Correo de Nicaragua

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Correo de Nicaragua
Physical Description:
Serial
Publisher:
Colectivo Sandino Vive
Place of Publication:
Managua, Nicaragua
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
System ID:
UF00098604:00032


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Informacin, anlisis y debate N o 32, marzo-abril 2014 El cambio de poca, ms temprano que tarde, se har irreversible en toda Nuestra Amrica. El imperio no podr contra nosotros y terminar por desaparecer. El da de la Patria Grande, para decirlo con Bolvar, ya ha llegado.

PAGE 2

Correo es una publicacin bimestral del colectivo de comunicadores Sandino Vive, del Instituto de Comunicacin Social. Los materiales publicados por Correo pueden ser reproducidos total o parcialmente por cualquier medio de informacin citando la fuente. Suscripcin militante : US$ 50.00 anual Precio unitario en Nicaragua: C$ 50.00 Telfono: 2250 5741 correodenicaragua@gmail.com sumarioao 6 nmero 32 marzo-abril 2014 Consejo de Direccin: Carlos Fonseca Tern Gustavo Porras Orlando Nez Scarlet Cuadra Waters William Grigsby Vado Articulistas: Aldo Daz Lacayo Miguel DEscoto Brookman Rafael Casanova Equipo Tortilla con Sal Produccin: Marialuisa Atienza Flix Surez Narvez Diseo y diagramacin: Heriberto Morales Sandoval Editorial: Autonoma es la Revolucin en el Caribe La revolucin latinoamericana Colonos, criollos y mestizos en la revolucin latinoamericana La democratizacin real de Nicaragua Espiritualidad del pueblo nicaragense Victoria popular salvadorea 3 4 20 29 41 47 54 64La frase de portada es parte de la carta que el Comandante Eterno, Hugo Chvez Fras, escribi al Presidente Daniel Ortega, el 11 de noviembre de 2011, en ocasin de felicitarle por su 66 cumpleaos.

PAGE 3

3 editorialAutonoma es la Revolucin en el CaribeLa contundente victoria del Frente Sandinista de Liberacin Nacional en las elecciones de la Costa plasmada en la Estrategia de Desarrollo del Caribe nicaragense, que cont con el respaldo total del Presidente Daniel Ortega, en quien la gente caribea confa plenamente, porque cuando el Comandante asume un compromiso, la gente tiene la certeza que lo cumplir. En ambos Consejos Regionales Autnomos, el FSLN ha logrado la mayora absoluta por primera vez en 24 aos de implementacin de la Ley de Autonoma: en el Caribe Sur, en donde en las seis elecciones anteriores el Frente haba alcanzado un mximo de 19 concejales, obtuvo 30 de los 45 consejales electos; y en el Caribe Norte logr 28 de los 45 escaos. Para la Costa Caribe, la Autonoma es la Revolucin y esta victoria electoral ms que una oportu-nidad, es un compromiso del FSLN con la poblacin de hacer realidad la demanda histrica de los pueblos caribeos. En la medida que se profundice la Autonoma, se profundiza la Revolucin, y eso compromete cada da ms al sandinismo con las comunidades indgenas, con todos los sectores jde pueda vivir bien, vivir bonito. Es un esfuerzo de todos los das. Ciertamente, hay muchas limitaciones en la Costa Caribe nicaragense, pero tambin son eviden-tes los avances, muy importantes, incluso ms de lo que alguna gente visualiza. A lo largo de los lti-mos siete aos, el FSLN ha construido una alianza con el liderazgo comunitario y su fortalecimiento ser decisivo para encontrar unidos la respuesta a los problemas que existen en las comunidades. Los sandinistas estn en las comunidades, son parte de ellas y poblacin va viendo poco a poco que el Frente est ah haciendo que los pueblos sean protagonistas de su propio destino. Es as que se ha La Autonoma del Caribe nicaragense es multitnica y se basa en la participacin de todos sus pueentr en vigor, no se haba podido implementar plenamente porque haba una voluntad de las fuerzas no sandinistas de eliminarla, de demostrar que no funcionaba para que fracasara. Pero la Autonoma logr sobrevivir y ahora avanzar hasta alcanzar el desarrollo humano de la Costa Caribe. La holgada mayora en ambos Consejos Regionales permitir al FSLN trabajar de lleno en un asunto vital para el futuro de la poblacin del Caribe: la educacin, la cual debe ser integral y asumir tambin los valores y la cultura de las comunidades caribeas, para fortalecer la identidad de los pueblos costeos y de la sociedad nicaragense en su conjunto. No solamente se trata de ensear y de aprender a leer y escribir, sino tambin de fortalecer su propia identidad. La Costa Caribe representa el 48% del territorio nacional. El desarrollo de Nicaragua pasa necesaria-mente por el desarrollo de la Costa Caribe. En ese sentido, el FSLN tiene la tarea de construir condiciones de participacin de la poblacin caribea en su propio desarrollo y para eso, debe crear la infraestructura necesaria que permita potenciar los inmensos recursos naturales de ambas regiones autnomas. La Estrategia de Desarrollo en la Costa Caribe nicaragense, elaborada por los propios ciudada-nos de todas sus comunidades, transformar esa parte del pas con todas sus potencialidades y con toda su riqueza cultural. La Autonoma, esa aspiracin histrica de los pueblos caribeos, ser ahora una realidad irreversible. facilitando las condiciones para el desarrollo a plenitud la Autonoma, es decir, la Revolucin en el Caribe.

PAGE 4

4 anlisisOrlando Nez Soto ______________A raz de la implosin (es decir, la estruendosa ruptura hacia dentro) del campo socialista sode una parte de los intelectuales otrora izquierdistas con los actuales partidos y gobiernos de izquierda en Amrica Latina, hablar de revolucin pareciera un tema obsoleto, una provocacin o una necia nostal gia de un pasado que no volver. En todo caso e inde pendientemente de los pensamientos, sentimientos o acciones comunicativas que su evocacin represente o desencadene, la revolucin sigue siendo un tema de agenda en el campo de las ciencias sociales y de mu chos movimientos polticos y sociales en el mundo entero, particularmente en Amrica Latina. Slo cuando en el mundo reine la libertad, la soberana de naciones y pueblos, la justicia social y la concordia, es que las revoluciones dejarn de ser necesarias. Cuando se habla de revolucin siempre hay que distinguir la forma del contenido, igualmente hay que diferenciar lo que es una revolucin poltica de lo que es una revolucin social o una revolucin cultural. Una revolucin poltica corresponde a un cambio radical del rgimen de gobierno, incluyendo la sustitucin de una clase poltica por otra, aunque no haya transformacin social. Una revolucin social se caracteriza por la sustitucin de una clase social por otra, lo que implica necesariamente el cambio de la forma de produccin y de distribucin de los excedentes generados por la economa. Una revolucin cultural expresa un cambio de los principales valores morales e intelectuales que orientan la sociedad en su conjunto, en otras palabras, hay revolucin cultural cuando hay un cambio de paradig ma en la opinin pblica. En ltima instancia, revolucin es cambio del sistema econmico imperante o transformacin estructural del orden social dominante, ya sea por va habla de revolucin cuando las transformaciones se llevan a cabo en corto tiempo y son precedidas de cambios radicales, en su mayora violentos, aunque no necesariamente las mismas conlleven un cambio de sistema. Sucede, sin embargo, que a mediano plazo pueden ocurrir transformaciones, incluso sistmicas, a travs de reformas polticas, econmicas y sociales que logran cambiar cualitativamente las estructuras polticas, econmicas y sociales de un pas. Cuando hablemos de la revolucin latinoamericana nos vamos a referir a los dos tipos de revolucin, radicales o vioEn toda revolucin hay que distinguir, al menos tres rasgos que la caracterizan: a) Las formas de lucha b) La reivindicacin principal o posicin poltica de los revolucionarios en lucha c) El contenido o programa enarbolado, puesto en agenda y/o implementado por las fuerzas revolucionarias. De acuerdo al primer criterio, en Amrica Latina es tradicional hablar de revolucin cuando la forma de cambiar un gobierno se hace a travs de la va armada, aunque a nivel social las cosas sigan siendo iguales. De acuerdo a la reivindicacin, se habla de revoluciones anticolonialistas, antidictatoriales, antiimperialistas o anticapitalistas. De acuerdo al contenido, se habla de revoluciones liberales o socialistas. En este artculo vamos a combinar todos los criterios sealados y vamos a priorizar los mensajes que pretendemos transmitir, ms que el detalle de los procesos.Revolucin, un proyecto conscienteAntes de entrar de lleno en el tema de la revolucin latinoamericana, quisiera hacer una aclaracin que puede contribuir a entender analtica e histricamente el fenmeno concreto de las revoluciones en los diferentes pases o regiones. La revolucin como fenmeno histrico nace con la modernidad, entendiendo como revolucin un proyecto consciente para cambiar el orden establecido, instaurando a la vez otro orden cuyo diseo bsico aparece esbozado en el discurso de sus protagonistas y en proceso de realizacin por una prctica social y econmicamente condicionada. Anteriormente, hubo revueltas, insurrecciones, cambios de poder, pero no revoluciones. Vale la pena hacer notar que a raz de la modernidad comenz a reivindi carse y a incorporarse como derecho lo que constituy La revolucin latinoamericana

PAGE 5

5 desde entonces la identidad de las revoluciones, a saber, la libertad, la igualdad y la fraternidad para todo el pueblo, a su vez, asiento de la soberana nacional. Para la modernidad, cuyo centro se constituy en Europa y Estados Unidos, las revoluciones fueron denominadas revoluciones burguesas y comenzaron en Inglaterra en nace el primer sistema-mundo de la historia, teniendo a Europa como centro y como periferia a los conti nentes de Asia, Oceana, frica y Amrica; un sistemamundo de carcter capitalista, mercantil en un primer momento e industrial en un segundo momento. Desde entonces, se hace necesario diferenciar el fenmeno de las revoluciones, atendiendo al lugar que un determinado pas ocupa en el sistema-mundo (revolu ciones en el centro y revoluciones independentistas en la periferia) y de acuerdo al tipo de sistema instaurado (revoluciones burguesas en el capitalismo central y re voluciones anticoloniales o de Liberacin Nacional en el capitalismo perifrico). Hay que aclarar que el sistemamundo se organiz como una totalidad donde los pases centrales subordinaron al mundo perifrico como colonias servidoras de materias primas y fuerza de trabajo esclavista o servil; situacin que explica porqu algunos de estos pases hayan mantenido, an despus de su independencia poltica, una soberana limitada y una economa dependiente, ya sea del colonialismo, el capitalismo, el neocolonialismo y el imperialismo. Las primeras revoluciones burguesas sucedieron en (revolucin poltica), donde una nueva clase la burguesa desplaz poltica, econmica y culturalmente a los viejos estamentos monrquicos: la realeza o nobleza, los seores feudales y el clero, instaurando y desarro llando el capitalismo comercial e industrial. Desde entonces, estas revoluciones sern el prototipo de toda revolucin, tanto en el orden econmico, social y poltico como cultural. Existe un caso excepcional que fue a la vez una re volucin burguesa y capitalista, al mismo tiempo que una revolucin independentista y anticolonial. Nos re ferimos a la revolucin acaecida en las 13 colonias de la llamada Nueva Inglaterra, hoy Estados Unidos, la cual antes que la propia Revolucin Francesa. Las revoluciones perifricas de carcter anticolonial o independentistas, sucedieron en Amrica Latina a iniAsia y frica. Vale la pena aclarar que el carcter capitalista se adquiere de acuerdo al control que el capital tiene sobre la economa en su conjunto y sobre las relaciones sociales de produccin capitalistas o no capitalistas; en relacin al tipo de relaciones sociales, existe un caso bien extrao, como fue el de los Estados Unidos, que siendo un pas capitalista, mantuvo hasta la guerra de secesin, ms de 80 aos despus de su independencia, relaciones sociales esclavistas, es decir, no capitalistas, sin que ello elimine su identisu momento. En el caso de la periferia, hay que hacer a su vez una de acuerdo a la clase o pas metropolitano que domin en el centro capitalista o metropolitano: a) La periferia colonizada por Inglaterra y por colonos empresariales y b) La periferia colonizada por Espaa y por colonos encomenderos o semi-feudales.Independencia y revolucinEn la periferia colonizada por Inglaterra, como Estados Unidos, Canad, Australia y Nueva Zelanda, entre otras, la independencia fue llevada a cabo por empresarios-colonos que instauraron inmediatamente un sistema capitalista, sin ninguna participacin de los pueblos originarios, ya que en la mayora de los casos fueron semi-exterminados por la propia revolucin. En la periferia colonizada por Espaa, como es el caso de Amrica Latina, los colonizadores haban trasladado un sistema precapitalista y la independencia fue llevada a cabo por colonizadores que mantuvieron relaciones sociales de produccin precapitalistas, aunque comercialmente subordinados al comercio capitalista mundial. En estos movimientos independentistas, los estamentos criollos que encabezaron la revolucin fue ron apoyados por los sectores populares colonizados,

PAGE 6

6indgenas y mestizos. La participacin de los sectores populares en los movimientos revolucionarios independentistas ser con frecuencia una constante de estas mismas; en otras palabras, aunque tales revoluciones tuvieran un carcter ms o menos masivo, las mismas En este artculo vamos a circunscribirnos a describir y analizar los procesos independentistas o revolucionarios llevados a cabo en el sub-continente latinoamericano y caribeo, conquistado y colonizado por los europeos y cuya total independencia y cambio de estructuras coloniales o neocoloniales, sigue siendo una asignatura pendiente hasta nuestros das.La periferia latinoamericanaLa independencia de la periferia latinoamericana ha tenido como objetivo en cada uno de los pases y en cada uno de sus momentos, la conquista de la soberana nacional y el despegue econmico como capitalismo nacional, as como transformaciones de carcter socialista en los ltimos cincuenta aos. Los historiadores registran dos momentos en el proceso de independencia latinoamericano, a saber, la y la independencia frente a Estados Unidos, a lo largo y del Caribe, se ha mantenido en los ltimos dos siglos hasta nuestros das como un todo con sus particularidades, sobre todo en lo que respecta a su peculiar y similar relacin con los Estados Unidos, rasgo estructural hacia afuera que marca gran parte de su identidad. de Latinoamrica como un todo. Es una regin confor mada por 30 pases aproximadamente, vinculada geo diferente respecto a Norteamrica y el mundo, desde hace quinientos aos, a raz de su conquista y coloni zacin por los europeos, Espaa y Portugal, Inglaterra interior Amrica Latina est conformada por tres bloques particulares en cuanto a geografa e historia: los pases centroamericanos c) El bloque sudamericano conformado por los pases A pesar de lo que acabamos de decir, nos detendremos particularmente en Centroamrica y sobre todo en Nicaragua, por varias razones. Primero, por el pblico a quien va dirigido; y segundo porque es una buena muestra de muchas de las vicisitudes acaecidas durante los su cesivos procesos revolucionarios latinoamericanos. Al igual que en Amrica Latina, en Nicaragua hubo resistencia de sus pueblos originarios frente a los primeros conquistadores, igual que alianzas de algunos pueblos originarios con los conquistadores o coloni tre los mismo colonos espaoles empobrecidos, los criollos enriquecidos y los peninsulares, incluyendo asesinatos de obispos y otros altos funcionarios de la Corona espaola. Nicaragua estuvo vinculada a una fe deracin (Centroamericana) antes de haber alcanzado su independencia como pas; padeci varias ocupaciones militares por parte de los ejrcitos ingleses y estadounidenses, en algunas de las cuales tuvo que aliarse con el resto de pases limtrofes centroamericanos para poder expulsar a los invasores; ha sido cercenada en su territorio por pases limtrofes; padeci una de las dic taduras ms represivas de Amrica Latina; llev a cabo en el siglo pasado una revolucin producto de una gue rra de guerrillas rural-urbana, instaurando un rgimen de orientacin socialista; tuvo la experiencia de haber tomado el poder por las armas, perderlo por los votos y recuperar el gobierno a travs de elecciones; actualmente, es parte de la ms grande de las asociaciones revolucionarias, como es la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Amrica (ALBA), conformada por 9 pases, as como de la asociacin de Petrocaribe, que aglutina a 18 naciones.Sangrientos antecedentesLo que es hoy Amrica Latina forma parte del con tinente americano, poblado por migraciones asiticas desde hace varios miles de aos, a travs del Estrecho de Bering y que despus de la conquista y colonizacin subcontinente poblado por una poblacin mayoritariamente amerindia y afro-descendiente. A inicios del (Italia, Portugal, Espaa), buscando una ruta alterna tiva para llegar al Extremo Oriente, la India y la China, se toparon sin saberlo con un continente desconocido donde habitaban diferentes civilizaciones: desde las Federaciones Iroqueses al norte, los imperios Aztecas solo citar los ms representativos. Desde entonces y durante 500 aos, se ha mantenido la resistencia contra las metrpolis, donde el hierro de la espada y los caballos jineteados por hombres cubiertos de armadura de metal, as como la plvora de los mosquetes y caones, se impusieron y diezmaron a las poblaciones originarias, tcnicamente en franca

PAGE 7

7 desventaja; igualmente y por las misma razones de superioridad tecnolgica, la correlacin de fuerzas entre los invasores yanquis y los pueblos latinoamericanos ha sido desfavorable para las naciones latinoamericanas. por las armas, las enfermedades importadas, el trabajo esclavista y servil en las minas de oro y plata, as como en las haciendas ganaderas y agrcolas. Adems, durante los primeros siglos de la conquista y la colonizacin, los europeos poblaron la regin con ms de 13 millones de africanos cazados, encadenados, arrastrados al trabajo forzoso e igualmente diezmados como esclavos. Las civilizaciones originarias fueron destruidas. Sus templos, lenguas, dioses religiones, formas de vida econmica y cultural, fueron pisoteados y erra dicados, imponindose a sangre y fuego nuevos tem plos, lenguas, dioses, religiones y aspectos culturales. Incontables luchas de resistencia se registran desde entonces y durante trescientos aos, sin que los pue blos y culturas originarias hayan podido sacudirse el yugo colonial. Los esfuerzos de liberacin comienzan Unidos de Norteamrica, de la Revolucin Francesa y otras tantas revoluciones socialistas, entre ellas la cubana. En el inconsciente colectivo de los pueblos latinoamericanos yace la memoria del genocidio y la ignominia, a pesar de lo cual sus lenguas, religiones, tradiciones y costumbres han sobrevivido bajo el ropaje impuesto por los colonizadores, luchando y esperando la redencin de su identidad cultural y de su dignidad. Desde las Crnicas de Indias, la historia oral contada de generacin en generacin, la historia escrita o clandestina, los relatos y mitos picos, as como la danza y el canto, la escultura y la pintura, amn de diversas formas culturales sincrticas, registran la lucha de una resistencia anticolonial con sus incontables batallas, hroes y mrtires, en una larga y desigual batalla entre la tecnologa desplegada por el capitalismo mercantil e industrial y los millones de cuerpos masacrados por los sucesivos imperios extranjeros. Quinientos aos de genocidio en que la arrogancia europea todava ni siquiera ha pedido disculpa o perdn por sus asesinatos, mucho menos la debida indemnizacin por todas las riquezas saqueadas y el genocidio perpetrado. Cuando lleg la hora de las revoluciones independistas, irrumpieron primero los colonos blancos americanos, independizndose de sus respectivas coronas y de sus representantes peninsulares, despus se sumaron los mestizos, hasta que lleg la hora en que los propios pueblos originarios comenzaran a acceder al poder, inicindose as el regreso de lo secularmente reprimido. En rios, desde los chichimecas y mayas en Centroamrica, pasando por los incas, aimaras y quechuas, en la regin andina, hasta los mapuches en el confn sur de Amrica.Independencia y revolucinIndependencia y revolucin son dos procesos que el caso de las viejas colonias, lograr la independencia una clase-nacionalidad por otra. Igualmente, dada la presencia del poder extranjero, toda revolucin ha pasado por una fuerte dosis de independencia. En todo este tiempo ha habido cambios revolucionarios hacia fuera, pero sin revoluciones hacia dentro. Igualmente, ha habido revoluciones hacia dentro, pero sin cambios revolucionarios hacia fuera; aunque como dijimos anteriormente, dada la presencia del poder metropo litano y del capitalismo mundial, independencia y re volucin son dos caras de una misma emancipacin. Desde entonces y hasta nuestros das, independencia y revolucin, han llegado a ser sinnimos histricos y momentos paralelos o simultneos. Existen dos momentos o movimientos indepen dentista-revolucionarios en la historia latinoamerica na. El primero corresponde a la independencia poltica de las colonias frente a las Coronas, Imperios y Estados la mayora de los pases del sub-continente; en el caso del Caribe y con la excepcin de Hait, el primer pas que se independiz, la independencia poltica de las islas caribeas se llev a cabo posteriormente, incluso, tinuaban atadas polticamente a los pases europeos.

PAGE 8

8En todos estos casos bien puede hablarse de revolu cin de acuerdo a los criterios arriba considerados, pues en la mayora de las colonias la independencia se llev a cabo a travs de luchas armadas que derrotaron a las fuerzas militares europeas; asimismo, podemos hablar de revolucin porque hubo una sustitucin de una clase lucin queda patentizado porque se logr el programa principal enarbolado por quienes encabezaron la revolucin, como fue la independencia poltica colonial. El segundo momento corresponde a la lucha por la independencia econmica frente a los pases imperia con la revolucin mexicana en 1910 y continuado por la segunda revolucin, la segunda independencia o la Revolucin Bolivariana, esta vez frente al imperialis mo y su poltica neoliberal, hacindose referencia a la voluntad y medidas polticas impulsadas en la regin latinoamericana y caribea por diversos gobiernos proceso hoy por hoy est siendo emprendido a travs de reformas polticas, donde se excluye explcitamente la lu al gobierno o transformar la economa, respectivamente. El primer momento de la independencia de los pases latinoamericanos coincidi con la independencia poltica de las respectivas naciones frente a las metrpolis europeas respectivas. De acuerdo a los ideales de los principales patriotas y revolucionarios latinoamericanos, puede decirse que en parte fue una revolucin fracasada o al menos inconclusa, pues se pensaba en lograr una identidad nacional latinoamericana, como haba pasado en Estados Unidos de Norteamrica; esto no se logr en parte por razones internas y en parte por razones externas, particularmente por los intereses estadounidenses de balcanizar esa gran nacin que hubiera representado la unidad nacional latinoamericana.El segundo momentoIgualmente, el segundo momento de la indepen dencia latinoamericana esta vez con una conciencia ms revolucionaria, aunque slo fuese en su expre sin democrtico-burguesa tampoco pudo evitar las contradicciones en el seno de los respectivos pases, donde los intereses econmicos de los empresarios locales han estado vinculados a los intereses de los grandes consorcios internacionales. Esta situacin mantiene una inherente contra diccin entre los objetivos revolucionarios y las limi taciones de la sociedad que la quiere implementar. Efectivamente, ya sea en el caso de una revolucin democrtico-burguesa o en el caso de una revolucin de carcter socialista, la falta de capital de inversin ser una fuerte limitacin para compatibilizar los objetivos sociales de la revolucin y el sustento material para llevarlos a cabo, por el hecho de tener que recurrir al capital extranjero que controla el comercio mundial, precisamente contra el cual requieren independizarse los pases independentistas. La causa de la primera independencia contra Espaa se explica por tres razones: 1. Los intereses de la clase criolla-colonial de origen pendizarse de la Corona espaola y de su realeza, casta que monopolizaba la principal renta obtenida por los peninsulares radicados en Amrica, es decir, la encomienda, la explotacin de los meta les, el sector agropecuario y el comercio. 2. El debilitamiento de Espaa, quien a inicio de la independencia de Amrica estaba ocupada por fuerzas militares francesas. 3. La despiadada explotacin generada y perpetrada por la conquista y colonizacin europea durante los cidios ms grandes en la historia de la humanidad, testimoniado hasta por sus propios evangelizadoen la Isla La Espaola, hoy Repblica Dominicana, y Bartolom de las Casas, obispo de Chiapas y anterior encomendero, o en plena independencia por como por otros cronistas en Amrica del Sur como ciable para la historia, sobre todo del Caribe insular y peninsular, las crnicas o diarios de los piratas, dable que las nuevas generaciones leyeran estas crnicas de Indias y de piratera para entender una realidad que explica gran parte de esa herencia colonial expresada en una todava presente colonialidad muchas veces inadvertida. por Francia aunque poco tiempo o como el de la provincia del Plata (Argentina) que fue ocupada por Inglaterra, antes de alcanzar su independencia de Espaa. Otro caso bien particular fue el traslado del reino de Portugal a Brasil, durante la ocupacin francesa a Portugal, antes de alcanzar su independencia Finalmente, existe el caso de provincias que pasaron directamente de la tutela espaola a la tutela estadounidense, antes de lograr su independencia, como es el caso de Cuba; otras naciones todava se mantienen como Estados Libremente Asociado a

PAGE 9

9 Estados Unidos de Amrica (Puerto Rico) o atados a la mancomunidad britnica. La causa de la segunda independencia, esta vez frente al gobierno estadounidense, se explica por las invasiones militares y el cercenamiento territorial perpetrado por los Estados Unidos, as como por la hegemona poltica, militar, econmica y cultural ejercida por el gobierno, las corporaciones, los orgamasas del imperio estadounidense; lo que ha impedido la soberana total, poltica y econmica, de los pases latinoamericanos que han luchado por la misma La segunda independencia frente al imperialismo estadounidense, incorpora la lucha contra el orden econmico internacional, encabezado por las grandes potencias capitalistas e imperialistas, quienes tienen sumido en la miseria a los pases perifricos del sistema-mundo-capitalista.Liberales y conservadoresLa independencia poltica anticolonial tuvo la posibilidad de convertirse en una revolucin de carcter liberal, tal como haba sucedido en Estados Unidos o en Francia. Sin embargo, no sucedi inmediatamente, teniendo la revolucin liberal que esperar mucho tiempo por razones que detallaremos a continuacin. Aqu tenemos un ejemplo donde un proceso independentista, revolucin hacia fuera, no implic una revolucin hacia dentro. Queremos sealar dos fenmenos vinculados desfavorablemente a la independencia o procesos revolucionarios de las provincias latinoamericanas, dependencia, puesto que la independencia de Espaa desemboc en varios casos en una dependencia de Es tados Unidos. El segundo fenmeno, vinculado al priconservadores. Ambos casos limitaron enormemente, tanto la independencia poltica de la metrpolis, como la revolucin liberal de carcter democrtico-burgus. Estos dos fenmenos alimentaron desde el inicio un rasgo traumtico de la independencia poltica y econmica de las colonias latinoamericanas, quienes tuvieron que luchar no solamente contra Espaa, sino Estados Unidos, pero adems tuvieron que padecer internamente la divisin entre liberales y conservadores, quienes iniciaron su protagonismo a travs de guerras civiles, combinadas con intervenciones ex tranjeras promovidas incluso por las mismas fuerzas locales. En varios casos, el desenlace de estas luchas internas tuvo como resultado la prdida del territorio inicial que se estaba disputando, la balcanizacin de su soberana, la polarizacin poltica interna y la prolongada herencia colonial que todava se registra en la cultura latinoamericana. En otras palabras, la independencia poltica y econmica vinculada a los procesos revolucionarios internos, todava no ha alcanzado ni mucho menos el nivel de los pases centrales del sistema-mundo capitalista. Las guerras de independencia sucedidas principalron lideradas principalmente por oligarquas y secundariamente por burguesas criollas (descendientes de europeos pero nacidos en Amrica), hecho histrico que coincide con lo que se conoce como revolucin liberal, encaminada a transformar las colonias en rep blicas capitalistas independientes de los reinos euro peos. La revolucin liberal o el movimiento poltico para instaurar regmenes democrtico-burgueses fue encabezada por las castas locales ms acomodadas quienes se enfrentaron a la Corona Espaola, a los grupos conservadores y en parte a la hegemona ejercida por la iglesia Catlica en las colonias. Estas castas criollas, autollamadas aristocrticas algunas bajo un discurso liberal tuvieron el apoyo de los sec tores populares esperanzados en su emancipacin, hecho que apenas sucedi, pues los nuevos sectores dominantes encarnaron inmediatamente regmenes oligrquicos, igualmente opresores como el de los colonizadores peninsulares. Otras veces la oligarqua emprendi su independencia al mismo tiempo que sofocaba levantamientos populares. General Francisco Morazn

PAGE 10

10 estadounidenses y europeos, tenan como objetivo econmico crear una clase compuesta por empresa rios y productores (grandes, medianos y pequeos) actuando en el marco de un mercado nacional y usu fructuando las rentas del comercio internacional; cosa que no siempre sucedi por la oposicin de grupos conservadores que desde el comienzo adversaron a los liberales y retrasaron la emancipacin colonial. Este fenmeno explica en gran parte el carcter primario de la economa de la inmensa mayora de los pases latinoamericanos. En general, las provincias latinoamericanas fue ron campo de disputas de las potencias extranjeras europeas y estadounidenses las que usufructuaron las divisiones internas entre liberales y conservadores, aunque dicho fenmeno ha sido ms pronunciaAdems de los conquistadores espaoles, llegaron ejrcitos ingleses y franceses, piratas (que navegaban sin licencia y que se dedicaban a asaltar los barcos en alta mar o en las costas), corsarios (tripulantes de los barcos que se dedicaban a asaltar y destruir las naves piratas y enemigas con la autorizacin del gobierno de su nacin) y bucaneros (que saqueaban las posesiones teros (que asaltaban los barcos que comerciaban con las colonias espaolas), as como a las propias fuerzas armadas intervencionistas estadounidenses. En algunos casos hubo intentos y esfuerzos des plegados por lderes independentistas de regionalizar el desenlace con el objetivo de formar uniones de re pblicas, lo que no se pudo tanto por razones internas Centroamrica. Lo mismo pas en Amrica del Sur a pesar de los esfuerzos de los primeros independentis tas, a la cabeza de los cuales estuvo Simn Bolvar. Otras provincias no pudieron alcanzar su indepeninmediatamente por otros pases extranjeros (Inglaterra, Holanda, Francia, Estados Unidos, entre otros); siendo el caso ms extremo el de las islas del Caribe, la mayora de las cuales, excepcin hecha de las grandes Antillas (Hait, Repblica Dominicana y Cuba) obtuvieron, aunque no toEl caso centroamericanoRevisemos particularmente, aunque en forma muy someramente, la independencia de lo que llamamos Nicaragua y Costa Rica. Primero sealaremos la independencia de estas cinco repblicas, posteriormente veremos el destino de las otras provincias mesoamericanas, como Panam y Belice, as como de algunas islas del Caribe. En el caso de Centroamrica, las provincias que que se organizan como federacin, c), Las repblicas cidas a pequeasy debilitadas repblicas. El caso de Centroamrica es paradigmtico del trnsito del colonialismo espaol al neocolonialismo europeo y al imperialismo estadounidense. Desde el inicio, Centroamrica perteneca al Virreinato de totalidad se independiz de Espaa en septiembre servadores que teman que las reformas liberales en Espaa llegaran hasta Amrica. Fue un acuerdo capito que reconoca a la iglesia catlica, la unin entre rreinato de Nueva Espaa y sigui los pasos mexica po la independencia de Espaa, sin tener que recurrir a una guerra de independencia; meses despus (febrero de 1922), las provincias centroamericanas fueron anexadas al recin instalado imperio mexicano. Despus de una guerra que podramos llamar de secesin, las provincias centroamericanas se declaao de 1823 y as nacieron las Provincias Unidas de Centroamrica. Los conservadores, que no estaban de acuerdo con la abolicin de la esclavitud, reaccionaron y sido nombrado presidente de la Unin de Centroamrica lica, que apoyaba la revuelta conservadora anti-unitaria, expulsando a franciscanos y dominicos y cerrando los conventos. La guerra civil impidi mantener la Unin y en 1838 las cinco parcelas centroamericanas quedaron balcanizadas como repblicas independientes. tuvo un destino diferente. Panam se independiza de Espaa en 1821 y decide unirse a Colombia. Pero en

PAGE 11

11 1903, Estados Unidos la desmembra de Colombia y proclama a Panam como estado independiente con el objetivo de construir el Canal Interocenico que hoy pertenece al pueblo panameo despus de un siglo de haber sido administrado como propiedad ex clusiva estadounidense. porque adems de vrselas con Espaa tuvo proble mas con Inglaterra, Francia y Estados Unidos, que termin cercenando el territorio mexicano de Texas y California. Cuba alcanz la independencia de Espaa con apoyo de Estados Unidos, quienes se quedaron en el pas e intentaron sumarla a su bandera como una estrella ms, hasta que los patriotas cubanos lodas se mantiene como un Estado Libremente Asocia do al gobierno federal de los Estados Unidos. Belice fue colonizado por Inglaterra, aunque al inicio perte neci al imperio espaol pero no tuvo mayor inters en colonizarlo, cosa que hizo Inglaterra y durante mu cho tiempo se mantuvo como colonia inglesa hasta su independencia en 1964 y despus de diferendos con el ao de 1981. Por su lado, varias islas caribeas todava se mantienen atadas a Inglaterra a travs de un bloque imperial neocolonial llamado Commonwealth As nacieron las primeras burguesas nacionales latinoamericanas, engendradas por el trnsito de gobier nos conservadores (oligrquicos) a gobiernos liberales cias extranjeras que terminaron usufructuando y bene corresponde a un grupo social de carcter elitista o pre tensiones aristocrticas, rentista y ms vinculada a la metrpolis que a la nacin. La burguesa corresponde a una clase social que orienta las polticas gubernamentales hacia la formacin de un mercado interno y un rgimen democrtico que favorezca principalmente a los empresarios locales y al capital nacional.Revolucin inconclusaLa revolucin liberal ha sido una revolucin lar vada y en cierta medida tambin puede decirse que fue una revolucin fracasada, o al menos inconclusa igual que la primera debido a la debilidad econmica de los grupos locales empresariales y a la subordinacin poltica de las oligarquas frente a la voluntad del gobierno y de las empresas de los Estados Unidos. Desde entonces, la soberana poltica es una soberana a medias, debido al nivel de dependencia econmica y cultural que nuestros pases tienen en relacin al mercado mundial y a la hegemona imperialista en el actual orden econmico internacional. Hoy en da, la diferencia entre un pas independiente econmicamente y un pas dependiente, estriba en el nivel de control o subordinacin que cada uno tenga en relacado capitalista mundial.J plegarse como una revolucin de orientacin liberal por los motivos ya citados, igual suerte corri su proyecto de llevar a cabo una verdadera revolucin democrtico-burguesa. Por su contenido, el rgimen liberal corresponde y expresa econmicamente los intereses de naciente burguesa industrial-comercial, as como los intereses de una ciudadana libre, conformando el mer cado interno de los empresarios, base inicial para competir en el mercado capitalista mundial. Lo que tuvimos en Amrica Latina fue una clase exportadora de materias primas, indiferente al poder de compra de sus ciudadanos-consumidores internos, pues su mercado estaba en el mercado externo. Una casta de rentistas hacendados, sin ninguna cultura empresarial, manteniendo relaciones sociales precapi talistas en el campo (peonaje, mediera, trabajadores empleo estacional, colonato). Una economa de enclaves extranjeros, con poco efecto multiplicador sobre la economa nacional. Una ciudadana muy limitada, incluso polticamente, pues apenas una minora tena derecho al voto. Una cultura racista por parte de los sectores dominantes. Desde el punto de vista social, el momento de la re volucin democrtico-burguesa lleva doscientos aos y todava no ha concluido, pues la independencia poltica obtenida frente a los imperios europeos a inicios del sien Amrica Latina de los grandes consorcios imperialistas, estadounidenses en su mayora, como economas de enclaves o como empresas comerciales y bancarias Fuerzas rebeldes del General Emiliano Zapata, en Mxico, hacia 1915.

