Citation

Material Information

Title:
Alma mater
Place of Publication:
Habana i.e. Havana Cuba
Publisher:
J.C. Fernandez
Publication Date:
Copyright Date:
2010
Frequency:
Daily
regular
Language:
Spanish
Physical Description:
v. : ill. ; 57 cm.

Subjects

Genre:
newspaper ( marcgt )
newspaper ( sobekcm )
Spatial Coverage:
Cuba -- Habana
Cuba -- Havana

Notes

General Note:
Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933). La declaración del permiso en el sitio web de Alma Mater lee: “Se autoriza la reproducción total o parcial de los artículos, siempre que se cite la fuente.” The permission statement at the bottom of the Alma Mater website reads as follows: “The total or partial reproduction of articles is authorized, whenever the source is cited.”
General Note:
"la voz de los universitarios."

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
20802575 ( OCLC )
sn 89048340 ( LCCN )
0864-0572 ( ISSN )

Full Text

PAGE 2

nuestro credo La Editora Trascender nueve dcadas es todo un privilegio. Quienes acumulan estos aos son privilegiados. Una persona que llega a esta edad resulta una fuente viva de conocimientos y sabidura. Llegar a los 95 implica haber pasado por muchas etapas, haber vivido etapas buenas y malas, haber superado retos; implica, sobre todo, un largo aprendizaje. Con 95 aos uno cree que lleg a la cspide de la vida, que ya no puede pedir ms. No es as. Alma Mater llega a su nuevo aniversario cargada de toda la experiencia de los aos acumulados. Llega con la huella de cada reportaje sobre la Universidad, las crticas a la situacin en las becas, las polmicas sobre el liderazgo de la Feu; tambin el acompaamiento en los periodos de crisis editorial, en los momentos ms sensibles de nuestra historia La revista de Mella arriba a su aniversario con la herencia de sus primeros autores, todos los que han pasado y dejado parte de su vida en nuestras pginas. Y quienes hoy la concebimos, diseadores, periodistas, editores, fotgrafos, lo hacemos a golpe de corazn, con el desafo constante de mantenerla joven y contestataria. Son apenas 95 aos. An queda mucho por escribir sobre las nuevas generaciones que llegarn a la Universidad, los retos de las ubicaciones laborales, los vacos que existen todava en el proceso docente educativo y los modelos actuales de enseanza. Queda mucho por visibilizar desde nuestras pginas, para llegar a ser, como nuestra mxima expresa: la voz de los universitarios cubanos. Este ha sido un ao de cambios, de renovaciones, de nuevas concepciones editoriales, adaptados al medio digital, a las redes sociales y a toda nueva forma de comunicacin que naje a la revista de Mella; un ao de intentar llegar cada vez ms a nuestros lectores y lectoras; un ao de celebrarnos y cantarnos a nosotros mismos. Felicidades Alma Mater!

PAGE 3

Directora Mayra Garca Cardentey Jefa de redaccin Oday Enrquez Cabrera Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Rodolfo Romero Reyes Director artstico Alejandro Fernndez Pea Diseo y realizacin Alejandro Fernndez Pea Vctor Carralero Snchez Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 7 862 9875 / 7 866 5491 7 862 5031-39 ext. 122 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu Facebook: Revista Alma Mater Twitter: @Rev_AlmaMater ISSN 0864-0572 noviembre 2017 Portada Carralero Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels UN RECUERDO DE HACE 20 AOS /p.14Por Mirta Aguirre

PAGE 4

Directora Mayra Garca Cardentey Jefa de redaccin Oday Enrquez Cabrera Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Rodolfo Romero Reyes Director artstico Alejandro Fernndez Pea Diseo y realizacin Alejandro Fernndez Pea Vctor Carralero Snchez Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 7 862 9875 / 7 866 5491 7 862 5031-39 ext. 122 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu Facebook: Revista Alma Mater Twitter: @Rev_AlmaMater ISSN 0864-0572 noviembre 2017 Portada Carralero Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels MELLA. ALMA FUNDACIONALUniversidad abierta /p. 4 Por Jorge SariolAlma Mater en Miami /p.8Por Nelio ContrerasNuestras primeras universitarias /p.10Por Dra. Mara Dolores Ortiz DazQu hago con mi pregunta? /p.16Por Dainerys Mesa PadrnEl Hurn Azul. Hurn diferente /p.22Entrevista de Alma MaterHumor en Alma Mater /p.26 La cosa no siempre va de latigazos /p.28Por Rodolfo Romero Reyes

PAGE 5

Alma Mater /noviembre 2017 / No. 5694 la voz de los universitarios

PAGE 6

entro de un periodo enormemente fecundo de su vida, Julio Antonio Mellan escalonara tres trascendentales acciones fundacionales. En apenas un ao cre la revista Alma Mater de noviembre de 1922, un mes ms tarde la Federacin Estudiantil Universitaria (Feu) y casi un ao despus emprenda, con un mismo hilo conductor y la misma traza de las cosas perdurable, otra de sus ideas iniciticas: la creacin de la Universidad Popular Jos Mart. El tambin cofundador del primer Partido Comunista de Cuba haba concebido la idea durante la celebracin, entre el 14 y el 23 de octubre de 1923 del Primer Congreso Nacional de Estudiantes La idea primigenia propona la forma cin de una mentalidad nueva y por ende revolucionaria dentro del movimiento obrero. Tal academia sera ruta para lograr que la luz del saber llegara a una de las fuerzas fundamentales en la lucha de clases. Como principios, la Universidad Popular se sustentara en antidogmacomo poltico. Dara cuerpo ideolgico a la justicia social y no estara apegada a doctrina, sistema o credo determinado. Cuba andaba desde mayo de 1921 bajo la presidencia del licenciado Alfredo Zayas y Alfonso, en medio de poco a poco iba yndose a pique desde el gobierno de Mario Garca Menocal. En Latinoamrica las universidades marchaban divididas entre el escolasticismo, la enseanza moderna pero elitista y las nuevas corrientes promovidas por la Reforma de Crdoba Argentina, 1918 en la asuncin de responsabilidades polticas frente a la nacin y la defensa de la democracia. Ante ese panorama, la Universidad Popular Jos Mart congreg a sus estudiantes obreros en grupos de Analfabetos y Escuelas Nacionales, Segunda Enseanza, Estudios Generales y Conferencias. Jos Zacaras Tallet tuvo la responsabilidad de inscribirla en el Registro de Asociaciones y fue, adems, el encargado de presidir la institucin. Por su parte, Rubn Martnez Villena, entonces un joven abogado, asumi la estructura ejecutiva de una academia sobradamente complicada en contenido y forma. La sede inicial fue la colina universitaria. Y las clases se programaron, obviamente, en la noche. Pero la casa de altos estudios habanera no estaba pensada para funcionar en la nocturnidad y no tena electricidad en todos sus locales. Los jvenes iniciticos, audaces incluso en medio de las adversidades, se aulas disponibles. Y llegado el da se estren la UPJM. FIAT LUX Era el 3 de noviembre de 1923 y los estudiantes de la clase obrera recibiran saberes relacionados con temas de Biologa, Electricidad, Fisiologa e Higiene y Geometra y Dibujo Lineal. Por el lado de las humanidades estaban asignaturas de idioma Ingls, Geografa y Literatura. Encargado de impartir Historia Poltica, estuvo, desde luego, Julio Antonio Mella. Se iniciaba as una modalidad que cuatro dcadas y media despus, en un sistema social ms justo y dentro de un plan educacional estatal, colegiado e inclusivo, se establecera como Curso Para Trabajadores. Dos meses y medio despus de arrancar, la UPJM tena ya una matrcula de 500 educandos, atendidos por de los estudiantes de aos avanzados. La idea era adelantada y desat suspicacias y animadversin. En mayo de 1925 entraba en la escena de la democracia nacional con libreto de comedia y destino bien impugnado Gerardo Machado. Cinco meses despus las cosas comenzaron a complicarse para la UPJM. foco de propaganda comunista y la polica allanaba de vez en vez los locales universitarios, requisando libros y procesando a los profesores/ estudiantes. Para subsistir la Universidad Popular tuvo un largo peregrinar. De la ABIERT A UNIVERSID ADTexto y fotos: Jorge Sariol MELLA. ALMA FUNDACIONAL

