<%BANNER%>

DLOC



Alma mater
ALL ISSUES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098943/00073
 Material Information
Title: Alma mater
Physical Description: v. : ill. ; 57 cm.
Language: Spanish
Publisher: J.C. Fernandez
Place of Publication: Habana i.e. Havana, Cuba
Creation Date: March 2012
Publication Date: 06-2012
Frequency: daily
regular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
newspaper   ( sobekcm )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
Cuba -- Havana
 Notes
General Note: Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note: "la voz de los universitarios."
 Record Information
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification: lcc - Newspaper 660
System ID: UF00098943:00073

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 2

nuestro credo El Director El Director El Director Tiene 84 aos y hace ms de una dcada disfruta del Premio Nobel de Literatura. Su obra El Tambor de hojalata ocupa espacios preferenciales en el gusto de miles de personas. Hasta hace unos das en Alemania era admirado por funcionarios, ministros, intelectuales. Sin embargo, bast un poema suyo, redactado en prosa, para que muchos cambiaran de opinin. Lo que hay que decir pas a la primera plana de diarios, canales de televisin, y fue pan caliente para las redes sociales en Internet y el mundo de la blogosfera por tra Irn. Los comentarios de los usuarios aprobaron el texto, pues se declararon en masa como admiradores de la valenta del Nobel; en otros espacios solo ha recibido una lluvia de crticas. El cantautor Wolf Biermann, famoso por sus cuestionamientos a la Alemania socialista, despus de leer el poema en su prosa torpe se descubre una arrogancia ofensiva. situar a Israel y a Irn en el mismo plano moral no es inteligente, sino absurdo. Segn el obispo de la iglesia evanglica de Berln, Marefectos y segn su opinin no es el derecho de existencia de Irn el que est amenazado, sino el de Israel. Admite adems que es perfectamente legtimo criticar la poltica israel, pero solamente desde la base del reconocimiento de su derecho a existir. gen fue maltratada por un desconocido, quien pint en el zcalo del monumento situado en el campus universitario de vnculo con el nazismo en el pasado. Incluso, el primer ministro Israel Benjamn Netanyahu la emprendi directamente contra l al decir: La vergonzosa comparacin moral que hace entre Israel e Irn, un rgimen que niega el Holocausto y amenaza con aniquilar a Israel, dice muy poco sobre Israel El polmico texto del Premio Nobel, que Alma Mater reproduce en este nmero, sirve para comprender el porqu de la denuncia, ms all de las especulaciones sobre el autor. Ayuda tambin a descifrar las amenazas de una guerra que encuenmientras otros permanecen callados y no dicen lo que hay que decir.

PAGE 3

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 junio 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels LO QUE HAY QUE DECIR p.27 Por Gnter Grass

PAGE 4

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 junio 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels de todo un poco p.8 quin le pone el cascabel al ltigo? p.9 poesa p.10 cuento p.11 voces p.12 comentario gr co p.13 Del negro ...un pelo? p.4 Por Pavel Lpez Guerra La mejor tesis de Guilln p.14 Por Nez P. y Nelio Contreras El Alma (Mater) de Graziella p. 20 Por Yoel Suarez Fernndez Dibujando el crecer p. 24 Por Dainerys Mesa Padrn ciencia, tecnologa y sociedad p.28 deporte p.30 sudar la tinta p.32 fotorreportaje p.18 Por Elio Mirand

PAGE 5

la voz de los universitarios DEL NEGRO UN PELO? Bastara una mirada de soslayo para entender que, an hoy, con el legado africano a la humanidad, se tienen todas las cuentas pendientes. Aventuramos y derroteros en la Mayor de las Antillas Por Pavel Lpez Guerra Fotos: Internet Alma Mater /junio 2012 / No. 512 everenciado o aislado con muros infranqueables; ml tiples resultan las estrategias de relacin entre los cubanos del siglo XXI y la herencia del llamado Continente Negro. Cultura, raza y nacin constituyen una trada para la cual algunos insis y excluyentes, bajo el amparo, ms que todo, de estereotipos reforza dos durante siglos (aqu y all) por condicionantes variopintas, que van desde las limitaciones en los enfo ques de la ciencia en determinados periodos histricos, hasta las mani pulaciones interesadas del poder poltico, pasando por las distorsiones de los guardianes eventuales del arte en cualquier regin. Sin lugar a duda, Cuba, y Amrica en general, le adeudan mucho a frica. En cambio, tambin es cierto que en esa construccin histrica de la racia lidad, de lo africano, se coloca a sus herederos en desventaja, a veces con la complicidad (inconsciente o no) de los portadores de esa cultura, abre el juego en exclusiva para Alma Mater Ramn Andrs Torres Zayas, enrolado desde hace casi una dcada en la labor comunicativa y la investigacin antro polgica, especialmente referida a la impronta de la sociedad abaku, de fuerte arraigo en nuestro contexto. En los imaginarios sociales contina perpetundose el vnculo de los concep tos de raza y herencia cultural africana. La segunda remite, indefectiblemente, a un ente racial? Cun acertado ser ese gesto en el presente? Ciertamente, y no es un fenme no nuevo, se han asociado trminos, como por ejemplo africano-negro, negro-bruto; europeo-blanco, blan co-culto; y esto tiene su historia. Ya en pocas coloniales se haba establecido ese canon asociativo: amo-blanco, negro-esclavo; todo ello a tenor de que muy temprano vinieron negros a Cuba, no solo de frica, sino de la propia Espaa, y muchos de ellos tuvieron esclavos y propiedades notorias. Baste echarle una ojeada a Apellidos ilustres ne gros en La Habana colonial de la Dra. Mara del Carmen Barcia, para constatarlo. Son conocidos los sucesos de la Conspiracin de la Escalera, de la cual no pocos historiadores cues tionan sobre si fue o no una far sa, un montaje para desatar la re presin contra la burguesa negra criolla que se desarrollaba ya en la Cuba de la primera mitad del deci monnico y empezaba a preocupar al conquistador. El concepto de raza es una cons truccin sociocultural desde el poder

PAGE 6

Ramn Andrs Torres Zayas (1964) es Licenciado en Periodis mo (Universidad de La Habana, 1992). Mster en Comunicacin (2003), y en Antropologa (2005), se ha especializado en la huella africana en la cultura cubana. Ha publicado los libros La re lacin barrio-juego abaku en la ciudad de La Habana a cargo de la Editorial Fuente Viva, de la Fundacin Fernando Ortiz, La en el arte y La sociedad abaku y el estigma de la criminalidad a cargo de la Editorial Letras Cubanas (el ltimo en coau tora con la Msc. en Crimino loga Odalys Prez). En espera de publicacin se encuentra El hroe de bano biografa sobre el mayor general Guillermn Moncada, en proceso de estu dio por la Editora Poltica. Al instante de redactar estas lneas permaneca en espera para la defensa de su doctorado sobre simbolismo abaku y su funcin comunicativa. Foto : Sureidy y, aunque admitamos ser herederos de frica, el cubano actual mira con mejores ojos a la culta Europa, porque as nos lo ensearon. Se sabe mucho de la cultura grecolatina con proyeccin judeocristiana, pero muy poco de los grandes imperios africa nos, de su oralitura, su pica. Dentro de esos olvidos corrern peor suerte los aportes del frica moderna, casi siempre relegados ante las alusiones al pasado mtico Cabra apuntar que todava hoy frica anda en desventaja con res pecto al resto del planeta, resultado de la extraccin inhumana de miles de sus habitantes, del saqueo de sus recursos naturales, de la codicia ci vilizada. Pero frica ha dado en la contemporaneidad ejemplos visibles de que raza e inteligencia no andan divorciadas. Su aporte al mundo re sulta incuestionable: un grupo de mujeres africanas en plena faena, lavando sus vestimentas, constituy fuente de inspiracin a Picasso para crear su Seoritas de Avignon por citar un ejemplo. Tenemos a Amm bola, Premio Nobel de Literatura, tambin la pica de Shakra y otras no menos conocidas que rivalizaran con las epopeyas homricas. La poesa, la plstica, la msica universal y cubana estn transidas de esa energa. Sin embargo, te en cuentras que har pocos aos James unidense, tambin Premio Nobel al descubrir la estructura del ADN (con lo cual demostraba que, al menos en el gnero humano, las razas NO EXISTEN), por unas declaraciones peyorativas sobre la inteligencia de el centro investigativo en el cual se desempeaba desde 1968. Tales son las ironas del destino. No existirn estereotipos sobre dados por las representaciones que de l ofrecen los discursos artsticos, mediticos y quiz, aunque en menor medida, hasta el acadmico? Cunto o desactualizadas, frmulas de repre o no de una parte de los cubanos con tal legado? El antroplogo alemn Jaheinz Jahn se crean modelos tipo. Un africano tpico deca anda el da entero ju gando, alegre y haciendo cuentos del elefante y el cocodrilo. Pero un africa no abierto al mundo, que d discursos y participe en eventos importantes, co. Este ltimo se proyecta como un cazador por naturaleza, que vive en el bosque, en taparrabos, con arco y Esa herencia es la que hemos recibi do de frica. Se transforma el discurso, pero se mantiene la esencia: ah est la venta al mundo de Cuba como destino turstico a travs de la mula ta sabrosa, incluso existe un ron con ese nombre, como si fuera eso lo que hora de aceptar o no a un negro en un empleo determinado (no est legisla do, pero funciona a nivel de concien cia social). Cuesta mucho y habr que demostrar la inteligencia del negro, generalmente asociado a la violencia, la rumba, la guaracha, con mucho, al deporte, pero nunca a la actividad in telectual, porque ese no es un negro tpico. El pasado siglo trajo, como parte del pensamiento antropolgico, desde las miento salvaje, presente en la obra de

