protests de mi estimacion y aprecio.
M. Guevara.

Len Enero 21 de 1841.

2

Realejo Marzo 31 de 1840

Sr. Ministro gral. del Estado de Costa Rica y de Relaciones
Extranjeras -San Jos.

Seor

Tengo el honor de remitir a U. para el conocimiento del
-rno. Supremo, un estado de la venta, y cuenta corriente del
:-zocio del Tabaco hasta esa fecha.

Conforme a las instrucciones del Consul Gral. se han hecho
:odos los esfuerzos possible para establecer el mtodo ms eco-
-tIcico de expender el tabaco, observando en cuanto se ha po-
:-o los ms establecidos en este ramo; pero como el estado
wsorganizado de esta venta, he tenido que combatir grandes
2hcultades, y hasta el present, las ocupaciones de este Gbno.
r asuntos politicos no han dado lugar para recibir los auxilios
-ecsarios para la supresin del Contrabando, y sin esta inter-
z-aicin, todos mis esfuerzos son ineficaces.







ANDRES VEGA BOLAOS


Las ltimas cosechas del Tabaco de siembra clandestine en
Masaya han sido considerable, y la falta de vigilancia de part
del Gobierno, en no hacer cumplir el decreto de 23 de Enero p.p.
ha sido la causa de que todo este tabaco est distribuido en todo
el Estado, en perjuicio de las Tercenas del Tabaco de Costa
Rica.
Para contravenir mas eficazmente el contrabando, el Sr.
Walter Brige, ha celebrado una contrata con este gobierno para
suplir este Estado con tabaco de G............ lo que se vende
en las mismas Tercenas, y bajo la inspeccin inmediata de este
vice-consulado.
Conforme al decreto de 28 de octubre me hall obligado
a tomar los 54 tercios tabaco de Costarrica y se introdugeron
en la....... despus de esta no se ha presentado ms, i para
las ltimas cartas del Sr. Dn. Carlos Bolaos, Tercenista de
Rivas de Nicaragua, dicho seor ha tenido a bien al despedir
uno de los guards, para que consider que la introduccin pa-
ra la frontera sea mui poca. Tengo informado al S. Chatfield
de esta circunstancia quien apreciando las medidas eficaces de
que se ha valido el gobierno de Costa-rrica, para cumplir de la
manera ms exacta su parte de la contrata.
Como algunos de los tercios que se han abierto, contenan un
poco de tabaco que no es vendible, he dispuesto que sea apar-
tado y enterciado para que con la primera oportunidad favorable
remitirlos a Costa Rica para cambiarlo (la cantidad es poca
y me ha parecido este mtodo ms prudent, que de obligar al
pblico a tomarlo) recibir algunos tercios de tabaco de oja
larga para facilitar la venta dando de uno y otro.
Los pueblos en general estn satisfechos en cuanto al es-
tanco de este artculo, los nicos enemigos son los cosecheros
interesados en la ltima cosecha, que ser la ltima que inte-
rrumpa este negocio.
Tengo sr. el honor de suscribirme muy atto. humilde ser-
vidor.-Juan Foster.
3
ESTADO DE VENTA DE TABACO COSTA RICA
A CARGO DE C. MEDINA D.
Lugares Fechas Libras vendidas
Nicaragua de 15 de febo. a 5 de Mzo. 1.219 3/4
Granada de 8 a 13 de febo. y de l a 5 1.412 1/4
Masaya de 10 a 12 id, y de 27 al 5 id 704 3/4
Managua de 10 de id a 5 de id 679 1/2
Len de 25 de id a 5 de id 885 2/3
Chinandega de 19 a 5 de id 398 3/4
Suma 5,300 1/2







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


OBSERVACIONES

El present Estado de venta, manifiesta la habida los dias
anteriores en que el Gbno. mand se arreglara la venta general-
mente en el Estado el 6 del present Marzo, no siendo conforme
las fechas de una a otra Tercena, en razn a que la venta se
principiaba el da en que el pblico careca de tabaco por no
tenerlo Foster, y cuyo corte general se practice el 5 del present
para principiar el 6 del mismo generalmente en todas las Terce-
nas, como da en que comenzaba a tener efecto mi contrato,
segn disposicin del Ejecutivo.
Chinandega Marzo 12 de 1842.-Crisanto Medina.

4

ESTADO DE VENTA DE TABACO COSTA-RICA
A CARGO DE CRISANTO MEDINA

-e.ar Fecha Libras vendidas
.-aragua de 6 de Junio a 26 de Julio 2.630 1/4
-- da 6 id 4 Agosto 8.404
LLu.va 6 id 5 id 2.908
Lt-agua 6 id 7 id 2.119 1/2
.r 6 id 10 Julio 1.872 1/4
-.randega 6 id 9 id 1,534
Suma 19.529.

OBSERVACIONES

E. aumento en el present Estado, ha sido debido a que
.", especuladores, calculando sobre el Bloqueo que anun-
-* que por la alteracin de un real en cada libra en el
:;"-r .' ,as tercenas; han comprado algunas cantidades para ven-
Sz.-uando hubiere llegado el caso referido.
on Agosto 15 de 842.-Por Crisanto Medina Mariano

5
Casa de Gbno. S. Jos Mayo 4 de 1840.

>m Casuul de S. M. B. en el Estado de Nicaragua.
Consul
(n h estimable carta de V. datada en el Puerto del Realejo
& mrzo del present ao, se recibi en este Despacho







ANDRES VEGA BOLAOS


el Estado de venta y cuenta corriente del negocio del tabaco.
Todo fu puesto en conocimiento del Jefe Supremo del Estado
y para su orden tengo la satisfaccion de acusarle recibo.
Tambin debo asegurarle, que para las fronteras de este
Estado no recibir perjuicio la venta de Tabaco en las tercenas
de ese, para que no se practican ventas por mayor y se ha
redoblado la vigilancia sobre la estraccin clandestine, que re-
gularmente proceden de siembras ocultas. Tampoco se ha
hecho ni se har venta alguna para exportar por mar ese fruto
donde U. manifest la importancia de esta prohibicin habien-
dose antes de ella celebrado el cambio........ de las cincuenta
petacas que la Fragata Melami introdujo en ese Puerto.
Tengo la honra de anunciarle que todo resguardo por la
va de tierra, es a juicio de ese gobierno, innecesaria; i que por
la de agua no hay que temer la ms pequea introduccin de
tabaco.
Srvase V. Seor Vice Consul aceptar las consideraciones
de aprecio con que me suscribo su atto. servidor. M. Guevara.
Es copia S. Jos Junio 20 de 1841.-Bonilla.

6

Casa de Gobierno. Sn. Jos Junio 18 de 1841.

Sr. Ministro del Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua.
Resibida en este Despacho la atenta nota de U. fecha 5 del
que trascurre, en que solicita un conocimiento del nmero de
Tercios de tabaco que este Gbno. debi entregar al Seor
Consul de S. M. B. por cuenta de la parte de deuda estrangera
que reconoci Costa-rica la puse en conocimiento del Gefe Supre-
mo, igualmente que la copia que U. se sirvi adjuntar a la rela-
cin presentada por el Vice Consul B. recidente en el Realejo re-
lativa al Tabaco de este Estado recibido por l, y nmero de ter-
cios que an exista el 1' de Abril ltimo; y en vista de todo, me
manda contestar a U. que primeramente fueron entregadas no-
vecientas noventa y nueve petacas a fines del ao de 39, y en el
de cuarenta, mil completes.
Con respect a los cincuenta Tercios comprados de la Fra-
gata Melamu, el Supremo Gobierno de Nicaragua ver en las
copias adjuntas, las relaciones que sobre este punto han habido
con el Vice Consul; deduciendo de ellas que este ha procedido
con la mayor buena f possible, y por un interest inmediato en
beneficio de la Atenta de ese Estado por la utilidad a que su
Gobierno estipul en la realizacin del tabaco.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BEULCE


Tengo la honra de haber satisfecho, con lo expuesto, su
pr ciable carta official citada, y de firmarme de Ud. muy obe-
bente servidor. Manuel Bonilla.

Casa de Gbno. Len Julio 5 de 1841.
Dgase al S. General del Estado de Costarrica que se sirva
mnunicar adems, si en el present ao ha entregado tabaco al
I. Consul y si a chancelado con l la cuenta a su deuda.

7

Casa de Gobierno S. Jos Julio 20 de 1841.

Sr. Ministro General del S. G. del Estado de Nicaragua.
En vista de su estimable fechada a 9 del corriente, para que
rk diga, si a ms de las mil novecientos noventainueve peta-
de Tabaco que se dieron al Sr. Vice Consul para cuenta de
uda Britnica reconocida por este Gobierno se han hecho
remesas; y si es concluido el pago de aquella deuda; se ha
el Gefe Supremo ordenarme su contestacin, en los tr-
siguientes.
tUna de las mil novecientas noventainueve petacas referidas,
ha que el Vice Consul compr a la Fragata Melanu, no
dado otras partidas pues aunque para el Estado de Hon-
se vendieron unos pocos tercios, estos han salido va
pra Tegucigalpa; y el S. Vice Consul no ha recibido ms
que las expresadas. Aunque en sus relaciones de
diga, que hay tabaco en camino, entiende este Ministe-
habla de las remisiones a las Tercenas de venta, no
de este Estado.
v eta an no es chancelada, por que se aguarda el total
de las dos mil petacas, que con este fin se estipularon
Consul Genl. Chasfields.
V. S. Ministro manifestarlo as al Supremo Director
en contestacin a su citada.-Bonilla.

8

Casa de Gobierno S. Jos Julio 20 de 1841
<* I itro General del S. G. del Estado de Nicaragua.
& ein del Jefe Supremo tengo la honra de incluir a V.
"- 1 a factura de setecientas petacas de tabaco de primer







ANDRES VEGA BOLAOS


entregados a los contratistas para proveer de aquel fruto a ese
Estado; siendo esta la nica cantidad que hasta ahora han
recibido.

Sirvase V. ponerlo en conocimiento del Supremo Director
para los fines que crea convenient, y aceptar el aprecio con que
me suscribo su obediente servidor.-Bonilla.
Casa de Gobierno Len Agosto 3 de 1841, contstese de
enterado.
9

Copia de la factura de setecientos tercios de tabaco de la.
que en esta fecha se han entregado al Sr. Martin Echaverria,
dependiente del Seor Francisco Giral, por cuenta de los mil
doscientos que el Gobierno Supremo de este Estado tiene con-
tratados con el Seor Crisanto Medina vecino de Nicaragua el
referido Giral i el Sr. Buenaventura Espinach-Los nmeros
i peso son los que continan.

Numrs. P. B.
1201 6004 10.799 15.574 20.359 28.168
2395 7200 11.999 16.772 21.568 26.362
3591 8401 13.189 17.954 22.770 27.561
4799 9597 14.377 19.167 23.967 28.755
63.356 68.082 72.839 77.618 82.387
P. B..... 83.577
Tara . . 8.400
75.177

Segn queda demostrado, se advierte que los setecientos ter-
cios tubieron de peso ochenta y tres mil quinientas setenta
y siete libras; de las que deducidas ocho mil cuatrocientas de
tara, al respect de doce por tercio, resultan netas setenta
i cinco mil ciento setenta i siete libras Administracin de Ta-
bacos de Costa Rica. S. Jos Julio 6 de 1841. G. Escalante -
A. Cesar.
10

El Director del Estado de Nicaragua. Despues de haber
reunido todos los datos conducentes a la fijacin del dia en que
debe concluir la contrata sobre tabaco de Costa Rica con el
arrendatario Sr. Vice Cnsul Juan Foster, y comensar con el
nuevo Sr. Crisanto Medina en los precisos terminos estipulados.






















LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE 59

DECRETA
Art. 19 La contrata indicada con el Sr. Vice Consul Juan
Foster finaliza el dia cinco del mes de Marzo prximo entrante.
Art. 29 De los expendios que por concluir las existencias
del antiguo arrendatario en algunas Tercenas antes de este dia,
tenga que hacer el nuevo, deducir la Yntendencia en una cuenta
particular por separado las cuentas que con proporcion a las
-stablecidas en su contrata, correspondan a la Tesoreria.
Art. 39 El cumplimiento general de la contrata celebrada
on el Sr. Crisanto Medina, comiensa el dia seis del mes que
.tra, y concluye el cinco de Marzo de 1844.
Dado en Leon a 8 de Febrero de 1842.-Pablo Buitrago.-
kU Secretario del Despacho general.-Ymprenta del Gobierno.











CAPITULO 9

Sobre reclamos de un ingls desconocido. 1841.

DOCUMENT No. 1

Dos comunicaciones, de un tal Roberto Russell, sbdito bri-
tnico, sobre las explicaciones que a nombre del Comandante
de la fuerza naval del Pacifico, debia solicitar al Gobierno de
Nicaragua, concrete a algunos asuntos, principalmente los rela-
cionados con el Seor Toms Manning, un ingls incansable en
pedir favorss lucrativos y formular reclamaciones injustas.
(Publicadas en el No. 12 de EL REDACTOR NICARAGUEN-
SE, Len, julio 30 de 1841).