PAGE 7

la voz de los universitarios 6 Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 Colina mud para un local en la calle Zulueta #37, y para infraestructuras del Centro de Dependientes de Caf, en la calle Industria, esquina a San Jos. Durante un buen tiempo se mantuvo en el conocido Palacio de Los Torcedores, en la calle San Miguel, entre Lucena y Marqus Gonzlez, en actual barriada de Cayohueso, Centro Habana. La Polica Judicial desarroll una investigacin en cuyo un informe se adverta que el Partido Comunista trabajaba entre los obreros. Y no andaba descaminado el cuerpo indagatorio de la justicia republicana. Por aquel claustro de jvenes de orientacin marxista y tica revolucionaria, tambin se desempeaba como catedrtico el joven estudiante Ral Roa Garca, acusado poco despus, en la Causa judicial 967, que luego se conoci como el Proceso Comunista. Quien en los aos gloriosos de Girn destacara como el Canciller de la Dignidad, logr evadir la persecucin, pero del acoso machadista no escap Mella, inculpado, junto a otros, como sediciosos. En 1926 Mella era expulsado de la universidad donde estudiaba Derecho y Filosofa y Letras y detenido por las autoridades. En la crcel de La Habana en seal de protesta, el joven lder se declar en huelga de hambre y solo gracias a la batalla que dio el Comit Pro-libertad de Mella, la presin nacional e internacional se hace sentir y es liberado el 23 de diciembre del propio ao. Poco despus parta para Mxico. bajadores la universidad de Mella permaneci activa, el 9 de junio de 1 927 fue clausurada. El joven era asesinado en Ciudad Mxico el 10 de enero de 1 929. VIGENCIAS Y TRNSITOS Una idea similar, de vala sociocultural y de orientacin popular, aunque menos enfocada en la lucha de clases, fue la conocida Universidad del Aire, fundada el 13 de diciembre de 1932, por Jorge Maach y Luis de Soto la cual se radiaba desde de la emisora habanera CMBZ. El Dr. Maach era una personalidad nacida de las combativas huestes universitarias, pero, distanciado de los radicales enfoques polticos de Mella, Villena y Roa, su idea tuvo el propsito de difundir cultura para despertar el inters sobre diversos temas: polticos, literarios, sociales e histricos. Universidad del Aire consigui inscribirse en la historia en la radiodifusin cubana con un xito rotundo en cada emisin, los domingos, regularmente de 5 a 6 de la tarde. Se grababa al aire y luego se transcriba al papel para editarse en los denominados Cuadernos de la Universidad del Aire. La directiva de la emisora para retomarla el 9 de enero de 1949, con altos niveles de rating. Entre los conferenciantes habituales estaban Fernando Ortiz, Salvador Massip, Manuel Bisb Alberni, Emeterio Santovenia, Ernesto Dihigo y Mestre, Emilio Ballagas, Luis Amado Blanco, Jos Mara Chacn y Calvo, Camila Henrquez Urea, Carlos Rafael Rodrguez, Julio Le Riverend, Emilio Roig de Leuchsenring y ngel Augier. La lista de notorias personalidades que contribuyeron es extensa. Universidad del Aire navegaba con buen viento hasta que un da de mayo de 1952 se produjo un quiebre. El domingo 4 del quinto mes del ao se ofreca un curso titulado Saldo del Cincuentenario y al parecer iba siendo demasiado incmodo para el Batistato que haba dado un golpe de estado 56 das antes. En medio de la trasmisin, agentes del Servicio de Inteligencia Militar y pandilleros del Partido de Accin Unitaria, fundado por Batista llamado luego de Accin Progresiva, entraron abruptamente en el estudio de CMQ y arremetieron contra personalidades como Elas Entralgo y Armando Hart. Y empez la muerte de la Universidad del Aire. LA RAZN DEL ANTECEDENTE. La vigencia del ideario de Mella volvi a tener albor y vanguardia el 2 de octubre del ao 2000. Como parte de la Batalla de Ideas y por iniciativa del lder cubano Fidel Castro, fue inaugurada en el Canal Educativo de la televisin, lo que desde entonces se conoce como Universidad para Todos. El soporte televisivo haba servido de marco ideal para la consolidacin de una conciencia poltica, calentada ya en la batalla por la devolucin del nio Elin Gonzlez. mer curso de Universidad para todos y fue conducido por Eduardo Heras Len. Le han seguido los de idioma ingls, francs y portugus; sobre historia de Cuba y geografa; de apreciacin de la ciencia, de las artes y otros mbitos. Cada curso ha contado con un tabloide impreso, distribuido a precios mdicos en los estanquillos, con promedio de 350 mil tiradas cada uno. Hasta nuestros das, Universidad para Todos, de modo cclic o y ampliamente difundida, regresa a la TV para continuar una obra que bien empez, como idea con un mismo hilo conductor y una misma traza de las cosas perdurables, hace 94 aos.

PAGE 8

Reforma de Crdoba (Reforma Universitaria de 1918, Reforma Universitaria de Argentina, o simplemente Reforma Universitaria) se inici en la Universidad Nacional de Crdoba de Argentina en 1918, y se extendi luego a las dems universidades del pas y de Amrica Latina.Universidad para Todos se ha mantenido durante 17 aos llevando conocimiento a los hogares cubanos. PRINCIPIOS FUNDAMENTALES La autonoma universitaria, el cogobierno, la extensin universitaria, la periodicidad de las ctedras y los concursos de oposicin. La autonoma poltica, docente y administrativa de la universidad. La eleccin de todos los mandatarios de la universidad por asambleas con representacin de los profesores, de los estudiantes y de los egresados. La seleccin del cuerpo docente a travs de concursos pblicos que aseguren la amplia libertad de acceso al magisterio. La gratuidad de la enseanza superior. La asuncin por la universidad de responsabilidades polticas frente a la Nacin y la defensa de la democracia. La libertad docente. La implantacin de ctedras libres y la oportunidad de impartir cursos paralelos al del profesor catedrtico, dando a los estudiantes la oportunidad de optar entre ambos. La libre asistencia a las clases.

PAGE 9

la voz de los universitarios Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 a actual revista del estudiantado cubano, Alma Mater, fue fundada por el entonces secretario de la Federacin Estudiantil de la Universidad de La Habana, Julio Antonio Mella, el 22 de noviembre de 1922. Muy recientemente, en marzo del ao pasado (1977), teniendo en cuenta la ampliacin de los centros universitarios a todas las provincias y la necesidad de un medio de divulgacin escrito y comn para todos los miembros de la Feu, Alma Mater se convirti en el rgano del Consejo Nacional de la Federacin Estudiantil Universitaria de Cuba y dej de ser una publicacin exclusivamente de la Universidad de La Habana. Con el presente trabajo pretendemos dar a conocer una faceta ms de la existencia de Alma Mater, en este caso en el exilio: como peridico y como espacio radial. El aliento siempre se trat de mantener a travs de la historia de 56 aos, aunque en algunas etapas en dependencia de la actitud de la dirigencia de la FEU no fue as. De la existencia de Alma Mater en el exilio durante la ltima gesta libertadora, conocimos cuando entrevistamos a un combatiente de la Guerra Civil espaola, el cubano Ral Martn Snchez, quien sustituy a Pablo de la Torriente Brau, cuando este parti a combatir al lado de la Repblica Espaola, y ostentaba el cargo de Secretario de Accin y los Estados Unidos, en Nueva York. Luego Ral estuvo en Espaa donde lleg a ser ayudante de campo del general Miaja, entonces Jefe del Estado Mayor del Ejrcito de la Repblica. Con esta hoja de servicios a la causa de la soberana nacional, el combatiente Martn Snchez, se uni al Movimiento 26 de Julio y tuvo que salir de Cuba tras el Asalto al Palacio Presidencial. ALMA MATER RADIAL mienzo a laborar en el espacio radial "Sierra Maestra" que se transmita diariamente por la emisora WMIE en el horario de 9:00 a 9:30 pm. En enero de 1958, la direccin de la Feu all, teniendo en cuenta que anteriormente haba colaborado con Alma Mater en diversas etapas, y mis conocimientos periodsticos, me entrega la direccin del espacio radial que ellos pretendan iniciar y que se transmitira a partir de las 9:30; es decir, segn terminara "Sierra Maestra". Acept la direccin del nuevo espacio, pues esa era mi misin all; la de aportar, desde el punto de vista de profesin, todo cuanto fuera posible para derrocar a Batista, un granito de arena para ayudar a "tumbarlo", pues donde realmente lo estn tumbando es en la Sierra Maestra y el Llano, y la lucha del Trabajo publicado en el No 190 de noviembre de 1978 en ocasin del 56 aniversario de la revista

PAGE 10

la voz de los universitarios 9Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 estudiantado. Adems de director, era redactor y uno de los locutores, pues no haba ms compaeros para hacer. Las fuentes de informacin son muy diversas, una de ellas eran los compaeros que viajaban a Miami en funcin del trabajo que desarrollaba la Feu. Este espacio sali al aire de lunes a sbado y dur hasta la huida de Batista. EL PERIDICO Pero Alma Mater no sali del exilio solamente como espacio radial. All tambin fue vendido el peridico "Alma Mater", que circulaba una vez por semana. Ral fue su director. Del mismo seala: En l colaboran otros exiliados, en este caso miembros de la Feu: Omar Fernndez Caizares que sustituy a Fructuoso Rodrguez como Presidente ; Luis Sol, Presidente de la Feu de Oriente; Juan Nuiry Snchez y otros valiosos compaeros. Esta publicacin contaba con yor actualidad. En la primera se escriba el editorial. Haba una seccin llamada "Baraunda", con varias noticias. Se usaban fotografas de mrtires y de todo lo concerniente a la lucha insurrecional. Muchas de las noticias que daba Radio Rebelde se impriman en Alma Mater. UNA ANCDOTA Juan Nuiry y Omar Fernndez se fueron a la Sierra Maestra en 1958, al llegar, lanzaron por Radio Rebelde el la Sierra . Nosotros lo grabamos y lo difundimos por el espacio radial. Fue lo primero que se supo en el exilio de la participacin directa leerse en el libro 7RR). UN RECONOCIMIENTO IMPORTANTE De la potencia de la emisora por la cual transmitamos el espacio radial que pagaba la Feu, dieron cuenta mltiples cartas recibidas, principalmente de Matanzas. Inclusive se capt en la Sierra Maestra. Para honor de todo el colectivo de Alma Mater Radial, Fidel nos envi una felicitacin por la calidad del espacio. Por el momento no podemos ocupar ms tiempo del poco que tiene Ral. Su actividad impulsa a valorar, entre otras cosas, la estirpe de la generacin que, continuadora de los mambises del siglo pasado, supo combatir al tirano Machado, aportar en la lucha por la repblica espaola, apoyar con las armas en la mano al movimiento 26 de Julio integrando el Partido Comunista y dndolo todo por la