PAGE 12

12vinculadas a un modelo orientado a la produccin ex tractivista y exportadora de productos primarios (mine rales, agropecuarios y pesqueros); confrontacin que en diferentes ocasiones tuvo que enfrentar la presencia de ejrcitos de ocupacin y de prdida de parte de su territorio. El endeudamiento fue parte de las polticas imperialistas en Amrica Latina, funcionando como instrumento de presin poltica por parte del gobierno esnales, a travs de los cuales el gran capital del norte ha venido orientando las polticas econmicas de nuestros pases y subordinndolos econmicamente a los grandes Es as que los movimientos polticos latinoamericanos de la segunda generacin o segunda etapa de la revolucin latinoamericana, empezando con la revomanteniendo con mayor o menor xito las banderas tpicas de una revolucin democrtico-burguesa, como son la soberana nacional, la reforma agraria, la industrializacin y la democracia poltica. Tierra, Libertad y Soberana son todava las consignas de los movimientos polticos que pretenden independizarse de las polticas imperiales. Tierra porque gran parte de las clases explotadas son campesinos sin tierra. Libertad porque los regmenes dictatoriales mantuvieron desde la independencia una permanente represin contra todo intento de transformacin social. Soberana porque desde la independencia poltica, el imperialismo estadounidense ha mantenido su presencia hegemnica a favor de sus propios intereses, en detrimento de los intereses de las burguesas latinoamericanas. En otras palabras, la revolucin democrtico-bur guesa, se mantiene todava a caballo entre las viejas reivindicaciones (soberana poltica) y las nuevas (soberana econmica), puesto que, como sealamos, la soberana poltica no implic la soberana econmica, como fue el caso de las revoluciones burguesas estadounidense y europea. De ms est destacar que la estructura social y econmica de nuestros pases es la de una economa tpicamente extractivista y agroexpor tadora, donde la urbanizacin se est llevando a cabo sin industrializacin y, por lo tanto, sin contar con una base de movimientos de carcter socialista. Por otra parte, las reformas agrarias emprendidas para satisfacer viejas demandas campesinas y avanzar en la re distribucin de la riqueza, impide a los nuevos lderes socialistas levantar un discurso abierto y generalizado contra la propiedad privada y el mercado. Existe una cierta diferencia entre los pequeos pases centroamericanos y la situacin en Amrica del Sur, donde ms pronto que en Centroamrica y el Caribe, los estados-naciones y sus lites empresariales avanzaron en instaurar, al menos econmicamente, su revolucin una verdadera democracia para la ciudadana.Las sangrientas dictaduras estos pases padecieron regmenes dictatoriales que sometieron a sus ciudadanos a una opresin inmisericorde. Al igual que en Centroamrica y el Caribe, las dictaduras ms sangrientas recorrieron Amrica del Sur, todas ellas formadas y protegidas por el gobierno los ejrcitos latinoamericanos fueron entrenados en la Escuela de las Amricas, radicadas en la Zona del Canal de Panam, un verdadero enclave militar para entrenar fuerzas represivas, torturadores, Rangers o caza-guerrilleros, fuerzas especiales de ocupacin militar, as como guerras de baja intensidad para fomentar guerras civiles en los diferentes pases latinoamericanos. Son famosas por su crueldad las dictaduras de Por Lenidas Trujillo en Repblica Dominicana, Anastasio Somoza en Nicaragua, Humberto de Alencar Castelo en Bolivia, Augusto Pinochet en Chile, Alfredo Strossner en Paraguay, entre las ms conocidas. Para aquellos lectores escpticos valdra sugerirles que lean los docuAmericana (CIA) posteriormente llamados documenAgencia, asesorando a los militares latinoamericanos. Las vctimas de todas estas dictaduras pueden considerarse como el segundo genocidio perpetrado por las fuerzas de orden del imperialismo estadounidense en Amrica Latina. En otras palabras, el intervencionismo no se limita a golpes de Estado o a ejrcitos de ocupacin, sino a la descarada intervencin del ejrcito estadounidense en el seno de las fuerzas militares latinoamericanas, sin contar con ms de treinta bases militares, terres tres, martimas, areas y delegaciones de las agencias antidrogas que tiene el ejrcito estadounidense en Amrica Latina. Cuando decimos que existe una inconclusa revolucin democrtico-burguesa no lo decimos solamente por la falta de democracia o por la falta de una bur guesa nacional ocupada del desarrollo econmico latinoamericano, sino porque los Estados y las Naciones tienen un nivel de dependencia o de injerencismo

PAGE 13

13 estadounidense que se extiende desde lo militar hasta lo econmico y cultural. Nuestros pases han sido endeudados, sometidos a polticas internas y tratados comerciales onerosos, privilegiando al capital extranjero. La intervencin militar se prolonga en el campo cultural, cuando sabemos que el cine, tiene penetrado la cultura y la conciencia de gran parte de la ciudadana Latinoamrica. El modo de vida americano es la utopa imaginaria de las pobla ciones latinoamericanas; modo de vida que erosiona las races culturales de los pueblos amerindios y afrodescendientes que viven en Amrica Latina. Y a la des truccin de las culturas autctonas, habra que agre gar la destruccin de los suelos y fuentes de agua, as como la biodiversidad de nuestros territorios.Anti-intervencionismo y antiimperialismoUna vez concluido el perodo de la independencia poltica en la mayora de las otrora colonias latinoame rios mantuvieron su carcter nacionalista y anti-inter vencionista, pues en algunos casos, particularmente mantena su poltica anexionista a lo largo del siglo pasado, los movimientos polticos revolucionarios se donde los movimientos nacionalistas tuvieron que enfrentar ocupaciones militares por parte de los famosos marines estadounidenses. Quizs la guerra patriota de Sandino contra la ocu pacin poltico-militar y contra las propias empresas de enclave radicadas en la costa caribea de Nicaragua, sea el prototipo de estas luchas, pues Nicaragua estaba ocupada militar, poltica y econmicamente, es decir, habamos regresado a ser de nuevo una colonia gober nada por otra metrpolis, esta vez ms imperialista que colonialista. Ya en este momento Sandino plante el carcter latinoamericano y antiimperialista de lalucha, contando con una solidaridad sin precedentes no solamente por parte de las fuerzas polticas progresistas de Amrica Latina, sino del mundo entero. A diferencia del colonialismo, el neocolonialismo o imperialismo se caracteriza por mantener la independencia poltica, tutelada por el imperio, al mismo tiempo que una hegemona en el orden econmico, a travs de la privatizacin de las empresas pblicas y el control de la poltica econmica por medio de los organismos inter nacionales controlados por el gobierno estadounidense. rante un par de dcadas la nacin nicaragenses, por supuesto, bajo la peticin de los partidos liberales y conservadores en una pugna donde se disputaban adems el favoritismo de los interventores. En esos momentos, Nicaragua es prcticamente administrada por los militares y polticos estadounidenses. En otras palabras, el pas retrocedi a los niveles anteriores a la independencia de Espaa. Fue en ese momento (1926) expulsar a las tropas invasoras y a los enclaves econ micos administrados por empresarios estadouniden ses, sin ninguna vinculacin con la economa nacional. La guerra de Sandino fue una continuacin de nicaragense (1856). En este sentido Sandino es un patriota que lucha por la independencia de su pas, pero en tanto el pas ocupante es una potencia capitalista e imperialista, como Estados Unidos, la guerra patriota se convierte en una guerra anti-intervencionista y en una guerra antiimperialista. Sandino mismo, quien antes de su lucha revoluciolibertarias de los revolucionarios mexicanos. La lucha de Sandino se expresa en una guerra de guerrillas contra las fuerzas militares invasoras, contra las elites vendepatria y contra los enclaves econmicos estadounidenses. Igualmente, Sandino levanta la bandera latinoamericaEn otras palabras el anti-intervencionismo es rebasado por un antiimperialismo naciente en Amrica Latina. Finalmente, este primer movimiento sandinista aparece como una lucha contra las fuerzas o dictaduras militares internas instauradas por el gobierno estadounidense. Sandino mismo es asesinado por quien con ese acto fue elegido el dictador de turno Marines norteamericanos en Ocotal, Nicaragua, julio 1927.

PAGE 14

14 para defender los intereses estadounidenses en la regin, es decir, por Anastasio Somoza Debayle. ti-intervencionista se fue transformando poco a poco en un movimiento confrontado con el imperialismo yanqui y con las dictaduras locales que lo representa ban. El gobierno de Washington intervena en funcin de los intereses de las empresas estadounidenses y del capitalismo mundial, desconociendo abiertamente la voluntad soberana de nuestros pases. En el territorio, los gobiernos imperiales y grandes empresas metro politanas, actuaban conjuntamente y en contubernio con los gobiernos llamados vende-patria de raigam bre oligrquica. Por otra parte, junto a las fuerzas nacionalistas estuvieron presentes partidos comunistas locales conformando frentes amplios que incluan a la burguesa local, llamada patriota, a la hora de enfrentar los intereses imperiales. El ideario de Sandino y sus proclamas polticas fueron la versin ideolgica de los ilustrados europeos en el momento en que aquellos iniciaron su revolucin liberal. Hay que decir que Sandino comenz como un luchador liberal por la independencia de Nicaragua, y termin desencantado de los liberales, cuya ideologa haba sido inoculada por los intereses forneos. A partir de entonces y en adelante, un frente ideolgico-cultural recorrera Amrica Latina en contra de las dictaduras militares y contra el imperialismo literatura,la novela, el cuento y la poesa. La gran literatura y el arte latinoamericano, sin perder su calidad literaria o artstica sino todo lo contrario, narraron sus mejores pgi nas con novela, poesa y canto que encarnaba la conciencia poltica como no lo hara mejor la da que acompa la revolucin antidictatorial y antiimperialista. Desde Faustino Sarmiento, ngel Asturias, Alejo Carpentier, hasta los pintores mexicanos Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Jos y el Caribe. Todos ellos tuvieron una formidable inrial y antiimperialista del pueblo latinoamericano. Lo mismo hara la msica en las postrimeras del siglo el entusiasmo revolucionario de los pueblos latinoamericanos en la lucha por su segunda independencia.Antiimperialismo y socialismoExisten tres factores que han incidido en que el antiimperialismo se haya venido transformando en una lucha por el socialismo: a) El hecho de que el imperialismo sea una expresin del capitalismo globalizado, de tal manera que no se puede enfrentar la identidad poltica del primero sin enfrentar la identidad econmica del segundo. b) La alianza y contubernio entre el imperialismo, las empresas transnacionales, las grandes empresas locales y los gobiernos represivos locales, todos ellos enfrentando y reprimiendo a los movimien tos de liberacin nacional c) El hecho de que los movimientos de liberacin nacional en toda la periferia del capitalismo mundial hayan sido apoyados o tuviesen la simpata de la Unin Sovitica y de China, crendose as una confrontacin entre los intereses del imperialis mo, por un lado, y los intereses del socialismo, por cabo en los territorios de los pases liberados y no en las dos guerras mundiales. La revolucin cubana en 1959 constituye en Amrica Latina un caso paradigmtico de ese momento. Al igual que haba pasado con otras revoluciones, como la guatemalteca por ejemplo y como pasara Nicaragua), la revolucin cubana tuvo que enfrentar, esta vez exitosamente, la invasin militar conjunta del gobierno estadounidense y de los gobiernos ms reaccionarios del continente. En muchos pases latinoamericanos hubo intentos guerrilleros de tomar el poder por la va armada, enfrentando directamente no solo a las fuerzas militares locales sino tambin a los cuerpos militares estadou nidenses establecidos en la regin (los Rangers). La 1967, entre mucho sotros casos, constituye un testimonio del papel de los Rangers en Amrica Latina. Las banderas de estos movimientos de liberacin nacional compartan un discurso anti-imperialista y socialista. Hay que recordar que los esfuerzos revolucionarios de carcter antiimperialista y socialista, no solamente provinieron de guerrillas de orientacin castro-comunista como solan llamarle las dictaduras militares, sino que incluso provinieron del propio seno de las fuerzas tas que conocan muy bien, porque eran parte de las con sus compatriotas, decidieron ponerse al lado del nacionalismo antiimperialista creciente. Son paradig enfrentndose a la United Fruit Company para llevar a

PAGE 15

15 cabo la reforma agraria; de Omar Torrijos en Panam, luchando hasta conseguir la nacionalizacin del Canal de Panam; de Juan Velasco Alvarado en Per, llevando a cabo radicales reformas en el campo y en la ciudad. Y no podramos dejar de mencionar, ms recientemente, al comandante Hugo Chvez en Venezuela, quien desde el seno de las fuerzas armadas sale a recorrer todo el territorio venezolano hasta alcanzar la victoria electoral en 1998 y desde ah liderar lo que seconoce como la Revolucin Bolivariana. fue intentada por algunos movimientos polticos latinoamericanos, los cuales una vez habiendo accedido al gobierno fueron desalojados militarmente por golpes de estado orquestados desde las embajadas estadounidenses, siendo quizs el caso chileno el ms y democrtica del gobierno de la Unidad Popular, encabezada por el lder socialista Salvador Allende, fue aplastada y liquidada por las fuerzas armadas chilenas al mando del general Augusto Pinochet; fue un golpe estadounidense en Santiago. La implosin del socialismo sovitico, que apoy estratgicamente a la revolucin cubana y a la revolude las revoluciones socialistas latinoamericanas, em prendidas despus de un beligerante contra-ataque por parte del imperialismo estadounidense, a travs Progreso, tratados comerciales onerosos para las economas latinoamericanas, endeudamiento externo, o a travs de golpes militares, intervenciones armadas, zaciones polticas y econmicas. Esta situacin mantiene a la revolucin latinoame ricana en un paradjico y difcil callejn. Por un lado, gar y conformar un mercado interno, precisamente por la competencia del capitalismo imperial, aliado de los propios empresarios locales; por otro lado, las fuerzas revolucionarias no pueden radicalizar su lucha sin contar con una mayora poltica encarnada en el resto de la nacin: los empresarios, el campesinado, la clase obrera, los sectores medios. Prueba de ello es que cuando un movimiento de liberacin nacional avanza o toma el poder, se desencadena una provocada desestabilizacin o una guerra civil de carcter consolidacin de la revolucin. En otras palabras, el antiimperialismo que postula tanto la revolucin democrtico-burguesa como la revolucin socialista, tiene que hacerse en alianza con los capitales y dems fuerzas nacionalistas, quienes no necesariamente comulgan ni pueden hacerlo con los fundamentos del socialismo. Quizs el caso por antonomasia ha sido el de la Revolucin Popular Sandinista, la que lleg al poder por una guerrilla rural-urbana victoriosa, se someti a la democracia electoral, pero desde el mismo momento de su victoria fue adversada por las principales fuerzas nacionales, entre ellas, el capital local, la jerarqua de la iglesia catlica, los medianos produc tores del campo y los medianos comerciantes de la ciudad, incluso por una parte del campesinado medio y de los pueblos indgenas de la Costa del Caribe. La Revolucin Popular Sandinista fue apoyada por los campesinos pobres desalojados de sus tierras por el capitalismo naciente; por lo tanto no poda dejar de hacer la reforma agraria; una reforma agraria que se inici cuando los campesinos armados ocuparon sus tierras que tenan en mediera, colonato o preca rismo en el momento de la insurreccin. En la ciudad fue apoyada por los ciudadanos de los barrios pobres, por lo tanto no poda dejar de hacer una reforma ur bana donde los ciudadanos-combatientes ocuparon los lotes que tenan en alquiler. En la Costa Caribe, la car las grandes haciendas o enclaves estadounidenses para entregrselas a los pueblos originarios. Esas son las contradicciones de las cuales hablamos, pues todas esas medidas ya no pueden ser emprendidas por una revolucin democrtico-burguesa liderada por los grandes empresarios locales y mucho menos por los grandes enclaves extranjeros, sectores que tienen un peso econmico, social y cultural como para entorpe cer cualquier cambio social que afecte sus intereses, cultura poltica popular.

PAGE 16

16La contrarrevolucin neoliberalVivimos y trabajamos en una economa de mer cado que funciona bajo las reglas del capital y donde la mayor parte de la produccin primaria, as como el procesamiento, el crdito y el comercio, son orientados por los empresarios y las instituciones capitalistas internacionales. se produce, cunto y cmo se produce, cmo se distribuye y cmo se consumen las mercancas, pero sobre y como gestionar las instituciones, tanto las instituciones pblicas como las instituciones privadas. Todava luchamos contra la ideologa dominante, que, como deHistricamente, existe una contradiccin entre la produccin y el consumo (pecado original del capitalismo), es decir, cada vez se produce ms y cada vez se consume menos, debido a la explotacin y al empobre cimiento en que se desarrollan las relaciones de produc cin; por eso existe sobreproduccin o sub-consumo y por eso existen crisis peridicas de realizacin o venta de las mercancas previamente producidas. Pero estas crisis no impiden la principal regla del sistema, como es la concentracin del capital y la exclusin del trabajo. El capitalismo nace como capitalismo mercantil, ciero, y madura como imperialismo. Igualmente, la dominacin poltico-militar por la fuerza se acompaa de la dominacin a travs de las instituciones, el pensamiento, las creencias, las leyes, los valores, la opinin pblica, los hbitos, actitudes y conductas. Desde el punto de vista ideolgico vivimos una disputa por la hegemona u orientacin intelectual y moral de las sociedades; por un lado los aparatos del poder, por otro lado las organizaciones populares con una clara orientacin clasista de sus proyectos. Desde el punto de vista poltico-econmico, el capitalismo es un sistema opresor, explotador de los trabajadores, depredador de la naturaleza y degenerador de las relaciones entre la gente (racismo, machismo, consumismo). El capitalismo hereda los valores ms conservadores y reaccionarios del pasado, creando a su vez nue Pero desde que inici la crtica a la economa capitalista funcionamiento de la explotacin y ms conciencia de cmo combatirla. A partir de las revoluciones socialistas ma, con muchas lecciones aprendidas. Aprovechando la implosin del campo socialista europeo y la derrota electoral del gobierno sandinista, se instaur en nuestros pases latinoamericanos una contrarrevolucin de carcter neoliberal. No se haban completado totalmente las tareas de la revolucin liberal o de la revolucin democrtico-burguesa, cuando apareci en el horizonte un proceso poltico encabezado por gobiernos subordinados al imperialismo y al neocolonialismo, por medio del cuale se privatiza ron las empresas y los servicios pblicos del Estado, abriendo simultneamente las fronteras arancelarias a favor de los pases industrializados. Como producto de esas medidas, se profundiza la brecha social y el empobrecimiento de las poblaciones latinoamericanas, al mismo tiempo que se debilita la soberana nacional, acompaado de una radicaliza cin del pensamiento conservador. Efectivamente, gran parte de los otrora intelectuales izquierdistas, se apartaron ideolgicamente de la revolucin, con centrando su accionar en criticar con un lenguaje de izquierda a los movimientos y gobiernos de izquierda, acusndolos de antidemocrticos, ineptos y corruptos, partiendo de casos individuales de corrupcin por parte de algunos funcionarios; asimismo, por una par te se les acusa de querer regresar a los viejos esque mas del socialismo sovitico, y por otra, se les seala de no avanzar en la revolucin que pregonan. La contrarrevolucin neoliberal apuesta por la privatizacin del Estado, la democracia del mercado y el consumismo de productos metropolitanos. Asistimos a la globalizacin de un capitalismo salvaje que no repara en extraer y sobreexplotar los ltimos nichos ecolgicos de nuestros pases, incluyendo el suelo y el agua. Por otro lado, se mantiene un bombardeo ideo lgico-meditico contra las naciones, productores, sectores medios y la poblacin en su conjunto, alrede dor de los principios y polticas neoliberales, cuestionando hasta los principios del propio liberalismo, los que aparecen ahora presentados como subversivos. La contrarrevolucin neoliberal dej a los gobiernos nacionales en condiciones muy precarias tanto para despegar econmicamente como para redistribuir la riqueza, que adems se traslada y concentra en los principales centros metropolitanos, dada nuestra insercin en el comercio internacional capitalista. En estas condiciones, se hace muy difcil siquiera enmendar la reorientacin de nuestras economas, las que dependen cada vez ms de la lgica del mercado mundial. A medida que las fuerzas patriotas, nacionalistas y revolucionarias avanzan, as avanza la represin del imperialismo, particularmente del imperialismo estadounidense, caracterizada entre otras cosas por los siguientes programas: bases militares, guerras de baja intensidad, explotacin comercial, el control ideolgico, el desmantelamiento de los estados nacionales (desmantelamiento de las fronteras arance larias, las polticas sociales, las conquistas laborales, la privatizacin de las empresas y servicios pblicos),

PAGE 17

17 el consumismo, la drogadiccin de la poblacin y el contubernio con el crimen organizado.El socialismo bolivarianoEn primer lugar, queremos sealar que preferimos llamar socialismo bolivariano en vez de socialismo del ms bien a un calendario, sin decirnos nada sobre su identidad, es decir, objetivo, forma, estrategia, marco histrico. Sabemos, sin embargo, que quienes lo llatamente a una voluntad de distanciarse del socialismo que no tenemos porqu distanciarnos de las experien cias del socialismo sovitico, independientemente de las limitaciones y contradicciones que padeci a lo lar go de su historia. Como dice el dicho popular, las vic torias tienen muchos simpatizantes, mientras que las derrotas estn llenas de arrepentimientos y penitencias innecesarias. Una cosa es aprender de las leccio nes y otra es querer negar la historia y sus contradic ciones. Por otro lado, preferimos llamarle socialismo bolivariano porque desde su nacimiento, encabezado por el comandante Hugo Chvez, se presenta con la conciencia latinoamericanista de la soberana y el antiimperialismo, nica forma de alcanzar la soberana de cada uno de los pases de la regin. En todo caso podemos patentizar que una nueva ola revolucionaria recorre Amrica Latina, como continuidad de las olas revolucionarias anteriores, desde las luchas cionalistas y anti-intervencionistas de la primera mitad nacional durante la segunda mitad de ese mismo siglo. Las revoluciones se vuelven necesarias y posibles en determinadas condiciones: a) Cuando existe un injusto orden poltico, social y econmico. b) Cuando el sistema que lo genera no tiene la capacidad para reproducir a la poblacin que lo mantiene ni la base material que lo mantiene, en este caso la naturaleza; en otras palabras, cuando las reformas no se pueden hacer desde la lgica del sistema. c) Cuando existe una conciencia encarnada y organizada en una voluntad poltica mayoritaria. Las naciones de Latinoamrica y el Caribe, son muy ricas en trminos de sus recursos naturales y adems generan una gran riqueza (PIB) que favorece mucho ms a sectores de mayores ingresos, riqueza que en gran parte se traslada a travs del comercio y las finanzas a los grandes consorcios mundiales del capitalismo global. Sin un cambio en la orientacin del sistema, los pases latinoamericanos tienden a seguir el camino de la africanizacin: desertificacin; agotamiento de los recursos natu rales, incluyendo el suelo, el agua y la biodiversidad; empobrecimiento y pauperizacin de la gran mayora de la poblacin, prdida de independencia poltica y disminucin acelerada de la soberana alimentaria, hundiendo a estos pases en situaciones de hambruna y de desastres o catstrofes sociales, aducidos errnea e ideolgicamente a los fenmenos climatolgicos; fomento desde el exterior de sucesivas guerras civiles que atentan contra la viabilidad cvica de los pases; aceleracin de la drogadic cin y del crimen organizado y sus secuelas en tr minos de prostitucin, maltrato y trata de mujeres, que atentan contra la estabilidad de las familias, los gobiernos y la sociedad en su conjunto. El nivel de competencia dentro del mercado mun dial y la existencia de grandes potencias que monopolizan la orientacin mundial del sistema, hacen imprescindible que las naciones marginadas se agrupen para enfrentar el injusto orden econmico internacio nal; tal como lo hicieron las 13 colonias estadouniden Unidad continental para la soberanaHoy en da, un gran movimiento poltico y social recorre Amrica Latina, conocido como socialismo bolivariano y que en pocas palabras se caracteriza por: 1. La llegada al poder de movimientos polticos nacidos del movimiento guerrillero y de los movimien tos sociales 2. Esos son movimientos que poseen una ideologa antiimperialista y latinoamericanista. 3. Tienen una identidad democrtica. 4. Aceptan gobernar en el marco del mercado capitalista. 5. Son portadores de una vocacin socialista, indepenunidad latinoamericana) en la mayora de los casos,

PAGE 18

18una acumulacin propia, dependiendo por lo tanto del capital internacional para emprender las tareas encaminadas al despegue econmico de la regin. El socialismo bolivariano nace a raz de la llegada al poder del comandante Hugo Chvez y de otros movimientos socialistas, antiimperialistas, izquier distas, nacionalistas o progresistas en Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, El Salvador, cada uno con sus particularidades, alcances, limitaciones y posibilidades. Cabe aclarar que aunque la sociedad no funcione como una formacin social de carcter socialista, tal situacin no le quita al movimiento que la dirige su vocacin e identidad revolucionaria y socialista. Estos movimientos izquierdistas arrancan con una alianza entre movimientos polticos que provienen de las luchas contra las dictaduras militares y nuevos movimientos sociales que nacen enarbolando viejas y nuevas reivindicaciones. Como fruto de estas alianzas entre movimientos sociales y partidos polticos de iz quierda comienzan las fuerzas sociales a acceder a las instituciones pblicas, como alcaldes, diputados, pre sidentes. Una vez en el gobierno, estas fuerzas conjun tas apoyan y fomentan nuevas formas de produccin y de distribucin. Frente al desempleo generado por el sistema, se apuesta a construir una nueva economa, una economa popular, asociativa y comunitaria, al mismo tiempo que continan trabajando por construir y defender la soberana nacional. Si hay algo que caracteriza a la revolucin latinoamericana es la conciencia de la dificultad para alcanzar la soberana nacional, sin el concurso de la unidad latinoamericana, dada la desfavorable correlacin de fuerzas existentes a nivel de un solo pas. Cada caso tiene sus particularidades, pero esa es la tnica general. dcada del presente siglo, los movimientos, partidos y gobiernos de izquierda, as como los movimientos sociales, han levantado la bandera de la revolucin, integracin y unidad latinoamericana. Un proceso ininterrumpido de integracin (UNASUR, ALBA, PETROCARIBE, CELAC), se ha desencadenado en contra de las medidas neoliberales y en contra de las polticas integracionistas estadounidenses. Hoy en da, asistimos a una confrontacin entre los pases del ALBA y de PETROCARIBE y de algunos pases que pertenecen a UNASUR como Brasil, Uruguay, Argentina, por un lado, y los pases del otro lado. Los primeros buscando como construir un mercado de integracin latinoamericano; los segundos manteniendo la hegemona estadounidense.Limitaciones del socialismo bolivarianoToda revolucin tiene sus alcances y limitaciones, igual que sus particularidades y contradicciones, habida cuenta que nace al interior del rgimen capitalista, en lucha contra un sistema instaurado desde hace muchos siglos. hablar de una revolucin latinoamericana, tambin es cierto que toda revolucin es una lucha emprendida por una parte de la sociedad contra el sistema impe rante, el cual mantiene hasta tanto no madura el nuevo sistema gran parte de sus fuerzas, por muy profundas que sean sus crisis; ms an, los regmenes y sistemas imperantes suelen ser muy testarudos y agresivos, justamente cuando empiezan a perder legi timidad dicho sea de paso, uno de los signos mostrados en su decadencia. Sabemos que no es lo mismo hablar de Cuba que de Costa Rica; tampoco es lo mismo una revolucin en el poder que un movimiento poltico o social en la lucha por el poder. Pero tratndose de la revolucin latinoamericana, tan vlido es el avance de las fuerzas progresistas y revolucionarias de una sociedad, como el avance de un movimiento poltico en el poder. El llamado socialismo bolivariano expresa, en primer lugar, la conciencia sobre las limitaciones hist ricas de nuestros pases para invocar e implementar una revolucin socialista como la que se emprendi durante el siglo pasado, caracterizada por un rgimen poltico de partido nico, la erradicacin de la burgue sa como clase socio-econmica, la acumulacin ecohegemona social de la alianza obrero-campesina. En segundo lugar, el socialismo bolivariano expresa la necesidad de luchar por la soberana nacional, pero en el marco latinoamericano, teniendo como objetivo la reversin de las medidas neoliberales, la soberana alimentaria y la erradicacin de la pobreza, sabiendo que sta ltima es generada por un sistema empobre cedor y que por tanto la misma solamente es posible cambiando la estructura social y adems llevndola a cabo en forma progresiva. En tercer lugar, el socialismo bolivariano expresa la voluntad de los movimientos polticos de izar junto a las viejas banderas las nuevas banderas de la revolucin latinoamericana, como son el ecologismo, el feminismo y los derechos autonmicos de los pueblos indgenas, incluyendo las etnias nacionales afrodescendientes, radicadas en el subcontinente latinoamericano y caribeo. En cuanto a las formas de lucha, los movimientos izquierdistas que se reclaman del socialismo bolivaria no, aceptan disputar el poder imperial y el orden estado por la disputa de la opinin pblica, lo que implica

PAGE 19

19 partir del nivel ideolgico de la mayora del pueblo latinoamericano, teniendo como agenda principal del discurso la bandera de la soberana nacional y latinoamericana, as como la erradicacin de la pobreza. Todo esto se hace en medio de contradicciones difciles de administrar para las fuerzas patriotas, nacionalistas y revolucionarias, y de las viejas formas de mantener el sistema capitalista, como son las eleccio nes y el mercado. del campo socialista europeo, la derrota militar de las guerrillas latinoamericanas y la cada de las principales dictaduras militares establecidas en Amrica Latina y El Caribe, conllev un entendimiento entre los representantes del orden establecido y los movimientos de izquierda. Una especie de amnista o pacto social por medio del cual los gobiernos latinoamericanos de derecha y el gobierno estadounidense tuvieron que ceder a los movimientos de izquierda en su pretensin de disputar la hegemona y el poder poltico an con un discurso anti-sistema, siempre y cuando lo hagan a travs de elecciones democrticas y dentro del marco del respeto a la propiedad privada del capital, nacional e internacional, cosa que ade ms se vuelve necesario para poder despegar econmicamente, tomando en cuenta las limitaciones de la revolucin o el socialismo en estos pases para emprender, en unos pases ms que en otros, un proceso auto-sostenido de acumulacin propia. varios movimientos polticos de izquierda en alianza con movimientos sociales, han accedido al gobierno a travs de elecciones presidenciales, parlamentarias, municipales y autonmicas. Una vez en el poder, estos gobiernos se encontraron con el dilema de tener que administrar una economa capitalista, ms o menos rezagada, segn los pases, y con un gran nivel de em pobrecimiento de su economa y de su poblacin. Esta situacin ha llevado a los gobiernos de izquier da a depender del capital local, nacional y transnacional, para fortalecer el mercado interno, pues no se tiene otra manera de realizar inversiones para generar ingresos; por su parte, el capital local exige a estos gobiernos medidas a su favor que le permita competir en el mercado mundial, demandas que el nacionalismo de izquierda no puede rechazar fcilmente, erosionando as el discurso izquierdista por la justicia social. Como sabemos, el funcionamiento del mercado, hegemonizado por el capital, produce mayor diferenciacin social, haciendo ms difcil la labor de estos gobiernos de izquierda, retrasando la soberana nacional, la justicia social y la erradicacin de la pobreza. y contradicciones de la transformacin social, sea el de Brasil durante los sucesivos gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), cuyo lder, Luiz Inacio Lula da Silva, un sindicalista, nacionalista y antiimperialista, gan dos elecciones presidenciales consecutivas con un discurso bien econmicamente poderoso, incluso a nivel mundial, ms subordinado al gran capital nacional e inter noma extractivista y con la diferenciacin social que genera el sistema. Es un proyecto que todava mantiene en el gobierno a una de sus protagonistas, como es la tar el descontento de los movimientos sociales contra su propio gobierno, as como de los sectores empobre cidos, sean stos populares o de clase media. Ya podremos imaginarnos las limitaciones y contradicciones que genera la voluntad y las polticas de transformaciones en formaciones sociales ms vulnerables. Es as que mientras los gobiernos de izquierda hacen grandes esfuerzos por redistribuir la riqueza, el mercado a su vez la distribuye y redistribuye a la vieja usanza, es decir, concentrando y excluyendo. Situados en este dilema, los movimientos de izquierda tienen adems que estar enfrentando peridicas contiendas electorales contra un adversario que no comparte sus polticas y hace mucho ms difcil implementar un programa que requiere de la unidad de toda la nacin. En resumen, la revolucin latinoamericana no solamente es una continuacin de las luchas independen mo y el antiimperialismo estadounidense, sino que es un proyecto consciente de que para cumplir con uno de sus principales objetivos, erradicar la pobreza, tiene que enfrentar y desplazar la lgica y los efectos del capitalismo y de su principal poltica econmica, como es el neoliberalismo. Es un proceso abierto, puesto que todava las tareas de la revolucin liberal, la soberana nacional y la independencia econmica, siguen siendo asignaturas pendientes. Pero adems, en condiciones en que hasta el capitalismo nacional o la hegemona de una clase empresarial burguesa aparecen rezaga dos por el avance de la historia. Es una historia donde el sistema actual, con todos ticas, sociales y econmicas para poder nacer.

