<%BANNER%>

Correo de Nicaragua

Digital Library of the Caribbean
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098604/00023

Material Information

Title: Correo de Nicaragua
Physical Description: Serial
Publisher: Colectivo Sandino Vive
Place of Publication: Managua, Nicaragua
Publication Date: 05-2013

Subjects

Genre: serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098604:00027

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00098604/00023

Material Information

Title: Correo de Nicaragua
Physical Description: Serial
Publisher: Colectivo Sandino Vive
Place of Publication: Managua, Nicaragua
Publication Date: 05-2013

Subjects

Genre: serial   ( sobekcm )

Record Information

Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: UF00098604:00027


This item is only available as the following downloads:


Full Text

PAGE 1

Informacin, anlisis y debate N o 27, mayo-junio 2013 Salir al Caribe para salir de la pobreza

PAGE 2

Correo es una publicacin bimestral del colectivo de comunicadores Sandino Vive, del Instituto de Comunicacin Social. Los materiales publicados por Correo pueden ser reproducidos total o parcialmente por cualquier medio de informacin citando la fuente. Suscripcin militante : US$ 50.00 anual Precio unitario en Nicaragua: C$ 50.00 Telfono: 2250 5741 correodenicaragua@gmail.com sumarioao 5 nmero 27 mayo-junio 2013 Consejo de Direccin: Carlos Fonseca Tern Gustavo Porras Orlando Nez Scarlet Cuadra Waters William Grigsby Vado Articulistas: Aldo Daz Lacayo Jorge Capeln Mara Antonia Lpez M. Toni Solo Produccin: Marialuisa Atienza Flix Surez Narvez Diseo y diagramacin: Heriberto Morales Sandoval Editorial: El Gran Canal: del sueo a la realidadSalir al Caribe para salir de la pobreza Chvez, Comandante de Amrica Revolucin Bolivariana derrota a la ofensiva fascista Revolucin que no sabe defenderse, no es Revolucin Zonas Francas: la otra cara Tiempos de paz y dignidad para construir el progreso Los trabajadores tienen mucho que celebrar Corea, inescrutable enigma para Occidente Los primeros aos del FSLN 3 4 9 19 28 32 44 47 49 61

PAGE 3

3 editorialEl Gran Canal: del sueo a la realidadTenemos que unirnos, dijo Bolvar, hace 200 aos. Y Sandino, como buen patriota, revolucionario, latinoamericano y caribeo, recogi el pensamiento de Bolvar y escribi ese documento donde habla de la unidad latinoamericana. Esto fue en el ao 1929, hace ms de 70 aos. Sandino hablaba ah, entre otros temas, del canal por Nicaragua, y daba algunas ideas, haca planteamientos muy claros para que pudiese desa rrollarse la obra en ese momento histrico. Nicaragua fue vctima de las polticas expansionistas, imperialistas, precisamente porque Estados Unidos quera tener el control de nuestro pas para no permitir que otro gobierno se atreviera a construir el canal por Nicaragua. Despus construyeron el Canal por Panam, y los yanquis se atribuyeron el derecho, por la fuerza, de mantener el control del territorio nicaragense con un famoso tratado que impusieron, donde se deca que Nicaragua no poda dar un solo un paso en la construccin de un canal, si no era con la autorizacin del gobierno de Estados Unidos. Nicaragua, sometida totalmente, se convirti en una pieza de la geopoltica de EEUU, porque un punto de trnsito se convierte en un punto de carcter estratgico no solamente por razones de comunicacin, sino tam bin por razones econmicas, de seguridad, militares. Recordemos que Estados Unidos, cuando instal el canal en Panam, lo primero que hizo fue construir bases militares y ah instalaron escuelas para formar torturadores y verdugos de Amrica Latina. En el mundo de hoy hemos estado trabajando para buscar la inversin, porque no es fcil encontrarla. Es una inversin muy grande, quizs arriba de los 40 mil millones de dlares, porque es una obra completa: es el canal, son los puertos, las pistas areas, el ferrocarril, los oleoductos para que pueda cruzar petrleo de un mar al otro, Con RicardoMartinelli, Presidente de Panam, hemos hablado del tema, y no ve ningn problema con que se construya un canal por Nicaragua me lo ha dicho en varias ocasiones porque igual va a seguir prestando servicios el Canal de Panam y porque el de Nicaragua lo que har es permitir que pasen barcos que no pueden hacerlo por el de Panam an con la ampliacin que estn haciendo. Esto lo hemos venido trabajando con una gran empresa de la Repblica Popular China. Se ha establecido una muchas empresas. Desde el inicio, hemos planteado la proteccin del medio ambiente. Eso nos preocupa a todos, porque una obra como sta lgicamente algn dao tiene que provocar. Lo importante es que, tal y como hemos venido hablando con la empresa china, la misma obra, as como va a generar recursos para que el pas pueda ir saliendo poder contar con los recursos con los que no contamos ahora para contrarrestar el dao que han sufrido nuestros bosques. En todos los convenios, se est estableciendo que esa empresa estar garantizando tambin los recur sos para recuperar las zonas que han sido afectadas por la depredacin de la especie humana. Despus, los de la empresa del Gran Canal hicieron recorridos areos por ac para evaluar eventuales rutas: si es por el ro San Juan, si es un poco ms al norte, si es un poco ms al sur, siempre pasando por el Gran Lago. Despus de estos estudios, llegaron a la conclusin de que la mejor ruta es buscando hacia el norte, descartando por lo tanto, la ruta sobre el Ro San Juan. Como yo haba conversado del tema en la reunin del 3 de mayo en Costa Rica (con el Presidente de EEUU Barack Obama), le comuniqu a la cancillera que hicieran circular un mensaje a todas las cancilleras centroamericanas, donde se les da a conocer por ser un proyecto tan grande, de tanto impacto que la ruta del canal ya no va por el Ro San Juan, sino que ms al norte. Dnde, exactamente? Eso lo vamos a dar a conocer en su momento, en cuanto concluyan todos los estudios que se estn haciendo. Luego el tema va al Consejo Regional del Atlntico Sur para que lo apruebe, y luego viene a la Asamblea Nacional para que tambin lo haga. Inmediatamente despus, vendra la empresa a realizar el estudio de factibilidad, y ya con ste aprobado, viene la ejecucin de la obra. pueblo nicaragense que bastante ha sufrido. Tiene un calvario de siglos y ya va siendo hora de que termine ese calvario. Y nosotros, queridos hermanos nicaragenses, todos juntos, todas las familias nicaragenses, conti nuaremos saliendo del calvario de la miseria, del calvario de la pobreza, del calvario de la indignidad; y cada da, tendremos una Nicaragua ms digna.Presidente Daniel Ortega Discurso del 18 de mayo de 2013.

PAGE 4

4Orlando Nez Soto ______________En primer lugar habra que aclarar que un pas puede ser muy rico, es decir, tener un Producto Interno Bruto (PIB) altsimo y ser un pas empo brecido. Tal podra ser el caso de algunos de los grandes pases emergentes como la India o Brasil, los que destacan como potencias econmicas, pero con un nivel de empobrecimiento de la mayora de su poblacin tambin altsimo. En trminos generales, podemos decir que si se trata de un pas inserto en el sistema capitalista, como es el caso de los pases latinoamericanos, disminuir el nivel de empobrecimiento implic e implica superar la herencia colonial, entre la que destaca una economa basada en la produccin primaria y en la exportacin de materias primas. En otras palabras, tiene que industrializarse y au mentar el valor agregado de su produccin, y para lograrlo tiene que fortalecer su mercado interno, de cin nacional deber poder colocarse al interior de su propio territorio, para lo cual tendr que democratizar su economa; esta condicin implica a su vez, una per manente redistribucin del ingreso evitando as que la brecha social le impida democratizar su economa. Esta tarea corresponde en principio a la burguesa nacional, es decir, a una clase empresarial emprende dor de los intereses propios de la nacin por encima de los intereses de la metrpolis, sea sta Espaa o una burguesa que pueda llevar a cabo o emprender su revolucin liberal (soberana, mercado interno, infraestructura, industrializacin, democratizacin de la economa). Incluso, un pas con vocacin socialista, es decir, que tiene la voluntad de superar las contradic ciones inherentes a todo pas capitalista, tambin est obligado a realizar aquellas tareas, aunque no lo haga bajo la hegemona de la clase capitalista nacional, como es el caso de los pases de la Alianza Bolivariana de las Amricas (ALBA). Lenin deca al respecto que el socialismo tiene que llevar a cabo aquellas tareas que la burguesa no fue capaz de realizar.Salir al Caribe para salir de la pobrezaEn el caso concreto de Nicaragua, la pregunta que quisiramos despejar no es simplemente por qu es un pas empobrecido, sino ms bien, cules fueron las razones que hicieron que llegramos al siglo XXI siendo el pas ms empobrecido del continente americano, incluso comparndonos con Centroamrica. Cuando hablamos de pases empobrecidos y no de pases pobres, es porque son pases cuyos sistemas econmicos son empobrece dores, independientemente del punto de partida. La primera respuesta que se me ocurre, enmarcando la pregunta dentro de la historia de un pas capitalista, es que en el caso de Nicaragua el nacimiento de la burguesa nacional y de la revolucin liberal que la catapultara estuvo retrasado o rezagado por la presencia hegemnica de la oligarqua conservadora, al menos en relacin con el resto de pases centroamericanos. Existen muchas causas que podramos esgrimir, pero todas estn fuertemente condicionadas por la que acabamos de exponer. Podemos decir que es un pas pequeo, sin embargo, existen otros pases ms pequeos que Nicaragua y no estn tan empobrecidos. Pode mos decir que no tenemos recursos naturales o minerales, sin embargo, tenemos ms recursos naturales y minerales que otros pases de la regin. Podemos decir que sufrimos dictaduras, sin embargo, tambin existen otros pases que tuvieron similares dictaduras a la nuestra. Podemos decir que fuimos intervenidos militar mente, sin embargo, otros pases han sido intervenidos y an hoy en da siguen intervenidos militarmente, sin embargo no estn tan empobrecidos como Nicaragua. do por todos los pases centroamericanos. Por supuesto que no queremos subestimar estos miento de un pas. Sin embargo, quisiera esta vez re saltar una razn que me parece muy importante relativamente hablando y adems muy oportuna para discutirla en la actual coyuntura que vive Nicaragua: el bloqueo histrico que desde hace quinientos aos ha existido en Nicaragua para salir al Atlntico, siendo ah precisamente donde naci y se desarroll el capitalismo desde el siglo XVI. En todo caso, este artculo quiere insistir en las diactualidad

PAGE 5

5 encontrado para construir un proyecto nacional que permitiera la conformacin de un capitalismo nacio nal, encabezado por una burguesa nacional. Entre los factores que nos parecen ms determinantes escogeremos los siguientes: 1) Desde el punto de vista histri co, el retraso poltico de la revolucin liberal, 2) Desde el punto de vista econmico estructural, la desvinculacin econmica con el mar Caribe, 3) Desde el punto de vista militar, las ocupaciones de tropas extranjeras, 4) Desde el punto de vista de las polticas econmicas, 1) El retraso poltico de la revolucin liberal Como todos sabemos, en la etapa del capitalismo nacional, la burguesa criolla, a travs de la revolucin liberal o democrtico-burguesa, es quien encabeza el desarrollo capitalista, an en las colonias, al momento de alcanzar su independencia poltica. Nicaragua lleva un siglo de retraso en su revolucin liberal en comparacin con el resto de pases latinoamericanos, incluso centroamericanos. Las medidas naturales de una revolucin liberal son, entre otras, la formacin de una burguesa nacional que lleva a cabo la independencia poltica, la unidad nacional, la infraestructura econmica, la reforma agraria, el mer cado interno, la industrializacin de sus materias priinsertarse y competir como capitalismo nacional en el concierto capitalista mundial. El cultivo del caf, que jug un importante papel en la transformacin econ mica centroamericana, en la formacin de la burgue sa nacional centroamericana y en el proyecto de unidad nacional, no tuvo en Nicaragua la preponderancia que en el resto de estos pases, por la competencia de las haciendas ganaderas y la presencia desintegradora de los enclaves mineros extranjeros. Como se sabe, las revoluciones liberales nacen desplazando a las fuerzas conservadoras, exponentes de las oligarquas locales rentistas, hacendarias, compradoras o consumistas, alejadas del proceso reinversionista que requiere la acumulacin de capital no solamente subordinadas econmicamente al mer cado mundial, como toda clase dominante colonial o postcolonial, sino tambin a los intereses polticos, sociales y culturales de la metrpoli, primeramente a Espaa, ltimamente a la metrpolis norteamericana, particularmente Estados Unidos y Canad. Como dijimos, Nicaragua llega al siglo XXI sin haber logrado llevar a cabo las medidas que la revolucin liberal emprendi en Centroamrica. El primer intento de la revolucin liberal nicaragense, bajo el rgimen del General Jos Santos Zelaya (1893-1909), es frustrado por la voluntad del imperio estadounidense que lo derroca y entrega el poder a los conservadores. En esos aos, Nicaragua retrocede y renuncia hasta de su propia independencia poltica, debilitando an ms la propia soberana y unidad nacional, pues es ocupada militarmente por las tropas estadounidenses. De esa forma, aleja las tareas de la revolucin democrtico burguesa, ya que ni siquiera las inversiones externas se articulan al capitalismo nacional, pues el capital ex tranjero mantiene su presencia bajo el rgimen econ mico de una economa de enclave. En aquella poca, la soberana nacional pasaba entonces por expulsar a las tropas imperialistas, tarea a la que se dedica Sandino exitosamente, pagando con su vida tremenda hazaa y asesinado por Somoza en cumplimiento de la voluntad del imperio yanki. Sandino, nacido polticamente liberal, se divorcia tempranamente de lo que llam la alianza oligrquica libero-conservadora. El segundo intento de emprender las tareas de la revolucin liberal es emprendido por la dinasta de los Somoza, subordinando para ello al Partido Conservador y a la lite que hasta entonces mantena la hegemona ideolgica, es decir, los valores ms conservadores con los que haban educado al pueblo nicaragense. Somoza lleva a cabo una serie de medidas liberales a favor del capitalismo nacional, aunque supeditado polticamente al imperio. Antes de terminar el siglo, es desplazado del poder por una revolucin nacionalista y antiimperialista, apoyada en la etapa antisomocista por una naciente burguesa, pero sobre todo por la oligarqua conservadora. El tercer intento por emprender las tareas que en otros pases correspondieron a la revolucin liberal, estuvo encabezado por el primer gobierno del Frente Sandinista de Liberacin Nacional (1979-1990), una vez divorciado de las fuerzas liberales y conservadoras, aliadas al gobierno de los Estados Unidos. En este perodo se inician las tareas de la reforma agraria, la alfabetiza

PAGE 6

6los mercados, la agro-industrializacin, la independencia de las polticas econmicas del gobierno estadounidense, entre otras. De nuevo, las fuerzas conservadoras, arrastrando a todas las fuerzas polticas tradicionales y en alianza con el gobierno estadounidense, dieron al traste con el gobierno sandinista e instauraron de nuevo un rgimen oligrquico de races conservadoras y contrarrevolucionarias que hicieron de nuevo retroceder el pas, no solamente porque desencadenaron una guerra civil, sino porque una vez en el poder se prestaron a ejecutar el programa neoliberal que debilit a la burguesa nacional, al Estado nacional y al mismo capitalismo nacional. El cuarto intento por modernizar la economa y llevar a cabo aquellas transformaciones que los pases aledaos ya haban emprendido desde hace un siglo, lo constituye la retoma del poder a travs de las elecciones por parte del FSLN, durante el perodo 2007-2012, primero, y luego en el perodo vigente 2012-2017, esta vez, con el apoyo de una mayora poltica que desplaza a las fuerzas liberales y conservadoras de la hegemona tradicional. Durante esta etapa se retoman las viejas tareas inconclusas. Una burguesa nacionalista decide incorporarse al proceso y contribuye a forjar la unidad nacional, la inver la construccin de carreteras y la produccin energtica se reactivan y se inicia un plan para enrumbar la economa del pas a la ventana del Atlntico. 2) La desvinculacin econmica con el mar Caribe La vinculacin econmica con el Caribe es la gran asignatura pendiente de la economa nicaragense, lo cual ha limitado sus esfuerzos al desarrollo del litoral Si de desarrollo econmico se trata, haba que estar presente desde el inicio de la colonia, justamente ah donde se desarrollaban los acontecimientos que sentaron las bases del desarrollo capitalista, momento en que el sistema mundial se desplaza del Mar Mediterrneo europeo al ocano Atlntico. Y como el desarrollo de un pas est relacionado con el desarrollo de otros pases, resulta que Nicaragua fue el pas centroamericano ms rezagado con respecto a aque llos pases centroamericanos que desde hace ms de Atlntico, ya sea por carretera, ferrocarril o canal Costa Rica y Panam. Ahora bien, el hecho que un pas como El Salvador no tenga costa en el ocano Atlntico, nos hace sospe char que la ausencia de una burguesa nacional llevando a cabo su revolucin liberal es el factor causal ms cercano a una hiptesis de trabajo sobre el empobrecimiento estructural. En el caso del resto de pases centroamericanos llama mucho la atencin que Nicaragua, teniendo costa en el mar Caribe (ocano Atlntico), no tiene puertos en dicha costa, tanto es as que hoy por hoy Nicaragua exporta gran parte de sus mercancas por el puerto hondureo Puerto Corts y el costarricense Puerto Limn. nos al pas que naci como provincia espaola a inicios del siglo XVI y que se mantuvo como tal durante tres siglos hasta alcanzar su independencia. Es decir, que la impotencia para que este pas se pudiera asentar en el Atlntico, cobija el perodo del todopoderoso imperio espaol. Resulta un fenmeno digno de mayor atencin el hecho que siendo tan omnipotente el imperio espaol, quien conquist prcticamente todo el con tinente americano, y siendo la salida al Atlntico la va natural para vincularse con el comercio mundial, esto no haya sido logrado por la corona espaola. Ms sor prendente resulta dicho fenmeno, sabiendo que desde el inicio de la conquista y la colonizacin, Nicaragua estuvo en la mira de todas las potencias como el lugar ms codiciado para encontrar el famoso estrecho que supuestamente comunicaba ambos ocanos. Asimismo, Nicaragua fue escogida por el imperio estadounidensepara construir una va que uniera los dos ocanos, al menos hasta la construccin del Canal de Panam, sin que tampoco se haya logrado. Una vez que Nicaragua se independiza de Espaa a comienzos del siglo XIX y las potencias anglosajonas, Inglaterra y Estados Unidos, se asientan en el mar Caribe, es decir, comenzando su biografa republicana, el pas tampoco logra vincularse econmicamente con el siglo la revolucin liberal se toma militarmente lo que todava se denominaba la Mosquitia. En gran parte, la desarticulacin se debi a que el modelo de expan sin econmica estadounidense en la regin se llev a La ruta del canal segn expertos de EEUU, alrededor de 1860.

PAGE 7

7 cabo por medio del establecimiento de enclaves (mi neros, bananeros, madereros, caucheros). Gran parte de la explicacin sobre el por qu la Costa Caribe, a diferencia del resto del continente americano no haya sido conquistada ni colonizada por los diferentes imperios y proyectos nacionales, se debe a la heroica resistencia y defensa de los indgenas caribeos de su autonoma, particularmente de las etnias miskitas, cuyo autonomismo y sagacidad son las razones que ms explican semejante excepcionalidad, cosa que de biera de llenarnos de orgullo a los nicaragenses. Para ser justo, habra que decir que parte de ese orgullo hay que compartirlo con Sandino, quien en el primer tercio del siglo XX comprendi la impor tancia de la soberana del territorio nicaragense, sin menoscabo de la autonoma de las poblaciones autctonas de la Costa Caribe. No menos orgulloso debemos sentirnos los sandinistas que entendimos que la liberacin nacional hacia afuera pasaba por la liberacin nacional hacia adentro, concretndose y completndose el proyecto revolucionario sandinista con la aprobacin de la Ley de Autonoma de los Pueblos Indgenas y Comunidades tnicas de la Costa Caribe, hoy por hoy, la ley ms progresista en todo el continente americano, despus de una difcil coyuntura donde las contradicciones internas fueron intensidad impuesta por el imperialismo yanqui. 3) Las ocupaciones de tropas extranjeras Las ocupaciones militares retrasan el desarrollo endgeno de cualquier pas. Si en este listado de obstculos lo ponemos en tercer lugar, no es porque sea menos importante que los dos primeros, sino porque otros pases centroamericanos, habiendo sufrido la ocupacin militar, la misma no ha tenido tanto peso y tanto involucramiento de las lites locales, particularmente conservadores, como ha tenido en Nicaragua. En todo caso, mantenemos la tesis de que los dos primeros factores sealados han pesado ms que otros que podamos agregar. Las revoluciones liberales centroamericanas se gespendentistas de inicios del mismo siglo frente a Espaa, espaolas de Cdiz, la Independencia y la primera Constitucin estadounidense. La independencia poltica y las reformas liberales frente al imperio espaol fueron retrasadas por las lites conservadoras; igual pas con el impulso federativo centroamericano. Resulta que en el caso de Nicaragua, desde la lucha por su independencia entre 1821 y 1838, es decir, des rededor de doscientos aos, con excepcin de algunos cortos perodos, este pas ha sido invadido y ocupado militarmente, directa e indirectamente, por el podero de gobiernos anglosajones: primeramente por fuerzas militares britnicas, sobre todo en la Costa Caribe, y posteriormente por fuerzas militares estadouniden ses. Esta situacin mantuvo a este pas enfrascado y desgastado por perennes guerras civiles y por ocupaciones militares que atrasaron su independencia poltica y mucho ms su independencia econmica, cargando con una herencia colonial, postcolonial, im ms la construccin de un proyecto de unidad nacional y, por ende, un despegue econmico al menos similar al resto de pases centroamericanos. Ya sealamos anteriormente que el imperio espa ol no pudo conquistar ni colonizar el territorio y las poblaciones de la Costa Caribe, debido a una fuerte alianza entre los intereses de la piratera, el contraban do y el comercio britnico, por un lado, y la beligerante lucha de los pueblos indgenas aferrados a su autonoma, por otro lado. A mediados del siglo XIX, concretamente en el pe teros o piratas de tierra, con el apoyo de los estados sureos estadounidenses de vocacin esclavista, que el poder imperial de EEUU. La ocupacin fue tan ex estadounidense William Walker, lleg a ser Presidente de Nicaragua, fusilando a la lite poltica y descono ciendo la ley que haca poco haba prohibido la esclavitud e intentando instaurar el idioma ingls en nuestro gracias a la posicin independentista del resto de pa ses de la regin centroamericana. A comienzos del siglo XX y por un perodo de 23 aos (1910-1933), Nicaragua es ocupada por tropas estadounidenses, quienes administran directamente el Gobierno, las polticas y los recursos del pas, fomentan una guerra civil entre liberales y conservadores, dando pie a una guerra por la soberana del pas, encabezada por el General Augusto C. Sandino y el Ejrcito Defensor de la Soberana Nacional (EDSN). Durante el resto del siglo XX, el gobierno estadounidense apa drina y controla el pas a travs de la Guardia Nacio nal, dirigida localmente por la dinasta de los Somoza, convirtiendo a Nicaragua en un portaviones terrestre y martimo para invadir al resto de pases centroamericanos y caribeos. cada revolucionaria sandinista, Nicaragua es presa de una guerra de baja intensidad, desencadenada por el gobierno estadounidense, fomentando una guerra civil que destruy por tercera vez la economa del pas. Es

PAGE 8

8glo XX y comienzos del siglo XXI, herida por las huellas de la devastacin que generaron las guerras civiles y las guerras de ocupacin o intervencin. Entre el primer gobierno sandinista de Reconstruc cin Nacional (1979-1990) y la llegada al poder del segundo gobierno sandinista de Reconciliacin y Unidad Nacional (2007), tres gobiernos de corte neoliberal apoyados por el gobierno estadounidense se empea ron con bastante xito en desmantelar la cosa pblica nicaragense, contando para ello con 17 aos de im punidad para hacer retroceder la autodeterminacin y retrasar el despegue econmico. Las polticas neoliberales sobre-endeudaron a Nicaragua, desnacionalizaron el pas entero, desmantelaron las empresas e instituciones pblicas encargadas de la educacin, la salud y la construc cin de la infraestructura, as como de fomentar la produccin nacional. Igualmente, demolieron las fronteras arancelarias abriendo total y desventajosamente su economa al mercado mundial. Durante este perodo se detuvieron y deterioraron las carreteras y caminos de penetracin, incluyendo desmont y revirti la matriz energtica al sustituir la generacin de energa renovable por la generacin de energa no renovable, logrando con ello paralizar prc ticamente el suministro energtico a la industria y al consumo de la poblacin nacional. Se elimin el crdi to a la economa campesina, base de la produccin de alimentos del pas. Se detuvo asimismo el proceso de autonoma de los Pueblos Indgenas y Comunidades tnicas de la Costa Caribe. Con este expediente y esta biografa histrica no sor prende que nuestro pas haya llegado al siglo XXI siendo el pas ms empobrecido del continente americano, tanto as que manteniendo el actual crecimiento econmico, tardaramos ms de 20 aos en alcanzar el nivel econde Nuestra-Amrica, como la llam Mart.Salir al CaribeA raz de la llegada al gobierno del Frente Sandinista, desde hace seis aos y medio el pas ha recuperado el dinamismo que hace tiempo necesitaba para despegar econmicamente: se han activado los ejes de la acumulacin, como son la construccin horizontal y la energa en su conjunto, particularmente la energa renovable; se han diversificado los mercados, particular mente lo que yo llamo el Gran Caribe Mesoamericano (Mxico, Centroamrica, las Antillas y Venezuela); se ha recuperado el buen desempeo de las cuentas nacionales, reactivndose el cre cimiento econmico y consolidndose la unidad dad poltica y unificacin nacional sin precedente. Sin embargo, lo que queda por hacer es tan grande o ms de lo que estamos haciendo. El objetivo principal de este artculo es, sin embargo, mostrar la importancia estratgica de salir al Atlntico para recuperar el rezago estructural de nuestra economa con respecto a Centroamrica. En ra hasta Ro San Juan, el legendario e histrico ro del Desaguadero, as como la construccin de un puente, precisamente sobre este ro, que nos conectar econmicamente con Costa Rica; se ha avanzado en la construccin de carreteras y puentes que unen las costas pay titulacin de ms de treinta mil kilmetros cuadrados de territorio autonmico por parte del gobierno sandinista; se estn terminando los diseos para la construc cin de puertos en el Ocano Atlntico, as como para la tras dos costas. Quizs donde estn las mayores esperanzas para salir al Atlntico es en el tan soado canal interocenico, el que no solamente unira ambos ocanos, sino que por su envergadura, sera una de las obras, por s sola, capaz de co nacional. No hay duda que un canal de tal dimensin funcionara como una locomotora no solamente para la economa nicaragense, sino tambin para la economa de la regin mesoamericana y caribea. Articular la economa nacional a travs de rutas y puertos interconectados entre ambas costas dinami zara el comercio nacional e internacional y tendra un efecto multiplicador sobre el desarrollo econmico nacional. lugar a dudas una de las condiciones y posibilidades para que la mayora de la poblacin nicaragense salga de la pobreza y el pas deje de ser el ms empobre cido del continente americano.

PAGE 9

9 Aldo Daz Lacayo _______________Hugo Rafael Chvez Fras, ha muerto. A las 4:25 de la tarde hora de Caracas del martes 5 de marzo inmortalidad. A la historia. Porque este insospechado revolucionario venezolano que termin siendo Comandante de su Patria y de la Patria Grande, s hizo historia. Revolucionaria por supuesto. Mucho ms all de Amrica Latina y el Caribe. Para el mundo. Pase lo que pase, a partir de historia revolucionaria inmediata y por venir. Dndole continuidad a la lucha por la liberacin humana. Continuando Porque Chvez emerge como lder revolucionario en medio de la crisis multisectorial y multidimensional que atraviesa el mundo producto de la acumulacin soste en su verdadera magnitud. Intrincada, insoluble, con visos ciertos de irreversibilidad. Que ha colocado a la humanidad en la vspera de un cambio de estadio histrico, que tambin trae consigo un cambio de sistema de organizacin social. Inminente. Sin duda socialista. Y las propias de la Revolucin Bolivariana. Este es precisaChvez en efecto dedic su vida a impulsar y acortar ese trnsito con fuerza telrica. Y lo hizo con ideas como lo sentenci Mart. Ideasfuerza, recorriendo Amrica, creando instituciones polticoideolgicas, igual que lo hiciera Simn Bolvar hace doscientos aos creando repblicas. Y recorriendo el mundo para restablecer su equilibrio geopoltico (el equilibrio del Universo en palabras del Libertador) roto por el derrumbe irreversible del llamado socialismo real. Tratando de relanzarrenovar instituciones multinacionales ya existentes: SurSur y EsteSur, neutralizadas por el Norte. Luchando por la post II Guerra Mundial, hasta hoy controladas por el imperialismo global, todas obsecuentemente funcionales a su poltica de dominacinexplotacin del planeta bajo el liderazgo de Estados Unidos. diez aos es decir, desde febrero de 2003 hasta su muerte en marzo de 2013 a partir del triunfo del gobierno de Chvez sobre el paro petrolero promovido y dirigido por las transnacionales del petrleo, mayormente de capital norteamericano, que hasta entonces controlaron la empresa venezolana del pe trleo (PDVESA). Aquel triunfo potenci exponencialmente su formacin revolucionaria, de ms larga data, aunque en medio de una vida biolgica corta: solo cin cuenta y ocho aos extraordinariamente productivos. Cuarenta aos atrs, en 1973, dio inicio a su activismo polticorevolucionario, segn lo recuerda su her mano Adn. Dos aos antes haba llegado a la Academia Militar de Venezuela su Alma Mater la ms antigua de Amrica Latina y quizs tambin la de mayor historia liberacionista. Lleg con las mismas limitaciones econmicas de sus dems compaeros pero con un bagaje revolucionario potencial altamente subversivo: el pensamiento doctrinario de Simn Bolvar, Libertador de Amrica meridional e idelogo de la independencia de Amrica. Entonces, sin embargo, esa Academia formaEstados Unidos y por extensin del NorteOccidente, en el anticomunismoliberalismo ms radical, fundamentalista. Eran individuosconsumidores en competencia feroz entre s, empezando por la criminalidad exigida por la doctrina anticomunista, con mentalidad prebendaria disfrazada de meritocracia. Meritocracia anticomunista. Como casta impune. Con fuero especial. quedarse para conspirar.Hugo Chvez in memoriamComandante de Amrica

PAGE 10

10Tena pues el cadete Chvez, una ventaja. Inconsciente pero subjetivamente fundamental. Su peque o ncleo de estudios y su auditorio indirecto, el que reciba su mensaje por dispersin, tambin estudiaba a Bolvar. Un Bolvar descarnado, es verdad. Prcer de almanaque. Estudiaban solo su estrategia y su tctica militar, soslayando su ideologa libertaria, aunque subrayando su ttulo de Libertador ganado precisamente en las batallas que lo haban elevado a Prcer Nacional Latinoamericano orgullo de la Academia. Admirado y reverenciado por todos desde siempre, incluso por los gobiernos de las repblicas que l haba liberadofundado (cuarta-republicanos), y por organizaciones regionales como la OEA. Cmo negarse a conocer su pensamiento polticoideolgico, su doctrina liberadora!Un nio incontaminadoChvez haba descubierto el pensamiento bolivariano desde muy joven. Un hallazgo que slo se explica personales. Conjuncin rarsima. No solo para l, para la humanidad. Poqusimos hombres o mujeres en la historia de todas las pocas y latitudes logran asumir a plenitud desde su nacimiento sus propias condiciones objetivas y subjetivas, potenciarlas positivamente, creadoramente, exponencialmente a travs del estudio crtico que ellas y ellos mismos orientan conforme a su aguda percepcin de la realidad, proyectndolas como ideasfuerza a su Patria, a su mbito regional, al mundo. No en abstracto, como teora, sino vivencialmente, ejemplarmente. No a los individuos sino a sus semejantes, a la humanidad. En igualdad absoluta. Sin exclusiode sensibilidad tambin rara. Excepcional con todo y lo devaluado que se encuentra este adjetivo en todos los idiomas. Cmo no emerger! Y es que sin saberlo, Chvez asumi desde nio la identidad nacional. Este es el inicio de todo lideraz go. Un mpetu inconsciente. Origen y caldo de cultivo permanente del inconsciente colectivo: la historia y la cultura nacional, desde la prehistoria, generalmente desconocidas, tan escamoteadas por el imperialismo, a partir del espaol. Al principio por la espada y la cruz, luego por las caoneras y las intervenciones militares. Tan permeadas y en general suprimidas por la transculturizacin, primero por la caricatura del cristianismo de los conquistadores y despus por los medios de comunicacin masivos en la ms amplia acepcin que incluye la literatura, las artes, el cine. Quin puede sustraerse de esa invasin cultural? Solo las mujeres y los hombres singulares. Sin identidad nacional no hay dignidad nacional. Sin dignidad nacional no hay orgullo nacional. Sin orgullo nacional no hay Patria. Casi nadie logra derribar estos muros de contencin de la Patria. Esa es la base del ac cionar imperialista. Son la razn de ser del poder opresor. Constituyen el seguro poltico de la oligarqua local que ejerce el poder en nombre del interventor extranje ro. La Patria para ellos es una categora propia del subdesarrollo. Un sentimiento que debe reprimirse en be que garantizar la entrega permanente al extranjero. dignidadorgullo nacional. Logr recrear la Patria. Un rapidsimo y continuado proceso que se inicia desde su niez, quizs desde el vientre, que explota literalmente en febrero de 2003 al dominar el paro petrolero. An no cumpla sus cuarenta y nueve aos. No lo logr por ac cidente sino porque asumir las propias condiciones conlleva tambin la fusin pensamientosentimiento. Los dos elementos fundamentales del Ser, que determinan la conciencia. Un proceso natural. No deliberado. Autntico. Por todo esto el pueblo se apropi de Chvez desde el inicio. Chvez somos todos, terminara diciendo. para la revolucin regional. Se haba frustrado el movimiento cubano revolucionario contra la dictadura de Fulgencio Batista (1953) y el imperialismo haba liquidado la revolucin guatemalteca (1954). La economa empezaba a resurgir con visos de permanencia, con clara hegemona norteamericana gracias a la victoria sovitica en la Segunda Guerra Mundial, que ellos usu surgieron como hongo en la regin, instaladas por Washington para garantizar la dominacin norteame trasero. Para reprimir las luchas populares y liquidar al comunismo: toda expresin social contra el gobierno. Mujer por mujer, hombre por hombre. Sin embargo nada de esto afect a Sabaneta, el Un pueblo del Estado llanero de Barinas, ms bien un casero desasistido de todo. Solo tena agua porque est situado en la ribera del ro Bocon. Tres calles polvorientas o lodosas, dependiendo de la poca del ao. Con casas de piso de tierra paredes de adobe y techos pajizos. Aislado de su propio mundo y del mundo. Todava en estado natural. Rousseauniano. Estado de gracia para su escasos mil habitantes. Todos iguales. Todos hermanos. Todos pobres. Todos solidarios de verdverd, como se dice en Venezue la. Una familiasocial. Suerte para Chvez. Cmo contaminarse!Su ncleo familiarEn ese entorno micro csmico se desarroll el nio

