<%BANNER%>
Zeledonia
ALL VOLUMES CITATION PDF VIEWER
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098801/00020
 Material Information
Title: Zeledonia
Physical Description: Serial
Language: English
Spanish
Publisher: Asociacion Ornitologica de Costa Rica
Place of Publication: San Jose, Costa Rica
Creation Date: November 2000
 Subjects
Genre: serial   ( sobekcm )
 Record Information
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098801:00020

Downloads

This item is only available as the following downloads:

( PDF )


Full Text

PAGE 1

Volumen 4 Nmero 1 Noviembre, 2000 CONTENIDOS -------------------------------------------------------------------------------------- Editorial Zeledonia Danza de Cortejo Anidacin de Chaetura Vauxi en Cartago Seleccin de hbitat de sula leucogaster durante la poca reproductiva Ampliacin de Ambito Observaciones del despliegue de tityra semi fasciata Distribucun del Trogn vientrianaranjado En alas de Antao Halcn Cuelliblanco... Primer registro de platyrinchus cancrominus...DANZA DE CORTEJO DE PHAETHORNIS LONGUEMAREUS Eric Madrigal Venegas Las guas de aves de Costa Rica y Colombia sealan tres aspectos fundamentales en referencia a los procesos de cortejo de los colibres (familia Trochilidae). En la mayora de las especies de colibres, la tarea de atraer la atencin de las hembras se lleva a cabo a travs de cantos muy simples, "dbiles y montonos" (Stiles and Skutch) que el macho realiza comnmente de manera solitaria. Algunas especies, incluyendo los colibres ermitaos, suelen reunirse en asambleas de cortejo ("leks") de varios machos para realizar cantos en grupo (Hilty and Brown). Slo muy pocas especies realizan "elaboradas demostraciones areas" para cortejar a sus hembras (Stiles and Skutch). En su libro The life of the Hummingbird" Skutch presenta una breve descripcin de la danza de cortejo que realiza Phaethornis longuemareus (Ermitao Enano). As mismo, Stiles y Wolf, refirindose al Phaethornis superciliosus (Ermitao Colilargo), hacen un extenso estudio del comportamiento en "leks" y describen los diversos movimientos en vuelo durante el despliegue. De acuerdo con la observacin realizada, los vuelos de ambas especies son bastante similares. Mediante el presente artculo se desea dar un aporte a este particular comportamiento basndose en una observacin realizada en el Sendero Las Palmas (500 msnm) del sector Quebrada Gonzlez en el Parque Nacional Braulio Carrillo. (Nota: de acuerdo a datos de frecuencia, Phaethornis longuemareus es un ave poco comn o escasa en este sitio.) Tal y como se ha podido observar, Phaetornis longuemareus realiza cualquiera de las tres demostraciones de cortejo que se sealan en las guas. En el mismo sector de Quebrada Gonzlez, en mltiples ocasiones se observ cantando slo en el sotobosque; asimismo, se puede observarlo cantando en "leks." ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------EDITORIAL Cada vez son ms los observadores de aves en nuestro pas. As que no debe de sorprendernos el hecho que se siguen descubriendo detalles nuevos y fascinantes relacionados con nuestra avifauna. Los miembros de la Asociacin que han colaborado contribuyendo con sus escritos para esta edicin de Zeledonia estn participando en ese noble proceso de divulgacin. ¡No hay que minimizar la importancia de nuestras observaciones! En esta edicin se incluye informacin novedosa sobre aspectos de comportamiento, anidacin, y distribucin de ms1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 1/13

PAGE 2

de una docena de especies. Asimismo, en vista de la cantidad de citas bibliogrficas y con el propsito de facilitar la lectura, hemos colocado la bibliografa completa a final del boletn. Se espera que en adicin a aprender algo ms sobre las maravillosas aves, el lector se estimular por agudizar sus propias observaciones y mejorar los datos que apunta para as contribuir a futuras ediciones de Zeledonia. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ZELEDONIA Volumen 4 Nmero 1 Noviembre 2000 Boletn de la Asociacin Ornitolgica de Costa Rica Richard Garrigues, Editor Ernesto Carman, Johel Chaves, Leonardo Chaves, Francisco Durn, Eric Madrigal, Daniel Martnez y Julio Snchez, Colaboradores Portada: Danza del coibr Ermitao Enano, por Cope La Asociacin Ornitolgica de Costa Rica (AOCR) fue fundada en 1993 para investigar, divulgar y promover diversas actividades que incentiven el conocimiento de la avifauna nacional, y contribuir a la conservacin de las poblaciones silvestres y sus respectivos hbitats. Junta Directiva Julio Snchez, Presidente Marco Tulio Saboro, Vice-Presidente Mario Ossembach, Tesorero Mara Emilia Chaves, Secretaria Manrique Sibaja, Fiscal Hernn Araya, Primer Vocal Heriberto, Cedeo, Segundo Vocal Ernesto Carman, Tercer Vocal Dr. Alexander F. Skutch, Presidente Honorario Asociacin Ornitolgica de Costa Rica APDO 2289-1002 San Jos, Costa Rica ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------DANZA DE CORTEJO (continuacin) Pero definitivamente fue inmensamente ms interesante ver su compleja danza de cortejo el 22 de enero del 2000 en Quebrada Gonzlez. Es muy importante sealar que en los tres tipos de demostraciones de cortejo, Phaetornis longuemareus se coloca a aproximadamente unos 40 cm del suelo, parado en una rama seca o en vuelo de danza, y en un sitio bastante denso del sotobosque donde es difcil observarlo. No hay mucho que decir sobre los procesos de canto, pero la danza s merece la pena que se detalle adecuadamente (por lo menos hasta donde se pudo observar), y de este modo pueda servir para comprender mejor esta interesante y poco comn accin de este pequeo colibr. Con respecto a la posicin corporal, se puede observar que la hembra levanta su pico a unos 60 grados de la horizontal hacia el macho en vuelo y sigue detenidamente cada uno de sus movimientos, como en estado de hipnosis. Las plumas de su pecho se encuentran ligeramente erizadas. Por su lado, el macho extiende su cabeza hacia atrs, su pico forma un ngulo similar con la horizontal, y su pequea cola es levantada unos 90 grados de la vertical con las plumas totalmente extendidas en forma de abanico --Skutch (1973) dice como si fuese un bote en miniatura. El macho en vuelo se encuentra separado de la hembra perchada por unos dos o tres centmetros y a unos cuatro o cinco centmetros por encima de ella (vase la portada). La danza en s const de tres movimientos fundamentales y luego combinaciones especficas de ellos. El primero consiste en un balanceo cadencioso y tranquilo, con un movimiento de alas superior al normal y en una trayectoria en forma de un ocho. El colibr se mueve tal y como lo hacen los abejones frente a las flores. Aunque Skutch1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 2/13