PAGE 7

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Levi Strauss, hasta los enfoques pos coloniales encabezados por Fanon, que hablaban de la reconversin de la cultura y la identidad nacionales, de su fase colonialista, hasta una nueva proyeccin emancipadora. Como parte de esta ltima queda ban en el camino las expresiones autoprimitivistas de las tradiciones nativas (se llega a hablar de pasa encontraremos evolucionando, es tancados o retrocediendo en ese ejercicio de autorreconocimiento? El concepto de raza es un modo de ver construido, pero al mismo tiempo permanece, porque ha servi do en ocasiones para calzar determi nada ideologa. Por ello es necesario implementar estrategias polticas que den al traste con esas formas nocivas sedimentadas. No obstante, el trmino auto primitivista para calificar lo di ferente no deja de ser polmico. Tan primitivo ante nuestros ojos puede ser el canbal que vive en lo intrincado del monte, como el neofascista que cobra tantas vi das. Cul hace ms dao? Cul puede ser peor? Acaso la trata negrera no constitua una prctica primitiva eliminada de Europa haca siglos? Lo fundacional, no necesariamen te tiene que ser primitivo; autorreco nocerse, la bsqueda de la identidad, de nuestras races, para nada tienen que ver con ello, sino con la cultura del respeto, la autoestima y la defen sa de nuestros valores, aunque no siempre coincidan con los de otras culturas. Aun con los aportes de la Revolu cin, continan siendo directamen te proporcionales nociones como herencia africana, raza y marginali dad. Cunto de accidental o espon tnea tendr dicha nomenclatura? Justo es destacar que la Revolucin constituy un salto cualitativo a favor de las manifestaciones populares y, especialmente, las llegadas de frica. En cambio, el discurso desapareci del debate pblico apenas pocos aos despus, porque se consider que el racismo y sus formas de concretarse eran un problema del ayer, ya resuel to con medidas, leyes, regulaciones pero hay mucho en las mentes de las personas que no se cambia tan fcil. No es hasta la segunda mitad de los 80 del siglo XX que se retoma el tema, a partir de las conversaciones de Fidel con Frei Betto. La crisis genera da, luego, tras el derrumbe del bloque socialista del Este, hace que se vuelva la mirada hacia las fuerzas vivas de la nacionalidad, con vistas a salvar lo conquistado. Se abre la puerta al dis curso coherente; temas y prcticas consideradas del pasado vuelven a la luz pblica y se habla de discri minacin racial, exclusin, margina lidad. Eso ayuda, porque reconocer que existen constituye el primer paso para erradicarlas. Por otro lado, Fidel se ha referido al asunto y sus consecuencias. Pese al esfuerzo de la Revolucin por eli minar todo tipo de desigualdades, todava hoy no es lo mismo ser un vecino de La Habana Vieja, Cen tro Habana o el Cerro, peor an, de espacios suburbanos considerados perifricos, que vivir en Miramar o en zonas residenciales de Nuevo Vedado. Evidentemente, la margina

PAGE 8

han demostrado cmo en los sola res, ciudadelas, llega y pon, los negros constituyen mayora. Y no es un problema de racismo, sino de que la marginalidad, como la riqueza, tambin se recicla. Al respecto, el compaero Fidel subrayaba durante la clausura del Congreso de la UNEAC en 1998 cmo en determinadas etapas se crey que dndoles oportunidades a todos iba a desaparecer la discri minacin, aunque despus se de mostr que la marginalidad tiene un componente cultural, que los hi jos de los profesionales tenan ms posibilidades de llegar a la Univer sidad. Todava las estrategias polticas para eliminar las bases del fenme Uno de los campos ms atacados constituyen sus diversas formas de religiosidad, sobre todo por su dis curso de gnero, en el cual algunos consideran se agitan las bases de nuestro imaginario machista. Hemos aprendido a dialogar des de el respeto. Lo dems es buscar culpables e inocentes. Estereotipos sobre la sexualidad o el machismo no los introdujeron en Cuba los cultos de origen africano solamente, aun reconocen actualmente el compo nente cultural europeo como parte de ese legado patriarcal. Los especialistas critican de las re ligiones con proyeccin judeocristia na su visin de la mujer como mero apndice del hombre, a quien le debe obediencia, o la interpretacin de la sexualidad, no como fuente de pla cer, sino como instrumento para la reproduccin, adems de la condena drstica a las relaciones homosexua les, al adulterio femenino Sobre todo ello se levanta tambin ese cdigo tico machista, patriarcal, masculino, que se cuestiona tanto hoy da a nivel mundial. Los enfoques desde la academia deben haber descrito una marcada variabilidad a travs de la historia, en visin y alcanceQu caracteriza la produccin terica del presente? Cabe destacar que en los aos 60 se estimul la labor investigativa de insti tuciones preocupadas por el rescate de nuestra tradicin: se cre la Academia de Ciencias de Cuba, el Departamento de Etnologa y Folclor del Teatro Na cional, la Casa de las Amricas, entre otras. Pero luego desapareci, ya ade lantaba, ese inters. Hoy se retoma el debate como parte del reconocimiento de tantos errores que debemos subsanar. La academia muestra tambin apego al tema. Los estudios de comunicacin desde me diados del siglo pasado concluyeron que la perspectiva deba ser multidis ciplinaria, y la ciencia sali ganando. Ya no se concibe velar por un fenmeno desde una sola arista, porque corremos En esa cuerda, el enfoque antropol gico a partir de las dinmicas culturales abri considerablemente el diapasn. Muchos protagonistas de prcticas cul turales devienen investigadores. Con sidero que este paradigma rompi de facto con las corrientes funcionalistas, conductistas y mimticas que, si bien fueron muy avanzadas en su momen to, frenaban la dialctica del conoci miento. La produccin terica cubana anda por esos derroteros, solo se ne cesita aplicar o generalizar los resulta dos, propuestas y recomendaciones en funcin de potenciar un mundo de paz el corolario para el cual debe servir el conocimiento. En un mundo llamado poscolo nial, donde, no obstante, ha sobre vivido de algn modo la mentalidad colonialista, Qu suerte correr ese legado africano y el sector pobla Cules sern sus retos? No tengo una bola de cristal para predecir su suerte, pero sabedores de dnde venimos y por dnde an damos, podra aventurarme a decir que nos vamos internacionalizando. Cuba se ha convertido en exporta dora de sus religiones. La dispora de esta Isla, se encuentra en los rinco nes ms insospechados como Japn, Alemania o los Pases Bajos. Esto nos enorgullece y nos preocupa al mis mo tiempo, porque con la comer cializacin del fenmeno tambin perdemos. Hay quienes llaman la atencin sobre la prdida de valores, la ven ta de algunas de nuestras mani festaciones religiosas de origen afri cano, sobre todo, la Regla de Ocha o santera. No ocurre tanto con el Palo ni con los abaku, pero la yo rubizacin de la poblacin cubana, como le han dado a llamar algunos, y su expansin por el mundo, pue den traernos sorpresas y cambios en la mentalidad. Claro que, a la larga, tambin estamos dicindole al mundo quines somos.