PAGE 20

20 historiaAldo Daz Lacayo* _______________En los tiempos histricos nos encontramos a la sociedad dividida casi por doquier en una serie de estamentos, dentro de cada uno de los cuales reina, a su vez, una jerarqua social de grados y posiciones. En la Roma antigua son los patricios, los quites, los plebeyos, los esclavos; y en la Edad Media, los seores gremios, los siervos de la gleba... Carlos Marx y Federico Engels C procesos revolucionarios. A la divisin de la sociedad en estamentos, a las contradicciones sociales entre esos estamentos, a la necesaria superacin histrica de esas contradicciones. Pero adems de obligado resulta una necesidad citarlos ahora, despus de la cada del socialismo real (1989) y en las nuevas condiciones universales abiertas por la revolucin por la segunda independencia de Amrica (1999). No slo por que esta revolucin se declara abiertamente socialista (o de franca orientacin socialista) sino porque busca un socialismo propio, en contraposicin de lo hasta entonces establecido. Un relanzamiento del socialismo que marxista-leninista, todava eurocntrica. La cita pues resulta indispensable para contra rrestar la norma escolasticista del socialismo real que niega probabilidad y menos validez alguna a procesos histricos que se proclaman socialistas independien como es el caso, para ellos no es ms que una elabora cin intelectual, una racionalizacin. Por conducente que sea la cita. Por obvia que resulte. Sobre todo porque este trabajo no se somete a las rigideces de aquella escolstica, aunque s reivindica la dialctica del materialismo histrico. El espritu que lo anima es sencillo: la teora ilumina la prctica, pero es la prctica revolucionaria la que determina su aplicacin, la que permite el correcto manejo coyuntural de las contradicciones sociales y el consecuente hallazgo de frmulas revolucionarias para profundizar su supe racin. Para avanzar. La prctica no niega la teora. No debe negarla. Slo la adeca a las circunstancias propias de cada revolucin, precisamente para desarrollar nuevas an si se trata de una revolucin regional como es la ac tual de Amrica Latina y El Caribe. Con pases de distinto Porque este pequeo grupo marxista-escolstico se resiste a aceptar (o lo acepta con serias reservas) que despus de la implosin del socialismo real en Europa es Amrica la que est intentando reinventar que no lo est haciendo en la infraestructura, entendida como los principios bsicos, las categoras ideolgicas marxistas, que se mantienen inalterables. Todava no hay teora sustituta y probablemente no la habr por mucho tiempo. Es la superestructura socialista la que est siendo re inventada por la actual revolucin americana. Dejando a un lado los principios polticos que desarroll el socialismo real para organizar el Estado socialista cuando el socialismo tom el poder por primera vez en el mundo. Principios polticos que en la prctica devinieron categoras inmutables asumidas de naturaleza ideolgica pre cisamente por la escolstica burocrtica en que cay el Partido Comunista de la Unin Sovitica (PCUS), como recurso ideolgico para el control del poder poltico. con el argumento de preservar el poder socialista frente a la evidente amenaza del capitalismo, sobre todo despus de la segunda guerra mundial. Sobre la base de esta reivindicacin terica cada revolucin nacional latinoamericana por la segunda independencia avanza a su propio ritmo, conforme a sus propias condiciones objetivas. Insertndose en el mundo en alianza ideolgico-estratgica con el socialismo asitico y econmico-estratgica con las potencias emergentes, incluida la actual Rusia. As es la dialctica. Y Amrica lo est haciendo aceleradamente y cada los plazos las distintas revoluciones de la regin se encontrarn con una superestructura ms o menos homognea. Unidas orgnicamente a travs de instrumentos jurdicos vinculantes en todas las esferas del Estado. Al se declaran de orientacin socialista solamente, porque evidentemente las condiciones actuales no les permiten el salto inmediato de capitalismo a socialismo. Una Colonos, criollos y mestizos en la revolucin latinoamericana

PAGE 21

21 ciente ni la habr a corto plazo. El desarrollo endgeno de la regin es entonces el objetivo prioritario de la revolucin por la segunda independencia de Amrica. Lo que resulta imposible de prever es cmo ser la homogenizacin superestructural, ni cunto tiempo tomar la consolidacin de la nueva superestructura. de la lucha contra el capitalismo global y ms concretamente frente al imperialismo norteamericano. Hoy da mucho ms intensa que nunca antes, empezando por que la transculturizacin es ahora global. Facilitndole al capitalismo la desestabilizacin poltica permanente de las naciones americanas, siempre enfrentadas adems a la amenaza tambin permanente de confrontacin militar directa o por interpsita mano. Utilizando en este ltimo caso a lderes capitalistas locales y manipulando a sectores populares, como ya lo vivi la revolucin sandinista en su primera etapa. Luchadores por la libertad otras palabras la pervivencia de esta nueva revolucin independentista americana depende de si la regin ser capaz de resistir primero y vencer despus la agresin permanente, cotidiana, en todos los frentes y por todos los medios del capitalismo. Porque tal como acertadamente lo sentenci Bolvar, permanecer es el primer objetivo de toda revolucin: sin poder poltico no hay posibilidad de avance revolucionario. Y es tambin de Bolvar el hallazgo de que la permanencia depende de la conjuncin de la lucha interna en cada pas y la unidad de todos ellos, como condicin necesaria, y la alianza estratgica con poBolvar tiene que hacer en Amrica, todava. Que habr nueva infraestructura parece que no es discutible: A quin se le escapa por ejemplo que la Constitucin Poltica resultante en cada caso, que tambin tiende a ser homognea, determinar una cialismo que est siendo desarrollado por la nueva re volucin americana con el indiscutible liderazgo de la revolucin bolivariana. La revolucin de los mestizos. Ser un socialismo sincrtico mejorando el de los acerca de si en el actual estadio histrico que vive la humanidad es posible la realizacin plena del socialis de naturaleza socialista. La opcin de pasar al capitalismo de Estado parece negada, ha sido abiertamente rechazada por los grupos marxista-leninistas clsicos, en todas las latitudes del mundo. Cunta razn tuvo Hugo Chvez de plantear la necesidad de una nueva Internacional Socialista. Sea como fuere es cierto que la revolucin mestiza est luchando en medio de un capitalismo global bien asentado. Y aunque tambin es cierto que se encuencientes para tratar de contener la revolucin mestiza en Amrica y en general la revolucin del Sur. Desde luego la voluntad poltica revolucionaria se mantiene viva en el Sur. Tanto que en Amrica las revoluciones triunfantes estn arrastrando al resto de los pueblos de las naciones americanas, as como alumbrando el camino de los pueblos del Norte, enfrentados como estn en este momento a una crisis humana multisec torial con visos de irreversibilidad. Crisis de civilizacin, le llaman los tericos. El triunfo de la revolucin por la segunda indepenrarn nuevas contradicciones y se demandarn nuevos cambios para continuar el perfeccionamiento del socialismo en el mundo. Sin embargo, s se impondr la democracia participativa como mtodo para resolverlas. En este sentido, democracia y socialismo son consustanciales. No puede haber socialismo sin democracia y viceversa.

PAGE 22

22No hay socialismo sin participacin popular ade ms participacin placentera como lo demandaba constantemente Hugo Chvez. El socialismo se cons truye desde abajo, no desde arriba. Intentarlo desde arriba es abrirle la puerta al burocratismo, al escolasti cismo, y a todos los dems vicios que conllevan consi go estos dos monstruos de la antidialctica.1. Estamentos sociales de AmricaEn la Amrica anteriormente espaola la estructura de la sociedad es producto de la conquista-coloniza cin. Radicalmente distinta a la europea y la norteamericana, su hija directa. Tampoco se parece a la afri cana o a la asitica, ni a cualquier otra anterior en la historia de la humanidad. Una verdad soslayada por los socilogos, incluso los de formacin marxistas. La situacin de Brasil es completamente diferente. Ah se traslad el emperador de Portugal y toda su corte. Desde entonces se convirti en sede del imperio por setenta aos (1822-1889). No tuvo independencia ni movimientos independentistas. No tienen hroes nacionales. La independencia fue una concesin graciosa del emperador. El actual establecimiento poltico bra sileo atribuye a esta diferencia histrica su pretendi da larga estabilidad poltica, comparada con el resto de la regin. Es heredero, entonces, de esa actitud imperial. Lo mismo sucede en las clases inferiores. Brasil, pues, no forma parte de Amrica Latina y El Caribe. Slo los indgenas y los negros brasileos estn al margen de ese inconsciente colectivo. De ellos vendr la identidad con la regin, quizs a un plazo menor que el sospechado. La pirmide social americana determinada desde la Conquista se inicia en la cspide con los espaoles peninsulares delegatarios de la Corona espaola, ac tuando con toda su autoridad y ejercindola con un amplio margen de autonoma. Convertido de hecho en soberano del Estado colonial. En el segundo estamento se encuentran los colonos, la base espaola del ninsulares, pero de extraccin social muy inferior a las autoridades delegatarias de la Corona. Luego siguen los criollos, hijos de los espaoles nacidos en Amrica, y por lo mismo sin derechos propios en ningn mbi to, viviendo un el limbo legal. Finalmente, como cuar to estamento, los mestizos, nacidos de espaoles con indgenas (y por extensin los negros, los mulatos y los zambos) entonces no reconocidos como categora social. Slo empezaron a emerger a partir de los movimientos independentistas y sobre todo despus de la revolucin por la primera independencia. Estos son, pues, los cuatro estamentos de la sociedad de Amrica Latina y El Caribe. Entre ellos se han dado las contradicciones sociales. Las que han ido orientando las luchas por la liberacin, las revoluciones americanas habidas desde la Colonia hasta la fecha. Excepto la anotada diferencia de Brasil, no se puede analizar entonces esta estructura social americana conforme a paradigmas europeos o de cualquier otra sociedad. La cadena de la revolucin americana empieza precisamente por los colonos, contina con los criollos, y termina con la de los mestizos. Aunque el caso de la revolucin de los colonos no ha sido recogido as por la historia convencional. Revoluciones que tuvieron y tienen el mismo objetivo de conquistar el poder poltico para transformar la organizacin social del Estado en funcin de los intereses del estamento ascendente, desplazando al estamento dominante hasta entonces dueo del poder econmico. Los nobles, los patricios, la oligarqua, en cada caso. (En los pases donde la poblacin indge na contina siendo mayoritaria o constituyen una alta proporcin de la poblacin total, el estamento indgena es el ltimo escaln de la pirmide social, con sus propias contradicciones frente al resto de la sociedad. Ellos tambin estn haciendo la revolu cin. Hasta hoy da asimilada a la mestiza. El caso paradigmtico es Bolivia, donde la revolucin indgena ya triunfo apoyada por los mestizos y con los parmetros de la nueva revolucin americana). A pesar de su irrefutable evidencia emprica esta estructura social real de la Amrica espaola jams ha sido reconocida. Nunca nadie le ha dado importancia. Sin duda por el inmenso peso de la imagen subjetiva desarrollada y divulgada por los grandes pensadores de la Ilustracin europea. Para ellos aquella Amrica era un continente sin esperanza poblado por una raza inferior. La ms baja escala del gnero humano, literalmente. As y desde entonces se impuso el eurocentrismo. Le correspondi contradecir esta idea al barn Alexander Von Humboldt con sus estudios empricos en todos los mbitos, llevados a cabo despus de la primera independencia (1799-1804). l proyect una nueva imagen de esta Amrica, enfatizando sobre todo en la creativa y pujante sociedad criolla discriminada durante la Colonia. Humboldt, sin embargo, no logr destruir los prejuicios del establecimiento poltico europeo de su poca. Su obra lleg a un grupo muy reducido. An ahora, a principios del siglo veintiuno, se desconoce. Europa contina viendo a esta Amrica por encima del hombro. Discriminndola y sobre todo reforzando y potenciando constantemente, mediante tcnicas comunicacionales, en el imaginario popular americano la dependencia eurocntrica para continuar explotndola. Hoy da en asociacindependencia con y de Estados Unidos.

PAGE 23

23 Probablemente la discriminacin europea es la causa primaria del europesmo americano aunque parezca una contradiccin. Una necesidad existencial de los peninsulares. Un problema de identidad social, nacional como se dira despus. Porque ellos eran y nunca dejaron de ser europeo-espaoles. Con qu tan reivindicados por Humboldt. Era el fundamento de la revolucin europea y tambin lo sera de la primera independencia americana. Los criollos, pues, no tenan otra opcin, ms an no haba alternativa. El criollismo ilustrado cay en el eurocentrismo en forma natural. Aqu empezara la primera gran contradiccin alrededor de la tesis liberal, porque los criollos menos o poco ilustrados se deslumbraran con el liberalis mo pragmtico de la llamada revolucin americana, y abrazaran el americanismo como lo llam Adolfo Daz en Nicaragua. cin social derivada de la Conquista de Amrica. Pero s sera la causa de su desconocimiento y preteridad hasta hoy da, como ya se dijo. Esta es, pues, la causa fundamental por la cual posteriormente se asimilaran en Amrica los estamentos sociales propios de Europa. Nunca hubo otra forma en Amrica para analizar las contradicciones sociales y las formas revolucionarias de resolverlas o de intentar resolverlas. Slo se empez a hablar de revolucin, por ejemplo, hasta la primera revolucin de Independencia de Amrica, precisamente por su naturaleza ideolgica liberal. La gran revolucin tido europeo. Eurocentrista. Sin embargo, la revolucin de Amrica Latina y el Caribe no es un proceso nuevo. Empieza desde el momento mismo de la Conquista, hace quinientos aos. La lucha de la poblacin originaria contra la brutalidad del conquistador espaol es connatural a la defensa de Aquella batalla fue perdida por la poblacin nativa dominante, a la que el conquistador deba liquidar porque controlaba el poder poltico. La poblacin de mayor arraigo histrico y cultural de cada Estado originario, la de mayor peso identitario porque haba logrado imponerse a lo largo del tiempo a las otras etnias originarias mediante el uso de la fuerza, pero tambin dice actualmente. Un desarrollo, pues, en detrimento del resto de los grupos originarios, que en algunos casos no eran pocos. Que precisamente por dominados mantenan contradicciones existenciales con el grupo dominante. Haban perdido o estaban perdiendo su propia identidad grupal, su historia y su cultura, y re accionaban en consecuencia de la misma manera que reaccion el grupo dominante frente a la conquista espaola. Pero se equivocaron. Excepto en Nicaragua, como ya se sabe, en los otros Estados originarios de la Amrica fundacional los grupos originarios desplazados por el grupo principal aprovecharon la llegada del conquistador para Lo hicieron en la errnea creencia de que el conquis tador no slo respetara la alianza sino que les per mitira tomar el poder poltico. Ilusin. Ignoraban las leyes de la historia. Tambin fueron liquidados con la misma brutalidad. Sin duda peor, que ese es el destino de los traidores frente al invasor. Ninguna autoridad principal de los Estados originarios logr prevalecer a la conquista, con independencia de su posicin frente al conquistador. An despus de aquella batalla prdida (asumida los espaoles y posteriormente por las oligarquas locales pos-independencia) la poblacin originaria de Amrica se mantuvo en lucha permanente, asumien do cada vez con mayor conciencia la naturaleza antagnica de sus contradicciones con los peninsulares. A mediados del siglo dieciocho, por ejemplo, los lderes originarios de los pases andinos lograron un repunte La brutalidad de la represin espaola lleg entonces al extremo del desmembramiento. Pena de muerte que consista en atar cada miembro del condenado a la grupa de un caballo diferente (cuatro caballos en total) cabalgado por un diestro y sdico jinete que avanzaba lentamente jalando en la direccin contraria de cada miembro, hasta arrancarle brazos y piernas. As asesinaron a Tpac Amaru ese lder gigante del indigenismo americano. Sus miembros fueron distribuidos en distintos poblados rebeldes para ejemplarizar la defensa de la ley y el orden colonial. Crueldad terrorista del sistema

PAGE 24

24Qu historia convencional recoge esa brutalidad blacin originaria de los Andes a travs de la tradicin oral. Son ellos quienes reivindican plenamente a Tpac Amaru y tambin a Tpac Katari, otro hroe originario andinoamericano. Ambos iluminan la nueva revolucin indgena de los pases andinos, que ya alcanz el poder en Bolivia, estimulando al resto de la poblacin quechua y aimara mayoritaria o casi en esa zona. Por supuesto, tambin los reivindican los lderes revolucionarios de todas las latitudes de Amrica identiraciales o culturales. Porque las contradicciones sociales diferidas siempre resurgen en la espiral ascendente de la historia, dependiendo de las condiciones coyunturales. No importa el plazo. La historia estructural no entiende de plazos, solamente entiende de superacin de contradicciones para la liberacin humana. De saltos cualitativos en la organizacin social. De un sistema a otro. De un estadio histrico a otro. Siempre ms humano. Con aquella derrota de los indgenas andinos los a la poblacin originaria de Amrica. No lo lograron. Pero s la escoriaron por quinientos aos, hasta la ac tual revolucin mestiza a la cual se han asimilado, aunque actuando como categora social propia. Por lo me nos en el caso de Bolivia ya tomaron el poder poltico. Ese es el trasfondo histrico de la revolucin ame ricana desde la Conquista. Hablando siempre de colo nos, de criollos, y actualmente de mestizos, como l timo estamento social, y por lo mismo, primeros en la actualidad segn las leyes de la historia que tambin recoge la tradicin bblica. Como se sabe, en el imagi nario del conquistador los indios como ellos les llama ron (ahora plenamente reivindicados como poblacin originaria), fueron desaparecidos como grupo social por la brutalidad de la Conquista.Los colonosLa brutalidad imperial de la Colonia continuara contra los colonos, la base social del Estado colonial, los espaoles peninsulares sin cargos pblicos. Lo hizo con la misma saa que utiliz contra los indge nas cuando los colonos reclamaban a la Corona y a la iglesia el derecho elemental de sobrevivencia, espe cialmente en las regiones ms pobres. Abandonadas literalmente por Espaa debido precisamente a su incapacidad de producirle ingresos abundantes y en forma sostenida. Estas contradicciones seran aprovechadas por los grandes encomenderos cuando entraron en conflicto con la Corona alrededor de la propiedad de la tierra frente al hecho concreto de las Nuevas Leyes de Indias que mandaban liquidar la institucin de las encomiendas. En teora una disposicin favorable a los indgenas, pero en la prctica dejndolos en igual desproteccin, objetos esclavizables y ex portables como mercanca (nunca fueron sujetos en aquella etapa). La pretendida abolicin de las encomiendas produjo una rebelin generalizada de los encomenderos y por extensin de los colonos contra la Corona en la dos extremos eran los mayores productores de rique za para Espaa, pero la regin que constituye la actual Centroamrica no produca nada. Aqu la contradic cin de los colonos contra la Corona era ms profunda, inclua a la iglesia. En el caso de Nicaragua, por ejemplo, la contra diccin con el obispo adquiri categora de principal, hasta el grado de estimular la primera revolucin independentistas, abarcando el eje Nicaragua-PanamPer, por las ya mencionadas caractersticas de su con quista y colonizacin. Una revolucin que se propuso crear un imperio propio en Amrica, independiente de Espaa. Un dato cierto, pero obviado por la historia convencional, encubrindolo con el cruel asesinato del obispo fray Antonio Valdivieso. Desde luego no era una revolucin social en el sentido actual. Pero s en trminos de liberacin. Era una revolucin poltica. No pretendan liberar a los desposedos indgenas, sino a s mismos, porque en ese momento eran ellos quienes se sentan desposedos. Su objetivo de liberacin era la instauracin de un imperio propio. Independiente. Liberndose de la Corona para apropiarse de las riquezas de esta inmensa regin que Espaa disfrutaba sin poner nada a cambio, segn ellos, y que tambin eran inmensas porque inclua a Per. Dejando vivas, pues, las instituciones creadas por Espaa, incluso amplindolas, en particular las encomiendas. encomendados: la poblacin originaria.

PAGE 25

25 Hasta hoy da, iniciando la segunda dcada del siglo veintiuno, la historia convencional ha logrado mantener oculta este primer intento de revolucin independentista de Amrica. Nadie la reivindica. Ni los historiadores alternativos, quienes tambin asumen la historia convencional como ya se dijo. No importa la evidencia emprica ni la documentacin histrica en el caso de Nicaragua y quizs de Panam y Per.Los criollosFinalmente se rebelaran los espaoles nacidos en criollos (es probable que esta palabra derive de cro: nio que se asumieron la identidad americana como identidad propia de la poblacin regional, diferente a los peninsulares. Nada menos que la generacin de sus padres. Fueron ellos quienes primero se agruparon conspirativamente y luego se organizaron poltica y militarmente alrededor de la idea revolucionaria liberal. Crearon sus propias logias masnicas siguiendo el ejemplo de la Europa liberal. Una realidad mucho ms clara en el caso de Amrica del Sur, entonces conocida como Amrica meridional. Fueron los criollos quienes se organizaron para devino guerra de Independencia con el apoyo par ticipativo de mestizos, indgenas, negros (esclavos y libertos), mulatos, zambos, que desde el principio hicieron causa comn con los criollos persiguiendo su propia liberacin. La culminacin exitosa de trescientos aos de lucha. La primera etapa de la revolucin americana, segn la historia convencional. La segun da, al menos en el caso ya mencionado del frustrado imperio Nicaragua-Panam-Per. La independencia de la Amrica espaolamente cooptada por el naciente imperio norteameri cano. Hubo traidores que se prestaron a ello con plena conciencia, empezando como es sabido por el vicepresidente de Bolvar, Francisco de Paula Santander. Otros igualmente y veces ms dainos slo fueron ac tores funcionales a la traicin. Enajenados que termi naron junto a los traidores siendo aptridas orgullosamente conscientes. Deslumbrados, como ya se dijo, por la idea de democracia pragmtica proclamada por los descendientes de los padres fundadores de Estados Unidos. Jams entendieron esos criollos, ni entienden ahora sus descendientes, que la consolida cin de aquella democracia fue el resultado del despo jo territorial de los indgenas norteamericanos primero y despus de la otra Amrica. De su dominacin impe rial con el dinero y las armas y de su despiadada ex plotacin neocolonial prologada por doscientos aos. Simn Bolvar tambin perdi la batalla. Vctima adems de las contradicciones internas entre la institucionalidad inmediata de la parcela (cada una de las actuales cinco repblicas andinas, que incluan Bolivia y Panam) y la continuacin de la revolucin in dependentista hasta la liberacin e institucionalizacin nacin de repblicas proclamada por Amrica meridional como l lo propona. Potenciadas y manipuladas esas contradicciones por otra externa mucho mayor, la antagnica entre la Inglaterra que empezaba a declinar y Estados Unidos que emerga impetuoso en Amrica. Las disputas entre los ya mencionados partidos terminaron siendo funcional al objetivo del imperio emergente y dividieron Colombia. (La actual Colombia nada tiene que ver con la del Libertador. Es su negacin. Una afrenta permanente a su memoria. Por cierto que la actual Colombia se apropi de este nombre hasta 1861. Desde la ruptura de la Colombia del Libertador en 1832 esta Repblica ri sine die su proyecto de unidad geopoltica de Amrica. Era diciembre de 1830. Pero, otra vez, aquella batalla perdida solamente pospuso la guerra revolucionaria.Los mestizosLa idea de la revolucin liberadora de la indepen dencia sigui viva en Amrica. Porque aquella inde pendencia qued reducida al mbito poltico por la dominacin imperialista de Estados Unidos. Siempre ha habido conciencia acerca de la necesidad de completarla hasta los mbitos econmicos y sociales. Por eso la revolucin renace recurrentemente en Amrica, en distintas fechas y latitudes y con las modalidades de cada poca. Casi inmediatamente como revolucin liberal durante la segunda mitad del siglo diecinue ve. Fracas por las mismas causas. Las capitaliz el imperialismo norteamericano, incluso las alent ms cooptarlas. Sobre todo la mexicana sin demrito de su lder nico, el indgena oaxaqueo Benito Jurez que trascendi al resto de Amrica por su tica incuestionable. Porque la revolucin liberal mexicana se enfrentaba a la invasin del imperio francs asentado en table para Washington coincidiendo as con la voluntad poltica del pueblo y de su lder liberal. Otras terminaron con el asesinato del lder como fue el caso de la liderada por Zamora en Venezuela, ciento por ciento mestizas. Pero las de Nicaraguacreto, fueron atacadas despiadadamente por Estados Unidos. Obviamente este ataque frontal fue manipulado

PAGE 26

26por el imperio hasta el grado de hacerlo aparecer solamente como un justo rechazo endgeno en cada uno de esos pases. Igual que lo haba hecho con la divisin de Colombia e igual que Washington lo hace hoy en cualquier latitud de la Tierra. Pero la historia contina inexorablemente. Coincidiendo con la poca de las revoluciones liberales en Amrica, la idea liberal empez a ser crticamente cuestionada en Europa. La libertad y la igualdad de todos los hombres sin distingos de ninguna otra categora sociolgica haban dado paso a la libertad individual y a la azarosa igualdad de oportunidades de los individuos en medio de una legislacin excluyente. El ciudadano ce di su posicin al individuo, permitiendo su dominacin en forma aparentemente consentida, y la autonoma nacional termin de rendirse al poder externo. cacin de la libertad y de la igualdad ciudadana fue la despiadada competencia entre individuos, cada vez ms sustituidos por corporaciones, lo cual a su vez liquid para siempre el humanitario compromiso de fraternidad. La idea liberal como ideologa revolucionaria devino contrarrevolucionaria, convirtiendo a la burguesa en nueva clase explotadora. En Europa, con mayor bagaje terico, y en Amrica, en forma emprica, las nuevas clases explotadas empe zaron a buscar opciones ideolgicas al liberalismo. Entonces explot en el mundo la revolucin liberadora de campesina por la revolucin mexicana (1910), y como obrera en Europa por la revolucin socialista en Rusia, despus Unin de Repblicas Socialistas Soviticas, URSS (1917). Otra vez se retomaba el camino de la liberacin humana. Una nueva revolucin naca. ron el rumbo geopoltico de sus respectivos mundos. La mexicana haciendo camino propio en Amrica sin apellido ideolgico. Verdaderamente emprica. Asumiendo sincrticamente varias ideologas universales en boga con el tamiz de su historia y su cultura. Con ms nfasis en la base popular adonde logr desarrollar liderazgos medias bajas de los Estados norteos vecinos a Estados Unidos. El primero de naturaleza agraria y el otro antimperialista. Y la rusa desarrollando la teora del sociadesde entonces como sociedad comunista, tambin conforme a su historia y su cultura. Ninguna sin embar go lograra un liderazgo nico nacional. Precisamente por la falta de una ideologa estructurada propia la revolucin mexicana no pudo desarrollar ese liderazgo nacional nico ni el consecuente liderazgo colectivo. El liderazgo sustituto de origen burgus fue perdiendo cohesin, capacidad de convocatoria popular, fuerza organizada para enfrentar las agresiones militares primero y despus las presiones diplomticas norteamericanas de todo tipo, dando paso a un proceso de declinacin continuada y sostenida de la revolucin. Lo mismo pasara con la revolucin sovitica. La muerte de Lenin la llevara a una lucha de liderazgo por el poder poltico que terminara en burocratismo, hbilmente encubierto por el escolasticismo revolucionario. Siempre alegando defensa de los principios marxistas a los cuales agregaleninismo desde entonces. As fue cmo la primera revolucin social america na y probablemente del llamado mundo occidental, Haba fracasado el empirismo americano represen xitos sociales y econmicos de la evolucin sovitica empezaron a ser reconocidos por las clases explo devino paradigma ideolgico universal de partidos y movimientos revolucionarios y progresistas del mun do. Una nueva cultura revolucionaria haba nacido, en centrismo. El mundo revolucionario adopt entonces la denominacin obrera para la clase explotada. El eu rocentrismo se haba impuesto de nuevo. Le correspondi a Nicaragua unir ambos conceptos con la primera guerra de liberacin nacional en Amrica de el inicio de su lucha, en efecto, Sandino dej clara la sentencia histrica de que slo los obreros y campe. Usando ambos conceptos, sin embargo, desde el punto de vista de la Raza, del mestizaje, y no desde la sociologa europea. Es cierto obreros y campesinos aunque estos ltimos muy disminui dos, como clase tutelada. Finalmente tambin la clase obrera se ampliara a todo el espectro social y termi nara en esas condiciones. Toda la poblacin sovitica terminara siendo tutelada por el Estado. No se universaliz esta sentencia de Sandino en la regin porque su pensamiento doctrinal tampoco logr trascender las fronteras de Nicaragua. An ahora, a principios de siglo veintiuno y a pesar de los ingentes esfuerzos de la revolucin sandinista, su pensamiento contina en limbo. No forma parte sustantiva del pensamiento poltico latinoamericano. Sandino contina siendo asumido en Amrica slo como el hroe militar nicaragense que derrot a Los Estados Unidos con un pequeo ejrcito loco (de amor), en la feliz expresin A pesar de esta ignorancia, Sandino cal en el inconsciente colectivo americano. A partir de su triunfo

PAGE 27

27 se extendi en Amrica la revolucin de liberacin nacional con las mismas categoras que l conjug en su propio proyecto poltico-ideolgico: nacionalista, antimperialista, democrtico, unionista (en su caso: moraznica en Centroamrica y bolivariana en Amrica), internacionalista. Todos ellos en el marco de la defensa de la Constitucin y las leyes, segn l crey en su momento, y que despus transform en objetivo histrico de la guerra de liberacin nacional.2. Revolucin LiberacionistaEs cierto, las condiciones coyunturales universales eran propicias para todo el mundo. No slo para Amrica. Permitiendo tambin la emergencia de la revolucin de liberacin nacional en el resto de los pases del Sur. Haba sido derrotado el fascismo en Europa y en Asia con el invaluable aporte de la URSS, acrecentando as su imagen paradigmtica entre los movimientos revolucionarios del Sur. Se haba conso lidado el liderazgo del segundo Roosevelt en Estados Unidos con innegable proyeccin en el mundo y en el Continente aunque despus abjuraran de l los lderes occidentales, incluidos los norteamericanos. El papado se hallaba debilitado, cuestionado por sus compromisos Por su propio nivel de desarrollo, en Amrica la re volucin de liberacin nacional se inici con la idea de Costa Rica) propia de las posguerra mundial segunda. Luego vendran la revolucin socialista en Cuba con el liderazgo de Fidel Castro, y la primera revolucin de orientacin socialista en Nicaragua con el lideraz go del Frente Sandinista, y posteriormente de Daniel Ortega. Ambas eminentemente liberacionistas. Pero tambin se dio en Argentina la modalidad del justicialismo a favor de los descamisados bajo el liderazgo de Juan Domingo Pern y ms concretamente de su esposa Evita. Y posteriormente el intento socialista chi leno por la va electoral con Salvador Allende. Excepto la cubana y en cierta forma la nicaragense (porque a partir de 2007 est intentando remontar la circunstancial derrota electoral de 1990 y las secuelas econmicas de ms de treinta aos. La revolucin sandinista triunf en 1979 en medio de una profunda crisis econmica an no valorada producida por el terremoto la abierta agresin externa dirigida por Estados Unidos que provoc una destruccin valuada en diecisiete mil gobiernos que siguieron a la derrota electoral del FSLN en 1990 desmantelaron todos los avances econmicos de la revolucin, a un costo todava no estimado pero gigantesco) todas las revoluciones fracasaron. No estaban preparadas para manejar las contradicciones internas, siempre potenciadas por Washington. No valoraron la contradiccin antagnica ancestral con el imperialismo norteamericano. Algunas de esas revoluciones hasta tuvieron expectativas de apoyo norteamericano. Era la poca de la democracia poltica como panacea, del democraticismo. Ignoraban la historia. Ignoraban que tantito as, como sentenci el Che. A la revolucin cubana le corresponden todas las primicias. Tanto que parte en dos literalmente la histo ria de Amrica y del Sur, incluso del mundo por la lucha occidental por exterminarla. Ella inaugura e ilumina la nueva revolucin por la segunda independencia de Amrica, de orientacin socialista. Por sus inmensos xitos sociales en todos los mbitos y para todos los estratos sociales, incluidos la historia y la cultura. Por su gigantesco salto cualitativo en su desarrollo cientnorteamericana que persigue liquidarlos. Por su acer tado manejo de la coyuntura global y de las contradic ciones estructurales, geopolticas, con el imperialismo norteamericano. xitos reconocidos por los organismos polticos universales y por los gobiernos que las forman. En ms de cincuenta aos Washington nada ha podido contra Cuba. Un ejemplo viviente del nuevo liderazgo revolucionario. El mismo que inaugur Bolvar: liderazgo nico sustentado en un amplio y Con el liderazgo nico de Fidel y sin las traiciones estratgicas que sufri Bolvar, a la revolucin cubana le lo propuso el Libertador. Objetivo asumido en la tarea de promover la unidad revolucionaria activa de los pueblos del Sur. Literalmente: Amrica, frica, Asia, creando instituciones propias y reorientando las existentes de los 77, y apoyando la liberacin de frica desde 1962 en Argelia. En el acierto de sus posiciones en el campo

PAGE 28

28socialista mundial, comprometindolo activamente con los movimientos revolucionarios del Sur en contra de la un contrapeso efectivo en Amrica frente a los gobiernos sometidos al imperialismo por debilidad, o asociados a l orientando a los movimientos revolucionarios americanos y sus respectivos lderes. Igualmente trascendental, a la revolucin cubana bajo el liderazgo de Fidel tambin se le debe la primi cia americana de tamizar los valores revolucionarios valores de la historia-cultura propios. En su caso, el luchas de independencia, y despus con la experien cia propia contra las posteriores dictaduras-tiranas asociadas-dependientes de Washington. Es cierto que frente a las recrudecidas contradicciones antagnicas de los poderes hegemnicos mundiales, que inevitablemente la envolvieron por su cercana con el impe rio, la revolucin cubana se asoci estratgicamente al mundo socialista. No tena otra opcin. Pero sin dejar de ser martiana, cubana, latinoamericana de raz bolivariana. Revisibilizadas y revitalizadas todas estas categoras propias despus de la cada del llamado socialismo real. Finalmente, pero lo ms importante, a Fidel se le debe la reivindicacin plena de la tica como funda Revolucin es sentido del momento histrico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los dems como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos fuerzas dominantes dentro y fuera del mbito social y nacional; es defender valores en los que se cree, al precio mo, solidaridad y herosmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jams ni violar principios ticos; es conviccin profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolucin es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueos de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socia lismo y nuestro internacionalismo (1 de mayo de 2002). Por ltimo, es obligado sealar que igual que de la coyuntura universal de su poca, incluida la de Amrica Latina y El Caribe. Igual que ellos, Fidel ech la mirada al pasado desde la historia, desde la fuen te de sabidura de la historia. De Cuba, de la regin, del mundo, para proyectar su accin hacia el futuro, a mediano y largo plazo. Desde su pequea isla hasta del mundo. Con esta formacin desarroll el ncleo re volucionario cubano, la base de su liderazgo colectivo. mente en su memorable defensa La historia me absol ver A partir de la resistencia indgena, de los movimientos primigenios de los colonos y luego de los criollos, Fidel y la revolucin cubana se inscriben con pleno derecho en la estructura de la historia de la liberacin de Amrica Latina y El Caribe. El hilo conductor de las luchas sociales que ha hecho de Amrica tierra de la liberacin desde hace quinientos aos. Pero tambin desde la experiencia liberadora de otros continentes, incluida Europa. Conforme a ese hilo conductor de la estructura de la historia, estallara la revolucin mestiza. La revolucin por la segunda independencia de Amrica. El ltimo eslabn de la cadena de la estructura social propia de la regin con asimilacin de indgenas y negros, como tanta veces se ha dicho a lo largo de este trabajo.(*) Historiador. Tomado de la Segunda Parte de su libro Las Tres Revoluciones Independentistas de Amrica, disponible en la librera Rigoberto Lpez Prez en Managua.

