Zeledonia

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Zeledonia
Physical Description:
Serial
Language:
English
Spanish
Publisher:
Asociacion Ornitologica de Costa Rica
Place of Publication:
San Jose, Costa Rica
Creation Date:
June 2011
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
System ID:
UF00098801:00027


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

a ZELEDONIA Boletn de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Volumen 16, Nmero 2 ISSN: 2215 2350 Noviembre 2012

PAGE 2

Comit editorial Alejandra Martnez-Salinas, MSc./CATIE, Editora; Roy H. May y Mara Emilia Chaves, Revisin editorial; Johel Chaves Campos, PhD./ Council on International Education Exchange; Olivier Chassot, PhD./ Centro Cientco Tropical; Oscar Ramrez, MSc./ Universidad Nacional de Costa Rica; Guisselle Monge, PhD./ Centro Cientco Tropical, Revisin cientca; Janet Woodward, Diagramacin. Consejo editorial Ghisselle Alvarado, Museo Nacional de Costa Rica; George R. Angehr, Instituto Smithsonian de Investigacin Tropical, Sociedad Audubon de Panam; Gilbert Barrantes, Universidad de Costa Rica; Jos Manuel Zoloto-Pallais, Compaeros en Vuelo-Amrica Central/ Nicaragua; Wayne Arendt, Servicio Forestal de los EEUU y del Instituto Internacional de Dasonoma Tropical; Carmen Hidalgo, Universidad Nacional de Costa Rica; Bruce Young, Nature Serve. El Boletn Zeledonia es una publicacin de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica. Su propsito es la divulgacin de informacin e investigacin cientca sobre la avifauna costarricense y centroamericana y su conservacin. Se publican artculos de inters cientco, informacin acerca de observaciones, la conservacin de aves y otros relevantes sobre la avifauna regional. Todos los artculos se revisan en cuanto a su contenido cientco y su redaccin literaria. El contenido de los artculos es la responsabilidad de cada autor y no necesariamente representa la posicin de la AOCR. Las instrucciones para autores se encuentra en http://www.avesdecostarica.org/biblioteca/ revista-zeledonia/instrucciones_para_autores. pdf. Enve sus colaboraciones en forma de artculos, notas y/o comunicaciones a: amartinez@catie. ac.cr. Fotos en la portada: Phaenostictus mcleannani ( Ocellated Antbird), Elidier Vargas, fotgrafo; Habia atrimaxillaris (tangara hormiguera carinegra), Julie Girard, fotgrafa; Oropendula montezuma (Montezumas oropendula), Elidier Vargas, fotgrafo; Sternula Antillarum (Least tern), Manfred Bienert, fotgrafo

PAGE 3

1 Pgina CONTENIDO ARTCULOS Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? El caso del seguidor obligatorio de hormigas arrieras Phaenostictus mcleannani (Ocellated Antbird) Johel Chaves-Campos ................................................... 3 Potencial para el turismo de observacin de aves en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes, Costa Rica Cindy Rodrguez Arias e Ismael Guido Granados ........................... 21 Cronologa 152 aos construyendo una lista de la avifauna de Costa Rica Gerardo Obando-Caldern .............................................. 48 Lista Ocial de las Aves de Costa Rica: Actualizacin 2012 Comit Cientco, Asociacin Ornitolgica de Costa Rica ................... 70 NOTAS Primer informe del comportamiento depredador de Psarocolius montezuma (Icteridae) sobre un juvenil de raupis episcopus (raupidae), San Pedro, Costa Rica Alcides Snchez-Monge y Paula Caldern Mesn ........................... 85 COMUNICACIONES Tangara hormiguera carinegra en San Vito, Coto Brus Alison Olivieri y Julie Girard ....................................... 89 Reproduccin de Sternula antillarum (Least Tern o Charrn Menudo) en Salinas Grandes, Nicaragua Manfred Bienert . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 Investigaciones de la avifauna ............................................. 95 Noviembre 2012

PAGE 4

2 Estimados lectores de Zeledonia : Anualmente en los meses nales del ao, Mxico y los pases de Centro y Sur Amrica, somos testigos de uno de los fenmenos ms impresionantes del continente Americano: la migracin otoal de las aves. Millones de individuos de diferentes especies (235 especies para CR, 26% del total de especies reportadas, de acuerdo a la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica ) realizan un viaje extraordinario sorteando todo tipo de obstculos y peligros. Estamos en plena poca de migracin otoal, es la poca del ao en que disfrutamos la llegada de las reinitas, las tangaras y con ellas tambin llega la espectacular migracin de las rapaces. Es momento de desempolvar los binoculares y salir a disfrutar del paso de millones de aves que buscan un hbitat de invierno. Muchas de ellas permanecern aqu en Costa Rica durante varios meses, muchas otras se quedarn un par de das, recuperando fuerzas, y seguirn la migracin hacia el Sur. Queremos invitarlos a disfrutar de este maravilloso espectculo y tambin a reportar sus observaciones, an hay varias especies de aves migratorias, dentro de la Lista Ocial de Aves de Costa Rica que estn catalogadas como Sin Comprobante. Esta es una excelente oportunidad para contribuir a mejorar la informacin disponible sobre la avifauna a nivel nacional. Este nmero de Zeledonia contiene, como ya es tradicin, la ltima actualizacin de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica En ella encontrarn mltiples cambios en los nombres cientcos de muchas especies ampliamente conocidas en el territorio nacional. Revisen estos cambios y actualicen sus guas de campo. Tambin presentamos, en celebracin del dcimo aniversario de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica un recorrido por 152 aos de historia de la ornitologa en Costa Rica. Esta cronologa constituye una pieza de conocimiento que todo investigador, observador, y/o amante de las aves debe leer, es sin duda un invaluable aporte al conocimiento colectivo sobre la historia de la avifauna costarricense. Esperamos que esta migracin otoal traiga consigo muchas observaciones interesantes y que logren disfrutar al mximo de este fenmeno anual, que es sin duda uno de los eventos ms importantes para los observadores de aves del Istmo Centroamericano. Alejandra Martnez-Salinas Presentacin

PAGE 5

3 Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? El caso del seguidor obligatorio de hormigas arrieras Phaenostictus mcleannani (Ocellated Antbird) Johel Chaves-Campos Council on International Educational Exchange Tropical Ecology and Conservation study abroad program in Monteverde, Costa Rica JohelChaves@gmail.com Resumen En este artculo describo como Phaenostictus mcleannani un ave seguidora obligatoria de hormigas arrieras Eciton burchellii encuentra los enjambres de P. mcleannani se alimentan en el mismo enjambre de hormigas simultneamente. Sin embargo, los individuos dominan a otros cuando los hormigueros estn dentro de sus reas de dormitorio, lo que se traduce P. mcleannani sigue

PAGE 6

4 Chaves-Campos colectivo sobre donde se encuentran los hormigueros de las hormigas arrieras E. burchellii en el vecindario, cuando as lo necesitan. La similitud entre algunos P. mcleannani seguidoras obligatorias de hormigas arrieras E. burchellii sugiere que todas Phaenostictus mcleannani arriera E. burchellii Palabras claves : hormigas arrieras, enjambre, Eciton burchellii, Phaenostictus mcleannani ocellated antbird, Estacin Biolgica La Selva, Costa Rica Introduccin Ms de 100 especies de aves tropicales, tanto de los trpicos Africanos como Americanos, se observan siguiendo enjambres de hormigas arrieras (llamadas tambin guerreras, de ejrcito, marabuntas, entre otros) para capturar los insectos y otros artrpodos que tratan de escapar de estas hormigas depredadoras (Willis y Oniki 1978, Peters et al 2008, Obando Caldern y Chaves-Campos 2008, Chaves-Campos 2011). En su cacera, las hormigas obligan a diversos artrpodos a salir de sus escondites y volverse visibles a las aves. Los saltamontes, cucarachas, araas, entre otros corren o saltan para tratar de escapar de las hormigas arrieras, convirtindose as en presas fciles para las aves. Se vuelven comida fcil. La mayora de estas especies de aves son oportunistas y se alimentan en enjambres de hormigas arrieras ocasionalmente, solamente cuando los encuentran por casualidad. Unas pocas especies son observadas con mucha regularidad en estos enjambres de hormigas, por lo que son consideradas especialistas (Willis y Oniki 1978, Swartz 2001, Willson 2004, Peters et al 2008). Se cree que las especies especialistas siguen a las hormigas constantemente, por lo que son denominadas como seguidoras obligatorias. Seguir a estas hormigas no es tarea fcil. La especie americana ms seguida es Eciton burchelli, pues a diferencia de otras especies sus nidos no son subterrneos y sus enjambres son grandes. Por esta razn son predecibles. Las hormigas de la especie E. burchelli son nmadas, y mueven sus nidos durante la noche, hasta 300

PAGE 7

5 Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? Phaenostictus mcleannani ( Ocellated Antbird), Elidier Vargas, fotgrafo

PAGE 8

6 Chaves-Campos metros, mientras las aves duermen (Willis 1967, Franks y Fletcher 1983, Vidal-Riggs y ChavesCampos 2008). Adems, solamente forman enjambres en alrededor del 40% de los das de su ciclo reproductivo. Ms especcamente, tienen un ciclo reproductivo de cinco semanas, y forman enjambres durante dos de esas cinco semanas (Willis 1967, Franks y Fletcher 1983). En este artculo pretendo informar cmo es que las aves seguidoras obligatorias de hormigas arrieras E. burchellii han resuelto estos problemas y logran encontrar sus enjambres todos los das. Para una descripcin ms detallada del comportamiento de las hormigas arrieras ver Obando Caldern y Chaves-Campos (2008) y las referencias citadas en dicho artculo. Phaenostictus mcleannani como especie modelo de estudio Este artculo se reere a la especie de ave Phaenostictus mcleannani (Ocellated Antbird), pues es la especie que he estudiado con mayor detalle. Esta especie parece ser muy comn en los enjambres de la hormiga arriera E. burchellii en Costa Rica (Chaves-Campos 2003; 2005) y se sospechaba que solamente se alimentaba en enjambres de hormigas arrieras (Willis 1973, Willis y Oniki 1978). La biologa bsica de esta especie est relativamente bien descrita para ser un ave tropical americana (ver Willis 1973, Class y Chaves-Campos 2009, Cornell Lab of Ornithology 2010) pero no se conoca exactamente de qu manera esta especie, ni ninguna otra, encontraba a las hormigas E. burchellii todos los das. Tampoco se saba si los mismos individuos seguan a las hormigas todos los das o si eran individuos diferentes. Estudios anteriores solamente proponan como las aves se organizaban para explotar las hormigas. Uno de estos estudios sugera que en la Isla Barro Colorado en Panam los individuos de la especie P. mcleannani vivan en familias patriarcales (o sea, en la que slo los machos son parientes) que se aduean de un territorio comunal grande y exclusivo en el que hay varios hormigueros o colonias de E. burchellii (Willis 1973). Sin embargo, este estudio no indicaba de que manera las aves encontraban a las hormigas dentro de este territorio comunal. Otros estudios indican cmo esto poda ocurrir. Estos estudios proponen la posibilidad de que las especies seguidoras obligatorias de hormigas arrieras (que de ahora en adelante llamar simplemente seguidoras obligatorias), siguen los cantos de otras especies tambin seguidoras obligatorias para encontrar los enjambres de hormigas. Esta idea se basaba en el hecho de que estas aves son atradas a las grabaciones de cantos de especies de aves que regularmente son encontradas en enjambres de E. burchellii (Willis 1967, Chaves-Campos 2003). La idea es que cuando un individuo de una de especie seguidora obligatoria necesita encontrar un enjambre para alimentarse, el individuo se

PAGE 9

7 Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? desplaza por el bosque poniendo atencin a los cantos de otras aves. Cuando escucha el canto de una especie de ave seguidora obligatoria, ya sea de su misma especie o de otra especie, el individuo se dirige al sitio de donde proviene el canto pues asume que ah hay un enjambre de hormigas arrieras. Otro estudio propone que las especies seguidoras obligatorias podan asegurar que iban a encontrar al menos un enjambre diario si cada ave segua tres colonias u hormigueros de hormigas diarias (Willson 2004). Esta idea viene del clculo de cuantos hormigueros hay que seguir simultneamente para encontrar uno activo (o sea formando un enjambre) dado que los hormigueros de E. burchellii solo forman enjambres durante el 40% de los das en un ciclo de cinco semanas (ver Willson 2004 para detalles). Observaciones preliminares indicaban que las aves seguidoras obligatorias se mueven entre hormigueros durante el da (Willis 1973, Willson 2004), pero nadie haba seguido ninguna de estas aves durante das enteros y durante varios das para vericar si visitaban los mismos hormigueros durante varios das seguidos, y si visitaban tres por da. Mis investigaciones se centraron en evaluar las tres ideas mencionadas anteriormente: 1) que las aves forman grupos familiares patriarcales en territorio comunal, 2) que siguen el canto de otras aves seguidoras obligatorias para encontrar enjambres de hormigas, y 3) que le siguen el rastro a tres colonias diariamente. Sitio de estudio y mtodos El estudio de campo fue llevado a cabo en la vertiente Caribe de Costa Rica, en La Estacin Biolgica La Selva de la Organizacin de Estudios Tropicales (OET) en Puerto Viejo de Sarapiqu, Heredia, ya que existe evidencia de que P. mcleannani es comn en los enjambres de E. burchelllii en este sitio (Chaves-Campos 2003). Tambin porque este sitio ofreca ventajas logsticas indispensables para la realizacin de este estudio. Para poder evaluar las tres ideas mencionadas anteriormente, era necesario seguir individuos de P. mcleannani a travs del bosque durante todo el da y delimitar sus territorios en un mapa, lo cual solamente es posible en un lugar donde el bosque tuviera poca pendiente y contara con abundantes puntos geogrcos de referencia. El bosque de La Selva est completamente marcado con postes metlicos al menos cada 100 metros en dos direcciones, formando una cuadrcula. Esta cuadrcula esta digitalizada, al igual que el mapa de senderos, ros y quebradas, relieve, linderos y tipos de bosque. Esta informacin permite ubicar en un mapa, con bastante precisin, los sitios donde las aves eran observadas. Adems, gran parte del bosque est ubicado en zonas con poca pendiente. Ms de 80 individuos de P. mcleannani fueron capturados con redes de niebla entre

PAGE 10

8 Chaves-Campos los aos 2004 y 2007 para marcarlos con una combinacin nica de anillos de colores que permita identicar cada individuo visualmente. Una minscula muestra de sangre fue tomada de cada individuo para hacer el anlisis gentico necesario para determinar cules individuos eran parientes. Todos los anlisis genticos fueron realizados en Estados Unidos (Chaves-Campos y DeWoody 2008). Alrededor de 30 individuos fueron adicionalmente marcados con un pequeo radiotransmisor que permitiera detectarlos con un receptor de radio desde varios cientos de metros y as poder seguirlos continuamente y determinar donde se alimentaban y donde dorman. Cada transmisor tena una frecuencia de radio distinta, y pesaba menos de 2 gramos (aproximadamente 4% del peso promedio de un individuo de esta especie que es de 50 gramos). Estos mtodos permitieron contestar las preguntas arriba descritas. Primera pregunta: vive P. mcleannani en grupos familiares dentro de un gran territorio comunal exclusivo? Esta pregunta es importante porque permite empezar a entender dnde buscan las aves estas hormigas. Si estas aves viviesen en un territorio familiar exclusivo, entonces la siguiente pregunta es: los miembros de una misma familia se ayudan entre s para ubicar y seguir a todas las colonias de hormigas E. burchellii que hay dentro de este territorio? Para responder a esta pregunta, se mapearon los enjambres de hormigas donde estas aves se alimentaban durante el da as como los sitios donde dorman durante la noche. Si estas aves vivan en un territorio comunal, entonces deba haber grupos de individuos que compartan sitios de alimentacin y de dormitorio dentro de un rea especca no compartida con otros grupos de individuos. Adems, cada grupo de individuos en un rea especca deba estar genticamente relacionado, o sea, deba ser una familia compuesta por machos emparentados entre s, cada uno con su respectiva pareja. Los resultados, publicados en Chaves-Campos y DeWoody (2008) mostraron que este no es el caso para la poblacin de P. mcleannani en La Selva. En La Selva, los individuos adultos no vivan ni en familias ni en un territorio comunal. Cada pareja tiene su propio territorio exclusivo para dormir y para anidar, el cual era de la extensin esperada para aves de este tamao (unas cinco hectreas). El hecho de que sea un rea relativamente grande, y no un sitio especco, indica que los individuos cambian de sitio exacto de dormitorio y anidacin con frecuencia, pero siempre dentro de un rea especca. El territorio de dormitorio de una pareja est rodeado por los territorios de dormitorio de otras parejas, los cuales a su vez estn rodeados por los territorios de otras

PAGE 11

9 Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? parejas, formando vecindarios. Durante el da, cada pareja se desplaza a enjambres de E. burchellii localizados dentro de un gran rea de 60 hectreas alrededor de su sitio de dormitorio; esta rea era compartida con parejas vecinas. Por esta razn, es comn ver hasta 10 parejas de P. mcleannani (con sus cras durante la poca reproductiva) alimentndose en un mismo enjambre de hormigas (Chaves-Campos 2005, Chaves-Campos y DeWoody 2008). Durante la noche, cada pareja regresaba a su territorio de dormitorio. En resumen, los territorios de dormitorio de cada pareja son exclusivos solamente para dormir y para anidar. Durante el da, individuos de diferentes territorios de dormitorio se aglomeran donde sea que encuentren un enjambre de hormigas arrieras. Dado que la densidad de colonias u hormigueros de E. burchellii es baja (no ms de seis colonias por cada 100 hectreas de bosque segn VidalRiggs y Chaves-Campos 2008), las aves de un vecindario deben compartir el rea donde se alimentan pues no hay sucientes colonias de hormigas en su rea de dormitorio para alimentarse todos los das. Debo reiterar que estas reas de alimentacin son compartidas durante el da con parejas vecinas para efectos de alimentacin nicamente. Cada pareja tiene un rea de dormitorio y anidacin que no es compartida con otras parejas para estos propsitos. Las parejas vecinas no estaban emparentadas genticamente, y la gran mayora de las aves que se encontraban alimentndose en un mismo enjambre de hormigas no estaban emparentadas tampoco. Estos resultados no explican cmo encuentran las aves seguidoras a las hormigas, pero muestran que la bsqueda de hormigas se limita a un rea compartida con vecinos no emparentados, de alrededor de 60 hectreas. Esta es el rea requerida por una pareja para poder sobrevivir. Estudios de largo plazo han mostrado que una poblacin de esta especie necesita ms de 1500 hectreas de bosque para poder persistir, aun cuando el nmero de colonias de hormigas E. burchellii en esa rea no disminuya (Willis 1974). Las razones de la extrema sensibilidad al deterioro del bosque no son bien conocidas y no son tema de este artculo. Regresemos, por lo tanto, al tema principal: cmo encuentran estas aves a las hormigas todos los das? Segunda pregunta: utiliza P. mcleannani el canto de otros individuos de su misma especie para encontrar los hormigueros? Esta pregunta trataba de determinar si los individuos de esta especie utilizaban los cantos de otros individuos de su misma especie para encontrar a las hormigas. Para que este mtodo de encontrar hormigas funcione es necesario que las aves solamente canten o produzcan vocalizaciones cuando estn alimentndose en un hormiguero. Solo de esta manera se

PAGE 12

10 Chaves-Campos podra asociar un canto con la presencia de un hormiguero. Adems, era necesario determinar si estas aves viajan al azar dentro del bosque tratando de escuchar estas vocalizaciones. Para esto segu 18 individuos de P. mcleannani marcados con radiotransmisores desde el amanecer hasta el anochecer durante 55 das. Esto me permiti averiguar cundo cantan, dnde cantan, y si viajan al azar dentro del bosque hasta que escuchan un canto, o si descubren un hormiguero al azar. Los resultados de esta parte del estudio fueron claros: las aves nunca cantaron mientras se alimentaban. Este nunca se reere a observaciones hechas en ms de 200 enjambres de hormigas a lo largo de cuatro aos. Los individuos de P. mcleannani cantaban antes de irse hacia otro sitio, probablemente para indicarle a su pareja que los siguiera. Los individuos cantan antes de dejar el dormitorio en la madrugada y cantan antes de abandonar un enjambre de hormigas. Sin embargo, no cantan siempre que se van de un enjambre de hormigas. De las 84 ocasiones en que observ a individuos de esta especie abandonar un enjambre de hormigas arrieras durante el da, solamente en poco ms de la cuarta parte los individuos emitieron algn sonido antes de salir. En ninguna de las 84 ocasiones las aves produjeron sonidos mientras se movan en el bosque. Adems, las aves no se movan al azar sino que se movan en lnea recta, con una direccin determinada, entre su dormitorio y un enjambre, o entre enjambres. En otras palabras, ya saban hacia donde iban. Por lo tanto, estas aves no utilizan cantos de otros individuos para localizar enjambres mientras se mueven en el bosque, ni tampoco buscan hormigueros al azar. Sin embargo, los individuos de sta y otras especies seguidoras son atrados por las grabaciones de estos cantos (Willis 1967, Chaves-Campos 2003). Por qu? La razn la explicar ms adelante, utilizando como base la respuesta a la tercera pregunta. Pregunta tres: siguen estas aves tres colonias por da? Esta idea est basada en probabilidades. Cada colonia de E. burchellii forma enjambres solamente en alrededor de 40% de los das en su ciclo reproductivo de cinco semanas. Cada colonia es independiente de las otras con respecto a cundo forma enjambres. Por lo tanto, segn esta idea, es necesario seguir al menos tres colonias todos los das para asegurarse que al menos una de esas tres va a formar un enjambre cada da (ver Willson 2004 para todos los detalles de clculo). Si cada individuo o pareja hiciera esto se podra asegurar su alimentacin diaria sin depender de otros individuos para encontrar enjambres. Los datos para evaluar esta idea vinieron de los 18 individuos que segu durante todo el da durante 55 das. Durante esos das, cont el nmero de colonias de hormigas visitadas por cada individuo de P. mcleannani