PAGE 11

la voz de los universitarios 10 Ilustracin: CarraleroME TRIASAlma Mater /noviembre 2017 / No. 569 Las prohibiciones que en estos aparecen se refieren a la necesidad de legitimidad, limpieza de sangre, buena vida y arregladas costumbres, todo lo cual se acreditaba mediante los correspondientes documentos sacramentales y el testimonio de testigos. Desde los ltimos aos del siglo XVIII y las primeras dcadas del XIX, comienzan a levantarse voces que pedan la reforma y modernizacin de los estudios universitarios en Cuba, lo que no encontr eco, ni en el go bierno espaol ni en la propia Universidad, a tal extremo que cuando, en 1842, se convierte en Real y Literaria Universidad, no se observan en ella reformas apreciables. En los Estatutos de la Universidad en esta nueva etapa, que se extender hasta 1898, no aparece tampoco prohibicin de estudios para la mujer. Alrededor de 1840, al parecer por el elevado nmero de mujeres que ejercan la profesin de comadronas o parteras, se comienza a pensar en la Universidad en la creacin de una Ctedra de Obstetricia para mujeres. Un proyecto presentado pocos aos despus desata una verdadera polmica entre los catedrticos; una comisin creada para estudiar dicho proyecto, lo estima utilsimo por muchas razones, aunque reconoce, lo que es consecuente con los criterios educacionales de la poca, que habra inconvenientes con la asistencia a una misma clase de los cursantes de Medicina y de las aspirantes al ttulo de comadrona. Entiende la comisin, no obstante, que esos inconvenientes quedarn allanados dndose las clases de estas separadamente y, si se quiere, en distinto y separado local. En un documento que tiene fecha 24 enero de 1850, que el Rector eleva a la Secretara Poltica de Gobierno y Capitana General de la siempre fiel Isla de Cuba, seala su oposicin a dicho proyecto, porque pudiera darse el caso, dice, de que se pida crear otras ctedras para ensear a sangrar, a sacar muelas, a extraer cataratas o a curar almorranas, y an quizs a demostrar las maravillas y portentos de la medicina usada en el imperio chino. Pese a esta oposicin, la ctedra es autorizada el 13 de febrero de ese mismo ao, y es designado para ocuparla el Dr. Isidro Snchez y Rodrguez, quien se haba ofrecido a explicar las clases de forma gratuita. En los dos aos aproximadamente en que funcion, parece, por profesor, que se graduaron solo tres a larga y fecunda historia de los estudios superiores en Cuba se inicia con la fundacin de la Universidad de La Habana por la Orden de los Dominicos, el 5 de enero de 1728. Nacida como Real y Pontificia Universidad de San Gernimo de La Habana, en una poca en que estaba asentado en Cuba el poder de la Espaa colonial, tena por finalidad educar a los estudiantes que llegaban a las aulas despus de probar su limpieza de sangre, en los principios y Mtodos de la escolstica tomstica, su profesorado estaba integrado por sacerdotes, y los mtodos de enseanza que se practicaban en sus cinco facultades se caracterizaban por el formalismo, el verbalismo y la memorizacin. Apenas dos aos despus de fundada, se publican los primeros Estatutos de la Real y Pontificia Universidad, cuya aprobacin por el rey fue celebrada con festivo aparato y pomposas demostraciones de jbilo y reconocimiento, al decir de los historiadores de la poca. En sus primeros aos de existencia no estudiaron mujeres en la Universidad habanera, pese a no existir prohibicin explcita para ello en los Estatutos. Este trabajo fue publicado originalmente en la revista Cubana de Educacin Superior, Nro 1. De 1985 y replicado por Alma Mater en su nmero 289, del ao 1987NUESTRAS PRIMERAS UNIVERSITARIAS Por Dra. Mara Dolores Ortiz Daz

PAGE 12

la voz de los universitarios 11Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569mujeres: Mara del Carmen Aleja Valds, Viviana Gonzlez y Mara Alejandra de la Merced Daz, morena libre a la que se califica de mujer bien educada. En el Archivo Histrico de la Universidad de La Habana, se encuentra el expediente de Serafina Daumy y Martnez, quien es, al parecer, la primera mujer en Cuba que, deseando tener carrera cientfica, decide dedicarse al estudio de la Ciruga Dental, profesin esta que no se estudiaba como tal en la Universidad. Acompaa su solicitud en 1879, de un documento expedido por el Dr. Juan Villanazas, a cuyos numerosos ttulos se aade el de profesor pblico de Ciruga Dental, el que certifica que Serafina Daumy estudia esta profesin en la Academia a su cargo y bajo su direccin en La Habana. En 1882, Serafina solicita al Rector realizar los ejercicios para obtener el ttulo que le permita ejercer la profesin del cirujano dental, los que aprueba con notas de sobresaliente. No es hasta despus de implantados la reforma y el plan de estudios de 1880 que comienzan las primeras mujeres a estudiar carreras universitarias en Cuba. La primera mujer que se matricula en una facultad universitaria es Doa Mercedes Riba y Pins. En su expediente de la facultad de Filosofa y Letras, aparece matriculada el 6 de septiembre de 1883, y dice ser natural de Barcelona, de 26 aos de edad y residente en el Barrio del Pilar en La Habana. En ese mismo ao se haba graduado de Bachiller en Artes. En 1884 obtiene premios en las asignaturas de Griego 1er. Curso y de Literatura General, por los que se le otorga matrcula de honor. En su tema de premio titulado Estudios sobre la palabra en las ciencias literarias, que aparece manuscrito en su expediente, hace referencia a la benignidad con que debe recibirla el tribunal, con lo cual, dice, la animarn para proseguir la difcil senda que he emprendido, y confiesa encontrarse conmovida por penetrar, casi por vez primera, con trmulo paso en el grandioso templo del saber. Mercedes Riba solicita tambin al Ministro de Ultramar simultanear los estudios de la Licenciatura y el Doctorado, lo que se le concede por los brillantes antecedentes acadmicos de la interesada y los informes emitidos por el Consejo de Instruccin Pblica y el Rector. En 1885, en su tema de premio de la asignatura de Historia Universal, escribe: Si despus de muchas prevenciones ha logrado la mujer llegar al templo hermoso de la civilizacin, cmo ocultar su impresin al penetrar respetuosa por las anchas bvedas de tan augusto recinto?, y expresa su turbacin por querer tener puesto honroso entre sus compaeros diligentes y valerosos. En 1885, paga Mercedes Riba la cantidad de 18 pesos 75 centavos en oro por sus derechos de inscripcin para el grado de Licenciado en Filosofa y Letras, y dos aos despus, el 22 de mayo de 1887, el Claustro general se rene en el Aula Magna de la Universidad para conferirle el grado de Doctor en Filosofa y Letras. Con este hecho, se convierte Mercedes Riba, no solo en la primera mujer universitaria, sino en la primera en obtener los grados de Licenciado y de Doctor. En octubre de 1883, se matricula en la Facultad de derecho Civil, Cannico y Administrativo la seorita Francisca de Rojas y Sabater, maestra de Instruccin Primaria Superior, natural de Cienfuegos, de 26 aos de edad. En 1888 paga los derechos de inscripcin para el grado de Licenciado en Derecho Civil y Cannico, y realiza los ejercicios para el mismo con el tema Reformas contenidas en el Cdigo de

PAGE 13

la voz de los universitarios 12Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 Comercio de 1828 sobre aceptacin de las letras de cambio y endoso, ante un tribunal de profesores de la Facultad que le otorgan la calificacin de aprobado. En ese mismo ao de 1883, comienza estudios en la facultad de Ciencias Fsico-Matemticas, FsicoQumicas y naturales, la seorita Digna Amrica del Sol y Gallardo, natural de Matanzas, de 15 aos de edad que se haba graduado de Bachiller en el Instituto de La Habana. En 1888 obtiene el grado de Licenciado en Ciencias, Seccin de las FsicoQumicas. Tambin en 1883 inicia en la facultad de Medicina y Ciruga y en la facultad de Ciencias, la seorita Laura Martnez de Carvajal y del Camino. Graduada de bachiller con notas de sobresaliente en el Instituto de La Habana, Laura Martnez estudi ambas carreras con notas tambin de sobresaliente en casi todas las asignaturas. El 26 de junio de 1888 se gradu de Licenciatura en Ciencias, Seccin de las FsicoMatemticas, y justamente un ao despus de Licenciada en Medicina. En ese mismo ao de 1883, aparece matriculada en Farmacia la seorita Mara de la Asuncin Menndez de Luarca Daz, que aprueba el grado de Licenciado en esa carrera en 1888. En 1889, se grada la Licenciada en Ciencias, Seccin de Ciencias Naturales, Mara Luisa Dolz Arango, cuyo expediente no hemos podido encontrar en el Archivo Histrico de la Universidad y que llegara a ser, en los primeros aos de la Repblica, una destacada personalidad de la educacin en Cuba. En el curso de 18841885, se matricula Adela Tarafa y Acosta en las facultades de Ciencias y de Farmacia; en junio de 1890 realiza los ejercicios para obtener el grado de Licenciado en esta ltima facultad. En 1885 aparece, tambin en la facultad de Farmacia, Doa Mara de Jess Pimentel y Peraza, natural de La Habana, que haba obtenido en 1883 el grado de Bachiller. Cuatro aos despus solicita efectuar los exmenes de grado para el ttulo de Licenciado en Farmacia, los que aprueba con sobresaliente, y poco tiempo despus realiza los correspondientes al Doctorado, tambin con nota de sobresaliente. No sabemos qu causas pueden haber motivado que en ese mismo ao 1883 comenzaron las mujeres a cursar estudios superiores en Cuba. Por coincidencia histrica, varios trabajos de Jos Mart, publicados entre 1882 y 1889, se refieren a la coeducacin, a la necesidad de educar a la mujer para hacer de ella y del hombre verdaderos compaeros, a la capacidad femenina para labores hasta entonces vedadas para mujeres. En un artculo publicado en La Opinin Nacional de Caracas, en abril de 1882, peas y norteamericanas donde estudian doncellas atentas y estudiosas y no hay ao en que no saquen ventaja relativa a los donceles estudiantes. Aprueba Mart estas posibilidades que se le abren a la mujer; esto, escribe le asegurar la dicha, porque enalteciendo su mente con slidos estudios, vivir a la par del hombre como compaera, y no a sus pies como juguete hermoso, y porque, bastndose a s, no tendr prisa en colgarse del que pase, como aguinaldo del muro, sino que conocer y escoger, y desdear al ruin y engaador y tomar al laborioso y sincero. En la dcada del 90, solo cinco mujeres aparecen matriculadas y graduadas en la Universidad de La Habana, es decir, menos an la situacin poltica del pas, enfrascado primero en los preparativos y despus en la guerra iniciada el 24 de febrero de 1895. En este propio ao, se grada de Doctora en Farmacia Mercedes Sirvn