PAGE 29

29 Equipo tortilla con sal _____________La crisis econmica en los pases de Norteam rica y Europa contrasta notablemente con la situacin en muchos de los pases de Amrica Latina, sobre todo desde una perspectiva socio-eco nmica de la democracia. Por casi un siglo, los pases ricos se han ufanado de la superioridad de su sistema poltico y econmico y han enfatizado especialmente su prosperidad y sus libertades, en trminos de los de rechos civiles y polticos. La abierta tendencia terrorista y fascista de las lites occidentales se aumenta en proporcin inversa al relaticlaridad que la prosperidad occidental siempre ha estado basada en la despiadada explotacin de la mayora del mundo, que reside en frica, Asia y Amrica Latina. Inicialmente, el pillaje fue derecho exclusivo de los antiguos imperios europeos, luego estos fueron acompaados e incluso superados, por Estados Unidos. En un momento de extraordinaria franqueza e inusitada sinceridad, en 2008 el ex Presidente Jacques Chirac coment para la pelcula documental mai Africaphonie (10 de mayo Africafona): Se olvida una cosa... una gran parte del dinero en nuestras billeteras viene precisamente de la explotacin durante siglos de frica. No solamente, pero s gran parte deriva de la explotacin de frica. Entonces, hay que tener un poco de buena fe. No digo generosidad, pero de buena fe, de justicia para devolver a los africanos, dira yo, lo que se les ha quitado... para evitar los peores tipos de convulsin o las dificultades que eso implicara para un futuro cercano. La irona inconsciente del comentario de Chirac es que en el mismo ao que l lo formul, su propia clase oligarca inici una despiadada ofensiva socioeconmi ca contra las poblaciones de los pases europeos. De forma groseramente descarada, las lites occidentales ejecutaron un masivo traslado de recursos pblicos sin precedentes, tanto en Estados Unidos como en Europa, ofensiva demostr de manera contundente la debili dad de las libertades democrticas en los pases occidentales, sometidas a la conveniencia de las lites que los gobiernan. En ese contexto, las revelaciones del espionaje global por Estados Unidos y sus aliados vienen como una nota al pie para demostrar la ya bien documentada hipocresa de las lites gobernantes occidentales. Todo el aparato antiterrorista desarrollado en Occidente durante los ltimos quince o veinte aos sirve tambin para la represin interna. Es la poltica gemela de las de ajuste estructural, ambas desplegadas antes por Occidente contra la mayora del mundo, y ahora impuestas en contra de sus propios pueblos.El ALBA y NicaraguaEn contraste con la desesperacin que prevalece en los pases occidentales, en Amrica Latina se estn desarrollando modelos verdaderamente emancipa dores que ponen nfasis en la satisfaccin de todas las necesidades del ser humano y que tienen como enfoque fundamental precisamente a la persona. Los pases que ms han avanzado en este sentido son los miembros de la Alianza Bolivariana de los pueblos de Nuestra Amrica (ALBA): Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y tiene sus propias caractersticas, pero Nicaragua es un caso emblemtico del modelo que desarrolla este bloque basado en los principios de la solidaridad y la complementariedad. el proyecto sandinista ha realizado un enfoque de sus polticas basado en las personas, en las familias, La democratizacin real de Nicaragua sociedad

PAGE 30

30en la comunidad. Las estrategias y polticas echadas a andar a partir de 2007, han demostrado que enfrentan correctamente las preocupaciones sociales y por lo tanto han brindado amplios resultados en el combate de la pobreza y la recuperacin econmica, han incrementado el empleo y generado un crecimiento con equidad, han abierto nuevas rutas de intercambio comercial, como son los mercados venezolano, eu ropeo y caribeo, que ha redundado en un aumento actividades econmicas, rompiendo viejos diques de la denominada economa monocultivadora. El centro del desarrollo ha dejado de ser el crecimiento econ mico por s mismo, para convertirse en un proceso de aumentar las habilidades y las opciones de la pobla cin de manera que puedan ser capaces de satisfacer sus propias necesidades y generar riqueza que debe Los pequeos productoresEs incuestionable la importancia de los pequeos y medianos productores en la economa nacional. En Nicaragua los pequeos y medianos productores, como sujetos de desarrollo, se constituyen como la Estado en el campo. La pequea y mediana produc cin, incluyendo al campesinado, controla el 70% de la mentos y el 80% del valor bruto de la produccin de los granos bsicos; poseen el 65% de la ganadera vacuna, el 89% de la ganadera porcina, el 84% de las aves. representan el 85% de la Poblacin Econmicamente Activa Agropecuaria (PEAA). A pesar de su enorme contribucin a la economa nacional, fueron marginados durante los 17 aos de gobiernos neoliberales. La promocin de zonas de desarrollo productivo donde se integran comunidades rurales bajo las premisas de identidad e intereses econmicos y sociales, es el punto de partida fundamental para integrar las acciones y los mecanismos de apoyo social y la aplicacin de la poltica agropecuaria y forestal diseada por el Frente Sandinista para la gestin del gobierno. Las polticas econmicas del que el aumento de su produccin es uno de los mecanismos clave para reducir la pobreza, aumentar el empleo y garantizar un sistema de inclusin y solidaridad. El xito de ese modelo en el pas sigue la misma visin que a nivel regional e internacional alcanzan los pases del ALBA, siempre enfocada en el desarrollo del ser humano, de la comunidad, de su entorno y de su pas. Si uno analiza las cifras de produccin en Nicaragua de los ltimos aos, est claro que la estrategia de inclusin implementada por el gobierno del Presidente Comandante Daniel Ortega ha tenido mucho xito. Por ejemplo: 303.7 millones de libras para un crecimiento de 63.1% con respecto a 2006. casi 30% ms con respecto al ciclo 2006-07. quera fue de 24.52 millones de libras, 83% ms que en 2006. nes de leche, un incremento de 27% con relacin a 2006. millones de libras, 47% ms que en 2006. cao equivalente al 1,065% ms que la produccin de 2006. dedor de 3.5 millones de pares en 2013, equiva lente a casi el triple de la produccin en 2005. que el empleo ha aumentado ms de 45% con respecto a 2006, dejando el desempleo abierto en 5.3% de la poblacin econmicamente activa.Acabar con la pobreza deline sus principales polticas sociales en el Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), el cual fue consultado con la ciudadana. El PNDH detalla la po jorar la cobertura y calidad en la prestacin de bienes y servicios de salud, educacin, alimentacin y agua potable. A pesar de los escasos recursos externos disponibles, el Plan contempla mantener la proporcin de gasto del sector pblico dirigido al combate de la pobre za por encima del 40 por ciento y mejorar su efectividad para proteger a los sectores ms vulnerables. Uno de los tres principios fundamentales del moes la seguridad y soberana alimentaria, mediante una mentos para acabar con el hambre y la desnutricin en el pas, sino tambin desarrollar capacidades locales de produccin, almacenamiento y distribucin a pre cios justos, y producir alimentos para la exportacin en los mercados centroamericanos y del ALBA. Lo anterior se lograr, segn el PNDH, a travs de diferen tes programas y acciones. Entre ellos destacan Usura Cero, Programa de Semilla para Siembra, el Programa de (PPA) o Hambre Cero.

PAGE 31

31 El Plan hace nfasis en que las causas del hambre y la pobreza son mltiples y que por tal razn las soluciones tienen que ser integrales, coordinadas y complementarias. Por ejemplo, Hambre Cero no slo va dirigido a mejorar los ingresos familiares (polticas de ingresos), sino que adems pretende mejorar la alimentacin y nutricin de las familias (poltica de necesidades). slo a acciones encaminadas a mejorar la produccin interna de alimentos para optimizar el acceso por par te de los pobladores, tambin hace hincapi en la importancia de complementar esas acciones con otras, como aquellas que garantizan el acceso a tierra, agua y crdito, condiciones que en el caso del programa Los proyectos y programas promovidos por el gobierno han tenido tanto xito porque su enfoque es muy prctico y concreto, en base a la realidad de las familias productoras. Vernica Rojas expone el caso de los pequeos productores de ganado: insisto en la de mocratizacin del comercio exterior. Porque el hecho de que se haya basado en el acopio o consolidacin de lotes de ganado para la exportacin, permiti andar cantidad grande de pequeos ganaderos. Ese impacto positivo ha permitido dos cosas: el mejoramiento del nivel de vida de los productores y una mejor insercin en el mercado interior de este segmento poblacional porque tienen con qu comprar y, adems, les asegur la posibilidad de renovar la calidad del hato. Esos ele mentos son positivos a corto plazo pues venden dos o tres novillos o vaquillas del tamao que requiere el mercado del ALBA y eso impacta automticamente en el productor, en su familia y en su entorno, pues tiene capacidad para mejorar sus condiciones de vida. Pero adems puede ampliar su hato con un programa de retencin de vientres que ha sido impulsado de forma individual por los ganaderos. Han empezado de nuevo el proceso de retener los terneros, engordarlos para sacarlos como novillos y eso permite una permanente del pas. Este es otro elemento importante, pues como hay un mercado abierto, el productor debe pensar Hambre CeroUno de los primeros programas impulsados por el ductivo Alimentario (PPA) que tiene como objetivo la erradicacin de la pobreza y del hambre en las fami lias rurales descapitalizadas. El principal instrumento del PPA es el Bono Productivo Alimentario (BPA), que consiste en la entrega de bienes animales y vegetales, materiales de construccin, asistencia tcnica y capacitacin, los cuales son entregados a la mujer como administradora de los bienes. El Programa surgi como resultado de experiencias de iniciativas similares que desarroll el Centro para la Promocin, la Investigacin y el Desarrollo Rural Social (CIPRES), cuyo coordinador, Orlando Nez Soto, for mul las lneas generales durante 2005 y 2006, es decir, antes de las elecciones que permitieron el retorno del FSLN al gobierno. Nez explicaba entonces que hay una emergencia social, por eso estamos proponiendo este Programa para erradicar la pobreza extrema, el hambre y la desnutricin, as como la falta de agua que es necesaria para el consumo humano, la higiene y la produccin y para proteger el medio ambiente. Segn Nez, durante los 17 aos neoliberales, Nicaragua recibi 500 millones de dlares para combatir la pobreza pero gast 180 millones de dlares anuales en 53 organismos gubernamentales destinaque los pobres aumentaron considerablemente. El gobierno es caro, por eso nosotros proponemos que iglesias, los gremios, etc., explicaba entonces Nez. La conceptualizacin del PPA tiene dos orgenes: la experiencia del CIPRES en la implementacin de un modelo de economa de patio en la comunidad de Lechecuagos, Len, por un lado; y por otro, el Programa Fome Zero de Brasil. El programa est diseado para la recuperacin de los saberes, la autoestima y la soberana alimentaria. Es adems la punta de lanza para el despegue econmico y el inicio para desarrollar las transformaciones sociales ms urgentes

PAGE 32

32del pas: combatir la desnutricin materno infantil, la el empobrecimiento de la poblacin nacional en su conjunto, la dependencia alimentaria de la economa y de la sociedad nicaragense, todos ellos vicios de la economa capitalista y de la sociedad patriarcal. El PPA (Hambre Cero) brinda la oportunidad a las familias campesinas pobres de salir adelante con su trabajo, proporcionndoles bienes y herramientas para producir alimentos que les permitan nutrir se y progresar. El programa tiene una perspectiva de mediano y largo plazo y est pensado para que contribuya al desarrollo econmico del pas: abastecimiento interno de alimentos, ahorro de divisas, agregacin de valor a nuestros productos e incre mento de las exportaciones. El PPA a travs del Bono, impuls la capitalizacin y sostenibilidad de 75,000 mujeres entre 2007 y 2012, me diante una inversin quinquenal de 150 millones de dlares. La organizacin de 1,500 ncleos de mujeres implementando el Bono Productivo constituye la base del miento, servicios conexos e infraestructura de apoyo y encadenamientos de mercado que el Estado dispone en funcin del programa en su nuevo rol dinmico. A partir de 2012, cuando el Programa pasa bajo la PPA se propone fortalecer la produccin de alimentos de autoconsumo en las familias rurales. En una segun da etapa, la meta es comercializar los excedentes en el mercado nacional e incentivar cadenas de produc cin agroindustrial, con el objetivo de darle un valor agregado a los bienes producidos o reproducidos en la unidades de produccin (embutidos, jaleas, etc), todo de fondos revolventes.Tres fases de desarrolloLa estrategia del PPA es la produccin de las especies vegetales y la reproduccin de las especies animales en 3 fases: 1. Entrega de bienes vegetales y animales acompaados de capacitacin tcnica para lograr un mayor aprovechamiento de los bienes junto a capacitaciones sobre tpicos como autoestima, higiene e igualdad de gnero para las nuevas protagonistas que pasan del rol de amas de casa a mujeres productoras. 2. Formacin de ncleos de socias. La agrupacin facilita las oportunidades de acceder a crditos y 3. Creacin de planes de negocios de los ncleos organizados, formulados en consenso con las protagonistas y acordes a las realidades y particularidades de los ncleos. Fruto de esta nueva mirada hacia la produccin de las familias rurales, hay un fuerte incremento en la Sandinista apuntan a articular los bienes producidos en toda la cadena de valor, para mejorar los ingresos del productor y los precios al consumidor. Para lograr un mejor uso y un mayor impacto, el Programa consta de un men de opciones de acuerdo a las capacidades de cada familia, tomando en con sideracin las condiciones fsicas, climticas de cada regin y la capacidad de cada familia protagonista, relacionada al tamao y condiciones de suelo, clima y agua de la parcela o patio que posee la familia: tierra entre 1-10 manzanas, el Plan entrega como bien principal una vaca. manzana, el Plan entrega un bono compuesto por aves, alimento para aves, material vegetati vo y herramientas. des de al menos de manzana, el Plan entrega un cerdo pequeo, aves, alimento para aves y cerdos y material de construccin. Hasta 2012, con el Bono Productivo Alimentario: BID, FAO, Austria, China Taiwn y ALBA. nal, los cuales poseen un Fondo Revolvente de C$ 86,053,485.89 y han logrado alcanzar un nivel de organizacin que los eleva a cooperativas

PAGE 33

33 legalmente constituidas, integradas por 8,376 protagonistas. Se han realizado 26 propuestas de planes de negocios a travs de los Fondos pacin, salud y nutricin animal, alimentacin de verano, gnero y desarrollo, asociatividad, pla nes de negocios, educacin ambiental, frutales y huertos, tcnicas de comunicacin, fondo revolvente, cooperativismo, etc. tregaron 12,361 nuevos Bonos, a la vez que se conformaron 152 nuevos ncleos. Estos ncleos manejan ahorros revolventes por un monto de C$96,169,981. Durante este mismo ao, 1,195 mujeres se graduaron como tcnicamente a otras mujeres protagonistas del Programa. Como efecto del fortalecimiento de las nuevas relaciones sociales en el campo, se conformaron 295 nuevas cooperativas, con lo cual se alcanza la cantidad de 871 cooperativas conformadas desde el ao 2007, a partir de los ncleos del BPA. As mismo, 43 coope rativas de mujeres protagonistas desarrollaron pequeos negocios a travs de la metodologa Ruta de Aprendizaje. La Organizacin de Naciones Unidas para la Alimentacin y la Agricultura (FAO) ha dicho que Nicaragua figura entre los pases que lograron con antelacin los objetivos establecidos por el programa mundial Reto Hambre Cero y disminuir el nivel los aos anteriores, el nivel de pobreza era de ms del 40%, y el de extrema pobreza era del 17,2%; hoy estamos calculando la extrema pobreza en el 7,6%, Experiencias exitosasYamilet lvarez coordina Hambre Cero en el depar tamento de Nueva Segovia y asegura que hay muje tienen ms de cinco vacas. Hay mujeres que se han perfeccionado en la crianza de aves o en las granjas de cerdo, y se han dedicado tambin a la comercializacin de todos los excedentes de produccin. Ha sido un programa muy exitoso. El equipo de tortilla con sal visit en compaia de muchas compaeras expresaron los mismos criterios sobre el xito e importancia del programa para ellas y sus familias. Desde 2007 ms de 7 mil mujeres en el departamento de Nueva Segovia son protagonistas de Hambre Cero. Una de estas compaeras dijo: doy gracias por que nunca me haba salido esta oportunidad. Cuando yo recib las gallinas, yo me sent alegre porque nunca haba podido comprar mis animalitos. Tena dos galli nas y ahora son nueve gallinas que me ponen huevos y me dan ms, y as les cocino un huevito a mis nias. Si yo las reproduzco, ya puedo vender una y tener ayuda para m y mis dos hijas. Le doy gracias al gobierno que es quien se ha preocupado por uno, por los pobres; es una bendicin de Dios que nos vino esta ayudita. Aho ra que recib mi vaquita, la recib con mucho amor y me siento alegre y la cuido mucho, me preocupo por mis animales. Durante un taller de capacitacin de un grupo solidario de Hamlvarez explic que es importanmujeres debido a que somos ms administrativas y tambin porque lo vamos a cuidar, porque es para todo para las de escasos recursos econmicos. Ahora nosotras ya no vamos andar comprando el hue vo, no vamos a comprar la leche, vamos a tener nuestros propios ingresos de la venta de cerdos, y nos ayuda a una mayor seguridad alimenticia de la familia. Nosotros las mujeres somos ms responsables en esta parte. programa recalc el gobierno se ha acordado de no sotras las mujeres, porque en aquel tiempo nosotras ramos pobrecitas y le trabajbamos a los ricos. A las 2 de la maana ya estaba levantada cuidando mozos y desgraciadamente por 30 crdobas diarios. Hoy a nadie le trabajo, trabajo en mi casa gracias al gobierno... en realidad somos madres solteras y trabajamos por cuenta propia, usted sabe que en veces las familias son pobres y no alcanza a darle facilidad a uno. Yo digo que todo eso el gobierno lo ha tomado en cuenta, que ha considerado a nosotras las mujeres solteras y acompa adas, para seguir adelante.Ms all de la vaquitaLa visin productiva del Programa Hambre Cero va mucho ms all de la entrega de animales y bienes. Las mujeres beneficiarias de Hambre Cero ya se han formado en diferentes formas asociativas para unir recursos, desarrollar sus negocios y aumentar su produccin. La experiencia de Rosaura Rugama de la comunil es un ejemplo. Soy una madre sola y tengo a mi hijo con discapacidad, yo no tena la leche que tengo

PAGE 34

34ahora para l. Cuando me dieron la sorpresa de que vena un Bono para mi familia yo me puse muy contenta porque verdaderamente ha llenado muchos vacos que yo tena. Yo le agradezco mucho al gobierno porque no solo a m sino que hay mucha gente sin distingo de colores. Y como mujer me siento valorada, porque me gusta emprender la vida, a pesar de que mis aos ya no me lo permiten. Pero yo no me desanimo, me gusta salir adelante y animar tambin a las personas a que sigamos adelante porque se logre ms. A mis 70 aos nunca haba visto la oportunidad, solo escuchaba decir en otros gobiernos que fulano de tal recipero eran unas personas seleccionadas y que segn ellos podan manejar esa cantidad de animales. Pero como seres humanos todos tenemos la capacidad y el derecho, y hoy en da lo estamos logrando. Quizs el futuro ya no lo voy a ver, pero yo pienso que mi familia se vaya apoderando de los recursos que te nemos como pobres y campesinos, que lo sepamos aprovechar, seguir adelante. La vaca nos estuvo dando siete litros de leche dia rios, con buena alimentacin nos daba hasta ocho, ya cuando estaba por destetar nos daba cinco litros, ya haca la cuajadita de la cena y en el transcurso del da consuma la leche. Cuando no tena esa vaca, tena que pedirle a mi yerno que me diera un vasito de leche y como l tena una vaquita no me lo negaba; ahora ya no, porque tengo la ma. Estamos haciendo nuestro ahorro. Algunas veces mos mensualmente, unas aportan y otras no. Enton ces, an no tenemos la capacidad para formarnos en una cooperativa o en un proyecto pues, pero para no sotros esa es la meta que tenemos, formar una cooperativa, un colectivo, un banquito. Los ahorros nosotros los estamos depositando en el banco. Ah tenemos una tarjeta del banco, que es nuestra, no est a nombre del gobierno, est a nombre del grupo. Cuando no sotros ya tengamos cumplida nuestra meta de ahorro, entonces nosotros vamos a decidir en el grupo, porque somos 37 mujeres, todas estamos entusiasmadas y todas nos queremos. Eso es lo ms bonito, lo ms her moso, porque aqu somos de varias comunidades unidas desde Las Lajitas hasta la Pita, entonces nosotras las mujeres nos relacionamos con otras comunidades y conocemos nuestras vivencias. Y cuando ya tengamos la cantidad, nosotras vamos a retirar ese dinero y vamos a decidir qu negocio vamos hacer, qu es lo que vamos a emprender. El programa es importante porque se nos ha dado un lugar y yo en mi juventud nunca tuve un derecho, ni en el hogar uno tena el derecho de disponer y decir esto lo voy a hacer, y hoy en da una puede decir lo que siente como mujer y lo que quiere. Entonces, yo pienso que es un logro y de eso nos debemos apoderar todas las mujeres porque as hacemos felices a nuestros hijos y les dejamos un legado. la comunidad El Limn en el municipio de Estel, tambin es protagonista de Hambre Cero. Ella explica ms sobre el proceso asociativo promovido por el programa de Hambre Cero donde se trata de for mar grupos solidarios y luego una cooperativa: Ya estamos for madas en cooperativa y somos 20 mujeres, todas somos protagonistas de Hambre Cero. Desde un inicio, desde que nosotros entramos a recibir el Bono Productivo, nos dijeron que nos iban a entregar el cerdo, las gallinas y la vaca, y que entonces el 20% de ahorro iba al banco y con ese dinero cuando terminramos de ahorrar, podamos formar la cooperativa. Entonces nosotras con el 20% de cada mujer tenemos ya ahorrado el total y ya entonces hemos formado la cooperativa. Segn lo que nos han dicho en las reuniones de la cooperativa, es que el ahorro que tenemos ah es para tomar ese dinero y hacer la infraestructura donde vamos a montar la cooperativa, porque nosotros tenemos el proyecto de comenzar con engorde de pollos y entonces de ah tendramos el dinero para hacer la estructura y el solar que nos toca comprar. El gobierno qued de desembolsar 16 mil dlares para la cooperativa, que es una donacin, pero nosotros tenemos que hacer gestiones por otros lados para buscar otros donantes que nos ayuden tambin con la cooperativa. Debemos buscar crditos con intereses bajos para que las socias lo podamos obtener. Ahora ya estamos trabajando con CARUNA. Nosotros estamos viendo que tenemos buenas ventajas porque a travs de la cooperativa vamos a crear divisas, a como nos vienen diciendo en las reuniones, ir aumentando nuestro capital.

PAGE 35

35 Cuando no tenamos el Bono no tenamos ningn recurso, pero cuando ya recibimos el Bono del gobier no ya se mira que uno va haciendo un poquito ms, porque cuando para la cerda yo iba apartando para el 20% y para mi familia, lo mismo haca con la vaca, lo que yo venda con mis terneros ya era para mis gastos, porque yo ahorr mi 20% rpido con lo mismo. Antes de comenzar con el Bono, no tenamos muchos ingresos porque mi compaero poco trabajaba, a ve ces unos dos das a la semana; entonces, con los reales que nosotros hicimos del Bono Productivo, que nos daba la cerda o la vaca, ya lo dejbamos para la fami lia en una mayor parte. Todas estamos entusiasmadas con la formacin de la cooperativa porque vemos que nos va a ir bien.El Programa Usura CeroEl Programa Usura Cero fue creado el 2 de agosto de 2007 y tiene como objetivo principal el crecimiento econmico familiar de las mujeres, organizadas en grupos solidarios, a travs de microcrditos con una tasa de inters del 5%, para el impulso de nuevos negocios o el fortalecimiento de los que ya tienen. Una vez devuelto el crdito, las socias tienen derecho a solicitar otro. El programa propicia la participacin ciudadana, la solidaridad y la ayuda mutua, eleva la autoestima de las mujeres y capacita a las socias para que administren mejor sus negocios y produzcan con mayor calidad. del Consejo de Comunicacin y Ciudadana, explicaba que cuando concebimos este Programa, tuvimos en la mente y en el corazn a las valientes, dignas e injustamente empobrecidas mujeres de nuestro pueblo. Tuvimos frente a nosotros a las miles de mujeres capaces, formidables mujeres que con humo en los ojos, de cocinar, de palmear y echar tortillas, de amasar y envolver nacatamales, de enrollar masas para las crujientes rosquillas, las viejitas; de mover porrones de almbar, dulces, cajetas; de frer con cario la cena de los barrios, la fritanga; de mujeres detrs de los mostradores de las pulperas y las ventas populares; de las mujeres que trabajando de sol a sol en los mercados, las heroicas mujeres nicaragenses, mujeres laboriosas, inteligentes, sometidas y explotadas por la usura, cin. Y digo que las tuvimos en la mente y el corazn, porque slo pensando con el corazn, pods trabajar para unir sensibilidad y mentalidad, cario, racionalidad. Slo as reuns el compromiso social con la funcionalidad econmica y practics entonces la justicia mujeres del pueblo, han sido y son las mejores paga doras y son el corazn de nuestra economa. Somos el vigor de nuestro comercio, de nuestra artesana y pequea industria, la vitalidad de nuestras pulperas, nuestras ventas de vecindario y de mercado y, el alma de nuestra familias y hogares. confa en las mujeres porque tiene sus races, su origen, su proyecto, su misin y su corazn puesto en liberarnos a todos, mujeres y hombres, familias, nios, jvenes, de la esclavitud de la pobreza; liberar nuestras capacidades, reconocindolas y desarrollndolas, no con ms talleres y capacitaciones sin instrumentos o medios de trabajo que les acompaen, sino acompaando capacitacin con medios de rendidor el trabajo de todas. por su exitoso programa de microcrditos en Bangladesh, dice en su libro Creando un mundo sin pobreza, que nosotros observamos que era mejor dar crditos a mujeres empobrecidas que drselo a los hombres, hombres hacen dinero, tienden a gastrselo en ellos mismos, pero cuando las mujeres producen dinero, los nios. Prestar dinero a las mujeres crea un efecto cios econmicos a todas las familias y tambin a toda la comunidad, al pas. Un informe del Programa Usura Cero, bajo la adse han entregado 467 mil 161 crditos a 167 mil 252 socias, organizadas en 77 mil 997 grupos solidarios. Desde su inicio, Usura Cero se implementa en 3 mil 40 barrios de 146 municipios del pas. Las colocaciones ascienden a C$2,591.5 millones en todo el perodo y se realizan a partir de los fondos recuperados diariamente, que corresponde a los pagos efectuados por las socias en las cajas del Banco Produzcamos. En 2013 se recuper directamente de esas cajas, la suma de C$602.4 millones y se otorgaron crditos a 119 mil pos Solidarios. Las colocaciones acumuladas en 2013 fueron por un monto de C$737.1 millones, de las cuaprograma y el 11% con los que dispone la Caja Rural Nacional (CARUNA). Hasta mayo de 2013, 36 mil 212 socias llevan cinco crditos o ms y a partir de ese mes, el monto de los prstamos pas de 5 mil 500 a 10 mil crdobas por cada socia. cree que el esfuerzo solidario entre las socias de Usura Cero es fundamental. Durante un encuentro con

PAGE 36

36 Da Silva les dijo que eso de ser solidarias entre uste des es muy importante, porque lo que hace que este grupo de cinco personas funcione como uno solo, es que comparten la responsabilidad y eso es sumamente importante.La vida les ha cambiadoLas socias del programa tienen absoluta libertad para decidir en qu tipo de empresa van a invertir el prstamo que les entrega el Programa. Ellas casi siem de acuerdo con la regin en la cual habitan y lo que consideran ms viable para aumentar su economa en el menor tiempo posible, con el propsito de pagar cuanto antes al gobierno la deuda contrada. Desde que comenz a implementarse Usura Cero, las socias establecieron o fortalecieron negocios de panaderas, rosquillas, comideras, salones de belleza; ventas de ropa nueva o usada, tiendas de cosmticos, produc cin de tortillas de maz, pulperas o pequeas tiendas de barrio, entre otras actividades. Leonor Corea, directora del programa, explica que la conformacin de grupos solidarios de un mnimo de cinco mujeres y un mximo de diez no pretende justo a las carentes de recursos para que desplieguen sus iniciativas y fortalecer su economa familiar. Algunas compaeras han venido avanzando y tienen ampliado, asegura Corea. Las mismas mujeres protagonistas de Usura Cero dan testimonio de su de comida en Estel y ha de cuatro prstamos del programa, considera que a su familia le sirve porque nos ayuda a levantar nuestro negocio, que es hacer y vender nacatamales. Con los prstamos compro es la coordinadora de su grupo solidario y asegura que estamos bien, estamos al da. No tenemos mora, no pagamos intereses altos. Nos ayudamos todas como grupo solidario. Todas nos ponemos de acuerdo para no caer en mora. Las pequeas tiendas de comestibles son uno de los negocios ms populares entre los que eligen las muje Snchez. Se ha ido aumentando el negocio. Ahora compro un poquito ms. No tena mantenedora, ahora Suyen Espinoza, una de las 590 mujeres que integran los 77 pequeos grupos solidarios en el barrio vender calzado desde mi pequea tienda, y la verdad es que desde que estoy en este programa de crdito me ha ido mejor, he logrado poco a poco venir creciendo, pero no solo econmicamente, sino solidariamen te, porque el programa permite que todas las que lo integramos seamos ms unidas en el trabajo. Carla Esperanza Latino, de 43 aos, tiene cinco hiella puso una venta de aceite y lquido de frenos para vehculos. Tiene seis aos de estar en Usura Cero y ella siente que le ha ido bastante bien. El programa nos ha ayudado bastante. Porque cuando comenzamos las ventas eran pocas. Ahora cada semana movemos unos seis mil crdobas o ms dependiendo como est. A Carla y su familia el programa les ha permitido mejorar su casa y que los nios estudien en mejores condiciones. A Carmen Iras, una educadora de preescolar en Estel, Usura Cero le ha fortalecido econmicamente. Somos un grupo de cinco mujeres. A m me ayud porque vendo fresco y posicles (helados) en la cancha cuando los jvenes vienen a jugar los sbados y los domingos. Nos ayuda porque por ejemplo yo compro mi quintal de azcar, compro en cantidades grandes lo que voy a estar usando. Cero durante cinco aos. Antes de ser socia del programa, cuando acceda a un prstamo los intereses eran muy altos y por ese motivo las ganancias de su pequeo negocio eran muy pocas. Cuando me integr comenc Dios. Desde entonces llevo doce prstamos y dichosamente hemos quedado muy bien con el programa. No hemos fallado. Hemos estado puntuales en nuestras cuotas. Damos semanal el abono pero son cuotas bajas, con facilidades y prcticamente cero intereses. Eso me ha dado la facilidad de crecer. Cuando yo comenc yo tena mi casa prcticamente destruida, el techo era de madera. Somos ocho personas y all vivamos todos, prcticamente ahogados porque la casa era muy pequea y muy pobre. Pero cuando ya entraron mayores ganancias, tuve las condiciones para ir construyendo. De cada ganancia yo apartaba para ir construyendo mi hogar, levantar ms mi negocio. Comenc trabajando con ropa y calzado. Hoy ya tengo una refresquera. Ya son tres tipos de negocio. Compr una mantenedora y mi negocio ha crecido grandemente porque las ganancias dan las condiciones y esto ha sido a travs del