PAGE 3

(1973) seala que al hacer esta accin el colibr produce un fuerte sonido de zumbido, tal vez por la lejana (unos cinco metros desde el sendero hasta el sitio en el sotobosque) no se logr escuchar nada. La duracin de este primer tipo de vuelo fue de unos cuatro minutos. El segundo tipo de vuelo, lo realiza erizando todas sus plumas y girando sobre s mismo a alta velocidad, a semejanza de un trompo. Estos extraordinarios giros los combina con el movimiento antes descrito. Primero realiz un giro en el extremo izquierdo de la figura en forma de ocho, luego volvi al movimiento primero y luego gir del lado derecho. Tal proceso fue realizado unas cinco veces y su duracin completa fue de unos tres minutos. Por ltimo, el tercer movimiento es un desplazamiento de un lado a otro en forma horizontal y cubriendo una recta de aproximadamente medio metro hacia ambos lados de la hembra. La velocidad es extremadamente alta, tanto as que lo nico que se logra percibir del macho es la lnea blanca dejada por la mancha de este color que tiene en sus listas faciales, formando como un halo luminiscente. Al final de este vuelo, retorn al movimiento inicial. No fue posible determinar cuntas veces se movi de un extremo al otro. El ciclo total de la danza fue de unos ocho minutos y no se pudo determinar si este ciclo es repetitivo o si incluye otros movimientos, pues al finalizar, ambos colibres salieron en vuelo rpido, uno detrs del otro, adentrndose en el bosque. Cabe destacar que aunque el Dr. Skutch seala que el colibr perchado es una hembra, en sus estudios de P. superciliosus Stiles y Wolf describen comportamientos y vuelos casi idnticos entre dos machos de esa especie enfrentndose por el territorio dentro del lek. Debido a que en estas especies no existe dimorfismo, es difcil determinar a simple vista cul sexo se est observando. A aquellos observadores de aves que hayan logrado observar este ritual les agradecera comunicarlo a la direccin de internet: eric@internetelfaro.com a fin de lograr una visin ms detallada de la danza de cortejo del P. Longemareus. Nota: La bibliografa para todos los arttculos de esta edicin se encuentra en la pgina 19. El 3 de octubre del 2000, se encontr un Gucharo (Steatornis caripensiis) en la finca de Eddie Serrano (km 70, Cerro de la Muerte). El ave estaba durmiendo sobre una rama a unos 3 o 4 metros sobre el suelo. Este es el tercer registro en los ltimos aos de esta extraa especie nocturna, en nuestro pas. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ANIDACI"N DE CHAETURA VAUXI EN CARTAGO Daniel Martnez A mediados de abril de 1999 escuch las vocalizaciones de una pareja de venecios en la chimenea de mi casa y pens que probablemente eran los mismos que estuvieron anidando en 1998 en los mismos meses. Entonces, inmediatamente observ que haban botado el nido del ao pasado para construir otro. Posteriormente, lo colect y se lo llev a Julio Snchez para que lo observara. En ese entonces yo desconoca la especie de la que se trataba. Julio me dijo que era posible que fuera de Vencejo Comn (Chaetura vauxi Apodidae). El 26 de abril, empezaron las observaciones de llegada y salida de los adultos trayendo material para construir un nuevo nido. Observ que en ciertas horas del da los dos individuos se encontraban ausentes y otras veces solamente uno de ellos entraba a dejar material aunque ya tenan unos pocos das de haber empezado la construccin. El material, similar al del nido anterior, consisti de pequeas partes de ramas secas y muy delgadas, de un solo tipo. Las piezas fueron unidas una a una con la saliva de estas aves y adheridas a la pared de la chimenea. Los individuos se observaron durmiendo debajo, al lado y arriba del nido antes de terminarlo. A partir del 30 de abril se observ el nido terminado y la hembra sobre l. Entonces, observ que la hembra permaneca en el nido la mayor parte del da y el macho solo entraba algunas, veces, probablemente a dejarle alimento a sta. El 6 de mayo, observ los dos primeros huevos, estos de color blanco y muy pequeos, pero probablemente la hembra los puso unos tres das antes. Pens que eran los nicos que pondran, pues segn Stiles y Skutch (1989), esta especie llega a poner hasta tres huevos. Pero el 14 de mayo, observ dos huevos ms, algo poco comn en esta1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 3/13

PAGE 4

especie. Aproximudamente el 29 de mayo, nacieron dos individuos y a los pocos das un tercero que para m fue muy emocionante ya que era la primera vez que observaba una anidacin de una especie tan de cerca y tomaba datos de su comportamiento. Durante unos das, los adultos entraban y salan en busca y entrega de alimento para los pichones y se empez a escuchar a estos vocalizar muy fuerte pidiendo alimento. A los das, empec a medir el tiempo de cada cuanto entraban los adultos al nido a alimentar, y observ que en las tardes entraban m seguido que en las maanas --probablemente porque entre ms tarde era, haba ms abundancia de insectos y tenan que volar distancias ms cortas. El 23 de junio, observ los tres pichones en el nido. Tenan un plumaje bien formado de color gris y ese mismo da en la tarde uno de ellos estuvo agarrado en la pared. A los dos das, los otros dos salieron del nido e hicieron lo mismo que el primero. Los pichones se observaron muy cerca de las entradas de la chimenea en algunas ocasiones, y en otras muy abajo. El 28 de junio, se encontr el nido en el suelo; y el 3 de julio, los juveniles estaban moviendo las alas y vocalizando parecido a los adultos. Dos das despus, sali el primer juvenil de la chimenea y al da siguiente otro pero en la noche observ solo cuatro individuos. Pens que uno de los juveniles se haba muerto, luego me di cuenta que era uno de los acutos que ya haba abandonado la chimenea. En esos das se observaban los dos juveniles volando con un adulto alrededor de la casa, y el 13 de julio, sali a volar el individuo juvenil que faltaba. Entre el 24 y 25 de julio, todos abandonaron la chimenea. Espero que el prximo ao los vencejos velva a anidar en mi casa y as poder estudiarlos mejor, tomar mayor cantidad de datos y entender mejor el comportamiento de esta especie para lograr su conservacin y entender su importancia en el ambiente. Le agradezco a Julio Snchez y a Csar Snchez por ayudarme con la toma de datos y por la revisin de este artculo. El 6 de noviembre del 2000, un individuo de Chondestes grammacus (Lark Sparrow) fue visto y fotografiado un kilmetro al oeste de Abangaritos, Guanacaste. Este constituye apenas el tercer registro de este bonito sabanero en Costa Rica, donde se ha reportado por Jac y Tortuguero. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------SELECCI"N DE HBITAT DE SULA LEUCOGASTER DURANTE LA POCA REPRODUCTIVA Johel Chaves Campos El Piquero Moreno (Sula leucogaster, Sulidae) es un ave marina que habita en prcticamente todos los mares tropicales del mundo (Nelson 1978). Para el caso de Costa Rica existen dos colonias, una en la Isla Cabo Blanco en la costa Pacfica y otra en un islote cercano a la Isla Uvita frente a las costas de Limn (Stiles and Skutch 1989). Esta especie anida en colonias pequeas, generalmente en los bordes de los acantilados (Dorward 1962a, b, Skutch 1976). Sin embargo, algunos autores han propuesto que este comportamiento de anidar con ms frecuencia en este tipo de sitios es la consecuencia de la competencia con aves de mayor tamao por los sitios de anidacin (Nelson 1978). En otras palabras, los Piqueros Morenos anidan en los bordes de los precipicios porque otras especies ms fuertes no les permiten anidar en reas planas. Los estudios sobre la preferencia de anidacin de los Piqueros Morenos han sido llevados a cabo en sitios en los que anidan varias especies de aves marinas, por lo que no se ha podido demostrar si anidan en los bordes de acantilados porque no tienen otra opcin o porque realmente prefieren esos lugares. Por suerte, la colonia que existe en la Isla Cabo Blanco posee caractersticas privilegiadas para llevar cabo un estudio de este tipo: nicamente anida S. leucogaster y adems posee un rea plana, pendientes moderadas y precipicios pronunciados Sacando provecho a este lugar, llev a cabo una investigacin compartida para estudiar. la seleccin de sitios de anidacin de esta especie en una isla con variedad de pendientes, donde no hay competencia con otras especies.1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 4/13