Las comunicaciones siguientes darn ida al public de una
ocurrencia en estos dias.
Ministerio general del Gobierno Supremo del Estado de
Nicaragua Departamento de Relaciones. -Casa de Gobierno.
Leon Julio 30 de 1841. Al Seor Vice-Consul de su Magestad
Britanica Juan Foster.
El Supremo Gobierno ha recibido comunicacion en que con
fecha de ayer un Roverto Russell.
Dice: que el Comandante en Gefe de la fuerza naval del
Pacifico, lo ha despachado en la Fragata de guerra Acteon, que
est bajo su mando con el objeto de que se vea con este Gobierno
y le pida explicaciones sobre algunos asuntos, principalmente del
Sr. Tomas Manning.
En esta Secretara no hay conocimiento de quien sea el
Seor Russell, ni de su firma, ni de su mission; y por tanto el
Gobierno no debe deferir su solicitud, much menos no ha-
biendo sido comunicada por U. que es el unico Representante
reconocido en este Estado.
De orden Suprema se lo participo para su conocimiento
y del nominado Sr. Russell, en la inteligencia que si U. mismo


















LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


necesitase acercarse al Gobierno como otras veces, puede hacerlo
y se le recibir en la tarde del dia de maana.
Entre tanto me subscribo como siempre su att. servidor.-
Simon Orosco.
DOCUMENT No. 2

Ministerio general del Gob" Supmo. del Estado de Nicara-
gua. Departamento de Relaciones. Casa de Gob' Leon Ju-
lio 31 de 1841.
Ayer dirig U. una comunicacion para que la pusiese
-~n conocimiento del Sr. Roverto Russell consecuencia de otra
que el dirigi a este Ministerio; y como ha escrito nuevamente
pidiendo contestacion, reitero U. la citada para que le tras-
nita su contenido, como supongo lo habr verificado la fecha,
wcesitase acercarsele.
Soy con toda consideration su atento servidor. Simon
knsco.


En consecuencia el Capitan Yngles que pretendia explica-
-nes, se ausent, convencido de que en el derecho de las
'3ciones, no hay Enanos ni Gigantes.











LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE
CORONEL ALEJANDRO ARCHIBALD MACDONALD:
AOS DE 1841-1842

"Es verdad, el seor superintendent Macdonald fuera de
los limits de su establecimiento de Belice, oyendo representa-
ciones contra el administrator coronel seor Manuel Quijano,
calificndolo su arbitrio, usando de la fuerza armada, con ella
reducindolo prisin la Corbeta de guerra Tiwed, y llevn-
doselo en su expedicin las costas del Norte, hasta botarlo
en el Cabo de gracias Dios, es un usurpador inexorable de la
soberana del Estado de Nicaragua y un criminal que debe ser
castigado severamente.
SIMON OBOSCO
Ministro general del Estado de Nicaragua
a
FEDEnco CHATFILD
Cnsul de S. M. B. en Centro Amrica:
Comunicacin official de 19 de noviembre de 1842.



De la valiosa, muy important obra:

CHATFIELD, CONSUL BRITANICO
EN CENTRO -AMERICA

por
MARIO RODRIGUEZ,

escrita en ingls y traducida al castellano por
RAUL CALIX PAVON,
editada por el BANCO CENTRAL DE HONDURAS,
y con ella conmemorar el XX aniversario de su fundacin.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


Se copian, de las pginas 334 a 337, los prrafos siguientes:
"La expedicin de Macdonald a San Juan y otros lugares
ms al sur fue una accin deliberada y sin autorizacin para
reclamar en favor del Rey de los Misquitos la posesin de las
tierras en dispute. (9) Como se recordar, en el mes de fe-
brero de 1840 el Superintendente haba formado una comisin
inglesa para asesorar al Rey Frederick y, en realidad, establecer
un protectorado en el Litoral Misquito. Sin embargo, de acuer-
do a lo pactado, el gobierno britnico tena que sancionar la
comisin antes que sta entrara en funciones. Lord Palmerston,
como nos hemos podido dar cuenta, favoreca la idea de un pro-
t~ctorado pero Lord John Russell, del Ministerio de Colonias,
e opona a la creacin de la comisin precisamente porque su
existencia implicaba la del protectorado. Por lo tanto, en fe-
brero de 1841, Lord John orden a su superintendent en Belice
ae disolviera la comisin misquita. (10)
"Mientras tanto, el coronel Macdonald procedi en la creen-
m de que Londres le apoyara y por eso se enfrasc en una
atorada correspondencia con Costa Rica y Nueva Granada so-
hr el tema de los problems misquitos. El resultado final de
intercambio postal fue que Costa Rica resolvi tomar pose-
de Salt Creek y que el gobierno de Bogot hizo valer de
sus derechos sobre Boca del Toro y la Isla Great
S11) Luego, cuando la negative de Russell lleg a Belice
uperintendente se encontr en una insostenible y humillante
n. No obstante, rehus inclinarse ante el adversario
y obstinadamente se decidi a conseguir, a como fuera,
Gran Bretaa aprobara la idea de un protectorado. Este
e4 primer objetivo de su visit a La Mosquitia.
"La expedicin sali de Belice el 20 de julio de 1841 y pron-
Bg6 al Cabo de Gracias a Dios para que el rey misquito
a bordo. Lo ms curioso es que su misin ya era es-
mucho antes de que el Tweed llegara a Bluefields. (12)
el 6 al 11 de agosto, durante su permanencia en Blue-
Macdonald y los suyos ultimaron en secret los detalles
de la agresiva gira al sur. Aparentemente todos ellos
de lo ms entusiasmado. Segn un testigo ingls,
a- airadores se bebieron "varias botellas de champaa"

Sisquita, su antigua aliada; por la Reina y la Familia
r el Duque de Wellignton y por la Nacin Irlandesa,
4 ha la Armada, el Capitn Douglas y, en silencio, por
* er de Lord Nelson". (13)
lh ltos a constituir una nueva comisin inglesa que el
'-wD de Colonias no pudiese vetar, Macdonald convenci







ANDRES VEGA BOLANOS


a su alcoholizado ttere para que firmara algunos documents
clave durante su permanencia en Bluefields. El 9 de agosto,
el Rey Frederick proclam solemnemente la constitucin de una
segunda comisin asesora integrada por el mismo personal que la
primera pero cuya existencia no estaba condicionada a la apro-
bacin del gobierno britnico. (14) A continuacin obligaron al
rey para que cambiara el orden de sucesin al trono de su hijo
mayor al menor. Y, por supuesto, la segunda comisin fungira
como regente durante la minora de edad del Prncipe Clarence
cambio ste de lo ms convenient para que Belice pudiera
imponerse en los asuntos misquitos. Por ltimo, y en un gesto
magnnimo, el rey liber a los esclavos de Bluefields. Hubo un
ingls, por lo menos, que no aplaudi esta resolucin "la ms
nefanda que yo haya visto". "Se pagar a los dueos por sus
esclavos -explic- con las rentas de San Juan cuando los es-
paoles traspasen dicho lugar al Rey de la Nacin Misqui-
ta". (15) El acta levantada durante la reunin que tuvo lugar
en Bluefields el da 10, revelaba asimismo la forma de pago
por los esclavos, todo cual subrayaba el carcter deliberado de
la expedicin inglesa(16) Dos das despus, el Tweed entraba
al puerto de San Juan de Nicaragua.
"La visit de Macdonald a los puertos situados al sur de
San Juan simplemente corrobor lo que ya se ha dicho. Los go-
biernos de Costa Rica y Nueva Granada, como era de esperarse,
se opusieron a las demands misquitas y hay que hacer constar
que el superintendent dej en las cercanas de Boca del Toro
una impresionante tarjeta de visit: cuarenta lotes de armas
entire aquellos indios que juraron lealtad al rey misquito. (17)
Despus de visitar la isla Great Com, el Tweed zarp de regreso
a Cabo Gracias a Dios, donde se desembarc al rey Frederick
y al contrito Quijano. Desde este punto el destacamento in-
gls volvi al lugar de su origen, habiendo llegado a Belice al
atardecer del 4 de septiembre de 1841.
Esa misma tarde el Coronel Macdonald comenz a justificar
su no autorizada gira por el sur. Intent aclarar su actuacin
diciendo que lo hizo por razones humanitarias-Quijano era un
borracho que haba proferido amenazas en contra de las vidas
y haciendas de la gente respectable de San Juan, y a la vez el
asesino que durante la ltima guerra civil haba dado muerte al
bienamado Juan Galindo. Por otra parte, Boca del Toro era de
importancia estratgica como base naval para Gran Bretaa.
a la que dara el control del continent e impedira avances te-
rritoriales por parte de Estados Unidos. (18) Pero el superin-
tendente haba echado mano anteriormente de estos arguments
sin obtener resultado satisfactorio alguno. Tena que abordar
a Lord Russell de otra manera; quizs no fuera una mala idea.






LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BEICE


reflexion el superintendent, pedir prestada a Chatfield, por de-
cirlo asi, una pgina de su libro de procedimientos. Los recla-
mos que el cnsul britnico haba presentado contra los unionis-
It antes de partir de Centro Amrica podrian servir de nuevo
pra alcanzar un objetivo politico -establecer un protectorado
britnico en el Litoral Misquito.



1 De Macdnald para C. 0., 12 de julio de 1841, F. O. 15/28.
De Lord John Russell para Macdonald, 8 de febrero de 1841, F. O. 15/28.
De M. Guevara para Palmerston, ma anexas y correspondence subecuente,
U de abril de 1841, F. O. 15/25; de Georg Uptn para Palmertanm, 19 de mayo
de 1841, F. O. 15/26.
Jomnal of a Voyae. . to Blewfields", de Mathew H. Willock para F. O.,
X de noviembre de 1842, f. 201, F. O. 15/34.
MM., 1. 204.
D~eto del Rey Robert Charles Frederick, 9 de agosto de 1841, incluido en
C. O. para F. O., 24 de diciembre de 1841, F. O. 15/28.
"Jmnal", Mathew H. Willock, folios 204-205
Blueflieda, 10 agosto de 1841, F. O. 15/28.
Mndonald para Bustamante y Elkshilsend, 19 de agosto de 1841, F. O.
de Manuel A. Bonilla para Aberdeen, 13 do septiembre de 1841,
O. 15/25.
Macdonald para Russell, 8 de septiembre de 1841, F. O. 15/28.


A.V.B. 5














DOCUMENT No. 1

El Administrador de la Aduana Martima del puerto de San
Juan del Norte, teniente coronel Manuel Quijano, formula
protest al Superintendente de Belice, coronel Alejandro Ar-
chibald Macdonald, por haber desembarcado sin llenar las
formalidades acostumbradas y negndose a recibirlo en la
casa en donde hospedaba. San Juan, 12 de agosto de 1841,
7 y media de la tarde. (Archivo General del Gobierno de
Guatemala: B 118.37-Legajo 2498-No. 55280).



Ministerio General del Gobierno
Supremo del Estado de Nicaragua.
Copia nmero. 1. Seor Super-Yntendente Gobernador de
Belize. Desde el moment en que vi fondear la Fragata de
Guerra de Su Magestad Britnica, despus que reconoci su
Pabelln me diriji a su bordo a hacer una visit a su Comandte.
e imponerme del objeto de su arribo a este Puerto, como nica
autoridad de l y esto no tubo efecto por venir la Lancha
a tierra y teniendo que regresarme, despus en persona pas
a la Casa de Su Alojamto. de donde el Capitn de la enun-
ciada Fragata, me avis se hayaba su Excelencia en tierra, y que
an no se le poda hablar, cosa que me fu bastante estraa,
negarle a la Autoridad el reconocimto. de las personas que pisan
el territorio de Centro Amrica; ms sin embargo a su Excelen-
cia doy la en hora buena de su feliz arribo, y decearia se digne
decirme el objeto de su benida para dar cuenta a mi Gobno.
Quiera V. Sr. Super-Yntendente recibir las altas concideraciones
del aprecio con que le distingo. D. U. L. San Juan, Agosto 12
de 1841. A las 7 y media de la noche. Manuel Quijano. Es
conforme Quijano.
Conforme:-Len, octubre 15 de 1841.-Orosco.












DOCUMENT No. 2


Administrador de la Aduana Martima del puerto de San
Juan del Norte, teniente coronel Manuel Quijano, protest
al Superintendent de Belice, coronel Alejandro Archibald
Macdonald, por el apoyo que daba al llamado Rey Mosco,
uiolando los tratados existentes entire Centro Amrica y Gran
Bretaa y atentando contra la integridad del territorio de
Nicaragua. San Juan, 12 de agosto de 1841, una de la
maana. (Archivo General del Gobierno de Guatemala.
B 118-37.-Legajo 2498.-Expediente 55-280).