PAGE 37

37 programa, a travs del gobierno que se ha preocupado para que nosotras las mujeres tengamos un crecimiento, un ingreso en nuestras hogares.Mujeres hacia su emancipacinLeonor Corea tambin destaca el protagonismo poltico y econmico de las mujeres. Un aspecto muy importante de la democratizacin, es el rol dirigente que estn jugando las mujeres: ahora ocupan cargos guber namentales relevantes pero tambin en Usura Cero y en el Bono Productivo las protagonistas son las mujeres. Ellas son las que estn impulsando desde sus pequeos negocios la economa y estn dando su aporte para que a nivel nacional mejore la situacin econmica. El compromiso del gobierno del Presidente Daniel en todos los sentidos ha sido fundamental en la estrategia nacional para reducir la pobreza. La periodista Scarlet Cuadra Waters ha visto esta realidad a nivel de base gracias a su trabajo comunitario y educativo en el atrevo a decir que es el poder ciudadano de las muje res lo que se est construyendo. En las reuniones en las comunidades donde hay necesidades y demandas, las primeras en plantear las demandas son las muje res. Las primeras en proponer las soluciones son muje res. La gran mayora de las personas que se convocan para enfrentar una determinada problemtica en su Entonces, si te refers al enfoque de gnero, cuando las mujeres van a las reuniones y participan en la construccin de este modelo, a m me parece que ese es el poder de las mujeres que se est construyendo para el bien de la sociedad, para el bien de los hombres y de las mujeres. Es la fuerza para el ejercicio de la democracia que est pasando ahora a las manos de las mujeres, sin miedo a que se convierta en algn matriarcado, porque tenemos un sentido de justicia social, de equidad inclu so entre los propios miembros de la familia, entre la comunidad, que es muy agudizado, muy evidente. Es importante, porque las mujeres tomamos decisiones. En La Chureca ves a las mujeres tomando decisiones en los temas de la salud, participando en las demias que pueden afectar su comunidad, porque estn en contacto con su realidad. Saben si ha habido caestn con las mujeres, y esa urgencia por ir encontrando soluciones a la problemtica diaria las lleva a ponerse en contacto con los promotores de salud, a ir al centro de salud, a plantear una problemtica y tambin a participar. Eso en el tema de la salud se ve y se vive a diario. Y en el caso del maltrato, de la violencia contra la mujer, de la violencia domstica, las mujeres se dan cuenta de los casos de mujeres maltratadas que hay en la comunidad y tambin informan dnde pueden ir y a quin deben decirlo para que se tomen las acciones. Esa es la realidad de las mujeres en Nicaragua. Cuando vos habls de construir un Poder Ciudadano, un Pue blo Presidente, es un modelo de democracia directa que est en contacto directo con la problemtica, pero tambin busca respuestas en la propia comunidad. Veo la participacin de la mujer como un elemento activo e importante para la construccin de ese modelo del Poder Ciudadano, que no lo veo para nada alejado de la realidad de las mujeres. Lo veo construido por muje res con un sentido de equidad, con un sentido de justicia social, con una lgica y una capacidad casi natural de el modelo del Poder Ciudadano se construye y se revitaliza con la participacin de las mujeres, sin lugar a dudas.Revolucin en la Costa CaribeLa Costa Caribe representa el 46% del territorio nacional, 43% de los bosques de Nicaragua, 35% del produccin pesquera y 60% de los recursos minerales. La base del modelo de autonoma es la comple mentariedad y responsabilidad social compartida entre las distintas autoridades que interactan en el Caribe, donde los gobiernos nacional, regional, muni cipal y territoriales-comunales asumen un conjunto de intereses y un curso de accin concertado y articulado a travs de la Estrategia de Desarrollo de la Costa Caribe. Los pueblos indgenas y afrodescendientes y sus estructuras comunitarias y regionales trabajan juntos con el gobierno para garantizar la integridad tanto de sus territorios como de su cultura. El secretario poltico del FSLN en la RAAS, Johnny Hodgson, explica: Hemos estado trabajando para cambiar el modelo y estamos sustituyendo el antiguo que se bas en slvese quien pueda con un nuevo ba sado en la solidaridad y el amor al prjimo y esto nos Costa Caribe. Es una herramienta muy importante porque es la primera vez en nuestra historia que tenemos una estrategia de desarrollo del ser humano. Trabajamos para desarrollar las personas y no solamente las cosas. Y la esencia de esta estrategia es que viene desde adentro. No es que vino alguna gente de Estados Unidos o de Inglaterra o de Espaa o de algn otro lugar para hacer esta estrategia. Nosotros mismos la hemos diseado en base a nuestras prioridades, con quince diferentes programas que estamos implemen tando y sacando buenos resultados. El primer programa de esta estrategia tiene que ese programa incluye una cantidad de proyectos entre

PAGE 38

38los cuales est el de titulacin de la tierra y de la pronicin del territorio de la Costa Caribe, de toda la tierra que ser manejada por el modelo de la propiedad co munal, que es tradicional entre los pueblos indgenas y algunos de los pueblos afrodescendientes. Tenemos contemplado demarcar los territorios indgenas. Este es uno de los primeros cambios que he que nuestra gente jams va a perder sus tierras. Hasta ahora hemos tenido un tipo de propiedad que es ms de acuerdo con el tipo mestizo, que es de manera individual, que no es mala, pero es la cultura de los mestizos, mientras que la cultura indgena y afrodescendiente es ms en armona con la propiedad comunal. Un informe de marzo de 2014 de la Secretara de la Presidencia para la Costa Caribe reporta que: genas y afrodescendientes, los que estn integrados por 301 comunidades que abarcan una yendo as el derecho ancestral a 211,041 habitantes y 35,174 familias. De los 21 ttulos entregados, 15 han sido debidamente inscritos y entregados. Quedan por titular el territorio de matriz Indgena Tasba Pri, ubicado en la RAAN y dos reas complementarias en la Zona del R gimen Especial AWB en los territorios indgeSauni Bu. cin del sistema indgena consuetudinario comu nitario con el sistema de justicia estatal, donde se iniciaron cursos para mejorar el manejo escrito y nes, trmites y atencin que se da al pblico en el Complejo Judicial de Bilwi. Han sido nombrados las regiones autnomas que pertenecen a los distintos pueblos indgenas y afro descendientes; se realiz el nombramiento de la Defensora Pblica de los Pueblos Indgenas y Afrodescendientes de Nicaragua; se han nombrado defensores/as mestizo, en todos los municipios de las regiones autnomas con presencia indgena. servar la Reserva de Bosaws. ce de la frontera de colonizacin, respetando la institucionalidad territorial. rios pblicos involucrados en la emisin de documentos ilegales de propiedad a favor de terceros en territorios indgenas; y procesos legales a traficantes de tierras y madereros ilegales. bosques comunitarios voluntarios y se les dot de herramientas y equipos. Climtico, adaptacin y mitigacin.Economa caribea el rea de siembra de palma africana en un 42%, contando actualmente con 10 mil hectreas ductores y productoras. cultivo de cacao en los municipios de Siuna, Bonanza y Rosita. RAAS que estn en proceso de produccin y de sarrollo, y se establecieron 106 hectreas ms comunitarios/as. cer en tiempo y recursos a los usuarios y a tener un mejor control de cada una de las operaciones forestales en el territorio. produccin de 1.77 millones de plantas y se capacitaron a 456 personas; en la sub-sede del Banco de Semillas Forestales en Bilwi se adquirieron tez, Pino y Cedro Real. 14.5 millones de libras y el volumen de produc cin exportable ascendi a 11.89 millones de libras generando un ingreso de US$63.5 millones. nu avanzando en el mantenimiento y mejoras de las principales rutas troncales del Caribe: Blanco; Siuna-Waslala, en la construccin de la Waspado-Karola en El Tortuguero.

PAGE 39

39 la pista area de Corn Island y el aeropuerto de rdromos municipales en el tringulo minero. 2,408 hogares de 17,056 nicaragenses; se instadesde Waspam hasta el Boom; Sandy Bay Nor te y Acabar en Bilwi; y se mejor el sistema de generacin y distribucin en Corn Island y Little Corn Island. sector minero de la Costa Caribe ha sumado los US$42.5 millones: BOROSI (US$15.11 millones), dustrial genera alrededor de 4,500 empleos directos y 9,000 indirectos. seros, quienes estn asumiendo e implementando buenas prcticas sociales y ambientalmente seguras en alianza con la empresa privada. Al impartir talleres de seguridad en el trabajo, cuido del medioambiente, aplicacin de tecnologa y medios para optimizar recursos, en sitios donde se han instalado planteles de procesamiento mineral para recuperar el 80% del mineral a extraer.El modelo econmicoEn el corto plazo, los modelos de produccin agrcola, familiar y comunitaria en el Caribe se centraran, por ejemplo, en cultivos de ciclo corto, como granos bsicos y hortalizas. En el mediano plazo, los modelos promoveran ingresos adicionales a travs de cultivos perennes (por ejemplo, cacao, bamb, hule, maran, etc.) y de introduccin de semillas de alta calidad y material gentico, adems de la inversin en almacenamiento post-cosecha y procesamiento de productos agrcolas. Por ltimo, a largo plazo, los modelos de produccin agroforestales garantizaran la sostenibilidad del medio ambiente y el establecimiento de especies maderables endmicas locales de la RAAN y la RAAS. Estas acciones se acompaarn con la rehabilitacin de centros de desarrollo tecnolgico (es de cir, incubadoras) y la construccin y modernizacin de fincas experimentales, para reforzar las capacidades regionales en investigacin y generacin de tecnologas apropiadas adaptadas localmente para los cultivos de bosque tropical. La propuesta tambin incluye la ampliacin y profundizacin de la educacin alimentaria y nutricional, que es un tema transversal del PNDH. En este aspecto se comple mentaran las actividades en curso para aumentar la nutricin de los escolares y promover el consumo de productos locales. pactos positivos en el desarrollo agrcola y de seguri dad alimentaria y nutricional en la Costa Caribe, sino tambin porque representa el mayor esfuerzo para detener el avance de la frontera agrcola en los territorios originarios y afrodescendientes de la Costa Caribe. Con respecto a los patrones productivos en los teministerio de Economa Famliar, Cooperativa y Aso de Desarrollo de la Costa Caribe que es parte del Plan Nacional de Desarrollo Humano que se llama Proyec to Nicaribe, cuyo eje fundamental es consolidar la insercin de las familias indgenas y afrodescendientes en el proceso productivo nacional, fortaleciendo el r gimen de las capacidades autonmicas de los gobier nos territoriales, comunales y regionales. 12 mil familias, de acuerdo con una metodologa que tiene que ver con qu cultivo se adapta en cada lugar, qu es lo que se produce y cmo esas familias potencian esas posibilidades desde su propio protagonismo. Tambin est por iniciar un proyecto de cacao en y otras entidades de la cooperacin. Este programa asigna US$33.7 millones de dlares para ejecutar en la Costa Caribe un proyecto de fortalecimiento de las

PAGE 40

40capacidades productivas en el marco de la soberana y la seguridad alimentaria, y agregacin de valor. Otra iniciativa relevante es el proyecto de mejoramiento de competitividad de la cadena de cacao para ingresos familiares de los protagonistas y generar empleos por medio de una cultura en sistemas agroforestales sostenibles y promoviendo la equidad de gnero. Nicaragua tiene posibilidades realistas de integrar por medio de la construccin del Canal Interocenico y sus proyectos vinculados, tales como los puertos de aguas profundas, nuevos aeropuertos, el ferrocarril, el oleoducto interocenico y toda la infraestructura correspondiente. Alrededor de esos mega proyectos transformadores, todos los procesos de la democrati zacin de la economa se van a consolidar y profundi para lograrlo. Como escribe Orlando Nez Soto: Donde estn las mayores esperanzas para salir al Atlntico es en el tan soado Canal Interocenico, el que no solamente unira ambos ocanos, sino que por su envergadura, sera una de las obras, por s sola, capaz de lograr un despegue duda que un canal de tal dimensin funcionara como una locomotora no solamente para la economa nicara gense, sino tambin para la economa de la regin mesoamericana y caribea. Articular la economa nacional a travs de rutas y puertos interconectados entre ambas costas dinamizara el comercio nacional e internacional y tendra un efecto multiplicador sobre el desarrollo econmico nacional. Salir al Atlntico en estas condiciones posibilidades para que la mayora de la poblacin nicara gense salga de la pobreza.ConclusinLos complejos procesos de emancipacin sociales y econmicos liderados por el Frente Sandinista de Liberacin Nacional se basan en una visin de genuina democracia. Esa visin consiste en un conjunto de ideas sobre la liberacin humana que van mucho ms all de la escueta e interesada interpre tacin de la democracia abogada por el capitalismo liberal occidental. Fidel y Chvez es de una democracia integral y profunda. Es una visin enfocada en la persona, una que comprende todo el potencial y todas las necesidades del ser humano. El Presidente Comandante Daniel Ortega ha ganado una enorme autoridad moral debido a los resulta dos tangibles del proceso revolucionario que lidera y equipos de gobierno y del partido, Daniel ha coordinado un colectivo totalmente comprometido con el diseo e implementacin de un programa de desarrollo te democrtica y revolucionaria que es comn a todos los procesos emancipadores nuestrocaribeos. A nivel regional y continental lo que ha logrado el gobierno del Frente Sandinista constituye otro paso Amrica Latina y el Caribe, mientras el model capitalista de Occidente se encamina al feudalismo.

PAGE 41

41 Padre Miguel dEscoto Brockmann* __Es para m un verdadero honor y privilegio estar aqu reunido con ustedes en esta oportunidad para celebrar con alegra la restauracin hecha or, tambin artista, de los excelentes murales revolucionarios pintados por la Brigada Panamea Felicia Santizo en 1979. Se trata de unos murales realmente maravillosos que tienen como tema la heroica lucha en esa gran revolucin que conmovi al mundo en todos los rincones del planeta y que trajo esperanza a los ms pobres, desposedos, marginados y explota dos esperanza de que las cosas podran cambiar si nos lo proponamos y que haba que seguir soando y luchando, unidos y sin claudicaciones. A m se me ha pedido que participe en esta celebracin hablndoles de la espiritualidad de los nicaragentar la celebracin del 35 aniversario de la Academia de nes sobre espiritualidad. Digo esto porque es evidente que sin espiritualidad, sin un compromiso profundo con el bien comn, no hay, no puede haber, revolucin. Para entender mejor lo que estamos diciendo me parece til comenzar hablando un poco sobre el proceso evolutivo csmico y, en particular, sobre el proceso evolutivo humano es decir la cada vez mayor evolucin o humanizacin de la personas. Edward O. Wilson considerado como el principal de los discpulos contemporneos de Charles Darwin y uno de los Universidad de Harvard, nos dice que el proceso evolutivo humano es algo que va sobre tres carriles para lelos y simultneos.Tres carriles evolutivosUno de esos carriles en el proceso evolutivo huma no es el que tiene que ver con el desarrollo fsico, biolUn segundo carril paralelo y simultneo es el del desarrollo de la imaginacin artstica creativa relacionado siempre con la bsqueda de la belleza, que no es ms que la expresin fsica del bien comn, y de la ar mona que debe existir en toda la creacin. Aristteles, en este sentido, nos deca que la belleza es la tranquilidad del orden, es el caos convertido en cosmos. El tercer carril paralelo, simultneo e igualmente indispensable, en el desarrollo evolutivo humano es el de la espiritualidad. Sin espiritualidad, el hombre, hecho a imagen y semejanza de Dios, se convierte en monstruo, en un ser motivado solo por la codicia de lo material, egosta, individualista y presto siempre a cometer cualquier crimen para satisfacer sus aspiraciones, sean estas la de lograr un control total y absoluto sobre el planeta Tierra, su atmsfera y espacio extra terrestre o para hacerse de todos los recursos naturales necesarios para el logro de un mal entendido desarrollo. Basta recordar la triste experiencia de Albert Einstein, y de la humanidad en su conjunto, cuando pirituales, opt por compartir su descubrimiento de la teora de la relatividad. Pensaba Einstein que la tecnologa la podra utilizar para el bien comn de la humanidad y se encontr con que el imperialismo la el asesinato de seres humanos mediante la fuerza ge nerada por la bomba atmica. Sin espiritualidad, el cosmos retrocede al caos, a la destruccin, a la indiferencia y a la bestializacin de las personas, con perdn a las bestias, ya que estas matan solo para sustentarse o defenderse. Cabe, por lo tanto, preguntarnos qu es espiritualidad. En primer lugar, lo obvio. Espiritualidad tiene que ver con espritu que es lo contrario a materia o al ma terialismo. Los seres humanos, desde los tiempos ms Espiritualidad del pueblo nicaragense ideologa

PAGE 42

42remotos, se han percatado, han sentido, que hay una gran fuerza amorosa subyacente en toda la creacin. Algo que es la causa y la razn de todo cuanto existe y que es digna de reconocimiento, alabanza y ve neracin. Esta intuicin humana es la que dio origen y mantiene lo que conocemos como religin. Las reli giones son expresiones culturales en respuesta a esta intuicin; formas de venerar, dar gracias, suplicar, adems de ensear preceptos. Por eso es natural que entre ms culturas ms religiones existan; y stas a su vez son el meollo de las diferentes culturas. Nosotros no nos cansamos nunca de decir que la diversidad cultural es tan importante para el mundo como la diversidad biolgica. La homogenizacin que es tan buena para la leche, es mortal para la cultura. Pretender que haya una sola cultura y, por lo tanto, una sola religin, es parte esencial de la perniciosa agenda imperialista, que, no sera la primera vez, se disfraza de imperativo religioso para extender su poder. La misin de Jess en este mundo no fue la de crear una nueva religin o una nueva iglesia. Ya haba ambas cosas. En todo caso l era judo y muri como judo. Su iglesia, por decir as, era una iglesia vende patria y pro-imperialista. El sumo sacerdote, es decir, la autoridad eclesistica suprema de Jess, era nada menos que Caifs, personaje emblemtico de lo que, en idioma bblico, llamaban ramera o meretriz, personajes que se acostaban con el imperio para provecho personal contra los intereses y derechos del pueblo. El jefe de Estado y de gobierno de Jess era nada menos que otras rameras, a los que Sandino llamaba peleles.Bandoleros y antiimperialistasEn tiempos del divino y humilde Nazareno, podra mos pensar que un 95% de los galileos era antimperia lista, aunque no se pusieron nunca de acuerdo en una forma nica para defenderse. Haba entre ellos gue rrilleros, la mayora. Su gran lder era Barrabs, muy querido por la gente. Entre los seguidores de Barrabs lados de Jess. Bandoleros, como se acostumbraba llamar a los antimperialistas que optaban por la lucha armada para defender su intereses y derechos. Jess, nuestro Seor, no solo era antimperialista como lo eran casi todos los galileos. Era, como Hugo Rafael Chvez Fras, San Chvez de Amrica, muchas veces dijo: el primer gran revolucionario. El revolucionario no solo est en contra de algo, tiene siempre una propuesta alternativa que es el objeto de su lucha. La misin de Jess en este mundo era proclamar la presencia del Reino de Dios en la Tierra en contrapo sicin al imperialismo. El mensaje de Jess era, por lo tanto, 100% poltico. Reino implica un sistema de gobernanza, la forma en que nos relacionamos los unos es poltico. Pero, al mismo tiempo, el mensaje de Jess era 100% religioso, pues al decir de Dios quiere decir la forma en que Dios quiere que nos interrelacionemos. No obstante ha tomado 1.700 aos para que la iglesia dijera que para ser cristiano haba que ser revolucionario y que uno que no es revolucionario no puede ser cristiano, seguidor de Jess. Qu implica esta tardanza de parte de la iglesia que siempre fue y sigue, mayoritariamente, siendo que Jess predic cuando con su ejemplo y su palabra nos proclamaba la presencia del Reino de Dios entre nosotros, eran igualdad, justicia, noviolencia, amor, compasin, misericordia, perdn, solidaridad, antimperialismo y anti-capitalismo, para usar una palabra dos. Todos estos principios eran inmensamente provocadores y daban una fuertsima estocada en la propia mdula del sistema dominante. Por proclamar estos principios y valores, Jess fue da para los antimperialistas. Hubo das en que se llevaexistido castigo ms inhumano y degradante, no solo por el hecho del inmenso sufrimiento fsico que ocasionaba o porque eran expuestos totalmente desnu dos. Lo ms grave y degradante es que se les negaba una digna sepultura y eran dejados para ser devorados por perros y zopilotes. Si el amor es el epicentro de la espiritualidad, para comprender esto mejor valdra la pena sealar cul es lo ms opuesto al amor. Contrario a lo que muchos pu dieran pensar, lo ms opuesto al amor es la indiferen cia a la suerte de los dems, incluyendo a los que como enemigos se comportan contra nosotros.El amor es la leyLen Tolstoi (escritor ruso que vivi entre el 9 de septiembre de 1828 y el 20 de noviembre de 1910) que se dio al trabajo de estudiar minuciosamente todas las grandes religiones del mundo nos dice que el amor es una ley muy importante en todas ellas menos en el cristianismo. Explica esta aparente irona dicindonos que el amor no es una ley para los seguidores de Jess, es la ley, la nica, no una de tantas. Esto es lo que per mite a San Agustn decir: Ama a Dios y haz lo que t quieras. Si amamos a Dios de verdad nunca actuara mos contra los principios del Reino que l proclam y que arriba enumeramos. En un gran esfuerzo de sntesis, Tolstoi nos resume todos estos principios y valores de Jess en lo que l

PAGE 43

43 llamaba la ley suprema del amor que no admite de excepciones ni exclusiones por la razn que fuere. La espiritualidad es no solo proclamar que creemos en estos valores consiste en vivirlos, y de hacer de esa vivencia nuestra razn de ser, la razn de nuestras vidas. En cuanto a religin, los nicaragenses somos ma yoritariamente cristianos, pero la verdad es que cuando el mensaje de Jess viene a Nicaragua trado por los misioneros espaoles y sumamente alterado por el mal ejemplo de los colonizadores, el Espritu Santo ya haba venido mucho antes a nuestros pueblos originarios y ya nos haba adelantado bastante de lo que sera ms tarde el mensaje de Jess. Los misioneros, antes y ahora, siempre debieron y deben estar conscientes llegara a algn lugar, el Espritu Santo ya haba llegado y permanecido. La labor misionera debi siempre haber sido una tarea de doble va la de escuchar prime ro, qu es lo que el Espritu Santo ya haba revelado a aquellos donde llegaba el misionero y compartir lo que l lleva a manera de complementacin. En el caso de Nicaragua es importante recordar que el ser humano apenas llega a Amrica (norte, centro, sur y Antillas) hace unos 15 mil aos, es decir, unos 5 mil aos antes de la revolucin neoltica y el inicio de la aldeizacin, cuando el homo sapiens comienza a abandonar su vida nmada y opta por la vida seden taria cuando descubre la agricultura. La historia del haber sido hace no ms de unos 8 mil aos, pues Can era agricultor. El fenmeno que ms marc la espiritualidad de los pueblos originarios mesoamericanos (de todo lo que hoy llamamos Centro Amrica, ms los cinco Estados la serpiente emplumada, como se le llam a este miste rioso personaje que, en una noche oscura, el viento y el rica. De lejos, a la luz de la maana, al rayar el sol, pareca una serpiente emplumada y de ah su nombre. Pero el caso es que, de repente, al acercarse ms la gente y poder ver mejor, la serpiente emplumada se convirti en hombre, blanco, peludo y barbn y estaba all desnudo, tirado en la playa y amarrado a un leo. Al ser preguntado sobre quin era y de dnde ve na l dijo: yo soy Quetzalcatl. No s cul fue mi Tierra. Tan solo s que vengo del rumbo dnde nace el sol. Vengo a hacer mejor a esta Tierra y as hacerme mejor a m mismo. Lo primero que deseaba ensear, y lo hizo con toda vehemencia, provocando un gran disgusto e seres humanos. No es sangre lo que Dios pide. Es el mrito lo que Dios aprecia. El mrito de dar lo propio, lo ntimo, sin pedir nada a cambio. Ustedes siguen el orden del mundo, yo represento otro distinto Los que oan a Quetzalcatl fueron admirndolo ms y ms y llega ron hasta pedirle que l fuera su Dios y l respondi diciendo que l era solo un hombre y pecador porque no siempre haba obedecido a Dios. Solo hay un Dios les dijo Quetzalcatl, el que cre el cielo y la Tierra y todas las cosas. l es nuestro Padre y Madre. Yo no lo doy a l. l est en todas partes. Lo nico que yo les dar ser una cruz, la labrar y la plantar como el rbol del Universo con los brazos abiertos al amor y al dolor. He tratado de hacer un resumen, lo ms escuetamente mensaje de Quetzalcatl.Lpez Portillo y Quetzalcatl gran amigo de Nicaragua y de su Revolucin Popular Sandinista, admirador de nuestro Comandante Presidente Daniel y con quien este su servidor, siguiendo orientaciones de Daniel, tuvo el privilegio y gran honor de forjar una linda y estrecha amistad, le debemos el relato ms completo existente sobre Quetzalcatl. Para su maravilloso libro sobre el tema, Lpez Portillo se basa fundamentalmente en las fuentes ms conocidas: Historia de las Cosas de la Nueva Espaa, de Fray Bernardino de Sahagn; de Torquemada; Cdice Borgia; Historia Antigua de hace amplio uso de las obras bsicas de su padre, el Ingeniero Jos Lpez-Portillo y Weber. suales reuniones extendidas, nunca interrumpidas, y siempre a las 6:00 p.m. en Los Pinos que, por instruc ciones de nuestro Comandante Presidente Daniel, a quien tena el honor de servir como Canciller, sostena con el querido Presidente Lpez Portillo. Recuerdo con mucha precisin que en la mesa cafetera, alrededor de Padre Miguel dEscoto y el pintor Sergio Michilini.

PAGE 44

44la que nos sentbamos a conversar sobre los ltimos acontecimientos en la lucha sandinista contra la dictadura somocista, mantenida por los gringos, don Jos tena cinco imgenes de Quetzalcatl. Una la recuerdo como de alabastro, otra de bellsima obsidiana y una tercera de nix. Sobre el tema de estas lindas piezas de arte conversamos ms de una vez. Yo tambin haba sido gran admirador de Quetzalcatl desde haca muchos aos y eso fue una coincidencia providencial que ayud a estrechar an ms nuestra amistad. Recuerdo que le cont una vez que, a los pocos aos de haber sido ordenado sacerdote, ped a mi me bordara una estola con la imagen de Quetzalcatl. Quisiera que, cuando llegue el momento, me enterra ran con esa casulla y esa estola. Alrededor de esa mesa cafetera dnde estaban las actualizado sobre nuestra lucha en Nicaragua. Tam bin se iniciaron all las conversaciones sobre lo que ms tarde se convertira en Contadora y, ms tarde de Centro Amrica. La espiritualidad del pueblo nicaragense tiene sus ms remotas races en lo que el Espritu Santo nos ense a travs de Quetzalcatl como una especie de anticipo de las maravillosas enseanzas de Jess, el huen quien se produce la encarnacin del Hijo, segunda Persona de la Santsima Trinidad, en lo que solo pode mico en el proceso evolutivo de la creacin desde el big bang hace unos 13.700 millones de aos. Para cuando el mensaje de Jess llega a Nicaragua, lo que hoy se da en llamar la paganizacin de la iglesia, estaba ya muy avanzada. El mensaje de Jess ya haba sido severamente tergiversado por una iglesia proimperialista que pretenda reemplazar a Jess como centro de nuestra espiritualidad y religin y, de hecho, en su arrogancia tambin pretenda anular al Espritu Santo, pues pensaba que ya saba todo, y todo ya lo haba encapsulado en sus dogmas y no reconoca la ac religiones o profetas.El sermn ms valienteNo obstante, en Nicaragua tuvimos la suerte de or la voz del propio Fray Bartolom de las Casas con tando lo ocurrido el 21 de diciembre de 1511 en Santo Domingo, capital de la actual Repblica Dominicana, probablemente haya sido el ms valiente cristiano, y fuerte sermn jams predicado en la historia de nuestra Amrica Latina y el Caribe. La situacin objetiva, el mal trato que los pueblos originarios reciban de los colonizadores, lo ameritaba. La iglesia an no haba logrado ahogar totalmente las voces de protestas profticas que, como consecuen cia de aquel sermn, resurgiran en la persona de Fray Bartolom de las Casas, cura encomendero, uno de los presentes ese 21 de diciembre, quien escuch el ser mn y fue convertido por Fray Antonio. Ese clebre sermn tambin tuvo que ver con mi propia ordena cin sacerdotal 450 aos despus. gistran que aquel 21 de diciembre Fray Antonio subi al plpito, dio un golpe seco y sonoro sobre l y lanz sus frases revolucionarias, como un grito de protesta contra la opresin de los indios y en pro de su plena libertad como verdaderos hombres con sus derechos naturales, iguales a los de los otros hombres, e, igual que ellos, hijos de Dios y dignos de la caridad de Cristo, que redimi con su sangre por igual a todos los humanos. stas son sus palabras centrales, imborrables, que se han repetido en todos los idiomas durante quinientos aos: Para daros a conocer (estas verdades) me he subido aqu yo, que soy la voz de Cristo en el desierto de esta isla. Y, por tanto, conviene que con atencin no cualquiera, sino que con todo vuestro corazn y con todos vues tros sentidos, la oigis; la cual voz os ser la ms nueva que nunca osteis, la ms spera y dura y espantable y peligrosa que jams no pensasteis or... Esta voz es que todos estis en pecado mortal, y en el vivs y mors por la crueldad y tirana que usis con estas gentes inocentes. Decid, con qu derecho y con qu justicia tenis en tal cruel y horrible servidumbre a cuestos indios? Con que autoridad habis hecho tan detestables guerras a esta gente, que estaban en sus estas tierras mansas estragos nunca odos, habis consumido? Cmo los tenis tan opresos y fatigados, sin darles de comer ni curarlos en sus enfermedades, que de los excesivos tra bajos que les dais, incurren y se os mueren, y, por decir mejor, los matis por sacar y adquirir oro cada da? Y qu cuidado tenis de quien los doctrine y conozcan a su Dios y creador, sean baptizados, oigan misa, guar stos no son hombres? No tienen nimas racionales? No sois obligados a amarlos como a vosotros mismos? Esto no entendis? Esto no sents? Cmo estis en tanta profundidad de sueo tan letrgico dor midos? Tened por cierto que en el estado que estis no os podis salvar... Esta es la voz de la iglesia a la que yo siempre he querido pertenecer y dedicar todos los das de mi vida y a la que jams renunciar por fuerte que sean las presiones, vengan de donde vinieren, pues mi compromiso, sobre todo, es con Jess, con el Dios de

PAGE 45

45 integral e inseparable de ella.Al inicio de la colonizacin, Nicaragua tuvo la suerte de tener como obispo a Fray Antonio Valdivieso, discpu lo de Bartolom de las Casas y protomrtir de Amrica por la defensa de los indios cuyas vidas estaban siendo expuestas a graves peligros, sin tomar las precauciones necesarias y posibles, cuando el gobernador Rodrigo de Contreras estaba empeado en descubrir el desaguadero del mar dulce, es decir, el ro San Juan. En Nicaragua se fue comprendiendo, desde muy char contra todo lo que viole la ley suprema del amor sin excepciones ni exclusiones y se estaba siempre clay costumbres de los poderosos, esta denuncia y esta lucha implicaba arriesgar la propia vida. Cmo se entendera pretender ser seguidor de Jess y corrrsele a la cruz. Uno no busca represalias ni martirio, pero si vienen, no hay de otra. Alabado sea el Seor. En el nmero 29 de la revista Correo, correspondiente a septiembre-octubre 2013, el compaero Orlando Nez Soto, para cambiar, nos presenta un estupendo artculo que debera ser publicado en Sepa rata y estudiado por cada uno de nosotros. Se titula el artculo Espiritualidad, tica poltica, mstica sandinista. En este artculo Orlando divide el sandinismo en sus tres periodos esenciales: a) La lucha militar de Sandino contra la intervencin militar estadounidense (1926-1933); b) La lucha del Frente Sandinista de Liberacin Nacional contra la dictadura militar somocista, etc. (1960-1990); c) La lucha poltica-electoral del sandinismo con tra el neo-liberalismo (1990-2013). Orlando Nez nos dice: Encontramos en estos tres periodos una especie de dino aparece la alianza entre la Teosofa y el Socialismo Libertario; durante toda la lucha del Frente Sandinista (guerrilla, insurreccin, defensa de la revolucin), aparece la alianza entre la Teologa de la Liberacin y el Socia lismo Democrtico ensayado por el FSLN; y durante la lucha y las victorias poltico-electorales del sandinismo, el gobierno sandinista se presenta como un gobierno de reconciliacin y unidad nacional, expresado bajo el lema cristianismo, socialismo y solidaridad. mente a espiritualidad, Nez nos dice: Desde el punto de vista individual, la espiritualidad es la inclinacin o actitud preferencial de una persona, o de la vida humana, por pensamientos y sentimientos vinculados o subordinados a una fuerza considerada superior o trascendente: Dios, el universo, la comunidad, diferentes causas sociales, o la propia vida La histo ria de la espiritualidad ha estado acompaada por la cultura de lo trascendente, es decir, por la sospecha de nuestro cerebro emocional de que ms all de nuestra individualidad, existe un mundo que complementa la racionalidad objetiva percibida por nuestros sentidos... Por lo general el tema y la prctica de la espiritualidad suelen vincularse con la religin y no es de extraarSin embargo, mucho antes de la religin, los pueblos solan recurrir a los mitos para explicar lo misterioso que resulta su presencia en este mundo. En todo caso, la espiritualidad, religiosa o laica, funciona como recurso para mantener consciente o inconscientemente los lazos comunitarios, es decir, los lazos que humanizan ese ser social que somos todos nosotros, en evolucin, humanizacin o perfecciona miento de la convivencia. Es una cita larga pero creo que lo amerita tratndose de Orlando Nez, a quien considero poseedor de una de las ms claras mentes nicaragenses de todos los tiempos y, adems, prototipo del nicaragense en quien no hay ni un pice de cultura extranjerizante y que se comunica efectivamente con los ms humildes de nuestras hermanas y hermanos. Estamos viviendo yor crisis en la historia de la humanidad que puede ser terminal y esta crisis de nuestra civilizacin planetaria se debe, en gran parte, a la ausencia de una espiritua lidad que esboce una visin de futuro, que le apunte caminos nuevos y le ofrezca un sentido capaz de soportar los mayores contratiempos. El Espritu Santo, libro suyo que muy pronto estaremos publi cando en Nicaragua en Ediciones Esperanza (que yo estoy dirigiendo dentro de CECHAN, el Centro de Espiritualidad, Cultura, Historia y Arte Nicaragense): Ninguna cultura sobrevive sin una narrativa colectiva que le d cohesin, dignidad, honestidad, valor y sentido a la caminada colectiva de un pueblo. La posmodernidad niega la legitimidad de este anhelo originario... En todas partes del mundo la gente est desarrollando sig estrellas guas que le den un norte en la vida y les abran un horizonte de esperanza. Podemos vivir sin fe, pero no podemos vivir sin esperanza. Sin ella estamos a un paso de la violencia sin objeto, de la trivializacin de la muerte y, en el lmite, del suicidio.Las estrellas guasSi bien es cierto que estamos viviendo la peor crisis de la humanidad en su conjunto, tambin es cierto que -

PAGE 46

46ribea estamos viviendo los tiempos ms promisorios de toda nuestra historia. La semilla redentora que el Espritu Santo sembr principalmente a travs de Sandino, Carlos Fonseca, Fidel Castro, el Che, Don Pedro Casaldliga y Pablo Evaristo Arns, cay en buena tierra y se viene reprodu ciendo con admirable vigor. Ya son muchos los santos retoos de Fidel, Hroe Amrica. Despus de Fidel vino Daniel y con l la Revolucin Popular Sandinista, esperanza nuestra y de los pobres del mundo. San Chvez de Amrica vino despus, y aunque su presencia fue corta, su im pacto fue y seguir siempre siendo gigantesco, inde pendientemente de los esfuerzos del satnico y malo liente imperialismo gringo que pretende aprovechar la coyuntura para desestabilizar al gobierno de Nicols de nuestra incondicional y total solidaridad. (Estruendoso y prolongado aplauso cuyas ondas expansivas llegaron hasta Caracas y a toda la hermana repblica Bolivariana de Venezuela). Algo similar a lo de Nicaragua y Venezuela sucedi tambin en Bolivia y Ecuador con nuestros queridsimos y heroicos hermanos Evo y Rafael, respectivamente. El Imperio ya apesta; se hace indispensable sepultarlo cuanto antes. La pelota est ahora en nuestra cancha y a noso tros, los indolatinoamericanos-afrocaribeos, nos toca llevarla como corresponde para el bien de nuestros pueblos y de toda la humanidad. No podemos sentar nos en nuestros laureles. Los nicaragenses debemos de tener siempre presente las luchas heroicas y sacriCarlos Roberto Huembes y centenares ms que die ron sus vidas sin andar anunciando que las iban a dar, simplemente las entregaron por que el Reino de Dios en la Tierra se convirtiera en realidad, por que nuestras revoluciones no echaran ni un paso atrs y tomramos las medidas necesarias para asegurar que la burguesa imperial-capitalista no vuelva nunca jams a gobernar nuestros pases. Tenemos que luchar con toda nuestra alma porque nuestra revolucin, cristiana, socialista y solidaria, se separe lo ms posible del demonio imperialista. Espiritualidad no es blandenguera no cobarda; es valenta, rias, dentro de la no-violencia, para destruir la diabli ca amenaza imperialista. Tenemos que motivar a nuestros artistas a que sigan registrando nuestra heroica lucha en sus bellas obras que nos llenan de entusiasmo dndonos renovadas fuerzas para seguir luchando. Tenemos que amar y cuidar sus testimonios artsticos sobre el caminar de nuestro pueblo como el patri monio cultural que representan para nosotros y para la humanidad. A ustedes, queridas y queridos hermanas y hermanos policas, les toca gran parte de esta dignsima e importantsima tarea. Eso es lo que estamos celebrando con la restauracin de los murales revolucionarios pintados por la brigada panamea Felicia Santizo. Los felicito. Pero, adems, debemos de estar conscientes de que Nicaragua no solo est viviendo hoy lo que arquelogos estn llamando un autntico renacimiento arqueolgico. Aqu estamos tambin viviendo una inmensa hemorragia cultural con la fuga al exterior de muchos irremplazables tenuestros pueblos originarios y que solo recientemente se han encontrado. Permtanme, antes de terminar, mostrarles una maravilla encontrada hace solamente unas tres semanas. Se trata de esta bella estatua de un sacerdote de Quetzalcatl ofreciendo al ser supremo sus dolores y sufrimientos propios y los de su pueblo, en la lucha por un mundo mejor a cmo les ense Quetzalcatl. Las otras obras que deseo mostrarles son piezas que, por suerte, escaparon de ser sacadas del pas, hace como un ao, porque la polica ya le andaba pisando los talones al vampiro cultural y cuando los vendedores se las fue ron a entregar ya haba huido para no ser agarrado por nuestra heroica fuerza policial, consciente de la necesidad de cuidar y proteger nuestros tesoros arqueolgicos y patrimonio cultural en general. Nuestra Polica est consciente de que all se registra la profunda espiritualidad del nicaragense desde los remotos tiempos de nuestros pueblos originarios pero que, adems, perdura en nuestro subconsciente colectivo en cuanto a nacin. (julio de 1979 a abril de 1990) de la Revolucin Popular Sandinista. Intervencin en la Academia de Polica Walter

PAGE 47

47 Por muchas razones, la victoria de los revolucionarios salvadoreos en las elecciones del 9 de marzo pasado es extraordinaria. Vencieron el odio profusamente diseminado por el aparato medi tico de propaganda al servicio de la oligarqua, cuyo propsito fundamental era sembrar el miedo entre el electorado. Con su triunfo, frustraron las aspiraciones de la oligarqua que pretenda volver al poder poltico los recursos pblicos, como lo hizo durante cuatro pe rodos presidenciales (1989-2009). rn, le permitieron a los revolucionarios salvadoreos conquistar la mayor cantidad de votos jams lograda por ningn candidato en la historia de El Salvador: un milln 495 mil 815 sufragios. Ese resultado implica un incremento de 190,353 votos sobre el resultado de la prime ra vuelta, celebrada el apenas cinco semanas antes, el 2 de febrero, cuando le faltaron solo 28 mil votos para evitar la segunda vuelta. vos, el candidato rival, Norman Quijano, un odontlogo de antecedentes polticos sospechosos, postu lado por el partido creado por los escuadrones de la muerte, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), aplic el habitual esquema que la derecha mundial ocupa cada vez que pierde elecciones y denunci un supuesto fraude. Lleg al extremo de sugerir que las Fuerzas Armadas defenderan su triunfo y daran un golpe de estado. Excepto ANEP, la agrupacin gremial de la oligar qua y hermana de sangre de ARENA, no hubo un solo sector de la sociedad salvadorea, ni un solo observa dor internacional, ni un solo gobierno que se hiciera eco de la histrica queja de Quijano. Hasta las Fuerzas Armadas manifestaron su preocupacin por la insinuaconstitucionalmente elegidas y reiteraron su compromiso de respetar irrestrictamente la decisin sobera na del pueblo salvadoreo y en consecuencia, se comque emita el Tribunal Supremo Electoral. Finalmente, 18 das despus de la segunda vuelta electoral, Quijano y sus patrones de ARENA ter minaron aceptando el resultado. Un da antes, sus jefes de Washington le haban dado la sea. El se cretario de Estado, John Kerry, le envi una carta al Presidente Electo, Salvador Snchez, en la cual le Victoria popular salvadoreafelicita por su triunfo y califica el proceso electoral como tranquilo y ordenado. As culminaron ms de dos semanas de tensiones que mantuvieron en vilo al pueblo salvadoreo, temiendo que ARENA desatara la violencia terrorista, lo cual sabe hacer con maestra. Contrario a la actitud de Quijano y sus compinches, el Presidente electo y respetando las decisiones de las instituciones democrticas (que se negaron a declarar ganador hasta que resolvieran todos los recursos interpuestos por la derecha) y sobre todo, evitando que sus militantes se dejaran provocar por la violencia verbal y a veces fsica desatada por los derrotados. Arena est en pie de guerra, gritaba Quijano. Estn tranquilos: respeten la voluntad del pueblo salvadoreo, declar Snchez Cern. Dos das despus de las elecciones, cuando se respiraba un ambiente tenso y la sociedad estaba muy nerviosa, Snchez dio un paso adelante y pidi a sus vocacin democrtica. Estamos en la disposicin de aceptar cualquier resultado que d el Tribunal Supre mo Electoral y desde ya invitamos al partido ARENA, a su direccin, para que pasadas estas elecciones nos pongamos a trabajar juntos para construir una agenda de nacin. El mandato que ha dado el pueblo es que tenemos que entendernos. Nuestro gobierno ser un gobierno abierto al dilogo y a la concertacin con todas las fuerzas polticas del pas. A partir de ese momento, las tensiones se fueron diluyendo y ARENA qued totalmente aislada, pues nuestramrica

PAGE 48

48sino que elev el tono de su discurso, lleno de violencia verbal y odio por sus contricantes. Roberto Lorenzana, diputado y Secretario de Cogenerado incertidumbre haciendo todo tipo de acusaciones pero tambin reivindic el papel jugado ha sacado un doctorado en prudencia poltica, creo que Salvador Snchez es un maestro de la prudencia poltica, de la tolerancia poltica. Hemos celebrado errtica, ha generado hechos de violencia, ha generado campaas de desprestigio, siguen acusando de manera mentirosa este proceso. Cuando un partido no acepta un resultado evidente, el pueblo lo est observando, y el pueblo salvadoreo se ha dado cuenta del rasgo antidemocrtico del partido ARENA. Tene mos una victoria limpia. La comunidad internacional ARENA probablemente pagar un elevado cos to poltico a corto plazo. En menos de un ao, habr elecciones legislativas y municipales. Es muy proba ritario, aumente su cantidad de diputados y recupere muchos municipios ahora gobernados por la derecha, incluyendo San Salvador, en donde lleva dos perodos como alcalde Quijano. Tres das despus de recibir las credenciales como Presidente electo, Snchez ofreci una entrevista al politlogo brasileo Emir Sader, en la cual recuerda su condicin de antiguo comandante guerrillero (como los la historia que vivimos los pueblos de Latinoamrica. En las dcadas del del la lucha armada fue necesaria para abrir las posibilidades del futuro en que ahora estamos. Sin ese esfuerzo no se hubieran terminado esos regmenes autoritarios que impedan el desarrollo democrtico de nuestros pases.Las prioridadesSnchez Cern tiene claro qu har al arrancar su gobierno el prximo 1 de junio. Para formular el programa que propuso al electorado, denominado Salvador Adelante, que participaron ms de 200 mil personas en todo el pas. Platicamos con las familias, visitamos casa por casa, hicimos mesas tcnicas temticas y determina mos cules son sus principales problemas, cules seran las soluciones y qu programas consideraban que deberan continuar. Se determinaron unos diez ejes, entre ellos el medioambiente, el Estado de derecho, la reforma del Estado en el sentido de fortalecer a las instituciones, ampliar las relaciones internacionales. el primero es el desempleo, alrededor de un 6%, que no es muy elevado pero hay una enorme informalidad que es tambin una forma de desempleo. El gobierno saliente del FMLN hizo esfuerzos importantes como generar 113 mil empleos, adems del surgimiento de 13 mil nuevas empresas. Pero la poblacin considera que el nivel de desempleo es todava alto. Por eso estamos planteando la necesidad de una transformacin productiva, para lo cual se requieren inversiones pblicas en infraestructura, en salud y en educacin. El lder salvadoreo prometi romper con todas las trabas burocrticas y revisar todas las leyes vinculadas a la inversin, las cuales considera desfasadas. Esto permitira, junto con la atraccin del capital extran jero, hacer una transformacin productiva que permita no slo exportar materias primas, sino productos con mayor valor agregado. Agrega que est previsto dinamizar la estructura productiva del pas, en un plan que no slo sea para cinco aos, sino para echar bases para que en un perodo de ms o menos quince aos pudiramos hacer realmente una transformacin productiva. Los otros dos ejes fundamentales son la educa cin y la seguridad. Las empresas necesitan recursos de los problemas ms graves, por la extorsin que las empresas tienen que pagar, sacando recursos de las inversiones. En El Salvador se han aplicado recetas que llamaban mano dura, que era aplicar toda la rigurosi dad de la polica, pero en lugar de disminuir la violencia ha aumentado. Nosotros decimos que hay que usar las dos manos: una mano es la de oportunidades y otra ms territorios olvidados, donde desde hace cinco aos hacemos inversiones para generar oportunidades para emprendedores, para que los jvenes tengan oportuniel sistema penitenciario, que permita una rehabilitacin do para garantizar el trabajo de la Polica Nacional con

PAGE 49

49 logrado entender que, aunque seamos fuerzas diversas, con enfoques polticos e ideolgicos diferentes, tenemos siempre la capacidad de poner al pas en el centro. Noso tros surgimos a la vida poltica a partir de un Acuerdo de Paz, que es producto de un entendimiento que termin transicin democrtica, de construccin de instituciones que fortalezcan la democracia. Desde entonces siempre hemos buscado el entendimiento, el dilogo, la concer tacin. Nuestro gobierno tambin ser un gobierno inclusivo, que dar representacin en el gabinete a otras fuerzas polticas que ya han trabajado con nosotros. Lo que buscaremos no son las diferencias, sino aquellos temas que unen a los salvadoreos.Roberto Regalado* _______________Pese al derroche de histrionismo con que el dos veces derrotado candidato de la ultraderecha puesta indignacin por el tambin supuesto fraude cometido en la segunda vuelta de los comicios pre sidenciales el 9 de marzo pasado, en realidad, lo que hace es seguir un guin melodramtico elaborado con mucha antelacin, que, por dems, ni siquiera es orila eleccin presidencial de abril de 2013. Quijano acus al Tribunal Supremo Electoral (TSE) de cometer fraude a favor del presidente electo Salvador anulacin de la eleccin, primero ante el TSE, y despus ante la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia; y as abri una nueva fase de la cruzada de odio y miedo desarrollada durante toda su campaa electoral. En la segunda vuelta de los comicios, Snchez Cern gan con el 50,11% de los votos vlidos y Quijano perdi con 49,89%, una diferencia mucho ms reducida que entre el 49,92% cosechado por el efemelenista en la primera ronda y el 38,98% del arenero, acortamiento que, entre otras razones, obedece al desplazamiento hacia este ltimo de los votos de los dems candidatos todos de derecha descartados en la primera vuelta, y a la exacerbacin de la ya mencionada cruzada de odio y miedo, orquestada por Quijano en coordinacin y en sincrona con la ofensiva desestabilizadora de la derecha venezolana. Represe, adems, en lo alto del umbral exigido por la ley electoral salvadorea, de 50% ms uno, para el triunfo en primera vuelta, que sirve al propsito de la alianza de todos contra el candidato de izquierda. En cualquier caso, la diferencia a su favor, limpia mente obtenida por Snchez Cern de 0,22%, sin duda alguna, despierta la envidia de un buen nmero de ex mandatarios y actuales mandatarios latinoamerica nos de derecha, quienes desde la eleccin presidencial mexicana de julio de 1988 hasta la actualidad, le han arrebatado triunfos electorales a la izquierda median te procedimientos fraudulentos, incluida la grosera alteracin de los resultados comiciales. A esos mtodos no es ajeno ARENA, que desde su fundacin y hasta que ello fue descubierto, era la opcin electoral de innumerables ciudadanos salvadoreos fallecidos y de tambin innumerables ciudadanos de pases fronterizos, acarreados en mnibus los das de sufragio.La conexin venezolanaLa actitud asumida por Quijano y la cpula de su partido, con toda razn, ha sido denunciada como una copia al carbn de la estrategia desestabilizadora que, desde hace casi un ao, lidera en Venezuela el tambin dos veces derrotado candidato presidencial de la derecha de ese pas, Henrique Capriles, quien sucumbi frente Hugo Chvez en octubre de 2012 y Capriles y Quijano, candidatos doblemente derro tados, el primero en un lapso de seis meses y el segundo en cinco semanas, vociferan y exigen como si hubieran sido ganadores. Capriles y Quijano exigeron un recuento voto por voto, a sabiendas de que no haba razn alguna para ello, y de que tal exigencia no se corresponda con las bricar reclamaciones puntuales sin base alguna (como El sndrome de la desmemoriamayores capacidades, ms efectivos, mejores condiciones de trabajo, dotada de armamento moderno, de una ms efectiva. Y en el caso de gravedad de la situacin de seguridad, apoyarse en el ejrcito. El nuevo presidente salvadoreo cree que hace fal ta un acuerdo nacional, similar al que permiti poner El Salvador es una sociedad con mucha diversidad. Aqu hay fuerzas con servadoras que tienen todava mucho peso; estn la fuerzas que acompaan al FMLN, que es un partido moderno, abierto a las ideas y dialogante. Muchos pregun tan: con esa polarizacin, cmo es posible hacer un gobierno de unidad nacional?. Los salvadoreos hemos

PAGE 50

50los presos de pase), con las cuales prolongar al mxi mo el recuento. De esa manera buscaban generar incertidumbre, fomentar la percepcin de ilegalidad del proceso electoral y de ilegitimidad del presidente electo, y as crear las condiciones para la campaa de desestabilizacin que la derecha venezolana desarro lla desde hace unos diez meses, y que la derecha salvadorea recin ha iniciado. Recordemos que el recuento voto por voto que exigen Capriles y Quijano les fue negado a los candiy tambin le fue negado a la candidata de izquierda en Honduras en 2013, no obstante que las denuncias de fraude en esos comicios por solo citar los ms conocidos, s tenan slidas bases de sustentacin. Tambin vale la pena traer a colacin el despojo de estadounidense de 2000. No es casual que el estratega electoral de Capriles y de Quijano sea el prfugo de la justicia venezolana JJ Rendn, ni que el inicio de la actual ofensiva de violencia desestabilizadora contra la Revolucin Bolivariana haya sido convenientemente sincronizado con la celebracin de los comicios presidenciales salvadore os. Tampoco es casual que la violencia en Venezuela haya alcanzado su mxima expresin durante el mes de campaa que separ a la primera de la segunda vuelta de la eleccin presidencial salvadorea, de modo que ARENA, el puado de familias dueas de la economa de esa nacin, y los medios de comunicacin propiedad de ellas, pudieran manipularla. Por lo ocurrido en Venezuela, podemos anticipar lo que ARENA intentar hacer en El Salvador en los meses posteriores a la eleccin, pero guerra avisada no mata soldado. La repeticin en El Salvador del esquema utilizado en Venezuela no es casual porque la derecha de ambos como Norman Quijano, Ren Portillo, Jorge Velado y Roberto DAubuisson (hijo) en El Salvador, son simples ejecutores de una variante de la Doctrina de la Dominacin de Espectro Completo dada a conocer en 2008 por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, que se nutre de las experiencias contrainsur gentes y contrarrevolucionarias acumuladas por el im perialismo en su enfrentamiento a las luchas antico lonialistas y revolucionarias en Asia, frica y Amrica La proclamacin de esa doctrina es uno de los ajustes que el gobierno de los Estados Unidos ha tenido que hacer a su poltica exterior, luego que fracasara el nuevo orden mundial, decretado en 1989 por el estos ajustes son una reaccin frente al auge de las luchas populares contra la reestructuracin neoliberal y a los espacios institucionales ocupados por fuerzas progresistas y de izquierda que, por primera vez en la historia, han sido electas y reelectas para ocupar el goLos golpes de Estado clsicos, caractersticos de estn demasiado desprestigiados. Por ello, el imperia lismo actualiza los medios y mtodos de desestabili zacin, que parten de la misma matriz utilizada para en Chile (1973), pero hoy aprovechan sus incomparablemente superiores medios de comunicacin, y minimizan la exposicin pblica del rol de los militares reaccionarios, quienes ceden el protagonismo a per sonajes civiles como Pedro Carmona (Pedro El Bre2009) y Federico Franco (Paraguay, 2011). Es importante notar que en Honduras y Paraguay se utiliz la modalidad de golpe de Estado legislati vo, y que en El Salvador, durante la presidencia de expediente legitimador para un eventual golpe de Estado judicial con la cobertura de la Sala de lo Cons titucional de la Corte Suprema de Justicia. Por ello, no es de extraar que la cpula de ARENA presente en esa sala una solicitud de anular los comicios del 9 de marzo, aunque sabe perfectamente que ella no tiene competencia en materia electoral. Cmo se llena en la actualidad un expediente de Dominacin de Espectro Completo. Con palabras de Ana Esther Cecea: La dominacin de espectro completo supone ocupar todos los espacios, todas las dimensiones de la vida, todos los lugares; no dejar resquicios para el enemigo real o potencial, no darle tiempo de recuperar fuerzas, de recomponerse; perseguirlo en los subsuelos, en tierra, aire y mar; controlar el espacio (que entre otras cosas es el de las comunicaciones); vigilar lo, disuadir cualquier iniciativa contestataria, cualquier transgresin de las reglas tcitas del poder y en su defecto aniquilarlo. Ser implacable y buscar impedir que el posible enemigo llegue a existir. Esto es: dominar en todo el espectro y con todos los medios. La Dominacin de Espectro Completo se aplica en dos modalidades: defensiva y ofensiva. La primera para defender a los aliados del imperialismo, como co amenazados por la Primavera rabe, a los que se aplic un rasero completamente distinto al utilizado en Libia y Siria; y la segunda para desestabilizar y derrocar a los gobiernos que se rehsan a someterse a

PAGE 51

51 la extranjerizacin y el saqueo de sus recursos naturales y energticos. A su vez, cada una de estas modalidades puede aplicarse en condiciones de guerra o en condiciones de paz. Sea en condiciones de guerra o de paz, la Dominacin de Espectro Completo funciona como un tem blor de tierra permanente, ininterrumpido, constan te, que no le permite al enemigo, ni a la sociedad en su conjunto, siquiera un instante de tranquilidad, de estabilidad, de sosiego; y ese temblor permanente se combina con golpes polticos, econmicos, medi ticos y de otro tipo, que se producen por doquier, en forma sorpresiva y reiterada. Acaso no es esto lo que ha hecho la oposicin de derecha venezolana desde la eleccin a la presidencia es eso lo que quisiera hacerle Quijano al gobierno del El sndrome de la desmemoriaAl estilo de Aureliano y Jos Arcadio Buenda en Cien Aos de Soledad con un hisopo entintado, mar quemos cada cosa con su nombre en la historia de El Salvador: expropiacin, dominacin, explotacin, re presin, dictadura, oligarqua, ARENA. Dos elementos de la declaracin pblica hecha por Quijano al conocerse los resultados de la segunda vuelta de los comicios presidenciales, hicieron sonar te de lo peor de la oligarqua salvadorea: uno fue su rechazo a desconocer la voluntad popular libremente expresada en las urnas, actitud que mantuvo hasta el 26 de marzo; y el otro, su invocacin al ejrcito y la polica como veedores y garantes de su supuesto triunde Defensa, quien record que la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) es en la actualidad una institucin apoltica y no deliberante, subordinada al Presidente de la Repblica. El partido de Quijano, Alianza Republicana Nacionalista, fue el instrumento poltico y paramilitar construido por los sectores ms reaccionarios y sanguinarios de la oligarqua salvadorea en las postrimeras de la dcada de 1980, con los propsitos de: deshacerse de la fachada demcrata cristiana de la que se haba dotado el Estado contrainsurgente durante la presidencia de Jos Napolen Duarte (1984); asumir directamente la mado; y utilizar el poder del Estado para darle cobertura y garantizar la actuacin impune de los Escuadrones de Roberto DAubuisson (padre). A contrapelo de los objetivos fundacionales de ARENA, debido a su incapacidad de derrotar militar litar y econmica recibida de los Estados Unidos, el primer presidente arenero de la Repblica, Alfredo Cristiani (1989), se vio obligado a negociar con de Chapultepec (16 de enero de 1992), en virtud de los cuales la bancada de ARENA en la Asamblea Legis lativa de El Salvador jug el papel protagnico en la adopcin de las reformas constitucionales y en la promulgacin de las leyes derivadas de dichos acuerdos. Las transformaciones polticas e institucionales realizadas durante la presidencia de Cristiani incluyeron la depuracin de la FAES, la anulacin de la facultad de garante del orden constitucional que esta tena, Nacional, Polica Nacional y Polica de Hacienda) que fueron sustituidos por la actual Polica Nacional Civil. Este paquete de reformas constitucionales y polticas realizadas por el presidente Cristiani y la bancada le gislativa de ARENA, contena tambin la aprobacin de las leyes, rganos, normas y procedimientos elec torales que hoy Quijano rechaza y pretende vulnerar. cocoactivorepresivos histricamente utilizados por la oligarqua salvadorea para garantizar su continuo enriquecimiento en un pas empobrecido y atrasado, lo cual presupone la sper explotacin de la fuerza de dos de la exportacin de productos primarios. El capitalismo salvadoreo empez a conformarse en de las comunidades indgenas para el cultivo del ail. Cuando, a partir de la primera mitad de la centuria siguiente, el mercado europeo para ese producto se agot debido a la aparicin de los colorantes qumicos, se produjo una mayor y ms brutal apropiacin

PAGE 52

52forzosa, ya no solo de las tierras indgenas, sino tambin de los ejidos y realengos en la zonas montaosas, y a ello le sigui una tercera oleada expropiadora en funcin del cultivo del algodn y la caa de azcar, en este caso en las zonas costeras. Cada una de estas etapas implic un brusco apre tn de la tuerca, para concentrar la tierra bajo el control de un puado de familias oligrquicas y para convertir a los antiguos propietarios y usufructuarios de las tierras expropiadas en trabajadores asalariados. El complemento de esa poltica era mantener la remu neracin y el consumo de esos asalariados en el borde inferior del nivel de subsistencia para elevar la rentabi lidad de las exportaciones. El sistema de sper explotacin al que ha estado sometido el pueblo salvadoreo necesita de un sistema de sper represin que lo sostenga. Durante una primera etapa, que abarca desde la independencia hasta inicios la propia oligarqua. En una segunda etapa, a inicios de profesional cuya funcin es defender los intereses de la oligarqua. Una tercera etapa es la dictadura unipersolas lites criollas mediante la genocida represin de la insurreccin campesina e indgena de enero de 1932. La cuarta etapa, posterior a la cada de Hernndez cuatro o cinco aos de duracin cada uno, en el que el general o coronel de turno construa su propio partido y concurra a unas elecciones cuyo resultado estaba predeterminado. A la Fuerza Armada de El Salvador se le adjudic la funcin de garantizar el orden constitucional, lo cual era interpretado como el derecho a desplazar, me diante un golpe de Estado, al presidente militar que quisiera prolongar su mandato o reelegirse, con otras palabras, que se negara a respetar el pacto mediante En un artculo publicado en el diario El Nacional, en Caracas, el 22 de octubre de 1979, el periodista argenPosiblemente no haya en Amrica Central y en el continente todo un ejemplo igual al que ofrece la historia de la repblica de El Salvador, en cuanto a la ostensible presencia de militares en el poder, en lo tocante a la continuidad de permanencia. En esta materia, solamente Guatemala se est acercando al rcord salvadoreo. El caso de la familia Somoza, en Nicaragua, no es vlido porque [...] al igual que la fa milia Trujillo en Repblica Dominicana se permita cier tos interregnos de fachada civil. En la vecina Honduras hubo [...] gobiernos que alternaron el goce pretoriano del poder. El Salvador, en cambio, ofrece la imperturbable frecuencia de regmenes militares que se van sucediendo uno tras otro, con interrupciones brevsimas de uso comque fungiera como presidente. Una ancdota contenida en las memorias del des ilustra la relacin entre la oligarqua y el ejrcito salvadoreo. Cuando, por intereses coyunturales, el entonces recin instalado gobierno del teniente coronel est en ese trmite, se le acerca el general Eduardo Casanova, quien ocupaba un puesto en esa misin diplomtica, y le dice: Mir muchacho, ya vas a volver para all. Vos ests joven. Dedicte a estudiar y trabajar. Tu familia tiene dinero. Dedicte. Ya no te mets en babosadas. Mir, para que seps cmo es mi pas, porque vos no sabs bien, te voy a contar. Despus del derrocamiento de mi general Martnez, vino todo aquello del romerismo, todo aquel relajo Un da se present en el Ministerio de Defensa, donde yo trabajaba (el general Casonava), don Miguel Dueas. Entr, se par en medio de la sala y dijo: Bueno de colones para los que arreglen esta situacin y derroquen a este gobierno. Entonces, se levant mi coronel Osmn Aguirre y le contest: Don Miguel, yo lo voy a ha cer. Y as fue como se arregl el golpe de Estado. Y mir, hay que saber quines son los que mandan, a quienes les pertenece El Salvador. Hay que dejarse de babosadas: ellos son los dueos, hombre, los que mandan [...] Yo le escuch. No le hice ningn comentario, pero le puse mucha atencin para ilustrarme claramente sobre cmo se manejaba el pas. Efmeros fueron los amagos progresistas en la historia de El Salvador: el liberal morazanista capitn ge designado en 1860 y como presidente de la Repblica asesinado; el gobierno liberal de los hermanos Ezeta Enrique Araujo (19113), fue ultimado a mache tazos en un parque; el presidente laborista Arturo Araujo (1931), una vez en el gobierno, asumi una poltica represiva y fue derrocado por un golpe de Estado cinco meses de libertades democrticas interrumpi progresista gobern de octubre de 1960 a enero de

PAGE 53

53 no, inmediatamente derechizada, se mantuvo entre octubre de 1979 y marzo de 1980. Fueron los reiterados fraudes, acompaados de masivas y sangrientas represiones, omnipresentes en la historia salvadorea, en especial, los despojos y represiones de que fue objeto la Unin Nacional Opositora (UNO) en El Salvador en las elecciones presidenciales de 1972 y 1979, y en las legislativas y al inicio de una guerra revolucionaria de once aos de duracin. Sobre este perodo, en su libro Coman dante Ramiro. Revelaciones de un guerrillero y lder revolucionario salvadoreo, el miembro de la Comisin Se puso de moda, como modus operandi de los escuadrones de la muerte, desmembrar los cuerpos de sus vctimas. Para ello utilizaban un matadero que durante el da envasaba carne de exportacin para los Estados Unidos, y por la noche descuartizaba a hombres y mujeres, con las mismas herramientas, la misma forma de matar: el desangramiento y el corte de los pedazos. Hay un libro de un escritor que tiene una habilidad especta cular para describir las cosas, que relata cmo un traba jador de la empresa, despus de preguntarse durante un tiempo por qu, de pronto comenz, a encontrar su bandeja, en la que l cortaba las piezas de las reses, siempre hmeda en la maana, hasta que un da encuentra que, entre su bandeja y la del obrero que trabaja junto a l, se haba quedado un dedo de una de las personas asesina das en la noche. Se le soban las tejas al hombre como decimos aqu y arranca una denuncia pblica. Los escuadrones mataban a quince o veinte personas, dejaban todas las cabezas en un lugar, los torsos en otro, las piernas en otros y los brazos en otro. Quienes hicieron todo eso estn vivos. Algunos son dirigentes polticos, pueden haber sido ministros en alguno de los gobiernos de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y puede que sean diputados. Estn vivos y actan en poltica esos que cometieron asesinatos y crmenes sin parangn. Desde la dcada de 1980, cuando la oligarqua salvadorea funda a ARENA y emprende la reestructura cin neoliberal, ya el principal rubro de exportacin del pas no es el ail, ni el caf, ni el azcar, ni el algodn, sino los propios salvadoreos y salvadoreas. Con un nuevo y ms brutal apretn de la tuerca, hacen sus condiciones de vida insoportables para que emigren, en forma ilegal, hacia los Estados Unidos y enven re mesas a sus familiares. El negocio consiste en que los oligarcas de ARENA son los dueos de los bancos que canalizan las remesas y los dueos de las tiendas en el que los receptores de esas remesas gastan el dinero enviado por sus familiares emigrados. En contraposicin a todo eso, el presidente electo Salvador Snchez Cern tiene como punto fundamen tal de su programa de gobierno convertir a El Salvador en un pas productivo, donde los ciudadanos y las ciudadanas puedan vivir y trabajar en paz, sin necesidad de sufrir la fragmentacin de sus familias provocada por la emigracin forzosa. La cpula de ARENA no solo ha buscado anular los resultados de la eleccin presidencial de 2014, sino re trotraer, de golpe, seis dcadas de la vida de esa nacin, que incluyen: diez aos de lucha intensa lucha social y poltica (1960), diez aos de lucha social y poltica combinadas con lucha insurreccional urbana (1970), once aos de guerra revolucionaria que combin diversas formas de lucha (1981), siete aos, primero de dilogo y despus de negociacin (1984), y veintids aos de lucha por la construc cin de una democracia poltica, econmica, social y cultural (1992014). Este intento de borrar la historia no solo es sumamente peligroso para El Salvador, sino para toda Amrica Latina. En sntesis, en la reaccin de Quijano y de la cpula de ARENA, de irrespeto al desenlace del recin con cluido proceso electoral, se aprecia el espectro del capitalismo salvaje que pugna por recuperar los espacios que ha perdido en nuestra regin.

PAGE 54

54 nuestromundo Crimea con RusiaA la opinin pblica mundial, conmocionada por los recientes sucesos internos en Siria, Venezuela y Ucrania, le naciones y regiones enteras, tensando el funcionamiento del sistema internacional en su conjunto. siderar desde hace ms de dos dcadas como socios a los representantes de Estados Unidos y de la Unin Europea, enmanente lucha por el poder, sin limitaciones de carcter moral en el accionar de una potencia en el escenario internacional. de la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte (OTAN) en el derrocamiento del presidente Viktor Yanukvich, por fuerzas constituyeron la ms grave catstrofe geopoltica del siglo XX, manteniendo a Rusia debilitada y aislada del concierto internacional. Por consiguiente, es insoportable para el eje norte-oeste el regreso de Rusia al centro de la poltica mundial con el logro de haber evitado con el apoyo de China los intentos de una agresin militar de Estados Unidos y la OTAN Estas pretensiones de gran potencia por parte de Rusia, ya anticipadas en 2008 cuando recuper las provincias de porar a Ucrania en una Unin Aduanera, bajo su liderazgo, choc con la intencin de los sectores ucranianos favorables a la subordinacin euro-estadounidense y promotores del tratado de libre comercio con la Unin Europea. Ya en noviembre de 2013 el gobierno de Ucrania haba decidido no adherirse al tratado con la Unin Europea, pues afectara a la mayora El nuevo gobierno golpista de derecha y neofascista orientado por Estados Unidos y las potencias europeas, aboga yora de su poblacin ruso-hablante, y las regiones orientales decidieron fusionarse con Rusia. dente de Rusia, Vladimir Putin, a travs de Gazprom pudiera cortar el suministro de gas a los europeos occidentales, pues El referndum en Crimea, el domingo 16 de marzo, determin por un 95% su incorporacin, como una repblica ms, en ese sentido, a Estados Unidos a la promocin de una iniciativa en el Consejo de Seguridad de la ONU vetada por Rusia,

PAGE 55

55 Vladimir Putin* _________________Nos hemos reunido aqu en relacin a un asunto dum en Crimea en cumplimiento total con los procedidel 82% del electorado particip en las votaciones. Rusia. Estos nmeros hablan por s solos. Para entender las razones detrs de semejante para el otro. Todo en Crimea habla de nuestra historia y orgullo compartidos. Este es el sitio de los antiguos Khersones, donde el prncipe Vladimir fue bautizado. Su hazaa espiritual al adoptar la Ortodoxia, predetermin la base general de la cultura, civilizacin y valores humanos que unen a las personas de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. Las tumbas de los soldados rusos, cuyo valor introdujo a Crimea al Imperio Ruso, tambin estn en Crimea y en Sebastopol, una ciudad legendaria con una historia extraordinaria, una fortaleza que sirvi como el lugar Cada uno de estos territorios est muy cercano a nuestros corazones, simbolizando la gloria militar rusa por su notable valenta. Crimea es una mezcla nica de las diferentes culturas y tradiciones de la humanidad. Esto lo hace similar a Rusia como un todo, en donde ningn grupo tnico se ha perdido a travs de los siglos. Rusos y ucranianos, crimeanos, trtaros y personas de otros grupos tnicos han vivido uno junto al otro en Crimea, compensar la necesidad rusa de proteger y dar seguridad a sus intereses en territorio ucraniano, para impulsar as el por las naciones y pueblos todava fuera de la zona Euro y de la propia integracin, la actitud de Alemania y otros pases fuertemente dependientes del gas, el petrleo y otros recursos naturales en manos de Rusia y Crimea. han descrito como histrico. manteniendo su propia identidad, tradiciones, idioma y fe. Por cierto, la poblacin total de la pennsula de Crimea hoy es 2.2 millones de personas, de los cuales casi 1.5 millones son rusos, 350 mil son ucranianos que predominantemente consideran el ruso como su lengua nativa y entre 290 mil y 300 mil son trtaros de Crimea, quienes con el referndum han mostrado que tambin se inclinan hacia Rusia. En verdad, hubo una poca cuando los trtaros de Crimea fueron tratados de manera injusta, de la misma manera que numerosas personas en la Unin Sovitica (URSS). Solo hay una cosa que se puede decir aqu: millones de personas de varias etnias sufrieron durante esas represiones, principalmente rusos. Trtaros de Crimea retornaron a su patria. Creo que debemos tomar todas las decisiones polticas y legislativas para finalizar la rehabilitacin de los trtaros de Crimea, restituirles su derecho y restablecer su buen nombre.

PAGE 56

56Tenemos un gran respeto por las personas de distintos grupos tnicos que viven en Crimea. Ese es su hogar comn, su patria y sera correcto s que la poblacin local apoya esto que Crimea pueda tener tres lenguas nacionales iguales: ruso, ucraniano y trtaro.Crimea, parte inseparable de RusiaEn las mentes y los corazones de las personas, Crimea me conviccin est basada en la verdad y la justicia, que a travs del tiempo se ha transmitido de generacin en generacin, bajo cualquier circunstancia, a pesar de todos los cambios dramticos por lo que ha pasado nuestro Despus de la Revolucin, los bolcheviques, por numerosas razones que Dios los juzgue agregaron grandes secciones de la histrica parte sur de Rusia a la Repblica de Ucrania. Esto fue hecho sin ninguna consideracin a la distribucin tnica de la poblacin. Y hoy estas reas forman parte del sureste de Ucrania. Luego, en 1954, se tom una decisin para transferir la regin de Crimea a Ucrania, junto a Sebastopol, a pesar de que era una ciudad federal. Esto fue una iniKruschev. Lo que estaba detrs de su decisin era su deseo de ganar el apoyo de las estructuras que ejer can el poder en Ucrania o para expiar las represiones masivas de 1930 en Ucrania. Es tarea de los historiadores averiguarlo. Lo que importa ahora es que esta de cisin fue tomada en una clara violacin de las normas constitucionales que estaban vigentes en ese momen to. Esa decisin fue tomada tras bastidores. Naturalmente, en un Estado totalitario nadie se molest en consultar a los ciudadanos de Crimea y Sebastopol, quienes se encontraron ante los he chos. Las personas, por supuesto, se preguntaron por qu de repente Crimea se convirti en parte de Ucrania. Pero en un todo y lo debemos decir claramente, todos sabemos sobre ello esta decisin fue tomada con ciertos visos de formalidad, porque el territorio fue transferido dentro de los limites de un mismo Estado. En ese entonces, era difcil imaginar que Ucrania y Rusia se dividiran para convertirse en dos Estados separados. Sin embargo, eso fue lo que pas. Desafortu nadamente, lo que pareca imposible se hizo realidad. La URSS se desintegr. Las cosas se desarrollaron con tanta rapidez que pocas personas se dieron cuenta de cuan verdaderamente dramticos seran esos acontecimientos y sus consecuencias. as como en otras Repblicas de la URSS esperaban que la Comunidad de Estados Independientes, que se cre en ese momento, se convirtiera en la nueva forma comn del Estado. Se les dijo que habra una moneda nica, un espacio econmico nico, fuerzas armadas conjuntas. Sin embargo, todo esto qued en promesas vacas, mientras que el gran pas se haba esfumado. Slo cuando Crimea termin como parte de un pas diferente a Rusia, fue que se dio cuenta de que no solo fue simplemente robada, sino que fue saqueada. Al mismo tiempo, tenemos que admitir que al lanla Unin Sovitica. Y en tanto este colapso fue legali zado, todo el mundo se olvid de Crimea y Sebastopol, personas fueron a la cama en un pas y despertaron en otro diferente, convirtindose durante la noche en mi noras tnicas en las antiguas Repblicas de la Unin, al tiempo que la nacin rusa se convirti en uno de los ms grandes, sino el mayor grupo tnico en el mundo, dividido por fronteras. Ahora, muchos aos despus, escuch a los residentes de Crimea decir que en 1991 fueron entregados como un saco de patatas. Es difcil estar en desacuerdo con eso. estaba pasando por tiempos tan difciles, que de modo realista era incapaz de proteger sus intereses. Sin embargo, la gente no poda reconciliarse con esta indignante injusticia histrica. Todos estos aos los tema, diciendo que Crimea es tierra histrica de Rusia y Sebastopol es una ciudad rusa. S, todos sabamos esto en nuestros corazones y mentes, pero tuvimos que asumir la realidad existente y construir nuestras relaciones de buena vecindad con Ucrania indepen relaciones con Ucrania, con el fraternal pueblo ucraniano, siempre han sido y seguirn siendo de la mayor importancia para nosotros.

PAGE 57

57 Hoy en da podemos hablar de ello abiertamente, y me gustara compartir con ustedes algunos detalles de las negociaciones que tuvieron lugar al inicio de la d cada de los 2000. El entonces presidente de Ucrania, Leonid Kuchma, me pidi que acelerara el proceso de delimitacin de la frontera entre Rusia y Ucrania. En ese momento, el proceso estaba prcticamente dete nido. Rusia pareca haber reconocido a Crimea como parte de Ucrania, pero no hubo negociaciones sobre la delimitacin de las fronteras. A pesar de la complejidad de la situacin, de inmediato di instrucciones a las agencias gubernamentales rusas para que acelerasen el trabajo para documentar las fronteras, por lo que todo el mundo tena un claro entendimiento de que al aceptar delimitar la frontera admitamos de facto y de jure que Crimea era territorio ucraniano, cerrando de este modo el problema. Nosotros nos adecuamos a Ucrania no slo en cuanto a Crimea, sino tambin en un asunto tan comy el estrecho de Kerch. Lo que priv en ese entonces era que las buenas relaciones con Ucrania importaban mucho para nosotros y que no deban ser rehenes de disputas territoriales en punto muerto. Sin embargo, esperbamos que Ucrania siguiera siendo nuestro buen vecino. Esperbamos que los ciudadanos rusos y de habla rusa en Ucrania, especialmente en el sudeste y en Crimea, viviesen en un Estado amigable, democrtico y civilizado que protegiera sus derechos de acuerdo con las normas del derecho internacional. Sin embargo, no es as como se desarroll la situacin. Se hicieron intentos una y otra vez para privar a los ru sos de su memoria histrica, incluso de su lengua y de someterlos a la asimilacin forzada. Por otra parte, los rusos, al igual que otros ciudadanos de Ucrania, han sufrido de la constante crisis poltica y del Estado que ha sacudido el pas por ms de 20 aos.Los cambios en UcraniaYo entiendo por qu la gente ucraniana quera un en el poder durante los aos de la independencia de Ucrania. Cambiaron presidentes, primeros ministros y parlamentarios, pero su actitud hacia su pas y su gente sigui siendo la misma. Exprimieron al pas, lu de efectivo y no se preocuparon mucho por la gente comn. No se preguntaron por qu millones de ciuda danos ucranianos no vean perspectivas en su casa y se iban a otros pases para trabajar como jornaleros. Silicon Valley (en California, donde residen millares de informtica) a donde huyeron, sino para convertirse en jornaleros: slo el ao pasado casi 3 millones de per sonas encontraron estos puestos de trabajo en Rusia. Segn algunas fuentes, en 2013 sus ingresos en Rusia ascendieron a ms de 20 mil millones de dlares, que es alrededor del 12% del PIB de Ucrania. de Kiev, la capital de Ucrania) con consignas contra la derecho a la protesta, los procedimientos y elecciones sustituir a las autoridades que no cumplen con el pueblo. Sin embargo, los que estaban detrs de los ltimos acontecimientos en Ucrania tenan una agenda diferente: preparaban una nueva toma del gobierno, queran tomar el poder y no se detendran ante nada. Recurrieron al terror, asesinatos y motines. Nacionalistas, neonazis, rusofbicos y antisemitas ejecutaron este golpe. Ellos siguen marcando la pauta en Ucrania al da de hoy. Las llamadas nuevas autoridades comenzaron con la introduccin de un proyecto de Ley para revisar la poltica lingstica, que era una violacin directa de los derechos de las minoras tnicas. Sin embargo, fueron inmediatamente disciplinados por los patrocinadores extranjeros de estos llamados polticos. Uno tiene que admitir que los mentores de estas autoridades actuales son inteligentes y saben bien a lo que puede conducir tales intentos de construir un Estado puramente ucraniano. El proyecto de ley fue anulado, pero claramente reservado para el futuro. Casi nunca se hace mencin a ese intento ahora, probablemente en la presuncin de que la gente tiene poca memoria. No obstante, podemos ver todos con claridad las intenciones de estos herederos ideolgicos de Bandera, el cmplice de Hitler (Nota del Editor: Stepn Bandera y Romn Shushkevich fueron los fundadores y lderes del Ejrcito Insurgente Ucraniano, que se aliaron con Hitler. En 2008, el entonces presidente de Ucrania, Vktor Yschenko, un banquero catapultado a la poltica por los intereses occidentales, otorg mediante decreto presidencial el ttulo de Hroe de Ucrania a Bandera y a Shushkevich, cuyos seguidores son los ca becillas de las revueltas que culminaron con el derroca miento del presidente Yanukvich). Tambin es obvio que no hay una autoridad ejecutiva legtima en Ucrania ahora, nadie con quien das por los impostores, pero no tienen ningn tipo de control en el pas, mientras que ellos mismos y me gustara hacer hincapi en esto a menudo son controlados por los radicales. En algunos casos, se nece para reunirse con algunos ministros del actual gobierno. Esto no es una broma: es la realidad.

PAGE 58

58 C Crimea, est localizada en la pennsula de Crimea en el sur de Ucrania. Est baada por de Crimea est repleta de bahas y puertos. La pennsula de Crimea siempre ha sido un cruce en el mundo por su gran diversidad biolgica, sus costas y su geografa. Pero a lo largo de toda su historia fue escenario de muchos guerras colonizacin y conquista. Desde la antigedad, la pennsula ha presentado como su principal valor su posicin estratgica. Escitas y griegos crearon un estado poderoso, el Reino del Bsforo, hace ya 2500 aos. Romanos y Bizantinos aprovecharon su posicin avanzada de control martimo y de nudo comercial, y judos y genoveses hicieron que se mezclaron con la poblacin local y formaron un estado propio (el Kanato de Crimea) y se mezclaron en gran medida, con los habitantes anteriores. Desde entonces los pueblos aborgenes de la zona empezaron a construyeron all los primeros poblados rusos y a partir ocasiones. Despus de la desintegracin de la Horda Dorada, su Estado se convirti en un vasallo de los tur cos (Imperio otomano). El Kanato de Crimea cobr mala fama por las incursiones que haca en las tierras de Rusia, Polonia, Letonia y Ucrania, donde capturaban a decenas de miles de personas para esclavizarlas y venderlas al prctica con la ayuda de los cosacos de Zaporozhie, los prototipos de los actuales ucranianos. Despus de una serie de victorias militares de gn el cual el Kanato de Crimea se converta en alia do ruso. Poco despus la zarina Catalina II anex las tierras al Imperio ruso, conservando para la nobleza local todos sus privilegios.La Guerra de CrimeaEn 1853-1856 Crimea, que se denominaba en aquel entonces la gobernacin de Turida, volvi a ser escenario de guerra entre Rusia y el Imperio otomano, esta vez apoyado por Francia e Inglaterra, los historiadores lleg a ser La guerra mundial dos, como Inglaterra, Francia, Turqua y el Reino de Sardinia intervinieron contra Rusia. El objetivo principal del ataque de los aliados en Crimea, fue Sebastopol, como fuerte y base naval de la Flota del mar Negro. diada durante 11 meses. La defensa durante 349 das tuvo renombre universal en la historia militar mundial. Aunque el Imperio ruso perdi la guerra, tanto la heroica ciudad como el territorio peninsular permanecieron bajo el control ruso. La propia resistencia de Sebastopol lleg a ser un evento icnico de la historia rusa, asociado con el coraje de sus militares. El 22 de junio de 1941 Alemania se declar en guerra contra la Unin Sovitica. Crimea fue un campo estratgico importante, donde se desple garon las operaciones ms crueles de la Segunda durante 250 das siendo uno de los episodios ms importantes de la Segunda guerra mundial. La resisCiudad Heroica. En 1954 el entonces mandatario de la Unin SoRepblica Sovitica Socialista de Ucrania. Este re galo fue criticado mucho tras la cada de la Unin Sovitica, cuando Rusia perdi la zona y con ella la ciudad de Sebastopol, que era una base naval importante de Rusia. Despus de largas negociacio nes, la ciudad obtuvo un estatus especial y sus ins Rusia hasta al menos 2047. En 1991 en un referendo realizado entre la poblacin de Crimea el 93,25% de los votantes se de clararon a favor de formar la Repblica Autnoma de Crimea dentro de la URSS. El 1991 fue un ao de grandes cambios para el pas y pronto se reali z otro referendo sobre la independencia de Rusia, que apoy el 54%. Se prohibieron ms consultas independentistas, algo que muchos vieron como una violacin de sus derechos por parte de Ucrania.Las contradicciones tnicas y los trtaros de Crimea eran las etnias principales Trazos histricos de Crimea

PAGE 59

59 virti en el balneario de los zares y la inspiracin de muchos poetas y artistas rusos. La situacin cambi drsticamente dos dcadas despus, con la guerra civil rusa y la hambruna de 1921-1923, donde mayoritariamente sufri la pobla de los trtaros colaboraron con los nazis. Debido a ello, despus de la guerra, Stalin orden la expul sin de todo el grupo tnico a otras repblicas. Los de los aos 80. La deportacin volvi a los trtaros contrarios al rgimen sovitico. Sin embargo, de esa poca muchos ciudadanos soviticos guardaron con nostalgia un recuerdo de su balneario favorito. Segn el censo de 2001, cuando la poblacin alcanz 2,033,700 habitantes (hoy son 2.2 millones) la mayora tnica de Crimea son los rusos, que forman el 58.3%. La segunda tnica con ms representantes son los ucranianos, que forman el 24%, y en el tercer lugar estn los trtaros: 12%. En Sebastopol, la ciudad ms grande de Crimea, el 70% de la poblacin es rusa; el 22%, ucraniana; y casi no hay trtaros. El 97% de la poblacin de Crimea tiene el ruso le afecta mucho una de las primeras decisiones del que permita que el ruso (y otros idiomas minoritaLa situacin se complic ms con el regreso de los trtaros deportados, que empezaron a formar rganos para representar sus intereses. En trminos generales las diferentes etnias de Crimea han apren dido a convivir en paz, pero algunos polticos radica les de todas partes usan las diferencias tnicas para promover sus intereses.Salvar a CrimeaLos que se opusieron al golpe fueron inmediata mente amenazados con la represin. Naturalmente, bla rusa. En vista de esto, los habitantes de Crimea y Sebastopol se volvieron a Rusia en busca de ayuda en la defensa de sus derechos y su vida, atemorizados por los acontecimientos que se estaban desarrollando y y otras ciudades de Ucrania. Naturalmente, no poda mos dejar esta declaracin en letra muerta, no poda mos abandonar Crimea y sus habitantes en peligro. Esto habra sido una traicin de nuestra parte. En primer lugar tuvimos que ayudar a crear las con diciones para que los residentes de Crimea por prime camente su libre albedro en cuanto a su propio futuro. Sin embargo, qu es lo que escuchamos de nuestros Dicen que estamos violando las normas del derecho internacional. Es algo bueno que, al menos, tienen en cuenta que existe una cosa llamada derecho internaEn segundo lugar, y lo ms importante: qu esFederacin Rusa recibi el permiso de la Cmara Alta del Parlamento de Rusia de utilizar las Fuerzas Armadas en Ucrania. Sin embargo, en sentido estricto, nadie ha actuado con ese permiso todava. Las Fuerzas Armadas de Rusia nunca entraron en Crimea: ya estaban ah en lnea con un acuerdo internacional. Es cierto que mejoramos nuestras fuerzas all, sin embargo esto es algo que me gustara que todos escuchen y sepan no excedimos el lmite de per sonal de nuestras Fuerzas Armadas en Crimea, que se sita en 25 mil soldados, porque no haba ninguna necesidad de hacerlo.El derecho a la autodeterminacinCuando se declar independiente y decidi celebrar un referndum, el Consejo Supremo de Crimea se remiti a la Carta de las Naciones Unidas, que habla del dere cho de las naciones a la autodeterminacin. Por cierto, me gustara recordarles que cuando Ucrania se separ de la URSS hizo exactamente lo mismo, casi palabra por palabra. Ucrania utiliz este derecho, sin embargo a los Por otra parte, las autoridades de Crimea usaron como referencia el conocido precedente de Kosovo, precedente que nuestros colegas occidentales crearon

PAGE 60

60con sus propias manos en una situacin muy similar, cuando acordaron que la separacin unilateral de Kosovo de Serbia, exactamente lo que Crimea est haciendo ahora, era legtima y no requera ningn permiso de las autoridades centrales del pas. De conformidad con el artculo 2, captulo 1 de la Carta de las Naciones Unidas, el Tribunal Internacional de la ONU estuvo de acuerdo con este enfoque e hizo el siguiente comentario en su sentencia de 22 de julio de 2010, y cito: Ninguna prohibicin general se puede inferir de la prctica del Consejo de Seguridad con respec to a las declaraciones de independencia, y el derecho internacional general no contiene ninguna prohibicin de declaraciones de independencia. Claro como el cristal, como se suele decir. No me gusta recurrir a las citas, pero en este caso, no puedo evitarlo. He aqu una cita de otro documen Amrica del 17 de abril de 2009, presentada a la misma Corte Internacional de las Naciones Unidas en relacin con las audiencias sobre Kosovo. Una vez ms, cito: Las declaraciones de independencia pueden, y a me nudo lo hacen, violar la legislacin nacional. Sin em bargo, esto no los convierte en violaciones del derecho internacional. Escribieron esto y lo diseminaron por todo el mundo, hicieron que todo el mundo estuviese acciones de la gente de Crimea se adaptan por completo con estas instrucciones, por as decirlo. Por algu na razn, las cosas que a los albaneses de Kosovo (y tenemos pleno respeto por ellos) se les permiti hacer, a los rusos ucranianos y a los trtaros en Crimea no se les admite. Una vez ms, uno se pregunta por qu. Seguimos escuchando desde Estados Unidos y Europa Occidental que Kosovo es un caso especial. provoc numerosas vctimas humanas. Es este un cional no dice nada acerca de esto. Esto ni siquiera es una doble moral: es un increble, primitivo, obtuso cinismo. Uno no debe tratar tan crudamente que todo se adapte a sus intereses, llamando a la misma cosa blanca hoy y maana negra. De acuerdo a esta lgica, en prdida de vidas humanas. Voy a decirlo claramente: si las unidades locales de autodefensa de Crimea no hubieran tomado la situacin bajo control, pudo haber vctimas tambin. Afortunadamente esto no sucedi. No hubo un solo enfrentamiento armado en Crimea y ninguna vctima. porque es muy difcil, prcticamente imposible luchar contra la voluntad del pueblo. Aqu me gustara dar las gracias a los militares de Ucrania, a sus 22 mil soldados completamente arma del servicio ucraniano que se refrenaron de derramar sangre y no mancharon sus uniformes con sangre. Otros pensamientos vienen a la mente en este sentido. Siguen hablando de algn tipo de intervencin rusa en Crimea, algn tipo de agresin. Es extrao escuchar esto. No puedo recordar un solo caso en la historia de una intervencin sin un solo disparo y sin vctimas humanas.Invierno y no primavera que est sucediendo y lo que ha estado ocurriendo en el mundo en los ltimos decenios. Despus de la disolucin de la bipolaridad en el planeta, ya no tenemos estabilidad. Las principales instituciones internaciona les no se estn haciendo ms fuertes, por el contrario, en muchos casos estn tristemente degradndose. Nuestros socios occidentales, encabezados por Esel derecho internacional en sus polticas prcticas, sino por la ley de las armas. Ellos han llegado a creer en su exclusividad y excepcionalidad, que pueden decidir los destinos del mundo, que slo ellos pueden tener siempre la razn. Actan como les plazca: aqu y all, utilizan la fuerza contra Estados soberanos, construyendo coaliciones basadas en el principio: Si no ests con nosotros, ests contra nosotros. Para hacer que su agresin parezca legtima, obligan a los acuerdos necesarios de parte de organizaciones internacionales, y si por alguna razn esto no funciona, simplemente ignoran al Consejo de Seguridad de la ONU y a la ONU en general. Esto sucedi en Yugoslavia; recordamos 1999 muy bien. Era difcil de creer, ni siquiera vindolo con mis

PAGE 61

61 pitales europeas, Belgrado, estuviera bajo ataque de misiles durante varias semanas, y luego vino la inter vencin real. Hubo una resolucin del Consejo de y, francamente, violaron la resolucin del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia, cuando en lugar de la imposicin de la llamada zona de exclusin area sobre ella, empezaron a bombardearla tambin. Haba toda una serie de revoluciones de color controladas. Est claro que la gente de las naciones donde estos eventos tuvieron lugar, estaban hartos de la tirana y de la pobreza, de la falta de esperanza, pero estos sentimientos fueron aprovechados cnicamente. Fueron impuestos estndares a estas naciones que de ninguna manera corresponden a su forma de vida, tradiciones o culturas. Como resultado, en lugar de la democracia y la libertad, hubo caos, brotes de violencia y una serie de convulsiones. La primavera rabe se convirti en el invierno rabe. Una situacin similar se desarroll en Ucrania. En el ao 2004, para impulsar el candidato que respaldaban en las elecciones presidenciales, pensaron en una especie de tercera ronda, que no estaba estipulada por la ley. Era absurdo y una burla a la Constitucin. Y ahora, han lanzado en un ejrcito organizado y bien equipado de militantes. Estamos conscientes de lo que est sucediendo. Entendemos que estas acciones fueron dirigidas contra Ucrania y Rusia y en contra de la integracin euroasitica. Y todo esto mientras Rusia se esforzaba por entablar un dilogo con nuestros colegas en Occidente. Hemos estado proponiendo constantemente la cooperacin en todos los temas claves, queremos fortalecer que sean iguales, abiertas y justas. Pero no hemos visto pasos recprocos.Mentiras para arrinconar a RusiaPor el contrario, ellos nos han mentido muchas ve ces, han tomado decisiones a nuestras espaldas, nos colocan ante hechos consumados. Esto ocurri con la expansin de la OTAN hacia el Este, as como el des pliegue de la infraestructura militar en nuestras fronteras. Ellos nos decan lo mismo: bueno, eso no es asunto tuyo. Eso es fcil de decir. Sucedi con el despliegue de un sistema de defensa antimisiles. A pesar de todas nuestras aprehensiones, el proyecto lo estn trabajando y est avanzando. Sucedi al arrastrar los pies en las interminables negociaciones sobre cuestiones de visado, promesas de la competencia leal y libre acceso a los mercados globales. Hoy en da estamos siendo amenazados con sanciones, pero ya experimentamos muchas limitaciones, que son muy importantes para nuestra economa y nuestra Estados Unidos y posteriormente otras naciones restringieron la venta a la URSS de una larga lista de tec nologas y de equipos, y crearon el Comit Coordinador para el control de la lista multilateral de exportaciones. Hoy en da, formalmente han sido eliminados, pero slo formalmente, pues en realidad muchas limitaciones an estn en vigor. En resumen, tenemos todas las razones para suponer que la infame poltica de la contencin, de los estn constantemente tratando de arrastrarnos a un rincn porque tenemos una posicin independiente, porque nos mantenemos y porque llamamos a las co sas como son y no con hipocresa. Pero hay un lmite para todo. Y con Ucrania, nuestros socios occidentales han cruzado la lnea, jugando al oso y actuando de manera irresponsable y poco profesional. Despus de todo, estaban plenamente conscientes de que hay millones de rusos que viven en Ucrania y en Crimea. Deben haber realmente carecido de instinto poltico y sentido comn para no prever todas las consecuencias de sus acciones. Rusia se encontr en una posicin de la cual no poda retractarse. Si comprimes un resorte hasta llegar a su lmite, se de vuelve abruptamente. Siempre hay que recordar esto. ca de la guerra fra y aceptar el hecho obvio, hoy en da es imprescindible aceptar que Rusia es un participante independiente, activo en los asuntos internacionales; al igual que otros pases, tiene sus propios intereses nacionales que deben ser tomados en cuenta y respetados. Al mismo tiempo, estamos agradecidos a todos los que entendieron nuestras acciones en Crimea. Estamos agradecidos con el pueblo de China, cuyos lderes siempre han considerado la situacin en Ucrania y Crimea, teniendo en cuenta el completo contexto histrico y poltico, y en gran medida apreciamos las reservas y la objetividad de la India. Hoy me gustara dirigirme a la gente de Estados Unidos de Amrica, las personas que, desde la funda cin de su nacin y la adopcin de la Declaracin de Independencia, han estado orgullosas de celebrar la libertad por encima de todo. No es el deseo de los residentes de Crimea elegir libremente su destino tal Yo creo que los europeos, en primer lugar, los alemanes, tambin me comprendern. Permtanme recordarles que en el curso de las consultas polticas al nivel de expertos, aunque de muy alto nivel, algunas naciones que entonces eran y ahora tambin son aliados de Alemania, no apoyaron la idea de la

PAGE 62

62camente apoy el deseo sincero, indetenible de los alemanes a la unidad nacional. Estoy seguro de que no han olvidado esto y espero que los ciudadanos de Alemania tambin apoyarn la aspiracin de los ru sos, de la Rusia histrica, para restablecer la unidad.Duele lo que ocurre en UcraniaTambin quiero dirigirme al pueblo de Ucrania. Sinceramente quiero que nos entiendan: no quere mos hacerle dao de alguna manera o herir sus sentimientos nacionales. Siempre hemos respetado la integridad territorial del Estado ucraniano; por cierto, Ucrania por sus ambiciones polticas. Ellos hacen alar de de eslganes sobre la grandeza de Ucrania, pero son los que hicieron todo para dividir a la nacin. Hoy en da, quedan enteramente sobre sus conciencias los enfrentamientos entre civiles. Quiero que me escuchen, mis queridos amigos. No crean a los que desean que ustedes teman a Rusia, gritando que otras regiones seguirn a Crimea. No queremos dividir Ucrania; no necesitamos eso. En cuanto Crimea, fue y sigue siendo una tierra de Rusia, de Ucrania y de Crimeatrtaro. Repito, al igual que lo ha sido durante siglos, ser un hogar para todos los pue blos que viven all. Lo que nunca va a hacer es seguir los pasos de Bandera! Crimea es nuestro legado histrico comn y un fac tor muy importante en la estabilidad regional. Y este territorio estratgico debe ser parte de una soberana fuerte y estable, que hoy slo puede ser rusa. De lo contrario, queridos amigos (me dirijo a Ucrania y Rusia), ustedes y nosotros los rusos y los ucranianos podra perder Crimea por completo, y podra ocurrir desde la perspectiva histrica cercana. Por favor, piensen en ello. Permtanme sealar tambin que ya hemos escuchado declaraciones en Kiev, de unirse a la OTAN. Qu rra de la OTAN estara ah mismo, en esa ciudad de la gloria militar de Rusia, y esto no crean que es una ilusin sino una perfecta y verdadera amenaza para todo el sur de Rusia. Estas son cosas que podran haberse convertido en realidad si no fuera por la elec cin que hizo el pueblo de Crimea, y quiero dar las gracias a ellos por esto. Pero permtanme decir tambin que no nos oponemos a la cooperacin con la OTAN, porque ciertamen te esto no es el caso. Para todos los procesos internos de la organizacin, la OTAN sigue siendo una alianza militar, y estamos en contra de tener una alianza mili tar hacindose casa justo en nuestro patio trasero o en nuestro territorio histrico. Yo simplemente no puedo imaginarme viajando a Sebastopol a visitar marineros de la OTAN. Por supuesto, la mayora de ellos son chi cos maravillosos, pero sera mejor que vengan y nos visiten, que sean nuestros huspedes, en lugar de la otra manera. Permtanme decir con toda franqueza que me duele el corazn ver lo que est sucediendo en Ucrania en este momento, ver el sufrimiento de la gente y su incertidumbre acerca de cmo pasar el da hoy y lo que les espera maana. Nuestras preocupaciones son comprensibles porque no somos simplemente vecinos cercanos, sino como he dicho ya muchas veces, somos un solo pueblo. Kiev es la madre de las ciudades rusas. Antigua Rus es nuestra fuente comn y no podemos vivir el uno sin el otro.Defenderemos los intereses rusos de rusos y personas de habla rusa viven en Ucrania, y continuarn hacindolo. Rusia siempre va a defender sus intereses mediante medios polticos, diplomti cos y jurdicos. Pero debe ser Ucrania, sobre todo en su propio inters, la que garantice que los derechos e intereses de estas personas estn totalmente protegi dos. Esta es la garanta de la estabilidad del Estado de Ucrania y de la integridad territorial. Queremos ser amigos de Ucrania y queremos que Despus de todo, Ucrania es uno de nuestros mayores socios. Tenemos muchos proyectos conjuntos y yo creo importante es que queremos que la paz y la armona reinen en Ucrania y estamos dispuestos a trabajar junto con otros pases a hacer todo lo posible para facilitar y apoyar esto. Pero como he dicho, slo el propio pueblo de Ucrania puede poner su propia casa en orden. El conjunto de Rusia admira la dignidad y valenta de los residentes de Crimea y de la ciudad de Sebastopol. Fuiste t, pueblo de Crimea, quien decidi su futuro. Estamos ms cerca que nunca en estos das, apoyndonos mutuamente. Estos son sinceros sentimientos de solidaridad. Es en cruciales momentos histricos como estos que una nacin demuestra su madurez y su fortaleza de espritu. El pueblo ruso unido a sus compatriotas mostr su madurez y fortaleza a travs de su apoyo a Crimea. nuestra unidad nacional y el apoyo de las principales fuerzas polticas y pblicas de nuestro pas. Quiero dar las gracias a todos por este espritu patritico, a todos sin excepcin. Ahora tenemos que continuar y mantareas que nuestro pas enfrenta en su camino futuro.

PAGE 63

63 Obviamente, nos encontramos con la oposicin ex terna, pero esta es una decisin que tenemos que hacer por nosotros mismos. Estamos dispuestos a defender constantemente nuestros intereses nacionales, o vaAlgunos polticos occidentales ya nos estn ame nazando no slo con las sanciones, sino tambin con las posibilidades de cada vez ms graves problemas tienen en mente exactamente: acciones por parte de una quinta columna, este dispar grupo de traidores tales declaraciones son irresponsables y claramente agresivas en el tono, y les responderemos a ellos en consecuencia. Al mismo tiempo, nunca vamos a buscar la confrontacin con nuestros socios, ya sea en el Este o en el Oeste, sino por el contrario, haremos todo lo posible para construir relaciones civilizadas y de buena vecindad como uno se supone que debe haber en el mundo moderno. Entiendo que en el referndum el pueblo de Crimea puso la cuestin en los trminos ms claros: debe seguros que cuando las autoridades legislativas de Crimea y de Sebastopol formularon la pregunta, pusieron a un lado los intereses polticos y de grupos e hicieron de los intereses fundamentales del pueblo la piedra angular de su trabajo. Las circunstancias particulares, histricas, pobla cionales, polticas y econmicas de Crimea habran hecho cualquier otra opcin propuesta por muy tentadora que fuese a primera vista slo temporal y frgil y habra inevitablemente conducido a agravar an ms la situacin en ese pas, lo que habra tenido efectos desastrosos en la vida de las personas. Los habitantes de Crimea por lo tanto decidieron poner la pregunta referndum fue justo y transparente y el pueblo de Crimea expres clara y convincentemente su volunRusia tambin tendr que tomar una decisin dif cil ahora, teniendo en cuenta las diversas consideraciones internas y externas. Qu piensa la gente en gente tiene diferentes puntos de vista, pero quiero dejar claro que la mayora absoluta de nuestro pueblo claramente apoya lo que est sucediendo. Las encuestas de opinin pblica ms recientes llevadas a cabo aqu en Rusia muestran que el 95 por ciento de la gente piensa que Rusia debe proteger los intereses de los rusos y de los miembros de otros grupos tnicos que viven en Crimea. El 95 ciento piensa que Rusia debe hacer esto incluso si va a complicar nuestras relaciones con otros pases. Un total de 86 por ciento de nuestra gente ve a Crimea todava como parte del territorio de Rusia. Y una cifra muy importante, que se corresponde exactamente con el resultado en el referndum de Crimea: casi el 92 por ciento de nuestra gente apoya la reunificacin de Crimea con Rusia. As, vemos que la gran mayora de personas en Crimea y la mayora absoluta de las personas de la Federacin de Rusia apoyan la reunificacin de la Repblica de Crimea y de la ciudad de Sebastopol con Rusia. Ahora bien, esto es un asunto de decisin poltica propia de Rusia, y cualquier decisin se debe basar slo en la voluntad del pueblo, porque el pueblo es la fuente ltima de toda autoridad. Los miembros del Consejo de la Federacin, los diputados de la Duma del Estado, ciudadanos de Rusia, habitantes de Crimea y de Sebastopol, en la actualidad, de acuerdo con la voluntad del pueblo, que presenten a la Asamblea Federal una peticin para considerar una Ley Constitucional sobre la creacin de dos nuevos entidades constitutivas dentro de la Federacin de Rusia: la Repblica de Crimea y la Ciudad de Sebastopol, y para Rusa de Crimea y Sebastopol, que ya est listo para la

PAGE 64

64Rafael Casanova Fuertes* __________En distintas conversaciones con estudiosos e interesados en escribir la historia contempornea de Nicaragua, hemos exteriorizado la neque nos permitan una explicacin ms objetiva de los procesos histricos y no caer en anlisis maniqueos, ms interesados en crear estado de opinin circuns tanciales, que en aclarar objetivamente los hechos. En un trabajo que denominamos El otro lado de la historia, referente a las luchas que se dieron contra la Dictadura Somocista, propusimos una alternativa para dar una explicacin serena y equilibrada de los acontecimientos, sin caer en la burda detraccin ni en la exacerbada apologa. coincidencia con otros autores, se puede asegurar que este escritor ha sido hasta ahora el ms profundo estudioso de la vida y obra de Carlos Fonseca Amador. Tambin Blandn fue el pionero en la narracin de las experiencias armadas antisomocistas, cuasi olvidadas por las versiones convencionales y sintetizadas en su obra Entre Sandino y Fonseca. Blandn, multifacti co, persevera en la narracin histrica con este nuevo trabajo que denomina: el cual tiene un sugestivo subttulo Quines le enviaron a la muerte?. El autor, aunque integra gran cantidad de datos sobre la proyeccin de Fonseca y otros hroes del FSLN, adems de carecer de un ordenamiento cronolgico y de pruebas contundentes, adolece de un marco refe rencial para sustentar sus hiptesis. No obstante, no se deben de considerar como invlidos estos esfuerzos reconstructivos, en tanto apuntan a llenar un vaco de informacin sobre la historia reciente del pas, la que por su naturaleza tiende a ser tan polmica. En primer lugar, haremos referencia a los factores externos que, segn l, incidieron de forma decisiva en la formacin del FLN-FSLN entre los aos de 1961-1963, afn en el que ostenta algunas imprecisiones, que el da de la presentacin de la obra aunque mencionadas, no fueron detalladas por algunos de sus comentaristas. Entre estas, pueden mencionarse la incidencia de actores polticos como las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), y la microfraccin en Cuba, el Che, etc., que segn nuestro criterio, no tuvieron ninguna injerencia en el proceso gestor del FLN-FSLN. Esto se localiza principalmente, entre las pginas 77 y 116 de la obra. El autor asegura aspectos que trastocan la realidad, sobre cmo acontecieron las cosas en el proceso revolucionario cubano. En segundo lugar est el proceso gestor propia mente dicho del destacamento revolucionario, en donde seala que a Carlos Fonseca le fue arrebatado el liderazgo del primer intento guerrillero del FSLN, por intrigas internas y externas para otorgrselo a de dilucidar si Carlos fue enviado a la muerte por sus compaeros, a como lo sugiere el autor, o qu fue lo que sucedi realmente en los meses de 1976, es decir los factores que precedieron a la muerte del lder revolucionario en noviembre de ese ao.Cuba y el FLN-FSLN1. Desde el ao de 1943, cuando se produjo la disolucin de la Internacional Comunista como lnea cin leninista de que cada Partido Comunista (PC) debera trazar su programa y estrategia de lucha, segn las condiciones particulares de cada pas. De all que en lo adelante los errores y acier tos provinieran, principalmente, de una concepcin nacional y no de una lnea internacional. Por tanto, el tiempo histrico en los aos sesenta que analiza el autor est totalmente alejado de las diferencias entre Sandino y la Internacional en 1930 (pgs. 93-96). En lo adelante el Partido Comunista de la Unin Sovitica (PCUS), reorient su relacin con los partidos comunistas del mundo, manteniendo la solidaridad desde distintos ngulos y el mantenimiento de una posicin internacional nica. debate

PAGE 65

65 En la dcada de 1960, partidos comunistas como armada como estrategia principal; otros adopta ron temporalmente esta estrategia, retornaron a las formas poltico-organizativas que no fueron (ni fueron los casos venezolano y brasileo. Otros se mantuvieron en las formas polticas, tal como los casos de Chile, Uruguay y Costa Rica. Hacia los aos ochenta y noventa, algunos como el Partido Comunista salvadoreo, recurrieron a la violencia armada o la combinacin de ambos mecanismos como el de Chile. A partir del triunfo de la Revolucin Cubana en enero de 1959, surgi la llamada Nueva Izquierda, protagonizada por nuevas generaciones de revolucionarios, la que empez a disputarle terreno y clientela a la izquierda tradicional (PC) en todo el continente. A diferencia de los PC, que provenan de bases obreras e impulsaron la organizacin sindical y campesina, los lderes de la Nueva Izquierda provenan de las capas medias urbanas, con fuerte nueva izquierda fue la protagonista en la creacin de los frentes de liberacin nacional, los que propusieron el desarrollo de la lucha armada como el mtodo principal para acelerar las condiciones subjetivas y lograr la toma del poder poltico. En estas circunstancias internacionales fue que sur gi el FSLN en Nicaragua. 2. Salvo el caso de la experiencia de El Chaparral en de nombrar como jefe expedicionario de la co lumna al ex teniente Rafael Somarriba, el estado cubano a travs de sus representantes sin entrar en menoscabo de la solidaridad internacional jade las dirigencias de los movimientos revolucionarios del mundo, incluido el de Nicaragua. Por tanto, ningn estamento de la Revolucin Cubana Carlos Fonseca. La llamada microfraccin fue un fenmeno acontecido en 1968 en lo interno del proceso cubano, totalmente ajeno en el tiempo y a las situaciones internas de los revolucionarios nicaragenses, concentrados entre 1960 y 1962 en Cuba. Por el contrario, desde 1959 la mayora de los nicaragenses en Cuba se refugiaron en casas de revolucionarios provenientes del Partido para nada en los problemas y decisiones internas del movimiento revolucionario nicaragense. El autor omite no se sabe si por desconocimiento que el mismo Carlos Fonseca, estuvo durante militante del PSP, quien hasta su muerte le guar d gran afecto y admiracin al joven revolucionario nicaragense (p.137-153). Otro nicaragense, del Che, tambin estuvo en la casa de otro viejo militante del PSP. En su testimonio habl de sus que se mencionara nunca la presencia de un funante los tres ellos que haba que presentar la batalla dentro del Partido Socialista Nicaragense (PSN), para fortalecer desde dentro una tendencia radical e impulsar la lucha armada. Los tres eran opuestos a esta idea por distintas razones, y sin que el Che u otro funcionario cubano hayan 3. El proceso unitario para construir el socialismo en Cuba, producto de las coincidencias ideolgi cas y polticas a lo interno de la Isla entre movimientos revolucionarios, nunca fue prohijado por presiones de carcter externo, a como lo sugiere el autor, quien desafortunadamente coincide con los detractores de la derecha anticomunista, al URSS y el PCUS. Las fuentes ms conocidas sealan que las conversaciones unitarias se iniciaron desde los primeros meses de 1959 en Cojmar, cerca de La Habana, y continuaron a lo largo de 1960. Aunque se manej de manera discreta en su tiempo, a estas alturas eso no es ningn secreto para la generalidad del pueblo cubano y la intelec tualidad revolucionaria del mundo. Los protagonistas individuales de este proceso fueron adems Roca Caldero, Carlos Rafael Rodrguez, Emilio Aragons, Anbal Escalante, Lzaro Pea y Csar Escalante. Este grupo funcion a su vez como la direccin poltica de la Revolucin. Posteriormente se integr el Comandante Faure Chomn, lder del Directorio Revolucionario. En julio de 1961, previa autodisolucin de las estructuras de las tres principales organizaciones mencionadas, se orient la creacin de las ORI en todo el pas, paso previo para la creacin del Partido Unido de la Revolucin Socialista (PURS). Todas las organizaciones reconocieron el liderazgo de Fidel en la construccin del Par tido y del estado socialista. El proceso de unidad

PAGE 66

66como el problema del sectarismo, protagonizado por el Secretario de Organizacin de las ORI, Anbal Escalante, quien pretendi el predominio casi total de los cuadros del PSP en las estructu ras de las ORI, desestimando la experiencia de los superado en marzo de 1962 con la suspensin de Escalante como responsable, la creacin del PURS y la distribucin equitativa de los cuadros en funcin de su capacidad poltica y nivel profesional. El problema de la Microfraccin aconteci en 1968 y segn el contenido del informe de Ral Castro de ese mismo ao, fue un intento de socavar la autoridad de la direccin revolucionaria de Fidel por parte de un grupo muy reducido de ex mili tantes del PSP, dentro del Partido Comunista y del Estado cubano. El principal dirigente de la Microfraccin fue el mismo ex dirigente Anbal Escalante, quien en 1966, dos aos despus de su retorno al pas, inici en secreto una serie de contactos a nivel nacional e internacional con algunos embajadores de pases socialistas para crear un estado de opinin desfavorable a la lnea poltica del estado cubano, con el claro objetivo de suplantar en el futuro a la direccin poltica. Las cosas evolucionaron de tal manera que se procedi a realizar la detencin y enjuiciamiento de 43 de los implicados. Tras la aclaracin de los hechos los encartados fueron sometidos a breves condenas de crcel y la suspensin de sus cargos en el Partido y el Estado. 4. Dentro de la dialctica, el uso de los mtodos histrico y lgico son concluyentes para comprender determinadas situaciones y evitar especulaciones. En la pgina 80 de su libro, el autor, pone en duda la posicin ideolgica de Fidel, y sar del lder cubano en 1959. Si bien esta posirespecto. El lder y el ncleo dirigente de lo que leninistas desde antes del golpe de estado de Batista en marzo de 1952. Pero a diferencia del PSP (el Partido Comunista de Cuba) decidieron levantar un movimiento de masas a travs de un programa de liberacin nacional y social, sin proclamar abiertamente el socialismo, para vadear la fuerte alienacin anticomunista impuesta a la sociedad cubana. Fidel Castro Ruz ya era un mar comunista al ser bloqueada Cuba por EEUU, a telectuales de la derecha internacional. 5. Las confusiones creadas en su tiempo por el traimerece ningn comentario, pero recomiendo al escritor Blandn que lea el testimonio del mismo Comandante Fidel Castro el 4 de marzo de 1965 ante medios nacionales y extranjeros, sobre el juicio que se le hizo a Rodrguez, que por cierto tuvo gran transparencia. 6. Es notorio y reiterativo, el uso unilateral por parte del autor de fuentes que provienen de los mismos detractores derechistas de la Revolucin Cubana, entre estos, los sealamientos al antiguo PSP rea lizados por la derecha cubana, con el objeto de deslegitimar su proyeccin (pgs. 97-98). La totalidad de la sociedad cubana y de la intelectualidad revolucionaria, reconocen el papel jugado por ese partido desde su fundacin en 1925 en distintos lapsos de la historia, logrando sustanciales reivindicaciones sociales, polticas y econmicas para la clase obrera y campesina. En ese afn entregaron sus vidas centenares de revolucionarios como Iglesias. Los comunistas cubanos fueron determi nantes en la creacin de las condiciones subjetivas para la revolucin cubana, no solo organizando a los sectores productivos sino que al divulgar las ideas del socialismo las convirtieron en atractivas para un amplio sector de la juventud cubana, enque perteneci Fidel. El PSP, se lanz solo a la lucha contra Batista desde 1952. En 1956, en contacto con Fidel y su movimiento, apoy a la columna guerrillera estaenero de 1958 se integr a la lucha armada (parte

PAGE 67

67 media de la lucha guerrillera), paso decisivo para fortalecer los grupos de accin y sabotaje en las ciudades, nutrir el Frente Oriental y las columnas invasoras de Occidente. Finalmente, tuvo una participacin decisiva en la huelga general de di ciembre de 1958. apertura del I Congreso del PCC en 1965: al revs de lo que ocurre muchas veces desgraciadamente en otros pases, haba un profundo respeto hacia los viejos comunistas, que durante aos heroicos y difciles haban luchado por el cambio social y manderas del marxismo-leninismo. Los viejos comunistas encabezados por Blas Roca, reconocieron a su vez el papel vanguardia jugado por Fidel y su generacin para lograr el triunfo revolucionario y fueron un soporte slido en el sostenimiento del proyecto socialista cubano.Guerrero y el liderazgo de Carlos7. En toda organizacin naciente, entre sus principales gestores se presentan contradicciones en con tenido, estilo y formas. El surgimiento del FSLN entre 1961 y 1963, no fue una excepcin de las reglas que nos traza la dialctica, y el analista debe guardar serenidad, desprenderse de pasiones y explicar con objetividad y sin sesgos las distintas situaciones que analiza en determinado tiempo histrico. Al momento de abordar el problema de los liderazgos, Blandn pasa de largo situaciones muy particulares, fciles de comprobar en la documentacin oral y escrita, algunas de las cuales son citadas por l mismo (pgs. 40-43 y 86). do dentro del contingente inicial de lo que sera el Frente de Liberacin Nacional (FLN), no solo por su cultura general y experiencia poltica, sino que adems debe recordarse que fue l quien por parte del PSN atendi polticamente a la clula marxista en la Universidad. Finalmente tena ascendencia poltica y hasta familiar con algunos de los integrantes de esta clula (los mismos su capacidad, posiciones radicales y otras razones nunca fue objeto de estima de parte de la di ese partido y en coincidencia con Carlos Fonseca, otros, pasaron a la constitucin de otra alternativa revolucionaria. 9. Paralelo a este desprendimiento y su intento or ganizativo, surgieron varios movimientos de cor ta duracin, entre ellos el Frente Revolucionario Sandino (FRS), encabezado por los hermanos pesar de su audacia y valenta como combatientes, no llegaron a asimilar el pensamiento revolucionario en toda su dimensin. (JPN) no tuvo vnculos con el PSN, es impreciso (pgs. 216-218), dado que la mayora de sus militantes jvenes pasaron a ocupar posiciones direc autor omite la militancia de ste en el PSN). La diferencia era que la direccin del Partido quera orientarla hacia un frente juvenil de masas, mien tras que Carlos Fonseca, la concibi como la posibilidad de crear la instancia poltico-militar contra el Somocismo (Altamirano 1987). 11. En lo interno del FLN, aunque todos coincidan en la necesidad de impulsar la lucha armada, hubo quien enarbolaba la lucha guerrillera siguiendo el modelo de los frentes de liberacin contemporneos; otra la de Carlos Fonseca, quien sostuvo que haba que buscar un elemento de cohesin entre cin de lucha a lo interno del pas, en este caso integrantes no hayan comprendido esta perspec tiva, no constituye ningn crimen. No se trata de una lucha entre elegidos y malsanos fariseos, sino que fueron las circunstancias que tena que pasar una nueva alternativa revolucionaria y sta no va a

PAGE 68

68 travs de toda una experiencia. 12. El envo de Carlos al interior de Nicaragua en 1963, al contrario de lo que especula el autor (pgs. 101-105), sirvi para consolidar su lideraz go en el proceso de reorganizacin de las clulas urbanas en el territorio. Tampoco fue enviado a una zona de peligro como seala Blandn; en esa labor y en esos escenarios, corre menos riesgos fsicos porque la actividad represiva se acenta contra la columna guerrillera de Rait-Bocay y fue donde se produjo la prdida de valiosos cuadros como Jorge Navarro y Francisco Buitrago. tras la desmovilizacin del contingente de RaitBocay, se fortaleci la posicin y el liderazgo de Carlos Fonseca y se pudo colocar la S de Sandino Vlido es citar el punto de vista de Toms Borge, uno de los fundadores del FSLN, sobre la proLos primeros militantes del Frente Sandinista de Liberacin Nacional siempre consideraron en ese momento. Nos dio instruccin poltica en Len cuando todava era miembro del Partido Socialista; sus alumnos fuimos Carlos Fonseca, noca la teora marxista. Fue en aquella poca muy paciente y fraterno; discuta con nosotros.El FSLN en 197613. En toda su obra Blandn sugiere que el mximo dirigente y fundador del FSLN fue enviado a la muerte, pero no deja claro por quin o por qui nes. En sus argumentos expone las diferencias que hubo entre Eduardo Contreras y Pedro Aruz Palacios; al primero le acusa de disputar el lide razgo a Carlos y al segundo de haber cuestionado el papel dirigente de Carlos. Con todo el respeto que merece la posicin del autor, hemos de recordar que en una organizacin verdaderamente revolucionaria no se compite por posiciones ni privilegios, actan seres humanos que, aunque no perfectos, obtienen su lugar en una determinada responsabilidad a base de haber demostrado no solo capacidad poltica e ideolgica, sino tambin una actitud tica y ejemplar en sus actos, como entes individuales y revolucionarios. Pero adems, una alta por sus convicciones. Por tanto, las diferencias en cuanto a posiciones ideolgicas o de tcticas y estrategias no conduce necesariamente ni a ambiciones personales ni a desear o mandar a la muerte a otro compaero. 14. Los hechos demuestran que Eduardo Contreras, un revolucionario de gran capacidad poltica llen estos requisitos hasta su muerte a manos del ene momento de la salida de Carlos hacia la montaa, estaba fuera del pas. Tampoco pudo ser Pedro Arauz, el cuadro de mayor responsabilidad en el interior de Nicaragua, quien nunca desconoci plenamente con la estrategia original del FSLN misma de Carlos, pero adems es quien trat de convencerlo de que las condiciones para el ingreso a la zona guerrillera no eran las ms favorables en ese momento. La autoridad de Carlos estaba por encima de la Aruz y es imposible que Arauz lo haya enviado. Subi a la montaa por decisin propia, consciente de los riesgos que iba a correr y que nunca fueron ajenos a su trayectoria revolucionaria. A Carlos Fonseca no lo envi a la muerte nadie: cay en combate el 8 de noviembre de 1976 en Zinica, enfrentando en condiciones adversas a un enemigo superior en nmero, producto de las somocista en un rea devastada por la represin criminal. 15. El empuje revolucionario iniciado desde 1973, cuando las luchas sociales y polticas se acrecentaron, culmin con el asalto a la casa de Chema Castillo, el 27 de diciembre de 1974. Pero el FSLN fue golpeado fuertemente en su estructura logstica, incluida la muerte de cuadros militantes y colaboradores y fue cuando en medio de la crisis emergieron las tres tendencias. Al escindirse los denominados Proletarios, en el interior del Frente quedaron dos posiciones: quienes seguan sos en las nuevas circunstancias planteaban una gil alianza poltica antisomocista y el traslado de la lucha hacia las ciudades. En diciembre de 1975 se produjo la llegada de Carlos Fonseca desde Honduras; en abril de 1976, la de Daniel Ortega, Eduardo Contreras y Humberto Ortega. 16. Cuando estos ltimos tres ingresan a Nicaragua, ya el Comandante Carlos se haba internado en la montaa, porque consider que se requera de su pre sencia para fortalecer la moral de los combatientes que an resistan en circunstancias adversas, y para plantear la reunin de la Direccin Nacional (DN) en las mismas montaas del norte. Que a estas altu ras algunos lo consideren una imprudencia, pues lo

PAGE 69

69 en Dos Ros, en la lucha por la independencia de Cuba. Que esto era una utopa cuando ya la posicin de otros miembros de la DN era diferente y por lo dems era difcil el ascenso de estos a la la montaa estaban casi aislados dos miembros de la Direccin: Carlos Agero y Henry Ruiz, y estaba tenido, una reunin con ellos. 17. La lgica nos conduce a una lectura distinta a las especulaciones. Carlos estaba por la unidad, pero no desechaba el fortalecimiento de la tenta desde de su propia concepcin para fortalecer y mantener las posiciones revolucionarias dentro del sandinismo. Esto lo estaban haciendo las dems tendencias, dentro de sus propias concepciones y estrategias: la Insurreccional (o Tercerista) fortaleciendo una amplia unidad antisomocista y preparando la insurreccin urbana, la Proletaria en la resistencia popular tratando de organizar a los sectores productivos y el par tido revolucionario. 18. Le resta algn mrito que haya muerto con la idea de que la montaa debera seguir siendo el de insurreccin urbana y la inmediata unidad poltica antisomocista haya sido la correcta en ese momento, entra en menoscabo de su proyec sigui y sigue siendo el padre de la Revolucin Popular Sandinista. No era un dios, era un ser humano, un revolucionario, no exento de errores, lleno de amor a la vida pero dispuesto a entregar la propia (como lo hizo) si las circunstancias as lo determinaban. Acaso las tendencias unidas no combatieron al somocismo en cohesin con otras fuerzas revolucionarias y democrticas 19. Acaso no se produjo la unidad sandinista en marzo todo este proceso estuvo presente su tenacidad y el espritu del fundador del destacamento revolucionario que estuvo en capacidad de conducir al pueblo hacia su liberacin en julio de 1979. En esa hiptesis, solo podemos imaginar a Carlos Fonseca a la cabeza de las ltimas jornadas de lucha y despus convertido en el mximo dirigente de la triunfante Revolucin Popular Sandinista. Quines lo enviaron a la muerte? .

PAGE 70

70 A finales de 1965 viaja a la zona minera, en coordinacin con Casimiro Sotelo, donde integra un equipo de trabajo para investigar las condiciones laborales de los obreros de las minas de Bonanza y Siuna. De esta investigacin se hizo una campaa para denunciar la sobreexplotacin de los mineros por las transnacionales norteamericanas. Casimiro es expulsado de la UCA por sus actividades antisomocistas; a Julio le reducen su beca y luego se la quitan, mientras connotados torturadores de la Dictadura llegaban a estudiar protegidos por las autoridades acadmicas y sus respectivos guardaespaldas. Mi mam tuvo un derrame y ya no puede trabajar. Mi hermana Liliam dejar de miliares no debemos preocuparnos ni hacer una tragedia. A toEn 1966, representa al Centro Estudiantil Universitario de la UCA (CEUUCA), en el congreso fundacional de la Federacin Estudiantil de Centroamrica, celebrado en San Salvador. Tambin ayuda a Jos Benito Escobar en los preparativos que realiza el FSLN, para establecer una base guerrillera en Pancasn. A mediados del ao, el FSLN lo enva a Guatemala, para entrevistarse con el jefe y fundador de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), Luis Turcios Lima, con quien Carlos Fonseca haba entablado amistad en 1960. En el campamento de las FAR ya estaba recibiendo entrenamiento Edmundo Prez y despus del viaje de Julio, llegaron Oscar Turcios Chavarra, Alejandro Mora y Jorge Guerrero. Al regreso de Guatemala, Julio es nombrado responsable de la resistencia urbana. Tambin impulsa la publicacin de septiembre, junto a Orlando Pineda y Humberto Ortega, redacta y distribuye un comunicado en repudio a la farsa electoral prevista para febrero de 1967, entre los estudiantes que realizaban la caminata anual a la Hacienda San Jacinto. En 1967 es electo presidente de la Asociacin de Estudiantes de Derecho, funcin que desempea por poco tiempo. El 22 de junio fue capturado por la Guardia Nacional. A los cuatro das fue dejado en libertad. Meses despus le cont a un amiEl 19 de julio de 1967 viaja a La Habana junto a Casimiro Sotelo, como delegados del FSLN al congreso de la Organizacin Latinoamericana de Solidaridad (OLAS). Al concluir el evento, se queda en Cuba para recibir entrenamiento militar. Usando el seudnimo de Francisco es nombrado responsable de los nicaragenses en aquel pas. Antes de partir a La Habana, Julio escribi una carta a su padre sustituto, don Jos Santos Correa, quien le haba ofrecido ayuda para que se quedara en Costa Rica, fuera del Abandon el pas no por como seres humanos, donde el pueblo se gobierna, donde abandonen las casas, donde los cuarteles se convirtieron en escuelas y se forjan nuevos horizontes con brazos de obreros fuerza para seguir adelante Cuentan sus compaeros que durante el entrenamiento en La Habana, en un da de lluvia torrencial, salv la vida de un guerrillero peruano que fue arrastrado por el torrente de un ro cuando intent cruzarlo. La accin de Julio fue temeraria, porque aunque la corriente era muy fuerte, no dud en lanzarse al rescate de su compaero a sabiendas del riesgo que ello supona para su propia vida. Por sus ptimas condiciones fsicas, su camaradera y su disciplina, Julio impresion especialmente a sus instructores. Su condicin atltica le ayud a resistir los extenuantes ejercicios fsicos. Desde su adolescencia sola decir que todo est y como est En 1968, el FSLN reorganiza sus mandos, encabezados por Carlos Fonseca como Primer Responsable; Oscar Turcios, Segundo Responsable; Julio Buitrago, Jefe de la Resistencia Urbana; y Ricardo Morales Avils, Humberto Ortega Saavedra, Efran Snchez y Francisco Rosales como miembros de la Direccin Nacional. Cuando Julio regresaba a Nicaragua, el pasaporte salva Martnez es detectado por la polica secreta costarricense, que lo captura, lo mantiene incomunicado y lo interroga por varios das, hasta que los diarios publican que la Dictadura Somocista estaba pidiendo su extradicin y se genera un escndalo que llega hasta la Asamblea Legislativa. Debido a la presin pblica, lo pusieron en libertad el 12 de marzo de 1968 a condicin de que se reportara a la Polica diariamente. Pero el mismo da desapareci y march clandestinamente a Nicaragua, adonde ingres bajo el seudnimo de lvaro y como Jefe de la Resistencia Urbana. Inmediatamente, Julio organiza la campaa por la libertad de los prisioneros polticos (entre ellos, Daniel Ortega), impulsa el trabajo clandestino en la capital, encabeza escuadras militares que realizan acciones de propaganda armada y recuperaciones econmicas, y transmite sus conocimientos sobre armas y explosivos en una escuela clandestina que organiza.

PAGE 71

programa del FSLN. Julio Buitrago participa en esta tarea por medio de un activo intercambio de cartas con Carlos Fonseca. En 1969 en San Jos y Alajuela, Costa Rica, se desarrolla un proceso de discusin, anlisis y elaboracin de documentos de carcter estratgicos, polticos, programticos y estatutarios, dirigido por Carlos Fonseca. Entre esos documentos se encuentran las cartas de Julio Buitrago dirigidas a Carlos el 1, 9 y 11 de julio de 1969, escritas en clave, que llegan a nombre de Jos Trejos al apartado postal 3979, en el Correo Central ubicado en el Centro de San Jos, donde Humberto Ortega era el encargado de retirarlas. En algn momento de ese ao, Gloria Campos Traa, una militante del FSLN que tena cobertura legal, haba alquilado una vivienda de dos pisos en el barrio Delicias del Volga, de la gasolinera cuadra y media al Norte y una cuadra al Este, en la cual vivan la propia Gloria y su nia Marta, producto de su unin con Enrique Lorente; Mirna Mendoza, Doris Tijerino y Julio Buitrago, y tambin era utilizada como casa de seguridad de otros compaeros. La noche del 12 de julio, lvaro haba visitado la familia de un compaero guerrillero y tuvo que escuchar las recriminaciones de las seoras porque debido a que andaba metido en eso, la salud de su madre estaba muy deteriorada. S o a nosotros mismos. Ante el deber con el pueblo y el deber con la familia, preferimos el deber con el pueblo, les replic. lleg preocupado porque Edgard La Gata Mungua, le dijo que haba sido seguido por agentes de la Seguridad Somocista el da anterior y que tenan controlados los movimientos de una persona que llegaba a la casa. Nos indicaron que algo iba a pasar. Julio siempre trat de calmarnos porque algunos tenamos la opinin de abandonar la casa, dice Doris. Muchos aos antes, Julio haba jurado que jams caera nunca caer en manos de esos hijos de puta. te. La Guardia sospechaba que Carlos Fonseca podra estar en la vivienda y decidi atacar. Cuando los guardias llegaron relata Doris, un compaero se haba retirado y estbamos en la planta baja. Sentimos un culatazo fuerte, lo que apenas le dio tiempo a Julio de subir a la planta alta, desde donde hizo la defensa de la casa. Una vez que la guardia derriba la puerta yo corr hacia el patio para llevarle a Gloria a su hija, ya que ella estaba en el lavandero y decirle que tratara de escaparse pero fue capturada. Tambin Doris es detenida. La Guardia Nacional asalta la casa vecina y asesina a un muchacho panadero que ah viva. Luego obligaron a Doris Tijerino a decir que era hermano suyo. Atrincherado en el segundo piso, Julio Buitrago solo dispona de su metralleta M-3 con una cantidad modesta de municiones para hacer frente a la Guardia, que moviliz ms de 200 hombres armados hasta los dientes, apoyados por un tanque Sherman y dos avionetas artilladas. El canal 6 de la televisin, controlado por el tirano, comenz a transmitir el combate en vivo y directo para todo el pas. La tanqueta disparaba su can demoledor contra la vivienda, pero inexplicablemente seguan saliendo tableteos del balcn. Transcurran los minutos y las horas, y la desigual batalla continuaba. La Guardia crea que haba un comando integrado por al menos diez guerrilleros. Hasta en mano y decenas de guardias activaron sus fusiles acribillndolo. Al caer continuaron los disparos que levantaban literalmente en el aire el cadver del hroe. Le desbarataron el rostro y su cuerpo tena ms de cien impactos de bala. Casi a las siete de la noche del 15 de julio de 1969, sus verdugos se retiraron. Minutos despus, la Guardia atac otra casa de seguridad del FSLN en el barrio Santo Domingo en donde encontr a de las diez de la noche. Para castigar a sus familias, la Dictadura orden que no entregaran los cuerpos a sus madres y los mand a enterrar en una fosa comn. Poco tiempo antes de su cada, Julio Buitrago haba esno s si uno aprende a saber cundo ronda la muerte; sus pasos y a huir de ella no como cobardes, sino despus En su poema Como los Santos, Leonel Rugama escriy esto cuntenselo a todo el mundo.

PAGE 72

El primer comandante del FSLN El martes 15 de julio fue un da aciago para el Frente Sandinista de Liberacin Nacional (FSLN). Mensaje al Pueblo de Nicaragua, escrito despus de haber sido liberado de la crcel en Costa Rica el 21 de octubre de 1970, gracias a la accin revolucionaria de un comando enEs necesario recordar los ms recientes casos de la besGuardia Nacional lanza ms de 200 homy resiste durante dos horas hasta disparar escombros la casa atacada. Eso sucedi el Poco despus, condecora post mrtem con el grado de Comandante a Julio Buitrago, la primera vez que se Al momento de su cada en combate, Julio Buitrago era el Jefe de la Resistencia Urbana, y como tal, encargado de escuadras militares, redes de seguridad y apoyo para casas y vehculos, as como de las pequeas correas de transmisin con el movimiento estudiantil universitario y obrero, en Managua, Len, Chinandega y Estel. hijo de doa Mara de los Santos Buitrago Salazar conocida cariosamente como doa Santos Buitrago. Desde nio realiz diferentes trabajos como vender de gaseosas (refrescos embotellados) y conserje en limpieza en el ya desaparecido Cine Luz. Su familia lo form en la Iglesia Catlica y siempre fue un cristiano devoto. Realiz sus estudios en diferentes centros, se hizo y el 29 de noviembre de 1959, cuando solo tena 15 aos, denuncia en un acto pblico el elevado ndice de analfabetismo que haba en Nicaragua. El 12 de enero de 1960, con 16 aos de edad, participa en la fundacin de Juventud Patritica Nicaragense (JPN), junto a Jos Benito Escobar, Germn Pomares, Fernando Gordillo, Manolo Morales, Jorge Navarro, Daniel Ortega, Salvador Buitrago, Rger Vsquez, Orlando Quinez, Joaqun Sols Piura, Ignacio Briones Torres, y German Vogl. Participa en el primer aniversario de la Masacre Estudiantil del 23 de julio de 1959 en Len y cambia el nombre de la calle, que hasta entonces se llamaba Roosevelt por el de Avenida Sandino. Aquel acto, que culmina con la feroz represin de la Guardia Nacional (GN), tuvo especial importancia en su formacin. Cuando JPN cesa su actividad, Julio Buitrago desarrolla un intenso trabajo en el movimiento estudiantil del Instituto Ramrez Goyena, al que logra imprimirle un gran dinamismo y contenido; gana los primeros lugares en concursos de oratoria y sobresale por su rendimiento acadmico. Por su activi dad revolucionaria, un profesor de matemticas que era informante (oreja) de la Seguridad Somocista le aplaz y le hizo perder su segundo ao de secundaria. En 1963 Julio Buitrago y otros estudiantes de secundaria como Francisco Moreno, Daniel y Humberto Ortega, Jorge Guerrero, Alejandro Gutirrez y Adrin Roque, fundan el Frente Estudiantil de Secundaria (FES). A principios de ese ao ocurren los primeros combates guerrilleros del recin fundado FSLN en RaitBocay, que resultan en duro revs para la lucha revolucionara. En la ac cin caen entre otros, Francisco Buitrago, Jorge Navarro, Ivn Snchez, Modesto Duarte y Faustino Ruiz. Julio Buitrago presion para que su recinto educativo lidaridad con los combatientes. Tambin en 1963 participa en el II Congreso del Frente Estudiantil Revolucionario (FER), en repre sentacin de los estudiantes de secundaria, en el cual aprueban los principios y estatutos de la organizacin. Aqul ao Doris Tijerino la presentacin de las candidatas a reina del Ramrez Goyena, pero El 20 de junio Carlos Fonseca cae preso y Julio organiza una marcha hacia los tribunales donde le juzgaran para acuerparlo y aclamarlo. Arengados por Julio, mientras esperaban la llegada de Durante varios das la Guardia no llev a Carlos a declarar y los estudiantes regresaban al da siguiente. Cuanmilitar, un grito solitario, potente, estremeci a las decenas de El alarido haba partido de la garganta de Julio Buitrago. Ese ao culmina sus estudios de secundaria y organiza la recolecta de fondos para realizar la ceremonia de graduacin los 170 bachilleres, pues sus madres no tenan recursos. En la muerte me doblara en la trinchera, no llores. La honra de tu vientre ser mi cadver. Mi sangre se convertir en abono y mi el ltigo de los verdugos. Antes de la ceremonia, los futuros bachilleres hicieron un test de inteligencia. El que resultara con el puntaje mayor, ganara una beca en la Universidad Centroamericana y Julio gan el primer lugar. Al ao siguiente ingres a la UCA para estudiar Derecho y semanas despus el FSLN lo nombra miembro del Comit Ejecutivo del FER.