PAGE 14

la voz de los universitarios 13Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569tar con noble esfuerzo las preciadas insignias de los doctorados en Medicina, en Derecho, en Farmacia, en Ciencias y en Filosofa y Letras. Recalca el Dr. Jover, como para que no quede ninguna duda de cul es su criterio, que al reconocer a la mujer su indiscutible derecho a la sabidura, no le exige ni siquiera le aconseja que lo ejercite, porque en su opinin, las intelectuales marchitan su cuerpo y su alma dedicndose a estas tareas, y esa renuncia a los goces del hogar no puede afectar ms que a unas pocas: la inmensa mayora est destinada a la maternidad. Si escasas eran las estudiantes en la universidad de la Cuba colonial, an ms lo eran como trabajadoras, ya fueran docentes, administrativas o de servicios. En revisin efectuada a las Memorias de la Universidad, la nica mujer trabajadora que aparece antes de 1895 es Luciana de La Lama y Bustamante, conserje de la Ctedra de Obstetricia. La primera trabajadora administrativa parece haber sido Mara Luisa Laborde y Perera, que en 1897 era empleada de la Secretara de la Universidad, y que, al parecer, trabaj all en los primeros aos de la Repblica. Tendra la mujer que esperar la ins tauracin de esa repblica neocolonial para poder llegar a ser profesora universitaria. La primera fue Luisa Prado Surez que, graduada de Doctor en Medicina en 1904, al ao siguiente era Ayudante en el Laboratorio de Histologa Normal y Anatoma e Histologa Patolgica. De Luisa Pardo no hemos encontrado su expediente docente; en su expediente administrativo se encuentra con fecha 31 de octubre de 1904, una comunicacin del Rector al Secretariado de Instruccin Pblica de la flamante Repblica, consultndole si en razn de su sexo puede ella ser nombrada. La respuesta dice que no se ofrece reparo alguno que ofrecer a dicha propuesta, por lo que puede tomar posesin de su cargo, y trabajar en la Universidad hasta los aos treinta. En 1906 ingresa al claustro de la Facultad de Farmacia, tambin como Ayudante, Mara Gonzlez Llerena, Doctor en Farmacia graduada en el curso anterior, que a los pocos aos abandona el cargo por motivos de salud. Prez, quien fue digna exponente de la mujer universitaria cubana. Despus de graduada, marcha Mercedes Sirvn a la manigua, con una gran cantidad de medicinas: es nombrada capitana de sanidad en el rancho de Palmarito del Sur, de las Tunas, y se cuenta que bajo fuego enemigo curaba a los heridos y que se pasaba las noches preparando frmulas medicinales. Termin la guerra con el grado de Comandante. Los criterios que imperaban en esta poca en Cuba en relacin con la educacin universitaria de la mujer se en cuentra en el discurso pronunciado por el Dr. Antonio Jover, catedrtico de la asignatura de Enfermedades de la Infancia, en la apertura del curso acadmico de 18971898. Entre otras cuestiones, entre las que llega a considerar como probable signo de inferioridad zoolgica del desarrollo precoz de la inteligencia de la mujer, que si se estimula en vez de refrenarla, llega rpidamente al agotamiento, este profesor considera que los estudios superiores no deben ser acometidos sino por las jvenes de gran talento, aunque en la propia sociedad cubana algunas jvenes entusiastas, predicando una cruzada intelectual con el ejemplo, se han lanzado virilmente a conquis-

PAGE 15

la voz de los universitarios 14 Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569 o veo a Julio Antonio Mella como en una nebulosa. Era pequea entonces y lo encontr pocas veces. Ni siquiera poda en aquel tiempo comprender quin era. Pero l tena muchas cosas capaces de impresionar a una muchachita de diez u once aos. En primer lugar, era buen mozo: alto, fuerte, bien plantado, con un poco de insolencia alegre como quien est siempre seguro de s mismo, y lleno de un magnetismo l y le cobrasen cario. Respiraba honradez por todos los poros, una sencilla rectitud juvenil que ganaba de inmediato la y la vida tan clara como la risa. Adems de buen mozo era atleta. Eso de que ocupara un lugar distinguido en los deportes lo rodeaba, para m, de una aureola que cuando l estaba presente, me haca permanecer callada y observarlo como quien ve algo que no se tropieza todos los das. Yo no comprenda entonces que su tcita jefatura de grupo, indiscutible donde quiera que l se encontrara, tena su origen en algo ms importante y ms profundo que su estatura y su fuerza y su encanto personal. Porque tuvieron que pasar aos para que yo descubriese al verdadero Julio Antonio Mella. Por Mirta Aguirre Tomado del libro Recuerdos de Mella y publicado en el nmero 289 de Alma Mater.

PAGE 16

la voz de los universitarios 15Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569Poco despus de estos das que he recordado, dej de verlo. O, entre los parientes, malos juicios contra l. Pareca que mi joven Titn no posea una cabeza muy slida: quera que todos anduviramos sin zapatos y que pasramos hambre y hasta, quizs, que no hubiera en la familia ms que un cepillo de dientes para todo el mundo. Un solo cepillo de dientes! Mi admiracin sufri una terrible crisis nacida de escrpulos de orden higinico. Y a ello cooperaron otras cosas. Mella era comunista, palabra que todo el mundo pronunciaba bajando la voz, como cuando se menciona una de esas enfermedades cuya existencia sonroja como una mala accin o todava ms bajo bolchevique. Pero de ah vino, para las personas mayores, lo peor. Bolseviche!, me deca mi abuelo espaol, cuando tropezaba con la insubordinacin a su autoridad un tanto arbitraria. Bolseviche bolchevique era, pues, quien se deres que crea injustos. Eso, ya no pareca tan malo Y Mella volvi a serme simptico y a inspirarme fe. Ponerme, silenciosamente, en mi fuero interno, a su favor, fue desde esos das un modo de combatir el reaccionarismo. Entonces, una vez, l estuvo a punto de morir. De dejarse morir de hambre porque el Presidente un presidente que haba prometido regenerar al pas lo haba encarcelado. Un desaen dejarlo abandonado a su suerte hasta que el estmago exigiera lo suyo. Ya pedir su plato de sopa! Otros, en cambio, aseguraban que morira antes que claudicar. Yo me vi entre la espada y la pared. El corazn se me achicaba al pensar que mi hroe poda perecer as, barbudo y los peridicos. Pero si la bochornosa sopa hubiera sido reclamada, si l se hubiera doblegado, no habra existido, en todas las escuelas primarias del pas, una conciencia ms traicionada en su culto que la ma. Tuvo que ceder Machado y entonces l, amenazado de muerte, parti para el extranjero. Ya en ese instante comenc, paso a paso, a comprender de hermoso para la juventud cubana. El 10 de enero de 1929 me fue, por todo eso, un terrible golpe de desolacin y de ira. Machado se me convirti en un enemigo personal. Anhelo jvenes espritus por ese crimen, al que hay que atribuir en gran parte el formidable movimiento que estall, entre los estudiantes, en el mes de septiembre del ao siguiente y que no decay hasta la huida del tirano. Porque Mella fue, ante todo, el lder de nuestra juventud, su ejemplo ms glorioso y ms digno de ser seguido. Por eso, para los jvenes, para esos muchachos y muchachas de quince a veinte aos que no lo conocieron, para los que ahora tienen la edad en la que l comenz su bregar por la verdad y por el decoro humano, este aporte sobre la existencia de Julio Antonio Mella. Mientras llega y ya demora demasiado de una pluma literaria y revolucionaria a la altura del empeo, la biografa que Mella merece y que es preciso hacer. Tambin en el deporte estuvo entre los primeros

