<%BANNER%>

DLOC



Alma mater
ALL ISSUES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098943/00075
 Material Information
Title: Alma mater
Physical Description: v. : ill. ; 57 cm.
Language: Spanish
Publisher: J.C. Fernandez
Place of Publication: Habana i.e. Havana, Cuba
Creation Date: March 2012
Publication Date: 08-2012
Frequency: daily
regular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
newspaper   ( sobekcm )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
Cuba -- Havana
 Notes
General Note: Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note: "la voz de los universitarios."
 Record Information
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification: lcc - Newspaper 660
System ID: UF00098943:00075

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 2

nuestro credo El Director El Director El Director Existen trminos que de tanto repetirse pierden su verdadero sentido, pues terminan en frases hechas si luego que el decir mecnico, sin pensamiento previo, haga tramDe manera cotidiana la llamada recreacin sana, culta y til tiene reservado su espacio en informes, reuniones, racin resulta evidente, porque existe ms tiempo libre y la do, tomando fuerzas y entonces surge una pregunta: En qu puntos armonizan el discurso y la realidad? el refrn: para gustos se han hecho los colores pues las quienes pasan ms de diez horas diarias frente al televisor, una pea cultural, existen los que no se pierden una discoteca pero mantienen un libro en la cabecera de su cama o El uso que los sujetos den a los momentos de ocio deLamentablemente, conocemos jvenes que, despreciando sanas propuestas, ceden a las drogas, y en ellas ven un mundo donde reinan la ausencia de proyectos, la depresin ellos habitan las herramientas que les permitirn salir del baEn su libro Misin: Rescate de adictos publicado por la Gonzlez Menndez explica que esta cuesta abajo puede ser detenida por una relacin de ayuda capaz de iniciar el dente durante la cual comienza la recuperacin de lo aparentemente perdido para siempre, y se resarce poco a poco La recreacin sana, culta y til debe ir ms all de la frase y convertirse en razn de ser, en oportunidad para aprovechar los momentos libres de la mejor manera, tener una actitud coherente con excelsos valores y disfrutar a ple

PAGE 3

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 agosto 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels Alfredo Despaigne: El jonrn sale solo p.30

PAGE 4

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Transportacin Enrique Garca Hernndez Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 agosto 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels de todo un poco p.8 quin le pone el cascabel al ltigo? p.9 poesa p.10 cuento p.11 voces p.12 Heras vivencial p.14 Por Yoel Surez Fernndez, estudiante de Periodismo ciencia, tecnologa y sociedad p.28 deporte p.30 sudar la tinta p.32 Genios de la informtica p.4 Por Yuniel Labacena Romero, estudiante de Periodismo fotorreportaje p.18 Mala compaa p.20 Por Dainerys Mesa Padrn Te doy mis ojos p.23 Por Leydi Torres Arias Pormenores de una chamaca adaptacin p.24 Por Pavel Lpez Guerra

PAGE 5

la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 sta vez no fue el Bara contra el Real Madrid en busca de la victoria, ni Messi ni Cristiano tratando de marcar goles en una tudes. Pero s hubo mucho colorido, fuerza y deseos de ganar como en un gran partido de balompi. El ftbol es pasin, emocin; pero tambin conocimiento y concentra cin. Cuba y su Universidad de La Habana vivieron momentos fants Concurso Internacional Universitario de Programacin de la Asociacin de Mquinas Computadoras (AMC-ICPC), conocido como el Mundial de Ftbol de la Informtica. Al evento se asiste en representa cin de una universidad y en equipos de tres estudiantes, guiados por un profe sor. Alfonso Alfonso, Leandro Castillo y Ramn Alejandro Reyes, estudiantes de Ciencias de la Computacin y Al fredo Somoza, profesor de la Facultad de Matemtica y Computacin, parti ciparon en mayo ltimo en Varsovia, Polonia, en la ms grande competencia de Computacin a nivel mundial que existe en la Educacin Superior. L OS RESULTADOS DE V ARSOVIA Durante AMC-ICPC se realizan dos competencias, la principal, es un to dos contra todos y una colateral en la cual nuestro equipo alcanz el cuarto lugar. Segn explic el doctor Luis Ra miro Pieiro, decano de la Facultad de Matemtica y Computacin de la Universidad de La Habana, se trata de un juego en el que los participantes programan una estrategia de vic toria que se pondr a prueba en un enfrentamiento con otro equipo que tambin programa la suya. Aquel que pierda, sale de la competencia y el otro sigue. Genios de la Informtica Por Yuniel Labacena Romero, estudiante de Periodismo Fotos : Roberto Ruiz Cuba estuvo representada por tercera ocasin consecutiva en la gran final del Concurso Internacional Universitario de Programacin de la Asociacin de M quinas Computadoras (AMC-ICPC), conocido como el Mundial de Ftbol de la Informtica

PAGE 6

El equipo nuestro avanz hasta reido choque, en el que la victoria pudo corresponder a cualquiera de los dos contendientes. La competencia principal del certa men, considerada por los especialistas como sumamente fuerte, consista en resolver en cinco horas 11 problemas, todos en idioma ingls, de variada complejidad, y en los que la progra macin fuera satisfactoria. Pieiro inform que el equipo cuba no, lamentablemente, no estuvo bien en este certamen. Entre los factores que provocaron el fatal resultado es tuvieron la presin de la competencia, el nerviosismo y una estrategia fallida para enfrentar los problemas. Fue muy grande el estrs que provoc la preparacin del viaje ya que no estaba en plan y solo se re solvi 72 horas antes. Por esta razn, los muchachos llegaron tarde a la acreditacin, no tuvieron tiempo de adaptarse al cambio de hora, tuvie ron que permanecer un da adicional en Varsovia y el viaje fue muy largo y agotador, explic Pieiro. A pesar de no alcanzar la meta propuesta, nosotros tenemos la ale gra, por segunda ocasin consecu tiva, de que un equipo de nuestra Facultad nos representara en la gran cita. Para llegar all ganaron adems, tres competencias previas y fueron el mejor equipo de Cuba y de todo el Caribe. Ninguno de estos eventos, es pecialmente el ltimo, result fcil, destac el decano. Es difcil ganar un puesto en even tos de esta naturaleza. Bien lo saben los campeones cubanos. Para llegar a Varsovia, los estudiantes y el profe formaron parte de los cerca de 25 000 concursantes que, agrupados en ms de 8 000 equipos, representaron ms de 2 200 universidades. MUCHO ESTUDIO Y DEDICACIN Alfonso, quien el prximo septiem bre cursar su cuarto ao de la carrera, es un veterano en concursos de Infor mtica. Particip por vez primera en 2008, cuando estaba en el preuniver sitario. Fue una gran enseanza, y exi gi de m mucha preparacin. En 2011 asist al mundial universitario en los Estados Unidos, un evento de mayor complejidad y ahora me gan partici par en Varsovia. Para nosotros constituye un desa fo confrontar los conocimientos con los de cientos de estudiantes talento sos de las mejores universidades del mundo. Gracias a mi experiencia, y a los profesores, me he preparado mejor. El mundial universitario en Estados Unidos, record, fue excelente. Ms que equipos que compiten unos con tra otros, son muchachos que ponen a prueba sus saberes, intercambian ideas y se apasionan por la programacin, en un ambiente muy sano. menes requiere de esfuerzo pero eso mi caso, tengo una novia que es mi vida, mi luz y junto a ella, la universidad y el concurso; se puede llevar todo. En el futuro quisiera dedicarme a una in vestigacin que ayude al desarrollo de la computacin en nuestro pas. APOSTAR POR EL FUTURO Con su llegada a la enseanza uni versitaria, Leandro se enrol en una competicin mundial acorde con sus estudios actuales. Porque al igual que Alfonso, ya se haba estrenado en un certamen internacional cuando estaba en el preuniversitario. Ahora las prue bas se ponen ms fuertes. Los concur sos adquieren mayor exigencia. Es un honor para m formar parte del equipo que representa a Cuba y a la Universi dad de La Habana en un mundial tan relevante. Y tambin es una meta cum plida muy tempranamente, porque es la aspiracin de cualquier estudiante de la carrera, expres. La cita de Varsovia fue el ltimo es caln de un camino recorrido desde el evento local, nacional y regional. Competimos como equipo. Hemos estudiado mucho, sobre todo Mate mtica, porque es esencial en la solu cin de los ejercicios. Como parte del entrenamiento rea lizamos exmenes que se publicaron en la Internet, los cuales hacen estudian tes de otras universidades del mundo. Eso nos permiti competir contra ellos y saber cules son los nombres de los equipos y sus integrantes. Cuenta Leandro que desde que se adentr en estas lides, su vida no sig en el tiempo libre, y de saber realizarlo. Me gusta divertirme y hacer todo igual que mi generacin, pero veo en la com putacin una gran diversin. ENAMORADO DE LA COMPUTACIN Ramn Alejandro, el tercero de los estudiantes, es un enamorado de la Computacin. Iniciar este curso su tercer ao de esa especialidad. Al inda ri primero hablar de la calidad de sus compaeros. Me integr a un equipo de exce lencia. Son estudiosos y estn bien preparados. Nuestros estudios univer sitarios y el concurso nos exigen mu cho. Debemos organizar bien el tiem po y combinar todas las actividades, porque, contrario a lo que muchos puedan pensar, hacemos lo mismo que cualquier joven de nuestra edad.