PAGE 9

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 de todo un poco Por Rubn Olabarrieta Rivera M EUCCI EL PADRE DEL TEL FONO Antonio Meucci naci en Florencia, Italia, el 13 de abril de 1808. Estudi Ingeniera Qumica e Ingeniera Indus trial en la Academia de Bellas Artes de Florencia. Fue encarcelado en dos ocasiones por participar en el movi miento de liberacin italiano y ms tarde deportado de Florencia. Llega a La Habana en 1835 en com paa de su esposa Esther. A su cargo estara la responsabilidad tcnica del Gran Teatro Tacn (hoy Gran Teatro de La Habana). En 1846, construy un aparato m dico de electroterapia utilizando parte de los equipos elctricos con que con taba, Meucci. En 1849, durante una sesin con un paciente que se hallaba en una tercera habitacin (a unos 40 pies de su taller), Meucci oy un grito al producir la descarga elctrica. En realidad, el paciente tena en la boca una de las dos lengetas de cobre usa das para la electroterapia y recibi una descarga de 114 volts. Meucci percibi el grito como si viniera de su lenge ta de cobre, probablemente debido a un efecto electrosttico. Luego aisl tanto la lengeta del paciente como la suya utilizando un cono de cartn, cre as involuntariamente una trans misin electrosttica pura, similar al del llamado telfono esttico. Poco despus de haber realizado estos experimentos, Meucci decidi viajar a Nueva York para perfeccionar su telgrafo parlante. All. En 1860 saca a la luz su invento en una demostracin pblica donde la voz de un cantante es reproducida a una considerable distan cia; pero no se materializa ninguna de las ofertas que surgen tras la exposicin. Meucci, incapaz de reunir los $250 invento, tiene que conformarse con un trmite preliminar de presentacin de documentacin que registra el 28 de di ciembre de 1871 renovable solo 2 aos. En cuanto tiene el acuse de recibo de Patentes, vuelve a empearse en demostrar el potencial de su invento. Para ello, ofrece una demostracin del telgrafo parlante a Edward B. Grant, vi Union Telegraph Company. Pero no lo gra impresionado. En 1876, Alexander Graham Bell re gistr una patente que realmente no como tal. Cuando Meucci lo supo, pi di a su abogado que reclamara ante Washington, algo que nunca sucedi. Ms tarde en un litigio posterior entre ta un acuerdo por el cual Bell pagara a derivados de la comercializacin de su invento durante 17 aos. En el proceso legal de 1886, tuvo que lidiar, incluso contra sus propios aboga dos, presionados por el poderoso Bell, pero Meucci supo hacer entender al juez que no caba duda en cuanto a la autora del invento registrado. A pesar de la declaracin pblica del entonces tes pruebas para dar prioridad a Meucci en la invencin del telfono. A pesar, el proceso fue embarrancado en el arenal de los recursos por los abogados de Bell. Meucci muere el 18 de octubre de 1889 en Nueva York. El 11 de junio de de Representantes de los EE.UU. pu blica la Resolucin N 269 por la que se honra la vida y el trabajo del inven reconoce a Meucci como el inventor del telfono. l hombre representaba a no s qu agencia cultural. Lle g a la comunidad con la idea de construir un centro comunitario que fuese del agrado de todos y que ses. Ya haba entrevistado a varios tienen las ideas frescas y para com pletar su lista de encuestados se acerc a Pepito, un adolescente de los ms populares del barrio. El hombre se le acerc y empe z a explicarle su proyecto: Mira Pepito estamos buscando un lugar que resuelva un grupo de necesida des bsicas que tiene la comunidad. Estaramos hablando de un centro cultural donde se pueda escuchar msica y en el cual, aunque prime el reguetn, haya cabida para otros gneros musicales que sean atracti vos para la juventud. Tambin debe haber un rea destinada a los juegos didcticos que sean interactivos al tiempo que estimulen la inteligen cia y la capacidad de anlisis; y por supuesto que en un lugar as no debe faltar el componente educati vo, pues estamos previendo que sea un local al que tambin asistan los ms jvenes. Pepito lo miraba atentamente sin perderse un detalle de lo que expli caba el seor, que continu dicien do: Podramos disear un espacio que estimule actividades propias del cuentapropismo como la venta de productos alimenticios y otros servicios, como una manicuri, no s algo que tambin atraiga a la clientela femenina. No parece una mala idea incluir un espacio para ingerir bebidas alcohlicas a precios alargue y suba el ndice de alcohol en sangre de alguno de los presen tes sera bueno tener previsto un

PAGE 10

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 quin le pone el cascabel al ltigo? Por Nemo Ilustracin : Yaimel La solucin de P epito lugar para pernoctar, quizs una pe quea habitacin con lo imprescindi ble para dormir. Qu te parece?. Pepito asinti con la cabeza y el hombre agreg: Claro que este cen tro comunitario debe estar comuni cado con el mundo y cmo la crisis econmica mundial no nos permite equiparlo con computadoras y co nexin a Internet, lo ms bsico que podemos instalar es una lnea telef nica. Si estamos pensando en un pro yecto tan complejo no estara mal en idear tambin un crculo de inters de formacin vocacional que promueva profesiones como la Contabilidad, el Derecho, entre otras. Para no perder los sentidos polticos este sitio debe sostener una constante lucha contra la corrupcin, al tiempo que debe promover la cultura del debate. Que remos que sea un local donde se viva y se comparta informacin, donde to dos dominen las ltimas noticias. All deberan reunirse todas y todos en un ambiente de grupo en el cual se pro muevan valores como la solidaridad, el altruismo, la emancipacin. En snte sis, Pepito, queremos un lugar donde se respire un ambiente comunitario. Entonces, el joven imberbe mir al seor mayor que tan dignamente haba hablado de su proyecto comunitario y, sin nimo alguno de tirar por la borda los sueos de aquel hombre pero con la buena intencin de resolver el proble ma, le respondi: Amigo, lo que usted necesita ya est inventado y lleva mucho aos en el barrio. Aqu le decimos bodega. Dijo Pepito, dio la espalda y se mar ch rumbo a aquel lugar sui gne ris que un buen da reinventamos los cubanos. Nota del autor: Para los incrdulos y darle crdito a la idea de Pepito, aado algunos indicadores de los menciona dos en el artculo. Las bodegas cubanas tienen: 1) msica (radios, grabadoras y en el peor de los casos los bodegueros tienen mp4). 2) juegos (tableros de damas dibu jados sobre los mostradores y tapas de botellas pintadas que funcionan 3) suplementos educativos (hay libretas, no?). 4) actividades por cuenta propia (nunca han visto a la muchacha que vende la leche pintando uas o sacan do cejas en horario vespertino?). 5) bebidas alcohlicas (la novela cubana actual es un ejemplo de a dnde van los colegas del bodeguero a ahogar sus penas). 6) cama (se utiliza para dormir el da que vienen los mandados y para otras cosas que no se pueden explicar aqu; ante su ausencia se usa el mos trador como segunda opcin). 7) comunicacin (toda bodega que se respete tiene un telfono pblico). 8) lucha contra la corrupcin (dn de si no!). 9) poltica informativa (es el lugar generador de chismes por excelencia). 10) cultura del debate (mira que se hablan cosas en una bodega!). 11) ambiente de la comunidad comunidad a la que pertenece o no tengo razn?).

PAGE 11

la voz de los universitarios poesa Ilustracin : Hanna Chomenko Alma Mater /junio 2012 / No. 512 LA PEQUE Su voz aleja el silencio su mirada trae la luz. Un ao con ella el universo tiene una estrella. La vida llega una mirada nos descubre es ella. PRIMAVERA El cielo azul es primavera azahar en Sevilla Hasta las aves se han quedado dormidas. Lago de Iogo. Rotsu Lluvia de mayo. Una noche furtiva, luna en los pinos. Riota Lirios, pensad que se halla de viaje el que os mira. Sgui La hierba reverdece Sin ayuda de nadie Shiki Haiku poemas chinos

PAGE 12

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 cuento rase una vez un abuelito y una abuelita. El abuelito se ganaba la vida haciendo sombreros de paja. Los dos vivan pobremente, y un ao al llegar la noche vieja no tenan dinero para comprar las pelotitas de arroz con que se celebra el Ao Nue vo. Entonces, el abuelito decidi ir al pueblo y vender unos sombreros de paja. Cogi cinco, se los puso sobre la espalda, y empez a caminar al pueblo. El pueblo caa bastante lejos de su casita, y el abuelito se llev todo el da cruzando campos hasta que por Sombreros de paja, bonitos sombreros de paja! Quin quiere sombreros? Y mira que haba bastante gente de compras, para pescado, para vino y para las pelotitas de arroz, pero, como no se sale de casa el da de Ao Nuevo, pues, a nadie le haca falta un sombrero. Se acab el da y el pobre cito no vendi ni un solo sombrero. Empez a volver a casa, sin las pelo titas de arroz. Al salir del pueblo, comenz a ne var. El abuelito se senta muy cansado y muy fro al cruzar por los campos cubiertos ahora de nieve. De repente dra representando unos dioses japo neses. Haba seis Jizos, con las cabezas cubiertas de nieve y las caras colgadas de carmbanos. El viejecito tena buen corazn y pens que los pobrecitos Jizos deban tener fro. Les quit la nieve, y uno tras uno les puso los sombreros de paja que no pudo vender, diciendo: Son solamente de paja pero, por fa vor, acptenlos Pero solo tenia cinco sombreros, y los Jizos eran seis. Al faltarle un som brero, al ltimo Jizo el viejecito le dio su propio sombrero, diciendo: Discl peme, por favor, por darle un sombrero tan viejo. Y cuando acab, sigui por entre la nieve hacia su casa. El abuelito llegaba cubierto de nie ve. Cuando la abuelita le vio as, sin sombrero ni nada, le pregunto que qu pas. El le explic lo que ocurri ese da, que no pudo vender los som breros, que se sinti muy triste al ver esos Jizos cubiertos de nieve, y que como eran seis tuvo que usar su pro pio sombrero. Al or esto, la abuelita se alegr de tener un marido tan carioso: Hiciste bien. Aunque seamos pobres, tenemos una casita caliente y ellos no. Abue lito, como tena fro, se sent al lado del fuego mientras abuelita prepar la cena. No tenan bolitas de arroz, ya que abuelito no pudo vender los sombreros de paja, y en vez comie ron solamente arroz y unos vege tales en vinagre y se fueron a cama tempranito. A la media noche, el abuelito y la abuelita fueron despiertos por el sonido de alguien cantando. A lo primero, las voces sonaban lejos pero iban acercndose a la casa y cantaban: Abuelito dio sus sombreros a los Jizos todos enteros alijeros, a su casa, alijeros! el abuelito y la abuelita es taban sorprendidos, an ms cuando oyeron un gran ruido, Bum! Co rrieron para ver lo que era, y vaya sorpresa les dio al abrir la puerta. Paquetes y paquetes montados uno sobre otro, y llenos de arroz, vino, pelotitas de arroz, decora ciones para el Nuevo Ao, mantas y quimonosbien calientes, y mu chas otras cosas. Al buscar quien les haba trado todo esto, vieron a los seis Jizos, alejndose con los sombreros de abuelito puestos. Los Jizos, en reconocimiento de la bondad del abuelito, les haban trado estos regalos para que los abuelitos tuvieran un prospero Nuevo Ao. L os seis jizos y los sombreros de paja Annimo japons