PAGE 17

la voz de los universitarios 16 Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569 QU HAGO CON MI PREGUNTA?Los estudiantes preguntan y Alma Mater ofrece respuestas en boca de los especialistas evisando revistas viejas, empolvadas y cargadas de caros, encontr, adems de una crisis de alergia, varias ideas provechosas sobre lo que debe ser (y fue) Alma Mater para los estudiantes. En la dcada de los ochenta la dinmica de la publicacin proyectaba trabajos periodsticos y recursos blemas del estudiantado; sino que criticaban (as como alababan cuando corresponda), las actitudes infelices de las instituciones y de la Feu. Esta sintona con sus representados, este ser parte de sus voces, le gan a Alma Mater muchsimos lectores y Precisamente una de las secciones que mantuvo al pblico en vela por esos tiempos fue La pregunta. na de texto y una imagen referida al asunto en cuestin. Tal como anunciaba en algunos de sus encabezamientos, condensaba las opiniones de diferentes funcionarios. Muchos de los cuestionamientos aludidos en aquel entonces quedaron resueltos con los distintos planes de estudio implementados luego por el Ministerio de Educacin Superior (MES) de la Isla. Sin embargo, otras de las incomodidades del alumnado an cobran vigencia. Vale resaltar que La pregunta sintetizaba todo un tema (y sus vericuetos) en una mera interrogante, a la cual responda algn representante del MES, de una Universidad u otro centro. Por lo tanto, los nombres citados en esta retrospectiva que haremos no poseen validez actual en el contexto educativo cubano. Solo la tuvieron en el momento en que se publicaron sus declaraciones por primera vez, cuando las personas que PREGUNTAS DE AYER, Y DE HOY? Como antes, como hoy, y como ser en el futuro, la ubicacin laboral de los graduados universitarios apunta al centro de la diana con miles de incongruencias, inconformidades y dudas. Hace cerca de treinta aos, varios estudiantes escribieron a la revista y sus inquietudes fueron canalizadas en La pregunta. Es lgico que despus de varios aos de estudios en la universidad, los recin egresados an sean considerados practicantes y trabajen a media capacidad? No estaremos buscando as una solucin facilista a la falta de vinculacin teora-prctica de que adolecen muchas carreras universitarias? Respondi el candidato a Doctor en Ciencias, Daniel Stolick, director nacional de la Educacin de Posgrado del MES. nadie es un secreto que ninguna universidad del mundo aun cuando la vinculacin terica-prctica de sus planes de estudio sea perfecta grade verdaderos especialistas. Por Dainerys Mesa Padrn Fotos: ArchivoMuchas de las preguntas realizadas encontraron solucin en los posteriores planes de estudio.

PAGE 18

la voz de los universitarios 17 Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569 Caricatura publicada en Alma Mater en marzo de 1987, nmero 289.El adiestramiento laboral es un periodo que aunque no precisa lmites de tiempo, no debe ser menor de un ao ni mayor de tres. Durante l, el egresado recibe otros conocimientos y habilidades (aparte de los ya adquiridos en puesto de trabajo a ocupar y en funcin de las necesidades y caractersticas propias del sector o de la rama en la cual se inicia como trabajador. Reconocemos que si nuestras universidades deben aumentar la vinculacin con la prctica, tambin estn obligadas a sembrar la inquietud profesional, cultivar el intelecto y crear gentes capaces de encontrar soluciones dicha perfeccin, un periodo de adiestramiento laboral va a seguir siendo necesario como parte del mtodo de enseanza. Adems, puede darse el caso de un puesto de trabajo con tanta complejidad que ni el adiestramiento especialidad de posgrado diseada por el MES. Conocemos los tropiezos actuales del adiestramiento. No todos los organismos han interiorizado la esencia de su contenido ni han tenido una experiencia previa en la atencin a los recin egresados. Mas, por incapacidad prctica de algunos no vamos a echar por tierra una buena idea. Por otra parte, una de las incgnitas que siempre han tenido los estudiantes est relacionada con la asistencia a clases. Por eso en un nmero de la revista publicado en 1989, Albertina Mitjans, la entonces vicerrectora para el trabajo docenteeducativo de la Universidad de La Habana, responde la pregunta. Por qu en nuestra educacin superior la asistencia a clases es obligatoria? La asistencia obligatoria a clases est determinada bsicamente por dos elementos. En primer lugar, en nuestra sociedad estudiar es un deber de los jvenes, que si bien el ingreso a la educacin es voluntario, en la superior el hecho de ocupar ponsabilidad igual a la de trabajar. El estudio deviene un deber fundamental y es lgico que tenga estrictas exigencias, una de las cuales es asistir a clases.

PAGE 19

18 la voz de los universitarios Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569 Por otra parte est la importancia de la clase en el proceso de enseanza y aprendizaje. Es un momento esencial en la recepcin de conocimientos por parte del alumno, y para que posteriormente este pueda trazarse una estrategia de estudio, la cual le permita superar las asignaturas. Es en la comunicacin alumno-profesor donde el primero debe hacerse de un esquema que le permita trabajar individualmente. A travs de los aos la clase se ha concebido como un sistema que comprende al alumno pasivo y al profesor, por otra parte, funcionando de forma activa. En la actualidad, nosotros estamos cambiando esta concepcin totalmente, pues la clase debe ser un proceso de retroalimentacin, donde alumnos y profesores se grado que se comuniquen entre ellos estar la motivacin de los educandos hacia la asignatura. Es lgico que los estudiantes piensen en la libre asistencia como la solucin a aquellas asignaturas que no proporcionan saber, a las clases de baja calidad, profesores de forde esta idea, se esconden tambin los estudiantes desinteresados, los cuales ven en la asistencia libre un escape. los profesores estn en la obligacin de prepararse, de lograr comunicar sus conocimientos, relacionarse con los estudiantes. Todo lo cual facilita la retroalimentacin. Otra de las aristas que ha sobrevivido al tiempo radica en los cuestionamientos alrededor de las condiciones de las instalaciones deportivas situadas en los centros universitarios, o destinadas a la preparacin de los atletas insertados en este nivel de enseanza. A continuacin reproducimos la pregunta que hizo Alma Mater en los aos ochenta al respecto, y parte de la respuesta ofrecida por Ernesto Daz Cabrera, en aquel momento Asesor Tcnico-Docente de la Direccin de Actividades Complementarias del MES. Hasta Cundo proseguirn las instalaciones deportivas de la educacin superior en psimas condiciones? El problema fundamental de las instalaciones deportivas de los centros de educacin superior es la falta de mantenimiento y el mal acabado, en algunos casos. Durante muchos aos estas han estado relegadas a un segundo plano, puesto que se ha priorizado la construccin y acondicionamiento de locales docentes. Hasta hace muy poco tiempo todo lo que se planilante los centros deportivos, quedaba solo en ideas. Este ao, por primera vez, vemos plasmados los proyectos en planes concretos. A los centros de enseanza se les asigna cierta cantidad de fondos y son ellos quienes deciden qu priorizar; hasta el momento, como es lgico, se tienen en cuenta, en primer lugar, aulas, albergues, laboratorios, comedores y otros locales. El colectivo actual de Alma Mater convoca a estudiantes y profesores universitarios a comunicarse con nosotros para transmitir todas aquellas incomodidades e incertidumbres alrededor de la educacin superior y sus rutinas de aprendizaje. En modo de seccin, al estilo de La pregunta, o con salida en nuestras pginas.

PAGE 20

la voz de los universitarios 19Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569

PAGE 21

20 la voz de los universitarios Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569POR TAD AS

PAGE 22

la voz de los universitarios 21Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569

PAGE 23

Artculo publicado en el nmero 318, ao 1989 22 la voz de los universitarios Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569l solo hecho de visitar a Flix Pita Rodrguez es algo que llena de satisfaccin. Pero llegar a l con una libreta de notas y una grabadora ya nos pone en otro plano, sobre todo cuando vemos su mirada, entre asombro y burla, que nos lanza al percatarse de nuestra turbacin. No nos queda otro remedio, estamos atrapados. All entre libros, cuadros, fotos y humo de cigarros comenzamos a conversar, sin apuros, sobre mil temas diferentes, hasta llegar a lo que nos trajo: Una entrevista? Bien, adelante, mas no era fcil empezar. Fue por eso que al mencionarle a Carlos, de nuevo notamos ese brillo en la mirada, pero esta vez trasluca amor, aoranza, recuerdos, muchos recuerdos. Esto nos anim a contarle todo lo que estbamos haciendo por rescatar el Hurn Azul e imagen de Carlos Enrquez y as, sin dejarnos hacer la tradicional y obligada primera pregunta, Flix comenz esta entrevista. Te dije de entrada que mi memoria es un desastre, por lo tanto, habr muchas lagunas, indudablemente, por que mi memoria es muy mala, toda la vida lo fue, y ahora con el amontonamiento de los aos pues lgicamente es peor. De todas maneras s te puedo decir algo que me parece lo ms importante y es que me alegra mucho, pero mucho, mucho el hecho que las mueve a ustedes, esto es querer conservar el Hurn, querer que el Hurn no termine por desaparecer, como pareca condenado a desaparecer. Haban trascurrido aos desde la muerte de Carlos, y a pesar de que se ha hablado varias veces, y algunas gentes han insistido, han querido hacer lo que ustedes van queriendo hacer ahora y parece que segn me cuentan van a lograrlo. Yo tena mis temores de que desapareciera el Hurn sin dejar ras tros y sera realmente una cosa lamentable porque si hay algo que se pareciera a Carlos Enrquez, realmente, era su casa. El Hurn es como una reproduccin de Carlos, no como una parte de su vida, sino como su vida misma. Su espritu estaba en esa casa, su pensamiento, su sensibilidad, todo estaba ah, mezclado con esa casa de una manera extraordinaria. El hecho de que el Hurn haya sido reflejo de la ltima etapa de su vida no disminuye ese valor que yo le doy. Es realmente un reflejo de la ltima etapa de su vida, pero yo creo que toda la vida de Carlos es como una corriente de agua que se repite eternamente, aunque sea siempre distinta en cada lugar. Por lo tanto esta es como un aguafuerte de Carlos, como un retrato de Carlos es ms, yo creo que hay que aadirle a esto, que el Carlos novelista que el Carlos escritor surge y nace ah. La novela de l, La Vuelta de Chencho es tambin un pedazo de esa casa, ah es donde l la concibe, son las gentes que viven en los alrededores los que les dan los personajes, los que le dan el clima, la atmsfera de La Vuelta, y Tiln Garca y la otra novela, sobre todo Tiln Garca, no ese mundo, ni esa atmsfera, ni ese clima de Hurn, pero es all donde surgen todas esas vivencias, todos esos recuerdos, que por alguna razn misteriosa no haban surgido hasta entonces, por todas esta razones hay que pensar que el Hurn tiene una significacin extraordinaria en la vida de Carlos. Conservar esa casa, guardar ese EL HURN AZUL. HURN DIFERENTE.Carlos Enrquez en el recuerdo de Flix Pita Rodrguez