PAGE 7

Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 ALFONSO LEANDRO Asegura que dio lo mejor de s para salir bien pero factores adversos no le permitieron un resultado superior. Esperamos mejorar y a la vez ser una fuente de inspiracin para que mis compaeros de aula se sumen a estos eventos que mucho nos aportan para nuestro futuro profesional. Mi sueo es programar el resto de mi vida. UN APARTE CON EL PROFE Participar constituy ya un triunfo, pues estas citas convocan a verdaderos genios de la Informtica. Representar a Cuba y a la Universidad ya ha sido un premio para nosotros a pesar de no haber ganado, asevera Alfredo, profesor desde hace 15 aos de la Facultad de Matemtica y Computacin. Dijo que los muchachos entrenaron da y noche. Cuando expreso esto no exagero, porque hay muchos ejercicios que se pusieron on line en las horas de la madrugada y ellos se levantaron para realizarlos. Discutir los problemas en equipo fue uno de los principios ms importantes para asumir el Mundial de Varsovia. Estuvieron muy animados. No perdieron la fe, a pesar de los contratiempos que enfrentamos para viajar y las desventajas tecnolgicas. Hemos luchado porque Cuba no sea ignorada en un evento de esta magnitud. Debemos ganar en conciencia y en sensibilidad sobre el alcance que tienen. El mundial se cre hace 30 aos y nosotros solamente hemos asistido en tres ocasiones. No existe en las carreras de la Universidad un concurso equivalente aadi Alfredo. Ningn estudiante de otra especialidad tiene la posibilidad de participar en una competencia, midiendo sus conocimientos contra estudiantes de centros famosos como Harvard, Standford, Princeton, concluye el Profe. OLIMPIADAS EN EL CARIBE Una treintena de equipos de 17 centros de enseanza superior de Cuba, Repblica Dominicana, Jamaica y Costa Rica compitieron en la Final Caribea de este ao en La Habana, donde por vez primera el Caribe particip como regin independiente en las eliminatorias. Segn Dovier Antonio Ripoll, director del concurso en la regin y profesor de la Universidad de Ciencias Informticas (UCI), el Caribe es una de las cinco regiones de Amrica Latina que participan en el concurso desde el 2011 en que logr este resultado gracias a la cantidad de equipos e instituciones. En el 2009 se desarroll por vez nal de AMC-ICPC en la que participamos por la regin de Mxico y Centroamrica. Desde entonces los tres para el mundial se han desarrollado en Cuba, con sede en la UCI. la voz de los universitarios

PAGE 8

ALFREDO Los concursos comienzan en el Caribe por los locales en las universidades, despus los nacionales en las sedes del evento se concursa el mismo da, a la misma hora y con el mismo conjunto de problemas. El Caribe presentar la candidatura de Cuba para organizar una de las 2015 a 2020. Desde que manifestamos nuestro deseo el ao pasado, los organizadores del concurso nos han brindado su apoyo. De lograrse, Amrica Latina organizara por vez primera un concurso de este tipo. Tener una sede en Cuba, pretende incrementar la participacin de instituciones del Caribe en estos eventos y proveer prestigio y visibilidad mundial para nuestras universidades. Adems, garantiza el intercambio de conocimientos, y sirve de aliento al desarrollo de habilidades de programacin, el trabajo en equipo y la resolucin de problemas, agreg. El doctor Luis Ramiro Pieiro explic que teniendo en cuenta esos to, la UCI hizo una solicitud a los organizadores del concurso para realizar una eliminatoria regional de dicho evento, la cual fue aprobada. Pese a no poder contar con el patrocinio de IBM, por las restricciones que impone el bloqueo de Estados Unidos, hasta la fecha se han realizado tres concursos regionales (aos 2009, 2010 y 2011), en los cuales han podido participar cientos de estudiantes y profesores universitarios de diversas naciones. les 2010 (un equipo de la Universidad Central de Las Villas), 2011 (un equipo de la Universidad de La Habana y otro de la Universidad de Ciencias Informticas) y 2012 (un equipo de la Universidad de La Habana). OLIMPIADAS EN CUBA El ACM-ICPC ACM surgi en 1970, a partir de un concurso celebrado en la Universidad de Texas A&M, organizado Epsilon, y desde entonces ha tenido un crecimiento acelerado en las cantidades de equipos, instituciones y pases participantes. La conocida empresa IBM es desde manera anual la principal patrocinadora de este certamen, en el que prima el trabajo en equipo, el anlisis de problemas y el desarrollo rpido de softcinco millones de usuarios cada ao. Hasta el ao 2008, la participacin cubana fue muy escasa, principalmente por lo costoso que resultaba enviar equipos completos (cuatro personas) a competir en los concursos regionales en Venezuela o Mxico. RAMN

PAGE 9

la voz de los universitarios de todo un poco EL PECADO DE PATRICIA atricia regres a la beca el lunes por la maana despus de varios das ausente. Vena risuea porque haba aprobado los exmenes de teatro y cumplira su sueo de ingresar al Instituto Superior de Arte. Pero Alejandro, su inseparable amigo, not en aquellos ojos amados en silencio, sntomas inequvocos de tristeza. Ella se haba adueado de su mundo desde el ltimo septiembre. Ahora l saba que algo no andaba bien. Una semana no puede cambiar tanto a una persona, pens. Cuando estuvieron a solas, enseguida pregunt; pero Patricia le cont lo mismo que otras tantas veces: su aoranza por los aplausos, la emocin cuando se abre el teln l entonces, algo disgustado, la interrumpi: Mira, si no quieres contarme no importa y se march bastante molesto. La joven no lo dej ir: Pasa por mi dormitorio, sobre las nueve, y por favor, no hagas ms preguntas. Alejandro comprendi que ella necesitaba tiempo. Esa noche entr en la habitacin, se sent en su cama y cuando trat de hablar, sinti los dedos femeninos en su boca. Patricia, algo temblorosa, tom su mano y la puso lentamente sobre su corazn. El calor del regazo quem la mano varonil y congel los labios sorprendidos. Ella lo bes con furia, y mordi su lengua suavemente. Entonces le pidi un favor: Solo desndame, desndame lentamente. Alejandro se imagin en un sueo al tiempo que descubra sus senos, Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 SOLITARIO GEORGE n junio pasado el mundo perdi a la tortuga gigante llamada Solitario George, ltima de la especie ni que se extingui para siempre, pese a los esfuerzos por lograr que se apareara con tortugas de otras subespecies de las Islas Galpagos, en Ecuador. El quelonio de ms de 100 aos ingres al Libro Guinnes de los Records como el animal ms solitario del mundo, aunque tambin pas a ser uno de los smbolos de la lucha contra la depredacin. El director del Parque Nacional Galpagos (PNG), Edwin Naula, manifest que se ejecutaron diferentes iniciativas para intentar reproducirlo, inicialmente con hembras de la especie de volcn Wolf de la isla Isabela, con las que consigui aparearse en el 2008 despus de 15 aos de convivencia; pero lamentablemente los 16 huevos que pusieron sus parejas resultaron inviables. En el 2009 aparecieron otros cinco huevos, pero tampoco hubo proceso embrionario. Tambin se utilizaron haban tomado muestras de 1 600 tortugas de la subespecie de Isabela en busca de un hbrido. Posteriormente se colocaron en su corral hembras de la especie de la isla Espaola, genticamente ms cercana, pero tampoco hubo xito. Ese fue el ltimo harem del Solitario George antes de morir. Tambin fue clebre la recompensa de 10 mil dlares que se ofreci a los zologos de todo el planeta que encontrasen una hembra de su especie. George, el ltimo ejemplar vivo de la subespecie de tortuga gigante de la isla Pinta, fue encontrado sin vida en su corral por su cuidador Fausto Llerena, empleado del Parque Nacional Galpagos. En la vspera no present sntomas que alertaran su deceso. La tortuga gener curiosidad al ser descubierta en la isla Pinta en 1972, cuando se crea que la subespecie de este lugar estaba extinta. Ecuador inmediatamente despus de su muerte inici los trmites para declararla Patrimonio cultural. En Galpagos habitan entre 15 000 y 20 000 tortugas de 10 especies diferentes, junto a piqueros, iguanas, albatros y cormoranes. Actualmente, se encuentran en la lista de la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de Patrimonios Naturales en peligro, a causa de las amenazas a su ecosistema. (Tomado de Internet)