PAGE 5

La Isla Cabo Blanco forma parte de la Reserva Nacional Absoluta Cabo Blanco y contiene la colonia ms grande de S. leucogaster de Costa Rica (Stiles and Skutch 1989). Tiene un rea aproximada de 100,000 m2 y cerca del 70% de su rea esta constituida por precipicios de hasta 70 metros de altura. La parte ms alta de la isla presenta una pequea parte plana de unos 4000 m2 la cual est rodeada por pendientes moderadas (25-40), que a su vez estn rodeadas por acantilados (>70'). Los piqueros construyen sus nidos en todo tipo de terrenos (desde reas planas hasta terreno quebrado en los acantilados). Para evaluar el uso de lugares de anidacin por los piqueros, dividimos el terreno segn su grado de pendiente en: Terreno de pendiente baja (0-20), pendiente mediana al borde del acantilado (25-40), y pendiente alta (>70). Durante cinco visitas entre diciembre de 1996 y julio de 1997, contamos la cantidad de nidos en parcelas ubicadas en cada uno de los tres tipos de terreno. Encontramos nidos, huevos y cras de diferentes tamaos en cada visita. Esto indica que la temporada reproductiva se mantuvo durante los ocho meses (probablemente todo el ao). Hubo ms nidos entre diciembre y febrero (estimamos alrededor de 1000 en toda la isla). Durante todas las visitas encontrarnos el mismo patrn: La mayora de aves prefiri construir sus nidos en las reas planas, lejanas de los bordes de precipicios. En segundo lugar, utilizaron las zonas de pendiente moderada en los bordes de precipicios. Los sitios menos preferidos fueron los precipicios mismos. De esta manera comprobamos que en ausencia de competencia esta especie prefiere anidar en sitios planos, por lo que posiblemente en otros lugares del mundo, donde comparten los sitios de anidacin con otras especies ms grandes, los Piqueros Morenos son obligadas a anidar en bordes de acantilados. En la Isla Cabo Blanco los piqueros son constantemente acosados por fragatas (Fregata magnificens), los cuales son conocidos ladrones de alimento. Observamos que los piqueros que anidaron en los bordes de acantilados y en los precipicios eran ms frecuentemente despojadas de los peces que llevaban para sus cras, comparndolas, con aquellos que anidaban en reas planas. Tambin observamos algunas cras caer a los acantilados y morir. Estas dos razones explican en parte la ventaja de anidar en sitios planos y de evitar los bordes de los precipicios. Estudios sencillos pero valiosos como este demuestran lo mucho que se puede investigar en un pas como el nuestro, donde lo que sobran son los sitios apropiados para investigar y el material humano para hacerlo, pero lo que falta es que mucho de ese material humano llegue a convencerse de que puede lograrlo. (Este artculo resume parte de otro artculo titulado "Habitat selection of Brown Booby (Sula leucogaster) in the breeding season. Flat areas preferred in absence of interspecific competition," elaborado por Johel Chaves Campos y Juber Torres, el cual se encuentra actualmente en revisin en la revista Wilson Boulletin.) ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------AMPLIACI"N DE AMBITO Julio E. Snchez El Pinzn Cafetalero (Melozone hiarcuatum, Emberizidae), otrora muy comn en el Valle Central hoy da es raro, debido a la eliminacin de cafetales o por el cambio de cafetal con sombra a uno mas abierto y carente de otro tipo de vegetacin, lo cual ha favorecido al parsito de sus nidos, el Vaquero Ojirrojo (Molothrus aeneus, Icteridae). La distribucin natural de Melozone hiarcuatum se extiende desde el sur de Mxico hasta el oeste de Honduras, luego, vuelve a aparecer en la parte central de Costa Rica, donde se ha registrado desde San Ramn hasta Turrialba. Sin embargo, el 28 de setiembre del 2000, observ un macho cantando sobre una roca en un cafetal en San Marcos de Tarraz (1400 msnm), provincia de San Jos. El da siguiente, en el mismo sitio escuch la pareja cantando en do. Se lograron grabaciones de estas vocalizaciones. Este es el primer registro de esta especie en esta rea. El 23 de noviembre de 1999, Alvaro Segura observ y fotografi un individuo de Paloma Aliblanca (Zenaida asiatica, Columbidae) que se pos en un cable del barco R. V. Gulf Supplier a 40 Km de Pto. Limn (10 22. 02 N., 83 00 72 O.) El da estaba nublado y con chubascos. Es el primer registro cerca de la costa caribe costarricense. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------NUEVOS DATOS SOBRE CANTO, FORREJEOS Y DIETA DE CUATRO ESPECIES DE AVES EN COSTA RICA Leonardo Chaves Gaviln Tijerilla (Elanoides forficatus, Accipitridae):1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 5/13