PAGE 13

11 Result que la gran mayora de los das (ms del 75%) los individuos visitaron solamente una o dos colonias de hormigas. Los individuos marcados visitaron tres colonias por da alrededor del 10% de los das que fueron seguidas. El resto del tiempo visitaron cuatro y hasta cinco colonias por da. As que la respuesta a la pregunta es no. La mayora del tiempo estas aves no siguen tres colonias por da. Pero por qu vara el nmero de colonias que visitan por da? La respuesta tiene que ver con dos factores. Primero, si la colonia estaba activa, o sea formando un enjambre, o inactiva. Segundo, si la colonia estaba dentro del territorio de dormitorio del ave o no. Para poder entender bien el efecto de ambos factores es necesario explicar por qu importa si una colonia de E. burchellii se encuentra dentro o fuera del territorio de dormitorio de un individuo o pareja de P. mcleannani Esto tiene que ver con la forma en que estas aves deenden sus territorios. Dominancia territorial en P. mcleannani Para poder determinar el rea de territorio defendida por cada individuo, hice experimentos con grabaciones de cantos con la colaboracin de Yimen Araya-Ajoy. Los individuos de P. mcleannani se aglomeran en enjambres de hormigas arrieras todos los das (Chaves-Campos y DeWoody 2008) as que si exista alguna forma de defensa territorial deba ocurrir en los enjambres. Utilizamos grabaciones de canto para determinar cules de los individuos presentes en un enjambre de hormigas respondan a los cantos agresivos de otros individuos. Cada individuo de P. mcleannani tiene su propio canto, lo que sugera que los individuos podan reconocerse por medio del mismo (Araya-Ajoy et al. 2009). Las grabaciones de individuos diferentes fueron reproducidas en das diferentes, y tuvimos el cuidado de nunca reproducir el canto de un individuo que estuviera presente en ese momento. Encontramos que por lo general solamente un individuo responde a los cantos. El individuo que responde no es siempre el mismo, sino que corresponde al individuo que est alimentndose dentro de su rea de dormitorio. Como mencion arriba, las hormigas arrieras E. burchellii son nmadas, por lo que sus hormigueros cambian constantemente de lugar. Por el contrario, los territorios de los P. mcleannani son jos y estables a travs del tiempo (Chaves-Campos y DeWoody 2008). Las aves se tienen que aglomerar donde sea que haya un enjambre de hormigas, por lo que cada da algn enjambre va a estar dentro del rea de dormitorio de alguna pareja de P. mcleannani pero el enjambre se mover al rea de dormitorio de una pareja vecina en pocos das (Chaves-Campos et al. 2009). Esto provoca que una pareja tenga la suerte Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ?

PAGE 14

12 Chaves-Campos de no tener que moverse de su territorio de dormitorio para comer, pues las hormigas amanecieron en su territorio en ese da. Las parejas que tienen los dormitorios al lado de esta, tampoco se tienen que desplazar mucho, mientras que otras parejas cuyos dormitorios estn alejados tienen que desplazarse mayores distancias para alimentarse en ese hormiguero en particular. Algunas parejas se desplazan ms de un kilmetro para revisar su primer hormiguero del da. Ahora bien, resulta que no todos los individuos tienen igual acceso al alimento; el acceso est determinado por la distancia del dormitorio de un ave al enjambre de hormigas. La pareja de P. mcleannani que se alimenta en un enjambre de hormigas que est en su propio dormitorio domina a los dems individuos que tuvieron que venir de ms lejos a alimentarse a ese dormitorio. Adems, el macho domina a la hembra de su territorio. Por esta razn, cuando se hace un experimento con grabaciones, solamente el macho que est alimentndose en su territorio de dormitorio responde a las grabaciones. Ningn otro macho adulto responde (excepto sus hijos juveniles si estn presentes). Debido a este resultado, las reas de dormitorio pueden tambin llamarse reas de dominancia. Esta dominancia se traduce en acceso prioritario a los artrpodos que tratan de escapar de las hormigas arrieras. El macho que se alimenta en su rea de dominancia, que se puede denominar el macho local, se ubica en el frente del enjambre de hormigas, pues es ah donde hay ms presas que capturar (Willis 1967). El macho local no permite que ningn otro individuo se acerque a donde l est ubicado, excepto su hembra y las parejas que tienen sus dormitorios colindantes con el suyo. Todos los dems individuos son excluidos del frente del enjambre, pero se les permite alimentarse en otras partes del mismo. Por esta razn, la pareja local y las parejas vecinas adyacentes (los vecinos de al lado) comen 60% ms presas que las aves que vienen de ms lejos, aunque todas estas aves se encuentren al mismo tiempo en el mismo enjambre de hormigas (estos resultados estn detallados en Chaves-Campos et al. 2009). Este comportamiento sugiere que existen tratos entre los vecinos colindantes en un vecindario que les permite aprovechar mejor a las hormigas. El trato es algo as: si usted, que es hoy el macho local dominante, me deja comer en el frente del enjambre hoy, yo, que ser el macho local dominante en los prximos das cuando las hormigas muevan su nido a mi rea de dominancia, lo dejar comer a usted en el frente del enjambre. Esto explica porque las aves preeren alimentarse en su propio dormitorio, o en el de vecinos adyacentes en vez de ir a buscar otros hormigueros a sitios ms lejanos. Este fue el tema por el que empec a referirme a la dominancia. Debo especicar que estas

PAGE 15

13 observaciones fueron hechas en bosques de la Estacin Biolgica La Selva, y en casos en que solamente un enjambre se encontraba en el rea de dominancia de una pareja. No tengo observaciones sobre lo que pasara con las relaciones de dominancia cuando las hormigas salen del bosque, o cuando ms de un enjambre de hormigas se encuentra en el rea de dominancia de una pareja. Investigaciones adicionales son necesarias para determinar que sucede en estos casos. Por ahora, volvamos al tema de cuales factores determinan cuntos hormigueros por da visitan los individuos de P. mcleannani Cuntas colonias visitar por da? Como indiqu algunos prrafos arriba, el nmero de colonias de E. burchellii que un individuo de P. mcleannani visita por da depende de la distancia de la colonia ms cercana a su rea de dominancia o territorio de dormitorio, y de si esta colonia ms cercana esta activa o no. Activa signica, en este contexto, que est formando un enjambre. Despus de seguir 18 individuos de P. mcleannani durante todo el da por varios meses descubr el comportamiento tpico de bsqueda de hormigas de estas aves. Cada individuo canta al amanecer inmediatamente antes de abandonar el sitio de dormitorio, para indicarle a su pareja que lo siga. Luego se desplazan en lnea recta hacia el hormiguero ms cercano que visit en das anteriores. Si el hormiguero est formando un enjambre, y si est dentro del rea de dominancia del individuo o en la de sus vecinos adyacentes, entonces el individuo y su pareja se quedan ah comiendo todo el da hasta el anochecer. Por lo tanto este individuo no va a revisar donde estn los otros hormigueros que haba visitado en das anteriores; deliberadamente les pierde el rastro (ChavesCampos 2011). Por qu? Porque as aprovecha que puede comer 60% ms que si estuviera comiendo en un sitio ms lejano donde las aves locales le son hostiles (Chaves-Campos et al. 2009). La situacin es distinta si alguna de estas dos condiciones no se cumple. Si la primera colonia visitada durante el da no est activa obviamente el ave debe ir a buscar otra para poder alimentarse. El ave se desplaza en lnea recta a la siguiente colonia de la que tiene conocimiento, o sea, que haya visitado con anterioridad. Si la colonia est activa y est en su rea de dominancia o en el rea de dominancia de un vecino adyacente el ave se queda ah todo el da hasta el anochecer sin visitar otras colonias. Si no est activa el ave se mueve en lnea recta a otra colonia de la que tenga conocimiento (una vez segu una pareja de aves que visit cinco colonias, o los sitios exactos donde hubo una colonia en das anteriores, para encontrar una colonia activa. Esto implic un desplazamiento de alrededor de 10 kilmetros antes de encontrar un enjambre para alimentarse). Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ?

PAGE 16

14 Chaves-Campos Cuando un ave encuentra una colonia activa que no est en su rea de dominancia o en la de un vecino adyacente, el ave se alimenta en ese enjambre por unas horas y luego va a revisar el estado de otras colonias de las que tenga conocimiento. Por qu razn va a revisar otras? Probablemente porque estas aves siempre estn tratando de encontrar otros hormigueros ms cercanos a su rea de dominancia o a las reas de dominancia de sus vecinos adyacentes. Entre ms colonias revise es ms probable que encuentre una activa alrededor de su rea de dominancia. El nmero total de colonias u hormigueros visitados por da al parecer tiende a aumentar segn la suerte que tengan las aves en encontrar hormigueros activos y a que tan lejos se encuentren estos hormigueros del rea de dominancia del ave. Entre ms lejos estn es mayor la cantidad de hormigueros revisados por da (estos datos se encuentran en ChavesCampos 2011). Este comportamiento deja una interrogante, qu pasa cuando las aves no revisan el estado y localizacin de otros hormigueros durante varios das por estar comiendo en un hormiguero ubicado en su rea de dominancia? Qu pasa si ese hormiguero de repente entra en inactividad? Esta parte de la historia es quizs la ms interesante. Phaenostictus mcleannani pierde la ubicacin de las colonias de hormigas arrieras si no revisa constantemente donde estn. Debido a que las colonias de E. burchellii son nmadas, y a que pueden mover su nido cientos de metros por noche mientras las aves duermen, no es inusual que las aves pierdan su ubicacin. Por esta razn, las aves revisan durante el da la localidad de varios hormigueros y regresan al da siguiente a tratar de encontrarlos para no perderles el rastro. Segn pude observar, estas aves no son muy buenas encontrando colonias de hormigas arrieras si no saben exactamente donde estn. En el proceso de seguir aves durante todo el da por varios das llegu a saber donde estaban varios hormigueros de E. burchellii pues las aves me llevaban a ellos. Mis asistentes de campo tambin me ayudaban a localizar otros hormigueros mientras ellos seguan otras aves simultneamente. Con esta informacin pude constatar que cuando un individuo de P. mcleannani no sabe exactamente donde est un hormiguero no lo encuentra ni aun estando a 50 metros de distancia del mismo. De hecho, observ individuos fracasar en encontrar varios hormigueros en un mismo da, aun y cuando les pasaran prcticamente a la par (Chaves-Campos 2011). Eso signica que no pueden detectar las hormigas ni por sonido ni por olfato. Deben encontrarlos por vista o al azar. Una opcin ms segura es seguir a otras aves que s saben donde hay otros hormigueros activos. Bsqueda comunal de hormigas Mis datos muestran que individuos de P.

PAGE 17

15 mcleannani que no saben exactamente dnde estn otros hormigueros, siguen a individuos que s saben, para que los guen a estos hormigueros. El requisito para que esto funcione es que los individuos que necesitan encontrar un hormiguero deben llegar a un lugar donde haya otros individuos de P. mcleannani para poder seguirlos. Estos son los lugares donde hubo recientemente hormigueros, o donde hay un hormiguero inactivo, y que se espera sean visitados por varios individuos de P. mcleannani durante el da. Cuando algunos individuos se van del hormiguero o del sitio donde estuvo el hormiguero, los individuos que no saben hacia donde dirigirse por s mismos siguen a uno de estos individuos que acaban de salir. El seguimiento ocurre hasta que el grupo de aves que va viajando juntos llega hasta un nuevo sitio, que es siempre otro hormiguero o el sitio donde estuvo un hormiguero. Tarde o temprano el comportamiento de seguir individuos da sus frutos, y las aves que no conocan donde haba hormigueros activos ese da logran ser guiadas a un enjambre. Por esta razn es comn observar a las aves viajando en grupos y en lnea recta entre hormigueros. De las 84 ocasiones en que segu individuos de P. mcleannani entre hormigueros, en al menos la mitad de las ocasiones haba dos o ms parejas viajando juntas. En unos pocos casos tuve suciente informacin para demostrar que individuos desinformados sobre el hormiguero hacia el que iban estaban siguiendo individuos que s haban visitado estos sitios el da anterior y por lo tanto saban exactamente hacia dnde dirigirse (los datos en detalle se encuentran en Chaves-Campos 2011). Probablemente este comportamiento ocurre ms frecuentemente de lo que yo pude demostrar, pero se necesitara un equipo grande de investigadores siguiendo individuos marcados simultneamente y por varios das para tener suciente informacin y as descubrir la frecuencia con que ocurren estos eventos. En cualquier caso, el comportamiento observado explica porque estas aves son atradas a los cantos que otros individuos hacen antes de abandonar un enjambre. Un canto de P. mcleannani en un hormiguero signica ya me voy para otro hormiguero, as que para un ave en necesidad de encontrar otro hormiguero vale la pena seguir a ese individuo. Los P. mcleannani en La Selva nunca se alimentaron en lugares que no fueran enjambres de E. burchellii y siempre que se movan lo hacan en lnea recta sin parar, y solamente entre su dormitorio y hormigueros, o entre hormigueros. Durante el da, cada vez que un individuo abandon un enjambre se dirigi hacia otro, excepto durante la poca reproductiva en que regresaban al nido a alimentar a sus pichones, para despus regresar nuevamente al enjambre (Class y ChavesCampos 2009). Solamente alrededor de las 4-5 pm las aves nalmente se dirigen de vuelta a su rea de dormitorio. Por lo tanto, cualquier Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ?

PAGE 18

16 Chaves-Campos canto producido antes de las 4 pm signica, con una alta probabilidad, que el ave se dirige hacia otro hormiguero. Por eso vale la pena seguirlas. Debido a este comportamiento, las aves que tienen la suerte de tener un enjambre en su rea de dominancia/dormitorio o en la de sus vecinos adyacentes (o sea, los vecinos de al lado) no tienen que preocuparse por seguirle la pista a otras colonias de hormigas en caso de que el hormiguero en que estn comiendo hoy no est activo maana. Estas aves afortunadas pueden pasar das comiendo en las cercanas de su rea de dominancia sin perder el tiempo revisando otros sitios, pues las aves que vienen de lejos a comer a este hormiguero saben donde hay otros hormigueros. En el momento que ese hormiguero amanezca inactivo o que salga del rea de dominancia de los vecinos adyacentes, las aves que no saben dnde ir simplemente esperan a que lleguen otras aves a este hormiguero para seguirlas hacia otros hormigueros. El bosque de La Selva es muy denso y no necesariamente es fcil ver a otras aves en un enjambre que puede tener ms de 10 metros de ancho (Willis 1967). Por lo tanto, en algunas ocasiones las aves se guan por los cantos para ubicar a otra ave que est a punto de irse hacia otro hormiguero. Para mayor informacin ver Chaves-Campos (2011). Con la informacin que he presentado, es posible especular cmo evoluciono el comportamiento de seguir hormigas en estas especies de aves. Evolucin del comportamiento de seguir hormigas En resumen, el mecanismo que permite que individuos de P. mcleannani se hayan especializado en alimentase nicamente de los artrpodos que encuentra en enjambres de hormigas arrieras E. burchellii se compone de tres comportamientos complejos. Primero, defender un territorio para vivir ah con su pareja, anidar, dormir y para dominar a otros individuos cuando los enjambres de hormigas estn en ese territorio y as comer ms. Segundo, establecer tratos de tolerancia recproca con los vecinos adyacentes para aumentar la cantidad de das en que pueden comer ms. Tercero, seguir a otros individuos para aprovechar el conocimiento colectivo sobre donde se encuentran los hormigueros de la hormiga arriera E. burchellii en el vecindario. El tercer comportamiento implica que todos los individuos se deben poder seguir entre s, pero siempre es posible que algunos individuos hagan trampa y no hagan su parte. Los tramposos solamente se dedicaran a seguir a otros y nunca buscaran hormigueros por s mismos para contribuir al conocimiento colectivo. Esto podra no fomentar la evolucin del comportamiento de buscar hormigueros cada da. Sin embargo, es ventajoso para los individuos encontrar hormigueros lo ms cerca posible de su rea de dominancia para poder comer ms, lo cual los obliga a buscar hormigueros al menos en

PAGE 19

17 su rea de dominancia y en la de sus vecinos en vez de seguir a otras aves lejos de estas reas todo el tiempo. Esto probablemente ha fomentado que evolutivamente se mantengan estos comportamientos en P. mcleannani La siguiente pregunta es si otras especies de aves seguidoras obligatorias se comportan como P. mcleannani Ninguna especie de ave seguidora obligatoria se ha estudiado en tanto detalle cmo P. mcleannani, con respecto a cmo encuentra las hormigas, sin embargo estudios preliminares sugieren que se podran comportar en forma similar. Varias especies seguidoras obligatorias son atradas a los cantos de individuos de su misma especie y de otras especies seguidoras obligatorias (Willis 1967, Chaves-Campos 2003), posiblemente por las mismas razones que P. mcleannani Adems, otras especies seguidoras obligatorias tambin visitan varias colonias de hormigas arrieras por da (Willis 1967, 1972, Willson 2004). En al menos otra especie se ha comprobado que deenden reas donde anidan, duermen y dominan a otros individuos, en forma similar a P. mcleannani (Willis 1967). Esto podra indicar que estas especies evolucionaron comportamientos similares a P. mcleannani a partir de un comportamiento ancestral comn. El comportamiento de las especies seguidoras oportunistas probablemente reeja el comportamiento de la(s) especies ancestrales de P. mcleannani evolutivamente hablando, por lo que podra ser til compararlo con el de P. mcleannani Las aves que se alimentan en forma oportunista en enjambres de hormigas arrieras deenden un territorio exclusivo en el que duermen, anidan y se alimentan, como cualquier otra ave insectvora. No permiten que individuos de su misma especie entren a su territorio a alimentarse. Tambin tratan de evitar que individuos de otras especies entren a su territorio a quitarles alimento, siempre y cuando su tamao les permita expulsar a estas especies invasoras. Por lo tanto, las especies oportunistas solamente capturan artrpodos en enjambres de hormigas arrieras cuando las hormigas estn de casualidad dentro de sus territorios. Hay razones de peso para que las aves modiquen este comportamiento para sacar ventaja de las hormigas, pero tambin hay costos grandes. El alimento en los enjambres es abundante pero las hormigas atraen muchas aves, lo cual implica competencia. Debe haber un costo grande en trminos de energa y tiempo asociado con tratar de sacar a aves intrusas que tratan de explotar este recurso alimentario, lo cual es un problema que se debe resolver. Adems, en el momento en que las hormigas se van, se acaba la comida fcil. Un ejemplo de una especie oportunista con este tipo de comportamiento es Myrmeciza exsul (chestnut-backed antbird). Es posible Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ?

PAGE 20

18 Chaves-Campos que una especies similar a M. exsul cambiara su comportamiento a travs del tiempo para aprovechar el abundante recurso que producen los enjambres de hormigas arrieras como E. burchellii sin pagar un costo excesivamente alto. Un escenario posible, descrito con ms detalle en Chaves-Campos et al. (2009), es que en el pasado, una o varias especies territoriales tpicas, como M. exsul haya(n) disminuido su agresividad territorial para poder seguir a las hormigas arrieras nmadas fuera de sus territorios. Las aves dejaron de defender las fronteras de su territorio, permitiendo que otros individuos de su misma especie y otras especies se alimentaran en su territorio cuando un enjambre de hormigas estaba en l. Esto lo hicieron para que otros individuos las dejaran alimentarse en sus territorios cuando las hormigas estaban en el territorio de esos otros individuos. Cada individuo conserv la dominancia en su territorio, sin embargo, para poder comer ms cuando se alimentaba en su propio territorio. Este estatus de dominancia les permiti establecer tratos con los individuos que vean ms a menudo, sus vecinos adyacentes, y que por lo tanto les podan devolver el favor de dejarlos comer lo que quisieran cuando fuera necesario. Finalmente, estas aves aprendieron a seguirle diariamente la pista a varios hormigueros por da, y a seguirse entre s para encontrar enjambres todos los das. Las aves que evolucionaron todo estos comportamientos son tan buenas en encontrar enjambres de hormigas arrieras que prcticamente slo capturan artrpodos en estos enjambres. Por la misma razn, probablemente han perdido la habilidad de encontrar suciente alimento en ausencia de las hormigas. Este es el caso de P. mcleannani (Chaves-Campos 2011). Otras especies consideradas obligatorias al parecer no se alimentan en los enjambres de hormigas todo el tiempo (Willis 1967, 1972, 1992). Esto sugiere que representan estadios intermedios en un proceso evolutivo en el que P. mcleannani es quizs la especie ms especializada y la nica que muestra todos los comportamientos arriba mencionados. Se debe investigar si los mecanismos descritos aqu son utilizados por todas o al menos algunas de las especies consideradas seguidoras obligatorias de hormigas arrieras. Estas especies son altamente sensibles a la degradacin del bosque, y desaparecen rpidamente cuando el bosque es fragmentado, aun cuando las hormigas persistan (Willis 1974). Estudios adicionales son necesarios para determinar si esta sensibilidad est relacionada a los comportamientos que les permiten encontrar hormigas arrieras exitosamente. Agradecimientos Gracias a Kerry Rabenold, Peter Waser, Je Lucas, Andrew DeWoody y Yimen ArayaAjoy por sus sugerencias durante el desarrollo de este proyecto. A Claudia Lizana-Moreno y a

PAGE 21

19 Yimen Araya-Ajoy por su ayuda en el campo. Tambin a Gerardo Obando Caldern por sus sugerencias y comentarios a una versin preliminar de este artculo. Referencias Araya-Ajoy Y-M, J.Chaves-Campos, E.K.V Kalko, J.A. DeWoody. 2009. High-pitched notes signal genetic diversity during vocal contests in ocellated antbirds. PLoS ONE 4(12): e8137. Chaves-Campos J. 2003. Localization of armyant swarms by ant-following birds on the caribbean slope of Costa Rica: Following the vocalization of antbirds to nd the swarms. Ornitol Neotrop 14:289-294. Chaves-Campos J. 2005. Bare-necked umbrellabird ( Cephalopterus glabricollis ) foraging at an unusually large assemblage of army ant-following birds. Wilson Bull 117:418-420. Chaves-Campos J., Y. Araya-Ajoy, C.A. LizanaMoreno, K.N. Rabenold. 2009. e eect of local dominance and reciprocal tolerance on feeding aggregations of ocellated antbirds. P R Soc B 276:3995-4001. Chaves-Campos J., J.A. DeWoody. 2008. e spatial distribution of avian relatives: Do obligate army-ant-following birds roost and feed near family members? Mol Ecol 17:2963-2974. Class, A.M, J.Chaves-Campos. 2009. Additional notes on the nest location and parental care of Cmo localizan las aves a las hormigas arrieras Eciton burchellii ? ocellated antbirds ( Phaenostictus mcleannani ). Ornitol Neotrop 20:445-459. Cornell Lab of Ornithology. 2010. Ocellated Antbird (Phaenostictus mcleannani ), Neotropical Birds Online (T. S. Schulenberg, ed.). Ithaca: Cornell Lab of Ornithology; retrieved from Neotropical Birds Online: http:// neotropical.birds.cornell.edu/portal/species/ overview?p_p_spp=694736. Franks N.R., C.R. Fletcher. 1983. Spatial patterns in army ant foraging and migration: Eciton burchelli on Barro Colorado Island, Panama. Behav Ecol Sociobiol 12:261-270. Obando-Calderon, G, J.Chaves-Campos. 2008. Hormigas arrieras: Cmo encontrarlas y aumentar la observacin de aves hormigueras. Zeledonia 12: 1-13. Peters M.K, S. Likare, M. Kraemer. 2008. Eects of habitat fragmentation and degradation on ocks of african ant-following birds. Ecol Appl 18:847-858. Swartz, M.B. 2001. Bivouac checking, a novel behavior distinguishing obligate from opportunistic species of army-ant-following birds. Condor 103:629-633. Vidal-Riggs J.M, J.Chaves-Campos. 2008. Method review: Estimation of colony densities of the army ant Eciton burchellii in Costa Rica. Biotropica 40:259-262. Willis, E.O. 1967. e behavior of bicolored

PAGE 22

20 antbirds. Univ Calif Publ Zool 79:1-132. Willis, E.O. 1972. Behavior of plain-brown woodcreepers, Dendrocincla fuliginosa Wilson Bull 84:377-420. Willis, E.O. 1973. e behavior of ocellated antbirds. Smithsonian Contrib Zool 144:1-57. Willis, E.O. 1974. Populations and local extinctions of birds on Barro Colorado Island, Panama. Ecol Monographs 44: 153-169. Willis, E.O. 1992. Comportamento e ecologia do arapacu-barrado Dendrocolaptes certhia (Aves: Dendrocolaptidae). Bol. Mus. Para. E. Chaves-Campos Goeldi Ser. Zool 8: 151. Willis, E.O., Y. Oniki. 1978. Birds and army ants. Ann Rev Ecol Syst 9:243-263. Willson, S.K. 2004. Obligate army-ant-following birds: A study of ecology, spatial movement patterns, and behavior in Amazonian Peru. Ornithol Monogr 55:1-67. Wrege, P.H., M.Wikelski, J.T. Mandel, T. Rassweiler, I.D. Couzin. 2005. Antbirds parasitize foraging army ants. Ecology 86:555-559.

PAGE 23

21 Potencial para el turismo de observacin de aves en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes, Costa Rica Cindy Rodrguez Arias, Apartado 111-4250, San Ramn, Costa Rica, Universidad de Costa Rica Sede de Occidente, Seccin de Biologa, cindyelena@gmail.com Ismael Guido Granados, Apartado 111-4250, San Ramn, Costa Rica, Universidad de Costa Rica Sede de Occidente, Seccin de Biologa, ismaelguido@gmail.com Resumen

PAGE 24

22 Rodrguez Arias y Guido Granados Pharomachrus mocinno Procnias tricarunculatus Cephalopterus glabricollis Trogon collaris Aulacorhynchus prasinus Tangara dowii Cyanerpes cyaneus de aves como actividad ligada al ecoturismo. Palabras claves : aves, zona de amortiguamiento, Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes, turismo, observacin de aves Abstract Pharomachrus mocinno Trogon collaris Aulacorhynchus prasinus Tangara dowii Cephalopterus glabricollis Procnias tricarunculatus

PAGE 25

23 Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes Cyanerpes cyaneus Key words: birds, buffer zone, Alberto Manuel Brenes Biological Reserve, tourism, birding Costa Rica es un pas reconocido a nivel mundial por sus esfuerzos en materia de conservacin de recursos naturales. Las reas silvestres protegidas declaradas por el Estado costarricense, corresponden a ocho distintas categoras de manejo y representan el 26,2% de la supercie continental nacional y el 16,5% de la supercie marina nacional (SINAC 2010). Adems de los objetivos de conservacin las reas silvestres protegidas estn inmersas en un contexto social y econmico lo que genera, indirectamente, una serie de benecios para las comunidades humanas como: la conservacin de la diversidad gentica, de especies y de ecosistemas; la proteccin del patrimonio cultural, histrico y arqueolgico; la proteccin de cuencas hidrogrcas; la educacin, investigacin cientca, monitoreo ambiental, recreacin y turismo; y propician el desarrollo sostenible. Es de esperar que las comunidades asentadas en los alrededores de las reas protegidas sean las ms beneciadas por estos servicios (Arguedas 2004). Las mismas se conocen como zonas de amortiguamiento de un rea de proteccin, denidas como aquel espacio geogrco determinado para contribuir al cumplimiento de los objetivos de conservacin del rea protegida y el cual cumple funciones de gradiente entre las zonas exteriores del rea silvestre y los usos externos de los terrenos colindantes. Esto propicia actividades compatibles con los objetivos de conservacin del rea protegida (Morales y Bermdez 2002). Por ejemplo el ecoturismo, entendido como: aquella modalidad turstica ambientalmente responsable que consiste en viajar o visitar reas naturales, con el n de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, ora y fauna silvestres) como tambin, cualquier manifestacin cultural (del presente y del pasado). Es un proceso que minimiza el impacto ambiental y cultural y propicia una participacin activa y econmicamente benca de las poblaciones locales (Budowski 2001).

PAGE 26

24 Una actividad de este tipo es el turismo para la observacin de aves, el cual se encuentra en constante crecimiento en varias regiones del mundo. Las aves, como ningn otro grupo de animales, han generado un especial inters, tanto de investigadores por estudiarlas como de acionados por conocerlas. En la actualidad muchas empresas tursticas y organizaciones obtienen importantes benecios econmicos promocionando en el mbito internacional el turismo de naturaleza basado en la observacin de aves (Rodrguez et al 2004). Este se orienta a zonas con potencial cientco, cultural y que contribuyen a la conservacin de los ecosistemas al fomentar la participacin directa y el benecio a corto plazo a los pobladores locales (Budowski 2001, Moreno y Cruz 2007). En la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes (ReBAMB), por su categora de manejo, no se permiten actividades tursticas, sin embargo en su rea de amortiguamiento existen espacios con un alto potencial para el ecoturismo y en los que han iniciado proyectos de esta ndole. Aunque exista un inventario de aves del rea protegida (Stiles 1991), no se haba realizado ningn estudio en sus alrededores, razn por la cual se llev a cabo esta investigacin con la nalidad de describir la avifauna para que esta informacin pueda ser utilizada como recurso para el turismo de observacin de aves en esta zona. Metodologa La ReBAMB est ubicada en Los ngeles, San Ramn, provincia de Alajuela. Ms especcamente en la cuenca alta del ro San Lorenzo, Cordillera de Tilarn y posee una extensin de 7800 ha (Figura 1) (SalazarRodrguez 2000). El rea de estudio corresponde a la zona de amortiguamiento de la ReBAMB, la cual abarca terrenos tanto en la vertiente Pacca como la Caribe (Figura 1) en la que se ubican varias comunidades rurales del cantn de San Ramn: San Jorge, Los Criques, Las Rocas, Bajo Crdoba, Colonia Palmarea, La Balsa, Piedades Norte, La Paz, Bajo La Paz, Zapotal, Barranquilla, Parcelas (Jabonal), Jabonalito; en el cantn de Montes de Oro: Zapotal y Cedral y en el Cantn de Puntarenas: San Rafael (Arancibia Sur) y Corazn de Jess (Arancibia Norte) (Snchez 2000). Muestreo: El estudio se realiz entre noviembre de 2009 y agosto de 2011. Se establecieron cinco rutas de muestreo en la zona de amortiguamiento de esta rea protegida, en la vertiente Caribe una entre Las Rocas y San Jorge (500 a 600 msnm) y otra en Colonia Palmarea (600 a 800 msnm). En vertiente Pacca la Ruta del Quetzal (1033 a 1598 msnm) y entre Zapotal y Ojo de Agua (560 a 1400 msnm) nalmente la ruta de Bajo Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 27

25 La Paz se encuentra en la divisoria continental (1200 a 1300 msnm) (Figura 1). Cada ruta se muestre en tres ocasiones y se anotaron todas las especies observadas y escuchadas durante los recorridos que duraron en promedio siete horas cada uno, iniciando en el momento en Figura 1. rea de estudio y comunidades ubicadas en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes que sala el sol. Adems, se incluyeron datos obtenidos en cinco rutas establecidas para los conteos navideos de aves, del Bosque Nuboso de Occidente realizados en 2010 y 2011. Tres de estas coinciden con las rutas de Colonia Palmarea, Bajo La Paz y del Quetzal. Las otras Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 28

26 Figura 2. Especies por tipo de hbitat en el rea de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes. Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 29

27 y embalses de centrales hidroelctricas. A las especies observadas en estos ambientes se les clasic segn las siguientes categoras, algunas de ellas pueden presentar dos o ms de estas condiciones: Residentes: aquella que reside durante todo el ao en el pas. Especie de la cual reproduccin en Costa Rica y es posible encontrarla en cualquier poca del ao en territorio costarricense (Obando et al 2007). Migratorias: aquellas cuyas poblaciones presentan desplazamientos estacionales motivados principalmente por escasez de alimento o cambios climticos severos. Los desplazamientos pueden ser latitudinales o altitudinales (INBio 2012) Residentes y migratorias: aquellas especies que presentan poblaciones con ambas condiciones. Endmicas: aquellas que se conoce nicamente para un determinado lugar, ya sea pas o regin (INBio 2012). Para este documento se consideran las que son endmicas de Costa Rica, Costa Rica y Panam, segn Stiles y Skutch (2007) y Garrigues y Dean (2007). Amenazadas: aquellas que por diferentes se ubican en la Reserva Nectandra, en Balsa de San Ramn y en el sector de Bajo La Paz conocido como el Salto de la Danta. En el rea de estudio se identicaron los siguientes tipos de hbitats: Bosque: consiste en los remanentes boscosos que rodean a la ReBAMB, siendo el bosque nuboso el dominante en la zona, est caracterizado por la presencia de una gran cantidad de durante todo el ao. Crecimiento secundario: corresponde a zonas de cultivos o potreros abandonadas y colonizadas por vegetacin arbustiva. Cultivos : no es el uso de suelo dominante en la zona, pero se encuentran sembrados de caa ornamental (Dracaena), caf (Coffea arabica) y caa de azcar Saccharum Potrero: junto con el bosque es uno de los hbitats dominantes en la zona, son aquellas reas de pastizales con rboles aislados, empleados para la alimentacin de ganado vacuno. Acutico: representado por los mltiples ros y quebradas de la zona, entre ellos el Barranquilla, Aranjuez, San Lorenzo, Palmital, La Balsa y La Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 30

28 motivos, entre ellos la prdida de hbitat, han sido legalmente declaradas como en peligro de extincin (UNED 2012) Raras: las que existen en densidades poblacionales muy bajas en su rango de distribucin, es decir, son muy escasas en comparacin con otras (UNED 2012). Resultados Se detectaron un total de 352 especies de aves (Cuadro 1) en la zona de amortiguamiento de la ReBAMB. Esto representa un 39% de la avifauna de Costa Rica, segn AOCR (2012). Para caracterizar las especies segn el inters que puedan presentar para el turismo de aves, se establecieron seis categoras en las cuales se distribuyen (Cuadro 2). Los hbitats dominantes en la zona de amortiguamiento de la ReBAMB son el bosque, el crecimiento secundario, cultivos, potreros y acutico. El nmero de especies presente en cada uno se presentan en la gura 2. En el bosque nuboso se han observado la mayora de las especies (66%), entre ellas el ermitao verde ( Phaethornis guy), trogn collarejo ( Trogon collaris ), jacamar ( Galbula rucauda ), Trepamusgos ( Cranioleuca erythrops, Premnoplex brunnescens, Margarornis rubiginosus, Glyphorhynchus spirurus ), y el mosquerito ( Mitrephanes phaeocercus ). En crecimiento secundario se report alrededor de la mitad de las especies (53%), siendo las ms representativas la chispita gorginaranja ( Selasphorus scintilla ), Cuadro 2. Caractersticas de la avifauna del rea de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes, que la hacen de inters para el turismo ornitolgico Caracterstica de inters Cantidad de especies Residentes 290 Migratorias 44 Residentes y migratorias 18 Endmicas 29 Amenazadas 25 Raras 7 Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 31

29 mosquerito ojimanchado ( Mionectes olivaceus) soterrey castao ( Cantorchilus nigricapillus ), reinita cabecidorada ( Protonotaria citrea) y el saltn gargantiamarillo ( Atlapetes albinucha). Las reas de cultivos aportaron un 23% de las especies, siendo comn aquellas especies generalistas como mosquern picudo ( Megarhynchus pitangua ), pecho amarillo ( Tyrannus melancholicus ) y el cristofu ( Pitangus sulphuratus ). En el ambiente acutico se report un 8% de las especies, en l sobresalen la garza del sol ( Eurypyga helias ), la garcilla verde ( Butorides virescens ), alzacolita ( Actitis macularius ) y el martn pescador collarejo ( Megaceryle torquatus ). Finalmente, en los potreros, se apreci el 41% de las especies. Entre las ms representativas estn el tijo ( Crotophaga sulcirostris ), la golondrina riberea ( Riparia riparia ), el comemaz ( Zonotrichia capensis ), el tordo sargento ( Agelaius phoeniceus ) y la zacatera ( Sturnella magna ). Discusin Actualmente Costa Rica cuenta con cerca de 896 especies de aves ocialmente reportadas (Obando-Caldern et al 2011), por lo que el nmero de especies registradas en el rea de amortiguamiento de la ReBAMB representa cerca del 39% de la avifauna del pas. Entre las especies reportadas destacan algunas que se pueden considerar claves para el turismo ya que despiertan un especial inters en el observador de aves, ya sea por ser endmicas, raras, llamativas, difciles de ver o amenazadas de extincin (Rodrguez et al 2004). En el rea de estudio se han reportado 29 especies endmicas para Costa Rica y Panam. De hecho, en esta regin en particular convergen tres de las reas de Endemismo para Aves del mundo (EBAs por sus siglas en ingls), declaradas por BirdLife Internacional (2010). Una de ellas es la vertiente Caribe de Centroamrica, que va desde el nivel del mar hasta los 1400 m de altitud y se caracteriza por sus bosques tropicales siempreverdes, donde destacan Cephalopterus glabricollis (pjaro sombrilla), el Piculus simplex (carpintero alirrufo ) y Chrysothlypis chrysomelas ( tangara negro y dorado ) las cuales poseen un rango restringido de distribucin Otra de las EBAs que estn representadas en esta zona, es la conocida como Tierras Altas de Costa Rica y Panam, que se caracteriza por encontrarse por encima de los 1000 msnm, dominada por bosques siempreverdes y bosques nubosos. A esta rea de endemismo pertenecen Chamaepetes unicolor (pava negra), Odontophorus leucolaemus (codorniz pechinegra), Geotrygon costaricensis (paloma perdiz costariquea), Touit costaricensis (periquito alirrojo), Eupherusa nigriventris (colibr pechinegro), Lampornis hemileucus (colibr montas ventriblanco), Trogon aurantiiventris (trogn ventrianaranjado), Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 32

30 Semnornis frantzii (barbudo cocora), Myiodynastes hemichrysus (mosquero ventridorado), Margarornis rubiginosus (subepalo rojizo), Phainoptila melanoxantha (capulinero negro y amarillo), Troglodytes ochraceus (soterrey ocraceo), Myadestes melanops (solitario carinegro), Myioborus torquatus (candelita collareja), Acanthidops bairdii (fringilo piquiagudo), Bangsia arcaei (tangara de costados negros), Tangara dowii (tangara ventricastaa), Diglossa plumbea (pinchaor plomizo), Chlorospingus pileatus (tangara de monte cejiblanca), Chlorophonia callophrys (clorofonia cejidorada) y Pheucticus tibialis (picogrueso ventriamarillo). La especie Elvira cupreiceps (esmeralda de coronilla cobriza) es endmica de Costa Rica y est presente nicamente en las cordilleras de Guanacaste y Tilarn (Garrigues y Dean 2007). Asimismo, la vertiente pacca de la zona de estudio, pertenece a la EBA conocida como Vertiente Pacca del Sur de Centroamrica, caracterizada por vegetacin de tipo estacional, de bosque seco a hmedo, de los cero a los mil metros de altitud. Aunque hasta ahora no se ha reportado ninguna de las especies endmicas mencionadas por Birdlife Internacional (2010), para este estudio son exclusivas de esta EBA las especies Eumomota superciliosa (momoto cejiceleste), Aimophila rucauda (sabanero cabecilistado), Amazona albifrons (loro frentiblanco) y Arremonops ruvirgatus (pinzn aceitunado). Lo anterior demuestra que existe una alta diversidad de hbitats en la zona de estudio, lo que a su vez favorece el que haya una alta riqueza de especies de aves migratorias y residentes en estos sitios. Otra caracterstica de las aves atractivas para el turismo es la rareza. Las especies raras son aquellas cuyas poblaciones son pequeas y mucho ms vulnerables que las comunes y abundantes. El trmino raro es complejo e involucra al menos tres dimensiones ecolgicas y demogrcas: 1) rea de distribucin geogrca, 2) requerimientos de hbitat y 3) tamao de las poblaciones (Rodrguez et al 2004). En esta categora se ubican, para la zona de estudio, Sarcoramphus papa (zopilote rey), Buteo albonotatus (gaviln colifajeado), Buteo jamaicensis (gaviln colirrojo), Spizaetus ornatus (aguilucho penachudo), Electron carinatum (momoto pico quilla), Pseudocolaptes lawrencii (trepamusgo cachetn) y Xenops rutilans (xenops rayado) (Stiles y Skutch 2007, Garrigues y Dean 2007). Asimismo, las especies amenazadas han sido sealadas de inters para los observadores de aves y en esta zona de amortiguamiento se han reportado 25 en esta condicin, esto a partir del decreto 26435 del Ministerio de Ambiente y Energa (MINAE) (1997). Con poblaciones reducidas se encuentran Pionopsitta haematotis Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 33

31 (loro cabecipardo ), Touit costaricensis (periquito alirrojo ), Crax rubra (pavn grande ), Trogon aurantiiventris ( trogn ventrianaranjado ) y Procnias tricarunculatus (pjaro campana ). Segn el mismo decreto, Eurypyga helias ( garza del sol ) se encuentra en peligro de extincin en Costa Rica. Adems, algunas aves han sido calicadas como llamativas para el turismo por sus colores o formas (Rodrguez et al 2004). Algunas de estas presentes en el rea de estudio son el quetzal ( Pharomachrus mocinno ), el trogn collarejo ( Trogon collaris ), el tucancillo verde ( Aulacorhynchus prasinus ), las tangaras (entre ellas Tangara dowii ) y el mielero de pata rojas ( Cyanerpes cyaneus ). En relacin al tipo de hbitat sobresalen las aves que son consideradas como indicadoras de la calidad del bosque, ya que son difciles de detectar porque son raras o requieren de reas extensas de bosque natural, lo cual complica an ms su detectabilidad (Rodrguez et al 2004). En la zona de estudio 21 especies cumplen con estas caractersticas, entre ellas el gaviln blanco ( Pseudastur albicolis ) pavn grande ( Crax rubra ) urraca de toca celeste ( Cyanolyca cucullata ) soterrey ruiseor ( Microcerculus philomela ) tangara de costados negros ( Bangsia arcaei ) tangara de monte cejiblanca ( Chlorospingus pileatus ) y pinzn cabecilistado ( Arremonops conirostris) Dadas las caractersticas de la avifauna del rea estudiada, se evidencia el potencial para la observacin de aves como actividad ligada al ecoturismo, mxime si se toma en cuenta que para 1999, el turismo en Costa Rica ya se haba convertido en la actividad econmica ms importante, pues aportaba el 6,9% del producto interno bruto y el nmero de visitantes extranjeros superaba el milln. Adems, una encuesta aplicada por el Instituto Costarricense de Turismo a 1500 turistas que visitaron Costa Rica en la temporada alta del 2000 (marzo y abril) indica que el 58% de los turistas participaron en actividades relacionadas con la naturaleza y, especcamente, el 35,9 % de estos observaron aves (Rodrguez et al 2004). Sin embargo, en esta zona quedan por investigar otros aspectos como: empresas dedicadas al ecoturismo, necesidades de capacitacin, infraestructura y recurso humano, consecuencias o impactos que podra generar esta actividad, entre otras. Este estudio representa un primer avance para iniciar un proceso que lleve a las comunidades del rea de amortiguamiento de la ReBAMB hacia un desarrollo sostenible mediante actividades amigables con el ambiente que a la vez generen ingresos econmicos importantes y sostenidos en el tiempo. Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 34

32 Agradecimientos A la Universidad de Costa Rica a travs de la Vicerrectora de Investigacin y la Coordinacin de Investigacin de la Sede de Occidente por el apoyo al proyecto Monitoreo de la avifauna de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes y su rea de inuencia (UCR-VI-540-A9-027). Referencias Arguedas, S. 2004. La gestin social. En: Arguedas, M., B. Castao y J. Rodrguez, eds. Lineamientos y herramientas para un manejo creativo de las reas protegidas San Jos: Organizacin para Estudios Tropicales, Programa de Poltica y Ciencias Ambientales. BirdLife Internacional. 2010. Endemic Bird Areas. En lnea: http://www.birdlife.org/datazone/ ebas-/index.html?action=EbaHTMFindResults.asp&INam=&Reg=5&Cty=51 Fecha de Consulta: 11-5-2010 Budowski, G. 2001. Ecoturismo responsable como instrumento til de gestin ambiental. En: Memoria del primer simposio internacional Realidades y visiones en la gestin ambiental y ecoturstica. San Jos: Universidad de Costa Rica, Vicerrectora de Investigacin y Red Interamericana de FormacinGestin Ambiental y Ecoturismo (RIF-GAE). Garrigues, R. y R. Dean. 2007. e Birds of Costa Rica: a Field Guide. Ithaca,Nueva York: Zona Tropical. Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio). 2012. Diccionario de la biodiversidad En lnea: http://www.inbio.ac.cr/estrategia/ Estudio_2004/Paginas/diversidad02.html Fecha de Consulta: 25/10/2012 Mena, Y. y G. Artavia. 1998. Sistema Nacional de reas de Conservacin: Parques Nacionales y otras reas Silvestres Protegidas de Costa Rica. Heredia. MINAE. 1997. Decreto N 26435.Especies de ora y fauna silvestre con poblaciones reducidas y en peligro de extincin. Morales, R. y F. Bermdez. 2002. Plan de Manejo Parque Nacional Volcn Iraz Turrialba: Centro Agronmico Tropical de Investigacin y Enseanza (CATIE). Moreno, D. y J. Cruz. 2007. La observacin de aves como actividad ecoturstica en la regin costa de Oaxaca: anlisis preliminar de la situacin actual y perspectivas. Ciencia y Mar XI (33): 45-51. Obando, G., L. Sandoval, J. Chaves, J. Villarreal y W. Alfaro. 2007. Lista ocial de aves de Costa Rica 2006. Boletn Zeledonia (Nmero especial). Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, A. Martnez-Salinas, M. Montoya y O. Ramrez. 2011. Lista ocial de las aves de Costa Rica 2011. Boletn Zeledonia 15(2). Rodrguez, O., R. Villalobos y J. Campos 2004. Aves y turismo de naturaleza en la zona de Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 35

33 amortiguamiento del Parque Nacional TapantMacizo de la Muerte. Recursos y Ambiente 43: 62-71. Salazar-Rodrguez, A. 2000. Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes: veinticinco aos de conservacin, investigacin y bioalfabetizacin. Coordinacin de Investigacin. Universidad de Costa Rica, Sede de Occidente, San Ramn, Alajuela, Costa Rica. Snchez, R. 2000. Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes. Ministerio de Ambiente y Energa, San Jos, Coste Rica. Sistema Nacional de reas y de Conservacin (SINAC). 2010. reas Silvestres Protegidas. En Lnea: http://www.sinac.go.cr/infgeneral.php Fecha de Consulta: 11-5-2010 Stiles, G. 1991. Lista preliminar de la avifauna de la Reserva Forestal de San Ramn. En: R. Ortiz, ed. Memorias de Investigacin Reserva Forestal de San Ramn. Serie Ctedra Universitaria. San Ramn, Alajuela: Ocina de Publicaciones de la Universidad de Costa Rica, pp: 73 78. Stiles G. y A. Skutch. 2007. Gua de aves de Costa Rica cuarta edicin. Santo Domingo de Heredia: INBio. elen, K. y A. Dalfet. 1979. Polticas para el manejo de reas silvestres. San Jos: Editorial de la Universidad Estatal a Distancia. Universidad Estatal a Distancia (UNED). 2012. Biodiversidad e inventario de la naturaleza. En lnea: http://www.uned.ac.cr/recursos/biodiv/ webpages/cap3a.htm Fecha de Consulta: 25/10/2012 Cuadro 1. Especies de aves en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes. Nomenclatura segn American Onithologists Union (AOU) Suplemento 53 (Chesser et al 2012). Familia Taxa Nombre comn Hbitat* Condicin* Tinamidae Crypturellus soui Tinam Chico B R Phalacrocoracidae Phalacrocorax brasilianus Cormorn Neotropical A R Cracidae Penelope purpurascens Pava Crestada B, C, CS R, Am Chamaepetes unicolor Pava Negra B, CS R Ortalis cinereiceps Chachalaca Cabecigrs C, CS R Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 36

34 Odontophoridae Odontophorus leucolaemus Codorniz Pechinegra B R Ardeidae Tigrisoma fasciatum Garza Tigre de ro A R Ardea herodias Garzn azulado A M Ardea alba Garceta Real A R y M Egretta caerulea Garceta Azul A R y M Egretta thula Garceta Nivosa A R y M Bubulcus ibis Garcilla Bueyera A, P R y M Butorides virescens Garcilla Verde A R y M Cathartidae Coragyps atratus Zopilote Cabecinegro B, C, CS, P R Cathartes aura Zopilote Cabecirrojo B, C, CS, P R y M Sarcoramphus papa Zopilote rey B, C, CS, P R, Ra Accipitridae Gaviln tijereta B, C, CS, P R y M Accipiter superciliosus Gaviln enano B R, Am Pseudastur albicollis Gaviln blanco B R Morphnarchus princeps Gaviln Pechinegro C R, Am Buteo albicaudatus Gaviln coliblanco B, C, CS, P R, M, Ra Buteo albonotatus Gaviln Colifajeado B, C, CS, P R, M, Ra Buteo jamaicensis Gaviln Colirrojo B, P R, Am Buteogallus urubitinga Gaviln negro mayor C, CS, P R Buteo magnirostris Gaviln capulinero P M Buteo platypterus Gaviln Aludo C, CS, P R Buteo nitidus Gaviln Gris B, C, CS, P R y M Buteo brachyurus Gaviln Colicorto B, CS R, Am, Ra Spizaetus ornatus Aguilucho penachudo C, CS, P R, Am Chondrohierax uncinatus Gaviln piquiganchudo B, P M Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 37

35 Circus cyaneus Aguilucho norteo B, C, CS, P R Pandionidae Pandion haliaetus guila pescadora A M Falconidae Halcn de Monte Barreteado B R Micrastur mirandollei Halcn de monte dorsigris C R, Am Halcn Cuelliblanco C, CS, P R, Am Falco sparverius Cerncalo americano P M Falco peregrinus Halcn Peregrino P M, Am Caracara cheriway Caracara Cargahuesos P, C R Herpetotheres cachinnans Guaco P, CS R Rallidae Aramides cajaneus Rascn Cuelligrs A R Laterallus albigularis Polluela Gargantiblanca A R Eurypygidae Eurypyga helias Garza del Sol A R, Am Scolopacidae Actitis macularius Andarros Maculado A M Gallinago delicata Becacina de Wilson A M Jacanidae Jacana spinosa Jacana Centroamericana A R Podicipedidae Podilymbus podiceps Zambullidor Piquipinto A R y M Tachybaptus dominicus Zambullidor Enano A R Columbidae Paloma Piquirroja B, CS, P R Patagioenas fasciata Paloma Collareja B R Patagioenas nigrirostris Paloma piquicorta B R Patagioenas subvinacea Paloma Rojiza B R Columbina inca Tortolita Colilarga P, C R Columbina talpacoti Tortolita rojiza P, C R Columbina passerina Tortolita comn P, C R Geotrygon chiriquensis Paloma-Perdiz Pechicanela B R Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 38

36 Geotrygon lawrencii Paloma-Perdiz Sombra B R Leptotila verreauxi Paloma Coliblanca B, CS, C R Psittacidae Amazona albifrons Loro Frentiblanco P R, Am Amazona autumnalis Loro frentirrojo P R, Am Aratinga canicularis Perico Frentinaranja P R, Am Perico Frentirrojo P, C R, Am Aratinga nana Perico azteco P R, Am Brotogeris jugularis Periquito Barbinaranja P R, Am Touit costaricensis Periquito Alirrojo B R, Am Pionus senilis Loro Coroniblanco (Chucuyo) B, P, CS, C R, Am Pionopsitta haematotis Loro Cabecipardo B R, Am Cuculidae Piaya cayana Cuco Ardilla B, CS, C R Crotophaga sulcirostris Tijo P R Strigidae Megascops clarkii Lechucita Serranera CS R Ciccaba virgata Lechuza Caf B, CS R Glaucidium brasilianum Mochuelo Comn P, CS R Caprimulgidae Nyctidromus albicollis Cuyeo P, CS R Caprimulgus carolinensis Chotacabras de Paso B, CS M Lurocalis semitorquatus Aapero colicorto B R Nyctibiidae Nyctibius grandis Pjaro estaca CS, P R Apodidae Cypseloides niger Vencejo Negro B, C, CS, P R y M Streptoprocne zonaris Vencejo Collarejo B, C, CS, P R Trochilidae Phaethornis guy Ermitao Verde B R Phaethornis longirostris Ermitao Pico Largo B R Phaethornis striigularis Ermitao Gargantirrayado B R Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 39

37 Doryfera ludovicae Pico de Lanza Frentiverde B R Campylopterus hemileucurus Ala de Sable Violceo B, CS R Florisuga mellivora Jacobino nuquiblanco P R Colibri thalassinus Colibr Orejiviolceo Verde B R Klais guimeti Colibr Cabeciazul B, P R Chlorostilbon canivetii Esmeralda Rabihorcada P, CS R Discosura conversii Colicerda Verde B R Thalurania colombica Ninfa Coronivioleta B R Panterpe insignis Colibr Garganta de Fuego B R y E Eupherusa eximia Colibr Colirrayado B R Elvira cupreiceps Esmeralda de Coronilla Cobriza B, P R y E Lampornis calolaemus Colibr Montaz Ventriblanco B R y E Lampornis hemileucus Colibr Montaz Ventriblanco B R y E Heliodoxa jacula Brillante Cabeciverde B R Eugenes fulgens B R Heliomaster constantii Colibr pochotero P R Heliothryx barroti Colibr Picopunzn B R Selasphorus scintilla Chispita Gorginaranja CS R y E Amazilia saucerrottei Amazilia Culiazul P R Amazilia tzacatl Amazilia Rabirrufa CS, P R Anthracothorax prevostii Manguito pechiverde CS R Glaucis aeneus Ermitao bronceado B R Trogonidae Trogon caligatus Trogn Violceo P R Trogon collaris Trogn collarejo B R Trogon aurantiiventris Trogon Ventrianaranjado B, CS R, E, Am Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 40

38 Trogon massena Trogn coliplomizo CS R Pharomachrus mocinno Quetzal B, CS R Momotidae Momotus momota Bobo CS, P, C R Baryphthengus martii Momoto canelo mayor B R Electron platyrhynchum Momoto Piquiancho B R Electron carinatum Momoto Pico Quilla B R, Am, Ra Eumomota superciliosa Momoto cejiceleste CS, P R Alcedinidae Chloroceryle americana Martn Pescador Verde A R Chloroceryle amazona Martn pescador amaznico A R Megaceryle torquatus Martn Pescador Collarejo A R Galbulidae Jacamar Rabirrufo B R Ramphastidae Selenidera spectabilis Tucancillo orejiamarillo B R Aulacorhynchus prasinus Tucancillo verde B, CS R Ramphastos sulfuratus Tucn Pico Iris CS, P R Ramphastos ambiguus Tucn Pico Caf CS, P R Pteroglossus torquatus Tucancillo Collarejo CS, P R Capitonidae Eubucco bourcierii Barbudo Cabecirrojo B, CS R Semnornithidae Semnornis frantzii Cocora B, CS R y E Piscidae Campephilus guatemalensis Carpintero Picoplata P R Colaptes rubiginosus Carpintero Verde Dorado CS, P, C R Melanerpes hoffmanii Carpintero de Hoffmann CS, P, C R Melanerpes pucherani Carpinterito Carinegro CS, P, C R Picoides fumigatus Carpintero Pardo B, P R Piculus simplex Carpinterito Alirrufo B R Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 41

39 Dryocopus lineatus Carpintero Lineado CS, P, C R Furnariidae Cranioleuca erythrops Colaespina Carirroja B R Premnoplex brunnescens Subepalo Moteado B R Margarornis rubiginosus Subepalo Rojizo B R y E Pseudocolaptes lawrencii Trepamusgo cachetn B R, Ra Sclerurus mexicanus Tirahojas Pechirrufo B R Synallaxis brachyura Arquitecto Plomizo CS R Automolus ochrolaemus Hojarasquero Gorgianteado B R Thripadectes rufobrunneus Trepamusgo cuellirojizo B R Xenops minutus Xenops Comn B R Xenops rutilans Xenops rayado B R, Ra Glyphorhynchus spirurus Trepadorcito Pico de Cua B R Syndactyla subalaris Trepamusgo Lineado B R Anabacerthia variegaticeps Trepamusgo de Anteojos B R Dendrocincla fuliginosa Trepador Pardo B R Dendrocincla homochroa Trepador Rojizo B R Deconychura longicauda Trepador Delgado B R, Am Xiphorhynchus lachrymosus Trepador Pinto B R Xiphorhynchus erythropygius Trepador Manchado B R Lepidocolaptes souleyetii Trepador Cabecirrayado B, CS, C, P R Campylorhamphus pusillus Trepador pico de hoz B R, Am Thamnophilidae Thamnophilus doliatus Batar Barreteado CS, P R Phaenostictus mcleannani Hormiguero ocelado B, CS R Thamnistes anabatinus Batar Caf B R Dysithamnus mentalis Batarito Cabecigrs B R Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 42

40 Dysithamnus striaticeps Batarito pechirayado B R Cercomacra tyrannina Hormiguero Negruzco B R Myrmotherula schisticolor Hormiguerito Pizarroso B, CS R Myrmeciza immaculata Hormiguero Inmaculado B, CS R Gymnopithys leucaspis Hormiguero Bicolor B, CS R Formicaridae Gallito Hormiguero pechicastao B, CS R Formicarius analis Gallito Hormiguero Carinegro B R Grallariidae Hylopezus dives Tororoi Pechicanelo B, CS R Grallaria guatimalensis Tororoi dorsiescamado B R Rhinocryptidae Scytalopus argentifrons Tapaculo Frentiplateado B, CS R Tyrannidae Elainia Copetona P R Elaenia frantzii Elainia Montaera CS, P R Serpophaga cinerea Mosquerito Guardarros A R Mionectes olivaceus Mosquerito Ojimanchado CS R Leptopogon amaurocephalus Mosquerito Cabecipardo B R Leptopogon superciliaris Mosquerito Orejinegro B R Phylloscartes superciliaris Mosquerito Cejirrufo B R Zimmerius vilissimus Mosquerito Cejigrs B, CS, P R Lophotriccus pileatus Mosquerito de Yelmo B R Todirostrum cinereum Espatulilla Comn P, CS R Rhynchocyclus brevirostris Piquiplano de anteojos B R Platyrinchus mystaceus Piquichato Gargantiblanco B R Contopus cinereus Pib Tropical CS, P R Contopus cooperi Pib boreal CS, P M Contopus sordidulus Pib Occidental CS, P R y M Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 43

41 Contopus virens Pib Oriental CS, P M Mitrephanes phaeocercus Mosquerito Moudo B R Mosquerito Amarillento CS, P R Sayornis nigricans Mosquero de Agua A R Attila spadiceus Atila Lomiamarilla CS, P R Rhytipterna holerythra Plaidera Rojiza P R Myiarchus tuberculifer Copetn Crestioscuro CS, P R Myiarchus nuttingi Copetn de Nutting P R Myiarchus crinitus Copetn Viajero P M Myiarchus tyrannulus Copetn crestipardo P R Pitangus sulphuratus Bienteveo Grande CS, P, C R Megarhynchus pitangua Mosquern Picudo CS, P, C R Myiornis atricapillus Mosquerito colicorto CS R Myozetetes granadensis Mosquero cabecigris CS R Myiozetetes similis Mosquero Cejiblanco CS, P, C R Myiodynastes hemichrysus Mosquero Ventridorado P R y E Myiodynastes luteiventris Mosquero ventriazufrado P R y M Myiodynastes maculatus Mosquero listado P R y M Tijereta rosada P M Tyrannus melancholicus Tirano Tropical CS, P, C R Tyrannus tyrannus Tirano norteo CS M Legatus leucophaius Mosquero pirata P, CS M Myiobius sulphureipygius Mosquerito lomiamarillo B R Mosquerito amarillo P R Tytiridae Tityra semifasciata Pjaro Chancho CS, P, C R Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 44

42 Tityra inquisitor Titira Coroninegra CS, P, C R Pachyramphus cinnamomeus Cabezn Canelo P R Pachyramphus aglaiae Cabezn plomizo CS R Cotingidae Cephalopterus glabricollis Pjaro sombrilla B R, E, Am Procnias tricarunculatus Pjaro campana B, P CS R, Am Pipridae Corapipo altera Saltarn Gorgiblanco B R Manacus candei Saltarn Cuelliblanco B, CS R Chiroxiphia linearis Saltarn Toledo B, CS R Vireonidae Vireo Pechiamarillo P, CS M Vireo altiloquus Vireo bigotudo P, CS M Vireo cabecigris P, CS M Vireo olivaceus Vireo ojirrojo P, CS M Vireo philadelphicus Vireo Amarillento P, CS M Vireo leucophrys Vireo Montaero P, CS R Hylophilus ochraceiceps Verdillo Leonado B R Hylophilus decurtatus Verdillo Menudo B R Corvidae Psilorhinus morio Urraca Parda CS, C, P R Cyanolyca cucullata Piapia de Montaa B R Calocitta formosa Urraca copetona P R Hirundinidae Stelgidopteryx serripennis Golondrina Alirrasposa Nortea P R y M Golondrina Alirrasposa Surea P R Pygochelidon cyanoleuca Golondrina Azul y Blanco B, C, CS, P R y M Progne tapera Martn de ros B, C, CS, P M Riparia riparia Golondrina Riberea P M Hirundo rustica Golondrina Tijereta P, A R Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 45

43 Tachycineta albilinea Golondrina Lomiblanca A R Petrochelidon pyrrhonota Golondrina risquera P, A M Troglodytidae Campylorhynchus zonatus Soterrey matraquero B, CS, C R Pheugopedius atrogularis Soterrey Gorginegro CS R y E Troglodytes aedon Soterrey Cucarachero CS, C, P R Troglodytes ochraceus Soterrey Ocrceo B, CS R y E Cantorchilus modestus Soterrey Chinchirig CS, C R Cantorchilus nigricapillus Soterrey Castao CS R Cantorchilus thoracicus Soterrey Pechirrayado B, CS R y E Thryophilus rufalbus Soterrey Rufo y Blanco B, CS R Henicorhina leucosticta Soterrey de Selva Pechiblanco B R Henicorhina leucophrys Soterrey de Selva Pechigrs B R Microcerculus philomela Soterrey Ruiseor B R Chico Piojo CS, C R Cinclidae Cinclus mexicanus Mirlo Acutico Plomizo A R Turdidae Myadestes melanops Jilguero B, CS R Catharus aurantiirostris Zorzal Piquianaranjado B R Catharus fuscater Jilguerillo B R Catharus mexicanus Zorzal Cabecinegro B R Catharus ustulatus Zorzal de Swainson B, CS M Hylocichla mustelina Zorzal de Bosque P M Turdus plebejus Mirlo Montaero B, CS R Turdus obsoletus Mirlo Vientriblanco B, CS R Turdus grayi Yigirro CS, C, P R Turdus assimilis Mirlo gorgiblanco B, CS R Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 46

44 Phainoptila melanoxantha Capulinero Negro y Amarillo B R y E Parulidae Vermivora chrysoptera Reinita Alidorada B M Oreothlypis peregrina Reinita Verdilla CS, C, P M Setophaga pitiayumi Parula tropical B, CS R Setophaga pensylvanica Reinita de Costado Castaas B, CS, P, C M Setophaga virens Reinita Cariamarilla B, CS M Setophaga petechia Reinita Amarilla B, CS, P, C M Setophaga townsendi Reinita de Townsend P M Setophaga fusca Reinita Gorginaranja B M Mniotilta varia Reinita Trepadora B, CS M Protonotaria citrea Reinita Cabecidorada CS M Helmitheros vermivorum Reinita Gusanera B M Parkesia motacilla Reinita Acutica Piquigrande B M Geothlypis poliocephala Antifacito Coronigrs CS, P R Cardellina citrina Reinita encapuchada C M Cardellina pusilla Reinita Gorrinegra B, CS M Myioborus miniatus Candelita Pechinegra B, CS R Myioborus torquatus Candelita Collareja B, CS R Basileuterus culicivorus Reinita Coronidorada B R Reinita Cabecicastaa B, CS, P R Basileuterus tristriatus Reinita Cabecilistada B R Myiothlypis fulvicauda Reinita Guararibera B, A R Geothlypis formosus Reinita cachetinegra B, CS M Geothlypis philadelphia Reinita enlutada CS M Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 47

45 Genus Incertae Sedis Reinita Mielera B, CS R Saltator coerulescens Saltator Grisceo (Sinsonte) CS, P, C R Saltator grossus Picogrueso piquirrojo B R Saltator maximus Saltator Gorgianteado CS, P R Saltator atriceps Saltator Cabecinegro CS R Thraupidae Chrysothlypis chrysomelas Tangara Negro y Dorado B R y E Tachyphonus delattrii Tangara coronidorada B R Tachyphonus rufus Tangara forriblanca B R Ramphocelus passerinii Sargento CS, P R Ramphocelus costaricensis Sargento CS, P R Ramphocelus sanguinolentus Tangara Capuchirroja CS, P R Tangara guttata Tangara Moteada (Cebra) B R Tangara dowii Tangara Vientricastaa B R Tangara larvata Siete Colores CS, P R Tangara gyrola Tangara Cabecicastaa B R Tangara Orejinegra B R Tangara icterocephala Tangara Dorada (Juanita) B R Thraupis episcopus Tangara Azuleja (Viuda) CS, P, C R Thraupis palmarum Tangara Palmera CS, P, C R Dacnis venusta Mielero Celeste y Negro B R Dacnis cayana Mielero Azulejo B R Chlorophanes spiza Mielero Verde B R Cyanerpes lucidus Mielero luciente B R Cyanerpes cyaneus Mielero Patirrojo (Picudo) CS, P R Bangsia arcaei Tangara de Costados Negros B R y E Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 48

46 Emberizidae Volatinia jacarina Semillerito Negro Azulado CS, P R Sporophila americana Espiguero Variable CS, P R Sporophila torqueola Espiguero collarejo CS, P R Oryzoborus funereus Semillero Picogrueso CS, P R Tiaris olivaceus Gallito CS, P R Acanthidops bairdii Fringilo Piquiagudo B, CS R y E Sabanero cabecilistado P, CS R Amaurospiza concolor Semillero azulado P R Atlapetes albinucha Saltn Nuquiblanco CS R Arremon aurantiirostris Pinzn Piquinaranja CS R Arremon crassirostris Pinzn Barranquero B R y E Arremon brunneinucha Saltn Cabecicastao B R Arremonops conirostris Pinzn Cabecilistado CS, C, P R Pinzn Aceitunado CS, P R Zonotrichia capensis Chingolo (Come Maz) P R Melozone leucotis Pinzn Orejiblanco B, CS R Diglossa plumbea B, CS R Cardinalidae Caryothraustes poliogaster Picogrueso carinegro B, CS R Passerina caerulea Oicogrueso azul CS, C R y M Pheucticus tibialis Picogrueso ventriamarillo B R y E Pheucticus ludovicianus Picogrueso Pechirrosado CS M Cyanocompsa cyanoides Picogrueso Negro Azulado B, CS R Tangara bermeja B, CS, C, P R Piranga rubra Cardenal Veranero B, CS, C, P M Piranga olivacea Tangara escarlata CS M Rodrguez Arias y Guido Granados

PAGE 49

47 Chlorospingus ophthalmicus Tangara de monte ojeruda B, CS R Chlorospingus pileatus Tangara de monte cejiblanca B R Chlorospingus canigularis Tangara de monte gargantigris B R Chlorothraupis carmioli Tangara Aceitunada B R Habia fuscicauda Tangara Hormiguera Gorgirroja B R Habia rubica Tangara hormiguera coronirroja B, CS R Icteridae Agelaius phoeniceus Tordo Sargento P R Icterus galbula Cacique veranero B, CS, C, P M Icterus prosthemelas Bolsero capuchinegro B, CS, C, P R Psarocolius wagleri Oropndola Cabecicastaa B, CS, P R Psarocolius montezuma Oropndola de Montezuma B, CS, P R Molothrus oryzivora Vaquero Grande P R Sturnella magna Zacatera P R Dives dives Tordo Cantor CS, P, C R Molothrus aeneus Pius CS, P, C R Quiscalus mexicanus Zanate CS, P, C R Fringillidae Eufonia gargantinegra C, P R Euphonia gouldi Eufonia olivacea B R Euphonia anneae Barranquilla B R y E Euphonia hirundinacea Caciquita CS, P, C R Euphonia elegantissima Eufonia cabeciceleste B R Euphonia luteicapilla Eufonia coriamarilla P R Carduelis psaltria Jilguero menor P R Chlorophonia callophrys Rualdo B, CS R *B: Bosque, CS: crecimiento secundario, P: Potrero, C: Cultivos, A: Acutico, R Residente, M: Migratorio, Am: Amenazada. Ra: Rara, E: Endmica Potencial para el turismo de la Reserva Biolgica Alberto Manuel Brenes

PAGE 50

48 Cronologa 152 aos construyendo una lista de la avifauna de Costa Rica Gerardo Obando-Caldern, Comit Cientco, Asociacin Ornitolgica de Costa Rica, geobando@ avesdecostarica.org Resumen Palabras claves : publicaciones histricas, cronologa, historia ornitolgica de Costa Rica. Abstract Birds of Costa Rica Key words: chronology, historical

PAGE 51

49 Introduccin En celebracin del Dcimo Aniversario de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica se presenta una cronologa sobre los primeros intentos en documentar la avifauna de Costa Rica, su desarrollo y evolucin hasta llegar a la Lista Ocial de la actualidad. Este trabajo nos lleva por un sendero de ms de 150 aos, recorrido por cientcos, naturalistas exploradores, observadores de aves e instituciones nacionales como el Museo Nacional de Costa Rica, con el cual an la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica trabaja en conjunto para ocializar, catalogar y archivar los nuevos registros de aves para Costa Rica. Esta cronologa est dedicada a todos quienes adems de estudiar, contemplar y disfrutar de las aves, han hecho valiosos aportes con sus observaciones y registros para esta gran obra con ms de 150 aos y as poder tener en la actualidad un inventario de la avifauna nacional completo y actualizado por medio de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica 1859 Documentando la ornitologa para Centro Amrica La revista britnica Ibis se inaugur en 1859 y en su primer artculo brind la primera publications, ornithological history of Costa Rica. Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 52

50 Obando-Caldern

PAGE 53

51 recopilacin y lista de aves para nuestro itsmo bajo el ttulo, On the Ornithology of Central America (Sclater y Salvin 1859). Este documento histrico recopila informacin sobre las observaciones, colectas y publicaciones que datan desde antes de 1859. Aunque la avifauna de Costa Rica no est especcamente anotada, es una excelente fuente de informacin histrica para el resto de los pases de la regin. (Sclater y Salvin 1859). Los primeros 100 aos de exploracin y registros de aves en Costa Rica 1860 La documentacin previa hecha por Philip Lutley Sclater y Osbert Salvin (1859) sirvi en ese entonces a Jean Louis Cabanis (1860) como medio de consulta para poder denir el primer listado de aves para Costa Rica basado en las recolectas hechas posiblemente entre 18581859 por los alemanes Alexander von Frantzius, Karl Homan y Franz Ellendorf y depositadas en el Museo de Berlin. Esta primera lista fue publicada en la revista alemana Journal fr Ornithologie con un total de 150 especies para Costa Rica. (Cabanis 1860, Carriker 1910) 1868 Colectas cientcas y publicaciones con descripciones de nuevas especies para Costa Rica siguieron a los alemanes por otros reconocidos naturalistas como Jos Zeledn, Juan Cooper, Manuel L. Calleja, Auguste R. Endrs, Julian y D.F. Carmiol, Enrique Arce, Salvin, Sclater, J. M. Dow, Spencer F. Baird y John Cassin. Algunas de estas recolectas fueron depositadas en el Instituto Smithsoniano en Washington y en museos en Inglaterra. En 1868, con base en las recolectas y publicaciones por los naturalistas arriba mencionados, George Newbold Lawrence public, A Catalogue of birds found in Costa Rica. Esto fue el primer intento de hacer una lista de aves para Costa Rica. Sin incluir las aves marinas, su lista registr 510 especies. (Carriker 1910, Lawrence 1868) 1882-1887 Primeras listas del ornitlogo costarricense Jos Cstulo Zeledn Luego del Catlogo de Lawrence (1868), las colectas continuaron y nuevas publicaciones sobre nuevos registros y correcciones fueron realizadas por autores como Salvin, Sclater, von Frantzius, Adolphe Boucard, Charles C. Nutting y Robert Ridgway. En 1882, la primera lista de aves por un costarricense fue publicada titulada, Catlogo de las aves de Costa Rica por Jos Cstulo Zeledn. Indica 388 especies. En 1885, Zeledn public nuevas adiciones a su lista de 1882 y hizo un inventario de los especmenes depositados en el United States National Museum (Instituto Smithsoniano). Esta lista menciona 692 especies. En 1887, Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 54

52 Obando-Caldern

PAGE 55

53 Zeledn present una nueva lista que aumenta el nmero de especies a 708 y un inventario de la coleccin del Museo Nacional de Costa Rica en su artculo, Catlogo de las Aves de Costa Rica publicado en los Anales del Museo Nacional de Costa Rica de 1887. (Carriker 1910, Zeledn 1882, 1885 y 1887). 1895 Primera lista de aves de la Isla del Coco Fue en 1838 cuando los naturalistas Barclay y Menziesse realizaron las primeras colectas de la avifauna en la Isla del Coco, las cuales sirvieron a John Gould (1843) para describir por primera vez al pinzn ( Pinaloroxias inornata [Cactornis inornatus] ) y al cuclillo ( Coccyzus ferrugineus ) de la Isla del Coco (Montoya 2007). En 1895, se presenta por primera vez una lista formal de la avifauna de la isla por Charles H. Townsend (Montoya 2007). Para una resea histrica completa de la isla ver Notas histricas sobre la ornitologa de la Isla del Coco Costa Rica por Michel Montoya (2007). 1899 Dos ornitlogos llegaron a Costa Rica en el ao 1890 y se unieron a Zeledn y a Anastasio Alfaro (director del Museo Nacional de Costa Rica). Trabajando para el Museo Nacional de Costa Rica, Cecil F. Underwood y George K. Cherrie, hacen grandes contribuciones a la ornitologa del pas. Grandes cantidades de especmenes fueron enviadas a las principales Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 56

54 Obando-Caldern

PAGE 57

55 colecciones en Europa y a la coleccin privada de Outram Bangs en los Estados Unidos. Nueve aos despus de su llegada, Underwood public para el Museo Nacional de Costa Rica una lista de aves con 696 especies titulada, Avifauna Costarriquea. Lista revisada, conforme a las ltimas publicaciones. (Carriker 1910, Underwood 1899). Listas regionales que incluyen la avifauna de Costa Rica Aunque no son listas especcas para el pas, en este periodo se dieron dos grandes publicaciones clsicas y de gran importancia en el desarrollo de la ornitologa nacional y regional. Salvin y Frederick Ducane Godman publicaron Biologa Centralli-Americana (1897-1904) y Robert Ridgway inci en 1901 la publicacin de su monumental obra, e Birds of North and Middle America. A descriptive Catalogue. El ltimo volume fue publicado, postumamente en 1950. (Carriker 1910, Ridgway 1901-1950, Salvin y Godman 1897-1904). 1910 El primero en realizar una revisin y recopilacin exhaustiva de toda la literatura y colecciones nacionales e internacionales existentes, con el objetivo de crear una lista de aves para Costa Rica y la Isla del Coco, fue Carriker en 1910. Su publicacin, An annotated list of the birds of CostaRica, including Cocos Island incluy 679 especies. Su reporte fue Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 58

56 Obando-Caldern

PAGE 59

57 pionero para un pas en Latinoamrica y el primero exhaustivo para la regin de Centro Amrica. (Carriker 1910, Slud 1964). 1964 Pasaron ms de sesenta aos sin que la lista de Carriker (1910) fuera actualizada, hasta que Slud (1964) public e Birds of Costa Rica, distribution and ecology como volumen del Bulletin of the American Museum of Natural History. Se convirti as en el documento base y ms actualizado de la poca, y elemento fundamental para la siguiente generacin de listas de aves de Costa Rica. Slud reporta en su artculo un total de 758 especies para Costa Rica, sumando as 79 especies ms a las incluidas en Carriker (1910). (Slud 1964) ltimos 50 aos Inicia el perodo contemporneo Guas ilustradas de aves, gran cantidad de observadores y uso de tecnologa consolidan la Lista 1964 1989 Sin duda alguna, este perodo marca el inicio de la poca contempornea para la ornitologa en Costa Rica, especialmente impulsado por F. Gary Stiles y Alexander F. Skutch. En 1980, Stiles y James Lewis se basan en Slud (1964) para agregar nuevos registros y Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 60

58 Obando-Caldern

PAGE 61

59 Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 62

60 as presentar su Lista de Pjaros de Costa Rica segn localidad con 848 especies para Costa Rica, incluyendo por primera vez los nombres en espaol y comunes. En 1983, Stiles public una lista de las aves para Costa Rica en el libro Costa Rican Natural History editado por Daniel Janzen, y en 1989, Stiles y Skutch nos presentan su clsico A Guide to the Birds of Costa Rica incluyendo la Isla del Coco. Esta es la primera gua ilustrada para el pas con ms de 850 especies. Su obra no solo incluye observaciones y colectas propias, sino tambin las de un gran nmero de colaboradores nacionales. Inicia as una poca que no termina, en donde cada da ms personas se interesan en observar aves, documentarlas y reportarlas. Posteriores ediciones de esta gua (incluyendo varias ediciones en espaol) por Editorial Inbio han agregado nuevos registros de aves. (Stiles y James 1980, Stiles 1983, Stiles y Skutch 1989. 1998 Primera publicacin por la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) Aunque no es una lista comentada sino ms bien una Libreta de campo Checklist, la AOCR (fundada en 1993) inici de esta manera su compromiso en informar a la comunidad ornitolgica de Costa Rica con una lista actualizada de las aves presentes en el pas y agrega nuevos registros a la Gua de Aves de Costa Rica de Stiles y Skutch (1989). (Delgado et al. 1998). 2002 Primera Esta edicin introdujo el concepto de lista ocial de aves de Costa Rica. Publicada bajo el titulo Lista Ocial de las Aves de Costa Rica: comentarios sobre su estado de conservacin fue nmero especial de Zeledonia (2002) el boletn ocial de la AOCR. La Lista Ocial de las Aves de Costa Rica vino a llenar un vaco de informacin para toda la comunidad ornitolgica, ofreciendo un documento conable como referencia sobre la situacin real de la avifauna del pas. El objetivo principal fue crear una lista rigurosa, formal, de carcter ocial que por medio de categoras indicara cuales especies ya no ocurren en el pas, cules nunca han ocurrido y cules especies han aparecido en el pas desde la publicacin de la Gua de Aves de Costa Rica (Stiles y Skutch 1989). Este objetivo obedeci a que antes del 2002, la AOCR not un inters entre los observadores en agregar nuevas especies para sus listas de Costa Rica; sin embargo, la tendencia era poco rigurosa, con especies no conrmadas y de dudosa ocurrencia. Es as como la AOCR solicit la lista a los ornitlogos Gilbert Barrantes, Johel Chves-Campos y Julio Snchez. Se pusieron a analizar rigurosamente todos estos nuevos registros, las colecciones del Museo Nacional de Costa Rica y del Museo de Zoologa de la Universidad de Costa Rica, colecciones en el extranjero, adems de la gua de Stiles y Skutch (1989) y la Lista de aves de Costa Rica (1998). El resultado de este anlisis fue una lista con taxonoma actualizada segn la American Ornithologists Union (AOU 1998). Tena un Obando-Caldern

PAGE 63

61 Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 64

62 total de 877 especies, clasicadas en Esperadas, Dudosas, Ausentes, Extintas, Probablemente Extintas y Escapadas. Finalmente esta primera Lista Ocial de las Aves de Costa Rica contiene 857 especies en donde se incluan las especies Con y Sin Comprobante Ocial. (Barrantes et al 2002, AOU 1998) El ao siguiente (2003), con base en la Lista Ocial una casa editorial public una gua bilingue, An Ilustrated Field Guide to the Birds of Costa Rica/ Gua Ilustrada de las Aves de Costa Rica. (Annimo 2003) Lamentablemente no menciona autores. 2006 Segunda edicin de la Lista Entre el periodo 2002 y 2006 la Lista Ocial no fue actualizada. Adems el comit cientco de la AOCR se disolvi y nuevamente semultiplicaban las diferentes listas para Costa Rica. Enagosto 2006, Gerardo ObandoCaldern propuso a la junta directiva de la AOCR coordinar una nueva actualizacin de la Lista Ocial y conformar un nuevo comit cientco. La propuesta fue aceptada y por medio de un foro de discusin entre especialistas y observadores de aves, que incluy los autores originales, se analiz y discuti el contenido y formato de la nueva lista. Luego de una revisin de la literatura y de las colecciones del Museo Nacional de Costa Rica y la Universidad de Costa Rica, el proceso culmin en Abril 2007 con la publicacin en Zeledonia de la segunda edicin de la Lista Ocial de las Aves Obando-Caldern

PAGE 65

63 Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 66

64 de Costa Rica con 862 especies y la taxonoma y nombres en ingls revisados segn la AOU y sus suplementos a la fecha. El nuevo comit cientco se comprometi a mantener la lista actualizada anualmente y se puso, adems, en prctica el uso de un formulario para reportes como un medio de registro de datos y un estricto protocolo para el anlisis de la evidencia recibida. Se rm, adems, un convenio de cooperacin con el Departamento de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica para archivar y catalogar las evidencias. Se inicia tambin el proceso de innovacin en la web de la AOCR como un medio de comunicacin entre la comunidad ornitolgica y las actividades relacionadas con la Lista Ocial (Obando et al. 2007) 2007 En esta primera actualizacin anual, el comit cientco continu analizando la literatura, los formularios recibidos y las colecciones. Como resultado, se reorganizaron las especies dentro de las categoras, se actualizaba la taxonoma segn la AOU (Banks et al. 2007) e inclua nuevos registros. La Lista Ocial lleg a un total de 876 especies. En este mismo ao se public la tercera gua ilustrada de aves para el pas, e Birds of Costa Rica, A Field Guide (no incluye la Isla del Coco) por Richard Garrigues y Robert Dean (2007). Esta gua incorpora nuevos registros y taxonoma actualizada. (Garrigues y Dean 2007, Obando et al. 2007) 2008 Para este periodo se incluyen dos nuevas especies para el pas en la categora OcialCon Comprobante: Sula granti Nazca booby y Buteogallus meridionalis savanna hawk. La taxonoma de la lista fue actualizada segn la American Ornithologists Union (Banks et al. 2008). Con una especie que se mueve a otra categora, la lista llega a las 877 especies. (Obando et al. 2008) 2009 Esta actualizacin incluye cinco nuevos registros para el pas en la categora Ocial-Con Comprobante: Punus nativitatis Christmas shearwater, Accipiter poliogaster gray-bellied hawk, Rissa tridactyla black-legged kittiwake, Anthracothorax veraguensis Veraguan mango y Lepidopyga coeruleogularis sapphire-throated hummingbird. Las categorias y estatus de las especies vuelven a cambiar y dos especies pasan de la lista Ocial a la lista No Ocial-Dudosa: Amazilia alfaroana Alfaros hummingbird y Cyanocompsa parellina blue bunting. La taxonoma se actualiza segn la American Ornithologists Union (Chesser et al. 2009). En este ao la AOCR, adems de imprimir la Lista Ocial como libreta de registros disponible en Costa Rica, empez a colocar la lista a la venta Obando-Caldern

PAGE 67

65 Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 68

66 internacional va Amazon.com. Esta edicin registra un total de 880 especies. (Obando et al. 2009) 2010 Se describen cinco nuevos registros para el pas en la categora Ocial-Con Comprobante: Sarkidiornis melanonotus comb duck, Pterodroma rostrata Tahiti petrel, Punus opisthomelas black-vented shearwater, Charadrius melodus piping plover y raupis abbas yellow-winged anager. La taxonoma fue actualizada segn la lista ms reciente de la American Ornithologists Union (Chesser et al. 2010). La Lista Ocial contiene 885 especies de aves. (Obando et al. 2010) 2011 Se ocializan tres nuevos registros para el pas en la categora Con Comprobante: Oxyura jamaicensis ruddy duck, Pluvialis fulva Pacic golden-plover y Petrochelidon fulva cave swallow. La taxonoma y nombres en ingls se actualizan segn la American Ornithologists Union (Chesser et al. 2011). Este ao Gerardo Obando propone un sitio web para la Lista Ocial dando un gran avance de modernizacin en donde se presenta toda la documentacin y mantiene contacto con la comunidad ornitolgica nacional e internacional. La Lista Ocial incluye a esta fecha 888 especies de aves. En este ao, Michel Montoya, miembro del comit cientco, transri a la AOCR la lista de la aves de la Isla del Coco (de su autora), la cual a partir de ese momento es evaluada y actualizada por el comit cientco dentro del protocolo de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica La lista de las aves de la Isla del Coco fue creada y actualizada peridicamente por Montoya desde 1990, como un Anexo al Plan de Manejo del Parque Nacional Isla del Coco. (Montoya 2003, Obando et al. 2011) 2012 Durante este ao ingresan a la Lista Ocial una considerable cantidad de especies, debido a un nuevo anlisis de la literatura, revisin de colecciones extranjeras por medio de bases de datos en-lnea, revisiones en el Museo Nacional de Costa Rica y la Universidad de Costa Rica; adems de separaciones de especies segn la AOU (Chesser et al. 2012) y a un inusual incremento de nuevos registros de antidos. Nueve especies se agregan a la lista: Aythya valisineria canvasback, Aythya americana redhead, Lophodytes cucullatus hooded merganser, Punus gravis great shearwater, Punus punus Manx shearwater, Punus subalaris Galapagos shearwater, Phaethon lepturus white-tailed tropicbird, Phaethon rubricauda red-tailed tropicbird, Buteo plagiatus gray hawk, para un total de 897 especies registradas para Costa Rica. Por primera vez se incluyen los nombres en espaol y comunes en la Lista Ocial Obando-Caldern

PAGE 69

67 basados principalmente en Stiles y Lewis (1980) y Stiles y Skutch (1989). (Obando et al. 2012) Agradecimientos Por sus comentarios y sugerencias al manuscrito, Michel Montoya, Johel ChavesCampos y James Zook. A M. Montoya por compartir documentos histricos y a Christina Kittner por la traduccin al espaol de Cabanis (1860). A Biodiversity Heritage Library (BHL) por proveer estos valiosos documentos histricos en lnea http://www. biodiversitylibrary.org/ Bibliografa Annimo. 2003. An Illustrated Field Guide to the Birds of Costa Rica/Gua de Campo Ilustrada de las Aves de Costa Rica Ilustraciones de Vctor Esquivel Soto. San Jos y Madrd: INCAFO y Ediciones San Marcos S.L. AOU 1998. Checklist of North American Birds 7th edition. Washington, D.C.: American Ornithologists Union. Banks, R., R. T. Chesser, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising y D. F. Stotz. 2007. Forty-eighth supplement to the American Ornithologists Union Checklist of North American Birds. e Auk 124(3): 1109-1115 Banks, R., R. T. Chesser, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising, D. F. Stotz y K. Winken. 2008. Forty-ninth supplement to the American Ornithologists Union Check-list of North American Birds. e Auk 125(3): 758-768 Barrantes, G., J. Chaves-Campos y J. Snchez. 2002. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica: comentarios sobre su estado de conservacin. Zeledonia 11 (Nmero Especial): 1-76. Cabanis, J. Museum Heineanum, I-II 1850. bersicht de rim Berlinger Museum bendlichen Vgel von Costa Rica. Jour. fr Orn VIII, 1860, 321-336; 401-416; IX, 1861, I-II; 81-96; 241-256; X, 1862, 161-176; 321-336; XVII, 1869, 204-213. Carriker, M. A. Jr.1910. An annotated list of the birds of CostaRica, including Cocos Island. Ann. Carnegie Mus. 6: 314-915. Chesser, R.T., R.C. Banks, F. K. Barker, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising, D. F. Stotz y K. Winken. 2009. Fiieth supplement to the American Ornithologists Union Checklist of North American Birds. e Auk 126(3): 705-714. Chesser, R. T., R. C. Banks, F. K. Barker, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising, D. F. Stotz, K. Winker. 2010. Fiy-rst supplement to the American Ornithologists Union Check-List of North American Birds. e Auk 127(3):726-744. Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 70

68 Chesser, R. T., R. C. Banks, F. K. Barker, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising, D. F. Stotz, K. Winker. 2011. Fiy-second supplement to the American Ornithologists Union Check-List of North American Birds. e Auk 128(3): 600-613. Chesser, R. T., R. C. Banks, F. K. Barker, C. Cicero, J. L. Dunn, A. W. Kratter, I. J. Lovette, P. C. Rasmussen, J. V. Remsen, Jr., J. D. Rising, D. F. Stotz, K. Winker. 2012. Fiy-third supplement to the American Ornithologists Union CheckList of North American Birds. e Auk 129(3): 573-588. Delgado, R., Campos, R.G. y Snchez, J. E. 1998. Lista de aves de Costa Rica/Checklist of Costa Rican Birds. San Jos: Editorial San Jos/ Asociacin Ornitolgica de Costa Rica. Garrigues, R y R. Dean. 2007. e Birds of Costa Rica: A Field Guide Ithaca, Nueva York: Zona Tropical. Gould, J. 1843. Nine new birds, collected during the recent voyage of H.M.S. Sulphur. Proc. Zool. Soc. London :103-108. Lawrence, G. N. 1868. A Catalogue of the birds found in Costa Rica. Ann. Lyc. Nat. Hist. N.Y. IX: 86-149. Montoya, M. 2007.Notas histricas sobre la ornitologa de la Isla del Coco. Brenesia 68: 37-57 Montoya, M. 2003. Aves de la Isla del Coco. Lista de especies / Birds of Cocos Island. Species list / Oiseaux de lle de Cocos. Liste des spces. Zeledonia 7: 29-37. Obando-Caldern, G., L. Sandoval, J. ChavesCampos, J. Villarreal-Orias, y W. AlfaroCervantes. 2007. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica 2006. Zeledonia 11, nmero especial (Abril). Obando-Caldern, G., L. Sandoval, J. ChavesCampos y J. Villarreal-Orias. 2007. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 11:2 (Noviembre). Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, G. Monge, M. Montoya, O. Ramrez, L. Sandoval y J. Villarreal-Orias. 2008. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 12:2 (Noviembre). Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, M. Montoya, O. Ramrez, L. Sandoval y J. Zook. 2009. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 13:2 (Noviembre). Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, A. Martnez-Salinas, M. Montoya, O. Ramrez y J. Zook. 2010. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 14:2 (Noviembre). Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, A. Martnez-Salinas, M. Montoya y O. Ramrez. 2011. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 15:1-2 (Noviembre). Obando-Caldern

PAGE 71

69 Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, A. Martnez-Salinas, M. Montoya, O. Ramrez y J. Zook. 2012. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica. Zeledonia 16:2 (Noviembre). Ridgway, R. 1901. Birds of North and Middle America. Pts. 1-8, 1901-19, Robert Ridgway; pt. 9-10, 1941-46 by Ridgway, completado por Herbert Friedmann; pt. 111950. Washington: Government Printing Oce. Salvin, O. y F. D. Godman, eds. 1879-1904. Biologia Centrali-Americana, or Contributions to the knowledge of the fauna and ora of Mexico and Central America, Aves 3. Londres: R.H. Porter and Dulau & Co. Sclater, P. L. y O. Salvin, O. 1859. On the Ornithology of Central America. Parte I-II-III. Ibis 1: 1 (2 y 3). Slud, P. 1964. e birds of Costa Rica, distribution and ecology. Bull. Amer. Mus. Nat. Hist. 128. Stiles, F. G. y L. James. 1980. Lista de Pjaros de Costa Rica segn localidad. Ciudad Universitaria, San Jos: Escuela de Biologa. Stiles, F.G. 1983. Checklist of birds. Pp. 530544, en: D. H. Janzen (ed.). Costa Rican Natural History. Chicago: University of Chicago Press. Stiles, F. G., y A. F. Skutch. 1989. A guide to the Birds of Costa Rica Ithaca, New York: Cornell University Press. Townsend, C.H. 1895. Birds from Cocos and Malpelo Islands, with notes on petrels obtained at sea. Bull. Mus. Comp. Zool. Harvard Coll 27: 121-126. Underwood, C. F. 1899. Avifauna Costarriquea. Lista revisada, conforme a las ltimas publicaciones. San Jos: Museo Nacional de Costa Rica/ Tip. Nacional de Costa Rica. Zeledn, J. C. 1882. Catlogo de las aves de Costa Rica. Pp. 307-385 en Len Fernndez, ed., Coleccin de documentos para la historia de Costa Rica Tomo II. San Jos: Imprenta Nacional, 1882. Zeledn, J. C. 1885. Catalogue of the birds of Costa Rica, indicating those species of which the United States National Museum possesses specimens from that country. Proc. U.S. Nat. Mus. VIII: 104-118. Zeledn, J. C. 1887. Catlogo de las Aves de Costa Rica, con indicacin de las especies, localidades y nmero de ejemplares contenidas en la coleccin del Museo Nacional. Anales del Museo Nacional de Costa Rica I: 103. Cronologa 152 aos construyendo una lista

PAGE 72

70 LISTA OFICIAL DE LAS AVES DE COSTA RICA ACTUALIZACIN 2012 Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) Gerardo Obando-Caldern Coordinador de actualizaciones: geobando@avesdecostarica.org Comit Cientco, Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Johel Chaves-Campos Council on International Educational Exchange, Tropical Biology and Conservation Program in Costa Rica Richard Garrigues Gone Birding Tours, Costa Rica Alejandra Martnez-Salinas Centro Agronmico Tropical de Investigacin y Enseanza (CATIE), Costa Rica Fish and Wildlife Sciences Department, University of Idaho, USA Michel Montoya Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Oscar Ramrez Escuela de Ciencias Biolgicas, Universidad Nacional, Costa Rica James Zook Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (Autores listados en orden alfabtico de apellido luego del coordinador)

PAGE 73

71 Resumen Aves de Costa Rica Aythya valisineria Aythya americana redhead, Lophodytes cucullatus hooded merganser, great shearwater, Phaethon lepturus Phaethon rubricauda Buteo plagiatus Oceanodroma markhami Rallus longirostris Leucophaeus modestus Antrostomus (Caprimulgus) rufus Falco femoralis Tyrannus verticalis Progne tapera Botaurus lentiginosus Pyrrhura hoffmanni Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 74

72 Abstract Rica Aythya valisineria Aythya americana redhead, Lophodytes cucullatus hooded merganser, great shearwater, Phaethon lepturus Phaethon rubricauda Buteo plagiatus Oceanodroma markhami Rallus longirostris Leucophaeus modestus Antrostomus (Caprimulgus) rufus Falco femoralis Tyrannus verticalis Progne tapera and Botaurus lentiginosus Comit Cientco AOCR

PAGE 75

73 Pyrrhura hoffmanni the Introducin Presentamos la sexta actualizacin anual de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica 2006 (Obando et al. 2007). Los cambios en el listado son consecuencia de la revisin peridica de evidencias y colecciones por parte del Comit Cientco (CC) de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) y de los reportes pblicos que la comunidad ornitolgica nos hace llegar por medio del formulario de especies raras o sin comprobante de la AOCR. Estos cambios mejoran y actualizan a la fecha el estado de la informacin sobre la ocurrencia de las aves silvestres en Costa Rica. La lista completa 2012, as como algunas de las fotografas que fueron aceptadas como comprobantes se encuentran disponibles en el sitio web de la Lista Ocial http://listaoficialavesdecostarica.wordpress. com/ La prxima actualizacin ser publicada en el Boletn Zeledonia en el volumen del mes de noviembre 2013. Esperamos contar con su participacin sugirindonos posibles cambios a este listado. Para considerar su observacin, favor enviarnos su formulario (disponible en la web), evidencias y documentacin (especmenes, fotografas, grabaciones de sonidos o videos, en su estado original). Web como suplemento de la Lista A lo largo de todo el ao y antes de la publicacin en Zeledonia se realizan publicaciones ociales en-lnea de todas las decisiones del Comit Cientco a medida que se presentan los diferentes casos; estos pueden incluir reportes de nuevas especies, reportes de nuevos comprobantes y reportes de cambios Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 76

74 taxonmicos. El sitio web incluye adems una seccin dedicada especialmente a la Lista Ocial de las aves de la Isla del Coco, con galeras fotogrcas de los registros recientes y aves endmicas. Es nuestro principal objetivo interactuar con nuestros miembros y todos aquellos interesados en el tema, por lo que todos los visitantes del sitio web pueden hacer comentarios y consultas sobre la Lista Ocial. Adems, para aquellos interesados, se encuentra disponible toda la documentacin pertinente a las actualizaciones anteriores y evidencias fotogrcas aceptadas desde el 2006, y ms. Recuerde subscribirse! para recibir de forma inmediata toda esta informacin en su correo electrnico. Sitio Web : http:// Procedimientos Este ao recibimos y analizamos un total de 142 fotografas y 21 formularios cifra record para una actualizacin anual. Para analizar la informacin seguimos la metodologa utilizada en la Lista Ocial de la Aves de Costa Rica 2006 (Obando et al. 2007). Un total de siete miembros del CC (autores) participamos en el anlisis de la documentacin para la presente actualizacin. Por medio del sitio Web ponemos a su disposicin el procedimiento seguido para aceptar/rechazar una especie. Todas las evidencias fotogrcas aqu mencionadas fueron archivadas y catalogadas en el Departamento de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica (MNCR). Para acceder a ellas puede comunicarse con Armando Ruiz Boyer en aruiz@ museocostarica.go.cr o bien visitar dicho departamento. Cada evidencia ha sido catalogada bajo la siguiente nomenclatura: MNCR-Z seguido del correspondiente nmero de catlogo. Decisiones para el perodo 20112012 Actualizacin 2012 y comunes A solicitud de la comunidad ornitolgica, se incluyen a partir de esta actualizacin los nombres en espaol y comunes. Para ello se consider y revis nuevamente una lista hecha en el 2006 por el Comit Cientco y los nombres publicados en Stiles y Lewis (1980), Stiles y Skutch (1989), adems de otros nombres propuestos por los miembros del Comit. Estos nombres nunca fueron incluidos en la Lista Ocial por la razn de que dentro del territorio costarricense y a nivel latinoamericano no se presenta una clara estandarizacin en el uso de ellos. Lo anterior debido a los diversos contextos culturales presentes en el pas, por lo que una misma especie puede llamarse diferente Comit Cientco AOCR

PAGE 77

75 en diversas localidades, o varias especies pueden presentar el mismo nombre. Por esta razn, la nomenclatura cientca y en ingls, seguir siendo la nica fuente por el momento para poder nombrar las especies en la Lista Ocial sin caer en errores de identicacin. La AOCR en rescate del patrimonio cultural y popular, y apoyando los esfuerzos locales de conservacin en comunidades, pone a disposicin de todos en la web un formulario para recibir propuestas de nombres comunes de aves que an no estn incluidos en la Lista Ocial y que son utilizados popularmente en Costa Rica. El criterio para seguir los nombres propuestos por Stiles y Lewis (1980) y Stiles y Skutch (1989) se basa en que hasta la fecha y luego de ms de 30 aos, estos nombres son utilizados ampliamente por mltiples usuarios como instituciones gubernamentales y privadas, aparecen en diversas fuentes bibliogrcas, listas de aves, folletos tursticos, etc. Por esta razn el Comit Cientco no desea hacer un cambio a esta nomenclatura ya que tiene grandes implicaciones y puede causar gran confusin en la comunidad ornitolgica nacional, literatura y diversa legislacin ambiental. Adems, creemos que luego de 30 aosestos nombres se han consolidado a nivel nacional, por lo que deseamosmantener esta nomenclatura en la Lista Ocial. Se dene como nombre en espaol: El primer nombre que aparece en la lista, este es el nombre con el cual el ave puede ser posiblemente reconocida en otros pases latinoamericanos y Espaa. Ejemplo: Mirlo Pardo. Se dene como nombre comn: El nombre local utilizado en diferentes sitios geogrcos dentro de Costa Rica, o es el nombre por el cual el ave es reconocida solamente en Costa Rica. Ejemplo: Yigirro. Correccin gramatical en nombre en ingls Pyrrhura hoffmanni sulphurwinged parakeet Solicitamos a todos quienes usan y han modicado la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica para sus diferentes nes, hacer la correccin del siguiente caso. Desde la publicacin de la primera edicin de la Lista Ocial de las Aves de Costa Rica 2002 y hasta la actualizacin 2011, hemos denominado por error el nombre en ingls de esta especie como sulfur-winged parakeet, corregir por sulphurwinged parakeet. Cambios taxonmicos para el listado Basados en la American Onithologists Union (AOU) Suplemento 53 (Chesser et al. Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 78

76 2012) Para detalles sobre los cambios taxonmicos aqu mencionados, recomendamos obtener el Suplemento 53 en la web de la AOU. http://www.aou.org/checklist/north/index. php Galapagos shearwater y Audubons shearwater Punus subalaris Galapagos shearwater es separada de P. lherminieri basado en logenia e insertada en la lista despus de Punus nativitatis Christmas shearwater. De esta manera P.subalaris ingresa a la Lista Ocial con distribucin nicamente en aguas del Ocano Pacco, mientras que P. lherminieri se ubica en el Atlntico. Gnero Leucopternis Con base en estudios genticos las siguientes especies cambian de gnero: Leucopternis princeps barred hawk cambia su gnero a Morphnarchus y Leucopternis albicollis white hawk cambia su gnero a Pseudastur. y Buteo plagiatus Se separan con base en a diferencias en las vocalizaciones, plumaje y morfologa, con los siguientes cambios para ambas especies. Buteo plagiatus (ingresa a la Lista Ocial con estatus de Residente [R]) su nombre en ingls es gray hawk (as se le conoca anteriormente a B. nitidus ), Buteo nitidus cambia su nombre en ingls a gray-lined hawk Harpyhaliaetus solitarius solitary eagle Cambia su gnero por Buteogallus con base en datos genticos. Orden Falconiformes Anlisis logenticos de las secuencias de ADN mitocondrial y nuclear sugieren posicionar este orden despes del orden Piciformes (familia Picidae). gray-necked woodrail Cambia su nombre a A. cajaneus Porphyrio martinica purple gallinule Cambia su nombre a P. martinicus Orden Psittaciformes Anlisis logenticos de las secuencias de ADN mitocondrial y nuclear sugieren colocar este orden despus del orden Falconiformes (familia Falconidae). Gnero Anlisis logenticos de las secuencias de ADN mitocondrial y nuclear sugieren cambiar al gnero Antrostomus para las especies: Comit Cientco AOCR

PAGE 79

77 Caprimulgus carolinensis, Caprimulgus rufus, Caprimulgus vociferus y Caprimulgus saturatus y al gnero Hydropsalis para la especie Caprimulgus cayennensis Familia Trochilidae Anlisis logenticos de las secuencias de ADN mitocondrial y nuclear proponen un nuevo ordenamiento de las subfamilias y gneros. Ver Lista Ocial para ms detalles. Veniliornis fumigatus smoky-brown woodpecker Cambia su gnero a Picoides segn nuevos datos genticos. Familia Furnariidae Anlisis logenticos de las secuencias de ADN mitocondrial y nuclear proponen un nuevo ordenamiento de las subfamilias y gneros. Ver Lista Ocial para ms detalles. Pipra coronata blue-crowned manakin Cambia su gnero a Lepidothrix con base en estudios genticos y de siringe. Familia Troglodytidae ADN mitocondrial y nuclear proponen un nuevo ordenamiento de los gneros en esta Gnero Thryothorus Segn nuevos datos genticos las siguientes especies cambian al gnero Pheugopedius : ryothorus atrogularis, ryothorus rutilus, ryothorus maculipectus y ryothorus fasciatoventris. Las siguientes especies cambian al gnero ryophilus : ryothorus rufalbus y ryothorus pleurostictus. Las siguientes especies cambian al gnero Cantorchilus : ryothorus thoracicus, ryothorus modestus, ryothorus nigricapillus y ryothorus semibadius. stripe-headed Con base en diferencias genticas, en vocalizaciones y plumajes, se separa en dos especies: Arremon costaricensis Costa Rican brush-nch endmica para Costa Rica y Panam (Chririqu) y Arremon atricapillus black-headed brush-nch residente al este de Panam y Sur Amrica (Andes). Nuevos registros de aves para Costa Rica 2011-2012 (No se detallan los formularios rechazados por el Comit) canvasback, porrn picudo Especie OcialCon Comprobante. Accidental (A) Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 80

78 29 de diciembre 2011. Richard Garrigues presenta formulario y fotografas tomadas por Jim Burns (MNCR-Z7318 y MNCR-Z7319) sobre su observacin de un individuo otando y nadando en el embalse de Cach, visto desde Ujarrs, Cartago (9 49 40.15, -83 50 10.10). Este individuo fue primero encontrado el 23 de diciembre del 2011 por Steven Easley y Jim Burns redhead, porrn americano (pato Cabeza roja) Especie Ocial Con Comprobante. Accidental (A) 21 y 26 de noviembre 2011. James Zook presenta formulario y evidencias por Kevin Easley (MNCR-Z6826 y MNCR-Z6827) en donde reporta dos individuos macho (juvenil) y una hembra (edad desconocida). Observados nadando y buceando en Finca de Langostinos, Comunidad, Guanacaste (10 32 24.48, -85 36 33.28). hooded merganser, serreta capuchona (pato de cresta) Especie Ocial Con Comprobante. Accidental (A) 01 y 02 de enero 2012. Paulo Segura Camacho nos enva Formulario y evidencias (MNCR-Z6684, MNCR-Z6685, MNCR-Z6686) sobre su observacin de una hembra nadando en una pequea laguna en la Estacin Pocosol, Bosque Eterno de los Nios, La Tigra de San Carlos Alajuela. great shearwater, pardela mayor Especie OcialCon Comprobante. Accidental (A) Anteriormente clasicada como especie No Ocial Dudosa. Se conrma un especmen macho depositado en el Museo de Zoologa de la Universidad de Costa Rica (UCR-4156), encontrado en Tortuguero, Limn, por Julio Snchez el 22 de junio del 2007. Manx shearwater, pardela Manx Especie Ocial Sin Comprobante. Accidental (A) Anteriormente clasicada como especie No Ocial Dudosa. El Comit analiz nuevamente el artculo por Douglas W. Faulkner (2002), el cual fue rechazado por el Comit en el 2006. En esta ocasin se acepta el registro para el pas, basado principalmente en la revisin del artculo hecha por el especialista Steve N. G. Howell. Faulkner reporta un individuo observado sobrevolando la supercie del mar a unos 50 m de la costa en Tortuguero, Limn, el 02 de noviembre de 1997. Comit Cientco AOCR

PAGE 81

79 Galapagos shearwater, pardela de las Galpagos Especie Ocial Con Comprobante. Migratoria (M) Pasa a formar parte de la Lista Ocial luego de su separacin de P. lherminieri y reconocida como especie por la American Ornithologists Union (Chesser et al 2012). Esta especie se encuentra en aguas del Ocano Pacco, mientras P. lherminieri se encuentra en el Atlntico. Antes de la separacin, P. lherminieri estaba clasicada en la Lista Ocial para Costa Rica como especie Con Comprobante (con base en evidencias tomadas en el Ocano Pacco), por esta razn estas evidencias pasan a formar parte de P.subalaris y dicha especie pasa a ser clasicada como Con Comprobante. Phaethon lepturus white-tailed tropicbird, rabijunco cola blanca Especie Ocial Sin Comprobante. Accidental (A) El Comit analiz y acept las dos observaciones descritas por Kimberly J. Dudzik (1995). Se reporta un individuo adulto en vuelo entre los islotes Juan Bautista, Montagne y Piedra Sucia en el Parque Nacional Isla del Coco, observado en dos ocasiones, 11 enero y 06 febrero de 1994. red-tailed tropicbird, rabijunco cola roja Especie Ocial Con Comprobante. Accidental (A) 14 de febrero 2012. Geiner Goln funcionario del SINAC-MINAET (Adm. del Parque Nacional Isla del Coco) nos enva formulario y evidencias (MNCR-Z6828 a MNCR-Z6835) sobre el registro de un individuo al norte de la Isla Manuelita en el Parque Nacional Isla del Coco. Buteo plagiatus gray hawk, gaviln gris (gaviln pollero) Especie Ocial Con Comprobante. Residente (R) Las poblaciones del noroeste del pas fueron separadas de B. nitidus y elevadas a nivel de especie por la American Ornithologists Union (Chesser et al. 2012).Su nombre en ingls es gray hawk (as se le conoca anteriormente al B. nitidus ). La AOU menciona que la distribucin de B. plagiatus esta restringida para el noroeste del pas (regin del golfo de Nicoya) y B. nitidus para todo Costa Rica excepto en el noroeste del pas. El CC desea informar con base en el conocimiento y observaciones propias de sus miembros, que la distribucin ofrecida por la AOU es ms amplia, y aunque no est claramente denida podemos delimitar temporalmente el mbito de Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 82

80 distribucin para ambas especies de la siguiente manera: en la vertiente Pacca Buteo plagiatus ha sido registrado desde el norte hasta el sur en Dominical-Uvita, mientras Buteo nitidus nicamente en el sur con una observacin al norte de su distribucin en Cambar de Sierpe ( Daniel Martinez com.pers). En la vertiente Caribe norte nicamente se ha registrado B. plagiatus no ms al sur de la zona de Gupiles y Sarapiqu. Aydenos a determinar mejor la distibucin de ambas especies envandonos sus reportes preferiblemente acompaados de fotografas o videos. Gracias. Cambios de categora para el listado (No se detallan los formularios rechazados por el comit) La mayora de estos cambios derivan de la bsqueda y anlisis tanto de literatura, como de especmenes en las colecciones de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica y diversas colecciones en Estados Unidos de Norte Amrica, cuyos nombres se detallan en los textos. Se pueden ver fotografas de estas especies en el sitio web de la Lista Ocial. Markhams storm-petrel Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante. En California Academy of Sciences encontramos un especmen histrico (CAS658) colectado por Rollo Howard Beck el 01 de setiembre de 1905, 36 millas S de la Isla del Coco. Beck colect este individuo cuando su expedicin se diriga hacia las Islas Galpagos a bordo de la goleta Academy de la Academia de Ciencias de California (Montoya 2007). 19 de setiembre 2009. Richard Garrigues present formulario y evidencia fotogrca por Noel Urea (MNCRZ7322 ) de un individuo encontrado por James Zook durante una excursin de observacin de aves marinas. El ave fue observada en mar abierto sobrevolando la supercie, oceno Pacco, Puntarenas (8 11 42.3, -86 22 43.8). clapper rail Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante. 21 y 22 de julio 2012. James Zook present Formulario y evidencias fotogrcas por Jason Horn (MNCR-Z7320 y MNCR-Z7321), de un individuo adulto observado en los manglares del margen oeste del ro Tempisque, aprox. 1 km aguas arriba del puente La Amistad, Quebrada Honda, Nicoya (10 15 2.20, -85 16 19.27). gray gull Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial-Con Comprobante. William Beebe (1926) en su expedicin Comit Cientco AOCR

PAGE 83

81 con el Arcturus en la Isla del Coco, colecta un individuo el 22 mayo de 1925. El especmen fue depositado con el nmero de catlogo #203 en el Department of Tropical Research of the New York Zoological Society y actualmente se encuentra en el American Museum of Natural History (AMNH-804892) (Slud 1964). Este registro es adems reconocido por la American Ornithologists Union (1998) para Costa Rica. rufous nightjar Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante. Hemos ubicado diversos comprobantes para la especie. En orden cronolgico: Slud (1964) nos indica de un individuo colectado en Atalanta, Valle de la Estrella, Limn el 09 de julio de 1921 por Austin Paul Smith y depositado en el American Museum of Natural History bajo el catlogo AMNH-389422. El 07 de mayo 1971, A. E. Williams colecta un individuo macho en Helechales, Buenos Aires, Puntarenas, el especmen se encuentra en Western Foundation of Vertebrate Zoology con el catlogo WFVZ-23567. El 27 de julio de 1997, Climo Rojas Nez colecta restos de un individuo (alas y esqueleto parcial) en La Unin de Gupiles y los deposita en en la coleccin de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica con el catlogo MNCR-25414 y MNCR-675. En este ltimo caso, el Comit no logr conrmar la identicacin de la especie. Falco femoralis aplomado falcon Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante. 10 de junio 2010. Cristian Gamboa Snchez envi formulario y evidencias fotogrcas (MNCRZ7325, Z7326 ) de un individuo juvenil observado perchado en un arbusto en una zona de humedal con pastizales en Hacienda Rancho Humo, Puerto Humo de Nicoya, Guanacaste. Un intento posterior por fotograar un individuo adulto esta especie en Costa Rica lamentablemente no logr conseguir evidencias de calidad por lo que no pudieron ser catalogadas en el MNCR. 27 de noviembre 2011. Ariel Fonseca nos enva formulario y dos fotografas de un individuo adulto en la Laguna de Langostinos en Carrillo, Guanacaste. Esta es la primera observacin que se conoce de un adulto en Costa Rica. western kingbird Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante Se ubica el primer comprobante de esta Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 84

82 especie para Costa Rica. El especmen (DMNS16570) depositado en Denver Museum of Nature & Science trata de un macho colectado por Austin Paul Smith en Villa (Ciudad) Quesada, San Carlos, Alajuela, el 24 de noviembre de 1933. Progne tapera brown-chested martin Especie Ocial Sin Comprobante. Pasa a especie Ocial Con Comprobante 25 de setiembre 2012. Daniel Martinez present formulario y evidencias fotogrcas (MNCRZ7323, Z7324 ) de su observacin de seis individuos perchados, forrajeando y volando en arrozales y charrales ubicados en Finca 7, Cambar, Sierpe, Puntarenas. Actualizacin de comprobante Audubons shearwater Se ubica comprobante Ocial de esta especie en el Atlntico. P. lherminieri estaba clasicada en la Lista Ocial para Costa Rica como especie Con Comprobante (basado en evidencias tomadas en el Ocano Pacco). Luego de su separacin de P. subalaris, todas las evidencias colectadas en el Pacco pasaron a formar parte de P. subalaris Por esta razn P. lherminieri perdi sus evidencias y qued temporalmente clasicada como Sin Comprobante. Sin embargo, una revisin de la coleccin de Historia Natural del Museo Nacional de Costa Rica, veric la existencia de un espcimen (MNCR-26844) colectado por D. Pearanda y Daniel Martinez el 07 de junio del 2003 en la playa de Puerto Viejo, Talamanca, Limn (9 39 35, -82 45 25). Botaurus lentiginosus American bittern Primer comprobante fotogrco para Costa Rica. Hemos recibido Formulario y fotografas (MNCR-Z7313, MNCR-Z7314) de Daniel Martnez y Paola Gastezzi sobre su observacin los das 29 y 30 de marzo 2012 de un individuo adulto forrajeando en el humedal Medio Queso, Los Chiles, Alajuela. Este constituye el primer registro fotogrco y el comprobante ms actual para Costa Rica. Otros comprobantes histricos corresponden a especmenes en la coleccin de Historia Natural del MNCR colectados el 17 de marzo de 1913 (MNCR-26174 y MNCR-26175) y el 3 de marzo de 1926 (MNCR-26173). Cambios en la 2011-2012 La Lista Ocial de la Isla del Coco se ha actualizado de igual manera segn los cambios detallados anteriomente para la Lista Ocial y Comit Cientco AOCR

PAGE 85

83 por la AOU (ver la Lista Ocial de la Isla del Coco en el sitio web para mayores detalles). A continuacin se presentan los cambios ms importantes as como los 12 nuevos registros para la isla. Phaethon lepturus white-tailed tropicbird Nueva especie para Costa Rica e Isla del Coco. Accidental Sin Comprobante Esta observacin se gener en la Isla del Coco precisamente entre los islotes Bautista, Montagne y Piedra Sucia. red-tailed tropicbird Nuevo registro para Costa Rica e Isla del Coco. Accidental Con Comprobante La observacin se realiz al norte de la Isla Manuelita. Diez nuevos registros de aves para la Isla del Coco. Durante el mes de octubre del 2010, Jos A. Huertas Villalobos trabajando como voluntario en la Isla del Coco logr observar diez especies de aves no antes registradas para la Isla. Seis de estas especies fueron documentadas con fotografas. Huertas nos ha enviado formularios y evidencias fotogrcas de estos registros. Anas clypeata northern shoveler (MNCRZ6499-Z6501), Anas crecca green-winged teal, Porzana carolina sora (MNCRZ6506-Z6507), Limnodromus griseus shortbilled dowitcher (MNCR-Z6502), Vireo avifrons yellow-throated vireo, Setophaga striata blackpoll warbler (MNCRZ6508-Z6509), Piranga rubra summer tanager (MNCR-Z6503-Z6505), Passerina caerulea blue grosbeak, Passerina ciris painted bunting y Xanthocephalus xanthocephalus yellowheaded blackbird (MNCR-Z6510-Z651). Agradecimientos Agradecemos los aportes de cada una de las personas que han enviado formularios y evidencias desde la publicacin de la lista ocial en el ao 2006, los cuales son sin duda de gran valor para continuar uniendo esfuerzos a travs de la Ciencia Ciudadana en benecio de las aves. Para esta actualizacin queremos resaltar los valiosos aportes de (en orden alfabtico de apellido): Jim Burns, Pablo Camacho, Kevin Easley, Ariel Fonseca, Cristian Gamboa Snchez, Richard Garrigues, Paola Gastezzi, Geiner Goln, Jason Horn, Jos A. Huertas Villalobos, Daniel Martnez, Paulo Segura Camacho, Noel Urea y James Zook. A lvaro Cubero ( http:// www.alvarocubero.com/ ) por su servicio voluntario fotograando los especmenes en el Museo Nacional de Costa Rica. Al siguiente personal e instituciones por permitirnos tener acceso a sus colecciones: Cecilia Pineda, Silvia Bolaos y Armando Ruiz ( Departamento de Historia Natural Museo Nacional de Costa Lista ocial Actualizacin 2012

PAGE 86

84 Rica ); Ren Corado ( Western Foundation of Vertebrate Zoology ); Je Stephenson ( Denver Museum of Nature & Science ); Matthew Shanley (fotgrafo), Paul Sweet y Andrew C. Vallely ( American Museum of Natural History ) y a Maureen Flannery, Ore Carmi y Logan Khale ( California Academy of Science ). Referencias American Ornithologists Union. 1998. Checklist of North American birds 7th edition. Washington, D.C.: American Ornithologists Union. Beebe, W. 1926. e Arcturus Adventure. An account of the New York Zoological Societys First Oceanographic Expedition NewYork: Putnams Sons. Chesser, R. Terry, Richard C. Banks, F. Keith Barker, Carla Cicero, Jon L. Dunn, Andrew W. Kratter, Irby J. Lovette, Pamela C. Rasmussen, J. V. Remsen, James D. Rising, Douglas F. Stotz, Kevin Winker. 2012. Fiy-third supplement to the American Ornithologists Union CheckList of North American Birds. Auk 129(3): 573-588. Dudzik, K.J. 1995. First record ofPelecanus occidentalis (Aves:Pelecanidae) andPhaethonlepturus(Aves: Phaethotidae), at Isla del Coco, Costa Rica. Revista de BiologaTropical 44 (1)303-304. Faulkner, D. 2002. Sight record of Manx Shearwater Punus punus for Costa Rica. Cotinga 18: 98-99 Montoya, M. 2007.Notas histricas sobre la ornitologa de la Isla del Coco. Brenesia 68: 37-57 Obando-Caldern, G., L. Sandoval, J. ChavesCampos, J. Villarreal-Orias, y W. AlfaroCervantes. 2007. Lista Ocial de las Aves de Costa Rica 2006. Boletn Zeledonia 11, nmero especial (Abril 2007). Slud, P. 1964. e birds of Costa Rica, distribution and ecology. Bull. Amer. Mus. Nat. Hist. 128. Stiles, Gary y L. James. 1980. Lista de Pjaros de Costa Rica segn localidad. Escuela de Biologa, Universidad de Costa Rica, Ciudad Universitaria, San Jos, Costa Rica. Stiles, F. G., y A. F. Skutch. 1989. A guide to the Birds of Costa Rica Ithaca, New York: Cornell University Press. Comit Cientco AOCR

PAGE 87

85 NOTAS Introduccin La familia Icterideae comprende cerca de 90 especies (Stiles y Skutch 2003) de las cuales los hbitos y estructuras de anidacin son objeto de diversos estudios por su complejidad y desempeo (Jimnez 2010, Fraga 1989). En el mbito neotropical, se reportan trece especies de oropndolas (Kritcher 2008) de las cuales tres se encuentran en Costa Rica: Psarocolius montezuma, P. wagleri y P. decumanus (ObandoCaldern et al. 2011). El gnero Psarocolius se compone por aves Primer informe del comportamiento depredador de Psarocolius montezuma (Icteridae) sobre un juvenil de raupis episcopus (raupidae), San Pedro, Costa Rica Alcides Snchez-Monge 1,2 y Paula Caldern Mesn 1 pcmesen@gmail.com 1 Centro de Investigacin en Estructuras Microscpicas, Universidad de Costa Rica, 2 Escuela de Estudios Generales, Universidad de Costa Rica Resumen Psarocolius montezuma sobre un juvenil de Thraupis episcopus P. montezuma en ramas de un rbol cercano. Paralelamente, individuos de Turdus grayi Momotus momota P. montezuma T. episcopus Palabras clave Costa Rica, depredacin, momoto, oropndola montezuma, viudita

PAGE 88

86 de gran tamao, de anidacin colonial y nidos conspicuos, largos y en forma de pndulo que construyen en rboles aislados (Stiles y Skutch 2003, Garriges y Dean 2007). P. montezuma se distingue de las otras especies de oropndolas por poseer cabeza, cuello y pecho negro y el resto del cuerpo marrn castao; las timoneras son amarillas con excepcin del par central que es negro, piel plida en el rostro, ojos oscuros y pico con la punta anaranjada (Stiles y Skutch 2003). La oropndola es omnvora (Karr et al. 1990): se alimenta de una gran variedad de frutos, nctar e insectos, y la hembra alimenta a los pichones con insectos y pedazos de frutas silvestres, algunas especies dan alimento lquido a sus cras (Nava 1994). Existe un nico reporte de comportamiento depredador, por lo que se les considera depredadores facultativos cuando las presas son abundantes en su hbitat (Wolf, 1971). Registro y observacin del comportamiento El registro fue realizado el da 23 de mayo de 2012 en los alrededores del Centro de Investigacin en Estructuras Microscpicas, Ciudad de la Investigacin de la Universidad de Costa Rica, San Pedro Montes de Oca (9 56 24.63 N, 84 2 36.08 O), 1100 msnm a las 7:45am. Se observ un individuo de Psarocolius montezuma en persecucin de un individuo de raupis episcopus de menor tamao y que an presentaba plumaje de juvenil. El ave perseguida se refugi en una zona bajo el alero de una edicacin mientras sus progenitores intentaron amedrentar a la oropndola acercndose y vocalizando agresivamente en vuelo, pero sin efecto. El juvenil maniobr evadiendo a la oropndola en este espacio y se coloc a nivel del suelo. Acto seguido, la oropndola se precipit hacia el juvenil y ste se refugi en unos arbustos de Malvaceae. La oropndola incursion dentro del arbusto, y un minuto despus emergi con el juvenil en el pico, sin que fuera posible observar los daos en el juvenil a pesar de que no mostr signos de vida. Oropendula montezuma, Elidier Vargas, fotgrafo Snchez-Monge y Caldern Mesn

PAGE 89

87 En el tiempo dentro del arbusto, los padres del juvenil se percharon en ramas superiores. Paralelamente y desde el momento de la persecucin area, un individuo de yigirro ( Turdus grayi, Turdidae) merode y emiti vocalizaciones incesantemente en la vegetacin cercana. Un individuo de momoto ( Momotus momota, Momotidae) se acerc posteriormente, una vez que la oropndola haba salido de los arbustos con la presa. Al salir de los arbustos, la oropndola se perch en ramas superiores de un rbol de Lorito ( Pithecellobium arboreum Fabaceae), justo sobre la Malvaceae y sosteniendo la presa con sus patas contra la rama, removi las plumas con el pico y desmembr a su presa para la ingestin de pequeas porciones. En al menos tres ocasiones cambi de ubicacin entre las ramas del rbol por la cercana del momoto y del yigirro. Para este momento, los padres del juvenil se haban retirado. A diferencia del nico reporte del hbito depredador de P. montezuma (Wolf 1971), en el comportamiento aqu descrito no se observ un movimiento grupal de la oropndola ni ocurri en una zona con abundancia de presas por la presencia de rboles frutales. Se desconoce el punto de origen de la cacera pero se ha de destacar la agresividad de la oropndola durante el proceso, desde un acercamiento a escasos 3 m de altura bajo el alero de la edicacin hasta la persecucin en tierra y en un arbusto de mediana densidad foliar. No se pudo determinar si el juvenil estaba herido a su ingreso en los arbustos pues sera de esperar que por su pequeo tamao lograra evadir al depredador en espacios pequeos, pero no fue el caso. No se descarta que durante el ataque areo pudiera ser alcanzado por el pico de P. montezuma afectadando su movilidad y desplazamiento Por otra parte, el comportamiento omnvoro del momoto es ampliamente documentado y se ha sealado como depredador de varios grupos, incluyendo invertebrados (Solano-Ugalde y Arcos-Torres, 2008) y pequeos vertebrados (Leighton y Snchez-Gutirrez 2010). Su presencia en las cercanas e inters en la situacin descrita podran sugerir un hbito necrfago o cleptoparsito oportunista. Al mismo tiempo, y si bien el yigirro suele alimentarse de frutas, invertebrados y reptiles pequeos (Feduccia 1971), es poco probable que se trate de un inters alimenticio en este caso, y su presencia puede orientarse a una defensa de nido, aspecto en el que pueden ser muy agresivos debido a la alta depredacin sobre los mismos (Lindell et al. 2011, Morton 1971). Referencias Feduccia, A. 1971. Turdus grayi feeding on snake. Wilson Bulletin 83(2): 197. Fraga, R. 1989. Colony sizes and nest trees of Montezuma oropendolas in Costa Rica. J. Field Primer informe del comportamiento depredador de Psarocolius montezuma

PAGE 90

88 Ornithol 60(3): 289-295. Garrigues, R. y R. Dean. 2007. The birds Ithaca, NuevaYork: Cornell University Press. Jimnez, A. 2010. Descripcin de un nido en forma de taza de la especie Icterus pectoralis en Guanacaste, Costa Rica. Zeledonia 14(2): 64-67. Karr, J., S. Robinson, J. Blake y R. Bierregaard. 1990. Birds of four neotropical forests. En: A. Gentry, (ed). Four neotropical rainforests New Haven:Yale University Press. Kricher, J. 2008. Un compaero neotropical. Una introduccin a los animales, plantas y ecosistemas del trpico del nuevo mundo 2da edicin en espaol. Colorado Springs, CO: American Birding Association. Leighton, J y A. Snchez-Gutirrez. 2010. Observaciones de dos presas nuevas de vertebrados para el momoto comn ( Momotus momota ). Zeledonia 14(2): 68-72. Lindell, C. R. Oconnor y E. Cohen. 2011. Nesting success of neotropical thrushes in coee and pasture. Wilson Journal of Ornithology 123(3): 502-507. Morton, E.S. 1971. Nest predation aecting the breeding season of the clay-colored robin, a tropical song bird. Science 171 (3974): 920-1. Nava, J. 1994. Hbitos reproductivos de la Zacua Mayor ( Psarocolius montezuma ) en Bacalar, Quintana Roo, Mxico. Anales Inst. Biol. Univ. Nac. Autn. Mxico, Ser. Zool 65(1): 265-274. Obando-Caldern, G., J. Chaves-Campos, R. Garrigues, A. Martnez-Salinas, M. Montoya y O. Ramrez. 2011. Lista ocial de las aves de Costa Rica, actualizacin 2011. Zeledonia 15(12): 58-71. Solano-Ugalde, A. y Arcos-Torres, A. 2008. Nocturnal foraging observations of the Bluecrowned Motmot ( Momotus momota ) in San Jos, Costa Rica. e Wilson Journal of Ornithology 120(3): 653-654. Stiles, F. y A. Skutch. 2003. Gua de aves de Costa Rica 3ra edicin. Santo Domingo de Heredia: Instituto Nacional de Biodiversidad. Wolf, L. 1971.Predatory behavior in Montezuma Oropendola. Wilson Bulletin 83 (2): 197-198. Snchez-Monge y Caldern Mesn

PAGE 91

89 COMUNICACIONES El 22 de marzo, 2012, en San Vito de Coto Brus, cerca de la frontera con Panam, se captur en una red de niebla una tangara hormiguera carinegra ( Habia atrimaxillaris ), una de tres especies endmicas de Costa Rica continental. Esta especie fue descrita por Stiles y Skutch (1992) como una especie endmica de las tierras bajas del Golfo Dulce. Fue capturada en una sesin de capturas con redes de niebla organizadas por el proyecto de monitoreo de aves del Club de Observadores de Aves de San Vito. Este informe se reere a un individuo errante, encontrado a 74 km aproximadamente de su rango normal y, an ms importante, a unos 1.000m ms arriba de su tpico rango altitudinal. No conocemos ningn otro informe de tangara hormiguera carinegra fuera de las tierras bajas del Golfo Dulce. La tangara hormiguera carinegra ha sido descrita como ms y ms escasa a medida que su hbitat boscoso se reduce, aunque relativamente comn en las tierras bajas de la Pennsula de Osa y cerca del Golfo Dulce hasta Golto, donde an quedan bosques; a pesar de esto, dentro de unos pocos aos Tangara hormiguera carinegra en San Vito, Coto Brus Alison Olivieri (Sanvitobirdclub@gmail.com) y Julie Girard (girardwoolley@sympatico. ca), Co-investigadoras del proyecto de monitoreo de aves del Club de Observadores de Aves de San Vito (SVBC, por sus siglas en ingls) toda la poblacin quedar connada al Parque Nacional Corcovado (Stiles y Skutch 1992). Del nido se dice que es desconocido aunque se observ que la especie tuvo material para construccin de nido en marzo y polluelos salidos del nido en mayo (Stiles y Skutch 1992). El individuo atrapado en San Vito fue capturado en un rea pequea (de aprox. 5 ha) en la que se regenera un bosque de forma natural en dos terceras partes del terreno, donde hubo una nca de caf hace 30 aos. El terreno es privado y se encuentra ubicado aproximadamente a la mitad del camino entre San Vito y la Estacin Biolgica Las Cruces/ Jardn Botnico Wilson de la Organizacin de Estudios Tropicales, a una altura de aproximadamente 1.200m (4.083 pies). Segn el sistema de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en ingls), las coordenadas son N 08.80882 y W 82.95855. De acuerdo con criterios de plumaje y osicacin craneal, se determin que el individuo de tangara hormiguera carinegra era una hembra adulta, con una longitud de ala

PAGE 92

90 de 88mm y un peso de 36.2g. Los voluntarios que participaban en el proyecto de anillado el da en que se atrap este individuo eran Kate Desvenain, Sara Estrada (Costa Rican Bird Observatories [CRBO]), Julie Girard (AOCR), Jorge Leitn (CRBO), Nancy Nelson, Alison Olivieri (AOCR) y Dan Fender. No sabemos cunto tiempo estuvo presente la tangara hormiguera carinegra en esta rea ya que no fue posible relocalizarla despus de anillada y liberada. Esto sugiere que era un individuo que vagaba lejos de su rango normal cuando fue atrapado. El proyecto de monitoreo de aves del SVBC inici desde el ao 2006 con cuatro conteos anuales (enero, marzo, agosto y noviembre, aproximadamente) en tres sitios diferentes, colocando 15 redes de niebla en posiciones jas durante 10 horas por sitio (150 horas/red). El investigador principal de este estudio es Steven Latta del Aviario Nacional de Pittsburgh, Pensilvania (EE.UU.). Colabora con l en este proyecto Judy Richardson, Anilladora Mster de la Sociedad Audubon de Connecticut en Fairchild, Connecticut, EE.UU. Participan de forma regular los siguientes anilladores voluntarios: Kate Desvenain, Juan Pablo Elizondo de la AOCR y de Costa Rican Bird Observatories, Dan Fender, Julie Girard, Nancy Nelson, Alison Olivieri (AOCR), Cecilia Sansonetti (AOCR) y Lydia Vogt. Para mayor informacin sobre la ora del lugar, visitar la pgina web del SVBC bajo Resources>Recommended Publications>SVBC Publications>Vegetation Survey of the three sites used for the SVBC Avian Monitoring Project, Finca Corteza, pgina 4, en www. sanvitobirdclub.org La foto fue toma por Julie Girard. Referencias Stiles, F.G. y A. F. Skutch. 1989. A Guide to the Birds of Costa Rica Ithaca, Nueva York: Cornell University Press. Olivieri y Girard

PAGE 93

91 El sitio y su importancia para aves acuticas Las salinas de Salinas Grandes se encuentran en la costa pacca nicaragense al sur de la Reserva Natural Isla Juan Venado en del Departamento de Len. Se extienden a lo largo de 4.4 km desde las coordenadas 12 o 16 N / 86 o 52 O de noreste a suroeste hasta las coordenadas 12 o 15 N / 86 o 50 O, paralelamente a la costa. A pesar de las actividades humanas, las salinas son un lugar Reproduccin de Sternula antillarum ( Least Tern o Charrn Menudo ) en Salinas Grandes, Nicaragua Manfred Bienert Managua, Nicaragua Correo electrnico: manfred_bienert@web.de Tel: 2265 8063 (jo); 8854 4962 (mvil) skype: manfred.bienert muy frecuentado por aves acuticas migratorias y residentes. En los manglares de la Reserva Natural Isla Juan Venado, que se extienden al noroeste de las salinas, anidan varias especies de las familias Ardeidae y reskiornithidae que se alimentan en las lagunas de evaporacin. El autor registr en los ltimos tres aos en el rea de las salinas y zonas inmediatamente colindantes como la bocana del estero y los manglares entre las salinas y el mar un total de 118 especies, de las cuales ocho pertenecen a

PAGE 94

92 la familia Anatidae 10 a la Ardeidae dos a la reskiornithidae seis a la Charadriidae dos a la Recurvirostridae 19 a la Scolopacidae y nueve a la Laridae Himantopus mexicanus es el ave caracterstica del lugar, y se reproduce all todos los aos. Se estima que el nmero de nidos entre los meses de abril a julio podra estar alrededor de 100. En el ao 2011, MB ha podido comprobar por primera vez en Nicaragua la reproduccin de Charadrius wilsonia que gura en la Lista Patrn de Aves de Nicaragua (Martnez Snchez 2007) como especie migratoria y no reproductiva. En el ao 2012 se reprodujeron de nuevo. El 7 de julio se observ dos polluelos. Con fecha 31 de octubre de 2010 el autor logr aadir a la lista de aves de Nicaragua Recurvirostra americana (American Avocet) que despus fue observada en varias ocasiones en el mismo lugar y adicionalmente en la Laguna de Tisma, en la zona central de Nicaragua. Distribucin de Sternula antillarum en Nicaragua El Charrn Menudo se considera ave migratoria comn en la costa pacca de Nicaragua (Martnez Snchez 2007). Mientras en Costa Rica es residente no reproductivo poco comn y local; espordicamente es comn durante la migracin otoal (nes de agosto nes de octubre), no tanto en primavera (abril). (Stiles y Skutch 2007) El autor, que visita por lo menos una vez al mes dos lugares de la costa pacca, Salinas Grandes y Las Peitas (20 km ms al norte), logr registrar Sternula antillarum en doce ocasiones en los ltimos tres aos. Ocho de los registros fueron hechos en los meses de verano (entre mayo y mediados de agosto) sugiriendo que se trata de residentes de verano. En todas las parvadas observadas, se distingua tanto individuos adultos en plumaje reproductivo, como individuos con plumaje de Bienert

PAGE 95

93 primer verano. Los ltimos todava no haban entrado en su fase reproductiva. rea de reproduccin de Sternula antillarum La especie se reproduce principalmente en Amrica del Norte, pero tambin en algunas partes de Centroamrica. En Mxico anida localmente a lo largo de las costas de Baja California y la costa pacca de Sonora al sur hasta por lo menos Oaxaca, a lo largo de la costa atlntica en el norte de Tamaulipas y a lo largo de la costa del norte y este de la pennsula de Yucatn. Anida tambin en Belice y en el oeste de Honduras. (Howell y Webb 1995 citado en ompson, Jackson, Burger, Hill, Kirsch y Atwood 1997.). Las colonias ms cercanas de Salinas Grandes se encuentran en Honduras y El Salvador. Shoch y Anderson (2007) encontraron varias colonias de Sterna antillarum en diferentes cayos de las Islas de la Baha al norte de la costa caribea de Honduras: Todos los principales grupos de islas de las Islas de la Baha hospedaban nidos de Charranes Menudos en por lo menos una de las dos temporadas de investigacin. En el ao 2005 se encontraron nidos de Charrn Menudo en tres cayos y en el 2006 en cuatro cayos. Otro registro, ms reciente, es de la Mosquitia hondurea, con fecha del 22 de junio del 2012, Daniel Germer (2012) reporta en eBird su observacin de Sternula antillarum en Barra Muerta, departamento Gracias a Dios: Las aves parecan muy molestas por la presencia de los cientcos. Otro colega conrm nidos pocos das despus. Sin embargo, el lugar ms cercano de Salinas Grandes donde se ha reproducido la especie exitosamente es la Baha de Jiquilisco en El Salvador a una distancia de aproximadamente 200 km. La pequea colonia de 13 nidos se ha considerado el lugar ms meridional de reproduccin de Sternula antillarum en el continente americano. Existen colonias ms sureas al norte de la costa venezolana. Sin embargo, Komar e Ibarra-Portillo informaron que las colonias fracasaron en el ao 2008. (Komare Ibarra-Portillo 2009 citado en Devenish, Daz Fernndez, Clay, Davidson e Ypez Zabala 2009). Primera reproduccin en Nicaragua En una visita del 7 de julio del presente ao, se cont divididas en dos grupos entre 35 y 40 individuos de la especie Sternula antillarum En una de las lagunas de evaporacin de las salinas varios individuos ejecutaron vuelos de ataque hacia el observador indicando de esta forma que haba nidos o polluelos cerca. De hecho, se encontraron en la grava del lugar dos nidos con uno y dos huevos respectivamente. En otra laguna de evaporacin que casi no tena agua se encontr una bandada de unos 20 individuos y entre ellos cinco o seis volantones de por lo menos cuatro semanas de edad que los padres Reproduccin de Sternula Antillarum

PAGE 96

94 todava alimentaban. Una semana despus, en una visita de inspeccin al banco de grava donde estaban los nidos, este se encontraba bajo agua y slo las partes ms altas sobresalan. Es probable que los nidos se hayan perdido porque en ninguna parte de las salinas se encontraban polluelos recin nacidos. Pero s se encontraban en el lugar juveniles que ya volaban y que an eran atendidos por sus padres. A pesar de la prdida de los dos nidos se estima que por lo menos tres parejas se reprodujeron exitosamente debido la presencia de por lo menos seis volantones en el rea de las salinas. El rango de reproduccin se ha ampliado al sur Hasta la fecha se consideraba las colonias de la Baha de Jiquilisco las ms meridionales en el continente americano. Con las evidencias de reproduccin en Salinas Grandes hay que ampliar el rea de reproduccin unos 200 km al sureste. Referencias Devenish, C, D. F. Daz Fernndez, R. P. Clay, I. Davidson e I. Ypez Zabala, eds. 2009. Important Bird Areas Americas. Priority sites for biodiversity conservation Quito, Ecuador: BirdLife International (BirdLife Conservation Series No. 16). Germer, D. 2012. Listade Aves. http://ebird. org/ebird/view/checklist?subID=S11100465 Howell, S. N. G. y S. Webb. 1995. A guide to the birds of Mexico and northern Central America Oxford, RU: Oxford Univ. Press. Komar, O. y R. Ibarra-Portillo 2009. El Salvador en Devenish, et.al 2009, 197-204. Martnez-Snchez, J. C. 2007. Lista Patrn de las Aves de Nicaragua con informacin de nuevos registros, distribucin y localidades donde observar aves Granada, Nicaragua: Alianza para las reas Silvestres. Shoch, D. T., Anderson, D. L. 2007. Status of Tern Colonies in the Honduras Bay Islands. Waterbirds 30(3): 403-411 Stiles, F. Gary y A.F. Skutch, Alexander. 2007. Gua de Aves de Costa Rica 4 edicin. Santo Domingo de Heredia: Instituto Nacional de Biodiversidad. ompson, B. C., J. A. Jackson, J. Burger, L. A. Hill, E. M. Kirsch y J. L. Atwood. 1997. Least Tern ( Sternula antillarum ). A.Poole, ed. e Birds of North America Online. Ithaca, Nueva York: Cornell Lab of Ornithology y American Ornithologists Union. http://bna.birds.cornell. edu/bna/species/290 Bienert

PAGE 97

95 Costa Rica y Centroamrica Vargas-Castro, L.E, N.V. Snchez, G. Barrantes. 2012. Repertoire size and syllable sharing in the song of the Clay-Colored rush ( Turdus grayi ). Wilson Journal of Ornithology 124(3):446-453. Karp, D. S, A.J Rominger, J. Zook, J. Ranganathan, P. R. Ehrlich, G.C. Daily. 2012. Intensive agriculture erodes -diversity at large scales. Ecology Letters 15(9):933-970. Woltmann, S, B.R. Kreiser, T.W. Sherry. 2012. Fine-scale population structure of an understory rainforest bird in Costa Rica. Conservation Genetics 13(4):925-935. Morrison, E. B., C.A. Lindell. 2012. Birds and bats reduce insect biomass and leaf damage in tropical forest restoration sites. Ecological Applications 22:1526-1534. Mendenhall, C. D., G. C. Daily, P. R. Ehrlich. 2012. Improving estimates of biodiversity loss. Biological Conservation 151(1):32-34. Sekercioglu, C. H. 2012. Promoting community-based bird monitoring in the tropics: Conservation, research, environmental education, capacity-building, and local incomes. Biological Conservation 151(1):69-73. Douglas, S. B., D.D Heath, D.J. Mennill. 2012. Low levels of extra-pair paternity in a Neotropical duetting songbird, the Rufousand-White Wren ( ryothorus rufalbus ). e Condor 114(2):393-400. Leighton Reid, J, B.C. Harris, R.A. Zahawi. 2012. Avian habitat preference in tropical forest restoration in southern Costa Rica. Biotropica 44(3):350-359. Guatemala Najera, A, J. A. Simonetti. 2012. reatened birds of Guatemala: a random subset of the avifauna? Bird Conservation International 22(3):348-353. Gonzalez-Reiche, A. S., M.E. Morales-Betoulle, D. Alvarez, J.L. Betoulle, M. L. Muller, S. M. Sosa, D. R. Prez. 2012. Inuenza A viruses from wild Birds in Guatemala belong to the North American Lineage. PLoS ONE 7(3): e32873. doi:10.1371/journal.pone.0032873 El Salvador Funes, C., O. Bolaos, O. Komar. 2012. Breeding of the Brown Creeper ( Certhia americana ) in Central America. Wilson Journal of Ornithology 124(1):177-179. Panam Sharon, A.G., T.M. Haggerty. 2012. A comparison of life-history and parental care in temperate and tropical wrens. Journal of Avian Biology 43(5):461-471. Investigaciones de la avifauna

PAGE 98

Tipo de cuenta Moneda Ocina Cuenta Dgito Corriente Colones 061 000492 5 Cliente 15106110010004923 Cdula: 3-002-145040 La AOCR es una organizacin abierta a todo pblico. El perl del asociado/a es muy simple: ser amante de la naturaleza y tener deseos de aprender sobre las aves. Cuota anual (enero diciembre) Socio regular: 10.000 colones Socio estudiante: 5.000 colones Puede cancelar personalmente en una charla de la AOCR o puede depositar la cuota en la cuenta de la Asociacin en el Banco Nacional de Costa Rica, segn la informacin en el cuadro. Despus, enva el comprobante por fax al nmero 2278-1564 o a walcoca46@gmail.com. Debe incluir el nmero del depsito, adems de los datos personales: nombre, apellidos, direccin electrnica y postal, telfono y nmero de cdula. Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Apartado 2289-1002, San Jos, Costa Rica http://avesdecostarica.org La Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) fue fundada en 1993 para investigar, divulgar y promover diversas actividades que difundan el conocimiento de la avifauna costarricense y contribuyen a la conservacin de las poblaciones silvestres y sus respectivos habitats.

PAGE 99

La AOCR ofrece una charla a las 6:30 p.m. de cada segundo martes y una gira el domingo siguiente. Consulte a http://avesdecostarica.org para ms informacin. Los artculos de Zeledonia estn indexados por LATINDEX (www.latindex.unam.mx) y OWL (Ornithological Worldwide Literature) birdlit.org, Dialnet y EBSCO. Zeledonia se ha incorporado en la Biblioteca Digital del Caribe de la Universidad de Florida: www.dloc.com. El Boletn Zeledonia se publica semestralmente: junio y noviembre. Se distribuye a la membresa de la AOCR y por solicitud a bibliotecas y oganizaciones anes. Junta Directiva Dr. Alexander F. Skutch, Presidente honorario, In memoriam Roy H. May, Presidente Michel Montoya M., Vicepresidente Paula Caldern M., Secretaria Walter Coto C., Tesorero Juan Pablo Elizondo C., Primer vocal Pablo Camacho V., Segundo vocal Rose Marie Menacho O., Tercer vocal Adilio Zeledn M., Fiscal

PAGE 100

Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Apartado 2269-1002, San Jos, Costa Rica