PAGE 10

la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 Dos cuentos, dos historias quin le pone el cascabel al ltigo? Por Rodolfo Romero Reyes Ilustracin : Yaimel sus muslos, sus fantasas?... Pero no, todo era real, la senta en sus manos y la oa gemir. El cuerpo de Patricia sudaba, y sus uas se le clavaban en la espalda. Cumpliendo con su palabra, Alejandro no hizo ninguna pregunta. Por eso tal vez nunca supo sobre la pesadilla de su amiga, ni de aquel hombre calvo, alto y de mal humor que la suspendi. Aquellos araazos borraron la violencia de la escena; los besos de Ale diluyeron el sabor de la saliva asquerosa de aquel hombre calvo. Ella ahora era feliz. El pasado no importaba, su presente era Alejandro y su cuerpo limpio de rencores. El futuro: ser actriz y eso nadie puede dudarlo. EL CIGARRO Sali temprano en la maana con un revlver oculto en el bolsillo. Iba dispuesto a demostrar que las personas cuando van apuradas no prestan atencin a los problemas ajenos. Se coloc un cigarro entre los labios y pens en pedir algo tan simple como un fsforo. Despus de una cuadra vio venir a su encuentro, caminando a toda prisa, a un joven que fumaba. Lo detuvo con un gesto improvisado y le suplic: Amigo, tiene candela? Ya saba la respuesta: Disculpe, ando apurado. Una vez demostrada su tesis, solo tendra que seguir al muchacho y a la menor oportunidad, le pondra una bala en medio del pecho. Disculpe, ando apurado dijo el joven sin detenerse, como cumpliendo una profeca. Pero entonces algo cambi, sac una fosforera del bolsillo y la puso en las manos del hombre desesperado Qudese con ella. El hombre, consternado, anduvo unos pasos hasta llegar a un parque. Se sent en un banco de mrmol. An pensativo, encendi el cigarro. Y despus de aspirar la ltima bocanada de humo, sac el revlver y se dispar.

PAGE 11

la voz de los universitarios poesa Ilustracin : Hanna Chomenko UMBERTO SABA (Umberto Poli, Trieste, 1883-Gorizia, 1957) Poeta italiano. Junto con Eugenio Montale, Salvatore Quasimodo y Giuseppe Ungaretti, es miembro de la generacin de poetas italianos ms prestigiosa del siglo XX. Sus orgenes judos le valieron durante mucho tiempo el ostracismo de la crtica italiana. Su obra potica sobresale por su gran coherencia y organicidad, lo que ha facilitado la integracin de sus poemarios en su gran obra, el (1945). Tambin se desta can (1948) y la inacabada novela autobiogrfica Ernesto escrita en 1953. Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 LMITE Habla conmigo largamente mi compaera de cosas tristes, graves, que sobre el pecho pesan como una piedra; maraa de males inextricables, que ninguna mano, tampoco la ma, puede desatar. Un pjaro de la casa de enfrente sobre el alero se posa un instante, al sol brilla, regresa al cielo azul que lo cobija. Oh, l dichoso entre los dichosos! Tiene alas, ignora mi pena secreta, mi dolor de hombre junto a un lmite: la certeza de no poder salvar a quien se ama. EL CRISTAL ROTO Todo se mueve contra ti. El mal tiempo, las luces que se apagan, la vieja casa sacudida por una rfaga y que amas por el mal sufrido, las perdidas esperanzas, alguna dicha en ella gozada. Sobrevivir te parece negar obediencia a las cosas. Y en el destrozo del cristal en la ventana est la condena.

PAGE 12

la voz de los universitarios cuento TALO CALVINO (Santiago de las Vegas, Cuba, 1923-Siena, Italia, 1985). Residi desde su juventud en Italia y tras interrumpir sus estudios universitarios se uni a la resistencia antifascista durante la Segunda Guerra Mundial; luego es cribi su primera novela: El sendero de los nidos de araa (1946), sobre su experiencia en la resistencia. Entre sus libros ms importantes estn El vizconde demediado (1952), El barn rampante (1957), El caballero inexistente y La jornada de inventor electoral (1963), con la que gana el Premio Internacional de Novela. Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 ochenta millas de proa al viento rnaestral el hombre llega a la ciudad de Eufamia donde los mercaderes de siete na ciones se renen en cada solsticio y en cada equinoccio. La barca que fon dea con una carga de jengibre y algo dn en rama volver a zarpar con la estiba llena de pistacho y semilla de amapola, y la caravana que acaba de descargar costales de nuez moscada y de pasas de uva ya la sus enjalmas para la vuelta con rollos de museli na dorada. Pero lo que impulsa a re montar ros y atravesar desiertos para venir hasta aqu no es slo el trueque de mercancas que encuentras siempre iguales en todos los bazares dentro y fuera del imperio del Gran Kan, despa rramadas a tus pies en las mismas es teras amarillas, a la sombra de los mis mos toldos espantamoscas, ofrecidas con las mismas engaosas rebajas de precio. No slo a vender y a comprar se viene a Eufamia sino tambin porque de noche junto a las hogueras que ro dean el mercado, sentados sobre sacos o barriles o tendidos en montones de alfombras, a cada palabra que uno dice como lobo, hermana, tesoro escondido, batalla, sarna, amantes los otros cuentan cada uno su historia de lobos, de hermanas, de tesoros, de sarna, de amantes, de batallas. Y t sabes que en el largo viaje que te espera, cuan do para permanecer despierto en el balanceo del camello o del junco se empiezan a evocar todos los recuer dos propios uno por uno, tu lobo se habr convertido en otro lobo, tu hermana en una hermana diferente, tu batalla en otra batalla, al regre sar de Eufamia, la ciudad donde se cambia la memoria en cada solsticio y en cada equinoccio. Las ciudades y los cambios

PAGE 13

la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 evolotean por el Centro Histrico de La Habana Vieja. y locuaces polglotas primarios: se saben frases de saludo en varias lenguas. Del ingls al parsi y del serbocroata al vasco. El que mejor dominan es el spanglish. En el empeo por ser sociables, algunos pueden resultar tan impertinentes que podran espantar un tiranosaurio Rex. Se sienten Luchadores. En la historia de la humanidad nunca faltaron estos personajes. De la bribonada hispana del Lazarillo de Tormes a la picarda latina del Pito Prez, algo hay en comn, pero hay tambin distancias. Los luchadores cubanos resultan una mala copia. Tal vez una nueva tica anda rompiendo el cascarn del tercer milenio los valores del siglo XVI no son, no pueden ser, los mismos del XIX, y en etapa de cambio las contradicciones suelen ser muy antagnicas. Un ejemplo: alguien me cuenta divertido que por su forma de vestir, bastante informal, su sentido del despiste, casi antolgico y su lentitud proverbial lo confunden con un noruego. Su fsico es nada comn entre nosotros. Alrededor de 1.90 m de estatura y piel trasY a l le divierte. Y lo ayuda, adems, porque en ciertos lugares lo tratan con marcada deferencia. Sin embargo, el personaje de esta historia real, naci y se cri en el muy musical barrio de Cayo Hueso, en Centro Habana. A veces sigue la rima y pronuncia un espaol sin tornillos o masculla otros idiomas. El trato recibido lleva entonces una intencionalidad chocante, segn l mismo dice. con pleitesa exagerada, rayana en lo infamante. Se le acercan a ofrecerle lo mismo rent-rum, una paladar, novia incluso novio, taxisalmedrn la calesita seor, la calesita! tabaco y/o ron, o la historia de La Toma de La Habana por los Ingleses, sobre todo la parte en que los `britichss desembarcaban helitransportados en Cojmar y la task force colonial fue incapaz de enfrentarlos. En el afn de caer bien, casi todos se le acercan hablando espaol con ms acento que Nat King Cole cantando El Bodeguero Luego de darles cordel, mi amigo le suelta un No te entiendo, mi ambia, pobqu hablajas, tnuere cubano? No se trata de ver matices entre el orgullo y dignidad, o semejanzas/diferencias entre una gestin amable, solcita e incluso servicial, con una conducta servil y de sumisin cautiva y casi siempre deleznable. Lucha tu yuca, tano? Claro! Pero las bajo por cuenta propia, bajo el subttulo de Figuras Costumbristas, de las habaneras a los peluqueros tradicionales, de las cartomnticas a los dandys y otros dignidad y decoro, y animan el transcurrir de una ciudad enredada en sus propias contradicciones. En la lista no aparece la categora de cipayo tropical. Dicen los que saben que Honorato de Balzac describi descubri? la relacin mediata entre las personas y su entorno econmico y social, del cual son exponentes; la historia muestra a los personajes como testimonio de una poca, una clase social, con personajes y circunstancias del Pars del ochocientos Pero hay cosas peores. Dos enamorados van a La Habana pelo largo. Ella es rubia, delgada y con mirada lnguida. Se sientan un rato en el muro del Malecn. Cerca andan una mujer y un hombre, con una nia de unos diez aos. La pareja deciden seguir al paseo y como de pasada oyen Nia...dalelucha!, pero no decopus. La nia se acerca a la pareja con timidez y camina unos pasos al lado. Y pregunta con candor: De qu pas son? Perciben un gesto de absoluto desprecio en el rostro de la nia, cuando ambos respondieron De Marianao, mi nia, de Marianao! l, un poco cujeado por la vida espartana aprendida de sus mayores, tuvo ganas de llorar y todava no sabe si por la nia o por su reaccin despreciativa. Ella volvi por un segundo a su infancia feliz, en la que nada le falt. Por Jorge Sariol Ilustracin: Yaimel voces Cipayos tropicales

