<%BANNER%>

Alma mater ( 03-2013 )

Digital Library of the Caribbean
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098943/00077

Material Information

Title: Alma mater
Physical Description: v. : ill. ; 57 cm.
Language: Spanish
Publisher: J.C. Fernandez
Place of Publication: Habana i.e. Havana, Cuba
Publication Date: 03-2013

Subjects

Genre: newspaper   ( sobekcm )
newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
Cuba -- Havana

Notes

General Note: Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note: "la voz de los universitarios."

Record Information

Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification: lcc - Newspaper 660
System ID: UF00098943:00082

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098943/00077

Material Information

Title: Alma mater
Physical Description: v. : ill. ; 57 cm.
Language: Spanish
Publisher: J.C. Fernandez
Place of Publication: Habana i.e. Havana, Cuba
Publication Date: 03-2013

Subjects

Genre: newspaper   ( sobekcm )
newspaper   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
Cuba -- Havana

Notes

General Note: Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note: "la voz de los universitarios."

Record Information

Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification: lcc - Newspaper 660
System ID: UF00098943:00082


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

nuestro credo El Director Despus de las elecciones generales del 3 de febrero, la direccin de la Unin de Jvenes Comunistas invit a La Habana a los 102 diputados que poseen menos de 40 aos. El objetivo fue compartir experiencias y conocer so bre el funcionamiento de la organizacin juvenil, as como establecer diversos intercambios acerca de la realidad econmica y social de la Isla. Dentro del grupo se encontraban seis estudiantes Nacional del Poder Popular. Ello permitir que sus opinio nes sean tomadas en cuenta en el mximo rgano del Estado Cubano, el nico con capacidad constitucional y legislativa. Los jvenes representantes del pueblo recorrieron ins las que se encuentran el Palacio Central de Pioneros, el Centro de Restauracin Neurolgica y la Universidad de Ciencias Informticas. En este ltimo sitio, despus de ser recibidos por profesores y estudiantes en la Plaza Mella, recibieron una explicacin sobre las prioridades de esta Universidad atpica que, con el vigor de su inteligencia, aporta riquezas al desarrollo del pas. En Cuba el ejercicio democrtico no se agota en el momento de las votaciones; rebasa el marco electoral. Se le da prioridad al intercambio entre el pueblo y sus repre sentantes, quienes pudieran ser revocados de sus cargos si incumplieran con el mandato otorgado. Es por ello que los recin electos tienen sobre sus hombros una enorme responsabilidad, cuando la nacin sacude las viejas amarras e implementa los Lineamientos de la Poltica Econmica y Social del Partido y la Revolucin. Entre los presentes, adems de estudiantes, se encontra ban presidentes de cooperativas, directores de empresas, deportistas, intelectuales, dirigentes juveniles, periodistas La amplia diversidad que compone el Parlamento, con ms de un 67 % de renovacin, permitir que el debate gane en calidad y puedan darse distintas miradas a las problemticas que se analicen, tanto en las Comisiones de Trabajo como en el plenario. Una de las ideas compartidas fue la necesidad de que cada uno, en el lugar donde trabaja o estudia, pueda destacarse cada vez ms, porque la condicin de diputado no entraa privilegio alguno, salvo el reconocimiento de la poblacin por los mritos obtenidos en el trabajo cotidiano. Solo as podr formarse el verdadero relevo, con la preparacin y el Toca entonces a los jvenes armarse de argumentos, ale dola, perfeccionndola, para decir como el cantautor Tony vila, quien comparti con los diputados varias letras de sus canciones: Hay que hacer algunos cambios en mi casa/sin que se dae la estructura

PAGE 2

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Neida Lis Falcn Costa Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 marzo 2013 Portada La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Eduardo Paret: An no asimilo que estoy retirado p.30

PAGE 3

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Neida Lis Falcn Costa Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 marzo 2013 Portada La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu de todo un poco p.8 quin le pone el cascabel al ltigo? p.9 poesa p.10 cuento p.11 voces p.12 ciencia, tecnologa y sociedad p.28 sudar la tinta p.32 Premio del concurso de Periodismo MANOLITO C ARBONELL p.13 La diputada ms joven p.4 Por Yoerky Snchez Cullar Un congreso para todos p.6 Yuniel Labacena Romero, estudiante de Periodismo Haz lo que yo digo... p.20 Por Jorge Sariol El cuarto Juan p.24 Por Ivyliet Ventura Kessel, estudiante de Periodismo Parque, historia y humanidad p.26 Por Lilian Machado Ricardo, estudiante de Medicina Eduardo Paret: An no asimilo que estoy retirado p.30

PAGE 4

La diputada ms joven Por Yoerky Snchez Cullar Fotos: Elio Mirand La entrevista puede ser en la tarde del viernes, me dice desde el otro lado de la lnea telefnica. Haba ledo una sntesis de su biografa publicada por el dia rio Granma que la mostraba como candidata a diputada, la ms joven entre los 612 seleccionados. Apenas con 20 aos, Lisett Conde Snchez ya ocupa una silla en el mximo rgano del Estado cubano. Orgullosa exhibe su bata de estu diante de Ciencias Mdicas con la que en horas matutinas desanduvo los pasillos de la facultad Victoria de Girn. Ahora hojea algunos libros sobre la mesa, a la espera de un caf que prepara su mam Yolanda. Mi familia me apoya en todo. Creo que sin ese respaldo no podra llevar adelante mis deberes como estudiante y dirigente de la FEU, comenta en tono desenfadado y jovial, mientras el fotgrafo busca el mejor ngulo para captar su imagen. Tengo entendido que naciste en Santiago de Cuba S, llevo en La Habana aproxi madamente tres aos. En Santiago hice mi vida de pionera, fui dirigente de colectivo y luego de la Federacin de Estudiantes de la Enseanza Media (FEEM). Pensaba que al llegar a la ca adaptarme o para ser bien recibida por los muchachos en el aula; por suerte, he encontrado personas que me han ayudado en todo. En principio quera estudiar la especia lidad de Teatro en el Instituto Superior de trabajadores. Entonces hice las pruebas de ingreso, entr a Medicina y ya voy por el segundo curso de la carrera. Cul es la caracterstica que ms valoras de tus estudios? La posibilidad de interactuar con la poblacin desde el primer ao. Ese vnculo de la docencia con la prctica me apasiona porque uno ve el resul tado del esfuerzo, se aprende mucho. Desde bien temprano nos vinculamos a los policlnicos. Todo ello como com plemento de la base terica. En Medicina un pequeo descuido siologa, por ejemplo, resulta de las asignaturas ms difciles. Hay que ser disciplinado y tener bien claro que el principal deber de un estudiante es, precisamente, estudiar. Sin embargo, tienes responsabili dades en la FEU. Cmo logras articular esos deberes? Integro el secretariado de la FEU del Victoria de Girn, en el que atiendo el frente de Trabajo y Defen sa. Entre mis funciones est convocar a los alumnos y motivarlos para que 27 de Noviembre o la Marcha de las donaciones de sangre, para que sean protagonistas fuera de la brigada y den su aporte como ciudadanos. Eso sin formalismos ni presiones. Debemos lograr que cada estu diante se sienta comprometido y cuando asista a una manifestacin, a de en l la huella de la participacin, los gratos momentos vividos junto a los dems compaeros, el honor de haber dado libre y espontneamente su esfuerzo. sido fcil, pero integro un secretaria do de la FEU que trabaja de manera unida, que funciona bien y tiene el apoyo de los muchachos. Precisamente la Organizacin ya prepara su Octavo Congreso. Cules son los temas que hoy estn en la agenda del debate estudiantil? Una de las temticas de la discusin es que parta de la brigada lo que la propia brigada debe hacer. Resulta necesario desprendernos del verticalismo. Cuntas opiniones, la voz de los universitarios

PAGE 5

preguntas, recomendaciones pue den salir de ese debate colectivo? cada aula estamos sentados jvenes que tenemos diferentes miradas, que experimentamos distintas vi vencias, que poseemos la capacidad para dialogar y proponer soluciones. Ese es el sentir que tendrn los plan teamientos del Congreso, acorde con los intereses de cada grupo, de cada estudiante. Segn tu criterio, qu cambios necesita la FEU despus de cumpli dos sus 90 aos? En primer lugar debe ser ms orgnica; funcionar mejor, lograr de verdad que cualquier miembro de la es el documento rector de los deberes y derechos, pero ya no responde a las condiciones actuales de la vida del pas ni de lo que ocurre en el mundo estudiantil. Ha de alcanzarse uno ms completo, integral, en sintona con la actual coyuntura. En el caso de los dirigentes nos hace falta alcanzar mayor compromiso des de la base. Que si somos elegidos para un cargo, no sea para llenar un espacio; hay que trabajar para la FEU sin perder lo esencial, que es cumplir en los estu dios de modo positivo. Cundo te enteraste que forma bas parte de la candidatura a diputada a la Asamblea Nacional? Fue el mismo 20 de diciembre, fecha del aniversario 90 de la FEU. Ese da abr el peridico Granma y, para sorpresa ma, estaba junto a otros compaeros nominados por el mu no lo esperaba aunque en el pleno del Consejo Nacional, celebrado previamente, haba sido propuesta como cantera para la candidatura. Constituye un enorme privilegio y una gran responsabilidad, pues s que hay muchos como yo que pu dieran estar ocupando ese puesto por sus mritos, sus capacidades. Cmo fueron los intercambios con la poblacin semanas antes de los comicios? Resultaron experiencias enri Parrilla y aprend mucho de las pre guntas que nos formulaban y de los comentarios. Estuvimos en centros productivos, escuelas, comunida des Hubo comprensin por parte de la Facultad sobre la necesidad de estos encuentros y, aunque no fui a todos, me sirvieron para co nocer mejor las caractersticas del territorio que debo representar en el Parlamento. Y cmo hars efectiva esa representacin en el mximo rgano del Estado Cubano? esforzar por trabajar dignamente en la Comisin que me asignen, ten dr en cuenta las preocupaciones de mis electores ante la aprobacin de cada ley, de cada decisin. Expondr mis criterios cuando haga falta y lo considere oportuno, no desde una posicin personal o territorial, sino colectiva, pensando como pas. Solo que los jvenes tambin sabremos estar a la altura de estos tiempos.