PAGE 11

11 su familia quizs desde el inicio de ese asentamiento humano que tom el nombre de Sabaneta muy cer ca de la ciudad de Barinas, capital del Estado, aunque en esa poca de difcil comunicacin entre s. Todos inmigrantes de caseros vecinos. Todos llaneros. Alma llanera. De todas las expresiones tnicas. Todos mez clados, en todas las proporciones: blancos, indios, mestizos, negros, zambos, mulatos caracterstica social de Venezuela, caso nico en Amrica desde la Colonia. De familias no estructuradas. En Sabaneta terminaran estructurndose. Pueblopueblo. As es lias venezolanas, de los pequeos poblados y de los asentamientos populares de las ciudades. Sin duda la mayor proporcin de la poblacin de Venezuela, ahora bolivariana. Con toda razn se dice que Hugo Chvez es el tpico venezolano. Sin embargo, a pesar de ser tpica, la familia de pero desarrolladas en circunstancias diferentes. Sus maestros multigrados. Ambos servan todas las mate rias en una pequea escuela primaria de Los Rastrojos, un poblado cercano de Sabaneta. Tuvieron seis hijos varones. A los dos mayores los dejaban encargados a la abuela paterna. No podan con todos. En realidad ambos vivieron con ella hasta que se bachilleraron. Ella los acompa a Barinas, donde estudiaran la secundaria. Liceo le dicen all. Reyes Chvez, tambin tena espritu didctico, pero con sentido potico. Era amante de los relatos extraor dinarios. No de cualquier relato, sino de los de la guerra de Independencia. Los haba escuchado de su madre Rosa Chvez y sta igualmente, siguiendo la cadena de sus ancestros femeninos hasta llegar a aquella guerra revolucionaria. Rosa Ins le daba a sus relatos un tono embelesado, segn su propia declaracin. Y su bisabuelo materno pas la mayor parte de su vida alzado en armas, en guerrillas. Pedro Prez Delgado, que as se llamaba, siempre fue considerado un bandolero forajido por parte del establecimiento poltico. Una afrenta para el pequeo pueblo. Qued registrado en los anales de la represin poltica como Maisanta contraccin de Madre Santa, porque era devoto de la virgen Mara a quin invocaba permanentemente (mai santa). no hubiese logrado reivindicarlo plenamente. Lo hizo porque como joven militar tuvo que perseguir a otros alzados en armas tambin considerados bandoleros y forajidos. Pronto Chvez se dio cuenta que eran revolucionarios comprometidos con la Patria, que como l queran reivindicarla. Cmo no reivindicar entonces a Maisanta. Coincidiendo con el inicio de su activismo subversivo, una biografa novelada de Maisanta, el ltimo hombre a caballo, escrita y publicada en 1974 por el revolucionario Jos Len Tapia, le allan el camino. Luego se aprendi de memoria el poemacorrido que escribi para su bisabuelo el poeta Andrs Eloy Blanco. Otro grande venezolano. Desde entonces, Chvez jams dud del espritu revolucionario que animaba a su bisabuelo materno. El pequeo rbol genealgico de Chvez (al me nos el publicitado) parte de su bisabuelo materno y su abuela paterna. De Maisanta y de Rosa Ins. Un rbol abigarrado, racialmente y familiarmente, de apellidos. Su abuelo Maisanta es blanco, tanto que en la familia le llamaban americano. Su abuela Rosa Ins es indge ra Chvez Fras, sino Saavedra Infante. Nieto en efec to de Jos Rafael Saavedra por el padre, y de Rafael Infante por la madre su segundo nombre, Rafael, le nario? Tal vez no.Como todas las naciones continentales de nuestra Amrica racial, como la llama Sandino, Venezue la es un pas de geografa variada. Cada parte muy bien definida. La parte norte de cara a El Caribe y un poco al Atlntico en la costa ms occidental. Al oriente el imponente macizo de los Andes. Al sur la inmensa regin de los Estados situados al sur del Ro Orinoco que puede calificarse con propiedad de suborinoquia. Y una larga faja que recorre el pas de oeste a este, en medio de la costa y la suborinoquia: los llanos, cuya altura media anda por los doscientos metros sobre el nivel del mar.

PAGE 12

12Cruzados por ros de todos los caudales, los llanos son tierras de vocacin agropecuaria. All se concentra el ganado vacuno y caballar, y son propicias para mltiples cultivos agrcolas. Una zona de gran capacidad natural para el avituallamiento de los ejrcitos en tiempos de guerra. Obviamente, all se concentr el grueso de la guerra revolucionaria por la primera Independencia. Bolvar libr en los llanos al menos el cincuenta por ciento de sus batallas, que sobrepasaron las cuatrocientas. Los llanos, pues, constituyen una de las fuentes ms importantes de la historia fundacional de la Venezuela republicana. Aqu entra la abuela Rosa Ins. Rosa Ins recogi de su madre y de su abuela la tradicin oral de esa guerra en la parte correspondiente al Estado de Barinas, el de la familia ChvezFras, y tambin de Sabaneta. Ella se las cont vvidamente a sus dos nietos mayores. Sin duda cuando estudiaban en el Liceo, porque all empezaron a tener mayores noticias sobre Bolvar y sobre esa guerra. Pero solo cal hondamente llanero desde que naci. Nadie sabe ni sabr jams por qu. As fue su niez: vivaracho, dicharachero, jocoso, recitador, cantador, bailador, pintor, simptico y emptico, desacomplejado, feliz, autntico en medio de la pobre lector. De memoria prodigiosa. Creador. Una contradic nos. As muri. En los llanos se libraron tambin las guerras libe rales. Por aqu empieza el relato de la abuela Rosa bre de Ezequiel Zamora, lder de la revolucin liberal. Zamora, a quien Chvez reivindicara para la historia y para su propia formacin doctrinaria. La abuela Rosa Ins le cont las batallas feroces que libr Ezequiel Zamora en la propia ciudad de Barinas, que Chvez asociara un poco ms tarde con la batalla de Santa Ins, dirigida por Zamora, cuando estudiaba en la Academia Militar. Zamora, un militar de ideas Zamora, nada menos que Capitn del Ejrcito Liber tador, el de Bolvar, dato genealgico que la abuela aprovechaba para hablarles tambin del Libertador y de sus guerras de liberacin. No fue sin embargo su primer conocimiento de hijo Hugo desde nio ha sido amante de la Geografa, la Matemtica, la Fsica. Pero la Historia fue y sigue siendo su gran pasin. la cultura, empezando por la llanera. Sin duda por ser historia, porque son indivisibles. Chvez, pues, empe z a conocer al Libertador en forma autodidacta. La Academia Militar le permitira profundizar en la historia y su carrera militar le hara gran conocedor de la cultura mltiple de Venezuela (recorrindola en toda su geografa), asumindola como propia, ms bien como identidad nacional. Por qu no, si es el tpico ve En la Academia Militar tuvo la suerte de contar con el profesor militar (entonces tal vez Mayor) Jacinto Prez Arcay, hoy Mayor General del Ejrcito Nacional Bolivariano, profundo y apasionado conocedor de Bolvar. A todas las generaciones de cadetes les enseaba a conocer al Libertador con la misma pasin que l lo amaba. Pero, otra vez, solo el cadete livariano de su maestro. Y es que, como ya se dijo, su activismo conspirativorevolucionario. Porque en efecto no hay pensamiento ms revolucionario que el de Bolvar. No solo para Venezuela, para toda la Amri ca racial. Y no solo para entonces sino para hoy da. El maestro Jacinto Prez Arcay asinti in pectore. Porque Prez Arcay tambin se levant contra la dictadura de Marcos Prez Jimnez. Fue hecho prisionero en 1958. Termin siendo asesor del Comandante Presidente Chvez durante sus catorce aos de gobierno. Prez Arcay pronunci el discurso de orden en los funerales Bolvar reencarnadoChvez no descubre a Bolvar en la Academia, sin embargo. Ah lo asume, se lo apropia. Porque Chvez haba ingresado a la Academia Militar buscando ser beisbolista de las Grandes Ligas, segn confesin propia, y sin duda inconscientemente como medio de movilidad social. No encontr ni lo uno ni lo otro. Encontr de movilidad patria. Empez a asumir la ya mencionada cadena identidaddignidadorgullo nacional. No por la Academia que entonces era un centro de estudios anti patria, sino por Bolvar. Entonces Bolvar empez a ser su Ser. Lo primero que encontr en Bolvar fue sin duda su pasin de soldado, no de cuartel sino de campaa. Dieciocho aos conduciendo ejrcitos en Caracas, en la Costa, en los llanos, en los Andes. Recorriendo a caballo casi toda la Amrica anteriormente espaola. Desde Venezuela hasta el norte de Argentina, donde no lleg porque se lo impidi el Congreso de Colombia, la suya, aunque solo lo fue en su corazn, porque la manejaba el Vicepresidente Francisco de Paula Santander, su enemigo larvado primero y despus real. Y es que Bolvar siempre estuvo en campaa. Actu en un espacio de cinco millones de kilmetros cuadrados. Recorri ms de noventa mil kilmetros a caballo dos veces y cuarto, la vuelta al mundo. Culo de hierro le decan propios y

PAGE 13

13 extraos. Libr 472 combates. Comand 37 campaas. Su actividad militar dur 7,538 das. Chvez estudi a fondo al Bolvar soldado. Simultneamente fue descubriendo al Bolvar estadista. Porque el Bolvar soldado solo lo fue para ser estadista. Y tambin Chvez lo estudi a fondo. Sin duda conoci entonces las dos fuentes documenta les bolivarianas: las Obras Completas de Bolvar, y las Memorias del General OLeary, primer Edecn del Li bertador y miembro activo del Ejrcito Libertador. Tal vez en la Academia pero con toda seguridad cuando Chvez ya era militar activo. Luego leeraestudiara cuanta biografa se escribi sobre Bolvar, por escrito res de todas nacionalidades americanas, incluso espa olas y alemanas, as como toda la literatura venezola na y de otras nacionalidades alrededor del Libertador. Una lecturaestudio que gir alrededor de la primera Independencia de la Amrica. Todo este acervo hismemoria, mil veces privilegiada. A juzgar por la recurrencia de sus citas bolivarianas, Chvez estudi primero el Discurso de Angostura del 15 de febrero de 1919, y/o la Carta de Jamaica del 6 de febre ro de 1815. Estudi, porque su lectura inicial seguramente fue dispersa. El Discurso de Angostura es la clave para entender las ideas de Bolvar acerca de la organizacin del Estado, y la Carta de Jamaica es el fundamento de la unidad poltica de Amrica. Chvez los estudi concepto por concepto, apropindoselos para siempre como un solo pensamiento. Tal como los escribiera el Libertador: en dos momentos pero expresando un solo pensamiento conceptual. Chvez los recreara despus tambin como un todo indivisible, conforme a las condiciones en que ac tu: de Venezuela, de Amrica, del mundo. En la Carta de Jamaica Bolvar dice que Yo deseo ms que otro alguno ver formar en Amrica la ms grande nacin del Mundo, menos por su extensin y riqueza que por su Libertad y Gloria () Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola na cin con un solo vnculo que ligue su partes entre s y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religin, debera por consiguiente tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formarse (no todas haban logrado todava la Independencia). Pero conoce las limitaciones, y por eso dice que esto No es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes dividen a la Amrica. Estas limitaciones sin embargo no lo inhibieron para anticipar su idea de la unin de Venezuela y Nueva Granada. En la Carta de Jamaica (1815) expresa que si llega a convenirse en formar una repblica central () esta Nacin se llamara Colombia, como un tributo de justicia y gratitud al creador de nuestro hemisferio. Mientras que en Angostura, cuatro aos ms tarde, cuando haba crecido en sabidura y en experiencia, Bolvar plantea con claridad meridiana cmo debe ser el nuevo Estado, pensando no solo en Venezuela, tambin en Amrica. Entonces ya haba recorrido el Caribe ingls y se haba relacionado ideolgicamente con Petin el lder haitiano que logr la primera independencia en Amrica, liberando a los esclavos despus de haber derrotado a los ejrcitos napolenicos. Bolvar ya haba ledoestudiado todo cuanto se haba publicado sobre Amrica y a los clsicos liberales (Bolvar lea en varios idiomas). Todo este conocimiento tamizado por su experienciaestudio europea, en dos etapas: primero, cuando casi un nio fue a estudiar a Espaa, y luego cuando regres a recorrer Europa con su maestro Simn Rodrguez (Robinson), despus de su temprana viudez. Pero es en Angostura donde Bolvar asume una posicin ideolgica propia. Autntica. Nada de copiar esquemas de organizacin del Estado de otras latitudes, por muy antiguos o muy modernos, por muy exitosos que hayan sido o estn siendo. El pensamiento de Montesquieu fue el que ms lo impresion. Lo puso en prctica para Amrica con un argumento incuestionable. No sera muy difcil aplicar a Espaa el Cdigo de Libertad poltica, civil y religiosa de Inglaterra? Pues es an ms difcil aplicar a Venezuela las leyes de Norteamrica. No dice el Espritu de las Leyes (Montesquieu) que stas deben ser propias para el pueblo que se hacen () que las leyes deben ser relativas a lo fsico del pas, al clima, a la calidad del terreno, a su situacin, a su extensin, al gnero de vida de los pueblos? () He aqu el Cdigo que debamos consultar, y no el de Washington. Se refera a la copia de la Constitucin norteamericana que hacan las nacientes repblicas, incluida la primera Constitucin de Venezuela, que desde luego l desech.

PAGE 14

14Fue entonces que Bolvar descubre que en materia de organizacin del Estado, la Carta fundamental de las naciones, en su caso de Amrica, depende de la unidad del pueblo. Unidad, unidad, unidad debe ser nuestra divisa racial, tan visible en Venezuela y en los pases andinos, su espacio natural, a la Constitucin y a las Leyes. As lo expres: La sangre de nuestros ciudadanos es diferente, mezclmosla para unirla: nuestra Constitucin ha divi dido los poderes, enlacmoslos para unirlos: nuestras Leyes son funestas reliquias de todos los despotismos derribe, caiga, y apartando a sus ruinas, elevemos un Templo a la justicia; y bajo los auspicios de la Santa Ins piracin, dictemos Cdigos y Leyes Venezolanos. Y concluye en estos principios fundamentales: () sus bases deben ser la Soberana del Pueblo: la divisin de los Poderes, la Libertad civil, la proscripcin de la esclavitud, la abolicin de la monarqua y sus privilegios.La unidad americanaSimultneamente, Chvez estudiara las gestiones de Bolvar por la unidad de la Amrica anteriormente espaola. Y se percata de que empiezan a concretar l desde la Carta de Jamaica Sin la nueva repblica de Colombia, la unidad hubiese resultado muy difcil, si no imposible. Cmo no amar a Colombia. Colombia es la nacin ncleo de la inmensa y sostenida lucha bolivariana para la unidad americana de la primera Inde pendencia. El Libertador escribi muchos documentos con ese propsito. Cuatro son los fundamentales. rrota que sufriera en Caracas en 1812, que hace llegar al Congreso de Nueva Granada, el 27 de noviembre de ese mismo ao desde Cartagena de Indias donde se haa los neogranadinos para la causa de la independencia de Venezuela, pero insistiendo en el honor y la gloria de esos estados confederados exige imperiosamente cubrir sus fronteras, vindicar a Venezuela, y cumplir con los deberes sagrados de recobrar la libertad de Amrica del Sur aqu empieza a priorizar Suramrica. Pero no se detu de Caracas, que l atribuy a la desproteccin del ejrcito independentista (que todava no comandaba) sobre la pequea ciudad de Coro, de donde vino la derrota. Dirigi tambin este documento a Nueva Granada, pero planteando de manera explcita, tal vez por primera vez, la unidad de la Amrica meridional con otro argumento demoledor. A este nuevo documento, escrito dieciocho das tador lo titul Memoria dirigida a los ciudadanos de Nueva Granada por un caraqueo no al Congreso, sino los ciudadanos. Siempre privilegiando la democracia. Con su ya acostumbrada lgica demoledora, Bolvar Valindose del ejemplo de la proporcionalidad, les dice: Coro es a Caracas como Caracas es la Amrica entera: consiguientemente el peligro que amenaza a este pas, est en razn de la anterior progresin; porque poseyendo la Espaa el territorio de Venezuela podr con facilidad sacarle hombres y municiones de boca y de guerra, para que bajo la direccin de jefes experimenta dos contra los grandes maestros de la guerra, los france ses, penetren desde las provincias de Barinas y Maracaibo Siete aos despus, cuando ya haba logrado la integracin a su ejrcito del mando principal del ejrcito colombiano, Bolvar prepar el ingreso de ambas fuer zas combinadas a Nueva Granada. Era 20 de mayo de 1819, punto de partida de la constitucin de la Repblica de Colombia. Gira instrucciones precisas al general Francisco de Paula Santander, jefe militar colombiano integrado a su ejrcito; al Vicepresidente de Venezuela mediante una larga carta polticoestratgica, y a los generales venezolanos que tendran que quedarse para garantizar la seguridad de su Patria. Inmediatamente atraviesa los Andes, hazaa que sus enemigos jams imaginaron y que an ahora asombra (Chvez sin duda pens emularlo alguna vez). Vence en todas las batallas y entra triunfante a Bogot en agosto de 1819, donde es recibido con jbilo por los neogranadinos. Entonces la mayora empezara a ser bolivariana. Como general triunfante y sin duda para no dar la impresin de fuerzas de ocupacin, el mes siguiente se despide del pueblo neogranadino con una Procla ma. Ah insiste en la unin de ambas naciones, como un acto soberano y voluntario, democrtico. Insiste en la democracia popular. Cmo no la iba a recoger Chvez. Les dice Bolvar en su Proclama: Pero este

PAGE 15

15 acto tan grande y sublime debe ser libre, y de ser posible unnime de vuestra parte. Yo espero pues la soberana determinacin el Congreso para convocar a una Asam blea Nacional, que decida la incorporacin de la Nueva Granada. Entonces enviaris vuestros delegados al Congreso General. Y as fue. En diciembre de 1819 las fuer zas de Bolvar se constituyen en Congreso en la ciudad neogranadina de Angostura (Congreso de Angostura) con asistencia de diputados de Nueva Granada. El Congreso aprueba en la sesin del 14 de diciembre la creacin de una comisin conjunta encargada de re dactar el proyecto de Ley Fundamental de la Repblica de Colombia que es aprobada ad referndum del Con greso Colombiano en la sesin el 17 de diciembre. En siete meses haban quedado sentadas las bases de la nueva repblica. Chvez se apropi todo este procedimiento unitario. El reto era inmenso. Los lderes neogranadinos se tomaron dos aos para discutir aquel proyecto de Ley Fundamental. Fue hasta el 12 de julio de 1821 que se reunieron en Congreso en la ciudad de Ccuta, donde aprobaron la fundacin de la Repblica de Colombia, la unin de Venezuela y Nueva Granada. Este Congre so, histricamente conocido como Congreso de Ccuta (otra ciudad colombiana), corresponde tambin al Priban pasado seis aos desde la Carta de Jamaica. Eran largos aos, es verdad, pero se cumpli el objetivo de la creacin de la nacin ncleo para continuar la lucha la creacin de la Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestra Amrica, ALBA.Confederacin PerpetuaSimn Bolvar fue elegido presidente de esta nueva repblica americana y Francisco de Paula Santander Vicepresidente. Uno caraqueo y el otro neogranadino. Perseguan objetivos diferentes, aparentemente tcticos, pero en realidad estratgicos. Bolvar autntico y Santander leguleyo. Bolvar persegua la liberacin de nitiva del ejrcito espaol. Santander tambin persegua la independencia, pero no estaba convencido de luchar por la independencia americana. Bolvar, militar y estadista fundador de repblicas. Santander, militar y administrador de su repblica. De distinta formacin ideolgica, uno por estudios y el otro por simpatas: Bolvar europea y Santander norteamericana. Uno democrtico y el otro democraticista. La lucha fue tenaz, permanente, aunque siempre respetuosa y en el marco de las leyes. En el caso de Bolvar, jams se sali de la Constitucin ni la Leyes. El germen de la traicin estaba planteado. (Este anlisis, ahora histrico, impregnara A pesar de ese germen y por lo mismo con grandes y frecuentes desengaos, Bolvar continu su proyecto. Con las armas y con la diplomacia, que l dominaba a la perfeccin (militar y estadista). Su carrera diplomtica la inici de hecho en su larga gira por Europa, frecuentando el alto mundo social de la poca. En Paris se encontr nada menos que con el Barn pblico selecto a la coronacin de Napolen. Bolvar continu con las armas hacia el sur la campaa del Sur, le llam l. Base de su herosmo militar. Objeto de minucioso estudio de las academias milita res suramericanas, como lo hizo Chvez en la vene territorio que solo caba en las ansias de liberacin de Bolvar, en su visn de estadista por la unidad america na. Insospechada para cualquier otro capitn de ejr cito: Per, Ecuador, Bolivia y, como ya se dijo, hasta Argentina, entonces las Provincias del Ro de la Plata. Siendo Per una de las joyas de la Corona espaola en Amrica, muy bien resguardado por el ejrcito espa ol. Solo San Martn se haba atrevido a pensar algo semejante, cubriendo Argentina, Chile y Per, ms en trminos militares que como estadista. As se deduce de su retirada del escenario despus de su entrevista con Bolvar en Guayaquil, el 26 de julio de 1822. Abor daron el tema de la Amrica que naca, obviamente, pero nadie sabe cmo ni qu se dijeron, porque am bos convinieron que la pltica se diera sin testigos. San Martn no estaba preparado para un proyecto unitario. Cedi el paso y se ausent para siempre de Amrica. Bolvar qued entonces como nico Libertador. Para efectos de la unidad americana, sin embargo, la diplomacia resultaba insustituible. Las armas lograron la independencia en todo el subcontinente, la Amrica Meridional, pero con propensin irresistible a la separacin. Cada naciente repblica haba sido inoculada con el virus de la independencia absoluta por distintos imperios europeos, cada uno persiguiendo exclusividad sobre la explotacin de sus recursos. De ah el acierto de la alianza estratgica del Libertador con Inglaterra. Las naciones liberadas por l quedaban a salvo. Sobre todo Colombia, la nacin ncleo. Bolvar hizo diplomacia desde su Misin a Londres en 1810, de la cual fue su Secretario. Pero como Libertador la inici en campaa. No esper a que la independencia se consolidara. La inicia en 1818, tres aos despus de la Carta de Jamaica y 3 antes de su triunfo en Ayacucho, que de 1818, en efecto, le escribe al Jefe del Ro de la Plata. Su primera gestin diplomtica. Ah anticipa su idea del pac to americano, que, formando de todas nuestra repblicas un cuerpo poltico, presente la Amrica al mundo con un aspecto de majestad y grandeza sin ejemplo en las naciones

PAGE 16

16antiguas. A quin se le hubiera ocurrido entonces hablar de cuerpo poltico, con clara implicancia de acuerdo jurdico vinculante? Luego vendra la diplomacia formal, inmediatamente despus de constituida la Repblica de Colombia, ac tuando con todo el peso que la daba la Presidencia de esa primera y nica nacin americana distinta a las he redadas de Espaa. Una autoridad enorme, poltica pero tambin moral. Distinta pero cimentada en su ganada autoridad como libertador y creador de repblicas, que haba trascendido al mundo de la poca. Mundo, lite ralmente. Fue una gestin simultnea frente a los tres grandes Jefes de gobierno de la Amrica de entonces: de un Tratado de Unin, Liga y Confederacin Perpetua. Desde luego, a ninguno de ellos se le habra ocurrido. En su carta de presentacin de su enviado especial, el gran da de Amrica todava no ha llegado. Hemos expulsado a nuestros opresores, roto las tablas de sus leyes tirnicas y fundado instituciones legtimas: mas todava nos falta poner el fundamento del pacto social que debe formar de este mundo una nacin de repblicas. Y contina: Quin resistira a la Amrica reunida de corazn, sumisa a una ley y guiada por la antorcha de la libertad? La carta estaba fechada el 8 de enero de 1822. Como se recordar, la Repblica de Colombia qued constituida el 12 julio de 1821. El 13 de diciembre Bolvar gir instrucciones para preparar el anteproyec to de Tratado de Unin, Liga y Confederacin Perpe tua, que fue concluido el 28. Entonces nombr como embajador en Misin especial a Joaqun Mosquera cerca de los gobiernos de Per, Chile, y Argentina. Y a Miguel de Santamara cerca del de Mxico. Ms tarde enviara una Misin a Centroamrica presida por Bernardo tado (todos con el mismo nombre), aunque en diferentes fechas: Chile, 21 de octubre de 1822. Argentina, 8 de mar zo de 1823. Mxico, 3 de octubre de 1823. Centroamrica, 15 de marzo de 1825. Chvez recreara doscientos aos despus todo este conocimiento-sentimiento profundo. Recorrera Amrica sintindola tambin propia. Proyectando entre sus pares la misma autenticidad poltico-ideolgica de Bolvar frente a los suyos. Atrayndolos. Cooptn dolos. Embelesndolos.El siguiente paso fue la Convocacin al Congreso en la Carta de Jamaica, aunque limitado solo a Amrica. Qu bello sera dijo en esa Carta que el Istmo de Panam fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojal que algn da tengamos la fortuna de instalar all un augusto congreso de los representantes de las repblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otra tres partes del mundo. Con todas las naciones del mundo. Con razn se le llama a Bolvar precursor de la ONU. Pero solo convoc a las naciones americanas. Europa estaba en guerra con Nuestramrica. Chvez lo recreara despus, con el mismo o quizs mayor xito. La convocatoria la hizo dos das antes de la Batavos objetivos de unin, desbordando los del Tratado de Unin, Liga y Confederacin Perpetua (inferidos del texto de la Convocatoria): 1) Que los intereses y las relaciones que unen entre s a las repblicas americanas tengan una base fundamental que eternice, si es posible, la duracin de estos gobiernos. 2) Consolidar el poder de este gran cuerpo poltico que diga la uniformidad de sus principios, y cuyo nombre solo calme nuestras tempestades. 3) Tan respetable autoridad no puede existir sino en una asamblea de plenipotenciario () el da que nuestros plenipotenciarios hagan el canje una poca inmortal. 3) Una asamblea de plenipotencia El Congreso fracas. No participaron las naciones del Cono Sur debido a sus problemas internos. Pero sobre todo porque el Vicepresidente Santander haba invitado a todas las naciones, incluido Estados Unidos, en contra de las orientaciones explcitas del Liberta Tratado de Unin Liga y Confederacin Perpetua entre las Repblicas de Colombia, Centroamrica, Per, y Estados Unidos Mexicanos, as como los instrumentos jurdicos necesarios para su implementacin, todos fechados en Panam el 15 de julio de 1826. Pero fueron anulados de hecho.

PAGE 17

17 por cierto no llegaron: uno muri en el viaje y el otro lleg demasiado tarde. En su pliego de instrucciones a sus delegados, el entonces Secretario de Estado nor teamericano les dice: El presidente (de Estados Unidos) opina que el referido Congreso se debe considerar como un cuerpo diplomtico, y no como revestido de poderes de una legislacin ordinaria; es decir, que un solo Estado de los que tengan representacin, no se debe considerar comprometido por cualquier tratado, convencin, pacto o hecho () y que en los casos de tratados, convenciones y pactos, se deben enviar a las respectivas partes con provisiones de su particular Constitucin.Hugo ChvezEn los poqusimos documentos del Libertador sobre su patria americana transcritos ms arriba, est dolos con la misma pasin y celeridad, como se dice al principio. Pero tambin est en los otros miles de documentos de Bolvar relativos a todos sus mbitos de accin. Como militar, como estadista, como diplom tico, como constitucionalista, como legislador, como jefe, como amigo, como pensador, como escritor, como orador, como viajero incansable, como hombre apasionado de ideas claras y revolucionaras entregado a su Patria. Igual a la grande que a la pequea. Su idea de tirar a la basura la constitucin de la IV repblica (1948) le viene de Angostura. Nuestras leyes son funestas reliquias de todos los despotismos anticaiga, y apartando a sus ruinas, levantemos un Templo a la justicia, dijo entonces Bolvar. Chvez hizo lo propio cuando por primera vez tom posesin de la Presidencia de la Repblica: Juro sobre esta moribunda constitucin, dijo. Pero lo hizo con la misma obsesin de Bolvar por la democracia. Nada por la fuerza. Todo aprobado por el pueblo. Y convoc sendos referndums, para reformarla primero y para aprobarla despus. Tambin le viene de Angostura la autenticidad de su proyecto polticoideolgico. Nada de copiar de otros proyectos. Buenos para otras naciones pero no para las naciones americanas. Bolvar asumi el pensamiento de Montesquieu para desarrollar su propio liberalismo. Y Chvez, que al derrotar el paro petrolero adopt una franca posicin de orientacin socialista, se entusiasm con Gramsci y Rosa Luxemburgo, pero sobre todo con el paisano peruano Maritegui: el socialismo no es calco ni copia, repeta constantemente. Y cuando se decidi por el socialismo, estimul y propici la edicin de las obras de nuevos pensadores socialistas post socialismo real. As hizo, por ejemplo, con Istvn Mszros; public su magna obra Ms all del Capital, y asumi su tesis del metabolismo social. Tambin lo hizo con otros, entre ellos Enrique Dussell, a quin tambin le public su obra Poltica de la Liberacin, varios volmenes, y asumi su tesis del poder obediente. Igual que en el caso del Libertador, la grandeza de Chvez, que lo har pasar a la historia como Comandante de Amrica es su capacidad de estadista. l comprendi que la Revolucin Socialista de Amrica debe ser propia, y se empe en llevarla adelante. Y que para ser propia, esta revolucin debe ser mestiza, la nueva raza que anunci Bolvar. Porque los mesti zos, y por extensin, los indgenas y los negros (la re sistencia india, negra y popular), son los portadores naturales del inconsciente colectivo originario, de la historia y la cultura americana desde la prehistoria con su riqusima diversidad los criollos regresaron a sus races extranjeras y se asociaron al nuevo imperio. La mayora de la clase media lo es tambin, aunque contina siendo refractaria al inconsciente colectivo por transculturizacin. Ms temprano que tarde re gresar. Esta es la consigna de Chvez y de las nuevas revoluciones americanas. Pero tambin Chvez hered de Bolvar y llev adelante con xito su amor a Colombia, a pesar de algunos de los ms connotados polticos colombianos y de la ocupacin norteamericana. A ella le dedic todas sus capacidades para lograr la paz, actualmente en marcha. Se enfrent a lvaro Uribe y a los temores de Juan Manuel Santos, su actual presidente, quien por cierto no pudo reprimir su miedopnico ni disimular su dependencia del interventor norteamericano cuando envi su carta de psame a Venezuela por la muerte de Chvez. Tengan la seguridad dice Santos de que cuentan con todo nuestro apoyo para que Venezuela tenga una transicin democrtica en paz y tranquilidad. Prev guerra si Venezuela no asume la transicin democrtica, y l est dispuesto a propiciarla para que se d en paz y tranquilidad?Amor a CubaEn este mismo contexto, Chvez hered el amor tambin incondicional a Cuba. Qu no hizo Bolvar para liberarla del yugo espaol! No pudo. Chvez si logr apoyarla en un momento crtico, convirtindose este apoyo en solidaridad mutua, por la larga experiencia revolucionaria cubana, por su desprendida solidaridad en todos los mbitos. Bolvar lo hizo por su pasin a la libertad, como corresponda a la revolucin liberal. Chvez por su pasin a la justicia, como corresponde a la revolucin socialista. Y tambin hered de Bolvar el antiimperialismo, entonces incipiente como lo era el imperio norteamericano. Desde hace mucho tiempo se convirti en consigna entre los pueblos de la regin el sealamiento de Bolvar: los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar la Amrica toda de miserias en nombre de la libertad. Quin lo duda.