PAGE 13

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 uces, sombras, y penumbras; imgenes que asaltan la pupila convocando la sonrisa, el dolor, la indiferencia: pies que desgastan tribunas para luego descansar sobre embarcaciones de contingencia en ocenicas travesas; gargantas de potencia sin par que desbordan him nos en escolares matutinos y horas ms tarde siembran el terror dentro de un mnibus urbano; manos capa ces de exigir en trminos personali zados la problematizacin urgente durante encuentros sindicales, para de retorno a casa erigirse en amena za con la cual aplacar la rebelda y la Aceptemos que representativo o no de esa masa que sostiene nuestro proyecto sobre sus espaldas (por voluntad, rutina, o accidente), lo cierto es que la militancia de mane ra intermitente fuera de los moldes mente valioso dentro de nuestro conglomerado social, no sorprende ra ni a papatos ni a abuelitos de este siglo XXI. Y solamente esa certeza bastara para alarmarnos. No se trata solo de las aptitudes de cualquier modelo (ticocvicopo ltico) para convocar el reconoci su capacidad para refrenar cualquier Parmetros escape oportuno (u oportunista) del in dividuo que lo calza. En qu momento o por qu dejaron de representar tales patrones para al gunos otra cosa que no fuera una cari catura rancia?, suena en este instante al nubarrn a punto de hacer agua frente a nuestros ojos, sobre todo cuando el juego de simulacin y espejismos (y desde aqu ya clama por su presencia el trmino de doble moral) podra sin problemas arrancar en aquellos aos do rados de tablas de multiplicar y recesos escolares con merienda, en los cuales el jefe de destacamento nos preparaba una encerrona con sus secuaces de tur no para extorsionarnos por medio de la fuerza bruta o algn chantaje eventual nuestra nueva caja de creyones. Lejos de carenar en el cinismo ancestral que argumenta que las reglas y moldes no tienen mejor destino que su que brantamiento, deberemos reconocer su pertinencia para establecer distingos en tre la luz y el pantano convocados cada da con nuestro accionar, como seres so ciales o simplemente humanos. Parmetros que pesan como amenaza sobre nuestras cabezas, su principal peli gro estriba en la distancia con respecto al que involucra tanto a su posibilidad real de emular tales normativas, como a la opor tunidad de intervenir en su confeccin. Para nadie es secreto que muchas de ellas han sido utilizadas a lo largo de la historia en tanto instrumentos de poder y agentes de control. Diseadas desde alturas csmicas, su esencia se distorsio na en ocasiones justamente all, donde comienzan a ponerle obstculos a la li bertad del individuo y, ms que todo, a premiar abiertamente su obediencia. Llegados a este punto entrar en dicha camisa de fuerza deja de represen tar un acto heroico para convertirse, simple y llanamente en una actitud interesada. Y en esa lucha por satisfacer mez quinos intereses se puede levantar, a no dudarlo, hasta una hiptesis de nacin: la sordidez del individuo astuto que cumple con el parangn de la libreta de la puerta para afuera, para sentarse despus en la confortabilidad del hogar a rerse a carcajadas de la hecatombe social, lleva un gusto amargo a una Cuba de mscaras y disfraces como coartada ante el miedo, el oportunismo y la ignorancia. Una Revolucin profunda (localizable no solo en ciertas opciones de es tructuracin poltica, sino tambin en elevados modelos de conducta cvica) que aspire a construirse da tras da, no puede contentarse con parmetros inamovibles; mucho menos si con vierten la virtud en un fsil fcilmente imitable. Pese a su numrica (y exacta) natura leza, cualquier marca tica cumplir su funcin si logra situarse en la difcil lnea que separa lo utpico de lo hu manamente realizable; el respeto a la individualidad, de la uniformidad pro gramtica del pensamiento. Cuba, la Revolucin, lo revolucionario, resultan nociones inconcebibles sin los parmetros que se aventuran a de urge convocar en su trazado conse cuencia, altruismo, lucidez y, ms que todo, autntica libertad. Por Pavel Lpez Guerra Ilustracin: Yaimel voces

PAGE 14

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512

PAGE 15

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Envo un carioso saludo a los estu diantes universitarios cubanos, que tie nen la buena suerte de pertenecer hoy a un centro de enseanza donde ya no es posible que tenga repeticin las prcti cas nocivas que dieron origen a un poe ma como Al margen de mis libros de estudios, escrito hace sesenta aos. La Habana, 1ro. de junio de 1981 LA MEJOR TESIS DE GUILLN Alma Mater y el Secretariado Nacional de la FEU homenajearon a Nicols Guilln, en ocasin de su 79 cumpleaos, en 1981. Repro ducimos una entrevista al Poeta Nacional, publicada en el nmero 226 de nuestra revista.

PAGE 16

n noviembre de 1922, en el pri mer nmero de Alma Mater fueron publicados tres sonetos escritos por un decepcionado estudian te universitario de Derecho: Nicols Guilln. Nacido en Camagey el 10 de julio de 1902, pierde a su padre en 1917, cuan do el alzamiento liberal de la Cham belona. El joven Nicols conoce el trabajo de los tipgrafos y labora como operario en el taller de obra anexo al del peri dico El Nacional. Por las noches asiste a clases gratuitas en la academia del pro fesor negro Toms Vlez. El 18 de septiembre de 1920, obtie ne el ttulo de Bachiller de Segunda En seanza. Viaja a la capital y se matricula en la Escuela de Derecho de la Universi dad de La Habana. Regresa a Camagey poco despus, por no contar con recur un trabajo que se los garantice. Al ao siguiente retorna a la casa de Altos Estudios y en agosto de 1922 aprueba cuatro de las cinco asignaturas matriculadas. Regresa a Camagey, de cidido a no continuar sus estudios. No, no poda estudiar Derecho; yo me vea invlido frente a aquel torbelli no de agua sucia, en que mi ser girada tambin, oponiendo fuerzas cada vez ms dbiles a una succin incontenible. Yo vena herido, profundamente lastimado por lo que haba visto a lo largo de mis estudios de bachillerato y nada distinto encontr en La Habana. soletos o mal aplicados de enseanza y un clima inmoral, con sus conocidas excepciones, envolviendo la vida aca dmica de mi pas. No puedo olvidar nunca la vez que fui convocado por el profesor de Ingls para plantearme categricamente que deba inscribirme en el grupo de dicha asignatura que correspondiera a mi curso, cotizando de antemano el precio de la nota que deseara. Haba mucho de grotesco, pero tambin de dramtico en el espectculo que ofreca un pobre muchacho apenas salido de la adolescencia, negociando sus notas con un viejo profesor a quien ya no podra respetar jams. Rubn Martnez Villena y Guilln fue ron grandes amigos, ambos eran estu diantes de Derecho y solan conversar diariamente. Un da Villena me estaba esperan do y yo me demor un poco en la clase de Cuevas, un profesor de mi curso. Al encontrarnos me pregunt el porqu de mi retraso, y recuerdo que al explicarle la causa me contest con su decir peculiar: Manda a ese viejo para el... no te das cuenta que no merece la pena? Villena era as, anticatedrtico por excelencia. Opuesto a profesores desmo ralizados, y como yo, renuente a aceptar como dignos compaeros a la mayora de los jvenes que nos rodeaban, los cuales solo aspiraban a ganar plata para com poda sobrevivir en este medio. La desilusin se impuso y Guilln dej los estudios universitarios para ganarse el sustento y dedicarse a escribir. Su obra potica ha sido la mejor tesis que haya podido defender, con ella se ha ganado lo que nunca habra logrado siendo un graduado de Derecho. Maestro, cmo llegaron sus sonetos, Al margen de mis libros de estudios a Alma Mater. Eso es lo que quisiera saber yo.... siempre ha sido para mi un misterio este hecho..., es posible que llegaran a travs de Villena..., pero creo que fue Mella quien decidi su publicacin. Mis sone tos ya en aquella poca representaban poesa revolucionaria y estoy casi seguro que Mella, con su amplia visin, los valo r en su justa medida. Algo s tengo muy claro en mi me moria, esos sonetos los escrib en una casita de la calle Fomento, casi esquina a Toyo, donde viva con mis tos. Por aquel entonces tena yo veinte aos. Cuntenos alguna ancdota de su poca de estudiante. Les voy a contar una cosa divertida que me pas en Camagey cuando co menc el bachillerato: la novatada. Me esperaron, al igual que a los de ms que comenzbamos, a la entrada de la escuela y me dijeron que poda escoger entre pagar un peso o recibir el castigo, que era pelarme al coco. Les di el dinero y me extendieron una simptica nota que deca: Hemos recibido del alumno Nico ls Guilln; la cantidad de un peso plata honor y a la cual no podr asistir por es tar en clases. Todo esto nos lo ha contado Guilln con ese hablar grave y pausado que le es habitual. Oyndolo nos hemos sumer gido en el grato recuerdo de nuestros abuelos, de todo aquello que conforma nuestra historia, la misma que tan ma versos. Guilln es de esos hombres que em briaga con su sola presencia, y si a esto se le aade el placer de escucharlo y con versar con l, no es posible ser ajenos al sentimiento de orgullo de ser hijo de su misma tierra. Faltan pocos das para el cumpleaos 79 de nuestro Poeta Nacional, con ese motivo Alma Mater, conjuntamente con el Secretariado Nacional de la FEU, le ofrecer un homenaje, en el cual le hare mos llegar el respeto y la admiracin de los universitarios cubanos. Texto: Nez P. y Nelio Contreras Fotos: Archivo.