PAGE 6

El 19 de febrero de 1999, cerca de la represa del Lago Arenal (500 msnm), en la provincia de Guanacaste, observ 15 individuos de Elanoides forficatus conmiendo frutos de un rbol en una pequea fila en la montaa a unos 100 metros de la calle. La vegetacin del rea pertenece al bosque lluvioso, con parches de bosques secundarios jvenes y viejos. Las aves volaban en crculos cerca de la copa del rbol, de unos 25 metros de altura. Cogan con una pata ramillas con frutos, algunas de ellas hasta con hojas. Al tener la ramita en la pata, siempre en vuelo, se la llevaban hacia el pico, inclinaban la cabeza hacia abajo y con rpidos picotazos coman los frutos. A veces los picaban una o ms veces, y luego los soltaban. Al parecer, lo que coman era nicamente su arilo. (Julio Snchez, com. pers.). En una de estas ocasiones, un Elanoides solt una de estas ramillas con frutos y hojas, la cual cay cerca de m. La colect y la llev al Museo Nacional. All se identific la muestra y result ser de un rbol de Yos, gnero Sapium, familia Euphorbiacea. Este rbol no haba sido descrito anteriormente como parte de la dieta frugvora de Elanoides forficatus. David Snow (1980) reporta al genero Sapium en la lista de gneros importantes para las aves frugvoras generalistas. De hecho, Sapium forma parte del grupo de los cinco gneros, (junto con Ficus, Acnistus, Citharexylum y Hampea) de rboles en Monteverde, Puntarenas (1350-1550 msnm), que atraen ms de 20 especies de aves (Wheelwright et. al. 1984). En el caso del Yos, las aves son atradas por el arilo --una especie de tejido que cubre muchas semillas de rboles tropicales, generalmente de colores atractivos (rojo, blanco) o contrastantes con la cpsula de las semillas. Skutch (1980) cita a 95 especies de aves que consumen semillas, con arilo de diferentes grupos de plantas, como lianas, arbustos y rboles. Wilms (1997), en un estudio sobre el papel de las aves frugvoras en la restauracin de los robledales de Talamanca (2300-3200 msnm), menciona a Elanoides como una de las especies que consumen fruta pero no cita de cuales especies de rboles. Aunque s menciona a Turdus plebejus, Tragon collaris, Aulacorhynchus prasinus y Pheucticus prasinus y Pheucticus tibialis comiendo Sapium. julio Snchez cita las siguientes especies de aves comiendo el arilo del Yos a una elevacin de 2400 msnm en San Gerardo de Dota San Jos: Phyrrura hoffmanni (son vidas comedoras de los arios), Turdus plebejus, Turdus grayi, Ptilogonys caudatus, Pheucticus tibiales, Chlorophonia callophris episcopus. Ernesto Carman ha visto las siguientes especies comiendo del Yos en Finca Cristina (1300 msnm), Birrisito de Cartago: Ttyra semifasciata, Melanerpes hoffmannii, Pculus rubiginosus, Tyrannus melancholicus, Myiozetetes similis, Cyanocorax morio, Saltator coernulescens y Saltator maximus. Tambin he observado a un gru po de Elanoides forficatus comiendo frutos del Nance (Byrsonima crasifolia, Malpighiaceae). Esta observacin tuvo lugar a principios de los aos 90, al sur de Costa Rica en la Pennsula de Burica, en los jardines de Tiskita Lodge (20 msnm). Las aves forrajeaban de la misma forma, cogiendo los frutos con una pata y llevndolos luego a su pico, en vuelo. Coman un poco y luego botaban el fruto. Durante varios aos, Peter Aspinall los ha observado comiendo de los mismos rboles de Nance --tal vez buscando un recurso predecible. Pareciera que ellos llegan cuando los frutos maduran. Algunas veces cogen frutos y los dejan caer, tal vez por no estar maduros. Aspinall informa que en la tarde hay ms actividad alrededor de los rboles. De hecho, Luis Vargas, gua local del Lodge, observ unos 12 individuos a principios de setiembre del 2000, comiendo Nance del mismo rbol del jardn. Casi nada se sabe de la dieta frugvora de estos rapaces en el Neotrpico, y son escasos los datos en Costa Rica. En 1978, por primera vez Buskirk y Lechner informan sobre Elanoides forfcatus comiendo los frutos (semillas y arilos) de un rbol (Matayba oppositifolia, Sapindacea) en Monteverde (1300 msnm). Los mismos autores, citando a Skutch (1965), mencionan insectos, culebras, polluelos, lagartijas y anfibios como parte de la dieta de Elanoides. Tambin, citan otros rapaces en el mbito mundial que se sabe consumen fruta y que son casi todos carroeros: Milvus, Gypohierax; Polyboroides, Daptrius americanos, y Milvago. As como Cathartes y Coragyps, ahora del orden Ciconiformes. Otro aspecto de la historia natural de Elanoides forfcatus son los posibles dormitorios que utilizan en Monteverde y otras zonas del pas. En agosto de 1994, observ, a las 17:00 horas, al filo del plateau en La Finca Ecolgica, unos 20 individuos posados en la copa de un rbol situado en la parte empinada de la montaa. Y ms recientemente, en agosto del 2000, a las 17:30 horas en la misma zona, observ unos 15 individuos perchados en un rbol de Tirr (Ulmus Mexicanus, Ulmaceae), de ms de 30m de altura, tambin situado al filo de la montaa. Este rbol tiene una visibilidad de todo el can hacia abajo, haciendo muy fcil las salidas areas, donde estas aves planean. No encontr mayor informacin respecto a dormideros, aunque Julio Snchez informa de un posible dormidero en Providencia de Dota, San ]os, donde los campesinos dicen que son tantas las aves que llegan que "secan" los rboles. Steven Hilty (1986), menciona el uso de perchas altas para dormir en Colombia, pero no da ms detalles. Ridgely y otros autores, hablan de la sociabilidad de la especie cuando forrajea y vuela al filo de las montaas. Tangara Escarlata (Piranga olivacea, Tharaupidae):1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 6/13

PAGE 7

A principios de los noventas, a finales de marzo, en la poca seca, observ y escuch muy bien por unos tres minutos a un macho Piranga olivacea cantando en Tiskita Lodge (sitio mencionado anteriormente). Estaba perchado al borde de un bosque secundario viejo, a unos seis metros del suelo. No pude obtener grabaciones del ave. An as no encontr registros anteriores de machos de esta especie de Piranga que emitieran sus cantos en el Neotrpico. Piranga olivacea es un ave migratorio de paso y solo se habla de las llamadas que raramente se escuchan durante los meses de migracin pico --finales de setiembre hasta principios de noviembre, y luego, finales de marzo hasta principios de mayo (Stiles and Skutch 1989). Rappole (1995) cita que muchas especies migratorias incluyen vocalizaciones, sobre todo llamadas (call notes), como parte de sus despliegues territoriales en el Neotrpico. El canto que escuch era muy melodioso y bastante fuerte, como el de algunas especies del genero Turdus, escuchndose bien a lo lejos. Concuerda con las descripciones del canto en su rango reproductivo, del sur de Canad hasta el sureste de los Estados Unidos (Field Guide to North American Birds, 1992). Las otras tangaras migratorias del genero Piranga, P. rubra y P. Rubra ludoviciana s se sabe que cantan en Costa Rica. Skutch (1989) describe el canto de Piranga rubra como agradable y musical en sus despliegues territoriales al llegar al pas, especialmente a mediados de setiembre. Piranga ludoviciana canta ocasionalmente en los meses de marzo y abril, tambin se compara el canto con el de un turdido. Recientemente, Ernesto Carman (1999) report por primera vez cantando en Costa Rica la reinita migratoria Dendroica magnolia, en Birrisito de Cartago. Ms observaciones en el campo de nuestras especies migratorias (de paso o las que se quedan por casi seis meses cada ao) son muy necesarias para conocer y estudiar sus cantos a fondo. Reinita Galana (Dendroica discolor, Parulidae): El 25 de enero de 1999, en el Hotel Cloud Forest Lodge (1400 msnm), en Monteverde, Puntarenas, a las 16:40 horas, se observ un macho adulto de Dendroica discolor forrajeando en un comedero para mamferos y aves situado al pie de un arbolito de Mara (Melastomatacea) donde se depositan todos los sobros de las comidas del restaurante. El ave se acercaba al comedero, primero perchndose en las ramillas de Mara, luego cautelosamente descenda hasta el borde del comedero, cuando no haban mamferos u otras aves. Se observaron los siguientes tipos de forrajeos y diferentes usos de substratos. Primero, se te vio picar varias veces las tablas del comedero, luego, pic una tortilla, comi varios granos de arroz, cogi uno y se le cay, luego otro y se lo llev volando en el pico. Otro intento de forrajeo fuera del comedero ocurri en un arbolito de Guayabo (Psidium gugayaba, Myrtaceae). Se le observ muy activo revisando las hojas sin hacer ningn ataque. Nuevamente, a las 17:00 horas se vio perchado en un arbolito de Tub (Montanoa guatemalensis, Asteraceae). En la copa del Tub haba una nube de insectos. El ave, perchada en la rama ms alta, hizo varias salidas reas o halconeos ("sally-strikes," per Remsen et. al. 1990). Atrapaba insectos en el aire y regresaba a la misma percha. Estas salidas fueron hechas diagonalmente hacia arriba, a un metro aproximadamente de la percha. Al da siguiente, a las 18:30 horas, se vio Dendroica discolor en el comedero siendo perseguido por un Zonotrichia capensis por unos 20 metros. Luego regres y se vio picando otro substrato, esta vez el suelo con zacate. Recientemente, el 25 de setiembre del 2000, Ernesto Carman vio un macho Dendroica discolor en Finca Cristina, Birrisito de Cartago. El ave forrajeaba en la corteza de las ramillas delgadas terminales de un rbol de Eucalipto. Buscaba en sus lados, inclinndose hacia abajo. Luego revisaba la parte superior de las hojas. Un tercer intento de forrajeo fue en las flores del Eucalipto, tal vez buscando insectos o nctar, aunque la cantidad de flores no permiti ver que coma. Pareciera que esta especie es flexible en cuanto a los substratos donde forrajea: suelo, hojas aire. Stiles y Skutch (1989) describen los hbitos de la Reinita Galana como poco conocidos en Costa Rica, prefiriendo charrales viejos y potreros arbolados. En los substratos donde forraje slo mencionan las hojas y ocasionalmente el suelo. Gary Diller observ un individuo el 28 de diciembre de 1999, tambin en Monteverde, Santa Elena, forrajeando en las hojas de un arbolito de Mara. Parece ser que en Monteverde esta especie se ve todos los aos, pero an as es muy escasa (Koki Porras, com. pers.). Esmeralda de Coronilla Cobriza (Elvira cupreiceps, Trochilidae): El 25 de junio del 2000, en Virgen del Socorro (800 msnm), situado en la vertiente del Caribe, provincia de Alajuela, a las 6.15 horas, observ un macho Elvira cupreiceps visitando los frutos de un rbol de Moco (Saurania sp., Actinidiaceae). Casi siempre que vemos un colibr en el campo, es visitando una flor en busca de su nctar. Se sabe que todos los colibres tambin gustan de insectos como parte de su dieta. Los frutos tambin son otra fuente poco conocida de1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 7/13