PAGE 18

18Asimismo, a Chvez le toc completar la idea de Bolvar de convocar a todas las naciones del mundo, tal como lo expuso en su Carta de Jamaica. Reactiv la Asociacin Suramrica Asia (ASA) reunindose con ese prode que lo asesinara el imperio a travs de la OTAN e inici nuevas relaciones estratgicas con Rusia, China, Irn y Siria, sin dejar de relacionarse en pi de igualdad y respeto mutuo, con las otras naciones con el resto del mundo que no pretenden hegemonas, al menos en Amrica. Pero su obra maestra, la unidad de Amrica Latina y el Caribe, viene del Tratado de Unin, Liga y Confedera cin Perpetua potenci al mximo. Primero distribuy entre todos los pases la riqueza petrolera de Venezuela. A los ms pobres a travs de Petrocaribe y Petrosur, y a los ms de infraestructura fsica y otros de variadas naturaleza. Despus creara nuevas instituciones poltico ideolgicas como UNASUR y la CELAC, y reorientan hacia la unidad poltica a las ya existentes como MERCOSUR, alejndolo del objetivo puramente comercial de naturaleza neoliberal. Antes, haba lograyecto de libre comercio de las Amricas, impulsado por Estados Unidos para coronar su dominio sobre Amrica Latina y El Caribe. UNASUR se corresponde con el Tratado y con el Congreso. Chvez los reivindica. Cmo no reivindicarlos, si fueron abortados por Washington? UNASUR naci igualmente mediante Tratado y est funcionando de la paz, del auxilio mutuo, de concertacin poltica. De como dice la Convoca la nacin de repblicas, el concepto bolivariano funda mental de la unidad americana. Es cierto que la CELAC es hasta hoy solo una declaracin de voluntad poltica, pero es un slido principio. No es el momento para hacer un anlisis comparativo entre la Declaracin cons titutiva del CELAC y el Plan de realizacin del Supremo sueo de Bolvar, de Sandino, orgullo para la Nicaragua sandinista, que ms temprano que tarde terminar siendo orgullo nacional. Aunque sin duda los presi dentes de Amrica Latina y El Caribe no lo tomaron en cuenta porque no lo conocen. En este mismo espritu, Chvez tambin inici la lucha por reorientar y en su caso sustituir, la tristemente clebre OEA como l la llamaba. E igualmente se comprometi con la reinvencin de la ONU y de todas sus agencias, y les. Qu no hizo Chvez en este mbito. Sin embargo, probablemente su creacin institucional ms productiva en trminos de la continuacin de la Revolucin Bolivariana, es el ALBA. El ncleo de naciones que permitir la continuacin de la lucha re volucionaria despus de su trnsito a la inmortalidad. Solo falta mencionar la herencia de sus padres. A ellos les debe su vocacin magisterial. Chvez ense cuando conspiraba, como instructorprofesor de la Academia Militar, y durante los catorce aos de gobierno. Al pueblo de Venezuela, a los de Amrica Lati na y El Caribe, a los pueblos del Sur. Ser necesario pues iniciar la tarea de estructuComandante de Amrica, como iluminacin de las tareas revolucionarias que siguen y para la historia.La historia y la lucha siguenIgual que en el caso del Libertador, la traicin se encuentra larvada. Colombia ya anunci su disposicin. Asimismo, igual que en el caso de Bolvar, Estados Unidos no acepta que los Estados latinoamericanos autonoma. Para Washington continan vigentes las co: nada vinculante, solo acuerdos diplomticos. Esto es precisamente lo que Chvez liquid. Es obligado continuar con el mismo mpetu la lu cha por la segunda independencia. El Norte conserva intactas sus ambiciones sobre las riquezas de Amrica Latina y El Caribe, en particular sobre el petrleo vene zolano. Tambin conserva poder de presin econmica sobre la mayora de los pases de la regin y varios gobiernos obsecuentemente pronorteamericanos. Y lo ms importante: concentra todo el poder militar del mundo. Sin duda lo usar cuando lo estime oportuno. La lucha es responsabilidad de todos los pueblos latinoamericanocaribeos. Esta es la condicin necesaria. soberana de la Revolucin Bolivariana, el control de su petrleo y de sus otras riquezas naturales, las relaciones estratgicas con el resto del mundo. El pueblo y la dirigencia revolucionaria venezolana tienen, pues, la mayor responsabilidad. Bolvar lo dijo y Chvez lo reiter constantemente: la unidad es la consigna histrica la de Bolvar. Pero Chvez le agre g una segunda parte de naturaleza programtica. Lo hizo en su dramtico discurso anunciando a Maduro como su sucesor: Unidad, lucha, batalla, victoria. Este es el camino sentenci Chvez. El juicio de la historia es implacable, inapelable e inexorable.

PAGE 19

19 Jorge Capeln ___________________Las elecciones venezolanas del 14 de abril de 2013 fueron muy apretadas, mucho ms de lo que la mayora de los analistas se haban anuncio de desconocimiento por parte del opositor violencia que cobraron 11 muertos y un centenar de heridos en los das subsiguientes. Sin embargo, el pas no fue paralizado por la violencia fascista, Nicols Maduro fue investido y jura mentado, y la unin del pueblo y los militares desarm la ofensiva de una derecha que no mostr la capacidad de movilizacin de masas que sugera su resultado electoral. A los doce das de la eleccin, Maduro iniciaba una gira por el pas en lo que constituye el verdadero pistoletazo de arranque para la Venezuela bolivariana postChvez, una nueva etapa de la revolucin que nace marcada por la amenaza de la agresin imperial. blicaba un artculo del derechista Andrs Oppenheimer en el que describa cinco escenarios para las elecciones del domingo. Cuatro le daban la victoria a Maduro y uno, muy improbable, se la daba a Capriles. El cuarto escenario, segn Oppenheimer, era el siguiente: una muy cuestionable victoria de Maduro por un 2% de los votos, que Capriles denuncia inmediata mente como fraudulenta. Maduro declara su victoria el domingo, pero los opositores salen a las calles para protestar por lo que consideran una eleccin robada. El hecho de que el gobierno no ha permitido la presencia de obser vadores internacionales de la Organizacin de Estados Americanos o de la Unin Europea slo visitantes de la UNASUR, que tienden a simpatizar con el gobierno provoca an ms dudas sobre los resultados electorales. Maduro reprime a los manifestantes, pero las escenas de violencia provocan una gradual prdida de legitimidad del gobierno, que acelera la implosin del rgimen. Para el agente yanqui, ste o una ventaja de 5% para Maduro, eran los escenarios ms probables. Gracias a la sabidura de Maduro y del resto de la dirigencia bolivariana, Oppenheimer se qued sin el placer de ver a la polica y al ejrcito reprimiendo a los par tidarios de la derecha, pero todos los elementos de lo que se quiso montar en Venezuela, estn en esas lneas. El da antes de las elecciones, otro agente bien inAmerican Enterprise Institute que el sucesor ungido de Chvez no asegurar un mandato indiscutible sobre y esta eleccin impugnada disparar un perodo de inestabilidad e incertidumbre para el partido en el poder. El ajustado desenlace electoral del 14 de abril de 2013 en Venezuela y la semana de violencia fascista que le sucedi, son parte de todo un esfuerzo desestabilizador La Revolucin Bolivariana derrota a la ofensiva fascista

PAGE 20

20 de Washington.Coyuntura golpistaLas elecciones del 14 de abril no deben ser vistas como una contienda aislada del acontecer en Vene zuela y en la regin durante, por lo menos, el ltimo ao. Ms bien se trata de una coyuntura golpista del proceso bolivariano que tuvo como puntos claves las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, el anuncio de parte del Comandante Chvez de su viaje a Cuba y la designacin de Maduro como su sucesor, la muerte del Comandante, la primera toma de posesin de Maduro y la organizacin de las elecciones, la campaa electoral propiamente dicha, y la fracasada intentona golpista que le sigui. Seguramente Estados Unidos asesin al Comandante Chvez. En todo caso, est claro que estaban monitoreando de cerca sus actividades en busca de seas que indicasen un empeoramiento de su salud. Era esa situacin de sucesin de su liderazgo la que estaban buscando para destruir la revolucin, o al menos, para debilitarla seriamente. Desde octubre de 2012 hasta abril de 2013 y contando, por ms de 6 meses, el pueblo venezolano fue puesto ante la situacin de tener que escoger permanentemente entre revolucin y contrarrevolucin en medio de: una agresiva guerra meditica tanto local nalmente, violencia fascista. Obviamente, toda esta coyuntura estuvo marcada por la persona de Chvez, ya sea en presencia o en ausencia. La slida victoria de Chvez en las elecciones del 7 de octubre de 2012, ganadas con 55.08% de los votos, pero con un tambin muy slido voto para el ultraderechista Capriles Radonski, que obtuvo 44.3%, y en especial el pronto reconocimiento de su derrota por este ltimo, crearon por un momento la ilusin de que la derecha juego democrtico de una manera ms o menos nor mal. El electorado venezolano, tanto en el campo chavista como la mayora de los que votaron por la oposicin, dieron un rotundo NO a la violencia. Adems, qu ms aconsejable para Capriles, con ms del 44% de los votos, que seguir trabajando para amasar una mayora poltica propia? No basaba acaso su campaa en que hara muchas de las cosas que Chvez haba impulsado pero mejor? No implicaba esto una aceptacin de los marcos del status quo revolucionario? Esas ilusiones se disiparan muy pronto. La noche del sbado 8 de diciembre, Chvez da el anuncio que ninguno de los que apoyamos la Revolucin Bolivariana desebamos or: al da siguiente deba tervencin quirrgica. Nombra a Nicols Maduro como su sucesor y pide al pueblo venezolano votar por l si se presentara alguna circunstancia que lo inhabilitara para poder seguir al frente de Venezuela o enfrentar el nuevo perodo presidencial. Patriotas de Venezuela, hombres y mujeres, rodilla en tierra! Unidad, unidad y unidad de los patriotas! No faltarn los que traten de aprovechar coyunturas difciles para mantener ese empeo de la restauracin del capitalismo, el neoliberalismo y acabar con la Patria. No podrn!, exclam Chvez en su mensaje al pueblo venezolano.Conspiracin de vieja dataLos retos de la conduccin de Maduro y sus compaeros al frente de la Revolucin Bolivariana en esos momentos eran mltiples. Deban garantizar una victoria lo ms aplastante posible en las elecciones regionales que se realizaran apenas una semana ms tarde, el 16 de diciembre; deban manejar la ofensiva meditica inter na e internacional a raz del estado de salud de Chvez; deban preparar al pueblo venezolano para comprender y asumir su responsabilidad histrica en un momento en el que no se saba si el Comandante Chvez podra volver a ejercer el liderazgo de la manera que lo haba hecho durante 14 aos (es ms, que ni siquiera se saba si sobrevivira); deban resolver una serie de problemas urgentes que se hicieron mucho ms tangibles a raz de las elecciones del 7 de octubre, como el de la insegurilas cosas, deban garantizar la gobernabilidad del pas.

PAGE 21

21 Todo esto deban hacerlo en medio de una campaa de desestabilizacin muy agresiva. El PSUV arras en las elecciones regionales del 16 de diciembre: gan 20 de las 23 gobernaciones, cin co de las cuales estaban en manos de la oposicin: Carabobo, Monagas, Nueva Esparta, Tchira y Zulia estos dos ltimos estados de importancia estratgica por estar ubicados en la frontera con Co lombia. Los candidatos de la derecha retuvieron el gobierno en Amazonas, Capriles. La victoria del PSUV se debi a su mayor fortaleza en todos los pla nos en unas elecciones que tradicional mente involucran solo a los sectores ms politizados del electorado (53% de participacin); sin embargo, en la ltima semana de campaa, los dirigentes de la derecha haban dejado de pensar en gobernaciones, sino en otra cosa. Desde el primer momento en que Chvez anunci que deba someterse a una nueva operacin, la dere cha comenz a conspirar. El domingo 9 de diciembre, la Asamblea Nacional (AN) aprob la autorizacin para que el presidente viajase ese mismo da a Cuba. La oposicin no poda votar en contra, ya que de haberlo hecho se habra delatado. En vez de eso, los diputados y Mara Corina Machado, intentaron imponer la idea de que Chvez debera ser inhabilitado y remplazado por el vicepresidente Nicols Maduro. Queran que se declarase una falta temporal o absoluta del presi dente para forzar una nueva eleccin, pero lo que la AN estaba votando era un permiso al presidente para ausentarse del pas por ms de cinco das, tal y como lo establece el artculo 235 de la Constitucin. Ese mismo domingo, el periodista Mario Silva daba Radonski y el fascista exalcalde de Chacao, Leopoldo Lpez, se haban reunido inmediatamente despus del anuncio de Chvez el sbado 8, para discutir una eventual candidatura de Capriles. Los diarios de la derecha publicaban todo tipo de especulaciones y anlisis sobre la prxima muerte de Chvez. Algunos de ellos, preparaban descaradamente el terreno para escenarios de violencia. Las redes sociales se inundaron de especulaciones en ese sentido, como el mensaje a travs de Twitter del editor del diario El Nacional, Miguel Enrique Otero, ase gurando que una chispa puede encender la pradera. Al mismo tiempo, los rganos de la dictadura meditica global dentro y fuera de Amrica Latina, publicaron titulares sobre la sucesin de Chvez. The Wall Street Journal titula Venezuela enfrenta el crepsculo de la era de Chvez, mientras que El Comercio, de Ecuador, se anticipa a los hechos y declara: Venezuela ir a las urnas si Chvez no asume en enero. Capriles, que debera haber tenido todo el inters del mundo en amasar la mayor cantidad posible de votos en el Estado de Miranda para capitalizar el nada despreciable apoyo que recibi en las presidenciales de octubre, de pronto pierde su apetito electoral y declara, en un programa televisivo de entrevistas en Televen, que la fecha de los comicios regionales fue adrede para que no existiera ambiente de campaa para una eleccin fra con unos candidatos fros y estamos como en el Polo Norte. Unos meses despus se sabra que Capriles renunci a su cargo como gobernador de ese estado, que termin ganando por estrecho margen en las regionales, 48 horas antes de las elecciones presidenciales del 14 de abril. Es decir, que tan pronto los dirigentes de la oposicin (o ms bien, sus patrones de la CIA) vieron cercana la muerte de Chvez, se lanzaron de lleno al plan golpista. Si el objetivo de Capriles hubiese sido el de una continuada acumulacin de fuerzas que le hubiese garantizado un margen de gobernabilidad para llevar adelante su proyecto poltico, habra puesto todas sus energas en conservar o aumentar el poder de la oposicin en los gobiernos regionales. En cambio, el PSUV arras en las elecciones estadales. Un asalto a la yugular del poder en Venezuela en ese momento y en esas condiciones, era (y an lo es) una receta segura para la ingobernabilidad y la guerra civil. Ningn pol tico responsable debera desear eso, pero la agenda desean ver una Venezuela destruida para destruir la integracin latinoamericana. Al da siguiente de las elecciones regionales, el pe riodista revolucionario Miguel ngel Prez Pirela re despejan las dudas sobre el modelo que los venezolanos quieren para su futuro. La tranquilidad con la que se

PAGE 22

22desarrollaron las elecciones del 7 de octubre y el 16 de diciembre, deja claro a lo interno, pero tambin internacionalmente, que ste es un pueblo de paz, de santa paz. nuestro pas, nuestro Comandante y nuestra democracia, fueron respondidas contundentemente con el voto de cada uno de nosotros. Mejor respuesta, imposible.Tareas complejasEn general, la tnica de los anlisis de los observadores tanto venezolanos como extranjeros luego del 16 de diciembre fue optimista, ms an, luminosa, aunque no falt alguna advertencia. Por ejemplo, la del experimentado Jos Vicente Rangel, en el sentido de que el triunfalismo no debera contribuir a que el anlisis y la autocrtica sean perturbados. De todos modos, no haba mucho tiempo para regodearse en esa victoria, ya que una serie de realidades y tareas urgentes se imponan a las fuerzas de la Revolucin. Ya desde antes de las elecciones regionales, el pre sidente de la AN, Diosdado Cabello, alertaba: va a venir una guerra de contrainformacin sobre la salud del Presidente Chvez, en busca de dividir a los vene zolanos y especialmente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). La derecha perversa de Venezuela, intentar hacer su juego con la Fuerza Armada. Ya lo hicieron en el 2002, recordaba. En medio de esa guerra de contrainformacin, el pueblo los pueblos de Nuestra Amrica estaba enfrentando una angustia muy real: nadie saba qu iba a pasar con la salud del Comandante Chvez. En esos momentos, la tarea nada envidiable de la dirigencia la fortaleza del pueblo, y de manera simultnea ir pre parndolo para un posible desenlace fatal con respecto a la salud de Chvez. Ms an: tena que garantizar el funcionamiento normal del pas en unas condiciones que no eran normales, conscientes de que si el gobierno perda el control de la situacin, se podra desencadenar un bao de sangre. Visto en perspectiva, y a la luz de los acontecimientos posteriores, se debe decir que esa dirigencia cumpli con su tarea de manera cabal. En medio de ese torbellino, el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) sigui cerrando negocios que especulaban con todo tipo de productos, desde pollo hasta materiales de construccin; la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) continu decomisando cargamen tos de cocana y apresando narcos en la frontera con Colombia; ms espacios se fueron constituyendo en Comunas Socialistas a lo largo y ancho del pas y Venezuela segua cumpliendo con sus compromisos de exportaciones al exterior. En los estados anteriormente controlados por la oposicin, las nuevas autoridades empezaron a poner orden en la administracin. Por ejemplo, la polica en el Estado Zulia estaba totalmente permeada por el crimen organizado, mientras que la gobernacin de Lara deba aguinaldos a ms de 6,000 docentes. Contra viento y marea se fue haciendo frente a esos y otros problemas que se haban hecho evidentes ya durante las elecciones del 7 octubre, pero que ahora deban ser enfrentabajo una intensa campaa desestabilizadora. Como ya es de costumbre, no solo en Amrica La tina sino en todo el mundo donde el imperio quiere derrocar gobiernos, los medios jugaron un papel fundamental, tanto para sembrar incertidumbre entre el pueblo venezolano como para desmovilizar a la opinin en el exterior. La maquinaria de guerra sicolgica de la dictadura meditica global y la derecha se activ desde el momento mismo del anuncio de Chvez de divisin del chavismo. A esto, Maduro responda: todos los das dicen que Diosdado (Cabello), que Elas (Jaua) Nicols y que Rafael (Ramrez) estamos peleados, que estamos enfrentados. Que Diosdado es Joseph Stalin y yo soy Leon Trotsky. Ridculos, ridculos y ms ridculos esa derecha. La unidad se mantendr hoy, maana y siempre, por el presidente Chvez y el pueblo venezolano, reiteraba.La agencia italiana de noticias ANSA estuvo entre las primeras de encargarse de la tarea de matar a Chvez. En una nota redactada por la periodista venezolana y colaboradora de la agencia, Milagros Rodrguez, daba amplia cobertura a rumores sobre la muerte del Comandante que, segn ella, llenaban las calles de Caracas. La nota dio la vuelta al mundo.

PAGE 23

23 La campaa de guerra sicolgica contra el pueblo venezolano con relacin a la enfermedad de Chvez de los momentos ms grotescos de esta campaa tuvo lugar con la divulgacin del infame vdeo de un hombre con un muy vago parecido a Chvez, siendo sometido a una traqueotoma sobre una mesa de ope raciones. En la operacin participaron, desde la ope rativa cubana de la CIA Yoani Snchez y el columnista venezolano radicado en EE.UU, Moiss Naim, que die ron como autntica la grabacin, hasta los directivos por el supuesto vendedor de las imgenes. El exembajador de Panam en la OEA, Guillermo Cchez, fue el encargado de tratar de sacar rdito poltico del vdeo en el plano diplomtico, cuando difun di las imgenes en una reunin de la organizacin periodista uruguayovenezolano, Walter Martnez, demostr que la foto de Chvez era falsa en su progra ma Dossier, lo que oblig a El Pas a retirar la edicin con la imagen a ocho columnas. Sin embargo, el dao ya estaba hecho, y el lmite de lo aceptable en cuanto a la propaganda antivenezolana en los rganos de la dictadura meditica se corri unos cuantos metros. contra Chvez y Venezuela durante esas semanas, re cuerda las provocaciones mediticas de las que han sido objeto los musulmanes y las personas del Oriente Medio desde hace unos cuantos aos a travs de la publicacin de caricaturas del Profeta Mahoma con una bomba en la cabeza (Dinamarca) o con cuerpo de perro y de cerdo (Suecia); difusin de reality shows amateurs en los que musulmanes son engaados a co mer carne de cerdo (Finlandia) o vdeos de bajo presu puesto en los que de manera grosera se insulta al Islam El objetivo central de este tipo de acciones de guerra sicolgica es el de vejar a la poblacin objeto de ataque (a menudo para provocar reacciones violentas) y a la vez normalizar todo tipo de retricas agresivas y fascistas, por lo general provenientes de las redes sociales, integrndolas al mbito de lo socialmente aceptable. Una vez logrado esto, amplios sectores del pblico, sobre todo en los pases imperiales, pero tambin en el propio pas objeto de la agresin, quedan preparados para aceptar actos, tanto discursivos, como polticos y militares, de niveles crecientes de violencia. Este puede ser uno de los factores que explica cmo ciudadanos que en condiciones normales no aceptan la violencia, en los das posteriores a las elecciones del 14 de abril le hicieron el juego a la agenda de las bandas fascistas de Capriles Radonski y Leopoldo Lpez y participaron en los ataques a dirigentes chavistas, centros de salud, locales del PSUV, etctera.Batalla en el ciberespacioEl ciberespacio fue una de las arenas privilegiadas de la guerra sicolgica. La penetracin de Internet en Venezuela era del 40.27% el ao pasado, una de las ms altas de Amrica Latina, slo superada por Argentina, Chile y Colombia. De acuerdo a un informe de la compaa Comscore, el pas alcanz en 2012, por lejos, el ms alto crecimiento del mundo en cuanto al nmero de usuarios (no solo conexiones), con 62%. Segn otro eseste crecimiento tiene lugar en los sectores populares. La batalla en las redes sociales fue especialmente encarnizada, con la participacin de agentes especia lizados en guerra sucia y la difamacin poltica, como Juan Jos Rendn, exasesor de Santos en Colombia, vs de Twitter se realizaban los llamados a cometer actos de violencia, se lanzaban las consignas y se difundan las mentiras. Sin embargo, esta ofensiva se encontr con una masiva y cada vez mejor organizada respuesta de parte de millones de activistas revolucionarios dentro y fuera de Venezuela, que llegaron a posicionar muy alto varias etiquetas o hashtags, desde #ElMundoEstaConChavez a inicios de diciembre hasta #ParaSiempreHugoChavez el da antes de las elecciones del 14 de abril. Por lo ge neral, estas campaas se estructuraban alrededor de tuitazos o jornadas de envo de mensajes con deter minadas etiquetas. Por otro lado, la participacin en la red social Twit ter fue asumida como una tarea prioritaria por parte de muchos de los ministros y otros dirigentes bolivarianos, en especial por los comunicadores. Programas como La investigacin y denuncia con la militancia en estas redes. El sabotaje y la piratera informticos jugaron un papel muy importante en el esfuerzo de guerra sico lgica en toda esta etapa. Semanas antes y despus de las elecciones, varias cuentas de Twitter de dirigen tes bolivarianos, incluso la del propio Maduro, fueron hackeadas, as como pginas webs de varias instituciones del gobierno; inclusive quisieron hacerlo con la del Consejo Nacional Electoral el propio da de las elecciones. No se puede descartar el sabotaje informtico desde dentro de las propias instituciones pblicas tracin en la poblacin. Son numerosas las crticas a la poltica de las instituciones del Estado de relegar los trmites de los usuarios al llenado de formularios en pginas webs que tardan mucho tiempo en cargar o no funcionan. Aunque este problema no es exclusivo

PAGE 24

24de Venezuela, se convirti, para algunos, en una razn ms para estar descontento con la revolucin. A su vez, la campaa meditica y de guerra sicolgica estuvo apoyada por las redes de la guerra poltico a lvaro Uribe en Colombia y a la ultraderecha centroamericana y en especial la de ARENA, el partido de los escuadrones de la muerte en El Salvador, hasta las redes de desestabilizacin noviolenta inspiradas en el moUna de estas redes es la Juventud Activa Venezuela Unida, JAVU, un grupo nacido del seno y bajo el protectorado de la ultraderechista Organizacin de Venezolanos en el Exilio (ORVEX), con sede en Miami. que participaron en los ataques fascistas posteriores a las elecciones aport valiosa informacin acerca de la organizacin de estos grupos. La estrategia meditica y polticomilitar de deses tabilizacin cont con el acompaamiento constante de Washington, desde las declaraciones de Obama el propio 5 de marzo, en el sentido de que la muerte de Chvez abra un nuevo captulo para Venezuela, hasta su negativa a reconocer los resultados de las elec ciones del 14 de abril.Solidaridad internacionalSin embargo, ese fue el punto ms dbil del esfuer zo golpista de Estados Unidos, ya que Venezuela obtu vo un fuerte apoyo internacional, no solo en Amrica Latina, sino en los pases del BRICS, del Movimiento No Alineado, e incluso de algunos pases europeos como el sorprendente reconocimiento del reacciona rio gobierno del PP espaol a la victoria de Maduro. Europa, sumida en su propio calvario econmico, se mantuvo fuera de la pelea, por lo menos en el terreno poltico. El aliado internacional ms importante de Estados Unidos en esta campaa fue el gobierno de Israel, del que se dice es el estado con mayor presencia de espionaje en Venezuela, an mayor que la de los propios EEUU. A nivel latinoamericano, el principal aliado aunque muy aislado en la regin fue Paraguay. Incluso un tradicional lacayo de EEUU, como el Presidente de Panam, Ricardo Martinelli, no cedi a las presiones de su embajador Guillermo Cchez en la OEA y ms bien termin por retirarlo. En el qua y las multinacionalas mineras en el Per, Estados Unidos fracas en su intento de utilizarlo en la campaa ministro de relaciones exteriores, Rafael Roncagliolo, quien de manera inconsulta pidi la mediacin de UNASUR en Venezuela, haciendo un llamado velado a la intervencin. En esta difcil coyuntura, Venezuela cosech los frutos de la poltica internacional diseada por Chvez y ejecutada en gran medida por Maduro. Incluso, se puede decir que fortaleci su liderazgo regional, sobre todo a raz de la visita del recin electo presidente venezolano a Argentina, Brasil y Uruguay a inicios de mayo. Esta visita no solo le garantiz a Venezuela la compra de alimentos necesarios para combatir el desabastecimiento interno, sino que adems le brind a Maduro la oportunidad de hacer pblicos una se rie de planteamientos que permitan hacer avanzar al Mercosur ms all del mero mbito comercial. Sus encuentros con los sindicatos y los movimientos socia les de esos pases fueron un elemento revolucionador del proceso de integracin latinoamericano. La solidaridad mostrada por los movimientos sociales y organizaciones de izquierda de todo el conti nente durante el ltimo perodo de la enfermedad de Chvez hasta las elecciones del 14 de abril y en los das de violencia fascista, han sido un indicador del nivel de madurez poltica que van alcanzando los pueblos de Amrica Latina. Es, sin duda, uno de los grandes avances evidenciados en este tormentoso perodo de la historia. Un smbolo de este avance lo representa el vdeo grabado por el ex presidente brasileo Lula Da Silva en el que abiertamente respaldaba la candidatura de Maduro como genuino sucesor de Chvez.Guerra econmicaEl desabastecimiento fue uno de los elementos ms importantes del cuadro desestabilizador. Se co menz a sentir con mucha fuerza a partir de diciem bre, a una escala que para muchos recordaba los das del paro petrolero del 2002 y 2003. Papel higinico, harina de maz y un sinnmero de artculos de primera necesidad desaparecieron de las gndolas de los supermercados. La carne, los huevos y el pescado suban de precio o no se hallaban. Las farmacias privadas suca, haciendo que stas llegasen a tener los precios ms altos de la regin. El Intendente Nacional de Costos y Precios, William Contreras, informaba que la Super intendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop) estudiaba toda la cadena productiva del sector para micas para que sean tan costosos, deca. Slo en ese mes de diciembre, los niveles de de comiso de productos acaparados alcanzan cientos de toneladas en varios estados: 300 toneladas de arroz en Barinas, harina de maz, pastas, margarina y arroz en el Zulia (tambin de 90 toneladas de pollo), 8 mil toneladas (s, 8 millones de kilos) de azcar en Aragua, etctera. Pero an los decomisos no logran resolver

PAGE 25

25 la sicosis creada por los medios, en un 80% privado, y empieza a acaparar por si acaso. A su vez, los comer ciantes tambin acaparan para subirle el precio a los productos. El contrabando hacia Colombia se dispara. En un pas con una estructura productiva an endeble, dependiente de las importaciones, y una estructura de distribucin an dominada por intereses privados, la combinacin de actos de sabotaje econmico con campaas mediticas hace estragos y no se puede re solver de un da para el otro, profundizndose el crculo vicioso del desabastecimiento. antes de las elecciones del 7 de octubre, que dej al menos 42 muertos y decenas de heridos. La explosin tuvo lugar cuando la mayora de las encuestas vaticinaban una victoria cmoda para el chavismo. Otro elemento de la desestabilizacin: el sabotaje energtico, que no comenz con el anuncio de la enfermedad de Chvez en diciembre de 2012 sino mucho energa elctrica desde haca aos. En junio de 2012, el ba pruebas del sabotaje contra la red energtica desde haca cuatro aos. Se trataba de fotografas de turbinas, transformadores y otras mquinas incendindose por el uso de fsforos, cables de alta tensin cortados y tambin torres derrumbadas tras sufrir el retiro premeditado de tornillos y tuercas, entre otros actos vandlicos, entre ellos millonarios hurtos de materiales. A escasas tres semanas de las elecciones del 14 de abril, Maduro denuncia la llegada de expertos del exterior para sabotear todo el sistema elctrico. Los apagones se sucedan todo el tiempo, especialmente en conexin con actos de apoyo a la Revolucin en los que participaba Maduro. Despus de la semana de violencia fascista que sigui a las elecciones, Maduro decidi militarizar el sistema elctrico nacional por 90 das para enfrentar el sabotaje interno y a estas alturas se dice que se ha logrado detener a la mayora de los responsables de esos actos. Pero hay otros factores tras la problemtica de los apagones. Venezuela tiene una capacidad instalada de 0.86 kWh por habitante, la segunda mayor de Amrica Latina, solo superada por Chile. Adems, el sistema elctrico venezolano se cuenta entre los ms desarrollados de Amrica Latina, cubriendo al 95% de la poblacin. Sin embargo, tiene de lejos el consumo ms alto del continente americano: desde 1999, aument un 58%, con 4,018 kilovatios/hora/ 400 kwh en una vivienda, porque cuenta con iluminacin, lavadora, secadora, refrigeradora, calentador, microondas, aire acondicionado y otros equipos. En la IV Repblica consuma 150 kwh. A todo esto hay que agregar el aumento del consu mo en las escuelas, los hospitales y del sector pblico. Una buena parte de este consumo es indudablemente positiva, pero a pesar de las medidas de ahorro im pulsadas, como por ejemplo la distribucin masiva de bombillos ahorradores desde hace muchos aos, los patrones de consumo en muchos casos son irreales, lo que somete a tensiones a la red de distribucin, sin mencionar los costos medioambientales. Con una poblacin acostumbrada a tener acceso a la energa (por cierto, muy barata), y una infraestruc tura tensionada por la creciente demanda, los actos de sabotaje sobre las redes de suministro elctrico tienen un efecto sicolgico muy fuerte para sembrar ansiedad en la poblacin, independientemente del nivel polticoideolgico que esta tenga, especialmente tomando en cuenta que el consumidor por lo general no puede saber si un determinado apagn es intencio nal, si se debe a algn fallo natural del sistema o a la La devaluacin del bolvar rias medidas que, probablemente, resultaron negativas desde el punto de vista de la campaa electoral del 14 de

PAGE 26

26 del bolvar pasara de 4.30 a 6.30 bolvares por dlar, lo que equivale a una devaluacin del 46,5%. En los ltimos aos, Venezuela aplica un esquema de devaluaciones cada cierto tiempo, en total cinco desde 2003: en enero de 2010 se aplic una devaluacin dual, 20% para ciertos rubros, en donde el tipo de cambio alcanz los 2.60 bolvares fuertes (BsF), y hasta 100% para los rubros no petroleros, es decir, 4.30 BsF por dlar. En la quedando nicamente la segunda tasa vigente. y especulativo y es donde uno tiene que actuar, dijo el al 3,5% registrado en diciembre, y ms del doble de la registrada en enero de 2012. Si en diciembre el indicador de escasez era de 16.3%, en enero fue del 20%, an cuando desde diferentes puntos del pas llegaban informes de requisas de miles de toneladas de alimentos que haban sido acaparadas por comerciantes en lo que se pareca mucho al Chile de Allende antes del golpe. El ndice de precios segua la misma tendencia alcista que la escasez. Por otro lado, el dlar negro se cotizaba a saltar por los aires el sistema de control de divisas impuesto por la revolucin en 2003. Obviamente, la medida fue anunciada junto con un importante aumento del gasto pblico en progra mas sociales, as como aumentos de salarios, etctera, pero una devaluacin es siempre una medida econmica regresiva que afecta ms a los sectores populares. Para colmo de males, la forma concre ta de aumento escalonado del salario entre el 38 y el 45% no se hizo pblica sino hasta el 9 de abril, unos 5 das antes de las elecciones y fue presentada como un avance, cuando en realidad era parte del paquete de medidas para proteger a la poblacin de los efectos de la devaluacin. Eso no hizo mucho para contrarrestar la demaggica matriz de Capriles (y de la cual, desgra ciadamente, ciertos sectores del chavismo se hicieron eco) que acusaba al gobierno de estar implementando un paquetazo rojo.700 mil votos perdidosEl hecho poltico que ha causado ms debates en toda esta coyuntura es que la slida ventaja de ms del 10% obtenida por Chvez en las elecciones del 7 de oc tubre, se redujo a menos de dos puntos el 14 de abril, o de venezolanos y venezolanas que durante semanas marcharon ante el fretro de Chvez para rendirle homenaje pstumo, y las masivas muestras de amor hacia l desde el momento en que anunci una recada de su enfermedad, daban pie para esperar otra cosa. Esta prdida de alrededor de 700 mil votos se dio muy rpido, ya que la mayora de las encuestadoras de diverso signo coincidan en darle a Maduro una ventaja slida, de 10 20 puntos, a tan solo 10 das de los comicios. Sin embargo, y a pesar de lo repentino, consideramos que el cambio es producto, por un lado, de la acumulacin de una guerra sicolgica de muchos aos, prcticamente desde que Chvez asumi la presiden cia en 1999 y recrudecida durante los ltimos 6 meses, y por el otro, de la dura prdida de un dirigente de la importante del electorado perdi la fe en que el nuevo liderazgo con Nicols Maduro al frente lograra asegu rar una continuidad de la revolucin. Al mismo tiempo, ese sector del electorado compr las (falsas) promesas de Capriles en el sentido de que respetara al menos algunas de las polticas sociales del gobierno bolivariano en caso de ganar. Luego del 14 de abril se escucharon voces dentro de los que apoyan la revolucin, clamando por una radicalizacin del proceso. Algunos grupos, como el trotskista Marea Roja, reclaman una reactivacin del poder constituyente para impulsar una serie de cambios desde la base. Es difcil ver cmo una parte importante del elec torado que decidi dejar de votar por el PSUV para darle su voto a Capriles vaya a apoyar una supuesta radicalizacin del proceso. Es necesario aceptar el hecho de que una parte de la poblacin que dej de darle su apoyo a la revolucin el 14 de abril, pero que es posible recuperarla, no tiene un horizonte que vaya mucho ms all de sus intereses materiales inmediatos dentro del

PAGE 27

27 capitalismo. Es difcil creer que una buena parte de los que votaron por Capriles van a aceptar esa radicalizacin, y mucho ms difcil es creer que el 10 15% de los ciudadanos que han sido totalmente permeables al discurso fascistioide de los sectores ms extremos de la derecha, no vayan a aprovechar esa radicalizacin para seguir desestabilizando al pas. Es obvio que deben tratar de depurar al Estado y al partido PSUV de elementos oportunistas y de bur cratas, pero deben hacerlo tras un anlisis fundamen tado, porque los problemas que enfrenta Venezuela en muchas reas no slo tienen que ver con la presencia de saboteadores y de burcratas, sino con una herencia nefasta de subdesarrollo y dependencia. Todos esos cambios deben realizarlos de manera democr tica, por supuesto, dentro del marco que establecen la Constitucin y las leyes, que son el garante de la de mocracia que se eligi el propio pueblo venezolano. Es obvio que tienen que derrotar a la oligarqua, pero una buena parte de la derrota de esa oligarqua es el fortalecimiento de la propia base material, productiva y moral de la Revolucin. La maquinaria de guerra sicolgica logr que para una parte considerable del pueblo, cada rollo de papel higinico que no estaba en la gndola de un supermer cado, cada cerveza Polar que faltaba, cada trmite ante una institucin pblica que no sala o cada apagn, se convirtiesen en una razn ms para votar por el fascista de Capriles y para creer que Maduro no sera capaz de sacar adelante el pas. Por otro lado, cada aseveracin por parte del gobierno de que se estaba llevando ade lante una campaa de desestabilizacin se converta, a los ojos de muchos, en una prueba del podero de los Estados Unidos y de la debilidad, no de Chvez, que ya no estaba, sino del gobierno de Maduro. El apoyo electoral a Capriles no es sinnimo de un fuerte apoyo poltico a nivel popular. De haber sido as, y con todo el soporte logstico y tcnico que tena de parte del imperio, hubiese logrado paralizar al pas cuando llam a sus seguidores a demostrar su arre chera. Por el contrario, el fuerte apoyo popular estaba del lado de la Revolucin. Maduro y el resto de la mxima dirigencia boliva riana, por su parte, han llevado un ritmo de trabajo particularmente apabullante. Despus de un inicio un tanto vacilante, el presidente fue encontrando su propia forma de hablar con el pueblo un terreno en el que inicio, su manera de trabajar es en contacto estrecho con las bases en los barrios, los municipios y los estados, llegando a formular su esquema de Gobierno de Calle, de visitas intensivas a las regiones con muchos de los ministros de su gabinete para analizar y dar respuestas integrales a los problemas que est mostrando resultados. Est dando respuesta al problema de la seguridad con un enfoque integral que privilegia la prevencin y la participacin popular, sin descuidar los aspectos policiales. Tambin ha priorizado las relaciones internacionales, en especial con el ALBA, con Amrica Latina y con el MERCOSUR, lo que ha fortalecido tanto a Venezuela como a la integracin latinoamericana. La mayora de los pases del ALBA (y muchos de los progresistas) han sufrido en determinados momentos serios intentos desestabilizadores de EEUU. era miembro del ALBA y llevaba adelante una poltica chner no hay condiciones para un golpe militar, pero la huelga promovida por la oligarqua sojera le caus graves problemas a la economa. Bolivia enfrent al menos dos serias coyunturas desestabilizadoras, la del intento de secesin de las provincias de la media luna ms un intento de golpe, y en las ltimas semanas, una huelga de la otrora revolucionaria COB, hoy devenida en una secta oportunista de ultraizquierda. Ecuador sufri otro intento de golpe, que derrot. Cuba ha resistido exitosamente el recrudecimiento del bloqueo y las recurrentes campaas de difamacin y desestabilizacin. En Nicaragua, aunque no faltaron los intentos desestabilizadores, stos jams han llegado a amenazar seriamente la gobernabilidad bajo el sandinismo. Los sectores ms reaccionarios de la derecha latinoamericana, totalmente supeditados a las rdenes de los Estados Unidos, slo dejarn de conspirar cuando el imperio deje de existir. La crisis terminal de la dominacin imperial, que hasta es reconocida por la propia CIA, no har que los Estados Unidos pierdan el inters por nuestro continente, sino todo lo contrario. Lo que hizo la escalada fascista en Venezuela desde diciembre de 2012 hasta abril de 2013 fue poner en evidencia la amplitud y coor dinacin de sus fuerzas tcticas dentro y fuera de Venezuela, as como su capacidad de aprovechar la menor limitacin o problema de la Revolucin como un arma en su contra. En ese sentido, constituye una valiosa fuente de experiencias para seguir de rrotando al imperio en el futuro. Los revolucionarios en Venezuela son la mayora y los fascistas son una minora. Los revolucionarios tienen las armas, las leyes y los recursos, por eso deben de trabajar con esos medios. Los revolucionarios ve nezolanos no luchan por conquistar el poder, sino por defenderlo y fortalecerlo.

PAGE 28

28 Jos Vicente Rangel ______________Despus que el Consejo Nacional Electoral anunci la victoria de Nicols Maduro, la madrugada del 15 de abril el candidato de la oposicin y gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonsky, desconoci los resultados y desat una ola de violencia y actos de terrorismo. Vayan todos a la calle y suelten su arrechera, dijo un iracundo Ca priles. Como resultado, durante cinco das grupos de activistas opositores atacaron, destruyeron o incendiaron decenas de centros de salud, sedes de los partidos chavistas, locales estatales de distri bucin de alimentos y asesinaron a once personas, incluyendo dos nios, todos simpatizantes de la Revolucin Bolivariana. Un mes despus, el 15 de mayo, la Asamblea Nacional de Venezuela rindi un homenaje solemne a las vctimas del fascismo y su principal expositor fue el periodista y ex vicepresidente de Hugo Chvez, Jos Vicente Rangel.Es un verdadero compromiso hablar en un homenaje a quienes fueron asesinados por los fascistas; es un compromiso muy grande con los familiares de las vctimas y con todos los presen tes. El tema es extremadamente complicado. Todo cuanto tiene que ver con la vida humana, con el destino del ser humano, lo obliga a uno a manejar el tema con discrecin, con serenidad, con sentido de responsabilidad, sobre todo el liderazgo nacional, y hablo en trminos generales. Tiene que ser un ejercicio per manente de responsabilidad, de seriedad. Nada ms comprometedor y delicado para un pas que quienes tienen la responsabilidad de dirigir a una sociedad, no entiendan el contenido intrnseco de ese magisterio, de ese trabajo, y precisamente estamos ante esa cir cunstancia. Ya lo deca Diosdado Cabello (Presidente de la Asamblea Nacional), con esa capacidad para abordar directamente los temas: el causante de los asesinatos ha sido la irresponsabilidad, la nula capacidad de dirigente de quien obtuvo una importante cantidad de votacin el 14 de abril. Le falt sensibilidad y saber entender lo que quiso decir un sector del pas en esa Revolucin que no sabe defenderse, no es Revolucinoportunidad, que para m en las dos vertientes que se expresaron ese da expresa la voluntad de vivir en paz, en democracia, con respeto absoluto a las insti tuciones. No entender ese mensaje, sucumbir ante la iracundia, dar rienda suelta ante la irresponsabilidad, desencaden estas muertes, dolorosas, profundas como son todas las muertes, pero particularmente las de aquellas personas humildes, las del pueblo llano, la de la gente comn y corriente. Citando a Pablo Neruda, yo quisiera decir, vengo a hablar por tu boca. Por la boca de los fallecidos, o mejor de los asesinados, porque no son muertos cualquiera, son asesinados, vil y cruelmente asesinados, deliberadamente asesinados, insensiblemente asesinados. Pretendo hacerlo por boca de ellos, tomando las palabras del gran poeta latinoamericano, sobre todo porque se trata de bocas inocentes, absolo que pensaban, con capacidad para expresarse con la ingenuidad propia del pueblo, y sin embargo la vesania, el odio podrido, sucio, que expelen los que han perdido el sentido de dignidad y de respeto por el ser humano, se ceb en ellos y arroj esta situacin que nos conmueve a todos. Estoy seguro que nos conmueve a todos, tambin a muchos que estn del otro lado; de muchos de ellos he recibido testimonios de condena. No entienden cmo pudo ocurrir eso, cmo un dirigente pudo desatar esa ola de odio y de violencia, calculadamente, delibera damente, porque no fue un acto emocional. Diosdado no se atrevi a mencionar la palabra, pero yo la asumo: una situacin de arrechera. Qu es una arrechera?, un acto de locura, de aberracin, de perversin, de desconocimiento de valores elementales. Cmo puede presentarse alguien como lder de una nacin y le diga al pas, a sus seguidores y segui doras, a la hora de reaccionar frente a un resultado electoral que se ha comprometido a respetar, que la respuesta sea que salgan a la calle a expresar violencia porque estoy arrecho con ese resultado? qu clase de dirigente es ese? qu puede representar para el futu ro y el destino de Venezuela alguien que reaccione de esa manera? Ante un hecho profundamente democrtico como es una eleccin popular donde ha participado el 80% de los electores del pas, se trata de un llamado cobarde,

PAGE 29

29 alevoso, que ha ocasionado la muerte de 11 compatriotas mujeres, hombres, nios. Pero lo que cabe destacar es la miseria con que ese sector o parte de ese sector reacciona frente al hecho. Ya se ha hablado de la mane ra como fue invisibilizada la muerte, y efectivamente, a travs de la historia, la muerte de los pobres generalmente se invisibiliza; lo que cuenta son otras muertes. Porque la miseria humana se expresa de esa manera, y este sector del pas no tuvo ningn inters, no le dio ninguna importancia a lo ocurrido, y los grandes medios de comunicacin se encargaron de remachar esa invisibilidad. Esos muertos no murieron porque para ellos no existe ese pueblo, existen otras cosas, y ese es uno de los elementos fundamentales del fascismo.Fascismo fruto del capitalismoA lo largo de la historia quien se interese por des entraar lo que es el fascismo, se da cuenta que en su base, en su esencia, est el desprecio hacia quien piensa diferente, sea pobre o sea de la categora que sea, pasa a ser un fecha lamentablemente emblemtica. Pero no todo lo ocurrido es como consecuencia del resultado electoral. En Venezuela ha habido una con tinuidad de esta violencia. No me voy a remontar muy atrs, sino simplemente referir lo que ocurri durante la IV Repblica, donde hubo una continuidad de la violencia que estuvo presente a lo largo de sus 40 aos. Se manifest despus, por ejemplo, el 11 y 12 de abril de hace 11 aos, cuando los chacales de la derecha salieron a perseguir a los chavistas. No hubo una masa cre porque el pueblo reaccion y derroc rpidamente al usurpador, pero todo tena el signo de la masacre: lo que decan a travs de los medios de comunicacin y lo que instigaban los dirigentes de la derecha en los barrios, en los sitios donde actuaban, era precisamen te la venganza, que el odio se expresara de manera abierta, rotunda, categrica a travs de la muerte, de la persecucin de los dirigentes. Miles de dirigentes del chavismo fueron perseguidos entre el 11 por la noche y el 12 en el da en distintas ciudades del pas, hubo atropellos, hubo allanamientos y hubo muertos que pasaron desapercibidos, que tambin fueron invisibilizados. Los alcaldes de Baruta y de Chacao (Capriles y su socio Leopoldo Lpez), por ejemplo, dirigieron gran parte de la aventura. El fascismo es una excrecencia ideolgica y poltica del capitalismo. Basta con recordar que el fascismo en Alemania, en Italia y en Espaa, y la aventura fascista que vivi Chile durante 18 aos a raz del derrocamien no, cmo el gran capital fue la base de sustentacin de las experiencias fascistas en cada uno de esos pases. respaldado por los grandes monopolios alemanes, los fabricantes de armas. Con Mussolini ocurre lo mismo en Italia. Franco tiene el apoyo abierto de la iglesia catlica y de los grupos de latifundistas y empresarios eses la derecha, son los partidos de la derecha, el partido social cristiano chileno por cierto, en este momento la derecha gobierna ese pas los que impulsaron el golpe contra Allende y mantuvieron durante 18 aos la dictadura. Por tanto, existe una estrecha conexin entre el poder econmico, los monopolios, los grandes empresarios y la expresin fascista en la poltica y la violencia a travs de los grupos armados.Fascismo venezolanoPues bien, durante la IV Repblica nosotros vivimos mente indagada, pues la manipulacin de la verdad se expresa a travs del lenguaje, bien sea por lo que se dice o bien sea por lo que se omite. Nosotros tuvimos durante la IV Repblica autnticos campos de concentracin. En la isla de Tacarigua lleg un momento que se congregaron ms de 4 mil presos polticos, en condiciones verdaderamente precarias, prcticamente al borde la muerte. Pero no se les llama campos de concentracin

PAGE 30

30 sino T-O teatro de operaciones, precisamente porque en el lenguaje esta la simulacin. De la misma manera, nunca se admiti la tortura, pero se tortur a miles y miles de venezolanos. De la misma manera se exaltaba la libertad mientras se alla naban peridicos, se asaltaban imprentas, se detenan a miles de periodistas. De la misma forma se hablaba derechos de todos los ciudadanos, se hablaba no de desaparecidos, sino de personas que dejaban de estar presentes en la escena o incluso que eran asesinados por sus propios compaeros de lucha. Aqu en Venezuela, durante la IV Repblica, se inici la prctica aberrante de la desaparicin de seres humanos. No fue en Argentina ni en Uruguay ni en Centro Amrica, sino en la IV Repblica venezolana, durante el bipartidismo de Accin Democrtica y COPEI. Eso es fascismo, todo eso fue fascismo y el fascismo tiene una caracterstica: no pierde su condicin, est siempre a la expectativa de repetir sus ac ciones, de reproducir sus actos, que es lo que ocurre en Venezuela. dente Chvez y los cambios que l le estaba imponiendo a la poltica, las transformaciones extraordinarias que estaban avanzando, los fascistas se unieron y actuaron, y fue el golpe del 11 de abril. En 48 horas, toda la prctica de la IV Repblica se expres en cmo la constitucin fue cercenada, en cmo los poderes pblicos fueron eliminados, en cmo se produjo la re presin generalizada en el pas. Once aos despus, el 15 de abril de este ao, se repite la historia, reaparece el fascismo. Y tiene perfecta razn Diosdado Cabello cuando habla del ex candidato presidencial fascista, porque efectivamente es fascismo lo que l represen ta. Su llamado de ese da, el 15 de abril, que provoc la muerte de los compaeros, es una expresin concre ta de la vocacin fascista. Los venezolanos debemos tener claro, absolutamente claro, que no estamos enfrentando una oposicin normal, democrtica, nunca la oposicin venezolana se ha portado conforme a de recho, sino siempre al margen de la constitucin, que la quebrant el 11 de abril y sistemticamente la viene golpeando. Como deca Jorge Rodrguez (psiquiatra, dirigente nacional del PSUV y alcalde del municipio Libertador) en una declaracin que yo he recogido en mi columna de prensa, aqu en Venezuela se ha dado el golpe de estado permanente, sostenido, continuado, que se expresa prcticamente todos los das a travs del desconocimiento sistemtico del estado de derecho por parte de sectores de esa oposicin. Ellos no aceptan el estado de derecho que ha creado la Revolucin Bolivariana, mantienen una posicin totalmente antidemocrtica. Para ellos la vida humana no vale absolutamente nada, como tampoco valen los poderes pblicos. Para ese sector no vale para nada el Consejo Nacional Electoral, no vale absolutamente nada la Procuradura General de la Repblica, ni el Ministerio Pblico, ni la Defensora del Pueblo, ni mucho menos el Tribunal de Justicia. Ellos en la prctica viven al margen del estado de derecho por que estn contra del estado de derecho, que es una de las caractersticas precisamente del fascismo cuando aspira conquistar el poder. Repblica, hubo ms de 20 mil torturados, hubo ms de 50 mil personas que pasaron por las crceles de la IV Repblica. Ese fue el saldo de esa etapa de nuestra vida republicana, y est abierta la posibilidad de que bajo el supuesto de que regresaran al poder, aplicaran el mismo tipo de polticas, creo incluso que ms salvaje aun, porque estn inspirados en una escuela inter nacional de comn asesoramiento que existe en este momento. Por eso la explicable conexin entre la ma nera en cmo se comporta este sector de la oposicin venezolana y sus relaciones con el exterior.Ultraderecha internacionalComo deca Diosdado, la relacin es con la dere cha internacional, pero esto es algo ms que la dere cha internacional: es la ultraderecha internacional, son los intereses ms sombros de Estados Unidos, las posiciones ms srdidas de la Unin Europea, de los gobiernos y de los sectores latinoamericanos que siempre han estado alineados con las dictaduras. Esa es la alianza que tiene esta derecha venezolana inter nacionalmente. Ese turismo que realizan (visitas de diputados derechistas a varios parlamentos latinoame ricanos) es en el fondo la expresin de una poltica que est orquestada perfectamente y de ah los riesgos que existen para Venezuela. Por eso quizs no s si debera decirlo la inmolacin de estos compatriotas, las once vctimas del 15 muy especial, porque debe abrirnos an ms los ojos a nosotros, es la luz que debe indicarnos que a la cons piracin permanente que adelantan estos sectores, tenemos que ponerle una respuesta adecuada de carcter permanente tambin. La respuesta tiene que estar inscrita en el funcionamiento cabal de las instituciones; la administracin de justicia tiene que funcionar para evitar precisamente la impunidad, el Ministerio Pblico debe funcionar para lo mismo, todas las instituciones del pas tienen que actuar militantemente en defensa de la constitucin, de los derechos ciudadanos, en defensa de la vida, del estado democrtico. De lo contrario, corremos un gravsimo riesgo. Lo del 15

PAGE 31

31 eso pretenden contrarrestar el efecto positivo que tiene que la Fuerza Armada junto con otros organismos de seguridad est al frente luchando contra la delin cuencia. Insisto: es urgente reaccionar. La reaccin no pue de ser simplemente retrica, tiene que ser organizada, orquestada, preparada, profundizada, con continui dad, con perseverancia, porque yo creo que estamos viviendo un momento de riesgo y de peligro. El proceso revolucionario tiene mucha fuerza, en el pueblo y en la fuerza armada, pero tiene enemigos muy pode rosos. Es urgente reaccionar. Recordemos lo que el ciclope le deca a Ulises: a ti te comer de ltimo. Que no seamos los ltimos. Incendios causados por elementos terroristas de la derecha venezolanade abril es una advertencia, es un desliz irresponsable del dirigente mximo de la oposicin, pero es una advertencia que tenemos que tomar en cuenta nosotros. Si se repite la aventura, no sern ya 11 muertos nicamente, sern muchsimos ms y ser el colapso del proceso revolucionario en el pas. Tengo que reconocer en la Fiscal General de la Repblica, Luisa Ortega, su coraje y su valor. Yo que dignos y miserables, que permitieron que se violentaLuisa Ortega, porque nunca ha vacilado en defender los derechos ciudadanos. Lo comprueba que por este caso ya hay 29 detenidos, 3 personas solicitadas (en bsqueda). Pero no podemos quedarnos ah: la autora intelectual es fundamental, porque hay una autora clara, evidente, concreta, irrefutable, determinante, das. No hay que indagar mucho, la prueba plena est ah. Qu esperamos entonces? que el juego de la serpiente siga incrementando su presencia en la poltica del pas? Cit hace poco una frase de Bertolt Brecht, el poeta alemn: Revolucin que no sabe defenderse, no es Revolucin. Aqu estn los miembros del alto mando militar, los compaeros oficiales, que gozan de todo mi afecto y simpata. Yo he sido un estudioso de la historia militar del pas, perfectamente distingo lo que fue la Fuerza Armada del pasado y lo que es la Fuerza Armada del presente, y la gran dife rencia es que estos compaeros llevan con dignidad el uniforme del padre de la patria, impecablemente limpio, no tiene salpicaduras. Esa diferencia es vital, porque ustedes son pueblo uniformado y actan de esa manera, con un respeto absoluto por los dere chos humanos. En 14 aos de gestin bolivariana no ha habido masacres, ni torturas, ni desapariciones. Eso solo, califica a una Fuerza Armada como expresin genuina de lo que es un estado democrtico y un estado de derecho. Les quera decir esto aprovechando su presencia en un acto tan importante como este. Porque este acto es un tributo a la vida, a la democracia, a la libertad, al estado de derecho, porque ustedes son permanen temente acosados por los chacales de la informacin, por la miseria informativa, hoy en da estn comprometidos incluso con una poltica de seguridad nacio nal muy importante, la seguridad de los ciudadanos. Un diario derechista ha dicho que ustedes se exponen en las calles luchando contra la delincuencia, pero con

PAGE 32

32Mara Antonia Lpez Manzanares __Con las manos sudadas, los dedos inquietos entrelazados, las pupilas dilatadas y delata la joven mujer denotaban un temor en los primeros momentos de la entrevista. Sus repuestas eran lentas, marcadas de silencios constantes, y una pelcula de acontecimientos que seguramente recurran a su cerebro, mezclados con un sentimiento de culpabilidad y tristeza. Ana, una joven como otras trabajadoras de empresas de zona franca, accedi a dar su testimonio pero nos condicion a tomar su palabra, sin mencionar su nombre y el de la fbrica donde actualmente trabaja, en el que todos los das debe bajar la mirada, ante decenas de obreros que le acusan de ser patronalista, solo por que trabaja en el rea administrativa. El entusiasmo de Ana fue similar al de muchos jvenes cuando se dio cuenta de la posibilidad de trabajar en esa empresa: su primer empleo profesional en una fbrica ubicada muy cerca de su casa. Era una opcin envidiable. No saba que entrar ah representara para ella cargar sobre sus espaldas un trato inhumano que soportan sus colegas en la empresa, del que se siente cmplice y del que quiere desprenderse lo ms pronto que pueda. Voy a renunciar cuando consiga otra opcin de empleo, anuncia con determinacin. Ya no es tan agradable llegar a la empresa a trabajar todos los das. Las contradicciones entre los dueos asiticos de la fbrica afectan a los trabajadores. El horario laboral establecido en los contratos es a partir de las 7:00 a.m., pero el portn cierra 10 minutos antes. Un minuto ms tarde y el empleado es rechazado, devuelto a su casa y un da laboral descontado. No hay pretexto tado por estar presentes desde las 6:30 de la maana. El horario de entrada es el menor de los problemas. Una vez tocan el timbre, todos los obreros ya deben estar en sus puestos de trabajo. Apenas alcanza para decir buenos das. Detrs del agudo sonido, le sigue un particular ruido de lminas de acero. Es la seal de que los portones de los galerones donde se ubican los talleres han sido cerrados y a partir de ese momento los obreros, solamente podrn salir hasta su media hora de almuerzo; despus vendr otro cierre herm tico, pegarse a su mquina y esperar con ansiedad la hora de salida. Los/as obreros/as almuerzan en los patios, debajo de los rboles, en piedras. Quienes no alcanzaron a llevar su comida, deben esperar cerca del portn de salida donde un familiar haciendo malabares por encima del alambrado lanza la vianda. Lo mismo hacen los vendedores ambulantes que se acercan a hacer negocios. Esta prctica no es del todo aceptada por los patrones, porque hay un local en el interior del parque industrial que ellos han rentado a un grupo que vende comida, pero que debido al alto precio y falta de sazn no es del agrado de los trabajadores. Media horas despus, cada quien de nuevo en su puesto de trabajo y con los portones cerrados. Ana comenta que quien no est en su lugar en cualquier momento, recibe su llamado de atencin. Por ejemplo, aquellos que se retrasan unos minutos porque fueron al sanitario y tuvieron que esperar porque estaba ocupado o los que se aventuran a llenar una botella con agua, son regaados por demorarse en ocupar su posicin.Las obreras que entrevistamos cuentan que con mucha frecuencia, algunos empresarios les gritan que los/as nicaragenses no sirven. La verdad no es esa: los y las obreras nicas aprenden rpido y se adaptan con facilidad. El gerente de la industria Astro Cartn, y compara la mano de obra local con la de Guatemala, donde antes tena una empresa. La capacidad de los trabajadores nicaragenses es sumamente alta. Como empresa tenemos un programa de capacitacin y otros cursos que imparte el Ministerio del Trabajo. Cuando contratamos trabajadores, no podemos pensar que sea perfecto su conocimiento tcnico, pero nosotros siempre intentamos que los trabajadores tengan capacidad agregando valor. Su empresa tiene 10 aos en el pas. Posee dos plantas con 400 trabajadores, la mayora de ellos varones debido al tipo de operaciones que se desarrollan en la manufactura de cajas de cartn. A veces, indica Lim, hay requisitos para la contratacin pero para m lo ms importante es la disposicin a trabajar por nuestra familia y segundo, desarrollar la capacidad no slo de la empresa sino de s mismo, viendo al futu ro. Por mi experiencia personal y en comparacin con otros pases de la regin, estoy muy contento con el trabajo de los nicaragenses. Tom Dompeir, el gerente de la empresa Draexl Maier, que elabora partes automotrices y que recientemente reportajeZonas Francas: la otra cara

PAGE 33

33 inici operaciones en Nicaragua, cuenta que cuando la empresa se instal tenamos la expectativa de enconpero ha sido un poco difcil y hemos tenido que entrenar al personal nicaragense ya que era parte de nuestra estrategia. Ese valor agregado al conocimiento lo requerimos para nuestros procesos. Lgicamente que luego de la fase de entrenamiento, tenemos mejores resultados en produccin y encontramos a las personas con mejor actitud para aprender nuevas cosas. Como requisito para laborar, la empresa pide que la persona haya aprobado al menos sexto grado de primaria. La gerente de recursos humanos de Draexl maier, Migdalia Acevedo, dice que han contratado mujeres y varones por igual; un 80% est entre los 18 y los 25 aos de edad. Adems, dice, han integrado a algunas personas con capacidades diferentes. En esta empresa, a pesar de su reciente establecimiento en el pas, existe un sindicato de trabajadores; se estima que solamente un 15% del total de los mil las personas no ven necesario integrarse, porque no sienten sus derechos lesionados: por ejemplo, la empresa no limita a las personas que necesitan acudir a un mdico o solicitan otro tipo de permisos. Por el contrario tenemos un ausentismo bastante considerable. Al menos 30 personas no asisten a sus labores en promedio diario, por diferentes razones asegura Acevedo. En la empresa Truman Factory, ubicada en el municipio de Tipitapa, tambin piden como requisito primaria aprobada. Una vez seleccionado, el personal pasa por un proceso de induccin y entrenamiento. De acuerdo a su gerente de recursos humanos, Luis Campos, la mitad de las personas que contratan no tiene experiencia. Debido a la apertura de nuevas lneas, siempre estn en constante entrenamiento. Solamente cuando las operaciones son complejas buscan personal con experiencia.La experiencia de AnaEn el captulo IV del Cdigo del Trabajo, que establece las obligaciones de los empleadores, el artcuguardar a los trabajadores la debida consideracin y respeto abstenindose de malos tratos de palabra, obra u omisin y de todo acto que pudiera afectar su dignidad y su decoro. En la fbrica donde trabaja Ana no hay permiso de ir al bao durante la jornada laboral porque es tiempo perdido. Ellos, los dueos, nos dicen: ustedes no querer trabajar, no querer ayudarme a m y cuando uno de elos est muy enojado, nos grita en su idioma lo que suponemos son groseras y nos lanza acusaciones constantes de que la empresa pierde mucho dinero porque no hacemos bien el trabajo. En una ocasin, un obrero que tena problemas estomacales pidi permiso al supervisor de lnea, pero se lo neg y no pudo ir al bao. No resisti ms y realiz sus necesidades en los pantalones, all mismo, en su puesto estaba enfermo, le buscaron un trapo viejo para que se tapara y llamaron una mototaxi para que lo llevara a su casa. Pese a esa vergonzosa e inhumana experiencia, la direccin de la empresa an no ha variado la disposicin sobre el horario de uso de los sanitarios. Pero an ms: estos obreros que permanecen encerrados bajo esas lminas de metal, no tienen permiso de rellenar sus botellas de agua durante el jornal, porque igual les acusan de perder tiempo para no cumplir con las metas de produccin. Esa medida es aceptada con un ni modo. Como no tienen libertad para acudir al sanitario, prefieren no consumir agua durante el da, aunque sudan mucho por el calor y padecen desesperadamente de sed, lo cual es caldo de cultivo para la deshidratacin y los problemas renales. Una investigacin elaborada por el Programa de la Estrategia Iberoamericana de Seguridad y Salud del Trabajo (OISS) sobre las empresas maquiladoras en Nicaragua, da cuenta que las condiciones de higiene y seguridad ocupacional en las empresas maquiladoras se asocian con problemas de salud. Pedro Ortega, a cargo del sector de zonas francas por parte de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), cree que hay esfuerzos por superar algunas dique mediante las comisiones de higiene y seguridad laboral que se han creado en las empresas, hay ma yor vigilancia sobre las condiciones de trabajo y han

PAGE 34

34avanzado en la revisin de problemas como ergonoma (diseo de lugares de trabajo, las herramientas y las tareas que deben coincidir con las caractersticas del trabajador/a). La ergonoma est vinculada a las inversiones que deben hacer las empresas. En el caso de Nicaragua, en muchos casos necesitan sillas apropiadas para que los/ as obreras/obreros que pasan en una misma posicin a lo largo de extenuantes jornadas laborales de hasta doce horas. Segn Ortega, una silla adecuada tiene un valor de entre 60 y 80 dlares cada una y los dueos de las empresas alegan falta de fondos para realizar esa inversin. Ortega indica que la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), ejecuta en Nicaragua el programa Better Work, mediante el cual promueve mejoras en las condiciones de las naves industriales. Las nuevas que se estn construyendo renen mejores condiciones ambientales de ventilacin e iluminacin. En la zona industrial cercana al municipio de Tipitapa, hay una fbrica que produce ropa deportiva con 800 plazas laborales disponibles. Luis Campos, responsable de mejorar constantemente las condiciones de trabajo y en das por la Ley. Segn Campos, en esta empresa uno de los accidentes laborales ms frecuentes es que las/os obreras/os se pinchan los dedos con agujas. Ocurre una o dos veces al mes. Por eso, dice, estn buscando alternativas para evitarlos. El accidente ocurre cuando el obrero est enhebrando el hilo y por un descuido empuja el interruptor elctrico lo cual a su vez activa la mquina. de sus trabajadores, hay ventilacin en cada lnea y cumplen las disposiciones ergonmicas, pues utilizan sillas tipo ejecutivo, acolchonadas, con movilidad para el respaldo y posicin estndar de acuerdo a la mquina que utilizan para lograr una altura adecuada respecto de los brazos, hombro y espalda.El embarazo de JulietaEl Cdigo del Trabajo tiene un captulo dedicado a la proteccin de la maternidad de la mujer trabajadora. Uno de sus artculos establece que se prohbe a los empleadores permitir la continuacin del trabajo de la mujer en estado de gravidez en obras o faenas perjudiciales al mismo. En este caso, el empleador deber facilitarle un trabajo que no altere la normalidad de ste proceso biolgico, sin menoscabo del salario ordinario que tena antes del embarazo. Una vez concluido ste, el empleador estar obligado a trasladar a la trabajadora a su puesto anterior con el salario vigente. Pero en algunas fbricas de las zonas francas, los patrones no cumplen con esa disposicin. Ah! Ests embarazada..., le espet el supervisor de lnea a Julieta, una joven obrera que tambin opt por la zona como su primer empleo, del que est ms que convencida que no vale la pena, pero est all porque no tiene otra opcin. Cargando a su beb de dos meses, en su nico da maron su embarazo, en el centro de salud le dieron las citas mdicas habituales para el control pre natal. No fue una sino muchas veces que las perd, porque siempre me decan ms tarde te aviso. Pasaban las horas y no me daban el permiso para ir donde la ginecloga, porque decan que si yo me iba el trabajo no sala. As fueron transcurriendo los meses. El trabajo que Julieta desempea en la fbrica le obliga a estar de pie. La barriga creca sin que a los patrones les importara su condicin. Decan que debido a su juventud (21 aos) poda resistir. Y as se mantuvo frente a su mquina durante ocho meses. Para los jefes, supervisores y dueos de esa empresa ubicada en el sector de Masaya, no exista el embarazo de Julieta. Ni siquiera fue cambiada de posicin para que tuviera la opcin de sentarse, sino que fue obligada a cargar bultos de hasta 50 piezas: No hay quien lo haga. Es tu responsabilidad. Pero mire, no aguanto... S, pero no hay quien lo haga. Callate y segu trabajando que hay que cumplir con la meta de la lnea! Y cuando algn samaritano le ayudaba, esa persona reciba un llamado de atencin por su accin solidaria. A los ocho meses de embarazo, Julieta enferm. Aunque saba que la muchacha no estaba bien, el su recursos humanos a exponer su caso y le concedieron el permiso para ir a la clnica. Los mdicos le diagnosticaron neumona y la ingresaron al hospital por varios das. Una vez que le dieron de alta, de nada sirvi que sus compaeras/os de trabajo abogaran para que le permitieran trabajar sentada y cumplir con la recomendacin

PAGE 35

35 mdica de reducir sustancialmente su tiempo de pie, pues tena signos de preeclamcia. Fue hasta pocos das antes del parto que le facilitaron un taburete, debido a que la hinchazn de sus piernas era ya muy notable. Despus del perodo post natal, Julieta se reintegr a sus labores, de pie frente a la mquina. Pero ahora su cuerpo se empieza a resentir: siento que los pies se me entumen, como un cosquilleo y padezco de dolores de cabeza con ms frecuencia, porque hay mucho calor, mucho ruido.Sin permiso para enfermarseTanta presin laboral, la falta de condiciones, de ventilacin, la iluminacin con lmparas que casi rozan el cuerpo, provocan en los/las trabajadores/as constancultad de conseguir un permiso para ir al mdico, la opcin que queda es auto medicarse. Entre los/as mismos/ as compaeros/as de trabajo se abastecen de pastillas de uso libre para reducir los dolores. A pesar de que hay pervisores no suplen las medicinas adecuadas. El Movimiento de Mujeres Mara Elena Cuadra hizo un diagnstico de las condiciones laborales en las maquilas en el ao 2009. Recientemente hizo un estudio para validarlo y la situacin no ha variado mucho. De acuerdo a la consulta realizada a obreras de 12 empresas, un 58% dijo que tienen ane xado a su expediente laboral la tarjeta de control prenatal, como si la trabajadora hubiese cometido alguna infraccin. Del total de las mujeres embarazadas encuestadas la mayora ubicadas en una empresa de call center y obreras textiles el 33.3% no asisti a sus chequeos mdicos, el 11.1% dijo que el trabajo que desempea las reubicaron de puesto de trabajo para disminuir afectaciones durante el embarazo. Pedro Ortega asegura que ahora hay menos des pidos de mujeres embarazadas, que antes eran muy frecuentes, pero tambin dice que cuando a las obre ras ya les corresponde retornar a sus labores, no son ubicadas en la misma posicin que tenan antes de su parto. Ortega tiene una explicacin: eso se debe a la dinmica de las empresas de zonas franca, que tienen cierto sistema de operacin que obliga a llenar esa pla za que ocupaba la mujer antes de su parto. Creo que hay que ir mejorando. Aqu que genera ms empleo? La actividad familiar en la agricultura, en la ganadera, en la peque a empresa, en la comidera, en el comercio. Eso es lo que ms genera empleo. En las grandes inversiones las que ms generan empleos son las de Zona Franca. Lo importante es que sigamos avanzando en esa direccin y estimulando todos una inversin que genere ms empleo a nuestro pas. Varita mgica no existe, no la tiene nadie para generar empleo. No la tienen los Estados Unidos, que estn viviendo una gran crisis con todo y sus viendo esa terrible crisis donde la gente incluso est abandonando las casas porque no pueden seguir pagndolas, y van a la calle millones de familias. Por lo tanto, nosotros tenemos que buscar nuestro propio camino. Las bases del empleo estn en aquello que Sandino esboz: las cooperativas. Cuando son agrcolas se juntan varios productores que tienen su pedacito de tierra, para producir a menor costo y dar ms empleo tanto familiar como de aquella mano de obra que se mueve en el campo buscando trabajo, y que si no encuentra trabajo aqu en Nicaragua se va a Costa Rica, a Estados Unidos o ahora a Panam donde hay mucha actividad con la ampliacin del Canal. Nuestras capacidades reales estn en lo que tenemos, y gracias a Dios tenemos riquezas, tenemos recursos. Ah estn las tierras y est esa cultura del campesino, del productor pequeo, del productor mediano, de las cooperativas para producir la tierra; y estn los hombres y mujeres dispuestos tambin a desarrollar su pequeo negocio, su pequea empre sa. Y todo esto va multiplicando el empleo y le da ms estabilidad al pas en la medida que tenemos ms nicaragenses trabajando en esa direccin. Porque la Zona Franca es buena, es cierto, por que da mucho empleo. Pero si se cierra una Zona Franca, son 800 trabajadores o mil trabajadores de una sola vez a la calle. Y las Zonas Francas depen su vez depende del capitalismo salvaje, que no est pensando en llevarle bienestar a los pueblos, sino que est pensando nada ms en hacer riqueza a costa de lo que sea. Por eso es para generar empleo, los nicaragen ses tenemos que trabajar produciendo en nuestro pas, porque tenemos donde producir. Presidente Daniel Ortega, extractos del discurso del 18 de mayo de 2013.Producir para generar empleo

PAGE 36

36Tambin seala que a veces hay problemas con las empresas previsionales donde los/as trabajadores/as no son atendidos/as y son tratadas muchas endo con el Instituto Nicaragense de Seguridad Social (INSS), para que se mejore la atencin. El dirigente sindical asegura que en esas clnicas, los/as trabajadores/as son atendidos por mdicos generales y no especialistas. Adems, no tienen acce so a exmenes como ultrasonido y endoscopa para atender su gastritis (un mal muy comn entre los/ las obreros de estas empresas) y tratan su malestar como enfermedad comn: solo les dan pastillas para el dolor. bin cmo valoran las obreras la atencin y servicios prestados en la clnica donde son atendidas: el 30% dijo que mala o muy mala. Acudir a una cita mdica sigue siendo una complicacin para los obreros y obreras: primero, para lograr el permiso; segundo que la patronal acepte la constancia mdica, y tercero, que la patronal acepte cumplir con una orden mdica de reposo. Encima de eso, en muchos casos los trabajadores ya saben que buscar atencin a su salud implica una deduccin salarial del da que van a la cita y del sptimo da. En otros casos la deduccin se aplica sobre el incentivo o sobre algn tipo de vitico. La misma medida es aplicada cuando las madres solicitan permiso para llevar a sus hijos al mdico. El artculo 74 del Cdigo Laboral en su inciso a), dice el empleador conceder a los trabajadores permiso o licencia para acudir a consulta mdica personal y que en este caso el trabajador gozar del cien por ciento de su salario En ese mismo artculo, inciso b) se lee: el empleador conceder a los trabajadores permiso o licencia para acudir a consulta mdica por enfermedad de los hijos menores o discapacitados de cualquier edad, cuando no sea posible hacerlo en horas no laborables. El trabajador debe gozar del 100% salarial.Callar y aguantarMarta tiene 7 aos de laborar en empresas de zona franca, porque despus de graduarse nunca ha encontrado trabajo en su profesin. Al cabo de dos aos de su primer trabajo en una maquila, la empresa cerr operaciones. Se vio obligada a buscar en otra fbrica. All es un quitadero de vida. El dueo le grita al supervisor y el supervisor nos tiene que gritar a nosotros; esa es su responsabilidad, si no lo hacen ellos reciben los gritos. El trato que dan es inhumano. Deberan mandarlos a un seminario de relaciones humanas, declara Marta. Cuando uno de los dueos asiticos les grita, les reclama en espaol que no son capaces de generar los menos pueda sufragar los gastos de agua. Nos echan en cara hasta el papel higinico que usamos; reclaman que no lo pagamos. decisin fue bajar el porcentaje de incentivos. Eso ha desmotivado a los/las trabajadores/as, a quienes ahora obligan a cumplir una meta 6 mil piezas diarias por lnea, lo cual implica que un/a obrero/a acumule de 400 a 500 por hora, cuando la capacidad humana promedio es de 200 piezas hora. Pero aunque un/a trabajador/a cumpla la meta, el llamado estmulo es esculido. En ocasiones ponen a prueba a quienes laboran en una lnea y les avisan que el incentivo va a subir si cumplen la meta del 100%. Sin embargo, esa meta es cada vez inalcanzable, porque entre ms dinero ofrecen por incentivo, ms suben la cantidad de piezas a entregar. Marta termina su jornada despus de lograr 180 piezas por hora. Llega a su hogar cansada, decepcionada. No quiero seguir trabajando en ese lugar, pero no tengo otra opcin. Adems, al llegar a mi casa, para poder defenderme con otro ingresome pego a la mquina de coser y empiezo a bordar hasta media noche. Las mujeres no tienen permitido llevar carteras o bolsos para uso personal. Por muy pequeo que sea una bolsita, ni esa escapa de pasar por la revisin. Donde Marta trabaja, los patrones han establecido una prctica de revisin constante de los cuerpos y de los paquetes que llevan consigo los/las trabajadores/as: cuando ingresan a trabajar, cuando salen a almorzar, cuando regresan del almuerzo y al salir de su jornada. La misma medida es aplicada cuando entran

PAGE 37

37 La verdad es que Marx, ese gran genio de Marx, cuando estudi correctamente los fenmenos de la acumulacin del capital, a base del trabajo y el plusvala (...) estableci principios que siguen sienuna crisis profunda que, con sus polticas neolibera les, vino desarticulando, destruyendo las fuerzas de los trabajadores en el mundo. Y en la medida que se fue incorporando la tecnologa, la ciencia ms avanzada, desplazando a ms trabajadores, ya no se provocan las rebeliones de aquellos aos de la Revolucin Industrial, cuando los trabajadores se lanzaban a destruir las mquinas, porque estaban convenci dos que las mquinas les iban a quitar el trabajo. Ahora, la ciencia y la tecnologa se han instalado en nuestro planeta para servirle al capital. () La lgica del capitalismo global (...) ha venido cada da ms destruyendo el empleo, el trabajo, tanto por el fracaso mismo de sus polticas, de sus estrategias, como por la robotizacin de las viene caminando en el mundo, hay empresas que son manejadas por dos, tres especialistas y estn las plantas ah trabajando, y desaparecieron los trabajadores. Lo que est claro de los principios que dej Marx, es que hay una acumulacin gigantesca de la rique za, que hasta hace unos aos parte de esa riqueza era compartida con una poltica de bienestar, que as se conoci en los pases desarrollados. En los pases ricos, en Estados Unidos, en Europa, los trabajadores tenan todas las condiciones de dignidad, tenan salud, educacin, todo lo tenan asegurado. Podan optar a comprar una vivienda, la iban pagan do poco a poco. Todo eso se est esfumando en me dio de la tragedia de millones de seres humanos que han ido al desempleo. Debido a las polticas que estn aplicando en estos pases, una gran cantidad de familias estn siendo desalojadas de sus viviendas. Despus que pasaron aos pagndolas, llega un momento en que como cerr la fbrica, los corrieron del empleo y no hay trabajo, entonces la familia no puede seguir pagando la vivienda; por lo tanto viene la orden de desalojo, y millones de familias para la calle. Se estn dando casos dramticos en Europa, en Estados Unidos, de suicidio de jefes de familia, porque cuando llega la orden de desalojo, en la desesperacin, La Seguridad Social en esos pases tan avanzada, que tanto Bienestar y Proteccin le daba a los ciudadanos ha colapsado. Sencillamente hay una quiebra de la economa, provocada a la vez por la tico, porque esto les ha permitido a los capitales despus de poner en riesgo y llevar a la quiebra las de millones de ciudadanos. Los ciudadanos perdie ron, pero los bancos no perdieron. Esa es la realidad en el mundo en estos momen tos: por todos lados las medidas terribles, los cierres de fbricas, recortes de personal del estado. Estamos hablando de miles de trabajadores del estado que en esos pases estn yendo al desempleo. Una toda claridad que ese camino trazado por el capitalismo, llevado a su mxima expresin con el neolibe tamos hablando de millones de desempleados. Por ejemplo, la tragedia de Grecia, un pas que vena en crecimiento, en donde parte de la Comunidad Eurotrabajadores al desempleo, desaparecieron todos los programas de salud, se ha privatizado todo. Una siindividualismo que sigue prevaleciendo en nuestro planeta. Un egosmo, un individualismo que no busca caminos alternativos desde los pases que tienen el poder para hacerlo en el corto plazo. No los buscan sencillamente porque siguen aferrados a la lgica de de lo que sea, aunque este proceso de acumulacin de capital lleve a la destruccin misma del planeta. Esta es la realidad del mundo actual. Donde se han ido buscando y trabajando caminos alterna tivos, es desde los pases no desarrollados, desde Amrica Latina. Es aqu donde se estn construyen do estos caminos de la salvacin para los pueblos.Presidente Daniel Ortega, extractos del discurso del 30 de abril de 2013.

PAGE 38

38y salen del servicio higinico, en cuyas puertas hay vigilantes permanentes para que hagan esa labor y midan el tiempo permitido de 5 minutos por persona como mximo. Marta recibe como ingreso mensual promedio 3,700 crdobas y recibe sus prestaciones como seguri dad social, treceavo mes y vacaciones, pero en su em presa no hay opcin a vivienda o a paquete alimenticio peridicamente entre los empresarios y los dirigentes de las centrales sindicales.Divide y vencersAna, la joven que trabaja en el rea administrativa de una empresa de zona franca, se topa con sus con tradicciones personales: su trabajo o su conciencia; obedecer al patrn o ponerse del lado de sus compaeros. Desde su puesto, observa cmo opera la fbri ca. Tambin ella padece condiciones adversas, pues los empleados administrativos no ganan horas extras aunque los dejen trabajando hasta las 9 10 de la no che. Solamente, los operarios del rea de produccin tienen esa opcin. Uno tiene miedo de preguntar por qu no nos pagan horas extras. Ellos desde el principio aclaran que no lo van a hacer, a pesar que tenemos el derecho legal, pero como necesitamos el trabajo, no decimos nada y all nos quedamos hasta la mediano che si ellos lo exigen. La prctica comn de los dueos de la empresa es no dar la cara. Segn Ana, los encargados nicaragen ses del rea administrativa son los que deben crear los informes, muchas veces con datos falsos, que se pre sentan al INSS y a los inspectores del Ministerio del Trabajo. Si las funcionarias de recursos humanos no hacen lo que les dicen, seguramente sern regaadas y hasta despedidas. Pero an ms, con mucha mala intencin, los empresarios, han motivado a la formacin de bandos: los/las operarios/as y los/las administrativos/as. Dejan correr el rumor de que son los/las empleados/as de la administracin quienes provocan atrasos en los pagos o en los trmites de permisos, cuando la ver dad es que nada pasa sin la aprobacin del dueo. que hay intencin de robo de parte de una persona o sealndola de perezosa. O alimentan los rumores para mantener una disputa constante entre los mismos trabajadores, comenta Ana. otra empresa. Julieta, operaria de otra fbrica, comenta Voces silenciadasA veces, los intentos de organizar sindicatos en las empresas de zona franca, derivan en despidos de los organizadores. Darwin Lpez: labor 2 aos en una empresa textil, recibimos maltrato verbal, sicolgico, se nos exigi metas altas e incentivos bajos. El horario normal de trabajo es de 12 horas, esto incluye las extras. Los que trabajan en rea de planchado, ingresan a las 7:00 a.m y salen a las 12:00 p.m. El acuerdo tripartito fue una burla para el trabajador de la maquila porque el aumento es muy bajo conforme el precio de la canasta bsica. Daysi Lozano: labor 3 aos en una empresa ubicada en el sector de la carretera Masaya-Tipitapa. Miramos muchas violaciones. No daban permisos aunque la persona estuviera muy enferma. Exigen laborar las horas extras, trabajar en das feriados, las vacaciones son pagadas de acuerdo al criterio de la empresa y no como establece el Cdigo Laboral. Mientras, los supervisores maltratan a los obreros siguien do las indicaciones de los patrones. En los sanitarios solamente colocan papel higinico cuando hay visitas a la empresa. Las inspecciones laborales son cada mes pero ocultan la informacin. Jorge Alberto Lpez: 8 aos de trabajar para em presas de zona franca. Se ha colocado en 3 fbricas diferentes. Ya conozco como la parte empleadora maltrata, grita, exigen metas alteradas, exigen horas extras. En la primera empresa donde labor exigan 600 piezas al da; en la otra nos exigan 1,700 a 2,000 hombros. No hay permiso para ir al bao, ni permisos para ir a la clnica. Una persona que se niega a hacer horas extras es despedida.

PAGE 39

39 que sufren el constante mal trato verbal de los supervisores. A veces, dice, para evitar un regao es preferible la carta de despido, porque expresar descontento por el maltrato verbal, por ejemplo, es razn suele callar. Tampoco hay mucha diferencia en el maltrato que soportan hombres y mujeres. No importa si laboran en la produccin o la administracin. Los hombres bajan la cabe za y las mujeres corren al bao a llorar. Pedro Ortega, quien ha dado seguimiento y ha colaborado en la organizacin de algunos sindicatos en las zonas francas, sabe de esas situaciones y sabe que muchas cosas deben cambiar. Inclusive, sabe que el salario debe mejorar, porque en promedio un trabajador redondea los 4,500 crdobas actualmente, una cantidad que no alcanza para cubrir el valor de la canasta bsica, cuyo precio al mes de marzo de 2013 era de 10,784.68 crdobas. Julieta dice que ella saca 1,600 crdobas cada catorcena y recibe un incentivo por produccin equivalente a 50 crdobas. Pero en el ltimo mes el incentivo se le redujo a 30 crdobas, luego que le descontaran las horas por ausentarse para atender a su hijo de dos meses de nacido. Otros/as trabajadores/as tambin han faltado a sus labores por recomendacin mdica y aun llevando la constancia de reposo, les descuentan el salario correspondiente; algunos pierden ms de 200 crdobas por da. Una semana de reposo prcticamente los condena a una catorcena con un ingreso mnimo. La opcin que les queda es trabajar enfermos. Tambin hay otras prohibiciones: no hay permiso de tener celulares en el interior de las fbricas. Si alguna persona logra ingresarlo y lo descubren, est obligado a colocarlo en un casillero, donde todos los das los equipos se pierden sin que haya responsabilibilizado y permiten el celular luego de tanta insistencia sobre la necesidad de comunicacin en casos de emergencia familiar. El otro tema recurrente es el de las liquidaciones que acompaan las renovaciones de contrato. Cada de ese perodo es liquidado. No siempre vuelve a la la trabajador/a, no acumula antigedad. Tambin es muy frecuente que si la empresa por cualquier razn no procede a hacer la renovacin justo a los 12 meses y lo hace a los 13, 14 o 15 meses de su ingreso, el pago de la liquidacin no es proporcional, sino que slo les pagan antigedad de un ao. Siempre salimos per diendo, suelen quejarse los y las trabajadores/as.Organizacin, la claveMuchos de los acuerdos tripartitos se hacen con los dirigentes que estn al exterior de las fbricas. esos dirigentes y optan por crear sindicatos a lo inter del Trabajo. Jos ngel Bermdez, miembro del directorio del Frente Nacional de los Trabajadores, dice que en Nicaragua hay cerca de 350 mil trabajadores organizados en sindicatos a la fecha. En los ltimos seis aos son las mayores tasas de crecimiento por que este gobierno colabora y estn involucrados en el Consejo Nacional del Trabajo. Bermdez reconoce la validez de parte de las de mandas de los/as trabajadores/as, como el pago de horas extras, una de las denuncias ms constantes, situacin que la atribuye a la flexibilizacin de los contratos de trabajos impuestos durante los gobier nos neoliberales y que golpea los derechos de los y las trabajadores/as. Bermdez recalca que el trabajador que no est sindicalizado se queda sin protec cin. Los empresarios se agrupan de acuerdo a sus intereses. Es por eso que hemos llamado a los lderes sindicales a controlar los procesos productivos y el reparto de los beneficios y reitera que un empleador no puede arrebatar el derecho de libertad de organizacin sindical consignado en la Convencin de los Derechos Laborales de la Organizacin Internacional del Trabajo.

PAGE 40

40El representante del FNT dice que es necesario dar a los trabajadores informacin de cmo opera el mercado de trabajo y los niveles de explotacin que subyacen en cada sistema de produccin, pero tambin deben estar conscientes de la necesidad de organizarse porque muchos trabajadores que no creen en la organizacin sindical. El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), Jos Adn Aguerri, asegura que la patronal ha venido colaborando decididamente con el sector sindical y prueba de ello, dice, son los consensos sobre el salario mnimo y los acuerdos multianuales para el sector de zona franca. Segn Aguerri, la organizacin sindical no es rechazada por los empresarios, y que estos buscan cmo mejorar las condiciones laborales. Por eso es que hay un aumento de los afiliados al sistema de seguridad social, agrega.Dilogo social es decisivoEl ao pasado, el Presidente Daniel Ortega decidi que la atencin a los/las trabajadores de zonas francas y sus relaciones con la patronal estuviese a cargo de un Viceministro del Trabajo, y nombr para esa responsabilidad al abogado Enrique Espinoza. En entrevista para la revista Correo, el viceministro Espinoza explica cmo el gobierno aborda la situacin laboral en las empresas bajo rgimen de zona franca. La situacin laboral en las empresas de zona franca ha mejorado, aunque an hay muchos escollos que salvar. El programa Better Work est empujando para que las empresas operen de forma responsable en todos los sentidos. Sin embargo, de acuerdo a algunos estudios, an hay temas pendientes que revisar sobre permisos, seguridad e higiene ,entre otros temas. Cul es su opinin? El tema de zona franca es muy amplio. Nosotros tenemos un informe de la Comisin de Zonas Francas y en la actualidad tenemos 103,918 de empleos direc tos en 49 empresas industriales hasta el mes de febre ro de 2013, y 311,754 empleos indirectos, vinculados al comercio alrededor de las empresas instaladas. gimen de zona franca es de tratamiento especial en con la inversin extranjera directa que viene al pas. El pas tiene que estar en ranking de competitividad porque a nivel de Centroamrica hay mucha competencia. Nicaragua en los ltimos aos se ha convertido en un factor de competencia viable para los inversionistas, tanto en las condiciones socio laborales como en salarios, lo cual le permite encontrar un clima ms agradable y favorable. As contribuimos para que haya mayor empleo y se reduzca la pobreza que es el principal objetivo del gobierno. En el sector ha habido mejoras, aunque tambin ha habido problemas lgicamente. Pero tenemos ya 2 aos de estar trabajando despus de la crisis mundial que afect especialmente a Estados Unidos, y a pesar de eso, los ndices de reduccin del empleo, fueron menores que lo esperado. Vimos recortes en algunas empresas, algunas marcas y en su momento salieron varias empresas que nos afectaron la estabilidad en el empleo. Lgicamente, eso trajo consecuencias de complejidades sindicales y patronales, pero gracias a los acuerdos tripartitos en zonas francas que se han venido firmando en esta etapa de gobierno, la situacin ha ido cambiando, cumpliendo con el objetivo de alianza. ternacional del Trabajo (OIT), 54 documentos. gistrado fue en 1999. gua de 2012, reconoce un dinamismo del sec tor manufacturero, en el que destaca la zona franca en cuanto a ocupacin, citando el dato de 103,652 mil plazas se generaron en ese ao, respecto de 99,681 en el ao anterior. son mujeres quienes en su mayora laboran en la industria textil. el sector industrial en general gener 950 ins pecciones, se encontraron 2,994 infracciones laborales, afectando a 226,872 trabajadores. Es el sector con los indicadores ms altos entre todas las actividades econmicas. de zona franca en 2010. Las infracciones cometidas se relacionaron a contravencin del pago en tiempo y forma de las prestaciones de ley, e irrespeto a las garantas de libertad sindical a los trabajadores y al fuero sindical de sus diri gentes. se constat que las 39 empresas que operaban en ese momento haban conformado la Comisin Mixta (patronal-sindicatos).Datos y cifras

PAGE 41

41 Cmo se lleg al acuerdo tripartito? Porque si bien se menciona la participacin de los sindicatos, no es lo mismo que se siente a la mesa solo el dirigente, que dice representar a miles de trabajadores. mente en 2008, recin iniciado este gobierno. Luego se fueron perfeccionando, incluyendo algunas reivindicaciones de los trabajadores y tambin se han incluido algunos programas de gobierno como la Operacin Milagro en la que se cuentan ms de 4 mil casos alimenticia que brinda ENABAS para los trabajadores de las empresas que lo solicitan y ya se cuentan unos sidio en el precio aproximado al 25%, con la intencin de ayudar al bajo salario que perciben. El consenso se ha logrado, porque est el gobierno, la Comisin Nacional de Zonas Francas, el MITRAB, la CUS, CAUS, CST Jos Benito Escobar, CST nacional, ANITEC; y otras Cmaras privadas, aqu participan todos. Y como esto ya viene de aos, cada federacin de trabajadores, han realizado sus congresos, ellos alcanzan consenso. Son acuerdos globales. Algunas encuestas que ha hecho el gobierno en el 2010, en las empresas de zona franca, nos revelan que los trabajadores tienen una alta expectativa de vivienda. Tambin nos arroj un resultado, en el que se consult sobre el nivel de satisfaccin de las condiciones del trabajo en zona franca: un 89% dicen que son tratados con respeto por sus superiores. Eso ha sido posible a travs del dilogo social. Anteriormente haba serios problemas durante el gobierno liberal. Un 40% dice estar muy satisfecho con el trabajo que desempea y un 5% se muestra insatisfecho. Cuando encontramos un problema en una empresa, se establecen mesas bilaterales entre los empleadores y los sindicatos. Si las negociaciones no surten efecto, el gobierno se involucra para buscar la conciliacin y se prestan las condiciones. Lo que ha facilitado los acuer dos tripartitos ha sido la comunicacin y eso ha ayudado a que el clima de estabilidad se mantenga positivo. Fue consensuado con los trabajadores, colaborar en las polticas que contribuyan en la reduccin de la pobreza. Tambin se est mejorando en la aplicacin de las leyes laborales y que se cumpla con los convenios entre las partes. El Acuerdo de Emergencia Econmica Laboral, suscrito el doce de marzo del ao 2009 por repre sentantes de centrales sindicales, de los empresarios de zonas francas, del Ministerio del Trabajo y de la Comisin Nacional de Zonas Francas, tiene un mbito de aplicacin nacional; es decir, que es aplicable a cualquier empresa de zonas francas, cualquiera que sea la modalidad de operacin que stas tengan o el lugar del territorio nacional donde estn operando. El hecho de que se trate de un acuerdo tripar tito contribuye a su fortaleza jurdica puesto que no se trata solo de un acto administrativo del que forma parte la autoridad administrativa laboral del pas, sino que cuenta con el consentimiento expreso de las partes de la relacin laboral del sector lo que le imprime un sello de fuerza moral por los compromisos contrados por las partes que suscribieron el acuerdo. El acuerdo de emergencia econmica laboral tiene importancia estratgica en una situacin de crisis econmica como la que vive el pas, derivada de la crisis internacional del capitalismo y por ello es necesario que se empeen todas las fuerzas en su cumplimiento. Pero tambin es un acuerdo de naturaleza funda mentalmente laboral y en ese sentido est revestido de la naturaleza de orden pblico que tienen las disposiciones laborales en Nicaragua. El punto 2 dice que los acuerdos a los que puedan llegar trabajado res y empleadores deben ser en el marco del respe to de lo dispuesto en la ley lo que tambin incluye el respeto a las disposiciones y criterios emitidos por el Ministerio del Trabajo. En ningn, caso puede ni debe entenderse que los acuerdos a que puedan llegar las partes se den en contravencin a la ley porque as tendra que ser de clarado por la autoridad laboral. Igualmente tampo co esos eventuales acuerdos pueden ser en perjuicio de las condiciones en que actualmente se prestan las relaciones laborales. De tal forma que no puede un acuerdo de las partes cambiar el criterio sobre lo que es una jornada continua o discontinua. El acuerdo abre un importante espacio para que empleadores y trabajadores, con creatividad logren aportar al objetivo principal del mismo como es la atrac cin de inversin y la generacin del empleo. Consulta evacuada por la Direccin Jurdica el 14 de mayo del acuerdo tripartito para las Zonas Francas de Nicaragua.Acuerdos Tripartitos en las Zonas Francas

PAGE 42

42Cmo estn las empresas cumpliendo el tema de seguridad e higiene laboral? medidas. Algunas son platicadas, se otorgan plazos y se busca como mejorar la situacin. Algunas deman das estn al margen de lo que le corresponde al em pleador ya que la fbrica no siempre es duea de las naves industriales, y entonces se les debe exigir a los dueos de los parques industriales que deben hacer mejoras. En eso se ha avanzado mucho. Con qu frecuencia se reciben denuncias sobre seguridad e higiene? Regularmente siempre hay, pero no con mayor frecuencia. Porque las Comisiones de seguridad en la fbrica y la coordinacin con otras instituciones de gobierno impulsamos ms la capacitacin sobre higiene y seguridad de cada empresa para que se estructuren las comisiones mixtas, brigadas contra incendios, de primeros auxilios entre otras. Para evitar tragedias, previendo accidentes. En higiene y seguridad son situaciones que tienen que ver con desechos slidos y por eso hay tratamiento de los mismos. Siempre hay control, las comisiones deben ticipa MARENA. Y los equipos de proteccin para el personal? Tambin se exigen mascarillas o cuando el obrero est muchas horas de pie, se revisa la ubicacin, se recomienda ropa adecuada que debe llevar, general mente en maquila textil. El Ministerio del Trabajo realiz el ltimo Tesauro en 2011. En el mismo se recopilan una serie de resoluciones emitidas luego de las inspecciones realiza das a empresas de zona franca. Algunos ejemplos a continuacin: existe un reglamento interno de trabajo () y en su artculo 23 dice: los trabajadores tienen permiso de asistir a consulta mdica slo a las respectivas empresas Previsional, que le corresponde segn comprobacin de derecho. Las constancias deben ser presentadas al momento de ser extendidas o en 24 horas, en caso contrario perdern su validez. () en el caso que nos ocupa la seora no demostr su alegato, ni present ante su empleador la constancia mdica ya que tienen conocimiento pleno que la empresa no aceptara la constancia emitida por un mdico privado, por otra parte el hecho de que la trabajadora se encuentre en estado de gravidez pectora General del Trabajo. nuestro ordenamiento jurdico laboral al despedir Casos y Resolucionesilegalmente a los trabajadores todos en su calito de Trabajadores Augusto Csar Sandino, de la empresa SAE-Tecnotex S.A () en consecuencia: Declrese nulo y sin efecto los despidos aplicados () Resolucin 158-09, Inspectora General del Trabajo. bajadores sin contar con la autorizacin expresa del Ministerio del Trabajo. La empresa deber pa da la presente providencia, la multa impuesta por la autoridad (.) Resolucin 41-2009 Inspectora General del Trabajo. da en el departamento de Estel () se constat que la parte empleadora no ha procedido a darle cumplimiento a las siguientes obligaciones segn no ha elaborado Plan Anual de Trabajo de la Comisin Mixta, ni la capacitacin a sus miembros (), el empleador incurri en faltas graves hacindolo objeto de sancin () Resolucin 015-2009 Insdel Trabajo.

PAGE 43

43 Qu tanto cumplen las empresas? Se dan incumplimientos, pero cuando hay una de tenemos el programa Better Work, que lleva la OIT y que como MITRAB somos la contraparte junto con la Comisin de Zonas Francas. Ellos apoyan la labor de higiene y seguridad realizando auditoras a las empresas y que las marcas cumplan con los estndares internacionales de proteccin. Eso nos facilita que las empresas cumplan. La mayor parte de las incidencias se reportan de las empresas de reciente instalacin o tambin de las que ya tienen varios aos de estar en el pas? ingresando generalmente cumplen con los estnda res. Pero en este tema la capacitacin es importante. sindicalistas, a los miembros de las comisiones, a los gerentes de recursos humanos. En cuanto a permisos, pagos de horas extras, cul es la situacin actual? El rgimen de zona franca debe cumplir con las 48 horas normales que debe trabajar una persona. Algunas empresas trabajan de lunes a viernes y cumplen con ese requisito. Otras trabajan de lunes a sbado y cumplen esa misma cantidad de horas. Se autoriza a veces despus de las 48 horas, 9 horas extraordinarias que lo dice nuestro cdigo y estamos controlando que se cumpla. A veces, hay problemas para el cumplimiento de las metas productivas y se les autoriza, para que puedan cumplir con los embarques porque si no cumplen hay sanciones econmicas para las empresas. Todo esto se hace consensuado donde hay sindicatos. Las horas ex tras son pedidas por el trabajador porque son ms ingresos para l, es igual el tema de las vacaciones. Todos pueden llevar ms dinero a su casa. Sobre los permisos, cuando no los dejan ir al mno los dejan ir al bao. Todo eso se ha superado? En los acuerdos tripartitos todo esto qued establecido, que este tipo de situaciones se ventilaran a nivel bilateral, cuando existieran esos problemas. Esto se ha venido superando. En estos sistemas de produccin, tienen un horario corrido. Algunas empresas tienen un descanso para la merienda de media hora o 45 minutos. Todo de acuerdo a su horario de 8 horas. Al medioda tambin tienen un espacio, pero todo de pende del tiempo que se debe trabajar. Por otro lado, siempre hay sus quejas por algunas clnicas previsionales, pero all est la comisin tripartita incidiendo, viendo el asunto de los permisos, porque a veces hay molestia de la empresa si se le dan varios das a los trabajadores. Pero todo eso se va aclarando a nivel central e inclusive estamos incidiendo en mejorar la atencin, y que los permisos se extiendan es muy cuidadoso, trabajan en lnea, si alguno falta, deben buscar cmo llenar ese cupo para que no afec Operacin Milagro, debemos hacer programaciones con el tiempo adecuado y solo afectar a una cantidad de trabajadores determinada.

PAGE 44

44Gustavo Porras* _________________En primer lugar, y sin duda, tenemos que dedicar nuestro compromiso, nuestra accin, nuestro pensamiento, al Comandante Toms, que en su paso a la inmortalidad y as es, as Dios lo quiso uni indisolublemente el 30 de abril, fecha de su paso a la inmortalidad, con el Primero de Mayo, Da Internacional de los/las Trabajadores/as. As son las situaciones que se dan en la historia, as se concatenan. paera Rosario, nos insistan con la lgica de sentir las necesidades de los/las trabajadores/as que hiciramos las actividades en saludo al Primero de Mayo, el 30 de abril, para que los/las trabajadores/as estuvieran tranquilos/las el propio da, y disfrutaran su da junto a su familia. As lo hemos venido haciendo. Si no hubiera existido el Comandante Toms, si no hubiera existido nuestro Comandante Carlos Fonseca, si no hubiera existido nuestro Coronel Santos Lpez, no hubiera existido el Frente Sandinista. Y si no hubie ra existido el Frente Sandinista, no hubiera existido Daniel. Y si no hubiera existido Daniel, no habra Re volucin. Y si no hubiese Revolucin, no estaramos unidos/as aqu en esta lucha, con esperanza, con tranquilidad, en paz, en seguridad. Si no existieran todos esos hechos histricos, pues no estara esta juventud que est dispuesta a continuar este camino, a conti nuar esta construccin. La sabidura de nuestros dirigentes, concentra da en el Frente Sandinista de Liberacin Nacional, la gua expresada en nuestra direccin, en nuestro Co mandante Daniel, la compaera Rosario, hoy nos ha indicado cul es la estrategia central, con una certeza necesaria para nuestros tiempos. Nos ha dicho el Comandante Ortega: la estrategia central del Frente Sandinista para nuestro pas, para todos/as nosotros/ as, es la lucha contra la pobreza. Qu estrategia tan especial que logra unirnos a todos/as: a los sectores ms empobrecidos, naturalmente, pero tambin a los sec tores empresariales, a todos los sindicalistas, a todos/ as los/las trabajadores/as, a los/las desempleados/as, a todos/as los/las nicaragenses. Por eso sin duda, la estrategia de lucha contra la pobreza debe ser la gua de nuestro accionar. Eso lo hemos platicado con nuestros hermanos/as sindicalistas de las otras centrales; y tambin con los sectores empresariales. Es ms: tan interesados/as estamos los/ las trabajadores/as en vencer la pobreza, como deben estar, y seguramente estn, los sectores empresariales, porque solo as vamos a poder salir adelante todos/as.Suma de estrategiasEsta estrategia, como bien lo ha explicado la compaera Rosario en muchas ocasiones y ha orientado el Comandante Ortega, tiene otras estrategias que tene mos que asumir los/las trabajadores/as, los/las nicaragenses: la de Vivir limpio, sano, bonito, bien, seguro. No se trata de la estrategia de la lucha contra la basura, es la lucha por nuestra autoestima, por el orgullo de ser nicaragense, por el orgullo de convivir bien entre nosotros/as, por llevarnos bien, adems de la lucha contra la basura y de todas las diferentes acciones. Esa lucha contra la pobreza nos ha orientado la responsabilidad compartida. En un proceso, en una ac cin protagnica de nuestro pueblo para un proyecto social, tambin debe haber responsabilidad con nuestros/as hijos/as para que se vacunen, para que estn matriculados/as, para que estn asentados/as (inscri tos). Pero tambin no basta decir: aqu est el puesto de salud, ahora necesito un CPF (vigilante) para que lo cuide. No: el puesto de salud no es del gobierno. El gobierno facilit que se pusiera, lo pusimos juntos/as, pero el puesto de salud es del pueblo, es de nosotros, ahora tenemos que cuidarlo. Esa es la responsabilidad compartida. Esas son estrategias que, unindose, articulndose, nos van a sacar de la pobreza. La salud y la educacin son importantes porque no vamos a salir de la pobreza si no estamos sanos y si nuestros hijos/hijas no estn educados/as. Por eso se hace imprescindible mejorar la educacin y que los/ las maestros/as asumamos la tarea de irnos superan do para mejorar la educacin. Esa es lucha contra la pobreza. Nosotros los trabajadores tenemos una responsabilidad muy grande. Tenemos que entender el momen to en que estamos. Algunos cuestionan la Zona Franca. Nosotros estamos claros, lo pensamos y decimos inmediatamente: no, es ese no es nuestro modelo. Pero en este momento en que estamos juega un papel importante en la lucha contra la pobreza, porque hay 105,000 compaeros trabajando en la Zona Franca. Entonces, tenemos que buscar cmo funcione, incluso se incremente; y tenemos que buscar tambin cmo Tiempos de paz y dignidad para construir el progreso fuerza trabajadora

PAGE 45

45 haya estabilidad y seguridad. Por qu? Porque es lu cha contra la pobreza. Y as tenemos que ir caminando en este proceso. Creo que es muy importante que los sectores em presariales estn claros de que juntos vamos a salir adelante. Por eso el Comandante Ortega ha orientado en todo momento y la compaera Rosario lo ha dicho: trabajemos en un modelo de dilogo, alianzas y con sensos, y por ah hemos venido caminando. Modelo dos tripartitos por varios aos, para dar estabilidad. Los compaeros del FNT y los compaeros de las centrales amigas estn claros que ese modelo de di logo, alianzas y consensos ha hecho que por varios aos avancemos en la discusin del salario mnimo, sin hacerlo de otra forma ms que en unidad y en forma tripartita. Ese dilogo de alianzas y consensos tiene un objetivo: es que todos unidos vayamos caminando en la lucha contra la pobreza, que para nosotros los trabaja Qu mejor da hoy, en honor a nuestro Comandante Toms Borge, en presencia de nuestro Comandante Presidente y en el Da de los/las Trabajadores/as, que asumamos con responsabilidad, interioricemos nuesy as vayamos avanzando ms rpido en la lucha con tra la pobreza. Los sectores empresariales deben estar claros, que nosotros/as los/las trabajadores/as en esta estrategia, en estos nuevos tiempos, vamos a garantizar estabilidad, tranquilidad, seguridad. Llamamos a los sectores empresariales que garanticen inversin, respeto a las leyes, pagar sus impuestos y que ese dinero sirva para la salud, educacin, todas las acciones de orden social. Por lo tanto, nosotros/as tenemos que asumir la esY eso lo tenemos que hacer y asumir. Alguien podra decir: ideay! ahora resulta que los sindicalistas quieren que trabajemos ms? ahora resulta que los sindicalistas quieren que seamos ms trabajadores/as somos ms conscientes de que la ac cin de nuestro trabajo, de nuestro aumento de la procorto plazo nada ms relacionado con el salario, con la vida de hoy, sino ver de futuro, con el proceso de transformacin de nuestro pas, con vencer ms rpidamente esa lucha contra la pobreza. Eso es lo que tenemos que ver. Alguien podra decir: qu importancia tiene eso? Nosotros, que hablamos del poder de los/las trabajadores/as, en medio de la pobreza, qu clase trabajadora se va a empoderar? Eso slo se logra saliendo de la pobreza. Es decir, la Revolucin hoy nos demanda salir de la pobreza, como nos ha dicho el Comandante Ortega en numerosos discursos. Si lo queremos ver de otra forma: hubo un tiempo que discutamos los mtodos de lucha del movimiento sindical reinvindicando la lucha callejera. Pues el mtodo de lucha revolucionaria que tene mos hoy la clase trabajadora, es aumentar el trabajo, la eficiencia y la productividad. Y en la medida que avancemos con ese mtodo de lucha, vamos a salir victoriosos/as. Ningn trabajador tiene poder en la miseria. El objetivo del capitalismo salvaje es mantenerte siempre en la miseria y as nunca vas a lograr tener el poder del que tanto hablamos. Debemos tener conciencia que lo central es la lucha contra la pobreza. Por eso el lema de este Primero de Mayo. Tenemos que continuarlo y hacerlo un lema permanente del Frente Nacional de los/las Trabajadores/as. Invitamos a las centrales amigas y a todos/as, que lo hagamos un lema permanente: Con dignidad, trabajo y paz, venceremos la pobreza. La paz es necesaria para salir de la pobreza. Estamos convencidos/as todos/as que la paz es el mayor anhelo de todos/as nosotros/as, de todos/as nuestros/ as hijos/as, de todas nuestras mams y nuestros pa ps, de todos/as los/las nicaragenses. El Frente Sandinista de Liberacin Nacional, el Comandante Daniel Ortega, todos/as nosotros/as nos hemos comprometi do con la paz.

PAGE 46

46Debemos ser los mejoresPero no basta: necesitamos el trabajo, y el trabajo tamos la dignidad, que es un valor determinante para todos los dems valores. Es decir, con trabajo y paz, pero con la frente en alto, sin que nadie nos ningunee, sin que nadie nos mire por encima de los hombros. Los/las trabajadores/as, orgu llosos/as en su lucha contra la pobreza, orgullosos/as en su campaa por vivir bien, seguro, bonito, sano, limpio; en su lucha por la responsabilidad compartida; en su luPor eso creo que este lema tenemos que asumirlo, interiorizarlo, continuarlo: Con dignidad, trabajo y paz, venceremos la pobreza. Necesitamos pasar del discurso a la prctica. Vamos a lanzar un reto a los/las trabajadores/as: teneciencia y la productividad. Cuando ustedes mandan a sus muchachos/as a la escuela, qu le dicen ustedes?: Quiero que ustedes sean los mejores. Y cuando ustedes platican con sus amigos les dicen: yo deseo que sean los mejores. O cuando vamos al campo de bisbol decimos: quiero que mi equipo sea el mejor. Entonces, necesitamos organizar un movimiento de los mejores, donde todos/as seamos los/las mejores, donde comencemos a reconocer a todos/as aquellos/las trabajadores/as que van cumpliendo, porque necesitamos ser los/las mejores. Lo vamos a pasar a la accin: los sindicalistas tienen que ser los mejores trabajadores y lo tenemos que asumir. Lo estamos diciendo frente a miles de miles de nicaragenses: los sindicalistas tenemos que ser los mejores. Nos queda el reto. Los/las compaeros/as que atienden la salud, tienen que ser los/las mejores para que el pueblo tenga la mejor atencin en salud. Los/las maestros/as tienen que ser los/las mejores, para que nuestros/as hijos/as aprendan ms. Los que construyen tienen que ser los mejores, porque si no se caen las casas. Los/las compaeros/as que venden en las esquinas de los semforos, tienen que ser los/las mejores, por que tienen que tratar bien a la gente. Es decir, tenemos que ser los/las mejores! Frente a la tumba de nuestros fundadores, en me moria de Toms, frente a nuestros dirigentes de la Revolucin, frente a nuestros compaeros sindicalis tas, frente al pueblo de Nicaragua, queremos hacer el compromiso de llevar adelante, de asumir todas estas estrategias para la lucha contra la pobreza, que es la nica forma de hacer la Revolucin en estos tiempos de dignidad, trabajo y paz. Mientras en otros lados, y hablo de pases del primer mundo, son millones de desempleados, van perdiendo derechos, hay situaciones difciles. Noso tros en estos tiempos de dignidad, trabajo y paz, nos comprometemos a llevar adelante con xito esta lucha contra la pobreza.(*) Coordinador General del FNT. Extractos de su discurso el 30 de abril de 2013.

PAGE 47

47 Los/las nicaragenses estamos construyendo nuestro Modelo Cristiano, Socialista y Solida rio conducidos por el FSLN con el comandante Daniel Ortega y la compaera Rosario Murillo al frente, teniendo como estrategia central la lucha contra la pobreza. El propsito del Gobierno de Reconciliacin y Unidad Nacional en esta segunda etapa de la Revolucin es el crecimiento econmico, la generacin de trabajo y el bienestar de los/las nicaragenses. Para ello se han impulsado una serie de polticas, programas, proyec tos y estrategias dirigidas a la restitucin de derechos de las personas, las familias y las comunidades, las que han impactado positivamente en la clase trabajadora nicaragense. En contraposicin con lo anterior, en Europa y Norteamrica se vive una incertidumbre econmica y social creada por un capitalismo neoliberal que afecta la seguridad, la estabilidad y los derechos sociales de los/las trabajadores/as y sus familias. La actual crisis econmica europea ha enviado al desempleo a ms de 19 millones de personas de las cuales, el 60% son jvenes los salarios han sufrido una cada del 40% del poder adquisitivo, se ha incrementado la jornada de trabajo recargando las tareas y funciones del traba jador, se han perdido derechos en la seguridad social, imponiendo recortes del 40% de los pagos por jubila cin, aumento de la edad para jubilarse y del nmero de semanas de cotizacin. que amenaza con el recorte de los servicios de salud, lo que dejara en indefensin a miles de personas; hay pr dida constante del empleo y el dilogo social viene per diendo fuerza generando la protesta de los/las trabajadores/as la que es reprimida brutalmente por la polica. Con excepcin de Nicaragua, en el resto de Centro Amrica, Mxico, Colombia y otros pases suramericanos, ha crecido la inseguridad ciudadana, se ha inlos asesinatos de lderes sociales, sindicales, polticos y de opinin. El comportamiento de los Gobiernos en estos pases tiende a proteger los intereses de las empresas multinacionales y el capitalismo transnacional en menoscabo de los derechos de los/las trabajadores/as, dando como resultado: privatizacin de los servicios pblicos, irrespeto a la libertad de organizacin sindical, prdida acelerada del poder adquisitivo del salario, inseguridad alimentaria y desocupacin creciente, afectando las condiciones de vida de las familias. Avances del modeloEn Nicaragua desde el ao 2007 con el triunfo elec toral del FSLN vamos construyendo un modelo de sociedad que busca la reduccin de la pobreza, la mejora de las condiciones de vida y la restitucin de derechos a miles de trabajadores/as y sus familias, alcanzando lo siguiente: 1. Establecimiento de un modelo tripartito de Dilogo, Alianza y Consenso, Gobierno, empresarios/ as y trabajadores/as que permite acuerdos para preservar la estabilidad y la paz social. 2. Los/las trabajadores/as gozamos la Seguridad Ciudadana que se vive en Nicaragua, la que es puesta de ejemplo en el mundo. 3. Participacin de los/las trabajadores/as en la gestin pblica, integrados en los Consejos de Direccin de las diferentes instituciones y centros de trabajo. 4. Incremento de la ocupacin laboral en ms de 724,000 nuevos puestos de trabajo entre el 2007 y el 2013. 5. Protagonismo de 110 mil mujeres en programa hambre cero y 154 mil en programa usura cero, 30,000 productores/as protagonistas del progra granos bsicos y 80,000 familias protagonistas del programa Patio Saludable, impulsando as la creacin de autoempleo en el campo y la ciudad. 6. Estimulacin e impulso a la organizacin sindical, cooperativa y al desarrollo de la asociatividad, el auto empleo y la economa familiar y comunitaria. Los trabajadores nicaragenses tienen mucho que celebrar coyuntura

PAGE 48

48al seguro social en un 52%, pasando de 439,002 asegurados activos en diciembre del 2006 a 664,051 en marzo del 2013, con un crecimiento anual promedio del 2%. 8. Garanta del derecho a la libertad de sindicalizacin y convencin colectiva. Un promedio de 294 nuevos ciando aproximadamente a 500 mil trabajadores/as. 9. Incremento de salario mnimo promedio en un 209% entre 2006 y 2013, en cumplimiento a la ley de salario mnimo. 10. Incremento de salario mnimo de los/las trabaja dores/as del campo en un 202% entre 2006 y 2013. 11. Estabilidad salarial para 105 mil trabajadores de zonas francas por medio del acuerdo tripartito multianual. 12. Bono cristiano socialista y solidario para 8,000 adultos/as mayores que cotizaron al Seguro Social entre 250 y 749 semanas y que tienen ms de 60 aos de edad. 13. Bono Cristiano, Socialista y Solidario para 170 mil trabajadores/as de las dependencias del Estado, que ganan menos de C$ 5,500 crdobas. 14. Exencin de pago de impuesto a la renta de los/las asalariados/as que ganan menos de C$8,333.00 al mes. 15. Proteccin de poder adquisitivo de salario de trabajadores/as del Estado, asegurando ajustes salariales por la va presupuestaria. 16. Participacin protagnica de mujeres y jvenes en el proceso de transformacin de la sociedad nicaragense, ocupando espacios estratgicos en la toma de decisiones, por eso se ubica nuestra Nicaragua en noveno lugar mundial y es el nico Pas de Amrica entre los diez primeros con respecto a la equidad y empoderamiento de las mujeres. 17. Creacin del movimiento de jvenes profesionales de la JS19, el impulso del movimiento de jvenes trabajadores del FNT y la creacin del Movimiento Cultural Leonel Rugama. los programas y proyectos emblemticos que de sarrolla el Gobierno: Casas para el Pueblo, Plan Techo, Calles para el Pueblo, Yo s Puedo, Amor para los/las ms Chiquit@s, Sandino II, Infraestructura Laborales, Ampliacin de los Servicios Bsicos Agua Potable, Comunicaciones y Energa Elctrica, entre otros. 19. Libertad de trabajo para los/las trabajadores/as por cuenta propia, promocin y proteccin por parte del Gobierno a su derecho a trabajar, a organizarse y asociarse. 20. Promocin de la insercin laboral para la juventud y mujeres en poltica de empleo. tad expresa del Gobierno de Reconciliacin y Uniy la Familia. 22. Disminucin del tiempo para solucin de los problemas laborales con la aprobacin del Nuevo Cdigo Procesal Laboral y Seguridad Social e instalacin de nuevos juzgados. 23. Subsidio de la energa elctrica para trabajadosus hogares. 24. Subsidio al agua potable por medio de la aplicacin de tarifas diferenciadas a los asentamientos humanos y barrios populosos. 25. Mejoramiento del Servicio de Transporte Colectivo y selectivo, con la sustitucin de unidades de transporte, as como el sostenimiento del subsidio que 26. Educacin gratuita y merienda escolar para los/las hijos/as de los/las trabajadores/as. 27. Entrega de paquetes escolares y mochilas para hijos/as de trabajadores/as. 28. Incremento de la formacin tcnica y profesional mediante Becas para trabajadores/as y sus hijos/as. 29. Cursos de Profesionalizacin y diplomados a los/ las docentes de Educacin Primaria y Secundaria para mejorar la calidad de la educacin. 30. Educacin superior subsidiada por el 6% del pre trabajadores/as y sus hijos/as. 31. Garanta de la salud gratuita para los hijos/as de los/las trabajadores/as y sus familias. 32. Lucha anti epidmica en favor de los trabajado res/as y sus familias, e integracin en las campa as de salud preventiva. 33. Estabilizacin de precios de productos bsicos sensibles como el pollo, los frijoles y el huevo. 34. Acceso a paquetes alimenticios de ENABAS a pre cios justos para los/las trabajadores/as que as lo deseen, en los diferentes centros de trabajo. 35. Estabilidad energtica que contribuye a una ma yor productividad, y disfrute de las actividades de la vida cotidiana. cio de los/las trabajadores/as y sus familias, como parte de la restitucin del derecho al esparcimien to y la recreacin.Frente Nacional de los Trabajadores Con dignidad, trabajo y paz, venceremos la pobreza! Internacional de los Trabajadores

PAGE 49

49 Toni solo _______________________Las descripciones de la Republica Popular Democrtica de Corea (RPDC) que hacen los medios de comunicacin occidentales varan entre el re trato de una aberrante inhumanidad agresiva y el desprecio hacia un bizarro, inescrutable e irracional enigma. Nada mejor caracteriza la manufactura intelectual de Occidente, especialmente la produccin corporativa de noticiascomoespectculo, que este fracaso psictico de su capacidad para observar desde afuera su propio marco arrogante de referencia irracional. El ver dadero entresijo del mundo contemporneo es cmo puede ser que las poblaciones de Norte Amrica y Europa sigan tragando un cmicofalso autorretrato. La injusta comparacin de la prosperidad de Norte Amrica y Europa en relacin al mundo mayoritario, proviene de siglos de criminalidad y genocidio por las lites occidentales y sus serviles poblaciones. Aquella ventaja, ganada por el pillaje sistemtico de larga data, por la esclavitud y por el exterminio en masa, se sostiene actualmente por las estructuras impues tas sobre el mundo mayoritario, por aquellas mismas avariciosas lites corporativas asesinas, usando a sus compinches polticos y a las poblaciones apticas que dominan. La ideologa usada para vender el sistema contemporneo de injusticia global, ha sido predomi nantemente el liberalismo occidental. Desde 1945, cada vez que las oligarquas occidentales toman como blanco cualquier pas que resiste su voluntad, la forma en que lo hostigan siempre ha sido la misma. Primero, acusan al gobierno en cuestin de alguna variedad antidemocrtica, de haber traicionado el bienestar de su pueblo y de amenazar a la paz regional e incluso mundial. La campaa siempre arran ca as y sigue con la imposicin agresiva de sanciones diplomticas y econmicas, generalmente aplicadas con un barniz de legitimidad impresa por las dbiles organizaciones multilaterales como, por ejemplo, las diferentes instancias del sistema de las Naciones Unidas, que actan en base a informacin falsa suministrada por los mismos poderes occidentales y sus aliados regionales. Cuando estas medidas fallan, empiezan con crecientes amenazas militares, con el despliegue en las fronteras y costas del pas blanco, empleando temi bles fuerzas armadas occidentales con enorme poder de fuego. Al mismo tiempo se acenta la intervencin poltica interna por medio de grupos de oposicin domstica que generalmente implica el sabotaje y el terrorismo abierto. Si por acaso todas estas medidas no logran el objetivo deseado, entonces las lites occidentales ocupan sus fuerzas propias y aliadas para atacar directamente la poblacin debilitada del pas blanco de la agresin. As fue en Irak, en Serbia, Somalia, Libia, probablemente en Irn.Corea, inescrutable enigma para Occidente nuestro mundo

PAGE 50

50Este es el contexto inmediato de las campaas constantes en Amrica Latina contra Cuba, Venezuela y sus pases aliados del ALBA, contra Siria e Irn en Asia occidental y contra la Repblica Popular Democrtica de Corea en el noreste de Asia, aunque de hecho, tiene mayor sentido hablar de Corea en su totalidad. Ms de 50,000 militares estadounidenses estn asentados en el sur de Corea, en Japn y en la isla militarizada de Guam, equipados con armamentos devastadores, incluyendo armas nucleares. Adems, la Tercera Flota Naval y la Sptima Flota respectivamente. La Sptima Flota est compuesta de ms de 60 barcos de la marina de guerra estadounidense e incluye fuerzas de tarea de aviacin y de asalto taaviones nuclear USS George Washington, junto con bios. Estas fuerzas son adicionales a las fuerzas armadas de Japn, de Corea del Sur y de Taiwan, todos decididos aliados militares de Estados Unidos. El principal peligro para las poblaciones de China, Corea, Japn y Taiwn, es precisamente la amenaza nuclear estadounidense. Es una amenaza que pende sobre amenaza de su uso durante la guerra de Corea, en la cual los estadounidenses y sus aliados destruyeron sistemticamente cada ciudad en el norte de Corea. Solo la solidaridad del gobierno sovitico de Joseph Stalin y su fuerza disuasiva nuclear impidi el uso de las armas nucleares por Estados Unidos contra China durante la guerra de Corea. Esta realidad no aparece en los relatos occidentales de la historia de Corea. Para apreciar la falsedad de esos relatos, se requiere de un conocimiento bsico de la historia de Corea y de sus relaciones histricas con China y con Japn. Tambin se requiere una valoracin honesta de los crmenes de lesa humanidad de los europeos y estadounidenses en Asia desde las Guerras del Opio del siglo XIX hasta la conquista estadounidense de las Filipinas, y a lo largo del siglo XX en sus guerras genocidas contra Corea, Vietnam, Laos y Camboya y su apoyo en 1965 a la masacre de cientos de miles de civiles por sus aliados derechistas en Indonesia.GeografaCorea es una pennsula en la parte noreste de Asia que tiene fronteras en el norte con China y con Rusia. Al Oeste est el Golfo de Corea y el Mar Amarillo o Mar Occidental. Al Este, est el Mar del Este o el Mar de Japn. En el Sur, a solo 200 kilmetros al sureste de la pennsula, estn las islas de Japn, al otro lado del Estrecho de Corea. La pennsula Coreana tiene una extensin de 220,847 km2. La RPDC tiene una poblacin de unos 24 millones, en una extensin de 120,410 km2, un poco ms pequeo que Nicaragua. Corea del Sur tiene casi el mismo tamao que Guatemala pero con una pobla cin de 50 millones, y su densidad de poblacin est entre las ms altas del mundo. El terreno montaoso de Corea, especialmente en su costa oriental y el centro del pas de norte a sur, ha hecho que su geografa haya jugado un papel decisivo en la historia del pas. La pennsula, con un ancho promedio de unos 300 kilmetros, se extiende unos mil kilmetros desde la frontera norte formada por los ros Amnokkang (Yalu) y Tumangang (Tumen) hasta el punto ms al sur frente al Estrecho de Corea. Ade ms, el territorio de Corea est compuesto por ms de 3,000 islas, en su mayora al oeste y sur del pas. Solo alrededor de 15% o 20% del pas es apto para la agricultura, con las mejores tierras ubicadas en el sur y oeste de su territorio. Las sierras Nangnim y Taebaek corren por el centro del norte y del sur de Corea, de manera que forman tanto un parteaguas como una barrera natural al movimiento entre el este y el oeste del pas. La mayora de los ros se desbordan muy frecuentemente durante la estacin de lluvias, entre julio y septiembre, especialmente si hay tifones. El clima coreano vara muy poco entre el norte y el sur. El norte tiende a tener inviernos muy helados y lar gos, y veranos muy cortos, mientras el sur del pas tiende a tener temperaturas un poco ms altas en el invier no y temperaturas parecidas en el verano. En las dos partes, las estaciones de primavera y de otoo tienden a tener temperaturas moderadas y agradables. Mientras, geolgicamente, el norte es muy estable, el sur tiende a experimentar ms actividad ssmica. El pas tiene cinco volcanes principales, dos en el sur y tres en el norte, uno de los cuales, el Baitoushan, ubicado en la frontera con China ha estado activo recientemente.Historia, un factor decisivoLa vida humana en la pennsula coreana data de los tiempos paleolticos. Lo que se sabe actualmente sugiere que las migraciones desde Siberia entre 8000 y 4000 aos antes de Cristo, provocaban el desarrollo de asentamientos en Corea y a travs de su territorio, movimientos migratorios hacia Japn. Alrededor del ao 3000 A. C., nuevas migraciones desde Mongolia y Manchuria propiciaron el desarrollo de los grupos tnicos que forman la poblacin coreana moderna. La Edad de Bronce posiblemente se inici en Corea temprano, alrededor de 2500 aos A. C. y culmin alre dedor de 700 aos A. C., con otro ingreso migratorio de gente de Siberia y del Este de China. En este perodo se

PAGE 51

51 desarrollaban centros urbanos con murallas y se for maron confederaciones de estados locales. Alrededor de 300 aos A. C., el uso del hierro lleg a ser comn, lo que permita mayores rendimientos en la agricultura y en otras reas de la vida material, como por ejemplo el sistema de calefaccin bajo los pisos, conocido en Corea como Ondol. Las leyendas coreanas relatan que un dirigente tribal de nombre Tangun fund el primer reino coreano, Gojoseon, basado en lo que ahora es el capital de la RPDC, Pyongyang. Gojoseon cubri parte de Manchuria en China y el norte de Corea y es el primer reino coreano mencionado en los archivos chinos de la poca. Despus de la muerte de Tangun, alrededor de 1100 aos los reinos chinos vecinos hasta alrededor del ao 100 A. Durante casi todo este perodo la parte sur de Corea fue controlada principalmente por el reino Chin. la pennsula coreana lleg a estar dividido entre tres Estos reinos se impusieron sobre los territorios de lo que haba sido Gojoseon y eventualmente, antes del ao 700, fue el reino Silla el que logr dominar casi todo lo que hoy es Corea. Fue durante este perodo, alrededor del ao 612, que Ulchi Mundok, un famoso ge ms numeroso que el suyo enviado por la dinasta chi na Sui, una hazaa que hasta hoy se celebra en Corea. sistentes con los vecinos chinos y tambin entre los reinos de Paekje y Silla y las fuerzas que atacaban desde Japn. Al mismo tiempo, haba cambios culturales relevantes con la sustitucin de creencias animistas por las religiones budista y confusionista. El reino de Silla impuso el Budismo como religin estatal alrededor del ao 530. En esa poca hubo importantes avances en la agri cultura, en la produccin y el uso del hierro, en la or ganizacin poltica, en el desarrollo del coreano escrito, en los conocimientos acadmicos, en las artes de danza y msica y en la cermica. Durante este perodo ral sobre Japn. A lo largo de casi dos siglos, entre los aos 670 y 900, Corea unida bajo el reino Silla acept someterse al poder de la dinasta china Tang, que tuvo tiempo. A inicios del siglo X, el control del reino Silla colaps y devino el establecimiento de otros reinos rivales, coreano en lo que ahora es territorio chino. Los diri de Silla a las dinastas dominantes de China. Corea viva relativamente en paz hasta la invasin Mongol de los siglos XIII y XIV y los continuos ataques de los japoneses. En 1392, el general Yi Songgye tom el poder en Corea para establecer su dinasta Choson en Sel, que ahora es la capital de Corea del Sur. Yi Songgye tom el nombre Taijo. l y sus reyes sucesores en Choson se aliaron con la dinasta china Ming. Bajo el reino de Choson, el pas adopt el Confucionismo como la religin principal de la sociedad lo que creaba una rgida jerarqua social y econmica dominada por la realeza que se apoyo en la aristocracia yangban para gobernar sobre las clases libres de agricultores y pescadores y las bajas categoras, y sobre la clase de esclavos o nobi. La esclavitud solo fue abolida en Corea en la dcada de 1890. Bajo la dinasta Choson, Corea se forj como una nacin relativamente fuerte y estable, hasta las invasiones jaasumi el liderazgo en Japn despus de una prolongada guerra entre los japoneses. Luego, busc como expandir el control de Japn sobre Corea para as ame Corea en 1592 y ocuparon la mayora del pas. La lite real de Choson no logr defender su poblacin lo que provoc la organizacin espontnea en todo el territorio de levantamientos guerrilleros contra los invasores japoneses.

PAGE 52

52La guerra de guerrillas de la poblacin coreana fue acompaada por una exitosa campaa naval dirigida por otro de los hroes nacionales coreanos, el almiran te Yi Sunsin. En una de sus batallas, la del Estrecho de Myeongnyang, el almirante Yi, con solamente trece barcos de guerra, derrot a una fuerza japonesa de ms de cien barcos de guerra. Yi Sunsin muri cuando diriga sus fuerzas en su ltima victoria naval contra los japoneses en Noryang en 1598. Ese mismo ao, las fuerzas coreanas y chinas derrotaron a los japoneses en territorio coreano y los forzaron a regresar a Japn. La ocupacin japonesa fue una catstrofe para Corea adelante, de la dinasta Ming. Aunque la guerra termin formalmente en 1598, no fue hasta 1606 que Corea volvi a normalizar sus relaciones con Japn. Durante los prximos dos siglos, Corea mantuvo la paz con China y con Japn y qued casi completamente aislada de otras disensin interna: en los altos niveles de la sociedad en las clases ms bajas, una reaccin cada vez ms fuerte contra las imposiciones de la aristocracia yangban. Sin embargo, fue hasta la segunda parte del siglo XIX que Corea empez a cambiar, principalmente en respues ta al expansionismo occidental de Alemania, Francia y Estados Unidos. En diferentes momentos, las fuerzas navales de Francia y Estados Unidos atacaron territorio coreano en pequea escala, sin obtener ningn re sultado a su favor.El dominio japonsFue Japn, que se modernizaba rpidamente la regin, que impuso sus trminos sobre Corea. Por a las autoridades coreanas a abrir al comercio japons los puertos del sur del pas. Para contrarrestar el creciente podero de Japn, el gobierno Choson de Corea y con casi todas las potencias occidentales de la po ca, incluyendo Estados Unidos, Gran Bretaa, Francia, Alemania e Italia. En este perodo se reforz el patrn poderes extranjeros. China y Japn hacan varias ma niobras para impedir que uno u otro poder occidental controlara Corea. Internamente, para los aos 1890, el movimiento autctono religioso Tonghak, activo desde mediados del siglo XIX, demandaba la igualdad para la gente de Tonghak haba sido ejecutado en 1864. Eventual mente, el resentimiento popular en las zonas rurales revent con el inicio de la Rebelin Tonghak en 1894 y la derrota de un ejrcito enviado por el gobierno a reprimir un levantamiento Tonghak en el pueblo suPara vencer la rebelin, el gobierno coreano solicit la ayuda de China. La llegada de las tropas chi nas impidi un asalto de las fuerzas Tonghak sobre la ciudad capital, Sel y se logr negociar un acuerdo de paz. Pero los trminos del acuerdo de paz enfurecie ron a los japoneses que ya tenan sus propias fuerzas militares en el territorio coreano. Las tensiones resul tantes provocaron una guerra entre Japn y China en Corea. Japn derrot a China en esa guerra y Corea luego buscaba asistencia de los otros poderes extranjeros, incluyendo a Rusia. En respuesta, Japn intervino en la poltica interna de Corea y arregl el asesinato de destacadas personas opuestas al dominio japons. vel de autoridad muy debilitada en 1897, cuando se estableci el llamado Imperio Coreano, supuestamente independiente de Japn y China. Durante los prximos diez aos, su gobierno pudo empezar la moderniza pero bajo el dominio poltico japons. As, en Corea se construy el ferrocarril y un sistema telefnico. En Sel, la capital, se instalaron sistemas de agua potable y de energa elctrica. Despus de la derrota de Rusia a manos de Japn, hijo. En ese mismo ao se orden la disolucin del ejrcito coreano.

PAGE 53

53 Es importante anotar que en 1905 Japn y Estados del cual Japn reconoci el dominio estadounidense de las Filipinas, conquistadas en ese tiempo por las tropas de Washington que vencieron a Espaa. A cambio, Estados Unidos reconoci el dominio japons sobre Corea. Vale la pena recordar que William Taft, como Presidente de Estados Unidos en 1909, orden la invasin de los marinos estadounidenses en Nicaragua que produjo la rebelin revolucionaria del General Benjamn Zeledn. En 1910 Japn desech todo respeto por la sobera na coreana y tom el control del gobierno de Corea, que qued como una colonia japonesa durante los prximos 35 aos. En 1919, los coreanos se rebelaron por los poderes occidentales (en los tratados de Ver del control colonial japons sobre Corea. Alrededor de dos millones de coreanos se levantaron contra los japoneses que respondieron asesinando a ms de 7000 personas. El gobierno colonial fascista de Japn impuso polticas extremadamente duras contra Corea: prohibieron el idioma coreano en las escuelas, forzaron la adopcin de nombres japoneses, impusieron la religin japone adelante, los japoneses usaron Corea como base para su invasin de Manchuria en China y por ese motivo desarrollaron la industria en la parte norte de Corea. La resistencia coreana fue constante durante todo este tiempo, pero solo logr importancia militar con el apoyo de China y la Unin Sovitica durante la dcada de 1940. Decenas de miles de voluntarios coreanos pelearon al lado de las fuerzas del Partido Comunista Chino de Mao Tse Tung.China en guerraChina y Japn entraron en guerra total entre ellos en 1937. Al mismo tiempo, una tregua termin temporalmente la guerra civil china entre las fuerzas del chinos. En 1939, las fuerzas chinas lograron frenar el avance de los ejrcitos japoneses en China. En 1943, Estados Unidos, Gran Bretaa y China, Cairo, Egipto. La reunin termin con una declaracin conjunta en la que los tres pases acordaron que los territorios chinos conquistados por Japn, seran devuel tos a China despus de la guerra. Adems, la declara cin deca: los grandes poderes mencionados arriba, tomando en cuenta la esclavitud del pueblo de Corea, estamos decididos a asegurar que a su debido tiempo, Corea llegar a ser libre e independiente. Para 1945, los guerrilleros del Partido Comunista de China, dirigidos por Mao Tse Tung, fueron la principal fuerza china que se enfrent a los japoneses en el territorio chino cerca de Corea. Cuando el Presidente Nagasaki, estaba claro que Estados Unidos ocupara Japn muy pronto. La Unin Sovitica controlaba el territorio chino de Manchuria y acept la rendicin de las fuerzas japonesas tanto ah como en el norte de Corea. Conforme a los trminos de otro acuerdo inter nacional, la Conferencia de Mosc de 1945, entre la Unin Sovitica, Estados Unidos y Gran Bretaa, el ejrcito sovitico detuvo su avance en la pennsula coreana en el paralelo 38 y esperaba la llegada de las fuerzas estadounidenses para que estas recibieran la rendicin de las fuerzas japonesas en el sur de Corea. Para 1946, la guerra civil en China se haba reanudapoltica de Estados Unidos y de la Unin Sovitica sobre tanto armamentos como con 150 mil tropas estadounidenses que se desplegaron en territorio chino en apoyo ta de China, bajo el liderazgo de Mao Tse Tung, destruy Popular de China en 1949. Tras la derrota total, las fuer se refugiaron en la isla de Formosa, hoy Taiwn. Los poderes occidentales decidieron no recono cer a la Repblica Popular de China sino al rgimen de Naciones Unidas, formadas en 1948, a Formosa. Este hecho jug un papel de suma importancia en las de liberaciones de la ONU sobre Corea, porque la Unin Sovitica, en solidaridad con la Repblica Popular de China, rehus ser parte de lo que en aquel entonces verdaderamente fue una asamblea farsante, domina da por los poderes occidentales, an ms que ahora. Otra decisin tomada por los poderes occidentales que se esforzaron por ocupar de nuevo sus antiguos territorios coloniales en Asia, fue usar las fuerzas japonesas que se haban rendido para garantizar la seguridad en esos territorios. Esto ocurri en Vietnam y en Corea. Los poderes occidentales forzaron deliberadamente la divisin de ambos pases para as proteger sus intereses imperialistas. Aquella decisin descaradamente antidemocrtica, ignoraba la opinin mayoritaria en 1976 despus de vencer, a un costo humano enorme, al poder militar de Estados Unidos y sus aliados.

PAGE 54

54La guerra yanqui contra CoreaEs en este contexto que las fuerzas estadounidenses ocuparon la parte sur de Corea hasta la lnea de demarcacin acordada con la Unin Sovitica en el paralelo 38. La Unin Sovitica claramente pensaba que el se rindieran. Y est muy claro que en aquel momento la mayora de los coreanos apoyaba el proyecto de una Corea independiente, dirigida por el Partido Comunista de Corea. En 1945, las diferentes fuerzas progresistas organizaron los grupos comunitarios a nivel local que se formaban despus de la derrota de los japoneses para resolver las necesidades inmediatas de la poblacin y Desde su inicio en 1945, la ocupacin militar estadounidense del sur de Corea se esforz en instalar un rgimen ttere para as establecer una permanente presencia militar estadounidense, as como se hizo en Alemania y en Japn. En mayo de 1946, fracas la comisin conjunta estadounidensesovitica, contemplada por la Conferencia de Mosc para asegurar la transicin a una Corea libre e independiente. Entre 1945 y 1948 las fuerzas de la ocupacin estadounidense usaron la administracin colonial japonesa y su aparato de seguridad para controlar y reprimir a la poblacin coreana. En 1946, las organizaciones nacionalistas coreanas organizaron una huelga general en protesta contra la creciente represin de la ocupacin militar estadouni dense. Desde ese momento en adelante, decenas de miles de nacionalistas coreanos fueron encarcelados; prohibieron las protestas contra la ocupacin estadou nidense; el Partido Comunista fue ilegalizado; miles de simpatizantes comunistas fueron asesinados y las au toridades coloniales estadounidenses declararon sub versivas a las organizaciones populares a nivel de base y las suprimieron. Los militares estadounidenses en Corea aprove charon su rgimen colonial represivo para fortalecer sus instalaciones militares en todo el sur de Corea, instituyeron el servicio militar forzado para acumular un ejrcito de 100 mil hombres bajo su mando, cons truyeron pistas de aterrizaje para sus bombarderos pesados y desarrollaron instalaciones navales en los puertos del sur de Corea. As acumularon conocimien tos importantes que usaron despus en su guerra ge nocida contra el pueblo coreano. fachada de legitimidad, Estados Unidos y sus aliados usaron su control de la ONU para imponer un burdo proceso electoral solo en el sur del pas, en abierta violacin de su acuerdo con la Unin Sovitica de la Conferencia de Mosc de 1945. Su plan de montar las elecciones solo en la zona de su ocupacin incendi masivas protestas en toda Corea. En su zona de ocupacin las fuerzas de represin bajo mando estadouni dense masacraron ms de 30 mil personas en la isla de Cheju que se levantaron contra la ocupacin estadou nidense y sus falsas elecciones. Las masacres de Cheju y en otros lugares precedie ron el genocidio cometido por los estadounidenses y las Naciones Unidas contra la poblacin de Corea du rante la guerra. Ms all de Cheju, protestas en masa tomaron lugar en toda la zona ocupada. La respuesta estadounidense fue lo mismo que en Cheju, peor que durante la ocupacin de Corea por los japoneses. En total, ms de 140 mil coreanos fueron asesinados por el rgimen colonial estadounidense y su gobierno ttere entre 1948 y 1950. El 10 de mayo, da de las eleccio nes, los estadounidenses militarizaron toda su zona de ocupacin en respuesta a otra huelga general. Apenas vot menos del 20% de la poblacin. Tras la farsa electoral, Estados Unidos y sus aliados reconocieron como presidente del sur de Corea a un colaborador educado en Estados Unidos, Syngman Rhee. En el norte del pas, se eligi al legendario guerri Democrtica.La traicin de EEUU equipado las fuerzas de la RPDC, las fuerzas soviticas se retiraron completamente de Corea. No hizo lo mismo Estados Unidos, sino que aument las fuerzas militares bajo su mando en preparacin de un ataque contra la RPDC. Durante todo 1949, con la clara aprobacin de Truman y del general Douglas MacArthur, jefe de la ocupacin militar de Corea y de Japn, Syngman Rhee reclam repetidamente un ataque militar contra la RPDC. Durante este perodo, las fuerzas bajo mando estadounidense en el sur de Corea hicieron ms de dos mil incursiones y ataques ms all del paralelo 38. El 19 de junio 1950, John Foster Dulles, asesor de Truman, anunci ante el parlamento del sur de Corea que Estados Unidos haba aprobado un ataque contra el norte del pas y suministrara todo el apoyo necesario para que fuese exitoso. Cuando habl Dulles, las fuerzas militares bajo el mando estadounidense en el sur de Corea estaban listas para atacar al norte. En toda la regin las fuer zas militares estadounidenses estaban en plena alerta roja. El 23 de junio de 1950, iniciaron un masivo bom bardeo con artillera en un largo frente del paralelo 38. En la madrugada del 25 de junio iniciaron su avance y cruzaron dos kilmetros ms all del paralelo 38, en di sula de Ongdin. Ese mismo da las fuerzas de la RPDC iniciaron su contraataque.

PAGE 55

55 Desde aquel da, estos acontecimientos han sido tan como un salvaje ataque de la RPDC sin ninguna provocacin contra las mal preparadas fuerzas del sur del pas. Sin embargo, en cunto supo que su plan de agresin haba sido hecho aicos por el decisivo contraataque de las fuerzas del RPDC, los militares estadounidenses soltaron su furia por todos los medios disponibles, por aire y por mar. En pocos das, Estados Unidos logr casi completo dominio en el espacio areo y alrededor de las costas de Corea. A pesar de estas enormes ventajas militares, las fuerzas de tierra bajo mando estadounidense sufrieron derrota tras derrota. A inicios de julio, los estadounidenses trasladaron dos de sus divisiones de infantera de Japn a Corea, pero tampoco pudieron frenar la ofensiva de las fuerzas de la RPDC. Llegaron ms refuerzos a mediados de julio pero tampoco pudieron. nidenses y sus aliados coreanos solo dominaban un pequeo bolsn de territorio alrededor del puerto de Pusan, en el sureste de Corea. Solo el constante bom bardeo pesado por aire y por mar impidi la victoria completa de las fuerzas de la RPDC en toda Corea. Si la Unin Sovitica o China hubiera intervenido en ese momento, la derrota estadounidense en Corea habra sido total. Sin embargo, ni China ni la Unin Sovitica intervinieron, lo que demuestra la completa falsedad de la propaganda occidental sobre las ambiciones co munistas de dominio mundial. En este momento, las fuerzas de la RPDC, aunque todava eficaces en trminos operativos, estaban sobre extendidas y fsicamente extenuadas. En cambio, los defensores del bolsn de Pusan reciban ms refuerzos constantemente y fueron protegidos por las fuerzas navales estadounidenses y europeas, y por la fuerza area de Estados Unidos que hizo ms de mil 500 ataques diarios desde bases re gionales y de portaaviones. Al inicio de septiembre, las fuerzas de la RPDC ya no pudieron organizar una ofensiva en gran escala. Sustentados en un mamotreto de resolucin de la ONU, fuerzas militares britnicas junto a contingentes de Australia y de Filipinas, entre otros pases arribaron a la zona. La contraofensiva imperialista se inici el 15 de septiembre de 1950. Para esa fecha, las fuerzas del eje EEUUONU tenan una tremenda ventaja en tropas, tanques y artillera, y dominio total del aire y del mar. La salida del bolsn de Pusan fue acompaada te, detrs de las fuerzas principales de la RPDC y bien conocido por los estadounidenses por las obras por tuarias que ellos haban ejecutado all previamente. Luego se sumaron tropas de Turqua, Canad y otros pases aliados de Estados Unidos.China entra en la guerraLa ofensiva EEUUONU lleg al paralelo 38 el 8 de octubre de 1950. Inmediatamente se procedi a lo que siempre haba sido el objetivo estadounidense: la conquista completa de Corea. Para el 24 de octubre una gran parte del norte de Corea fue ocupada por la fuerzas del eje EEUUONU, incluyendo la capital de la RPDC, Pyongyang, y reas cercanas a la frontera con China. Fue en este momento que el Ejrcito Voluntario Popular de China entr en combate para parar la ofensiva del eje EEUUONU que amenazaba con invadir a China. De este punto en adelante, la guerra se caracteriz por la superioridad moral, la determinacin y el espritu de combate de las fuerzas chinas y coreanas, y por la superioridad tecnolgica de la fuerzas del eje EEUUONU. Para inicios de noviembre, una ofensiva de las fuerzas chinas y coreanas haba forzado a retroceder a las fuerzas de ocupacin. An as y sabiendo que estaba empezando el cruel invierno coreano, los militares estadounidenses subestimaron completa mente la capacidad militar de las fuerzas comunistas. Enloquecidos, los militares estadounidenses or denaron un contraataque, con sus fuerzas en una posicin sumamente expuesta, y las fuerzas chinas y coreanas desataron una muy poderosa ofensiva, en medio de uno de los inviernos ms duros de la poca.

PAGE 56

56El sufrimiento de las tropas en ambos lados fue terrible, pero an peor para las fuerzas comandadas por EEUU que no tena respuesta al coraje e inteligencia noviembre de 1950, las fuerzas del eje EEUUONU RPDC fue liberada. Durante enero de 1951, las fuerzas chinas y coreanas forzaron su camino hacia Sel, pero decidieron hacer una pausa para no caer en la misma trampa que ellos haban aplicado al enemigo el mes anterior. Se replegaron hacia el paralelo 38. A mediados de abril de 1951, Truman perdi la paciencia con el jefe del teatro militar, el general MacArthur y lo remplaz con el General Ridgway, un militar igual de despiadado pero ms obediente. MacArthur haba propuesto una invasin de China y el uso de armas nucleares. La llegada de Ridgway no cambi nada. A pesar de todas sus ventajas, las fuerzas del eje EEUU ONU fracasaron estrepitosamente en sus esfuerzos por romper las lneas de defensa de las fuerzas patriticas comunistas de China y de la RPDC. A lo largo del verano y del otoo de 1951, se abrieron negociaciones para una tregua, rotas constantemente por los intentos traicioneros de los estadounidenses y sus aliados de ganar terrenos militarmente. En enero 1952, las fuerzas del eje EEUUONU montaron una ofensiva total de bombardeo areo. Aparte de explosivos convencionales y bombas incendiarias, hicieron uso de napalm, armas qumicas y bacteriolgicas adaptadas de los conocidos experimentos inhumanos de los fascistas japoneses. As, los occidentales violaron las mismas normas humanitarias de la Carta de las Naciones Unidas que falsamente alegaron que las estaban defendiendo. En la primavera y verano de 1952, ambos lados for sible ofensiva. En el otoo, las fuerzas estadounidenses tento de aniquilar un bolsn de las fuerzas patriticas comunistas para as proceder a amenazar Pyongyang.Respaldo sovitico a CoreaPero en ese momento, las fuerzas chinas y coreanas haban recibido apoyo areo de la Unin Sovitica, con aviones reactores Mig superiores a los aviones estadounidenses. As pudieron impedir los bombardeos diarios de la aviacin estadounidense. Esta fue la ltima ofensiva militar importante de parte de las fuerzas del eje EEUUONU. Despus de haber impedido el desarrollo de las negociaciones por la paz durante ms de un ao, los Dwight Eisenhower, elegido en 1952, quien visit a Corea ese ao. Pero los colaboradores coreanos insistieron en su derecho de seguir con la guerra. Para demostrar les la locura de esta poltica, las fuerzas chinas y coreanas atacaron en un frente amplio y avanzaron rpidamente, en algunos lugares hasta 15 kilmetros. del eje EEUUONU a acordar una tregua antes de per cio entre la RPDC y Estados Unidos. Los colaboradores armisticio corra desde el delta del ro Imjin, en el occidente, hacia Phoyedin en el este. La guerra en Corea dej devastado a todo el pas (sobre todo al Norte). Revel de la manera ms clara posible la barbarie racista de los poderes imperialis tas de Norteamrica y Europa, muy poco distinta de la barbarie de la Alemania Nazi o la del Japn fascista. De hecho, los colaboradores de los fascistas japoneses formaron una parte importante de los funcionarios del rgimen de Syngman Rhee en el sur del pas.

PAGE 57

57 Estados Unidos dej caer ms bombas en Corea que las que lanz sobre Alemania durante la Segunda las fuerzas japonesas y sus aliados. Los generales estadounidenses como Curtis May se ufanaban en decir que destruyeron cada ciudad del norte de Corea. Solo con la llegada de los aviones soviticos Mig, con la guerra ya muy avanzada, se logr detener en alguna medida el brbaro genocidio en contra del pueblo coreano. A pesar de poner en prctica las peores barbaridades, las fuerzas del eje EEUUONU no lograron su objetivo evidente desde 1946, de destruir y conquistar la RPDC. Los clculos de las bajas militares y muertos civiles en Corea varan entre dos y tres millones de personas. El trato de las fuerzas del eje EEUUONU hacia la enorme cantidad de refugiados fue deliberadamente inhumano para as priorizar las operaciones militares, especialmente los bombardeos. Se sabe que el Gene ral Ridgway dio la orden de matar a civiles y refugiados ligeramente sospechosos de que podan ser comunistas. Casi todos los estudios occidentales de la guerra, ignoran o minimizan deliberadamente los crmenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas estadouni denses y sus aliados de la ONU.Despus de la guerra toridades del sur de Corea todava no lo han hecho. Tcnicamente, es el gobierno del sur de Corea el que mantiene un estado de guerra en la pennsula. Mientras las fuerzas militares estadounidenses siguen hasta hoy en sus bases militares en Corea del Sur, las fuerzas chinas se fueron de la RPDC en 1958. Dos aos antes, en 1956, Estados Unidos viol el armisticio de 1953 al introducir armas nucleares en Corea del Sur. lisis de los dirigentes de la RPDC que ningn acuerdo con Estados Unidos vale el papel en el que se escribe. las decisiones de la RPDC ahora. Polticamente, el sur fue dominado por el ttere de rechista Syngman Rhee y despus de 1960 por el dic tador Park Chunghee. El ajusticiamiento de Park en 1979 fue seguido por una dictadura militar encabezada por Chun Doohwan, quien fue derrocado en 1987. De 1980 en adelante, la economa de Corea del Sur se desarroll muy rpidamente y rebas a la de la RPDC en casi todos los indicadores. Desde 1988, Corea del Sur ha sido gobernada por gobiernos de centroderecha o de la extrema derecha que implementaron polticas hacia la RPDC que oscilaron entre abierta enemistad y moderados intentos de lograr la reconciliacin. Todos estos gobiernos han permitido la presencia continua de poderosas fuerzas estadounidenses en el pas y casi cada ao organizan maniobras amenazantes en las meras fronteras y costas de la RPDC. El actual gobierno derechista de la hija del dictador Park colabora estrechamente con la poltica agresiva de Estados Unidos contra la RPDC, cuya poltica est dirigida en ltima instancia contra China. Desde 1948, la RPDC ha sido gobernada por el Comit Popular Central del Partido Obrero Coreano. Cada cinco aos, se organizan elecciones para la Asamblea Popular Suprema (parlamento) que elige al lder del pas. tucin de 1972 cre el cargo de Presidente y fue elegi do a ese puesto hasta su muerte en 1994. Las relaciones entre el norte y el sur de Corea me joraron entre 1998 y 2008 bajo la llamada Poltica Brillo del Sol, que fue implementada por los presidentes de Moohyun. Pero el aumento en la agresividad de la poltica exterior de Estados Unidos despus de 2001 (con George W. Bush) socav los esfuerzos coreanos de lograr la reconciliacin. En 2008 los intentos de reconciliacin fueron de rrotados por los colaboradores derechistas de Estados Unidos en Corea del Sur. La Poltica Brillo del Sol fue formalmente abandonada en 2010.La reconstruccinLa RPDC logr reconstruirse despus de la guerra con el apoyo solidario de China y de la Unin Sovitica. Despus del armisticio de 1953, instituy una serie de planes econmicos que hizo del pas uno de los ms prsperos en Asia hasta la dcada de 1970, estaba re lativamente industrializada y en general era ms prspera que Corea del Sur, que era un pas ms agrcola. En la dcada de 1960, la adopcin por la RPDC de noma cerrada a la mayora de la inversin extranjera. asignaron principalmente a la industria pesada y a la defensa. El choque recibido por el alza del precio del petrleo a inicios de los aos 70 afect seriamente al desarrollo econmico de la RPDC y provoc graves problemas en la capacidad del pas de controlar su ba lanza de pagos. Estas dificultades culminaron en una crisis de la deuda externa en la dcada de 1980 que provoc profundas dificultades estructurales en la economa que se complicaron todava ms al inicio de los aos 90 con el colapso de la Unin Sovitica y el declive del apoyo recibido de China. Aun as, el gobierno logr diversificar la economa. Aparte de la minera y la industria qumica, el pas produca maquinaria y

PAGE 58

58mquinasherramientas, automviles, camiones y vehculos de todo tipo, vestuarios y otros productos de la industria liviana. Las exportaciones del pas siempre han sido de minerales de muchos tipos, y productos metalrgicos y qumicos. Tal como pas en la economa de Cuba, la dcada de 1990 fue un perodo muy duro y hasta desastroso para en julio de 1994. La Asamblea Popular Suprema escogi En 1994, el Gobierno adopt la poltica de Songun o lo militar primero, que coincidi con la presin internacional de parte de Estados Unidos y sus aliados para aplicar sanciones econmicas contra la RPDC por el desarrollo de su programa nuclear. La poltica de Songun aument la asignacin ya riales al sector militar. Durante dos aos consecutivos, 1995 y 1996, el pas sufri severas inundaciones que dejaron ms de medio milln de personas desplazadas y refugiadas. Como consecuencia de ambos factores, a la RPDC le faltaron recursos y preparacin para el sector agr cola del pas. Una hambruna terrible sigui a las inunperodo murieron alrededor de 250 mil personas. Las autoridades de la RPDC fueron obligadas a tomar la decisin, sin precedentes en su caso, de pedir ayuda humanitaria internacional, y fue hasta 2002 que el gobierno de la RPDC declar que ya no se requera. Actualmente, la economa de la RPDC crece a una tasa anual de crecimiento de entre 10 y 12%, basado principalmente en la inversin en la industria ligera, la minera, la agricultura y mejoras a la infraestruc tura. El pas ha desarrollado zonas econmicas espe ciales con el apoyo de China y, en alguna medida, de Corea del Sur. Rusia est apoyando la recuperacin de la infraestructura, especialmente el sistema ferroviario y la minera. Corea Democrtica tiene grandes reservas de los llamadas metales de tierras raras, usados en las industrias de alta tecnologa que ocupan imanes, superconductores y procesos de lser. La RPDC tambin ha de sarrollado su propia industria aeroespacial y lanz su primer satlite de manera exitosa en 2012.La RPDC y la energa nuclearComo en el caso de Irn, el gobierno estadouniden se y sus aliados han aplicado un doble rasero al desa rrollo de la industria nuclear en la RPDC, que se inici en los aos 50 y 60, con la ayuda de la Unin Sovitica. Durante los aos 70 y 80, en consonancia con su popropia tecnologa nuclear en base, entre otras cosas, a un reactor de ensayo facilitado por la Unin Sovitica, principalmente en el centro nuclear en Yongbyon. En 1985, la RPDC se integr al Tratado de No Proliferacin Nuclear. En 1992, la RPDC firm el Acuerdo de Salvaguardas Nucleares por medio del cual los firmantes tienen la obligacin de colaborar con la Autoridad Internacional de Energa Atmica de las Naciones Unidas, la cual ha sido dominada histricamente por los poderes imperialistas occidentales que la ocupan para recopilar informacin sensible de los pases opuestos a las polticas globales de Estados Unidos y sus aliados. En cambio, a los aliados nucleares de Estados Unidos como Israel, India y Pakistn, la AIEA les absuelve del escrutinio minucioso que se apli ca a pases como Irn y la RPDC. Democrtica en el sistema internacional, es que el ac tual director general de la AIEA es japons. Mientras Irn, por motivos religiosos, no tiene inte rs en el desarrollo de armas nucleares, la RPDC s ha desarrollado estas armas y ha dicho claramente que son para su autodefensa. El contexto de la decisin de la RPDC de desarrollar las armas nucleares es uno los motivos para las constantes amenazas de una agresin militar estadounidense en una poca en que la RPDC no puede depender de la proteccin de China o de Rusia. Adems, a lo largo de la dcada de los aos 90, los poderes occidentales han explotado los problemas econmicos de la RPDC con el propsito de extorsionarla para obtener concesiones en relacin a sus decisiones soberanas con respecto a su autodefensa y al desarrollo de la energa nuclear. Esa realidad est muy clara en vista del abuso de parte de Estados Unidos del llamado Acuerdo Marco entre el gobierno del Presidente Bill Clinton no estadounidense constantemente usaba tcticas dilatorias para evitar cumplir con sus obligaciones, exactamente como hizo 40 aos antes durante las negociaciones de paz entre 1951 y 1953. Finalmente, exasperada por la patente falsedad estadounidense y a la vez intimidada por la constante agresin militar de los poderes de la OTAN contra Serbia, Afganistn e Irak, la RPDC se retir en 2003 del Tratado de No Proliferacin Nuclear. Los ejemplos de la agresin contra Serbia, Afganisque Estados Unidos y sus aliados atacarn a cualquier gobierno incapaz de defenderse militarmente. EEUU

PAGE 59

59 y sus aliados constantemente hacen maniobras mili tares de gran envergadura en las fronteras y costas de la RPDC, a menudo con capacidad nuclear tctica. En 2010, manipularon el hundimiento misterioso de un barco de la marina de Corea del Sur, el Cheonan, para acusar falsamente a la RPDC de haberlo hundido. En 2013, han practicado ensayos de ataque nuclear por medio de aviones bombarderos en la zona fronteriza de la RPDC. De manera absurda y arrogante, apologetas estadounidenses argumentan que el gobierno de la RPDC es irracional. Pero por el contrario, la decisin de la RPDC de obtener armas nucleares es extrema damente racional para un pas pequeo, cercado por sus enemigos regionales que estn apoyados por el devastador arsenal nuclear de Estados Unidos y de sus aliados de la OTAN. En los casos de Irak y de Libia, Rusia y China han demostrado que no van a arriesgar los intereses de sus pueblos para defender la Carta de la ONU a favor de pases vulnerables vctimas de la agresin salvaje imperialista.Poderoso disuasivocia, y la poltica Songun de lo militar primero, son evidencia no de una paranoia irracional, sino de polticas cias Rodong Sinmun escribi: Desde la aparicin de la primera arma nuclear en el mundo, han habido mu chas guerras pero ni una sola guerra entre estados que de intereses entre ellos, pero jams terminaron en enfrentamientos militares. Si un pas es capaz de golpear con precisin a cualquier agresor y contra los puntos fuertes de este, sean dnde sean, entonces los agre sores jams se atrevern a atacar ese pas. Lo ms poderoso de la capacidad nuclear, es su poder disuasivo. Ya que Estados Unidos, el poder nuclear ms grande del mundo, plantea una amenaza nuclear constante a la RPDC, es un requisito esencial de la RPDC fortale cer su fuerza nuclear tanto en trminos de su calidad como en su cantidad. En la actualidad, los analistas occidentales calculan que la RPDC probablemente tiene 20 o ms cabezas nucleares, adems de misiles que tienen capacidad para garantizar que esas armas alcancen con pre cisin sus blancos, que en este momento seran las bases militares estadounidenses en Japn, Corea del Sur y Guam. Tambin es probable que la RPDC haya copiado lo que Estados Unidos y Rusia han hecho, y ha desarrollado armas nucleares tcticas de corto alcance, especialmente misiles de tipo rozaola contra barcos para defenderse contra las fuerzas navales contraataque nuclear es un elemento estratgico disuasivo muy poderoso. Los apologetas occidentales critican constante mente y se burlan de la RPDC, acusndola de ser un pas de una crueldad y carcter represivos nicos, de ser irremediablemente arcaico, patticamente incom mente ingenioso y amenazante. Este tipo de cobertura rimbombante de la industria occidental de noticias entretenimiento es, evidentemente, el mismo tipo de guerra psicolgica aplicado constantemente contra los anteriores vctimas de la despiadada agresin occidental, como Serbia, Libia y ahora Siria e Irn. Si uno da vuelta a ese lente de la guerra psicol gica y lo dirige contra el mismo occidente, las cosas aparecen de una manera muy diferente. Los poderes imperialistas occidentales acaban de hacer el traslado de riqueza ms enorme en la historia humana, perju dicando as a las mayoras, es decir, centenares de mi lite oligarca, unos cuantos miles de sinvergenzas. Con una fraccin de los montos de dinero involucrados, se podra acabar con el hambre en el mundo el consolidar y aumentar los arsenales de sus armas de destruccin masiva y rescatar a sus corruptas lites corporativas. Para los armamentos y las corruptas oligarquas, los gobiernos delincuentes occidentales pueden reunir millones de millones de dlares. Para aliviar la pobreza y el sufrimiento a nivel mundial, estos mismos gobiernos asignan migajas triviales. Predependencia humillante en base a relaciones subordi nadas a la mal llamada ayuda y la odiosa deuda.

PAGE 60

60La soberana de la RPDCAun con los diferentes aspectos negativos que una valoracin justa podra atribuir al sistema social, poltico y econmico de la RPDC, los extranjeros no tienen el derecho de dictar a ese pas el sistema que debe adoptar. Ciertamente, los gobiernos occidentales no tienen ninguna autoridad moral para hacerlo. Estados Unidos y sus aliados, especialmente Japn, tienen una enorme deuda moral y econmica pendiente de saldar con el pueblo de toda Corea. Es muy poco probable que lo hagan de buena voluntad, como en el caso de Estados Unidos contra Nicaragua. De los grandes poderes mundiales, Rusia y China son los nicos que respetan la soberana de Corea Democrtica y en base a eso le suministran apoyo solidario. Con pocas excepciones, cuando los escritores occirelaciones polticas, sociales y econmicas que prevalecen ahora en ese pas surgen lgica y racionalmente de elementos profundos y persistentes de la historia y cultura de Corea durante ms de tres mil aos. Solo el mismo pueblo coreano puede decidir cmo quiere vivir y bajo qu sistema. La militarizacin occidental de la regin obviamente usa el pretexto de alguna inquietud con respecto al programa nuclear de la ca contra China y Rusia, de la misma manera que han hecho en el caso de Irn. Las relaciones de China con la RPDC pueden enfriarse de vez en cuando, pero tambin tienen races histricas y culturales muy antiguas. La relacin actual qued clara en una reciente reunin frater na entre Xi Jinping, el Presidente de China, y Choe El servicio de noticias coreano Rodong Sinmun reporta que el Presidente Xi coment que el Partido Comunista Chino y su gobierno esperan poder expandir el intercambio amistoso y la cooperacin con el Partido y gobierno de la RPDC y hemos apoyado de una manera consistente la construccin de una prspera nacin socialista en el estilo coreano. La relacin de Rusia con la RPDC mejor mucho durante el primer perio do de gobierno del Presidente Valdimir Putin entre 2000 y 2008. En 2011, el entonces Presidente ruso, Dimitri Medve dev (hoy Primer Ministro), se reuni con tos econmicos conjuntos. Las relaciones rusas con la RPDC han sobrevivido las tensiones que resultaron del desa rrollo por la RPDC de su programa nuclear. En septiembre 2012, el gobierno de Putin perdo n ms de US$12 mil millones de la deuda bilateral de la RPDC con Rusia. La inversin rusa contempla construir una infraestructura de distribucin de gas a lo largo de la pennsula coreana. Es un programa de importancia estratgica vital que podra resolver los histricos problemas energticos de la RPDC a la vez que promover un proceso de integracin econmica La posicin de la propia RPDC con respecto a las relaciones internacionales ha sido clara y consistente durante dcadas. Se repiti en el tradicional mensaje da tener la situacin internacional y cuan desesperado sea el comportamiento de los imperialistas, nada puede impedir nuestro avance hacia el socialismo. Adems, en el futuro vamos a aferrarnos a los principios de nuestro Partido de independencia, amistad y paz y vamos a trabajar para desarrollar las relaciones de amistad con los pases que respetan la soberana de nuestro pas. Los pueblos de las potencias occidentales deben exigir que sus gobiernos levanten las sanciones con traproducentes que han impuesto sobre los pueblos de Irn y de la RPDC y deben exigir que sus propios estados paguen una indemnizacin en concepto de reparaciones a toda Corea por los crmenes de lesa humanidad perpetrados durante la ocupacin militar estadounidense y la guerra en los aos 50. Es difcil no estar de acuerdo con la respuesta de Mahatma Gandhi cuando le preguntaron su opinin de la civilizacin occidental: creo que sera una buena idea. Setenta aos despus, el mundo sigue esperan do que se haga una realidad.

PAGE 61

61 Carlos Fonseca __________________Despus de entrar a Nicaragua para forta lecer las estructuras del Frente Interno, en mayo de 1964 Carlos Fonseca se traslada a Managua. El 20 de junio es capturado en el ba rrio San Luis con Vctor Tirado Lpez. El 8 de julio escribe el folleto Desde la crcel yo acuso la dic tadura. Al da siguiente declara en el juzgado y lo condenan a seis meses de prisin. Esta es la decla racin del Jefe de la Revolucin Popular Sandinista, tomado del diario La Prensa del 10 de julio de 1964. Diga su nombre, fecha y lugar de nacimiento, ocupacin y domicilio ltimo. Carlos Alberto Fonseca Amador, 23 de junio de 1936, en Matagalpa. Estudiante, barrio del Country, Diga el nombre de sus padres, ocupacin y domicilio. Fausto Amador Alemn, administrador de negocios, Managua. Agustina Fonseca, domstica, barrio El Laboro, Matagalpa. Diga su estado civil. Soltero. Diga el nombre de sus parientes ms cercanos, hermanos o hermanas. Por parte de madre: Ren Fonseca Marenco, de 24 aos, talabartero, Matagalpa; Juan Fonseca beda, 16 18 aos, talabartero, Matagalpa; Estela Fonseca, 11 aos de edad, estudiante. Por parte de padre: Ivn Amador Arrieta, 24 aos, estudia administracin de negocios, y Fausto Orlando, de 19 aos, ordenamien to sacerdotal. Diga cuntas veces ha estado detenido, y las ra zones de ello. En Nicaragua, siete; en el 56 por movimientos estudiantiles; en diciembre del 57, a mi regreso de la Unin Sovitica; en noviembre del 58, por asuntos estudiantiles; en diciembre del ao 1958, sin razn conocida, en Matagalpa; en marzo y abril del 59, por participar en el Movimiento de Juventud Democrtica Nicaragense; en julio del 60, sin razn conocida, en Managua; 29 de junio del 64, por actividades en el Frente Sandinista de 59, por participar en movimiento armado contra Nicaragua (caso Chaparral). Miembro del Frente Sandinista de Liberacin ta el presente en Nicaragua, revolucionario de izquierda. Diga cuntas veces ha salido de Nicaragua, destino y las razones. Sal en 1957 a la URSS, Checoslovaquia y Alemania Oriental; en el 59, que fui expulsado a Guatemala y en 1960 expulsado a Guatemala. Ha visitado cuntas veces Cuba? Tres veces: julio del 59, octubre del 60, julio del 61, mientras me encontraba exiliado. Narre detalladamente su participacin en el FLN y FSLN desde su comienzo al presente. Para la primera mitad del ao de 1962, llegaron Martnez, Pedro Pablo Rivas y Faustino Ruiz. Todos ellos junto conmigo discutimos la situacin poltica de Nicaragua para ver cules eran las tareas de nuestro grupo en el momento. En ese tiempo la actividad poltica contra el gobierno de Nicaragua estaba dominada por el grupo que encabezaba el presidente del Partido Conservador doctor Fernando Agero. Este grupo del doctor Fernando Agero, en ese momento planeaba de la siguiente manera el rumbo de la lucha contra el gobierno: sostena que la nica garanta para la celebracin de elecciones libres en Nicaragua, era la intervencin de la OEA, adems planteaba pblicamente que de Los primeros aos del FSLN El Sandinista sabe vincular la teoria revolucionaria con la practica concreta en la que actua, estrecha vinculacion con las masas populares, asimilacion de la experiencia que se desprende de la practica de nuestra fuerza combativa. historia

PAGE 62

62no lograrse lo anterior, slo la lucha armada podra realizarse para lograr cambio de gobierno. Aunque el grupo de Agero concentr el apoyo del pueblo, existan ciertos grupos de opositores que discrepaban de ste. Estos grupos estaban encabezados prcticamente, por el Partido Liberal Independiente y tambin estaba en esos grupos el Partido Movilizacin Republicana. La respuesta de estos grupos a Agero, solamente tena en cuenta la parte en que peda la intervencin de la OEA, y no se refera para nada a la parte en que Agero aprobaba la lucha armada. Al mismo tiempo la posicin de estos grupos que discrepaban de Agero, contaban con el respaldo de la direccin del Partido Socialista de Nicaragua. Nuestro punto de vista result distinto al de Agero y al del grupo opositor. Nosotros aunque estbamos de acuerdo, en que se deba condenar la intervencin de la OEA, defendida por Agero, creamos que era conveniente poner de relieve la inclinacin mostrada en la propaganda agerista a favor de la lucha armada, es decir que no pensbamos como el otro grupo en que participaba el PLI y el MR, y el Partido Socialista que olvidaba totalmente esa aprobacin de Agero hacia la lucha armada.Emprender lucha armadaNosotros considerbamos que en la prctica, de bido a las circunstancias del momento era imposible la intervencin de la OEA, que por tanto aunque no fuera una cosa segura, por lo menos haba cierta posibilidad de que Agero participara en una lucha armada. Esto no quera decir que nosotros pensramos que era imposible la participacin de Agero en unas elecciones, an sin la intervencin de la OEA. La postura de Agero de dejar una puerta abierta para la que en ese tipo de lucha tena la mayora del pueblo de Nicaragua. Adems de examinar las condiciones del momen to, nuestro grupo ech una ojeada a las actividades desplegadas por el Movimiento Revolucionario del 59 y del 62, y sobre todo la actividad de los grupos de tendencia revolucionaria. Nosotros llegamos a la con clusin de que la tarea inmediata de nosotros no poda ser otra que emprender la lucha armada contra el gobierno. Entonces resolvimos preparar los pasos para convertir hechos en realidad. En esos das habamos tenido dentro de Nicaragua un fracaso al ser descubierta en Casa Colorada, nuestra actividad. Esto nos hizo darnos cuenta de que la organizacin interna era muy inmadura para ser capaz de desarrollar con xito la lucha armada. Esto tambin nos hizo ver que haba que atender con mayor inters el frente interno; pero este problema sigui sin poder resolverse de modo satisfactorio, porque la preparacin en la lu cha armada en las montaas absorbi a la mayora de nuestros cuadros. As fue como hicimos contacto con las montaas de la frontera con Nicaragua, para de ah partir a crear el movimiento guerrillero. El compaero Santos Lpez y yo nos trasladamos al departamento de Olancho, en el mes de junio del tramos a un sector de la montaa. Ah vimos que era posible realizar el inicio con xito de la lucha armada. Al ver la espantosa miseria que padeca la poblacin indgena de los sumos, cremos que ese sector poda apoyar una lucha que iba a favor de su liberacin. Qued aprobado que esa zona poda servir para nuestro trabajo. Al mismo tiempo tenamos inters que se organizara el Frente Interno, porque nos dbamos cuenta que sin eso nuestra lucha corra el peligro de convertirse en una accin aventurada, lo cual estaba en contra de nuestras convicciones y principios. Pero como lo dej dicho atrs, no contbamos con la organizacin mente, me preocup mucho que se convirtiera en una aventura incierta, nuestro movimiento, porque adems no slo el frente interno estaba mal atendido, sino que tambin las propias actividades en el exterior sufran de la indisciplina y de la falta de seriedad, para cumplir los acuerdos de parte de los compaeros que estaban en el que mi participacin como la participacin de cualquier cultades eran a su vez mayores. Entonces proced a discutir, a veces con paciencia, y con impaciencia la solucin de los distintos problemas que tenamos desde junio. Como he dicho, hicimos el primer contacto con las montaas de la frontera; pero pasaron largos das sin que pudisemos verdaderamente emprender el desarrollo de la organizacin militar, de modo que fue con mucho retraso que logramos concentrar cierto nmero de compaeros para prepararlos errores de tipo prctico, ya tenamos en las mrgenes del Ro Coco, a cierta fuerza de hombres y armas. Cier tos compaeros pintaban un cuadro bastante optimista, con relacin al futuro de nuestro trabajo, incluyendo el desarrollo de la organizacin insurreccional interna.Moral para lograr el xitoEste optimismo yo no lo comparta, yo crea en la abde los compaeros responsables del trabajo interno, pero yo estaba convencido de que haca falta, adems de la moral para lograr el xito, una experiencia, con la que no contaban los compaeros del interior. No se poda negar que en la segunda mitad de 1962, nuestra organizacin interna haba alcanzado cierto mejoramiento, pero este mejoramiento era exagerado car la falta de un mayor apoyo. La preparacin de la lu cha en la montaa se tropezaba con serios problemas prcticos, por ejemplo: la concentracin de provisiones

PAGE 63

63 sultaba difcil burlar la vigilancia del gobierno de Villeda Morales. As fue como se provoc un accidente del cayuco o pipante en el ro Patuca, en el raudal de las Aguas Amarillas, y en este accidente perdimos las provisiones y pereci ahogado el compaero Julio Corrales. Este fue un momento muy difcil porque los medios econmicos de la organizacin eran precarios. Yo tuve que aumentar las precauciones para mose presentaron en plan de capturarme, en distintos lugares frecuentados generalmente por los exiliados nicaragenses, como decir la casa del licenciado Jos Mara Palacios, y la del exiliado Guillermo Surez Rivas. Entonces yo miraba que nuestro xito resultaba difcil por dos obstculos principales: el uno, la per voluntad para encarar con coraje la solucin de nuestros errores. A pesar de las discrepancias que surgen entre otros compaeros y yo, contino con mis esfuerzos para enderezar el rumbo de nuestro trabajo. Nosotros calculamos que el punto o la zona en que estbamos trabajando o sea las mrgenes del ro Coco, durante un tiempo iban a ser desconocidas por el enemigo. En este sentido nos provoc preocupacin la noticia difundida por el que nos preparbamos para luchar en guerra de guerrillas contra el gobierno. Era evidente que marchaba con lentitud la realizacin de nuestra meta, porque se acercaba la farsa electoral de febrero de 1963, sin que nosotros estuviramos en condiciones de actuar con las armas contra el gobierno. Nosotros hubiramos preferido actuar con las armas al realizarse esa farsa, porque en los meses inmediatos antes de las elecciones, el doctor Agero disminuy notablemente su acento respecto a la lucha armada. Por tal motivo, nuestro grupo sospech seriamente que Agero participara en la farsa, aunque nosotros an en el caso de ocurrir eso, creamos que el gobierno impondra su candidatura, o sea la de Schick, aunque fuera en contra de la voluntad de la mayora del pueblo. En tal caso, el fraude hubiera provocado un enorme descontento popular, el cual nosotros con las armas en la mano estaramos en mejores condiciones de orientar a favor de la fuerza revolucionaria partidaria de una transformacin en pro de las masas pobres y sufridas de Nicaragua. En contra de mi voluntad y a pesar de los esfuer zos que hice por mantenernos presente en el curso de 1963 dentro de las fuerzas guerrilleras, debido a mis diferencias y a mis crticas hacia los mtodos de trabajo que dominan en el conjunto del movimiento, yo tuve que permanecer posteriormente fuera de la zona guerrillera.El primer fracaso militarEn esta forma me resultaba mucho ms difcil inci dir en el curso de nuestro movimiento. Sin embargo, mantuve en esta ltima etapa, acceso al trabajo de la montaa y logr por lo menos, aunque en parte, que fueran tomados en cuenta mis puntos de vista sobre la organizacin guerrillera. netr nuestra fuerza guerrillera al pas, y de ah en movimiento armado, que a la altura de octubre de 1963 termin en fracaso con el asesinato por parte de la Guardia Nacional de varios de nuestros compaeros y con la dispersin de los sobrevivientes. Ese fracaso fue acompaado de un debilitamiento de nuestra organizacin interna, cuya moral sufri un descenso sensible ante el golpe de la montaa. La organizacin del movimiento armado tambin tuvo la oportunidad de entrar en contacto con el compaero Manuel Andar beda, y otros de los responsables de la expedicin armada que penetr por la frontera sur a mediados de 1962, y que tambin termin en el fracaso. La culminacin en octubre de 1963 de nuestro trabajo, con el fracaso, se vio todava empeorado con el golpe militar perpetrado contra el gobierno de Villeda Morales. Toda esa situacin termina por dispersar completamente o por desintegrar la estruc tura ms importante de nuestra organizacin, que lo era la fuerza guerrillera. Esto tuvo como consecuencia una anarqua a la cual por mi situacin aislada y fuera atender lo que an quedaba de nuestra organizacin. Entend que lo ms importante era el elemento que se el triunfo a pesar de los fracasos. Me pareci que una conclusin o una eleccin im portante que haba que sacar, tanto de la experiencia Comandante Jos Benito Escobar, miembro de la Direccin Nacionaldel FSLN.

PAGE 64

64de nuestro grupo, como de la experiencia de los de ms grupos armados que haban corrido, era informar se de manera real y verdadera sobre la fuerza y sobre los hombres con que contaban en el interior del pas. y consider que era mejor informarse detenidamente de los que existan dentro del pas y que, contando con esta informacin previa, me iba a resultar ms prove choso el contacto que hiciera al trasladarme al interior. Estuve estudiando por un tiempo ms o menos largo, en forma minuciosa la experiencia del movimiento re volucionario de Nicaragua. As como las luchas revolucionarias de otros pueblos. Por los informes que tuve comenc a cavilar sobre la existencia de una fuerza seria y capaz dentro de Nicaragua, pero no quise adelantar un juicio hasta antes no tocar con mis propias manos la realidad de Nicaragua. 1964 al interior del pas. Mis temores acerca de la impreparacin de la organizacin interna para efectuar accioNo voy a decir que esta impreparacin se deba exclusivamente a la culpa de los compaeros dentro del pas. El origen de esta debilidad la atribuyo a causa general. Estaba llegando, al cabo de un mes ms o menos tra debilidad interna, cuando fui capturado. Diga la fecha de entrada al pas lo mismo que el lugar de su procedencia. Yo entre a Nicaragua en los ltimos das del mes Diga usted la forma que empleo para entrar al pas, tanto su itinerario de venida, como los requisitos de ley para hacerlo. Entre a Nicaragua conducido por un baquiano desde la poblacin de El Triunfo, hasta la ciudad de Chinandega, o sea que lo hice en forma clandestina. Cuando usted dice que en la primera mitad del ao 62 llegaron a Honduras Noel Guerrero Santiago, Tomas Borge, Pedro Pablo Rivas y Faustino Ruiz diga usted de dnde proceda cada uno de ellos reunidos en esa fecha? Creo que procedan de Cuba, excepto yo que me Diga usted con qu material humano y blico contaban ustedes para efectuar la invasin en el 63 a Nicaragua. Cincuenta guerrilleros El material humano estaba siendo seleccionado en el interior del pas por la organizacin interna, y tambin creamos posible reunir algunos exilados anteriores. Al fue hasta la mitad del 63 que ya logramos, aunque no en la medida de lo que habamos deseado, en cuanto a la cantidad, llegamos a reunir cerca de 50 hombres. En cuanto al elemento blico, se reuni recogiendo armas que haban quedado de movimientos armados en el pasado, y tambin comprando en el mercado clandestino carabinas y granadas. En qu forma colabor con el FSLN el gobierno cubano? El gobierno cubano no tuvo nada que ver en el trabajo practico y material de nuestro movimiento, simplemente nos daban aliento moral para empren der nuestra lucha. Cules fueron las actividades de la organiza cin del Frente Unitario Nicaragense, creado en Venezuela y desarrollado sus actividades posteriores en Cuba? Las actividades del FUN, consistan en organizar la solidaridad de los exilados antisomocistas nicaragenses

PAGE 65

65 dispersos en los diferentes pases de Amrica Latina. Con desde ah ante la opinin pblica internacional, para respaldar la lucha del pueblo nicaragense. Una delegacin del FUN participo en el Primer Congreso de Juventudes de 1960. Los delegados fueron Julio Csar Mayorga Portocarrero y Rodolfo Romero Gmez. Quin ayud tanto pas como persona, en la parte econmica para sufragar los gastos ocasiona dos en el movimiento del FSLN para la compra de ar mas mantenimiento de personal comida, alojamiento, vestuario y movilidad? Los fondos de nuestra organizacin provenan del pueblo de Nicaragua y de los exiliados en Venezuela, Mxico, y Cuba. Los exilados organizaron colectas en las organizaciones populares de los pases mencionados, lo mismo que dentro de los pueblos respectivos. El responsable de recibir los fondos destinados al movimiento era Noel Guerrero Santiago. Adems de las armas ya explicadas en su decla racin de qu otros pases y qu medios emplearon para introducirlas en Honduras? Quines integran la directiva del FSLN, en el movimiento del 63, con su base en Honduras? Noel Guerrero Santiago, que era el responsable de Santos Lpez, responsable militar, Bayardo Altamirano Lpez, responsable poltico y yo que era responsable poltico tambin y de organizacin, Orlando Quant, responsable militar, Rodolfo Romero Gmez, delegado en Cuba, Jorge Navarro Ortega, encargado del Frente interno en Nicaragua, Marvin Guerrero, enlace entre encargado de poltica y propaganda. Del grupo que usted dice lograron reunir cincuenta. D los nombres de ellos. Adems de los ya mencionados, los siguientes: Cristbal Guido, Ramn Raudales hijo, Faustino Ruiz, Francisco Buitrago, Ivn Snchez, Modesto Duarte, Mauricio Crdoba, Boanerges Santamara, Entimo Carias, Leopoldo Rodrguez, Jorge Cabrera, Santos Gmez, Pedro Sarmiento, Antonio Escorcia (Jos Francisco Escorcia Urbina), Rolando Rosales, Francisco Coronado Pomares Ordez. Con qu personas hondureas estaban vincula dos para facilitar su movimiento? Yo no intervena en los contactos con estas personas, yo me abstena de conocer esos nombres para, en caso de que surgieran problemas ms adelante, salvar mi responsabilidad.Valentn Hernndez Nolasco Diga usted, bajo qu nombre viaj a La Habana en octubre del 60, y junio del 61, y con qu pasaporte? Para entrar y salir de Cuba en las ocasiones menciocon pasaporte de nacionalidad hondurea. Diga usted de qu personas se vali para conseguir el pasaporte hondureo, siendo usted nicara gense? Yo lo hice directamente, presentndome con el nombre supuesto que mencion para obtener la cdula de identidad y con esa cdula me present a Relaciones Exteriores donde me dieron el pasaporte. Este nombre supuesto lo consegu por medio de un abogado que te na acceso a los libros de registro. Diga usted quin actuaba como jefe del movimiento del FSLN en Honduras. Quien estuvo prcticamente de jefe fue Noel Guerrero Santiago, o sea que l no haba sido nombrado para tal cargo a travs de un acuerdo entre todos, pero por el hecho de controlar en sus manos los fondos, estaba en condiciones de decidir sobre las cuestiones ms importantes. La posicin de ste se mente militar estaba bajo la jefatura del compaero Santos Lpez. Diga usted quines eran los jefes del frente interno, durante la preparacin del FSLN. Como lo he dicho anteriormente, todos los cuadros del movimiento fueron absorbidos en el trabajo de la guerrilla, y por consiguiente no pudimos crear una direccin desarrollada en el interior del pas, de modo que el nico dirigente capaz que pudimos tener en el frente interno del FSLN fue el compaero Jorge Navarro Ortega. Diga usted con qu propsito entr clandesti quedaba de la organizacin interna del FSLN, porque de comprobar la extremada debilidad que tenamos, haba que pensar en nuevos mtodos de lucha, distintos a la lucha armada. Entr en forma clandestina y no en forma legal porque consider excesivamente imprupens que si entraba legalmente se podra repetir lo que me aconteci en el ao de 1960, en que a pesar de las amnistas que se haban decretado, fui expulsado por la fuerza por el gobierno de Somoza hacia el extranjero.

PAGE 66

66 Explique usted en qu forma sera establecida esa nueva lucha del FSLN, en su nuevo plan de sub versin. Como es sabido, nuestra organizacin ha adoptado en su trabajo una lnea que consiste en una lucha armada popular. Es la nica que puede decidir el triunfo de un gobierno revolucionario. De comprobarse, como en efecto se estaba comprobando, que no contbamos con una organizacin desarrollada para ponerse al frente de la dura lucha armada, en el tiempo presente e inmediato estaba contemplado esperar que transcurriera un nuevo perodo ms o menos largo, que permitiera hacer la nueva seleccin de compaeros, con condiciones para tomar las armas de manera victoriosa, o sea que en el futuro inmediato deba continuarse la situacin que de hecho estaba existiendo, desde el fracaso del ao pasado. Es decir, que a la nueva situacin que estaba surgiendo debamos dedicarnos a hacer la unidad con las dems fuerzas antisomocistas y revolucionarias, sin exclusin de ninguna de ellas. Sabamos que tambin esa nueva lucha nos tena que resultar muy difcil debido al aislamiento que habamos sufrido a lo largo del tiempo en que nos ha tocado actuar, pero no nos quedaba ms camino que seguir, a pesar de nuestros deseos de luchar con las armas contra el gobierno, porque todos los golpes que hemos resistido nos haban enseado que no debamos dejarnos arrastrar por nuestros deseos olvidando la realidad.Opositores divididos Relate usted todas sus andanzas, sus activida des en el FSLN desde su llegada de Honduras, hasta la fecha en que fue capturado. Como he dicho, el objetivo del viaje hacia el interior de Nicaragua era tocar con mis propias manos la calidad de organizacin que haba sobrevivido des pus de nuestros fracasos. Mi actividad en el interior del pas se redujo al cumplimiento del objetivo que haba trazado, y de ese modo hice contacto con los compaeros, por medio de las direcciones que se me El contacto con esos compaeros lo utilic para conocer sus capacidades, su experiencia y su nobleza. Lo que puedo decir es que con estos contactos me estaba terminando de convencer de nuestra debilidad interna. Tambin aprovech las conversaciones para informarme de la actividad de la generalidad de los partidos opositores al gobierno. De estos informes tambin termin por llegar a otra conclusin referente a la gran divisin que existe dentro de la fuerza opositora, tanto de las fuerzas radicales, como de las fuer zas moderadas. Comprend que nuestra debilidad no era slo de nosotros mismos, sino de la crtica situacin del movimiento opositor en general. Una oportunidad de observar eso, la tuve al escuchar por radio las intervenciones en el Frum Poltico de Len organizado por el Centro Universitario. Diga usted quin le envi la direccin del con tacto que usted menciona en su declaracin, el cual usted recibi en Honduras? La direccin me lleg por medio de una persona de nacionalidad hondurea, residente en la poblacin de El Triunfo, que a su vez la haba recibido de un compaero que haba llegado de Managua. Por razones de moral, me niego a dar los nombres de esas personas. Diga usted los nombres de los miembros del FSLN con quienes usted hizo contacto para hacer la apreciacin del estado actual del FSLN. Santiago (Jos Benito Escobar Prez). Diga usted los lugares y fechas en que hizo con tacto con esos sujetos. Las fechas no las podra precisar, pero fueron cuatro veces, incluyendo la del da que fui capturado; respecto a los lugares, fue la misma casa donde fui capturado. A qu actividades se dedicaba Vctor Manuel Tirado Lpez (Humberto) en el FSLN en Nicaragua? El colabora en la discusin de los distintos proble Cules eran las atribuciones de Jos Benito Escobar Prez (Santiago) dentro del FSLN? El era uno de los militantes en contacto con otros de los elementos con que se contaba para calibrar la situacin. Quines integran la directiva del FSLN? Nuestra organizacin hasta este momento no se ha repuesto de la anarqua provocada por los fracasos del ao pasado, o sea que no se cuenta con una direc cin organizada. Prcticamente sigue la misma direc del Banco de Amrica, por miembros del FSLN, en mayo del 63, y qu uso le dieron a ese dinero. Yo ignoro totalmente la intervencin del FSLN en el asalto al Banco de Amrica. Diga usted cmo considera el asalto a la sucur sal del Banco de Amrica por miembros del FSLN? Segn mi conocimiento, miembros del FSLN no han participado en el asalto. Diga usted las veces que ha entrado al pas clandestinamente, despus de su expulsin en 1960, y el tiempo que permaneci dentro del pas cada una de las veces. La primera vez fue en diciembre del 62, saliendo de nuevo en enero del 63. La otra vez ahora que fui capturado.

PAGE 67

Colectivo de Comunicadores Sandino Vive Contacto para Suscripciones:

PAGE 68

Por Helena Ramos* _______Todo el mundo sabe el nombre de Berta Caldern de referencia nacional, es decir, adonde llegan las pacientes de toda Nicaragua. Sin embargo, muy poca gente conoce quin era Berta, cmo fue su vida y qu pensaba sobre el momento histrico que le toc vivir. Ella naci en Managua el 19 de noviembre de 1937. Era hija nica de Nicolasa Roque Gutirrez y de Fidel Caldern, ambos originarios del norte de Nicaragua: ella, de San Isidro, Matagalpa, y l, de San Juan de Limay, Estel. Cuando Berta era una nia su pap muri. Su mam decidi irse de Managua para buscar mejora econmica. Entonces, dej a la muchacha con su ta paterna llamada Sofa Caldern. Despus Bertita fue hija de casa de la familia Sediles, que viva por la iglesia San Antonio, nos dice Sonia Caldern Flores, prima hermana de Berta. Ahora muchas personas ya no recuerdan sos econmicos enviara a nias o nios a casas de personas ms acomodadas, para que trabajaran all. No reciban salario, pero los patrones les daban la ropa y la comida, y les pagaban los estudios de primaria. Qu tan bien o mal la pasaba una hija de casa dependa mucho de la familia con la que viva. Sonia Caldern dice que Berta tuvo suerte. Los Sediles la trataban con respeto y la motivaban para que saliera adelante. En su casa la joven aprendi a cocinar muy sus ideas sobre la poltica. Los Sediles eran adversarios de la dictadura de los Somoza. Tenan libros sobre la Revolucin Cubana, Fidel Castro y el Che Guevara. A Bertita le gustaban mucho esos libros, nos cuenta Sonia. Despus de varios aos de estar con aquella familia, Berta pital General el Retiro y llev a Bertita a trabajar con ella. En marzo de 1965 ella entr all como auxiliar de cocina, recuerda Sonia. Sonia Mara Gutirrez, otra prima hermana de Berta pero por el lado materno, nos cuenta que ella dijo que quera estudiar y llegar a ser enfermera. Le gustaba la lectura, tena amistad con muchachos universitarios. Volvi a encontrarse con su mam y viva con ella en el barrio el Recreo, de los Raspados Loli hacia adentro. tas. Nos organizamos en la Federacin de Trabajadores de la Salud, Fetsalud. Berta era una mujer muy decidida, callada, amorosa, respetuosa. Alta, recia, bien popular. Muy amorosa, sonriente. La gente la quera mucho, nos relata con mucho detalle Sonia Mara. dental, inaugurado en 1975. All Berta hizo su curso de auxiliar de enfermera, y luego estudi para enfermera, nos dice Carmen Natalia Sierra, quien fue su compaera de bre de su amiga. Era muy buena compaera, le gustaba el trabajo y era muy entregada. Estuvo mucho tiempo en la Sala de Maternidad, era cariosa con las mams y con los bebs. Sus cualidades ms grandes eran su humildad y su voluntad de ayudar siempre a la gente, nos cuenta Carmen. Los aos 70 eran tiempos de fuertes luchas sindicales en Nicaragua. Sonia Caldern recuerda que en aquel entonces Berta peda reales en la calle y compraba alimentos para los huelguistas. Carmen Natalia dice que el personal auxiliar de los hospitales fue de la Guardia Nacional. No se poda hacer ningn reclamo, haba maltrato, el que re clamaba era corrido. Para comer traamos tortillas, queso y caf, y las compartamos a escondidas para que no nos vieran y no nos corrieran recuerda indignada. Me acuerdo que en la huelga del ao 77, un capitn nos prohibi hasta ir al bao y beber agua... Creo que ahora el sueo de Berta se ha cumplido porque hoy se nos escucha cuando reclamamos, nos dice con satisfaccin Carmen Natalia. El 5 de julio de 1978, cinco mil trabajadoras y trabajadores de 4 hospitales comenzaron un paro en demanda de un convenio colectivo que es un acuerdo especial entre estn regulados por la ley. A los 3 das ya sumaban ms de 10 mil trabajadores de trece hospitales y varios centros de salud. Berta estuvo participando en aquella lucha, pero crea que ya haba entrado en contacto con el Frente Sandinista de Libevez ms combates con la Guardia Nacional, y Berta atenda a los heridos en casas de seguridad. Siempre andaba gasas y algunos medicamentos, ella deca que era por si acaso. Cargaba un botiqun para atender a los heridos, nos cuenta Carmen Natalia. Aunque tena muchas ocupaciones, Berta sigui estudiando. Carlos Sols estudi con ella el bachillerato del turno nocturno en el Colegio Andrs Bello, que quedaba frente al viejo edificio de Telcor en Managua. Estudiaron juntos el tercero y el cuarto ao, no se graduaron porque las clases fueron suspendidas a causa de la guerra. Era alta, morena, hablaba muy despacito, con voz baja pero firme. Muy noble, amable, sociable, le ayudaba a cualquier persona, incluso a sus compaeros de aula, recuerda Carlos. Berta fue asesinada por la Guardia Nacional el 18 de junio del 79, un mes antes del triunfo de la Revolucin Popular Sandinista. En frente de la casa de Berta viva un hombre que la persegua tratando de enamorarla, pero ella no le haca caso, nos cuenta Sonia Gutirrez. l la amenazaba, deca que ella iba a pagar por haberlo despreciado. Un da estuvo atendiendo a un herido, y el hombre le ech la Guardia. La subieron a un jeep y se la llevaron maltratada, ensangrentada. Nunca ms la volvimos a ver. La estuvimos buscando por todas partes y nunca la encontramos, nos dice. sacar informacin, pues l era un oreja, as se le deca a las personas que recogan infor macin que luego pasaban a la Guardia Nacional. Dicen que una vez la propia Bertita lo cur, al malagradecido. No se saba que l era un oreja, pero muchas personas en ese mismo callejn fueron asesinadas porque l las delat. Agarraron a Berta y a un combatiente a quien ella estuvo atendiendo. Desde que los subieron al camin les daban culatazos. Se los llevaron, lo ms seguro que a la Cuesta del Plomo. Supuestamente, los mataron cuando iban por la Ferretera Lugo. Anduvimos por todas partes y nunca hallamos el cuerpo, nos dice conmovida Sonia. menaje a esta mrtir de la salud. El nombre fue propuesto por el propio personal del adems era muy querida, nos dice el sindicalista. En Managua tambin hay un barrio que lleva el nombre de Berta Caldern. Alguien puede pensar que la lucha y la muerte de Berta Caldern tienen poco que ver con la lucha por la equidad de gnero, pero, bien mirado, eso no es cierto. Su prima Sonia Caldern dice que de joven Berta tuvo novio, pero la relacin termin porque ella prefera dedicarse a su trabajo, que era su vocacin. Ella siempre pens que la mujer no era esclava de nadie. Mi esposo beba, y ella siempre me deca: Por eso no me caso, no quiero ser esclava de ningn borracho. Berta era cariosa, y a la vez, independiente tener su profesin, y lo logr. Quera un destino mejor para Nicaragua, y luch por eso, sin temor y sin pensar que las mujeres no debemos meternos en poltica, nos relata. La muerte de Berta tuvo que ver no solo con la crueldad de la dictadura somoderecho a castigar a la mujer si esta se niega a tener relaciones amorosas y sexuales. El hombre que denunci a Berta trat de conquistarla y cuando no obtuvo lo que quera, se veng. O sea, ella fue asesinada no solo por ser sandinista, sino por ser mujer. El legado ms importante de Berta Caldern es su capacidad de tomar sus propias decisiones y ser solidaria. Por eso es nuestra ancestra. Tomado de La Boletina, edicin 89, marzo de 2013.Una enfermera llamada Berta Caldern