Copia No. 2o. Seor Super Yntendente y Gobernador del
~Mecimiento de Belize. Aduana de San Juan y Comanda.
k-nas de este Puerto. A las siete y media de esta noche
Sa U. una comunicacin y hasta esta fha. no he recibido
stacin, y como no cubre esta mi responsabilidad con mi
n o, ni menos le doy el lleno a las Leyes de mi Nacin
Sestoy obligado a sostener a todo trance, y que la dignidad
a oberana de Nicaragua, y de todo Centro Amrica a quien
w-3 represent, me exije saber el objeto de su arribo a este
pues la contestacin verbal que el Comandte. de la Cor-
'- Guerra y Ayudante de su Excelencia y Srio. del llamado
'krco no cubre mi responsabilidad, ni menos el insulto
ui pabelln Centro Americano con la introduccin a la
Sde su Bandera de la Balandra que con bandera Mosca,
.ida en guerra se ha introducido en este Puerto, protejida
.a a bordo de la Fragata -conduca su intitulado Rey.
er Yntendte. las Leyes de mi Nacin no reconocen tal
ua. y al reconocer su Magestad Britnica a Centro
a por Nacin no espres q. en su territorio reconoca
-cXin intitulada Mosco; como ahora se me ha dicho por
*ados q. Su Magestad la Reina de Ynglaterra ha recono-
.t Soberano al Rey de los Mosquitos, cosa contradictoria
-wr tratado celebrado con Centro Amrica con el Sor.
Sebada, y q. hasta esta fha. no ha habido alteracin
.m el Gobierno Nacional de esta Repblica, ni menos
Magestad Britnica le haya comunicado reconocer otra

















ANDRES VEGA BOLAOS


Nacin en su territorio, y an cuando esto sea cierto como se
me ha asegurado hasta ahora, no creo q. S. M. Britnica tenga
dro. a disponer del territorio Centro Americano, a no ser que lo
haga valido de su devilidad; en este caso y por la noticia q. tengo
de que el Seor Mosco se dirije protejido del pabelln de su
Nacin, como se ve de la venida de su Excelencia a tomar su
causa imaginaria como propia, en reclamar derecho a los Puer-
tos de la Costa, donde enarbola, y ha enarbolado el pabelln
Nacin y que ciendo cierto como se me ha asegurado que se
dirije con este objeto a este Puerto, al de Salt Crek y Boca del
Toro, en que solamente la noticia de tal hecho inflama el corazn
de sus habitantes, y su patriotism los encaminar al campo del
honor a defender sus sagrados derechos, como verdaderos Centro
Americanos; as es que Sor. Super Yntendente que yo a nombre
de mi Nacin y de mi Gobierno, le protest a U. q. no ser res-
ponsable Centro Amrica de los resultados y semejantes ques-
tiones originen en el patriotism de sus habitantes, bien sea ocu-
pando sus costas como deba haberlo hecho aos ha, como que
por esta causa haya trastorno total de la buena armona de mi
Nacin con la suya. Lo que pongo en su conocimto. para cu-
brir mi responsabilidad, y el honor de mi patria, aprovechando
la ocacion para subscrivirme por su atento servidor. D. U. L.
San Juan Agosto 12 a la una de la maana, de 1841. Manuel
Quijano. Es conforme. Quijano.
-Conforme:-Leon, octubre 15 de 1841.-Orosco.
















DOCUMENT No. 3


ata que Patk Walker dirigi a nombre del Superintendente
de Belice, al Administrador de la Aduana de San Juan del
Norte, con motivo de la llegada de aquel en compaa del
Rey Mosco; falta en ella la precision del destinatario.
Ribera Norte del Rio San Juan, 13 de agosto de 1841. Est
escrita en ingls y la tradujo al espaol don Luciano Cua-
dra. (Archivo General del Gobierno de Guatemala
B.119,37-Legajo 2498.-Expediente 55284).


Ribera Norte del rio San Juan,
13 de agosto de 1841.


Su Excelencia el Superintendente de Honduras Britnica
~m informar a usted por mi medio que al desembarcar ayer
- aiti ligeramente indispuesto, por lo que no podr tener el
a-r. de ver a Ud. antes de las once de hoy, y lamenta que
*rwa contratiempo le hubiese impedido a Ud. visitarle, ya que
amseaba informarle que el objeto de su visit a esta costa es
*- e entregar un mensaje de Su Majestad Britnica a Su
*--so el Rey de la Nacin Mosquita, y de cerciorarse respect
S,: justos limits del dominio mosquito, sobre lo cual espera
-- "'d. exprese su opinion.
,frmado) Patk Walker.












DOCUMENT No. 4


Carta que Patk Walker dirigi al Superintendente de Belice
coronel Macdonald, informndole haber cumplido, en unin
del comandante del barco de S. M. B. Tweed, visitando
al seor Nicols Quijano, con motivo de que amenazaba
emplear violencias contra sbditos britnicos y sus propie-
dades. Ribera Norte del ro San Juan, 13 de agosto de 1841.
Est escrita en ingls y la tradujo al espaol don Luciano
Cuadra. (Archivo General del Gobierno de Guatemala.
B 118,37.--Legajo 2498.-Expediente 52843).


Ribera Norte del ro San Juan,
13 de agosto de 1841.
Seor:
En cumplimiento de las instrucciones de Su Excelencia y en
compaa del Comandante del barco de servicio de Su Majestad
"Tweed", Mcpo. Haly, Shepard, pagu mis respetos al seor
Nicols Quixano a quien inform que al conocimiento de Su
Excelencia haban llegado noticias de que l habla amenazado
con emplear violencia contra sbditos britnicos y propiedades
de los mismos. En dicha ocasin le manifest que Su Excelen-
cia tiene esperanzas de que tales noticias no tengan base posi-
tiva, pero para uno u otro caso yo tena sus instrucciones refe-
rentes a hacerle saber de manera muy terminante que sobre l
y su Gobierno recaer la responsabilidad por cualquier vejamen
que sufrieran los sbditos britnicos, y que Su Excelencia hara
responsible a l y a su Gobierno por cualquier acto de opresin
cometido contra sbditos del Rey mosco dentro de los dominios
de Su Majestad o en trnsito pacfico hacia ellos.
Tengo el honor de suscribirme, seor, su mas obediente
servidor (firmado Patk Walker.
A Su Excelencia el Coronel MacDonald C. B.











DOCUMENT No. 5


informacin seguida por el Administrador de la Aduana Mar-
tima del puerto de San Juan del Norte, teniente coronel
Manuel Quijano, sobre lo sucedido en dicho puerto con mo-
tivo de la llegada del Superintendente de Belice y el Rey
Mosco. Se inici el 13 de agosto de 1841, concluyndose al
da siguiente. (Archivo General del Gobierno de Gua-
temala.-B. 118.37.-Legajo 2498.-No. 55280).


Copia Nmero 4o. Administracin martima de San Juan,
r Comandancia de Armas, Agosto trese de mil ochocientos cua-
~ta y uno. para averiguar completamte. el principal objeto del
ribo a este Puerto de la Fragata de Guerra de Su Magestad
bitnica, y Balandra del Seor Pedro Zapata, armada de la
hna manera, y enarbolado el desconocido pabelln del su-
Rey Mosco, que con miras claras de invacin se intro-
n misteriosamente: despus de haber tomado las medidas
nientes a la defensive de este enunciado Puerto, me dirij
do de la espresada Fragata de Guerra, a efecto de inquerir
ms fondo su arribo, a cuyo intent mandamos al propio
a la Balandra referida al Guarda de esta Renta Bicente
,cuyos resultados no surtieron el efecto q. me propuse,
tazn de encontrar la fala de la referida Fragata con su
dte. Super Yntendente de Belize el titulado Rey Mosco,
SMinistro, barcos oficiales de su comitiva, y el Capitn dho.
Zapata, que directamte. a tierra se dirigan, los q. ni viendo
rebestida de las insignias militares, y bajo nuestro
Nacional q. enarbolado llebaba la fala de esta Renta,
caso de los acostumbrados tratmtos. corteses, y amisto-
4 dos Naciones amigas, con cuyo premeditado hecho des-
mi persona, y violando horrendamte. el pabelln Centro
; en este Estado no me queda ms recurso q. regresar
* : no obstante este desconocido proceder, me diriji a la
del suso-dicho Zapata donde ellos se hallaban ya alojados,
a l de llevar adelante el objeto que me haba propuesto don-
SI tfrente de la puerta me sali al encuentro el Comandte. de
* taata nominada, y Ayudante del Super Yntendte. del Es-
a ento de Belize quienes me manifestaron, q. no se me re-







ANDRES VEGA BOLAOS


ciba por estar indispuesto su Excelencia el Gobernador, y Su
Magestad el Rey de los Mosquitos: semejante proceder me im-
puls a dirigir la comunicacin q. en copia autorizada, y con el
No. lo. se agrega a estas diligencias, la que no fu contestada
por escrito, y si por medio de una comicin compuesta del
Ministro del Supuesto Rey Mosco, el Comandante de la Fragata
y el Ayudante del Super Yntendente ya referido, quienes mani-
festaron a esta Comandancia q. al da siguiente a las once obten-
dra la contestacin de mi enunciada comunicacin en cuya
entrevista quisieron obligarme al reconocimto. del nominal Rey
Mosco, por tenerlo reconocido Su Magestad Britnica como
Soberano, y su aliado; a lo q. esta Comanda. reprodujo reconocer
solamte. el pabelln de Su Magestad Britnica: conociendo este
mando military la astucia, y la mala fee con q. se le obligaba
a tal reconocimto. diriji la nota q. con el no. 2 se agrega, cuya
contestacin es la que aparece agregada con el No. 3o. cuyo
conductor fu la Comicin arriba referida, la q. en el acto me
intim reconociere al referido Rey Mosco, y a este punto como
unp de sus dominios, porque de lo contrario dentro de poco
tiempo bendria una fuersa a hacerme responsible lo mismo q.
a mi Gobno., a lo q. este mando contest estar pronto a dar el
cuello en defense de la Soberana, y dignidad de Centro Amrica;
que no poda reconocer al Mosco, ni menos ser estas costas de
su dominio, pues unicamte. lo reconoca por una orda de Sal-
vajes q. perteneca al territorio de Centro Amrica, a lo q. el
supuesto Ministro hiso present q. su Magestad Britnica haca
ms de dos siglos lo haba reconocido pr. Nacin y su aliado,
y q. se hayaba en el caso de sostenerlo; a lo que reproch q.
poco tena q. ver en q. hubieran cuatro de su reconocimiento,
pues su Magestad la Reyna no mandaba en Centro Amrica,
que ramos, y tenamos Leyes, y q. como sbditos de ellas,
no me compelan al reconocimiento, por ser una cuestin propia
de Gabinetes, con cuya contestacin se despidieron con la ame-
naza de q. si tocaba con algn sbdito de Su Magestad el
Mosco, breve se me exigira la responsabilidad en compaa de
mi Gobierno: deseoso este mando military de hacer un perfect
esclarecimto. de este relato escandaloso, pasele estas diligencias
originales al Contador de esta Renta q. se hallaba present, para
q. certifique lo q. haya presenciado y le conste sobre el particular;
tomndoseles declaracin al mismo tiempo al Teniente de mili-
cias C. Franco. Asevedo, al Sargento de esta Guarnicin, al
Cabo de la misma Jos M. Esquivel, y al Escribiente de esta
Aduana C. Jos Castro, pa. q. bajo la Religin del Juramto.
declared circunstanciadmte. lo q. sepan a cerca de lo manifes-
tado. Lo proveo con testigos, en falta de Escrivano, que certifica;
y en este papel con calidad de reponerlo al sello que corresponde.
Manuel Quijano. Francisco Avils, Jos Castro.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


En la misma fha. se pasan estas diligencias originales a la
Comandancia de la Renta, para los fines espresados en el auto
precedent, sintalo por diligencia. Quijano.
Toms Balladares, Contador de la Aduana martima del
Puerto de San Juan. Certifico y juro en forma q. hallndose
el que subscrive en la casa de la Aduana de este Puerto en
donde habitat el Admor. de la misma presenci que llegaron
tes personajes que se desembarcaron de la Corbeta de Guerra
Ynglesa, los cuales se titulaban el primero Ministro del nom-
brado Rey Mosco, el segundo Comandte. de la referida Corbeta
y el tercero, Ayudante del Super Yntendte. del Establecimto.
e Belize cuyas tres personas manifestaron llegar a disculpar
k no contestacin de una nota q. el espresado Admor. habla
rijido al Super Yntendente de Belize y que aparece agregada
a las diligencias q. se siguen despus de esto, y de barias razo-
M que se cauzaron, se espresaron diciendo que deba de reco-
mer a la persona del Rey Mosco como a tal Soberano y dueo
estas Costas; a lo q. contest el referido Admor. que no
en sus atribuciones reconocer al titulado como Rey, ni
ls Moscos pr. Nacin, tanto por no estar reconocido por las
SNaciones, como por ser una Seccin de Centro Amrica
rada como Salvajes; y que unicamte. el Gobno. Yngls ha
este reconocimto. que solamente se halla en el caso de
el Pabelln de Su Magestad Britnica, y a esto res-
ron q. a las once del da siguiente sera contestada por
la nota, y le informaran de la causa de su arribo a este
Sen vista de este acontecimnto. el indicado Amor. diriji
comunicacin q. tambien se agrega, el da de hoy, es-
el q. habla registrando unos efectos, fu llamado con pre-
pr. el Admor. pa. q. precenciara la llegada de los mismos
quienes pucieron en sus manos una nota en idioma
q. diriji el Super Yntendte. al Amor. la que corre tam-
agregada; el Ministro del intitulado Rey Mosco le intim
imiento de su Magestad Mosquitia y de q. este Puerto
en los lmites de su territorio, a lo que el Admor. repro-
megativamte. el espresado reconocmto., y que concideraba
torio a la titulada Nacin Mosca, a estas razones repiti6
Ministro q. en breve tiempo vendria una fuerza y Buques
a ocupar este punto, y exijir la satisfaccin tanto del
Admor. como del Supremo Gobierno del Estado por
uonocimiento del preindicado Rey Mosco, alegando q. el
Yngls hacia dos siglos lo tena reconocido por Rey y su
a contstale el Admor que bien pudiera ser cuatro y q. por
Sqae estos asuntos pertenecian al Gobno. a quien deban
0tr. y que mientras, se hallaba en el caso de hacer respetar
&c de Centro Amrica y sus Leyes; cuyo acto presen-