PAGE 17

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Alma Mater /junio 2012 / No. 512 la voz de los universitarios

PAGE 18

AL MARGEN DE MIS LIBROS DE ESTUDIOS I donde esconder mi vida bajo el azul de un sueo, hoy pese a la inocencia de aquel dorado empeo, muero estudiando leyes para vivir la vida. Y en vez de una alegra musical de cantares, aumentan mis nostalgias solemnes profesores y aulas llenas de alumnos alegres y vulgares. Pero asisto a las clases puntualmente. Me hundo en la enftica crtica y el debate profundo: As llenan y cubren esta vida que hoy vivo la ciencia complicada del Administrativo y el libro interminable del Derecho Romano. II Luego, en el mes de junio, la angustia del examen. Pomposos catedrticos en severos estrados, y el annimo grupo de alumnos asustados ante la incertidumbre tremenda del dictamen que juzgar el prestigio de su sabidura... Aplaudir aquel triunfo que talento pregona, y mirar cmo a veces el dictamen corona con un sobresaliente una testa vaca. Deshojar cuatro aos esta existencia vana, en que Pars es sueo y es realidad La Habana; gemir, atado al poste de la vulgaridad, y a pesar del ensueo de luz en que me agito, a las angostas aulas de una Universidad. III ir el pobre poeta con su melancola a hundirse en la ignorancia de alguna notara o a sepultar sus ansias en la paz de un juzgado. Lejos del luminoso consuelo de la rosa, de la estrella, del ave, de la linfa, del trino, toda la poesa de mi anhelo divino ser un desesperante montn de baja prosa. Y pensar que si entonces la idealidad de un ala musical en la noche de mi pecho resbala o me cita la urgente musa del madrigal, tendr que ahogar, seores, mi lrica demencia en los considerandos de una vulgar sentencia o en un estrecho artculo del Cdigo Penal...

PAGE 19

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 fotorreportaje Fotos : Elio Mirand Querida presencia

PAGE 20

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512

PAGE 21

ara concertar la cita haba ha blado con su asistente. Una joven amable que me pidi (a nombre de la doctora) terminara de leerme el ms reciente libro de Gra ziella Pogolotti: Dinosauria Soy (Edi ciones Unin, 2011), antes de entre vistarla. Un volumen de memorias, que ms all de su carcter personal, encierra pasajes histricos de nues tros ltimos 80 aos como nacin. Especialmente sobre la Universidad de La Habana. Cinco das despus repet la llama da a la vicepresidencia de la UNEAC, y quedamos en vernos aquella tarde pequea pero acogedora. La doctora me esperaba sentada, tras un bur lleno de libros y papeles. Una taza de caf ocupaba el nico claro de la mesa. Con un saludo corts abr la conversa cin. Supo por mi voz dnde estaba ubicado: justo frente a ella. La mujer extendi su brazo y enseguida alcanc una mano pequea y venosa. Mi dilogo con la ensayista, pro fesora y crtica, transcurri ameno y distendido. Hija del destacado pintor Marcelo Pogolotti, y nieta del hom bre de negocios que leg su apellido a un barrio de La Habana, la docto ra mereci, entre otras distinciones, el Premio Nacional de Literatura en 2005. Hablamos mucho. Trat de completar ideas, que a mi entender, en su libro no quedan claras; busqu conocer de primera mano sucesos olvidados o disimulados en nuestra historia cultural. El dilogo con una protagonista de sucesos trascenden tes en la Cuba republicana y la Revo lucin es un privilegio que no se tiene a diario. Usted conoci a Jos Antonio Eche verra y a Fructuoso Rodrguez S. Aunque no tuve un trato cercano con ellos, porque me ha ba graduado de la universidad en 1952, y ellos recin empezaban sus carreras. El hecho es que la Federacin Es tudiantil Universitaria (FEU) siempre tuvo una direccin de cultura; y en la etapa de Jos Antonio (coincidente con la dictadura de Fulgencio Batis Como sabes, l estudiaba Arquitec tura, y no era solamente un poltico, sino tambin una persona muy inte resada en el desarrollo de su profe sin y las artes. En aquella poca, en la Escuela de Arquitectura, los estu diantes patrocinaban una revista que se llamaba Espacio ; y grandes expo siciones de arte moderno. Dentro de las tendencias de la especialidad, Jos Antonio estaba vinculado a las ideas de avanzada. Coincidimos sobre todo en even tos de tipo cultural y de las artes plsticas y visuales. En algunas expo EL ALMA (MATER) DE G RA Z IE LL A Por Yoel Surez Fernndez, estudiante de Periodismo Fotos : Archivo la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512

PAGE 22

siciones que hicieron en la Universi dad, particip haciendo las inaugura ciones y realizando visitas dirigidas. A Fructuoso lo conoc en menor grado. l era vicepresidente de la FEU. Vena de Odontologa, y estaba menos relacionado con el mundo del arte que Jos Antonio. Usted seala que a partir del vidad docente en la Universidad de La Habana ces. Pero es difcil imaginarnos la misma Colina que a diario se llena de jvenes al estilo de un pueblo fantasma. Realmente acab la actividad en la casa de altos estudios? Como bien recuerdas, lo que ces fue la actividad docente; pero las ins talaciones permanecieron abiertas. Y era muy importante que estuvieran as, porque la Universidad era un lu gar de encuentro; sobre todo para desarrollar parte del trabajo clandes tino. Si les preguntaras a algunos es tudiantes que eran parte del Directo rio Revolucionario Universitario, por ejemplo, te responderan que ellos se seguan viendo en la Colina. Iban all para mantener el contacto. Los profesores tambin visitaban la uni versidad con frecuencia, aunque no tuvieran clases. De modo que nunca estuvo vaca. En el periodo que va desde el ao 1956 al 1959 hubo promociones de bachilleres que no podan comen zar los estudios superiores. Cuando la Universidad de La Habana (UH) reabri sus puertas exista un acu mulado inmenso de bachilleres por iniciar sus carreras; y por supuesto, regresaban muchos que la haban interrumpido. En un ambiente donde las edades de los estudiantes eran variadsimas, algunos haban partici pado directamente en la lucha contra Batista. Recuerdo que tuve uno que combati en la Sierra, y l iba al aula de verde olivo y con barba. Otro que haba estado en la lucha clandestina estudiaba Filosofa y Letras y a la vez trabajaba en la Polica Nacional. Anda ba en una perseguidora, y alguna que otra vez me dio botella; de modo que yo llegaba a mi casa montada en una perseguidora como si fuera un taxi. Tambin hace referencia en el volu men al grupo Prodignidad Estudiantil Era un grupo promovido por la Igle sia Catlica antes de la Revolucin. Como base tena a muchos egresados de las escuelas catlicas que haba en el pas, y tambin contaba con casas de huspedes para los estudiantes catli cos de provincia. Es sobre esa base que en un mo mento dado quisieron ganar las elec ciones en la Universidad para hacerse del poder. Pero la cosa no cuaj. Dice en el libro que para resistir la arremetida (del grupo Prodignidad Es Los estudiantes que no compar tan ese punto de vista boicotearon las elecciones. Y en algunos casos se apostaron en las entradas de la Univer sidad para impedir (por los medios que fuera; golpes incluidos) a que entraran los votantes. Igualmente nos habla sobre la Auto brindaba. Incluso, he ledo que la Colina contaba con una Polica interna La autonoma consista, bsicamen te, en que las autoridades militares no podan entrar a la Universidad. Las medidas de seguridad las asuma esta Polica que mencionabas. De ah que muchos jvenes revolucionarios se reunieran al amparo del Alma Ma ter. Despus hubo situaciones, y las fuerzas del rgimen entraron. Pero, tericamente, no deba ser as. Den tro de la propia Polica existan dife rentes tipos de comportamientos, pero claro, no eran el tipo de esbirro que haba en la Polica Nacional. La universidad era autnoma en tanto sus autoridades distribuan el presupuesto que el Estado le otor gaba segn sus propios criterios. Una de las grandes batallas de la poca tena que ver precisamente, con que no se le entregaba a la uni versidad el presupuesto que legal mente le corresponda. Por lo cual la institucin estaba bastante limitada en cuanto a laboratorios, reas para la investigacin, y a la contratacin de profesores. Con la Reforma de 1962 la Uni versidad pierde la autonoma? El tema de la autonoma no sale explcitamente dentro de la Reforma. Con la del 62 se plante lo que se co noce como co-gobierno. O sea, la pre sencia de un representante estudiantil en cada nivel de la direccin universi taria. En los 60, la participacin de los estudiantes fue muy activa. (Sonre irnica, como si recordara un hecho en especial) Recuerdo que a veces se iban por encima del claustro; incluso, reciban informaciones que los profe sores siquiera conocamos. Pienso que la prctica se mantiene, no se ha perdido. Pero mi experien cia en los aos como decana de la Facultad de Artes Escnicas en el Ins tituto Superior de Arte (ISA) me dice que simplemente se ha formalizado. Recuerdo que en el Instituto, cuan do se reuna el Consejo de Direccin