PAGE 8

lquidos azucarados para estas pequeas aves. Las observaciones son escasas. Hasta donde pude revisar la literatura cientfica, solo el ornitlogo alemn-brasileo Helmut Sick (1993) menciona que los colibres ocasionalmente visitan frutos maduros (ej. los higuerones, Ficus sp.), como fuente de azcar. Sick tambin cita otras fuentes todava ms inusuales. Por ejemplo, la sabia que fluye de ramas cortadas de algunos rboles (no dice cuales), agujeros hechos en troncos de rboles por carpinteros como Spyrapicus villosus y Melanerpes formicivorus, y secreciones azucaradas de larvas de pulgones que caen en las ramas. En la Virgen del Socorro, observ el macho Elvira mantenindose en vuelo cernido, introduciendo su corto pico casi por completo en la parte terminal del fruto, de abajo hacia arriba, el cual todava se mantena cerrado. Luego se perchaba cerca del rbol de Moco. Lo hizo de esta manera repetidas veces en el mismo fruto. Pero en una ocasin, se perch en una hoja, inclin la cabeza hacia abajo y desde all introdujo el pico en el fruto, tambin de abajo hacia arriba. Cuatro horas ms tarde, a las 10:30 horas, en la orilla de un ro, vi dos hembras de Elvira visitando los frutos de otro Moco. Estas se perchaban en el mismo rbol, luego volaban hacia los frutos. All se mantenan por varios segundos en vuelo cernido con el pico introducido casi por completo en el fruto. Estas dos aves an se quedaron cerca del Moco cuando me fui del lugar 20 minutos despus --evidentemente utilizando un recurso que daba comida para largo rato. Los frutos de estos Mocos son un tipo de cpsula suave, color verdoso, pubescente, de dos centmetros de dimetro. Adentro hay una "baba" con pequeas semillas verdes. El fruto eventualmente se abre en cinco valvas (Haber et. al. 1996). Los nios y algunos adultos les gusta comerlos (Ernesto Carman, com. pers.). En Costa Rica no encontr reportes de forrajeo en frutos por parte de colibres. Con respecto a otros substratos utilizados, Hernn Araya hizo dos observaciones muy interesantes. El 21 de marzo de 1998, en La Guaria de Sarapiqu (60 msnm), provincia de Heredia, Hernn vio un Heliotrix barroti cuando probaba sabia del nudo de un rbol a 13 metros del suelo en un bosque secundario. Luego, vol y aliment su volantn con la sabia. En la segunda observacin, fueron dos especies de colibres no identificados que visitaban un panal de avispas pegado debajo de una rama horizontal en un rbol de Genzaro (Pithecellobium saman, Leguminosae) a 20 metros del suelo, camino a Trcoles (10 msnm), provincia de Puntarenas. Las aves introducan sus picos por un huequito del nido, mantenindose en vuelo cernido. Qu estaran comiendo all? No se sabe, son necesarios ms estudios. Un agradecimiento especial a Julio Snchez por compartir su amplia experiencia en Costa Rica y por brindarme apoyo. Tambin gracias a Hernn Araya y Ernesto Carman por sus excelentes observaciones en el campo --invaluables para un mejor conocimiento de nuestra avifauna. Asimismo, gracias a Gary Diller y Koki Porras por brindarme datos de Dendroica discolor en Monteverde. Peter Aspinall y Luis Vargas compartieron amablemente sus datos de Elanoides en Tiskita Lodge. Leonardo Chaves E-mail: leoaves@yahoo.com ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------OBSERVACIONES DEL DESPLIEGUE DE TITYRA SEMIFASCIATA Ernesto M. Carman Siempre me ha llamado la atencin un ave en particular, la Tityra semisfsciata (Tityridae) o Pjaro Chancho. Su canto peculiar (poco melodioso y ms bien un sonido nasal similar al sonido de un chancho y de ah su nombre comn) junto con su comportamiento son slo algunas de las caractersticas interesantes de esta especie. Aunque sea un ave comn y tenga una distribucin bastante amplia, muchos aspectos de su historia natural son todava desconocidos. El macho adulto de Tityra semisfsciata tiene un plumaje mayormente blanco, con las alas y parte de su cabeza negra. Esto los hace muy visibles y conspicuos en el follaje del bosque. Por qu quieren ser tan visibles cuando la gran mayora de las aves tienen un plumaje crptico que les permite camuflarse entre las hojas de los rboles? Lo ms probable es que esto les sirve para llamar la atencin de las hembras durante el cortejo (Skutch 1969), y este es precisamente un aspecto de Tityra semisfsciata del cul no se sabe nada. El 2 de abril del 2000, mientras observaba aves con Daniel Martnez en Peas Blancas de Cach, Cartago, observ el cortejo de Tityra semisfsciata. Vi cinco individuos perchados a ocho metros del suelo en un rbol seco y pens que eran una familia, pero cuando los observ ms detalladamente not que todos tenan plumaje adulto. Tityra semisfsciata, a diferencia de otros paserinos que adquieren su plumaje adulto en su primer ao, requiere de al menos dos aos para1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 8/13