ANDRES VEGA nOLAOS


ciaron los sugetos q. se nominaron en el auto q. antecede, y cuyo
relato oy y presenci el que subscrive. Y para q. obre los
efectos que haya lugar doy la present en San Juan a trese de
Agosto de mil ochocientos cuarenta y uno, y en este papel por
no haber del q. corresponde, con calidad de reintegro y con
devolucin de las diligencias. Balladares.
Seguidamente hice comparecer ante mis oficios al Teniente
Miliciano del Batalln nmero 2o. C. Franco Asevedo, a quien
por ante los testigos de mi asistencia le recib juramto. que hiso
conforme a ordenanza, quien por el cual ofreci decir verdad
en cuanto sepa y sea preguntado; y sindolo con mrito al auto
que encabeza estas diligencias, ledo que le fu dijo: que con-
teniendo el auto espresado, una relacin complete de todo lo
acaecido en los das, a l se remite en todas sus parties, en obse-
quio de la verdad y por su juramto. en que se afirma y ratifica:
que es mayor de edad, y firma con migo y testigos que certifica.
Manuel Quijano. Franco. Asevedo. Franco. Abiles. Jos
Castro.
A continuacin hice comparecer al Guarda de esta Renta,
C. Bisente Castillo, a quien por ante los testigos de mi asisten-
cia le recib juramto. que hiso conforme a dro. quien por el cual
ofreci decir verdad en cuanto sepa y sea preguntado; y sindolo
sobre que esprese la repuesta que se le di a bordo de la Goleta
del ex Capitn Pedro Zapata, quando de orn. de esta Admon.
fu mandado a la reconocimto., y lo ms que haya odo y pre-
senciado en orn. al auto primero que se le lee, dijo: que la re-
puesta que se le di a bordo de la enunciada Goleta, a conse-
cuencia de la pregunta q. a prevencin de esta Admn, di, fu
la de q. el Buque de Guerra Yngls que bena entrando traya
a su bordo a su Magestad el Rey de los Mosquitos, que be-
nia a reconocer sus Territorios; que esta repuesta se le di en
Castellano por uno q. no conoci, con lo que se regres a tierra
a manifestar esto mismo al Seor Admor., en donde fu testigo
presencial de quanto refiere el auto, pues sin aumentarle ni dis-
minuirle, fu compltamte. todo lo acaecido en los dos das: que
es quanto sabe positivamte. sobre este particular; que todo lo
referido es la verdad por su juramto. en q. se afirma y ratifica:
que es mayor de edad y firma con migo y testigos que certifico.
Manl. Quijano.-Bisente Castillo.-Franco. Abiles.-Jos Castro.
En la propia fha. hice comparecer al Sargento de esta Guar-
nicin C. Alejandro Perez, a quien por ante los testigos de mi
asistencia le recib juramento que hiso arreglado a dro. bajo el
cual ofreci decir verdad en quanto sepa y sea preguntado.
y sindolo con referencia al auto que encabeza estas diligencias.
ledo que le fue, dijo: que afirmativmte. se remite en todas sus
parties al auto que se le ha leido, y el mismo que encabeza







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


estas diligencias por ser todo su relato efectivo; aadiendo que
con la noche, el Sor. Admor. y Comandte. le orden al que de-
clara, las medidas ms activas, para doblar la vigilancia, infla-
mando al propio tiempo los corazones de esta guarnicin y los de
la nueva fuerza que se levant, a efecto de sostener la dignidad
y derechos del Estado y Nacionales; que lo referido es la verdad
por su juramto. en que se afirma y ratifica; que es mayor de
edad, y firma con migo y testigos que certifica. Manuel Qui-
ano.-Alejandro Peres.-Franco. Aviles.-Jos Castro.
En el propio da hise comparecer al Cabo de esta Guar-
micin Jos Mara Esquivel, a quien por ante los testigos de mi
pstencia le recib juramto. que hiso conforme ordenanza, quien
Sel cual ofreci decir verdad, en cuanto sepa, y sea pregun-
o. i sindolo con mrito al auto q. encaveza estas diligencias,
que le fu dijo: que siendo efectivo todos los concepts que
auto abraza, se remite a l en un todo; aadiendo que por la
del doce el Sor. Admor. y Comandante, se vali de razones
ibas para inflamar los corazones de los individuos de esta
Smicin y de los de la nueva fuerza q. se lebant para sos-
la dignidad y derecho del Esto. y Nacionales, ordenndo!e
Sergto. las medidas concernientes a la mayor vigilancia; que
referido es la verdad, por su juramto. en q. se afirma y rati-
que es mayor de edad y firma con migo y testigos que
c. Manl. Quijano.-Jos Ma. Esquivel.-Franco Abiles.
Castro.
Seguidmte. present en estos oficios el Escribiente de esta
C. Jos Castro, le recibo juramto. que hiso conforme
bajo cuya gravedad ofreci decir verdad en cuanto sepa
preguntado; y sindolo con referencia al acto q. encavesa
diligencias leido que le fu dijo: que siendo un relato
to el de los concepts abrasados en el auto que se le ha
se remite a l en un todo y lo dicho es la verdad por su
en q. se afirma, y ratifica q. es mayor de veinte y un
y firma con migo y testigos q. certifico. Manl. Quijano.-
Castro.
m racin Martima y Comanda. de Armas. San Juan,
catorce de mil ochocientos cuarenta y uno. Para lo que
bIar. y por concluido estas diligencias, originales dirijanse
Gobno. del Estado. Provedo con testigos que cer-
SManuel Quijano.-Franco Abiles.-Jos Castro.
iate. y con diez fojas utiles se dirijen originales estas
al Ministro Gral. para qe. se sirba ponerlas en el
amxcmto. del Suprmo. Gobierno; Sintalo por diligencia.


mdt-me:-Len, Octubre 15 de 1841.-Orosco".











DOCUMENT No. 6


Carta nformativa sobre las amenazas y mal carcter del teniente
coronel Manuel Quijano; la ltima carece de fecha y las dos
primeras aparecen suscritas en Rio de San Juan el 14
y 13 de agosto de 1.841. Escritas en ingls; los tradujo al
espaol don Omar Moncada; no se registra su exacta proce-
dencia, pero si que proceden del Archivo General del Go-
bierno de Guatemala.

INCISO # 4.
Lado Norte del San Juan, 14 Agosto de 1841.
A pesar de las notificaciones al Sr. Quijano advirtiendole no
molestar a los sbditos Britnicos y a personas bajo la autoridad
del Rey Mosco y a pesar de las protests del Capt. Douglas
del "Tweed" por daos hechos a un conciudadano nuestro, nos-
otros los suscritos, ciudadanos de los Estados Unidos presents
en la Baha de San Juan, Nicaragua, informamos respetuosa-
mente a S. E. que debido a amenazas del Sr. Quijano y a su mal
carcter, consideramos que nuestras vidas se encuentran en pe-
ligro despus de la salida del "Tweed". En esta horrible crisis
esperamos que Su Excelencia pueda interferir y fundamos nues-
tros reclamos en su indulgencia y en nuestro origen comun, tanto
como por los buenos sentimientos que confiamos sinceramente
siempre existiran entire nuestras naciones.
(Firmado) E. Terrel, John Roberts, del "Francis". E. P.
Brewer, John Lefebore del "Galen", Joseph Rous, James Ro-
bertson, Peter Selman.
Testigos. (Firmado) H. D. C: Douglas. Patrick Walker.

INCISO # 5.
Rio San Juan 13 de Agosto de 1841.
Este instrument pblico certifica que el 6 de Julio de 1841,
mientras L. E. P. Brewer del "Galen" se encontraba en la casa
de Aduana de San Juan fue golpeado en la cabeza por el Sr.
Quijano y que, por este asalto, hago responsible ante mi go-
bierno a Dn. Manuel Quijano, y an ms por ser E. P. Brewer
del "Galen" ciudadano de los Estados Unidos.























LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE 77


Testigo. S. J. Haly (Firmado) E. P. Brewer.

;r. E. P. Brewer.

Master del "Galen".

Sewor:
Tengo que informarle que puse en manos del Sr. Quijano
ma copia de la protest incluida. Le express mi opinion sobre
a impropiedad de su conduct y le recomend tratara de llegar
a un arreglo satisfactorio con Ud.


Testigo (Firmado) Pat Walker Secretario Gubernamental
~rnduras Britanica.















DOCUMENT No. 7


Carta que Patk Walker dirigi a John Foster Esq., Vice Cnsul
de Su Majestad Britnica con copia de dos documents,
nmeros 3 y 4 seguramente. Ribera Norte del Rio San
Juan, 14 de agosto de 1841. Est escrita en ingls y la tra-
dujo al espaol don Luciano Cuadra. (Archivo General del
Gobierno de Guatemala, B. 118,27-(debe ser 37).-Lega-
jo 2498.-Expediente 55284).


Ribera Norte del ro San Juan,
14 de agosto de 1841.
Seor:
Por instrucciones de Su Excelencia el Superintendente de
Su Majestad Britnica en Honduras Britnica, remito a usted
dos documents relacionados con su present visit a este lugar,
ya que Su Excelencia teme que el seor Nicols Quixano, en
vista de su psima reputacin y comportamiento ultrajante aqu,
pueda suministrar a su Gobierno falsos informes tendientes a des-
truir la armona que es deseable mantener.
Tengo el honor de suscribirme, seor, su mas obediente
y humilde servidor.

(Firmado) Patk Walker
Comisionado para los Asuntos de la Nacin Mosquita.

John Foster Esq.
Vicecnsul de Su Majestad Britnica.




















DOCUMENT No. 8M4NAGJX

arta de Peter Sheperd a S. E. coronel Macdonald, informndole
haber sido ordenado por el seor Quijano, comparecer con
su familiar a su casa. Lado Norte del Ro, Costa Mosquita,
de San Juan, 14 de agosto de 1841. Escrita en ingls la
tradujo al espaol don Omar Moncada Reyes, sin registrar
su procedencia.


Lado Norte del Rio, Costa Mosquita de San Juan
14 de agosto de 1841.

c Excelencia Coronel MacDonald.

rnor:
Tengo respetuosamente que informarle que he sido en estos
ritantes ordenado por el Sr. Quijano para que comparezca con
-. familiar a su casa.
Consider esto como un enorme ultraje despues de la no-
-rcacin que le fu hecha ayer a traves del secretario de V. E.
-. respect a los daos que pudiese cometer en contra de
tCdiitos britnicos, especialmente al lado norte del Rio San
:'ran en donde se encuentra mi casa y sobre el cual ningn
tetado Hispanoamericano ha pretendido supremaca. Los hom-
~n armados de Quijano estn agrupandose cerca de mi casa
* prendo que estoy en peligro si V. E. no ejerce su poder
a-a defenderme.

Soy su obediente servidor
firmado) Peter Sheperd.











DOCUMENT No. 9


Comunicacin de A. Macdonald a Su Excelencia el Jefe del
Estado de Nicaragua, informndole, con documents, de lo
acaecido en el Puerto de San Juan del Norte, con el Admi-
nistrador don Manuel Quijano, contra quien se vid obligado
a tomar medidas. Figura adjunto un indice de los docu-
mentos que lo respaldan en sus afirmaciones, muchos de los
cuales ya estn incorporados en pginas anteriores. Escrita
en ingls, la tradujo al espaol don Omar Moncada.
Lado Norte del Ro San Juan 15 de agosto de 1851.
(Archivo General del Gobierno de Guatemala: B. 118. 37.
Legajo 2498.-No. 55284).


Lado Norte del Rio San Juan 15 de Agosto de 1841.

Su Excelencia
Jefe del Estado de Nicaragua.
Tengo que informar a V. E. con toda sinceridad que he
sufrido much pena al sentirme obligado a tomar medidas, con
respect al Sr. Manuel Quijano de este puerto, pero cuando
V. E. vea el informed estoy seguro se dar cuenta que fui puesto
en una situacin la cual no me dej otra alternative que actuar
en la forma que lo he hecho.
Llegar a esta por la tarde del 12 y porque me senta indis-
puesto despues de un viaje muy duro, orden a mi secretario
informara a cualquier official conectado con el Gobierno del Es-
tado de Nicaragua que me estuviese esperando, que con gusto
lo recibira a las once del da siguiente. Habiendo esperado un
tiempo considerable despues de las once del trece sin recibir la
visit de ningun official conectado con su Gobierno, orden a mi
secretario le enviase al Sr. Quijano una carta explicandole el
objeto de mi visit como se ver en el Inciso No. 1. -(es Docu-
mento No. 3)- Durante el curso del dia fui informado que el
Sr. Quijano haba hecho uso de las ms indecentes amenazas.
haciendo que los sbditos Britnicos temiesen por sus personas
y propiedades. Quejas similares me hicieron various ciudadanos






LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


de los Estados Unidos y otros individuos que teman el mismo
peligro. Por estas circunstancias ordene a mi secretario se co-
municara personalmente con el Sr. Quijano. V. E. se dar
cuenta de la naturaleza de esta comunicacin por el Inciso No. 2
tes el Documento No. 4). Por la tarde me visit el Sr. Quijano
y le reitere los sentimientos expresados en el Inciso No. 1
-(es el Documento No. 3)- de acuerdo con mis instrucciones.
Habiendome preparado a salir de este lugar a las dos P.M.
del siguiente dia y considerando que el lugar quedaba en com-
e ta paz, me sorprendi recibir una carta de M. P. Shepherd
marcada Inciso No. 3 (es el Documento No. 8). Al salir a la
puerta de la casa en que resida vi un gran nmero de indivi-
armados de mosquetes agrupados en various lugares de la
d y not que el Sr. Quijano se encontraba en la playa
una distancia aproximadamente de 50 varas de donde yo
,visiblemente ocupado con un grupo de hombres en ma-
dos pequeas piezas de artillera. Habiendo entonces
ido ya la queja contenida en el Inciso No. 4 (es el No. 6)
various ciudadanos de los Estados Unidos de Amrica y sien-
informado que el Sr. Quijano estaba muy intoxicado de
,comprend que podan haber disturbios y envie a buscar
gn grupo armado al barco "Tweed" para preservar la paz
e dad del lugar. Mientras llegaban los hombres armados,
buscar al Sr. Quijano pero el hombre estaba en tal es-
de desorden debido al uso de licor que no pudo darme
salvo que "el era General y que peleara hasta la