PAGE 23

de la Facultad, y estaba sentado el representante de los estudiantes, yo en cada punto de anlisis le pregun taba Qu piensan ustedes? Estn aqu representando a sus compae ros. Queramos escuchar el criterio del estudiantado, pero realmente, eran una representacin simblica. en su libro que la Universidad se en caminaba a una etapa de estanca miento? universidad hubo un proceso de centralizacin, de establecimiento en la forma para impartir las clases. Creo que en unas reas ms que en otras determin una prdida del im pulso inicial. Si el fenmeno conocido como Quinquenio Gris se produjo en la primera mitad de los 70, este otro proceso del que te hablo ocurri en la segunda mitad y en los inicios de los 80. A pesar de los cambios acaeci dos con la Revolucin, no cree que existieron males que laceraron al critas, como la no admisin de jvenes a matricular en estudios superiores por su preferencia sexual o porque se con fesaban creyentes Mi experiencia personal es que la el credo fuera un asunto de conciencia individual como debe ser, y no hubiera proselitismo. En los 60 la Iglesia Catlica tom una posicin contrarrevolucionaria activa, promoviendo manifestaciones pblicas. Hicieron aqu en menor es cala, lo que despus haran en Chile con Salvador Allende. Esto llev a que se produjera una fractura. Ahora bien, un estudiante que fuera catlico sin ms no tena problema alguno. En Letras tuvimos un caso muy sin gular. Alguien que es hoy un crtico e investigador literario muy importante, perteneca a una denominacin pro testante. l estudi una especialidad (que en este momento no la hay) y por la que muy pocos estudiantes sentan inclinacin, que era la especialidad en Letras Clsicas. Por su religin, el mu chacho no poda ir a clases, estudiar o trabajar los viernes. Y siempre que pu dimos, se acomodaron los horarios a caso de la asistencia. En lo relacionado con el tema de la orientacin sexual hubo momen tos y momentos. Y tambin hubo si tuaciones ms crticas en unas reas que en otras. En los aos 60, 70, se xualidad no tena las concepciones actuales. Para muchos se considera ba un problema patolgico. En la concreta, en los momentos crticos, las cosas se manejaron se gn las caractersticas de cada facul tad. Donde yo estaba, evitamos dar nos por enterados a menos que se produjera un escndalo pblico. Pero nadie indagaba en esos asuntos. An as s que hubo reas universitarias donde los criterios fueron otros. Cunto gan la universidad cu bana con el triunfo de la Revolucin? Respecto, sobre todo, a la demo cratizacin del estudiantado, lo sig matrcula. En comparacin con otros pases, la matrcula de la Universi dad de La Habana no era de las ms caras, y se pagaba en tres plazos al ao. Era una universidad pblica, no era privada. El grave problema estaba, sobre todo, en el mantenimiento de los estudiantes mientras cursaban sus carreras. Los residentes en la capital contaban ms o menos con el apoyo familiar. Pero los que venan de pro vincia s tenan que tener el respaldo de una familia con recursos (para pagar el alquiler, principalmente). El otro problema estaba en que los hijos de las capas menos favore cidas tenan que contribuir al sos tenimiento familiar trabajando en cualquier cosa; y por lo tanto no po la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512

PAGE 24

dan estudiar. Existan carreras muy costosas. Arquitectura, por ejemplo, exiga materiales para dibujar, hacer los planos y bocetos. Eso era caro. Y en el caso de Medicina exiga mucho esfuerzo, por lo larga que era (siete aos de estudio). Y mantenerse ese tiempo sin ganar un centavo, era algo que poda hacer una minora. Esas eran las limitantes bsicas en el orden material. Por otra parte, nosotros estu dibamos una carrera por vocacin enciclopdica: Filosofa y Letras. De esa sali otra: Geografa, que pas a la Facultad de Ciencias; la de Letras; Historia; lo que sin dudas potenci el desarrollo de cada uno de esos campos. La propia organizacin interna en la Universidad se moderniz si guiendo el modelo norteamericano, el concepto de la clula bsica; en el cual se determinaba la orientacin docente-investigativa en el Depar tamento Docente. Ello daba lugar a un intercambio entre los profesores de una misma disciplina y el estable cimiento de una poltica de supera cin e investigaciones. En una se gunda etapa, de la misma carrera de Letras, se desprendi la de Lenguas Extranjeras. Y el otro cambio importante fue la vinculacin de la Universidad a la in vestigacin. Eso no exista antes del 59. Poda haber, sobre todo en las carreras de Humanidades donde eso es ms factible, algunos profesores que individualmente hicieran una investigacin y publicaran los resul tados. Pero eso no era una poltica universitaria. La universidad estaba concebida para formar profesiona les Mayoritariamente mdicos y abogados. Desde el punto de vista de la concepcin de la enseanza se produjeron cambios radicales, que, como te deca, determinaron la mo dernizacin de la universidad. As, ini ciamos el rediseo y la introduccin de carreras que antes no existan, como, por ejemplo, Biologa y Psicologa (que solo se imparta en la Universidad Ca tlica de Santo Toms de Villanueva, privada). En lo referente a las Ciencias Exactas el atraso era muy grande, al punto que, durante muchos aos, hubo profesores franceses que im partan cursos de verano para ac tualizar a profesores de aqu. Y esa cativa) coloc a la Universidad de La Habana a nivel internacional. Con el triunfo revolucionario, la universidad, para decirlo rpidamen te, entr en la modernidad.

PAGE 25

la voz de los universitarios dultos que inciden en la for macin cultural de sus ms jvenes allegados, siempre, al llegar a los museos, predican una frase aprehendida por generaciones: las manos para atrs, se toca con los ojos. Por supuesto que ninguna de las instalaciones con este carcter de ex hibicin escapa de tales cuidados; sin embargo, algunas ofrecen espacios sultan la norma. Los talleres de creacin organiza dos por el Departamento de Educa cionales del Museo Nacional de Bellas Artes, han constituido paradigma de instruccin y divertimento para infan tes y adolescentes durante dcadas. En ellos no se intervienen las piezas directamente, (as que lo de los ojos como rganos censores se mantiene) aunque s se interacta con ellas me diante una observacin participante. RESEANDO Uno de los directores del Museo, Antonio Rodrguez Mor, en algunas Dibujando el crecer Durante diversas oportu nidades del ao, el Museo Nacional de Bellas Artes ofrece talleres de forma cin y creacin artsticas para nios y adolescentes de todo el pas. Por Dainerys Mesa Padrn Fotos: Elio Mirand ocasiones realiz actividades aisladas con nios y jvenes, pues no existan condiciones para otro proyecto. Al principio de la Revolucin hubo tambin una gran exposicin con traba jos de estas edades. Mas, no fue hasta 1966 cuando con basamentos metodo lgicos y otros recursos se inician estos talleres. En tal empresa intervinieron Oscar Morria y Mara Elena Jubras, en tre otras personalidades. Nos explic Elba Marta Gutirrez Rodrguez, quien ejerciera como jefa del Departamento de Educacionales entre 1989 y 2011. Las colecciones del Museo, tanto Universal, no se han ubicado siempre en el centro de la diana de los encuen tros. Obras patrimoniales de otros sitios han sido asumidas por los maestros de cada grupo como ejes para despertar la iniciativa. Asimismo, se han vinculado con la plstica manifestaciones como el teatro, la msica y la danza, con tal de proyectar en esos locos bajitos cualquier aptitud dormida. No pretendemos formar a im a eso mejor!) Nos proponemos inculcarles a nios y adolescentes nuevas maneras de emplear el tiem po; sin dejar de jugar, aprendiendo, contina Elba. El logro del taller, y nuestra mayor satisfaccin est en sus rostros, en los cambios en sus formas de pensar y de expresarse. Cuando exponemos las obras y ellos ven lo hecho con sus propias manos en las paredes nuestras, se lo mues tran a familiares y amigos con orgullo. Cambian su percepcin y apreciacin no solo de las artes, sino de la vida. Los ms pequeos, de seis aos, lle gan sper asombrados con el Museo y se van tan familiarizados con ese ambiente, que desean volver. Alma Mater /junio 2012 / No. 512

PAGE 26

Como Karen Menndez, de nue ve aos: Esta es la segunda vez que asisto. Hace cerca de dos aos vine y me gust cantidad. Comenc a dibujar expusieron un dibujo mo de una casa en el campo. En tanto, Jacinto Menndez, su pa dre, alega: Est probado que la atrae la cultura, pues modela, y baila con la compaa de Lizt Alfonso. Tambin le gusta dibujar, la traigo aqu por su vo luntad. Resulta bastante difcil para m de la casa (su mam cumple misin mdica en Venezuela), pero estoy muy claro de cunto aporta esto en su for macin, su socializacin y su futuro. fo existe un factor que no debe fallar: los instructores. Quienes asumen los papeles de pro fesores, maestros, guas de los grupos, son los propios especialistas del Museo. Deben poseer conocimientos de sico grafa infantil, dotes comunicativas, ap titudes para las manualidades, creativi dad, metodologa y otras caractersticas acordes con los saberes impartidos. La sensibilidad con la cual nios y mayores enfrenten este reto, puede convertirse en revs, o recompensa. Dice Elba: Tengo una ancdota que quizs resuma mi labor. Un da estaba caminando, cuando me llama un joven. Me dice: profe, profe. Enseguida supe que se trataba de algn alumno del ta ller, pero no lo reconoc. Entonces me cuenta que fue quien asumi el protagnico en una obra di bujada y representada por este taller. Desde que hice eso descubr mi amor por la actuacin. Ahora la estudio en la Escuela Nacional de Arte. Aquellas palabras me emocionaron tanto Bue no, estoy jubilada y sigo participando, ganndome a los muchachos. JUGANDO Si bien Kem constantemente se muestra activo y alegre, su madre Yey no puede evitar la felicidad al verlo du rante los das del estudio fuera de la escuela, creando y haciendo amigos. Kem tiene ocho aos y padece el Sndrome de Down. Ha participado en estas actividades desde los siete, e incluso, ha expuesto sus piezas. Traigo a mis dos hijos: Kem y Kas. Aunque Kas es un ao menor, fue matriculado antes, tal vez por cierto temor de los responsables ante la condicin del mayor. No obstante, Los nios que menos asisten a esta actividad viven en el Consejo Popular al cual pertenece la institucin, en La Habana Vieja.