PAGE 14

la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514

PAGE 15

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 n buen da a aquel muchachi to lo sacaron de la universidad para trabajar en una fbrica. El castigo se haba fraguado en instancias y circunstancias de las que prefiere no hablar. Lo he contado solo una vez, no lo he vuelto a contar, ni pienso volver a hacerlo. Eduardo Heras Len saba lo que era la guerra. Las 72 horas en Playa Girn lo haban familiarizado con un tema recurrente para su pe riodismo, su literatura y en esos mo mentos, su vida. Entre los escritores ms des tacados de la primera promocin post-revolucionaria, el autor de Los pasos en la hierba se recono ce como parte de una generacin frustrada. Hoy mira hacia atrs con nostalgia, sin rencor, me confiesa, deseoso quiz de que el tiempo le conceda una vuelta al pasado, cuando fungi como jefe de redaccin de Alma Ma ter Wichy Nogueras, Vctor Ca saus y otros animaron su sueo de hacer de la revista de Mella, un espacio de anlisis serio de la Isla y su cultura. Pero en 1971, como dice el poema de Wichy, las araas tejan en la som bra sus redes asesinas. Y los sueos de Eduardo cayeron en una pesadilla que se extendi por casi una dcada para la intelectualidad cubana. Hoy, plenamente reconocido y con otro sueo convertido en realidad. Los HERAS VIVENCIAL Por Yoel Surez Fernndez, estudiante de Periodismo Fotos : Archivo castillos son los smbolos de los sueos, Heras Len dirige, lo que l ha llamado la casa del joven escritor cubano el Centro de formacin literaria Onelio Jorge Cardoso. Fuera y dentro del pas sus libros son publicados en ediciones de lujo, recibe homenajes y a travs de talleres literarios, despliega una voca cin oculta por el magisterio. Heras Len est listo para con versar de sus aos juveniles con la voz suave y los ojos pequeos. H ERAS DE A LMA M ATER paso por el periodismo como un mo mento de crecimiento como creado fue jefe de redaccin de Alma Mater? Cuando comienzo a trabajar en la revista ya me haba ganado el Premio metido en las labores de creacin na un camino recorrido. Soy un escritor vivencial, y ya contaba con varias ex periencias importantes. Especialmente, la publicacin cimiento como ser humano y como periodista; un espacio en el que se elev mucho mi caudal poltico. En nuestra poca hicimos nmeros antolgicos. Trabajbamos con tre mendo entusiasmo y dedicacin. Alma Mater era el lugar donde vi vamos, adems de nuestra casa. Para nosotros, escribir en la re reuni una tropa en la que estaban Germn Piniella, Vicente Carrin, Ral Rivero; y en la periferia otro grupo que formaban Luis Roge lio Nogueras, Vctor Casaus, Rogelio Moya y Guillermo Rodrguez Rivera, entre otros. ramos entonces unos muchachos, principalmente, con inquietudes culturales. Y la revista se convirti en el cuartel general de nuestra generacin.

PAGE 16

Durante sus aos en Alma Mater cmo manejaban el tema de la li bertad editorial? Mi presencia en Alma Mater ter mina en 1971, ao en que comienza el Quinquenio gris. Hasta ese mo mento tenamos una enorme liber tad para escribir. Ana Mildred Vidal, responsable de extensin universi taria, era una mujer muy revolucio naria, de mucho alcance intelectual, y con una mirada amplia en lo que respecta a la cultura. Que yo recuer de, nunca nos puso cortapisas a la hora de escribir, incluso publicamos cosas que despus catalogaron de demasiado. Recuerdo una entre vista con Eduardo Galeano, donde el escritor uruguayo dijo una serie de cosas reales, pero muy fuertes. Ten en cuenta que cuando en el 71 se produce el Congreso de Edu cacin y Cultura, a Alma Mater le quitaron todo. Desperdigaron a buena parte del equipo de redac cin. Yo mismo estuve cinco aos en una fbrica, Wichy Nogueras estuvo un ao en una imprenta y entr un nuevo grupo a la revista. Pero, honestamente, en el pe rodo que estuve como directivo nunca recibimos orientaciones de nadie. Claro, los famosos lmites de dentro de la Revolucin, quin los pona? En dependencia de quien estuviera en la dirigencia sera inter pretado el famoso apotegma de Fi del: dentro de la Revolucin todo, contra la Revolucin nada. Mientras fue jefe de redaccin de la revista, qu cree que le faltaba a Alma Mater ? Lleg un momento en el que es tbamos satisfechos con lo que ha camos, estbamos orgullosos del trabajo que habamos hecho. En un inicio buscbamos quitarle cierto blicaciones estudiantiles. Queramos convertir a Alma Mater en una publi cacin sociocultural de la universidad. Iniciamos una seccin que se titulaba (o sea, en Cultura), y ah se public mi primer cuento, el primero de Senel Paz, el primero de Abel Prie to; as nos convertimos en una fuerza promotora de jvenes autores. La otra vertiente era meternos dentro de los problemas de la poltica cultural; creo que llegamos a un punto de equilibrio entre lo cultural y lo poltico. yente, se hubiera desarrollado ms en el mbito universitario, de haber mantenido la misma libertad. Pudo convertirse en una publicacin mucho ms seria, cosa que luego consigui la revista con Ambrosio Fornet como editor. EL QUINQUENIO UNIVERSITARIO fueron duros para la cultura cubana En mi caso particular no fueron so lamente duros, sino terribles. Parte de ese proceso tuvo que ver con mi libro Los pasos en la hierba que haba sido la nica Mencin del Premio Casa de las Amricas en 1970. El texto fue muy mal interpretado, fue vctima de crti cas por parte de una secta dogmtica de la direccin cultural, y eso me cost el tener que abandonar la carrera e ir a trabajar a una fbrica de acero. Fui uno de los que ms sufri. He escrito algo de lo que me ocu rri en esos momentos. Aquello era in comprensible para nosotros, pero ms tarde nos percatamos de que sencilla mente haba una pugna entre grupos que queran asumir poder. Durante el ciclo de conferencias sobre el Quin quenio gris que se imparti en el Insti tuto Superior de Arte (ISA), le un texto titulado Testimonio de una lealtad que relata la historia de lo que me ocurri en aquella dura etapa. Aunque sus consecuencias llegan hasta hoy, afortunadamente ese pero do (que no fue gris, fue negro) qued atrs, pienso que por un proceso de maduracin de los propios creadores y de nuestros dirigentes. En ese senti do, fue importantsima la labor de un hombre como Armando Hart frente al Ministerio de Cultura, y luego de Abel Prieto, que es lo mejor que le ha pasado a la cultura en los ltimos veinte aos. En los 60 hubo una explosin de creatividad que estaba por encima de todo. Por ah tengo escrita una crnica de cmo era la escuela de Letras. Toda va hoy existe un banco a la entrada de la Facultad, que es sagrado. Y ah te en contrabas a un grupito en el que resal taba Wichy Nogueras hablando sobre el ltimo ensayo de Marcuse, alguna polmica de Sartre o un encuadre de cine. Haba un ambiente de entusias mo cultural que la universidad no ha vuelto a tener, una reserva enorme de Siempre he dicho que pertenezco a una generacin frustrada. En el 68 escrib La guerra tiene seis nombres al ao siguiente Los pasos en la hierba ; pero los libros de mi generacin ( Los aos duros de Jess Daz o dos del condado de Norberto Fuen tes) no tenan nada que envidiarle a los primeros libros de los que tiempo despus seran los grandes escritores latinoamericanos. Cuando lleg este proceso del Quinquenio gris, muchos de nosotros dejamos de escribir por un buen tiem po. Hoy en da debamos tener diez