PAGE 24

mbito cerrado es como enmarcar un dibujo de Carlos Enrquez. Sin duda que por all pas mucha gente, sin duda tambin que la ltima etapa de la vida de Carlos se consumi un poco ms velozmente, ya que el consumo del alcohol se hizo mayor en esta etapa; esto no se lo podemos achacar al Hurn, tenemos que achacrselo a otras razones, que era su inconformidad con el mundo, l fue siempre como dira un argentino un desapegado. A esto se refiere usted en el Prlogo a Tiln Garca, cuando seala que Carlos Enrquez era un desasido? Exactamente, esa es la cuestin. l no estaba conforme con el mundo y lo manifestaba, lo manifest siempre, en el Hurn y mucho antes del Hurn, cuando yo lo conozco, por el ao 30 o el 31, ya entonces Carlos era igual, en muchos sentidos, ya entonces tambin le meta mano al aguardiente con ganas, le metamos vamos a hacer la salvedad no vaya a aparecer yo como un abstemio porque no era verdad. Entonces aquella etapa de Pars, despus de Espaa, en Madrid, me hizo conocerlo muy bien y estar muy cerca de l, fuimos grandes, grandes amigos, entonces puedo hablar con cierto conocimiento de causa, soy testigo de vista, como se dice. () Entonces se podra afirmar que la sensualidad en la pintura de Carlos no es ms que la expresin de cubana? Exactamente, yo lo creo as. l desde luego, era un hombre extraordinariamente sensual en el sentido ms amplio de la palabra; era el hombre que por los sentidos reciba y transformaba y converta en obra de arte esa captacin que haca de la vida por los sentidos, y creo que s, que al darnos eso, nos est dando lo que hay en realidad en Cuba, adems ya la cosa personal que lo haca inclinarse hacia esa faceta del vivir, del ser del cubano. Desde el punto de vista de las influencias las del Hurn, en este caso crecen cuando l se asienta en Cuba, cuando empieza a descubrir, a redescubrir a Cuba, eso se hace ms patente y por lo tanto hay que anotrselo al Hurn tambin. Es all donde muchos van a beber, muchos van a recoger, a beber en el otro sentido no en el sentido del ron, sino en el sentido del conocimiento, de la sensibilidad, muchos jvenes a recoger de Carlos lo que hay de enseanza y de maestra en l: as que tambin por ah es muy importante que nos quede el Hurn como una cosa permanente. () Cmo era Carlos Enrquez, no solo como artista, sino como el hombre que era? Yo le hice un poemita, que est en Pobres Amigos, donde yo digo esto y es exactamente, Carlos se enmarcaba en una expresin agria, violenta, escandalosa y en el fondo lo que estaba tratando era de ocultar su ternura, su sensibilidad. l saba lo difcil que es en un mundo burgus, ser un hombre sensible, ser un hombre tierno, ser un hombre con un espritu fino, porque la lucha es muy dura en ese mundo para estos hombres y Carlos se enmascaraba en esa virulencia, en esa virulencia sorpresiva, pero no era verdad eso, l era extraordinariamente tierno. () Yo recuerdo que en Pars una tarde que yo estaba enfermo, y ya no viva mos en el mismo hotel camin no s cuantas cuadras con un cacharro de chocolate caliente para llevrmelo. Esas eran las cosas que l haca con la mayor naturalidad, se quitaba lo que tena para drselo a cualquiera, eso, su generosidad y su ternura para con los nios, su ternura en el amor inclusive, se enamoraba profundamente y se enamoraba en el sentido de los enamorados que se ponen las manos fras cuando tocan las manos de las novias; todas esas cosas. As era, ese no es el Carlos de la leyenda, pero ese es Carlos verdadero, de una sensibilidad increble. Alrededor de Carlos se han tejido numerosas leyendas, hasta qu contribuy a su propia leyenda y hasta qu punto fue la maquinaria burguesa, la que, como usted dice, lleg a crear el artista maldito? Yo creo que s, que las dos cosas, porque l tambin contribua, era su mecanismo defensivo, entonces pues chillaba ms que nadie, gritaba ms que nadie, le deca lo que tena que decirle a cualquiera. Era su forma de reaccionar contra el mundo y la gente lo vea como un artista maldito. Ahora sabemos perfectamente que la burguesa utiliza esa forma de lucha contra los artistas como Carlos, que son sus enemigos naturales. () Pogolotti, en sus Memorias del Barro y las Voces seala un comn denominador entre usted y Carlos en relacin con la rebelda natural y a la irreverencia de ambos. Me parece muy justo lo que dice Pogolotti, una manera de manifestar la rebelda: la irreverencia. No creer en nada de aquello dentro de lo cual vivamos, de aquel mundo, porque s creamos en algo. Yo crea en la posible renovacin del mundo y la prueba es que tanto Carlos como yo bamos a los actos que haba entonces, el proceso Dimitrov, el movimiento a favor de la libertad de Prestes, todo lo que

PAGE 25

en aquel momento estaba anunciando el futuro, estaba anunciando la prxima Guerra Mundial. Todo aquello a nosotros nos interesaba, y durante el da estbamos en el Caf del Domo en Montparnasse pero muchas estbamos en esos actos revolucionarios. Qu papel jug la narrativa de Carlos en el contexto de la literatura del siglo XX? Esto es muy difcil de contestar, creo que la narrativa de Carlos pas completamente inadvertida, desde luego que en parte porque se deca en Tiln Garca, que fue su primera novela publicada, y lo que deca ah no era para que la burguesa le publicara ediciones, aparte de que en aquel momento todos sabemos que aqu no haba ediciones, se publicaba un libro cuando el autor tena dinero para hacerlo. Adems esto se public, si no recuerdo mal, en las ediciones que hizo el poeta espaol Manuel Altolaguirre en la imprenta La Vernica. Algo se coment entre los amigos de Carlos, pero poca cosa y despus se qued ah en el olvido, hasta que la Revolucin lo agarr de nuevo y public ya todas las novelas. No creo que haya podido ejercer influencias sobre los naradores de ese momento, porque las ediciones eran muy limitadas y de muy poca circulacin. No s si posteriormente habr ejercido alguna influencia, tampoco lo creo, era muy Carlos y muy Enrquez para que haya ejercido influencia sobre narradores jvenes, que ni siquiera lo han ledo. Eso exige una revaloracin de su obra, porque con el Tiln y la Vuelta nos deja un documento sobre lo cubano de aquel momento. 24 la voz de los universitarios Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569Sin embargo su pintura s ha ejercido influencia sobre los pintores posteriores. Eso s, ah s, porque ah pesaba demasiado para que lo pudieran obviar, y no te digo que no intentaran hacerlo, porque acabamos de hablar del escndalo de los cuadros, eso mismo se produca en otros terrenos, si podan eliminar a Carlos, cercenar sus posibles influencias en los jvenes artistas, la burguesa lo haca porque era un enemigo jurado y declarado. Estoy seguro que a Carlos no le hubieran dado una beca nunca, aparte de que no haba becas, o eran muy limitadas y destinadas a alguien de entrada, pero no se la hubieran dado a Carlos nunca aunque el mundo entero lo estuviera reconociendo como un gran pintor. l ense a muchos artistas plsticos cubanos a ver a Cuba con otros ojos. Esto no se lo podan quitar y su obrar lo ha seguido realizando a travs del tiempo. En las vidas indudablemente ricas de Carlos y de usted deben haber surgido innumerables ancdotas, puede usted referirnos algunas? Tengo recuerdos de la apetencia de Carlos, su inters por todo lo que fuera manifestacin artstica, pero esto no son ancdotas; las ancdotas son otra cosa, estn casi siempre enmarcadas en un clima que no favorable para la evocacin en el recuerdo, generalmente estbamos pasados de tragos los dos, entonces todas las cosas que pasaban en aquel mundo yo las saco as, chorreando miel y bruma del recuerdo. Por ejemplo: haba hecho una traduccin de un libro de Balzac y haba cogido un poquito de dinero, unas cuantas pesetas, alquilamos una casa donde vivamos un pequeo grupo de cubanos; no tenamos muebles, camitas, colombinas de esas de hierro y comamos poniendo dos maletas de cartn, una encima de la otra, con una cama a cada lado, las maletas servan de mesas, comamos cuando haba que comer. Recuerdo que un da dice Carlos: "Una cosa que me molesta de esto es que nunca podremos dedicarnos a los placeres de la mesa". "Por qu, Carlos?". "Porque siempre sern los placeres de la maleta?". Un da que habamos estado bebiendo con el poeta Gerardo Diego, el espaol, que no beba y que al tercer coac que nos invit l, yo le insist para que se lo tomara, me dice: "Me pierdes, Pita, me pierdes". Lo dejamos y nos fuimos. bamos cruzando el Jardn del Retiro, era atardecer en el mes de noviembre, empez a caer un chubasco de esos de gotas de medio litro y se desplom el Jardn, la gente corri y nosotros seguimos nuestro camino, imagnate, llevbamos un cargamento de aguardiente, qu nos importaba una lluvia ms o menos; y al pasar junto al estanque que hay alrededor de un monumento de Martnez Campos haba una serie de cisnes y patos que vivan en ese estanque, a los dos se nos ilumina de pronto el cerebro "Y si llegamos a la casa ahora con un cisne de esos para asarlo", y ni corto ni perezoso, apenas lo habamos dicho, cualquiera de los dos que lo haya dicho primero, nos echamos al estanque a perseguir a los cisnes. Ni los cisnes ni los patos, porque eran ms hbiles que nosotros, corrieron, alborotaron y no pudimos coger ninguno; despus que nos enteramos que los cisnes no se pueden comer, porque son tan duros que no hay manera de cocinarlos. Llegamos a la casa empapados, en noviembre, en