PAGE 27

la voz de los universitarios vino como oyente y luego fue in cluido en uno de los grupos, nos expuso Yey Fano Machn. Precisamente la seleccin de los participantes no incluye requisitos ms que el rango de edades (de 6 inteligencia elevado, ni aptitudes plsticas, ni residencia en determi nados sitios Para una de las ms recientes ediciones del evento, los encarga dos de programarlo y organizarlo presentaron el tema de los juegos y los juguetes latinoamericanos. Los especialistas indagamos y estudiamos los juegos de los pases integrar la accin ldica con la acti vidad plstica. Incluimos a pintores como Marcelo Pogolotti, quien su pus sern encontradas como piezas en un rompecabezas. Tambin refe renciamos los tradicionales juegos mayas, el bul, una suerte de juego de parchs; o el yoyo, el segundo juego ms antiguo del mundo, que pas de Fi lipinas a las Amricas y despus de varios siglos a Europa y Estados unidos, donde se generaliz. Un motivo pictrico est en la diversidad de tiradas de las canicas o bolas, a la par de la construccin de boleras y papalotes. Asimismo, juegos como el domin y los bolos, desglosa el contenido de algunas de las sesiones, Yamir Macas Aguiar, actual jefa del De partamento en cuestin. Por su parte, la sicloga Ana Sara Lla nes (autora del libro Dame una cancin para jugar Editorial Caminos; 2009) exhorta a padres y chicos a jugar juntos, pues considera este un paso importante en sus relaciones. El juego no solo deviene derecho de los chicos, est a la vez muy ligado a la idiosincrasia. Las obras de arte tras cienden en el tiempo, igual los juegos, concluye Ana Sara. Lograr la incorporacin de prcticas sanas en los diferentes hogares, estimu lar las visitas a museos y sacudir las ganas de saber, constituyen las premisas del ta ller del Museo Nacional de Bellas Artes. El Taller de Creacin Infantil convo cado por el Museo Nacional de Bellas Artes se lleva a cabo en el periodo es tival durante una semana, ofrecien do una versin en los meses de mar zo y abril con una frecuencia ms espaciada, y otra adaptacin similar entre octubre y diciembre. En el Taller han dejado su impronta la cultura cubana como la bailarina y coregrafa Lizt Alfonso, y el artista Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Elba Marta Gutirrez actualmente man tiene vnculos con el Museo y asume el rol de profesora durante las ediciones del taller. Cuando el equipo de Alma Mater se acerc a conocer sobre el evento, con tinuaban expuestas las obras de la edicin anterior, dedicada al paisaje lati noamericano.

PAGE 28

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 LO QUE HAY QUE DECIR Por Gnter Grass Por qu estoy en silencio, en silencio demasiado tiempo, ante lo que es evidente? Se est pre parando algo igual que en los Juegos toca ser los sobrevivientes, obten Se ha alegado que hay derecho a efectuar una guerra preventiva, ya que as se podr liberar al pueblo iran subyugado por un fanfarrn, que el jbilo de los iranes est organizado mientras que el gobierno esconde la produccin de una bomba atmica. Pero por qu yo digo que hay otro Estado, sin llamar a ese otro pas por su nombre, que durante aos, aun que en secreto, ha logrado una cre ciente capacidad nuclear, la cual est fuera de control, ya que no accede a ella ningn inspector? El general ocultamiento de este hecho, me ha subordinado a mi silen cio, tengo la sensacin de mentiras dainas y coaccin, la sancin est a la vista cuando se ignora y el veredic to de antisemitismo es familiar. Pero ahora, a mi pas una y otra vez se le pide explicaciones por sus crmenes innatos e incomparables, ya que con labios veloces se exige como compensacin otro submarino ms para Israel ... cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba atmica, pero se utiliza como evidencia vlida ... el temor. Yo digo lo que es necesario que se diga. Pero por qu me qued callado hasta ahora? Como ya he dicho, si opino, mi origen con mis manchas imborrables me tienen marcado, prohibindoseme por esa causa ha blar de la autntica realidad de Israel, pas al cual me siento sometido. Por qu digo ahora, que estoy viejo y en mis ltimos pasos, que la potencia nuclear Israel est poniendo en peligro la ya frgil paz mundial? Porque maana podra ser dema siado tarde... Porque nosotros podra mos convertirnos en cmplices de un crimen predecible. Nosotros, los alemanes ya cargamos con bastantes culpas como para tener que utilizar las excusas usuales para esconder nuestra complicidad. Y s, yo no voy a callarme ms, por que yo estoy cansado de la hipocresa de Occidente. Adems puede ser que mis palabras liberen a muchos del silencio, para que puedan adhe rir a la aparentemente peligrosa causa de renunciar a la violencia y que esto permita asegurarnos de que un libre y permanente control del potencial nuclear israel y de las instalaciones nucleares iranes por parte de una autoridad internacio nal sea permitido por los gobiernos de ambos pases. Solo de esta manera todos los israeles y palestinos, ms que eso, todas las personas que viven en esta regin ocupada por unos enemigos delirantes, se unirn y se ayudarn entre ellos.

PAGE 29

la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Por Manuel Vzquez Algunos hablan de paranoia. Otros ignoran los peligros; pero quien posea un mnimo de sentido comn sabe que en este mundo complejo y un tanto excntrico toda precaucin es poca. ciencia, tecnologa y sociedad omo casi todo lo que tenga varios cientos de miles o millones de aos de antigedad, el registro fsil de nuestros ancestros se encuentra bastante fragmentado, con numerosas lagunas temporales entre una especie descrita y otra, mayores en la medida en que aumenta la edad de los resgenes del genero Homo. Adicionalmente, con frecuencia, cuando pudiera pensarse que se ha alcanzado una descripcin razonable del rbol evolutivo humano, un fsil nuevo viene a deshacerpara bien el rompecabezas a medio ensamblar. En aos recientes el sorprendentemente completo fsil de Ardipitecus ramidus (4,4 millones de aos) ha hecho replantearse ciertas ideas generalmente aceptadas, entre ellas las relativas al bipedalismo en los hominidos (primates ya extintos ms emparentados con el hombre que con el chimpanc). Pero, independientemente de detalles en los diferentes puntos de vista, es generalmente aceptado que la seleccin de la locomocin bpeda desempe un papel determinante en el establecimiento del El pie de los misterios linaje humano como va evolutiva separada de orangutanes, gorilas, y chimpancs. Un nuevo fsil, reportado ahora en las pginas de Nature por el profesor Yohannes Haile-Selassie, del Museo de Historia Natural de Cleveland, ofrece otra visin para el panorama reinante en frica durante el Plioceno tardo. El hallazgo en cuestin se limita a unos pocos huesos del pie de una especie an desconocida que vivi en la localidad llamada Burtele 2, del actual sitio paleontolgico de Woranso-Mille, en la regin etope de Afar central, hace entre 3,2 y 3,8 millones de aos. Por esa poca deambulaban por el este del continente africano los Australopitecus afarensis (a quienes perteneci la famosa Lucy), sobre cuyo tipo exacto de locomocin existe an cierto debate, y, segn sostiene ahora Haile-Selassie, tambin lo haca el dueo del pie hallado por l, denomiFragmneto del BRT-VP-2/73 hallado por el profesor Yohannes Haile-Selassie