PAGE 6

la voz de los universitarios a Federacin Estudiantil Univer sitaria (FEU) necesita revitali zarse, adecuarse a los tiempos que vive y a los jvenes que agrupa, sin perder su esencia revolucionaria, autntica y original. Esos son los pre ceptos que tienen que prevalecer en su VIII Congreso, que desde el pasado 20 de diciembre comenz a andar, tras ser convocado en el cumpleaos 90 de la organizacin joven ms anti gua de Cuba. Previsto para los das 13 y 14 de junio de 2013 en La Habana, la cita reunir a 250 delegados, y tiene su primera y gran sesin durante este mes de marzo, con las asambleas en las brigadas, que constituyen las bases de la organizacin estudiantil. De futuro y de revolucin, de con vicciones y esencias, ser este Con greso que bajo la mxima para los jvenes comprometidos con su po ca, todo tiempo es corto para hacer, alentar la accin consecuente y la de la FEU sobre la misin suprema de su generacin, como responsables de la continuidad de la Revolucin. UN CONGRE SO PARA TODOS Desde la brigada el VIII Congreso de la FEU tiene que ser trans formador, que llegue, implique y se parezca a los estudiantes, que contribuya a dinamizar, acentuar y perfeccionar el desem peo de la organizacin dentro y fuera de las aulas, que aporte a la construccin de un mejor futuro para la nacin y el mundo Por Yuniel Labacena Romero, estudiante de Periodismo El gran foro universitario tiene que marcar un hito en cuanto al debate cr energa es la que tiene que impulsar los congresos de brigada, donde se de Honor, sin alejarse del momento que vivimos. Desde la brigada la convocatoria apuesta por un Congreso transforma dor, que llegue, implique y se parezca a los estudiantes, que contribuya a dinamizar, acentuar y perfeccionar el desempeo de la FEU dentro y fuera de las aulas, que aporte a la construc cin de un tiempo futuro mejor para la nacin y el mundo. En este propsito, el cnclave en la brigada es el paso fundamental, por la amplitud que permite en participantes y temticas, y da continuidad al ante rior anlisis realizado en enero en la principal estructura de la FEU, donde se discuti sin tapujos la convocatoria al mismo. Los universitarios desde su escena rio tienen el compromiso de vivir en congreso y de revisar los mecanismos de convocatoria de la organizacin en cada una de las brigadas, potenciar los estudiantes, as como los valores de la Revolucin y la importancia de estimular una eticidad plena de rigor intelectual. Cada brigada disear su espacio de forma creativa y dinmica. Las preocupaciones que tienen los estu diantes en su radio de accin pueden ser analizadas, aunque algunos ejes fundamentales que guan los debates del Congreso son la Universidad en la defensa de la Patria y la profunda vocacin social de la FEU. Y a este espacio el ms impor nal de la organizacin continuar luego con los congresos a nivel de llegarn tambin las opiniones de nuestros estudiantes, para el repa so imprescindible del trabajo y de cunto ms falta por hacer desde la participacin activa. El pensamiento de Mella y su in sistencia en que el estudiante es algo ms que un universitario, es un ciu dadano y un miembro de la sociedad, se realicen a todos los niveles, donde el fortalecimiento de la organizacin

PAGE 7

Por Yuniel Labacena Romero, estudiante de Periodismo ocupe el centro de las discusiones, logre propuestas que perfeccionen los mtodos de trabajo y la identidad de todos con la FEU y rompa los esquemas que persisten hasta hoy. Un Congreso aterrizado a la realidad y al momento histrico que vive el pas, as ser esta cita de la FEU segn su convocatoria. Pero no de tribuna, sino que concrete su aporte a la Revolucin, que se parez ca a sus estudiantes. Un Congreso popular, que sea de todos, donde se mezclen la creatividad y la iniciativa que caracteriza a los universitarios con el debate profundo y el deber de ser mejores revolucionarios. Homenaje al Hroe Nacional de Cuba, en el aniversario 160 de su natalicio, ser el cnclave, de honda inspiracin martiana, lo mismo que el Fidel, Ral, la Generacin del Cente nario y todos los cubanos patriotas. Tambin un tributo a dos hroes hermanados por la historia y de pen Maceo y el Comandante Ernesto Che Guevara, en la fecha natal de ambos el 14 de junio. Esos hombres que for jan y construyen futuro y son hroes para todos los tiempos. En este VIII Congreso demos tremos que seguimos siendo una tapujos de sus retos, sus militancias y sus realidades, que conoce lo que le queda por hacer. Es vital que la FEU que siempre ha defendido y que ba talle por encima de nuestras caren formar al hombre nuevo que habr de seguir defendiendo y alzando la sociedad nueva.

PAGE 8

la voz de los universitarios de todo un poco Por Neida Lis Falcn A mi amigo Jos Ral Gallego, por la valenta. areca que el Congreso Nacio nal de Magos iba a terminar de un momento a otro. En ms de una ocasin la presidencia haba negado la palabra a los jvenes he chiceros que se formaban en el co legio de Howards, bajo la cariosa y tica direccin del Gran Mago Julius Decan. Indignado y aprovechando un minuto de distraccin el joven Harry Potter apret el botn rojo que encenda los micrfonos. Permiso, permiso e inmedia tamente tena la atencin de todos, nelius Funge, el Ministro de Magia: Yo quera pedirle permiso a usted y tambin a todos los delegados. Durante toda la maana se ha ha blado sobre formacin y nosotros tenemos un punto de vista impor tante a la hora de debatir este pro blema. Sin embargo, se le ha dado la palabra a una sola estudiante. Que remos proponerles a los delegados y a la presidencia, que nos permitan intervenir sobre dudas que creemos justo que se debatan en esta ple naria... Enseguida los espontneos aplausos fueron interrumpidos por el Ministro de Magia. Miren, por acuerdo del Congreso ya terminamos el debate. Yo les propuse la entrega de las cuestiones que quisieran por escrito, incluso algunas podemos publicarlas. Pero el Congreso no puede continuar debatiendo porque ya se acab el tiempo. Si el Congreso, que es so berano, entiende otra cosa gados volvi a decir Harry pero fue interrumpido agresivamente. Perdona, perdona, dirigimos no sotros la reunin. Yo, como Ministro Confucio, literalmente Maestro lsofos ms importantes del mundo. Su doctrina, el confucianismo o con fucionismo, contiene como precep tos esenciales la buena conducta en la vida, el buen gobierno del Estado (caridad, justicia y respeto a las jerar quas), el cuidado de la tradicin, el estudio y la meditacin. De ah que este gran pensador chino conside rara como virtudes sublimes: la to lerancia, la bondad, la benevolencia, el amor al prjimo y el respeto a los mayores y antepasados. (551 a.C 479 a.C) conoci los rigo res de la pobreza al enfrentar desde los tres aos de edad la realidad de una familia de terratenientes arruinada, el clan de los Kong. La es merada educacin que an rodeado de carencias materiales recibi, lo convirtieron en un joven virtuoso y trabajador, capaz de ascender por mritos propios, de la humildad de los graneros estatales donde tuvo su primer empleo, al rango de Ministro de Justicia. De este cargo dimiti, tras aos de tico proceder, al no compartir la poltica que segua el entonces prncipe gobernante. de su poca respecto a la religin y de Cheng, Zi Zhaan, quien introdujo el cdigo jurdico en China, Confucio desarroll un conjunto de doctrinas morales y religiosas, que llegaron a con vertirse en cimiento de la cultura de su pas. Hacia el ao 580 a.C. emprendi sus enseanzas. Viajaba casi siempre solo o rodeado de escasos discpulos, a los que aleccionaba sobre los clsicos de la literatura china y en la importancia de la msica de su tierra, que en ese tiempo cumpla bsicamente funciones ceremoniales y religiosas en el culto y en las prcticas del estado. su sistema de valores contribuy a restituir el equilibrio anterior en una nacin afectada por el resquebraja miento del orden poltico y social. Tal fue su impacto, que pas a ser la reli durante varias centurias los textos que recogen las enseanzas del maestro oriental han sido contenido bsico de aprendizaje en los colegios del pas, con el nombre de los Cuatro Libros (Gran Saber, Doctrina de la mediana, En la actualidad, estos volmenes son reeditados y sus ventas crecen en orbe. El renacimiento del confucia nismo simboliza quizs, la necesidad de los seres humanos de replantearse constantemente sus posturas perso nales, familiares, ante la sociedad y la Naturaleza, en esa eterna bsqueda de la armona que Confucio nos leg como herencia espiritual.