Poco tiempo despues de la llegada del grupo armado el
Quijano disperse a su gente y arri la bandera Centroame-
.Envie nuevamente a buscar al Sr. Quijano quien vino
au bandera en, me duele decirlo, una manera vergonzoza.
aest que no quera me entregase la bandera ni pretenda
la, que unicamente le requera no molestara impropiamente
sbditos Britnicos, americanos o mosquitos y que me
una declaracin firmada a ese respect; que de otra ma-
obedecera las splicas que me haban sido dirigidas y lo
a bordo del barco "Tweed" deteniendolo hasta que
a noticias de su gobierno. No habiendo podido llegar
arreglo con el Sr. Quijano, fue enviado al barco
"en done ofreci firmar cualquier papel. Si pudiera
en las promesas del Sr. Quijano lo pondra en libertad,
debido a varias solicitudes de los habitantes para que lo
de este lugar me veo obligado por razones humans y por
que el represent, a dejarlo detenido hasta que reciba
E. contestacin a este despacho. Como entiendo que
es un refugiado de Costa Rica, no lo sujetar a ningun


A.V.B. 6







ANDRS VEGA BOLAOS


peligro dejandolo en cualquier puerto de ese Estado. Salgo de
este puerto en la tarde de hoy y me dirijo a Salt Creek y Boca
del Toro en donde solo permanecere pocas horas regresando
inmediatamente a Belice.
Para concluir espero que el sentido de justicia de V. E.
lo convencer de la propiedad de mi procedimiento y que el
Gobierno que Ud. preside le quitar el puesto a este hombre
cuyo character es tan notoriamente malo y a quien le temen tanto
los habitantes de este lugar a donde fue enviado.
Tengo la honra de ser con gran consideracin el servidor
ms obediente y humilde de V. E.

(Firmado) A. Macdonald.

P.D.: Le adjunto un quinto Inciso conteniendo una pro-
testa de M.E.P. Brewer del barco americano "Galen" relative
a quejas contra Quijano.

INDICE

F. 1 al 5. Carta del Coronel Macdonald manifestando las razo-
nes que tuvo para quitar al Sr. Quijano porque pona en
peligro las vidas de los sbditos Britanicos y otros.

6'. Carta al Sr. Quijano demostrandole que la visit a San
Juan fue de naturaleza amistosa y con el proposito de ave-
riguar sobre los limits.
7'. Insinuando al Sr. Quijano que si cumpla sus amenazas en
contra de los britanicos, el seria responsible.
8". Carta del Sr. P. Shepherd al Superintendente de S. M.,
pidiendole proteccin comprendiendo el grave peligro que
el Sr. Quijano significaba para l y su familiar despues de la
salida del "Tweed".
9'. Carta de various ciudadanos americanos al Coronel Mac-
donald solicitando proteccin por causes parecidas.
10'. Certificado de una falta cometida en la persona del Cap-
Brewer del "Galen" por el Sr. Quijano.
11'. Protesta del Capt. Brewer con respect a daos en su pro-
piedad a bordo del "Galen" debidos a la mala conduct de
las autoridades y al interpreted pblico quien deliberada-
mente hizo una traduccin falsa del manifesto de Brig.











DOCUMENT No. 10


(ANEXO AL ANTERIOR, AL QUE FUE INCORPORADO
POR EL SEOR MACDONALD BAJO No. 10)
Vanse adem6s los Documentos Nos. 17 y 82

ormacin sobre lo acaecido al barco "Galen", procedente de
Nueva York a su arribo al puerto de San Juan del Norte;
la firman los seores Edward P. Brewer y John Lefebore,
su capitn y piloto, el 8 de julio de 1841, fecha en que el
seor P. Corral la legalize. Este document se copi del
Archivo General del Gobierno de Guatemala, sin tomar la
signature. Escrito en ingls lo tradujo al espaol don Omar
Moneada Reyes y se vincula con lo publicado en el No. 17
del Mentor Nicaragense, Granada, sbado 19 de febrero
de 1842, incorporado en esta coleccin No. 82 y la nota del
Ministro Br. Orosco que hace el Documento No. 17; y re-
sultar til, utilisimo, para quien deba reunir todo, o cuanto
mas se pueda, a efecto de estudiar lo acaecido, important
desde luego que, segn el mencionado peridico, hasta se
temi una invasion de fuerzas de los Estados Unidos por
el citado puerto de San Juan del Norte y el Ministro gene-
ral del Gobierno del Estado de Nicaragua, en su nota de
4 de septiembre de 1841 al Superintendente de Belice,
Documento No. 22, desvalorizaba las declaraciones de los
marines acusndolos de contrabandistas.

Por este Instrumento Pblico de Protesta en el octavo
dia del mes de Julio de 1841, ante m, P. Corral, perso-
anente vinieron y comparecieron Edw. P. Brewer Capitan
Bergantn llamado el Galen perteneciente al Puerto de Nueva
rk, y John Lefebore, segundo de dicho Bergantin, quienes
ramente declaran que Dicho Bergantn habiendo sido carga-
con mercadera el dia primero de Junio recin pasado, que
dichos comparecientes se hicieron a la mar a bordo del
ho Bergantin desde Nueva York en los Estados Unidos diri-
mdose directamente a este puerto de San Juan y que dicho
rFantin despus de arribar en el puerto antes mencionado
treinta (30) de Junio fu cinco das despus, es decir el
mtro (4) de Julio, ilegalmente intervenido por las autoridades







ANDRS VEGA BOLAOS


de dicho puerto, a saber, por don Manuel Quijano, Adminis-
trador de dicho puerto de San Juan y various actos fueron ile-
gal e injustamente cometidos a bordo de dicho Bergantn por
las dichas autoridades del dicho puerto de San Juan, a saber:
Que al presentar el manifiesto de dicho Bergantn al official
de Aduana de dicho puerto de San Juan, se encontr necesa-
rio que se tradujeran al idioma local de dicho puerto, a saber
Francisco Abils, traductor official de dicho puerto de San Juan
equivocada y falsamente tradujo al Idioma Espaol tres copias
de dicho manifiesto, tal como a continuacin se expondr. Haba
various artculos que aparecian en dicho manifiesto de dicho Ber-
gantn que no fueron incluidos en la version espaola, tradu-
cida por dicho traductor autorizado de dicho puerto de San Juan,
y que adems al examiner la carga de dicho manifiesto la dicha
carga del dicho Bergantin se encontr que no corresponda con
la dicha traduccin del dicho manifiesto errneamente traducido
por el traductor autorizado del dicho puerto de San Juan, a saber
por Francisco Abils.

Ademas que en este moment fu ilegalmente embargada
y detenida en dicho puerto de San Juan parte de la carga de
dicho Bergantn como consecuencia de la errnea traduccin del
manifiesto que no corresponda con la dicha carga del dicho
Bergantn. Adems declaran que el da cuatro (4) de Julio
dicho Bergantn fu abordado por dichas autoridades de dicho
puerto de San Juan y various actos de despotismo y violencia
arbitrarios fueron cometidos a bordo de dicho Bergantn por
dichas autoridades de dicho puerto de San Juan, a saber, por
don Manuel Quijano, tal como a continuacin se sealar.
a saber:

Que cuando las autoridades de dicho puerto le ordenaron
al Capitn de dicho bergantn, Edward P. Brewer, que abriera
las Escotillas de dicho Bergantin, el dicho Capitn rehus per-
mitir que se abrieran las escotillas del dicho Bergantin porque
al moment llova y peligraba daar por la lluvia la carga de
dicho Bergantn, y que en vista de esto las autoridades de diclx
puerto de San Juan ordenaron que hombres y armas abordarar.
dicho Bergantn, y que cuando la tripulacin de dicho Bergan
tn rehus trabajar para descargar dicho Bergantn (objetando
que era Domingo y aniversario de nuestra Independencia, ellos
(la tripulacin de dicho Bergantn) estaban juntos con el Cs
pitan Edward P. Brewer y con el Supercargo John A., rehusarn
do actuar de acuerdo con las autoridades de dicho puerto de San
Juan, fueron amenazados con ser disparados y armas de fuee
fueron apuntadas a ellos (al dicho Capitn y Supercargo) pec
hombres armados que actuaban bajo las rdenes de dichas auto







LOS AIENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


t*dades de dicho puerto de San Juan, a saber: don Manuel
)uijano.
Y que en este moment el Capitn y Supercargo de dicho
:-.rgantn les dicen que ellos (a las dichas autoridades de dicho
-uerto) descarguen dicha carga a su riesgo, ellos (las dichas auto-
- dades de dicho puerto) procedieron a descargar dicha carga,
..irte de la cual sufri much dao al mojarse como consecuen-
.a de la lluvia que caa al moment de abrir las dichas Esco-
:.las de dicho Bergantn y dicha carga fu descargada por dichas
,toridades de dicho puerto de San Juan. El Capitn de dicho
:-rgantn, Edward P. Brewer, entreg el registro de dicho puer-
de San Juan, a saber, a don Manl. Quijano y que en el acto
-xio Capitn abandon dicho Bergantn a dichas autoridades
dicho puerto de San Juan.
Y por lo tanto, el dicho Edward P. Brewer, Capitn de
=. no Bergantn y John Lefebore, tambin segundo de dicho
B-.gantin, declaran y protestan contra todas y cada una de
rastras personas a quienes pueda interesarles y declaran que
Wadk los daos, prdidas y detrimentos que han ocurrido a di-
db Bergantn y a los bienes de su carga son y deben ser asumi-
&a por el gobierno de dicho puerto de San Juan; habindo todo
mtdido tal como anteriormente se menciona y no por insufi-
smea de dicho Capitn de dicho Bergantin, por sus Oficiales
* pr cualquiera de sus mariners. Todo lo cual debidamente
gmrentado) ser la verdad de los actos de violencia e llega-
li~d arriba mencionados y cometidos por parte de las dichas
lridades de dicho puerto de San Juan, a saber: por don
I ]mel Quijano.
-Firmado) E. P. Brewer.--J. Lefebore.



Edward P. Brewer y John Lefebore, Capitn del Bergantn
9igm el Galen habindo sido several y debidamente juramen-
l severamente juran y dicen que el instrument de protest
i t) anexado ha sido claramente y distintamente ledo
*o los deponentes y que ciertos asuntos y cosas contenidos
eel mismo estn correctos y son verdad en todos sus respects
Sm contenido es particularmente alegado, declarado y jura-
edo por todos los dichos deponentes en este da octavo (8)
AU es de Julio ante m.
He visto firmar estos documents al Capitn y Piloto. -
Scrral.


Copia verdadera Mn Hall, Vice Cnsul.












DOCUMENT No. 11

Declaracin que en el puerto de Boca del Toro firm el teniente
coronel Manuel Quijano, sobre haber sido tratado con consi-
deracin mientras permaneci preso a bordo de la corbeta
de guerra de Su Majestad Britnica Tweed. Boca del Toro,
22 de agosto de 1841. (Archivo General del Gobierno de
Guatemala: B 118.37.-No. 2498.-(16 oct. de 1841).



Copia. Yo Manuel Quijano Administrador de la Aduana
del puerto de Sn. Juan de Nicaragua y Coronel de los Exercitos
de dicho Estado, a bordo de la Corveta de S. M. B. "Tweed"
en el punto de Boca del Toro, ante todos q. la present vieren,
declaro: q. ofrezco solemnemente y comprometo mi palabra de
honor como military, a seguir directamente del punto de Cabo
Gracias a Dios en que se me desembarque, a la ciudad de Len
a ponerme a disposicin de mi Gobierno como que me hallo
deseoso de restituirme en el seno de mi familiar, aprovechndome
de esta ocasin para manifestar el sentimiento q. me causa de
las circunstancias q. han movido y dado lugar al suceso ocurrido
con mi persona, todo lo cual han dimanado de mi propia im-
prudencia como asimismo manifestar mi gratitud por el carioso
y afable tratamiento q. he recibido abordo de dicha Corveta
durante mi permanencia en ella tanto de su Comandante como
de la oficialidad, oficialidad entire renglones. Cabo Gracias
a Dios. Vale. Dado en el punto de Boca del Toro a 22 de
Agosto de 1841.-(Firmado). MI. Quixano.
Pasado ante mi abordo de la-mencionada Corveta el Gefe
Poltico de las Bocas del Toro fecha ut supra.-Firmado: Juan
Anto. Bustamante.
Testigo de lo pasado.-El Administrador de la Aduana de
Boca del Toro.
(Firmado). Pedro S. Eskildsen.-The foregoing are all true
copies: M. Hall.











DOCUMENT No. 12


Mensaje que el Director del Estado de Nicaragua diriji a sus
habitantes, informndolos del atentado que el superintenden-
te de Belice cometi al apresar al Administrador de la Adua-
na de San Juan del Norte, teniente coronel Manuel Quijano
y asegurando se tomarn medidas enrgicas para lanzar del
puerto a la tropa invasora. Len, agosto 27 de 1841.
(Circul en hoja suelta editada en la Imprenta del Go-
bierno).