PAGE 17

novelas cada uno, y qu tenemos? Obras que en su mayora tendran ms trascendencia si se les hubiera permitido un desarrollo normal. Y no te digo esto con rencor. Desgra ciadamente ocurri de esa manera, la vida de los hombres es as, las re voluciones son as. En la segunda mitad de los 70 pude terminar la carrera, despus que sal de la fbrica. A partir del fracaso de la Zafra de los Diez Mi llones, la situacin sociocultural se puso muy difcil: aumentaron los prejuicios contra los religiosos y las personas que tenan determinada orientacin sexual. Fue un perodo de extremismos que por poco acaba con la universidad y la cultura de este pas. Afortunadamente eso se super, pero quedaron las se cuelas, que son imborrables. E N BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO Lo conoc despus de que gan el Pre mio David. Un da nos encontramos en Casa de las Amricas, me confes que le haba interesado mi libro y acto seguido me pregunt si haba ledo el que l haba escrito sobre la obra de Regis Debray lucin? Quera discutir conmigo al gunas cosas, y as comenz nuestra amistad. En su casa estuvimos una tarde entera conversando de la vida y milagros de todo el mundo. Visitbamos mucho a Marta So ls, corresponsal de la revista Siem De pie, Luis Rogelio Nogueras. Sentados, de izquierda a derecha: Germn Piniella, Vctor Casaus, Silvio Rodrguez y Eduardo Heras Len. la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514

PAGE 18

pre en Cuba, y ah l tomaba mucho (yo no, era abstemio). A veces hasta llegaba tomado, incluso una vez lo metimos bajo la ducha. Se pona a recitar coplas que no se pueden publicar. Eran coplas de su autora, fabulosas, como Elvirez En ocasiones cantaba corri dos mexicanos ( rada inmvil, perdida en algn punto de la memoria, y una sonrisa delata que hay recuerdos indecibles ). Tena una vitalidad tremenda y era un poeta de primer orden. Su libro El turno del ofendido nos descubri a un autor de nuestra generacin, ma ravilloso. Muy poca gente lo sabe, pero Ro que escribi un libreto para la televi sin sobre la historia de su familia. l mismo tiene una historia de pelcula. Como sabes, en algn momento lo iban a fusilar, ocurri un terremoto y pudo escapar de la crcel. Ernesto Cardenal deca: Ustedes los marxis tas dicen que eso es una casualidad histrica. Nosotros, los catlicos de cimos que es un milagro. En aque lla poca nada se poda grabar, todo era en vivo, y Roque habl conmigo y con Silvio [Rodrguez] para que lo ayudramos con el programa. Silvio hara el papel de comentarista-tro vador: entre escena y escena haca comentarios en forma de trova y yo me encargara de presentar el pro grama. Finalmente la direccin arts tica la realiz Ana Lasalle. El da que tocaba la presentacin del espacio, cuando bamos en un auto para el estudio de 23 y P, vimos frente al Capri una escena tremenda. Unos hippies estaban tirados en me dio de la calle deteniendo el trnsito, de pronto llega un carro jaula y em piezan a meter a los muchachos para el interior de las patrullas. Y Roque, sacando una mano por la ventanilla gritaba a ms no poder: No les vayan a dar! No les vayan a dar!. As, un milln de cosas simpatiqu simas ocurrieron al lado de Roque. Te imaginas lo terrible que fue para noso tros saber de su muerte, casi un ase sinato, que ya tendrn que pagar los verdaderos culpables de ese crimen; porque fue un crimen lo que hicieron con ese revolucionario cabal, con ese hombre que amaba tanto la vida. universidad? No tanto como quisiera, aunque la escuela de Letras me ha invitado a dar charlas y conferencias, he presentado algn libro o revista. Incluso, me ofre cieron una ctedra, la de narratologa, que imparta Salvador Redonet. Pero no la acept, porque sinceramente creo que mi etapa como profesor universita rio pas y no me siento en condiciones de dedicarle tanto tiempo. Lo que pasa tambin es que la univer sidad de ahora no es como la de antes Pienso que aquel entusiasmo crea dor que tenamos, aquella curiosidad intelectual, se perdi. Hoy en da paso por la Facultad de Artes y Letras y veo con tristeza cmo los muchachos no hablan nada de literatura, no les inte resa demasiado. Les interesa exclusi vamente sacar los exmenes, y en mu chos casos se convierten en lectores de prlogos. Te pongo un ejemplo: yo ingres a la escuela de Periodismo, y organizamos una especie de taller acerca del perio dismo en Cuba, estando en el primer ao! Y quines ramos nosotros para armar aquel panel?! Durante ese encuentro recuerdo que en medio del debate se pone de pie Wichy Nogueras (a quien no cono camos todava) y dice: Pero de qu periodismo estamos hablando! Si Marshall McLuhan ha predicho que dentro de veinte aos aqu no habr palabra escrita, todo ser por com putadoras! El libro va a desaparecer! Y en eso se levanta un viejito que igame, hace un ao y pico que yo me alfabetic, y estoy empezando a leer! Cmo me van a quitar los li bros ahora, con lo que me gustan! Aquella fue la poca tambin de Silvio [Rodrguez]. Tuve la dicha de asistir a su primer recital, en Bellas Artes, que fue impresionante. Re cuerdo cuando se inaugur la libre ra de L y 27 y en medio de la cola empezamos a pedir dinero prestado para conseguir los libros que se ven dan. Ese tipo de entusiasmo por la cultura, que nos llevaba a convertir la universidad en una especie de se gunda casa, se ha perdido. Recuerdo esos tiempos con mucha nostalgia. Heras present sus en la sede nacional de la FEU durante la pasada No che de los Libros.

PAGE 19

la voz de los universitarios fotorreportaje Fotos : Elio Mirand Alma Mater / agosto 2012 / No. 514

PAGE 20

FTBOL EN EL BARRIO

PAGE 21

la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 Mala compaa Aunque sea Havana Club Por Dainerys Mesa Padrn on dos tragos bailo hasta Dir ty dancing / Con dos tragos las palabras me salen solas/ Con dos tragos no le tengo miedo a ningn escenario/ Con dos tragos enamoro a cualquiera/ Con dos tra gos se me quita la tristeza Hasta qu punto controlamos la dosis exclusiva de dos tragos. O aca so hablamos metafricamente. La asociacin del alcohol con el logro de determinadas metas en la vida resulta un hecho en ocasiones, sobre todo en las poblaciones ms j venes. Su consumo social transgrede los lmites contextuales manifestn dose en los estilos de vida y formas de proyectarse de los individuos. No hay playa que no implique una botellita. O reunin de amigos. O excursin. O simplemente cuando hay que matar el aburrimiento. Los de menos aos acuden a este uso (inicialmente eventual, ms tarde obli casi siempre en la bsqueda de una virilidad, la libertad en la toma de de cisiones, la creencia de determinados mitos o la imitacin de patrones. REVISANDO AEJOS El alcohol, del rabe alkuhi (esen cia o espritu) es la droga ms con sumida en el mundo. Su utilizacin por el hombre, en forma de brebaje, se supone que data de los albores de la humanidad. La ingestin inicial vinculada con actividades religiosas

PAGE 22

dio paso a su consumo colectivo. Desde entonces se distinguieron dos grandes categoras de consumido res, aquellos que beben dentro de las normas sociales de responsabili dad y los que, desafortunadamente, pierden el control y se convierten en bebedores irresponsables. actualidad bajo el trmino alcoho lismo, no se apartan de la que hizo Magnus Huss en 1849. Una de las aceptadas internacionalmente es la propuesta por la Organizacin Mun dial de la Salud (OMS) en 1976, con el trmino sndrome de dependen cia del alcohol (SDA) descrito como un trastorno de conducta crnico, manifestado por un estado psquico y fsico, que conduce compulsivamen te a ingestas excesivas de alcohol con respecto a las normas sociales y dietticas de la comunidad, de ma nera repetida, continua o peridica con objeto de experimentar efectos en la salud y en las funciones econ micas y sociales del bebedor Si bien la ltima copa suele ser de veras la ltima para algunos, otros sucumben una y otra vez ante las dismiles puertas por las que entra el alcohol, segn diversos estudios: : esta es producto de las costumbres, tradiciones y con venciones de las diferentes culturas, se relaciona ntimamente con la pre sin ejercida por los grupos humanos (microgrupos y macrogrupos). aunque estrechamen te vinculada a la primera, se caracteri za por ser la bsqueda del placer. su esencia es la utiliza cin del txico como muleta para enfrentarse a situaciones en algn grado temidas o determinantes de inseguridad y ansiedad. Se establece frecuentemente en personas tmidas.