PAGE 9

la voz de los universitarios quin le pone el cascabel al ltigo? Por Rodolfo Romero Reyes Ilustracin : Yaimel de Magia, someto las propuestas a votacin. No podemos alterar una ce que decidir si dejar abierto el tema de la formacin de los estudiantes, si lo pueden proponer en otro marco por escrito o si continuamos el Congreso y aprobamos el informe central levanten la mano los que estn de acuerdo! Los murmullos invadieron la sala. Nadie estaba de acuerdo con seme jante arbitrariedad. Estamos de acuerdo con concluir el debate? Se hizo escuchar un gigan Estamos de acuerdo en darle la palabra a los estudiantes?pregunt entonces el Ministro. Un SIIIIIIIIIIII rotundo estremeci la sala del Castillo donde sesionaba el evento. Ms seguro de s mismo que antes de abrir el micrfono, y antecedido por otro fuerte aplauso, Harry Potter decidi hacer su primer discurso ante el gremio de Magos, gracias delegados. Nosotros vemos preocupados como se estn abriendo nuevas plazas y entrando alrededor de 60 estudiantes por ao, mientras estamos dando clases en malas condi ciones. Por eso queremos mantener la selectividad de la carrera y el rigor en las pruebas de actitud. No hacemos nada con entrar 70 estudiantes y que 35 se nos queden en el camino, o sean malos magos, o se exilien en el mundo de los muggles hizo una pausa, sujet con fuerzas sus espejuelos y continu: Magia en tercer ao se desilusionan de la carrera. Lamentablemente esto ha cambiado: ahora es en primero. Cuando se terminan las primeras prcticas los estudiantes regresan decepcionados. Por qu? En primer lugar porque el Mi nisterio de Magia no nos da la atencin que requerimos. Desde que estoy en la escuela he tenido un solo contacto con ellos: un almuerzo de bienvenida. Por otra parte, los jvenes magos no fui mos invitados a los debates gremiales a nivel de base que se hicieron de este Congreso, alegando que ramos invi tados, no delegados. Harry saba que muchos problemas, como el escaso sa lario de los magos, no se resolveran ni con magia ni con brujera, pero existan otros quiz ms subjetivos, de los que s haba que hablar. Con esa intencin prosigui: Durante las prcticas labo rales se rompe la ilusin de encontrar un medio mgico que sea como una gran familia, y en su lugar aparece la apata de tutores, el recelo entre los algn viaje!!!, el medio se convierte en una olla de grillos. Hay que aclarar que no todos, pues el mundo de la magia est lleno de buenos ejemplos de hechiceros con una tica y un tuviramos 15 mil magos como Pepe, que suden amor por la magia! Que critiquen con un amor que den ganas de coger los sagrados pergaminos e ir a luchar por la nacin. El joven mago enfatiz en que ni l ni los de su generacin deban formarse como macheteros de los conjuros y las brujeras. Tom su varita mgica y apuntando a su ene migo sentenci: Dijo un hechicero latinoamericano que cada pas tiene la brujera que se merece; ustedes van a tener que contar con nosotros, los jvenes ma gos, para que nuestra nacin tenga la Magia que realmente se ha ganado y dispar un rayo de luz al pecho de Cornelius Funge. Hubo una explosin de aplausos que hizo que, al menos por esa vez, el espritu de Lord Volde mort abandonara el cuerpo del Minis pudo regresar tranquilo a casa. Harry Potter enfrenta al Ministro de Magia

PAGE 10

la voz de los universitarios poesa Ilustracin : Hanna Chomenko Mujer que llevas luz en tu interior, un da quisieron volverte sombras jugando a considerarte una piltrafa. l, como seor feudal te hizo esclava de sus rencores y broncas que descarga en tu piel de mujer enamorada. Sola, en tu silencioso dolor lloras, malherida y callada. incuestionables derechos denuncia al malvado que te daa, toma tu coraje, eres digna, respeta tu cuerpo y alma y a salvo del malvado, quedars con tu energa. te acusaron desde el antiguo testamento y siempre sospechada de ser un ser sin alma. Destruye la tradicin que considera, que eres un trapo a disposicin de tu seor y amo.

PAGE 11

la voz de los universitarios cuentoLa mujer del rojo clavel lueve. Rejas transparentes encerrando el paisaje. La plaza del barrio se llen de charcos. Saltan los nios entre ellos. La dama del rojo clavel sale, como escapando de la casa de Juan. Ya no extraa ni la pared nica de yeso, ni la luz de la ventana que muchas veces desde el este la ilumin. No siente la lluvia, camina como una estela, casi etrea y sin perfume, con se pareca al que ella conoce. Demasiados ruidos golpean su rostro de sonrisa suave, casi congelada. la pincelaba con amor, con los colores nacidos de un arte que ola a pasin. culpa, pero lo haba perdonado. Le pareci vivir una injusticia no encontrarlo y hasta senta el fro de los arroyos en sus espaldas. Ella no habra existido as, esplendorosa si no fuese por l, no habra alcanzado sus formas armoniosas si no fuese por Juan. eso sali a buscarlo por todos los puntos cardinales, por toda la ciudad, por las avenidas arboladas, por las sendas peatonales extraviadas de letreros y msica. Ya no saba qu estrategia usar para encontrarlo. No quera perderlo. Pero no se animaba a preguntar por l. Sola, as sola, imperturbable, lo buscara hasta el cansancio, hasta el lugar ms recndito y decidida, ira hasta donde duermen los cuerpos sin vida. Corran las horas, ya no llova y no quiso volver a la casa sin haber encontra do a su Juan. Empez a caminar por un camino bordeado de pinos y lleg hasta la entrada del lar de paz, recorri con su mirada todas las tumbas. Haba una La dama del rojo clavel, no pudo llorar, dolida se retir ansiando llegar a casa. a un enorme atril, junto a los pinceles y las pinturas que no pudieron terminar sus atuendos, ni algunos ptalos del rojo clavel... Tomados de Internet Por Stela Maris Taboro

PAGE 12

Por Jorge Sariol voces la voz de los universitarios omo sucede algunas veces con celebraciones semejan tes, en marzo llueven los ho menajes a la mujer en general y aunque resulte vanamente formal, cargamos la mano en el reconoci miento en abstracto. Por una vez valdra situarnos en tiempo y espacio para dar cumplidos reales a cada ama de casa, es decir a buena parte de las cubanas, quienes hacen equilibrio para alimentar a la familia, doblan turnos uno en el trabajo y el otro dentro de la frontera hogarea y por razones operativas lo mismo ponen un botn, enroscan un niple en una conductora de agua, se encargan de vigilar el ho rario de las vitaminas o instalan un antivirus informtico donde otros no dan pie con bola. las abuelas tienen protagonismo porque adems de garantizar la retaguardia de la familia, bregan con la retaguardia propia de un cuerpo trascurrido, de poca ayuda en la tarea, pero al que todo el mundo le exige como si tuviera poco kilometraje. marzo se le debera dar un aparte. Pero no solo con el homenaje sim Pensemos tambin en las dedi cadas a una de las esferas de la vida laboral ms urgida de consagracin en tiempo, modo y lugar. Hablo de las mujeres de las ciencias y que terminan hogar, a fuerza de combinar I+D+i 1 es decir inventiva + determinacin + cada vez son ms. El lugar ocupado por las fminas en la ciencia cubana ha ido en ascenso, desde de Ciencias de Cuba. Son profesionales entregadas a la concepcin o creacin de nuevos conocimientos, productos, procesos, mtodos y sistemas, adems de empearse en la gestin de los res pectivos proyectos. Son excelentes eje cutivas y mejores directivas. En el 2008, el 70% de las direcciones de centros Segn cifras del Censo de Poblacin y Viviendas de 1953, solo 13 tenan ca 2008, en el sistema cubano Ciencia, Innovacin Tecnolgica, de 92 839 tra bajadores, 49 656 eran damas. Desde cos con ms del 50% de las Maestras y con ms del 30% de los Doctorados. La presencia del sexo femenino ha oscilado rito, se ha mantenido cercano al 30%. En las categoras investigativas constituyen la tercera parte de los Titulares y aproximadamente el La asociacin de mujeres jvenes del 2002 al 2006, alcanzando ms del 35 por ciento del total. Es poco? Depende. No siempre Deberan ser ms? Sin dudas. Un nmero adecuado sera el 70 u 80% hubo un tiempo en que el 90% de los componentes de la Ctedra de Sexualidad del pedaggico Varona, eran mujeres. Quin puede asegu rar que no predominara un enfoque femenino de la sexualidad desde el punto educativo? Compartir con ellas deberes, dere chos y responsabilidades en el trabajo y en la Casa es imperativo. Lo que importa es la coherencia. 1. Mediante la frmula estrat gica I+D+i la ciencia y la tecnologa del siglo XXl intentan llevar adelante con coherencia el trinomio Investiga cin+Desarrollo+innovaciones. Amas del fondo de tiempo