PAGE 30

Pero lo sorprendente de todo esto es que, por sus caractersticas anatmicas, quien usara ese pie en vida no tena una morfologa y hbitos de locomocin (inferidos) similares a sus contemporneos Au. afarensis, sino, gracias a un pulgar oponible, ms bien parecidos a los anteriores Ar. ramidus. Esa caracterstica sugiere fuertemente que quien se apoyara en BRTVP-2/73 conservaba al contrario de Au. Afarensis cierta capacidad prensil en sus pies, lo cual le permitira explotar ecosistemas arbreos de manera efectiva. No obstante, su estructura metatarsofalangea apunta al mismo tiempo a la bipedestacin voluntaria en el suelo. Todo ello indica que durante el Plioceno tardo se contaba con la presencia de al menos dos especies de hominidos bpedos diferentes por el este de frica. Al mismo tiempo evidencia la retencin prolongada (ms de un milln de aos) de particularidades anatmicas entre nuestros ancestros (o miembros de lneas evolutivas cercanas), algo insospechado hasta ahora para ese periodo. Para complicar ms las cosas, algunos especialistas aunque pocos, hay que reconocerlo estiman que las huellas fsiles de Laetoli, en Tanzania (impresas en el fango formado por ceniza volcnica hmeda hace 3,5 millones de aos) fueron hechas por una especie diferente a Au. afarensis, a quienes se las adjudica la mayora de los paleoantroplogos. Al mismo tiempo, y como es evidente que BRT-VP-2/73 tampoco dejara ese tipo de marca en el suelo, el nmero de posibles ancestros lejanos del Homo sapiens coexistiendo en la misma regin sera de al menos tres, toda una multitud. Por ahora lo ms cercano a la certeza que es posible saber basndose en unos fragmentos de un solo pie es que cuando nos bajamos de la mata tras diferenciarnos de nuestro ltimo antepasado comn con los chimpancs, no le dimos la espalda totalmente al bosque, al menos por aproximadamente tres millones de aos, y mantuvimos la capacidad para trepar ya fuera en busca de alimentos o para escapar de los predadores. No obstante, la plena comprensin de la diversidad fsica (y poblacional) de los hominidos del Plioceno tardo, as como sus consecuencias sobre la evolucin humana, requerir de ms excavaciones en busca de nuevos fsiles. Los restos que con algo de suerte se hallen permitiran en principio determinar otras caractersticas anatmicas de los dueos de BRT-VP-2/73, y tal vez esclarecer cules particularidades relativas al bipedalismo evolucionaron una sola vez, o aparecieron en nuestra prehistoria mltiples veces de manera independiente. La verdad est all afuera.. an enterrada en frica. Colaboracin de PL Modelo de la reconstruccin del Australopitecus Lucy

PAGE 31

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater /junio 2012 / No. 512 Puedes enviar tus trabajos y opiniones a nuestro correo: almamater@editoraabril.co.cu CAPABLANCA E TERNO REY DE LOS TREBE J OS deporte Por William Urquijo Fotos: Archivo

PAGE 32

No entiendo ni ahora, despus de tantos aos, cmo he conseguido ganar a Capablanca, dijo en una ocasin el ajedrecista ruso-francs Alexander Alekhine, quien catalog al genial cubano como el ms grande jugador de todos los tiempos. Corra el ao 1927 y la capital argentina de Buenos Aires acoga el match por el cetro mundial del juego ciencia entre el vigente monarca Jos Ral Capablanca y el retador Alekhine, triunfador a la postre en un extenuante pleito seis victorias por tres con 25 tablas. An hoy, despus de 85 aos, muchos estudiosos de la disciplina atribuyen el fracaso del antillano a un tendiente que tambin era un slido jugador y nunca le dio la oportunidad del desquite. Terminaba as de forma prematura su supremaca en el mundo de los trebejos se extendera ms all de su muerte. Mijail Botvinnik: el juego de Capablanca produca, y sigue produciendo un irresistible efecto artstico. En sus partidas predominaba una tendencia a la sencillez, y en esta sencillez exista una belleza nica, genuinamente profunda. Capablanca naci en La Habana el 19 de noviembre de 1888 y desde pequeo dio muestras de aptitud innata para los trebejos, al punto que con solo cuatro aos acus de tramposo a su propio padre y luego lo derrot en una partida, ancdota muy conotalentoso nio. Por aquellos aos, la capital de la entonces colonia espaola era considerada como El Dorado del Ajedrez, bautizada as por el primer monarca del mundo, el austriaco William Steinitz, quien en 1889 y 1892 defendi tal condicin en esta ciudad ante el clebre maestro ruso Mijail Chigorin. Dicho contexto favoreci el vertiginoso desarrollo del infante y ya en diciembre de 1901, a la edad de 13 aos, derrot al campen nacional cubano Juan Corzo, en match con el resultado de cuatro victorias, tres derrotas, y seis tablas. Entre 1906 y 1919 Capablanca protagoniz su impresionante ascenso en el panorama ajedrecstico con primeros y segundos lugares en los torneos ms importantes a escala planetaria, que lo convirtieron en el principal retador del entonces rey universal, el mtico alemn Emanuel Lasker. El match contra Lasker por la supreen La Habana en 1921, con victoria aplastante para el cubano, quien se coron con cuatro triunfos y 10 tablas, nico hasta el momento en lograrlo en calidad de invicto. Anatoly Karpov : El ideal en ajedrez solo puede ser una imagen colectiva, pero en mi opinin es Capablanca quien se acerca ms a esa imagen. Su libro fue el primer libro de ajedrez que Tras destronarlo de manera inesperada, Alekhine siempre declin las demandas de revancha de Capablanca, quien se mantuvo como el contendiente ms slido del panorama ajedrecstico internacional durante gran parte de la dcada de 1930. Ya en el ocaso de su carrera, sobresali en especial su actuacin en la propia capital argentina durante la Olimpiada Mundial por equipos de 1939, que marc el debut de Cuba en estas justas: all, donde perdiera su corona, Capablanca impuso rcord para el evento de seis victorias sin derrotas y cinco tablas, que an sigue vigente. En su carrera deportiva, el cubano gan 315 partidas, entabl 266 y solo perdi 38, para astronmico 72,4 por ciento de efectividad. Adems realiz numerosos aportes al juego ciencia, tanto en la teora como en el reglamento, y su genialidad y dominio de la esencia ajedrecstica lo llev a crear un juego superior con dos nuevas piezas (canciller y arzobispo) en tablero de 80 casillas. Garry Kasparov : Casi no haca nada y trabajaba mucho menos que otros jugadores, lo que no le impidi ganar los torneos y encuentros ms importantes, mantenindose invicto durante aos. No es esta una indicacin de talento ilimitado, de indudable genio ajedrecstico? A 70 aos de su muerte, muchos consideran al portentoso jugador cubano entre los ms grandes exponentes del llamado juego ciencia en todos los tiempos, principalmente por el exquisito accionar sobre el tablero que lo llev a ostentar el ttulo de Campen Mundial. El ocho de marzo de 1942 en la ciudad de Nueva York dej de existir Jos Ral Capablanca, aunque su reinado en el mundo de los trebajos ha trascendido ms all de su desaparicin fsica, y su legado continuar al servicio de nuevas generaciones de genios ajedrecsticos. Curiosamente, justo un ao y un da despus de su fallecimiento, en la propia urbe neoyorkina vio la luz el tambin afamado y controvertido jugador norteamericano Robert Bobby Fischer pero esa es otra historia.

PAGE 33

Alma Mater /junio 2012 / No. 512 sudar la tinta Por Yuris Nrido CUENTOS DE APARECIDOS Un da ventoso, sentados en el portal de su casa, un amigo me narr algo escalofriante: iba una noche camina do cerca del cementerio cuando una seora vestida de blanco lo llam; le pidi que la acompaara, pues tena algo que hacer en el casero cercano. Anduvieron juntos un rato y justo a la entrada del pueblito, la seora desapareci. Unas semanas des pus fue con su mam al cemente la misma tumba encontr una foto de la mujer. Le pregunt a la madre y ella le respondi: esa es tu ta, que muri antes de que t nacieras Mi amigo me hizo el cuento con tanta vehemencia que le tuve que creer. Me dijo: pon tu mano sobre mi corazn, para que veas cmo lo tengo nada ms que de acordarme. Y efectivamente, lata con intensi dad. Unas semanas despus le en una revista Selecciones una historia muy parecida. Le dije a mi padre y se me ri en la cara: ese cuento lo estoy escuchando desde que era de tu tamao. Me sent burlado y qui se pagarle a mi amigo con la misma moneda. Cuando nos vimos le con t que una bisabuela se me apareca por las noches junto a la cama. No me dej terminar: Ese cuento se lo haces a tu ta, todo el mundo sabe que los muertos no salen. EXTRATERRESTRES La Nasa ha publicado un informe en que alerta que el cambio climtico pudiera ser una razn para que nos invadieran extraterrestres. No es broma. Los auto yamos tenido hasta ahora un encuentro con ninguna inteligencia fuera de la tie rra no quita que haya gran posibilidad de que exista. Y puede ser que ante la amenaza en que nos hemos convertido no solo para nuestro planeta, sino para su entorno, decidan venir aqu a resol ver el asunto. Lo que no sabemos es de qu manera lo haran, por las buenas o por las malas. A lo mejor ni nos ente ramos, porque una de las variantes es que no seamos capaces de verlos. Pero quizs sencillamente vengan a destruir nos, o incluso, a comernos. El informe concluye que debemos limitar nues tro crecimiento y reducir nuestro im pacto sobre los ecosistemas, porque la composicin atmosfrica puede ser observada desde otros planetas. Ya lo saben, otra razn ms para limitar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Seguro que los emisores la tendrn en cuenta! BUENA EDUCACIN Un nio de diez u once aos estaba arrancando las rosas del cantero. Lo silencioso, incapaz de evitar el de sastre. Cuando ya no quedaban ro sas, el nio me encar: Viste?, las arranqu todas. Pero van a crecer otras, no te pre ocupes. Vengo de nuevo y las vuelvo a arrancar. Por qu? Ay, vete a la mierda! Y se fue dando saltos. Al rato pas una seora y se lament por tantas rosas en el piso: Qu barbaridad! Ya nadie respeta nada. La seora, por cierto, es la madre del nio. la voz de los universitarios