EL DIRECTOR DEL ESTADO DE NICARAGUA
A SUS HABITANTES

Compatriotas.-Bajo los auspicios de las leyes y de una paz
:Lna de vosotros, se ha dado en el Puerto de San Juan del
Norte a los ojos del mundo entero, un escndalo que ser la
-xecracin eterna de su autor, y el titulo mas fuerte para que
n Estado exija el tremendo castigo a que se ha hecho
'iponsable.
El Superintendent de Welise con el Rey de la llamada
action Mosquita, ha arribado en Buque de guerra solicitando
*i abrigo de un incognito Pabellon el reconocimiento de su pre-
ndido Soberano: el Administrador Teniente Coronel Ciudadano
Manuel Quijano ha rehusado con firmeza el homenaje que se le
tmandaba; pero el Superintendente atacando del modo mas des-
aocido el derecho international, y la Independencia del Estado,
*pcut6, no solamente el atentado de desembarcar parte de su
a sino tambin de apresar al. Administrador Quijano para
rarselo. Que derecho ha autorisado al Superintendente de
~te para introducir fuerza al Estado, arrebatar a sus em-
-udo, y situar una partida de aquella en el territorio? Ninguno.
Porque cualesquiera que hubiesen sido sus cuestiones con el
*&cado seor Quijano, y aun en caso de que ste le hubiera
aido algun agravio, no le era licito tomar venganza por
Siamemo.
Es preciso pues convencerse de que solo una piratera ejer-
-a en falso nombre del Gobierno Britnico, es la que sin pre-






















88 ANDRS VEGA BOLAOS

vias reclamaciones ni tramite alguno conocido en el derecho de
gentes, ha hecho constituirse al expresado Superintendente en
Gefe del Administrador del Puerto de San Juan del Norte del
Estado de Nicaragua, y aleve profanador de su dignidad.
El Gobierno Supremo tomara enrgicas providencias para
lanzar del referido Puerto la tropa invasora que permanesca:
evitar que se repita ese advance; y hacer que sea escarmentado
en toda la estensin de su criminalidad.
A vosotros corresponde cooperar a tan digno objeto; porque
sois Nicaragenses, y como tales obligados a defender el Estado.

Leon Agosto 27 de 1841.
PAB.LO BurrBAGo
Imprenta del Gobierno.












DOCUMENT No. 13

Declaracin de Patricio Quin, resident en Corn Island, en la
que afirma que los espaoles pagaban al rey de la Mosquitia,
en San Juan del Norte, la suma de 400 dlares. Fue sus-
crita en aquella isla el 27 de agosto de 1841. (Se copia
de un libro editado por el gobierno de Gran Bretaa).


La present certifica que Patricio Quin, resident de Corn
Island, agricultor de 68 aos de edad, ha sido por mas de 41 aos
negociante y agricultor en la Costa de la Mosquitia, y vino
a Com Island en Julio de 1800. Que en 1802 encontr una
-mbarcacion perteneciente al Rey Mosco en Boca del Toro,
:ripulada por Mosquitos y un jefe quien le inform que iban
i San Juan de Nicaragua a recibir de los espaoles 400 dlares
.-no tributo del Rey Stephen, lo cual dijo era pagado anual-
aente por ese puerto. En ese tiempo no habia ningun espaol
-n Boca del Toro, estaba solamente habitado por Indios Va-
-entes; los Mosquitos llegaban una vez al ao a pescar tortu-
ps, y la embarcacion del Rey llegaba, tambien una vez al ao,
a cobrar tributo de los Indios Valientes en el Rio Cricamaula.
Que en el ao de 1802 el llevaba despachos de O'Neill, el Go-
*.rnador de San Andres, a San Juan de Nicaragua. Que cuan-
xo llego all, fue informado que los mosquitos habian hundido
is navios espaoles que habian llegado a ese puerto de la
Uavana, y cree que fue hecho como consecuencia de un desfalco
nr el pago del tributo. Tambien sabe que los espaoles de
lLatina pagaba anualmente tributo en cacao al Rey Mosco,
Sque habitualmente llenabanr las canoas de los Mosquitos con
-r-isiones a manera de tributo. Los espaoles de Matina siem-
;re consideraron que la costa de Costa Rica pertenecia a los In-
as subditos del Rey Mosco.
Firmado, PATmcIo QUIN

Corn Island, Agosto 27, 1841.


Testigo: Juan Bowden.















DOCUMENT No. 14


Deposicin del Seor Quijano sobre los tributos pagados al Rey
de los Mosquitos en Matina. Se puede career la di compe-
lido por su situacin apremiante y as obtener la libertad
que le otorgara el Superintendente de Belice, quien con
ella di cuenta al Gobierno de Nicaragua en nota escrita
en Belice el 14 de Septiembre de 1841. Fue publicada en
un libro editado por el Gobierno Britnico.


Cabo de Gracias a Dios, 30 de agosto de 1841.
Manuel Quijano, Coronel del Exercito del Estado de Ni-
caragua, de cuarenta y seis aos de edad,
CERTIFICO en debida forma y conforme a derecho que
me consta que en el Estado de Costa-rica se ha pagado siempre
tributo annual al Rey de los Mosquitos, y que esto se hacia desde
mi infancia por orden del Gobierno Espaol, y que las ha-
ciendas de la madre del que habla, en Matina, se le exijian por
el Gobernador de la provincia un tercio de cacao anualmente
para pagar el tributo al Rey de los Mosquitos, y que le consta
tambien que hasta el ao de 1823 se dex de pagar por haberse
proclamado la Independencia de Espaa, y de que esto infiere
que no hay ninguna duda que Matina y Salcrix pertenecen al Rey
de los Mosquitos.
Y que en cuanto en pruebas de la verdad expone lo que
certifico en este papel por no usarse de papel sellado en este
reyno, lo que firmo en Cabo Gracias a Dios, 30 de agosto
de 1841.
(firmado) M. QUUrANo











DOCUMENT No. 15


Comunicacin que el Ministro de relaciones del Estado de Ni-
caragua, Br. don Simn Orosco dirigi al seor Juan Foster,
Vice Cnsul de Su Majestad Britnica, con motivo de los
graves sucesos en San Juan del Norte. Escrita en Len,
el 30 de agosto de 1841. De esta comunicacin se pas
copia al Gobierno de Guatemala, en cuyo archivo se con-
serva bajo la signature: B. 118.37. Legajo 2498. No. 55258.
El historiador doctor don Lorenzo Montfar la inserta en
el Tomo IV de la Resea Histrica de Centro Amrica, su-
primiendo el primer prrafo y modificando la ortografia del
original: pginas 94 a 98. Adems fue publicada a p-
ginas 51 a 51c. del No. 13 de EL REDACTOR NICARA-
GUENSE, Len, Septiembre 29 de 1841, de donde se ha
copiado. Al finalizar en el dicho peridico official se insert
la nota siguiente:

"En consecuencia de la reclamaci6n, el Vice-Cnsul otorg6 por
"triplicado las exitaciones correspondientes, para que el Gober-
"nador de Welize restituya al Administrador Quijano- La Co-
"municaclon que al efecto ha dirigido el Gobierno tambin por
"triplicado, se insertar en el siguiente nmero".
Y, claro es, el arrest de Quijano ya estaba realizado y su
captor, el Superintendente, desde el 16 de agosto haba
abandonado el puerto, llevndolo en su nave.



Ministerio General del Gobierno
Supremo del Estado de Nicaragua.

Departamento de Relaciones. Casa de Gobierno. Len,
A~sto 30 de 1841. Al Seor Vice Cnsul de S. M. B. Juan
oster. Al instant en que V. con fha. de ayer ha dirijido al
Ministerio de mi cargo el aviso que en 14, desde el puerto de
ua Juan del Norte le ha dado el Sr. Patk. Walker, nombre
4i Seor A. Macdonald, Superintendente de Welize de su vicita
d punto expresado, i de su deseo de que este Supremo Gobno.
- informado del objeto de ella, para que se desvanescan cua-







ANDRES VEGA BOLANOS


lesquier falsos rumors, se hallaba disponiendo comunicar a U.
cuanto ha ocurrido; y que puesto que su misin, es para protejer
debidamente en su caso el comercio de su Nacin con la cual
han mediado hasta ahora relaciones armoniosas, i tambin para
guardar la ms estrica reciprocidad cuando los derechos del
pas sean atacados por sus Connacionales, dirijiese el reclamo
correspondiente al nominado Seor para que restituya este Go-
bierno la persona del Administrador del indicado puerto Seor
Teniente Coronel Manuel Quijano, quien se ha llevado en la
misma Fragata de guerra que arrib el 12 del que finaliza, con
direccin a los puertos de Boca-Toro y Salt Creek y nimo de
conducirlo a Welize. La relacin cierta del procedimiento es:
que el Sr. A. Macdonald en la Fragata Tiveed, vena con el
denominado Rey de los Mosquitos, mientras el Capitn Peter
Shepherd se presentaba en una balandra tambin armada en
guerra, con Pabelln Mosco: que el administrator Quijano en
la Fala de la renta de su cargo con la bandera Nacional se
diriji vicitarlos por si i por medio del guard Vicente Cas-
tillo sus respectivos Buques: que sto no pudo efectuarse por-
que ya los encontr en otra Fala de la referida Fragata, donde
se acercaban al desembarcadero; que al encontrarse no hicieron
acatamiento alguno al funcionario ni al Pabelln Nacional: que
de hecho desembarcaron y se alojaron en casa del expresado
Shepherd: que pesar de esta falta absolute de recono-
cimiento de la autoridad del Estado, el administrator dicho ha
ido l solo vicitarlo la posada; que all le contestaron el
Comandante de la Fragata nominada, i el Ayudante del Superin-
tendente: que no se le reciba, por estar indispuestos su Exce-
lencia y S. M. el Rey Mosquito. A pesar de esta negative en
que se vela que los que deban an por urbanidad venir sa-
ludar los empleados que all tenia el Estado, se rehusaban
comunicar con ellos, el Sr. administrator le pas una feli-
citacin por escrito exitndolo que le manifestase el objeto de
su llegada para ponerlo en conocimiento de su superior en es-
tos trminos: "Sin embargo, su Excelencia doy la enhora
buena de su felix arribo, y desearia se digne decirme el objeto
de su venida, para dar cuenta mi Gobierno". Esta comunica-
cin no fu contestada por el Superintendente; inmediata-
mente el Ayudante de este Seor, el Comandante de la Fragata,
i el Secretario del nombrado Rey Mosquito, fueron al adminis-
trador Teniente Coronel Quijano i le dijeron: que al da siguien-
te las onse seria contestada su comunicacin, recavando al
mismo tiempo de l, que reconociese al titulado Rey Mosco por
tenerlo reconocido como Soberano i Aliado S. M. B. El em-
pleado reprodujo que no poda absolutamente reconocer ese
soberano, i que el nico Pabelln que conoca era el Ingls.
Los Seores indicados se retiraron; i el Seor administrator







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


diriji al Superintendente una comunicacin en que le mani-
festaba que no quedaba cubierto con la solicitud verval del
Ayudante i dems; que haba sido insultado el Pabelln Centro
Americano con que la sombra de la bandera Britnica la
balandra arriba dicha con bandera Mosquita y armada en guerra
se hubiese introducido al puerto de su mando; que esta Nacin
no ha reconocido tal Monarqua: que S. M. B. no ha partici-
pado Centro Amrica haber reconocido aquella; i que an
cuando as fuera no ejerse imperio sobre este territorio para que
pudiese forsar los sbditos del pas igual reconocimiento.
Que las noticias que tena de que el pretendido Rey Mosco pro-
tejido evidentemente por su Exelencia se dirijia armado re-
clamar derecho a los puertos de Centro Amrica por aquella
parte, enardecan el zelo patrio de los habitantes del de San
Juan del Norte; i le aadi estas notables espreciones: "As es
Seor Superintendente que yo a nombre de mi Nacin i de mi
Gobierno le protest U., que no ser responsible Centro
Amrica de los resultados que de semejantes cuestiones orijinen
en el patriotism de sus habitantes, bien sea ocupando sus
costas como deba haberlo hecho aos ha (habla con relacin
al terreno ocupado por los Mosquitos) como que por esta causa
halla trastorno total de la buena armona de mi nacin con la
suya". El Sr. Superintendent por nota de 13 contest: que el
objeto de su vicita esta Costa era impartir un mensaje de
S. M. B. su aliado el Rey de la Nacin Mosca, y asegurarse
nor si propio de los verdaderos limites de los dominios Moscos
'obre cuyo asunto esperaba tener la opinion del Seor adminis-
rador. Los mismos individuos arriba espresados fueron los con-
ductores de este otro document que conserve el Gobierno, in-
ustieron en que el funcionario del Estado reconociese al nom-
wrado Rey Mosco, i al puerto como uno de sus dominios, porque
de lo contrario dentro de poco tiempo vendra una fuerza hacer-
, responsible en unin de este Gobierno Supremo; contest que
,staba pronto perecer en sostn de la dignidad de Centro Am-
sca: que l no poda hacer tal reconocimiento; i el titulado
Ministry le repuso que ms de dos siglos atrs S. M. B. haba
-wonocido por Nacin i su aliada la Mosquita; el empleado
*wpondi, que an cuando hubiera ms tiempo de reconoci-
~aento por el Gobierno Ingls, ste no poda estrechar Centro
Amrica lo mismo; que el Estado es Soberano; i que en fin
2o era una cuestin que poda ventilarse entire Sbditos sino entire
t biernos. Los Seores solicitantes del reconocimiento del Mos-
sato. se despidieron con la amenasa de que si el funcionario
acba con algn Britnico, Mosco, breve se le exijira la res-
mmabilidad en compaa del S. Gobierno de este Estado. Todos
as sucesos hicieron que fuese reunida la guarnicin que existe
mr ley en el puerto: el administrator diriji al Superintendente