PAGE 13

lguna vez escuch al desta en Santiago de Cuba. Una infancia comnmente revoltosa y disparata damente bella como la de cualquier otro nio cubano que juega a la pelota, escribe poemas u ostenta el altsimo honor de ser el consentido de la casa. remaba; pero que le maravillaba en particular un sitio en Santiago de Cuba: Cayo Smith. Lo recuerda como una islita en el centro de la nadar all, ir a Ciudad Mar, recor daba el escritor. Pero, qu lugar es este al que pocos reconocen por el apellido anglosajn? Hoy se nos pierde a muchos el espacio fantstico que olvid su sea inglesa por la identidad rebelde tiva, otra apropiacin lingstica del idioma de los gringos). Sin embargo, descendi por no s cuntos cerros. samos por zonas menos pobladas. Fue una travesa que nos llev desde la nutrida urbanizacin citadina, al diasprico dominio de conjuntos directamente desde alguna barriada de Kiev. Despus llegaron las uni dades militares; escondidas entre marabes maduros y arboledas a lo serrano, hasta que las curvas ms pronunciadas se aduearon de una imagen del mar. Se col sensual, como en una novela de Proust, entre las ramas de los rboles. Salimos de la guagua y un paisaje bellsimo carg nuestros ojos. Desde la altura sobre la que estbamos podamos ver la entrada de la baha santiaguera; del otro lado un pen imponente nos recordaba cun pe queo es el hombre; y en el mismo centro de tal panorama, como una partcula de tierra en medio de tanta anchura: Cayo Granma. que han resistido dcadas ante el mar que los consume, hasta llegar al muellecito. Un vendedor nos ofreci sus exquisitos pasteles de guayaba Premio R eportaje en el concurso de PeriodismoMANOLITOCARBONELL Texto y fotos: Yoel Surez Fernndez En julio de 2011, a partir de unos pocos apuntes, reconstru la imagen multicolor que Cayo Granma dej en m. Y aunque no ha pasado mucho tiempo, s han ocurrido muchas cosas en la provin cayo; sino tambin a su gente. Que este reportaje se convierta tambin en una palmada en el hombro, otra mano a pie de obra, para cantarle un beso a esa gente buena que tanto ha sufrido. GOT A DE TIERRA mi memoria tuvo la agilidad para reco nocer que yo haba estado all; justo en No mucho tiempo antes de escu char la evocadora narracin del Premio Nacional de Literatura haba visitado la segunda ciudad de la Isla junto a un amigo para asistir al festival anual de documentales Santiago lvarez in Memoriam Unos estudiantes de Periodismo que ca antes que nosotros, y ya recorran con destreza el centro de la ciudad y su periferia, me comentaron acerca de un cayito que en el medio de la baha santiaguera les recordaba al pueblo ultramarino de Regla, en la capital. La descripcin del lugar y la evocacin de un entierro raramente exclusivo de la zona inquietaron mi curiosidad. Para llegar a Cayo Granma espera mos la doce en la calle Flix Pea. El mnibus, embuchado de gente, 13 la voz de los universitarios

PAGE 14

la voz de los universitarios la voz de los universitarios dejarnos llevar por la corriente huma na que se procuraba un espacio en la cabecera de la cola para abordar la lanchita que terminaba su recorrido en el cayo. Pero antes de todo eso me dio tiempo para tomarle unas fotos a dos peculiares lagartos que recelosos no perdan de vista el indagador lente de mi cmara. La lancha que nos trasladaba hacia la islita navegaba llena de personas. Esta es la hora pico. Todos los que trabajan o estudian fuera del cayo regresan sobre las cinco de la tarde, dijo un anciano; conversaba con uno de los policas que cuida el orden durante la breve travesa. Cerca, una niita an de uniforme escolar y con el rojo de la paoleta entre los dientes escuchaba al hombre atenta se enred entre sus pies. Jadeaba tantas piernas. la rgida timidez de la cola termin desanudada en un bailoteo frentica mente feliz. La embarcacin hizo su primera parada en un muellecito al pie de una montaa. Sobre la breve lnea de are na que presentaba al lugar se reunan algunas personas. De ellas pocas es conversaban, tomaban un bao de sal y sol, o lanzaban sus anzuelos a la baha. Siete casas pude contar desde el interior del navo. Solo una era privilegiada con paredes y techo de cemento. El resto era de madera. Pero no se imaginen unas mustias adentro, semiencubiertas por la prdiga vegetacin, semejaban el estilo de esas viviendas que tantas veces nos han regalado los western hollywoodenses. Techos a dos aguas, dos plantas, paradas sobre pilotes o al guna especie de zapata (escapar de las penetraciones del mar es el principal motivo). La imagen es pintoresca, pero triste no s por qu. Se siente el rugido de un motor bajo los pies. En la orilla bailotea un nio para nuestras cmaras. Las ruinas a su lado terminan por estropear la ima mientras me acerca la fotografa. S digo yo. Qu triste. mis pies. La pionera se ha bajado ya y l se ha aventurado a buscar otro compaero. Su viaje no ha terminado. Tampoco el mo. Sigo sin recordar, exactamente, cmo termin con aquel reptil en la mano. Todava conservo la fotografa en la que cargo al moribundo animal. Y aunque parezca este el tpico re trato del extranjero orgulloso al que rareza, no lo es. muchachos mostraban a todos los pasajeros de la lancha como si fuera una atraccin turstica, incuestiona tal punto que por entre sus pequeos dientes se notaba un sangramiento espeso que le vena del interior. Uno PREMIO REP ORT AJE en el concurso de Periodismo MANOLITO CARBONELL

PAGE 15

la voz de los universitarios 15 cuenta del estado tan precario en que se encontraba; se poda sentir el peso muerto sobre el brazo. Las patas descolgadas, abandonadas de fuerzas, daban la ltima pincelada de este cua dro grotesco. Por qu le hicieron esto?, pre gunt perturbado, pero sin perder la serenidad. Imagino que fui tan expre sivo en medio de mi desagrado que se tendi un incmodo silencio entre vista, hacindose los desentendidos; otros trataron de excusarse diciendo que el bicho se haba cado, y que lo haban hallado as. Uno de ellos, con chusco disimulo, escondi un madero ensangrentado tras su espalda. Qu tendr de interesante lasti mar a un animal indefenso? Estarn conscientes estos bravos cazado res de que atacan es un ser vivo que mismo no logro distinguir quin es el animal. Gracias a Dios, descubrira ms adelante que no todos los habi tantes del lugar tenan tan devasta dores instintos. Cuando la lanchita lleg al cayo los muchachos se esfumaron. No s qu habr sido de la descalabrada iguana. Mi abuelo alguna vez comi de esa carne. l tambin vivi en el oriente. El aire colmado de ocano corteja a la montaa y requiebra la placidez costera cercana al muellecito se en frentaba a la mar parapetada de ca sas. Los aejos pilotes de madera que sostienen las viviendas las elevan entre medio metro y los cien centmetros sobre el nivel de las aguas. El salitre y la inopia encerrada en ciclos acaso inextinguibles han condecorado a la ms umbrosa de cuantas perspecti No obstante, el dilogo rumoroso gritos infantiles; los botes mansamente vapuleados por un oleaje retozn, pro ponen una mirada que nada tiene que ver con la imagen que obturara mi lente presionista mientras repaso la vista. La calle principal del islote, encapada en toda su extensin con losas y lajas y bordeada de bonsicos parterres, es la nica por donde pudiera transitar un auto s, solo uno a la vez y en un mismo sentido. Pero ni falta que hace, all no vi rodar ningn vehculo; solo quiz alguna moto. Y es que el lugar es tan pequeo que donde se quiera ir se puede llegar caminando. sale fuera de sus casas para disfrutar las ltimas luces solares, menos intensas min en un parquecito que, inmediato al embarcadero, da la bienvenida al visitante. arman en una gran muralla al nacer una justo donde termina la pared de la otra. fachadas, coloreadas la mayora con distintas tonalidades marinas o mame yes, destierran la entristecida imagen que a priori apen nuestras fotografas. Y es que Cayo Granma se nos ha reve lado como una gran fruta: no importa la cscara cun espinosa, adusta o spera resulte; siempre guardar el verdadero sabor de la maravilla en su interior. La islita yace como una loma acha tada en medio del charco inmenso que es la baha. La calle principal la circunda en espiral hasta llegar a un punto en el que se pierde su anchura y para continuar hasta el tope no que dan ms que trillos custodiados por rboles. En medio de la andanza me pareci curioso que a pesar de que el hombre pobl este terruo desde ser acaso que la gente de este sitio maravilloso ha aprendido a convivir armoniosamente con su entorno? El cayo, visto desde el cercano Morro santiaguero, es una gota verde en medio de la aguada ail. Durante la breve escalada hacia el punto ms alto de Cayo Granma tuvimos el privilegio de ser acompa ados por un gua muy peculiar. niito tras el cual caminaramos todo el lugar. Diestro, como quien transi ta por la palma de su propia mano, correteaba su lnguida constitucin cobriza saludando a los vecinos. Mucha gente en Cayo Granma, y en general, en el oriente del pas, se parece a Erlis Mario. Es ingenua mente franco. En alguna ocasin le preguntamos qu era lo que ms le gustaba del Cayo, y una repues ta ocurrente pesc una sonrisa conmovida de nuestras bocas: las a correr por la va empedrada y unos metros ms adelante se detuvo. Se al agitado la puerta de una cons truccin diferente a todas las que haban en el lugar. Joven Club de Computacin, rezaba un carteln a la entrada del local. la tecnologa que el archiconocido programa gubernamental lleva a cada rincn del pas por ms alejado que est de los centros urbanos. insospechada y cautivadora aquella respuesta. Esperbamos nos dijera que nadar, pescar o treparse a los rboles PREMIO REP ORT AJE en el concurso de Periodismo MANOLITO CARBONELL