PAGE 9

adquirir su plumaje adulto (obs. pers.). El grupo consista en dos hembras y tres machos, los cuales efectuaban un "baile". Durante el baile los tres machos saltaban de rama en rama En Costa Rica solo hay cuatro especies de aves paserinas con plumaje predominantemente blanco: Tityra semisfsciata, T. inquisitor (Tityridae), Carpodectes antoniae, y C. nitidus (Cotingidae). Con las observaciones anteriores y otras hechas por J. Snchez de Carpodectes nitidus se demuestra que el plumaje blanco puede tener una funcin importante durante el cortejo de dos de las cuatro especies mencionadas. Esto puede ayudar a resolver la pregunta de muchos cientficos de por qu existen aves con plumaje atractivo que los expone a los depredadores en vez de protegerlos. Tityra semisfsciata es una especie controversial entre los paserinos por su anatoma, sus vocalizaciones, y sus comportamientos. Por ejemplo, a diferencia de otros paserinos las tityras no defienden un territorio. Este es slo un ejemplo de una especie que requiere de estudio para comprender su comportamiento e historia natural y as proponer pautas para su conservacin. El 20 de setiembre de 1999, se vio un macho adulto de Espiguero Collarejo (Sporophila torqueola) vocalizando en un rea de pasto en Bribr. El 22 de octubre del 2000, hubo otro ave en Hone Creek, ambas localidades de Talamanca, Limn. Son los primeros registros en el caribe. alrededor de una de las hembras uno detrs del otro, formando un crculo y siempre con sus picos apuntando hacia ella y mantenindose siempre a menos de 35 centmetros de la hembra. Mientras bailaban, los machos emitan su canto que es muy parecido al croar de una rana y erizaban las plumas de la corona, la espalda, y el pecho y mantenan sus alas un poco cadas, mostrando las plumas negras. La hembra, que se encontraba en medio de los machos, mantena su pico abierto durante el baile, pero no pude distinguir si estaba vocalizando o no. El baile dur aproximadamente 25 segundos. Despus de cada baile, la hembra vol sbitamente a otro rbol seco a aproximadamente 25 metros, seguida por los tres machos. Permanecan perchados ah unos segundos y luego volvan al primer rbol. Despus de uno o dos minutos, reiniciaban el baile. La hembra que no participaba del baile pareca no prestarle ninguna atencin a los dems. En el tiempo comprendido entre las 13:35 hasta las 13:46, las tityras efectuaron el baile tres veces y posteriormente volaron al bosque. El da estaba completamente soleado. El 9 de abril, una semana despus, volv al mismo sitio a las 16:50 y observ una hembra y tres machos. Efectuaron el baile una sola vez antes de volar al bosque. El da estaba muy oscuro y caa una garruba fuerte. No haba ninguna otra especie presente mientras hice las observaciones. El rbol seco est en una pequea arboleda a la orilla del Ro Tambor a 1200 metros sobre el nivel del mar. Los rboles predominantes son Guayabo (Psidium guajava) y Buro (Heliocarpus sp.), pero el rbol seco sobresale y es el ms expuesto --lo que sugiere que las tityras buscan un rbol expuesto para ser ms visibles. E1 bosque primario se encuentra a 700 metros. H. Sick (1993) hizo algunas observaciones de Tityra semisfsciata en Brasil que posiblemente sean de cortejo. En una de ellas describe al macho produciendo un silbido con sus alas mientras ejecutaba un vuelo corto y este sonido se haca ms fuerte justo antes de que se perchara. Cuando hay una hembra presente, el macho corre de un lado al otro sobre una percha horizontal, con el cuerpo agachado y las alas un poco cadas. E1 macho vocaliza mientras ejecuta este baile. Tambin ha observado cuatro individuos "bailando" cerca de un nido de Tityra. La literatura y observaciones actuales de Tityra semisfsciata muestran que pueden ser observaciones muy fraccionadas del mismo evento. Aunque estas observaciones sugieren que Tityra semisfsciata tiene un cortejo bastante avanzado, Alexander Skutch sugiere una teora distinta. l cree que es posible que una hembra escoja al macho que tenga el mejor territorio, que tenga buenas fuentes alimenticias y buenos sitios de anidacin. Hay varios elementos que pueden influir en que las tityras forman grupos de tres o ms individuos. Es comn ver grupos de ellos cuando hay una buena fuente de alimento, como en un rbol de higuito con frutas maduras (J. Snchez, com. pers.). Las tityras a veces forman pequeos grupos alrededor de sus nidos (K. Naoki com. pers.), pero no se sabe el porque de estos grupos. Cuando hice las observaciones en Cach no haba ninguna fuente de alimento ni tampoco ningn nido cerca que yo pudiera ver. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 9/13

PAGE 10

DISTRIBUCI"N DEL TR OG"N VIENTRI ANARANJADO Ernesto M. Carman El Trogn Vientrianaranjado (Trogon aurantiiventris, Trogonidae) es un ave del cul se conoce muy poco sobre su distribucin en Costa Rica. Es ms comn en las elevaciones medias y altas (750-1800 rnsnm) de las cordilleras de Tilarn y Guanacaste (Stiles and Skutch 1989). Es posible confundir esta especie con el Trogn Collarejo (Trogon collaris), pues el canto y comportamiento son muy parecidos y hay lugares en donde comparten el mismo hbitat. Por esta razn, se consideran al Trogn Vientrianaranjado y al Trogn Collarejo como especies sinptricas. En el resto del pas se han reportado muy pocos avistamientos del Trogn Vientrianaranjado. Un individuo fue observado en Las Alturas de Cotn (1400 msnm), provincia de Puntarenas (J.E. Snchez, com. pers.). Otro individuo de esta especie fue visto el 13 de setiembre de 1998 en El Tirol (1700 msnm), en las faldas del Volcn Barva, provincia de Heredia (H. Araya, com. pers.). Forrajeaba en unos rboles de ciprs. El 6 de mayo del 2000, vi un Trogn Vientrianaranjado en Peas Blancas de Cach (1350 msnm), provincia de Cartago. Lo observ durante cuatro minutos y pude ver claramente que el vientre era anaranjado. Se encontraba a la orilla de un potrero en un bosque de crecimiento secundario viejo sobre una pequea quebrada. Estas observaciones nos hacen ver claramente que la distribucin de Trogon aurantiiventris no est restringida a las cordilleras de Tilarn y Guanacaste, sino que se encuentra en las cuatro cordilleras del pas. Es necesario hacer un estudio ms detallado de esta especie, haciendo una comparacin de ADN con el Trogn Collarejo. Tambin es importante conocer detalladamente la distribucin del Trogn Vientrianaranjado, por lo cul las observaciones que usted haga son importantes. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------EN ALAS DE ANTAO Los primeros investigadores de nuestra avifauna: Alexander Von Frantzius Francisco Durn Estaba por caer la noche, se escuch la meloda de un jilguero --un cantor por excelencia--mientras dos hombres cabalgaban hacia el crter del Pos en el ao 1860. Uno de ellos era un mdico y naturalista alemn, hombre de gran talento y espritu de observacin: Alexander Von Frantzius. Si se habla sobre los primeros sabios y naturalistas, que ms aportaron al conocimiento cientfico en Costa Rica, el nombre de Von Frantzius es necesariamente el de una figura notable en la segunda mitad del siglo XIX. Alexander Von Frantzius naci en Danzing, Alemania el 10 de junio de 1821. En 1842, ingres a la Universidad de Heidelberg. En 1845, se traslad a Halle, y habra de obtener su doctorado en Berln en 1846. El viaje de Von Frantzius a Costa Rica estuvo motivado, en parte, por buscar un clima ms favorable debido a una enfermedad pulmonar que padeca. De ese modo, ingresando por la va del Sarapiqu, lleg al pas en 1854. Se estableci como mdico en Alajuela, dedicando parte de su tiempo a estudios cientficos. Su casa era como un museo. Despus, se traslad a San Jos, donde abri una botica. permaneci 15 aos en Costa Rica y en 1869 parti hacia Washington junto con Jos C. Zeledn, un naturalista costarricense que luego habra de tener gran trascendencia en la ornitologa nacional. Posteriormente el Dr. Von Frantzius regres a Alemania donde se desempe en la secretara de la Asociacin Antropolgica Alemana hasta 1847. Muri en 1877, vctima de la enfermedad pulmonar que vena sufriendo. Sus aportes a Costa Rica son principalmente trabajos en Zoologa y Geografa, como un estudio sobre nuestros volcanes publicado en 1861. Fueron publicados originalmente en alemn. Posteriormente seran traducidos a nuestra lengua. En la Zoologa destaca "Los mamferos de Costa Rica, contribucin para el conocimiento de la distribucin geogrfica de los mamferos de Amrica" publicado en 1869; y para la ornitologa del pas es importante su "Distribucin geogrfica de las aves costarriqueas" tambin de 1869, el cual es valioso por la cantidad de notas que aporta sobre la avifauna costarricense. Von Frantzius remiti a Alemania las primeras, colecciones ornitolgicas, las cules fueron estudiadas por el Dr. Cabanis, donde describi varias especies nuevas. Tambin envi algunas otras pieles al Instituto Smithsoniano de Washington, las cules serviran de base para la publicacin del catlogo de aves de Costa Rica de G. N. Lawrence1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 10/13