PAGE 26

Madrid que hace fro y si no llevbamos dentro aquel aguardiente hubiramos pescado una pulmona. Cuando llegamos le contamos a la gente "quisimos hacerlos felices a ustedes trayendo esto, pero no pudo ser", entonces enseguida conseguimos una peseta, bajaron a una taberna que haba en los bajos y subieron, con un jarro de aguardiente, matarratas se llamaba, que era el peor de todos, te daban un jarro por una peseta, y gracias a ese aguardiente matarratas no pescamos una pulmona. Una vez Carlos se ensalz a golpes en una taberna, creo que en esa misma que estaba en los bajos de la casa, se arm una trifulca ah entre un grupo que estaba y nosotros, y de pronto veo a Carlos adoptando posicin de boxeador y lo oigo que dice: "Vengan cabrones para que vean cmo boxea un campen de boxeo de Filadelfia!". En aquel momento invent que l era campen de boxeo, flaco como era, pareca un Don Quijote y se acab la bronca, enseguida se liquid el incidente, y seguimos bebiendo todos, pero aquello del campen de boxeo no s de dnde lo sac. Era muy ocurrente? S, adems era muy mentiroso, esas cosas que hilvanaba as de pronto, haba que tener mucho cuidado con las mentiras de Carlos, porque en verdad no se saba cundo estaba fabulando o cuando estaba recordando, por eso nos entendamos bien. Mientras l estaba pintando en su cuarto, era una etapa en que vivamos en el mismo hotel en el Passaje Deraux, nos ponamos a hablar de los surrealistas, de los antepasados de los surrealistas, de William Blake, de Lautrmont, de Nerval, en fin de toda esta gente y llegamos a vivir en un clima de magia y de maravilla que si hubiramos visto nacer un rbol en medio del cuarto, de pronto, lo hubiramos aceptado como algo muy natural. Vivamos dentro ese clima del surrealismo, entonces nuestras conversaciones giraban alrededor de esas cosas; yo lo introduje un poco en Marco Polo que era uno de mis grandes amores y lo sigue siendo, hasta ahora que acabo de publicar un libro sobre l. Intercambiamos esas experiencias mgicas, Nostra Damus era otro de los tipos que a l lo fascinaban, con sus profecas. Todas estas cosas del mundo de los surrealistas eran para l muy queridas, se senta muy bien viviendo en este mundo. Recuerdo que Carlos detestaba a la gente que usaba paraguas, todas esas cosas tpicas, me acuerdo que Mariano Brull el poeta, andaba siempre con un paraguas, un da estbamos hablando: "Carlos, mira a Brull es un burguesn, pero su poesa no es mala y mira la jitanjfora es una cosa es una cosa de liberacin". "S, pero usa paraguas". l no poda aceptar aquello, poda haber hecho la mejor poesa del mundo, pero usaba paraguas.() Se fabula un poco con la propia vida S seor, se fabula mucho. Mira, yo estoy escribiendo algo, un libro sobre mi estancia en Mxico, all por los aos "veintipico", cuando yo andaba vagabundeando por all, el 90% de eso es mentira, lo que pasa es que yo no lo digo. En cierta forma es verdad porque uno acumula vivencias, experiencias, rostros, paisajes, los acumula inconscientemente, eso se sedimenta por all dentro, se hace un alambique, que al fin y al cabo el hombre es un tremendo alambique. Eso se destila y surgen cosas, que aunque no sean exactamente espejos de la realidad pasada, s estn hechos con fragmentos de esa realidad. Tienen olores, sabores, co lores del ayer que sobreviven, permanecen por all dentro, entonces a fin de cuenta aunque uno meta su mentira por el medio de vez en cuando, siempre es un poco la realidad pasada. Esto que estoy diciendo son herejas desde el punto de vista literario, pero me importa un comino lo dems.()

PAGE 27

26 la voz de los universitarios Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569 humorImgenes: Archivo Durante la dcada del ochenta, nuestra revista cont en sus pginas con la obra de talentosos caricaturis tas. Alma Mater comparte una seleccin de aquellos dibujos humorsticos.

PAGE 28

la voz de los universitarios 27Alma Mater / noviembre 2017 / No. 569

PAGE 29

28 la voz de los universitarios Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 Entre estos espacios se consolid la seccin Quin le pone el cascabel al ltigo?, cuyo ttulo haca referencia inevitable a la mxima martiana que exhorta a que el humor debe ser a la humanidad como un ltigo con cascabeles en la punta. Entonces la dcada de los noventa intent, a base de latigazos, hacer que no desaparecieran las ganas de rer. Por eso, al celebrarse el 95 aniversario de la fundacin de Alma Mater, nos dio por hojear diversas ediciones. Pasamos riendo en la biblioteca y seleccionamos para ustedes algunos de los textos que ms nos gustaron por que precisamente, pese a estar en la seccin de humor, no nos sacaron carcajadas. De a mediados de la dcada del noventa, rescatamos a algunos de los grandes demagogos de la historia, que De los primeros se destacan Satans y No: 5.000 A.C.Satans obtiene la mayora pero pierde la presidencia porque 4.900 A.C.No inventa la corrupcin administrativa, pero se le olvida inventar el antdoto. Despus le siguen los griegos y los romanos: l periodo especial en Cuba trajo consecuencias negativas en casi todos los mbitos de la vida social. Las publicaciones impresas, y entre ellas Alma Mater, estuvieron a punto de desaparecer. La voz de los universitarios cubanos cambi su formato a uno ms econmico, disminuy su tirada y empez a salir con una frecuencia anual. Aun as, en cada nmero, el humor estuvo presente. Como dice el cantautor Tony vila, el cubano es el nico ser que se burla y se re con sus desgracias. Con la misma intensidad que el humor nos haca desconectar de la rutina en las noches de apagones o un buen chiste nos salvaba de la tortura del transporte pblico, las pginas de la revista mantuvieron su dosis de stira e irona. LA COSA NO SIEMPRE VA DE LATIGAZOS Por Rodolfo Romero Reyes ilustracin: Yaimel 399 A.C.Platn inventa eso de que los reyes para mandar bien, tienen que ser filsofos. Todos los reyes sobornan a las universidades para que los nombren doctores Honoris Causa y quedamos en las mismas. 01 A.C.Herodes gana la mayora al ofrecer guarderas y centros de cuidado infantil. 40 D.C.Calgula hace elegir senador a su caballo. Desde entonces en el senado hay mucha paja. 64 D.C.Nern atrae a los leones del circo ofrecindoles comida y a los cristianos ofrecindoles entradas gratis. El resultado es el primer mitin con espectculo. 1 502 D.C.El Papa Alejandro Borgia inicia un trfico de indocumentados hacia el cielo para obtener la mayora, pero los indocumentados se regresan cuando descubren que el cielo no tiene moneda fuerte. 1 503 D.C.Castruccio Castracani gana la alcalda de Pisa ofreciendo enderezar la torre inclinada. DICE ZUMBADO: Esta irona, llamada a veces humor inteligente, tiene un destacado exponente en Hctor Zumbado. En esta ocasin, reproducimos su cuento: La viejita ingenua, publicado a principios del siglo XXI, el cual ofrece

