<%BANNER%>

DLOC



Alma mater
ALL ISSUES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098943/00072
 Material Information
Title: Alma mater
Physical Description: v. : ill. ; 57 cm.
Language: Spanish
Publisher: J.C. Fernandez
Place of Publication: Habana i.e. Havana, Cuba
Creation Date: March 2012
Publication Date: 05-2012
Frequency: daily
regular
 Subjects
Genre: newspaper   ( marcgt )
newspaper   ( sobekcm )
Spatial Coverage: Cuba -- Habana
Cuba -- Havana
 Notes
General Note: Description based on: Año 6, no. 1 (30 de sept. de 1933).
General Note: "la voz de los universitarios."
 Record Information
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: oclc - 20802575
lccn - sn 89048340
issn - 0864-0572
Classification: lcc - Newspaper 660
System ID: UF00098943:00072

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 2

nuestro credo El Director El Director El Director La FEU de la Universidad de La Habana, la Asociacin Cubana de Naciones Unidas (ACNU), junto con la Organizacin Continental Latinoamericana y Caribea de Estudiantes (OCLAE) y la Unin Nacional de Juristas de Cuba (UNJC) convocaron al XVII Modelo de las Naciones Unidas, HAVMUN Este evento acadmico, que simula los debates de los diferentes rganos y organismos que conforman el Sistema de las sentan a los diferentes Estados miembros de la organizacin cuenta la agenda internacional, lo que contribuye a la formacin humanista de los estudiantes y tributa a sus conocimiensesion en lengua inglesa, hecho que contribuye al desarrollo HAVMUN 2012 estuvo tambin dedicado al 65 Aniversario de la ACNU, entidad que con su labor contribuye de manera decisoria al desarrollo de los modelos de Naciones Unidas en Cuba; En esta ocasin asistieron cerca de 300 estudiantes univeral debate de ideas acerca de la construccin de un mundo mejor De esa forma, se escuch con satisfaccin el mensaje de Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, quien al comienzo de

PAGE 3

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 mayo 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels Celuloide cenagoso Breves apuntes tras el estreno de verde verde Por Pavel Lpez Guerra p.22

PAGE 4

Director Yoerky Snchez Cullar Jefa de redaccin Miriam Anczar Alpzar Redactores Jorge Sariol Perea Dainerys Mesa Padrn Iras Fdez-Rubio Carbonell Pavel Lpez Guerra Analista Neida Lis Falcn Costa Alejandro Fernndez Realizacin Rosario Cabrales Tortosa Fotgrafo Elio Mirand Editora Web Marta L. Cruz Snchez Web master Maricela Facenda Prez Secretaria de redaccin Mairelys Gonzlez Reyes Prado 553 esq. a Tte. Rey, La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. Telf.: 862 9875 / 866 5491 862 5031-39 ext. 122 Fax: 862 4330 e-mail: almamater@editoraabril.co.cu http://www.almamater.cu ISSN 0864-0572 mayo 2012 Portada ALEJ&RO Casa Editora Abril. La Habana Vieja, La Habana, Cuba. CP 10200. e-mail: editora@editoraabril.co.cu http://www.editoraabril.cu Imprenta: Federico Engels voces p.7 sudar la tinta p.8 quin le pone el cascabel al ltigo? p.9 poesa p.10 cuento p.11 de todo un poco p.12 ciencia, tecnologa y sociedad p.26 deporte p.28 fotorreportaje p.18 Por Elio Mirand Soy bueno, soy tico? p.4 Por Damepa Sarah Pascual: Para abrazar la verdad p.13 El verdadero n de la guerra fra? p. 20 noveleta p.32 Urgente y sin demora p.30

PAGE 5

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 SOY BUENO, SOY TICO? Haz lo que digo, no lo que hago. Para muchas personas este ha tal de sobrevivir a la seleccin natural de la humanidad; no obstante, otros han preferido predicar con el ejemplo. Por Damepa l comportamiento de hombres y mujeres ha sido marcado durante siglos (por ellos y ellas), como co rrecto e incorrecto en las diferentes esfe ras y ncleos sociales. Estndares en las actitudes han segre gado a personas a planos inferiores, o las han catapultado a la cima de la pirmide. minos determinados, casi siempre, por la tica y la moral. D ONDE DIGO La palabra tica proviene del griego cia, lugar donde se habita. Posteriormen era como una especie de segunda casa o naturaleza; una segunda naturaleza adqui rida, no heredada como lo es la naturaleza biolgica. De esta concepcin se despren de que una persona puede moldear, forjar o construir su modo de ser o thos. En tanto, moral traduce la expresin latina moralis, que derivaba de mos (en la palabra moralis, los romanos recogan el sentido griego de thos: las costumbres tambin se alcanzan a partir de una repe ticin de actos. A pesar de este profundo parentesco, la palabra moralis tendi a aplicarse a las normas concretas que han de regir las acciones. Vale resaltar que aunque la moral se imbrica con el sentido de la tica y como

PAGE 6

esta es adquirida mediante hbitos, eti molgicamente mantienen diferencias. Resulta entonces que la moral agru pa un conjunto de juicios relativos so bre el bien y el mal, los cuales rigen la conducta e integran normas de com portamiento establecidas por socieda des en particular, amn de coinciden cias en varias latitudes. Mientras, la fundamentos legtimos a las diferentes pautas de la vida cotidiana. : En cada comunidad, incluso en la tripulacin de un barco pirata, hay acciones obliga das y acciones prohibidas, acciones loa bles y acciones reprobables. Un pirata tiene que mostrar valor en el combate y justicia en el reparto del botn; si no lo hace as, no es un buen pirata. Cuando un hombre pertenece a una comunidad ms grande, el alcance de sus obligacio nes y prohibiciones se hace ms grande; siempre hay un cdigo al cual se ha de ajustar bajo pena de deshonra pblica. Lo cierto es que la tica integra el de promover procederes deseables en lo bueno, asume tambin patrones que malinterpretados, estereotipan los hechos o aslan a los actores del mensaje fundamental. L O Q UE HAGO El comportamiento tico no es un asunto exclusivo de los profesionales. Concierne, sin duda, a toda actuacin humana; pero compromete con mayor nfasis a quienes han tenido el privile gio de una formacin de nivel superior a costa de toda la sociedad que ha de bido contribuir a ella y que espera, jus de quienes han disfrutado de esa pre ferencia selectiva. Por lo general la prctica de cada pro fesin est sujeta al cumplimiento de ciertas normas casi siempre ms estric tas que las leyes, las cuales constituyen la base de la orientacin para el compor tamiento del gremio. Para los miembros de una profesin, dicha compilacin deviene forma de persuasin, que establece una comuni dad de deberes, misiones y compromi los procederes a seguir por los implica dos con el objetivo de concretar prcti cas responsables. Por supuesto el primer compromiso de quien se grada recae en el hecho de comportarse a tono con su carrera, cuidando los saberes imprescindibles para el desarrollo de esta, necesita tam bin ensalzar su honestidad, el respeto por s mismo y por quienes reciben sus servicios. Cada agrupacin de profesionales debe poseer incluso en el rincn de un archivo un cdigo por el cual eva

PAGE 7

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 6 luar a sus trabajadores. Y por encima de eso, ejercitarlo. As como existe el Hipocrtico para los mdicos (integra el respeto por la de la informacin sobre el paciente), quienes pertenecen al sector de la Ciencia ostentan el suyo (mantiene la subordinacin de intereses personales estimular el surgimiento y la acepta cin de nuevas ideas), y as, cada rea laboral. L O Q UE SOY A pesar de que las consideraciones preestablecidas sobre los comporta mientos de profesionales se postulen desde su enseanza en las Universida des para letras muertas, tres principios deben resultar vitales e inherentes al accionar de los egresados: Un conocimiento especializado en la materia que se trata, una destreza tcnica en su aplicacin al problema que se intenta resolver, un cauce de la conducta del docente cuyos mrgenes no pueden ser desbordados sin faltar a la tica. No obstante la teora propuesta a nivel tico, la prctica para materia lizarla a nivel moral muchas veces se nos presenta como un conjunto nulo o vaco. Hay quienes atropellan, conscien te y sistemticamente, esos mrgenes, la mayora de las veces, no por un afn de lucro inmoderado como ocurre en otras profesiones, sino porque en el accionar diario las instancias de control entendida convivencia armnica; mu ca como profesionales inmorales o que estn faltando a la tica sin que exista un Cdigo Profesional que sancione o respalde lo enunciado. Pero hay otros que ignoran y ni siquiera se preocupan de los lmites ticos; de ellos se dice que son amorales. El resto, por fortuna an la mayora, somos simplemente profesio nales, que en forma natural hemos asu mido entre otras las siguientes normas de convivencia: Aceptar que la primera idea que debe venir a la mente en el momento de enterarnos de actividades profesionales poco claras realizadas por un colega, ser la consideracin de esas activida des como realizadas por un profesional fraterno. Se evaluar todo trabajo profesional realizado por otros desde una perspecti va objetiva, crtica y amistosa, otorgando rando siempre que la informacin y cir cunstancias pasadas en cada caso, mu chas veces no son tan claras y evidentes como lo son una vez que el problema ha evolucionado hasta el momento en que se hace una segunda valoracin, y debe considerar la posibilidad de que los que se vieron involucrados en un hecho por ignorancia o por voluntad no necesaria mente proporcionaron toda la informa cin precisa y verdica en la indagacin anterior. No es tico, y s es daino para todo proceso, el menosprecio, por razones maliciosas, respecto de su capacidad caciones, sus habilidades o enjuiciar los servicios o acciones de otro profesional, ni tampoco lo es la implicacin con pa labras, gestos o acciones de que un co lega, frente a un hecho determinado ha sido mal o inadecuadamente manejado. La utilizacin de este impropio menos precio con propsitos de inducir a un directivo, colega o funcionario a emitir juicios reprobatorios es totalmente con denada. Prestar atencin en las aulas a las cla ses de tica y Deontologa de las dismi les especialidades no nos vuelve hones tos y consecuentes por arte de magia; s deviene relacin consciente con el ideal de integridad. Sin embargo, el verdadero acercamiento se propicia desde las edades ms tempranas de la vida, en hogares, escuelas, crculos de amigos, y parte de cmo percibimos y usamos las sapiencias y valores que adquirimos a diario. Sobre las lecturas personales a los patrones de tica y moral pautadas por la sociedad y aplicadas a cada individuo, Manuel Calvio escribi en su libro : Siendo consecuente con la psi cologa, no es menos cierto que en la dinmica de la subjetividad colectiva, ser percibido como malo de alguna manera nos hace malo (sin duda a los ojos de la gente). Por eso tenemos que luchar por ganar el campo de las percepciones. Las propias y las ajenas. El modo en que vemos las cosas de con ellas. Y esto supone, pensando en las otras personas, cuidar, atender, no restar importancia a las percepciones que los otros tienen de nosotros. Y a nivel personal, cuidar nuestras per cepciones, someterlas a juicio crtico, cuestionarlas, para tener una repre sentacin adecuada de las cosas. Fuentes consultadas: Jos Ingenieros; El Hombre Mediocre dez; Propuesta del cdigo de tica del profesional cubano de la informacin Manuel Calvio; www.lecturalia.com/autor/1922/ber trand-russell-Espaa www.xtec.es/~lvallmaj/passeig/eti mora2.htm www.ecured.cu/index.php/tica_Pro fesional