PAGE 11

(1868). Varias aves y mamferos llevan el nombre de Von Frantzius, entre ellos una especie de tucn, el cusingo Pteroglossus frantzii y un pariente del yigirro, Catharus frantzii. Sus estudios y publicaciones constituyen sin duda slida base para nuestros conocimientos geogrficos y zoolgicos. Bibliografa Baker, A.J., D.F. Whitacre, O.A. Aguirre-Barrera and C.M. White. The Orange-breasted Falcon Falco deiroleucus, in Mesoamerica: a vulnerable, disjunct population? Bull, J. and J. Farrand Jr. 1992. The Audubon Society Field Guide to North American Birds. Buskirk, W. H. and M. Lechner. 1978. Frugivory by Swallow-tailed Kite in Costa Rica. Auk 95. Carman, M. E. 1999. Canto de Dendroica magnolia. Zeledonia.V. 3. N. 2. Cohn-Haft, M., A. Whittaker, and P. C. Stouffer. 1997. A new look at the "species poor" central Amazon: the avifauna north of Manaus, Brazil. Orn. Monogr. 48: 205-235. Cuthbert, F. J. 1988. Reproductive success and colony-site tenacity in Caspian Terns. Auk 105: 339-344. Dorward, D. F. 1962a. Comparative biology of the White Booby and the Brown Booby Sula spp. at Ascension. Ibis 103b: 174-220. Dorward, D. F. 1962b. Behaviour of Boobies Sula spp. Ibis 103b: 221-234. Duffy, D. C. 1983. Competition for nesting space among Peruvian guano birds. Auk 100: 680-688. Dunn, J., and L. G. Kimball. 1997. A Field Guide to Warblers of North America. New York. Books, Inc. Gauthier, G. 1990. Philopatry, nest-site fidelity, and reproductive performance in Bufflehead. Auk 107: 126-132. Haber, W.,W. Zuchowski, and E. Bello. An Introduction to Cloud Forest Trees: Monteverde, Costa Rica. Hilty, S. L., and W. L. Brown. 1986. A Guide to the Birds of Colombia. Princeton University Press. Howell, S. N. G. and S. Webb. 1995. A Guide to the Birds of Mexico and Northern Central America. Oxford University Press. Lauro, B. and J. Burger. 1989. Nest-site selection of American Oyster-catcher (Haematopus palliatus) in salt marshes. Auk 106: 185-192. Lindberg, M. S. and J. S. Sedinger. 1998. Ecological significance of brood-site fidelity in Black Brant: spatial, annual, and age-related variation. Auk 115: 436446. Meyer de Schauensee, R., and W. H. Phelps, Jr. 1978. A Guide to the Birds of Venezuela. Princeton University Press. Nadkarni, N. T. and M. Wheelwright Eds. 2000. Monteverde: Ecology and Conservation in a Tropical Cloud Forest. Cornell University Press. Nelson, J. B. 1978. The Sulidae: Gannets and Boobies. Oxford University Press. Parker III, T. A., D. F. Stotz, ad J. W. Fitzpatrick. 1996. Neotropical Birds: Ecology and Conservation. Chicago University Press. Pounds, J. A, M. P. L. Fodgen and J. H. Campbell. 1999. Biological response to climate change on a tropical mountain. Nature. Vol 398. Rappole, J. H. 1995. The Ecology of Migrant Birds: A Neotropical Perspective. Smithsonian Institution Press. Remsen, J. V., and S. Robinson. 1990. A classification scheme for foraging behavior of birds in terrestrial habitats. Studies in Avian Biology. 13 Ridgely, R. S. 1976. A Guide to the Birds of Panama. Princeton University Press. Ridgely, R. S., and J. A. Gwynne. 1989. A Guide to the Birds of Panama with Costa Rica, Nicaragua and Honduras, 2nd ed. Princeton University Press. Sick H. 1993. Birds in Brazil, A Natural History. Princeton University Press. Skutch, A. F. 1965. Life history notes on two American Kites. Condor. 67. Skutch, A. F. 1969. Life Histories of Central American Birds, Vol. 3. Cooper Ornithological Society. Skutch, A .F. 1973. The Life of the Hummingbird. Vineyard Skutch, A. F. 1976. Parent birds and their young. University of Texas Press. Skutch. A. F. 1980. Arils as food of tropical American birds. Condor. 82. Skutch, A. F. 1983. Birds of Tropical America. University of Texas Press. Skutch, A. F. 1989. The Life of the Tanager. Cornell University Press. Snow. D. W. 1981. Tropical frugivorous birds and their food plants: A world survey. Biotropica. 13. Stiles, F. G. and A. F. Skutch. 1989. A Guide to the Birds of Costa Rica. Cornell University Press. Stiles, F. G. and L.L. Wolf. 1979. Evolution of lek mating behaviors in the Long-tailed Hermit hummingbird. Ornithological Monograph, n.27. Traylor Jr., M. A. and J. W. Fitzpatrick. 1982. A survey of the tyrant flycatchers. Living Bird. 19: 7-50. Vuilleumier, F. 1997. An overview of field guides to Neotropical Birds with remarks on their role in the development of Neotropical Ornithology. Orn. Neotrop. 8. Wheelwright, N. T., W. A. Haber, K. G. Murray, and C. Guindon. 1984. Tropical fruit-eating birds and their food plants: A1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 11/13