PAGE 30

la voz de los universitarios 29Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 otra arista no tan cmica del destacado autor: Esta era una vez una viejita muyingeeenua, muyingeeenua, que crea en las cosas ms increbles del mundo. Crea (por ejemplo) en el amor a primera vista. En el azul del Danubio. En la ingenuidad de los nios. En la fidelidad de los perros (y en su inteligencia.) En los cumpleaos. En el sonido del mar dentro de los caracoles. En los diccionarios de sinnimos. En Freud. En Andersen. En Grimn (en los dos). En la gua de telfonos. En el observatorio. En el calendario azteca. En la poesa. En la letra K (incluyendo a Kafka y la Kon-tiki, como es natural). En Salvador Dal. Y en el dibujo animado. Esta viejita crea en cualquier cosa. En casi todo. Y por eso un da a esta viejita que era muyingeeenua, muyingeeenua, se le ocurri sembrar una ceiba dentro de una preciosa maceta azul que tena en el balcn. Claro est, esta viejita que era muyingeeenua, muyingeeenua, no haba ledo la pgina 15 del tomo III del Diccionario Enciclopdico UTEHA, editado en Mxico por la unin Tipogrfica Editorial Hispano Americana, copyright 1952. Ah deca claramente: Ceiba (voz haitiana) f. Bot. La bombaccea Ceiba pentandra, rbol la revista. Jos Len publica Normativa: Se sorprendi muchsimo y sinceramente se molest cuando al llegar a su oficina encontr que su bur, con una bien cuidada cubierta de formica azul plido, haba sido cambiado por un tosco mueble carmelitoso. Quiso preguntar a sus compaeros la razn de este cambio, pero se contuvo al ver que todos estaban en la misma situacin. Es una normativa del jefe le aclar uno. Este fin de semana, en un trabajo voluntario con la gente de produccin, logr llevar para la seccin tcnica todos los buroes azules, dejando para la seccin administrativa estos oscuros desastres. Pero y las cerraduras, las calcomanas y todas nuestras cosas guardadas en las gavetas de los azules? No te preocupes trat de tranquilizarlo otro, todos los papeles de trabajo estn en aquel rincn. No s cmo pudieron romper todas las cerraduras. Es absurdo, ahora tenemos que trabajar ms, organizando esa papelera, volviendo a colocar nuestros cuadros, almanaques americano, con tronco grueso, copa extensa casi horizontal, de unos treinta metros de altura. Ni tampoco esta viejita haba escuchado las palabras precisas de aquel profesor de la ctedra de agronoma de la Universidad: Ejem para sembrar una ceiba necesitamos al menos, de un terreno de unos seis por ocho metros con un buen ph y mejor drenaje. Ni mucho menos esta viejita que era muyingeeenua, muyingeeenua, supo jams el diagnstico profesional y mesurado de aquel otro eminente psiquiatra de la capital: Ejem evidentemente sembrar una ceiba dentro de una maceta -aunque sea azulrefleja evidentemente una condicin psquica de caractersticas altamente preocupantes evidentemente. Por eso esta viejita que era muyingeeenua, muyingeeenua, le echaba agua todos los das a su preciosa maceta azul y vivi muyfeliiiz, muyfeliiiz envidiada terriblemente por todos los vecinos con su gran Ceiba de 30 metros de altura en su balcn. ENTRE NOS-Y-OTROS Universitarios y profesores de la Facultad de Artes y Letras se suman con gran vitalidad a las pginas de

PAGE 31

30 Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 la voz de los universitarios Perdone, segn la nueva normativa del jefe, todo eso queda prohibido. Nada de carteles en las paredes. Es por las uniformidades admiti la empleada de limpieza. Uniformidad? Qu barbaridad de normativa! Pero ya llegar el da en que este jefe tendr que responder por sus atrocidades. Unos meses ms tarde ese da lleg y se sinti el hombre ms feliz de la tierra. Ya era difcil recuperar su antiguo bur, cmo estara su bien cuidada cubierta de formica azul? Pero al menos se podra mejorar el tosco mueble carmelita que tena en lugar de aquel; adems, podra animar un poco la oficina con unos carteles de japonesas que haba conseguido, porque seguro que el nuevo jefe no se iba a poner en la misma berraquera que el anterior El problema fue descubrir que todos los buroes comenzaban a cambiar de color; una mitad carmelitosa y la otra, bien cuidada, de formica azul. Y por ltimo en este epgrafe aparece Eduardo del Llano con un texto dedicado a Umberto Eco y Woody Allen, titulado: Del arte de leer entre lneas. Leer entre lneas en el segundo sentido moderno, o sea, interpretar lo otro que el escritor quiere sutilmente transmitirnos, existe en el sujeto un entrenamiento especial que incluye el conocimiento del cdigo empleado, o al menos la capacidad para desentraarlo. Con el auge de las publicaciones peridicas hay una ambigedad creciente del discurso poltico en los siglos XVI al XX, los mensajes entre lneas cobran tal fuerza que todo aspirante a figura poltica tiene que pasar un examen en el que se le exige que revele los significados ocultos en un texto aparentemente desprovisto de peso poltico, como, digamos una alocucin del Jefe de gobierno. Napolen fue una de las figuras histricas que ms atencin concedi al problema de los textos polismicos y furtivos, como evidencia su decreto de 1798, en que prohbe a los periodistas, bajo pena de muerte, saber leer y escribir. Otro aspecto de la cuestin fue zanjado por Abraham Lincoln al poner bajo monopolio gubernamental todas las fbricas de tintas simpticas y prohibir la tenencia de limones y dems frutos u objetos susceptibles de ser empleados para producirla. Si alguien era sorprendido portando un limn, deba tragrselo inmediatamente con cscara y todo. Fue el origen de la Ley seca. El siglo XX convirti la escritura entre lneas y su lectura una obsesin. Desde 1931 se entrega subrepticiamente el Nobel de Literatura Oculta; para otorgarlo se tiene en cuenta no solo la vala del texto sino la habilidad del autor al camuflarlo. Asistimos a un auge sin precedentes del texto entre lneas. No se puede vivir en nuestra poca sin el entrenamiento mnimo para decodificarlo. Pensando en eso, proponemos las siguientes: Instrucciones para leer entre lneas. 1. Observe atentamente el espacio entre lneas de un texto cualquiera. No nota nada? 2. Seguro que no nota nada? 3. Acerque un fsforo al papel por debajo, de modo que se chamusque ligeramente. Si aparece un texto oculto, usted ha dado en el clavo. Si no aparece, se halla ante un procedimiento difcil y ms sofisticado. Mejor as. Se gasta una barbaridad en fsforos solo en el primer tomo de Los Miserables. 4. Entresaque las palabras del texto a diversos intervalos e intente combinarlas segn un orden lgico. 5. No se deje engaar por inconexiones aparentes, puede tratarse de un texto de Lezama o Michel Foulcault. 6. Distnciese del texto, procurando que el significado literal del mismo no vicie su entendimiento. Ha ledo usted lo que realmente transmiten esos signos? Hay algo ms all? No le parece notar una complicidad significativa en esas es? 7. Recorte las palabras y luego las letras de una en una. chelas en un recipiente. Sacdalo. Luego vaya tomando las letras y pegndolas en un papel

PAGE 32

la voz de los universitarios 31Alma Mater /noviembre 2017 / No. 569 factorio -rara vez disfrutado-, estaba vinculada al silencio y la paz: admirar el paisaje, alguna siesta, ratos de abstraccin y planes para el futuro. Marcelino volvi a la realidad: haban subido todos los pasajeros y el asiento vecino continuaba desocupado. En tonces, al ser llamado el primero de la lista de espera, su inters se renov; era un hombre alto y delgado, con ojos escrutadores, sin equipaje, que se acomod con toda discrecin. Durante el trayecto no hubo preguntas ni comentarios, de modo que el viajante de comercio, satisfecho, pens que muy, pero muy pocas veces, haba gozado la dicha de tener a un compaero semejante. Despus de algunas horas, el mnibus entr por una calle interior y parque junto a otros; se anunci un tiempo para el almuerzo y los pasajeros descendieron entre comentarios. Los primeros fueron el vecino de asiento de Marcelino, seguido por este, quienes juntos en la cafetera, no se dirigieron la palabra. Solo cuando tom el caf, el enigmtico hombre se permiti el gesto de levantar la taza como si brindara, en lo que fue imitado por el otro. Ya en el mnibus, el viajante sinti una grata somnolencia, reclin algo ms el respaldo y cay en seguida en un plcido sopor. Abruptamente, fue despertado por el chirrido de los frenos y un fuerte batuqueo, justo a tiempo para ver el camin que embesta al vehculo precisamente por el lugar donde estaba sentado. Todo se oscureci, pero no sinti ni siquiera el gran estrpito que ocasion el choque. Un instante despus, abri los ojos que cerrara instintivamente. El espectculo que contempl fue horrendo: su propio cuerpo destrozado yaca sin vida entre hierros deformes, mientras el resto de los pasajeros, algunos de ellos ensangrentados y entre quejidos, trataban de salir del mnibus. Fue en ese momento que sinti una mano huesuda presionarle el hombro y la voz de alguien que, detrs de l, lo conminaba: Vmonos. Ya es hora. en el mismo orden que las ha sacado. Obtendr un poema dadasta. 8. Comience con textos sencillos, digamos que partes meteorolgicos, y vaya aumentando la complejidad conforme que se sienta seguro de dominar cada nivel. Al final puede probar con este texto que ahora lee. Una pista: un fantasma recorre el mundo. DE LA LTIMA TEMPORADA Los ltimos diez aos de la seccin han incorporado textos de diversos autores, aunque no todos han apostado por el humor directo o fcil. Justo antes, en los aos 2005, 2006 y 2007, se publicaban otros textos como este de Amalia Santos que result Primer premio en el concurso literario provincial La pluma de la punta brava. Se titula El compaero de viaje, y muestra que, efectivamente, en esta seccin, la cosa no siempre va de latigazos. Ocup su asiento que era, como de costumbre, el de la ventanilla inmediata a la puerta; reclin el respaldo y se dedic a examinar a los viajeros que abordaban el vehculo. Cul de ellos se sentara a su lado? Esto era de la mayor importancia, pues abundaban los individuos molestos: algunos por charlatanes, otros porque se salan de los lmites de su puesto, y los de ms all porque roncaban. Su idea de un viaje satis-

PAGE 33

ANIVERSARIO 95 DE LA FUNDACIN DE LA FEU