ANDRES VEGA BOLAOS


una comunicacin; este Seor no la admiti; el empleado la tom
en sus propias manos, i personalmente la present al que la aca-
baba de rehusar: fu despreciado de la misma suerte; i sucedi
una grande alteracin entire l y el Superintendente repetido: el
Administrador del Puerto se retire ms irritado; el Contador le
pidi la comunicacin i la llev al Superintendente; ste se
impuso de ella, i la devolvi al que nuevamente se la habia en-
tregado, manifestndole que quera tener una entrevista con el
administrator Quijano con el objeto de que le firmara un docu-
mento que espresase que no molestara a ningn Mosco, ni
extrangero, ni hijo de aquel Pueblo. El Contador hiso pre-
sente esta solicitud al Administrador, i ste iva dar su con-
testacin; pero ese tiempo mismo desembarcaron dos lanchas
de tropa armada tierra. El otro empleado, el Contador, que-
riendo mediar volvi al Superintendente; i ste persisti en exijir
el document indicado. El Administrador entonces con la ban-
dera Nacional en sus propias manos se aserc al expresado
Seor, reconvinindole por los insultos que haba recibido, y por
la fuerza con que se le sorprenda; el Superintendente repiti la
exigencia del document dicho, y el Administrador Quijano le
opuso que solamente compulso y apremiado lo firmara. El Seor
Superintendent en vista de esa just negative lo mand redu-
cir a prisin para llevrselo a Welize; el mismo lo ha comunicado
en nota original que ha dirijido a este Ministerio con fecha 15,
que en lo conducente dice: "Sindome impossible de llegar a una
conclusion satisfactoria con Quijano, fu transportado o condu-
cido a bordo de dicha Fragata, en que pronto despus ofreci
firmar cualquier document. Si yo pudiera confiar de la pro-
mesa del Sr. Quijano con el mayor gusto le diera su libertad;
pero las vivas instancias que me han sido hechas por muchos
de los habitantes y los individuos que firman los memoriales
para remover a Quijano de este punto me obligan en obsequio
de la humanidad guiarme segn el sentido del inminente peligro
que corren, i detenerlo hasta que reciba de V. E. una contes-
tacin este despacho. Como yo entiendo que Quijano es un
emigrado de Costa Rica, i se ha ofrecido precio por su cabeza,
no quiero sujetarlo algn peligro dejndolo en alguno de los
puertos de aquel Estado; pero si conducirlo a Welize. Salgo
de este puerto en la tarde de este da i contino Salt Crek
i Boca-toro i en cada uno estos puntos slo permanecer pocas
horas, regresando para Welize inmediatamente despus. Final-
mente confo que la justicia que caracteriza V. E. satisfacer
la rectitud de mis procedimientos, i que el Gobierno de quien V.
es Gefe, ver que es convenient la remocin de un hombre cuyo
carcter es tan notoriamente malo, i contra quien los habitantes
donde ha sido mandado le conservan tanto horror". Se es-
panta la imaginacin a la vista de un crime como este. Presin-







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


diendo de cualesquier pormenores que alteren ms menos la
historic del suceso; el hecho es: que el Seor Superintendente
de Welize ha profanado, no solamente la integridad del terri-
torio del Estado de Nicaragua con haber ejecutado el desem-
barque que l mismo confiesa de una parte de sus fuerzas, sino
tambin el sagrado principio de la no intervencin en los nego-
cios interiores de otro pas. Aunque las alteraciones que tuvo
con el Administrador Quijano hubieran llegado al punto de que
ste infiriese aquel un ultrage en su persona, su delicadeza
misma i su deber le exigan no atentar contra el funcionario del
Estado, si no dirijir su Gobierno Supremo el reclamo conve-
niente. De otra suerte Sr. Vice Cnsul: no se reconocen prin-
cipios, no se acatan reglas, i resultar un desorden extragoso
que haga desaparecer hasta las esperanzas del restablecimiento
de la armona que siempre ha guardado este Gobierno con los
sbditos Britnicos quienes jams se ha inferido dao alguno.
Un desembarque de fuerza armada en territorio ageno nunca se
puede ejecutar sino es despus de haber pasado por todos los
trmites en derecho reconocidos an entire las naciones ms in-
cultas del mundo; i lo que es ms sin presedente reclamacin
alguna que diera ste Supremo Gobierno la menor idea de
que se tratara de biolar de un modo tan descarado cuanto hay
de santo i de sagrado entire los pueblos de la tierra. Un em-
pleado en cualquier punto del globo, solamente, responded de sus
operaciones al que se las ha encomendado, al que lo ha consti-
tuido en ellas, i quien ha prestado su juramento de fidelidad.
Las supuestas quejas de sbditos del pas no hacen ms que
reagravar el crime del agresor. Usted sabe que los escritores
del derecho de gentes censuran ceveramente la conduct del Ge-
neral Espaol que atent contra el Ynca Atahualpa por que este
oprimia sus sbditos. Para colmo de su responsabilidad el
Superintendent A. Macdonald ha usurpado el nombre de S. M. B.
mponiendolo aliado del Mosquito, despus que l mismo como
Gobernador de Welize, con fecha 28 de diciembre del ao pa-
ado declar: que el Gobierno Britnico no se haca responsible
por ningn acto que se ejecutase en virtud de la comisin Le-
giativa que nombr el espresado Mosquito para reglamentar sus
pertenencias; i que S. M. movida de poderosas razones se ha
~rvido anular la referida comisin; por lo que el preindicado
Superintendent ha debido abstenerse totalmente de mesclarse
e negocios del llamado Rey Mosquito. Sea sto para dar U.
kt verdadera idea de toda la gravedad de esta ocurrencia. Sus
bunos sentimientos inspiran al S. Gobierno del Estado la con-
fnza necesaria para esperar que sabedor U. de este procedimien-
to tanto por el mismo Superintendente, como por el infrascripto,
i mui lejos de asentir al desorden cometido, pondr en mis
anos por triplicado las comunicaciones correspondientes que





















96 ANDRES VEGA BOLAOS

se servir insertarme al mismo tiempo, para que el Seor Superin-
tendente restituya este Gobierno a su empleado Sr. Teniente
Coronel Manuel Quijano. U. puede exitar al Sr. Superinten-
dente para este fin: U. como representante de S. M. B. en el
ramo que le es encomendado i con el que toca directamente el
hecho de que se trata, como que ha sido atacada una aduana
establecimiento do suma importancia para el comercio i el Es-
tado, puede manifestarle francamente su modo de pensar este
respect, i reclamarle que ponga disposicin del S. Gobierno del
Estado de Nicaragua al indicado funcionario; pues cada instant
ms que lo retenga crecer infinitamente su responsabilidad i los
resultados. Todo esto no solamente ser digno i honroso para
U., sino tambin grabado en la gratitud general del pas en que
habitat. Dignese en tretanto aceptar el aprecio con que lo dis-
tingue su atento servidor. SIMON OROSCO.

Es conforme: Len Sete. 13 de 1841. OROSCO.












DOCUMENT No. 16


Comunicacin que el Ministro de Relaciones del Supremo Go-
bierno de Nicaragua, Br. don Simn Orosco, dirigi al
Ministro de Relaciones del Supremo Gobierno de Guatemala,
dndole cuenta de lo sucedido en el puerto de San Juan
del Norte los das del 12 al 15 de agosto. Len, 31 de agos-
to de 1841. (Archivo General del Gobierno de Guatemala,
B. 118.21. Legajo 2498. Expediente 55259, de donde lo
copi don Manuel Enrique Chvez Zelaya, advirtiendo que
lo subrayado as aparece en el original).

Ministerio General del Gobierno
Supremo del Estado de Nicaragua.

Departamento de Relaciones.
D. U. L.

Casa de Gobierno. Len de Agosto 31 de 1841.

N. Ministro de Relaciones del Supmo.
-bierno del Estado de Guatemala.

Un acontecimiento que debe llamar la atencin de los Go-
,trnos de Centro Amrica, y an de todos los de las Naciones
r eresadas en la conservacin de los principios constitutivos del
- de gentes y de las reglas de eterna Justicia que deben servir
S- antemurales de resproca defense entire los diferentes pases
r' globo, me ocupa en esta vez para ponerlo por el honroso
:x ducto de U., en conocimiento de ese digno Presidente.

Despus de las contestaciones que se ertaron -(as en el
w inal; es "cruzaron")- entire el Gono Supmo. del Estado de
Cata Rica y el titulado de la Nacin Mosquita hasta abril del
.rente ao, el Administrador de la Aduana Martima en el
^rto de S. Juan del Norte Seor Teniente Coronel Manuel
wawno, por una carta que el Yngls Pedro Zapata escribi de
~tlel a su hijo existente en dicho Puerto, fue informado de
r e! Superintendent de Wellice Seor Alejandro Macdonald,







ANDRES VEGA BOLAOS


vena en un Buque de Guerra con el llamado Rey, para los
Puertos de Boca-Toro y Salt Crek con pretensiones de Seoro,
a excepcin de el de S. Juan del Norte de este Estado con res-
pecto al cual no traa determinacin alguna.
El Admor. lo puso en conocimiento del Gobno. de Costa-
rica, y di aviso a este con fecha 30 de Junio ltimo; y el 12 del
que finaliza ha arribado el expresado Superintendente en el
mismo Buque, con la misma compaa, y con el mismo aparato
que se haba anunciado; al propio Puerto de S. Juan. El Admor.
inmediatamente procedi a hacerles una visit de urbanidad
a bordo; al efecto, enbarcandose en la Fala de la Admn. de
su cargo con el Pabelln Nacional, se diriga al Buque de guerra
anclado; pero ya encontr que venan en otra Fala, el Superin-
tendente, su pretendido Rey Mosquito, el Secretario de ste, el
Comandante del Buque principal, y el Ayudante del primero de
estos Seores, quienes no hicieron acatamiento a la autoridad,
ni a la Bandera del Estado, y de hecho saltaron a tierra.
Sin embargo, el Admor, que hubo que regresarse, pas l
slo a hacerles la visit en la Casa del Yngls arriba dicho;
pero no fu recibido, contestndole: que su Excelencia y S. M.
se hallaban indispuestos.
A pesar de este grosero comportamiento, el Admor. referido
diriji por escrito una felicitacin al Superintendente indicndole
que poda manifestar el objeto de su llegada; no di contestacin,
y solamente por medio de una Comisin significo al Administra-
dor que su fin era el reconocimiento del Mosquito como Soberano,
y del Puerto como suyo. El funcionario, fiel a las Leyes se neg
con firmeza a tal reconocimiento. Continuaron algunas alteracio-
nes de palabra y por escrito; y al mismo tiempo que el Superin-
tendente haba llevado su abance hasta el exeso de exijir del
Admor. un document en que prometiese no proceder contra nin-
guno Yngls ni Mosco, perpetraba el crime escandaloso de
desembarcar una part de su fuerza con que arrebat al funcio-
nario para removerlo de su destino a solicitud de unos contra-
bandistas, como consta en los documents que existen en este
Ministerio, y de la comunicacin del mismo Superintendente que
con fecha 15, en lo conducente dice: "Sindome impossible de
llegar a una conclusion satisfactoria con Quijano, fu transpor-
tado, o conducido a bordo de dha. Fragata, en que pronto despus
ofreci firmar cualquier document. Si yo pudiera confiar de la
promesa del Sr. Quijano, con el mayor gusto le diera libertad:
pero las vivas instancias que me han sido hechas por muchos
de los habitantes y los individuos que firman los Memoriales para
remover a Quijano de este punto, me obligan en obsequio de la
humanidad a guiarme segn el sentido del inminente peligro que











LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


corren y detenerlo hasta que reciba de V. E. una contestacin
a este Despacho". Como yo entiendo que Quijano es un emi-
grado de Costa Rica, y se ha ofrecido precio por su cabeza, no
quiero sujetarlo a algn peligro dejndolo en algunos de los Puer-
tos de aquel Estado; pero si conducirlo a Welise. Salgo de este
Puerto en la tarde de este da, y contino a Salt-Crek y Boca-
toro, y en cada uno de estos puntos solo permanecer pocas horas,
regresando para Welize inmediatamente despus". Finalmente
confio que la justicia que caracteriza a V. E. satisfacera la rec-
titud de mis procedimientos y que el Gobno. de quien U. es Gefe
ver que es convenient la remosin de un hombre cuyo carcter
es tan notoriamente malo, y contra quien los habitantes a donde
ha sido mandado no le conservan tanto amor".
Dems estara por ahora entrar en otros pormenores que se
comunicarn despus; porque el hecho, y el hecho confesado por
el mismo Superintendente en la parte final de su comunicacin
que se acaba de leer, es que ha violado el territorio de uno de los
Estados de Centro Amrica, que ha intervenido efectivamente en
la Administracin internal del pas, arrebatando con la fuerza del
empleo en q. la ley tena puesto al funcionario Sr. Teniente Co-
ronel Manuel Quijano, por no considerarlo a propsito y so
pretexto de ser perjudicial a los habitantes en el mismo puerto.
Un tal procedimiento es agravante directmte. para el Estado
Ie Nicaragua, y amenasante para todos los dems del Centro:
:a no queda principio por violar en ese atentado que reclama la
atencin de todos los Gobnos.; y en tan firme concept el mio, me
'a ordenado ponerlo en conocimiento de el de U., para que se
tgne mandar insertar la present comunicacin en todos los pa-
w i's pblicos oficiales; y reclamar del Superintendente de Welize
r Alexandro Macdonald: que restituya al Admor. de la Aduana
ViUritima del Puerto de S. Juan del Norte, Sr. Teniente Coronel
Wlanuel Quijano, al puesto de donde fu arrebatado, sin perjuicio
r los dems pasos que ese Supmo. Gobno. tenga a bien dar con
-usmo objeto.
Entre tanto Sr. Ministro soy de U. con la mayor atencin,
-u.. afectuoso servidor.
SIMON Onosco.