PAGE 8

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 Humo de segunda mano Usted fuma? S. () Sus hijas fuman? No, estn muy chiquitas. Est usted seguro? As comienza y termina un spot de la televisin cubana, protagonizado por el actor Omar Al. Y no exagera ni dramatiza el producto comunicativo, al insinuar el consumo del tabaco por las supuestas hijas del requerido. Ahora mismo, si me preguntaran si fumo, lamentablemente tendra que asentir, aunque jams hayan sa boreado mis labios algn derivado del tabaco. Cmo negar que el aire que res piro me llega cargado de nicotina proveniente de los cuatro puntos cardinales, en cualquier sitio al que me dirija. El espacio individual resulta violado, ultrajado, e ignorado desde el mbito social ms sublime, hasta el ms ri dculo, en los casos que involucran al tabaco. Esta burbuja particular a la cual tenemos derecho, se destruye con intromisiones del continuo he dor a cigarro encendido, el molesto humo y las toxinas, que no vemos, pero sabemos nos invaden aun en con tra de nuestra voluntad. Si hasta ahora las polticas para res en la reduccin del nmero de ciuda danos nacionales que lo compran y disfrutan, debera asumirse con mayor rigurosidad el establecimiento de un crculo ideal para que la poblacin fu madora no le en su prctica y conse cuencias al resto. La lentitud ha caracterizado el mo vimiento de regulaciones y prohibi ciones en cuanto al tabaquismo en la Isla. Los factores? Pues un gran por ciento de cubanas y cubanos asume el papel de fumadores activos. Mu chas marcas de cigarrillos pertenecen al mercado de precios bajos. Hasta hace solo un tiempo, dicho producto se inclua en la norma de la canasta familiar. Y otras tantas razones que siempre aparecern en el camino como escudos ante las restricciones. Sin embargo, no pretendo satani zar ni al tabaco, ni a quienes lo usan. Procuro defender espacios y libertades individuales de los fumadores pasivos a la hora de permanecer en un lugar, sin condicionar la estancia por quienes generan humo. A pesar de que el Ministerio de Salud Pblica y otras instituciones re solvieran delimitar territorios y mo mentos para fumar en el transcurso de la jornada laboral y en otros mbi tos que implican lugares cerrados, las sealticas, advertencias, paredes, escasas ventanas resultan burladas como barreras invisibles. A cuntos conductores de mni bus no hemos visto deleitarse con su cigarrillo durante un viaje. Cuntos dependientes de cafeteras no han apartado el suyo para ofrecernos un comestible. No nos hemos cruzado con alguien de limpieza, adminis tracin, proteccin, en una unidad hospitalaria aspirando y exhalando sin el menor cargo de conciencia? De cuntos centros nocturnos nos he mos retirado con una inminente gri pe y un olor insoportable en la ropa. Exagero? Como no llevamos escrito en la frente fumo, o no quiero fumar, s deberan escribirse y concretarse reas para uno y otro grupos. Asimis mo, y ms importante, deletrearnos el R-E-S-P-E-T-O, en cada bocanada de aire de primera y segunda mano que nos corresponde inhalar. voces Por Dainerys Mesa Padrn

PAGE 9

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 sudar la tinta Por Yuris Nrido Una vez tuve al Gabo frente a fren te. Yo era recin graduado, y todava pensaba que me poda comer al mun do. Gabriel Garca Mrquez, no hay ni que decirlo, era uno de mis dolos. lo vi salir apurado, sonrindole a todo el mundo. Vena de visitar, despus lo supe, a un amigo de aos, editor de Granma Internacional. Me qued pasmado; cuando lo tuve delante solo atin a inclinar la cabeza a modo de saludo. Me sonri a m tambin y se mont en un carro. Cuando lle gu a la redaccin, hice el cuento, y alguien casi me rega: no fuiste un periodista de los buenos, debiste haber aprovechado para concertar una entrevista. Ya ven, siempre hay gente ms tonta que uno... Cuarenta aos ha cumplido El Pa drino esa pelcula grande de la cine matografa norteamericana. Yo, como debe ser, le primero el libro de Mario Puzo, que me encant. Tanto, que lo le en dos das. Cuando vi la cinta de Francis Ford Coppola, fue como po nerles rostro a viejos conocidos. No voy a hablar de la contundencia de la pelcula, solo dir que su protagonista, el punto de que pens que era el me jor actor del mundo (yo era tan joven, todava crea en los mejores). Unos das despus vi por casualidad Un tran do joven. Entonces pens que adems haba sido el actor ms bello. Con los aos se me fue pasando esa mana de ocupando un lugar en mi corazn... per donen la cursilera de la frase. Una vez enseando a montar a caballo. No ha ba manera de que yo aprendiera (por cierto, en mi vida despierta yo saba cabalgar haca un buen tiempo). Mar remedio, no puedes. Y yo le respond: Con que sepas montar t, me basta. bamos a dar una vuelta por el campo en su caballo, pero me despert. MARILYN Y MICHELLE A m no se me hubiera ocurrido que Michelle Williams pudiera encarnar a Marilyn Monroe. Su belleza es ms corriente, ms vulgar. Es un poco ms gruesa que Marilyn, su cuerpo no tiene la perfeccin que luca el de la clebre My Week With Marilyn Afortunada mente, los encargados de la pelcula supieron ver ms lejos que yo, porque la actuacin de Williams es sencilla mente extraordinaria. Uno siente que vindola puede comprender ms a la desdichada y sensible Monroe. Ha sido un trabajo de detalles, cuidadoso en extremo: Michelle re, habla, se mueve, mira como lo haca Marilyn. Y lo mejor es que lo hace con tanta naturalidad que el personaje se vuelve entraa ble. Viendo la pelcula, he pensado en la deliciosa y muy sentida crnica que Truman Capote public sobre su ami ga Monroe en nes que narr Capote. Claro que estamos hablando de recreaciones, claro que para los escritores y actores es imposi ble aprehender el espritu pleno de una personalidad. Pero qu maravillosos re tratos han resultado de los intentos on tremendsimo entusias mo un comit recin con formado por la UNESCO, acogi la propuesta cubana de otor garle la condicin de Patrimonio de la Humanidad nada ms y nada menos que a los pomos plsticos. S, no se asombren, los merece dores de tan alta distincin son los famosos pepinos de litro y me dio de capacidad. Por el uso varia do e imprescindible que le hemos dado aqu en Cuba la UNESCO est valorando seriamente la peticin del Comit Acadmico Cubano. El informe presentado ante la organizacin recoge algunos de los argumentos tenidos en cuenta. Por la importancia del documen to decidimos reproducir algunos fragmentos: USOS DE LOS POMOS PLSTICOS Envase por excelencia para re frigeradores: Pintados para los Haier y otros modelos de refrige racin, son ideales para sustituir pomos, jarras u otros recipientes plsticos o de vidrio utilizados con pueden adoptar posiciones hori zontales y sobrevivir cadas desde cualquier altura. Envase para lquidos diversos: adems de su uso intrarrefrigerador, son idneos para almacenar desde vi nagre o aceite hasta lquido de frenos. Macetas: cortados de forma horizontal son utilizados para sem brar plantas ornamentales, que en ocasiones vienen a sustituir a los macrams. Vasos: recortados por la mitad, son excelentes sobre todo para tomar cerveza en los carnavales u otras actividades festivas.

PAGE 10

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 quin le pone el cascabel al ltigo? Por Nemo Ilustracin : Yuset Sama Pomos plsticos en Cuba: Patrimonio de la Humanidad! Embudo: si ponemos el pomo de cabeza y lo recortamos, la parte de abajo nos funciona como em budo. Probablemente el nico con tapa de rosca en la historia de la humanidad. Regadera: Se hacen pequeos agujeros y se llena de agua, esto per mite rociar las plantas sin que se da en sus hojas como consecuencia de una fuerte presin de agua. Spray: se abren pequeos hue quitos a la tapa del pomo, se llena de agua y se oprime por los costados. Funciona como un prctico spray del lquido que se desee. Tubera: se recortan varios pomos en forma de cilindro y se coloca uno dentro del otro logrando una hermti ca tubera de dimensiones variadas. Botella de ron alternativa: Nun ca ha comprado Ron Santa Cruz? Lo venden con etiqueta y todo, como si la fbrica produjera en pomos plsticos reutilizados. Qu barbaridad! Materia prima: excelentes para que nios y adolescentes participen acti vamente en sus escuelas durante las recogidas de materia prima, a riesgo de posibles discusiones con madres y padres por el uso que se le puede dar en casa a estos pomos. Molde para mquinas de churros: Han comido superchurros? Esos que valen mucho ms que los tradicionales y que son del grueso de las bocas de los pomos plsticos. Pues la parte superior de estos pomos es la que se usa para el molde, incluso si se le pone la tapa y se recorta con alguna forma comiquita pueden obte nerse churros con siluetas de estre llitas y todas esas boberas. Mochila rstica: un pomo con un cordn amarrado inteligentemente y dos asas para los brazos forma un rstico recipiente para cargar agua a tus espaldas. Su uso es muy fre cuente en la regin del guaso por los jvenes que durante el servicio militar deben dar largas camina tas y necesitan cargar el preciado lquido. Objetos ornamentales: son re cortados hbilmente para formar Tapitas multipropsitos: por si fuera poco, estos pomos tambin tienen aditamentos que pueden utilizarse como: piezas de juegos de damas, juegos de pelota (ju gar al taco), rueditas para carros de juguete entre otras tantas aplicaciones. nota supimos que el prximo martes la UNESCO se pronunciar. Espere mos que la dignidad de nuestros po mos se imponga, como casi siempre suele ocurrir.

PAGE 11

la voz de los universitarios poesa Ilustracin : Hanna Chomenko JUAN GELMAN (Buenos Aires, 3 de mayo de 1930) Poeta y periodista argentino. En 1955 fue uno de los fundadores del grupo de poetas El pan duro, integrado por jvenes militantes comunistas que proponan una poesa comprometida y popular. Se enfrent a la dictadura en su pas. Ha recibido varios premios: Boris Vian (1987), Nacional de Poesa argentino (1997), Literatura Latinoa mericana y del Caribe Juan Rulfo (2000), el Iberoamericano de Poesa Pa blo Neruda (2005) y el Reina Sofa de Poesa Iberoamericana (2005). En 2007 gan el Premio Cervantes. Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 REFERENCIAS, DATOS PERSONALES A m me han hecho los hombres que andan bajo el cielo del mundo buscan el brillo de la madrugada cuidan la vida como un fuego. Me han enseado a defender la luz que canta conmovida me han trado una esperanza que no basta soar y por esa esperanza conozco a mis hermanos. Entonces ro contemplando mi apellido, mi rostro en el espejo yo s que no me pertenecen en ellos ustedes agitan un pauelo alargan una mano por la que no estoy solo. En ustedes mi muerte termina de morir. Aos futuros que habremos preparado conservarn mi dulce creencia en la ternura, la asamblea del mundo ser un nio reunido. (El juego en que andamos) ARTE POTICA como un amo implacable me obliga a trabajar de da, de noche, con dolor, con amor, bajo la lluvia, en la catstrofe, cuando se abren los brazos de la ternura o del alma, cuando la enfermedad hunde las manos. las lgrimas, los pauelos saludadores, las promesas en medio del otoo o del fuego, los besos del encuentro, los besos del adis, todo me obliga a trabajar con las palabras, con la sangre. Nunca fui el dueo de mis cenizas, mis versos, rostros oscuros los escriben como tirar contra la muerte.

PAGE 12

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 na de las ms lamentables carencias de informacin que han padecido los hombres y mujeres de todas las pocas, se re laciona con el sexo de los ngeles. El ngeles no hacen el amor, quiz sig manera que los mortales. da pero ms verosmil, sugiere que si bien los ngeles no hacen el amor con sus cuerpos (por la mera razn de que carecen de los mismos) lo ce lebran en cambio con palabras, vale decir con las adecuadas. As, cada vez que ngel y nge la se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mi rarse, seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, son angelicales. (Paso de los Toros, 1920 Montevideo, 2009) Escritor uruguayo. Destacado poeta, ms relevante de la literatura uruguaya de la segunda mitad del siglo XX. Sus obras se hicieron eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales por encon trar salidas socialistas a una Amrica Latina subyugada por represiones militares. Su poesa es reconocida y recitada por el pblico latinoamericano, especialmente los ms jvenes; su narrativa tambin goza de aprecio por la calidad de su obra. El sexo de los ngeles cuento Y si ngel, para abrir el fuego, dice: Semilla, ngela, para atizarlo, respon de: Surco. El dice: Alud y ella, tier namente: Abismo. Las palabras se cruzan, vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos. ngel dice: Madero. Y ngela: Caverna. Aletean por ah un ngel de la Guarda, misgino y silente, y un ngel de la Muer te, viudo y tenebroso. Pero el par amato rio no se interrumpe, sigue silabeando su amor. l dice: Manantial. Y ella: Cuen ca. Las slabas se impregnan de roco y, aqu y all, entre cristales de nieve, circu lan el aire y su expectativa. ngel dice: Estoque, y ngela, ra diante: Herida. El dice: Taido, y ella: Rebato. Y en el preciso instante del or gasmo ultraterreno, los cirros y los cmulos, los estratos y nimbos, se estremecen, tremolan, estallan, y el amor de los ngeles llueve copiosa mente sobre el mundo.

PAGE 13

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511P ARA CONTARTE plejo en construccin cerca de la Gran Mezquita en Arabia Saudita. ms alto del pas con una altura de 601 m, en su torre donde se ubica r un reloj con 43, 43 metros. Situa do en el corazn de La Meca, el reloj podr apreciarse desde una distan cia de 19 millas, ser seis veces ms que hasta ahora se llevaba las pal mas, se iluminar con 2 millones de luces y se convertir en el mayor del mundo. Los relojes de arena ms grandes pest y el del Museo de Arena de Nima, en Japn. Con una altura de ocho y seis metros respectivamen te y un tiempo de recorrido de un ao. Otro gigantesco se exhibe en la Plaza Roja de Mosc. Con 11,90 m de alto y un peso de cuarenta toneladas este probablemente se lleve el rcord. Sin embargo, el ms pequeo mide 2,4 cm. Fue fabricado en 1992 en Hamburgo, Alemania y necesita algo menos de cinco se gundos para que la arena pase de un bulbo al otro. Nada, que los ex tremos!!!!!!!!!!! Me pregunto por qu el hombre tie ne la obsesin de medir el tiempo, ser que sabe que lo tiene contado? Es cierto que todo tiene su tiempo, el trabajo, las obligaciones familiares, la ingestin de alimentos, la diversin quiz sea esta la razn de que desde los inicios de la vida comenz a tratar de apresarlo de todos los modos posibles. Los primeros se regan por el da y la no che, luego guiados por la luz y la som bra; por eso el primer reloj no era ms que una columna y la sombra que esta proyectaba. Ms tarde chinos, egipcios e incas crearon el reloj de sol, solo que cuando estaba nublado o era de noche seguramente se les haca tarde y lo mismo que la columna, se haca intil. Los romanos marcaban velas en for ma de regla para controlar el tiempo en la noche. Las Clepsidras se usaron en no son si no dos vasijas graduadas en las que el agua pasa de una a otra y es el antecesor del reloj de arena que con siste en dos recipientes esfricos de vi drio reunidos en uno solo por un canal y as poder controlar todo un da. Los sacerdotes egipcios la usaban en sus observaciones astronmicas; los griegos y los romanos, en los tribunales. En Atenas, por ejemplo, las audiencias judiciales se dividan, vaciando doce clepsidras, en tres periodos iguales: el primero se destinaba a la acusacin, el segundo a la defensa, el tercero era empleado por los jueces para dicta minar. Cicern hablaba de las horas legtimas que se le deban como ho norarios por sus alegatos. Simptico verdad? El descubrimiento del movimien to de las oscilaciones pendulares se hace en 1583 y con esto llega el reloj de pndulo. Galileo, en sus ltimos aos de experimentacin, alrededor de 1641, proyect el primero, que fue terminado por sus continuadores. El diseo original fue conocido por el fsico holands Juan Cristiano Huy gens y descubri que el pndulo debe describir un arco y no un crculo para lograr el perfecto periodo. Y en 1675 l mismo cre el resorte en espiral re gulador, mecanismo muy simple para hacer funcionar los relojes de bolsillo. lojera y la produccin seriada desplaz la mano de obra, la robtica suplant al ser humano, el cuarzo y los sistemas numricos reemplazan la electromec tecnologa, exacta, fra e indiferente que no tiene la solemnidad armnica de un carilln o la alegra del cuc, pero eso s, continuamos prisioneros del tiempo y del espacio que nos conmina a ser breves! Pero qu hago! se me fueron el tiempo y la pgina Me voy apurada, hasta otrotiempo. Para medir tu tiempo? de todo un poco Por Miriam Anczar Alpzar

PAGE 14

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 Sarah Pascual PARA ABRAZAR LA VERDAD En el nmero de noviembre de 1970, apareci una entrevista con Sarah Pascual, compaera de Mella y representante de esta publicacin en el Congreso de Estudiantes del ao 23. Duran te las jornadas por el aniversario 50 de A lma Mater en 1972, el colectivo visit nuevamente a Sarah para precisar detalles que permitieran ampliar algunos de los temas tratados en el dilogo inicial. Con este trabajo comen zamos a proponerles un grupo de artculos relacionados con la historia de la revista, prxima a cumplir 90 aos. Sarah: Al considerar qu papel jug A lma Mater, qu representa en el movimiento estudiantil creemos, que cuando se funda A lma Mater, en noviembre de 1922, su funcin las distintas facultades en un sentido aglutinante del movimiento estudiantil. Porque en aquel momento las aso ciaciones de estudiantes no tenan lazos o nexos entre s. Cada facultad tena su asociacin con su directiva, su presidente, etc., pero haba una ver dadera desconexin del movimiento estudiantil en sus distintas facultades. Entonces, Alma Mater al fundarse sir ve como punto de contacto entre los estudiantes de las distintas facultades, y hay un inters comn, y hay un obje tivo comn. Alma Mater tereses, las inquietudes, la vida general de los estudiantes en las facultades. A.M: Cul fue el primer sumario de la revista? Sarah: Es muy variado. Y vamos a decir, ligero, estudiantil; hay materiales en tono festivo y otros muy serios. Por Derecho Internacional, muy famoso entonces, y se consideraba que la Facultad de Derecho era el feudo Mc Parland que no es otro que Julio Antonio Mella denomina su te. Tambin hay mucha dedicacin a los deportes porque Mella le daba mucha importancia a los deportes para la juventud. Por ejemplo, apa Aragn, posteriormente Rector, que fue impulsor de los deportes. Y esa inters, le concede que su fotografa aparezca a toda plana. Entonces va a ver muchos mate riales ligeros, festivos y colaboracio nes de muchosElas Jos Entralgo, y unos poemas de Guilln fechados en mayo de 1922 que estn muy inte resantes. Est muy bueno ese poe

PAGE 15

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 ma de Guilln, probablemente ni se acuerde. A.M: Tambin tena secciones Sarah: Hay seccionesuna se de dica a Letras y Ciencias; otra a Far macia; otra a Ciruga Dental; otra a jando la vida estudiantil en un sen tido amplio. No es una revista que exclusivamente se ocupa vamos a decir de cuestiones docentes o la vida estudiantil en toda su varie dad. Toda esa vida alegre, ligera de los estudiantes, de sus estudios, de de un alcance muy amplio. Tambin hay una seccin, y uste des la vern, que se llama Por los del estudiante, y vamos a decir, co sas graciosas, cosas ligeras pero que despiertan el inters sobre la revista en los estudiantes del Instituto. Es la vinculacin de los estudiantes de hacia la etapa futura: su vida univer sitaria. A.M: Usted conoci a Mella en el Instituto? Sarah: No, yo lo conoc antes, yo lo conoc cuando era alumno de la Aca demia Newton, en el tercero o cuarto ao de bachillerato y accidentalmen te; mi primo era de esa academia tambin. Un da yo subo a un tranva, estaba lleno y se levanta un joven, me da el asiento, me lo presenta mi primo: era Mella. As yo lo conoc, en tonces, ya seguimos la amistad, des pus iba al Instituto y all hablbamos. Mella personalmente llevaba A lma Mater al Instituto a venderla all. Per sonalmente se apareca; como la ad ministracin estaba en Obispo, l se apareca con su carga de revistas y las venda en el Instituto. A.M: Por qu la revista se llama Alma Mater? Sarah: Alma Mater como lo simbo liza la estatua que est presidiendo la escalinata y presidiendo la Universi dad, representa el alma universitaria; representa el espritu universitario. Representa la universidad misma. En tonces, la revista se llama Alma Mater para despertar en el estudiante el amor por la universidad. El que no se vaya a la universidad como a un lugar donde se fabrican ttulos y uno lo recibe para ganarse con ese ttulo la vida. No, que el estudiante viva la vida universitaria. Pero que la viva intensamente, con un espritu constructivo. Que el estudian te sienta que est en el alma de su cul tura, en la madre de su cultura, que eso es la universidad. Para despertar en el estudiante el amor por la universidad y el deseo de construir, de ayudar a construir, de ayudar a construir la uni versidad; a mejorar la universidad, por eso se llama Alma Mater A.M: La idea de la fundacin de la revista es de Mella? Sarah: Es de Mella. Y el impulsor y animador de la Federacin, fjate que es de la Asociacin de Derecho de donde se citan a las otras Asociacio nes de alumnos para que concurran a fundar la FEU. Aqu, en el primer n mero, encontrars un editorial que qu es Alma Mater Y vers como aqu se reclama el estadio que ahora disfrutan los estudiantes, entonces era una aspiracin. Inclusive, hay en otro nmero de la revista un llamado a los graduados y a la poblacin en general entonces dice en otro prrafo: la boraremos por la unin de los estu diantes cubanos en una Federacin que nos haga fuertes y capaces para defender nuestros derechos, para progresar, para aprender cuando jvenes las conveniencias de la her mandad, de la unin y as aprender a encontrar en el maana la solucin a nuestros problemas nacionales. Ya hay una preocupacin poltica desde el primer editorial. Ms ade lante est la importancia que le dan a los movimientos estudiantiles lati noamericanos; despus se habla de la renovacin de la Universidad, de que los estudiantes del siglo XX no pueden ser regidos por principios hechos para seminaristas de hace dos siglos. As que ya se ve una pro yeccin. A.M: Cundo es que aparece como rgano de la FEU? Sarah: En el primer nmero, no. En el segundo nmero aparece el llamamiento de la Asociacin de Derecho citando a los presidentes de las escuelas. Fjense que Alma Mater sale a la luz en noviembre. En diciembre es que se da el chispazo para crear la FEU, y es justamente, en ese segundo nmero de Alma Mater que se cita a los presidentes y dirigentes de las distintas faculta des para constituir la Federacin. Y no es casual que esa cita parta de la Escuela de Derecho de donde es Mella estudiante y dirigente del mo vimiento estudiantil all. Si nosotros observamos la activi to a cada organizacin que Mella funda va paralelamente el rgano de divulgacin de los principios de esa organizacin. En eso ha segui do una lnea, una prctica leninista.

PAGE 16

Fjese que se hace la FEU y surge previamente o paralelamente casi A lma Mater Todava en el transcur so de eso hay un boletn para hacer ms corta la periodicidad de salir la publicacin. El boletn ese iba a ser semanal o quincenal. Despus l considera que hace falta otro material ya en pleno Congreso del ao 23; otra revista que profundi ce ms, sin desechar la revista ms ligera y ms amplia que es A lma Mater. Y funda Juventud. Mella se liga al movimiento juvenil mexicano e inmediatamente surge El Tren ese de izquierda revolucionaria en Mxico dirigido por Mella dentro de la Universidad donde l se matricula como estudiante. Adems, l escri be copiosamente en El Machete. Cuando l funda la Asociacin de Nuevos Emigrados Revolucionarios inmediatamente surge Cuba Li bre. Es decir, Mella no conceba una organizacin sin un rgano de publicidad, como deca Lenin, ese es el hilo conductor entre los dis tintos grupos, entidades, personas que a travs de un peridico se enlazan. Eso es una prctica que Mella llev consecuentemente en todo su trabajo organizativo: la di vulgacin, la publicidad, el rgano de divulgacin. A.M: Qu papel juega Juventud? Sarah: Ya hay una conciencia ms alta en un sector mayor del estu diante, y en aquella pequea van guardia Juventud juega otro papel, publica materiales importantes, en primer lugar se le vea una proyeccin marxista y se haca referencias a tex tos marxistas, adems al movimiento latinoamericano estudiantil. El for mato de Juventud es ms pequeo y su contenido distinto, ms profundo y directamente poltico, aunque sigue siendo estudiantil. A.M: La aparicin de Juventud sig Alma Mater ? Sarah: No, la aparicin de Juventud es ensanchar y profundizar, pero no es chocar. A.M: Se puede decir que la publica cin donde se profundiza ms el pen samiento de Mella es Juventud ? Sarah: S, Mella se independiza porque Alma Mater era una amal gama, participan estudiantes de distintas ideologas, aunque el cen tro de la revista y su tcnica se la da Mella. Adems, yo considero que no es incorrecto que esa revista haya salido con esa amplitud, porque en aquel periodo no haba un pensa miento avanzado en la totalidad de la juventud. Era una pequea mi nora que empezaba a darse cuenta de la realidad y si hubiramos salido sivamente poltica nos hubiramos

PAGE 17

Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 la voz de los universitarios A lma Mater acabada yo de matricular en la universidad. Tambin me llam para representar una revista que estaba en ciernes, que es Renovacin y que en mi opinin, no se lleg a publicar. Y volvemos a eso de que Mella junto con otros compa eros crea el rgano de publicidad. El grupo Renovacin lo fund Mella junto con otros compaeros para estudiar marxismo-leninismo. Pertenecamos al grupo Renovacin los que estbamos interesados en estudiar marxismo y otras nuevas doctrinas, que eran para nosotros una luz tremenda para com prender los problemas del imperialis mo y la situacin de Cuba. Y l quera hacer el grupo Renovacin Mejor di cho, hizo el grupo Renovacin y quera hacer una revista, rgano del movi miento. Pero despus se decidi e hizo Juventud ms amplia todava, con los mismos temas trabajados por Renova cin pero con el nombre de Juventud la cual le quitaba cierta estrechez y le daba mayor amplitud, a pesar de que el contenido era el mismo. Pero sin abandonar Alma Mater porque Alma Mater era la que atraa a todos los es tudiantes como quiera que pensaran, que entonces el cambio de posicin vendra en el proceso. A.M: Cmo recuerda a Mella en el Congreso? Sarah: Mella era un hombre muy activo, de una energa tremenda, un orador entusiasta que impregnaba en el pblico su oratoria. No era un decla mador cursi de esos, sino ese tipo de orador que no habla para orse ni para que lo oigan, sino para abrir las con ciencias. Hay oradores que es como que hi cieran un canto de sirenas para ellos mismos, para recrearse en lo lindo que estn hablando o para encantar a Era un orador que iba directo a la cabeza de la gente. Otra caracters tica de Mella es que saba atraerse a la gente, es decir, no era sectario, y eso le permiti arribar a todas esas conclusiones del Congreso que son importantes. l era una gente jovial, no era un hombre de esos, que andan con el libro debajo del brazo y la cara se ria. Vesta bien porque su padre era sastre, no es que se acicalara, sino cortada, no quiere decir que todos los das se estuviera estrenando un traje. Tena el traje crudo, ese que siempre llevaba puesto y siempre andaba limpio. A.M: Cmo recuerda la Universi dad de la poca? Sarah: La escalinata, olvdate, que no exista. Aquello era una loma de piedra y hierba hasta el Alma Mater El Alma Mater s exista y lo que es el rectorado y el Aula Magna, una sala de conferencias que era una antigua caballeriza o algo as. Para entrar a la universidad se entraba por una esca lerita estrecha que haba en la esqui na de L y 27 de Noviembre. A.M: Y el Patio de los Laureles? Sarah: Yo recuerdo all la ltima vez que Mella fue a la Universidad, el 26 de noviembre del ao 25. l estaba expulsado de la Universidad. Entonces yo recuerdo que l viva en 12 y 23, y yo voy en un tranva y sien to que es Mella quien se ha subido en la ventanilla por fuera del tranva y me dice: qu tal, cmo anda aquello? y le digo: Mira, acabo de dejar la Universidad, en el teatro de Medicina hay una asamblea. Y distanciado de la mentalidad del resto de los estudiantes. Pero, den tro de eso, en los editoriales, se ve una proyeccin. Y en medio de la risa, de la broma, aparece la orienta cin poltica que se va agudizando, profundizando, no solamente en los compaeros, sino en el propio Mella y en todos los compaeros. Son j venes de 19, 20, 21 aos que abren los ojos a la realidad y se van dando cuenta, su pensamiento se va escla reciendo, pero eso no se hace en un da. Por lo menos, en Mella fue casi un chispazo instantneo porque en ocho o nueve meses ya se convierte en un lder tremendo. A.M: Llegaron a salir juntas am bas publicaciones? Sarah: Yo creo que no. Yo me a Juventud y ser Mella el centro de Alma Mater no, yo represent a Alma Mater en el Congreso. A pesar de ser alumna del Instituto, yo estuve muy cerca de Alma Mater a travs de Mella, tan es as que yo llego a la Universidad en octubre y despus que uno se matricula como novata, mi primer da de clases fue participar en la re unin de admisin de los temas del Congreso. Mella fue quien me nom br delegada de Alma Mater y de la revista esa, Renovacin que era un folletincito, un boletincito. Cuando se da el Congreso, Me lla, como es natural, sabe que van a haber hondos debates, fuertes; como enseguida se dividieron en izquierdas y derechas. l aseguraba tener una delegacin de izquierda entre los delegados. Por eso es que me designa junto con dos compa eros para representar la revista

PAGE 18

dceme: Maana mismo voy para all. Y fue. Entonces, yo recuerdo, me parece estar viendo esto, viene la masa de estudiantes de Medicina del fondo del hospital, y entonces haba como una arcada as entre las aulas de Derecho y por ah desemboca la masa estudiantil con Mella a la ca beza dando gritos, se para en el Pa tio de los Laureles, se sube en uno de los bancos y desde all habl a los estudiantes. A.M: Hasta qu ao estuvo Mella dirigiendo la Revista Alma Mater? Sarah: Yo dira que hasta el ao 23 y parte del 24. Porque ustedes saben que el movimiento estudiantil sufri sus altas y sus bajas. Precisamente, ya en el ao 24, la Universidad Popu lar no tena dentro de la Universidad reaccin, que ya haba dominando al guna parte de los sectores estudian tiles, y desde luego, el profesorado fundamentalmente el rectorado, pues le hizo la vida imposible en la Universidad. Yo tengo una carta de Mella, donde l orienta desde Cama gey, donde est pasando dos o tres semanas, que saquen ya la Universidad Popular de la Universidad, porque all no hay ambiente para hacerla, y que lo mejor es ir a los sindicatos obreros, como realmente se hizo. Y efectiva mente, con un xito mayor porque fue mayor la amplitud que alcanz, bueno, es una especie de universalizacin. Sa car de la universidad aquello y llevarlo a los sindicatos obreros, y aprender mucho de los obreros por parte de los estudiantes que bamos a dar las clases. Aprendamos la mecnica y el desarrollo del movimiento sindical y se realizaba una lucha ideolgica gran anarcosindicalismo y haba que com batir eso. A.M: Por qu Mella se vincula al movimiento obrero? Sarah: Mella se vincula al movimien to obrero por varias causas. Primera, su honradez y sinceridad revolucionaria. l, ya en el ao 23, haba ledo libros marxistas, pero, aparte de eso, l tiene dnde se tira Juventud ? Y creo que hasta Alma Mater en la imprenta El ideal, de los torcedores. Esa impren ta que dice El ideal es la que han comprado los obreros torcedores con su dinero para tirar su revista, y adonde Mella lleva su revista uni versitaria. Y quin es el corrector de pruebas all?, pues nada menos dos los das hablando con Carlos Y cuando la Universidad Popular va para el centro obrero, quin di rige el Centro Obrero?, pues Alfredo Lpez. Y Alfredo Lpez forma parte de la Universidad Popular. Elementos fundamentales, uno del movimiento obrero, otro de la ideologa marxista eso en Cuba. volucionario es inteligente, honrado y sincero, no teme fundir su vida con la clase obrera, porque hay algunos que comprendan eso pero no era productivo, era muy improducti vo. Cuando faltaba esa honestidad para abrazar la verdad aunque uno se quemara con ella. Entonces Mella coge ese camino. l comprende por Mart el fenmeno imperialista y por Lenin aprende el camino para liqui dar el imperialismo.

PAGE 19

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 fotorreportaje Texto y fotos : Elio Mirand El XVII Modelo de las Naciones Uni das (ONU), Havmun 2012, tomo por asalto este ao el Colegio Uni versitario San Gernimo de La Ha bana, as como el Aula Magna de do su propsito de reinterpretar y reformar el proceso de trabajo de esa organizacin.HAVMUN

PAGE 20

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511

PAGE 21

lo largo de varios aos he mos visto cmo se han ve nido caldeando los nimos entre los distintos pases del globo. No importa de qu religin, etnia o regin del mundo seas, ni qu ideas abraces; la poltica del im perio ha lanzado la consigna de que si no ests conmigo ests contra m, pero esta estrategia guerrerista no es nueva bajo el sol. Si el 6 y el 9 de agosto de 1945, fechas en que fueron lanzadas la bombas nucleares de 200 kilotones en Hiroshima y Nagasaki, comenz la guerra fra entre dos bloques, la OTAN y el Pacto de Varsovia, lidera dos por las superpotencias de Esta dos Unidos y la Unin Sovitica, res pectivamente; esta no termin con el derrumbe del campo socialista de Europa del Este en 1990, y la URSS en 1991. Durante 45 aos estos dos gigantes se enrolaron en una cadena armamentista y en periodos de tensin poltica y hasta militar que tuvieron como punto cumbre la llamada Crisis de los misiles en octubre de 1962. Sin embargo, la sangre nunca lleg al ro blico. Despus del derrumbe de principios de los 90, el mundo qued sumido en la unipolaridad de una nica superpo tencia hegemnica, pero la historia humana es un proceso en espiral con avances y retrocesos. Es conocido por todos que la tradicin heroica de un pueblo no se elimina por decreto ni por cambios en su poltica o en su base econmica; ni 45 aos de guerra fra desaparecen tan fcilmente de la men te de los poderosos, sobre todo de los apetitos de superioridad mundial bajo el rasgo dominador de reparto econ mico del mundo por las asociaciones capitalistas internacionales; y, a pesar de que Rusia ha elegido el camino del capitalismo a imagen y semejanza de los grandes capitales occidentales, los Estados Unidos reconocen en ese pas al gigante dormido y latente de la ideo loga proletaria esgrimida por Lenin, que en un lejano 1917 vio terreno frtil para su triunfo. Si bien los bolos, en medio de la confusin inicial del cambio, equivoca ron el camino y creyeron en la buena voluntad imperial, ejemplo de esto lo constituy la retirada de la base radio escucha de Lourdes en Cuba con el ob jetivo del presidente V. Putin de tener un gesto de buena voluntad y amistad con su homlogo estadounidense; con el transcurso de estos 20 aos de nue va amistad algunos sucesos acaecidos han dejado claro que, en realidad, el gran capital no tiene ms amigos que los billetes y las cuentas bancarias, y el carcter no tan reaccionario de la so ciedad rusa an constituye un fantasma que horroriza al poderoso. La mentalidad imperial no admite cualquier vestigio de competencia que atente contra su hegemona. No impor ta si se es su amigo y colaborador, El verdadero n de la guerra fra? Por Lizardo Salazar Tibau Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 la voz de los universitarios

PAGE 22

si un pas osa desarrollarse a tal punto que se convierta en un competidor pe ligroso despertar sus celos y su ira. Tal es el caso de Rusia y China, ambos per tenecientes al grupo no formal llamado les cinco pases con economas emer recientemente, frica del Sur. El mundo ha dejado de ser unipolar para conver tirse en multipolar y, en poca de crisis de los viejos gigantes, estas economas han seguido creciendo y sosteniendo la economa mundial, basados en su con sumo interno, por tanto, se han colado en el listado de las principales econo mas del mundo. El viejo imperio ve como un peligro el poder alcanzado por sus actuales socios comerciales, pero tradicionales enemigos polticos. Cabe preguntarse: Si el fantasma del comunismo ha desaparecido, para qu seguir con una loca carrera armamen tista? De quin se quieren defender Estados Unidos y la OTAN? Tal parece que reconocen en la voluntad del pue blo ruso que sienten que algo ha que dado inconcluso en cuanto al proyecto social que concibieron y temen que un da decidan retomarlo y llevarlo a cabo. Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 Ya no es solamente contra Rusia, ahora les preocupa tambin la sociedad chi na con sus 3 mil millones de habitantes que, segn la lgica, est llamada a ser por su poblacin la verdadera primera potencia econmica y poltica mundial. Es cierto que Rusia y China pecaron de ingenuos al no vetar la resolucin de Occidente contra Libia y, por tanto, se convirtieron en cmplices mudos del crimen cometido all por los rebeldes han abierto los ojos ante las verdaderas intenciones imperiales y eso ha signi est dividiendo en dos bandos, si no de Estados Unidos del escudo antimi siles en las propias narices de Rusia? Rusia y China han vetado la resolucin que pretenda sancionar an ms a Siria y la reaccin imperial fue prepotente y amenzante. En momentos en que el mundo se acerca a un momento de clmax pol tico en cuanto a tensiones y el peligro de una guerra mundial y/o nuclear, te nemos de un lado a un Estados Unidos que ya no se anda con tapujos al prac ticar su frmula de invadir a quien no se le pliega sin dar explicaciones y por su santa voluntad, y del otro lado a Rusia que ha tomado conciencia de que el imperio an lo mira como a su enemigo y le duele respetarlo por la fuerza que todava posee, por tanto, se ha empeado en reasumir su pa pel histrico de potencia, apoyando actualmente a Siria e Irn. Estados Unidos se empea en convencer a los de la patria de Lenin que el escudo antimisiles tambin los protegera a ellos del ataque de otras potencias (China supongo) aplicando la vieja frmula maquiavlica de Di vide y vencers, pero a estas altu ras alguien cree semejante cuento? Y queda en el aire una pregunta an mayor: Hemos presenciado el ver (Colaboracin del peridico uni versitario de Ciego de vila) la voz de los universitarios

PAGE 23

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 22 Celuloide cenagoso Breves apuntes tras el estreno de Verde Verde Por Pavel Lpez Guerra Fotos : Cortesa del Centro de Informacin del ICAIC la voz de los universitarios erde Verde no agoniza vctima del asedio, ms bien exhibe sin culpas las pstulas consustan ciales a una enfermedad adquirida y que ha hecho estragos durante dca das en ciertas zonas del cine nacional: la extenuante carrera por la trascen el kilmetro de la elementalidad re ferencial y esttica. El ncleo de la cinta de Enrique ( La bella del Alhambra a psicoanlisis lacaniano desfasado, lo calizable en su vuelta de tuerca sobre en el mundo externo, aguijoneados como estamos por el otro en nues tro subconsciente. Aqu el escarceo ertico (rematado en tragedia) entre un hombre de orien tacin bisexual y otro empeado en ne gar cualquier inclinacin que lo desve de la heterosexualidad hegemnica, se construye siguiendo una ruta metdi la sensibilidad e intelecto a prueba de balas del director. La cinta dibu ja el vrtigo de un cuerpo identitario dominante, frente a su opuesto; vr tigo que no tarda en convertirse en declive; declive que muy pronto se transforma en culpa; y culpa que se intenta solventar, precaria e infruc tuosamente, con la aeja dupla del crimen y el castigo. Crnica del naufragio de cualquier cin de la cada como destino

PAGE 24

irrevocable de todas las mscaras. Tesis que se complejiza con tan solo evocar los evidentes cruces entre sexualidad y nacionalidad: la nocin de crisis, no obstante articularse des de la perspectiva de gnero y orien tacin sexo-ertica, contamina todo un sistema de convenciones cultura les e ideolgicas en las cuales hemos intentado reconocernos a travs de los aos. Sin reparar en el ruido incorpora do por la ambigedad de una cinta, de la cual nunca queda claro si per cional de aquellos condenados a la estigmatizacin en ciertos periodos oscuros de nuestra historia, o de nuncia la persistencia de dichos fan tasmas en el presente; lo cierto es que las potencialidades dialcticas de Verde Verde (evidenciadas por el en frentamiento, al centro de su trama, de vectores psicosociales en las ant podas) se estrellan contra un muro de contradicciones, levantado a base de tualizacin, las dosis aletargantes de verbalismo y la, ya comn en el cine ontolgico y sociolgico del discurso. De entrada la comunin con el uni verso de Roco Garca, refrendada por los emplazamientos que foto y direc cin de arte esculpen con absoluta destreza (sin contar la aparicin de la propia pintora dentro del argumento y la insercin de algunas de sus pie zas como parte del montaje), deviene gesto que se debate entre la osada y la ingenuidad. Y es que Roco, al mo verse como se mueve dentro de un mundo de espejismos mltiples, ha convocado de siempre desde las ms mojigatas oposiciones, hasta los ms epidrmicos entusiasmos. En principio no pocos tpicos visuales de la artista se reciclan concienzudamente en la propues el marinero, respaldando un mundo pletrico de ambivalencias en el cual se agitan, indistintamente, libertad y encierro, rivalidad y afecto, estatismo y trnsito, rudeza y vulnerabilidad, jun to a ciertos subtextos que redundan en lo precario y endeble de cualquier discurso de poder bajo las interferen cias impertinentes de la libido. en su ejercicio de apropiacin de va rios signos de la obra de Garca, en especial, la manera como dota de densidad y sentido el espacio don de se mueven sus extraas criaturas, adems de la habilidad para disec cionar la trabada relacin entre Eros y Tnatos, sexo y muerte, de tanta relevancia dentro del acervo cultural occidental.

PAGE 25

la voz de los universitarios 24 Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 nea dentro de una zona simblica, hbitat privilegiado de innumerables fetiches y sublimaciones sexuales, que lo mismo argumentan cierta hiptesis de libertad individual, que encubren una red de precariedad afectiva, frustracin, impotencia, ra de crueldad donde las obedientes militancias en posturas sado-maso constituyen prctica del da a da. Un no lugar que remite por mo cas como el negro (otro disfraz, en este caso genrico), no acciden talmente interesado tambin en las dinmicas de dominacin-subordi nacin entre caracteres masculinos. Tierra prometida para la ostentacin del deseo, donde el deseo cristaliza, paradjicamente, desde un rgido ritual que evidencia cmo cualquier gesto emancipador no trasciende los construccin interesada, escape virtual, representacin pura y dura. De ah la belleza que brota de las tensiones entre los protagonistas de esa fuga ilusoria, dentro de la cual la violencia (que alguna que otra vez desemboca en crimen) deviene reverso de la pasin y el amor incon fesados, reprimidos o irrealizables en Universo de asociaciones, manci lladas en el celuloide como conse cuencia de una voluntad esttica que cree emular la riqueza alusiva del re ferente plstico convocando apenas ciertas tonalidades cromticas y al gn desnudo trasgresor. El escenario extrava sus potencia lidades alocutivas dadas las incon gruencias de un guin que, cuando viene al caso, explota el entorno en tanto instancia abstracta, sin anclajes precisos contextuales ni culturales, para luego contaminarlo (creo que por defecto y no por efecto) con seales que remiten a un lugar y tiempo espe y gestualidad criollas que dispen san los protagonistas, matizado por la irrupcin de citas al cancionero y re franero popular actual. Estrategia que los transforma en tiernos aseres de Centro Habana. Cualquier registro puede resultar vlido; funcio nara tanto lo uno como lo otro, pero eso s, jams lo uno con lo otro. A ello agreguemos ese asesinato postrero (con castracin incluida) que lejos de evocar la irremediable con truccin, aquel rostro sangriento de la felicidad que conociera en de los sentidos de Nagisa Oshima, su insuperable paradigma, en Verde Ver de constituye coartada para la nega cin del placer, la mutilacin de la identidad, subterfugio del miedo a romper las cadenas. Lectura que parece traicionar la que del signo propone la fuente pictrica que sirve de inspiracin. Pero nada como la inoperancia aplastante de los dilogos para en turbiar los nobles propsitos de la pelcula. El cdigo lingstico fraca sa en su bsqueda desesperada del potico aliento, aqu ingenuamente disfrazado por una postiza y poco orgnica simbiosis entre lo culto y lo popular, que los realizadores no pue den, evidentemente, resolver. Cuando se intenta dispensar ambi por el trasfondo ldico que acompa a el ritual inicial de acercamiento

PAGE 26

entre los dos hombres, se viaja de la desesperada pretensin de sutileza al reinado desptico de la obviedad: A m me gusta todo (repiten hasta el cansancio); Todava no me has di cho cuando me vas a ensear lo que me dijiste (aqu germina una cu riosidad de jardn de la infancia); Uno no sabe lo que est arriba o abajo, entre otras delicadezas. A veces el culto a la evidencia se concreta en sintagmas visuales de peligroso anclaje local, como aquel donde el protagonista le saca a su interlocutor el machete (?!). En otros casos esa folclrica inca pacidad para sumergir la tesis en la accin dramtica, tan usual dentro del sptimo arte insular, cristaliza tambin de forma vergonzosa. Rep sese la secuencia donde se discuten las ventajas de la opcin sexual escogi da. All se transita del didactismo esco lar (T sabes lo que es haber nacido para varn y pasarse la vida recibiendo rencor, desprecio, persecucin?), al proselitismo cndido (un homo sexual es alguien que anda buscando su otra mitadun hombre que lo ha gozado todo, sin prejuicios, que sabe vivir la vida), pasando por la oposicin tpica (pero es que eso es una de pravacin, una asquerosidad, una LA CRA SOCIAL). Con frases como esta ltima (por dems, de psimo gusto) se corrobora la ausencia de hbitos o determinacin dentro del cine del pa tio para respaldar un enfoque de es trictas connotaciones ontolgicas, casi siempre ultrajado por esa necesidad de meditacin social con la cual se quiere proteger y legitimar el discurso. Una vez ms el arte cubano paga los platos rotos de una dinmica so cial subsumida, condicionada y jalo nada por la desesperada obsesin con la trascendencia, escudo tras el cual disimular las frustraciones coti dianas y el extravo existencial. La pelcula se paraliza as, a medio camino entre la ambicin temtica y la mediana expresiva. Q uienes bien lo conocen, no cuestionan ni un ins tante la agudeza de emociones y la en esta ocasin, tal cual suele acon tecer, el talento extravi los meca El verde del ttulo no remiti, para tristeza de todos, ni a frutales ni a frugales referentes, ms bien a la inestable y engaosa naturaleza del pantano.

PAGE 27

la voz de los universitarios Por Jorge Sariol al vez los peligros biolgicos sean los ms insondables porque se desatan en la guerra y en la paz; entre ateos y creyentes, igual en los polos que en el abrasador desierto; en medio de zonas urbanas o en remotos parajes de la Amazona. Aparecen empuados por legiones organizadas en guerras secretas; blandidos por pequeas agrupaciones terroristas o en manos de solitarios snipers del bioasesinato. Saltan a escena en sencillas instalaciones mdicas de atencin primaria y secundaria o en complejos laboratorios donde se manipulan genticamente organismos vivos. Por un pequeo error o por un descuido del tipo quin-iba-a-pensar! escapan sin control de una redoma y como genios del mal txicos, alergnicos o con alteraciones de nutrientes afectan a especies que no entraban en los clculos y tambin, de rebote, a seres humanos y al ecosistema. Pudieran arribar a lomo de animales exticos por introduccin de contrabando o por invasin natural, o de especies, subespecies, variedades o razas, por va institucional, sin que medie un profundo anlisis ecolgico o un sencillo protocolo de procedimientos. Para enfrentar tales inseguridades valen las preocupaciones ticas, soBioseguridad Encrucijadas de la vida Algunos hablan de paranoia. Otros ignoran los peligros; pero quien posea un mnimo de sentido comn sabe que en este mundo complejo y un tanto excntrico toda precaucin es poca. ciales y religiosas; ayudan las estrategias econmicas sostenibles y sobre todo y tecnlogos. Sin embargo, no basta. Y la humanidad, precavida, invent la palabra bioseguridad y la convirti adems en una disciplina para que se ocupara de prevencin y control de riesgos biolgicos. ... El archipilago cubano es escenario de varias encrucijadas que obligan a colgarse del cuello el pesado, pero obligatorio lastre de la alerta biolgica. Tal vez la ms difcil por sutil transite por la rbita geopoltica de EE.UU., en una guerra contra Cuba sobre la que no caben ya ms suspicacias. Sin embargo existen otras, de las cuales dos son enormes. Por encima de la isla y sus cayos adyacentes cruzan dos rutas de aves migratorias la de la costa Atlntica y la del Mississippi con cuatro corredores fundamentales: la Pennsula de Guanahacabibes (Pinar del Ro), la Pennsula Hicacos (Matanzas), Archipilago Sabana-Camagey y Gibara (Holgun). Monumentales y diversas bandadas de aves cruzan de Norte a Sur o viceversa y hacen escala. Tienen ruta habitual en etapa de migraciones 85 especies residentes invernales, 75 transitorias regulares y siete visitantes ocasionales mayormente del norte; ocho especies de Sudamrica residentes de verano se suman al ajetreo, ms las que hacen aterrizaje forzoso y aqu se quedan por das. Algunos inconscientes realizan capturas, por deporte o con nimo de lucro Son miles de pjaros, posibles portadores de agentes patgenos para los cuales la avifauna cubana pudiera no tener defensas naturales. Los incrdulos se ren, pero la experiencia recuerda que en Asia un da circul as el impresionante desparrame del virus letal de la gripe aviar. to de las enfermedades emergentes y reemergentes que se presentan en el mundo constituyen zoonosis, afecciones trasmitidas por animales, Alma Mater /abril 2012 / No. 510 26 ciencia, tecnologa y sociedad Por Jorge Sariol

PAGE 28

la voz de los universitarios Las aves que con mayor probabilidad migran hacia Cuba son las que se reproducen en los EE.UU. De las especies de aves de donde se ha aislado el virus del Nilo Occidental en ese pas, ms de 60 llegan a Cuba Entre los sitios del archipilago cubano donde cada ao llegan un gran nmero de aves en la poca de migraciones, se encuentra el especies de mosquitosEl ciclo endmico de la enfermedad del Nilo Occidental se mantiene a travs de mosquitos Entomoflicos De cuatro gneros de mosquitos de donde se ha aislado el virus en EE. UU., 7 especies estn presentes en Cuba Fuente: http://www.bvs.sld.cu/revistas/mtr/vol58_1_06/mtr06106.pdf Occidental. Expertos estiman que en una reemergencia del virus de la gripe aviar Hipotticamente podran morir 70 millones de personas. GAJES DEL OFICIO? Otro de los campos de riesgo est en el amplio sistema de salud cubano. Diariamente se procesan gran nmero de muestras de material infeccioso en laboratorios clnicos y de microbiologa. Un estudio sobre seguridad biolgica, dio por resultado la necesidad de aumentar la cultura en este tema entre laboratoristas con programas de capacitacin, incluso, para directivos, entre los cuales un derrame de material infeccioso, roturas de tubos con cultivo, pinchazos con agujas hipodrmicas y difusin accidental de aerosoles infectivos en ambiente laboral son parte del margen de error. En todos los casos se demuestra que los peligros se minimizan a partir de tcnicas y procedimientos correctos, diseo adecuado de instalaciones y facilidades de laboratorio. Cierto es que la prctica de prever riesgos biolgicos vena ya desde 1848. Poco despus de la muerte del sabio cubano don Toms Romay promotor de las vacunas en Cuba, la vigilancia epidemiolgica en la Isla se encomend a juntas de sanidad, encartoria a todos los esclavos que llegaban a puerto, como condicin previa para su venta y, en caso de sntomas de viruela, esclavos y tripulantes deban pasar por igual la ms rgida cuarentena. Siglo y medio despus, un sistema de seguridad biolgica nacional estructura todos los posibles modos de contrarrestar riesgos en esa rea. En los niveles superiores del sistema est el Centro Nacional de Seguridad de organizar, dirigir, ejecutar, supervisar y controlar las medidas encaminadas a dar cumplimiento a las obligaciones contradas por la nacin en el concierto de normas e instrumentos jurdicos internacionales relacionados con la seguridad biolgica. El Decreto Ley No. 190 de la Seguinvestigacin, ensayo, produccin importacin y exportacin de agentes biolgicos y sus productos, organisAlma Mater /mayo 2012 / No. 511 mos y fragmentos de stos con informacin gentica. El complejo entramado jurdico incluye una Lista microorganismos e invertebrados, de plantas y animales transgnicos y para el otorgamiento de autorizaciones de seguridad biolgica. Pero el campo de accin es muy grande. La cultura de seguridad biolgica es, a juico de expertos, la piecomenzar por la educacin y acceso a la informacin, para una verdadera participacin pblica, formadora de la conciencia ciudadana. 1. http://www.radioangulo.cu/variedades/especiales/16133-aves-migratorias-en-busca-de-alimentos.html dicas de atencin primaria y secundaria/ Mara del Carmen Prez Cueto y Gladys Antonia Cueto Montoya/ Revista Cubana de Medicina General Integral/Versin impresa ISSN 08642125/http://scielo.sld.cu/scielo. php?script=sci_arttext&pid=S086421252007000100014 3. http://www.medioambiente.cu/ oregulatoria/cnsb/index.htm

PAGE 29

Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 la voz de los universitarios la voz de los universitarios Todos debemos ser campeones Puedes enviar tus trabajos y opiniones a nuestro correo: almamater@editoraabril.co.cu deporte Por Diosmel Galano Oliver, estudiante de Periodismo Fotos : Archivo la voz de los universitarios la voz de los universitarios la voz de los universitarios Puedes enviar tus trabajos y opiniones a nuestro correo: almamater@editoraabril.co.cu

PAGE 30

Hoy me he sentido ms camageyana que nunca institucin y son palpables los cam bios positivos, deben sentirse muy orgullosos. El segundo en entrar al cajn de lan zamientos fue Ral del Pino Salfrn (5to. Periodismo), visiblemente presionado por el lanzamiento anterior: A Reinaldo Taladrid no quisiste lanzamiento, nos lo dirs a los estu diantes universitarios? Pocas veces yo veo las competen cias porque la Yipsy del certamen no se parece en nada a m. En cada compe tencia la adrenalina me transforma y eso es parte del deporte, una va para animarme. Yo amo mucho mi deporte porque a travs de l me desahogo, adems todo cubano se imagina lo que digo. A sus 30 aos, la carrera deportiva de la martillista se acerca a la meta, de ah el inters por conocer cules son los planes posteriores al retiro. Yo coment que estos seran mis ltimos Panamericanos porque no pienso llegar a Toronto 2015. Ahora mi objetivo es tener una buena actuacin en la Olimpiada de Londres. All quie ro llegar a un registro que ronde los 77 metros, de lograrlo sera un excelente resultado para mi despedida, aunque no obtenga el metal dorado. En Lon dres voy a luchar con todo para darle al pueblo cubano la actuacin que siem pre esperan de m. Actualmente estar lejos de mi familia me resulta muy difcil porque extrao mucho a mi pequeo y des pus de mi salida de las competen cias quiero dedicarle todo el tiempo y amor. Tengo inters de superarme y planeo que la cigea me visite por segunda ocasin. La situacin contina tensa, los criterios especializados erraron y no se vislumbra un seguro ganador. Alexei Npoles Gonzlez (4to. Perio dismo) entr al cajn de lanzamien to con total determinacin, era el era la tercera de tu carrera en esas lides? Me siento muy contenta con el resultado de los pasados Pana para m ms que las preseas mun diales porque representa un premio a la doble labor que actualmente desempeo: como madre y como deportista. Ahora el esfuerzo es mayor, cada maana me levanto temprano y preparo al nio para el crculo y en los entrenamientos trabajo sin descanso para poder ir a buscarlo y sin el apoyo de mi fami lia sera imposible cualquier logro, aunque no dejo a un lado mis debe res de madre. s dijo Yipsy Moreno a los estudiantes y trabajadores de la Universidad de Cama gey Ignacio Agramonte y Loynaz, cuando la estelar deportista visit a los moradores de la casa educativa del Mayor. Con las melodas del grupo musical Vocacin y el tumbao del conjunto artstico Maragun, Yipsy demostr sus dotes de bailadora y al ritmo de La caringa y El papeln disfrut la de mostracin de la vanguardia cultural de la primera universidad creada por la Revolucin. Despus del mar de fotos que sus admiradores le robaron con los len tes de las cmaras digitales y los m viles, lleg la tranquilidad y tambin la oportunidad de dialogar con una de las atletas ms carismticas de la actualidad. Todos los entrevistadores queran comenzar, ella muy dispuesta nos de dic parte de su tiempo y de uno en uno comenzaron los lanzamientos. Alberto Len Pacheco (4to. Pe riodismo) abri la ronda de pre guntas con un envo superior a los 70 metros: Cmo te sentiste en nuestro centro? Me encant la acogida tan espe cial que me brindaron, sinceramente no tengo palabras para agradecerles. Haca algunos aos que no visitaba la

PAGE 31

la voz de los universitarios la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 os islas esperan ser habitadas entre lunes y sbado durante todo el curso. Ambas tienen garantizadas un nmero considerable de nufragos obligados a permanecer en ellas sin que medie un accidente, catstrofe o algo que provoque el cataclismo, hasta que llegue el barco que le corresponda a cada cual segn el horario, la cantidad de personas, el orden, la disciplina, y la acertada gestin de un marinero que viste, en este caso, un traje amarillo. Famosas islas a las que no les rodea el mar, sino que las divide una larga carretera de norte a sur y viceversa; islas en podra usted conocerlas con otro nombre mucho ms singular, preciso e ingenioso: la parada de los amarillos. Todos pedimos en silencio, como los peces, que pase rpido algo; hace falta que no haya tanta gente; que est Abril porque a ese s no se le va un carro; que paren las guaguas; etc., deseando condiciones favorables con respecto a un da de suerte en el que todos los sentidos, en el momento en que lleguemos. Ocasiones as no son muy frecuentes, quedan ms en el deseo y la coincidencia que en el plano de la realidad, pero darse aliento condicionado por la idiosincrasia del cubano que ayuda a aliviar el estrs y a enfrentar con optimismo una corta, media o larga estada, sentados o de pie, solos o acompaados, en la sombra o bajo el sol, con dinero o sin l, con ltimo o sin ltimo, y hasta, desafortunadamente, con o sin amarillo(a). La situacin del transporte es conocida por todos, se vive en la botella, y para quien trabaja o estudia en la Ciego de vila representa una cotidiaagradecemos sinceramente que exista un cuerpo de amarillos que exija a conductores de vehculos estatales detenerse y ceder el espacio; se presta as un servicio consciente, solidario y beLa verdad puede ser otra y no estamos en desacuerdo, tener solo voluntad veces pesa y se esquiva para preservar los intereses personales en los cuales estn implcitos, en muchos casos, el conservar y mantener en condiciones ptimas los medios que el Estado pone en nuestras manos. Sin embargo, nada que afecte a la colectividad puede juscesidades existentes. De igual manera resulta inadmisible nuestro modo de actuar cuando se espera la llegada de un medio de transportacin. Es preciso fomentar con urgencia el respeto a los dems; preguntar el ltimo es un gesto que indica guardar el orden y no lo pueden violentar los problemas personales, la premura ni la desesperanza al ver tanta gente con una necesidad comn. La cola no es para carros ligeros solamente, es tambin para la guagua, el camin u otro medio. Si usted fuera conductor se detendra en la parada de la Universidad? Ante el frecuente desorden su respuesta sera No. Pero si hubiera una organizacin inducida por el respeto colectivo, entonces se acumularan valiosos motivos por los cuales detenerse en la parada. Actuamos al mismo nivel de lo que somos? (Colaboracin del peridico universitario de Ciego de vila) Urgente y sin demora Por Andrs Antonio Alba Alberna

PAGE 32

la voz de los universitarios noveleta Por Yuris Nrido Alma Mater /mayo 2012 / No. 511LOS AMIGOS DE RA QUEL CAPTULO XXIII (FINAL) EN EL CAPTULO ANTERIOR: Sebastin se entera de que su hijo Pareca que se haban puesto de acuerdo. Justo en el momento en que pejo hacia el mundo real, Sebastin lo cruzaba hacia el Otro lado. Pudieron, incluso, haber chocado, pero Titina se dio cuenta y eludi el encontronazo. Mucho mejor que no supie ra que voy a hacerle una visita a su novia le coment a la abrumada Era madrugada. Raquel dorma apaciblemente, sin saber que su novio se haba aventurado al Otro lado. De hecho, tena un hermoso sueo: corra por un prado verde y de repente se daba cuenta de que poda volar Cuando iba a empren der vuelo, apareci Titina en el sue o: Despierta, que las cosas se han puesto muy interesantes. Raquel despert sobresaltada y se sobresalt mucho ms cuando en contr a Titina sentada frente a su cama. Detrs, con cara de desquicia Sebastin! llam Raquel. Sebastin est lejos, no creo que te escuche le dijo Titina con cierta sorna. Creo que te ha abandonado. Qu haces aqu? Por qu no es ts disfrutando tu reino? Raquel iba recuperando el aliento. Titina se puso de pie. Se vea extra amente alta y estilizada. Sucede que hay algo que me lo impide. Raquel se asust. Titina se le acerc con movimientos felinos. Es algo que voy a resolver ahora mismo. Ni siquiera te va a doler. Raquel se cubri el vientre con las manos. Titina alz los brazos y en ese momento se abri la puerta del cuarto y la abuela de Raquel entr con una es coba en la mano. Deja tranquila a mi nieta, demo nio mal nacido! escaparate. Sebastin caminaba por los corre dores del que haba sido su castillo. No haba nadie, absolutamente nadie. Era como si todo el mundo hubiera aban donado el palacio. De repente sinti un gen del sonido y descubri un pequeo pajarito, un gorrin rosado. El animalito comenz a saltar delante de l, y Se bastin decidi seguirlo. Se internaron por pasillos que Sebastin no conoca semipenumbra. Ah estaba el Tutor. Saba que vendras. Pero debo regresar hoy mismo, Raquel no sabe que estoy aqu. Solo vine a que me lo expliques todo, pero no te prometo nada. Ahora lo ms importante para m es cuidar de Ra quel y del nio que nacer. Ese nio ser rey. Por qu dices eso? Sabes que no puede serlo. Es, de alguna forma, un mestizo. No puede reinar aqu. El espejo ha hablado. Cuando ese nio reine, el camino estar abier to para siempre. El da que cumpla los 21 aos, se abrirn las puertas. No entiendo nada, de qu puertas hablas? Las fronteras desaparecern, podremos ir y venir entre los dos mundos. Claro que la mayora de la gente no lo sabr, pero los elegidos, esos sern muy felices Sebastin comenz a inquietarse. No s muy bien adnde quieres llegar. Ya lo sabrs, pero ahora urge hacer otra cosa. Hay que recuperar el poder, hay que echar al Gran Duque. No s cmo podramos. Yo tampoco lo tengo claro, pero algo me dice que lo lograremos.

PAGE 33

la voz de los universitarios Alma Mater /mayo 2012 / No. 511 Lamento decepcionarlos de ra del Gran Duque, pero creo que no ser yo el que saldr vencido hoy. Caste en la trampa, Sebastin! Ante el azoro de Sebastin y el Tu tor, el Gran Duque comenz a crecer. Y cada vez se pona amenazadamen te ms feo. La abuela comenz a golpear a Ti tina con la escoba, pero a la princesa aquello no pareca hacerle demasiado dao. Titina sopl y tumb a la anciana, como si estuviera hecha de papel. Ocpate de ella! le orden a hacia la abuela. Perdneme, seora, esto se ha salido de los cauces. Titina avanz hacia Raquel. Nadie puede contra el poder oscuro. Y ese nio que esperas, nun ca nacer. Hoy ser tu ltimo da. El destino te puso a mi disposicin, porque quiso que yo, nadie ms que yo, fuera la reina. Morirs, y nadie te recordar Qu dices? No me opongo a tu reino, desaparece y djanos a Se bastin y a m hacer nuestra vida! Pues resulta que no puede ser. El espejo ha hablado! La abuela de Raquel intentaba le vantarse, pero una fuerza extraa se lo impeda. El timbre de la casa son. Ve a buscar ayuda le susurr rriendo, a abrir la puerta. Titina lanz un fuerte alarido. Ra quel se tir de la cama e intent es capar del cuarto, pero Titina le cort el paso. De repente entraron corriendo a la habitacin Yaqueln y los tres amigos de Sebastin. taron al unsono. Titina se ri sonoramente. Esto se est poniendo muy inte resante! En el Otro lado, el Gran Duque haba acorralado a Sebastin. Ya ves, has perdido toda tu magia. No podrs evitar que acabe contigo. Sin tocarlo, levant a Sebastin y al Tutor y los puso a dar frenticas volte retas en el aire. Yaqueln. Titina la lanz contra el escaparate. Los tres amigos de Sebastin se le en frentaron, con evidente desventaja. Titina dobleg la resistencia de los tres amigos. Los proyect contra la pa red. Se acerc furiosa a la atemorizada Raquel. Pero justo en ese momento, Doa y se la lanz a Raquel. Hubo una ex plosin de color. Raquel comenz a elevarse. De su vientre salan destellos brillantes. Titina arremeti contra ella, pero fue en vano. Choc contra una pared invisible. Y de repente, comenz a con sumirse. Grit desesperada, pero nada pudo evitar que se retorciera pavorosa mente. En unos segundos, de ella solo quedaba una capa oscura de polvo. En el Otro lado, Sebastin y el Tutor cayeron al piso. Mareados como esta ban, no pudieron ver como el Gran Du que comenz tambin a retorcerse. En unos segundos tambin fue polvo. Todo ha terminado alcanz a decir el Tutor antes de caer desmayado. Sebastin se sent en el piso y co menz a llorar como un nio. EPLOGO Sebastin regres a casa de Ra quel para quedarse juntos para siem pre. En el Otro lado, el Tutor asumi nuevamente el rol de Regente, hasta que el nio de Raquel y Sebastin cumpliera los 21 aos. Unos meses despus, en medio de un huracn de extraordinaria fuerza que dej a La Habana tres meses sin electricidad, naci el prncipe. Era tan lindo, que todas las enfermeras del hospital se pusieron a llorar. Con tanta emocin, nadie not que del nio emanaba una luz. Los tres amigos decidieron quedarse junto a Sebastin hasta que el nio cumpliera los 21 aos. La abuela tuvo que presentarlos como unos parientes de Oriente que se haban mudado para La Habana. Ya queln se hizo novia de Alexander, el ex de Raquel. Nunca ms desaprob bara decidi regresar al Otro lado y se hizo bufona callejera, andaba por todos los caminos haciendo chistes y malabares. Esta historia termina en el primer cumpleaos de Tristn, el prncipe heredero. En la casa de Ra quel se reunieron gente de los dos la dos del espejo, todos los personajes ra, que no hubo manera de localizar la. Tristn apag las velitas del pastel y lo pic en 25 porciones exactas sin mover un dedoFIN