PAGE 23

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 En cada barrio un comit, en cada cuadra ; pero desgraciadamente tambin una cafetera (muchas veces de mala muerte), coltadas por dos o tres botellas de ron de mar cas nacionales. A unos centmetros de distan cia, los mismos rostros de todas las horas, de todos los das, y para no perder la costumbre, ebrios hasta la saciedad. La imagen se repite en zonas, muni cipios, provincias Montan en las guaguas e inician el escndalo, arremeten contra quienes se les cruzan, gritan obscenidades en medio de las calles Antes no era as. Qu va era muy correc to, dice alguien que lo conoce de cuando un examen, o cuando iba a la playa, o si tena que enamorar a una joven ha sido muy enfatiza punto de llegar a considerarla como la ms relevante. En este caso, el consu mo del txico persigue olvidar expe riencias penosas o situaciones dolo rosas, y pretende lo que en el caso del alcoholismo se conoce popularmente como ahogar las penas. donde existe una afeccin subyacente, generalmente psiquitrica como la depresin, la mana, las fobias y otras. es la ms cues tionada y debe ser valorada caute losamente en aquellos sujetos que combinan una gran carga familiar de toxicmanos con un inicio temprano, ausencia de otros mecanismos hege mnicos y tendencias disociales T OMAR CONSEJOS Entre los diferentes grupos de ado lescentes y jvenes se legitima y socia liza la idea de que el alcohol potencia la alegra, la euforia, ayuda a superar la timidez y el retraimiento. A la vez que posibilita una mayor diversin y permite la integracin a un crculo de amigos. En la medida en que dichos indivi duos experimentan estas consecuen cias positivas, y las interpretan pasan a convertirse en fuertes motivos de utilizacin. Y estos, a su vez, crean la dependencia. Quienes se inician en la adultez no comprenden lcidamente cmo, del empleo de esta sustancia, se deri van problemas fsicos y sicolgicos y quienes lo entienden, se escudan en el yo me s controlar. Anticipar los resultados placen teros en mbitos cercanos como el familiar o desde universos tan cauti vadores como los medios de comu nicacin, incita a los jvenes a beber con asiduidad. mites; s de ceir la brecha de actitu des y mensajes que nos venden el al cohol como moneda de oro, aunque sea Havana Club.

PAGE 24

Te doy mis ojos me diga quin es l la voz de los universitarios iempre quiso arriesgarse. Ar riesgarse de la forma ms posible. Y aquella tarde no pintaba pre cisamente a romances. Estaran en el mismo lugar por varios das, pero el dilogo no era bueno entre ellos. Ms bien parecan evitarse. El da se lo haban gastado caminando en sentidos contrarios, conociendo otras personas, leyendo autores distintos. Pero en el atardecer un mni bus los llevara a recorrer la ciudad. Al subir, alguien lanz el juego: las muchachas, todas, deban vendarse Sorpresa. Yo no puedo, me qui tara el maquillaje, dijo una preocu pada. Ni yo, no estoy para gracieci tas. Ella, sin embargo, solo lo mir, le pregunt si l ira con los ojos abier tos durante todo el trayecto. S. Y eso su bufanda rosada y la convirtiera en mordaza para sus ojos. l se sent a su lado. Ella no poda ver. l le susurraba. Y le dijo de escritores conocidos y de besos desconocidos. Cuando el motor se detuvo, l le dijo: Ya puedes quitarte la bufanda. Estamos solos. Yo le ped a otro que propusiera el juego, para que no sospecharas. Y a las dems, a todas, que me secundaran la idea, que se resistieran un poco pero simularan que ellas tambin se taparan los ojos (yo saba que t lo ibas a hacer). Todos ellos se queda ban antes, en algn lugar de esta ciu dad que no es nuestro lugar. Fueron discretos y se bajaron sin hacer rui dos. Yo le ped al chofer que nos acer cara al mar. (Tomado del blog Botellas al mar) Por Leydi Torres Arias Alma Mater / agosto 2012 / No. 514

PAGE 25

n el ttulo (escueto, desenfadado, rstico) de este nuevo clsico del teatro cubano, resultante del pulso escritu ral, aunque primero emotivo, de Abel Gonzlez Melo, y ahora extrapolado por Juan Carlos Cremata al celuloide, laten las claves para el desentraamiento de su tesis de fondo. la cual se apertrecha el imaginario de gnero con sello tes tosternico, que tras su crudeza y violencia intrnseca recla ma una posicin preponderante dentro del teatro social. En segundo lugar, evoca la coartada con la que el lenguaje arru lla a un sublimado objeto del deseo que pone en jaque la he gemona masculina. de lo ambiguo, locucin que el parlante convoca, tanto para tancia (aun en clave) sobre su prohibida necesidad sexual. Pormenores de una chamaca adaptacin Por Pavel Lpez Guerra Fotos: Cortesa del Centro de Informacin del ICAIC ma que estremeciera la escena cubana durante la primera dcada del XXI, conoci su estreno comercial en la Isla en el verano de 2012, esta vez bajo la promesa de mostrar al la voz de los universitarios Alma Mater / agosto 2012 / No. 514

PAGE 26

Qu mejor etiqueta para una histo ria sobre los simulacros y la crisis del poder? La obra esquiva un peligro crucial: el de contentarse apenas con visualizar una realidad escamoteada por los me su srdida fauna de hbitos nocturnos, as como las pulsaciones secretas al in terior del espacio domstico. Rastreo del afuera y el adentro ocultos, pero tambin complementos de un devenir social, casi siempre reducido a zadoras. Sin embargo, de ser este exclusiva mente el propsito, Melo se hubiera estrellado con los bostezos de una au diencia que conoce y penetra su entor no desde la prctica cotidiana con pre cisin arqueolgica, pblico que hace mucho comprendi cmo la verosimi litud del retrato social se encuentra, ms que en el discurso meditico, en su inversa y asimtrica refraccin. El autor, entretanto, opta por recor tar la circunstancia lacerante y trans formarla en materia prima para la cons truccin de caracteres pletricos de hondura existencial, contradicciones palpables y exquisitez discursiva que, al menos en la pieza teatral, nada tiene que ver con la procacidad verbalista, sino con el estudio profundo de la as cendencia sociolgica y cultural de los personajes, logrando dibujos humanos que ostentan la redondez de cualquier clsico universal de las tablas. La pelcula de Cremata se ha pro mocionado, para su pesar, buscando la legitimacin en la coartada del re apresar la realidad real que, con ms de un programa de adaptacin, en trminos de imagen, que otorga ra a varias secuencias la crudeza y oscuridad latentes en ciertos pasajes de la historia original. En la prctica germin un producto que destila precariedad expresiva en trminos la densidad literaria de la mayora de los dilogos (Melo ha declarado que se gest bajo la sospecha de que nunca sera representada), sin que sepamos a ciencia cierta si estos escollos constituyen volun de la cinta no quieren, o no pueden, rebasarlos. A estas alturas resulta osado cues tionar las variantes de traslacin de cualquier argumento de un medio a otro. Sobran ejemplos sobre la perti nencia de la ms librrima apropia cin, ya sea de las tramas que propo nen las obras, como de las frmulas para representarlas. Tampoco im porta mucho la adecuacin estric ta a las particularidades del medio usurpador, desde que existe la posmoderna mana de conservar en

PAGE 27

26 Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 la voz de los universitarios el nuevo texto marcas y signos que evidencien la ascendencia genrica de la pieza intervenida. As las cosas, el trmino preciso para catalogar la causa del desalien to que provoca por momentos maco la que opta Cremata a la hora de reciclar (cabe agregar, condicionado por las tropicales limitantes econ micas) el universo de Melo, no re sulta aqu ni mejor ni peor, cuando ms, desconocida. Y tal hecho en turbia grandemente el proceso de recepcin de la obra. Piezas como la reciente Dogville del maldito de Von Trier, nos han de mostrado cmo en una misma cinta recursos expresivos del teatro, la propia literatura decimonnica y la dose, incluso, en el peligroso extraa miento brechtiano y en el minimalismo radical de la puesta en escena. En los cdigos inheren tes al medio escnico y aquellos de la pantalla grande no encuentran similar, fructfera coexistencia, cristalizando su ble?) desacuerdo, no solo en trminos mismo criterio actoral. Si Caleb Casas (Miguel Deps) re vierte su fogueo en el teatro con una capacidad de vehemencia e interiori zacin de su implosin emocional, que la cmara oportunamente registra y agradece, Pancho Garca (Felipe Alejo), en el rol del to, se mantiene paralizado en los cdigos de una sobreactuacin escnica, si bien funcionales en ese espacio, insoportables con una lente colocada a medio metro de sus pupi las. La brusquedad de las transiciones en su catrtico convite a celebrar la navidad con Krel Darn (el chamaco) en la cinta de marras, devienen incom prensibles, a no ser que el aquelarre de estilos y tonos resulte intencional. Tambin llaman la atencin el esta tismo y longitud de los planos, de los cuales los actores entran y salen como si del proscenio se tratase. Si tal era la estrategia, por qu germinan el corte aqu y all, de forma casi imperceptible, o algn encuadre demasiado prefa bricado cuando el director lo estima conveniente? Los reiterados movi mientos horizontales de la cmara desde un lunetario teatral y establecen contrastes con aquellos planos abs tractos (como el de Miguel asesinado en el suelo), o con la misma voluntad de granular y oscurecer la imagen en la bsqueda de texturas y matices cuasi

PAGE 28

taje de dilogos e ideas tambin pare ciera una demanda de la adaptacin al sptimo arte, que conserva, para colmo, los largos monlogos de Silvia (la hermana) y Alejandro (el padre) al Advertidos como estamos del esp ritu ldico de Cremata y su contempo rnea irreverencia, nos atreveramos a leer dichas marcas como una necesi dad de carnavalizacin interior del texto, pero los nfasis y subrayados que no dejaran dudas sobre la tctica en cuestin se nos antojan bastante soterrados, para no decir inexistentes. deja la sed de ver un en jundioso universo dramtico traducido aciertos eventuales en algunas inter pretaciones (retomar, casi ntegro, al elenco original de la obra trajo ven de la msica y la direccin de arte, el resultado dist mares de la tambin recientemente visitada por Cremata El o experimentos formales del patio que situaron el teatro como epicentro, a la altura de la impecable Papeles secundarios y su posmoderna lectura de La vulnerabilidad de ese chamaco, que como tantos seres de esta historia se mueven sin siquiera notarlo de vic timarios a vctimas, queda coronada, que descansa ensangrentado sobre su nuez de Adn. El pez muere por el an zuelo, que en este caso no es otro que su masculinidad y sexualidad exultan tes: el oportuno disfraz de sus miedos y culpas inconfesadas. La concrecin de la tragedia no tiene otro puerto que y un futuro ignoto. Un mundo sin otra salida como no sea la oscuridad de la noche. Grito que sobre el tabloncillo o a golpe de fotogramas conmueve y es tremece siempre, aun cuando su tem al igual que el Krel de Melo, entre la chamaca y la madura realizacin. El actor Fidel Betancourt, quien protagonizara el montaje primigenio del teatral, se adentra nuevamente en la piel del protagonista Krel Darn. En las fotos, el novel histrin junto a Pancho Garca (el to), arriba, a la izquierda; con Arams Delgado (Alejandro Deps), abajo; y al lado de Luis Alberto Garca (el polica), derecha.

PAGE 29

la voz de los universitarios Por Jorge Sariol ciencia, tecnologa y sociedad Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 l 17 de diciembre de 2011, una noticia espant a medio mun do: un incendio haba destrui do todos los fondos de la Academia yores bibliotecas del pas. Ubicada academia haba sido construida a principios del siglo XX y alber gaba ms de 200.000 volmenes muchos manuscritos, algunos de 1798, colecciones de mapas te y contenido resultaron asolados. toria de Egipto ha terminado, dijo su director Mohamed Al-Shernubi. Hubo quienes culparon indistin tamente a vndalos, al enfren tamiento entre fuerzas pblicas y manifestantes en la cercana plaza de El-Tahrir, a la Primavera ra be o al comunismo internacional. Muchos transitaron de forma sim blica las distancias en espacio y tiempo kilmetros y 2300 aos entre las ciudades del El Cairo y Alejandra, para recordar el incendio destructor de la legenda ria biblioteca, y con ella gran parte del conocimiento humano, del que muy poco pudo salvarse 1 Sin embargo, la humanidad ha vivi do desde entonces con la zozobra de ver amenazado el saber acumu Lo que el tiempo nos llev lado, a consecuencia de psimas con diciones de conservacin, vandalismo maltrato, robos e incendios, gue rras, desastres naturales y virus infor mticos. Y el saber acumulado aumen ta mucho ms rpido en relacin con el saber encargado de protegerlo. Y los riesgos son muchos. Cuba es escenario de muchas condicio nantes riesgosas para su fondo docu mental. A los apuros comunes al resto del mundo roedores, insectos, hu medad, hongos y microorganismos, se suman manipulaciones incorrectas de usuarios y malas prcticas del per sonal tcnico. Existen causas propias del documento presillas y encuader naciones de dudosa manufactura, y las-sin-remedios: por la calidad del pa pel el documento no resiste el paso de las semanas. Una de las estrategias es la llama da conservacin preventiva, ocupa da de todos los objetos del patrimo nio, as estn en buen estado o no; sean o no vctimas de un deterioro progresivo:Ms atencin preventiva y menos restauracin! 2 es el reclamo de los buenos conservadores. Pero no es tan sencillo. Hoy son pocas las instituciones cuba nas diseadas para las exigencias mo dernas de bibliotecas, archivos o cen tros de documentacin; la mayora se pens para un destino nada-que-ver. Sin embargo, en lucha contra obsoles cencias y penurias, especialistas del Centro Nacional de Informacin de Ciencias Mdicas, de la Biblioteca Mdica Nacional de Cuba, soa ron lineamientos cubanos 3 para la conservacin de documentos, con un largo estudio sobre cmo usar, por ejemplo, estantes de metal separados del suelo, por lo menos una cuarta unos 15 o 20 centme tros; no colocarlos directamente contra las paredes, sino separadas de ellas por lo menos 7,5 cm. para y evitar bolsas de aire hmedo. Re comendaciones para las temperatu ras?: para los documentos impresos en papel, papiro, pergamino y piel: entre 16 C y 21 C. Para los docu mentos en formato electrnico (dis quetes, CD-ROM, casetes de video, etc.): entre 18 C y 20 C. Pero los riesgos van ms lejos. Los huracanes son los ms peligrosos. La inusual trayectoria de Ike es un ejemplo de cmo ninguna localidad cubana est exenta de peligro. A las 9 de la noche del 7 de septiembre de 2008, con vientos de hasta 260 kil metros por hora, la pared occidental de su ojo entr por Punta Lucrecia, en la provincia de Holgun y ocasio n daos a una parte considerable del fondo habitacional del territorio, la Universidad de Holgun Oscar Lu cero Moya, entonces recin reparada

PAGE 30

El Patrimonio Documental como parte del Patrimonio Cultural de la nacin acopia testimonios de su historia, de su cultura y de su desaDesde el cuerpo terico sobre el tema reconoce Idelio Rojas Crespo, un bibliotecario de vieja data, de los planes de contingencia a las estrategias de trabajo, previstas de forma general, los especialistas en conservacin de documentos trabajan de modo constante. Sin embargo, muchas veces no se concreta en organizaciones sistmicas, para lograr la efectividad de estos instrumentos en la conservacin preventiva. Existen acpites para situaciones de sismo dentro de las estrategias de conservacin preventiva? El profesor Rojas Crespo lo duda: Entre los riesgos ms visibles por la ciudadana en nuestro pas, los huracanes y el fuego son los ms comunes. Y en unas regiones ms que en otras, la actividad ssmica. En verdad, la mayora de las estrategias no incluyen siquiera como riesgos los problemas estructurales de las instalaciones, que en casos de sismos complicaran mucho toda accin. Controversias existen en un punto. Convendra una estrategia nacional nica o cada institucin con la suya, personalizada y realista? El sentido comn, en cualquier caso, advierte de la necesidad de polticas, programas y reglamentos a favor de la conservacin del patrimonio; posibilidad de tomar decisiones administrativas expedita, con clculos y evaluaciones de todas las necesidades y toalmacenamiento, seguridad, acceso y manejo del soporte digital 4 para asegurar la supervivencia. La tarea es evitar que se propaguen los malos vientos de Alejandra. 1 De lo recuperado estaban siete piezas entre ellas de las 123 de la autora de Sfocles. Segn cuentan, a la poblacin poco le import la destruccin, ocupada en rescatar otras cosas de la ciudad, tambin en llamas. Nada de lo atesorado en la biblioteca les haba mejorado la vida. 2 Diagnstico y Poltica de Conservacin Preventiva: dos caras de una moneda/ Dra. Hilda Rosa Len Castellanos, Profesora de Conservacin de Documentos Facultad de Comunicacin, U. H. 3 Lineamientos para la conservacin de documentos en la Biblioteca Mdica Nacional de Cuba. ACIMED v.12 n.5 Ciudad de La Habana sep.-oct. 2004 /Lic. Arelys Borrell Saburit,1 Tc. Ana E. Cueto Gonzlez,1 Tc. Deyamira Castillo Navarrete,2 Tc. Yanetsis Mazorra Fernndez2. 4 En la conservacin de documentos en soportes digitales, los llamados hackers semnticos son tal vez los ms peligrosos: en textos validados, adulteran contenidos y falsean datos.

PAGE 31

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Puedes enviar tus trabajos y opiniones a nuestro correo: almamater@editoraabril.co.cu deporte Por Charly Morales Valido Fotos: Archivo Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 lfredo Despaigne no es hom bre de muchas palabras. Por lo general ningn depor tista cubano lo es, y menos cuando los aborda un periodista: por alguna extraa razn, se sienten compelidos a responder con lugares comunes al estilo de el terreno dir la ltima palabra o voy a dar lo mejor de m mismo, en lugar de, simplemente, abrirse y ser ellos. enfrentarse a un pitcher como Vladi mir Garca, antes que a un reportero capaz de colarse en su sacrosanta prctica de bateo, para sacarle algunas respuestas exclusivas a quien ciertos narradores campechanos bautizaron como El Caballo de los Caballos. Es que este hijo de Contramaestre que Granma adopt porque en Santiago de Cuba lo vieron dema siado pequeo para el bisbol es el principal referente ofensivo de los Alazanes, un equipo que nadie sabe a ciencia cierta cmo llega tan lejos en los play-off, y sin embargo llega y saca algn que otro sobresalto. El principal susto es, sin dudas, para los lanzadores rivales: el dorsal 54 ya es tan temido como antao lo Alfredo Despaigne: El jonrn sale solo fueron el 5 de Muoz, el 6 de Cheto, o el 46 de Kindeln, aunque solo el san tiaguero emul la hazaa de Despaigne: superar la barrera de los 40 jonrones en un ao. La cifra aorada lleg en el cuarto estadio Mrtires de Barbados y ante un Ciego de vila cuyo pitcheo haba ama rrado cortico a la toletera granmense, con todo y sus bates nuevos. Aunque lo negaba, Despaigne pare ca presionado por el jonrn 40 que no acababa de aparecer, y el desespero le pas factura en los primeros partidos, pero Indalecio Alejandre, un hombre de softbol devenido manager de bisbol, saba que cuando pegara el bambinazo, todo cambiara. Y se lo peg precisamente a Vladimir Garca que, contra toda lgica y teora contempornea del bisbol, abri el noveno episodio cuando ya el Cicln de la Trocha era apenas una depresin tro pical con ms ruido que viento. Quizs sirvi una cmoda bola que el toletero desapareci sin piedad. Como aliviado, Despaigne contem pl el batazo desde el home, y solo cuando vio la Mizuno-200 caer ms all de la cerca del left-center, inici la vuelta triunfal al cuadro. En las gradas, los granmenses rugan. porque es lo que espera el equipo de m, los estimula, ya ves que el Yogi (Urmaris Guerra) la bot despus, me coment Despaigne tras el par tido, y al da siguiente otro estacazo suyo dej al campo a la tropa de Ro ger Machado, forzando el regreso a En el feudo avileo, el estadio Jos Ramn Cepero, Despaigne convers con Alma Mater sobre su record, la fueron la comidilla durante el cierre de la 51 Serie Nacional. acababa de caer? Siempre juego suelto, mi meta era el record de 34 jonrones en la Se rie Nacional, llegar a 40 no me presio naba, pero s estoy cansado, hemos jugado ms de 100 partidos y ya me lo siento. Finalmente se lo pegaste a Vladimir Garca, un pitcher que pueden acusar de cualquier cosa menos de fcil ? l me trabaj mucho con rompi miento, y en el dogout pens que ven dra con recta, porque era ilgico que repitiera las cuatro veces al bate: me prepar, repiti la recta y le di. jonrn? A veces salgo a dar el batazo, so bre todo cuando el equipo lo necesita, cuando el empate o la victoria est en mis muecas, pero lo fundamental

PAGE 32

es que el equipo gane. Pero el jon rn sale solo; a veces voy a buscarlo, cuando los bateadores salen con esa presin se desconcentran y casi siem pre fallan. te incmodo para botar la pelota? Para nadie es secreto que donde menos se batea es en Ciego de vila, porque adems, los Tigres tienen un buen director (Roger Machado), que fue catcher del Cuba y sabe dirigir muy bien a sus lanzadores. Eres un fuerte candidato a ser el Jugador Ms Valioso Eso te quita el sueo? Para nada Yo me concentro en hacerlo bien en el terreno y producir, lo dems es historia: yo hago lo que por detrs del corredor, lo que nos lleve al ttulo. Muchos consideran que tus jonro nes obedecen ms a tu fuerza que a mejorar? Tengo que aprender a discrimi nar mejor los lanzamientos, y ya esta temporada consegu ms bases por bolas. Estoy ms asentado, con ms disciplina al batear, pero an tengo que seleccionar mejor las bolas a las que le hago swing. Por ltimo es cierto que el pbli (Re) Cuando vamos perdien do se van enseguida y nos dicen de todo en la calle y el estadio, pero tambin hay que entender que son as porque aman la pelota, y les im porta demasiado como para andar se con paos tibios.

PAGE 33

Alma Mater / agosto 2012 / No. 514 sudar la tinta Por Yuris Nrido la voz de los universitarios ecuerdo la primera vez que es tuve en el cementerio de Co ln. Eso de nacer y crecer en provincias tiene sus ventajas: la gran ciudad te sorprende a cada paso. Yo era estudiante de primer ao de Pe riodismo, casi un adolescente. Los da estuve frente a la gran puerta del cementerio, que me pareci impo nente y ahora todava me lo parece. Dud. Haba ledo que esa era una de las ms bellas necrpolis de Amri ca, que su patrimonio artstico era impresionante. Pero dud, porque un cementerio no es un parque cual quiera, me pareca que entrar ah por pura curiosidad era hasta irrespetuo so. Boberas, ya lo s. El caso es que la visin desde la calle me sedujo y termin por cruzar la puerta. Se puede? le pregunt a la primera persona que me encontr. Pero claro, aqu no cobramos la entrada. La maana era gris, nublada y hmeda fue un octubre lluvioso el del aquel ao, as que el paseo estuvo mar cado por una atmsfera que me pare ci onrica. (Otras veces he estado en el cementerio a pleno sol, y el imperio de la luz sobre la piedra me ha llegado a resultar insoportable). Fui caminan do por la avenida central, descubrien do, admirando tumbas de personajes ilustres: presidentes, escritores, milita res, madres y esposas de mrtires... Llegu enseguida al gran monumento de los bomberos, que me impresion casi hasta el miedo la expresin doliente de las mujeres de piedra me agobi en ms de un sueo. Pronto me aburr de los lujosos panteones y abandon la avenida. Y ah comenz verdaderamente el paseo entraable, el que he reiniciado una y otra vez todos estos aos: el del cementerio ms profundo, menos grandilocuente y ostentoso. Anduve horas entre tumbas ms o me nos annimas, coronadas por ngeles y vrgenes mutilados por los aos y el descuido. Me detena frente a las lpi das: Nacida en 1834; muerta en 1922, amante, esposa, madre venerada, Tu esposa, hijos y nietos te recuer dan, Aqu descansa, en la paz del Seor, la seorita (...), que dej una estela de amor Cientos, miles de inscripciones, superpuestas, familias enteras en un panten, relacin de he chos y milagros, indicios de historias que no van a ser contadas nunca, hom bres y mujeres olvidados. Coln es otra ciudad, a la que van a parar no solo los cuerpos, sino las memorias. Todo desaparecer un da: quedar la piedra. Me sent a descansar en un banco. El silencio pareca tener cuerpo. Me ador mil un poco. Una voz me despert: Vienes a visitar a algn familiar? La pregunta me pareci extraa. Una anciana vestida de gris me miraba con ojos tristes. Era una viejita ado rable, se pareca a mi abuela, solo que no llevaba espejuelos. No, solo pasaba balbuce. dre y a mi hermana, que estn en esa bveda. Mi padre muri en Estados Unidos. Ahora quedo yo y unos so brinos nietos que se irn de Cuba apenas me muera. Ya no me queda mucho. As que cuando vengas den tro de algunos meses, a lo mejor ve rs mi lpida Me sobresalt. Pero la anciana habla ba con tanta naturalidad... Ese ngel lo encarg mi padre cuando muri mi madre, eso fue en 1939, ya han pasado muchos aos. Se le cay un ala, o se la arranca ron, no s A m no me gusta mu cho, pero a mi hermana, que muri hace diez aos, s... Desde que mu ri mam, vengo aqu casi todos los domingos, aunque llueva. No sabes que tranquilidad me da saber que voy estar en un lugar slido; aunque despus de muerta ya dar lo mismo. Sabes? baj la voz, yo creo en Dios, pero no en la vida despus de la muerte. T crees en los ngeles? Yo nada ms que creo en estos, que son de piedra ngeles de piedra