PAGE 16

la voz de los universitarios la voz de los universitarios eran las actividades que llenaban sus horas de ocio. Pero no. Erlis Mario se cuenta entre los millones de nios cubanos que, hace ms de una dcada, conocen los ru dimentos de la informtica gracias a la buena voluntad del Estado nacio nal. Eso tambin es cautivador. Mediante el inquieto y ocurrente chico, conocimos a Karen Prez Tllez y a su padre, el pastor de la Iglesia Metodista El Cayo. Ellos llevaban algn tiempo conviviendo junto a la pequea comunidad protestante del sitio desde su llegada de Las Tunas (su ciudad natal) hasta este lejano terri torio. Sin hacernos esperar dispararon la invitacin para entrar a la casita. de las puertas que dan a la calle es tn cerradas, pero nunca con llave nadie sabe cundo pueda llegar un visitante). Tanto la muchacha, quien estudia como el hombre compartieron un ameno dilogo con nosotros. Hace poco vinieron unos muchachos interesados en hacer un documen tal sobre el cayo, me contaba el pastor mientras cargaba cubos de agua de un lado al otro de la rstica vivienda. Se sent frente a una compu tadora que ocupaba un espacio considerable de su breve habitacin. Y para eso hablaron con el CDR, la Iglesia Catlica y conmigo conti nuaba el lder religiosoLos tres poderes, como yo digo. Y tena razn el hombre. Con versando con algunos vecinos particularmente devoto. Y si bien el trabajo evangelstico de los meto distas haba convertido a decenas de hombres y mujeres (la madre del propio Erlis Mario, y l mismo rez), el catolicismo an funge como la principal forma de culto que encuentra feligreses en el lugar. Una inequvoca sea arquitectnica y urbanstica parece gritar esta realidad: un templo catlico corona al accidente La pequea Ermita de San Rafael construida en 1877, que se empe a en mantener vivas la fe y las cele braciones propias de la localidad, est enclavada en un sitio privilegiado. Desde esta cspide queda descu bierta toda la belleza que guardan las lomas a la boca de la baha; la imagen de piedra inamovible del Castillo de San Pedro de la Roca; la humareda que vomitan lejanas chimeneas in dustriales. El sol que se pone desde esta posicin de altura se ve ms encantador que desde cualquier otro sitio santiaguero. La naranja rojiza que el mar apresa convida a la despedida. Ya casi oscu rece. Erlis Mario ha de llegar tempra PREMIO REP ORT AJE en el concurso de Periodismo MANOLITO CARBONELL

PAGE 17

no a su casa, nosotros no podemos perder la ltima lancha. La noche temprana ya nos acom paa, y se ha producido en el muelle una entristecida capitulacin de vo ces. Solo habla el murmullo de las olas batindose mansas contra la roca. Sentados en el muelle esperamos la lancha postrera del da. Dicen los nativos que en su ltimo viaje llega a las siete a Cayo Granma. Siete y cuarto, debe estar al llegar, me aliento. El cansancio de la subida nos ha cado encima justo durante esta tregua que hemos pactado con las piernas. El centenario faro del morro deste lla enloquecido cada diez segundos. Las bombillas gigantes que alumbran cercanas orillas contravienen la in timidad de la noche. Pero aqu, en el muelle, todo parece cansado; y hasta una lmpara que se esfuerza por dar nos luz no hace ms que expectorar un famlico parpadeo. Detrs de m percibo un breve cuchicheo. Tres hombres, al borde de una baranda, comparten cervezas y conversacin. Solo ellos y nosotros nos aventuramos en la inmensa quietud que solo he experimentado al borde de esta orilla. He aqu otra de las maravillas perdidas en nuestro mundo (perdn por la excluyente expresin, pero esta islita parece de otro universo): la placidez de la elipsis sonora. Cayo Granma an la atesora. le ocurri decir que este era el lugar ms densamente poblado por el silen cio. Per cpita debe tocar a menos cien decibeles cada tres kilmetros, el chiste no dio ms que pena. La ma temtica no fue mejor: Cayo Granma tiene una extensin de dos kilmetros cuadrados solamente). Tres jovencitas, sigilosas, se desvan de la calle principal. Caminan hasta el borde del atracadero. Toman puestos ante el mar, muy cerca de m. Miran hacia el frente, como si se ignoraran las agua calmada, lineal. Se han incorpora do a la intimidante quietud que abraza Finalmente una de ellas, agachada, deja escapar su voz cabalgando sobre una interrogacin surrealista: y las sirenas existen?. La pregunta anduvo descabezada a lo largo de la escollera. No tuvo respuesta. El estrpito ruidoso de un motor rompe el embarazo del desconcierto. La lancha, pienso muralla de la noche. Hay en la noche un rumor apesa dumbrado. Como el de los esclavos enfermos que, desde el siglo XVI hasta el XIX, los negreros acostumbraban aislar en el cayo antes de entrar a la villa santiaguera. La luz fra de una embarcacin delata que son pescadores, los remos igual que ellos, decenas de hombres en el Cayo se dedican a la captura de peces. Esta actividad ha sido desde siem pre la fuente econmica vital de la localidad. Cayomiteros como estos que ahora dividen la oscuridad en su redada litoral prestaron servicios como prcticos portuarios a mambi mirante Sampson durante la batalla naval contra Cervera. Mi mente medita en esto. Pero mi rostro se vuelve hacia la muchacha de la pregunta. Las otras siguen an con la vista anclada al mar. Las fac ciones de la curiosa se contraen en una mueca de resignacin. Se sienta junto a las otras. Yo, entre el sueo y el agotamiento quisiera responderle. Quisiera decirle que no s si las sirenas existen; que aunque los libros infantiles nos demuestren lo contra rio nadie las ha visto para dar testi que si en algn lugar del Caribe tiene hogar un ser como ese, sera Cayo al cabo, cuntas otras maravillas no alberga esta gota de tierra? en este sitio que comenz a poblar se en 1871 a raz de la Guerra de los bisas (encabezadas por Gmez y Flor Crombet) a la cercana guarnicin del casero de La Socapa hizo que al gunos hombres y mujeres buscaran seguridad en el martimo encierro del islote. vuelta a la ciudad. PREMIO REP ORT AJE en el concurso de Periodismo MANOLITO CARBONELL

PAGE 18

la voz de los universitarios fotorreportaje Fotos : Elio Mirand

PAGE 19

Marcha de las Antorchas 28.01.13 12:00 am

PAGE 20

egn las concepciones ms generales, discurso, del latn oral sobre un tema; es alocucin, arenga, conferencia, homila, pltica o prdica. Por extensin, puede con siderarse como el modo de deducir con razonamiento una cosa de otra. Segn la Lingstica consiste en un fragmento de la cadena fnica o escrita que tiene cierta coherencia. Discurso en la potica, expresa el paso del tiempo. Y el paso del tiempo adems de inexorable, obli ga al cambio. Los riesgos del cambio presuponen dos caminos: evolucin, por principios o involucin por inca pacidad. De ello depende tambin el equilibrio del mundo. Dos jvenes martianos, Maykel nacional del Consejo de Jvenes Pla estudiante de Derecho de la Uni versidad de La Habana, aceptan la provocacin de AM para intercam biar percepciones sobre el equilibrio del mundo, Mart, los jvenes y la banalizacin del discurso. Entre muchos jvenes existe el discurso banal o consignero dice Maykel, pero hay profundidad en el anlisis de muchos otros, y esos otros la voz de los universitarios Haz lo que yo digo... El equilibrio del mundo, Mart, los jvenes cubanos y la banalizacin del discurso Texto y fotos: Jorge Sariol La banalidad invade unos cuantos espacios culturales. En la msica se oye un chachareo insistente; se desparrama la tontera en audiovisuales. La risa estalla con chistes ms groseros. En congresos, simposios y conferencias se leen largos textos, tan enjundiosos y llenos de citas como aburridos. Qu

PAGE 21

muchos tienen la tarea de desequili brar la balanza en favor de contrarres problema en Cuba sino en el mundo entero, a m me preocupa que ocurra en pases promotores de alternativas Enfrentar esos males tendr re sultados si se crean espacios para la discusin y el debate, a modo de es tar en mejores condiciones de evolu dicen que la apertura est llegando con Ral, pero yo mismo estuve en la Universidad cuando el famoso discurso de Fidel, el 17 de noviembre de 2005, cuando alertaba sobre la responsa bilidad de la nueva generacin con el futuro de la Revolucin y de Cuba. Es cierto que la actualidad se est promoviendo la apertura de foros para debatir, con un criterio propio, todo cuanto acontezca de la realidad nacional. Y eso parte del pensamiento martiano cuando hablaba de lo Diver estbamos haciendo, que eran buenas para ayer, ya hoy no son tan certeras y hay que cambiarlas. Tener unidad de nico; cuando hablamos de pensa miento nico, nunca nos estaremos uniendo con nada. Se trata de evaluar el transcurso para avanzar. En lo que respecta a Cuba, todo parte de la enseanza, que incluye a los educadores y a la familia: si Mart expresaba que el verdadero hombre es el que deca lo que pensaba, muchas veces a los nios se les ensea a decir lo que queremos or los mayores y no lo que ellos piensan y quieren decir.