PAGE 12

survey of a Costa Rican lower montane forest. Biotrpica. 16 (3). Wilms, J. 1997. The role of frugivorous birds in restoration of a montane oak forest, Cordillera de Talamanca. Costa Rica, Internal Report 306. Hugo de Vries Lab. Univ. of Amsterdam. Wittenberg, J. F, and G. L. Hunt Jr. 1985. The adaptive significance of coloniality in birds. In Avian Biology, vol. 8 (D. S. Farner, J. R. King and K. C. Parkes, Eds.) Academic Press London. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------HALC"N CUELLIBLANCO O HALC"N PECHIRRUFO? Julio E. Snchez Las ramas secas y expuestas en las copas de los rboles gigantes al borde de bosques, e incluso en potreros arbolados, son las perchas favoritas del pequeo Halcn Cuelliblanco (Falco rufigularis, Falconidae), desde donde otea en busca de sus presas. Aunque ms abundante en las tierras bajas, ocasionalmente se le observa a elevaciones superiores a los 2500 msnm. El Halcn Pechirrufo (Falco rufigularis) es de esperar en las tierras bajas de la vertiente Caribe, aunque no hay registros documentados en los ltimos aos para nuestro pas. Este halcn es uno de los ms desconocidos y tal vez el que tiene la distribucin ms discontinua en el mundo (Baker, et. al.). Estas dos especies tienen un patrn de coloracin similar, aunque al observar la ilustracin de la Gua de Aves de Costa Rica (Stiles and Skutch, 1989) son evidentes las diferencias de tamao y la coloracin caf rojiza de F. deiroleucus. Sin embargo, la identificacin correcta de estas especies en el campo es complicada. Estimar el tamao de un ave cuando est a lo lejos o en das nublados es difcil y nuestra tendencia es sobreestimar su tamao. La naturaleza nos agrega otro grado de dificultad: La mayora de los individuos de F. rufigularis observados en Costa Rica tienen una franja rojiza que rodea las partes blancas del cuello y pecho, ms an algunos presentan una ancha faja caf rojiza en el pecho similar a F. deiroleucus. En la gira realizada por la AOCR, observarnos una pareja de F. rufigularis cerca de la represa de Cach la cual lleva ms de un ao de haberse establecido ah; y que en ltima instancia motiv que escribiramos esta nota, pues la hembra tiene el pecho caf rojizo. Ante esta dificultad para identificar estas especies, es importante observar el tamao de patas y dedos, que son extremadamente grandes en el Halcn Pechirrufo, y estimar el tamao de las aves, comparndolas con otras especies conocidas y observadas en las cercanas. Tambin subraya la importancia de no dejarse llevar en la identificacin slo por las lminas, sino hay que fijarse en las descripciones del texto, ms cuando se trata de especies parecidas. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------PRIMER REGISTRO DE PLATYRINCHUS CANCROMINUS EN MONTEVERDE, CORDILLERA DE TILARN Leonardo Chaves El mosquero Piquichato Norteo (Platyrinhus cancrominus, Tyranidae), tiene una distribucin relativamente pequea, encontrndose desde Mxico a Costa Rica (Stiles and Skutch 1989). Tal vez por ser una especie poco comn en Costa Rica, tenemos la creencia que su hbitat es nicamente el bosque seco, pero ms bien es una especie que abarca otros hbitats. Parker et. al. (1996) lo reportan para el Bosque Tropical Siempreverde de Bajura Bosque Tropical Deciduo y el Bosque de Galera. Tambin vive en Bosque Hmedo Siempreverde de Bajura y Bosque Semideciduo en Mxico (Howell y Webb 1995). Para Costa Rica, Paul Slud (1964) lo reporta nicamente en el Pacfico, desde el Bosque Seco de Guanacaste continuando al sur hasta Parrita. Su distribucin asciende hasta unos 1300 msnm en las faldas cercanas de los volcanes de Guanacaste en el Bosque Subtropical Hmedo y raramente en el Bosque Subtropical Muy Hmedo, donde se topa con su congnere Platyrinchus mystaceus, de tierras ms altas y hmedas. Tambin est presente en Los Chiles, al sur del lago de Nicaragua. En el Bosque Seco, generalmente prefiere los bosquecitos de galera (J. Snchez, com. pers.). El 6 de setiembre del 2000, en la Finca Ecolgica (1350 msnm), Cerro Plano de Santa Elena, provincia de Puntarenas, a las 05:20 horas, grab la vocalizacin de un mosquerito muy pequeo que no pude identificar en el lugar. Estaba movindose a unos cinco metros del suelo en un bosque secundario joven muy tupido, al borde de un bosque ms viejo. El hbitat utilizado por el ave pertenece al Bosque Premontano Muy Hmedo (Victorino Molina, com. pers.). Ms tarde, Julio Snchez revis el canto y dijo que era de un Platyrinchus sp. Este no calzaba con los cantos de Platyrinchus1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 12/13

PAGE 13

coronatus, ni P. mystaceus, as que lo compar con una grabacin de P. cancrominus en Mxico y result ser muy parecida o igual, especialmente la llamada. La grabacin que obtuve fue el canto del amanecer de P. cancrominus. Este fenmeno de cantar al amanecer por un perodo de 15 a 30 minutos cuando todava est oscuro --a veces muy distinto a lo que se canta durante el resto del da-es casi exclusivo de la familia Tyranidae, al menos entre los suboscines (Traylor 1982). Tambin se da en ciertos parlidos en Norte Amrica (Don Kroodsma, com. pers.). Helmut Sick (1993) dice lo siguiente del canto del amanecer en mosqueros: "Estos cantos usualmente comprenden los mismos elementos que los cantados durante el da, pero la combinacin de frases y la intensidad con que el ave canta (casi siempre una frase seguida por otra con o sin pausa) podra oscurecer su identidad." Howell y Webb (1995) describen el canto del amanecer de P. cancrominus en Mxico de la siguiente forma: ... un excitado nasal, rpido y prolongado trino, alternado con agudas llmadas nasales. Ki-di-di-dirril ki-di-di-drri-l-l sy-iik, etc.". En Costa Rica, Stiles y Skutch (1989) slo describen la llamada como un: "Kiku o kikiku," pero no su canto. El canto del amanecer en la Finca Ecolgica se podra transcribir as: "Ki ki ku ki ki ku prriiu ki ku ki ki ki prriiiiiiiki ... pausa .. ki priiiiiiki rrriuu kirrriiiu kirrriiii ki etc." Se nota un canto nasal agudo alternado con las llamadas, ki y ki ki ku. Este sera el primer registro de Platyrinchus cancrominus para Monteverde en la Cordillera de Tilarn. No aparece mencionado en la lista de aves de Monteverde, solamente P. coronatus el cual es raro en la zona 5, y P. mystaceus que s es comn en las zonas 2 a 6 (ver M. P. L Fodgen. Lista de Aves de Monteverde en Nadkarni and Wheelwright 2000, para descripciones de las zonas). La Finca Ecolgica sera una zona de encuentro para las dos especies P. cancrominus y P. mystaceus, como ocurre en la Cordillera de Guanacaste. Pound et al. (1999) comprobaron que tambin las aves responden a cambios cismticos. Varias especies de aves del bosque premontino estn "subiendo" hacia el bosque montano, y no slo subiendo, sino tambin algunas especies se estn estableciendo y anidando. Sera Platyrinchus cancrominus un ejemplo ms? Elvin Rodrguez, gua local de la Finca Ecolgica, menciona otras especies tpicas de bosques ms secos que se ven, algunas regularmente, en la propiedad: Calocitta formosa, Heliomaster constantii, y Morococcyss erythropygius. En julio de 1 999, J. Snchez tambin encontr vanos individuos de M. erythropygius en la zona de los Llanos, Monteverde. El grabar el canto de las aves es un mtodo rpido y efectivo para detectar especies nuevas en zonas que no disponen de estudios con muestreos de redes, colecta de especmenes u otro tipo de tcnica, a la vez es una excelente evidencia. An en sitios con ms de diez aos de observaciones y ms de 50,000 capturas con redes de niebla, el canto sigue siendo un instrumento indispensable para aadir ms especies a la lista de estas localidades (Cohn Haft et. al. 1997). Agradezco a Elvin Rodrguez y a Don Jorge por permitirme el acceso a la Finca en horas tempranas, y por su gran amabilidad. Ernesto Carman por sus comentarios y ayuda. Alex Villegas y Victorino Molina por compartir sus datos de Monteverde. Julio Snchez por su apoyo y por compartir su vasta experiencia en cantos de aves. Y finalmente, a Don Kroodsma por evacuarme tantas inquietudes con respecto al canto de las aves.1/11/2011Boletn Zeledonia 4.1 C:/Users/Janet/Documents/…/zele_4.html 13/13