DOCUMENT No. 17


Carta que el Ministro General del Supremo Gobierno del
Estado de El Salvador, N. Ramrez, dirigi al de igual cate-
gora en Guatemala, hacindole conocer la comunicacin que
con fecha 30 de agosto le escribi el Supremo Gobierno de
Nicaragua, con motivo de lo sucedido en San Juan del
Norte; tambin la comunicacin que aquel Gobierno dirigi
al Vice-Cnsul ingls resident en San Salvador. San Salva-
dor 19 de septiembre de 1841. Lo subrayado aparece en el
original. (Copiado del Archivo General de la Nacin, Gua-
temala. B. 118.37. Legajo 2498).



Ministerio Jeneral del Supremo Gobierno
del Estado del Salvador.

Seor Ministro General del Supmo. Gobo.
Del estado de Guatemala.

Casa de Gobierno.
San Salvador, Septibre. 1' de 1841.

Con fha. 30 de Agosto ltimo el Ministro General del Suprmo.
Gobno. del Estado de Nicaragua dice al del Salvador lo
siguiente:
"Un acontecimiento que debe llamar la atencin de los Go-
biernos de Centro Amrica, y an de todos los de las Naciones
interesadas en la conservacin de los principios constitutivos del
Dro. de Gentes, y de las reglas de eterna justicia que deben servir
de antemurales de reciproca defense entire los diferentes paises
del Glovo, me ocupo en esta vez, para ponerlo pr. el honroso
conduct de V., en conocimiento de ese digno Presidente. Des-
pus de las contestaciones que se cruzaron entire el Gobno. Su-
premo del Estado de Costa Rica, y el titulado de la Nacin
Mosquita hasta abril del corriente ao, el administrator de la
Aduana Martima en el Puerto de San Juan del Norte Sr. Te-







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


niente Coronel Manl. Quijano por una carta que el ingls Pedro
Zapata escribi de Blufil a su hijo existente en dho. puerto fu
informado de que el Superintendente de Welice Sr. Alejandro
Macdonald venia en un buque de Grra. con el llamado Rey, para
los puertos de Boca-toro y Salt Crek con pretenciones de Seoro,
a esepcin de el de San Juan del Norte de este Estado, con res-
pecto al cual no traa determinacin alguna. El Admor. lo puso
en conocimiento del Gobo. de Costa-rica, y di aviso a ste con
fha. 30 de Junio ltimo, y el 12 del que finaliza ha arribado el
expresado Superintendente en el mismo Buque con la misma
compaa, y con el mismo aparato que se habla anunciado, al pro-
pio puerto de San Juan. El Admor. inmediatamente procedi
i hacerles una visit de urbanidad a bordo; al efecto, embarcn-
Jose en la fala de la Admn. de su cargo con el pabelln Na-
ional, se diriga al Buque de Gra. anclado; pr. ya en contra q.
-..nan en otras falas el Superintendente, su pretendiente Rey
Mosquito, el Srio. de ste, el Comandante del Buque principal,
. el Ayudante del primo, de stos Seores, quienes no hicieron
a-tamto. alguno a la autoridad, ni a la bandera del Estado, y de
-*cho saltaron a trra. Sin embargo, el Admor. que tubo que
--zresarse pas el slo a hacerles la visit en la casa del Ingls
-ri ba dho.; pero no fu recibido, contestndosele: que su Exelen-
-3 y su Magestad se hallaban indispuestos. A pesar de este
r-m-ro comportamiento, el Administrador referido dirigi por es-
- to una felicitacin al Superintendente, indicndole que poda
-anifestar el objeto de su llegada. No di contestacin y sola-
r a r-t por medio de unos comisionados signific al Admor. que su
ra el reconocimiento del Mosquito como Soberano, y del
r -rto como suyo. El funcionario fiel a las leyes se neg con
r-nza a tal reconocimiento. Continuaron algunas alteraciones
A palabra y por escrito; y al mismo tiempo que el Superinten-
e..te haba llevado su abance hasta el exeso de exigir del Admor.
wu J umento en que prometiese no proceder contra ningun In-
dm. ni Mosco, perpetraba el crime escandaloso de desembar-
w Ima parte de su fuerza con que arrebat al funcionario para
wucerlo de su destino a solicitud de unos contrabandistas como
ma en los documents q. existen en este Ministerio y de la
rma'icacin del mismo Superintendente que con fha. 15 en lo
-mAcente dice: Siendome impossible de llegar a una conclucin
itactoria con Quijano, fu trasportado o conducido a Bordo de
IA Fragata, en que pronto despus ofreci firmar cualquier
bam- o. Si yo pudiera confiar de la promesa del Sr. Quijano,
adl mayor gusto le diera su libertad; pero las vivas instancias
em han sido hechas pr. muchos de los habitantes y los indi-
a que firman los memoriales para remover a Quijano de este
ml me obligan en obsequio de la humanidad a guiarme se-
*- d sentido del inminente peligro que corren y detenerlo hasta







ANDRIS VEGA BOLAOS


q. reciba de V. E. una contestacin a este despacho. Como yo
entiendo que Quijano es un emigrado de Costa Rica, y se ha ofre-
cido precio pr. su cabeza, no quiero sugetarlo a algn peligro de-
jndolo en alguno de los puertos de aquel Estado; pero si con-
ducirlo a Welice. Salgo de este puerto en la tarde de este da
y continue a Salt Crek y Boca-Toro, y en cada uno de estos
puertos solo permanecer pocas horas, regresando para Belice in-
mediatamente despus. Finalmente confo que la justicia que ca-
racteriza a V. E. satisfacer la rectitud de mis procedimientos,
y que el Gobo. de quien V. es Gefe ver que es convte. la remo-
cin de un hombre cuyo carcter es tan notoriamente malo,
y contra quien los habitantes a donde ha sido mandado le con-
servan tantos horrores.

De ms estara por ahora entrar en otros pormenores q. se
comunicarn despus, porque el hecho y el hechor confesado por
el mismo Superintendente en la parte final de su comunicacin
que se acaba de leer es que ha violado el territorio de uno de los
Estados de Centro Amrica, que ha intervenido efectivamente en
la admn. internal del pas, arrebatando con la fuerza del empleo
en que la ley tena puesto al Teniente Coronel Sor. Manl. Qui-
jano, por no considerarlo a propsito y so pretexto de ser perju-
dicial a los habitantes en el mismo puerto. Un tal procedimnto.
es agraviante directamente para el Estado de Nicaragua y ame-
nazante para las dems del Centro; ya no queda principio pr. vio-
lar en ese atentado que reclama la atencin de todos los Go-
biernos; y en tan firme concept, el mo me ha ordenado po-
nerlo en conocimiento del de V. para q. se digne mandar insertar
la present comunicacin en todos los papeles pblicos oficiales;
y reclamar del Superintendente de Belize Sr. Alejandro Mac-
donald: que restituya al Admor. de la Aduana martima del
puerto de Sn. Juan del Norte, Sor. Teniente Coronel Man. Qui-
jano, al puesto de donde fu arrebatado, sin perjuicio de los
demas pasos que ese S. Gobo. tenga a bien dar con el mismo
objeto".
Con fha. de hoy el Supremo Gobo. del Salvador me ha or-
denado transcribiendo lo antor. decir al Vice Consul Ingles resi-
dente en esa ciudad lo siguiente:
"Como el Gobo. de Salvador carece de otras noticias sobre
este particular no ha podido persuadirse de que su S. M. B. haya
autorizado al Superintendente de Belice para ejecutar un proce-
dimiento que si bien es altamente ofensivo y agraviante al Estado
de Nicaragua, es un presagio muy positive de todo lo que pueda
suceder a los dems Estados de Centro Amrica, y sobre cuyo
punto jams podr ser indiferente y guardar silencio el Estado
del Salvador; me ha ordenado dirigir a V. la present.







LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE


An cuando Nicaragua no tuviere con el Salvador los vnculos
de fraternidad con que los une la naturaleza, el tiempo, la iden-
tidad de sus intereses y todas las simpatas capaces de estrechar
a los pueblos. En 24 de Julio de 840 celebraron un tratado de
alianza y amistad q. en su art. lo. dice asi: "Los Estados del
Salvador y Nicaragua se declaran amigos y aliados intimamente
para defender su libertad, independencia y soberana, ofensiva
y defensivamente contra cualquiera que osare atacarlas, mientras
se organize la Repblica y se establece un Gobo. national".

Por todas aquellas consideracs. el Gobo. del Salvador me ha
prevenido suplicar a V. se digne manifestar cuales sern los mo-
tivos que han dado lugar a la violacin del territorio de Nicara-
gua y pedir al Gobo. de S. M. B. una satisfaccin de aquel agra-
vio, bajo el concept de que se dirije en los mismos trminos al
Sor. Superintendent de Belize pidindo la inmediata devolucin
del Sor. Amor. Teniente Coronel Manuel Quijano, y lo hace
a V. para que interponiendo en cualquier caso su mediacin con
aquella autoridad, sea reparado el agravio o dadas las esplica-
ciones que esclarezcan los sucesos; porque de otra suerte ellos
seran el principio de hostilidades que el Gobo. del Salvador sin
-rovocar sabr sostener hasta el ltimo trance en obsequio de la
usticia de una cuestin que pudiendo abrasar un objeto de inte-
-S universal, necesariamente llamara la aceptacin del mundo
xmxnercial y civilizado.
Tengo la honra, Sor. Vice Cnsul de manifestar a V. todo lo
:'o. y de suplicarle que con la brevedad q. demand la natu-
-iklza de este negocio, se sirva V. dar al Gobo. la contestacin
;'.- estimare conveniente.

El Gobierno del Salvador no ha vacilado en persuadirse que
Supmo. de Guatemala har al Sor. Superintendent de Belice
al espresado Sr. Vice C6nsul Ingls las reclamaciones que son
nTXigtes, ya sea al cumplimiento de los tratados de alianza y amis-
ad que tiene con el de Nicaragua, o al inters general de toda
a Repblica, cuyo territorio ha sido violado con el ultraje ms
mcandaloso; exigimos al mismo tiempo la pronta devolucin del
Administrador Teniente Coronel Sor. Manuel Quijano; pero zeloso
imna el extremo por lo que puede ser ms caro a un pueblo libre,
w ha querido privarse de exitar con aquel important fin al
w President del Estado de Guatemala.

Todo lo que tengo a honra de comunicar a V. para que se
rn- elevarlo al alto conocimiento del S. Gobo., aprovecho las
mstras de aprecio y respeto con qe. Soy de V. Atto. servidor.


D. U. L. N. RAMIREZ.












DOCUMENT No. 18


Decreto Gubernativo dictado por el Director Supremo del Estado
de Nicaragua, Len, 19 de septiembre de 1841, convocando
a sesiones extraordinarias a las Cmaras Legislativas, con el
objeto de que se acuerden medidas para asegurar la inde-
pendencia del Estado y de la organizacin del Gobierno co-
mn. Comunicado a los Gobiernos de Centro Amrica.
Dado en Len, 1' de septiembre de 1841.


Ministerio General del Gobierno Supremo
del Estado de Nicaragua. Departamento de Relaciones.

D. U. L.
Casa de Gobno. Len,
Septbre. lo. de 1841.

Sr. Ministro de Relaciones del Supmo.
Gobierno del Estado de Guatemala.

El P. E. se ha servido dirigirme el decreto sigte:

"El Director Supremo del Estado de Nicaragua,

Con vista de los documents existentes en el Ministo. Gral.
sobre la tendencia de la invasion experimentada en el Puerto
de San Juan del Norte, y de otros comprobante de que las
preparaciones contra la integridad del Estado ya se apoyan en
la no existencia de un Gobino. General: deseando ocurrir a estos
males; y usando de la facultad que le concede el Arto. 135, frac-
cin 24 de la Constitucin,
DECRETA:
Arto. lo. Convcase extraordinariamente a las Cmaras
Legislativas para el da diez del prximo entrante con los dos
nicos objetos de qe. acuerden medidas suficientes para asegurar
la independencia del Estado, y las conducentes a la pronta or-
ganizacin de un Gobno. comn.





















LOS ATENTADOS DEL SUPERINTENDENT DE BELICE 105

Arto. 2o. En consecuencia, los Prefectos departamentales,
en el moment del recibo del present decreto citarn a los
Senadores y Representantes propietarios, o en falta absolute de
stos, a los Suplentes respectivos, para que estn en esta capital
el da cinco del mismo.
Arto. 3o. En caso de que alguno de ellos presentase a los
Prefectos acreditaciones que justifiquen imposibilidad de con-
currir, citarn al Suplente que se halle expedito.
Dado en Len a lo. de Septiembre de 1841. Pablo Buitra-
go. Al Srio. del Despacho General".
Tengo la honra de comunicarlo a U. pr. disposicin de mi
;obno. pa. que se digne ponerlo en conocimnto. del Supremo de
se Estado, sirvindose, entire tanto, aceptar el aprecio con que
-ne suscribo de U.
Atto. Servidor.

SIMoN ORosco




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs