Alma mater

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Alma mater
Physical Description:
v. : ill. ; 57 cm.
Language:
Spanish
Publisher:
J.C. Fernandez
Place of Publication:
Habana i.e. Havana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Genre:
newspaper   ( marcgt )
newspaper   ( sobekcm )
Spatial Coverage:
Cuba -- Habana
Cuba -- Havana

Notes

General Note:
Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note:
"la voz de los universitarios."

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification:
lcc - Newspaper 660
System ID:
UF00098943:00093


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 2

La Editora nuestro credo Socialismo es el nombre poltico del amor, expres Frei Betto en el IX Congreso Internacional de Educacin Superior Universidad 2014. Ms que por lo mucho que dicen esas poy al menos para los cubanos por la tcita invitacin a pensar y a mirarnos en 3T (T de tiempo: pasado, presente y futuro). Celebramos 53 aos de la proclamacin del socialismo como cauce y destino de la Revolucin Cubana. Recordar aquel otro abril de Girn supone, ante todo, honrar a quienes marcharon alegres al combate y hasta ofrendaron sus vidas para defender la Revolucin Socialista. La mayora de este aunque nada malo deba ser, si lo deca Fidel y la simple mencin de la palabra sacaba de quicio a los yanquis. Mucho estuvo en juego en esas cruciales horas. Bien sabemos lo que pudo perderse y en Girn fue preservado, porque es la inmensa, aunque perfectible obra de estos aos, que ni los ms soadores podan imaginar, por la sencilla razn de que entonces todo estaba por hacer, lo cual multiAhora, en cambio, tenemos un mundo de cosas que preservar, conquistas formidables que por ganadas hace mucho no son para las nuevas generaciones sueos realizados, sino la realidad misma, lo ms natural del mundo, en un mundo donde nada tiene de natural. S, a fuerza de cotidiano, lo excepcional puede tornarse de mentes colonizadas, que convierte al opresor en modelo para el oprimido. Hemos de darle la razn al no excluir a Cuba del fenmeno, pues ac tambin los hay, que si de comparar se trata, no miran al Sur, sino a Estados Unidos como patrn y aspiracin suprema su consumismo delirante. De peligros habl el intelectual y telogo brasileo, y de que forje valores, cultive la espiritualidad y fomente una conciencia crtica. Insisti en la necesidad y el desafo de perfeccionar el socialismo, y en la idea de que en esta hora crucial que vive Cuba, por poderosos que sean sus enemigos externos, el ms peligroso y letal est dentro, puede que en nosotros mismos: en el culto a lo material, el desnimo, la desmemoria, la indicorroe y deforma. No podra Alma Mater concebir ni desear mejor introduccin para su nmero de abril pues esta, ms que conferencia magistral, fue larga pltica con un amigo, que porque nos quiere, nos cuida. De una u otra manera, cada uno de esos temas estn en las pginas de la revista, con la mirada puesta, sobre todo, en los jvenes y en el futuro. no es un acontecimiento histrico del pasado, sino un reto preservarla, para seguir hacindola. Ese ser siempre el Girn de la juventud cubana.

PAGE 3

Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Correccin Oday Enrquez Cabrera Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Neida Lis Falcn Costa Director artstico Alejandro Fernndez Pea Diseo y realizacin Leonel Lpez Remun Alejandro Fernndez Pea Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 abril 2014 Portada Cortesa del Centro de Informacin del ICAIC Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels Ciclismo cubano se oxigena p30 Por Joel Garca Len

PAGE 4

Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Correccin Oday Enrquez Cabrera Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Neida Lis Falcn Costa Director artstico Alejandro Fernndez Pea Diseo y realizacin Leonel Lpez Remun Alejandro Fernndez Pea Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 abril 2014 Portada Cortesa del Centro de Informacin del ICAIC Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels CAMBIAR SIN CAMBIAR CAMBIAR POR CAMBIAR CAMBIAR PARA CAMBIAR p.4 Por Mara Elena lvarez PonceMatrcula abierta p.14Por Dainerys Mesa PadrnInfografa: ZDIM Mariel p.16RemunCON TODOS Y PARA EL BIEN DE... CHALA P .18Por Pavel Lpez GuerraDe la imagen y el sonido p.24Por DamepaLa maldicin de E va p.27Por Dainerys Mesa Padrn de todo un poco p.8 quin le pone el cascabel al ltigo? p.9 poesa p.10 lecturas p.11 voces p.12 ciencia, tecnologa y sociedad p.28 sudar la tinta p.32 Ciclismo cubano se oxigena p30

PAGE 5

la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533Por Mara Elena lvarez Ponce Fotos: Elio Mirand e dice fcil, pero no lo es: cambiar toma tiempo y cuesta muchsimo trabajo, especialmente si en lugar de un bombillo, zapatilla o cepillo de dientes aunque igual, eso puede resultar una odisea, lo primero por transformar es la mentalidad de quienes han de liderar, facilitar y protagonizar los cambios. Tomemos por caso la Unin de Jvenes Comunistas (UJC). Consolidar vida, estructuras y quehacer ha estado aos y aos en su agenda y en la de cada organizacin y movimiento estudiantil y juvenil cubano, como el famoso Pi en las matemticas. A barrer con el burocratismo y la inercia, a revolucionar y perfeccionar se ha llamado hasta casi pecar por exceso. Sin embargo, ahora mismo la ven y sienten gris y aletargada; encerrada en las cuatro paredes de la reunin, el acta, la cotizacin y las sanciones; demasiado formal, cuando por naturaleza ha de ser atrevida y alegre, propositiva e impetuosa, toda creatividad, energa y frescura. Evidentemente, no bastan las exhorPero, lo que dispara la alarma no es tanto la crtica como su persistencia, tras un 2013 en el que y no por obra y gracia de unos cuantos, sino tras amplios procesos que incluyeron la consulta a las bases fueron moCAMBIAR SIN CAMBIARCAMBIAR P OR CAMBIARCAMBIAR PARA CAMBIAR

PAGE 6

mentos rectores de la UJC y los dems movimientos y organizaciones que agrupan a las generaciones jvenes. Los nuevos Estatutos y Reglamentos apuntan a una apertura real y muestran el inters y voluntad de la Juventud Comunista de sintonizar con el aqu y ahora, perfeccionar su funcionamiento (y, en consecuencia, el existir y actuar como vanguarcinco millones de nios, adolescentes y jvenes. con la aprobacin de esos documentos rectores apuestan por organizaciones y movimientos hechos cada vez ms a imagen y semejanza de sus miembros y, por lo tanto, en mejores condiciones para representarlos, favorecer el dilogo y convertirse en espacio de todos para participar, transformar y aportar. Hablamos, por ejemplo, del reconocimiento explcito de una autonoma y protagonismo mayores a los comits de base en su diario quehacer; de cambios en lo reglamentado sobre cmo crecer, reunirse, cotizar, sancionar, y hasta en la nomenclatura de los cuadros profesionales, para aligerar las estructuras y hacer ms dinmico y racional el trabajo Y entonces? Qu pasa con los cambios? Hasta qu punto han logrado saltar del papel a la vida, al modo de ser y de hacer de la organizacin? Con estas y otras interrogantes, Alma Mater fue al encuentro de Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Comit Nacional de la UJC desde el otoo de 2012 y, por tanto, como decimos los cubanos, la que ms le sabe y mejor puede valorar este proceso de renovacin: La respuesta a esas preguntas pasa por lo que, sin dudas, constituye uno de los mayores desafos de la organizacin y su membresa, y de las principales razones para sentirnos inconformes y no del todo felices en este abril de cumpleaos para la Unin de Jvenes Comunistas y la Organizacin de Pioneros Jos Mart. Mucho ha sido concebido para avivar la organizacin y darle mayor participacin a nuestras bases en la construccin de su agenda. Cuanto haba que poner en blanco y negro y aprobar, escrito y acordado est, pero ser letra muerta si no logramos que se conozca, entienda, asuma y aplique. La voz de arrancada fue dada, s, pero el cambio tiene que hacerlo la gente; no est en un papel, sino en

PAGE 7

la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533sus manos y capacidad de transformar escenarios, mtodos, realidades, concepciones y conductas. Estamos a mil leguas de lo que queremos y necesitamos y lejos tambin de lo que podamos y debamos haber logrado ya. No existe en muchos comits de base una clara percepcin de las dimensiones y trascendencia de este paso. Militantes tenemos que ni siquiera saben que la UJC cuenta con nuevos Estatutos y Reglamentos. Todava llegamos a lugares donde la organizacin sigue funcionando como si estuviramos en el ao 2009 o antes. La informacin no es el nico esPrimera Secretaria de la UJC nacida hace 36 aos bajo el signo de Leo, casada, madre de un pequen que an no va a la escuela y Licenciada en Marxismo-Leninismo e Historia, en cualquier contexto y circunstancia, pero, sobre todo, para lo que toca hacer hoy, resultan imprescindibles la buena seleccin y una preparacin an mejor de cada dirigente. Ha faltado informacin y eso es responsabilidad de quienes debemos cacin, para que la gente sepa, entienda y haga suyos los cambios. Pero, es que, para poder trasmitir, entusiasmar y contagiar a los dems con el bichito, los primeros que debemos estar enterados y convencidos, abrazar los cambios y tener actitud y aptitud as, con c y con p para favorecerlos e impulsarlos, somos los propios cuadros, profesionales y no profesionales: todos. Es que este asunto tiene mucho que ver con la capacidad instalada, para adaptarse a lo nuevo, para entender que el contexto es otro, que los jvenes se parecen a su tiempo y no podemos seguir haciendo las cosas del mismo modo que hace 30, 20 15 aos. Hablamos de los no enterados, pero igual tenemos a los que no se dan por enterados, no se hacen a la idea, se oponen, piensan que para no cometer errores, lo mejor es esperar a que otros decidan y a que de arriba orienten. Y es lgica esa reac cin, porque un militante al que se le ha dicho a cada instante qu hacer, tiene que sentirse inseguro y resistirse a semejantes cambios. Deber aprender y tenemos que ensearle. Es el cambio de mentalidad de que tanto se habla, no? La mentalidad del cambio, tambin. Y no sin tropiezos ni a la velocidad deseada, pero uno y otra van abrindose paso. En los nmeros y, sobre todo, en la vida, se aprecia un despertar, mayor iniciativa. Sobresalen en tal sentido las ms de 40 organizaciones de base con que cuenta ya la UJC entre los jvenes

PAGE 8

trabajadores por cuenta propia, aunque ciertamente, tienen la ventaja de haber nacido en estos tiempos y ser hijas legtimas del cambio. No podemos cansarnos, tampoco desesperarnos. No es decir hgase la luz ni ser logrado por arte de magia. Habr que explicar y volver a explicar, razonar y convencer, para triunfar en este vital empeo de transformacin, no solo puertas adentro, sino en los nexos de la UJC con los dems movimientos y organizaciones juveniles y estudiantiles, y el propio funcionamiento de estos. Detractores tienen tambin y es otro ejemplo los cambios en la Federacin Estudiantil Universitaria para su perfeccionamiento y autonoma real, que no implica desconocer o negar el papel dirigente de la UJC, pero en lo poltico, no para suplantar como tantas veces ha sucedido, especialmente cuando la brigada o cualquier estructura de la organizacin estudiantil no funciona bien, y entonces, en lugar de ayudar, guiar y acompaar, lo que hacemos es asumir sus contenidos, responsabilidades y funciones, y terminamos anulndola. Sin contar que tenemos cuadros yo dira con el gen, que no pueden evitarlo y de manera casi nes e impiden a su membresa hacer; pretenden imponer sus ideas y mtodos a gente ms joven que, incluso por su edad y experiencia vital, tiene otro modo de pensar y de actuar. Hay que dar oportunidades a los jvenes: de crear y de hacer, de concebir y construir sus espacios, de probar y medir sus fuerzas, de decidir y aceptar la responsabilidad que conllevan sus decisiones, pero, incluso si se equivocan, no podemos cortarles las alas, como tampoco podemos desentendernos de ellos. Tenemos, adems, que abrirle cauces al dilogo, aprender a dialogar; a ex poner y defender nuestros argumentos, pero tambin a escuchar; olvidarnos de esa unanimidad, muchas veces falsa, y acostumbrar el odo a una opinin diferente, a la crtica; tratar de convencer, no de vencer, y reconocer cuando la razn asiste a otros, no creernos dueos absolutos de la verdad. Para todo eso y mucho ms debemos prepararnos y consolidar a la UJC como vanguardia de esa heterognea multitud de jvenes que, militantes o no, ha de representar, sumar y contribuir a formar; esta juventud, que es la del Periodo Especial, pero tambin del Blackberry, las pelculas 3D, la tableta y el SMS, y blanco de la subversin enemiga, como ninguna otra en la historia de Cuba. Cambiar no es, entonces, un slogan, capricho o algo que est de moda. Ni siquiera una opcin. Es imperativo y urgencia, y el gran reto que a sus 52 abriles enfrenta la Unin de Jvenes Comunistas.

PAGE 9

de todo un poco la voz de los universitarios Por Miriam Anczar Alpzar Foto: ArchivoAlma Mater / abril 2014 / No. 533DNDE COMENZ EL PAPEL Noooo, no me repito. Cranme que no hay ninguna intencin aviesa en esto de tocar el lgido tema del papel higinico o sanitario, como hemos dado en llamarle por esta tierra, es solo para contarles su historia. Sus creadores fueron los chinos, all por el siglo II a.C. Oigan eso, miren que hace tiempo! Y aun as escasea Ms tarde, realmente muchsimos siglos despus, por el XVI ms o menos, las hojas chinas de papel medan Medio metro de ancho por 90 centmetros de alto!... sin comentarios. Esta desproporcin tena que ver con la posicin jerrquica. Qu exageracin! Qu forma es esa de marcar las distancias? Igual hay que agradecerles muchsimo a los chinos, digo yo, pues antes de su invento se utilizaban trapos, pieles, lechuga, bueno mejor ni hablar de eso porque con lo caras que estn las lechugas, y las pieles ni se diga. Haga la prueba, dese un paseto por el boulevard de Obispo en La Habana Vieja y asmese a las ventas de los artesanos de la piel y ver. Bueno, seguimos con la historia Dicen, y casi no lo creo, que los antiguos griegos utilizaban trozos de arcilla y piedras estoicos eh! mientras que los romanos recurran a un palo en el que amarraban esponjas embebidas en agua salada Como en todo, tambin en higiene personal las clases sociales estaban bien utilizaban lana empapada en agua de rosas, mientras que la realeza francesa utilizaba nada menos que encaje y sedas. En 1857 se comercializ por primera vez, se llamaba Papel medicina de Gayetty pues as se apellidaba el dueo del gran negocio. De precio prohibitivo, era un autntico lujo, pero tena consumidores. En 1880 los hermanos Scott comenzaron a vender el papel enrollado que conocemos, y saben qu?, se consideraba inmoral que estuviera expuesto en las tiendas a la vista del pblico. El papel higinico ha experimentado un gran desarrollo a lo largo de los aos, a la doble capa del papel se suman tecnologas punteras que aportan mayor suavidad y absorcin, pues claro el papel de entonces no era suave ni absorbente como el de hoy y ya ven que no me repeta, historia, otra historia. ltimamente me cuesta trabajo escribir esta seccin. No es falta de motivacin, sino de tiempo. Siento que entre el trabajo, el trabajo y el trabajo, ya no hay espacio para ser yo: un joven deseoso de escribir y publicar. Antes haca varios de un tirn. Ahora siempre el ltimo da me sorprende el correo de las muchachas de la revista. A veces pienso que debera dejarlo. Pero entonces recuerdo a aquellas jvenes de la editora que sorprend leyendo una compilacin de algunos trabajos mientras hablaban de novios con almendrones y otros misterios y me digo que no, que mientras haya alguien que me lea debo exprimirme el cerebro y buscar aquellos cuentos simpticos que hagan rer. Por eso hoy har cuentos de cuando estulos disparates ms famosos de mi graduacin: la 31. Hay ancdotas que casi siempre se les atribuyen a los profesores de PMI (lo que en la universidad conocemos como PPD) o las maestras ms veteranas. El ms clsico de todos es aquel en el que uno preguntaba: De quin es este libro? El alumno responda: de Homero; y el profe conclua: Dgale a Homero que no lo deje ms fuera de lugar. Las versiones ms comunes eran aquellas en que alumnas y alumnos se inventaban logaritmos en los pies y tangentes en la espalda para faltar a clases fesores les crean. toria, aqu solo resear aquellos que viv personalmente. El primero fue en una de las guardias

PAGE 10

la voz de los universitarios 9 quin le pone el cascabel al ltigo?Por Nemo Ilustracin: YaimelAlma Mater / abril 2014 / No. 533Cuentos de La L enin (o La vocacional)que hacamos en la Unidad 6. All un profesor que haca rondas pregunt: Cmo se llama la muchacha que deba cuidar el comedor? Est ausente. Claudia Claudia Gonzlez, creo. Y el profesor escribi en su libreta de incidencias su nombre completo: Claudia Gonzlez Creo, con C mayscula. En otro momento, otro profesor pregunt en un dormitorio: Quin falta aqu? Nobody. Noubary qu? Noubary Garca. El profe escribi: Noubary Garca y continu con el parte fsico. En el siguiente dormitorio alguien le repiti la frase y aquel hombre lo increp: Dejen el chiste, que Noubary es del cubculo de al lado. Realmente en los partes fsicos sucedan cosas cmicas como aquel profesor de Matemticas que no crea que en mi aula hubiera un muchacho que se llamara Roger Machado, como el famoso pelotero. O el profe de la unidad 3 que acus a mi amigo Julio Antonio, de falta de respeto, cuando este le confes que su apellido era Mella. Para cerrar este anecdotario, les narro lo que ocurri en aquella clase de PMI en pleno campo de ftbol, cuando Carlitos le pregunt al veterano profesor Lafert: Profe, un tanque de guerra de las fuerzas armadas puede subir una pendiente de 45 grados? S, por supuesto. Arley, entonces continu: Profe, y una pendiente de 90 grados? El maestro se qued pensativo y S, es un poco difcil pero s. Y una de 180 grados? pregunt Octavio. El profe no dud en responder: No, no, eso s que es IMPOSIBLE.

PAGE 11

poesaIlustracin: Hanna Chomenko la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533CARLOS JESS CABRERA (La Habana, 1960). Poeta y narrador. Es miembro de la UNEAC. Tiene publicados los libros Con zarpas de terciopelo (cuento, 1996); El restaurador annimo (1998) y La carne transparente (poesa, 2000). Ha sido merecedor del Premio Internacional de Poesa Nicols Guilln (1997), mencin en el Concurso Nacional de Poesa Regino Pedroso y el Premio Jos Manuel Poveda en 1999. DETRS DE TUS OJOS Como dos piedras, me apoyo en tus ojos para cruzar el agua que nos separa. Contemplo la imagen del mundo grabada en tu retina, leo en su luz tu historia, como en la boca de un horno se adivinan las crepitaciones del pan. Todo lo quiero saber y solo tengo tus ojos: huellas dactilares de dos astros, dos monedas que a lo sumo alcanzan para matar el hambre o comprar un peridico donde leemos los pronsticos de la dicha. fugaces para matar el aburrimiento; o tizones, chispas, lucirnagas para romper los lmites que impone la noche con su monotona de abalorios. Estoy al pie de tus ojos como ante un camino. El horizonte se ve, pero es imposible calcular la distancia, aunque las seales Todo est por suceder. Cuntas palabras aguardan por los actos que las conviertan en ritos, cuntos actos esperan por las palabras que los conviertan en leyenda. Una historia va a comenzar y el nico prlogo est en tus ojos.

PAGE 12

lecturas Alma Mater / abril 2014 / No. 533FENG MENG-LUNG (1574-164?). Escritor chino de la dinasta Ming. Perteneciente a la escuela de Li Zhi, apoyaba la importancia de los sentimientos humanos y el comportamiento en la literatura. De su obra, destacan las novelas Pingyao Zhuan, Oing Shi, Dongzhou Lieguo Zhi y Gujin Xiaoshuo. Tambin public obras de teatro y recopilaciones de narraciones orales. Un hombre pobre se encontr en su camino a un antiguo amigo. Este tena un poder sobrenatural que le permita hacer milagros. amigo toc con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirti en oro. Se lo ofreci al pobre, pero este se lament de que eso era muy poco. El amigo toc un len de piedra que se convirti en un len de oro macizo y lo agreg al ladrillo de oro. El amigo insisti en que ambos regalos eran poca cosa. Qu ms deseas, pues? le pregunt sorprendido el hacedor de prodigios. Quisiera tu dedo! contest el otro.El dedo

PAGE 13

vocesPor Jorge Sariol Ilustracin: Yaimel 12Alma Mater / abril 2014 / No. 533er joven en Cuba tiene retos paradjicos. Ante s vislumbran y desafan un dilema complejo. Por un lado van proyectos de vida, perspectivas laborales y aspiraciones espirituales, y por el otro vienen marchando a campo traviesa necesidades afectivas, choques generacionales, carencias materiales y deseos insatisfechos. Ni ms ni menos el mismo dilema de millones de jvenes de cualquier parte del mundo. Solo que en Cuba entra en contradiccin con un proyecto de pas persistente en el ideal de poner por delante lo social. Y para eso no hay medias tintas. Cuando semanas atrs varios estudiantes universitarios venezolanos comenzaron la ola de protestas violentas, algunos adujeron desesperanza y desilusin. Las mismas desde la poca de Prez Jimnez hasta la del seor Caldera. Pero entonces argumentaron la reaccin violenta del ron la represin policial. Por qu ahora, cuando empiezan a aparecer soluciones reales y tangibles al problema nacional venezolano, hay protestas y el poder meditico lamentando la falta de dilogo. Y hablan de pensar con cabeza propia. Pero no basta si no se tienen argumentos sustentables o claramente no se asume que toda motivacin social precisa de posicin poltica. De qu lado te pondrs, es imprescindible. Cmo asumirs tu posicin, resulta sustancial. Cmo la defenders, es ya tesis cum laude. Cuba padece de los mismos riesgos. Una parte de la juventud cubana otorga prioridad a los asuntos personales y confunde proyectos de vida con aspiraciones materiales, igualando las de primera necesidad con aquellas cuya vala simblica es mayor a su valor de uso y expresan una evaluacin sobredimensionada del individuo por lo que ostenta. Nada que no se sufra en cualquier parte del planeta, o no hayamos sufrido los que alguna vez fuimos jvenes. Nada ilegtimo, inmoral o que engorde. El dilema es ms sutil y tramposo. Entre algunos jvenes cubanos hay desesperanza y desengao. Hay apoliticismo y falta de compromiso social, pero no desideologizacin. No nos engaemos, ni jvenes ni viejos. Lo que los pensadores han llamado afanes de la vida del hombre pragmtico, es la pretendida actitud de aquellos que dicen no hacer poltica pero desempean, sin duda, funciones polticas. Es decir suean con ser de clase media alta, si es posible. Y eso es un discurso poltico. Los hay hijos de pap pap bien situado, hijos de los nuevos luchadores y tambin de proletarios y de marginales. Los hay navegando en la demagogia de hacer carrera para ascender en el status quo, todos soando un sueo que mucho se parece al American Way of Life. Saben que ya no es lo mismo ni ser la estrategia de emigrar bajo el dudoso manto de refugiado poltico, aunque la ilusin dure. Se deber estar preparado desde Cuba naturalmente, trabajar duro y tener suerte. Y eso ya no es un sueo. Es pesadilla, diferente a la de vivir Pas tambin la etapa en que el Marxismo-Leninismo era un rgido manual sin derecho a rplica para el qu, cundo y dnde. Hoy es el Marx vigente el que necesitamos, porque hay otros manuales incitando a la crtica contemplativa y al alegre consumismo, incluido el meditico brecha digital mediante, sobre todo el de contenido para ser consumido acrticamente. Vale la pena que los jvenes discutan y desafen la tragedia cubana del salario (sea nominal, real o relativo), pero esto es tambin asunto mo, que rondo los 60; de una amiga catalana que va por los 35 y de un entraable mexicano que acaba graduarse en la UNAM.El mundo frente a tiENTRE LA DULCE INDIVIDUALIDAD Y EL RSPIDO DBITO SOCIAL

PAGE 14

la voz de los universitarios13Alma Mater / abril 2014 / No. 533 y abierto entre el hombre y la sociedad, en funcin de miantes problemas de la contemporaneidad. Pensar en s, solo para s y nada ms que para s tal vez sea un derecho lcito; hacerlo bajo la cobija de sueos colectivos es inmoral y demasiado amargo para quienes empujan la pesada carga de andar en pos de los sueos de nacin.

PAGE 15

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533 esde que tengo uso de razn las actividades ex traescolares han venido por la libreta. S, no se ran. Normadas y asignadas por estudiante. Inevitables e irremediablemente obligadas. No porque lo diga yo, me lo dijeron, desde el preescolar hasta duodcimo grado, todos mis maestros. En la Universidad ya fue otra cosa. Algunos sucumban a esta antiqusima prctica signada por el tienen que ir, pues si no, mientras otros estaban ms ajenos que los ausentes. Los estudiantes, en cambio, llegamos a la educacin superior a comernos el mundo. Y no nos cabe en la cabeza que, como en primaria, secundaria y pre, deban controlarnos la vida adems de ensearnos, en cinco breves aos, lo que seremos profesionalmente. Qu feo que esa labor dedicada y profunda de dar forma al futuro se resuma y materialice en controlarnos la vida. Por desgracia, as sienten y padecen la educacin de hoy muchos escolares. Y no me lleno la boca para decirlo, pues an conservo el mal sabor de la imposicin, el aprender sin comprender, el s porque s. F ORMACIN DE VALORESMatrcula abierta Por Dainerys Mesa Padrn Ilustracin: ALEJ&RO CIMIENTOS CARCOMIDOS Como bien han demostrado los primeros aos de Universidad, la etapa del pre resulta uno de los mayores crteres en el sistema educativo. Es all donde se refuerza la repeticin de los estudiantes inciden directamente en la labor de los docentes universitarios. Muchos de estos profesores o no se implican ms all de la mera transmisin de conocimientos, o trasladan a la Universidad pasivos y arcaicos modelos educativos practicados en enseanzas previas. mtodos de aprendizaje esquemticos, basados en la memorizacin. Muchas veces, por comodidad, los propios docentes universitarios se pliegan a estos conceptos, reviviendo, entre otros, el modelo de educacin

PAGE 16

bancaria establecido por Paulo Freire en Pedagoga del Oprimido: el educador es quien educa; los educandos, quienes son educados; el educador es quien sabe; los educandos quienes no saben; el educador es quien piensa, los educandos quienes son pensados Y desechando las sutilezas, titulan y enmarcan hasta lo ms importante: Clase de formacin de valores, Hora del debate Por eso el estudiantado, apuntalado con su cercana mayora de edad, no concibe que hasta en la Universidad le vengan con la misma trova. Sin embargo, la formacin de valores, segn Carlos Jess Delgado Daz, decano de la Facultad de Filosofa e Historia de la Universidad de La Habana, es permanente y atraviesa toda la enseanza y la vida. La diferencia con los niveles anteriores de la educacin es de formas y contenidos. No se debe convertir la Universidad en una escuelita, como a veces pasa. La formacin de la autonoma es parte de la enseanza de valores. La residencia, por ejemplo, debera transformarse en un sistema semejante al alquiler (aunque no medie pago), porque todava tiene condiciones de beca de preuniversitario. Tambin la elevacin del rigor y el no permitir continuar estudios supede los niveles anteriores es parte del trabajo educativo. Hay demasiada tolerancia y paternalismo, que terminan inspirando valores negativos. Precisamente inculcar sentimientos, actitudes, cualidades en los educandos, requiere una labor psicolgica y pedaggica del maestro. Indagar en el origen del estudiante, contextualizarlo, conocer sus preferencias y necesidades son elementos para no obviar. Y como es lgico, no eludir la realidad ni aislar de ella a estos jvenes. Los valores se siembran, no se trasplantan. Y mucho menos el espacio para trasmitirlos se reduce a las cuatro paredes del aula. Dice Miguel Ernesto Gmez Masjun, profesor de la Facultad de Comunicacin, que el proceso docente-educativo no debera concebirse como el nico momento en que profesor-estudiante interacten. Es permanente, por lo que deberamos interiorizar que nuestro rol formador trasciende al tiempo en que estamos frente a un grupo. A la vez, sera oportuno entender que los valores no se ensean como asignatura, sino con nuestra actitud, dentro y fuera de los recintos. En este sentido, el escritor y asesor de movimientos sociales brasileo Frei dad 2014) que el papel del educador no debe limitarse a transmitir conocimientos, a facilitar pedaggicamente el acceso al patrimonio cultural de la nacin y de la humanidad, sino tambin suscitar en el educando el espritu y la militancia revolucionarios, la bsqueda del hombre y la mujer nuevos inspirados aqu, en el caso de Cuba, en los ejemplos de Mart, Che Guevara y Fidel. El primer deber del educador no es formar mano de obra especializada jo. Es formar seres humanos felices, dignos, dotados de conciencia crtica, participantes activos en el desafo permanente de perfeccionar el socialismo, que considero que es el nombre poltico del amor. Para eso, le cabe a la educacin despertar en los educandos el aprecio por los valores que estimulan el altruismo, la solidaridad, el servicio desinteresado a las causas colectivas, aunque la fuente de esos valores no sea exclusivamente ideolgica, sino tambin religiosa o espiritual. Por una parte, los jvenes llegan a esta etapa estudiantil en busca de un ttulo, y ya. En el olvido se quedan los compromisos, el entusiasmo, la integracin. Por la otra, la apata, la falsedad en los intereses y la obligacin mueven las actitudes de profesores que buscan ensear, y ya. Dania Ramos, profesora de la Facultad de Lenguas Extranjeras, llama a abandonar el rol egocntrico que rein en las aulas durante mucho tiempo, y asumir el de facilitador. Eso supone un reto mayor, pues el docente debe adiestrarse para conducir una enseanza que tiene varios actores, en la cual el papel preponderante lo tiene el alumno. Se impone que el profesor motive a trascender el espacio del aula, a no estancarse en el conocimiento docente tambin debe ser mucho ms prctico, ilustrativo, de modo que el educando pueda asumir un rol social activo. Como en los primeros aos de estudios, la familia y la escuela pulen la personalidad de los individuos. Y as ser, por los siglos de los siglos. La Universidad no puede ser ajena a esta rutina. La vida estudiantil reclama que los profes salgan de detrs de los burs y se hagan parte de los festivales de cultura, de deporte, y Entonces no les sern tan distantes a los estudiantes en las marchas, los

PAGE 17

la voz de los universitarios la voz de los universitarios16Alma Mater / abril 2014 / No. 533

PAGE 19

la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533e visto la reciente pelcula de Ernesto Daranas lleno de prevenciones, las mismas que fueron esfumndose en el camino a la comprensin de su verdadera naturaleza, no solo como ejercicio esttico de marca mayor, sino en tanto propuesta tica del ms slido rango. As como ante el pedestre gesto artstico deviene vano el escrutinio de las causas de su descalabro, frente a la excepcionalidad, sencillamente, sobran las palabras. Aqu se advierte cierta destreza para redondear complejsimos conticas, habilidad narrativa, capacidad para tener el cmulo de los elementos que integran la puesta en escena, en la palma de la mano: impecables FILME LLEG A SALAS CUBANASCon todos y para el bien de ChalaPor Pavel Lpez Guerra Fotos: Cortesa del Centro de Informacin del ICAIC desempeos actorales (dirase hasta de los extras que se mueven al fondo de los planos), limpieza en el montaje pulimento cuasi artesanal de los dilogos en ese afn por registrar la densidad psicolgica y antropolgica de los parlantes. En cambio, nada de ello dara fe del MILAGRO. Conducta gana en buena lid la ms alta nota desde su voluntad por sustraerse de un lastre consustancial a la produccin flmica nacional contempornea: la obsesin con la trascendencia por medio de la cacofona y el manierismo estticos, el torpe subrayado de emociones y la proyeccin didctica de su sistema de ideas. En ese sentido, pudiramos tener frente a las narices a un clsico. La informacin soterrada, coamparada en el cdigo elptico) en tantas secuencias, imgenes, frases, gestos ofrecidos casi de pasada las sentencias y los absolutismos, an

PAGE 20

ms del narcisismo o la autocomplacencia expresiva. Asimismo, el propio destino de los personajes, la evolucin de sus el melodrama tpico, lo predecible de la ancdota y el lugar comn. Sobriedad, que no frialdad en el anlisis; racionalidad, que no falta de involucramiento con el entorno y el sujeto de estudio; matices, que no imprecisin en el dibujo del panorama pblico; que el espectador se emociona solo y su verdad puede reconocerla sin mediaciones y traducciones escolares o sobre(mal)intencionadas del mundo donde habita. Quiz la cinta ostente las imgenes ms verosmiles, entraables, de la dura realidad cubana de este siglo, pese a que la ciudad y sus palpitaciones alcanzan protagonismo. Posiblemente la obra se detenga en las pasiones humanas ms genuinas que haya conocido el sptimo arte insular, aunque los afectos casi nunca traspasen el umbral de su manifestacin verbal, excepcionalmente propicien el contacto fsico. Contencin y pulcritud emotivas: miradas que atraviesan el alma, antes que palabras rimbombantes; nudos en la garganta, primero que el lagrimeo desmedido. Por ms seas: arte sin ton ni son. Secuencias como aquella donde la profesora entrega la custodia del nio al supuesto padre biolgico de quien mucho recela, poniendo en solitaria encuentra chico desajustado y viven felices para siempre, habla que interesa. Momentos de privilegio a la altura de ese, donde Carmela pide perdn a Chala por la agresin fsica, mientras abraza al muchacho y remata su recia ternura con un limpsimo Tienes que poner de tu parte, si no estamos muy jodi'os, patentizan la razn que neutraliza el desborde de sentimientos. Planos del tipo Chala sube a la azotea luego de crisis familiar y se arrepiente de lanzar por los aires el frasco de medicamentos con que se droga su madre, para guardarlo tal vez con pretensiones suicidas en algn escondite individual, informa, sin nfasis innecesarios, de la violencia del contexto y sobre la tragedia que ronda todo el tiempo al relato y sus protagonistas. Esto es ptima caligrafa flmica, madurez emocional, CINE con maysculas. Lo dems? Lo dems corra y vaya a buscarlo en el prximo estreno del ICAIC, pues obras de este calibre: una, cada 100 aos. Martiana hasta los tutanos, Conducta estructura su discurso tico desde la repostulacin de nuestros derroteros como pas, que sobrevuela el cuestionamiento de las eventuales opciones polticas y se apertrecha en los exactos cimientos

PAGE 21

la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533de la nacionalidad cubana, tambin coincidentes, en trminos histricos, con las expresiones espontneas de nuestra rebelda y los esfuerzos de hombres excepcionales por visualizar una repblica soberana, independiente y genuinamente democrtica. Retorno a instantes fundacionales, justo cuando se necesita recuperar el deseo por fundar; bsqueda meditada (nunca desesperada) de la en que su instrumentacin a veces mecnica deja como saldo lastimero, el dogmatismo, el escepticismo y la intolerancia. Pero hacia la arrancada mencionbamos prevenciones. Y es que Conducta, aun cargada de honestidad, transita por una cuerda, adems Su aspiracin legitimadora para con el margen psicosocial, fcil poda carenar en la idealizacin del otro, sin olvidar su conversin en fetiche cultural, gesto que entrelneas descubrira la presencia de una mirada intrusiva, ajena o marcadamente interesada sobre este espacio geoanteriores acercamientos. En la pelcula de marras algunos signos en pos de ennoblecer el citado margen pueden resultar sospechosos, en especial, la atribucin de inmaculados valores en estos sectores, siempre vctimas de las circunstancias y exonerados de culpa en el cincelado del Apocalipsis social. Tal perspectiva pareciera, en inicio, contentarse con la lectura sociolgica-escueta del asunto sin acometer el anlisis de la responsabilidad individual en la concrecin de los proyectos colectivos, adems de olvidar costo y saldo de nefastos accidentes migratorios internos y estudios actuales que entienden la El protagonista de Conducta (Armando Valds) junto a la actriz Alina Rodrguez (arriba) y con Yuliet

PAGE 22

marginalidad y su reciclaje como condicin que trasciende el mero fatalismo econmico. En otro sentido, el esbozo de los universos etarios resulta tambin problemtico, ms que todo, en un altas virtudes en el nico personaje de la tercera edad con que cuenta el guion, as como los peores defectos en el grupo juvenil, curiosamente, poseedor de la jerarqua pblica dentro de que exhiben marcas positivas, lo hacen cuando comulgan (de forma abierta o secreta) con los intereses de la anciana, lo cual agrega a su incongruencia tica falta de iniciativa personal. No son ajenas la apata y ausencia de compromiso en una parte de nuestros jvenes, aunque el desarraigo tenga nismo y frmulas para su participacin en el espacio pblico, coyunturas que Conducta se salta de manera olmpica. Entretanto, sospecho que Daranas vena por otros fueros. El reacomodo de sus referentes se desprende de una estrategia mayor, que juega a dinamitar aprensiones y estereotipos que median las dinmicas de relacin entre contrarios, en favor de una conviccin, sin duda, irrefutable: la vida y el ser humano son siempre MS COMPLEJOS que las generalizaciones. En efecto tan trillada resulta la concepcin que sataniza en demasa al gremio adulto, como aquella que victimiza en exceso a su relevo inmediato. ptesis acerca de un relato modlico de primarias intenciones didcticas. A DaHabanastation II. De tal modo, el propio personaje de Carmela suda elocuencia en ms de un sentido. Imposible privarse de su interpretacin como alegora de la patria. La triada semntica mujer-patria-fertilidad ha sido muy socorrida por el arte de todas las pocas. Su recuperacin por parte de Daranas transpira belleza y riesgo dada la particularsima construccin del signo. Ni parcializacin generacional, ni oportunismo en el trazado de esa Carmela-nacin, al borde del colapso, pero dispuesta a consagrarse a sus hijos descarriados y desvalidos; severa, dura, precariamente afectuosa, abandonada por sus seres amados, aunque decidida por un proyecto tico contundente: aquel que nace de la determinacin por no juzgar a los dems, nica tabla salvadora en medio del naufragio social. Lucidez, donde la hubo. A ello sumemos la actuacin sobrehumana de Alina Rodrguez que con este papel se consagra, ni ms ni menos, como una de las ms grandes intrpretes que ha parido este pas. Su implosin emocional, su sobrio raciocinio, su calidez contenida, su espesor humano y dramtico lo entrega la artista con una concentracin e hilvanado interior que rozan la categora de lo divino, en una aportan lo suyo, incluidos los nios, por suerte lejanos de esos robticos y teatrales desempeos en otras obras del llamado porno sentimental infantil usuales en las ltimas producciola paloma entre sus manos resume lo antes expuesto. En l se retrata el espritu aglutinador e inclusivo del punto de vista: llamado violento y clandestino a sumar afectos y voluntades; grito desesperado por desterrar la soledad hija del miedo a ese prjimo por azar contrincante; de la patria grande. De nuevo con todos y para el bien de todos, que en este caso equivale a decir con todos y para los pobres de la tierra o, siendo todava ms precisos, con todos y para el bien de Chala. Vale, Daranas. Por esta vez, Amn!

PAGE 23

fotorreportajeFotos: Elio Mirand la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533

PAGE 25

la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533Su nombre apareci en cinco de las seis nominaciones en efectos visuales en la ms reciente edicin de los premios Lucas. Como casi todos predecan, en la gala de premiaciones se alz con el galardn en esta categora, representando el video de Los ngeles.DE LA IMA GEN Y EL SONIDOPor Damepa Fotos: Cortesa del entrevistado e rostros jvenes se han llenado los espacios tras cmara del video clip cubano. Y de experimentacin, actualidad, apuestas por lo nico y diverso. Rompiendo clichs, marcando estilos y acuando maneras de hacer, un movimiento de noveles realizadores (ahora mismo reconocidos por el pblico), destapa el universo rico y ambicioso de la creacin audiovisual En este grupo destaca Vctor Lpez Fuentes, quien desde su primer ao como integrante de un proyecto en competencia de Lucas (hacindose llamar entonces Pik.com), demostr su talento en materia de imagen. El acercamiento a los clips fue como por el ao 2009. Antes me haba vinculado con la produccin audiovisual. Intervine en pequeas cosas, hasta que un da me llamaron para la realizacin de efectos visuales de Dulce locura, de Patricio Amaro. Este fue el encuentro con el clip. Por otro lado, comenc en un proyecto con Abel Lpez, Sandy Prez e Ivn Lejardi. Se trataba de un clip a Wichi D' Vedado, con mucha animacin, Fx, 3D Por diversas razones no se termin el trabajo, pero qued el grupo creativo. Estamos hablando del mismo grupo que intervino en Las Cosas? S. Nos unimos entonces para la puesta de un guion de Sandy Prez. Inicialmente era un corto, luego, por cuestiones de tiempo y exceso de trabajo cambi su concepto y se convirti en un video promocional, con DJ Raciel. Result una obra en stop motion, y a pesar del empeo vali la pena, obtuvimos con ella cinco nominaciones en Lucas. Este paso nos abri el camino. Devino motor para echar a andar lo que vino despus.

PAGE 26

Y vino? Al otro ao materializamos una idea para explotar toda la tecnologa en tercera dimensin (3D), a la cual tenamos acceso. Cero? Exactamente. Result muy importante en nuestra carrera. Con l obtuvimos siete nominaciones en Lucas y fue uno de los ms premiados entonces. Luego vino el de Patricio Amaro, Para toda la vida. A este msico le interes nuestro desempeo en Cero que coincidi con el trabajo de Dulce Locura y quiso poner en nuestras manos su prximo clip, el segundo que dirig junto a Abel Lpez. Editor, posproductor, director al se siente ms satisfecho? En realidad nunca me he considerado posproductor. En la Academia de Bellas Artes San Alejandro, donde estudi, me dieron las herramientas para desarrollar esta arista, por eso la he asumido varias veces; pero posproduccin. En Las Cosas edit, en Cero me enfoqu en los efectos visuales y en la direccin. He ido variando mi labor de acuerdo con el material en cuestin. Como ms cmodo me siento es dirigiendo. Me gusta estar a la cabeza de los planes. Todo sale mejor cuando uno tiene las riendas y lleva los detalles; aunque tiene su parte interesante estar bajo el mando de otros directores, pues se adquiere experiencia para los planes propios. Por otra parte, me han preguntado por qu las realizaciones de efectos visuales en mis proyectos lucen ms que en los de otros, y claro que esto no tiene nada que ver con la falta de resultarn los mejores efectos para mi propsito. Si alguien te dirige no siempre se logra esta comunin. Cuando los directores somos a su vez los posproductores, tratamos de movernos por caminos libres de obstculos. Algn ejemplo oportuno de esta paradoja? Sucedi con Burbuja feliz, de Osamu. Pretendamos hacer primero un submarino. Luego nos encontramos con que la salida del agua, las burbujas, el cambio para el aire, los adems, no lucira bien en cmara. Determinamos entonces recrear un dirigible y correr menos riesgos. Quizs otro director no comprende estas incongruencias y se resiste a abandonar su idea. Por eso a veces los efectos visuales no son lo esperado. aceptacin de algn trabajo? Escucho muchos gneros musicales y ciertamente he trabajado preferencia. No porque sean malos temas, sino porque no he conectado con ellos de antemano. Por ejemplo, nunca pens escucharle a Ernesto Blanco un merengue como La buena suerte, y me gusta mucho. Adems, posee buen ritmo, dinmica. Creo que el talento de un realizador consiste en que sea capaz de levantar un tema de no muy buena calidad o mucha pegada Elevar el consumo del nmero o la promocin del artista mediante el clip. IndePara este ao quisiera dirigir un audiovisual solo, pues aunque con Abel Lpez la ex periencia ha sido muy rica, deseara probar y mover los hilos de la realiza cin a mi antojo. Durante el rodaje del video Cero con Ivn Lejardi.

PAGE 27

26Alma Mater / febrero 2014 / No. 531 26Alma Mater / abril 2014 / No. 533pendientemente, una buena obra musical lleva la mitad del resultado. El audiovisual tiene la msica y la imagen, la imagen es solo un cincuenta por ciento Los hay muy simples, pero con canciones que han sido hit Una buena cancin siempre es un buen punto de partida. Hblame de la empata que logras establecer con los artistas. Burbuja feliz, de Osamu, resulta un ejemplo de buena qumica entre ambas partes. l es un artista que se deja guiar muy bien. Tambin Yoraisy Gmez, actriz invitada en el trabajo. Con Ernesto Blanco, por otra parte, siempre hay buen nimo en el set. La empata con los msicos debe establecerse desde el principio de satisfecho. De tus inicios a la fecha, cunto has avanzado en el conocimiento y realizacin de un clip? Esta ha sido una experiencia interesante para otras realizaciones como cortos, publicidad Se trata de un medio que me gusta mucho, pues en tres o cuatro minutos se narra una historia completa y casi siempre puedes relatar lo que quieres. Aunque he dirigido pocos proyec tos, me han servido para desarrollar la vista como realizador. A los procesos de edicin, los story boards, los planteamientos de las escenas me enfrento con una luz ms larga. Y desde tu ptica, cunto ha crecido el clip cubano? Cuando me acerqu a esta carrera haba y hay realizadores excelentes haciendo clips increbles con precarias condiciones de trabajo. Poco a poco se ha ido desarrollando la fotografa, la direccin de arte, gracias a la tecnologa, a la que se tiene ms acceso cada vez. Este alcance de las tecnologas implica que cualquier persona se lance a hacer un video clip. La parte de la experimentacin y el crecimiento individual deben aplaudirse; sin embargo, la masividad de realizaciones atenta contra la calidad. Cmo valoras la evolucin del 3D en el panorama nacional? Comenc a estudiarlo hace unos 12 aos y desde entonces vea algunos proyectos con este software y otros basados en l ciento por ciento. Salvo algunas excepciones, aquello no era todo lo que debera. Y eso pasa porque muchas personas con un conocimiento mnimo se lanzaban a trabajar, cuando requiere muchos aos dominarlo y ejecutarlo adecuadamente. Antes no haba ni tecnologa ni acceso a ella como para mostrar acabados excelentes en tal programa. Fue bueno que se iniciaran cosas, si no estaramos an en ciernes. No obstante, estos intentos fallidos han marcado un precedente negativo para quienes se dedican al 3D en Cuba. Pues me gustara hacer clips sobre todo a los msicos que admiro y a quienes escucho a diario. Siempre he soado un proyecto con Silvio Rodrguez. Muchas de sus letras vuelan en mi cabeza para producciones audiovisuales y hace rato que tienen hasta una historia.En estos momentos Vctor Lpez participa en la preparacin del nuevo video de Tesis de Menta y asume la direc cin del prximo proyecto de Ernesto Blanco. Asimismo, integra el equipo de realizacin en los efectos visuales del ltimo largometraje de Jorge Luis Snchez, an en proceso de rodaje. la voz de los universitarios Con Osamu Menndez, Burbuja feliz

PAGE 28

La maldicin de Eva la voz de los universitarios27Alma Mater / abril 2014 / No. 533 ha transitado de cualidad humana a obligacin femenina. Desde la supuesta liberacin se nos han multiplicado las cargas, y por paradjico que parezca, la libertad nos ha puesto la soga al cuello. No basta con sobresalir en la profesin. Nos debemos la integralidad. Mas, si eres buena cuidadora del esposo, los hijos, los suegros y cuanto pariente necesite proteccin, ests perdonada. Por mucho que cambiemos el cascarn pens Eva haciendo la maleta el estigma est en la clula ms microscpica de la sociedad. La tolerancia disimula el campo de batalla que es la convivencia. Cada tarea exhibe una etiqueta, casi siempre precedida por la, que resulta personal e intransferible; y si cambia de protagonista, pues entonces hablamos de una ayuda, nunca lo que toca. El poder no se aparta del dinero. Por eso nosotras mismas, en revancha de despecho acumulado durante siglos, levantamos banderas de posesin cuando nuestro aporte supera al resto de los ingresos a la casa. As como luchamos y asumimos con dignidad la conquista del terreno pblico, se impone la apropiacin de los hombres del espacio hogareo. La multiplicidad de roles nos enriquece frente al espejo, donde nos soamos mujeres con alas y cielos propios Pero el cristal nos golpea en las mismas ataduras. Al da siguiente, cuando Adn cerr la puerta, no se asombr de oler los frijoles recin hechos ni de or el ruido sordo de la centrfuga. Eva estaba en casa. El valor y la vida le mostraron que por el momento, a donde fuera, estara maldita. uando Adn cerr la puerta le asombr no escuchar el tedioso ruido de la lavadora. O sentir el olor a comino de los frijoles negros. Habr ido a buscar los mandados se respondi sin pensar. Solo se preocup cuando, dos horas ms tarde, encendi la computadora. En medio del escritorio, ms complejo que los archivos de trabajo, deca un bloc de notas: ME CANS DE COCINAR. Detrs de la oracin se ocultaban las dudas y frustraciones de cuatro aos de matrimonio. Adn y Eva se enamoraron un poco despus de que ella se iniciara como profesional en la misma empresa que l conoca de memoria; aun as eran contemporneos. La cotidianidad de la casa le result a la joven ms difcil que el doctorado. Y a fuerza de reproches del marido e insidiosas sugerencias de la suegra, aprendi a cocinar los platos bsicos de la comida cubana. En la Universidad nunca la ensearon a planchar, a lavar, a no ser la hereje de la cocina. Estas muchachas de ahora no saben hacer nada. La frase le martillaba los sentidos una y otra vez, al buscar refugio en tas o compaeras de trabajo. Eva compendi que no haba aprovechado bien el tiempo. No bastaba con terminar la carrera con Diploma de Oro si no saba ser una buena esposa. Se haba quedado a mitad de camino en una asignatura: ama de casa. Fue as que cambi tiempos de lectura y de computadora por horas en el lavadero, frente al fogn, detrs de las gavetas Ni siquiera lleg a gozar el ttulo de Doctora Eva. Prcticamente pas de ser ella, a la esposa de Adn. Por Dainerys Mesa Padrn Ilustracin: ALEJ&RO

PAGE 29

la voz de los universitarios Por Jorge Sariol ciencia, tecnologa y sociedadAlma Mater / abril 2014 / No. 533Mariel es una tpica baha de bolsa situada en la costa norte del occidente de Cuba, con un canal de entrada de 310 metros en su parte ms estrecha y 1,50 millas nuticas desde la embocadura hasta la drsena de maniobras. Constituye un estuario de 7.8 km2, en cuyas aguas habita una ictiofauna tpica: rbalos, pataos, mojarras, lisas, corvinas, gallegos, jiguaguas, picas y manjas. Sus litorales son, en parte rocosos y escarpados, y en parte zonas bajas y cenagosas, hacia la ensenada sur, an cubierta de mangles. Dos grandes lbulos caracterizan la ra: Mariel y la ensenada de Laza, con profundidad de 10 m y aproximadamente un 15% del rea total. Las mareas diarias tienen una oscilacin de 30 cm y renuevan cada una de ellas 3 millones de m3 de agua (6% de la rada). A ella tributan los ros Bongo y Florida, ms un pequeo arroyuelo, todos con desembocadura en su extremo sur. La transparencia del agua es poca, por un fondo en general arenoso y fangoso. La formacin vegetal ms conservada es el manglar con funcin determinante en el equilibrio de la biota. Hacia ambas mrgenes se puede observar alguna vegetacin con matorral xeroftico costero degradado. En los aos 80 fue ubicacin geogralfera de lo que en la nomenclatura nacional de la poca se conoci como Escoria y en la de USA Marielitos. MARIEL ? El enorme muelle de atraque de portacontenedores gigantes es la parte ms visible del proyecto ZDIM, actividad portuaria polivalente. Pero el planeamiento abarca un ancho territorio costero, entre los ros Dominica y Santa Ana, y una veintena de reas en torno Mariel: muralla abiertaCubauando el gobierno norteamericano del presidente William Mackinley organiz la guerra hispano-norteamericana pens primero en Mariel como territorio ideal para desembarcar las tropas, con la capital cubana a solo unos 30 km. Hoy est naciendo all uno de los proyectos econmicos y por extensin, tecnolgicos ms grandes y diversos que ha tenido Cuba, conocido como Zona de Desarrollo Integral Mariel (ZDIM). Casi un pas dentro de otro pas, el enclave tendr dos tareas primordiales: ser buena base para el comercio exterior de Cuba y el intercambio internacional en la regin, y sustentar los trabajos de prospeccin de yacimientos petrolferos y sus perspectivas en la Zona Econmica Exclusiva (ZEE) del Golfo de Mxico. Sin embargo, deber enfrentar, entre tantos, dos retos particularmente complejos: generar una monumental fuente de empleo de fuerza de trabajo profesional superespecializada y proteger y gestionar un rico y a la vez frgil ecosistema terrestre y marino.

PAGE 30

a la baha, dedicadas al apoyo logstico del petrleo, a centros de distribucin de mercancas, actividades productivas, comerciales y expositivas; inmuebles residenciales para alojamiento, servicios, recreacin, esparcimiento e infocomunicaciones; sistemas de transportacin multimodal tierra, mar y aire que conecten al Mariel con el resto del territorio nacional y con los pases de la regin; adems de instalaciones de aduanas, tratamiento de residuales, proteccin y seguridad. Todo ello precisar de redes tcnicas expeditas automotoras y frreas; de distribucin de electricidad, combustible y agua; de mecanismos de seguridad y salud del trabajo y, a no dudarlo, de concepciones paisajsticas, forestacin y jardinera. Y porque de continuo precisar de personal ejercitado, igual en gastronoma de alta cocina y servicios de hospedera, que de profesionales altamente especializados en tecnologa de punta, prev reas para la formacin y desarrollo del capital humano vinculado. Un ambiente de seguridad, buenas prcticas profesionales, en todos los rdenes y una organizacin del trabajo basados en los ms altos estndares de la logstica internacional, deber ser condicin primera. La construccin de las primeras piedras del proyecto, a cargo del grupo brasilero Odebrecht,1 ha sido buena muestra de todo lo anterior. Como cualquier megaproyecto econmico portuario e industrial no podr planear el desarrollo de la regin de forma integral y con un carcter armnico, si prescinde del uso del suelo en un ambiente competitivo para incentivar las inversiones, no se ocupa de preservar y desarrollar los valores culturales locales y regionales y no tiene en cuenta conservar y desarrollar las caractersticas medioambientales del territorio. V OLAR CON TODAS LAS ALAS Mariel ha tenido muchos riesgos ambientales a lo largo de su historia. Al ser baha de bolsa, con escasos centros industriales y asentamientos urbanos, sufre de contaminacin de sus aguas, por derrames de petrleo y de lquidos oleosos generados por la Central Termoelctrica Mximo Gmez. Asimismo, de vertimiento de residuales de actividades portuarias, de astilleros y tambin domsticos, con altas concentraciones de materia orgnica generadas por las urbanizaciones Mariel, La Boca, Mojica y de las empresas e instalaciones militares. Estos peligros pueden cuadruplicarse, con prdida irreparable de la diversidad biolgica, expresada en primera instancia en los ecosistemas ms frgiles: manglares, arrecifes coralinos, pluvisilvas y bosques. Finalmente, con la migracin de la ictiofauna.1. Un ejemplo de los muchos posibles: la propia Odebrecht y Cimab S.A. entidad cubana comercializadora del Centro de Inmunologa Molecular, han planeado una empresa mixta en la ZDIM para la produccin industrial de anticuerpos monoclonales teraputicos, con tecnologa cubana y capital brasileo. La produccin cubrira expectativas de ambas naciones y pudiera generar exportaciones conjuntas hacia otros mercados. 2. (Dhaynaut, B y Jorge Mttar, 2004: 12). 3. Lineamientos de la Poltica Econmica y Social del Partido y la Revolucin/ Inversin Extranjera/ Poltica Econmica Externa/ / tem 103/p19. 4. op cit V. Poltica de Ciencia, Tecnologa, Innovacin y Medio Ambiente/items134/p21. El modelo cubano de desarrollo segn la poltica social cubana 2 tiene como objetivo crecer con justicia, a partir del tratamiento simultneo de los problemas econmicos y sociales, con equilibrio entre el desarrollo y la equidad, como condiciones necesarias para el crecimiento productivo. Por su parte, la poltica ambiental cubana, segmento esencial de un todo, presupone acceso a los recursos naturales, aplicacin de la ciencia y la tecnologa, la participacin comunitaria y su responsabilidad social, estrechamente vinculada a los problemas del desarrollo y la sostenibilidad del mismo. En los Lineamientos se establece que la poltica econmica debe dar soluciones al desarrollo sostenible y promover la creacin de Z onas Especiales de Desarrollo que permitan incrementar la exportacin, la sustitucin efectiva de importaciones, los proyectos de alta tecnologa ().3 En el mismo documento se esclarece que Las entidades econmicas en todas las formas de gestin contarn con el marco regulatorio que propicie la introduccin sistemtica y acelerada de los resultados de la ciencia, la innovacin y la tecnologa, en los procesos produc tivos y de servicios, teniendo en cuenta las normas de responsabilidad social y medioambiental establecidas. 4 Mariel tendra todo para ser plaza abierta.

PAGE 31

deporte Por Joel Garca Len Foto: Ricardo L. Hevia la voz de los universitarios Alma Mater / abril 2014 / No. 533l 2014 comenz para el ciclismo cubano con un Clsico Camagey-La Habana que involucr a 87 participantes y la presencia de cuatro pedalistas en el campeonato mundial de pista en Cali, Colombia. Sin embargo, ms que los resultados en ambos eventos, lo ms importante fueron las caras nuevas, el oxgeno de la disciplina para el actual ciclo olmpico. Desde la poca de Sergio Pipin Martnez hasta la actual muchos nombres se han inmortalizado en la memoria popular, desde Ral Vzquez, Aldo Arencibia, Carlos Cardet, Eduardo Alonso, Pedro Pablo Prez y Arnold Alcolea, por solo mencionar algunos que llegaron a ser campeones de la Vuelta a Cuba y medallistas en Juegos Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos. La sangre joven de hoy est luchando, desde el punto de vista deportivo, con tres aos de interrupcin del principal giro cubano (20112013), el poco roce internacional, lo costoso del equipamiento (unas llantas de bicicleta pueden costar mil dlares) y un desfasado veldromo como el que tenemos (la mayora en el mundo son de 250 metros y no de 333), sin embargo, no pocos talentos pedalean con fuerza de cara al futuro. SOBRE LAS CARRETERAS TODO PARECE MS DURO En la antesala de lo que pudiera ser el retorno de las Vueltas a Cuba en el 2015, cin el pasado mes de febrero durante el Clsico que recorri siete provincias del pas. Yasmani Balmaseda, Vctor Orta, Onel Santa Clara, Yasmani Estupin, Csar Rodrguez, Lisuandi Alonso, Flix Nodarse y Leandro Marcos demostraron no solo ser buenos sprinters, sino estar listos para empeos venideros, incluso en eventos de persecucin en la pista si as hiciera falta. Mucha disciplina y esfuerzo lleva el ciclista para ganar competencias. Espero seguir aumentado mi nivel para integrar la cuarteta a Veracruz, coment el avileo Orta, en tanto de grandes rematadores como Joel Mario y Pedro Pablo, aunque su mayor deseo es que le den la oportunidad de vestir los colores de Cuba en justas internacionales. La preparacin nuestra es buena desde el punto de vista tcnico, porque tenemos entrenadores reconocidos, pero necesitamos correr ms y medirCiclismo cubano se oxigena

PAGE 32

Alma Mater / abril 2014 / No. 533nos con lo mejor de Amrica, coment Marcos, que proviene de una familia ciclstica pues su hermano es comisario nacional y su padre fue pedalista y es hoy un prestigioso federativo de las bielas y los pedales en el pas. Todos estos muchachos traen consigo un denominador comn dentro del talento natural que poseen: valenta, osada y amor por una disciplina sumamente peligrosa, en la cual es posible ver embalajes por encima de 60 kilmetros por hora y sufrir no pocas y estrepitosas cadas. reconoci Balmaseda, todo lo contrario a Nodarse y Santa Clara, ms hbiles para ubicarse dentro del pelotn en sprint. Csar y Lisuandi parecen ms integrales y muchos apuestan a verlos muy pronto con ttulos en certmenes continentales y hasta disputarle el cetro de la Vuelta a Cuba al bicampen Alcolea. MARLIES Y ARLENIS, DOS JOYAS DORADAS Desde hace ya ms de una dcada, los resultados mundiales del ciclismo cubano han llegado a travs de las fminas, lideradas por Yoanka Gonzlez, Lisandra Guerra y Yumari Gonzlez, un tro que acumula cuatro oros universales y once preseas en total en esas lides, al tiempo que la primera y nica medalla olmpica de Cuba la conquist en Beijing 2008 la propia Yoanka. Inspirados en ellas, dos rostros fueron hacindose cotidianos en podios nacionales hasta llegar a premios internacionales desde hace par de aos. Arlenis Sierra y Marlies Mejas ensean la misma calidad de sus antecesoras con los ms altos galardones en el oro de la ruta de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 para Arlenis y el cetro de Amrica en la prueba del mnium para Marlies. No podr olvidar nunca esa carrera, porque debut por la puerta grande y adems, por vez primera, tres cubanas eran medallistas en una misma prueba (Yumari, plata; y Yudelmis Domnguez, bronce), record Arlenis, una de las esperanzas ms serias cuando se habla de futuro y que en enero de este 2014 rindi una excelente faena en el Tour de San Luis, Argentina, con varios triunfos parciales. En el caso de Marlies, no esconde sus potencialidades para las modalidades de fondo, aunque tambin es potente en la velocidad. De ah que pueda ser considerada la ms completa del pas, aunque reconoce que debo mejorar en las carreras de grupo, pues el mnium eventos y si quiero ganar medallas y ser como Yoanka y Yumari tengo que trabajar en eso. Quizs muy pronto ellas sean paradigmas dentro de la disciplina, pero ahora nadie duda de sus virtudes sobre la bicicleta para mantener y crecer nuestra historia dentro de las lides ms importantes del planeta. A TERRIZANDO PRONSTICOS Los meses del 2014 traern ms retos, entre ellos la porfa por varias medallas en los juegos mutideportivos los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, as como invitaciones (con todos los gastos pagados) a varias Vueltas nacionales de pases sudamericanos, como Venezuela, Argentina, etctera. Papel protagnico tendrn, por supuesto, los consagrados, pero cada vez el peso mayor de nuestras comitivas descansar en los bisoos que toman el oxgeno imprescindible para nuevos xitos. Sus xitos harn a muchos gritar de viva voz: Arriba, Arriba, Cuba! Y con el coro todos pedalearemos. YOANKA GONZLEZYOANKA GONZLEZLISANDRA GUERRAYUMARI GONZLEZLISANDRA GUERRAYUMARI GONZLEZLISANDRA GUERRAYUMARI GONZLEZYUMARI GONZLEZYUMARI GONZLEZLISANDRA GUERRABRONCEOROBRONCEOROPLATAPLATAOROOROPLATAPLATABRONCECARRERA POR PUNTOSSCRATC H500 METROS CONTRARRELOJSCRATC H500 METROS CONTRARRELOJSCRATC H500 METROS CONTRARRELOJSCRATC HCARRERA POR PUNTOSSCRATC HKEIRINSTUTTGART 2003 (ALE) MELBOURNE 2004 (AUS) BURDEOS, 2006 (FRA) PALMA DE MALLORCA, 2007 (ESP) PALMA DE MALLORCA, 2007 (ESP) MANC HESTER, 2008 (ING) MANC HESTER, 2008 (ING) PRUSZKOW, 2009 (POL) PRUSZKOW, 2009 (POL) COPENHA GUE, 2010 (DIN) MINSK, 2013 (BIE) MEDALLERO HIST RICO (hasta el mundial del 2013) CUBA EN CAMPEONA T OS MUNDIALES ELITE

PAGE 33

la voz de los universitarios UN JUEGO NUEVO Y UN JUEGO VIEJO Las cosas han cambiado mucho en los ltimos aos, no me canso de decirlo. Algunas cosas han cambiado para bien, otras para regular y otras francamente para mal. Que conste, yo no me opongo al cambio. El cambio es natural: lo antinatural lo imposible, de hecho es la inmovilidad. Incluso en los mbitos en que no son apreciables los cambios, algo est cambiando. Pero bueno, biando son los juegos infantiles. No individuales, hablo de los juegos de grupo. Un amigo me dice que la tendencia es irreversible: el juego ser cada vez ms personal. El individuo interactuando con la mquina. Llegar el momento asegura en que uno no llegar a tocar al otro, que la comunicacin ser en espacios virtuales. Por dios, espero que yo ya no est en este mundo cuando eso ocurra, si es que ocurre. A lo mejor resultar mucho ms vvida la experiencia, nadie sabe, pero ahora mismo tengo la esperanza de que la dinmica del intercambio fsico entre las personas sea insustituible. Quizs dentro de 200 aos nadie recordar que en algn momento los nios jugaban al pon, a la seorita, a Cuba y Espaa Pero no hay que ir tan lejos. Mi amigo Lster me ha contado una cosa que me ha dejado pensando. Dice que cuando estaba en el crculo infantil, lo sacaban a un parque a jugar a los juegos de siempre: a la rueda rueda, la prenda escondida, el pegao, las cuatro esquinas A m tambin, por supuesto. Siempre me ha llamado la atencin la universalidad de los juegos. Pero dice Lster que el otro da pasaba frente al mismo parque y se encontr que ahora tambin estaban all los nios del crculo, pero jugando a algo que no entendi a primera vista. Se acerc, observ y se qued estupefacto. Las nias estaban jugando a las modelos. (Los nios estaban en el juego preferido de los nios a lo largo de la historia: el juego de manos; menos mal, digo yo). En qu consista el juego de las frente a frente, de la misma manera en que lo hacan en el celebrrimo Cuba y Espaa. Una nia sale hacia adelante caminando como si estuviera en una pasarela. Recrea tres o cuatro poses del moda (ya se podrn imaginar la manera en que asumen ese repertorio nias de cuatro aos), y toca a una nia del otro equipo. La cadena de acciones se sucede hasta el cansancio, o hasta que la seo determine. No s cmo se elige al equipo ganador, si es que hay equipo ganador. No s qu valores se promover con ese juego, si es que se promueven. La verdad es que muchos de los juegos no tienen que promover ningn valor, a no ser el de la mera diversin. No voy a juzgar este juego de la modelo, si las nias se divierten, por lo menos para divertir sirve. Pero la verdad es que los juegos de mi infancia que eran, con comprensibles variaciones, los mismos de la infancia de mis padres y mis abuelos son mucho ms atractitop model. Incluso, el juego que menos me gustaba, la seorita yo rezaba porque no me tocara a mi saltar apropiado para la edad. Pero mejor me callo, puede ser que me est poniendo viejo y esta crnica sea simplemente el testimonio de mi creciente caducidad. Por lo menos me tranquiliza el hecho de que a mi sobrina lo que ms le gusta es corretear por el patio, saltar y caerle atrs a las gallinas. Como a m, cuando tena su edad. sudar la tintaTexto e ilustracin: Yuris NridoAlma Mater / abril 2014 / No. 533