PAGE 22

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Creo que el problema est en la escuela, en esa escuela que tuvo tra dicin en Varela y Luz y Caballero, que hoy pudiera quedar en el olvido. Para Harold hay matices ms complicados, porque en su opinin todo tiene que ver con el riesgo de perder la cultura y el contenido, sobre todo cuando se demanda ir a las esencias del conocimiento. Cuando el discurso se queda en la formalidad, se corre el riesgo de que el desarrollo est solo al nivel de las palabras. Estos riesgos se producen incluso en muchos foros donde al general, en la que se establecen directrices o programas; en que hay consenso y en que todo parece que toda perspectiva. Las declaraciones deban manifestar tambin las di sensiones, que expresen no una lnea de direccin nica, sino amplitud de ideas, aplicables a diferentes contex tos, porque la contextualizacin es el antdoto para acabar la formalidad en la expresin. Sucede que la banalizacin del discurso entre jvenes tiene muchos orgenes y como es multicausal hay que buscar mltiples soluciones. No pueden obviarse las coyunturas. En Cuba, a raz de la cada del socialismo en Europa, y luego el inicio de la crisis sus tornillos. Las expresiones de la cultura se enajenaron de las masas; el vivir aprisa, la necesidad de conseguir cuestiones bsicas, llev a que la barrera de lo tico, que era una tradi cin del pueblo cubano, se rompiera, y al transgredir todo ese basamento, se transgredan muchas normas mo incluyendo el pensamiento poltico. Seguir la tradicin de un pensa miento, en tiempos en que no haba un contenido para ese pensamiento, llev a la consigna. Muchos creen que citando a Mart queda resuelto todo nosotros los jvenes cubanos, que tan to nos gusta la pachanga. Sin embargo, pareciera entonces que los individuos no tienen respon sabilidad individual para enfrentar las alternativas. Tanto Maykel como Ha rold coinciden en este punto, aunque tienen explicaciones desiguales. La responsabilidad moral individual requiere Harold implica tener en el plano de la conciencia determina dos conceptos y metodologas, que te pueden guiar en la vida. Cuando esa metodologa, esos conceptos son res quebrajados, la tica tambin asume un papel formalista. Incluso creo que, aun cuando se restablezcan las condiciones econmicas, la remodelacin del apa rato conceptual va a demorar, porque requiere un esfuerzo tico que necesita una elevacin ms all del simple pen samiento que genera atencin. Entre mucha gente ha existido la percepcin que con la Revolucin estaba hecho todo y esa aceptacin implica que no se sienta la necesidad de que hay algo ms porque luchar y entonces ah es donde viven las desviaciones. Maykel lo distingue de este modo: La juventud siempre ha credo que se las sabe todas y debe pasar mucho tiempo para que aprendan la mxima socrtica de Solo s que no s nada, pero en tanto lo descubran, cuando le hablas con citas, aunque sean de Mart, te apagan. Fidel fue el hombre que demos tr tener el valor de llegar a cualquier parte del mundo y, a contracorriente, decir la verdad, con virilidad adems, y adentro de nuestra sociedad no dijo que lo ms importante era el va lor de decir lo que se piensa, aunque no siempre se tenga razn. terna con el consumismo? S, pero hay mucho paternalismo. Entonces do en la banalizacin del discurso entre los jvenes. El profesor Luis Toledo Sande responda a la pregunta sobre qu hacer para que la gente estudie en profundidad a Mart, diciendo en sera prohibirlo!.

PAGE 23

crculo vicioso pedir a los jvenes acudir a Mart para hallar el equilibrio del mundo? El riesgo mismo est en una vulgarizacin del pensamiento del que se expresa en la bsqueda de respuestas sobre por qu nos sirve Mart, por qu sus ideas siguen siendo de actualidad. De modo per razones por las que resulta vlido el pensamiento martiano, entre ellas su concepto de eticidad, algo que para los jvenes no est claro; su crtica al capitalismo y al pensamiento liberal, o el problema de encasillar a Mart en cualquier tendencia sociopoltica. Se dice que Mart fue un liberal. Y lo fue en cuanto defendi posiciones revolucionarias, pero no al modo que proclamaban derechos slo en el plano formal. Para nosotros es esencial la crtica martiana al capitalismo y estn contenidas en escenas norteamericanas, profundas fue marxista, hay coincidencia con el pensamiento socialista. dimensin terica y no legitimarlo a partir de frases... Es preciso, es urgente dejar de vulgarizar el estudio del pensamiento de Mart, por poca cialidad en su estudio. siste Maykel que nos toca a los que somos, a mucha honra, martianos y tambin marxistas. Engels advirti que si con los conceptos de verdad y error no hemos salido ganando gran cosa, menos todava con los de bien y de mal. Las ideas del bien y del mal, deca, han cambiado tanto de pueblo en pueblo, de siglo en siglo, que no pocas veces se contradicen. Es decir, que nadie nos imponga algo como ley eterna y inmutable, que nunca cambiar, bajo el pretexto de que tambin el mundo mo ral tiene sus principios eternos. Y ni el capitalismo ni ninguna fase econmica social son eternos, y no lo ser lo que no est dispuesto a cambiar y evolucionar. Tal vez sea como el cuento de quin fue primero, si el huevo o la gallina. La cultura que se consume es resultado de la mediocridad de los consumidores o la mediocridad es resultado del Ser Social? La res puesta es muy difcil. Si a principios de la Revolucin se prohibieron los el reggaetn. Se necesita de mucha inteligencia para resolver ese dilema. La broma de Toledo Sande de prohi bir a Mart, para incentivar la curio sidad, es un sarcasmo con un fondo psicolgico real. Mart habl de que en el intento de mejorar al hombre no se puede prescindir de sus malas pasiones sino de hacerla constar como factor importantsimo para el objetivo que t persigues. Tal vez la urgente necesidad de entender y asumir la realidad cubana contempornea, sea el signo que motive a Harold y Maykel y por suerte a otros jvenes como ellos, a debatir pasado, presente y futuro desde el apostolado martiano. Evidentemente parte de su ampl simo ideario que incluye la fundacin del Partido Revolucionario Cubano, no de Independencia, sino, que por sus diferente, abierta a todos, como con dicin indispensable, al equilibrio de de su intencin tica de elevar al hu mano a homagno ( hombre magno), a la emancipacin de las mentes y las conductas, por un camino del per feccionamiento individual y social. Todo con la independencia cubana, del Doctor Pedro Pablo Rodrguez, al servicio universal por el bien mayor del hombre.

PAGE 24

la voz de los universitarios as montaas delimitan el paisaje y le ofrecen un sello de rebelda y memoria. La gente se yergue ante el nuevo da que comienza junto al taido de las campanas de la iglesia del lomero. En un rincn del oriente cubano las vetas a cielo abierto enmu decen junto a un pueblo que conserva el olor a religin, esclavitud y minera. tantes asaltan las calles, ya no para di rigirse al lugar donde sus antepasados hurgaban en las entraas de la tierra a golpe de pico, sino para asegurarse un buen lugar en el camino que conduce al santuario de la Virgen de la Caridad. Por Ivyliet Ventura Kessel, estudiante de Periodismo Fotos: Archivos Todos quieren ofrecer sus mercancas al visitante que llega. Para algunos la espiritualidad es una suerte de negocio que brota por tu virgencita de la Caridad!. Los conductores de los vehculos arriban al lugar sorteando la multitud de vendedores, ms peligrosa que los barrancos y despea deros naturales de esta geografa. La mejor opcin es apearse a una distancia prudencial para avanzar de a poco hasta la escalinata de el siglo XVII. Dentro de la baslica, la Patrona de Cuba custodia las ilusiones, penas y aoranzas, que durante cuatro siglos le han presentado los

PAGE 25

otros comerciantes se aduean de los terrenos aledaos para tam bin vender o comprar sueos. l es uno de ellos. Forma parte de esos que se acercan tmidamente dispuestos a saludar en francs, ingls y, por supuesto, en espaol. Posiblemente por su edad avanzada, le resulta ms fcil ofrecer las estampas en el patio del templo en vez de hacerlo en el camino como los otros.Transita entre los visitantes y desafa su competencia. Consigue y bendice al dadivoso desconocido mientras mira hacia el templo y le guia un ojo cmplice a Cachita. to centenario sube todos los das la empinada cuesta hasta la ermita desconocido culpable de su aparente abandono. El cuarto Juan de la Virgen, como lo llaman los habitantes del lugar, ya forma parte de la historia del pueblito. Muchos ignoran si naci all, o si es un hijo adoptivo que vino a esconder sus recuerdos junto a las minas y las ple halo de misterio y santidad. Cuentan que eran tres los jvenes que salieron a buscar sal y regresaron con la imagen de Nuestra Seora de la Caridad. Quizs haba otro la voz de los universitarios 25

PAGE 26

26 la voz de los universitarios Por Lilian Machado Ricardo, estudiante de Medicina, Holgun Foto: Aracelys Avils Parques, historia y humanidad in dudas cuando de belleza se trata, los parques no dejan de ser mencionados. Son lu gares creados para las ms diversas formas de entretenimiento, entorno donde se unen la familia, los juegos y los infantes; la buena msica y la juventud. Toda ciudad posee estos sitios que, enriquecidos con la or namentacin, forman parte de la idiosincrasia de los citadinos. Ya sea en la cantidad o en la estructura, la semejanza est en su uso comuni tiempos remotos y segn la historia, algunos de los que fueron mantenidos en la antigedad privadamente para disfrute de sus propietarios estn en la actualidad abiertos al pblico, como Los Jardines de Versalles, los del Retiro de Madrid o los antiguos parques de caza de nobles y reyes, como el bosque de Fontainebleau. Son testigos de actos de felicidad que nadie ms presencia, y saben los secretos que pasan ocultos de una generacin a otra. Sin embargo son tambin testigos del maltrato pblico que contina sin erradicacin. Y me pregunto: Por qu destruir lo que se gamos en la tentacin de lo negativo y la subvaloracin de los logros pro pios!, pues: Ms vale estar en ocio que emplearse en lo mezquino (), como expresara nuestro Jos Mart. inciviles, es el arte, que muy por el desde la fantasa y la creacin, nunca destructiva.

PAGE 27

la voz de los universitarios 27 La adolescencia es una etapa alegre, llena de expectativas, y muchos en el trnsito a la adultez confunden el camino, pero la culpa no solo recae en los ms jvenes, hay quienes llegan a la edad adulta y no tienen claro el sende ro. La cuestin est en cultivar valores, no existe mayor primor que admirar lo que al pasar de los aos, conserva calidad y belleza, y adems tradicin. Cuando recorro los parques del centro histrico de Holgun disfruto de su sole ra, adems de las nuevas creaciones que llegan a formar parte de lo cotidiano y son fruto del arte verdadero. Pero a ve ces la desidia y el nimo de destruccin de algunos, empaan el entorno. histrico fue dictaminada por la con el objetivo de conservar las viejas estructuras urbanas de las ciudades la tinoamericanas, cuyo deterioro ha sido a causa de fenmenos naturales como terremotos e inundaciones, indiferen cia de las autoridades locales, tambin por la ignorancia de la poblacin civil en su afn de modernizar y descuido. La comunidad es la fusin del hom bre, sus relaciones y creaciones sociales en un rea determinada. Entonces Por qu no aseguramos la prolongacin de nuestro patrimonio a las generaciones venideras? No hay que poseer un ttulo aca dmico o estar dotados de una gran inteligencia para saber que detrs de cada obra, hay un creador que ocup Y cito una vez ms a nuestro apstol: La perla est en la concha y la virtud en el espritu humano.

PAGE 28

la voz de los universitarios Manglares de gloria uba, tropical y caribea, navega con su insulari dad a cuesta y convive con la biota asombrosa de sus manglares. nacional, adems de sus virtu des ecolgicas, los manglares ofrecen contradictorio sustento al imaginario criollo: se le nom bra en una zarzuela y a pesar de haber hecho una agona del desembarco de los expedicio narios del Granma, sirvi a la vez de proteccin contra la aviacin que los hostigaba. La Habana era rica en manglares al interior de su baha de bolsa. Cuando homnima 1 cantaba la mulata soy yo, que nac en El Manglar y por eso fera al contexto social de un humilde barrio del mismo nombre y donde tambin sin par Avicennia germinans Laguncularia racemosa, Rhizophora mangle y la Conocarpus erectus es decir mangle prieto, patabn, mangle rojo y la yana, aunque esta ltima no es exactamente un mangle. Como sucede con el ocuje, es especie con siderada como periferal. No es raro que antes de la fundacin de la Villa de San Cristbal de La Ha bana, la zona estuviera plena de Anolis jubar ballaenarum, Cyclura nubila nubi la y Capromys pilorides es decir, la altiva iguana, la sencilla lagartija de cresta y la inquieta juta conga. Probablemente campearan por su respeto Dpteros, Himenpteros y Lepidpteros insec tos miles y especies acuticas como el Trichechus manatus y el Crocodylus acutus: ni ms ni menos que el manso manat y el belicoso cocodrilo. Nada queda de entonces. Hoy se asientan, en el mismo lugar, reas industriales y portuarias; una urba nizacin, con nutrido conglomerado humano variado entre manso y be licoso y una calle que para recordar su origen, de vez en vez se encharca cuando el dios de la lluvia llora sobre algunas barriadas de El Cerro y Centro Habana. Los manglares son reas de bosques costeros, exuberantes y tupidos, propios de zonas tropicales y subtropicales; se desarrollan principalmente en estuarios, con acumulaciones de fango como sus trato, igual en la ribera de los ros como en la faja costera. Precisa de variaciones permanentes de salinidad; mezcla con tinua de aguas continentales y marinas, lluvias elevadas, temperaturas altas y poco variables mayores de 25C, as como notoria humedad ambiental. Sin embargo son muy frgiles. Por ser ecosistemas altamente especia lizados, comienzan a morir apenas cambia alguno de estos parmetros. Paradjicamente, resultan una pode rosa franja de bosques, protectora de las costas, con funcin ecolgica y econmica. Los expertos sostienen costera, al impedir el avance de la intrusin salina. Impide la erosin de la lnea costera y protege as a la po blacin, la infraestructura productiva y los cultivos agrcolas de marejadas, tormentas tropicales y huracanes. tectores de la biodiversidad, como hbitat permanente o temporal de especies endmicas, raras, amena zadas o en peligro de extincin. Tiene el valor agregado de servir de trama ideal para las pesqueras locales controladas de especies comerciales capturadas in situ y de refugio de las mismas en sus etapas de desarro llo. Son fuentes de recursos no pes queros, de madera de construccin, carbn, lea, taninos y productos no maderables. Finalmente, algunos autores le adjudican valor estratgico, pensando en su capacidad a largo plazo para captar y acumular carbono atmosfrico con efectos globales y tambin como sitios potenciales para el turismo. Por Jorge Sariol Fotos: Archivo ciencia, tecnologa y sociedad

PAGE 29

Cuentan que el hermossimo ecosistema Cayo Sabinal, con un rea de 335 km, y parte integrante del see 34% de su territorio pleno de las llamadas costas biognicas 17 km, habitadas generalmente por el man la ciudad de Nuevitas, Cayo Sabinal se conecta mediante uno de los pri meros pedraplenes construidos en Cuba 1974 y que adoleciera de varias estudios realizados por un grupo de estudios de medio ambiente de la Universidad de Camagey, 2 se demostr que la falta de previsin y de criterios ecolgicos provoc la muerte de ms de 10 kilmetros agua que llenaba las lagunas y este ros, pobladas de diferentes tipos de bloqueados totalmente u obstruidos parcialmente, por lo que aument la salinidad, causa principal de la muer te del manglar. Ms de 80 especies de aves, registradas como comunes en los ecosistemas de manglar, vie de mangle, los valores oscilan de una media de 20/ha (cayera de costa norte), a una de 90 (cayera sur de Camagey) 4 Evidentemente, las jutas conside ran que mientras ms lejos estn de los humanos, mejor. Y los manglares resultan sitios ideales an. Entre las importantes reas pro tegidas de Cuba se encuentra los humedales y por extensin, los man glares. Estos ltimos estn presentes en el 70% de nuestras costas; andan desparramados en 5,321 km 2 de su 3,200 km. de longitud que cubren los arrecifes de coral, otra de las grandes Pudiera ser que un da ron su hbitat fragmentado, con efecto negativo en su reproduccin. En el extremo occidental de la isla, a unos 600 km, otro grupo de expertos se dedicaban a observar la abundancia y seleccin de refugios de jutas congas, en manglares en su relacin con los efectos antrpicos de los humanos 3 El estudio se dedic a observar h bitats de tres localidades Carabelita, cabibes, donde son abundantes estos animalitos, para determinar el grado de selectividad que tiene en relacin de tres especies de rboles de los man glares, utilizados como refugio diurno. Segn la observacin, en el caso del Patabn, las modas siempre eran de 1 2 jutas por rbol, independiente de la localidad, El nmero de jutas por rbol creca con el aumento del dimetro a la altura de 1,30 m de las yanas. Para los naturalistas entre los varios patrones ecolgicos que se han encontrado en las poblaciones de juta conga, uno parmetro, en poblaciones de jutas conga, de bosque no supera los valores de alrededor de 10 ejemplares adultos por hectrea, mientras en las cayeras Gran Humedal del Norte de Ciego de vila Humedal Ro Mximo-Cagey Humedal Delta del Cauto Cinaga de Lanier y Sur de la Isla de la Juventud Cinaga de Zapata 1. Sainete lrico en un acto. Letra de Gustavo Snchez Galarraga y msica de Ernesto Lecuona. 2. Participaron profesores y estudian tes: Loyola (1998), Gonzlez (1999) y Villegas (1999). doctores Fernando R. Hernndez Mart 4. dem anterior. GRANDES HUMEDALES CUBANOS

PAGE 30

la voz de los universitarios deporte Por Charly Morales Valido Fotos: Archivo unque los industrialistas lo nieguen furibundamente, Eduardo Paret ha sido el mejor torpedero cubano del bis bol revolucionario. Sin dudas Ger mn Mesa fue ms espectacular, toda una leyenda del campo corto, pero el villaclareo lo super tanto ofensiva como defensivamente, con promedios superiores y una in tegralidad incuestionable. Hasta el Condado, folclrico barrio de Santa Clara, fue Alma Mater para conver sar con un jugador recordado tanto por su calidad deportiva, como por su modestia y sencillez. A tus 40 aos Cmo es la vida fuera del bisbol activo? Ms reposada, pero sigo en trenndome, haciendo ejercicios. Le dedico ms tiempo a mi familia, a hacer muchas cosas que antes no poda, pues tena que cuidarme mucho para rendir. Tengo un con trato en Mxico, como preparador, y de vez en cuando juego por diver tirme Qu te parece el equipo del Clsico? Es un equipo muy peculiar, con gente nueva y ausencias que no comparto, aunque esa direccin sabe de pelota. Podrn equivocarse, como todo huma no, pero pienso que Vctor (Mesa) hizo hay desconocidos, y eso es positivo, porque en Cuba si no sales en la tele visin, nadie te conoce. Tambin pasa que si eres joven no te llevan porque te falta experiencia, y si eres veterano no te llevan porque eres viejo. Yo no puedo quejarme, pero muchos buenos juga dores dejaron la pelota porque saban que nunca los llevaran al Cuba. Tambin pasa lo contrario, jugadores que se sa ben sembrados y no rinden igual. La exclusin de Ariel Pestano fue polmica Qu te pareci? Pestano est mal anmicamente. De cierta forma, se siente vctima, aunque yo le insisto en que no hubo nada personal, porque conozco cmo se hacen esos equipos. No obstante, lo entiendo, porque es difcil haberlo dado todo por el bisbol, y terminar as. Es mejor retirarse a tiempo T sufriste una sancin muy se vera en 1997, pero regresaste y lle gaste a ser capitn del Cuba. Cmo se repone alguien de una situacin as? Con el apoyo de los amigos, que en esos momentos se demuestra quines son. Me refugi en mi fa milia, y en el convencimiento de que no haba cometido ningn delito. Segu entrenando duro, ponindole carcter, sin desmoronarme. La vida me dio la razn, pero aquel tiempo sin jugar no me lo devuelve nadie. No quisiste jugar algo ms para estar en este Clsico? Yo poda jugar ms y hacerlo bien, pero hay cosas que pesan ms, y Eduardo Paret: An no asimilo que estoy retirado Puedes enviar tus trabajos y opiniones a nuestro correo: almamater@editoraabril.co.cu la voz de los universitarios

PAGE 31

no me arrepiento. Siempre tendr el primer Clsico, que fue mucho ms que el jonrn a Matzusaka: podrn venir 50 Clsicos ms, e incluso Cuba ganar, pero como el primero ninguno. Es igual que mis experiencias olmpi fue la mejor, porque fue la primera. Hblame de Vctor Mesa Como director, como compaero, como amigo, yo lo respeto y siem pre lo escucho. Con l se aprende un mundo. Muchos lo cuestionan, lo acusan de ser un tirano, pero en pelota es mejor ser tirano que dama, porque el pelotero se te monta encima. Y hay que saber delimitar la amistad del deber. Vctor es mi hermano, fue fundamental para mi regreso al bisbol, pero cuando entrbamos al terreno, l era mi muchos jugadores quieren que se les respete de gratis, y el respeto hay que ganrselo, entrenando fuerte, siendo disciplinado, pensando en el equipo, poniendo al colectivo por delante de uno mismo Hay bateadores que los mandan a tocar y se hacen los que no cogieron la sea para batear, porque les interesa ms su promedio Y hay jugadores que tendrn sus limitacio nes, pero lo dan todo en el terreno, son puntuales en el entrenamiento, hacen su trabajo, corren con fuerza. y compromiso en los jugadores de ahora, y que no les gusta escuchar a sus mayores. Cuando yo empec, siempre escuchaba a Vctor y a (Pe se creen que se las saben todas, y no son nadie Mencionaste a Jova, el torpedero con la tcnica de bateo ms depu rada del bisbol cubano, y director de la triloga de ttulos del Villa Clara Para m Jova es un padre, en todo el sentido de la palabra. Yo llegu al Villa Clara despus de ser el jugador ms valioso del Mundial juvenil de 1990, l puli. Jova me ense casi todo lo que s, me aconsej, me encamin. Le debo mucho de lo que soy y logr veces lo llamaba del extranjero para pedirle consejo. Fue un privilegio jugar para l, y haber sido parte de aquella seguidas. Era un lujo jugar con gente que saban estar a la altura de las nece sidades de su equipo. Por qu le ha costado tanto a Villa Clara volver a ganar un ttulo? Hay muchos factores, entre ellos la mala suerte... De entrada, el retiro de Vctor, la suspensin de algunos de nuestros mejores jugadores, y la salida del pas de otros, desarticularon a un equipo muy hecho, muy cohesionado Luego, cuando Vctor toma las riendas del Villa Clara, prcticamente tuvo que ensear a jugar a esos muchachos. Nos decan la guerrilla Con l fuimos a cosas. Pasaba que tenamos el mejor pitcheo todo el campeonato, y decaa mos en los playoff, o faltaba el batazo a la hora buena En otras ocasiones, la direccin no supo imponer la disciplina necesaria. Yo cuando perda no tena ganas de comer, ni de dormir, ni de parece que les da igual si pierden o ganan Entonces cul es el problema del bisbol cubano? los jugadores se esfuerzan por rendir, pero pierden el incentivo si los igno ran reiteradamente. Hay quien sabe que su techo es una Serie Nacional, pero hay quien se sabe capaz de ms, y aunque se luzca, nunca lo tienen en cuenta. Y al retirarse, el organismo prcticamente se olvida de uno, salvo que lo necesiten. Tengo ms recono cimientos de las peas deportivas que del propio INDER. Y no hace falta mucho, quizs una llamada el da de de ao Cmo llevaste la comparacin constante con Germn Mesa? Con mucho orgullo. Era un desafo y un privilegio competir con l. Qu cualidades debe tener un buen torpedero? Saberse posicionar para cada bateador, tener movilidad para abarcar terreno, y un buen brazo para sacar desde el hueco Erisbel Hay otros de calidad, como Moreira y en ellos, porque juegan para equipos poco televisados. Crees que el torpedero tiene que ser ms defensivo que ofensivo? No lo creo. Jova fue un excelente bateador, y me ense a serlo zamientos, a negociar bases por bolas Yo fui primer bate, lo mo era embasarme y tratar de anotar Por dems, siempre sal a hacerlo todo Siempre me entregu a mi equipo, estoy retirado

PAGE 32

sudar la tinta Por Yuris Nrido Foto: Archivo la voz de los universitarios falta hablar para convencer a un miradas para desnudar a un perso naje. En Esther en alguna parte por parte de la carga dramtica de su personaje la soporta en silencios elocuentsimos, en gestos que dicen mucho. Su interpretacin es nes, orgnica hasta las lgrimas o melanclica. Lo mejor de Esther ... es precisamente ese tono de difa na melancola con que transcurre. Es una pelcula difana, de bien conseguidos ambientes. La sensa cin de tranquilidad no se pierde ni siquiera en los pirotcnicos pasajes centrados por el personaje que encarna Enrique Molina, el otro protagonista. Esta indagacin en el itinerario de una persona muerta que no era en verdad como se mostraba ante los dems se ha bien planteada, pero no del todo bien resuelta. Da la impresin de que cuaja. Demasiada elipsis: el espectador extraa momentos que pudieran re algunos cabos mal anudados. Es el caso del personaje de Molina, demasiado deslumbrante para ser despachado con tan pocas explicaciones. Dije que lo mejor de Esther ... es el es el elenco. Es muy emocionante ver juntos a muchos de los grandes acto res del cine cubano. Las actuaciones de Miravalles y Molina ya son un regalo, pero los actores que los secundan no se quedan atrs. Esta es una pelcula de cortos, pero inmensos papeles. Grandes actrices estn apenas unos minutos en pantalla, pero resultan ms que convincentes en sus interpretacio nes: Daisy Granados, Eslinda Nez, ca Lynn... junto a algunas ms jve nes, pero igual de capaces (aplausos para Miriel Cejas). Laura de la Uz es un camalen, ya estamos acos tumbrados a la contundencia de sus caracterizaciones. Los hombres, j venes o experimentados, no se que dan detrs. La direccin de actores la fotografa, la ambientacin y la musicalizacin. Formalmente, hay que decirlo, es una pelcula muy obra maestra. Pens, quizs, una pelcula amable sobre la amistad, las apariencias y los vaivenes del amor. Esa es la palabra: amable. Uno ve la pelcula sonriendo. ESTRENOS DE CINE: ESTHER EN ALGUNA PARTE